Publicaciones de la categoría: LOS CORREDENTORES

451 Parábola de la Encrucijada


451 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA385

385 Parábola de la encrucijada y milagros cerca del pueblo de Salomón

Sale de la casita la pequeña tropa, aumentada por el anciano,

que se contempla a si mismo admirado,

con la túnica de alguno de los apóstoles de pequeña estatura.

Jesús empieza a decir

–            Si quieres quedarte, padre…

Pero el anciano le interrumpe:

–           ¡No, no!

¡Voy yo también!

¡Déjame ir! ¡He comido ayer!

He dormido esta noche, ¡Y además en una cama!

¡Y ya no tengo el dolor en el corazón!

Estoy fuerte como un joven.

–             Pues ven.

Estarás conmigo, con Bartolomé y mi hermano Judas.

Vosotros, de dos en dos, diseminaos como se ha dicho.

Antes de la sexta todos aquí de nuevo.

Id, y que la paz sea con vosotros.

Se separan.

Unos van hacia el río, otros hacia los campos.

Jesús deja que se adelanten y luego se pone en marcha Él también, el último.

Cruza lentamente el pueblo.

Y no pasa desapercibido a los pescadores que regresan del río o que van a él;

ni a las diligentes amas de casa que se han levantado con el alba para las coladas,

para regar sus pequeñas huertas o para hacer el pan.

Pero ninguno dice nada.

Sólo un muchachito, que empuja hacia el río a siete ovejas,

pregunta al anciano:

–            ¿A dónde vas, Ananías?

¿Te vas del pueblo?

–            Voy con el Rabí.

Pero vuelvo con Él. Soy su siervo.

Jesús corrige:

–           No.

Eres mi padre.

Todos los ancianos justos son un padre y una bendición para el lugar que los hospeda.

Y para quien los socorre.

Bienaventurados los que aman y honran a los ancianos.

Dice Jesús con aspecto solemne.

El niño lo mira con temor.

Luego susurra:

–          Yo daba siempre un poco de mi pan a Ananías…

Como queriendo decir: «No me regañes, que no lo merezco».

Ananías confirma

–          Sí.

Micael era bueno conmigo.

Era amigo de mis nietos…

Y luego ha seguido siéndolo también del abuelo.

Su madre no es mala tampoco.

Ayudaría. Pero tiene once hijos y viven todos con la pesca…

Algunas mujeres se acercan curiosas y se ponen a escuchar

Jesús dice:

–            Dios ayudará siempre a quien ayuda lo que puede al pobre.

Y siempre hay forma de ayudar.

Muchas veces, el decir: «No puedo» es embuste.

Porque, si uno se lo propone, siempre se encuentra el bocado superfluo, la manta rota,

el vestido que ya no se usa, para dárselo a quien no tiene estas cosas.

Y el Cielo recompensa el don.

Dios te recompensará, Micael, por esos pedazos de pan que has dado al anciano.

Jesús acaricia al niño y reanuda su camino.

Las mujeres se quedan cabizbajas donde estaban.

Luego preguntan al niño, el cual dice lo que sabe.

Y el miedo se apodera de las avaras mujeres que han cerrado el corazón,

a las necesidades del anciano…

Entretanto, Jesús ha llegado a la altura de la última casa

y ahora se dirige hacia la bifurcación

que desde el camino de primer orden se desvía hacia el poblado.

Se ve desde aquí que por el camino principal pasan caravanas que van de regreso

hacia las ciudades de ta Decápolis y la Perea.

–           Vamos allí y predicamos. ¿Quieres hacerlo tú también, padre?

–           No sé hacerlo. ¿Qué digo?

–          Sí que sabes.

Tu alma posee la sabiduría de perdonar y de ser fiel a Dios.

Y de tener resignación incluso en las horas de dolor.

Y sabes que Dios socorre a quien en Él espera.

Ve y díselo a los peregrinos.

–            ¡Ah, esto sí!

–           Judas, ve con él.

Yo me quedo con Bartolomé en la bifurcación.

Y así es: llegando allí, se pone a la sombra de un grupo de plátanos frondosos…

Y espera paciente.

Alrededor, los campos están hermosos, llenos de espigas y de árboles frutales.

Frescos en esta hora matutina.

La mirada los contempla con placer.

Y las caravanas pasan por el camino…

Pocos miran a los dos que están apoyados a los troncos de los plátanos.

Piensan que son viandantes cansados.

Pero alguno reconoce a Jesús y lo señala.

O se inclina saludando.

El primero para su burrito y los de los parientes, baja y se dirige hacia Jesús:

Se presenta diciendo:

–           ¡Dios sea contigo, Rabí!

Soy de Arbela.

Te escuché el otoño pasado.

Ésta es mi esposa; ésta, su hermana viuda; y mi madre.

Este hombre anciano es su hermano.

Y ése, joven, es el hermano de mi mujer.

Y aquí ves a los hijos de todos nosotros.

Dános tu bendición, Maestro

He sabido que has hablado en el vado.

Pero llegué allí de noche…

¿No nos vas a decir a nosotros ninguna palabra?

Jesús responde:

–           La Palabra no se niega nunca.

Pero espera unos minutos, porque están viniendo otros…

En efecto, abatidos, están llegando a la bifurcación los habitantes del pueblo.

Y otros, que ya habían pasado por el camino en dirección hacia el norte, regresan;

otros, despertada su curiosidad, se detienen y bajan de sus cabalgaduras,

o se quedan sobre la silla.

Se forma un pequeño auditorio, que va aumentando cada vez más.

Vuelven también Judas de Alfeo y el anciano.

Y con ellos vienen dos enfermos y varios sanos.

Jesús empieza a hablar.

Los que recorren los caminos del Señor,

los caminos indicados por el Señor, y los recorren con voluntad buena,

acaban encontrando al Señor.

Vosotros encontráis al Señor regresando de cumplir vuestro deber de fieles israelitas

respecto a la Pascua santa.

Y he aquí que la Sabiduría os habla, como deseáis,

en este cruce donde nos hace encontrarnos la bondad divina.

Muchas son las encrucijadas que el hombre encuentra en el camino de su vida,

y más encrucijadas sobrenaturales que materiales.

Todos los días, la conciencia se ve puesta ante las bifurcaciones y cruces del Bien y del Mal.

Y debe elegir con atención para no errar.

Y si yerra, debe saber volver para atrás humildemente cuando alguien lo llama o le advierte.

Y, aunque le pareciera más bonita la vía del Mal,

o simplemente la de la tibieza,

debe saber elegir la vía escabrosa pero segura del Bien.

Escuchad una parábola.

Un grupo de peregrinos, venidos de lejanas regiones en busca de trabajo,

se encontró en los confines de un estado.

En estos confines había unos contratantes de trabajo,

que habían sido enviados por distintos patrones.

Había quien buscaba hombres para las minas.

Otros buscaban hombres para las tierras de labor y para los bosques;

otros, siervos para un rico infame;

otros, soldados para un rey que estaba en la cima de un monte,

en su castillo, al cual se llegaba por un camino muy empinado.

El rey quería soldados,

pero exigía que fueran no tanto soldados de violencia

cuanto soldados de sabiduría,

para enviarlos luego por las ciudades a santificar a sus súbditos.

Por eso vivía arriba, como en un eremitorio, para formar a sus siervos

 sin que las distracciones  mundanas los corrompieran ni retrasaran o

anulasen la formación de su espíritu.

No prometía altos salarios.

No prometía vida cómoda.

Pero aseguraba que el estar a su servicio produciría santidad y premio.

Esto decían sus  enviados a los que llegaban a las fronteras.

Sin embargo, los enviados de los patrones de las minas o de las tierras decían:

«No será una vida cómoda, pero seréis libres y ganaréis lo suficiente

para vivir un poco holgadamente».

Y los que buscaban siervos para un patrón infame prometían incluso

abundante comida, ocio, goces, riquezas:

«Basta con que consintáis a sus caprichos  ¡De ninguna manera penosos! 

y todos gozaréis como sátrapas».

Los peregrinos se consultaron entre sí.

No querían dividirse…

Preguntaron:

«¿Pero están cerca las tierras y las minas y el palacio del mundano y el del rey?».

«¡No!» respondieron los contratantes.

«Venid a esa encrucijada para mostraros los distintos caminos.”

Fueron.

«Mirad.

Aquel camino espléndido, umbrío, florido, liso, con fuentes frescas,

desciende hacia el palacio del señor»

dijeron los contratantes de los siervos.

«Mirad.

Este camino polvoriento, que va entre campos serenos, conduce a las tierras de labor.

Calienta el sol, pero, como podéis ver, también está bien»

dijeron los de las tierras.

«Mirad.

Este camino, tan marcado por ruedas pesadas, y con manchas oscuras,

señala la dirección de las minas.

No es ni buena ni mala…» dijeron los de las minas.

«Mirad.

Este sendero empinado, hundido entre rocas encendidas por el sol,

sembrado de espinos y barrancos, que hacen lenta la marcha,

pero, en compensación, procuran una fácil defensa contra los asaltos de

los enemigos, conduce a oriente, al castillo severo, diríamos casi sagrado,

donde los espíritus se forman en el Bien» dijeron los del rey.

Y los peregrinos miraban, miraban, y calculaban…

Tentados por muchas cosas, de las cuales sólo una era totalmente buena.

Y lentamente se fueron dividiendo.

Eran diez.

Tres torcieron hacia los campos… dos hacia las minas.

Los que quedaban se miraron y dos dijeron:

«Venid con nosotros. Donde el rey.

No vamos a ganar, ni vamos a gozar en la Tierra, pero seremos santos eternamente».

«¿Aquel sendero de allí? ¡Ni locos!

¿No ganar? ¿No gozar?

No merecía la pena dejar todo y venir a tierras extranjeras para tener

todavía menos de lo que teníamos en nuestra patria.

Nosotros queremos ganar y gozar…».

«¡Pero perderéis el Bien eterno!

¿No habéis oído que es un patrón infame?».

«¡Eso son cuentos!

Después de un poco lo dejamos, habremos gozado y seremos ricos».

«No os liberaréis jamás de él. Mal han hecho los primeros,

siguiendo la avidez de dinero.

¡Pero, vosotros!

Vosotros seguís la avidez de placer.

¡Oh! ¡No cambiéis el destino eterno por una hora que pasa!».

«Sois unos estúpidos y creéis en las promesas ideales.

Nosotros vamos a la realidad. ¡Adiós!…»

y echándose a correr entraron por el bonito camino umbrío, florido, rico

en agua, liso, en cuyo fondo brillaba bajo el sol, el mágico palacio del mundano.

Los dos restantes tomaron, llorando y orando, el empinado sendero.

Y era tan difícil que, a los pocos metros, casi se desanimaron.

Pero perseveraron.

Y la carne parecía cada vez más ligera, a medida que avanzaban.

Y la fatiga se sentía consolada por un extraño júbilo.

Llegaron jadeantes, arañados, a la cima del monte.

Fueron admitidos a comparecer ante el rey, el cual les dijo todo lo que

exigía para incorporarlos en el número de sus valientes, y terminó:

«Pensadlo durante ocho días y luego dad una respuesta».

Y ellos pensaron mucho y sostuvieron duras luchas contra el Tentador,

que quería amilanar; contra la carne, que decía:

«Vosotros me sacrificáis»; contra el mundo, cuyos recuerdos todavía seducían.

Pero vencieron. Permanecieron.

Vinieron a ser héroes del Bien.

Llegó la muerte, o sea, la glorificación.

Desde lo alto del Cielo vieron en las profundidades, a aquellos que

habían ido donde el amo infame.

Encadenados también ahora, después de la vida, gemían en la oscuridad del Infierno.

«¡Y querían ser libres y gozar!» dijeron los dos santos.

Y los tres condenados, horrendos de aspecto, los vieron y los maldijeron,

y maldijeron a todos, a Dios el primero, diciendo:

«^Nos habéis engañado a todos!».

«No. No podéis decir eso.

Se os había advertido el peligro.

Habéis querido vosotros vuestro mal» respondieron los bienaventurados,

que, a pesar de que veían y oían los torpes gestos de burla y blasfemias

lanzados contra ellos, estaban serenos.

Y vieron a los de los campos y las minas en distintas regiones purgativas,

y ellos a su vez los vieron y dijeron:

«No fuimos ni buenos ni malos, y ahora expiamos nuestra tibieza.

¡Orad por nosotros!».

«¡Lo haremos! Pero, ¿Por qué no vinisteis con nosotros?».

«Porque fuimos no demonios, pero sí hombres…

No tuvimos generosidad.

Amamos más que al Eterno y Santo a lo que ,aun siendo honesto, era transitorio.

Ahora aprendemos a conocer y a amar con justicia».

La parábola ha terminado.

Todos los hombres están en la encrucijada.

Toda la vida en una encrucijada.

Bienaventurados los que son firmes y generosos

en la voluntad de seguir los caminos del Bien.

Dios sea con ellos.

Dios toque y convierta a quien así no es y lo conduzca a serlo.

Idos en paz.

–            ¿Y los enfermos?

Jesús pregunta:

–            ¿Qué tiene la mujer?

–          Fiebres malignas que le retuercen los huesos.

Ha ido hasta las aguas milagrosas del Mar Grande.

Pero sin alivio.

Jesús se inclina hacia la enferma y le pregunta:

–         ¿Quién crees tú que Soy Yo?

Ella responde

–         El que buscaba.

El Mesías de Dios.

¡Ten piedad de mí, que te he buscado mucho!

–         Tu fe te dé salud, tanto a tus miembros como a tu corazón.

¿Y tú, hombre?

El hombre no responde.

Por él habla la mujer que le acompaña:

–           Un cáncer le roe la lengua.

No puede hablar.

Y muere de hambre.

Efectivamente, el hombre es un esqueleto.

–           ¿Tienes fe en que te puedo curar?

El hombre indica que sí con la cabeza.

Jesús ordena:

–          Abre tu boca.

Y acerca su cara a la horrenda boca roída por el cáncer.

Echa en ella su aliento,

y dice:

«¡Quiero!».

Un momento de espera y luego dos gritos:

–          ¡Mis huesos otra vez sanos!

–          María, estoy curado!

¡Mirad! Mirad mi boca.

¡Hosanna! ¡Hosanna!

Y quiere levantarse, pero se tambalea por la flaqueza.

–           Dadle de comer – ordena Jesús.

Y hace ademán de retirarse.

–           ¡No te marches!

¡Vendrán otros enfermos!

Volverán atrás otros…

¡También a ellos, también a ellos! – grita la multitud.

–           Todas las mañanas, desde la aurora hasta la hora sexta vendré aquí.

Que alguna persona voluntariosa se ocupe de  reunir a los peregrinos.

Varios dicen:

–            ¡Yo, yo, Señor!

–           Que Dios os bendiga por esto.

Y Jesús tuerce hacia el pueblo con sus primeros compañeros

y con los otros, que han ido llegando poco a poco – todos con más gente – mientras hablaba.

Jesús pregunta:

–           Pero dónde están Pedro y Judas de Keriot?

–           Han ido a la ciudad que está cercana.

Llenos de dinero. A comprar…

Sonriendo, Simón Zelote observa:

–          Sí.

Judas ha obrado un milagro y está de fiesta.

Juan mientras acaricia al viejecito, que está alegre.,

dice:

–          También Andrés.

Y tiene una oveja como recuerdo.

Le ha curado a un pastor la pierna rota.

Y el pastor le ha recompensado así.

Se la daremos al padre…

La leche es buena para los ancianos…

Entran en la casa y preparan un poco de comida…

Están ya para sentarse a la mesa, cuando llegan los dos que faltaban,

cargados como burros y seguidos por un carrito cargado de esos cañizos

que sirven de cama a los pobres de Palestina.

Pedro dice:

–           Perdona, Maestro.

Pero esto era necesario.

Ahora estaremos bien.

Y Judas:

–           Observa.

Hemos comprado lo estrictamente necesario, limpio y pobre.

Como te gusta a Ti – y se ponen a trabajar para descargar.

Y luego despiden al carrero.

–        Doce yacijas y doce cañizos.

Algunos utensilios para la comida.

Aquí las semillas.

Aquí las palomas

Ahí los denarios.

Y mañana mucha gente.

¡Uf! ¡Qué calor!

Pero ahora va todo bien.

¿Tú qué has hecho Maestro?…

Y mientras Jesús narra, se sientan a la mesa, contentos.

MENSAJE A LAS ALMAS VÍCTIMAS


Atención corredentores:

Tenemos mucho trabajo que hacer.

Los que manejamos nuestro cuerpo espiritual,

tenemos diferentes capacidades en desarrollo…

Y voy a hablarles a TODOS sobre lo que el Señor quiere que hagamos:

Cada semana haremos ORACION DE PODER, dependiendo de lo que está sucediendo…

Publicaremos a una Nación Apóstol, porque Satanás está

FLAGELANDO CON FUERZA COLOSAL

A las diferentes naciones…

También publicaremos un milagro realizado por nuestro Señor Jesucristo…

Y si es posible, junto con un testimonio;

(así que estaremos listos para recibir lo que nos envíen: peticiones, comentarios, etc…)

Que todos meditaremos…

Pues durante nuestro trabajo semanal, todo estará relacionado…

En su mensaje de Año Nuevo, Abba nos habló de la urgente necesidad de aprender a escucharLos…

Y según lo que nos indique el Espíritu Santo, haremos nuestra Oración de Poder, sin debilidades, dudas, ni limitaciones…

Para alegrar nuestro corazón,

AL VER DESPLEGARSE LA POTENCIA DE NUESTRO DIOS…

Porque todos ya lo estamos resintiendo en diversas circunstancias,

con dolorosas experiencias y tremendas sacudidas

en nuestra batalla personal de cada uno de nosotros…

Así que atentos a los sucesos, porque nuestro deber es ayudar a la HUMANIDAD,

FE, OBEDIENCIA Y ORACIÓN  = HACEDORES DE MILAGROS

a cargar la Cruz, y a LIMITAR el golpe de los flagelos usando el Poder Divino…

Y si Jesús, calmó la tormenta del mar de Tiberíades, nosotros tenemos la obligación de SALVAR ALMAS

Y CALMAR LA FURIA DE LOS TIFONES Y HURACANES…

Porque la situación no está para tibiezas… 

Así que suplicamos a nuestros hermanos sacerdotes, que al igual que nosotros, están batallando

Con las restricciones que aplican a nuestro ministerio…

En la Epiclesis y  la Oración que hacemos mentalmente en la Liturgia de la Eucaristía antes de la Consagración;

Si tenemos la desgracia de celebrar la santa Misa en una iglesia cerrada y sin fieles con cuerpos físicos y mortales,

Ayudados por las benditas almas del Purgatorio que están presentes,

Haremos la Oración de poder con la Unción sacerdotal y actuaremos nuestra FE,

como lo hacía san Antonio de Padua…

Ayudados por todos los seguidores de Crónica de una Traición y los hermanitos laicos que YA DEBEN

TENER LA FE SUFICIENTE PARA ACTUAR

Como semáforos metereológicos, espero que no nos hayamos tardado demasiado en marcar el alto a este huracán…  

Y la audacia de PRACTICAR

EL PODER SOBRE TODOS LOS ELEMENTOS

OBEDECIENDO plenamente a nuestro ABBA…

En sus Palabras del Evangelio: San Juan, 14, 12, Marcos 16, 14-18

https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-1/

https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-2/

Plenamente fortalecidos con el Amor de Fusión del que ya nos habló nuestro Señor…

Recuerden que nuestros enfrentamientos, que ya estamos teniendo…

Nos convertirán en LOS GUERREROS DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS,

en la Iglesia Triunfante

Meditemos el siguiente mensaje:

Septiembre 30 de 2003

Hablan el Padre Celestial y Nuestro Señor Jesucristo

Mis pequeños, ya os hemos dicho, que la vida de oración es la entrega del alma a Nuestro Corazón.

La oración es el alimento del alma, es la vía por la cual aseguraréis la Presencia Divina dentro de vuestro ser.

Ciertamente, Nosotros habitamos en vuestra alma,

pero en vosotros queda que Nos hagáis caso, para que vuestros actos, vuestras palabras,

vuestros pensamientos estén inmersos en la Divinidad.

No es lo mismo un consejo que deis dentro de lo humano, a un consejo que deis dentro de lo Divino.

No es lo mismo que actuéis dentro de lo humano, a que actuéis dentro de lo Divino.

Nuestra Vida en vosotros siempre va a hacer la diferencia, Nuestra Presencia tiene que brotar a través de vosotros.

Ser otros Cristos, quiere decir eso,

que la Divinidad está actuando en vuestra vida íntima, en vuestra vida espiritual

y así vuestra vida, viene a ser la Mía.

Ser otro Cristo, es dejar Mi Vida, es dejar Mis Valores, es dejar Mis enseñanzas, es dejar Mis Milagros en todos vuestros hermanos.

Ésa paz, ésa armonía, que Yo dejaba a Mi paso entre vuestros hermanos,

solamente se puede dar, cuando se vive en ésa vida de oración, en ésa Vida Divina.

Yo llevaba ésa Vida Divina en Mi Corazón, Yo no Me apartaba de la Presencia de Mi Padre, Él no se apartaba de Mí.

Somos Uno solo, Una unidad, la Trinidad Divina

Y a eso habéis sido llamados también vosotros, vivir en la Trinidad y hacer que la humanidad entera entre dentro  de ésa Trinidad Divina,

el Amor de Dios Padre, Mi Amor, de Dios Hijo, el Amor de Dios Espíritu Santo,

Y DEBÉIS LLEVAR A VUESTROS HERMANOS

A LA UNIDAD CON LA TRINIDAD

Pero solamente así, dejando que Nosotros Vivamos en vuestro ser y que vosotros Nos llevéis a vuestros hermanos,

solamente así, podréis llevar a cabo vuestra misión en la forma correcta.

Si vivís para vosotros, si actuáis para vosotros, si pensáis para vosotros, vuestra vida será terrena, vuestro trato con los demás será terreno,

todo lo que salga de vosotros será terreno y eso no dará crecimiento al alma.

Quiero que os deis cuenta perfectamente de ésta gran diferencia, de vivir para vosotros y transmitir vuestro “yo”,

que vivir en Nosotros y transmitirNos a vuestros hermanos.

¿Cómo crecerán mejor vuestros hermanos en lo espiritual?

la respuesta es clara, es obvia y así quiero que os mantengáis, en lo obvio Divino,

solamente a través de Nosotros podéis ayudar realmente a vuestros hermanos.

Os Amo, Mis pequeños, y quiero que os améis los unos a los otros como Yo os Amé y os sigo Amando.

Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, os he dado un regalo inmenso: el alma. Mis pequeños, es parte de Mí vuestra alma…

Soy Yo en vosotros. 

Como dicen las escrituras, el alma está guardada en una vasija de barro, sois tierra, como lo sabéis,

barro al que Yo le di vida y de ahí salieron vuestros primeros padres.

El barro ahora se queda, se queda en la tierra, se queda en el barro, se une al barro de la tierra,

pero el alma, el alma crece y así debe ser vuestra alma en este tiempo.

Creced, creced, Mis pequeños, recordad que, de todo mal, Yo siempre saco un bien y estos son momentos de crecimiento espiritual.

No penséis en el barro, no penséis en vuestro exterior, que éste se quedará aquí en la Tierra,

pensad en vuestra alma que es parte Mía y Yo Soy Omnipotente,

y las almas que se acercan a Mí, adquieren esa omnipotencia.

Ciertamente, vuestra vasija de barro no permite que la omnipotencia de vuestra alma se desarrolle,

porque vuestra alma todavía está envuelta en el pecado,

pero, cuando se libere, entenderéis la potencia que llevabais en vuestro interior.

En estos momentos dejad que vuestra FE os haga entender esto.

Tenéis un gran regalo que Yo os di, pero con vuestra Oración podéis hacer grandes cosas

porque la omnipotencia de Mi Ser, que vive en vosotros, puede realizar grandes prodigios porque es el amor,

Mi Amor, el que los va a realizar para el bien de vosotros y de vuestros hermanos.

VEIS CÓMO DE UN MAL

YO SIEMPRE SACO UN BIÉN

Os reúno y vuestra potencia de Oración unida a Mi Amor, que está en vosotros,

Puede realizar grandes prodigios, grandes milagros.

Pedid para que Mi Amor se extienda por todos lados, para que las sombras se disipen,

19. Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús. Filipenses 4

No escatiméis, no dudéis, utilizad pues esa potencia de amor para que podáis ayudar a vuestros hermanos y os podáis ayudar a vosotros mismos.

PedidMe un aumento de Fe en vosotros, una confianza plena y una sabiduría infinita

para que podáis vosotros utilizarla en ayudar, en ser los Cristos de este mundo,

EN SER LOS CRISTOS DE ESTE MOMENTO

En dejarMe vivir plenamente entre todos vosotros. 

Satanás… Satanás está vencido, aunque todavía os molestará más.

Pero esa potencia de amor que lleváis en vuestro interior, y unidos todos en esa intención,

PODÉIS VENCERLO

MINIMIZAR Y DISMINUIR SUS ATAQUES

NO DUDÉIS

No dudéis, Mis pequeños, no dudéis.

Que mi paz y mi amor quede con vosotros.

En el amor hay fraternidad, en el amor hay sencillez, en el amor hay donación del uno para el otro, no hay obligaciones,

SIMPLEMENTE,

TODO SE REDUCE A AMAR AL PRÓJIMO

Y al amar al prójimo, os estáis amando a vosotros mismos.

Y al estar amándoos a vosotros mismos, estáis amando a vuestro Dios en vuestro interior.

Es tan grande Nuestra Gracia, es tan grande Nuestro Poder y vuestra mente tan limitada, que no podéis entender Nuestra Divinidad,

pero la entendéis realmente en el Amor, es algo de lo que vive el alma.

Un alma que no viva en el amor, que no esté sumergida en el amor, no avanza, decrece, se echa a perder.

Por eso, Mis pequeños, vuestra misión es, amor, es reparación en el amor, es dar vida en el amor, es combatir todo error con el amor.

Mis enseñanzas, a través de Mi Hijo, fueron así, en el Amor, en la vida íntima, en reparar el interior,

para que inmediatamente el exterior, quedara con salud.

La Fé restaura todo, Mis pequeños, una Fé, que acepta curación interior, que acepta renovación, que acepta la Vida de su Dios,

Porque el Espíritu de Dios NO NOS HACE COBARDES, al contrario, NOS DA PODER para amar a los demás y nos fortalece para que podamos vivir, una buena vida cristiana, 2Tim 1-7

ésa Vida fortísima, ésa Vida Omnipotente en vuestro interior, restaura vuestro exterior.

Toda enfermedad, todo lo que afecta vuestro cuerpo, queda automáticamente restaurado al restaurar vuestro interior,

ÉSE ES EL MILAGRO

ésos son los Milagros que Mi Hijo hacía, restaurar el interior e inmediatamente el exterior quedaba restaurado.

Él veía el alma principalmente y la Fé que Él pedía que tuviera el alma, hacía que la persona quedara limpia de su enfermedad.

A VOSOTROS OS FALTA FÉ,

PARA QUE PODÁIS HACER

LOS GRANDES MILAGROS QUE MI HIJO HACÍA.

Pedid, pedid ayuda al Santo Espíritu de Amor en vuestro interior, para que con vuestra Fé, se restaure vuestro interior y vuestro exterior.

Hijitos Míos, pronto la Humanidad entera sufrirá los flagelos del castigo,

la Humanidad no ha querido prepararse para ello, como no se prepararon para el Diluvio.

Para una gran cantidad de hermanos vuestros, esto les caerá como sorpresa,

Una sorpresa para el estado de su alma, porque han querido vivir más para el mundo que para Mí, vuestro Dios.

Mis pequeños, me duele mucho deciros todo esto, porque los padres siempre aman a los hijos

y más Yo, que Soy vuestro Dios y Creador, pero veo que pasa el tiempo y no son muchas las almas que quieran venir a Mí.

es por eso que por el bien de toda la humanidad, tengo que soltar estos flagelos que os harán entrar en razón, Mis pequeños,

Tendréis en varios países del mundo flagelos tremendos que pondrán a todas las demás naciones a pensar y a arrodillarse…

Y como ya os he dicho antes, estas naciones que se arrodillarán, sabrán que pronto también a ellas les llegará algún flagelo,

PORQUE TODOS SERÉIS PROBADOS

EN EL AMOR.

SÍ, MIS PEQUEÑOS, EN EL AMOR,

PORQUE YO LO QUE PERMITO QUE OS PASE,

SIEMPRE VA A SER PARA QUE VUESTRO AMOR CREZCA.

Cuando vosotros os alejáis de Mí, retiro mi Presencia y mi Protección…

DOSIFICANDO EL FLAGELO DE SATANÁS

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

CON QUE OS GOLPEA

AHORA ESTÁ TAN LETALMENTE PODEROSO,

A CAUSA DE MIS HIJOS SATANÍCOS,

QUE LO FORTALECEN CONTINUAMENTE…

Yo no os mando un castigo por venganza o nada más para destruiros, lo hago para que entendáis que os habéis salido de los caminos del Amor.

Os vuelvo a repetir, Me duele mucho que esto suceda, pero lo tengo que hacer para salvar vuestras almas,

porque si os dejo así, Mis pequeños, infinidad de almas se perderían.

Es doloroso pero cierto, que cuando tenéis algún mal, cuando algo grave está sucediendo en vuestra vida,

cuando veis que vuestra vida se puede perder, es cuando volvéis a Mí, cuando os arrepentís,

cuando os arrodilláis y es cuando clamáis Mi Nombre, pidiendo perdón y ayuda.

Vuestro corazón es duro, sois como el pueblo judío en la antigüedad, de cerviz dura, tercos, necios, groseros, malvados,

¿Por qué os cuesta tanto trabajo vivir en el bien, cuando al vivir en el bien recibís Mis Bendiciones a manos llenas?

Cuando vivís en el mal, vosotros mismos os hacéis daño, os atacáis los unos a los otros, no hay paz en vuestra alma ni alrededor vuestro

Y además, no recibís Mis Bendiciones, porque no las pedís, porque no Me tomáis en cuenta para vuestra vida.

No hay Sabiduría en vosotros y, así, os perdéis de tantas Bendiciones que podríais recibir de Mí

pero, porque preferís vivir en el mal os castigáis a vosotros mismos.

Sabéis que Yo no obligo a las almas, pero ahora tengo que permitir esto para que vosotros entendáis que debéis venir hacia Mí.

Porque os amo, debéis estar Conmigo, ya que Satanás os podría destruir eternamente cuando estáis apartados de Mí.

Yo os quiero de regreso Conmigo…  y como no estáis Conmigo

Y veo que estáis destruyendo vuestra alma, destruyendo vuestra vida, tengo que rescataros de alguna forma.

Os amo infinitamente, Mis pequeños. ¡Cómo quiero que vuestro corazón arda también de amor por Mi Corazón!,

FUNDIDO TOTALMENTE CON EL MÍO  

Hijitos Míos, el Mal entró en el mundo y el mundo no luchó por sacar ése mal

Y debido a que dejasteis que el mal fuera carcomiendo vuestra alma,

Y no os acercasteis a Mí, para que vuestra alma fuera recuperada por Mi Gracia,

este Tiempo de Dolor, también será de purificación,

Y AGRADECEDMELO, Mis pequeños, porque ése arrepentimiento de corazón, que quiero tengáis

Es lo que os va a dar el regalo de los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas,

DE UN MUNDO NUEVO QUE NO CONOCÉIS

Cuando Yo permito dolor, pesar, lágrimas en vuestra vida, Mis pequeños, siempre es para purificaros;

a diferencia de lo que hace Satanás con las almas, que también las lleva a la desesperación, al obscurecimiento espiritual,

pero en la maldad y os lleva a un callejón sin salida, en donde os lleva a la desesperación.

Debéis aceptar lo que pase en vuestra vida, porque no es de casualidad

Y lo que pase, será para vuestro bien, aunque será doloroso,

aceptadlo humildemente y ofrecédMelo como Mi Hijo lo ofrecía en todo momento para vuestra salvación.

En vuestros momentos de dolor, acordaos de los momentos de dolor de Mi Hijo y poneos junto a Él y así vuestro dolor disminuirá,

porque estaréis salvando vuestra alma y salvando la de muchos.

Sí, Mis pequeños, vuestro dolor será para salvación de vosotros mismos y de vuestros hermanos.

Nuestro verdadero bautismo lleno de gloria y júbilo celestial, es cuando somos capaces de decir: «Crucifícame Señor, porque te adoro sobre todas las cosas…

¿Veis la diferencia del dolor bondadoso, que viene de Mí y del dolor malvado que viene de Satanás?

Es muy diferente, Mis pequeños, el dolor que Yo permito en vuestra vida, os lleva a la perfección,

porque tarde o temprano tendréis la Luz del Espíritu Santo que os explicará el por qué de ése dolor.

. LUCHAD PUES, MIS PEQUEÑOS,

PARA MEJORAROS

Y PARA QUE VUESTRO CASTIGO DISMINUYA O SE ANULE

Orad por vuestros hermanos que están viviendo en el mal y que recibirán un dolor malvado y negativo de Satanás

Pedid por ellos acallando su mente y su corazón,

para que no se vuelquen en blasfemias contra Mí, vuestro Dios, que solamente busco vuestro bien.

Ayudadles a través de vuestra oración, de vuestra donación, de la aceptación de vuestros dolores para la salvación de sus almas.

TraédMelos, os lo agradeceré, Mis pequeños y si os unís, os repito, a los dolores de Mi Hijo, veréis que la prueba la pasaréis fácilmente 

Y podría decir, hasta alegremente, porque así como Mi Hijo se abrazó a Su Cruz,

sabiendo que con ella iba a salvar innumerables almas y que os iba a abrir las Puertas del Paraíso,

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino Y subir a la Cruz…

nuevamente, así vosotros, al uniros a Mi Hijo, también abrazad ahora vuestra cruz, porque con ella muchas almas serán salvadas.

Ya os he dicho que estoy reuniendo a Mi pueblo, el que será preservado en estos tiempos, que iniciará una nueva generación.

Cuando Moisés sacó a mi pueblo de Egipto, estaba contaminado por vivir entre el paganismo egipcio y vosotros estáis igual.

Con esto quiero que os deis cuenta la afectación que vosotros tenéis y que tomáis de vuestro alrededor. 

Quizá muchos de ellos no tenían una Fe firme, pero aun así los rescaté; aunque estaban afectados por la cultura egipcia y por sus dioses.

Eran testarudos, no aceptaban la purificación que tenían que tener, porque Yo quería formar un pueblo, verdaderamente Mío,

Limpio de otras culturas. 

Ya os he dicho que Soy un Dios Celoso, …

Yo no acepto ningún ídolo ni nada antes que a Mí.

La afectación de ese culto que tenían, hizo que adoraran, primeramente, a un buey, hecho de oro.

Ahora podéis razonar, que ¿Cómo es posible, que la imagen de un animal,

Me pregunto por qué yo no oigo la Voz del Señor…

aunque sea hecho con un metal noble, pueda ser más grande que Yo, vuestro Dios?

Porque, actualmente, muchos de vosotros traéis, también, una afectación cultural de lo que veis por aquí o por allá.

Ciertamente, ahora voy escogiendo a Mi pueblo, a Mi nuevo pueblo, para el tiempo que vendrá

Y quiero que aprendáis de lo que sucedió con el pueblo judío en Egipto,

que por su testarudez, por su forma de pensar, que estaban afectados por las culturas egipcias,

Y también, por ser un pueblo que no cedía a Mi Amor, a Mis Leyes, tuvieron que pasar cuarenta años en el desierto,

de un lado para el otro, hasta que esa generación testadura murió,

Y pude llevar después, a los hijos de ellos, a las nuevas tierras en donde vivirían y se guiarían por Mis Leyes, siguiendo Mi Voluntad.

Cuando el hombre se deja guiar por Mí, Soy Bondadoso, podría decirse que, hasta Soy Débil a sus oraciones,

cuando aquellos son humildes, sencillos y os he dicho que lo que Me pidáis lo concederé,

siempre y cuando, ME TENGÁIS A MÍ

COMO LO PRIMERO EN VUESTRA VIDA

¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Y en vuestro futuro; que no antepongáis a nada ni a nadie antes que a Mí,

YO SOY VUESTRO DIOS

Y así será en este tiempo, que voy escogiendo ya, el pueblo,

el nuevo pueblo, donde se Me dará a Mí, ese lugar.

Soy vuestro Dios y no permito a nada ni a nadie que esté ante Mí,

como ahora estáis viendo que anteponéis ídolos, hechos por el hombre,

Anteponéis a personas antes que a Mí, vuestro Dios, o a animales,

a cosas, que creéis que su valor es mayor que Mi Amor y Mi Poder.

Ese pueblo judío tuvo que sufrir una purificación fuerte,

para que olvidaran todo aquello que no era bueno para sus fines religiosos y ceremoniales.

Yo Me merezco todo, porque Soy vuestro Dios y vuestro Creador,

Me merezco todo, porque es Mi Amor Infinito el que os cuida y os provee de todo.

2 Timoteo 3 – Biblia de Jerusalen
Carácter de los hombres en los postreros días
1. Ten presente que en los últimos días sobrevendrán momentos difíciles;
2. los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores, rebeldes a los padres, ingratos, irreligiosos,
3. desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, despiadados, enemigos del bien,
4. traidores, temerarios, infatuados, más amantes de los placeres que de Dios,
5. que tendrán la apariencia de piedad, pero desmentirán su eficacia. Guárdate también de ellos.

¿Por qué Me dais a Mí las sobras?

¿Por qué os olvidáis de Mí, que Yo Soy Todo para vosotros?

Por eso, es tan importante que viváis esa unión íntima Conmigo, y que viváis ese amor, pequeñito que tenéis, unido al Mío, tan Grande

y Poderoso, pero qué Humilde es hacia vosotros.

¿Acaso tenéis en la Tierra, un padre más Poderoso que Yo?

¿Acaso tenéis en la Tierra, un hermano más poderoso que Yo?

¿Acaso tenéis en la Tierra un amigo más poderoso que Yo?,

Yo Soy Todo para vosotros, Me hago Sencillo, Humilde,

Me abajo a vosotros, para que hablemos con sencillez, sin que Me tengáis el miedo que se Me tenía en ese tiempo.

Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, y quiero que se Me trate así, con respeto, porque Soy vuestro Mayor,

pero con sencillez, sin temor, como le habláis a vuestro padre, a vuestro hermano, a vuestro amigo.

RespetadMe, amadMe, dejad que Mi Voluntad Viva en vosotros y todo será perfecto en vuestra vida.

Dejad que Yo habite en vosotros, respetaré vuestras decisiones, pero no Me hagáis a un lado,

CompartidMe todos vuestros pensamientos, todos vuestros deseos, todas vuestras metas…

y Yo os daré Mi Opinión, con sencillez, con respeto, para que todo salga perfecto en vuestra vida.

Quiero Vivir nuevamente con vosotros, como se vivía en el Paraíso Terrenal, con vuestros Primeros Padres,

Yo, con vosotros, sin temor puro Amor, con una familiaridad Divina.

Empezad, pues, Mis pequeños, a tratadMe así, como vuestro Padre más amoroso,

como vuestro Hermano a quien tanto amáis, como vuestro Amigo, a quien tanto queréis.

AmadMe, amadMe, como Yo os amo.

Hijitos Míos, hace tiempo os dije que estáis rodeados de pura mentira, y así es, Mis pequeños,

Satanás se ha encargado de hacer que vosotros no viváis en la Verdad que Yo os he traído a la Tierra.

Eso por un lado, pero lo que tenéis todos los días, también, es una mentira.

Por eso os he insistido para que Me pidáis el don de Discernimiento Santo,

PARA QUE VOSOTROS VIVÁIS LA REALIDAD

Mis pequeños, el Cielo es vuestro Hogar Verdadero, Mi Palabra es la Verdad Absoluta,

Mi Ejemplo, debe ser vuestra vida diaria entre los hombres.

TENÉIS TODO

ESTÁIS LLAMADOS A LA PERFECCIÓN

Estáis llamados a vivir, según lo que Yo os he pedido, que es Mi Divina Voluntad.

Mis pequeños, el Amor ya no es lo que mueve vuestra vida, a vuestras almas.

No vivís como debéis vivir, cuando fuisteis creados.

Fuisteis creados en el Amor, fuisteis creados para servir al Amor, que soMos Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad. 

PERO NO ES EL SERVIR,

CÓMO HUMANAMENTE VOSOTROS LO CONOCÉIS

Es un servicio Santo, es un servicio que Nos hacéis a Nosotros, como Dios…

Y AL HACERLO OS DA UNA GRAN FELICIDAD

Pero la gran mayoría de vosotros, no habéis llegado a ese punto.

Todos vosotros tenéis una misión en la Tierra,

todos vosotros debéis servir a vuestro Dios y servir al hombre. 

Cuando vosotros servís, con el deseo de ayudar, con el deseo de dar plenamente, de lo que tenéis,

QUE NO ES VUESTRO, como os heMos dicho,

Y que con ello producís una gran satisfacción, primeramente en vuestros hermanos, con el don que se os ha dado,

Nos dais a Nosotros una gran satisfacción también, porque eso es amor, porque eso es donación,

porque eso es vida en la Gracia, Mis pequeños,.

Debéis actuar en perfección y para ello, debéis pedir la Sabiduría Santa.

Es Amor, es Amor lo que Yo daba, junto con los Milagros.

Yo buscaba realmente la trasformación espiritual, junto con la sanación física..

El amor que pongáis en ayudarle a vuestros hermanos, se os regresará al ciento por uno en el Reino de los Cielos,

diospadresemanifiesta.com/

412 EL PROFANADOR


  1. 412 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

365 Judas Iscariote insidia la inocencia de Margziam. 

Jesús entra en la verde quietud del Huerto de los Olivos.

Margziam sigue a su lado.

Iban  hablando de Pedro.

Y el jovencito sonríe al pensar en la afanosa carrera que va a tener que hacer Pedro para alcanzarlos.

Diciendo:

–           ¡Maestro, quién sabe lo que dirá!

Y si hubieras seguido hasta Bethania sin pararte aquí, se sentiría verdaderamente desconsolado.

También sonríe Jesús, mirando al jovencito,

y responde:

–         Sí.

Me va a sepultar a lamentos.

De todas formas, le servirá para otra vez.

Así estará más atento.

Yo hablaba y él se distraía charlando con unos o con otros…

–       Es que le preguntaban, Señor – dice Margziam para disculparlo, sin reírse ya.

Se hace un gesto delicado de que se responderá después, cuando calle la Palabra del Señor.

Y Jesús dice:

–        Acuérdate de esto para tu vida futura.

Para cuando seas sacerdote.

Exige el máximo respeto en las horas y lugares de instrucción.

–           Pero entonces será el pobre Margziam, Señor, el que hable…

–           No importa.

Es Dios el que habla por los labios de sus siervos, en las horas de su ministerio.

Y como tal debe ser escuchado con silencio y respeto.

Margziam hace una leve mueca significativa, como comentario de un razonamiento suyo interior.

Jesús, que lo observa,

dice:

–          ¿No estás convencido?

¿Por qué esa expresión?

Habla, hijo, sin temor.

–          Señor mío…

Me preguntaba si Dios está también en los labios y en el corazón de sus sacerdotes de ahora… y…

Con terror me decía si serían iguales los futuros…

Y concluía diciendo que…

Muchos sacerdotes hacen quedar mal al Señor…

He pecado, sin duda…

Pero son tan malos y antipáticos, tan secos… que…

–          No juzgues.

Pero recuerda esta impresión de disgusto.

Tenla presente en el futuro.

Y, con todas tus fuerzas, preocúpate de no ser como estos que te desagradan.

Y que tampoco lo sean los que dependan de ti.

Haz servir para el bien incluso el mal que ves.

Toda acción y toda cognición deben ser transformadas en bien,

pasando por un juicio y una voluntad rectos.

–          ¡Señor, antes de entrar en la casa, que ya se ve, respóndeme a otra cosa!

Tú no niegas que el actual sacerdocio sea defectuoso.

Me dices a mí que no juzgue.

Pero Tú juzgas. Y puedes hacerlo.

Y juzgas con justicia.

Escucha, Señor, mi pensamiento.

Cuando los actuales sacerdotes hablan de Dios y de la religión, siendo la mayoría de ellos como son…

Y me refiero ahora a los peores…

¿Deben ser escuchados como verdad?

–          Siempre, hijo mío.

Por respeto a su misión.

Cuando realizan actos de su ministerio, no son el hombre Anás, el hombre Sadoq…

Son «el sacerdote».

Separa siempre del ministerio la pobre humanidad.

–          Pero si realizan mal también su ministerio…

–          Dios suplirá.

¡Y, además!…

¡Escúchame, Margziam!

No hay ningún hombre completamente bueno ni completamente malo.

Y ninguno es tan completamente bueno,

que tenga derecho a juzgar a los hermanos como completamente malos.

Tenemos que tener presentes nuestros defectos,

contrastar con ellos las buenas cualidades de los que queremos juzgar.

Entonces tendríamos una medida justa de juicio caritativo.

Yo todavía no he encontrado un hombre completamente malo.

–          ¿Ni siquiera Doras, Señor?

–           Ni siquiera él, porque es marido honesto y padre amoroso.

–          ¿Ni siquiera el padre de Doras? 

–          También él era marido honesto y padre amoroso.

–          Pero nada más que eso, ¿Eh?

–          Sólo eso.

Pero en eso no era malo.

Por tanto, no era completamente malo.

–          ¿Y tampoco Judas es malo?

–          No.

–          Pero no es bueno.

–          No es totalmente bueno, como no es totalmente malo.

¿No estás convencido de lo que digo?

–          Estoy convencido de que Tú eres totalmente bueno.

Y que estás absolutamente exento de maldad.

Tanto, que no encuentras nunca una acusación para ninguno.

Esto sí.

–           ¡Oh, hijo mío!

¡Si pronunciara la primera sílaba de una palabra de acusación. 

todos vosotros arremeteríais como fieras contra el acusado!…

Yo, actuando así, evito que os manchéis con pecado de juicio.

Entiéndeme, Margziam.

No es que Yo no vea el mal donde lo hay.

No es que no vea la mezcla de mal y bien que hay en algunos.

No es que no comprenda cuándo un alma sube o baja del nivel en que la puse.

No es nada de esto, hijo mío.

Es prudencia, para evitar las anti-caridades entre vosotros.

Y actuaré siempre así.

También en los siglos venideros, cuando tenga que pronunciarme sobre una criatura.

¿No sabes, hijo, que a veces vale más una palabra de alabanza, de ánimo, que mil reprensiones?

¿No sabes que de cien casos pésimos, señalados como relativamente buenos,

al menos la mitad vienen a ser realmente buenos al no faltarles, después de mi benévola palabra,

la ayuda de los buenos, que, en caso distinto, huirían del individuo señalado como pésimo?

Hay que sostener a las almas, no hundirlas.

Pero si Yo no soy el primero en sostener, en celar las partes feas,

en solicitar para ellas vuestra benevolencia y ayuda;

jamás os entregaríais a ellas con activa misericordia.

Recuérdalo, Margziam…

–           Sí, Señor… (un fuerte suspiro).

Lo recordaré… (otro fuerte suspiro)…

Pero es muy difícil ante ciertas evidencias…

Jesús lo mira fijamente.

Pero del jovencito no ve sino la parte alta de la frente, porque baja mucho la cara.

–          Margziam, levanta la cara. Mírame.

Y respóndeme.

¿Qué evidencia es esa que es difícil pasar por alto?

Margziam se azora…

Se pone rojo bajo el color morenito de la piel…

Responde:

–          Pues… son muchas, Señor…

Jesús insta:

–          ¿Por qué has nombrado a Judas?

Porque es una «evidencia».

Quizás la que te es más difícil superar…

¿Qué te ha hecho Judas?

¿En qué te ha escandalizado?

Y Jesús pone las manos encima de los hombros del muchacho,

que ahora está tan colorado que es todo púrpura oscura.

Margziam lo mira, con los ojos brillantes, por las lágrimas que asoman…

Luego se suelta…

Y se marcha gritando:

–          ¡Judas es un profanador!…

Pero no puedo hablar… ¡Respétame, Señor!…

Y se introduce en el bosque, llorando…

En vano llamado por Jesús,

que pone un gesto de desconsolado dolor.

393 LA HEREJÍA MONUMENTAL


393 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

356 Las herejías de Judas Iscariote

Juan se pone al lado del Maestro,

preguntando:

–          ¿Es verdad que donde están aquellas aguas, antiguamente,

fue arrojado a las entrañas de la tierra un réprobo?

Mi madre, cuando éramos pequeños, nos lo decía,

para que comprendiéramos que no se debe pecar; si no, el infierno se abre

bajo los pies de aquel a quien Dios maldice,

y se lo traga.

Y luego, como recuerdo y advertencia,

quedan fisuras de las que sale olor, calor y aguas de infierno.

Yo tendría miedo a bañarme en esas aguas…

Jesús responde:

–           ¿De qué, muchacho?

No te corromperían.

Es más fácil ser corrompidos por los hombres que llevan dentro el Infierno

y de él emanan hedor y venenos.

Pero se corrompen solamente aquellos que por sí mismos,

tienen ya tendencia a corromperse.

–          ¿Me podrían corromper a mí?

–          No.

Aunque estuvieras en medio de una turba de demonios, NO.

Inmediatamente, Judas pregunta:

–         ¿Por qué?

¿Qué tiene de distinto de los demás?

–         Tiene que es puro bajo todos los aspectos.IPor tanto, ve a Dios – responde Jesús.

Y Judas ríe maliciosamente.

Juan pregunta otra vez:

–        ¿Entonces no son bocas del infierno esos manantiales?

–        No.

Son, al contrario, cosas buenas puestas por el Creador para sus hijos.

El Infierno no está bajo la tierra.

Está sobre la tierra, Juan;

en el corazón de los hombres.

Más allá, se completa.

Aquí Jesús no niega que el Infierno esté en el centro de la Tierra,

sino que el Infierno, fundamentalmente está en primer lugar, en el alma del condenado,

lo lleva cada réprobo en su propia alma;

Pero el Infierno existe también como un LUGAR físico, real, en el centro de la Tierra;

como afirman San Francisco Javier, la Beata Ana Catalina Emmerick,

“He visto muy afligido al Padre Santo. Vive en otro palacio y solo se deja ver de muy pocos amigos de confianza. Si el partido malo conociera de su propia fuerza habría ya estallado la revolución. Temo que el Papa tenga que padecer mucho antes de morir. Veo la negra iglesia de Satanás prosperar y ejercitar su pernicioso influjo…  

Y cómo lo hemos conocido, por la Gracia de Dios, algunos exorcistas…

Y también cómo lo experimentarán muchísimos, durante el AVISO:

Judas de Keriot pregunta:

–          ¿Pero existe verdaderamente el Infierno?

Los compañeros, muy escandalizados,

le preguntan:

–         ¿Pero qué dices?

–         Digo: ¿Existe verdaderamente?

Yo – y hay otros, no soy sólo yo – no lo creo.

Horrorizados le gritan:

–         ¡Pagano!

Judas responde contundente:

–         No. Israelita.

Somos muchos en Israel los que no creemos en ciertas patrañas.

Los apóstoles lo miran asombrados y escandalizados,

y gritan:

–        ¿Pero, entonces, cómo puedes creer en el Paraíso?

–        ¿Y en la justicia de Dios?

–        ¿Dónde metes a los pecadores?,

–       ¿Cómo explicas a Satanás?

Judas con ínfulas de un sabio doctor del Templo,

declara:

–          Digo lo que pienso.

Se me ha echado en cara hace poco que soy un embustero.

Os demuestro que soy sincero, aunque esto os haga escandalizaros de mí

y me haga odioso ante vuestros ojos.

Además, no soy el único en Israel que cree esto;

desde que Israel ha progresado en el saber,

en contacto con helenistas y romanos.

Y el Maestro, el único cuyo juicio respeto;

que protege a los griegos y es visiblemente amigo de los romanos;

no puede censurarnos ni a mí ni a Israel…

Yo parto de este concepto filosófico:

Si Dios controla todo, todo lo que hacemos es por su Voluntad;

por tanto, nos debe premiar a todos de una única forma,

porque no somos sino autómatas movidos por Él.

Somos seres desprovistos de voluntad.

Lo dice también el Maestro.

Dice: «La voluntad del Altísimo. La voluntad del Padre».

La posesión demoníaca perfecta NO PUEDE reverenciar a Dios, porque Satanás lo odia y a sus instrumentos, es lo que les trasmite… ¡Y por eso lo desafía, como a un igual!

Ésa es la única Voluntad.

Y es tan infinita, que aplasta y anula la voluntad limitada de las criaturas.

Por tanto, Dios hace tanto el bien como el mal, porque nos los impone;

aunque parezcan hechos por nosotros.

Y por tanto, no nos castigará por el mal y así quedará ejercida su justicia,

porque nuestras culpas no son voluntarias,

sino impuestas por quien quiere que las hagamos para que en la tierra haya bien y mal.

E1 malo es el medio de expiación de los menos malos.

Y él sufre el no poder ser considerado bueno, expiando así su parte de culpa.

Jesús ha dicho que el infierno está sobre la tierra y en el corazón de los hombres.

Yo no siento a Satanás. No existe.

Tiempo ha lo creía.

Pero ya desde hace algo de tiempo estoy seguro de que todo es una patraña.

Y creer de esta forma es llegar a la paz.

Judas exhibe estas teorías con un engreimiento tan formidable,

que las tremendas HEREJÍAS expresadas por su soberbia;

hacen que los otros se quedan sin respiración…

Jesús guarda silencio.

Y Judas le incita:

–        ¿No tengo razón, Maestro?

–        ¡¡¡NO!!!

El «no» es tan seco, que parece un estallido.

–          Pues a pesar de todo yo…

NO siento a Satanás y no admito el libre albedrío, el Mal

Y todos los saduceos están conmigo.

Y muchos otros, de Israel o de fuera de Israel.

NO. Satanás no existe.

Jesús lo mira.

Una mirada tan compleja, que no se puede analizar:

De juez, de médico, de persona afligida, asombrada…

Hay todo en esa mirada…

Judas, ya lanzado,

finaliza diciendo:

–          Será que he superado el terror de los hombres hacia Satanás;

porque soy mejor que los demás, más perfecto.

Y Jesús guarda silencio.

Judas lo pincha:

–          ¡Pero habla!

¿Por qué no siento terror de él?

Jesús calla.

–          ¿No respondes, Maestro?

¿Por qué?

¿Tienes miedo?

–          No. Soy la Caridad.

Y la Caridad retiene su juicio hasta que no se ve obligada a emitirlo…

Déjame, y retírate…

Dice terminando, porque Judas intenta abrazarlo.

Y estrechado a la fuerza entre los brazos del blasfemo,

termina, susurrando:

–         « ¡Me horrorizas!

¡No ves ni sientes a Satanás porque forma unidad contigo!

¡Márchate, demonio!

Judas, con verdadero descaro, lo besa y ríe;

como si el Maestro le hubiera hecho en secreto algún elogio.

Vuelve donde los otros, que se han detenido horrorizados,

y dice:

–           ¿Os dais cuenta?

Yo sé abrir el corazón al Maestro

Y lo hago feliz porque me abro a Él y de Él recibo la lección correspondiente.

¡Vosotros, por el contrario!…

Jamás os atrevéis a hablar.

Porque sois soberbios.

(con la envidia que siente por Juan, finaliza,

diciendo:

–        ¡Oh, yo seré el que más sepa de Él!

Y podré hablar…

No hay que olvidar que la ciencia es ATEA…

378 VIRGEN Y MADRE


378 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

348 Revelación de las transfiguraciones de la Virgen.

Entretanto, han descargado las flores y todas las otras cosas que deben quedarse en Nazaret.

Luego el carro va a su lugar: en alguna de las caballerizas de la ciudad.

La pequeña casa parece una rosalera por las rosas que las discípulas han distribuido

por todas partes.

Pero la planta de Porfiria, que ha sido puesta encima de la mesa,

recoge la más viva admiración de María.

Y dice que la lleven a un lugar apropiado,

según las indicaciones de la mujer de Pedro.

Ciertamente no pueden entrar todos en la minúscula casa,

ni en el huerto, que no es

un latifundio ni una hacienda.

Pero que eso sí,

parece ascender hacia el cielo sereno, hacerse etéreo, por la gran

cantidad de nubes de flores de los árboles de este huerto.

Y Judas de Alfeo, sonriendo,

pregunta a María:

–        ¿Has cortado hoy también la rama para tu ánfora?

Ella contesta feliz:

–        Claro, Judas.

La estaba contemplando cuando habéis llegado…

Jesús dice:

–       Y soñando de nuevo, Mamá, tu vasto misterio.

Ciñéndola con su brazo izquierdo y arrimándola contra su pecho.

María levanta su rostro ruborizado,

y suspira diciendo:

–        Sí, Hijo mío…

Y también el primer latido de tu corazón en mí…

Jesús dice

–        Que se queden las discípulas,

los apóstoles, Margziam, los discípulos pastores,

el sacerdote Juan, Esteban, Hermas y Mannahém.

Los demás que se dispersen en busca de alojamiento…

Simón de Alfeo grita desde la puerta:

–        Muchos pueden alojarse en mi casa…

Donde está retenido, porque ya no cabe.

Agregando:

–        Soy condiscípulo de ellos y los reclamo.

Jesús dice efusivo:

–        ¡Hermano, acércate para que te pueda besar.

Mientras Alfeo de Sara, Ismael y Aser, los dos discípulos ex arrieros de asnos,

de Nazaret, dicen, a su vez:

–        ¡A nuestra casa. ¡Venid, venid!

Los discípulos que no habían sido nombrados se marchan.

Se puede entonces cerrar la puerta…

Para ser abierta de nuevo inmediatamente, por la llegada de María de Alfeo,

que no puede estar lejos aunque se estropee su colada.

Son casi cuarenta personas las que han quedado,

así que se esparcen por el huerto tibio y calmo.

Se distribuyen los alimentos.

Todos, tan contentos como están de consumirlos en la casa del Señor y además

distribuidos por María, los encuentran de un sabor celestial.

Regresa Simón, después de acomodar convenientemente a los discípulos,

y dice:

–        No me has llamado como a los demás, pero soy hermano tuyo

y vengo de todas formas.

Jesús dice:

–        Bien.

Ven, Simón.

He querido que estuvierais aquí para daros a conocer a María.

Muchos de vosotros conocéis a la «madre» María;

algunos a la «esposa» María.

Pero ninguno conoce a la «virgen» María.

Os la quiero dar a conocer en este jardín en flor, al cual vuestro corazón viene, con

el deseo, en los momentos de lejanía forzada, como a un lugar de reposo, durante

las fatigas del apostolado.

He oído lo que decíais, apóstoles, discípulos y parientes;

he oído vuestras impresiones, vuestros recuerdos,

vuestras afirmaciones acerca de mi Madre.

Quiero transfiguraros todo esto, cargado de admiración pero todavía muy humano

en conocimiento sobrenatural

Porque mi Madre, antes de Mí,

debe ser transfigurada ante los ojos de los más

merecedores, para ser mostrada cual Ella es.

Veis a una mujer.

Una mujer que por su santidad os parece distinta de las demás.

Y que veis en realidad como un alma envuelta en la carne,

como la de todas sus hermanas de sexo.

Pero ahora quiero descubriros el alma de mi Madre, su verdadera y eterna belleza.

Ven aquí, Madre mía.

No te ruborices.

No te eches hacia atrás atemorizada, paloma suave de Dios.

Tu Hijo es la Palabra de Dios,

No puede hablar de Ti y de tu misterio, de tus misterios,…

¡Oh sublime Misterio de Dios!

Vamos a sentarnos aquí,

bajo esta sombra ligera de árboles en flor,

junto a la casa, junto a tu habitación santa. ¡Así!

Vamos a descorrer esta cortina ondeante.

Que salgan olas de santidad

y de Paraíso de esta habitación virginal para saturarnos

de Tí a todos…

Sí. A mí también y quede perfumado de ti, Virgen perfecta,

para poder soportar los hedores del mundo,

para, teniendo saturada la pupila de tu Candor,

poder ver candor…

Venid aquí, Margziam, Juan, Esteban y vosotras, discípulas,

poneos bien de frente a la puerta abierta de la morada casta

de la que es Casta entre todas las mujeres.

Y detrás vosotros, amigos míos.

Y aquí, a mi lado, tú, amada Madre mía.

Poco antes os he dicho: «la eterna belleza del alma de mi Madre».

Soy la Palabra y por ello sé hacer uso de la palabra sin error.

He dicho: eterna, no inmortal.

Y no lo he dicho sin una finalidad.

Inmortal es quien, habiendo nacido, ya no muere.

Así, el alma de los justos es inmortal en el Cielo,

el alma de los pecadores es inmortal en el Infierno;

porque el alma, una vez creada, ya no muere sino a la gracia.

Pero el alma tiene vida, existe desde el momento en que Dios la piensa.

La crea el Pensamiento de Dios.

El alma de mi Madre desde siempre es pensada por Dios.

Por tanto es eterna en su belleza,

en la cual Dios ha vertido todas las perfecciones

para recibir de ella delicia y confortación

Está escrito en el Libro de nuestro antepasado Salomón, que te antevió… 

Y, por tanto, puede ser llamado profeta tuyo:

«Dios me poseyó al principio de sus obras, desde el mismo principio, antes de la

Creación. Ab aeterno fui establecida, al principio,

antes de que fuera hecha la Tierra.

No existían todavía los abismos y yo había sido ya concebida.

No manaban aún las fuentes de las aguas, no habían sido asentadas aún las

montañas sobre su pesada mole y yo ya existía.

Antes de las colinas había sido dada a luz.

Él no había hecho todavía la Tierra, ni los ríos, ni los fundamentos del mundo,

y yo ya existía

Cuando preparaba los cielos y el Cielo, estaba presente

Cuando con ley inviolable cerró debajo de la bóveda el Abismo,

cuando afianzó en lo alto la bóveda celeste

y colgó de ella las fuentes de las aguas,

cuando fijó al mar sus confines y dictó a las aguas la ley de no superarlos,

mientras echaba los cimientos de la Tierra,

yo estaba con Él dando orden a todas las cosas.

En medio de una constante alegría, jugaba en su presencia continuamente.

Jugaba en el orbe».

¡Sí, oh Madre de la que Dios, el Inmenso, el Sublime, el Virgen, el Increado, estaba

grávido, y te llevaba como al dulcísimo fruto de su seno, exultando al sentirte

agitarte dentro de Él, dándole las sonrisas con las que hizo la Creación!

Tú, a la que dio a luz al dolor para darte al Mundo,

alma suavísima, nacida del Virgen para ser la «Virgen»,

Perfección de la Creación,

Luz del Paraíso, Consejo de Dios, el cual, mirándote, pudo perdonar la Culpa,

porque sólo tú, tú sola,

sabes amar como no sabe hacerlo toda la Humanidad junta.

¡En ti e1 Perdón de Dios!

¡En ti la Medicina de Dios, tú, caricia del Eterno

en la herida infligida por el hombre a Dios!

¡En ti la Salud del mundo,

Madre del Amor encarnado y del Redentor concedido!

¡Oh, el alma de mi Madre!

¡Fundido en el Amor con el Padre, te miraba dentro de Mí,

¡Oh alma de mi Madre!..

Tu esplendor, tu oración, la idea de que tú me llevaras,

eran eterno consuelo de mi

destino de dolor y de experiencias inhumanas, de lo que significa para el Dios

perfectísimo el mundo corrompido.

¡Gracias, Madre!

He venido ya saturado de tus consuelos, he descendido sintiéndote sólo a ti,

tu perfume, tu canto, tu amor…

¡Alegría, alegría mía!

Pero, oíd, vosotros que ahora sabéis que una sola es la mujer en la que no hay

mancha, una sola la Criatura que no cuesta heridas al Redentor,

oíd la segunda transfiguración de María, la Elegida de Dios.

Era una tarde serena de Adar.

Estaban en flor los árboles en el huerto silencioso.

María, desposada con José,

había cogido una rama de árbol florecido para sustituir

a la otra que había en su habitación.

Hacía poco que María había venido a Nazaret,

tomada del Templo para adornar una casa de santos.

Y con el alma tripartita (entre el Templo, la casa y el Cielo),

miraba la rama florecida, pensando que con una parecida a ésa

florecida en modo insólito,

una rama cortada en este huerto en pleno invierno.

y que había echado flores como en primavera delante del Arca del Señor.

Quizás le había dado calor el Sol-Dios radiante en el lugar de su Gloria…

Dios le había expresado su voluntad…

Y pensaba también que el día de la boda José le había llevado otras flores,

aunque no como esa primera, que tenía escrito en sus pétalos ligeros:

«Te quiero unida a José»…

Muchas cosas pensaba…

Y pensando subió a Dios.

Las manos se movían diligentes entre la rueca y el huso.

E hilaban un hilo más delgado que un cabello de su joven cabeza…

El alma tejía un tapiz de amor, yendo diligente, como la lanzadera del telar,

de la tierra al Cielo;

38. Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel dejándola se fue. Lucas 1

de las necesidades de la casa, de su esposo

a las del alma, de Dios.

Y cantaba y oraba.

El tapiz se formaba en el místico telar, se desenrollaba desde la tierra al Cielo,

subía para perderse arriba… ¿Formado con qué?

Con los hilos finos, perfectos, fuertes, de sus virtudes;

con el veloz hilo de la lanzadera que Ella creía «suya»

Y sin embargo, era de Dios:

la lanzadera de la Voluntad de Dios en la cual estaba arrollada la voluntad de la

pequeña, grande Virgen de Israel,

la Desconocida para el Mundo, la Conocida para Dios;

su voluntad arrollada,

hecha una con la Voluntad del Señor.

Y el tapiz se adornaba con flores de amor, de pureza,

palmas de paz, de gloria,

con violetas, jazmines…

Todas las virtudes florecían en el tapiz del amor que la Virgen de Dios extendía,

invitante, desde la tierra hasta el Cielo.

Y no bastando el tapiz, lanzaba su corazón cantando:

«Venga mi Amado a su jardín y coma el fruto de sus árboles frutales…

Baje mi Amado a su jardín, a la era de los aromas, a halagarse en los jardines,

a recoger lirios.

¡Yo soy de mi Amado, y mi Amado es mío;

Él, que se halaga entre los lirios!».

Y, desde lejanías infinitas,

entre torrentes de Luz, venía una Voz cual oído humano

no puede oír, ni garganta humana formar.

Decía: «¡Cuán hermosa eres, amiga mía! ¡Qué hermosa!…

Miel gotean tus labios..

¡Un jardín cerrado eres tú, una fuente sellada, oh hermana, esposa mía!…»

Y las dos voces se unían para cantar la eterna verdad:

«El amor es más fuerte que la muerte.

Nada puede extinguir o ahogar `nuestro’ amor».

La Virgen se transfiguraba así…, así… así…

Mientras descendía Gabriel y la reclamaba, con su llamear,

a la Tierra; uníale de nuevo el espíritu al cuerpo, para que Ella pudiera oír y

comprender la demanda de Aquel que la había llamado «Hermana»

pero que la quería «Esposa».

Pues bien, allí tuvo lugar el Misterio…

Y una púdica, la más púdica entre todas las mujeres,

Aquella que ni siquiera conocía el estímulo instintivo de la carne,

se turbó ante el ángel de Dios, porque hasta un ángel turba la humildad

y la verecundia de la Virgen;

Y sólo se calmó oyéndolo hablar…

Y creyó;

Y dijo la palabra por la que el amor «de Ella y Él » se hizo Carne

Y vencerá a la Muerte.

Y no habrá agua que pueda apagarlo, ni maldad que pueda sumergirlo…

Jesús se inclina dulcemente hacia María, que ha caído a sus pies, casi extática,

al rememorar la lejana hora,

iluminada con una luz especial que parece exhalar del alma.

Y le pregunta quedo:

–        ¡Cuál fue, ¡Purísima!,

tu respuesta a aquel que te aseguraba que viniendo a ser

Madre de Dios no perderías tu perfecta Virginidad

Y María, casi en sueño, lentamente, sonriendo,

con los ojos dilatados por un feliz llanto:

–        ¡He aquí a la Sierva del Señor!

Hágase en mí según su Palabra

Y reclina, adorando, la cabeza en las rodillas de su Hijo.

Jesús la cubre con su manto,

celándola así a los ojos de todos,

y dice:

–        Y se cumplió.

Y se cumplirá hasta el final.

Hasta sus otras transfiguraciones.

Ella será siempre «la Sierva de Dios».

Hará siempre lo que diga «la Palabra».

¡Ésta es mi Madre!

Bueno es que empecéis a conocerla en toda su santa Figura…

¡Madre! ¡Madre!

levanta tu cara, Amada…

Llama a tus devotos a esta Tierra en que por ahora estamos…

Dice mientras destapa a María,

después de un rato en que no se ha oído ningún

sonido aparte del zumbido de las abejas

Y el gorgoteo de la fuentecita.

María levanta la cara, cubierta de llanto,

y susurra:

–        ¿Por que me has hecho esto Hijo?

Los secretos del Rey son sagrados…

–         Pero el Rey los puede revelar cuando quiere.

Madre, lo he hecho para que se comprenda lo que dijo un Profeta:

«Una Mujer abarcará al Hombre», y lo otro del otro Profeta:

«La Virgen concebirá y dará a luz a un Hijo».

Y también para que ellos,

que se horrorizan por demasiadas cosas del Verbo de Dios

que consideran humillantes,

tengan como contrapeso otras muchas cosas que los

confirmen en el gozo de ser «míos».

Así no se volverán a escandalizar.

Y conquistarán así también el Cielo…

Ahora los que tengan que ir a las casas hospitalarias que vayan.

Yo me quedo aquí con las mujeres y Margziam.

Que mañana, al alba, estén aquí todos los hombres;

quiero llevaros a un lugar cercano.

Luego regresaremos para saludar a las discípulas.

Después volveremos a Cafarnaúm.

Y reuniremos a los otros discípulos para enviarlos detrás de ellas…

¿ES ÉSTE EL PRINCIPIO DEL CISMA? 2


PROFECÍAS Y REVELACIONES

JUNIO 22/2012 – 8:30 A.M.

Pueblo de Dios, alabad la gloria de mi Padre, porque viene con majestad a reinar con su pueblo elegido.

No temáis por las pruebas, mi Padre sabe de vuestra frágil y débil condición humana y no os dará cargas que no podáis llevar.

Preparaos para el combate espiritual y despertad de una vez;

no sigáis aletargados espiritualmente, porque la Hora de la Justicia divina está llegando.

Hermanos, el Cisma está cerca,

los rebeldes ya están listos en el interior de la Iglesia,

todo está por comenzar.

Uníos en Oración a nuestra Señora y Reina y a los Ejércitos Celestiales,

para mitigar el curso de estos acontecimientos tan dolorosos y nefastos para el mundo católico.

La profecía de Malaquías se cumplirá y el Papa abandonará la sede de Roma.

La iglesia estará dividida por tres períodos y medio,

tiempo en el cual reinará el caos y la desolación.

Manteneos firmes y fieles a la verdadera Iglesia

y no abandonéis al verdadero sucesor de Pedro.

Las noticias del Cisma corren por los pasillos del Vaticano

y son el comentario entre los purpurados.

lo oculto muy pronto se conocerá.

¡Adelante Ejército Militante, ni un paso atrás!.

No os dejéis confundir, la Serpiente es astuta y buscará por todos los medios de engañaros;

para que perdáis la Fe y adoréis a la Bestia y su ídolo.

Y sigáis la doctrina del falso papa.

Hermanos, bien sabéis que todo es un Engaño,

no prestéis atención, ni escuchéis al falso profeta, ni al falso papa,

porque todo lo que saldrá de sus bocas serán mentiras.

El Ídolo ya está listo y la Bestia le dará vida para que lo adoren

todos aquellos que no están inscritos desde el principio del mundo en el Libro de la Vida.

Todos aquellos que adoren a la Bestia o a su ídolo y reciban la marca en la frente o en la mano,

beberán el vino de la IRA de Dios

y serán atormentados en el fuego y en el azufre (Apocalipsis 14, 9 al 11).

JUNIO 7 DE 2010 3:15 P.M.

Hijos míos, que mi Paz esté con vosotros y permanezca siempre.

Orad y velad conmigo, porque la Hora de la Traición está cerca.

Mi Iglesia será purificada y de esta purificación renacerá una nueva iglesia,

humilde, pobre, llena de caridad y fiel a mi doctrina y a mi Evangelio.

Será como la iglesia de los primeros cristianos,

ya no habrá más cizaña que la corrompa, ni más impureza e infidelidad que la perviertan.

Los días que vienen serán de crisis en el interior de mi Iglesia,

habrá divisiones y separaciones entre obispos y cardenales.

Y todo esto desencadenará un Cisma eclesiástico.

CONOCERÉIS A LOS TRAIDORES,

Los teólogos de la Liberación

AQUELLOS QUE CON SUS IDEOLOGÍAS

CONTRARIAS A LA FE Y LA DOCTRINA,

Han socavado los cimientos de mi Iglesia.

Y hoy como Judas, la entregarán al poder de mi Adversario.

El caos se apoderará de todo el mundo católico;

millones de almas se perderán por causa de este escándalo;

la Fe de muchos se tambaleará y mi Iglesia parecerá que se derrumbará;

pero mi Madre y mi Amado Miguel, la sostendrán,

para que las Puertas del Infierno no prevalezcan contra Ella.

Los ataques vendrán de todos lados

y los enemigos de mi Iglesia harán un gran despliegue de esta noticia.

Pero de esta purificación se levantará una Nueva Iglesia, firme como la roca,

que preparará y allanará con mi Pueblo fiel, el camino de mi Próxima Venida.

No temáis hijos míos, todo esto tiene que pasar;

todas mis criaturas serán purificadas y mi Iglesia no será la excepción.

LAS FUERZAS DEL MAL

GUIADAS POR MI ADVERSARIO

PROFANARÁN MI SANTUARIO

Y LA SILLA DE MI PEDRO

SERÁ OCUPADA POR EL FALSO PROFETA.

(Segunda Cara los Tesalonicenses 2, 3,4)

“Donde está el cadáver, allí se reunirán los buitres. (Mt. 24, 28).

El Sello está por levantarse (Daniel 12,9)

Y el Tercer Secreto de Fátima está por revelarse;

la TRAICIÓN  y la CRISIS en el interior de mi Iglesia,

traerá como consecuencia un colapso espiritual, peor que el estallido de una bomba nuclear.

Millones de almas perderán la fe y adorarán al falso Mesías,

siguiendo su doctrina de engaño.

Mi Corazón será nuevamente traspasado por la lanza de la traición;

me embarga el dolor y lágrimas de sangre corren por mis ojos,

al ver semejante ingratitud y traición de quienes decían ser mis familiares;

que juraron ser leales a la doctrina de mi Iglesia y a mi Evangelio,

y hoy como Judas me traicionan.

El Cielo está triste, mi Madre, mis Ángeles, mis Apóstoles,

mis Discípulos, mis Mártires y demás Criaturas Celestiales,

lloraran conmigo al ver la ingratitud de los míos aquí en la Tierra.

Mis hijos predilectos y de mi Madre, que se dejaron seducir por mi Adversario,

que como los sumos sacerdotes y escribas entregaran a mi Iglesia que soy Yo,

a la suerte de los malvados.

Se cumplen una vez más mis palabras:

“Los enemigos del Hijo del Hombre, son sus propios familiares”.

HIJOS MÍOS,

ORAD POR MIS CARDENALES,

OBISPOS Y SACERDOTES,

FIELES A MI DOCTRINA Y A MI EVANGELIO,

PORQUE SU CALVARIO ESTÁ POR COMENZAR.

LA SANGRE DE MIS MÁRTIRES DE ÉSTOS ÚLTIMOS TIEMPOS,

SERÁ MI SANGRE POR LA CUAL PURIFICARÉ MI IGLESIA,

PARA QUE VUELVA A SER CAMPO FLORIDO

Y NUNCA MÁS VUELVA A CRECER LA CIZAÑA.

Preparaos pues hijos míos,

porque la Hora de la Purificación de mi Iglesia está por comenzar;

de nuevo os digo: Orad y velad conmigo,

para que no caigáis en tentación;

pues el espíritu está pronto, pero la carne es débil. (Mt.
26,41).

Soy vuestro Maestro, Jesús de Nazareth, el Amado, que no es Amado.

LA SANTÍSIMA VIRGEN  MARÍA

FEBRERO 14 DE 2012   2:05 P.M.

Cada día que pasa se acerca más la Humanidad

a los acontecimientos descritos en la Santa Palabra de Dios.

El Brazo de mi Padre ha comenzado a descargarse sobre muchas naciones;

gritos de guerra comienzan a escucharse,

el hombre en su egoísmo y soberbia traerá la muerte y la desolación.

Orad mis pequeñitos, porque los reyes de este mundo

se han puesto de acuerdo y quieren exterminar gran parte de la Humanidad.

Todos los conflictos internos que se están presentando en muchas naciones

van a desencadenar en guerras;

todo esto está orquestado y planeado por los emisarios del Mal,

que quieren desestabilizar la paz,

Y DAR INICIO A LA TERCERA GUERRA MUNDIAL.

Detrás de todo esto está mi Adversario y sus agentes terrenales,

que buscan acabar con gran parte de la población mundial.

Hay todo un complot para que se de inicio a una guerra a mayor escala,

que sería catastrófica para la Creación y la Humanidad.

Hijitos, OS ANUNCIO CON TRISTEZA

QUE DENTRO DEL VATICANO,

TAMBIÉN HAY FUERZAS OSCURAS

QUE QUIEREN DESESTABILIZAR LA IGLESIA DE MI HIJO,

PARA DESENCADENAR UN CISMA ECLESIÁSTICO,

QUE TRAERÍA CONSECUENCIAS MUY NEFASTAS AL MUNDO CATÓLICO.

Muchas almas se perderían por la desobediencia de muchos de mis predilectos,

que quieren una nueva Iglesia apartada del Evangelio y la doctrina de mi Hijo.

Orad por nuestro Benedicto de nuevo os lo pido,

porque muchos dentro del Vaticano quieren acortar sus días de pontificado,

para sentar en la silla de Pedro un nuevo Papa;

aduciendo que la salud del Papa Benedicto es precaria

y que ya no está en condiciones de dirigir la Iglesia.

Sentarían en la silla de Pedro un nuevo Papa,

que no seguiría las enseñanzas del Espíritu.

Y no sería nombrado bajo la luz y sabiduría de Dios.

Sería un Papa nombrado por los cardenales rebeldes,

bajo la orientación de mi Adversario.

Todo esto desencadenaría en un Cisma;

la Iglesia se dividiría en dos bandos:

uno fiel al actual Papa y otro fiel al Papa rebelde.

De nuevo os digo:

LA SUCESIÓN DE CONFLICTOS ARMADOS

EN DIFERENTES PAÍSES,

DESENCADENARÍAN LA GUERRA

Y LA DIVISIÓN EN EL INTERIOR DE LA IGLESIA,

TRAERÍA EL CISMA

Y LA APARICIÓN ANTES DE LO DESCRITO

DEL SER DE INIQUIDAD. 

Marzo 13/2013- 10.15AM

Hijitos, mi Corazón esta triste, porque muy pronto las casas de mi Padre,

van a ser profanadas y cerradas para que se cumpla todo lo que está escrito

en el libro de Daniel sobre la abominación del Templo (Daniel 12,11).

Los sellos del libro de Daniel han comenzado a abrirse

para dar testimonio del cumplimiento de la Palabra de Dios.

EL CISMA ESTÁ CERCA,

Orad, orad, para que vuestra oración fortalezca a mis predilectos fieles,

que defenderán el Evangelio de mi Hijo y la doctrina de la Iglesia,

aun a costa de sus propias vidas.

Hijitos, sed valientes, no os acobardéis ante los enemigos de mi Hijo,

permaneced firmes y fieles en las pruebas que os sobrevendrán.

Acordaos que nada os pasará si confiáis en Mí

«Guadalupe» en náhuatl significa: «aplasta la cabeza de la Serpiente «Es justo Génesis 3,15: María Vencedora del Maligno.  Y la imagen de la tilma, es una pintura exacta como la detalla el Apocalipsis 12,

yo seré vuestra defensa y fortaleza en aquellos días.

Sin purificación hijitos, no podéis entrar en la Nueva Creación,

acordaos que el pecado no tendrá cabida en la Jerusalén Celestial.

JUNIO 14 DE 2012 – 1:05 P.M.

Ya todo está listo mis niños para dar comienzo al combate espiritual;

no soltéis mi Rosario, hacedlo a mañana y noche y cuando os sintáis atacados.

Mi Santo Rosario es protección para vosotros y vuestras familias, hacedlo siempre.

Los Misterios Dolorosos de mi santo Rosario alejan a los demonios y os fortalecen a vosotros en el Espíritu.

Mi Adversario huye cuando escucha los Misterios Dolorosos,

porque sabe que la Sangre de mi Hijo tiene poder para derrotarlo.

Haced también el Rosario a la Preciosísima Sangre y el Rosario de las Llagas de mi Hijo.

«Ve y vence. Ve y conquista. Ve y nunca olvides que eres un guerrero de Dios. Habla con autoridad. Camina con seguridad. ERES HIJO DEL REY«

Y os aseguro mis niños que permaneceréis en victoria. (1)

No se os olvide la armadura espiritual, sin ella puesta no entréis en combate, porque seréis vulnerables.

(1) UN ATAQUE DEVASTADOR

Hijitos, estoy entre vosotros en compañía de nuestro amado Miguel,

sólo esperamos que mi padre de la orden para combatir a vuestro lado.

Todavía falta que se cumpla el Cisma en la Iglesia,

pero os anuncio que este acontecimiento está a las puertas de la Humanidad.

EL CISMA EN LA IGLESIA DE MI HIJO,

DESATARÁ LOS DEMÁS ACONTECIMIENTOS QUE FALTAN

Y ACELERARÁ EL ENVÍO DEL AVISO Y MILAGRO.

El amor y la misericordia de mi Padre os preparará en el Aviso,

para que podáis enfrentar las pruebas que se os avecinan.

Mi Padre, y yo vuestra Madre, os amamos criaturas y queremos vuestra salvación;

es por eso que el Cielo hace todos los esfuerzos para que se salve el mayor número de almas.

Hijitos, todos estos acontecimientos que están por suceder estaban en la Divina Voluntad

programados para comienzos de este siglo;

pero yo vuestra Madre, intercedí por vosotros ante mi Padre,

para que detuviera el tiempo de su Justicia Divina.

Mis lágrimas y ruegos mi Padre escuchó y por amor a su Hija detuvo su Justicia,

para que la Humanidad tuviera tiempo para convertirse.

¡Qué tristeza siente mi Corazón de Madre de la Humanidad,

al ver que no supisteis aprovechar este tiempo de Gracia!

La maldad y el pecado se intensificaron y traspasaron más mi corazón doliente.

Marzo 13/2013- 10.15AM

Hijitos, mi Corazón esta triste, porque muy pronto las casas de mi Padre,

van a ser profanadas y cerradas

para que se cumpla todo lo que está escrito en el libro de Daniel sobre la abominación del Templo (Daniel 12,11).

Los sellos del libro de Daniel han comenzado a abrirse para dar testimonio del cumplimiento de la Palabra de Dios.

EL CISMA ESTÁ CERCA,

Orad, orad, para que vuestra oración fortalezca a mis predilectos fieles,

que defenderán el evangelio de mi Hijo y la doctrina de la Iglesia aun a costa de sus propias vidas.

Hijitos, sed valientes, no os acobardéis ante los enemigos de mi Hijo,

permaneced firmes y fieles en las pruebas que os sobrevendrán.

JUNIO 19 DE 2013 8:50 A.M.

Orad por el Papa Francisco, porque tendrá que superar duras pruebas en su pontificado.

Los emisarios del Mal infiltrados en la sede de Pedro lo pondrán a prueba,

quieren modernizar la Iglesia de mi Hijo

e introducir nuevos cambios en la celebración de la Santa Misa.

Orad en cadena hijitos míos, para que el Papa no lleve a cabo dichos cambios

que serían nefastos para el mundo católico.

ESTOS CAMBIOS ABRIRÍAN LAS PUERTAS AL FALSO ECUMENISMO

QUE TRAERÍA LA DOCTRINA PAGANA

Y CON ELLO EL DERRUMBAMIENTO DE LA DOCTRINA DE LA IGLESIA.

Todo esto sería el comienzo del Cisma

y ya vosotros sabéis las consecuencias que traería al mundo católico.

Orad para que estos cambios no se den en el pontificado del Papa Francisco.

Los enemigos de la Iglesia de mi Hijo muy pronto se darán a conocer,

por sus frutos sabréis quienes son;

ya todo está planeado por los emisarios del Mal dentro del Vaticano,

para que la Iglesia de mi Hijo comience su Calvario.

El acontecimiento que moverá los cimientos de la Iglesia está por darse

y hará que muchos tambaleen en la fe y se aparten de mi Hijo.

Hijitos, por muy dura que sea la purificación de la Iglesia,

permaneced firmes en la Fe y orad por Ella.

La Iglesia ES mi Hijo y vosotros sois su cuerpo místico, no la abandonéis,

haced cadenas de oración, sabed que todo esto hace parte de su purificación,

la cual es necesaria para el renacimiento de una Nueva Iglesia.

Hoy lloro hijitos míos,

PORQUE MUY PRONTO

LA IGLESIA DE MI HIJO SERÁ TRAICIONADA

POR MUCHOS DE SUS JERARCAS

QUE AYER LE JURARON SERLE FIEL.

LA TRAICIÓN QUE SUFRIRÁ MI HIJO

A TRAVÉS DE SU IGLESIA,

Será peor que la Traición de Judas.

Todo tiene que cumplirse como está escrito,

pero me embarga el dolor y la tristeza al ver el engaño y la hipocresía de tantos purpurados.

La purificación de la Iglesia está en marcha,

ayudadle cirineos a cargar su Cruz,

para que su Calvario sea menos doloroso.

Después de la tempestad vendrá la calma y el comienzo de una nueva Iglesia

que será pobre, humilde, sencilla, pero llena de Carismas

y entregada totalmente al servicio de los hijos de Dios.

Que la Paz de mi Padre esté con vosotros, mis hijitos fieles,

os ama vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

8-LA SINFONÍA DE LA CREACIÓN 2


LA PERFECCION DE ADAN.

¿Cómo estamos hechos?

La perfección de la obra regia de Dios en Adán y en la cual Dios puso su inteligencia creadora,

estaba en su espíritu.

El semen de Adán si Adán hubiese sabido permanecer Rey cual Dios lo hizo,

hubiera sido un semen de perpetua perfección.

El espíritu es el Tabernáculo de Dios.

El hombre fue creado para ser un templo viviente para que Dios lo habitase.

Para el espíritu no hay limitaciones, no hay obstáculos, no hay límites, no hay privaciones, no hay necesidades.

Él es poderoso, libre, instantáneo y como está formado de luz,

cuando se une a la Luz, está pleno de Sabiduría Divina.

(Esto explica porque a los incultos, Dios los convierte en doctos sin haber estudiado)

El altar del espíritu es el corazón.

Y el sagrario es el punto en el cual  Dios puso en el hombre la necesidad de adoración.

Y esta adoración se alimenta de amor y de necesidad de amar.

Dios hizo este altar precioso y sagrado.

Lo hizo para estar formado del amor y de la unión con Él.

Y de la generosidad en el amor incorruptible a las acciones perjudiciales de los sentidos,

de las tentaciones, de las insidias, de las tres carcomas del alma.

Porque el amor generoso y la unión con Él;

hacen a las fibras del corazón incorruptible a las acciones disgregadoras que vienen del exterior.

Por eso el hombre ha hecho a este órgano, sede de los sentimientos y trono y asilo de las pasiones predominantes.

Y éstas se custodian con cada latido del corazón.

Y en el fondo la gema que esplende, amigable y santa…

O flameantemente engañosa y malvada:

su tesoro es el sentimiento que la domina.

El altar original perfumaba con su amor la santidad de Dios…

Y cantaba su armonía, amándolo y adorándolo sobre todas las cosas;

porque en todas las cosas estaba el sello innegable del Amor Divino;

que las había hecho perfectas y maravillosas para el gozo de su criatura.

El amor es el término de la perfección humana:

el Amor Total.

El amor es una fuerza absoluta y el alimento de la vida.

El amor es el culto de adoración a Dios, porque el que crece en el amor, crece en perfección.

El hombre está obligado a conocer a Dios por gratitud y por respeto a su propia inteligencia.

Y su propia naturaleza le exige la necesidad de amar,

porque  aquel que ama es nacido de Dios y por la caridad es semejante a Dios.

El Sexto Día fue creado el hombre siguiendo el fin para el que fue creado:

amar y servir a su Señor durante la vida terrena.

Conocerlo en su Verdad y después gozar de Él para siempre, en la Vida Eterna.

Fue creado el único hombre del cual debía venir toda la Humanidad…

Y del cual fue tomada la mujer,

7. Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente. GÉNESIS 2, 7

compañera del hombre y para el hombre;

con el cual poblará la tierra, reinando sobre todas las criaturas inferiores.

Fue creado el Único Hombre.

Aquel que como padre habría trasmitido a sus descendientes todo cuanto había recibido:

vida, sentidos, aptitudes materiales;

así como inmunidad a todo sufrimiento.

razón, intelecto, ciencia, integridad, sabiduría, inmortalidad…

Y el Don de dones: la Gracia.

El hombre era un semidiós por la Gracia y por la Fe.

Cuando el hombre se despertó de su primer sueño y encontró a su lado a la compañera;

sintió que la felicidad que Dios le había dado era completa.

Era ya tan grande desde antes.

Todo en Adán y en torno a Adán;

fue hecho para que él gozase de una felicidad completa, sana, santa y la delicia;

o sea, el Edén,

no era solamente en torno, sino también adentro de Adán.

Lo circundaba un jardín pleno de bellezas vegetales, animales y minerales.

Pero dentro de él, un jardín pleno de bellezas espirituales, florecía con virtudes de todo género;

prontas a madurarse en frutos de santidad perfecta;

perteneciente a la ciencia apropiada a su estado…

Y que los hacía aptos, para la vida sobrenatural: la Gracia.

Como criatura física, gozaba de esto que veía:

la belleza de un mundo virgen, testimonio salido del querer de Dios.

Gozaba de esto que podía:

su señorío sobre las criaturas inferiores.

Todo había sido hecho por Dios, para el servicio del Hombre:

desde el sol hasta los insectos, para que todo le fuese una delicia.

Como criatura sobrenatural gozaba, -un éxtasis radiante y suavísimo-

de la compañía de la Esencia de Dios: el Amor.

De los raptos de amor entre el Infinito que se donaba…

Y la criatura que lo amaba adorándolo.

El Génesis encubre esta facultad y este comunicarse con Dios en la frase:

“Habiendo oído la Voz de Dios que se paseaba en el fresco de la brisa de la tarde.”

1jeden

“Habiendo oído la Voz de Dios que se paseaba en el fresco de la brisa de la tarde.”

Por cuanto el Padre había dado a sus hijos una ciencia proporcionada a su estado;

aun así, Él Mismo los instruía.

Porque Infinito es el Amor de Dios…

Y después de haber dado, anhela nuevamente dar…

Y tanto más da, en cuanto más la criatura desea serle hija.

Dios se da siempre a aquel que a Él se le da generosamente.

Cuando el hombre se despertó y vio a la mujer,

su igual y su complemento;

sintió que su felicidad de criatura era total;

teniendo el todo humano en plenitud…

Y el todo sobrehumano, colmado por el amor dado al amor del hombre.

EL ALMA.

¿Cómo es?

¿Cuáles son sus atributos?

Los Progenitores, además de la Gracia Santificante y la Inocencia,

tuvieron en su creación otros dones de su Creador.

La Inmortalidad: atributo divino.

La Inmunidad: de todo dolor y miseria.

La Integridad: la perfecta sujeción de los sentidos a la razón.

La Razón:

Es más grande que el instinto.

La Ciencia:

ilumina el saber…

Y regula el amor, sujetándolo al orden hacia las criaturas y hacia Dios.

Adán estaba formado de carne más que de espíritu.

Pero no era carnal, en cuanto a que sobre la materia, señoreaban el espíritu y la razón.

Y el espíritu inocente y pleno de Gracia, tenía semejanza admirable con su Creador…

Y por lo tanto era inteligente y sabía comprender.

La Libertad: majestad dominante sobre el ‘yo’.

La inteligencia: perfecta e iluminada por la Caridad.

Plena de sabiduría y de ciencia divina.

Dios dio al hombre la inteligencia unida a la libertad de pensamiento.

¿Qué es el pensamiento?

Es el alma de la palabra.

La facultad de comprender y conocer, expresando las ideas y comunicarlas a los demás;

es una cualidad humana.

Los pensamientos brotan en la profundidad de la mente y esto es lo que distingue al hombre de los brutos;

en los cuales los movimientos mentales, se limitan a los más rudimentarios para vivir.

El hombre piensa…

Y del pensamiento nacen obras de arte, de genio, de belleza.

El hombre piensa…

Y en este su pensar, tiene un íntimo amigo que le sirve de compañía en su soledad.

El pensamiento del hombre viaja, espiritual como es, por todo el Universo.

Se sumerge en los recuerdos…

Y emerge en la previsión de los tiempos futuros.

Estudia, contempla y medita, las admirables obras de Dios en la Creación.

Reflexiona los misterios de los hombres.

Cada hombre es un misterio, encerrado en su vestidura mortal.

Luminoso u oscuro según sea su ánimo, santo o satánico.

Misterio solo conocido por Dios, para el que no hay nada oculto.

Y de la contemplación de las cosas y de los hombres, sube a la contemplación de Dios.

Como el águila que cada vez más alto asciende hacia el sol;

así el pensamiento humano puede elevarse y sumergirse en la luminosidad de Dios…

Después de haber meditado en la capacidad humana.

En la Inmensidad divina...

Después de haber reflexionado en la relatividad humana.

En la eternidad divina…

Después de haber contemplado la efímera temporalidad humana.

La Perfección…

Después de haber mirado sin soberbia que ciega, la imperfección humana.

La Mente:

Humana es perfecta e imperfectísima.

«No creo en Dios. No lo necesito y soy buena persona…«

Iluminada por Dios es perfecta.

Sin Él cae en el error.

La Razón:

debe estar motivada por la bondad.

Solo así las acciones humanas obtienen frutos de santidad.

Y la razón si es humilde, cae de rodillas en obsequio del Dios Infinito e Incomprendible;

que solo se vuelve accesible a través de la FE.

Solo la fe ilumina la ciencia y la ayuda a comprender.

El conocimiento de la Esencia de Dios se encuentra en la sabiduría.

Y la sabiduría se encuentra en el luminoso y ardiente centro que es la Caridad.

«Debes vaciarte de aquello con lo que estás lleno, para que puedas ser llenado de aquello con lo que estás vacío…»

Porque fe es religión.

Y la religión permite a la criatura inteligente pero limitada,

comprender al Perfecto e Infinito.

La Memoria:

el hombre fue creado para amar y adorar a Dios.

Y sufre porque desea a Dios.

Y este sufrimiento lo provoca el vacío interior, que existe en el hombre que vive alejado de Él.

Porque hay en el hombre un ansia de creer, que es MÁS GRANDE que su necesidad de respirar.

Por eso tiene hambre de Dios.

Y experimenta una necesidad instintiva de buscar la Verdad;

La FE necesita PRACTICARSE o Satanás ¡te aniquilará!…porque él nos mantiene en un DUELO MORTAL…

que se convierte en un acicate doloroso;

porque el hombre se engaña voluntariamente en su deseo…

Se crea ídolos para aliviar su necesidad espiritual…

Y el alma recuerda a Dios con nostalgia, por el momento en que fue creada.

Instante fugaz frente a Él, pero que produce un sello indeleble en lo más íntimo de su ser.

Su recuerdo se vuelve borroso, porque el cuerpo que habita…

Y al que gobierna una mente pagana, llena de ídolos;

vive una vida que la enferma…

Y con su espíritu muerto, su sufrimiento aumenta.

Porque ella SABE que su cuerpo es perecedero y está unido a algo que es inmortal.

¿Para qué sirve un Dios que NO EJERCE SUS POTENCIAS…?

¡Satanás fué creado para servirnos y con engaños, ahora controla a sus esclavos…! 

¡Con él, los patos le tiran a las escopetas!

¡Y los pobres ateos; sólo inclinan la cerviz…!

BONITO NEGOCIO… 

Los herederos, ¡Le estamos leyendo la cartilla!

Y nos obedece… (por las buenas o por las malas)

PERO LO HACE

«Quien no es tentado, no es puesto a prueba; quien no es puesto a prueba; NO CRECE…»

¡Porque ejercemos el cetro completo!:::

El hombre se pierde en marasmos filosóficos…

Y aún quién dice que no cree en nada, en alguna cosa cree.

El que afirma “No creo en Dios” presupone otra fe.

Tal vez en sí mismo o en su inteligencia soberbia.

Es como el pensamiento “no quiero pensar”,

por el hecho de expresarlo, está manifestando que está pensando.

La Voluntad:

de los atributos del alma, si la voluntad no es usada con sagacidad para manejar la inteligencia;

ésta se vuelve como las medicinas peligrosas:

«La fuerza no viene de la capacidad física. Viene de una voluntad indomable…»

en lugar de sanar matan.

La voluntad es la soberana del alma.

Dios la respeta y da las fuerzas necesarias, para ‘una buena voluntad’

con las virtudes que la hacen inclinarse hacia Él.

Pero No querer ser esclavo del Mal”, debe salir del hombre.

La Libertad de Arbitrio:

el libre albedrío es el regalo más grande que Dios otorgó a la inteligencia humana.

Dios ama a los hombres y les concede la libertad de arbitrio,

para que por ella se perfeccionen en la virtud y se hagan más semejantes a Él.

Cuando el libre albedrío no está sostenido por el amor, la voluntad se debilita;

muere poco a poco, porque el libre albedrío se ha dejado seducir y se hace esclavo del Mal.

Dios lo hizo libre y el hombre lo convierte en esclavo de las pasiones.

El Demonio, el Mundo, la Carne,

en un libre albedrío desordenado,

egoismo

«El egoísmo no es el amor propio; sino una pasión desordenada por uno mismo…»

conducen al Egoísmo desenfrenado que da la muerte al espíritu.

La inteligencia del egoísta queda obnubilada para Dios y sus verdades.

La soberbia ensombrece con su humo al egoísta y le ofusca la Verdad.

Comienza el proceso de los ‘¿Por qué?’…

De éstos se pasa a la DUDA.

A la separación no solo de Dios y la confianza en Él,

sino también de su justicia, del temor de Dios y de su castigo.

Este es el motivo por el cual se explica, porqué tan fácilmente se peca.

La mala voluntad en el pecar, es lo único que Dios, NO perdona.

Cuando el alma posee un libre albedrío que vive dentro del orden,

en obediencia hacia Dios y siendo heroicamente fiel al Bien;

Procura conformarte siempre y en todo a la Voluntad de Dios EN TODOS LOS ACONTECIMIENTOS y NO tengas miedo. Esta conformidad, es el camino seguro para llegar al cielo.

el hombre se eleva y el alma se deifica al tomar la semejanza con Dios.

Cuando es el Mal el que lo embrutece; esta semejanza es casi borrada totalmente…

Y la degradación espiritual es tal, que se hace semejante al Demonio.

Todo está en la voluntad con que se hace cada acción:

ya sea virtuosa o pecaminosa.  

Porque ES la voluntad, la que da valor a nuestros actos. 

QUERER ARREPENTIRSE.  

QUERER CONVERTIRSE.   

QUERER OBEDECER. QUERER VENCER.  

QUERER PERDONAR. 

QUERER AMAR.

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

QUERER SER FIEL.

QUERER TRIUNFAR SOBRE SÍ MISMOS Y SOBRE EL MAL.  

QUERER SER HÉROES.

QUERER.    QUERER.   QUERER.

El que NO se quiere salvar teniendo los medios…

 ES PORQUE

QUIERE CONDENARSE.

Hasta el último momento, Dios respeta el libre albedrío

y la voluntad, reina y soberana del alma.

También la voluntad es el factor fundamental en la RECREACIÓN DEL ALMA.

Toda la Creación natural y sobrenatural, es obra del amor.

Todas las providencias, las leyes físicas, morales, espirituales, son obras del Amor.

El Intelecto:

Es capaz de distinguir lo que está bien y lo que está mal.

Y amaestra sobre el cómo y el porqué, se puede y se debe querer hacer el bien y no querer hacer el mal.

La Conciencia:

su voz podría llamarse la Voz del Mismo Dios, hablando en el interior del hombre.

Es otra ayuda no-solo en empujar la voluntad a acciones buenas y en detener la misma, para acciones malvadas.

Sino en hacer que surja el arrepentimiento y empujar a la reparación de un mal cometido;

para que el hombre vuelva a encontrarse en Gracia de Dios, cuando la ha perdido pecando.

LA Intuición:

es una ayuda que Dios da a la inteligencia debilitada en la comprensión.

La lucidez de la inteligencia ayuda poderosamente a recibir y comprender las enseñanzas

que la Ciencia Eterna, en las lecciones que Dios quiere que sean guía y consuelo en la hora que vivimos,

para que el mundo no se embrutezca totalmente;

pues las palabras de la justicia no son más que sonidos que repercuten en las orejas…

Y a veces ni siquiera se perciben:

No se hacen alimento de Vida.

Dios crea las almas por amor.

Y para que ellas puedan alcanzarLe y poseerLe,

después de haberse esforzado en amarLe y conocerLe,

las ha llenado de dones.

Cuando una madre sabia y buena, AMA DESDE EL VIENTRE a su pequeño, sucede esto:

El alma viene de Dios,

y todas sus potencias físicas, morales y espirituales tienden hacia Él.

El alma originalmente dada al hombre se  recrea y se supera en grados inimaginables;

a través de  grandes sufrimientos y tribulaciones, haciéndola apta para reposar en Dios.

El espíritu vivo se funde en Dios…

Y el alma se convierte en Templo Viviente del Espíritu Santo,

porque Dios vive en ellas y las funde con Él.

12. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre.
13. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Y es de suma importancia para el alma que quiere avanzar en la vía del Cielo,

ser robusta y tener todas sus potencias firmes en Dios.

Cuando esto sucede el alma está segura.

Cuando las potencias del espíritu están fijas en Él, ninguna fuerza la puede quitar de ahí.

El alma viva tiene tal repugnancia al mal, porque Jesús está en ella y el alma percibe lo que siente Él.

El mérito del alma es uno solo:

aquel de su buena voluntad de querer tenerlo a Él y aferrarse a Él.

Todo otro pensamiento sería soberbia y vanidad espiritual.

Jesús con el amor de fusión, nos une a Él para participarnos la Vida y al hacernos corredentores nos comunica su Semejanza y nuestra alma se deifica…

Las almas que están fijas en Dios, NO DEBEN TENER MIEDO A NADA.  

Solo a pecar.

EL ESPÍRITU

El espíritu es un Templo.

El ángel custodio de cada criatura, adora en la misma, al Dios que la habita si está en Gracia del Señor.

El espíritu es un Rey.

La infinita misericordia del Dios Único y Trino, ha dado a nuestro espíritu,

todas las ayudas para permanecer dominador.

Los sentimientos pueden ser domados, entregándolos a Dios y pidiéndole que nos llene de su Amor.

Es el alma lo que da al hombre el derecho a decir: “Padre mío…”

Cuanto más el alma es hija de Dios, tanto más pronta se siente para seguir  los consejos del Espíritu Santo.

El alma hija de Dios toma de su Padre esta característica divina:

la solicitud pronta y alegre de hacer todo aquello que es bien.

La medida de la filiación alcanzada, la da la prontitud con la que el alma secunda las divinas inspiraciones;

sin pararse a considerar lo que ellas puedan exigir de esfuerzo por parte de la criatura humana;

ni del peligro que hayan de suponer para el individuo carnal.

Y el alma espiritual es la que distingue al hombre de los animales,

y lo hace dios sobre todos los otros seres creados:

dios-rey que domina y somete;

comprende, instruye, provee…

Y lo hace dios por su origen y destino futuros.

Es el alma aquella que iluminada por su divino origen,

«Dios NO manda cosas imposibles; sino que al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas. Y pedir lo que no puedas y te ayuda, para que puedas…»

sabe, quiere, puede con fuerza ya semidivina.

Fuerza que Dios potentemente sostiene y ayuda,

cuanto más el alma se eleva en la justicia

el hombre se diviniza con una vida de justicia. 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATÓLICA, – CONÓCELA

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_XC

P EXPLICACIÓN DIDÁCTICA


Nuestro Señor Jesucristo me ha solicitado la adjunción de algunos comentarios que Él desea que hagan más clara la enseñanza que quiere compartir la Santísima Trinidad, para conocimiento de sus Apóstoles de los Últimos Tiempos,

Y que «sus Cristos actuales» entiendan la URGENCIA que encierran sus imploraciones de auxilio en que saciemos su sed de almas y también actuemos por nuestra supervivencia personal, por la inminencia del Aviso.  

Y además comprendamos mejor CÓMO debemos actuar, porque ya entramos al punto álgido de la Guerra Cósmica que se está librando entre las Huestes Celestiales y las infernales de Satanás, comandadas por el Anticristo.

De esta manera el resaltado azul señala nuestra tarea que debemos aprender, sin caer en escrúpulos absurdos, NI PÁNICO.

Como niños obedientes, somos escolares dispuestos…

EL PADRE PIO Y EL PURGATORIO

Cómo el Padre Pío Socorría a las Almas del Purgatorio

El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total.

El Padre Pío inculcaba el amor por las almas del purgatorio. Las almas iban a San Giovanni Rotondo a pedirle primero. Y luego a agradecerle a cuando ingresaban al Cielo.

Tuvo muchas visiones de almas purgantes que Jesús liberaba por sus oraciones y sufrimientos.

Veamos algunas anécdotas impresionantes.

Una anécdota es la de Fray Daniele que tuvo una experiencia Cercana a la Muerte. Y regresa a la tierra mediante la Intercesión del Padre Pío, con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

En una historia conmovedora y llena de devoción.

ALGUNAS ANÉCDOTAS DEL PADRE PÍO Y LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Todo el que se reunía con el Padre Pío parecía convencido de que tenía una conexión directa con el más allá. ‍Incluso le preguntaban acerca de un pariente o amigo muerto. 

Cuando sóis corredentores y os unís a Mí con el Amor de Fusión, (1) es cuando experimentáis el «Cielo en la Tierra» y al estar fundidos Conmigo, SOY YO EL QUE ACTÚO y contesto a vuestras inquietudes.

Era fascinante, siempre había una respuesta.

‍Gerardo De Caro tuvo largas conversaciones con el Padre Pío en 1943. En sus notas escritas testifica:

“El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, Incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total”.

El padre Pío decía también: “Más almas de los muertos del purgatorio que de los vivos suben a esta montaña para asistir a mis misas y buscar mis oraciones”.

En 1922 el obispo Alberto Costa preguntó al Padre Pio si alguna vez había visto un alma en el Purgatorio y le contestó:

“He visto a tantas de ellas que no me asustan más”.

Un fraile testificó: 

«Todos estábamos en el comedor cuando el Padre Pío llegó de repente y se dirigió a la puerta del convento. La abrió y comenzó a tener una conversación.

Los dos hermanos que fueron con él no vieron a nadie y empecé a pensar que algo podría estar mal con el Padre Pío. 

Cuando vuestra alma está viva y fusionada Conmigo, yo os abro el mundo espiritual y caminaís siguiendo mis Mociones, asi es como os convierto en «instrumentos» de nuestra Voluntad Sacratísima.

En el camino de regreso a la zona del comedor Padre Pío me explicó:

“No se preocupe. Yo estaba hablando con algunas almas en su camino desde el Purgatorio al Paraíso. Llegaron a agradecerme que los recordara hoy en la misa

El Padre Francesco Napolitano informó que en 1945, Fray Pedro entrando en su celda por la noche, vio a un joven fraile sentado en su escritorio, con la cabeza gacha como si estuviera meditando.

Le preguntó quién era, pero él desapareció.

Aterrorizado fue a ver al Padre Pío.

El Padre Pio le acompañó de regreso a su celda y dijo:

“Ese joven fraile es un pobre principiante que está cumpliendo su Purgatorio en esta celda. Pero no se preocupe que no le molestará otra vez, y nunca le verá de nuevo”.

Yo me llevé a mi sufriente hijo, por la plegaria silenciosa e intercesora de mi poderoso instrumento, que no me negaba NADA de cuanto le solicitaba.

La vida de la Tierra es sólo un instante en la Eternidad y a veces permito que algunas almas vengan a solicitaros ayuda, para que recordéis esta realidad. 

En este momento están abiertas las Puertas del Infierno y TODOS sus habitantes andan dispersos por el mundo ayudando a las Huestes Infernales en la perdición de mis hijos.

Esto es muy patente por la proliferación de las nefastas invocaciones satánicas de mis pobres hijos engañados por el Mal.

La Justicia de Dios ES TERRIBLE, pero no olvidemos que su Misericordia también ES INFINITA.

(1) https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-1/

https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-2/

UN HOMBRE QUE PIDE MISAS AL PADRE PÍO PARA SALIR DEL PURGATORIO

Mientras estaba en el convento en una tarde de invierno después de una fuerte nevada, él estaba sentado junto a la chimenea una noche en la habitación, absorto en la Oración.

Cuando un anciano, vestido con una capa antigua todavía usada por los campesinos del sur de Italia, se sentó junto a él.

Respecto a este hombre dice el padre Pío:

No me podía imaginar cómo podría haber entrado en el convento en ese momento de la noche, ya que todas las puertas están bloqueadas.

Le pregunté: ¿Quién eres? ¿Qué quieres?”

El anciano le dijo:

“Padre Pío, soy Pietro Di Mauro, hijo de Nicolás, apodado Precoco. Yo morí en este convento el 18 de septiembre de 1908, en la celda número 4, cuando todavía era un asilo de pobres.

Una noche, mientras estaba en la cama, me quedé dormido con un cigarro encendido, el cual incendió el colchón y he muerto, asfixiado y quemado.‍

Todavía estoy en el purgatorio.

Necesito una Santa Misa con el fin de ser liberado. Dios permitió que yo venga a pedirle su ayuda.

De acuerdo con el Padre Pío, después de escucharlo, respondió:

Tenga la seguridad de que mañana celebraré la Santa Misa por su liberación.

Me levanté y le acompañé hasta la puerta del convento, para que pudiera salir y me di cuenta en ese momento, que la puerta estaba cerrada con llave.

La abrí y me despedí de él.

La luna iluminaba la plaza, cubierta de nieve.

Cuando yo ya no lo vi delante de mí, fui tomado por un sentimiento de miedo y cerré la puerta, volví a entrar en la habitación de invitados y me sentía débil.

Cuando experimentáis por primera vez el mundo sobrenatural y cuando NO PROFANÁIS con vuestra imprudencia mis Misterios, es lógico vuestro sobresalto.

Porque Soy un Padre Amoroso, es que envío a mis ángeles para que os vayan preparando al momento cuando decidiMos nuestra intervención más directa y podáis soportar un poco más nuestra Presencia. 

Unos días más tarde, el Padre Pío también contó la historia al padre Paolino.

‍Y los dos decidieron ir a la ciudad, donde miraron las estadísticas vitales para el año 1908.

Y encontraron el 18 de septiembre de ese año, un Pietro Di Mauro había de hecho, muerto de quemaduras y asfixia en la habitación número 4 en el convento, entonces utilizado como un hogar para personas sin hogar.

UN FRAILE CONDENADO AL PURGATORIO

Por la misma época, el Padre Pío le dijo a Fray Alberto de otra aparición de un alma del Purgatorio, que también se produjo en la misma época.

Él dijo:

Una noche, cuando estaba absorto en la Oración en el coro de la pequeña iglesia fui sacudido y perturbado por el sonido de pasos, y velas y jarrones de flores que se movían en el altar mayor.

Pensé que alguien debía estar allí, y grité:

“¿Quién es?”

Nadie respondió.

Volviendo a la Oración, me molestaron de nuevo los mismos ruidos.

De hecho, esta vez tuve la impresión de que una de las velas, que estaba en frente de la estatua de Nuestra Señora de Gracia, había caído. Con ganas de ver lo que estaba sucediendo en el altar, me puse de pie, me acerqué a la reja.

Y vi, a la sombra de la luz de la lámpara del Tabernáculo, un hermano joven haciendo un poco de limpieza.

Yo pensé que él era el Padre Leone que estaba reestructurando el altar; y como ya era la hora de la cena, me acerqué a él y le dije:

“Padre Leone, vaya a cenar, no es tiempo para desempolvar y reparar el altar”.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Pero una voz que no era la voz del padre Leone me contestó:

“Yo no soy el Padre Leone”,

“¿Y quién es usted?”, le pregunté.

“Yo soy un hermano suyo que hice el noviciado aquí, mi misión era limpiar el altar durante el año del noviciado. Desgraciadamente en todo ese tiempo yo no reverencié a Jesús Sacramentado, Dios Todopoderoso, como debía haberlo hecho, mientras pasaba delante del altar.

Causando gran aflicción al Sacramento Santo por mí irreverencia. Puesto que El Señor se encontraba en el tabernáculo para ser honrado, alabado y adorado. Por este serio descuido, yo estoy todavía en el Purgatorio.

Ahora, Dios, por su misericordia infinita, me envió aquí para que usted decida el tiempo a partir del del que yo podré disfrutar del Paraíso.

Y para que Ud. cuide de mí.”

Yo creí haber sido generoso con esa alma en sufrimiento, por lo que exclamé:

“Usted estará mañana por la mañana en el Paraíso, cuando yo celebre la Santa Misa”.

Esa alma lloró: Cruel de mí, que malvado fui.

Entonces lloró y desapareció. 

Siempre poneos en los zapatos del que os esté solicitando algo, especialmente en el ámbito espiritual. Y AYUDADLES como os gustaría a vosotros ser ayudados, así no cometeréis pecados de omisión.

Esa queja me produjo una herida tan profunda en el corazón, la cual he sentido y sentiré durante toda mi vida. De hecho yo habría podido enviar esa alma inmediatamente al Cielo.

Pero yo lo condené a permanecer una noche más en las llamas del Purgatorio.

OTRAS ALMAS

La Señora Cleonice Morcaldi de San Giovanni Rotondo fue una hija espiritual del Padre Pío; a un mes de la muerte de su mamá, el Padre Pío le dijo:

“Esta mañana tu mamá ha volado al Paraíso, la he visto mientras estaba celebrando la Misa.”

Lo que quiere decir que tuvo la gentileza de ofrecer la misa por el descanso eterno de su alma.

SOLDADOS MUERTOS

En otras ocasiones, el Padre Pío recibió almas –incluyendo soldados muertos en la Segunda Guerra Mundial– quienes hacían cola para su intercesión.

Una vez, un monje que vivió con él visualizó soldados extraños cerca de la chimenea del padre.

‍Preguntándose cómo habían entrado, el Padre Pio le explicó, que no eran soldados, sino espíritus de fallecidos que se acercaban pidiendo ayuda en su camino a la otra vida.

LA GRACIA DE VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA:

El testimonio de un íntimo amigo del padre Pío.

Fray Daniele pensaba que después de morir pasaría un tiempo en el Purgatorio. Pero el Señor le llevó allí en vida para hacerle reflexionar, y luego su vida cambió en su regreso.

Esta es lo que ahora se llama una experiencia cercana a la muerte, donde la persona muere, es llevada al cielo, se le muestran los pecados y regresa a la vida profundamente cambiada.

Sólo que Fray Daniele regresa a la tierra con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

La experiencia de Fray Daniele, compañero inseparable del P. Pío, nos hace saber que un momento en el Purgatorio es mucho tiempo.

Una hora en el Purgatorio parece una eternidad.

No parece, ES. Porque el Tiempo lo instituí para vosotros, después del Pecado Original.

El relato está tomado del libro “Omagio a Fray Daniele”.

Fray Daniele Natale

EL TUMOR Y LA INTERVENCIÓN DEL PADRE PÍO

Este es el relato de Fray Daniele:

«Inmediatamente después de la guerra, me encontraba en San Giovanni Rotondo, mi pueblo nativo, en el mismo convento del P. Pío.

Un poco tiempo después comencé con algunos dolores en el aparato digestivo y me fui a una consulta médica. Y el médico me diagnosticó un mal incurable: un tumor.

Pensando ya en la muerte, fui a referírselo todo al Padre Pío, el que -después de haberme escuchado- bruscamente me dijo: “Opérate.”

Yo Fui el que decidi convertir este episodio en la vida de mi predilecto, EN UNA LECCIÓN SOBRENATURAL que os instruyera en las verdades con que vuestra INCREDULIDAD ha devastado sobre los LUGARES que componen una parte de mi Creación.

Permanecí confuso y reaccionando le dije:

Padre, no me vale la pena. El médico no me ha dado ninguna esperanza. Ahora sé que debo morir.”

“No importa lo que te ha dicho el médico: opérate, pero en Roma en tal clínica y con tal profesor.”

El Padre me dijo esto con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté:

“Si Padre, lo haré”.

Entonces él me miró con dulzura y conmovido, añadió:

“No temas, yo estaré siempre contigo”.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

LA OPERACIÓN

A la mañana siguiente salí ya en viaje para Roma.

Y estando sentado en el tren advertí al lado mío una presencia misteriosa: era el Padre Pío que mantenía la promesa de estar conmigo.

La promesa la hiciMos los DOS. Recordad como en la fusion nos volveMos Uno cuando os donáis a nuestra Trinidad y cumplís con vuestro cumplimiento al Primer Mandamiento.

Cuando llegué a Roma supe que la clínica era “Regina Elena”, y que el profesor se llamaba Ricardo Moretti.

Hacia el atardecer ingresé en la clínica. Parecía que todos me esperaban, como si alguno hubiera anunciado mi llegada, y me acogieron inmediatamente.

A las 7 de la mañana estaba ya en la sala de operaciones.

Me prepararon la intervención.

A pesar de la anestesia, permanecí despierto y me encomendé al Señor con las mismas palabras que Él dirigía al Padre antes de morir: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Comenzaron los médicos la intervención y yo sentía todo lo que hacían y escuchaba todo lo que decían.

Yo permití todo esto, porque así mi hijo al experimentar la diferencia entre el dolor terrenal y físico, del DOLOR SOBRENATURAL QUE EXPERIMENTA EL ALMA EN EL PURGATORIO…

Sufría dolores atroces pero no me lamentaba, al contrario, estaba contento de soportar tanto dolor que ofrecía a Jesús, ya que aquellos todos sufrimientos purificaban mi alma de mis pecados.

Un rato después me adormecí.

JUICIO Y CONDENA AL PURGATORIO

Cuando recobré la conciencia me dijeron que había estado tres días en coma antes de morir. 

El Día del Juicio ante el Tribunal de Cristo, seremos recompensados. O nuestras obras serán quemadas como la paja. Tal vez recibamos alguna recompensa, QUIZÁS NINGUNA.

En ese período me presenté delante del Trono de Dios.

Veía a Dios pero no como juez severo, sino como Padre afectuoso y lleno de amor.

Entonces comprendí que el Señor había hecho todo por amor hacia mí desde el primero al último instante de mi vida, amándome como si fuera la única criatura existente sobre la tierra.

No obstante me di cuenta también de que no solamente no me había cambiado este inmenso amor divino, sino que lo había descuidado totalmente.

Fui condenado a dos / tres horas de Purgatorio.

¿Pero cómo? -me pregunté- ¿Solamente dos / tres horas?

Y después podré quedarme siempre próximo a Dios eterno amor?

Di un salto de alegría y me sentía como hijo predilecto.

La visión desapareció y me volví a encontrar en el Purgatorio.

Las dos / tres horas de Purgatorio fueron dadas sobre todo por haber faltado al voto de pobreza, es decir, por haber conservado para mí unas pocas liras. 

En el INFIERNO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Mi Justicia es Perfecta como Yo. SOY EL AMOR. El que cumple mis Mandamientos vive bajo mi Protección y mi Amor en el Reino del Amor.

El que me rechaza, por su soberbia y su rencorosa venganza, VIVE Y VIVIRÁ en el Reino del Odio bajo el Yugo Riguroso de mi Divina Justicia, por eso mi Adversario está utilizando todos sus recursos para destruiros.

Vuestra Alma es una partícula de Mí y vosotros contribuís a destruirla con vuestras acciones. Si lográis salvaros del Abismo, en el Purgatorio CONOCERÉIS Y VIVIRÉIS mi Santa Justicia. (Mateo 5, 26) 

Con frecuencia me iba con la mochila en la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta.

Hacía la compra todos los días para el convento. ‍

Todos me conocían y me querían bien.

Siempre que compraba alguna cosa me hacían descuentos.

Y aquellas pocas liras que recogía, en vez de entregárselas al superior, las conservaba para la correspondencia, para mis pequeñas necesidades y también para ayudar a los militares que llamaban a la puerta del convento.

LAS TRES HORAS EN EL PURGATORIO

El cuerpo espiritual es igual que el físico, pero con SENSIBILIDAD Y POTENCIAS DIVINAS…

Eran unos dolores terribles que no sabía de dónde venían, pero se sentía intensamente en los sentidos con los cuales había ofendido más a Dios en este mundo:

los ojos, la lengua… experimentaba mayor dolor y era una cosa increíble.

Lo mismo sucede en el Infierno, pero aumentado con el TREMENDO SUFRIMIENTO del Rigor de Mi Justicia Ofendida…

Y con el AGRAVANTE de la PREMEDITACIÓN en los pecados de la lujuria desenfrenada… TODO EL PLACER CONVERTIDO EN DOLOR, en los sistemas reproductores de vuestro cuerpo, que yo concebí santo…

la perfección de la CREACIÓN HUMANA por las Manos Divinas

Lo más sagrado con que doté a mis hijos, cuyo deleite deseaba regalaros y por eso OS LO DÍ y que, NO HABÉIS EXPERIMENTADO TODAVÍA…

Porque también eso os ha quitado mi Adversario….

Y os estáis degradando sin haber experimentado el placer sagrado con el que yo estaba por mimaros.

El cuerpo espiritual es igual que el físico, pero con SENSIBILIDAD Y POTENCIAS DIVINAS…

Pero en su Reino de Odio, SÍ OS ATORMENTARÁ con todas las potencias con qué os he dotado. Sufriréis lo que NO disfrutásteis, por su astucia maldita.

Porque allí abajo en el Purgatorio, uno se siente como si tuviese cuerpo y conoce / reconoce a los demás como sucede en el mundo.

Mientras tanto, aunque no había pasado más que unos instantes con aquellas penas, me parecía ya que fuera una eternidad.

Lo que más hace sufrir en el Purgatorio no es tanto el fuego -también muy intenso- sino aquel sentirse lejos de Dios.

Y lo que más aflige es haber tenido todos los medios a disposición para la salvación y no haber sabido aprovecharse de ellos.

Fue entonces cuando pensé ir a un hermano de mi convento para pedirle que rezara por mí que estaba en el Purgatorio.

Aquel hermano quedó maravillado porque sentía mi voz pero no me veía y me preguntó: “¿Dónde estás, porque no te veo?”

Yo insistía y viendo que no tenía otro medio para llegar a él, porque mis brazos se cruzaban pero no llegaban.

Tanto en el Infierno, como en el Purgatorio SÓIS ALMAS, además de varones y hembras.

Y la Justicia Ofendida por los pecados de Aborto los sufriréis por igual, ambos sexos, en vuestros cuerpos espirituales; con el DOLOR y el traumatismo sufrido por mis inocentes asesinados por vuestra malicia y vuestra impureza.

El «NO MATARÁS» martilleará también en vuestras cabezas con dolor infinito.

Todo esto que os digo, lo viviréis durante Mi Aviso…

Por eso os repito que OS PREPARÉIS, porque muchos serán los que no resistirán, NO REGRESARÁN y se quedarán en el LUGAR que habéis escogido con vuestras acciones…

Sólo entonces me di cuenta que estaba sin cuerpo.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA y los tormentos proporcionados por Satanás, merecidos por nuestro pecados

Me contenté con insistirle para que rezase mucho por mí y me sacara del Purgatorio.

¿Pero cómo? -me decía a mí mismo- ¿No debería estar solo dos / tres horas en el Purgatorio?

Y han transcurrido ya trescientos años.

Por lo menos así me parecía.

De repente se me aparece la Bienaventurada Virgen María y le pedí insistentemente, le supliqué diciéndole:

“¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios, consígueme del Señor la gracia de volver a la tierra para vivir y trabajar solamente por amor de Dios!”.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Acudí también ante el P. Pío e igualmente le supliqué:

“Por tus atroces dolores, por tus benditas llagas, padre Pío, ruega por mí a Dios para que me libere de estas llamas y me conceda continuar el Purgatorio en la tierra”.

Después no vi nada más, pero me di cuenta de que el Padre Pío hablaba a la Virgen.

Unos instantes después se me apareció nuevamente la Bienaventurada Virgen María: era Santa María de las Gracias, pero venía sin el Niño Jesús, inclinó la cabeza y me sonrió.

‍En aquel mismo momento volví a tomar posesión de mi cuerpo, abrí los ojos y extendí los brazos.

Después, con un movimiento brusco, me liberé de la sabana que me cubría.

‍Estaba contento, había recibido la gracia.

‍La Santísima Virgen me había escuchado.

SU VUELTA A LA VIDA EN LA TIERRA

Inmediatamente después los que me velaban y rezaban, asustadísimos, se precipitaron fuera de la sala a buscar enfermeros y doctores.

En pocos minutos la clínica estaba abarrotada de gente.

Todos creían que yo era un fantasma y decidieron cerrar bien las puertas y desaparecer, por cierto temor a los espíritus.

A la mañana siguiente me levanté muy pronto y me senté en una butaca.  

Los sufrimientos en el Purgatorio expían nuestros propios pecados, PERO YA NO TIENEN MÉRITOS DE CORREDENCIÓN, porque éstos se terminan con la muerte física…

A pesar de que la puerta estaba cuidadosamente vigilada, algunos lograron entrar y me pidieron les explicara lo que me había sucedido. 

Para tranquilizarles, les dije que estaba llegando el médico de guardia, al cual tenía que decir lo que me había pasado.

Corrientemente los médicos no llegaban antes de las diez, pero aquella mañana todavía no eran las siete y dije a los presentes:

“Mirad; el médico está llegando; ahora está aparcando el coche en tal puesto”.

Pero nadie me creía.

El Cuerpo Espiritual VIVIENTE, actúa con MIS Potencias.

Analizad TODO lo que os estoy instruyendo y entenderéis este suceso; porque es así como quiero trabajar en mis instrumentos que estáis leyendo esto…

Y yo continuaba diciéndole:

“Ahora está atravesando la carretera, lleva la chaqueta sobre el brazo y se pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado, no sé que tendrá”…

Pero nadie daba crédito a mis palabras.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Entonces dije:

“Para que me creáis que no os miento, os confirmo que ahora el médico está subiendo en el ascensor y está para llamar a la puerta”.

Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró el médico quedando maravillados todos los presentes.

Con lágrimas en los ojos, el doctor dijo:

“Sí, ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y creo en el Padre Pío…”.

Aquel médico que primero no creía o cuya fe era como agua de rosas, confesó que aquella noche no había logrado cerrar los ojos pensando en mi muerte, que él había comprobado, sin dar más explicaciones.

Dijo que a pesar del certificado de muerte que había escrito, había vuelto para cerciorarse qué era lo que había sucedido aquella noche que tantas pesadillas le había ocasionado.

Porque aquel muerto (que era yo) no era un muerto como los demás y efectivamente, no se había equivocado.

La experiencia vivida en el Purgatorio, le enseñó y lo impulsó fusionarse más y por eso…

DECIDIÓ VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA

Si unís vuestros sufrimientos a los Míos compartireMos nuestro Calvario y seréis acrisolados en la Tierra viviendo al mismo tiempo experiencias celestiales, que paliarán vuestros dolores y enjugarán vuestro llanto…

El sufrimiento es INEVITABLE, por eso lo mejor es santificarlo con la donacion voluntaria con la crucifixión de la voluntad.

Después de esta experiencia, Fray Daniele vivió verdaderamente el Purgatorio en esta tierra.

Purificándose a través de enfermedades, sufrimientos y dolores, conformándose siempre y en todo con la Voluntad de Dios.

«Solamente recuerdo algunas intervenciones que sufrí: de próstata, coliscititis, aneurisma de la vena abdominal. Otra intervención después de un accidente callejero cerca de Bolonia. Prescindiendo ya de otros dolores no sólo físicos sino también morales.»

A la hermana Felicetta, que le preguntó cómo se sentía de salud, Fray Daniele le confió:

“Hermana mía, hace más de 40 años que no recuerdo que significa estar bien”.

Fray Daniele falleció el 6 de julio de 1994.

Mientras colocaban convenientemente sus restos mortales en la capilla de la Enfermería del Convento de los Hermanos Capuchinos, en San Giovanni Rotondo, se recitaba el Rosario en sufragio de su alma.

A algunos de los presentes les parecía que Fray Daniele moviera los labios, como para contestar al Ave María del Rosario”.

Después que el alma ya no estaba en el cuerpo de Fray Daniele, aun así, algunos de los presentes, veían como seguía orando al Señor.

“Y lo vieron más de uno.”

El cuerpo acostumbrado a tanta Oración, todavía permanecía como si estuviera bien vivo, aunque en ese mismo momento su alma ya gozaba de la presencia de Dios.

Se había convertido en instrumento de Oración, aun cuando su alma había quedado libre de aquel cuerpo bendecido por Dios.

La voz se difundió tan rápidamente, que el superior Padre Livio de Matteo para quedar tranquilo, quiso cerciorarse de que no se trataba de una muerte aparente.

Por este motivo hizo venir de la Casa Alivio del Sufrimiento próxima, al doctor Nicolás Silvestri, ayudante de Medicina Legal y al doctor José Pasanella, asistente también de medicina Legal.

Los cuales hicieron un electrocardiograma a Fray Daniele y le tomaron la temperatura, por lo cual confirmaron definitivamente su muerte.

Se cuenta también en la historia que ha habido personas que poco antes de morir, tuvieron deseos de pecar y acabaron en ruina perpetua.

Unos cuerpos se convierten en bendición y otros en maldición.

EL PADRE PIO Y EL PURGATORIO


Cómo el Padre Pío Socorría a las Almas del Purgatorio

El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total.

El Padre Pío inculcaba el amor por las almas del purgatorio. Las almas iban a San Giovanni Rotondo a pedirle primero. Y luego a agradecerle a cuando ingresaban al Cielo.

Tuvo muchas visiones de almas purgantes que Jesús liberaba por sus oraciones y sufrimientos.

Veamos algunas anécdotas impresionantes.

Una anécdota es la de Fray Daniele que tuvo una experiencia Cercana a la Muerte. Y regresa a la tierra mediante la Intercesión del Padre Pío, con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

En una historia conmovedora y llena de devoción.

Los celos, la desesperación, el desconsuelo, el desaliento; son cosas ofrecidas por el enemigo y SI SON RECHAZADAS, no hay daño.

ALGUNAS ANÉCDOTAS DEL PADRE PÍO Y LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Todo el que se reunía con el Padre Pío parecía convencido de que tenía una conexión directa con el más allá. ‍Incluso le preguntaban acerca de un pariente o amigo muerto.

Era fascinante, siempre había una respuesta.

‍Gerardo De Caro tuvo largas conversaciones con el Padre Pío en 1943. En sus notas escritas testifica:

“El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, Incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total”.

El padre Pío decía también: “Más almas de los muertos del purgatorio que de los vivos suben a esta montaña para asistir a mis misas y buscar mis oraciones”.

En 1922 el obispo Alberto Costa preguntó al Padre Pio si alguna vez había visto un alma en el Purgatorio y le contestó:

“He visto a tantas de ellas que no me asustan más”.

Un fraile testificó: 

«Todos estábamos en el comedor cuando el Padre Pío llegó de repente y se dirigió a la puerta del convento. La abrió y comenzó a tener una conversación.

Los dos hermanos que fueron con él no vieron a nadie y empecé a pensar que algo podría estar mal con el Padre Pío.

En el camino de regreso a la zona del comedor Padre Pío me explicó:

“No se preocupe. Yo estaba hablando con algunas almas en su camino desde el Purgatorio al Paraíso. Llegaron a agradecerme que los recordara hoy en la misa

El Padre Francesco Napolitano informó que en 1945, Fray Pedro entrando en su celda por la noche, vio a un joven fraile sentado en su escritorio, con la cabeza gacha como si estuviera meditando.

Le preguntó quién era, pero él desapareció.

Aterrorizado fue a ver al Padre Pío.

El Padre Pio le acompañó de regreso a su celda y dijo:

“Ese joven fraile es un pobre principiante que está cumpliendo su Purgatorio en esta celda. Pero no se preocupe que no le molestará otra vez, y nunca le verá de nuevo”.

UN HOMBRE QUE PIDE MISAS AL PADRE PÍO PARA SALIR DEL PURGATORIO

Mientras estaba en el convento en una tarde de invierno después de una fuerte nevada, él estaba sentado junto a la chimenea una noche en la habitación, absorto en la oración.

Cuando un anciano, vestido con una capa antigua todavía usada por los campesinos del sur de Italia, se sentó junto a él.

Respecto a este hombre dice el padre Pío:

No me podía imaginar cómo podría haber entrado en el convento en ese momento de la noche, ya que todas las puertas están bloqueadas.

Le pregunté: ¿Quién eres? ¿Qué quieres?”

El anciano le dijo:

“Padre Pío, soy Pietro Di Mauro, hijo de Nicolás, apodado Precoco. Yo morí en este convento el 18 de septiembre de 1908, en la celda número 4, cuando todavía era un asilo de pobres.

Una noche, mientras estaba en la cama, me quedé dormido con un cigarro encendido, el cual incendió el colchón y he muerto, asfixiado y quemado.‍

Todavía estoy en el purgatorio.

Necesito una Santa Misa con el fin de ser liberado. Dios permitió que yo venga a pedirle su ayuda.

De acuerdo con el Padre Pío, después de escucharlo, respondió:

Tenga la seguridad de que mañana celebraré la Santa Misa por su liberación.

Me levanté y le acompañé hasta la puerta del convento, para que pudiera salir y me di cuenta en ese momento que la puerta estaba cerrada con llave.

La abrí y me despedí de él.

La luna iluminaba la plaza, cubierta de nieve.

Cuando yo ya no lo vi delante de mí, fui tomado por un sentimiento de miedo, y cerré la puerta, volví a entrar en la habitación de invitados, y me sentía débil.

Unos días más tarde, el Padre Pío también contó la historia al padre Paolino.

‍Y los dos decidieron ir a la ciudad, donde miraron las estadísticas vitales para el año 1908.

Y encontraron el 18 de septiembre de ese año, un Pietro Di Mauro había de hecho, muerto de quemaduras y asfixia en la habitación número 4 en el convento, entonces utilizado como un hogar para personas sin hogar.

UN FRAILE CONDENADO AL PURGATORIO

Por la misma época, el Padre Pío le dijo a Fray Alberto de otra aparición de un alma del purgatorio, que también se produjo en la misma época.

Él dijo:

Una noche, cuando estaba absorto en la oración en el coro de la pequeña iglesia fui sacudido y perturbado por el sonido de pasos, y velas y jarrones de flores que se movían en el altar mayor.

Pensé que alguien debía estar allí, y grité:

“¿Quién es?”

Nadie respondió.

Volviendo a la oración, me molestaron de nuevo los mismos ruidos.

De hecho, esta vez tuve la impresión de que una de las velas, que estaba en frente de la estatua de Nuestra Señora de Gracia, había caído.

Con ganas de ver lo que estaba sucediendo en el altar, me puse de pie, me acerqué a la reja.

Y vi, a la sombra de la luz de la lámpara del Tabernáculo, un hermano joven haciendo un poco de limpieza.

Yo pensé que él era el Padre Leone que estaba reestructurando el altar; y como ya era la hora de la cena, me acerqué a él y le dije:

“Padre Leone, vaya a cenar, no es tiempo para desempolvar y reparar el altar”.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Pero una voz que no era la voz del padre Leone me contestó:

“Yo no soy el Padre Leone”,

“¿Y quién es usted?”, le pregunté.

“Yo soy un hermano suyo que hice el noviciado aquí, mi misión era limpiar el altar durante el año del noviciado. Desgraciadamente en todo ese tiempo yo no reverencié a Jesús Sacramentado, Dios Todopoderoso, como debía haberlo hecho, mientras pasaba delante del altar.

Causando gran aflicción al Sacramento Santo por mí irreverencia. Puesto que El Señor se encontraba en el tabernáculo para ser honrado, alabado y adorado. Por este serio descuido, yo estoy todavía en el Purgatorio.

Ahora, Dios, por su misericordia infinita, me envió aquí para que usted decida el tiempo a partir del del que yo podré disfrutar del Paraíso.

Y para que Ud. cuide de mí.”

Yo creí haber sido generoso con esa alma en sufrimiento, por lo que exclamé:

“Usted estará mañana por la mañana en el Paraíso, cuando yo celebre la Santa Misa”.

Esa alma lloró: Cruel de mí, que malvado fui.

Entonces lloró y desapareció.

Esa queja me produjo una herida tan profunda en el corazón, la cual he sentido y sentiré durante toda mi vida. De hecho yo habría podido enviar esa alma inmediatamente al Cielo.

Pero yo lo condené a permanecer una noche más en las llamas del Purgatorio.

OTRAS ALMAS

La Señora Cleonice Morcaldi de San Giovanni Rotondo fue una hija espiritual del Padre Pío; a un mes de la muerte de su mamá, el Padre Pío le dijo:

“Esta mañana tu mamá ha volado al Paraíso, la he visto mientras estaba celebrando la Misa.”

Lo que quiere decir que tuvo la gentileza de ofrecer la misa por el descanso eterno de su alma.

SOLDADOS MUERTOS

En otras ocasiones, el Padre Pío recibió almas –incluyendo soldados muertos en la Segunda Guerra Mundial– quienes hacían cola para su intercesión.

Una vez, un monje que vivió con él visualizó soldados extraños cerca de la chimenea del padre.

‍Preguntándose cómo habían entrado, el Padre Pio le explicó, que no eran soldados, sino espíritus de fallecidos que se acercaban pidiendo ayuda en su camino a la otra vida.

LA GRACIA DE VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA:

El testimonio de un íntimo amigo del padre Pío.

Fray Daniele pensaba que después de morir pasaría un tiempo en el Purgatorio. Pero el Señor le llevó allí en vida para hacerle reflexionar, y luego su vida cambió en su regreso.

Esta es lo que ahora se llama una experiencia cercana a la muerte, donde la persona muere, es llevada al cielo, se le muestran los pecados y regresa a la vida profundamente cambiada.

Sólo que Fray Daniele regresa a la tierra con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

La experiencia de Fray Daniele, compañero inseparable del P. Pío, nos hace saber que un momento en el Purgatorio es mucho tiempo.

Una hora en el Purgatorio parece una eternidad.

El relato está tomado del libro “Omagio a Fray Daniele”.

Fray Daniele Natale

EL TUMOR Y LA INTERVENCIÓN DEL PADRE PÍO

Este es el relato de Fray Daniele:

«Inmediatamente después de la guerra, me encontraba en San Giovanni Rotondo, mi pueblo nativo, en el mismo convento del P. Pío.

Un poco tiempo después comencé con algunos dolores en el aparato digestivo y me fui a una consulta médica. Y el médico me diagnosticó un mal incurable: un tumor.

Pensando ya en la muerte, fui a referírselo todo al Padre Pío, el que -después de haberme escuchado- bruscamente me dijo: “Opérate.”

Permanecí confuso y reaccionando le dije:

Padre, no me vale la pena. El médico no me ha dado ninguna esperanza. Ahora sé que debo morir.”

“No importa lo que te ha dicho el médico: opérate, pero en Roma en tal clínica y con tal profesor.”

El Padre me dijo esto con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté:

“Si Padre, lo haré”.

Entonces él me miró con dulzura y conmovido, añadió:

“No temas, yo estaré siempre contigo”.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

LA OPERACIÓN

A la mañana siguiente salí ya en viaje para Roma.

Y estando sentado en el tren advertí al lado mío una presencia misteriosa: era el Padre Pío que mantenía la promesa de estar conmigo.

Cuando llegué a Roma supe que la clínica era “Regina Elena”, y que el profesor se llamaba Ricardo Moretti.

Hacia el atardecer ingresé en la clínica. Parecía que todos me esperaban, como si alguno hubiera anunciado mi llegada, y me acogieron inmediatamente.

A las 7 de la mañana estaba ya en la sala de operaciones.

Me prepararon la intervención.

A pesar de la anestesia, permanecí despierto y me encomendé al Señor con las mismas palabras que Él dirigía al Padre antes de morir: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Comenzaron los médicos la intervención y yo sentía todo lo quehacían y escuchaba todo lo que decían.

Sufría dolores atroces pero no me lamentaba, al contrario, estaba contento de soportar tanto dolor que ofrecía a Jesús, ya que aquellos todos sufrimientos purificaban mi alma de mis pecados.

Un rato después me adormecí.

JUICIO Y CONDENA AL PURGATORIO

Cuando recobré la conciencia me dijeron que había estado tres días en coma antes de morir.

En ese período me presenté delante del Trono de Dios.

Veía a Dios pero no como juez severo, sino como Padre afectuoso y lleno de amor.

Entonces comprendí que el Señor había hecho todo por amor hacia mí desde el primero al último instante de mi vida, amándome como si fuera la única criatura existente sobre la tierra.

No obstante me di cuenta también de que no solamente no me había cambiado este inmenso amor divino, sino que lo había descuidado totalmente.

Fui condenado a dos / tres horas de Purgatorio.

¿Pero cómo? -me pregunté- ¿Solamente dos / tres horas?

Y después podré quedarme siempre próximo a Dios eterno amor?

Di un salto de alegría y me sentía como hijo predilecto.

La visión desapareció y me volví a encontrar en el Purgatorio.

Las dos / tres horas de Purgatorio fueron dadas sobre todo por haber faltado al voto de pobreza, es decir, por haber conservado para mí unas pocas liras.

Con frecuencia me iba con la mochila en la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta.

Hacía la compra todos los días para el convento. ‍

Todos me conocían y me querían bien.

Siempre que compraba alguna cosa me hacían descuentos.

Y aquellas pocas liras que recogía, en vez de entregárselas al superior, las conservaba para la correspondencia, para mis pequeñas necesidades y también para ayudar a los militares que llamaban a la puerta del convento.

Esa cruz me pertenece Señor, ¡Crucifícame Jesús, porque te adoro sobre todas las cosas! Y ayúdame a Amar, haciendo Tu Voluntad y no la mía…´´

LAS TRES HORAS EN EL PURGATORIO

Eran unos dolores terribles que no sabía de dónde venían, pero se sentía intensamente en los sentidos con los cuales había ofendido más a Dios en este mundo: los ojos, la lengua… experimentaba mayor dolor y era una cosa increíble.

Porque allí abajo en el Purgatorio, uno se siente como si tuviese cuerpo y conoce / reconoce a los demás como sucede en el mundo.

Mientras tanto, aunque no había pasado más que unos instantes con aquellas penas, me parecía ya que fuera una eternidad.

Lo que más hace sufrir en el Purgatorio no es tanto el fuego -también muy intenso- sino aquel sentirse lejos de Dios. Y lo que más aflige es haber tenido todos los medios a disposición para la salvación y no haber sabido aprovecharse de ellos.

Fue entonces cuando pensé ir a un hermano de mi convento para pedirle que rezara por mí que estaba en el Purgatorio.

Aquel hermano quedó maravillado porque sentía mi voz pero no me veía y me preguntó: “¿Dónde estás, porque no te veo?”

Yo insistía y viendo que no tenía otro medio para llegar a él, porque mis brazos se cruzaban pero no llegaba.

Sólo entonces me di cuenta que estaba sin cuerpo.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Me contenté con insistirle para que rezase mucho por mí y me sacara del Purgatorio.

¿Pero cómo? -me decía a mí mismo- ¿No debería estar solo dos / tres horas en el Purgatorio? Y han transcurrido ya trescientos años.

Por lo menos así me parecía.

De repente se me aparece la Bienaventurada Virgen María y le pedí insistentemente, le supliqué diciéndole:

“¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios, consígueme del Señor la gracia de volver a la tierra para vivir y trabajar solamente por amor de Dios!”.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Acudí también ante el P. Pío e igualmente le supliqué:

“Por tus atroces dolores, por tus benditas llagas, padre Pío, ruega por mí a Dios para que me libere de estas llamas y me conceda continuar el Purgatorio en la tierra”.

Después no vi nada más, pero me di cuenta de que el Padre Pío hablaba a la Virgen.

Unos instantes después se me apareció nuevamente la Bienaventurada Virgen María: era Santa María de las Gracias, pero venía sin el Niño Jesús, inclinó la cabeza y me sonrió.

‍En aquel mismo momento volví a tomar posesión de mi cuerpo, abrí los ojos y extendí los brazos.

Después, con un movimiento brusco, me liberó de la sabana que me cubría.

‍Estaba contento, había recibido la gracia.

‍La Santísima Virgen me había escuchado.

SU VUELTA A LA VIDA EN LA TIERRA

Inmediatamente después los que me velaban y rezaban, asustadísimos, se precipitaron fuera de la sala a buscar enfermeros y doctores.

En pocos minutos la clínica estaba abarrotada de gente.

Todos creían que yo era un fantasma y decidieron cerrar bien las puertas y desaparecer, por cierto temor a los espíritus.

A la mañana siguiente me levanté muy pronto y me senté en una butaca.  

Los sufrimientos en el Purgatorio expían nuestros propios pecados, PERO YA NO TIENEN MÉRITOS DE CORREDENCIÓN, porque éstos se terminan con la muerte…

A pesar de que la puerta estaba cuidadosamente vigilada, algunos lograron entrar y me pidieron les explicara lo que me había sucedido.

Para tranquilizarles, les dije que estaba llegando el médico de guardia, al cual tenía que decir lo que me había pasado.

Corrientemente los médicos no llegaban antes de las diez, pero aquella mañana todavía no eran las siete y dije a los presentes:

“Mirad; el médico está llegando; ahora está aparcando el coche en tal puesto”.

Pero nadie me creía.

Y yo continuaba diciéndole:

“Ahora está atravesando la carretera, lleva la chaqueta sobre el brazo y se pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado, no sé que tendrá”…

Pero nadie daba crédito a mis palabras.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Entonces dije:

“Para que me creáis que no os miento, os confirmo que ahora el médico está subiendo en el ascensor y está para llamar a la puerta”.

Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró el médico quedando maravillados todos los presentes.

Con lágrimas en los ojos, el doctor dijo:

“Sí, ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y creo en el Padre Pío…”.

Aquel médico que primero no creía o cuya fe era como agua de rosas, confesó que aquella noche no había logrado cerrar los ojos pensando en mi muerte, que él había comprobado, sin dar más explicaciones.

Dijo que a pesar del certificado de muerte que había escrito, había vuelto para cerciorarse qué era lo que había sucedido aquella noche que tantas pesadillas le había ocasionado.

Porque aquel muerto (que era yo) no era un muerto como los demás y, efectivamente, no se había equivocado.

DECIDIÓ VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA

El sufrimiento es INEVITABLE, por eso lo mejor es santificarlo con la donacion voluntaria con la crucifixión de la voluntad.

Después de esta experiencia, Fray Daniele vivió verdaderamente el Purgatorio en esta tierra.

Purificándose a través de enfermedades, sufrimientos y dolores, conformándose siempre y en todo con la voluntad de Dios.

Solamente recuerdo algunas intervenciones que sufrí: de próstata, coliscititis, aneurisma de la vena abdominal. Otra intervención después de un accidente callejero cerca de Bolonia.

Prescindiendo ya de otros dolores no sólo físicos, sino también morales.

A la hermana Felicetta, que le preguntó cómo se sentía de salud, Fray Daniele le confió:

“Hermana mía, hace más de 40 años que no recuerdo que significa estar bien”.

Fray Daniele falleció el 6 de julio de 1994.

Mientras colocaban convenientemente sus restos mortales en la capilla de la Enfermería del Convento de los Hermanos Capuchinos, en San Giovanni Rotondo, se recitaba el Rosario en sufragio de su alma.

A algunos de los presentes les parecía que Fray Daniele moviera los labios, como para contestar al Ave María del rosario”.

Después que el alma ya no estaba en el cuerpo de Fray Daniele, aun así, algunos de los presentes, veían como seguía orando al Señor.

“Y lo vieron más de uno.”

El cuerpo acostumbrado a tanta oración, todavía permanecía como si estuviera bien vivo, aunque en ese mismo momento su alma ya gozaba de la presencia de Dios.

Se había convertido en instrumento de oración, aun cuando su alma había quedado libre de aquel cuerpo bendecido por Dios.

La voz se difundió tan rápidamente, que el superior Padre Livio de Matteo para quedar tranquilo, quiso cerciorarse de que no se trataba de una muerte aparente.

Por este motivo hizo venir de la Casa Alivio del Sufrimiento próxima, al doctor Nicolás Silvestri, ayudante de Medicina Legal y al doctor José Pasanella, asistente también de medicina Legal.

Los cuales hicieron un electrocardiograma a Fray Daniele y le tomaron la temperatura, por lo cual confirmaron definitivamente su muerte.

Se cuenta también en la historia que ha habido personas que poco antes de morir, tuvieron deseos de pecar y acabaron en ruina perpetua.

Unos cuerpos se convierten en bendición y otros en maldición.

Fuente: Foros de la Virgen María

P APÓSTOLES Y SERVIDORES


Septiembre 02_ 2020  

Habla Dios Padre

Hoy hijitos Míos, os quiero hablar sobre lo que debiera ser  primordial en cada alma de Mis hijos: el Don del Servicio.

A cada uno de vosotros se os han dado dones, cualidades, bendiciones.

Cada uno de vosotros es un ser único, con características propias; nadie es igual a otro, en cada uno de vosotros he derramado Mi Santo Espíritu en forma diferente.

Sois similares en algunas cosas pero individuales en otras y de ahí que cada uno de vosotros forméis, junto con Mi Hijo Jesucristo, el Cuerpo Místico de Mi Iglesia, el Cuerpo Místico de Mi Gloria.

EL HECHO DE SER IRREMPLAZABLES OS HACE NECESARIOS, EN CIERTA FORMA,

PARA LLEVAR A CABO MI PLAN DE SALVACIÓN Y REDENCIÓN DEL GÉNERO HUMANO.

Todos los dones que habéis recibido son dones gratuitos y prestados para ser usados para servir a vuestro Dios y a vuestros hermanos.

Los dones para servicio a vuestro Dios son aquellos que he otorgado, primeramente a Mis sacerdotes, Mis consagrados.

En ellos he puesto dones de una finura muy especial, puesto que ellos son los encargados de llevarMe a la Tierra, para que en Mi Presencia real en la Sagrada Eucaristía, puedan tomarMe y vivirMe.

He puesto en ellos DONES ESPECIALES para que puedan conocer mejor a las almas y así, ya sea en la confesión, ya sea en el dar una guía o consejo, Mi Presencia Real se manifieste a través de ellos.

He puesto infinidad de bendiciones en Mis Ministros, para que pueda seguir viviendo Mi Iglesia, la Iglesia de Mi Hijo Jesucristo, a pesar de los ataques de nuestro Enemigo

Y A PESAR DE LOS DEFECTOS HUMANOS, DE TODOS CUÁLES,

AÚN MIS MISMOS CONSAGRADOS, NO ESTÁN EXENTOS DE ELLOS

Ellos así se vuelven vínculo de amor entre Yo, vuestro Dios y vosotros, Mis pequeños.

Ellos llevan una tarea de unión fraterna y de crecimiento, en las enseñanzas de Mi Espíritu.

LUEGO SIGUEN LOS DONES QUE LES HE OTORGADO A TODOS VOSOTROS, MIS HIJITOS

Y ÉSTOS VARÍAN DE ACUERDO AL PLAN QUE TENGO YO

PARA PROSEGUIR MI OBRA DE SALVACIÓN

Todos los dones que os he otorgado son para servir.

Vosotros, cada uno de vosotros, Me pedisteis bajar a la Tierra a servirMe y para ayudarMe en la salvación de todas las almas.

Os he otorgado Mis Dones para fortaleceros en la lucha por llevar Mi Amor entre las Tinieblas en las que vuestro Mundo se encuentra.

Yo he previsto TODO y conozco perfectamente las necesidades que se van presentando con el transcurso de los años y de las necesidades espirituales que se necesitan, para que no seáis absorbidos por las Tinieblas del Mal.

El Maligno conoce perfectamente que en cada uno de vosotros he puesto Mi Vida Espiritual, la cuál tiene que ser compartida para con vuestros hermanos y así salvarlos de sus Garras con las que os quiere ahogar y condenar.

El Maligno usará de todos sus artificios para haceros olvidar vuestra misión en la donación libre que debéis de tener, cada uno de vosotros, para la salvación de vuestros hermanos.

POR VUESTRO LIBRE ALBEDRÍO, VOSOTROS OS CONVERTÍS EN CORREDENTORES

O EN TRAIDORES A MI CAUSA DE SALVACIÓN

Sois libres de usar de todos los dones con los que Yo os he dotado.

Y de ésa Libertad y de la forma de usarlos se desprenderá la prontitud de Mi Llegada, de la Llegada de Mi Reino.

Romanos 12, 6-8 1 Corintios 12, 8-10 1 de Corintios 12, 28-30 Efesios 4, 11-12

Si vosotros pudiérais ver los regalos tan grandes que son los Dones y que he puesto en cada uno de vosotros, no dejaríais de darMe las gracias por ellos.

Son piedras preciosas que brillan intensamente ante Mis Ojos y ante os ojos de todas las almas purificadas que están Conmigo en el Cielo.

CADA DON QUE TENÉIS Y QUE UTILICÉIS PARA SERVIRME EN VUESTROS HERMANOS,

SERÁ VUESTRO DISTINTIVO POR TODA LA ETERNIDAD

Obviamente cada don debe ser utilizado con base en el amor.

Nunca un don que otorgo se ofrece a los demás forzando vuestra voluntad.

Por ejemplo, los que tenéis el don de curación, éste trabaja muchísimo mejor, cuando es el amor el que lo guía.

Se le atribuye el don de la bilocacion. Sin salir de Lima, fue visto en México, en África, en China y en Japón, animando a los misioneros que se encontraban en dificultad o curando enfermos. Mientras permanecía encerrado en su celda, lo vieron llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos o curarlos. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos, estando las puertas cerradas. En ocasiones salía del convento, a atender a un enfermo grave y volvía luego a entrar sin tener llave de la puerta y sin que nadie le abriera. Preguntado cómo lo hacía, siempre respondía: ‘yo tengo mis modos de entrar y salir.’

Cuando es el amor el que se interesa en la necesidad que tiene el alma que pide su curación y cuando en ambas partes existe la humildad en alto grado,

en uno, el enfermo, en confiar en que la curación que ¡se pide a un semejante, se va a lograr gracias a que Mi Voluntad se va a hacer patente con la ayuda de Mi hijo que paseé el Don,

quién con humildad e intercediendo por amor a su hermano, va a obtener la gracia que se Me pide, sabiendo que una petición hecha con amor sincero, Yo no la desoigo.

ESTO MISMO ES APLICABLE A TODOS LOS DEMÁS DONES,

SIEMPRE DEBERÉIS ACTUAR CON AMOR Y HUMILDAD.

Como véis, hijitos Míos, Yo os he dado todo lo que necesitáis en vuestra estadía temporal en la Tierra, tanto en lo material como en lo espiritual.

Lo que causa que no todos obtengan lo que necesitáis en lo espiritual y en lo material,

14. ¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor.
15. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados. Santiago 5

Es por vuestra falta de Fé y de confianza en Mí, vuestro Padre.

Ya os he explicado que la Fé mueve montañas y las montañas no son otra cosa, que

LOS OBSTÁCULOS QUE VOSOTROS MISMOS OS PONÉIS

PARA NO DEJAR QUE MI VIDA FLUYA LIBREMENTE A TRAVÉS VUESTRO.

Imaginaos todos por un momento, si cada uno de vosotros Me permitiera hacer Mi Voluntad haciéndoos instrumentos fieles de Mi Amor, ¿Qué sucedería?

El Mal y todas sus causas terminarían inmediatamente, porque sería el Amor el que reinaría.

Todos los Dones de Mi Santo Espíritu se lograrían desarrollar a niveles inimaginables, produciendo en todos vosotros un crecimiento inmenso en Sus dones.

Obtendríais una Sabiduría como antes nadie la ha tenido anteriormente.

Entenderíais Mis Misterios y agradeceríais profundamente la forma en que os he consentido desde antes de que fuerais.

Entenderíais Mi Amor para con todos vosotros y vuestra felicidad sería inconmensurable.

Compartiríais vuestros Dones con total libertad y donación, sin esperar más recompensa que la de saberMe contento al veros por fin, viviendo como verdaderos hijos Míos.

TENDRÍAIS VUESTRO CIELO EN LA TIERRA

Vuestro paso de la Tierra al Cielo no sería en ninguna forma, de incertidumbre ni de temor, sino de una santa alegría al saber que cumplisteis perfectamente con vuestra misión.

Os falta Fé hijitos Míos, para que podáis lograr esto.

Estáis retrasando vuestra felicidad por no poner vuestros dones al servicio de los demás, en forma desinteresada y amorosa.

Estáis cegados con las cosas del mundo, cegados por sus Tinieblas, las cuáles cubren las bellezas y maravillas que existen en cada una de vuestras almas.

Estáis cegados a la Gracia de Mi Espíritu que habita en vosotros y que si aprendierais a interiorizaros, encontraríais la Luz de Amor que habita en vosotros.

Al tener ésa vida interior, encontraríais Mi Reino de Luz, de Vida y de Amor y si le permitierais salir, produciríais Luz Divina la cuál destruiría a las Tinieblas que os rodean.

Cada uno de vosotros debe interiorizarse, vivir en comunión con Mi Santo Espíritu, para que El os guíe y os enseñe a usar de Sus Dones,

Dones que ha otorgado a cada uno de vosotros en forma particular y al permitirLe que El trabaje a través vuestro, lograréis así el cambio que tanto necesita el Mundo.

Y no digo vuestro Mundo, ya que los que son realmente Mis Hijos, saben que NO PERTENECEN AL MUNDO, Me pertenecen, pertenecen al Reino de los Cielos.

JUNTOS, VOSOTROS CONMIGO, PODEMOS LOGRAR LA REDENCIÓN DEL MUNDO

Y ASÍ REPARAR JUNTOS,

POR EL PECADO COMETIDO POR VUESTROS PRIMEROS PADRES.

Yo no os puedo forzar a vivir bajo Mi Divina voluntad, os dí libertad, os dí el libre albedrío y éste es el que debe actuar para permitir que Mi Vida fluya libremente a través vuestro.

¡Cambiad hijitos Míos, cambiad!

DETENED EN VOSOTROS TODO AQUELLO QUE IMPIDE

QUE MIS DONES Y VIRTUDES FLUYAN

Romanos 12, 6-8 1 Corintios 12, 8-10 1 de Corintios 12, 28-30 Efesios 4, 11-12

PARA BIEN DE VUESTROS SEMEJANTES.

Volveos fieles instrumentos Míos y si acaso teméis a que os vaya a pedir cosas imposibles de realizar, os equivocáis,

ya que ¿Qué padre ó que madre de la Tierra obliga a sus hijos a hacer cosas en las que los pueda poner en peligro de accidente ó de muerte?

Yo Soy el más sensible y amoroso, Yo Soy El Amor En Pleno, de Mi sólo obtendréis amor infinito

y aún cuando os pidiera vuestra propia vida, vuestros dolores los tomaría Yo y así lo podéis corroborar con la vida de Mis Santos Mártires.

Podéis comprobar como aún en el suplicio o en los momentos en los cuáles deberían sufrir lo indecible, estaban felices, estaban gozosos y algunos hasta bromistas de lo que sus verdugos hacían en sus cuerpos.

Lo estaban, ya que Yo viviendo plenamente en ellos, tomaba sus dolores y les daba al mismo tiempo Mi Gozo infinito en gratitud a su libre donación.

NO TEMÁIS A LOS ACONTECIMIENTOS,

NO DEJÉIS QUE NADA NI NADIE OS QUITE EL GRAN REGALO DE MI PAZ.

No desconfiéis en lo absoluto de Mi Presencia Paternal que os cuidará en todo momento.

Si a ratos sentís abandono, es por vuestra falta de Fé.

Yo nunca abandono a Mis hijos y si acaso sentís el “abandono santo” es para acrisolaros en la Fé y haceros crecer en méritos para consentiros con más regalos cuando lleguéis al Reino de los Cielos.

Aún en el supuesto abandono, estad seguros que Yo os estoy mirando y que esto os baste para que confiéis en Mí. Nunca os dejaré caer, si os volcáis en Mi Divina Voluntad.

También os quiero hablar sobre el Celo por Mi Casa.

Mi Hijo Jesucristo durante Su Vida Pública, os dio muestra de lo que la Iglesia, Mi Templo, el lugar santo en donde Yo habito, junto con El en la Sagrada Eucaristía, debe ser.

Recordaréis cómo con celo santo, corrió a los vendedores del Templo diciéndoles: «Mi Casa es Casa de oración y vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones».

TODOS LOS QUE OS CONSIDERÁIS MIS VERDADEROS HIJOS,

DEBERÉIS TENER ÉSE CELO POR MI CASA, POR MI TEMPLO,

TANTO COMO EDIFICIO MATERIAL,

ASÍ COMO MI TEMPLO EN VUESTRO SER, EN VUESTRO CORAZÓN.

Mi Casa como edificio material, alberga Mi Presencia viva en el Tabernáculo.

Todo el edificio, así, se vuelve santo, porque es Santísimo lo que está albergando.

Vuestra presencia dentro de Mi Templo debe ser de perfecto recato, de perfecta devoción, de perfecta Fé, de perfecto respeto en vuestro vestir y en vuestros modales.

¡Estáis ante la Presencia Santa y Divina de vuestro Dios!

No estáis entrando al mercado, no estáis entrando a un lugar público en el que podáis platicar de vuestros acontecimientos cotidianos o de vuestras experiencias sin valor espiritual con vuestros vecinos ahí reunidos,

ESTÁIS EN UN LUGAR SANTO, PRIVADO,

EN EL QUE ES VUESTRO DIOS, EL QUE OS ESCUCHA,

PORQUE ES MI CORAZÓN ABIERTO EL QUE OS ESTÁ ESPERANDO

PARA ESCUCHAR VUESTROS PENSAMIENTOS AMOROSOS,

VUESTROS DESEOS DE AGRADECIMIENTO, VUESTROS DESEOS DE REPARACIÓN,

VUESTRA COMPAÑÍA EN MI SAGRADA EUCARISTÍA, LA SANTA MISA.

Está Mi Presencia Viva para tener un coloquio secreto entre vuestro corazón y el Mío.

Es Mi divina Presencia entre vosotros, Mis pequeñitos, como en los tiempos antiguos cuando Mi Hijo os llevó Mi Vida y Mi Presencia a través de El Mismo.

Aquí, en Mi Templo, Me volvéis a tener real y verdaderamente entre vosotros.

Yo estoy realmente Presente en la Sagrada Eucaristía, os escucho, os consuelo, comparto con vosotros alegrías y tristezas.

Yo os espero con verdadera ansia y deseos grandes de que os acerquéis con confianza de niños, sin preguntaros nada, simplemente aceptando Mi Presencia ahí, delante de vosotros.

ES ÉSA CONFIANZA DE NIÑO LA QUE MÁS GRACIAS ARRANCA A MI CORAZÓN DESEOSO DE DAR.

Es ésa confianza sincera y llena de Fé la que produce los milagros, es ésa confianza amorosa la que más repara a Mi corazón adolorido por causa de tantos pecados y faltas de Fé que existen actualmente en el Mundo.

El santo celo lo deben de vivir y hacer vivir enseñándolo a sus pequeños y a sus semejantes, pero no sólo con palabras sino con vuestro ejemplo.

Mi Casa es casa de Oración, no de reunión social.

Vosotros, todos, venís a verMe a Mí, a vivir momentos divinos Conmigo, no debéis venir a Mi Casa a platicar con vuestro amigo o pariente, al que tenéis tiempo de no verle.

YO SOY EL PRIMERO Y EL ÚNICO DIOS VERDADERO

En el Sagrario te amo, en el Sagrario te espero, en el Sagrario te aguardo.

Y MI PRESENCIA ES SAGRADA

Me ofendéis cuando entráis a Mi Templo y os ponéis a platicar de vanalidades o a criticar la vestimenta de vuestros semejantes u os ponéis a reír de tonterías.

Si vosotros pudiérais ver cómo los ángeles del cielo suben y bajan continuamente a postrarse en adoración ante los Tabernáculos de la Tierra,

OS DARÍA VERGUENZA VER VUESTRA FRIALDAD Y VUESTRA TIBIEZA

al no saberos comportar dignamente ante Mi Presencia Divina en el Tabernáculo.

Mi Hijo os prometió quedarse con vosotros hasta el fin del Mundo y lo ha cumplido.

¿Por qué vosotros pagáis tan infamemente éste prodigio de Amor?

Cuántos quisieran tener lo que vosotros tenéis y NO lo tienen ni lo tuvieron.

Hijitos Míos, Me merezco todo el respeto posible de parte de Mis sacerdotes y de todos Mis fieles hijitos.

EL AMBIENTE QUE SE DEBE SENTIR DENTRO DE UNA IGLESIA, DENTRO DE UN TEMPLO,

DEBE SER SANTO, LLENO DE VIDA ESPIRITUAL,

LLENO DE RESPETO A VUESTRO DIOS Y A VUESTROS HERMANOS.

Se debe sentir Mi Presencia, al darse el respeto debido dentro del Templo. Mis Iglesias y Templos deben ser lugares santos en los que todos vosotros, Mis pequeños, entren a llenarse de Gracias y Bendiciones

QUE YO, VUESTRO DIOS, DERRAMARÉ SOBRE TODOS VOSOTROS

AL VENIR A MÍ Y QUE CON SINCERO DESEO Y FÉ ABSOLUTA.

ME PIDÁIS LO QUE NECESITÉIS

Yo Soy Fuente de Vida, Yo Soy Fuente, de Amor y a Mi se acercan todos los que Humildemente se reconocen pequeños y necesitados de su Dios.

Además de Mis Templos e Iglesias como construcciones materiales, existe Mi Templo Divino en vuestro ser.

YO realmente habito en vosotros y si en Mi Templo material os pido respeto, presencia y modales dignos para estar frente a vuestro Dios;

lo mismo en lo espiritual os pido, para Mi Templo en vuestro corazón.

MI Presencia Viva se debe transparentar a través de vuestros actos todos, el respeto hacia vuestros semejantes, la ayuda mutua, las conversaciones, vuestra intercesión ante Mí.

17. Y una voz que salía de los cielos decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.» MATEO 3

TODOS DEBERÉIS SER MI HIJO NUEVAMENTE,

QUE CAMINA EN PRESENCIA VUESTRA

Os deberéis preguntar ante cada acontecimiento que se os presente en vuestra vida:

¿Cómo actuaría Mi Jesús aquí, ante éste suceso? ¿Cómo respondería Mi Jesús ante ésta grosería o ante éste ataque de parte de un semejante?

¿Qué ayuda daría mi Jesús ante el necesitado que se me acerque? ¿Qué ejemplo daría Mi Jesús ante hijos, familiares y amigos?

La Vida de Mi Hijo que es la Mía, es la que debe de ahora en adelante, hacerse patente en vuestras vidas.

YA NO debe ser vuestro egoísmo, vuestra soberbia, vuestra vanagloria, vuestra decadencia por el pecado, lo que salga a relucir de un alma que fue creada por Mi en total santidad y amor.

YA ES EL TIEMPO EN QUE DEBERÉIS CRECER

Y DAROS CUENTA DE QUE VUESTRO DIOS

NECESITA DE UN CRECIMIENTO MAYOR EN SUS HIJOS,

DE UNA MADUREZ ESPIRITUAL MÁS ALTA,

PARA PODERLES DAR RESPONSABILIDADES MAYORES

El tiempo que viene es tiempo de vida en el amor hacia Mí y hacia vuestros hermanos.

Debéis prepararos para entrar en una época santa, en una Era del Amor Supremo de vuestro Dios, donde el respeto,

Esa cruz me pertenece Señor, ¡Crucifícame Jesús, porque te adoro sobre todas las cosas! Y ayúdame a Amar, haciendo Tu Voluntad y no la mía…´´

la donación total, libre y soberana de vuestra voluntad, se vuelque a la Voluntad Amorosa de vuestro Dios.

Es la humildad y vuestra sed por Mi Divinidad la que os deberá acercar a Mí.

El alma que se acepta pequeña y sedienta, vendrá a apagar su sed a Mi Fuente Divina, a Mi Corazón abierto de Amor por todos vosotros.

¡SÓIS MÍOS! OS AMO INFINITAMENTE

Y OS NECESITO VOLCADOS PLENAMENTE A MI VOLUNTAD

PARA ASÍ CONSENTIROS Y DAROS LOS REGALOS MÁS GRANDES

QUE AÚN VUESTRAS CAPACIDADES NO ALCANZAN A VISLUMBRAR

Os quiero consentir, hijitos Míos, llevadMe amorosamente en vuestro interior.

TenedMe respeto santo en vuestros pensamientos, platicadMe íntimamente y compartidMe todo lo vuestro.

Todo lo sé, todo lo escucho, pero no es lo mismo que Yo habite como ser solitario en vuestro corazón, al que Yo habite como vuestro amigo, como vuestro Padrecomo vuestra compañía perfecta.

ya que cuando así lo hacéis, Mi gozo se vuelve grandísimo y al compartidMe vuestra vida, YO OS COMPARTO LA MÍA y juntos hacemos un Cielo divino aquí en la Tierra.

Buscad ése celo santo en Mi Templo, en Mis sacerdotes, en vuestros semejantes y en vuestro interior.

Y así Yo Me podré manifestar perfecta y libremente en todos vosotros.

Y, así como Mi Presencia en el Tabernáculo santifica a todo el edificio, Mi Presencia en vosotros, cuando Me dejáis vivir plenamente., también os santifica.

SOR MARIA DE JESUS DE ÁGREDA, oraba y ayunaba. Y desde su celda le decía a Jesús: «Señor, ayer el jefe de los sioux nos torturó hasta matarnos; ¿Crees que ahora sí se den por vencidos y accedan a escucharnos? Hoy que regresemos dices que también estaremos con los cherokees y los cheyennes; entonces  también el Espíritu Santo tendrá que multiplicar los rosarios, porque ya aumentaron las mujeres que me están enseñando a bordar, mientras rezamos…»

GRANDES DONES OS HE OTORGADO A CADA UNO DE VOSOTROS

Y SI LO PUDIÉRAMOS HABLAR EN TÉRMINOS DEL MUNDO

OS DIRÍA QUE NI CON TODAS LAS RIQUEZAS QUE EXISTEN EN VUESTRO MUNDO,

PODRÍAIS PAGAR EL MÁS PEQUEÑO DE LOS DONES CON LOS QUE YO OS PUEDO DOTAR

Son regalos inmensos que Yo he derramado en cada uno de vosotros.

Ponedlos a crecer, viviéndolos en el servicio a vuestros hermanos.

No les saquéis provecho propio porque se os volverían jueces en lugar de bendiciones, al momento de vuestro juicio, al final de vuestra misión.

Sois poseedores de regalos inimaginables y si no los sabéis ver es por vuestra falta de vida interior.

APARTAOS DEL MUNDO Y DE SUS MENTIRAS

VIVID BAJO LA LUZ Y GUÍA DE MI SANTO ESPÍRITU Y LLEVAD EL CIELO, MI REINO,

QUE CADA UNO DE VOSOTROS PASEÉ EN VUESTRO INTERIOR,

A TODOS VUESTROS HERMANOS

Y ASÍ, JUNTO CONMIGO, LOGREMOS LA VIDA DE MI REINO DE AMOR EN LA TIERRA.

Yo os bendigo y pedídMe que os conceda el Don de poder hacer vida interior para que podáis abrir vuestro ser, vuestra voluntad a Mi Voluntad y así Me pueda hacer patente, a través vuestro, con todos vuestros hermanos.

Que Mi Paz y Mi Amor queden con todos vosotros.

Yo os amo y os bendigo en Mi Santo Nombre, en la Presencia Divina y Real de Mi Hijo en la Sagrada Eucaristía y en el Amor que todo perdona y que todo lo une» de Mi Santo Espíritu.

Dejaos guiar por Mi Hija, la Siempre Virgen María, quién aceptó siempre con celo bendito Mi Presencia en Su Vida.

http://diospadresemanifiesta.com/