Publicaciones de la categoría: EL PURGATORIO

P EXPLICACIÓN DIDÁCTICA


Nuestro Señor Jesucristo me ha solicitado la adjunción de algunos comentarios que Él desea que hagan más clara la enseñanza que quiere compartir la Santísima Trinidad, para conocimiento de sus Apóstoles de los Últimos Tiempos,

Y que “sus Cristos actuales” entiendan la URGENCIA que encierran sus imploraciones de auxilio en que saciemos su sed de almas y también actuemos por nuestra supervivencia personal, por la inminencia del Aviso.  

Y además comprendamos mejor CÓMO debemos actuar, porque ya entramos al punto álgido de la Guerra Cósmica que se está librando entre las Huestes Celestiales y las infernales de Satanás, comandadas por el Anticristo.

De esta manera el resaltado azul señala nuestra tarea que debemos aprender, sin caer en escrúpulos absurdos, NI PÁNICO.

Como niños obedientes, somos escolares dispuestos…

EL PADRE PIO Y EL PURGATORIO

Cómo el Padre Pío Socorría a las Almas del Purgatorio

El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total.

El Padre Pío inculcaba el amor por las almas del purgatorio. Las almas iban a San Giovanni Rotondo a pedirle primero. Y luego a agradecerle a cuando ingresaban al Cielo.

Tuvo muchas visiones de almas purgantes que Jesús liberaba por sus oraciones y sufrimientos.

Veamos algunas anécdotas impresionantes.

Una anécdota es la de Fray Daniele que tuvo una experiencia Cercana a la Muerte. Y regresa a la tierra mediante la Intercesión del Padre Pío, con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

En una historia conmovedora y llena de devoción.

ALGUNAS ANÉCDOTAS DEL PADRE PÍO Y LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Todo el que se reunía con el Padre Pío parecía convencido de que tenía una conexión directa con el más allá. ‍Incluso le preguntaban acerca de un pariente o amigo muerto. 

Cuando sóis corredentores y os unís a Mí con el Amor de Fusión, (1) es cuando experimentáis el “Cielo en la Tierra” y al estar fundidos Conmigo, SOY YO EL QUE ACTÚO y contesto a vuestras inquietudes.

Era fascinante, siempre había una respuesta.

‍Gerardo De Caro tuvo largas conversaciones con el Padre Pío en 1943. En sus notas escritas testifica:

“El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, Incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total”.

El padre Pío decía también: “Más almas de los muertos del purgatorio que de los vivos suben a esta montaña para asistir a mis misas y buscar mis oraciones”.

En 1922 el obispo Alberto Costa preguntó al Padre Pio si alguna vez había visto un alma en el Purgatorio y le contestó:

“He visto a tantas de ellas que no me asustan más”.

Un fraile testificó: 

Todos estábamos en el comedor cuando el Padre Pío llegó de repente y se dirigió a la puerta del convento. La abrió y comenzó a tener una conversación.

Los dos hermanos que fueron con él no vieron a nadie y empecé a pensar que algo podría estar mal con el Padre Pío. 

Cuando vuestra alma está viva y fusionada Conmigo, yo os abro el mundo espiritual y caminaís siguiendo mis Mociones, asi es como os convierto en “instrumentos” de nuestra Voluntad Sacratísima.

En el camino de regreso a la zona del comedor Padre Pío me explicó:

“No se preocupe. Yo estaba hablando con algunas almas en su camino desde el Purgatorio al Paraíso. Llegaron a agradecerme que los recordara hoy en la misa

El Padre Francesco Napolitano informó que en 1945, Fray Pedro entrando en su celda por la noche, vio a un joven fraile sentado en su escritorio, con la cabeza gacha como si estuviera meditando.

Le preguntó quién era, pero él desapareció.

Aterrorizado fue a ver al Padre Pío.

El Padre Pio le acompañó de regreso a su celda y dijo:

“Ese joven fraile es un pobre principiante que está cumpliendo su Purgatorio en esta celda. Pero no se preocupe que no le molestará otra vez, y nunca le verá de nuevo”.

Yo me llevé a mi sufriente hijo, por la plegaria silenciosa e intercesora de mi poderoso instrumento, que no me negaba NADA de cuanto le solicitaba.

La vida de la Tierra es sólo un instante en la Eternidad y a veces permito que algunas almas vengan a solicitaros ayuda, para que recordéis esta realidad. 

En este momento están abiertas las Puertas del Infierno y TODOS sus habitantes andan dispersos por el mundo ayudando a las Huestes Infernales en la perdición de mis hijos.

Esto es muy patente por la proliferación de las nefastas invocaciones satánicas de mis pobres hijos engañados por el Mal.

La Justicia de Dios ES TERRIBLE, pero no olvidemos que su Misericordia también ES INFINITA.

(1) https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-1/

https://cronicadeunatraicion.com/2020/05/29/el-amor-de-fusion-2/

UN HOMBRE QUE PIDE MISAS AL PADRE PÍO PARA SALIR DEL PURGATORIO

Mientras estaba en el convento en una tarde de invierno después de una fuerte nevada, él estaba sentado junto a la chimenea una noche en la habitación, absorto en la Oración.

Cuando un anciano, vestido con una capa antigua todavía usada por los campesinos del sur de Italia, se sentó junto a él.

Respecto a este hombre dice el padre Pío:

No me podía imaginar cómo podría haber entrado en el convento en ese momento de la noche, ya que todas las puertas están bloqueadas.

Le pregunté: ¿Quién eres? ¿Qué quieres?”

El anciano le dijo:

“Padre Pío, soy Pietro Di Mauro, hijo de Nicolás, apodado Precoco. Yo morí en este convento el 18 de septiembre de 1908, en la celda número 4, cuando todavía era un asilo de pobres.

Una noche, mientras estaba en la cama, me quedé dormido con un cigarro encendido, el cual incendió el colchón y he muerto, asfixiado y quemado.‍

Todavía estoy en el purgatorio.

Necesito una Santa Misa con el fin de ser liberado. Dios permitió que yo venga a pedirle su ayuda.

De acuerdo con el Padre Pío, después de escucharlo, respondió:

Tenga la seguridad de que mañana celebraré la Santa Misa por su liberación.

Me levanté y le acompañé hasta la puerta del convento, para que pudiera salir y me di cuenta en ese momento, que la puerta estaba cerrada con llave.

La abrí y me despedí de él.

La luna iluminaba la plaza, cubierta de nieve.

Cuando yo ya no lo vi delante de mí, fui tomado por un sentimiento de miedo y cerré la puerta, volví a entrar en la habitación de invitados y me sentía débil.

Cuando experimentáis por primera vez el mundo sobrenatural y cuando NO PROFANÁIS con vuestra imprudencia mis Misterios, es lógico vuestro sobresalto.

Porque Soy un Padre Amoroso, es que envío a mis ángeles para que os vayan preparando al momento cuando decidiMos nuestra intervención más directa y podáis soportar un poco más nuestra Presencia. 

Unos días más tarde, el Padre Pío también contó la historia al padre Paolino.

‍Y los dos decidieron ir a la ciudad, donde miraron las estadísticas vitales para el año 1908.

Y encontraron el 18 de septiembre de ese año, un Pietro Di Mauro había de hecho, muerto de quemaduras y asfixia en la habitación número 4 en el convento, entonces utilizado como un hogar para personas sin hogar.

UN FRAILE CONDENADO AL PURGATORIO

Por la misma época, el Padre Pío le dijo a Fray Alberto de otra aparición de un alma del Purgatorio, que también se produjo en la misma época.

Él dijo:

Una noche, cuando estaba absorto en la Oración en el coro de la pequeña iglesia fui sacudido y perturbado por el sonido de pasos, y velas y jarrones de flores que se movían en el altar mayor.

Pensé que alguien debía estar allí, y grité:

“¿Quién es?”

Nadie respondió.

Volviendo a la Oración, me molestaron de nuevo los mismos ruidos.

De hecho, esta vez tuve la impresión de que una de las velas, que estaba en frente de la estatua de Nuestra Señora de Gracia, había caído. Con ganas de ver lo que estaba sucediendo en el altar, me puse de pie, me acerqué a la reja.

Y vi, a la sombra de la luz de la lámpara del Tabernáculo, un hermano joven haciendo un poco de limpieza.

Yo pensé que él era el Padre Leone que estaba reestructurando el altar; y como ya era la hora de la cena, me acerqué a él y le dije:

“Padre Leone, vaya a cenar, no es tiempo para desempolvar y reparar el altar”.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Pero una voz que no era la voz del padre Leone me contestó:

“Yo no soy el Padre Leone”,

“¿Y quién es usted?”, le pregunté.

“Yo soy un hermano suyo que hice el noviciado aquí, mi misión era limpiar el altar durante el año del noviciado. Desgraciadamente en todo ese tiempo yo no reverencié a Jesús Sacramentado, Dios Todopoderoso, como debía haberlo hecho, mientras pasaba delante del altar.

Causando gran aflicción al Sacramento Santo por mí irreverencia. Puesto que El Señor se encontraba en el tabernáculo para ser honrado, alabado y adorado. Por este serio descuido, yo estoy todavía en el Purgatorio.

Ahora, Dios, por su misericordia infinita, me envió aquí para que usted decida el tiempo a partir del del que yo podré disfrutar del Paraíso.

Y para que Ud. cuide de mí.”

Yo creí haber sido generoso con esa alma en sufrimiento, por lo que exclamé:

“Usted estará mañana por la mañana en el Paraíso, cuando yo celebre la Santa Misa”.

Esa alma lloró: Cruel de mí, que malvado fui.

Entonces lloró y desapareció. 

Siempre poneos en los zapatos del que os esté solicitando algo, especialmente en el ámbito espiritual. Y AYUDADLES como os gustaría a vosotros ser ayudados, así no cometeréis pecados de omisión.

Esa queja me produjo una herida tan profunda en el corazón, la cual he sentido y sentiré durante toda mi vida. De hecho yo habría podido enviar esa alma inmediatamente al Cielo.

Pero yo lo condené a permanecer una noche más en las llamas del Purgatorio.

OTRAS ALMAS

La Señora Cleonice Morcaldi de San Giovanni Rotondo fue una hija espiritual del Padre Pío; a un mes de la muerte de su mamá, el Padre Pío le dijo:

“Esta mañana tu mamá ha volado al Paraíso, la he visto mientras estaba celebrando la Misa.”

Lo que quiere decir que tuvo la gentileza de ofrecer la misa por el descanso eterno de su alma.

SOLDADOS MUERTOS

En otras ocasiones, el Padre Pío recibió almas –incluyendo soldados muertos en la Segunda Guerra Mundial– quienes hacían cola para su intercesión.

Una vez, un monje que vivió con él visualizó soldados extraños cerca de la chimenea del padre.

‍Preguntándose cómo habían entrado, el Padre Pio le explicó, que no eran soldados, sino espíritus de fallecidos que se acercaban pidiendo ayuda en su camino a la otra vida.

LA GRACIA DE VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA:

El testimonio de un íntimo amigo del padre Pío.

Fray Daniele pensaba que después de morir pasaría un tiempo en el Purgatorio. Pero el Señor le llevó allí en vida para hacerle reflexionar, y luego su vida cambió en su regreso.

Esta es lo que ahora se llama una experiencia cercana a la muerte, donde la persona muere, es llevada al cielo, se le muestran los pecados y regresa a la vida profundamente cambiada.

Sólo que Fray Daniele regresa a la tierra con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

La experiencia de Fray Daniele, compañero inseparable del P. Pío, nos hace saber que un momento en el Purgatorio es mucho tiempo.

Una hora en el Purgatorio parece una eternidad.

No parece, ES. Porque el Tiempo lo instituí para vosotros, después del Pecado Original.

El relato está tomado del libro “Omagio a Fray Daniele”.

Fray Daniele Natale

EL TUMOR Y LA INTERVENCIÓN DEL PADRE PÍO

Este es el relato de Fray Daniele:

Inmediatamente después de la guerra, me encontraba en San Giovanni Rotondo, mi pueblo nativo, en el mismo convento del P. Pío.

Un poco tiempo después comencé con algunos dolores en el aparato digestivo y me fui a una consulta médica. Y el médico me diagnosticó un mal incurable: un tumor.

Pensando ya en la muerte, fui a referírselo todo al Padre Pío, el que -después de haberme escuchado- bruscamente me dijo: “Opérate.”

Yo Fui el que decidi convertir este episodio en la vida de mi predilecto, EN UNA LECCIÓN SOBRENATURAL que os instruyera en las verdades con que vuestra INCREDULIDAD ha devastado sobre los LUGARES que componen una parte de mi Creación.

Permanecí confuso y reaccionando le dije:

Padre, no me vale la pena. El médico no me ha dado ninguna esperanza. Ahora sé que debo morir.”

“No importa lo que te ha dicho el médico: opérate, pero en Roma en tal clínica y con tal profesor.”

El Padre me dijo esto con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté:

“Si Padre, lo haré”.

Entonces él me miró con dulzura y conmovido, añadió:

“No temas, yo estaré siempre contigo”.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

LA OPERACIÓN

A la mañana siguiente salí ya en viaje para Roma.

Y estando sentado en el tren advertí al lado mío una presencia misteriosa: era el Padre Pío que mantenía la promesa de estar conmigo.

La promesa la hiciMos los DOS. Recordad como en la fusion nos volveMos Uno cuando os donáis a nuestra Trinidad y cumplís con vuestro cumplimiento al Primer Mandamiento.

Cuando llegué a Roma supe que la clínica era “Regina Elena”, y que el profesor se llamaba Ricardo Moretti.

Hacia el atardecer ingresé en la clínica. Parecía que todos me esperaban, como si alguno hubiera anunciado mi llegada, y me acogieron inmediatamente.

A las 7 de la mañana estaba ya en la sala de operaciones.

Me prepararon la intervención.

A pesar de la anestesia, permanecí despierto y me encomendé al Señor con las mismas palabras que Él dirigía al Padre antes de morir: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Comenzaron los médicos la intervención y yo sentía todo lo que hacían y escuchaba todo lo que decían.

Yo permití todo esto, porque así mi hijo al experimentar la diferencia entre el dolor terrenal y físico, del DOLOR SOBRENATURAL QUE EXPERIMENTA EL ALMA EN EL PURGATORIO…

Sufría dolores atroces pero no me lamentaba, al contrario, estaba contento de soportar tanto dolor que ofrecía a Jesús, ya que aquellos todos sufrimientos purificaban mi alma de mis pecados.

Un rato después me adormecí.

JUICIO Y CONDENA AL PURGATORIO

Cuando recobré la conciencia me dijeron que había estado tres días en coma antes de morir. 

El Día del Juicio ante el Tribunal de Cristo, seremos recompensados. O nuestras obras serán quemadas como la paja. Tal vez recibamos alguna recompensa, QUIZÁS NINGUNA.

En ese período me presenté delante del Trono de Dios.

Veía a Dios pero no como juez severo, sino como Padre afectuoso y lleno de amor.

Entonces comprendí que el Señor había hecho todo por amor hacia mí desde el primero al último instante de mi vida, amándome como si fuera la única criatura existente sobre la tierra.

No obstante me di cuenta también de que no solamente no me había cambiado este inmenso amor divino, sino que lo había descuidado totalmente.

Fui condenado a dos / tres horas de Purgatorio.

¿Pero cómo? -me pregunté- ¿Solamente dos / tres horas?

Y después podré quedarme siempre próximo a Dios eterno amor?

Di un salto de alegría y me sentía como hijo predilecto.

La visión desapareció y me volví a encontrar en el Purgatorio.

Las dos / tres horas de Purgatorio fueron dadas sobre todo por haber faltado al voto de pobreza, es decir, por haber conservado para mí unas pocas liras. 

En el INFIERNO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Mi Justicia es Perfecta como Yo. SOY EL AMOR. El que cumple mis Mandamientos vive bajo mi Protección y mi Amor en el Reino del Amor.

El que me rechaza, por su soberbia y su rencorosa venganza, VIVE Y VIVIRÁ en el Reino del Odio bajo el Yugo Riguroso de mi Divina Justicia, por eso mi Adversario está utilizando todos sus recursos para destruiros.

Vuestra Alma es una partícula de Mí y vosotros contribuís a destruirla con vuestras acciones. Si lográis salvaros del Abismo, en el Purgatorio CONOCERÉIS Y VIVIRÉIS mi Santa Justicia. (Mateo 5, 26) 

Con frecuencia me iba con la mochila en la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta.

Hacía la compra todos los días para el convento. ‍

Todos me conocían y me querían bien.

Siempre que compraba alguna cosa me hacían descuentos.

Y aquellas pocas liras que recogía, en vez de entregárselas al superior, las conservaba para la correspondencia, para mis pequeñas necesidades y también para ayudar a los militares que llamaban a la puerta del convento.

LAS TRES HORAS EN EL PURGATORIO

El cuerpo espiritual es igual que el físico, pero con SENSIBILIDAD Y POTENCIAS DIVINAS…

Eran unos dolores terribles que no sabía de dónde venían, pero se sentía intensamente en los sentidos con los cuales había ofendido más a Dios en este mundo:

los ojos, la lengua… experimentaba mayor dolor y era una cosa increíble.

Lo mismo sucede en el Infierno, pero aumentado con el TREMENDO SUFRIMIENTO del Rigor de Mi Justicia Ofendida…

Y con el AGRAVANTE de la PREMEDITACIÓN en los pecados de la lujuria desenfrenada… TODO EL PLACER CONVERTIDO EN DOLOR, en los sistemas reproductores de vuestro cuerpo, que yo concebí santo…

la perfección de la CREACIÓN HUMANA por las Manos Divinas

Lo más sagrado con que doté a mis hijos, cuyo deleite deseaba regalaros y por eso OS LO DÍ y que, NO HABÉIS EXPERIMENTADO TODAVÍA…

Porque también eso os ha quitado mi Adversario….

Y os estáis degradando sin haber experimentado el placer sagrado con el que yo estaba por mimaros.

El cuerpo espiritual es igual que el físico, pero con SENSIBILIDAD Y POTENCIAS DIVINAS…

Pero en su Reino de Odio, SÍ OS ATORMENTARÁ con todas las potencias con qué os he dotado. Sufriréis lo que NO disfrutásteis, por su astucia maldita.

Porque allí abajo en el Purgatorio, uno se siente como si tuviese cuerpo y conoce / reconoce a los demás como sucede en el mundo.

Mientras tanto, aunque no había pasado más que unos instantes con aquellas penas, me parecía ya que fuera una eternidad.

Lo que más hace sufrir en el Purgatorio no es tanto el fuego -también muy intenso- sino aquel sentirse lejos de Dios.

Y lo que más aflige es haber tenido todos los medios a disposición para la salvación y no haber sabido aprovecharse de ellos.

Fue entonces cuando pensé ir a un hermano de mi convento para pedirle que rezara por mí que estaba en el Purgatorio.

Aquel hermano quedó maravillado porque sentía mi voz pero no me veía y me preguntó: “¿Dónde estás, porque no te veo?”

Yo insistía y viendo que no tenía otro medio para llegar a él, porque mis brazos se cruzaban pero no llegaban.

Tanto en el Infierno, como en el Purgatorio SÓIS ALMAS, además de varones y hembras.

Y la Justicia Ofendida por los pecados de Aborto los sufriréis por igual, ambos sexos, en vuestros cuerpos espirituales; con el DOLOR y el traumatismo sufrido por mis inocentes asesinados por vuestra malicia y vuestra impureza.

El “NO MATARÁS” martilleará también en vuestras cabezas con dolor infinito.

Todo esto que os digo, lo viviréis durante Mi Aviso…

Por eso os repito que OS PREPARÉIS, porque muchos serán los que no resistirán, NO REGRESARÁN y se quedarán en el LUGAR que habéis escogido con vuestras acciones…

Sólo entonces me di cuenta que estaba sin cuerpo.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA y los tormentos proporcionados por Satanás, merecidos por nuestro pecados

Me contenté con insistirle para que rezase mucho por mí y me sacara del Purgatorio.

¿Pero cómo? -me decía a mí mismo- ¿No debería estar solo dos / tres horas en el Purgatorio?

Y han transcurrido ya trescientos años.

Por lo menos así me parecía.

De repente se me aparece la Bienaventurada Virgen María y le pedí insistentemente, le supliqué diciéndole:

“¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios, consígueme del Señor la gracia de volver a la tierra para vivir y trabajar solamente por amor de Dios!”.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Acudí también ante el P. Pío e igualmente le supliqué:

“Por tus atroces dolores, por tus benditas llagas, padre Pío, ruega por mí a Dios para que me libere de estas llamas y me conceda continuar el Purgatorio en la tierra”.

Después no vi nada más, pero me di cuenta de que el Padre Pío hablaba a la Virgen.

Unos instantes después se me apareció nuevamente la Bienaventurada Virgen María: era Santa María de las Gracias, pero venía sin el Niño Jesús, inclinó la cabeza y me sonrió.

‍En aquel mismo momento volví a tomar posesión de mi cuerpo, abrí los ojos y extendí los brazos.

Después, con un movimiento brusco, me liberé de la sabana que me cubría.

‍Estaba contento, había recibido la gracia.

‍La Santísima Virgen me había escuchado.

SU VUELTA A LA VIDA EN LA TIERRA

Inmediatamente después los que me velaban y rezaban, asustadísimos, se precipitaron fuera de la sala a buscar enfermeros y doctores.

En pocos minutos la clínica estaba abarrotada de gente.

Todos creían que yo era un fantasma y decidieron cerrar bien las puertas y desaparecer, por cierto temor a los espíritus.

A la mañana siguiente me levanté muy pronto y me senté en una butaca.  

Los sufrimientos en el Purgatorio expían nuestros propios pecados, PERO YA NO TIENEN MÉRITOS DE CORREDENCIÓN, porque éstos se terminan con la muerte física…

A pesar de que la puerta estaba cuidadosamente vigilada, algunos lograron entrar y me pidieron les explicara lo que me había sucedido. 

Para tranquilizarles, les dije que estaba llegando el médico de guardia, al cual tenía que decir lo que me había pasado.

Corrientemente los médicos no llegaban antes de las diez, pero aquella mañana todavía no eran las siete y dije a los presentes:

“Mirad; el médico está llegando; ahora está aparcando el coche en tal puesto”.

Pero nadie me creía.

El Cuerpo Espiritual VIVIENTE, actúa con MIS Potencias.

Analizad TODO lo que os estoy instruyendo y entenderéis este suceso; porque es así como quiero trabajar en mis instrumentos que estáis leyendo esto…

Y yo continuaba diciéndole:

“Ahora está atravesando la carretera, lleva la chaqueta sobre el brazo y se pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado, no sé que tendrá”…

Pero nadie daba crédito a mis palabras.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Entonces dije:

“Para que me creáis que no os miento, os confirmo que ahora el médico está subiendo en el ascensor y está para llamar a la puerta”.

Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró el médico quedando maravillados todos los presentes.

Con lágrimas en los ojos, el doctor dijo:

“Sí, ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y creo en el Padre Pío…”.

Aquel médico que primero no creía o cuya fe era como agua de rosas, confesó que aquella noche no había logrado cerrar los ojos pensando en mi muerte, que él había comprobado, sin dar más explicaciones.

Dijo que a pesar del certificado de muerte que había escrito, había vuelto para cerciorarse qué era lo que había sucedido aquella noche que tantas pesadillas le había ocasionado.

Porque aquel muerto (que era yo) no era un muerto como los demás y efectivamente, no se había equivocado.

La experiencia vivida en el Purgatorio, le enseñó y lo impulsó fusionarse más y por eso…

DECIDIÓ VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA

Si unís vuestros sufrimientos a los Míos compartireMos nuestro Calvario y seréis acrisolados en la Tierra viviendo al mismo tiempo experiencias celestiales, que paliarán vuestros dolores y enjugarán vuestro llanto…

El sufrimiento es INEVITABLE, por eso lo mejor es santificarlo con la donacion voluntaria con la crucifixión de la voluntad.

Después de esta experiencia, Fray Daniele vivió verdaderamente el Purgatorio en esta tierra.

Purificándose a través de enfermedades, sufrimientos y dolores, conformándose siempre y en todo con la Voluntad de Dios.

Solamente recuerdo algunas intervenciones que sufrí: de próstata, coliscititis, aneurisma de la vena abdominal. Otra intervención después de un accidente callejero cerca de Bolonia. Prescindiendo ya de otros dolores no sólo físicos sino también morales.”

A la hermana Felicetta, que le preguntó cómo se sentía de salud, Fray Daniele le confió:

“Hermana mía, hace más de 40 años que no recuerdo que significa estar bien”.

Fray Daniele falleció el 6 de julio de 1994.

Mientras colocaban convenientemente sus restos mortales en la capilla de la Enfermería del Convento de los Hermanos Capuchinos, en San Giovanni Rotondo, se recitaba el Rosario en sufragio de su alma.

A algunos de los presentes les parecía que Fray Daniele moviera los labios, como para contestar al Ave María del Rosario”.

Después que el alma ya no estaba en el cuerpo de Fray Daniele, aun así, algunos de los presentes, veían como seguía orando al Señor.

“Y lo vieron más de uno.”

El cuerpo acostumbrado a tanta Oración, todavía permanecía como si estuviera bien vivo, aunque en ese mismo momento su alma ya gozaba de la presencia de Dios.

Se había convertido en instrumento de Oración, aun cuando su alma había quedado libre de aquel cuerpo bendecido por Dios.

La voz se difundió tan rápidamente, que el superior Padre Livio de Matteo para quedar tranquilo, quiso cerciorarse de que no se trataba de una muerte aparente.

Por este motivo hizo venir de la Casa Alivio del Sufrimiento próxima, al doctor Nicolás Silvestri, ayudante de Medicina Legal y al doctor José Pasanella, asistente también de medicina Legal.

Los cuales hicieron un electrocardiograma a Fray Daniele y le tomaron la temperatura, por lo cual confirmaron definitivamente su muerte.

Se cuenta también en la historia que ha habido personas que poco antes de morir, tuvieron deseos de pecar y acabaron en ruina perpetua.

Unos cuerpos se convierten en bendición y otros en maldición.

EL PADRE PIO Y EL PURGATORIO


Cómo el Padre Pío Socorría a las Almas del Purgatorio

El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total.

El Padre Pío inculcaba el amor por las almas del purgatorio. Las almas iban a San Giovanni Rotondo a pedirle primero. Y luego a agradecerle a cuando ingresaban al Cielo.

Tuvo muchas visiones de almas purgantes que Jesús liberaba por sus oraciones y sufrimientos.

Veamos algunas anécdotas impresionantes.

Una anécdota es la de Fray Daniele que tuvo una experiencia Cercana a la Muerte. Y regresa a la tierra mediante la Intercesión del Padre Pío, con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

En una historia conmovedora y llena de devoción.

Los celos, la desesperación, el desconsuelo, el desaliento; son cosas ofrecidas por el enemigo y SI SON RECHAZADAS, no hay daño.

ALGUNAS ANÉCDOTAS DEL PADRE PÍO Y LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Todo el que se reunía con el Padre Pío parecía convencido de que tenía una conexión directa con el más allá. ‍Incluso le preguntaban acerca de un pariente o amigo muerto.

Era fascinante, siempre había una respuesta.

‍Gerardo De Caro tuvo largas conversaciones con el Padre Pío en 1943. En sus notas escritas testifica:

“El Padre Pio tenía un conocimiento exacto del estado de un alma después de la muerte, Incluyendo la duración del dolor hasta que llegaba a la purificación total”.

El padre Pío decía también: “Más almas de los muertos del purgatorio que de los vivos suben a esta montaña para asistir a mis misas y buscar mis oraciones”.

En 1922 el obispo Alberto Costa preguntó al Padre Pio si alguna vez había visto un alma en el Purgatorio y le contestó:

“He visto a tantas de ellas que no me asustan más”.

Un fraile testificó: 

Todos estábamos en el comedor cuando el Padre Pío llegó de repente y se dirigió a la puerta del convento. La abrió y comenzó a tener una conversación.

Los dos hermanos que fueron con él no vieron a nadie y empecé a pensar que algo podría estar mal con el Padre Pío.

En el camino de regreso a la zona del comedor Padre Pío me explicó:

“No se preocupe. Yo estaba hablando con algunas almas en su camino desde el Purgatorio al Paraíso. Llegaron a agradecerme que los recordara hoy en la misa

El Padre Francesco Napolitano informó que en 1945, Fray Pedro entrando en su celda por la noche, vio a un joven fraile sentado en su escritorio, con la cabeza gacha como si estuviera meditando.

Le preguntó quién era, pero él desapareció.

Aterrorizado fue a ver al Padre Pío.

El Padre Pio le acompañó de regreso a su celda y dijo:

“Ese joven fraile es un pobre principiante que está cumpliendo su Purgatorio en esta celda. Pero no se preocupe que no le molestará otra vez, y nunca le verá de nuevo”.

UN HOMBRE QUE PIDE MISAS AL PADRE PÍO PARA SALIR DEL PURGATORIO

Mientras estaba en el convento en una tarde de invierno después de una fuerte nevada, él estaba sentado junto a la chimenea una noche en la habitación, absorto en la oración.

Cuando un anciano, vestido con una capa antigua todavía usada por los campesinos del sur de Italia, se sentó junto a él.

Respecto a este hombre dice el padre Pío:

No me podía imaginar cómo podría haber entrado en el convento en ese momento de la noche, ya que todas las puertas están bloqueadas.

Le pregunté: ¿Quién eres? ¿Qué quieres?”

El anciano le dijo:

“Padre Pío, soy Pietro Di Mauro, hijo de Nicolás, apodado Precoco. Yo morí en este convento el 18 de septiembre de 1908, en la celda número 4, cuando todavía era un asilo de pobres.

Una noche, mientras estaba en la cama, me quedé dormido con un cigarro encendido, el cual incendió el colchón y he muerto, asfixiado y quemado.‍

Todavía estoy en el purgatorio.

Necesito una Santa Misa con el fin de ser liberado. Dios permitió que yo venga a pedirle su ayuda.

De acuerdo con el Padre Pío, después de escucharlo, respondió:

Tenga la seguridad de que mañana celebraré la Santa Misa por su liberación.

Me levanté y le acompañé hasta la puerta del convento, para que pudiera salir y me di cuenta en ese momento que la puerta estaba cerrada con llave.

La abrí y me despedí de él.

La luna iluminaba la plaza, cubierta de nieve.

Cuando yo ya no lo vi delante de mí, fui tomado por un sentimiento de miedo, y cerré la puerta, volví a entrar en la habitación de invitados, y me sentía débil.

Unos días más tarde, el Padre Pío también contó la historia al padre Paolino.

‍Y los dos decidieron ir a la ciudad, donde miraron las estadísticas vitales para el año 1908.

Y encontraron el 18 de septiembre de ese año, un Pietro Di Mauro había de hecho, muerto de quemaduras y asfixia en la habitación número 4 en el convento, entonces utilizado como un hogar para personas sin hogar.

UN FRAILE CONDENADO AL PURGATORIO

Por la misma época, el Padre Pío le dijo a Fray Alberto de otra aparición de un alma del purgatorio, que también se produjo en la misma época.

Él dijo:

Una noche, cuando estaba absorto en la oración en el coro de la pequeña iglesia fui sacudido y perturbado por el sonido de pasos, y velas y jarrones de flores que se movían en el altar mayor.

Pensé que alguien debía estar allí, y grité:

“¿Quién es?”

Nadie respondió.

Volviendo a la oración, me molestaron de nuevo los mismos ruidos.

De hecho, esta vez tuve la impresión de que una de las velas, que estaba en frente de la estatua de Nuestra Señora de Gracia, había caído.

Con ganas de ver lo que estaba sucediendo en el altar, me puse de pie, me acerqué a la reja.

Y vi, a la sombra de la luz de la lámpara del Tabernáculo, un hermano joven haciendo un poco de limpieza.

Yo pensé que él era el Padre Leone que estaba reestructurando el altar; y como ya era la hora de la cena, me acerqué a él y le dije:

“Padre Leone, vaya a cenar, no es tiempo para desempolvar y reparar el altar”.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Pero una voz que no era la voz del padre Leone me contestó:

“Yo no soy el Padre Leone”,

“¿Y quién es usted?”, le pregunté.

“Yo soy un hermano suyo que hice el noviciado aquí, mi misión era limpiar el altar durante el año del noviciado. Desgraciadamente en todo ese tiempo yo no reverencié a Jesús Sacramentado, Dios Todopoderoso, como debía haberlo hecho, mientras pasaba delante del altar.

Causando gran aflicción al Sacramento Santo por mí irreverencia. Puesto que El Señor se encontraba en el tabernáculo para ser honrado, alabado y adorado. Por este serio descuido, yo estoy todavía en el Purgatorio.

Ahora, Dios, por su misericordia infinita, me envió aquí para que usted decida el tiempo a partir del del que yo podré disfrutar del Paraíso.

Y para que Ud. cuide de mí.”

Yo creí haber sido generoso con esa alma en sufrimiento, por lo que exclamé:

“Usted estará mañana por la mañana en el Paraíso, cuando yo celebre la Santa Misa”.

Esa alma lloró: Cruel de mí, que malvado fui.

Entonces lloró y desapareció.

Esa queja me produjo una herida tan profunda en el corazón, la cual he sentido y sentiré durante toda mi vida. De hecho yo habría podido enviar esa alma inmediatamente al Cielo.

Pero yo lo condené a permanecer una noche más en las llamas del Purgatorio.

OTRAS ALMAS

La Señora Cleonice Morcaldi de San Giovanni Rotondo fue una hija espiritual del Padre Pío; a un mes de la muerte de su mamá, el Padre Pío le dijo:

“Esta mañana tu mamá ha volado al Paraíso, la he visto mientras estaba celebrando la Misa.”

Lo que quiere decir que tuvo la gentileza de ofrecer la misa por el descanso eterno de su alma.

SOLDADOS MUERTOS

En otras ocasiones, el Padre Pío recibió almas –incluyendo soldados muertos en la Segunda Guerra Mundial– quienes hacían cola para su intercesión.

Una vez, un monje que vivió con él visualizó soldados extraños cerca de la chimenea del padre.

‍Preguntándose cómo habían entrado, el Padre Pio le explicó, que no eran soldados, sino espíritus de fallecidos que se acercaban pidiendo ayuda en su camino a la otra vida.

LA GRACIA DE VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA:

El testimonio de un íntimo amigo del padre Pío.

Fray Daniele pensaba que después de morir pasaría un tiempo en el Purgatorio. Pero el Señor le llevó allí en vida para hacerle reflexionar, y luego su vida cambió en su regreso.

Esta es lo que ahora se llama una experiencia cercana a la muerte, donde la persona muere, es llevada al cielo, se le muestran los pecados y regresa a la vida profundamente cambiada.

Sólo que Fray Daniele regresa a la tierra con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

La experiencia de Fray Daniele, compañero inseparable del P. Pío, nos hace saber que un momento en el Purgatorio es mucho tiempo.

Una hora en el Purgatorio parece una eternidad.

El relato está tomado del libro “Omagio a Fray Daniele”.

Fray Daniele Natale

EL TUMOR Y LA INTERVENCIÓN DEL PADRE PÍO

Este es el relato de Fray Daniele:

Inmediatamente después de la guerra, me encontraba en San Giovanni Rotondo, mi pueblo nativo, en el mismo convento del P. Pío.

Un poco tiempo después comencé con algunos dolores en el aparato digestivo y me fui a una consulta médica. Y el médico me diagnosticó un mal incurable: un tumor.

Pensando ya en la muerte, fui a referírselo todo al Padre Pío, el que -después de haberme escuchado- bruscamente me dijo: “Opérate.”

Permanecí confuso y reaccionando le dije:

Padre, no me vale la pena. El médico no me ha dado ninguna esperanza. Ahora sé que debo morir.”

“No importa lo que te ha dicho el médico: opérate, pero en Roma en tal clínica y con tal profesor.”

El Padre me dijo esto con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté:

“Si Padre, lo haré”.

Entonces él me miró con dulzura y conmovido, añadió:

“No temas, yo estaré siempre contigo”.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

LA OPERACIÓN

A la mañana siguiente salí ya en viaje para Roma.

Y estando sentado en el tren advertí al lado mío una presencia misteriosa: era el Padre Pío que mantenía la promesa de estar conmigo.

Cuando llegué a Roma supe que la clínica era “Regina Elena”, y que el profesor se llamaba Ricardo Moretti.

Hacia el atardecer ingresé en la clínica. Parecía que todos me esperaban, como si alguno hubiera anunciado mi llegada, y me acogieron inmediatamente.

A las 7 de la mañana estaba ya en la sala de operaciones.

Me prepararon la intervención.

A pesar de la anestesia, permanecí despierto y me encomendé al Señor con las mismas palabras que Él dirigía al Padre antes de morir: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Comenzaron los médicos la intervención y yo sentía todo lo quehacían y escuchaba todo lo que decían.

Sufría dolores atroces pero no me lamentaba, al contrario, estaba contento de soportar tanto dolor que ofrecía a Jesús, ya que aquellos todos sufrimientos purificaban mi alma de mis pecados.

Un rato después me adormecí.

JUICIO Y CONDENA AL PURGATORIO

Cuando recobré la conciencia me dijeron que había estado tres días en coma antes de morir.

En ese período me presenté delante del Trono de Dios.

Veía a Dios pero no como juez severo, sino como Padre afectuoso y lleno de amor.

Entonces comprendí que el Señor había hecho todo por amor hacia mí desde el primero al último instante de mi vida, amándome como si fuera la única criatura existente sobre la tierra.

No obstante me di cuenta también de que no solamente no me había cambiado este inmenso amor divino, sino que lo había descuidado totalmente.

Fui condenado a dos / tres horas de Purgatorio.

¿Pero cómo? -me pregunté- ¿Solamente dos / tres horas?

Y después podré quedarme siempre próximo a Dios eterno amor?

Di un salto de alegría y me sentía como hijo predilecto.

La visión desapareció y me volví a encontrar en el Purgatorio.

Las dos / tres horas de Purgatorio fueron dadas sobre todo por haber faltado al voto de pobreza, es decir, por haber conservado para mí unas pocas liras.

Con frecuencia me iba con la mochila en la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta.

Hacía la compra todos los días para el convento. ‍

Todos me conocían y me querían bien.

Siempre que compraba alguna cosa me hacían descuentos.

Y aquellas pocas liras que recogía, en vez de entregárselas al superior, las conservaba para la correspondencia, para mis pequeñas necesidades y también para ayudar a los militares que llamaban a la puerta del convento.

Esa cruz me pertenece Señor, ¡Crucifícame Jesús, porque te adoro sobre todas las cosas! Y ayúdame a Amar, haciendo Tu Voluntad y no la mía…´´

LAS TRES HORAS EN EL PURGATORIO

Eran unos dolores terribles que no sabía de dónde venían, pero se sentía intensamente en los sentidos con los cuales había ofendido más a Dios en este mundo: los ojos, la lengua… experimentaba mayor dolor y era una cosa increíble.

Porque allí abajo en el Purgatorio, uno se siente como si tuviese cuerpo y conoce / reconoce a los demás como sucede en el mundo.

Mientras tanto, aunque no había pasado más que unos instantes con aquellas penas, me parecía ya que fuera una eternidad.

Lo que más hace sufrir en el Purgatorio no es tanto el fuego -también muy intenso- sino aquel sentirse lejos de Dios. Y lo que más aflige es haber tenido todos los medios a disposición para la salvación y no haber sabido aprovecharse de ellos.

Fue entonces cuando pensé ir a un hermano de mi convento para pedirle que rezara por mí que estaba en el Purgatorio.

Aquel hermano quedó maravillado porque sentía mi voz pero no me veía y me preguntó: “¿Dónde estás, porque no te veo?”

Yo insistía y viendo que no tenía otro medio para llegar a él, porque mis brazos se cruzaban pero no llegaba.

Sólo entonces me di cuenta que estaba sin cuerpo.

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Me contenté con insistirle para que rezase mucho por mí y me sacara del Purgatorio.

¿Pero cómo? -me decía a mí mismo- ¿No debería estar solo dos / tres horas en el Purgatorio? Y han transcurrido ya trescientos años.

Por lo menos así me parecía.

De repente se me aparece la Bienaventurada Virgen María y le pedí insistentemente, le supliqué diciéndole:

“¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios, consígueme del Señor la gracia de volver a la tierra para vivir y trabajar solamente por amor de Dios!”.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Acudí también ante el P. Pío e igualmente le supliqué:

“Por tus atroces dolores, por tus benditas llagas, padre Pío, ruega por mí a Dios para que me libere de estas llamas y me conceda continuar el Purgatorio en la tierra”.

Después no vi nada más, pero me di cuenta de que el Padre Pío hablaba a la Virgen.

Unos instantes después se me apareció nuevamente la Bienaventurada Virgen María: era Santa María de las Gracias, pero venía sin el Niño Jesús, inclinó la cabeza y me sonrió.

‍En aquel mismo momento volví a tomar posesión de mi cuerpo, abrí los ojos y extendí los brazos.

Después, con un movimiento brusco, me liberó de la sabana que me cubría.

‍Estaba contento, había recibido la gracia.

‍La Santísima Virgen me había escuchado.

SU VUELTA A LA VIDA EN LA TIERRA

Inmediatamente después los que me velaban y rezaban, asustadísimos, se precipitaron fuera de la sala a buscar enfermeros y doctores.

En pocos minutos la clínica estaba abarrotada de gente.

Todos creían que yo era un fantasma y decidieron cerrar bien las puertas y desaparecer, por cierto temor a los espíritus.

A la mañana siguiente me levanté muy pronto y me senté en una butaca.  

Los sufrimientos en el Purgatorio expían nuestros propios pecados, PERO YA NO TIENEN MÉRITOS DE CORREDENCIÓN, porque éstos se terminan con la muerte…

A pesar de que la puerta estaba cuidadosamente vigilada, algunos lograron entrar y me pidieron les explicara lo que me había sucedido.

Para tranquilizarles, les dije que estaba llegando el médico de guardia, al cual tenía que decir lo que me había pasado.

Corrientemente los médicos no llegaban antes de las diez, pero aquella mañana todavía no eran las siete y dije a los presentes:

“Mirad; el médico está llegando; ahora está aparcando el coche en tal puesto”.

Pero nadie me creía.

Y yo continuaba diciéndole:

“Ahora está atravesando la carretera, lleva la chaqueta sobre el brazo y se pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado, no sé que tendrá”…

Pero nadie daba crédito a mis palabras.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Entonces dije:

“Para que me creáis que no os miento, os confirmo que ahora el médico está subiendo en el ascensor y está para llamar a la puerta”.

Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró el médico quedando maravillados todos los presentes.

Con lágrimas en los ojos, el doctor dijo:

“Sí, ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y creo en el Padre Pío…”.

Aquel médico que primero no creía o cuya fe era como agua de rosas, confesó que aquella noche no había logrado cerrar los ojos pensando en mi muerte, que él había comprobado, sin dar más explicaciones.

Dijo que a pesar del certificado de muerte que había escrito, había vuelto para cerciorarse qué era lo que había sucedido aquella noche que tantas pesadillas le había ocasionado.

Porque aquel muerto (que era yo) no era un muerto como los demás y, efectivamente, no se había equivocado.

DECIDIÓ VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA

El sufrimiento es INEVITABLE, por eso lo mejor es santificarlo con la donacion voluntaria con la crucifixión de la voluntad.

Después de esta experiencia, Fray Daniele vivió verdaderamente el Purgatorio en esta tierra.

Purificándose a través de enfermedades, sufrimientos y dolores, conformándose siempre y en todo con la voluntad de Dios.

Solamente recuerdo algunas intervenciones que sufrí: de próstata, coliscititis, aneurisma de la vena abdominal. Otra intervención después de un accidente callejero cerca de Bolonia.

Prescindiendo ya de otros dolores no sólo físicos, sino también morales.

A la hermana Felicetta, que le preguntó cómo se sentía de salud, Fray Daniele le confió:

“Hermana mía, hace más de 40 años que no recuerdo que significa estar bien”.

Fray Daniele falleció el 6 de julio de 1994.

Mientras colocaban convenientemente sus restos mortales en la capilla de la Enfermería del Convento de los Hermanos Capuchinos, en San Giovanni Rotondo, se recitaba el Rosario en sufragio de su alma.

A algunos de los presentes les parecía que Fray Daniele moviera los labios, como para contestar al Ave María del rosario”.

Después que el alma ya no estaba en el cuerpo de Fray Daniele, aun así, algunos de los presentes, veían como seguía orando al Señor.

“Y lo vieron más de uno.”

El cuerpo acostumbrado a tanta oración, todavía permanecía como si estuviera bien vivo, aunque en ese mismo momento su alma ya gozaba de la presencia de Dios.

Se había convertido en instrumento de oración, aun cuando su alma había quedado libre de aquel cuerpo bendecido por Dios.

La voz se difundió tan rápidamente, que el superior Padre Livio de Matteo para quedar tranquilo, quiso cerciorarse de que no se trataba de una muerte aparente.

Por este motivo hizo venir de la Casa Alivio del Sufrimiento próxima, al doctor Nicolás Silvestri, ayudante de Medicina Legal y al doctor José Pasanella, asistente también de medicina Legal.

Los cuales hicieron un electrocardiograma a Fray Daniele y le tomaron la temperatura, por lo cual confirmaron definitivamente su muerte.

Se cuenta también en la historia que ha habido personas que poco antes de morir, tuvieron deseos de pecar y acabaron en ruina perpetua.

Unos cuerpos se convierten en bendición y otros en maldición.

Fuente: Foros de la Virgen María

M6 OFRENDA VIVIENTE 1


Ya se está luchando la tremenda Batalla del Armagedón. Satanás va a ser derrotado y encadenado, ÉL LO SABE y como su soberbia no lo admite,

ya está aplicando la táctica militar de ‘la tierra quemada’ que él mismo enseñó a los pueblos de la antigüedad…

A nivel Universal nosotros estamos envueltos en ella y conociendo lo que implica esta formidable estrategia;

si analizamos lo que entraña a nivel mundial, adquieren un terrible significado las Palabras de ABBA en su último mensaje que recién publicamos el día 28 de Noviembre.

Hemos sido advertidos de cómo la Presencia Divina en nuestro interior, será la que nos fortalezca ante EL SUFRIMIENTO EXTREMO A QUE VAMOS A SER SOMETIDOS, por los delirios vengativos de Satanás.

El sufrimiento de los males fisicos y morales, ES LA OFRENDA más digna que puedes hacer a Aquel que nos ha salvado sufriendo

Y con este artículo que están leyendo ahora, iniciamos la serie que debemos MEDITAR Y EJECUTAR, si queremos que nuestro sufrimiento NO SEA UN SUFRIMIENTO INÚTIL,

Ofrezcámonos como ‘hostias vivientes y vivamos el Cielo con la Presencia Tangible de Dios, mientras Satanás nos sumerge en el Infierno que nosotros mismos hemos provocado, con nuestra maldad y nuestros pecados.

Y que ¡Pobres de los Tibios! Deberemos ayudarlos a superar LA PRUEBA SUPREMA jamás experimentada por el género humano.

¡Bendigamos y alabemos al Señor, PORQUE SI HACEMOS NUESTRA DONACIÓN PERSONAL, cómo la hacían los primeros cristianos antes de recibir el Bautismo (1)

Viviremos nuestro Purgatorio en la Tierra ayudados por el Cielo entero y obtendremos MÉRITOS de corredentores, otorgados por la Misericordia Divina…

¡¡¡QUÉ PRIVILEGIO TAN EXTRAORDINARIO!!!

Amadísimos hermanitos, aprendamos con ABBA A MORIR AMANDO… 

Cuando fuimos creados, Dios nos moldeó a su Imagen y Semejanza y en el momento en que descendimos para encarnarnos, recibimos el primer ataque demoledor con el Pecado Original…

Y TODAS las consecuencias de las maldiciones ancestrales completaron el trabajo de Destrucción.

Prácticamente nuestra semejanza divina casi desaparece, hasta que es restaurada por el Sacramento del Bautismo.

Pero cuanto más nos neguemos a la Conversión, nuestros pecados aumentan la devastación provocada por Satanás, hasta dejarnos irreconocibles de nuestra filiación divina.

Y si ni siquiera intentamos CRECER espiritualmente, nuestro estado de devastación es tan lamentable, que para poder regresar al Cielo…

El trabajo restaurador de nuestra estancia en el Purgatorio apenas será para devolvernos la semejanza divina, que teníamos antes de bajar y que estaba dada por el AMOR INNATO, con que ABBA nos creó.

Imagen que Dios perfeccionó en nuestra capacidad de AMAR.

Pero la Semejanza por la cual nos comprometimos al concedérsenos el Don de la Vida, es la Semejanza que Jesús alcanzó cuando vino a Encarnarse en el Vientre Purísimo de la Virgen María…

¿Y cuál es esa NUEVA Semejanza?

LA DE CRISTO CRUCIFICADO

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA, para eliminar nuestros pecados y recuperar la Semejanza con la que fuimos creados… 

PARA QUE EL PADRE PUEDA RECONOCERNOS COMO SUS HIJOS Y HERMANOS DE JESÚS…

Al cumplir nuestra Misión como CORREDENTORES y hacer nuestra particular aportación a la Magna Obra de la Redención, que todavía no ha sido completada…

Santa Faustina Kowalska, promotora de la festividad de la Divina Misericordia, tuvo una relación profunda con las almas del Purgatorio.

En su Diario recoge bastantes experiencias espirituales referentes a quienes viven en estado de purificación.

Estando de vacaciones en Skolimów, nos relata:

“Vi al Ángel de la Guarda que me dijo que le siguiera. En un momento me encontré en un lugar nebuloso, lleno de fuego y había allí una multitud de almas sufrientes.

Estas almas estaban orando con gran fervor, pero SIN EFICACIA PARA ELLAS MISMAS; sólo nosotros podemos ayudarlas.

Las llamas que las quemaban, a mí no me tocaban. Mi Ángel de la Guarda no me abandonó ni por un solo momento.

Pregunté a estas almas ¿Cuál era su mayor tormento?

Y me contestaron unánimemente que su mayor tormento era la añoranza de Dios.

(LA PENA DE DAÑO… La Noche del Getsemaní, que hizo sudar Sangre a Jesús)

Vi a la Madre de Dios que visitaba a las almas en el Purgatorio…

Ella les trae alivio.

Deseaba hablar más con ellas; sin embargo mi Ángel de la Guarda me hizo seña de salir.

SALIMOS DE ESA CÁRCEL DE SUFRIMIENTO.

Oí una voz interior que me dijo:

“MI MISERICORDIA NO LO DESEA, PERO LA JUSTICIA LO EXIGE.

 A partir de aquel momento me uno más estrechamente a las almas sufrientes”.

En la biografía de San Juan María Vianney podemos encontrar lo siguiente:

Por eso hijos míos, concluyó el santo Cura de Ars: “Cuando queramos liberar a nuestros seres queridos que están en el Purgatorio, hagamos lo mismo. Ofrezcamos al Padre, por medio del Santo Sacrificio a Su Hijo, junto con todos los méritos de Su Pasión y Muerte, así no podrá rechazarnos nada”.

Entrevista de sor Emannuel a María Simma.

Otros medios muy eficaces para ayudar a las almas del Purgatorio son el Ofrecimiento de nuestros sufrimientos, nuestras mortificaciones y el sufrimiento voluntario, como por ejemplo el ayuno, las privaciones, etc.

Y naturalmente, también los sufrimientos involuntarios como las enfermedades, los lutos, los abandonos…

–     María, tú fuiste invitada muchas veces, a sufrir por las almas del Purgatorio para liberarlas. ¡Puedes decirnos qué has vivido y probado en esos momentos!

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

–     La primera vez un alma (era una mujer) me preguntó si quería sufrir tres horas, en mi cuerpo, por ella; y agregó que luego yo podría retomar mi trabajo.

Yo me dije: “Si es sólo por tres horas, quiero aceptar”.

Esas tres horas me parecieron que durasen como tres días, TAN TERRIBLES ERAN LOS SUFRIMIENTOS.

Pero al final, miré el reloj y vi que habían pasado sólo tres horas.

El alma luego me dijo que, habiendo aceptado sufrir con amor esas tres horas, le había ahorrado veinte años de Purgatorio.

–     María, ¿Por qué, una vez llegados al Purgatorio, NO SE PUEDEN ADQUIRIR MÉRITOS y en cambio, mientras se está en la tierra SIEMPRE se los pueden adquirir?

–     PORQUE EN EL MOMENTO DE LA MUERTE, LOS MÉRITOS SE TERMINAN. 

Mientras uno vive en la Tierra puede reparar el mal que ha cometido antes.

Las almas del Purgatorio tienen una santa envidia por esta posibilidad nuestra.

Hasta los ángeles son celosos de nosotros, porque tenemos la posibilidad de “CRECER” mientras estamos sobre la Tierra…

Y si nos entregamos en las Manos del Divino Alfarero, de nosotros depende el grado de Perfección alcanzado, con nuestra voluntad ANIQUILADA en la Divina voluntad.

PERO MUCHAS VECES

LA APARICIÓN DEL SUFRIMIENTO EN NUESTRA VIDA NOS HACE REBELAR

Y TENEMOS DIFICULTAD EN ACEPTARLO Y VIVIRLO BIEN

–     Entonces, ¿Cómo vivir el sufrimiento para que pueda dar frutos?

–     Los sufrimientos son la Prueba más grande del amor de Dios. Y si se ofrecen bien, pueden ganar muchas almas.

–     Pero ¿Qué hacer para recibir los sufrimientos como un don, y NO (como se hace con frecuencia) como una punición o un castigo?

–      Hay que ofrecerlo todo a la Virgen Santa, pues Ella sabe mejor que nadie quién necesita esta o aquella ofrenda para ser salvado.  

Habla Dios Padre

Hijitos Míos vuestra mayor riqueza, os he dicho muchas veces es vuestra alma, empezando porque fue creada a Imagen y Semejanza Mía.

Vuestra alma es parte de Mí; vuestra alma es Creación de Amor, brotó de Mí, de Mis Deseos de Crear a una creatura más que Me amara, que Me agradeciera Mis cuidados.

Que trabajara para Mí, en la difusión de Mi Amor entre sus hermanos y para que pudiera regresar al Reino de los Cielos; después de haber cumplido satisfactoriamente y con amor, lo que Yo le pedí a cada uno de vosotros.

Mis pequeños, os disteis en donación cuando Yo os pregunté quién quería bajar a servirMe.

Y ésa donación Me llenó de alegría y por eso os cuido tanto, Mis pequeños.

Pero, ¿Qué pasa cuando alguno de vosotros está entre gente enferma, cuando hay una epidemia de gripe o de viruela o algo más grave?

Os contagiáis y sufrís, hasta que viene el remedio, y sanáis. 

Estáis así todos vosotros en la Tierra y en el Universo entero; enfermos por todos los pecados que cometéis.

Enfermos, porque no queréis vivir como se vive en el Cielo, viviendo el Verdadero Amor que os vino a Enseñar Mi Hijo a la Tierra.

Enfermos, con una ceguera total, al hacer a un lado todo lo que os Hemos dado para vuestra salvación y vosotros preferís vivir en el Mundo y para el Mundo.

Se os ha dicho que Satanás es muy astuto, él nunca se va a presentar como realmente es, él se va a presentar ante vosotros en su mentira y lo veis a vuestro alrededor, con los gobernantes que tenéis.

Viven en la mentira, su vida es una mentira, os hacen creer a través de promesas, que solucionarán vuestros problemas y pasan los años de su gobierno y os dais cuenta, que os prometieron puras mentiras.

Vosotros mismos, también vivís en la mentira, prometéis y no cumplís.

Vivís en la mentira, al no aceptar las Verdades que os trajo Mi Hijo a la Tierra,

Verdades que se viven en el Cielo y que todos debierais tomar, para que os fuerais preparando a vuestro último suspiro, que os va a llevar ante Mi Presencia.

¿Cuántos de vosotros podréis decir en estos momentos, que estáis preparados para llegar ante Mí y poder pasar vuestro Juicio de la mejor forma?

¿Y os podáis ganar el Reino de los Cielos, después de que os tengáis que purificar un tiempo, en el Purgatorio, por vuestros pecados?

Mis pequeños, estos llamados angustiosos que se os dan, son porque en Mi Santísima Trinidad, quereMos que regreséis al Reino de los Cielos.

No fuisteis creados para sufrir, fuisteis creados para gozar eternamente,

ciertamente sufrís, porque cada uno de vosotros debéis llevar la Cruz de vuestros pecados.

Y podréis llevar el peso de otras cruces, si estáis ayudando a hermanos vuestros, a través de vuestra Oración y Donación en la salvación de sus almas.

Que esto es muy loable de parte vuestra y os dará un nivel más alto de Amor, en el Reino de los Cielos.

¿Cuánto estáis haciendo Mis pequeños, para que, con Mi Amor podáis ir erradicando el Mal que, primeramente, existe en vuestro interior y luego, erradicar la maldad que llevan todos vuestros hermanos en la Tierra y en el Universo entero?

Ciertamente, NO conocéis a todos vuestros hermanos de la Tierra y del Universo, pero vuestra Oración, la cual escucho y la cual aprecio,

ésa sí puede llegar a todos vuestros hermanos, porque vuestra Oración, unida a los Méritos de Mi Hijo, purifica a infinidad de almas y les alcanza su salvación.

Así que Mis pequeños vuestros dolores, vuestros sufrimientos, siempre serán escuchados por Mí, vuestro Dios.

 Mi Amor es Paciente y Misericordioso, espero al hombre, espero a su conversión,

siempre espero que el hombre reaccione hacia el Bien, que se dé cuenta que el Mal no lo está llevando a nada bueno en su vida.

Y así es Mis pequeños, vosotros fuisteis creados para vivir en el bien y tan pronto el alma gira hacia el Mal, todo lo malo se le va hacia ella, porque es como un imán.

Ciertamente, cuando el alma cambia hacia el mal, el Mal viene hacia ésa alma, ahí encuentra su nido y ésas almas, ésos hermanos vuestros que abrieron su corazón hacia el mal,

van a ir decayendo cada vez más y más y vosotros lo notáis, vosotros os dais perfectamente cuenta cómo aquellos que le han dado la espalda a Mi Amor, a Mi Bien, a Mis Leyes, todo les sucede mal en su vida.

Porque ellos han escogido ése camino, porque ellos en su libre albedrío, abrieron su corazón hacia el Mal.

En cambio, aquellos que luchan contra el Mal, Me dan Mi lugar en su vida y están buscando solamente el bien.

A ellos Yo los consiento, los cuido y los protejo; sobre todo esto último Mis pequeños, porque Satanás tiene envidia del bien que las almas buenas producen.

Porque él sabe que un alma que actúa en el bien, tendrá un premio eterno en el Reino de los Cielos,

Premio que él perdió y que no quiere que las almas buenas lo tengan.

Ciertamente hay almas buenas que son muy atacadas por Satanás, porque son almas buenas que pueden hacer que muchas otras almas cambien y se regresen a Mí.

Satanás las ataca constantemente para que ellas se arrepientan de vivir en el bien y cambien hacia el mal,

pero ahí es en donde Yo protejo a las almas, a las almas buenas, a las almas que están buscando la santidad, que es el hacer Mi Voluntad.

Ciertamente van a seguir teniendo ataques, pero estas almas buenas guiadas por Mí, vuestro Dios, ofrecen todos ésos ataques y sufrimientos

para la salvación de muchas otras almas malas que están viviendo en el mal y que están llevando a otras almas hacia el mal.

Así es como Yo aprovecho el Dolor de las almas buenas para la conversión de almas malas, almas que se han equivocado de camino.

Como veis Mis pequeños, en la economía celestial nada se pierde de vuestros dolores, sufrimientos, de todo aquello que sucede, aparentemente, por casualidad.  

No hay casualidad en la vida del hombre, porque Yo os voy guiando Mis pequeños y aquellas almas que han aprendido a dejarse guiar por Mí, saben perfectamente que NO hay casualidades en la vida del hombre.

Os pido Mis pequeños, que sigáis confiando en Mí, vuestro Dios, sabiendo que si algo difícil, doloroso está sucediendo en vuestra vida,

Yo estoy tomando ésos dolores, ésos sufrimientos, para la salvación de muchas almas y sobre todo en éstos tiempos que hay tantas, tantas almas equivocadas,

tantas almas que podrían condenarse y gracias a vuestro sufrimiento, a vuestros dolores ofrecidos, Yo puedo salvar a ésas almas.

Y esto os lo digo para que os alegréis, Mis pequeños.

En los momentos difíciles que tengáis, Yo estoy con vosotros y así como Mi Hijo sufrió por cada uno de vosotros.

Él también en Su sufrimiento ofrecido, aceptando las órdenes que Yo le daba, MUCHAS, muchas almas se salvaron.

Vosotros mismos podéis estar en ésta situación, que fuisteis salvados gracias al sufrimiento anterior de alguna otra alma y que cayeron las Bendiciones sobre vosotros,

y lo que tenéis es gracias a ésas Bendiciones de algún hermano vuestro en algún momento de la historia.

Os digo también todo esto Mis pequeños,

PARA QUE OS ALEGRÉIS,

QUE NO VEÁIS VUESTROS SUFRIMIENTOS COMO UN SUFRIMIENTO ESTÉRIL,

EN MÍ NO HAY ÉSE SUFRIMIENTO ESTÉRIL

Os lo repito, TODOS LOS SUFRIMIENTOS, todos los sufrimientos de Mis hijos queridos, siempre van a producir una reacción feliz para alguna otra alma.

Alegraos pues Mis pequeños, porque nada sucede por casualidad en la economía celestial.

Yo Soy como el jardinero, voy cuidando las plantitas para que éstas crezcan, den flores y fruto, a todas las cuido.

TODAS, todas las plantitas que sois todos vosotros, recibís de Mis cuidados.

Abono la tierra a vuestro alrededor, la remuevo y voy esperando que crezcáis, que deis flores con aromas exquisitos, luego frutos que alegren al paladar.

Pero parece que muchos de vosotros no queréis ser consentidos, buscáis formas de escabulliros para no estar Conmigo, con vuestro Dios

Y no recibir éste abono, que son Mis Enseñanzas y Mis Bendiciones, para que no tengáis compromiso de dar flor y fruto.

¡En cuánto error cae el hombre durante su vida! ¡Se le hace más fácil vivir en el mal, que vivir en el Bien!

Y si realmente el hombre se pusiera a estudiar honestamente su situación, vería que no solamente se sufre mucho al no querer estar Conmigo, sino además sois atacados fuertemente por Satanás en múltiples formas.

Vosotros mismos escogéis un camino errado y éste camino errado os va a llevar a situaciones muy difíciles y problemáticas a lo largo de vuestra vida

Y aún así, os queréis mantener ahí, sufriendo tontamente, porque no queréis estar Conmigo.

A eso os ha llevado Satanás por todo el mundo, a desviaros del camino de la perfección, a que no busquéis lo que viene de Mí, que os puede llevar a la santidad de vida.

Mientras estéis buscándoMe y buscando vuestra perfección, vais a obtener bendiciones inimaginables de Mí, vuestro Dios,

Protección contra los ataques del Enemigo, crecimiento de vida y sobre todo, el tenerMe a Mí, que Soy el Regalo más grande que puede tener el alma.

Tendréis Sabiduría Divina, vuestras virtudes se van a engrandecer y quizá hasta grado heroico. Vuestro amor os hará vivir en la Tierra, el principio del Paraíso que tendréis eternamente.

¿Por qué buscáis lo malo y al buscarlo, sufrir, cuando podéis tener lo bueno y gozar ya desde ahora, de los frutos de Mi Amor?

El ser humano se deja convencer fácilmente por las tentaciones de Satanás y no se pone a razonar un momento, para ver si el camino que ha tomado es el correcto  o que si tomara otro camino, cómo le iría.

Simplemente, habéis escogido el mal y no queréis cambiar, no queréis probar a ver si hay algo mejor.

Y así os la pasáis una buena parte de vuestra vida, sufriendo por vuestra necedad, por vuestra falta de sabiduría, porque al no querer estar Conmigo.

Actuáis solamente con inteligencia humana, muy limitada y muy errónea y no vivís con Sabiduría Divina, que os da los verdaderos lineamientos para vuestra alma,

Para encontrar el camino correcto, el más provechoso y el que os va a multiplicar infinitamente vuestros bienes, los bienes que vienen de Mí, vuestro Dios.

Sed sencillos, sed humildes para que podáis llegar a Mí.

Si os mantenéis en la soberbia y en la necedad, seguiréis sufriendo, porque con ello no encontraréis el camino de Luz que os traerá hasta Mí.

Seguiréis deambulando entre tinieblas, tropezándoos, cayendo constantemente, accidentándoos y SUFRIRÉIS MUCHO, porque Satanás NO os va a hacer felices en ningún momento, él quiere vuestra destrucción.

Entended esto ya Mis pequeños, vosotros sois Mi creación y os quiero llevar siempre hasta vuestro bien.

Satanás fue creado por Mí, como ángel bello y bueno, pero él escogió uncamino errado y se puso en contra Mía y ved cómo le ha ido.

¿Vosotros queréis también acabar como él?

Fuisteis creados bellos, pero si escogéis el camino que escogió Satanás, SUFRIRÉIS como él ha venido sufriendo a lo largo del tiempo, desde que cometió su Error de ponerse en contra Mía y de NO obedecerMe a Mí, su Dios.

Entended que vosotros, los que estáis tomando lo que él os ha enseñado, podréis sufrir lo que él está sufriendo.

Os vuelvo a hacer un nuevo llamado para que ya regreséis hacia Mí y empecéis a obtener abundantemente Mis Bendiciones,

Pero si os mantenéis en terquedad y en tontería es vuestra decisión, la respeto; PERO SUFRIRÉIS ETERNAMENTE.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com

(1) https://cronicadeunatraicion.com/2017/02/22/que-es-un-alma-victima/

N272 UN VIAJE INESPERADO 3


“BIENVENIDOS A LA ESCUELA CIBERNÉTICA DEL ESPÍRITU SANTO”

Acostumbrados como estamos a la Presencia de nuestro ABBA, recibimos con infinito agradecimiento la asistencia del Cielo entero, con nuestro sublime RECTOR MAGNIFICUS: EL ESPÍRITU SANTO y su cuerpo de catedráticos celestiales que confoman las autoridades docentes en nuestras aulas.

Así que aquí el Magisterio Celestial será el protagonista de nuestra instrucción religiosa…

Para comprender mejor la estructura del Reino de Dios, abriremos una nueva Página llamada “VIVIR MURIENDO” cuyas publicaciones llevarán la Letra “M” y ésta es la Introducción.

Porque iniciaremos nuestro viaje por el PURGATORIO, con una parada que nos está llevando directo al inicio de la Historia de la Iglesia y veremos cómo los primeros cristianos recibían la instrucción básica en su catecumenado, antes de solicitar voluntaria y libremente su Bautismo y lo que éste significaba.  

Este post es una reproducción del capítulo titulado LA PRUEBA 1 y que pertenece a nuestra página ENFRENTANDO A NERÓN.

Recordemos que la ‘Puerta del Cielo’ era la academia cristiana situada en la domus que Séneca había donado a la Iglesia para que fueran evangelizados los romanos.

En la Puerta del Cielo, en el recinto de las vírgenes; están todas reunidas en uno de los jardines, cuando llegan a avisar a Celina, que hay un mensajero de su casa esperándola en el atrium.

Ella se levanta un tanto intrigada y dice a sus amigas:

–           Enseguida regreso. Voy a ver qué sucede.

Cuando llega al atrium, la saluda un hombre de mediana edad y que la saluda amorosamente:

–          La paz sea contigo amita. Eladio me mandó con esta carta para ti. Espero por la  respuesta.

Celina toma la tablilla y dice:

–           La paz sea contigo, Raymundo. Gracias. -muy sonriente agrega- Cuando Recordarás que ya no soy tu ama. Tú eres mi hermano. Hace quince años que eres libre.

Raymundo le contesta:

–           Tú siempre serás mi amita por el amor.

Celina sonríe y mueve la cabeza. Luego rompe el sello y lee:

Eladio a Celina:

La paz sea contigo, mi niña.

Ha venido varias veces a buscarte, el noble Narciso Haloto. Y ayer uno de los jardineros del Palatino, escuchó una conversación cuando estaba trabajando. El ministro de Nerón, estaba con su liberto de confianza y le estuvo dando instrucciones.

Y de esta manera fue como se enteró del siniestro complot con el que pretende raptarte, para obligarte a que te cases con su hijo. Creyó oportuno avisarme, porque también él sabe que eres una virgen consagrada. Te lo ruego: Durante un buen tiempo no regreses, ni vayas a ningún lugar donde él pueda encontrarte.

Por lo que cuentan sus esclavos, sabemos que es un hombre infame y muy cruel.  Solo a Raymundo con quién te envío esta carta, dile en donde podré encontrarte para enviarte noticias.

Cuídate mucho. Que el poder del Altísimo te siga protegiendo. Adiós.

alex-celina

Celina se queda pensativa… Recuerda todo el trabajo que tienen y dice a Raymundo:

–           Dile que me quedaré aquí. Vete en paz hermano.

El hombre se retira y ella regresa nuevamente al jardín.

Diana al verla llegar, le pregunta:

–           ¿Qué pasó?

Celina les lee la carta…

Ariadna dice:

–           Te quedarás aquí.

Diana apoya:

–           También yo me quedaré contigo.

Celina sonríe con dulzura, como si ningún peligro la amenazara. La conversación se generaliza. Y todas vuelven a su tema preferido: JESÚS.

Mientras tanto en otro jardín de la misma mansión, sentados en una banca de mármol junto al estanque, Leonardo conversa con Sofía.

Sus grandes y expresivos ojos son muy diferentes… Reflejan una dulzura y veneración que antes no existían.

Tomando las manos de Sofía, las lleva a los labios, las besa. La mira conmovido y agradecido…

Luego le suplica:

–           Sofía… Amor mío.  Por favor ¡Perdóname! Ahora comprendo. Quiero que tu Dios, sea mi Dios.

Enséñame a amarlo como lo amas tú. Enséñame a conocerlo, como lo conoces tú. Enséñame sobre todo, a adorarlo y a servirlo como lo haces tú. Yo quiero ser cristiano, como tú.

ENAMORADOS dantea-thisbe

La sonrisa de Sofía se vuelve luminosa y tomándolo de la mano, se levanta y lo lleva hasta el Lararium.

Allí está la enorme cruz desnuda, con el sudario que pende de uno a otro de sus brazos.

Hay un cirio encendido a cada lado. Y hermosos jarrones llenos de lirios y azucenas.

Al frente, una balaustrada de mármol sirve como reclinatorio para arrodillarse.

Sobre el arco superior, están grabadas estas palabras:

DIOS ES AMOR’ 

Bajo el arco de la pared izquierda, hay un letrero tanto en griego como en latín:

‘EN ESTA CASA APRENDERAS A CONOCERLO, A AMARLO, A ADORARLO Y A SERVIRLO.’

cruz-de-madera-resucito

Bajo el arco de la pared derecha, igual se lee:

‘Para ser un verdadero hijo de Dios, aprende esta ciencia:

VIVIR MURIENDO

Y      

MORIR AMANDO

Cuando la domines, alcanzarás la Gloria.

Después de meditar un largo rato en estas palabras, los dos se dirigen a un amplio salón, donde está reunido un grupo de más de doscientas personas.

Leonardo se sienta en un banco junto a la pared de mármol gris.

Y la armoniosa voz de Sofía proclama las palabras de la Segunda Lección para los nuevos cristianos:

LA PRUEBA I

Cuando Dios creó a su Arcángel Predilecto, el Cielo entero enmudeció de admiración. Dios quiso a su lado a este maravilloso arcángel, cuando realizó la Creación del Universo.

El más bello de todos los ángeles, espíritu perfecto inferior solamente a Dios, fue llenado de dones: segundo en belleza de todo cuanto existe, una inteligencia privilegiada y poder.

Fue puesto al mando de la tercera parte de los Ejércitos Celestiales. Dirigía los coros angélicos. Y como intermediario entre Dios y los hombres, le fue dado el título de Dominador de las Naciones.

En las misiones destinadas a los hombres, él hubiera sido el ejecutor del querer divino y por eso se llamó:

LUCIFER = PORTADOR DE LA LUZ.

En los ángeles también hay Libertad de Arbitrio. En el orden perfecto del Universo, Lucifer abusó de su libertad. En su ser luminoso nació un vapor de soberbia, que él no dispersó:

Al verse en Dios. Al verse a sí mismo y compararse con sus compañeros, porque Dios le envolvía con su Luz y se gozaba en el esplendor de su arcángel.

Y porque los ángeles le veneraban como el espejo más acabado de Dios, se maravilló. Debía admirar solamente a Dios.

Más en todas las criaturas, se encuentran presentes todas las fuerzas buenas y malas que luchan entre sí, hasta que una de las dos partes vence para proporcionar bien o mal,

del mismo modo que en la atmósfera se encuentran todos los elementos gaseosos por ser necesarios y es la manera de usarlos la que determina que sean buenos o nocivosLucifer no era santo hasta el punto de ser todo amor. La medida del amor, Lucifer no quiso completarla y no rechazó la complacencia de sí mismo, que ocupaba en él un espacio en el que no podía haber amor.

De haber sido todo amor, no habría habido sitio en él para la soberbia, a la que también es justo llamar: desorden del entendimiento. Vapor de soberbia que él no dispersó.

Al contrario: lo condensó y lo cobijó. Y de esta incubación, nació el Mal.

Lucifer desarrolló la soberbia, la cultivó, la aumentó e hizo de ella, arma y seducción.

Dios había creado a un ministro glorioso y bellísimo. Y la libre voluntad del ángel creó a

SATANAS   =   ADVERSARIO.

La soberbia es la palanca que derriba los espíritus y los arranca de Dios. Lucifer quiso más de lo que era y de lo que tenía.

Él, que ya era tanto; quiso todo.

Y ésta fue la brecha por donde entró ruinosa, su depravación.

Siendo ella la causa de que no pudiera comprender ni aceptar al CRISTO-AMOR, compendio del Infinito, Único y Trino Amor.

Y se negó a servir.

Al conocer las futuras maravillas de Dios, quiso ponerse él en su lugar.

Con su mente turbada se vio a sí mismo al frente de los hombres futuros, adorado por ellos como poder supremo.

Y conociendo el secreto de Dios y sus designios, decidió que él podía terminar lo que Dios había comenzado y apoderarse del Reino que sería la Herencia de Jesús.

Sedujo a los menos reflexivos de entre sus compañeros, distrayéndolos de la contemplación de Dios como Suprema Belleza.

Y se rebeló contra Dios.

Los demás ángeles que estaban bajo su mando y que fueron débiles en el amor y la fidelidad hacia Dios, también se rebelaron.

Y así quedó orquestado el primer Golpe de Estado de la Historia.

Así se consumó, el PECADO DE LOS ÁNGELES.

Y partir de ese momento, fue su nombre: SATÁN.

Nombre dado por Dios, al Adversario. Al Enemigo Implacable en que se convirtió, el que fuera el más grande de todos los ángeles.

Y una Gran Batalla estalló en el Cielo. Batalla de inteligencia y de voluntad, combatida en la Presencia de Dios

y que determinó para la Eternidad, el futuro destino de los ángeles y de los hombres.

Fue un hecho histórico de importancia primaria, que incluyó Cielo y Tierra, pues la Historia de la Humanidad está atada y condicionada, a este acontecimiento.

Y Lucifer y los demás soberbios y desobedientes, fueron arrojados para siempre del Paraíso Celestial, por San Miguel Arcángel y sus ángeles.

Cuando los derrotados fueron castigados, Dios los congeló en su rebeldía y les quitó la capacidad de amar, (Dios se retiró de ellos para siempre) pero NO la necesidad de ser amados.

Y ésta se convirtió en IRA. El amor y la belleza, (atributos de Dios) les fueron quitados y de esta forma quedaron convertidos en demonios horrorosos.

El gran amor que los animaba se convirtió en Odio y fueron precipitados en el Infierno para ser devorados por la concupiscencia del espíritu… 

EN EL FUEGO DEL RIGOR DE DIOS

“Y creó Dios al hombre a su Imagen. A Imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó. Dios los bendijo diciéndoles: ‘Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la Tierra y sométanla.” (Génesis 1, 28)

Dios no les prohibió a los hombres amarse. Solo que Él deseaba que su amor fuera perfecto y sin el desorden perjudicial de las pasiones desordenadas.

El uno y la otra se complementaban a la perfección. Y fueron hechos para amarse. La perfección es amor. El amor es armonía.

La armonía es orden. No hay armonía en donde es turbado el orden. No hay amor en donde es turbada la armonía. No hay perfección en donde falta el amor.

Así sucede en todas las cosas y las obras. En las humanas y sobretodo en las sobrenaturales.

La única limitación al inmenso poseer del hombre, fue la prohibición de coger los frutos del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Esto era inútil e injustificado, porque el hombre tenía ya la Ciencia que le era necesaria y en una medida superior a la establecida por Dios, no podía más que causar daño.

LA PRUEBA DE LA OBEDIENCIAEDEN-paraiso-terrenal_  Se había dado Él, Dios Mismo ¿Y prohibía mirar un fruto? Había dado al polvo la Vida, infundiéndole su hálito divino en el hombre, ¿Y prohibía de coger un fruto?

Había hecho al hombre Rey de todas las criaturas. Lo consideraba su propio hijo ¿Y prohibía comer un fruto?

Aunque este episodio pudiera parecer de una obstinación inexplicable, no es así.

El medio: el árbol y la manzana. Dos cosas pequeñas. Insignificantes si se las compara con las inmensas riquezas que Dios había concedido al hombre.

El árbol no era diferente de las otras plantas y como todo lo hecho por Dios, tenía sus frutos buenos, bellos y sabrosos. Pero era planta de Bien y Mal. Esto lo convertía según el comportamiento del hombre, no tanto por la planta, sino por la orden divina.

Obedecer es Bien. Desobedecer es Mal.

La manzana no era solo la realidad: fruto. Era también el símbolo: el símbolo del Derecho Divino y del Deber humano. Dios sabía que sobre aquel fruto andaría Satanás para tentar. Dios todo lo sabe.

El malvado Fruto era la palabra de Satanás, gustada por Eva.

El peligro de acercarse al árbol, estaba en la Desobediencia que haría que los Inocentes cayeran en la Trampa tendida por Satanás.

LA DESOBEDIENCIA

Eva fue al árbol. La curiosidad la arrastra para ver lo que había de especial en él. La imprudencia la empuja a no tener como útil la Orden Divina, puesto que Ella es fuerte y pura.

La Reina del Edén, en donde todas las cosas le obedecen y ninguna puede causarle mal.

La presunción la llevó a la ruina. La presunción es el fermento de la soberbia.

En el Árbol se encuentra al Seductor, el cual canta la Canción de la Mentira a su inexperiencia:

“¿Piensas que aquí hay algo de Mal? NO. Dios te lo prohibió porque os quiere tener como esclavos de su Poder. ¿Creéis ser reyes? No sois ni siquiera libres, como lo es la fiera.

Ella si puede amar de verdad. A ella se le ha permitido ser creadora como Dios. Ella engendrará hijos y los verá crecer y serán una familia feliz.

Pero vosotros, no. A vosotros se os ha negado esta alegría. ¿A qué fin os ha hecho macho y hembra, si debéis vivir de este modo?

¿Sois dioses y no sabéis lo que es ser dos en una sola carne, que crea una tercera y muchas más?

No creáis a las promesas de Dios de que tendréis una posteridad al ver que vuestros hijos procrean nuevas familias y dejan por ellas, padre y madre.

Os dio una apariencia engañosa de la vida: la verdadera vida consiste en conocer las leyes de la vida. Entonces seréis semejantes a dioses y podréis decir a Dios: ¡Somos tus iguales!…

Ven, acércate… Yo te enseñaré…”

Y la seducción continuó porque no había voluntad de rechazarla. Y lo que sí se quería, era conocer lo que no pertenecía al hombre.

Satanás sedujo a los hijos de Dios, con pensamientos de soberbia. Inoculó en los inocentes la sed de ser grandes de todas las grandezas: del Poder, del Saber y del Poseer.

A la ciencia pura que Dios les había dado, Satanás inoculó su malicia impura, que pronto fermentó también en la carne.

Pero antes corrompe el espíritu, haciéndolo rebelde y después el intelecto, haciéndolo astuto.

Y con todo esto lo lleva al pecado contra el Amor: la soberbia de la mente y del corazón, por el cual el hombre inocente se volvió culpable.

El tremendo pecado del ‘yo’ que quiere ser como Dios, cometido por Lucifer;

el mismo con el cual después seduce al hombre, para convertirlo al igual que él, en un Rebelde contra Dios.

Satanás robó la virginidad intelectual al hombre.

Y con su lengua serpentina acarició los miembros y los ojos de Eva, suscitando reflejos y agudezas que antes no había, porque la malicia no los había intoxicado.

Eva quiso conocer lo que de manera tan atractiva le fue presentado.

Lucifer la había seducido y ella deseó ardientemente, lo que solo Dios podía conocer sin peligro:

LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL 

Y el Árbol Prohibido fue mortal.

Porque de sus ramas pende el fruto del saber amargo que proviene de Satanás. Eva ‘vio’ y viendo quiso probar. La carne se había excitado.

Su seductor le enseñó con TEORÍA PRACTICADA Y EXPERIMENTO REALIZADO.

Y ‘comprendió’. La malicia bajó a morderle las entrañas.

Vio con nuevos ojos y oyó con nuevos oídos los instintos y las voces de los animales.

Y los anheló con loca ansiedad.

Y la Mujer se convirtió en Hembra.

Se corrompió en maldad y se volvió contra Dios con todos sus sentidos desordenados.

La Creación entera lloró amargamente la Inocencia de su Reina Profanada.

En lugar de arrepentirse y llamar al Señor, que la hubiera perdonado sin duda y le hubiera regenerado su pérdida, ella fue a seducir a su compañero.

Y con el fermento satánico en el corazón, fue a corromper a Adán y le enseñó todo lo que había aprendido.

De criatura se convirtió en creadora y al usar de este don indignamente, nada en el hombre quedó exento de Culpa…

Y todas las partes del ‘yo’ físico y moral, quedaron envenenadas con las tendencias al Mal.

Y con la voluntad cautiva para que fueran instrumentos para seguir pecando, convirtiéndolo así en esclavo de Satanás.

Eva inició sola el pecado. Lo llevó a término con su compañero.

Llegada a este nivel la carne, corrompido lo moral, degradado lo espiritual, conocieron el dolor y la muerte del espíritu privado de la Gracia y de la carne privada de la Inmortalidad.

Y por esto sobre la mujer pesa una condena mayor. Porque por ella el hombre se volvió rebelde a Dios y conoció la lujuria y la muerte.

Y es por causa de ella que el hombre ya no puede dominar sus tres reinos:

El del espíritu, porque permitió que el espíritu desobedeciese a Dios y con el pecado le dio la muerte.

El del alma, porque permitió que las pasiones lo dominaran.

Y el del cuerpo porque lo sometió a las leyes instintivas de los brutos.

A CAUSA DE LA MUJER Y POR SU GRAN PECADO 

DIOS TUVO QUE MORIR

LA REDENCIÓN NO HA TERMINADO…  

(Este es el verdadero motivo, por el cual las mujeres NO PODEMOS ser sacerdotizas y celebrar la Misa en la Iglesia católica)

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

N272 UN VIAJE INESPERADO 1


Durante los últimos tres meses, Abba nos ha estado llamando angustiosamente para que despertemos, nos convirtamos y nos preparemos al momento del Aviso, donde quedaremos  ‘Cara a cara’  frente a Él.

Nos ha repetido con insistencia que muchos no resistirán el Paso por Eternidad, porque aparte de este momento crucial, del pequeño juicio particular; también conoceremos el  LUGAR en el que quedaríamos, si fuésemos sorprendidos por la Muerte y emprendiéramos el  Viaje de Retorno en el Más Allá.

Aquí ya no se trata de cuestiones filosóficas y teológicas, ni de si queremos creer o no,  y mucho menos de si estamos dispuestos o no.

La única realidad es que nos entregaron un boleto en primera clase, con un avión que despega desde el aeropuerto que se llama “YA TE SUBIERON”  en la aeronáutica del Espíritu Santo.

TODOS ESTAMOS CON LOS CINTURONES PUESTOS: Desde el Papa, hasta el último chamán de la tribu que no ha sido descubierta en la Amazonia; desde los que aman a Dios, hasta los que lo rechazan con ira.

E incluye a los que ni siquiera tienen tiempo para tomarlo en cuenta y que son científicos, legos,  creyentes,  ateos, paganos, satanistas, católicos, protestantes, religiosos, agnósticos, fervorosos, tibios, distraídos, mundanos, cultos e ignorantes, laicos y especialistas, santos y los que se  consideran que son libres, rebeldes y nadie los puede encasillar en ningún grupo de nada. 

Porque nuestro avión es el más moderno, una joya que estamos estrenando y que deja al Concord convertido en una carcacha dinosáurica.

Mamita María nos despide con una bendición que también es una gran intercesión y promete acompañarnos durante el viaje; pero que no soltemos nuestro Rosario.

Ella y todos los santos, están orando porque nuestra gran vivencia nos transforme en…

MEJOR VIVÁMOSLO.

Y tenemos que aprender a disfrutar’ de las novedades  con las que nos prepararemos,  al momento del aterrizaje en el aeropuerto que se llama “BIENVENIDOS A LA TIERRA DEL FUTURO”

Si el título les parece emocionante, ni siquiera imaginan la AVENTURA que nos espera, sobre todo en las paradas en que haremos escala y donde no tenemos la mínima idea de lo que encontraremos allí.

Los motores empiezan a rugir y mientras ABBA controla el momento del despegue, una azafata acaba de entregarnos un folleto, que nos saca de nuestra momentánea confusión y que parece revelar  una parte del misterio que rodea nuestra inesperada odisea.

A nuestro alcance hay una consola, que incluye una especie de teclado con botones de distintos colores y ella nos explica el uso de un botón rojo más grande, que despliega un mecanismo sobre las instrucciones a seguir y las precauciones sobre las turbulencias y otras minucias…

PRESTEMOS ATENCIÓN… 

Como una gran mayoría de los creyentes nos consideramos  ‘más o menos buenos’ y midiendo con la regla inevitable a los que nos rodean, pensamos que como el Infierno definitivamente no nos corresponde.

Sabemos que existe el Purgatorio (los teólogos dan unas referencias muy vagas y bastante confusas) y esperamos llegar allí, como una parada importante pero transitoria, porque nuestra meta definitiva queremos que sea el Cielo.

Nuestro viaje no lo planificamos nosotros y con mayor razón necesitamos estar informados del LUGAR de nuestro sorprendente aterrizaje…

Cuando el inevitable Despertar de Conciencias con el que el Padre Celestial cambiará nuestras prioridades y nos plante ‘Cara a Cara’ con Dios.

Para tener cuando menos una idea de ¿CÓMO ES EL LUGAR? a donde tan resignadamente nos hemos dispuesto a estar, con nuestra salvación asegurada.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR?

Este punto es ineludible, para cualquier destino que esté preparado para nosotros y que curiosamente es una frase con qué los teólogos definen una característica principal, tanto del Purgatorio como del Infierno. 

El Catecismo católico lo precisa así:

PENA DE DAÑO

La teología católica llama pena de daño a la privación de la VISIÓN BEATÍFICA, que consiste en gozar de la Presencia de Dios.

VISIÓN BEATÍFICA

Para asimilar en toda su dimensión lo que encierran estas dos palabras, vamos a meditar lo sucedido a quienes lo han vivido.

CASO UNO: A Jesús en Getsemaní. 

“Y Jesús no puede verlo, porque la Luz le ha sido retirada…

Cómo el ataque mental es unilateral y no hay defensa por parte del agraviado… Sólo es posible una respuesta….

Jesús redobla sus plegarias de alabanza y adoración… Tratando de ignorar la presencia de Satanás…

Pero Lucifer aumenta su crueldad:
–           Ahora estás solo… ¡Completa y absolutamente solo! El Altísimo te ha entregado al ludibrio de una plebe feroz y no te ha concedido ni siquiera, su consolación divina. ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! –Lanza una carcajada escalofriante-  ¡Vas a estar Tú Solo! ¡Solo y solo! Yo voy a estar cerca de Ti y me voy a encargar de destruirte.

La plegaria que siempre había sido para Él una caricia de su Padre, voz que llegaba hasta Él y a la que respondía con amor y con palabras paternales…

Ahora está muerta y es inútil enviarla, a un Cielo que le ha cerrado sus puertas…

Es entonces cuando prueba toda la amargura del Cáliz:

EL SABOR DE LA DESESPERACIÓN

Esto es lo que pretende Satanás: Llevarlo a la desesperación, para convertirlo en su esclavo.

Jesús se abate y llora postrado sobre la hierba…

EL ABANDONO DEL PADRE… 

¡Es el asfixia del alma! Es el ser sepultado vivo en esta cárcel que es el Mundo; cuando no se puede sentir que entre nosotros y Dios, haya ningún lazo de unión.

Es como estar encadenados. Es sentirse amordazado, lapidado por nuestras propias oraciones que caen sobre nosotros cuajadas de agudas puntas y llenas de fuego.

Es chocar de plano contra un Cielo cerrado en que no penetran ni voz, ni mirada de nuestra angustia. Aherrojados. Es lo mismo que ser ‘Huérfanos de Dios’

Es la locura, la agonía, la duda de haber sido objeto de un colosal engaño…

Y  el ‘Sabor de la desesperación’, nos paraliza completamente con la SOLEDAD más absoluta.

Lucifer continúa atormentándolo más encarnizado todavía:

–       ¿Ya es tarde? No, no es demasiado tarde. ¿Qué ya vienen los hombres armados? No importa. Sé que te preparas para ser manso. Te equivocas. Una vez te enseñé a triunfar en la vida. No has querido escucharme y ahora ves que estás vencido…  Ahora escúchame. Hoy  que te enseño a triunfar sobre la muerte.

Jesús quiere vencer la desesperación y a Satanás, que es su origen y es cuando empieza a sudar sangre…

Su sufrimiento y su abatimiento son tan intensos, que se convierten en una agonía en aumento, hasta llegar el momento en que suda sangre, por el tremendo esfuerzo que hace para vencerse a sí mismo y resistir el peso que se le ha impuesto…

Con un brillo mortal en sus diabólicos ojos, el Arcángel Caído se ha dado cuenta de esta decisión y hace una mueca de Odio Homicida…

Pero sonríe malignamente  y cambia la estrategia…

Entonces se burla de Jesús:

–          ¿No sabes decir palabras de mando? Yo te las sugeriré, estoy aquí para esto. Brama y amenaza. Escúchame. Di palabras de mentira. Pero triunfa. Di palabras de maldición. Di que te las sugiere el Padre.

¿Quieres que simule la voz del Eterno? Lo haré. Lo puedo hacer todo. Soy el rey del mundo y del Infierno. Tú eres sólo el Rey del Cielo. Por eso yo soy más grande que Tu. Pero todo lo pongo a tus pies si Tú lo quieres.

¿La Voluntad de tu Padre? ¿Pero cómo puedes pensar que Él quiera la muerte de su Hijo? ¿Piensas que pueda forjarse ilusiones sobre su utilidad? Tú ofendes a la Inteligencia de Dios. 

Ya has redimido a los que pueden redimirse con tu santa Palabra. No hace falta más. Cree que quien no cambia por la Palabra, no cambia por tu Sacrificio. Cree que el Padre te ha querido probar…  Pero le basta tu obediencia. No quiere más.

¡Le servirás mucho más viviendo! Puedes recorrer el mundo. Evangelizar. Curar. Elevar. ¡Oh feliz destino! ¡La Tierra habitada por Dios! Esta es la verdadera redención.

Rehacer de la Tierra el Paraíso terrestre en el que el hombre vuelve a vivir en santa amistad con Dios y oiga su Voz y vea su Semblante.

Un destino aún más feliz que el de los Primeros. Porque te verían a Ti: verdadero Dios, verdadero Hombre.

¡La Muerte! ¡Tu Muerte! ¡El tormento de tu Madre! ¡La mofa del mundo! ¿Por qué? ¿Quieres ser fiel a Dios? ¿Por qué? ¿Él te es fiel? ¡NO! ¿Dónde están sus ángeles? ¿Dónde su sonrisa?

¿Qué es lo que tienes ahora por alma?…  Un andrajo desgarrado, debilitado, abandonado.

Decídete…  Dime: ‘Sí’.

Jesús lo trata como si no estuviera.

Ora de nuevo, en pie con los brazos en cruz…

Después, de rodillas como antes, curvado el rostro sobre las florecillas. Piensa. Calla…

Es la Tercera Hora de su Batalla… 

Es la Locura, Es la Desesperación, Es la Agonía, Es la Muerte…

Enseguida gime y solloza tan fuertemente…  Tan abatido sobre los calcañares, que está casi prosternado.

Llama al Padre, cada vez con más congoja…

–          ¡Oh! ¡Es demasiado amargo este cáliz!… ¡No puedo!… ¡No puedo!…  Está por encima de lo que Yo puedo. ¡Todo lo he podido! Pero no esto… ¡Aléjalo, Padre, de tu Hijo! ¡Piedad de mí!… ¿Qué he hecho para merecerlo?… 

Satanás prosigue implacable:

–          ¿Oyes? Los sicarios salen del Templo… Decídete. Líbrate. Sé digno de tu Naturaleza.

Eres un sacrílego porque permites que manos asquerosas de sangre y libídine te toquen: Santo de los santos…

Eres el primer sacrílego del mundo. Dejas la Palabra de Dios en las manos de los puercos, en la boca de los puercos…

Decídete. Sabes que te espera la muerte. Yo te ofrezco la vida, la alegría. Te devuelvo a tu Madre. ¡Pobre Madre! ¡Tan sólo te tiene a Ti! Mírala como agoniza…

Y con maligna crueldad, le proporciona imágenes mentales del Calvario de María… mientras prosigue con Odio infinito…

Y Tú te preparas para hacerla agonizar aún más. ¿Pero qué clase de hijo eres? ¿Qué respeto tienes a la Ley? Tú no respetas a Dios. No respetas a la que te ha generado. Tu Madre… Tu Madre… Tu Madre…”.

Jesús aspira profundamente… y LEVANTA SU CABEZA…  Jesús vence a la Desesperación…

LA VENCE SOLO CON SUS FUERZAS HUMANAS, PORQUE QUIERE VENCERLA.

Solamente con sus fuerzas de Hombre, porque en estos momentos, no es más que el hombre. No es más que un hombre solo, a quién Dios no ayuda más…

Cuando Dios ayuda es fácil soportar aún al Mundo, como si fuera un juego de niños… Pero cuando no, aún el peso de una flor produce cansancio.

Jesús ahora llora con movimientos y suspiros de un agonizante. Levanta su rostro y es una máscara de sangre…

Se incorpora un poco y alzando su mano derecha, grita:

–         ¡NADA!… ¡NADA!… ¡FUERA!… ¡LÁRGATE SATANÁS!… ¡LA VOLUNTAD DEL PADRE!… ¡ESA!… ¡ESA SOLA!… ¡TU VOLUNTAD, PADRE!

La tuya, no la mía… ¡Inútil! No tengo más que un Señor: el Dios Altísimo y Santísimo. Una Ley: la Obediencia. Un Amor: la Redención.

No. No tengo más Madre. No tengo más vida. No tengo más divinidad. No tengo más Misión. ¡Inútilmente me tientas! ¡Oh, Demonio! Con mi Madre, con la Vida, con mi Divinidad, con mi Misión.

Tengo por madre a la Humanidad y la amo hasta morir por ella. La vida la devuelvo a quién me la dió y me la pide: el Supremo Dueño de todo ser viviente.

Afirmo la Divinidad al ser capaz de esta expiación. La Misión la realizo con mi Muerte. No tengo más, fuera de hacer la Voluntad del Señor mi Dios.

¡Lárgate Satanás!  ¡Retrocede, Satanás! Yo soy de Dios.

Después, con su respiración entrecortada, no pronuncia más que: ¡Dios!  ¡Dios! ¡Dios!

Lo llama con cada latido de su corazón. Y parece que con cada latido brotara la sangre. Los vestidos en la espalda la absorben y se oscurecen.

La tela, estirada sobre los hombros, se embebe de sangre y adquiere de nuevo un tono oscuro, a pesar del intenso resplandor de la luna llena que todo lo envuelve.

Y después de esta Oración, la marea de todo el Dolor del mundo se vuelca sobre Él. Lo prensa. Lo aplasta. Lo abate.

Materialmente es una piltrafa de hombre. Una pobre cosa inclinada sobre el suelo, con el rostro contra la tierra, sobre la hierba fresca, única piedad sobre su fiebre  de agonizante.

Espiritualmente es un alma torturada. Un pensamiento aterrorizado. Un corazón aplastado por el Abandono del Padre, por su rigor.

Por el conocimiento de la tortura que lo espera… Por el sufrimiento de verse befado, odiado, calumniado. Rodeado de curiosidad malsana que no se convertirá en bien, sino en mal.

Padeciendo las mentiras de los hipócritas fariseos que lo llaman Maestro y que le hacen preguntas, no porque acepten su inteligencia; sino para tenderle trampas.

Las de los que han sido curados y se convertirán en enemigos suyos en la sala del Sanedrín, en el Pretorio…

Las de Judas, que culminarán cuando en un beso de amistad, lo señalará a los soldados. Las de Pedro, que mentirá por temor humano. ¡Cuántas mentiras que le hieren a Él, que es la Verdad!

Sufrimiento supremo al pensar que ante el valor infinito de su sacrificio; Sacrificio de un Dios, muy pocos se salvarán.

Todos los que en el correr de los siglos, preferirán la muerte a la Vida Eterna. Y que de este modo convierten su Sacrificio en algo estéril.

También a éstos los tiene presentes. Y a sabiendas de ello, se dirige hacia la muerte…

Pasan algunos minutos indescriptibles…

Luego, cobrando nuevas fuerzas, dice:

–      Pero, Padre mío, no escuches mi voz si pide algo contrario a tu Voluntad. No recuerdes que soy Hijo tuyo, sino sólo servidor tuyo. Lo dije la Primera y la Segunda vez. Vuelvo a decirlo la Tercera: “Padre, si es posible pase de mí este cáliz. Pero, hágase tu Voluntad, no la mía”.

¡Largo de aquí Satanás! Yo soy de Dios…

Jesús el Vencedor acaba de vencer, la extrema tentación del Tentador.

Y el Corazón se ha quebrado con el esfuerzo. El sudor se ha convertido de gotitas, en regueros de sangre. Pero, el Héroe Supremo se ha convertido en el Vencedor…

Jesús ha vencido a la Muerte. Él y sólo ÉL. No Satanás.

La Muerte se vence aceptando la muerte.

AGONIA EN EL GETSEMANI

CASO DOS: 

EXPERIENCIA MÍSTICA DE LUZ DE MARÍA SOBRE EL AVISO 

De modo muy particular, el Señor me ha dado a comprender que vendrá un cometa que se acercará a la tierra, toda la humanidad lo verá, esto hará a muchas personas acercarse por pánico a la confesión, pero no por arrepentimiento.

Va a aparecer una señal en el cielo, “UNA CRUZ” por varios días, las personas de Fe sentirán la necesidad de confesar sus pecados, de arrepentirse, los demás dirán que es provocado por el hombre y se levantaran en contra de la Iglesia Católica, diciendo que es un ardid para atemorizar a la humanidad.

En medio de esta confusión y de un terremoto, vendrá el AVISO, del cual Nuestro Señor me permitió vivir una parte en la Cuaresma del año 2008, el día miércoles santo, la que describo a continuación:

Sentí en mi ser una angustia, como de algo que se acercaba y no sabía que era… como un susto, algo angustiante, que yo no sabía que era, pensé que algo iba a suceder, era algo que hacía que mí corazón palpitara aceleradamente.

Así pasé como unos 20 minutos, después la angustia fue creciendo, hasta que comencé a sentir como que el alma se me salía, porque poco a poco sentí una soledad espantosa que me iba llenando no solo el ser espiritual sino mi cuerpo físico.

Hasta que sentí una soledad terrible, la angustia me hacía caminar de un lado a otro, porque cada vez la soledad era más grande, yo era totalmente consciente de que me estaba quedando sin Dios en mi ser, mi alma estaba desolada, angustiada, yo caminaba buscando consuelo y no lo encontraba.

La soledad, el vacío era cada vez más grande, hasta que llegó el momento en que sentía enloquecer, ¡Mi alma se quedó sin Dios!

Y como una película comenzaron a desfilar dentro de mí, todos los pecados, quizás los más grandes que cometen los hombres: sentí o mejor dicho estaba viviendo, porque yo lo sentía como propios, los vivía,

Sentí lo que pasa por la mente, por el corazón, por el interior de las personas que se quitan la vida, viví esos momentos anteriores que padecen los que se quitan la vida,

viví lo que siente un niño cuando está siendo abortado, viví los abusos de los seres humanos que son ultrajados, viví la drogadicción, la prostitución, toda clase de pecados comenzaron a desfilar uno a uno dentro de mi alma,

era una desesperación terrible, yo sentía en mi mente que no podía salir de la casa, porque estaba abandonada de Dios, estaba viviendo “LA AUSENCIA TOTAL DE DIOS”,

Es un espantoso vacío, que nada lo llena, “aquí los hombres pecan y se arrepienten, pero no se siente el peso, la OFENSA que causa el Pecado, porque se tiene la Presencia de Dios”

Yo caminaba desesperada viviendo aquel Abandono de Dios, tan terrible…

Y en eso me acordé que mi esposo sí tenía a Dios y me fui a buscarlo a su habitación y le dije, ¡Por favor impóngame las manos sobre la cabeza, necesito que me pase a Dios, porque me abandonó!

Mi esposo asustado no sabía qué hacer, y me preguntaba ¿Qué te sucede? Y yo le decía desesperada, no tengo a Dios se me fue, por favor pásemelo; mis lamentos realmente eran de lo profundo de mi ser y él me decía ¿Qué rezo? Y yo le decía lo que sea, pero páseme a Dios!…

Esto fue en verdad desolador, amargo.

El oró, pero el vacío seguía, creo que fui tentada por el Demonio a salir de mi casa, tomar el auto y buscar a uno de los sacerdotes, pero yo dentro de mí sabía que si salía de mi casa, podía ser fatal.

Entonces, me tiré al suelo con los brazos extendidos en cruz y suplique a Dios que regresara a mí, en ese momento. Entonces ¡Mí alma me habló!

Yo sabía que era mí alma. Y me dijo unas palabras, que yo fui repitiendo conforme ella me las decía y sentí que el Espíritu Santo me estaba llenando.

Me fui sintiendo invadida por una Paz que jamás antes había experimentado, una paz que me saturó, que me fusionó, sentía el pecho rebosante hasta algo físico me quedó, una Presencia que hoy la siento todavía y abarca todo mi pecho.

Así será el AVISO, por eso, las personas que están en pecado se volverán como locas y el Demonio que estará esperando, las inducirá a quitarse la vida, para llevárselas como su botín antes que llegue la Hora de la Misericordia.

“el AVISO será para los que no están con Dios el momento terrible, insoportable en que se terminarán de entregar en manos del Demonio” que con sus legiones demoníacas cercaran a las almas,

para recriminarles el pecado en que viven y para decirles que no tendrán Perdón de Dios.

Para los que están tibios, será el momento del arrepentimiento, de gracia, porque al comprender el error pedirán perdón y se convertirán.

Y para los que están en Gracia será ese quedar llenos de la Presencia del Espíritu Santo.

Sabemos que después del AVISO, los que no creen, le darán una significación científica, para que la humanidad continúe en el error y el pecado crecerá y habrá Persecución.

Desde este día mi vida no es la misma, Dios en el AVISO nos dará conciencia del pecado; ese día jamás lo olvidaré, lloré en esos momentos en que no sentía a Dios.

No podía ni pensar porque la Ausencia de Dios superaba todo, solo sentía el vacío y vivía en mi carne los pecados que llegaban unos tras otros, aumentando la angustia y la soledad.

En este momento en que escribo y cuando hablo de ello lloro. Lloro porque el solo recuerdo me duele tanto, que siempre le pido a Nuestro Jesús no me vuelva a hacer pasar por eso, porque creo que no lo resistiría más.

Esa es mi experiencia personal sobre el AVISO, la trascripción de esta vivencia, de este padecer con Jesús.

Él me ha dicho que “ESTO SENTIRÁN LAS ALMAS EN EL AVISO

Y QUE ES SOLO UNA GOTA DE LO QUE EL VIVIÓ EN GETSEMANÍ POR NUESTRAS CULPAS”

Se repite una experiencia similar en donde Luz de María recibe un mensaje de nuestra Madre Santísima, anunciando la proximidad del AVISO, aquí su relato:

Mi experiencia del AVISO que tuve con el mensaje de Mamá María hace poco fue similar a la anterior, solo que aquella vez fue con tal intensidad que pasó frente a mí cada pecado, con su grado de ofensa a Dios, con el dolor que causa a Dios y con el recargo que tiene hacia toda la humanidad.

FUE UN ABANDONO DE DIOS TOTAL, no solo a nivel personal, sino en ese momento sentí el Dolor del Cosmos en general, al mirar a Dios alejado de Su Creación por la voluntad humana.

En ese momento Jesús me hizo sentir que así se sentiría en el AVISO expresamente

EL ABANDONO DE DIOS, NO POR EL QUERER DE DIOS

Sino porque en ese momento será Dios que atendiendo al querer del hombre de hacer uso de su libre albedrío, le complacerá una vez más.

Las dos vivencias son muy similares, solo que la de la Cuaresma sé que provenía de la Santísima Trinidad y la intensidad fue mucho más fuerte, aunque en esencia la misma y esta del mensaje anterior provenía del Dolor de Nuestra Madre,

Que comprendo, que son uno solo, porque la Madre Santísima es el recinto Trinitario; por eso el alejarse de Dios, es alejarse de la Madre.

Las dos vivencias han sido muy fuertes, pero más la primera aunque ninguna quisiera que se repita!

Quizás por estas vivencias misericordiosas, es que trato y lucho de cuidarme de caer en pecado y me confieso cuanto puedo y me duele Ofender a Nuestro Jesús, porque no quisiera me encontrara Ofendiéndole.

Por lo que me ha dicho Jesús, con el Aviso, que es totalmente interior en el sentir, habrá una parte también que va a ser a nivel cósmico, porque todo el Cosmos quiere Purificarse, ya que ha sido contaminado por el Pecado del hombre.

La Creación, que está en total concordancia con la Santísima Trinidad, quiere liberarse de la contaminación que el hombre le ha cargado.

Así que se bien que como Nuestro Señor nos da siempre tres, la tercera vez que pasaré por esto será en el AVISO y ruego al Cielo esté preparada para esta gracia.

Después de las dos vivencias sobre el AVISO, aunque como digo la primera supera la que compartí con el mensaje de Mamá María, siempre la visión y la vivencia es como si fuera la primera vez y quizás porque la del 2008 fue un sentir a nivel cósmico, la de ahora fue más en el plano humano.  

Cuando miro a Jesús y me habla, para mí cada vez es como la primera y la vivo con tal intensidad al igual con Mamá María, cada revelación es como si fuera la primera, es un total enamoramiento Divino.

Jamás uno podrá acostumbrarse, por lo menos yo no, a mirar a gustar a vivir el Amor Trinitario y el Materno. En cada ocasión es en verdad la primera.

Esto es lo que a mí Jesús me ha permitido vivir referente a esta gracia para la humanidad, entonces habrá su parte visible para todos, con la Señal en el Cielo primero,

Luego he visto la Luz Santísima sobre la Humanidad que vendrá a sacar las tinieblas que cubren con tanto pecado la Tierra y el Cosmos,

TOCARÁ LA CONCIENCIA DEL HOMBRE Y DIOS SE RETIRARÁ POR UNOS MOMENTOS,

Esta fuerza Divina chocará visiblemente con la Tierra y se mirará en el Cielo y la Tierra temblará…https://www.revelacionesmarianas.com/aviso.html