Publicaciones de la categoría: INFIERNO

N260 VIVIENDO EL INFIERNO


EL INFIERNO DE SOR JOSEFA

Sor Josefa Menéndez fue una humilde hermanita coadjutora de las religiosas del Sagrado Corazón.

Fallecida el 29 de Diciembre de 1923 a los treinta y tres años.

Recibió mensajes dictados por Nuestro Señor Jesucristo en el convento de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús en Les Feuillants, en Poitiers, Francia, entre 1920 y 1923.

ELEMENTOS BIOGRÁFICOS

Josefa Menéndez nació en Madrid el 4 de Febrero de 1890, en un hogar modesto pero muy cristiano, bien pronto visitado por el dolor.

La muerte del padre, dejó a la jovencita como único apoyo de su madre y dos hermanas, a las que sostenía con su trabajo.Josefa hábil costurera, conoció las privaciones y preocupaciones, el trabajo asiduo y las vigilias prolongadas de la vida obrera.

Pero su alma enérgica y bien templada vivía ya del amor del Corazón de Jesús, que le atraía a sí irresistiblemente.

Durante mucho tiempo deseó la vida religiosa, sin que le fuese dado romper los lazos que la unían al mundo.

Su trabajo era necesario a los suyos y su corazón, tan amante y tan tierno, no se resolvía a separarse de su madre, que a su vez creía no poder vivir sin el cariño y el apoyo de su hija mayor.

Un día sin embargo, el divino llamamiento se hizo irresistible, exigiendo los mayores sacrificios.

El 5 de Febrero de 1920, Josefa dejaba a su hermana ya en edad al cuidado de su madre y abandonaba su casa y su Patria querida, para seguir más allá de la frontera a Aquél cuyo amor divino y soberano tiene derecho a pedírselo todo.

Sola y pobre se presentó en Poitiers, en el convento del Sagrado Corazón de los Feuillants, santificado en otros tiempos por la estancia en él de Santa Magdalena Sofía Baral..

Allí se había reanudado hacía poco la obra de la Santa Fundadora y a su sombra florecía de nuevo un Noviciado de Hermanas Coadjutoras del Sagrado Corazón.

Nadie pudo sospechar los designios divinos que ya empezaban a ser realidad.

Sencilla y laboriosa, entregada por completo a su trabajo y a su formación religiosa, Josefa en nada se distinguía de las demás, desapareciendo en el conjunto.

El espíritu de mortificación de que estaba animada, la intensa vida interior que practicaba.

Y una sobrenatural intuición en cuanto a su vocación se refería, llamaba la atención de algunas personas que la trataron con más intimidad.

Pero las gracias de Dios permanecieron ocultas a cuantas la rodeaban.Y desde el día de su llegada hasta su muerte, logró pasar desapercibida, en medio de la sencillez de una vida de la más exquisita fidelidad.

APÓSTOL DE LA MISERICORDIA DE JESÚS

Y en esta vida oculta, Jesús le descubrió su Corazón.

Quiero – le dijo- que seas el Apóstol de mi Misericordia.

Ama y nada temas.

Quiero lo que tú no quieres… pero puedo lo que tú no puedes…A pesar de tu gran indignidad y miseria, me serviré de ti para realizar mis designios”.

Viéndose objeto de estas predilecciones divinas y ante el mensaje que debía transmitir.

La humilde Hermanita temblaba y sentía levantarse gran resistencia en su alma.

La Santísima Virgen fue entonces para ella la estrella que guía por camino seguro.

Y encontró en la Obediencia su mejor y único refugio, sobre todo,

al sentir los embates del Enemigo de todo bien, a quien Dios dejó tanta libertad.Su pobre alma experimentó terribles asaltos del Infierno.

Y en su cuerpo llevó a la tumba las huellas de los combates que tuvo que sostener.

Con su vida ordinaria de trabajo callado, generoso y a veces heroico,

Ocultaba el misterio de gracia y de dolor que lentamente consumía todo su ser.

Cuatro años bastaron al Divino Dueño para acabar y perfeccionar su obra en Josefa y confiarle sus deseos.

Como Él había dicho, llegó la muerte en el momento señalado, dando realidad a sus palabras:

“Como eres víctima por Mí escogida, sufrirás y abismada en el sufrimiento morirás”.

Era el sábado 29 de diciembre de 1923.

Pronto se dejó sentir la intercesión de Sor Josefa.

El Corazón de Jesús cumplía su promesa:

“Este será nuestro trabajo en el Cielo:

Enseñar a las almas a vivir unidas a Mí”.

Y otro día:

“Mis palabras llegarán hasta los últimos confines de la Tierra”.

Su corazón preparaba el camino que hoy descubre al mundo, hambriento de Verdad y de Caridad.

Historia sencilla y sublime a la vez, la que a las almas presenta el precioso libro:

“UN LLAMAMIENTO AL AMOR ”  de Sor Josefa Menéndez,

Religiosa Coadjutora de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús.

El Papa Pío XII (en aquel momento Cardenal Eugenio Pacelli) dio su bendición a la primera edición.

Jesús pidió el 13 de Noviembre de 1923:

“Deseo que hagan conocer Mis Palabras. 

Quiero que el mundo entero Me conozca como Dios de amor, de perdón y de misericordia. 

Yo quiero que el mundo lea que deseo perdonar y salvar… 

Mis Palabras serán luz y vida para muchísimas almas”.

En Sus mensajes, Jesús dice:

“Amor busco, amo a las almas y deseo ser correspondido. 

Por eso Mi Corazón está herido, porque encuentro frialdad en vez de amor.  Yo Soy todo Amor y no deseo más que amor. 

¡Ah!  Si las almas supieran cómo las espero, lleno de misericordia!  Soy el Amor de los amores… 

Tengo sed de que las almas se salven… 

¡Que las almas vengan a Mí!…  ¡Que las almas no tengan miedo de Mí!…  ¡Qué las almas tengan confianza en Mí!”

Jesucristo se le apareció a menudo, a Sor Josefa Menéndez,durante los años 1921, 1922 y 1923.

Sus Memorias están publicadas en un libro de más de 500 páginas titulado: 

“UN LLAMAMIENTO AL AMOR” 

En este Libro se explica el empeño de Jesús en salvar nuestras almas por el encuentro con Su Amor antes de “la aproximación de los últimos días del Mundo”.

EL INFIERNO DE SOR JOSEFA

Sor Josefa tuvo  un fenómeno muy raro en la vida de los santos:

Conocer en carne propia los sufrimientos del Infierno..

Dios permitió al diablo, que la bajase hasta el Infierno.

Allá, pasa largas horas; algunas veces una noche entera, en una indescriptible agonía.

A pesar de que fue llevada al Infierno más de un centenar de veces, a ella le parece que cada vez es la primera.

Y cada una le semeja tan larga como una eternidad.

Soporta todas las torturas del Infierno, con una sola excepción: el Odio a Dios.

No fue el menor de estos tormentos oír las estériles confesiones de los condenados, sus gritos de odio, de dolor y de desesperación.

A pesar de todo, cuando tras una larga espera vuelve a la vida, destrozada y agotada, con su cuerpo agonizante por el dolor.

Ella no se fija en el sufrimiento, por muy severo que sea, Si con ello consigue salvar un alma de aquella espeluznante Caverna de Tormentos.

A medida que empieza a respirar mejor, su corazón estalla de alegría al saber que aún puede amar al Señor.

Sor Josefa escribe con gran reticencia sobre el tema del Infierno.

Ella lo hizo solamente para conformar los benditos deseos de Nuestro Señor.

Nuestra Señora le dijo el 25 de octubre de 1922:

“Todo lo que Jesús te da a ver y a sufrir de los Tormentos del Infierno es para que puedas hacerlos conocer al Mundo.
Por lo tanto, olvídate enteramente de ti misma y piensa en la gloria de la salvación de las almas.”

Ella repetidamente testifica sobre el mayor tormento del Infierno:

“Una de estas almas condenadas gritó con desesperación:

“Esta es mi tortura… que deseo amar y no puedo hacerlo; no hay nada que salga de mí, excepto odio y desesperación.

Si uno de nosotros pudiese hacer tanto como un simple acto de amor… esto ya no sería el Infierno, pero no podemos. Vivimos en el odio y la malevolencia.” (23 de marzo 1922)

Otro de estos desgraciados dijo:

“El mayor de estos tormentos aquí, es que no podemos amar a Dios.

Mientras tenemos hambre de amor, estamos consumidos con el deseo de Él, pero ya es demasiado tarde.”

Ella registra también las acusaciones hechas contra sí mismos por estas infelices almas:

Algunos gimen a causa del fuego que quema sus manos.

Quizás ellos eran ladrones, porque dicen:

“¿Donde está nuestro botín ahora?… Malditas manos…

¿Por qué deseé poseer lo que no era mío…?

¿Y que en cualquier caso, sólo podría haber poseído por unos pocos días?”

Otros maldicen sus lenguas, sus ojos…

Cualquier miembro que fuese el instrumento con el que pecaron…

¡Ahora, oh cuerpo, estás pagando el precio de los placeres con que te regalaste a ti mismo!…

¡¡¡Y todo ello lo hiciste por tu propia y libre voluntad…!!!.” (2 de abril 1922)Me pareció que la mayoría se acusaban a sí mismos de pecados de impureza, de robo, de comercio fraudulento.

Y la mayor parte de los condenados están en el Infierno por estos pecados.” (6 de Abril de 1922).

Algunos acusan a otras personas, otros a las circunstancias y todos maldicen las ocasiones de su condenación. (Septiembre de 1922).

Vi a mucha gente del mundo terrenal caer dentro del Infierno y ahora las palabras no pueden describir ni por asomo, sus horribles y espantosos gritos:

“¡Condenado para siempre…! ¡Yo me engañaba a mi mismo…! ¡Estoy perdido…!

¡ESTOY AQUÍ PARA SIEMPRE JAMÁS!

Hoy vi un vasto número de gente caer dentro del ardiente Abismo…

Parecían unos vividores acostumbrados a los placeres del mundo y un demonio gritó con estruendo:

¡El mundo está maduro para mí…

Yo sé que la mejor manera de conseguir el control de las almas es acrecentar su deseo por la diversión y el disfrute de los placeres…!

Haced que piensen:

“Ponme a mí en primer lugar…”; “Yo antes que los demás…”.

“Y sobre todo nada de humildad para mí, sino que déjame disfrutar a mis anchas…”.

Esta clase de palabras asegura mi victoria…

Y ellos mismos se lanzan en multitudes al fondo del Infierno”. (4 de octubre de 1922)

Hoy”escribe Josefa,no bajé al Infierno, sino que fui transportada a un lugar donde todo estaba oscuro, pero en el centro había un enorme y espantoso fuego rojo.

Me dejaron inmóvil y no podía hacer ni el más mínimo movimiento.

Alrededor de mí había siete u ocho personas, sus cuerpos negros estaban desnudos.

Y yo podía verlos sólo por los reflejos del fuego. Estaban sentados y hablaban”.

CONVERSACIÓN ENTRE DIABLOS

Un diablo dijo a otro:

“Tenemos que ser muy cuidadosos para que no nos perciban. Podríamos ser fácilmente descubiertos”.El diablo respondió:

“Insinuaos procurando que el descuido y la negligencia se apoderen de ellos, pero manteniéndoos en la sombra, para que no os descubran….

Gradualmente, ellos se volverán más y más descuidados, indiferentes al bien y al mal, sin ningún tipo de compasión ni amor. Y vosotros seréis capaces de inclinarlos hacia el mal.

Tentad a estos otros con la ambición, con el amor por sí mismos, que no busquen nada más que su propio interés, con adquirir riquezas sin trabajar… de forma legal o no.

Excitad a aquellos otros hacia la sensualidad y el amor al placer. Dejad que el vicio los ciegue”. (Aquí usaron palabras obscenas)

“Y con el resto… explorad sus corazones… así conoceréis sus inclinaciones… haced que amen apasionadamente… Actuad sin ningún escrúpulo… no descanséis… no tengáis piedad…

El mundo debe ir hacia la condenación… y que las almas no se me escapen.  

De vez en cuando, los discípulos de Satán respondían: 

“Somos tus esclavos… trabajaremos sin descanso.

Sí, muchos luchan contra nosotros, pero trabajaremos noche y día. ¡Conocemos tu poder!”

Hablaban todos a la vez, y el que yo entendí que era Satán usaba palabras espantosas.

En la distancia, pude oír un bullicio de fiesta, el tintineo de las copas. Y gritó:

¡Dejad que ellos mismos se junten en sus comidas! Eso lo pondrá todo más fácil para nosotros. Dejadlos que vayan a sus banquetes.

El amor al placer es la puerta por la que vosotros os apoderaréis de ellos… Y esas almas ya no serán capaces de escapar de mí”.

 Añadió cosas tan horribles que nunca podrían ser escritas ni dichas. Luego, como sumergidos en un remolino de humo, se desvanecieron. (3 de febrero de 1923)

El Demonio gritaba rabiosamente por un alma que se le escapaba:

Llenad su alma de miedo, llevadla a la desesperación.

¡Si ella pone su confianza en la Misericordia de Ese… (Aquí usó palabras blasfemas contra Nuestro Señor).
¡Todo estará perdido!

Pero no; llévadla a la desesperación, no la dejéis ni por un instante, por encima de todo, haced que se desespere…”

Entonces el Infierno resonó con gritos frenéticos.    Y cuando finalmente el diablo me arrojó fuera del Abismo, se fue amenazándome.

Entre otras cosas, decía:

“¿Es posible que tales enclenques criaturas tengan más poder que yo, que soy tan poderoso?…

Debo enmascarar mi presencia, trabajar en la sombra, cualquier esquina será buena para tentarlos… susurrando a un oído… en las hojas de un libro… debajo de una cama…

Algunas almas no me prestan atención, pero hablaré y hablaré. Y a fuerza de hablar, alguna palabra quedará…

¡Sí, debo ocultarme en lugares en los que no pueda ser descubierto!” (7, 8 febrero de 1923)  

SU RETORNO DEL INFIERNO

Josefa, en su retorno desde el Infierno, notó lo siguiente:“Vi varias almas caer dentro del Infierno.

Y entre ellas estaba una niña de quince años, maldiciendo a sus padres por no haberle hablado del temor de Dios ni por haberla avisado de que existía un lugar como el Infierno”.

Su vida fue muy corta, decía ella, pero llena de pecado, porque ella le concedió hasta el límite todo lo que su cuerpo y sus pasiones le pedían, en el camino de su autosatisfacción, especialmente había leído malos libros.” (22 de marzo de 1923)

Los ruidos de confusión y blasfemias no cesan ni por un sólo instante.

Un nauseabundo olor asfixia y corrompe todo.

Es como el quemarse de la carne putrefacta, mezclado con alquitrán y azufre…

Una mezcla a la que nada en la Tierra puede ser comparable”. (4 de septiembre de 1922).La noche del miércoles al jueves 16 de marzo, serían las diez, empecé a sentir como los días anteriores ese ruido tan tremendo de cadenas y gritos.

En seguida me levanté, me vestí y me puse en el suelo de rodillas.

Estaba llena de miedo.

El ruido seguía; salí del dormitorio sin saber a dónde ir ni qué hacer.

Entré un momento en la celda de Nuestra Beata Madre…

Después volví al dormitorio y siempre el mismo ruido.

Sería algo más de las doce cuando de repente vi delante de mí al Demonio que decía:“atadle los pies… atadle las manos”.

Perdí conocimiento de dónde estaba y sentí que me ataban fuertemente, que tiraban de mí, arrastrándome.

Otras voces decían:

 “No son los pies los que hay que atarle… es el corazón”.

Y el diablo contestó:

Ese no es mío.

Me parece que me arrastraron por un camino muy largo.

Empecé a oír muchos gritos.   Y en seguida me encontré en un pasillo muy estrecho.

En la pared hay como unos nichos, de donde sale mucho humo pero sin llama. Y hay muy mal olor.

Yo no puedo decir lo que se oye, toda clase de blasfemias y de palabras impuras y terribles.

Unos maldicen a su cuerpo… y los miembros con los que pecaron.

Otros maldicen a su padre o madre…

otros se reprochan a ellos mismos el no haber aprovechado tal ocasión o tal luz para abandonar el pecado.

En fin, es una confusión tremenda de gritos de rabia y desesperación.

Pasé por un pasillo que no tenía fin…

Y luego, dándome un golpe en el estómago, que me hizo como doblarme y encogerme, me metieron en uno de aquellos nichos.Donde parecía que me apretaban con planchas encendidas y como que me pasaban agujas muy gordas por el cuerpo, que me abrasaban.

En frente de mí y cerca, tenía almas que me maldecían y blasfemaban. Es lo que más me hizo sufrir…

Pero lo que no tiene comparación con ningún tormento, es la angustia que siente el alma, viéndose apartada de Dios.

“Me pareció que pasé muchos años en este Infierno, aunque sólo fueron seis o siete horas…

Luego sentí que tiraban otra vez de mí.

Y después de ponerme en un sitio muy oscuro, el Demonio, dándome como una patada me dejó libre.

No puedo decir lo que sintió mi alma cuando me di cuenta de que estaba viva y que todavía podía amar a Dios.Para poderme librar de este Infierno y aunque soy tan miedosa para sufrir, yo no sé a qué estoy dispuesta.

Veo con mucha claridad que todo lo del mundo no es nada en comparación del dolor del alma que no puede amar, porque allí no se respira más que odio y deseo de la perdición de las almas”.(…)

“Cuando entro en el Infierno, oigo como unos gritos de rabia y de alegría, porque hay un alma más que participa de sus tormentos.

No me acuerdo entonces de haber estado allí otras veces, sino que me parece que es la primera vez.

También creo que ha de ser para toda la eternidad y eso me hace sufrir mucho.

Porque recuerdo que conocía y amaba a Dios, que estaba en la religión, que me ha concedido muchas gracias y muchos medios para salvarme…¿Qué he hecho para perder tanto bien…? ¿Cómo he sido tan ciega…? ¡Y ya no hay remedio…!   

También me acuerdo de mis Comuniones, de que era novicia, pero lo que más me atormenta es que amaba a Nuestro Señor muchísimo… Lo conocía y era todo mi tesoro…

No vivía sino para Él… ¿Cómo ahora podré vivir sin Él…?

Sin amarlo… Oyendo siempre estas blasfemias y este Odio… siento que el alma se oprime y se ahoga…

Yo no sé explicarlo bien porque es imposible.  

LA LUCHA DEL DEMONIO PARA ARREBATAR ALMAS

Más de una vez presencia la lucha encarnizada del demonio para arrebatar a la misericordia divina tal o cual alma que ya creía suya.  Entonces los padecimientos de Josefa entran a lo que parece en los planes de Dios, como rescate de estas pobres almas, que le deberán la última y definitiva victoria, en el instante de la muerte.

“El diablo estaba muy furioso porque quería que se perdieran tres almas… Gritaba con rabia:

¡Que no se escapen…! ¡Que se van…! ¡Fuerte…! ¡Fuerte!

“Esto así, sin cesar, con unos gritos de rabia que contestaban de lejos, otros demonios.

Durante varios días presencié estas luchas.

“Yo supliqué al Señor que hiciera de mí lo que quisiera, con tal que estas almas no se perdiesen.

Me fui también a la Virgen.

Y Ella me dio gran tranquilidad porque me dejó dispuesta a sufrirlo todo para salvarlas. Y creo que no permitirá que el diablo salga victorioso“.(…)

El demonio gritaba mucho:

¡No la dejéis…! ¡Estad atentos a todo lo que las pueda turbar…!

¡Que no se escapen… haced que se desesperen…!

Era tremenda la confusión que había de gritos y de blasfemias.

Luego oí que decía furioso:

¡No importa! Aún me quedan dos… Quitadles la confianza…

Yo comprendí que se le había escapado una, que había ya pasado a la eternidad, porque gritaba:

¡Pronto… De prisa…!

Que estas dos no se escapen… Tomadlas, que se desesperen…

¡Pronto, que se nos van.!En seguida, con un rechinar de dientes y una rabia que no se puede decir, yo sentía esos gritos tremendos:

¡Oh poder de Dios que tienen más fuerza que yo…! ¡Todavía tengo una.., y no dejaré que se la lleve…!

El Infierno todo ya no fue más que un grito de desesperación, con un desorden muy grande.

Y los diablos chillaban y se quejaban. Y blasfemaban horriblemente.

Yo conocí con esto que las almas se habían salvado.

Mi corazón saltó de alegría, pero me veía imposibilitada para hacer un acto de amor.

Aún siento en el alma necesidad de amar…

No siento odio hacia Dios como estas otras almas. Y cuando oigo que maldicen y blasfeman, me causa mucha pena;

No sé qué sufriría para evitar que Nuestro Señor sea injuriado y ofendido.

Lo que me apura es que pasando el tiempo seré como los otros.

Esto me hace sufrir mucho, porque me acuerdo todavía que amaba a Nuestro Señor y que Él era muy bueno conmigo.

Siento mucho tormento, sobre todo estos últimos días.

Es como si me entrase por la garganta un río de fuego que pasa por todo el cuerpo. Y unido al dolor que he dicho antes.

Como si me apretasen por detrás y por delante con planchas encendidas…

No sé decir lo que sufro… Es tremendo tanto dolor…

Parece que los ojos se salen de su sitio y como si tirasen para arrancarlos… Los nervios se ponen muy tirantes.

El cuerpo está como doblado, no se puede mover ni un dedo…

El olor que hay tan malo, no se puede respirar.

Pero todo esto no es nada en comparación del alma, que conociendo la Bondad de Dios, se ve obligada a odiarLe y sobre todo, si le ha conocido y amado, sufre mucho más…”.

Josefa despedía este hedor intolerable siempre que volvía de una de sus visitas al Infierno o cuando la arrebataba y atormentaba el Demonio.Olor de azufre, de carnes podridas y quemadas que según fidedignos testigos, se percibía sensiblemente durante un cuarto de hora y a veces media hora.

Y cuya desagradable impresión conservaba ella misma mucho más tiempo todavía.

Oí a un demonio, del cual había escapado un alma, forzado a confesar su impotencia:

‘Desconcertante… ¿Cómo pueden hacer para que se me escapen tantas?

Eran mías’ (y enumeró sus pecados)…

‘Trabajé muy duramente, y aún así se escaparon entre mis dedos…

Alguien debe estar sufriendo y reparando por ellos.” (15 de enero de 1923).

“El Infierno de las almas consagradas”. 

(Biografía: Capítulo VII, 4 de septiembre de 1922).

“La meditación del día fue sobre el Juicio particular de las almas religiosas. Yo no podía liberar mi mente de este pensamiento, a pesar de la opresión que sentía.

De pronto, me sentí rodeada y oprimida por un gran peso, de tal forma que en un instante, vi más claramente que nunca antes lo maravillosa que es la Santidad de Dios y Su aborrecimiento del pecado.

“Vi en un instante mi vida entera, desde mi primera confesión hasta este día.

Todo me fue vívidamente presentado:

Mis pecados, las gracias que recibí, el día que entré en religión, mis vestidos de novicia, mis primeros votos, mis lecturas espirituales, mis tiempos de oración, los avisos que me fueron dados.Y todas las ayudas de la vida religiosa.

Imposible describir la confusión y la vergüenza que una alma siente en ese momento, cuando se da cuenta:

‘¡Todo está perdido, y estoy condenada para siempre!’”

Como en sus anteriores descensos al Infierno, sor Josefa nunca se acusaba a sí misma de ningún pecado específico que pudiera haberla conducido a tal calamidad.

Nuestro Señor había proyectado únicamente que ella sintiera las consecuencias, si hubiera merecido tal castigo.

Sor Josefa escribió:

“Instantáneamente, me encontré a mí misma en el Infierno, pero no arrastrada allí como antes.

El alma se precipita allí ella misma, como si fuera para esconderse de Dios y así ser libre de odiarlo y maldecirlo.Mi alma se precipitó en las profundidades abismales, cuyo fondo no puede ser visto, porque es inmenso…

Al mismo tiempo que oí a otras almas riéndose y alegrándose de verme compartir sus tormentos.

Fue martirio suficiente oír las terribles imprecaciones provenientes de todas partes, pero que no puede ser comparado con la sed de lanzar maldiciones que se apodera de las almas,

Y cuanto más se maldice, más se desea maldecir y más aumenta esta sed.

Nunca había sentido lo mismo antes.

Las últimas veces mi alma había sido oprimida de angustia al oír estas horribles blasfemias, a pesar de ser completamente incapaz de producir ni un solo acto de amor.

Pero hoy fue de otra manera.

“Vi el Infierno como siempre antes, los largos corredores oscuros, las cavidades, las llamas…

Oí las mismas blasfemias e imprecaciones, porque —y de esto he escrito ya antes— a pesar de que no eran visibles formas corporales,

los tormentos se sentían como si estuvieran presentes, y las almas se reconocen las unas a las otras.

Una dijo:

‘Hola, ¿Tú por aquí? ¿Y estás tú como nosotros?

Nosotros éramos libres de tomar esos votos o no… ¡Pero no!’

Y maldecían sus votos.

Algunas almas maldecían la vocación que habían recibido. Y a la que no habían correspondido…   La vocación que habían perdido porque no habían querido vivir humildes y mortificados…

En una ocasión, cuando estaba en el Infierno, vi un gran número de sacerdotes, religiosos y monjas, maldiciendo sus votos, sus órdenes, a sus superiores…

Y a todo aquello que les había dado la Luz y la gracia que habían perdido.

Vi también a algunos prelados.

Uno se acusaba a sí mismo de haber utilizado ilícitamente los bienes pertenecientes a la Iglesia. (28 de septiembre de 1922)

Los sacerdotes lanzaban maldiciones contra sus lenguas, las cuales habían consagrado; contra sus dedos, que habían portado el Sagrado Cuerpo de Nuestro Señor;Contra las absoluciones que habían concedido; mientras ellos estaban perdiendo sus propias almas y contra la ocasión por la cual habían caído en el Infierno. (6 de abril de 1922)

Un sacerdote decía:

“Trago veneno porque usé dinero que no era mío… el dinero que me daban por las Misas que no ofrecí”.

Otro decía que había pertenecido a una sociedad secreta que había traicionado a la Iglesia y a la religión.

Y que había sido sobornado para cometer toda clase de terribles profanaciones y sacrilegios.

Y otro más decía que había sido condenado por asistir a diversiones obscenas, tras las cuales no debería haber celebrado la Misa…

Y que él había pasado unos siete años así.

“Todo esto lo sentí como antes.

Y a pesar de que estas torturas eran terroríficas, serían soportables si el alma estuviera en paz. Pero sufre indescriptiblemente.

Hasta ahora, cuando bajaba al Infierno, pensaba que había sido condenada por abandonar la vida religiosa.

Pero esta vez fue diferente. Portaba una marca especial, un signo de que yo era una religiosa, un alma que había conocido y amado a Dios.

Y había otros que portaban el mismo signo.

No puedo decir cómo lo reconocí, quizás en la manera especial de insultarlos con que los trataban los espíritus malvados y otras almas condenadas.

También había muchos sacerdotes allí. Este sufrimiento particular no soy capaz de explicarlo.

Era mucho más diferente del que había experimentado en otras ocasiones, porque si las almas de esos que vivieron en el mundo sufren terriblemente,

Infinitamente peor son los tormentos de los religiosos.

Incesantemente, las tres palabras:

POBREZA,CASTIDAD Y OBEDIENCIA, son impresas sobre el alma con punzante remordimiento.

“POBREZA:

¡Eras libre y lo prometiste! ¿Por qué, entonces, buscaste aquella comodidad? ¿Por qué tomaste aquella cosa que no te pertenecía?

¿Por qué diste ese placer a tu cuerpo? ¿Por qué te permitiste disponer de la propiedad de la comunidad? ¿No sabías que ya no tenías el derecho de poseer nada, que habías renunciado libremente al uso de esas cosas?…

¿Por qué murmurabas cuando no había nada para ti, o cuando te imaginabas peor tratado que los otros? ¿Por qué?

CASTIDAD:

Cuando estás enemorado@ de Dios, NO te sientes solo@ y NO TE HACE FALTA NINGÚN OTRO AMOR. María te da la fortaleza para defender tu FIDELIDAD A DIOS…

Tú mismo hiciste ese voto libremente y con pleno conocimiento de sus implicaciones… te obligaste a ti mismo… lo querías… ¿Y cómo lo has observado?

Siendo así, ¿Por qué no permaneciste donde habría sido lícito para ti concederte placeres y alegría?

“Y el alma torturada responde: 

Sí, hice esos votos; era libre… habría podido no hacer el voto, pero lo hice y era libre…’ ¿Qué palabras pueden expresar el martirio de tal remordimiento?”

Escribe sor Josefa: “Y todo el tiempo las imprecaciones e insultos de otras almas condenadas continúan.

“OBEDIENCIA:¿No te comprometiste completamente a obedecer la Regla y a tus Superiores? ¿Por qué, entonces, juzgabas las órdenes que te eran dadas?

¿Por qué desobedecías la Regla? ¿Por qué te dispensabas de la vida comunitaria?

Recuerda qué dulce era la Regla… y no la guardaste…

¡Y ahora! —gritan voces satánicas—:

“Tienes que obedecernos a nosotros no sólo por un día o un año, o un siglo, sino por siempre jamás, por toda la eternidad… Es tu propia obra… Eras libre.

“El alma constantemente recuerda cómo había elegido para sí a Dios como su Esposo y que una vez Lo amara sobre todas las cosas…

Que por Él había renunciado a los más legítimos placeres y a todo lo que consideraba más querido en la Tierra. Que en el comienzo de su vida religiosa había sentido toda la pureza, dulzura y fuerza de este Amor Divino,

Y que por una pasión desordenada…

Ahora debe odiar eternamente al Dios que había elegido para amar.

Este odio forzado es un tormento devorador que consume el alma,

Ninguna alegría del pasado puede aportar ni el más mínimo alivio.

“Uno de sus mayores tormentos es la vergüenza”, —añade sor Josefa—.“Le parece que todos los condenados de su alrededor se burlan continuamente de ella diciendo:

‘Que se perdiera quien nunca tuvo las ayudas de las que tú disfrutaste no sería una sorpresa…

Pero tú… ¿De qué careciste? Tú, que vivías en el palacio del Rey… que festejabas en la Mesa de los elegidos.’

“Todo lo que he escrito,” —concluye—, “no es más que una sombra de lo que el alma sufre.}

Porque las palabras no pueden expresar tan espantosos tormentos.” (4 de septiembre de 1922).

N259 TESTIMONIO SACERDOTAL


Joel 3 – Biblia de Jerusalen

Juicio de Jehová sobre las naciones

1. «Sucederá después de esto que yo derramaré mi Espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños y vuestros jóvenes verán visiones.

2. Hasta en los siervos y las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

3. Y realizaré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, fuego, columnas de humo».

4. El sol se cambiará en tinieblas y la luna en sangre, ante la venida del Día de Yahveh, grande y terrible.

5. Y sucederá que todo el que invoque el nombre de Yahveh será salvo, porque = en el monte Sión = y en Jerusalén = habrá supervivencia =, como ha dicho Yahveh, y entre los supervivientes estarán los que llame Yahveh.El Sueño del Infierno

Después de los sueños que tuviera la semana pasada y que fueron mas o menos contados en estas páginas, no tenía dudas de que el ángel se me apareciera nuevamente, para llevarme al Infierno.

Los dos primeros paseos que el me dio, me alegraron bastante, sobre todo el del Cielo.

Pero habiendo recibido la promesa de llevarme al Infierno, no tuve más tranquilidad.

Porque yo debía visitar el lugar de los reprobados en la condenación eterna, para examinar de cerca los horrores sufridos por las almas condenadas, por causa de sus pecados cometidos en la Tierra.

Conociendo esto, hacia muchas noches que dormía sobresaltado.

Y pensaba:

“¿Mi Dios será que el sueño sucederá?”

Y rezaba, rezaba mucho, pidiéndole a Dios que me dispensara de ver el sufrimiento de las almas del Infierno.

Y algunos días pasaron.

Pero cuando fui esta noche, soñé al final…

Soñé que el mismo ángel, de fisonomía alegre y tan divina, que me había llevado al Cielo y antes al Purgatorio.

Se presentó delante de mí, con semblante cargado y austero.

Pregunté:

–      ¿Por qué estas tan serio?

Me contestó:

–       El Infierno es tan horrible que los mismos ángeles de Dios se transforman cuando tienen que ir a el, en el cumplimiento de alguna misión. Yo mismo no deseaba mostrárselo a nadie, pero esta es la tercera vez que tengo el encargo de hacerlo.Pensé para mí mismo:

“Pues ¡Si este ángel quien mora en el Cielo y lo puede todo, no desea ir al Infierno, cuánto mas yo!”

Y me recuerdo que en el sueño, me arrodillaba en el suelo y le decía al ángel que yo tampoco quería ir; pero si esa era la voluntad de Dios, estaba listo.

Le pedí que me ayudara a no estar impresionado con lo que tuviese que ver allá.

El me respondió que Dios quería que yo observara los horrores de la condenación eterna, por causa de mi misión de Sacerdote, a fin de que pudiese predicar mejor contra el pecado.

Y diciéndome estas palabras, me sujetó por la cintura y de repente nos encontramos en el espacio, volando por entre nubes pesadas y amenazadoras.

–    ¡Tengo miedo! – exclamé.

Y me abracé con mi Protector, cuya fisonomía cada vez me abatía más.

Noté entonces que, al contrario de otras veces, íbamos descendiendo.

Y aquella sensación desagradable de que iba a suceder una gran caída, me asustaba en cada momento.

Pensaba de instante en instante, que algún obstáculo se presentara delante de nosotros y mi corazón estaba tan pequeño, como si fuera a dejar de bombear.Esto se acentuaba más cuando entramos en una nube espesa, oscura, aterradora.

Tenía la impresión horrible de que algo extraordinario estaba a punto de suceder y comencé a llorar.

El ángel me abrazó con cariño y me dice:

–     No temas nada. Estas con mi asistencia y tengo poderes de Dios para protegerte.

Y queriendo distraerme un poco, añadió:

–     ¡Mira para arriba!

Fue entonces que, por primera vez observé la Tierra distanciándose de nosotros.

Perdida en el espacio, girando vertiginosamente y en la proporción que descendíamos, ella se volvía cada vez menor.

Un viento caliente como si fuera de un horno comenzó a soplar.

Tenía los labios resecos, los ojos hinchados y las orejas prendidas en fuego.

Pensé: ¿Mi Dios, qué será de mí?

El ángel no hablaba. Estaba serio y preocupado, continuaba sujetándome por la cintura.

Aquel su brazo era el único alivio que experimentaba en aquellas circunstancias.

Y la certeza de que habría de protegerme, me daba aliento para continuar aquel misterioso viaje.

Pero en instantes escuché una voz que me parecía tan sobrecogedora, tan cavernosa, como si fuese de asombro:

–     ¡Estamos llegando!

Era el ángel anunciando que estábamos próximos a la gran Puerta del Infierno.

Le pregunté:

–     ¿Por qué tu voz suena tan diferente?

Él respondió:

–     Es pura impresión. El Infierno es así, las cosas son siempre muy pavorosas…

Y aquella voz, antes tan suave y delicada, ahora parecía un sollozo del infinito.

¡Allí está la grande y amplia puerta del Infierno!

El ángel me apuntó para abajo, donde podía ver una enorme ráfaga de humo negra, dejando trasparecer por las rendijas de las puertas, un fuego aterrador que parecía consumir todo lo de adentro.

Pregunté:

–     ¿Será que el fuego está destruyendo el Infierno?

El ángel respondió:

–     ¡No!  El Fuego del Infierno es eterno y no se acaba nunca. Ni tampoco consume las almas que moran allí. ¡Ellas son quemadas, mas no destruidas!

Nos aproximábamos cada vez más a la Puerta Grande.

Ahora disminuía la velocidad de nuestro descender y podíamos ver claramente por las pasaduras de la puerta, el fuego caliente y voraz de infelicidad eterna.

Llegamos.

El ángel dice:

–     Aquí, todo es fácil.  Entra sin ninguna complicación, acaba de hacer la señal. Además, no precisa, que ya están ahí en la sala de espera. Piensan que somos condenados.

Miré para un lado y me encontré con más de un centenar de demonios. Espectáculo horrible, que no quería describir.Eran como grandes hombres, con colas y cuernos, trayendo en las manos unos grandes rastrillos tan calientes como si fueran de hierro incandescente.

Cuando abrían la boca, dejaban salir llamas de fuego por entre los dientes y los ojos estaban abiertos de par en par, casi fuera de la órbita.

Sus brazos se extendieron y las manos parecían abordar la celebración de la terrible arma.

Agarré fuertemente a mi compañero, sintiendo la calentura de una de aquellas feas bocas abiertas junto a mi rostro, cuando una risa infernal, histérica como de un loco, se hizo oír por las quebradas del Infierno.

Parecía un trueno retumbando por la eternidad.

Pregunté asustadísimo:

–     ¿Qué es eso?

El ángel respondió:

–     Es la señal que ellos dan cuando llegan almas para su reino. Esta risa horrible es de satisfacción que ellos sienten en su triunfo pasajero en contra de Dios.

Cuando así me explicaba, el ángel puso su espada de oro y apuntó para los demonios aglomerados delante de nosotros, exclamando:

–     Vine de parte de Dios, váyanse enseguida.

Al escuchar el nombre de Dios, los diablos se habían ido, con gran alboroto y relinchando de rebelión, dejando cada uno tras otro, un rastro de fuego, dando rugidos que agitan las puertas de la entrada infernal.

Entonces el ángel me dijo:

–     Ahora estamos solos. Nadie nos molestará. Lee aquella inscripción.Obedeciendo la indicación de mi protector, levanté los ojos para lo alto de la Puerta del Infierno y leí estas palabras:

“¡Ustedes que entran aquí, dejen afuera todas sus esperanzas porque nunca mas saldrán de aquí!”

Esta leyenda está escrita en letras de fuego y solo pensar en el destino de los condenados al Fuego Eterno, me estremecí de horror.

El ángel me invitö:

–     ¿Vamos a entrar?

Cuando miramos para la puerta, vimos que estaba completamente descascarada.

Adentro ya, un cuadro horrible se me presentó ante mis ojos.

Eran unas almas envueltas en grandes hogueras, cuyas llamas devoraban amenazadoramente las paredes tétricas de la cárcel de Infierno.

Me fui aproximando lentamente completamente asombrado, a aquellos infelices que proferían y rugían como fieras embravecidas.Delante de mi espanto me dice el ángel:

–     Eso aquí no es nada. Estamos en el primer grado de condenación eterna.

Y marchando mas rápidamente exclamó:

–    Ven conmigo.

Atravesamos un mar de fuego, donde los demonios histéricos daban risas de locos, abriendo aquellas enormes bocas cerca de mi cara, dejándome temblando de pavor.

Un aliento caliente salía de sus entrañas, viniendo a borbotones una fumarola fétida, congestiónando más todavía a los infelices.

El ángel me mostró un departamento de los que estaban todavía esperando el grado de condenación, que Lucifer el Jefe del Infierno les daría dentro de pocos días.

Ví en estas almas una fisonomía pavorosa de sufrimiento. Ímpetu de revuelta y una constante proliferación de improperios salían de sus bocas ardientes.

Allí se escuchaba llanto y más adelante, el desespero que oímos de rencor.Millares de demonios robustos, armados con rastrillos, empujaban a estas almas para el interior de un oscuro agujero, donde solo había llanto y rechinar de dientes.

Cerré los ojos para no presenciar más aquel doloroso espectáculo y fui amparado por mi amigo que se aproximó a mí.

Me confortó:

–     Dios quiso que vieras estas escenas, pero nada sufrirás.

Exclamé:

–     ¡Pero yo no soporto eso!

Y salimos los dos para un lugar mas calmado.

Y me dijo:

–      Quiero mostrarte diversos castigos impuestos a las almas de acuerdo con la calidad de los pecados de cada criatura.

En este momento pasaron dos demonios terribles dando risas que parecían retumbos de fuertes truenos.

Pregunté:

–      ¿De dónde vienen ellos?

–       Vienen de la Tierra. Fueron a buscar un moribundo que acaba de morir. No quiso confesarse y murió en pecado.

Y apuntándome para la infeliz criatura dice:

–       ¡Mira quien es él!

Cuando miré, me encontré con uno de mis amigos, que realmente estaba enfermo en la Tierra.

Cuando me vio, abrió los ojos, rechinó sus dientes y se contorsionó convulsivamente, revolcándose en el suelo caliente del Infierno, dejándome temblando de agonía y miedo.

Quedé impresionado con la muerte y la condenación de mi amigo.

Si yo estuviese en la Tierra, habría conseguido confesarlo.

¡Imposible! dice el ángel. – Rechazó la gracia de Dios y fue despreciado a sus propios destinos.

Llegamos finalmente, a un lugar descampado, donde el ángel me mostró varias especies de sufrimientos.

En nuestro pasaje, rostros contorcidos por la amargura de dolor parecían querer devorarnos con sus ojos.

Los brazos descarnados por el fuego se extendían hacia nuestra dirección.

Cómo pedir socorro que no podíamos dar.

Comencé a sentirme mal en aquel ambiente de sufrimiento y abracé al ángel, llorando convulsivamente.

–     ¿Tienes miedo?

–      Tengo, sí. Sobretodo pena por estas almas. Pienso en por qué fue que se condenaron. ¿De quién sería la culpa? ¿De ellas propias?

–      ¡En tu pregunta, leo tu pensamiento…se lo que quieres decir!

–      Si querido ángel. Pienso en la gran responsabilidad de los Sacerdotes. ¿Muchos se pierden por nuestra negligencia, no es verdad?

–      Realmente, pues no.

–      En el Cielo, no me quisiste mostrar el lugar de gloria de los padres. ¿Será que vas a mostrarme aquí su condenación?

–      Fue una orden que recibí de Dios. Mostrarte el lugar donde están las almas de los padres que no se salvaron.

A medida que marchábamos, el espectáculo de horror iba creciendo.

Apocalipsis 21, 8: “… los impíos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre y allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos…” 

El ángel me dice:

–       Recuerda que este sufrimiento aquí es eterno.

En el Purgatorio todavía hay esperanza de salvación. Pero aquí, todo termina con la entrada del condenado a esta ciudad maldita.

Y volteándose rápidamente para mí, añadió:

–        ¿Pero, sabes cuál es el mayor sufrimiento en el Infierno? Es la ausencia de Dios.

El saber que existe una felicidad suprema, un lugar de tranquilidad donde todos nuestros deseos son satisfechos.

Un lugar de gloria, donde no hay dolores ni lamentos, para el cual fueron todos creados, sin poder, nunca más, salir de aquí.

Y lo peor todavía es que las almas condenadas saben perfectamente que están aquí por libre y espontánea voluntad. ¡Dejar al Cielo por este sufrimiento eterno!     

–       Así pues, ¿La ausencia de Dios es todavía peor que eso?

–      Y sí. Este sufrimiento es impuesto por el propio pecado.  Recuerda, por lo tanto, que el hombre fue hecho para Dios, pues Dios es su último fin. ¡Y no tienen a Dios!  Siempre tendrán ese eterno deseo, esa eterna insatisfacción.

Íbamos caminando.

El ángel me mostró una gran cantidad de espinas.

Me explicó:

–     Son almas. Es una especie de sufrimiento. ¿Quieres ver?

Y aproximándonos a retorcidos cuernos en el suelo, uno de los capturados se partió el cuerno por el medio…

Dios mío, ¿Qué ví?

La sangre corriendo de aquel cuerno partido, gotereando en el piso, una sangre caliente, oscura, gruesa,

y luego un gemido lastimoso y profundo parecía salir de aquellos cuernos recubiertos de espinas, moviéndose, misteriosamente en el suelo. Este sufrimiento está reservado para las personas que en vida, pecaban humillando y despreciando al prójimo, dice el ángel.

Y continuó su presentación, al mismo tiempo que explicaba los respectivos sufrimientos.

–      ¿Ves este mar de lodo?

–      Lo veo, sí.

–      Son almas transformadas en lodo… Aquí en el Infierno es así que el pecado de las bajezas, de las hipocresías, de las traiciones, es castigado.

Ví enseguida un enorme tanque, conteniendo una gran cantidad de plomo derretido.

El ángel exclamó:

–      ¡Son las almas de los ambiciosos!

Más adelante, aquel depósito de oro gigante incandescente:

–     Las almas de los ricos y avaros son castigadas aquí, siendo transformadas en oro derretido.

Ahora, vamos atravesando un río de sangre.

–      ¡Son almas de los asesinos!

Hasta que llegamos a un lugar exquisito, donde el ángel paró, ¡Diciéndome que yo iba a ver lo que jamás pensaba ver!

Es un lugar de misterio dice el ángel.

–     ¿Qué misterio?

–      Un lugar misterioso, diferente a los otros, donde están las almas predilectas de Satanás…

–      ¿Las almas predilectas de Satanás? ¿Quiénes son ellas?

–     Predilectas de Satanás y de Dios también…

Yo estaba jadeante, con una respiración de desespero, sin saber de que se trataba.

En cuanto el ángel seguía su explicación.

–      Estas almas son escogidas por Dios para un lugar destacado en el Cielo.  Pero Satanás con envidia, las desea más que a otras y manda legiones de demonios por toda la Tierra, para buscarlas.

Ellos tienen orden de Lucifer de emplear todos los medios para que se pierdan.

–      Pues, ¿Por qué no me dices quienes son esas almas?

–      Porque las vas a ver dentro de poco.

Y apuntándome para unas nubes de fuego, me mostró algunos demonios que viven en agonías horribles, acompañados por las vociferaciones proferidas de una alma que no podía saber quien era.

Pregunté:

–     ¿Qué alma es esta?

¡Pobre alma! Exclamó el ángel.

–      Alma querida de Dios, hecha por Dios para salvar al mundo, para dar santos al mundo… Y ahora, aquí se quedará eternamente sin poder gozar de la gran recompensa que Dios le había reservado.

–      Querido ángel dime, ¿De quién se trata?

–     Su lugar estará vacío por siempre en el Cielo. Jamás será ocupado por otra alma.

Y los demonios pasaron por nosotros, dejándonos envueltos en una nube de fuego que los cercaba con su preciosa presa.

–     Ahora vas a saber de quién es esta alma. Ellos van a abrir la cárcel de esta infeliz criatura. ¡Ella estará junto a otras compañeras de eterno infortunio! ¿Ves? Están abriendo la puerta.

Mis ojos estaban pegados a la gran puerta, delante de nosotros.

Mi corazón pulsaba tan fuerte, que no podía permanecer de pie. Mis piernas temblaban, estaba lleno de gran pánico hasta que sentí desvanecer mis fuerzas.

Le aseguré al ángel diciendo:

–     Me voy a desmayar…   ¡No! – dice el ángel.

–      ¡El poder de Dios te dará la fuerza porque todavía veras otra cosa peor!

Y caído en el piso caliente del Infierno, a los pies de mi protector, fui siguiendo los movimientos de los demonios, abriendo aquella cárcel de misterio.

Un estruendo horroroso sacudió toda aquella sala inmensa, hasta el final de sus puertas descascaradas.

En este momento, levantándome por el brazo, me dice el ángel:

–      ¡Mira las almas que están adentro!

¡Las miré! ¡Mi Dios, que aflicción! ¡Qué dolor tan profundo tenía todo mi ser. ¡No puedo creer lo que veo!

Y mirando fijamente aquellos animales horribles, aquellas bestias horrorosas, en contorciones y espasmos horripilantes, exclamó el ángel:

–     ¡Ahí están ellas! Son las almas de todas las madres que se condenaron.Las almas predilectas de Dios, las almas queridas de Dios, aquellas por quienes Dios tenía más predilección.

Ellas, las almas de las infelices madres que no supieron ser madres, que despreciaron el gran privilegio de la maternidad…

Que descuidaron a sus hijos, dejando que muchos se perdieran por causa de su negligencia.

Yo miraba, atónito, aquel espectáculo tenebroso, en el que asquerosos demonios, amenazadores como perros furiosos;

se arrojaban sobre aquellas almas transformadas en insectos, como para querer devorarlas, espetando las puntas de sus rastrillos incandescentes.

¡Pobres madres! Pensé. Es así que ellas, las descuidadas, son condenadas por el Descuido en que vivieron.Las madres, las que fueron elevadas a la misma dignidad de Nuestra Señora, más no quisieron escuchar la Voz de Dios que las llamó para desempeñar tan alta misión.

Mientras yo estaba tan absorto en mis pensamientos, ví a otro grupo de demonios que arrastraban otra madre que entró en la condenación eterna.

Fue entonces que levantando los ojos pude leer en el techo de esa horrible prisión, las siguientes palabras, como un macabro homenaje a las madres que estaban allí:

“¡Estas son nuestras colaboradoras, en la gran obra de Perdición del Mundo!”

Viéndome leer esta inscripción, interrumpió el ángel:

–      Sí, porque si todas las madres fuesen santas, piadosas y educaran cristianamente a sus hijos, el mundo no sería tan malo.

No habría juventud pervertida, ni la juventud de hoy en día se vería amenazada constante a la subversión del orden.

Le pregunté:

–     ¿Esto significa que la santidad del mundo se debe, exclusivamente, a las madres?

–      Exclusivamente, no.- respondió el ángel.

Y haciendo hincapié en las palabras, añadió:

–     Casi exclusivamente. Digo esto porque hay otra clase de personas a las que Dios confió la salvación de las almas y la santidad de la vida.

Le pregunté:

–     ¿Los sacerdotes?

–     Sí, Dios les confió la salvación del Mundo a las madres y a los sacerdotes.

–     Por lo tanto, le reservó los mejores lugares en el Cielo, así como Lucifer les reserva el mayor sufrimiento en el Infierno.

Y entonces hace una pregunta que constituye un verdadero reto para mí:

–     ¿Quieres ver dónde están las almas de los sacerdotes que no se salvan? ¿Tienes valor?

En ese momento, estaba mudo del terror. Me embargó una extraña angustia y sentí una fuerte sensación de que iba a caer en un Abismo.

Y exclamé:

–     ¡Si esta es la voluntad de Dios, deseo ver a mis hermanos en el sacerdocio!

El ángel replicó:

–     ¡Por lo tanto, debemos salir de aquí. Las madres y los padres están en el mismo pie de igualdad de sufrimiento en la condenación eterna. ¡Ves que la puerta que se está abriendo!

Entonces oí el crujido de las bisagras que giraban en sí mismas, mientras que dos bandas de las puertas se abrían para el paso a otro sacerdote que estaba llegando al Infierno.

Un cuadro impresionante que ví en este sueño, lo daría todo para terminar lo antes posible.

A través de muchos cuerpos sin cabeza, sin piernas, sólo el tronco; pasando de unos invisibles brazos extendidos, por algo que no estaba allí.

¡Es el deseo de Dios! – dijo el ángel.

Y agregó:

–       No tienen piernas, porque ellas le fueron dadas para que caminasen por el mundo, en la faena gloriosa de la predicación del Evangelio a todos los pueblos.

Como utilizaron su caminar al servicio del Mal, aquí tienen que moverse sin piernas.

Y no tienen cabeza, porque Dios les dio ojos, oídos, boca, nariz, cerebro y el pensamiento para ser aplicados en la conquista de las almas al servicio de la regeneración del Mundo y la restauración del Reino de Cristo.

A través de la palabra y de pensamiento, los sacerdotes deberían santificar a toda la Humanidad.

Como no hicieron la voluntad de Dios, a pesar de ser llamados por Él a la noble misión, en el Infierno son castigados por separado:Los cuerpos de un lado, como acabamos de ver y la cabeza de otro, las piernas juntas. Cosa monstruosa. ¿Quieres ver?

Y el ángel me llevó a un lugar oscuro donde el humo tenía un aborrecido olor de carne humana quemada.

Estábamos caminando. De repente, se reunieron horribles monstruos.

Eran cabezas en las que se veían ojos brotados y bocas desmedidamente abiertas, queriendo pronunciar palabras que no salían.

Inmediatamente, en relación con estas cabezas, dos piernas que se movían, sin abandonar el lugar.

Y los demonios que se divertían con la posición de aquellos monstruos lisiados envueltos en llamaradas de fuego que devora, quema.

Mientras que grujidos de animales amordazados se escuchaban en aquella sala fétida y congestionada.

Era el lugar más caliente que encontramos en el Infierno.

El ángel dice:

–     Y pensar que estas almas son hermanas en Cristo, son otros Cristos.

Y pensar que en el Cielo,

LAS ALMAS DE LOS SACERDOTES SON MÁS VENERADAS

QUE A LA VIRGEN, LA MADRE DE DIOSY pensar que en el Cielo, los sacerdotes de Dios, viven juntos, disfrutando de su propia gloria,

Porque a ellos se les encomendó la continuación de la Gran Obra de Redención de la Humanidad.

¡Aquí están ellos, los Sacerdotes que se condenaron…!

De repente, un monstruoso demonio cerca de mí, tocó una trompeta.

El Ángel observó:

–       Vamos a ver qué va a decir Lucifer.  Debe ser una orden la que va a dar.

Escuché el sonido estridente de la trompeta, que resuena en todo el Infierno y miles de demonios allí se presentaron, en unos instantes,

Y como predijo mi protector, oímos que el Diablo Jefe de aquel bando, dar las siguientes instrucciones:

“Hay un niño de doce años, que será santo, si continúa en el camino que va. Y sus oraciones serán catastróficas para nosotros. Tenemos que usar la potencia máxima que impulsa todos los demonios de las Huestes Infernales que hay en la Tierra.

No podemos permitir más este tipo de victoria… (Y aunque aquel demonio no pronunció el nombre de Dios, pero todos entendieron. Y con un rugido aterrador que rodó por el espacio sin fin del Infierno).

Satanás agregó:

–      ¡Tenemos que conquistar el alma para nosotros,  para nuestro Fuego! (Esta vez, se oyó una risa frenética, lo que refleja la satisfacción infernal de aquellos demonios).

Satanás continuó:

–      Nuestro trabajo, será hacer que aquel niño compre muchas revistas maliciosas, SE AFICIONE A LOS VIDEO JUEGOS, vaya a todas las películas en los cines, se interese en todas las novelas de televisión, en todos los programas de tv, haga amistades con elementos que ya son de nosotros.

Debe desobedecer a menudo a su madre, huyendo de la casa y camine por las calles de su localidad, aprendiendo lo que todavía no conoce.

Tenemos que hacer también un servicio junto a su madre que es muy piadosa. Ella deberá asistir a las fiestas a fin de dejar al niño más a su voluntad.

Debemos emplear todos los medios para asegurar que este chico se pierda, porque está escrito que va a morir pronto a causa de una operación que se va a someter, dentro de unos días. (Nueva risa histérica se oyó en todo el Infierno.)

Ese chico deberá perderse dice el diablo, ésta será nuestra más importante conquista.

Ordeno, en el nombre de Lucifer, que salgan todos ustedes (y eran miles los que estaban allí) a la Tierra inmediatamente.

Cuando exista en la calle, un niño de nuestro rebaño, procuren hacerlo amigo del que queremos para nosotros, utilizando para ello todos los medios.

Busquen cual es la mejor manera de comenzar desde su casa, hagan que alguien le de con una pelota, para que se una a los niños de su calle que ya son nuestros, para jugar al fútbol, donde aprenden todo tipo de malas palabras e inmoralidades.

Ahí es que tienen que quedarse ustedes, en medio de esos niños de la calle, sueltos, sin madres; esto es, cuyas madres también son nuestras, para que se pierda esta presa de nuestro enemigo común… (¡Nueva explosión, con chispas y truenos!).

En este punto, me desperté, gracias a Dios.

Me senté en la cama rápidamente. Era el amanecer y el sol estaba saliendo.

Estaba atontado de la agonía, aterrado con el sueño, una verdadera pesadilla. Me arrodillé y recé.

Oré mucho a Dios, una oración que yo solamente se rezar, pidiéndole sobre todo que me librara de estas pesadillas.

Después, la proporción se iba calmando, recordé que debería pedir una Misa y debería ser de esto mismo por la intención de aquel niño, que yo no sabía quien era, pero que Dios bien lo sabía.

Celebraría Misa por aquella criatura y por su madre pidiendo a Dios que les diera las fuerzas para no sucumbir en las tentaciones de los millares de demonios que habían salido del Infierno para tentarlos aquí en la Tierra.

Y fui a celebrar mi Misa.

Cuando llegué a la sacristía, una señora, muy amiga mía, se aproximó y me dice:

–     Padre, hoy es el cumpleaños de mi hijo Roberto, su alumno. Vine a preguntarle si sería posible celebrar esa Misa por él. Está necesitando muchas oraciones. Últimamente, está desobedeciendo varias veces.

Ha hecho amistades en la calle, con las que no estoy satisfecha. Inventó un fútbol en la esquina, juntándose a una media docena de chicos y he notado muchos cambios en él en éstos últimos días.

La semana pasada, comenzó a sentir unos dolores en la pierna derecha. Lo llevé al médico que descubrió una hernia ya avanzada, tienen que operarlo.

Hoy es su cumpleaños. ¡Ay padre! ¿Podría celebrar la Misa por esa intención?

Yo meditativo, vago, impresionado, abrí los labios y balbucee:

–       Pues no…mi señora…voy a celebrar por él…

Y viendo mi confusión, mis palabras entrecortadas, preguntó la señora:

–      Padre, ¿Está enfermo?

A lo que respondí:

–      Estoy, mi señora. Estoy enfermo…Pero quede tranquila, que haré la Misa por su hijo, por mi alumno Roberto, y él volverá a ser el que siempre fue: un hijo piadoso, obediente, ¡Santo!

ESTOS NIÑOS CRISTIANOS LLEGARON DESDE MOSUL Y SU SONRISA LA MANTIENE JESUS EN ERBIL

P251 LA TIBIEZA Y EL INFIERNO


OCTUBRE 06 2017 1: 15 P.M

¿Quién como Dios?. Nadie como Dios. Aleluya, Aleluya, Aleluya

Que la Paz del Altísimo esté con todos vosotros, hombres de buena voluntad.

Hermanos mortales, grandes batallas estamos librando contra las Huestes del Mal. El pecado y la maldad de esta generación han fortalecido el Reino de la Oscuridad.

Nos duele ver tantísima maldad que como cizaña ha crecido en el corazón de la inmensa mayoría de esta generación ingrata y pecadora. ¡Qué necios e insensatos sois, preferís la muerte a la vida!Continuáis dándole la espalda al único que puede salvaros: nuestro Amado Padre.

El Cielo llora con vuestra actitud, porque mi Padre NO quiere vuestra muerte, sino que viváis eternamente.

Hermanos, está llegando el tiempo de vuestro Paso por la Eternidad y la inmensa mayoría de la humanidad, NO está preparada para este Acontecimiento.

El AVISO va a coger a muchas almas en pecado mortal y se van a perder eternamente, porque NO van a resistir tan grande impacto.  Pobres almas, vagan por este mundo sin Dios y sin ley, el tiempo se les está acabando. Si NO vuelven a Dios lo más pronto posible, se van a perder con la llegada del Aviso.

En el NOMBRE DEL ALTÍSIMO  os hacemos un Llamado:

Prostitutas, Ladrones, Adúlteros, Fornicarios, Impuros, Homosexuales, Idólatras, Mentirosos, Alcohólicos, Hechiceros, Brujos, Ocultistas y pecadores en general.

¡RECAPACITAD, porque de seguir como vais, vuestras almas se van a perder en vuestro Paso por la Eternidad!

Cuando os sorprenda el Aviso, vuestras almas NO van a ver la Luz de Dios, sino la Oscuridad del Reino de las Tinieblas.  Mortales, estaréis en la Eternidad entre quince y veinte minutos de vuestro tiempo terrenal. Dependiendo del estado de vuestra alma, iréis al lugar que os corresponde, por el tiempo señalado.

Los que vayáis al Purgatorio, sentiréis el Fuego que purifica las almas y veréis allí, el estado en que se encuentran muchos de vuestros familiares.

Muchas almas TIBIAS, van a acompañar a las almas pecadoras al Infierno.

Allí sentirán los tormentos y el fuego que quema y no se extingue con el cual son castigadas las almas condenadas.  Mi Padre quiere mostrarle a las almas tibias el Infierno, para que cuando regresen por su gracia a este Mundo, tomen conciencia y se definan.

Almas tibias y almas pecadoras, os preguntamos:

 ¿Si resistiréis estar en el Infierno, por el tiempo que dura el Aviso?Pensad y recapacitad, porque está en juego vuestra vida y el TIEMPO se os está acabando.

Hermanos, TODO Pecado Mortal debe ser confesado y reparado.

Si NO reparáis, el pecado NO queda totalmente perdonado.

Debéis de reparar por todos los pecados mortales, antes de que os coja el Aviso, para que NO os lamentéis en vuestro Paso por la Eternidad.

¡Oh Humanidad Pecadora, corred a poner vuestras cuentas en orden y a reparar por todos los pecados mortales!¡Porque el Día del Aviso está cerca y muchos NO lo vais a resistir!

No andéis mortales haciendo planes a corto y largo plazo. Preocupaos más bien por la salvación de vuestra alma, porque la vida en este Mundo es un soplo.

Vosotros sois sombra y polvo, lengua y vanidad; hoy estáis, mañana ya NO estáis. Dejad de preocuparos por las cosas de este Mundo, porque bien sabéis que este mundo muy pronto pasará.

Vivid mejor para agradar a Dios y atesorad los Tesoros del Cielo que os darán mañana el Gozo de la Vida Eterna. Que la Paz del Altísimo, permanezca en vosotros, hombres de buena voluntad.

Vuestros Hermanos, Miguel Arcángel y los Arcángeles y Ángeles del Reino de mi Padre.

Dad a conocer nuestros mensajes a toda la humanidad, simiente de Dios.http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

06 DE OCTUBRE 2017

Amado Pueblo Mío:

Les Bendigo con mi Amor, les Bendigo con mi Paz.

Pueblo Mío: ¿Qué te has hecho? ¿En dónde te encuentras?NO miro a mis hijos esforzarse por mantenerse cerca de Mí, sino les miro dentro de la locura del Mundo, acariciando complacidos al Pecado.

Amados hijos, este instante NO ES para que continúen dentro de lo que Me ofende y es contrario a Mi Amor.

Cada uno de Mis hijos es responsable de sus actos y de cuánto estos suman al Bien o al Mal para el resto de la Humanidad.

Falsas interpretaciones a lo que es la Ley Divina contenida en el Decálogo, lleva a Mis hijos a un fatal encuentro con el Maligno. LA LEY DIVINA NO SE SUJETA A CONVENIENCIA DEL HOMBRE

ESTÁ ESCRITA PARA QUE TODOS LA OBEDEZCANY SEAN CUMPLIDORES DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS.

Mi Pueblo ha levantado falsos dioses que les han destruido el deseo de continuar dentro de Mi Amor.  En este Instante Mi Amor es algo que NO es considerado conveniente para el hombre de esta generación… Por ello se suman a las filas del Mal y permiten que el Mal les tome y les ayude a olvidar el Pudor, el Decoro, la Moral…

El camino de Mi Pueblo es convulso.

La Humanidad se afana en la Protesta, pero el trasfondo de todo desorden, de toda protesta, de los actos vandálicos y de la IRA…

Se resume en lo que es la causa del verdadero origen de las acciones del hombre:

La lucha interna, la enfermedad de la Envidia y de la Codicia.De ello se ha servido el Demonio para encubrir su Mal y que el hombre mire a sus hermanos como enemigos.

Pueblo Mío, Eres Perseguido en este Instante NO por el Anticristo, sino por quienes NO Me aman NI desean que Mi Paz irradie en el corazón de Mis hijos.

Mis Templos son destruidos y lo serán con mayor frecuencia, infundiendo de esta forma temor en Mis hijos para que NO se acerquen a Mí.

Amado Pueblo Mío, las reliquias que posee Mi Iglesia van a ser tomadas para profanarlas…Debido a esto he solicitado anteriormente que las reliquias sean rescatadas y atesoradas desde este Instante…

De lo contrario NO tendrán rastro de ellas.

Quienes prefieren salvar el cuerpo y perder el alma padecerán los horrores de esta elección; cuando forzados por el Mal deban ser la Mano que se levanta en contra de sus propios familiares.

NO han respondido a los pedidos de Mi Madre, con lo que hubieran DETENIDO la mano del Mal sobre la Humanidad. Ese Mal que Mi Madre les advirtió se esparciría por toda la Tierra, Flagelando nuevamente al hombre.

El lobo se viste con piel de cordero y cuando menos lo esperen, será cuando el Comunismo logrará aterrorizar a la Humanidad con sus mortíferas armas.

Han desobedecido permitiendo que el Mal se infiltrara en Mi Iglesia y Mi Madre sea minimizada en este Instante…Para abrirle paso al Mal y este deforme con su veneno Mi Palabra y confunda a Mi Pueblo.

Amado Pueblo Mío, el astro Sol será causa de temor, lamento y agonía para el hombre.

Las emanaciones solares derribarán lo que el hombre ha colocado en el espacio y por lo cual el hombre siente ser invencible.

Del firmamento verán acercarse lo que será purificación para esta generación.Sean amor para que acompañen el padecer ajeno, ya que toda la Humanidad será Flagelada de una u otra forma.

NO existe lugar en el que no se me Ofenda gravemente…

Amado Pueblo Mío, les recuerdo la Oración en serenidad, en confianza, en paz y esperanza; sin intereses personales.

La voluntad mal empleada del hombre llevará a la Humanidad a padecer Hambre. Tendrán sed y NO la saciarán. Serán traspasados por plagas que creen haber erradicado y por otras desconocidas.

NO es un camino fácil el que tienen que transitar…

Solamente tengan presente que “YO SOY EL QUE SOY” (Ex.3,14) y llego en auxilio de los míos.

EL DIVINO GOZO DEL MARTIRIO

Mi Auxilio NO ES separarles de las Pruebas, Sino el que VENZAN las pruebas con fidelidad y un santo regocijo.

El agua del mar se adentrará en zonas costeras, en los continentes.

¡PREPÁRENSE HIJOS!

NO les hablo para que teman, sino para que Obedezcan a Mi Palabra y se mantengan alertas.NO se encuentran viviendo en la Ley Divina…

La Soberbia del hombre es mayor y el hombre se ha entregado a las constantes insidias del Mal.

Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos, la purificación continúa sobre esta nación a través de la Naturaleza y del mismo hombre.Un potente volcán ruje en esta nación y toda la Humanidad es amenazada.

Oren hijos, oren por Rusia, se estremece, el Terrorismo asoma en esta nación.

Oren hijos por Alemania, su pueblo se divide.

Oren hijos, oren por Nicaragua, su suelo se estremece.Oren hijos Míos, oren por Italia, se estremece, el Terrorismo lleva a padecer a estos hijos Míos.

Amado Pueblo Mío:

“No endurezcan el corazón” (Heb. 3,8).
Manténganse en constante propósito de enmienda.

Mi Ángel de Paz les mira. Mi Pueblo debe prepararse para recibirle, adentrándose en Mi Palabra.

NO deseo fanáticos. Deseo hijos colmados de amor hacia el prójimo y cumplidores de Los Mandamientos, hijos verdaderos sin dobleces, hijos de Fe.   Oren a tiempo y destiempo, oren junto a Mi Madre.

Amado Pueblo Mío,

La Falla de San Andrés deja salir su Fuerza…Y de nación en nación, Mis hijos sentirán el Temor.

NO se encuentran solos.

Son ustedes hijos, quienes Me han abandonado…

LA FALLA DE SAN ANDRÉS EN EL NOROESTE DE MÉXICO

Y amando el pecado, Me han lanzado fuera. Les protejo si ustedes se arrepienten de las ofensas con las que hieren Mi Corazón…
Les protejo si Me lo permiten…
Les protejo para que salven el alma…

Amado Pueblo Mío, Mi Amor NO desfallece, se encuentra acercándose constantemente hacia ustedes para atraerles hacia Mí.

Mis hijos NO viven en contiendas, sino en mi Amor.

Les llamo a renovar la Consagración a Nuestros Sagrados Corazones. Les Bendigo, se encuentran dentro de Mi Costado abierto.

Su Jesús

Comentario del Instrumento

Hermanos:

En el instante en que he recibido este nuevo Llamado de nuestro amado Señor, me ha permitido esta Visión:

Miré el cuerpo de la Humanidad totalmente deformado por el constante pecado. A su lado, me permitió mirar un Cuerpo más pequeño, no por ello menos fuerte, pero con una forma definida y en el pecho de ese Cuerpo, miré una Cruz, cobijada por el Santo Rosario y cada misterio unido por un Corazón.

Siguiéndolo, poniendo nuestros pies sobre sus huellas ensangrentadas crucificándonos, para descenderlo a ÉL de la Cruz…

Le pregunto a nuestro Señor Jesucristo sobre ese Cuerpo tan refulgente y me indica que es Su Pueblo fiel, que la Cruz es la Gloria de Su Pueblo. Gloria alcanzada con el hacer propio el Camino del Calvario.

SÓLO ASÍ ALCANZAREMOS LA GLORIA DE LA RESURRECCIÓN…

Y que el Corazón es el de Su Madre que auxilia a Sus hijos para que se adentren en el Amor Divino.Y me dijo: “estas son las pocas almas que Me siguen y son fieles a Mi Palabra”.

Acto seguido nuestro Bien Amado Jesús me dice: “Hija Mía amada, sufro por el Padecer de la Humanidad, sufro al mirarle padecer, pero la Purificación tiene que cumplirse”. Me adentré en el silencio en el cual se adentró nuestro Señor…

Hermanos, NO es fruto de la imaginación la Purificación de la Humanidad. Ya son varios los países que desde antes, saben bien del dolor y la persecución.

Unámonos en un solo corazón y vivamos este instante, proclamando con nuestros actos y obras “…el Nombre, que está por sobre todo nombre” (Fil.2,9). Amén.https://www.revelacionesmarianas.com/

3 ¿REDENCIÓN INÚTIL?


cielo-infiernoDespués de mucho caminar y continuar viendo más horrores.

Jesús me dijo:

–           Aquí termina el Camino al Infierno.

Y se sentó sobre una piedra.

Sus Llagas sangraban, sus ropas eran rojas y estaba llorando.

Le pregunté:

–           ¿Qué tienes Señor y DIOS mío? ¿Por qué tus vestidos están rojos, si llegaste de blanco? ¿Por qué sangran tus heridas y por qué estás llorando?

jesus llora por el mundo

Y ÉL me contestó:

–           Soy el Redentor porque cuando redimí al hombre, pagué por TODOS LOS PECADOS DEL MUNDO, incluidos los cometidos por el último hombre que tenga  vida sobre la tierra.

Pero NO puedo violentar su libre albedrío. Lloro al saber que para todos ellos, Mi Infinito Sacrificio fue inútil y mi Sangre se derramó en vano. Pues ellos NO quisieron salvarse, me despreciaron.

Mis ropas están rojas, empapadas por mi Sangre que he vertido en el Dolor de sus pecados, por su salvación. Y que ellos No quisieron  recibir…

Ya que Mi Perdón está dado por parte de mi Padre, pero ellos NO Me aceptaron como su Salvador. Y Yo les he escrito: al que me reciba lo haré hijo de DIOS. 

por-ti

¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?

¡Oh hija mía, cuánto Dolor!  Diles a todos tus hermanos que me ayuden  a la salvación de los hombres y de las almas.

Nos abrazamos y lloramos juntos.

De pronto me encontré en mi habitación, abrazada fuertemente a Él.

El Terror era espantoso, todo mi cuerpo temblaba.

Le dije:

–           Señor Jesús, tengo mucho miedo.

Él me colocó la mano sobre la cabeza y me dijo:

–           Esto que has visto no lo contarás hasta dentro de 6 meses; cuando te hayas repuesto completamente.

Luego te llevaré al Cielo y te mostraré el Camino de quienes van por él.

Oramos juntos…

Luego se despidió dejándome su Paz.

huellas-resucitado

Lo vi partir, me volvió a mirar. Aun iba llorando… Sus ropas estaban rojas y sus llagas sangraban.

Me dijo adiós con la mano y desapareció de mi vista.

Tantas mentiras, donde la existencia del Infierno es rechazada, será la Caída de los cristianos.
Sábado, 14 de abril del 2012, a las 15:27 hrs.

Mi queridísima y amada hija, NO importa cuán difícil sea tu sufrimiento físico, tú debes reconocer que mientras éste continúa intensificándose, que así es como Yo Me siento.

Tu sufrimiento refleja solo una fracción de Mi propio Sufrimiento. En unión conmigo, tú sabrás que por cada dolor y oscuridad interior del alma, tú conocerás el tormento que Yo soporto por los pecados de la Humanidad.

63-c

Mucha gente, cree erróneamente, que Mi Sufrimiento comienza y termina en la Cruz.

Mi Sufrimiento no terminará, hasta que todos los hijos de Dios estén unidos en amor y armonía, en donde ningún pecado existirá en el Nuevo Paraíso de Mi Padre.

Tampoco importa cuánto ha sido dicho a la Humanidad acerca de Mi existencia, Yo todavía soy odiado.  

Entre los creyentes aunque soy aceptado;  Mis enseñanzas solo son toleradas por ellos, basadas en sus propios términos.

Muchos tratarán a otros con amor y bondad, pero solo si aquellos a quienes ellos ofrecen este don, corresponden a sus propias ideologías.

00BIBLIA-VIDA-TESTIMONIO-TIBIEZA

Por ejemplo, muchos condenan a los pecadores cuando ellos deberían mostrar bondad y rezar por ellos. Ellos deben en cambio, predicar con el ejemplo. Algunos derraman desprecio sobre otros, en vez de mostrar el amor que se espera de ellos como cristianos.

Nunca condenen a otros, incluso si no están de acuerdo con ellos, porque ese NO es su derecho. Nadie, solo Dios, tiene la autoridad de juzgar a otro.

Mientras muchos creyentes continúan rindiéndome homenaje a Mí, esto es en sus propios términos.

Algunos sienten la necesidad de diferenciarse de sus hermanos y hermanas, para mostrar al mundo cuán eruditos son en materias espirituales. Entonces usan sus propias interpretaciones de lo que Mi Misericordia realmente significa.

¿Cuántas veces han oído ustedes que Dios es Todo misericordia?:

almas-cerberus1

Él es tan misericordioso que porque El ama a todos, Él nunca les condenaría. Que Él nunca enviaría un alma al Infierno.’

Bueno, ¡Esto es una mentira! Tantas mentiras!… En donde la existencia del Infierno es negada, será la caída de los cristianos.

Las personas SE CONDENAN A SÍ MISMAS al Infierno. Yo NO las pongo a ellas ahí.

Ellos lo escogen, rechazando darle sus espaldas al Pecado Mortal. Tampoco buscan perdón o mostrar remordimiento. Esto es un pensamiento muy peligroso.

camino-al-infierno

Y es el deber de todos los cristianos, advertir a otros de los Peligros del Infierno.

Muchos, incluyendo a aquellos que niegan a sus hijos el sacramento del Bautismo, hablan como si el pecado no importara más. El creer que todo pecado “será” perdonado. ¡Esto NO es correcto!

Todo pecado “puede” ser perdonado, NO importa cuán negro sea el pecado, pero solo si el pecador busca perdón.

Ahora les hablo desde el Cielo para preparar a todos los hijos de Dios, para Mi Segunda Venida y ¿Qué encuentro? Les hablo a ustedes de detrás de las paredes de la prisión y en una celda entre la cual ustedes Me han arrojado, porque se rehúsan a creer que Yo podría hablarles de esta manera.

¡Oh, cómo Me ofenden!

infierno-1-1

A aquellos que han gastado sus vidas dedicados a Mí y que están bien informados acerca de Mi Sagrada Escritura, pero ahora Me rechazan, les digo esto:

Sus rechazos a Mí ahora, les dejarán atormentados y en gran tristeza, ¡Cuando la Verdad sea revelada a ustedes!  Porque entonces, se darán cuenta de las almas que arrojaron a un lado, cuando Yo necesité su ayuda para salvarlas.

¡Cómo Me hacen llorar con la frustración de su ceguera, causada por su falta de humildad! Dudan de Mi Santa Palabra cuando deberían abrazarla, sujetarla; porque son un alma ahogada y falta de generosidad de corazón.

 El hombre debe alejarse del Pecado y ¡Pronto! Muchos pecados hoy día NO son vistos como tales. Demasiados agravios en contra de Mi Padre se están cometiendo sin ninguna culpa.
¡Hijos, deben detenerse! ¡Están destruyendo sus vidas! Satán Me provoca mientras se burla de las almas que Me roba cada segundo. 

1abismo

Si ustedes vieran los  millones de almas que están cayendo dentro del Fuego de la Eternidad, ¡Morirían del impacto! 

¡Cómo Me rompe el corazón el presenciar el Terror que estas almas, que vivieron en pecado terrible cuando estaban en la Tierra y ahora los tienen que sufrir! 

Los pecados de los cuales fueron culpables, no son siempre aquellos que ustedes presumen que son pecado mortal.
Yo hablo de la FORNICACIÓN, tan fácilmente aceptada en el mundo hoy día, participando y viendo pornografía, prostitución y abuso sexual.
Me refiero al Odio por otros, así como quien causa dolor y miseria a aquellos menos afortunados que ellos mismos.  Así también es el Pecado de la Idolatría donde adoran los bienes materiales sobre todas las cosas, NO obstante ellas no son nada más que cenizas.

almas-condenacion

¿No entienden que una vez que pecan de esta manera son alejados de Mí cada día?

Despues se hace muy difícil liberarles de las garras, puestas sobre ustedes por el Rey de las Tinieblas.

¡DESPIERTEN HIJOS! ¡Estén conscientes de la existencia del Infierno y sean muy temerosos de entrar por las puertas de la eterna condenación! 

Les digo esto no para asustarlos; sino para asegurar que ustedes entiendan que el Pecado Mortal les lleva ahí, a menos que regresen a Mí ¡AHORA!

La Oración y mucha de ella será necesaria para regresar a Mí. Pero oigan esto:

confesiocc81n

A aquellos de ustedes que están desesperados, afligidos y se sienten impotentes por el Abismo de Pecado en que están, Yo les perdonaré.

Deben mostrar verdadero remordimiento e ir a confesarse. Luego rezar Mi Cruzada de Oración para una Indulgencia Plenaria para la Absolución Total, por un período de 7 días consecutivos:
Oh mi Jesús, Tu eres la Luz de la Tierra.
Eres la llama que toca todos los corazones.
Tu misericordia y amor no conoce límites.
No somos dignos del sacrificio que hiciste con Tu muerte en la cruz.
Sin embargo sabemos que Tu amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti.
Concédenos, Oh Señor, el don de la humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino.
Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu ejército para proclamar la verdad de Tu Santa Palabra y prepara a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra.
Te honramos.
Te alabamos.
Nos ofrecemos a nosotros mismos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como un don a Ti para la salvación de las almas.
Te amamos Jesús.
Ten Misericordia de Tus hijos donde sea que ellos estén. Amén.Nunca Me doy por vencido con los pecadores. Yo siento un particular afecto por ellos.  Les amo de una manera especial, pero detesto sus pecados.  Ayúdenme a salvarles, hijos. No lo dejen hasta que sea muy tarde.

Cuando el hombre cuestiona su fe, necesita pensar. Si tiene dudas, entonces debe pedirme que abra sus ojos. Si  encuentra dificultad para rezar, debe pedirme que abra su boca. Pero si él NO va a escuchar la verdad, entonces necesita las oraciones de otros.
Hijos Míos, Yo estoy profundamente preocupado de la forma en que el mal es presentado como siendo bueno, mientras, lo bueno está siendo presentado como malo. Todo en su mundo está al revés.

Aquellos de ustedes sin una profunda devoción a Mí, no serán de ningún modo los más sabios. Las acciones están siendo ahora perpetradas en el mundo, en cualquier nivel de gobierno, La iglesia y el estado en su nombre y ustedes están ajenos a todo esto.

13_satan-control-world-system

Las malas leyes están siendo introducidas y presentadas a la humanidad, como siendo de su mejor interés. Esto incluye nuevos regímenes, medicina, ayuda exterior, vacunación y la predicación de nuevas religiones y otras doctrinas. Nunca ha habido tanta Confusión entre Mis hijos.
En la superficie todo es visto como que está controlado y en orden y en la forma que es.

Pero el único verdadero orden que existe, está en las manos de aquellos que controlan los eventos mundiales, ocultos en la comodidad de sus malos  caminos, tras puertas cerradas.

No sean engañados, hijos. Deben volverse a Mí por ayuda, para que los malvados eventos planeados por poderes globales secretos, puedan ser debilitados. Su única ruta a la libertad real es cuando reaviven su Fe en Mí.

Esto sucederá PRONTO Mis hijos preciosos, cuando Yo Me presente al Mundo durante el GRAN AVISO, que se está cada vez más cerca. 

el-aviso-777

Les urjo a rezar por aquellos que tienen vista y están ciegos a Mi Santísima Palabra.

Recen por aquellos que insisten en torcer Mis enseñanzas y por Mis siervos sagrados quienes por cobardía, están cediendo a las demandas hechas a ellos por los gobiernos.

Solo hay un Gobernante ahora, que está a cargo del futuro y ese es Mi Padre Eterno, Dios el Creador y Hacedor de todo.

Rindan lealtad a El sobre todo y encontrarán una base firme, cuando se muevan hacia adelante en el Camino de la Verdad.

Mi amada hija has entrado en una persecución que He permitido, para salvar tu alma de los tormentos del Infierno. Ahora eres libre y tu espíritu permitirá difundir Mi Palabra para que la humanidad sea liberada del Sufrimiento que les espera en caso de que sean tan necios de sucumbir ante el Maligno.

8marca-bestia1

MICROCHIP – MARCA DE LA BESTIA

Tú, hija Mía, has sido enviada justo desde el comienzo. Te estoy fortaleciendo todo el tiempo, pero en pocos días. ¿Cómo crees que serás en una semana, en un año o dos? Una luchadora, valiente hasta el final.

Trabajarás conmigo para aclarar las almas de Mis queridísimos, amados hijos por los que tengo una profunda y totalmente amorosa compasión.

El amor corre por Mis venas como un río. Mi compasión nunca disminuye a pesar del hecho de que ellos giran en el sentido opuesto.

Les salvaré de los Tormentos del Infierno
Diles hija Mía, que les salvare de los tormentos del infierno. Necesito que se vuelvan hacia Mí en su triste estado de confusión. Hay una sola forma de amor y paz. Eso será en Mi Nuevo Paraíso cuando el Cielo y la Tierra sean uno.

000las-tierras-prometidas-del-eden-perdido-el-paraiso

¿No lo saben ellos? ¿No han oído Mi Promesa desde antiguo?

La promesa de Vida Eterna cuando ellos, la humanidad; serán levantados en cuerpo, alma y mente a la Nueva Tierra y Cielo…

Cuando una vez más combinen como el Paraíso por tanto tiempo prometido a los hijos de Mi Padre.

Crean, se los suplico. Piensen. Si ustedes nunca han sido expuestos a las Sagradas Escrituras, entonces pregúntense la simple pregunta:

¿Si sienten amor en sus corazones, de donde creen que proviene?

¿Es el amor lo que los hace sentir gentiles, humildes, anhelantes y libres de todo ego? Si es así, este es el amor que Yo les prometí a todos Mis hijos que se vuelven hacia Mí.

Vean cómo las ambiciones mundanas les dejan vacíos
Es duro lo sé, queridos hijos creer en un mundo diferente al que ustedes habitan. Recuerden que este Mundo fue creado por Dios, el Padre Eterno. Luego fue manchado por la obras del Engañador. El, Satanás, es extremadamente astuto.

¿Ustedes hijos Míos, seguramente saben que las ambiciones mundanas, que encuentran insaciables, no satisfacen? ¿Sienten un vacío que no pueden explicar o entender; no es así?

Y entonces buscan más y más; pero entonces todavía no están satisfechos, cuando sienten que deberían estarlo. ¿Qué es esto? ¿Han mirado dentro de sus corazones y se han preguntado por qué?

¿Por qué? La respuesta es muy simple: Dios creó a la humanidad.

infierno-satan

La humanidad fue tentada por Satanás.

Satanás existe en este bello mundo que fue creado por Mi Padre Eterno de puro amor.

Tristemente él, Satán; existirá hasta Mi Segunda Venida.

El, entonces será expuesto por sus Mentiras y decepción que ha manifestado a Mis hijos.

Para entonces será muy tarde para muchos de Mis hijos, incluidos aquellos que están inseguros y dudosos en creer en la Creación Divina Superior, creación del Reino de Mi Padre.

NO ME RECHACEN  

MISION LLAMADO URGENTE
¡Escuchen! Yo, Jesucristo, el Salvador enviado para darles una Segunda oportunidad de entrar en el Reino de Mi Padre; escuchen Mi Promesa.

Escuchen Mi Voz, enviada por Divina Gracia a través de Mis videntes y profetas en el Mundo de hoy y entiendan que todos Mis hijos son iguales ante los ojos de Mi Padre.

Aquellos que le siguen son bendecidos, pero sufren tortura por aquellos que NO CREEN y se rehúsan a oír.

persecucion

Dios hizo el mundo. El no apareció de la nada. El hombre no, ni no pudo inventar tal milagro que la ciencia nunca sería capaz de explicar.

Lo divino sobrenatural, nunca podrá ser entendido hasta que todos los hijos de Dios se rindan en mente, cuerpo y alma al amor puro que Yo ofrezco.

Por favor, les suplico que NO rechacen a su Creador.

No escuchen el engaño de las mentiras que les han sido dichas por el Engañador, a través de la división de la francmasonería, los illuminati, los falsos profetas y los extraños y totalmente malvados cultos que han evolucionado a través de la estupidez del hombre.

ecumenismo universalismo

INCLUÍDO EL MAYOR ENGAÑO: EL CRISTIANISMO CRÍSTICO DE LOS MAESTROS ASCENDIDOS

Satán es real
La humanidad es débil. Incluso los más santos de Mis seguidores caen presas de las constantes tentaciones del Maligno. El problema es que aquellos que buscan el placer, NO CREEN que él es real.

Otros NO conocen que él es real y que existe. Ellos son los que me causan más dolor de corazón. Heridas abiertas una vez más e infectadas.

Estoy sufriendo tan extensamente que las heridas infligidas a Mi Terrible Crucifixión, en la que sucumbí; se están abriendo otra vez e infectándose, dejándome en la más Dolorosa Agonía de Cuerpo, Alma y Divinidad.

Sin embargo Yo nunca Me rendiré de amarlos a todos ustedes. Hago un llamamiento desde el Cielo y en nombre de Mi Padre Eterno que creó cada uno y a todos ustedes de puro amor, para mantenerse firmes.

000cruz redención y sangre de jesucristo

Rechacen a Satanás. Crean que él existe. Acéptenlo que es así. Abran sus ojos.

¿No pueden ver el estrago que hace en sus vidas? ¿Están ciegos?

Un mensaje a los ricos: 

A los ricos les digo: ¡Paren! Piensen y pregunten a Dios un momento. ¿Esta negación a vivir los Mandamientos, está complaciéndoles?

¿Esto se siente bien? ¿Me has negado a expensas de los excesos mundanos? Estos mismos excesos y placeres te dejaran un corazón vacío. Sabrás, en tu propio corazón, que nada de esto te satisface plenamente, ni te hace feliz.

No obstante todavía sentirás sed y más vacío, a pesar de las excitantes promesas que te son dadas por el Engañador, a cambio de tu alma.

gobierno conspiracion-masonica

Un Mensaje a aquellos que siguen a los “Illuminati”:

Les imploro a todos ustedes, especialmente a Mis hijos que han sido absorbidos por los illuminati y otras tales malvadas entidades. Una vez ahí, están predestinados a la eterna condenación.

¿No entienden que lo que les han prometido a cambio de su alma es una mentira? Una mentira engañosa y aterradora.

Nunca recibirán los dones prometidos por el Siniestro Mensajero de las profundidades del Infierno.

Como su Salvador en la Cruz, cuando di la vida para salvarles, por favor NO Me dejen perderlos ahora.

demonio

Amo a Mis hijos. Lloro cuando les imploro una última vez,

que NO ME RECHACEN  a favor del Engañador.

Perdonaré a todos los que se confiesen.

 No puedo interferir con el libre albedrío, porque ese es uno de los dones dados a ustedes cuando nacieron en la Luz de Dios.

Yo estaré viniendo, como las Escrituras lo profetizaron, MUY PRONTO. Más rápido de lo que nadie pueda comprender.

El Mundo se sumergirá en Tinieblas y Desesperación. Aún así, perdonaré a cada uno de Mis hijos que, cuando sus pecados les sean  revelados a ellos, no importa que tan ofensivos sean, instantáneamente al momento de la confesión.

Entraran en cuerpo y alma al Paraíso, cuando el Cielo y la Tierra sean uno,

En donde todos ustedes vivirán por toda la Eternidad con su familia, por siempre y para siempre.

nueva creación

PROMESAS QUE EL PARAÍSO TIENE QUE OFRECER
Sin enfermedades, corrupción corporal, sin pecado, solo Amor.

Esa es la promesa de Mi Paraíso. Nadie tendrá necesidad de nada. Todos vivirán en armonía, gozo y amor.

La Realidad del Infierno
No rechacen esta Vida por la vida que les ha prometido Satanás. Están siendo engañados.

Si siguen este camino, en donde Dios o Yo Jesucristo Su Salvador no son parte; ustedes están en el Camino de la Eterna Condenación. Gritaran de Terror cuando realicen el Error.

Para entonces ustedes suplicaran Misericordia. Se rasgaran la cara. Se jalaran el cabello. Pero porque tienen libre albedrío, un Don de Mi Padre; no les podrá ser quitado.

puerta-del-infierno

Cuando ustedes escojan este camino sufrirán condenación y se quemarán en el Infierno por siempre.

Esto es muy real. La mayor condenación es finalmente comprender que hay un Dios.

Que Yo, Su Salvador realmente existo. Y no habrá manera en esta etapa, de salvarlos.

La gran condenación es cuando ustedes comprueben que nunca  verán el Rostro de Dios.  Tu familia podrá verte desde el otro lado. Cuando eso pase y realices la terrible verdad, será muy tarde.

Recuerden estas palabras. La gran condenación será cuando comprueben que nunca verán el Rostro de Dios.

Ese será el más grande Tormento y uno que se quedará por siempre con ustedes en las Llamas del Infierno, donde la pena es constante e implacable.

Ustedes, en vez de disfrutar el Paraíso prometido a ustedes… A través de las Mentiras del Engañador, van terminar en los aterradores corredores del Infierno.

Esto es muy real y representa un Atroz Sufrimiento por la Eternidad.penas-del-infiernoPor favor, a todos ustedes que no creen que me estoy comunicando con la humanidad, les pido que recen a Mi Sagrado Corazón. Recen Mi Divina Misericordia a las 15:00 hrs. cada día.

Yo responderé a su solicitud con el Amor que van a sentir instantáneamente.

Tomen Mi Mano, hijos. No la dejen ir.

Les amo a todos tanto que di Mi Vida por todos y cada uno de ustedes, para que pudieran ser salvados. Esta vez vengo a Juzgar. Por lo mucho que les amos NO PUEDO interferir con su don del libre albedrío que fue otorgado a ustedes por Mi Amado Padre.

Espero, que a través de Mis modernos videntes y profetas, ustedes finalmente escucharán. La Verdad es el Camino, recuérdenlo para salvación eterna y el nuevo comienzo, cuando el Paraíso regrese a la Tierra.

000lucifer en el vaticano

Las Mentiras de Satán
Las mentiras, no importa cuán seductoras, son solo eso:

Mentiras, diseñadas para robar las amadas almas que no pueden ser liberadas por Mi Padre, el Creador y Hacedor de la Tierra.

Su Divino Salvador Jesucristo

Les suplico que respondan a Mi Llamado.

Su amado Jesús, Redentor de la Humanidad.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

2 SUFRIMIENTO ETERNO


las-puertas-1Seguimos caminando por aquel ancho camino y encontramos hombres que venían cabizbajos, con la lengua afuera. Se las machacaban con piedras, les quemaban las manos y los pies y los atravesaban con punzones.

Los demonios descargaban toda su ira infernal contra estos hombres.

Viendo cómo sufrían, pregunté:

–           ¿Estos quiénes son y porqué sufren tanto?

Y me dijo el Señor:

–           Son los llamados a la más alta gloria de los cielos pero la han perdido. Se han vendido y me han vendido.

Ellos son mis sacerdotes. Los pecados del sacerdote son doble pena para Mí y por eso su castigo es doble.

Son martirizados en la lengua, porque han callado mi Santa Palabra y fueron perros silenciosos, tartamudeando al hablar.

Se han consumido en las pasiones y llenado de mosto y vino. Para ellos son la maldición y el Fuego Eterno.

escandalo sacerdotal

También vi mujeres y hombres al lado de ellos, que sufrían grandes penas y pregunté:

–           ¿Quiénes son estos?

 

Y Jesús me dijo:

–           Son los que han pecado con ellos.

La mujer que hace caer a un sacerdote, más le valiera no haber nacido, porque es más maldita que Judas.

Lo mismo el hombre que hace pecar a un sacerdote.

00el-crimen-del-padre-amaro

Detrás de ellos había una multitud que seguían ese mismo camino y sufrían iguales tormentos…

Yo pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Y Jesús me respondió:

–           Son todos aquellos que se alejaron de Mí y de mi iglesia por el pecado del sacerdote y NO oraron por él.

El sacerdote se hizo para salvar a los hombres. Si no lo hace, lo ayudan a condenar. Pues mi Palabra dice: ‘Los guardianes de mi templo están ciegos, ninguno hace nada, son todos perros mudos incapaces de ladrar, vigilantes perezosos que les gusta dormir. Perros hambrientos que jamás se hartan.

Y son ellos los pastores, pero no saben comprender, cada uno va por su camino. Cada uno busca su interés, vengan dicen, busquen vinos y emborrachémonos con los licores.

No ayudan al inocente y hacen desaparecer a los hombres fieles’ (Isaias-56-9)”.

escandalo SACERDOTES

Detrás de estos, venían otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos; al mirarlos le pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Él me dijo:

–           Son todos los religiosos y religiosas, que han traicionado sus votos. Nadie ha orado por ellos, para que me amen y logren salvarse. No hablen nunca mal de los míos.

Es como si se untaran el dedo con chile y me lo metieran en el ojo. Solamente oren mucho por ellos y NO me causen ustedes más tormentos.

Me dio una gran tristeza escuchar este reproche.

Luego vi hombres y mujeres que llevaban vendados los ojos y detrás de ellos iban muchos encadenados.

Los demonios los insultaban, los golpeaban y los violaban.

Su tormento era muy cruel y pregunté:

–           ¿Quiénes son estos?

Y Jesús me respondió:

–           Son todos los brujos, hechiceros y adoradores del Mal, que se han dejado enceguecer por Satanás.

A ellos les esperan los máximos tormentos, porque en la tierra vivieron más cerca de mi Gran Enemigo, que de Mí.

Y sufrirán inmensamente por haber servido en el Mal, libre y voluntariamente.

Los encadenados son todos aquellos que los consultan y todos aquellos que les mandaron hacer un maleficio de brujería.

Es preferible que mataran cara a cara y no así…

magos-hechiceros-en-el-infierno

 Pues escrito está que mi Padre no salvará a esa raza. ¡Fuera de Mí, perros malditos, para ustedes no habrá fuego ni brazas para calentar el pan! (Isaías 47- 12).

En el Reino del Anticristo, son demasiados los satanistas consagrados completamente al Adversario.

Oren, oren, porque hay muchos que todavía están vivos y que pueden arrepentirse…

caius-veiovis-frase-los-vere-en-el-maldito-infierno

También la multitud que les sigue y sufren tormentos, son los creyentes en horóscopos, invocadores de espíritus. Los nigromantes, clarividentes y sus consultantes.

Su idolatría y su contubernio con Satanás, los hace merecedores del Fuego Eterno del Infierno.

Enseguida vi hombres y mujeres atados por cadenas en las manos.

Cada uno tiraba por su lado, se derribaban y se caían entre sí.

Los demonios les decían: ¡Por tu culpa sufres! 

Unos a otros se azuzaban: ¡Dénles más duro!

Yo pregunté:

–           ¿Quiénes son?

consecuencias-del-divorcio

Jesús me dijo:

–           Son todos mis matrimonios que no viven en paz, ni se respetan obedeciendo mis Mandamientos.

Viven profanando el Sacramento del Matrimonio y violando los juramentos que hicieron ante Mí.

Su sacrilegio convierte su unión en una maldición.

Son dos fieras unidas por una misma cadena.

–           ¿Por qué van al infierno?

–           Besa mi mano.

Lo hice y Él me la colocó en los ojos.

DIVORCIO PODER intolerancia-en-parejas-1

Y vi cómo en esos hogares había insultos, celos, peleas.

Y Satanás le gritaba a JESUS:

¡Mira como tengo a tus matrimonios! ¿De qué te sirvió santificarlos con el Sacramento? ¿Ves cómo están pecando? Y sólo por esto, cómo la primera pareja me pertenecen.  Pero ahora haré que pierdan la gloria…

No permitiré que oren, ni que vayan a Misa. No se convertirán, porque no hay quién ore por ellos. Y ninguno desea arrepentirse y cambiar. ¡Ahora se odian! Y yo haré que se aborrezcan siempre más.  

Cuando se divorcien o yo consiga que se enamoren perdidamente de otros. Con el Adulterio, estarán totalmente perdidos para Ti y ellos mismos me entregarán más almas. Pues desde que son míos, yo controlo sus sentidos y ellos con sus cuerpos, me pertenecen por completo.

¡Y NO! ¡No me los quitarás!

adulterio1001

Y se reía a carcajadas…

Mientras Jesús lloraba.

A continuación vi hombres y mujeres atados por los pies que sufrían peor que los anteriores.

Y pregunté:

–           ¿Éstos quiénes son?

Y Jesús me contestó:

–           Son todos los que viven sin casarse o han cometido adulterio o fornicación.

–           ¿Por qué van al infierno?

traicion y adulterio

Y Él me tocó los ojos.

Y vi que Jesús bendecía todas las uniones entre el hombre y la mujer cuando estaban íntimamente, como la primera pareja.

Pero cuando no estaban casados; era Satanás el que consumaba sus uniones, gozando a través de la posesión de sus cuerpos, glorificando la lujuria y golpeando al Señor Jesús.

El Señor me explicó:

–           Los adúlteros, son criminales y ladrones de la peor especie. Pues además, también perjudican destruyendo las vidas y asesinando las almas de los hijos inocentes.

Ningún hogar puede cimentarse sobre la traición, el arma favorita de Satanás. Ni edificarlo con la sangre y el dolor del prójimo.

adulterio

Es un crimen pérfido sobre los inocentes, que invoca toda la Justicia Divina sobre los trasgresores.

Mientras tanto, yo seguía viendo como por medio de este pecado, Satanás le escupía la cara a Jesús diciendo:

–           Mira a tu criatura, el hombre… Convertido por mí en una bestia aun peor que ella, ¿De qué te sirvió morir por ellos?

Yo destruiré tu Sacramento que les permite unirse santamente y lo convertiré en el sacrilegio, que los sella con mi signo y los convierte en mi posesión absoluta.

Haré de cada lecho un fuego infernal envuelto en pasiones ilícitas…

Pues a mí SÍ me escuchan. Aunque yo no les ofrezco ningún reino de paz, sino de mucho dolor…

adulterio y traicion gay

Y JESUS me dijo:

–           Mi sufrimiento para ellos ha sido inútil, por eso están en el Infierno.

Y entonces vi que uno de los castigos para ellos, es ver al hombre o mujer por el cual se condenaron en su pecho.

Satanás les dio un cuchillo filoso, con el que ellos mismos se cortaban y sacaban pedazos de carne hasta llegar al corazón, diciendo con odio: “¡Maldito, maldito, por tu culpa estoy aquí en este infierno! ¡Te quiero sacar de mi pecho para siempre, pero no puedo!

Luego encontramos hombres encadenados con hombres y mujeres encadenadas con mujeres.

Atados por la cintura y que se balanceaban como animales salvajes, arrastrando una presa.

Pregunté:

–           Señor Jesús, ¿Estos quiénes son y porqué sufren?

El Señor Jesús me dijo:

–           Son toda clase de homosexuales y lesbianas, que libremente me rechazaron y NO fueron capaces de ser castos ofreciéndome su vida y sus sacrificios.

FAMILIA-gays

Y pude ver cómo los demonios se revolcaban en el lecho poseyendo a estos pobres seres, deleitando su lujuria a través de ellos; aumentando sus pasiones sin llegar a ser saciados nunca.

Y también cómo los espíritus que los habían poseído, los atormentaron en sus partes nobles con las que pecaron…

Y de una forma cruelísima y horripilante, les atravesaban palos desde el ano hasta la boca y con  ellos les giraban como si fueran divertidos trofeos…

Yo pregunté:

–           ¿Qué es la presa?…

Y Él me contestó:

–           Son todos aquellos que se acostaron con ellos y usaron el sexo de manera perversa. Toda relación anal la condeno,  porque es contra natura…

Y también condeno a los que cometen crímenes de Odio, contra estos pobrecitos pecadores. No lo olviden nunca: solamente Yo juzgo

Y el que se atreve a juzgarlos condenándolos, se convierte en cómplice del mismo pecado…

Oren porque todavía hay muchos que están vivos y pueden salvarse, al arrepentirse.

conversion-sangre y salvacionperdon LIBERALOS PERDONALOS Y SALVALOS - HOMBRE A LOS PIES DE CRISTO

La persona homosexual que me ofrezca su castidad a Mí y viva sin hacer pecar a nadie. Yo le derramo mi Infinita Misericordia, porque los amo a todos infinitamente.

Y quién se ofrece a sí mismo como sacrificio vivo y santo, en una donación completa…

YO LE AYUDO A CONTROLAR SUS APETITOS

conversion mundo

Y con el Amor de Fusión, los convierto en VENCEDORES.

Para mí absoluto horror…

Después vi muchísimos hombres y mujeres con caras de animales, que sufrían espantosamente.

Y al lado de ellos, unos que llevaban unas como cintas de películas y unas hojas o revistas donde habían mujeres y hombres desnudos…

Que también eran atormentados atrozmente a manos de los demonios.

Y le pregunté al Señor:

–           ¿Quiénes son?  ¿También ellos van al infierno?

Jesús me contestó:

–           Sí. Van al infierno porque no se arrepienten. Los primeros son todos los que han tenido intimidad con los animales, rebajándose al nivel de la bestia y aún más que ella; porque si ella tuviese razonamiento, no lo haría.

Mi creación obedece las leyes que les he dado. Solamente el hombre es un rebelde, instigado por la Malicia del Rebelde.  Y todo aquel que hace del sexo una obsesión y una adicción…

A través de películas, revistas, chistes grotescos, prostitución, palabras de mal sentido y llenas de obscenidad, aprendidas del Amo al que adoraron y  al que ahora pertenecen en cuerpo y alma, por toda la eternidad; son dignos del Fuego Eterno, con todos sus tormentos.

Pues han aprendido a hablar con la bajeza de Satanás y NO el lenguaje del Cielo, viviendo la santidad y pureza de DIOS Uno y Trino.

Había muchos hombres y mujeres de diferentes edades que caminaban como ciegos golpeándose con todo.

Y un demonio estaba al pie de ellos, derribándolos una y otra vez.

Pregunté:

–           ¿Y estos quienes son Señor?

adicciones2

Y Él me dijo:

–           Son todos los borrachos, los alcohólicos y drogadictos. Porque han destrozado el templo de Espíritu Santo, donde mora la Trinidad Santa: su propio cuerpo.

Y han hecho daño a sus semejantes, a sus familias, olvidándose del Primer Mandamiento: Amar a DIOS y al prójimo como a sí mismo. Estos NO han aprendido, ni siquiera a amarse a sí mismos.

Y al lado de ellos, iba una multitud de personas de diferentes edades, con los labios reventados y con humo en la nariz.

Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Y ÉL me contestó:

–           Son los fumadores de toda clase de hierbas, drogas, cigarros o diversos vicios. Y van porque no han amado su propio cuerpo.  Y los que van con ellos, son los mercaderes de la muerte y todos los que se los ofrecieron incitándolos a pecar.

Yo les he dicho, que el que regala un vaso de agua, es digno de Cielo Eterno. Pero también quien ofrece o induce pecar a alguien, es digno del Fuego Eterno. Todos lo que están aquí, rechazaron cambiar su vida y nadie oró por ellos, para librarlos de este castigo.

escandalo misa y moda

Continuamos caminando y encontramos a una gran muchedumbre de hombres y mujeres con vestuarios indecentes.

Y detrás de ellos, un gran número de hombres y mujeres.

Y pregunté:

–           ¿Por qué están en el Infierno y por qué los atormentan?

Jesús me contestó:

–           Porque usaron su cuerpo para corromper a su prójimo.

moda dayane_mello_e_giulia_salemi_em_veneza

Y los que se dejaron seducir, tampoco se arrepintieron.

Siguieron muchísimos hombres y mujeres de toda edad. Hasta niños con las manos cortadas y algunos sin dedos.

Los Demonios les clavaban con suma crueldad en todo el cuerpo, una especie de agujas largas y ardientes al rojo vivo, que los hacían lucir como alfileteros flameantes.

Y le pregunté:

–           ¿Quiénes son y porqué están en el Infierno?

Y Él me dijo:

–           Son todos los tramposos, los ladrones, los estafadores, los que no pagan sus deudas. Los que se dedicaron sólo al trabajo, los avarientos. Todos los que en su corazón solo estaba el dios dinero y nunca dieron una limosna al pobre, ni ayudaron al más pequeño de sus hermanos.

Son todos aquellos que al final les tendré que decir: ‘¡Apártate de Mi maldito, vete al Fuego Eterno, preparado para el diablo y sus ángeles! Pues tuve hambre y no me dieron de comer, sed y no me dieron de beber. Fui forastero y no me alojaron, desnudo y no me vistieron, enfermo y en la cárcel y no me visitaron. (Mateo 25.)

XI-Estación CRUCIFICADO DINERO

Todos los llamados a la caridad, los despreciaron con su corazón de piedra.

Enseguida vi familias y padres e hijos golpeándose. De sus bocas salieron llamas de fuego. Y pregunté:

–           ¿Por qué vienen aquí y por qué los atormenta el demonio. Por qué escupen fuego?

Y Él me dijo:

–           Son los padres que no se hicieron amar y respetar con sus hijos. Y ellos los insultaron.

Son los hijos altaneros y groseros con sus padres.

Los que terminan maltratándolos y son profanadores del Cuarto Mandamiento.

–           ¿Por qué van ellos están aquí?

juicio particular

–           Al final, cuando cada uno se presente ante el Justo Juez si NO fueron buenos, van a decir: ‘Maldito de mí por no haber respetado y amado a mis padres.’ Y por esa maldición van al infierno.

O van a decir: ‘Maldito soy por no obedecer y seguir la fe católica’ O ‘Malditos mis padres porque no me enseñaron a respetarlos y amarlos.’ Por esa maldición los padres van al infierno.

Por eso los padres deben respetar y dar amor a sus hijos. Jamás tratarlos con insultos.

Y entonces vi que en esas casas, donde el padre y la madre insultan a sus hijos; los demonios salen de sus bocas como gusanos o serpientes que se arrastran.

Y luego van y se meten a los hijos o al cónyuge que está lejos. Y hacen de todo para destruirlos y llenarlos de odio

REZANDO EL ROSARIO

También vi que la única manera para acabar esos demonios en esas casas, es rezar el Santo Rosario.

Entonces el Señor me trasladó hasta un camino muy ancho y pavimentado.

Era muy hermoso y estaba muy adornado con fuentes de mucho artificio y grandes monumentos que no reconocí.

Allí vi hombres y mujeres de todas las edades, que llevaban la lengua afuera.

Y un demonio, iba montado sobre sus hombros, metiéndoles su lengua en la boca de ellos.

Era una gran cantidad y le pregunte al Señor:

–           ¿Quiénes son Señor, y por qué traen ese demonio?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos los chismosos, calumniadores, mentirosos. Son todos aquellos incapaces de domar la lengua.

Que hicieron mal, pues está cargada de veneno mortal, como escrito está en mi apóstol Santiago “Sepan domar su lengua”

pecados-lengua

El Demonio que llevan es el demonio del chisme. No se arrepintieron de su maldad y por eso recorren el Camino del Abismo hacia el infierno, donde los espera un terrible  castigo.

Luego encontramos hombres y mujeres que de sus bocas salían sapos y víboras.

Y Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Jesús estaba muy triste y dijo:

–           Son todos los que pudieron enseñar mi Fe y mi Doctrina y NO lo hicieron.

Pero sí enseñaron cosas falsas basadas en teorías sin poderse comprobar. Son los maestros, escritores, catequistas, sacerdotes y padres de familia. Todos los mentores y todo el que pudo enseñar la fe en Mí y prefirieron destruir la Fe de los demás. 

Toda persona que escandalice y destruya la fe de mis pequeños niños, es digno del Fuego del rigor de Dios.

Porque está escrito: ¡Ay del que enseñe otra palabra! ¡Ay del que escandalice a uno de estos pequeños! Más le valiera amarrarse una piedra de moler al cuello y tirarse al mar.

condenado-alma

Conociendo la Verdad, no se arrepintieron y su castigo es de los más tremendos.

A continuación encontramos gente de todas las clases sociales y de diversas edades, que arrojaban dinero al aire y alrededor de ellos, había muchas personas muriéndose de hambre…

Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son y porque van al infierno?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos los que desperdician sus riquezas materiales en vanidades y lujos que alimentan la molicie.

Son los que compran cosas innecesarias; hacen fiestas para sus deleites, invitando únicamente a los que pueden corresponderles con algo equivalente  o superior y les retribuyen invitándoles a otras fiestas, donde honran su egolatría.

AMOR LLAMANDO A LA CARIDAD

Son todos los que desperdiciaron comprando demasiados manjares y exquisiteces y las dejan dañar en sus refrigeradores en vez de regalarlas.

Nunca hacen obras de misericordia, solo piensan en ellos mismos con una idolatría repugnante; mientras alrededor del mundo, demasiados menesterosos se mueren de hambre.

Luego vi jóvenes que llevaban audífonos en sus oídos, conectados a un aparato digital.

Caminaban como sonámbulos… Por esos aparatos les entraban escorpiones, sapos y muerte.

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Jesús me contestó:

–           Son todos aquellos que escuchan música satánica: rock, la música metálica y se han convertido en adoradores de Satanás que los lleva a la Muerte Eterna y les hace perder el sentido de la vida.

Son todos los que entran al culto satánico en las discotecas o en sus casas se encierran utilizando todas sus energías, en la tecnología maldita del Anticristo. Para ellos la vida no tiene sentido, ni propósito. Se vuelven perezosos y rebeldes.

musica-metalica

De esta manera la pobre juventud es arrastrada hacia el Abismo y ya no hay inocencia en los mayores de 4 años. La maldita televisión y la música los han pervertido y su corazón enceguecido se aleja cada vez más de Mí.

Satanás los está enseñando a ser impíos y blasfemos.

A continuación vi a una gran multitud de hombres y mujeres de toda clase, que caminaban de espalda y un demonio los arrastraba.

Al caminar tropezaban con otros y los hacían caer.

Pregunté:

–           ¿Señor, éstos quiénes son?

Y Él me dijo:

–           Son todos aquellos que me iban siguiendo por el Camino del Cielo; pero las dificultades, los tropiezos, el desaliento, los problemas con los mismos grupos; los hicieron que me abandonaran y hoy van camino al Infierno, arrastrando consigo a otros.

A todos estos les es difícil volver a Mí. Porque tienen un demonio que los detiene. Este demonio al final los entregará a Satanás y recibirán más honores por haber vencido y llevar como trofeo, a uno de los míos.

ateismo biblia eleccion

Nadie ha orado por ellos y  mi Corazón se hiere continuamente, por estos nuevos Judas que NO quieren sufrir por Mí.

Enseguida vimos a hombres y mujeres de diferentes edades y clases, golpeándose el pecho con un cuchillo y luchando por quitar un espectro humano, que ellos sentían adheridos desde el pecho hasta sus ingles.

Al golpearse, sus heridas sangraban mucho, mientras que un Demonio les gritaba: ¡Tú has sufrido mucho por culpa de él! ¡Dale más duro! ¡Dale más duro! ¡No le perdones! ¡No le perdones!

Entonces pregunté:

–           ¿Quiénes son éstos Señor y quienes son los que están en su pecho?

El Señor me explicó:

–           Son todos aquellos que nunca han perdonado la falta de sus hermanos, guardan rencores, odio, resentimiento, rencillas, pensando que fueron los únicos que sufrieron.

mirada-diabolica1

Las personas que llevan en el pecho, son sus supuestos enemigos. Y por eternidad de eternidades, los llevarán en el pecho como castigo.

Oren mucho, para que los que odian como ellos y todavía están ahora vivos en la Tierra.

Perdonen como Yo Perdono.

Porque si no perdonan las faltas de sus hermanos y deciden seguir adorando su rencor; mi Padre tampoco les perdonará.

venganza gladiador

Seguimos caminando y vi hombres y mujeres; jóvenes y niños de todas las clases; iban dando vueltas entre sí como perdidos y confusos…

Los demonios los cubrían con sus sombras mientras les repetían incesantemente: ¡No crean, no crean, no crean!

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos aquellos, que pertenecen a mi iglesia o pertenecieron, pero que abandonaron los Sacramentos. O si acuden NO CREEN en ellos, ni en la gracia ni en el poder santificador a través de ellos; porque han despreciado al DIOS de la Verdad, por la mentira.

Quienes más sufrirán, son los que NO creyeron en mi Real Presencia en la Sagrada Eucaristía, profanaron mi Iglesia con su presencia blasfema y se hicieron sacrílegos.

Pues mi Carne es verdadera comida, mi Sangre es verdadera bebida y quien come mi Carne y bebe mi Sangre; permanece en Mí y yo le resucitaré el Último Día.

comunion en la mano sacrilegio

Oren mucho por ellos; porque algunos todavía están vivos y pueden convertirse.

Siguió una gran muchedumbre de hombres, jóvenes, mujeres y niños con edad de razón, que caminaban a tientas, pisaban cualquier luz que los podía iluminar …

Y los demonios les gritaban: ¡No crean! ¡No crean en la Luz! ¡No crean!

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y el Señor Jesús me dijo:

–           Son todos aquellos, que han cometido pecados que no los han confesado: Por pena o porque no creen. O si lo confesaron, no lo hicieron con verdadero arrepentimiento.

DIOS conoce el corazón de cada hombre. Oren mucho para que se conviertan, pues esos pecados los están arrastrando velozmente hacia el Abismo y Satanás los está esperando para regodearse en martirizarlos, hiriéndome a Mí.

Porque sólo aquel que confiese su pecado y sea perdonado, puede entrar en el Reino de los Cielos.

Entonces exclamé:

–           ¡Oh Señor JESUS, DIOS mío! Entonces ¿Quién puede salvarse?

Él me contestó:

–           Tú ven y sígueme.

gifs rosario

Ora con el Rosario de mi Madre Santísima.  Para DIOS NADA ES IMPOSIBLE… 

Callé y seguimos caminando.

Encontramos miles, miles y miles que recorrían el fácil y atrayente camino del Infierno.

Ya no pregunté quienes eran ellos. Sólo iba pensando: ¡Misericordia DIOS mío! ¡Misericordia Señor!…

Y empecé a rezar la Coronilla de la Misericordia…

Él tampoco me dijo quiénes eran, ni cuál fue su pecado. Eran de toda edad y de toda clase.

De una manera inexplicable, comprendí que eran de toda religión, fe y creencia. Porque DIOS hace juicio sobre toda persona que venga a esta tierra, nazca donde nazca y crea en lo que crea.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

1 TORMENTO ETERNO


00lucifer29. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. 30. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna. (Mateo 5, 29 y 30) 

12. Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.13.Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición y son muchos los que entran por ella. (Mateo 7, 12 y13)

con la vara que midasEl mundo actual se mofa y se burla de la existencia del infierno; sin embargo Jesús nuestro Señor y Salvador, en su Infinita Misericordia insiste en confirmar su real y pavorosa existencia; para lo cual toma almas escogidas para tal fin, mostrándoselos o llevándolas vivas al Infierno. 

Mientras estaba en la Iglesia después de Misa recibí la siguiente Visión:

Vi un tenebroso lugar donde había un mar de fuego y lo que parecía una enorme puerta de garaje que se abrió hacia abajo para crear como una caída.

Entonces una multitud de personas se deslizó hasta el mar de fuego. Oí a esa gente que  estaba gritando en extrema agonía.

infierno2

Luego los demonios empezaron a torturarlos. Sus cabezas eran aplastadas y sus cuerpos desgarrados.

A otros que les atormentaron sus genitales, gritaron con inmenso  dolor y también sus manos estaban en llamas.

Entonces, comprendí que este lugar era el infierno y la gente estaba siendo torturada en esa parte de su cuerpo que utilizaron para cometer tanto pecado.

Aquellos cuyas cabezas eran aplastadas y cuyos cuerpos fueron desgarrados, eran médicos abortistas.

Lo mismo que ellos hicieron, les fue aplicado entonces. Aquellos cuyos genitales estaban siendo torturados, habían cometido pecados sexuales.

Y aquellos quienes las manos las tenían en llamas eran Sacerdotes, Obispos, Cardenales y otros, quienes habían abusado de LO MÁS SAGRADO: LA EUCARISTÍA.

JESUS me habló y me dijo que muchos se dirigían al Infierno y que era urgente que hiciéramos Oración de Intercesión.

Yo estaba llorando y pidiéndole a JESÚS que tuviera piedad y que por favor nos salvara. Después de ver esto jamás podría desearle a alguien que termine en el INFIERNO.

La visión fue tan Aterradora e Inquietante (ESTREMECEDORA AL EXTREMO). Yo les pido que oren por todos nuestros hermanos y hermanas que han sido engañados por Satanás y que se han convertido en esclavos del pecado.

Oremos a través del CORAZÓN INMACULADO DE NUESTRA BENDITA MADRE A JESÚS, PARA QUE PUEDAN SALVARLOS.

Entonces vi que un hueco inmenso se abrió bajo los pies del Señor.

No sé si viajamos a través de él, pero de pronto me encontré en el Infierno. Era una caverna impresionante y aterradora. Escuché gritos y lamentos escalofriantes…

Era un ambiente tenebroso donde había una increíble desesperación, un hedor espantoso y aquel lugar era aterrador. Sentí mucho miedo; empecé a temblar y me sentí morir de pavor…

Verdaderamente aterrada, exclamé:

–           ¡Hay de mí Señor! ¿Dónde estoy?

El señor me respondió:

–           No temas nada. Nada te pasará, Yo estoy contigo, observa bien.

Entonces vi una hornilla como la boca de un volcán. De ella salían llamas inmensas. Era como un fondo donde se cocina la caña para hacer miel.

infierno la-bestia-y-el-falso-profeta-seran-lanzados-al-lago-de-fuego-y-azufre

Como un lago de azufre hirviendo a borbollones.

Había allí mucha gente que gritaba y pedía auxilio sin ser escuchados. Todos insultaban y maldecían. Unos estaban vestidos lujosamente, otros estaban sin ropa. Creo que estaban con la ropa que los enterraron.

Un hombre muy rico con mantos y anillos en los dedos y cadenas en el cuello, sacaba la mano y decía: ¡Sálvame por esto! Y mostraba algo como un gajo de cebolla. Pero las llamas empezaron a consumir el gajo de cebolla hasta quemarle los dedos.

Y entendí que fue algo que dio, pero sin amor o tal vez haya sido lo único que regaló en su vida.

El tormento era  muy cruel y no había paz.

Le pregunté al Señor:

–           ¿Éste es el rechinar de dientes?

Y ÉL me contestó:

–           No, todavía no es. Es solo parte del Sufrimiento de los condenados.

Alrededor de la hornilla había demonios con las piernas cruzadas, todos tenían un trinche largo. Su aspecto era espantoso:

Sus ojos rojos, boca malvada, sonrisa malévola, de un color gris, casi negro. Fumaban y fumaban algo que los hacía más rebeldes. Y bebían un líquido rojizo que los llenaba más de soberbia.

apocalipsis-lago-de-fuego

De pronto todos se colocaron de pie en posición de firmes. Los condenados desearon desaparecer… Era una multitud incontable que se consumía en el lago de fuego.

El Infierno se estremeció y todo tembló.

Por una puerta entró un Demonio como de 2 metros de alto, más horrible que todos los otros demonios.

Tenía cuernos, garras, cola y alas como de murciélago. Los demás no tenían nada de eso. Gritó y zapateó. Y todo volvió a temblar.

Pregunté:

–        ¿Quién es?

Jesús me dijo:

–         Es Lucifer, el Rey del Infierno.

Los demás demonios le tenían mucho miedo. A una orden dada por él, todos corrieron ante él con el trinche en la mano y en fila, como un batallón de soldados.

Les dijo algo que no alcancé a escuchar, pues estaba demasiado asustada. Y tampoco le pregunté al Señor Jesús. Si Él no me hubiera sostenido en ese momento, yo hubiera muerto de terror.

El Señor Jesucristo me dijo:

–           Acá no hay paz ni un segundo. Aquí no hay nada de amor. Es el Reino del Odio. Aquí vienen todos aquellos que me despreciaron cuando estaban vivos… Libre y voluntariamente, prefirieron el Mal en lugar del Bien.

Ahora observa bien, pues para algunos comienza el rechinar de dientes; sufrimiento y muerte eterna; gusano que no muere y fuego que no se apaga.

Porque el que no está Conmigo, está contra Mí y está muerto. Esta es la verdadera muerte. No la que llaman ustedes muerte.

infierno segunda muerte

Los demonios corrieron hacia la hornilla después de la orden de Satanás y metieron el trinche. Sacaron a los condenados traspasados por éstos y ellos se movían como culebras, sin poder soltarse.

Gritaban, se contorsionaban, les salía sangre por donde fueron atrapados. Algunos fueron traspasados por la espalda, otros por las piernas, otros por la cabeza.

Todos agarraban los trinches tratando de liberarse. Eran hombres y mujeres de todas las edades, sus manos sangraban y ellos al mirarlas gritaban de terror.

Pregunté al Señor:

–           ¿Por qué estas almas tienen sangre?

Y Él me respondió:

–           Al infierno vienen en cuerpo y alma; así como al cielo van en cuerpo y alma. Estamos en el Primer Infierno y ellos ya fueron juzgados.

Aquí están todos los condenados desde la creación del mundo y también les dan la bienvenida a los violadores del Quinto Mandamiento.

no-mataras

Pregunté:

–           ¿Quiénes son Señor?

Jesús contestó:

–           Son todos los asesinos, los secuestradores, los atracadores. Todos aquellos que le han quitado la vida a alguien: física, psíquica y espiritualmente. Son aquellos que pudiendo salvar una vida, no lo hicieron. En las víctimas: su sangre clama, desde la tierra a cielo. Y Dios los escucha.

La vida Yo la doy y la quito cuando quiero. Nadie fuera de DIOS puede quitar la vida: ni a un niño, ni a un anciano, ni a un enfermo. Sólo DIOS dispone de ellos. A quien lo hace; le esperan los más grandes castigos y tormentos, en el Lago de Azufre donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.

Oren mucho, porque hay muchos que están todavía vivos y pueden arrepentirse. Oren especialmente por los médicos… Observa bien.

Los demonios colocaron a los condenados en algo que parecía una lámina de zinc galvanizada y los trincharon entre dos o tres demonios. Luego, como con una especie de cortaúñas, un poco más largo; les prendían pedazos de carne y poco a poco les arrancaron las uñas, los dedos, el pelo…

Los gritos eran tan desesperados; que parecían aullidos y terminaban en lamentos escalofriantes…

Para que no gritaran, los demonios sacaron una especie de arma no vista nunca en la tierra por mí y se las metieron en la boca. Aquella arma se abrió como una mano y al cerrarse les agarró la lengua; enseguida se las arrancaron, bien torciéndola o tirando de ella.

demonio satan

Luego con un cuchillo bien afilado, comenzaron a cortarlos en pedazos, volviéndolos bistec y cecina.  Los condenados no podían gritar y sus ojos parecían salírseles de sus órbitas… Y sus mandíbulas pegaban una con otra haciendo un rechinar de dientes espeluznante.

Después de desprender la carne, trozaron los huesos hasta casi deshacerlos totalmente. Por último, les partían la cabeza, hasta quedar hecha trizas. Todo era completamente deshecho en aquella lámina: sangre, carne en trozos, huesos. Aquello era una carnicería espantosa. Y en los huesos había gusanos…

Entonces dije al Señor:

–           Pobres personas. Pensé que no iban a morir, pero por fin murieron. Aunque los pedazos de carne todavía se mueven…

Él me respondió:

–           Aquí no existe la muerte. Fíjate bien.

Los demonios tomaron esa lámina y echaron los trozos de la persona sobre un hueco donde había llamas y fierros filosos. Era como una especie de molino para volver todo polvo.

En la parte de abajo de ese hueco estaba otra vez el hueco de la hornilla. Al caer ese polvo vi que las personas volvían a tener cuerpo y el que se dejaba agarrar por el trinche, volvía a padecer lo mismo…

Entonces pregunté al Señor:

–              ¿Qué pasa? ¿Por qué tienen que volver a vivir?

Y Jesús me contestó:

–           La muerte tal como los hombres la llaman, ya no existe. Aquí se padece la Muerte Eterna, que ES LA SEPARACIÓN DE DIOS. Y para llegar a este lugar de tormentos, cada uno llegó aquí libremente. Ésa fue la elección de ellos.

Ellos me rechazaron absolutamente al elegir el Reino del Mal y sirviendo al Amo de este lugar. Yo ya no puedo hacer nada por ellos. Cuando podía, me despreciaron y por su libre albedrío. De esta forma llegaron a este Lugar que NO fue creado para los hombres. Para los hombres fue creado el Cielo. Este lugar fue creado para Satanás y sus Ángeles Rebeldes.

Comprendí que a mayor pecado, mayor el sufrimiento.

Cada uno paga según sus deudas. Y cada uno tiene castigos diferentes; pero todos sufren atrozmente.

También me di cuenta que con el órgano que pecan y sirvieron al Mal, es con el que más sufren.

Según se hundían en el lago de fuego; aparecían en un lugar de arenas candentes, al rojo vivo. El calor era sofocante, no se podía respirar y gritaban: ‘¡Tengo sed!’

Entonces un demonio se les subía a la nuca y les abría la boca, desgarrándoselas hasta los oídos. Otro demonio agarraba la arena caliente, para que la bebieran.

Era tal el desespero, que corrían sin control en la oscuridad iluminada únicamente por las arenas… Chocaban con otros condenados y peleaban entre sí, como perros callejeros.

12miedo

Al llegar al final había rocas con puertas… Cada uno miraba solo una puerta y al abrirla había un hoyo, donde estaban los animales ponzoñosos y aquellos a los que más temían, cuando estaban en la tierra.

El Señor me dijo que eran castigos psicológicos…

¡Oh pobres condenados! ¡Qué desesperación, que pesadilla sin fin!… Cuando finalmente lograban salir de allí, ellos se veían esos animales por todo su cuerpo y que les salen por la boca y por cada orificio en él. Desesperados, trataban de huir…

Y por lo único que podían correr, es por un desfiladero de piedras cortantes; donde se caían, de frente o de espalda y se cortaban por todas partes. Al final  había una planicie… Al que no lograba pararse rápidamente, una piedra redonda lo aplastaba como a una cucaracha.

Cuando por fin logran levantarse, se lanzan por un hueco que había y caen a la hornilla del inicio.  Y todo vuelve  a repetirse.

El Señor Jesús me dijo:

–           ¿Te diste cuenta que acá no hay descanso ni un segundo? Ahora te voy a mostrar otro lugar que está esperando a esta generación perversa y malvada. Te voy a mostrar quien sufre más… Y quienes van por el camino al Infierno.

lucifer

Vi entonces tres hornos más grandes que el primero y a Satanás que gritaba:

–           Qué se haga el Juicio…  He trabajado bastante para darles la bienvenida a mi reino. ¡JA! ¡JA! ¡JA!… ¡Los odio tanto, como a su Padre y sé cuánto Él sufre, por mi venganza sobre ellos!

¡Gracias a ellos, que me han dado la manera de alcanzarlo; para destruirlo a Ése en sus hijos! ¡JA! ¡JA! ¡JA! (Lanza una carcajada espeluznante y añade) He inventado nuevos castigos y tormentos.

Que vengan aquí los que pudieron salvarse y NO quisieron. Que vengan a mí los que me adoraron y me sirvieron en la tierra. 

Entonces vi unas mujeres arrastradas con cadenas que llevaban cargas como si fueran mulas; (Eran todas sus culpas) fueron golpeadas atrozmente y atormentadas.

Les abrieron sus vientres, las dejaban gritar y las despedazaban. Les dieron azotes con unas cuerdas como de hierro, mientras las insultaban.

Les mostraban sus hijos que ellas habían asesinado y se los amarraban a sus pechos.

Ellas escuchaban el llanto y los gritos de sus hijos (¡¡¡¿Por qué me mataste mamá?!!!)

Al grito del niño, sus pechos se desgarraban y comenzaban a sangrar; sus oídos sangraban…

Y todo aquello era horripilante.

Y pregunté al Señor:

–           ¿Señor JESUS quienes son esas mujeres y porqué sufren tanto?

Y Él me contestó:

–           Son todas aquellas que matan a sus hijos con el aborto. Sufren porque hicieron de sus vientres tumbas y el vientre es para dar vida. Él pecado del Aborto le es a mi Padre muy difícil de perdonar. No basta con confesarlo, si no hay verdadero arrepentimiento.

Hay que hacer mucha oración y penitencia, pidiendo misericordia a DIOS Padre; así como al hijo que asesinaron.

Pues sus gritos de dolor y sus llantos estan frente al trono de DIOS y su sangre clama justicia, desde la tierra al cielo.

Ora mucho por ellas, porque algunas que cometieron sus mismos pecados, están todavía vivas y pueden arrepentirse. Son muchísimas las que van veloces, por el Camino del infierno.

lucifer-angel-caido

Satanás se burló de Dios con un grito triunfante:

–           Estos niños fueron sacrificio ritual para mí, en el Aborto deseado, consentido y ejecutado; para aumentar mi poder. Y sus almas inocentes también me pertenecen. Madres e hijos me han dado el poder para derrotarte y destruirte en ellos; porque son parte de este Reino Maldito al que me has confinado.

Dime que se siente Nazareno, haberte sacrificado por todos y que ellos me hayan elegido por su propia voluntad. ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡Son míos eternamente; porque yo te los gané! ¡Ellos me eligieron a pesar de tus Mandamientos y de tu Sacrificio de Amor! ¡JA! ¡JA! ¡JA!

Y también sus hijos sacrificados libremente, me pertenecen. ¡Porque ellas despreciaron tus leyes que podían rescatarlos y no fueron bautizados!… ¡¿Dónde está tu triunfo, Dios Encarnado?!

¡Muéstrame ahora si te atreves, en dónde está tu Triunfo! ¡Todos son míos! ¡Nadie te ama, ni quiere sacrificarse sufriendo por Ti!Todos me pertenecen. ¡JA! ¡JA! ¡JA!

El final de esta Guerra la están escribiendo tus ‘Amados hijitos’ a los que no les interesa nada tuyo: ni tu Redención, ni tu Amor, ni tus promesas… Porque han querido ser míos… ¡Porque me han elegido a mí!… ¡A mí!

Por su libre albedrío eligieron ser mis esclavos. Los que me adoraron, me conocieron y me escogieron. Y  por sus pecados me pertenecen todos los que han venido hasta aquí.  Yo soy su amo y su rey por la eternidad.

Vi al lado de ellas, un poco separadas; a otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos que ellas.

Y pregunté:

–           ¿Éstos quiénes son y porqué sufren iguales tormentos?

El Señor me dijo:

–           Son todos los cómplices del aborto, los que las ayudaron… Son médicos, amigos, enfermeros, parientes o alguna persona que escuchó que iban a abortar y NO les advirtió:No lo hagas.’ 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA