Publicaciones de la categoría: TESORO DE LA IGLESIA

F23 EL OCTAVO SACRAMENTO


CONVOCATORIA- PADRECELESTIAL

EL OCTAVO SACRAMENTO ES:

EL DOLOR.

La Humanidad se horroriza por las ruinas que dejan las guerras en las ciudades y que destruyen palacios, templos, puentes, etc. Y maldice los explosivos que destrozan pulverizándolo todo, lesionando y destruyendo todo.

El hombre era la Obra más perfecta y maravillosa de la Creación. Y Dios estaba lleno de júbilo, cuando lo contempló terminado. Y los Cielos se estremecieron de admiración. Y la Tierra cantó su alegría, porque sería el planeta que acogería regiamente al rey-hombre, hijo de Dios.

El Pecado. Más nefasto que todas las dinamitas, ha trastornado las raíces de hombre, en lo más íntimo del Pensamiento de Dios.

bomba

El Pecado, destruyó el complejo conjunto perfecto de carne y de espíritu, movido por los sentimientos; en el que la carne era más pesada, pero no era contraria y mucho menos enemiga. Con un espíritu que no estaba prisionero en ella, porque era su rey y ella era dócil y lo guiaba hacia Dios. Era atraído por Él como un imán divino, mediante las relaciones de amor entre su Creador y su criatura.

El Pecado trastornó aquel armónico contorno que Dios había puesto alrededor de su hijo, para que fuese un rey feliz. Caído el amor del hombre hacia Dios, cayó el amor de la Tierra hacia el hombre. Y la ferocidad se desencadenó sobre la tierra; entre los animales y entre hombre y hombre. La sangre, que solo debiera haber sido calor de apasionado amor; se volvió una ardiente caldera de Odio. Y en ardiente gorgoteo, contaminó el altar de la Tierra; en el cual el único rito que Dios quería, era el del Amor.

Y nació una planta espinosa y de fruto amargo: el Dolor.

Cuando el hombre desobedeció, él mismo introdujo el dolor a la tierra. Al principio, el dolor fue sufrido como el hombre lo podía sufrir, en su embrionaria espiritualidad contaminada: un dolor animal hecho con los primeros dolores de la mujer y de las primeras heridas inferidas a la carne fraterna. Un dolor feroz de alaridos y maldiciones, semilla siempre de nuevas venganzas. Después se fue refinando en la ferocidad, pero no en el mérito. Y el Dolor se fue haciendo más vasto y complicado al igual que el Pecado.

Ninguno de los nacidos de mujer, está exento de las consecuencias del Pecado. Que violó para siempre el orden establecido por Dios. Alteró la armonía entre las criaturas y el Creador. Contaminó el amor, antes todo santo, con los falsos amores: el rebullir de pasiones carnales y fácilmente desordenadas, para que causaran las imperfecciones y la muerte espiritual al alma humana, creada con predestinación a la Gloria.

¿Irreparables estas consecuencias? ¿Obstáculo al Cielo para los hijos de Adán? NO.

Si incancelables son los signos del Pecado. Si el castigo del dolor y de la Muerte permanecen. Si los fomes han quedado después del Redentor. Y los Sacramentos instituidos por Él, hacen descender la Gracia a los hombres. No están cerrados los Cielos, ni negada la Gloria a  aquellos que heroicamente saben conseguir la santidad.

Y el Mal, cualquiera que sea, tiene un noventa y nueve por ciento origen en el hombre. Y el Bien tiene una sola fuente: Dios.

Desde el momento en que Satanás quiso ser igual a Dios en todas sus acciones: libertad, potencia y libertad de actuar. Quiso su propio pueblo como contraparte al Pueblo de Dios. Y este fin persigue sin detenerse, lleno de Odio hacia Dios y hacia las criaturas que Él ama como Padre. Y su Inteligencia conservada igual después de la fulminación divina. Inteligencia agudísima, adecuada al Príncipe de los ángeles…

Y sus poderes los usa para este fin, espiando en cada acción del hombre. Escuchando en cada una de sus palabras. Extrayendo del conocimiento de cada acción y palabra humana; de la constitución física del individuo, de las enfermedades, de las desgracias, de los estudios, de las ocupaciones, de los proyectos, de los afectos, de todo, ABSOLUTAMENTE DE TODO lo que le interesa al hombre; para hacer otros tantos terrenos donde sembrar su cizaña: creando confusiones y divisiones.

Utilizando todas las armas para atormentarlo. Creando prodigios para seducirlo y hacerlo caer en el error.

El hombre es un niño irreflexivo y destructor, que busca con medios cada vez más refinados, la manera de atormentar con armas cada vez más mortíferas y con intransigencias morales, cada vez más astutas, para obtener dominio sobre los demás.

Dos son las necesidades del hombre: el Amor y el Dolor. El Amor que impide cometer el Mal. Y el Dolor que repara el Mal. Esta es la Ciencia que se debe aprender: Saber amar y saber sufrir. Pero el mundo no sabe amar y no sabe sufrir. Sabe hacer sufrir. Pero esto no es amor, es Odio.

Soledad, amargura, desolación. Satanás trabaja para aumentar el sufrimiento y llevar a las almas a la ruina, por medio de la desesperación. ¡Cuánto dolor hay sobre la Tierra y solo Dios Puede aliviarlo! Porque Dios pliega siempre el Mal al Bien.

El dolor desde el punto de vista humano, es un mal por el sufrimiento que comporta. Pero desde el sobrenatural, es un bien; porque aumenta los méritos de los justos, al fortalecer las virtudes por el ejercicio de las mismas. Porque saben sufrir sin desesperarse, sin rebelarse. Y les da la oportunidad de ofrecerlo a Dios, como sacrificio de expiación por las flaquezas propias; repara los pecados del mundo y es redención por los que no son justos. Para el hombre es muy difícil comprender y aceptar esto.

La vida es cruz. Siempre…

Los que reniegan de Dios, cargan la cruz sin Él. Las almas que huyen de la cruz y del dolor, huyen del Amor. Volviéndose muy desgraciadas al carecer de la paz interior que fortalece al alma con la Presencia de Dios. El Dolor aceptado sin rebelión es expiación.

En la pobre justicia humana, se pide que quién causó un daño, restituya lo que quitó arbitrariamente. Quién calumnió se retracte y así sucesivamente. La Justicia de Dios exige la reparación de la culpa por medio de la expiación, con los mismos medios que se usaron para cometerla.

Nadie quiere sufrir, pero todos buscan que los demás sufran…

violencia

En su paso por la tierra, el hombre más que para sufrir, vive para hacer sufrir. Pero es mejor sufrir y expiar por un poco de tiempo en la tierra… Y mientras dura la jornada terrena, que es solo un instante en la Eternidad; que expiar en el Purgatorio, donde el tiempo está en proporción de uno a mil…

En el Purgatorio se sufre intensamente el dolor de haber amado poco. Y el proceso de regeneración, con el consiguiente crecimiento espiritual al que es sometida el alma por medio de la Purificación en el Purgatorio, es tanto más intenso y más doloroso, en cuanto menos se amó.

El Dolor es Cruz, pero también alas. Y es el camino que lleva a la conquista de las virtudes. El dolor es el termómetro perfecto que mide la capacidad de amar. Porque el amor y el dolor tienen una unión íntima, tan fuerte que parece indisoluble. Cuanto más se está en la Luz, tanto más se acepta, se ama y se desea el dolor. Por el contrario, mientras más alejados estamos de Dios, tanto más se teme y se odia el dolor. Y por lo mismo, hay una rebelión contra él.

orgullo gay

LOS PECADORES.

Que se han rebelado contra los mandamientos de Dios, odian el Dolor porque es el principal obstáculo, para el goce de todos sus vicios. Y no soportan a este gran maestro de la vida espiritual, ya que lo consideran un verdugo cruel y despiadado que les impide el disfrute de la vida.

Y se rebelan contra el sufrimiento con la violencia: el suicidio o el homicidio.

Así el dolor es mal que los fermenta y los convierte en presas del Infierno. Porque Satanás los atormenta y los lleva gradualmente a la desesperación; haciendo que el hombre blasfeme por el dolor que él mismo se ha provocado y del cual termina acusando al Creador; maldiciéndolo y buscando venganzas que llevan a males mayores.

LOS TIBIOS.

Huyen del Dolor como de su peor enemigo. Se la pasan gimoteando, buscando milagros y consuelos divinos. Son las almas débiles, faltas de fuerzas para operar tanto en el Bien como en el Mal.

LOS JUSTOS.

Primero: aceptan el dolor con resignación amorosa. Su Fe y su fidelidad les dicen que Dios es infinitamente Bueno y Misericordioso. Y que si Él lo permite, es porque de su dolor, va a sacar un bien mayor que es necesario. Ya que al unirlo con los méritos de Jesús, Él va a darles un valor infinito, santificándolo al fundirlo con Él; ya que el Amor impide el Mal y el Dolor lo repara. Lo soportan y ruegan, pidiendo amor para amarlo y para saber sufrir.

Segundo: Aman obedeciendo y haciendo fuerza a sus quereres naturales, para hacer siempre la Voluntad Divina. El Dolor que les comporta, lo lloran en los brazos de Dios. Sus lágrimas se enjugan al calor de la ternura divina.

Y comprenden la razón de su sufrir. Saben que Él las ama tanto, que les da dolores con un fin santo. Y al dejar su corazón en sus manos; reciben curación, aliento y consuelo.

Tercero: la sabiduría comporta dolor. El que aumenta su saber, aumenta su dolor. El que conoce al Señor, le confía sus afectos, intereses, esperanzas y dolores. Se abandona totalmente en Dios y ve en Él, al Amigo, al Hermano, al Padre. A aquel que lo ama con su Amor Perfecto, como Perfecta es su Naturaleza Divina y se une a Él.

Por eso hay que dar a Dios, lo que es de Dios y al hombre lo que es del hombre. Dar a cada uno el juicio justo.

adulterio y traición

Si meditamos bien en nuestros tormentos, que a veces se convierten en un sufrimiento mortal, veremos que en cada tormento está el nombre de un hombre. Nunca el de Dios.

Y en el momento de la desolación, el alma más que nunca debe ser la hija de Dios. Y le llama con la seguridad de que puede hablarle, porque ha conquistado el derecho de ser escuchada.

No más oscuridad de desolación humana. No más afán de creyente que quiere y no puede alcanzar la paz en el Dolor. Sino la alegría del sufrir: Una alegría del alma, bajo el llanto de una carne que muere por último. Carne y sentimientos son los vestidos del ‘yo’ espiritual, el verdadero ‘yo’. Y la criatura santificada por su heroísmo, puede alcanzar a decir: “Por aquel sí’ que yo he dicho, ¡Escúchame!

Y hay que esperar en Dios y confiar en Él.

Cuando se juntan dos para llevar una pena, ésta se hace más ligera. Él enjuga toda lágrima de sus ojos y le consuela de un dolor que no le puede evitar, porque sirve para la Gloria de Dios y la suya. Comprende que la vida es una ráfaga que termina, cuando en el Cielo le son arrancadas las espinas que le fueran clavadas por amor.

Sabe que el mundo necesita sufrimiento. Y pide el dolor para unirlo con Jesús, para la salvación de las almas. Y así, uniendo su voluntad a la divina, comparte con Dios, la necesidad del Dolor Absoluto, completo, profundo, hasta llegar a bendecirlo como una Gracia Inmerecida, que le permite unirse y parecerse al Dios Redentor, que adora con confianza y con amor.

Porque el dolor es una gran absolución cuando se sufre con santidad y se une a la Magna obra de la Redención.

martirio coptos

Vivir junto a Jesús es un gran gozo hasta en el dolor. Y morir por Él, es pasar a la gloria. El alma se convierte de consolada, en consoladora. Y desea enjugarle las lágrimas a un Dios que no es amado.

Convertirse al amor es saber soportar el dolor. Porque el amor nunca va separado del sufrimiento. Porque al ser una cosa santa, desencadena la furia del Enemigo. En compensación, el sufrimiento nunca va separado de la Gloria, porque Dios es justo y da a quien da. Ya desde la Tierra, el alma prueba la Gloria del Cielo.

Y el Reino de Dios en ella, lo siente hecho realidad, por la Paz verdadera que le da la Presencia de Dios dentro de ella. Esta paz que es imperturbable en medio del más atroz de los tormentos, mientras apuran el cáliz amarguísimo del Odio. Y de lo que darán testimonio, los mártires.

joven cristiana martirizada en irak

JOVEN CRISTIANA MARTIRIZADA EN IRAK

SE DEBE IMITAR A CRISTO EN TODO. Y es todavía siempre por el Dolor, el holocausto con el que el hombre salva. Continuando la Obra de salud, iniciada por Cristo, pues el Martirio del Dolor, está siempre presente en la vida de los elegidos. Los cuales demuestran su justicia mediante su amor al Dolor, no solamente soportado con resignación, sino también pedido como ‘Octavo Sacramento’ y ‘Novena Bienaventuranza’ para ser ungidos ‘víctimas’ 

Y ser la verdadera efigie de Jesucristo Víctima. Porque es por el Dolor y la Muerte, que Jesucristo fue el Salvador y el Redentor.

Del Mal, Dios siempre saca un fin bueno. Los que martirizan al alma-hostia, hacen que ésta se encamine hacia la perfección.

El Purificador deberá dar cuenta de su crueldad. Pero las victorias sobre el Mal, son la corona de los elegidos. Si la maldad no pudiera crear en manos de Dios una consecuencia buena, Dios la hubiese destruido.

El Mal glorifica a los justos. La obediencia a la Voluntad de Dios es el perno que fija y no nos permite desfallecer, aumentando el amor y el deseo de perseverar.

Jesús fue Obediente hasta el extremo y nos recuperó a nosotros. Y compartimos con Él, la sublime misión de recuperarle los hijos a Dios a través del Dolor y el sacrificio, al beber del mismo cáliz que Jesús; que también en su amargura es bello, porque tiene en su borde el sabor de los labios del Maestro, que ha sido el que bebió primero.

agonia_Jesus_huerto_getsemani_Pasion_de_Cristo

LA FUERZA DEL DOLOR.

El Dolor no es un castigo cuando se acepta y se hace uso de él rectamente.

Y se convierte en Sacerdocio que da un gran poder sobre el Corazón de Dios. Un gran mérito nacido con el Pecado. Sabe aplacar la Justicia, porque Dios sabe emplear para el Bien, cuanto el Odio hace para causar Dolor.

A través de la Oración, el Dolor se hace soportable y se convierte solo en una molestia de la materia. Y el corazón se fortalece con las fuerzas del león, para que el espíritu vuelva a ser rey.

Cuanto más un alma está en la Luz, tanto más ama y acepta; ama y desea, el Dolor. Cuando se vive inmerso y viviente en la Luz, se ama y se pide: EL OCTAVO SACRAMENTO.

Porque si con el dolor hay Paz, entonces es prueba de que viene de Dios. Las almas-hostias hacen lo que Jesús hizo: hacer del Dolor el principal instrumento para salvar. No debe preocupar el llanto. También Él lloró. Él sollozó gimiendo y con repugnancia de carne y de mente, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas, ha dicho: “Hágase tu Voluntad”

IMITAR AL MAESTRO ES EL SECRETO QUE SALVA.

“Hágase tu Voluntad” Lo ha dicho. El espíritu solo, ha tenido el coraje de decirlo. Entre las repugnancias y los miedos de todo el Cuerpo y del Pensamiento, contra el espíritu; se debe decir: ‘Señor, fundo mi voluntad en la tuya y haz que tu Voluntad sea la mía.”

Y mientras la crueldad del Dolor flagela, Dios está junto al alma valerosa, como un Padre y un Amigo que la compadece. Que la vela, que llora con ella y de la que recoge el infinito tesoro que Él necesita para salvar: el Dolor que redime. Porque la tierra es un altar contaminado y el Dolor es el Holocausto por el Pecado. El Amor es el holocausto por el sacrificio.

Y el Amor nace en las almas al purificarse por el Dolor. Dios no condena las lágrimas, ni la repugnancia del hombre por el sufrimiento y el dolor. Condena solo el Pecado, la resistencia a la conversión y la desesperación en su Misericordia.

Lamentarse con Dios refugiándose en Él, hace que las lágrimas sean las monedas más preciosas para la conquista del Cielo, si el hombre padece y las soporta, sin salir del amor y de la justicia. Siempre hay dolores más fuertes que los propios. Cuando el hombre se lamenta de su suerte y recuerda los dolores de Dios, se ve el sufrimiento tan relativo, que la Cruz cada día se hace más soportable.

TIFÓN ETAU EN JAPÓN

TIFÓN ETAU

El llanto es el tributo de nuestra condición de hombres. Jesús y María Inmaculada lloraron muchísimo. Los Dos que debieron estar exentos, tanto por su Pureza como por su Santidad. Lloraron para redimir y debieron vivir sumergidos en el Dolor. Las almas unidas a Dios deben expiar por sí mismas y por las demás, haciendo del llanto una moneda para rescatar a los esclavos que Satanás tiene amarrados a sus galeras.

El alma-ostia pide sufrir para aliviar el sufrimiento de los demás y transformarlo en paz y luz, para que puedan salvarse. El hombre acusa a Dios, por el dolor que él mismo se genera.

Y los verdaderos hijos de Dios, saben amar el Dolor. Lo quieren y lo piden para expiar por sí y por los demás. Vivir unidos a Dios, es alegría también en el Dolor.

3Tentacion-de-Jesus-demonio-diablo-desierto-40-dias-temptation-of-Jesus

LA LEY DEL DOLOR.

A esta dolorosa consecuencia del desorden de un Ángel y de los Progenitores, nadie escapa. Ni siquiera el Hijo del Hombre, el Santísimo Verbo del Padre, que sin haber pecado, conoció los asaltos del Tentador que en la Hora en que fue el ‘Hombre’. El Cordero de Expiación, cargó con los pecados de todos los hombres y fue condenado a morir fuera de la Ciudad Santa, en el Desierto de los desiertos.

Aquel no solo de su Pueblo, sino de los amigos y hasta de su Padre. Porque siendo Dios y por lo tanto Eterno, Purísimo y exento de las consecuencias del Pecado, conoció el Dolor y la Muerte.

Jesús vino a santificar el Dolor, sufriendo el Dolor por todos los hombres y fundiendo los dolores humanos en el suyo infinito, dando así mérito al Dolor. Con el Martirio del Dolor, viene el Martirio del Amor, no menos consumante con su ardiente dulzura, que el del Dolor.

Nadie fue más probado que Jesús. Y nadie como Él, conoció la soledad, la incomprensión, el abandono. Desde los celestes a los humanos. Nadie padeció los dolores que Él ha padecido. Dolores de toda especie, siempre en aumento en cantidad y en intensidad. Y cada vez mayores.

Pero Él nunca reclamó al Padre por este Océano de Dolores que lo circundaban y que subían con sus olas amargas, cada vez más grandes, para sumergirlo. Nunca acusó al Padre. Sabía que Él permitía esto para exaltarlo después por sus méritos, en medida infinita, en proporción a su Sufrimiento.

Él sabía que el mal, el dolor, la soledad, la angustia que sufría, venían del hombre decaído y manejado como una marioneta por Satanás.

marionetas

Y no podían dar más que dolor a Aquel que era Dios en vestidura humana.

Y que lo había hecho así para devolverle los hombres a Dios. Los mismos a los que Satanás impulsaba y él lo sabía, porque estaba consciente de su próxima derrota; por la restitución del estado de Gracia a los redimidos. Y se vengaba con su máximo Odio contra el Amor.

El Dolor meditado, comprendido, contemplado, sobrenaturalmente; no es castigo del Rigor Divino, sino Gracia del Amor Divino. Gracia que Dios concede a sus mejores hijos, para hacer de ellos pequeños ‘Cristos’, por coparticipación al Cáliz Amargo, a la Dolorosa Pasión del Getsemani al Gólgota, a la Cruz que fue el Patíbulo de Cristo…

Yugo pesadísimo, aplastante. Yugo que no hubiera podido ser portado sin el Amor de Dios y por el prójimo, que lo vuelve ‘suave y ligero’, si no a la carne; al menos al corazón, a la mente, al espíritu. Fue el perfecto amor a Dios y al prójimo, el que hizo correr al Verbo de Dios al encuentro con su Cruz, con la ansiedad de haber ‘Todo cumplido’.

El Dolor es Holocausto y participación a la misma suerte de Jesús. El dolor es embriagante más allá de la alegría, cuando es el Dolor de Cristo. Y Él ayuda siempre al alma que lo ama hasta el sacrificio.

Jesús subió a la Cruz orando y sufriendo. La conversión se obtiene con la Oración y el Dolor. Después en el ánimo preparado para recibirla, se enciende la luz de Dios y se hace Palabra y Vida. Y por eso se debe gustar el Pan del Dolor de Dios.

En el tiempo preciso se debe contemplar el Dolor como el mejor de los dones. Pero debe haber amor, una grande Fe y un gran, GRAN agradecimiento HACIA DIOS.

9flagelado

La peor de las torturas morales son la ingratitud y el desamor. Es peor que la tortura física. Dar afecto y recibir indiferencia y rencor. Dar obras y verlas rechazadas, supera en potencia a los golpes del flagelo y al penetrar de las espinas. Estas son cosas que golpean solo la carne; pero la indiferencia, la ingratitud y el rencor, golpean al alma y sacuden al espíritu.

En momentos así, no se deben mirar a las criaturas sino a Dios. No se debe pensar en la criatura que lastima, sino en orar para proveer su paupérrima alma y entregarle su alma a Dios para que la sane y la convierta. No se debe amar a la criatura por su persona, sino amar a Jesús en ella y así se encontrará lo que debe ser amado.

En la Hora de las Tinieblas el egoísmo domina y por medio de él, Lucifer trastorna el mundo. Para el cristiano-alma-víctima, son algunas personas que no agradecen o que traicionan. Para Dios, son millones los que se niegan a Reconocerlo… Debemos CONSOLARLO con nuestro amor.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

F22 MATRIMONIO Y SACRILEGIO


19HIJO PRODIGODice Jesús:

Habéis leído en mi Evangelio, el envilecimiento del hijo pródigo que dilapidó en vicios las riquezas recibidas de su padre y se redujo a la condición de guardador de puercos. Más ¿Pensáis que sea eso el summum de la abyección?

En verdad os digo que si os fuese dado subir a Mi Presencia con vuestro cuerpo y vuestros vestidos. Y uno de vosotros por la muerte que le lleva repentinamente, subiese con su vestido más sucio que el de un porquero que hubiese caído muerto en medio del establo cubierto de estiércol; no causaría tanta repugnancia a los celestiales habitantes de mi Reino, ni despertaría tanto mi enojo, como la aparición ante mi Presencia del alma de un apestado de vicios carnales.

El primero tendría una suciedad que desaparece y no es juzgada con rigor, pues es causada por su penoso trabajo, que incluso atrae sobre el honrado rabadán la bendición divina.

gangrena

La del segundo es una suciedad que no desaparece: lepra del alma a la que cubrió de gangrenas fétidas, que la han corroído sin límite en el tiempo. Y así el vicioso impenitente tiene su alma digna de Satanás, por los siglos de los siglos.

Y cuando digo “vicioso” no me refiero tan sólo a ciertas formas de vicio a las que vosotros mismos las tenéis por tales y las practicáis lo mismo, por la estulticia que no sabe resistir a los estímulos del mal. Falta en vosotros mi Fe. Si la tuvieseis, venceríais a la carne. Más no la tenéis y el sentido prevalece sobre el alma.

Desterrad de vuestra mente y de vuestro corazón cuantos falsos dioses habéis en ellos entronizado comenzando por el dios de fango que sois vosotros cuando no vivís en Mí. No levantéis más altares a dioses falsos. Poned, no ya sobre altares de piedra sino sobre el altar vivo de vuestro corazón al Único y Verdadero Señor Dios vuestro.

sabiduria%20dios

Servidle a Él y tributadle culto verdadero de amor, de amor y de amor; vosotros, hijos que no sabéis amar y que decís palabras de plegaria. Palabras tan sólo, pero que no hacéis del amor vuestra plegaria, única que Dios agradece.

Recordad que un sincero latido de amor que salga como nube de incienso de las llamas de vuestro corazón enamorado de Mí, tiene para Mí un valor infinitamente mayor, que miles de rezos y de ceremonias hechos con un corazón tibio o frío.

Cierto que Dios debe ser amado sobre todos; pero nadie puede decir que ama a Dios si rehúsa amar a los que Dios ama.

jesusconpobresyenfermos_thumb5b45d

No sabéis creer, NO sabéis amar, NO sabéis rechazar la Maldad, ni a Satanás… Y como no alcanzáis esto, logrando únicamente aumentar la confusión sobre la tierra y en las conciencias; tampoco sabéis crear para vosotros en vuestro interior esa Fe sin la cual es inevitable el error. Os extraviáis. Os fabricáis religiones; mas no tenéis la Religión.

Amáis a un hijo, al marido, a un pariente…  Más que a Dios y perdéis el amor y el respeto a Dios si os lo arrebata.

Amáis y hasta veneráis como a un dios a cualquier hombre desgraciado que se autoproclama “dios”, siendo tres veces más fango que vosotros. Y dobláis ante él, no ya la espalda  -esto sería poco mal-  sino vuestro criterio. Y sobre todo, vuestra conciencia. Pecáis por agradarle.

10adoracion satanica

Si llego a disculpar a quienes pecan por amar desordenadamente a un familiar; no perdono a quien se vende y vende su conciencia a una potestad contraria a Dios.

Es preciso ser hijos de Dios haciendo frente a los tiranos y arrostrarlo todo, antes que quemar la propia alma delante de los ídolos de barro. Cuando el hombre pierde el culto santo del verdadero Dios y cae en la idolatría de seres iguales o inferiores a él, adulterando en sí mismo la joya admirable que le hace semejante a Dios, todo se deprava en él.

Y no resulta exagerado decir que el tiempo en el que os encontráis, es un campeón de tal depravación, puesto que ninguna le falta. Pensáis ‘¿Qué cosa es aquel defecto, esa costumbre amoral? Nada: una nimiedad. ¿Pecado grave? ¡Qué va…! ¿Pecado venial? ¡Ni mucho menos! Una simple imperfección debida a la vida agitada de hoy o a la imposición de un complejo de circunstancias’

23dinero-mujeres-poder

Sois amorales tanto unos como otros y no os preocupáis de Dios. Eso es todo.

Y sobre todo, no apliquéis el término “dios” a criatura alguna humana, a la que améis con hambre de sentido o devoción de la mente.

A Uno sólo ha de aplicarse dicho Nombre: a Mí. Y a Mí se me debe decir con amor, con fe y con esperanza. Tal Nombre será así vuestra fortaleza y vuestra defensa.

frase-jesus-es-mi-dios-jesus-es-mi-esposo-jesus-es-mi-vida-jesus-es-mi-unico-amor-jesus-es-todo-teresa-de-calcuta-132027

Haced lo que os he dicho, derribando las tres concupiscencias, dándole un nombre claro a vuestro vicio, como claro es Dios al deciros: “No hagas esto o aquello”.

Es inútil entrar en sutilezas acerca de las formas. Quien tiene un amor más fuerte que el que da a Dios, cualquiera que sea este amor, es un idólatra.

Quien nombra a Dios, profesándose su siervo y luego lo desobedece, es un rebelde. Quien mata, es siempre asesino. Quien fornica es siempre lujurioso. Quien roba es siempre un ladrón.

Quien desea para sí lo que no es suyo, es siempre un glotón que padece la más abominable de las hambres. Quien profana un tálamo, es siempre un inmundo.

adulterio

La envidia no es caridad: es anticaridad. Quien desea descomedidamente las cosas de los demás es envidioso y no ama. Contentaos con lo que tenéis.

Pensad que bajo la apariencia de alegría a menudo se encuentran dolores que Dios ve y que se os ahorran a vosotros, aparentemente menos felices de  quienes envidiáis. Qué si por otra parte, el objeto de vuestro deseo es la mujer o el marido del prójimo, sabed entonces que unís al pecado de envidia los de lujuria y adulterio.

noveno mandamiento

Con eso cometéis una triple ofensa a la Caridad contra Dios y contra el prójimo.

¿Creéis no haber merecido sufrir lo que estáis sufriendo? ¿Seréis tal vez, monstruos perfectos de soberbia, seréis acaso tan perfectos que podáis autoproclamaros sin culpa alguna que expiar? Mirad atrás, a vuestro pasado… Y no digáis: “No he matado ni robado”.

No son éstas las únicas culpas merecedoras de castigo. No roba tan sólo el que se aposta en un pasadizo y asalta después al transeúnte. ¡Oh, se roba de tantas maneras!

impugnacion-de-paternidad

¡Y se roban tantas cosas que no son precisamente dinero!

El que quita el honor y la paz a una mujer y niega su paternidad al bastardo nacido por él, ¿No roba acaso?

Sí. Comete dos hurtos y de los más graves y maldecidos por Mí. Y éstas son las cosas más graves, ya que después de ellas…

satán

SATANÁS SIGUE ROBANDO Y DESTRUYENDO

El adúltero es un ladrón, porque defrauda al compañero de su derecho y le roba una confianza de la que no es digno. Además de que al no saber dominar el apetito de la carne y al saciarse en su hambre depravada; no sólo matan el amor, sino muchas veces también el alma del cónyuge, al hundirlo en la desesperación.

Y ante los ojos de Dios es peor el asesinato espiritual, que el que tomando una arma de fuego, comete el delito de vaciar una descarga y priva de la existencia a una persona, muchas veces obligados por las circunstancias.

El Adulterio es un asesinato premeditado y traidor, que destruye las vidas de todos los vinculados a él. Porque aquel que roba la paz y el honor a una mujer y luego niega la paternidad al bastardo que ha engendrado; comete los latrocinios más graves y maldecidos por Dios…

adulterio y traición

Comete un gran error, tanto el que se escandaliza de una ley puesta por Dios para perpetuar el Milagro de la Creación  y generalmente no son éstos los más castos sino los más hipócritas.

Porque los castos no ven en el acto sexual más que la santidad del fin, mientras que los otros piensan en la materialidad del acto.

Como aquel que con ligereza culpable cree poder saltar impunemente por encima de mi prohibición de pasar a nuevos amores, cuando el primero no quedó disuelto por la muerte.- 

pecado del rey david

Y se olvidan que la Maldición de Dios siempre acompaña el Adulterio; porque es un gravísimo pecado contra el Amor.

-david-weeping-over-the-death-of-absalom

David llora la muerte de Absalón

Cuando llega por fin el momento en el que la mujer deja la casa paterna y entra en la del esposo para ser “una sola carne con él” conforme al mandamiento antiguo (Gn 2, 24)

Y para siempre, según mi nuevo mandato que dice: Lo que Dios unió no puede, por motivo alguno, separarlo el hombre” (Mt 19, 5-6).

Porque separar equivale a incitar al Adulterio y el pecado de Adulterio; lo comete no sólo el que peca materialmente, sino también el que produce las causas del pecado poniendo a una criatura en condiciones de pecar.

mamitis

Y esto no es sólo por los maridos que abandonan a sus mujeres y para las mujeres que se separan de sus maridos; sino también para los parientes de una y otra parte, que por perversa intención y egoísmo, meten cizaña entre dos cónyuges.

 O para esos sucios amigos de casa que con mentiras o simplemente, instigando un mal humor que si no fuera alimentado, desaparecería. Crean entre los esposos los fantasmas que vuelven  insoportable la convivencia.

Pues si los esposos viviesen aislados en el círculo de su afecto y de su amor por los hijos; el 90% de las separaciones conyugales no existirían.

0asesinos delmatrimonio

Puesto que los mismos motivos de incompatibilidad que se aducen para obtener una separación entre cónyuges, los hay entre todas las convivencias: entre padres e hijos, entre parientes, entre hermanos y hasta entre amigos que se reúnen.

Y en todas estas relaciones no se impone el llegar a una ruptura tan drástica, como la facilidad con que se rompe el vínculo matrimonial, que es una unión indisoluble en cualquier evento y con todo el desastre familiar que esto implica.

matrimonio_mamitis

El único motivo natural que justifica esta separación, es el Adulterio.

Jamás deberíais ser infieles, jamás. Ahora bien, es el único motivo posible de separación; mirado, no desde mi punto de vista, sino del vuestro. Ya que el punto de vista sobrenatural  y ante Dios, cuando uno de los dos ha faltado, doble deber tiene el otro de ser fiel; para no privar a los hijos del afecto y del respeto.

Afecto de los padres a los hijos. Respeto de los mismos, hacia los padres. Y aquel o aquella que no sabiendo perdonar, alejan al culpable y deciden quedarse solos, difícilmente podrá permanecer solo y pasará a su vez a ilícitos amores, cuyas consecuencias caen inmediatamente sobre los hijos y sobre su moralidad futura”.

00shutterstock_81013270

Por eso digo Yo: El matrimonio cristiano es indisoluble y por ningún motivo es lícito al cristiano separar, lo que un Sacramento unió en el Nombre de Cristo”.

Y ante esto, es adúltero y maldito aquel que rompe una unión antes querida, por capricho carnal o por intolerancia moral; aduciendo que el cónyuge se ha vuelto una carga y causa tanta repugnancia, que ya no se soporta.

Dios ha dado al hombre reflexión e inteligencia para que lo use. Y más debieron ser usados en algo de tanta importancia, como lo es la formación de una nueva familia.

la-obsesiva-dependencia-la-madre-causa-anular-matrimonio-catolico

Y si en un principio se erró por ligereza o por cálculo; es necesario después soportar las consecuencias; para no crear mayores desgracias que recaen especialmente sobre el cónyuge más bueno y sobre los inocentes que son llevados a sufrir más de lo que la vida comporta y a juzgar a aquellos a quienes Dios hizo injuzgables por precepto: el padre y la madre.

Y si fueseis cristianos verdaderos, la virtud del Sacramento trabajaría para hacer de los cónyuges una sola alma que se ama en una sola carne.

Pero cuando solo se es cristiano de nombre, terminan siendo dos fieras que se odian, atadas por una misma cadena.

divorcio y odio

Adúltero y maldito es aquel que con fingimiento obsceno, tiene dos o más vidas conyugales y regresa a casa junto al otro cónyuge y junto a sus inocentes, con la fiebre del pecado en la sangre y el olor del vicio sobre sus labios mentirosos. Profanan sus hogares y los corazones de sus hijos con su pecar.

Pues bien, sois adúlteros o hipócritas. Y lo sois a los ojos de vuestros hijos que os parece que no ven, pero que lo ven todo y a los que escandalizáis dándoles pie para que os juzguen.

Yo veo, siento y anoto. Y constituye mi dolor no poder intervenir, porque cuando intervengo, vosotros frustráis mi intervención con vuestra maldad. Estáis tan envenenados que el bien, lo transformáis en mal.

0matrimonio cristiano

Dios no reprueba el matrimonio. Tan es así que Yo hice de él un Sacramento. Y no hablo aquí del matrimonio como Sacramento, sino del matrimonio como unión, cual Dios Creador lo hizo creando varón y mujer; para que se uniesen formando una sola carne que una vez unida, ninguna fuerza humana puede ni debe separar.

Yo, viendo vuestra dureza de corazón cada vez mayor, cambié el precepto de Moisés sustituyéndolo por el Sacramento; con el fin de proporcionar una ayuda a vuestra alma de cónyuges contra vuestra carnalidad de animales y un freno contra vuestra ilícita facilidad de repudiar lo que primero elegisteis, para pasar a nuevas uniones ilícitas con daño de vuestras almas y de las almas de vuestras criaturas.

Le dice el ángel a Tobías: “Te enseñaré quiénes son aquellos sobre los que tiene poder el demonio (Tobías 6, 16 Vulgata)”.

RAFAEL Y TOBÍAS

¡Oh, cuántos son ciertamente los cónyuges, que desde el primer momento de su unión, se encuentran bajo el poder del demonio!

Y ¡Cuántos aun antes de ser cónyuges! Porque, desde el momento en que se deciden a tomar un compañero o una compañera, no lo hacen con un fin recto; sino con cálculos fraudulentos en los que dominan el egoísmo y la sensualidad. Y abrazan el estado conyugal, dispuestos a apartar a Dios de sí y de su mente, para  entregarse a la libídine. (Tobías, 6, 16-22; 8, 4-10 y 15-17 Vulgata).

Cuando un motivo honesto cualquiera os aconseje no acrecentar el número de hijos, sabed vivir como esposos castos y no como monas lujuriosas. ¿Cómo queréis que el ángel de Dios vele vuestra casa cuando hacéis de ella un antro de pecado? ¿Cómo queréis que Dios os proteja si le obligáis a desviar su mirada de vuestro tálamo contaminado?

sara_wird_tobias_zugefuhrt-large

El ángel le enseña a Tobías que, haciendo preceder al acto sexual con la oración, éste resulta santo, bendito y fecundo en prole y goces verdaderos (Tobías 4, 12).

¿Comprenderá alguien esta doctrina celestial que trata de enseñaros la grandeza de la creación en el complemento del hombre con la mujer? Cuántos os reiréis de ella sin saber que de vuestra estulticia se ríe Satanás, que gracias a vuestra incontinencia y a vuestra bestialidad, ha logrado trocar en cadena para vosotros, lo que Dios hizo para vuestro bien: el matrimonio como unión humana y como Sacramento.

Os repito las palabras de Tobías a su mujer: “Nosotros somos hijos de santos y no podemos unirnos como los gentiles que no conocen a Dios” (Tobías 4, 12).

0noche nupcial de tobías y sara

Que ellas sean norma vuestra. Y por más que hubierais nacido en donde la santidad se encontraba ya muerta, el Bautismo siempre habrá hecho de vosotros hijos de Dios y al hacer este ejercicio santo, tendréis entonces una descendencia en la que se bendecirá el nombre del Señor y se vivirá en su Ley”

Cuando se precede con la Oración el acto sexual, éste se vuelve santo, bendito y fecundo de alegrías verdaderas y de prole; porque éste es el objetivo de la unión humana, teniendo presente a Dios en todo momento.

Dios no es un carcelero opresivo. Es un Padre Bueno que se alegra con las honestas alegrías de sus hijos y a sus santos acoplamientos, responde con bendiciones celestes a lo que Dios creó para nuestra bienaventuranza: el matrimonio como unión humana y como Sacramento. 

descuentos-en-el-corte-ingles-para-familias-numerosas1

Y los hijos de los santos no pueden unirse como los gentiles que no conocen a Dios.

El Bautismo ha hecho de vosotros hijos de Dios, que es el Santo de los santos y como tales debéis regular vuestra vida. Y cuando los hijos viven en la Ley Divina que enseña virtud, respeto y amor, los primeros que gozan son los afortunados engendradores: los cónyuges santos que saben hacer del connubio un rito perpetuo y no un vicio oprobioso.

Pues Dios no hizo al hombre y a la mujer para que llegaran al cansancio y a la náusea en sus vicios y pervirtieran la misión de procreadores a la que Dios los llamó.

EVA

Reniegan las mujeres contra la culpa de Eva, cuando sufren. Y maldicen el pecado de Adán los hombres, cuando se fatigan.

Pero la Serpiente está todavía entre vosotros, en el interior de vuestras casas y os enseña con su constrictor y baboso abrazo, el susurro de la inmoralidad que los hace  repudiar la misión creativa.

Porque ¿Acaso no es un vicio entregarse a la sensualidad hasta el hastío negándose a la paternidad y a la maternidad con medios maldecidos por Dios?

anticonceptivos

Hay que ser abstinentes cuando se teme no tener vestido y comida para los que nacerán.

La castidad no es privativa de los vírgenes. Y hay que ser castos en el interior de nuestras casas, tanto como fuera de ellas. Pues nada le es desconocido a Dios.

Hay que dejar para los hijos de Satanás, ciertos pecados ocultos. No seamos inferiores a los brutos que comprenden la belleza del procrear y saben imponerse un freno cuando la estación es adversa.  Y no hay alimento para sus pequeñuelos.

familia-de-felinos-leones1-

Porque no es negando el nacer de una nueva vida, cómo se aumentan las riquezas y el bienestar. Éstos como de una criba sin fondo, se escapan en mil riachuelos; porque otros vicios y pecados darán asalto a las posesiones causando que sean pobres en el mundo y en el Cielo por culpa propia.

Hay que recordar los Mandamientos y las Palabras de Jesús. A quién vive en Dios, Dios le provee.

Pero muchos abrazan el estado conyugal de tal modo, que sacan a Dios de sí y de sus mentes para abandonarse a la libídine. Estos matrimonios se convierten en sacrilegio y sobre ellos domina Satanás.

matrimonio por conveniencia1

Y entonces ¿Cuál es la diferencia entre el lecho del pecado y el tálamo de dos cónyuges que no rehúsan el deleite del placer, pero sí rechazan a la prole? No hay que hacer equilibrismos de palabras y razonamientos sucios.  La diferencia es muy poca.

Cuando por enfermedad o imperfecciones es aconsejable no tener hijos entonces es mejor ser abstinentes y privarse de aquellas satisfacciones estériles que sólo apagan el deseo y sacian un apetito que puede ser dominado.

Si al contrario, ningún obstáculo se interpone a la procreación, tampoco hay que hacer de una ley natural y sobrenatural, un acto inmoral desviándola de su objetivo.

súplica

Cuando cualquier reflexión honesta aconseja no aumentar la prole, hay que saber vivir como esposos castos, siguiendo las normas que enseña la Iglesia y que permite gozar del matrimonio sin obligar a Dios a que desvíe disgustado la mirada, de un tálamo sucio y profanado.

La Iglesia admite la paternidad responsable, con la regulación natural basada en los días infértiles de la mujer. Asimismo, también es lícito el placer sexual, como intercambio exquisito de dos seres en una carne, por el simple deleite placentero del amor.

¡Cuánta miseria hay en las familias que se forman sin preparación sobrenatural! ¡Las familias de las cuales está descarriada toda búsqueda de la Sabiduría divina y donde al contrario, se escarnece la Verdad que enseña lo sagrado que es el matrimonio y su realidad como Sacramento.

442061-matrimonio450-thumb

Miserables familias que se forman sin ningún pensamiento dirigido hacia lo Alto, sino únicamente bajo el impulso de un apetito sensual y de una reflexión financiera.

Cuantos cónyuges hay que después de la inevitable costumbre de la ceremonia religiosa, donde no hay aspiración del alma de tener a Dios consigo en un momento tan crucial; no tienen más un pensamiento para Dios y se olvidan totalmente de ÉL, como si al caminar nuevamente por la senda florida que lleva a la salida de la Iglesia, al terminar la celebración del rito; también hubiese terminado todo lo que significa recibir el Sacramento Matrimonial.

Pero es en la Bendición Nupcial donde da inicio todo y persiste, cuánto perdura la vida de los cónyuges, así como la consagración, no persiste lo que dura la ceremonia religiosa, sino permanece toda la vida del que hace los votos.

Profissao de uma religiosa Vitima do Sagrado Coraçao de Jesus, França

Por eso los cónyuges que tienen en cuenta solamente el compromiso social que representa una boda religiosa, hacen del Sacramento un festín y del festín, un desfogue de bestialidad. ¿Cómo se puede tener así la protección de Dios y pretender que los ángeles velen sobre una casa convertida en un antro de pecado?

No se trata de ser mojigatos. El matrimonio no ha sido reprobado por Dios, puesto que ÉL mismo lo convirtió en un Sacramento. Los defectos y las costumbres amorales, ya ni siquiera se consideran pecados. Sino ‘pequeñas’ imperfecciones originadas por las exigencias de la vida de hoy y las imposiciones de un complejo de circunstancias que han llevado a perder la noción entre el bien y el mal, haciendo imprecisa su delimitación.

Y esta amoralidad se recrudece por la absoluta ausencia de Dios en nuestras vidas; para satisfacer a las exigencias y a los caprichos del epicureísmo familiar, de la vanidad social o personal.

Partying-31

Porque ¿Qué hay de malo en hacerle un poquito la corte a aquella hermosa señora y que ésta también coquetee un poco?  Es quitarle a la vida la monotonía. Después volveremos a ser amigos como antes. Es sólo un poco de diversión sin consecuencias. No es necesario ser puritanos.

¿Qué hay de malo en emanciparse de los padres, del marido, de la esposa y ser independientes haciendo la propia vida cómo más nos place? La rutina mata el matrimonio.

Y la motivación substancial y totalmente egoísta, busca hacer del matrimonio una utilidad para tener una enfermera y una sierva en la mujer.  Y un proveedor en el marido, para todas las necesidades y caprichos; pero no con una misión de procreación o elevación mutua.

matrimoniodeconveniencia1

Los hijos es mejor que no vengan o que vengan limitados a los intereses egoístas. Son cargas pesadas. Son elementos de rencor entre los parientes ‘A’ o ‘B’ o entre los mismos hijos que los han precedido.

Y cuando los hijos logran nacer, son atendidos por la nodriza, la niñera, la institutríz, la guardería, el colegio o el internado.

Si se disponen de bienes, son llenados de satisfactores materiales. Si son pobres, son explotados desde la infancia.

10-NINOSTRABAJANDO

Así es como se llega a ser homicidas de las almas de los hijos. Porque por más que un colegio sea bueno o perfecta una institutriz,  no podrán suplir nunca a los padres con aquellos hijos que están fuera de una verdadera familia y no reciben aquel amor auténtico; porque nadie puede dar lo que no tiene y estas raíces no existen en los padres.

¿Y cómo pueden aquellos hijos comprenderlo?  Y de esta forma se vuelven extraños unos a otros.

¿Qué sociedad puede venir de pueblos cuya primera forma de sociedad: La Familia; es una cosa árida, muerta y dividida?

familia-disfuncional

El resultado final es una anarquía en la que cada uno sólo piensa en sí mismo, cuando no está pensando en perjudicar a los demás.

Y las monedas que se economizan negando a un hijo el que nazca, no permanecen en la cartera. Es carcoma que destruye la sustancia, porque esto que no gastamos en un hijo, se gasta más de tres veces, aumentado en diversiones y lujos inútiles y nocivos.

 Entonces, ¿Para qué casarse, si no se quiere tener hijos? ¿A qué cosa queda reducido el Tálamo?  La respuesta sincera escandalizaría a muchos si quedara escrita en esta línea. Pero la inteligencia humana puede darla, cuando la prudencia debe callarla.

thTT179DNA

La inmoralidad, el Adulterio y la Hipocresía, se disfrazan de decencia. Y muchas veces se cometen bajo la mirada de los hijos que parece que no vean; pero ven y se dan cuenta de todo. De esta forma los escandalizamos y los obligamos a juzgarnos y a trasgredir el Cuarto Mandamiento…

La indignidad humana puede cegar a los humanos.  Hay que recordar  que Dios ve claramente todo, hasta lo más profundo de nuestra personalidad.

Y ÉL ve la realidad de ciertas ‘miserias’ que degradan hasta lo más perverso y las causas que las producen. En la mano que mata, con el impulso que llevó a matar, pecando contra la creatura nacida de nuestra insidia y de nuestra lujuria, con el Infanticidio.

LEY-ABORTO

NADA JUSTIFICA EL ADULTERIO

Ni el abandono y la enfermedad del cónyuge; ni mucho menos su carácter más o menos odioso.

La mayoría de las veces es la lujuria que inflama la pasión culpable, la que hace ver odioso al compañero a la compañera. Y se quieren ver así para justificarse a sí mismos, en su conducta vergonzosa y que su conciencia les reprocha.

Digo y no me retracto, que es adúltero y maldito no sólo quién consuma el Adulterio, sino quién desea consumarlo en su corazón; porque mira con hambre de los sentidos a la mujer o al hombre que no son suyos.

mujer-infiel-660x350

Y también es adúltero aquel que con su modo de actuar pone en condiciones de ser a su vez adúltero, al otro cónyuge.

Y aquí es doblemente adúltero ante Dios. Y responderá por su alma perdida y por aquella que ha llevado a perderse con su indiferencia, villanía e infidelidad.

Dios creó para los niños la familia y los viciosos que profanan sus hogares y los corazones de sus hijos con su pecar, tarde o temprano deberán recordar amargamente, que no se atraen impunemente las maldiciones divinas y que no son solo formas de expresión; pues tanto en esta vida como en la otra, se expían muy duramente las trasgresiones al amor.

adulterio

El mundo se derrumba en ruinas, porque primero se arruinaron las familias.

Los ríos de sangre que nos sumergen han resquebrajado sus diques en los particulares vicios que han empujado a los gobernantes y a los ciudadanos, para ser ladrones y prepotentes, por tener dinero y gloria para sus libídines.

Los hijos nacidos fuera del matrimonio, cuando salen de las nieblas de la infancia y comienzan a pensar, sufren por su condición de hijos no deseados y de ilegitimidad. Aunque tengan pan y techo, no son felices sólo por tener comida o bienestar material.

bastardo

Y en su sufrimiento de bastardos, se vuelven injustos y malos. Injustos hacia Dios y malos hacia los hombres que son iguales a quienes los generaron para condenarlos a una suerte vergonzosa.

Y sólo Dios sabe las lágrimas y las rebeliones de estas pobres creaturas a las que se les ha negado una verdadera familia. Y las lágrimas las recoge mi Amor Redentor y las rebeliones las compadece mi Misericordia. La Justicia no es severa con estos pobres hijos generados al llanto y a la vergüenza; porque mi Severidad se dirigirá a los que los engendraron para tal suerte.

Los hijos que no han sido deseados, llevan una insaciable hambre de caricias; porque los padres que los han rechazado desde antes de nacer, nunca saben amarlos después de nacidos y siempre los rechazan.

hijos-bastardos-rey-juan-carllos

Son los hijos de la Lujuria y no del Amor.

Y los hijos de la lujuria tienen además el estigma de ser los espíritus más deformes; porque se les ha negado premeditadamente la protección de la Gracia y del Sacramento.

Y se agrava su situación al negárseles además el Amor al que Dios les dio derecho y una familia sana para su crecimiento. La palabra RECHAZO es una llaga muy dolorosa en su corazón y la clave de su conducta durante toda su vida.

enojado

F20 MATRIMONIO COMO SACRAMENTO


Wedding1

MATRIMONIO Y BENDICIÓN

El Mundo está envuelto en el caos, por la terrible confusión que impera en términos del amor. Amar no quiere decir gozar. El Hedonismo se ha convertido en religión y se le llama amor.  Eso no es amor, es sensualidad.

Amor es el afecto que une la parte superior del ser humano y no tiene NADA que ver con las sensaciones de la piel: EL AMOR ES LA UNIÓN DEL ALMA,  CON EL ALMA.

El hombre es un prodigio viviente que funde la perfección animal, con la inmortal. El que vive sólo para la parte animal, se envilece a sí mismo al destruir la parte inmortal… Y PIERDE LA CAPACIDAD DE AMAR. Los sensuales no saben amar. Siempre son egoístas y el egoísmo mata el amor.

sensual couple vi_siualize_us

La mujer sabe amar. Está hecha para amar. Ella ha envilecido el amor, al convertirlo en hambre de los sentidos. Pero en el fondo de su carne, está siempre prisionero el verdadero amor. Cuando Dios creó a Eva dijo: ‘No es bueno que el hombre esté solo. Hagamos a Adán una compañera que sea una ayuda adecuada.’ (Génesis 2, 18)

Por eso Dios dotó a la mujer con todas las capacidades para amar y hacer feliz al hombre. Dios quiso llenar a la mujer con una capacidad de amar que hiciese que cuando Dios NO se manifestase en el Paraíso, el hombre no se sintiese infeliz  por la falta de amor.

Por eso la mujer al ser tan perfecta en su sentimiento, es siempre excesiva en su obrar: Es un ángel que convierte la vida del hombre en un cielo…  O un demonio que le provee de un verdadero infierno.

angel o demonio

La mujer sabe tener heroísmo en el sufrir y supera al hombre en este sentido. Por eso debe ser la Columna que lo sostenga en las horas de miedo, desconsuelo, llanto, cansancio, sangre y dolor.

La mujer es débil en su físico; pero es fuerte en la FE, en el amor, en la audacia y el sacrificio por los seres que ama.

En el amor hacia Dios, sabe ser absoluta.

El egoísmo con su ausencia de amor, destruye las familias y los bienes. Y atrae los castigos de Dios, que tarde o temprano, siempre maldice al que vive sin amor.

Dios es el centro de tu matrimonio copia

La mujer debe ser para el hombre un ángel y una madre, además de esposa. El hombre debe ser para la mujer un compañero y un padre, además de esposo.

El amor masculino debe proporcionar la alegría de la protección de un amor sublime que hace que se vea en la compañera, no a una esclava; sino a la mitad que hace al hombre capaz de crear una vida. Que es más débil que un recién nacido o más fuerte que un león, según las circunstancias.

Que debe ser amada con un respeto lleno de confianza y protección cual una madre, una hermana y una hija.

Muchos matrimonios se convierten en separaciones, porque la mujer es egoísta y no quiere ser bondad, compasión y consuelo para el esposo; sobre el que pesan todas las preocupaciones morales: necesidad de trabajar para cubrir todas las necesidades materiales; decisiones que tomar y que son cruciales, para el bienestar de la familia.

Regaño

Y en lugar de consuelo al esposo preocupado, humillado, cansado y sin fuerzas; la esposa le añade el peso de inútiles y a veces injustos reproches, PORQUE NO AMA.

Amar no significa satisfacerse a sí mismo. Amar SIGNIFICA dar contento a quién se ama; más allá de lo que pueden exigir los sentidos y la conveniencia, llenando el corazón de esperanza y paz, ayudándolo a elevarse hacia Dios. Se tiene confianza y humildad. Porque dos que se aman, tienen el mismo modo de pensar y se esfuerzan por querer lo mismo… PORQUE MUTUAMENTE SE COMPRENDEN.

La mujer lleva la maternidad en la sangre y en el corazón, porque ha sido hecha para ser madre. Y es una aberración, cuando se hace sorda a este sentimiento. El amor por los hijos, sólo está por debajo del amor a Dios y es el segundo en potencia; porque es amor creador y perfecto.

sagrada familia

El matrimonio es unión para elevar y consolar al hombre y a la mujer. ES AMOR Y NO ODIO. Feliz la mujer que sabe ser compañera de su esposo y al mismo tiempo, madre para sostenerlo e hija para dejarse guiar.

La verdadera madre sabe ser hermana y amiga para los hijos, corrigiéndolos amorosamente. Educándolos y haciéndolos reflexionar; siendo justa y digna, sirviéndoles de ejemplo. Y sin hacer preferencias por ninguno; amándolos por igual y alentándolos para seguir adelante, amando la Verdad y la Justicia.

La Familia es la escuela donde se aprende a ser OBEDIENTES y BUENOS. Para llevar luego esa bondad y esa obediencia a la perfección, en el amor hacia Dios. Porque un padre y una madre que son santos, no sólo dan comida y caricias al cuerpo del hijo; sino alimentan y educan su alma y su espíritu para su destino final: el Cielo.

familia cristiana

El Amor conyugal lleva a ser buenos y cariñosos el uno para el otro, mancomunados en educar a los hijos en el amor y para Dios. Siendo ayuda y no tropiezo. El hombre debe ser cabeza, pero NO DÉSPOTA; ni de la esposa, ni de los hijos.

¡Ay de aquellos padres de familia que faltan a su deber y son sordos y ciegos a las necesidades y a los defectos de su familia. Y les producen escándalo y Dolor!

El amor no oprime, ni humilla. El que se convierte en tirano de su hogar y lleva a su familia la destrucción, ¡Deberá enfrentar el más severo de los Juicios ante Dios!

Violencia-Intrafamiliar2-

Condición primordial y demasiado olvidada en los matrimonios actuales, es la de volverse a Dios pidiendo de sus Manos, el compañero adecuado a nuestro carácter; a nuestra posición… Y sobre todo, el ‘compañero justo a sus ojos’

A Dios nada se le pide en un momento tan decisivo en la vida… Y no se toman en cuenta, ni en el espíritu propio, ni en el compañero… Basta con que sea bello, rico, joven, influyente en el mundo… Y todo lo demás no cuenta en el momento de la elección.

Y todo el peso de esta ligereza, cae después dela boda y muchos matrimonios son una desilusión que se limita a ser tal, únicamente si la mujer es una esposa de cristianos sentimientos.

traicion y adulterio

Si en ella faltan también éstos, el matrimonio se convierte en un desastre del cual las víctimas expiatorias son los inocentes y muchas veces se termina en un doble adulterio.

Poniendo en peligro la salvación del alma y llevándola a la muerte espiritual, por tener a la vista sólo los fines humanos en las nupcias y no volverse al Padre de los Cielos, en aquella hora tan solemne.

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, les ordenó multiplicarse. (Génesis 1, 28) Y en esta orden estaba implícito el amor casto de cónyuges, (sexo apasionado, pero libre de lujuria y de maldad)

couple-in-love-pareja-de-enamorados-junto-al-mar-2

Amor cual debía ser en los hombres siguiendo el pensamiento del Creador: amor sin el aguijón de los sentidos y sin el fango de la malicia. Dios quería que sus hijos se amaran; pero que se amaran sin lujuria, con un amor natural y angélico juntos.

Porque en el alma de Adán y en el de sus hijos, según el pensamiento creativo, debía estar la pureza angélica del espíritu mezclada con la ternura humana.

Y cómo flor que se abre sin pecado del tallo que lo lleva; así debía sin gusanos de libídine, surgir el amor en los cónyuges y dar hijos en tálamos castos.

descuentos-en-el-corte-ingles-para-familias-numerosas1

Ser castos no quiere decir negarse al connubio. Quiere decir cumplirlo pensando en Dios, que hace de dos animales razonantes; dos creadores menores.

Y tal como Dios creó sin tener pensamientos de malicia, al macho y a la hembra.

Y no puso en sus ojos luz carnal para revelarles a los Inocentes la Carne; sino haciendo del Matrimonio una Creación Santa alegrada de cunas y no emporcada de libídine.

2844280-happy-young-family-with-twins-resting-outdoors

El cónyuge honesto y santamente amoroso, busca imitar al otro cónyuge; porque quién ama busca tener semejanza de la creatura amada y el matrimonio bien entendido es elevación recíproca y cada uno busca mejorarse al buen ejemplo del otro, para subir en mutua emulación, la escala de la santidad conyugal e individual.

Y de las virtudes humanas de tolerancia recíproca, se sube a la cumbre del heroísmo sobrenatural: Dos que se aman santamente y que intercambian besos sin sabor de lujuria; sino mutuamente agradecidos y prometiendo amarse con un amor recíproco que ayuda y consuela, con el Sacramento del verdadero Matrimonio.

EL NÚCLEO DEL AMOR HUMANO : LA FAMILIA.

la-familia

Un hombre ama a una mujer. La ha visto bella. Le han dicho que es buena, pura y modesta… Y él ha sentido surgirle un amor sobre el corazón.

Y con el afecto, la esperanza de poder poseerla como mujer y convertirla en la reina y la perla de su casa. Se hace presentar de los parientes y pide a la joven. Se la conceden.

Y él con miles de atenciones busca de conquistar su afecto, porque su amor ha crecido agigantándose y quiere ser correspondido y sentirse amado de la misma manera por su amada.

imagenes-de-amor22

Cada vez que puede, le lleva cualquier cosa que sabe qué es de su agrado. Cuando está lejos de ella, piensa qué le puede llevar y si está en un país lejano; le escribe para decirle lo que personalmente, en un coloquio cara a cara, no puede hacer. Y apenas regresa, corre hacia ella.

No le cuenta sus propios tormentos, éstos los deja fuera de la puerta, porque no la quiere afligir y para él es ya un alivio, el ver el rostro sonriente de su amada.

Y así pasa el tiempo que nosotros llamamos ‘noviazgo y compromiso’ y que los hebreos llamaban ‘esponsales’. Que aunque no era un connubio consumado, sí era un compromiso oficial rigurosísimo…

Matrimonio_Maria_y_Jose_1

Tanto que la mujer tomaba el nombre de ‘viuda’, si el esposo moría antes de consumar el matrimonio, dejándola virgen.

Luego viene el momento en el cual la mujer deja la casa paterna y entra en la casa del esposo para ‘ser una sola carne con él’ siguiendo el antiguo mandamiento, (Gén. 2, 24)

Y para siempre, siguiendo el nuevo mandamiento que dice: ‘Lo que Dios ha unido, no puede ser separado por el hombre, por ningún motivo.’ (Mateo 19,5-6)

b27_02

Cuando la esposa deja la casa paterna y se vuelve mujer de aquel que ama, sube a un grado de amor más grande. Pasa del amor de cuarta potencia, al de tercera. Y ya no son dos que se aman; son uno que ama en su doble: el uno ama el reflejo de sí en el otro.

Porque el amor los aprieta en un nudo tan estrecho, que la alegría anula la personalidad y dos individuos gozan de una única alegría. Se aman y se aficionan el uno al otro. Se alegran y se deleitan el uno, en el otro.

Y los esposos son amigos, compañeros, amantes, cómplices, admiradores mutuos y motivo de superación, consuelo y ayuda para elevarse juntos.

besos-de-amor

Dios hizo al hombre y a la mujer así, por una razón altísima. Cuando Él dijo: ‘Hagamos al hombre a nuestra Imagen y semejanza. Y démosle una ayuda para que no esté solo.’ Con su Divino Pensamiento ha dejado sobreentendido, que más que en la parte espiritual e intelectiva; los ha hecho semejantes a ÉL, en el crear otras vidas.

 ¡Y esta es la semejanza sublime: CREAR A OTRAS CREATURAS!

El hombre y la mujer que se casan, son creadores de hombres como Dios Eterno. Y ESTA ES LA MISIÓN DEL MATRIMONIO.

FELICIDAD MATERNAL

Cuando pasa el período lleno de ilusión y entusiasmo del amor y éste madura.

Y del hombre y de la mujer que antes fueran dos habitantes de la tierra; cuando se han vuelto un ‘solo ser’ unidos por el amor que los hace ‘una sola carne’.

Convertidos en un padre y una madre que se aman sobre una cuna, diciendo lo que dice Dios Creador cuando mira al hombre… (Y reflexionemos en nuestra potencia): “Fruto de nuestro amor es esto. Hemos hecho una creatura que eterna. Que pertenece a los cielos y a Dios”

001_parto múltiple

Tal es el destino del hombre y si su mala voluntad no lo extravía, tal es su meta gloriosa. Y junto a esta perfecta unión, la esposa se vuelve también madre, hermana y amiga del consorte.

Dulce consuelo para el hombre, es aquella mujer que lo sabe amar con tal perfección; que él pueda derramar sobre ella todos sus pensamientos y estar seguro de ser comprendido y consolado.

Bendita aquella casa dónde la santidad del Sacramento vive en el verdadero sentido de la palabra y produce un incansable florecer de actos de amor.

esposos-felices

 Amor no de la carne solamente, sino más del espíritu. Amor que dura y crece más, con los años y los afanes. Amor que es verdadero amor y que por la Bendición de Dios, Él enriquece con el verdadero deleite, que nunca conocen los que no le aman a Él.

Amor que no se limita a amar por el placer; sino que abraza la pena del cónyuge y la lleva consigo, para aliviarlo del peso. Se aman más dos que lloran juntos; que dos que solamente se besan juntos.

El hombre demuestra amar mucho más a su esposa; cuando le confía a ella todo su ser, para tener consejo y consuelo. La mujer demuestra amar mucho más a su hombre, si sabe comprenderlo en sus pensamientos y voluntariosamente le ayuda a llevar sus afanes.

pareja feliz

Ya no serán solamente besos de fuego y palabras de poesía. Sino que serán caricias de alma a alma y secretas palabras que se murmuran los espíritus, dándose el uno al otro la paz del verdadero amor, del verdadero matrimonio.

Y DE ESTE AMOR NACEN LOS HIJOS.

La Bendición de Dios acompaña a los cónyuges que saben ser santos y vivir en la Ley de Dios. En su hogar viven los ángeles que no rehúsan velar su reposo, porque nada ofende a éstos luminosos espíritus que ven el Rostro de Dios.

PB200066

La pureza permanece en los esposos que se aman en Dios y Lo aman, pensando no en el pequeño día de la jornada terrena; sino en el Día Eterno. Y hacen que éste sea para ambos, Luz Plena.

El Matrimonio debe ser escuela de elevación y no de corrupción. NO SEAMOS INFERIORES A LOS ANIMALES; los cuales no corrompen con inútiles lujurias, la acción degenerar.

EL MATRIMONIO ES UN SACRAMENTO nacido de la Llaga del Hombro, del Redentor Santísimo. Y como tal debe permanecer santo, para que no se vuelva sacrílego.

cristo-cargando-cruz-sangrando-707100

Y aunque no fuese sacramento: es siempre el acto más solemne de la vida humana; cuyos frutos comparan al hombre casi con EL CREADOR DE TODAS LAS VIDAS…

Y como tal debe ser contenido en una sana moral humana. Si no es así, se convierte en delito y lujuria.

El Matrimonio es elevación recíproca. Así debe ser. El cónyuge mejor, debe ser fuente de elevación y no limitarse a ser bueno. Sino aplicarse para que su bondad a llegue al otro y lo atraiga con el perfume de la virtud. Para que con su poder suave, arrastre al bien al compañero y juntos vuelen por el camino de la Perfección. Y esto atrae las Bendiciones Divinas.

0matrimonio

ESTO ES EL MATRIMONIO COMO SACRAMENTO.

Nada es más sano y más santo, que dos que se aman honestamente y se unen para perpetuar la raza humana y dar almas al Cielo. La dignidad del hombre y de la mujer, convertidos en generadores, es la segunda después de Dios. Ni siquiera la dignidad regia, es igual a esta. Porque el rey, aún el más sabio, no hace más que administrar a sus súbditos.

Los engendradores atraen sobre ellos la Mirada de Dios… Y arrancan del Él una nueva alma para envolverla en la carne que nace de ellos. Porque Dios a su recto amorque se une para dar a la Tierra y al Cielo un nuevo ciudadano, crea las almas.

matrimonio

Cuando se precede con la Oración el acto sexual, éste se vuelve santo, bendito y fecundo de alegrías verdaderas y de prole; porque éste es el objetivo de la unión humana, teniendo presente a Dios en todo momento.

Dios no es un carcelero opresivo. Es un Padre Bueno que se alegra con las honestas alegrías de sus hijos y a sus santos acoplamientos, responde con bendiciones celestes a lo que Dios creó para nuestro bien: el matrimonio como unión humana y como Sacramento.

Datas-para-Casamento-em-2011-e-2012-2