Publicaciones de la categoría: TESTIMONIOS

MI CORCEL DE LA PESTE


Amadísimos hermanitos:

Es necesario compartir con ustedes lo que me pasó hace un par de meses… 

El Covid-19  es la primera prueba de Fe,

que estamos enfrentando todos los cristianos a nivel global.

No sé cómo la estén pasando ustedes,

pero conociendo a Satanás; creo que todos somos compañeros del mismo dolor…

Jesús es muy delicado al descorrer el velo del mundo espiritual y va dosificando

lo que experimentamos de acuerdo a nuestro crecimiento,

para mostrarnos la realidad que nos rodea

Cuando tenemos el alma viva,

lo primero que nos maravilla es experimentar la integración de nuestro

cuerpo material y físico,

con los sentidos de nuestro cuerpo espiritual.

y es algo que sólo viviéndolo, lo podemos entender. 

Porque se agudizan nuestros sentidos corporales y empezamos a ver la Creación,

cómo jamás imaginamos que pudiera ser posible

y sucede, para ponerles un ejemplo:

Es cómo haber estado ciegos y viéramos todo por primera vez…

Pues nos quedamos pasmados con todo lo que vamos descubriendo.

Para los que no les ha pasado ¡Prepárense!

Porque por ejemplo, hablando del sentido del olfato:

Así como nuestra nariz puede deleitarse con la fragancia de las rosas,

cuando se hace presente, nuestra Madrecita;

con el perfume del Cielo con nuestro ángel custodio. o el delicioso aroma del Paraíso…

Y el fuerte aroma del incienso, que rodea siempre a Jesús o a cualquiera de los

integrantes de la Trinidad Sacrosanta…

Y también podemos percibir el hedor de azufre y huevos podridos, de los seres infernales;

las llagas purulentas de los lujuriosos…

O el nauseabundo olor a carne quemada, podrida;

de los que practican la  brujería y el satanismo. 

Y lo mismo pasa con nuestros demás sentidos…

Habían pasado un poco más de tres años, de haberme consagrado como alma víctima

por los sacerdotes.

Y mi convivencia con el Cielo se había intensificado.

El Espíritu Santo hacía que mi vida estuviera llena de aventuras tan inesperadas,

como educativas…

Y mi ministerio en las Oraciones de Sanación y las liberaciones,

era  maravilloso,  enriquecedor y portentoso;

pues sucedían tantas y diferentes cosas  que nos ayudaban a crecer mucho,

por  las experiencias extraordinarias en los exorcismos,

en los que siempre aprendíamos algo nuevo.

Y así, mi vida transcurría alternada por diversas ocupaciones,

en su tranquila cotidianidad.

En la colonia donde vivía, hay varios conventos y seminarios.

que cuando los construyeron estaban fuera de la ciudad y con el tiempo,

el urbanismo los integró y ahora forman parte de las colonias más bonitas.

Los domingos acostumbraba ir a Misa de 700 am, en la capilla

de un convento cercano a mi casa,

dónde abrían sus puertas a los vecinos que quisiéramos asistir.

A mí me encantaba, porque las monjas tenían un coro maravilloso,

donde los feligreses también participábamos, ya que adorábamos cantando,

durante toda la celebración;

hasta llegar aquel domingo de mi repentina enfermedad,

que yo racionalicé de modo humano,

atribuyéndola a varias circunstancias que me parecieron probables,

Una de las sorpresas más impactantes que yo recibí,

empezó la mañana de un domingo cuando de repente al salir de Misa,

me sentí tan enferma, que en cuanto llegué a mi casa, me refugié en mi recámara.

El cristiano debe tener identidad de realeza con corazón de siervo. Y EL CORAJE DE UN GUERRERO…

Ahora se los comparto, porque Jesús quiere que se vayan acostumbrando

a que el mundo espiritual, también tiene su lado oscuro y deben aprender, cómo deben lidiar con él. .

Desde mi conversión, el Espíritu Santo me convirtió en adoradora de la Preciosísima  Sangre

y ya tengo cuatro décadas de serlo.

Mi Oración preferida y que hago de forma automática, incesantemente durante el día,

casi como el respirar es:

«Sangre Preciosa de mi Señor Jesucristo, cúbreme y protégeme de todo mal. Amén»

¡Porque vivimos rodeados de demonios, que inciden de diferentes formas en nuestro diario vivir… 

¡Y no nos damos cuenta!

Pues bien, el domingo que Jesús eligió para que comprendiera lo que había sucedido,

la Misa se repitió en todos sus detalles, excepto en la liturgia de la Palabra y la homilía.

Yo me encontré protegida por mi jaculatoria acostumbrada,

pero esta vez me fue mostrada su eficacia con lo que sucedió…

Casi siempre asistíamos las mismas personas entre laicos y religiosos,

y yo me sentaba en la última banca de la fila izquierda de la capilla.

Nunca me había fijado que por nuestros hábitos particulares, de diferentes maneras,

pero siempre nos encontrábamos, semana tras semana, los mismos asistentes…

Y también descubrí que no había mucha diferencia entre los que nos parecía unir

la misma predilección.,

Pero banca atrás o banca adelante, también éramos los mismos feligreses,

compartiendo también nuestro culto de adoración…

La primera sorpresa la recibí, cuando unos demonios se abalanzaron sobre mí,

para aporrearme de lo lindo, como si fueran luchadores despiadados del deporte moderno

y que lo hacen sin reglas y sin  misericordia…

La segunda sorpresa fue cuando el sacerdote dijo la homilía,

de repente lo vi momificado y se movía con los ademanes de un muerto viviente…

Con el carisma de Discernimiento, comprendí, cuál era la situación…

Lo más triste, era que ejercía su ministerio más para sí mismo, qué para Dios.

(éstas son las palabras, aunque no puedo explicarlo de otra forma, les ofrezco disculpas) 

Y tenía la fe teológica; ya que le faltaba la vitalidad de una Fe verdadera

y por su frente se empezaron a deslizar las palabras:

Soberbia por su estatus religioso, teología, ciencia y sabiduría humana;

con un fuerte rechazo por lo sobrenatural;

autosuficiencia y orgullo personal por su capacidad y fuerza para mantener su pureza;

egolatría por manejarse espiritualmente bien, basado en sí mismo;

incredulidad y ejercicio de su ministerio, como una profesión más,

privilegiada sólo en lo humano y con conocimiento de ciencia humana

sin considerarla una misión sublime…

Negando a Dios su privilegio para ejercerla  plenamente; 

activismo sin caridad, incredulidad, humanismo sin Dios.

Sentí mucha compasión, porque Jesús estaba Triste y Enojado;

pero comprendí que debía redoblar mis oraciones por él y por TODOS los demás

sacerdotes que están iguales a él…. 

Luego cuando hicimos la fila para recibir la sagrada Eucaristía,

me asaltó una nube de demonios, cómo lo hacen los jugadores en el futbol americano.

Y también fueron rechazados por mi cubierta de la Preciosa Sangre.

Pero mientras me atacaban, yo veía sus nombres y sus colores:

verde para la envidia, rojo para la ira, dorado para la avaricia y la egolatría, etc. etc.

Y así todos:

Celos, lujuria, dureza de corazón, egoísmo, falta de caridad, etc

¡Lo más sorprendente, fue que eran los de las monjas!

(aunque Jesús me borró inmediatamente, las caras de donde pertenecían)

También hubo algunas personas que yo conocía, como muy religiosas y bastante

respetables y prominentes;  

en una sociedad puritana y quisquillosa, además de pudiente;

porque todos pertenecían a la clase media alta y algunos eran verdaderos privilegiados;

que no ostentaban su riqueza, pero sí que la tenían…

Pero ellos estaban como el endemoniado de Gerasa, (del que salieron dos mil espíritus)

y mientras a mí me parecía inconcebible que algo así sucediera,

las tropas de demonios ¡Se cambiaban de casa!

Yo sabía que este fenómeno ocurre siempre,

en quienes practican el sexo fuera del matrimonio;

pero yo casi me caí de espaldas cuando ví que también lo hacían, con algunas personas,

de las que a mí me constaba que eran miembros prominentes de mi comunidad…

Y muy practicantes del catolicismo, con TODAS sus reglas…

Y pensé, ¡Por qué?

Cuando las personas regresaban a sus lugares donde se hincaban para orar después de comulgar,

comprendí que,

¡Eran los que recibían la Eucaristía en pecado mortal!  

Mi lección sobre el pecado y la posesión demoníaca no había terminado…

Esa semana me volví a enfermar cuando recordé mi último pleito marital:

Yo me había quejado amargamente por mi dolorosa cruz matrimonial,

y el resentimiento que me causaba

» el no haberme casado con un hombre, sino con un ‘falo clamídico‘ «

y la última zorra descarada, había sido tan audaz,

que me llamaba reclamándome que no dejara libre a su galán. porque le pertenecía…

Jesús no me permitió que le volviera a faltar al respeto a ninguno de sus hijos,

especialmente si se habían convertido en mis verdugos…

Me puso a leer en la Biblia la historia de José y sus hermanos…

Y mi tarea fue practicar el perdón, cómo lo había hecho el gobernador de Egipto…

Sentí tanto arrepentimiento, que llorando, por enésima vez le pedí perdón…

Y el Señor con su incomparable Bondad, me mostró cómo TODOS los seres humanos

estamos enfermos con diversos grados de maldad y cómo el Demonio nos asecha…

y nos vuelve instrumentos, para hacer sufrir a los demás,

degradándonos a nosotros mismos…

En mi ring matrimonial, no me había portado como una cándida paloma…

Y Jesús me mostró el específico instante en que yo también había pecado

y me había convertido en instrumento de Satanás…

Para mi absoluto bochorno, cuando me ví con lo que había hecho,

comprendí que no era mejor  que la mujer a quién despreciaba…

Jesús me dijo que ella también era su hija, la amaba y necesitaba de mis oraciones para salvarla.

Yo le pedí a Jesús su ayuda, porque me sentía incapaz de amarla, de perdonarla,

cuando era precisamente ella, la que estaba destruyendo mi hogar…

(Y con ella finalmente, constituyó una nueva familia)

Jesús sólo me repitió por enésima vez, que cuando lograra ponerlo a ÉL,

por sobre el amor a mi esposo, mi sufrimiento desaparecería

Como efectivamente sucedió y ahora puedo testimoniarlo firmemente: 

Jesús es el amor de mi vida y ahora soy PLENAMENTE FELIZ… 

Como ya se los comenté anteriormente, cuando me casé; mi flamante príncipe azul 

me sorprendió con el descubrimiento de que su familia no solamente era católica,

sino también eran masones y ateos.    

Y esto ha sido un factor fundamental,

en los sucesos trascendentales de toda mi existencia…

Principalmente afectando lo que atravieso en la actualidad…

En el verano del año pasado,

ocurrió el primer deceso en nuestra familia por el Covid-19…

Y desde entonces se han estado enfermando paulatinamente, a lo largo del año,

distintos miembros de ella, pero ¡Bendito sea Dios!

Ya no hemos tenido funerales.

En la casa donde habité, cuando escribí esto: somos una familia de siete personas:

Mi hija, su esposo, mis cuatro nietos y yo.

Cuando empezaron a vacunar aquí en Guadalajara,

se suponía que yo fuera la primera, porque ya tengo 70  años y mi riesgo es muy alto.  

Y ¿Qué creen que me pasó?

Primer round:

Cómo me negué rotundamente a hacerlo, mi ex-marido les dijo a mis hijos:

«Que cambiaría de opinión, cuando viera cómo se estaba muriendo la gente a nuestro alrededor…»

Por supuesto, él y su nueva familia, se vacunaron en cuanto pudieron.

Yo tengo tantas cosas importantes que hacer y tanto trabajo en qué ocuparme,

que no volví a pensar en el asunto…

Pero todos estaban intrigados, en el “por qué” de mi actitud…

En la fiesta de mi cumpleaños, no se quedaron con la curiosidad. ..

Y les dije la verdad:

 Acababan de anunciar a principios de Marzo,

cuando comenzó la alarma por la pandemia en nuestro país,

que las vacunas tardarían dos años en desarrollarse y con toda la parafernalia que implica…

Yo contesté que no estaba dispuesta a ser conejillo de indias para NADIE

y que si Diosito quería llevarme, tenía mi equipaje preparado,

para cuando fuera su Voluntad hacerlo.”

Las respuestas que ellos me dieron, utilizando frases que conozco muy bien,

porque estuve casada 25 años…

Y su padre jamás ha cambiado…

Fueron como una puñalada en mi corazón, pero no lo manifesté.

Me dio gusto, porque fui tan buena madre, que ellos lo aman muchísimo…

Y buscando agradarlo, inclusive me han hecho a un lado a mí.  

Y por diferentes razones, no tengo la menor influencia en sus vidas…

Segundo round:

El día de las madres, en mi festejo que hicieron, mi hija mayor me preguntó:

“Mamá, ¿Ya te vacunaste?”

Le contestó mi hija menor: “¿Para qué le preguntas eso, si sabes que no lo ha hecho.”

Y la mayor remató:

“Mamá, ¿Acaso eres de los fanáticos de las conspiraciones?

¿Por qué no te has vacunado?

Le contesté: “Mi voluntad es libre y soberana y NO QUIERO vacunarme.

¡No voy a hacerlo! “

Me dieron un sermón sobre la salud y mi irresponsabilidad

Aunque comprendí que en realidad estaban asustados y no querían que yo me enferme.

Y cuando me acusaron, con otra frase de su padre:

“¿Acaso ya vino San Miguel Arcángel a decirte que no lo hicieras?

Yo respondí, haciendo uso también de algunas palabras de mis detractores:

“No.

Les recuerdo que soy la viejita de las esdrújulas: 

Soy una anciana decrépita, lunática, maniática, dramática, ideática, indómita,

colérica, frenética, fanática para algunos .. 

Y diabética, para compendiar todas mis debilidades geriátricas.

Me conozco, me amo como a mi prójimo; así que no tengo ningún problema

para aceptarme y manejar todos mis defectos;

mientras lucho por modificarlos.

¿Ustedes sí?  

Siguió un silencio absoluto y un brusco cambio de tema

Tercer round:  

Satanás me cumplió hasta la última coma de su amenaza cuando,

hace casi tres décadas, no acepté el armisticio que me ofreció, ni la oferta que me hizo...(1)

UN TORO BANDERILLADO…

Mis hijos me aman a su pesar y cómo su padre tiene la última palabra y es quién  determina

que es importante para ellos…

En este asunto que es tan fundamental no sólo en lo físico, sino en lo espiritual;

aunque NADIE quiere saber NADA de lo espiritual,

porque sólo les importa lo MATERIAL

Aunque yo me hubiera opuesto interviniendo, hubiera sido igual de inútil.

Se han acostumbrado a entregarme las cosas ya hechas y yo también las acepto,

sin oponer resistencia abierta…

Mis hijas decidieron vacunarse y yo hice mutis.

En todos mis dolores, sólo entrego al Cielo lo que me agobia,

y acepto la Voluntad de Dios

A mediados de mes, mi hijo menor fue a Texas a visitar a su familia.

Y Satanás me regaló otra estocada a través de una de mis hijas, cuando me dijo: 

«Mamá, ¿Te dijo mi hermano que antes de ir a Estados Unidos,

se aplicó la segunda dosis de la vacuna;

porque al igual que nosotras, ya todos nos vacunamos?

Yo le contesté:

«No lo sabía, pero cuando venga tal vez me lo dirá. «

Y ya no hice ningún comentario…

Mi hijo menor y mi consentido, porque siempre aceptó mi guía en lo que respecta a la  Fe;

incluso ahora que ya es un hombre maduro…

La semana pasada me cuestionó duramente:

“Mamá, el año pasado cuando murió José, te pregunté qué dirías, si yo decidía vacunarme…  

Me explicaste los motivos por los que nuestro Señor Jesucristo

había dicho que no lo hiciéramos.

Tú me instruiste cuando hice mi Primera Comunión y soy el que más te imito en la Fe.

Cuando me enamoré de (¿?) y decidí convertirla en mi esposa;

respetaste mi decisión de dejar el seminario y ya no ser sacerdote,

porque quería tener mi propia familia. 

Y cuando en tu cumpleaños te preguntamos,

¿Qué dirías si nosotros decidíamos vacunarnos?

Dijiste  que éramos adultos responsables de nuestros actos, que nuestra libertad era  sagrada y soberana;

y si ni siquiera Dios la conculcaba, menos lo harías tú.

Cuando te dije que ya recibí la segunda dosis de la vacuna, no dijiste una palabra.   

Pero eso fue más que un discurso…

Yo respondí:

¿Qué podía decirte.?

¿Qué puedo argumentar que no sepas?

Todos me presentan hechos consumados…

¿Qué esperan qué haga?!.

–        Mamá dime la verdad: ¿No tienes miedo?

–       ¡Bendito sea Dios, NO!

Esa palabra no entra en mi vocabulario,

porque estoy muy segura de lo que quiero y de lo que hago…

En el Amor NO hay temor, porque el amor, arroja fuera los temores…

¡Cuando vivimos en el Amor, NO EXISTE EL MIEDO, porque todo temor desaparece!

–      ¿Por qué no te has vacunado?

Y no me salgas con lo de tus profetas preferidos. ¡Son sólo hombres  mamá!

Dios no habla con mortales pecadores…

¡¿Cómo es posible que tú creas en esos fanatismos?!

Usando el Carisma de Discernimiento… 

Comprendí la conversación que tuvo con su padre…

Y  cómo él demolió en una hora, toda la Fe y la seguridad que en un año entero,

yo había construido poderosamente alrededor de él;

mientras padecimos todos los embates que la pandemia nos ha dado.  

Tuvimos una agria discusión, que terminó cuando al despedirse me dijo:

“Verdaderamente mamá, es una pena comprobar que nosotros te importamos tan poco,

que prefieres tus delirios religiosos…

Y no tienes consideración para nadie, al exponernos al Covid…

¡¡¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿¿???????!!!!!!! 

(Perdón, ¿Qué dijo?)

(Me hubiera reído, si no tuviera tantas ganas de llorar…) 

Llámame cuando te vacunes…

Se enojó muchísimo cuando le respondí:

“Ese es problema tuyo, NO MÍO…”

Mi teléfono no ha timbrado desde hace más de diez días.

Y como no pienso vacunarme…

Pasó casi un mes, antes de que volviera a visitarme.

En el colmo de las paradojas,

los únicos que faltaban para vacunarse eran los niños.

Y vacunados y sobrevivientes de varias oleadas de la enfermedad,

ahora  también mis chiquitos están enfermos…

No cabe duda, que cada vez aprendo más cosas y entiendo menos.

Ya tenemos dieciocho meses galopando sobre el Corcel de la Peste;

de uno en uno o de dos en dos,

la enfermedad nos ha flagelado por todas las casas en toda la familia.

Yo me la paso orando sin cesar y viendo cómo el Cielo nos protege,

en este galope y jineteo mortal.

Por el momento soy la ÚNICA a la que el Covid-19 no ha tocado…

Aunque Satanás me ha traído, como en el más loco de los jaripeos…

Y sólo Dios sabe como me mantengo en la montura…

Aquí en la casa TODOS están enfermos de Covid por tercera ocasión...

Y el martes mi hija me dijo:

“Mamá, será mejor que te aísles en tu recámara y no convivas con ninguno de nosotros.

Trae tus alimentos de la cocina y come solita 

Aquí te dejo unos desechables, para que sólo tú los uses.

No quiero que te contagies y cómo no te quieres vacunar…

¡Vaya, Vaya! 

¿Cómo ven mi última sorpresa…!

Ya les platicaré después, cómo termina esta cosa…

Satanás siempre nos ataca con lo que más amamos…

Golpeando donde más nos duele…

y SABE que puede herirnos de forma total…

Pero Dios siempre protege y provee lo que necesitamos, aunque Satanás lo proporcione de

forma muy dolorosa… 

Al publicar esto, vivo ahora en un pueblito muy hermoso, en el valle de Tequila,

muy cerca de la casa de mi hijo menor, que se niega rotundamente a comentar nada

sobre experiencias sobrenaturales…

Y está decidido, a «curarme» de mis delirios religiosos…

Su amor por mí es innegable y se mantiene al pendiente de mí y de mi cuidado; 

mi martirio moral es ver a los seres que más amo, siguiendo los caprichos de Satanás

con esta pandemia…

Y mi única opción es entregarle TODO al Señor: 

Ya le dije:

«Esto de la vacunación, es un problema para que Dios lo resuelva,

yo confío en Tí Jesús… 

Entre los consagrados y mi familia más cercana, 

¡NO quiero que ninguno se pierda!

Solamente Dios puede resolver este gran problema…

Y TÚ sabes cómo lo harás.»

Lo más importante para mí, es que NO he perdido su Paz en mi corazón… 

Y de esta forma sigo adelante, trabajando en mi misión,

Porque calladita, me veo más bonita…

sin perder el objetivo de mi vida…

Yo he aprendido con los años a NO DAR EXPLICACIONES de ninguno de mis actos

y  pueden pensar de mí lo que quieran…

Lo único que hago es ORAR.

Y Jesús siempre me da la fortaleza que necesito para salir adelante.

En este momento ignoro que cepa de Covid está golpeando ahora,

porque es un asunto que he puesto en el último de mis pendientes.

tengo cosas mucho más importantes en qué ocuparme…

Y UNA IMPORTANTÍSIMA MISIÓN QUE CUMPLIR,

Para perder el tiempo, con las estupideces con que Satanás, tiene alelado al mundo,

ENGAÑANDO Y ATERRORIZANDO,  a todos los tontos que se dejan…

Ninguna vacuna va a funcionar, porque todo forma parte del mismo show mediático,

con el que están MANIPULANDO a todos los que NO SABEN UTT}ILIZAR el  Carisma de

Discernimiento..

Ahorita TODOS están enojados conmigo por mi terquedad…  

Y la mitad de mi familia, no me habla… 

No comprenden que son precisamente «mis delirios religiosos«

los que nos están protegiendo de todos los embates pandémicos…

Pero también la incomprensión y el desprecio, forman parte de mi escenario habitual.

No puedo esperar un trato mejor que el que dieron a mi Maestro.

No es una píldora fácil de tragar… 

Pero si al Mismo Jesucristo lo llamaron «Loco»

¡¿Qué puedo esperar la más pequeña y miserable, de sus bienaventuradas apóstoles?!

Lo más maravilloso es que aunque vivo cada día cómo si fuera el último, 

desde el invierno de 2019, no me ha dado ni una gripe,

y lo único que ha empeorado son mis cataratas:

me estoy quedando ciega

y no tengo, con qué efectuar la cirugía que requieren mis dos ojos…

También ese es un problema para Dios y yo estoy tranquila en sus Manos… 

entre las diez enfermedades que me aquejan

y que utilizo para desquitarme de Satanás..

Porque eso sí, cada una de mis lágrimas,

se la cobro más caras que los diamantes  más raros,

y de esta forma aumento, el botín de almas que le entrego a Jesús.

Que la Paz de mi Señor se quede en vosotros,

y les ayude, en vuestras odiseas personales con este virus maldito…

Y lo siguiente, me da toda la razón…

POR FAVOR USEN EL CARISMA DE DISCERNIMIENTO

Muere una enfermera vacunada con dos dosis de la vacuna de Sinovac tras contraer el covid-19

Publicado:

Según el Ministerio de Salud de Tailandia, la mujer estaba en un grupo de riesgo al tener una comorbilidad y estar luchando contra la infección en primera línea.
Muere una enfermera vacunada con dos dosis de la vacuna de Sinovac tras contraer el covid-19

Una enfermera que recibió en Tailandia dos dosis de la vacuna china CoronaVac falleció tras contraer el covid-19, anunció el director general adjunto del Departamento de Control de Enfermedades del país asiático, Sopon Iamsirithawon.

La trabajadora sanitaria estaba en un grupo de riesgo, ya que tenía obesidad, que se considera una importante comorbilidad que puede provocar una forma grave de la enfermedad.

Asimismo, estaba expuesta al virus al trabajar con pacientes infectados en una clínica privada, lo que aumentaba sus riesgos aún más.

«Se ha contagiado del coronavirus durante la atención médica», confirmó el alto funcionario, quien alabó el «sacrificio» y la «dedicación» del personal de enfermería.

El Ministerio de Salud de Tailandia ha comunicado que de los 677.348 miembros del personal médico del país que recibieron dos dosis de Sinovac, 618

se infectaron con coronavirus.

Además de la enfermera fallecida, otro trabajador sanitario se encuentra en estado crítico.

Un panel de expertos ha recomendado que se aplique una tercera dosis para activar la inmunidad de los trabajadores sanitarios que se encuentren en riesgo, dijo Iamsirithawon.

«Esta será una vacuna diferente, ya sea un vector viral AstraZeneca o una vacuna de ARNm», detalló.

CoronaVac

Desarrollada por la compañía china Sinovac, CoronaVac es una vacuna inactivada. Consiste de dos dosis que normalmente se inyectan con un lapso de dos semanas.

La segunda fase de pruebas se completó en julio de 2020. Según la descripción de ensayos publicada en la revista The Lancet en noviembre del mismo año,

consiguió una seroconversión de anticuerpos neutralizantes del 92 % en los individuos que recibieron una dosis del fármaco y del 98 % en los vacunados con dos dosis.

En Brasil, donde la CoronaVac es producida desde diciembre por el Instituto Butantan, la eficacia de la vacuna se estima en entre el 78 y el 100 %.

En Turquía, los ensayos de tercera fase mostraron una efectividad del 83,5 %.

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 8


PECADO Y LIBERACIÓN

Si reflexionamos con detenimiento todo el contenido de los  últimos artículos que completan el tema que nos ocupa;

entenderemos más claramente la URGENCIA DEL CIELO en los Llamados a la Conversión;

que tanto nuestro Señor Jesucristo, como la Madre de Dios, están haciendo a la Humanidad.

Y también nos hará reflexionar en la clase de cristianismo que estamos practicando.

Esperamos que la reflexión profunda que hagamos sobre este testimonio,

junto con la revelación que hizo Eduardo Verástegui en su última entrevista

y que repetimos a continuación:

En su entrevista, Verástegui confesó a Cala, que el secreto de sus 13 años de castidad

ES SU INTENSA VIDA ESPIRITUAL.

Eduardo-Verastegui

Soy una persona muy débil y es por eso que tengo una disciplina espiritual.

Si me quitas mi disciplina espiritual,

SI ME QUITAS A DIOS DEL CENTRO DE MI VIDA,

YO COLAPSO EN DOS MINUTOS.

No puedo.

Vivo en un mundo lleno de tentaciones.

Y la capital de las tentaciones es nuestra carrera.”

Y yo no solo digo lo mismo que él, porque después que conocemos a Dios

¡YA NO ES POSIBLE VIVIR SIN ÉL! 

Realmente es preferible morir;

porque la vida sin Él carece de sentido y de objetivo

Que esto nos haga meditar en nuestra situación particular y si deseamos convertirnos,

Mi santo director espiritual, el Padre Tiberio María Munari, me enseñó

que la conversión debemos ejercerla TODOS los días…

Despertándonos diario con el deseo de ser mejores, aumentando nuestro anhelo de Dios,

y esforzándonos por ser mejores cristianos, creciendo en el Amor… Basta con que le digamos sencillamente a Jesús:

“Señor, ayúdame a cambiar.

Dame la conversión que necesito para conocerTe y amartTe. Amén”

Y sé bienvenido a las filas de los adoradores del Espíritu Santo.

MI APRENDIZAJE SOBRE EL PECADO

  1. Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones.
  2. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia,
  3. ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos.
  4. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti.
  5. Has de ser íntegro con Yahveh tu Dios.
  6. Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahveh tu Dios no te permite semejante cosa.
  7. Yahveh tu Dios suscitará, de en medio de ti, entre tus hermanos, un profeta como yo, a quien escucharéis.(Deuteronomio 18, 9-15)

psiquica_388x260

(Éxodo 20, 2-6)

2.- «Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.

3.- No habrá para ti otros dioses delante de mí.

4.- No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

5.- No te postrarás ante ellas ni les darás culto, porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian,

6.- y tengo misericordia por millares con los que me aman y guardan mis mandamientos (Éxodo 20, 2-6)

astrologiaa

Durante los siguientes tres años, después de mi pentecostés personal;

estos dos pasajes bíblicos adquirieron su plena relevancia,

en el ministerio al cual había sido llamada.

Durante ese tiempo mi aprendizaje fue intensivo y en los años posteriores,

aunque de manera más esporádica;

nunca dejaron de presentárseme estos singulares combates.

Al año siguiente de mi conversión, conocí al que sería mi director espiritual por casi catorce años

y su oración, su sabiduría y su santidad;

me guiaron en el escabroso sendero por el que me llevaba la Voluntad Divina.

Era un misionero Xaveriano,

cuyo convento estaba no muy lejos de la colonia donde yo vivía

En la parroquia a la que pertenecía, él ayudaba al párroco con las misas matutinas

y presidía las asambleas de oración que los lunes de cada semana,

seguían después de la Misa de 7 pm. En el Templo de Nuestra Señora de los Dolores.

También supervisaba los diferentes ministerios y los grupos de evangelización

que se habían formado.

En todo ese tiempo, el ministerio de sanación y liberación era conducido por Jesús

a través de mi indigna persona.

Y asistí a más de quinientas liberaciones.

Lo que había aprendido en la casa de Alfonso era esto:

La confesión frecuente y la Eucaristía diaria,

además del Rosario meditado con lecturas bíblicas,

rezado en grupo por los demás y con maravillosas alabanzas, cantadas con fervor

y adoración a la Santísima Trinidad, a María y al Espíritu Santo;

eran el baluarte de nuestro grupo de guerreros oradores por la Liberación.

Siempre cuando había oportunidad,

le preguntábamos al Señor en cada caso en particular;

que era lo que ÉL quería hacer…

Y Él nos señalaba con instrucciones precisas;

cuantos días de ayuno y oración requeríamos y nos mostraba la estrategia a seguir.

Pues Jesús sabía de antemano, cómo se desarrollaría la nueva Guerra,

que también era una prueba de Fe y una nueva lección para nosotros..

«Ve y vence. Ve y conquista. Ve y nunca olvides que eres un guerrero de Dios. Habla con autoridad. Camina con seguridad. ERES HIJO DEL REY»

Porque Satanás siempre utilizaba diferentes tácticas para atacarnos

y también variaba sus estrategias;

tratando de aterrorizarnos y vencernos.

Pues cada liberación era un auténtico combate cuerpo a cuerpo, 

en esta batalla espirituaL.. 

Porque cada liberación era única,

así como cada persona era diferente;

como únicas y diferentes eran también las almas que requerían nuestra ayuda

y distintos los pecados cometidos

y los espíritus que estaban atormentando a los individuos.

Nuestras batallas más duras y más llenas de espectacularidad,

eran contra las posesiones por los pecados de idolatría y el espíritu de Lujuria.

Llegué a presenciar combates que en comparación,

lo sucedido con David era como un juego de niños.

Y varias veces los que terminábamos experimentando algo similar

a los efectos especiales de la película Matrix,

éramos los guerreros que tratábamos de liberar,

al que sufría la esclavitud por el Maligno.

Lo más penoso, eran las venganzas.

Porque el Infierno es experto en desquitarse de lo que considera agravios insultantes…

Y más infligidos por una ‘perra y estúpida mujercilla’, como me llamaban a mí.

Porque como machistas, son maestros y nadie los supera.

Yo aprendí a lidiar con todo eso…

Y le entregaba todo al Señor.

Pero en una ocasión en que fue especialmente dolorosa y terrible

la venganza que tuve que soportar…

Como la paciencia no es mi atributo principal,

renegué y me porté como toda una mocosa majadera, en el apogeo de su berrinche y…

Le reclamé a Jesús:

–          ¿Por qué tengo que hacer el trabajo de tus obispos?

Yo no tengo la culpa que ellos no quieran sufrir, ni boxear

o andar de toreros espontáneos…

con las huestes de horrorosos diablos que pululan por todas partes,

atormentando a los que no quieren entender las consecuencias de sus pecados.

Jesús me miró tan, pero TAN TRISTE;

que yo me sentí como el microbio más patético y despreciable que pudiera existir…

Y sentí tanto arrepentimiento, que llorando le pedí perdón…

ENOJO

Y le prometí que ya no me volvería a portar mal con Él.

Qué siempre cumpliría con mi ministerio, en donde quiera y como fuera;

tan sólo por hacerlo feliz a ÉL.

Pero me sentía tan desconsolada, que le dije a Jesús:

–          Señor.

¿Por qué no les abres a TODOS, los ojos espirituales;

para que contemplen la realidad de su situación con respecto al pecado?

Y Él me contestó muy serio:

–          ¿Quieres que se mueran de un infarto?

Su Infinito Amor y su Infinita Paciencia, también nos protege de nosotros mismos.

Pero mientras tanto le destrozamos su Sacratísimo Corazón,

con todas nuestras estúpidas frivolidades.

Recuerdo que en una ocasión, la lucha era totalmente feroz

en una liberación muy especial;

para la cual Jesús nos había prevenido de manera muy particular

y donde había Demonios muy poderosos por el incesto, la perversión

y el satanismo juntos.

En aquellos días, Jesús todavía no me había prohibido usar pantalones,

que era una de mis prendas favoritas.

Y yo, ya había adquirido experiencia y la voz ya NO me temblaba,

cuando de apabullar a Satanás se trataba.

 Y si alguien ajeno hubiese entrado a nuestro recinto de combates,

hubiera visto como la que  parecía suspendida del techo era yo;

Le-dernier-exorcisme-Daniel-Stamm-critique-film-horreur-epouvante1

pues era sostenida alrededor de mi cuerpo por una mano invisible y horrorosa,

que abarcaba casi toda mi cintura, que en aquel entonces medía alrededor de 66 cm.

Y el Maligno me sostenía agarrada, como si yo fuera una muñeca;

amenazando con arrojarme, con su colosal fuerza… 

Yo había visto sus intenciones.

Pero en lugar de amedrentarme, la adrenalina que corría por mis venas,

me hizo reaccionar desafiante y…

Le grité a Lucifer:

–          ¿Vas a matarme?

¿Ya le pediste permiso a Jesús, Señor de la Vida y de la Muerte?

Porque te advierto que te voy  a costar muy cara.

Y el castigo que ya te dieron,

no será nada, comparado con el que te voy a proporcionar yo.

SANGRE DE JESUS

POR LA SANGRE PRECIOSÍSIMA DE JESUCRISTO

LES ORDENO:

SI NO SE LARGAN TODOS

EN ESTE MISMO INSTANTE,

LAMENTARÁN EL DÍA QUE ENTRARON

A POSEER A ESE HIJO DE DIOS.

¡¡¡¿Entendieron?!!!

¿O quieren que se los explique con palitos y bolitas?

Anda, ¡LÁNZAME!

¿Crees que te tengo miedo?

¡Mira!…

 Y comencé a cantar  el Magníficat con un gozo inefable…

280px-Magnificat

Más o menos a la mitad del Himno, todo quedó suspendido como por encanto.

Y se hizo un silencio sepulcral.

De repente me descendieron del techo con una suavidad muy delicada.

(Como soy ciega y sorda espiritual, no estoy segura.

Ahora que lo pienso, tal vez fue mi Ángel de la Guarda)

Y cuando todo terminó, todos parecíamos boxeadores de peso mosca,

que hubieran luchado quince rounds con un gigantón de peso completo.

Esa vez duré tres días en cama, hasta con fiebre;

pero todos estábamos muy contentos…

La única huella extraordinaria de lo que había pasado,

fue una quemadura con la forma de una mano gigantesca,

que por el frente mostraba la silueta perfecta de un pulgar alargado con una uña tremenda.

Y alrededor de mi costado se veía la palma,

y casi toda la parte central y baja de mi espalda,

mostraba cuatro dedos enormes,

que se llenaron de un montón de pequeñas ampollas que parecían burbujas…

La quemadura tenía el aspecto del empaque que se usa,

para proteger artículos tecnológicos…

Mi hermana me curó con la pomada amarilla que se utiliza para las quemaduras,

y los siguientes quince días, tuve que dormir cuidadosamente recostada

sobre el lado que no había sido lastimado, hasta que mi lesión sanó.

Y que me mantuvo casi inmovilizada, porque era extremadamente dolorosa…

Lo más extraño, es que mi blusa de seda blanca que me gustaba tanto,

¡Estaba intacta! 

Esto fue un doloroso recordatorio, de que tampoco Satanás anda con juegos…

Y nuestros combates no eran ficciones psicológicas…

Increíblemente, todos estos sufrimientos aumentaban mi deseo de vencerlos,

demostrarles que tampoco ellos eran intocables…

Y ¡Qué no éramos unos ratones asustados por su prepotencia y sus ostentaciones de poder…

Que también eran magistrales,

y nos obligaban a reaccionar de formas extraordinarias…

Con cada liberación, siempre aprendía una nueva lección

sobre las consecuencias de nuestra ligereza en el pecar.

Combatir con Satanás era magistral,

y en cada ocasión aumentaba nuestro adiestramiento

y el caudal de conocimientos que nos hacía comprender más, el sufrimiento humano

y nuestra participación directa e involuntaria por nuestra ignorancia,

con los pecados que todos cometemos.

Y que sin la extraordinaria capacitación que yo estaba recibiendo de manera tan insólita,

jamás hubiera comprendido y asimilado en toda su pavorosa dimensión:

La terrible realidad de lo que significa verdaderamente el Pecado

y lo que se esconde detrás de él.

No hay pecados triviales.

Por eso Jesús insiste tanto en que seamos santos y perfectos.

El Pecado nos deforma y nos enferma también físicamente;

aparte de separarnos de Dios

Y permite a Satanás, que ejerza un dominio completo sobre nuestros pensamientos

y nuestros sentimientos.

Terminando con un control tiránico e implacable, sobre nuestra conducta.

Si todos los hombres reflexionaran en esto, se vaciarían los gimnasios y se llenarían las iglesias.

Porque es mucho más importante la belleza y la salud del alma, que la del cuerpo.

A éste se lo comerán los gusanos, pues estamos sujetos a la corrupción de la tumba.

Pero las del alma, nos acompañarán por toda la Eternidad

y regenerarlas en el más allá,

está mucho más que complicado.

Solamente en el Purgatorio podremos sanar..

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 7


Después que descubriera en mi primer exorcismo con David, lo que significaba el carisma de

Discernimiento,

me sucedieron tres experiencias muy particulares,

que potencializarían y harían crecer grandemente este don.

La primera me sucedió en el centro de mi ciudad.

Me gustaba mucho ir a visitar al Santísimo y en el templo de la Merced, que está

por un costado de la catedral metropolitana, está expuesto todo el día. 

Un día que salí de Misa, me senté a contemplar el centro histórico,

desde la plaza de los Laureles,

a darles de comer a las palomas y a reflexionar muchas cosas…

Entonces me sucedió algo muy curioso…

Estaba mirando la gran cantidad de gente que pasaba,

 había muchos turistas disfrutando los paseos en las calandrias,

tomándose fotografías en la fuente, comiendo refrigerio en las cafeterías  de las sombrillas,

y otros más, cuidando sus niños que corrían y jugaban alrededor de la plaza.

El mariachi tocaba melodías típicas y el tráfico vehicular, era cada vez más nutrido y ruidoso…

Estaba de moda el video de «Thriller» de Michael Jackson.

Y a los jóvenes les encantaba imitar el baile de los muertos vivientes,

al son de la música del estadounidense…

Entretenida como estaba, con lo que sucedía a mi alrededor,

no supe en qué momento, las personas de mi escenario real,

empezaron a caminar como zombies…

Yo me quedé paralizada, mientras miraba totalmente pasmada,

como hasta el policía que dirigía el tránsito vehicular, adquiría los movimientos

y la ¡Apariencia!

de los personajes de una película de terror…

Los niños que jugaban en los escalones de la fuente,

eran los únicos que mantenían apariencia normal.

¡Pero todos los demás…!

Era increíble, estaban mejor caracterizados que si un maquillador profesional,

los hubiera preparado…

A donde quiera que volteara, la situación era la misma.

La gente que salía de la catedral, también. 

De los miles de personas que me rodeaban,

sólo había una que otra lucecita que como luciérnagas, destellaban entre la multitud…

Guadalajara era una ciudad con más de cinco millones de habitantes;

el centro bullía de actividad y sin embargo…

¡Sentí una soledad tan aterradora!…

Que experimenté con una especie de shock que me inmovilizaba hasta para preguntar…

Finalmente pude hacerlo. 

–       Señor Jesús, ¿Qué significa esto?

Jesús me dijo:

–       Estás viendo tu ciudad, espiritualmente.  

Y mi Pueblo católico y cristiano, con sus almas muertas…

Después de un larguísimo momento, en el que asimilaba esto…

Me indicó: «Regresa al templo donde recibiste la Comunión…»

Obedecí y crucé la av. Hidalgo,

Cuando llegué al atrio del templo, me dijo: «Espera un poco…»

Había muchísima gente;

unos entrando a la siguiente Misa y otros saliendo de la anterior…

Me dijo que mirara a las personas y cuando lo hice, las caras desaparecían

y volví a mirar zombies.

Verdaderos muertos vivientes con diferentes grados de descomposición…

Cada uno más espeluznante que el anterior;

de todos los asistentes, sólo miré menos de una docena de luciérnagas…

Jesús sólo me dijo: «Están muertos por el pecado… 

Los que tienen Luz están vivos…»

Era tanta su tristeza, que eso me disminuyó el susto y no sabía cómo consolarlo. 

Yo dije:

–        Pero Señor, las colas para recibir la Comunión, casi rebasan la puerta de entrada…

Jesús respondió:

«Las malas confesiones y los pecados no reconocidos;

además con los  de omisión y la falta de caridad;

les impiden estar sanos…  

Era el espectáculo de una verdadera película de terror.

Ya no supe qué decir.

Avanzamos por el interior…

El templo es una joya arquitectónica medieval.

Por una nave lateral, es un pasillo lleno de confesionarios y siempre hay una media docena de

sacerdotes confesando.

cuando caminamos por allí, había una explosión de Luz, cuando el «Ego te absolvo…» destruía

los espíritus inmundos generados por el Pecado.

Salimos por una capilla de Jesús Redentor, que también tenía tres sacerdotes confesando, 

cruzamos por la zona del altar, donde iba a iniciarse la siguiente Misa,

pasamos por la puerta de la capilla donde está el Santísimo expuesto

y salimos por una puerta lateral…

En el edificio de la presidencia municipal, que está enfrente, también había mucho movimiento,

y allí no salió ninguna luciérnaga.

Fui por mi automóvil al estacionamiento y regresé a mi casa.

Cuando llegué, sólo pude susurrar:

«¡Oh, mi Señor… ¿Cómo puedo consolarte?!

Él sólo me dijo:

«¡Tengo sed! ¡Mucha sed de almas!

¡Tú estás viva, Ayúdame!»

El segundo episodio, me sucedió un Domingo también en Misa.

Cerca de mi casa hay muchos conventos y a mí me gustaba ir a uno

que abría su capilla para los vecinos que quisieran asistir. 

Ya tenía un par de domingos en que regresaba sintiéndome enferma,

y literalmente, llegaba a tumbarme en la cama y pasaba el día tratando de reponerme,

¡Pero no sabía de qué!

El domingo anterior, una vecinita que también tenía carismas

y asistía al mismo grupo de Oración que yo, había venido a visitarme,

y me dijo:

–        Rosita, ¿Puedo ir contigo el próximo  domingo, al convento donde tú vas? 

–        Claro, acompáñame.- le dije.  

Me sorprendió mucho, porque ella siempre asistía a la parroquia del Calvario con su familia.

Y el tercer domingo fuimos juntas a Misa de 7.00 am  

Cuando llegamos, me senté donde acostumbraba,

la última banca del lado izquierdo, junto con mi amiga.

Como siempre éramos casi los mismos asistentes laicos;

todos nos conocíamos y nos saludábamos, porque éramos vecinos de la misma colonia.

En la banca elegida, al otro extremo se sentaba una señora que era doméstica,

de una casa cercana;  

era una señora muy respetuosa y amable, que servía en una pequeña casa de huéspedes.

Y en la banca delantera, estaban casi los mismos fieles, con los que acostumbraba

intercambiar el saludo de la paz.

Justo frente a mí, estaba una doctora;

una mujer muy bonita que atendía en un hospital muy famoso y como yo quedaba a su espalda,

El sacerdote No debe abandonar el altar…

siempre nos tocaba darnos el saludo de la paz.

Mi amiga me dijo al oído:

–         Fíjate bien en estas dos personas, porque debo decirte algo importante…..

La Misa transcurrió como siempre,

con el único evento relevante, que después de la Comunión

yo casi no podía mantenerme en pie y mi amiga me dejó en una banca del parque cercano,

mientras iba por su automóvil para regresarnos a casa.

Yo me sentía tan mal, que por momentos creí que iba a desmayarme… 

Mi amiga estuvo al pendiente de mí los siguientes tres días,

hasta que casi recuperé la normalidad…

El siguiente sábado, llegó a mi casa y nos pusimos a orar juntas…

Entonces me dijo:

Mañana, antes de ir a Misa rezarás el rosario de la Preciosísima Sangre

y yo te acompañaré desde mi casa. 

Luego vendré por ti y volveremos a ir juntas al convento.

Así lo hicimos. 

Todo fue igual que siempre, salvo con una diferencia:

Al empezar la Misa, me atacaron dos demonios muy poderosos, eran ángeles caídos, 

¡¿Cómo era posible que atacaran en plena Misa?! 

«Pues si Dios no perdonó a los Angeles que pecaron, sino que, precipitándolos en los abismos tenebrosos del Tártaro, los entregó para ser custodiados hasta el Juicio;»
II Pedro, 2 

No lo podía comprender…

Pero no pudieron hacerme nada, porque yo estaba cubierta con la Sangre Preciosa de Jesús

fue un poderoso escudo…

Luego a la hora de ir a tomar la Comunión, ví una multitud de espíritus inmundos;

a cual más de horripilantes, arremolinados contra mí, como una jauría de  hienas furiosas…

Tampoco pudieron hacerme nada.

Finalmente llegó otro demonio, al que le pude ver el nombre: Asmodeo…  

Era gigantesco y horripilante.

Fue la primera vez que hice fila para comulgar, sin la oración que acostumbraba;

yo seguía sin entender nada,

Pero si Jesús lo estaba permitiendo, ya me diría la razón.

El Demonio me amenazó furiosísimo, lleno de impotencia y de rabia homicida…

Pero se quedó con ellas, porque no pudo tocarme tampoco.

En la parte final de la Misa, Jesús me mostró al obispo y al sacerdote que oficiaban; 

Literalmente eran un par se cadáveres momificados,

como alguna vez ví las que exhibían  en el museo de Guanajuato…

Recibí la Bendición final y yo estaba en shock.

Mi amiga me sacó de la Iglesia y yo no podía asimilar lo que estaba pasando…

Cuando llegamos a la casa, empezamos a platicar… 

Y se desarrolló la siguiente conversación:

Mary me dijo:

–         ¿Entiendes  ahora, por qué te sientes enferma al regresar de la iglesia? 

Y yo exclamé:

–         ¡Todos esos monstruos me estaban golpeando! 

–          Los dos primeros ¿Sabes quienes son?   

Tenían los nombres mencionados en el Libro de Enoch.

Yo los mencioné… 

Mary tenía un Discernimiento más crecido y trabajado que el mío,

y   me explicó:

–           Uno era de la señora amable, de la misma banca que nosotros,

porque es una bruja que practica la magia negra

y rinde culto a la santa muerte porque es muy vengativa.

El otro era de la doctora que estaba en la banca delantera;

es otra bruja de la Nueva Era, que practica amarres amorosos y otras cosas…  

Y el gigante Asmodeo, se alimenta de todos los lujuriosos que no renuncian a sus vicios

y se atreven a comulgar… solamente en esta capilla.

Yo me sentí abatida.

¡Si esto pasaba en Misa…!

¿Qué sucedía en el mundo…?

Mary continuó:

–         ¿Y la horda de los que querían destrozarte, cuando íbamos a comulgar?

¿Supiste quienes eran?

–           Pude ver sus nombres, cuando me agredían sin poder golpearme…

¿Te diste cuenta que eran diferentes?

–           Sí.

No eran ángeles caídos. ¡Eran espíritus inmundos!  

Y los espíritus momificados del sacerdote y el obispo;

fué por la falta de vida sobrenatural..

Por la falta de FE y vida de oración profunda…

Y llegó el impacto final…

–           Así es.

Los espíritus inmundos generados por las monjas y los religiosos.

¡Eran sus pecados vivos, queriendo destrozarnos! 

Yo pensé:

¡Si la gente lo supiera, qué católicos tan diferentes serían! 

Y Jesús me dijo: “Cuando llegue el momento, lo revelarás…”

El tercer episodio sucedió así:

Estábamos en Pátzcuaro de vacaciones

y una de mis hermanas, acababa de asistir al funeral de su suegra,

que había muerto de un infarto.

A ella le tocó acompañarla en sus últimos momentos y no tuvo auxilios espirituales;

porque sucedió en la autopista, muy lejos de la iglesia. 

La suegra era una mujer envidiosa y llena de amargura, que tuvo una existencia muy infeliz;

y odiaba a casi todo el mundo. 

Tenía un carácter violento e intrigante. 

Cuando estábamos en el lago, mi hermana empezó a discutir y como traté de apaciguarla,

la agarró contra mí…

Y se desquitó conmigo.

En lo álgido de la discusión, pude ver que no era mi hermana la que quería pelear…

Distinguí claramente los espíritus inmundos y los ángeles caídos, que querían robarme la paz.  

Y también pude ver cómo entraron en ella…  

Todo sucedió en aquel viaje, dónde murió su suegra.

Cuando mi hermana la auxiliaba con su terror a la muerte…

¡Sus habitantes espirituales salieron de ella y entraron en mi hermana, mientras la sostenía!

Fue a través del momento de la agonía de la mujer, antes de que sucumbiera al infarto.

Y cómo en una explosión de luz, me quedó muy claro,

por qué los judíos tenían rituales tan complicados, cuando tocaban muertos

y por qué despreciaban tanto a los paganos y pecadores…

Y por eso no querían visitar las ciudades romanas con templos dedicados al paganismo.

También comprendí por qué la violación, es una de las armas favoritas de Satanás,

para destruir a los inocentes y a los que quiere enloquecer con la desesperación…

Los demonios cambian de casa, pasando del agresor a la víctima;

continuando y aumentando su acerbo de destrucción,

¡Porque NADIE CREE, en la actividad demoníaca…!

Mientras asimilaba lo que estaba viendo, dejé de contestarle a mi hermana,

¡Y se acabó la discusión!

Comprendí que no era mi hermana la que me estaba ofendiendo

y esto facilitó enormemente el que yo pudiera perdonarla,  …

Entonces Jesús me dijo:

«Lee la historia de José, desde el capítulo 37 del Libro del Génesis…

Y entenderás la clase de perdón que quiero que practiques…

Esta lección la recuerdo, cada que vislumbro al que está detrás de nuestros perseguidores,

y se facilita mucho la práctica del Perdón…

Por mi parte, abracé a mi hermana y el motivo de la disputa se evaporó

sobre las apacibles aguas de Pátzcuaro.

Terminamos nuestro período de vacaciones, tan contentas como siempre…  

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 6


Amadísimos hermanitos que compartimos este Blog.

Ustedes son parte de mi Familia del Cielo

Soy una pecadora en rehabilitación,

Que por la Gracia de Dios, he vivido sus consuelos divinos y  es preciso que comparta con 

ustedes, las experiencias que han forjado mi misión,

porque es indispensable que aprendan junto conmigo;

el CRECIMIENTO que nos dará el Espíritu Santo,

para nuestra supervivencia, en cuanto se PROCLAME, el imperio del Maligno

a través del hijo encarnado de Satanás: el Anticristo… 

Ya que vamos a necesitar, el USO COMPLETO DE LOS CARISMAS,

EN NUESTRO CUERPO ESPIRITUAL.

Por eso es indispensable, que quienes no han vivido su pentecostés personal;

13. Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!»Lucas 11

Imploren a ABBA por el Espíritu Santo….

Mientras les platico, cómo fue mi propio aprendizaje, de los mismos…

Yo tenía 22 años cuando me casé muy enamorada de mi flamante esposo.

Desgraciadamente muy pronto mi luna de miel terminó abruptamente;

cuando bebí el cáliz de la traición hasta el fondo…

Y descubrí que el hombre que lo era todo para mí;

sólo se había casado conmigo por interés y era un mujeriego incorregible.

Mi calvario de casada se completó;

cuando me enfrenté con la verdadera cara de mi familia política,

que fingiendo ser católicos, honorables y perfectos en la sociedad que nos rodeaba;

en realidad eran masones y ateos…

Siempre criticaban muy duramente al Clero y se gozaban de injuriarlos en mi presencia,

sabiendo que mi familia era prolífica en ellos.

De esta manera mi vida de casada se convirtió, en la fachada hipócrita de una familia perfecta;

pero cuya intimidad estaba plagada de violencia doméstica, mentiras e infidelidades.

La desgracia del ADULTERIO…

No se puede dejar de amar de un día para otro.

Y yo sufría intensamente, porque seguía enamorada de un hombre que NO me amaba

Así estaban las cosas cuando llegó el día de mi Conversión en la Plaza de Toros.

Y uno de los primeros pasajes Bíblicos que Dios me regaló fue:

Isaías, 62

  1. Por amor de Sión no he de callar, por amor de Jerusalén no he de estar quedo, hasta que salga como resplandor su justicia y su salvación brille como antorcha.
  2. Verán las naciones tu justicia, todos los reyes tu gloria. Y te llamarán con un nombre nuevo que la boca de Yahveh declarará.
  3. Serás corona de adorno en la mano de Yahveh. Y tiara real en la palma de tu Dios.
  4. No se dirá de ti jamás «Abandonada», ni de tu tierra se dirá jamás «Desolada», sino que a ti se te llamará «Mi Complacencia» y a tu tierra, «Desposada». Porque Yahveh se complacerá en ti. Y tu tierra será desposada.
  5. Porque como se casa joven con doncella, se casará contigo tu Edificador. Y con gozo de esposo por su novia se gozará por ti tu Dios. (Biblia de Jerusalén)

Con estas palabras, Dios medicó mis heridas de esposa

empezó el camino de mi sanación interior

Un día, yo estaba llorando.

Pasaba de la medianoche y mi amado estaba con su amante de turno.

Yo lamentaba mi amor despreciado…

Y Jesús me dijo:

–       Yo Soy un Dios de Amor y estoy dentro de ti.

No puedo vivir en un corazón que Odia.

Yo estaba celosa, herida y atrapada en un matrimonio;

que se había convertido en un infierno.

Y le contesté:

–          Ojalá pudiera odiarlo…

Así dejaría de sufrir por él.

Yo me enamoré de un hombre bueno y decente….

Y estoy casada con un desconocido, que ni siquiera es un hombre;

es un ‘Pene Gonorréico’

QUE NO USA EL CEREBRO PARA PENSAR,

Porque todo se reduce a vivir deleitándose.

Es tan egoísta, que sólo piensa en sus deseos

y lo único que le importa es cómo obtenerlos…

No lo odio;

sólo quiero retorcerle el pescuezo como si fuera una gallina…

¡Y por favor, ahorita NO me hables de poner la otra mejilla y mucho menos de perdonarlo!

Sé directo y dime lo que opinas, mientras él se revuelca con la otra

y se olvida de su esposa y de sus hijos.

Tiene una familia, sólo para aparentar que es muy respetable.

jesus_fondoscatolicos-blogspot-com_-5

Jesús me contestó:

–        Los Bendigo y Oro por los dos ante mi Padre.

–       ¡Grandioso!

Sólo falta que me digas que además de cederle a mi marido;

me pidas que también interceda por ella, para que le regales el Cielo.

Cuando estoy enojada, NO soy NADA inteligente.

Y Jesús remató:

–          No es mala idea. Podríamos empezar con esto:

SI ME ENTREGAS TODO LO QUE SIENTES

Y TODO LO QUE PIENSAS.

–          Eso de qué me sirve a mí.

–          Fíjate muy bien en lo que voy a decirte:

En verdad, en verdad te digo: que el día que me ames más a MÍ que a él,

DEJARÁS DE SUFRIR.

–          ¿Y cómo hago eso?

–          ENTRÉGAME LO QUE SIENTES.

Lo pensé por un largo momento,

y me rendí:

–          Como siempre, Tú ganas.

Señor te entrego todo lo que siento y todo lo que pienso, porque te amo.

–      ¿Estás dispuesta a Obedecerme?

–          Sí.

–          ¡Bien!

¡Prepárame unas fresas con crema!

Miré el reloj y dije:

–          Señor, es la UNA de la mañana.

–          ¿No quieres Obedecerme?

–          Bien sabes que sí.

Te amo.

–          ¿Cómo me recibirías si viniese  ahorita a  visitarte y supieras lo que me gusta?…

Haz unas fresas con crema, dignas de un rey.

Sin entender nada, bajé hasta la cocina y preparé ese postre para mi Señor Jesús.

En el proceso, mi dolor y sufrimiento casi habían desaparecido

Y dije:

–          Señor Jesús,

¿Por qué no me enamoraste de TÍ, cuando era soltera?

Yo te hubiera consagrado mi vida sin vacilar, en un monasterio de claustro.

Y Jesús me contestó:

–          Te necesito con mis hijas casadas,

que comparten contigo el mismo calvario.

RUMBO AL CALVARIO

Y quiero que comprendan cuanto las Amo…

Y cuál debe ser su comportamiento  con sus maridos, y VERDUGOS…

Desde entonces, siempre le entrego lo que siento y lo que pienso.

Y mi sufrimiento se desvanece en unos cuantos minutos…

Cuando su Amor me inunda, todo lo demás YA NO IMPORTA…  

Y el Dolor se convierte en una ‘dolencia soportable’ pero que NO me quita Su Paz.

PUEDO seguir adelante…

Hice las fresas tal como me las pidió y las serví en un tazoncito de cristal cortado,

como si fueran el agasajo de un emperador.

Apenas había subido a mi recámara…

cuando oí el portón de la cochera que se abría, para que mi marido estacionara su auto…

Yo le dije  al  Señor:

–          Recíbelo TÚ. Porque si lo hago yo…  

Y cuando mi galán se apareció en  la puerta de nuestra recámara;

me levanté muy sonriente…

amor matrimonio -el-marido-esposa-flores-dando-besos-al-aire-libre-y-sonriente-foto-de-archivo

Y le dije:

–          Hola cielito. ¿Ya cenaste?

Él se desconcertó por mi amabilidad.

Pero lo delató su sonrisa…

Y queriendo probarme,

Me contestó:

–          Solo me faltó el postre.

¿Querrías traerme unas fresas con crema, por favor?

Yo también le sonreí, con verdadero amor.

Y dando media vuelta dije:

–          Ahora vuelvo.

Bajé hasta la cocina y saqué el postre del refrigerador.

Mientras caminaba de regreso…

Yo estaba asombrada por el Amor palpitante que sentía en mi corazón, por mi esposo;

y también estaba pasmada, por la dulzura y la ternura de mi voz;

al recibir a mi delincuente marido.  

Y Jesús sólo me dijo:

–          Tú me dijiste que YO lo recibiera…

Y ESO MISMO,  ACABO DE HACER.

Era el atardecer primaveral de un día soleado y con pocas nubes.

Todos los habitantes de la posada familiar donde yo residía temporalmente,

después del resquebrajamiento de mi matrimonio que había durado 19 años;

estaban pendientes de la noticia ininterrumpida, del magnicidio de Luis Donaldo Colosio,

el candidato presidencial a la regencia de mi amada patria mexicana…

Los últimos rayos del ocaso de un sol que se ocultaba,

eran el velo que cubría mi rostro bañado de lágrimas;

la única señal del intensísimo dolor de mi alma,

que me impedía participar del estupor, que a  todos los mexicanos los había paralizado…

Y seguían incrédulos las imágenes y los comentarios que inundaban,

luis-donaldo-colosio-y-carlos-salinas-de-gortari

todos los medios de comunicación…

Estaba semi-recostada en una poltrona y me encontraba solitaria, en la gran terraza- patio

bordeada de jardineras, que hacían muy agradable y acogedor, aquel lugar.

Ordinariamente aquel era un estupendo sitio, para leer o meditar.

Mientras contemplaba las copas de los muchos árboles, que abundaban en todas las casas

y jardines de la bella colonia, que había sido mi barrio en los últimos años…

Pero yo no tenía ánimo para leer o filosofar.

Los sollozos me ahogaban y mis lágrimas hacían que fueran más brillantes

los colores de aquel maravilloso crepúsculo,

mientras yo me sentía, la más infeliz de todas las creaturas.

Y de repente…

Una sensación muy conocida me asaltó…

Los cabellos de mi nuca se levantaron y mi piel se erizó, como la de las gallinas…

Me levanté de la poltrona donde estaba tumbada y me senté, totalmente alerta…

Con mi rostro mojado, porque también mis lágrimas se interrumpieron bruscamente;

Esperé…

El Mundo pareció detenerse…

arcangel-arcangeles-lucifer-portador-de-luz

Y una voz aterradoramente inconfundible, pareció invadirlo todo totalmente…

Con una majestuosidad avasalladora,

me dijo:

–       Mujer…

Yo soy el Amo de este Mundo

Si dejas de Combatirme… Puedo cambiar tu destino. ¡Pero deja a Ese…!

Si te conviertes en mi aliada, dependiendo de tu docilidad hacia mí;

también puedo convertirte, en la reina más poderosa que haya existido jamás,

porque yo soy el Arquitecto del Universo.

La seducción continuó, con una lista interminable de promesas tan alucinantes,

como el Personaje que las pronunciaba.

–       Serás la mujer más hermosa, deseada, rica, famosa y homenajeada.

Te daré juventud y una larga, larga vida…

Aumentaré tu belleza y tu prestigio en la sociedad; pero ¡Deja a Ese!…

Tendrás Todo el éxito, la fama, el poder.

TODOS te honrarán…

Y no habrá deseo que no te sea cumplido… ¡Pero deja a Ese!…

Te Regresaré el amor de tu esposo, tu hogar, tus hijos… Y…

Un terremoto emocional me estaba estremeciendo… 

De todas las cosas que me dijo,

una sola hizo que sintiera como si el piso hubiera desaparecido bajo mis piés:

“Te Regresaré el amor de tu esposo, tu hogar y tus hijos…”

Todo este episodio increíble;

lo hubiera juzgado un delirio causado por una droga alucinógena

si no fuera por dos cosas:

Una.- Las drogas nunca fueron un problema, porque ni siquiera las había probado.

Dos.- Había estado demasiadas veces luchando contra él,

y sabía perfectamente cómo se las gasta..

Y esa frase que retumbaba en todo mi ser, como una gigantesca campana;

que me estaba sacudiendo, como no me había sucedido nunca antes:

“TE REGRESARÉ… ”

Un pensamiento cruzó mi mente como un relámpago: “Pero deja a Ese…”

‘¡Oh, No! ¿Y perderé a Jesús?

Los recupero a ellos, pero perderé a Jesús!...  

HONOR, GLORIA Y PODER

Honor, gloria y poder…

SÍ. ME HABÍA ADVERTIDO TRES VECES:

¡Deja a Ése!

Y ÉSE era el Amor de mi vida:

Mi Señor y mi Dios Adorado.

Mi Jesús Santísimo que era el que le daba sentido a toda mi existencia.

Habían pasado casi 13 años, desde el encuentro personal que había cambiado

totalmente toda mi vida y se la había consagrado completita a mi Señor Jesucristo.

Al mismo tiempo que este recuerdo y estos pensamientos, habían sido instantáneos,

también retumbó como un trueno y veloz como el rayo, la frase esclarecedora:

“TE REGRESARÉ…”

Estas palabras me abrieron un panorama nuevo…

Sobre la amarguísima desgracia, que había destruido mi mundo personal,

y había convertido mi vida, en un negro pozo aciago de dolor…

dolor sufrimiento LLORANDO_1

Y fueron como una inyección de adrenalina, que comenzó a correr por mis venas

y me dieron una determinación cómo no la había sentido jamás. 

Pensé: ‘Así que TÚ eres el Causante…’

Lentamente me puse de pie.

Y quedamos frente a frente, aunque ignoro la estatura que él tiene…

Mientras mis puños cerrados clavaron mis uñas en la palma de mis manos,

en mi esfuerzo por contenerme, extrañamente NO ME SENTÍA TURBADA O TEMEROSA

Me sentía MUY enojada…

Si mi madre o mi familia hubieran estado cerca, sé que se hubieran asustado…

Porque María Félix me quedaba chiquita,

cuando la ira me hacía temblar,  como en aquel instante…

Yo siempre había pensado que mi hogar y mis hijos, me los había dado Dios.

Y mientras él continuaba con su arrogante exposición…

Y su despliegue de desquiciantes promesas,

yo estaba callada.

Lucifer

Luego se desarrolló el siguiente diálogo…

Cuando terminó con sus propuestas, me dijo:

–    ¿Qué me respondes? 

Y lo sentí sonreir como los gatos que ya se desayunaron al ratón.

Con una calma que me sorprendió a mí misma, le contesté muy pausada:

–      Tu oferta es tan atractiva…

Como la de los galanes que prometieron bajarme la luna y las estrellas,

cuando pretendían mi mano.

–      ¿¿¿???

–       La respuesta es ¡NO!

No tienes nada interesante que ofrecerme que sea más valioso que lo que ya tengo.

Pude sentir su Furia como si fuera una ola que me envolviera,

sin embargo se dominó y continuó con cortesía.

Porque también puede ser extremadamente educado:

–      A ninguna mujer le había ofrecido lo que estoy dispuesto a darte a ti…

Dije que te devolvería el amor de tu esposo y a tus hijos.

Le respondí tajante:

–     La respuesta sigue siendo ¡NO!

Y te aclaro que no puedes devolverme lo que no te pertenece.

Desapareció la gentileza y sentí un escalofrío cuando repitió:

–     Piénsalo bien, antes de volver a negarte.

Te reitero todas y cada una, de las promesas que acabo de hacerte,

si estás dispuesta a ser dócil conmigo.

De lo contrario…

La amenaza permaneció flotante en el aire.

Y le dije contundente:

–      Lo único que quiero, no me lo puedes dar tú.

2lucifer (1)

–    ¿Qué es? ¡Dímelo!

Estoy dispuesto a negociarlo…

–      Mi respuesta sigue siendo ¡NO!

Lo único que necesito y que me importa;

es algo que tampoco puedes quitarme, porque ya lo poseo:

El Amor de Jesús.

Y permíteme corregirte en un par de cosas:

Lo material no te lo discuto.

Pero la vida no puedes alargarla, ni acortarla un solo día.

Ese es un privilegio que le pertenece sólo a Dios.

Y mi familia, la consagré al Corazón Inmaculado de María Santísima;

así que, tampoco puedes disponer de ella como lo presumes.

Pude sentir la vibración de su impotencia..

Y con una Cólera descomunal, me advirtió:

–     Escúchame bien; 

este desprecio haré que lo pagues, como ni siquiera te imaginas…

Haré que te pongas a temblar tan solo con escuchar mi nombre,

Porque voy a quitarte TODO…

Así como te prometí la gloria;

ahora te juro que voy a hacer que todo mundo te odie;

como a ninguna otra persona en este mundo.

Haré que todos se aparten de ti con desprecio…

Y te saquen la vuelta con asco, como si fueras una vomitada…

Yo me erguí como no lo había hecho desde la última escaramuza,

luciendo mi traje de gala…

escaramuza traje de gala

Y le respondí:

–      ¿Esta es la promesa por no haber aceptado tu banderita blanca de paz?

¿Tan duras han sido las vapuleadas…?

Antes de que te vayas, yo también te prometo algo:

Aunque mi Santísimo Padre es Dios y Rey de Reyes, yo apenas me estoy educando

Así que estoy muy lejos de ser una princesa con los modales adecuados.

Lo siento por tí…

Pues yo también te advierto una cosa:

Sé qué eres un Arcángel, me lo proclamaste cuando te conocí.

Cada vez que tú te entrometas conmigo, haré que lo lamentes.

Te garantizo que irás a pedirle Misericordia a mi Padre,

para  que sea Él, el que te defienda de mí…

Porque también puedo hacer tu vida tan miserable,

que si no sabes lo que es llorar; por mí derramarás tus primeras lágrimas,

hasta que admitas que la «ESTÚPIDA MUJERCILLA» que soy yo, te sacó de quicio…

(«estúpida mujercilla y maldita perra» eran sus insultos preferidos, para referirse a mí,

en todos los exorcismos…).

Y te arrepientas de haberte cruzado en mi camino…

¿Estamos claros?

La respuesta quedó ahogada por un repentino remolino

cuyo viento casi me derribó sobre la poltrona.

Y mi brío pendenciero se esfumó, al recordar su amenaza,

pues de repente sentí, como si alguien me hubiera golpeado muy fuerte en el estómago.

Poco después que él se fue,

sentí a mi lado la inconfundible y dulce Presencia de Jesús,

que me envolvió con su Paz.

Aunque me sentí un poco avergonzada, por como había tratado a su arcángel preferido

y reflexioné que mi carácter impulsivo, ya me había metido otra vez en problemas…

Decidí que no daría marcha atrás…

Y ahora sería Lucifer, el que TENÍA UN GRAN PROBLEMA CONMIGO y no al revés.

Así que sin poder evitarlo, mis ojos se volvieron a inundar…

Y con voz entrecortada por el llanto,

llorar idolor sufrimiento

le pregunté lastimeramente a Jesús:

–     ¿Vas a dejar, que haga conmigo todo lo que dijo…?

Y el Señor me contestó,

preguntándome:

–     Si se lo permito, ¿Dejarás de Amarme?

Un segundo golpe en el estómago me dejó casi sin aliento…

Y con un enorme suspiro de resignación,

le contesté sintiéndome totalmente derrotada:

–     NO, mi Señor.

Ayúdame a serte fiel eternamente.

La siguiente vez que visité a mi confesor y director espiritual,

le relaté lo sucedido y él me dijo:

–     Del tamaño de la misión, es la tentación.

Te conozco muy bien y estás tan acostumbrada a la vida extraordinaria,

que no me sorprende nada, todo lo que me has dicho.

Sólo que ahora, debemos reforzar las defensas.

Acabas de banderillar a un toro furioso…

Y voy a tener que aumentar mis oraciones por tí…

Este artículo fue publicado originalmente, el 19 de Agosto de 2016 y para actualizarlo,

sólo quiero agregar que el Arcángel Caído que lo protagoniza,

ME CUMPLIÓ CON TODO,

con puntos y comas SU AMENAZA… 

Lo perdí TODO, menos a Dios.

Así que él me volvió, infinitamente más rica y más feliz.

¿Cómo fué posible esto?

Aprendí a alabar ENMEDIO de las lágrimas y al despojarme de TODO,

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza...

la fusión con la Santísima Trinidad, se fortaleció de tal forma, que ahora puedo testimoniarles esto:

Jesús me llena tanto de alegría, que lo único que me importa es agradecerles diariamente

el enorme privilegio que me han dado en esta maravillosa misión,

que me permite servirles viviendo el Cielo en la Tierra.

Pero yo también le cumplí a Lucifer y le seguiré cumpliendo,

hasta con mi último aliento,

lo que yo le prometí…  

Nota importante:

Se les suplica incluir en sus oraciones a una ovejita que necesita una cirugía ocular,

para no perder la vista y a un corderito, de nuestro grupo de oración,

un padre de familia joven que necesita una prótesis de cadera, para poder seguir trabajando por ellos.

Que Dios N:S: les pague vuestra caridad….

¡Muchísimas gracias y Bendiciones…!  

Y quién de vosotros quiera ayudarnos, aportando una donación económica;

para este propósito, podrán hacerlo a través de éste link

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_XC

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 5


Jesús estaba hablando conmigo: 

Y contestó:

–         Piensa…

Tú SABES lo que deberías hacer…

Yo suspiré y dije:

–         Está bien mi Señor.

Después que lo haga te llamaré…

Todo estaba condicionado al Amor al Prójimo, al que había violentado.

Estuve meditándolo un par de horas y finalmente tomé una resolución.

Prendí mi cirio pascual, recé mi Rosario a la Virgen María.

Y las Oraciones de mi devoción diaria;

además de mi fervor particular y apasionado a la Preciosísima Sangre.

Y luego hice la invocación que jamás pensé que algún día haría:

Invoqué tres veces a Satanás.

Se presentó renuente y altanero.

(¡A pesar del ridículo que le suponía, el floreado atuendo hawaiano!)

Me preguntó:

–      ¿Qué Quieres?

Le contesté muy seria y sin altivez:

–       Pedirte perdón.

Levantó su rostro con un gran desplante de arrogancia,

me miró con una airada expresión de sorprendido desprecio,

por mi atrevimiento, que lo obligó a presentarse ante mí…

Y replicó con una gran furia contenida:

–      Sabes que NO puedo dártelo.

Yo le respondí calmadamente,

y poniendo énfasis en la primera frase:

–         ESE, ES TU PROBLEMA.

Sabes que yo te estoy hablando sin soberbia.

Lamento mucho haberte lastimado, con mi prepotencia y con mi ira.

En este momento te quito todo el castigo que te infligí.

Ya NO QUIERO ser causante de tu sufrimiento…

Él me miraba con sorpresa pasmada;

y sin disimular su asombro…

Y yo proseguí:

–        Y junto contigo, se lo quito a Todos los de tus Huestes Infernales.

Pero TE ADVIERTO una cosa…

Soy mujer y por lo tanto muy poco predecible.

Al hacer esto, NO significa que te estoy presentando bandera blanca de rendición.

Y tampoco significa que eres intocable e invencible…

El Amor que siento por mi Señor y mi Dios, me ha hecho reflexionar y

Esto NO es una Tregua.

Te lo advierto:

Voy a ser tu peor Contrincante.

Si te vuelves a atravesar en mi camino y NO estoy en uno de mis mejores momentos;

NO te garantizo que NO te cause algo peor.» 

Se paralizó completamente, por lo que consideró una audacia inconcebible.

Y que su rostro delató sin que pudiera evitarlo.

Entonces fue mi turno de mostrarme, con la dignidad que tomaba mi madre,

cuando de ejercer la autoridad ancestral de la familia lo requería…

Y levantando la barbilla le dije muy solemne:

–     Las mujeres somos hormonales, ¿Sabes?

Y yo NO tengo problemas de orgullo, para pedir perdón.  

Lo único que puedo asegurarte, 

es que cada vez que te metas conmigo,

te voy a hacer llorar.     

Y ya puedes juntarte con los demás hombres en la cantina,

a llorar por las penas causadas por una mujer,

porque una cosa SI te prometo:

VOY A SER TU MÁS GRANDE PESADILLA.

Y ya lárgate.

Ésta entrevista ha terminado.»

Sin esperar respuesta, le dí la espalda;

me acerqué a la estatuilla de la Virgen de Guadalupe que señoreaba en mi recámara..

Y elevando los brazos  empecé a alabar a la Virgencita.

Luego me postré en el piso, ante el crucifijo de la Santísima Trinidad;

le pedí perdón al Señor por las faltas que cometí también contra Él…

Y proseguí con mi vida cotidiana.

Conociendo la capacidad y el poder de las Fuerzas Malignas;

estoy plenamente consciente de que sin la Protección Divina, no estaría relatando esto.

Porque nuestras pruebas jamás son superiores a nuestra capacidad para soportarlas…

Increíblemente después de cada batalla, mi voluntad se fortalece más,

en seguir combatiendo hasta la MUERTE.

El camino de la Cruz es una guerra continua para pertenecer a Dios.

Y siempre ofrezco todos mis sufrimientos unidos a los de Jesús en el Calvario,

porque estoy amando mi propio calvario..

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino Y subir a la Cruz…

.Y sólo pido fuerzas para no claudicar. 

Los consuelos divinos, son el mejor paliativo.

Y Dios nunca nos abandona, sobre todo cuando Él toma el control de nuestra vida.

Y lo dejamos que Él sea, el que lo hace todo por nosotros. 

Las aparentes derrotas

Dios las convierte en aplastantes victorias.

Porque al ser Generadores de Amor,

es cuando alegramos el Corazón de nuestro Padre.

Ahora ya tengo muy claro, lo que quiso decir Jesús con eso de que,

las batallas con Él se ganan perdiendo. 

(CUANDO DE NUESTROS HERMANITOS HUMANOS SE TRATA)

(En los siguientes artículos,  se los explico mejor, entenderán muchas cosas)

Porque con los verdaderos enemigos, la vida es un duelo a muerte 

Y NO debemos tener piedad.

Cuando podemos paladear la dicha de gozar la Presencia,

y el Amor del Señor Único y Trino;

Las incomodidades y molestias que provoca Satanás,

vale la pena soportarlas. 

Cuando nacemos, venimos sin nada…

Y cuando morimos debemos dejarlas.

Lo importante es prepararnos para ese momento crucial...

«Y dejándolo TODO, le siguieron.»

Y que NO estemos apegados a nada…

Hasta aquí;

estaba escrito lo que Jesús me enseñó con respecto al AMOR AL PRÖJIMO.

Y las consecuencias, cuando fallamos con nuestros hermanos…

Pero al estar revisando esta reproducción,

para la nueva enseñanza, que el Señor está preparando para todos ustedes,

los VALIENTES guerreros que como corredentores,

estamos saciando la sed de Almas de Jesús;

Tengo que actualizarles lo que desde hace algunos años sucedió…

Resulta que «los oscuros» (así le llamo a las huestes infernales y sus esbirros;)

después de que les quité el castigo, pensaron que esto representaba para ellos,

una victoria y un permiso;

para seguir haciendo lo que se les pegara en gana;

mientras yo aprendo a tener paciencia…

¡Oh. NO! Cometieron un tremendo error….

Los que ya están familiarizados con la convivencia con el Cielo,

van a entender MEJOR lo que digo,

la DIFERENCIA entre vivir en el tiempo, (aquí en la tierra)

cuando por la Gracia de Dios,

tocamos la ETERNIDAD;

¡Es verdaderamente sensacional!

En 2018 Lucifer volvió a tentar a su suerte;

cuando me sometió a una serie de pruebas,

que agotaron mi paciencia.

Jesús me dijo alguna vez, que las pruebas siempre se presentaban tres veces:

la primera para probarnos;

y cuando la pasábamos, volvía a presentarse la misma prueba

la segunda vez para santificarnos;

y la tercera para fortalecernos…

La primera vez, duele como si te despellejaran vivo…

La segunda vez también duele, pero bastante menos

y la tercera vez, empieza a dejar de importarte.

Cuando deja de dolerte, es porque la FORTALEZA te convierte en super héroe y

¡Ya ni siquiera lo tomas en cuenta!

Las siguientes veces, los demás te miran y te juzgan como que,

¡Somos indiferentes e insensibles!

Porque dejamos de auto-compadecernos;

volvemos a lo que SÏ es verdaderamente importante;

y no prestamos atención a lo que se ha vuelto superfluo..

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

Esto para los que nos rodean, se vuelve una incógnita, en la que confirman

que pertenecemos a una raza, con anomalías emocionales...

En realidad lo que no entienden, es que en la Escuela del Sufrimiento,

nosotros ya estamos adquiriendo maestría. 

Por lo que respecta a Satanás;

él piensa que estamos muy cómodos;

sirviéndole de sparring y de punching bags…

A los hijos de la Luz, nos somete a prueba, como un entrenador despiadado;

y como es un sádico por excelencia,

piensa que tiene permiso para tratarnos como a super-santos…

Cuando leo los combates del padre Pío y san Juan María Vianney,

me hierve la bilis por sus bestiales abusos;

porque se aprovechaban del miedo que suscitaban,

¡Y DE QUE ELLOS NO SE DEFENDÍAN DE ÉL!

Sn. Juan María Vianney «CÓMO NO PUEDE ATRAPAR AL PÁJARO, VINO A QUEMARLE LA JAULA» (Cuando el Demonio lo arrastró y le inició un incendio en su habitación)

con las palizas que les ponían…

hasta que el mismo Cielo los auxiliaba.

La última vez que Satanás se quiso pasar de listo conmigo,

(Después les contaré cómo)

estuve reflexionando otra vez, con mayor detenimiento,

en la ejecución de mi «CRIMEN;«

con TODA premeditación, alevosía y ventaja…

Le peinó demasiadas trencitas a mi hígado…

Su última jugarreta fue un ataque físico

y yo terminé en el hospital, por otro «accidente» que expliqué por mi torpeza;

(Ya que en esta casa, está PROHIBIDO mencionar mis delirios de religión)

Porque ¿A quién le importa saber que una pandilla de diablos abusivos,

me arrollaran con un vendaval de golpes FÍSICOS?

Además,

ATAQUE MENTAL CONTRA LOS MATRIMONIOS

¿Quién estaría dispuesto a creerlo y aceptarlo?   

Yo estoy tan acostumbrada a usar el carisma del Discernimiento,

que veo con gran tristeza e impotencia,

como actúa a sus anchas en las vidas familiares

de las personas que amo;

pero a las cuales no puedo decirles lo que sucede tras bambalinas, 

de los sufrimientos que destrozan sus vidas… 

Y esto sucede en TODOS los hogares,

porque nuestros pecados  son los verdaderos actores,

que forjan las desgracias que nos aquejan…   

En el año 2017, lo más doloroso que viví,

fue cuando Jesús se despidió de nosotros,   porque nos dijo que ya pronto iban a cerrar sus Iglesias,

a profanar sus tabernáculos

y ya no lo podríamos visitar…  

Esa vez lloré todo un mes y nada me consolaba….

Entonces decidí arruinarles la fiesta…

Cuando profanaran las iglesias y se robaran a los fieles,

porque éstos con el alma muerta,

ni siquiera se iban a dar cuenta, de lo que estaría sucediendo;

me imaginé a Lucifer, elegantísimo  y lleno de joyas;

pavoneándose de su triunfo,

con el pueblo de Dios reunido en su falsa iglesia….

¡Y no lo pude soportar!

Al confesarles públicamente esto;

me estoy arriesgando a que sepan quién les hizo semejante regalo ¡Tal vez!

No me importa que lo sepan..

¡Yo no les tengo miedo!  

Tengo a mi Madrecita del Cielo y a San Miguel, para hacerles frente,

¡Al Infierno Completo!

A mí no me doblegan tratando de aterrorizarme;

porque se QUIËN y cómo protegerme….

En realidad eso no importa;

PORQUE YA NO PUEDEN QUITARME NADA;

¡YA ME LO QUITARON TODO!  

¡Cuando Dios nos protege, QUÉ IMPORTA TODO LO DEMÁS!

Pero todavía estoy de pie y lo único que anhelo, es regresar a mi Hogar; 

junto a mi Padre que sí me ama y es lo único que me importa…   

Aunque estoy como los boxeadores en el décimo round,

En una pelea de QUINCE…

Pero él también está bastante maltrecho; 

¿Ustedes que piensan?

Me falta la vida del cuerpo; pero eso ABBA decidirá, como quiere que suceda….

En lo personal, ni siquiera me preocupa;

porque ya sé cómo se las gasta;

Y también aunque estuviera en las filas de los TIBIOS,

veo cómo los trata, aunque no se metan con él.  

Y a los satanistas, incluidos TODOS los masones ilusos:

¡¡¡ CÓMO LOS VA A TRAICIONAR !!!  (SU ESPECIALIDAD)

Prefiero Hacerlo llorar y con amor de prójima; le entrego las toallas.

para que enjugue sus lágrimas y no se queje por falta de consideración…  

Porque al que le gusta ser buey, ¡Hasta la coyunda lambe!  

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

Lo único que me interesa es que prefiero que me acuse de abuso de poder; 

a que me esté golpeando sin resistencia…

Y su nueva vestimenta, es solo un botón de muestra; 

para que se la piensen, antes de entrar al ring… 

Porque de lo único que estoy segura, 

¡Es que ¡NO se lo podrán quitar! 

Además yo no inventé esto,

¡Ellos lo hicieron para ESCARNECER A DIOS!

Sin embargo, sólo serán un espectáculo espiritual,

las jerarquiías angélicas y sus compinches,  

¡Vaya que se verán lindos, lindos!  

Ante los que tengan abiertos los ojos espirituales...

Si no se me ocurre otra cosa;

por delante traerán su magnificencia planeada 

Y MODICADA POR MI

y por detrás lucirán así:

Empezando por Lucifer….

Ahora les estoy relatando lo que me pasa a mí, para que aprendan del espejo que represento,

SE PONGAN ALERTAS Y  APRENDAN A DEFENDERSE…

Les decía que cuando se estaban aliviando mis costillas rotas,

después de la última arrastrada que me dieron

Cuando Satanás pensó que por ser mi «prójimo» había adquirido inmunidad contra mí

Entonces yo tuve que decirle:

«Para tu carro, que aquí va mi tren...»

Yo pienso que en todos los ámbitos, las cosas se hacen bien o NO se hacen.

Después de meditarlo, tomé una resolución

y planifiqué los pasos que iba a dar.

Como ya sabía lo que iba a provocar,

en oración invoqué a mi hermanita Maxi…

(una compañera del grupo, que murió en la Navidad del año 2000)

Y cómo ella llegó primero al Reino; las almas bienaventuradas basta con invocarlos,

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

pues sólo necesitamos un permiso especial otorgado por el Padre Celestial;

y sólo en casos muy específicos, con los del Purgatorio.

La última vez que hablé con ella,

le pedí que se hiciera cargo de la oficina de Quejas contra mí,

repartiéndoles fichas y por riguroso turno,

para ser atendidos: PERSONALMENTE;  

Y SOLAMENTE YO,

DECIDIRÉ SI TENGO CLEMENCIA…

¡No pueden quejarse, los dejé ¡Bellos! ¡Bellos!

¡Hasta que termine mi misión en este mundo! 

Porque ellos se mueven en la ETERNIDAD y yo tengo prioridades…

¡Y cosas más importantes que hacer, que atender sus lloronas demandas!

Porque los nuevos integrantes de mi Marcha del Orgullo Gay,

están aumentando rápidamente, MI DESFILE en cantidades exageradas…

¡Éstos oscuritos ¡NO entienden!

¡Les encanta desfilar, en el frente de Batalla!

¡Ellos se lo Buscaron y se lo siguen buscando!….

Por eso les pido a ustedes tanto, que

¡USEN el Carisma de Discernimiento!

También ustedes serán testigos, de cuántas veces, lo piden a gritos…

Y bueno, en mi empresa decían: «Al cliente lo que pida…»

Cuando ustedes necesiten coscorronearlos, ¡Háganlo rápido!

y ¡Cárguenlo a mi cuenta!

¡¡¡ BIENVENIDOS al Batallón de los que no tenemos problemas,

para tomar la Ofensiva!

Basta con que digan:

«En el Nombre y con la Sangre Preciosa de Jesús,

los envío a formar parte de nuestro particular, Desfile del Orgullo Gay!

AMÉN   AMÉN   AMÉN

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 4


Había comenzado ya la Cuaresma.

El Jueves muy temprano desperté oyendo carcajadas…

Y mucha algarabía, en la terraza del huerto que estaba, justo debajo,

del balcón de mi habitación.

Así que me levante, me aseé y decidí averiguar el motivo de la fiesta.

Cuando pasé por la cocina, me enteré que mi madre había llegado de visita…

Y por ese motivo, habían decidido servir el almuerzo,

en la terraza que estaba llena de equipales y servía para las comidas informales.

Cuando llegué, estaba toda la familia reunida…

Y un escalofrío me recorrió,

al ver el entrecejo fruncido de mi madre, que era lo que más temía. 

Era evidente que estaba bastante contrariada…

Y para variar, yo era el motivo de su disgusto. 

Suspiré resignada y me dispuse  a que me llovieran los reproches.

La saludé con un beso…

Y tomé el asiento que más alejado estaba de ella.

De esta forma quedé en medio de dos de mis cuñados;

los que NO disimulaban para nada, la tremenda diversión que estaban disfrutando…

Desde que me convertí y por la manera en que Jesús me guiaba para hacer su Voluntad,

mi madre estaba muy resentida de lo que llamaba mi rebeldía para obedecerla…

Y que echaba por la borda, la esmerada educación que me había dado.

En realidad, su malestar comenzó cuando Jesús me convirtió en su apóstol…

Y me llevó a misionar a las iglesias que estaban,

en el selecto grupo social al que pertenecíamos.

Los problemas de incredulidad, recrudecían la resistencia a la aceptación del Evangelio,

como Jesús me lo estaba enseñando…

Y yo lo estaba conociendo,

y testimoniando ahora.  

En las pruebas y el dolor alaba a Dios, no importa cuán difícil sea lo que estás pasando… ALABA A DIOS, Él te dará su bendición…

Jesús me había dicho:

«Te he traído a estas parroquias, para que les enseñes a conocerMe,

a los más pobres entre los pobres;

porque lo Único que poseen es dinero y mucha soberbia.» 

Y mientras Satanás hacía talco mi prestigio;

y destruía mi ego…

Yo intentaba obedecer la Voluntad de Dios,

en medio de las constantes pruebas que me estaban acrisolando.

Porque al Dolor lo había convertido en un maestro…

Y es bien sabido que lo que NO te mata, te fortalece.

Para mi madre, esto era imposible de entender.

Y sólo veía las actitudes autodestructivas mías. (así lo consideraba ella)

Y con las que estaba consumando un suicidio social.

«Cuando la desesperación me quiere arrollar, a veces tiro la toalla al piso, Dios la toma y la coloca en mis manos. Y me dice: NO OLVIDES QUE ESTA LUCHA ES DE LOS DOS…»

Ella NO entendía, que al enamorarme de Dios, mi vida ya giraba en torno a Él.

Era lo más importante de mi vida.

Y ya NO tomaba en cuenta para nada, lo que el Mundo pudiera pensar de mí.  

Y esto había sido una penosa confrontación;

con las ideas que mi madre tenía, sobre la forma que debíamos llevar la religión…

Cómo la habían traído los españoles a nuestro país.

Y  se había practicado por siglos.

SIN CARISMAS ESCANDALOSOS, por favor

Después que yo conocí a Dios en la Renovación Carismática;

cuando viví la Unción del Bautismo del Espíritu Santo,

y experimenté mi propio pentecostés…

Cambió mi vida...

Y mi madre estaba convencida, que también la religión,

yo la había revolucionado por completo…

Afirmando en muchos la idea, de que me había vuelto loca de remate.

Pero el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1 Corintios 1, 18

Y ni modo.

Si por amar a Jesús tenía que soportar el estigma de la Locura de la Cruz, (1 Cor. 2,14)

decidí que ESE sería el menor de mis problemas.

A la Única Persona que me importaba agradar, era a la Santísima Trinidad…

Y fin de la cuestión.  

No admitía debates, ni cuestionamientos…

Y mientras yo estuviera satisfecha con mi propia opinión de mí misma,

eché al cubo de la basura todo lo demás. 

Así estaban las cosas, aquel primer Jueves de Cuaresma…

Apenas había empezado a probar el desayuno;

cuando ella me preguntó:

–     ¿Fuiste a tomar ceniza?

O también la Cuaresma la vas a modificar con tus locuras?

Traté de apaciguarla:

–     Mamá por favor…

Su ceño se frunció más;

y prosiguió implacable:

–        Digo esto;

porque ya que me ha sido imposible convertirte en una verdadera dama…

Ahora también me entero que eres, la Cantinflas’ con faldas del Reino Celestial;

y has perdido por completo toda compostura…

Me atraganté con el chocolate…

Y pensé angustiada: ¿A qué se refiere?

Mi desconcierto era tan patético;

que otro de mis cuñados vino en mi auxilio.

Y le dijo a mi sobrina Aracely, que estaba sentada junto a mi madre:

–    Hijita, platícale a tu tía;

lo que nos estabas contando a nosotros…

Un nuevo escalofrío me estremeció de pies a cabeza. 

¡Oh NO!

A pesar de todos mis esfuerzos…

mi madre siempre se enteraba de todo lo relacionado conmigo…

Y pensé aterrorizada en lo que diría… 

después de lo ocurrido en mi última aventura con Jesús.

«Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios…»

Y cuánta más limpieza que la inocencia infantil…

La niña destellaba el regocijo en su precioso rostro;

mientras empezó a detallar la experiencia que había vivido…

Y mi sobrinita de cinco años, dividió su relato en Dos Películas sobrenaturales.

La primera la disfrutó en el salón de juegos;

donde refirió a los diablos con la rosa en la boca y que no podían hablar.

También describió a los que salieron huyendo después…

Que estaban como electrocutados.

Y parecía que hubieran salido del remolino de una licuadora. Caminaban como ebrios…

Y estaban bastante maltratados.

(Fueron a los que obligué a que entraran en mí)

Y fue en ese preciso momento que una de mis hermanas,

la anfitriona y que participaba en el grupo de la parroquia,

que bautizó a la última oración que hice,: como la de la Aspiradora…  

Porque dijo que exactamente así, era como funcionaba.

Toda mi dignidad apostólica, estaba siendo vapuleada sin piedad. 

Y mi sobrinita prosiguió…

Con su lenguaje infantil y lleno de inocencia, Aracely enseguida relató,

como todos los Demonios tomaron la determinación, de ir a quejarse contra mí,

hasta el Cielo…

Para que Dios corrigiese todo… 

Y me pusiese en mi lugar.

Mi otro cuñado de los que estaban junto a mí,  

concluyó:

–          ¡Pobres diablos!

Quien te viera cuñadita, convertida en el Azote del Infierno. 

Ya decía yo que a ti hay que tratarte con mucho cuidado.

NO sólo eres una estupenda jinete,

también sabes manejar a quién Nadie se atrevería a enfrentar… 

Y todos agregaron sus propios comentarios, .

bromeando y divirtiéndose a mis costillas.

Mi madre se limitó a decir:

–      ¿De verdad NO sientes miedo, por tanto atrevimiento?

Traté de educarte para ser una gran dama…

Y lo acabaste de arruinar ahora, con tus desvaríos de ninja vengadora con Satanás.

La miré con desconsuelo y NO respondí.

Porque viéndolo fríamente,

NI siquiera yo lo comprendía.

Entretanto, mi sobrinita continúo con lo que había vivido como un sueño,

La noche anterior.

Era la segunda película.  Esa la describió en el Cielo y lo hizo de esta manera:

Que el Cielo es una ciudad grande, bellísima y hay un estadio muy grande.

Que también hay un castillo hermosísimo… 

Y tiene unas oficinas donde Dios trabaja, moldeando los destinos de cada ser humano.

Que por un lado de la ciudad, hay un túnel de cristal transparente;

por donde entran los que van a presentarle peticiones o quejas al Señor. 

Y cómo yo también veía con el Don de Ciencia Infusa,

lo que ella con su lenguaje infantil describía,

supe claramente lo que trataba de decir, cuando le faltaban palabras a su explicación…

Y pude complementar perfectamente lo que le faltaba…

Que unos soldados vestidos como generales de un ejército (oficiales nazis),

van y presentan quejas contra los cristianos que oran y ayunan…

Puntualizando sus fallas en las peticiones que presentan…

Porque les están causando demasiados estragos.

Que el Padre Celestial, preside los juicios contra ellos…

Y dicta las sentencias.

En esos juicios, hay muy poquita gente.

Pero luego hubo un alboroto muy grande…

Y todos estaban avisando que me iban a enjuiciar a mí …

Y se llenó el estadio.

Que parece que NO es la primera vez que me enjuician…

Y me he convertido en un personaje muy popular.

(Tal vez por esto lo de Cantinflas con faldas)

Por el túnel transparente iban todos los diablos vestidos como participantes del Carnaval…

Y provocaron la admiración y las risas de todos, especialmente los niños..

Los ángeles trataban de disimular su diversión y su asombro.

Y se obligaron a NO reirse.

Y que algunos habitantes del Cielo exclamaron:

¡Cuánta Imaginación!  

Que todos los niños se revolcaban de risa y nadie quería perderse mi juicio.

Que había un tribunal como se ve en las series de televisión…

Y que la Virgen María, Jesús y mi Ángel de la Guarda, eran mis abogados defensores.

Que el Juez era el Padre Celestial,

tiene una imponente Majestad y una Personalidad tan impactante,

que nos doblega en una reverencia automática,

y una adoración absoluta.

Todos los demás participantes, estábamos muy serios.

Y espectantes…

Un detalle que llamaba mucho la atención, era que yo parecía una niña muy pequeña;

porque me veía como en mi fotografía de la primera comunión. (Tenía 7 años)

Y el Juicio comenzó.

Lucifer era el Fiscal…

Aunque estaba vestido con una falda hawuiana…

Se comportó con su soberbia de siempre.

Empezó diciendo que estaba muy agraviado,

porque yo había violado el Mandamiento del Amor.

Y NO lo respetaba como mi prójimo.

Que había cometido abuso de la autoridad.

Y había hecho uso excesivo del Poder, en su perjuicio.

Además había sido muy prepotente, al humillarlo de tan tremenda forma.

Estaba enojadísimo.

Y le dijo al Padre Celestial:

–          “¡Mira cómo nos dejó!

¡Quítanos esto!”

Y Aracely describía con lujo de detalles, las vestimentas que lucían y lo graciosos que se veían.

Mientras esto sucedía al imaginarlos… 

Todos estaban desternillados de risa.

Era una verdadera fiesta de carcajadas a mis costillas…

Y hasta en mi madre, sorprendí el destello de una sonrisa.

Mientras  tanto yo me encogí en el equipal.

Y deseaba que la tierra me tragara.

El Padre Celestial me preguntó, que si tenía algo qué alegar en mi defensa…

No pronuncié una palabra.  

Entonces tomaron turno mis abogados.

Intervino la Virgen, luego Jesús, mi ángel de la Guarda,

y también el Espíritu Santo habló…en mi defensa.

Yo permanecí en silencio y muy atenta.

No había en mí, el menor rastro de miedo o de culpabilidad.

Satanás manifestó todos sus argumentos…

Y solicitó la pena máxima;

por mis trasgresiones a todos los Mandamientos del Amor… 

El Padre Celestial me miró con infinita ternura,

pero NO abandonó su seriedad y tampoco me reprochó nada.

Al final, el Padre Celestial les dijo:

Que Él NO podía hacer nada, porque yo había decretado,

que solamente yo podía revertirles el castigo. 

Además cuando pidieron permiso para zarandearnos,

Él les advirtió que se atuvieran a las consecuencias… 

Porque Él me conocía muy bién.

Y sabía que yo no me iba a quedar de brazos cruzados.

Pero que ellos hicieron caso omiso a esa advertencia.

Así que NO había nada que hacer,

hasta que yo misma decidiera una resolución adversa.

Al contrario de lo que pudiera esperarse;

esta sentencia me llenó de angustia y mi inquietud aumentó.

ORGULLO GAY

Los Demonios NO podían creer lo que había sucedido.

Protestaron ruidosamente;

pero el Padre Celestial disolvió la Asamblea…

Y ellos tuvieron que irse, más enojados todavía.

Quedaron como yo los había dejado y… 

 Mientras regresaban por el túnel;

en el Cielo había una gran algarabía…

Los ángeles empezaron a cantar y todo el Reino se llenó de Alabanzas…

En mi familia había comentarios diversos.

Y todos los expresaban según su sentir.

Yo ya NO los oía.

Cuando el relato de la niña terminó,

yo me sentía muy incómoda. 

Ni siquiera había desayunado.

Mi sobrinita me preguntó:

–      Tía,

¿Qué vas a hacer con tu prójimo?

» MI PRÓJIMO»…

Sentí como un puñetazo en el estómago;

y respondí apurada:

–      Después te lo digo corazón;

ahorita NO lo sé…

Me levanté casi sin haber tocado el delicioso platillo;

pues no pude comer una de mis comidas favoritas:

chilaquiles con pollo y frijoles con queso.

Los demás se quedaron a la sobremesa.

Llevé mi plato a la cocina y me retiré a mi recámara.

Estuve varias horas pensando en todo lo que había sucedido…

La mirada del Padre Celestial, era la que más me avergonzaba;

porque yo lo adoro.

Lamentaba mi deplorable carácter.

Y sentí en mi corazón que esta vez, había hecho algo verdaderamente mezquino.

Me urgía hablar con Jesús.

Me arrodillé y empecé mi Oración Personal.

Jesús se presentó, dulce y maravilloso como siempre…

Y yo le relaté todo, como si Él no supiera nada.

Finalmente le pregunté:

–       Señor,

¿Todas esas acusaciones tenían fundamento?

¿Realmente violé todo, lo que me acusaron?

30. y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. 31. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Marcos 12

Jesús suspiró,

y dijo:

–      Sí.

Lo hiciste.

Y yo me defendí argumentando Defensa Propia:

–        Pero él se lo buscó.

Se lo advertí muchas veces y NO me hizo caso.

Además estuvo abusando de su fuerza y quería matarnos.

¿Cómo se atreve a acusarme, si él es el Culpable de todas las desgracias de la humanidad?

Alega ser mi prójimo…

¿Y las violaciones que él comete contra nosotros, NO cuentan?

Sentí como el Amor Infinito de Jesús me invadía y me rodeaba;

mientras me contestaba con una gran dulzura;

–         La Justicia de Dios equilibra todo.

Nadie puede ejercerla por sí mismo

Ustedes sólo deben obedecer el Supremo Mandamiento del Amor.

Y estar dentro de la Voluntad de Nuestra Santísima Trinidad.

Suspiré con enorme desaliento.

Esto NO contribuyó a que me sintiera mejor.

Sentía en mi pecho, un profundo dolor que me ahogaba… 

Era como si alguien me hubiese arrancado el corazón, con un enorme zarpazo…

NO podía concebir en donde había fallado…

Pero había una sola verdad: yo me sentía muy mal…   

Y la más miserable de todas las creaturas.

Si el Padre Celestial al que yo amaba tanto, NO me había reprochado nada…

¿Por qué me sentía tan mal?

Aunque NO había pronunciado una palabra…

Jesús me dijo:

–    Cuando actuaste contra el Amor, te heriste a ti misma…

Grandioso, era una aclaración, pero eso NO mejoraba el asunto.

Revisé mentalmente todo lo que había sucedido.

Y recordé algunas enseñanzas que había recibido.

Pensé: «Por eso Jesús dice que todo lo hagamos en el bien.

El simple deseo o la expresión de malos pensamientos hacia los demás,

se convierten en realidad

porque la Presencia de Dios en nosotros, les da un PODER descomunal.»

«Por eso Satanás influye tanto en que siempre estemos llenos de rencor,

de soberbia al sentirnos superiores y de Odio,

PARA QUE MALDIGAMOS Y BLASFEMEMOS.»

Cuando actuamos así, nos convertimos en Generadores de Maldad.

 

Entonces Jesús me introdujo en su Corazón,

e hizo que viera mi última confrontación con Satanás a través de Él.

Era como David y Goliath, pero al revés…

Yo era Goliath e hice con Satanás un puré de papas.

Y de manera increíble, sentí una inmensa compasión por Satanás.

Estuve contemplando el Infinito Sufrimiento que lo invade por haber perdido a Dios… 

Y ESO es lo que lo impulsa a actuar con un Odio mortal, contra nosotros.

Nos tiene una Envidia Feróz, porque nosotros SÍ tenemos la Promesa de regresar al Cielo. 

Y por eso emplea todos sus recursos, para IMPEDIR que lo logremos.

Al mismo tiempo pude ver,

mi Gran Pecado contra el Amor en esta situación tan particular,

cuando estaba cumpliendo mi misión de apóstol…

Mientras yo creía que NO me había apartado del Bien.

Recuerdo que reflexioné:

«Grandioso. ¿Entonces NADIE…? 

 ¿Quién puede ser santo delante de Dios?»

 Suspiré con desaliento y una vez más acepté mi realidad:

«Soy una pecadora en rehabilitación, que la mayoría de las veces por mis actitudes,

estoy en el suelo caída.»

«PERO DIOS ME AMA ASÍ COMO SOY

Y esta verdad me dio fuerzas para continuar por el Sendero que Dios me había marcado…

Nunca olvidar esto, me ha ayudado a seguir caminando por El Camino de la Cruz.

En aquel momento, sólo le pregunté a Jesús:

–        ¿Y ahora qué hago?

Jesús me miró cómo sólo Él puede hacerlo;

cuando espera algo grande de nosotros…

Y contestó:

–         Piensa…

Tú SABES lo que deberías hacer…

Yo suspiré y dije:

–         Está bien mi Señor.

Después que lo haga te llamaré…

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 3


Después de mi conversión, mi alma estaba sedienta de Dios

y lo buscaba en donde quiera que mi corazón lo presentía.

Cuando recién comenzaba a trabajar en el Ministerio de Sanación y Liberación,

una vez Jesús me dijo:

«Pronto aprenderás que Conmigo,

LAS BATALLAS SE GANAN. PERDIENDO…

Cuando estuve viviendo una temporada, en la casa solariega que tenía una de mis hermanas,

en una ranchería cercana al aeropuerto de Guadalajara en México;

Jesús estuvo muy activo…

Con el grupo de Oración de la Renovación Carismática y la dirección del sacerdote del pueblo,

el Señor realizó su ministerio con una libertad casi incomprensible; 

Algo muy parecido a lo que le pasó al Padre Tardif en su ministerio renovado;

después de su sanación en el hospital y cuando regresó a su parroquia.

Cuando estaba estrenando los Carismas y estaba ejerciendo su sacerdocio,

como lo relata en su libro: «Jesús está Vivo»

Ahora que lo reflexiono… 

Jesús me estaba dando un curso intensivo de Evangelización y Apostolado,

para que se acelerara mi crecimiento en los conocimientos que debía adquirir

en el ministerio al que había sido llamada. 

O tal vez la sabiduría del cardenal, fue guiada para que solamente yo fuese supervisada…

En realidad no lo sé.. 

En fín, lo importante eran los frutos.

Y lo real era que había muchísimas conversiones.

Al sr. cura, le sobraba el trabajo, para pastorear las ovejitas que aumentaban su rebaño. 

De hecho nacieron varias vocaciones religiosas y eso era el mayor desafío,

para los que detestaban la renovación carismática… 

Pues Jesús seguía haciendo todo igual;

tal como lo hacia cuando caminaba, por los senderos del antiguo Israel.

Pues los milagros seguían remeciendo los corazones…

Jesús sanaba y seguía aumentando la demanda de los que solicitaban auxilio;

ya que vinieron muchas personas buscando alivio y sanación a múltiples dolencias; 

inclusive de los estados vecinos a Jalisco.

Fue allí que se perfeccionó  nuestro conocimiento sobre la influencia que nuestros pecados le proporcionan a Satanás. 

Las cadenas para esclavizarnos, someternos y destruirnos, de diferentes maneras.

En las evangelizaciones, Jesús medicaba las almas y las instruía.

Luego mandábamos a los conversos a que se reconciliaran con los Sacramentos

y así aumentaba el Rebaño que el Sr. Cura pastoreaba en la parroquia.

Y nosotros siempre aprendíamos algo nuevo.

Las Oraciones de Liberación, las realizábamos;

siguiendo las instrucciones que nos daba Jesús; 

con los diferentes Carismas en acción,

que el Espíritu Santo nos proporcionaba al grupo Juvenil de Oración,

y que constaba de alrededor de 3 adultos y siete jóvenes.

Jesús dirigía a través mío, lo que había qué hacer, 

contando con la asistencia y la ayuda del Cielo entero.

PORQUE CADA EXORCISMO

ERA UN COMBATE,

«Ve y vence. Ve y conquista. Ve y nunca olvides que eres un guerrero de Dios. Habla con autoridad. Camina con seguridad. ERES HIJO DEL REY»

CUERPO A CUERPO

Satanás utilizaba todas las estratagemas para NO soltar a sus presas, 

pero el Espíritu Santo nos ayudaba  a bloquear sus argucias…

Y siempre lo vencíamos.

Una de sus tretas favoritas, era fingir que ya se habían ido…

Y se escondían.

Pero con los Carismas podíamos verlos,

y además conocíamos sus nombres.

Al nombrarlos adquiríamos un poder especial sobre ellos;

y les dábamos órdenes específicas, que NO podían ignorar.

Una cosa que me costaba mucho trabajo entender,

era por qué cada vez aumentaba la dificultad para vencerlo…

Y nuestros combates se habían vuelto, cada vez más arduos y difíciles.

En los últimos enfrentamientos,

NO vacilaba en recurrir a la agresión física, tratando de amedrentarnos.

NO nos obedecía…

Y hacía que las liberaciones fuesen largas,

y sumamente laboriosas.

Yo me había acostumbrado a que Dios debía ser Obedecido de inmediato;

  y a que nuestros oponentes NO debían costarnos tanto trabajo… 

Pero las últimas experiencias, parecían contradecir todo esto…

Yo acababa de sanar de una tremenda quemadura. en casi toda mi espalda, baja..

Y ya estaba otra vez teniendo un combate feroz,

donde mi Oponente parecía haberse fortalecido hasta un grado inimaginable.

Un día estábamos orando por un hombre que había venido desde Nayarit,

y pesaba más de 200 kg.

Él estaba recostado en la cama, mientras los demás orábamos por él.

Los Demonios nos ofrecían una resistencia brutal…

Y hacían gala de su rebeldía profiriendo blasfemias atroces.

Por más que los amenazaba, ellos se burlaban y mostraban su soberanía, sobre aquella alma,

encarándose directamente con Dios y retándolo con bestial crueldad,  

Los espíritus inmundos, eran los más groseros…

El que los capitaneaba a todos, era siempre el demonio,

(ángel caído que dominaba, en oposición, al ángel de la guarda)

enumerando los diversos pecados que les permitían poseerlo. 

Por eso se llama Diablo = acusador.

Se burlaban de Dios diciéndole los diversos motivos por los que el hombre poseso,

se negaba a amarlo.

Y NO le interesaba obedecer sus Mandamientos… 

Entonces provocaba visiones, mostrando porqué le deleitaba tanto el pecado.

Y nosotros éramos testigos de la confrontación entre Dios y Satanás,

por el alma especifica, de este nayarita, por el que estábamos luchando,

¡En una forma real!  

Interacción entre Dios y Satanás sobre Job

Cuando los espíritus inmundos, mostraban su soberanía absoluta…

Yo véia que esto, eran como puñaladas arteras,

remolineadas en el Corazón de Dios…  

Y a continuación mostraban los espíritus inmundos, creados en sus pecados

y el motivo por el que ellos tenían la razón para poseerlo y atormentarlo…

Era un festín sanguinario y despiadado , de brutalidad y escarnio. 

Al mismo tiempo que le recriminaban a Dios,

el que Él no tuviera una sola razón para intervenir e impedirles,

lo que ellos habían determinado hacerle, al sujeto de su posesión.

Esto para mí fue demasiado…

Y con impotencia creciente, pensaba en la forma de callarlos.

Lo único que había en la habitación además del Crucifijo,

era un cuadro de la Virgen de Guadalupe,

donde se miraban las rosas cayendo de la tilma de Juan Diego.De forma impulsiva les grité:

 –   ¡¡¡Ya basta!!!

Cómo NO quieren callarse;

en este momento les pongo en la boca una rosa del Tepeyac…

y convierto sus blasfemias en Bendiciones. 

En el Nombre de Jesús lo digo + y en el Nombre de Jesús lo hago+ Amén

Después de esto hubo un silencio total…

Y seguimos con la Liberación.

Pero Satanás NO había terminado.

Aun no comprendo cómo pasó.

Pero de repente, uno de los jóvenes que estaban orando y participando en la batalla;

de pronto estaba debajo de la cama y empezó a ser aplastado,

por el enorme peso de nuestro rehén, que intentábamos liberar.

Le pedí ayuda a Mamá María y a nuestros ángeles de la guarda;

y de pronto…

Con una sola mano, porque con la otra sosteníamos los rosarios, el Agua Bendita…

Y yo, además la Biblia… 

Levantamos la cama y alguien lo arrastró, sacándolo de la mortal trampa.

Entonces Satanás atrapó a otro de los jóvenes que orábamos… 

Y sacándolo a la terraza de la recámara que estaba en el primer piso, 

literalmente lo mandó volando a través del huerto, hasta el abrevadero de los caballos.

31. «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo;
32. pero yo he rogado por ti, para que tu Fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.» Lucas 22

La mitad del grupo salió corriendo hasta la piscina,

donde los caballerangos ejercitaban a los corceles y que era donde Lucifer intentaba ahogarlo.

Yo también salí corriendo…

Y en el salón de juegos, que estaba donde empezaba la escalinata;

para  bajar a la sala principal,

me topé con mi sobrinita de cinco años, que estaba desternillándose de risa.

Ante mi mirada interrogante,

me dijo:

–       ¡Ay tía!…

¡Esto es más divertido que las caricaturas en la televisión!

¡Todos los diablos no pueden hablar.

Y se ven muy simpáticos, con una enorme rosa en la boca!…

Por un segundo me paralicé por la sorpresa…

Pero recordé la emergencia…

Y continué mi carrera hasta las caballerizas,

donde Satanás continuaba en sus intentos por ahogar a Octavio.

Cuando llegué a la piscina, me eché un clavado;

levanté la cabeza de Octavio fuera del agua.

Y  abrazándolo, le grité muy enojada a Lucifer:

–        ¡ALTO!

¿Quién te crees que eres para atacarnos así?

Lárgate de aquí.

Te aseguro que esta vez vas a lamentar el combatir con nosotros…

¡Porque todavía NO me conoces…!

¡Y me conocerás!… 

¡Constatarás que de princesa, sólo tengo los genes!

Porque te juro que te voy a hacer llorar…

Sacamos a nuestro valiente hermanito del agua…

Y en el pasto que rodeaba la piscina…

Oré por Octavio mientras lo reanimaba…

Y Jesús lo volvió a la consciencia totalmente intacto.

Empapados pero felices, regresamos a continuar la Liberación.

Aunque sentía de forma maravillosa,

la Portentosa Presencia de mi Señor Único y Trino,

mi resolución no cambió un ápice y al contrario…

Cuando entramos nuevamente a la casa,

YO NO estaba dispuesta a soportarles más majaderías…

Y me sentía tan furiosa, que decidí mandar por la borda,

todos los buenos modales con que Jesús nos dirigía…

Mala decisión, porque no le pedí permiso....

¡Y SIMPLEMENTE LO HICE!

Entonces surgió la charra que siempre ha habitado en mí.

Y aquí emergió uno de mis mayores defectos:

Cuando estoy enojada, NO reflexiono,

ACTÚO.

Este altanero Arcángel le faltaba al respeto a Dios,

Blasfemaba lo que quería y escarnecía con enorme crueldad al Señor.  

¡Esto me dolía tanto…!

Era UN VALENTÓN COBARDE, al que nadie le había puesto un alto…

Y por eso su Soberbia estaba tan inflada.

Mi sobrinita sin querer, me había dado un dato crucial:

«Todo lo que yo decía, se hacía¨

Entonces si mi palabra era tan importante

Estuve deliberando en la forma de doblegar tan grande soberbia… 

Pensé en los miedos que tenían supremacía en la sociedad a la que había pertenecido desde que nací… 

Libre del Respeto humano…

Y que sometían la mayoría de sus comportamientos sociales…

Lo más importante eran las apariencias y el PRESTIGIO ante los demás.

Por eso prevalecían los modales elegantes…

Y todo mundo quería pertenecer a una élite en ascenso.  

Entonces recordé el calendario, que estaba sobre una de las paredes en el cuarto de lavado..

y tenía una bella imagen del Carnaval..

.–     ¡Vaya, vaya…!

(una idea PERVERSA empezó a germinar en mi cabeza)

Por eso en las visiones que teníamos sobre el Infierno,

Satanás siempre andaba elegantísimo y desplegando prepotencia y poder. 

En un par de días más, empezaría la Cuaresma…

Lucifer está tan pagado de Sí mismo,

que TODO lo que se relaciona con él, debe ser impresionante…

Recordé sus desafíos, sus burlas, sus despliegues de poder…

Y sus manifestaciones llenas de deslumbrante magnificencia…

Y también CÓMO SE SIENTE INTOCABLE COMO UN  DIOS. 

Estaba tan enojada con él;

que decidí que era el momento de darle una Lección…

Y que NO la olvidara jamás…

CONCLUÍ…

Bueno, veamos que hace;

al proporcionarle una sopa de su mismo chocolate…

Y actué con la misma resolución que lo hacía;

cuando de sacudirme un poco el extremo rigor de mi madre se trataba:

En casos de necesidad, es mejor pedir perdón que pedir permiso…”

Y esto era una emergencia.

Y cómo los jugadores en la mesa de pókar, cuando apuestan todo…

Ya me la estaba jugando por Jesús en el hombre por el que orábamos…

Habíamos recibido varios ataques, que hubieran podido tener un desenlace fatal…

Al menos con tres de los integrantes del equipo de Liberación.

Sólo me faltaba una cosa…

Uno de los miedos más grandes que los exorcistas tienen,

es que los espíritus del poseso puedan penetrar en ellos…

Y así convertirse en una víctima más;

torturada en venganza, por la Maldad de Satanás.

Pero ese Miedo

ES precisamente la TRAMPA Y EL PELIGRO. 

Cuando tienes a Dios de tu lado, NO HAY  porqué tener miedo.

Y cuando confías en Él,

ES CUANDO VES LOS MAYORES MILAGROS…

Yo le había entregado mi vida entera a Jesús.

Y después de 15 años de choques frontales con el Enemigo;

en los que más o menos había aprendido a conocerlo,

Una idea se había metido en mi mente y estaba cristalizándose más fuerte;

durante los últimos combates.

¿La Muerte?

¿Qué es la muerte para el que espera en Dios?

Sólo es el tránsito para el encuentro definitivo con el Amado.

«yo soy hija del León de la tribu de Judá, y estoy tomando posesión de mi Heredad…

Y decidí jugarme el todo, por el TODO.

Si moría, moriría sirviendo al Dios que adoro sobre todas las cosas.

Viéndolo de esta manera, tenía boleto express para reunirme con ÉL…

Todos estos pensamientos, fueron veloces mientras retornaba con nuestro ‘pacientito’… 

Y mi corazón galopó de alegría…

Cuando íbamos a entrar a la habitación nuevamente, me detuve por un momento,

evalué la situación…

Y resolví acabar de una vez por todas con aquella batalla.

Llevábamos muchas horas luchando;

había atentado contra nuestras vidas dos veces.

Satanás seguía sintiéndose Intocable…

Y yo YA NO estaba dispuesta a prolongar aquello.

Así que agarré a toro por los cuernos  

Y APOSTÉ MI TODO… 

DECIDÍ SER LA GUERRERA SUICIDA,

DEL EJÉRCITO DE JESÚS…  

Yo le gané a Satanás este privilegio…

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

Ya NO iba a dar órdenes y esperar a que fuesen obedecidas…

Cuando entramos en la habitación donde yacía el que estaba siendo liberado,

me dirigí directamente hacia él…

Y poniendo mis manos sobre su cabeza,

DECLARÉ: 

–     “Amadísimo Padre Celestial,

Tú que Eres Infinitamente Bueno, Infinitamente Poderoso, Infinitamente Misericordioso,

escucha la Oración que te presento a través del Inmaculado Corazón de María Santísima

y por la Sangre Preciosísima de Jesús.

Te entrego mi cuerpo, mi alma, mi vida y mi espíritu, por mi hermanito,

(dije el nombre de nuestro enfermito)

Por favor PÁSAME A MÍ, TODO LO QUE HAY EN ÉL…

La vida es breve… Se vive una sola vez. Es necesario ser santos, NO A MEDIAS, sino totalmente, para gloria de la Inmaculada y la mayor gloria de Dios…

Y dale a él, todo lo que me has dado a mí:

Tu Perdón, tu salvación, tu sanación, tu Paz, tu Amor.

Y todas las Gracias que tu Espíritu Santo decida.

Soy Tuya mi Señor y deseo serlo siempre por toda la Eternidad.

Te consagro a… al Corazón Inmaculado de María santísima,

para que sea una ovejita del Rebaño de Jesús. Amén

Y los diablos que acaban de entrar en mí,

no saldrán hasta que yo lo ordene

y deberán hacer junto conmigo TODO lo que yo haga.

Me arrodillé ante la Virgen y recé el Angelus. 

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, caer en la tentación…

También la honré con «Bendita sea tu Pureza…»

Cuando terminé, besé los piés de la Guadalupana…

Y les dije a mis nuevos huéspedes:

–         ¡BIENVENIDOS!

¡ALABAREMOS AL DIOS ALTÍSIMO!

¡Y LO HARÁN CADA VEZ QUE YO LO HAGA!

¡ Y CON LA ALABANZA CON QUE YO LO HAGA!

Así que si quieren librarse de esto,

NO tienen otra alternativa que correr a postrarse a los Pies de Cristo Rey

y hacer lo que Él les mande.  

Por lo pronto, vamos a cantar…

«Salve Reina de los Cielos y Señora de los ángeles,

Salve Raíz, Salve Puerta, que dió paso a nuestra Luz.

Alégrate Virgen Gloriosa, entre todas la más bella…«

Y el Salve Regina sonaba triunfal en todas las gargantas,

incluída la del hombre que había sido sanado y liberado…

Verificamos que la Liberación había sido completa y que nuestro rehén estaba totalmente intacto…

Y pudimos proclamar la victoria total en el Nombre de Jesucristo.

Todos nos consagramos nuevamente a los Sagrados Corazones y…

Después de esto,

le dije a Lucifer:

  –        Lo siento amigo, acabas de perder.

Mi tiempo es demasiado valioso, para desperdiciarlo con tus argucias.

Ya NO quiero escuchar tus soberbios desplantes.

Y conmigo NO funcionan tus trucos.

Este rehén YA NO ES tuyo.

Por si no te diste cuenta, pasé sus espíritus inmundos y tus compinches a mi interior,

tanto si estaban dispuestos a hacerlo, como si no.

Yo NO dejo alternativas.

Acabo de liberarlo de sus pecados y de las cadenas con que lo controlabas.

¡ESTÁ LIBRE!

Creo que te metiste con el alma equivocada;

porque todavía tengo otra gran sorpresa para ti y para TODO tu séquito infernal:

–         Esto es una guerra, NO un juego.

Y porque parece que ustedes olvidan con

Quién

se enfrentan;

es necesario darles un pequeño recordatorio. 

Por esto, en el Nombre de Jesús yo los visto a todos ustedes;

con los mismos ropajes que ataviarán los participantes en el Carnaval de Río de Janeiro. 

Los que han promovido el descaro y la indecencia en la mujer,

vestirán los más diminutos y actuales biquinis…

y NO me importa si son masculinos.

Los que alardean de su elegancia varonil,

llevarán los trajes carnavalescos de la Marcha del Orgullo Gay… 

Y al que se atreva a protestar;

LE GARANTIZO MÁS CREATIVIDAD, con su atuendo personal. 

¡Ustedes se lo Buscaron!

Y esto se aplica a todas las Jerarquías.

¿¿¿  E n t e n d i e r o n  ???…

O ¿Se los explico con manzanas, palitos y bolitas?

¡Y NO se los podrán quitar,

HASTA QUE YO LO DECIDA! Amén 

Ahora sí. ya tienen mi permiso para irse,

Y  más les vale que lo hagan rápido, porque me tienen bastante fastidiada.

Y están en peligro de que decida agregarles, otro pequeño inconveniente para ustedes…

Había sido una jornada de más de doce horas,

plagada de fenómenos extraordinarios;

y que me dejaron a mí, totalmente exhausta.

Y todavía faltaban las Consecuencias de mi impulsivo arrebato…

Cuando terminamos, el grupo se disolvió…

Y yo me dormí como un bebé, después de haber sido bañado…

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 2


En nuestra Misa de Consagración, habíamos renunciado a todo: al Pecado y a sus consecuencias.

Renovamos las promesas de nuestro Bautismo y ofrecimos nuestra vida a Dios, para que fuese Cristo-céntrica.

Nos consagramos al Inmaculado Corazón de María y al Sacratísimo Corazón de Jesús.

Y salimos del retiro decididos a vivir el Evangelio, con Dios como nuestra máxima prioridad.

Sin que yo me diera cuenta, Jesús había tomado el control de mi vida

y empecé un sendero espiritual tan extraordinario, como incomprensible…

Pero los caminos de Dios, no son nuestros caminos.

Pasaron seis meses y quedé integrada en una comunidad de oración carismática,

que tenía una familia que estaba totalmente entregada al servicio de Dios.

Todos los días había reuniones de oración, con distintos servicios.

Los más jóvenes evangelizaban y dirigían a los grupos de niños o menores de 17 años.

El matrimonio mayor dirigía a los adultos;

la señora pastoreaba a las mujeres y el padre a los varones.

La Eucaristía era diaria y nos esforzábamos por mantenernos en gracia.

Los martes, nos reuníamos todos;

después de rezar el Rosario hacíamos Oración Comunitaria y de Alabanza.

Leíamos la Biblia y aprendíamos a conocer y a amar a Nuestro Señor Único y Trino.

Todo esto no tiene nada de extraordinario, para cualquiera recién convertido

o para aquel que se mantiene practicando verdaderamente la Fe Católica.

Yo me sentía muy feliz.

Mi vida había cambiado completamente y Jesús se convirtió en el centro de ella,

desde aquella tarde en la plaza de toros.

Estaba enamorándome de un Dios Vivo que me estaba revelando cosas maravillosas

y le daba sentido a todo lo que me sucedía.

Por primera vez en mucho tiempo, volví a tener muchas ilusiones y agradecimiento,

por todos los dones que había recibido en mi vida:

mis niños, mi matrimonio tan desdichado; pero que era el bastión de mi familia.

Mi trabajo que era gratificante en muchos sentidos;

además era joven y estaba saludable.

enamorada de Dios

Conocí a Jesús y nada se comparaba con eso.

Todas mis desgracias habían quedado atrás…

Y por primera vez sentía que la pasión de estar enamorada verdaderamente,

me embriagaba completamente…

Y lo más maravilloso: ¡Podía amarlo sin cometer adulterio!

Porque Amar a Dios, es una experiencia sublime.

De esta forma transcurrió el tiempo…

Y un martes que estábamos rezando el Rosario en la sala donde eran las reuniones,

la dueña de la casa se acercó y me dijo que fuera con ella a la cocina.

A todos los demás les dijo que siguieran rezando el Rosario con más fervor

y cantaran muchas alabanzas a la Virgen María.

Y que no pararan de orar hasta que ella les dijera.

Que si era necesario, repitieran el Rosario hasta completar los Quince Misterios. 

(Sólo eran 15, porque empezaba la década de los años 1980)

misterios-del-rosario-1

Yo la miré sorprendida; pero no comprendí la urgencia, hasta que en la cocina,

ella me dijo:

–      Esto es muy inusual;

pero Jesús le ordenó a Alfonso… que te integres al grupo que está orando con ellos.

Uno de los muchachos va a venir por ti.

Yo voy a regresar a seguir invocando y alabando a nuestra Madrecita.

–          Está bien. – contesté sin comprender nada.

Ella regresó al salón de Oración…

Y yo me quedé mirando el jardín que se podía contemplar desde la ventana.

Y esperé.

Esa misma tarde al llegar, había visto que por la puerta del jardín trasero, habían introducido a

alguien que al parecer estaba enfermo y que era sostenido por dos de los hijos mayores de Alfonso.

Pero para mí no fue algo extraño;

porque sabía que en el grupo también se hacían oraciones de sanación;

mientras los del grupo orábamos el Rosario.

Lo que no sabía, es que las enfermedades y el pecado tienen una relación tan estrecha;

que el ministerio de Sanación y el de Liberación, no pueden ser separados.

Tampoco sabía en qué consiste exactamente una Oración de Liberación,

pero estaba a punto de descubrirlo a la manera de Jesús de Nazareth.

Familia-ora-con-Jesus

Entre todas mis ideas preconcebidas,

yo estaba firmemente convencida de que el diablo era un mito medieval y el infierno estaba en esta tierra.

Bastaba con mirar alrededor y ver cuán infernalmente desdichada era la vida de muchas personas.

Y… ¡Con la cantidad de cosas que estaban sucediendo también en nuestra sociedad!

Definitivamente era bastante escéptica con las historias de aparecidos y todas esas tonterías,

que les fascinaban a los que les gustan los cuentos de horror.

Años atrás había visto la película del Exorcista.

Y la consideraba una buena película de terror, pero nada más.

Yo, ni un millón de años hubiera admitido que los posesos fueran algo más,

que pobres desquiciados con fallas psicológicas, mentales y cerebrales;

que debían ser atendidas  por los especialistas de la medicina y la psiquiatría.

Era muy analítica con todas las cosas y racionalizaba todo.

Aunque había descubierto que Dios era una Realidad de ensueño;

con únicamente argumentos y aunque el Evangelio lo decía;

nadie me hubiera convencido nunca,

de que Satanás también estaba vivo y activo en el mundo actual.

thL019QM94

¿¡Cómo!?…

Eso de los hechizos y embrujamientos eran sólo para los ignorantes y descerebrados,

que creían en eso.

Yo me consideraba una mujer inteligente y racional.

Pero una vez más, en mi vida; mi mundo y mi mentalidad; estaban a punto de cambiar…

Era una casa muy grande de dos plantas y muchas recámaras.

En la más alejada de la planta baja y que estaba separada del resto de la casa, por un enorme jardín,

se habían reunido Alfonso y sus cuatro hijos mayores, que incluso eran más grandes que yo…

Además de otros cuatro varones que luego supe que eran familiares y amigos, del grupo de oración.

El más jovencito del grupo, (tenía 17 años) vino por mí,

y me dijo:

–          Rosita no te preocupes.

Veas lo que veas y oigas lo que oigas, no te asustes.

Sólo obedece las indicaciones de mi papá.

(Yo seguí sin entender nada)

Este extraño preámbulo, no me preparó para lo que encontré,

al cruzar el umbral de aquella habitación…

Mientras tanto ese mismo martes, para David las cosas también estaban a punto de cambiar.

Ese mediodía; el hijo mayor de Alfonso, había ido a una diligencia a Casa Cornelio,

el centro medular de la Renovación Carismática.

y que se encuentra a un costado del Colegio Anáhuac en la colonia Chapalita,

acompañado de tres de los muchachos del grupo de Oración.

Cuando terminaron, venían de regreso por la av. López Mateos y cuando iban a llegar,

al semáforo que está justo en la esquina del Templo de la Santa Cruz,

Jesús le dijo al que venía manejando:

Cuando cruces esa calle, oríllate y estaciónate allí.’ (Le señaló el Lugar)

Acostumbrados a obedecer de inmediato, las indicaciones divinas en el grupo de Oración,

nadie hizo preguntas y quedaron justo, junto al templo.

No habían pasado ni cinco minutos, cuando con el cambio de señales…

los automóviles que venían por la calle Manuel Acuña dieron vuelta;

en un Grand Marquiz último modelo, venía manejándolo David…

Y se topó cara a cara, con los muchachos;

Inexplicablemente, también se orilló y se detuvo a saludarlos.

Entonces Jesús tomó al hijo de Alfonso.

David pudo verlo y constatarlo,

porque ya se le habían abierto los ojos y los oídos espirituales en la plaza de toros..

Y le dijo en primera persona a David:

–     Dale tu portafolio a tu compañero.

Y regresa aquí Conmigo.

Sin replicar, David obedeció de inmediato.

Dirigiéndose al hombre joven que estaba sentado en el asiento del copiloto,

le entregó el maletín que llevaba y se despidió arrojándole también las llaves del lujoso automóvil,

mientras le decía:

–     Termina tú el trabajo.

Esto se acabó para mí.

Diles que ya no cuenten conmigo.

Regresó, caminando velóz…

Mientras los muchachos ya le habían hecho un lugar enmedio, en el asiento trasero.

Y en cuanto David entró al auto, se desmayó.

Cuando llegaron a la casa y que fue cuando yo los vi entrar,

a los pocos minutos empezamos el rezo del Santo Rosario como lo hacíamos siempre.

Mientras tanto en el ring de los combates celestiales,

(La habitación que les estaba describiendo anteriormente)

empezó la lucha para liberarlo.

fano20dibujos20cristianos205_7i4fx

Se manifestaron todos los espíritus, que no se los voy a enumerar,

porque tendría que decirles los pecados de David y eso no me está permitido.

Solo les voy a decir los principales, porque armaron un circo fenomenal:

Homicidio, Odio, Venganza, Destrucción, Violencia, etc, etc, etc.

Cuando el combate estaba en su punto álgido;

se manifestó la Tríada Infernal: Lucifer, Satanás y Belzebú.

En el grupo, esto nunca había sucedido…

Que se presentara la élite corporativa suprema del Infierno.

Y de momento, todos quedaron sorprendidos.

Lucifer dijo triunfante:

–          Ya paren esta farsa.

Este perro inmundo es mío y no me lo podrán quitar;

porque primero los mato a todos.

He venido por él y no me iré sin él.

Ha sido mío desde siempre y nadie me lo puede quitar. NADIE.

Tengo demasiadas pruebas de su adhesión a mí…

Y hay muchas almas, por las vidas truncadas por él en mi reino,

que me permiten poseerlo y reclamarlo.

exorcismo-en-georgia

Díganle a ESE, (Jesucristo) que esta vez, no me ganará.

Como todos tenían visión y profecía, yo no sé cómo lo verían;

porque el Rey del Averno suele ser verdaderamente Pavoroso.

Por un momento todos se quedaron congelados;

mientras después de toda la refriega, David estaba suspendido horizontalmente,

como a dos metros sobre el piso.

Entonces Jesús le dijo a Alfonso:

Entre las jóvenes mujeres que están rezando el Rosario, está mi hija Rosa María.

Llámala, ella hará que se vayan.

Rosa María, (O sea yo) estaba del todo ignorante de todas éstas espeluznantes experiencias,

porque sólo había desempacado unos cuantos carismas que le regalara Jesús.

Entre ellos el Amor, la Oración, el don de ciencia infusa y por supuesto, la FE.

Cuando fui advertida de que viera lo que viera y oyera lo que oyera, no me asustara;

lejos estaba de imaginar lo que iba a ocurrir, al cruzar aquella puerta…

Literalmente me quedé paralizada…

Y con la boca abierta por el asombro más absoluto.

¡No podía creer lo que estaba mirando!

Como si lo que sucedía fuera lo más ordinario del mundo;

y como si alguien hubiera tocado el botón de pause,

detuvieron unos segundos sus movimientos…

Y todos me miraron con una cálida sonrisa de bienvenida.

Alfonso me miró con sus ojos dulces y bonachones,

y me dijo:

–    Bienvenida Rosita.

Jesús quiere que dirijas esto. Anda…

Sin que pudiera salir un sonido de mi garganta, pensé:

‘¡¡¡ Q U EEÉ !!!

¿Qué yo dirija, qué cosa…?’

awdq_1

Y mis ojos miraban estupefactos a un hombre levitando horizontalmente,

casi dos metros en el aire,

mientras otros dos hombres colocaban gruesos almohadones sobre el piso;

y otros cuatro trataban de  sujetarlo por las extremidades.

El jovencito que me había conducido, traía un recipiente con Agua Bendita,

y estaba listo para aspergiarla.

Alfonso sostenía la Biblia abierta…

Y me volvió a invitar:

–     Expúlsalo.

Ordénale que se vaya y que deje libre a este hijo de Dios.

El hombre que levitaba tenía vuelta la cabeza hacia la pared y convulsionaba en el aire.

Cuando logré comprender lo que se me estaba pidiendo…

sentí como si mis piernas se hubiesen vuelto de gelatina.

Pero traté de obedecer.

Y con un hilo de voz tembloroso por el susto,

logré articular:

–      En el Nombre de Jesús,

te ordeno que salgas de este hombre que no te pertenece.

Exactamente igual que en la película del Exorcista,

o_exorcista

aquel rostro humano dio un giro sobrenatural…

y con una voz cavernosa y aterradora:,

me gritó:

–   ¡¿Quién eres tú, miserable perra humana…

para ordenarme a mí, si yo soy un Ángel?!

A estas alturas mis piernas se habían vuelto de chicle…

Y no me derrumbé, porque creo que Dios me sostuvo.

Aquella cara contorsionada por un odio sobrenatural,

no me impidió reconocer al hermoso David, mi compañero de Evangelización.

Y su voz grave y armoniosa, definitivamente no era la suya.

Ahora estaba cargada por una fuerza misteriosa y escalofriante;

que fue como una bofetada en pleno rostro.

Me volví a mirar con desamparo a Alfonso,

y le pregunté angustiada:

–      ‘¿Qué le contesto?’

Alfonso era un gran profeta…

Y Jesús lo tomó contestándome en primera Persona:

‘Dile que eres hija de Dios redimida con mi Sangre.

Y por mi autoridad te tiene que obedecer.’

(En este preciso momento, fue cuando desenvolví el carisma del Discernimiento)

mis ovejas conocen mi Voz

Era la primera vez que veía el don de profecía en esta modalidad;

pero reconocí de inmediato que era Mi Señor el que me estaba hablando.

Y también comprendí, que Dios no estaba jugando…

Y que el momento era muy grave.

Eran demasiadas emociones para contabilizarlas todas.

Me limité a obedecer…

Y logré decir con una voz un poco más segura, las palabras que me habían sido dictadas.

En respuesta, la contorsión aumentó.

En un segundo, seis hombres luchaban para contener a uno solo.

Sólo el más jovencito oraba en lenguas, aspergiando el agua bendita;

recibiendo en respuesta con una rabia infinita:

‘Detente maldito. ¡Me estás quemando!’

la caida de lucifer

Y Alfonso leía serenamente y con fuerza, el capítulo 14 del profeta Isaías.

Entonces comprendí que los almohadones eran para que David no se lastimara…

Y ellos no estaban luchando contra él; intentaban protegerlo de sí mismo,

pues Lucifer estaba decidido a matarlo.

Recordando al dulce joven que había dado testimonio en la parroquia salesiana,

me sentí invadida por una fuerza guerrera,

y le grité:

–          ¡¡¡ B a s t a !!!

¡En el Nombre de Jesús Y CON LA AUTORIDAD DE SU SANGRE PRECIOSA,

¡TE ORDENO! que salgas inmediatamente de él!

¡LARGO DE AQUÍ!

Él pertenece a Jesús,

y tú no tienes nada con nosotros.

SEÑOR Y DADOR DE VIDA

(Esto yo no lo hice sola, porque no lo sabía.

Creo que el Espíritu Santo, me estaba graduando como exorcista de diablos,

y las palabras y la fuerza con las que salieron,

me sorprendieron a mí misma)

Lucifer me miró con unos ojos llenos de una rabia que no olvidaré jamás,

y me gritó:

–          ¡Eso crees!

Me voy.

18984723_jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Pero volveremos a encontrarnos y me las pagarás…

Recitó una serie de amenazas y blasfemias cada una más pavorosa que la anterior.

Y envolviéndonos en una nube sulfurosa;

salió haciendo restallar un trueno tan fuerte…

que fue como si un rayo hubiese caído en la habitación.

David se desplomó.

Y hubiese sufrido un severo golpe, si no hubiera sido por los ocho hombres,

que lo recibieron en el aire como si hubiese sido un balón de futbol americano,

lanzado desde lejos.

Y los almohadones que amortiguaron y en los que lo depositaron con suavidad.

El insólito episodio terminó, cuando David dando un gran suspiro,

abrió sus grandes ojos claros,

y preguntó:

–    ¿Qué pasó?

Después que me detuve a hablar con ustedes en el semáforo de la av. López Mateos,

ya no sé qué sucedió…

Había vuelto a ser el joven risueño que yo conocía.

Hicimos una oración de Acción de Gracias…

Y después del intercambio de impresiones sobre lo que había sido una experiencia impresionante,

David nos dijo:

–     Esto que les voy a platicar, es altamente confidencial.

Después de la Evangelización, he estado luchando mucho para romper con todo mi pasado…

Y no puedo.

Me han cercado por todos lados y de la Mafia gangsteril de la FEG me dijeron,

que solo se sale con los pies por delante.

El que entra, se queda para siempre.

Aunque estuve evitándolo mucho tiempo, ya no pude…

Y esta mañana tuve una entrevista con un alto dirigente del Gobierno Federal.

Me dieron una encomienda, respecto a un próximo candidato a…¿?

Ya traía la paga, las armas y el plan…

e394b5b502c32e00cdc21c40abfe49d4

(¿?) Se quedó asombrado, porque son varios millones de dólares lo que le entregué.

Sólo era cuestión de ejecutar el plan.

Le había estado orando al Señor que no quería hacerlo,

¿Pero cómo podía evitarlo?

Me doblego o me matan…

Y también van a matar a mi esposa…

Por eso cuando los vi y vi a Jesús que era ÉL dándome la instrucción,

agarré el valor y ya vieron lo que sucedió…

El epílogo de esta historia, es que David fue a la Cd. de México a hablar con su jefe: ‘El Pelacuas’.

Jesús le había dicho que confiara en Él y que hiciera las cosas correctamente.

Cuando se entrevistó con el Pelacuas, le platicó todo:

su conversión, la bala fugitiva, la Oración de Liberación…

Ya que lo único que deseaba, era poder seguir las Huellas de Jesús…

Y que ya no lo molestaran.

El Pelacuas, (Pueden buscarlo así en la red y verán su tremenda historia)

Le contestó que nadie había salido de la organización, más que con los pies por delante y en un ataúd;

pero que estaba bien.

Que le admiraba el coraje para enfrentarlo y salirle con semejante embajada.

quirofano_hibrido_img2

Los de la FEG eran los que habían pagado los gastos médicos carísimos, en el Hospital Santa María Chapalita,

y él estaba enterado de todos los detalles.

Pero verlo frente a él y tener los pantalones para defender lo que creía, eran otra cosa.

Que tan solo por eso, había ganado su respeto;

y daría órdenes, para que nadie se metiera con él.

Pero si se enteraba que andaba de ‘bocón’ ya sabía lo que le esperaba a los traidores.

Sé que el ‘Pelacuas’ ya murió.

Lo asesinaron en la Cd. De México.

Y por eso me animé a escribirlo todo.

http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/notas/2012/4/19/quien-mato-pelacuas-289012.asp

ISLAS MARÍAS

Reclusorio de las Islas Marías en el Pacífico mexicano.

Las últimas noticias que tuve de David, son que él y su esposa habían tenido una niña.

Que él andaba evangelizando en las cárceles…

Y que había pasado una temporada en las Islas Marías,

donde seguía siendo un apóstol poderoso entre los presos.

Y cuando alguien se le ponía ‘al brinco’ lo enfrentaba con su propio pasado,

y les preguntaba:

“¡Órale cabrón!

Piensa por un momento y dime como mafioso, ¿Te puedes comparar conmigo?

¿Alguna vez alguien te pagó fortunas por tus delitos de rufián de quinta?

Porque yo renuncié a todo eso…

Y por eso estoy aquí…”

CG_16099_el_gato_asesino_a_sueldo

Y los dejaba con la boca abierta, con su increíble testimonio.

Ya había ganado muchas almas para Jesús.

También supe que Satanás intentó matarlo muchas veces,

por medio de atentados con los mismos asesinos recluidos;

porque le quitaba las almas de criminales empedernidos y que ya los tenía seguritos en el Infierno.

Pero David no desistía…

Esos mismos atentados concluyeron en historias milagrosos, que confirmaban a cada paso;

los increíbles portentos del Espíritu Santo…

Y Jesús lo protegió de muchísimas cosas.

Y de esta forma recorrió, los más importantes centros penitenciarios de la República Mexicana.

elrito

Pero volviendo al día de la Liberación de David,

después de una oración de alabanza y acción de Gracias por el favor recibido,

todos nos reintegramos a nuestras ocupaciones diarias.

Y a partir de aquel día, quedé integrada al Ministerio de Liberación;

donde aprendí todo lo necesario para mi ministerio en la sanación y la liberación;

que ministraba en aquella bendita casa los viernes…

Y donde fui testigo de muchos milagros maravillosos del Amor de Jesús.

UN EXORCISTA PRIVILEGIADO 1


Para comprender plenamente lo IMPORTANTÍSIMO QUE ES LA CONVERSIÓN

y para ayudarnos a reflexionar seriamente en el tremendo peligro que significa la TIBIEZA

y el modernísimo, CRISTIANISMO LIGTH;

voy a compartirles dos testimonios que espero que al menos los pongan a pensar

en la manera cómo están viviendo su religiosidad cristiana

y apliquen las reformas necesarias, si quieren hacer más perfecta su unión con Dios.

Por la IGNORANCIA ESPIRITUAL, de la que adolecemos la inmensa mayoría de las personas;

no comprendemos plenamente la inmensa TRAGEDIA que significa el Pecado.

Para darnos una idea, basta meditar con verdadera contemplación…

los Misterios Dolorosos del Rosario

Y horrorizarnos con el Infinito Sufrimiento de nuestro Redentor.

En 1980, yo tenía 28 años; estaba casada y tenía tres niños pequeños, la mayor de cinco años.

Trabajaba en una importante empresa federal, había sido educada en colegio de monjas

y mi familia era ultraconservadora en lo que a la práctica de las ‘buenas costumbres’ se refiere.

Mi madre era terriblemente estricta y yo estaba convencida de ser buena católica,

pues estaba criando a mis hijos en el santo temor de Dios, como me enseñaron a mí.

Si alguien me hubiera dicho que tenía un catolicismo de tradiciones,

pero exento de verdadera FE; no lo hubiera aceptado jamás.

Pero un día de otoño, tuve que enfrentar mi triste realidad; 

en el Congreso de Renovación Carismática que se celebró en la Plaza de Toros de la ciudad donde radico: Guadalajara.

El padre Emiliano Tardiff era uno de los conferencistas,

y para no alargar demasiado esto; sólo les voy a decir que Dios en su Infinita Bondad,

me demostró mi gran error y me convertí.

¿CÓMO APRENDÍ LO QUE VERDADERAMENTE ES EL PECADO? 

Después de mi conversión en la plaza de toros,

el Señor me llevó a un curso de Evangelización de un mes en el Templo de San Luis Gonzaga;

éramos 356 catecúmenos y desde el momento en que llegamos,

el sacerdote nos aclaró que no podíamos faltar a ninguna plática;

porque el que lo hiciera no recibiría la imposición de manos.

Había un pastorcito para cada dos bancas y todas nuestras dudas nos las aclaraban ellos.

Fue un adoctrinamiento completo desde el conocimiento más primario de la Doctrina Cristiana.

En la banca que estaba delante de mí,

había un joven como de unos 23 años con el cabello rubio y rostro de querubín,

que luego se casó con la joven que lo acompañaba y que se llamaba David.

Durante la  segunda semana, un viernes y un sábado; David ya no fue al seminario

y luego volví a verlo el lunes siguiente, con un parche negro en uno de sus ojos azules,

que le hacía lucir como si fuera un pirata;

él explicó que el sacerdote le había dado permiso por razones médicas.

La pastorcita lo recibió y él siguió asistiendo hasta finalizar el curso,

donde después nos daría su portentoso testimonio…

Conforme avanzábamos en el conocimiento de nuestra religión,

iban creciendo mis expectativas con respecto al Dios Maravilloso que estaba descubriendo

y me iba enamorando más de Él.

Hasta que llegó el día más esperado de mi vida.

El día que representaba nuestro Pentecostés personal…

Finalizamos el retiro y en la misa de consagración en la que el obispo,

además de los sacerdotes que nos habían evangelizado,

nos impusieron las manos en la cabeza y recibimos el Bautismo en el Espíritu Santo.

Yo miraba fascinada el despliegue asombroso de los dones bellísimos del Espíritu Santo,

en un maravilloso Pentecostés, que se volvía a realizar en aquella tarde de finales de Enero.

Veía a mi alrededor, como unos hablaban y cantaban en lenguas;

otros profetizaban o describían visiones celestiales;

otros más, interpretaban lo que se hablaba en lenguas…

Y muchos lloraban de felicidad por la Presencia Tangible de Dios, en aquella fiesta celestial.

Todos alababan y bendecían…

ENS_082812_confirmation

Y el obispo se mostraba muy satisfecho.

Cuando llegó mi turno, primero el sacerdote y después el obispo,

pusieron sus manos en mi cabeza y oraron por mí.

Y yo… NADA.

No tuve ninguna manifestación extraordinaria de absolutamente nada.

En mi interior, yo me sentía muy decepcionada.

Lentamente regresé a mi lugar, me senté y sin poder evitarlo comencé a llorar en silencio.

Aunque trataba de pasar inadvertida y que nadie se diera cuenta de lo que me sucedía,

no pude refrenar las lágrimas que brotaban de mis ojos y que casi me ahogaban.

Aunque con mi pequeño manto de encaje, casi me cubrí todo el rostro,

mi pastorcita me había seguido;

se sentó junto a mí, me abrazó y me preguntó qué sucedía…

Me sentí como una niña que hubiera sido invitada a una gran fiesta;

pentecostes_gif

todos disfrutaron de un banquete maravilloso y recibieron muchos regalos.

Menos yo.

Con voz entrecortada por el llanto le contesté:

–      Teresita, Jesús no me quiere.

A mí no me regaló nada.

Ella sonrió y dijo:

–          No digas eso.

A ti te dio regalos más preciosos que los que son aparatosos.

–          Pero yo esperaba verlo o cuando menos oírlo.

–          Muchos que reciben esos carismas, pronto se olvidan de Él;

o son incapaces de seguirlo por el Camino de la Cruz.

–       No.

A mí no me dieron nada.

Creo que soy la única en toda esta iglesia, que tiene las manos vacías.

¡Mira a todos los demás!

Mi pastorcita tenía entre sus carismas, visión y profecía, además de muchos otros dones,

Y tal vez haciendo uso de ellos, me dijo:

fe-fanoy me dijo:

–          Tienes el don de la Fe.

Yo seguía desilusionada y nada me consolaba.

Y con mi franqueza de siempre,

le contesté:

–          ¿Eso para qué me sirve?

¿Acaso no todos la tenemos? Por eso venimos aquí.

–          La que Dios te acaba de dar,

la vas a necesitar mucho en tu ministerio.

Los dones que recibiste no pueden verse;

pero son los más importantes de todos.

En el futuro, también te darán muchos otros carismas

con los cuales vas a servir poderosamente al Señor.

Ahorita no puedes comprenderlo.

Pero algún día lo harás…

Ven vamos a orar al Sagrario, para dar Gracias.

No muy convencida la acompañé,

y oramos.

parabola de los talentos

En ese momento no tenía la más remota idea, de que cada uno de esos maravillosos ‘dones’,

eran los ‘Talentos’ de la parábola.

Y que teníamos una gran responsabilidad sobre cada uno de ellos.

Pero esa era una lección que paulatinamente aprendería en el futuro,

al comenzar a caminar por la nueva vida que como templo del Dios Vivo,

empezaría a partir de aquel día…

EL MILAGRO DE DAVID

Álvaro Ramírez dijo en una ocasión: “La FEG ha dado para todo”.

Cierto. En 64 años de vida ha servido para hacer grilla estudiantil, tener diputados y pistoleros,

defender al sistema político mexicano, protestar contra Vietnam;

reivindicar el nacionalismo – pero también el socialismo científico–,

solicitar precios bajos en los boletos del pasaje urbano, secuestrar y reprimir,

hacer negocios chuecos, pelearse a muerte entre los mismos compañeros

y tener dos víboras con dos cabezas:

una dentro de la UdeG (Universidad de Guadalajara) y otra fuera.

Fuente:  http://www.proceso.com.mx/?p=293122

Para entender plenamente la historia de David y si quieren comprender todo,

el link de la Revista Proceso les informa una parte de la historia de Jalisco.

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

Universidad de Guadalajara,

Sobre todo en la época en que el presidente mexicano Luis Echeverría Alvarez,

concedió refugio político a cientos de chilenos que fueron rescatados por el gobierno mexicano

con tendencias izquierdistas,

después del golpe de estado contra Salvador Allende.

Y fue entonces cuando la FEG, (Federación de Estudiantes de Guadalajara)

empezó una guerra sucia contra la naciente y opositora FER, (Federación de Estudiantes Revolucionarios)

que convirtió nuestra bella ciudad en un campo de batall;

donde estallaban balaceras, un día sí y el otro también, en los lugares más inesperados.

Después de este breve y necesario preámbulo;

volvamos al día cuando lloré…

porque según yo, había salido con las manos vacías de dones celestiales.

Al terminar la ceremonia y la santa Misa de Acción de Gracias, tuvieron lugar los testimonios.

Y el párroco de la Iglesia, tomó el micrófono,

y dijo:

–       ¿Recuerdan cuando les dije que el que faltara a una plática, ya no iba a recibir la imposición de manos?

Bueno, pues un día se me acercó un joven que me dijo:

Padre, pasado mañana me operan del cerebro y yo quiero pedirle permiso de faltar el Viernes y el Sábado.

El Lunes me presentaré de nuevo, si Ud. Me lo permite.’

Yo pensé, este cuate está loco, ¿Cómo va a venir después de dos días de haber sido operado del cerebro?

Para no hacer polémica, lo autoricé.

¡Y grande fue mi sorpresa cuando lo ví el lunes con su parche en el ojo,

muy dispuesto a seguir con la evangelización!

Ahora se queda con ustedes David…N, para contarles como le fue.

Entonces al costado del altar, donde se leen las lecturas;

subió mi compañerito de la banca de adelante y muy sonriente con su parche de pirata,

empezó así:

–      Hermanos, primero déjenme contarles la historia de mi conversión. –y las lágrimas empezaron a correr por sus mejillas-

Desde hace varios años, mi mamá era muy devota del Espíritu Santo.

En la casa tenía un grupo de Oración de carismáticos y cada semana se reunían para orar.

Le encantaba la música y tocaba varios instrumentos;

cuando tocaba el piano, ella compuso un canto que se escucha en todas las misas y dice:

‘Entre tus manos, está mi vida Señor…’ ¿Lo conocen?

Bueno, pues mi santa madre lo compuso.

Soy integrante de la FEG y voy a hablarles con mi léxico antiguo.

Mi mamá estaba con todos sus beatos, cucarachas de iglesia,

embelesados con sus cantos religiosos que me molestaban tanto…

Y luego llegaba yo quemando llanta…

Y entraba a la casa como una tromba, diciendo ‘Abran paso, bola de…!”#$%&/

No me estorben.’

Seguido por mis amigos, que eran igual que yo.

Mi mamá se ponía de todos colores, pero no me decía nada;

sólo se le llenaban sus ojos de lágrimas.

Se apartaban todos asustados aunque ya me conocían…

Y nadie hablaba una palabra.

Yo entraba hasta la habitación donde teníamos las armas.

Y después salía con mis compinches armados hasta los dientes,

para hacer lo que teníamos que hacer.

pistolero_final

Imagínense el contraste;

después que yo me iba ellos seguían orando…

Y mi madre nunca se cansó de repetirme con dulzura:

Hijo, recapacita. Está en juego tu salvación. Mira…’

Aunque trataba de no faltarle al respeto, ¡Cómo me fastidiaba su insistencia!

Lograba zafarme como podía…

Y siempre que quería hablarme de Dios, yo salía huyendo.

Pero un día se enfermó y se puso muy grave.

Cuando estaba agonizando, yo me incliné sobre su lecho y

¡Cómo me arrepentí de todo lo que yo le había hecho!

Pero para mi desgracia o mi bendición en este caso, era más terca que yo.

Y me tiró de pechito:

–          David, de esto ya no me voy a levantar.

El Señor me está esperando.

Si me amas, quiero que me jures delante de Dios, que vas a ir al Congreso de Septiembre en la plaza de toros.

Mira este es tu boleto. Ya te lo compré.

enferma41

¡Júramelo niño mío, júramelo!

Es lo único que me detiene para ya descansar en paz.

David, ¿Me lo juras?…

Hermanos, díganme ¿Cómo se le niega algo a una madre, en un momento así?

Aunque yo no tenía ni la más remota intención de cumplirlo, se lo juré.

Y ella partió para siempre.

Cuando llegó la fatídica fecha, yo estaba renuente…

Y le daba vueltas al boleto con ganas de tirarlo a la basura.

Pero algo muy fuerte me detenía…

Y finalmente me decidí: “Voy a ir.

Entro a la plaza y me salgo como bala. Yo creo que con eso ya cumplí…

Y me voy a olvidar de todas estas chingaderas…”

Y como lo pensé lo hice.

Llegué, entregué el boleto, entré a la plaza y estaba llena hasta el tope.

Oí los cantos y recordé el grupo que cantaba en mi casa, mientras mi madre tocaba el piano…

Pensando en todo esto, me senté más o menos a la mitad del graderío.

alabanza_cristiana2

Y cuando oí los cantos, me acordé de mi mamá y de todas las cosas que ella me decía…

y que yo no quería oír.

Entonces dije:

Bueno. Me quedo un poquito más.’

Me quedé mirando la arena y las graderías y dije:

¡Caray! Está más lleno que cuando hay corridas…’

Entonces cuando menos acordé, la gente había desaparecido, como si una nube la hubiera cubierto…

Y pensé: ‘¡Diablos! Ya estoy imaginando cosas.

Estos chiflados ya me contagiaron de sus delirios’

Pero en ese mismo instante, ví a una persona delante de mí.

Y cómo yo estaba sentado y agachado; sólo le veía los pies y la parte baja de una túnica blanquísima.

Observé y ví que a pesar de que traía unas sencillas sandalias,

se podía mirar los agujeros de dos llagas rojas y brillantes, como si las acabaran de abrir.

Empecé a levantar la mirada muy despacio y solamente llegué hasta la cintura,

porque ya no pude seguir…

Mi cabeza me estallaba…

¡No puede ser que yo esté mirando a…!

¡OH NO! ¡Esto no es posible!

¡Porque yo…! ¡Porque yo soy…!

¡Yo soy…!

¡Oh, No!

¡Yo soy…!

61

Y una Voz hermosísima y llena de dulzura,

completó lo que yo tenía atorado en la garganta,

mientras me extendía dos manos varoniles y preciosas,

que también tenían dos llagas impresionantes

y en los dedos fulguraban dos argollas matrimoniales de fino oro.

A estas alturas, la voz de David era un ronco sollozo entrecortado,

que sin vergüenza alguna, continuó mientras seguía llorando:

Era Jesús de Nazareth.

Y me dijo firmemente y con ternura:

–          ERES UN ASESINO.

Lo sé.

Pero también eres mi hijo y aún así, TE AMO.

. Y TODOS TUS PECADOS YA LOS PAGUÉ EN LA CRUZ.

Estoy aquí, ante ti; por las oraciones y los sufrimientos de tu madre.  

arrepentido

Yo no fui capaz de levantar el rostro y nunca le miré la cara.

Sentía una vergüenza que me es imposible describírselas.

Entonces Él, extendió la mano derecha hacia mí y me ofreció una de las argollas,

que pareció más deslumbrante todavía,

mientras me decía:

Si tú me aceptas esta Alianza, se hará efectiva la Redención que pagué por ti.

Y vendrás a mi Reino donde ya se encuentra tu madre Conmigo.

Lo único que pude hacer fue extender mi mano izquierda;

mientras Jesús me deslizaba la alianza en mi dedo anular…

Y luego Él se ponía la otra en su dedo anular.

Se despidió diciéndome: ‘Ve al sacerdote y confiésate.

Y esta Alianza es un Pacto de Amor entre tú y Yo’

Cuando desapareció, ya no pude controlar mis lágrimas.

A pesar de que todos los sacerdotes que estaban confesando afuera y alrededor de la plaza de toros,

tenían unas colas enormes para oír confesiones, no sé como encontré uno que se estaba desocupando,

CAT20SACRAMENTO20DE20LA20RECONCILIACIN1

y duré confesándome ¡Cuatro horas!

Cuando el padre me dio la absolución, me sentí ligero como una pluma…

Y disfruté los otros dos días del retiro.

¡Fue una cosa gloriosa, como no la había vivido jamás!

L A   B A L A   F U G I T I V A

Un tiempo después, se dieron las circunstancias para que yo terminara viviendo esta evangelización con todos ustedes.

Pero justamente cuando estaba a punto de venir;

me llamaron para decirme que ya estaba programado todo para la operación que yo necesitaba…

Y que ya tenía un par de años esperando.

Le pedí al Señor que Él me ayudara, porque no quería perderme la evangelización…

Y por eso le pedí permiso al señor cura.

Lo que pasa es que…

¿Se acuerdan de la balacera que hubo afuera de la Facultad de Leyes, donde hubo varios muertos y muchos heridos?

Bueno, pues uno de los heridos era yo.

Tenía una esquirla de bala alojada en el cerebro…

Y otro balazo quedó a un par de mm del corazón ¡Sin tocarlo!

Y los doctores no me habían querido operar,

porque las dos intervenciones eran muy peligrosas…

No querían que me les muriera en el quirófano.

Preferían esperar a ver si la bala se movía un poquito, para que ya no fuera tan peligroso.

Así pasó el tiempo y yo seguía con mi vida normal, salvo unos dolores de cabeza.

Pero después de Navidad no sé qué pasó, que de repente me llamaron,

y dije:

Bueno, si me muero; al menos voy a estar con Jesús… 

arrepentimiento-cristiano-salvacion

Y voy a ver a mi mamá.’

En el Hospital Santa María Chapalita, el neurocirujano decidió,

que por lo que mostraba la radiografía,

podía operarme sacándome el globo ocular

y a través de la cavidad del ojo, hacer la incisión y extraer la esquirla.

Y así lo hizo.

Luego me volvió a poner el ojo en su lugar y no tengo cicatrices visibles.

Solo tengo que traer este parche y voy a ir la próxima semana, para que me den de alta.

Pero también quiero platicarles otro milagro que me hizo Jesús.

Cuando me tenían anestesiado, todo salió tan bien; que el doctor quiso aprovechar la anestesia,

para sacarme la bala que tenía en el pecho…

Y mandó pedir el aparato de rayos X ambulatorio;

para ver si la bala ya se había movido lo suficiente, para operarme sin peligro.

Pero ¿Qué creen?

En la radiografía no salía nada;

más que la trayectoria cicatrizada en los pulmones…

Y la bala… ¡No estaba!

El doctor se enojó mucho y dijo que las balas no desaparecen así como así.

Y lo que había pasado, era que ese mugrero de aparato, ya se había descompuesto.

Me llevaron dormido hasta la sala de rayos X y la bala tampoco apareció.

Todavía dormido, me llevaron de tour por toda la ciudad…

Y hasta en el Hospital Civil,

hospital civil de Gua

Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, en la ciudad de Guadalajara

LA BALA TAMPOCO APARECÍA.

Aquí están las radiografías miren. –Y levantó triunfante un sobre grande y café,

que contenía todos los estudios médicos que le realizaron durante toda la noche,

por todos los hospitales de Guadalajara.

Luego David agregó:

–     No me querían dar de alta.

Pero yo les dije: Jesús es mejor Médico que ustedes y ÉL me sacó la bala.

Ya me voy porque mañana tengo un compromiso muy importante.

Dejen de chingar y mejor pónganse a leer el Evangelio de San Marcos…

Y verán todas las cosas que ÉL SABE HACER.

(Esto se lo oí decir a mi mamá muchas veces:

que si le quitaban al Evangelio de San Marcos los milagros, ¡Se quedaban sin Evangelio!)

San Marcos Evangelista

Por lo pronto yo me quité la bata y me vestí.

Y los doctores estaban tan desconcertados, que ni siquiera intentaron detenerme,

pues sabían muy bien quién era yo.”

La forma tan graciosa como David hablaba y el constatar las maravillas de Jesús,

nuestro Dios Vivo y Resucitado que seguía haciendo tales milagros,

hizo que toda la Iglesia estallara en aplausos y alabanzas para Nuestro Dios Vivo y Poderoso.

MI PROJIMO 2


Había comenzado ya la Cuaresma.

El Jueves muy temprano desperté oyendo carcajadas y mucha algarabía, en la terraza del huerto que estaba, justo debajo del balcón de mi habitación.

Así que me levante, me aseé y decidí averiguar el motivo de la fiesta. Cuando pasé por la cocina, me enteré que mi madre había llegado de visita…

Y por ese motivo, habían decidido servir el almuerzo en la terraza que estaba llena de equipales y servía para las comidas informales.

Cuando llegué, estaba toda la familia reunida…

Y un escalofrío me recorrió, al ver el entrecejo fruncido de mi madre, que era lo que más temía. 

Era evidente que estaba bastante contrariada y para variar, yo era el motivo de su disgusto. 

Suspiré resignada y me dispuse  a que me llovieran los reproches.

La saludé con un beso y tomé el asiento que más alejado estaba de ella.

De esta forma quedé en medio de dos de mis cuñados; los que NO disimulaban para nada, la tremenda diversión que estaban disfrutando…

Desde que me convertí y por la manera en que Jesús me guiaba para hacer su Voluntad, mi madre estaba muy resentida de lo que llamaba mi rebeldía para obedecerla…

Y que echaba por la borda, la esmerada educación que me había dado.

En realidad su malestar comenzó cuando Jesús me convirtió en su apóstol y me llevó a misionar a las iglesias que estaban en el selecto grupo social al que pertenecíamos.

Los problemas de incredulidad, recrudecían la resistencia a la aceptación del Evangelio como Jesús me lo estaba enseñando…

Y yo lo estaba conociendo y testimoniando ahora.  

En las pruebas y el dolor alaba a Dios, no importa cuán difícil sea lo que estás pasando… ALABA A DIOS, Él te dará su bendición…

Jesús me había dicho:

«Te he traído a estas parroquias, para que les enseñes a conocerMe a los más pobres entre los pobres; porque lo Único que poseen es dinero y mucha soberbia.» 

Y mientras Satanás hacía talco mi prestigio y destruía mi ego…

Yo intentaba obedecer la Voluntad de Dios, en medio de las constantes pruebas que me estaban acrisolando.

Porque al Dolor lo había convertido en un maestro… Y es bien sabido que lo que NO te mata, te fortalece.

Para mi madre, esto era imposible de entender y sólo veía las actitudes autodestructivas mías (así lo consideraba ella)

Y con las que estaba consumando un suicidio social.

«Cuando la desesperación me quiere arrollar, a veces tiro la toalla al piso, Dios la toma y la coloca en mis manos. Y me dice: NO OLVIDES QUE ESTA LUCHA ES DE LOS DOS…»

Ella NO entendía que al enamorarme de Dios, mi vida ya giraba en torno a Él.

Era lo más importante de mi vida y ya NO tomaba en cuenta para nada, lo que el Mundo pudiera pensar de mí.  

Y esto había sido una penosa confrontación con las ideas que mi madre tenía sobre la forma que debíamos llevar la religión…

Cómo la habían llevado los españoles a nuestro país y  se había practicado por siglos. SIN CARISMAS ESCANDALOSOS, por favor

Después que yo conocí a Dios en la Renovación Carismática; cuando viví la Unción del Bautismo del Espíritu Santo y experimenté mi propio pentecostés…

Cambió mi vida…

Y mi madre estaba convencida que también la religión, yo la había revolucionado por completo…

Afirmando en muchos la idea de que me había vuelto loca de remate.

Pero el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

Y ni modo. Si por amar a Jesús tenía que soportar el estigma de la Locura de la Cruz, (1 Cor. 2,14) decidí que ESE sería el menor de mis problemas.

A la Única Persona que me importaba agradar era a la Santísima Trinidad…

Y mientras yo estuviera satisfecha con mi propia opinión de mí misma, eché al cubo de la basura todo lo demás. 

Así estaban las cosas, aquel primer Jueves de Cuaresma…

Apenas había empezado a probar el desayuno, cuando ella me preguntó:

–     ¿Fuiste a tomar ceniza o también la Cuaresma la vas a modificar con tus locuras?

Traté de apaciguarla:

–          Mamá por favor…

Su ceño se frunció más y prosiguió implacable:

–        Digo esto, porque ya que me ha sido imposible convertirte en una verdadera dama…

Ahora también me entero que eres la Cantinflas’ con faldas del Reino Celestial y has perdido por completo toda compostura…

Me atraganté con el chocolate y pensé angustiada: ¿A qué se refiere?

Mi desconcierto era tan patético, que otro de mis cuñados vino en mi auxilio.

Y le dijo a mi sobrina Aracely, que estaba sentada junto a mi madre:

–    Hijita, platícale a tu tía lo que nos estabas contando a nosotros…

Un nuevo escalofrío me estremeció de pies a cabeza. ¡Oh NO!

A pesar de todos mis esfuerzos, mi madre siempre se enteraba de todo lo relacionado conmigo…

Y pensé aterrorizada en lo que diría, después de mi última aventura con Jesús…

«Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios…»

Y cuánta más limpieza que la inocencia infantil…

La niña destellaba el regocijo en su precioso rostro, mientras empezó a detallar la experiencia que había vivido…

Y mi sobrinita de cinco años, dividió su relato en Dos Películas sobrenaturales.

La primera la disfrutó en el salón de juegos, donde refirió a los diablos con la rosa en la boca y que no podían hablar.

También describió a los que salieron huyendo después…

Que estaban como electrocutados y parecía que hubieran salido del remolino de una licuadora. Caminaban como ebrios y estaban bastante maltratados. (Fueron a los que obligué a que entraran en mí)

Y fue en ese preciso momento que una de mis hermanas, la anfitriona y que participaba en el grupo de la parroquia, bautizó a esa oración como la de la Aspiradora…

Porque dijo que exactamente así era como funcionaba.

Con su lenguaje infantil y lleno de inocencia, Aracely enseguida relató como todos los Demonios tomaron la determinación de ir a quejarse contra mí, hasta el Cielo…

Para que Dios corrigiese todo…  Y me pusiese en mi lugar.

Mi otro cuñado de los que estaban junto a mí,  

concluyó:

–          ¡Pobres diablos!

Quien te viera cuñadita, convertida en el Azote del Infierno. Ya decía yo que a ti hay que tratarte con mucho cuidado.

NO sólo eres estupenda jinete, también sabes manejar a quién Nadie se atrevería a enfrentar… 

Y todos agregaron sus propios comentarios, bromeando y divirtiéndose a mis costillas.

Mi madre se limitó a decir:

–          ¿De verdad NO sientes miedo por tanto atrevimiento?

Traté de educarte para ser una gran dama y lo acabaste de arruinar ahora, con tus desvaríos de ninja vengadora con Satanás.

La miré con desconsuelo y NO respondí.

Porque viéndolo fríamente, NI siquiera yo lo comprendía.

Entretanto, mi sobrinita continúo con lo que había vivido como un sueño la noche anterior.

Era la segunda película.  Esa la describió en el Cielo y lo hizo de esta manera:

Que el Cielo es una ciudad bellísima y hay un estadio muy grande.

Que también hay un castillo hermosísimo y tiene unas oficinas donde Dios trabaja, moldeando los destinos de cada ser humano.

Que por un lado del Cielo hay un túnel de cristal transparente, por donde entran los que van a presentarle peticiones o quejas al Señor. 

Y cómo yo también veía con el Don de Ciencia Infusa, lo que ella con su lenguaje infantil describía, supe claramente lo que trataba de decir…

Y pude complementar perfectamente lo que le faltaba…

Que unos soldados vestidos como generales de un ejército (oficiales nazis),

van y presentan quejas contra los cristianos que oran y ayunan… Puntualizando sus fallas en las peticiones que presentan…

Porque les están causando demasiados estragos.

Que el Padre Celestial preside los juicios contra ellos… Y dicta las sentencias.

En esos juicios, hay muy poquita gente.

Pero luego hubo un alboroto muy grande…

Y todos estaban avisando que me iban a enjuiciar a mí y se llenó el estadio.

Que parece que NO es la primera vez que me enjuician…

Y me he convertido en un personaje muy popular. (Tal vez por esto lo de Cantinflas con faldas)

Por el túnel transparente iban todos los diablos vestidos como participantes del Carnaval…

Y provocaron la admiración y las risas de todos, especialmente los niños.

Los ángeles trataban de disimular su diversión y su asombro. Y se obligaron a NO reirse.

Y que algunos habitantes del Cielo exclamaron: ¡Cuánta Imaginación!  

Que todos los niños se revolcaban de risa y nadie quería perderse mi juicio.

Que había un tribunal como se ve en las series de televisión…

Y que la Virgen María, Jesús y mi Ángel de la Guarda eran mis abogados defensores.

Que el Juez era el Padre Celestial, tiene una imponente Majestad y una Personalidad tan impactante,

que nos doblega en una reverencia automática y una adoración absoluta.

Todos los demás estábamos muy serios y espectantes…

Un detalle que llamaba mucho la atención, era que yo parecía una niña muy pequeña;

porque me veía como en mi fotografía de la primera comunión. (Tenía 7 años)

Y el Juicio comenzó.

Lucifer era el Fiscal…

Aunque estaba vestido con una falda hawuiana…

Se comportó con su soberbia de siempre.

Empezó diciendo que estaba muy agraviado porque yo había violado el Mandamiento del Amor y NO lo respetaba como mi prójimo.

Que había cometido abuso de la autoridad y había hecho uso excesivo del Poder, en su perjuicio.

Además había sido muy prepotente al humillarlo de tan tremenda forma.

Estaba enojadísimo y le dijo al Padre Celestial:

–          “¡Mira cómo nos dejó! ¡Quítanos esto!”

Y Aracely describía con lujo de detalles las vestimentas que lucían y lo graciosos que se veían.

Mientras esto sucedía al imaginarlos… 

Todos estaban desternillados de risa.

Era una verdadera fiesta de carcajadas a mis costillas…

Y hasta en mi madre sorprendí el destello de una sonrisa.

Mientras  tanto yo me encogí en el equipal y deseaba que la tierra me tragara.

El Padre Celestial me preguntó que si tenía algo qué alegar en mi defensa…

No pronuncié una palabra.

Entonces intervino la Virgen, luego Jesús, mi ángel de la Guarda y también el Espíritu Santo habló en mi defensa.

Yo permanecí en silencio y muy atenta. No había en mí, el menor rastro de miedo o de culpabilidad.

Satanás manifestó todos sus argumentos y solicitó la pena máxima, por mis trasgresiones a todos los Mandamientos del Amor… 

El Padre Celestial me miró con infinita ternura, pero NO abandonó su seriedad y tampoco me reprochó nada.

Al final, el Padre Celestial les dijo que Él NO podía hacer nada, porque yo había decretado que solamente yo podía revertirles el castigo. 

Además cuando pidieron permiso para zarandearnos, Él les advirtió que se atuvieran a las consecuencias… 

Porque Él me conocía y sabía que yo no me iba a quedar de brazos cruzados.

Pero que ellos hicieron caso omiso a esa advertencia.

Así que NO había nada que hacer, hasta que yo misma decidiera una resolución adversa.

Al contrario de lo que pudiera esperarse, esta sentencia me llenó de angustia y mi inquietud aumentó.

ORGULLO GAY

Los Demonios NO podían creer lo que había sucedido.

Protestaron ruidosamente, pero el Padre Celestial disolvió la Asamblea…

Y ellos tuvieron que irse, más enojados todavía.

Quedaron como yo los había dejado y… 

 Mientras regresaban por el túnel, en el Cielo había una gran algarabía…

Los ángeles empezaron a cantar y el Cielo se llenó de Alabanzas…

En mi familia había comentarios diversos y todos los expresaban según su sentir.

Yo ya NO los oía.

Cuando el relato de la niña terminó, yo me sentía muy incómoda.  Ni siquiera había desayunado.

Mi sobrinita me preguntó:

–      Tía, ¿Qué vas a hacer con tu prójimo?

» MI PRÓJIMO»…

Sentí como un puñetazo en el estómago y respondí apurada:

–      Después te lo digo corazón, ahorita NO lo sé…

Me levanté casi sin haber tocado el delicioso platillo; pues no pude comer una de mis comidas favoritas: chilaquiles con pollo y frijoles refritos.

Llevé mi plato a la cocina y me retiré a mi recámara.

Estuve varias horas pensando en todo lo que había sucedido…

La mirada del Padre Celestial era la que más me avergonzaba, porque yo lo adoro.

Lamentaba mi deplorable carácter y sentí en mi corazón que esta vez, había hecho algo verdaderamente mezquino.

Me urgía hablar con Jesús.

Me arrodillé y empecé mi Oración Personal.

Jesús se presentó dulce y maravilloso como siempre…

Y yo le relaté todo, como si Él no supiera nada.

Finalmente le pregunté:

–       Señor, ¿Todas esas acusaciones tenían fundamento?

¿Realmente violé todo lo que me acusaron?

30. y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. 31. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos. Marcos 12

Jesús suspiró y dijo:

–      Sí. Lo hiciste.

Y yo me defendí argumentando Defensa Propia:

–        Pero él se lo buscó.

Se lo advertí muchas veces y NO me hizo caso. Además estuvo abusando de su fuerza y quería matarnos.

¿Cómo se atreve a acusarme si él es el Culpable de todas las desgracias de la humanidad? Alega ser mi prójimo…

¿Y las violaciones que él comete contra nosotros, NO cuentan?

Sentí como el Amor Infinito de Jesús me invadía y me rodeaba, mientras me contestaba con una gran dulzura;

–         La Justicia de Dios equilibra todo.

Nadie puede ejercerla por sí mismo

Ustedes sólo deben obedecer el Supremo Mandamiento del Amor y estar dentro de la Voluntad de Nuestra Santísima Trinidad.

Suspiré con enorme desaliento. Esto NO contribuyó a que me sintiera mejor.

Sentía en mi pecho un profundo dolor que me ahogaba…

NO podía concebir en donde había fallado…

Pero había una sola verdad: yo me sentía muy mal…   Y la más miserable de todas las creaturas.

Si el Padre Celestial al que yo amaba tanto, NO me había reprochado nada…

¿Por qué me sentía tan mal?

Aunque NO había pronunciado una palabra…

Jesús me dijo:

–       Cuando actuaste contra el Amor, te heriste a ti misma…

Grandioso, era una aclaración, pero eso NO mejoraba el asunto.

Revisé mentalmente todo lo que había sucedido y recordé algunas enseñanzas que había recibido.

Pensé: «Por eso Jesús dice que todo lo hagamos en el bien.

El simple deseo o la expresión de malos pensamientos hacia los demás, se convierten en realidad

porque la Presencia de Dios en nosotros, les da un PODER descomunal.»

«Por eso Satanás influye tanto en que siempre estemos llenos de rencor, de sentirnos superiores y de Odio,

PARA QUE MALDIGAMOS Y BLASFEMEMOS.»

Cuando actuamos así, nos convertimos en Generadores de Maldad.

Entonces Jesús me introdujo en su Corazón e hizo que viera mi última confrontación con Satanás a través de Él.

Era como David y Goliath, pero al revés…

Yo era Goliath e hice con Satanás un puré de papas.

Y de manera increíble sentí una inmensa compasión por Satanás.

Estuve contemplando el Infinito Sufrimiento que lo invade por haber perdido a Dios… 

y ESO es lo que lo impulsa a actuar con un Odio mortal contra nosotros.

Nos tiene una Envidia Feróz, porque nosotros SÍ tenemos la Promesa de regresar al Cielo. 

Y por eso emplea todos sus recursos, para IMPEDIR que lo logremos.

Al mismo tiempo pude ver mi Gran Pecado contra el Amor en esta situación tan particular, cuando estaba cumpliendo mi misión de apóstol…

Mientras yo creía que NO me había apartado del Bien.

Recuerdo que reflexioné:

«Grandioso. ¿Entonces NADIE…?  ¿Quién puede ser santo delante de Dios?» 

 Suspiré con desaliento y una vez más acepté mi realidad:

«Soy una pecadora en rehabilitación, que la mayoría de las veces por mis actitudes, estoy en el suelo caída.»

«PERO DIOS ME AMA ASÍ COMO SOY

Y esta verdad me dio fuerzas para continuar por el Sendero que Dios me había marcado…

Nunca olvidar esto, me ha ayudado a seguir caminando por El Camino de la Cruz.

En aquel momento, sólo le pregunté a Jesús:

–        ¿Y ahora qué hago?

Jesús me miró cómo sólo Él puede hacerlo, cuando espera algo grande de nosotros…Y contestó:

–         Piensa…

Tú SABES lo que deberías hacer…

Yo suspiré y dije:

–         Está bien mi Señor. Después que lo haga te llamaré…

Todo estaba condicionado al Amor al Prójimo, al que había violentado.

Estuve meditándolo un par de horas y finalmente tomé una resolución.

Prendí mi cirio pascual, recé mi Rosario a la Virgen María y las Oraciones de mi devoción diaria, además de mi devoción particular a la Preciosísima Sangre.

Y luego hice la invocación que jamás pensé que algún día haría:

Invoqué tres veces a Satanás.  

Se presentó renuente y altanero.

Me preguntó:

–       ¿Qué Quieres?

Le contesté muy seria y sin altivéz:

–          Pedirte perdón.

Levantó su rostro con un gran desplante de arrogancia,

me miró con una airada expresión de sorprendido desprecio por mi atrevimiento, que lo obligó a presentarse ante mí…

Y replicó con una gran furia contenida:

–          Sabes que NO puedo dártelo.

Yo le respondí calmadamente y poniendo énfasis en la primera frase:

–         ESE, ES TU PROBLEMA.

Sabes que yo te estoy hablando sin soberbia. Lamento mucho haberte lastimado con mi prepotencia y con mi ira.

En este momento te quito todo el castigo que te infligí. Ya NO QUIERO ser causante de tu sufrimiento…

Él me miraba con sorpresa y sin disimular su asombro…

Y yo proseguí:

–        Y junto contigo, se lo quito a Todos los de tus Huestes Infernales.

Pero TE ADVIERTO una cosa…

Soy mujer y por lo tanto muy poco predecible.

Al hacer esto NO significa que te estoy presentando bandera blanca de rendición y tampoco significa que eres intocable e invencible…

El Amor que siento por mi Señor y mi Dios, me ha hecho reflexionar y…Esto NO es una Tregua. 

Te lo advierto: Voy a ser tu peor Contrincante.

Si te vuelves a atravesar en mi camino y NO estoy en uno de mis mejores momentos, NO te garantizo que NO te cause algo peor.» 

Se paralizó completamente, por lo que consideró una audacia inconcebible y que su rostro delató sin que pudiera evitarlo.

Entonces fue mi turno de mostrarme con la dignidad que tomaba mi madre, cuando de ejercer la autoridad ancestral de la familia lo requería…

Y levantando la barbilla le dije muy solemne:

–     Las mujeres somos hormonales, ¿Sabes?

Y yo NO tengo problemas de orgullo para pedir perdón.  

Lo único que puedo asegurarte, es que cada que te metas conmigo, te voy a hacer llorar.

Y ya puedes juntarte con los demás hombres en la cantina, a llorar por las penas causadas por una mujer, porque una cosa SI te prometo:

VOY A SER TU MÁS GRANDE PESADILLA.

Y ya lárgate. Ésta entrevista ha terminado.»

Sin esperar respuesta, le dí la espalda, me acerqué a la estatuilla de la Virgen de Guadalupe que señoreaba en mi habitación…

Y elevando los brazos  empecé a alabar a la Virgencita.

Luego me postré en el piso, ante el crucifijo de la Santísima Trinidad; le pedí perdón al Señor por las faltas que cometí también contra Él…

Y proseguí con mi vida cotidiana.

Desde aquel día, tomé la determinación de que para jamás equivocarme otra vez, en cualquier situación y bajo cualquier circunstancia, la pregunta más sabia, SIEMPRE es:

«Y ahora mi Señor, ¿CUÁL ES TU VOLUNTAD? ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES QUE HAGA?«

Y Obedecerlo inmediatamente…

Conociendo la capacidad y el poder de las Fuerzas Malignas, estoy plenamente consciente de que sin la Protección Divina, no estaría relatando esto.

Porque nuestras pruebas jamás son superiores a nuestra capacidad para soportarlas…

Increíblemente despues de cada batalla, mi voluntad se fortalece más, en seguir combatiendo hasta la muerte.

El camino de la Cruz es una guerra continua para pertenecer a Dios y siempre ofrezco todos mis sufrimientos unidos a los de Jesús en el Calvario, porque estoy amando mi propio calvario…

Y sólo pido fuerzas para no claudicar. 

Los consuelos divinos, son el mejor paliativo y Dios nunca nos abandona, sobre todo cuando Él toma el control de nuestra vida.

Y lo dejamos que Él sea, el que lo hace todo por nosotros. 

Las aparentes derrotas Dios las convierte en aplastantes victorias.

Porque al ser Generadores de Amor, es cuando alegramos el Corazón de nuestro Padre.

Ahora ya tengo muy claro, lo que quiso decir Jesús con eso de que las batallas con Él se ganan perdiendo. 

Cuando podemos paladear la dicha de gozar la Presencia y el Amor del Señor Único y Trino;

Las incomodidades y molestias que provoca Satanás, vale la pena soportarlas. 

Cuando nacemos, venimos sin nada…

Y cuando morimos debemos dejarlas.

Lo importante es prepararnos para ese momento crucial...

Y que NO estemos apegados a nada…

Y DEJÁNDOLO TODO, LE SIGUIERON