Publicaciones de la categoría: Uncategorized

P87 IMAGEN Y SEMEJANZA


PADRE ETERNO

 Hijitos Míos, el mayor regalo que Me podéis dar, es la pureza de vuestra alma. No os imagináis Mis pequeños, el gozo que Me dais cuando veo vuestra alma en estado puro y santo. Vuestra alma, llena de amor. Vuestra alma, llena de vida espiritual. Vuestro cuerpo físico queda opacado por la belleza de vuestra alma. Vosotros tendréis ésa oportunidad de ver vuestra alma ante Mi Presencia y vuestro cuerpo cómo estaba.

Os he dado un regalo inmenso que en estos momentos, vosotros no sabéis apreciar. Cuando se os dice que fuisteis creados a Imagen y Semejanza Mía: ES ÉSA GRANDIOSIDAD DE VUESTRO ESTADO ESPIRITUAL.

Vuestra alma, ES parte de Mí. Fuisteis creados para gozar en Mí y para Mí.

semejanza_dios

Cuando vosotros vivís en ésa pureza espiritual, estáis unidos íntimamente a Mí. Y los gozos que Me dais, son inmensos. Yo gozo con ése trabajo de orfebre perfecto que le dais a vuestra alma. Porque mantener vuestra alma en ése estado de pureza que os lleva a la santidad, es un trabajo riguroso. Un trabajo que se lleva bastante tiempo, al que le dedicáis horas y horas; porque el Ladrón, el Malvado, el Enemigo, está continuamente al acecho de vuestra alma.

Recordad que él no quiere que regreséis al Reino de los Cielos, después de haber cumplido vuestra misión; por eso ataca continuamente vuestra alma, le pone infinidad de tentaciones. Su Maldad es inmensa, no os la podéis imaginar, él os quiere destruir a como dé lugar. Por eso cuando veo un alma que a pesar de tantos ataques de Satanás a su alrededor tiene y no cae…

Ésa alma Me da mucho consuelo, Me da mucha alegría. Me hace olvidar tantos momentos desagradables, que Me dan la mayoría de las almas que viven y se olvidan de todo lo que pueden hacer por Mí.

leon1

SÍ Mis pequeños, oísteis bien: TODO LO QUE PUEDEN HACER POR MÍ. Reparando todo el Mal que Me llega a Mi Corazón por vuestros pecados, por vuestros olvidos, por vuestros desprecios.

Os amo porque os Creé en el Amor. Pero infinidad de almas no han respondido a ésta Gracia tan grande que Yo os doy, que es el Don de la vida.

Vosotros mismos humanamente hablando, cuando ponéis en alguien vuestra confianza y os falla, os sentís mal; os sentís traicionados, lloráis a veces hasta con rabia, con coraje. El que hayáis hecho tanto por una amistad, por un hermano al que queréis y os volcasteis en grandes regalos y beneficios hacia ésta persona querida… Y OS TRAICIONÓ.

traicion

Imaginad Mi Dolor al recibir esto día a día, de millones y millones de almas. A vosotros os duele la traición de una sola persona… Y A MÍ ME LLEGA LA TRAICIÓN DE INFINIDAD DE VOSOTROS Y no os acordáis de Mí. No reparáis por ése Dolor que Me causan vuestros hermanos. No hay una palabrita buena, agradable hacia Mí; que Me haga sonreír, que Me haga olvidar por un momento, todo lo desagradable que Me llega de vosotros.

Vosotros tenéis un gran poder sobre Mí, a pesar de vuestra pequeñez. Así como un bebé que con sus pequeñeces, con sus detalles de bebé, os hacen inmensamente felices; también cuando vosotros en vuestra pequeñez os olvidáis de Mí y de alguna forma tratáis de agradarMe, eso Me consuela infinitamente.

Se Me olvida por momentos todo lo malo que viene de las almas que Me desprecian, que Me ignoran, que Me traicionan. Os pido seáis de ésas almas que Me consuelan, que Me traen alegría y que Me hacen olvidar momentos tan graves, desagradables, traicioneros; que Me llegan de la Tierra.

padre jugando

Os he dicho que estáis ya en Tiempo de Justicia. Y vuestro libre albedrío escogerá en estos tiempos de qué lado estáis, Mis pequeños.

¿ESTÁIS CONMIGO O ESTÁIS CONTRA MÍ?

Pero ahora, en estos tiempos en que el libertinaje está muchísimo más marcado; que la maldad ha subido a niveles insospechados, tratando de aniquilar el Bien que muchas almas todavía guardan en su interior; es el tiempo en que se va a marcar más esta diferencia. El Bien y el mal, vuestro libre albedrío es el que os dará la pauta.

0decisión

Vosotros los que estáis Conmigo, por las Virtudes y por el amor hacia Mí domináis el libre albedrío que fácilmente, se está yendo por caminos de error por todo el mundo. Las mismas autoridades, todo lo que os rodea, apoyando este Mal están. Y por eso la santidad de estos tiempos va a ser más grande que en los antiguos; puesto que el Mal de este tiempo, es más fuerte que el anterior.

Y así como estáis viendo el Mal en altas proporciones. El Bien también está creciendo, porque Yo estoy en los corazones de aquellos que Me están pidiendo a gritos, que termine todo esto que estáis viviendo.

Vosotros mismos, los que estáis reunidos y los que leerán después estos Mensajes que estoy dando alrededor del Mundo, estáis deseosos de que este mal sea dominado ¡YA! por Mis Fuerzas Divinas.

jesus-reprende-al-diablo

Y así será Mis pequeños. Pero también os he dicho, que todo esto servirá para vuestra purificación y para asentaros mejor en la santidad que quiero de cada uno de vosotros.

Debéis estar muy conscientes en que los Tiempos que se vienen, son tiempos de santidad. Sí Mis pequeños; se vivirá una santidad, como no se ha vivido antes sobre la Tierra. El resto fiel, el que quedará después de esta purificación, entrará a ese Nuevo Tiempo en santidad. La purificación que tendréis os purificará y aumentará el amor hacia Mí, el respeto a Mis Leyes y a todo lo que Yo os he pedido.

Mis pequeños, van a ser tiempos bellísimos. Van a ser tiempos de un Amor Fraternal, como se vive en el Reino de los Cielos.

4jesus y el eden

Gozad desde ahora estas Palabras que os estoy diciendo; que después se harán realidad en una vida en la cual, la mayoría de vosotros viviréis.

Orad y seguid orando por las almas de vuestros hermanos, que no creen o que atacan lo que Yo os he dicho. O que no quieren vivir de acuerdo a lo que Yo os doy, porque ya se han satanizado. Orad, para que su dolor no sea tan grande y tan grave, cuando sean juzgados.

Vosotros, seguid insistiendo en que Yo venga ya a poner fin a todo esto que estáis padeciendo. Os he pedido que oréis con todo vuestro corazón al próximo Retorno de Mi Hijo, para que se dé éste cambio ya. Necesito de vuestra oración. Necesito de ésos gritos que salen del corazón buscando la armonía, la paz, Mi Presencia entre todos vosotros.

oracion

Daos cuenta en qué posición estáis, Mis pequeños. Es una posición importantísima. Yo, todo un Dios Poderosísimo abajándoMe al hombre. Pidiéndole al hombre, que seáis vosotros los que iniciéis el cambio. Es vuestra oración, son vuestras peticiones, son vuestras lágrimas, es vuestra humildad, lo que va a hacer que Yo actúe.

El arrepentimiento de vuestra vida pasada y una promesa que Me hagáis de una nueva vida, ESO HARÁ EL CAMBIO Mis pequeños. Arrepentíos, pedidMe perdón por los pecados de vuestros hermanos y el cambio se iniciará, os necesito.

Grandes regalos tengo para todos aquellos que Me buscan, que Me llevan en su corazón, que Me transmiten a sus hermanos.

vassula

VASSULA RYDEN

La espiritualidad y la santidad de estos tiempos, va a ser mejor pagada por Mí por vuestro Dios; porque estáis viviendo tiempos más difíciles que los anteriores.

Siempre ha habido persecución, destrucción en Mi Iglesia, destrucción espiritual en los fieles. Mi Iglesia la de Mi Hijo, siempre ha sufrido desde que fue creada. Pero la Promesa existe. Que ésta durará hasta el fin del Mundo, para luego pasar y seguir Eternamente en el Reino de los Cielos.

Mis pequeños, los grandes regalos que tendréis por haberos mantenido en Mí, en Mi espiritualidad, en Mi Amor, serán inmensos. Os he dicho que vuestra alma está bloqueada por vuestro cuerpo, no está dando su máximo, porque está aprisionada en vuestro cuerpo. Pero vuestro cuerpo está afectado por el Pecado Original, que no estaba así con vuestros Primeros Padres.

adan y eva

Vuestros Primeros Padres Adán y Eva, cuando no habían padecido todavía el Pecado Original; su alma vivía plenamente, desbordantemente, en su cuerpo.

Y gozaban inmensamente Mis Regalos. Yo los consentía por el amor tan grande que Me mostraban. Realmente el Engaño de Satanás fue fortísimo. Y con esto, os quiero ejemplificar las potencias angelicales de Satanás.

Si vuestros Primeros Padres gozaban de ésa fuerza espiritual libre, se debía a que sus cuerpos eran de otra constitución diferente a la de los vuestros. Ellos gozaban inmensamente de toda la Creación y de los regalos que les daba.

adan y eva, reyes dela creación

Vosotros, llegaréis a ésos momentos después de la Purificación. La magnitud del gozo de vuestra alma no será igual todavía, como a la de vuestros Primeros Padres; pero se liberará todavía más. Porque vuestro cuerpo será transformado poco a poco, hasta prácticamente llegar a las potencias que tenían vuestros Primeros Padres.

Con esto os estoy dando el Conocimiento de lo que se acerca para los que os mantengáis Conmigo en estos proyectos de cambio que tengo para todos vosotros. Y lo digo así Mis pequeños, porque quiero que todos vosotros gocéis lo que ya existía. Porque os pertenece, porque Yo os lo regalé. Porque fuisteis los reyes de la Creación; condición que se perdió con el Pecado Original.

Cuando os digo que las potencias angelicales de Satanás son fortísimas, es porque engañaron al alma y al corazón de vuestros Primeros Padres, aun teniendo sus potencias liberadas y no aprisionadas por su cuerpo. Y con esto, os estoy dando a entender con lo que tendréis que Luchar en estos Tiempos; cuando sean liberadas infinitamente más las potencias de Satanás.

17LUCIFER

Porque vosotros mismos habéis dejado que se liberen. Porque ya no oráis lo suficiente. Ya no vivís en virtudes, ya no apreciáis el Amor que os doy, ya no queréis vivir en santidad.

Mi Santo Espíritu os ha pedido ser Transfigurados en cuerpo y alma; para que podáis tener o empezar a tener, ésas potencias que tenían vuestros Primeros Padres. Os repito, va a ser un proceso. Pero en el cambio que tendréis, llegaréis a niveles muy altos. Eso será después de la Purificación.

 Antes tendréis que luchar contra las potencias de Satanás al nivel en el que estáis, que es un nivel muy pobre. Y por eso debéis estar continuamente Conmigo con vuestro Dios, UNIDOS A MIS POTENCIAS.  Unidos a mi Amor, que eso es lo que va a vencer a Satanás: Mi Amor.

lucifer5

Vosotros tenéis muchos defectos. Vosotros no permanecéis continuamente Conmigo, os distraéis con infinidad de cosas; cosas del Mundo, cosas que no os ayudan a crecer espiritualmente ni a defenderos de todo lo malo que os rodea.

Quiero que entendáis esto perfectamente Mis pequeños, porque el Enemigo contra el que lucharéis, no es un enemigo que esté a vuestro nivel. Es inmensamente superior a vosotros y solamente estando vosotros Conmigo, será vencido. Vuestras oraciones, vuestra donación, vuestra vida espiritual unida a la de Mi Hijo y a la de Mi Hija, la Siempre Virgen María, son los que os van a ayudar en estos tiempos.

Ciertamente será vencido Satanás. Pero mientras más os acerquéis a Nosotros vuestros dolores, vuestras penas, vuestra lucha, serán menores.

guerrerodeluz

Por favor Mis pequeños, no echéis todo esto en saco roto. Yo veo el dolor de las almas y lo que se os viene es tremendo, si no entendéis y no queréis llevar a cabo lo que Yo os estoy pidiendo, que va a ser para vuestro bien.

 Los que estáis Conmigo, entendéis Mis Palabras. Y especialmente cuando os digo que estáis ya rodeados de Obscuridad Espiritual. Ciertamente, vuestros ojos humanos ven luz; pero vosotros entendéis lo que os estoy diciendo cuando vivís ya en Obscuridad Espiritual.

Vosotros sois Luz en las tinieblas. Satanás, puede ver la Luz que cada uno de vosotros expedís. Vosotros estáis Conmigo, vivís para Mí. Tenéis defectos y en momentos estáis Conmigo y en momentos os olvidáis de Mí; pero Me buscáis. Me tenéis como algo importante en vuestra vida y os lo agradezco, Mis pequeños.

aba-mundo

A tal grado os lo voy a agradecer, que estáis protegidos por Mi Amor. Porque veo que Mi Amor crece en vuestro interior y además, tenéis deseos de que otros Me tengan también en su corazón.

Es tan importante Mis pequeños, tener ésos deseos; que Yo los pago inmensamente. Porque por vuestros deseos, Yo puedo cambiar a las almas, aunque ellas no Me estén buscando. Yo las voy enamorando poco a poco, para que Me encuentren y puedan vivir ésa espiritualidad íntima Conmigo.

¿Qué más puede desear un alma Mis pequeños, sino estar con su Creador? No hay nada en la Tierra ni en el Universo entero, que se pueda comparar a Mi Amor.

jubilo

Yo os voy a proteger y os estoy protegiendo en estos momentos de obscuridad. Mi Santo Espíritu que Vive en vuestro interior, os conoce y sabe perfectamente cómo sois cada uno de vosotros. ViviMos en vuestro interior… 

Y así, sabiendo cómo sois os vamos a ir guiando; para que esta obscuridad no os dañe y podáis vosotros dar la Luz que debéis dar a vuestros hermanos.

Esa es la tarea que tienen las almas como la de vosotros en estos tiempos: dar Luz, ayudarles a encontrar el camino, que no se atemoricen con todo lo que estáis viviendo y que viviréis todavía más fuerte; que es el ataque a Mi Amor, a Mis Leyes, a todo lo que venga de Mí.

12Masonería eclesiastica NCSJB

Mi Misma Iglesia Me está fallando. La maldad se ha introducido dentro de Ella. Os he explicado esto sois hombres, ellos son hombres también. Mis ministros son hombres que se han dejado convencer por Satanás, para buscar las riquezas del Mundo y hacer a un lado todo lo que venga de Mí.

Los gobiernos también han hecho Pacto con el Enemigo; buscando las riquezas del mundo, que de nada les han de servir.

Ellos han buscado todo esto con su inteligencia humana. No han buscado lo Mío, con Sabiduría Divina; porque entonces se darían cuenta de que lo que están ellos atesorando del Mundo, de nada les ha de servir para su salvación eterna y menos para un crecimiento espiritual, que les aseguraría una vida eterna Conmigo.

avaricia

Cuánto error se vive en la Tierra, cuánto error se vive alrededor vuestro, cuánta mentira escondida, como supuesta verdad en todos los ámbitos y niveles de vuestra existencia. Satanás es el padre de la Mentira y os Engaña, para que no tengáis ni salud física ni espiritual.

Os engaña de múltiples formas. Y vosotros vais cayendo en sus engaños. Y especialmente, porque no estáis Conmigo; no oráis lo suficiente, como para pedir y tener el Discernimiento espiritual correcto para todo de lo que está a vuestro alrededor, de lo que vivís y de lo que vais a vivir.

Vuestros pensamientos, prácticamente se centran en lo físico, en lo que os rodea en lo material, en lo económico… Tenéis qué aprender a dar ése salto.

1Joven%20Rico01

Sobrepasar todo lo que es de la Tierra, todo lo que NO os ayuda a llegar hacia Mí. Y tenéis que crecer en lo espiritual. PedidMe ésa ayuda Mis pequeños, Yo os la daré. Pero tendréis que cuidar ésa Sabiduría Santa que os daré; para que no la perdáis nuevamente.

El hombre la perdió con el Pecado Original. Vosotros podéis recuperarla, pidiéndola con humildad, con sencillez y sobre todo, con un deseo grandísimo de agradarme. Porque Yo amo a las almas sabias, a las almas buenas, a las almas que se donan, a las almas que respetan lo que viene de Mí. A las almas que están Conmigo y que quieren permanecer eternamente Conmigo.

Sed de ésas almas, Mis pequeños. Almas que Me amen, almas que Me quieran dar una gran alegría por su donación total y porque quieren seguir aceptando Mis Leyes, Mi Amor en su vida, actual y futura.

INDIA_(f)_0426_-_Papa_Madre_Teresa

http://www.diospadresemanifiesta.com/

 

30.- DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN


YeshuaMount

Desde un otero cercano a Jerusalén, Jesús observó la ciudad. Y mientras la contemplaba detenidamente, abundantes lágrimas silenciosas resbalaron por sus mejillas y cayeron llenas de tristeza, envueltas en un dolor sin esperanza de consuelo o comprensión. La escena que refiere Lucas parece no tener ilación. Jesús compadece las desventuras de una ciudad culpable y ¿No sabrá compadecer sus costumbres?

El Hombre-Dios como Humano, llora por las ruinas de su  Patria. El Dios hombre sabe que son precisamente esas costumbres las que producen las desventuras y el verlas en el futuro, aumenta su Dolor.

Con su espíritu profético, su Ira contra los Profanadores del Templo es lógica consecuencia por lo que Él sabe de las desventuras que arrollarán a Jerusalén.

Las profanaciones del Culto Divino, de la Ley Divina, provocan los Castigos del Cielo.

mercaderes

Al convertir la Casa de Dios en una cueva de ladrones, aquellos sacerdotes indignos e indignos creyentes, atraían sobre todo el Pueblo la maldición y la muerte.

Los males que sufre un pueblo, es la consecuencia de vivir peor que animales, pues Dios retira su Protección. Y esto Satanás lo sabe tan bien, que por eso hace todo lo posible para que los hombres con sus acciones, atraigan la Justicia Divina.

Dios se retira y el Mal avanza. Este es el fruto de una vida nacional indigna de los que se consideran hijos de Dios.

Y tanto los hombres como las naciones debieran recordar que inútilmente se llora, después de que se ha rechazado la Salvación.

Cuando Jesús estuvo caminando en el suelo de Palestina, lo arrojaron con una guerra sacrílega que partió de cada conciencia entregada al Mal y se esparció por toda la nación.

Los países no se salvan con las armas, sino con una forma de vida que atraiga la Protección del Cielo.

domingo-ramos

El Domingo de Ramos antes de entrar a Jerusalén, Jesús tenía bajo su mirada la Ciudad que lo rechazaba. Con sus casas amontonadas, sus callejas tortuosas. Todo aquel pueblo que es de su raza y contra cuya negativa nada puede. Y exclamó su terrible Premonición:

“¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina cobija a sus polluelos bajo sus alas! ¡Pero tú no has querido! Y he aquí que tu casa será abandonada y permanecerá desierta…

Os aseguro que no me veréis, hasta el día que digáis: ¡Bendito sea el que viene en el Nombre del Señor!

Salió del Templo con sus discípulos al atardecer.

Después de cruzar la Puerta de las Ovejas, el grupo siguió los basamentos del Santuario, junto a aquellas enormes murallas que mandó edificar Herodes, vistas desde el Valle del Cedrón.

Desde allí donde Jesús las miró en aquel instante; esas murallas producen todavía una profunda impresión de poder. Son bloques enormes, irregularmente aparejados, de donde brotan macizos de hierbas, arbustos. Y desde donde vuelan recortándose blancas sobre el cielo azul, las palomas que anidan en sus cavidades.

torre-de-davi-jerusalem-590x394

El miércoles anterior a la Pascua, dijo un discípulo:

–           ¡Maestro, mira que piedras! ¡Qué imponente construcción!

Otros ponderaron los formidables cimientos y su riqueza.

Jesús respondió:

–           ¿Veis todas esas grandiosas construcciones? ¿Veis todo eso? Mírenlo bien. Pues en verdad os digo que vendrán días en que todo eso será arrasado y de ese edificio no quedará piedra sobre piedra. Todo será destruido.

Impresionados por la insistencia que su Maestro ponía en anunciar estas catástrofes, los discípulos le siguieron preguntando. Habían llegado a la ladera del monte.

Jesús les habló de las sorprendentes cosas que anunciarían el Fin del Mundo y el glorioso Advenimiento del Hijo del Hombre.

segunda-venida

Y ellos preguntaron asombrados:

–           ¿Y cuándo sucederá todo esto?

Jesús les respondió:

–           ¿Signos? No faltarán para quienes sepan comprenderlos. Se verán aparecer falsos Mesías, que arrastrarán al Pueblo por falsos caminos. Habrá guerras, sediciones, revueltas. La misma naturaleza hará crisis. Habrá terremotos, prodigios celestes, pestes y hambrunas en la humanidad.

En cuanto a los fieles, y eso también tendrá valor de signo…  Habrán sido perseguidos, detenidos, flagelados. Tendrán que testificar a Cristo con sus sufrimientos y Él habrá puesto en sus labios una sabiduría, a la cual no podrán responder sus adversarios: porque el Espíritu Santo hablará en ellos.

Entonces, cuando el Evangelio haya sido proclamado en el mundo entero, el mundo será destruido…  Como lo será Jerusalén, cuando sea sitiada por un ejército. Y entre tanto en el Lugar Santo reinará ‘La Abominación de la Desolación’ vaticinada por el Profeta Daniel.

destruccion-templo (2)

¡Horas atroces!…  ‘Que los que estén en Judea huyan a las montañas. Que los que estén en las ciudades, se alejen de ellas. Que el que esté sobre su terrado se guarde de entrar en su casa, al bajar para llevarse algo… Porque aquellos serán los días de la Venganza en los que se cumplirá la Escritura. ¡Ay de las nodrizas! ¡Ay de las mujeres embarazadas!

Porque las tribulaciones serán tales, como nunca se vieron otras semejantes desde el comienzo del mundo. Y como jamás volverán a verse. Grande será la angustia de este país. Grande la cólera sobre este Pueblo. Porque caerá bajo el filo de la espada o lo llevarán cautivo entre todas las naciones.

Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que se cumplan los Tiempos de los Pueblos.

102246360_10

Cuatro décadas después, al principio del mes de Nisán del año setenta de la Era Cristiana, un ejército romano asedió la Ciudad Santa. Cuatro legiones, tropas auxiliares sirias y númidas, con un total de sesenta mil hombres, equipados con el mejor material bélico.

Lo comanda Tito, hijo de Vespasiano; proclamado emperador seis meses antes por un golpe de estado de las legiones de Egipto. Y esta es otra razón más para vencer, pues necesita de estos lauros para asegurarse el trono imperial.

Israel insultado. Humillado de innumerables formas por los últimos procuradores, se había sublevado con la loca presunción de lograr contra Roma, el heroico milagro de los macabeos contra los griegos. Todo el Pueblo Elegido hace contra los legionarios una guerra anárquica, pero feroz.

resize_image

¿Era éste el tiempo que Jesús predijera?

Los signos no habían faltado…  No fueron solo los prodigios y las sacudidas sísmicas que relata Flavio Josefo.

Pulularon los falsos profetas. Algunos estaban locos: como el iluminado egipcio que desde el Monte Olivete aseguraba que las murallas de la ciudad, se desplomarían ante su mandato.

Pero otros eran más peligrosos; como los sicarios herederos de los antiguos zelotes, que dirigidos por un personaje extraño, valiente, satánico: Juan de Guiscala, trataron de imponer la tiranía del puñal.

Se repitieron con demasiada frecuencia las despiadadas rivalidades de las distintas facciones, generando las guerras y las revueltas. El Pueblo hebreo estaba confuso, dividido y reinaba una brutal contienda entre los ansiosos de paz y los amantes de la guerra.

Los ancianos presintiendo lo que se avecinaba, lloraron por la ciudad considerándola perdida.

Cuando entró Juan en Jerusalén, toda la población salió a las calles creyendo que venía a ayudarles. Pero él y sus hombres además de las disensiones que produjeron, fueron la causa directa de la destrucción de la ciudad…

Pues no eran más que una caterva de bandidos que consumió las provisiones de los defensores, atrayendo de este modo sobre sí la sedición y el hambre, además de la guerra. Apresaron a Antipas, su familia y su corte… Y los decapitaron.

herodes009

En la misma Jerusalén asediada, se combatieron fieramente saduceos, fariseos y zelotes. Unos, tomaron la Torre de David. Otros, cercaron el Templo ocupando Ofel y Bezetha; mientras que los otros, convirtieron el Lugar santo en una fortaleza.

EL sanedrín fue disuelto. El Sumo Sacerdocio estaba vinculado a determinadas  familias… Ellos anularon la sucesión, los cargos y se los repartieron entre sí, sorteándolos. Y de esta manera se apoderaron del Gobierno y nombraron magistrados a quienes se les antojó.

Los sacerdotes lloraron y se lamentaron por el escarnio de la Ley y las dignidades sagradas.

El Sumo Sacerdote Anás II hijo de Anás, reunió a los sacerdotes más queridos por el pueblo: Gorión, hijo de José el Anciano; Simeón, hijo de Gamaliel; Joshua, hijo de Gamala… Y los exhortó a que animaran al pueblo a derribar la tiranía de los zelotes y a que entregaran la ciudad a los romanos.

Pero Juan de Guiscala llamó en su auxilio a veinte mil Idumeos que acamparon delante de las murallas.

sitio-de-jerusalen

Entonces estalló una violenta tempestad y se desencadenaron vientos huracanados, acompañados de caudalosos aguaceros, rayos y terremotos. Todos vieron esto como un presagio de destrucción y de grandes calamidades.

Los Idumeos pensaron que Dios se había irritado porque tomaron las armas y que no escaparían al castigo.

Anás II y sus compañeros creyeron que ya habían vencido sin batalla, convencidos de que Dios era su General.

Por su parte, los zelotes aprovecharon lo más fuerte de la tempestad: favorecidos por el viento y los estampidos de los truenos, les abrieron las puertas a los Idumeos.

Éstos entraron en el Templo y no perdonaron a nadie.

Al día siguiente el Primer recinto estaba inundado de sangre y cuando amaneció, había ocho mil quinientos cadáveres. Los restos de Anás II y los príncipes de los sacerdotes, fueron arrojados a la basura.

Y aquel Viernes, fue el inicio del desastre.

Los que se habían sublevado en el Nombre de Dios para hacer respetar la Ley usaron tanta violencia, que terminaron por raptar a las mujeres judías para violarlas. Cometieron incontables asesinatos motivados por la venganza y la codicia. Llevaron su crueldad al extremo de impedir la sepultura de los cadáveres, dejándolos pudrirse al sol.

Y la misericordia desapareció.

Catapulta_by_Edward_Poynter

Los malos se indignaron tanto con la caridad de los vivos, que a los que se atrevieron a enterrarlos también los asesinaron. Es tanto el terror, que los supervivientes y los torturados que estaban en las cárceles, envidiaron el reposo de los muertos.

Los zelotes pisotearon todos los derechos humanos.

Se ríen de las Leyes de Dios y ridiculizaron los oráculos de los profetas, calificándolos como artimañas de embaucadores y sin embargo ellos mismos fueron los instrumentos para que se cumplieran algunas predicciones.

Una profecía muy antigua asegura que la ciudad sería conquistada y el Templo quemado, cuando naciera la revuelta entre los israelitas y mancillasen con sus propias manos el Santuario de Dios.

Jerusalem_Modell_BW_2

Mientras tanto los jefes romanos quieren avanzar rápido contra la ciudad e incitaron a Vespasiano diciéndole que los dioses están de su parte, como lo demuestran las discordias de Israel.

Vespasiano responde que es mejor esperar a que la guerra civil los devore; pues mientras ellos se destruyen mutuamente, les facilitarán las cosas para un triunfo más cómodo. Y la fuerza romana aumentará en la misma proporción que la debilidad del adversario, que está ocupado en destruirse a sí mismo.

Vespasiano avanzó desde Antioquia hasta Ptolemaida y allí unió fuerzas con Tito. Luego, sistemáticamente fue conquistando una a una, todas las ciudades de Palestina; hasta que fue capturado Josefo el general judío, líder del ejército israelí.

Tiene veintiocho años de edad, pertenece a la tribu de Leví. Lleva en las venas sangre real. Es sacerdote, hijo de Matías sacerdote fariseo, perteneciente a la primera de las veinticuatro clases sacerdotales. Tiene un hermano que también es sacerdote, el cual junto con sus padres y toda su familia, ha quedado dentro de Jerusalén.

flavio-josefo

Tito le respeta porque ha sido un formidable adversario, digno y valiente en la batalla.

Vespasiano sabe que con su captura, prácticamente acabaría la guerra y ordena que lo vigilen estrechamente, pues piensa remitirlo a Nerón.

Pero el prisionero le dijo:

–           No pienses Vespasiano en retener cautivo a Josefo. Si no me mandase Dios a ti, de sobra conozco la Ley de los judíos y de qué manera debe morir el general de un ejército. ¿Me envías a Nerón? ¿Por qué?…  Tú Vespasiano eres César y Emperador. Y también lo será tu hijo Tito.

2FOLIMPE

Átame más fuerte. Encadéname. Pues muy pronto tú mismo me libertarás. Porque te anuncio César que eres señor no sólo de mí… Sino de tierras, mares y de todo el Imperio. Debes vigilarme más que ahora, para castigarme si afirmé falsamente y con atrevimiento, lo que te he vaticinado como procedente de Dios.

Vespasiano miró a su prisionero y no le quiso creer, pensando que era una estratagema para poderse librar del destino que lo esperaba.

Pero después cuando Vespasiano interrogaba a otros prisioneros, descubrió que Josefo había pronosticado a su pueblo que Jotapata sería conquistada cuarenta y siete días después de que él fuese capturado vivo por los romanos; predicción que se había cumplido cabalmente.

Y sintiendo curiosidad por su propio vaticinio, lo retuvo a su lado y no lo envió a Nerón.  Regresó a Cesárea después de haber sometido todas las ciudades próximas a Jerusalén.

Después de la muerte de Nerón, en el año de los cuatro emperadores; sus jefes y sus legiones, rechazaron la noticia de que un hombre tan corrompido como Vitelio dirigiese los destinos del Imperio. No estaban dispuestos a soportar a otro tirano cruel y querían a un buen gobernante. Después de debatirlo, decidieron proclamarlo emperador.

Él se rehusó.

A pesar de su repugnancia y sus esfuerzos por alejar de sí aquel título, terminó por aceptarlo cuando las legiones de Egipto también lo proclamaron.

Entonces Vespasiano recordó la osadía de Josefo, que le profetizó su ascenso al trono en vida de Nerón. Y decidió quitarle la infamia al mismo tiempo que las cadenas, dándole la Epitimia, (En derecho griego, la condición de hombre libre que goza de todos los derechos y honores civiles)

vespasiano1

Al ser liberado y según la ley romana, tomaría el nombre de su vencedor: Flavio Josefo. Se convertiría en cronista del nuevo emperador y un importante historiador, pues él era un israelita que amaba a Dios y a su patria.

Y Josefo tuvo que gustar la amargura de testificar para la posteridad, la forma tan apocalíptica como desapareció de la faz de la tierra, todo lo que en el mundo había amado y era precioso y sagrado para él: el Templo, símbolo de su religión. Su familia, su pueblo y su nación.

Y pasar el resto de su vida, en medio de los paganos que los habían destruido y  que nunca comprenderían la magnitud de su tribulación.

Tito acampado en Scopo, dirigió cuidadosamente su ataque y sitió Jerusalén.

Los judíos se creyeron fuertes al principio pues contaban con diez mil soldados, más veinte mil Idumeos y excelentes mercenarios. Y la ciudad rodeada por una triple muralla, erizada de noventa torres, parecía inexpugnable. Tenía cuatrocientos balistas y escorpiones que habían sido arrebatados a la Legión de Cestio Galo.

Pero si los romanos demoraban en atajar por la fuerza, un aliado más temible trabajó más aprisa para ellos: el Hambre.

hambruna

Esta calamidad que también había sido profetizada, llegó a ser tan espantosa que impulsó a errores nefandos…

Había una mujer transjordana de noble y rica familia que huyendo de la guerra civil, se había refugiado en Jerusalén. Y los bienes que llevó de Perea, se los robaron los sediciosos cuando saquearon su mansión.

Unos soldados atraídos por el olor a carne asada, entraron a la casa y amenazaron con degollarla, si no les entregaba el alimento.

Con mirada de demente, ella les entregó una bandeja en la que estaba el cuerpo descuartizado de su hijo y del cual ya había consumido una mitad.

Ellos se horrorizaron ante el espantoso asado y se marcharon dejándolo a la madre.

Cuando los romanos se enteraron de aquel crimen, Tito se encolerizó y dijo que los padres merecían aquellos alimentos, porque no renunciaban a las armas.

antropofagia

Y reflexionó cuanta sería la desesperación de sus enemigos, que los había hecho perder la cordura.

Este suplicio duró cien días.

La ciudad estaba superpoblada. El ataque (Y esto también lo dijo Jesús) se realizó tan repentinamente, que los peregrinos de la Pascua se encontraron bloqueados, junto con un gran número de refugiados de las provincias.

Un muro de asedio de ocho kilómetros de largo, semejante al que permitió a César vencer en Alesia a  Vercingétorix imposibilitó toda clase de avituallamiento.

Los soldados robaban para comer. Los desgraciados que intentaban huir de aquel infierno, topaban con el cerco de los romanos y al ser apresados, los regresaban con las manos cortadas si eran mujeres. A los hombres los crucificaron en un sitio bastante visible.

crucificados-en-hispaniala-leyenda

Un día, el vientre de un crucificado se abrió bajo el peso de las monedas de oro que había escondido en sus entrañas. Y partir de ese momento todos los prisioneros fueron desventrados. Y dos mil de ellos fueron destripados en una sola noche.

Forzados el segundo y luego el tercer recinto, Jerusalén seguía sin rendirse.

Los jinetes nubios de Tito, lanzados al galope a través de las callejuelas, barrían todo a su paso cercenando las cabezas.

Casa por casa, los barrios fueron tomados y sus habitantes aniquilados. Parecía que nada podía acabar con aquella ciudad enardecida, cuyos pobladores asediados como espectros famélicos, todavía tenían fuerzas para efectuar incursiones.

Cuando Tito entró en la ciudad se admiró no solo de sus fortalezas, sino de las torres que habían sido abandonadas. Cuando vio sus grandes y macizas dimensiones,  el tamaño de las piedras y lo exacto de su conexión, su dureza y amplitud…

murallas

Tito dijo:

–           En verdad nos asistió la Divinidad en esta guerra. Pues solo Él pudo ser el que arrojara a los judíos de estas fortificaciones, ¿Qué hombres o máquinas hubieran conseguido someterlos?

Tomada la Torre Antonia sólo quedó el Templo, que rechazó el asalto general de los romanos.

Tito vaciló en usar el fuego. ¿Acaso él iba a destruir aquella maravilla de magnificencia? Sus arietes lo habían atacado durante seis días sin afectarlo lo más mínimo y en un contraataque judío perdió muchos soldados…

Comprendió que sus esfuerzos por conservar un templo extranjero, sólo lo estaba perjudicando a él mismo. Entonces mandó que se prendiese fuego a las puertas. Ardió el precioso cedro y la plata que las forraba, se derritió.

francesco-hayez-the-destruction-of-the-temple-of-jerusalem-1867

Los judíos miraron consternados el fuego que los rodeaba y que duró dos días. Al amanecer del tercero fue embestido el Templo por todas partes.

Los romanos se quedaron asombrados ante la magnífica y maravillosa belleza que iba aumentando en grandeza y riqueza, conforme se acercaban al Lugar donde estaba el  Santo de los santos.

Y comprobaron que el Templo era más grandioso de lo que se desprendía de los relatos… Y porqué merecía tantas alabanzas.

Un legionario tomó una madera encendida y prendió una ventana de oro, por la cual penetraron en el recinto que circundaba el Lugar Santo y pasaron a filo de espada a todos los que encontraron a su paso.

En torno al altar se amontonaron los cadáveres de los sacerdotes y la sangre se deslizaba por las gradas…

Tito victorioso, intentó evitar el desastre junto con su estado mayor. Penetró en el Santuario y ordenó que apagaran el fuego, para que no llegase al Lugar Santísimo.

Pero los soldados exasperados por la espera y la batalla, no le oyeron o fingieron que no le oían; pues además de su ira y su odio contra los hebreos, los impulsaba la esperanza del botín, pensando que en el interior encontrarían grandes tesoros, al ver que todo lo que los rodeaba estaba hecho de oro.

Uno de ellos esquivó a Tito, cuando éste corrió a detenerlo y arrojó fuego a los goznes de la puerta. La llama no tardó en brillar en el interior del Lugar Santísimo, devorando el Velo que rodeaba al Santo de los Santos.

Curtain

Legionarios y beduinos empuñando antorchas, activaron el incendio fatal.

El victorioso romano sentenció:

–           Este pueblo está tan manifiestamente bajo el Castigo Divino, que parecería impío concederle gracia.

Y se retiró con su estado mayor, abandonando a su destino al que había sido el orgullo de Israel.

Y ya nadie estorbó a los incendiarios.

Mientras ardía el Templo ocurrió el saqueo de cuanto hallaban a la mano. No hubo misericordia para la edad, ni respeto para la dignidad en la matanza que siguió: niños, ancianos, mujeres, gente profana, ministros, religiosos.

Mataban, violaban, degollaban, en los atrios y en todos lados. Todos fueron perseguidos y matados: los que suplicaban piedad y los que se resistían con las armas.

El fragor del incendio formó un eco siniestro con los sonidos de los moribundos. Y como la colina era alta y grandes las proporciones del Santuario, parecía que toda la ciudad era pasto de las llamas.

templo

Sublime y espantoso era aquel estruendo. Todo retumbaba.

Y así fue quemado el Templo de Jerusalén.

Los soldados reunieron tanto botín en los saqueos, que el peso del oro se vendió en Siria en menos de la mitad de su valor anterior. Y también la ciudad fue saqueada e incendiada. Después de sacarlos a la superficie, los romanos mataron, esclavizaron o destrozaron, a los que se habían escondido en las cloacas; donde también encontraron muchos tesoros.

Y así fue conquistada Jerusalén.

Pasado a cuchillo el pueblo, carbonizado el Templo y la ciudad convertida en una brasa; lo único que faltaba era decidir la suerte de los noventa y siete mil cautivos…

El rey Izate con su familia en calidad de rehenes, fueron encadenados y enviados a Roma. Los sediciosos fueron ajusticiados, entre ellos Juan de Guiscala. Los hombres más altos y hermosos, fueron escogidos como trofeos para el desfile del triunfo. Los demás, si pasaban de los diecisiete años, fueron encadenados y mandados a las minas egipcias.

Tito distribuyó grupos considerables y los envió como regalo a las provincias, para las luchas de gladiadores y los juegos de circo con bestias. Los menores de diecisiete años, fueron vendidos como esclavos.

Y así desapareció una nación.

Francesco_Hayez_018

Liberó a los que estaban en las cárceles y demolió la ciudad y el Templo, salvo las Torres: Fasael, Híppico, Mariamne y parte de la muralla que cerraba la ciudad por el oeste. Ésta, para que les sirviese de campamento a los que quedasen de guarnición. Y aquellas, para que mostrasen a la posteridad qué ciudad y qué clase de fortificaciones había sometido el valor romano.

Y también como monumentos de su buena fortuna, que había conquistado lo inconquistable. Derribaron todo lo demás de tal forma, que nadie hubiera creído que algún tiempo sirvió de habitación a seres humanos.

Y así fue arrasada Jerusalén.

220px-NinthAvStonesWesternWall

Tito elogió a sus tropas y las recompensó, pues su bravura había aumentado el poder y la gloria de Roma.

Y ninguno de los que se arriesgó más que otros, quedaría sin su justa retribución. Les entregó largas espadas de oro, ascendiéndolos de rango entre los militares y les repartió parte de los despojos del botín. Los envió a distintos lugares donde estarían mejor situados.

Al asesinato de Esteban, que narra el Evangelista San Lucas en el Libro de los Hechos de los Apóstoles; le había seguido la primera persecución contra los cristianos, donde murieron dos mil; incluido Nicanor, uno de los siete diáconos.

La mayoría de los demás, se dispersaron y se transformaron en misioneros itinerantes. Ocho años antes de la tragedia de Israel, en el año 62 d.C. y según palabras de Flavio Josefo: “Anás II  era un saduceo sin alma. Convocó astutamente al Sanedrín en el momento propicio: el Procurador Festo había fallecido. El sucesor, Albino; todavía no había tomado posesión. Hizo que el Sanedrín juzgase a Santiago, el hermano de Jesús llamado el Cristo y a algunos otros. Los acusó de haber trasgredido la Ley y los entregó para que fueran apedreados.”

martirio de santiago

A partir de aquel momento, los cristianos serían tratados como delincuentes y la Iglesia Perseguida empezó a tomar precauciones, para sobrevivir. Refugiados en Pella y Transjordania, los primeros cristianos que supieron reconocer a tiempo los signos del desastre; al recibir las espantosas noticias recordaron las proféticas palabras del Maestro:

“No pasará esta generación antes de que sucedan estas cosas. El Cielo y la Tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Todo lo que Jesús predijera estaba consumado.

Cinco meses había durado el sitio que acabó después de tantas escenas de horror inimaginable.

Jerusalén había sido destruida y arrasada. El Templo, había ardido y desaparecido. De la resistencia judía sólo quedaban unos cuantos grupos insignificantes, ocultos en cuevas y que sucumbirían al cabo de tres años, con la toma de Masada.

asedio

Judea se convirtió en una provincia romana separada de Siria y ocupada por una legión acuartelada en Jerusalén.

Habían desaparecido el Sanedrín y el Sumo Pontificado.

En cruel ironía, Roma exigió el impuesto ritual que todos los judíos debían pagar al Templo, para ingresarlo al tesoro de Júpiter.

Tito regresó a Roma trayendo consigo como prisioneros de guerra a los jefes, junto con Simón bar Giora, además de setecientos hombres escogidos por su estatura y belleza corporal, para presentarlos en su Triunfo. Hombres que después fueron regalados como esclavos a diversos funcionarios romanos…

Vespasiano le salió al encuentro y decidieron celebrar juntos sus gloriosas hazañas.

Al amanecer Vespasiano y Tito, coronados de laurel y vestidos de púrpura, se dirigieron al Pórtico de Octavio donde los esperaba el Senado, los principales magistrados y los del Orden Ecuestre.

Después de la recepción, las oraciones rituales y un corto discurso al pueblo desde el Podium Imperial que había sido preparado para esta ocasión tan solemne, despidieron al ejército para que celebrase el banquete que había sido ordenado por los emperadores. Luego se pusieron las vestiduras triunfales y se dirigieron a la Puerta de la Pompa, para ofrecer sacrificios a los dioses que estaban adyacentes. Después dieron la señal de partida para el cortejo triunfal.

Es imposible describir la cantidad y magnificencia de lo que se exhibió: impresionantes obras de arte, exquisitas y variadas en riqueza hechas con plata, oro, marfil y piedras preciosas. Un increíble caudal de objetos: vestiduras de púrpura con bordados babilónicos. Abundantes coronas, tiaras y joyas. Diferentes especies de animales, magníficos y soberbios en belleza.

arco de tito

Enormes imágenes de los dioses, ostentando la destreza de los artífices, hechas con diferentes materiales. Los portadores de esta riqueza vestían de púrpura recamada en oro, solo los que los mandaban, superaban la riqueza de su indumentaria. También los cautivos estaban  adornados y los finos tejidos que los cubrían, ocultaban la fatiga de sus cuerpos.

Pero lo más asombroso fueron las torres hechas con oro y marfil.  Estaban trabajadas con tal arte, que era una delicia contemplarlas.

En ellas estaban representadas con diversas escenas, las peripecias de la guerra. Toda la historia de la Destrucción de Jerusalén, estaba narrada de manera magistral en ellas. Todos los trágicos sucesos que los israelitas habían padecido: Se veía cubierta de cadáveres lo que había sido una nación feliz. La fuga del enemigo. La captura de los adversarios. La conquista de las fortificaciones. La entrada del ejército. La matanza y las súplicas de los derrotados. El Templo en llamas. El derrumbe de las casas. El río que corría en una ciudad ardiente. Jerusalén arrasada.

El arte de estas representaciones era tan perfecto que a los espectadores del desfile les parecía haber presenciado todos estos sucesos.

Al último venían los despojos del Tesoro del Templo de Jerusalén: la mesa de oro que pesaba muchos talentos y su candelabro áureo que tenía la caña central en un pedestal, con los brazos tan abiertos que semejaban un tridente, con un bronce en forma de lámpara, en el extremo de cada uno. Estas lámparas eran siete. Muchos objetos del culto sagrado. El último de los despojos era la Ley de los Hebreos.

Arco de Tito

Después desfilaron muchísimos hombres, llevando las imágenes de la Victoria. Finalmente, pasó Vespasiano seguido de Tito.

También Domiciano cabalgaba con ellos con aspecto glorioso, en un corcel tan soberbiamente hermoso, que a su paso despertaba la admiración.

Vespasiano tenía tan poca afición a la pompa exterior, que cuando vio la lentitud de la marcha en el desfile y cansado de la ceremonia…

Exclamó:

–           Es mi justo castigo por haber deseado neciamente a mi edad el triunfo y haber aceptado lo que no me correspondía por nacimiento.

Se detuvieron en el Templo de Júpiter Capitolino a esperar la noticia de que el general enemigo había muerto.

Simón bar Giora había desfilado entre los cautivos con una cuerda en el cuello, luego fue torturado y enseguida ejecutado en el Forum. Cuando se avisó que había expirado, el pueblo gritó de alegría. Ofrecieron sacrificios y rezaron, así como lo acostumbran en semejantes solemnidades.

Luego se trasladaron al Palacio Imperial y allí fueron guardados la Ley Sagrada y los velos purpúreos del santuario destruido en Jerusalén.

arco de tito (2)

Los emperadores ofrecieron un banquete a sus invitados y los demás celebraron en sus casas. La ciudad de Roma estaba de fiesta por la victoria de su ejército, el fin de sus guerras civiles y sus esperanzas de dicha y prosperidad.

Después de estabilizar el imperio, Vespasiano construyó en un tiempo asombrosamente rápido un templo dedicado a la Paz. Lo adornó con pinturas y estatuas. Reunió todas las riquezas que había conquistado en sus campañas militares y las depositó en él, junto con los tesoros del Templo de Jerusalén.

En una ironía final, éstos también le sirvieron para financiar la obra más grandiosa de la arquitectura romana: el Anfiteatro Flavio, que también fue construido por el resto esclavizado del Pueblo Elegido del desaparecido Israel, en lo que fuera la Casa Dorada de Nerón y en el lugar en donde estaba la estatua colosal del aciago emperador.

Por esto, también sería llamado Coliseum.

coliseum_rome

 Éste sería considerado dos milenios después una de las siete maravillas del mundo y símbolo tanto del genio de sus creadores, como de la barbarie humana que lo sacralizó para la historia de la cristiandad. Su espectacular estructura, a pesar de que solamente es una ruina y ya no tiene la magnificencia de su inicio,  actualmente es un exponente de lo grandioso que era el Imperio Romano.

Y de cómo fue el magnífico altar donde fueron sacrificados los cristianos, al Dios al que aprendieron a amar hasta ofrendarle la vida.

El Coliseo Romano está en el corazón, de la moderna Ciudad Eterna.

fontanaditrevi

HERMANO EN CRISTO JESUS:       

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

26.- TRÁNSITO DE MARÍA


cardenal-animales-pajaros-p

El sol luce todo su esplendor en una cálida tarde veraniega. Los pajarillos llenan con sus trinos el huerto de la casa del Getsemaní. En la habitación situada en la terraza, se encuentra María vestida totalmente de blanco; está doblando y ordenando sus vestidos y los de Jesús.

Los mira detenidamente, se sumerge en sus recuerdos y los besa; luego los dobla y los apila sobre una mesa. Son: una túnica de lino que Jesús acostumbraba llevar en los días veraniegos; un manto azul con el que lucía regio cuando predicaba y el manto encontrado en el Huerto de Getsemaní, que todavía conserva las manchas con la sangre brotada con el Sudor Sanguíneo de aquella Hora Tremenda.

También los vestidos que ella llevaba el Viernes Santo en el Calvario y que también están ensangrentados, por el momento cuando recibió el Cuerpo Santísimo de su Hijo al pie de la Cruz.

Cuando termina de seleccionar y doblar, se dirige hacia el cofre donde guarda las reliquias de la Última Cena y de la Pasión y coloca también allí, las prendas seleccionadas. Acaricia todos los objetos y luego cierra el baúl. Todavía no ha sacado la llave de la cerradura, cuando escucha una voz grave…

Es Juan diciendo:

–           ¿Qué haces, Madre?

María contesta:

–           He ordenado todo lo que conviene conservar. Todos los recuerdos… Todo lo  constituye un testimonio de su amor y dolor infinitos.

Juan se acerca y pregunta:

–           ¿Por qué Madre, quieres volver a abrir las heridas de tu corazón viendo de nuevo estas cosas tristes? Sufres viéndolas, porque estás pálida y tu mano tiembla.

–           ¡Oh, no es por eso por lo que estoy pálida y tiemblo! No es porque se me abran de nuevo las heridas… Que en realidad, jamás se han cerrado del todo. También la paz  y el gozo están en mí. Y nunca como ahora, habían sido tan completos.

–           ¡Nunca como ahora! No comprendo… A mí el ver esas cosas, llenas de atroces recuerdos, me hace renacer la angustia de aquellas horas. Y yo soy sólo un discípulo suyo; tú eres su Madre…

CALVARIO

Y por esto debería sufrir más, quieres decir. Y humanamente, tienes razón. Pero no es así. Estoy acostumbrada a soportar el dolor de las separaciones de Él. Siempre dolor porque su presencia y cercanía eran mi Paraíso en la Tierra. Pero también siempre con buena disposición y serenamente sufridas, porque todos sus actos respondían a la Voluntad del Padre, eran actos de obediencia a la Voluntad divina y por tanto, yo lo aceptaba porque yo también he obedecido siempre a los deseos y planes de Dios para mí.

Yo sufría cuando Jesús partía.

¡Claro! Me sentía sola. El dolor que sufrí cuando, siendo niño, me dejó por el debate con los doctores del Templo, sólo Dios lo ha medido en su más auténtica intensidad. Fuera de la pregunta que como madre tuve que hacerle, no le dije nada más. Y tampoco lo retuve cuando me dejó para convertirse en el Maestro. Y ya había enviudado de José y estaba sola en una ciudad que fuera de algunas personas, no me quería.

Y no me sorprendió su respuesta en el banquete de las bodas de Caná. Él cumplía con la voluntad del Padre, yo lo dejaba libre para hacerla. Podía elevar una súplica, dar un consejo. Consejo a sus discípulos. Una súplica por algún desdichado. Pero más, no. Sufría cuando me dejaba para ir al mundo, a este mundo que le era hostil, a ese mundo tan pecador, que el hecho de vivir en medio de él era un sufrimiento. ¡Pero, cuánta alegría cuando regresaba! Era una alegría tan profunda, que me compensaba setenta veces siete, el dolor de la separación.

descenso

Desgarrador fue el dolor de la separación que siguió a su Muerte, pero ¿Con qué palabras podré expresar el gozo que sentí cuando se me apareció resucitado? Inmensa fue la pena de la separación por su regreso al Padre, una pena sin término hasta cuando mi vida terrenal termine. Ahora soy feliz como en otro tiempo padecí; porque presiento que mi vida toca a su fin. He hecho cuanto debía hacer. He terminado mi misión terrena. La otra, la celestial, no tendrá fin. Dios me ha dejado en esta Tierra hasta que como mi Jesús, haya cumplido lo que tenía que realizar. Y tengo dentro de mí esa secreta alegría, la única gota de bálsamo que Jesús tuvo en sus amarguísimos, finales y últimos atroces sufrimientos, cuando pudo decir: “Todo está consumado”.

–           ¿Alegría de Jesús? ¿En aquella hora?

–           Sí, Juan. Una alegría incomprensible para los hombres, pero comprensible para los espíritus que ya viven en la luz de Dios y ven las cosas profundas, escondidas bajo los velos que el Eterno corre sobre sus secretos de Rey, gracias a esa luz.

Yo, tan angustiada como estaba, profundamente turbada por lo que estaba sucediendo, unida a Él, por mi entrega al Padre, no comprendí entonces. La Luz se había apagado para el mundo en aquella hora. Para el mundo que no había querido aceptarla. Y también se apagó para mí. No por un justo castigo, sino porque siendo Corredentora, yo también debía padecer la angustia del abandono de los consuelos divinos, las tinieblas, la desolación, las tentaciones de Satanás, que me gritaban que no era posible creer en lo que Él había dicho.

En todo lo que Él padeció en el espíritu desde el Jueves hasta el Viernes. Pero luego comprendí. Cuando la Luz, resucitada para siempre, se me apareció, comprendí. Todo. Incluso la secreta, final alegría de Cristo cuando pudo decir: “Todo lo que el Padre quería que llevara a cabo lo he cumplido. He colmado la medida de la caridad divina amando al Padre hasta el sacrificio de mí mismo, amando a los hombres hasta morir por ellos. Todo lo que debía llevar a cabo lo he cumplido. Muero lacerado en mi carne inocente, pero contento en el espíritu”.

Crucificado

Yo también he cumplido todo lo que, ab aeterno, estaba escrito que cumpliera. Desde la generación del Redentor hasta la ayuda a vosotros, sus sacerdotes, para que os formarais perfectamente. La Iglesia actualmente, está formada y es fuerte. El Espíritu Santo la ilumina, la sangre de los primeros mártires la une sólidamente y multiplica. Mi ayuda ha cooperado en hacer de Ella un organismo santo, al que la caridad hacia Dios y hacia los hermanos alimenta y fortalece cada vez más. Y donde los odios, rencores, envidias, maledicencias, malvadas plantas de Satanás, no arraigan.

Dios está contento de ello y quiere que lo sepáis a través de mis labios, como también quiere que os diga que continuéis creciendo en la caridad para poder crecer en la perfección. Lo mismo en número de cristianos y en una doctrina poderosa. Porque la doctrina de Jesús es doctrina de amor. Porque la vida de Jesús y también la mía, estuvieron siempre guiadas y movidas por el amor. Ninguno fue rechazado por nosotros, a todos los perdonamos; sólo a uno no pudimos otorgarle el perdón porque él, siendo ya esclavo del Odio, no quiso nuestro amor sin límites.

Jesús, en su último adiós antes de la muerte, os mandó que os amarais los unos a los otros. Y os dio incluso la medida del amor que debíais guardaros, diciéndoos: “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado. Por esto se sabrá que sois mis discípulos”.

1Last_Supper

La Iglesia para vivir y crecer, tiene necesidad de la caridad. Caridad, sobre todo, en sus ministros. Si no os amarais entre vosotros con todas vuestras fuerzas y de la misma manera, no amarais a vuestros hermanos en el Señor, la Iglesia se haría estéril. Y raquítica y escasa sería la nueva creación y la supercreación de los hombres, para el grado de hijos del Altísimo y coherederos del Reino del Cielo, porque Dios dejaría de ayudaros en vuestra misión.

Dios es Amor. Todos sus actos han sido actos de amor. Desde la Creación hasta la Encarnación, desde ésta hasta la Redención. De la Redención a la fundación de la Iglesia y finalmente, de ésta hasta la Jerusalén celestial, que recogerá a todos los justos para que exulten en el Señor. Te digo a ti estas cosas porque eres el Apóstol del amor y las puedes comprender mejor que los otros…

Juan la interrumpe diciendo:

–           También los otros aman y se aman».

–           Sí. Pero tú eres el Amante por excelencia. Cada uno de vosotros tuvo siempre una característica, como cualquier ser humano la tiene.  Entre los Doce, tú fuiste siempre el amor, el puro y sobrenatural amor. Ciertamente por ser tan puro amas tanto.

–           ¿Y Pedro?

–           Pedro fue siempre el hombre, el hombre auténtico e impetuoso. Su hermano, Andrés, tímido y callado. Santiago tu hermano, impulsivo; tanto que Jesús lo llamó hijo del trueno. El otro Santiago primo de Jesús, fue justo y heroico. Judas de Alfeo su hermano, noble y leal en todas las circunstancias. La descendencia de David era evidente en él. Felipe y Bartolomé eran los tradicionalistas. Simón el Zelote, el prudente. Tomás, el pacífico. Mateo, el hombre humilde que teniendo presente su pasado, trataba de pasar inadvertido.

Y Judas de Keriot… ¡Ay!, La oveja negra del rebaño de Cristo, la serpiente que recibió el calor de su amor y fue el satánico embustero, siempre.

oveja-negra

Pero tú todo tú amor, puedes comprender mejor y ser voz de amor para todos los otros, para los lejanos, para transmitirles este último consejo mío: Les dirás que se amen y que amen a todos, incluso a sus perseguidores, para ser una sola cosa con Dios, como yo lo fui, hasta el punto de merecer ser elegida esposa del Amor eterno para concebir a Cristo.

Yo me he entregado a Dios sin medida, aun comprendiendo desde el primer momento cuánto dolor me habría acarreado ello. Los profetas estaban presentes en mi mente y sus palabras, la luz divina me las hacía clarísimas. Por tanto, desde mi primer “fiat” al Ángel, supe que me consagraba al mayor de los dolores que madre alguna pudiera padecer.

Pero nada puso límite a mi amor. Porque yo sé que el amor es para cualquiera que lo use, fuerza, luz, imán que atrae hacia lo alto, fuego que purifica y hace hermoso todo lo que enciende. Transformando y convirtiendo en sí  a todos los que ciñe en su abrazo. Sí, el amor es realmente llama. Es llama que destruyendo todo lo más despreciable; lo convierte en un espíritu purificado y digno del Cielo.

¡Cuántos hombres deshechos, sucios, asquerosos encontraréis en vuestro sendero de evangelizadores! No despreciéis a ninguno de ellos. Amadlos, para que nazcan al amor y se salven. Infundid en ellos la caridad. Muchas veces el hombre se hace malo porque nadie lo amó nunca o lo amó mal. Vosotros amadlos para que el Espíritu Santo vuelva a habitarlos después de la purificación, esos templos que muchas cosas hicieron vacíos y sucios. Dios para crear al hombre no tomó un ángel, ni materia selecta; tomó barro, la materia más abyecta.

Luego infundiendo en ella su aliento, esto es, su amor; elevó la materia abyecta al excelso grado de hijo adoptivo de Dios. Mi Hijo en su camino, encontró muchos seres humanos caídos en el fango y que eran verdaderos despojos. No los pisó con desprecio. A1 contrario, con amor los recogió y acogió y los transformó en elegidos del Cielo. Recordad esto siempre. Y actuad como Él actuó.

Recordad todos los hechos y palabras de mi Hijo. Recordad sus dulces parábolas, vividlas y ponedlas en práctica.

sembrador

Escribidlas para que tengan constancia de ellas los que vengan después hasta el final de los siglos, para que sean siempre guía de los hombres de buena voluntad para que consigan la vida y gloria eternas. No podréis repetir todas las luminosas palabras de la eterna Palabra de Vida y Verdad. Pero escribid de ellas, cuantas más podáis. El Espíritu de Dios, que descendió sobre mí para que diera al Salvador al mundo y que descendió también sobre vosotros en dos ocasiones, os ayudará a recordar y a hablar a las gentes de forma que las convirtáis al verdadero Dios.

Continuaréis así la maternidad espiritual que empecé yo en el Calvario para dar muchos hijos al Señor. Y el propio Espíritu, hablando en los hijos del Señor de nuevo creados, los fortalecerá de tal manera que para ellos será dulce el morir entre tormentos, padecer el destierro y la persecución, con tal de confesar su amor a Cristo y unirse a Él en el Cielo, como ya hicieron Esteban, Santiago, mi Santiago y otros más…

Cuando estés solo, salva esta arca…

Juan palidece más de lo que ya estaba cuando María ha dicho que siente cumplida su misión, la interrumpe exclamando:

–           ¡Madre! ¿Por qué dices esto? ¿Te sientes mal?

–           No.

–           ¿Entonces es que quieres dejarme?

–           No. Estaré contigo mientras esté en la Tierra. Pero prepárate Juan mío, a estar solo.

–           ¡Pero, entonces es que te sientes mal y quieres ocultármelo!…

–           No, créeme. Nunca me he sentido con tantas fuerzas, con tanta paz, con tanta alegría, como ahora. Tengo dentro de mí un gozo tal, una tan gran plenitud de vida sobrenatural, que…Sí. Pienso que no podré soportarla siguiendo viva. Además, no soy eterna. Debes comprenderlo. Eterno es mi espíritu; la carne, no. Y está sujeta como todo cuerpo humano, a la muerte.

–           ¡No! ¡No! No digas eso. ¡Tú no puedes, no debes, morir! ¡Tu cuerpo inmaculado no puede morir como el de los pecadores!

1jfuneral

Estás en un error, Juan. ¡Mi Hijo murió!…  Yo también moriré. No conoceré la enfermedad, la agonía, el angustioso sufrimiento de la muerte. Pero morir, moriré. Y además has de saber hijo mío, que si tengo un deseo entero y solamente mío y que permanece desde que Él me dejó, es precisamente éste. Éste es el primero, intenso deseo del todo mío. Es más, puedo decir: la primera voluntad mía.

Todas las otras cosas de mi vida no fueron sino consentimiento de mi voluntad a la Voluntad divina. Voluntad de Dios, puesta por Él mismo en mi corazón de niña, fue el querer ser virgen; voluntad suya, mi boda con José; voluntad suya, mi Maternidad virginal y divina. Todo en mi vida ha sido voluntad de Dios y obediencia mía a su voluntad. Pero ésta, la voluntad de querer unirme de nuevo a Jesús, es voluntad del todo mía.

¡Dejar la Tierra por el Cielo, para estar con Él eterna y continuamente! ¡Mi deseo desde hace ya muchos años! Y ahora siento que próximamente se va a hacer realidad. ¡No te turbes de esa manera, Juan! Escucha más bien, mis últimos deseos. Cuando mi cuerpo, ausente ya de él el espíritu vital, yazca en paz; no me sometas a los embalsamamientos habituales entre los hebreos.

Ya no soy la hebrea, sino la cristiana. La primera cristiana, porque fui la primera que tuvo a Cristo, Carne y Sangre, en mí. Porque fui su primera discípula, porque fui con Él Corredentora y continuadora suya aquí, entre vosotros, siervos suyos. Ningún ser humano, excepto mi padre, mi madre y los que asistieron a mi nacimiento, vio mi cuerpo.

Tú a menudo me llamas: “Arca verdadera que contuvo a la Palabra divina”. Ahora bien, tú sabes que sólo el Sumo Sacerdote puede ver el Arca. Tú eres sacerdote y mucho más santo y puro que el Pontífice del Templo. Pero yo quiero que sólo el eterno Pontífice pueda ver, en su debido momento, mi cuerpo. Por eso, no me toques. Además… Ya ves que me he purificado y me he puesto la túnica pura, el vestido de los esponsales eternos… Pero, ¿por qué lloras, Juan?

–           Porque la tempestad del dolor se desencadena dentro de mí. ¡Me doy cuenta de que voy a perderte pronto! ¿Cómo podré vivir sin ti? ¡Siento desgarrárseme el corazón ante este pensamiento! ¡No resistiré este dolor!

–           Resistirás. Dios te ayudará a vivir y mucho tiempo, como me ayudó a mí. Porque si Él no me hubiera ayudado en el Gólgota y en el Monte de los Olivos, cuando Jesús murió y cuando Jesús ascendió al Cielo; habría muerto, como murió Isaac. Te ayudará a vivir y a recordar todo lo que te he dicho antes, para el bien de todos.

1jsepultura

¡Oh, lo recordaré todo! Y haré todo lo que deseas y lo que has dicho respecto a tu cuerpo. Yo también comprendo que los ritos hebreos para ti ya no sirven. Para ti, cristiana; para ti, la Purísima que -estoy seguro de ello- no conocerá en su carne la corrupción. No puede tu cuerpo, deificado como ningún otro, por no haber tenido Pecado original y más aún, porque además de la plenitud de la Gracia contuviste en ti a la Gracia misma, al Verbo. Por lo cual tú eres la más auténtica reliquia suya, conocer la descomposición, la podredumbre de toda carne mortal. Será éste el último milagro de Dios a ti, en ti. Serás conservada como eres ahora…

María mira la cara desencajada y bañada de lágrimas del apóstol y dice:

–           ¡No sigas llorando!  Si voy a conservarme como soy ahora, no me perderás. ¡Así que no te angusties!

–           Te perderé de todas formas, aunque permanezcas incorrupta. Y me siento como atrapado por un torbellino de dolor, un huracán que me quebranta y me abate. Tú eres mi todo, especialmente desde la muerte de mis padres y desde que los otros hermanos de sangre y de misión están lejos, incluido el queridísimo Marziam al que Pedro ha tomado consigo. ¡Ahora me quedaré solo y en medio de la más fuerte tempestad!

Juan cae a sus pies, sollozando más fuerte.

María se inclina hacia él y le pone una mano sobre la cabeza sacudida por los sollozos y le dice:

–           No. Así no. ¿Por qué me haces sufrir? Tan fuerte como fuiste al pie de la Cruz… ¡Y era una escena de horror sin igual, por la intensidad del martirio y por el odio satánico del pueblo! ¡¿Tan fuerte, tan consolador para Él y para mí, en aquel momento…!? Y hoy en el atardecer de un sábado tan sereno y sosegado y ante mí, que exulto por el inminente gozo que presiento, ¡¿Te turbas de esta manera?!

viernes-santo-2012-L-UnJXd0

Cálmate. Imita a todo lo que nos rodea, a todo lo que está dentro de mí; es más: únete a ello. Todo es paz. Ten paz tú también. Sólo los olivos rompen, con su leve movimiento, la calma absoluta de esta hora. Pero ¡Es tan dulce este murmullo, que parece un vuelo de ángeles en torno a la casa! Y quizás están realmente los ángeles, porque siempre los ángeles estuvieron cerca de mí, cuando me encontraba en un momento especial de mi vida.

Estuvieron en Nazaret cuando el Espíritu de Dios hizo fecundo mi seno virgen. Y estuvieron con José cuando estaba turbado y titubeante, por mi estado y respecto a cómo comportarse conmigo. Y en Belén en dos ocasiones: cuando nació Jesús y cuando tuvimos que huir a Egipto. Y en Egipto, cuando nos dieron la orden de volver a Palestina. Y si no vinieron a mí, porque el Rey de ellos había venido dónde estaba yo en canto resucitó, se aparecieron a las pías mujeres en el amanecer del primer día después del sábado y les ordenaron que dijeran a ti y a Pedro lo que debíais hacer. Ángeles y luz siempre, en los momentos decisivos de mi vida y de la de Jesús. Luz y ardor de amor que descendiendo del trono de Dios a mí, su sierva y subiendo de mi corazón a Dios, mi Rey y Señor, nos unían a mí con Dios y a Dios conmigo, para que se cumpliera todo lo que estaba escrito que había de cumplirse. Y también para crear un velo de luz extendido sobre los secretos de Dios, de forma que Satanás y sus siervos no conocieran, antes del tiempo justo, el cumplimiento del misterio sublime de la Encarnación.

17y-los-angeles

También en este atardecer siento aunque no los vea, a los ángeles en torno a mí. Y siento que crece en mí, dentro de mí la luz, una irresistible luz, como la que me envolvió cuando concebí al Cristo, cuando lo di al mundo. Luz que viene de un impulso de amor más poderoso que el habitual en mí. Por una potencia de amor similar a ésta, arrebaté del Cielo antes del tiempo, al Verbo para que fuera el Hombre y Redentor. Por una potencia de amor como la que me acomete en este anochecer, espero ser raptada por el Cielo y que el Cielo me lleve al lugar a donde deseo ir con mi espíritu para cantar eternamente con el pueblo de los santos y los coros de los ángeles, mi imperecedero “Magníficat” a Dios por las grandes cosas que ha hecho en mí, su sierva.

–           No sólo con el espíritu, probablemente. Y a ti te responderá la Tierra, la cual con sus pueblos y naciones te glorificará y te honrará mientras el mundo exista, como bien predijo aunque veladamente de ti Tobit, (Tobías 13, 13-18) porque la que verdaderamente ha llevado en sí al Señor eres tú y no el Santo de los Santos. Tú has dado a Dios tú sola, tanto amor cuanto no le han dado todos los Sumos Sacerdotes y todos los otros del Templo en siglos y siglos. Un amor ardiente y purísimo. Por eso, Dios te hará beatísima.

–           Y cumplirá mi único deseo, mi única voluntad. Porque el amor, cuando es tan total, que es casi perfecto como el de mi Hijo y Dios, todo lo obtiene; incluso lo que para el juicio humano parecería imposible de obtenerse. Recuerda esto, Juan. Y di también esto a tus hermanos. ¡Seréis muy hostigados! Obstáculos de todo tipo os harán temer una derrota, matanzas por parte de los perseguidores, deserción por parte de cristianos de moral… iscariótica deprimirán vuestro espíritu. No temáis. Amad y no temáis.

14ESTEBAN EL JOVEN_Santo

En la proporción de vuestro modo de amar Dios os ayudará y os hará triunfar sobre todo y sobre todos. Todo obtiene el que se hace serafín. Entonces el alma, esa admirable, eterna cosa que es el mismo soplo de Dios, por Él infundido en nosotros, se proyecta poderosamente hacia el Cielo, cae como llama a los pies del divino trono, habla con Dios y es escuchada por Dios… Y obtiene del Omnipotente lo que desea.

Si los hombres supieran amar como ordena la antigua Ley y como amó y enseñó a amar mi Hijo, todo lo obtendrían. Yo amo así. Por eso siento que dejaré de estar en la Tierra, yo por exceso de amor, como Él murió por exceso de dolor. La medida de mi capacidad de amar está colmada. ¡Mi alma y mi carne no pueden ya contenerla! El amor rebosa de ellas, me sumerge y al mismo tiempo me eleva hacia el Cielo, hacia Dios, mi Hijo. Y su voz me dice: “¡Ven! ¡Sal! ¡Sube a nuestro trono y a nuestro trino abrazo!”. ¡La Tierra, todo lo que me rodea, desaparece en la gran luz que del Cielo me viene! ¡Los sonidos quedan cubiertos por esta voz celestial! ¡Ha llegado para mí la hora del abrazo divino, Juan mío!

ASUNCION DE MA

Juan que escuchando a María se había calmado un poco aunque permanecía turbado y que en la última parte de sus palabras la miraba extático, casi arrobado también él; palidísimo su rostro como el de María, cuya palidez de todas formas se va lentamente transformando en luz blanquísima…

Acude a ella para sujetarla mientras exclama:

–           ¡Tu aspecto es como el de Jesús cuando se transfiguró en el Tabor! ¡Tu carne resplandece como luna, tus vestiduras relucen como diamante colocado frente a una llama blanquísima! ¡Ya no eres humana, Madre! ¡La pesantez y la opacidad de la carne han desaparecido! ¡Eres luz! Pero no eres Jesús. Él, siendo Dios además de Hombre, podía sostenerse por sí solo en el Tabor, como aquí en el Monte de los Olivos en su Ascensión. Tú no puedes. No te sostienes. Ven. Te ayudo yo a reclinar en tu lecho tu cuerpo rendido y bienaventurado. Descansa.

Y amorosísimamente, la lleva hasta el modesto lecho sobre el que María se extiende sin quitarse el manto. Recogiendo los brazos sobre el pecho, celando sus dulces ojos, fúlgidos de amor con sus párpados.

asuncion_2

María dice a Juan, que está inclinado hacia Ella:

–           Yo estoy en Dios y Dios está en mí. Mientras lo contemplo y siento su abrazo, di los salmos y todas las otras páginas de la Escritura que a mí se aplican especialmente en este momento. El Espíritu de Sabiduría te las indicará. Recita luego la oración de mi Hijo, repíteme las palabras del Arcángel anunciador y las que me dijo Isabel. Y mi himno de alabanza… Yo te seguiré con todo lo que de mí tengo todavía en la Tierra…

Juan, luchando contra el llanto que le sube del corazón, esforzándose en dominar la emoción que le turba, con esa bellísima voz suya que con el paso de los años se ha hecho muy semejante a la de Cristo, lo cual observa María con una sonrisa, diciendo:

–           ¡Me parece como si tuviera a mi lado a mi Jesús! – entona el salmo 118 (lo recita casi por entero), luego los tres primeros versículos del 41, los ocho primeros del 38, el salmo 22 y el salmo 1. (En la “neovulgata” se hallan, respectivamente, en: Salmo 119; Salmo 42, 1-3; Salmo 39, 1-8; Salmo 23; Salmo 1; Tobías 13; Eclesiástico 24) Dice luego el Padrenuestro, las palabras de Gabriel e Isabel, el cántico de Tobit, el capítulo 24 del Eclesiástico desde el verso 11 a146; por último, entona el Magníficat.

Pero llegando al noveno verso, se da cuenta de que María ya no respira, aun permaneciendo con postura y aspecto naturales; sonriente, serena, como si no hubiera advertido el cese de la vida.

Assumption

Juan, con un grito de desgarro se arroja al suelo, contra la orilla del lecho y llama a María. No sabe persuadirse de que Ella ya no puede responderle; de que en su cuerpo ya no existe el alma vital. ¡Pero, claro, tiene que rendirse a la evidencia! Se inclina hacia su cara, que ha quedado fija en una expresión de gozo sobrenatural y copiosas lágrimas llueven de los ojos de Juan para caer sobre ese rostro delicado, sobre esas manos puras tan dulcemente cruzadas sobre el pecho.

Es el único lavacro que recibe el cuerpo de María: el llanto del Apóstol del amor, de su hijo adoptivo por voluntad de Jesús.

Pasado el primer ímpetu de dolor Juan, recordando el deseo de María recoge los extremos del amplio manto de lino y los del velo y extiende los primeros sobre el cuerpo y los segundos sobre la cabeza.

María ahora asemeja a una estatua de cándido mármol extendida sobre la tapa de un sarcófago.

Juan la contempla durante largo tiempo y mirándola, nuevas lágrimas caen de sus ojos.

Luego dispone de otra manera la habitación, quitando los enseres superfluos. Deja sólo la cama; la pequeña mesa contra la pared, sobre la que deposita el arca que contiene las reliquias; un taburete que coloca entre la puerta que da a la terraza y el lecho donde yace María y una repisa sobre la que está la lamparita que Juan ha encendido porque ya va llegando la noche.

Presuroso, baja al Getsemaní para recoger todas las flores que puede encontrar y ramas de olivo ya con olivas formadas. Vuelve a subir al pequeño cuarto y a la luz de la lamparita, coloca las flores y las ramas alrededor del cuerpo de María y el cuerpo queda como en el centro de una gran corona.

dormicion (1)

Mientras realiza esto, habla con María yacente, como si pudiera oírle. Dice (haciendo referencia al Cantar de los Cantares 2, 1-2; Eclesiástico 24, 14-17; Salmo 104, 13-15):

–           Fuiste siempre lirio de los valles, rosa suave, oliva especiosa, via fructífera, espiga santa. Nos has dado tus perfumes, el óleo de la vida y el Vino de los fuertes y el Pan que preserva de la muerte al espíritu de quienes de él dignamente se nutren. Bien están en torno a ti estas flores, como tú sencillas y puras, como tú adornadas de espinas, como tú pacíficas.

Ahora acercamos esta lamparita. Así, junto a tu lecho, para que te vele y me haga compañía mientras te velo, en espera de al menos uno de los milagros que espero, de los milagros por cuyo cumplimiento oro. El primero es que, según su deseo, Pedro y los otros a los que mandaré avisar a través del servidor de Nicodemo, puedan verte todavía una vez.

El segundo es que tú; de la misma forma que en todo seguiste la suerte de tu Hijo, como Él te despiertes al tercer día, para no hacer de mí el dos veces huérfano. El tercero es que Dios me dé paz, si no se cumpliera lo que espero que en ti se cumpla, como se cumplió en Lázaro, que no era como tú. Pero, ¿y por qué no iba a cumplirse? Regresaron a la vida la hija de Jairo, el joven de Naím, el hijo de Teófilo… Verdad es que entonces obró el Maestro… Pero Él está contigo, aunque no en modo visible. Y tú no has muerto por enfermedad, como los resucitados por obra de Cristo. ¿Pero tú realmente has muerto? ¿Has muerto como todo hombre muere? No. Siento que no.

dormicion2

Tu espíritu no está ya en ti, en tu cuerpo y en ese sentido esto tuyo podría llamarse muerte. Pero, por el modo en que tu tránsito ha sucedido, pienso que esto no es sino una transitoria separación de tu alma, sin culpa y llena de gracia, de tu purísimo y virginal cuerpo. ¡Debe ser así! ¡Es así! Cómo y cuándo tendrá lugar de nuevo la unión y la vida volverá a ti, no lo sé. Pero estoy tan seguro de ello, que me quedaré aquí a tu lado, hasta que Dios o con su palabra o con su acción, me muestre la verdad sobre tu destino.

Juan, que ha terminado de colocar todas las cosas, se sienta en el taburete, poniendo en el suelo junto al lecho la lamparita y contempla orando, a María yacente.

transito

 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

20.- LA ORACIÓN I


m84marc3adamadredelaiglesia

            María la Madre de la Iglesia, complace las peticiones de los cristianos y en el Cenáculo se convierte en la Maestra que orienta y enseña con magistral sabiduría a todas las ovejitas de su Hijo.

Y la asamblea reunida escucha las palabras de la Virgen:

LA ORACIÓN ES PROTECCIÓN Y FUERZA.

                        ORAR NO ES LO MISMO QUE REZAR.

Se pueden rezar muchas plegarias, con fórmulas aprendidas de memoria o repetidas al ser leídas, pero salen únicamente de los labios. Por un deber que es necesario cumplir o con la esperanza de que al repetir determinada cantidad en un ritual, se obtendrá una gracia que se necesita, como si fuera algo mágico. Todo esto con el alma ausente y con la mente distraída, en un proceso que no dice nada al corazón y deja al espíritu insensible y vacío.

En el primer templo que está en el corazón de cada hombre, es donde se debe orar santamente. Orar significa establecer un diálogo con Dios. ORAR ES AMAR.

ORAR QUIERE DECIR DEJAR HABLAR AL PROPIO CORAZÓN. La Oración es la CONVERSACIÓN del corazón con Dios. Y debiera ser el estado ordinario y continuo del hombre. Rezar es un monólogo. El diálogo con Dios es un intercambio de Amor.

Conocer a Dios, es amarlo. Cuando hemos aprendido a amarle, la Oración ocupa siempre el primer lugar en todas las ocupaciones y llega a ser tan indispensable como respirar. Conforme va aumentando el amor hacia Dios, la plegaria se convierte en una adoración verdadera de todo nuestro ser que se funde en Dios y es abrazado por Él.

La Oración tiene mucho poder, cuando se hace de manera correcta. La Oración nos santifica y nos ayuda a testimoniar con la sangre si es necesario, nuestra fidelidad hacia Dios. Porque de ahí viene la Fuerza y es nuestro apoyo que nos sostiene: La Oración.

martires-cristianos-circo-roma

La Oración debe ser entrega de los verdaderos sentimientos. Porque no son las palabras, sino los movimientos que las acompañan, los que hacen que al Padre Celestial le agraden nuestras oraciones.

Por el mismo hecho de ser cristianos, nos encontramos en plena guerra contra Lucifer y todas sus legiones. Sin embargo no hay porque tener miedo a sus fuerzas Infernales. Jesús nos ayuda a vencer, si seguimos cuidadosamente sus instrucciones con respecto a la Oración y así pasar de la retaguardia al frente. De las trincheras defensivas a la ofensiva que ataca los baluartes del Enemigo, para rescatar a las almas de los que amamos de las garras de Satanás, que los mantiene cautivos de mil maneras.

            La Oración es el arma poderosísima con la que podemos obtener de Dios TODO. Es el arma formidable que transforma a los más débiles en guerreros celestiales, invencibles, invulnerables, verdadero terror para el Enemigo, porque cuando se usa con inteligencia, es demoledora para Satanás.

La oración es el arma confiada por Jesús a la Iglesia, como garantía de seguridad y cobertura, pues es un arma infalible cuando es usada con humildad, Fe, esperanza y amor. Potentísima, cuando el alma está viva y en perfecta salud espiritual, con la Gracia en un Pacto de Amor y de amistad. Esencial para las victorias cotidianas y para la victoria final.

La Oración es como una saeta que penetra como un rayo luminoso, atravesando los Cielos hasta el trono de Dios. La Oración es el arma potentísima que para en seco la arrogancia del Adversario, detiene sus ataques y lo pone en fuga.

HOLY SPIRIT WEBSIZE TAN BACKGROUND

Los puros tienen como Amigo al Espíritu Santo. El les da sus luces y en la Oración alimentan sus fuerzas los apóstoles, porque se unen con Dios y en la Oración está su descanso.

La Oración restablece de los diarios combates que hay que librar para seguir perteneciendo a Dios. Nos hace sentir fuertes y llenos de paz y felicidad. Porque en toda circunstancia, el espíritu necesita sumergirse en el océano de la Meditación, para reconstruir lo que el mundo y las vicisitudes humanas debilitan.

Y para crear nuevas fuerzas y perseverar en el Camino de la Cruz. Porque le es muy útil al corazón elevarse a Dios, con la mente puesta en la Meditación que contempla su Divina Perfección y nuestra miseria y la de tantas almas, no para murmurar de ellas, sino para compadecerlas y rogar por ellas.

Y para agradecer al Señor que nos ha sostenido en no dejarnos pecar o que nos ha perdonado para no dejarnos caídos. Llegado a este punto, el alma ama. Porque la verdadera Oración  es amor. De otra manera no es más que un murmullo de labios en el que el alma está ausente.

La plegaria ardiente fortalece. Con ella el espíritu se levanta y se une a Dios.

manosiluminadas

La Oración es una fuerza para uno mismo y para los demás. Todo se obtiene con la Oración. Si no se obtiene el favor que no siempre el Padre concede, no se debe pensar que sea desamor, sino que es necesario creer que así lo quiere su Providencia Infinita, que gobierna el destino de cada hombre, con un buen fin.

La Oración da paz y equilibrio para poder resistir a todas las pruebas que se presentan en la vida, sin salir del camino recto. ¡Es tan fácil que se ofusque la mente y se excite el corazón por lo que nos rodea! ¡Y en una mente ofuscada y en un corazón excitado por las pasiones, no es posible sentir, ni escuchar a Dios!

Cuando hemos aprendido a amar a Dios, hemos aprendido TODO. Y Dios nos ama con un continuo intercambio de amor. Amor de Dios quiere decir ayuda contra cualquier tentación y para cualquier necesidad. Las oraciones ‘vivas’ alimentadas del amor y del sacrificio, se convierten en una formidable protección y nos defiende de Satanás, porque a éste se le vence con la constancia en la Oración.

MRTIRE~1

LA FE VERDADERA Y LA ORACIÓN DE PODER.

La Fe es la que consagra el altar del corazón a Dios. La Fe debe bañar todas nuestras acciones y solo entonces se vuelve práctica. La Fe sin obras es vana. Y las obras sin Fe, no sirven para nada.

La verdadera Fe cree ciegamente que Jesús es Dios, el Salvador. Que su Palabra dice la Verdad. Y ama obedeciéndola. La Fe es el fundamento de la santidad. Una luz especial del Cielo con la que el alma ‘ve’ y ‘oye’ a Dios en este mundo. Es un rayo de luz que hiriendo el Rostro de Dios, lo hace visible para el alma.

Es la vida y fortaleza del espíritu, el sol que lo calienta y lo ilumina, haciéndolo crecer más en perfección y santidad. La Fe es el farol luminoso que alumbra el camino del espíritu. La Fe es la confianza ciega y el lazo de luz que une al Cielo con la Tierra, porque es un lazo de comunicación que une al hombre con Dios.

La Fe sana el cuerpo, el alma y el corazón, porque el espíritu se acerca a Dios y deja de odiar para aprender a amar. La Fe y la oración consiguen de Dios lo que parece imposible.

Pero debe haber confianza ciega en la Palabra de Jesús y basados en ella, estar seguros de poder obtener el milagro. Y ARRIESGARNOS. Cuando vemos la sonrisa de Dios y con los ojos fijos en Él, obtendremos lo que queramos y más. Porque Dios siempre da más de lo que le solicitamos.

Afianzados en Él, debemos arrodillarnos. Orar ante un altar y después caminar seguros ante el asombro de los demás. No hay que hablar ante los hombres. Hay que hablar con Dios y solamente apoyarnos en Jesús. Y esperar el milagro…Que se obtiene con la Oración de Poder.

1daniel en el horno

CON LA ORACIÓN DE PODER.

            Todos los cristianos tenemos autoridad sobre Satanás. El vientre lleno hace pesado el espíritu, por eso es necesario el ayuno. El ayuno hace que los velos de la carne sean más tenues y el espíritu se eleva hasta Dios. El ayuno con espíritu amoroso se nutre de amor. Y la Oración acompañada del ayuno, desata el poder del Espíritu Santo.  

La Oración, el ayuno y la caridad, abren los tesoros del Cielo y hacen descender una lluvia de bendiciones y gracias sobrenaturales, para beneficio de los pobres.

Jesús ayunó cuarenta días en el desierto, antes de dar comienzo a su ministerio. El ayuno es una manera de recordarle al cuerpo, que el espíritu es el que va a dominar. Y que el hombre espiritual es más importante que los deseos de la carne. Cuando se está ayunando y se siente hambre, hay que utilizar esta aguda molestia, como un despertador que nos haga orar más fervientemente. El ayuno nunca es una amenaza para la salud, cuando estamos guiados por el Espíritu Santo y Él es el que inspira esta necesidad.

Dove flying

La Omnipotencia de Dios quedó claramente manifiesta en los numerosos milagros que Jesús obró en los Tres años de Vida Pública. Muchos se admiran del dulce milagro de la multiplicación de los panes y los peces, que fue una hermosa manifestación de su poder.

Pero para un Dios que ha multiplicado los soles en el Universo ¿Qué fue la multiplicación de unas pocas briznas de pan? Este milagro lo pueden repetir todos los que creen en Él y alcanzan la potencia que esto significa.

M51 Whirlpool Galaxy

¿Cómo obtuvo Jesús aquel milagro? Meditando la enseñanza que encierra aquel episodio, hay un punto clave: … “DIO GRACIAS”

            EL Hijo Del Padre, Creador como el Padre, Omnipotente como el Padre, ‘dio gracias’. Oró al Padre y se humilló con un acto de sumisión. Y DE CONFIANZA.

No se sintió exonerado del deber de pedir al Eterno Padre, el cual tiene el deber de socorrer a sus hijos, pero también tiene el derecho a ser reconocido como Supremo Señor del Cielo y de la Tierra.

Jesús, Dios como Él, recuerda este derecho y cumple su deber y de esta manera nos lo enseña a nosotros. Y con el deber del respeto, el de la confianza. Y el milagro de los panes se cumple después de haber orado dando las gracias al Padre.

multiplicacion

La primera fuerza para obtener de Dios todas las bendiciones, es ser honestos en todas las obras humanas y del espíritu. Y la bondad en la intención. Él no miente nunca. Y en la mano de un niño que le cree a Él y está vivo en Él, puede infundir el Poder Divino. Cuando en la historia del cristianismo los milagros disminuyan, la pregunta que se deberá hacer es: ¿Dónde está la Fe para hacerlos?

            Dios es Padre y precede siempre a sus hijos en sus necesidades. Cuando las almas lo llaman para que los ayude, Él provee. Pero es necesario tener Fe. Una Fe grande y un agradecimiento grande. ¡Qué bello es el grito que sube de la Tierra del corazón de un hombre agradecido, hasta el trono de Dios!   Resuena como un arpegio en el arpa del Paraíso.

Por eso debemos dar siempre las gracias por todo. Para que la bendiciones sean multiplicadas. Debemos alabar y bendecir por los que no reconocen ser hombres creados por Él.

            ORANDO CON ALABANZA.

Uno de los secretos más grandes para que la Oración sea contestada y que se llene de poder, es aprender a orar con alabanza. La alabanza nos da acceso al Poder de Dios. En el momento en que elevemos la voz en acción de gracias y de alabanza, quedamos sintonizados con el espíritu de los que adoran a dios en el Cielo y atraemos la Presencia de Dios, porque Él mora en la alabanza de su Pueblo.

Trinity Holy Trinity 4693_109004191101_18057251101_2654377_429291_n

La alabanza tributada a Dios fortifica nuestras debilidades. Cuando decimos: ‘Santo, Santo, Santo’, estamos invocando su santidad. Él llena nuestra alma de Sí Mismo y su santidad se trasfunde a nosotros, mientras le alabamos.

Al amar a Dios con todas las potencias de nuestro ser, espontáneamente florece en el corazón la alabanza perfecta y ella nos llevará a la perfección en el servicio de Dios.

Entonces el alma alcanza la justicia, aprende a amar con más perfección a Dios y al prójimo y tiene a Dios como Amigo. Es cuando Dios dice: ‘Pídeme lo que quieras’ y sólo el que  sabe ser paciente y perseverante en su amor para con Dios, aun cuando las penas se encarnicen contra él, está en el camino de la santidad.

Alabar a Dios en medio de las lágrimas, es llegar directamente hasta el trono mismo de Dios. La alabanza desata el Poder del Altísimo y hace descender una lluvia de gracias y bendiciones.

Pablo y Silas vivieron una situación bastante crítica y la menos apropiada para que el ánimo se sintiera feliz; sin embargo ellos conocían el Poder de la Alabanza y la respuesta de Dios fue un terremoto.

liberacion de pablo y silas

Todos los sucesos culminaron con la conversión de toda la familia del carcelero y una liberación formidable, al estilo del Espíritu Santo. La alabanza produce una embriaguez espiritual tan maravillosa, porque invoca al Espíritu Santo y su Presencia invade por completo nuestro ser.

Y sentir la experiencia de Dios es el suceso más conmovedor para cualquier ser humano. Transforma la existencia de una manera radical. Es entonces cuando comprendemos lo que significa ser cristiano y por qué es preferible morir, antes que perder a Dios.

La Alabanza es la verdadera expresión de adoración y de amor por Dios.

LA ORACIÓN MODELO.

El hombre de buena voluntad puede todo si está unido a Jesucristo el cual redujo toda la Ley en un Doble Mandamiento de amor: Amar a Dios y amar al prójimo.

Amar es más fácil que adorar, que honrar, que evitarse de hacer. Amar a Dios acerca a Dios al hombre y el hombre a Dios. Amar es más invitante que temer y es la escalera para ascender a la adoración.

La caridad es fuego vivo y flama libre que se eleva al Cielo. Pura, irradia calor y luz beneficiando a quién se acerca a ella. Estableciendo el reino de Dios dentro de sí. Porque el Reino de Dios en el hombre es el Amor; en oposición a Satanás que es el Odio, el egoísmo y la triple lujuria.

¡El Reino de Dios! Es el Padre Nuestro visto y vivido por los justos. Oración convertida en acción continua y no esterilizada a palabras murmuradas más o menos distraídamente.

El Padre Nuestro verdaderamente comprendido y vivido, santificando el Nombre de Dios, dándole la Gloria más verdadera: aquella de adorarlo en espíritu y en verdad. Y trabajando porque otros lo adoren mediante el amor doble que es la Obediencia a la ley y con los hermanos, viéndolos a través de Dios.

el_padre_eterno

El Padre Nuestro. Oración viva desde la instauración del Reino de Dios en las creaturas y en el mundo por  el doble amor a Dios y al prójimo, en el camino a la posesión del Reino de los Cielos.

El Padre nuestro, Oración viva de la adhesión a la Voluntad de Dios, cualquiera que sea, por el doble amor que hace aceptar pruebas, penas, agonías, lutos, con pacífica obediencia, de la mano de Dios. Y soportar al prójimo con el sufrimiento que él puede dar, considerándolos como medios para conseguir los méritos eternos, por la paciencia continua que es necesario ejercitar hacia aquellos que nos prueban y que son nuestros pobres hermanos culpables contra el Amor, los cuales necesitan misericordia y Oración, para que regresen al camino de la Vida.

El Padre Nuestro, Oración viva en la caridad del prójimo más difícil para cumplirse: aquella del Perdón a los Ofensores, ofreciéndolo a Dios como Amor para que Él perdone nuestros débitos hacia Él. La caridad es la más grande las purificaciones y puede ser continua: un continuo lavado de nuestras imperfecciones, hecho con las flamas del doble amor. De la Ley espiritual puesta en práctica por el hombre carnal por medio de la Fe, superando las pruebas de la vida, en vista del origen y el fin de cada creatura. Toda verdad revelada es confirmada por cuanto es Bueno, providente, Justo, el señor Uno y Trino.

Trinity_004

El amor es la parte esencial del amor al Padre Santísimo. Decimos Padre Nuestro para recordarnos el amor hacia los hermanos que como nosotros son también hijos de un

Mismo y Único Padre, del Cual ha salido por creación nuestra vida y hacia el Cual nos dirigimos.

En Él debemos fijar nuestra mirada con confianza, santificando su Nombre con amor, uniendo nuestra voz a la de la Creación para glorificarlo. Con el Hijo Salvador, el cual se encarnó para unirnos nuevamente con Dios, siendo Él Mismo la Promesa de la Resurrección y la garantía de la existencia de la existencia del Reino de los Cielos, poniendo a nuestro alcance el feliz conocimiento del Misterio de Dios, que ningún intelecto humano puede penetrar.

Venga tu Reino. Quién verdaderamente ama, se olvida de sí mismo porque su pensamiento y todas sus potencias van hacia la Persona amada de la cual quiere su felicidad.

Hágase, (Fiat) tu Voluntad… Buscar nuestros deseos es anteponernos a los demás y esto es egoísmo. El anteponer nuestra voluntad a la Voluntad Divina es amor. Si el que ora lo hace con estos sentimientos y se pone en la Presencia de Dios preocupado solo de su Gloria, es testigo de cómo la Oración produce efectos inesperados y maravillosos.

Dios no se deja superar por sus hijos y derrama una abundante lluvia de gracias y bendiciones celestiales sobre el alma orante. Él solo nos pide a nosotros que lo amemos y no tolera que lo pospongamos a nuestras mezquindades humanas, porque esa sería ofensa e ingratitud.

holy_trinity

Para quien verdaderamente ama a Dios, poniéndolo en el centro de su vida y llenándola toda de Él, no hay peligro de que sus oraciones sean la expresión del orgullo y el egoísmo, pidiéndole solamente cosas materiales que impiden tener un verdadero contacto con Dios. Quién verdaderamente lo ama, se pone en el justo plano delante de Dios, buscando su gloria y su Amor, encuentra todas sus oraciones respondidas.

El Padre Nuestro es la Oración Perfecta. En su breve fórmula contiene todo y es una cátedra de cómo debe el alma dirigirse a Dios. y es la invocación que el Padre no puede resistir…

En los momentos de las grandes aflicciones es el gran consuelo. Dios concede cualquier cosa que le pidamos por medio de esta Oración, si antes de orar perdonamos e hicimos las paces y ha llegado a nuestro corazón el Perdón Divino.

Sólo así es favorable el Padre que tanto nos perdona y que con tantos bienes nos colma, desde la aurora hasta el anochecer.

prdonohdiosmio

El Padre Nuestro:

Nos revela Quién es Dios.

Nos dice dónde está Dios.

Nos enseña cómo acercarnos a Dios.

Nos explica qué está edificando Dios.

Nos da a conocer lo que Dios quiere que se lleve a cabo.

Nos muestra cómo se debe cumplir la Voluntad de Dios.

Nos enseña a especificar.

Nos enseña a pedir lo básico.

Nos recuerda que hacemos cosas que requieren perdón.

Nos dice que los demás también cometen errores y necesitan ese perdón.

Nos advierte que nuestros deseos nos pueden engañar.

Nos revela quién es el Maligno.

Nos señala que sólo Dios puede liberarnos.

Nos recuerda que el Universo es de Dios.

Nos dice que Dos tiene todo el Poder para ayudarnos.

Nos habla del gozo que se siente al servirlo a Él.

Nos muestra que el Reino de Dios es el único que permanecerá: ‘Porque tuyo es el Reino, el Poder y la Gloria, por los siglos de los siglos. Amén’

Por eso hay qué levantar las manos caídas con la Fe y que la Oración de firmeza a las rodillas vacilantes.

hijo-de-dios-jesus

Los que no tienen energía para orar, señal es de que lo que necesitan es resucitar. ¡Es el momento de invocar a Jesús!

Jesus en fundido_

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

P9.- EL CÁLIZ DEL SUFRIMIENTO


PONTÍFICE ETERNO

16 mar 2013 Mi Agonía es sentida por todos los santos y ángeles en el Cielo, porque el momento del Apocalipsis está cerca

Traducción latinoamérica

Sábado 16 de marzo, 2013 a las 12:40 hrs.

Mi amadísima hija, qué rabia, qué ira y qué temor se está sintiendo por aquellos que rehúsan a aceptar Mi Copa de Sufrimiento, en este momento.

ijesushuertosricci1

La rabia de Satanás, contra estos mensajes, aumentará rápidamente y todo esfuerzo será hecho para denunciarte, hija Mía.

El sufrimiento debe ser aceptado por ti, por tu entrega a Mi Santa Voluntad, la cual es tu propia voluntad.

Así que tú, hija Mía, debes permanecer en silencio mientras los gritos de la Bestia y aquellas pobres almas que él utiliza para atacarte, continúan. Digo esto a todos Mis amados y leales discípulos: permaneced firmes. Mantened vuestras cabezas inclinadas en humilde servidumbre y ofreced vuestros sufrimientos por aquellas almas que no aceptarán el Don de la Verdad.

Aquellos responsables de infiltrar Mi Iglesia en la tierra, eligieron el tiempo de la Cuaresma deliberadamente para insultarme,

 a Vuestro Jesús, que agoniza para salvar sus almas.

jesus-en-la-cruz1-300x300

Tan infestados están ellos: aquellos que recorren los corredores de Roma,

 que la mayor señal será vista en el caos que resultará, mientras se adhieren al dominio del impostor.

Caos, desorden, división y contradicción serán vistos en todas partes en Roma.

Este desorden viene de Satanás, porque no puede venir de Dios.

La cólera proviene del maligno y su rabia es palpable cuando Mi Luz es difundida entre los Hijos de Dios.

La_Bestia___Apocalipsis_by_Tiobolasdoro

Debéis saber que cuando los ataques de semejante naturaleza viciosa son infligidos en otro en Mi Nombre, es Mi Presencia la que provoca tal reacción.

Solo Yo, Jesucristo y Mis seguidores, podemos ser el centro de tal abuso y así, cuando encontréis que esto llega a ser insoportable, por favor decid esta corta oración:

“Comparto este dolor contigo, querido Jesús, y pido que bendigas a mis enemigos y a aquellos que te flagelan, con el Don del Espíritu Santo. Amén.”

ecce homo

La discordia continuará y Mi Agonía es sentida por todos los santos y ángeles en el Cielo, porque el tiempo del Apocalipsis está cerca.

Aferraos en Mí, vuestro Jesús y poned toda vuestra confianza en Mí mientras construyo Mi Ejército Remanente,

 como preparación para la fea batalla por las almas que está en curso.

Vuestro Jesús

http://www.jesushabla.com

http://www.thewargningsecondcoming.com www.

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA