Archivos de etiquetas: adulterio

156 SABIDURÍA INOCENTE


156 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Los apóstoles caminan comentando el milagro.

Mientras el maestro se va severo y derecho, hacia la zona en donde viven los pobres.

Se detienen en una casita paupérrima, de la que sale un niño retozón…

Y detrás de él, su madre.

Jesús dice:

–    Mujer.

¿Me permites entrar en tu huerto y estar un poco hasta que baje el sol?

Ella contesta muy amable:

–     Entra, Señor.

También a la cocina si quieres. Te traeré agua y algo más… 

–    No te afanes.

Me basta con estar en la sombra de este huerto tranquilo.

Después que han entrado y se han acomodado, la mujer va y viene.

Trata de decir algo, pero no se atreve.

Entonces se pone a arreglar sus hortalizas, pero no pierde de vista al Maestro.

Y al niño con sus gritos, cuando atrapa una mariposa y con sus juegos.

Esto la pone nerviosa porque le impide oír lo que Jesús dice.

Se pone de mal humor y le da un coscorrón al chiquillo, el cual grita mucho más fuerte.

Zelote había preguntado a Jesús:

–    ¿Crees que María se haya conmovido con esto?

Jesús contesta:

–   Más de lo que se deja ver…

Y al oír al niño, voltea y lo llama a Sí.

El chiquillo corre a acabar de llorar sobre las rodillas de Jesús.

La mujer lo llama:

–   ¡Benjamín!

Ven aquí y no perturbes…

Jesús le dice:

–    ¡Déjalo! Déjalo.

Se portará bien y te dejará en paz. 

Y volviéndose hacia el niño,

le dice:  

–     No llores.

Tu mamá no te hizo daño. Sólo te ha hecho obedecer.

¡Por qué gritabas cuando ella quería que no lo hicieras!

Tal vez se siente mal y tus gritos la ponen nerviosa.

El niño rápido.

Con esa franqueza infantil que tanto desespera a los mayores,

dice:

–    ¡Oh..No!

No se siente mal.

Quería oír lo que Tú estabas diciendo, me lo dijo.

Y yo que quería venir contigo, hacía ruido a propósito, para que Tú me mirases.

Todos ríen de buena gana…  

Y la mujer se ruboriza.

Jesús le dice:

–    No te pongas colorada, mujer.

Ven aquí.

¿Me querías oír hablar? ¿Por qué?

Ella contesta toda turbada:

–    Porque eres el Mesías.

Con el milagro que hiciste… Y quería oírte.

Casi nunca salgo de Mágdala, porque mi marido es muy duro y tengo cinco niños.

El más pequeño tiene cinco meses.

Y Tú nunca vienes acá.  

–   He venido a tu casa.

Míralo.

–    Por esto quería oírte.

–   ¿En dónde está tu marido?

–    En el mar, Señor.

Aquí si no se pesca, no se come.

No tengo más que este huertecillo, ¿Crees que pueda alcanzar para siete personas?

Y con todo, Miqueas querría que así fuese…

–   Ten paciencia, mujer.

Todos tienen su cruz.

La mujer objeta rápido:

–     ¡Eh! ¡No!

¡Las desvergonzadas no hacen más que gozar!

Viste lo que hacen ellas.

Gozan y hacen sufrir. 

No se destrozan los riñones con tener hijos y con trabajar.

No tienen ampollas de la pala,

ni se desuellan lavando ropa.

Siempre hermosas y frescas que están.

Para ellas no existe la sentencia contra Eva.

Al revés.

Son nuestro castigo porque los hombres…

Tú me entiendes.

–   Te entiendo.

Pero ten en cuenta, que también ellas se han impuesto una cruz muy dura.

La más dura y que no se ve.

La de la conciencia que les reprocha.

La del mundo, que se burla de ellas.

La de su sangre, que las rechaza.

La de Dios, que las maldice…

No son felices, créemelo.

No se destrozan los riñones en engendrar, ni en trabajar.

No se les hacen callos en las manos por el trabajo.

Pero da lo mismo:

Se sienten destrozadas y con vergüenza…

Su corazón es una llaga completa.

No envidies su apariencia, su frescura, su fingida serenidad.

Es un velo puesto sobre una ruina de muerte.

Y que no da paz.

No tengas envidia de su sueño.  

Tú que eres una madre honrada, que sueñas con tus inocentes…

Ellas no tienen más que pesadillas sobre su almohada.

Y al día siguiente…

En el día que se encuentren agonizantes o sean viejas…

No tendrán más que remordimientos y pavor…  

La mujer acepta humildemente: 

–     Es verdad.

Perdóname.

¿Me permites que me quede aquí

–    Quédate.

Diremos una hermosa parábola a Benjamín.

Y los que no son niños la aplicarán a sí mismos y a María de Mágdala…

Escuchad:

En vosotros existe la duda de que María se convierta al Bien.

No se ve señal alguna en ella, en este sentido:

Desvergonzada, descarada y sin pudor.  

Consciente de su posición y de su poder.

Tuvo la osadía de desafiar a la gente…

E ir hasta el umbral de la casa, donde lloran por su culpa…

Al reproche de Pedro, respondió con una risotada.

A mi mirada que la invita, con una soberbia de desprecio.

Algunos de vosotros habéis deseado que por amor a Lázaro o por amor a Mí. 

Le hablase directamente.

Sujetándola con mi fuerza, mostrando mi poder de Mesías Salvador.

No. No es necesario.

Lo dije hace poco, también por otra pecadora…

Las almas deben hacerse por sí mismas.

Yo paso. Arrojo la semilla.

Ésta trabaja secretamente.

Se respeta al alma en este trabajo suyo.

Si la primera semilla no sirve, se siembra otra.

Otra y otra…

Y solo deja uno de hacerlo, cuando hay pruebas de que es inútil sembrar.

Se ruega.

La plegaria es como rocío sobre los terrones:

Que los vuelve flojos y buenos. Y la semilla puede germinar.

¿No haces así, mujer; con tus verduras?

Escuchad ahora la parábola que os habla de lo que Dios trabaja en los corazones, para fundar su Reino…

Cada corazón es un reino pequeño de Dios en la tierra.

Después de la muerte, todos estos pequeños reinos, se juntarán y formarán un solo Reino de los Cielos.

Inmenso, Santo, Eterno.

El Sembrador Divino crea el Reino de Dios, en los corazones.

Viene a su posesión.

El hombre es de Dios y por esto, cada hombre es inicialmente suyo.

Y esparce su semilla.

Luego pasa a otras posesiones, a otros corazones.

Los días pasan y con ellos las noches.  

Los días traen sol y lluvias.

Esto es, rayos de amor divino y efusión de la sabiduría divina, que habla al espíritu.

Las noches traen estrellas y silencio, que da paz.

En nuestro caso, son los llamamientos luminosos de Dios…

Y silencio para el espíritu, para que se recoja y medite.

La semilla, durante esta sucesión de providencias inadvertidas y poderosas; se hincha y se parte en dos.

Echa raíces y arroja fuera las primeras hojitas.

Crece.

Todo esto, sin que el hombre la ayude.

La tierra produce espontáneamente de la semilla, la plantita.

Luego ésta se robustece; se yergue y brota la espiga.

Ésta se levanta, se hincha, se endurece.

Toma el color dorado y se vuelve una señora espiga.

Cuando está ya madura, regresa el sembrador.

La siega.

No podría hacerse de otro modo y por eso se le corta.

Mi Palabra realiza el mismo trabajo en los corazones.

Me refiero a los que aceptan la semilla.

Pero el trabajo es lento.

Es necesario no deteriorarlo con la premura.

Cuando trabajosamente la pequeña semilla se parte en dos…

Y cuando difícilmente echa raíces en la tierra…

También el corazón duro es indomable y agreste.

Y el trabajo es fatigoso.

Debe abrirse.

Dejarse buscar.

Aceptar cosas nuevas.

Cansarse para nutrirlas.

Aparecer diverso, porque ya no lo cubren como antes, pompas inútiles.

Sino humildes y útiles cosas, que ya no lo hacen atrayente.

Debe contentarse con trabajar humildemente, sin llamar la atención; porque esto es útil a la Idea Divina.

Se debe esforzar por todos los medios, por crecer y dar espiga.

Se debe encandecer de amor, para convertirse en grano.

Y cuando haya vencido los respetos humanos, (entiéndase mejor: ‘El qué dirán’)

Cosa muy dura.

Haya sufrido y se haya acostumbrado a su nueva vestidura.

Entonces debe despojarse de un tajo cruel…

Dar todo para tenerlo todo…

Quedarse sin nada para ser revestido en el Cielo, con la estola de los santos.

La vida del pecador que llega a ser santo, es la batalla más larga, heroica, gloriosa.

Os lo aseguro…

Por lo que he dicho, podéis comprender que me comporte así con María.

¿Me porté de manera diferente contigo, Mateo?

El apóstol contesta:

–    No, Señor mío.

–    Y dime la verdad, ¿Qué te movió, más?

¿Mi paciencia o la sátira de los fariseos?

–   Tu paciencia.

Tanto, que estoy aquí…  

Los fariseos con sus desprecios y sus anatemas; me hacían desdeñoso.

Y por desprecio, hacía más mal de cuanto había hecho hasta el presente.

Así sucede.

Cuando uno está en pecado, se insensibiliza.

Mucho más cuando oye que se le trata de pecador.

Pero cuando en lugar de un insulto, recibimos una caricia, queda uno estupefacto.

Después vienen las lágrimas.

Y cuando éstas llegan, las costras del pecado se abren y caen…

Queda uno desnudo ante la Bondad y se le pide con el corazón:

Que se digne vestirlo a uno consigo.

–    Dijiste bien.  

Y volviéndose hacia el niño,  

Jesús pregunta:   

–    Benjamín, ¿Te gusta lo que dije?…

El niño asiente con la cabeza.  

Jesús aprueba: 

–    ¡Bravo! Y…

¿Dónde está la mamá?

Santiago de Alfeo contesta:

–    Cuando estaba por terminarse la parábola…

Salió y se fue a la carrera, por aquel camino…

Tomás dice:

–   Habrá ido al mar.

A ver si ya viene su esposo.

El niño, que sigue apoyado en las rodillas de Jesús;

dice:

–    No.

Fue a la casa de su mamá, a traer a mis hermanos.

Mi mamá los lleva allá, para poder trabajar.

Bartolomé observa:

–   ¿Y tú estás aquí, muchacho?

Debes ser una buena viborita, para que te tenga solo.

–   Yo soy el mayor y la ayudo…

Pedro le pregunta:

–   A ganarse el Paraíso.

Pobre mujer. ¿Cuántos años tienes?

El pequeño contesta con orgullo:

–    Dentro de tres años, seré hijo de la Ley…

Tadeo le pregunta:

–    ¿Sabes leer?

–   Sí.

Pero despacio. Porque el maestro me expulsa casi todos los días, hasta afuera.

Bartolomé, murmura:

–    ¡Ya lo decía yo!…

El niño explica:

–    Pero lo hago así…

Porque el maestro es viejo y feo.

Y dice siempre las mismas cosas que lo adormecen a uno.

Si fuese como Él, -señala a Jesús- estaría contento. Y mirandolo,pregunta: 

–    ¿Le pegas Tú a quien duerme o juega?

Jesús responde:

–   Yo no le pego a nadie.

Digo a mis estudiantes: ‘Estad atentos por vuestro bien y por amor mío’.

El niño aprueba:

–   Muy bien.

Por amor está bien. No por miedo.

–    Pero si te portas bien; el maestro te va a querer.

La lógica infantil es intransigente:

–   ¿Sólo quieres al que es bueno?

Hace poco dijiste que habías sido paciente con éste -señala a Mateo- que no había sido bueno.

Jesús ratifica:

–    Soy Bueno con todos.

Pero a quién se hace bueno; lo amo mucho, mucho.

Y con éste, tal vez Yo soy bastante bueno. Muy, muy Bueno…

El niño piensa…

Levanta la cabeza y pregunta a Mateo:

–    ¿Cómo hiciste para ser bueno?

Mateo sonríe, con un gesto indica  Jesús.

Y contesta:

–    Lo amé.

El niño vuelve a pensar…

Mira a los doce…

Y dice a Jesús:

–    ¿Todos estos son buenos?

Jesús confirma:

–    Claro que lo son.

–    ¿Estás seguro?

Yo algunas veces finjo ser bueno; pero es cuando quiero hacer una pillada mucho mayor.  

Todos se ríen a carcajadas.

También el pilluelo…

Jesús ríe y lo estrecha contra su corazón…

Luego lo besa.

El niño siente que se ha hecho amigo de todos…

Quiere jugar y dice:

–    ¡Ahorita te digo yo, quién es bueno!…

Empieza su selección. Mira a todos…  

Y se va derecho con Juan y Andrés, que están juntos. 

Y dice:

–   Tú y tú.

Venid, aquí.

Y los separa de los demás…  

Después toma de la mano a los dos Santiagos y los junta con ellos.

Luego sigue Tadeo.

A continuación, se queda muy pensativo, ante Zelote y Bartolomé.

Y dice:

–    Sois viejos, pero sois buenos.

Y los pone junto a los anteriores.

Enseguida mira atentamente a Pedro…

Que bajo el examen a que se le somete, no deja de hacerle muecas con los ojos.

Pero Benjamín, también dice que es bueno.

Igual suerte corren Mateo y Felipe.

A Tomás le dice:

–   Tú ríes mucho.

Yo lo estoy haciendo en serio.

¿No sabes que mi maestro dice que quien siempre ríe, se equivoca luego en la prueba?…

Pero a fin de cuentas, Tomás pasa…

Con pocos puntos, pero pasa el examen.

Entonces el niño regresa a las rodillas de Jesús.

Judas de Keriot protesta:

–    ¡Ey! ¡Precioso!…

También estoy yo. No soy una planta. Soy joven y hermoso.

¿Por qué a mí, no me sometes al examen?

El niño lo mira atentamente…

Y dice muy serio:

–    Porque no me gustas.

Mi mamá dice que cuando una cosa no le gusta a uno; no se debe tocar…  

Se le deja sobre la mesa; para que lo tomen a quienes les guste.

Y también dice que si a uno le ofrecen algo que no le gusta; uno no debe decir:

‘No me gusta’ sino: ‘Gracias. No tengo hambre.

Y yo no tengo hambre de ti.

Judas con posesión diabólica perfecta…

Judas queda totalmente pasmado. 

Y con desconcierto, dice: 

–   Pero, ¡Cómo!…

Mira, si dices que soy bueno; te doy esta moneda.

–   ¿Para qué la quiero?…

¿Qué puedo comprar con una mentira?

Mi mamá dice que el dinero obtenido con engaño; se convierte en paja.

–    ¿Por qué no crees que yo sea bueno?

¿Qué tengo? ¿Qué tengo?… ¿Torcido el pie?… ¿Soy feo?…

–    No.

¡Pero me das miedo!…

Judas le pregunta acercándose:

–     ¿De qué…?

El niño se pone a la defensiva:

–    ¡No lo puedo decir!

¡Pero me das miedo!…  

Judas pregunta muy meloso:

–    ¿De qué cosa?…

Benjamín contesta beligerante:

–    No lo sé.

¡Déjame!

¡No me toques o te rasguño!…

Judas dice con una sonrisa forzada…

–   ¡Qué intratable!

¡Está loco!…

El niño grita:

–   ¡No estoy loco!

¡Tú eres malo!….

Y el niño se refugia en Jesús…

Que sin decir absolutamente nada, lo acaricia…

Los apóstoles ríen de buena gana…

Con lo que le acaba de suceder al engreído del Iscariote…

https://www.paypal.me/cronicadeunatraicion

155 UN CRIMEN PASIONAL


155 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Todos los apóstoles están alrededor de Jesús.

Sentados sobre la hierba, bajo el fresco de las copas de los árboles, cerca de un río.

Comen pan y queso.

Y beben agua del río, que es fresca y clara.

Han recorrido un largo camino y han hecho una pausa para recuperar fuerzas.

En cuanto pasa la hora más calurosa, el Incansable Caminante, se pone de pie,

y dice:

–    ¡Vámonos!

Avanzan hasta llegar a un crucero de cuatro caminos.

Y Jesús toma decidido el que va al noroeste.

Pedro pregunta:

–     ¿Regresamos a Cafarnaúm?

Jesús contesta:

–    No.

Pedro insiste, porque quiere saber:

–     ¿Entonces a Tiberíades?

–     Tampoco.

–     Este camino va hacia el Mar de Galilea…

Allá está Tiberiádes…

y Allí, Cafarnaúm…

Jesús lo mira con el rostro medio serio, para calmar la curiosidad de Pedro.

Diciendo:

–     Y también está Mágdala.

Pedro se escandaliza…

Definitivamente el lugar tiene mala fama:

–     ¡A Mágdala!… ¡Oh!…

Jesús confirma:

–     A Mágdala.

Sí. A ¡Mágdala! ¿Te sientes demasiado honesto para entrar?

Lupanar en Pompeya

¡Pedro!… ¡Pedro!…

Por amor mío, deberás entrar no en una ciudad de diversión; sino en verdaderos lupanares.

Cristo no ha venido a salvar a los que ya están salvados. Sino a salvar a los perdidos…

Y tú… tú serás ‘Piedra’ y no Simón… Y por esto, ‘Cefas’. ¿Tienes miedo de contaminarte? ¡NO!

¡Ni siquiera éste! –y señala al joven Juan- ¡Ni siquiera éste recibirá daño! Porque él no quiere…

Como tú no quieres. Cómo no quiere tu hermano y el hermano de Juan…

Cómo no quiere ninguno de vosotros por ahora. Mientras no se quiere, no viene el Mal.

Pero es necesario no querer; fuerte y constantemente.

Fuerza y constancia se obtienen del Padre, si se ora con rectitud de propósito.

No todos sabréis rogar siempre así…

¿Qué estás diciendo, Judas?…  No te fíes mucho de ti mismo…

Yo Soy el Mesías y ruego constantemente, para tener fuerzas contra Satanás.

¿Acaso puedes más tú que Yo?

El orgullo es una rendija por donde Satanás penetra.

Vigila y sé humilde, Judas…

Jesús se vuelve hacia su apóstol convertido,

y añade:

–    Mateo, tú que eres muy práctico del lugar, dime:

¿Es mejor entrar por este camino o hay otro?

Mateo contesta:

–   Según, Maestro…

Si quieres ir a la Mágdala de los pescadores y de los pobres, el camino es éste.

Por aquí se entra al barrio.

Pero como quiero darte una respuesta amplia:

Si quieres ir a donde están los ricos, hay que dejar este camino.

Tomar otro que está como a cien metros de aquí, porque las casas de los ricos están casi a esta altura.

Entonces hay que regresar…

Jesús confirma:

–    Regresaremos.

Porque es a la Mágdala de los ricos, a dónde quiero entrar.

Con el Carisma de la lectura de los corazones…

¿Qué dijiste, Judas?…

Judas responde:

–    ¡Nada, Maestro!

Es la segunda vez que me lo preguntas en poco tiempo. Yo no he dicho nada.

–    Con los labios, no.

Has hablado dentro de tu corazón.

Has platicado con tu huésped, en tu corazón. No es necesario tener a otra persona con quién hablar.

Nos decimos a nosotros mismos, muchas palabras.

Pero no hay que murmurar ni calumniar siquiera con nuestro propio ‘yo’.

Judas con posesión demoníaca perfecta y ¡Oh! cuánto sufrimiento para Jesús, qué cómo Dios, NADA ignora…

El grupo sigue caminando, ahora en silencio.

La calle está pavimentada con piedras rectangulares.

Las casas son ricas y bellas, rodeadas de huertos y hermosos jardines.

Es una ciudad de recreo.

Los ricos palestinenses están mezclados con los romanos y gente poderosa y opulenta de otros lugares.

Son hermosas mansiones, de funcionarios de la corte o ricos mercaderes…

Que envían a Roma las cosas más preciosas que produce Palestina.

Jesús se adentra, como quien sabe a dónde va.

Costea el lago, en cuya ribera están las casas más lujosas y magníficas…

Avanzan por una magnífica calzada, hasta llegar a una de las más regias y señoriales.

Entonces, gritos de llanto se oyen en una grandiosa villa.

Son de niños y de mujeres.

Una angustiada voz femenina rompe el aire:

–    ¡Hijo! ¡Hijo!

Jesús se vuelve y mira a sus discípulos.

Judas se adelanta.

Jesús ordena:

–    Tú, no.

Tú Mateo. Ve a preguntar.

Mateo va casi corriendo y regresa rápido.

Dice jadeante:

–    Una pelea, Maestro.

Un hombre está agonizando… Es un judío.

El que lo hirió, escapó. Era romano.

Han acudido a la casa, la madre y la esposa con los pequeños hijos, pues la vida se le escapa junto con la sangre…

Jesús dice:

–    Vamos.

Mateo previene a Jesús:

–     Maestro…

Esto ha sucedido en la casa de una mujer que no es la esposa.

–    Vayamos.

Entran por un gran portón, hasta el atrium.

Las columnas están cubiertas de plantas verdes que están en grandes macetas, formando conjuntos con

las estatuas y objetos enchapados.

Hay una fuente y un gran jardín, que hacen una hermosa combinación de sol e invernadero.

En una habitación contigua, hay mujeres que están llorando.

Jesús entra, pero no da su saludo.

Entre los hombres presentes hay un mercader que lo reconoce y al verlo,

exclama:

–   ¡El Rabí de Nazareth!

Y se inclina profundamente, saludándolo con respeto.

Jesús le contesta:

–    José, ¿Qué ha sucedido?

–    Maestro…

Una puñalada en el corazón. Se está muriendo…

Una mujer de cabello gris y despeinada, está arrodillada junto al moribundo.

Le sostiene la mano con ojos enloquecidos por el dolor.

Al oír a Jesús, se levanta y con su mano temblorosa, señalando hacia una esquina de la habitación:

Acusa gritando:

–    ¡Por esa!…

¡Por esa!… Esa me lo embrujó…

Tenía madre. Tenía esposa. Tenía hijos… ¡El Infierno debe estar en ti, Satanás!

Jesús vuelve la cabeza y mira en la dirección señalada. 

Y ve en el rincón, contra una pared de color rojo oscuro… 

A María de Mágdala, más provocativa que nunca…

Y hermosísima…

Trae una fina falda en artísticos pliegues, de una gasa pesada y muy delicada, como de seda color marfil. 

Que revela más que cubrir:

Unas piernas largas, blancas como de alabastro, que son como columnas exquisitamente torneadas.

Su breve cintura, está ceñida con un cinturón de filigrana de oro y piedras preciosas, rematado en una hebilla que parece una mariposa.

De la cintura para arriba, lleva una especie de redecilla hexagonal, tejida con perlas y sostenida a su largo cuello, por una fina cadena de oro.

Su delicado traje, realmente no deja nada a la imaginación…

Su cuerpo perfecto y magnífico, luce una belleza deslumbrante y seductora.

Aún más que si estuviera totalmente desnuda.

Su larga y abundante cabellera rubia, está sostenida por un regio y elaborado peinado, con broches de perlas y rubíes.

Jesús la mira con severidad, pero no dice nada.

La ignora totalmente como mujer.

María, humillada con la indiferencia…

Se yergue más altiva que nunca.

Ella, que un momento antes parecía aniquilada, levanta su rostro hermoso y desafiante.

Con sus bellísimos ojos negros, llenos de ardiente deseo y refulgentes de confianza en sí misma.

Mira con inmensa coquetería a Jesús…

Admirando descaradamente su perfecta belleza masculina… 

Maniféstándolo abiertamente con su mirada cargada de deseo…

Y le sonríe con sus labios voluptuosos.

En una silenciosa y apasionada invitación…

Entonces Jesús, hace todavía más severa su mirada…

A continuación baja los ojos.

Y dice a la madre:

–    Mujer, no maldigas.

Respóndeme, ¿Por qué tu hijo estaba en esta casa?  

La mujer responde entrecortada por los sollozos, por el dolor y la impotencia…

Y clama angustiada:

–    Ya te lo dije.

Porque ella lo había vuelto loco. Esa… 

Jesús es terminante: 

–    ¡Silencio!…

También él estaba cometiendo, un pecado de adulterio.

Los esclavos de la Lujuria, son adoradores de ASMODEO…

Y era un padre indigno de estos inocentes… 

Merece pues su castigo; en ésta y en la otra vida.

No hay misericordia para quien no se arrepiente…

 Tengo compasión de tu dolor, mujer. 

Entonces Jesús señalando a la esposa quebrantada por la traición, por el sufrimiento y el llanto de los niños que la acompañan…

Finaliza:

–     Y de estos inocentes.   

¿Está lejos tu casa?

–    A unos cien metros.  

Jesús se vuelve hacia los hombres presentes,

Y ordena:

–   Levantadlo y llevadlo hacia allá.

José el mercader contesta:

–   No es posible, Maestro.

Tiene los estertores finales, está muriendo ya.

–    Haz como dije.

Ponen una tabla debajo del cuerpo del moribundo y lentamente sale el cortejo.

Atraviesan la calle y llegan hasta un jardín lleno de árboles, floridos senderos y mucha sombra.

Las mujeres siguen llorando.

En cuanto entran, Jesús se vuelve hacia la madre,  

diciendo:

–    ¿Puedes perdonar?

Si tú perdonas, Dios perdona.

Es necesario limpiar el corazón para obtener gracias.

Éste pecó y volverá a pecar… Sería mejor para él morir.

Porque si vive, volverá a recaer en el pecado y deberá responder también de la ingratitud para con Dios que lo salva.

Pero tú y estos inocentes, -señala a la esposa y a los niños- caerían en la desesperación.

He venido a salvar y no a condenar.  

El hombre ya perdió el último aliento…

La madre sólo atina a mover la cabeza asintiendo y con un hilo de voz, ahogado por el dolor…

Contesta:

–     Sí……

Enseguida, Jesús se vuelve majestuoso. 

Se yergue aún más, con toda la Potencia del Hombre – Dios.

Y dice al herido:

–    Hombre, Yo te lo mando.

Levántate y queda sano.

Entonces el hombre vuelve a la vida…

Abre los ojos. Ve a su madre, a sus hijos, a su esposa.

Avergonzado, inclina la cabeza.

La anciana le dice:

–    ¡Hijo! ¡Hijo!

¡Estarías muerto si Él no te hubiese salvado! 

Vuelve en ti. No delires por una…

Jesús interrumpe:

–    ¡Cállate!

Ten misericordia, como se ha tenido para contigo…

 Tu casa ha sido santificada con el milagro, que siempre es prueba de la Presencia de Dios.

Por esto no pude hacerlo donde había pecado.

Procura conservar tu casa así. Aun cuando éste no lo hará…  

Ahora tened cuidado con él. Es justo que sufra un poco…

Sé buena, mujer.

Adiós niños.

Jesús pone su mano sobre las dos mujeres y los niños.

Luego sale, pasando delante de la Magdalena, que siguió hasta el borde del camino al cortejo.

Y ha estado recargada contra un árbol.

Jesús camina despacio, como si esperara a los discípulos.

Pero también parece esperar que ella le diga algo.

María no se mueve.

Los discípulos se reúnen con Jesús.

Y Pedro no puede contenerse de decir un epíteto apropiado a María:

–    ¡Perra lujuriosa!…

Ésta responde con orgullo y una carcajada llena de desprecio…

Que es un triunfo muy mezquino.

Jesús, que oyó las palabras de Pedro,

voltea severo y dice:

–   Pedro. Yo no insulto.

No debes insultar. Ruega por los pecadores. ¡No más!

María deja de reír.

Baja la cabeza y huye como una gacela, a su casa.

Dejando tras de sí, un enorme grupo de espectadores cada vez más asombrados…

Y una marejada de murmuraciones y comentarios…

Y todo termina.

https://www.paypal.me/cronicadeunatraicion

25 LA PASIÓN DE JOSÉ


25 CONOCER A DIOS, ES EMPEZAR A AMARLO

José pide perdón a María.  

Fe, caridad y humildad para recibir a Dios. Después de 53 días, la Madre reanuda sus manifestaciones con esta visión, y me dice que la escriba en este libro.

La alegría me invade. Ver a María, en efecto, es poseer la Alegría.

Así, veo el huertecillo de Nazaret.

María está hilando a la sombra de un tupidísimo manzano repleto de frutos, que ya empiezan a tomar color rojo y que parecen con su redondez y color rosado, carrillos de niño.

Sin embargo, María no tiene, de ninguna manera, ese color. Le ha desaparecido la linda coloración que, en Hebrón, avivaba su cara.

En la palidez de marfil de su rostro, sólo los labios trazan una curva de pálido coral.

Bajo los párpados semicerrados hay dos sombras oscuras y los bordes de los ojos están hinchados como en quien ha llorado.

No veo los ojos, porque Ella está con la cabeza más bien agachada, pendiente de su trabajo y, sobre todo, de un pensamiento suyo, que debe afligirla, pues la oigo suspirar como quien tuviera un pesar en el corazón.

Está toda vestida de blanco, de lino blanco; es que hace mucho calor, a pesar de que la frescura todavía intacta de las flores me dice que es por la mañana.

Tiene la cabeza descubierta, y el Sol, que juega con las frondas del manzano movidas por un ligerísimo viento.

Y se filtra con agujas de luz hasta tocar la tierra oscura de los parterres, deposita en su cabeza rubia aritos de luz en que los cabellos parecen de oro cobrizo.

De la casa no viene ningún ruido, ni tampoco de los lugares cercanos.

Se oye sólo el murmullo del arroyuelo que va a un pilón del fondo del huerto.

María se estremece al oír un golpe dado con resolución a la puerta de la casa. Apoya rueca y huso y se levanta para ir a abrir.

A pesar de que el vestido sea suelto y amplio, no llega a ocultar completamente la rotundidad de su pelvis.

Se encuentra de frente a José. María palidece, hasta incluso en los labios. Ahora su rostro parece una hostia de lo pálido que está.

María mira con ojos que escrutan tristemente; José, con ojos que parecen suplicar. Guardan silencio, mirándose.

María rompe el silencio:

–     ¿A esta hora, José?

¿Necesitas algo? ¿Qué deseas decirme? Ven. José entra y cierra la puerta.

Todavía guarda silencio.

–     Habla, José. ¿Qué deseas de mí? 

Con una voz ronca por el llanto contenido,

José dice:

–     Tu perdón – José se curva como si quisiera arrodillarse.

Pero María, siempre tan reservada al tocarlo, lo agarra con resolución por los hombros y se lo impide.

El color aparece y desaparece del rostro de María, ora completamente rojo, ora de nieve como antes.

María responde:

–     ¿Mi perdón? No tengo nada que perdonarte, José.

No debo sino agradecerte una vez más todo cuanto has hecho aquí dentro, en mi ausencia y el amor que me tienes.

José la mira.

Veo formarse dos gruesas gotas en la cavidad de sus ojos profundos, permanecer como en el borde de un recipiente, para luego deslizarse por las mejillas y por la barba.

–     Perdóname, María.

He desconfiado de ti. Ahora veo. Soy indigno de poseer tan gran tesoro. He faltado a la caridad, te he acusado en mi corazón, te he acusado injustamente porque no te había preguntado la verdad.

He faltado contra la ley de Dios no amándote como yo me habría amado a mí mismo…

–     ¡Oh, no, no has faltado!

–     Sí, María.

19. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto. 20. Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. 21. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.» Mateo 1

Si yo hubiera sido acusado de un delito así, me habría defendido. Tú..

No te concedía defenderte, porque ya iba a tomar decisiones sin preguntarte primero. He faltado contra ti ofendiéndote con una sospecha. El solo hecho de sospechar ya es ofensa, María.

El que sospecha no conoce. Yo no te he conocido como debía. Pero, por el dolor que he sufrido… tres días de suplicio… perdóname, María.

–     No tengo nada que perdonarte.

Es más, te pido yo perdón por el dolor que te he causado.

–     ¡Oh, dolor sí que fue!

¡Cuánto dolor! Fíjate, esta mañana me han dicho que tengo las sienes canosas y arrugas en la cara. ¡Estos días han significado más de diez años de vida!

Pero, María, ¿Por qué has sido tan humilde de celarme a mí, tu esposo, tu gloria, y permitirme que sospechara de ti?

José no está de rodillas, pero sí tan curvado que es como si lo estuviera.

María le pone su mano en la cabeza, y sonríe. Parece como si lo absolviera.

Dice:

–     Si no lo hubiera sido de modo perfecto, no habría merecido concebir al Esperado, que viene a anular la culpa de soberbia que ha destruido al hombre.

Y además no he hecho sino obedecer… Dios me pidió esta obediencia… Me ha costado mucho,. por ti, por el dolor que te produciría… pero, tenía que obedecer.

Soy la Esclava de Dios, y los siervos no discuten las órdenes que reciben; las ejecutan José, aunque provoquen lágrimas de sangre.

María, mientras dice esto, llora silenciosamente, tan silenciosamente que José, agachado como está, no lo advierte hasta que no cae una lágrima al suelo.

Entonces, levanta la cabeza y — es la primera vez que le veo hacer este gesto — aprieta las manos de María entre las suyas, oscuras y fuertes.

Y besa la punta de sus rosados y delgados dedos, de esos dedos que sobresalen del anillo de sus manos como capullos de melocotonero.

–     Ahora habrá que tomar las medidas necesarias para que… 

José no sigue; mira al cuerpo de María, y Ella se pone como la púrpura…

Y se sienta de golpe para apartar sus formas de la mirada que la observa

–     Habrá que actuar rápidamente.

Yo vendré aquí… Cumpliremos la ceremonia de la boda… La próxima semana. ¿Te parece bien?

–     Todo lo que tú haces está bien, José.

Tú eres el jefe de la casa; yo, tu sierva.

–     No. Yo soy tu siervo.

Yo soy el devoto siervo de mi Señor que crece en tu seno. Bendita tú entre todas las mujeres de Israel. Esta tarde aviso a los parientes.

Y después… ya estando yo aquí, nos dedicaremos a preparar todo para recibir…

¡Oh, cómo podré recibir en mi casa a Dios; en mis brazos, a Dios?

¡Moriré de gozo!… ¡Jamás podré osar tocarle!….

–     Podrás, como yo, por gracia de Dios.

–     Pero tú eres tú.

¡Yo soy un pobre hombre, el más pobre de los hijos de Dios!….

–      Jesús viene por nosotros, pobres, para hacernos ricos en Dios.

Viene a nosotros dos porque somos los más pobres y reconocemos que lo somos.

Exulta, José. La estirpe de David tiene a su Rey esperado.

Y nuestra casa va a ser más fastuosa que el palacio de Salomón, porque aquí estará el Cielo y compartiremos con Dios el secreto de paz que después conocerán los hombres.

Crecerá entre nosotros dos. Nuestros brazos le servirán de cuna al Redentor durante su crecimiento, y nuestras fatigas le procurarán el pan…

¡Oh, José! Oiremos la voz de Dios llamándonos “¡Padre y Madre!” ¡Oh!….

María llora de alegría; ¡Un llanto tan feliz…!

Y José, arrodillado ahora, a sus pies, llora, con su cabeza casi oculta en el amplio vestido de María que cae, formando pliegues, sobre las pobres baldosas de la reducida estancia.

La visión termina en este momento.

Dice María: 

Que nadie interprete erróneamente mi palidez.

No provenía de miedo humano. Humanamente no podía esperar sino la lapidación. Pero no temía por eso. Sufría por el dolor de José.

Y, en cuanto al pensamiento de que me acusara, no me turbaba tampoco por mí; lo único que me contrariaba era que él, insistiendo en acusarme, hubiera podido faltar a la caridad.

Cuando le vi, por este motivo, la sangre se me fue toda al corazón; era el momento en que un justo, ofendiendo a la Caridad, habría podido ofender a la Justicia.

Y el hecho de que un justo hubiera cometido una falta — él, que no la cometía nunca — me hubiera producido un dolor supremo.

Aunque breves numéricamente, los tres días de la pasión de José fueron de tremenda intensidad.

Como también la mía, esta primera pasión mía.

En efecto, yo comprendía su sufrimiento, y no podía aliviarlo en modo alguno, por obediencia al decreto de Dios que me había dicho: “¡Guarda silencio!”.

¡Ay, y, llegados a Nazaret, cuando lo vi marcharse, tras un lacónico saludo, cabizbajo y como envejecido en poco tiempo,

y no volver por la tarde como solía hacer, os digo, hijos, que mi corazón lloró con grandísima aflicción!

Sola, encerrada en mi casa, en la casa en que todo me recordaba el Anuncio y la Encarnación, y donde todo me recordaba a José, desposado conmigo en intachable virginidad,

tuve que resistir contra el abatimiento y las insinuaciones de Satanás, y esperar, esperar, tener esperanza.

Y orar, orar, orar, y perdonar, perdonar, perdonar, la sospecha de José, su movimiento interior de justa indignación.

Hijos, es necesario esperar, orar, perdonar, para obtener que Dios intervenga en favor nuestro.

Vivid también vosotros vuestra pasión, merecida por vuestras culpas. Yo os enseño a superarla y convertirla en gozo.

Esperad sin medida, orad con confianza, perdonad para ser perdonados; el perdón de Dios será, hijos, la paz que deseáis.

Si yo no hubiera sido humilde hasta el extremo límite — como he dicho a José — no habría merecido llevar en mí a Aquel que,

para borrar la soberbia en la raza, siendo Dios, se anonadaba a Sí Mismo hasta la humillación de ser hombre.

Te he mostrado esta escena, no recogida por ningún Evangelio, porque quiero atraer la atención, demasiado extraviada,

de los hombres hacia las condiciones esenciales para agradar a Dios y para recibir su continuo hacerse presente en los corazones.

Fe.

José creyó ciegamente en las palabras del enviado celeste. No pedía otra cosa sino creer, porque tenía la convicción sincera de que Dios era bueno

y de que el Señor no le depararía el dolor de ser un hombre traicionado, defraudado por su prójimo, un hombre de quien su prójimo se burlara, pues esperaba en el Señor.

No pedía otra cosa sino creer en mí, porque, siendo honesto como era, sólo con dolor podía pensar que otro no lo fuera.

Él vivía la Ley, y la Ley dice: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Nuestro amor hacia nosotros mismos es tanto que nos creemos perfectos aun cuando no lo somos; y, ¿Por qué, entonces, vamos a desamar al prójimo pensándole imperfecto?

Caridad absoluta.

Caridad que sabe perdonar, que quiere perdonar: perdonar de antemano, disculpando dentro del propio corazón las faltas del prójimo; perdonar en el momento, concediendo todos los atenuantes al culpable.

Humildad tan absoluta como la caridad.

Saber reconocer que se ha cometido falta incluso con el simple pensamiento, y no tener ese orgullo, que es más nocivo que la culpa antecedente, de no querer decir: “He cometido un error”.

Menos Dios, todos cometen errores. ¿Quién podrá decir: “Yo nunca cometo errores”?

Y esa humildad aún más difícil de saber callar las maravillas de Dios en nosotros— cuando el darle gloria no requiera proclamarlas — para que el prójimo, que no tiene esos dones especiales de Dios, no se sienta menos.

¡Oh, si quiere Dios, si quiere, se manifestará en su siervo! Isabel me “vio” como yo era cuando llegó la hora, y mi esposo supo lo que yo realmente era cuando le llegó la hora de saberlo.

Dejad que sea el Señor quien se preocupe de proclamaros siervos suyos.

Él tiene amorosa prisa de hacerlo, porque toda criatura elevada a una misión especial es una nueva gloria que se añade a la suya, ya infinita,

porque es testimonio de lo que el hombre es en el estado en que Dios lo quería: una perfección subordinada que refleja a su Autor.

¡Permaneced en la sombra y en el silencio, oh vosotros, predilectos de la Gracia, para poder oír las únicas palabras de “vida” que existen,

para poder merecer el tener sobre vosotros y en vosotros el Sol que, eterno, resplandece!

¡Oh, Luz beatísima que eres Dios, que eres la alegría de tus siervos, resplandece sobre estos siervos tuyos y así exulten en su humildad, alabándote a ti,

sólo a ti, que dispersas a los soberbios y en cambio elevas a los esplendores de tu Reino a los humildes que te aman.

Por ahora no os digo nada más.

Hasta pasado el triunfo pascual, silencio. Es la Pasión (esta revelación se la dio Dios a María Valtorta en Semana Santa).

Sed compasivos para con vuestro Redentor. Oíd sus quejidos, contad sus heridas y sus lágrimas, cada una de las cuales fue vertida por vosotros, fue padecida por vosotros.

Desaparezca cualquier otra visión ante esta que os recuerda la Redención que por vosotros se ha cumplido.

SAN JOSE, CUSTODIO Y PROTECTOR DE LA IGLESIA

89 EL PECADO DE HERODES


89 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Son los días finales de un otoño que prácticamente ha desaparecido.

A pesar de ser un día verdaderamente helado, con la nieve que cubre con una fina capa, que destella con sus reflejos en todo el paisaje campestre de Aguas Especiosas,

Hay una gran muchedumbre, escuchando atentos la Voz cautivante del Maestro que ha venido del Cielo, a reunir las ovejas dispersas del Pueblo de Israel.

Y desde su improvisado púlpito, Jesús hace llegar la potencia de sus palabras hasta la multitud que tirita de frío,

a pesar de las varias hogueras encendidas en diversos puntos, para paliar las inclemencias del clima invernal, que se impone en toda la campiña…

Y del que sólo escapan un poco, los que están resguardados en los galerones, de la finca campestre de Lázaro.

Jesús dice:

«Dios da a cada uno lo necesario. Esto es verdad. ¿Qué le es necesario al hombre?:

¿La fastuosidad?,¿Un gran número de criados? ¿Tierras de incontables parcelas? ¿Banquetes que de un ocaso vean surgir una aurora?…

No. Al hombre le es necesario un techo, un pan, un vestido; lo indispensable para vivir.

Mirad a vuestro alrededor: ¿Quiénes son los más alegres y los más sanos?, ¿Quién goza de una sana ancianidad serena?…

¿Los que se gozan la vida?… No.

Quienes honradamente viven y trabajan y tienen deseos rectos.

En ellos no hay veneno de lujuria y permanecen fuertes, ni veneno de gula y se conservan ágiles, ni de envidias y están alegres.

Sin embargo, quien ambiciona tener más, cada vez mata su paz y no goza; antes bien,

envejece precozmente, consumida en la llama del odio o del abuso.

Podría unir el Mandamiento de no robar al de no desear lo que a otros pertenece.

Porque efectivamente, el excesivo deseo mueve al hurto: entre uno y otro no media sino un pequeño paso.

¿Que todo deseo es ilícito? No digo esto.

El padre de familia que trabajando en el campo o en un taller, desea asegurar con ello el pan de la prole, ciertamente no peca.

Es más, obedece a su deber de padre.

Más aquel que por el contrario, no desea sino gozar más… y se apropia de lo ajeno para conseguir gozar más, peca.

¡La envidia!… 

Porque ¿Qué es realmente el desear lo ajeno, sino avaricia y envidia? 

La envidia separa de Dios, hijos míos… Y une a Satanás.

¿No creéis que el primero que deseó lo ajeno fue Lucifer?

Era el más hermoso de los arcángeles. Gozaba de Dios. Debería haberse sentido contento de ello.

Envidió a Dios y quiso ser él Dios y así se convirtió en demonio, el primer Demonio.

Segundo ejemplo: Adán y Eva habían recibido TODO.

Gozaban del paraíso terrestre, gozaban de la amistad de Dios, vivían dichosos con los dones de gracia que Dios les había dado.  

Deberían haberse conformado con eso.

Más, envidiaron de Dios su conocimiento del Bien y del Mal…

Y fueron expulsados del Edén, resultando proscritos no gratos a Dios, los primeros pecadores.

Tercer ejemplo: Caín tuvo envidia de Abel por su amistad con el Señor. Y fue el primer asesino.

María, la hermana de Aarón y de Moisés, tuvo envidia de su hermano y fue la primera leprosa de la historia de Israel.

Podría iros conduciendo a través de toda la vida del pueblo de Dios…

Y veríais que el deseo inmoderado, hizo de quien lo tuvo un pecador y fue causa de castigo para el pueblo;

porque los pecados de los particulares se acumulan y provocan los castigos de las naciones,

de la misma forma que unos granos y otros, reunidos a otros, de arena; acumulados durante siglos y siglos,

provocan desprendimientos de tierra que sepultan centros habitados y a quienes en ellos viven.

Frecuentemente os he puesto a los niños como ejemplo, porque son sencillos y confiados.

Hoy os digo: imitad a los pájaros en su libertad respecto a los deseos.

Mirad: es invierno, poca comida hay en los huertos, ¿Se preocupan acaso, de acumularla durante el verano?

No, sino que confían en el Señor; saben que siempre podrán hacerse con un pequeño gusanito, un grano, una miguita,

una araña o una mosquita posada sobre el agua, para su buche.

Saben que no les faltará una chimenea caliente o una vedija de lana, para refugiarse durante el invierno.

Como saben que llegado el tiempo en que les sea necesario disponer de heno para sus nidos y de mayor cantidad de alimento para la prole,

habrá heno fragante en los prados y jugoso alimento en los árboles frutales y en los surcos.

Y habrá también riqueza de insectos en el aire y en la tierra; cantan suavemente:

“Gracias, Creador, por cuanto nos das y por cuanto nos darás”

Preparados ya a entonar a pleno pulmón, cantos de alabanza; cuando llegada la época del celo, gocen de la esposa y se vean multiplicados en la prole.

¿Existe criatura más alegre que el pájaro?

Y sin embargo, ¿Qué es su inteligencia comparada con la del hombre?: como un trozo de sílice respecto a un monte. 

Y a pesar de ello, os enseña.

En verdad os digo que posee la alegría del pájaro el que vive sin deseo impuro.

Éste se fía de Dios y lo siente como Padre; sonríe al día naciente y a la noche que desciende, porque sabe que el Sol es su amigo y que la noche lo provee de alimento.

Mira sin rencor a los hombres y no teme sus venganzas, porque no les perjudica en modo alguno;

no se inquieta ni por su salud ni por su sueño, porque sabe que una vida honesta mantiene lejos las enfermedades y proporciona dulce descanso;

no teme en fin, la muerte, porque sabe que habiendo actuado bien, no puede recibir sino la sonrisa de Dios.

Mueren también los reyes y los ricos. No es el cetro lo que aleja la muerte, no es el dinero el que compra la inmortalidad.

Ante el Rey de los reyes y Señor de los señores, ¡Qué ridículas son las coronas y las monedas!

Ante Él sólo tiene valor una vida vivida en la Ley.

¿Qué dicen aquellos hombres que están allí en el fondo? No tengáis miedo de hablar.

Uno de los aludidos contesta:

–     Decíamos: “Antipa ¿De qué pecado es culpable, de hurto o de adulterio?”

Jesús observa:

–     No quisiera que mirarais a los demás, sino a vuestros corazones.

Os digo, no obstante, que Antipa es culpable de idolatría por adorar a la carne más que a Dios.

Es culpable de adulterio, de hurto, de deseos ilícitos. Y pronto, lo será de homicidio.

–     ¿Lo salvarás, Tú, el Salvador?

–     Yo salvaré a los que se arrepientan y vuelvan a Dios.

Los impenitentes no tendrán redención.

–     Has dicho que es ladrón. ¿Qué ha robado?

–     La mujer a su hermano.

El hurto no es sólo de dinero.

Hurto es también, quitar el honor a un hombre, la virginidad a una joven, la mujer a su marido,

de la misma forma que lo es el quitarle un buey o frutos de los árboles al vecino.

Y el hurto, agravado por la libídine o por el falso testimonio, se aumenta con el adulterio, con la fornicación o con la mentira.

–     Y si es una mujer la que se prostituye ¿Qué pecado comete?

–     Si está casada, de adulterio y de hurto respecto al marido. Si es núbil, de impureza y de hurto respecto a sí misma.

–     ¿Hurto a sí misma? ¡Pero si da algo que es suyo!

–     NO.

Nuestro cuerpo lo ha creado Dios para ser templo del alma, que es templo de Dios.

Por tanto, debe ser conservado honesto; si no, el alma se ve despojada de la amistad con Dios y de la vida eterna».

–     ¿Entonces una meretriz ya no puede pertenecer sino a Satanás?

–     Todo pecado es prostitución con Satanás.

El pecador, como la prostituta, se da a Satanás por amores ilícitos, esperando sucias ganancias de ello.

Grande, grandísimo es el pecado de prostitución, que hace a quien lo comete semejante a un animal inmundo.

Pero, creedlo, no es menor cualquier otro pecado capital. ¿Qué diré de la idolatría?

¿Qué del homicidio?

Y no obstante, Dios perdonó a los israelitas después del becerro de oro; perdonó a David después de su pecado, que era doble.

Dios concede el perdón a quien se arrepiente.

Sea el arrepentimiento proporcional al número y a la magnitud de las culpas.

Y Yo os digo que a quien más se arrepiente, más le será perdonado; porque el arrepentimiento es una forma de amor, de operante amor.

Quien se arrepiente le dice a Dios con su arrepentimiento: “No puedo tolerar tu enojo, porque te amo y quiero ser amado”.

Y Dios ama a quien lo ama.

Por tanto, Yo digo: cuanto más ama uno, más es amado. Quien ama totalmente tiene todo perdonado.

Y ésta es una verdad.

Podéis iros.

Pero antes quiero que sepáis que a la entrada del pueblo hay una viuda, cargada de hijos, en la más absoluta de las hambres.

La han echado de casa por deudas y podría decirle “gracias” al patrón por haberla echado solamente.

He hecho uso de vuestros donativos para proveerlos de pan, pero necesitan un lugar donde ampararse.

La misericordia es el sacrificio más grato al Señor. Sed buenos. En su nombre os garantizo el premio.

La gente cuchichea, pide consejo, coteja opiniones…

Entretanto, Jesús cura a uno que estaba casi ciego.

Y escucha a una ancianita que ha venido desde Doco, para rogarle que vaya a ver a su nuera que está enferma.

Es una larga historia de lágrimas.

87 EL NOVENO MANDAMIENTO


87 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

El día sereno y sin viento, ha traído a muchísima gente.

Jesús se abre paso entre un verdadero pequeño pueblo que lo llama desde todas partes.

Uno le enseña sus heridas, otro le enumera sus desventuras, un tercero se limita a decir: «Ten piedad de mí».

Hay también quien le presenta a su propio hijito para que lo bendiga.

Jesús ha llegado casi a su puesto cuando, del sendero que lleva al río, sube un lamento conmovedor:

–      ¡Hijo de David, ten piedad de este pobre infeliz tuyo!

Jesús se vuelve en esa dirección, como también la gente y los discípulos…

Pero unos tupidos matorrales de bojes esconden a la persona que ha proferido esta súplica.

–     ¿Quién eres? Ven.

–     No puedo.

Estoy contaminado. Debo ir donde el sacerdote para que me cancelen del mundo.

He pecado y me ha brotado la lepra en el cuerpo. ¡Espero en ti!

La muchedumbre se alborota:

–     ¡Un leproso! 

–      ¡Un leproso!

–     ¡Maldito! 

    ¡Lapidémoslo! 

Jesús hace un gesto que impone silencio e inmovilidad.

Y dice:

–     No está más contaminado que quien está en pecado.

A los ojos de Dios, es todavía más inmundo el pecador impenitente que el leproso arrepentido.

Quien sea capaz de creer, que venga conmigo.

Algunos curiosos, además de los discípulos, siguen a Jesús.

Los demás, aun deseando ir, se quedan donde están.

Jesús va hasta más allá de la casa y del sendero, hacia los matorrales de bojes.

Y cómo si obedeciera un llamado interno…

Luego se detiene y le ordena al leproso que se deje ver.

Sale un hombre muy joven, apenas mayor que Juan. 

Bigote y barba tenues cubren apenas su rostro: es un rostro aún fresco y lleno.

Tiene los ojos enrojecidos por el llanto.

Un gran grito de entre un grupo de mujeres enteramente tapadas, pues ya lloraban en el patio de la casa al pasar Jesús.

Y su llanto había aumentado por las amenazas de la muchedumbre.

Y la mujer le saluda:

–      ¡Hijo mío!…

La mujer cae sin fuerzas en los brazos de otra, que se apresura a sostenerla.

Jesús solo, sigue avanzando hacia el desdichado.

Y le pregunta:

–      Eres muy joven.

¿Cómo es que estás leproso?

El joven baja los ojos, se enciende de rubor su rostro, balbucea… y no se atreve a más.

Jesús repite la pregunta.

El joven dice algo en forma más nítida, pero sólo se entienden las palabras:

–      …Mi padre… fui… y pecamos… no sólo yo… 

Jesús habla severo:

–     Allí está tu madre, esperando y llorando.

En el Cielo está Dios, que sabe lo sucedido, aquí estoy Yo, que también lo sé.

Pero necesito tu humillación para tener piedad. Habla.

Gime la madre, que se ha hecho gran violencia a sí misma, para llegar hasta donde Jesús.

Y que ahora de rodillas, teniendo en una mano la orla del manto de Jesús,

tiende la otra hacia su hijo mostrando su pobre rostro bañado por las lágrimas.

La madre suplica:

–     Habla, hijo.

Ten piedad de las entrañas que te llevaron. – 

Jesús le pone la mano sobre la cabeza.

–     Habla -vuelve a decir. 

El joven con la vista baja, habla fuerte y claro:

–     Soy el primogénito y ayudo a mi padre en los negocios.

Él me ha mandado a Jericó muchas veces para hablar con sus clientes, y… y uno… uno tenía una mujer joven y hermosa… Me… me gustó.

Fui más allá de donde debía… Le gusté… Nos deseamos y… pecamos en ausencia del marido…

No sé cómo sucedió, porque ella estaba sana. Sí. No sólo yo estaba sano y la quise… ella también estaba sana y me quiso.

No sé si… si además de a mí amó antes a otros y se había contagiado…

Lo que sí sé, es que ella se marchitó en poco tiempo y que ahora está en los sepulcros muriendo en vida… Y yo… y yo…

¡Mamá!, tú lo has visto, es poca cosa, pero dicen que es lepra… y… moriré de lepra. ¿Cuándo?… Se acabó la vida, la casa… y tú, mamá…

¡Oh, mamá, te veo y no te puedo besar!… Hoy vienen a descoserme los vestidos y a arrojarme de casa… del pueblo…

Es peor que si hubiera muerto; ni siquiera tendré el llanto de mi madre sobre mi cadáver…

El joven llora.

La madre está tan estremecida por los sollozos que parece un árbol zarandeado por el viento.

La gente hace diversos comentarios, dictados por sentimientos opuestos.

Jesús está apenado.

Y dice:

–      Y mientras pecabas ¿No pensabas en tu madre?

¿Estabas tan enajenado que no te acordabas de que tenías una madre en la Tierra y un Dios en el Cielo?

Si no te hubiera aparecido la lepra, ¿Te habrías acordado alguna vez de que habías ofendido a Dios y al prójimo?

¿Qué has hecho de tu alma? ¿Qué has hecho de tu juventud?

–     Fui tentado…

–     ¿Eres acaso un niño, para no saber que era un fruto maldito?

Merecerías morir sin piedad».

–     ¡Oh! ¡Piedad! Sólo Tú puedes…

–     No Yo, Dios. Y si aquí juras no pecar más.

–     Lo juro. Lo juro.

¡Sálvame, Señor! Dispongo sólo de pocas horas antes de la condena.

¡Mamá!… ¡Mamá, ayúdame con tu llanto!… ¡Oh…, madre mía!

La mujer ya no tiene ni siquiera voz.

Lo único que hace es agarrarse a las piernas de Jesús y levantar su cara con los ojos dilatados por el dolor:

una cara de tragedia como de quien se está ahogando y sabe que ése es el último apoyo que lo sujeta y que puede salvarlo.

Jesús la mira. Le sonríe compasivo…

Y declara:

–      Levántate, madre.

Tu hijo está curado; pero por ti, no por él.

La mujer todavía no cree; le parece que así a distancia, no puede haber quedado curado. 

Y hace signos de disentimiento entre continuos sollozos.

Jesús mirando al joven le ordena:

–      Hombre, quítate la túnica del pecho, donde tenías la mancha; para consolar a tu madre.

El joven se baja el vestido, apareciendo desnudo ante los ojos de todos.

No tiene sino una piel uniforme y lisa, de un joven fuerte y bien formado. 

Jesús se inclina para levantar a la mujer, diciendo:

–      Mira, madre…

Este movimiento sirve también para contenerla cuando su amor de madre y el hecho de ver el milagro, la hubiera lanzado contra su hijo sin esperar a su purificación.

Sintiéndose impedida para ir a donde la impulsa su amor materno, se abandona en el pecho de Jesús, a quien besa en un verdadero delirio de alegría.

Llora, ríe, besa, bendice…

Y Jesús la acaricia con piedad.

Luego le dice al muchacho:

–      Ve al sacerdote, y acuérdate de que Dios te ha curado por tu madre y para que seas justo en el futuro. Ve.

El muchacho bendice al Salvador y se marcha.

A distancia, le siguen su madre y las otras mujeres que estaban con ella.

La muchedumbre grita jubilosa.

Jesús vuelve a su tarima improvisada.

Y habla:

–      Este joven también había olvidado que hay un Dios que ordena honestidad de costumbres.

Había olvidado que está prohibido hacerse dioses al margen de Dios.

Había olvidado que debía santificar su sábado, como he enseñado; había olvidado que existe el respeto amoroso a la madre.

Había olvidado que no se debe fornicar, ni robar, ni ser falso, ni desear la mujer del prójimo…

Ni matarse uno a sí mismo o la propia alma, ni cometer adulterio.

EL NOVENO MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS

Había olvidado todo y ya veis cuál había sido su castigo.

“No desearás la mujer del prójimo” se une a “no cometerás adulterio”,

Porque el deseo precede siempre a la acción.

El hombre es demasiado débil como para poder desear sin llegar después a consumar el deseo.

Y lo que es verdaderamente triste, es que el hombre no sepa hacer lo mismo respecto a los deseos justos.

En el Mal se desea y luego se cumple.

En el bien se desea, para luego detenerse, aunque no se retroceda.

Lo que le he dicho a él os lo digo a todos vosotros, porque el pecado de deseo está tan difundido como las malas hierbas,  que por sí solas se propagan:

¿Sois unos niños como para no saber que esa tentación es venenosa y que hay que huir de ella?

“Fui tentado.” ¡Frase remota!

27. «Habéis oído que se dijo: = No cometerás adulterio. = 28. Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Mateo 5

Más, he aquí que tenemos también un remoto ejemplo y por tanto, debería el hombre acordarse de sus consecuencias.

Y debería saber decir: “No”.

En nuestra historia no faltan ejemplos de castos, que permanecieron tales a pesar de todas las seducciones del sexo y a pesar de las amenazas de los violentos.

¿Es un mal la tentación? No lo es; es la obra del Maligno, pero se transforma en gloria para quien la vence.

El marido que va a otros amores es un asesino de su esposa, de sus hijos, de sí mismo.

Quien entra en morada ajena para cometer adulterio es un ladrón, y de los más viles: como el cuco, goza del nido ajeno sin aportar nada.

Quien sustrae la buena fe al amigo es un falsario, porque finge una amistad que en realidad no tiene.

Quien así actúa se deshonra a sí mismo y deshonra a sus padres. ¿Puede, entonces, tener a Dios consigo?

He hecho el milagro por esa pobre madre. Pero me da tanto asco la lujuria, que me siento nauseado.

Vosotros habéis gritado por miedo y repulsa de la lepra. Yo, con mi alma, he gritado a causa de la repugnancia por la lujuria.

Todas las miserias me circundan y por todas ellas Yo soy el Salvador,

pero prefiero tocar a un muerto, a un justo que esté ya descompuesto en la carne suya que fue honesta, mas en paz ya su espíritu,

antes que acercarme a uno que tenga tufo de lujuria.

Soy el Salvador, pero también Soy el Inocente.

Tengan presente esto todos los que vienen aquí o hablan de Mí, proyectando en mi personalidad la levadura de la suya.

Comprendo que vosotros querríais de mí algo distinto, pero no puedo.

La ruina de una juventud apenas formada y demolida por la libídine me ha turbado más que si hubiera tocado la Muerte.

Vamos con los enfermos; no pudiendo, por la nausea que me ahoga, ser la Palabra, seré la Salud de quien espera en Mí.

La paz esté con vosotros.

Efectivamente Jesús está muy pálido y su rostro denota dolor.

No le vuelve la sonrisa sino cuando se agacha hacia unos niños enfermos u otras personas enfermas en sus camillas.

Entonces vuelve a ser Él, especialmente cuando metiendo su dedo en la boca de un mudito de unos diez años le hace decir «Jesús», y luego «mamá».

La gente se marcha muy lentamente.

Jesús se queda paseando bajo el sol que inunda la era, hasta que viene hasta Él, Judas de Keriot.

Que le dice:

–     Maestro, yo no estoy tranquilo… 

Jesús responde:

–     ¿Por qué, Judas?

–     Por los de Jerusalén… Yo los conozco.

Déjame ir allí unos días. No me refiero a que me mandes solo; es más, te ruego que no sea así.

Mándame con Simón y Juan, que fueron muy buenos conmigo durante el primer viaje a Judea.

Uno me frena, el otro me purifica hasta en el pensamiento. ¡No te puedes imaginar lo que significa Juan para mí!:

Es rocío que calma mis ardores, aceite sobre mis aguas agitadas… Créelo.

–     Lo sé.

Por eso, no te debes asombrar de que Yo lo quiera tanto. Es mi paz.

Pero tú también, si eres siempre bueno, serás mi consuelo. Si usas los dones de Dios -y tienes muchos, para el bien.

Como has estado haciendo desde hace algunos días y llegarás a ser un verdadero apóstol.

–     ¿Y me amarás como a Juan?

–     Yo te amo igualmente, Judas; sólo que entonces lo haré sin esfuerzo y dolor.

–     ¿Qué bueno eres, Maestro mío!

–     Ve a Jerusalén, aunque no va a servir para nada.

No quiero contrariar tu deseo de ayudarme. Ahora se lo digo inmediatamente a Simón y a Juan. Vamos.

¿Has visto cómo sufre tu Jesús por ciertas culpas? Son como uno que ha levantado un peso demasiado fuerte.

No me des nunca este dolor. Nunca más…

–     No, Maestro, No.

Te quiero. Tú lo sabes… pero soy débil…

–     El amor fortalece.

Entran en casa y todo termina.

D LA GRAN CONFUSIÓN 2


CUMPLIMIENTO

LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI

Están Imponiendo un Gigantesco Cambio de la Moral Sin que nos Demos Cuenta

Los grandes poderes del mundo están cambiando el significado de las palabras ¿Con que objetivo?

Para imponer sus políticas con menos resistencias. Porque mucha gente no se da cuenta lo que sucede si no es capaz de traducir esas palabras a lo que quieren decir en realidad.

Esta situación la denunció George Orwell en su magnífica obra “1984”. Y en estos tiempos las situaciones son cada vez más parecidas a lo que él escribió.

Al punto que el relato orwelliano nos permite predecir lo que vendrá.

Los propulsores del aborto, las feministas, el lobby gay y los que lucran con la psicosis del cambio climático están imponiendo sus políticas con estos artilugios.

Y las Naciones Unidas realmente es el mayor experto en el manejo de esta neolengua políticamente correcta.

EL FUTURO ESTÁ ENTRE NOSOTROS

“1984” es un cuento futurista de Orwell sobre un mundo dominado por un gobierno definido por la ansiedad, el odio y la crueldad.

El Partido, cuya cabeza se llama respetuosamente Big Brother (Gran Hermano), preside a través de la vigilancia omnipresente y el control mental.

Sus ciudadanos sojuzgados se programan.

Y no sólo aceptan si Gran Hermano dice que 2 + 2 = 5, sino que también lo creen.

Las aventuras de Winston Smith, el protagonista de 1984, comienzan mientras lentamente y con temor sale de las sendas establecidas, 

Percibiendo la hipocresía que le rodea y penetra en ella, para buscar la verdad.

LO QUE ENCUENTRA ES DOLOR. 

Comentando 1984 Orwell escribió:

“Yo no creo que el tipo de sociedad que describo necesariamente llegará, pero creo que algo que se le parezca podría llegar”.

¡Y vaya si está llegando!

LA GUERRA ES LA PAZ

Uno de los pilares del partido gobernante en “1984” es la guerra sin fin en una escala global.

La guerra, sin embargo, es una fabricación aceptada y tratada como un hecho cotidiano.

Las potencias mundiales se convierten en enemigos y aliados indistintamente, simplemente para mantener a las masas bajo un temor constante, la industria perpetua, y el orden perpetuo.

La guerra proporciona salida para las emociones no deseadas, tales como el odio, el patriotismo y el descontento, manteniendo la estructura de la sociedad intacta y productiva sin aumentar el nivel de vida.

‍La verdadera libertad es la capacidad sin obstáculos para realizar el bien humano.

La libertad en occidente se define generalmente como algo arbitrario, que esclaviza cuando las inclinaciones humanas se apartan de lo bueno.

Esta falacia occidental define la libertad como conseguir lo que se quiere.

Y por otra parte, que el gobierno está ahí para darlo.

LA IGNORANCIA ES FUERZA

Cualquier transgresión contra el Partido es un crimen capital.

‍En lugar de abordar la plaga de la ignorancia, los estados occidentales parecen más preocupados por la protección de los perfiles de los ignorantes y de la desigualdad de oportunidades.

TELEPANTALLA

Prácticamente todos los lugares públicos y privados en el mundo ficticio de Orwell son vigilados a través de la “telepantalla”, que también emite anuncios, noticias y propaganda.

Son los ojos insomnes que vigilan cada movimiento, cada palabra, cada expresión facial, y cada reacción involuntaria de cada persona.

En el esfuerzo para detectar el pensamiento criminal, expresado en la frase“Gran Hermano te está mirando.”

Los medios sociales mantienen registros de nuestro “me gusta” y nuestras actividades.

Nuestras llamadas telefónicas y las historias de navegación son accesibles a parecer para cualquier analista de la NSA en EE.UU, según el Sr. Snowden, y seguramente en la mayoría de los países occidentales.

Nuestros números de seguridad social y los códigos postales son cada vez más parte de las transacciones cotidianas.

‍Nuestras vidas privadas son espiadas.  Los Drones vuelan sobre nuestras cabezas. Las cámaras registran invisiblemente.

Se recogen miles de millones de datos cada minuto. Nosotros estamos siendo observados.

Y para aclararlo todo, ya se está desarrollando la tecnología de “pre crimen” para captar a los criminales antes que realicen el crimen, como en la película “Matrix”.

DOBLE PENSAMIENTO

Los políticos utilizan a menudo las formas de doble pensamiento cuando mienten con cuidado y conscientemente.

Por ejemplo, en una oportunidad, al director de Inteligencia Nacional de EE.UU., James Clapper,  se le preguntó en una audiencia del Senado si la información que se recopiló en la NSA era sobre millones de estadounidenses.

“No” respondió Clapper.

“No con conocimiento de causa”.

Después, poco a poco la operación de la NSA fue saliendo a luz y efectivamente se controla la información de internet y de llamadas de millones de norteamericanos y de personas en el extranjero.

El control del lenguaje resulta en el control del pensamiento.

El lenguaje “políticamente correcto” es el sepeech que asegura el pensamiento.

La tecnología de la autocorrección y funciones de autocompletado a menudo dictan nuestra fraseología.

Los correos electrónicos y tweets promueven la comunicación afectada.

Al aborto se le llama salud reproductiva y las que abortan son pro elección, al ‘matrimonio’ homosexual se le llama matrimonio igualitario.

No es políticamente correcto llevar un crucifijo colgado al cuello, pero sí una pulsera con el arco iris que simboliza al movimiento homosexual, etc.

NADA MÁS CLARO QUE EL PLAN DE LAS NACIONES UNIDAS

Estamos frente a un plan de batalla desplegado por la ONU utilizando la neolengua, para imponer el lenguaje políticamente correcto.

Con el objetivo que se aprueben legislaciones anti vida y anti familia en todos los países.

Quieren bajar la cantidad de nacimientos en el mundo y cambiar la moral respecto al sexo, la familia y la procreación.

¿Y cómo lo están haciendo?

En primer lugar aprobaron programas de lo que llaman “desarrollo sustentable”.

‍Segundo, son operados por los propios funcionarios internacionales como por las ONG’s que giran alrededor de ella.

Cuyo personal rota desde cargos en organismos internacionales a ONG’s y viceversa, de tiempo en tiempo.

‍Y tercero, estos programas utilizan palabras con un doble significado para bajar los niveles de resistencia.

‍¿Quién puede estar en desacuerdo con la igualdad de género? ¿O con la salud reproductiva? ¿O con el término desarrollo sostenible?

El asunto es que esas palabras quieren decir cosas distintas a las que el sentido común podría entender.

Son palabras que suenan razonables, pero que esconden detrás significados radicales y subversivos.

Son una especie de código que se pierden para el público en general.

‍Hay una razón para este engaño lingüístico.

El Estudio mundial – que puedes descargar aquí  es nada menos que un plan de batalla para un asalto mortal a la vida y el matrimonio.

Una especie de “caballo de Troya” que muchos no logran identificar.

UN LENGUAJE ENGAÑOSO PARA QUE CONSUMA LA POBLACIÓN

Los organismos internacionales como la ONU suelen hacer informes en código para que lo entiendan sus militantes pero no el público general.

Por ejemplo el Estudio Mundial sobre el Papel de la Mujer en el Desarrollo 2014: Igualdad de Género y el Desarrollo Sostenible, que basa las políticas actuales del de la ONU está escrito en una especie de código.

Las palabras y expresiones que se utilizan suenan razonables pero esconden detrás planes radicales para cambiar la familia y la sociedad.

‍Si estos objetivos revolucionarios fueran declarados claramente, la protesta pública sería ensordecedora y la resistencia fenomenal.

Por eso, los burócratas de la ONU disfrazan sus verdaderos objetivos mediante el uso de palabras de código que sólo ellos y los otros progresistas, que operan las conclusiones en el campo, saben y pueden entender.

Y esto no tiene nada que ver con un supuesto nuestro de una teoría de la conspiración.

Sino de una realidad que se ve a diario y que el lector puede verificar preguntando a gente que trabaja para la ONU cual es la definición que la ONU hace sobre cada palabra definitoria.

Déjame que te traduzca algunas de las recomendaciones de la Encuesta Mundial a un lenguaje sin ambigüedades, para que puedas entender mejor el camino por el que la ONU quiere llevarnos.

“SALUD REPRODUCTIVA” = CAMPAÑAS DE ESTERILIZACIÓN O DE PROMOCIÓN DEL ABORTO

La frase “salud reproductiva”, sembrada en todo el documento, suena inobjetable.

Pero es en realidad un doble engaño, ya que no tiene nada que ver con la reproducción y nada que ver con la salud.

El objetivo de los programas de la “salud reproductiva” es en realidad el control de la población para la reducción de la tasa de natalidad por medios químicos o quirúrgicos, deshabilitando tantos sistemas reproductivos femeninos como sea posible.

Por ejemplo, cuando el informe dice:

Respetar, proteger y promover la salud sexual y reproductiva y derechos para todos, en particular las mujeres y niñas, a través del ciclo de vida.

Esto debe leerse en el sentido de que las mujeres y las niñas serán animadas a la anticoncepción, a esterilizarse, y a abortar a sus hijos.

La razón por la cual ésta “recomendación” se incluye en la sección “Sobre el desarrollo sostenible”, es que realmente se trata de la limitación de crecimiento de la población.

“SOSTENIBLE” = LIMITAR, RESTRINGIR

Cada vez que lees la palabra sostenible, como “desarrollo sostenible” o “población sostenible” debes sustituir esas palabras por las palabras “limitar” o “restringir”.

Por ejemplo, cuando el informe dice:

“Las políticas de base de población sostenible en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluyen la prestación de servicios sexuales y de salud reproductiva de calidad universalmente accesible…”

En realidad, significa algo así como,Las políticas de control de población deben basarse en la promoción de la esterilización y el aborto”.

“ABORTO SEGURO” = ABORTO BAJO DEMANDA

Aborto seguro suena más favorable a la mujer que simplemente decir aborto.

Y se utiliza en el sistema de las Naciones Unidas para referirse a la legalización del aborto a demanda, o sea en el momento que la mujer lo desee y sin que medie ningún riesgo a salud por el cual se recomendaría abortar.

“Las políticas de base de población sostenible en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluyen la provisión de acceso universal… de la educación integral en sexualidad y aborto seguro”.

Debes entender que esto significa que,

“Las políticas de control de población deben basarse en la educación sexual universal y la legalización del aborto a demanda a lo largo de los nueve meses de embarazo”.

“IGUALDAD DE GÉNERO” = EL FIN DEL MATRIMONIO

Bajo este término aparentemente inofensivo se esconde una revolución cultural.

El tipo de igualdad que los burócratas de la ONU tienen en mente terminaría la natural complementariedad entre los sexos que se unen como marido y mujer.

“GÉNERO” = DE QUE SEXO LA PERSONA DICE QUE ES

La mayoría de la gente piensa que la palabra “género”, que aparece en el informe de la ONU cientos de veces, es sólo otra palabra para significar “sexo.”

No lo es.

Tal como se utiliza por los progresistas de la ONU, “género” no tiene nada que ver con categorías fijas de hombre y mujer.

No está determinado por la anatomía y los cromosomas de uno. Se trata únicamente de una cuestión de preferencia personal.

‍Uno es “libre” de ser del “género” que se quiera, y aún camaleónico, cambiar de día en día.

Si pensaba que sólo hay tres (hombres, mujeres, LGBT), usted está desactualizado.

No hace falta decir que este concepto de “género” es tremendamente subversivo, que socava los matrimonios, las familias, e incluso a la propia sociedad.

8 Tendencias Fulminantes que están Destruyendo a la Familia

Tenemos que admitir que hay un montón de trabajo que hay que hacer para recuperar la santidad del matrimonio y para preservar la salud de las familias.‍

Muchos católicos creen que la legalización del ‘matrimonio’ del mismo sexo es un golpe mortal para la familias

Sin embargo el golpe mortal fue dado mucho antes.

Éste no es más que el corolario de una serie de tendencias que están afectando la salud de los matrimonios y las familias.

Y que los ha debilitado previamente a la aprobación del ‘matrimonio’ homosexual.

Hombres y mujeres del mismo sexo constituyen un pequeño porcentaje de la población, para empezar.

E incluso dentro de esa población son  menos propensos a querer casarse que el público en general.  

Por lo tanto, es posible que su impacto sobre el deterioro del matrimonio no sea decisivo sino sólo coadyuvante.

‍O si se quiere ‘un tiro de gracia’ a una institución que agoniza por problemas anteriores y más de fondo.

Veamos 8 tendencias que están actuando en occidente contra el matrimonio y la familia, que son previas al emergente de la legalización del matrimonio homosexual.

  1. ESPERAMOS INJUSTAMENTE QUE NUESTRAS PAREJAS NOS COMPLETEN

¿Quién no ha escuchado frases como “ella es mi otra mitad” o “él me completa” para describir a una pareja?‍

Nos sentimos como que no estamos completos mientras estamos solos.

Y por desgracia, muchos recurren a otra persona para llenar ese vacío que sólo Dios puede llenar.

Este modo de pensar contribuye a los altos niveles de divorcio y los bajos niveles de matrimonio.

No reconocemos que nuestras parejas no son perfectas, que fallan, que no nos satisfacen completamente, porque nosotros tampoco lo somos.

Pero luego incorrectamente interpretamos esto como una señal de que no debemos permanecer comprometidos con ellos.

El matrimonio no existe para completarnos, para arreglar todo lo que está mal en nuestras vidas, y darnos una vida de felicidad.

Eso nunca va a suceder en este mundo.

Estamos hechos para ser completamente completados en el cielo, no en la tierra, en el que podemos vivir con nuestro Dios y creador.

Cuanto antes debemos reconocer a nuestras parejas como personas imperfectas y amarlas lo mejor que podamos en lugar de visualizarlas como nuestros salvadores personales.

‍Si queremos amar verdaderamente a alguien, tenemos que tener ya un sano sentido de nuestro defectos y los del ser humano.

Matthew Kelly escribe en su libro, Los siete niveles de intimidad:

Para amar, debes ser libre, porque amar es darte a alguien o a algo libremente, por completo, sin condiciones y sin reservas.

Es como si pudieras tomar la esencia de tu propio ser en tus manos y dárselo a otra persona.

Sin embargo, para dárselo a otra persona, a un proyecto o a Dios, primero lo debes poseer tú.

Esta posesión de uno mismo es la libertad. Sin autocontrol y auto-dominio, somos incapaces de amar.

‍El problema es que no queremos disciplina.

‍Queremos que alguien nos diga que podemos ser felices sin disciplina.

Pero no podemos porque las dos cosas están directamente relacionadas.

Hay una tradición muy interesante en Medjugorje, que en el acto de casamiento en la iglesia, además de entregarse los anillos, la pareja se entrega uno a otro una cruz, como señal de la cruz que se debe llevar en la vida matrimonial.

  1. HEMOS ACEPTADO DIVORCIO SIN CULPA COMO LA NORMA

Vivimos en una cultura de usar y tirar.‍

Cuando algo no está funcionando, en lugar de arreglarlo nos vamos a la tienda y compramos un nuevo.

Y esa mentalidad parece estar afectando nuestra forma de ver el matrimonio.

‍La mayoría de nosotros se casan con alguien con quien nos gusta pasar el tiempo, más que con cualquiera de sus otros amigos.

Pero esa versión emocional, subjetiva del amor rara vez dura y una vez que muere, estamos listos para pasar a otra persona.

‍Algunas de las razones más comunes para divorciarse son “diferencias irreconciliables” o una “ruptura irreparable del matrimonio”, que se traduce en “no nos llevamos muy bien” o “no nos gusta pasar tanto tiempo juntos como solíamos”.

Nos hemos olvidado o más probablemente, en realidad nunca aprendimos que el amor auténtico es un acto objetivo de voluntad, no una emoción subjetiva que va y viene.

Es una decisión de poner a otra persona antes que a uno mismo.

Por eso incluimos la frase en la mayoría de las bodas sobre “En la enfermedad y en la salud, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte nos separe.”

Es por eso que la iglesia a menudo define el amor en las palabras utilizadas por Santo Tomás de Aquino: “Amar es querer el bien del otro”.

Aunque se trata de una visión impopular, significa que si realmente amas a tu cónyuge y tus hijos, su bien viene antes que el tuyo propio.

Algunos que luchan contra el ‘matrimonio’ homosexual y en “defensa de la santidad del matrimonio” ellos mismos están en su segundo, tercero o cuarto matrimonio.

Mientras que Jesús además de establecer que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, también dio una enseñanza directa sobre el divorcio:

“Por tanto, lo que Dios ha unido, que nadie lo separe.” Mateo 19: 6-9

  1. TENEMOS UNA FALTA DESTRUCTIVA DE COMPROMISO

Esta actitud sobre el matrimonio se está pasando de generación en generación en todo el mundo occidental, que ahora se casa a un ritmo cada vez más bajo.

No sólo son menos las personas que se casan, sino más los hijos de las últimas generaciones que están naciendo fuera del matrimonio que dentro del matrimonio.

‍Una tendencia que es más alarmante entre los que no tienen una educación universitaria.

Esto significa que más niños que nunca están siendo criados en hogares monoparentales, o en cohabitación en hogares biparentales con menos estabilidad que los hogares con padres casados.

Lo que se asocia con una serie de resultados negativos, incluyendo un mayor riesgo de suicidio, más temprana y más frecuentes actividad sexual, bajo rendimiento académico, abuso de substancias, tasas más altas de actividad criminal, y problemas de identidad de género.

Lo que debe servir como un recordatorio de que los matrimonios fuertes y las familias fuertes crean una sociedad más sana.

  1. ESTAMOS ENGANCHADOS A LA PORNOGRAFÍA

Estadísticas recientes estiman que

“alrededor del 64-68% de los hombres adultos jóvenes y aproximadamente el 18% de las mujeres se exponen a la pornografía, al menos una vez cada semana.

¿Por qué es un problema?

Para empezar, la Academia Americana de Abogados Matrimoniales informa ahora que el 56% de los casos de divorcio implica que una de las partes tiene “un interés obsesivo en sitios web pornográficos.”

Varios estudios han encontrado que las parejas de los usuarios porno a menudo dicen sentir la pérdida, la traición, la desconfianza, la devastación, y la ira cuando se enteran de que la otra parte de la pareja ha estado utilizando el porno.

Muchos muestran síntomas físicos de ansiedad y depresión.

La investigación ha encontrado que después que los hombres están expuestos a la pornografía, se califican a sí mismos como menos amorosos con su pareja que los hombres que no vieron ningún porno.

Además de eso,  la gente era más crítica de la apariencia de su pareja, a su curiosidad sexual, rendimiento sexual y muestras de afecto.

El porno está literalmente matando el amor y debilitando los lazos en las parejas.

  1. HEMOS HECHO SEXO OCASIONAL Y SIN AMOR

El sexo se ha convertido en lo que consigo de la otra parte de la pareja y el placer físico que yo recibo, más que sobre lo que puedo dar a otra persona.

El sexo y todas las formas de ternura entre las personas, son más gratificantes y genuinas cuando se acompañan con un mayor sentido de la responsabilidad y amor a la otra persona.

El Papa San Juan Pablo II escribió en “Amor y responsabilidad”:

No puede haber verdadera ternura sin un hábito perfeccionado de la continencia.

Que tiene su origen en siempre estar listos para mostrar la bondad amorosa, y así superar la tentación de disfrutar de la sensualidad y la concupiscencia de la carne.

Sin esta continencia, las energías naturales de la sensualidad y las energías del sentimiento, se convertirán simplemente en “materia prima” de lo sensual o en el mejor de egoísmo emocional.

  1. NO HEMOS SIDO CONVENCIDO QUE LOS NIÑOS

La anticoncepción artificial ha sido ampliamente utilizada en nuestra cultura porque lo vemos como una manera de escapar de la “carga” de la paternidad.

Vemos tomar la píldora como tomar una medicina para guardarnos de contraer la “enfermedad” del embarazo.

Y al uso del condón como ponerse un guante de goma antes de tocar a alguien que está infectado con un virus.

Los que tienen una apertura a la vida y decidieron usar la planificación familiar natural para lograr o posponer el embarazo han citado una serie de beneficios positivos, incluyendo la comunicación abierta, y un vínculo más fuerte.

De acuerdo a Juan Pablo II, cuando los cónyuges rechazan deliberadamente la posibilidad de la paternidad a través de los medios de control artificial de la natalidad, el carácter fundamental de la relación sexual cambia dramáticamente.

En lugar de ser una unión de personas, en el que los cónyuges están al menos dispuestos a ampliar su amor al convertirse en socios en la paternidad;

el sexo anticonceptivo mueve sus relaciones maritales en la dirección de convertirse en una mera relación “bilateral” de disfrute, sin otro propósito que el de ser utilizado como un medio para el placer.

‍En lugar de ser visto como un co-creador del amor, el cónyuge ahora se ve principalmente como socio en una experiencia placentera.

  1. CONSIDERAMOS AL ABORTO COMO UNA SOLUCIÓN A UNA SITUACIÓN DIFÍCIL

Se ha escrito mucho acerca de por qué el aborto es inmoral y se lleva una vida humana.

Pero uno de los efectos del aborto del que pocas personas hablan es el impacto que tiene sobre la relación entre la madre y el padre del niño que es asesinado en el vientre materno.

‍Para la mayoría de las parejas, un aborto causa problemas imprevistos en su relación.

‍Las parejas post-aborto tienen estadísticamente más probabilidades de divorciarse o separarse.

Muchas mujeres post-aborto desarrollan una mayor dificultad para establecer lazos duraderos con una pareja masculina.

Esto es debido a las reacciones relacionadas con el aborto.

Tales como baja autoestima, mayor desconfianza de los hombres, disfunción sexual, abuso de sustancias, y el aumento de los niveles de depresión, ansiedad y enojo volátil.

‍Una compilación del impacto del aborto en las relaciones interpersonales mostró que,

“Después de un aborto, la tasa de rupturas matrimoniales y disolución de la relación está entre 40 y 75 por ciento a menudo relacionada con el quiebre de la intimidad y la confianza.

Además, muchas mujeres experimentan depresión, culpa e ira en relación con los sentimientos de haber sido abandonadas por su pareja que a su vez, conduce a problemas de comunicación y con frecuencia, a la disfunción sexual.

Si sus parejas las han manipulado o coaccionado a tener un aborto, las mujeres tienden a sentirse enojadas y traicionadas. Y los hombres, por lo general, sienten una pérdida de control y de orgullo sobre todo si no se les consultó”.

  1. ACEPTAMOS LA PROMOCIÓN DE LA PROMISCUIDAD Y EL ADULTERIO

Una empresa Noruega llamada Victoria Milan promociona encuentros promiscuos y adúlteros en Europa.‍

Su slogan en la campaña en España es: “¿Estás casada? Revive la pasión, ten una aventura”

Y lo trata de vestir honorablemente diciendo que tener una aventura amorosa fuera del matrimonio es bueno para “reforzar así la convivencia conyugal”.

‍La empresa dice que los estudios demuestran que casi un 50 por ciento de la gente casada o con pareja han sido infieles alguna vez.

Sea lo que sea que busques, personas casadas o en pareja, personas de tu propio país o del extranjero (Noruega, Dinamarca, Suecia…) las puedes encontrar en nuestra página web.

No sabes lo que te vas a perder si no lo intentas. ¡Recuerda que solo se vive una vez!”, dice la promoción.

El anuncio ha sido expuesto en carteles de vía pública, donde miles de personas de todas las edades pueden contemplarlo.

Y es especialmente destructivo en los niños y jóvenes.

La compañía, cuyo negocio es destruir a la familia a través del adulterio, dice que ya tiene 10 mil suscriptores.

Lo que sorprende es la impunidad con la que trata de introducir públicamente las tentaciones para romper las familias.  Basada en argumentos como la libertad de expresión, el libre mercado y que el adulterio no es delito.

Esto pasa desapercibido a las autoridades que aceptan que la base de la sociedad tenga este fenomenal ataque.

COROLARIO

Hoy para muchos católicos es fácil tirar piedras contra aquellos que apoyan o participan en el “matrimonio” del mismo sexo.

Aunque debemos aclarar que se justifica la oposición a la redefinición del matrimonio.

Pero no nos podemos quedar pensando que sólo evitando la legalización del matrimonio del mismo sexo, se solucionan los problemas de la familia y los matrimonios.

Tenemos que admitir que hay un montón de trabajo que hay que hacer para recuperar LA SANTIDAD DEL MATRIMONIO.

Y para preservar la salud de las familias.

‍Que no tiene nada que ver con los hombres que quieren “casarse” con otros hombres y mujeres que quieren “casarse” con otras mujeres.

Fuente: Foros de la Virgen María

M4 EL PECADO Y… 2


MI APRENDIZAJE SOBRE EL PECADO

Deuteronomio 18 – Biblia de Jerusalen

Amonestación contra costumbres paganas

9. Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones.

10. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia,

11. ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos.

12. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti.

13. Has de ser íntegro con Yahveh tu Dios.

14. Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahveh tu Dios no te permite semejante cosa.

psiquica_388x260

Éxodo 20 – Biblia de Jerusalen

Los Diez Mandamientos

1. Entonces pronunció Dios todas estas palabras diciendo:

2. «Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.

3. No habrá para ti otros dioses delante de mí.

4. No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

5. No te postrarás ante ellas ni les darás culto, porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian,

6. y tengo misericordia por millares con los que me aman y guardan mis mandamientos.

7. No tomarás en falso el nombre de Yahveh, tu Dios; porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso.

8. Recuerda el día del sábado para santificarlo.

9. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos,

10. pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad.

11. Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahveh el día del sábado y lo hizo sagrado.

12. Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar.

13. No matarás.

14. No cometerás adulterio.

15. No robarás.

16. No darás testimonio falso contra tu prójimo.

17. No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.»

EL PECADO ORIGINAL PROVOCÓ LA MUERTE DIOS…

Durante los siguientes tres años, estos dos pasajes bíblicos adquirieron su plena relevancia, en el ministerio al cual había sido llamada.

Durante ese tiempo mi aprendizaje fue intensivo y en los años posteriores, aunque de manera más esporádica, nunca dejaron de presentárseme estos singulares combates.

Al año siguiente de mi conversión, conocí al que sería mi director espiritual por casi catorce años y su oración, su sabiduría y su santidad; me guiaron en el escabroso sendero por el que me llevaba la Voluntad Divina.

En la parroquia a la que pertenecía, él ayudaba al párroco con las misas matutinas y presidía las asambleas de oración que los lunes de cada semana seguían después de la Misa de 7pm. y supervisaba los diferentes ministerios y los grupos de evangelización que se habían formado.

En todo ese tiempo, el ministerio de sanación y liberación era conducido por Jesús a través de mi indigna persona.

Y de esta forma asistí a más de quinientas liberaciones.

250px-The_Fall_of_the_Damned

Lo que había aprendido en la casa de Alfonso era esto:

La confesión frecuente y la Eucaristía diaria, además del Rosario meditado con lecturas bíblicas, rezado en grupo por los demás…

Y con maravillosas alabanzas, cantadas con fervor y adoración a la Santísima Trinidad, a María y al Espíritu Santo; eran el baluarte de nuestro grupo de guerreros oradores por la Liberación.

Siempre cuando había oportunidad, le preguntábamos al Señor en cada caso en particular; que era lo que ÉL quería hacer y Él nos señalaba con instrucciones precisas, cuantos días de ayuno y oración requeríamos y nos mostraba la estrategia a seguir.

Porque cada liberación era única, así como cada persona era diferente; como únicas y diferentes eran también las almas que requerían nuestra ayuda y distintos los pecados cometidos…

Así como los espíritus que estaban atormentando a los individuos.

LA INFESTACIÓN SATÁNICA

Nuestras batallas más duras y más llenas de espectacularidad, eran contra las posesiones por los pecados de idolatría y el espíritu de Lujuria.

Llegué a presenciar combates que en comparación, lo sucedido con David era como un juego de niños.

Y varias veces los que terminábamos experimentando algo similar a los efectos especiales de la película Matrix, éramos los guerreros que tratábamos de liberar al que sufría la esclavitud por el Maligno.

Lo más penoso, eran las venganzas.

Porque el Infierno es experto en desquitarse de lo que considera agravios insultantes… Y más infligidos por una ‘perra y estúpida mujercilla’, como me llamaban a mí.

Porque como machistas, son maestros y nadie los supera.

Yo aprendí a lidiar con todo eso y le entregaba todos los inconvenientes que surgían, al Señor.

Pero en una ocasión en que fue especialmente dolorosa y terrible la venganza que tuve que soportar…

Como la paciencia no es mi atributo principal, renegué y me porté como toda una mocosa majadera, en el apogeo de su berrinche.

Le reclamé a Jesús:

–          ¿Por qué tengo que hacer el trabajo de tus obispos? Yo no tengo la culpa que ellos no quieran sufrir, ni boxear…

O andar de toreros espontáneos con las huestes de horrorosos diablos, que pululan por todas partes, atormentando a los que no quieren entender las consecuencias de sus pecados.

Jesús me miró tan, pero TAN TRISTE…

Que yo me sentí como el microbio más patético y despreciable que pudiera existir.

Y sentí tanto arrepentimiento que me postré llorando, le pedí perdón y le prometí que ya no me volvería a portar mal con Él.

Qué siempre cumpliría con mi ministerio, en donde quiera y como fuera; tan sólo por hacerlo feliz a ÉL.

Pero me sentía tan desconsolada, que le dije a Jesús:

–      Señor. ¿Por qué no les abres a todos, los ojos espirituales; para que contemplen la realidad de su situación con respecto al pecado?

Y Él me contestó muy serio:

–      ¿Quieres que se mueran de un infarto?

Su Infinito Amor y su Infinita Paciencia, también nos protege de nosotros mismos.

Pero mientras tanto le destrozamos su Sacratísimo Corazón, con todas nuestras estúpidas frivolidades.

Recuerdo que en una ocasión, la lucha era totalmente feroz en una liberación muy especial; para la cual Jesús nos había prevenido de manera muy particular y donde había demonios muy poderosos por el incesto, la perversión y el satanismo juntos.

En aquellos días, Jesús todavía no me había prohibido usar pantalones, que era una de mis prendas favoritas.

Y yo, ya había adquirido experiencia y la voz ya no me temblaba, cuando de apabullar a Satanás se trataba.

 Y si alguien ajeno hubiese entrado a nuestro recinto de combates, hubiera visto como la que  parecía suspendida del techo era yo…

Pues era sostenida alrededor de mi cuerpo por una mano invisible y horrorosa que abarcaba casi toda mi cintura, que en aquel entonces medía alrededor de 66 cm.

La intención era estrellarme contra el piso, mientras todos mis compañeros tenían su propio combate particular; pues llegó un momento en que no había nadie que pusiera almohadones debajo de mí.

250px-Exorciste_chassant_huit_démons

Y el esclavizado por las huestes infernales, parecía estar dormido tranquilamente, sobre la colchoneta que teníamos en la estancia.

Con una serenidad que sólo el Espíritu Santo es capaz de proporcionar, le grité a Lucifer:

–          ¿Vas a matarme? ¿Ya le pediste permiso a Jesús, Señor de la Vida y de la Muerte? Porque te advierto que te voy  a costar muy cara. Y el castigo que ya te dieron, no será nada comparado con el que te voy a proporcionar yo.

¨¡POR LA SANGRE PRECIOSÍSIMA DE JESUCRISTO LES ORDENO:
¡¡¡SI NO SE LARGAN TODOS EN ESTE MISMO INSTANTE, LAMENTARÁN EL DÍA QUE ENTRARON A POSEER A ESE HIJO DE DIOS!!!

¡¡¡¿Entendieron?!!! ¿O quieren que se los explique con palitos y bolitas? Anda, ¡LÁNZAME! ¿Crees que te tengo miedo? ¡Mira!… -Y comencé a cantar  el Magníficat con un gozo inefable…

Más o menos a la mitad del Himno, todo quedó suspendido como por encanto.

Y se hizo un silencio sepulcral.

280px-Magnificat

De repente me descendieron del techo con una suavidad muy delicada. (Como soy ciega y sorda espiritual, no estoy segura. Ahora que lo pienso, tal vez fue mi Ángel de la Guarda)

Y cuando todo terminó, todos parecíamos boxeadores de peso mosca que hubieran luchado quince rounds con un gigantón de peso completo.

Hacer feliz al Señor era lo único que me importaba y el costo era lo de menos.

Esa vez duré tres días en cama, hasta con fiebre; pero todos estábamos muy contentos.

La única huella extraordinaria de lo que había pasado, fue una quemadura con la forma de una mano gigantesca, que por el frente mostraba la silueta perfecta de un pulgar alargado con una uña tremenda.

El Maligno me había levantado más de tres metros en el aire como si fuera una muñeca de trapo…

Y alrededor de mi costado se veía la palma y casi toda la parte central y baja de mi espalda, mostraba cuatro dedos enormes que se llenaron de un montón de pequeñas ampollas que parecían burbujas. (Como los empaques que protegen los electrónicos cuando los compramos)

Mi hermana me curó con la pomada amarilla que se utiliza para las quemaduras y los siguientes quince días, tuve que dormir cuidadosamente recostada sobre el lado que no había sido lastimado, hasta que mi lesión sanó.

Lo más extraño, es que mi blusa de seda blanca que me gustaba tanto, ¡Estaba intacta!

demonio (2)

Con cada liberación, siempre aprendía una nueva lección sobre las consecuencias de nuestra ligereza en el pecar.

Combatir con Satanás era magistral y en cada ocasión aumentaba nuestro adiestramiento y el caudal de conocimientos que nos hacía comprender más el sufrimiento humano…

Y nuestra participación directa e involuntaria por nuestra ignorancia, con los pecados que todos cometemos.

Y que sin la extraordinaria capacitación que yo estaba recibiendo de manera tan insólita, jamás hubiera comprendido y asimilado en toda su pavorosa dimensión:

La terrible realidad de lo que significa verdaderamente el Pecado y lo que se esconde detrás de él.

No hay pecados triviales. Por eso Jesús insiste tanto en que seamos santos y perfectos.

El pecado nos deforma y nos enferma, también físicamente.

Aparte de separarnos de Dios y permitir a Satanás que ejerza un dominio completo sobre nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Terminando con un control tiránico e implacable, sobre nuestra conducta.Si todos los hombres reflexionaran en esto, se vaciarían los gimnasios y se llenarían las iglesias.  Porque es mucho más importante la belleza y la salud del alma, que la del cuerpo.

A éste se lo comerán los gusanos, pues estamos sujetos a la corrupción de la tumba.

Pero las del alma, nos acompañarán por toda la Eternidad y regenerarlas en el Más Allá, está mucho más que complicado.

Y ES AQUÍ Y AHORA, MIENTRAS ESTAMOS ENCARNADOS; CUANDO PODEMOS EJERCITARLAS.

Pero el materialismo imperante nos ha vuelto ciegos a todo esto. Y la gran apostasía nos impide reconocer estas verdades.

Por ejemplo el odio y la falta de perdón, son los causantes directos de casi todas las formas de cáncer.

Cada enfermedad tiene su raíz en el pecado correspondiente. Y así podría seguir con una lista interminable…

cancer

Nómbrenme un pecadillo que para ustedes pueda ser aparentemente insignificante y yo les relataré una historia vivida en nuestras evangelizaciones.

Puedo contarles innumerables vivencias reales; algunas con desarrollos tragicómicos, que les ilustrarían de innumerables y maravillosas maneras, todo lo que estoy tratando de exponerles.

Yo casi lloro de impotencia, cada que escucho a un sacerdote decir:

–      ‘Las verdaderas posesiones son muy raras. Hay que hacer un estudio muy minucioso y luego determinar el tratamiento psicológico o psiquiátrico que se debe aplicar al paciente.’

Y esto lo han  dicho también, algunos teólogos reconocidos a nivel mundial.

Cuando los oigo decir esto pienso:

“este pobre iluso, jamás se ha topado con Satanás en su pavorosa realidad. Sólo lo proclama por su conocimiento intelectual y su formación teológica…

Tal vez habrá visto las muestras de los pobres esclavizados y una que otra manifestación sobrenatural…Pero, ¡No lo conoce nadita! Porque si lo conociera, ¡Jamás diría eso!

También la infestación satánica me enseñó, por qué en el Antiguo Testamento los judíos tenían tantas ceremonias para purificarse.

Por ejemplo, cuando los leprosos eran curados o cuando alguien agonizaba y por cualquier motivo tenían que tocar al muerto; entonces tenían que subir al Templo de Jerusalén y hacer sus ritos especiales, porque se habían contaminado.

1templo-jerusalen

En una liberación muy especial, se me aclaró el misterio.

La lepra infestaba al cuerpo por los pecados de impureza; así como sucede ahora, con las ETS y la plaga del Sida.

Y también comprendí que los pecados cometidos por el difunto, eran espíritus vivos que se metían en el alma del pobre mortal, que estaba auxiliando al que había fallecido.

Porque antes del Sacramento del Bautismo, por causa del Pecado Original; Satanás tenía acceso total a cualquiera de las almas que quería infestar.

Ya que el Sacramento del Bautismo, funciona como una coraza protectora, contra todos los ataques infernales; a menos que la resquebrajemos, con nuestra ligereza en el pecar.

Por eso me encuentro totalmente pasmada, con los que quieren ‘Modernizar la Iglesia’.

Me encantaría saber la respuesta de los que a ultranza y contra lo que sea, quieren que; por ejemplo el Adulterio de un segundo matrimonio, sea aceptado y los contrayentes no estén excluidos de la comunidad eclesial…

Y RECIBAN LA COMUNIÓN, porque ellos anhelan y tienen derecho a alimentarse del Manjar de Nuestro Dios Sacramentado.

¡¡¡Por Dios!!!

adulterio

¿Y qué piensan hacer con la CATERVA DE DEMONIOS generados por todos los pecados derivados de esta situación particular?

¿A dónde se van a ir o cómo los piensan expulsar o en qué los van a convertir? ‘¿Hay alguien que quiera explicarme esto?

Porque una cosa es muy clara, ellos (Los espíritus demoníacos) por su propia voluntad, no van a abandonar la presa humana que les sirve de casa.

El Antiguo Testamento, especifica claramente todas las situaciones que podían contaminar el alma y los rituales a seguir para limpiarla.

Si esto sucedía con los pobres hebreos que eran el Pueblo Elegido, imaginen por un momento lo que pasa en nuestra actualidad con los cristianos light

que acomodan la Sagrada Escritura a su conveniencia y cometen ‘pecados comprensibles’ dada su situación muy particular.

Y con los tibios que están reacios a comprometerse; pues no quieren complicarse la vida, como les sucede a los pobres ‘loquitos y delirantes carismáticos del Espíritu santo’…

 Porque piensan que con una rodilla doblada ante el altar del paganismo, pueden vivir cómodamente sin perder nada de lo que es más preciado para ellos.

Y sin renunciar al egoísmo placentero que les permite disfrutar de la Fe que ya se fabricaron y que nada les exige.

Y con la otra rodilla doblada ante el altar del Santísimo, ya se ganaron un Cielo que un Dios amoroso y comprensivo no les puede negar, porque asisten religiosamente a Misa los domingos y…

muerte espiritual

¿¡Para que meterse en complicados fanatismos!? ¡Qué por cierto hacen lucir bastante mal a los pobres chiflados carismáticos, que están determinados a embrollar la vida de los demás; sólo porque no comparten sus trastornadas ideas!

LA VIDA ES CORTA Y HAY QUE GOZARLA…

Que al fin y al cabo, cuando sea el momento  preciso, ellos pedirán perdón por sus pecados y ¡Asunto solucionado! Fueron más astutos que nadie, se pasaron de listos y ya se sienten capaces de  enseñarle el Padre Nuestro al señor  Cura… ¿O NO?

Lamentablemente solo la estupidez de los soberbios puede presumir así.

Lucifer les demostrará en el Abismo Pavoroso del Infierno, las fallas de todos sus ‘comodísimos’ argumentos.

Y para los modernísimos  ateos y satanistas: los pobres ilusos y estúpidos cristianos, no somos más que una caterva de idiotizados seguidores de un pobre perdedor…

Que también terminamos siendo perdedores.

 Y dicen: Allá ellos con sus ideas extravagantes, porque en la New Age están todas las verdaderas respuestas… Y en… etc, etc, etc.

new age

Y de esta magnífica forma, los que hemos descubierto la Verdad contenida en Jesucristo, que ahora más que nunca mantiene su vigencia,

Y que está teniendo el más poderoso cumplimiento de todo lo que contiene el Libro del Apocalipsis; terminamos aislados completamente…

¡Hasta dentro del círculo interior de nuestra propia familia!

Nuestra angustia aumenta porque ninguno de los que amamos, está dispuesto a hacernos el menor caso y siempre, casi salen huyendo cuando nosotros empezamos a hablar de Dios…

PARA ENTENDER MEJOR TODO ESTO

¿Se han fijado que en todos los pasajes del Evangelio donde Jesús sana a un enfermo o libera a un endemoniado, termina exhortándole: ‘Vete y no peques más’?

¿Y que en los diferentes exorcismos realizados por Jesús y narrados por los Evangelistas, también el Maestro Divino hace una clara distinción entre demonios y ‘espíritus inmundos’.?

Bueno, pues la diferencia es la siguiente:

Los demonios son los ángeles creados por Dios que pecaron, perdieron la batalla con San Miguel y sus legiones y fueron sentenciados y castigados por Dios.

Fueron arrojados del Cielo, hasta los Abismos del Infierno, que fue creado por su causa.

Son los ‘ángeles caídos’ que ahora andan sueltos entre nosotros; aumentando el botín de almas incautas e irresponsables, a las que están arrastrando consigo hasta el Reino Maldito de Satanás.

LOS ‘ESPÍRITUS INMUNDOS‘ DEL EVANGELIO

SON NUESTROS PECADOS

angeles_caidos

Los ‘espíritus inmundos’ los generamos nosotros con nuestros pecados realizados sin arrepentimiento y con lo que consideramos ‘defectillos’ que no tienen mayor importancia y que nos esforzamos muy poco para erradicar.

Por ejemplo la falta de perdón y la amnesia repentina que nos ataca cuando rezamos el Padre Nuestro y nos topamos con la frase: ‘Perdona nuestras ofensas, COMO nosotros perdonamos…

Esa incómoda palabrita, contiene la clave de toda nuestra relación con Dios…

Cuando Dios nos creó, lo hizo pensando en un templo vivo para que lo contuviera a Él.

Con el Pecado, Satanás le robó su templo viviente del Espíritu Santo y… ¡Adivinen en templo de quién nos convirtió!

Por eso es tan indispensable la CONVERSIÓN. Y por eso el Cielo insiste tanto en ello.

También es otra de las poderosas razones, por la que castiga tan duramente la idolatría…

Y son tantos los católicos ‘creyentes’ que saliendo de Misa se van a las clases yoga, a las sesiones curativas del reiki y la acupuntura, a sus clases de artes marciales o de meditación cristiana yogística, etc.

Y decoran su casa con los principios del feng shui y las hermosas esculturas de las hadas, los dioses paganos como los budas panzones  para la buena fortuna…

O las esculturas griegas y romanas, que sólo tienen para ‘admirar el arte clásico’.

hada[1]

Y tantas creaturas hermosas y fantásticas que en razón de un arte decorativo, ni siquiera imaginan el imán que significan para lo Maligno

y lo que verdaderamente constituye el no deshacerse de todas estas posesiones.

Trataré de explicárselos más claramente haciéndoles una comparación con la gestación de un bebé humano.

Cuando el diablo nos pone una tentación, nosotros con nuestra voluntad decidimos si vamos a convertirla en un  pecado.

Y cuando la ejecutamos, es algo muy similar al coito de un hombre con una mujer.

En el apareamiento humano, si las condiciones han sido las favorables, se realiza la concepción de lo que primero es un diminuto embrión y culmina con el desarrollo de un ser completo y perfecto, después de nueve meses de gestación: un bebé.

¡El milagro de la vida! Realizado por el ejercicio de la procreación humana.

bebes_nacidos

Cuando ejecutamos el pecado, en nuestro cuerpo espiritual que tiene iguales y MÁS PODEROSAS potencias que el cuerpo físico y en esto no hay distinción sobre si somos masculinos o femeninos;

TAMBIÉN GENERAMOS UN NUEVO SER.

Y en este caso con la falta de arrepentimiento y el abuso repetido de un pecado consentido y deseado por el placer amargo que produce:

el ‘ESPÍRITU INMUNDO’ que hemos engendrado, continúa creciendo hasta convertirse en un monstruo gigantesco,

que termina dominándonos por completo con un vicio que no podemos refrenar y esclavizándonos en nuevas aberraciones.

¿¡Pavoroso!?…

Yo que los conocí de diversas formas, me da escalofrío sólo de pensarlo.

EL PECADO ES UN SER VIVO Y MALIGNO

QUE ESTÁ ADHERIDO A NOSOTROS,

DENTRO DE NUESTRA ALMA

Y del que solo podemos desprenderlo con la poderosa vivencia de la CONVERSIÓN.

Pues, sólo EL PODER DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESÚS puede arrancarnos de su tóxica influencia.

24LA PRECIOSA SANGRE DE CRISTO

 El Sacramento del Bautismo y de la Reconciliación, pueden liberarnos, para recibir la acción sanadora del Espíritu Santo en todo nuestro ser…

Mientras estamos vivos y encarnados en esta tierra.

Ya que espiritualmente, cuando no hay arrepentimiento, somos como la medusa de la mitología griega:

Nuestro corazón es un nido de pavorosas serpientes,

QUE SEGUIRÁN VIVAS Y NOS PROCLAMAN ACUSÁNDONOS,

como pertenencia exclusiva de Satanás, sin que Dios pueda hacer nada para reclamarnos como posesión suya.

Esto puede aclararnos un poco, el aumento de la MALDAD que nos rodea y que cada vez devora nuestra sociedad con formas más siniestras de pecar.

Medusa_by_Ironshod

Hace veinte años, pasé un período intensivo de seis meses, en los que tuve experiencias todavía más increíbles, pero de las que sólo les sintetizaré esto:

Después de la separación muy dolorosa que hubo entre mi esposo y yo, por la última de sus novias. Yo pasé una temporada con una de mis hermanas, que vivía en lo que entonces todavía era una ranchería, anexa al aeropuerto de la ciudad de Guadalajara.

Estaban la tropa de todos mis sobrinos y sus parientes y amigos que no rebasaban los diez años.

Para no hacérselos largo, terminé formando un grupito de niños a los que estaba evangelizando en el salón de la Iglesia.

Yo estaba muy feliz, por tres razones:

1.- Era la primera vez que daba catequesis evangelizadora para chiquitos y pensé que ya iba a disfrutar unas vacaciones de mis correrías en el Ring Celestial.

2.- Pensé que por fin iba a descansar de las sorpresas.

Porque como me sucedió la primera vez: todos mis encontronazos con Satanás, eran como los espontáneos de las corridas de toros, todo sucedía de improviso y en el momento más inesperado.

Haciendo una analogía, porque no se me ocurre otra: de repente me encontraba vestida de torero y enfrente de una bestia fenomenal.TOROS- SEMANA GRANDE DE BILBAO

¿Qué se puede hacer? El Padre Tiberio me lo había dicho claramente:

‘Dios te favoreció con ese carisma y debes trabajarlo. No busques ese tipo de oraciones; pero tampoco las niegues. Deja que Jesús obre, como a Él le plazca. Sólo comunícamelo y yo ofreceré las misas y las oraciones por ti.’

3.- Por algo Jesús amaba tanto a los niños.

Ellos no se entrampan en inquisiciones incrédulas y razonamientos escépticos. Aceptan todo y se abrieron a Jesús con una confianza maravillosa…

Y Dios se manifestaba a ellos de forma increíble.

Con estas angelicales criaturitas, todo iba a salir perfecto y sin sobresaltos.

¡Tremenda equivocación! Aquí también mi dolor fue atroz.

En una ocasión, estábamos hablando del perdón y una chiquita de ¡Nueve años! Se convulsionó delante de todo mi grupo y yo me quedé aterrada.

Por primera vez no sabía qué hacer. Mi clase de doctrina se había convertido de pronto en lo que tanto temía.

Pero los niños ejercitaron los dones que el Espíritu Santo les había regalado.

Y yo aprendí otra lección, en mi larga carrera evangelizadora.

Lo que sucedía era que esta pequeñina, había quedado huérfana de su madre a los cuatro años  y desde entonces, tenía cinco años soportando que tanto su padre como su abuelo paterno,

la usaran como a una mujer adulta; desfogando en ella todos sus más bestiales instintos.

Y habían profanado su inocencia de forma brutal.

La infestación diabólica también se produce a través de la violación, (por eso tantas violaciones terminan en locura y suicidio)

Y los diablos que los perversos le trasmitieron, se manifestaron espantosamente.

Afortunadamente Jesús salvó la situación y mi equipo de exorcistas fue toda la tropa infantil, que enfrentó todo con una lógica increíble…

Uno de los niños me dijo:

–          Oye Rosita, el diablo está muy enojado porque Jesús está con nosotros, ¿Verdad?

 Y todos los demás corearon:

–      ¡¡¡SÍ!!! Se enojó muchísimo y por eso tumbó a Daniela.

Punto final.

Ya no hubo preguntas.

Otro día, un espíritu de femineidad se manifestó abiertamente a través de un pequeñín de cinco años, que además de ser sacudido; hizo una demostración de amaneramiento homosexual, verdaderamente pasmoso.

Y esta es una gran revelación para los que no comprenden la homosexualidad infantil; pues DEBERÍAN REVISAR SU CONCIENCIA, en lugar de juzgar y condenar a los pobrecitos homosexuales. (¿Recuerdan Éxodo 20, 5?)

 Y mi equipo de pequeños exorcistas, que con los diferentes dones recibidos comprendió lo que sucedía, la lógica infantil llegó a la misma conclusión.

Habían visto al diablo cuando lo perturbó.

ninobailarbloggayborn

Después de un cuidadoso interrogatorio, me enteré que a los pequeñines, las visiones les eran mostradas en caricaturas.

Y así veían todas las diabluras de Satanás, en una forma comprensible y sin que los aterrorizara.

Pues así como no podemos ver a Dios como realmente es, sin morir de la impresión; lo mismo sucede con su Arcángel Caído.

Y a cada ser humano le concede verlo, en la proporción de su resistencia y según la misión que deba realizar.

Las únicas personas que lo han conocido en todo su majestuoso horror, tengo entendido que fueron María Valtorta y Sor Faustina Kowalska.

Esta vez, terminado el episodio; los chiquillos oraron como si nada nos hubiera interrumpido y todo continuó con absoluta normalidad.

Me maravillaba que los niños aceptaran con más sencillez y sin espantarse, lo que hubiera escandalizado a un adulto.

En esta ocasión, la razón era por herencia: su abuela era una de las brujas no oficiales y reconocidas del pueblo. (Recuerden Éxodo 20, 5)

Lo más triste fue constatar que en mi grupo que ya había crecido hasta casi noventa participantes, el 80% de los niños, había sufrido algún tipo de agresión sexual y abuso físico.

También aprendí las muchas maneras en que podemos infectarnos espiritualmente, con infestaciones espirituales más espeluznantes que el Sida y el Ébola, principalmente a través del desenfreno sexual.

EN EL MOMENTO DEL APAREAMIENTO, los demonios cambian de casa.

Y si por ejemplo hay un marido o una esposa novel que cediendo a una tentación, deciden echarse una ‘canita al aire’ de la que nadie se va enterar, pues han tomado todas las precauciones.

adultc3a9rio

Si el incauto que jamás ha pecado con la idolatría, se une a alguien que realiza trabajos de amarres amorosos, magia blanca, brujería o practica la adivinación por medio del tarot y ha tenido por simple curiosidad, una unión homosexual…

Después del devaneo amoroso, no va a comprender la fascinación que repentinamente siente por una sexualidad gay oculta en el closet o peor todavía, por el Ocultismo.

Y tampoco puede resistir a un impulso nuevo y desconocido,  que lo arrastra a pecados más nefandos todavía.

¿EMPIEZAN A CAPTAR LA IDEA?…

Pero narrarles todo esto ahora, no lo soportarían. Primero digieran todo esto.

Después por influencia de los niños, acudieron también los padres y se abrió otro grupo de evangelización para ellos. Pero esa es otra historia…

Cuando todo esto sucedía, mis hijos eran pequeños y sólo escuchaban el teléfono descompuesto de los rumores y comentarios que todas estas cosas suscitaban en la familia y con las cuales mi madre, estaba en absoluto desacuerdo.

el_conjuro_01_0

Para concluir,  recientemente mis hijos me han llevado a las últimas producciones cinematográficas sobre el tema y me preguntaron:

–     “Oye mamá. ¿Los exorcismos que tú viviste se parecen a esto?

Y se quedaron pasmados cuando les contesté:

–     “El exorcista, el Exorcismo de Emily Rose, el Conjuro y el Rito; son como una sola película ingenua de animados de Walt Disney, frente a las cosas que me ha tocado presenciar. Si se las contara todas, difícilmente las creerían.” 

Si ustedes amados hermanitos en Cristo, estuviesen en mi lugar y le hubieran propinado a Satanás, las soberanas palizas que ambos nos dimos mutuamente; pero en las que Mi Virgencita Adorable, mi amoroso Papá José y mi incomparable San Miguel Arcángel; siempre lo hicieron huir derrotado,

teniendo que soltar a sus presas a pesar de todas sus estratagemas…

563525_169412256525994_221877459_n

Si hubiesen palpado como yo su odio mortal y hubiesen soportado sus criminales agresiones físicas y espirituales, que casi me costaron la vida en diversas ocasiones…

Díganme:

¿Estarían dispuestos a descuidarse con los más ‘mínimos pecados veniales’ para que él pudiese atraparlos finalmente y vengarse a placer de todas las injurias que por vuestra culpa considerara haber recibido?

Medítenlo… 

Sin Jesús, soy la persona más cobarde de la Tierra y casi me desmayo de terror, de sólo imaginarlo…

Y ¡No estoy dispuesta a ser atrapada por él, ni con la puntita de la más pequeña de sus espeluznantes garras!

Lo conozco muy bien y sé de lo que es capaz.

Por eso nadie me saca del Corazón Inmaculado de María Santísima y del Sacratísimo Corazón de Jesús.

Sagrados Corazones de Jesús, María y José

Resguardadita desde allí, estoy dispuesta a volver a vivir todas las experiencias aterradoras y espeluznantes que ya viví tantas veces.

Fortalecida por el Amor de Mi Señor… ¡Veremos de qué cuero salen más correas!

Después de todo lo que Jesús me ha enseñado y me ha llevado a vivir… He comprendido que emprender el camino de la santidad, es la única alternativa.

Otra cosa que comprendí, es que el Sacramento de la Reconciliación, es un poderoso ministerio de sanación interior y de liberación, sencillamente maravilloso.

Ese poder celestial otorgado solamente a los sacerdotes funciona de una forma increíble, aún de manos del sacerdote más pecador.

¡Así de maravilloso es nuestro Dios!

th0CSRSFID

Si tuviesen visión espiritual, verían como los espíritus inmundos salen disparados como balas, en cuanto el bendito sacerdote dice: ‘Ego te absolvo…’

Y formarían una valla inexpugnable para proteger a nuestros poderosos, benditos y santos sacerdotes, que sólo por haberse consagrado a Dios, son los trofeos favoritos de Satanás.

Y deben sostener unas guerras titánicas, tan solo por mantenerse fieles al Señor.

No se le pueden pedir peras al olmo. A pesar de todos mis esfuerzos, soy solamente una aprendiz de santa. Pero busqué una solución y la encontré como anillo al dedo:

En mis oraciones, le he pedido a Jesús que el pecado me duela físicamente, cómo una advertencia para irme a confesar inmediatamente.

Y me lo ha concedido.

También le he suplicado al Padre Celestial, que me preste de su Santidad, cuando le entrego mi absoluta miseria.

Es la única manera de cumplir el requisito de ‘Sed perfectos como mi Padre Celestial es Perfecto.’

Ayúdame a amar a mi enemigo

N58 PECADO Y LIBERACIÓN


Debido a las importantísimas Enseñanzas que vamos a recibir en los artículos que N S Jesucristo quiere impartirnos en los próximos días, repetimos este post.

Para que lo meditemos y reflexionemos en lo que estamos haciendo en nuestra vida diaria…

Deuteronomio 18 – Biblia de Jerusalen

Amonestación contra costumbres paganas

9. Cuando hayas entrado en la tierra que Yahveh tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones.

10. No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia,

11. ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos.

12. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti.

13. Has de ser íntegro con Yahveh tu Dios.

14. Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahveh tu Dios no te permite semejante cosa.

psiquica_388x260

Éxodo 20 – Biblia de Jerusalen

Los Diez Mandamientos

1. Entonces pronunció Dios todas estas palabras diciendo:

2. «Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.

3. No habrá para ti otros dioses delante de mí.

4. No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.

5. No te postrarás ante ellas ni les darás culto, porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian,

6. y tengo misericordia por millares con los que me aman y guardan mis mandamientos.

7. No tomarás en falso el nombre de Yahveh, tu Dios; porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso.

8. Recuerda el día del sábado para santificarlo.

9. Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos,

10. pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad.

11. Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo Yahveh el día del sábado y lo hizo sagrado.

12. Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar.

13. No matarás.

14. No cometerás adulterio.

15. No robarás.

16. No darás testimonio falso contra tu prójimo.

17. No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo.»

EL PECADO ORIGINAL PROVOCÓ LA MUERTE DIOS…

MI APRENDIZAJE SOBRE EL PECADO

Durante los siguientes tres años, estos dos pasajes bíblicos adquirieron su plena relevancia, en el ministerio al cual había sido llamada.

Durante ese tiempo mi aprendizaje fue intensivo y en los años posteriores, aunque de manera más esporádica, nunca dejaron de presentárseme estos singulares combates.

Al año siguiente de mi conversión, conocí al que sería mi director espiritual por casi catorce años y su oración, su sabiduría y su santidad; me guiaron en el escabroso sendero por el que me llevaba la Voluntad Divina.

En la parroquia a la que pertenecía, él ayudaba al párroco con las misas matutinas y presidía las asambleas de oración que los lunes de cada semana seguían después de la Misa de 7pm. en el Templo de Nuestra Señora de los Dolores.

También supervisaba los diferentes ministerios y los grupos de evangelización que se habían formado.

En todo ese tiempo, el ministerio de sanación y liberación era conducido por Jesús a través de mi indigna persona. Y asistí a más de quinientas liberaciones.

250px-The_Fall_of_the_Damned

Lo que había aprendido en la casa de Alfonso era esto:

La confesión frecuente y la Eucaristía diaria, además del Rosario meditado con lecturas bíblicas, rezado en grupo por los demás y con maravillosas alabanzas, cantadas con fervor y adoración a la Santísima Trinidad, a María y al Espíritu Santo; eran el baluarte de nuestro grupo de guerreros oradores por la Liberación.

Siempre cuando había oportunidad, le preguntábamos al Señor en cada caso en particular; que era lo que ÉL quería hacer y Él nos señalaba con instrucciones precisas, cuantos días de ayuno y oración requeríamos y nos mostraba la estrategia a seguir.

Porque cada liberación era única, así como cada persona era diferente; como únicas y diferentes eran también las almas que requerían nuestra ayuda y distintos los pecados cometidos y los espíritus que estaban atormentando a los individuos.

Nuestras batallas más duras y más llenas de espectacularidad, eran contra las posesiones por los pecados de idolatría y el espíritu de Lujuria.

Llegué a presenciar combates que en comparación, lo sucedido con David era como un juego de niños.

Y varias veces los que terminábamos experimentando algo similar a los efectos especiales de la película Matrix, éramos los guerreros que tratábamos de liberar al que sufría la esclavitud por el Maligno.

Lo más penoso, eran las venganzas. Porque el Infierno es experto en desquitarse de lo que considera agravios insultantes…

Y más infligidos por una ‘perra y estúpida mujercilla’, como me llamaban a mí. Porque como machistas, son maestros y nadie los supera.

Yo aprendí a lidiar con todo eso y le entregaba todos los inconvenientes que surgían, al Señor.

Pero en una ocasión en que fue especialmente dolorosa y terrible la venganza que tuve que soportar…

Como la paciencia no es mi atributo principal, renegué y me porté como toda una mocosa majadera, en el apogeo de su berrinche.Le-dernier-exorcisme-Daniel-Stamm-critique-film-horreur-epouvante1Le reclamé a Jesús:

–          ¿Por qué tengo que hacer el trabajo de tus obispos? Yo no tengo la culpa que ellos no quieran sufrir, ni boxear…

O andar de toreros espontáneos con las huestes de horrorosos diablos, que pululan por todas partes, atormentando a los que no quieren entender las consecuencias de sus pecados.

Jesús me miró tan, pero TAN TRISTE…

Que yo me sentí como el microbio más patético y despreciable que pudiera existir.

Y sentí tanto arrepentimiento, que me postré llorando, le pedí perdón y le prometí que ya no me volvería a portar mal con Él.

Qué siempre cumpliría con mi ministerio, en donde quiera y como fuera; tan sólo por hacerlo feliz a ÉL.

Pero me sentía tan desconsolada, que le dije a Jesús:

–      Señor. ¿Por qué no les abres a todos, los ojos espirituales; para que contemplen la realidad de su situación con respecto al pecado?

Y Él me contestó muy serio:

–      ¿Quieres que se mueran de un infarto?

Su Infinito Amor y su Infinita Paciencia, también nos protege de nosotros mismos.

Pero mientras tanto le destrozamos su Sacratísimo Corazón, con todas nuestras estúpidas frivolidades.

Recuerdo que en una ocasión, la lucha era totalmente feroz en una liberación muy especial; para la cual Jesús nos había prevenido de manera muy particular y donde había demonios muy poderosos por el incesto, la perversión y el satanismo juntos.

En aquellos días, Jesús todavía no me había prohibido usar pantalones, que era una de mis prendas favoritas. Y yo, ya había adquirido experiencia y la voz ya no me temblaba, cuando de apabullar a Satanás se trataba.

 Y si alguien ajeno hubiese entrado a nuestro recinto de combates, hubiera visto como la que  parecía suspendida del techo era yo…

Pues era sostenida alrededor de mi cuerpo por una mano invisible y horrorosa que abarcaba casi toda mi cintura, que en aquel entonces medía alrededor de 66 cm.

La intención era estrellarme contra el piso, mientras todos mis compañeros tenían su propio combate particular; pues llegó un momento en que no había nadie que pusiera almohadones debajo de mí.

250px-Exorciste_chassant_huit_démons

Y el esclavizado por las huestes infernales, parecía estar dormido tranquilamente, sobre la colchoneta que teníamos en la estancia.

Con una serenidad que sólo el Espíritu Santo es capaz de proporcionar, le grité a Lucifer:

–          ¿Vas a matarme? ¿Ya le pediste permiso a Jesús, Señor de la Vida y de la Muerte? Porque te advierto que te voy  a costar muy cara. Y el castigo que ya te dieron, no será nada comparado con el que te voy a proporcionar yo.

POR LA SANGRE PRECIOSÍSIMA DE JESUCRISTO LES ORDENO:

¡SI NO SE LARGAN TODOS EN ESTE MISMO INSTANTE, LAMENTARÁN EL DÍA QUE ENTRARON A POSEER A ESE HIJO DE DIOS!

¡¡¡¿Entendieron?!!! ¿O quieren que se los explique con palitos y bolitas? Anda, ¡LÁNZAME! ¿Crees que te tengo miedo? ¡Mira!… -Y comencé a cantar  el Magníficat con un gozo inefable…

Más o menos a la mitad del Himno, todo quedó suspendido como por encanto.

Y se hizo un silencio sepulcral.

280px-Magnificat

De repente me descendieron del techo con una suavidad muy delicada. (Como soy ciega y sorda espiritual, no estoy segura. Ahora que lo pienso, tal vez fue mi Ángel de la Guarda)

Y cuando todo terminó, todos parecíamos boxeadores de peso mosca que hubieran luchado quince rounds con un gigantón de peso completo.

Hacer feliz al Señor era lo único que me importaba y el costo era lo de menos.

Esa vez duré tres días en cama, hasta con fiebre; pero todos estábamos muy contentos.

La única huella extraordinaria de lo que había pasado, fue una quemadura con la forma de una mano gigantesca, que por el frente mostraba la silueta perfecta de un pulgar alargado con una uña tremenda.

Y alrededor de mi costado se veía la palma y casi toda la parte central y baja de mi espalda, mostraba cuatro dedos enormes que se llenaron de un montón de pequeñas ampollas que parecían burbujas. (Como los empaques que protegen los electrónicos cuando los compramos)

Mi hermana me curó con la pomada amarilla que se utiliza para las quemaduras y los siguientes quince días, tuve que dormir cuidadosamente recostada sobre el lado que no había sido lastimado, hasta que mi lesión sanó.

Lo más extraño, es que mi blusa de seda blanca que me gustaba tanto, ¡Estaba intacta!

demonio (2)

Con cada liberación, siempre aprendía una nueva lección sobre las consecuencias de nuestra ligereza en el pecar.

Combatir con Satanás era magistral y en cada ocasión aumentaba nuestro adiestramiento y el caudal de conocimientos que nos hacía comprender más el sufrimiento humano y nuestra participación directa e involuntaria por nuestra ignorancia, con los pecados que todos cometemos.

Y que sin la extraordinaria capacitación que yo estaba recibiendo de manera tan insólita, jamás hubiera comprendido y asimilado en toda su pavorosa dimensión:

la terrible realidad de lo que significa verdaderamente el Pecado y lo que se esconde detrás de él.

No hay pecados triviales. Por eso Jesús insiste tanto en que seamos santos y perfectos.

El pecado nos deforma y nos enferma, también físicamente.

Aparte de separarnos de Dios y permitir a Satanás que ejerza un dominio completo sobre nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

Terminando con un control tiránico e implacable, sobre nuestra conducta.Si todos los hombres reflexionaran en esto, se vaciarían los gimnasios y se llenarían las iglesias.  Porque es mucho más importante la belleza y la salud del alma, que la del cuerpo.

A éste se lo comerán los gusanos, pues estamos sujetos a la corrupción de la tumba.

Pero las del alma, nos acompañarán por toda la Eternidad y regenerarlas en el Más Allá, está mucho más que complicado.

Y ES AQUÍ Y AHORA, MIENTRAS ESTAMOS ENCARNADOS; CUANDO PODEMOS EJERCITARLAS.

Pero el materialismo imperante nos ha vuelto ciegos a todo esto. Y la gran apostasía nos impide reconocer estas verdades.

Por ejemplo el odio y la falta de perdón, son los causantes directos de casi todas las formas de cáncer.

Cada enfermedad tiene su raíz en el pecado correspondiente. Y así podría seguir con una lista interminable…

cancer

Nómbrenme un pecadillo que para ustedes pueda ser aparentemente insignificante y yo les relataré una historia vivida en nuestras evangelizaciones.

Puedo contarles innumerables vivencias reales; algunas con desarrollos tragicómicos, que les ilustrarían de innumerables y maravillosas maneras, todo lo que estoy tratando de exponerles.

Yo casi lloro de impotencia, cada que escucho a un sacerdote decir: ‘Las verdaderas posesiones son muy raras. Hay que hacer un estudio muy minucioso y luego determinar el tratamiento psicológico o psiquiátrico que se debe aplicar al paciente.’

Y esto lo han  dicho también, algunos teólogos reconocidos a nivel mundial.

Cuando los oigo decir esto pienso:

“este pobre iluso, jamás se ha topado con Satanás en su pavorosa realidad. Sólo lo proclama por su conocimiento intelectual y su formación teológica…Tal vez habrá visto las muestras de los pobres esclavizados y una que otra manifestación sobrenatural…Pero, ¡No lo conoce nadita! Porque si lo conociera, ¡Jamás diría eso!

También la infestación satánica me enseñó, por qué en el Antiguo Testamento los judíos tenían tantas ceremonias para purificarse.

Por ejemplo, cuando los leprosos eran curados o cuando alguien agonizaba y por cualquier motivo tenían que tocar al muerto; entonces tenían que subir al Templo de Jerusalén y hacer sus ritos especiales, porque se habían contaminado.

1templo-jerusalen

En una liberación muy especial, se me aclaró el misterio.

La lepra infestaba al cuerpo por los pecados de impureza; así como sucede ahora, con las ETS y la plaga del Sida.

Y también comprendí que los pecados cometidos por el difunto, eran espíritus vivos que se metían en el alma del pobre mortal, que estaba auxiliando al que había fallecido.

Porque antes del Sacramento del Bautismo, por causa del Pecado Original; Satanás tenía acceso total a cualquiera de las almas que quería infestar.

Ya que el Sacramento del Bautismo, funciona como una coraza protectora, contra todos los ataques infernales; a menos que la resquebrajemos, con nuestra ligereza en el pecar.

Por eso me encuentro totalmente pasmada, con los que quieren ‘Modernizar la Iglesia’.

Me encantaría saber la respuesta de los que a ultranza y contra lo que sea, quieren que; por ejemplo el Adulterio de un segundo matrimonio, sea aceptado y los contrayentes no estén excluidos de la comunidad eclesial…

Y RECIBAN LA COMUNIÓN, porque ellos anhelan y tienen derecho a alimentarse del Manjar de Nuestro Dios Sacramentado.

¡¡¡Por Dios!!!

adulterio

¿Y qué piensan hacer con la CATERVA DE DEMONIOS generados por todos los pecados derivados de esta situación particular?

¿A dónde se van a ir o cómo los piensan expulsar o en qué los van a convertir? ‘¿Hay alguien que quiera explicarme esto?

Porque una cosa es muy clara, ellos (Los espíritus demoníacos) por su propia voluntad, no van a abandonar la presa humana que les sirve de casa.

El Antiguo Testamento, especifica claramente todas las situaciones que podían contaminar el alma y los rituales a seguir para limpiarla.

Si esto sucedía con los pobres hebreos que eran el Pueblo Elegido, imaginen por un momento lo que pasa en nuestra actualidad con los cristianos light

que acomodan la Sagrada Escritura a su conveniencia y cometen ‘pecados comprensibles’ dada su situación muy particular.

Y con los tibios que están reacios a comprometerse; pues no quieren complicarse la vida, como les sucede a los pobres ‘loquitos y delirantes carismáticos del Espíritu santo’…

 Porque piensan que con una rodilla doblada ante el altar del paganismo, pueden vivir cómodamente sin perder nada de lo que es más preciado para ellos.

Y sin renunciar al egoísmo placentero que les permite disfrutar de la Fe que ya se fabricaron y que nada les exige.

Y con la otra rodilla doblada ante el altar del Santísimo, ya se ganaron un Cielo que un Dios amoroso y comprensivo no les puede negar, porque asisten religiosamente a Misa los domingos y…

muerte espiritual

¿¡Para que meterse en complicados fanatismos!? ¡Qué por cierto hacen lucir bastante mal a los pobres chiflados carismáticos, que están determinados a embrollar la vida de los demás; sólo porque no comparten sus trastornadas ideas!

LA VIDA ES CORTA Y HAY QUE GOZARLA…

Que al fin y al cabo, cuando sea el momento  preciso, ellos pedirán perdón por sus pecados y ¡Asunto solucionado! Fueron más astutos que nadie, se pasaron de listos y ya se sienten capaces de  enseñarle el Padre Nuestro al señor  Cura… ¿O NO?

Lamentablemente solo la estupidez de los soberbios puede presumir así.

Lucifer les demostrará en el Abismo Pavoroso del Infierno, las fallas de todos sus ‘comodísimos’ argumentos.

Y para los modernísimos  ateos y satanistas: los pobres ilusos y estúpidos cristianos, no somos más que una caterva de idiotizados seguidores de un pobre perdedor… Que también terminamos siendo perdedores.

 Y dicen: Allá ellos con sus ideas extravagantes, porque en la New Age están todas las verdaderas respuestas… Y en… etc, etc, etc.

new age

Y de esta magnífica forma, los que hemos descubierto la Verdad contenida en Jesucristo, que ahora más que nunca mantiene su vigencia,

Y que está teniendo el más poderoso cumplimiento de todo lo que contiene el Libro del Apocalipsis; terminamos aislados completamente…

¡Hasta dentro del círculo interior de nuestra propia familia!

Nuestra angustia aumenta porque ninguno de los que amamos, está dispuesto a hacernos el menor caso y siempre, casi salen huyendo cuando nosotros empezamos a hablar de Dios…

PARA ENTENDER MEJOR TODO ESTO

¿Se han fijado que en todos los pasajes del Evangelio donde Jesús sana a un enfermo o libera a un endemoniado, termina exhortándole: ‘Vete y no peques más’?

¿Y que en los diferentes exorcismos realizados por Jesús y narrados por los Evangelistas, también el Maestro Divino hace una clara distinción entre demonios y ‘espíritus inmundos’.?

Bueno, pues la diferencia es la siguiente:

Los demonios son los ángeles creados por Dios que pecaron, perdieron la batalla con San Miguel y sus legiones y fueron sentenciados y castigados por Dios.

Fueron arrojados del Cielo, hasta los Abismos del Infierno, que fue creado por su causa.

Son los ‘ángeles caídos’ que ahora andan sueltos entre nosotros; aumentando el botín de almas incautas e irresponsables, a las que están arrastrando consigo hasta el Reino Maldito de Satanás.

angeles_caidos

Los ‘espíritus inmundos’ los generamos nosotros con nuestros pecados realizados sin arrepentimiento y con lo que consideramos ‘defectillos’ que no tienen mayor importancia y que nos esforzamos muy poco para erradicar.

Por ejemplo la falta de perdón y la amnesia repentina que nos ataca cuando rezamos el Padre Nuestro y nos topamos con la frase: ‘Perdona nuestras ofensas, COMO nosotros perdonamos…

Esa incómoda palabrita, contiene la clave de toda nuestra relación con Dios…

Cuando Dios nos creó, lo hizo pensando en un templo vivo para que lo contuviera a Él.

Con el Pecado, Satanás le robó su templo viviente del Espíritu Santo y… ¡Adivinen en templo de quién nos convirtió!

Por eso es tan indispensable la CONVERSIÓN. Y por eso el Cielo insiste tanto en ello. También es otra de las poderosas razones, por la que castiga tan duramente la idolatría…

Y son tantos los católicos ‘creyentes’ que saliendo de Misa se van a las clases yoga, a las sesiones curativas del reiki y la acupuntura, a sus clases de artes marciales o de meditación cristiana yogística, etc.

Y decoran su casa con los principios del feng shui y las hermosas esculturas de las hadas, los dioses paganos como los budas panzones  para la buena fortuna o las esculturas griegas y romanas, que sólo tienen para ‘admirar el arte clásico’.

hada[1]

Y tantas creaturas hermosas y fantásticas que en razón de un arte decorativo, ni siquiera imaginan el imán que significan para lo Maligno y lo que verdaderamente constituye el no deshacerse de todas estas posesiones.

Trataré de explicárselos más claramente haciéndoles una comparación con la gestación de un bebé humano.

Cuando el diablo nos pone una tentación, nosotros con nuestra voluntad decidimos si vamos a convertirla en un  pecado.

Y cuando la ejecutamos, es algo muy similar al coito de un hombre con una mujer.

En el apareamiento humano, si las condiciones han sido las favorables, se realiza la concepción de lo que primero es un diminuto embrión y culmina con el desarrollo de un ser completo y perfecto, después de nueve meses de gestación: un bebé.

¡El milagro de la vida! Realizado por el ejercicio de la procreación humana.

bebes_nacidos

Cuando ejecutamos el pecado, en nuestro cuerpo espiritual que tiene iguales y MÁS PODEROSAS potencias que el cuerpo físico y en esto no hay distinción sobre si somos masculinos o femeninos;

TAMBIÉN GENERAMOS UN NUEVO SER.

Y en este caso con la falta de arrepentimiento y el abuso repetido de un pecado consentido y deseado por el placer amargo que produce:

el ‘ESPÍRITU INMUNDO’ que hemos engendrado, continúa creciendo hasta convertirse en un monstruo gigantesco, que termina dominándonos por completo con un vicio que no podemos refrenar y esclavizándonos en nuevas aberraciones.

¿¡Pavoroso!?…  Yo que los conocí de diversas formas, me da escalofrío sólo de pensarlo.

El pecado es un ser vivo y maligno que está adherido a nosotros, dentro de nuestra alma y del que solo podemos desprenderlo con la poderosa vivencia de la CONVERSIÓN.

Pues, sólo EL PODER DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESÚS puede arrancarnos de su tóxica influencia.

24LA PRECIOSA SANGRE DE CRISTO

 El Sacramento del Bautismo y de la Reconciliación, pueden liberarnos, para recibir la acción sanadora del Espíritu Santo en todo nuestro ser…

Mientras estamos vivos y encarnados en esta tierra.

Ya que espiritualmente, cuando no hay arrepentimiento, somos como la medusa de la mitología griega:

nuestro corazón es un nido de pavorosas serpientes, que seguirán vivas y nos proclaman acusándonos, como pertenencia exclusiva de Satanás, sin que Dios pueda hacer nada para reclamarnos como posesión suya.

Esto puede aclararnos un poco, el aumento de la MALDAD que nos rodea y que cada vez devora nuestra sociedad con formas más siniestras de pecar.

Medusa_by_Ironshod

Hace veinte años, pasé un período intensivo de seis meses, en los que tuve experiencias todavía más increíbles, pero de las que sólo les sintetizaré esto:

Después de la separación muy dolorosa que hubo entre mi esposo y yo, por la última de sus novias. Yo pasé una temporada con una de mis hermanas, que vivía en lo que entonces todavía era una ranchería, anexa al aeropuerto de la ciudad de Guadalajara.

Estaban la tropa de todos mis sobrinos y sus parientes y amigos que no rebasaban los diez años.

Para no hacérselos largo, terminé formando un grupito de niños a los que estaba evangelizando en el salón de la Iglesia.

Yo estaba muy feliz, por tres razones:

1.- Era la primera vez que daba catequesis evangelizadora para chiquitos y pensé que ya iba a disfrutar unas vacaciones de mis correrías en el Ring Celestial.

2.- Pensé que por fin iba a descansar de las sorpresas.

Porque como me sucedió la primera vez: todos mis encontronazos con Satanás, eran como los espontáneos de las corridas de toros, todo sucedía de improviso y en el momento más inesperado.

Haciendo una analogía, porque no se me ocurre otra: de repente me encontraba vestida de torero y enfrente de una bestia fenomenal.TOROS- SEMANA GRANDE DE BILBAO

¿Qué se puede hacer? El Padre Tiberio me lo había dicho claramente:

Dios te favoreció con ese carisma y debes trabajarlo. No busques ese tipo de oraciones; pero tampoco las niegues. Deja que Jesús obre, como a Él le plazca. Sólo comunícamelo y yo ofreceré las misas y las oraciones por ti.’

3.- Por algo Jesús amaba tanto a los niños.

Ellos no se entrampan en inquisiciones incrédulas y razonamientos escépticos. Aceptan todo y se abrieron a Jesús con una confianza maravillosa…

Y Dios se manifestaba a ellos de forma increíble.

Con estas angelicales criaturitas, todo iba a salir perfecto y sin sobresaltos.

¡Tremenda equivocación! Aquí también mi dolor fue atroz.

En una ocasión, estábamos hablando del perdón y una chiquita de ¡Nueve años! Se convulsionó delante de todo mi grupo y yo me quedé aterrada.

Por primera vez no sabía qué hacer. Mi clase de doctrina se había convertido de pronto en lo que tanto temía.

Pero los niños ejercitaron los dones que el Espíritu Santo les había regalado.

Y yo aprendí otra lección, en mi larga carrera evangelizadora.

Lo que sucedía era que esta pequeñina, había quedado huérfana de su madre a los cuatro años  y desde entonces,

tenía cinco años soportando que tanto su padre como su abuelo paterno, la usaran como a una mujer adulta; desfogando en ella todos sus más bestiales instintos.

Y habían profanado su inocencia de forma brutal.

La infestación diabólica también se produce a través de la violación, (por eso tantas violaciones terminan en locura y suicidio)

Y los diablos que los perversos le trasmitieron, se manifestaron espantosamente.

Afortunadamente Jesús salvó la situación y mi equipo de exorcistas fue toda la tropa infantil, que enfrentó todo con una lógica increíble…

Uno de los niños me dijo:

–          Oye Rosita, el diablo está muy enojado porque Jesús está con nosotros, ¿Verdad?

 Y todos los demás corearon:

–      ¡¡¡SÍ!!! Se enojó muchísimo y por eso tumbó a Daniela.

Punto final.

Ya no hubo preguntas.

Otro día, un espíritu de femineidad se manifestó abiertamente a través de un pequeñín de cinco años, que además de ser sacudido; hizo una demostración de amaneramiento homosexual, verdaderamente pasmoso.

Y esta es una gran revelación para los que no comprenden la homosexualidad infantil; pues DEBERÍAN REVISAR SU CONCIENCIA, en lugar de juzgar y condenar a los pobrecitos homosexuales. (¿Recuerdan Éxodo 20, 5?)

 Y mi equipo de pequeños exorcistas, que con los diferentes dones recibidos comprendió lo que sucedía, la lógica infantil llegó a la misma conclusión.

Habían visto al diablo cuando lo perturbó.

ninobailarbloggayborn

Después de un cuidadoso interrogatorio, me enteré que a los pequeñines, las visiones les eran mostradas en caricaturas.

Y así veían todas las diabluras de Satanás, en una forma comprensible y sin que los aterrorizara.

Pues así como no podemos ver a Dios como realmente es, sin morir de la impresión; lo mismo sucede con su Arcángel Caído.

Y a cada ser humano le concede verlo, en la proporción de su resistencia y según la misión que deba realizar.

Las únicas personas que lo han conocido en todo su majestuoso horror, tengo entendido que fueron María Valtorta y Sor Faustina Kowalska.

Esta vez, terminado el episodio; los chiquillos oraron como si nada nos hubiera interrumpido y todo continuó con absoluta normalidad.

Me maravillaba que los niños aceptaran con más sencillez y sin espantarse, lo que hubiera escandalizado a un adulto.

En esta ocasión, la razón era por herencia: su abuela era una de las brujas no oficiales y reconocidas del pueblo. (Recuerden Éxodo 20, 5)

Lo más triste fue constatar que en mi grupo que ya había crecido hasta casi noventa participantes, el 80% de los niños, había sufrido algún tipo de agresión sexual y abuso físico.

También aprendí las muchas maneras en que podemos infectarnos espiritualmente, con infestaciones espirituales más espeluznantes que el Sida y el Ébola, principalmente a través del desenfreno sexual.

EN EL MOMENTO DEL APAREAMIENTO, los demonios cambian de casa y si por ejemplo hay un marido o una esposa novel que cediendo a una tentación, deciden echarse una ‘canita al aire’ de la que nadie se va enterar, pues han tomado todas las precauciones.

adultc3a9rio

Si el incauto que jamás ha pecado con la idolatría, se une a alguien que realiza trabajos de amarres amorosos, magia blanca, brujería o practica la adivinación por medio del tarot y ha tenido por simple curiosidad, una unión homosexual…

Después del devaneo amoroso, no va a comprender la fascinación que repentinamente siente por una sexualidad gay oculta en el closet o peor todavía, por el Ocultismo.

Y tampoco puede resistir a un impulso nuevo y desconocido,  que lo arrastra a pecados más nefandos todavía. ¿Empiezan a captar la idea?…

Pero narrarles todo esto ahora, no lo soportarían. Primero digieran todo esto.

Después por influencia de los niños, acudieron también los padres y se abrió otro grupo de evangelización para ellos. Pero esa es otra historia…

Cuando todo esto sucedía, mis hijos eran pequeños y sólo escuchaban el teléfono descompuesto de los rumores y comentarios que todas estas cosas suscitaban en la familia y con las cuales mi madre, estaba en absoluto desacuerdo.

el_conjuro_01_0

Para concluir,  recientemente mis hijos me han llevado a las últimas producciones cinematográficas sobre el tema y me preguntaron:

–     “Oye mamá. ¿Los exorcismos que tú viviste se parecen a esto?

Y se quedaron pasmados cuando les contesté:

–     “El exorcista, el Exorcismo de Emily Rose, el Conjuro y el Rito; son como una sola película ingenua de animados de Walt Disney, frente a las cosas que me ha tocado presenciar. Si se las contara todas, difícilmente las creerían.” 

Si ustedes amados hermanitos en Cristo, estuviesen en mi lugar y le hubieran propinado a Satanás, las soberanas palizas que ambos nos dimos mutuamente;

pero en las que Mi Virgencita Adorable, mi amoroso Papá José y mi incomparable San Miguel Arcángel; siempre lo hicieron huir derrotado, teniendo que soltar a sus presas a pesar de todas sus estratagemas…

563525_169412256525994_221877459_n

Si hubiesen palpado como yo su odio mortal y hubiesen soportado sus criminales agresiones físicas y espirituales, que casi me costaron la vida en diversas ocasiones… Díganme:

¿Estarían dispuestos a descuidarse con los más ‘mínimos pecados veniales’ para que él pudiese atraparlos finalmente y vengarse a placer de todas las injurias que por vuestra culpa considerara haber recibido?

Medítenlo… 

Sin Jesús, soy la persona más cobarde de la Tierra y casi me desmayo de terror, de sólo imaginarlo y ¡No estoy dispuesta a ser atrapada por él, ni con la puntita de la más pequeña de sus espeluznantes garras!

Lo conozco muy bien y sé de lo que es capaz.

Por eso nadie me saca del Corazón Inmaculado de María Santísima y del Sacratísimo Corazón de Jesús.

Sagrados Corazones de Jesús, María y José

Resguardadita desde allí, estoy dispuesta a volver a vivir todas las experiencias aterradoras y espeluznantes que ya viví tantas veces.

Fortalecida por el Amor de Mi Señor, ¡Veremos de qué cuero salen más correas!

Después de todo lo que Jesús me ha enseñado y me ha llevado a vivir… He comprendido que emprender el camino de la santidad, es la única alternativa.

Otra cosa que comprendí, es que el Sacramento de la Reconciliación, es un poderoso ministerio de sanación interior y de liberación, sencillamente maravilloso.

Ese poder celestial otorgado solamente a los sacerdotes funciona de una forma increíble, aún de manos del sacerdote más pecador.

¡Así de maravilloso es nuestro Dios!

th0CSRSFID

Si tuviesen visión espiritual, verían como los espíritus inmundos salen disparados como balas, en cuanto el bendito sacerdote dice: ‘Ego te absolvo…’

Y formarían una valla inexpugnable para proteger a nuestros poderosos, benditos y santos sacerdotes, que sólo por haberse consagrado a Dios, son los trofeos favoritos de Satanás.

Y deben sostener unas guerras titánicas, tan solo por mantenerse fieles al Señor.

No se le pueden pedir peras al olmo. A pesar de todos mis esfuerzos, soy solamente una aprendiz de santa. Pero busqué una solución y la encontré como anillo al dedo:

En mis oraciones, le he pedido a Jesús que el pecado me duela físicamente, cómo una advertencia para irme a confesar inmediatamente. Y me lo ha concedido.

También le he suplicado al Padre Celestial, que me preste de su Santidad, cuando le entrego mi absoluta miseria.

Es la única manera de cumplir el requisito de ‘Sed perfectos como mi Padre Celestial es Perfecto.’

Ayúdame a amar a mi enemigo

F75 EL SACRAMENTO MATRIMONIAL


OCTUBRE 23 2017 1: 10 P.M

Mi Paz sea con vosotros, Hijos míos.

Pequeños, espíritus de Tentación os rondan a todo instante.

Cuidaos de Caer, porque eso es lo que está buscando mi Adversario para robaros el alma.

Las Tentaciones más fuertes son por la Carne, mi Adversario conoce muy bien vuestra debilidad:

Os tienta con la Lujuria para que caigáis en la

Fornicación, el Adulterio y la Impureza Sexual.

Estad alertas y vigilantes, porque espíritus de impureza sexual, lujuria, fornicación, adulterio, homosexualismo, lesbianismo y prostitución andan sueltos...

Y están buscando hacer caer el mayor número de almas.  

MI ADVERSARIO SE ESTÁ VALIENDO DE ELLOS

PARA DESTRUIR AL HOMBRE

A LA MUJER, A LA JUVENTUD…

Y en especial 

MI SACRAMENTO DEL MATRIMONIO.

Quiere acabar con este Sagrado Sacramento que une al hombre y la mujer en Matrimonio con mi Bendición, porque sabe que es la primera sociedad creada por Dios.

Tienta al hombre y la mujer, para que NO se casen con mi Bendición.

Ataca a los jóvenes con la fornicación y la impureza…

Y está entrando en el hogar de muchos Matrimonios Bendecidos por Mí…

Para destruirlos con el Adulterio.

Mi Adversario se está valiendo de mujeres y hombres poseídos por estos espíritus de Impureza Sexual, los cuales andan buscando la caída del hombre o la mujer…

Que están unidos por el vínculo Sagrado del Matrimonio que Instituí en las Bodas de Caná.

Por eso os pido esposos, mucha Oración y Diálogo en vuestros hogares, porque está peligrando la estabilidad de Mi Sacramento del Matrimonio.

Mi Adversario a través de estos espíritus de impureza sexual lo que busca es destruir las familias y los hogares que tienen mi Bendición.

Hijos míos, orad y reprended estos espíritus en vuestros hogares, para que NO destruyan vuestro matrimonio. Cuidaos de la impureza sexual, porque ésta está entrando en vuestros hogares, por medio de la televisión, el celular, el computador y demás medios de comunicación de este mundo…

Hijos míos, el Rosario de mis Llagas y de mi Preciosísima Sangre,

DESTRUYEN estas Ataduras de Impureza sexual…

Orad con ellos y sumergid en mis Llagas a vuestros antepasados impuros, para que vuestro Árbol Generacional quede limpio de las ataduras de impureza sexual.

Esposos, amad a vuestras esposas, esposas amad a vuestros esposos y…

RESPETAOS MUTUAMENTE, porque esto agrada a Dios.

Que la Oración, el Diálogo, el Amor y el Respeto; sean el sello de vuestros hogares;

para que la Bendición de Dios permanezca en vosotros y en vuestras familias.

Acordaos, LO QUE DIOS UNIÓ,

NO LO SEPARE EL HOMBRE... (Mateo 19, 6)

SENTENCIA DEL PAPA SAN JUAN PABLO II

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.

Arrepentíos y Convertíos, porque el Reino de Dios está Cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Si lo que has leído Enardeció tu sangre, especialmente porque RECONOCISTE,

AL QUE ESTÁ DETRÁS

DE TUS PROBLEMAS Y TU SUFRIMIENTO…  

¡MAGNÍFICO!

 ¡ AQUÍ APRENDERÁS CÓMO

ENFRENTARLO…

Y sobre todo…!

¡Cómo DERROTARLO…!    

OFRENDA

SEÑAL DE LA CRUZ… (Persignarse y mencionar las intenciones de este Rosario)

Yo… me uno con todos los ángeles y santos del Cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la Tierra. Con todas las Misas y Oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a Orar. Todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o que vaya a vivir…

Lo uno todo al Corazón Adolorido de María a los piés de la Cruz y ofrezco con él toda la Creación y el sufrimiento de la Creación a Jesús, por la Conversión de los pecadores, la Liberación de las almas en el Purgatorio, la Santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos y las intenciones de los Dos Corazones de Jesús y de María, la Paz en el Mundo y mis intenciones… (Mencionarlas aquí)

1pasion

ROSARIO DE LAS LLAGAS DE JESÚS

Se reza con un rosario común

– Oh! Jesús, Redentor Divino, sé misericordioso con nosotros y con el mundo entero.

– Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

– Perdón y misericordia, Jesús mío cúbrenos de los peligros con tu preciosa Sangre.

– Eterno Padre, ten misericordia de nosotros por la Sangre de Jesucristo, tu único Hijo.

cincollagas I

En las cuentas del Padrenuestro se dice:

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de tus Santas Llagas, perdona nuestras ofensas a la Santísima Trinidad.

En las cuentas del Avemaría se dice:

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de tus Santas Llagas.

Jaculatoria:

Oh sangre y agua que brotásteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, yo confío en ti.

Al terminar el rosario se dice tres veces:

Preciosísima Sangre de mi Señor Jesucristo, sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Amén (3v)

JESÚS - SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS - SacredHeartofJesus-4

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía, Yo consagro mi cuerpo y mi alma para que sea enteramente uno con Tu Corazón que está siendo sacrificado en todos los altares del mundo. Y dando alabanza al Padre, rogando por la venida de su Reino, recibe este humilde ofrecimiento de mi ser. Haz de mi como Tú quieras para la Gloria del Padre y la salvación de las almas. Santísima Madre de Dios, nunca dejes que me separe de tu Divino Hijo. Defiéndeme y protégeme como hijo(a) tuyo (a). Amén”. 

CORONILLA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, te suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud por Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo muestre Misericordia y perdón para aquellas almas que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos. Y que también son engañados por la Bestia.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.

VirgenMaria_CTV6a

Corazón de María, Modelo sublime de todas las almas hostias, apelando a la Divina Misericordia, Yo… (nombre y apellido) Te entrego todos mis sufrimientos para que sean benditos al unirlos a los de Jesús.  Y amparado (a) por tu ternura maternal, también te entrego todo el sufrimiento que nuestros pecados han atraído sobre el mundo entero, para expiación de nuestros pecados y salvación de todas las almas.

En las cuentas grandes: Corazón ardiente, Corazón herido en la cruz, Corazón que sangra en la Hostia: Me ofrezco con todo mi ser, para sufrir contigo y en ti. Y para consolar al Corazón de Jesús en el sufrimiento de mis hermanos.

En las cuentas pequeñas:

Corazón Inmaculado de María, holocausto perfecto del Divino Amor. Haz que me hieran las heridas de tu Hijo, que me embriague de su Cruz y de su Sangre y sea crucificado en su Amor.

Jaculatoria: Corazón de María, morada de la Santísima Trinidad, medianero de todas las gracias, refugio de los perseguidos, esperanza de los pecadores, alegría de los que lloran, fortaleza de los cristianos y alivio de los que sufren; yo confío en ti.

Al final de la coronilla, repetir 3 veces:

Madre del Corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu Hijo. Amén

Jesús toma mi dolor, sáname y toma mi cruz”. 

CorazndeJess1-2

Santo Rosario a la Preciosísima Sangre/Letanías

En el Rosario, una inclinación de cabeza es suficiente; pero en la Adoración, la frente toca el suelo, si el devoto puede convenientemente hacerlo.

1 – EL ROSARIO

Este fue enseñado a Bernabé después de haber presenciado toda la Pasión de Nuestro Señor, desde Getsemaní hasta la Resurrección. Jesús se le apareció y le entregó un Rosario para honrar a Su Preciosa Sangre. Este rosario estaba confeccionado como los demás rosarios, excepto que en vez de diez cuentas, tenía doce cuentas rojas y las cuentas que las separaban eran blancas.

El rosario consiste en cinco misterios relacionados con las Cinco Llagas de Cristo.

SANTO ROSARIO A LA PRECIOSA SANGRE CRISTO

Con el rosario de doce cuentas…

rosario

En la Cruz:

  1. – En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
  2. – Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles y enciende en ellos el fuego de Tu amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

  1. CREDO in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad inferos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

25rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

4.- ¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amén.

SALVE SAN JOSÉ Amadísimo Patriarca, humilde y santo padre de Jesús y padre nuestro, derrama sobre la humanidad los rayos de La Llama de la Humildad de tu Justo y Casto Corazón, para cegar la soberbia de Satanás. Que con su Luz nos reconozcamos muy pecadores y con tu ayuda nos convirtamos de corazón a la Santísima Trinidad. Ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En las tres cuentas rojas:

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen. (3 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

PRIMER MISTERIO: La Mano derecha de Nuestro Señor Jesús, es clavada.

mano derecha clavada_blood-cross

Oración:¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: La Mano izquierda de Nuestro Señor Jesús es clavada.

mano izquierda

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

SANGRE-DE-jESUS

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros. Yo confío en ti

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: El pie derecho de Nuestro Señor Jesús es clavado.

clavos_pies_cristo

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María., gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros. Yo confío en ti

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: El Pie izquierdo de Nuestro Señor Jesús es clavado.

0pies

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!(3V)

1SANGRE-DE-jESUS

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María., gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

1rostro de cristo

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: El Sagrado Costado de Nuestro Señor Jesús es traspasado.

atravesado por la lanza

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, solucione nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria eterna! Amén

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María.gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! ( 3 veces )

24LA PRECIOSA SANGRE DE CRISTO

Dios te salve María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad… Madre y Reina de toda la Humanidad… Tú que nos alcanzas los dones que nos salvarán… SALVE, Regina, mater misericordiae, vita, dulcedo, et spes nostra, salve. Ad te clamamus exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Iesus, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende. O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria. Amen.

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te honramos, te alabamos y te adoramos por Tu obra de eterna alianza que trae paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su trono y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, oh Preciosa Sangre, ten misericordia. Amén.

reino de los corazones unidos

Sacratísimo Corazón de Jesús, Ten misericordia de nosotros

Inmaculado Corazón de María, Ruega por nosotros

San José, esposo de María, Ruega por nosotros

0san jose glorioso

Santos Pedro y Pablo, Rueguen por nosotros

San Juan al pie de la Cruz, Ruega por nosotros

Santa María Magdalena, Ruega por nosotros

Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo, Rueguen por nosotros

Todos los grandes Santos de Nuestro Señor, Rueguen por nosotros

Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María, Rueguen por nosotros

virgen-maria-madre-de-Dios-reina-del-cielo_g

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

Señor ten piedad de nosotros – Señor ten piedad de nosotros!

Cristo ten piedad de nosotros – Cristo ten piedad de nosotros!

Señor ten piedad de nosotros – Señor ten piedad de nosotros!

Cristo, escúchanos! – Cristo escúchanos benignamente!

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros!

1Holy Trinity

Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros!

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros!

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros!

L: ¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

R: SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Océano de la Sangre de Jesucristo, ¡Libéranos!

Sangre de Jesucristo llena de santidad y compasión, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra fortaleza y poder, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, alianza eterna, ¡Libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, armadura de Dios, ¡Libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina caridad, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados, ¡libéranos!

rebeccabrownelvinoadarlibertadaloscautivos500x772

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza católica ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana, ¡libéranos!

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre ungidora, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección ¡sálvanos!

resurrección de la carne

Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la tierra, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoiris en el Cielo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes, ¡sálvanos!

22

Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, arma celestial, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre, ¡sálvanos!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Lava los pecados del mundo!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Purifica el mundo!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Enséñanos como consolar a Jesús!

agonia1

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos.

Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la gloria eterna. Ten misericordia del mundo entero, y fortalécenos para adorar y consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te adoramos, oh Preciosa Sangre de misericordia. Amén

¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (tres veces)

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

(Rezar diariamente meditando)

Consciente de mi nada y de Tu Sublimidad, Misericordioso Salvador, me postro a Tus pies, y Te agradezco por la Gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de satanás.

En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo patrono, y de toda la corte celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, oh queridísimo Jesús, a Tu Preciosa Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Te prometo, con la ayuda de Tu gracia y con mi mayor empeño, promover y propagar la devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, a fin de que Tu Sangre adorable sea honrada y glorificada por todos.

De esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor, y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad, y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados!

He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el amor, el honor y la adoración que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden.

¡Oh Divino Salvador! rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, ¡oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra salvación! Amén

Bajo Tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh Virgen siempre gloriosa y bendita! 

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo. Amén

11sangredecristo

EJÉRCITO VICTORIOSO III


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

SEXTO DÍA

6. Reparad por las almas que malgastan su tiempo en la Internet, en la televisión y se olvidan de Dios.

 Hijo consentido: sois generoso en ofrecerme parte de vuestro descanso nocturno con esta hora de reparación, hora en que muchas almas malgastan su tiempo en la Internet y en la televisión viendo programas: perniciosos, que no edifican para nada su proyecto de vida, que excitan su imaginación y la llevan al pecado.

Que deforman su manera de pensar, que se roban los espacios para compartir en familia, que acaban con la identidad de algunos de mis hijos; que son el camino al superficialismo, al comodismo, que desvirtúan lo que es el pecado. Pecado que es mostrado como algo muy normal, algo que encaja con estos tiempos modernos.

Reparad, hijo amado: porque la Internet y la televisión se han convertido en las cajas negras de las casas, muchas veces suelen ser pasaporte de entrada al Infierno. Porque la Oración y el rezo del Santo Rosario en familia ha pasado a un segundo plano.

El erotismo, la violencia, la prostitución, el narcotráfico y los malos ejemplos son el pan cotidiano; porque las telenovelas no han de faltar en hogares que se dicen católicos, hogares en los que poco se dialoga, poco se comparte la mesa, poco se ora en comunidad, hogares que se han olvidado de ser Iglesia doméstica.

Iglesia en la que el primer puesto ha de ser Dios y NO la televisión y la Internet. Iglesia que lea y medite las Sagradas Escrituras. Iglesia que viva en un permanente amor ágape. Iglesia que se esfuerce en permanecer adherida al gran Misterio de la Cruz. Iglesia que se deje arropar bajo los pliegues del Manto de la Santísima Virgen María. Iglesia que sea protegida por San José.

Reparad, en esta hora nocturna, porque muchos de Mis hijos se acuestan sin pensar en Mí, sin encomendarse a mi protección, sin unir sus corazones al Mío a través de la Oración. Reparad, en esta hora nocturna, para que los hombres se aparten de las puertas abiertas del Infierno y se sumerjan en uno de los Aposentos de mi Divino Corazón y sientan el fuego ardiente de la llama de mi Amor Divino.

Reparad, en esta hora nocturna, para que los rayos de mi Luz Divina penetren en el corazón de mis hijos; hijos que sentirán aversión por todo lo que sea de dudosa moral; hijos que sentirán la necesidad de buscar espacios de oración y encuentros a solas conmigo.

Alma Reparadora:

Dulcísimo Jesús: regocijo hay en mi corazón al saber que utilizáis mi nada, porque soy siervo inútil ante vuestra presencia. Soy débil y como tal, necesito vuestra fuerza divina para no declinar en el camino que he emprendido; camino embellecido con las más finas rosas de exportación; camino angosto y escarpado pero camino seguro que me lleva a un encuentro eterno con mi adorable Jesús. Nombre que llevo grabado en mis pensamientos y en mi corazón.

Nombre que me hace suspirar de amor. Nombre que excita mi espíritu en deseos de donarme. Nombre que resuena en la profundidad de mi alma y por eso estoy con mis ojos bien abiertos en esta hora nocturna de reparación.

Reparación que mitigará vuestro dolor. Reparación que adelantará el triunfo del Inmaculado Corazón y el Reinado de vuestro Sagrado Corazón. Reparación que abrirá las puertas de la Nueva Jerusalén.

Dulcísimo Jesús: reparo en esta noche por las almas que pasan largas horas en la televisión y la Internet; almas que se dejan arrebatar vuestros regalos y dádivas celestiales que soléis conceder en la oración; almas que deberán llenar los vacíos de su corazón, sumergiéndolos en las sendas de la contemplación; almas que deben pensar en su salvación, tomando conciencia de que la televisión y la Internet muchas veces llevan a la bancarrota espiritual, a la muerte espiritual.

almas que necesitan pensar en la verdadera vida, vida que exige santidad, renuncias; vida que debe ir de acuerdo con vuestras enseñanzas, Amantísimo Jesús mío; vida coherente con vuestro Evangelio. Dulcísimo Jesús mío: ¡Cómo son los hombres de ingratos y fatuos en sus pensamientos! ¡Cómo son de estultos (necios) en sus obras!, ya que la televisión y la Internet los tienen sumidos, atrapados en las redes oscuras que los llevará a la perdición.

Dulcísimo Jesús mío: os pido tener misericordia de esta humanidad renuente a vuestro amor, humanidad interesada en los asuntos del mundo pero despreocupadas de las cosas del Cielo.

Humanidad abstraída en la ciencia, en la teología pero dispersa a la Sabiduría Divina. Dulcísimo Jesús mío: llamad a cada uno de vuestros hijos a la oración; oración que los fortalecerá para que caminen como peregrinos en busca del Absoluto, en busca del Cielo.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

SÉPTIMO DÍA

7. Reparad por las almas que profanan los templos: saqueándolos, robándose los vasos sagrados y las custodias.

Hijo amantísimo de mi Sagrado Corazón: despertad de vuestro sueño, levantaos de inmediato y venid a nuestro encuentro de amor porque tengo algunas cosas tristes para contaros. Tengo tanto dolor que os necesito como pararrayos en esta noche.

Mi cuerpo, de nuevo, se halla lacerado, maltratado; he recibido golpizas; golpizas por la crueldad con que soy tratado porque: ¡Cómo es posible que hombres sin corazón, hombres dirigidos directamente por Satanás: entren a los templos para saquearlos, para robarse los vasos sagrados y las custodias!

Custodias que contienen al Dios Verdadero, Presente en la Sagrada Hostia. Custodias en la que resido, vestido de sencillez y de simpleza; Custodias que son protegidas por miríadas y miríadas de Ángeles.

Ángeles que me rinden homenaje de adoración. Ángeles que entonan las más bellas canciones porque el Rey del más alto linaje habita en una pequeña porción del Cielo en la tierra. Ángeles que se anonadan y extasían de amor. Ángeles que suspiran al Cielo porque el Hombre-Dios se ha quedado hasta la consumación de los siglos en todos los Sagrarios del mundo.

Hijo carísimo: estas almas de indolente corazón profanan mi Divinidad, me rebajan a la nada. El Dios vivo y Misericordioso es pisoteado, mancillado. El Dios vivo y Misericordioso, es masacrado porque me despojan de mi Trono. Trono que es vendido, comercializado. Trono que es fundido porque el precioso metal de que está hecho, despierta la codicia en algunos de mis hijos con corazón mezquino.

Pobres de estas almas que se atreven a profanar mi Cuerpo Santísimo y los Vasos Sagrados de mi templo; tienen una deuda muy grande qué saldar; sufrimientos espantosos les espera si no se arrepienten de sus faltas; condenación eterna si no confiesan sus pecados y hacen reparación constantes por sus desvaríos y yerros.

Así es, pues, alma reparadora que estáis llamada, en esta noche, a tomar en vuestras manos un lienzo blanco, delicado para que sanéis las heridas de Mi Cuerpo, heridas que supuran Sangre Preciosa, heridas profundas porque he sido profanado, martirizado y por el peor de los verdugos. Besad y adorad mis Santas llagas y reparad para que estas almas lloren amargamente su pecado y regresen a Mí. Yo las perdonaré, les absolveré de toda culpa.

Alma Reparadora:

Mi amado Jesús: mi corazón naufraga en el dolor por vuestra palabras. Palabras que son espadas puntiagudas que cercenan mi alma. Palabras que me llevan a una profunda reparación en esta noche; noche sombría, lúgubre; noche en la que sois profanado, azotado; noche en el que vuestro templo es saqueado, robado. Templo que es pórtico del Cielo, siempre abierto. Templo que es embellecido por vuestra sublime presencia en la Sagrada Hostia.

Mi amado Jesús: tomad mi reparación en esta hora nocturna como bálsamo sanador a vuestras múltiples heridas; dejadme adorar vuestras Santas Llagas y vuestra Sangre Preciosa; dejadme embriagar de amor, pero también de dolor porque ante tanto amor que prodigáis a las criaturas, sólo recibís desprecios e ingratitudes.

Mi amado Jesús: robadme el sueño de esta noche y haced que mi pobre corazón se consuma en deseos de llevarse vuestro dolor, de reparar por estas almas que profanan vuestro Cuerpo adorable y los Vasos Sagrados de los templos.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, ansioso de elevar rogativas al Cielo porque algunas almas no han entendido la grandeza de vuestro Misterio de Amor Divino. Misterio que es subvalorado por algunos hombres renuentes a vuestra manifestación real en la Sagrada Hostia.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, recogiendo vuestra Sangre Preciosa y algunos pedacitos de vuestra carne desgarrada, para adorarla y rendirle la exaltación que algunas almas no os ofrecen, porque están cegadas por Satanás, están sumidas en la mayor de las desolaciones porque el no teneros, es carecer de todo.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, con la lámpara encendida en esta noche, ya que me habéis llamado para daros consuelo, para daros una voz de alivio a vuestro sufrimiento. Os prometo unirme a vuestro dolor, llorar por los pecados de estos hombres que van directo al Infierno, Vos que sois el amor incomparable, la ternura infinita.

Vos que sois un lirio blanco y perfumado: sois deshojado, arrancado bruscamente de vuestro Celestial Jardín. Jardín regado por ríos de agua viva. Jardín cultivado por los Santos Ángeles del Cielo. Estoy aquí como centinela nocturno que custodia el gran tesoro del Cielo que tiene por Nombre Jesús.

OCTAVO DÍA

8. Reparad por aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes.

 Hijo amado: venid a nuestro encuentro de amor. Os espero para calentaros en la llama de mi Amor Divino. Os espero para que seáis Mi centinela en esta noche. Os espero para que levantéis vuestras manos al Cielo y pidáis misericordia para los pecadores.

Os espero para que os apoyéis en Mí porque soy vuestro báculo, vuestro soporte, vuestro estandarte. Vos que formáis parte de este apostolado de reparación, Vos que no conciliáis el sueño sin antes haber cumplido con este compromiso de amor: os pido que reparéis en esta noche por todas aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes, para Mis ungidos, para estos hombres valerosos que tienen una gran misión en la tierra.

Hombres que deben ser otros Cristos en el mundo. Hombres que deben brillar por su santidad, por su ejemplo de vida. Hombres que deben tener un corazón diáfano, libre de toda atadura, de toda mancha. Hombres que han de rechazar de plano los asuntos del mundo porque su vocación apunta a las cosas del cielo, a encaminar a mi grey a la Patria Celestial.

Reparad porque algunas mujeres son instrumentos de Satanás; algunas mujeres están poseídas por un espíritu de desenfreno sexual. Algunas mujeres fijan su mirada en alguno de mis sacerdotes y no descansan hasta no haber logrado sus propósitos mezquinos, ruines.

Reparad para que estas mujeres vuelvan sus ojos y su corazón a Mí. Mujeres que traen consigo, perdición. Mujeres que son más malditas que Judas porque se han metido con lo más amado, con lo más apetecido de mi Divino Corazón.

Reparad para que estas pobres hijas, que se han desviado de mi camino, purifiquen sus corazones en los Ríos de la Gracia. Porque el hedor que llevan dentro es mortecino, nauseabundo. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón cuando uno de Mis hijos predilectos cae en la seducción, en las apetencias de la carne; mejor sería que no hubiesen nacido!

Reparad, también, por ellos porque padecen soledad e incomprensión. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón!, cuando veo que estas almas caminan a una velocidad vertiginosa a la perdición, rogad para que reconozcan sus miserias y sus faltas. Rogad para que vuelvan hacia Mí como hijos pródigos. Yo les perdonaré porque mi Corazón sobreabunda en misericordia.

Alma Reparadora:

Sufriente Jesús mío: ¡Cómo me conduele mi corazón al saber de vuestros padecimientos! Padecimientos que os llevan a una pasión mística porque son muchos los hombres que os maltratan con su vida de pecado; pecado que deforman sus almas, pecado que los separa de Vos cortando todo nexo con el Cielo.

Sufriente Jesús mío: no sé cómo expresaros el gran amor que os tengo; no hay palabras para deciros lo que siento, basta con miraros, con recrearme ante vuestra singular belleza y mi corazón rebosa, palpita con ímpetu, con vehemencia.  

Sufriente Jesús mío: como sois el aliciente para vivir: heme aquí en esta noche cumpliendo con vuestro mandato de amor; reparar por estas pobres mujeres que no alcanzan a sopesar la dignidad del sacerdocio. No miden las consecuencias de sus actos; actos repudiados por vuestro Sacratísimo Corazón. Actos deplorables para el Cielo, actos que son causa de condena y muerte segura.

Sufriente Jesús mío: recibid el sacrificio de esta noche; descansad en mi corazón; entregadme parte de vuestro dolor , porque no soporto veros triste, acongojado por el trágico final de estas almas. Almas que deben acudir de inmediato a Vos y pediros perdón; almas que deben llorar y expiar sus culpas.

Almas que deben vivir en continua mortificación y penitencia porque han usurpado algo que NO les pertenecía. Han tocado propiedad ajena; se han involucrado con lo más amado, lo más querido en esta tierra.

Sufriente Jesús mío: llamad a una conversión perfecta a estas almas que laceran vuestro Divino Corazón; dadles una última oportunidad; demostradles que sois fuente inagotable de Misericordia; llenadles los vacíos de su corazón y suplidlos con vuestro puro amor.

Sufriente Jesús mío: compadeceos de ellas y de los sacerdotes que han caído en el fuego ardiente de la perdición; desatadlos de las oxidadas cadenas que los esclavizan; corred el velo de oscuridad que cubren sus ojos y permitidles ver la luz; luz radiante, inmarcesible; luz fulgurante que brotan de vuestras Santas Llagas.

Sufriente Jesús mío: tomad esta hora nocturna de reparación y apresuraos en vuestra Segunda Venida, porque el mundo se ha corrompido. El Mundo camina sin Dios y sin Ley.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el Dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida. Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan.

Y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.