Archivos de etiquetas: agonia

99.- OCASO DE UNA DINASTÍA


roma-imperialDespués de regresar de la Casa de las Gallinas, cayó un rayo en el Palacio de los Césares y cayeron al mismo tiempo las cabezas de todas sus estatuas.

A la de Augusto se le cayó el cetro de las manos.

Babilo y sus astrólogos le pronosticaron a Nerón que lo depondrían.

Y él les contestó:

–           El arte nos hará vivir.

El mundo, después de haber soportado por catorce años a este singular gobernante, por fin se hizo justicia. Dando la señal de sublevación en la Galia, donde mandaba como propretor Julio Vindex.

Fue en Nápoles, en el aniversario de la muerte de Agripina, cuando le avisaron de la rebelión de las Galias.

Y Nerón recibió la noticia con tanta indiferencia, que muchos sospecharon que se alegraba de tener la oportunidad para despojar por derecho de guerra, a las provincias más ricas del imperio.

En el acto se marchó al gimnasio y contempló las luchas de los atletas, mostrando gran interés en sus ejercicios.

neron

Durante la cena le trajeron cartas más inquietantes y fue cuando prorrumpió en imprecaciones y amenazas contra los sublevados.

Durante ocho días no contestó ninguna carta, no dio orden alguna, tampoco instrucción alguna de ningún tipo. No hizo comentarios sobre aquel acontecimiento y se mantuvo en silencio sobre este asunto.

Trató por todos los medios y en todas las circunstancias de mantener su ritmo de vida habitual, conduciéndose como si no pasara nada extraordinario.

Pero el tiempo y el destino siguieron su implacable marcha.

neron-asustado-2

Conforme pasaban los meses, las noticias eran cada vez más inquetantes. 

Turbado finalmente por las injuriosas proclamas de Vindex, escribió al senado para exhortarles a vengar al emperador y a la república.

Y se excusó con una enfermedad de la garganta para no acudir personalmente.

Pero lo que más le ofendió de aquellas proclamas, fue que lo calificaran de pésimo cantante y que en lugar de Nerón, lo llamaran Enobarbo.

En su concepto, lo más falso era la censura que ignoraba un arte que había cultivado con tanto afán y buen éxito.

neron-cantando2

Y les preguntaba a todos:

–           ¿Habéis conocido un artista más grande que yo?

Mientras tanto, se sucedían las noticias alarmantes y sin poder ocultar su temor, regresó a Roma.

Pero cuando supo que Galba y España se habían sublevado, perdió completamente el coraje y dejándose caer, permaneció largo tiempo callado y sin reaccionar; casi como si estuviera muerto.

Luego se levantó, rasgó sus ropas, se golpeó la cabeza.

Y exclamó:

–           Todo ha concluido para mí.

Sus nodrizas le acompañaban.

Y Eglogea queriendo consolarle, le nombró a otros príncipes a los cuales les habían ocurrido desgracias similares.

Y Nerón contestó:

–           Pero las mías son inauditas y sin comparación, pues pierdo el imperio antes que perder la vida.

neron-3

Y continuó con su vida acostumbrada, llena de diversión  en las carreras en el circo…   

Espectáculos variados,  lujos y molicie.

Dio banquetes espléndidos y compuso contra los jefes de la sublevación versos satíricos, que empezó a cantar gesticulando y procuró divulgar en público.

Se hizo llevar secretamente al teatro y mandó decir a un actor que tenía una gran voz y era un gran artista: Que era una gran fortuna para él, que el emperador tuviera otras ocupaciones’.

Concibió muchos proyectos atroces y acordes con su carácter, pero los abandonó ante imposibilidad de ejecutarlos.

Saliendo de un convite, apoyado en los hombros de sus amigos,

Dijo:

–           Iré a las Galias y me presentaré sin armas ante las legiones rebeldes. Me limitaré a llorar ante ellos y un inmediato arrepentimiento me atraerá a los sediciosos.

Y a la mañana siguiente, en medio de la alegría general, entonaré un canto de victoria que ahora mismo voy a componer.

neron-artista

Y su primer cuidado al preparar esta expedición, fue elegir carros para el transporte de sus instrumentos musicales y hacer cortar el cabello como si fueran varones, a todas sus concubinas a las que se propuso llevar vestidas como amazonas.

Entonces llegó la noticia de que los demás ejércitos también se habían sublevado…

Se llenó de cólera y furioso rompió la carta que le habían llevado durante la comida.

Derribó la mesa y estrelló contra el suelo dos vasos que tenía en gran estima y que llamaba ‘homéricos’, porque estaban esculpidos en ellos escenas tomadas de los poemas de Homero.

Enseguida hizo que Locusta le diera un letal veneno y lo guardó en un cofrecito de oro. Y se fue a los jardines de Servilio…

Allí, mientras sus libertos más fieles se iban a Ostia a preparar naves; quiso comprometer a los tribunos y centuriones del Pretorio a que lo acompañaran en su fuga.

13-muerte-de-neron

Pero no sabiendo que Tigelino ya lo había traicionado, unos se excusaron y otros se negaron abiertamente diciéndole:

–           ¿Tanta desgracia es morir?

Más tarde, después que la conjura fue consumada.  Se encontró entre sus papeles un discurso, donde planeaba presentarse públicamente en la tribuna de las arengas con traje de luto y pedir con el acento más lastimero posible, que le perdonasen el pasado.

O al menos, si los corazones permanecían insensibles; que le concediesen la Prefectura de Egipto. ¡Aún mantenía la esperanza de consolidar su absoluto poder!

El único motivo que le impidió pronunciarlo, fue el miedo de que lo despedazaran antes de llegar al Forum. Y dejó para el día siguiente, el tomar una decisión.

Pero se despertó a la medianoche y se dio cuenta de que lo habían abandonado todos sus guardias.

neron-asustado

Saltó del lecho y mandó mensajeros a las casas de todos sus amigos. Al no recibir contestación, fue con poco séquito a pedir refugio a los que consideraba más fieles entre ellos

Pero todas las puertas permanecieron cerradas y nadie le contestó.

Entonces regresó a su palacio y vio que también  los centinelas habían huido, llevándose hasta las ropas de su lecho y la caja de oro en la que había guardado el veneno. 

Luego pidió que lo llevaran con los gladiadores para recibir la muerte, pero no encontró a nadie que quisiera matarlo.

Y exclamó:

–           ¡¿Acaso no tengo amigos, ni enemigos?!

Luego quiso hallar un refugio para meditar…

el-remordimiento-de-neron-despues-del-asesinato-de-su-madre-john-william-waterhouse-oleo-sobre-tela

Y su liberto Faonte le ofreció su casa de campo, situada entre la Vía Salaria y la Nomentana, a seis kilómetros de Roma.

Desesperado, vestido con la túnica y con los pies descalzos, tal como se encontraba; montó a caballo.

Iba envuelto en un manto viejo y descolorido. Llevaba la cabeza cubierta y un pañuelo en el rostro, acompañado de cuatro personas, entre ellos Esporo.

De pronto, sintió temblar la tierra y  vio brillar un relámpago que lo estremeció de terror.

Al pasar cerca del campamento de los pretorianos, oyó los gritos de los soldados que le dirigían imprecaciones y hacían votos por Galba.

Al ver al pequeño grupo,

Un viajero dijo:

–           Esos persiguen a Nerón.

Y otro preguntó:

–           ¿Qué hay de nuevo en Roma en cuanto a Nerón?

NERON Peter_Ustinov_2 (2)

El olor de un cadáver abandonado en el camino, hizo retroceder a su caballo y se le cayó el pañuelo que le ocultaba el rostro, un veterano pretoriano lo reconoció y lo saludó por su nombre. 

Entonces emprendieron el galope hasta llegar a un cruce de caminos y siguieron por una vereda.

Luego dejaron los caballos y penetrando entre abrojos y espinos por un sendero cubierto de zarzas; en el que no podían avanzar más que tendiendo ropas bajo sus pies, llegaron trabajosamente hasta las tapias de la casa de campo.

Allí le aconsejó Faonte que entrase temporalmente en una cantera de la que había sacado arena… 

Pero Nerón estaba aterrorizado…

Balbuceando exclamó:

–           No quiero que me entierren vivo. –refutó.

Y se detuvo para esperar a que le abrieran la entrada secreta de la casa.

neron

Como tenía sed, cogió en la mano agua de una charca y dijo antes de beberla:

–           He aquí los refrescos de Nerón. – Y se puso a arrancar las zarzas que se habían atorado en su manto.

Después de esto se arrastró sobre las manos, por un agujero abierto debajo de la tapia hasta la habitación más próxima, en la que se acostó sobre un jergón cubierto con una vieja manta.

Atormentándolo de vez en cuando el hambre y la sed, rechazó el pan que era de buena calidad; pues Faonte es un hombre muy rico e influyente. Y bebió gran cantidad de agua templada.

En el Senado ya se conocía su huída y deliberaban la forma de castigarle cuando le atrapasen; pues están seguros de que es demasiado cobarde para darse muerte por sí mismo.

Mientras tanto en la villa de Faonte, Nerón está muy abatido, lleno de impotencia y de contrariedad…

Por largas horas se mantuvo abstraído, tratando de evitar una respuesta a las demandas de sus amigos y de una manera inexplicable para él, le llegó una avalancha de recuerdos en los que hacía demasiado tiempo no reflexionaba…

neron niño

Se miró a sí mismo cuando muy jovencito adoraba a su madre y  después, cuando fue coronado emperador…

Cuando se enamoró perdidamente de Popea Sabina y por la cual mató a su esposa Octavia y a su madre Agripina.

A continuación el Incendio de Roma y todos los intentos por aplacar a la plebe; después del escándalo suscitado por la acusación de Prócoro Quironio…

Seguidamente fue la pelea con Popea y cuando la asesinó  con un fuerte puntapié;  junto con su heredero estando muy ebrio, después de las carreras…

neron mata a popea

Todos los que le acompañan están aterrorizados, pues comprenden que ya no hay salida…

 Epafrodito volvió a suplicarle, insistiendo en  que el tiempo se está acabando y el Senado ya debe haber tomado una fatal resolución contra él.

Todos sus compañeros lo instan, a que se sustraiga cuanto antes a los ultrajes que le amenazan.

Nerón los miró angustiado y movió la cabeza negando. Pero luego se rindió y mandó que abrieran una fosa delante de él, a la medida de su cuerpo.

Pidió que le encontraran unos pedazos de mármol y que trajesen agua y leña, para tributar los últimos honores a su cadáver.

Por primera vez en toda su vida, lo que está viviendo no es una escenificación proyectada de antemano.

Su sufrimiento es auténtico. Y se siente verdaderamente desconsolado al contemplar su total abandono y su absoluto desamparo.

NERON Y SU LIRA

Llorando con cada orden que da,

repite sin cesar:

–           ¡Qué gran artista va a perecer conmigo!

Durante estos preparativos llegó un correo a entregarle una carta a Faonte.

Nerón se la arrancó de las manos y leyó que el Senado le ha declarado Enemigo de la Patria.

Y le está buscando para castigarle, según las leyes de los antepasados.

Horrorizado preguntó:

–           ¿En qué consiste este suplicio?

Epafrodito le contestó:

–           En desnudar al criminal. Sujetarle el cuello con una horqueta y azotarlo con varas hasta la muerte.

Aterrorizado,  se cubrió la boca con las manos para ahogar un grito.

NERON ustinovdeathscene

Luego tomó los puñales que había llevado consigo, probó la punta…

Y volvió a envainarlos diciendo:

–           Aún no ha llegado la hora fatal.

Exhortaba a Esporo a lamentarse y a llorar.

Y luego dijo:

–           Mátese uno de vosotros para que me dé valor para morir.

Pero los presentes le miraron estupefactos y abatidos, sin contestar una sola  palabra.

Luego se reprochó a sí mismo su cobardía, diciéndose en voz alta:

–           Arrastro una vida vergonzosa y miserable.

Y añadió en griego:

–       Esto no es propio de Nerón… En momentos así, es necesaria la sangre fría.

neron1

¡Vamos! (Y citando su nombre completo)

NERO·CLAVDIVS·CÆSAR· AVGVSTVS·GERMANICVS  

 ¡Ya!…¡Despierta!

Entonces oyó que se acercaban los jinetes que traían orden de capturarlo vivo y recitó temblando este verso en griego:

–           Oigo el paso animoso de veloces corceles.

Y enseguida se clavó el puñal en la garganta, ayudado por su secretario, Epafrodito.

muerte de neron

Todavía respiraba cuando entró el centurión que quiso vendarle la herida, fingiendo que venía a socorrerle.

Nerón dijo:

–           ¡Es demasiado tarde! ¡Cuánta fidelidad!

Al pronunciar estas palabras expiró con los ojos abiertos.

Dejando espantados y llenos de horror a quienes lo miraban.

Esporo, sollozando  y muy afligido le cerró los ojos.

Y dijo a los demás:

–           Quieran los dioses respetar su último deseo.

Había recomendado mucho a sus compañeros de fuga, que no abandonasen su cabeza a nadie y que le quemasen entero, de la manera que fuese.

Esta autorización la concedió Icelo el liberto de Galba, que acababa de salir del encierro donde lo arrojaron al comenzar la insurrección.

Los funerales de Nerón costaron doscientos mil sestercios. Y emplearon en ellos, tapices blancos bordados de oro.

cadáver de neron

Sus nodrizas Eglogea y Alexandria, junto con Actea; depositaron sus restos en la tumba de los Domicios, que está en el Campo de Marte.

Y así pasó Nerón como un tornado, como un huracán, como un incendio.

Como pasa la guerra y pasa la muerte.

Sin embargo, a pesar del Edicto para el exterminio total de los cristianos.

vaticano

La Basílica de San Pedro gobierna espiritualmente hasta hoy desde las cumbres del Vaticano,  a la ciudad de Roma y al Mundo.

Cerca de la antigua Puerta Capena, en la Ciudad Eterna; existe actualmente una pequeña capilla que lleva esta inscripción algo borrada por el tiempo: ¿Quo Vadis Domine?

Para los primeros cristianos Nerón fue el Primer Anticristo.

Diocleciano

El Segundo sería Dioclesiano.

¿Cuál ES el Tercero?…

Nerón murió a los treinta años y medio de edad.

En el mismo día que en otro tiempo, él personalmente hiciera perecer a Octavia.

Con él se extinguió la familia de los Césares…

julio-cesar-augusto

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

68.- EL SEGUNDO MARTIRIO…


coliseo

El anciano Jonathan desventrado ha hablado con una voz tan fuerte, tan segura y resonante, que un sano no lo haría así.

Y ha trasfundido a todos, su espíritu heroico; de tal suerte que un cántico dulce, se eleva de aquellas criaturas destrozadas…

En Jesús puse toda mi esperanza

Él se inclinó hacia mí

Y escuchó mi clamor

Y me sostuvo con su Amor.

Yo te amo, Señor Jesús, mi fuerza

El Señor es mi Roca, mi fortaleza

Y mi Libertador. ¡Oh, Dios! ¡Roca en que me refugio!

Mi Escudo,  mi Fuerza y mi Salvación.

Invoqué al Señor, tan digno de alabanza

Y me salvó de mis enemigos.

angel muerte

La muerte me asechaba,

Los tormentos de Belial me asustaban,

Los lazos del lugar oscuro me rodeaban

Y delante de mí, prepararon trampas mortales.

En mi angustia clamé al Señor Jesús

Invoqué a mi Dios y desde su Templo oyó mi voz

Llegó mi clamor a sus oídos.

Venceré, porque Él está conmigo

Venceré, porque Jesús conmigo está.

Venceré, vencerás, venceremos

En el Nombre Santísimo de Dios…

Una voz interrumpe el canto, al preguntar desde el corredor:

–           ¿Dónde está mi mujer?

Clhoe le contesta con júbilo:

–           ¡Fernando! ¡Esposo mío! ¡El niño está vivo! Te lo he salvado. Has llegado a tiempo, porque yo muero.

¡Toma a nuestro pequeño Bryan!

El hombre se adelanta, se inclina, abraza a su esposa moribunda…

Recibe al niño de la mano temblorosa que se lo da y sus dos bocas que tan santamente se amaron, se unen por última vez en el beso conjunto, que estampan sobre la cabecita del inocente.

Con un último esfuerzo exclama:

–           Jonathan, bendíceme… muero…

Tal pareciera que la esposa hubiera detenido a propósito la vida, hasta la llegada del esposo. Ahora se deja caer con un estertor, entre los brazos del marido, al cual susurra:

–           Vete, vete… por el niño… A Laur… -la muerte trunca la palabra.

Jonathan dice:

–           Paz para Chloe.

Todos responden:

–           Paz.

El marido contempla a sus pies:

Desangrada y desgarrada a la que fuera su mujer… Una joven hermosa y delicada.

familia sir-lawrence--tadema-a-playful-moment

Las lágrimas que se desprenden de sus ojos, caen sobre el rostro de la muerta…

Y con voz temblorosa y llena de amor, se despide:

–           ¡Acuérdate de mí, fiel esposa mía!…

Y dirigiéndose a su anciano suegro, le dice:

–         Paúl, la llevaré a la viña de Álvaro. Enrique y Rodrigo  están aquí afuera con la camilla…

Paúl pregunta:

–           ¿Os dejan pasar?

Fernando responde:

–           Sí. El que aún tenga parientes entre los que están vivos, podrá recibir sepultura…

–           ¿Con dinero?

–           Y también sin él. Todo el que quiere puede venir a recoger a los muertos y a saludar a los que están vivos.

Con esto esperan que a la vista de los mártires, amedrentar a los que aún estamos libres, persuadiéndolos a no hacerse cristianos y que con nuestras palabras… Os ablanden a vosotros.

El que no tenga parientes irá a parar al Carnario. Con todo, nuestros diáconos buscarán por la noche los restos…

Axel pregunta:

–           ¿Se está preparando acaso el nuevo martirio?

Fernando contesta:

–           Sí. Para esto dejan pasar a los parientes. Y por esto también, hay que sepultar a los mártires por la noche. Ellos serán el objeto del espectáculo…

James, un joven poco herido, pregunta:

–           ¿Así tan tarde? ¿Qué espectáculo puede haber por la noche?

Madeleine pregunta sorprendida:

–           Sí. ¿Qué espectáculo?

Y Rowena, una mujer joven a quién un tigre le arrancó el brazo izquierdo, exclama:

–           ¡La hoguera! … ¡Oh!…

La fuerte voz de Jonathan responde:

–           Para los que esperan en el Señor, las llamas serán como el rocío dulce de la aurora. Recordad a los mancebos de los que habla Daniel.

Ellos pasearon cantando entre las llamas. ¡La llama es hermosa! ¡Purifica! ¡Y viste de luz!

Nada de inmundas fieras, de lúbricas serpientes, ni de miradas impúdicas a los cuerpos de las vírgenes.

¡Las llamas! Si algo de culpa queda aún en nosotros, que la llama de la hoguera venga a ser como el Fuego del Purgatorio…

Y varios cristianos confirman:

–           ¡Oh! Podremos…

–           Sí. Un breve purgatorio y después revestidos de Luz, vayamos a Dios. A Dios que es Luz, iremos nosotros.

Fortaleced vuestros corazones que querían ser luz para el mundo pagano…

–           ¿Lo lograremos?…

–           Que el fuego de las hogueras llegue a ser el inicio de la luz que nosotros habremos de proporcionar a este mundo de tinieblas. Y…

Y en eso se perciben pasos fuertes; herrados, en el corredor.

marco aurelio CENTURION

Dos soldados preguntan al aparecer en la estancia:

–           Nathan. ¿Vives aún?

El joven sin ojos responde:

–           Sí, compañeros. Vivo. Y es para hablaros de Dios…

Venid, porque yo no puedo ir a donde estáis vosotros, ya que no veré más la luz. Estoy ciego…

Los dos exclaman al verlo:

–           ¡¡Infeliz!!

Pero Nathan objeta:

–           ¡No! ¡Feliz!… Yo soy feliz. Al no ver ya las inmundicias del mundo. No entrando por mis pupilas las lisonjas de la carne y del oro, ya no me podrán tentar.

En las tinieblas de la ceguera temporal, estoy viendo ya la Luz. ¡Veo a Dios!…

Los dos legionarios exclaman alarmados:

–           Pero, ¡¿No sabes qué dentro de poco vas a ser quemado?!… 
antorcha humana

–           ¡¿No sabes que porque te amamos hemos pedido verte?!…

–           ¡Por qué?…

–           ¡Para hacer que huyeras, si aún estabas vivo!..

Nathan exclama asombrado:

–           ¿Huir? ¿Tanto me odiáis qué queréis arrebatarme el Cielo? No erais así en las mil batallas que sostuvimos juntos, codo con codo, por el emperador. Entonces nos estimulábamos a ser héroes y ahora vosotros…

Mientras yo me bato por un Emperador Eterno, Infinito de Poder, ¿Me aconsejáis una vileza? ¿La hoguera…?

Y ¿No habría muerto gustoso entre las llamas, durante los asaltos a una ciudad enemiga con tal de servir al emperador y a Roma?

A un hombre igual que yo y a una ciudad que ahora existe y mañana, no.

Y ahora que estoy dando el asalto al Enemigo más verdadero, para servir a Dios y a la Ciudad Eterna, en la que reinaré con mi Señor Jesucristo, ¿Queréis que yo tema a las llamas?…

Ambos soldados se miran desconcertados…

Jonathan habla de nuevo:

–           El mártir es el único héroe. Su heroísmo es eterno. Su heroísmo es santo. A nadie perjudica con su heroísmo.

No emula a los estoicos con áridos estoicismos; ni a los crueles, con violencias inútiles y nefandas. No se apodera de tesoros, ni usurpa poderes, sino que da.

Da de lo suyo: sus riquezas… sus fuerzas… su vida… Es el generoso que se despoja de todo para darlo.

Imitadle. Siervos ignorantes de un hombre cruel que os envía a matar y a encontraros con la muerte…

enfrentamiento-batalla

Félix dice:

–           La muerte es la que te espera a ti.

Jonathan responde con firmeza:

–           No. La Vida me espera… Pasad a la vida. A servir a la Vida y a servir a Dios. Por ventura, una vez pasada la embriaguez de la batalla, cuando en el campo se da la señal de silencio. ¿Habéis sentido vosotros alguna vez el gozo, qué veis rebosar en vuestro compañero? NO.

Sin cansancio, nostalgia, temor de la muerte. Náuseas de sangre y de violencias… Aquí… ¡Mirad!

Aquí se muere y se canta ¡Aquí se muere y se sonríe! Porque nosotros NO moriremos sino que viviremos.

Nosotros NO conocemos la muerte, sino la Vida, al Señor Jesús… -lo interrumpen nuevos pasos marciales en el corredor.

Entran una vez más aquellos dos hombres musculosos que vinieron al principio con las antorchas…

Con ellos están otros dos senadores con togas muy elegantes…

tigelino

Y los augustanos Tigelino y Haloto, su principal coordinador en los juegos…

Las antorchas humean al tenerlas elevadas los dos primeros, mientras los augustanos se inclinan a observar los cuerpos…

Y los otros dos los siguen en silencio…

Haloto dice:

–           Muerto…

Tigelino agrega:

–           Éste también…

–           Ésta agoniza…

–           El niño ya está frío…

–           El viejo morirá en breve…

–           ¿Ésta?…

–           La serpiente le ha fracturado las costillas. Fíjate como ya tiene espuma roja en los labios…

Y así continúan caminando, examinando y cambiando impresiones entre ellos…

Haloto opina:

–           Yo diría que los dejásemos morir aquí.

Tigelino dice tajante:

–           ¡No! El Juego ya está fijado y el César también espera esto…

El intendente del circo dice preocupado:

–           ¿Bastará con los de las otras cárceles? Son demasiado pocos…

Bruno no ha sabido regular las cantidades. Demasiados a los leones y pocos en exceso para las hogueras.

Tigelino confirma:

–           Así es. ¿Qué hacemos?…

El otro augustano piensa y murmura:

–           Espera…

haloto

Haloto se coloca en medio de la estancia y dice:

–           El que de vosotros se encuentre menos herido, que se ponga de pie…

Se levantan unas veinte personas.

–           ¿Podéis caminar y valeros por sí mismos?

–           Si, podemos.

Los perplejos testigos involuntarios de esta escena replican:

–           Tú estás ciego. –le dicen sus compañeros a Nathan.

Nathan contesta serenamente:

–           Pero me pueden guiar. No me privéis de la hoguera, pues pienso que estáis ideando eso…

Haloto está conmocionado…

Pero confirma:

–           Efectivamente…  ¿Y quieres la hoguera?

–           La quiero como una gracia. Soy un soldado fiel. Mirad las cicatrices de mis miembros, como premio de mi prolongado y fiel servicio al emperador. Por favor, os lo suplico; concededme la hoguera.

tea-humana-crucificado

Los augustanos lo miran sorprendidos…

Y en el juzgado más insólito, Tigelino dice agriamente:

–           Si tanto amas al emperador ¿Por qué le traicionas?

Nathan replica:

–           No traiciono al emperador, ni al imperio, puesto que no cometo actos contra su salud, sino que sirvo al Dios Verdadero que es el Hombre-Dios y el Único digno de ser servido hasta la muerte.

El indiciado ha hablado…

Satanás NO ha terminado.

Y para su impotencia desesperada.

El que se ha convertido en juez implacable dictamina la sentencia, que culmina el sacrificio ofrecido...

Tigelino, con voz estentórea, ordena:

–           Que sea cómo quieres…  ¡Vamos!…

Haloto confirma:

–           ¡Vosotros los que podéis caminar, salid de aquí! Esperad junto a las salidas. Ahí se os darán nuevas ropas.

Y todos se dirigen hacia el lugar indicado…

Detrás de ellos, un intendente del Circo le dice a otro:

–           Ronaldo, con semejantes corazones, son inútiles los tormentos. Te lo digo yo:

Con ellos lo único que hacemos, es cubrirnos de crueldad sin finalidad alguna…

Su compañero replica disculpándose:

–           Tal vez es verdad, Emiliano. Pero el divino César…

Las voces se pierden al alejarse…

tribuno y centurion

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

N132 SUFRIMIENTO REDENTOR


56PadrehijoyEspirituSantoHijitos Míos, las necesidades espirituales de la humanidad son inmensas. Sí, Mis pequeños, os lo tengo que decir así; porque os habéis apartado mucho del bien que debéis hacer y no habéis tomado del bien que debéis tomar de Mí. Yo Soy un Torrente de Bendiciones, de Gracias, de dones.

Os doy tanto, Mis pequeños. Os puedo dar lo que no os imagináis siquiera, pero debéis venir a Mí, con Fe, con confianza y sobre todo, con deseo de ayudar a vuestros hermanos ayudándoos vosotros mismos. Primeramente, porque si vosotros no estáis Conmigo, si no consentís en llenaros de Mi Vida, de Mi Amor, de todo lo que Yo os puedo dar; entonces vosotros no podréis dar a vuestros hermanos.

Cuando vosotros obtenéis algo y con ello os va bien. Anunciáis a todos los que podéis, que obtuvisteis algo muy bueno y les aconsejáis también el obtenerlo.

APOSTOLADO

Si no os acercáis a Mí, Yo no puedo derramar Mis Bendiciones, materiales y espirituales sobre vosotros. Aunque ciertamente Me tenéis todos los días proveyéndoos de lo necesario para que nada os falte. Pero si estuvierais Conmigo, serían abundantes estas Gracias y Bendiciones que derramo sobre aquellas almas que ya están Conmigo, que Me buscan, que Me desean; pero sobre todo, que Me aman de corazón.

Estáis perdiendo muchísimo Mis pequeños, cuando no estáis Conmigo. No os imagináis lo que podéis hacer con Mis Bendiciones. Vosotros os acostumbráis a hacer lo menos posible y creéis que ya con ello cumplís.

Ved la Vida de Mi Hijo, se dio en totalidad por la Obra que Yo le pedí. Prácticamente no tenía momentos de descanso. Se daba, se daba perfectamente por Sus hermanos… Y hasta se dio en la Cruz, por la salvación de todos vosotros.

agua viva

Vosotros solamente queréis recibir migajas de Mí, no porque Yo os quiera dar solamente eso, sino porque vosotros no tenéis el suficiente deseo de tomar más de Mí. Os digo nuevamente: Yo Soy como una Fuente abundante y aquél que quiera tener mucho más, que venga…

Aunque ciertamente todo esto crea un compromiso Conmigo, con vuestro Dios. Pero ¡Qué bello compromiso tendréis Conmigo! Porque lo único que os pido, es lo que os dijo Mi Hijo: que os amarais los unos a los otros. Ese es el compromiso grande que tenéis Conmigo y con vuestros hermanos… ¿O acaso eso se os hace también difícil?

Queréis tomar mucho de lo Mío, pero como niños traviesos y desentendidos; no queréis tomar ningún tipo de compromiso para que Yo no os tome cuentas de las Bendiciones que recibís de Mí… A ver qué hicisteis con lo que Yo os doy, si lo estáis usando correctamente o lo estáis usando para el Mal.

00tesoro amor

Por eso Mis pequeños, os pido de corazón vengáis a Mí. Ved la situación mundial, faltan tantos valores; pero sobre todo, Amor. Si no actuáis en el amor; vosotros los que estáis Conmigo, ¿Entonces qué esperáis de éste Mundo? O estáis esperando que otro sea el que trabaje y vosotros gocéis; como niños chiquitos, sin preocupaciones, sin compromisos de ninguna especie…

 NO, Mis pequeños, Yo os he dado mucho porque os amo. Debéis redituar también con vuestra actuación, en vuestro libre albedrío, lo que Yo os he dado, dándolo a vuestros hermanos.

Una gran cantidad de vuestros hermanos están muy alejados de Mí y por eso os pido tanto, TANTO que oréis por ellos.

CRUZ ORANDO REZANDO

Vosotros allá en la Tierra, no alcanzáis a ver o siquiera vislumbrar la problemática mundial. Veis algo, nada más. Pero es muchísimo más grave de lo que imagináis. Por eso la Oración que debéis hacer, la debéis hacer unidos en Mí, en la Comunión de los Santos.

Yo, tomando vuestras oraciones y vuestras donaciones, puedo ir ayudando a infinidad de hermanos vuestros. CreédMe Mis pequeños. HacedMe caso en lo que os pido. Muchas almas dependen de vosotros para su Salvación Eterna, o ¿Qué acaso podéis ver morir a alguien frente a vosotros y no hacer nada por tratar de evitarlo?

Al no orar por vuestros hermanos, está pasando eso. Están muriendo ante vuestros ojos y no hacéis nada para evitarlo.

enfermo-terminal AGONIZANTE

TraedMe almas, Mis pequeños. Os lo pido nuevamente: traedMe almas para que no sean engañadas, para que puedan salvarse. Hijitos Míos, la unión de todos los credos, la dispersión de creencias; todo lo que tenéis ahora y que cada quien va haciendo su propia creencia, va a terminar.

Pero para ello Mis pequeños, necesitaréis la Efusión del Espíritu Santo. Vendrá la unión de todos en un solo credo, un solo Pastor: Mi Hijo, Jesucristo. Se tiene que unir nuevamente Mi Cuerpo Místico.

Estáis ahora tan dispersos tan separados unos de otros… Pero sobre todo, no cumpliendo las Leyes y Preceptos que os he dado.

protesta2

Veis luchas fraternas y muchas de ellas, luchando por principios ideológicos. Si vivierais realmente en el Amor, porque todos debéis vivir en el Amor y para el Amor…  Pero si dejarais aparte todo aquello que os separa, que hace que os destruyáis los unos a los otros y vivierais realmente el amor…

Pero el amor que sale de lo más profundo de vuestro corazón. Tendríais ya un mundo diferente.

Lucháis y matáis porque no respetáis la vida de vuestros hermanos, ahí estáis demostrando primeramente, que no estáis cumpliendo con Mis Leyes y Preceptos. Es el Amor el que tiene que venir a unir, pero desgraciadamente tendréis que sufrir antes, para entender que verdaderamente era el Amor el que os iba a unir los unos con los otros.

amor3

Un solo pensamiento debe surgir de la mente de todos Mis hijos y es el buscar el bien del hermano. Porque cuando vosotros dais un bien, recibiréis un bien; si no inmediatamente, tarde o temprano lo recibiréis. Pero si constantemente estáis todos actuando en el Bien, continuamente estaréis rehaciendo vuestra vida en la de los vuestros, porque vuestros actos se multiplican en el bien que hacéis.

Vuestro corazón está destruido por el Odio, por la Maldad, por tantas y tantas cosas negativas que habéis dejado entrar a vuestro corazón.

Ciertamente Satanás se ha encargado de ello. De ir destruyendo vuestros principios… Pero lo peor de todo es que habéis aceptado estos principios como modo de vida, cuando os debierais haber llenado de Mi Amor. Y así actuando en el Amor, todos estaríais viviendo en paz y creciendo a niveles altísimos…

amor y el pan delcielo

 Porque cuando vivís en paz y en armonía Conmigo, Yo Me derramo infinitamente sobre estas almas que están buscando Mi Paz, la están viviendo y la están compartiendo. Al vivir en paz y en armonía, lo demás se da por añadidura, porque habéis buscado primero Mi Reino en vuestro corazón y como añadidura tenéis avances increíbles…

 Que así los veréis cuando los tengáis. Avances de todo tipo para vuestro mundo, para vuestra forma de vida, porque son los Regalos que Yo le doy al hombre cuando está Conmigo. Yo os quiero consentir, os quiero llevar hacia un Bien inmenso y si estáis Conmigo vais a tener esos regalos.

El Mundo se está convulsionando, porque es el preámbulo del gran cambio. Se necesita ya este cambio, Mis pequeños, porque no podéis seguir así como estáis. Abristeis las Puertas del Mal, éste creció y os está acabando… Pero Yo vengo a protegeros. Vosotros, manteneos en Oración y en vida de Ejemplo para que podáis junto Conmigo, lograr este Cambio que tanto necesitáis todos vosotros.

amor caridad milagro

Abrid vuestro corazón a Mi Amor y llenaos de él, para que podáis darlo a vuestros hermanos en abundancia. Porque os he dicho también, que mientras más deis, más recibiréis, pero poco dais. Os da vergüenza a muchos de vosotros hablar de Mi Nombre, de Mi Santo Nombre y de todas las cosas bellas que se os han dado para vuestro crecimiento espiritual.

Preferís hablar de cosas del Mundo que son efímeras, sin importancia… Y no hablar de lo que sí os a va a dar Vida Eterna, que es lo Mío.

Es el Amor el que se va a mantener por todos los siglos y no lo estáis buscando. Estáis buscando sólo lo efímero; lo del mundo, que os crea confusión y problemas varios, porque estáis muy apegados a ellos y sentís que si no tenéis lo del mundo, sus valores, no sois nada y os aferráis a ello y sufrís por ello.

amor apostol uncion

¿Cuántas veces os tengo que repetir lo mismo, Mis pequeños? Que os llenéis de lo Mío y lo Mío es el Amor y con ello aseguraréis la Vida Eterna y dejaréis estela aquí en la Tierra ayudando a vuestros hermanos.

Si os aferráis a las cosas del mundo, posiblemente no tengáis una vida eterna Conmigo y peor aún, no dejaréis ejemplo a seguir por parte de vuestros hermanos, porque no habrá nada bueno en vuestra vida Terrena que pueda servir para el bienestar de vuestros hermanos.

Meditad esto, Mis pequeños y no olvidéis que el Tiempo está ya sobre vosotros. 

final de los tiempos

Hijitos Míos, estáis viendo ahora cómo la Maldad en algunos lados, se va incrementando. Pero por otro lado, la Bondad también. Os he dicho que estos son los Tiempos de la separación del trigo y la cizaña.

Aquel que ha vivido en el Mal tomará estos momentos, que se darán en la Historia de la Humanidad, para avivar ése mal que tiene en su corazón y así oponerse claramente a todo el Amor que Yo os he dado.

Pero por otro lado, también aquellos que han tratado de vivir en el Bien, tendrán la oportunidad con los Acontecimientos que se darán; de que ése Bien, que tienen en su corazón se incremente y eso les ayudará precisamente, a obtener Mis Bendiciones y los regalos que Yo les daré a éstas almas escogidas.

Predestinacion

Os he pedido a vosotros los que estáis viviendo en el Bien, que oréis por vuestros hermanos que viven en el Mal, para que sean tocados por Mi Gracia y se arrepientan de vivir en el Mal. Pero además con el ejemplo que deis, muchas de estas almas que viven en el error, regresarán a Mí.

Por eso os he pedido que os llenéis de Mí, porque estos serán momentos para los verdaderos hijos Míos. Ya os lo dijo Mi Hijo Jesucristo: ¿Qué tiene de importante o valedero dar un bien a aquel que Me hizo también un bien? Vosotros en estos tiempos, recibiréis muchos males…  Pero como hijos Míos, regresaréis bienes por los males con que os atacarán.

 Y así, estas almas que han vivido en el Mal y que por el mal que ellos producen reciben otro mal, al veros quedarán desconcertadas. Y ése desconcierto será el momento de su salvación, porque conocerán el Bien que muchos de vosotros produciréis… al recibir el Mal con que os tratarán.

Ayúdame a amar a mi enemigo

Por eso es tan importante vuestra presencia en este tiempo… En este tiempo de cambio, pero llenos de Mí y de Mi Amor. No temáis Mis pequeños, a lo que pueda suceder a vuestra vida, eso lo controlo Yo.

Si vuestra vida fuera tomada por algún ataque que os hagan estas almas que viven en el error, vosotros manteneos en el Bien. Porque ese ejemplo, posiblemente a vuestros mismos verdugos los lleve a su salvación eterna. Por eso os he dicho que no le temáis al Dolor. Porque el Dolor unido al de Mi Hijo, será salvífico.

Hijitos, os he dado el libre albedrío, pero es evidente que no lo habéis sabido utilizar. Cuando a un niño le dais algo de valor o algo que pueda ser peligroso para su edad, debéis cuidarle para que no se haga daño él mismo o que pueda hacer algún daño a los demás.

librealbedrio

El libre albedrio es un arma de dos filos. Mi lo utilizáis para el bien, os ganáis Mis Bendiciones, os ganáis Mi Beneplácito y así os voy Yo cuidando y os voy dando más de lo bueno que habéis aceptado para vuestra vida. Pero también podéis usar vuestro libre albedrío para el Mal y con ello estáis arriesgando vuestra salvación eterna.

 Pero aunque respeto el libre albedrío no por ello Me aparto de las almas que están viviendo en el Mal, al contrario; las busco afanosamente, para tratar de lograr  su arrepentimiento de corazón y con ello su salvación eterna.

Si actuáis en el Mal, estáis dándole cabida en vuestro corazón a Mi Enemigo y de esta forma atacará a través de vosotros. Seréis sus instrumentos.

marionetas

Yo siempre os busco para que os deis cuenta de vuestro error y cuando así sea, en humildad os arrodillaréis, pondréis vuestro libre albedrío a Mis Pies y Me diréis: “Padre, no puedo yo solo, ayúdame, dame Sabiduría Santa, aquí te dejo mi libre albedrío sólo Tú me puedes ayudar”

Yo deseo escuchar ésas palabras de parte de cada uno de vosotros. Pero debéis venir en humildad y dejaros mover libremente por la Sabiduría Divina.

Yo vuestro Dios, en Mi Santísima Trinidad, poseo el Conocimiento total de todo lo creado, visible e invisible. Y esto es algo que por Fe, debierais aceptar… Y con la inteligencia que tenéis, debierais entender vuestra pequeñez.

AGRADECIMIENTO

Y vuestra pequeñez, comparada con Mis Capacidades Infinitas, debiera doblegaros inmediatamente ante Mí; sabiendo que al presentarMe vuestra nada, Yo en Mi Omnipotencia Infinita, os colmaré de cosas que ni siquiera imagináis que puedan existir.

Porque vuestras capacidades ni siquiera alcanzan a vislumbrar tanta Omnipotencia de parte Mía y a eso os estoy invitando, Mis pequeños. A que pongáis a Mis pies vuestra nada, para que Yo os colme con Mi Potencia Infinita y así podáis gozar mucho más.

Fuisteis creados para que gozarais de Mis Bienes y no conocéis prácticamente nada de Mis Bienes, de Mi Omnipotencia. Haced la prueba, Mis pequeños. Venid a Mí humildemente. EntregadMe con humildad, vuestra NADA y dejadMe que os consienta; para que os pueda dar los regalos que os tengo prometidos que son infinitos, Mis pequeños; son infinitos.

000amor espiritu santo

 ¿De qué lado de la balanza está actualmente vuestra vida? Mi Santo Espíritu que habita en cada uno de vosotros, os da la respuesta. Vosotros conocéis perfectamente de qué lado estáis, porque Él Es Juez de Amor que vive en vuestro interior y que os está indicando vuestro proceder, bueno o malo. Y siempre buscando el Bien para vuestra salvación eterna.

Ahora, el bien que producís ¿Hacia dónde se está dirigiendo? ¿Estáis buscando solamente vuestro propio bien? O ¿Realmente la estáis canalizando para la salvación de vuestros hermanos?

Ciertamente podéis hacer oración contemplativa, que eso os ayudará a vosotros, a vuestra santidad, pero debéis dar fruto. En esa oración contemplativa, podéis dar fruto para las almas que están necesitadas de salir del Purgatorio o un mayor crecimiento espiritual para las almas del Cielo.  (El Círculo de la Perfección)

Asamblea de santos en el cielo

Sí, Mis pequeños, muchos de vosotros oiréis raro esto que os digo: las almas que están en el Reino de los Cielos todavía pueden estar incrementándose con Mis Bienes y gozando mucho más, gracias a vuestra oración.

De esta forma, vosotros les pagáis a vuestros benefactores por el Bien que os hicieron aquí en la Tierra. Todo es Amor, Mis pequeños; todo en Mí, es vida de Amor. Un agradecimiento de corazón hace que ésas almas, ya sean de vuestros padres, de amistades o de alguien a quien quisisteis mucho; pueda incrementar su gozo en el Reino de los Cielos, si vosotros pedís por ésas almas.

Pero también debéis pedir por las que están Purificándose, para que no pasen mucho tiempo en su dolor, en el Purgatorio.

purgat_rio

De esta forma, aunque seáis almas contemplativas, vuestra oración está haciendo mucho. Pero principalmente, dirigid vuestra oración a las almas militantes,  las que están en la Tierra; porque ahí el ataque es mucho más fuerte por las Fuerzas de Satanás.

Muchas almas se pierden por los errores que ha esparcido Satanás por todo el mundo y vuestras oraciones las protegen. No despreciéis el poder de la oración, que es poderosísimo y debéis proteger a vuestros hermanos y aún a vosotros mismos, con la oración; que es una protección para vuestra alma y también una ayuda para vuestro crecimiento espiritual.

Pedid que Mi Amor de Padre, de Creador, os cubra siempre y os proteja a vosotros y a los vuestros, al mundo entero; para que las Fuerzas de Satanás queden limitadas o nulificadas. Y no puedan hacer la Maldad que Satanás quiere hacer, porque no os protegéis con el Amor.

proteccion salmo 91

Yo le quité el Amor, porque se puso en contra de Mi Amor y su Maldad no puede hacer nada contra Mi Amor. Por eso os pido os protejáis continuamente con Mi Amor y protejáis a los vuestros y al mundo entero. Os repito, porque esto es muy importante que lo entendáis y que lo hagáis, para protegeros todos, todos vosotros contra las Fuerzas de Satanás.

Es algo sencillo, pero poderosísimo. Yo Soy un Dios Sencillo, Yo no os pido cosas que no podáis llevar a cabo y precisamente en Mi Sencillez, es como vosotros obtenéis grandes cosas de Mí.

Acudid a Nuestra Fuente de Vida y Amor que os puede proveer de todo lo que podáis necesitar para ése cambio en vuestras vidas y en vuestro corazón. El Amor todo lo puede, acudid a Él y no quedaréis defraudados.

Jesús, fuente de vida

Os amo con el Amor que Me concedió Dios Padre y con el Amor que Nos une el Espíritu Santo y os bendigo con el Santo Deseo de que ésta Bendición sea la chispa que encienda vuestra luz interior para producir vuestro verdadero y eterno cambio.

Yo os amo infinitamente y os bendigo, en el Nombre de Mí Padre Eterno, en Mí Nombre, Vuestro Salvador Glorioso y en el del Amor Derramado y Purificador del Espíritu Santo.

jesusbendice

http://diospadresemanifiesta.com/

N60 LA HORA DEL GETSEMANÍ II


Jesus-confortado-angel-Getsemani

ANGEL CUSTODIO: Hermano mío hoy te llamo y te pido con plena conciencia que continúes a mi lado, siendo esa voz que no permita que me aparte del camino recto. Y te ruego que me acompañes a orar. Sé mi compañero de Oración y mi hermano en la imploración a la Santísima Trinidad. ¡Gracias!

ROSARIO A LA GLORIA DE DIOS, EL PADRE ETERNO

MEDITACIÓN EN LOS MISTERIOS DOLOROSOS DE JESÚS

Se reza con el rosario de la Preciosa Sangre, de Doce cuentas.

Haz la señal de la cruz 3 veces, Signum Crucis

Per signum Crucis de inimicis nostris libera nos, Deus noster. In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen.

“Padre todopoderoso, somos tus hijos, recibe todo lo que tenemos y lo que somos. Únenos en tu Sacratísimo Corazón y que todas nuestras obras, palabras, pensamientos y deseos, sean según Tu Voluntad. Amen.

corazones traspasados

CONFITEOR

Deo omnipotenti, beatae Mariae semper Virgini, beato Michaeli Archangelo, beato Ioanni Baptistae, sanctis Apostolis Petro et Paulo, et omnibus Sanctis, quia peccavi nimis cogitatione, verbo et opere: mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa. Ideo precor beatam Mariam semper Virginem, beatum Michaelem Archangelum, beatum Ioannem Baptistam, sanctos Apostolos Petrum et Paulum, et omnes Sanctos, orare pro me ad Dominum Deum nostrum. Amen.

Deus meus, ex toto corde poenitet me omnium meorum peccatorum, eaque detestor, quia peccando, non solum poenas a Te iuste statutas promeritus sum, sed praesertim quia offendi Te, summum bonum, ac dignum qui super omnia diligaris. Ideo firmiter propono, adiuvante gratia Tua, de cetero me non peccaturum peccandique occasiones proximas fugiturum. Amen.

JESUCRISTO, SÁLVANOS. “Fiat Padre Fiat Voluntas Tua”

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

12Holy-Spirit-Dove-small

Veni, Sancte Spiritus, Veni, nostri cordium, Et emitte caelitus Lucis tuae radium.

Veni, pater pauperum, Veni, dator munerum, Veni, lumen cordium.

Consolator optime, Dulcis hospes animae, Dulce refrigerium.

In labore requies, In aestu temperies, In fletu solatium.

O lux beatissima, Reple cordis intima Tuorum fidelium.

Sine tuo numine Nihil est in homine, Nihil est innoxium.

Lava quod est sordidum, Riga quod est aridum, Sana quod est saucium.

Flecte quod est rigidum, Fove quod est frigidum, Rege quod est devium.

Da tuis fidelibus In te confidentibus Sacrum septenarium.

Da virtutis meritum, Da salutis exitum, Da perenne gaudium. Amen. Alleluia.

Symbolum Apostolorum CREDO in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad inferos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen. 

Trinity Holy Trinity 4693_109004191101_18057251101_2654377_429291_n

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (7V)

¡SANTO DIOS, SANTO FUERTE, SANTO INMORTAL! ¡MISERICORDIA SEÑOR, LÍBRANOS DE TODO MAL!

PRIMER MISTERIO

La traición de Judas es anunciada en la Eucaristía 

Cuando me apresaron los guardias del Templo, me llevaron a las mazmorras mientras el Sanedrín se preparaba para juzgarme. Mis piernas fueron atadas juntas con una cuerda, después me arrastraron abajo de las escaleras en una repugnante, asquerosa y apestosa cueva, que era también un calabozo.  

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

agonía1

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando creaste cielo y tierra, danos un aumento en la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia, en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amén.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

negacion pedro

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

juicio

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

Semana Santa - Jesus golpeado

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

  1. Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! Ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

SEGUNDO MISTERIO

La Oración en el Huerto

Y empezó la tortura. Ataron una cuerda alrededor de mi cuerpo y me arrastraron hacia adelante y hacia atrás a través del suelo de la cueva. Luego me desnudaron y agujerearon mi cuerpo, con las puntas de sus lanzas.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando enviaste a los profetas, aumenta en nosotros la fe y el amor. Ilumina y convierte al mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes. Y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Arrest_and_Trial032 - Jesus

 

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

jesus ante herodes

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

Jesus ante Pilatos

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

2 Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! Ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

TERCER MISTERIO

El Beso de Judas

Luego me colgaron de una viga alta, hasta que me deslicé de ella y me caí a la tierra. Esto causó un dolor tan intenso que me hizo llorar lágrimas mezcladas con Mi Sangre.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando enviaste al Espíritu Santo y el ángel a la Santísima Virgen Maria, para informarle que ella daría a luz al Salvador, aumenta a nosotros la fe y el amor. Ilumina y convierte al mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

1flagelacion

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

1flagelado (2)

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

JesusMovies-0029

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

  1. Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! Ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

CUARTO MISTERIO

La Captura. Y la Huida de los Apóstoles

Después me sacaron a un huerto y Me sujetaron a un tronco grande de un árbol. Procedieron a perforar mi cuerpo con pedazos filosos de metal, desgarrando mi piel, mi carne y mis venas.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando tu hijo nació en la más absoluta pobreza, aumenta en nosotros la fe y el amor. Ilumina y convierte al mundo entero.

1ecce-homo_

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

ecce homo

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

237817__jesus-christ-sky-cry-crowd-people-clouds-jesus-christ-savior-saint-jesus-heaven-cloud_p

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

cargado con la cruz james tissot

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

4.- Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

QUINTO MISTERIO

JESÚS PRESO…

Enseguida me torturaron con toda clase de armamentos… Cuidando de que mis heridas no fueran mortales.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando diste gloria a tu hijo y a su madre en el Templo, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén 

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

1pretorio-inicio camino al calvario

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

maria-se-encuentra-con-jesus-camino-del-calvario

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

camino-al-calvario

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

  1. Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

SEXTO MISTERIO

Sentencia de Caifás

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando bautizaron a Jesús en el río Jordán y el Espíritu santo vino sobre él en la forma de una paloma, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

Antes de llevarme a la sala donde me juzgaría el Gran Consejo, me apedrearon y luego me quemaron con una antorcha ardiente y con tizones de un fuego que brillaba intensamente.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

RUMBO AL CALVARIO

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Pasion07

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

SEGUNDA CAIDA

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

SÉPTIMO MISTERIO

Juicio de Herodes

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando tu hijo comenzó a predicar, curó a los enfermos e hizo milagros, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

Antes de llevarme ante Herodes, me ataron a un pilar poniendo mis pies sobre una placa incandescente. Y me martirizaron con toda clase de instrumentos de tortura. Para mi tormento y vergüenza hundieron agujas y armas puntiagudas, en los huecos que habían quedado por mi barba arrancada.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

1caida

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Jesus stripped of his garments

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

8enclavado

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

7 Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

OCTAVO MISTERIO

Juicio de Pilatos

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando tu hijo fue tentado por Satán por cuarenta días en el desierto, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

También Me sentaron en una silla de clavos muy filosos que entraron profundamente en mi Carne. Rociaron mis heridas abiertas con resina de pino caliente y líquido de plomo. Y con brutalidad, me golpearon en la silla, haciéndome caer desamparadamente a la tierra.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

 jesus en la cruz

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

MIRADA AGONIZANTE

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

15Crucifixion-Jesus-Christ-mormon1

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

  1. Te entregamos…(petición personal)
  2. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

NOVENO MISTERIO

La Flagelación

Luego colocaron una corona de hierro en mi cabeza y cubrieron mis ojos con apestosos trapos asquerosos. Sin vergüenza y con impunidad vaciaron en mi boca lo más horrible de la basura: mierda.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando a través de Jesús sufrías la gran agonía en el jardín de aceitunas en Gethsemaní, la coronación dolorosa de espinas y los golpes incesantes que él aguantó debido a nuestros pecados, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte el mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del Purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

jesus-au-tombeau

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

19jesus-muere

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

 Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

DÉCIMO MISTERIO

La Coronación de Espinas

Se burlaban de Mí y blasfemaban cruelmente. Hicieron un ensayo me pusieron una corona de hierro que habían preparado para mi captura y Me tiraron en una cruz a la cual me ataron tan firmemente y con tal crueldad que casi no podía respirar. Hollaron mi cabeza cuando yacía por tierra. Uno de ellos, cuando estaba tirado sobre la cruz;  al poner su pie en mi pecho, hundió una de las puntas de mi corona de hierro, a través de mi lengua.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando Jesús llevaba la cruz, cuando lo crucificaron y murió en la cruz, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

1muerto2

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

virgen dolorosa2

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

atravesado por la lanza

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

descendimiento

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

1jmaria-piedad

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

UNDÉCIMO MISTERIO

El Camino al Calvario.

Para llevarme a los Tres Juicios: el del Sanedrín, el de Herodes y el de Pilatos, después de torturarme; continuaron lanzando una inundación de blasfemias contra Mí; ataron mis manos detrás de mi espalda. Mientras que me condujeron fuera de la prisión, continuaron batiéndome y azotándome.

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  (Salmo 69-21)

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste en la Resurrección de Jesús, su ascensión al cielo, y la venida del Espíritu Santo a los Apóstoles, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero.

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI, del Papa Francisco y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del Purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

lapiedad

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

TRASLADO

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

17216_The_Burial_of_Christ_f

 

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

DUODÉCIMO MISTERIO

La Crucifixión

“Esperé que alguien se compadeciera de Mí y no hubo nadie; alguien que me consolara y no lo hallé”  Salmo 69-21

Mi Dios, por la potencia y el amor que nos enseñaste cuando en la asunción de la Virgen al cielo, glorificaste a la madre de tu hijo, y por la esperanza y la confianza que tenemos en Tí, aumenta en nosotros la fe y el amor, ilumina y convierte al mundo entero. .

¡Dios misericordioso, Padre Eterno, da la plenitud de la victoria a tu iglesia! Ten misericordia del mundo entero y concédeles la salvación también a nuestros enemigos. Bendice a los que sean buenos con nosotros y perdona a los que nos dañen. Protege a nuestros líderes y a todos los que no te conocen hasta ahora, ábreles los ojos y los oídos, cambia sus corazones para que se conviertan y llévalos a la luz. Llénalos de fe y de amor. Límpianos de la maldad. Ven en ayuda de los pobres, de los huérfanos, de los presos, del desafortunado, del Papa Benedicto XVI y de todos tus consagrados. Protege al puro de corazón. Conduce en paz al viajero a su destino. Cura al enfermo, conforta los moribundos y lleva a tu reino a las almas del purgatorio. Guárdanos, defiéndenos y protégenos ahora y en la hora de nuestra muerte. Transfigura tu Iglesia en todos tus hijos y concede que podamos morir testimoniando la fe en Tí. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen (12v)

Ven Espiritu Santo…llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y todo será de nuevo creado y se renovará la faz de la tierra. Amén

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.

sepultura de jesus

-En la agonía en el huerto,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la flagelación sangrienta,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la coronación de espinas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su Juicio,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su encuentro con la Virgen María,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

jesus es sepultado

-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En sus caídas,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el despojo de sus vestiduras,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En la crucifixión,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En su dolorosa agonía y muerte,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.

sepultura

Ten piedad de nosotros y del mundo entero.

  1. Te entregamos…(petición personal)

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Misericordia Señor! ten piedad de nosotros y del mundo entero. (3v)

Oración final

Dios todopoderoso, que haces a todas las cosas buenas y útiles a los que te aman, llena nuestros corazones con amor verdadero para Ti y únenos a tu Sacratísimo Corazón, para fundir nuestra voluntad en la tuya y unir nuestra mente y nuestro corazón a los tuyos. Ayúdanos a obrar dentro de tus designios y a darte honor y gloria con nuestra vida, a través de nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina junto con el Espíritu Santo. Amen.

1calvario

208.- DUELO MORTAL


1jsubiendo

Jesús regresa a su peñasco.  Camina más lento, más encorvado, por el sendero del olivar. Su dolor y sufrimiento han aumentado, porque Dios se ha retirado y los amigos duermen. El silbo de Satanás y la voz de la vida ratifican: “Te sacrificas para nada. Los hombres no te amarán por tu sacrificio. Los hombres no entienden”. 

Se arrodilla apoyando los brazos en la roca que no es lisa y en su mitad tiene un hueco, como si se lo hubiesen hecho a propósito. Este hueco está lleno de pequeñas florecillas blancas que son diminutos lirios del valle…

Jesús apoya sus manos cerca de las florecitas que le rozan las mejillas, pues apoya la cabeza entre las manos juntas y ora.

01 (2)

Pasado un poco de tiempo siente el frescor de las pequeñas y blancas corolas, alza la cabeza…

Las mira, las acaricia y les dice:

–           ¡También estáis vosotras!… Vosotras sois puras. Me dais consuelo. Había también estas flores en el huerto de Mamá… Le  gustan… Ella las quería, porque decía: “Cuando era pequeña, decía mi padre: “Eres una azucena diminuta toda llena de rocío celeste”… ¡Oh, mi Madre! ¡Oh, Mamá!… ¡Madre! ¡Oh, Madre mía!… –Y prorrumpe en llanto.

Con la cabeza reclinada sobre las manos unidas, un poco apoyado en los calcañares, lo estremecen los sollozos  mientras dice con las manos apretadas una contra la otra:

–           También en Belén… Y te las llevé, Mamá. ¿Pero éstas quién te las llevará?…

1joracion (2)

Y se sumerge en la meditación…

minutos más tarde… Debe ser muy angustioso lo que medita porque se abate completamente. Luego se sobresalta al oír la risa malvada y escalofriante, tan engañosa como los modales y desplantes soberbios, de la inconfundible figura de Satanás que empieza su segundo y virulento asalto…

Y la tremenda lucha da comienzo. La ponzoña ha sido inoculada. Por eso es necesario luchar contra sus efectos y contra las oleadas que se precipitan, cada vez más vehementes y aceleradas, del nuevo veneno de la palabra satánica que se derrama sobre nosotros.

 Satanás que es experto en controlar todos los sentimientos en los hombres que le pertenecen, tambien intenta hacerlo en los hombres que se le resisten…

1serpiente-infernal

A Jesús, como una gran marejada lo abruman, sus tristezas de hombre

Todas las pasiones del hombre se han levantado como serpientes encolerizadas silbando sus derechos de existir y Él las tiene que sofocar una a una, para subir libremente a su Calvario.

En el sentido filosófico, las pasiones buenas Jesús Hombre las tiene como todos los hombres justos. Pero también las pasiones buenas pueden convertirse en enemigas en determinados momentos, cuando con su voz forman una cadena de durísimo, fortísimo, anudadísimo acero, para impedirnos cumplir la voluntad de Dios.

Y en esto estriba la magistral exposición de lo que sucede a continuación…

01

¡La Madre! ¡Oh amor de Madre! ¡Invocado amor inclinado sobre su dolor! ¡Amor que ha rehusado para no hacerla morir con su dolor! ¡Amor de su Madre!

Unidos como están, Él sabe que Ella está sintiendo cada sollozo, porque cada vez que la llama con cada una de sus invocaciones; éstas atraviesan el espacio y penetran espiritualmente hasta el aposento en donde Ella está orando.

Pero en esta noche no hay éxtasis en la Oración de María. Ella también está padeciendo el Abandono del Padre y lo único que tiene es un dolorosísimo tormento en el alma.

Jesús lo sabe porque Él también siente como Ella, el inmenso sufrimiento de su Madre Santísima. Y está luchando por no llamarla, para no hacerle llegar el Lamento de su hijo, que le aumenta su tormento…

¡Oh, Madre Mártir que también inicia su pasión, totalmente solitaria… ¡Al igual como Él está solitario en la noche de este Jueves Pascual!

El hijo que muere entre los brazos de su madre no muere: se adormece acunado por un arrullo de besos que continúan los ángeles, hasta el momento en que la visión de Dios quita de la memoria del hijo el deseo de su madre.

Pero Jesús tiene que morir entre los brazos de los verdugos y en un patíbulo… Y cerrar los ojos y los oídos al griterío de maldiciones y gestos amenazantes que está contemplando en un tiempo futuro, que se ha hecho presente.

Jesús trata de ahogar el grito que brota desde lo más profundo de su corazón, pero no lo consigue y piensa…

“¡Cuánto te amo, Madre mía Benditísima! ¡Cuánto te amo sobre todo en esta hora tan amarga del Getsemaní!

02

Todo el amor que te había dado y que me habías dado durante treinta y tres años de vida, están ante Mí y sostienen su causa y me implora que tenga piedad de ellos…

 Recordándome cada uno de tus besos, cada uno de tus cuidados, las gotitas de leche que me habías dado; mis pequeños pies  fríos de niño pobre en el hueco tibio de tus manos, las canciones de tu boca, la ligereza de tus dedos entre mis abundantes rizos, y tus sonrisas…

Y tu mirada, tus palabras, tus silencios, tu paso de paloma que posa sus rosados pies en el suelo y sobre los pétalos de las flores, pero tiene ya las alas entreabiertas, preparadas para el vuelo…

Y ni siquiera hace que se plieguen los tallos, de tan ligero que es su caminar, porque Tú estás en la Tierra para mi alegría, ¡oh Madre! pero siempre tienes las alas trémulas de Cielo, ¡Oh santa, santa, santa y enamorada!

03

Todas las lágrimas que ya te había costado y todas las que ahora fluyen de tus ojos y las que manarán en los tres días sucesivos; las oigo caer como lluvia de lamento. ¡Oh las lágrimas de mi Madre!

Pero ¿quién puede ver llorar, oír llorar a su madre y no tener presente mientras le dure la vida, el tormento de aquel llanto? He tenido que anular, sofocar el amor humano por ti Madre y pisotear tu amor y mi amor para caminar por la vía de la Voluntad de Dios.

¡Y empezó a torturarlo la Nostalgia de la tranquila casa santificada por tantas oraciones de los justos, convertida en  Templo por haber acogido los esponsales de Dios! ¡Convertida en Cielo por haber hospedado entre sus paredes a la Trinidad encerrada en el alma del Cristo Dios!

04

Y está solo. ¡Solo! ¡Solo! La Tierra y el Cielo no tienen ya habitantes para Él. Es el Hombre cargado con los pecados del mundo y por ello odiado por Dios. Tiene que pagar para redimirse y volver a ser Amado.

Es el Hombre cargado de la Bondad del Cielo y por eso odiado por los hombres a los que la Bondad repugna. Tiene que ser matado como castigo por ser bueno.

Y también las honestas alegrías del trabajo cumplido para obtener el pan de cada día, incluso para Él Mismo antes, para después dar el pan espiritual a los hombres, se han puesto delante de Él para decirle: “¿Por qué nos dejas?”.

05

El estruendo crece. Ya no hay sonido de flauta en sordina, ya no quedan caricias ni ungüentos. Es clangor de instrumentos a todo volumen: es un golpe, una puñalada, una llama que ahoga y arde.

Y en la llama, Lucifer haciendo que la vida pase ante su mirada espiritual. Ya había pasado antes con su aspecto resignado de algo sacrificado. Ahora vuelve con vestido de reina prepotente y dice: “¡Adórame! ¡Soy yo quien reina! Éstos son mis dones. Todo lo que tienes es mío. Los dones que te he dado y aún te daré otros más hermosos si me eres fiel”.

06

Lucifer continúa:

–                Sé Rey y Dios. ¿No tienes armas? ¿Ni milicias? ¿Ni riquezas? Ya te dije una vez que un resto de amor, el poco que me puede haber quedado del tesoro de amor que era mi vida angélica, hay en mí por Ti que eres bueno. Te amo, mi Señor, y te quiero servir.

07

Trató luego de halagarlo y atormentó su alma con el recuerdo de su Madre y sus sufrimientos…Pero vida y afectos no deben volverse enemigos. Nunca. Si tales llegan a ser, hay que romperlos.

Con un esfuerzo supremo, Jesús los ha roto, uno a uno. Ya había roto la agitación humana de desprecio hacia el Traidor. Y un nervio de su Corazón se había lacerado en el esfuerzo…

08

Esta meditación se ha convertido en un martirio insoportable…

09

Lucifer dice con sarcasmo:

–                       ¿Realmente crees que lo que hiciste hoy, de entregarte como alimento a los hombres, hará que ellos cambien? Así como te recibió el Traidor, así te recibirán tus cristianos en el futuro.

Si piensas que tus Sacramentos serán sagrados, mira lo que harán contigo…  Y le muestra a los cristianos masones, comulgando con la mano…

masones comulgando en la mano

Vas a morir por ellos, ¿Crees que les importará? Llegará un momento en que tu Iglesia será mía. Tus Sacramentos serán míos.  Volverán a venderte tus ministros y tus ‘creyentes’… igual que te vendieron ahora, por comodidades y placeres…

Tus cristianos será a mí a quien rendirán culto en su corazón y yo reinaré porque ellos me obedecerán a mí.

013

No les importarás Tú, ni tampoco tus mandamientos; porque serán un estorbo para la vida que quieren tener: Odiarán. Serán malvados y crueles a un grado que ni siquiera los reconocerás.

Todos tus amadísimos ‘hijitos’ Ni siquiera tendrán Fe para aceptarte y adornarán tu vida con sus propias perversiones…

BLASFEMIA TOTAL

Y entonces dime, ¿A quién habrás salvado? 

Ellos renegarán de Ti. Me venderán a mí su alma por nada…

014

Porque yo los saciaré de lo que ellos anhelan. Yo haré que se olviden de Ti de tal forma, que su manera de vivir, será un escándalo…  

La Magdalena que me arrebataste, será una cándida paloma en comparación.

015

¡Qué pena! ¡Verdaderamente tu muerte será inútil! ¿Qué harás cuando yo me corone Pontífice de tu Iglesia? ¿Qué harás cuando me veas reinar y sea adorado por todos los hombres? Todos tus obispos me servirán a mí…  ¿Qué harás cuando vuelvan a venderte los nuevos Judas que yo te seguiré suscitando?

016

Jesús sigue callado y levanta su rostro hacia el Cielo. A la luz de la luna que cae perpendicular sobre su rostro, se le ve cansadísimo y martirizado por un dolor infinito. Su mirada carece de fulgor y su boca tiene un pliegue de tristeza y angustia indescriptibles. Su cara está bañada de llanto…

JESUS Y EL ATORMENTADOR

Se levanta y camina hacia delante y hacia atrás, murmurando una plegaria ardiente y silenciosa. Sufre intensamente. Llora, suplica, levantando sus ojos al Cielo. Gesticula. Pasa sus manos sobre sus ojos, sobre sus mejillas, con movimientos mecánicos y agitados, que muestran que se encuentra en una atroz angustia.

Llama a los apóstoles. Gesticula en dirección a Jerusalén. Vuelve a levantar los ojos hacia el Cielo, como para implorar ayuda.

Se quita el manto, como si tuviese calor. Lo mira… lo besa. Llora… Se lo pone otra vez. Está dentro de un suplicio. Tiene un gran desasosiego físico.

Es una pena muy dolorosa contemplarlo con  el rostro descompuesto…  Ir y venir. Levantar los brazos. Retorcerse las manos, llorar y abatirse… Luego se detiene y sus ojos no miran sino su tortura y todo contribuye a esta tortura, a aumentarla…

Hasta el manto tejido por su Madre…

1joracion

Lo besa y dice:

–                       ¡Perdón, Mamá! ¡Perdón!

Parece como si se lo pidiera al paño hilado y tejido por el amor materno… Vuelve a ponérselo. Está lleno de congoja. Quiere orar para superarla. Pero con la oración vuelven los recuerdos, los temores, las dudas, las añoranzas… Es un alud de nombres… ciudades… personas… hechos… en un recuento muy  rápido y entrecortado.

JESUS SUPLICANTE

Quiere orar para vencerlo. Pero con la Oración vuelven los recuerdos, las aprehensiones, las dudas, las lamentaciones…

JESUS IMPLORANTE

Es una avalancha de nombres… de ciudades… de personas… de hechos… de sucesos. Velozmente pasa de una cosa a la otra. Es su vida evangélica que pasa ante su vista…

Y le trae el recuerdo de Judas el Traidor…  Junto con todos los sufrimientos que pasó junto a él en sus tres años de Maestro, tratando de convertirlo y salvarlo… Tratando de proteger el secreto de su vida incorregible del conocimiento de sus demás apóstoles; para que no echase a perder el crecimiento espiritual de sus compañeros y arruinase su trabajo pastoral… Pero todos sus esfuerzos fueron inútiles…

Judas ama desenfrenadamente tres cosas: el dinero, las mujeres y el poder.

Creyó en Jesús como Mesías, pero al sentirse defraudado en lo que esperaba: ser el ministro de un poderoso rey terrenal; volcó sobre Él todo su odio y lo único que deseó fue vengarse.  Por eso lo traicionó.

Jesús ha tenido  que compartir el pan con su Caín y sonreírle como a un amigo, para que los demás no se diesen cuenta y así evitar un crimen.

jesus%20ultima%20cena2

Y el puñal de la traición se remolinea en su corazón destrozado…  Es tanta su angustia, que para vencerla grita en voz alta los nombres de Pedro , de Juan y Santiago…

Y dice:

–                       ¡Ahora vendrán! ¡Son muy leales!…

Pero ellos no vienen…

Y Lucifer no concede tregua, al contrario…

Satanás aprovechó el recuerdo y añadió su veneno en la herida:

–          El apóstol que más has amado y todos los que al igual que él, TE TRAICIONARÁN Y ME SERVIRÁN A MÍ. ¡MIRA!

021apostasia

REDACCIÓN CENTRAL, 07 Dic. 12 / 06:14 pm (ACI).- P. Alfonso Llano, sacerdote jesuita que niega la virginidad de María y la divinidad de Jesús

El P. Llano es director del Centro Nacional de Bioética CENALBE, de la Pontificia Universidad Javeriana, casa de estudios regentada por la Compañía de Jesús, a la que también pertenece el sacerdote jesuita Carlos Novoa, que apoya públicamente al lobby del aborto liderado por la abogada Mónica Roa. ACI Prensa: Existe el caso paralelo de otro sacerdote jesuita, P. Carlos Novoa, que avala y promueve el aborto en Colombia.

Cuando tu Iglesia sea mía, estos serán tus ministros… ¿De qué servirá tu divino sacrificio para ellos?

Los hombres no merecen, ni tu amor ni tu sacrificio… ¿Por qué no reflexionas, accedes y me dices que Sí? Yo te estoy ofreciendo TODO… Todo lo que Adán me entregó, te lo devolveré… ¡Ni siquiera él, que te conocía, supo ser agradecido con tu herencia!

Cuando los conductores de tu nuevo Pueblo Cristiano hayan olvidado el sacrificio, la oracion y la penitencia; me apoderaré de tu Sede de Pedro y Roma perderá la fe…  Y  Tu Sacrificio Perpetuo será profanado por tus propios sacerdotes. Toda tu Jerarquía me pertenecerá… Y yo seré adorado en tu lugar…  Y dime entonces, ¿A quién salvarás?

666

NO HAY NECESIDAD DE QUE CONOZCAS LA MUERTE TAN CRUEL QUE VOY A DARTE… ¡Mira, esto es lo que te espera!

023mirada-agonizante

Satanás continúa:

–                       ¿Lo ves? Te han dejado solo. ¿Llamas al Eterno?… ¡Está lejos! Lo que deberías hacer es gozar de la vida, sin ocuparte de hombres ingratos. Eres joven. Puedes vivir rico, feliz, amado…

024

Vivir para tu Madre. Para no hacerla sufrir.

025

Vivir para llevar a Dios a través de un largo apostolado, a muchísimos hombres.

Los cuales si mueres ahora, pronto te olvidarán. Mientras que si eres un Maestro que enseñes, no por tres años, sino por lustros y lustros; ellos terminarán por absorber completamente tu Doctrina.

026

Yo te quiero ayudar. Y mis ángeles en lugar de combatirte, te ayudarán a seducir a los hombres. ¿Acaso no ves que los ángeles de Dios no vienen en tu ayuda?

Después Dios te perdonará, al ver las multitudes de creyentes que le llevarás… Y cuántos hombres se salvarán al creer en ti. Y además, te evitarás sufrir una muerte tan atroz.  

1jcruz

También en el desierto lo había tentado con poner a Dios a prueba con la imprudencia. 

028

Pero Lucifer no ha terminado:

–                       ¿Te niegas a escucharme? Te has cubierto con todos los pecados del Mundo y esto me permite acercarme a Ti y hacer contigo lo que yo quiera… Eres mi Dios, pero ahorita sólo Eres un hombre pecador y yo soy superior a Ti.

Estás dispuesto a Sacrificarte y ¿Para qué?… Mira lo que los hombres harán cuando la Iglesia que vas a fundar con tu sacrificio, también sea mía.

029

EL CRIMEN DEL PADRE AMARO

Ellos me adorarán a mí con un sacrificio nuevo sobre el altar de Moloch, que será ejecutado aun por tus mismos sacerdotes y en un número tan colosal que ni los mismos hombres estarán conscientes de su magnitud.

Y a ti te odiarán y rechazarán con el mismo desprecio que el don de la vida. Mira como estarás de afligido, ¡Mira! Te niegas a oírme, pero ¡Mírate, Dios del Sinaí!…

aborto

Jesús no contesta nada.

Es tanta la congoja, que vuelve a gritar los nombres de sus apóstoles para vencerla:

–           ¡Pedro!…  ¡Juan!…  Santiago…

Y se dice:

–          Ahora vendrán. ¡Ellos son muy fieles!

Pero “ellos” no vienen. Y Jesus vuelve a su oración…

Aunque Jesús intenta rechazarla, la voz de Lucifer penetra, perturbando la oración:

–           “Mira…  Aún no has muerto y ya te han abandonado. Mira… Has ayudado y eres odiado. Lo ves. Ni siquiera el mismo Dios te socorre. Si Dios no te ama  y eres su Hijo, ¿Cómo puedes esperar que los hombres te agradezcan tu sacrificio?

¿Sabes lo que se merecen? La Venganza, no el Amor como Tú crees. Véngate, ¡oh Cristo!, de todos estos necios, de todos estos crueles. Véngate. Atácales con un milagro que les fulmine. Muéstrate cómo eres: Dios.

El Dios terrible del Sinaí. El Dios tremendo que me ha fulminado y que arrojó a Adán fuera del Paraíso.

030

Hasta ahora has dicho tan sólo palabras de bondad. Tus escasos reproches siempre eran demasiado dulces para estas bestias que tienen la piel más espesa que el cuero del hipopótamo.

Tu mirada curaba, tus palabras salvaban, ¿Pero a quién le interesa escucharlas? Sólo sabes amar.

Odia y reinarás. El odio tiene curvadas las espaldas bajo su azote y pasa triunfante sobre estas filas de bestias serviles. Las aplasta. Y están felices de serlo. No son más que sádicos… Y la tortura es la única caricia que aprecian y que recuerdan.

031

Jesús ya no solo está angustiado, parece aterrorizado, porque está viendo algo que no puede soportar… Cierra los ojos. Aspira profundo y…

Luego se vuelve a oír su voz, que aún es firme:

–                       Abbá. Para Ti todo es posible. Aparta de Mí esta copa. Pero no. No se haga lo que Yo quiero; sino lo que quieras Tú.

El espíritu superó la Tentación Moral. El alma venció sus pasiones.

Con la Oración y la voluntad, ha vuelto a vencer.

Su espíritu se sobrepuso a la tentación  moral. Está muy agitado y se va veloz hacia donde están Pedro y los dos hermanos…

Los encuentra profundamente dormidos, alrededor de pequeños tizones que ya están casi por consumirse y dan un chispazo rojizo entre la ceniza de la hoguera.

rescoldos

Jesús exclama angustiado:

–          ¡Pedro! ¡Os he llamado tres veces! ¿Pero qué hacéis? ¿Dormís todavía? ¡Pero no sentís cuánto sufro! Orad. Que la carne no venza, en ninguno. Que no os venza. El espíritu está pronto, pero la carne es débil. Ayudadme…

Los tres tardan más en despertarse. Al final lo logran con los ojos henchidos, se incorporan lentamente, piden perdón. Y balbucean unas disculpas.  Se levantan.

Pedro dice en tono bajo:

–          ¡Pues fíjate!… ¡No nos ha sucedido nunca esto! Debe haber sido ese vino, sin duda. Era fuerte. Y también este fresco. Nos hemos tapado para no sentirlo (en efecto, se habían tapado hasta la cabeza incluso, con los mantos) y hemos dejado de ver el fuego y hemos dejado de tener frío y bueno, pues el sueño ha venido.

Santiago está muy apenado:

–                       ¿Dices que has llamado? Es curioso, no me parecía dormir tan profundamente… ¡Eh! Juan. Busquemos ramas de árboles. Hay que movernos. Se nos pasará. No te preocupes, Maestro. Que de ahora en adelante… estaremos de pie. –y arrojan hojas secas en las brasas.

Y arroja a las brasas un puñado de hojas secas, soplando hasta que la llama se levanta e  ilumina la pobre faz de Jesús, cubierta con una infinita tristeza…  Toda la luminosidad de ese rostro ha quedado diluida en un cansancio mortal…

1fogata-

Los tres están tan cargados de sueño que van de un lado a otro con los ojos semicerrados.

Pedro sopla para que la llama prenda otra vez y la alimenta con ramas secas de espino que ha traído Juan y un tronco de enebro que trajo Santiago desde un montón más lejano y lo ha echado al fuego.

Y la llama se levanta alegre, iluminando la cara de Jesús. Una faz tan triste que no es posible mirarlo sin sentir compasión… Y sin llorar con Él.

Ante aquel resplandor, Jesús implora:

–                       Me encuentro en una angustia que me mata. ¡Oh, sí! ¡Mi alma siente una tristeza mortal! ¡Amigos!… ¡Amigos! ¡Amigos!

Y  su aspecto refleja una terrible agonía.

Todos prometen:

–                       Pero ahora vamos a orar en voz alta y no se va a repetir esto.

Jesús ruega:

–           Sí. Orad y velad. También para vosotros, lo necesitáis.

Ya  es el de un moribundo que muere en el más angustioso y desolado de los abandonos. Cada palabra parece brotar con un acceso de llanto…

Pero los tres están somnolientos y se mueven con pasos inciertos; con los ojos semicerrados, tanto que parecen casi ebrios… Y están durmiéndose aun de pie y delante de Él.

Para valorar la amistad,  ha llamado “amigos” a sus apóstoles y ha apreciado tanto este afecto que en la hora del dolor ha pedido a los tres más queridos que estuviesen cerca de Él en el Getsemaní. Les ha rogado que velaran y oraran con Él, por Él…

Y al verles incapaces de hacerlo ha sufrido tanto que se ha debilitado aún más; siendo por ello más susceptible a las seducciones satánicas. Una palabra, si hubiera podido intercambiar al menos una palabra con amigos solícitos y comprensivos de su estado, no habría llegado a desangrarse antes de la tortura, en la lucha titánica por repeler a Satanás.

Jesús los mira… Y comprende…  No los mortifica con reproches. Menea la cabeza, suspira y  regresa hacia su peñasco.

Avanza despacio por el oscuro sendero del olivar muy desconsolado, doliente, envejecido. Sus ojos siguen muy abiertos, pero parecen empañados.  Su boca refleja un rictus de su cansancio. Vuelve a su piedra, aún más lento y encorvado.

035

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

131.- JUICIO INFANTIL


La tarde declina y el sol ya no está tan abrasador. Jesús y los once apóstoles bajan por la pendiente, hacia la llanura de Esdrelón, acompañados por  el pastor Isaac y Marziam. Los apóstoles van callados y pensativos…

El jovencito está muy contento porque el Maestro lo lleva hacia las tierras de Yocana, para visitar a su abuelo.

Marziam dice:

–           Me alegro tanto de no haberme comido la miel que me dio mi madre Porfiria, porque tenía la esperanza de que el Señor alegrara mi corazón y me permitiera volver a ver a mi viejo padre.  Nos sé porqué, pero desde hace algunos días lo recuerdo constantemente y siento como si me llamase. Se lo dije a Porfiria y ella me contestó: ‘Lo mismo me sucede a mí, cuando Simón está lejos’. Lo extraño es que antes, esto nunca me había pasado.

Pedro contesta:

–           Porque antes eras un niño; ahora eres un hombrecito  y tu mente ha madurado.

–           Traigo también dos quesos, frutas y unos racimos de uvas. Es lo poco mío que he traído para llevárselo a mi amado padre.  También una túnica de cáñamo y un vestido. Porfiria quería emplear el material para mí; pero le dije: ‘Si me amas, hazlos para mi abuelo. Siempre anda harapiento, trabajando muy acalorado con sus vestiduras de lana.’ Ahora se sentirá fresco.

Y mientras tú te has quedado sin vestiduras frescas y sudas como una esponja con tus vestidos de lana.

–           ¡Oh, eso no importa! Muchas veces cuando estaba yo en el bosque, mi abuelo se quedó sin comer porque me daba su comida… ¡Hasta ahora puedo darle yo alguna cosa! ¡Cómo quisiera ahorrar lo suficiente, para poder liberarlo!

Andrés pregunta:

–           ¿Cuánto has ahorrado hasta ahora?

Marziam contesta:

–           Poco. Con los pescados vendidos, he logrado ahorrar ciento diez didracmas. Pero dentro de poco venderé los corderos y entonces… ¡Oh! Si lo pudiese hacer antes de que llegue, los fríos vientos del invierno…

Nathanael pregunta a Pedro:

–           ¿Te lo llevarías a tu casa?

Pedro confirma:

–           Sí. No nos moriremos de hambre si ese pobre viejo toma un bocado de nuestro plato…

–           Y además… Puede trabajar en alguna cosilla… Ir a Betsaida. ¿Verdad Felipe?

Felipe contesta:

–           Cierto… Te ayudaremos Simón. Y haremos felices a nuestro buen Marziam y al viejo.

Tadeo dice:

–           Esperemos que no esté Yocana.

Isaac concluye:

–           Me adelanto a decírselo…

Rápidos caminan bajo los rayos de la luna y en un determinado punto, Isaac se separa y apresura más el paso. Los demás lo siguen lentamente. Hay un gran silencio en la llanura, pues hasta los ruiseñores están callados.

Avanzan hasta encontrarse con dos figuras oscuras, que corren hacia ellos.

Juan dice:

–           Uno es Isaac sin duda. El otro tal vez sea Miqueas o el mayordomo… No alcanzo a distinguir.

En realidad el otro es el intendente que viene junto con Isaac y se ve muy consternado. Se Acerca a Jesús.

Y le dice:

–           Maestro… Marziam… Pobre hijo… Venid pronto… – se vuelve hacia el jovencito- Abel, tu padre está muy enfermo… muy…

Marziam grita lleno de dolor:

–           ¡Ah, Señor!

Jesús lo toma de la mano y dice:

–           ¡Vamos! ¡Vamos!… Ten valor Marziam…  –y volviéndose a los apóstoles agrega- ¡Seguidnos!

El mayordomo dice alejándose:

–           Sí. Pero hacedlo despacio…  Tomad en cuenta que está Yocana.

Llegan hasta la casa de Miqueas y al verlo, comprenden que el pobre anciano está agonizando…

Marziam se inclina sobre el camastro y en voz alta le dice:

–           ¡Papá! ¡Papá! ¡Soy Marziam! ¿Me oyes? ¡He venido a verte! ¡Soy Yabé! ¡Tú Yabé!…

El moribundo continúa ausente… Su cuerpo está flojo, con el color cenizo… Su cara muy pálida y en los ojos, el velo de la muerte…

Marziam se vuelve angustiado hacia Jesús:

–           ¡Oh, Señor! ¡No me oye y no me reconoce!… Ven aquí… ¡Cúralo! Haz que me vea y que me hable… –Marziam se dobla sobre sí mismo por el inmenso dolor y pregunta-  ¿Acaso tengo qué ver que todos los míos mueran así, sin que me den el último adiós?

Jesús se acerca. Se inclina sobre el agonizante y le pone una mano sobre la cabeza diciendo:

–           Hijo de mi Padre, óyeme…

Como alguien que despierta de un profundo sueño, el anciano aspira profundo…

Abre sus ojos ya vidriados que miran con vaguedad las dos caras que tiene frente a sí… Intenta hablar; pero parece como si tuviera la lengua pegada y aunque hace el esfuerzo, no puede… Finalmente sonríe… Comprende lo que está sucediendo y trata de buscar las dos manos de los seres más amados para él en este mundo: la de Jesús primero y luego la de su nieto… Cuándo las encuentra trata de llevarlas a sus labios resecos, para besarlas.

Marziam, entrecortado por los sollozos, dice:

–           Padre… vine… ¡Tanto que pedí por venir!…  Te quería decir que pronto vendré por ti… Pagaré para liberarte y para que vivas conmigo… En la casa de Simón y de Porfiria que son muy buenos… Muy buenos con tu Yabé…  y con todos… Con todos están llenos de amor…

El pobre siervo moribundo logra soltar la lengua y con mucho esfuerzo dice:

–           Dios los recompense… pero ya es tarde… Voy con Abraham… Donde no sufriré más…  –mira a Jesús y pregunta con ansiedad-  ¿Verdad Señor que es así?…

Jesús contesta con dulzura:

–           Así es. ¡Está en paz! –luego se yergue con la majestad de Dios y con infinita autoridad declara- Yo con mi poder de Juez y Salvador, ¡Te absuelvo de todo cuanto en la vida hayas podido haber hecho de mal o del bien que hayas omitido hacer! ¡Y de tus reacciones contra la caridad y contra quién te ha odiado! De todo te perdono hijo… ¡Vete en paz!…

Jesús ha levantado la mano en alto y luego ha extendido sus dos brazos, como si estuviese ante un altar y Él cómo Sumo Sacerdote, las extendiese para consagrar a su víctima…

Marziam llora, mientras el anciano sonríe dulcemente y murmura:

–           En paz y con tu ayuda me duermo… – y se reclina.

Marziam grita:

–           ¡Padre! ¡Papá!… ¡Oh! ¡Se muere, se muere! Démosle un poco de miel… Tiene la boca seca… está frío… la miel da calor… –y trata de buscar con la mano que le soltó su abuelo en la alforja, pues tiene la otra ocupada en sostenerle la cabeza.

En el umbral, los apóstoles se han quedado mudos.

El drama de la muerte, no es fácil de asimilar…

Jesús dice:

–           Hazlo, Marziam. Yo lo sostengo… –y dirigiéndose a Pedro agrega- Simón de Jonás, ven aquí…

Pedro está muy conmovido y se acerca…

Marziam intenta dar un poco de miel a su abuelo, mete un dedo en el frasco… lo saca lleno de miel que pone con mucha ternura en los pálidos labios de su abuelo, que abre sus ojos y lo mira…

Le envía una última sonrisa, diciendo:

–           Está sabrosa…

Marziam, con el rostro bañado de lágrimas, consigue decir:

–           Dios hizo que las abejas la hicieran para ti…  Y Porfiria te hizo los vestidos de cáñamo fresco y hay uno de algodón…

El anciano levanta una mano vacilante e intenta ponerla sobre la cabeza inclinada sobre él…

Luego, con una radiante sonrisa dice:

–           Eres bueno. Más que la miel… El que seas bueno… que lo seas… me consuela… Pero tú miel ya no me sirve más…. ni tampoco los vestidos frescos… guárdalos…  Que sean para ti… Te los doy con mi bendición…

Marziam cae de rodillas. Llora con la cabeza apoyada en la orilla del camastro…

Su voz es un grito ahogado:

–           ¡Me quedo sólo! ¡Siempre sólo! ¿Por qué me siento tan sólo?…

Pedro da la vuelta alrededor del lecho. Acaricia los cabellos de Marziam y con voz áspera y llena de emoción, exclama:

–           ¡No! ¡Sólo, no!… Te quiero mucho. Porfiria te quiere mucho… Los discípulos y muchos hermanos… Y además… También está Jesús… ¡Jesús que te quiere muchísimo!… ¡No llores hijo mío!…

Marziam recupera el equilibrio en su inmenso dolor y exclama:

–           ¡Tú hijo!… ¡Sí!… soy feliz… ¡Señor! Señor…

El abuelo de Marziam lanza sus últimos estertores… y siente que el fin ha llegado…

Jesús le pasa el brazo bajo los hombros para sostenerlo junto a Sí… Lo levanta y lentamente recita:

–           Levanto mis ojos a los montes, de dónde me vendrá el auxilio…

Y continúa con todo el Salmo 120. Cuando termina, mira al anciano que muere plácidamente entre sus brazos.  Empieza a recitar el Salmo 121, pero solamente llega hasta el versículo cuarto y se interrumpe diciendo: ‘Vete en paz, alma justa.’  Lo reclina despacio y  muy cuidadosamente… Y le cierra los párpados.

Es una muerte muy tranquila de la que nadie, excepto Jesús; se ha dado cabal cuenta. Pero lo notan por la acción del Maestro y se forma inmediatamente una algarabía. Jesús ordena que se callen. Y da la vuelta al lecho; se acerca a Marziam…

El jovencito llora con la cabeza inclinada sobre su abuelo y no se ha dado cuenta de nada…

Jesús se inclina y lo abraza.

Tratando de levantarlo le dice con mucha compasión:

–           Marziam… Ya está en paz. No sufre más. La mayor gracia que Dios le concedió, es la muerte… Y en los brazos del Señor… No llores, hijo querido. Míralo qué tranquilo está… Qué sereno… Pocos en Israel han logrado el premio que éste justo obtuvo, al morir sobre el pecho del Salvador. Ven aquí entre mis brazos… ¡No estás solo! Está Dios y eso es todo. Él te ama en lugar de todo el mundo…

Es muy dolorosa esta escena, pero Marziam encuentra las fuerzas para decir:

–           Muchas gracias Señor, por haber venido. También tú, Simón por haberme traído.  A todos… A todos gracias… Por lo que me disteis para él… Ya no sirve más…  Pero los vestidos, sí. Somos pobres. No podemos embalsamarlo. –su voz se corta con un sollozo- ¡Oh, padre mío!… Ni siquiera te puedo ofrecer un sepulcro…  Pero si tenéis confianza en mí… Haced los gastos y para Octubre os daré el dinero que haya obtenido por los corderos y los pescados…

Pedro exclama:

–           ¡No! Todavía tienes un padre… Recuerda. Yo me encargo de ello.  Aunque tenga que vender una barca, tributaremos al abuelo todos los honores. Lo que necesitamos saber, es quién anticipa y quién da el sepulcro…

El mayordomo de Yocana dice:

–           En Jezrael hay discípulos entre la población. No nos negarán nada. Voy inmediatamente y para eso de las nueve regresaré…

Jesús dice:

–           Bien. Pero, ¿Y el fariseo?

–           No os preocupéis. Le voy a avisar que hay un muerto… Y por no contaminarse, no saldrá de la casa. Me voy…

Mientras Marziam llora inclinado sobre el cadáver de su abuelo y lo acaricia… Jesús en voz baja, habla con los apóstoles e Isaac. Miqueas y los demás van y vienen haciendo los preparativos de los últimos honores que rendirán a su compañero muerto.

La semana siguiente…

Es sábado y la gente está reunida en la sinagoga de Cafarnaúm. Jesús está hablando y Jairo está a su lado muy atento…

Los apóstoles están en grupo, cerca de la puerta que da al jardín, a un lado de Jesús. Al parecer ya hubo un choque entre los Fariseos y Jesús, pues el pueblo está inquieto… Pero Jesús exhorta a la paz, al perdón, diciendo que en corazones turbados, no puede penetrar con fruto la Palabra de Dios.

Alguien entre la gente, grita:

–                       No podemos tolerar que te insulten.

Jesús dice:

–                       Dejádselo a mi Padre y vuestro. Imitadme a Mí. Tolerad. Perdonad. Respondiendo insulto con insulto, no se persuade a los contrarios.

Iscariote protesta:

–                       Pero tampoco con una mansedumbre perpetua. ¡Te dejas pisotear!…

–                       Tú, apóstol mío; no des escándalo con tu ira y con tu crítica.

Alguien defiende:

–                       No. Tu apóstol tiene razón. Sus palabras son justas…

Jesús confirma:

–                       No es justo un corazón que las medita. Ni el del que las escucha. Quien quiera ser mi discípulo debe imitarme. Yo tolero y perdono. Soy bondadoso, humilde, pacífico. Los iracundos no pueden estar conmigo; porque son los hijos del siglo y de sus pasiones. En el Libro cuarto de los Reyes…

Y Jesús habla largamente de la crueldad  y de sus consecuencias…

Cuando termina, salen de la sinagoga. Se dirigen a la casa de José, donde Iscariote dice que han dejado a Samuel.

Cuando entran lo encuentran hecho un ovillo, en un rincón.

Jesús ordena:

–                       Ven aquí.

Samuel exclama:

–                       ¡No me maldigas!

–                       Para hacerlo no hubiera sido necesario que te llamara que vinieras aquí. ¿No tienes nada que decirme?

Jesús se muestra severo. Pero al mismo tiempo lo anima.

El hombre lo mira. Luego estalla en lágrimas. Y grita arrojándose a los pies de Jesús:

–                       Si Tú no me perdonas, no tendré paz.

–                       Cuando te dije que fueras bueno, ¿Por qué no lo hiciste? Ya es tarde ahora para reparar. Tu madre ha muerto.

–                       ¡Ah, no me lo digas! ¡Eres cruel!

–                       No. Soy la Verdad. Verdad te decía cuando te anunciaba que matarías a tu madre. Entonces te burlabas de Mí. ¿Por qué me buscas ahora? Tu madre ha muerto. Continuaste pecando aun cuando sabías lo que estabas haciendo. Yo te lo advertí. Tu culpa es mayor, ya que pecaste a propósito rechazando la Palabra y el Amor. ¿Por qué te lamentas ahora porque no tienes paz?

–                       ¡Señor! ¡Señor! ¡Ten compasión! Yo era un necio y me curaste. Tengo esperanza en Ti. Antes desesperaba de todo. No me mates mi esperanza…

–                       ¿Y por qué desesperabas?

–                       Porque hice que se muriera mi madre de dolor. Aún la tarde que estaba agonizando, no tuve piedad. ¡La maté, Señor! ¡La maté! En esa noche murió… Y lo único que me recomendó fue que fuese bueno. ¡Yo la maté!…

–                       Hace años que la mataste, Samuel. Cuando dejaste de ser un hombre justo. ¡Pobre Esther! ¡Cuántas veces la vi llorar!… No debería perdonarte. Pero dos madres han rogado por ti y tu arrepentimiento es sincero. Por eso te perdono.

Borra del corazón de tus conciudadanos con una vida intachable el recuerdo de lo que fuiste. Y trata de volver a amar a tu madre. Pero acuérdate bien de que tu pecado fue muy grande y por lo tanto tu vida debe ser buena, para borrar la deuda.

–                       ¡Oh! Eres bueno. No como ese de los tuyos que acaba de salir y ¡Que fue a Nazareth sólo para infundirme terror!…Amenazándome por mis pecados…

Jesús voltea y de los apóstoles solo falta Iscariote. Y comprende que fue él, el que se portó mal con Samuel.

Para no criticar a Judas como apóstol, dice:

–                       Cualquier hombre no puede sino mostrarse severo con tu pecado. Cuando se comete el mal sería necesario pensar que los hombres juzgan… Pero no le guardes rencor. ¡Vamos! Levántate. Aquí estás entre personas de buen corazón y hay júbilo porque has cambiado. Te encuentras entre hermanos que no te desprecian; porque cualquier hombre puede pecar; pero es ruin cuando persiste en seguir pecando.

–                       Te bendigo Señor. No sé cómo agradecértelo. Ha regresado la paz a mí.  –Y llora con un llanto tranquilo y silencioso.

–                       Da gracias a mi Madre. Si estás perdonado y curado es gracias a Ella. Comeremos juntos…

Y Jesús sale, dejándolo con María.

Cuando está afuera, un picarillo lloriquea pegado a sus rodillas.

–                       ¿Por qué estas llorando Alfeo?  -pregunta Jesús inclinándose para besarlo.

El niño no contesta nada. Sólo hay lloriqueos más fuertes.

Iscariote dice de mal humor:

–                       Vio la fruta y la quiere.

–                       Pobrecito. Tiene razón. No conviene hacer que los niños vean las cosas y no darles.  –dice María de Alfeo tomando unas uvas que hay en el cesto de la mesa.

El niño protesta:

–                       No quiero uvas.  –y llora más fuerte.

–                       Quiere agua con miel.  –dice Tomás. Y le ofrece- A los niños les gusta y les hace bien. A mis sobrinos también les gusta…

–                       No quiero tu agua.   –Y el llanto aumenta en tono y en intensidad.

Tadeo pregunta serio y secamente:

–                       ¿Entonces qué quieres?

Judas de Keriot sentencia:

–                       Lo que quiere es un par de nalgadas.

Mateo protesta:

–                       ¿Por qué? ¡Pobre niño!

Judas apunta con altanería:

–                       Porque es un fastidioso.

Tomás dice calmado:

–                       Bueno… Si a todos los fastidiosos hubiera que tomarlos a bofetones. No alcanzaría la vida…

María Salomé dice:

–                       Tal vez está enfermo.

María de Alfeo pregunta:

–                       ¿Qué te pasa, pequeñín? ¿Te duele algo?

Tadeo exclama:

–                       ¡Oh, mamá! ¡Es solo un capricho!… ¿No lo estás viendo? Echarías a perder a todos.

–                       No te eché a perder a Ti, Judas mío. Y te he querido mucho. No decías eso cuando te defendía de la severidad de Alfeo…

–                       Es verdad, mamá. Dije algo sin razón alguna.

–                       No te preocupes hijo, pero si quieres ser apóstol; trata de tener entrañas de madre para con los creyentes. Son como niños, ¿Sabes? Y se necesita una paciencia amorosa con ellos….

Jesús aplaude:

–                       ¡Bien dicho, María!

Judas de Keriot gruñe:

–                       Vamos a terminar con que las mujeres nos enseñen… Sólo faltan las paganas…

Jesús dice.

–                       Sin duda os aventajan muchísimo, si os quedáis en lo que sois. Y sobre todo tú, Judas. Ciertamente todos te ganarán: los niños, los mendigos, los ignorantes, las mujeres, los gentiles…

Judas responde nerviosamente y echándose a reír:

–                       ¿Quieres decir que soy el Aborto del Mundo? ¡Dilo de una vez y termínalo!

El niño llora a todo lo que da…

Iscariote desahoga su rabia en él. Lo sacude para arrancarlo de las rodillas de Jesús y dice:

–                       Pero dilo ya, ¿Qué quieres?  ¿Qué es lo que te pasa?

Una mujer dice:

–                       ¡Ah, pobre niño! Desde que su madre se volvió a casar, los hijos del primer marido son como mendigos. Como si no los hubiese parido ella… Los manda cual pordioseros y no les da de comer ni un pedazo de pan. ¡Ojala hubiese alguien que adoptase a estos tres pequeñines abandonados!…

La Virgen María abraza al niño y éste se consuela al punto.

La viuda de Afeq se adelanta y se arrodilla.

–                       ¿Y no vendrás a mi casa, Señor? En Afeq también hay hijos de Dios esperando tu Palabra.

Iscariote trata de rechazar su petición y dice cortante:

–                       El camino es áspero y no hay mucho tiempo, vienen con nosotros  mujeres. No insistas mujer.

Ella contesta:

–                       Es que… yo podría cuidar de este niño. Y quiero mostrarle que tengo que ofrecerle pues no tengo hijos.

Iscariote contesta de mal modo:

–                       Pero tiene su mamá. ¿Comprendes?

Jesús pregunta a la mujer:

–                       ¿Conoces algún camino corto entre Gamala y Afeq?

–                       ¡Oh, sí! Por los montes y es bueno entre los bosques.

–                       Iré para consolarte, pero no puedo darte al niño porque tiene su mamá. Pero te prometo que si Dios quiere que el inocente encuentre amor y lo tenga; me acordaré de ti.

–                       Gracias, Maestro. Eres bueno.  –dice la viuda.

Y voltea a mirar a Judas como si le dijese: ‘Y tú eres malo.’

El niño, por el instinto de imitación propia de los niños, se acerca a Jesús y se agarra de sus rodillas diciendo:

–                       Gracias, Maestro. Tú eres bueno.  –pero la cosa no termina aquí…

Y da un puntapié a Iscariote, para que no haya ningún error.

Y enojado agrega:

 –          ¡Y tú eres malo!

La carcajada de Tomás truena por los aires y arrastra la de los demás…

Mientras dice:

–                       ¡Pobre Judas! Puedes estar seguro de que los niños no te quieren. Cada uno de éstos te juzga y su juicio siempre te es desfavorable…

Judas pierde el control y su ira se desborda sin tener en cuenta, que lo que dijo el niño no es para tanto…

Lo arranca de las rodillas de Jesús y dice furioso:

–                       Esto sucede cuando lo serio se convierte en payasada… No es digno de nosotros, ni tampoco de provecho el que traigamos una cola de mujeres y de bastardos…

Bartolomé protesta enérgicamente:

–                       Eso sí que no. Tú conociste muy bien a su padre. Fue esposo legítimo y un varón justo.

–                       ¿Y qué? ¿Acaso éste no es un perro sin dueño y un futuro ladrón?

Jesús ordena.

–                       ¡Basta!… Ven Alfeo, no llores. Ven conmigo.

La aflicción del niño es muy grande… Sale a flote todo el dolor que tiene como huérfano. Como uno a quién su misma madre no ama… Llora. Su llanto es el triste lamento que grita por su padre muerto. Por su madre…

Jesús lo toma entre sus brazos. Lo besa y lo mima. Lo consuela… Y el llanto cesa poco a poco.

Jesús le dice:

–                       Estoy Yo Alfeo. Yo en lugar de todos… Soy como tu padre; como tu madre… No llores. Tu papá está junto a Mí y te besa junto conmigo. Los ángeles te cuidan como si fuesen otras tantas madres. Todo el amor; si eres bueno e inocente, lo tendrás…

Se oye la voz ronca de un seguidor:

–                       El Maestro es bueno y atrae. Pero sus discípulos, no. Mejor me voy…

Entonces se oye la voz enérgica de Zelote, que dice a Judas de Keriot:

–                       ¿Ves lo que has hecho?…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

21.- LA MALDICIÓN DIVINA


Al día siguiente…

En la llanura de Esdrelón, Jesús ha terminado de hablar a los campesinos que lo escucharon con admiración.

Ellos le dicen:

–           ¡Oh! ¡Cuánta razón tenía Jonás en llamarte ‘Santo’! Todo en Ti es santo. Las palabras, la mirada, la sonrisa. Jamás habíamos experimentado en el alma, lo que sentimos ahora…

Jesús pregunta:

–           ¿Hace mucho que no veis a Jonás?

–       Desde que está enfermo.

–           ¿Enfermo?

–           Sí, Maestro. No puede más. Antes se podía arrastrar. Pero después de las labores del verano y de la vendimia; ya no puede sostenerse en pie. Y aun así… ése lo hace trabajar. ¡Oh! Tú dices que es menester amar a todos. ¡Pero es muy difícil amar a las hienas! Y Doras es peor que una hiena.

–           Jonás lo ama.

–           Sí, Maestro. Y yo digo que es santo, como los que por su fidelidad al Señor Dios, fueron martirizados.

–           Has dicho bien. ¿Cómo te llamas?

El campesino contesta:

–           Miqueas. Y éste, Saulo. –y va señalando a sus compañeros- Este es Joel y este Isaías.

–           Recordaré al Padre vuestros nombres. ¿Decís que Jonás está muy enfermo?

–           Sí. Apenas termina el trabajo, se hecha en su jergón de paja y no lo vemos más. Nos lo dicen los otros siervos de Doras.

–           ¿Está trabajando a esta hora?

–           Si puede estar en pie, sí. Entonces estará más allá de aquel manzanar.

–           ¿Doras tuvo buena cosecha?

–           ¡Oh! Célebre en toda la región. Los árboles fueron apuntalados por el tamaño tan grande, tan milagroso. Y Doras tuvo que construir nuevas cubas, porque en las antiguas no cabía la uva. ¡Era tanta!

–           Entonces Doras debió haber premiado a su siervo.

–           ¿Premiado? ¡Oh! ¡Señor que mal lo conoces!

–           Jonás me dijo que hace años lo golpearon hasta el punto casi de matarlo porque se perdieron algunos racimos de uvas y que por deudas se convirtió en esclavo, al acusarlo el amo por la pequeña pérdida. Este año que tuvo una cosecha milagrosa, debió premiarlo.

El campesino niega:

–           No. Lo apaleó ferozmente, acusándolo de no haber obtenido en años anteriores igual abundancia, porque no había cultivado la tierra como se debía.

Mateo no puede contenerse y exclama:

–           ¡Ese hombre es una fiera!

Jesús dice:

–           No. Es un sin alma. Os dejo hijos con una bendición. ¿Tenéis comida para hoy?

Le muestran una torta oscura que sacan de una bolsa:

–           Tenemos este pan.

–           Tomad mi comida. No tengo más que esto. Hoy estaré en la casa de Doras y…

–           ¿Tú en la casa de Doras?

–           Sí. Para rescatar a Jonás. ¿No lo sabías?

–           Aquí nadie sabe nada. Pero desconfía, Maestro. Eres como una oveja en la cueva del lobo.

–           No podrá hacerme nada. Tomad mi comida. Santiago, dales todo lo que tenemos. También vuestro vino. Alegraos un poco también vosotros. Pedro, vámonos.

Y Jesús se dirige derecho hacia el manzanar. Lo atraviesan y llegan a los campos de Doras. Jonás no está. Jesús es reconocido y lo saludan sin dejar de trabajar.

Él les pregunta:

–           ¿Dónde está Jonás?

–           Después de trabajar dos horas, se cayó en el surco y lo llevaron a casa. Pobre Jonás. Poco le queda por sufrir. Está agonizando. Jamás volveremos a tener un amigo tan bueno. ¡Oh! Ve pronto a donde está. ¡Qué te vea en su sufrimiento!

Jesús bendice y se va.

Pedro y Simón preguntan:

–           ¿Y ahora qué vas a hacer? ¿Qué vas a decir a Doras?

–           Iré como si no supiese nada. Si él se ve enfrentado, es capaz de enfurecerse contra Jonás y sus siervos.

Pedro dice a Simón:

–           Tiene razón tu amigo: es un chacal.

Simón contesta:

–           Lázaro siempre dice la verdad y nunca habla mal de nadie. ¡Lo conocerás y lo amarás!

Siguen caminando hasta que se distingue la casa del fariseo. Es una casa bien construida en medio de un huerto de árboles frutales, ya sin fruta. Es una casa campirana rica y cómoda. Pedro con Simón, van por delante para avisar.

Sale Doras. Es un viejo con perfil duro y rapaz. Ojos irónicos y boca de sierpe que gesticula con una sonrisa falsa, entre la barba que es más blanca que negra. Saluda familiarmente y con manifiesta condescendencia:

–           Salud Jesús.

–           Tenla igualmente. –responde Jesús sin darle la paz.

–           Entra. La casa te acoge. Has sido puntual como un rey.

Jesús objeta:

–           Como hombre honrado.

Doras ríe con sorna.

Jesús se vuelve hacia sus discípulos que no han sido invitados:

–           Entrad. –y mirando al fariseo, agrega- Son mis amigos.

–           Que entren. Pero, ¿Aquel no es el alcabalero; el hijo de Alfeo?

Jesús contesta con un tono glacial y majestuoso:

–           Este es Mateo; el discípulo del Mesías.

El fariseo entiende y ríe con más sorna que antes. Doras querría aplastar al ‘pobre maestro galileo’ bajo la opulencia de su casa que por dentro es fastuosa. Grandiosa y fría. Los siervos parecen esclavos, caminan inclinados, rápidos y temerosos siempre de ser castigados al menor pretexto. La casa da la impresión de que en ella reina la crueldad y el odio.

–           Mi suegro, Caifás; no creyó que vendrías.

Jesús no se deja aplastar con la ostentación de las riquezas, ni con recordarle la posición y el parentesco.

Y Doras que comprende la indiferencia del Maestro, lo lleva consigo por el jardín, en donde hay más árboles. Le muestra plantas raras y le ofrece frutos de ellas, que los siervos han traído en palanganas y en copas de oro.

Jesús prueba y alaba la exquisitez de las frutas, algunas conservadas como en jalea y adornadas con duraznos bellísimos. Otras parecen peras de un tamaño raro.

Doras no pierde la oportunidad de manifestar:

–           Soy el único en Palestina que tengo estas frutas y creo que ni siquiera las hay en toda la península. Las mandé traer de Persia y de lugares más lejanos todavía. La caravana me costó casi un talento. Pero ni siquiera los tetrarcas tienen estas frutas. Probablemente ni el mismo César. Cuento las frutas y recojo todas las semillas. Las peras, sólo se comen en mi mesa, porque no quiero que se roben ni una semilla. Le envío a Annás, pero tan solo cocidas, porque así ya son estériles.

Jesús dice:

–           Y sin embargo son plantas de Dios. Y los hombres, todos son iguales.

Doras se escandaliza:

–           ¿Iguales? ¡Nooooo! ¿Yo igual a… a tus galileos?

–           El alma viene de Dios y las crea iguales.

El ministro del Templo se esponja como un pavo real y parece erguirse lleno de soberbia cuando dice con manifiesta superioridad:

–           Pero yo soy Doras el fiel Fariseo… -y continúa con una larga perorata de la supremacía de la clase sacerdotal del pueblo hebreo sobre todos los demás pobres humanos que habitan la tierra.

Jesús lo atraviesa con sus ojos de zafiro que se encienden cada vez más; señal precursora en Él, de un acto de piedad o de rigor. Jesús, de vestido purpúreo; es mucho más alto que Doras y domina imponente a este pequeño y encorvado fariseo, embutido en su vestido amplísimo y con una impresionante abundancia de franjas.

Doras, después de un tiempo de auto admiración de sí mismo, exclama:

–           Pero Jesús, ¿Por qué enviar a la casa de Doras el Fariseo puro; a Lázaro, hermano de una prostituta? ¿Lázaro es tu amigo? ¡No debe serlo! ¿No sabes que está en el Anatema, porque su hermana María es una prostituta también de los romanos?

–           El único Lázaro que conozco, es el de sus acciones honradas.

–           Pero el mundo recuerda el pecado de esa casa. Y ve que su mancha se extiende también sobre los amigos. ¡No vayas! ¿Por qué no eres Fariseo? Si quieres… yo soy poderoso. Puedo hacer que te acepten en el Sanedrín, no obstante que tú seas Galileo. En el Sanedrín puedo todo. Annás está en mis manos, como este pedazo de paño en mi manto. Serás poderoso y temido.

–           Yo solo quiero ser amado.

–           Yo te amaré. Ve cuanto te amo, que te cedo atendiendo a tu deseo a Jonás.

–           Lo he pagado.

–           Es verdad. Y me sorprendió que pudieras disponer de tal cantidad.

–           No fui Yo. Sino un amigo que lo hizo por Mí.

–           Bien, bien no indago. Digo: ve que te amo y quiero hacerte feliz. Tendrás a Jonás, después de la comida. Sólo por Ti hago este sacrificio. –y su sonrisa destella con inaudita crueldad.

Jesús lo mira cada vez con mayor rigor. Con los brazos cruzados sobre el pecho.

Están todavía en el huerto del jardín, en espera de la comida.

Con ansiedad mal disimulada, Doras dice:

–           Me debes hacer un favor. Alegría por alegría. Te doy mi mejor siervo. Me privo por tanto de una utilidad futura. Supe que viniste al principio del verano y tu bendición este año, me dio cosechas que hicieron célebres mis posesiones. Bendice ahora mis ganados y mis campos. Para el año próximo extrañaré a Jonás. Y mientras encuentro a otro igual a él; ven. Bendice. Dame la alegría de que se hable de mí por toda Palestina. Y de tener rediles y graneros que revienten de abundancia. ¡Ven! –lo toma por el brazo y lo jala, tratando de llevarlo a la fuerza; empujado por la avaricia y la ambición de su desenfrenada sed por el oro.

Jesús se opone:

–           ¿Dónde está Jonás? –pregunta con energía.

Doras contesta evasivo:

–           En los arados. Ha querido seguir trabajando en agradecimiento a su buen patrón. Pero vendrá antes de que termine la comida. Mientras tanto, ven a bendecir los ganados y los campos. Los árboles frutales, las viñas y los olivares. ¡Todo! ¡Todo! ¡Oh! ¡Qué fértiles serán el año entrante! Ven, pues.

Jesús dice con un tono mucho más fuerte:

–           ¿Dónde está Jonás?

–           ¡Ya te lo dije! Al frente de los arados. Es el capataz y no trabaja: preside.

–           ¡Mentiroso!

–           ¿Yo? ¡Lo juro por Yeové!

–           ¡Perjuro!

–           ¿Yo? ¿Yo, perjuro? Yo soy el fiel más fiel. ¡Ten cuidado cómo me hablas!

–           ¡Asesino!

Jesús ha ido levantando cada vez más fuerte la voz y la última palabra parece como si fuera un trueno.

Los discípulos se acercan a Él. Los siervos se asoman por las puertas,  temerosos. El Rostro de Jesús es formidable en su severidad. Parece como si sus ojos lancen rayos fosforescentes.

A Doras, por un momento lo sobrecoge el miedo. Se hace más pequeñito, en su montón de tela finísima, junto a la majestuosa persona de Jesús; vestido con su túnica de lana pesada en un tono púrpura. Más de pronto la soberbia se apodera de él otra vez y grita con voz chillona, como una zorra furiosa:

–           ¡En mi casa sólo yo doy órdenes! ¡Sal de aquí, vil galileo!

–           ¡Saldré después de haberte maldecido a ti, a tus campos, ganados y viñas; para este año y para los que vengan!

Doras chilla como fiera malherida:

–           ¡Nooo! ¡Esto no! Sí, es verdad. Jonás está enfermo. Pero se ha curado. Se ha recuperado. ¡Retira tu maldición!

Jesús insiste:

–                     ¿Dónde está Jonás? –y ordena implacable- ¡Que un siervo me conduzca a él, al punto! Yo lo pagué. Y puesto que tú lo consideras como una mercancía. Como una máquina; como a tal lo tomo. Y como lo he comprado, lo quiero.

Doras saca un silbato de oro de entre su pecho y silba tres veces. Acuden corriendo muchos siervos de la casa y del campo, ante su temido dueño. Éste ordena:

–                     ¡Llevad a éste a donde está Jonás y entregádselo! ¿A dónde vas?

Jesús ni siquiera responde. Camina detrás de los siervos que se han precipitado más allá del jardín; hacia donde están las casuchas de los campesinos. Entran en la paupérrima choza de Jonás. Él, literalmente es un esqueleto semidesnudo que respira fatigosamente por la fiebre, sobre un lecho de cañas, sobre los que sirve de colchón un vestido remendado. Y de cobija, un manto todavía más roto. Una joven lo cuida como puede.

Jesús dice con infinita ternura:

–                     ¡Jonás, amigo mío! ¡He venido a llevarte!

–                     ¿Tú? ¡Señor, mío! ¡Me muero! ¡Pero soy muy feliz por tenerte aquí!

–                     Fiel amigo, eres libre desde ahora. Y no morirás aquí. Te llevo a mi casa.

–                     ¿Libre? ¿Por qué? ¿A tu casa? ¡Ah, sí! Habías prometido que vería a tu Madre.

Jesús es todo amor. Se inclina sobre el miserable lecho del infeliz pastor. Y dice:

–                     Pedro, tú eres fuerte. Levanta a Jonás. Y vosotros, dadle el manto. Este lecho es demasiado duro para cualquiera en estas condiciones.

Los discípulos rápidamente se quitan los mantos. Los doblan varias veces y le improvisan una camilla. Pedro coloca su carga de huesos y Jesús lo cubre con su propio manto.

Cuando está listo Jesús dice:

–                     Pedro, ¿Tienes dinero?

–                     Sí, Maestro. Tengo cuarenta denarios.

–                     Está bien. Vámonos. Ánimo Jonás. Todavía un poco de molestia. Y después, habrá mucha paz en mi casa, cerca de María.

–                     María. ¡Sí! ¡Oh! –en medio de su agotamiento, Jonás no hace más que llorar.

Jesús dice a la joven:

–                     Adiós, mujer. El Señor te bendecirá por tu misericordia.

–                     Adiós, Señor. Adiós Jonás. Ruega. Rogad, por mí. – y la joven llora.

Cuando están por salir, aparece Doras. Jonás por un momento se llena de terror y se tapa la cara.  Jesús le pone una mano sobre la cabeza y sale a su lado; más severo que un Juez. El miserable cortejo sale al patio y toma el camino del jardín.

Doras, en el colmo de la vileza, exclama:

–                     ¡Este lecho es mío! ¡Te vendí el siervo, no el lecho!

Jesús le arroja a los pies la bolsa sin hablar.

Doras la toma. La vacía y cuenta…

–                     Cuarenta denarios y cinco dracmas. ¡Es poco!

Jesús mira al avariento y repugnante hombre en tal forma, que es imposible describirla. No dice nada.

Doras insiste:

–                     Dime al menos que retiras el anatema.

Jesús lo fulmina con una nueva mirada y una nueva frase:

–                     Te pongo en manos del Dios del Sinaí.

Y pasa muy erguido al lado de la rústica camilla que llevan pedro y Andrés.

Doras, al ver que todo es inútil. Que su condena es segura, grita:

–                     ¡Nos veremos, Jesús! ¡Oh! ¡Te atraparé! ¡Te haré guerra a muerte! Llévate a esa piltrafa de hombre. Ya no me sirve. Me ahorraré el entierro. ¡Vete! ¡Vete! ¡Satanás maldito! ¡Pondré contra Tí a todo el Sanedrín! ¡Satanás! ¡Satanás!

Jesús aparenta no oír.

Los discípulos están consternados.

Jesús se preocupa sólo de Jonás. Busca los caminos más planos. Pero desde el Esdrelón hasta Nazareth, el camino es largo y no se puede avanzar ligeros con la piadosa carga. Continúan en silencio por el camino principal. Jonás parece que duerme, pero no suelta la mano de Jesús.

Al atardecer son alcanzados por un carro militar romano.

Jesús levanta el brazo y dice:

–                     En el Nombre de Dios, deteneos.

Los soldados se detienen. Del carro se asoma la cabeza de un tribuno militar.

Éste pregunta a Jesús:

–                     ¿Qué quieres?

–                     Tengo un amigo que se está muriendo. Os pido para él, un lugar en el carro.

–                     No debería. Pero sube. Tampoco somos perros.

Suben la camilla. El tribuno pregunta:

–                     Tú amigo… ¿Quién eres?

–                     Jesús de Nazareth.

–                     ¡Oh! ¿Tú? –el oficial lo mira curioso- ¡Entonces sí eres tú! Subid cuantos podáis. Basta con que no os asoméis. Así son las órdenes. Pero sobre las órdenes está el ser humano. ¿O no? ¡Y Tú eres Bueno, lo sé! ¡Eh! Nosotros los soldados, todo lo sabemos. ¿Cómo lo sé? Hasta las piedras hablan en bien y en mal. Nosotros tenemos orejas para oír y servir al César. Tú no eres un falso Mesías como los anteriores, sediciosos y rebeldes. Tú eres bueno. Roma lo sabe. Oye, pero… ¡Este hombre está muy enfermo!

–                     Por eso lo llevo a casa de mi Madre.

–                     ¡Ummm! ¡Poco tendrá que cuidarlo! Dale un poco de vino de esa cantimplora. ¡Áquila! –Llama al conductor y ordena-  Arrea los caballos.- ¡Quinto! Tú dame dos raciones de pan, de miel y mantequilla de las mías. –y explica a Jesús-  Es todo lo que tengo, pero le hará bien. Para la tos que trae, la miel le aliviará.

–                     Eres bueno.

–                     No. Soy menos malo que muchos. Estoy contento de tenerte conmigo. Acuérdate de Publio Quintiliano de la Itálica. Estoy en Cesárea, pero ahora voy a Ptolemaida. Estoy en inspección de orden.

–                     No me tratas como a enemigo.

–                     ¿Yo? Soy enemigo de los malos. Jamás de los buenos. Yo también quisiera ser bueno. Dime, ¿Qué doctrina predicas, para nosotros los hombres de armas?

–                     La doctrina es única para todos los hombres. Justicia, honradez, continencia, piedad. Ejercer el propio oficio sin abusos. Aún en los duros momentos de la guerra, no olvidar al ser humano. Buscar de conocer la Verdad; o sea, a Dios Uno y Eterno, sin cuyo conocimiento cualquier acción está privada de la Gracia y por lo tanto del premio eterno.

–                     Y cuando esté muerto, ¿Qué me interesa el bien hecho?

–                     Quién se acerca al Dios Verdadero, encuentra ese bien en la otra vida.

–                     ¿Volveré a nacer? ¿Acaso seré emperador?

–                     No. Te haces igual a Dios, al unirte con Él en la eterna beatitud del Cielo.

–                     ¿Cómo? ¿Yo en el Olimpo? ¿Entre los dioses?

–                     No existen los dioses. Existe el Dios Verdadero. El que Yo predico. El que te oye y pone una señal en tu bondad y en tu deseo de conocer el bien.

–                     ¡Esto me basta! No sabía que Dios se pudiese ocupar de un pobre soldado pagano.

–                     Él te creó, Publio. Por eso te ama y quiere que estés con Él.

–                     ¡Eh! ¿Por qué no? Pero nadie nos habla de Dios, jamás.

–                     Vendré a Cesárea y me escucharás.

El romano extiende el brazo y afirma:

–                     ¡Oh, sí! ¡Iré a oírte! Allá está Nazareth. Quisiera llevarte hasta allá. Pero si me ven…

–                     Desciendo y te bendigo por tu buen corazón.

–                     Salve, Maestro.

–                     El Señor se os muestre. ¡Adiós, soldados!

Descienden y vuelven a caminar.

Jesús dice alentando al enfermo:

–                     Jonás, en breve vas a descansar.

Jonás sonríe. Conforme la tarde avanza, está más seguro de estar más lejos de Doras. Y más tranquilo se muestra.

Juan con su hermano Santiago, corren adelante para avisar a María. Y cuando el pequeño cortejo llega a Nazareth, que está casi desierto en la noche que cae; María está afuera, esperando a su Hijo.

Cuando se encuentran, Jesús dice:

–                     Aquí está Jonás. Bajo tu dulzura comenzará a gustar de su paraíso. ¡Feliz Jonás!

–                     ¡Feliz! ¡Feliz! –murmura el extenuado pastor, como en un éxtasis.

Entran en la casita y se le lleva a la habitación en donde murió José.

–                     Estás en el lecho de mi padre. Aquí estamos mi Mamá y Yo, ¿Ves? Nazareth se convierte en Belén y tú ahora eres el pequeño Jesús, entre dos que te aman. Ellos son los que veneran en ti al siervo fiel. No ves los ángeles, pero revolotean a tu alrededor, con alas de luz y cantan las palabras del canto navideño.

Jesús derrama su dulzura sobre el pobre Jonás, que poco a poco va debilitándose. Parece que hubiera aguantado tanto, solo para morir aquí. Pero es feliz. Sonríe y trata de besar la mano de Jesús; la de María y decir… decir… Pero la falta de aliento se lo impide. María, cual madre lo conforta.

Jonás repite con un hilo de voz:

–                     Sí. Sí. –con una sonrisa en su cara de esqueleto.

Los discípulos miran  conmovidos desde la puerta del huerto.

Jesús le pregunta:

–                     Dios ha escuchado tu gran deseo. La estrella de tu larga noche, se convierte ahora en la estrella de tu eterno amanecer. ¿Sabes su nombre?

El agonizante responde

–           Jesús. El tuyo, ¡Oh! ¡Jesús! Los ángeles… ¿Quién está cantándome el himno angelical. Mi alma lo oye. Pero también mis orejas lo quieren oír. ¿Quién lo canta para hacerme feliz?… tengo mucho sueño. Estoy tan cansado. ¡Muchas lágrimas! Muchos insultos… ¡Doras!… yo lo perdono. Pero no quiero oír su voz y la oigo. Es como la voz de Satanás que no quiere dejarme en paz. ¡Oh! ¿Quién me cubre esa voz, con palabras venidas del Paraíso?

Es María; que vuelve a cantar en voz baja y en el mismo tono, el cántico con el que arrullaba a Jesús Niño y lo repite porque ve que Jonás se tranquiliza al oírla.

Después de unos minutos, Jonás dice:

–           ¡Doras ya no habla más! Sólo los ángeles… era un Niño en un pesebre… entre un buey y un asno… Y era el Mesías… Y yo lo adoré… y con Él estaban José y María…  -la voz se apaga en un breve murmullo. Y sigue el silencio…

Jesús dice:

–           ¡Paz en el Cielo al hombre de buena voluntad! ¡Ha muerto! Lo pondremos en nuestro pobre sepulcro. Merece esperar la resurrección de los muertos, junto a  mi justo padre.

La semana siguiente…

Jesús y los suyos van por un camino que bordea el lago Merón, que tiene una forma oval y es pequeño en comparación con los otros. Los discípulos hablan de Jonás cuya miserable vida compadecen; pero cuya muerte feliz envidian.

Simón Zelote, en voz baja dice:

–                     No pude hacerlo feliz y darle al Maestro un verdadero discípulo que se había madurado en el largo martirio y en una fe inconmovible… Y me duele. ¡El mundo tiene necesidad de hombres que crean, convencidos de Jesús. Para poder balancear la otra parte en que hay tantos que lo niegan. ¡Y que lo negarán!…

Jesús responde:

–                     ¡No importa, Simón! Es más feliz ahora. Es más activo. Y tú has hecho mucho más que cuanto hubiese hecho cualquier otro por él o por Mí. Por esto, también te doy las gracias. Ahora sabe quién lo liberó y te bendice.

Pedro exclama:

–           ¿Entonces ahora maldice a Doras?

Jesús lo mira y pregunta:

–                     ¿Eso crees? ¡Estás en un error! Jonás era un justo. Ahora es un santo. Cuando vivió no odió, ni maldijo. Ahora tampoco lo hace. Desde el lugar en donde se encuentra, mira el Paraíso y como ya sabe que pronto el Limbo dejará salir a los que están esperando, se alegra. No hace otra cosa.

–                     ¿Y a Doras? ¿Le llegará tu maldición?

–                     ¿En qué sentido, Pedro?

–                     Pues… haciéndolo  reflexionar y cambiar. O también castigándolo.

–                     Lo he entregado a la Justicia de Dios. Yo, el Amor; lo he abandonado.

–                     ¡Misericordia! ¡No quisiera estar en su lugar!

Los discípulos exclaman al mismo tiempo:

–                     ¡Ni yo! ¡Ni yo! ¡Nadie querría! ¿Cómo será la Justicia del Perfecto?

Jesús responde:

–                     Será éxtasis de los buenos. Relámpago para Satanás. en verdad os digo: ser esclavo, leproso, mendigo por toda la vida; es una felicidad de reyes; con respecto a una hora; una sola hora, de castigo divino.

Los discípulos dicen:

–                                         Ya empezó a llover, Maestro. ¿Qué hacemos? ¿A dónde vamos?

Y en realidad, sobre el agua se refleja el cielo oscuro, cubierto de nubes plomizas. Caen y rebotan las primeras gotas de un temporal que pronto se convierte en una tormenta. Jesús dice:

–                     A alguna casa. Pediremos refugio en Nombre de Dios y continuaremos mañana a Jericó.

Pedro dice:

–                     Y tal vez encontremos a uno que sea bueno como aquel romano. No creía que fueran así. Los había evitado siempre, como a seres inmundos. Y debo reconocer que son mejores que muchos de nosotros.

–                     ¿Te gustan los romanos?

–                     ¡Eh! No parecen peores que nosotros. Podemos tratarlos como a  los samaritanos.

Jesús sonríe y no dice nada más.  Y caminan rápido, bajo el chaparrón…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

99- OCASO DE UNA DINASTÍA


Después de regresar de la Casa de las Gallinas, cayó un rayo en el Palacio de los Césares y cayeron al mismo tiempo las cabezas de todas sus estatuas. A la de Augusto se le cayó el cetro de las manos.

Babilo y sus astrólogos le pronosticaron a Nerón que lo depondrían y él les contestó:

–           El arte nos hará vivir.

El mundo, después de haber soportado por catorce años a este singular gobernante, por fin se hizo justicia; dando la señal de sublevación en la Galia, donde mandaba como propretor Julio Vindex. Fue en Nápoles, en el aniversario de la muerte de Agripina, cuando le avisaron de la rebelión de las Galias.

Y Nerón recibió la noticia con tanta indiferencia, que muchos sospecharon que se alegraba de tener la oportunidad para despojar por derecho de guerra, a las provincias más ricas del imperio. En el acto se marchó al gimnasio y contempló las luchas de los atletas, mostrando gran interés en sus ejercicios.

Durante la cena le trajeron cartas más inquietantes y fue cuando prorrumpió en imprecaciones y amenazas contra los sublevados. Durante ocho días no contestó ninguna carta, no dio orden alguna, tampoco instrucción alguna de ningún tipo. No hizo comentarios sobre aquel acontecimiento y se mantuvo en silencio sobre este asunto.  Trató por todos los medios y en todas las circunstancias de mantener su ritmo de vida habitual, conduciéndose como si no pasara nada extraordinario.

Pero el tiempo y el destino siguieron su implacable marcha. Conforme pasaban los meses, las noticias eran cada vez más inquetantes. Turbado finalmente por las injuriosas proclamas de Vindex, escribió al senado para exhortarles a vengar al emperador y a la república.

Y se excusó con una enfermedad de la garganta para no acudir personalmente.

Pero lo que más le ofendió de aquellas proclamas, fue que lo calificaran de pésimo cantante y que en lugar de Nerón, lo llamaran Enobarbo. En su concepto, lo más falso era la censura que ignoraba un arte que había cultivado con tanto afán y buen éxito.

Y les preguntaba a todos:

–           ¿Habéis conocido un artista más grande que yo?

Mientras tanto, se sucedían las noticias alarmantes y sin poder ocultar su temor, regresó a Roma. Pero cuando supo que Galba y España se habían sublevado, perdió completamente el coraje y dejándose caer, permaneció largo tiempo callado y sin reaccionar; casi como si estuviera muerto.

Luego se levantó, rasgó sus ropas, se golpeó la cabeza y exclamó:

–           Todo ha concluido para mí.

Sus nodrizas le acompañaban y Eglogea queriendo consolarle, le nombró a otros príncipes a los cuales les habían ocurrido desgracias similares.

Y Nerón contestó:

–           Pero las mías son inauditas y sin comparación, pues pierdo el imperio antes que perder la vida.

Y continuó con su vida acostumbrada, llena de diversión  en las carreras en el circo…   

Espectáculos variados,  lujos y molicie.

Dio banquetes espléndidos y compuso contra los jefes de la sublevación versos satíricos, que empezó a cantar gesticulando y procuró divulgar en público. Se hizo llevar secretamente al teatro y mandó decir a un actor que tenía una gran voz y era un gran artista: Que era una gran fortuna para él, que el emperador tuviera otras ocupaciones’.

Concibió muchos proyectos atroces y acordes con su carácter, pero los abandonó ante imposibilidad de ejecutarlos. Saliendo de un convite, apoyado en los hombros de sus amigos, dijo:

–           Iré a las Galias y me presentaré sin armas ante las legiones rebeldes. Me limitaré a llorar ante ellos y un inmediato arrepentimiento me atraerá a los sediciosos. Y a la mañana siguiente, en medio de la alegría general, entonaré un canto de victoria que ahora mismo voy a componer.

Y su primer cuidado al preparar esta expedición, fue elegir carros para el transporte de sus instrumentos musicales y hacer cortar el cabello como si fueran varones, a todas sus concubinas a las que se propuso llevar vestidas como amazonas.

Entonces llegó la noticia de que los demás ejércitos también se habían sublevado…  Se llenó de cólera y furioso rompió la carta que le habían llevado durante la comida. Derribó la mesa y estrelló contra el suelo dos vasos que tenía en gran estima y que llamaba ‘homéricos’, porque estaban esculpidos en ellos escenas tomadas de los poemas de Homero.

Enseguida hizo que Locusta le diera un letal veneno y lo guardó en un cofrecito de oro. Y se fue a los jardines de Servilio…  Allí, mientras sus libertos más fieles se iban a Ostia a preparar naves; quiso comprometer a los tribunos y centuriones del Pretorio a que lo acompañaran en su fuga. Pero no sabiendo que Tigelino ya lo había traicionado, unos se excusaron y otros se negaron abiertamente diciéndole:

–           ¿Tanta desgracia es morir?

Más tarde, después que la conjura fue consumada;  se encontró entre sus papeles un discurso, donde planeaba presentarse públicamente en la tribuna de las arengas con traje de luto y pedir con el acento más lastimero posible, que le perdonasen el pasado o al menos, si los corazones permanecían insensibles; que le concediesen la Prefectura de Egipto. ¡Aún mantenía la esperanza de consolidar su absoluto poder!

El único motivo que le impidió pronunciarlo, fue el miedo de que lo despedazaran antes de llegar al Forum. Y dejó para el día siguiente, el tomar una decisión. Pero se despertó a la medianoche y se dio cuenta de que lo habían abandonado todos sus guardias. Saltó del lecho y mandó mensajeros a las casas de todos sus amigos. Al no recibir contestación, fue con poco séquito a pedir refugio a los que consideraba más fieles entre ellos.

Pero todas las puertas permanecieron cerradas y nadie le contestó. Entonces regresó a su palacio y vio que también  los centinelas habían huido, llevándose hasta las ropas de su lecho y la caja de oro en la que había guardado el veneno. Luego pidió que lo llevaran con los gladiadores para recibir la muerte, pero no encontró a nadie que quisiera matarlo.

Y exclamó:

–           ¡¿Acaso no tengo amigos, ni enemigos?!

Luego quiso hallar un refugio para meditar…  Y su liberto Faonte le ofreció su casa de campo, situada entre la Vía Salaria y la Nomentana, a seis kilómetros de Roma. Desesperado, vestido con la túnica y con los pies descalzos, tal como se encontraba; montó a caballo. Iba envuelto en un manto viejo y descolorido. Llevaba la cabeza cubierta y un pañuelo en el rostro, acompañado de cuatro personas, entre ellos Esporo.

De pronto, sintió temblar la tierra y  vio brillar un relámpago que lo estremeció de terror.

Al pasar cerca del campamento de los pretorianos, oyó los gritos de los soldados que le dirigían imprecaciones y hacían votos por Galba.

Al ver al pequeño grupo, un viajero dijo:

–           Esos persiguen a Nerón.

Y otro preguntó:

–           ¿Qué hay de nuevo en Roma en cuanto a Nerón?

El olor de un cadáver abandonado en el camino, hizo retroceder a su caballo y se le cayó el pañuelo que le ocultaba el rostro, un veterano pretoriano lo reconoció y lo saludó por su nombre. Entonces emprendieron el galope hasta llegar a un cruce de caminos y siguieron por una vereda. Dejaron los caballos y penetrando entre abrojos y espinos por un sendero cubierto de zarzas; en el que no podían avanzar más que tendiendo ropas bajo sus pies, llegaron trabajosamente hasta las tapias de la casa de campo.

Allí le aconsejó Faonte que entrase temporalmente en una cantera de la que había sacado arena… Pero Nerón estaba aterrorizado…

Balbuceando exclamó:

–           No quiero que me entierren vivo. –refutó.

Y se detuvo para esperar a que le abrieran la entrada secreta de la casa. Como tenía sed, cogió en la mano agua de una charca y dijo antes de beberla:

–           He aquí los refrescos de Nerón. – Y se puso a arrancar las zarzas que se habían atorado en su manto.

Después de esto se arrastró sobre las manos, por un agujero abierto debajo de la tapia hasta la habitación más próxima, en la que se acostó sobre un jergón cubierto con una vieja manta. Atormentándolo de vez en cuando el hambre y la sed, rechazó el pan que era de buena calidad; pues Faonte es un hombre muy rico e influyente y bebió gran cantidad de agua templada.

En el Senado ya se conocía su huída y deliberaban la forma de castigarle cuando le atrapasen; pues están seguros de que es demasiado cobarde para darse muerte por sí mismo.

Mientras tanto en la villa de Faonte, Nerón está muy abatido, lleno de impotencia y de contrariedad…

Por largas horas se mantuvo abstraído, tratando de evitar una respuesta a las demandas de sus amigos y de una manera inexplicable para él, le llegó una avalancha de recuerdos en los que hacía demasiado tiempo no reflexionaba… Se miró a sí mismo cuando muy jovencito adoraba a su madre y  después, cuando fue coronado emperador…

Cuando se enamoró perdidamente de Popea Sabina y por la cual mató a su esposa Octavia y a su madre Agripina…

A continuación el Incendio de Roma y todos los intentos por aplacar a la plebe; después del escándalo suscitado por la acusación de Prócoro Quironio… 

Seguidamente fue la pelea con Popea y cuando la asesinó  con un fuerte puntapié;  junto con su heredero estando muy ebrio, después de las carreras…

Todos los que le acompañan están aterrorizados, pues comprenden que ya no hay salida…  Epafrodito volvió a suplicarle, insistiendo en  que el tiempo se está acabando y el Senado ya debe haber tomado una fatal resolución contra él.  Todos sus compañeros lo instan, a que se sustraiga cuanto antes a los ultrajes que le amenazan.

Nerón los miró angustiado y movió la cabeza negando; pero luego se rindió y mandó que abrieran una fosa delante de él, a la medida de su cuerpo.  Pidió que le encontraran unos pedazos de mármol y que trajesen agua y leña, para tributar los últimos honores a su cadáver. Por primera vez en toda su vida, lo que está viviendo no es una escenificación proyectada de antemano.

Su sufrimiento es auténtico y se siente verdaderamente desconsolado al contemplar su total abandono y su absoluto desamparo.  Llorando con cada orden que da, repite sin cesar:

–           ¡Qué gran artista va a perecer conmigo!

Durante estos preparativos llegó un correo a entregarle una carta a Faonte.

Nerón se la arrancó de las manos y leyó que el Senado le ha declarado Enemigo de la Patria y le está buscando para castigarle, según las leyes de los antepasados.

Horrorizado preguntó:

–           ¿En qué consiste este suplicio?

Epafrodito le contestó:

–           En desnudar al criminal. Sujetarle el cuello con una horqueta y azotarlo con varas hasta la muerte.

Aterrorizado,  se cubrió la boca con las manos para ahogar un grito… Luego tomó los puñales que había llevado consigo, probó la punta…

Y volvió a envainarlos diciendo:

–           Aún no ha llegado la hora fatal.

Exhortaba a Esporo a lamentarse y a llorar.

Y luego dijo:

–           Mátese uno de vosotros para que me dé valor para morir.

Pero los presentes le miraron estupefactos y abatidos, sin contestar una sola  palabra.

Luego se reprochó a sí mismo su cobardía, diciéndose en voz alta:

–           Arrastro una vida vergonzosa y miserable. –Y añadió en griego- Esto no es propio de Nerón… En momentos así, es necesaria la sangre fría. ¡Vamos! (Y citando su nombre completo)  NERO·CLAVDIVS·CÆSAR· AVGVSTVS·GERMANICVS   ¡Ya!…¡Despierta!

Entonces oyó que se acercaban los jinetes que traían orden de capturarlo vivo y recitó temblando este verso en griego:

–           Oigo el paso animoso de veloces corceles.

Y enseguida se clavó el puñal en la garganta, ayudado por su secretario, Epafrodito.

Todavía respiraba cuando entró el centurión que quiso vendarle la herida, fingiendo que venía a socorrerle.

Nerón dijo:

–           ¡Es demasiado tarde! ¡Cuánta fidelidad!

Al pronunciar estas palabras expiró con los ojos abiertos, dejando espantados y llenos de horror a quienes lo miraban.

Esporo, sollozando  y muy afligido le cerró los ojos y dijo a los demás…

–           Quieran los dioses respetar su último deseo.

Había recomendado mucho a sus compañeros de fuga, que no abandonasen su cabeza a nadie y que le quemasen entero, de la manera que fuese. Esta autorización la concedió Icelo el liberto de Galba, que acababa de salir del encierro donde lo arrojaron al comenzar la insurrección.

Los funerales de Nerón costaron doscientos mil sestercios. Y emplearon en ellos, tapices blancos bordados de oro. Sus nodrizas Eglogea y Alexandria, junto con Actea; depositaron sus restos en la tumba de los Domicios, que está en el campo de Marte.

Y así pasó Nerón como un tornado, como un huracán, como un incendio.

Como pasa la guerra y pasa la muerte.

Sin embargo, a pesar del Edicto para el exterminio total de los cristianos; la Basílica de San Pedro gobierna espiritualmente hasta hoy, desde las cumbres del Vaticano,  a la ciudad de Roma y al mundo.

Cerca de la antigua Puerta Capena, en la Ciudad Eterna; existe actualmente una pequeña capilla que lleva esta inscripción algo borrada por el tiempo: ¿Quo Vadis Domine? 

Para los primeros cristianos Nerón fue el Primer Anticristo.

El Segundo sería Dioclesiano.

¿Cuál ES el Tercero?…

Nerón murió a los treinta años y medio de edad. En el mismo día que en otro tiempo, él personalmente hiciera perecer a Octavia.

Con él se extinguió la familia de los Césares…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

83.- JUEZ ETERNO II


¿CUANDO SUCEDERÁ EL GRAN AVISO? 

Tiempo de Caos y Confusión

Según se desprende de varias revelaciones que la Santísima Virgen ha hecho en varios lugares, particularmente en Garabandal, se ha dicho respecto al aviso que poco antes de que suceda, la situación en la Iglesia será mala hasta el punto de que va a ocurrir un suceso que será doloroso y desgarrador.

Efectivamente, Serafín el hermano mayor de Conchita González, afirma haber oído a su hermana anunciar durante un éxtasis, que el Aviso vendría después de un doloroso desgarramiento de la Iglesia, “algo como un cisma”.

De tal forma, el Aviso será contrapunto de un misterio doloroso para la Iglesia.

Del mismo modo, Mari Loli, una de las cuatro niñas de Garabandal, también afirmó “que el Papa tampoco podría estar en Roma abiertamente… a él también se le perseguiría y tendría que esconderse como todos los demás.”

Y esto ocurriría un poco antes del Aviso.

Recordemos la visión que tuvo el Papa Pío X, que ya se ha citado en el capítulo de Fátima, sobre la huida de un Papa de Roma sobre los cadáveres de sus sacerdotes.

Esta visión de San Pío X es muy similar a la visión de Lucía que nos dio a conocer la Jerarquía de la Iglesia como el supuesto tercer secreto de Fátima, en la que “el santo Padre atravesaba una ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena; rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino.”

En este sentido resulta muy esclarecedor el mensaje de la Santísima Virgen que tuvo la vidente Sadie Jaramillo, el 21 de agosto de 1998, respecto de cuándo ocurriría el Aviso:

“Estas visiones son para que tú comprendas el cumplimiento de las palabras que te he dado y a muchos otros; de que pronto, en los términos en que entiendes esta palabra, la iluminación de tu conciencia y del estado de tu alma ocurrirán. ¿No se te he dicho que este gran evento vendrá en medio de un gran caos y confusión?”.

Una revolución en Roma y que vendrá vinculada a una “victoria del comunismo es muy común en muchos videntes.

De hecho la Santísima Virgen en Garabandal profetizó de ello y por esa razón Jacinta González, en agosto de 1989 tal y como lo hemos expuesto anteriormente, afirmó que “el Aviso estaba vinculado a una “invasión” en Roma, en la que el comunismo jugaba un papel muy importante.

Y que estos acontecimientos tendrían lugar antes del Aviso, que ocurriría cuando la situación estuviera en “su peor momento.”

Finalmente, una vez que ha tenido lugar la muerte de Juan Pablo II y la elección de Benedicto XVI, las profecías se han vueltos más claras en cuanto a su comprensión y realización.

En este sentido, el Aviso no podrá ocurrir hasta que no tengan lugar los siguientes eventos:

Crisis mundial identificada por un caos económico y una incipiente guerra mundial.

   Aumento de catástrofes en número e intensidad (terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, epidemias…etc)

  El Cisma de la Iglesia

    Una violenta revolución en Roma con gran derramamiento de sangre.  Como consecuencia de lo anterior, el Santo Padre se ve obligado a huir de la Ciudad Eterna

  Proclamación del Dogma Mariano de la Co-redención.

Como notará el lector, el Gran Aviso de Dios es el último de una serie de sucesos profetizados que ya han empezado y que tomarán mayor fuerza y crudeza, trayendo consigo cientos de miles de pérdidas humanas.

Así, aunque dicho acontecimiento ya está cercano, todavía debe la humanidad entera pasar por un gran sufrimiento y ciertos cambios políticos, económicos, históricos, religiosos, naturales y sociales.

El Gran Aviso será el último de una serie de preavisos y el primero de una serie de grandes acontecimientos que desembocarán en el reinado del Anticristo y la Gran Tribulación.

En el campo de la Iglesia, tiene primero que terminar el Pontificado de Benedicto XVI, sólo entonces se hará visible y sin ninguna duda para el mundo completo el enfrentamiento de dos Papas.

Poco tiempo después y como efecto de un recrudecimiento militar en Medio Oriente y de un enfrentamiento de civilizaciones, es que tendrá lugar un ataque árabe-comunista en Europa, particularmente en Italia; en cuya revolución el Santo Padre (Pedro Romano) se verá precisado a huir de Roma.

Entonces, el Aviso está ligado a un acontecimiento doloroso para la Iglesia y ese acontecimiento desgarrador no será otro que el Gran Cisma.

Asimismo, el Aviso no vendrá hasta en tanto el Santo Padre, según la visión de San Pío X y la visión del Secreto de Fátima; huya de Roma sobre los cadáveres de sus sacerdotes.

Así pues, el Aviso vendrá en medio de un gran caos y confusión.

Todo esto lo confirman múltiples videntes serios y auténticos.

Otro hecho que para muchos pasa desapercibido es que una vez que venga el cisma y aparezcan los dos Papas, una de las principales líneas de autenticidad del legítimo y verdadero Papa será su adhesión a la Eucaristía y a María Santísima…

Y precisamente en momentos de gran confusión para la Iglesia, el Papa verdadero proclamará a María como Corredentora. Esto ocurrirá poco antes del Aviso.

En 1990 una vidente en Colorado, USA, T. López, recibió un mensaje de la Santísima Virgen de que el momento del gran silencio, donde nuestro interior nos sería revelado, ocurriría cuando se proclamara su último título (de estos tiempos).

Además del Aviso, la Santísima Virgen ha prometido un Milagro que podrá ser visto por millones de personas.

INSTRUCCIONES DIVINAS

Podemos escuchar la voz directa de Jesús… Y contemplar al Dios Amorosísimo, Salvador y Redentor, en todo su maravilloso esplendor… Y deleitarnos con su Infinita Misericordia.

Al atravesar por esta importantísima experiencia mística… En vida probaremos el Cielo, el Purgatorio o el Infierno… Dependiendo del lugar en donde pasaríamos la eternidad, cuando seamos sorprendidos por el Gran Aviso…

Por eso es muy importante prepararnos, obedeciendo las instrucciones divinas; para que esta dolorosa experiencia sea un motivo para unirnos más a Dios.

María de la Divina Misericordia es una Profeta de estos Últimos Tiempos; que tiene la sagrada misión de Revelar Los Misterios que encierra el Libro del Apocalipsis… Y está sufriendo los ataques de un Satanás tan enfurecido; que no sería injusto compararla con Jeremías…

La Santísima Trinidad la bendiga y la fortalezca por el cáliz que está compartiendo como alma-víctima con nuestro Señor Jesucristo… Y la proteja para que termine la Misión Santa que guía a la Iglesia Remanente…

En sus mensajes, que en su original en inglés se pueden leer completos en el sitio http://www.thewarningsecondcoming.com/ o en español www.jesushabla.com

Aquí ponemos solo unos cuantos fragmentos de esos mensajes.

Último Mensaje dado por:

Dios el Padre Eterno:

Voy a Pelear en la Batalla de Armagedón con la Jerarquía en los Cielos

Sábado, 09 de junio 2012 @ 15:45

Ten confianza dulce hija que Yo, vuestro Padre celestial, haré cuanto esté en mi poder para salvar a todos Mis hijos en la tierra.

Aunque debo respetar el don del libre albedrío, otorgado por Mí como uno de los mejores regalos para asegurarme que en la humanidad me aman por su propia voluntad y no por la fuerza.

Voy a hacer maravillas y crearé milagros para traer a mis niños conmigo, a Mi Casa…

Como Dios de la Justicia, Yo nunca podría tolerar o aceptar el mal. Pero voy a perdonar a todos aquellos que se vuelvan de nuevo a Mi Hijo y busquen la redención cuando estén conscientes de los contenidos en el Libro de la Verdad.

Pelearé en la Batalla de Armagedón con la Jerarquía en los Cielos y  lo prometo: voy a derrotar al enemigo y a los demonios engendrados por la mano de Lucifer.

Ha llegado la hora a Satanás para ser desterrado durante 1.000 años y ¡Ay del hombre que no renuncie a él o su maldad!…

Es la Hora de mostrar a todos mis hijos, Toda la verdad de Mi Amor Divino y mi deseo de que  mi Reino espléndido, mi paraíso, sea compartido con todos mis niños…

Cada intento a través de Mis profetas, ha sido esbozado para que vayan a los brazos de Mi Hijo.

Hijitos míos, no me abandonen ni se olviden de Mí, su Padre Amoroso.

Vengan al escuchar mi llamado.

No rechacen su herencia.

Ahora se enfrentan a la mayor crisis que ha habido desde la creación de la raza humana, porque ha llegado  el momento para que ustedes tomen la decisión final.

Tengan en cuenta que cada mentira, cada tentación de buscar consuelo en los brazos de Satanás y sus demonios; hará que ellos roben  sus almas.

Sólo aquellos que dedican tiempo para proteger su fe a través de la oración y los sacramentos, serán lo suficientemente fuertes como para resistir su poder.

Recuerden que Satanás no puede ganar porque no tiene el poder.

Él ahora está atacándolos a todos… Incluso  a las almas de los elegidos, para que me rechacen a Mí y a mi amadísimo Hijo Jesucristo.

Porque va a absorberlos hacia un abismo de oscuridad y confusión…

Y se encontrarán atrapados en una red intrincada de engaño…

 La que serán  incapaces de desenredar y escapar.

¿Me escuchan?… 

Ha comenzado la Batalla Final.

No cometan el error de rechazar esta llamado, hecho desde mi Trono en el Cielo…

Porque significará que sus almas se perderán por toda la eternidad…

O presenciarán  la Gran  Tragedia de las almas, que rechazarán la Copa de la Salvación.

Como su Padre que Soy, debo señalar los peligros a  que enfrentan…

¿Por qué no desean escucharme?

Si ustedes creen en Mí, entonces saben que Yo mandaría a mis profetas para advertirles.

¿No hice esto antes?… ¿Escucharon?…

¡No! No

Muchos no lo hicieron y entonces la profecía se desarrolló ante sus ojos incrédulos.

Esta vez vengo a anunciar que el tiempo del regreso de mi Hijo Jesucristo,

el Verdadero Mesías que vendrá de nuevo, está cerca…

Satanás lo sabe.

Y su odio para Mí es tan poderoso, que hará todo lo posible para arrebatar a mis hijos lejos de Mí.

Yo Soy tu Dios, el Principio y el Fin.

He creado el mundo en el principio  y será por mi mano que el mundo, como ustedes lo conocen… Llegará a su fin.

Sin embargo para mis hijos amadísimos que renuncian a Satanás… 

El Nuevo Mundo, el Nuevo Paraíso en la Tierra, les espera en todo su esplendor…

No le des la espalda…

No permitan que el deficiente razonamiento humano evite que ustedes y sus seres queridos entren en este Espléndido Paraíso, donde no les faltará nada.

Seleccionen Mi Paraíso de Amor… La alegría y la belleza completas…

Un lugar especial donde van a vivir en perfecta armonía, en la mente, cuerpo y espíritu.

Sin la corrupción. Ahí no hay pecado. Sólo el amor, donde van a vivir en unión Conmigo y con Mi Voluntad Divina.

Su amoroso Padre Celestial: Yehové Sebaot

Dios el Altísimo

El GRAN AVISO, un regalo de la Misericordia

Lunes 22 de noviembre del 2010 a las 14:00 hrs.

Este GRAN AVISO de misericordia y amor; como último regalo a Mis hijos, acontecerá pronto. A cada uno de Mis hijos, se le mostrará su vida, sus pecados, sus acciones equivocadas y cada uno de los insultos que profirió contra sus hermanos, todo durante una experiencia mística. Ni un solo hombre, mujer o niño en esta Tierra, será excluido.

Algunos estarán profundamente conmocionados y entristecidos por sus pecados en esta vida e inmediatamente se volverán a Mí, su Justo Juez y se redimirán. Por amor y dolor, pedirán misericordia.

Otros estarán tan enfermos y conmocionados por la forma en que sus pecados se les revelarán, que caerán muertos antes de que tengan oportunidad de pedir perdón.

Y después estarán esos que siguen al Engañador. Ellos, en su terror, cuando vean sus terribles pecados, en su vida pasada, relampaguear frente a ellos, huirán. Tratarán de esconderse pero no habrá donde ir…

Escondiendo la cabeza y buceando ellos también aceptarán lo que ven y preguntara por perdón, ahí y entonces, lo recibirán… O se marcharán lejos y se retorcerán de vergüenza y horror, pero no pedirán perdón.

Después está el pecador impenitente final… Cuando sus pecados le sean mostrados; todo lo que hará es discutir y negar que cometió esas graves ofensas en contra de los Mandamientos de Dios. Simplemente negará la verdad y dará la espalda en la oscuridad del Infierno Eterno.

Nadie será excluido de Mi misericordia
¿Por qué, hijos Míos, no entienden esto? Si se arrepienten genuinamente y desean venir a vivir conmigo en la Tierra Nueva, en donde el Cielo y la Tierra serán uno, ¿Por qué no piden perdón? Nadie será excluido de Mi justa misericordia si muestran arrepentimiento. Sin embargo, tan atrapados están en perseguir sus metas egoístas, que ellos fallan en comprender las consecuencias.

Despierten todos ustedes. Acepten que con los cambios que están a punto de atestiguar, por las malas acciones de la humanidad, son los signos que han sido predichos y los cuales adelantarán Mi regreso a la Tierra.

Déjenme guiarlos al Paraíso
A través de este profeta y el Libro de la verdad, Yo les pido una vez más por Mi precioso amor por ustedes, que se vuelvan a Mí antes de que el tiempo se acabe. Déjenme abrazarlos. Dejen Mi amor fluir por su mente, cuerpo y alma. Abran sus corazones y déjenme guiarlos al Paraíso en la Tierra, en donde disfrutarán la Vida Eterna. ¿Por qué escogerían el camino predestinado a ninguna parte cuando la verdad ha sido revelada?

Mi corazón palpita con preocupación y tristeza cuando pienso en Mis hijos que simplemente se rehúsan a aceptar la verdad de Mi promesa…

Yo digo una vez más, vuélvanse a Mí y háblenme. Pídanme que regrese a sus corazones. Me haré acoger entre su alma.

Les hago esta promesa: incluso a los más endurecidos de alma… Solo una palabra es necesario decir…

Pídanme que les muestre Mí presencia diciendo: Jesús me siento perdido/a. Abre mi corazón para aceptar tu amor y muéstrame la verdad para que yo sea salvado/a.

Mis palabras de advertencia no son una amenaza. Este evento ha sido conocido desde Mi muerte en la cruz. ¿Por qué creen que no pasará? La verdad se encuentra en la Escrituras para que todos las entiendan. Actuaré como su Salvador hasta el último minuto antes de que venga como Justo Juez, para que finalmente pueda llevar a Mis hijos, a Mi familia de mi gran amor, gozo y felicidad; en donde todos viviremos en armonía por la Eternidad.

Satán y sus seguidores serán precipitados en las tinieblas por siempre.

Mi familia redimida atestiguará el gozo y los Cielos Divinos en donde ningún hombre estuvo, para vislumbrar solo una probada de lo que les he prometido.  Si ustedes supieran, nadie le volvería la espalda a esta pura felicidad en el Reino de Mi Padre.

Lucharé por ganarlos a todos ustedes de vuelta
Morí por todos ustedes y lucharé por ganarlos de nuevo a todos ustedes para Mí, a pesar de la oscuridad de la maldad en el mundo, hasta el último momento.

Por favor déjenme mostrarles cuánto los amo, una vez más. Tomen Mi mano ahora, pongan su cabeza en mi hombro y su alma gentil se encenderá con un amor que jamás olvidarán.

Su amado Salvador, Jesucristo

Cómo el Gran Aviso es un don para la humanidad

Domingo 2 de enero del 2011 a las 9:45 hrs.

Es porque les amo a todos ustedes que ahora muestro Mi Misericordia a través de estos mensajes. Vengo primero como Salvador para todos para liberarles y así cada uno se beneficiará de la Salvación.

Mi muerte en la cruz fue para darles una segunda oportunidad de entrar al Reino de Mi Padre. Esta vez regreso como Justo Juez.

Por mi Amor hacia ustedes, ahora les está siendo primero mostrada, Mi Misericordia. Esta Misericordia toma la forma de un Aviso adelantado,  (GRAN AVISO) para ayudarles a ustedes a poner sus vidas de nuevo en orden antes de que Yo regrese en el Día del Juicio.

La alegría en la Tierra no puede ser comparada con la alegría en el Cielo
Den la espalda al pecado, arrepiéntanse y traigan la oración de regreso a sus vidas. Es a partir de la Misericordia que les debo advertir de la verdad.

El GRAN AVISO es un don
Mi Misericordia está siendo traída a ustedes como un don. Acéptenla. Disfrútenla. Vengan a Mí, todos ustedes. Yo soy su balsa salvavidas en un enfurecido mar que está lleno de corrientes inesperadas y erupciones.

Sálvense ahora o enfrenten ser absorbidos por una corriente de tal magnitud que si esperan a decidirse en el último minuto, para aceptar ser alzados a la balsa…

Ya no tendrán fuerzas para subir…

La purificación en el mundo continúa
Como la purificación continúa en la Tierra y aumenta en velocidad, ahora es el tiempo de llamar a Mis hijos.

Terremotos y otros desastres globales
Nunca teman a las tormentas, terremotos, Tsunamis, inundaciones, volcanes y olas de calor que descenderán sobre el mundo; para ayudar a DETENER al Anticristo y su ejército.

Mis seguidores estarán a salvo en el conocimiento de aquello que les espera en el Nuevo Paraíso y que resultará cuando el Cielo y la Tierra se fundan como uno.

Estas cosas deben pasar. No pueden ser detenidas porque se han predicho…  Estos eventos, no obstante para Mis hijos, serán de corta duración.

Ustedes, Mis creyentes, serán recompensados por su fe y soporte frente a la enorme oposición. La alegría, entonces, hijos Míos, será dura de comprender. Aquellos de la Luz serán envueltos con la gloria y el amor que les espera. Aquellos en la oscuridad, no serán capaces de pararse en la Luz. Pueden desear hacerlo, pero les dañará tanto que tendrán que esconderse, pero no habrá dónde ir excepto a la guarida de oscuridad que está dirigida por el Rey de la Oscuridad en persona, el Maligno. ¿Es esto lo que quieren?

El GRAN AVISO – La Segunda Venida cerca – Oportunidad de salvar sus almas
Miércoles 12 de enero del 2011 a las 15.00 hrs.

Hija Mía, Mi mensaje ayer fue duro. Muchos al leerlo dirán “esta no es la manera en que el Señor habla” ¿Pero cómo lo saben ellos? Es por el sufrimiento que está siendo soportado por Mis amados hijos por manos de otros, que debo hablar claro.

Hablo claro por Mi Divina Misericordia en orden de ayudar a salvarles, hijos Míos, para que así podamos estar unidos como una sola Sagrada Familia en el Nuevo Paraíso.

No quiero perder una sola alma, en manos del Engañador.

Es importante que Mi voz sea escuchada.

No es el Juicio Final…  Pero será una prueba de cómo será éste…
Esto es un acto de Misericordia de Mi parte. Verán sus pecados y entenderán inmediatamente cómo aparecen ante Mí…

 Instantáneamente entenderán claramente qué ofensivos y equivocados están…

Esta es su oportunidad hijos, para arrepentirse. No es el Día del Juicio pero sí una prueba de cómo será.

Por Misericordia se les está dando el regalo más grande de todos antes del Día del Juicio, la oportunidad de arrepentirse y cambiar sus vidas antes del Día Final, el tiempo cuando vengo de vuelta a esta Tierra.

Vengo como saben, no como un Salvador entonces, pero como un Juez Justo.

El tiempo está cerca ahora, hijos Míos. No teman, les amo a todos. Están en Mi Corazón. Permítanme entrar al suyo ahora y déjenme guiarlos hacia el Reino de Mi Padre.

Nunca teman a la muerte, la muerte será siempre un paso hacia una nueva y hermosa vida de maravillosa eternidad, llena de amor, paz y felicidad.

Les amo a todos. Me regocijo porque sé que muchos más de Mis hijos regresarán a Mí y a Dios, el Padre Eterno…

Así como el tiempo para el Final de los Tiempos está muy cerca ahora. Estén preparados.

Prepárense para el GRAN AVISO, la Iluminación de la conciencia
Martes 28 de enero del 2011 a las 12:15 hrs.

Al mundo, hija Mía, se le está dando este don especial, el Libro de la Verdad… Para enseñarles a Mis hijos lo que deben hacer en orden de prepararse para el GRAN AVISO, la Iluminación de la conciencia, que está siendo dada a la humanidad para ayudarle a prepararse adecuadamente para Mi Segunda Venida.

Es un Evento místico que será experimentado por todos por encima de los 7 años de edad…

Por Mi ejemplo, imítenme y Me ayudarán a convertir a Mis hijos perdidos. Rezando duro por ellos, los pueden atraer más cerca de Mí…

A través del sacrificio y la aceptación del sufrimiento en unión conmigo, pueden salvar almas. Esto incluye aquellas almas que están esperando el juicio en el Purgatorio.

Recen la Divina Misericordia
Recen, recen, recen Mi Divina Misericordia por sus propias almas y aquellas de los no creyentes ahora. Los grupos de oración ayudarán a propagar la verdad, instilar fe en aquellos que han perdido todo sentido de quiénes son y de donde vinieron.

Lo que ustedes experimentarán durante el GRAN AVISO y una oración para perdón instantáneo

Sábado 16 de abril del 2011 a las 10:00 hrs.

Dile al mundo que este evento les va a salvar…

Muchos se arrepentirán durante esta experiencia mística. Sentirán una sensación de quemadura, no muy diferente a la que es experimentada por las almas del purgatorio. Esto les dará una idea de lo que las almas que no están totalmente limpias, tienen que pasar antes de que puedan ver la gloriosa Luz del Cielo.

Simplemente aceptando que este evento pueda suceder, lo pueden sobrevivir. Vuélvanse a Mí y digan: “Jesús, por favor guíame hacia la Luz y bondad de Tu Gran Misericordia y perdóname mis pecados” y Yo les perdonaré instantáneamente.

Entonces después del GRAN AVISO experimentarán una gran paz y alegría en sus almas.

Recuerden, hijos Míos, Mi gloriosa promesa. Yo triunfaré al final…

Satán, el Engañador, simplemente no sobrevivirá. Por favor déjenme protegerles y llevarles conmigo. No le den a Satán su alma…

Les amo a todos. Manténganse pidiéndome la fortaleza de su convicción, cada día.

LOS CIELOS SE ABRIRÁN DURANTE EL GRAN AVISO

Lunes 23 de mayo del 2011 a las 14:40 hrs.

El GRAN AVISO será un evento dramático       
Conmocionará a mucha gente en el mundo ya que será un evento dramático, donde los cielos se abrirán y las llamas de la Misericordia serán lanzadas a través de todo el planeta.

Porque mucha gente no entenderá lo que está pasando, tan conmocionados estarán, que ellos equivocadamente, creerán que están presenciando el fin del mundo.

Díganles que se regocijen cuando sean testigos de Mi Gloria;

 porque si están apropiadamente preparados para esto; será el más espectacular ejemplo de Mi Misericordia desde el día de Mi Crucifixión.

Estas hijos Míos, serán sus gracias de salvación y van a prevenir a aquellos que de otra manera habrían sido condenados a entrar a las profundidades del infierno.

A todos Mis hijos en todas partes deben advertir a las almas perdidas qué esperar… Úrjanles a buscar reconciliación a través de confesar sus pecados ahora…

 Es importante que tanta gente como sea posible, estén en estado de gracia de antemano porque pueda que no sobrevivan este evento debido al choque.

Es mucho mejor atestiguar este Divino y Espectacular evento primero…

 En lugar de no estar preparados en el día del Juicio.

Manténganse fuertes todos ustedes…

 Regocíjense si son devotos seguidores, porque se les mostrará un vislumbre de Mi Divina Presencia, que sus ancestros nunca vieron durante su vida. Recen por el resto de Mis hijos… Díganles la verdad ahora, mientras pueden…

Ignoren sus burlas, para que tomen medidas ahora, rezando por el perdón de sus pecados, que les agradecerán, después de que este gran milagro se lleve a cabo.

Mis seguidores deben mostrar valor para preparar a otros para el GRAN AVISO

Martes 14 de junio del 2011 a las 19:00 hrs.

Denles detalles por adelantado para que cuando ellos vean el cielo rojo, destellando… En un reflejo de Mi Gran Misericordia, sabrán que no hay nada que temer…

En cambio, deben regocijarse porque aquí; al fin para muchos de Mis hijos alrededor del mundo, estará la prueba que han estado buscando todas sus vidas.

Gran regocijo entre Mis hijos es lo que anhelo, no lágrimas de tristeza.

Cuando vean Mi cruz, todos sabrán la pasión de Mi amor por todos ustedes.

Muchos lloraran lágrimas de gran alegría, porque ellos sabrán que he venido a inundar sus almas, con la gracia de la redención. Para otros que no Me conocen, estarán asustados porque entonces la verdadera comprensión de la gravedad de sus pecados, será evidente.

Discípulos Míos en toda partes, les llamo para que muestren gran valentía, diciéndole a Mis hijos que, no deben temer cuando presencien el Divino espectáculo desplegado, de Mi Gran Misericordia, para la humanidad. Tráiganles, preparándoles, de regreso a Mi aprisco.

Si no escuchan, recen por ellos.

Mis hijos se enfrentarán a Mí por primera vez durante el GRAN AVISO

Lunes 20 de junio del 2011 a las 11:45 hrs.

Mi amada hija, prepara a Mis hijos ahora, porque muy pronto ellos vendrán delante de Mí en toda Mi gloria y compasión.

Me mostraré a cada hombre, mujer y niño sobre la edad de la razón (~7 años), muy pronto.

Este maravilloso día cuando Yo les mostraré Mi Misericordia; como oposición a Mi justicia, debe ser bienvenido por todos.

Regocíjense porque Me enfrentarán, cada uno y todos ustedes, por primera vez.

Porque muchos estarán llenos de amor y felicidad porque esta es una maravillosa reunión. Pero otros estarán temerosos, pero no hay nada que temer porque les amo a todos

El pecado será la única división… Pero si se arrepienten y aceptan la verdad de sus ofensas a Mí y a Mi Padre Eterno; se darán cuenta de la maravillosa Misericordia que les está siendo proporcionada…

Para aquellos que estarán temerosos, tengo esto que decirles: con el pecado en su alma, estarán distanciados de Mí. Acepten sus pecados por lo que son, una debilidad humana. Entonces mírenme y Yo les conduciré a la vida eterna y a la verdad.

Mi Gran Misericordia trae maravillosas noticias
Mi Gran Misericordia, trae maravillosas noticias, para Mis hijos de todo el mundo. Porque cuando éste: el GRAN AVISO se lleve a cabo, les será dada una oportunidad de cambiar sus vidas para siempre.

Cuando la verdad de Mi existencia sea revelada, entonces la conversión será extendida.

Entonces y solo entonces… Después de que el GRAN AVISO se lleve a cabo le será dado al mundo una oportunidad de resistir el GRAN CASTIGO que seguirá…

Si los pecadores no se arrepienten en multitudes. Porque entonces la mano de Mi padre caerá por todas partes, sobre todos los que se rehúsan a escuchar la verdad; aquellos que le volvieron la espalda al amor… Amor por Mí y sus hermanos y hermanas.

La Gran Misericordia que voy a mostrar durante el GRAN AVISO, es la solución para una nueva era de paz…

Acéptenla y el GRAN CASTIGO será apartado… Rechácenla y solo aquellos seguidores Míos podrán ser salvados…  Será muy tarde para el resto de ustedes.

Su Amante Salvador, Justo Juez, Jesucristo

El GRAN AVISO es una manifestación de Mi Divina Misericordia dada a sor Faustina

Domingo 26 de junio del 2011 a las 18:00 hrs.

La verdad, cuando sea revelada, salvará a muchos de las llamas el infierno

El Espíritu Santo presente en Mis hijos por todas partes, ayudará a vencer los trabajos del Maligno.

Todos ustedes deben propagar la Palabra, acerca de cómo la humanidad necesita preparar sus almas por adelantado…

 Incluso los creyentes deben entender que ellos también encontrarán esto emocionalmente perturbador, ver su propio comportamiento pecador pasado tal como aparece ante Mí.

Hago un llamado a todos ustedes ahora para que busquen confesión.

Los demás cristianos, arrodíllense y recen por redención. Aquellos que están inseguros de estas profecías, por favor, mantengan sus corazones abiertos, para que cuando presencien estos ecológicos pero sobrenaturales eventos; es importante que ustedes entiendan que este es el milagro más grande que ustedes jamás van a ver y que es Mi gran regalo para todos ustedes.

Consideren esto: Esto es cómo el Día del Juicio Final se va a desplegar, solo que esta vez no serán condenados. Les será dado un nuevo contrato de arrendamiento de vida, cuando su alma sea salvada, para facilitarles restaurarla al nivel que Yo deseo.

Ateos y científicos dirán que el GRAN AVISO fue una ilusión

Domingo 3 de julio del 2011 a las 18:30 hrs.

Este es el tiempo más importante en la historia del mundo. Todas las señales han sido dadas a Mis visionarios, a través de los últimos siglos… Sin embargo son ignoradas y puestas a un lado, mientras ellos entierran sus cabezas en la arena.

Es precisamente en estos tiempos, que Mis siervos sagrados, deben predicar acerca de la importancia de Mi retorno a la Tierra. Ellos deben preparar las almas recordándoles de las consecuencias de fallar en redimirse, mientras estén en esta Tierra, porque ellos no pueden pedir perdón después de la muerte.

Por favor, hijos, permitan al GRAN AVISO salvarles a todos.

Acepten que este milagro ayudará a salvar a millones…

Quienes de otra manera se hubieran perdido, pero aquellos que no quieren cambiar sus vidas, habrán escogido la casa de Satán.

Sin oración, no hay esperanza para ellos; porque habrán perdido el derecho a las llaves del Nuevo Paraíso en la Tierra. En cambio, ellos arderán en las llamas del infierno.

No estéis temerosos a causa del GRAN AVISO, sino esperadlo con alegría
Miércoles, 7 de Septiembre del 2011, a las 23:45 hrs.

Mi muy querida hija, di a Mis preciosos hijos que no tengan miedo ante el GRAN AVISO. Muchos se sentirán atemorizados, y Yo puedo entenderlo.

Pero tienen que escucharme atentamente. Voy a venir a cada uno de vosotros. Vosotros Me veréis y Me sentiréis en vuestro corazón y en vuestra alma. Mi Presencia desbordará vuestra alma con el amor más puro y con misericordia; por tanto deberíais estar llenos de alegría…

Por fin Me veréis y vuestra alma se llenará de amor y de entusiasmo.

En lo que respecta a los pecadores y a los que no tienen fe: la mayoría de ellos estarán simplemente aliviados de que Yo exista.

Porque su testimonio de Mi Presencia será la sangre, que es necesaria para inundar sus almas del alimento que durante tanto tiempo les ha faltado…

 Muchos sufrirán los tormentos como Yo los soporto, cuando vean cómo serán presentados sus pecados ante sus ojos.

Serán desgraciadísimos cuando vean cómo Me han herido y Me pedirán que les perdone.

Los niños que han llegado a la edad de tener uso de razón (~7 años), verán igualmente cómo también ellos Me han herido por sus pecados.

En muchos casos, correrán hacia Mí, aún aquellos niños que rechazan Mi existencia; aunque sean conscientes de la verdad.

Me pedirán que los abrace y no querrán que les deje ir.

Incluso la mayoría de los pecadores empedernidos no impedirán  que no les turbe interiormente este suceso sobrenatural.

Hijos, debéis ignorar los rumores. No os aflijáis con historias sensacionalistas. No hay nada de lo que tengáis que atemorizaros…

El GRAN AVISO ha de ser esperado con verdadera alegría en vuestros corazones.

Con mucho amor en Mi Corazón espero este momento en el que derramaré Mi Misericordia Divina sobre cada uno de vosotros, en todo el mundo.

Este es el momento en el que vosotros –más tarde-  comprenderéis qué suerte tiene esta generación. ¿Cómo es que no podéis reconocer la Misericordia que se muestra a la humanidad?…

En el pasado murieron tantas almas en pecado mortal. Y ahora entenderán todos los pecadores por fin, la verdad.

No es fácil para Mis hijos reconocer Mi Existencia o la de Mi Padre Eterno.

Sin una prueba de tipo material, muchos no quieren conocerme…

Muchos no tienen ningún interés en el Reino de Dios o no creen en él. Este acontecimiento les hará reconocer con sus propios ojos, el sencillo hecho de que la vida no acaba aquí en la Tierra. Continúa por toda la Eternidad. Por esta razón tienen que preparar sus almas.

El GRAN AVISO les mostrará lo que tienen que hacer para rectificar esto.

No olvidéis, hijos, que Yo soy vuestro Salvador. Os amo a todos de un modo incomprensible para vosotros.

Esperen Mi llegada con amor y serenidad. No temáis el dramático espectáculo del Cielo ni los colores de los rayos que se extenderán por todas partes como señales de Mi Llegada. Esto os preparará para el momento.

Por favor, recen para que todos los hombres sientan alegría en sus corazones, pues este acontecimiento va a significar la salvación para la humanidad; en una magnitud tal que salvará a muchas almas y les dará la posibilidad de entrar en el Nuevo Paraíso en la Tierra.

Consecuencias del GRAN AVISO
Jueves 29 de setiembre del 2011 a las 20:45 hrs.

Será por el glorioso acto de puro amor, que más de un tercio de la humanidad, se puede salvar para disfrutar la era de paz en la Tierra…

 Agradezcan que estan viviendo estos momentos, porque millones de ustedes serán salvados… Quienes, de otra manera, nunca habrían entrado por las puertas del Cielo…
Los preparativos están listos… Preparen sus casas con candelas benditas, un suministro de agua y comida para que dure por un par de semanas.

Las consecuencias serán difíciles, pero ustedes no deben asustarse…

En cambio sean relevados de los sufrimientos que son ofrecidos en acción de gracias por la vida eterna; que está ahora siendo ofrecida a Mis preciosas almas que abrazan este don…  
Estén en paz. Confíen en Mí, recordando que Yo soy su Salvador y ofrezcan a esas fieles almas, protección en todo momento…

Camino con ustedes; les guío, les tomo las manos con tierno amor.

Ustedes son Míos y nunca les dejaré ir de Mi Sagrado Corazón.

Ustedes, Mis seguidores, están rodeados con las gracias que necesitan para sobrevivir el GRAN AVISO…

El GRAN AVISO es una forma de confesión global

Viernes 21 de octubre del 2011 a las 20:30 hrs.

El GRAN AVISO es una forma de confesión global, será el momento cuando se espera que todo el mundo pida el perdón de sus pecados o encare el rechazo…

Muchas almas en tinieblas rechazarán Mi mano de Misericordia y se alejarán de Mí…

Yo hablo a todas las religiones y denominaciones, a través de estos mensajes, no excluyo a nadie…

Pues todos ellos son hijos de Dios…

Solo hay un Dios y este es Mi Padre Eterno, Dios Altísimo…

Vengan junto a Mí hijos y trabajemos como uno solo, para salvar a Mis almas; por todo el mundo, rápidamente.

Solo por medio de la oración Me pueden ayudar a salvar el mundo.

El tiempo empezará a mostrar señales extrañas
Miércoles 2 de noviembre del 2011 a las 19:40 hrs.

Mi muy querida y amada hija, el tiempo empezará a mostrar señales extrañas, mientras la Tierra se mueve hacia un nuevo estado como preparación para Mi Acto de la Divina Misericordia (GRAN AVISO); mientras vengo a salvarles a todos ustedes, una vez más.

Voy a aniquilar el odio. Voy a poner un sello a los planes del hombre de infligir terror en su hermano. Aniquilaré la arrogancia de sus almas. Todo pecado será revelado a ustedes como aparece en su cruda fealdad ante Mis ojos.

¡El GRAN AVISO no es el Fin del Mundo!

Señales aparecerán primero en el cielo. ¡El sol girará!

Viernes, 11 de noviembre del 2011 a las 16:00 hrs.

Una vez más las señales aparecerán primero. Mucha gente se incorporará y prestará atención a los cambios en el cielo.

Contemplarán al sol girar como nunca antes, entonces verán la cruz. Esto sucederá inmediatamente después de que las estrellas choquen en los cielos y cuando Mis rayos de la divina Misericordia cubran la tierra.

El silencio sobrevendrá, para que cada alma esté en un estado de absoluta privacidad cuando vengan a Mí…

Dile a Mis hijos lo que deben tener en cuenta, porque ellos no deben tener miedo. Esto no es un evento de temer, más bien ustedes deben darle la bienvenida a este encuentro.

Todos Mis hijos deben aceptar que soy Yo el que se presenta ante ellos. No deben pensar que esto es el fin del mundo, porque no lo es. Es el comienzo de un nuevo período en el tiempo, en donde todos Mis hijos sabrán la verdad finalmente. 

La Segunda Venida sucederá pronto después del GRAN AVISO

Miércoles, 14 de diciembre del 2011, a las 19:15 hrs.
El GRAN AVISO sucederá inesperadamente y cuando el hombre sea tomado por sorpresa.
El tiempo es muy corto, así es que pasen lo más posible del tiempo rezando mucho para salvar almas… Todas las almas.
El castigo ha sido retenido y solo sucederá si el hombre falla en arrepentirse y vuelve en gran número, de vuelta a sus caminos perversos, después del GRAN AVISO.

Mi Padre ha dado permiso para anunciar Mi Segunda Venida, en un período muy corto de tiempo, en la Tierra. Sucederá poco tiempo después del GRAN AVISO. Todas las almas deben estar plenamente preparadas. 

Durante el GRAN AVISO, aquellos que se redimieron ante Mis Ojos; no sufrirán la pena del Purgatorio
Jueves, 24 de mayo del 2012, a las 18:30 hrs.
Las dos estrellas colisionarán y muchos estarán con miedo.

No hay nada que temer, porque este es el mayor don que Yo traigo, para que así ningún alma se pierda en las llamas del Infierno.
Entonces, Mi Cruz aparecerá en los cielos y ninguna persona dejará de notarlo. Muchos caerán al suelo del miedo y una gran sacudida, como un terremoto, será sentida. Entonces vendrá el silencio.
Siempre prepárense para este día, como si fuera mañana. Busquen la redención ahora y revélenme a Mí sus pecados.
Los católicos deben ir a confesión.
Aquellos, que no son católicos, deben rezar la Cruzada de Oración (24) la doy al resto del mundo para Mi Indulgencia Plenaria.
Este don de Mi Indulgencia Plenaria es para todos los hijos de Dios de todo credo y ofrece una gran limpieza.¡ No rechacen este Don! ¡Acéptenlo!

Entonces durante el GRAN AVISO; todos aquellos que se han redimido ante Mis Ojos, no sufrirán la pena del Purgatorio.
Aquellos, que vean sus almas reveladas delante de ellos, como vista a través de Mis Ojos, estarán conmocionados.
Muchos encontrarán difícil aceptar cuán ennegrecidas están sus almas.
Aquellos, que lo hagan y muestren arrepentimiento, Me pedirán que les perdone, y Yo lo haré.
Pero algunos no estarán arrepentidos y defenderán en su corazón las atrocidades, que ellos cometieron, tal como aparecen delante de Mis Ojos. Ellos no se arrepentirán y Me abofetearán en Mi rostro.

De cualquier manera, las llamas de la purificación y el sufrimiento serán sentidas por todos los pecadores. La duración del tiempo dependerá de la gravedad de sus pecados.
Nadie, sino Mi Padre, conoce la fecha de Mi Segunda Venida.
El tiempo entre los dos eventos no será tan largo como ustedes piensan.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONOCELA

68.- EL SEGUNDO MARTIRIO…


El anciano Jonathan desventrado ha hablado con una voz tan fuerte, tan segura y resonante, que un sano no lo haría así. Y ha trasfundido a todos, su espíritu heroico; de tal suerte que un cántico dulce, se eleva de aquellas criaturas destrozadas…

En Jesús puse toda mi esperanza

Él se inclinó hacia mí

Y escuchó mi clamor

Y me sostuvo con su Amor.

Yo te amo, Señor Jesús, mi fuerza

El Señor es mi Roca, mi fortaleza

Y mi Libertador. ¡Oh, Dios! ¡Roca en que me refugio!

Mi Escudo,  mi Fuerza y mi Salvación.

Invoqué al Señor, tan digno de alabanza

Y me salvó de mis enemigos.

La muerte me asechaba,

Los tormentos de Belial me asustaban,

Los lazos del lugar oscuro me rodeaban

Y delante de mí, prepararon trampas mortales.

En mi angustia clamé al Señor Jesús

Invoqué a mi Dios y desde su Templo oyó mi voz

Llegó mi clamor a sus oídos.

Venceré, porque Él está conmigo

Venceré, porque Jesús conmigo está.

Venceré, vencerás, venceremos

En el Nombre Santísimo de Dios…

Una voz interrumpe el canto, al preguntar desde el corredor:

–           ¿Dónde está mi mujer?

Clhoe le contesta con júbilo:

–           ¡Fernando! ¡Esposo mío! ¡El niño está vivo! Te lo he salvado. Has llegado a tiempo, porque yo muero. ¡Toma a nuestro pequeño Bryan!

El hombre se adelanta, se inclina, abraza a su esposa moribunda…

Recibe al niño de la mano temblorosa que se lo da y sus dos bocas que tan santamente se amaron, se unen por última vez en el beso conjunto, que estampan sobre la cabecita del inocente.

–           Jonathan, bendíceme… muero…

Tal pareciera que la esposa hubiera detenido a propósito la vida, hasta la llegada del esposo. Ahora se deja caer con un estertor, entre los brazos del marido, al cual susurra:

–           Vete, vete… por el niño… A Laur… -la muerte trunca la palabra.

Jonathan dice:

–           Paz para Chloe.

Todos responden:

–           Paz.

El marido contempla a sus pies: desangrada y desgarrada a la que fuera su mujer… Una joven hermosa y delicada.

Las lágrimas que se desprenden de sus ojos, caen sobre el rostro de la muerta y dice luego:

–           ¡Acuérdate de mí, fiel esposa mía!…- y dirigiéndose a su anciano suegro, le dice- Paúl, la llevaré a la viña de Álvaro. Enrique y Rodrigo  están aquí afuera con la camilla…

Paúl pregunta:

–           ¿Os dejan pasar?

Fernando responde:

–           Sí. El que aún tenga parientes entre los que están vivos, podrá recibir sepultura…

–           ¿Con dinero?

–           Y también sin él. Todo el que quiere puede venir a recoger a los muertos y a saludar a los que están vivos. Con esto esperan que a la vista de los mártires, amedrentar a los que aún estamos libres, persuadiéndolos a no hacerse cristianos y que con nuestras palabras… Os ablanden a vosotros. El que no tenga parientes irá a parar al Carnario. Con todo, nuestros diáconos buscarán por la noche los restos…

Axel pregunta:

–           ¿Se está preparando acaso el nuevo martirio?

Fernando contesta:

–           Sí. Para esto dejan pasar a los parientes. Y por esto también, hay que sepultar a los mártires por la noche. Ellos serán el objeto del espectáculo…

James, un joven poco herido, pregunta:

–           ¿Así tan tarde? ¿Qué espectáculo puede haber por la noche?

Madeleine pregunta sorprendida:

–           Sí. ¿Qué espectáculo?

Y Rowena, una mujer joven a quién un tigre le arrancó el brazo izquierdo, exclama:

–           ¡La hoguera! … ¡Oh!…

La fuerte voz de Jonathan responde:

–           Para los que esperan en el Señor, las llamas serán como el rocío dulce de la aurora. Recordad a los mancebos de los que habla Daniel. Ellos pasearon cantando entre las llamas. ¡La llama es hermosa! ¡Purifica! ¡Y viste de luz!

Nada de inmundas fieras, de lúbricas serpientes, ni de miradas impúdicas a los cuerpos de las vírgenes. ¡Las llamas! Si algo de culpa queda aún en nosotros, que la llama de la hoguera venga a ser como el Fuego del Purgatorio…

Y varios cristianos confirman:

–           ¡Oh! Podremos…

–           Sí. Un breve purgatorio y después revestidos de Luz, vayamos a Dios. A Dios que es Luz, iremos nosotros. Fortaleced vuestros corazones que querían ser luz para el mundo pagano…

–           ¿Lo lograremos?…

–           Que el fuego de las hogueras llegue a ser el inicio de la luz que nosotros habremos de proporcionar a este mundo de tinieblas. Y…

Y en eso se perciben pasos fuertes; herrados, en el corredor.

Dos soldados preguntan al aparecer en la estancia:

–           Nathan. ¿Vives aún?

El joven sin ojos responde:

–           Sí, compañeros. Vivo. Y es para hablaros de Dios… Venid, porque yo no puedo ir a donde estáis vosotros, ya que no veré más la luz. Estoy ciego…

Los dos exclaman al verlo:

–           ¡Infeliz!

Pero Nathan objeta:

–           ¡No! ¡Feliz!… Yo soy feliz. Al no ver ya las inmundicias del mundo. No entrando por mis pupilas las lisonjas de la carne y del oro, ya no me podrán tentar. En las tinieblas de la ceguera temporal, estoy viendo ya la Luz. ¡Veo a Dios!…

Los dos legionarios exclaman alarmados:

–           Pero ¿No sabes qué dentro de poco vas a ser quemado?…  ¿No sabes que porque te amamos hemos pedido verte?…

–           ¡Por qué?…

–           ¡Para hacer que huyeras, si aún estabas vivo!..

Nathan exclama asombrado:

–           ¿Huir? ¿Tanto me odiáis qué queréis arrebatarme el Cielo? No erais así en las mil batallas que sostuvimos juntos, codo con codo, por el emperador. Entonces nos estimulábamos a ser héroes y ahora vosotros… Mientras yo me bato por un Emperador Eterno, Infinito de Poder, ¿Me aconsejáis una vileza? ¿La hoguera…? Y ¿No habría muerto gustoso entre las llamas, durante los asaltos a una ciudad enemiga con tal de servir al emperador y a Roma? A un hombre igual que yo y a una ciudad que ahora existe y mañana, no.

Y ahora que estoy dando el asalto al Enemigo más verdadero, para servir a Dios y a la Ciudad Eterna, en la que reinaré con mi Señor Jesucristo, ¿Queréis que yo tema a las llamas?…

Ambos soldados se miran desconcertados…

Jonathan habla de nuevo:

–           El mártir es el único héroe. Su heroísmo es eterno. Su heroísmo es santo. A nadie perjudica con su heroísmo. No emula a los estoicos con áridos estoicismos; ni a los crueles, con violencias inútiles y nefandas. No se apodera de tesoros, ni usurpa poderes, sino que da. Da de lo suyo: sus riquezas… sus fuerzas… su vida… Es el generoso que se despoja de todo para darlo. Imitadle. Siervos ignorantes de un hombre cruel que os envía a matar y a encontraros con la muerte…

Félix dice:

–           La muerte es la que te espera a ti.

–           No. La Vida me espera… Pasad a la vida. A servir a la Vida y a servir a Dios. Por ventura, una vez pasada la embriaguez de la batalla, cuando en el campo se da la señal de silencio. ¿Habéis sentido vosotros alguna vez el gozo, qué veis rebosar en vuestro compañero? NO. Sin cansancio, nostalgia, temor de la muerte. Náuseas de sangre y de violencias… Aquí… ¡Mirad! Aquí se muere y se canta ¡Aquí se muere y se sonríe! Porque nosotros no moriremos sino que viviremos. Nosotros no conocemos la muerte, sino la Vida, al Señor Jesús…

Entran una vez más aquellos dos hombres musculosos que vinieron al principio con las antorchas…

Con ellos están otros dos senadores con togas muy elegantes… Y los augustanos Tigelino y Haloto, su principal coordinador en los juegos…

Las antorchas humean al tenerlas elevadas los dos primeros, mientras los augustanos se inclinan a observar los cuerpos y los otros dos los siguen en silencio…

Haloto dice:

–           Muerto…

Tigelino agrega:

–           Éste también…

–           Ésta agoniza…

–           El niño ya está frío…

–           El viejo morirá en breve…

–           ¿Ésta?…

–           La serpiente le ha fracturado las costillas. Fíjate como ya tiene espuma roja en los labios…

Y así continúan caminando, examinando y cambiando impresiones entre ellos…

Haloto opina:

–           Yo diría que los dejásemos morir aquí.

Tigelino dice tajante:

–           ¡No! El Juego ya está fijado y el César también espera esto…

El intendente del circo dice preocupado:

–           ¿Bastará con los de las otras cárceles? Son demasiado pocos… Bruno no ha sabido regular las cantidades. Demasiados a los leones y pocos en exceso para las hogueras.

Tigelino confirma:

–           Así es. ¿Qué hacemos?…

El otro augustano piensa y murmura:

–           Espera…

Haloto se coloca en medio de la estancia y dice:

–           El que de vosotros se encuentre menos herido, que se ponga de pie…

Se levantan unas veinte personas.

–           ¿Podéis caminar y valeros por sí mismos?

–           Si, podemos.

Los perplejos testigos involuntarios de esta escena replican:

–           Tú estás ciego. –le dicen sus compañeros a Nathan.

Nathan contesta serenamente:

–           Pero me pueden guiar. No me privéis de la hoguera, pues pienso que estáis ideando eso…

Haloto está conmocionado, pero confirma:

–           Efectivamente…  ¿Y quieres la hoguera?

–           La quiero como una gracia. Soy un soldado fiel. Mirad las cicatrices de mis miembros, como premio de mi prolongado y fiel servicio al emperador. Por favor, os lo suplico; concededme la hoguera.

Los augustanos lo miran sorprendidos…

Y en el juzgado más insólito, Tigelino dice agriamente:

–           Si tanto amas al emperador ¿Por qué le traicionas?

Nathan replica:

–           No traiciono al emperador, ni al imperio, puesto que no cometo actos contra su salud, sino que sirvo al Dios Verdadero que es el Hombre-Dios y el Único digno de ser servido hasta la muerte.

El indiciado ha hablado…

Satanás no ha terminado… Y para su impotencia desesperada… El que se ha convertido en juez implacable dictamina la sentencia, que culmina el sacrificio ofrecido…

Tigelino, con voz estentórea, ordena:

–           Que sea cómo quieres…  ¡Vamos!…

Haloto confirma:

–           ¡Vosotros los que podéis caminar, salid de aquí! Esperad junto a las salidas. Ahí se os darán nuevas ropas.

Y todos se dirigen hacia el lugar indicado…

Detrás de ellos, un intendente del Circo le dice a otro:

–           Ronaldo, con semejantes corazones, son inútiles los tormentos. Te lo digo yo: Con ellos lo único que hacemos, es cubrirnos de crueldad sin finalidad alguna…

Su compañero replica disculpándose:

–           Tal vez es verdad, Emiliano. Pero el divino César…

Las voces se pierden al alejarse…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA