Archivos de etiquetas: amor divino

106 EL MESÍAS


106 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Viene hacia Jesús un grupo de notables samaritanos guiados por Fotinai.

El principal dice:

–     Dios sea contigo, Rabí.

Esta mujer nos ha dicho que eres un profeta y que no te desdeñas de hablar con nosotros.

Te rogamos que nos concedas tu Presencia y que no nos niegues tu Palabra, porque…

Sí, es verdad que hemos sido amputados de Judá, pero no hay por qué decir que sólo Judá sea santo y todo el pecado esté en Samaria.

También hay justos entre nosotros.

Jesús responde:

–     Este concepto se lo he expresado Yo también a esta mujer.

No me impongo, pero tampoco me muestro reluctante si alguien me busca.

–     Eres justo.

La mujer nos ha dicho que Tú eres el Cristo. ¿Es verdad?

Respóndenos en nombre de Dios.

–     Lo soy.

La hora mesiánica ha llegado. Israel ha sido reunido por su Rey. Y no sólo Israel.

–     Pero Tú serás para quienes…

No están en error como estamos nosotros – observa un anciano de porte grave.

–     Hombre, te veo como cabeza de todos los presentes.

Y leo en ti una honrada búsqueda de la Verdad. Escúchame ahora tú que estás instruido en las lecturas sagradas.

A mí me fue dicho lo mismo que el Espíritu dijo a Ezequiel cuando le confirió una misión profética:

“Hijo del hombre, Yo te envío a los hijos de Israel, a los pueblos rebeldes que se han alejado de mí… Son hijos de dura cerviz y corazón indomable…

Quizás te escuchen, aunque sin hacer luego caso de tus palabras, que son mías.

Efectivamente, se trata de una casa rebelde. Pero, al menos, sabrán que entre ellos hay un profeta. No les tengas miedo.

No te asusten sus argumentaciones, porque son incrédulos y subversivos… Refiéreles mis palabras, te presten o no oídos.

Haz lo que te digo, escucha lo que te digo para no ser rebelde como ellos. Por tanto, come todo alimento que Yo te ofrezca”. Y he venido.

No me hago falsas ilusiones, no pretendo ser acogido como un triunfador; pero, puesto que la Voluntad de Dios es mi deleite, la cumplo.

Si queréis, os manifiesto las palabras que el Espíritu ha depositado en Mí.

–     ¿Cómo es posible que el Eterno haya pensado en nosotros?

–     Porque es Amor, hijos.

–     No hablan así los rabíes de Judá.

–     Pero sí os habla así el Mesías del Señor.

–     Está escrito que el Mesías había de nacer de una virgen de Judá.

Tú, ¿De quién y cómo naciste?

–     En Belén Efratá, de María de la estirpe de David, por obra de espiritual concepción.

Quered creerlo.

La bonita voz de Jesús es un tañido de alegre triunfo al proclamar la virginidad de su Madre.

–     Tu rostro resplandece con intensa luz.

No, Tú no puedes mentir. Los hijos de las tinieblas tienen tenebroso el rostro, turbada la mirada.

Tú eres luminoso; tu mirada tiene la limpieza de una mañana de Abril, tu palabra es buena. Entra en Sicar, te lo ruego.

Y adoctrina a los hijos de este linaje.

Luego te marcharás… Y nos acordaremos de la Estrella que rayó nuestro cielo…

–     ¿Y si la siguierais?… ¿Por qué no?

–     Pero si no podemos, ¿No…

Hablan mientras se dirigen a la ciudad.

–     Somos los separados, al menos así se dice.

Hemos nacido con esta fe y no sabemos si es justo dejarla. Además…

Sí, contigo podemos hablar, lo percibo. Y también nosotros tenemos ojos para ver y cerebro para pensar.

Cuando, por viajes o exigencias comerciales, pasamos a vuestra Tierra,

todo lo que vemos no es suficientemente santo, como para persuadirnos de que Dios esté con vosotros los de Judá, ni tampoco con vosotros los galileos.

–     En verdad te digo que el no haberos persuadido, el no haberos conducido de nuevo a Dios…

No con ofensas y maldiciones, sino con el ejemplo y la caridad, le será imputado al resto de Israel.

–     ¡Cuánta sabiduría tienes!

¿Estáis oyendo?

Todos asienten con un murmullo de admiración.

Entretanto, han llegado a la ciudad.

Muchas otras personas se acercan mientras se dirigen a una de las casas.

–     Escucha, Rabí. Tú, que eres sabio y bueno, resuélvenos una duda:

De ello puede depender buena parte de nuestro futuro.

Tú, que eres el Mesías, restaurador por tanto, del reino de David, debes sentir alegría de restablecer la unión con el cuerpo del Estado,

de este miembro desgajado; ¿No?

–     Me preocupo no tanto de reagrupar las partes separadas de una entidad caduca, cuanto de conducir de nuevo a Dios a todos los espíritus.

Y me siento dichoso cuando restauro la Verdad en un corazón. Pero… expón tu duda.

–     Nuestros padres pecaron.

Desde entonces Dios detesta a las almas de Samaria.

Por tanto, aunque siguiéramos la vía del Bien, ¿Qué beneficios obtendríamos?

Siempre seremos unos leprosos ante los ojos de Dios.

–     Como todos los cismáticos, vuestro pesar es eterno; vuestra insatisfacción, perenne.

Te respondo también con Ezequiel:

“Todas las almas son mías”, dice el Señor, tanto la del padre como la del hijo. pero morirá sólo el alma que haya pecado.

Si un hombre es justo, si no es idólatra, si no fornica, si no roba y no practica la usura; si tiene misericordia de la carne y del espíritu de los demás,

será justo ante mis ojos y tendrá vida verdadera.

Esa cruz me pertenece Señor, ¡Crucifícame Jesús, porque te adoro sobre todas las cosas! Y ayúdame a Amar, haciendo Tu Voluntad y no la mía…´´

¿Si un justo tiene un hijo rebelde, éste tendrá la vida por haber sido justo su padre? No, no la tendrá.

Y, si el hijo de un pecador es justo, ¿Morirá como su padre por ser hijo suyo?

No; vivirá con eterna vida por haber sido justo.

No sería justo que uno cargase con el pecado del otro. El alma que haya pecado morirá, la que no haya pecado no morirá.

Pero, aun quien haya pecado podrá tener la verdadera vida si se arrepiente y se une a la Justicia.

El Señor Dios, el único y solo Señor, dice:

“No quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y tenga la Vida”.

Para esto me ha enviado, ¡Oh hijos errantes! Para que tengáis la verdadera vida.

Yo soy la Vida. Quien cree en Mí y en quien me ha enviado, tendrá la vida eterna, aunque hasta este momento haya sido un pecador».

–     Hemos llegado a mi casa, Maestro.

¿No sientes horror de entrar?

Postrado ante la Cruz en la que has muerto y a la que yo también te he condenado. Sólo puedo decirte hoy que lo siento, que te amo y te pido perdón por mis errores y te pido perdón por mis pecados. Perdóname Señor, HOY ME ARREPIENTO, Perdóname Padre mío por mi maldad, perdóname Señor, por mis errores, perdóname señor por mis pecados. PERDÓNAME SEÑOR, HOY ME ARREPIENTO, PERDÓNAME MI DIOS, CRUCIFICADO.

–     Sólo me produce horror el pecado.

–     Entra entonces, haz aquí un alto en tu camino.

Compartiremos el pan y luego, si no te es molestia, nos distribuirás la Palabra de Dios; dicha por Tí tiene otro sabor…

Nosotros tenemos aquí un tormento: el de no sentirnos seguros de estar en la Verdad…

–     Todo se calmaría si os atrevierais a ir abiertamente a la Verdad.

Que Dios hable en vosotros, ciudadanos. Pronto anochecerá.

No obstante, mañana, a la hora tercera, os hablaré largamente, si lo deseáis.

Idos y que la Misericordia os acompañe.

F71 EL PRIMER VENENO DE SATANÁS


22 de Agosto de 2017

EL RENCOR

Hijitos Míos, hoy les quiero hablar de un mal espiritual muy difundido y es el del Rencor. Este es un mal que existe en muchas, muchísimas almas… Y las va destruyendo poco a poco, ya que evita el crecimiento espiritual porque va directamente atacando a la Caridad…

¿Cuántos hijos Míos no van por la vida llevando consigo ésta carga tan pesada para ellos y para los que los rodean? Un alma rencorosa NO crece en la virtud, NI permite que los que están a su alrededor crezcan saludablemente en las virtudes; ya que siempre y a todas horas les repite los rencores que guarda, NO contra una persona, sino contra muchas.  

Un alma rencorosa NO sabe comprender que Yo Vuestro Dios, puse un pensamiento y una actitud libres en cada uno de Mis Hijos y así como Yo respeto el libre albedrío en vosotros, ella debiera respetarlos también.

El alma rencorosa piensa que todos se tienen que amoldar a ellas. NO hay cabida, ni aceptación del libre actuar de los demás.

El alma rencorosa NO vive del espíritu, de lo que sale de Mí; sino vive de lo mundano, de lo material. NO acepta fácilmente lo espiritual ya que ataca a la virtud su estado de pecado.

El alma rencorosa critica fácilmente a los demás, porque se siente superior a todos y como la soberbia manda en su vida. YO NO tengo lugar en ella.

Hijos Míos, cuántos corazones veo que llevan ésta carga tan desagradable a Mis Ojos. ¿Acaso os sentís superiores a Mí? Yo, que Soy Vuestro Dios, sé perdonar hasta vuestros pecados más graves.

Si he podido perdonar aún a aquellos que matan a Mi Hijo Jesucristo día a día con su mal proceder, NO creo que tengáis vosotros pecado o falta mayor contra vuestros hermanos, que NO podáis perdonar.

Si vosotros NO aprendéis a perdonar a vuestros semejantes, ¿Cómo os podré perdonar a vosotros cuando lleguéis a Mi Presencia?

Es el rencor o falta de caridad, lo que Me impide salvar a muchas almas.
Recordad hijos Míos, que Yo NO condeno a nadie, SON vuestras faltas las que os condenan.  

¿Cómo vais a poder entrar en Mi Mansión Celestial en donde se habla de Amor, se respira el Amor, SE VIVE DE PURO AMOR, si NO lo habéis cultivado en vuestra vida terrestre hacia los demás?

Estáis muy apegados a los bienes materiales, a vuestro propio ‘yo’ y os sentís con todo el derecho de afectar o influir en las vidas de vuestros semejantes o de que se le debe toda alabanza a vuestras obras.

¡Alabanzas humanas, apreciación humana es todo lo que os interesa!

Vivís para vuestro Dios, vinisteis a trabajar y a daros por Vuestro Dios y es sólo a Mí a quién debéis de ver antes que a nada. NO tenéis el derecho a afectar a los demás, ni pedir nada de los demás si Yo NO lo Permito.

NO tenéis ningún derecho de criticar a los demás, puesto que NO conocéis las almas como Yo, Vuestro Dios, las conoce.

El Rencor mata vuestras almas por NO dejarlas crecer en la virtud. La crítica mata a las almas ajenas como consecuencia del rencor, ya que si el rencor ya destruyó al alma, de ella NO podrá salir nada positivo hacia los demás.

Actuando con Rencor en vuestro corazón, NO puede producirse Paz ni unión en los que os rodean. Siempre habrá lucha, faltas de respeto y hasta falta de Mi Presencia en medio de una familia en donde alguno de los padres o ambos, vivan en el rencor.

Hijitos Míos, os lo repito y entendedlo bien, NO HAY LUGAR en Mí Reino para las almas rencorosas, puesto que carecen de la virtud más grande: la Caridad.

El alma rencorosa siente y aparenta que puede hacer actos de caridad y quedan en la mayoría de los casos, en simple altruismo o en pura vanidad.

Puro Fariseísmo para quedar bien ante sus semejante. Y esto es natural, ¿Cómo puede amar a un prójimo viéndome a Mí en él, cuando Yo estoy también en el alma o almas a las que guarda rencores?

NO hijitos Míos, la Caridad actúa libremente para con todos, el Rencor NO. Cuando se vive en la Caridad NO se afectan los intereses de los demás, se es comprensivo, SE SABE PERDONAR, se da sin esperar recompensa y cuando se dá viéndome a Mí, se reciben de regreso infinidad de bendiciones.

Al dar no Me refiero sólo a lo material, que eso es más fácil que el darse con un sincero corazón y con un gran amor hacia los demás. El dar a los demás consiste en dejarMe en los demás.

Esa es la verdadera Caridad. Me dejáis acompañando al pan que dais al pobre. Me dejáis en la ayuda espiritual que dais al prójimo necesitado de amor. Me dejáis en la compañía que dais al enfermo. Me dejáis en el necesitado de libertad tanto física como moralmente.

Me dejáis en fin, en todos aquellos que viéndoos a vosotros en vuestros actos y ejemplo, aún en los más simples y sencillos de vuestras vidas, Me ven a Mí, Vuestro Dios.

Olvidad el Rencor, hijos Míos, PERDONAD  puesto que NO sois Yo Vuestro Dios, para poder juzgar a vuestros semejantes.

A mi Madre le Asesinaron a Su Hijo con la Muerte más Cruel y Dolorosa y NO solo PERDONÓ A SUS ASESINOS. LOS CONVIRTIÓ EN SUS HIJOS… Y los SIGUE PERDONANDO E INTERCEDIENDO POR ELLOS.

Soy Yo, que Soy Vuestro Dios, Sufro mucho más por Mi Pureza y Santidad, ¿Por qué vosotros, que sois miseria y llenos de defectos, NO APRENDÉIS A PERDONAR?

¿Cuántas veces NO He escuchado vuestra respuesta?: ‘No perdono porque lo que me hicieron es más grande que mis fuerzas’. Lo sé, sois pequeños e imperfectos… Pero Yo habito en vuestro corazón y Yo tengo TODO el poder de dar y retirar.

Si vosotros acudierais a Mí con el firme y sincero deseo del perdón hacia los demás, YO OS PODRÍA DAR LA FUERZA para venceros y traer paz y amor a vuestras almas aniquiladas por el Rencor.

Acudid a Mí Hijo, que tanto sufrió por vosotros. Sufrió y SIGUE SUFRIENDO GRANDEMENTE por lo que todos vosotros le infringís en Su Corazón por vuestras faltas y Él NO os guarda rencor por vuestros pecados, NI pide Castigo por todo el Daño recibido.  

Si Él, teniendo TODO el DERECHO de poderos Castigar por vuestras culpas, NO LO HACE esperando vuestra contrición sincera, ¿Por qué vosotros, miserables creaturas a las que tanto amo, obráis así?

Reflexionad con mucha atención. Tenéis suficiente tiempo para pedir vuestro perdón a Mí Vuestro Dios, por vuestras faltas de amor y perdón hacia los demás y quitaros vuestros rencores que NO os dejan vivir la vida del amor.

Y meditad bien en lo que os dije anteriormente. En Mí Reino NO hay cabida para los rencorosos, puesto que están vacíos del verdadero amor, de Mí Amor.

NO os podréis unir a Mí Vuestro Dios, si NO HAY  Amor sincero y puro que nos una.

Acudid a Mi Hija, la Siempre Virgen María, poseedora de todas las virtudes y Dispensadora de Ellas; para que os conduzca por el Camino del verdadero Amor, Mí Hijo Jesucristo.

Queridos hijitos Míos, también os quiero hablar sobre la frase que Mi Hijo Jesucristo dijo a los fariseos y a la gente del pueblo, cuando iban a lapidar a la mujer adúltera: “El que no tenga pecado-o el que se sienta justo-, que tire la primera piedra.

Justo sólo Yo vuestro Dios. Y si Yo siendo vuestro Dios, sé perdonar a aquél o  aquella que están llenos de pecados, ¿Por qué vosotros siendo pequeños pecadores e injustos, NO aprendéis a perdonar?

Es vuestra soberbia la que os lleva a sentiros superiores. Es vuestra soberbia la que NO os permite perdonar a vuestros semejantes, NI amarlos.

El Primer Mandamiento de Mi Ley os lo dice: ‘Amad a Dios sobre todas las cosas y a vuestro prójimo, como a vosotros mismos.’

Os sentís justos, criticáis la forma de ser de los demás, sus pecados, su vida. Os sentís con el derecho de acusar y menospreciar, porque véis la paja en el ojo ajeno y NO la viga que lleváis en el vuestro.

Os sentís justos, os sentís dioses, os sentís con el derecho de castigar al pecador, al que os ha hecho algún mal o al que ha hecho un mal a otros. Os sentís con MI DERECHO. Derecho que sólo Yo vuestro Dios, puede usar.

Y si os sentís como Yo, con el derecho de juzgar a vuestros semejantes, ¿Por qué NO ACTÚAIS Y VIVÍS como Yo, vuestro Dios?

Si Yo Mismo SÉ PERDONAR.  YO que Soy el principal afectado de vuestros errores, que sé comprender y disculpar al pecador, ¿Por qué vosotros NO aprendéis a hacerlo?

¿Acaso podéis tirar la Primera Piedra contra el pecador que está siendo ajusticiado? ¿Acaso  NO habéis caído vosotros en el mismo error o pecado anteriormente?…

¿Acaso Me permitís vivir plenamente en vosotros? ¿Actuáis como Mi Hijo actuaba? ¿Vivís como Mi Hijo, llevando vida a los vuestros?

¿Acaso os podríais dar a una muerte ignominiosa como Mi Hijo se dio por vosotros; llevando a cuestas vuestros reales pecados?

Él, que NO llevaba ninguno Suyo, cosa que en ninguno de vosotros podéis decir.

‘EL QUE ESTÉ LIBRE DE PECADO, TIRE LA PRIMERA PIEDRA…’

Os creéis justos, pero NO lleváis vida de justo. Juzgáis y mandáis condenar a muerte al pecador y al momento caéis en lo mismo que juzgasteis.

Nadie, entendedlo, NADIE puede tirar la primera piedra de entre vosotros y aún así os amo. Sois pecadores todos vosotros, porque el Pecado Original os afecta a todos vosotros.

Mi Hijo Jesucristo y Mi Hija, la Siempre Virgen María fueron y son los únicos NO afectados por el Pecado de Origen. Ellos, siguiendo Mi Plan de Salvación, se donaron por vuestra salvación.

Un grande y misterioso vínculo de Amor unía a Mi Hijo con Su Madre. El sufrió en Cuerpo y Corazón…

Ella sufría todo lo de El en Su Corazón de Madre.

El y Ella los únicos Justos, pero Ella nunca tomando Sus Prerrogativas, sino siempre obedeciendo Mis Mandatos con humildad y abandono total a Mi Voluntad.

Y vosotros, en vuestra pequeñez e insignificancia ¿Os sentís justos?

Jesús y María, nombres respetados en los Cielos y aún en el Infierno, los únicos justos y los más humildes.

¿Cuándo aprenderéis hijitos Míos, a NO juzgar a NO tomar un lugar que NO os corresponde? La Justicia sólo la puedo impartir Yo y cuando la imparto es Mi Misericordia la que interviene para disminuir la culpa del pecador, ¿Acaso vosotros habéis aprendido a usar de la misericordia para con los vuestros?

Juzgáis a vuestros hermanos asesinos, ladrones, perversos, malvados y hasta pedís que se use “todo el rigor de la ley”. SÍ, de vuestra ley, que siendo imperfecta, porque seres imperfectos la crearon, NO permite que la Caridad y la Misericordia actúen.

Pedís todo el rigor de vuestras leyes sobre ése pecador que atrapasteis, siendo que vosotros mismos estáis en el mismo pecado o en la misma falta que juzgáis. Estáis tirando la piedra para que todos os crean justos.

Piedra que se os va a regresar cuando os presentéis ante el Unico Justo, Yo vuestro Padre, vuestro Dios que todo lo sabe y a Quién NO le podéis esconder nada.

Cuánta humildad y caridad aún necesitáis para crecer realmente en Mi Amor. Amor que debe primero ver Mis Intereses y luego los vuestros. Y Mis Intereses son de SALVACIÓN.  De salvación para TODOS vosotros, buenos y malos, pecadores y “justos”, cómo os creéis.

Mientras más justos os creáis, más hondo estaréis en vuestro pecado; porque la soberbia os estará tapando los ojos del alma para que NO OS DÉIS CUENTA de la verdadera realidad espiritual en la que vivís. 

Es tanta la falta de amor hacia vuestro Dios y hacia vuestros hermanos lo que hace que actuéis así, sois egoístas. Queréis un mundo que sólo os vea a vosotros, que seáis el centro de atracción, creéis que vuestro poder económico, político o social, os dan el derecho de actuar en ésa supuesta justicia.

La soberbia os ciega y os volvéis los “reyes de la creación”, que deben ser alabados y aceptados por todos vuestros semejantes, aún a pesar de vuestros defectos a veces tan claros y tan descarados, que sólo vosotros NO los véis porque vuestra soberbia os ciega.

Hijitos Míos, el Mal os ha cegado. Os hace creer que tenéis derecho sobre vuestros hermanos, derecho para juzgarlos y aún eliminarlos, porque así os lo permite vuestra soberbia.

Si vais a juzgar, PRIMERO deberéis aprender a AMAR.

Y cuando hayáis aprendido a amar, aprenderéis a disculpar y a perdonar. Cuando lleguéis a éste punto en vuestra vida, entonces os podréis llamar hijos de Dios, porque estaréis viviendo Mi Vida en vuestra vida.

Porque Yo vine a daros Vida, Yo vine a salvar al pecador, Yo vine a levantar al oprimido por el Mal y por sus semejantes. Yo vine a traer la Luz de la Verdad y os saqué de las Tinieblas del error.
Cuando aprendáis a vivir en la Luz, la llevaréis con gusto a todos vuestros hermanos necesitados y así estaréis llevando Mi Reino a cada uno de los vuestros.

Les enseñaréis que Mi Reino habita en cada uno de vosotros y que Me podréis gozar aún cuando todo a vuestro alrededor se vuelva adverso.

Mi Reino triunfará cuando vuestro corazón se funda de amor en el Mío.

Vosotros sois demasiado pequeños e imperfectos cómo para daros cuenta por vosotros mismos, de vuestras necesidades espirituales. Sin Mi Ayuda nunca podréis crecer en Sabiduría y Amor.

Seguid las Enseñanzas y la Vida de Mi Hijo Jesucristo, tomados de la mano de Mi Hija, la Siempre Virgen María.

Y con profunda humildad en vuestro corazón y con grandes deseos de crecer en Mis Verdades, alcanzaréis pronto Mi Sabiduría Divina.

Yo os Bendigo en Mi Santo y Omnipotente Nombre, en el de Mi Hijo, Salvador y Redentor del género humano y en el del Amor y Sabiduría Infinitas de Mi Santo Espíritu. http://diospadresemanifiesta.com/

21.- LA MAGNA OBRA DE LA REDENCION I


jardin volksgarten-600x399Mientras tanto en la Puerta del Cielo…

Leonardo, Adrián, Diego y los demás catecúmenos; escuchan atentos a una bella matrona romana. Alta, de cabellos oscuros, aspecto distinguido, de mediana edad; muy parecida a Fabiola. Su nombre es Plautina.

Su voz resuena clara como una campana, al exponer la Tercera Lección de la Doctrina Cristiana:

LA MAGNA OBRA DE LA REDENCIÓN

“Satanás penetró en el Edén para robarle al hombre, todo lo que Dios le había dado. Y no solo lo despojó de su riquísima herencia, también le mató el espíritu. Y le dio mortales heridas al alma corrompiendo el intelecto, la voluntad, los sentimientos, los instintos, suscitando apetitos culpables, destruyendo la Inocencia y la Gracia, afligiendo al Creador.

El Pecado dejó al hombre obtuso en la inteligencia del discernir el Bien y el Mal y en la Integridad. Como un humo se le había ofuscado la Verdad conocida.

Decaído de hijo adoptivo de Dios al grado de animal razonable, el hombre sentía por instinto que ‘matar’ era malo. Que corromperse en libídines obscenas debía estar mal. Pero no sabía distinguir hasta qué punto era mal el matar y cual la lujuria más abyecta a Dios.

Entonces Dios, después de haber castigado con el Diluvio, dio las primeras normas para ser menos violentos. Llamó a Sí a Moisés y le dio el Decálogo que reúne la Piedad y el Castigo.

DIEZ MANDAMIENTOS

Piedad para los débiles y castigo para los burladores que cumplen el Mal con todo conocimiento de causa. El Decálogo con su parte positiva: ‘Harás’. Y negativa: ‘No harás’ crea el Pecado con todas sus consecuencias.

Porque se peca cuando se quiere transgredir y el hombre después de la Ley, ya no tiene más la excusa de decir: ‘No sabía que era pecado.’

El Decálogo es Piedad, Castigo y Prueba. Como prueba era el Árbol que estaba en medio del Edén. Sin prueba no se puede aquilatar la cordura del hombre. Pero sobre los Diez Mandamientos de la Ley Perfecta, está la Perfección de la Ley, con los Dos Mandamientos del amor, dados por el Verbo Docente. Triple Amor a Dios: Amor del corazón, del alma, de la mente.

Porque Adán pecó con el corazón, (concupiscencia de la carne); con el alma, (concupiscencia del espíritu) con la mente, (concupiscencia de la razón); saliéndose del orden por abusar de los dones recibidos y ofendiendo a Dios con los mismos dones que había recibido de Él, para que el hombre pudiera asemejársele y serle causa de gloria.

Con las cosas que pecaron, debió ser reparado el Pecado, cancelada la ofensa y restablecido el orden violado.

Y EL VERBO SE HIZO CARNE PARA HACER ESTO.

REINA DEL CIELO Y MADRE DE DIOS

Y para restituirnos la Gracia y la Verdad en medida plena, rebosante, inagotable.

Con cuanto pecó el primer hombre, el Hombre-Dios repara.

Y el Amor Encarnado y el Amor Virginal, los dos ofrecidos voluntariamente. Totalmente. Y consumados para que Dios fuese consolado y el hombre salvado.

La muerte de Abel hizo añicos el orgullo de Adán y las escorias expertas de Eva, en el más atroz alumbramiento a las tinieblas.

La muerte de Cristo hizo añicos el Pecado y mostró a la Humanidad el alumbramiento a la Gracia.

Por un solo hombre, el hombre conoció la muerte. Por el Hombre solo, el hombre conoce la Vida. Por Adán, la Humanidad ha heredado la Culpa y sus consecuencias. Por Jesús, Hijo de Dios y de María, la Humanidad hereda nuevamente la Gracia y sus consecuencias.

Todos eran pecadores al menos del pecado hereditario. Ser justos era una grave fatiga, porque la Gracia no estaba en los espíritus. El Templo era un nombre. Los ritos, una representación mímica. La invisible Presencia del Santo de los santos no era creída más que por los simples. Los pequeños entre el Pueblo que tenía el nombre de santo.

Todavía los sacerdotes y rabíes enseñaban que Dios estaba en el Templo: magnífico en su gloria, parlante a sus ministros.

Y es en esta hora que Jesús ha venido.

trinidad

El Advenimiento de la hora de la Misericordia.

Pero no era solamente Hora de la Misericordia. Era también de Justicia. Justicia para Israel que ya no merecía más, ser el Pueblo de Dios. Otro pueblo debía ser elegido en su lugar: El Pueblo Cristiano.

El fin del Templo había llegado. La Ley Nueva, perfección de la antigua, se imponía; predicada a los hombres directamente por Dios. La Caridad de Dios se mostró en toda su plenitud a los hombres.

Dios es Infinitamente Bueno, Amoroso, Sabio, Paciente. Por estas perfecciones, Él dispuso al Redentor antes de que fuese el Pecado. Él ha puesto al alcance de todos el Cielo.

Y el Cielo es una conquista larga, muy dura, cierta. Solo para aquellos que perseveran en la buena voluntad, hasta el término de la existencia. Dios tiene todo Poder. Y Dios ha tenido misericordia. Y su alegría es comunicarse a los espíritus que anhelan al Dios Desconocido. Que no rechazan al Dios Ignorado que desean conocer.

Él ha amado a sus criaturas hasta dejar el Cielo por ellas.

santsima-trinidad-1-638

REDIMIR = RESCATAR. Volver a comprar lo que antes se vendió o empeñó.

MESIAS   =  REDENTOR.

Si en una balanza se mete un peso desproporcionado al peso equilibrador, la balanza se inclina hacia un lado. Pero si se restablece el equilibrio, las dos partes de la balanza quedan alineadas.

Por el delito de uno, muchos perecieron. La balanza de Dios estaba solamente inclinada hacia la parte de la Justicia. Pero por el Sacrificio de Cristo, la Gracia y la Vida son dadas a todos los que creen en Jesús.

Y de esta manera el equilibrio no solo es restablecido, sino que dado el sacrificio del Hombre-Dios es de un valor infinito e infinitos los méritos del Cristo-Salvador. La balanza de Dios se inclina ahora hacia la Misericordia.

Y Misericordia y Perdón rebosan del plato colmado de la Sangre Divina, que fluye para la salud del mundo. Tanta fluye, cuanto más abundante es el Pecado. Para que la Gracia abundando venciese al Pecado. Y la Vida venza a la Muerte, muriendo para dar la Vida a los espíritus inmortales de los hombres. La Vida, o lo que es lo mismo: el Reino de Dios dentro de los hombres.

EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

Pareciese que Jerusalén fuese la más adecuada para el nacimiento del Rey de los Judíos. Pero…

Jerusalén ya no era santa. Llevaba aquel nombre, pero la corrupción llenaba todos sus estratos, porque aunque Dios le había colmado de bienes, había rechazado el más necesario: “El bien de la posesión de Dios.”

Y el Don que hubiera hecho grande a Jerusalén, le fue quitado.

Ni el Nacimiento, ni la Muerte de Cristo tuvieron lugar dentro de sus muros; sino solo el delito de la Condena de Cristo. Contra la cual también las piedras se rebelaron: rompiéndose en su muerte y sacudiéndose obedientes al Querer de Dios y después, cuando Jerusalén fue arrasada…

Verdaderamente solo quién ama con todo su ser, puede conocer el inefable Misterio que es la Encarnación del Verbo…

Siendo María la más santa de las criaturas que había habido en la tierra, emanaba la santidad como un astro encendido del que se escapan etéreos rayos de sobrenatural potencia.

Y Sacerdotisa regia y purísima fue la virgen ardiente de la caridad más pura y fuerte que criatura nacida de hombre, nunca tendrá.

Ella aceptó el ofrecimiento. Y el “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí como su Palabra quiere…” fue  el ‘sea la Luz’ de la recreación del hombre, a hijo de Dios y heredero del Reino de los Cielos.

Dios se acercó a los hombres a través de Jesús. Y se hizo hombre para que el hombre pudiera conocerLo y contemplarLe sin temor.

CRISTO. Aquel que diviniza la materia, la glorifica y restituye a Adán a su dignidad original. Cristo reconstruye lo que estaba destruido. El cordero que revirginiza al hombre en la Inocencia y en la Gracia. Por su Caridad Humano-Divina, puede todo.

Pero Él, Perfección, no se ha limitado a enseñar que no hay amor más grande que el de aquel que muere por sus amigos. Él ha muerto. Éste es también el precepto implícito que con su ejemplo, Jesús ha dado.

DIOS QUERIA PERDONAR AL HOMBRE.

Porque lo amaba. Quería devolverle la Inmortalidad, la Posesión del Cielo.

madre-serpiente

Y prometió en el momento de la sentencia del castigo: “Yo pondré enemistades entre tú y la Mujer. Y entre su raza y la descendencia suya, Ella quebrantará tu cabeza y andarás asechando su calcañal.”

María nació sin la mancha del Pecado Original y amó como criatura alguna, jamás amará. María no conoció el Pecado y por eso es la Vencedora de Satanás.

Cristo viene de la Hora Perfecta. Los siglos la trasmitieron con voz siempre más clara, con pormenores más precisos. La Voz Divina, promesa de un Mesías Redentor y de la Mujer sin concupiscencia, que castigará al Prevaricador, alumbrando al Vencedor del Pecado y de la Muerte.

María: Pacífico Puente, que reúne Cielo y Tierra. La Eva Santa y Verdadera Madre generadora de Vida,  de la Humanidad. La Amadísima que con su sola Presencia obtiene misericordia para los pecadores. Su amor perfecto. Su perfecta obediencia. Sacrificio de olor suave que aplaca la ira del Señor.

calvario-maria

Arcoíris de Paz. La Corredentora es el dulce astro que resplandece a la Presencia de Dios, para recordarles que Él ha prometido Misericordia a los hombres. Y ha dado a su Hijo para que los hombres tengan Perdón.

El arco iris después del Diluvio fue visto solo por los justos que permanecieron vivos sobre la tierra; pero María en un sobreabundar de misericordia, será vista por muchos que justos no son.

Y su voz, su perfume, sus prodigios, son para justos y pecadores. Y felices aquellos que entre éstos últimos; se conviertan a la justicia, a la fe en Cristo, el cual es salvación.

EL AMOR DE DIOS

El amor de un Padre que sacrifica a su Verdadero Único Hijo, para salvar la vida de sus hijos adoptivos. Y de este amor es del que ha amado Dios. Ha sacrificado a su Unigénito, para salvar a la Humanidad Culpable.

Y Jesús dejó la libertad y la pureza que son la atmósfera del Cielo, privándose de ellos y descendiendo a la cárcel humana; para ayudar al hombre al que ama. Los redimidos por Cristo conocen todo el amor de Dios.

Y Cristo es este amor infinito que Él Mismo ha revelado con su Persona, con su Palabra, con su Ejemplo y sus acciones. Jesús es Verbo y Carne. Con el Verbo instruye. Con la Carne, Redime.

jim jesus pastor

JESÚS ES EL MESIAS

Jesucristo tenía la voluntad libre. Como Dios Y como Hombre. Jesús no prevaricó. No abusó de ésta, su libre voluntad potente, para escapar de la Muerte en la Cruz. Si lo hubiera hecho, hubiera sido más Rebelde que Lucifer. Pero Cristo nunca fue rebelde.

Ninguna cosa, ni siquiera la natural repugnancia humana al suplicio, lo hizo tal. Porque sobre su Voluntad Libre, estaba y puso, la Voluntad del Padre. Y Él, el Perfectísimo Hijo Divino, de Naturaleza igual a la del Padre; no sacó ventaja.

Sino que con reverencial amor, siempre dijo al que lo había generado: Hágase tu Voluntad’ Y Bondadoso y Obediente, ofrece y rinde sus poderes, para ser arrastrado al Sacrificio. Su voluntad libre la usó para ser Perfecto como Hombre, así como era Perfecto como Dios. 

10getsem

Dios no puede pecar siendo la Perfección. Pero su Segunda Naturaleza como Hombre, estuvo sujeta a tentaciones. Y las tentaciones son los medios para pecar, si no son rechazadas. Y duras tentaciones fueron lanzadas contra el Hombre.

Todo el Odio contra Él. Todo el Rencor, el Miedo, la Envidia del Infierno y de los hombres, contra Él. Contra el Fuerte al que sentían Vencedor, aunque tuviera la mansedumbre de un cordero.

Pero Jesús no quiso pecar. Hay que dar el reconocimiento a su Fortaleza. No pecó porque no quiso pecar. Y también por su Perfección en la Justicia contra todas las insidias y los eventos, Él ha confirmado ser el hijo de Dios.

Y la Justicia consiste en practicar el amor con heroísmo de santidad. La santidad de Jesús lo ha convertido en el Santo de los santos, porque como Hombre fue el Héroe que quiso ser: ‘Amen como Yo los he amado’.

Obedecer es el precepto que nos convierte en Cristianos.

JESÚS ES EL REDENTOR  

El Hijo de del Hombre fue entregado en manos de los hombres, porque es el Hijo de Dios, pero también es el Redentor del Hombre. Y no hay Redención sin sufrimiento.

Él soportó el sufrimiento en la Carne y en la Sangre, para reparar los pecados de la carne y de la sangre. En lo Moral, para reparar los pecados de la Inteligencia y de las Pasiones. En lo espiritual, para reparar las culpas del corazón. Por todo esto, fue completa.

Y Jesús tomó sobre Sí, todas nuestras miserias y todos nuestros pecados. Los pasados, los presentes y los futuros…

redentor

 Como si hubiese sido sumergido en un estercolero pútrido, quedó Jesús ante los Ojos del Padre y de Él se horrorizó el Altísimo; porque en ese momento al tomar sobre Sí todos los pecados del mundo acumulados en los siglos, se convirtió en el Pecado y en el Hombre Culpable.

Un diluvio de culpas sobre la Tierra, desde su principio hasta su fin. Un diluvio de maldiciones sobre el Culpable. Sobre la Hostia del Pecado.

Jesús sudó sangre por la agonía de ser el Maldito. Su corazón se trituró con el conocimiento de que en aquella Hora, no era el Verbo de Dios. Era solamente el Hombre. El Hombre Culpable.

Y todos los pecados los ha descontado sobre su Cuerpo Santísimo. Y para que el hombre volviera a revestirse en su alma, de la vestidura de bodas; Él se ha revestido de llagas, moretones, sangre, heridas que traspasaron su Cuerpo.

redentor

La Ira de Dios se abatió sobre Él. La Ira por nuestros infinitos pecados, desde el primer pecado hasta el último que será cometido. Y la Justicia ha clavado toda culpa en su Cuerpo Inocente.

Como ciervo perseguido por una turba de arqueros, Él ha sido perseguido por las flechas de Dios, para que toda culpa fuese expiada con su Sangre.

Con las torturas de su cuerpo mortal, extrajo la Maldad de toda la estirpe humana y empapado con su Sangre, nos lavó las culpas de la carne. Por esto fue aprehendido en Jerusalén.

Entregado a los sacerdotes, escribas y fariseos, que lo llevaron a los gentiles para que lo escarnecieran. Después de haber sido abofeteado, insultado, herido, escupido y arrastrado por las calles de Jerusalén como un harapo inmundo.

Y los gentiles, después de haberlo flagelado y coronado de espinas, lo condenaron a morir en una cruz con una muerte infame, como un vulgar malhechor.

El pueblo que lo había honrado con los hosannas el Domingo de Ramos, pidió su muerte y en su lugar, pidió el indulto de un asesino.

flagelado-pasion

Y Dios lo permitió. Porque es el Cordero de Dios que expía por los pecados del mundo. Cargó sobre Sí con todas las culpas y con todos los dolores, para que el hombre fuese sanado. Más tarde llegó la Gloria, pero antes fue el Dolor. Más tarde llegó el derecho a juzgar, pero antes estuvo el deber de expiar.

En medio de un mar de Angustia, de un océano de Dolor; en el que su Madre y las almas-víctimas comparten, murió en un Patíbulo y tres días después por su Voluntad Divina, Resucitó.

Volvió a la Vida Eterna y Gloriosa como Hombre. Y volvió a la plenitud de ser Dios, con el Padre y el Espíritu Santo, después de haber padecido toda clase de afrentas y de ver su corazón atravesado por la Mentira y el Odio.

Entonces fue constituido Fundador del Nuevo Templo, en el que se encuentra la Fuente Santísima del Espíritu Septiforme. Pero antes Jesucristo fue la Víctima Inmolada que purificó la Casa de Dios.

La pareja Jesús-María es la destinada a anular todo lo que hicieron Adán-Eva y devolvieron al linaje humano al punto en que fue creado: reyes ricos en gracias y dones para una regeneración completa. Perfectos en Obediencia, en Amor y en Santidad.

1jencuentro-maria

Por una infidelidad de la Mujer, el género humano conoció el Pecado, el Dolor y la Muerte. Por la fidelidad de la Madre Santísima, la Virgen Inmaculada, el género humano ha obtenido la regeneración a la Gracia. Y por Ella, el Perdón; la Alegría Pura y la Vida.

Esta Gracia si bien no anula todas las consecuencias del Pecado Original, y que son el Dolor, la Muerte y los estímulos restantes para dar pena, miedo y batalla. Ayuda fuertemente a soportar el dolor presente con la esperanza del Cielo.

Ayuda a afrontar el miedo de morir, con el conocimiento de la Misericordia Divina. Ayuda a rehacer y domar los estímulos, con las ayudas sobrenaturales por los méritos de Cristo y los Sacramentos instituidos por Él.

Adán quedó mutilado de la Gracia y de la Vida sobrenatural, de la Inocencia, Integridad, Inmunidad, Inmortalidad y Ciencia. Y como cabeza de toda la Familia Humana, ha trasmitido su penosa herencia a todos sus descendientes.

Pero la Humanidad ha sido más afortunada. Por medio de Jesús-Salvador-Redentor, ha obtenido la curación.

Más todavía, la ‘recreación’ en la Gracia: la vida del alma. Y por los sacramentos por Él instituidos, las virtudes que éstos infunden.

Los dones del Espíritu Santo han obtenido también los medios para crecer siempre más en perfección, hasta alcanzar el culmen con la ‘supercreación’ que es la santidad.

Pero ni siquiera el sacrificio del Hombre-Dios que ha restituido la capacidad de amar, conocer y servir a Dios en esta vida y poseerlo con júbilo en la otra. Ha cancelado las cicatrices de las grandes heridas que el hombre se infirió voluntariamente.

Y especialmente de la Triple Concupiscencia que está siempre pronta a rehacerse llaga, si el espíritu no vigila teniendo sujetas las malas pasiones.

El hombre regenerado hijo de Dios por medio de Jesús, conoce esto que Adán no conocía. Conoce a cual inmensidad llega el Amor del Padre, que da a su Unigénito para cancelar con su Sangre, el decreto de condena de la Humanidad decaída por su Progenitor.

Nada de cuanto hay en la Creación debe estar privado de incentivos o de consecuencias buenas.

El mundo odió a Jesús sin motivo alguno. Cuando pensó destruirlo, hizo que el hombre regresara a Dios. La aparente victoria de Satanás, fue su verdadera derrota.

EL PRIMOGÉNITO

Jesús es el ‘Primogénito entre los muertos’ siguiendo el orden divino y humano.

Primogénito siguiendo el orden humano, porque Hijo por parte de Madre de Adán, que nació como debieron nacer todos los hijos de los creados por Dios: con procreación privada de Lujuria y de Dolor.

Por eso se le llama Hijo del Hombre, pues Él fue por línea humana el Hijo Primogénito (vivo en la Gracia) de Adán.

Primogénito del Padre siguiendo el orden divino, porque es el Hijo del Padre Celestial. Generado por Él y NO CREADO por Él. Generar quiere decir producir una vida. Crear quiere decir formar. El artista puede crear una obra; pero solo un padre y una madre, pueden generar una vida.

Nada impedía al Verbo de Dios aparecer entre los hombres, materializando su espíritu como un hombre adulto y amaestrar en la perfección de la Ley, repitiendo un prodigio que ya había realizado antes. (Génesis 18, 1-3)

Pero para la Justicia era necesario un Sacrificio.

Y Él quiso volverse un pequeño germen que madura en un seno de mujer. Y después, un pequeñín que llora y se amamanta para vivir. Pasando por todas las etapas de la vida: niño, adolescente, joven, hombre, al igual que cualquier nacido de mujer.

Y en el nacer y en el morir, fue igual a todos los hombres. Él, Dios; no quiso ser diferente de nosotros, puesto que por amor quiso convertirse en Hombre.

ADVIENTO ECOGRAFIA

Las únicas diferencias estuvieron en su Perfección Humana y Espiritual, porque Él quiso conservarlas tales. Y en su Pasión que completó de manera tremenda: en el cuerpo, en la mente, en el corazón y en el espíritu, como ninguna criatura lo padeció.

Y Él para Sí lo quiso, aun siendo el Eterno Inocente, que ningún castigo merecía. Jesucristo amó tanto al hombre, hasta el extremo de odiarse a Sí Mismo y derramó toda su Sangre por nosotros.

Y para salvar al hombre, tomó un alma y descendió del Cielo, al seno de la Inmaculada.

El amor materno cuando es justo, es el amor más completo, más perfecto. El más alto de los amores de la Tierra. Para María no era solamente el amor de la madre que ama a la criatura que se forma en ella y que es el fruto del amor de dos criaturas.

María amaba a Dios en su Hijo, que había venido a Ella para hacerse Hombre en su carne. Miraba su vientre inviolado y veía que era la Custodia Viviente de Dios Vivo en Ella.

Sentía palpitar el otro corazón y sabía que era el Corazón de Dios, hecho Carne.

sagrado-corazon-de-jesus

El Corazón de Jesús fue formado por el Espíritu Santo, generador de la Humanidad Santísima del Verbo: Dios conteniéndose a Sí Mismo, en la Perfección de la Perfección de Jesucristo.

El Corazón de Jesucristo formado por los Fuegos de la Caridad y los Lirios de la Purísima, testimonio del sublime aniquilamiento del Verbo, para que se perfeccione a Sí Mismo como Hombre, en la Caridad. ¿Habrá un Trono, un Altar, un Templo, más sagrado y más suyo que éste? Definitivamente, NO.

Él vino para perfeccionar la Ley y volverla clara con sus enseñanzas y practicable con su ejemplo. Él vino y tanto ha amado el Bien y rechazado el Mal, que aceptó morir para que el Bien triunfase en el mundo y en los corazones.

Y el Mal fuese vencido por la Sangre Divina.

Y con su sacrificio y su Redención obtuvo que los santos que NO REHÚSAN SEGUIRLO por el Camino de la Cruz, compartan con Él, la Gloria de la Resurrección. El Apóstol Juan fue el primero en comprender lo que había en el Corazón de Jesús.

sag-corazondejes

Todos los santos son frutos de ese Corazón, del amor por ese Corazón. A los que no se separan de Él, Él los lleva al Cielo como una parte de Sí Mismo.

Jesús con su Muerte destruyó nuestra muerte y nuestras culpas las anuló con su Sangre. Él nos ha rescatado del Mal. Él lo ha dejado impotente para perjudicarnos en la vida futura, clavando nuestros males en la Cruz y filtrando nuestro espíritu a través de Él, para darnos la sanidad.

Y a cada alma en particular deificarla. Y al alcanzar la perfección, compartir con ella la gloria de la Resurrección. 

Y la dulce voz de Jesús nos dice:

“Venid, mis brazos están abiertos. Sobre la Cruz me dolía el tenerlos clavados solamente porque no podía estrecharlos en torno a vosotros y bendecirlos. Pero ahora soy libre de atraerlos a mi Corazón. Mi boca tiene besos de Perdón y mi corazón tiene tesoros de Amor.

Dejad las riquezas injustas y venid a Mí, Riqueza Verdadera. Dejad los goces indignos y venid a Mí, Gozo Verdadero. ¡Cómo os sentiréis alegres, de una espiritual felicidad, si confiáis en Mí! Yo soy el Dios de la Paz. De Mí brotan todas las gracias.

Todo dolor en Mí se calma. Todo peso se vuelve ligero. Todos vuestros actos cumplidos en mi Nombre, se revisten de mi Belleza. Yo puedo daros todo si venís a mi Corazón y no de manera humana, sino sobrehumana, eterna, inefablemente dulce. No les digo que no conoceréis el Dolor. Lo he conocido Yo que Soy Dios. Pero les digo su dolor se volverá suave si lo sufres sobre mi Corazón…

Venid, dejad aquello que muere. Aquello que hace daño. Aquello que quiere el Mal. Venid a Mí que os amo. A Mí que sé dar las cosas que no perjudican y no mueren. Ayudadme con vuestra voluntad. La quiero para actuar no porque Yo la necesite. Sino porque es necesaria para vosotros, para merecer el Reino.

Venid. Ayudadme a rechazar al Infierno en el Infierno y a abriros el Cielo.

Yo comencé a consumar mi Sacrificio para vencer a Satanás, al Mundo y a la Carne, a partir del primer acto de mi Voluntad contra las voces de la carne, del mundo y de su Rey Tenebroso.

Morí a Mí Mismo para haceros vivir con mi ejemplo y morí sobre la Cruz para daros la Vida. Destinado a ser vuestro Pontífice Misericordioso, debía por experiencia propia conocer a la perfección las luchas del hombre y permanecer fiel delante de Dios a fin de enseñaros a permanecer fieles.

Recordadlo: YO TE AMO TAL COMO ERES EN ESTE MOMENTO…”

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA  

N32 EL TIEMPO SE TERMINÓ


1FinalDeLosTiemposPronto1LG

Agosto 17_2009

Mensaje de Dios Padre a J. V.

Habla Dios Padre:

Hijitos Míos, mucho Amor se ha derramado sobre todos vosotros, sobre la humanidad entera, por muchos siglos. Mucho Amor os he regalado Mis pequeños,

habéis tenido muchas oportunidades de crecer, de vivir más en Mi Vida, de alimentaros con un Alimento Divino, que solamente puede venir de Mí, vuestro Dios y la humanidad entera lo ha despreciado.

Ciertamente hay algunos de vosotros que queréis crecer, que no aceptáis lo que una gran mayoría hace; pero vuestro crecimiento es lento.

1mundo

Ciertamente os queréis apartar del mundo, pero estáis llenos de mundo y caéis; aunque os levantáis.

Pero el error persiste, la maldad aún está en vuestro corazón y tenéis momentos en vuestra existencia, en donde aprovecháis la corrupción y la maldad que os rodea, para sacarle provecho a ésas situaciones que queréis vosotros para vuestra vida y no aceptáis vivir rectamente; porque a veces se os hace difícil y aprovecháis los medios corruptos para obtener lo que queréis.

La maldad sigue avanzando alrededor del mundo y queréis seguir aprovechando ésos medios corruptos para obtener lo que queréis y hay hermanos vuestros, que han llegado a tal grado de corrupción;

2Enriquecimiento_Ilicito

que son los que se están aprovechando de estos momentos difíciles alrededor del mundo para quitarle a los buenos, a los cumplidos; lo que ellos no han trabajado.

Roban, destruyen, matan, con tal de obtener lo que vuestros hermanos tienen.

0secuestro

Y el fariseísmo persiste; porque así se aprovechaban los fariseos de su mismo pueblo.

Ved, Mis pequeños cómo no ha cambiado el mundo.

SATANÁS, OS SIGUE ATACANDO DE LAS MISMAS FORMAS QUE EN EL PASADO Y VOSOTROS NO ENTENDÉIS. 

0parabola-del-rico-y-lazaro

Si leyerais las Escrituras, veríais exactamente que la situación de vuestro mundo en estos momentos, ya estaba ejemplificado en las Sagradas Escrituras, en el Antiguo Testamento.

Podéis ver claramente lo que sucedía cuando Me dabais la espalda y sabréis qué es lo que os va a pasar, si persistís en vuestra idea y en vuestra negación hacia Mí.

Mucha maldad se ha acumulado en el corazón del hombre, ya no os tratáis como verdaderos hermanos, os tratáis de destruir los unos a los otros.

Os queréis quedar con lo que el hermano tiene, con todo tipo de bienes materiales y aún humanos; porque ya no respetáis a vuestros hermanos ni a sus familias ni a sus esposos e hijos.

4Ambición

Os queréis quedar con todo. Ya no os importa el pecado, no os importa vuestro estado de Gracia, no os importa nada; solamente queréis gozar, queréis tener, queréis ser más que los demás en lo material.

La soberbia del hombre está llegando a niveles muy altos y por otro lado, la envidia de aquellos que no tienen.

Y esto no es bueno para el corazón del hombre. Ha causado que muchas guerras y matanzas entre hermanos. Comenzaron por ahí, al ver cómo unos tenían mucho más y al ver, cómo aquellos que tenían mucho, se burlaban de los de abajo.

No se puede degradar al hombre y ahora lo están provocando masivamente y a eso os está llevando Satanás.

4k-8-722x505

¿Por qué no comprendéis los signos de los Tiempos? Ya están escritos Mis pequeños, están ejemplificados en las Sagradas Escrituras.

El hombre sigue cayendo en los mismos defectos y pecados abominables y así Satanás va a provocar ésa guerra entre hermanos; de aquellos que tienen menos, contra aquellos que tienen más.

Porque el que tiene más, querrá seguirle quitando al pobre lo poco que tenga y el pobre, al envidiar lo que tiene el rico, aunado al odio que crecerá más en su corazón.

Porque además, querrán quitarles posesiones, mujeres, hijas; es cuando el pobre ya no soportará la prueba y empezará la gran lucha entre hermanos.

6lucha-de-clases-manifestacion-boda

Todo esto sucede, Mis pequeños; porque seguís viviendo en la maldad, aceptáis la maldad y la engrandecéis en vuestro corazón, en lugar de luchar contra ella.

No hacéis casi nada o simplemente nada; por tratar de crecer en virtud y en amor, como os he pedido tanto a lo largo de los siglos.

OS HE ENVIADO A MI HIJO JESUCRISTO PARA QUE OS ENSEÑARA ESTO.

El mismo Maligno Satanás, atacó a Mi Hijo; pero no pudo, porque él vio en Él al Santo de los Santos. Lo reconoció después de que vio Sus actos.

1mandamiento principal

Y estáis llamados a ello, a vivir también de actos santos, transmitirMe a vuestros hermanos, vivirMe para vuestros hermanos; pero no estáis dando éste ejemplo.

Por otro lado, ¿De dónde podréis aprender si no estáis recibiendo ejemplo de los que están más arriba que vosotros?

Mis mismos ministros: los sacerdotes a todos niveles de la Iglesia, que son los que debieran estar dando el ejemplo de vida, ya no lo dan.

7obispo-franz-peter-tebartz-van-elst

Vosotros mismos sabéis que los hijos pequeños en una familia, aprenden primeramente de los actos y el ejemplo de los padres y así es como van normando su conducta,

¿Cómo pues, queréis crecer en virtud y en amor si aquellos mismos: Mis ministros sacerdotes de la Iglesia, que debieran ser los padres de la Fé; no están siendo ejemplo a seguir?

UN PECADOR Y UN SANTO

UN PECADOR Y UN SANTO

Los gobernantes de las naciones tampoco dan ejemplo de honestidad, de pureza de corazón, de justicia entre los hombres.

¡Ayde aquellos a los que les he dado ésa capacidad de gobernar!, ¡Pobres de aquellos en su juicio personal que no entreguen buenos resultados por el ejercicio del poder que Yo les concedí!,

Mucho se les dio, mucho se les pedirá y vuelvo a repetir, ¡Pobres de aquellos que aprovecharon ése sitio de poder que Yo les concedí y se aprovecharon de sus hermanos!

¡Que vivieron en la injusticia, que vivieron en la maldad y que fueron repudiados por los pueblos; porque vieron en ellos: maldad, corrupción, muerte, destrucción!,

VOY A SER IMPLACABLE CON ELLOS, PORQUE SE LO MERECEN.

9ELPadrinoCSG

Debieron haber producido amor y justicia entre los hombres, paz entre los pueblos y se vendieron a Satanás y causaron todo lo contrario de lo que Yo quería que vivieran y enseñaran

¡Pobres de aquellos padres de familia que no transmitieron valores a sus hijos, que no transmitieron vida, vida espiritual, paz en su corazón, que no los llenaron de virtud, de amor, de enseñanza de vida para que ellos transmitieran posteriormente ésa vida!

También serán juzgados fuertemente; porque Yo Soy un Dios Justiciero; aunque Misericordioso.

10th60VTZCDW

Pero Mi Justicia es recta y tiene bases fuertes cuando castigo; porque conozco vuestro interior, conozco vuestro pensamiento, conozco vuestros actos, nada se escapa a Mi Mirada.

Mis pequeños, se acerca el Juicio ¿Cómo estaréis ante Mí, vuestro Dios? ¿Cómo estarán las naciones enteras? Habrá mucho llanto y dolor en todos los pueblos de la Tierra,

Llegará el momento Mis pequeños, en que os concederé que conozcáis vuestro interior ante Mis Ojos.

Vosotros mismos os juzgaréis bajo Mi Mirada y conoceréis vuestro interior con Mi Juicio Verdadero y ahí empezará vuestro llanto y vuestro dolor;

Porque conoceréis cómo os habéis comportado ante Mis Leyes y ante Mis Mandatos.

11lesson06-04

Conoceréis cómo despreciasteis Mi Amor y cómo vivisteis en la maldad. Conoceréis la maldad en vuestro corazón como cuando aparentabais transmitir un bien o vivir en un bien y vuestras intenciones eran todo lo contrario.

Conoceréis perfectamente vuestra maldad interior y asco os dará conoceros verdaderamente ante Mi Justicia.Y lloraréis…

Y espero que os arrepintáis, PORQUE SI NO OS ARREPENTÍS ; más grave será vuestra situación ante Mí, vuestro Dios

1_satan-lake-fire

Os queda poco tiempo, Mis pequeños. Empezad desde ahora. Arrepentíos de vuestros pecados.  Cambiad vuestra vida y vividla de acuerdo a Mi Voluntad.

Todavía podréis lograr algo; todavía podréis alcanzar Vida; todavía podréis ayudar a vuestros hermanos con vuestras oraciones

Pero, por Mi Misericordia y porque escucho el lamento de aquellos que aman; tengo que detener ya la vida sobre la Tierra como se está llevando ahora.

3malicia

Todo tiene un límite y vuestro límite ha llegado. Siempre pensáis que el tiempo todavía se alargará.

Yo os digo, Mis pequeños que ya no se va a alargar esto. Os prometo Mis pequeños, que en un muy poco tiempo de vuestro tiempo del que vosotros contáis, meses serán en que graves acontecimientos se sucederán uno a otro alrededor del mundo.

Situaciones muy graves a vuestra paz interior y exterior, se irán sucediendo una tras otra. El hombre irá perdiendo la paz interior y exterior; porque al ir conociendo todas las situaciones graves que se darán alrededor del mundo, no tendréis paz. Sabiendo que si todavía no os llega el momento a vosotros y a vuestro pueblo, sabréis que pronto os llegará también

12-7 iglesias

Ciertamente son momentos difíciles que pasaréis, pero es purificación para vuestro bien. Porque no va a ser igual para unos que para otros. Ciertamente, si Me habéis buscado y habéis tratado de vivir para Mí y habéis respetado Mi Amor, Mis Leyes, Mi Vida en vuestro corazón, los acontecimientos no serán graves para vosotros.

No es lo mismo en una familia, aquél que comete una travesura inocente, aunque fuera fuerte y dañina; que aquellos que premeditadamente estudian cómo hacer un mal a los hermanos y un mal que les puede causar un dolor muy grave.

Ciertamente el primero tendrá su castigo, de acuerdo a la travesura que haya causado; en cambio el segundo, tendrá un castigo mucho más fuerte; porque lo hizo deliberadamente y con una alevosía plena.

Gavel and Figure of Justice

ASÍ SERÁ TAMBIÉN VUESTRA PURIFICACIÓN.

Algunos tendrán una purificación, o sea un castigo menos fuerte y otros, quizá hasta se ganen la condenación eterna; porque actuaron con dolo y maldad contra Mí y contra sus hermanos.

Me duele Mis pequeños, anunciaros todo esto; PERO EL TIEMPO SE TERMINÓ,

Tengo que actuar por aquellos que están implorando Mi Misericordia.

Tengo que escuchar a los hijos buenos, tengo que salvarlos de las garras de Satanás.

1infierno_almas_pecado

Orad pues Mis pequeños, sois del rebaño escogido, habéis escogido la mejor parte. Y así como a María, no se os quitará.

Escuchasteis Mi Voz, la seguisteis y la cuidasteis en vuestro corazón y no solamente os quedasteis ahí, sino quisisteis engrandecer toda ésa Sabiduría que se puede obtener de Mí, para que poco a poco Me fuerais amando más

Yo no puedo castigar a un alma que está en esa situación, al mismo nivel que aquél que está en contra Mía, que destruye la vida, que destruye Mi Amor entre los hombres.

INOCENCIA USADA PARA LA MALDAD ¿CÓMO LES IRÁ A SUS PROFANADORES?

INOCENCIA USADA PARA LA MALDAD
¿CÓMO LES IRÁ A SUS PROFANADORES?

Por eso os he dicho tantas veces Mis pequeños; que si hay alguien Justo, ése Soy Yo, vuestro Dios.

Esto os lo digo nuevamente para que confiéis en Mí, para que no os preocupéis con lo que os vaya a pasar. Yo cuido a Mis hijos buenos y castigo a los hijos malos…

 Pero sí os pido Mis pequeños, que oréis fuertemente y de todo corazón, por vuestros hermanos que viven en el mal; que viven traicionando al Bien, que viven arraigados a la podredumbre, que viven obedeciendo a Satanás.

Seguid creciendo en el Amor y estad seguros Mis pequeños, que algo muy bello y muy grande veréis pronto. Yo os cuidaré de los ataques de Satanás; porque seréis un nuevo pueblo; el Pueblo Escogido que gozaréis las bellezas de Mi Corazón.

1thBXB6C8U3

Vida bellísima veréis, bellezas inimaginables para el hombre; habéis confiado en Mi Omnipotencia y la gozaréis Mis pequeños, os lo aseguro.

Sí, Me duele ver la parte mala del hombre y la castigo; porque ellos Me han castigado primero con su desprecio y su maldad.

Me cambiaron a Mí, vuestro Dios y Creador, por un ángel malvado y traicionero.

A pesar de que se les dio la oportunidad de regresar a Mí, no quisieron. Conocieron perfectamente de Mi Bien y de Mi Amor y siguieron despreciando Mi llamado.

Así como vosotros tuvisteis libertad para escoger el Bien, ellos también la tuvieron y escogieron el Mal.

15lucifer

Benditos seáis Mis pequeños, los que habéis escogido el Bien; porque os esperan regalos inimaginables para la mente del hombre. Confiasteis en Mis Bondades y en Mi Amor y ahora seréis recompensados con ellos.

NO TEMÁIS A LOS ACONTECIMIENTOS, cuando empecéis a escuchar de destrucciones, muertes y de más situaciones graves que se sucederán.

Venid a Mí, poned vuestra cabeza en Mi Pecho, Yo os acurrucaré hacia él, os apretaré a Mi Corazón, para que no temáis; para que os sintáis protegidos por vuestro Padre, que todo lo puede.

Así como el hijo, que se asusta con el trueno y va a buscar al padre o a la madre para buscar protección, así será en estos tiempos.

Venid pues, con confianza, pidiendo Mi ayuda e inmediatamente os la daré. Son tiempos de gran prueba, se os probará en el AMOR a todos vosotros.

1Good-Samaritan-Mormon

Aún aquellos que estáis Conmigo, también tendréis vuestra prueba en el Amor y es para que os acerquéis todavía más a Mí.

Para que confiéis plenamente en Mí para que seáis niños en totalidad, niños confiados en vuestro Dios.

Os amo Mis pequeños, no despreciéis todo esto que Yo os he dicho. No desoigáis Mi llamado y Mis Consejos. No desconfiéis nunca de Mi Amor, os lo pido Mis pequeños; porque Mi Amor es el que se va a manifestar en breve en toda la humanidad y si estáis en el Amor, agradecidos os sentiréis, porque os llamé desde que erais pequeños.

Porque respondisteis cuando crecisteis y os afianzasteis en éstos momentos de prueba.

Os bendigo Mis pequeños. Bendigo a la humanidad entera, aún a aquellos de Mis hijos que viven en el error; porque son Mis hijos. Aunque la Bendición no hace el mismo efecto en el hijo malo que en el hijo bueno,

jesusbendice

Pero Mi Bendición llega a todos vosotros. Os amo, os amo, Mis pequeños.

Mensaje de Dios Padre, Dios Espíritu Santo, y La Santísima Virgen María a  J.V

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Padre y Creador y así como vosotros, que sois padres en la Tierra, conocéis a vuestros hijos, conocéis su carácter, conocéis su forma de ser, sabéis cómo reaccionan en determinadas situaciones; así Yo os conozco y os conozco perfectamente, más que los padres de la Tierra conocen a sus hijos.

16Visitaralosencarcelados

Y porque os amo Mis pequeños. Y porque quiero la salvación de todos, vais a tener señales. Señales en lo material, en lo físico, alrededor del mundo; ciertamente fuertes, Mis pequeños y que se saldrán de toda lógica humana; para que os deis cuenta que hay Alguien más poderoso  que puede lograr esto.

Ciertamente muchas almas regresarán a Mí, vendrán a buscar Mi ayuda y protección, al ver todas estas situaciones que se darán alrededor del mundo; porque el miedo, el temor a lo que pueda suceder, los acercará a Mí.

Y luego, Yo los traeré a Mi Corazón y el miedo se tornará en amor, en alegría, en paz;

17CORAZON

porque todos aquellos que Me siguen, que están Conmigo; vienen a Mí, no por temor, ni para vivir en el temor.

Si vienen por temor, será como un niño asustado que se ha salido del hogar y que se asusta ante el mundo y las situaciones que se están dando. Y así regresaréis muchos de vosotros, porque os salisteis de la Casa Paterna; quisisteis hacer vuestra voluntad y os asustásteis con el mundo y con lo que Satanás os quiso hacer para que destruyera vuestra alma, destruyera vuestro ser.

Por eso Mis pequeños, os advierto y os advierto con Amor. Os advierto como un padre amoroso haría con los hijos cuando salen del hogar sin permiso y se van a hacer lo que es su voluntad.

Tendréis os repito, situaciones fuertes, dolorosas, que os asustarán; que no sabréis qué hacer en ésos momentos; especialmente aquellos que no contáis con Mi apoyo, porque no lo habéis buscado.

VERÉIS COSAS MUY, MUY DIFERENTES A LO QUE NORMALMENTE VEIS EN LA NATURALEZA…

Y esto será para que vosotros empecéis a reaccionar y empecéis a daros cuenta que os habéis alejado de Mí, vuestro Dios y Creador. Que Yo os estoy esperando, que abro Mis Brazos, para que vosotros, TODOS vosotros lleguéis de regreso a Mí, porque Yo os voy a proteger. 

13 PADRE CELESTIAL

Ciertamente Satanás, ante toda esta situación que Yo permitiré, que parte saldrá de Mí y parte de él; no solamente tratará de atemorizaros, sino también de destruiros.

Por eso deberéis acercaros lo más pronto posible a Mí; para que Yo os proteja de todo lo que se dará.

Os amo Mis pequeños, amo vuestra vida, amo vuestro corazón, amo vuestra alma, os quiero proteger contra la destrucción, que Satanás quiere producir alrededor del mundo.

Que Mi Amor os proteja, que Mi Amor os cubra y que la Gracia del Espíritu Santo esté sobre vosotros y os haga reaccionar para que todos regreséis a Mí. Gracias, Mis pequeños

Hijitos Míos, Mi Hijo os dijo: “ámense los unos a los otros como Yo os he amado”.

Él mostró ése Amor, el Amor de todo un Dios entre los hombres, un Amor Divino, para que pudierais compararlo con el amor del ser humano, que creíais que era el verdadero.

Este Amor Divino es el que se debe posesionar de las almas, porque este es el Amor Divino que tenían vuestros Primeros Padres, Adán y Eva.

19ELEDEN

Ellos perdieron éste Amor Divino y debéis vosotros volver ahora, con vuestro libre albedrío y sobre todo, deseándolo de corazón a regresar al Amor Divino en vuestro ser,

Para ello, debéis vosotros ejercitar éste deseo, continuamente debéis repetir, en vuestro corazón, que deseáis que Mi Amor Divino se posesione nuevamente de vosotros, porque Yo no puedo entrar a los corazones si vosotros no Me lo permitís.

Yo respeto vuestro libre albedrío, Yo respeto vuestro ser, porque así Yo lo quise hacer para con vosotros; para que vosotros realmente os ganarais el Reino de los Cielos luchando por obtenerlo.

Ciertamente Soy vuestro Padre, vosotros Mis hijos y el Padre regala a los hijos infinidad de cosas; pero cuando van creciendo, después tienen que ganarse todos ésos regalos.

Cuando sois pequeños no podéis meditar sobre esto; porque todavía no tenéis el uso de razón ni tenéis todavía edad para saber que se tienen que ganar las cosas.

20confesores

Pero los padres desde pequeñitos, os van enseñando que si queréis algo; debéis hacer bien vuestra tarea, os debéis portar bien. De una forma u otra se os va enseñando que os debéis ganar las cosas.

Y por eso os pido Mis pequeños, que Me pidáis que Yo derrame Mis Bendiciones sobre vosotros, que os dé todo lo necesario para que os podáis ganar Mis Gracias; porque vosotros, ciertamente sois muy pequeños; no sabéis cómo actuar en verdadera Gracia, en verdadero amor, en verdadera humildad y sobre todo, en verdadera pureza ante Mí.

Satanás os ha desviado tanto, que ya vosotros no sabéis lo que es perfectamente bueno;

porque lo que es perfectamente bueno, viene de Mí y vosotros en el mundo, que estáis tan agobiados ya con el ataque de Satanás; ya no sabéis realmente lo que es bueno para vosotros y para vuestros hermanos.

Por eso, pedidMe de corazón, que Yo pueda ya entrar en vosotros, dadMe permiso Mis pequeños, de que todo un Dios: Yo, vuestro Padre; pueda entrar en vosotros,

 0let-him-in-greg-olsen

os purifique, limpie todo aquello que se ha ido deteriorando con los siglos y que ya podáis regresar a Mí, limpios, purificados y sobre todo, deseosos de estar ante Mi Presencia y vivir siempre en Mi Amor.

Haced vuestra tarea Mis pequeños; hacedla lo mejor posible, que el regalo ya está frente vosotros y se os dará, os lo prometo. Pero trabajad aunque sea un poquito, para recibirlo. Gracias, Mis pequeños.

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo. Vengo con vosotros, Mis pequeños; porque Soy Luz, Soy Amor, Soy Vida, Soy la Presencia Viva en el corazón de cada uno de vosotros, de vuestro Dios.

21bautismo del ES

Soy la Tercera Persona de la Santísima Trinidad y VIVO EN VOSOTROS, Mis pequeños, es un regalo inmenso que Nuestro Padre Dios hizo para cada uno de vosotros, que Yo pudiera habitar desde vuestra concepción, en vuestro ser.

Mis pequeños, estos son momentos en que Yo os llevaré hacia la Verdad. Os llevaré a la Luz Verdadera. Os llevaré al Amor Infinito de Nuestro Dios.

Soy Dios y reconozco la Paternidad del Padre, porque he sido Creado por Él y Soy el Amor Infinito de Él y que Yo Me doy hacia vosotros y vosotros estáis llamados a ser parte de ése Amor, porque fuisteis creados para el Amor y para vivir eternamente en el Amor.

Ciertamente Satanás se ha encargado de llevaros por caminos contrarios a la Verdad; para la que fuisteis creados y para la razón por la que tenéis ésta vida que Él os ha prestado para servirLe.

Mis pequeños, no os dais cuenta de éste don tan grande que habéis recibido de vuestro Padre, de vuestro Dios y Creador: El Don de la vida.

Servir a vuestro Dios, es lo más grande que un alma puede tener y especialmente, cuando se os ha dado el don de la vida y para que vuestro camino fuera seguro, fui puesto en vuestro interior.

Estoy en cada uno de vosotros para que vuestra misión sobre la Tierra fuera correcta, fuera verdadera, fuera llena de Luz y que vivierais y trajerais de regreso hacia el Amor, a todas las almas que pudierais.

22compartiendo el tesoro

No os imagináis Mis pequeños, os vuelvo a repetir; esta Gracia tan grande que habéis recibido, no la habéis meditado lo suficiente para que esta Gracia la pudierais vosotros agradecer de corazón a vuestro Dios, a Nuestro Dios, a Nuestro Padre.

Yo siendo Dios, lleno de Amor, deseo daros a cada uno de vosotros esa Vida, esa Vida Divina a la que vosotros debéis llegar.

Mucha maldad hay a vuestro alrededor y en lugar de tratar de evitarla, os habéis involucrado dentro de ella; os habéis ensuciado.

Vinisteis a luchar a la Tierra, a que el Amor de vuestro Dios se impusiera con delicadeza, con respeto, en todas las almas.

Y os digo “se impusiera” porque esa es la realidad en la que debéis vivir; pero no sois forzados a vivir en el Amor si no queréis. Vuestros actos, vuestras palabras, toda vuestra forma de ser; debe llevaros a vosotros mismos y a vuestros hermanos hacia esta realidad Divina: vivir en el Amor.

23evangelizando

Esta es la única y real función que tiene vuestra vida en la Tierra, producir Amor. El Amor que os enseñó vuestro Dios, Jesucristo Encarnado; para que pudierais tomar de Él ejemplo, ejemplo humano y llevarlo a vuestro corazón.

Yo no os abandono, siempre estoy con vosotros; pero hay tantos, tantos de vuestros hermanos que están tan distraídos en el mundo; que a pesar de que Yo Vivo en vuestro interior, no se Me toma en cuenta; no Me buscan, no buscan Mis Consejos, no buscan tener una vida interior.

A veces, hasta temen entrar dentro de su corazón, porque están temerosos de ver su realidad pecaminosa.

Pero, Mis pequeños, para eso estoy Yo. Os conozco perfectamente, no podéis esconder nada ante Mí. Y aún así, conociéndoos y conociendo vuestra pequeñez y debilidad, os acompaño en todo momento; para que pongáis vuestro corazón sobre Mi Corazón y os ayude a que éste se purifique y que podáis presentaros en algún momento, ante Nuestro Padre y Nuestro Dios; purificados.

24SIGNIFICADO DEL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO

Y que la Gracia de Nuestra Santísima Trinidad, os lleve a la perfección y podáis gozar eternamente el regalo al que habéis sido llamados.

Mis pequeños no Me abandonéis, debéis saber que estoy en vosotros. En cualquier momento de tribulación, si no obtenéis ayuda externa; la mejor ayuda que tendréis, es entrar a vuestro corazón y platicar Conmigo. PedidMe ayuda, Yo Soy vuestro Dios y os podré ayudar en todo lo que necesitéis.

Mis pequeños, estáis llamados a algo grande, a algo inmenso. Mi Gracia está con vosotros. Mi Poder Divino está con vosotros; solamente necesito vuestra humildad, vuestra sencillez y sobre todo, vuestro respeto a Mi Presencia en vosotros.

No llenéis vuestro corazón y vuestra alma con la maldad de Satanás; ensuciáis Mi Presencia, Me ensuciáis a Mí, que Soy vuestro Dios y que Vivo en vuestro interior.

YO NUNCA SALGO DE VUESTRO SER; pero quiero que vuestro ser esté limpio, esté puro y esto lo puedo lograr Yo.

INOCENCIA PROFANADA

INOCENCIA PROFANADA

Y si entendéis esto que os acabo de explicar, que siempre estoy con vosotros; por favor Mis pequeños, no Me hagáis Vivir, -perdón-, junto con las porquerías con las que llenáis vuestro corazón y en las que todo un Dios no debe estar:

Tanta maldad y tanta suciedad con la que llenáis vuestro corazón y que aceptáis de Satanás, cuando Yo estoy viviendo dentro de vosotros. Yo no Me merezco esto que Me hacéis. Gracias, Mis pequeños.

Habla La Santísima Virgen María:

Sí hijitos Míos, ésta Maternidad que Me concedió Nuestro Padre Dios, para que a través de Mí vuestra Madre, llegara El Salvador a la humanidad, fue una Maternidad física. Ciertamente Lo tuve en Mi Vientre ésos nueve meses Divinos, Celestiales.

Una Gracia inmensa, grandísima que Nuestro Dios hizo en Mí, Su Esclava, Su Pequeña, Su Creaturita.

Pero Mis pequeños, Mis hijitos; vosotros estáis llamados también a llevar a cabo una MATERNIDAD ESPIRITUAL.

MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

Todos vosotros estáis llamados a traer en vuestro interior a Mi Hijo y es más, a que también Él Viva plenamente en vosotros.

También es una Gracia inmensa, que Nuestro Padre Dios en Su Santísima Trinidad, hace a cada uno de vosotros.

Meditad esto Mis pequeños; porque es un regalo grandísimo que tenéis cada uno de vosotros, el que Mi Hijo pueda habitar en vosotros y podáis darLo a vuestros hermanos.

Sí Mis pequeños, gozad este regalo tan grande, de la Presencia de todo un Dios en vosotros y que podáis también darLo a vuestros hermanos como Yo Lo di a la Humanidad entera.

Yo en Mi “fiat”, acepté que Mi Hijo pudiera Encarnarse y venir a la Tierra; ahora es vuestro momento Mis pequeños;

SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS

SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS

También dad vuestro “fiat” a Nuestro Dios y Creador, para que también la Presencia de Mi Hijo se dé en estos momentos de tribulación mundial.

Son vuestros momentos; sois Mis hijos; sois Mi Calcañal; sois la Fuerza del Cielo en estos momentos de la humanidad; en estos momentos de la historia, en estos momentos del cambio.

Tenéis esa Gracia inmensa Mis pequeños, en donde se va a dar el parteaguas, como se dio cuando Mi Hijo vino a la Tierra.

28_MadreIglesia

Y así como se habla del Antiguo y Nuevo Testamento, del antes de Cristo y después de Cristo; se habla ahora de la Venida de Mi Hijo para este nuevo tiempo de purificación.

Va a ser el fin del viejo hombre y vendrá el nuevo hombre. El hombre nuevo, que habitará los Cielos Nuevos y Tierras Nuevas, a las que seréis los elegidos vosotros, los que os habréis llenado de Gracia y de Amor y sobre todo, los que han aceptado la Voluntad Divina de Nuestro Dios en sí mismos y en su vida.

¿Ahora os dais cuenta Mis pequeños, de vuestra posición, en estos momentos de la humanidad; la Gracia tan grande que ha hecho Nuestro Dios con vosotros? Termina un mundo viejo y estáis vosotros, con Nuestra ayuda, iniciando un Mundo Nuevo.

Estáis viendo por un lado la obscuridad, la maldad de un mundo viejo, pero por otro lado, estáis viendo también la Luz, LAS PROMESAS, QUE YA SE VAN  HACIENDO REALIDAD, Promesas antiguas, Promesas actuales; en donde estáis viendo que se van acercando ya los Cielos Nuevos y Tierras Nuevas, para que gocéis el Amor Pleno de Nuestro Dios.

29segunda venida

La maldad acabará, la Bondad reinará, tenéis en estos momentos ambas cosas. Tenéis el libre albedrío; pero los que estáis llenos de amor o estáis buscándolo; tendréis ésa Gracia grande de Nuestro Dios, de gozar el regalo prometido y que lo estáis sintiendo ya en vuestros corazones.

Estáis ansiando ya vivirlo, sabéis que existe, tenéis ésa Fe; habéis aceptado en vuestro corazón las Palabras de Mi Hijo, las Palabras de los Evangelios, LA FE OS ESTÁ LLEVANDO A OBTENER ÉSE REGALO GRANDE.

Pero también Mis pequeños, hay que terminar la Tarea.

Todavía falta que el Amor destruya la maldad de Satanás y por eso, os debéis dejar invadir por la Presencia Santa y Divina de Mi Hijo en vosotros. Para que vuestros actos y vuestra presencia en esta Tierra, sea una realidad Divina.

Que vuestra presencia sea de Luz, para terminar con estas Tinieblas que ya se están terminando,

30rescatando ovejas

Porque el Amor vencerá toda la Maldad de Satanás.

Aunque estéis viendo como que ésta se va acrecentando, porque así es Satanás; sabe que él tendrá su fin y luchará hasta el final; cuando definitivamente será vencido por el Amor, por la Virtud, por la Gracia Divina de Nuestro Dios.

Sois Mis hijos, estoy con vosotros, Soy vuestra Madre y os acompañaré en todo momento. Y agradeced Mis pequeños, esta Gracia tan grande que os ha dado Nuestro Dios: la de estar en este momento de la humanidad, en este parteaguas que se está dando y que vosotros sois partícipes de él.

Agradeced a Nuestro Dios, como esta Humilde Esclava de Nuestro Dios, agradece. Gracias, Mis pequeños.

31reinadelcielo

 Habla Dios Padre:

Hijitos Míos, prácticamente la humanidad entera se desvive por obtener las cosas materiales, lo que el mundo os da. Se os enseña desde pequeños, que debéis estudiar para obtener un trabajo y a través de él, os podáis llenar de las cosas del mundo que necesitáis para vivir cómodamente. Y así os afanáis, prácticamente toda vuestra vida y vuestros valores se vuelven simplemente materia y así os clasificáis: el que más tiene, es el más exitoso y se le respeta por ése supuesto éxito, por haberse llenado de más bienes del mundo.

Sale en cartelones, su fotografía está en todos lados, alabanzas se les hacen, se les invita a todos lados, porque tienen mucho del mundo.

Mis pequeños, ¿Os dais cuenta de los errores en los que caéis y cómo os ha engañado Satanás? Estas almas que se han llenado de tanto de lo material, llegará un momento en que llorarán haber perdido tanto tiempo; por haberse afanado en nada más llenar sus bolsillos, llenarse de cosas materiales, llenarse de posesiones,

32riqueza

que solamente han sido lastre para que ellos pudieran llegar a Mí y pudieran alcanzar el Verdadero Tesoro, que era el Reino de los Cielos.

Vosotros, todos vosotros en algún momento habéis caído en este error y lo habéis transmitido a vuestros hijos y vuestros hijos a sus hijos y así por generaciones se ha dado; en donde vosotros mismos les aconsejabais que buscaran los valores de la Tierra y poco o prácticamente nada, les disteis de educación espiritual.

Su alma quedó vacía, lo que debisteis de haber llenado; porque los debisteis haber educado para la verdadera vida que cada uno de vosotros tendréis eternamente; ésa vida espiritual quedó vacía, NO LES PREPARASTEIS.

Ciertamente, tuvieron lo del mundo, pero infinidad de almas llegan ante Mi Presencia y su alma está vacía; no saben qué hacer ante Mí.

Lloran, lloran el haber perdido su tiempo, por haberse llenado de las cosas del mundo y en el momento en el que sienten Mi Amor y que saben que eso es lo valioso para el alma; LLORAN EL HABER DESPERDICIADO SU TIEMPO EN COSAS DEL MUNDO;

33las-vegas-strip (1)

Porque Mi Amor realmente es lo que hace que el alma se satisfaga, se dé como debe ser.

Mucho error hay en el mundo y vosotros sois parte de ese error.

Enmendad vuestros errores, pidiéndoMe que Mi Santo Espíritu llegue a todos los corazones de toda la humanidad, que lo que no pudisteis dar vosotros a vuestros hijos, a vuestros hermanos, a sus hijos; que la Luz de Mi Santo Espíritu les provea lo que vosotros no quisisteis o no pudisteis dar.

Sed humildes Mis pequeños, ante Mi Presencia y pedidMe perdón por lo que no pudisteis hacer con vuestros hijos o lo que vuestros padres no pudieron hacer con vosotros.

34consumismo

Y así pedidMe, para que Mi Santo Espíritu venga a poner orden a toda la Tierra; porque el desorden existe y lo estáis viendo por todos lados.

Y es porque falta Amor, es porque falta ésa Sabiduría Divina con la que debisteis vosotros haberos guiado toda vuestra vida y no le quisisteis hacer caso; os dejasteis solamente guiar por los valores humanos, que os llevaron al error.

Pero estos valores humanos, realmente fueron engaño de Satanás hacia todos vosotros.

Se os dio la oportunidad a lo largo de vuestra vida, de venir a Mí; pero muchos de vosotros, una gran mayoría; no quisisteis escuchar este llamado.

35-1516-600

Pero porque sois Mis hijos os doy esta oportunidad, de que podáis retomar lo perdido; pero ahora a través de este regalo que os puedo dar a través de Mi Santo Espíritu derramado sobre todos vosotros.

Cuando llegue el momento, tomadLo y agradecedLo, Mis pequeños.

No desperdiciéis nuevamente la Gracia que Yo derramaré sobre vosotros; porque será la última antes de la Gran Tribulación.

Me conoceréis; conoceréis lo que es Mi Amor; conoceréis Mi Misericordia; pero vuestro libre albedrío decidirá: venir a Mí o estar en contra Mía.

LA VERDADERA RIQUEZA

LA VERDADERA RIQUEZA

No desperdiciéis Mis pequeños, esta oportunidad. El Amor os llama nuevamente a estar con Él. TomadLo Mis pequeños, tomadLo. Gracias, Mis pequeños.

http://www.diospadresemanifiesta.com/

21.- LA MAGNA OBRA DE LA REDENCION I


Mientras tanto en la Puerta del Cielo… Leonardo, Adrián, Diego y los demás catecúmenos; escuchan atentos a una bella matrona romana. Alta, de cabellos oscuros, aspecto distinguido, de mediana edad; muy parecida a Fabiola. Su nombre es Plautina.

Su voz resuena clara como una campana, al exponer la tercera lección de la Doctrina Cristiana:

LA MAGNA OBRA DE LA REDENCIÓN

“Satanás penetró en el Edén para robarle al hombre, todo lo que Dios le había dado. Y no solo lo despojó de su riquísima herencia, también le mató el espíritu. Y le dio mortales heridas al alma corrompiendo el intelecto, la voluntad, los sentimientos, los instintos, suscitando apetitos culpables, destruyendo la Inocencia y la Gracia, afligiendo al Creador.

El Pecado dejó al hombre obtuso en la inteligencia del discernir el Bien y el Mal y en la Integridad. Como un humo se le había ofuscado la Verdad conocida. Decaído de hijo adoptivo de Dios al grado de animal razonable, el hombre sentía por instinto que ‘matar’ era malo. Que corromperse en libídines obscenas debía estar mal. Pero no sabía distinguir hasta qué punto era mal el matar y cual la lujuria más abyecta a Dios.

Entonces Dios, después de haber castigado con el Diluvio, dio las primeras normas para ser menos violentos. Llamó a Sí a Moisés y le dio el Decálogo que reúne la Piedad y el Castigo. Piedad para los débiles y castigo para los burladores que cumplen el Mal con todo conocimiento de causa. El Decálogo con su parte positiva: ‘Harás’. Y negativa: ‘No harás’ crea el Pecado con todas sus consecuencias. Porque se peca cuando se quiere transgredir y el hombre después de la Ley, ya no tiene más la excusa de decir: ‘No sabía que era pecado.’

El Decálogo es Piedad, Castigo y Prueba. Como prueba era el Árbol que estaba en medio del Edén. Sin prueba no se puede aquilatar la cordura del hombre. Pero sobre los Diez Mandamientos de la Ley Perfecta, está la Perfección de la Ley, con los Dos Mandamientos del amor, dados por el Verbo Docente. Triple Amor a Dios: Amor del corazón, del alma, de la mente.

Porque Adán pecó con el corazón, (concupiscencia de la carne); con el alma, (concupiscencia del espíritu) con la mente, (concupiscencia de la razón); saliéndose del orden por abusar de los dones recibidos y ofendiendo a Dios con los mismos dones que había recibido de Él, para que el hombre pudiera asemejársele y serle causa de gloria.

Con las cosas que pecaron, debió ser reparado el Pecado, cancelada la ofensa y restablecido el orden violado.

Y EL VERBO SE HIZO CARNE PARA HACER ESTO.

Y para restituirnos la Gracia y la Verdad en medida plena, rebosante, inagotable.

Con cuanto pecó el primer hombre, el Hombre-Dios repara.

Y el Amor Encarnado y el Amor Virginal, los dos ofrecidos voluntariamente. Totalmente. Y consumados para que Dios fuese consolado y el hombre salvado.

La muerte de Abel hizo añicos el orgullo de Adán y las escorias expertas de Eva, en el más atroz alumbramiento a las tinieblas.

La muerte de Cristo hizo añicos el Pecado y mostró a la Humanidad el alumbramiento a la Gracia.

Por un solo hombre, el hombre conoció la muerte. Por el Hombre solo, el hombre conoce la Vida. Por Adán, la Humanidad ha heredado la Culpa y sus consecuencias. Por Jesús, Hijo de Dios y de María, la Humanidad hereda nuevamente la Gracia y sus consecuencias.

Todos eran pecadores al menos del pecado hereditario. Ser justos era una grave fatiga, porque la Gracia no estaba en los espíritus. El Templo era un nombre. Los ritos, una representación mímica. La invisible Presencia del Santo de los santos no era creída más que por los simples. Los pequeños entre el Pueblo que tenía el nombre de santo.

Todavía los sacerdotes y rabíes enseñaban que Dios estaba en el Templo: magnífico en su gloria, parlante a sus ministros.

Y es en esta hora que Jesús ha venido.

El Advenimiento de la hora de la Misericordia.

Pero no era solamente Hora de la Misericordia. Era también de Justicia. Justicia para Israel que ya no merecía más, ser el Pueblo de Dios. Otro pueblo debía ser elegido en su lugar: El Pueblo Cristiano.

El fin del Templo había llegado. La Ley Nueva, perfección de la antigua, se imponía; predicada a los hombres directamente por Dios. La Caridad de Dios se mostró en toda su plenitud a los hombres.

Dios es Infinitamente Bueno, Amoroso, Sabio, Paciente. Por estas perfecciones, Él dispuso al Redentor antes de que fuese el Pecado. Él ha puesto al alcance de todos el Cielo.

Y el Cielo es una conquista larga, muy dura, cierta. Solo para aquellos que perseveran en la buena voluntad, hasta el término de la existencia. Dios tiene todo Poder. Y Dios ha tenido misericordia. Y su alegría es comunicarse a los espíritus que anhelan al Dios Desconocido. Que no rechazan al Dios Ignorado que desean conocer.

Él ha amado a sus criaturas hasta dejar el Cielo por ellas.

REDIMIR = RESCATAR. Volver a comprar lo que antes se vendió o empeñó.

MESIAS   =  REDENTOR.

Si en una balanza se mete un peso desproporcionado al peso equilibrador, la balanza se inclina hacia un lado. Pero si se restablece el equilibrio, las dos partes de la balanza quedan alineadas.

Por el delito de uno, muchos perecieron. La balanza de Dios estaba solamente inclinada hacia la parte de la Justicia. Pero por el Sacrificio de Cristo, la Gracia y la Vida son dadas a todos los que creen en Jesús. Y de esta manera el equilibrio no solo es restablecido, sino que dado el sacrificio del Hombre-Dios es de un valor infinito e infinitos los méritos del Cristo-Salvador. La balanza de Dios se inclina ahora hacia la Misericordia.

Y Misericordia y Perdón rebosan del plato colmado de la Sangre Divina, que fluye para la salud del mundo. Tanta fluye, cuanto más abundante es el Pecado. Para que la Gracia abundando venciese al Pecado. Y la Vida venza a la Muerte, muriendo para dar la Vida a los espíritus inmortales de los hombres. La Vida, o lo que es lo mismo: el Reino de Dios dentro de los hombres.

EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DEL VERBO.

Pareciese que Jerusalén fuese la más adecuada para el nacimiento del Rey de los Judíos. Pero…

Jerusalén ya no era santa. Llevaba aquel nombre, pero la corrupción llenaba todos sus estratos, porque aunque Dios le había colmado de bienes, había rechazado el más necesario: “El bien de la posesión de Dios.”

Y el Don que hubiera hecho grande a Jerusalén, le fue quitado.

Ni el Nacimiento, ni la Muerte de Cristo tuvieron lugar dentro de sus muros; sino solo el delito de la Condena de Cristo. Contra la cual también las piedras se rebelaron: rompiéndose en su muerte y sacudiéndose obedientes al Querer de Dios y después, cuando Jerusalén fue arrasada…

Verdaderamente solo quién ama con todo su ser, puede conocer el inefable Misterio que es la Encarnación del Verbo…

Siendo María la más santa de las criaturas que había habido en la tierra, emanaba la santidad como un astro encendido del que se escapan etéreos rayos de sobrenatural potencia. Y Sacerdotisa regia y purísima fue la virgen ardiente de la caridad más pura y fuerte que criatura nacida de hombre, nunca tendrá. Ella aceptó el ofrecimiento. Y el “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí como su Palabra quiere…” fue  el ‘sea la luz’ de la recreación del hombre, a hijo de Dios y heredero del Reino de los Cielos.

Dios se acercó a los hombres a través de Jesús. Y se hizo hombre para que el hombre pudiera conocerlo y contemplarle sin temor.

CRISTO. Aquel que diviniza la materia, la glorifica y restituye a Adán a su dignidad original. Cristo reconstruye lo que estaba destruido. El cordero que revirginiza al hombre en la Inocencia y en la Gracia. Por su Caridad Humano-Divina, puede todo. Pero Él, Perfección, no se ha limitado a enseñar que no hay amor más grande que el de aquel que muere por sus amigos. Él ha muerto. Éste es también el precepto implícito que con su ejemplo, Jesús ha dado.

DIOS QUERIA PERDONAR AL HOMBRE.

Porque lo amaba. Quería devolverle la Inmortalidad, la Posesión del Cielo. Y prometió en el momento de la sentencia del castigo: Yo pondré enemistades entre tú y la Mujer. Y entre su raza y la descendencia suya, Ella quebrantará tu cabeza y andarás asechando su calcañal.”

María nació sin la mancha del Pecado Original y amó como criatura alguna, jamás amará. María no conoció el Pecado y por eso es la Vencedora de Satanás.

Cristo viene de la Hora Perfecta. Los siglos la trasmitieron con voz siempre más clara, con pormenores más precisos. La Voz Divina, promesa de un Mesías Redentor y de la Mujer sin concupiscencia, que castigará al Prevaricador, alumbrando al Vencedor del Pecado y de la Muerte.

María: Pacífico Puente, que reúne Cielo y Tierra. La Eva Santa y Verdadera Madre generadora de Vida,  de la Humanidad. La Amadísima que con su sola presencia obtiene misericordia para los pecadores. Su amor perfecto. Su perfecta obediencia. Sacrificio de olor suave que aplaca la ira del Señor. Arcoíris de paz. La Corredentora es el dulce astro que resplandece a la Presencia de Dios, para recordarles que Él ha prometido Misericordia a los hombres. Y ha dado a su Hijo para que los hombres tengan Perdón.

El arco iris después del Diluvio fue visto solo por los justos que permanecieron vivos sobre la tierra; pero María en un sobreabundar de misericordia, será vista por muchos que justos no son. Y su voz, su perfume, sus prodigios, son para justos y pecadores. Y felices aquellos que entre éstos últimos; se conviertan a la justicia, a la fe en Cristo, el cual es salvación.

EL AMOR DE DIOS.

El amor de un Padre que sacrifica a su Verdadero Único Hijo, para salvar la vida de sus hijos adoptivos. Y de este amor es del que ha amado Dios. Ha sacrificado a su Unigénito, para salvar a la Humanidad Culpable.

Y Jesús dejó la libertad y la pureza que son la atmósfera del Cielo, privándose de ellos y descendiendo a la cárcel humana; para ayudar al hombre al que ama. Los redimidos por Cristo conocen todo el amor de Dios. Y Cristo es este amor infinito que Él Mismo ha revelado con su Persona, con su Palabra, con su Ejemplo y sus acciones. Jesús es Verbo y Carne. Con el Verbo instruye. Con la Carne, Redime.

JESÚS ES EL MESIAS.

Jesucristo tenía la voluntad libre. Como Dios Y como Hombre. Jesús no prevaricó. No abusó de ésta, su libre voluntad potente, para escapar de la Muerte en la Cruz. Si lo hubiera hecho, hubiera sido más Rebelde que Lucifer. Pero Cristo nunca fue rebelde. Ninguna cosa, ni siquiera la natural repugnancia humana al suplicio, lo hizo tal. Porque sobre su Voluntad Libre, estaba y puso, la Voluntad del Padre. Y Él, el Perfectísimo Hijo Divino, de naturaleza igual a la del Padre; no sacó ventaja; sino que con reverencial amor, siempre dijo al que lo había generado: ‘Hágase tu Voluntad’ Y bondadoso y obediente, ofrece y rinde sus poderes, para ser arrastrado al Sacrificio. Su voluntad libre la usó para ser Perfecto como Hombre, así como era Perfecto como Dios. 

Dios no puede pecar siendo la Perfección. Pero su segunda naturaleza como Hombre, estuvo sujeta a tentaciones. Y las tentaciones son los medios para pecar, si no son rechazadas. Y duras tentaciones fueron lanzadas contra el Hombre. Todo el Odio contra Él. Todo el rencor, el miedo, la envidia del Infierno y de los hombres, contra Él. Contra el Fuerte al que sentían Vencedor, aunque tuviera la mansedumbre de un cordero.

Pero Jesús no quiso pecar. Hay que dar el reconocimiento a su Fortaleza. No pecó porque no quiso pecar. Y también por su Perfección en la Justicia contra todas las insidias y los eventos, Él ha confirmado ser el hijo de Dios. Y la justicia consiste en practicar el amor con heroísmo de santidad. La santidad de Jesús lo ha convertido en el Santo de los santos, porque como Hombre fue el Héroe que quiso ser: ‘Amen como Yo los he amado’.

Obedecer es el precepto que nos convierte en cristianos.

JESÚS ES EL REDENTOR. 

El Hijo de del Hombre fue entregado en manos de los hombres, porque es el Hijo de Dios, pero también es el Redentor del Hombre. Y no hay Redención sin sufrimiento.

Él soportó el sufrimiento en la Carne y en la Sangre, para reparar los pecados de la carne y de la sangre. En lo moral, para reparar los pecados de la inteligencia y de las pasiones. En lo espiritual, para reparar las culpas del corazón. Por todo esto, fue completa. Y Jesús tomó sobre Sí, todas nuestras miserias y todos nuestros pecados. Los pasados, los presentes y los futuros…

 Como si hubiese sido sumergido en un estercolero pútrido, quedó Jesús ante los ojos del Padre y de Él se horrorizó el Altísimo; porque en ese momento al tomar sobre Sí todos los pecados del mundo acumulados en los siglos, se convirtió en el Pecado y en el Hombre Culpable. Un diluvio de culpas sobre la Tierra, desde su principio hasta su fin. Un diluvio de maldiciones sobre el Culpable. Sobre la Hostia del Pecado.

Jesús sudó sangre por la agonía de ser el Maldito. Su corazón se trituró con el conocimiento de que en aquella Hora, no era el Verbo de Dios. Era solamente el Hombre. El Hombre Culpable.

Y todos los pecados los ha descontado sobre su Cuerpo Santísimo. Y para que el hombre volviera a revestirse en su alma, de la vestidura de bodas; Él se ha revestido de llagas, moretones, sangre, heridas que traspasaron sus Cuerpo.

La Ira de Dios se abatió sobre Él. La Ira por nuestros infinitos pecados, desde el primer pecado hasta el último que será cometido. Y la Justicia ha clavado toda culpa en su Cuerpo Inocente. Como ciervo perseguido por una turba de arqueros, Él ha sido perseguido por las flechas de Dios, para que toda culpa fuese expiada con su Sangre.

Con las torturas de su cuerpo mortal, extrajo la maldad de toda la estirpe humana y empapado con su Sangre nos lavó las culpas de la carne. Por esto fue aprehendido en Jerusalén. Entregado a los sacerdotes, escribas y fariseos, que lo llevaron a los gentiles para que lo escarnecieran. Después de haber sido abofeteado, insultado, herido, escupido y arrastrado por las calles de Jerusalén como un harapo inmundo. Y los gentiles, después de haberlo flagelado y coronado de espinas; lo condenaron a morir en una cruz con una muerte infame, como un vulgar malhechor. El pueblo que lo había honrado con los hosannas el Domingo de Ramos, pidió su muerte y en su lugar, pidió el indulto de un asesino.

Y Dios lo permitió. Porque es el Cordero de Dios que expía por los pecados del mundo. Cargó sobre Sí con todas las culpas y con todos los dolores, para que el hombre fuese sanado. Más tarde llegó la Gloria, pero antes fue el Dolor. Más tarde llegó el derecho a juzgar, pero antes estuvo el deber de expiar. En medio de un mar de Angustia, de un océano de Dolor; en el que su Madre y las almas-víctimas comparten, murió en un Patíbulo y tres días después por su Voluntad Divina, Resucitó.

Volvió a la Vida Eterna y Gloriosa como Hombre. Y volvió a la plenitud de ser Dios, con el Padre y el Espíritu Santo, después de haber padecido toda clase de afrentas y de ver su corazón atravesado por la Mentira y el Odio. Entonces fue constituido Fundador del Nuevo Templo, en el que se encuentra la Fuente Santísima del Espíritu Septiforme. Pero antes Jesucristo fue la Víctima Inmolada que purificó la Casa de Dios.

La pareja Jesús-María es la destinada a anular todo lo que hicieron Adán-Eva y devolvieron al linaje humano al punto en que fue creado: reyes ricos en gracias y dones para una regeneración completa. Perfectos en Obediencia, en Amor y en Santidad.

Por una infidelidad de la Mujer, el género humano conoció el Pecado, el Dolor y la Muerte. Por la fidelidad de la Madre Santísima, la Virgen Inmaculada, el género humano ha obtenido la regeneración a la Gracia. Y por Ella, el Perdón; la Alegría Pura y la Vida.

Esta Gracia si bien no anula todas las consecuencias del Pecado Original, y que son el Dolor, la Muerte y los estímulos restantes para dar pena, miedo y batalla. Ayuda fuertemente a soportar el dolor presente con la esperanza del Cielo. Ayuda a afrontar el miedo de morir, con el conocimiento de la Misericordia Divina. Ayuda a rehacer y domar los estímulos, con las ayudas sobrenaturales por los méritos de Cristo y los Sacramentos instituidos por Él.

Adán quedó mutilado de la Gracia y de la Vida sobrenatural, de la Inocencia, Integridad, Inmunidad, Inmortalidad y Ciencia. Y como cabeza de toda la Familia Humana, ha trasmitido su penosa herencia a todos sus descendientes. Pero la Humanidad ha sido más afortunada. Por medio de Jesús-Salvador-Redentor, ha obtenido la curación. Más todavía, la ‘recreación’ en la Gracia: la vida del alma. Y por los sacramentos por Él instituidos, las virtudes que éstos infunden. Los dones del Espíritu Santo han obtenido también los medios para crecer siempre más en perfección, hasta alcanzar el culmen con la ‘supercreación’ que es la santidad.

Pero ni siquiera el sacrificio del Hombre-Dios que ha restituido la capacidad de amar, conocer y servir a Dios en esta vida y poseerlo con júbilo en la otra; ha cancelado las cicatrices de las grandes heridas que el hombre se infirió voluntariamente y especialmente de la Triple Concupiscencia que está siempre pronta a rehacerse llaga, si el espíritu no vigila teniendo sujetas las malas pasiones.

El hombre regenerado hijo de Dios por medio de Jesús, conoce esto que Adán no conocía. Conoce a cual inmensidad llega el Amor del Padre, que da a su Unigénito para cancelar con su Sangre, el decreto de condena de la Humanidad decaída por su Progenitor. Nada de cuanto hay en la Creación debe estar privado de incentivos o de consecuencias buenas. El mundo odió a Jesús sin motivo alguno. Cuando pensó destruirlo, hizo que el hombre regresara a Dios. La aparente victoria de Satanás, fue su verdadera derrota.

EL PRIMOGÉNITO.  

Jesús es el ‘Primogénito entre los muertos’ siguiendo el orden divino y humano.

Primogénito siguiendo el orden humano, porque Hijo por parte de Madre de Adán, que nació como debieron nacer todos los hijos de los creados por Dios: con procreación privada de Lujuria y de Dolor. Por eso se le llama Hijo del Hombre, pues Él fue por línea humana el Hijo Primogénito (vivo en la Gracia) de Adán.

Primogénito del Padre siguiendo el orden divino, porque es el Hijo del Padre Celestial. Generado por Él y no creado por Él. Generar quiere decir producir una vida. Crear quiere decir formar. El artista puede crear una obra; pero solo un padre y una madre, pueden generar una vida.

Nada impedía al Verbo de Dios aparecer entre los hombres, materializando su espíritu como un hombre adulto y amaestrar en la perfección de la Ley, repitiendo un prodigio que ya había realizado antes. Pero para la Justicia era necesario un Sacrificio. Y Él quiso volverse un pequeño germen que madura en un seno de mujer. Y después, un pequeñín que llora y se amamanta para vivir. Pasando por todas las etapas de la vida: niño, adolescente, joven, hombre, al igual que cualquier nacido de mujer. Y en el nacer y en el morir, fue igual a todos los hombres. Él, Dios; no quiso ser diferente de nosotros, puesto que por amor quiso convertirse en Hombre.

Las únicas diferencias estuvieron en su Perfección Humana y Espiritual, porque Él quiso conservarlas tales. Y en su Pasión que completó de manera tremenda: en el cuerpo, en la mente, en el corazón y en el espíritu, como ninguna criatura lo padeció. Y Él para Sí lo quiso, aun siendo el Eterno Inocente, que ningún castigo merecía. Jesucristo amó tanto al hombre, hasta el extremo de odiarse a Sí Mismo y derramó toda su Sangre por nosotros. Y para salvar al hombre, tomó un alma y descendió del Cielo, al seno de la Inmaculada.

El amor materno cuando es justo, es el amor más completo, más perfecto. El más alto de los amores de la Tierra. Para María no era solamente el amor de la madre que ama a la criatura que se forma en ella y que es el fruto del amor de dos criaturas. María amaba a Dios en su Hijo, que había venido a Ella para hacerse Hombre en su carne. Miraba su vientre inviolado y veía que era la custodia viviente de Dios Vivo en Ella. Sentía palpitar el otro corazón y sabía que era el Corazón de Dios, hecho Carne. El Corazón de Jesús fue formado por el Espíritu Santo, generador de la Humanidad Santísima del Verbo: Dios conteniéndose a Sí Mismo, en la Perfección de la Perfección de Jesucristo.

El Corazón de Jesucristo formado por los Fuegos de la Caridad y los Lirios de la Purísima, testimonio del sublime aniquilamiento del Verbo, para que se perfeccione a Sí Mismo como Hombre, en la Caridad. ¿Habrá un Trono, un Altar, un Templo, más sagrado y más suyo que éste? Definitivamente, NO.

Él vino para perfeccionar la Ley y volverla clara con sus enseñanzas y practicable con su ejemplo. Él vino y tanto ha amado el Bien y rechazado el Mal, que aceptó morir para que el Bien triunfase en el mundo y en los corazones y el Mal fuese vencido por la Sangre Divina. Y con su sacrificio y su Redención obtuvo que los santos que no rehúsan seguirlo por el Camino de la Cruz, compartan con Él, la Gloria de la Resurrección. El Apóstol Juan fue el primero en comprender lo que había en el corazón de Jesús. Todos los santos son frutos de ese Corazón, del amor por ese Corazón. A los que no se separan de Él, Él los lleva al Cielo como una parte de Sí Mismo.

Jesús con su Muerte destruyó nuestra muerte y nuestras culpas las anuló con su Sangre. Él nos ha rescatado del Mal. Él lo ha dejado impotente para perjudicarnos en la vida futura, clavando nuestros males en la Cruz y filtrando nuestro espíritu a través de Él, para darnos la sanidad. Y a cada alma en particular deificarla. Y al alcanzar la perfección, compartir con ella la gloria de la Resurrección. 

Y la dulce voz de Jesús nos dice:

“Venid, mis brazos están abiertos. Sobre la Cruz me dolía el tenerlos clavados solamente porque no podía estrecharlos en torno a vosotros y bendecirlos. Pero ahora soy libre de atraerlos a mi Corazón. Mi boca tiene besos de Perdón y mi corazón tiene tesoros de Amor. Dejad las riquezas injustas y venid a Mí, Riqueza Verdadera. Dejad los goces indignos y venid a Mí, Gozo Verdadero. ¡Cómo os sentiréis alegres, de una espiritual felicidad, si confiáis en Mí! Yo soy el Dios de la Paz. De Mí brotan todas las gracias. Todo dolor en Mí se calma. Todo peso se vuelve ligero. Todos vuestros actos cumplidos en mi Nombre, se revisten de mi Belleza. Yo puedo daros todo si venís a mi Corazón y no de manera humana, sino sobrehumana, eterna, inefablemente dulce. No les digo que no conoceréis el Dolor. Lo he conocido Yo que Soy Dios. Pero les digo su dolor se volverá suave si lo sufres sobre mi Corazón…

Venid, dejad aquello que muere. Aquello que hace daño. Aquello que quiere el Mal. Venid a Mí que os amo. A Mí que sé dar las cosas que no perjudican y no mueren. Ayudadme con vuestra voluntad. La quiero para actuar no porque Yo la necesite. Sino porque es necesaria para vosotros, para merecer el Reino. Venid. Ayudadme a rechazar al Infierno en el Infierno y a abriros el Cielo.

Yo comencé a consumar mi Sacrificio para vencer a Satanás, al Mundo y a la Carne, a partir del primer acto de mi Voluntad contra las voces de la carne, del mundo y de su Rey Tenebroso. Morí a Mí Mismo para haceros vivir con mi ejemplo y morí sobre la Cruz para daros la Vida. Destinado a ser vuestro Pontífice Misericordioso, debía por experiencia propia conocer a la perfección las luchas del hombre y permanecer fiel delante de Dios a fin de enseñaros a permanecer fieles. Recordadlo: YO TE AMO TAL COMO ERES EN ESTE MOMENTO…”

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA