Archivos de etiquetas: amor verdadero

51.- EL ENCUENTRO


imperio-romano-cole_thomas_the_consummation_the_course_of_the_empire_1836En el jardín de la casa del obispo Acacio, en el banco junto a la fuente que está rodeado de mirtos y rosales, están sentadas Alexandra y Jazmín, conversando animadamente, cuando llega corriendo Oliver, el sobrino del obispo y les grita:

–           ¡Rápido! ¡Vámonos! Roma está ardiendo.

Las jóvenes se levantan sobresaltadas y Alexandra palidece, mientras murmura angustiada:

–           ¡Marco Aurelio! Él va a venir a buscarme aquí. ¿Cómo le aviso? ¿A dónde vamos?

Se han reunido todos los moradores de la casa y el anciano Lautaro, está con todos en el Atrium.

Llega corriendo Bernabé y dice:

–           ¡Todo el circo está ardiendo y hay incendios en muchas partes! ¡Tenemos que escapar!

Alexandra exclama afligida:

–           Pero ¡Marco Aurelio! ¡Mi esposo!

Lautaro recomienda:

–           No te preocupes. El Señor le ayudará a encontrarte. Lo importante es ponernos a salvo.

Oliver dice:

–           Yo sé como podemos llegar a las canteras de Calixto en una forma más segura. Síganme.

Y el joven Oliver encabeza al grupo de cristianos.

Al salir a la calle, el viento trae el humo acre del fuego y todos siguen a Oliver; que da vuelta en la esquina y sigue por una estrecha callejuela.

0barrio-romano-de-suburra

Entretanto el terrible elemento ardiente, sigue abarcando nuevos barrios de la ciudad.

Es imposible abrigar dudas de que manos criminales están encargadas de propagar el fuego, puesto que a cada momento y como siguiendo un plan predeterminado, se ven estallar nuevos incendios a remota distancia del foco principal.

El grito de: ‘¡Roma perece!’ Se escucha por todos lados.

Algunos declaran que Vulcano por orden Júpiter, está destruyendo la ciudad con fuego, porque Vesta está vengando la violación de Rubria.

En el centro de la ciudad entre el Capitolio y el Quirinal, el Victimal y el Esquilino; así como entre el Palatino y el Monte Celio, en donde las calles están ocupadas por una población más densa, el fuego había empezado en tantos puntos al mismo tiempo, que muchas personas al huir en una dirección, se encontraban de repente con una muralla de fuego y tomaban otra dirección, solo para encontrarse con otro cerco de fuego que les cierra el paso.

De esta manera quedan atrapados y finalmente mueren calcinados.

Dominada por el terror, el pánico y el frenesí, la gente no haya como escapar.

Las calles están obstruidas y por todos lados avanza el incendio, abrasando a los infelices que quedan carbonizados, en aquel mar de fuego.

Y mientras unos imploran a los dioses, otros blasfeman de ellos a causa de la desesperación por la espantosa catástrofe.

La destrucción parece tan completa, implacable y fatal, como el destino.

Cerca del anfiteatro de Pompeyo, el fuego alcanza unos depósitos de cáñamo y de barriles de pez, con los que se embrean las cuerdas y las antorchas.

incendio

Y de repente se levanta una gran flama roja, tan brillante y tan enorme que ilumina toda la ciudad.

Y en aquella gran tragedia que es una ruina total, la noche se convierte en día; con aquel fulgor extraño, que hace que la luz parezca de un mortal resplandor sanguinolento, en medio de las crepitantes llamas policromas.

De aquel mar de fuego se elevan hacia la atmósfera gigantescas columnas ígneas y lenguas que en sus cúspides estallan en fantásticos abanicos de chispas doradas, aumentando y propagando una conflagración que cada vez se extiende más, como una ola furiosa y atronadora que va devorando todo a su paso, en la desventurada ciudad.

Tres días antes del incendio, estaba Pedro en la Escuela de Apolonio en el Transtíber, cuando llegó el ingeniero Frontino, diciendo que sería posible continuar las obras de las Catacumbas, pues ya había recibido órdenes para extender la construcción de la Domus Áurea.

Y comentó:

–           Para la extensión de lo que el Príncipe pretende, sería necesario derribar más de la mitad de la ciudad. Y la verdad NO entiendo como eso será posible…

La sangrienta respuesta está envuelta en llamas.

En la parte de las catacumbas que ya había sido concluida, los dos laberintos de túneles galerías que se habían edificado subterráneos en dos polos opuestos fuera de las murallas de la ciudad; uno está en una vastísima área que había sido propiedad de Séneca.

Tiene siete entradas y salidas: cuatro dentro de la ciudad en diferentes casas y barrios. Y tres, fuera de las murallas.

Por fuera, una de las entradas-salidas, está en una rica casa de campo, propiedad del senador Astirio y la otra junto a una cantera, en la propiedad que pertenece a Calixto.

Por encima, nadie sospecharía lo que está edificado abajo. Arriba nada había cambiado: campos de cultivo, extensos huertos y jardines, bosques, almacenes de grano y establos.

Oliver había participado en la construcción de las Catacumbas y ha guiado al grupo hasta una casa donde al llegar, da una contraseña y lo hacen pasar de inmediato, junto con sus acompañantes.

Aquí, el fuego no ha llegado todavía.

Los conducen a través de la casa, hasta el triclinium del jardín posterior.

Junto a la fuente, hay un león y un águila de mármol y un par de corderos pastando junto a un trío de palomas, al lado de una balaustrada.

Alberto, el que los ha guiado, toma la paloma del centro y la gira de su posición original, con la cabecita orientada hacia el norte…

Un ingenioso mecanismo, hace que se muevan los corderos y aparece una abertura bajo el emparrado, entre dos cipreses.

Alberto el que los recibió, le da a Oliver una antorcha y les indica que entren por allí, despidiéndolos con las palabras:

–           Pax Vobiscum. (Que la paz de Cristo esté con vosotros)

Todos no acaban de salir de su asombro, cuando a sus espaldas se cierran las puertas y se encuentran en un sótano, al que sigue una extensa galería, por donde avanzan siguiendo a Oliver…

Cuando por fin salen del oscuro y largo pasadizo a los espacios abiertos, desde donde se ve nuevamente la ciudad ardiendo, les parece increíble que realmente están fuera de las murallas de Roma.

Oliver les dice:

–           Vamos. No está lejos la casa de Calixto. –y decidido se dirige a través del campo, seguido por todos los demás.

Tres días después…

INCENDIO ROMA

Marco Aurelio ha inhalado mucho humo, a pesar de todas las precauciones tomadas.

La carrera desde Anzio. Los incidentes ocurridos mientras buscaba a Alexandra en medio de las casas incendiadas y humeantes; el insomnio, los terribles sucesos y extraordinarias experiencias de las últimas horas, han debilitado sus fuerzas y el resto de ellas parece abandonarlo ahora…

El joven tribuno se recarga vacilante, apoyándose en un peñasco.

Pasan unos minutos, cuando distingue la inconfundible figura del Pontífice de la Iglesia cristiana, acercándose hacia él.

Se arrodilla con gran veneración…

Pedro se acerca y le pone la mano sobre su cabeza inclinada, bendiciéndolo.

Luego…

Pedro dice a Marco Aurelio:

–           Nada temas. La casa del cantero está muy próxima. Si te vas… –y le da las instrucciones necesarias. Luego agrega- En ella encontrarás a Lautaro, a Alexandra y al fiel Bernabé. Cristo, que la ha destinado para ti, te la conserva. Sigue adelante hijo mío y que la Paz del Señor te acompañe siempre.

Las palabras de Pedro, al encontrarlo cerca de la cantera, le renovaron su esperanza y por un momento se siente desvanecer.

Está cada vez más cerca de la persona que para él, es la más cara en el mundo.

Pronto volverá a verla después de casi sentirla perdida, en el caos de la ciudad incendiada.

Besa el anillo en la mano de su Pontífice y continúa arrodillado mientras él y los que lo acompañan se despiden bendiciéndolo y luego se alejan.

Marco Aurelio siente en su ser una alegría tan grande que casi lo hace desmayar. Y eleva una plegaria de agradecimiento al Dios que ha comenzado a amar con todas sus fuerzas.

Recordó que cuando era niño creía en los dioses romanos, pero no los amaba. Ahora Jesús, su Dios amado, es la Fuerza que lo impulsa en todo lo que hace.

Siguiendo las instrucciones de Pedro, llegó a la hondonada que está al filo de las cavernas de la mina de cantera.

Y desde allí distingue al fin la finca en la que brilla una luz a través de la ventana.

El portón está abierto y un extenso jardín rodea la casa. Una vereda bordeada de azucenas, llega hasta la puerta de madera de la entrada.

Marco Aurelio llama, jalando una campanilla y la puerta se abre, dejando ver la gigantesca figura de Bernabé, que al reconocer a Marco Aurelio…

Dice emocionado:

–           ¿Eres tú, señor? ¡Bendito sea el nombre de Jesucristo, por la alegría que darás a mi señora!

Y abre la puerta, inclinándose para que pase.

En la cocina cerca del fuego, está Alexandra sentada con una sarta de peces que está asando para la cena.

Ocupada en separar los pescadillos y creyendo que es solo Bernabé el que ha entrado, no levanta la mirada.

Marco Aurelio se le acerca con los brazos extendidos y pronunciando dulcemente su nombre:

–           ¡Alexandra, amada mía!

Ella levanta su cara con asombro y alegría. Deja la sarta de peces a un lado. Se levanta y se arroja en sus brazos.

Es un abrazo que como un cerco de amor, aumenta la dicha de tenerse; después de haberse sentido perdidos, el uno para el otro.

Se besan una y otra vez. Se miran extasiados y se vuelven a abrazar, repitiendo sus nombres con adoración, con ternura. Y sintiendo como un verdadero milagro, el poder estar juntos otra vez.

Marco Aurelio la abraza. La acaricia sin poder asimilar que ya la tiene entre sus brazos.

Ella le mira con un amor inmenso y los dos se deleitan en su mutua alegría, amor y felicidad sin límites.

Entre besos y caricias, Marco Aurelio le refiere su búsqueda en la incendiada Roma y la casa vacía de Acacio.

También todos los temores y sufrimientos que padeció hasta encontrarla.

Concluye diciendo:

–           Pero ahora que te he encontrado, no puedo dejarte cerca del peligro por más tiempo. Las turbas están enfurecidas. Bajo las murallas están matándose entre sí, los fugitivos de la ciudad y los esclavos que se han sublevado, entregándose al saqueo.

Alexandra exclama:

–           ¡Oh! Pobrecitos… la desesperación los ha enloquecido.

Marco Aurelio dice:

–           ¡Sólo Dios sabe qué calamidades más pesan todavía sobre Roma! Necesitamos salir de aquí, con todos vosotros.

Vámonos a Anzio, en donde tomaremos un barco que nos lleve a Sicilia. Iremos a nuestras propiedades y allá nos encontraremos con Publio.

Alexandra escucha estas palabras, con el rostro radiante de alegría.

Porque en efecto, los cristianos que anteriormente debían soportar las persecuciones de los judíos, ahora con los disturbios provocados por el desastre, estàn llenos de incertidumbre.

NERON EMPERADOR

El obispo Lino, Lautaro y los demás que ya se han acercado a dar la bienvenida al joven tribuno, oyen con asombro la declaración de éste:

–           Roma está ardiendo por mandato del César. En Anzio se quejaba de no haber presenciado jamás un gran incendio.

Y si no ha retrocedido ante un crimen de tal magnitud, pensad en qué otras atrocidades será capaz de perpetrar después del incendio.

¡Huid todos conmigo! ¡En Sicilia esperaremos a que pase la tempestad! Y cuando haya pasado el peligro volveréis, para seguir esparciendo la semilla y las enseñanzas de Cristo.

Afuera, en dirección al Monte Vaticano y como confirmación de los temores expresados por Marco Aurelio, se oyen gritos distantes llenos de rabia y de terror.

En ese momento entra Calixto el cantero y cerrando precipitadamente las puertas, exclama:

–           En las inmediaciones del Circo de Nerón, están matándose. Los esclavos y los gladiadores están atacando a los ciudadanos. Hay saqueos por todas partes.

Marco Aurelio confirma:

–           ¿Lo habéis oído?

Lino dice con tono pesaroso:

–           Se ha colmado la medida y vienen calamidades inmensas sobre todos nosotros.

Pero Marco Aurelio piensa en Pedro y dice impetuoso:

–           Estad preparados. Voy a ir por el Pontífice. No lo vamos a abandonar aquí.

Alexandra lo abraza estrechándose a él y dice:

–           Llévate a Bernabé. No quiero que te suceda nada.

–           No, vida mía. Bernabé se queda contigo. Tú eres demasiado preciosa para mí- Y mirando al gigante, le sonríe y agrega-  Y yo sé cómo él cuidará de ti.

Bernabé se ruboriza al recordar el incidente con Atlante y un poco turbado, dice a Alexandra:

–           El amo tiene razón, domina. Además, si Cristo te protegió y lo guió hasta aquí, nada malo va a pasarle.- Y mira con ojos suplicantes al tribuno.

Lino interviene:

–           Primero cenaremos y luego descansarás. Hijo, has hecho un largo viaje a caballo y muy accidentado.

Mañana irás a buscar a Pedro. Además, todavía nos falta saber en todo esto, cual es la voluntad de Dios.

El obispo es la autoridad entre los cristianos. Todos le obedecen y entonan los cantos de agradecimiento antes de comer y luego se retiran a descansar.

A Marco Aurelio y Alexandra les dejan una habitación. Cuando se quedan a solas,

el tribuno dice:

–           ¿Sabes que gracias a Petronio  el César me autorizó a venirme antes para que estuviera contigo? Me regaló un collar para ti… y…  ¡Oh!… No sé en donde lo perdí…

Alexandra lo besa tiernamente en la nariz y exclama:

–           ¿A mí qué me interesa un collar por fabuloso que sea y regalo del César? Lo único que me importa es que ya estás conmigo…

Entre besos y caricias, Marco Aurelio le relata todas las peripecias de su estancia en Roma y de su viaje desde Anzio.

Y agrega:

–           También necesito despedirme de Petronio…

Los acontecimientos tan extraordinarios hacen que los recién casados pospongan su noche nupcial; porque Marco Aurelio, vencido por el cansancio y las emociones, cae rendido en brazos de su esposa y se duerme como un niño.

Alexandra vela su sueño y lo besa con dulzura y delicadeza, elevando plegarias por este hombre bueno, que Dios le ha dado como esposo.

Al día siguiente, Marco Aurelio se despide de todos.

Lautaro envía con él a Oliver, para que lo acompañe a buscar a Pedro.

Marco quiere despedirse de Petronio, antes de abandonar Roma.

Y cuando van caminando entre el caos de la ciudad que continúa ardiendo, un negro presentimiento le oprime el corazón…

CATACUMBAS

Y recuerda las palabras de Prócoro Quironio, cuando antes de separarse, el griego le comentó:

–           Entre el Janículo y el Monte Vaticano, detrás de los jardines de Agripina, existen unas excavaciones de las cuales se han estado extrayendo piedras y arena, para construir el Circo de Nerón.

Pues bien, escúchame señor. Hace poco los judíos, de los cuales hay un gran número en el Transtíber, han empezado de nuevo a perseguir a los cristianos.

Recordarás que en tiempos del divino Claudio, hubo tales disturbios que el César se vio obligado a decretar la expulsión de los israelitas de Roma.

Marco Aurelio preguntó:

–           ¿Y por qué lo estás mencionando?

Prócoro contestó:

–           Y ahora que han vuelto gracias a la protección de la divina Augusta, se sienten seguros y han vuelto a molestar a los cristianos, de manera más insolente.

Yo sé esto porque lo he presenciado. Ningún edicto ha sido promulgado aún contra los cristianos, pero los judíos se quejan de ellos continuamente al Prefecto de la ciudad.

Los acusan de ser delincuentes y de predicar una religión que el senado no ha reconocido. Y por eso los cristianos se ocultan.

–           ¿Qué estás tratando de decir?

–           Esto, señor. Que las sinagogas existen abiertamente en el Transtíber, pero los cristianos se ven obligados a ocultar su condición como tales y por eso muy pocos los conocen, pues hacen sus reuniones en secreto.

Prócoro era tan parlanchín y tan mentiroso…

Además, en aquel momento estaba tan obsesionado con encontrar a Alexandra en medio del caos horroroso del incendio, que casi no prestó atención a lo que decía.

MEDITACION

Pero ahora sus palabras resuenan claras en su memoria… Y una duda le atravesó como un puñal.

Él conoce perfectamente al griego y sabe que es un pillo consumado. Ya no tiene órdenes ni le estaban pagando por buscar a Alexandra.

Su trato se había terminado la tarde en que Bernabé mató a Atlante y les había dicho a los cristianos que lo enterrasen en el jardín.

Entonces… ¿Cómo sabe  Prócoro todas aquellas cosas y qué estaba haciendo entre los cristianos si es un bribón?

¿Acaso seguía espiando a Alexandra?…

El pensamiento de que Bernabé se había quedado con ella, le tranquilizó un poco; por si el griego estaba pensando en una venganza…

En ese momento, Oliver le preguntó:

–           ¿Adónde quieres que vayamos primero?

–           Vamos por Pedro, creo que a Petronio mejor le escribiré luego una carta…

–           ¿Y cómo sabremos donde está Pedro?…

Marco Aurelio miró a su alrededor y vio que estaban en la Puerta Flaminia.

Luego dijo:

–           Oremos para que el Señor nos guíe.

Después de unos momentos, se dirigieron al río…

Y luego de atravesarlo, pasaron al campo Vaticano, más adelante de la Naumaquia.

Llegaron al Monte Vaticano y se fueron rodeando por donde no hay fuego, tratando de evitar los peligros, pues la ciudad sigue ardiendo.

El Circo Máximo, es un montón de ruinas humeantes.

Calles enteras y callejuelas se están derrumbando en medio de columnas de fuego que se elevan hacia el firmamento.

El viento cambia de dirección y sopla con impetuosa fuerza desde el mar, llevando hacia los montes Celio, Esquilino y Vitimal, ríos de llamas, tizones y cenizas.

Hasta que al fin, las autoridades se pusieron a trabajar en programas de salvamento.

Por orden de Tigelino que se había apresurado a venir de Anzio al tercer día, al quinto día empezaron a derribar los edificios del Esquilino para que el fuego, al llegar a espacios abiertos, se extinguiese por sí solo.

Y esto se ha hecho simplemente para salvar los restos de la ciudad, porque no podía ni pensarse en el salvamento de lo que ya estaba ardiendo.

Y es necesario también ponerse en guardia contra las consecuencias de aquella devastación. En ella se perdieron incalculables riquezas…

Todas las propiedades de la mayoría de los romanos, quedaron reducidas a cenizas.

Muchos vagan errantes y enloquecidos, en medio de la mayor miseria.

El hambre ha empezado a morder las entrañas de los sobrevivientes, pues desde el segundo día de la catástrofe fueron consumidas las inmensas provisiones almacenadas en la ciudad.

En medio del caos y el desorden, nadie pensó en nuevos suministros.

Solamente después de las promesas de Petronio, se comunicaron a Ostia las órdenes necesarias, pues las turbas están cada vez más inquietas y amenazantes, exigiendo: ‘Pan y techo’

pretorianos

En vano los pretorianos traídos desde todos los campamentos, se esfuerzan por mantener de algún modo el orden, pues se encuentran por dondequiera con una abierta resistencia.

En diferentes puntos, grupos de gente inerme, señalan la ciudad ardiendo y gritan:

–           ¡Matadnos ahora! ¡Ya perdimos todo! ¡Qué nos importa la vida!

E injurian al César, a los augustanos, a los pretorianos.

Y el tumulto va creciendo cada vez más, de tal forma que Tigelino al contemplar los millares de incendios, se dice a sí mismo que son otros tantos fuegos de enemigos.

Además de una enorme cantidad de harina, hizo traer todo el pan que fue posible obtener no solo desde el puerto de Ostia, sino de todos los poblados circunvecinos.

Y cuando llegó el primer suministro, el pueblo derribó la puerta que daba al Aventino y se apoderó en un pestañeo de todas las provisiones, en medio de un atropellado desorden.

Se peleaban por los panes, muchos de los cuales caían al suelo y eran pisoteados.

La harina de los sacos rotos, blanqueaba como nieve en todo el espacio comprendido, entre los arcos de Druso y Germánico.

Y aquel desordenado saqueo continuó hasta que los soldados dispersaron a la muchedumbre, disparando flechas y otros proyectiles.

Nunca desde la invasión de Roma por los Galos a las órdenes de Bretón, había presenciado la ciudad un desastre más completo.

El Capitolio era un espectáculo inusitado, pues cuando el viento desviaba por momentos las llamas, se veían sus columnatas rojas como carbones encendidos.

Si en el día era horrendo el espectáculo que deslumbraba la vista; la noche presentaba ser espeluznante como un infierno.

Todo el centro de la ciudad, parecía el cráter de un volcán rugiente.

Diversos rumores y noticias agitan el mar de seres humanos, tratando de sobrevivir al mar de fuego.

Estas noticias son alternativamente opuestas. Se habla de una inmensa provisión de trigo y vestidos, para ser distribuida gratuitamente al pueblo.

Se dice también que el César ha dado orden de que a todas las provincias de África y de Asia, serían despojadas de todos sus tesoros y sus riquezas, para repartirlos a los habitantes de Roma, de tal forma que todos serán más ricos que antes del incendio.

Simultáneamente circula el rumor de que ha sido envenenada el agua de los acueductos.

Que Nerón ha decidido exterminar hasta el último de sus habitantes y que luego se trasladará a Grecia o a Egipto, para fundar una nueva capital.

Cada uno de estos rumores se extiende con la velocidad del rayo y encuentra fácil aceptación entre el pueblo, infundiéndole esperanzas o estallidos de terror, rabia, indignación y una ansiedad febril.

La creencia válida entre los cristianos de que está próximo el Fin del Mundo y su exterminio por medio del fuego, fue ganando terreno y más aún entre los paganos que rinden culto a los dioses del Olimpo o en otros cultos. Pues en ese aspecto, Roma había sido muy tolerante hasta hoy.

Se dispusieron campamentos para el pueblo en los regios jardines del César, en los de Pompeyo, Salustio, Micenas.

En los campos de Marte y otros edificios que el César dispuso. Los pavoreales, cisnes, flamencos, gacelas, etc. Que constituían el principal adorno de esos jardines, perecieron bajo el cuchillo y bandidaje de la plebe.

Mientras tanto, comenzaron a llegar abundantes provisiones del Puerto de Ostia; en una gran cantidad de barcos, buques y botes, anclados a lo largo del Tíber.

El trigo es vendido a precios increíblemente bajos y se distribuye gratuitamente a los desvalidos. Cargamentos de vinos, aceitunas, castañas, toda clase de ganado.

Todo esto hace que muchos infelices disfruten ahora de un bienestar aún mayor que antes del incendio.

El peligro del hambre ha sido neutralizado casi por completo. Pero fue más difícil reprimir los robos, bandidaje, asesinatos y violaciones que a diario ocurren.

La vida nómada asegura la impunidad a los facinerosos, que siempre que pueden proclaman su admiración al César y le tributan aplausos cada vez que aparece en público.

Y la ciudad sigue ardiendo.

La violencia del fuego disminuyó hasta el sexto día. Se renovó su fuerza la séptima noche. Pero tuvo corta duración, pues ya casi no hay combustible que lo alimente.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

35.- UN SUEÑO PARA REALIZAR


00000roma-imperialLa carta de Marco Aurelio no tuvo contestación. El mismo día que Petronio la leyó, el César ordenó el regreso a Roma.

Helio, el liberto del emperador, anunció al Senado el regreso de Nerón. Pero habiéndose embarcado con su corte en Miceno, efectuó su viaje lentamente, haciendo escala en las ciudades costeras, con el fin de descansar o de exhibirse en los teatros.

Permaneció alrededor de un mes en Minturno. Y hasta pensó en volver a Nápoles y esperar allí la primavera, porque en esa ciudad es más temprana y cálida.

Durante todo este tiempo, Marco Aurelio y Alexandra fueron madurando su amor en una entrega y de conocimiento mutuo.

Mientras él, al mismo tiempo que sana de sus heridas: su alma renacida ha ido descubriendo los misterios y maravillas, de la poderosa Doctrina Cristiana.

Sin que él mismo se percate, a la par que está conociendo a Jesucristo, ha empezado a amarlo y está poniendo en orden sus afectos.

Se ha dado cuenta de que por el hecho de amar a Dios sobre todas las cosas, eso no disminuye su amor por Alexandra.

Al contrario, conforme el verdadero Amor está penetrando en su corazón y transformando su alma; ama a Alexandra todavía más de lo que ya la amaba, pues ya empieza a amar con el Amor Perfecto.

Ni él mismo está consciente de la transformación que va madurando en su espíritu. Ve el mundo a través de los ojos de Dios.

Y ve la Creación con la curiosidad y el asombro de los niños que empiezan a despertar a la vida.

Y también su vida ha cambiado por completo.

Se ha dado cuenta de que ahora anhela las visitas de Pedro, aún más de lo que un día anhelara a Alexandra.

Ansía escuchar de sus labios todos los relatos que a lo largo de tres años, el discípulo de Jesús vivió junto al Maestro: sus enseñanzas, sus ejemplos o parábolas, como las llama él.

Y ¡Los portentosos milagros de Jesús!…

Como vio al Hombre-Dios dominar los elementos, transfigurarse, resucitar muertos, la pesca milagrosa, etc.

Todo esto hace que el alma del joven patricio se estremezca de emoción y de alegría.

Conocer y amar a Dios, es la experiencia más inefable y maravillosa.

Marco Aurelio bebe estos relatos, junto con las lecciones de Mauro y de Diana, que vienen tres veces por semana a su lecho de enfermo y esto ha hecho que estos días queden grabados en su memoria para siempre.

En su última visita, Mauro le dijo que ya casi está listo para empezar a moverse.

Ya han transcurrido ocho semanas y si al levantarse hoy, el brazo y el costado no le duelen, es porque también las costillas han sanado y en dos semanas más, estará listo para desentablillar.

En el fondo de su alma, Marco Aurelio desea que el tiempo se detenga. Se ha dado cuenta que ha aprendido a amar tanto a aquellas personas, como si fueran su propia familia.

Alexandra está tan feliz y agradecida con Dios, por el milagro realizado en aquella alma tan amada, de cuya transformación ha sido testigo día tras día…

De aquel patricio violento que entró a raptarla de aquel hogar, ya no queda nada.

Ve la devoción con que la sigue con la mirada a dondequiera que ella va. Sus besos son tan dulces y llenos de ternura, que aunque son muy apasionados, también son muy diferentes de los que le diera en el banquete del Palatino.

Su sabor es más delicioso aún… Y embriagador como el más exquisito de los licores.

El deseo se ha encendido más, pero con un fuego distinto que no queda solo en la piel.

Cada día están más enamorados y su amor los llena de dicha con la promesa de un gozo más pleno, cuando su unión sea completa…

Marco Aurelio está sorprendido. Adora a su esposa; la respeta y la desea cada día más.  Pero es todo tan extraordinario…

La felicidad y el deleite que saborea ahora, no tiene la más mínima comparación con lo que experimentara antes, con ninguna de las mujeres que antaño conociera.

El placer que Alexandra le da, aún sin haberla hecho suya todavía… Saberse amado por ella y amarla con la fuerza que él mismo no sabía que tuviera; lo hacen sentirse el hombre más dichoso del mundo.

La ama con un amor más poderoso, ardiente y profundo desde el día que se casaron…

Lo que no sabe es que este amor es el que el Espíritu Santo depositara en los corazones de los dos, con el Sacramento del Matrimonio…

Su corazón está lleno de júbilo y siente deseos de gritarlo. Porque es precisamente Aquel Dios Desconocido que un día le pusiera tan celoso de Él, el que se la ha entregado.

Y es el que le está dando la capacidad de amar, como jamás pensó que pudiera llegar a amarse. Alexandra es como es, por su amor a Cristo, que ahora ya no es el Dios Desconocido. Al contrario, entre más lo está conociendo, ha comenzado a adorarlo con todo su ser.

Ahora es cuando comprende por qué es el Dios del Amor…

Y se siente tan feliz, que desea compartir esa dicha con todos los seres que conoce. Solo Cristo puede transformar al mundo.

Y amó más a Alexandra, porque por causa de ella, Cristo ha transformado su vida de una manera radical. Está aprendiendo a creer, a amar, a perdonar, a orar…

Cuando Alexandra le enseñó el ‘Pater Noster’ y meditó cada una de sus palabras, esa Oración Santa y sublime que Jesús enseñó, es un himno que su corazón canta con una alegría profunda y brota en palabras que salen de sus labios, estremeciendo su alma de júbilo y agradecimiento.

Todo el culto que rodea a esta Doctrina es un maravilloso descubrimiento…

SAGRAD~1 (2)

Cuando llegó Mauro, con su ayuda se levantó del lecho, le llevó con suavidad poco a poco hasta el jardín y le preguntó:

–           ¿Ya no te duele?

Marco Aurelio le contestó:

–           Un poco… no sé… me siento muy raro. Pero creo que estoy bien.

Mauro declaró:

–          Perfecto. Entonces… -llamó a Alexandra y agregó- Te entrego en manos de tu esposa.

Marco Aurelio se apoyó en ella que lo mira llena de amor y alegría.

–          Ya puedes moverte del lecho y dar pequeños paseos. ¡Pero no te extralimites! ¡Eh! –añadió Mauro sonriendo- Todavía no te declaro sanado.

–           ¿Cuándo va a venir Pedro?

–          Posiblemente hoy o mañana. Isabel está preparando los pescados que trajo David. Bernabé está haciendo un guiso con verduras. Voy a ver en que los ayudo…

Y dejándolos solos se retiró al interior de la casa.

Alexandra llevó a Marco Aurelio hasta la banca que está  junto al muro.

–           Carísima. Sol de mi vida. Quisiera que esta dicha no terminase nunca. –dice él envolviéndola en una mirada llena de amor, de adoración y de ternura.

Ella le correspondió y le contestó enamorada:

–           No terminará, amor mío. Porque nuestro amor continuará más allá de la muerte, cuando estemos juntos en el Cielo, por toda la eternidad…

tierra earth-from-space-hd-wallpaper

–          ¿Sabes? Un día pensé un poco fastidiado… Casi al principio de todo esto: ‘Solo piensan y hablan de Jesús’. Porque NO los comprendía… Y ahora soy yo el que espero con ansia las visitas de Pedro. ¿De qué nos hablará ahora?

Alexandra sonríe y le dice con dulzura:

–          No lo sé. Lo sabremos cuando llegue. ¡Me siento tan feliz de que compartas conmigo este mismo anhelo!…  Tendremos muchas cosas que contar a nuestros hijos. ¿No crees?

–           ¡Nuestros hijos!…-exclama él y suspira- Quiero que el primero sea una niña tan hermosa como tú. ¡Ansío tenerla en mis brazos! ¡El fruto de nuestro amor!

Marco Aurelio está extasiado ante una imagen futura…

Y los dos conversan sobre el hogar y la familia que apenas empieza a formarse y que los llena de una ilusión sublime…

Mauro los mira desde la puerta y dice a Bernabé:

–           Quien viera ahora al orgulloso augustano que casi destrozas hermano.

Bernabé contesta casi compungido:

–          Del mal, Dios hace nacer el bien. Míralo ahora… Cuando veo como ama a mi señora, me siento dispuesto a servirlo también a él.

Felizmente Pedro llega en ese momento. La comida está casi lista. Y cuando todos están reunidos, oran y comparten los alimentos.

Dos semanas después…

Marco Aurelio pasea con Alexandra por el pequeño jardín. Le confiesa:

–         Intenté en vano olvidarte, porque mi amor creció y se adueñó de todo mí ser, desde el día en que te vi en la casa de Publio. Mientras las parcas devanaban el hilo de la existencia, el amor y la nostalgia estuvieron devanando el mío. Mis acciones fueron malas, pero estuvieron impulsadas por el amor.

Pues me enamoré de ti de una manera fulminante y me di cuenta de que eras muy diferente a todas las mujeres de Roma. Solo te pareces en lo virtuosa a Fabiola, pero ahora ya sé por qué.

Porque es la Presencia de Dios la que irradia esa maravillosa belleza interna que con el tiempo crece más y más y que en nuestro hogar será como un sagrado lumen…

Marco Aurelio se calló. Y la contempló como si en ella estuviera compendiada, toda la felicidad de su vida entera. Luego le preguntó cuáles eran sus impresiones respecto a él.

Alejandra se ruborizó y luego le miró a los ojos:

–          Te amé desde el día que nos encontramos por primera vez en la casa de Publio. Si tú me hubieras devuelto a ellos desde el Palatino. Yo les hubiera confesado mi amor y hubiera tratado de apaciguar la cólera que hacia ti debieran sentir.

Marco Aurelio dice:

–           Te juro, que ni siquiera había pasado por mi mente la idea de sacarte de la casa de los Quintiliano. Algún día te contará Petronio, como yo le confesé cuanto te amaba y que deseaba casarme contigo.

Pero él ridiculizó mi propósito e insinuó al César la idea de pedirte como rehén que le pertenecía y de darte a mí.

¡Cuántas veces en medio de mi dolor, he maldecido el momento en que le hice caso! Más acaso el destino así lo dispuso. Pues de otra forma yo no habría conocido a los cristianos, ni llegado a comprenderte, preciosa mía…

Alexandra replicó:

–           Créeme amor mío, Cristo ha sido Quién con sus altos designios te atrajo a Sí. El Padre Celestial te llamó… En nuestra vida nada sucede, que sea fortuito y sin un propósito específico…

Marco Aurelio levantó la cara sorprendido:

–         ¡Cierto! Todo pareció combinarse de manera admirable, para que al buscarte, encontrase primero a los cristianos y luego a ti.

–          Sí… -contestó ella suspirando feliz.

ENAMORADOS

Están delante de la glorieta cubierta de una espesa capa de hiedra y cerca del sitio donde Bernabé había matado a Atlante y donde después se enfrentó a Marco Aurelio.

Éste dijo reflexivo:

–           Aquí habría perecido yo, si tú no hubieras intervenido.

–           Ya no hables más de eso. Y tampoco se lo recuerdes a Bernabé.

–          ¿Podría acaso haber tomado venganza en él, porque te defendió? Al contrario. Si él fuera esclavo le habría concedido la manumisión.

–           Si él fuera esclavo, Publio lo hubiera liberado hace mucho tiempo.

–          ¿Recuerdas que quise llevarte de nuevo a tu casa y tuviste miedo que llegara a saberlo César y tomara por ello venganza en Publio y en Fabiola? Pues bien; ahora podrás verlos cuando te plazca.

–           ¿Por qué dices eso Marco Aurelio?

–          Creo que ya no habrá para ti peligro alguno en verlos, porque cuando el César me pregunte qué hice del rehén que él me diera, le contestaré: ‘Me he unido a ella en matrimonio y ahora visita la casa de Publio con mi consentimiento.’

Te prometo que me ganaré de nuevo el favor de Publio y de Fabiola. ¡Oh, carísima! Sí, Alexandra mía. Te juro que jamás mujer alguna recibirá en el hogar de su esposo, homenajes comparables a los que yo te he de tributar.

Y siguieron paseando. Gozándose en la presencia el uno en el otro. Conversando sobre las ilusiones que albergan los dos, sobre el hogar que será el santuario donde ofrendarán sus vidas y su futuro al Dios que les da tantas bendiciones…

Finalmente se detuvieron bajo el ciprés que está a un lado de la casa y donde principia el huerto.

Alexandra se apoyó en el pecho masculino y él la abrazó tiernamente con su brazo libre.

Y le dijo con amorosa súplica:

–           Di a Bernabé que vaya a la casa de los Quintiliano a traer tu mobiliario y tus juguetes de niña.

Ella contestó ruborizada:

–           La costumbre ordena otra cosa.

–           Lo sé. De ordinario la prónuba (matrona romana que iniciaba a la novia en sus deberes de esposa) conduce esos objetos detrás de la novia. Pero tú querrás hacer esto por mí. Yo los llevaré a nuestra casa de campo en Anzio y serán otros tantos recuerdos que me hablen de ti.

Sabes que se fueron de viaje y todavía falta mucho tiempo para que la familia regrese. –y tomándole la mano como un niño cuando solicita algo con insistencia- Concédeme esto diva. Concédemelo, Carísima.

–           Pero Fabiola hará como ella quiera. ¿Estás de acuerdo?

Se miraron a los ojos con una gran sonrisa y con el corazón acelerado. Se dieron un tierno y apasionado beso, enamorados totalmente el uno del otro.

Embargados por una dicha que no puede ser más plena, pues su más hermoso sueño se está convirtiendo en realidad.

En ese momento la alta figura de Mauro, se recortó en el umbral del patio.

Ha venido a desentablillar y a dar de alta al enfermo.

Los tres entraron a la casa y los vendajes fueron retirados.

Mauro con cuidado valoró a su paciente y satisfecho, comprobó cómo las fracturas han soldado, al igual que las costillas y ya no hay dolor.

Y dijo:

–           Bien hermano. Ya estás listo para regresar a tu vida normal. Solo te pido que esta semana ejercites el brazo con cuidado, antes de hacer esfuerzos de ninguna índole.

Marco Aurelio sonrió agradecido y contesta:

–           Gracias, hermano. ¿Va a venir Pedro?

Mientras guarda sus ungüentos, Mauro responde:

–           Sí. Un poco más tarde. Estaba en una misa de ordenación. Creo que hoy tendremos cien nuevos presbíteros. Dijo que al terminar vendría. Es temprano todavía. Después del mediodía estará aquí. En lo que llega, seguiremos con tu instrucción y les daré el tema de este día.

David se va a llamar a los catecúmenos que están siendo instruidos junto con Marco Aurelio.

Y mientras llegan, éste pregunta a Alexandra:

–           ¿Cómo fue que Publio se convirtió en cristiano?

Alexandra lo mira radiante y contesta:

–           Fue en Jerusalén. Él era un tribuno muy joven y estaba de guardia en el Templo de Jerusalén, en la Puerta de los Peces junto con dos soldados. Uno se llamaba Alejandro. Y ese día Jesús…

Y la voz de Alexandra es musical, mientras relata el primer encuentro de Publio Quintiliano con el Nazareno…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

A43 IGLESIA CAUTIVA


CRISTO REYHijitos y hermanos Míos, hoy quiero retomar un tema que ha sido y sigue siendo un gran problema para Mi Iglesia, para Mi Rebaño: éste es el de los falsos profetas y el de los lobos con piel de oveja.

Yo os profeticé en la antigüedad y os previne sobre ellos, de que se acrecentaría su cantidad cuando estuvierais viviendo el Fin de los Tiempos.

El Mal ha suscitado éste tipo de maldad entre vosotros y conociéndoos como sois, vais cayendo uno a uno.

FALSOS PROFETAS1

Os ha engañado con la difusión de falsas religiones, sectas o grupos religiosos; las cuáles os “hacen más fácil el cumplir con vuestras obligaciones religiosas”.

Mi Doctrina de ésta forma queda relegada, porque os la hace ver difícil de llevar y pregona que “ya no son tiempos para sufrir, sino para gozar”. Así, al faltar almas víctimas, penitencia, sacrificios; el Mal, libremente sigue actuando y creciendo.

Por otro lado, también ataca a Mi Iglesia, a vuestra Iglesia. A través de supuestos sacerdotes, los cuales se han infiltrado a Ella, estudiando como cualquier otro aspirante a sacerdote y han ido escalando puestos hasta llegar varios de ellos, a ser altos “personajes”…

Vatican Conclave 2013: Mass

 Con poder suficiente para manipular Mis Leyes y Decretos… La forma de llevar los Ritos de la Iglesia o hasta haciéndose pasar como grandes teólogos… quienes llenos de soberbia satánica atacan constantemente al Representante de Pedro, el Papa. Poniendo en entredicho lo que Yo le inspiro, para bien de todos vosotros.

Otros de ellos tienen la función de causar escándalos… Para que con ellos afecten a la persona de todos Mis Consagrados, haciendo que muchos fieles les pierdan confianza, se alejen de Mi Iglesia y pierdan la Fe.

Algunos más, amparados con las vestiduras sacerdotales hacen destrozos en el Rito de la Santa Misa… Cambian las palabras de la Consagración o dejan de decir algunas partes de Ella e introducen “modalidades” para hacer más aceptable y menos “aburrida” la Misa. Lo cual ha provocado que poco a poco se haya perdido la verdadera Esencia de la Misma.

0misa purgatorio

Algunos ahora solo hablan de que se trata de una “reunión” de fieles, quitándole con malicia premeditada lo DIVINO de la Santa Misa.

Para otros, consideran que lo más importante son las lecturas y no llevan a cabo la Consagración. Otros más, por poseer el don de la palabra, prefieren ser ellos el centro de atracción… Alaban con palabras a los fieles, les dan lo que ellos quieren y así muchos van a la Iglesia a escuchar las palabras bonitas del sacerdote… muchas veces llenas de errores, en lugar de ir a buscarMe a Mi, vuestro Jesús.

Muchos ahora buscan a la persona del sacerdote porque “les cae bien”, porque es “a todo dar”, porque permiten cosas que otros sacerdotes “obsoletos y anticuados” NO permiten.

letrero iglesia moda

El Error está causando gran deterioro en Mi Iglesia. Y así, entre sectas libertinas, falsos sacerdotes y profetas, Me están quitando almas para su salvación eterna.

Mucha Humildad y Discernimiento necesitáis y necesitaréis, para protegeros de las Trampas del Mal. Si no Me buscáis a Mí. Si no tratáis de leer y aprender las Enseñanzas que os di.

marcial_maciel

SATANÁS SIEMPRE TRAICIONA DESPUÉS QUE LE HAN SERVIDO (Historia de un criminal…)

Si no buscáis practicar la forma  en como Yo di el Amor a manos llenas durante Mi estancia sobre la Tierra…

 El Maligno fácilmente os engañará y pronto os llevará por caminos “más fáciles de cumplir”.

cutie_

EN LA IGLESIA EPISCOPAL NO HAY TANTAS EXIGENCIAS…

Ahora ya no vivís para agradar a vuestro Dios con la aceptación de vuestras cruces y de vuestros sufrimientos, cuando éstos llegan… ¿Para qué sufrir? Os preguntáis.

La Cultura del Placer a su máximo, está envolviendo a toda la Tierra. El gozo desenfrenado es lo que impera y estáis viendo sus frutos: familias destruidas. Ya no hay matrimonios sino uniones libres, para simplemente gozar.

Ya no se quieren responsabilidades: hoy me gustas y mañana ya no, porque encontré a alguien mejor.” El abandono de niños va en aumento, porque se vuelven carga e impiden darle vuelo a las pasiones.

aborto

No se desea tener responsabilidad de ninguna especie, ni con los hombres y menos con su Dios… Al que no quieren ni voltear a ver para olvidarlo por conveniencia, para no tener un Juez que les esté haciendo ver sus faltas continuamente.

Los falsos profetas, los “guías” de nuevas ideologías y de religiones extrañas… Pululan por todas partes enarbolando un brillante estandarte que dice “amor” y con ésta palabra jalan multitudes.

albert cutie

CONFUSIÓN Y APOSTASÍA

Creéis que todo aquél que habla de un dios y dice amar, ya Me tiene en su corazón. ¡Mentira, hijitos, mentira!

El verdadero Amor exige sacrificio… Donación hasta olvidarse de uno mismo por ver y procurar el crecimiento del prójimo.

Exige crecimiento espiritual y no solo placer humano.

Infidelidad

Os engañáis creyendo que el amor que dais de puro cuerpo os va a mantener unidos Y ESO ES UNA GRAN MENTIRA.

El Amor exige responsabilidades, tanto humanas como Divinas… Y hay que cumplirlas.

 Al no hacerlo, todo se desmorona y cae. Por eso los que viven de lo humano, de lo efímero como es el “amor carnal”, se la pasan brincando de persona en persona; para llenar sólo el momento, sin aceptar la responsabilidad de formar una familia.

monseñor Krysztof Charamasa, de 43 años,

Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de su propia identidad”, confesó monseñor Krysztof Charamasa, de 43 años, polaco residente en Roma desde hace 17 años, funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional vaticana.”

Los Falsos Profetas seguirán tratando de atraeros y los “lobos con piel de oveja” que son Mis sacerdotes traidores o los falsos sacerdotes…

 Enemigos entre Mis verdaderos Consagrados… Seguirán causando escándalos en Mi Iglesia para tratar de destruir vuestra Fe.

BuscadMe y Buscad en las Escrituras Mi forma de Ser, de Pensar y de Amar… Y todo lo que no vaya en ésa línea de vida…   NO viene de Mí, ni puede dar buenos frutos.

19magdalenaMaría Magdalena era una mujer rubia bellísima… Tanto, que Lucifer la eligió para hacer caer a Jesús.

magdalena1 (2)Pero el Divino Maestro le volteó la Jugada y ella se convirtió en una maravillosa santa…

magdalena Si quieren verificarlo, con el alma potencializada por el Espíritu Santo viajen en el tiempo y ¡COMPRUÉBENLO!…

Así confirmarán también, la Blasfema Mentira Satánica con la que tratan de Calumniarlo actualmente…

maria-magdalena-y-jesus--wallpapers

ANATEMA Y BLASFEMIA SATÁNICA ¡Quieren atribuirle a Dios sus propios pecados, para justificar sus perversiones!…

Cuídense del Maligno, es muy Sagaz y os quiere destruir. BúsquenMe y obtendrán Mis Bendiciones y Mi Protección.

Sed humildes y no busquéis solo las cosas del mundo. Lo que Yo os voy a dar y que tengo reservado para cada uno de vosotros, es bellísimo, luchad por ello.

Un consejo os voy a dar, Mis pequeños. Buscad a ésos sacerdotes “obsoletos y anticuados”… A ésos que al verlos Me veis a Mí. A los que aún enseñan lo que Yo os enseñé. Los que aún aman a Mi Padre y a Mi Madre y os hablan de Ellos.

padrevestimenta1

A aquéllos que son perseguidos y criticados porque aún aman a la Iglesia y aceptan la autoridad del Santo Padre el Papa, porque ellos son como joyas raras y valiosas y son los que bajo su guía, enseñanzas y consejos, os van a hacer llegar fácilmente a vuestro Hogar Eterno.

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Jesús, Dios Encarnado que he venido a llevar a cabo la Obra de la Redención… Enseñándoos el Pensamiento de Nuestro Padre Dios y viviendo en su Voluntad.

Mi Padre, vuestro Padre, dio al pueblo judío Sus Leyes y Decretos y así el pueblo escogido podía vivir más dé acuerdo a la “Mentalidad Divina de su Dios” que al seguir éstas Reglas, podían vivir como verdaderos hijos de su Dios; viviendo en el Amor y compartiéndolo no sólo entre ellos, sino siendo ejemplo de Él ante todos los pueblos con los que tenían contacto.

cristianismo-antiguo-e-imperio-romano1-1-728

Os he explicado que el Amor verdadero es la vida, que debe dar vida a vuestra alma y que los Preceptos que Mi Padre os dio en el Sinaí, son los preceptos de todo un Dios, que desea que cumplan todos aquellos de deseen pertenecer a Nuestra Familia Real.

GUERRERO CELESTIAL

El Mal se introdujo en el Mundo, por el Pecado de Adán y Eva. Y con él entró la Muerte y todos los pecados que afectan a la vida en la Gracia del alma.

Mi Enemigo, al que vine a poner en evidencia ante todos vosotros y al que ataqué y vencí con el Amor Verdadero, siempre ha querido destruir la Obra de Mi Padre… 

 Y para ello, en las diferentes épocas de la humanidad ha ideado la forma de destruiros… Primeramente en la Fe y en la confianza en vuestro Dios. Y posteriormente a la Naturaleza entera: causando desastres “naturales”, epidemias, etc., Por lo que os quiero nuevamente prevenir de sus ataques, tanto para vuestra alma, como para vuestro cuerpo.

lucifer arcángel destructor

Yo vine a ponerlo en evidencia y lo ataqué venciéndolo. Y los que vivieron en Mi época en la Tierra, claramente vieron el resultado de Mi Presencia y de Mis Ordenes, al obligarle a dejar libres a las almas por él atacadas.

El Mal nunca va a dejar de atacar a la Obra de Mi Padre, tanto a las almas como todo lo creado, hasta el Juicio Final. Pero tenéis Mi Fuerza y Mi Poder para vencerlo fácilmente, siempre y cuando viváis según los Mandamientos que Mi Padre os dió.

La vida del ser humano se desenvuelve un “Campo de Batalla” que es la Tierra… Y todos vosotros estáis expuestos a su ataque. Esto os lo dije claramente, cuando os expresé que el Demonio es el Príncipe de este Mundo.

guerra espiritual angeles lucifer

El trata de mantener el Odio, la Perversión, el ataque a la Obra de Nuestro Padre  y la muerte de las almas al llevarlas al pecado  mortal.

El sabe que cada alma que baja a la Tierra trae consigo un grandísimo deseo de derramar amor entre las almas que ya viven en ella para vencerlo… Y de ahí que sus ataques se vuelvan más fuertes contra aquellas almas fervorosas, buenas y santas… Puesto que son un peligro para destruir su Reino.

 Mientras más busquéis la Verdad y el Amor que os vine a predicar, más ataques tendréis del Maligno.

10getsem

Este ataque puede ser espiritual, cuando os lo da directamente a vuestra mente y a vuestro corazón. O FÍSICAMENTE a través de personas a veces muy allegadas a vosotros… Y que al no vivir una vida de piedad y de orden espiritual, se vuelven instrumentos del Mal

 Y así podréis tener ataques de vuestros padres, hermanos, amigos o aún de “ministros” de Mi propia Iglesia. De aquí que hoy os quiero prevenir de los ataques que supuestos ministros de Mi Iglesia, provocan en las almas de los fieles.

Para que os deis perfecta cuanta de sus ataques, primeramente deberéis vivir en Estado de Gracia.. Ésto es: sin pecados mortales en vuestra alma.

00gracia santificante

Luego, deberéis vivir de acuerdo a Mis Enseñanzas, para que con ellas en vuestro corazón, podáis comparar aquellas que ellos prediquen. Además, debéis pedir a Mi Santo Espíritu el Don del Discernimiento… Para que con su ayuda podáis daros cuenta en donde las Trampas del Maligno se encuentran…

 Porque su Sutileza es tan aguda, que a veces os hace ver cosas malas como buenas. Por último, también deberéis pedir a Mi Santo Espíritu el Don de Humildad y del Amor,  para que sean vuestro Escudo contra la Soberbia… Arma preferida por el Demonio y aquella que normalmente vence a las almas.

La Pauta para conocer si un ministro pertenece a Mi Iglesia y es un verdadero hijo Mío, os la dará su vida; la cual irá en concordancia con los Mandamientos de Mi Padre y con el Ejemplo vivo de Mis Enseñanzas, que Yo os dí en la Tierra. 

PREDICANDO JESÚS-en-la-Sinagoga

Todo aquél que no lleve a cabo “al pié de la letra” lo que del Cielo se os dio, no merece ser Mi Ministro, Mi otro Yo, quien debe ser ejemplo para todos vosotros.

Todos aquellos que causan mal físico o espiritual en los fieles, NO son ministros Míos… Son instrumentos del Mal para crear confusión y así apartaros de Mi Verdadera Iglesia.

Todo aquél que predique falsas doctrinas o nuevas ideologías argumentando estar basados en Mi Ley, si no siguen Mis Preceptos, NO son cabeza de Mi Iglesia; son error para Ella. Porque su predicación la basan en la Soberbia, en las conveniencias humanas y materiales, antes que ver por Mis Intereses Divinos.

YO SOY LA LUZ DEL MUNDO

Mi predicación la basé para la salvación de las ALMAS, no de los cuerpos. Yo vine a traer vida a las almas que deambulan por este Mundo sin Pastor. Les traje la LUZ para iluminar su camino. Les vine a enseñar a VIVIR la vida que se vive en el Cielo, vida de Amor entre todas las almas.

Todo aquél que aparte a Mis fieles de Mis Decretos y Enseñanzas, no es digno de llamarse ministro de Mi Iglesia. Os vengo a Prevenir que la Serpiente Infernal, se ha introducido desde hace mucho tiempo en Mi Iglesia y ahora su ataque se volverá más fuerte.

Aún dentro del mismo Vaticano, el Mal vive atacando a su verdadera Cabeza, la santa cabeza de Mi Iglesia en la persona de Mis Papas elegidos por MÍ.

5papas

Ellos vivieron una eterna agonía soportando la Cruz del Sufrimiento. Siendo atacados por supuestos obispos y cardenales. Por “teólogos” desviados de las verdades del Amor.

Por fieles corruptos que solo desean vivir en la Inmundicia del Pecado, pidiéndoles que acepten leyes que destruyan la vida, aún desde sus inicios dentro del vientre materno…

 Y otras abominaciones que se vivieron en los pueblos destruidos por la gravedad de sus pecados: Sodoma y Gomorra.

castigo de sodoma

Sí hijitos Míos, os quiero prevenir de los ataques de éstos supuestos ministros Míos introducidos en Mi Santuario, que con su mal ejemplo y sus desviaciones morales y espirituales, os hacen creer que son verdaderos guías Míos.

Y lo único que desea el Maligno a través de ellos, es causar escándalo para que vosotros os retiréis de Mi Iglesia al ver su mal ejemplo.

Desgraciadamente a vosotros os gusta generalizar en todo y así habláis en plural, incluyendo a buenos y a malos ministros Míos, que salen afectados por vuestra crítica al hablar de un ministro… Y con vuestra crítica mal fundada afectáis el honor de buenos sacerdotes y provocáis la disidencia en los fieles. 

00justificacion

DESPUÉS DEL ESCÁNDALO, JUSTIFICACIÓN Y DENUNCIA

Por otro lado, cuando os encontráis con verdaderos Ministros Míos; como vuestra conveniencia humana ya se acostumbró a malas enseñanzas y a un mal ejemplo de otros malos ministros; ya no aceptáis sus palabras ni su ejemplo, porque se os hace difícil hacer las cosas bien y hasta los atacáis creyéndolos obsoletos o anticuados.

Ahora, en una gran mayoría de vosotros aceptáis más a los malos ministros “modernistas que sí os entienden”… Porque os aceptan el aborto, anticonceptivos y hasta les permiten a “parejas” divorciadas vueltas a unir… Y en flagrante Adulterio les permiten recibir Mi Cuerpo Eucarístico.

ADULTERIO Y ANULACION

O a aquellos ministros que alegran vuestros oídos, al escucharles sus abominables sermones anunciándoles un Jesús guerrillero; un Jesús que vino primero a alimentar cuerpos, señalándoos las injusticias sociales y después de llenarles el estómago ya se les puede dar el alimento del alma.

TEOLOGIA DE LA LIBERACIÓN

TEOLOGIA DE LA LIBERACIÓN

O a un Jesús que ya no es tan “Severo” y que ya acepta teologías extrañas al gusto de la gente.

¡NO, Hijitos Míos! El Mal se ha introducido a Mi Iglesia y si queréis que Ella permanezca como debe ser: Pura, Santa y Verdadera, vosotros deberéis luchar por mantener Mis Leyes, Mis Decretos y Mis Enseñanzas en base en la Oración; en la búsqueda de la Verdad en la Sagrada Biblia y apartándose de las malas influencias de los malos ministros.

Vuestra Vida Eterna y la de los vuestros dependen de ello.

vida-eterna-con-jesus

Este es el tiempo de la lucha entre la Mujer, Mi Madre Santísima y la Serpiente Infernal. Mi Madre está reuniendo a Mi Rebaño, a Mi Verdadero Rebaño, que está defendiendo Mi Vida y Mis Enseñanzas aún a costa de su propia vida.

martirio isis

Vosotros, Mis hijitos, ¿De qué lado estáis ahora? ¿De las conveniencias humanas y del deterioro moral y espiritual? O ¿Del lado del Amor y de la Verdad de vuestro Dios?

“O estáis Conmigo o estáis contra Mí”, NO hay más.

Amáis más a un ser querido cuando lo conocéis mejor y esto se dá cuando lo procuráis ‘seguido’ y así conocéis sus palabras, sus reacciones… Observáis su ejemplo de vida ante los demás.

JESUS Y EL EVANGELIO

Lo mismo sucede Conmigo, para que no os puedan desviar con falsas enseñanzas. Debéis ConocerMe mejor a través de las Sagradas Escrituras. A través de libros de santos en donde ellos, al querer parecerse a Mí su Dios y Guía perfecto, alcanzaron una vida santa y ejemplar, etc.

BuscadMe y Me encontraréis y aprenderéis a amarMe, a respetarMe, a defenderMe de los malos ministros y de los malos fieles de Mi Iglesia.

La Purificación del Mundo y de Mi Iglesia ya se está dando. No perdáis más el tiempo hijitos Míos. Vuestra vida eterna depende de vuestro cambio inmediato de vida y no sólo para proteger vuestra alma, sino la de muchísimos de vuestros hermanos en todo el Mundo, que han caído en las garras del Demonio con sus mentiras y su mal ejemplo, transmitidos por falsos guías de Mi Iglesia.

lobo

Os vuelvo a repetir, ConocédMe mejor, para que podáis ser protegidos por la Verdad y podáis hacerle frente a la Mentira, a pesar de que “os convenga”.

Esta conveniencia al Mal y las malas enseñanzas, sólo os llevarán a la muerte eterna. Pero recordad que Yo os he venido a salvar con la Verdad y con el Amor.

Yo os Bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre, en Mi Santísimo Nombre, Redentor vuestro y en el Santísimo Nombre del Dios Amor, Luz y Verdad del Mundo.

jesusbendice

http://diospadresemanifiesta.com/

A19 PERDONAR ES AMAR


Agosto ­30 de 2014

 Papst   

Debéis pedirMe la Gracia de saber perdonar a vuestros hermanos que están en el Mal.

Mensaje de Dios Padre a J. V

Hijitos Míos, en la historia de la Cristiandad, vosotros sabéis que la sangre de los mártires, empezando con la de Mi Hijo, le da mayor fuerza.

Satanás quiere destruir todo lo que venga de Mi Hijo, todo lo que venga de Mí; pero no podrá Mis pequeños, al contrario, se reforzará.

Todo esto Mis pequeños, dará Vida. Una Nueva Vida a la Iglesia, ésta sangre que estáis viendo que se derrama; está purificando toda ésa maldad que se ha introducido dentro de Mi Iglesia, desde que ésta fue constituida por Mi Hijo.

Mucha maldad habéis visto que ha entrado en Ella y mucha sangre tendrá que correr para purificarla. 

ASESINADO EN EL ALTAR

ASESINADO EN EL ALTAR

Nada se desperdicia Mis pequeños, dentro de la Economía Divina. Así como os enseñó Mi Hijo, que se dio por vosotros; ahora vosotros en diferentes formas, os vais a dar por Mi Hijo.

Él se dio en totalidad, no solamente en Cuerpo y en Sangre, SE DIO TAMBIÉN EN DIVINIDAD. Se dio en Sus Sentimientos. No conocéis a profundidad lo que Él sufría por vosotros en Su Interior y en tiempo breve, lo conoceréis.

Vosotros estáis acostumbrados a juzgar el exterior de las personas; pero nunca entendéis ni comprendéis el interior de ellas. Y esto es lo que sucede en la Vida de Mi Hijo. A través de los Santos Evangelios, conocéis la Vida de Mi Hijo, Su exterior, Sus momentos, Sus Palabras, los Milagros.

Pero no conocéis Su Pensamiento, que estaba continuamente ante Mi Presencia. Os veía a cada uno de vosotros, pensaba en vosotros, intercedía por vosotros, Su Omnipotencia os alcanzaba y os sigue alcanzando a cada uno de vosotros.

Por eso la Iglesia, está siendo purificada con la sangre de los mártires actuales y con lo que padeceréis también cada uno de vosotros. Si no necesariamente sea cruento vuestro sufrimiento, sí será de diferentes formas…

nun

Y os pido Mis pequeños, QUE OFREZCÁIS TODOS VUESTROS SUFRIMIENTOS, para que Le quitéis el Dolor que tomó Mi Hijo por cada uno de vosotros.

AminoradLe Su carga, la carga que tomó para salvaros.

Ahora tomad vuestra Cruz y dadLe éste regalo a Mi Hijo, aminorándoLe Su carga con el ofrecimiento de vuestros padecimientos, los actuales y los próximos futuros.

Gran alegría Le daréis, gran alegría habrá en el Cielo por vuestra donación y sobre todo, porque os uniréis a Mi Hijo Jesucristo, siendo otros Cristos.

Os uniréis en la salvación del género humano, os uniréis en vida íntima en Mi Santísima Trinidad.

iglesia-triunfante1

Es una Gracia que comparto con vosotros en éstos tiempos de cambio y muy distante a lo que pensáis, que habrá tristeza entre vosotros; no será así Mis pequeños, ya que en la donación, vendrá la alegría; porque en el momento en que vosotros os estéis donando, os estéis dando por Mi Hijo y por vuestros hermanos, una alegría mística entrará en vosotros y gozaréis.

No habrá tristeza en vosotros, entenderéis la donación de vuestros primeros hermanos en el Cristianismo, cuando también sufrieron fuertemente y que dio vida a Mi Iglesia.

Ahora entendéis un poco más de lo que es el sacrificio de un alma para hacer crecer la fuerza de la Iglesia y la salvación de sus almas hermanas en la Tierra. Animaos Mis pequeños, cosas bellas veréis, grandes cosas gozaréis.

Hijitos Míos, OS PIDO QUE NO TRATÉIS DE ESCUDRIÑAR EN MIS MISTERIOS. En cierta forma, os estoy pidiendo lo que le pedí a Lot y a su familia en Sodoma y Gomorra, les pedí que no voltearan a ver cómo quedaban destruidas sus ciudades; a eso Me refiero ahora, no escudriñar en Mis Misterios.

mujer de lot- estatua de sal

DejadMe actuar a Mí, que Soy vuestro Dios. No os toca a vosotros conocer Misterios que no comprenderíais. Recordad que en un ejército hay un solo general en cada bando, Yo Soy vuestro General.

El general, es el que da las órdenes; los soldados debajo de él, son los que ejecutan el pensar del general y todos confían en él. Por eso, os pido que no tratéis de ser generales, ni Me digáis qué es lo que tengo que hacer.

Vosotros no conocéis Mis Planes de salvación, vosotros no conocéis los corazones de los hombres, Yo sí. Y además, siempre voy a actuar en Justicia, en Amor, en respeto ante la vida de Mis hijos y vosotros, os dejáis llevar por el dolor, por el odio, por la maldad que lleváis en vuestro ser; porque no lo habéis erradicado, no habéis crecido lo suficiente en la virtud, no os amáis como os pidió Mi Hijo, como verdaderos hermanos, los unos a los otros.

Por eso os pido que Me dejéis a Mí actuar, que lo que Yo os estoy pidiendo, os lo pido en Sabiduría Divina; porque vosotros no actuáis así. Vuestra posición es en el actuar, como os he pedido a través de la oración, a través de la aceptación de vuestra Cruz diaria, ofreciéndola unida a los Méritos de Mi Hijo;

porque Él Me ofrecía diariamente también Su Cruz, Sus momentos y en lo íntimo Yo lo recibía y Nos comunicábaMos íntimamente y conocíaMos el actuar del Uno y el Otro.

JESUS-ORANDO

Por eso quiero que entréis en vuestro corazón, que habléis Conmigo; para que Yo hable también con vosotros, que respetéis Mi actuar a través de vosotros, que no Me pongáis “peros”, ni detengáis Mi Obra a lo que Yo os pida a cada uno de vosotros.

En cierta forma os podréis sentir como piezas de ajedrez. Pero Yo respeto; respeto vuestro libre albedrío y Yo no os puedo forzar a ser movidos de un lugar a otro. Por eso os pido permiso, para que Me dejéis moveros como Yo quiera y a donde Yo os lleve; siempre va a ser lo mejor para vosotros. Y el resultado será también, un Bien para vuestros hermanos.

Yo solamente quiero el Bien vuestro, quiero vuestra salvación, quiero prepararos para un gozo eterno. En la Tierra es efímero o son efímeros los gozos que tenéis, tendréis un gozo eterno cuando terminéis vuestra obra sobre la Tierra.

DejadMe pues que Yo os ayude a que Me deis vuestro cien por ciento; para que Yo os pueda consentir eternamente, no en un cien por ciento; sino cien sobre cien sobre cien; porque Yo siempre doy más de lo que vosotros dais. Os amo, Mis pequeños, recibid Mi Bendición.

juego-de-ajedrez

Hijitos Míos, no veáis muerte donde hay vida. La muerte de un mártir, es vida para la Iglesia y para todos vosotros; pero ciertamente sí hay muerte en aquellos hermanos vuestros que mueren, sin estar vivos en su alma.

Y por ellos, os insisto que oréis, os deis en sacrificio, en penitencia, porque son Mis hijos.

La actitud del hombre es siempre odiar y atacar a aquél que veis que está destruyendo; pero no os dais cuenta que en el momento en que vosotros estáis deseando un mal hacia aquél que es verdugo, que es asesino, que está destruyendo viviendas y vida, de pequeños y grandes; vosotros también os volvéis reos de muerte; porque estáis deseando un mal a un hermano vuestro y Yo no quiero la muerte del pecador, sino que se arrepienta y viva.

Lo tenéis escrito en las Escrituras. Mi Hijo os lo dio, lo vivió y vuestra posición debe ser la misma. Es difícil para vosotros; porque no vivís en la virtud y muchas veces os he dicho que vosotros debéis pensar en lo Divino y no en lo humano; que pensarais como quiero Yo, vuestro Dios que penséis en la salvación del pecador. 

IRAK- PADRE CRISTIANO CON SU HIJA DECAPITADA

PADRE CRISTIANO EN IRAK, CON SU HIJA DECAPITADA

Ya os he dicho varias veces que DEBÉIS PERDONAR aún si os atacan en lo personal o atacan a un ser querido y especialmente a un hijo vuestro.

Debéis saber perdonar; porque antes que sean vuestros hijos o que sean seres queridos vuestros, son Míos. Son Mis hijos y a Mí Me duele mucho más que a vosotros…

y Yo perdono y trato de que se salve ésa alma perversa, ésa alma engañada por Satanás; que así los debéis ver a éstos hermanos vuestros, que actúan destructivamente. Están enfermos de pecado… Están enfermos porque Satanás los ha llevado a ésa enfermedad de muerte y en contra Mía.

Debéis pedirMe la Gracia Mis pequeños y especialmente en éste tiempo, que veréis tanta destrucción; DE SABER PERDONAR A VUESTROS HERMANOS QUE ESTÁN EN EL MAL.

140819_estadoislamico_cristianos_8

Yo Soy el que Juzga, Yo Soy el que os da la Vida eterna o el que dará también el Dolor Eterno. Y os vuelvo a recordar, si vosotros deseáis el mal a un hermano vuestro que está haciendo el mal, estáis matando con vuestro deseo; estáis destruyendo, en lugar de dar vida, estáis tomando una posición que no os corresponde, que es el de juzgar y aquí el Único Juez Soy Yo, vuestro Dios.

Hijitos Míos, antes del Tiempo hubo una gran batalla en los Cielos. Una batalla angelical, en donde perdió Luzbella y se volvió Satanás. Una batalla terrible y muy dolorosa. No existía todavía el ser humano.

Ahora, la batalla que tendréis Mis pequeños, también SERÁ UNA BATALLA ESPIRITUAL, que de hecho ya está en los Cielos. Que no la veis, pero la estáis sintiendo aquí en la Tierra. Y ahora ésta batalla, también se dará en la Tierra.

Batalla fuerte, espiritual y física, porque afectará también a todo lo Creado.

list_321px

Vosotros como seres encarnados, no veis la realidad espiritual que os está rodeando y no permito que la veáis, porque no la soportaríais.

Mis pequeños de ésta batalla, Yo saldré victorioso a través de Mi Hija, la Siempre Virgen María, que le aplastará la cabeza a Satanás.

Vosotros deberéis poner vuestra parte, que debe ser docilidad total a Mí vuestro Dios. Os voy a llevar por caminos de bien, voy a eliminar de vuestro Mundo la maldad que os rodea, aunque desgraciadamente; todavía quedará la maldad en vuestro corazón, a pesar de la Purificación, a donde os estoy llevando

Muchos creen que esto es Fin de Mundo. No, Mis pequeños. Es una Purificación de eliminación del cáncer maligno que tenéis a vuestro alrededor.

Así como en vosotros se os extirpa el cáncer, las células malas que van destruyendo las buenas; así voy a extirpar Yo también de vuestro Mundo y del Universo entero, la maldad de Satanás que os rodea y que trata de destruir toda Mi Creación.

quirofano moderno

Después de una operación quirúrgica en donde se han extirpado las células malas, las células cancerosas, las células destructivas; viene una recuperación y se sana el organismo.

Así será también con vuestro Mundo y con el Universo entero. Cuando Yo extirpe la maldad de Satanás, vendrá una recuperación y será más bello todo; apreciaréis ahora, lo que Yo creé para vosotros.

Ciertamente como os he dicho, vendrá un nuevo renacer para la humanidad; no exactamente como lo que tuvieron vuestros Primeros Padres Adán y Eva; porque ellos eran santos, eran puros. Cuando Yo hablo de un Paraíso Terrenal, era Mi estancia en su corazón, Yo bajaba del Cielo a deleitarMe en el corazón de Adán y Eva, porque eran santos; los creé perfectos, pero les di libre albedrío y ellos decidieron irse por el mal.

Vosotros tendréis una nueva oportunidad. Ciertamente Satanás será encadenado por un tiempo. Pero todavía estará afectado vuestro ser, vuestro cuerpo, vuestra mente; por el Pecado Original.

pecado-original

Un tiempo estaréis Conmigo, creceréis a niveles inconmensurables, que ni siquiera ahora os imagináis; porque recuperaréis dones y capacidades que tenían vuestros Primeros Padres.

Pero el Pecado del Principio, el Pecado Original en un tiempo más, os hará caer de nuevo. La soberbia nublará nuevamente vuestra mente y cerrará vuestro corazón a Mis Mandamientos, a Mis Leyes, a la vida de Amor; pero inmediatamente después de esa Purificación, gozaréis inmensamente Mis cuidados y los regalos con los que Yo os consentiré eternamente

Esperadlos pues Mis pequeños; entregaos de corazón a Mi Voluntad, para que Yo os lleve por ésos caminos bellos, con los que os quiero consentir; porque vosotros seréis los iniciadores de ésta nueva etapa de la humanidad.

Vosotros los que estáis Conmigo, vosotros los que respetáis Mis Leyes y os queréis llenar de Mi Amor, vosotros sois Mis verdaderos hijos y Yo Soy vuestro Padre. Seréis Mi Nuevo Pueblo y Yo Seré nuevamente vuestro Dios, vuestro Único Dios. Gracias, Mis pequeños

imagen y semejanza de dios

Sep 11_14 Mi Justicia va a tomar ya su lugar sobre la Tierra y sobre el Universo entero

Mensaje de Dios Padre a J. V.

Hijitos Míos, el Amor que produciMos en Nuestra Santísima Trinidad, es poderosísimo. No hablar ni siquiera de lo que es el poder Satánico; que ante Nuestro Poder, es nada.

A vosotros como seres humanos, pequeños, indefensos; sí se les hace muy fuerte el poder satánico, a tal grado que ha engañado a los dirigentes de vuestros pueblos y a muchos otros, a estar con él. Porque vosotros al ser pequeños, veis cosas grandes que le admiráis y así tomáis caminos equivocados, sin ver que Mis Potencias son infinitamente mayores que las del Enemigo.

Mis pequeños, éstos son tiempos de Mi Hija, la Siempre Virgen María.

Y Ella cuenta totalmente, con el Poder de Nuestra Santísima Trinidad. Como Esposa, como Hija, como Madre, no Le podeMos negar nada a Ella.

hija,madre y esposa

Y por eso, para que Satanás quede ridiculizado ante aquellos que le siguieron; la Pequeñez de esta Creaturita Santísima que es Mi Hija, la Siempre Virgen María lo va a aplastar.

Son tiempos de Mi Hija, para que la humanidad y el Universo entero, se den cuenta quién es Satanás. Y se den cuenta, aquellos que le siguieron, que su poderío no era tan grande como se imaginaban.

Y lo digo desde ahora, para aquellos que están equivocados; para aquellos que se están protegiendo y tomando de su poder para hacer el mal entre sus hermanos: vosotros, también seréis ridiculizados y compartiréis el mismo destino de aquél a quien seguisteis.

Ciertamente todavía os doy una oportunidad de arrepentimiento, mientras estáis aquí en la Tierra y aprovechadla Mis pequeños. Sois Mis creaturas, sois Mis hijos, sois Mi Creación;

pero si vosotros insistís en manteneros bajo la protección y el dominio de Satanás y no queréis arrepentiros y seguirme; vosotros mismos estáis escogiendo vuestro destino: destino eterno de dolor y que será el mismo dolor y aún aumentado, del que produjisteis a vuestros hermanos en la Tierra. Porque vuestro corazón no se movió en el Amor.

1condenado

En las Sagradas Escrituras podéis encontrar que cuando Yo doy autoridad a un alma, es para que ella sirva a sus hermanos y vosotros, con injusticia y con maldad, os aprovechasteis de vuestros hermanos.

Aprovechasteis vuestros altos puestos y les quitasteis a vuestros hermanos mucho o prácticamente todo de lo que tenían para vivir.

Vuestras obras fueron injustas Y MI JUICIO VA A SER JUSTO CONTRA VOSOTROS. Poco tiempo, más bien prácticamente nada de tiempo os queda para arrepentiros vosotros, los gobernantes de las Naciones. Si no respondéis a Mi Llamado, sabréis cuál va a ser vuestro futuro eterno.

Yo os amo, porque sois Mis creaturas; pero vuestro castigo también será fuerte, porque tratasteis muy mal a vuestros hermanos. Vuestra maldad fue maldad satánica y tendréis que responder por ello.

Vosotros los que sufristeis por las injusticias de vuestros hermanos, orad por ellos y alegraos; porque Mi Justicia va a tomar ya su lugar sobre la Tierra y sobre el Universo entero.

JUSTICIA DIVINA

Alegraos, porque aquellos que os estaban oprimiendo, tendrán su castigo.

Hijitos Míos, cuando os he dicho que seréis juzgados en el Amor, quiere decir que TODO LO QUE HAGÁIS, lo hagáis envuelto en el Amor y todo lo que no hagáis así, va en contra del Amor.

Todo lo que habéis hecho bueno, lo habéis hecho para Mí, porque Yo Soy el Amor; pero todos vuestros pecados, toda la maldad que ha entrado en vuestro ser, ha atacado a Mi Amor. Si vosotros meditáis los Mandamientos, los que los desobedecen; todos van en contra del Amor, van en contra Mía, van en contra de vuestros hermanos, dañáis vosotros al Amor.

La palabra Amor para muchos de vosotros, tiene significados diferentes; pero debéis ir a la raíz de ésta palabra y Soy Yo, El que ha Creado todo por Amor. Os he levantado del pecado a través de los Sacramentos, principalmente del Bautismo; para que podáis recibir Mi Amor.

Bautismo1 (1)

Vivís porque Mi Amor os mantiene con múltiples cuidados, todo lo que obráis y deseáis bueno, tiene que ver Conmigo, con el Amor.

Si estáis en contra Mía o en contra de un hermano, estáis dañando a Mi Amor; por eso vuestro Juicio será en base al Amor. ¿Qué hicisteis de bueno? Y de eso seréis recompensados. Pero, ¿Qué hicisteis de malo, en dónde hicisteis a un lado Mi Amor? Y de eso seréis castigados. ¿Hacia dónde se irá la balanza en cada uno de vosotros?

Estaréis del lado del Amor y Me daréis un gran contento o estaréis del lado del Odio, de la maldad, que van en contra del Amor y Me causaréis grandes tristezas.

Fuisteis creados para amar, vuestra naturaleza fue creada para amar y ser amados; pero no abristeis vuestro corazón plenamente, a Mi Amor, ni quisisteis aprender de él. Tontamente abristeis vuestro corazón a Satanás y os llevó por caminos equivocados; pero

tuvisteis muchas oportunidades a lo largo de vuestra existencia de regresar al buen camino, porque Mi Amor siempre estaba presente ante vosotros.

JESUS LLAMA A LA PUERTA DEL CORAZÓN

Os acompañaba a lo largo de cada día, a lo largo de toda vuestra existencia, conocisteis el Amor, lo palpasteis, lo degustasteis, supisteis realmente qué era el Amor, el Amor Verdadero, el Amor de todo un Dios; porque a todos, a todos vosotros os he dado la oportunidad, en muchos momentos de vuestra existencia, de que os toparais Conmigo. Ciertamente no en lo personal Conmigo, pero con alguien que os infundió Mi Amor; porque toqué su corazón para que os diera Mi Amor y lo probarais; pero ni aún así respondisteis.

Sabéis que Yo no puedo forzar a las almas y menos en el Amor.

El Amor se da, no se obliga; así que, si no quisisteis producir amor, sois almas secas, almas vacías, almas en las que no puedo confiar; ni Me servís para el futuro que le quiero dar a las almas buenas

Escuchad, aunque seáis almas secas que no sabéis producir amor, todavía os amo y quiero que respondáis a Mi Amor; arrepintiéndoos del mal que hicisteis y del Bien que no quisisteis dar o no supisteis dar. Pero si no queréis responder favorablemente, no Me servís; servís solamente al Enemigo y ése será vuestro destino

infierno

Me duele mucho hablar de esto, Mis pequeños; porque Soy Todo Amor y Yo quisiera forzaros a amarMe, para teneros Conmigo por toda la eternidad. Pero ya os dije que el Amor se da en libertad, que el Amor sale de lo profundo del corazón y Yo no puedo tener almas que están forzadas a amar, porque eso no es Amor.

Entended Mi posición de Padre, de Creador y sobre todo, de Quien es Todo Amor. Os amo Mis pequeños; pero Yo quiero también que Me améis a Mí en total libertad y sobre todo, que gocéis lo que es el Verdadero Amor. Hijitos Míos, os pido que sensibilicéis más vuestro corazón ante los acontecimientos que se están dando.

Que no los toméis a la ligera; que os deis cuenta que realmente, estáis padeciendo algo que ya se salió de lo normal; porque hay muchos hermanos vuestros que no están tomando en serio esto que está sucediendo alrededor del mundo, que lo están dejando solamente dentro de los parámetros de lo normal; cuando lo que estáis viviendo no es normal, ni para vosotros en la Tierra, ni para los intereses del Cielo.

Estáis viviendo situaciones que se salen ya de vuestra vida diaria, de lo que se vive en las estaciones del año y sobre todo, del actuar del hombre.

Protesta dlee FEMEN contro Papa Benedetto XVI

Estáis padeciendo mucho por los gobiernos; más maldad se ha desatado en ellos.

Satanás, recordad que él siempre va a atacar a las cabezas, para que ellos destruyan más fácilmente a los que estén debajo de ellos; también va contra los débiles y es por los que vosotros debéis orar más.

Hay muchos que no están protegidos por Mi Gracia, porque no quieren tomarla a pesar de que Yo la derramo abundantemente, en espera de que vosotros Me la pidáis; pero pocos se acuerdan de ello y se desperdician infinidad de regalos del Cielo de parte Mía. Para que vosotros los gocéis, os protejáis y crezcáis en vuestras capacidades espirituales y no lo hacéis. ¡Cómo desperdiciáis Mis Bendiciones de todos los días!

Si estuvierais más atentos a lo que Yo quiero de cada uno de vosotros, a lo que Yo os doy, hacia dónde os quiero llevar; pero os distraéis con demasiadas cosas del Mundo, con vuestros intereses particulares; intereses que no os llevan a nada bueno, en la mayoría de los casos. Quizá puedan ser intereses de crecimiento intelectual, no malos; pero que no Me los ofrecéis y al no ofrecerlos, no tienen ningún poder de salvación.

3001_20140109vw9YWi

Os he dicho que hasta la más mínima cosa que hagáis, aparentemente sin importancia, pero si la unís a los méritos de Mi Hijo, si la unís a Mi Amor, sobre todo cuando Me invitáis a Mí vuestro Dios, a compartir vuestros actos, vuestras alegrías, vuestras tristezas, vuestra nada; entonces ya estáis haciendo mucho, porque Me estáis uniendo a Mí en vuestra vida, pero normalmente no actuáis así, hacéis vuestras cosas vosotros solos, sin tomarMe en cuenta.

Desperdiciáis tanto, tanto, Mis pequeños; porque lo que hacéis y lo que habéis hecho, pueden ayudar a muchas almas en vuestra salvación. Por eso os repito, quiero almas sensibles para éstos tiempos, almas que estén en íntimo contacto Conmigo, con vuestro Dios; que Mi Vida, sea vuestra vida, que vuestra vida esté íntimamente unida a Mí, que caminemos juntos. De hecho, al ser estos tiempos críticos para todos vosotros, no debierais ya caminar solos.

Cuando sois pequeños y vais a salir a la calle y tenéis que ir por lugares inseguros, os hacéis acompañar de alguien mayor en quien confiáis, para que os proteja. En estos momentos debéis hacer lo mismo; pero a Mí es a quien debéis pedirMe que os acompañe en todo momento, porque quien os va a atacar, es alguien muy superior a la protección que os puede dar un ser humano, especialmente si no está Conmigo. Son realmente pocos con los que podéis contar, que estén Conmigo y que pueden tomar fuerza de Mí.

1-angeles-y-demonios-guerra-espiritual

Ciertamente hay hermanos vuestros que están unidos a Mí, que toman de Mis Méritos, que toman de Mis Potencias y que os pueden proteger; porque en Mi Nombre, en el de Mi Hijo y en el de Mi Santo Espíritu, pueden vencer a Satanás. Pero si no estáis con alguien que Me está tomando en cuenta en su vida, Me debéis tomar a Mí y así caminar juntos lo que falte para éste cambio que estáis ya padeciendo.

No Me hagáis a un lado, Mis pequeños; sinceramente os lo digo, Me necesitáis en éstos momentos difíciles de la humanidad.

Vosotros no sois nada sin Mí. Pero en estos momentos si no confiáis en Mí y si no Me buscáis, Satanás fácilmente os aplastará; porque su poder será liberado y sentiréis la maldad plena de Satanás. Sed sabios y prudentes, sin Mí, no sois nada. Éste es el tiempo anunciado en las Escrituras de las esposas previsoras, esperando que llegue el esposo.

PARÁBOLA DE LAS VÍRGENES PRUDENTES

PARÁBOLA DE LAS VÍRGENES PRUDENTES

¿Habéis sido previsores? ¿Tenéis suficiente aceite en vuestras lámparas para esperar a Mi Hijo? ¿Estáis pendientes de Sus Deseos? ¿Habéis sido obedientes con sus órdenes?

Sí Mis pequeños, se va a presentar vuestro Dios ante todos. ¿Cómo estaréis en ésos momentos? Todavía es tiempo de que preparéis vuestra alma y utilicéis los regalos que Yo os he dado en los Sacramentos y en la Reconciliación de vuestra alma Conmigo, con vuestro Dios y Creador.

¿Cómo os encontrará el Esposo cuando llegue? ¿Cómo estaréis ante Mi Hijo? ¿Le daréis buenas cuentas? ¿Cómo os comportasteis cuando estaba Yo lejos?

Tenéis que hacer Mis pequeños, un examen profundo de conciencia y quitar de vuestra alma todo aquello que Me pueda molestar, cuando estéis ante Mi Presencia.

Aún aquellos escogidos y ya marcados, que tendrán parte Conmigo en el Nuevo Reino por venir; debéis poner todavía más de vuestra parte, para que vuestra alma esté bellísima ante Mis Ojos cuando Yo llegue, cuando estéis ante Mi Presencia.

25Bodas-cordero

Una esposa se arregla de la mejor forma para recibir al esposo, se adorna y se viste con lo mejor que tiene. Se perfuma y se peina para dar una gran presencia ante el esposo. Con esto os quiero decir Mis pequeños, que vuestra alma esté ante Mi Presencia de la mejor forma, para que Yo goce al veros, al platicar con vosotros, al compartir vuestros momentos.

Ciertamente todos tendréis un Juicio particular Conmigo, ¿Cómo estaréis? ¿Os avergonzaréis al estar frente a Mí? ¿Os querréis ocultar para que no Me veáis los Ojos? Y si sois malos ¿El fuego de Mi Ira os quiera quemar de inmediato?

Me encanta ver almas limpias de niño, a los cuales puedo ver a los ojos y gozar viendo lo profundo de su corazón. Así os quiero encontrar Mis pequeños, actuando en la Verdad, actuando en el Amor, para que no haya represalias, para que no haya enojos, para que no haya castigos.

Vosotros los que Me buscáis, ciertamente os exijo más; porque el bien que os voy a compartir después, va a ser inmenso y va a ser un regalo para vosotros, los que queréis estar Conmigo eternamente.

EDC

La esposa que realmente ama al esposo lo consiente, inventa cosas bellas para agradar al esposo; porque el esposo también la ama y busca tenerla siempre feliz. Y así comparten mutuamente su felicidad y siempre están buscando nuevas formas de agradarse mutuamente y el ambiente se vuelve bello, se vuelve un ambiente de amor, de respeto, de crecimiento.

Así os quiero encontrar Mis pequeños, bien arreglados, limpios, peinados y perfumados; para que Me alegre con vosotros y que Yo os pueda regalar Mi Compañía en estos tiempos por venir de Cielos Nuevos, de Tierras Nuevas; pero sobre todo, de almas renovadas en Mi Amor.

bodas-del-cordero

Hijitos Míos, Satanás ha corrompido vuestros corazones, vosotros no actuáis como Yo quisiera que actuarais. Vivís en la maldad, a la cual ya le decís “normalidad” y así no os sentís mal, no os sentís pecadores, no os sentís culpables del daño que Me hacen vuestros actos malos.

¡A cuánto error os ha llevado Satanás, Mis pequeños! Os di Diez Mandamientos, para que los cumplierais, para que los repasarais todos los días y los recordarais; que los tuvierais presentes todo el tiempo, para que así no Me causarais tanto daño a Mi Corazón y no le causarais tanto daño a vuestros hermanos.

Mis Mandamientos bien cumplidos, os llevan a la perfección y ésta a la santidad de vida.

Algunos de vosotros os sentís limitados, creéis perder vuestra libertad si actuáis bajo Sus Mandatos. Ciertamente Mis Mandamientos, son Mandatos a vuestro proceder humano, proceder imperfecto, proceder que tiende al mal.

Os he pedido muchas veces el enmendar vuestra vida. En Mis Mandamientos se cubren prácticamente, todos los aspectos importantes de vuestra existencia y ellos, son para todos vosotros.

los diez mandamientos

Todas las almas creadas deben de vivir bajo Mis Órdenes de Amor. Son Ordenes, ciertamente para que vosotros os perfeccionéis y al perfeccionaros, es Mi Amor el que va a Vivir, va a actuar en vosotros.

Yo no puedo actuar libremente en un alma que un día se comporta bien y que al otro día Me traiciona, queriendo que Viva al lado del mal que produce, al lado de sus pecados. No, Mis pequeños; vosotros no Me debéis llamar a vuestro corazón cuando esté lleno de podredumbre.

Humanamente, vosotros cuando invitáis a alguien que estimáis mucho, no le hacéis caminar por el lodo, ni lo invitáis a vuestra casa estando ésta sucia. No, Mis pequeños; si no lo hacéis con vuestros hermanos que son imperfectos y que tienden también a evitar la perfección, ¿Por qué tratáis de llevarMe a Mí, a vuestra alma, cuando ella está llena de pecado y de maldad?

Mis pequeños, cuando veo Yo un alma limpia y Me invita a su corazón; al llegar a él, le regalo infinidad de Bendiciones; porque Me congratulo con ése corazón, con ésa alma y para que permanezca así, le regalo Mis Bendiciones y especialmente Mi Presencia.

No Me ofende invitándoMe cuando su corazón está lleno de pecado y peor aún, cuando tiene pecados graves, pero no tiene deseos de cambiar, Me ofende un alma que Me invita a su corazón sucio.

la-hipocresía

Ciertamente, escucho a las almas arrepentidas y les ayudo a que encuentren su purificación, a través de los Sacramentos que os dejó Mi Hijo; que esto es diferente a invitarMe a un corazón continuamente sucio, pecaminoso; porque quiere decir que es un alma descuidada y especialmente, porque ha cometido pecado grave y que para él para ésta alma, se le hace ya normal vivir en ése estado; ésta alma ha perdido el respeto por sí misma, Me ha perdido el respeto a Mí, vuestro Dios.

También os digo a vosotros Mis pequeños, que tengáis cuidado con éste tipo de almas; porque han perdido toda proporción en cuanto a su manera de actuar, de vivir ante Mis Ojos; pecan y no sienten que ése pecado sea grave y no tratan de eliminarlo de su corazón. Son almas descuidadas, almas que se han llenado de tanto mal y que aún estando en el mal, aparentan estar en el bien o creen estar en el bien.

Pedid por ellas Mis pequeños; para que la Luz de Mi Santo Espíritu les ilumine y se den cuenta de que viven en un mal y a veces, un mal muy grave. Y así sucede principalmente con aquellos que os gobiernan; hacen tanto mal, viven rodeados de tanto mal, que ya no se sienten mal ellos mismos; porque la normalidad de su vida, es estar rodeados de otros que están como ellos; viviendo en el mal, produciendo mal y unos a otros, se protegen, se ayudan y no quieren ver la realidad de su vida espiritual; porque no quieren escuchar a su conciencia, que es la Luz del Espíritu Santo en ellos.

obamabortion

Acallan la Voz de Mi Santo Espíritu, que les está regañando, que les está indicando que están viviendo en el mal, que están haciendo mucho daño; pero como entre ellos se protegen, se ayudan a vivir en el mal, pierden toda proporción de ése mal. Pero en Mi Juicio, Mi Santo Espíritu les hará ver con exactitud todo lo que quisieron apartar por conveniencia de su mente y de su corazón, se enfrentarán a Mí y verán realmente el estado de su alma.

Ciertamente tendrán la oportunidad de arrepentimiento y lo aceptaré. Pero ¡Ay! de aquellos que no se arrepientan y que sigan viendo normal su actuar, se arrepentirán eternamente de ello.

Vosotros, vivid en el Bien, dejad que Mi Santo Espíritu os indique el estado de vuestra alma. Sed sencillos, sed humildes, aceptad un regaño amoroso; por favor, Mis pequeños. Dejad que Yo os regañe, para que vosotros encontréis la perfección de vuestros actos y Me tengáis contento a Mí vuestro Dios, con vuestra presencia pura y santa ante Mis Ojos.

Me gustan las almas que luchan por su perfección, que ayudan a sus hermanos también a alcanzarla. Me derramo en Bendiciones sobre ellas, porque están actuando como Mi Hijo actuó cuando estuvo sobre la Tierra; sed otros Cristos y Mis Bendiciones caerán abundantemente sobre vosotros. Gracias, Mis pequeños

1Stma_ Trinidad 1

P61 PROMESA DIVINA


BUEN PASTOR

Junio 19 de 2014

Mensaje de Dios Padre a J. V.

Mis pequeños,

SOY VUESTRO PADRE Y VUESTRO DIOS.

Mi Amor, Mi Inmenso Amor ha sido Misericordioso para con vuestros pecados.

STMA. TRINIDAD

Habéis vivido bajo Mi Amor, sin daros cuenta de ello. Habéis vivido para vosotros mismos, como huérfanos en un mundo lleno de maldad.

Vivisteis como huérfanos porque no Me hicisteis ningún caso a Mí, vuestro Dios. Me abandonasteis completamente.

Vuestra vida la desarrollasteis para daros gustos personales.

¡Qué tristeza Me da la vida de la gran mayoría de vosotros!

Sufristeis innecesariamente y os quejasteis, con grosería contra Mí, vuestro Dios. 

amor paterno

Hubierais llevado otra vida más tranquila, más bella, llena de Mi Amor y Mis cuidados hubieran sido supremos, si hubierais estado Conmigo.

Os perdisteis de grandes regalos de parte Mía; porque al hijo bueno es al que se le consiente y vosotros, no fuisteis hijos buenos. 

Os he estado hablando por varias semanas sobre la purificación que se ha de venir al género humano.

Purificación que erradicará, en buena parte, el mal del Mundo.

Las almas escogidas empezarán una nueva etapa de la humanidad.

NUEVA CREACIÓN

NUEVA CREACIÓN

Os he repetido y repetido todo esto durante mucho tiempo e hicisteis caso omiso de todas éstas advertencias amorosas. Quiero puntualizar,

que en ningún momento Mis Advertencias sonaron a amenaza, como así algunos quieren verlas.

padre-enseñando-hijo

Un Padre que ama, nunca amenaza. Advierte, implora, porque ama. Y así lo he hecho, Mis pequeños 

Pero vosotros, os mantuvisteis en lo vuestro. A pesar de que escuchabais Mis ruegos.

Escuchabais los ruegos de Mi Hija, la Siempre Virgen María y ni aún así os conmovisteis a cambiar hacia el bien. 

SEÑORA DE FÁTIMA

SEÑORA DE FÁTIMA

En menos tiempo de lo que imagináis Mis pequeños, grandes pruebas tendréis.

Será destruida una gran parte de vuestro Mundo. Desastres nunca imaginados tendréis y todo esto causado por la Maldad de Satanás.

Porque viviendo como debisteis de haber vivido, en el Amor; hubierais controlado fácilmente el poder de Satanás; ya que el Amor que viene de Mí lo detiene, lo debilita… 

Y VOSOTROS NO QUISISTEIS UTILIZAR LAS ARMAS DEL CIELO PARA QUITARLE PODER.

GustaveDoreParadiseLostSatanProfile

Pues bien, grandes cambios sufrirá vuestro Mundo y aún el Universo entero.

Vuelvo a repetir Mis pequeños; aún a pesar de que ahora ya os estoy hablando claramente de grandes castigos que se han de venir y que no los podréis detener. (Nuestros pecados los han atraído de la Justicia divina)

Os protegeré, os guiaré, estaré con vosotros y especialmente, con aquellos que perderán la vida en éstas tribulaciones que viviréis.

Se irán muchas almas que desperdiciaron la oportunidad de servirMe aquí en la Tierra;

que a pesar de que Yo las necesitaba para que cumplieran una misión específica, 

homework

 prefirieron gozar del mundo y su misión no se cumplió.

Por negligencia, por flojera, por falta de respeto a Mis Leyes, a Mi Amor. Porque no le dieron importancia a lo que Yo vuestro Dios, les pedía. Este tipo de almas no Me sirven para iniciar un Nuevo Mundo, porque no fueron obedientes a Mi Llamado.

Yo necesito almas obedientes, almas amorosas, almas delicadas que comprendan Mi Amor y que además, Me den amor. Porque

Yo también necesito amor de parte de Mis creaturas. 

abrazo

Vuestra maldad ha ido creciendo. Os habéis excedido de lo que Yo vuestro Dios, pudiera soportar.

Y os lo digo así Mis pequeños; porque los pecados de la humanidad y del Universo entero, se han salido ya de toda proporción,

Que aunque Soy Dios y Soy Omnipotente, no Me merezco que vosotros Me tratéis a Mí, de la forma en que Me tratáis

Ya que además de estar llegando vuestras maldades y pecados a los Cielos…

30

Por otro lado, no encuentro prácticamente amor,  ni reparación, ni con vuestras delicadezas.

Empezando por vuestra donación y con vuestra donación; preguntándoMe como buen Padre que Soy, que en qué Me podríais vosotros ayudar y servirme.

padre-e-hijo-cara-a-cara

Con todo esto que sucederá, necesariamente regresaréis a Mí,

aún aquellos que os consideráis ateos, que no necesitáis un Dios que os cuide.

En esos momentos, cuando empecéis a perder prácticamente todo lo que teníais; es cuando os acordaréis de que sí teníais un Dios. 

affiche

Pero será ya, demasiado tarde para una gran mayoría de vosotros.

Todo esto Mis pequeños; cada frase, cada Palabra, Me duele mucho decíroslas; porque Soy vuestro Padre, 

porque Soy vuestro Dios y Soy todo Bondad.

la-santisima-trinidad

Pero ya no puedo soportar vuestra forma de actuar,

porque no os comportasteis como hijos;

sino que os comportasteis como enemigos.

Porque dejasteis entrar al Enemigo en vuestro corazón y éste os aconsejó que Me dierais la espalda y que no acudierais a Mis Llamados.

thPXHGJPU9

Esta purificación os dejará preparados, a los que sobreviviréis a la prueba;

a estar más unidos a Mí, a atender Mis necesidades, a verMe como realmente Soy y a amarMe por Quien Soy.

Ciertamente, no quedarán almas que se sientan obligadas a amarMe,

el Amor nace y se desarrolla en las almas buenas.

Yo no obligo a ningún alma a amarMe y a respetarMe, porque eso no es amor.

Las almas que quedarán, serán llamadas verdaderamente hijas Mías.

Porque el hijo verdadero, ama de corazón.

amor entre-padre e hijos

Y os repito, no aman por obligación o por represión.

Quiero ya sentirme ALEGRE con Mis creaturas.

Quiero que se Me llame ya “Padre” y que esta palabra salga de lo más profundo de vuestros corazones.

Quiero que vengáis a Mí, por amor y no porque tengáis que venir a Mí; para que Yo no Me enoje u os reprenda.

Vosotros los que Me amáis, los que escuchasteis Mi Llamado,

de hace poco tiempo o de hace mucho tiempo, comprendéis lo que os digo.

ayudando a papa

Ciertamente habrá almas que querrán cambiar, por conveniencia o por temor a una condenación eterna.

Ciertamente, escucharé sus gemidos; escucharé sus deseos y se salvarán por Mi Amor de Padre hacia ellas, pero no son verdaderos hijos.

Son almas que solamente cambiarán de momento; para asegurarse un bien eterno.

Por eso vosotros los que seréis llamados verdaderos hijos, iniciaréis un Nuevo Mundo.

4jesus y el eden

Lleno de Mi Amor, lleno de Mis Bondades, lleno de infinidad de regalos maravillosos que Yo, como Padre, os puedo dar.

Y porque os los merecéis, porque luchasteis contra el mal que os rodeaba, contra los ataques, aún de vuestros propios hermanos.

44guerrero_luz2

Porque no les interesaba a ellos hablar de Mí, ni hablar de Mi Amor.

Vosotros, sí sois verdaderos hijos del Amor.

Os Bendigo, Mis pequeños. Y aplaudo vuestra actuación como hijos Míos, porque disteis ejemplo en el Mundo. Y ahora vuestro ejemplo dará frutos en el Nuevo Mundo por venir, porque seréis Mis consentidos; Mis verdaderos hijos, los hijos del Amor.

el hijo prodigo

Hijitos Míos, últimamente os avisé que los acontecimientos de la purificación ya no se van a detener, hagáis lo que hagáis,

PERO SÍ SE PODRÁN DISMINUIR.

Ciertamente con la tribulación que tendréis todos, por todos lados;

difícilmente para una gran mayoría de vosotros, os podréis concentrar en lo que estéis haciendo o diciendo.

Estos son tiempos de Mi Santo Espíritu, que está rodeándoos.

Está a vuestro alrededor, está dentro de vosotros y por eso, os pido Lo invoquéis continuamente.

Para que Él os vaya guiando, protegiendo contra los acontecimientos graves de la purificación.

 dones espíritu santo

Los que estéis Conmigo, lo sabréis y Yo Me portaré benévolo con vosotros. Que aún a pesar de que vayáis a sufrir,

NO SERÁ IGUAL

QUE EL SUFRIMIENTO QUE TENDRÁN VUESTROS HERMANOS,

QUE ME ATACARON CONTINUAMENTE. 

EL ABANDONO DE DIOS (Cumple nuestro deseo porque no lo amamos)

EL ABANDONO DE DIOS
(Cumple nuestro deseo porque no lo amamos)

Soy un Dios Justo y Bondadoso.

Amo la paz, vivo en perfecta armonía con todo lo creado; porque todo lo que tenéis a vuestro alrededor y vosotros mismos, ha sido creado por Mí.

Yo conozco Mi Creación. Os conozco perfectamente. Queda en vosotros responderMe de la misma forma… o sea, dándoMe vuestro corazón en pleno.

Pero antes de ello, os deberéis arrepentir de todas vuestras faltas, desde la primera que recordéis en vuestra existencia, aunque  ya estén confesadas y perdonadas, si así lo hicisteis.* (confesión de vida, como la que hacen los agonizantes; para que el Aviso no nos sea tan doloroso) 

uncion-de-los-enfermos

Aprovechad Mi Amor que tenéis dentro de vosotros

Y CON ÉSE AMOR, SALVAD TANTAS ALMAS COMO PODÁIS

Orad por ellas, para que Mi Amor se dé de lleno en vosotros.

No despreciéis ni desperdiciéis éstos últimos consejos que os doy antes de la Gran Tribulación.

¡ESTO NO, POR FAVOR!

¡ESTO NO, POR FAVOR!

Aprovechad, aprovechad todo momento de reconciliación Conmigo, vuestro Dios;

para que perdone vuestras faltas y vuestro castigo no sea tan pesado.

Os amo, Mis pequeños, os amo.

26hijo-prodigo

Hijitos Míos a muchos de vosotros,

Satanás os ha llevado a un camino sin salida.

Os ha dejado sin ningún tipo de opción de escoger; si a la derecha o a la izquierda. Simplemente, no hay opción.

Y lo hace para que vosotros no os separéis de él, para que os sintáis agobiados, para que le pidáis ayuda a él y por consiguiente,

tener a las almas encadenadas a su poder satánico, malvado.

Pero no es así, Mis pequeños.

Vosotros que estáis Conmigo,

sabéis que podéis salvar muchas almas que están bajo el dominio de Satanás

padre e hijo orando

Satanás se aprovecha de que una gran cantidad de hermanos vuestros ya no oran, no han crecido con la instrucción religiosa debida, con el conocimiento al menos, esencial;

para amarMe y necesitarMe en vuestra vida.

Y por eso Satanás, al presentarse ante vosotros los que no estáis preparados,

lo hace como un ser poderoso que os puede conceder prácticamente todo lo que le pidáis…

Y muchos, muchos de vosotros, preferís seguirle y ahí está vuestra perdición.

LUCIFER-ÁNGEL DE LUZ

LUCIFER-ÁNGEL DE LUZ

Estáis en ése callejón sin salida, perdidos; porque no tenéis la forma de apoyaros en Mí.

Porque NO Me Conocéis

y por lo tanto, os sentís cada vez más desamparados y bajo el yugo de Satanás.

Mis pequeños volved a Mí, NO LE TEMÁIS A SATANÁS

NO LE TEMÁIS A SUS AMENAZAS.

Yo lo puedo vencer, Yo os puedo rescatar,

Yo os puedo levantar nuevamente a la calidad de hijos de Dios, si así lo deseáis. 

padre_jugando_hijo

Haced a un lado vuestra vida pasada, llena de maldad y de temores; llena de vicios, de blasfemias contra Mí. Mucho podéis hacer todavía,

aunque os queden minutos o segundos de vuestra existencia, aún tenéis vida.

Y mientras tengáis vida sobre la Tierra, podéis hacer grandes cosas para el Reino de los Cielos, pero

lo principal que debéis hacer, es arrepentiros de corazón.

Si lo hacéis Mis pequeños, Yo os ayudaré a que vuestra alma quede lo mejor preparada posible;

para que no os perdáis eternamente y que podáis regresar a Mí, al Reino de los Cielos.

UNÍOS A MÍ, VUESTRO DIOS.

Que la búsqueda no solamente sea de Mí hacia vosotros, sino de vosotros hacia Mí. Sabéis que siempre contaréis Conmigo.

untitled

No desperdiciéis Mi Amor Mis pequeños,

no lo desperdiciéis ya,

EL TIEMPO SE TERMINÓ,

Estáis viviendo bajo Mis cuidados y esperando en cualquier momento,

los acontecimientos graves que os pondrán a prueba ante Mí

Father Praying For Son

Que Mi Amor os proteja, os guíe.

Os bendigo Mis pequeños y

CONFIAD EN MÍ, VUESTRO DIOS.

hijo-de-dios1

Mi Amor impregnará vuestras almas. A las almas escogidas, a las almas buenas y en ése momento, podréis tener la oportunidad de comparar lo que vivisteis,

o sea, un amor deficiente; un amor convenenciero, un amor mediocre, al Amor que viviréis en los Nuevos Cielos y Las Nuevas Tierras,

Podréis comparar fácilmente y no lloraréis el pasado, os lo aseguro.

No lloraréis lo perdido. Porque lo nuevo que llegará a vosotros os traerá tanta alegría, que vuestra felicidad será desbordante.

Así Soy Yo Mis pequeños, os doy efusivamente. Os doy en abundancia, os doy con un Amor que aún no conocéis,

pero que las almas escogidas conocerán.

Os consiento porque os amo; pero ahora también os voy a consentir por haber sido fieles.

hijos-de-dios3232

Fieles aún a pesar de los ataques que tuvisteis por mucho tiempo.

Fieles porque se os dio un conocimiento diferente y que vuestros hermanos no quisieron aceptar.

Teníais la Verdad en vuestros labios, en vuestra mente.

Disteis ése conocimiento a vuestros hermanos que por no querer tener ningún compromiso o cambiar de manera de pensar, persistieron en mantenerse en el error en el que vivían.

Mis pequeños, Mis hijos son valientes y la valentía Yo la pago en forma abundante en Bendiciones y regalos.

Los que son Míos son valientes, porque defienden lo Mío.

Porque buscan el bienestar para sus hermanos; porque defienden a sus hermanos contra la injusticia y la maldad en la que estáis rodeados ya.

GUERRERO VICTORIOSO

Aquellos que vivieron en la injusticia, en la maldad y se aprovecharon de múltiples formas de vosotros sus hermanos, tendrán castigos muy grandes.

Porque al actuar así, no vivían en el amor y eso quiere decir que prefirieron satanizarse a vivir en santidad, como tanto os he pedido.

Satanás ni los que están con él, pueden estar Conmigo y con los Míos, Mis hijos verdaderos, en el Reino de los Cielos.

Todos aquellos que se aprovecharon en la Tierra de sus hermanos, con tantas injusticias y tanta maldad. O aquellos que actuaron siempre para su conveniencia, para aprovecharse de los bienes de sus hermanos, no pueden estar Conmigo en el Reino de los Cielos.

Tuvieron toda una vida para arrepentirse…

 Les di oportunidades y avisos para que se compusieran y buscaran el camino recto; pero insistían en buscar los bienes de la Tierra. No quisieron cambiar,

SUS RIQUEZAS MUNDANAS LOS CONDENARÁN ETERNAMENTE.

codicia

Con esto Mis pequeños, no quiero decir que vosotros os alegréis de su condenación, porque escogieron el mal camino y actuaron en injusticia y en maldad contra vosotros. Comprended que son hijos Míos y Me duele su condenación.

DadMe amor, dadMe vuestras caricias, llevadMe a vuestro corazón; para que no sufra la pérdida de éstas almas, que son vuestros hermanos, que son hechura de Mi Corazón.

Llorad por la pérdida de éstos hermanos vuestros, que por su necedad se condenaron y se condenarán.

Ciertamente se lo merecen;

pero Yo no quiero que vuestro corazón sienta algún tipo de alegría por el dolor eterno que tendrán.

Aprended a condoleros, porque eso es Caridad;

es Amor hacia vuestros hermanos. 

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

Hijitos Míos, cuando escucho el arrepentimiento de un alma pecadora, abatida por el pecado, adolorida por sus acciones;

¿Vosotros creéis que no la voy a atender, que Me escondo para que sufra ésa alma por tanto dolor que Me causó?

NO Mis pequeños,

es como un alma desesperada por la sed en el desierto o un alma abatida ahogándose en el mar.

NO Mis pequeños,

Yo no Me puedo apartar de vosotros en ésos momentos que son un regalo para Mí.

ESO ES LO QUE ESPERO DE CADA ALMA, 

HIJO PRODIGO

Eso es lo que espero de cada uno de vosotros.

Porque todos siendo pecadores, tenéis ése derecho ante Mí, de arrepentiros.

CUÁNTO ANSÍO DE TANTAS ALMAS ESCUCHAR ÉSE ARREPENTIMIENTO

Ésas palabras salidas del corazón, pidiéndoMe clemencia;

perdón por sus pecados…

arrepnetimiento

Os repito Mis pequeños, Mi Corazón se alegra al escuchar al alma arrepentida y deseosa de cambio; por eso os pido tanto vuestra oración.

Por eso os pido que os pongáis en el lugar de ésas almas pecadoras.

Vosotros que tenéis Mi Gracia, que tenéis Mi Amor y podría decir,

56PadrehijoyEspirituSanto

QUE TENÉIS EL PODER DEL AMOR,

CON EL CUAL

PODÉIS HACER MILAGROS,

MILAGROS PARA EL BIEN DE VUESTROS HERMANOS 

pesca-milagrosa%20(WinCE)

El arrepentimiento y el volver a Mí, es un milagro,

Porque prácticamente ésas almas que llevan años y años en la maldad, apartados de Mí, sin deseos de buscarMe y de hacer un cambio radical en su vida; cuando ellas deciden ciertamente por Mi Gracia;

porque Mi Gracia siempre os está buscando a hacer un cambio definitivo en su vida; es una alegría grande, que ésa alma Me confiere. 

arrepentimiento

No todas las almas logran zafarse de los vicios, de las maldades, de la corrupción, del pecado. Ciertamente el pecado debilita vuestra conciencia, debilita vuestra voluntad.

HACÉIS A UN LADO EL AMOR,

QUE OS DARÍA MUCHÍSIMA FUERZA PARA VENCER A SATANÁS,

Pero Satanás sabe cómo destruir a las almas y convencerlas de que ya no se pueden levantar para obtener Mi Perdón a sus faltas

37vogue satanica1

y que puedan regresar a Mí.

Ciertamente estáis luchando contra un Enemigo muy fuerte,

Pero nunca, NUNCA TAN FUERTE COMO YO, VUESTRO DIOS 

smiguel_anim

Mis pequeños, nuevamente os pido, os imploro que oréis por las almas abatidas, por las almas que ya no tienen fuerza para levantarse… A las almas a las cuales ha atacado tanto Satanás, que las ha convencido de que no pueden obtener Mi Perdón y que no pueden regresar al Reino de los Cielos.

Ayudadles Mis pequeños. No las abandonéis.

 No las dejéis morir sin siquiera haber tratado de ayudarlas.

Os lo imploro, Mis pequeños. Gracias por vuestra bondad

Yo Soy vuestro Padre, Yo Soy vuestro Dios y quiero que meditéis en ello.

Yo he estado con vosotros desde vuestra concepción, os he dado la vida, os he dado el Amor. 

San_Jose y Jesus riendo_

Busco almas limpias, almas puras, almas santas que sean parte de Mi Cortejo Celestial

Quiero hacer de la Tierra, Mi Cielo.

Quiero que vosotros gocéis de Mis Bienes Celestiales, ya desde la Tierra. ¡Cuánto quiero ya el cambio, Mis pequeños y vosotros debierais desearlo también!

Vuestra vida en la maldad no solamente os ha dañado a vosotros por generaciones; sino también ha dañado Mi Sacratísimo Corazón.

PedidMe de corazón, que ya se dé éste cambio tan necesario para vuestras almas, para el Mundo entero, para el Universo, que aún no conocéis.

1universe

La Luz se tiene que dar ya en todo lo Creado, en todo lo visible e invisible.

Tiene que venir ya el Triunfo de Nuestra Santísima Trinidad y de los Sacratísimos Corazones de Mi Hijo Jesucristo y de Mi Hija, la Siempre Virgen María, que se dieron por vuestra salvación. 

fichero_69427_20120223

Todo tiene que ser ya puesto en su lugar. Tiene que ser aniquilado el mal.

Tiene que triunfar el bien, porque Yo Soy el Bien.

Nueva Vida para vosotros…

Alegría inmensa para Mí, vuestro Dios, 

Dios Padre 2

¿Acaso escuchando esto, no se alegra vuestro corazón, no salta de contento?

¿Acaso no os animáis a que se dé ya éste cambio y podáis ya vosotros vivir en Mi Amor y en ésa paz tan anhelada de vuestro corazón?

Esto os lo digo Mis pequeños, para animaros.

padre jugando

Para levantar vuestra alma e irla preparando al cambio que tendréis vosotros, los que deseáis ya vivir de acuerdo a Mi Voluntad y con los regalos que os merecéis por ser hijos fieles.

NO TEMÁIS, NO TEMÁIS Mis pequeños a lo que vendrá. 

padre_hijo

Porque será bellísimo.

Temed más bien a vuestra inconstancia.

Temed más bien a vuestra duda, a vuestra ingratitud, temed a vuestra incredulidad.

Yo no os puedo mentir, Mis pequeños.

Yo quiero vuestro bien y os lo he demostrado a lo largo de vuestra existencia. 

LAGRIMAS DE SANGRE

Porque cada uno de vosotros habéis tenido a lo largo de vuestra vida, momentos sublimes que os he regalado y no lo podéis negar. Momentos que podéis recordar en cualquier momento, que podéis traer a vuestra mente y gozarlos una y otra vez, porque fueron momentos de éxtasis.

Todas las almas han sido llamadas a volver a Mí; pero no todas las almas se dejaron mover en su corazón para regresar a Mí.

No quisieron escuchar la Voz del Pastor,

 No La reconocieron; porque no La deseaban. 

22A_Pastor4

Os amo, Mis pequeños y quiero que gocéis de Mis regalos, de Mis Promesas en éstos tiempos de cambio.

En estos tiempos por venir; para con ello demostraros que Yo Soy vuestro Dios y que verdaderamente os amo con todo Mi Corazón,

que Mis Promesas son reales y Mi Amor Infinito.

Gracias, Mis pequeños

dios padre

http://www.diospadresemanifiesta.com/

51.- EL ENCUENTRO


En el jardín de la casa del obispo Acacio, en el banco junto a la fuente que está rodeado de mirtos y rosales, están sentadas Alexandra y Jazmín, conversando animadamente, cuando entra Oliver, el sobrino del obispo y les grita:

–           ¡Rápido! ¡Vámonos! Roma está ardiendo.

Las jóvenes se levantan sobresaltadas y Alexandra palidece, mientras murmura angustiada:

–           ¡Marco Aurelio! Él va a venir a buscarme aquí. ¿Cómo le aviso? ¿A dónde vamos?

Se han reunido todos los moradores de la casa y el anciano Lautaro, está con todos en el Atrium. Llega corriendo Bernabé y dice:

–           ¡Todo el circo está ardiendo y hay incendios en muchas partes! ¡Tenemos que escapar!

Alexandra exclama afligida:

–           Pero ¡Marco Aurelio! ¡Mi esposo!

Lautaro recomienda:

–           No te preocupes. El Señor le ayudará a encontrarte. Lo importante es ponernos a salvo.

Oliver dice:

–           Yo sé como podemos llegar a las canteras de Calixto en una forma más segura. Síganme.

Y el joven Oliver encabeza al grupo de cristianos. Al salir a la calle, el viento trae el humo acre del fuego y todos siguen a Oliver; que da vuelta en la esquina y sigue por una estrecha callejuela.

Entretanto el terrible elemento ardiente, sigue abarcando nuevos barrios de la ciudad. Es imposible abrigar dudas de que manos criminales están encargadas de propagar el fuego, puesto que a cada momento y como siguiendo un plan predeterminado, se ven estallar nuevos incendios a remota distancia del foco principal. El grito de: ‘¡Roma perece!’ Se escucha por todos lados.

Algunos declaran que Vulcano por orden Júpiter, está destruyendo la ciudad con fuego, porque Vesta está vengando la violación de Rubria.

En el centro de la ciudad entre el Capitolio y el Quirinal, el Victimal y el Esquilino; así como entre el Palatino y el Monte Celio, en donde las calles están ocupadas por una población más densa, el fuego había empezado en tantos puntos al mismo tiempo, que muchas personas al huir en una dirección, se encontraban de repente con una muralla de fuego y tomaban otra dirección, solo para encontrarse con otro cerco de fuego que les cierra el paso. De esta manera quedan atrapados y finalmente mueren calcinados.

Dominada por el terror, el pánico y el frenesí, la gente no haya como escapar. Las calles están obstruidas y por todos lados avanza el incendio, abrasando a los infelices que quedan carbonizados, en aquel mar de fuego.

Y mientras unos imploran a los dioses, otros blasfeman de ellos a causa de la desesperación por la espantosa catástrofe. La destrucción parece tan completa, implacable y fatal, como el destino. Cerca del anfiteatro de Pompeyo, el fuego alcanza unos depósitos de cáñamo y de barriles de pez, con los que se embrean las cuerdas y las antorchas.

Y de repente se levanta una gran flama roja, tan brillante y tan enorme que ilumina toda la ciudad. Y en aquella gran tragedia que es una ruina total, la noche se convierte en día; con aquel fulgor extraño, que hace que la luz parezca de un mortal resplandor sanguinolento, en medio de las crepitantes llamas policromas.

De aquel mar de fuego se elevan hacia la atmósfera gigantescas columnas ígneas y lenguas que en sus cúspides estallan en fantásticos abanicos de chispas doradas, aumentando y propagando una conflagración que cada vez se extiende más, como una ola furiosa y atronadora que va devorando todo a su paso, en la desventurada ciudad.

Tres días antes del incendio, estaba Pedro en la Escuela de Apolonio en el Transtíber, cuando llegó el ingeniero Frontino, diciendo que sería posible continuar las obras de las Catacumbas, pues ya había recibido órdenes para extender la construcción de la Domus Áurea. Y comentó:

–           Para la extensión de lo que el Príncipe pretende, sería necesario derribar más de la mitad de la ciudad. Y la verdad no entiendo como eso será posible…

La sangrienta respuesta está envuelta en llamas.

En la parte de las catacumbas que ya había sido concluida, los dos laberintos de túneles galerías que se habían edificado subterráneos en dos polos opuestos fuera de las murallas de la ciudad; uno está en una vastísima área que había sido propiedad de Séneca. Tiene siete entradas y salidas: cuatro dentro de la ciudad en diferentes casas y barrios. Y tres, fuera de las murallas.

Por fuera, una de las entradas-salidas, está en una rica casa de campo, propiedad del senador Astirio y la otra junto a una cantera, en la propiedad que pertenece a Calixto. Por encima. Nadie sospecharía lo que está edificado abajo. Arriba nada había cambiado: campos de cultivo, extensos huertos y jardines, bosques, almacenes de grano y establos.

Oliver había participado en la construcción de las Catacumbas y ha guiado al grupo hasta una casa donde al llegar da una contraseña y lo hacen pasar de inmediato, junto con sus acompañantes. Aquí, el fuego no ha llegado todavía.

Los conducen a través de la casa, hasta el triclinium del jardín posterior. Junto a la fuente, hay un león y un águila de mármol y un par de corderos pastando junto a un trío de palomas, al lado de una balaustrada. Alberto, el que los ha guiado, toma la paloma del centro y la gira de su posición original, con la cabecita orientada hacia el norte… un ingenioso mecanismo, hace que se muevan los corderos y aparece una abertura bajo el emparrado, entre dos cipreses. Alberto, el que los recibió, le da a Oliver una antorcha y les indica que entren por allí, despidiéndolos con las palabras:

–           Pax Vobiscum. (Que la paz de Cristo esté con vosotros)

Todos no acaban de salir de su asombro, cuando a sus espaldas se cierran las puertas y se encuentran en un sótano, al que sigue una extensa galería, por donde avanzan siguiendo a Oliver…

Cuando por fin salen del oscuro y largo pasadizo a los espacios abiertos, desde donde se ve nuevamente la ciudad ardiendo, les parece increíble que realmente están fuera de las murallas de Roma.

Oliver les dice:

–           Vamos. No está lejos la casa de Calixto. –y decidido se dirige a través del campo, seguido por todos los demás.

Tres días después…

Marco Aurelio ha inhalado mucho humo, a pesar de todas las precauciones tomadas. La carrera desde Anzio. Los incidentes ocurridos mientras buscaba a Alexandra en medio de las casas incendiadas y humeantes; el insomnio, los terribles sucesos y extraordinarias experiencias de las últimas horas, han debilitado sus fuerzas y el resto de ellas parece abandonarlo ahora…

El joven tribuno se recarga vacilante, apoyándose en un peñasco. Pasan unos minutos, cuando distingue la inconfundible figura del Pontífice de la Iglesia cristiana, acercándose hacia él. Se arrodilla con gran veneración…

Pedro se acerca y le pone la mano sobre su cabeza inclinada, bendiciéndolo. Luego…

Pedro dice a Marco Aurelio:

–           Nada temas. La casa del cantero está muy próxima. Si te vas… –y le da las instrucciones necesarias. Luego agrega- En ella encontrarás a Lautaro, a Alexandra y al fiel Bernabé. Cristo, que la ha destinado para ti, te la conserva. Sigue adelante hijo mío y que la paz del Señor te acompañe siempre.

Las palabras de Pedro, al encontrarlo cerca de la cantera, le renovaron su esperanza y por un momento se siente desvanecer. Está cada vez más cerca de la persona que para él, es la más cara en el mundo. Pronto volverá a verla después de casi sentirla perdida, en el caos de la ciudad incendiada. Besa el anillo en la mano de su Pontífice y continúa arrodillado mientras él y los que lo acompañan se despiden bendiciéndolo y luego se alejan.

Marco Aurelio siente en su ser una alegría tan grande que casi lo hace desmayar. Y eleva una plegaria de agradecimiento al Dios que ha comenzado a amar con todas sus fuerzas. Recordó que cuando era niño creía en los dioses romanos, pero no los amaba. Ahora Jesús, su Dios amado, es la fuerza que lo impulsa en todo lo que hace.

Siguiendo las instrucciones de Pedro, llegó a la hondonada que está al filo de las cavernas de la mina de cantera. Y desde allí distingue al fin la finca en la que brilla una luz a través de la ventana. El portón está abierto y un extenso jardín rodea la casa. Una vereda bordeada de azucenas, llega hasta la puerta de madera de la entrada.

Marco Aurelio llama, jalando una campanilla y la puerta se abre, dejando ver la gigantesca figura de Bernabé, que al reconocer a Marco Aurelio, dice emocionado:

–           ¿Eres tú, señor? ¡Bendito sea el nombre de Jesucristo, por la alegría que darás a mi señora!

Y abre la puerta, inclinándose para que pase.

En la cocina cerca del fuego, está Alexandra sentada con una sarta de peces que está asando para la cena. Ocupada en separar los pescadillos y creyendo que es solo Bernabé el que ha entrado, no levanta la mirada.

Marco Aurelio se le acerca con los brazos extendidos y pronunciando dulcemente su nombre:

–           ¡Alexandra, amada mía!

Ella levanta su cara con asombro y alegría. Deja la sarta de peces a un lado. Se levanta y se arroja en sus brazos. Es un abrazo que como un cerco de amor, aumenta la dicha de tenerse; después de haberse sentido perdidos, el uno para el otro.

Se besan una y otra vez. Se miran extasiados y se vuelven a abrazar, repitiendo sus nombres con adoración, con ternura. Y sintiendo como un verdadero milagro, el poder estar juntos otra vez. Marco Aurelio la abraza. La acaricia sin poder asimilar que ya la tiene entre sus brazos.

Ella le mira con un amor inmenso y los dos se deleitan en su mutua alegría, amor y felicidad sin límites. Entre besos y caricias, Marco Aurelio le refiere su búsqueda en la incendiada Roma y la casa vacía de Acacio. También todos los temores y sufrimientos que padeció hasta encontrarla. Concluye diciendo:

–           Pero ahora que te he encontrado, no puedo dejarte cerca del peligro por más tiempo. Las turbas están enfurecidas. Bajo las murallas están matándose entre sí, los fugitivos de la ciudad y los esclavos que se han sublevado, entregándose al saqueo.

Alexandra exclama:

–           ¡Oh! Pobrecitos… la desesperación los ha enloquecido.

Marco Aurelio dice:

–           ¡Sólo Dios sabe qué calamidades más pesan todavía sobre Roma! Necesitamos salir de aquí, con todos vosotros. Vámonos a Anzio, en donde tomaremos un barco que nos lleve a Sicilia. Iremos a nuestras propiedades y allá nos encontraremos con Publio.

Alexandra escucha estas palabras, con el rostro radiante de alegría. Porque en efecto, los cristianos que anteriormente debían soportar las persecuciones de los judíos, ahora con los disturbios provocados por el desastre, estàn llenos de incertidumbre.

El obispo Lino, Lautaro y los demás que ya se han acercado a dar la bienvenida al joven tribuno, oyen con asombro la declaración de éste:

–           Roma está ardiendo por mandato del César. En Anzio se quejaba de no haber presenciado jamás un gran incendio. Y si no ha retrocedido ante un crimen de tal magnitud, pensad en qué otras atrocidades será capaz de perpetrar después del incendio. ¡Huid todos conmigo! ¡En Sicilia esperaremos a que pase la tempestad! Y cuando haya pasado el peligro volveréis, para seguir esparciendo la semilla y las enseñanzas de Cristo.

Afuera, en dirección al Monte Vaticano y como confirmación de los temores expresados por Marco Aurelio, se oyen gritos distantes, llenos de rabia y de terror.

En ese momento entra Calixto el cantero y cerrando precipitadamente las puertas, exclama:

–           En las inmediaciones del Circo de Nerón, están matándose. Los esclavos y los gladiadores están atacando a los ciudadanos. Hay saqueos por todas partes.

Marco Aurelio confirma:

–           ¿Lo habéis oído?

Lino dice con tono pesaroso:

–           Se ha colmado la medida y vienen calamidades inmensas sobre todos nosotros.

Pero Marco Aurelio piensa en Pedro y dice impetuoso:

–           Estad preparados. Voy a ir por el Pontífice. No lo vamos a abandonar aquí.

Alexandra lo abraza estrechándose a él y dice:

–           Llévate a Bernabé. No quiero que te suceda nada.

–           No, vida mía. Bernabé se queda contigo. Tú eres demasiado preciosa para mí- Y mirando al gigante, le sonríe y agrega-  y yo sé cómo él cuidará de ti.

Bernabé se ruboriza al recordar el incidente con Atlante y un poco turbado, dice a Alexandra:

–           El amo tiene razón, domina. Además, si Cristo te protegió y lo guió hasta aquí, nada malo va a pasarle.- Y mira con ojos suplicantes al tribuno.

Lino interviene:

–           Primero cenaremos y luego descansarás. Hijo, has hecho un largo viaje a caballo y muy accidentado. Mañana irás a buscar a Pedro. Además, todavía nos falta saber en todo esto, cual es la voluntad de Dios.

El obispo es la autoridad entre los cristianos. Todos le obedecen y entonan los cantos de agradecimiento antes de comer y luego se retiran a descansar.

A Marco Aurelio y Alexandra les dejan una habitación. Cuando se quedan a solas, el tribuno dice:

–           ¿Sabes que gracias a Petronio  el César me autorizó a venirme antes para que estuviera contigo? Me regaló un collar para ti… y…  ¡Oh!… No sé en donde lo perdí…

Alexandra lo besa tiernamente en la nariz y exclama:

–           ¿A mí qué me interesa un collar por fabuloso que sea y regalo del César? Lo único que me importa es que ya estás conmigo…

Entre besos y caricias, Marco Aurelio le relata todas las peripecias de su estancia en Roma y de su viaje desde Anzio.

Y agrega:

–           También necesito despedirme de Petronio…

Los acontecimientos tan extraordinarios hacen que los recién casados pospongan su noche nupcial; porque Marco Aurelio, vencido por el cansancio y las emociones, cae rendido en brazos de su esposa y se duerme como un niño.

Alexandra vela su sueño y lo besa con dulzura y delicadeza, elevando plegarias por este hombre bueno, que Dios le ha dado como esposo.

Al día siguiente, Marco Aurelio se despide de todos.

Lautaro envía con él a Oliver, para que lo acompañe a buscar a Pedro.

Marco quiere despedirse de Petronio, antes de abandonar Roma. Y cuando van caminando entre el caos de la ciudad que continúa ardiendo, un negro presentimiento le oprime el corazón…

Y recuerda las palabras de Prócoro Quironio, cuando antes de separarse, el griego le comentó:

–           Entre el Janículo y el Monte Vaticano, detrás de los jardines de Agripina, existen unas excavaciones de las cuales se han estado extrayendo piedras y arena, para construir el Circo de Nerón. Pues bien, escúchame señor. Hace poco los judíos, de los cuales hay un gran número en el Transtíber, han empezado de nuevo a perseguir a los cristianos. Recordarás que en tiempos del divino Claudio, hubo tales disturbios que el César se vio obligado a decretar la expulsión de los israelitas de Roma.

Marco Aurelio preguntó:

–           ¿Y por qué lo estás mencionando?

Prócoro contestó:

–           Y ahora que han vuelto gracias a la protección de la divina Augusta, se sienten seguros y han vuelto a molestar a los cristianos, de manera más insolente. Yo sé esto porque lo he presenciado. Ningún edicto ha sido promulgado aún contra los cristianos, pero los judíos se quejan de ellos continuamente al Prefecto de la ciudad. Los acusan de ser delincuentes y de predicar una religión que el senado no ha reconocido. Y por eso los cristianos se ocultan.

–           ¿Qué estás tratando de decir?

–           Esto, señor. Que las sinagogas existen abiertamente en el Transtíber, pero los cristianos se ven obligados a ocultar su condición como tales y por eso muy pocos los conocen, pues hacen sus reuniones en secreto.

Prócoro era tan parlanchín y tan mentiroso… Además, en aquel momento estaba tan obsesionado con encontrar a Alexandra en medio del caos horroroso del incendio, que casi no prestó atención a lo que decía.

Pero ahora sus palabras resuenan claras en su memoria… Y una duda le atravesó como un puñal. Él conoce perfectamente al griego y sabe que es un pillo consumado. Ya no tiene órdenes ni le estaban pagando por buscar a Alexandra. Su trato se había terminado la tarde en que Bernabé mató a Atlante y les había dicho a los cristianos que lo enterrasen en el jardín. Entonces… ¿Cómo sabe  Prócoro todas aquellas cosas y qué estaba haciendo entre los cristianos si es un bribón? ¿Acaso seguía espiando a Alexandra?…

El pensamiento de que Bernabé se había quedado con ella, le tranquilizó un poco; por si el griego estaba pensando en una venganza…

En ese momento, Oliver le preguntó:

–           ¿Adónde quieres que vayamos primero?

–           Vamos por Pedro, creo que a Petronio mejor le escribiré luego una carta…

–           ¿Y cómo sabremos donde está Pedro?…

Marco Aurelio miró a su alrededor y vio que estaban en la Puerta Flaminia. Luego dijo:

–           Oremos para que el Señor nos guíe.

Después de unos momentos, se dirigieron al río…

Y luego de atravesarlo, pasaron al campo Vaticano, más delante de la Naumaquia. Llegaron al Monte Vaticano y se fueron rodeando por donde no hay fuego, tratando de evitar los peligros, pues la ciudad sigue ardiendo. El Circo Máximo, es un montón de ruinas humeantes. Calles enteras y callejuelas se están derrumbando en medio de columnas de fuego que se elevan hacia el firmamento. El viento cambia de dirección y sopla con impetuosa fuerza desde el mar, llevando hacia los montes Celio, Esquilino y Vitimal, ríos de llamas, tizones y cenizas.

Hasta que al fin, las autoridades se pusieron a trabajar en programas de salvamento. Por orden de Tigelino que se había apresurado a venir de Anzio al tercer día, al quinto día empezaron a derribar los edificios del Esquilino para que el fuego, al llegar a espacios abiertos, se extinguiese por sí solo. Y esto se ha hecho simplemente para salvar los restos de la ciudad, porque no podía ni pensarse en el salvamento de lo que ya estaba ardiendo.

Y es necesario también ponerse en guardia contra las consecuencias de aquella devastación. En ella se perdieron incalculables riquezas…

Todas las propiedades de la mayoría de los romanos, quedaron reducidas a cenizas. Muchos vagan errantes y enloquecidos, en medio de la mayor miseria. El hambre ha empezado a morder las entrañas de los sobrevivientes, pues desde el segundo día de la catástrofe fueron consumidas las inmensas provisiones almacenadas en la ciudad.

En medio del caos y el desorden, nadie pensó en nuevos suministros. Solamente después de las promesas de Petronio, se comunicaron a Ostia las órdenes necesarias, pues las turbas están cada vez más inquietas y amenazantes, exigiendo: ‘Pan y techo’

En vano los pretorianos traídos desde todos los campamentos, se esfuerzan por mantener de algún modo el orden, pues se encuentran por dondequiera con una abierta resistencia. En diferentes puntos, grupos de gente inerme, señalan la ciudad ardiendo y gritan:

–           ¡Matadnos ahora! ¡Ya perdimos todo! ¡Qué nos importa la vida!

E injurian al César, a los augustanos, a los pretorianos. Y el tumulto va creciendo cada vez más, de tal forma que Tigelino al contemplar los millares de incendios, se dice a sí mismo, que son otros tantos fuegos de enemigos.

Además de una enorme cantidad de harina, hizo traer todo el pan que fue posible obtener no solo desde el puerto de Ostia, sino de todos los poblados circunvecinos. Y cuando llegó el primer suministro, el pueblo derribó la puerta que daba al Aventino y se apoderó en un pestañeo de todas las provisiones, en medio de un atropellado desorden.

Se peleaban por los panes, muchos de los cuales caían al suelo y eran pisoteados. La harina de los sacos rotos, blanqueaba como nieve en todo el espacio comprendido, entre los arcos de Druso y Germánico. Y aquel desordenado saqueo continuó hasta que los soldados dispersaron a la muchedumbre, disparando flechas y otros proyectiles. Nunca desde la invasión de Roma por los Galos a las órdenes de Bretón, había presenciado la ciudad un desastre más completo.

El Capitolio era un espectáculo inusitado, pues cuando el viento desviaba por momentos las llamas, se veían sus columnatas rojas como carbones encendidos. Si en el día era horrendo el espectáculo que deslumbraba la vista; la noche presentaba ser espeluznante como un infierno. Todo el centro de la ciudad, parecía el cráter de un volcán rugiente.

Diversos rumores y noticias agitan el mar de seres humanos, tratando de sobrevivir al mar de fuego. Estas noticias son alternativamente opuestas. Se habla de una inmensa provisión de trigo y vestidos, para ser distribuida gratuitamente al pueblo. Se dice también que el César ha dado orden de que a todas las provincias de África y de Asia, serían despojadas de todos sus tesoros y sus riquezas, para repartirlos a los habitantes de Roma, de tal forma que todos serán más ricos que antes del incendio.

Simultáneamente circula el rumor de que ha sido envenenada el agua de los acueductos. Que Nerón ha decidido exterminar hasta el último de sus habitantes y que luego se trasladará a Grecia o a Egipto, para fundar una nueva capital. Cada uno de estos rumores se extiende con la velocidad del rayo y encuentra fácil aceptación entre el pueblo, infundiéndole esperanzas o estallidos de terror, rabia, indignación y una ansiedad febril.

La creencia válida entre los cristianos de que está próximo el Fin del Mundo y su exterminio por medio del fuego, fue ganando terreno y más aún entre los paganos que rinden culto a los dioses del Olimpo o en otros cultos. Pues en ese aspecto, Roma había sido muy tolerante hasta hoy. Se dispusieron campamentos para el pueblo en los regios jardines del César, en los de Pompeyo, Salustio, Micenas. En los campos de Marte y otros edificios que el César dispuso. Los pavoreales, cisnes, flamencos, gacelas, etc. Que constituían el principal adorno de esos jardines, perecieron bajo el cuchillo y bandidaje de la plebe.

Mientras tanto, comenzaron a llegar abundantes provisiones del Puerto de Ostia; en una gran cantidad de barcos, buques y botes, anclados a lo largo del Tíber. El trigo es vendido a precios increíblemente bajos y se distribuye gratuitamente a los desvalidos. Cargamentos de vinos, aceitunas, castañas, toda clase de ganado. Todo esto hace que muchos infelices disfruten ahora de un bienestar aún mayor que antes del incendio. El peligro del hambre ha sido neutralizado casi por completo. Pero fue más difícil reprimir los robos, bandidaje, asesinatos y violaciones que a diario ocurren. La vida nómada asegura la impunidad a los facinerosos, que siempre que pueden proclaman su admiración al César y le tributan aplausos cada vez que aparece en público.

Y la ciudad sigue ardiendo. La violencia del fuego disminuyó hasta el sexto día. Se renovó su fuerza la séptima noche. Pero tuvo corta duración, pues ya casi no hay combustible que lo alimente.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

35.- UN SUEÑO PARA REALIZAR


La carta de Marco Aurelio no tuvo contestación. El mismo día que Petronio la leyó, el César ordenó el regreso a Roma.

Helio, el liberto del emperador, anunció al Senado el regreso de Nerón. Pero habiéndose embarcado con su corte en Miceno, efectuó su viaje lentamente, haciendo escala en las ciudades costeras, con el fin de descansar o de exhibirse en los teatros. Permaneció alrededor de un mes en Minturno. Y hasta pensó en volver a Nápoles y esperar allí la primavera, porque en esa ciudad es más temprana y cálida.

Durante todo este tiempo, Marco Aurelio y Alexandra fueron madurando su amor en una entrega y de conocimiento mutuo. Mientras él, al mismo tiempo que sana de sus heridas: su alma renacida ha ido descubriendo los misterios y maravillas, de la poderosa Doctrina Cristiana. Sin que él mismo se percate, a la par que está conociendo a Jesucristo, ha empezado a amarlo y está poniendo en orden sus afectos. Se ha dado cuenta de que por el hecho de amar a Dios sobre todas las cosas, eso no disminuye su amor por Alexandra. Al contrario, conforme el verdadero Amor está penetrando en su corazón y transformando su alma; ama a Alexandra todavía más de lo que ya la amaba, pues ya empieza a amar con el Amor Perfecto.

Ni él mismo está consciente de la transformación que va madurando en su espíritu. Ve el mundo a través de los ojos de Dios. Y ve la Creación con la curiosidad y el asombro de los niños que empiezan a despertar a la vida.

Y también su vida ha cambiado por completo. Se ha dado cuenta de que ahora anhela las visitas de Pedro, aún más de lo que un día anhelara a Alexandra. Ansía escuchar de sus labios todos los relatos que a lo largo de tres años, el discípulo de Jesús vivió junto al Maestro: sus enseñanzas, sus ejemplos o parábolas, como las llama él.

Y ¡Los portentosos milagros de Jesús!… Como vio al Hombre-Dios dominar los elementos, transfigurarse, resucitar muertos, la pesca milagrosa, etc. Todo esto hace que el alma del joven patricio se estremezca de emoción y de alegría. Conocer y amar a Dios, es la experiencia más inefable y maravillosa.

Marco Aurelio bebe estos relatos, junto con las lecciones de Mauro y de Diana, que vienen tres veces por semana a su lecho de enfermo y esto ha hecho que estos días queden grabados en su memoria para siempre.

En su última visita, Mauro le dijo que ya casi está listo para empezar a moverse. Ya han transcurrido ocho semanas y si al levantarse hoy, el brazo y el costado no le duelen, es porque también las costillas han sanado y en dos semanas más, estará listo para desentablillar. En el fondo de su alma, Marco Aurelio desea que el tiempo se detenga. Se ha dado cuenta que ha aprendido a amar tanto a aquellas personas, como si fueran su propia familia.

Alexandra está tan feliz y agradecida con Dios, por el milagro realizado en aquella alma tan amada, de cuya transformación ha sido testigo día tras día… De aquel patricio violento que entró a raptarla de aquel hogar, ya no queda nada.

Ve la devoción con que la sigue con la mirada a dondequiera que ella va. Sus besos son tan dulces y llenos de ternura, que aunque son muy apasionados, también son muy diferentes de los que le diera en el banquete del Palatino. Su sabor es más delicioso aún… Y embriagador como el más exquisito de los licores.

El deseo se ha encendido más, pero con un fuego distinto que no queda solo en la piel. Cada día están más enamorados y su amor los llena de dicha con la promesa de un gozo más pleno, cuando su unión sea completa…

Marco Aurelio está sorprendido. Adora a su esposa; la respeta y la desea cada día más.  Pero es todo tan extraordinario… La felicidad y el deleite que saborea ahora, no tiene la más mínima comparación con lo que experimentara antes, con ninguna de las mujeres que antaño conociera. El placer que Alexandra le da, aún sin haberla hecho suya todavía… Saberse amado por ella y amarla con la fuerza que él mismo no sabía que tuviera; lo hacen sentirse el hombre más dichoso del mundo.

Su corazón está lleno de júbilo y siente deseos de gritarlo. Porque es precisamente Aquel Dios Desconocido que un día le pusiera tan celoso de Él, el que se la ha entregado. Y es el que le está dando la capacidad de amar, como jamás pensó que pudiera llegar a amarse. Alexandra es como es, por su amor a Cristo, que ahora ya no es el Dios Desconocido. Al contrario, entre más lo está conociendo, ha comenzado a adorarlo con todo su ser.

Ahora es cuando comprende por qué es el Dios del Amor…

Y se siente tan feliz, que desea compartir esa dicha con todos los seres que conoce. Solo Cristo puede transformar al mundo. Y amó más a Alexandra, porque por causa de ella, Cristo ha transformado su vida de una manera radical. Está aprendiendo a creer, a amar, a perdonar, a orar…

Cuando Alexandra le enseñó el ‘Pater Noster’ y meditó cada una de sus palabras, esa Oración Santa y sublime que Jesús enseñó, es un himno que su corazón canta con una alegría profunda y brota en palabras que salen de sus labios, estremeciendo su alma de júbilo y agradecimiento.

Todo el culto que rodea a esta Doctrina es un maravilloso descubrimiento…

Cuando llegó Mauro, con su ayuda se levantó del lecho, le llevó con suavidad poco a poco hasta el jardín y le preguntó:

–           ¿Ya no te duele?

Marco Aurelio le contestó:

–           Un poco… no sé… me siento muy raro. Pero creo que estoy bien.

Mauro declaró:

–          Perfecto. Entonces… -llamó a Alexandra y agregó- Te entrego en manos de tu esposa.

Marco Aurelio se apoyó en ella que lo mira llena de amor y alegría.

–          Ya puedes moverte del lecho y dar pequeños paseos. ¡Pero no te extralimites! ¡Eh! –añadió Mauro sonriendo- Todavía no te declaro sanado.

–           ¿Cuándo va a venir Pedro?

–          Posiblemente hoy o mañana. Isabel está preparando los pescados que trajo David. Bernabé está haciendo un guiso con verduras. Voy a ver en que los ayudo…

Y dejándolos solos se retiró al interior de la casa.

Alexandra llevó a Marco Aurelio hasta la banca que está  junto al muro.

–           Carísima. Sol de mi vida. Quisiera que esta dicha no terminase nunca. –dice él envolviéndola en una mirada llena de amor, de adoración y de ternura.

Ella le correspondió y le contestó enamorada:

–           No terminará, amor mío. Porque nuestro amor continuará más allá de la muerte, cuando estemos juntos en el Cielo, por toda la eternidad…

–          ¿Sabes? Un día pensé un poco fastidiado… Casi al principio de todo esto: ‘Solo piensan y hablan de Jesús’. Porque no los comprendía… Y ahora soy yo el que espero con ansia las visitas de Pedro. ¿De qué nos hablará ahora?

Alexandra sonríe y le dice con dulzura:

–          No lo sé. Lo sabremos cuando llegue. ¡Me siento tan feliz de que compartas conmigo este mismo anhelo!…  Tendremos muchas cosas que contar a nuestros hijos. ¿No crees?

–           ¡Nuestros hijos!…-exclama él y suspira- Quiero que el primero sea una niña tan hermosa como tú. ¡Ansío tenerla en mis brazos! ¡El fruto de nuestro amor!

Marco Aurelio está extasiado ante una imagen futura…

Y los dos conversan sobre el hogar y la familia que apenas empieza a formarse y que los llena de una ilusión sublime…

Mauro los mira desde la puerta y dice a Bernabé:

–           Quien viera ahora al orgulloso augustano que casi destrozas hermano.

Bernabé contesta casi compungido:

–          Del mal, Dios hace nacer el bien. Míralo ahora… Cuando veo como ama a mi señora, me siento dispuesto a servirlo también a él.

Felizmente Pedro llega en ese momento. La comida está casi lista. Y cuando todos están reunidos, oran y comparten los alimentos.

Dos semanas después…

Marco Aurelio pasea con Alexandra por el pequeño jardín. Le confiesa:

–         Intenté en vano olvidarte, porque mi amor creció y se adueñó de todo mí ser, desde el día en que te vi en la casa de Publio. Mientras las parcas devanaban el hilo de la existencia, el amor y la nostalgia estuvieron devanando el mío. Mis acciones fueron malas, pero estuvieron impulsadas por el amor. Pues me enamoré de ti de una manera fulminante y me di cuenta de que eras muy diferente a todas las mujeres de Roma. Solo te pareces en lo virtuosa a Fabiola, pero ahora ya sé por qué. Porque es la Presencia de Dios la que irradia esa maravillosa belleza interna que con el tiempo crece más y más y que en nuestro hogar será como un sagrado lumen…

Marco Aurelio se calló. Y la contempló como si en ella estuviera compendiada, toda la felicidad de su vida entera. Luego le preguntó cuáles eran sus impresiones respecto a él.

Alejandra se ruborizó y luego le miró a los ojos:

–          Te amé desde el día que nos encontramos por primera vez en la casa de Publio. Si tú me hubieras devuelto a ellos desde el Palatino. Yo les hubiera confesado mi amor y hubiera tratado de apaciguar la cólera que hacia ti debieran sentir.

Marco Aurelio dice:

–           Te juro, que ni siquiera había pasado por mi mente la idea de sacarte de la casa de los Quintiliano. Algún día te contará Petronio, como yo le confesé cuanto te amaba y que deseaba casarme contigo. Pero él ridiculizó mi propósito e insinuó al César la idea de pedirte como rehén que le pertenecía y de darte a mí. ¡Cuántas veces en medio de mi dolor, he maldecido el momento en que le hice caso! Más acaso el destino así lo dispuso. Pues de otra forma yo no habría conocido a los cristianos, ni llegado a comprenderte, preciosa mía…

Alexandra replicó:

–           Créeme amor mío, Cristo ha sido Quién con sus altos designios te atrajo a Sí. El Padre Celestial te llamó…

Marco Aurelio levantó la cara sorprendido:

–         ¡Cierto! Todo pareció combinarse de manera admirable, para que al buscarte, encontrase primero a los cristianos y luego a ti.

–          Sí… -contestó ella suspirando feliz.

Están delante de la glorieta cubierta de una espesa capa de hiedra y cerca del sitio donde Bernabé había matado a Atlante y donde después se enfrentó a Marco Aurelio. Éste dijo reflexivo:

–           Aquí habría perecido yo, si tú no hubieras intervenido.

–           Ya no hables más de eso. Y tampoco se lo recuerdes a Bernabé.

–          ¿Podría acaso haber tomado venganza en él, porque te defendió? Al contrario. Si él fuera esclavo le habría concedido la manumisión.

–           Si él fuera esclavo, Publio lo hubiera liberado hace mucho tiempo.

–          ¿Recuerdas que quise llevarte de nuevo a tu casa y tuviste miedo que llegara a saberlo César y tomara por ello venganza en Publio y en Fabiola? Pues bien; ahora podrás verlos cuando te plazca.

–           ¿Por qué dices eso Marco Aurelio?

–          Creo que ya no habrá para ti peligro alguno en verlos, porque cuando el César me pregunte qué hice del rehén que él me diera, le contestaré: ‘Me he unido a ella en matrimonio y ahora visita la casa de Publio con mi consentimiento.’ Te prometo que me ganaré de nuevo el favor de Publio y de Fabiola. ¡Oh, carísima! Sí, Alexandra mía. Te juro que jamás mujer alguna recibirá en el hogar de su esposo, homenajes comparables a los que yo te he de tributar.

Y siguieron paseando. Gozándose en la presencia el uno en el otro. Finalmente se detuvieron bajo el ciprés que está a un lado de la casa y donde principia el huerto.

Alexandra se apoyó en el pecho masculino y él la abrazó tiernamente con su brazo libre. Y le dijo con amorosa súplica:

–           Di a Bernabé que vaya a la casa de los Quintiliano a traer tu mobiliario y tus juguetes de niña.

Ella contestó ruborizada:

–           La costumbre ordena otra cosa.

–           Lo sé. De ordinario la prónuba (matrona romana que iniciaba a la novia en sus deberes de esposa) conduce esos objetos detrás de la novia. Pero tú querrás hacer esto por mí. Yo los llevaré a nuestra casa de campo en Anzio y serán otros tantos recuerdos que me hablen de ti. Sabes que se fueron de viaje y todavía falta mucho tiempo para que la familia regrese. –y tomándole la mano como un niño cuando solicita algo con insistencia- Concédeme esto diva. Concédemelo, Carísima.

–           Pero Fabiola hará como ella quiera. ¿Estás de acuerdo?

Se miraron a los ojos con una gran sonrisa y con el corazón acelerado. Se dieron un tierno y apasionado beso, enamorados totalmente el uno del otro. Embargados por una dicha que no puede ser más plena, pues su más hermoso sueño se está convirtiendo en realidad.

En ese momento la alta figura de Mauro, se recortó en el umbral del patio. Ha venido a desentablillar y a dar de alta al enfermo. Los tres entraron a la casa y los vendajes fueron retirados. Mauro con cuidado valoró a su paciente y satisfecho, comprobó cómo las fracturas han soldado, al igual que las costillas y ya no hay dolor.

Y dijo:

–           Bien hermano. Ya estás listo para regresar a tu vida normal. Solo te pido que esta semana ejercites el brazo con cuidado, antes de hacer esfuerzos de ninguna índole.

Marco Aurelio sonrió agradecido y contesta:

–           Gracias, hermano. ¿Va a venir Pedro?

Mientras guarda sus ungüentos, Mauro responde:

–           Sí. Un poco más tarde. Estaba en una misa de ordenación. Creo que hoy tendremos cien nuevos presbíteros. Dijo que al terminar vendría. Es temprano todavía. Después del mediodía estará aquí. En lo que llega, seguiremos con tu instrucción y les daré el tema de este día.

David se va a llamar a los catecúmenos que están siendo instruidos junto con Marco Aurelio. Y mientras llegan, éste pregunta a Alexandra:

–           ¿Cómo fue que Publio se convirtió en cristiano?

Alexandra lo mira radiante y contesta:

–           Fue en Jerusalén. Él era un tribuno muy joven y estaba en la Puerta de los Peces junto con dos soldados. Uno se llamaba Alejandro. Y ese día Jesús…

Y la voz de Alexandra es musical, mientras relata el primer encuentro de Publio Quintiliano con el Nazareno…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA