Archivos de etiquetas: apostoles

R46 PESEBRE HUMANO


amor encarnado24 DE DICIEMBRE DEL 2015

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Les invito a vivir en santa paz

LA CONMEMORACIÓN DEL NACIMIENTO DE MI HIJO:

JESÚS.

-nacimiento-de-jesus-en-el-pesebre-3

Con Su Nacimiento les llamo a Retornar junto a Mi Hijo, para que cada uno de ustedes sea barro suave en las Manos infinitamente Santas de Mi Niño Jesús, que con Ternura y profundo Amor desea tomar en Sus Manos todo corazón humano…

Y moldearlo hasta que desaparezca toda aspereza, toda dureza…

El hombre no acostumbra a detenerse y mirarse, silenciarse y penetrar en su corazón, para sincerarse consigo mismo y mantener el valor de cambiar lo que no está bien en su vida y la calidad de sus sentimientos y propósitos, para con el prójimo y para con Mi Hijo.

produciendo amor

El Amor es el ingrediente indispensable para el verdadero hijo de Dios.

Todo ser humano posee ese Amor para multiplicarlo totalmente al Infinito; si es humilde y capaz de aceptar a sus semejantes tal cual son, dejando de lado la soberbia.

Mis hijos son conocedores de la fatalidad que causa la soberbia en la criatura humana. La Soberbia es el Mal de donde se desprenden los males con que el hombre ofende a Mi Hijo gravemente, ya que ésta nubla la razón y el pensamiento; deteniendo la capacidad propia de la consciencia de despertar los sentidos físicos y espirituales para que la criatura reaccione y se detenga… Y no caiga en el Pecado.

oracion_esp_santo_verdier

Amados hijos Míos, tengan presente que no deben proferir palabras contra el Espíritu Divino. Éste es un gravísimo pecado… INFINITAMENTE GRAVE.

Sean poseedores del Manjar de los ángeles: la Comunión con la Trinidad Sacrosanta.

En este instante en que miran a Mi Jesús en un humilde pesebre… Contémplense a sí mismos hasta que lleguen a ser conscientes de la falta de humildad que cada uno posee y en qué aspecto de su vida sufren esta carencia tan grande; para que la abastezcan con la sencillez, humildad y el Amor Divino de Mi Niño Jesús.

nacimiento

Acérquense al Pesebre, pero al pesebre personal. Ése que se encuentra vacío a falta de los dones y las virtudes necesarias para que den testimonio. Ése que es necesario para atraer a sus hermanos.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado: luchen con fuerza por mantener el Amor en ustedes para que el transitar por la vida sea menos atropellado.

No se alejen de la humildad. Sean conscientes de la carencia de ella en ustedes y en la humanidad en general. Acaten la palabra de Mi Hijo. 

EVANGELIO

Un verdadero cristiano acata cuanto Mi Hijo les ordena. No acata a su conveniencia, sino dentro de la Voluntad Divina lo que va a llevarles a ser más espirituales, aunque para ello dejen trozos del “yo humano”.

Eso es precisamente lo que necesitan desterrar: el ‘yo’ humano y aceptar el Amor Divino.

El instante es apremiante. La humanidad pende del libre albedrío mal empleado, que expande hacia toda la Creación ese Libertinaje que le hace indiferente a la concordancia en que permanece la Creación: La Voluntad Divina.

Ley de Dios rota.jpg1

El hombre ha salido de ese obrar y actuar Divino y ha penetrado en el mar tempestuoso de la Oscuridad, exponiendo su alma ante los demonios dispuestos a la captura de almas que se niegan a sí mismas el conocer a Mi Hijo, a la Obediencia y a penetrar en el Amor infinito de ese otro mar de Luz e infinitas gracias.

Ante ustedes se mantienen dos caminos: el del Bien y el del Mal…  Y    Es voluntad expresamente de cada criatura el rumbo que toma…  

Por ello les llamo a ser Mensajeros del Amor de Mi Hijo… A continuar siendo discípulos fieles que viven y gustan a plenitud cuanto el Cielo les solicita.

amor-apostol

Hijos, la Salvación NO la encuentran sin esforzarse. SIN DEJAR lo que mantienen aferrado en ustedes. La Salvación la encuentran, purificándose a sí mismos de todo aquello que arrastran desde niños.

Por tanto, la humildad se mira fácilmente en las criaturas humanas, cuando son dóciles al llamado que deben cumplir.

Sin Amor NADA son.

Sin Obediencia son rebeldes. Sin fraternidad… La convivencia es difícil. Sin comprensión, viven en continuos conflictos. Sin humildad son soberbios.  

SOBERBIA1

Y cuando Mi Hijo Llama… Si sus hijos no obedecen, espera a que pasen por el Crisol…  y LUEGO VUELVAN A ÉL PARA ACOGERLES.

Convoco a quienes permanecen en Oración en grupos, intercediendo por las almas; anunciando los Mensajes del Cielo, llevando Mi Palabra externada en Mis Apariciones:

Les convoco a no negarse al Camino de la Salvación…

cuz-camino y puente Krossen over avgrunnen

Les convoco a acatar los Llamados de la Casa Paterna, por más difíciles que les parezcan…

Les convoco a jamás decirle ¡No! a Mi Hijo

Les convoco a acompañar a Mis instrumentos en esta Batalla en contra del Mal, para llevarles a ustedes esta Mi Palabra, que es Voluntad Divina.

No sean ustedes las piedras de tropiezo que Mis instrumentos deben superar instante a instante…

9ª Jesus es ayudado por el Cirineo

Sean el hombro sobre el cual Mis Instrumentos se apoyen cuando sientan la carga pesada…  Sean la palabra de aliento, el bálsamo, el cobijo, la esperanza…

No sean verdugos de quienes tienen a su lado con la difícil misión que en este instante es aún más difícil:

LLEVAR LA PALABRA DE MI HIJO Y LA MÍA A LAS ALMAS…

amor6

Sean verdaderos. No esperen recibir de inmediato mayor amor, si ustedes dan espinas.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Los instantes que se acercan no son halagüeños. Viven ante Acontecimientos que Yo he anunciado y se cumplirán.

VIVEN ENMEDIO DE LA IRA DEL MAL .

isis

Y SOLO BASTA UN INSTANTE, PARA QUE PUEDAN PERDER LA VIDA ETERNA.

Únanse en espíritu y verdad, Dios no ignora la verdad que cada uno de ustedes oculta en su interior y el Padre permanece con Ojo Vigilante, no para condenarles. Pero si ustedes no claman perdón y enmienda, Él esperará hasta que sea Su Voluntad.

El Pueblo de Mi Hijo es perseguido, asechado cada instante  con mayor fuerza por el Mal para llevarles a caer. Si tienen consciencia sabrán esto que les he mencionado constantemente…

 Y huirán de ello. No seguirán tercos en el mismo obrar y actuar que les mantiene con harapos, pudiendo vestir de gala.

jesus-pesebre-angeles

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, vengan junto a Mi Hijo, INDEFENSO EN UN PESEBRE HUMILDE,

ya que en esa verdadera humildad interior; es en donde permanecen las almas que se muestran tal cual son.

Que les distinga la unidad ante la desunión en que se mantienen sus hermanos, para que se fortalezcan unos a otros en el instante en que la iglesia de Mi Hijo padezca fuertemente una división y la Naturaleza purifique por todo el mundo a los hijos de Dios.

terremotos-costosos-indonesia-2004-1040LG090310

La Tierra se estremece antes de que las alianzas se rompan y la Guerra sea un flagelo más.

No olviden que la peste avanza en silencio hasta abarcar gran parte de la población mundial.

No olviden que Roma será noticia y los volcanes hablarán de muerte en el mundo.

terremotos-y-volcanes-1-638

Clamen, oren. Pero sobre todo, sean praxis de lo que predican.

Mi Hijo les escucha a todos y su Pueblo no permanecerá solo. Al contrario, Yo que Soy su Madre, permanezco con ustedes. Y en los instantes de cruenta lucha, Mi Hijo enviará a su Auxilio para que su Pueblo sea amparado.

Les bendigo, amados hijos y les comparto la verdadera inocencia: MI JESUS NIÑO: fuente de Poder y Majestad.

00little-jesus0

BabyJesus

 

Les bendigo, les solicito que frente al Nacimiento oren y se descubran con todas las cargas e impotencias que tienen para que las coloquen ante Mi Hijo y Él sea en ustedes y ustedes en ÉL.

20 DE DICIEMBRE DEL 2015

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Mis manos contienen todo el amor que como Madre les ofrezco, sin distingos.

Our MADRE-sweet-mother-Mary-to-all-mothers-in-the-mothers-day

Los fieles hijos de Mi Hijo y Míos no caen por tierra y se dan por derrotados, sino se levantan de “ipso facto” y enmiendan con humildad y arrepentimiento, los errores cometidos contra Mi Hijo.

Amados hijos, eleven el pensamiento hacia Mi Hijo, no permitan que el libre albedrío mal empleado les domine, llevándoles a vivir en el mal.

Ustedes deben gozar esta gracia que es el libre albedrío y utilizarla para hacer el bien en todo instante siendo mensajeros del Amor de Mi Hijo y el Mío.

amor3

Oren el Santo Rosario, ofrézcanlo por sus hermanos y por ustedes principalmente, para que se renueven por dentro con espíritu generoso.

Hijos, transmitan a sus hermanos los frutos que reciben de la Oración y de la práctica de la Oración, mirando en cada hermano a Mi Hijo. Viviendo, obrando y actuando como Mi Hijo les ordena.

No olviden que poseen el ‘ego humano’, éste tiende a dominarles,  llevándoles hacia donde la mayoría de sus hermanos se encuentran: lejos de la Voluntad Divina.

arrepentimiento

Por ello les llamo al bien, para que pese más el Bien y se mantengan deseosos del Bien y de la Paz.

Les llamo a mantenerse atentos, caminando en el conocimiento de los principios inmutables que Mi Hijo les legó y a los que llama a su Pueblo.

De lo contrario, serán débiles. Ya que quien no conoce la Palabra Divina, corre el riesgo de creer en lo que han desvirtuado y así, ser fácil presa de quienes desean dominarles.

ignorancia mortal

En este instante se encuentra el Mal actuando con fuerza, manteniendo una fuerte  lucha por las almas, previo a una mayor Persecución en contra del Pueblo fiel a Mi Hijo, para que retrocedan en la Fe y nieguen a Dios.

EL ANTICRISTO SE ACERCA… (1)

El Anticristo es una bestia que emana el Mal por sus poros, propicia el  libertinaje de la humanidad para que se adhieran a él…

control anticristo

El Anticristo les facilitará toda expresión contraria a los Lineamientos y Llamados de Mi Hijo, permitirá lo que el hombre desee, con el fin de controlar a la humanidad y  se sumen así a sus filas…

El Anticristo actúa y actuará de esta forma antes de que el Auxilio que Mi Hijo enviará a Su Pueblo llegue a contrarrestar la maldad, llamando con vehemencia al Pueblo de Mi Hijo para que retome el verdadero sendero, que es el único que les llevará a la Vida Eterna…

Las alianzas no conducirán a la paz duradera, sino al contrario: cuando unos invoquen la paz, otros estarán planeando derrotarla.

armada flota

Por ello existe gran confusión entre Mis hijos cuando escuchan hablar de paz, mientras Mis anuncios les alertan de calamidades y de guerra.

_tigre

Amados, así actúa el Mal: SIGILOSO…, CONFUNDIENDO

leon cazando

Esas son las estrategias que utiliza.

Hijos, las relaciones entre las potencias no se encuentran bien; al contrario, cada una ha logrado hacer gala del armamento que posee y esto no es para ser solamente visto por los demás; sino para ACOBARDAR a quienes pueden llegar a ser sus potenciales adversarios.

armas nucleares

Amados hijos Míos:

¡Cuánto les he advertido sobre el acontecer de este instante!

LA DESOBEDIENCIA Y LA DESATENCIÓN A MIS LLAMADOS ha primado sobre todo

leydedios

y continúan desobedeciendo y rebelándose en contra de los Mandamientos.

LA DESOBEDIENCIA NACE DE UN ACTO DE REBELDÍA

SOBERBIA

Y LA REBELDÍA DE UN ACTO DE SOBERBIA

Y se inicia el distanciamiento de la criatura con su Creador, logrando así que la Fe disminuya. Y ante una Fe disminuida, entra el hombre en una grave lucha ante el creer y el no creer.

Hacia esto se enrumban hijos Míos, al mantenerse en un gran distanciamiento con la Voluntad Divina.

incredulidad-1-638

La CRISIS DE FE AUMENTARÁ y el hombre se sentirá en un laberinto del cual no encontrará salida, a menos que se reconozca carente de Quien le ha dado la vida: Dios.

Quien desea encontrarse con Mi Hijo debe buscar un instante a solas con Él. En el bullicio será confundida la criatura y no sabrá qué voz seguir, no distinguirá entre el bien y el mal.

La humanidad renuncia a la Ley de Dios,  renunciarán a toda autoridad y vendrán los instantes en que el total libertinaje será vivido por toda la Tierra en pleno día como en la oscuridad, ante las reglas que impondrán los hombres sin fe.

16Steps of Freemasonry

Hijos, las dudas sobre la fe son aumentadas por quienes son los aliados y grandes apoyos del Anticristo, quien se encuentra detrás de las alianzas y separaciones entre las grandes Naciones.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

La enfermedad asoma a la humanidad que no la toma en serio; exponiéndose ante ella y dándole el poder de expandirse por gran parte de la tierra hasta que sea una azotadora epidemia. 

asteroide

Les he llamado a mirar hacia el cielo para que observen las señales y permanezcan atentos. Se acercan instantes en que las continuas amenazas provenientes del espacio exterior a las que se verá sujeta la humanidad, serán mayores y causarán temor cuando los cometas o asteroides se acerquen más de lo debido.

Hijos amados, tengan presente que el agua de los mares llevará a la humanidad a sufrir grandes inundaciones en varias partes del Planeta, el agua se rebela en contra del hombre.  Así como el hombre se rebela en contra de su Dios.

Oren amados hijos, oren por Indonesia, el lamento aumentará. Oren hijos amados, oren por Estados Unidos; el temor no permitirá a sus habitantes mantener la paz.  Su suelo será estremecido con fuerza. Oren amados hijos, oren por Francia; padecerá nuevamente en manos de quienes desean venganza.

00grieta

Amados Míos, la Tierra anuncia lo que el hombre vivirá, se agrieta en varios países causando asombro a los científicos. ¿Será que así caerán las almas ante el mal  por lo poco que conocen a Mi Hijo?

Hijos Míos, la humanidad será estremecida por un grave acto en contra de un Mandatario, oren para que la sangre no se derrame más.

Italia, no duermas, ¡Despierta…! El asedio se encuentra a tus puertas. Esta tierra amada padecerá con prontitud.

oracion comunitaria

ÚNANSE, no se derriben unos a otros, sean fieles discípulos de mi hijo y continúen llevando esta explicitación de la Voluntad Divina por toda la tierra, así como corre el viento sin ser detenido.

NO TEMAN, ¿No estoy Yo aquí junto a cada uno y soy Madre de la humanidad? Vengan bajo mi Manto Materno…

Les cubriré y reposarán en la Verdad sin claudicar. Manteniéndose fieles, lejos del pecado y con firme propósito de no renunciar a Mi Hijo.

corazon acogedor de maria

Hijos, no les atemorizo. Les llamo a mirar la realidad, para que no desprecien los Llamados de la Casa Paterna. No se mantienen solos, acérquense a Mí, Yo intercedo por cada uno; aun por el mayor pecador si se arrepiente y enmienda su camino.

Soy Madre y como Madre les amo a todos.

No olviden Mis Palabras. Les bendigo a todos. Les amo.

Mamá María.

Virgin-Mother-Mary-with-Baby-Jesus-Pictures

(1) El anticristo: profecías y revelaciones.

http://revelacionesmarianas.com/

P77 BENDICIÓN ESPECIAL


 rostro de jesus

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

EE.UU, 26 DE FEBRERO DEL 2015

Amado Pueblo Mío:

¡CAMINAS APESADUMBRADO BAJO EL CALOR DE LOS OPRESORES!

0011396715

MI PUEBLO ES OPRIMIDO NUEVAMENTE, UNA Y OTRA VEZ…

Screen-Shot-2014-08-19-at-3_38_29-PM2

LOS TENTÁCULOS DEL MAL SE HAN LEVANTADO CON FUERZA, APOYADOS UNOS A OTROS

Esta era de la Humanidad es apoyada por la inconsciencia del hombre. La inconsciencia proviene del alejamiento del hombre de su Dios. Y el mantenerse lejos de su Dios ha precipitado a la humanidad hacia el abismo.

Y cuando les menciono “abismo”, se imaginan un lugar en donde caen sin salir más. Pero este abismo del que Yo les hablo, es el de la arrogancia, de la soberbia, de la lujuria, de la crítica, de la ira y de todo  lo que a Mí me ofende grandemente, como el desprecio a Mi Madre Santísima.

corredentora

Al actuar así, la humanidad se abre totalmente a que el mal tome posesión de sus sentidos espirituales internos.  El alma es oprimida y queda encadenada sin libertad para gobernar. Y entonces el hombre es presa de los demonios, que se encuentran en este instante TODOS sobre la Tierra.

Y han poseído a gran cantidad de Mis hijos y les obligan a actuar en contra de sus hermanos, este flagelo no se detendrá con prontitud.

Existen intereses que Mi Iglesia como Cuerpo Místico desconoce; intereses de Naciones que alientan la ira en grupos de subversión.

Fighters of al-Qaeda linked Islamic State of Iraq and the Levant parade at Syrian town of Tel Abyad

Ustedes Pueblo Mío, no miren el dolor ajeno como lejano; puesto que éste se expandirá como una peste y llegará aun a los países pequeños, con el objetivo de lograr un descontrol a nivel mundial.

Amados hijos Míos, Pueblo Mío:

ME DIRIJO A USTEDES COMO PADRE Y COMO HERMANO,

ALERTÁNDOLES EN TODOS LOS ASPECTOS.

NEW ORDER

Y sé que no faltará alguno de Mis hijos que pregunte: ¿Cómo? ¿Cristo habla de política?

Pero Yo no les alerto sobre la política en sí, les alerto sobre los efectos de la política sobre ustedes como seres humanos. 

Y uno de esos efectos es sembrar el terror entre Mis hijos, especialmente sobre los cristianos. Y no hablo aquí sólo de Mi Iglesia, no hablo aquí sólo de Mi Pueblo, el católico; 

SINO DE MI PUEBLO QUE ES TODO EL QUE VIVA, OBRE Y ACTÚE  EN LA VOLUNTAD DE MI PADRE.

isis_desplazados

Recuerden  que no todo el que dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos; sino aquel que viva, obre y actúe en la Voluntad de Mi Padre.

La corrupción no sólo la miro en los ambientes fuera de mi iglesia; SINO CON DOLOR,

LA MIRO MERODEANDO AUN EN LA JERARQUÍA DE MI IGLESIA.

026 Satán reina en el CVII

Yo les llamo a orar, Pueblo Mío. A orar, porque Mi Iglesia será estremecida y el Cisma llega. (1)

DE AHÍ QUE LES LLAME A MANTENERSE EN FE Y A ADENTRARSE PARA QUE ME CONOZCAN,

PARA QUE NO SÓLO CONOZCAN MI MISERICORDIA, SINO A LA VEZ CONOZCAN MI JUSTICIA,

JUSTICIA DIVINA

La cual he detenido por varios años, pero ya no puede esperar más… si Yo no actuara, la humanidad perecería totalmente.

Existen tantos medios a través de los cuales el hombre puede exterminar toda la vida en el Planeta, pero Yo intervendré con Mis Legiones en el instante preciso.

Pero esta intervención no será anterior a cuando Yo llegue a examinar la conciencia de los hombres. (2)

aviso1d

El Gran Opresor de la humanidad se levanta silencioso y a la vez dándose a conocer.

Ustedes, miren de cerca. Observen los movimientos de los políticos, que de ellos se levanta un Gran Flagelo para Mi Pueblo. (3)

Hijos Míos, amado Pueblo Mío:

ACATEN Y OBEDEZCAN, no piensen que no sé sus pensamientos. No piensen que no conozco al que confía en Mí o al que ahora en este instante desconfía de Mi Palabra.

Pero sí he de decirles con claridad, que  grandes sucesos se acercan a ustedes y los pueblos, desde el más grande al más pequeño, padecerán de una u otra forma, no porque no les ame. Sino porque utilizo todo lo que Mi Padre creó, para atraerles a la obediencia, como último recurso antes del cumplimiento del Aviso. (2)

17el aviso

Hijos Míos:

VALOREN CADA PALABRA QUE YO LES HAGO LLEGAR.

NO SE PERTURBEN POR AQUELLOS QUE ME CRITICAN O CRITICAN A MI MADRE.

NO ENTREN EN CONTIENDAS CON QUIENES NIEGUEN ÉSTA, MI PALABRA.

el-aviso-del-cielo

Ustedes sigan adelante. No miren a aquellos que dentro de la Luz, tratan de encontrar oscuridad; porque más confundidos quedarán.

Ustedes, hijos, no se abalancen como los que se abalanzan como lobos sobre Mi Palabra.

Ustedes, hijos Míos que atesoran y obedecen Mi Palabra; sean portadores de Ésta que es Bendición, ya que en este instante el que se encuentra en las tinieblas, más oscuridad encontrará y el que se encuentra en la Luz, más luz recibirá.

Hijos Míos:

satan

EL DEMONIO Y LOS SUYOS VIENEN POR SU BOTÍN.

NO SEAN USTEDES PARTE DE ESE BOTÍN.  ESCUCHEN MIS LLAMADOS Y

LUCHEN POR SER CREATURAS MÍAS MÁS ESPIRITUALES.

¡Existe tanta falsedad en la Tierra!

33apostasía y tibieza

Miro a tantas creaturas que pasan horas de rodillas frente a Mí, mientras su mente y pensamientos vagan de norte a sur y de este a oeste…

Ustedes sean aquellos que me adoran en espíritu y verdad. Aquellas creaturas que son de práctica y de una acción constante de Mi Evangelio y de Mis Mandamientos.

USTEDES SEAN ESAS CREATURAS DE FE INMOVIBLE QUE PERSEVERAN EN TODO INSTANTE.

10963699_717904398328661_717903634995404_48161_815_b

Ustedes no teman a aquellos que les persiguen, ustedes teman el ofenderme, el no ser obedientes y el despreciar Mi Palabra y la de Mi Madre. Que todo aquel que está Conmigo, me encuentra a Mí y el que se aleja de Mí, se encuentra con el Enemigo.

Yo sufro una y otra vez Mi Dolorosa Pasión. Ésta no pasó y terminó.

MI DOLOROSA PASIÓN SE ENCUENTRA EN ESTADO ACTUAL EN EL SUFRIMIENTO DE CADA UNA DE ESTAS CREATURAS QUE SON TORTURADAS POR MI NOMBRE Y POR LA FE EN MÍ.

BRUTAL TORTURA ISLAMICA PARA OBLIGARLOS A APOSTATAR

BRUTAL TORTURA ISLAMICA PARA OBLIGARLOS A APOSTATAR

Mi sufrimiento está con todos aquellos que son brutalmente torturados por Mi Nombre. (*)

Amados hijos:

LA BARBARIE A LA QUE HA LLEGADO PARTE DE ESTA GENERACIÓN,

ES LA QUE ADELANTA MI SEGUNDA VENIDA,

ES LA QUE ME OBLIGA A RETORNAR CON PRONTITUD

segunda-venida

ANTES DE QUE TODOS, HASTA LOS JUSTOS, SE PIERDAN. (4)

Mis creaturas: sus Hermanos, Mis Ángeles ejecutores se preparan para hacerse presentes en la Tierra y rescatar a Mi Pueblo…

¡Ay de aquellos que se mofan de Mi Palabra! ¡Ay de aquellos que dicen: “nos han alertado de esto mismo hace demasiados años y nada ocurrió y ahora sucederá lo mismo”!

tétrada de lunasrojas

¡Ay de esas creaturas que no creen, ni siquiera lo que miran ante sus ojos!

 Esos serán los que entrarán en la desesperación, en la angustia y en la Gran Tribulación.

  Esos serán los que entregarán su vida en las manos del Malvado Opresor de Mi Pueblo. Esos serán los que entrando en la desesperación, entreguen a Mis hijos al mal.

Pasajes-Biblia-Lc-12-53

  Esos serán los que mirándose a la deriva, perecerán por su propia mano.

-requiem_por_un_suicidio

Pero ustedes, hijos Míos, ustedes que creen…

Ustedes que levantan Mi Cuerpo Místico…

Ustedes que evangelizan a sus hermanos…

Ustedes que dan testimonio de Mi Amor…

 Ustedes que me dicen: ¡SÍ, CREO!…

USTEDES SON MIS DISCÍPULOS DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

APOSTOLES Y PROFETAS

 Y YO ME MANTENGO PROTEGIÉNDOLES

Y mi Amado San Miguel Arcángel mantiene sus legiones custodiándoles.

NO TEMAN

 Porque EL QUE TEME, aleja de sí la Protección Divina de Mi Casa.

decapitacionterrible

EJEMPLO DE VALENTÍA Y AMOR

USTEDES ESPEREN, HIJOS MÍOS

 QUE DE MI CASA LLEGA LA BENDICIÓN A MI PUEBLO FIEL

Y DENTRO DE MI PUEBLO FIEL

SE ENCUENTRA AQUEL QUE CREE Y QUE SE CONSIDERA PARTE DE MI PUEBLO.

jesus_trono

A cuantos escuchan Mi Palabra, a cuantos leen esta Mi Palabra, les llamo a no declinar; pero a la vez a no entrar en contiendas. Porque el necio perecerá siendo necio y el sabio crecerá colmado totalmente de Mi Luz.

Yo les invito a orar, hijos Míos, por Mi amado Pueblo de Venezuela. Éste sufrirá aún más.

Yo les invito a orar por Francia, el dolor llega a ella.

Les invito a orar amados Míos, por China, llevará dolor y terror.

chinese-flag_787798c[1]

Amados hijos Míos:

LA TIERRA SE ESTREMECE DONDE NUNCA ANTES SE HA ESTREMECIDO

Y MIS HIJOS SE AFLIGIRÁN POR ELLO.

El Sol lanzará una nueva llamarada de gran intensidad que pondrá a la humanidad en una gran zozobra. (5)

Tormenta-solar

No olviden que la tierra se encuentra agotada y se lamenta constantemente de tanta sangre de inocentes con la que está siendo bañada constantemente.

USTEDES, PUEBLO MÍO, REPAREN POR ELLO, PERO NO SÓLO CON LA ORACIÓN

SINO TAMBIÉN MEDIANTE LAS OBRAS Y ACTOS,

12obras de misericordia

SOCORRIENDO A LOS NECESITADOS, AUXILIANDO AL HAMBRIENTO Y DANDO DE BEBER AL SEDIENTO.

ob_829740_obras-miseriocordia-espirituales

No sólo con oraciones llegan a Mí, ni sólo con oraciones cumplen la Voluntad de Mi Padre; sino amándose entre hermanos y a la vez siendo cada uno, la columna sobre la cual se apoya el hermano.

Mi Madre le habló en Fátima a toda la humanidad y cuanto ustedes no conocen, ya se está dando a revelar.

Aprendan a mirar los signos y así descubrirán lo que se ha ocultado.

Virgen de Fatima_ROMA

Hijos Míos:

EL DOLOR Y LA ANGUSTIA SE ENCUENTRAN SOBRE TODO EL GÉNERO HUMANO.

Aquel que se mantiene fiel, doblará rodillas en esos instantes.

Pero el que no me ama y el que no escucha Mi Palabra y niega Mi Presencia en el hombre. ESE, ese será el que diga: “¡Ay, ay, ay! No fui obediente con mi Señor y ahora no puedo pedir a mi Señor misericordia ni clemencia”.

dolor y desesperación

Hijos Míos, Pueblo Mío:

TENGAN LA CERTEZA QUE CUANTO HA SIDO CREADO PARA EL HOMBRE ACTUARÁ EN BENEFICIO DE MI PUEBLO FIEL

 Y MI PUEBLO FIEL NO SON UNOS CUANTOS ELEGIDOS,

MI PUEBLO FIEL SON TODAS LAS CREATURAS HUMANAS

c31ee-vengan2bbenditos2bde2bmi2bpadre

 Sólo que gran cantidad de creaturas humanas han decidido no serme fieles, pero por ello no deben culparme a Mí.

Comprendan que estos Llamados no son Llamados de Mi amadísima y fiel instrumento, Profeta de estos tiempos.

 Estos Llamados provienen de Mi Casa y ella es la transmisora  y ustedes los receptores. Así que no carguen con más peso a Mi amada hija; porque ella obedece lo que Yo le pido y transmite lo que Yo deseo que los hombres conozcan en este instante.

LES ENVÍO MI BENDICIÓN Y LA BENDICIÓN DE MI PADRE SEA EN USTEDES

BLOOD OF JESUS

Y MI SANGRE PRECIOSA COMO UN CÍRCULO DE PROTECCIÓN INFINITA

SEA EN ESTE INSTANTE COLOCADA ALREDEDOR DE CADA UNO DE USTEDES PARA QUE LOS DEMONIOS HUYAN CUANDO LES MIREN,

PORQUE YO, SU DIOS, PERMANEZCO CON MI PUEBLO.

ESTOS NIÑOS CRISTIANOS LLEGARON DESDE MOSUL Y SU SONRISA LA MANTIENE JESUS EN ERBIL

ESTOS NIÑOS CRISTIANOS HUYERON DE MOSUL Y SU SONRISA LA MANTIENE JESUS EN ERBIL

ASÍ SEA, ASÍ ES, ASÍ SERÁ POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMÉN.

Su Jesús.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.  AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.  AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

madre dolorosa

Comentario del instrumento

Hermanos(as):

Nuestro Señor Jesucristo nos plasma en el lienzo de esta generación, la Verdad del instante que vivimos. Como la transmite Cristo no deja lugar a la imaginación para evitar que el hombre se desvíe dando falsas interpretaciones a Su Palabra.

Cristo no nos habla de política para entrar en ese campo tan humano; pero sí nos dice con autoridad, las consecuencias  que se  desprenden de ella y a las que es sometido el hombre para introducirle insistentemente  en ideologías contrarias a lo que es Voluntad de Dios.

Cristo nos habla de los “avances”, grandes errores de la ciencia; para que no continuemos sordos,  sin consciencia de la destrucción que puede acontecer con el uso desmedido e irresponsable de la energía nuclear.

GUERRA NUCLEAR

¿Será que los seres humanos han llegado a pensar que Cristo vive lejos y ajeno a cuanto al hombre le acontece?

No hermanos, Él sabe cuánto sucede en el mundo… O ¿Será que aún, creyéndonos hijos; nos sentimos lejanos de Dios? Hermanos, frente a toda la humanidad se teje el Imperio del Anticristo, cabeza de los tentáculos del Mal…

¿Qué espera el hombre para reconocer lo que tiene enfrente? La falta de concientizar este instante tan peligroso, es producto de que el hombre se niega a profundizar en las consecuencias funestas, ocasionadas por la tecnología de avanzada en manos de mentes obsesionadas con el poder y la economía.

Poder Dominador en la Tierra

Hermanos,  Razonemos y agradezcamos esta Bendición de la Palabra Divina.

Amén.

(1) La Iglesia, leer…

(2) El Gran Aviso de Dios, leer…

(3) El levantamiento del anticristo, leer…

(4) El regreso de Cristo, leer…

(5) Efectos del sol en la tierra, leer…

(*) Manifestación: Al mismo tiempo en que Luz de María padecía los sufrimientos de la Pasión que Cristo le comparte, un crucifijo de metal que estaba frente a ella comenzó a emanar sangre desde la corona de espinas, llenando toda la habitación de un intenso aroma. Este signo grafica no solo la veracidad del mensaje sino la cercanía de cuanto se aproxima al hombre.

MANIFESTACION%2026_02_15

Yo sufro una y otra vez Mi Dolorosa Pasión. Ésta no pasó y terminó, Mi Dolorosa Pasión se encuentra en estado actual en el sufrimiento de cada una de estas creaturas que son torturadas por Mi Nombre y por la Fe en Mí.  Mi sufrimiento está con todos aquellos que son brutalmente torturados por Mi Nombre”.

REVELACIONES MARIANAS

http://www.revelacionesmarianas.com/luz_de_maria.html

28.- EL MESÍAS PERSEGUIDO


01MariaJose1

Cuando José y María buscaron albergue en Belén, no lo hallaron y Jesús nació en una cueva, que era un pesebre usado por los pastores del lugar. Esa hospitalidad no les fue negada solo por la maternidad ya próxima en Ella; sino por una inconsciente hostilidad surgida en el corazón del posadero, en contra de aquellos jóvenes esposos, tan diferentes de todos los demás.

Satanás hizo del hospedero un dócil instrumento para obstaculizar a aquella pareja a la que teme y odia; por la resistencia que le han opuesto a todas sus insidias que lo rechazan constantemente y le han impedido dominarles. El Adversario ignora que mientras realiza esta acción saturada de odio, está haciendo que las profecías se cumplan.

Herodes era un hombre consumido por las concupiscencias del espíritu y de la carne. Y en sus pasiones desordenadas, Satanás encuentra las armas ideales para que este hombre responda dócilmente a todas sus instigaciones para empezar a perseguir a Jesús.

Anidando en el corazón de este rey perverso, provocó la matanza de los niños de Belén, genocidio que hizo exclamar a Tiberio César:

–           ¡Herodes es un cerdo que se alimenta de sangre!

Dios intervino para salvar a su Hijo. Esta persecución llevó a la Sagrada Familia a su destierro en Egipto durante varios años, hasta que murió el tirano e hizo que se cumplieran nuevamente las profecías.

Anno_Domini_-_Edwin_Long_med

Mientras Jesús crecía en Sabiduría y en Gracia, su alma permaneció como una fortaleza inexpugnable y la hostilidad de Satanás creció sin límites. Jesús se preparó al inminente encuentro y se retiró al desierto. Con la Oración, la Mortificación y la Penitencia, le dio la respuesta merecida, cuando en su ataque frontal contra el Hijo de Dios, quiso cerciorarse de su Identidad.

Después de esta humillante derrota, siguió fastidiando a Jesús en todas las formas posibles a través de los fariseos y sobre todo, del Apóstol Infiel.

También Judas, como Herodes, estaba dominado por la soberbia y la sensualidad. Y fue causa de mucho sufrimiento para Jesús, que conocía perfectamente la obra demoledora de Satanás en Judas. En su alma dominada totalmente por él y con el cual se mantuvo dentro del círculo interior de sus apóstoles, haciendo del poseso un espía y un traidor.

judas_iscariote

Utilizó con gran maestría a los sacerdotes del Templo, comunicándoles su odio infernal, hasta convertirlos en Deicidas.

Jesús testimonió el Magisterio de su Palabra con milagros portentosos, entonces ¿Qué fue lo que sucedió?…

Muchos fueron los que creyeron, pocos los que perseveraron y poquísimos; los que testimoniaron por toda su vida y con la muerte, que Jesús es el Mesías, Verdadero Hijo de Dios.

Los Doctores de la Ley que acusaron a Jesús, conocían a la perfección las palabras de la Escritura Sagrada y sin embargo no lo reconocieron, ¿Por qué?

Porque espiritualmente estaban muertos y dominados en sus pasiones por Satanás. Y no pudieron entender. Juzgaron y condenaron con apegos ridículos y crueles. No amaban.

 A DIOS SE LE AMA,        NO SE LE ESTUDIA.

            CUANDO SE LE AMA CON TODO EL CORAZÓN, ÉL DA LA SABIDURÍA PARA COMPRENDERLO. Cuando no hay amor, todo son ritos externos y formulismos hipócritas, para engañar al mundo con una pretendida santidad que es únicamente fingimiento, porque le interior está lleno de podredumbre, hediondo de vicios y no hay un verdadero arrepentimiento en el corazón.

thCA1ZPYT5

A través de los siglos y por medio de los Profetas, Dios había invitado a su Pueblo a reconocer al Mesías en su Verdad de Salvador y Rey Celestial. De Rey de reyes y Señor de señores. Verbo del Padre y Verdad Eterna y por lo tanto, Digno de ser adorado como Verdadero DIOS.

Venerado como el Santo de los santos, escuchado y obedecido en sus enseñanzas.

Pero estas enseñanzas y la misma humildad de aspecto y condición del Cristo, chocaban con el concepto que de Él se habían hecho los soberbios hebreos. Y sobre todo, chocaban con sus hábitos morales.

Ellos eran el Pueblo Elegido, los Príncipes de los Sacerdotes y se sentían ‘dioses’ no por santidad de vida, sino por conocimiento y poder.

Jesús solo era: ‘El carpintero de Nazareth’. Para aquellos para quienes eran tan importante la exterioridad y las apariencias; la opulencia y la magnificencia; esta humildad de origen, de carácter, de vestidos, de lugares, de enseñanzas; eran otros tantos motivos para no reconocer en el hijo del Carpintero de Nazareth, al Hijo de Dios y al Prometido Mesías de Israel.

sanjoseobrero

Toda la Doctrina de Jesús, era un velado reproche a su manera de vivir: Y eso no lo soportaban.

Y en lugar de aceptar el llamado a la conversión, crecía cada vez más su Odio.

En cuanto más Jesús confirmaba su Identidad; la combinación de soberbia y miedo, los cegó de manera mortal y los convirtió en dóciles instrumentos en las manos de Satanás, que creyó que al matarlo lo destruiría.

Después del milagro de la Resurrección de Lázaro que puso totalmente al descubierto la naturaleza Mesiánica de Jesús, ¿Por qué no lo reconocieron?

Porque no podían hacerlo. Porque aparte de estar cegados  y dominados totalmente por Satanás y su Odio, ellos se reputaban perfectos en sabiduría, pero carecían de la Luz del amor para ver la Verdad.

Jesús había escogido entre el pueblo humilde a sus apóstoles y del más ignorante y tosco, pero bueno en su voluntad, lo constituyó la Cabeza, la Piedra, el Continuador y el Primer Pontífice.

Uno solo entre los Doce tenía semejanza de pensamientos, de gustos, de carácter, con los fariseos.  Era el más elegante y culto. Y se había educado en el Templo, con aquellos que enseñaban sobre la cátedra de Moisés:

Fue el que lo traicionó.

Ciertamente Jesús se profesaba hijo de Dios. Y hacía Obras y daba Lecciones de Dios, pero el soberbio Israel no podía aceptar lo que venía de un hombre de condición humilde.

JESS_E~1

En lugar del Mesías Espiritual que había sido presentado en las Profecías, ellos se construyeron un Mesías Humano, conquistador para Israel de toda la Tierra.

Entonces, no se sometieron a Él. Se negaron a reconocerlo y obedeciendo las instigaciones de Satanás, volvieron a tener nuevamente, total cumplimiento las Profecías, con el Hombre de Dolores.

No se puede decir entonces que Dios no haya tenido Misericordia y Justicia para Israel. Desde siglos, después de haberlos preparado por siglos para acoger a Cristo y para reconocerlo por Tal; por siglos espera que Israel retorne al Camino de la Verdad, para abrirles los brazos y el Reino.

En la Guerra contra Dios; cuando las feroces escuadras de los Caldeos vencieron a los israelitas en la Ciudad Capital, no satisfechos todavía; quemaron la Casa de Dios y se llevaron las riquezas del Templo.

2rey25a

Cuando las poderosas legiones romanas destruyeron para siempre, siguiendo la Profecía de Jesucristo, el Templo sobre el Moria, ¿Contra Quién verdaderamente se abalanzaron? ¿Contra el Edificio, el Sacerdocio, los utensilios? O ¿Contra el Inmaterial ENTE, que en las mentes de los israelitas los llenaba de Sí?

destruccion-templo

Porque desde la Hora Nona de aquel Viernes Santo, el Espíritu de Dios había abandonado la Gloria del Tabernáculo, pero la Idea estaba todavía.

Y era todo para Israel aquella Idea. El Enemigo no se lanzó contra las piedras, sino contra la Idea.

Para golpear al Pueblo golpea la Idea.

DESTRUIDOS… DISPERSOS…

La furia de Satanás por haber sido vencido, se desencadenó totalmente y barrió de la Faz de la Tierra al Templo donde se adoraba a Dios y a la nación que lo trajo al mundo.

destruccion-templo (2)

Su venganza contra los cristianos perduraría a través de los siglos y evolucionaría de mil maneras…

Después de las persecuciones del sanedrín que cobraría entre otros, las vidas de Esteban y de Santiago, estallaron abiertamente en el Edicto de Nerón y las persecuciones sangrientas de los emperadores romanos en los tres primeros siglos.

Nerón estaba dominado absolutamente por la concupiscencia del espíritu y de la carne, a tal grado que lo convirtió en el instrumento perfecto para tratar de destruir a Dios en sus hijos y exterminar tanto a los judíos, como a los cristianos.

neron1

Cuando se conoce AL VERDADERO AUTOR, de estos hechos, no sorprende para nada la violencia en la destrucción de los hombres manejados por él, en su lucha contra Cristo.

La Historia de la Iglesia está saturada de ejemplos que ponen de manifiesto las diferentes estrategias utilizadas para destruirla.

Sus ataques contra el Cristianismo, contra la Idea, persistirán hasta deformarla en la mente de los cristianos y borrarla totalmente, con la repetición de los mismos errores que cometieron los hebreos en tiempos de Pilatos.

Haciéndoles cometer nuevamente el Deicidio, en el corazón de cada hombre, hasta casi borrar totalmente su semejanza con Dios; a pesar del conocimiento de las Verdades Reveladas y el profesar una fe muerta y sin obras.

El Plan Maestro de Satanás habrá alcanzado su más rotundo éxito, cuando el materialismo haya envilecido la dignidad humana y el hombre ya no sepa ni quién es, ni lo que significa su tránsito por esta vida.

Cuando haya destruido el concepto de ‘moral’ en el Pueblo Cristiano y la costumbre de vida haya perdido totalmente la Noción del Bien y del Mal, hasta llevar al Caos doctrinal con el Racionalismo, con la proliferación de errores teológicos y las herejías que dan la muerte espiritual.

Cuando la Iglesia haya seguido el Camino del Calvario detrás de su Maestro, esté  muerta y sea el despojo del que dijo Jesús: ‘Donde hay un cadáver, allí se juntan los buitres’

buitres-volando

El Materialismo niega a Dios y sustituyéndose a Él, pretende dar a los hombres un paraíso aquí en la tierra, una felicidad que no posee y por lo tanto, no puede dar. Trágica mentira y astuto engaño al que todos se engancharán en nombre del Progreso, olvidando el fin de la Creación y la Redención.

Por eso se dejará de hablar de los Novísimos: Muerte, Juicio, Infierno y Gloria. Y de creer en ellos y en el Verdadero Enemigo de Dios y del Hombre. También del Pecado, con el que Satanás se identifica.

Y el que se atreva a señalarlos, será mirado con una sonrisa de conmiseración y desprecio. Y tachado de loco, ignorante y supersticioso.

Todas estas maniobras son dignas del que una vez fuera, el más bello y el más poderoso de los ángeles…

Y se sentirá vencedor cuando haya logrado el Total Dominio de la Iglesia… Y se apodere de la Sede de San Pedro…

pa13

HEROÍSMO APOSTOLICO

Después de Pentecostés, cuando los apóstoles salieron a predicar a distintos lugares, Santiago de Zebedeo cruzó a través del Mar mediterráneo hasta desembarcar en la Hispania, (Actuales España y Portugal) Comenzó a predicar en Galicia, a la que llegó después de pasar las Columnas de Hércules y viajó por el Valle del Ebro hasta la Coruña.

Los Hechos de los Apóstoles relatan que éstos se dispersaron por todo el mundo para llevar la Buena Nueva. Según una antigua tradición, Santiago el Mayor se fue a España. Primero a Galicia, donde estableció una comunidad cristiana y luego a la ciudad romana de César Augusto, hoy conocida como Zaragoza.

Las enseñanzas del Apóstol no fueron aceptadas y solo siete personas se convirtieron al Cristianismo. Estos eran conocidos como los “Siete Convertidos de Zaragoza”.

Las cosas cambiaron cuando la Virgen Santísima se apareció al Apóstol en esa ciudad, aparición conocida como la Virgen del Pilar. Desde entonces la intercesión de la Virgen hizo que se abrieran extraordinariamente los corazones a la evangelización de España.

En el año 42 d.C. dejó discípulos en los lugares donde evangelizó y acompañado de algunos otros,  regresó a Judea.

santiago

Pronto tuvo una lucha contra los ardides de un poderoso hechicero llamado Hermógenes.

Pero Santiago estaba tan lleno del Espíritu Santo, que logró la conversión del antiguo mago y éste se volvió uno de sus discípulos más virtuosos y perfectos.

Cuando los judíos se convencieron de que la conversión de Hermógenes era verdadera, hicieron responsable de ella a Santiago. Alborotados se presentaron ante él, le increparon y trataron de impedirle que siguiera predicando la Doctrina del Crucificado.

Sin embargo el apóstol recurrió a la Sagrada Escritura y les demostró cómo en Jesús se habían cumplido todas las profecías que en ella se contenían acerca del Nacimiento y el Sacrificio del Mesías. Y probó estas verdades con tal claridad y se armó tal alboroto, que una vez más se dividieron: los que se encolerizaron empezaron a insultarlo, pero también hubo muchos que lo oyeron y se convirtieron.

Esto provocó tan enorme indignación en Abiatar, a quién correspondía el Sumo Pontificado aquel año, que sublevó al pueblo contra el apóstol.

Algunos de los amotinados lograron apresarlo y lo amarraron. Cuando le ataron las manos…

Santiago les dijo:

–           Vosotros podéis atar mis manos, pero no mi lengua.

Luego le pusieron una soga al cuello, lo condujeron ante Herodes Agripa y lograron que éste lo condenara a muerte.

SANTIAGO_APOSTOL

Enseguida lo llevaron al Gólgota, donde había sido crucificado Jesús, fuera de la ciudad. Cuando lo empujaban hacia allá, un tullido invocó al apóstol pidiéndole que le diera la mano, para que lo curase…

Santiago le dijo:

–           Ven tú hacia mí y dame tu mano.

El tullido fue hacia Santiago, tocó las manos atadas del apóstol e inmediatamente sanó. Más adelante, un paralítico que yacía a la vera del camino, comenzó a suplicarle a gritos que lo sanara.

Santiago lo oyó y le dijo:

–           En Nombre de Jesucristo cuya Doctrina he predicado y defiendo. Y por cuya causa voy a ser decapitado, te ordeno que te levantes del suelo, completamente curado y que bendigas al Señor.

Al ver este prodigio, el escriba Josías que había sido el que le pusiera la soga al cuello, se arrojó a sus pies, le imploró su perdón y se convirtió.

Santiago le preguntó:

–           ¿Deseas ser bautizado?

Josías respondió llorando:

–           Sí. Por favor recíbeme como cristiano.

–           Pronto serás bautizado en tu propia sangre.

santiagoelmayor

Pero Abiatar que también estaba presente, agarró a Josías, lo zarandeó y…

Le exigió:

–           Si ahora mismo no maldices a Jesús el Crucificado, haré que te degüellen al mismo tiempo que a Santiago.

Josías respondió:

–           A quién maldigo es a ti. Óyeme bien: ¡Maldito seas tú y maldito sea todo el tiempo que vivas! Y escucha también  esto: ¡Bendito sea el Nombre de mi Señor Jesucristo por los siglos de los siglos! Amén.

Abiatar ordenó a algunos de los judíos incrédulos, que descargaran sobre el rostro de Josías, una buena tanda de bofetadas y envió un mensajero a Herodes solicitando el permiso necesario, para ajusticiar al escriba convertido.

Al llegar al lugar designado para el suplicio, Santiago pidió al verdugo una redoma con agua. Cuando se la proporcionaron, con aquella agua bautizó a Josías.  Y después los dos fueron decapitados.

MARTIR~1

Era el año 44 d.C. Santiago de Zebedeo fue el primer apóstol de Jesucristo, en ser martirizado.

Abiatar ordenó que dejaran su cuerpo insepulto, como pasto de los perros y de las fieras.

Por la noche sus discípulos ibéricos, con muchas precauciones para no ser vistos, tomaron el cuerpo del apóstol y se lo llevaron al puerto de Jaffa. Prodigiosamente hallaron una nave que no tenía tripulación. Se embarcaron en ella llevando con ellos el cuerpo de Santiago y rogaron a Dios que los condujera a donde Él quisiese que aquellos restos fuesen sepultados.

Guiada por un ángel del Señor, la barca comenzó a navegar y a los siete días llegaron al puerto de Iria, en las costas de Galicia; región de España que estaba gobernada por una mujer llamada Lupa.

Al llegar a tierra, desembarcaron el cuerpo y lo colocaron sobre una piedra enorme, la cual como si fuese de cera, repentinamente adoptó la forma de un ataúd y se convirtió milagrosamente, en el sarcófago del mártir.

a españa

A continuación los discípulos fueron a ver a la reina Lupa pues ella era la dueña de los contornos y querían una parcela para enterrar a su maestro.

Y le dijeron:

–           Nuestro Señor Jesucristo te envía el cuerpo del apóstol Santiago. Para que acojas muerto y con benevolencia, al que no quisiste escuchar cuando estaba vivo.

Pero ella los remitió al rey Duyo, que era enemigo declarado del cristianismo, quién los encarceló.

Fueron liberados por un ángel y luego perseguidos por los soldados de Duyo. El destacamento moriría ahogado al derrumbarse el puente por el que intentaron cruzar el río, en persecución de los fugitivos.

Los discípulos volvieron con Lupa, quién aterrada por lo que había sucedido, quiso deshacerse de ellos. Entonces los envió al monte Allicinos, donde les ofreció dolosamente unos bueyes mansos que eran de su propiedad, para trasladar el cadáver.

Pero los bueyes no eran tales, sino toros salvajes. Al aproximarse los discípulos, les salió al encuentro un pavoroso dragón, que ante su presencia y al hacer la señal de la Cruz, se esfumó sin dejar rastro. Enseguida, ellos se acercaron a los toros que no mostraron su natural bravura y se dejaron mansamente uncir  a la carreta. Luego las bestias empezaron a caminar y se fueron  directamente, como si supieran el camino, llevando el sarcófago hasta el palacio de Lupa.

urnaapostolsantiago480x300

La reina asombrada por tantos prodigios, ya no se resistió. Se convirtió y donó su palacio para que fuera una iglesia y la sepultura del apóstol; que de esta manera increíble terminó su azarosa travesía.

Después de esto, con el Espíritu Santo en acción, la expansión del cristianismo en la Península Ibérica fue rápida e intensa. Y Santiago se convirtió en el santo Patrono y Protector de España.

* * * * * * * *

Cuando Pablo se fue a Roma a apelar ante el César, los judíos que no pudieron matarlo, dirigieron todo el furor de su odio contra Santiago de Alfeo, que ya tenía treinta años de haber sido consagrado Obispo de Jerusalén. Y tal como refiere Flavio Josefo, el Sumo Sacerdote Anás II aprovechó el intervalo transcurrido entre la muerte del Procónsul Festo y la llegada de su sucesor, Albino I en el año 62 d.C. para buscar pretextos para condenarle.

santiago el menor

Un grupo de judíos fueron a verlo y le dijeron:

–           Sabemos que eres un hombre íntegro y queremos que desengañes al pueblo y les hagas ver la equivocación que cometen al creer que Jesús fue Cristo. En la próxima Pascua, háblales y desengáñalos de todas esas cosas que creen en relación con Jesús. Si así lo haces, también nosotros nos atendremos a tu testimonio, reconoceremos que eres justo y que no te dejas influir por nadie.

El día de Pascua, los que habían tratado de seducirlo, lo llevaron hasta la terraza más alta del Templo de Jerusalén, para que pudiese ser visto y oído por la gran multitud de peregrinos y le dijeron a grandes voces:

–           ¡Santiago! ¡Tú eres el más honesto de todos los hombres! Todos acatamos tu testimonio. Manifiéstanos aquí públicamente, qué opinas de los que andan por ahí, detrás de ese Jesús el Crucificado.

Santiago, también con voz muy fuerte, respondió:

–           ¿Queréis saber lo que pienso del Hijo del Hombre? Pues bien, escuchad: Creo que está sentado a la Diestra del Padre Celestial, el Altísimo Señor del Universo. Y que un día vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.

Trinity

Los cristianos, al oír esta respuesta, aplaudieron con jubilosa alegría. Los escribas y fariseos en cambio, se pusieron más coléricos y dijeron entre sí:

–           ¡Gran error hemos cometido! Debemos corregirlo inmediatamente para que sepan lo que les espera a los que piensen como él.

Lo apresaron y lo subieron hasta las almenas más altas del Templo y desde ahí gritaron:

–           ¡Oh, el que teníamos por justo se ha equivocado!

Al decir esto, lo empujaron y lo arrojaron al vacío.

Pero el apóstol no se hizo ningún daño y se incorporó.

Inmediatamente se arremolinaron contra él, los enemigos que desde abajo habían presenciado su caída y empezaron a arrojarle piedras, mientras le gritaban con ira.

Al ver esto, Santiago se puso de rodillas y levantando los brazos hacia el cielo, exclamó:

–           ¡Señor! ¡Te ruego que los perdones, porque no saben lo que hacen!

Al comenzar la lapidación, un sacerdote hijo de Rahab, intentó detenerlos diciendo:

–           ¡Alto! ¡No tiréis piedras, os lo ruego! ¿Acaso no veis que este santo varón corresponde a vuestra crueldad, orando por vosotros?

martirio de santiago

Pero no le hicieron caso y con una pértiga de batanero, le descargaron un golpe tan bárbaro, que le partieron el cráneo. Su cuerpo fue sepultado en el mismo sitio en el que murió, a la vera del Templo. El pueblo trató de atrapar a quienes lo mataron para castigarles, pero los asesinos de Santiago fueron más rápidos al escapar.

                                                                * * * * * * *

            Matías =  regalo de Dios. El apóstol que fue elegido para cubrir el lugar de Judas de Keriot, se distinguió por la insistencia con la que predicaba la necesidad de mortificar la carne, para dominar la sensualidad. Esta lección la aprendió directamente de Jesús.

Anuncien

Evangelizó Capadocia, en las costas del Mar Caspio. Sufrió persecuciones y fue hecho prisionero por caníbales. También fue cegado, curado y liberado por Andrés. Fue martirizado en Cólquida. Fue crucificado y murió decapitado.

*******

Después de algunos años de apostolado en Palestina, Mateo se trasladó a Etiopía, donde realizó muchos milagros y resucitó a una hija del rey Egido. Éste y toda su familia se hicieron cristianos. Cuando el rey murió, subió al trono Hitarco. En el año 60d.C. en la ciudad de Nadaver  Etiopía, el nuevo monarca se enamoró perdidamente de Efigenia y prometió a Mateo la mitad de su reino si lograba convencer a la joven para que lo aceptara por esposo.

El apóstol le contestó a Hitarco:

–           Tu antecesor iba a la iglesia. Ve tú también el próximo Domingo y escucha lo que hablaré sobre el matrimonio.

El rey, pensando que Mateo iba a convencer a Efigenia, acudió a la iglesia ilusionado.

Mateo habló largamente sobre las excelencias del matrimonio.

453361696550_76_san_mateo_1

Hitarco mientras le oía, reafirmó su idea de que Mateo le estaba ayudando a inclinar hacia él, el ánimo de Efigenia, que también estaba presente. Y tan persuadido estaba de esto, que aprovechando una pausa que hizo el apóstol, se puso de pie y lleno de júbilo felicitó al predicador.

Mateo rogó al rey que guardara silencio, que se sentara de nuevo y que por favor siguiera escuchando, pues todavía no había terminado.

Mateo concluyó su conferencia de esta manera:

–           Cierto que el matrimonio, si los esposos observan escrupulosamente las promesas de fidelidad que al contraerlo mutuamente se hacen, es una cosa excelente. Pero prestad atención: supongamos que un ciudadano cualquiera arrebatara la esposa a su propio rey. ¿Qué ocurriría? Pues no solo el usurpador cometería una gravísima ofensa contra su soberano, sino también incurriría en un delito que está castigado con la pena de muerte.

Y el delito no es por haber querido casarse; sino por haber quitado a su rey, algo que legítimamente le pertenece y por haber sido el causante de que la esposa faltase al juramento de fidelidad hecho a su verdadero esposo.

saint_matthew_oil_on_canvas_painting_by_jusepe_de_ribera_1632

Estando así las cosas: ¿Cómo tú Hitarco, súbdito y vasallo del rey eterno, sabiendo que Efigenia es una virgen consagrada al Señor, te has atrevido a poner tus ojos en ella y pretendes que sea infiel a su verdadero esposo, que es precisamente tu Soberano.

Al oír esto, Hitarco se encolerizó y salió furioso de la iglesia.

Mateo, sin inmutarse prosiguió su homilía y exhortó a los oyentes a la paciencia y a la perseverancia. Al final, bendijo a las vírgenes y en especial a Efigenia, que asustada se había arrodillado ante él.

Cuando terminó la celebración eucarística, Mateo aún estaba en el altar orando con los brazos extendidos hacia el cielo, cuando un sicario enviado por el rey, se le acercó y le clavó una lanza en la espalda y lo mató.

MARTIRIO DE SAN MATEO

MARTIRIO DE SAN MATEO

Poco después Hitarco quiso quemar la casa en que vivían las vírgenes, pero el santo apóstol se apareció y las rescató de las llamas.

Por su parte, el rey contrajo lepra y se suicidó con su propia espada.

El pueblo proclamó rey a un hermano de Efigenia que también había sido bautizado por Mateo y la Fe se propagó por tierras etíopes.

 * * * * * * *

Alrededor del año 40 d.C. el apóstol Tomás se fue a evangelizar al norte de la India. El Espíritu Santo acompañó su predicación con muchísimos milagros y le salvó de manera prodigiosa, de numerosos peligros. Tras nueve años hubo muchas conversiones, entre ellas Migdonia esposa de Casisio, cuñado del rey Gondófares.

Cuando el esposo se enteró, se quejó con el rey. Éste mandó encerrar al apóstol y envió a la reina para que convenciera a su hermana del error que había cometido al hacerse cristiana.

Pero las cosas salieron al revés y fue Migdonia la que hizo que la reina se convirtiera.

SANTO_~1

Y ésta regresó diciendo:

–           Yo también creía como vosotros, que Migdonia mi hermana había cometido una gran estupidez. Pero ahora estoy convencida de que ha obrado con gran sabiduría. Ella me puso en contacto con el apóstol y he conocido a Cristo. He comprobado que Él Resucitó y me ha hecho conocer el Camino de la Verdad. También he comprendido que los verdaderos necios, son los que se niegan a creer en Cristo.

El rey mandó entonces que le trajeran a Tomás a su presencia.

Lo llevaron atado de pies y manos.

Cuando lo tuvo ante sí, le ordenó que convenciera a las mujeres de su error. Hubo entonces una larga discusión, donde el apóstol defendió la Fe Cristiana con todos los recursos del Espíritu Santo y no hubo manera de rebatirlos.

Entonces viéndose derrotados; por consejo de Casisio, el rey ordenó que arrojaran a Tomás en un horno encendido, del cual salió el apóstol sano y salvo al día siguiente.

En vista de este prodigio; Casisio propuso a su cuñado que para que aquel poderoso hombre perdiera la protección divina e incurriera en la Ira de su Dios, le obligase a ofrecer sacrificios en el Templo del Sol.

Cuando trataron de llevar a cabo su plan…

4586_7_47c96507342cf

Tomás le dijo al rey:

–           ¿Quieres ver que en cuanto esté frente a la efigie de esa divinidad tuya, mi Dios la destruirá? Hagamos un trato: si sucede como te he dicho promete que serás tú el que adores a mi Señor Jesucristo. ¿Aceptas?

El rey replicó indignado:

–           ¿Cómo te atreves a hablarme como si fueras mi igual?

Enseguida ordenó que llevaran a Tomás hasta el templo del dios solar.

Cuando lo lanzaron al suelo obligándolo a postrarse, el apóstol dijo en arameo su lengua natal:

–           Adoro a mi Señor Jesucristo en cuyo Nombre Santísimo yo te ordeno a ti, Demonio que te escondes en el interior de esta escultura, que ahora mismo la destruyas.

Al instante, la imagen que era de bronce se derritió como si hubiera sido hecha de cera.

Los sacerdotes encargados del culto del malogrado ídolo, se enfurecieron al ver lo ocurrido…

Y el pontífice que los presidía exclamó:

–           ¡Yo vengaré la afrenta que acabas de hacer a mi dios!

Mientras pronunciaba esta amenaza, se apoderó de una espada y con ella atravesó el corazón del apóstol. Y así fue sacrificado Tomás.

El rey y Casisio al ver que el pueblo trató de vengar este asesinato y quisieron quemar vivo al pontífice pagano, llenos de miedo huyeron de allí.

Los cristianos recogieron el cuerpo y lo enterraron con honores y gran veneración.

santo tomás

HERMANO EN CRISTO JESUS:       

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

12.- LA ASCENSIÓN


-flores-con-rocio

Es una esplendorosa mañana en el Getsemaní. Los pétalos de las flores y las hojas de los olivos, todavía conservan el rocío matinal.

Jesús dice:

–           Ahora vamos a darnos el beso de despedida, amigos míos queridísimos.

Se pone en pie para abrazarlos.

Todos hacen lo mismo.

Pero mientras que Jesús tiene una sonrisa pacífica de una hermosura totalmente  divina, ellos lloran llenos de turbación…

Juan, echándose sobre el pecho de Jesús, en medio de los fuertes espasmos a causa de los sollozos que le rompen el pecho de tan lacerantes como son; solicita por todos, intuyendo el deseo de todos…

Juan suplica sollozando:

–           ¡Danos al menos tu Pan! ¡Haz que nos fortalezca en este momento!

Jesús le responde:

–           ¡Así sea!

Entonces toma un pan, lo ofrece, lo bendice y  repite las palabras rituales. Y lo mismo hace con el vino, repitiendo después:

–           Haced esto en memoria mía – añadiendo: -De mí que os he dejado esta prenda de mi amor para seguir estando y estar siempre con vosotros hasta que vosotros estéis conmigo en el Cielo.

eucaristia

Los bendice y dice:

–          Y ahora vamos.

Salen de la habitación, de la casa…

Jonás, María y Marcos están afuera. Se arrodillan y adoran a Jesús.

Jesús les dice:

–           La paz permanezca con vosotros, y el Señor os compense de todo lo que me habéis dado – dice Jesús bendiciéndolos al pasar.

Marcos se levanta y dice:

–           Señor, los olivares que hay a lo largo del camino de Betania están llenos de discípulos que te esperan.

Jesús ordena:

–           Ve a decirles que se dirijan al Campo de los Galileos.

Marcos se echa a correr con toda la velocidad de sus jóvenes piernas.

Los apóstoles dicen entre sí:

–          Entonces, han venido todos.

Más allá, sentada entre Marziam y María Cleofás, está la Madre del Señor. Y viéndolo acercarse se levanta y lo adora con todo el impulso de su corazón de madre y de fiel.

Jesús las invita:

–           Ven Madre y también tú, María…

Ellas están paralizadas por la majestad resplandeciente que emana de Él, como en la mañana de la Resurrección.

Jesús no quiere apabullar con esta majestad suya así que, afablemente pregunta a María de Alfeo:

–           ¿Estás sola?

–           Las otras… las otras están adelante… con los pastores y… con Lázaro y toda su familia… Pero nos han dejado a nosotras aquí, porque… ¡Oh, Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!… ¿Cómo soportaré el no verte Jesús bendito, Dios mío; yo que te quise incluso antes de que nacieras y que tanto lloré por ti cuando no sabía dónde estabas después de la matanza…?

matanza-de-ninos-por-herodes

¿Yo que tenía mi sol y todo, todo mi bien en tu sonrisa desde que volviste?… ¡Oh, cuánto bien! ¡Cuánto bien me has dado!… ¡Ahora sí que voy a ser verdaderamente pobre, viuda, ahora sí que voy a estar verdaderamente sola!…

¡Estando Tú, teníamos todo!… Aquella tarde creí conocer todo el dolor… Pero el propio dolor, todo aquel dolor de aquel día me había ofuscado y… sí, era menos fuerte que ahora… Y además… estaba el hecho de que ibas a resucitar. Me parecía no creerlo, pero ahora me doy cuenta de que sí lo creía, porque no sentía lo que siento ahora… – llora.

Y tanto la ahoga el llanto, que jadea.

–           María buena, verdaderamente te afliges como un niño que crea que su madre ya no lo quiere y que lo haya abandonado por haber ido a la ciudad, a comprarle regalos que lo harán feliz y pronto volverá a él para cubrirlo de caricias y regalos. ¿No es esto acaso, lo que Yo hago contigo? ¿No voy a prepararte la alegría? ¿No voy para volver y decirte: “Ven, pariente y discípula mía amada, madre de mis amados discípulos”? ¿No te dejo mi amor? ¡Te doy mi amor, María! ¡Bien sabes que te quiero! No llores así. Exulta más bien, porque ya no me verás vilipendiado y fatigado, ni perseguido, ni sólo rico del amor de pocos. Y con mi amor te dejo a mi Madre.

discipula

Juan será para ella hijo. Tú sé para Ella buena hermana, como siempre. ¿Lo ves? Mi Madre no llora. Sabe que, si bien la nostalgia de mí será la lima que consumirá su corazón, la espera será en todo caso breve respecto a la gran alegría de una eternidad de unión.  Y sabe también que esta separación nuestra no será tan absoluta que le haga exclamar: “Ya no tengo Hijo”.

Ése fue el grito de dolor del día del Dolor. Ahora en su corazón canta la esperanza: “Sé que mi Hijo sube al Padre, pero no me dejará sin sus espirituales amores”. Créelo así también tú y todos… Ahí están los otros y las otras. Ahí están mis pastores.

Y las caras de Lázaro y sus hermanas, en medio de todos los domésticos de Betania y la cara de Juana, semejante a una rosa bajo un velo de lluvia. Y las de Elisa y Nique, ya marcadas por la edad y ahora las arrugas se hacen más profundas a causa del dolor: dolor de cualquier modo, para la criatura humana, aunque el alma se alegre por el triunfo del Señor.  Y la cara de Anastática y las caras de azucena de las primeras vírgenes.  Y el ascético rostro de Isaac, el inspirado de Matías, el rostro viril de Mannaém, los austeros de José y Nicodemo… Caras, caras, caras…

stomer-adoracic3b3n-de-los-pastores-1600

Jesús llama a los pastores, a Lázaro, a José, a Nicodemo, a Mannaém, a Maximino y a los otros de los setenta y dos discípulos. Les dice que se acerquen, porque quiere tener especialmente cerca a los pastores.

Dice a éstos:

–           Venid aquí. Vosotros, que estuvisteis junto al Señor cuando vino del Cielo, y que os inclinasteis ante su anonadamiento, estad ahora cerca del Señor cuando vuelve al Cielo, exultando en vuestro espíritu por su glorificación. Habéis merecido este puesto porque habéis sabido creer contra toda circunstancia desfavorable y habéis sabido sufrir por vuestra fe. Os doy las gracias por vuestro amor fiel.

A todos os doy las gracias. A ti, Lázaro amigo. A ti, José y a ti Nicodemo, compasivos con el Cristo cuando serlo podía significar un gran peligro. A ti, Manaém, que por ir por mi camino has sabido despreciar los sucios favores de un inmundo.

A ti Esteban, florida corona de justicia que has dejado lo imperfecto por lo perfecto y serás coronado con una corona que todavía no conoces pero que te será anunciada por los ángeles.

A ti Juan, por breve tiempo hermano mío en el pecho purísimo y venido a la Luz más que a la vista. A ti Nicolái, que siendo prosélito has sabido consolarme por el dolor de los hijos de esta nación. Y a vosotras discípulas buenas y más fuertes que Judit, sin por ello dejar de ser dulces.

roma_ninos

Y a ti Marziam niño mío, que tomarás a partir de ahora el nombre de Marcial, en memoria del niño romano matado en el camino y puesto delante del cancel de Lázaro con el rótulo de desafío: Y ahora di al Galileo que te resucite, si es el Cristo y si ha resucitado. “Marcial, último de los inocentes que en Palestina perdieron la vida por servirme a Mí, aun inconscientemente, y primero de los inocentes de todas las naciones.

De los inocentes que por haberse acercado a Cristo. Serán odiados y recibirán prematura muerte, como capullos de flores arrancados de su tallo antes de abrirse.

botondrosa

Que este nombre Marcial, te señale tu destino futuro: sé apóstol en tierras bárbaras y conquístalas para tu Señor, como mi amor conquistó al niño romano para el Cielo.

A todos, a todos os bendigo en este adiós invocando al Padre, invocando para vosotros la recompensa de los que han consolado el doloroso camino del Hijo del hombre.

Bendita sea la Humanidad en esa porción selecta suya, que está en los judíos y está en los gentiles y que se ha manifestado en el amor que ha tenido hacia mí.

Bendita sea la Tierra con sus hierbas y sus flores; benditos sus frutos, que me procuraron delicia y alimento muchas veces. Bendita sea la Tierra con sus aguas y con su calor; por las aves y los animales, que muchas veces superaron al hombre en confortar al Hijo del hombre.

Bendito seas tú Sol, bendito seas tú mar, benditos seáis vosotros montes, colinas, llanuras; benditas vosotras, estrellas que me habéis acompañado en la nocturna oración y en el dolor. Y tú, Luna, que has sido luz para mis pasos durante mi peregrinaje de Evangelizador.

-luna-llena-bosque

Benditas seáis todas vosotras, criaturas obras del Padre mío, compañeras mías en este tiempo mortal; amigas de Aquel que había dejado el Cielo para quitar a la atribulada Humanidad las espinas de la Culpa que separa de Dios.

Jesús con su última bendición, dirá después a  la Madre Santísima… Que devolvió bondad y santidad a todas las cosas de la Creación…

Jesús continúa:

–           ¡Benditos seáis también vosotros, instrumentos inocentes de mi tortura: espinas, metales, madera, cuerdas trenzadas, porque me habéis ayudado a cumplir la Voluntad del Padre mío!

¡Qué voz tan resonante tiene Jesús! Se expande por el aire templado y sereno como tono de bronce golpeado; se propaga en ondas sobre el mar de rostros que lo miran desde todas las direcciones.

Constituyen centenares las personas que rodean a Jesús, que sube con aquellos a quienes más quiere hacia la cima del Monte de los Olivos. Pero Jesús, al llegar al principio del Campo de los Galileos, despoblado de tiendas en este período situado entre las dos fiestas…

Jesús ordena a los discípulos:

–           Ordenad a la gente que se detenga dónde está. Luego seguidme.

Sigue subiendo hasta la cima del monte, la que está más cerca de Betania y no de Jerusalén, cima que domina todo. Muy cerca de Él, están su Madre; los apóstoles, Lázaro, Mannaém, los pastores y Marziam. Más allá en semicírculo, manteniendo a distancia a la muchedumbre de los fieles, los otros discípulos.

jesus-ascension

Jesús está en pie sobre un peñasco que sobresale sobre el claro, entre la verde hierba mostrando su blancura. El sol toca sus vestiduras y las hace resplandecer como nieve y brillar como si fueran de oro, sus cabellos. Sus ojos de zafiro, centellean con luz divina.

Abre los brazos en ademán de abrazar: parece querer estrechar contra su pecho a todas las multitudes de la Tierra, que su espíritu ve representadas en esa pequeña multitud

Con esa voz que no puede olvidarse, da la última orden:

–           ¡Id! ¡Id en mi Nombre, a evangelizar a las gentes hasta los extremos confines de la tierra!  Dios esté con vosotros. Que su amor os conforte, su luz os guíe, su paz more en vosotros hasta la vida eterna.

Se transfigura en belleza. ¡Hermoso! Tanto y más hermoso que en el Tabor.

Caen todos de rodillas, adorando. Él, elevándose ya de la piedra en que se apoyaba, busca una vez más el rostro de su Madre, y su sonrisa alcanza una potencia que nadie podrá jamás representar… Es su último adiós a su Madre.

Jesus-ascension (2)

Sube, sube… El Sol, aún más libre para besarlo, ahora que no hay frondas que intercepten el camino de sus rayos; toca con sus resplandores sobre el Dios-Hombre que asciende con su Cuerpo santísimo al Cielo y evidencia sus Llagas gloriosas, que resplandecen como rubíes vivos.

El resto es un perlado mar de luces. Es verdaderamente la Luz que se manifiesta en lo que es, en este último instante como en la noche natalicia.

Centellea la Creación con la luz del Cristo que asciende. Una luz que supera a la del Sol. Una luz sobrehumana y beatísima. Una luz que desciende del Cielo al encuentro de la Luz que asciende…

Y Jesucristo, el Verbo de Dios, desaparece para la vista de los hombres en este océano de esplendores…

Ascended_Jesus_2

En la tierra dos gritos se escuchan en medio del profundo silencio de la muchedumbre extática:

El grito de María cuando El desaparece: « ¡Jesús!» y el que precede al copioso llanto de Isaac.

Los demás están enmudecidos por religioso estupor y permanecen allí, como en espera de algo…  Hasta que dos luces angélicas candidísimas, en forma mortal aparecen y dicen las palabras recogidas en el primer capítulo de los Hechos Apostólicos:

–          Hombres de Galilea, ¿Por qué estáis mirando al Cielo? Este Jesús, que os ha sido ahora arrebatado y que ha sido elevado al Cielo su eterna morada, vendrá del Cielo en su debido tiempo, tal y como ahora se ha marchado.

Ascension%20of%20Jesus

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

 

 

11.- IGLESIA NACIENTE


northern-lights-aurora-borealis

El alba pinta su esplendor en el oriente.

Jesús pasea con su Madre por los escalones de la ladera del Getsemaní. No median palabras, sólo miradas de inefable amor. Han hablado las dos almas: la de Cristo y la de la Madre de Cristo y ahora lo que hay es una recíproca contemplación de amor.

La conoce la naturaleza asperjada de rocío y la pura luz matutina; la conocen esas delicadas criaturas de Dios que son las hierbas y las flores, los pájaros y las mariposas. Los hombres están ausentes.

La aurora ha surgido completamente.

Se oyen las voces de los apóstoles. Es una señal para Jesús y María. Se detienen. Se miran, el Uno enfrente de la Otra.

Jesús abre los brazos y estrecha a su madre contra su pecho. ¡Oh, vaya que si es un Hombre, un Hijo de Mujer! ¡Para creerlo basta mirar este adiós! El amor rebosa en una lluvia de besos a su Madre amadísima.

jesus y maria

El amor cubre de besos al Hijo amadísimo. Parece que no puedan separarse. Y cuando ya parece que vayan a hacerlo, otro abrazo los une de nuevo y entre los besos, palabras de recíproca bendición…

¡Oh, verdaderamente es el Hijo del Hombre despidiéndose de la Mujer que lo engendró! ¡Verdaderamente es la Madre que da el adiós para restituirlo al Padre, a su Hijo la Prenda del Amor a la Purísima!…

¡Dios besando a la Madre de Dios!…

MariaESanto

La Mujer como criatura se arrodilla a los pies de su Dios, que es también su Hijo…

Y el Hijo que es Dios impone las manos sobre la cabeza de la Madre Virgen, de la eterna Amada. Y la bendice en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Luego se inclina y la levanta, depositando un último beso en la blanca frente que como pétalo de azucena, luce bajo el oro de los cabellos ¡Tan juveniles todavía!…

Regresan hacia la casa y ninguno, viendo con qué serenidad caminan el Uno al lado de la Otra; pensaría en la onda de amor que poco antes los ha desbordado.

¡Pero qué diferencia en este adiós, respecto a la tristeza de otras despedidas ya superadas y respecto a la desgarradora congoja del Adiós de la Madre a su Hijo al que habían dado muerte y había que dejarlo solo en el Sepulcro!…

En esta despedida aunque los ojos brillen con ese llanto que es natural en quien está para separarse de su Amado, los labios sonríen con la alegría de saber que este Amado va a la Morada que en razón de su Gloria le corresponde…

Pedro dice:

–           ¡Señor! Fuera están entre el monte y Betania todos los que, como habías dicho a tu Madre, querías bendecir hoy.

Jesús contesta:

–           Bien. Ahora vamos donde ellos. Pero antes venid. Quiero compartir con vosotros una vez más el pan.

Entran en la habitación donde diez días antes estaban las mujeres para la cena del decimocuarto día del mes.

María acompaña a Jesús hasta allí y luego se retira.

Se quedan Jesús y los once.

En la mesa hay carne asada, pequeños quesos y aceitunas pequeñas y negras, un ánfora de vino y otra, más grande; de agua y panes anchos. Una mesa sencilla, no dispuesta para una ceremonia de lujo, sino sólo por la necesidad de nutrirse.

1JCENA

Jesús señala los lugares y luego ofrece y divide. Está en el centro, entre Pedro y Santiago de Alfeo. Juan, Judas de Alfeo y Santiago están frente a Él; Tomás, Felipe y Mateo, a un lado; Andrés, Bartolomé y el Zelote, al otro lado. Así, todos pueden ver a su Jesús…

Una comida de breve duración y silenciosa.

Los apóstoles, llegado el último día de cercanía de Jesús y a pesar de las sucesivas apariciones colectivas o individuales desde la Resurrección; apariciones llenas de amor, no han perdido ni un momento esa devotísima compostura que ha caracterizado sus encuentros con Jesús Resucitado.

La comida ha terminado.

Jesús abre las manos por encima de la mesa, con su gesto habitual ante un hecho inevitable…

Y dice:

–           Bien… Ha llegado la hora en que debo dejaros para volver a Mi Padre. Escuchad las últimas palabras de vuestro Maestro. No os alejéis de Jerusalén en estos días. Lázaro, con el cual he hablado se ha preocupado una vez más de hacer realidad los deseos de su Maestro y os cede la casa de la última Cena, para que dispongáis de una casa donde reunir a la asamblea y recogeros en oración.

Estad dentro de esta casa en estos días y orad asiduamente para prepararos a la venida del Espíritu Santo, que os completará para vuestra misión.

Recordad que Yo siendo Dios, me preparé con una severa penitencia a mi ministerio evangelizador. Vuestra preparación será siempre más fácil y más breve. Pero no exijo más de vosotros. Me basta con que oréis con asiduidad, en unión con los setenta y dos y bajo la guía de mi Madre, la cual os confío con solicitud filial.

Ella será para vosotros Madre y Maestra, de amor y sabiduría perfectos.

VirgenLourdes-ETLL-0900

Habría podido enviaros a otro lugar para prepararos a recibir al Espíritu Santo. Pero no. Quiero que permanezcáis aquí. Porque es Jerusalén la que negó, es Jerusalén la que debe admirarse por la continuación de los prodigios divinos, dados en respuesta a sus negaciones.

Después el Espíritu Santo os hará comprender la necesidad de que la Iglesia surja justamente en esta ciudad; la cual juzgando humanamente, es la más indigna de tener a la Iglesia.

Pero Jerusalén sigue siendo Jerusalén, a pesar de estar henchida de pecado y a pesar de que aquí se haya verificado el deicidio. Nada la beneficiará. Está condenada.

Pero, aunque ella esté condenada, no todos sus habitantes lo están. Permaneced aquí por los pocos justos que tiene en su seno; permaneced aquí porque ésta es la ciudad regia y la ciudad del Templo.

Y porque como predijeron los profetas; es aquí donde ha sido ungido, aclamado y exaltado el Rey Mesías. Y aquí debe comenzar su soberanía en el mundo y es aquí, en este lugar en que Dios ha dado libelo de repudio a la sinagoga a causa de sus demasiado horrendos delitos; dónde debe surgir el Templo nuevo al que acudirán gentes de todas las naciones.

Leed a los profetas (Isaías 2, 1-5; 49, 5-6; 55, 4-5; 60; Miqueas 4, 1-2; Zacarías 8, 20-23). Todo está en ellos predicho.

Primero mi Madre y después el Espíritu Paráclito, os harán comprender las palabras que los profetas dijeron para este tiempo. Permaneced aquí hasta que Jerusalén os repudie a vosotros como me ha repudiado a mí; hasta que odie a mi Iglesia como me ha odiado a mí y maquine planes para exterminarla.

JesusyApost

Entonces llevad la sede de esta amada Iglesia mía a otro lugar, porque no debe perecer. Os digo que ni siquiera el Infierno prevalecerá contra ella. Pero si Dios os asegura su protección, no por ello tentéis al Cielo exigiendo todo del Cielo.

Id a Efraím, como fue vuestro Maestro porque no era la hora de que fuera capturado por los enemigos. Os digo Efraím para deciros tierra de ídolos y paganos. Pero no será Efraím de Palestina la que deberéis elegir como sede de mi Iglesia.

Recordad cuántas veces a vosotros congregados o a uno de vosotros individualmente, os he hablado de esto, prediciéndoos que ibais a tener que pisar los caminos de la Tierra para llegar al corazón de ella y enclavar allí mi Iglesia; porque es desde el corazón del hombre, que la sangre se propaga a todos los miembros.

basilica-de-san-pedro-del-vaticano-roma-italia

Y desde el corazón del mundo (Roma), el cristianismo se debe propagar a toda la Tierra. Por ahora mi Iglesia es como una criatura ya concebida pero que todavía se está formando en la matriz.

Jerusalén es su matriz y en su interior el corazón aún pequeño, en torno al cual se congregan los pocos miembros de la Iglesia naciente, envía sus pequeñas ondas de sangre a estos miembros.

Pero cuando llegue la hora señalada por Dios, la matriz madrastra expelerá a la criatura que se habrá formado en su seno y ésta irá a una tierra nueva, donde crecerá y se hará un Cuerpo Grande extendido por toda la Tierra…

JERUSALEN_DESDE_EL_AIRE

Y los latidos del fuerte corazón de la Iglesia se propagarán por todo su gran Cuerpo. Los latidos del corazón de la Iglesia, rotos todos los vínculos de ésta con el Templo; eterna ella y victoriosa sobre las ruinas del Templo finado y destruido; de la Iglesia que vivirá en el corazón del mundo.

Anunciarán a hebreos y gentiles que sólo Dios triunfa y obtiene lo que quiere, a cuyo deseo ni la rabia de los hombres, ni ejércitos de ídolos podrán oponérsele…

Pero esto vendrá después y cuando llegue ese tiempo, sabréis cómo actuar. E1 Espíritu de Dios os guiará. No temáis. Por ahora congregad en Jerusalén la primera asamblea de los fieles.

Se irán formando diversos grupos y reuniones según el número de fieles. En verdad os digo que los ciudadanos de mi Reino aumentarán rápidamente como semillas echadas en óptima tierra. Mi pueblo se propagará por toda la Tierra.

imagenes-de-estrellas-paisajes-d5

El Señor dice al Señor: “Por haber hecho esto y no haber eludido tu entrega por mí, te bendeciré y multiplicaré tu estirpe como las estrellas del cielo y como las arenas que hay en la playa del mar. Tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos y en ella serán bendecidas todas las naciones de la Tierra”(Génesis 22,15-18).

Donde mi Nombre, mi emblema, mi Ley, sean tenidos como soberanos, allí estará mi Bendición.

Está por venir el Espíritu Santo, el Santificador y vosotros quedaréis henchidos de Él. Tratad de estar puros, como todo lo que debe acercarse al Señor. Yo también Soy el Señor como Él. Pero había revestido mi Divinidad con un velo para poder estar entre vosotros y no sólo para adoctrinaros y redimiros con los órganos y la sangre de este velo.

Sino también para que el Santo de los Santos estuviera entre los hombres, eliminando la barrera para todos los hombres incluso para los impuros, de no poder posar sus ojos, sobre Aquel a Quién los serafines no se atreven a mirar.

holy-spirit-cross-and-wings

Pero el Espíritu Santo vendrá sin velo de carne y se posará sobre vosotros y descenderá a vosotros con sus siete dones y os aconsejará.

Ahora bien, el consejo de Dios es una cosa tan sublime, que es necesario prepararse para él con la voluntad heroica de una perfección, que os haga semejantes al Padre vuestro y a vuestro Jesús. Y a vuestro Jesús en su relación con el Padre y con el Espíritu Santo.

Así pues, caridad y pureza perfectas para poder comprender al Amor y recibirlo en el trono del corazón.

Sumergíos en el abismo de la Oración y la contemplación…

apostoles_1

¿Os acordáis de mis palabras de la última Cena? Os prometí el Espíritu Santo.

Pues bien, está para llegar para bautizaros no ya con agua, como hizo con vosotros Juan preparándoos para Mí. Sino con el fuego, para prepararos a que sirváis al Señor tal y como Él quiere que vosotros lo sirváis.

Mirad, Él estará aquí dentro de no muchos días.  Después de su venida vuestras capacidades aumentarán sin medida y seréis capaces de comprender las palabras de vuestro Rey y hacer las obras que Él ha dicho que se hagan, para extender su Reino sobre la Tierra.

dove-of-the-holy-spirit1[1]

Le preguntan interrumpiéndole:

–           ¿Entonces vas a reconstruir el Reino del Israel, después de la venida del Espíritu Santo?

Jesús contesta:

–           Ya no existirá el Reino de Israel sino mi Reino, que se verá cumplido cuando el Padre ha dicho. No os corresponde a vosotros conocer los tiempos ni los momentos que el Padre se ha reservado en su poder.

Pero vosotros, entretanto, recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá a vosotros y seréis mis testigos en Jerusalén, en Judea y en Samaria y hasta los confines de la Tierra, fundando las asambleas.

En los lugares en que estén reunidas personas en mi Nombre, bautizando a las gentes en el Nombre Santísimo del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo; como os he enseñado, para que tengan la Gracia y vivan en el Señor. Predicando el Evangelio a todas las criaturas; enseñando lo que os he enseñado; haciendo lo que os he mandado hacer. Y Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

corazones-convertidos-Cruz-Jesus

Una cosa más quiero y es que quien presida la asamblea de Jerusalén sea mi hermano Santiago. Pedro, como jefe de toda la Iglesia, deberá emprender a menudo viajes apostólicos, porque todos los neófitos desearán conocer al Pontífice jefe supremo de la Iglesia.

Pero grande será el predicamento que ante los fieles de la naciente Iglesia, tendrá mi hermano.  Los hombres son siempre hombres y ven las cosas como hombres. A ellos les parecerá que Santiago sea una continuación de Mí, por el simple hecho de ser pariente mío.

En verdad digo que es más grande y más semejante al Cristo por la sabiduría que por el parentesco. Pero así es, los hombres que no me buscaban mientras estaba en medio de ellos, ahora me buscarán en aquel que es primo hermano mío.

Tú, Simón Pedro… Tú estás destinado a otros honores…

basilica-de-san-pedro-en-el-vaticano-italia

Pedro contesta:

–           Que no merezco, Señor. Te lo dije cuando te me apareciste y te lo digo en presencia de todos una vez más. Tú eres bueno, divinamente bueno además de sabio. Y cabal ha sido tu juicio sobre mí. Yo renegué de ti en esta ciudad. Cabalmente has juzgado que no reúno las condiciones para ser su jefe espiritual. Quieres evitarme muchos vituperios justos…

Santiago interviene y dice:

–           Todos fuimos iguales menos dos, Simón. Yo también huí. No es por esto sino por las razones que ha expresado, por lo que el Señor me ha destinado a mí a este puesto. Pero tú eres mi Jefe, Simón de Jonás y como tal te reconozco. En la presencia del Señor y de todos los compañeros, te profeso obediencia. Te daré lo que pueda para ayudarte en tu ministerio; pero te lo ruego, dame tus órdenes porque tú eres el Jefe y yo el súbdito.

Cuando el Señor me ha recordado una conversación ya lejana, he agachado la cabeza diciendo: “Hágase lo que Tú quieres”. Esto mismo te diré a ti a partir del momento en que habiéndonos dejado el Señor, tú seas su Representante en la Tierra. Y nos amaremos ayudándonos en el ministerio sacerdotal.

De esta manera Santiago finaliza, inclinándose desde su sitio para rendir homenaje a Pedro.

san pedro

Jesús confirma:

–          Sí. Amaos unos a otros, ayudándoos recíprocamente, porque éste es el mandamiento nuevo y la señal de que sois verdaderamente de Cristo. No os turbéis por ninguna razón. Dios está con vosotros. Podéis hacer lo que quiero de vosotros. No os impondría cosas que no pudierais hacer, porque no quiero vuestra perdición sino vuestra gloria.

Mirad, voy a preparar vuestro lugar junto a mi trono. Estad unidos a mí y al Padre en el amor. Perdonad al mundo que os odia. Llamad hijos y hermanos a los que se acerquen a vosotros o a los que ya están con vosotros por amor a mí.

Tened la paz de saber que siempre estoy preparado para ayudaros a llevar vuestra cruz. Yo estaré con vosotros en las fatigas de vuestro ministerio y en la hora de las persecuciones.

Y no pereceréis, no sucumbiréis, aunque así lo parezca a los que ven las cosas con los ojos del mundo. Sentiréis peso, aflicción, cansancio, seréis torturados, pero mi gozo estará en vosotros, porque os ayudaré en todo.

HOLY SPIRIT WEBSIZE TAN BACKGROUND

En verdad os digo que cuando tengáis como Amigo al Amor, comprenderéis que todas las cosas sufridas y vividas por amor a mí se hacen ligeras, aun las duras torturas del mundo.

Porque para aquel que reviste todas sus acciones, voluntarias o impuestas de amor; el yugo de la vida y del mundo se le transforman en yugo recibido de Dios, recibido de Mí. Y os repito que mi carga está siempre proporcionada a vuestras fuerzas y que mi yugo es ligero; porque Yo os ayudo a llevarlo.

Sabéis que el mundo no sabe amar. Pero vosotros de ahora en adelante, amad al mundo con amor sobrenatural, para enseñarle a amar. Y si os dicen al veros perseguidos:

–           “¿Así os ama Dios?

–           ¿haciéndoos sufrir?

–           ¿dándoos dolor?

–           Entonces no vale la pena ser de Dios.

Responded: “El dolor no viene de Dios. Pero Dios lo permite. Nosotros sabemos el motivo de ello y nos gloriamos de tener la parte que tuvo Jesús Salvador, Hijo de Dios”.

Responded: “Nos gloriamos si nos clavan en la cruz, nos gloriamos de continuar la Pasión de nuestro Jesús”. Responded con las palabras de la Sabiduría (Sabiduría 2, 23-24): “La muerte y el dolor entraron en el mundo por envidia del demonio. Pero Dios no es autor de la muerte ni del dolor, ni se goza del dolor de los vivientes. Todas sus cosas son vida y todas son salutíferas”.

God Father Holy Spirit Small

Responded: “A1 presente parecemos perseguidos y vencidos, pero en el día de Dios, cambiadas las tornas, nosotros, justos, perseguidos en la Tierra, estaremos gloriosos frente a los que nos vejaron y despreciaron”.

Pero decidles también: “¡Venid a nosotros! Venid a la Vida y a la Paz. Nuestro Señor no quiere vuestra perdición, sino vuestra salvación. Por esto ha entregado a su Hijo Unigénito, para la salvación de todos vosotros”.

Y alegraos de participar en mis padecimientos para poder estar después conmigo en la gloria. “Yo seré vuestra desmesurada recompensa” promete en Abraham (Génesis 15, 1) el Señor a todos sus siervos fieles. Sabéis cómo se conquista el Reino de los Cielos: con la fuerza; y a él se llega a través de muchas tribulaciones. Pero el que persevere como Yo he perseverado estará donde estoy Yo.

Ya os he dicho cuál es el camino y la puerta que llevan al Reino de los Cielos. Y Yo he sido el primero en caminar por ese camino y en volver al Padre por esa puerta.

jesus-crucificado (2)

Si existieran otros os los habría mostrado, porque siento compasión de vuestra debilidad de hombres.

Pero no existen otros…

Al señalároslos como único camino y única puerta también os digo cuál es la medicina que da fuerza para recorrerlo y entrar. Es el amor. Siempre el amor.

Todo se hace posible cuando en nosotros está el amor. Y el Amor que os ama, os dará todo el amor; si pedís en mi Nombre tanto amor como para haceros atletas en la santidad.

Carlo_Dolci_-_The_Holy_Family_with_God_the_Father_and_the_Holy_Spirit_-_WGA06376

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

8.-INSTRUCCIONES FINALES


sueno-don-bosco

Jesús continúa instruyendo a su recién nacida Iglesia. En el Monte Carmelo, los discípulos escuchan muy atentos, la enseñanza de su Maestro Resucitado…

Jesús dice a Pedro:

–               Pastor y navegante para los tiempos borrascosos, recoge, guía, levanta alto Mi Evangelio, porque es en él y no en otra ciencia que se encuentra la salvación.

Luego se dirige a todos:

–           Llegarán días en que como nos sucede a los de Israel y peor todavía, el Sacerdocio creerá ser una clase selecta porque conoce lo superfluo y no lo indispensable. O lo conoce como una letra muerta, con que los sacerdotes actuales, conocen la Ley: por su forma exterior, por sus vestidos cargados de franjas y filacterias; pero la desconocen en su espíritu.

Vendrán días en que todos los libros substituirán al Libro, que se le usará como algo que es obligatorio emplear y lo usarán de forma mecánica. Igual como un agricultor ara, siembra, recoge, sin meditar en la maravillosa providencia que hay en esa nueva multiplicación de semillas que sucede todos los años: una semilla arrojada a la tierra removida, que se hace tallo y espiga, luego harina y luego pan por paterno amor de Dios.

-pan-de-trigo-

¿Quién al llevarse a la boca un trozo de pan alza el espíritu hacia Aquel que creó la primera semilla y desde siglos la hace renacer y crecer, distribuyendo con medida las lluvias y el calor para que germine y se alce y madure sin que se ponga lacia o se queme? De igual modo llegará el tiempo en que será enseñado el Evangelio científicamente bien, pero espiritualmente mal.

Porque, ¿Qué es la ciencia a la que falta la sabiduría? Es paja. Paja que hincha, pero que no nutre. Y en verdad os digo que llegará un tiempo en el cual,  demasiados Sacerdotes serán semejantes a hinchados pajares. Soberbios pajares, que se mostrarán arrogantes con su orgullo de estar muy llenos; como si a sí mismos se hubieran proporcionado esas espigas que coronaron las caña y creerán ser todo por tener toda esa paja, en vez del puñado de mies, del verdadero alimento que es el espíritu del Evangelio. Y cosecharán  solo paja… ¡Un montón de paja! Pero ¿Puede ser suficiente sólo la paja?

Ni siquiera para la barriga del asno basta, si el dueño no vigoriza al animal con cereales, forraje fresco y otros alimentos.  El asno que es nutrido sólo con paja, se debilita e incluso muere.

eucaristia

Pues bien, os digo que llegará el momento en que los Sacerdotes, olvidando que con pocas espigas e instruído sus corazones en la Verdad… Y olvidando tambien lo que ha costado a su Señor ese Pan Verdadero del espíritu; que mana sólo de la sabiduría divina, que se llama Palabra Divina, la cual es majestuosa en su estilo doctrinal.

Que al repetirse es siempre nueva y siempre milenaria. Que si se le repite, es para que no se pierdan las verdades.

Palabra que es humilde por la forma en que se presenta, sin oropeles de ciencia humana; sin añadiduras históricas o geográficas.

Esos sacerdotes se preocuparán, no del espíritu de la Palabra, sino sólo del revestimiento con el que puedan ostentar su conocimiento a las multitudes, con el que presumirán cuantas cosas saben. El espíritu del Evangelio desaparecerá bajo la avalancha de una ciencia humana.

Pero, si no lo poseen, ¿Cómo pueden transmitirlo? ¿Qué darán a los fieles estos pajares hinchados? ¡Nada sino paja!  ¿Qué alimento podrán tener los corazones de los fieles? El suficiente para arrastrar una vida lánguida. ¿Qué fruto producirán de esta enseñanza y de este conocimiento imperfecto del Evangelio? Un enfriamiento de los corazones.

Una infiltración de doctrinas heréticas en vez de la Única y verdadera Doctrina. Una preparación del terreno para la Bestia, para su fugaz reino de hielo, tinieblas y horror.

1maitreya001

En verdad os digo que de la misma manera que el Padre y Creador multiplica las estrellas para que el cielo no se quede sin alguna de ellas, cuando han terminado su ciclo de vida y perecen; De igual manera, Yo tendré que evangelizar muchísimas veces a discípulos a los que distribuiré entre los hombres y a lo largo de los siglos.

Y también en verdad os digo que el destino de éstos será como el mío: es decir, la sinagoga y los soberbios los perseguirán como me han perseguido a Mí. Pero tanto Yo como ellos tenemos nuestra recompensa: la de hacer la Voluntad de Dios y la de servirle hasta la muerte de cruz; para que su gloria resplandezca y el conocimiento de Él no se apague.

Pero tú Pontífice y vosotros Pastores, en vosotros y en vuestros sucesores; velad para que no se pierda el espíritu del Evangelio. Rogad sin cesar al espíritu Santo,  para que se renueve en vosotros un constante Pentecostés.

pentecost1

Ahora no sabéis lo que estoy diciendo, pero pronto lo sabréis…  De forma que podáis comprender todos los idiomas y discernir y saber escoger mis voces, de las del Eterno Simio de Dios: Satán. Y no dejéis que caigan en el vacío mis voces futuras. Cada una de ellas es un acto de misericordia mía para ayudaros… Y esas voces, tanto más numerosas serán, cuanto juzgue Yo por razones divinas, que el Cristianismo las necesita para superar  y vencer las borrascas que con el paso de los siglos, más numerosas serán.           

¡Pastor y nauta, Pedro! Pastor y nauta. Llegará el día en que no te bastará con ser pastor, si no eres nauta; ni con ser nauta, si no eres pastor. Ambas cosas deberás ser: para mantener congregados a los corderos.

SUEOS_~1

Esos corderos que tentáculos y garras feroces tratarán de arrebatarte o que falaces melodías de promesas imposibles te seducirán.

Y para llevar adelante la barca, esa barca que será embestida por todos los vientos: de Septentrión y Meridión, de Oriente y Occidente; azotada y sacudida por las fuerzas del abismo; asaeteada por los arqueros de la Bestia; lamida por el aliento de fuego del dragón, que barrerá sus bordes con su cola, de tal forma que los imprudentes sufrirán el fuego y perecerán cayendo a las enfurecidas olas.

Pastor y nauta en los tiempos tremendos… Tu brújula, el Evangelio. En él están la Vida y la Salvación. Y todo está dicho en él. Todos los artículos del Códice Santo, todas las respuestas para los múltiples casos de las almas están en él. Y haz que de él no se separen ni los Sacerdotes ni los fieles. Haz que no vengan dudas sobre él, ni alteraciones a él, ni sustituciones ni sofisticaciones.

jesus-biblia

El Evangelio… Soy Yo mismo el Evangelio. Desde Mi nacimiento hasta la muerte. En el Evangelio está Dios. Porque en él aparecen manifiestas las obras del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. El Evangelio es amor. Yo he dicho: “Mi Palabra es Vida”. He dicho “Dios es caridad”. Que conozcan pues, los pueblos mi Palabra y tengan en ellos el amor. O sea, a Dios.

Para tener el Reino de Dios. Porque el que no está en Dios no tiene en sí la Vida. Porque los que no reciban la Palabra del Padre, no podrán ser una sola cosa con el Padre, conmigo y con el Espíritu Santo en el Cielo. Y no podrán pertenecer a ese único Redil que es santo como Yo quiero que lo sea. No serán sarmientos unidos a la Vid, porque quien rechaza en su totalidad o parcialmente mi Palabra es un miembro por el que ya no circula la savia de la Vid.

Mi Palabra es savia que nutre y hace crecer y fructificar.

Todo esto lo haréis en recuerdo de Mí, que os lo he enseñado. Mucho más podría deciros sobre estas cosas. Pero me he limitado a echar la semilla.

elsembrador

El Espíritu Santo la hará germinar. He querido daros Yo la semilla, porque conozco vuestros corazones y sé cómo titubearíais a causa del miedo, por indicaciones espirituales, inmateriales. El miedo a caer en engaño paralizaría vuestra voluntad. Por eso os he hablado Yo primero de todas las cosas. Luego el Paráclito os recordará mis palabras y os las ampliará detalladamente. Y no temeréis porque recordaréis que la primera semilla os la di Yo.

Dejaos guiar por el Espíritu Santo. Si mi Mano os ha guiado con dulzura, su Luz es dulcísima. Él es el Amor de Dios. Así Yo me marcho contento, porque sé que Él ocupará mi lugar y os guiará al conocimiento de Dios.

ESPRIT~1

Todavía no lo conocéis, a pesar de que os haya hablado mucho de Él. Pero no es culpa vuestra. Vosotros habéis hecho de todo por comprenderme y por eso estáis justificados, a pesar de que hayáis comprendido poco en tres años.

La falta de la Gracia ofuscaba vuestro espíritu. Ahora también comprendéis poco, aunque la Gracia de Dios haya descendido de mi cruz sobre vosotros. Tenéis necesidad del Fuego.

Un día hablé de esto a uno de vosotros, yendo por los caminos de las orillas del Jordán.

La hora ha llegado. Vuelvo a mi Padre, pero no os dejo solos, porque os dejo la Eucaristía, o sea: a vuestro Jesús hecho alimento para los hombres.

Y os dejo al Amigo: al Paráclito. Él os guiará. Paso vuestras almas de mi Luz a su Luz y Él llevará a cabo vuestra formación.

Todos están desolados y dicen:

–           ¿Nos dejas ahora?

–           ¿Aquí?

–           ¿En este monte?

Jesús contesta:

–           No. Todavía no. Pero el tiempo vuela y pronto llegará ese momento.

Isaac extiende sus manos y suplica de rodillas:

–           ¡No me dejes en la Tierra sin ti, Señor! Te he querido desde tu Nacimiento hasta tu Muerte, desde tu Muerte hasta tu Resurrección y siempre. Pero ¡Demasiado triste sería saber que no estuvieras ya entre nosotros! Escuchaste la oración del padre de Eliseo. Has acogido las peticiones de muchos. ¡Acoge la mía, Señor!

–           La vida que todavía podrías tener sería predicación de mí, quizás gloria de martirio. Supiste ser mártir por amor a mí cuando era niño, ¿Temes ahora serlo por amor a mí glorioso?

–           Mi gloria consistiría en seguirte, Señor. Soy pobre e ignorante. Todo lo que podría dar lo he dado con buena voluntad. Ahora lo que querría sería seguirte. Pero hágase como Tú quieres, ahora y siempre.

Jesús pone su mano sobre la cabeza de Isaac y la mantiene haciendo una larga caricia mientras dice a todos los presentes:

–           ¿No tenéis preguntas que hacerme? Son las últimas lecciones. Hablad a vuestro Maestro… ¿Veis como los pequeños tienen confianza conmigo?

En efecto, también hoy Marziam apoya la cabeza en el cuerpo de Jesús, pegándose fuertemente a Él e Isaac tampoco ha mostrado reticencia en exponer su deseo.

1PASTORES VELANDO

Pedro dice:

–           La verdad… Sí… Tenemos preguntas que hacerte…

–           Os escucho. Preguntad.

–           Sí… Ayer al declinar del día cuando nos dejaste, estuvimos hablando entre nosotros sobre lo que habías dicho. Ahora otras palabras se acumulan en nosotros por lo que acabas de decir. Ayer y también hoy, si lo pensamos bien, has hablado como si fueran a surgir herejías y divisiones y pronto además. Esto nos hace pensar que tendremos que ser muy prudentes con los que quieran incorporarse a nosotros. Porque está claro que en ellos estará la semilla de la herejía y de la división.

–           ¿Lo crees? ¿Y no está dividido ya Israel respecto a venir a mí? Tú quieres decir que el Israel que me ha querido nunca será hereje y nunca estará dividido. ¿No? Pero, ¿Acaso ha estado unido alguna vez desde hace siglos?, ¿Acaso estuvo unido incluso, en los momentos de su antigua formación? ¿Y ha estado unido en seguirme? En verdad os digo que está en él la raíz de la herejía.

jesus-on-the-mount-of-olives-william-brassey-hole

Pero…

–           Pero es idólatra y vive en la herejía desde hace siglos, bajo apariencia externa de fidelidad. Ya conocéis sus ídolos y sus herejías. Los gentiles serán mejores. Por eso, Yo no los he excluido y os digo que hagáis lo que Yo he hecho.

Esta será para vosotros una de las cosas más difíciles. Lo sé. Pero, traed a vuestra memoria a los profetas. Profetizan la vocación de los gentiles y la dureza de los judíos (Isaías 45, 14-17; 49, 5-6; 55, 5; 60: Jeremías 16, 19-21; Miqueas 4, 1-2; Sofonías 3, 9-10; Zacarías 8, 20-23. Y profetizan le dureza de los judíos; por ejemplo, en: Éxodo 32, 7-10; 33, 5; 34, 8; Deuteronomio 9, 1- 14; 31, 24-27; 2 Crónicas 30, 7-8; 36, 14-16; Jeremías 3, 6-25; 4, 1-4; 7, 21-28; Ezequiel 2, 3-8; 3, 4-9; 6, 11-14; 7, 15-27; 8,- 11, 2-12; 20; 22). ¿Qué razón tendríais para cerrar las puertas del Reino a los que me aman y se acercan a la Luz que su alma buscaba?

romanos

¿Los creéis más pecadores que vosotros porque hasta el momento no han conocido a Dios; porque han seguido su religión y la seguirán hasta que no se vean atraídos por la nuestra? No debéis hacerlo. Yo os digo que muchas veces son mejores que vosotros; porque profesando una religión que no es santa, saben ser justos.

No faltan los justos en ninguna nación ni religión. Dios observa las obras de los hombres, no sus palabras.

Y si ve que un gentil por justicia de corazón, hace naturalmente lo que la Ley del Sinaí manda, ¿Por qué debería considerarlo abyecto? ¿No es aún más meritorio el que un hombre que no conoce el mandato de Dios de no hacer esto o aquello, porque está mal; se imponga por sí mismo un imperativo de no hacer lo que su razón le dice que no es bueno y lo siga fielmente?…

¿No es esto mayor respecto al mérito relativo de aquel que, conociendo a Dios, fin del hombre, y conociendo la Ley, que permite conseguir este fin, haga continuos compromisos y cálculos para adecuar el imperativo perfecto a la voluntad corrompida?

william-brassey-hole-nehemiah-

¿Os parece que Dios tenga en cuenta las tretas que Israel ha puesto a la obediencia, para no tener que sacrificar mucho su concupiscencia? ¿Os parece bien que cuando un gentil sale del mundo y aparece justo ante la Presencia de Dios, por haber seguido la ley que su conciencia le dictaba, se le tenga por un demonio?

Os digo que Dios juzgará las acciones de los hombres y YO el Juez de todas las gentes, premiaré a los que sintieron el anhelo en su alma cual ley íntima, para llegar al fin último del hombre, que es reunirse nuevamente con su Creador, con el Dios Desconocido para los paganos; pero que piensan que es el Dios Verdadero y Santo; que vive más allá del escenario en que aparecen los dioses falsos del Olimpo.

Procurad no ser un escándalo para los gentiles. Muchas veces el Nombre de Dios ha sido objeto de befa entre ellos a causa de las obras de los hijos del Pueblo de Dios. No os creáis tesoreros absolutos de mis dones y mis méritos.  He muerto por judíos y gentiles. Mi Reino será para todas las gentes. No abuséis de la paciencia con que Dios os ha tratado hasta este momento diciéndoos a vosotros mismos: “A nosotros todo nos está permitido”.

No. Os lo digo: Ya no existe éste o aquel pueblo.

vaticano-noche

Existe mi Pueblo. Y en él tienen el mismo valor los vasos que se han gastado en el servicio del Templo y los que ahora se colocan en las mesas de Dios. Es más, muchos vasos gastados en el servicio del Templo, pero no de Dios serán arrinconados y en vez de ellos; sobre el altar serán colocados los que ahora no conocen ni incienso ni aceite ni vino ni bálsamo, pero están deseosos de llenarse de esto y de ser usados para la gloria de Dios.

No exijáis mucho a los gentiles. Basta con que tengan la fe y con que obedezcan a mi Palabra. Una nueva circuncisión toma el lugar de la antigua. De ahora en adelante, la circuncisión del hombre es la del corazón; la del espíritu…  Mejor aún que la del corazón; porque la sangre de los circuncisos, que significa purificación de aquella concupiscencia que excluyó a Adán de la filiación divina, ha quedado sustituida por mi Sangre purísima; la cual es válida en el circunciso y en el incircunciso en cuanto al cuerpo, con tal de que tenga mi Bautismo y de que renuncie a Satanás, al mundo y a la carne por amor a Mí.

A_Coign_of_Vantage

 No despreciéis a los incircuncisos. Dios no despreció a Abraham, a quien, por su justicia y antes de que la circuncisión mordiera su carne, eligió como jefe de su Pueblo. Si Dios estableció contacto con Abraham (Génesis 12, 1-3.7) para transmitirle sus preceptos cuando era incircunciso vosotros podréis establecer contacto con los incircuncisos para instruirlos en la Ley del Señor. Considerad cuántos pecados han cometido y a qué pecado han llegado los circuncisos. No seáis pues, intransigentes con los gentiles.

–           ¿Pero tenemos que decirles a ellos lo que Tú nos has enseñado? No comprenderán nada, porque no conocen la Ley.

–           Vosotros lo decís. Pero, ¿Acaso ha comprendido Israel, que conocía la Ley y los Profetas?

–           Es verdad.

–           De todas formas, estad atentos. Diréis lo que el Espíritu os sugiera que digáis con toda exactitud; sin miedos, sin querer obrar por propia iniciativa. Y cuando de entre los fieles surjan falsos profetas, los cuales manifestarán sus ideas como si fueran ideas inspiradas y serán los herejes, pues combatid con medios más estables que la palabra sus doctrinas heréticas. Pero no os preocupéis. El Espíritu Santo os guiará. Yo nunca digo nada que no se cumpla.

esp-santo

¿Y qué vamos a hacer con los herejes?

–           Combatid con todas las fuerzas la herejía en sí misma; pero tratad con todos los medios, de convertir para el Señor a los herejes. No os canséis de buscar las ovejas descarriadas para conducirlas de nuevo al Redil. Orad, sufrid, incitad a orar y a sufrir. Id pidiendo sacrificios y sufrimientos a los puros, a los buenos, a los generosos, porque con estas cosas se convierten los hermanos.

La Pasión de Cristo continúa en los cristianos… No os he excluido de esta gran obra que es la Redención del mundo. Sois todos miembros de un único cuerpo. Ayudaos entre vosotros y quien esté sano y sea fuerte, que trabaje para los más débiles. Y quien esté unido que extienda las manos y llame a los hermanos que están lejos.

–           ¿Pero los habrá, después de haber sido hermanos bajo un mismo techo?

–           Los habrá.

–           ¿Y por qué?

–           Por muchas razones. Llevarán todavía mi Nombre. Es más, se gloriarán de él. Trabajarán por extender el conocimiento de mi Nombre. Contribuirán a que Yo sea conocido hasta en los últimos confines de la Tierra.

emaus2

No se lo impidáis, porque os recuerdo que el que no está contra Mí está de mi parte. Pero… ¡Pobres hijos! Su trabajo será siempre parcial; sus méritos, siempre imperfectos. No podrán estar en Mí, si están separados de la Vid. Sus obras serán siempre incompletas.

Vosotros, digo “vosotros” y hablo a los que os sucederán; id a donde estén ellos, no digáis farisaicamente: “No voy para no contaminarme”  o perezosamente: “No voy porque ya hay quien predica al Señor” o temerosamente: “No voy para no ser repelido por ellos”.

Id. Id, os digo. A todas las gentes. Hasta los confines del mundo.  Para que sea conocida toda mi Doctrina y mi única Iglesia. Y las almas tengan la manera de entrar a formar parte de ella.

entrada-al-concilio1

¿Y diremos o escribiremos todas tus acciones?

–           Os he dicho que el Espíritu Santo os aconsejará sobre lo que conviene decir o callar según los tiempos. Ya veis que todo lo que he realizado es creído o negado y que algunas veces blandido por manos que me odian, se toma como arma contra Mí.

Me han llamado Belzebú cuando, como Maestro y en presencia de todos, obraba milagros. ¿Qué dirán ahora, cuando sepan que tan sobrenaturalmente he obrado? Seré blasfemado más aún. Y vosotros seríais perseguidos antes de su momento. Por tanto, callad hasta que llegue la hora de hablar.

–           ¿Pero y si esa hora llegara cuando ya nosotros, testigos, hubiéramos muerto?

–           En mi Iglesia habrá siempre sacerdotes, doctores, profetas, exorcistas, confesores, obradores de milagros, inspirados: todo lo que ella requiere para que las gentes reciban de ella lo necesario. El Cielo la Iglesia triunfante, no dejará sola a la Iglesia docente y ésta socorrerá a la Iglesia militante. No son tres cuerpos. Son un solo Cuerpo.

AdorationTrinity%20ADurer

No hay división entre ellas, sino comunión de amor y de fin: amar la Caridad y gozar de la Caridad en el Cielo, su Reino. Por eso, también la Iglesia militante deberá con amor, aportar sufragios a la parte suya que, destinada ya a la triunfante, todavía se encuentra excluida de ésta por razón de la satisfactoria reparación de las faltas absueltas pero no expiadas enteramente ante la perfecta divina Justicia.

En el Cuerpo Místico todo debe hacerse en el amor y por amor, porque el amor es la sangre que por él circula. Socorred a los hermanos que purgan. De la misma manera que he dicho que las obras de misericordia corporales os conquistan un premio en el Cielo, también he dicho que os lo conquistan las espirituales. Y en verdad os digo que el sufragio para los difuntos, para que entren en la paz, es una gran obra de misericordia, por la cual Dios os bendecirá y os estarán agradecidos los beneficiarios del sufragio.

asistidoxangeles

Os digo que cuando en el día de la resurrección de la carne, estéis todos congregados ante Cristo Juez, entre aquellos a quienes bendeciré estarán los que tuvieron amor por los hermanos purgantes ofreciendo y orando por su paz.

Ninguna buena acción quedará sin fruto y muchos resplandecerán vivamente en el Cielo sin haber predicado, ni administrado, ni realizado viajes apostólicos, sin haber abrazado especiales estados, sino solamente por haber orado y sufrido por dar paz a los purgantes, por llevar a la conversión a los mortales.

IGLESIA PURGANTE2

También estas personas: sacerdotes a quienes el mundo desconoce, apóstoles desconocidos, víctimas que sólo Dios ve, recibirán el premio de los jornaleros del Señor, pues habrán hecho de su vida un perpetuo sacrificio de amor por los hermanos y por la gloria de Dios. En verdad os digo que a la vida eterna se llega por muchos caminos y uno de ellos es éste…  Y muy apreciado por mi Corazón. ¿Tenéis alguna otra cosa que preguntar? Hablad.

–           Señor, ayer y no sólo ayer, pensábamos que habías dicho: “Os sentaréis en doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel”. Pero ahora somos once…

–           Elegid al duodécimo. Es tarea tuya, Pedro.

–           ¿Mía? ¡Mía no, Señor! Indícalo Tú.

–           Yo elegí a mis Doce una vez y los formé. Luego elegí a su cabeza. Luego les di la Gracia e infundí en ellos el Espíritu Santo. Ahora es tarea suya andar, porque ya no son lactantes incapaces de caminar.

cena

Pedro pide:

–           Pero dinos, al menos, dónde debemos poner nuestros ojos…

Jesús señala a los setenta y dos que están en círculo alrededor…

Y dice:

–           Mirad, ésta es la parte selecta del rebaño.

Ellos suplican:

–           Nosotros no, Señor.

–           Nosotros no.

–           El puesto del traidor nos da miedo.

–           Tomamos a Lázaro. ¿Quieres, Señor?

Jesús calla.

–          ¿José de Arimatea?

–          ¿Nicodemo?…

Jesús calla.

–           ¡Claro, Lázaro!

Jesús dice:

–           ¿Y al amigo perfecto queréis darle el lugar que vosotros no queréis?

Zelote dice:

–           Señor, quisiera decir algo

–           Habla.

jesus-raising-lazarus-carl-bloch

–           Lázaro, por amor a Ti estoy seguro de ello, tomaría incluso ese lugar y lo ocuparía de una manera tan perfecta, que haría olvidar de quién fue ese puesto. Pero por otros motivos, no me parece conveniente hacerlo. Las virtudes espirituales de Lázaro están en muchos de entre los humildes de tu rebaño.

Y creo que sería mejor dar a éstos la prioridad, para que los fieles no digan que se buscó sólo el poder y las riquezas, cosa de fariseos, en vez de la virtud a secas.

–           Bien has hablado, Simón. Y más aún considerando que has hablado con justicia sin que la amistad con Lázaro te pusiera obstáculos.

–           Pues hacemos a Marziam el apóstol duodécimo. Es ya un jovencito.

Marziam contesta:

–           Yo para borrar ese vacío horrendo, aceptaría; pero no soy digno. ¿Cómo podría hablar yo siendo sólo un jovencito, a un adulto? Señor, di si no tengo razón.

–           Tienes razón. De todas formas, no tengáis prisa. Llegará el momento y os asombraréis entonces de tener todos, un pensamiento común. Orad, mientras tanto Yo me marcho. Retiraos en oración. Me despido de vosotros por ahora. Y esmeraos en estar todos para el decimocuarto de Ziv en Bethania.

Jesús se levanta. Y todos se arrodillan, se postran rostro en tierra, entre la hierba. Los bendice.

Entonces la luz, servidora suya que lo anuncia y precede cuando viene y lo envuelve cuando se marcha, lo abraza y oculta absorbiéndolo una vez más.

jesus

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

2.- EL JURAMENTO


1JERUSALEN

Los apóstoles avanzan a través de las calles de Jerusalén. El sol en su zenit la ha convertido en un desierto, porque da la impresión de que la tierra arde como un horno y se levanta un calor tan ardiente, que quema hasta los pulmones al respirar. Cuando llegan al otro lado de la muralla, se acercan al Cedrón y entran en sus aguas.

Beben y mojan sus mantos y capuchas, en un vano intento por refrescarse. Se quitan las sandalias  y entran en el agua, pero no es más que un alivio transitorio. El agua está tan caliente, como si la hubieran puesto en el fogón.

Luego empiezan a subir al Gólgotha donde el implacable sol ha quemado hasta los últimos vestigios de la hierba que había, hace tan solo quince días.  El único que ha subido al monte Calvario es el más joven y…

Juan pregunta:

–           ¿Queréis recorrer el camino largo o el corto?

Excepto Zelote y Santiago de Alfeo, todos los demás…

Acalorados y jadeantes protestan:

–           ¡El más corto!

–           ¡El más corto!

–           ¡Pronto!

–           ¡Aquí se muere uno de calor!

Juan dice:

–           Bien. ¡Sigamos!

Las piedras del camino están que arden… Y después de algunos metros, empiezan las objeciones…

–           ¡No se puede caminar aquí!

–           ¡No!

–           ¡No se puede!

Juan empezó a llorar desde que empezaron a subir. Se detiene…

Y dice sollozando:

–           Y sin embargo el Señor subió cargando la cruz, hasta allí donde están aquel montón de zarzas… ¡Y venía herido!  Y…  ¡Torturado después de la Flagelación!

3camino al calvario

Los apóstoles se paralizan. Piensan… Deciden continuar. Pero luego caen en tierra, desvanecidos y jadeantes. Los mojados capuchos ya se secaron y en cambio sus vestidos, están empapados por el sudor.

Bartolomé, jadeando dice:

–           ¡El camino es muy pendiente y muy abrasador!

Mateo, coloradísimo confirma:

–           Sí. Demasiado.

Juan los incita:

–           En cuanto al sol, siempre será el mismo. –Extiende el brazo señalando- Tomemos aquel otro sendero que es más largo, pero menos fatigoso. Longinos lo escogió para que el Señor pudiera subir. ¿Veis aquella piedra de allá?… Allí cayó el Señor… Es dónde está aquel recodo, antes de que la pendiente se haga más áspera… Nosotros estábamos en la parte norte. Y los que lo vimos, pensamos que había muerto…

SEGUNDA CAIDA

No se movía para nada. ¡Oh! ¡El grito de su Madre, todavía me parece oírlo! ¡Jamás olvidaré ese grito! Nunca olvidaré uno sólo de sus gemidos… Hay cosas que hacen envejecer a uno en una hora. Y le hacen sufrir todo el dolor del mundo. ¡Ea! ¡Seguid! ¡El Señor se detuvo menos que vosotros!

Se levantan atolondrados y lo siguen hasta el cruce con el sendero que en forma de espiral, rodea el calvario…

Definitivamente es menos áspero… Pero, ¡Qué sol! Y el calor es más fuerte, porque reverbera mucho más la parte lateral del monte.

Golgotha_and_the_Holy_Sepulchre,_Seen_from_the_Walls_of_the_Judicial_Gate_-_James_Tissot

Todos se lamentan y refunfuñan dentro de sí:

–           ¿Por qué debemos de subir a esta hora?

–           ¿No podíamos venir al amanecer, cuando apenas hay luz para que viéramos dónde pisar?

–           Estábamos fuera de los muros y podíamos venir sin esperar a que abriesen las puertas.

Son hombres todavía muy humanos, después de la Tragedia del Viernes Santo; que es tragedia de la humanidad orgullosa y cobarde. Todavía no reflexionan en la Tragedia de Jesús que fue siempre heroica; siempre victoriosa aun en su muerte.

Ellos, humanos como antes, cuando se embriagaban con los gritos de los hosannas de las multitudes y se enorgullecían pensando en las fiestas y en los fastuosos banquetes en la casa de Lázaro… Sordos, ciegos y atontados a todas las señales y advertencias, de la Tempestad que se aproximaba…

z_03estacion

Santiago de Alfeo y Zelote lloran en silencio.

Después de las últimas palabras de Juan, Andrés no se lamenta más.

Y como si fuera el sabio consejero hermano…

Juan dice:

–           Es la hora en que Él subió… Había caminado desde que fue aprehendido… Y desde que salió de la casa de Annás a la de Caifás; del palacio de Herodes al de Pilatos… Torturado  y herido… ¡Puedo decir que desde que salió del Cenáculo, no tuvo descanso alguno! ¡Y qué calor hacía aquel día! Se sentía el bochorno de tempestad… ¡Él moría de fiebre! Nique dice que cuando tocó su Rostro con el lienzo de lino, le pareció que tocaba fuego.

4consuelo

Por aquí fue donde estaban las mujeres… Nosotros que estábamos de aquel lado, no vimos cuando se encontraron… Pero como me dijeron Nique y las demás… ¡Ea! ¡Sigamos hacia arriba! Pensad que Claudia y las romanas acostumbradas a la litera; recorrieron a pie este mismo sendero bajo el sol, desde la hora tercia que fue cuando lo condenaron… ¡Oh! ¡Siguieron adelante y mandaron a sus esclavos a dar aviso a las demás, que por algún motivo se habían rezagado!…

Los cansados y acalorados apóstoles continúan. Pero caminan cada vez más despacio… ¡Es un verdadero martirio el camino! Y sienten que se van a desvanecer…

Pedro grita:

–           Si Él no obra un milagro, caeremos bajo el sol.

Mateo confirma:

–           Es verdad. Siento como si el corazón se me fuese a salir.

Bartolomé no habla, pero camina como si estuviese ebrio.

Juan lo toma por el brazo, lo levanta y  lo ayuda, como hiciera con la Virgen el Viernes Santo. Y…

1 Golgotha

Juan lo consuela:

–           Dentro de poco habrá un poco de sombra. A donde llevé a su Madre, allí descansaremos…

Continúan cada vez más despacio. Llegan al peñasco donde estuvo María…  Hay un poco de sombra, pero el aire no se mueve y se respira ardiente, quemando la garganta y los pulmones, como si fuese plomo derretido…

Tomás gime:

–           Si hubiese al menos algún ramito de anís, una hoja de menta, una ¡Una hierba!… Mi boca parece pergamino sobre el fuego… ¡No más!… –Y las venas del cuello las trae hinchadas, igual que las de la frente.

Santiago de Zebedeo dice:

–           ¡Daría lo que me queda de vida por una gota de agua!

Camino-del-Calvario-Golgota-Simon-of-Cyrene

Judas Tadeo prorrumpe en llanto y grita:

–           ¡Pobre hermano mío, cuánto sufriste! Había dicho… Había dicho… ¿Lo recordáis? Que moría de sed… ¡Ahora comprendo! Porque no había comprendido el alcance de sus palabras… ¡Moría de sed! Y no hubo quién se la mitigara, cuando podía haber bebido algo… Y además de eso: ¡La fiebre y el sol!

Andrés dice:

–           Juana había traído algo en una jarra, para darle fuerzas…

Juan exclama:

–           ¡Pero ya no podía beber! No podía hablar más… Cuando se encontró con su Madre allá, a diez pasos de nosotros, sólo pudo decir: “¡MAMÁ!” Y ni siquiera pudo darle un beso. Y eso que simón de Cirene lo había dejado libre de la cruz. Tenía los labios duros por los golpes y quemados…  Yo pude verlo desde las filas de los legionarios, porque no pude pasar hasta aquí… ¡Hubiera tomado su cruz, si me hubiesen dejado pasar! Pero desconfiaron de mí y de la multitud que nos quería lapidar…

Caida en el camino del Calvario - Giandomenico Tiepolo - 1772

No podía hablar… Ni beber… Ni besar… No podía ni siquiera mirar con sus ojos cerrados bajo los coágulos de sangre que bajaban de su frente… Su vestido en la rodilla estaba roto. Se le veía abierta y sangrando. Tenía las manos hinchadas y heridas… Tenía herido el mentón y una mejilla… La cruz le había hecho una llaga en la espalda, que ya le habían abierto los golpes del flagelo… Tenía heridas en la cintura, que le habían hecho las cuerdas… Traía los cabellos chorreando sangre por las espinas… traía…

Incapaz de soportar más, Pedro grita como si lo atormentasen:

–           ¡Cállate! ¡Cállate! ¡No podemos oírte! ¡Cállate! ¡Te lo pido y te lo mando!

Juan contesta:

–              ¡No me queréis oir! ¡No podéis! Pero yo tuve que ver y oir todo en medio de sus congojas. ¿Y su Madre? ¿Y su Madre qué no habrá sufrido?

martirio

Todos bajan su cabeza, sollozando… Y continúan caminando. Ya no se lamentan. Y lloran al pensar en los dolores de Jesús…

Llegan a la cima. La primera plazoleta parece una parrilla de fuego… Y con el reverbero, todo parece danzar, como se ve en los desiertos…

Juan reanuda su relato:

–           Venid. Subamos por acá. Por aquí nos hizo pasar Octavio. Pensaba que yo era hijo de María. Las mujeres estuvieron allí y los pastores allá.-Va señalando cada lugar- En aquel lado estaban los judíos. Y la plebe cubría todo aquello, hasta llegar al valle y la calle. También estaban sobre las murallas; sobre las terrazas cercanas y hasta donde ya no podía distinguirse. Lo vi desde que el sol empezó a nublarse. Primero estaba como ahora y no podía distinguir nada…

La fuerte luz hace que Jerusalén sea como un espejismo que se mueve allá abajo y es como un sutil velo la difuminara…

_Reconstruction_of_Golgotha_and_the_Holy_Sepulchre,_Seen_from_the_Walls_of_Herod's_Palace_-_James_Tissot

Juan agrega:

–           Allá se ven los restos ennegrecidos de las casas que destruyeron los rayos… Las casas de los más culpables… ¡Ved!…

Juan mide los pasos y reconstruye la escena… Relata todo lo que sucedió en la crucifixión y cuando finaliza, se arrodilla y adora…

Todos caen de bruces, besando aquel polvo que ahora bañan con sus lágrimas…

Juan continúa con los detalles que narra en su Evangelio y cuando dice de su Agonía:

–           … Con el alma en los umbrales de la muerte por el dolor y su resignación y abandono en Dios. De su horrible y última convulsión que fue acompañada por el grito que hizo estremecer al mundo. Y el grito de María cuando lo vio muerto…

Pedro grita como si la lanza también a él lo atravesara.

credo de los apostoles

Y junto con él, todos los demás suplican:

–           ¡Cállate! ¡Cállate! ¡Oh! ¡Cállate!

Juan contesta:

–           No tengo más que añadir. El Sacrificio había terminado… ¡Nuestra congoja! ¿Merece acaso compasión?… Con todas nuestras fuerzas huimos del dolor, de la fatiga, del sufrimiento, del abandono… Dejándolo todo a Él. En realidad que somos discípulos indignos. Que lo amamos por el gozo de ser amados; por el orgullo de ser grandes en su Reino; pero que no lo supimos amar cuando sufrió…

Ahora no debe repetirse. No más… Esto es un altar y aquí debemos jurar ante el Cielo y la Tierra: que no sucederá más. Que ahora a Él se le dé la alegria y a nosotros la Cruz.

JURÉMOSLO. De esta forma nuestras almas encontrarán la calma. Aquí murió Jesús de Nazareth, el Mesías, el Señor; para ser el Salvador y Redentor. Que aquí muera el hombre que somos y se levante el verdadero discípulo. ¡Levantaos! Juremos en el Santo Nombre de Jesucristo; de que queremos abrazar su Doctrina, hasta poder morir por la Redención del Mundo.

2(Consummatum_Est)_-_James_Tissot

Juan parece un serafín. Mientras hablaba se le ha caído el capucho y su rubia cabellera resplandece al sol. Se ha subido sobre las piedras que sirvieron para apuntalar las cruces de los ladrones y de manera inconsciente ha tomado la actitud de Jesús cuando enseñaba con los brazos abiertos y sobre todo, cuando estaba en la cruz.

Los otros lo miran asombrados… Es bello, entusiasta, el más joven de todos y sin embargo espiritualmente, el Calvario lo ha vuelto el más maduro…

Todos lo comprenden y gritan:

–           ¡¡¡LO JURAMOS!!!

–           Pidamos ahora al Padre que de valor a nuestros juramentos: “Padre Nuestro…”

Las once voces de los apóstoles, conforme van cantando, van adquiriendo seguridad.

-golgotha-with-three-crosses

Pedro se golpea el pecho cuando dicen:

–           “Perdónanos nuestras ofensas…”

Y todos se arrodillan cuando hacen la última súplica:

–           “Líbranos del Mal”

Y se quedan así, inclinados, meditando…

De repente Jesús aparece en medio de ellos. Resplandece de Amor en medio de la fuerte luz meridiana. Y…

Jesús dice:

–           Quien permanece en Mí, el Maligno no le hará ningún daño. En verdad os digo que los que estén unidos a Mí, en servir al Altísimo Creador que desea que todos los hombres se salven; podrán arrojar demonios; hacer que no hagan ningún daño los reptiles y los venenos; pasar entre fieras y llamas sin que les pase nada; hasta tanto Dios quiera que estén en la tierra para servirle.

daniel y el horno de fuego

DANIEL EN EL HORNO DE FUEGO

Sin dejar su posición de arrodillados, con las cabezas inclinadas en profunda adoración…

Los once apóstoles preguntan:

–           ¿Cuándo llegaste Señor?

Jesús contesta:

–           Vuestro juramento me llamó. Y ahora qué los pies de mis apóstoles han pisado este suelo, bajad prontos a la ciudad, al Cenáculo. Por la noche partirán las mujeres de Galilea con mi Madre- Se vuelve hacia zelote y agrega- Tú y Juan iréis con ellas.  Nos reuniremos todos en Galilea, en el monte Tabor.

Pedro pregunta:

–           ¿Cuándo señor?

–           Juan lo sabrá y os lo dirá.

Todos suplican:

–           ¿Nos dejas Señor?

–           ¿No nos bendices?

–           Tenemos mucha necesidad de tu bendición.

Jesús ordena:

–           Aquí y en el Cenáculo os la daré. ¡Postraos!

Los bendice y el fulgor del sol lo envuelve, como en la Transfiguración… Sólo que aquí lo esconde. Y ya no se ve más que la tierra que arde y el sol que quema…

transfiguracion

Ellos suspiran y dicen con tristeza:

–           ¡Levantémonos y vayámonos!

–           Ya se fue…

–           Cada vez está menos tiempo con nosotros…

Tadeo pregunta a su hermano Santiago:

–           Pero hoy estuvo más contento que ayer noche. ¿No crees hermano?

Pedro contesta abrazando a Juan:

–           Lo llenó de alegría nuestro juramento. Que Dios te bendiga Juan, que hiciste que juráramos.

Empiezan a bajar y cuando llegan a la segunda plazoleta, encuentran a una mujer que viene por la parte abrupta del sendero y parece buscar algo…

Tomás, con su vozarrón, le pregunta:

–           Mujer, ¿Qué has perdido?

Ella llora bajo el velo y contesta:

–           Nada. Busco el lugar donde estuvo la Cruz del Señor. Un hermano mío está agonizando y el Buen Maestro ya no está sobre la tierra… ¡Los hombres le arrojaron fuera!

–           Ha Resucitado mujer. ¡Jesús está Vivo!

cristo_resucitado

–            Sé que vive porque es Dios y Dios nunca muere. Pero ya no vive entre nosotros. El mundo no lo quiso y él se ha ido. Los hombres lo rechazaron. Hasta sus discípulos lo abandonaron… Vine a buscar un poco de su Sangre. Tengo fe que curará a mi hermano, mejor que la imposición de manos de sus discípulos; porque no creo que puedan ya hacer prodigio alguno, después de que le fueron infieles.

Juan agrega:

–           Hace poco acaba de estar aquí el Señor, mujer. Ha resucitado en cuerpo y alma y todavía está entre nosotros. El perfume de su bendición, todavía está sobre nosotros. Mira, aquí estaba de pie…

Ella se inclina hasta el suelo mientras contesta:

–           No. Yo quiero una gotita de su sangre.  No estuve aquí y no conozco el lugar…

–           Aquí estuvo su Cruz. Yo sí estuve.

–           ¿Estuviste? ¿Eras amigo o verdugo? Dicen que uno de sus discípulos estuvo con Él. No quiero hablar con ninguno de los que lo crucificaron…

–           No fui uno de ellos, mujer. Mira… Aquí donde estuvo la Cruz, hay todavía tierra enrojecida con su Sangre. Fue tanta la que perdió, que penetró hondo. Ten. Que tu fe obtenga su premio…

golgotha

Juan ha excavado en el  lugar donde estuviera la Cruz de Jesús y saca un poco de tierra rojiza que la mujer pone en un pedazo de lino. Ella le da las gracias y se va feliz con su tesoro.

Ellos caminan detrás, bajando por la pendiente. Y aunque es más fácil bajar, el sol es abrasador y cuando llegan al pie del Gólgota, están acalorados y muertos de sed… Junto a riachuelo encuentran un  rebaño de ovejas y su pastor. El agua está turbia y no puede beberse. La sed es tal que Bartolomé se dirige hacia el pastor…

Le pregunta:

–           ¿Tienes un trago de agua en tu odre?

El pastor le mira con ojos duros y no responde.

Bartolomé insiste:

–           Entonces un poco de leche de tus ovejas. Te la pagamos.

El pastor responde con desprecio:

–           No doy leche ni agua a quienes abandonaron a su Maestro. Os he reconocido. Y no os vi cuando encontré a los que arrastraban al Maestro.  Para Él no hubo agua y tampoco para vosotros la habrá.

pastor

Silva a su perro, junta a sus ovejas  y se va hacia el bosque de olivos.

Los apóstoles lo miran irse… Están completamente abatidos…  

Atraviesan el puente y entran en la ciudad. Para colmo, en un cruce donde hay una fuente, se encuentran con un grupo de escribas y uno de ellos llama a la gente que está reunida allí…

Con un grito de escarnio y de burla:

–           ¡Vedlos ahí! ¡Ahí tenéis los restos del gran rey! Héroes imberbes. Los discípulos del seductor. ¡Que sobre ellos caiga el desprecio, la befa y la compasión que se experimenta por los locos!

Les sobreviene una lluvia de insultos… Y de blasfemias…

Y la multitud pregunta:

–           ¿Dónde estabais cuando moría?

–           ¿Estáis convencidos ahora de que era un falso profeta?

–           En vano lo habéis hurtado y escondido.

–           Sus ideas han muerto con Él.

–           El Nazareno ha muerto.

–           El Galileo fue fulminado por Yahvé.

–           Y vosotros con Él.

Alguien dice compasivo:

–           No los molestéis. Han recapacitado y se han arrepentido. Aunque tarde, pero siempre a tiempo para huir en el momento oportuno.

Las mujeres toman partido por los apóstoles.

escribas

Y los incansables escribas continúan:

–           Vosotros que dudáis todavía de nuestra justicia, que os sirva de guía el comportamiento de los seguidores más fieles del Nazareno.

–           Si fuera Dios, los hubiera fortificado.

–           Si ellos lo reconocieran como Mesías verdadero, no hubieran huido; pues hubieran pensado que ninguna fuerza humana podía prevalecer contra Él.

–           En vano robaron su cuerpo, después de atacar a los guardias que se habían dormido.

–           ¡Tomad las piedras!

–           ¡Oh, pueblo santo!

–           ¡Lapiden a estos fuera de los muros!

Esto es demasiado para el malparado valor de los apóstoles que se han pegado más hacia los muros, para no incitar a sus acusadores.  Pero ahora, más que la prudencia los invade el miedo y salen huyendo en dirección a la Puerta Judiciaria.

Los dos Santiagos, con Juan, Pedro y Zelote; con más calma y control de sí mismos, siguen a sus compañeros sin correr. Y los alcanzan las piedras y los excrementos que les arrojan los enfurecidos judíos.

Los guardias salen e impiden que se les persiga más allá de las murallas. Y ellos siguen corriendo hasta ir a refugiarse en el Huerto de José de Arimatea, donde está el santo sepulcro…

El lugar está tranquilo y silencioso y los árboles son un refugio verde, donde se detienen jadeantes a descansar…

Santo Sepulcro1

En el fondo trabaja un hortelano, ayudado por un joven. Cuando el hombre  los descubre detrás de la valla junto al pozo, les pregunta:

–           ¿Qué estáis haciendo aquí? José no quiere a nadie cerca de donde fue sepultado el Señor.

Juan se levanta y responde sin miedo:

–           Somos los apóstoles del Señor. Yo soy Juan. El Señor nos  dijo que fuéramos al Gólgotha y así lo hicimos. Luego nos ordenó que fuéramos a donde está su Madre, pero la gente nos ha perseguido. Entramos aquí para esperar el anochecer…

–           ¡Oh, estás herido! y… –Mira a todos los demás y exclama-  ¡Todos vosotros también! ¿Tenéis sed? También estáis fatigados. –Y ordena al joven que lo ayuda- Pronto, tú mete el cántaro. Dales de beber y lava esas lechugas… ¡Oh, que no tengo otra cosa que daros!

Los apóstoles protestan:

–           Debemos ir a donde el Señor. Dios te lo pague.

Beben y dejan que los cure. ¡Excelente puntería tienen los judíos! Todos traen chichones o heridas en la cabeza. Luego los conduce al otro extremo del huerto para salir por otra puerta.

Mientras caminan, el hombre dice:

–           ¡Eh! ¡Todos faltamos! También yo he tenido miedo. ¡Por causa de su Nombre, todos somos odiados! También José. Pero, ¡Qué importa! Dios está con nosotros. Las hienas incitan a la plebe…

hiena-sangre-boca

¡Están furiosos porque ha Resucitado! Ellos pagan bien a los que afirman que ustedes robaron el cuerpo, cuando estaba ya corrompido…

Cuando llegan a la Puerta de Sión, el hombre dice:

–           De allá podéis ir a casa. Está cerca.

Pedro dice:

–           Conocemos el camino. Que Dios esté contigo por tu bondad…

–           Para mí sois siempre los santos del Maestro. Hombres como yo. Sólo Él que era más que un Hombre, fue un Héroe al vencer el miedo. Sé comprender y compadecer. Os aseguro que vosotros que hoy sois débiles, mañana seréis fuertes con Él. La paz sea con vosotros.

Ellos le devuelven el saludo y se despiden. Corren ligeros hacia las calles que los llevarán al Cenáculo.

Pero los incidentes del día no han terminado.

Se cruzan con un grupo de legionarios que los ven y uno de ellos los señala a sus compañeros. Todos sueltan la carcajada.

Cuando los abatidos discípulos se ven obligados a pasar junto a ellos…

Uno de los soldados de la puerta los apostrofa:

–           ¡Ea! ¿No os ha lapidado el Calvario, ni la gente? ¡Por júpiter, os creía más valerosos! Que no tendríais miedo de nada, ni de nadie, porque estabais con Él. ¿Las piedras del monte nos os acusaron de que sois unos cobardes? ¿Tantas ganas teníais de subir allá? He visto siempre que los culpables huyen de los lugares que les recuerdan su crimen. Es indudable que Némesis los persigue. Tal vez os arrastró allá para haceros temblar de horror… Hoy… Porque en aquel día no quisisteis temblar de compasión.

legionarios-romanos

Una mujer con cara de libertina, se asoma a la puerta y se carcajea.

Luego grita:

–           ¡Mujeres hebreas, ved lo que parís! ¡Cobardes y perjuros es lo que salen de sus madrigueras, cuando el peligro ha desaparecido! El vientre romano sí concibe héroes. Venid vosotros a beber a la salud, de la grandeza de Roma. Buen vino y hermosas mujeres… ¡Venid!

Y desaparece tras la puerta, seguida por los soldados…

Entre las hebreas, algunas los miran con compasión…

Una anciana se acerca y dice:

–           Se equivocaron. Pero todo un pueblo ha hecho lo mismo. – Se dirige a ellos y  los saluda. Y agrega- La paz sea con vosotros. Nosotras no olvidamos. Por favor decidnos: ¿Ha resucitado el Maestro?

Los apóstoles contestan:

–           Sí. Lo juramos.

–           Entonces no tengáis miedo. Él es Dios y Dios vencerá. La paz sea con vosotros hermanos. Pedid al Señor que perdone a este pueblo…

Pedro contesta:

–           Y vosotras rogad porque el pueblo nos perdone y olvide el escándalo que le dimos. Mujeres, yo Simón-Pedro os pido perdón- Y se echa a llorar amargamente.

–           No te preocupes. Somos madres y esposas. Tu pecado es el de nuestros hijos, hermanos y esposos.  Que de todos tenga piedad el Señor.

Los acompañan hasta la casa y llaman a la puerta.

Jesús la abre, llenando el espacio oscuro con su Persona Glorificada.

Y dice:

–           La paz sea con vosotras, mujeres compasivas.

jesus_resucitado

Ellas se quedan estupefactas hasta que la puerta vuelve a cerrarse detrás de los apóstoles y del Señor.

Entonces se desata la algarabía y el júbilo.

Dicen:

–           ¿Lo vieron?  ¡Era Él!

–           ¡Hermoso! Más que antes.

–           ¡Y Vivo! No es un fantasma…

–           Un Verdadero Hombre. ¡Su Voz! ¡Su sonrisa!

–           Movía las manos. ¿Vieron qué rojas sus heridas?

–           ¡Yo vi cómo latía su pecho…!

–           ¡Ah! ¡Qué no nos vuelvan a decir que no es verdad…!

–           ¡Vamos a decirlo a todos!

El grupo se aleja comentando.

Mientras tanto dentro de la casa del Cenáculo, Jesús está con sus apóstoles que se sientan cansados y en silencio. Más que cansados, están muy afligidos…

Él los mira sonriente y les dice con dulzura:

–           Os tardasteis.

Silencio.

–           ¿No me contáis algo? Hablad. Soy siempre Jesús. ¿Ya se acabó el entusiasmo del día?

CristoResucitado

Pedro cae de rodillas y grita:

–           ¡Oh, Maestro! ¡Oh, Señor! No se ha acabado nuestro entusiasmo, pero nos mata comprobar el daño que hemos hecho a tu Doctrina. ¡Estamos aplastados!

Jesús declara:

–           Muere el orgullo. Nace la humildad. Surge el conocimiento. Crece el amor. No temáis. Ahora os estáis convirtiendo en Apóstoles.  Esto es lo que quería.

Todos están angustiados:

–           ¡No podremos nunca hacer algo!

–           El pueblo nos befa y tiene razón.

–           Hemos destruido tu Obra.

–           Destruida tu Iglesia.

Jesús guarda una calma solemne.

Y dice:

–           ¡Calma! ¡Calma! ¡Ni siquiera el Infierno destruirá mi Iglesia! Vosotros lo haréis bien, porque con humildad reconocéis lo que sois. Porque ahora sois sabios con una gran sabiduría: La de saber que cada acción tiene repercusiones muy extensas. A veces incalculables. Y que quien está arriba tiene la obligación de ser más perfecto que los de abajo.

¡Jesús resucitado!

¿Veis que lo que realiza un simple fiel, es diferente cuando lo realiza un sacerdote? Vuestro futuro borrará vuestro pasado. No os dije nada en el Gólgota, pero dejé que el mundo hablase. Os consuelo. No lloréis. Descansad y dejad que os cure. Así.

Les toca levemente las heridas.

Tadeo dice en voz baja:

–           Señor, el mundo no cree que hayas resucitado.

Jesús dice:

–           Convenceré al mundo. Os ayudaré a vencerlo.  Permanecedme fieles. No os pido más. Bendecid a los que os humillan porque os santifican. Sed paternales con todos los creyentes.  En el porvenir haced el Camino al Calvario, meditando y haciendo meditar. Por esto os he salvado, no para la gloria presente…

Los apóstoles se sienten temblorosos, porque están junto al Santo de los santos…

1jresucitó

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

1.- APÓSTOLES DE LOS ULTIMOS TIEMPOS


aparicioncenaculo

Los apóstoles están reunidos en el Cenáculo, alrededor de la mesa donde se celebró la Pascua. Están sentados alrededor de Jesús igual que la noche del Jueves, cuando instituyó la Eucaristía. La única diferencia es que ahora es Tomás el que está sentado enseguida de Juan.

Jesús dice:

–           Comed amigos.

Pero nadie tiene hambre. Rebosan de alegría… La alegría de contemplarlo…

Jesús distribuye los quesos, la miel y los alimentos ofreciendo, dando gracias y bendiciendo; como lo ha hecho siempre. Echa vino en las copas y lo da a sus amigos. Y cena con ellos, comiendo y bebiendo parcamente, como es su costumbre…

Juan, como lo hace siempre; apoya su cabeza sobre la espalda de Jesús.

El Maestro lo atrae sobre su pecho y en esta posición, empieza a hablar:

–           Vosotros habéis estado conmigo en mis pruebas… Y lo estaréis también en mi gloria. No bajéis la cabeza. La noche del Domingo, cuando me aparecí a vosotros por vez primera después de mi Resurrección, os he infundido el Espíritu santo… –Mirando a Tomás, agrega- Que también sobre ti que no estabas presente, descienda…

ESPRIT~1

Y mirándolos a todos continúa:

–           ¿No sabéis que la infusión del Espíritu Santo es como un bautismo de fuego, porque el Espíritu es Amor y el amor borra las culpas? El pecado que cometisteis cuando me abandonasteis, os está perdonado.

Y al decir esto, Jesús besa la cabeza de Juan que no lo abandonó.

Juan llora de alegría.

Jesús prosigue:

–           Os he dado el poder para perdonar los pecados; pero no se puede dar lo que no se tiene. Debéis convenceros de que este poder lo tengo completo y lo empleo en favor vuestro, que debéis estar limpios en tal forma; que podáis limpiar a quién sucio del pecado, venga a vosotros… Amigos, pensad en vuestra dignidad de sacerdotes.

penitencia

Yo estuve entre los hombres para juzgar y perdonar. Ahora regreso donde el Padre. Regreso a mi Reino. La facultad de juzgar la tengo en mis manos, pues el Padre me la ha conferido. Todos los hombres, cuando hayan abandonado su cuerpo mortal vendrán a Mí y Yo los juzgaré por primera vez en su juicio particular… Después, habrá el Juicio Universal y la raza humana retomará su vestido de carne, para separarse en dos partes: Los corderos con su Pastor y los machos cabríos, con el que los atormentará eternamente…

Pero, ¿Cuántos hombres habría con su Pastor si después del Bautismo no haya quién los perdonase en mi Nombre? Por esto he creado sacerdotes: para salvar a los que salvé por mi Sangre, que es salvadora. Los hombres siguen cayendo en la muerte, una y otra vez y es necesario que con vuestra potestad, los lavéis siempre en mi Sangre, setenta veces siete; para que no sean presa de la muerte. Vosotros y vuestros sucesores lo haréis, por esto os absuelvo de todos vuestros pecados… El vuestro es un gran ministerio: juzgar y absolver en mi Nombre.

confesion 4

Cuando consagraréis para vosotros el pan y el vino y hagáis que se conviertan en mi Cuerpo y en mi Sangre, realizaréis una cosa sublime y sobrenatural. Para realizarla dignamente debéis ser puros; porque tocaréis a Aquel que es  la Pureza y os alimentaréis de la Carne de un Dios.

Puros de corazón, de inteligencia, de cuerpo y de lengua debéis ser. Porque con el corazón amaréis la Eucaristía y no deben mezclarse con este amor celestial, amores profanos que sería un sacrilegio.

Puros de mente, porque debéis creer y comprender este Misterio de Amor y la impureza de pensamiento, mata la Fe y la inteligencia. Puros de cuerpo, porque a vuestro pecho bajará el Verbo, así como descendió al seno de María por obra del Amor. Tenéis ante vosotros el ejemplo vivo de como debe ser el pecho que acoge al Verbo que se hace carne. El ejemplo es la Mujer sin la culpa de origen y sin culpa personal…

sacramento

¡Oh, amados míos! Amigos que mando sobre los caminos del mundo, para continuar la obra que he empezado y que continuará mientras permanezcan los siglos… Recordad estas palabras mías. Os las digo para que las repitáis a los que consagraréis al ministerio, para el que os he consagrado.

Veo… Miro en los siglos. El tiempo y las multitudes infinitas de hombres que están ante Mí… Veo calamidades, guerras, paces mentirosas y hecatombes humanas. Odio, robos, sensualidad y orgullo. De vez en cuando un oasis: un período en que se vuelve a la cruz. Como un obelisco que señala una senda entre la seca arena del desierto.

Mi Cruz será levantada con amor, después que el veneno del Mal haya inyectado a los hombres con su rabia… Veo a hombres, mujeres, ancianos, niños, guerreros, estudiosos, doctores, campesinos… Todos vienen y pasan con su fardo de esperanzas y dolores. Veo que muchos vacilan, porque el dolor es demasiado y la esperanza ha sido la primera en caer hecha pedazos, al dar contra el suelo… Al sentirse pisoteados y abandonados… Al sentirse morir, porque la caridad se ha enfriado y es demasiada la maldad, llegan a odiar y maldecir…

bs

Pobres hijos! Entre todos éstos heridos por la vida y que caen abrumados por la desolación más dolorosa;  mi amor esparcirá intencionalmente samaritanos piadosos, que serán cómo faros en la noche, para que los débiles encuentren ayuda y consuelo. Mis profetas benditos cuya luz hará que se vuelva a oir la Voz que dice: ‘Espera. No estás solo. Sobre ti está Dios. Contigo está Jesús que está Vivo y Resucitado…’

ENOCH

ENOCH

¡Mis Apóstoles de los Últimos Tiempos!…

vassula

vassula

¡Mis profetas benditos que serán lapidados por la Jerarquía de la Iglesia, que con el Racionalismo habrá perdido la Fe!

Conchiglia de la Santísima Trinidad

Conchiglia de la Santísima Trinidad

Pero que aunque sean tratados como Jerusalén trató a sus antecesores y a Mí, serán antorchas ardientes de amor, de fuego y de luz…

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Continuadores vuestros que serán caridades activas, para que mis pobres hijos no mueran en sus almas y continúen creyendo en Mí que soy Caridad, al ver en mis ministros mi reflejo.

Pero, ¡Oh Dolor que hace que vuelva a sangrar la herida de mi Corazón, cómo cuando fue abierto en el Gólgotha! ¿Qué están viendo mis ojos divinos?…  ¿No hay acaso sacerdotes entre las multitudes infinitas y mi divina invitación ya no resuena en los corazones? ¿Ya no es capaz el corazón humano de oírla?

I€0

En el correr de los siglos habrá seminarios y en ellos levitas. De ellos saldrán sacerdotes, porque en su adolescencia mi invitación se hará oir con una voz celestial, en muchos corazones y ellos la seguirán. Pero con la juventud y la maduréz, oirán otras voces… Y la mía no se escuchará más.

Mi Voz que habla a través de los siglos a sus ministros, para que sean lo que vosotros sois ahora: Los apóstoles en la escuela de Jesús. El vestido lo siguen teniendo… Pero el sacerdote, ha muerto…

Durante el correr de los siglos, a muchos sucederá esto: Sombras inútiles y borrosas no serán fermento de masa; cuerda que jale; fuente que quite la sed; trigo que sacie el hambre; corazón que sepa compadecer; luz en las tinieblas; voz que repita lo que el Maestro le ordena… Sino que serán para la pobre raza humana un peso de escándalo, parásitos, putrefacción igual a los sepulcros blanqueados del Templo que Dios ha abandonado…

¡Horror! ¡En el futuro los más grandes Judas, los tendré entre mis sacerdotes!…

sacerdotes

A Jesús se le ha demudado el semblante, demostrando que aun siendo Verdadero Dios, continúa siendo Verdadero Hombre… Sus bellísimos ojos color zafiro, se inundan de lágrimas que bañan sus pálidas mejillas…

Los apóstoles lo miran pasmados y no saben que decir. Su corazón se angustia y no pueden consolarlo.

Jesús explica:

–           Amigos… Estoy en la Gloria y sin embargo lloro. Tengo compasión de estas multitudes infinitas… Greyes sin pastores… O con demasiado pocos. Siento una piedad infinita. Pues bien: Lo juro por mi Divinidad que les daré pan, agua, luz, voces, que los elegidos a esta Obra no quieren hacer. Repetiré en el correr de los siglos el milagro de los panes y los peces. Con unas pocas almas humildes y laicas, daré de comer a muchos y se saciarán.

LUZ DE MARIA

LUZ DE MARIA

Y habrá para todos, porque tengo compasión de este pueblo y no quiero que perezca.

                        Benditos los que merecerán ser tales; porque lo habrán merecido con su amor y su sacrificio.

PADRE WILSON SALAZAR

PADRE WILSON SALAZAR

Y tres veces benditos los sacerdotes que permanecerán apóstoles: pan, agua, luz, voz, descanso y medicina de mis pobres hijos. Resplandecerán en el Cielo con una luz muy especial. Os lo juro Yo, que soy la Verdad.

PADRE KELLY

PADRE KELLY

Levantémonos amigos y venid conmigo para que os enseñe una vez más, cómo orar. La Oración es la que alimenta las fuerzas del apóstol, porque lo une con Dios.

Jesús se pone de pie y se dirige a la escalerilla que está a la puerta del Cenáculo…

Los apóstoles se ponen sus mantos y preguntan perplejos:

–        ¿A dónde vamos Señor?

Pero cuando llegan al corredor que hace de vestíbulo, Jesús ha desaparecido…

La casa está silenciosa y desierta y todas las puertas están cerradas.

antiguas-calles-de-jerusalen-el-metro-de-edad

Salen hacia la calle. La mayoría de los habitantes de Jerusalén están reunidos en sus casas para la cena y la ciudad muestra sus calles vacías. Todos los forasteros se han ido, aterrorizados con los terremotos… Unos con el del Viernes y los valientes que se quedaron, con el del amanecer del Domingo.

La tarde está cayendo y pronto anochecerá. Se alejan mientras comentan…

Andrés dice:

–        Estoy pensando en los enfermos. ¿Recuerdan a la mujer de ayer, que estaba desesperada?

Todos se miran mutuamente y dicen:

–        Si… Ninguno de nosotros se sintió capáz de imponerle las manos.

Tomás dice a Juan:

–        Tú podías haberlo hecho. Tú no huiste ni lo negaste. Y tampoco has sido incrédulo…

Juan inclina la rubia cabeza y confiesa:

–        También yo pequé contra el amor, igual que ustedes. Cerca del arco de la casa de Josué, aprisioné por el cuello a Elquías y estuve a punto de estrangularlo, porque ofendió a la Virgen. Y también… He odiado y maldecido a Judas de Keriot…

Pedro contesta aterrorizado:

–        ¡Cállate! No pronuncies ese nombre. Es de un demonio y me parece que lo estuviéramos invocando… Que no estuviera en el Infierno y que ande entre nosotros, para hacernos pecar otra vez.

Infierno-3

Andrés dice:

–        ¡Oh! Con todo lo que ha pasado, él está refundido en los Infiernos… Pero aunque estuviese aquí, su poder ya se acabó. Tuvo todo para haber podido ser un ángel y eligió ser un demonio. Y Jesús ha vencido a Satanás.

–        Así será… Pero es mejor no nombrarlo. Tengo miedo. Ahora comprendo cuán débil soy. Pero tú Juan, no te sientas culpable. Todos los hombres maldecirán al que entregó al Maestro… –Y Pedro se estremece.

Tadeo que jamás pudo aceptar a Iscariote, exclama:

–        ¡Y con mucha razón!

Juan dice:

–        No. María ha dicho que le basta el juicio de Dios y que debemos fomentar un solo sentimiento: el de agradecimiento de no haber sido nosotros los traidores. Y si Ella no maldice… Ella, la Madre que vio los tormentos de su Hijo, ¿Debemos hacerlo nosotros? Mejor olvidémoslo…

maria en el calvario

Santiago su hermano contesta:

–        ¡Seríamos unos tontos!

–        Y sin embargo es la palabra del Maestro, por los pecados de Judas… –Juan dice esto, se calla y suspira…

Varios le dicen al mismo tiempo:

–        ¿Qué cosa?

–        ¿Hay otros?

–        Tú sabes…

–        ¡Habla!…

Juan dice:

–        He prometido olvidar y me esfuerzo en hacerlo. Respecto a Elquías, lo que hice no estuvo bien… Pero aquel día cada uno de nosotros tenía su ángel y su demonio… Y no siempre escuché al ángel de la luz…

deslave

Zelote informa:

–        ¿Sabéis que Nahúm está paralítico y que su hijo Annás fue aplastado por una pared de su palacio, que se derrumbó con el terremoto y el deslave del monte? Lo encontraron porque ya apestaba… Nahúm estaba con otros de su calaña y fue golpeado con una piedra que se desprendió y le pegó en el cuello. Sólo tiene una mano sana y con ella agarró por la garganta a Caifás, cuando fue a visitarlo y le gritaba: ‘¡Por tu culpa! ¡Por tu culpa!’  Tampoco comprende nada y parece una bestia… Babea, aulla y se la pasa maldiciendo. Si no hubieran acudido los siervos, quién sabe que hubiera sido del Pontífice…

Los demás lo miran asombrados y preguntan:

–        ¿Y tú cómo lo supiste, Simón?

Zelote responde lacónico:

–        Ayer vi a José de Arimatea.

Han llegado al puentecillo del Hebrón? y se detienen…

Pensativos, miran el suelo y las casas.

Andrés palidece y señala una casa que en lo blanco de la pared, tiene una gran mancha rojiza…

El apóstol más tímido, exclama:

–           ¡Es sangre! Sangre del Maestro tal vez… ¿Había empezado aquí a perder sangre? ¡Oh! Por favor decídmelo…

_Christ_On_The_Road_To_Calvary_f

Santiago de Alfeo responde desconsolado:

–           Y ¿Qué quieres que te digamos, si ninguno de nosotros lo siguió?

Santiago de Zebedeo responde:

–           No inmediatamente. Mi hermano Juan me ha dicho que lo siguieron desde  la casa de Malaquías… Aquí no estuvo ninguno de nosotros…

Todos miran la mancha como si estuvieran hipnotizados.

Tomás observa:

–           Ni siquiera la lluvia la ha lavado. Tampoco el granizo que cayó tan fuerte en estos días, la ha arrancado… Si estuviese seguro de que es sangre suya, la quitaría de allí…

Mateo propone:

–           Preguntémosle a los de la casa… Tal vez ellos sepan.

–           No. Nos podrían reconocer por sus apóstoles. Pueden ser enemigos del Mesías y…

Santiago de Alfeo da un gran suspiro y dice:

–           Nosotros todavía somos unos cobardes…

Todos estan mirando fijamente, la pared que los acusa…

mujer-pozo

Y pasa una mujer que viene de la fuente con sus cántaros…

Los mira atentamente y les grita:

–           ¿Estáis viendo esa mancha sobre la pared? ¿Sois discipulos del Maestro? Me parece que lo sois… porque el miedo se dibuja en vuestras caras. Aunque no os vi detrás del Señor cuando pasó por aquí… Cuando lo llevaban a la muerte… Lo que me hace pensar que un discípulo que sigue al Maestro cuando todo va bien y que se gloría de ello… Que está dispuesto a dejar todo por seguir al Maestro… Debe también seguirlo cuando le va mal… Yo no os ví…  ¡NO!…

jesus-maria-calvario

Y si no os vi, señal es de que yo; una mujer de Sidón… Fui detrás de Aquel a Quien sus discípulos no siguieron… Él me hizo un gran favor… Vosotros… ¿Vosotros no recibisteis nada de Él? Me extraña. Porque hacía el bien a gentiles y samaritanos. A pecadores y aún a ladrones, al darles la Vida Eterna. ¿No os amaba acaso?…

Entonces es señal de que sois peores que los escorpiones y que las hienas apestosas; aún cuando creo verdaderamente que Él fue capáz de amar a las víboras y a los chacales, no por lo que son sino porque su Padre los creó…

samaritan%20woman%20at%20well

Lo que estáis viendo es sangre. Sangre de una mujer de la costa del gran mar. Una vez fueron tierras filisteas, cuyos habitantes son despreciados todavía por los hebreos… Y con todo, ella supo defender al Maestro, hasta que el marido la mató… Arrojándola con tanta fuerza, después de haberla golpeado, que hasta le abrió la cabeza… Se le salieron los sesos y quedó estampada con su sangre, sobre la pared de su casa donde ahora lloran sus hijos huérfanos… Pero había recibido un beneficio del Maestro… Le había sanado a su marido que moría de una enfermedad inmunda.

1Mater_Dolorosa

Sí… La mató el mismo marido que recibió el milagro del Maestro. Por este beneficio, amaba al Mesías. Y lo amó hasta morir por su causa…Cuando lo vió pasar torturado, cuando lo llevaban a la casa de Caifás. Lo precedió en el seno de Abraham…

También otra mujer que era madre, lavó el camino con la sangre de su vientre, que su perverso hijo le abrió por defender al Maestro. Y allá… –señala otra casa distante unos cincuenta metros- Una anciana murió de dolor cuando lo vió pasar herido a Él, que le había devuelto la vista a su hijo.

Mujer-cananea_02

También un anciano mendigo que salió en su defensa, murió porque recibió en su cabeza, la pedrada que estaba destinada a la cabeza herida de vuestro Señor.

Porque así lo considerabais, ¿No es verdad? Los valientes de un rey, mueren a su alrededor; pero ninguno de vosotros murió por Él. Estabais lejos de los que lo golpeaban…

¡AH! ¡Uno murió! Pero no de dolor, ni por haber defendido al Maestro. Primero lo vendió, luego lo señaló con un beso y finalmente se suicidó. Ya no le quedaba otra cosa que hacer para aumentar su iniquidad. Estaba completa como la de Belzebú. El mundo lo habría lapidado, para que la tierra se viese libre de él. Él lo sabía, Dios permitió su último crimen contra sí mismo, para que el mundo NO se manchase las manos con su sangre. Quiso que no hubiera verdugos que vengasen al Inocente…

Conforme habla, los ha estado mirando con un desprecio que va en aumento, Sus grandes ojos negros tienen la mirada como afilados cuchillos de obsidiana, con una dureza implacable, que deja al grupo congelado e incapaz de reaccionar.

Entre dientes, gruñe y escupe la última palabra:

–           ¡Bastardos!

La%20Samaritana%20web

Recoge sus cántaros y se va. Satisfecha de haber vomitado su desprecio contra los discípulos que abandonaron al Maestro…

Los apóstoles se quedan aniquilados. Con la cabeza agachada, los brazos caídos y sin fuerza… La verdad los aplasta. Meditan sobre la consecuencia de su cobardía. No articulan palabra. No se atreven a mirarse.

Ni siquiera Juan y Zelote, que fueron los únicos que no fueron cobardes y que comparten el dolor que sienten, al verse impotentes para curar la herida producida por las palabras de la airada mujer, en el corazón de sus compañeros.

La oscuridad los rodea. Una luna menguante ilumina apenas la noche y el silencio, es absoluto. Solo se escucha el murmullo del cercano Cedrón fluyendo con sus aguas cantarinas. Todos se sobresaltan cuando de repente…

Se escucha la dulce voz de Jesús que pregunta:

–           ¿Qué estáis haciendo aquí? Os estaba esperando a la entrada del Huerto de los Olivos…

Nadie contesta.

Jesús añade:

–           ¿Por qué estáis mirando cosas muertas, cuando os espera la Vida?

Jesús, que ha venido del Getsemaní en su busca se detiene a su lado y mira la mancha que mantiene como hipnotizados a los apóstoles y dice:

–           Esa mujer ya está en paz. Ha olvidado el dolor. ¿Qué no piensa en sus hijos? No. Lo hace mucho mejor. Los santificará, porque no pide otra cosa a Dios.

mujer-cananea

Jesús empieza a caminar y los apóstoles lo siguen en silencio. Después de caminar algunos metros, Jesús se vuelve y pregunta:

–           ¿Por qué decís dentro de vuestros corazones: “¿Por qué no pide que se convierta su marido? No es santa si lo odia…”  Yo os digo que no lo odia. Lo perdonó cuando la mataba. Alma que entra en el Reino de la Luz, ve con sabiduría y justicia. Y ella ve que su marido, ni se convertirá, ni será perdonado. Rechazará la salvación y Dios respetará su decisión. Vuelve ahora su plegaria en favor de quién puede conseguir el bien. Esa no es mi Sangre. Y sin embargo perdí mucha por este camino. Las pisadas de mis enemigos la han borrado, al mezclarse con el polvo y la suciedad. La lluvia la ha hecho desaparecer, pero hay algo que todavía puede verse… Porque manó tanto, que ni los pasos ni el agua la han borrado del todo. Caminaremos juntos y veréis mi Sangre derramada por vosotros…

Los apóstoles se preguntan mentalmente a sí mismos:

–           ¿A dónde?

–           ¿A dónde quiere ir?

–           ¿Al lugar donde oró?

–           ¿Al Pretorio?

–           ¿Al lugar donde la hierba está bañada con su Sangre?

Los apóstoles no han dicho una palabra…

Jesús que camina adelante como siempre, se voltea y dice:

–           Al Gólgota. Hay tanta, que el polvo se ha endurecido como si fuesen piedras. Y hay quienes ya se les han adelantado…

JESS%2~1

Bartolomé exclama alarmado:

–           ¡Es un lugar inmundo!

Jesús lo mira con una sonrisa compasiva y responde:

–           Cualquier lugar de Jerusalén después del horrible pecado, es ahora inmundo. Y sin embargo no os preocupáis de otra cosa, fuera del miedo que sentís por la gente…

–           Es que ahí siempre han muerto ladrones…

Jesús puntualiza:

–           He muerto Yo. Y para siempre lo he santificado En verdad te digo que hasta el fín de los siglos, no habrá lugar más Santo que ese… Y que a él vendrán de toda la tierra a besar su polvo. Y hay alguien que os ha precedido, sin temer las burlas y las amenazas. Sin temer a contaminarse. Y quién os precedió, tenía doble motivo para temer.

Pedro le pega levemente con el codo en las costillas a Juan… Y la reconocida señal es interpretada…

Juan pregunta:

–           ¿Quién fue Señor?

mredimida

Jesús contesta:

–           Magdalena. Así como recogió las flores que hollaron mis pies el domingo de Ramos y las repartió como un recuerdo de júbilo entre sus compañeras discípulas; asi subio ahora al Calvario y con sus manos ha excavado la tierra que se endureció con mi Sangre y la ha depositado en las manos de mi Madre.

No ha tenido miedo. Era conocida como la ‘pecadora’ y como la discípula. No tuvo miedo de contaminarse, porque adora esa Sangre que la ha redimido. Mi Sangre ha borrado todo. Santo es el suelo donde cayó. Mañana, antes de la hora sexta subiréis al Gólgota. Os alcanzaré. Pero quién quiera ver mi Sangre, ahí la tiene.-Y señala un balaustre del puente agregando- Aquí mi boca pegó y brotó sangre… De ella no habían brotado más que palabras santas y palabras de amor… ¿Por qué entonces fue golpeada? ¿Y no hubo nadie que la hubiera curado con un beso.

Los apóstoles se sienten aplastados.

Y Jesús los conduce hasta un portón nuevo que impide la entrada al huerto de los Olivos y que forma parte de una fuerte empalizada con estacas agudas, alta y con su nueva cerradura.

Jesús trae una llave de metal, nueva y resplandeciente…

Felipe le alumbra la noche cerrada, con una antorcha que ha encendido y el Maestro abre el cerrojo.

Los apóstoles miran sorprendidos la nueva construcción que impide la entrada al huerto…

Y comentan:

–           No estaba antes, ¿Por qué ahora?

–           Ciertamente Lázaro ya no quiere a nadie aquí.

–           Mira allá. Piedras, ladrillos y cal.

–           Ahora es de leños, mañana será una pared.

 19th-Century Print

Jesús dice:

–           Venid. No os ocupéis de cosas muertas, os lo digo… Ved. Aquí estuvisteis… Aquí me rodearon y aprehendieron. –Extiende su brazo y señala- De allí huisteis… Si hubiera estado esta valla entonces, no hubierais podido huir con tanta rapidez. Pero ¿Cómo iba a pensar Lázaro, que se moría de ansias por seguirme, qué ibais a huir? ¿Os hago sufrir? Primero sufrí Yo. Quiero borrar aquel dolor… ¡Bésame Pedro!

Pedro grita espantado:

–           ¡No Señor, no! ¿Repetir lo que hizo Judas aquí, a la misma hora? ¡No!

Jesús insiste:

–           Bésame. Tengo necesidad de qué hagáis con amor sincero, lo que Judas no hizo. Después seréis felices. Acércate Pedro. Bésame.

Pedro no solo lo besa. Con sus lágrimas lava la mejilla del Señor. Se retira cubriéndose la cara con sus manos temblorosas y se sienta en el suelo para llorar.

Los demás, uno tras otro lo besan en el mismo lugar. Y todos terminan llorando de dolor y arrepentimiento.

Luego Jesús dice:

–           Os retiré de Mí aquella noche, después de que os robustecí con mi Cuerpo y con mi Sangre y pocas horas después caísteis. Recordad siempre cuán débiles fuisteis y que sin la ayuda de Dios no podríais permanecer en la justicia, ni siquiera una hora.

beso

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

26.- EL PREDILECTO


Al día siguiente, en una fría mañana invernal, sobre el improvisado púlpito del establo, Jesús va a predicar a la multitud…

Y Pedro lo hace que se incline y le dice en voz baja:

–           Detrás del muro está la mujer velada. La he visto. Está desde ayer. Vino siguiéndonos desde Betania. ¿La arrojo o la dejo?

Jesús ordena suavemente:

–                     Déjala. Lo he dicho.

–                     ¿Pero si es una espía, como dice Iscariote?

–           No lo es. Ten confianza en lo que digo. Déjala y no digas nada a nadie. Respeta su secreto.

–                     No he dicho nada, porque pensé que estaba bien.

–                     Procura que no se le perturbe y respétala.

Hay por lo menos el doble de gente que ayer. Y algunos no parecen campesinos. Tienen su burro amarrado y toman su comida bajo el cobertizo. El día es frío pero sereno.

La gente habla entre sí:

–                     Pero, ¿Es más que Juan?

–                     No. Es diferente. Yo era de Juan; que era el Precursor. La Voz de la Justicia. Éste es el Mesías, la Voz de la Sabiduría y de la Misericordia.

Varios preguntan:

–                     ¿Cómo lo sabes?

–                     Me lo dijeron tres discípulos del Bautista, que siempre han estado con él. Ellos lo vieron nacer. Isaac es uno de los pastores y es mi amigo. Estaría bien decir a los Betlemitas que fuesen buenos. Ni en Belén, ni en Jerusalén pudo predicar.

–                     ¡Sí! ¡Imagínate si los escribas y fariseos van a querer sus palabras! ¡Son unas víboras y hienas, como los llama el Bautista!

–                     Yo querría que me curase. ¿Ves? Tengo una pierna con gangrena. He sufrido lo indecible al venir en burro hasta aquí. Lo busqué en Sión, pero ya no estaba.

Alguien responde:

–                     Lo amenazaron de muerte.

–                     ¡Perros!

–                     Sí. ¿De dónde vienes?

–                     De Lidda.

–                     ¡Mucho camino!

Otro muy abatido, dice:

–                     Yo… yo quisiera decirle un error mío. Se lo dije al Bautista y me escapé con tantos reproches que me dijo. Pienso que no puedo ser perdonado.

–                     ¿Qué fue lo que hiciste?

–                     Mucho mal. Se lo diré a Él. ¿Qué pensáis? ¿Me maldecirá?

Un viejo imponente responde:

–                     No. Lo oí hablar por casualidad en Betsaida. Hablaba a una pecadora. ¡Qué palabras! ¡Ah! ¡Yo hubiera querido ser ella; para merecer su perdón…!

Varios gritan:

–                     ¡Mírenlo! ¡Ahí viene!

–                     ¡Misericordia! ¡Me avergüenzo! –dice el culpable haciendo el intento de huir.

Y se oye su Voz misericordiosa:

–           ¿A dónde huyes hijo mío? ¿Tienes tanta lobreguez en el corazón, como para odiar la Luz y huir de Ella? ¿Has pecado tanto, como para tener miedo de mi Perdón? Pero, ¿Qué pecado pudiste cometer? Ni aunque hubieses matado a Dios, deberías de tener miedo, ¡Si hay en ti un verdadero arrepentimiento! No llores. Más bien ven, que lloraremos juntos.

Jesús, que había estirado su brazo para detener al que iba a huir; lo estrecha contra Sí y luego se dirige a los que lo están esperando y dice:

–                     Sólo un momento. Debo aliviar este corazón. Luego regreso.

Y se va más allá de la casa. Rozando al dar vuelta en el ángulo, a la mujer velada. Jesús la mira fijamente por un momento.

Avanza unos diez pasos y se detiene. Pregunta al hombre que llevaba abrazado:

–           ¿Qué hiciste, hijo?

El hombre cae de rodillas. Tiene como cincuenta años. Una cara quemada por muchas pasiones y consumida por un tormento secreto.

Extiende sus brazos y grita:

–                     Para gozar de toda la herencia paterna, maté a mi madre y a mi hermano. Para gastarla en mujeres. No he tenido jamás paz… mi comida: ¡sangre! Si sueño, son pesadillas. Mi placer… ¡Ah!… en el pecho de las mujeres y en sus gritos de lujuria; sentía el frío de mi madre muerta y la asfixia de mi hermano envenenado. Malditas mujeres del placer que sois áspides, medusas, murenas insaciables. ¡Ruina! ¡Ruina!…  ¡Ruina, mía!

Jesús dice:

–                     ¡No maldigas! ¡Yo no te maldigo!

–                     ¿No me maldices?

–                     ¡No! ¡Lloro y tomo sobre Mí tu pecado!… ¡Qué pesado es! ¡Me quiebra! Pero lo abrazo fuerte, para destruirlo por ti…y a ti te doy el perdón. ¡Sí! ¡Te perdono tu gran pecado!

Extiende sus manos sobre la cabeza del hombre que solloza y dice estas palabras en Oración: ‘Padre. También por él mi sangre será derramada. Pero ahora mira el llanto y la plegaria. Padre, perdona porque él se ha arrepentido. Tu Hijo, en cuyas manos se ha confiado todo juicio, ¡Así lo quiere!…

Por algunos minutos sigue en esta actitud. Luego se inclina. Levanta al hombre y le dice:

–                     La culpa se te ha perdonado. Te toca ahora expiar con una vida de penitencia lo que queda, por tu delito.

–                     Dios me ha perdonado… ¿Y mi madre?… ¿Y mi hermano?

–                     Lo que Dios perdona, lo perdonan todos. Vete y no peques más.

El hombre llora más fuerte y le besa la mano. La mujer velada hace un movimiento como para salirle al encuentro; pero luego baja la cabeza y no se mueve. Jesús pasa delante de ella sin mirarla.

Va hasta su lugar y dice en voz alta y fuerte:

–                     Paz a vosotros que buscáis la Palabra…

Y Jesús da una extensa lección sobre los Mandamientos de la Ley de Dios…

La semana siguiente…

Los discípulos están muy agitados. Parece un enjambre provocado.  Hablan; miran a todas partes… Jesús no está.

Pedro ordena a Juan:

–                     Vete a buscar al Maestro. Está en el bosque junto al río. Dile que venga pronto para que diga lo que debemos hacer.

Juan va a la carrera.

Judas de Keriot, dice:

–                     No entiendo por qué tanta confusión y tanta descortesía. Yo habría ido y lo habría recibido con todos los honores. Es un honor suyo y también para nosotros. Así pues…

Pedro advierte.

–                     Yo no sé nada. Él será diferente a su pariente… pero a quién está con hienas se le pega el olor y el instinto. Por lo demás, tú querrías que se fuese aquella mujer… ¡Pero ten cuidado! El Maestro no quiere y yo la tengo bajo mi protección. Si la tocas… ¡Yo no soy el Maestro! Te lo digo para tu conducta futura.

Judas dice con ironía:

–                     ¡Hummm! ¿Quién es pues? ¿Tal vez la bella Herodías?

–                     ¡No te hagas el chistoso!

–                     Tú eres el que me hace serlo. Le has hecho la guardia real alrededor como si fuese una reina.

–                     El Maestro me dijo: ‘Procura que no se le perturbe y respétala’ Y eso es lo que hago.

Tomás pregunta:

–                     ¿Pero quién es? ¿Lo sabes?

Pedro dice:

–           Yo no.

Varios insisten:

–                     ¡Ea! ¡Dilo! ¡Tú lo sabes!

–                     Os juro que no sé nada. El Maestro lo sabe. Pero yo no.

–                     Hay que preguntárselo a Juan. A él le dice todo.

Judas pregunta:

–                     ¿Por qué? ¿Qué cosa especial tiene Juan? ¿Es acaso un dios tu hermano?

Santiago de Zebedeo responde:

–                     No, Judas. Es el más bueno de nosotros.

Santiago de Alfeo dice:

–                     Por mí ni me preocupo. Ayer mi hermano la vio cuando salía del río con el pescado que le había dado Andrés y se lo preguntó a Jesús. Él respondió: ‘Tadeo. No tiene cara. Es un espíritu que busca a Dios. Para Mí no se trata de otra cosa y así quiero que sea para todos.’ Y lo dijo en tal forma: ‘Quiero’ que os aconsejo de no insistir.

Judas de Keriot dice:

–                     Yo voy a donde está ella.

Pedro se enciende como un gallo de pelea y replica:

–                     ¡Haz la prueba! Si eres capaz…

–                     ¿La harás de espía para acusarme con Jesús?

–                     Dejo ese encargo a los del Templo. Nosotros los del lago ganamos el pan con el trabajo y no con la delación. No tengas miedo de que Simón de Jonás la haga de espía. Pero no me provoques y no te atrevas a desobedecer al Maestro, porque yo soy…

–                     ¿Y quién eres tú? ¡Un pobre hombre como yo!

–                     Sí, señor. al revés. Más pobre, más ignorante, más vulgar que tú. Y no me avergüenzo. Me avergonzaría si fuese igual a ti en el corazón. El Maestro me confió este encargo y yo lo hago.

–                     ¿Igual a mí en el corazón? Y… ¿Qué cosa hay en mi corazón que te causa asco? ¡Habla! ¡Acusa! ¡Ofende!…

Bartolomé interviene:

–                     ¡Judas! ¡Cállate! Respeta las canas de Pedro.

–                     Respeto a todos. Pero quiero saber qué cosa hay en mí…

Pedro estalla:

–                     Al punto eres servido. Déjame hablar… hay tanta soberbia que con ella se puede llenar esta cocina. Hay falsedad y hay lujuria.

Judas casi se ahoga:

–                     ¿Yo falso?…

Todos se interponen y Judas debe callar.

Simón, con calma dice a Pedro:

–                     Perdona amigo, si te digo una cosa. Él tiene defectos, pero tú también los tienes. Y uno de ellos es el de no compadecer a los jóvenes. ¿Por qué no tomas en cuenta la edad? ¿El nacimiento y… tantas otras cosas? Mira. Tú obras por amor a Jesús. Pero, ¿No has notado que estas disputas le causan hastío? A él no le digo nada. –señala a Judas- pero a ti, sí. Porque eres un hombre maduro y muy sincero, te hago esta súplica: ¡Él tiene tantas penas por sus enemigos y dárselas también nosotros! Hay tantas guerras a su alrededor. ¿Por qué provocar otra en su nido?

Tadeo confirma:

–                     Es verdad. Jesús está triste y ha adelgazado. En las noches oigo que da vueltas en su cama y suspira. Hace algunos días, me levanté y ví que lloraba, orando. Le pregunté: ‘¿Qué te pasa?’ Él me abrazó y me dijo: ‘Quiéreme mucho. ¡Qué fatigoso es ser ‘Redentor’!

Felipe agrega:

–                     También yo me di cuenta de que había llorado en el bosque junto al río. Y a mi mirada interrogante respondió: ‘¿Sabes qué diferencia hay entre el Cielo y la Tierra, además de no ver a Dios? Es la falta de amor entre los hombres. Me estrangula como una soga. He venido a darles granos a los pajaritos, para que me amen los seres que se aman.’

amor animal

Escuchar todo esto, resquebraja por un momento el gran egoísmo de Judas. Siente una oleada de amor por su Maestro y el conocer su sufrimiento, se le clava como un puñal en su corazón. Y se deja caer, llorando como un niño.

Y en ese preciso momento, entra Jesús con Juan:

–           Pero, ¿Qué sucede? ¿Por qué ese llanto?

Pedro responde:

–                     Por mi culpa, Maestro. Cometí un error. Regañé a Judas muy duramente.

Judas replica entre sollozos:

–                     No… yo… yo… el culpable soy yo. Yo soy el que te causa dolor. No soy bueno… Perturbo… Pero, ¡Ayúdame a ser bueno! Porque tengo algo aquí en el corazón… algo que no comprendo… que me obliga a hacer cosas que no quiero hacer. Es más fuerte que yo. Y te causo dolor a Ti, Maestro; al que debería dar gozo. Créelo; no es falsedad.

Jesús dice:

–                     Sí, Judas. No lo dudo. Viniste a Mí, con sinceridad de corazón; con verdadero entusiasmo. Pero eres joven… Nadie. Ni siquiera tú mismo te conoces como Yo te conozco. ¡Ea! ¡Levántate y ven aquí! Luego hablaremos los dos solos. Mientras tanto, hablemos de aquello por lo que me mandasteis llamar. ¿Qué hay de malo en que venga Mannaém?

¿No puede un hermano de leche de Herodes, tener sed del Dios Verdadero? ¿Tenéis miedo por Mí? Tened fe en mi palabra. Este hombre ha venido con fines honestos.

Pedro:

–                     ¿Entonces por qué no se dio a conocer?

Jesús:

–                     Precisamente porque viene como un ‘alma’; no como hermano de Herodes. Se ha envuelto en el silencio, porque piensa que ante la Palabra de Dios, no existe el parentesco con un rey. Respetaremos su silencio.

Andrés:

–                     Pero si por el contrario… ¿Él lo envió?

–                     ¿Quién?…  ¿Herodes?… No. No tengáis miedo.

Tadeo:

–                     ¿Quién lo manda entonces?

Santiago:

–                     ¿Cómo se ha informado de Ti?

–                     Es discípulo de mi primo Juan. Id y sed con él corteses; como con los demás. Id. Yo me quedo con Judas.

Los discípulos se van.

Jesús mira a Judas, que está todavía lloroso y le pregunta:

–                     ¿Y? ¿No tienes nada que decirme? Yo sé todo lo tuyo. Pero quiero saberlo por ti. ¿Por qué ese llanto? Y sobre todo, ¿Por qué ese desequilibrio, que te tiene siempre tan descontento?

–                     ¡Oh, sí Maestro! Lo dijiste. Soy celoso por naturaleza. Tú sabes que así es… Y sufro al ver que… Al ver tantas cosas. Esto me saca de quicio, porque soy injusto. Y me hago malo, aun cuando no quisiera. No…

–                     ¡Pero no llores de nuevo! ¿De qué estas celoso? Acostúmbrate a hablar con tu verdadera alma. Hablas mucho. Hasta demasiado…  Pero, ¿Con quién? Con el instinto y con tu mente. Tomas un fatigoso y continuo trabajo, para decir lo que quieres decir: hablo por ti. De tu ‘yo’. Porque cuando tienes que hablar de otros y a otros, no te pones cortapisas, ni límites. Y lo mismo haces con tu carne. Ella es un caballo bronco. Pareces un jinete a quien el jefe de las carreras, le hubiese dado dos caballos locos para hacer el paso de la muerte…  

Uno es el sentido. Y el otro… ¿Quieres saber cuál es el otro? ¿Sí?…

Judas asiente con la cabeza.

Jesús continúa:

–           Es el error que no quieres domar. Tú…  Jinete capaz pero imprudente. Te fías de tu capacidad y crees que basta. Quieres llegar primero… no pierdes tiempo ni siquiera para cambiar de caballo. Antes bien, los espoleas y pinchas. Quieres ser el ‘vencedor’… quieres aplauso. ¿Acaso no sabes que la victoria es segura cuando se conquista con constante, paciente y prudente trabajo?… Habla con tu alma. De allí es de donde quiero que salga tu confesión. O, ¿Debo decirte lo que hay dentro?

Una sombra cruza por la mirada de Judas antes de responder:

–                     Veo que también Tú no eres justo. Y no eres firme y esto me hace sufrir.

–                     ¿Por qué me acusas? ¿En qué he faltado a tus ojos?

–                     Cuando quise llevarte con mis amigos, no te gustó. Y dijiste: ‘Prefiero estar entre los humildes.’ Luego Simón y Lázaro te dijeron que era bueno que te pusieras bajo la protección de un poderoso y aceptaste. Tú das preferencia a Pedro, a Simón, a Juan. Tú…

–                     ¿Qué otra cosa?

–                     Nada más, Jesús.

–                     Nubecillas… pompas de espuma. Me das compasión porque eres un desgraciado  que te torturas, pudiendo alegrarte. ¿Puedes decir que este lugar es de lujo? ¿Puedes decir que no hubo una razón poderosa que me obligó a aceptarlo?… ¿Si Sión no me hubiera arrojado, estaría refugiado en un lugar de asilo?

–                     No.

–                     ¿Entonces cómo puedes decir que no te trato como a los demás? ¿Puedes decir que he sido duro contigo cuando has faltado? Tú no fuiste sincero… las vides… ¿Qué nombre tenían esas vides?…

No fuiste complaciente con quién sufría y se redimía. Ni siquiera fuiste respetuoso conmigo. Y los otros lo vieron. Y con todo; una sola voz se levanta incansable en tu defensa: la mía. Los demás tendrían el derecho de estar celosos. Porque si ha Habido uno que fuera preferido y protegido, eres tú.

Judas, avergonzado y conmovido, llora.

–                     Me voy. Es la hora en que soy de todos. Tú quédate y reflexiona…

–                     Perdóname, Maestro. No podré tener paz, si no tengo tu perdón. No estés triste por mi causa. Soy un muchacho malvado… Amo y atormento… Así sucedía con mi madre. Así es ahora contigo. Y así será con mi esposa, si algún día me caso… creo que sería mejor que me muriese.

–                     Sería mejor que te enmendases. Estás perdonado. ¡Hasta luego!

Jesús sale.

Afuera está Pedro, que le dice:

–                     Ven, Maestro. Ya es tarde. Hay mucha gente. Dentro de poco se pondrá el sol. Y no has comido. Ese muchacho es causa de todo.

–                     ‘Ese muchacho’ Tiene necesidad de todos vosotros para no ser el causante de estas cosas. Procura recordarlo, Pedro. Si fuese tu hijo, ¿Lo compadecerías?

–                     ¡Uhmmm! Sí y no. Lo compadecería. Pero le enseñaría también algunas cosas. Aunque fuese adulto le enseñaría como a un jovencillo mal educado. Bueno… si fuese mi hijo, no sería así…

–                     ¡Basta!

–                     Sí, ¡Basta, Señor mío! Mira, allí está Mannaém. Es el que tiene el manto rojo muy oscuro, que parece casi negro. Me dio esto para los pobres. Y me preguntó que si podía quedarse a dormir.

–                     ¿Qué respondiste?

–                     La verdad. ‘No hay más que para nosotros…’

Jesús no dice nada. Deja a Pedro y va a dónde está Juan y le dice algo en voz baja.    Luego va a su puesto y comienza a hablar sobre el Segundo Mandamiento…

Cuando termina, no hay ningún enfermo. Jesús se queda con los brazos cruzados y mira a los que se van yendo, después de que los ha despedido y bendecido.

El hombre vestido de rojo oscuro, parece que no sabe qué hacer.

Jesús no lo pierde de vista, cuando lo ve que se dirige hacia su caballo, lo alcanza y le pregunta:

–                     ¡Oye! Espérame. Ya va anochecer. ¿Tienes dónde dormir? ¿Vienes de lejos? ¿Estás solo?

El hombre contesta titubeante:

–                     De muy lejos… Y me iré. No sé… si en el poblado encontraré… o hasta Jericó. Allí dejé la escolta en la que no confiaba.

Jesús le dice:

–                     No. Te ofrezco mi cama. Ya está lista. ¿Tienes que comer?

–                     No tengo nada. Creí que este lugar sería más hospitalario.

–                     No falta nada.

–                     Nada. Ni siquiera el odio contra Herodes. ¿Sabes quién soy? 

–                     Los que me buscan tienen un solo nombre: ‘Hermanos, en el Nombre de Dios’. Ven. Juntos compartiremos el pan. Puedes llevar el caballo a aquel galerón. Yo dormiré allí y te lo cuidaré.

–                     No. Esto jamás. Yo dormiré ahí. Acepto el pan; pero no más. No pondré mi sucio cuerpo donde Tú pones el tuyo, que es santo.

–                     ¿Me crees santo?

–                     Sé que eres santo. Juan, Cusa, tus obras… tus palabras. El palacio real es como una concha que conserva el rumor del mar. Yo iba a donde estaba Juan… y luego lo perdí. Él me dijo: ‘Uno que es más santo que yo, te recogerá y te elevará’ no podrías ser otro, sino Tú. Vine en cuanto supe en dónde estabas.

Zelote regresa del río, después de bautizar y Jesús bendice a los últimos bautizados. Luego le dice:

–                     Esta persona, es el peregrino que busca refugio en el Nombre de Dios. Y en el Nombre de Dios lo saludamos como amigo.

Simón se inclina y el hombre también. Entran en el galerón y Mannaém amarra el hermosísimo caballo blanco, con gualdrapas de color rojo que penden de la silla, adornadas con plata, en el pesebre.

Juan acude con hierba y un cubo con agua.

Acude Pedro también, con una lámpara de aceite, porque ya está oscuro.

Mannaém dice:

–                     Aquí estaré muy bien. Dios os lo pague.

Jesús le pone la mano en el hombro y le dice:

–           Ven amigo mío. Vamos a compartir el pan…

Luego entran todos en la cocina, donde arde una tea y se reúnen para cenar…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

14.- LA PROFECIA DE CAÍN


En Nazareth, María, descalza, va y viene por su casita. Son los primeros albores del día. Con su vestido azul pálido, parece una delicada mariposa que roza sin ruido alguno, paredes y objetos. Se acerca a la puerta que da hacia la calle y la abre con cuidado. Mira hacia fuera y ve que no hay nadie. La deja entreabierta. Vuelve a poner todo en orden.

Abre puertas y ventanas. Entra en el cuarto de trabajo en donde antes estaba la carpintería y ahora tiene sus telares. Cubre con cuidado uno donde hay un tejido comenzado y una sonrisa aflora al verlo. Sale al huerto. Las palomas se le amontonan sobre los hombros y la acompañan hasta una despensa donde están sus alimentos.

Toma trigo y les dice:

–           Aquí. Hoy aquí. No hagáis ruido. ¡Está muy cansado!

Luego toma harina y va a la cocina, en donde está el horno y se pone a amasarla, para hacer el pan. Sonríe llena de felicidad. De la masa, toma una cantidad y la pone aparte, la cubre con un lienzo y continúa con su trabajo. Está colorada y en sus cabellos hay una mancha de harina.

Se escucha una voz femenina:

–           ¿Ya estás trabajando? – Es María de Alfeo, que ha entrado sin hacer ruido.

María contesta:

–           Sí. Hago el pan y mira: las tortas de miel que a Él tanto le gustan.

–           Hazlas. Hay mucha masa. Yo te ayudo y te la preparo.

María de Alfeo, robusta y más gruesa; trabaja con fuerza amasando el pan; mientras maría pone miel y mantequilla en sus panecillos. Hace muchos redondos y los pone sobre una lámina.

Luego dice con preocupación:

–           No sé cómo hacer para avisarle a Judas. Santiago no se atreve y los demás…  -y da un profundo suspiro.

María contesta:

–           Hoy vendrán. Simón Pedro viene siempre los lunes, con los pescados. Lo enviaremos a la casa de Judas.

–           Quien sabe si quiera ir.

–           Simón jamás me dice que no.

En ese momento Jesús aparece, diciendo:

–           La paz sea en éste, vuestro día.

Las mujeres se sobresaltan al oír su voz.

María dice:

–           ¿Ya te levantaste? ¿Por qué? Quería que durmieras.

–           He dormido como un niño, Mamá. Tú no debes haber dormido.

–           Te he mirado dormir. Siempre lo hacía así, cuando eras pequeño. Siempre sonreías en sueños. Y esas sonrisas me quedaban todo el día, como una perla en el corazón. Pero esta noche no sonreías Hijo. Suspirabas como si estuvieras afligido. –María lo mira con ansia.

–           Estaba cansado, Mamá. Y el mundo no es esta casa en donde todo es sinceridad y amor. Tú… tú sabes Quién Soy y puedes entender lo que significa para Mí, el contacto con el mundo. Es como quien camina por un camino sucio y lodoso. Aun cuando se camine con cuidado y esté uno atento, lo salpica a uno un poco el fango. Y el hedor nos llega aun cuando no se respire. Y si a este hombre le gusta la limpieza y el aire puro, puedes imaginar cuanto le fastidie.

–           Sí, Hijo. Lo entiendo. Pero me duele que sufras.

–           Ahora estoy contigo y no sufro. Es el recuerdo… y me ayuda para que mi alegría de estar contigo, sea mucho más grande.

Y Jesús se inclina para besar a su Madre. Acaricia también a la otra María que entra toda colorada, porque estaba prendiendo el horno y le expresa su mayor preocupación:

–           Será necesario avisar a Judas Tadeo.

–           No es necesario. Judas estará aquí hoy.

–           ¿Cómo lo sabes?

Jesús sonríe y calla.

María dice.

–           Hijo, los lunes de todas las semanas viene Simón Pedro. Me quiere traer los peces que atrapó en las primeras horas. Llega poco después del amanecer. Hoy estará contentísimo al verte. Simón es bueno. En el tiempo que se queda, nos ayuda. ¿No es así, María?

Ésta asiente con la cabeza y Jesús dice:

–           Simón Pedro es un hombre sincero y bueno. Pero también el otro Simón que dentro de poco veréis, es un gran corazón. Voy a su encuentro. Están por llegar. Ayer Yo me les adelanté.

Jesús sale mientras las mujeres ponen el pan en el horno. Luego van a la habitación de María, donde ella se pone las sandalias y cambia su vestido por uno de lino muy blanco. Después de un rato la puerta de la calle se abre y entra el grupo:  Jesús con los discípulos y los pastores.

Él le dice:

–           Mamá, he aquí a mis amigos.

Jesús les pone los brazos rodeándoles la espalda a los dos pastores y los presenta a María:

–           He aquí a los dos hijos que buscan una madre. Sé su alegría, Señora.

María contesta con dulzura:

–           Os saludo. ¿Tú? ¿Leví? Y ¿Tú? Por la edad, Él me dijo que tú eres José. Este nombre, aquí es dulce y sagrado. Venid. Con alegría os digo: mi casa os acoge y una madre os abraza en recuerdo del gran amor que vosotros tuvisteis por mi Niño.

Los pastores están encantados.

Luego sigue Zelote.

–           Éste es Simón, Mamá.

María dice:

–           Mereciste el favor porque eres bueno. Lo sé. Que la Gracia de Dios, sea siempre contigo.

Simón, más experto en las costumbres del mundo se inclina hasta la tierra, llevando los brazos cruzados sobre el pecho y dice:

–           Te saludo, Madre verdadera de la Gracia. Y no pido otra cosa al Eterno ahora que conozco la Luz y a ti, que eres una bella luna.

Jesús continúa con las presentaciones:

–           Éste es Judas de Keriot.

Judas se inclina y dice obsequioso:

–           Tengo una madre, pero mi amor por ella desaparece ante la veneración que siento por ti.

María dice con dulzura:

–           No por mí. Por Él. Yo soy porque Él Es. Para mí no quiero nada. Sólo la pido para Él. Sé cuánto honraste a mi Hijo en tu ciudad. Pero Yo te digo: que en tu corazón sea el lugar donde Él reciba de ti, todo el honor. Entonces yo te bendeciré con corazón de Madre.

–           Mi corazón está debajo del calcañal de tu Hijo. Feliz opresión. Sólo la muerte destruirá mi lealtad.

La voz de Jesús continúa:

–           Este es nuestro Juan, Mamá.

Juan se ha arrodillado y María lo toma por los hombros mientras dice:

–           Estuve tranquila desde que supe que estabas cerca de Jesús. Te conozco. Sé bendito, quietud mía. –María lo besa en la frente.

La voz ronca de Pedro, se oye desde afuera:

–           He aquí al pobre Simón que trae su saludo y… -entra y se queda con la boca abierta. Baja su canasto y se postra- ¡Ah, Señor Eterno! ¡Dios te bendiga, Maestro! ¡Ah, qué feliz soy! ¡No podía estar más sinTí!

Jesús dice:

–           Levántate Simón.

–           Me levanto, sí. Pero… ¡Ey tú, muchacho!- se dirige a Juan- Despáchate a Cafarnaúm a avisar a los demás. Y ve primero a la casa de Judas. –mira a María de Alfeo y agrega- Está por llegar tu hijo, mujer. –se dirige otra vez a Juan- ¡Pronto! Haz de cuenta que eres una liebre con los perros por detrás.

Juan sale riéndose y Pedro se levanta, diciendo:

–           ¡Eh! ¡No! ¡No quiero que te vayas sin mí otra vez! te seguiré como la sombra sigue al cuerpo. ¿Dónde estuviste, Maestro? ¡Ah! Verte es como un vino nuevo que se le sube a uno, tan solo con olerlo. ¡Oh, mi Jesús! –Pedro está a punto de llorar por el gozo.

–           También Yo deseaba verte. A todos vosotros. Aun cuando estaba con amigos queridos. Mira Pedro, éstos dos son los que me han amado desde que tenía pocas horas de nacido. Todavía más: ya han sufrido por Mí. Aquí hay un hijo sin padre, ni madre por mi causa. Pero encontrará tantos hermanos, cuántos sois vosotros. ¿No es verdad?

–           ¿Me lo pides, Maestro? Pero si por una suposición el Demonio te amase; yo lo amaría porque te ama. También sois pobres por lo que veo. Así pues, somos iguales. Venid a que os bese. Soy pescador, pero tengo el corazón más tierno que un pichoncito. Es sincero, no os fijéis si soy áspero. Lo duro es por fuera. Por dentro soy todo miel y mantequilla. ¡Con los buenos! ¡Porque con los malvados…!

Jesús dice tomando a Judas por un brazo:

–           Éste es un nuevo discípulo.

Pedro lo mira queriéndolo reconocer:

–           Me parece haberlo visto antes.

–           Sí. Es Judas de Keriot. Tu Jesús, por medio de él tuvo una buena acogida en esa ciudad. Os ruego que os améis aunque seáis de diferentes regiones. Todos sed hermanos en el Señor.

–           Y como a tal lo trataré si él lo es. ¡Eh!… ¡Sí! –Pedro mira fijamente a Judas, con esa mirada amonestadora- ¡Eh! ¡Sí! Es mejor que lo diga. Así me conocerá al punto y bien. Lo digo: no tengo mucha estima por los judíos en general y por los ciudadanos de Jerusalén en particular. Pero soy honrado y en mi honradez te aseguro que hago a un lado todas las ideas que tengo sobre vosotros y que quiero ver en ti, sólo al hermano discípulo. Te toca a ti que yo no cambie de pensamiento ni de decisión.

Zelote pregunta sonriendo:

–           ¿Y también contra mí tienes los mismos prejuicios?

–           ¡Oh! ¡No te había visto! ¿Contra ti?… ¡Oh! Contra ti, no. Tienes la honradez pintada en la cara. Se te brota la bondad del corazón, hasta afuera; como un bálsamo oloroso dentro de una copa porosa. Algunas veces, cuanto más uno envejece; tanto más se hace uno falso y malvado. Pero tú eres como aquellos vinos alabadísimos. Entre más añejos, más secos y buenos.

Jesús dice:

–           Has juzgado bien, Pedro. Venid ahora, mientras las mujeres trabajan para nosotros. Sentémonos debajo de ese fresco emparrado. ¡Qué hermoso es estar aquí con los amigos!

Y salen al huertecillo.

Cuando todos se acomodan a su alrededor, Jesús dice:

–           En estos meses de presencia y de ausencia, me he formado un juicio de vosotros. Os he conocido y conozco con experiencia de Hombre. Ahora he pensado en enviaros al mundo. Pero antes debo haceros maestros capaces de enfrentaros a él con dulzura y sagacidad. Con calma y constancia. Con conciencia y ciencia de vuestra misión. Aprovecharemos este tiempo de sol ardiente que impide que se pueda viajar por la Palestina; para vuestra instrucción y formación de discípulos. He detenido a este hijo, -señala a José- porque le doy el encargo de llevar a sus compañeros mis palabras. Para que también allá se forme un núcleo robusto que me anuncie, no tan sólo con decir que Estoy; sino con las características más esenciales de mi Doctrina.

Como primera cosa os digo que es absolutamente necesario en vosotros, el amor y la unión. ¿Qué cosa sois? Personas de toda clase social. De todas las edades y de diferentes regiones. He querido escoger a quienes carecen de enseñanza y conocimientos, para que más fácilmente penetre Yo con mi doctrina. Y cuidándoos unos a otros, lleguéis a decir: ‘Todos somos iguales. Todos tenemos las mismas debilidades y todos necesitamos el mismo adiestramiento. Hermanos en los defectos personales o nacionales. Debemos desde ahora en adelante ser hermanos en el conocimiento de la Verdad y en el esfuerzo de practicarla’

Sí. Hermanos. Quiero que así os llaméis y como a tales os consideréis. Sois como una sola familia. ¿Qué familia próspera es la que el mundo admira? La que está unida y la que está concorde. Si un hijo se hace enemigo del otro. Si un hermano daña al otro, ¿Puede durar acaso la prosperidad de esa familia? ¡No! En vano el padre de familia se esforzará en trabajar; en allanar las dificultades; en imponerse al mundo. Sus esfuerzos son inútiles, porque las propiedades se acaban. Las dificultades aumentan. El mundo se ríe de esta situación perpetua de lucha que despedaza corazones y riquezas, que unidas eran fuertes contra el mundo. Y quedan convertidas en un montoncillo de intereses contrarios, de los que se aprovechan los enemigos de la familia, para acelerar más pronto su ruina.

Jamás seáis así vosotros. Permaneced unidos. Amaos. Amaos para enseñar a amar. Ved. También lo que nos rodea nos enseña esta gran fuerza. Ved este enjambre de  hormigas cuya fuerza radica en que están unidas. Meditad esto. ¿Tenéis algo que preguntar?

Judas de Keriot pregunta:

–           ¿Ya no regresaremos más a Judea?

–           ¿Quién lo dijo?

–           Tú, Maestro. Has dicho que prepararás a José para instruir a los otros que están en Judea. ¿Tan mal te fue que ya no quieres regresar allá?

Tomás curioso, pregunta:

–           ¿Qué te hicieron en Judea?

Y el fogoso Pedro exclama al mismo tiempo:

–           ¡Ah! Yo tenía razón en decir que habías regresado agotado. ¿Qué te hicieron los perfectos de Israel?

Jesús dice:

–           Nada, amigos. Ninguna otra cosa, más que lo que acá también encontraré. Si diera vueltas por toda la tierra, encontraría amigos mezclados con enemigos. Judas, ¡Te había pedido que guardases el secreto!

Judas replica muy disgustado:

–           Es verdad. Pero, ¡Yo no puedo callar cuando veo que prefieres la Galilea que a mi patria! Eres injusto. Allá también recibiste honores.

–           ¡Judas! Judas… ¡Oh, Judas! Tu reproche es injusto. Tú mismo te acusas al dejarte llevar de la ira y de la envidia. Había buscado la forma para dar a conocer tan solo el bien que recibí en Judea. Y sin mentir, había podido decir con alegría estas cosas buenas, para que os amasen a los de Judea. Con alegría, porque el Verbo de Dios no conoce separaciones de lugares; antagonismos, enemistades, discriminaciones. A todos vosotros os amo. ¿Cómo puedes decir que prefiero la Galilea, cuando quise hacer los primeros milagros y las primeras manifestaciones, en el sagrado recinto del Templo y de la Ciudad Santa que es cara a cualquier israelita?

¿Cómo puedes decir que soy parcial, si de los diez discípulos, porque Tadeo y Santiago, mis primos son de la familia? ¿Cuántos sois de Judea? Y si a vosotros agrego a los pastores, ¿Puedes ver de cuantos de Judea soy Amigo? ¿Cómo puedes decir que no os amo a vosotros los judíos, si cuando nací y cuando me preparé a la misión, quise que hubiera dos judíos, por cada uno de Galilea? ¿Y me acusas de injusticia? Pero examínate Judas y dime si el injusto eres tú.

Jesús ha hablado majestuosa y dulcemente. Pero aunque no hubiese dicho más, habrían sido suficientes las tres veces que pronunció la palabra: ¡Judas! Para darle una gran lección. La primera la dijo el Dios Majestuoso que llama al respeto. La segunda, el Maestro que enseña de un modo paternal, la tercera fue la súplica de un amigo acongojado por los modales del otro.

Judas, mortificado; baja la cabeza. Pero continúa enojado y se ve feo al dejar ver sus sentimientos…

Y Pedro no sabe callar:

–           Y por lo menos pide perdón, muchacho. Si estuviese en lugar de Jesús, no te bastarían palabras. ¿Qué Él sea injusto? ¡Eres un señorito irrespetuoso! ¿De este modo es como os educan en el Templo?  ¿O a  ti no te pudieron educar? Porque si ellos son…

Jesús interviene:

–           Basta, Pedro. Dije lo que tenía que decir. También de esto os hablaré mañana. Y ahora repito lo que había dicho a éstos en Judea: ‘No digáis a mi Madre que los judíos maltrataron a su Hijo. Está muy afligida al intuir que tuve aflicciones. Respetad a mi Madre. Vive en la sombra y en el silencio. Tan solo es activa en la virtud y en orar por Mí y por todos. No introduzcáis ni siquiera el eco del Odio, donde todo es amor. Respetadla. Tiene más valor que Judith y lo veréis. Pero no le obliguéis antes de que sea la Hora, a gustar las heces que son los sentimientos de los desgraciados del mundo. De los idólatras que se creen conocedores de Dios y por lo cual unen la idolatría y la soberbia.

Lo que una palabra imprudente provocó, es motivo para una lección. Escuchad:

Pensad realmente y que os sirva de regla al obrar; que ninguna cosa permanece siempre oculta. Haced el bien y ofrecedlo al Señor Eterno ¡Oh! Él sabrá si es que os conviene darlo a conocer a los hombres. Y quién ve una acción, no juzgue solamente por las apariencias. Nunca acuséis. Pedro dijo a Judas: ¿Qué Maestro tuviste? ¿Qué Soy Yo? En verdad os digo que no habrá maestro más sabio, paciente y perfecto que Yo. Y sin embargo también se dirá de uno de los míos: Pero, ¿Qué Maestro tuvo?

Al juzgar no os dejéis llevar por motivos personales. Judas, al amar a su región más de lo razonable, creyó ver que Yo era injusto con ella. Para ver bien, hay que ver todo en Dios. Hay que estar atentos. Siempre muy atentos. Mirad por ejemplo a mi Madre. ¿Podéis imaginar en Ella, inclinación al Mal? Pues bien, ya que el amor la empuja a seguirme, dejará su casa cuando mi amor lo quiera. Ella, después de haberme rogado. Ella, mi Maestra, me decía: ‘entre tus discípulos es necesario que esté también tu Madre, Hijo. Quiero aprender tu Doctrina.’

Ella, que poseyó esta Doctrina en su seno. Y mucho antes en su corazón, como un Don que Dios le daba, a la futura Madre de su Verbo Encarnado. Ella dijo: ‘Pero juzga Tú si es que puedo ir, sin que pierda la unión con Dios. Sin que me acerque a lo que es mundo y que Tú afirmas que penetra con sus hedores y pueda corromper este corazón mío que fue, es y qué quiere pertenecer sólo a Dios. Me examino por cuanto sé y me parece que puedo hacerlo, (Y aquí Ella sin saberlo, se tributó la mayor alabanza) porque no encuentro diferencia entre mi inocente paz de cuando era flor del Templo, a la que poseo ahora que hace seis lustros, que soy mujer de hogar. Pero soy yo una sierva indigna que no conoce y que mal juzga todavía las cosas del espíritu. Tú Eres el Verbo, la Sabiduría, la Luz. Y puedes ser Luz para tu pobre Mamá, que se resigna a no verte más, antes que no ser grata al Señor.’ y debí decirle con el corazón que se me estremecía de admiración: ‘Mamá, Yo te lo digo: el mundo no te corromperá. Antes bien, el mundo será perfumado por ti’

Mi Madre, lo acabáis de oír, supo ver los peligros del vivir en el mundo también para Ella. Y vosotros hombres, ¿No los veis? ¡Oh! Satanás está al acecho. Y solo los que vigilan serán los vencedores. ¿Los demás? Para los demás será lo que está escrito.

Judas pregunta:

–           ¿Qué es lo que está escrito, Maestro?

–           “Y Caín se arrojó sobre Abel y lo mató. El Señor dijo a Caín: ¿Dónde está tu hermano? ¿Qué es lo que has hecho con él? La voz de su sangre clama a Mí. Así pues, serás maldito sobre la tierra, que ha sabido gustar la sangre que el hombre derramó abriendo las venas de su hermano. Y jamás cesará esta horrible sed de la Tierra por la sangre humana. Ella, envenenada con esta sangre, será estéril para ti, más que una mujer ajada por los años. Y huirás a buscar paz y pan. Y no los encontrarás. Tu remordimiento te hará ver sangre en cada flor y hierba, en cada gota de agua y alimento. El cielo te parecerá sangre. Sangre en el mar. Y del Cielo, de la Tierra y del mar se elevarán tres voces que llegarán a ti: la de Dios, la del Inocente y la del Demonio. Y para no escucharlas te darás muerte.

(Ninguno de sus oyentes sabe que acaba de profetizar la agonía y la  muerte de Judas)

Pedro observa:

–           El Génesis no dice así.

Jesús contesta:

–           No. El Génesis, no. Lo digo Yo. Y no me equivoco. Lo digo por los nuevos Caínes, de los nuevos Abeles. Por los que no vigilándose a sí mismos y al Enemigo, llegarán a ser una sola cosa con él.

Juan dice:

–           Pero entre nosotros no los habrá. ¿No es así Maestro?

–           Juan, cuando el Velo del Templo se rasgue, sobre toda Sión se verá escrita una gran verdad.

–           ¿Cuál, Señor mío?

–           Que los hijos de las Tinieblas, en vano estuvieron en contacto con la Luz. Acuérdate de ello, Juan.

–           ¿Seré yo un hijo de las Tinieblas?

–           No, tú no. Pero no lo olvides; para explicar el Crimen al mundo.

–           ¿Cuál Crimen Señor? ¿El de Caín?

–           No. Este es el primer acorde del Himno de Satanás. Hablo del Crimen Perfecto. El crimen Inconcebible… El que para entenderlo es menester mirarlo a través del Sol Divino del Amor y a través de la meta de Satanás. Porque solo el Amor Perfecto y el Odio Perfecto. Solo el Bien Infinito y el Mal Infinito, pueden explicar semejante ofrenda y semejante Pecado. –Se escucha un gran estruendo- ¿Habéis oído?… Parece que Satanás oye y aúlla con el deseo de realizarlo. Vámonos antes de que las nubes se abran y dejen caer los rayos y el granizo.

Bajan corriendo por la zanja y saltan al huerto de María, cuando de repente la tempestad se desata furiosa…

 HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA