Archivos de etiquetas: belleza

F83 EL CREDO 2


“CREO …, CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA…


1 Yahweh TsebaothYAHVE  (Yeové) significa: YO SOY.

En el verdadero contexto de la palabra hebrea, tiene un significado más amplio: el que ES, siendo; Crea, creando; Existe, existiendo. En una palabra que expresa movimiento continuo e infinito.

El ES el que está en el trono de su Reino Celestial, en donde los ángeles le sirven. Y vive rodeado de los justos que forman la Gran Familia de los Hijos de Dios. Él, es el Padre Celestial. El Altísimo Señor del Universo. El Santísimo Creador.

“En el principio creó Dios el cielo y la tierra… Y el Espíritu del Señor se movía sobre las aguas.”

Estas son las primeras palabras de la maravillosa Historia de la Creación.

Ya era Dios. Siempre Él Fue. Y por su SER podía crear de la nada, el todo; del desorden, el orden; de lo informe, lo completo; lo formado con leyes de sabiduría potentísima.

Del Caos, surge el Universo.

universe

De los vapores cargados de moléculas confusas; de la anarquía de los elementos creó el cielo y la tierra. Y poco a poco las sucesivas obras de la Creación, que fueron cada vez más portentosas. Del caos que se separa y ordena; partes sólidas con partes sólidas para formar el planeta Tierra.

Partes húmedas con partes húmedas para formar sucesivamente los mares, los lagos, los ríos y los arroyos a la luz. La primera de las cosas no solo ordenada con elementos ya existentes en el Caos; sino creada con poder propio, de la nada.

Y poco a poco, las sucesivas obras de la Creación se cumplieron. El Espíritu del Señor se movía sobre ellas con sus leyes y providencias.

Del Caos, Dios creó el Universo, ordenando las caóticas materias y los elementos, en aquella perfección de  mundos que han durado millones de siglos.

musica

Cuando se observa meditando, lo creado; se puede ver como la Creación es igual a una escala ascendente; en un canto que sube siempre más; de nota a nota, hasta tocar la nota perfecta y sublime.

Como es igual a un generarse de vidas cada vez más completas y perfectas, hasta alcanzar  la perfección total.

De las primeras moléculas sólidas, de los vapores y fuegos desordenados que eran la nebulosa primitiva, se formaron la tierra y las aguas. Cuando el Creador creó la tierra, la sacó de la Nada.

Reuniendo el gas del éter ya creado y revolviendo el firmamento, en una masa que rotando se solidificó como avalancha meteórica, que crecía siempre más; alrededor de un núcleo primitivo, con la fuerza centrípeta.

thEOKLRJOQ

La tierra formándose así; en su recorrido de proyectiles nebulares que se solidifican a través de los espacios, debía por fuerza arrebatar a esas emanaciones, los elementos provenientes de otras fuentes.

Los cuales quedaron encerrados en ella bajo la forma de fuegos volcánicos, azufres, aguas minerales diversas, las cuales afloran a la superficie testimoniando su existencia y misterios

¡Cuántas fuerzas buenas ignora todavía el hombre y que conocería si tuviera la humildad necesaria para reconocer al Creador Eterno!

Tres Días para preparar la tierra para ser habitada. Y en el tercer Día, la vistió de hierba y plantas, para que pudiera recibir semillas y hacerlas vegetales útiles.

Entonces sobre la tierra, en la cual ya había luz, agua, aire; encendió la fuente de calor y con el sol perfeccionó la luz. Con las estrellas y la luna que regula las mareas y las ondas de los vientos y las aguas celestes; la tierra está lista para recibir a los animales.

eden

Dios Creador es ilimitado en su poder. Dios Creador, es Perfecto en su crear. Dios Creador es Previdente en su crear.  Hizo diversidad en las especies vegetales, no solamente de las que tienen frutos.

Y ha unido las plantas de deleite, las flores, las plantas medicinales y con diferentes utilidades para el ser humano.

Hizo las diferentes especies de animales, no solo las que son fáciles de domesticar. Sino también las que en su vida salvaje son útiles a la limpieza del campo. Inclusive la maldita serpiente cargada de veneno y de gran utilidad, porque este veneno cura algunas de las más penosas enfermedades.

Y todas estas especies obedecen a la razón para la que fueron creadas, al orden que les fue dado. Desde el sol hasta el mosquito, no hay ninguno que diga: “yo quiero hacer lo que me parezca”.

Y con su vida ordenada el fin para el que fueron creados, cantan loas y reflejan la gloria de su Creador. Por lo tanto en los animales está ya representado y perfeccionado, lo que se encuentra en los reinos inferiores: los minerales y los vegetales.

paraiso2

“Y vio Dios que lo hecho estaba bueno.”

Dios creó el Universo para el deleite del hombre y lo llama a través de la grandeza que reflejan las obras de Dios.

Por último en la tierra, completada de todos los bienes, creó al hombre y lo colocó como rey de cuanto había hecho.

“Y vio Dios que lo que había hecho, era muy bueno

Un artista no se siente complacido hasta que contempla su obra maestra.

En la escala ascendente, la nota se hace más alta y pura. Más completa, más magníficamente divina. HE AQUÍ AL HOMBRE.

creacion_01

El hombre en el cual están los tres reinos precedentes.-privado de linfa el primero; de movimiento, el segundo; de razón, el tercero. Y adjunto el cuarto reino: aquel de la criatura razonable; dotado de palabra, de inteligencia y de razón.

Razón que regula los instintos. Inteligencia que abre los pensamientos a comprensiones y visiones que son infinitamente superiores a aquellas que se dan a los animales: capacidad de pensar en un bien material.

Palabra que lo hace capaz de expresar sus necesidades y sus afectos; entendiendo a aquellos de sus iguales. Y sobre todo, de alabar a Dios su Creador y orar. O de evangelizar al que lo ignora.

En el hombre están el reino mineral, el vegetal, el animal, el humano y perfección de perfecciones: el espiritual.

He aquí la escala que del desorden del Caos, sube al orden sobrenatural, pasando por el natural.

He aquí a la criatura en la cual están reunidos y en síntesis, todos los elementos y caracteres de las otras creaciones; reunidas y perfeccionadas.

A la criatura hecha de fango. O sea, con el polvo en el cual están desmenuzadas las sales minerales en el elemento agua. Dotado de calor (elemento fuego) y de respiración (elemento aire) De vista natural e intelectual (elemento luz) De sangre, humores, glándulas y órganos reproductores (linfa) de instintos, pensamientos, movimientos, libertad, voluntad,

Dios infunde su “soplo o espíritu de vida.”

Adam in the Garden of Eden Genesis 2:7-8

Cuando Dios creó al primer hombre, infundió en él más que la vida de la materia hasta entonces inanimada, también la vida del espíritu.

De otra manera no habría podido decir que lo había hecho a imagen y semejanza suya. El hombre fue creado a imagen y semejanza perfecta. Y une en sí y en perfecta armonía: cuerpo, alma y espíritu.

Lo creó inmortal para que viviera una sola vez.

El orden en la vida humana es éste: que un cuerpo se una a un espíritu para volver al hombre en similitud con Dios; el cual no es carne, sino Espíritu. No animal, sino sobrenatural.

Cada hombre y cada obra tienen su sello diferente: Dios jamás se repite. Cada hombre es único.

Por eso los ángeles tienen diferentes habilidades y competencias: unos son custodios, otros heraldos y otros, serafines adorantes. Cada uno tiene su función.

23angel de luz

El Creador proveyendo el resguardo de la Humanidad; su mente santísima la diversificó por el bien de la tierra y según las necesidades, dotó a cada hombre de las habilidades necesarias según las circunstancias.

Y le dio el ingenio para que creara a su vez. Por eso es la diferencia de caracteres y de temperamentos.

Para el Creador, su Obra Maestra fue el hombre. Y su mayor satisfacción, el fin para el que lo creó.

Cuando la mente divina concibió la idea de crear al hombre, su amor pensó en la criatura humana como un dios, hijo de Dios.

Y el Padre en verdad puso el sello de su Paternidad en su hijo: en el espíritu. La capacidad de conocer y amar a Dios tanto en esta como en la otra vida.

Así pues creo al hombre compuesto de dos sustancias: una material llamada cuerpo, creada inicialmente en el lodo y procreada subsiguientemente con la carne y la sangre del hombre.

La otra inmaterial: compuesta por el alma y el espíritu.

0012

Sin el alma el hombre sería una criatura animal guiada por los instintos y las facultades naturales.

Y sin el cuerpo el hombre sería una criatura espiritual, con dotes sobrenaturales de inteligencia, voluntad y gracia, igual que los ángeles.

Dios a esta Obra Maestra representada por el hombre, en el cual se encuentran unidas las dos criaturas: la animal y la espiritual, formando una sola unidad.

Le dio su imagen y semejanza en sus pensamientos, en sus afectos, en sus actos, en sus impulsos, en sus deseos y sentimientos.

El Sexto Día fue creado el Hombre. Verdadero anillo de conjunción entre la Tierra y el Cielo. Verdadero punto de unión entre el mundo espiritual y el material.

El ser en el cual la materia es tabernáculo del espíritu.

El ser en el cual el espíritu anima la materia, no solo por la vida limitada y mortal; sino por la vida inmortal después de la resurrección final. El hombre, la criatura en la cual habita el Espíritu Creador.

El hombre. La maravilla de la Potencia de Dios, al que infunde parte de Sí Mismo Infinito. El polvo elevado a  la potencia de Hombre y Mujer.

Y unidos a ellos la Gracia, que eleva la potencia del hombre-animal, a la potencia de la vida y condición de criatura sobrenatural deificándola, convirtiéndola en hijo de Dios por participación de naturaleza.

Haciéndolo capaz de entrar en relación directa con Él. Disponiéndolo a comprender al Incomprensible. Haciéndole posible y lícito amar a Aquel a quién sin su Divino Don, NO podría el hombre por su sola capacidad, ni siquiera desear amar.

creacion

El hombre, hecho triángulo que apoya la base (la materia) sobre la tierra de la que fue extraído y que tiende con sus facultades intelectuales, a ascender al conocimiento de Aquel al que se asemeja y toca con su vértice (el espíritu del Espíritu, la parte electa del alma) EL CIELO;

perdiéndose en la contemplación de Dios Caridad, accesible por la unión con Dios y lo deifica.

EL CUERPO.

El cuerpo humano es una obra maestra que compendia las artes y las ciencias. El Divino Escultor proyectó en él, una maravilla arquitectónica y un prodigio de ingeniería, que contiene el más portentoso laboratorio químico y el más asombroso y perfecto conjunto de armonía, belleza y funcionalidad.

Creado originalmente inmortal, fue destinado a ser un Templo Viviente para que Dios lo habitase. Lavado por el Bautismo convierte al hombre en Templo del Espíritu Santo.

La belleza es un atributo de Dios y fue uno de los dones que dio a los Progenitores. Los cuerpos humanos creados por Dios, eran perfectamente hermosos y reflejaban la perfección del que los había creado.

adan_eva_27

Dios es un Espíritu Purísimo. Y el hombre testimoniaba con la perfección de  un cuerpo armónico y bellísimo, vasos vivos para contener el Espíritu del cual provenían.

El cuerpo humano profanado y corrupto NO puede contener al Espíritu de Dios y es invadido por Satanás. Cuando Satanás toma posesión, inocula la corrupción en todas sus formas.

Y el hombre satanizado es un demonio con todos los desenfrenos de su amo. Un Satanás que va contra la Ley divina y humana. Que viola hasta las normas más elementales del vivir como hombres racionales.

El cuerpo es solamente la vestidura del alma y por el pecado ha quedado sujeto a la corrupción, a la muerte, a la enfermedad, al dolor.

TEMPLO DE JERUSALÉN

EL ALMA Y EL ESPIRITU.

“El Altísimo no habita en templos hechos por la mano del hombre.”

Estas palabras fueron dichas por el Templo de Salomón, la más suntuosa casa que el hombre haya elevado en honor de Dios.

Porque Dios Mismo al crear al hombre, se hizo con infinita potencia una morada digna de Sí, en el espíritu del hijo fiel; espíritu que es una partícula de Sí Mismo.

El espíritu del hombre vivo por la Gracia, convertido en Templo del Espíritu Santo, cierra el círculo del amor: Dios conteniéndose a Sí Mismo.

bautismo-de-jesc3bas

El alma es el cofre, el arca santa, el nutriente que contiene al espíritu que es la gema salida de la Mano de Dios, de los infinitos tesoros de su YO para ponerla dentro de la criatura; signo innegable del origen divino del hombre, que certifica su filiación con su Creador.

Como la sangre en las venas, está el espíritu en el interior del alma. Y así como la sangre da vida al cuerpo para vivir la jornada terrena; así el espíritu da la vida al alma, para vivir los días que no tienen fin.

El alma espiritual es la que diferencia al hombre de los animales. Y ésta viene de Dios y todas sus potencias tienden hacia Él. Dios es Luz y es el Padre de la Luz y de las luces. A la tierra, su primera criatura, concede y dona la luz.

Así como al hombre, perfección de la Creación y última de las Seis Obras de las seis jornadas divinas; después de las cuales Dios reposó, concede el atributo que lo hace a Él semejante: el espíritu inmortal.

 Libre, el hálito suyo divino, infuso en la materia para que sea animado por Dios y tenga derecho al Cielo y a la morada del Padre.

El cuerpo del hombre es animado por el soplo de Dios. Por esto en todo hombre y en cada hombre, se extiende y penetra el Espíritu de Dios con derecho de Rey y con su amor de Padre Creador.

Porque ¿En donde reposa Dios? En el espíritu de los justos. ¿Qué es el espíritu? Es la parte superior del alma humana.

¿Cuándo deja de ser trono de Dios? Cuando la concupiscencia la trastorna…

asmodeo2

¿Cómo estamos hechos?

LA PERFECCION DE ADAN

La perfección de la obra regia de Dios en Adán y en la cual Dios puso su inteligencia creadora, estaba en su espíritu. El semen de Adán si Adán hubiese sabido permanecer Rey cual Dios lo hizo, hubiera sido un semen de perpetua perfección.

El espíritu es el Tabernáculo de Dios. El hombre fue creado para ser un templo viviente para que Dios lo habitase. Para el espíritu no hay limitaciones, no hay obstáculos, no hay límites, no hay privaciones, no hay necesidades.

Él es poderoso, libre, instantáneo y como está formado de luz, cuando se une a la Luz, está pleno de Sabiduría Divina. (Esto explica porque a los incultos, Dios los convierte en doctos sin haber estudiado)

El altar del espíritu es el corazón. Y el sagrario es el punto en el cual  Dios puso en el hombre la necesidad de adoración. Y esta adoración se alimenta de amor y de necesidad de amar. Dios hizo este altar precioso y sagrado. Lo hizo para estar formado del amor y de la unión con Él. Y de la generosidad en el amor incorruptible a las acciones perjudiciales de los sentidos, de las tentaciones, de las insidias, de las tres carcomas del alma.

Porque el amor generoso y la unión con Él, hacen a las fibras del corazón incorruptible a las acciones disgregadoras que vienen del exterior.

Por eso el hombre ha hecho a este órgano, sede de los sentimientos y trono y asilo de las pasiones predominantes. Y éstas se custodian con cada latido del corazón.

Y en el fondo la gema que esplende, amigable y santa… O flameantemente engañosa y malvada: su tesoro es el sentimiento que la domina.

corazon

El altar original perfumaba con su amor la santidad de Dios y cantaba su armonía, amándolo y adorándolo sobre todas las cosas porque en todas las cosas estaba el sello innegable del Amor Divino, que las había hecho perfectas y maravillosas para el gozo de su criatura.

El amor es el término de la perfección humana: el Amor Total.

El amor es una fuerza absoluta y el alimento de la vida. El amor es el culto de adoración a Dios, porque el que crece en el amor, crece en perfección. El hombre está obligado a conocer a Dios por gratitud y por respeto a su propia inteligencia.

Y su propia naturaleza le exige la necesidad de amar, porque  aquel que ama es nacido de Dios y por la caridad es semejante a Dios. El Sexto Día fue creado el hombre siguiendo el fin para el que fue creado: amar y servir a su Señor durante la vida terrena, conocerlo en su Verdad y después gozar de Él para siempre en la Vida Eterna.

Fue creado el único hombre del cual debía venir toda la Humanidad y del cual fue tomada la mujer, compañera del hombre y para el hombre; con el cual poblará la tierra, reinando sobre todas las criaturas inferiores.

Fue creado el Único Hombre, aquel que como padre habría trasmitido a sus descendientes todo cuanto había recibido: vida, sentidos, aptitudes materiales; así como inmunidad a todo sufrimiento, razón, intelecto, ciencia, integridad, sabiduría, inmortalidad y el Don de dones: la Gracia.

desnudo-hombre

El hombre era un semidiós por la Gracia y por la Fe. Cuando el hombre se despertó de su primer sueño y encontró a su lado a la compañera, sintió que la felicidad que Dios le había dado era completa.

Era ya tan grande desde antes. Todo en Adán y en torno a Adán fue hecho para que él gozase de una felicidad completa, sana, santa y la delicia; o sea, el Edén no era solamente en torno, sino también adentro de Adán.

Lo circundaba un jardín pleno de bellezas vegetales, animales y minerales. Pero dentro de él, un jardín pleno de bellezas espirituales, florecía con virtudes de todo género, prontas a madurarse en frutos de santidad perfecta; perteneciente a la ciencia apropiada a su estado y que los hacía aptos para la vida sobrenatural, la Gracia.

Como criatura física, gozaba de esto que veía: la belleza de un mundo virgen, testimonio salido del querer de Dios. Gozaba de esto que podía: su señorío sobre las criaturas inferiores.

Todo había sido hecho por Dios para el servicio del Hombre: desde el sol hasta los insectos, para que todo le fuese una delicia.

1jeden

Como criatura sobrenatural gozaba, -un éxtasis radiante y suavísimo- de la compañía de la Esencia de Dios: el Amor. De los raptos de amor entre el Infinito que se donaba y la criatura que lo amaba adorándolo.

El Génesis encubre esta facultad y este comunicarse con Dios en la frase: “Habiendo oído la Voz de Dios que se paseaba en el fresco de la brisa de la tarde.”

Por cuanto el Padre había dado a sus hijos una ciencia proporcionada a su estado, aun así, Él Mismo los instruía. Porque Infinito es el Amor de Dios y después de haber dado, anhela nuevamente dar y tanto más da, en cuanto más la criatura desea serle hija.

Dios se da siempre a aquel que a Él se le da generosamente.

Cuando el hombre se despertó y vio a la mujer, su igual y su complemento; sintió que su felicidad de criatura era total, teniendo el todo humano en plenitud y el todo sobrehumano colmado por el amor dado al amor del hombre.

eva1

EL ALMA.

¿Cómo es? ¿Cuáles son sus atributos?

Los Progenitores, además de la Gracia Santificante y la Inocencia, tuvieron en su creación otros dones de su Creador.

La Inmortalidad: atributo divino.

La Inmunidad: de todo dolor y miseria.

La Integridad: la perfecta sujeción de los sentidos a la razón.

La Razón: Es más grande que el instinto.

razon_fe

La Ciencia: ilumina el saber y regula el amor, sujetándolo al orden hacia las criaturas y hacia Dios. Adán estaba formado de carne más que de espíritu. Pero no era carnal en cuanto a que sobre la materia, señoreaban el espíritu y la razón.

Y el espíritu inocente y pleno de Gracia, tenía semejanza admirable con su Creador y por lo tanto era inteligente y sabía comprender.

La Libertad: majestad dominante sobre el ‘yo’.

La inteligencia: perfecta e iluminada por la Caridad. Plena de sabiduría y de ciencia divina. Dios dio al hombre la inteligencia unida a la libertad de pensamiento.

¿Qué es el pensamiento? Es al alma de la palabra. La facultad de comprender y conocer expresando las ideas y comunicarlas a los demás, es una cualidad humana.

Los pensamientos brotan en la profundidad de la mente y esto es lo que distingue al hombre de los brutos, en los cuales los movimientos mentales se limitan a los más rudimentarios para vivir.

El hombre piensa  y del pensamiento nacen obras de arte, de genio, de belleza. El hombre piensa  y en este su pensar tiene un íntimo amigo que le sirve de compañía en su soledad.

El pensamiento del hombre viaja, espiritual como es, por todo el Universo. Se sumerge en los recuerdos y emerge en la previsión de los tiempos futuros.

mente

Estudia, contempla y medita, las admirables obras de Dios en la Creación. Reflexiona los misterios de los hombres. Cada hombre es un misterio encerrado en su vestidura mortal. Luminoso u oscuro según sea su ánimo, santo o satánico.

Misterio solo conocido por Dios para el que no hay nada oculto. Y de la contemplación de las cosas y de los hombres, sube a la contemplación de Dios. Como el águila que cada vez más alto asciende hacia el sol, así el pensamiento humano puede elevarse y sumergirse en la luminosidad de Dios, después de haber meditado en la capacidad humana.

En la Inmensidad divina después de haber reflexionado en la relatividad humana. En la eternidad divina, después de haber contemplado la efímera temporalidad humana. La Perfección, después de haber mirado sin soberbia que ciega, la imperfección humana.

La Mente: humana es perfecta e imperfectísima. Iluminada por Dios es perfecta. Sin Él cae en el error.

La Razón: debe estar motivada por la bondad. Solo así las acciones humanas obtienen frutos de santidad. Y la razón si es humilde cae de rodillas en obsequio del Dios Infinito e Incomprendible, que solo se vuelve accesible a través de la FE.

Solo la fe ilumina la ciencia y la ayuda a comprender. El conocimiento de la Esencia de Dios se encuentra en la sabiduría. Y la sabiduría se encuentra en el luminoso y ardiente centro que es la Caridad.

Porque fe es religión y la religión permite a la criatura inteligente pero limitada, comprender al Perfecto e Infinito.

memory1_1

La Memoria: el hombre fue creado para amar y adorar a Dios. Y sufre porque desea a Dios. Y este sufrimiento lo provoca el vacío interior que existe en el hombre que vive alejado de Él. Porque hay en el hombre un ansia de creer que es más grande que su necesidad de respirar.

Por eso tiene hambre de Dios y experimenta una necesidad instintiva de buscar la Verdad, que se convierte en un acicate doloroso, porque el hombre se engaña voluntariamente en su deseo, se crea ídolos para aliviar su necesidad espiritual y el alma recuerda a Dios con nostalgia por el momento en que fue creada.

Instante fugaz frente a Él, pero que produce un sello indeleble en lo más íntimo de su ser. Su recuerdo se vuelve borroso porque el cuerpo que habita y al que gobierna una mente pagana, llena de ídolos, vive una vida que la enferma y con su espíritu muerto, su sufrimiento aumenta. Porque ella sabe que su cuerpo es perecedero y está unido a algo que es inmortal.

El hombre se pierde en marasmos filosóficos y aún quién dice que no cree en nada, en alguna cosa cree. El que afirma “No creo en Dios” presupone otra fe. Tal vez en sí mismo o en su inteligencia soberbia. Es como el pensamiento “no quiero pensar”, por el hecho de expresarlo, está manifestando que está pensando.

La Voluntad: de los atributos del alma, si la voluntad no es usada con sagacidad para manejar la inteligencia, ésta se vuelve como las medicinas peligrosas: en lugar de sanar matan.

La voluntad es la soberana del alma. Dios la respeta y da las fuerzas necesarias para ‘una buena voluntad’ con las virtudes que la hacen inclinarse hacia Él. Pero “No querer ser esclavo del mal”, debe salir del hombre.

jesus-reprende-al-diablo

La Libertad de Arbitrio: el libre albedrío es el regalo más grande que Dios otorgó a la inteligencia humana. Dios ama a los hombres y les concede la libertad de arbitrio, para que por ella se perfeccionen en la virtud y se hagan más semejantes a Él.

Cuando el libre albedrío NO está sostenido por el amor, la voluntad se debilita, muere, poco a poco porque el libre albedrío se ha dejado seducir y se hace esclavo del mal.

Dios lo hizo libre y el hombre lo convierte en esclavo de las pasiones. El demonio, el mundo, la carne, en un libre albedrío desordenado, conducen al egoísmo desenfrenado que da la muerte al espíritu.

La inteligencia del egoísta queda obnubilada para Dios y sus verdades. La soberbia ensombrece con su humo al egoísta y le ofusca la Verdad. Comienza el proceso de los ‘¿Por qué?’ y de estos se pasa a la Duda.

A la separación no solo de Dios y la confianza en Él, sino también de su justicia, del temor de Dios y de su castigo.

incredulidad

Este es el motivo por el cual se explica, porqué tan fácilmente se peca.

La mala voluntad en el pecar, es lo único que Dios NO PERDONA.

Cuando el alma posee un libre albedrío que vive dentro del orden, en obediencia hacia Dios y siendo heroicamente fiel al Bien, el hombre se eleva y el alma se deifica al tomar la semejanza con Dios.

Cuando es el Mal el que lo embrutece; esta semejanza es casi borrada totalmente y la degradación espiritual es tal, que se hace semejante al Demonio.

Todo está en la voluntad con que se hace cada acción, ya sea virtuosa o pecaminosa. Porque es la voluntad la que da valor a nuestros actos. 

13 La voluntad

QUERER ARREPENTIRSE.   QUERER CONVERTIRSE.    QUERER OBEDECER.

QUERER VENCER.   QUERER PERDONAR.  QUERER AMAR.   QUERER SER FIEL.

QUERER TRIUNFAR SOBRE SÍ MISMOS Y SOBRE EL MAL.

QUERER SER HÉROES.

QUERER.    QUERER.   QUERER.

El que NO se quiere salvar teniendo los medios…

 ES PORQUE QUIERE CONDENARSE

20condenacion_eterna

Hasta el último momento, Dios respeta el libre albedrío y la voluntad, reina y soberana del alma. También la voluntad es el factor fundamental en la RECREACIÓN DEL ALMA.

Toda la Creación natural y sobrenatural, es obra del amor. Todas las providencias, las leyes físicas, morales, espirituales, son obras del Amor.

El Intelecto:

Es capaz de distinguir lo que está bien y lo que está mal. Y amaestra sobre el cómo y el porqué, se puede y se debe querer hacer el bien y no querer hacer el mal.

La Conciencia: su voz podría llamarse la Voz del Mismo Dios, hablando en el interior del hombre. Es otra ayuda no-solo en empujar la voluntad a acciones buenas y en detener la misma para acciones malvadas.

Sino en hacer que surja el arrepentimiento y empujar a la reparación de un mal cometido; para que el hombre vuelva a encontrarse en Gracia de Dios, cuando la ha perdido pecando.

LA Intuición: es una ayuda que Dios da a la inteligencia debilitada en la comprensión. La lucidez de la inteligencia ayuda poderosamente a recibir y comprender las enseñanzas que la Ciencia Eterna, en las lecciones que Dios quiere que sean guía y consuelo en la hora que vivimos;

para que el mundo no se embrutezca totalmente, pues las palabras de la justicia no son más que sonidos que repercuten en las orejas y a veces ni siquiera se perciben: no se hacen alimento de Vida.

intuicion

Dios crea las almas por amor. Y para que ellas puedan alcanzarle y poseerle, después de haberse esforzado en amarle y conocerle, las ha llenado de dones. El alma viene de Dios y todas sus potencias físicas, morales y espirituales tienden hacia Él.

El alma originalmente dada al hombre se  recrea y se supera en grados inimaginables, a través de  grandes sufrimientos y tribulaciones, haciéndola apta para reposar en Dios.

El espíritu vivo se funde en Dios y el alma se convierte en Templo Viviente del Espíritu Santo, porque Dios vive en ellas y las funde con Él.

Y es de suma importancia para el alma que quiere avanzar en la vía del Cielo, ser robusta y tener todas sus potencias firmes en Dios. Cuando esto sucede el alma está segura. Cuando las potencias del espíritu están fijas en Él, ninguna fuerza la puede quitar de ahí.

El alma viva tiene tal repugnancia al mal, porque Jesús está en ella y el alma percibe lo que siente Él. El mérito del alma es uno solo: aquel de su buena voluntad de querer tenerlo a Él y aferrarse a Él.

Todo otro pensamiento sería soberbia y vanidad espiritual. Las almas que están fijas en Dios, no deben tener nunca miedo a nada. Solo a pecar.

EL ESPIRITU.

El espíritu es un Templo. El ángel custodio de cada criatura, adora en la misma, al Dios que la habita si está en Gracia del Señor.

mentecuerpo1

El espíritu es un Rey. La infinita misericordia del Dios Único y Trino, ha dado a nuestro espíritu todas las ayudas para permanecer dominador.

Los sentimientos pueden ser domados, entregándolos a Dios y pidiéndole que nos llene de su Amor. Es el alma lo que da al hombre el derecho a decir: “Padre mío…”

Cuanto más el alma es hija de Dios, tanto más pronta se siente para seguir  los consejos del Espíritu Santo.  El alma hija de Dios toma de su Padre esta característica divina: la solicitud pronta y alegre de hacer todo aquello que es bien.

La medida de la filiación alcanzada, la da la prontitud con la que el alma secunda las divinas inspiraciones, sin pararse a considerar lo que ellas puedan exigir de esfuerzo por parte de la criatura humana; ni del peligro que hayan de suponer para el individuo carnal.

Y el alma espiritual es la que distingue al hombre de los animales y lo hace dios sobre todos los otros seres creados: Dios-Rey que domina y somete; comprende, instruye, provee y lo hace dios por su origen y destino futuros.

Es el alma aquella que iluminada por su divino origen, sabe, quiere, puede con fuerza ya semidivina.

Fuerza que Dios potentemente sostiene y ayuda, cuanto más el alma se eleva en la justicia y el hombre se diviniza con una vida de justicia. 

 lleno%20del%20espiritu%20santo

 

27.- EL RAPTO


jardin-imperial

Dos semanas después, Marco Aurelio estaba en el triclinium cuando llegó Prócoro. Los sirvientes tenían orden de dejarlo pasar sin anunciarlo y admitirlo a cualquier hora del día o de la noche.

El griego lo saludó:

–           Salve noble Marco Aurelio. ¡Eureka!

Marco Aurelio saltó del asiento exclamando:

–          ¿Qué quieres decir? ¿La has visto?

–           He visto a Bernabé y he hablado con él. Trabaja cerca del mercado como liberto al servicio de un molinero, pero él no sabe quién soy. Y ahora cualquier esclavo de tu confianza puede ir y descubrir donde se esconden.

Marco Aurelio replicó:

–           Irás conmigo.

Prócoro se alarmó:

–           ¿Yo?…  Noble tribuno, yo solo me comprometí a indicarte el sitio donde ella está, más no en sacarla y entregártela. Piensa por un momento en lo que me sucederá si ese Bernabé y Mauro me atrapan. Además, si te pasa algo, no quiero ser yo el responsable y quedarme sin recompensa después de haber trabajado tanto.

Marco Aurelio le entrega una bolsa llena de monedas de oro y le dice:

–         Tendrás otras dos iguales cuando Alexandra se encuentre conmigo en esta casa. Desde este momento, aquí te quedarás, aquí comerás y descansarás. Luego iremos juntos y me llevarás a donde ellos están.

El temor y la vacilación se pintaron en el rostro del griego…

Pero recordando el carácter del patricio, dijo:

–           ¿Quién puede oponerse a tu voluntad? Estoy dispuesto, señor…

Marco Aurelio que hasta ahora había vivido en un estado de tensión permanente, alentado por la esperanza de encontrar a Alexandra, ahora que esa esperanza parece realizarse, se vio súbitamente invadido por la debilidad que se siente después de que se ha hecho un esfuerzo superior a la propia capacidad…

alex0

¡Está a punto de recuperar a Alexandra! Tan solo este pensamiento lo vuelve loco de felicidad. Recordó los consejos de Petronio y envió a dos esclavos en busca de Atlante…

Prócoro que conoce a todo mundo en Roma, se sintió muy tranquilizado cuando oyó el nombre del famoso atleta, cuyas fuerzas extraordinarias en la arena, había podido admirar más de una vez y dejó de preocuparse por el peligro de la empresa.

Estaba de muy buen humor cuando fue llamado a la mesa por el mayordomo y comió opíparamente.

Más tarde cuando llegó Atlante, se dirigió al atrium y examinó con satisfacción a aquel gran gladiador, cuyo poderoso cuerpo parece llenar toda la estancia.

Atlante acaba de ponerse de acuerdo con Marco Aurelio y dice:

–         ¡Por Hércules! Ha sido muy oportuno tu llamado, señor; porque mañana debo partir a Benevento, a donde me reclama el noble Haloto a fin de que en presencia del César, luche con un tal Espícuro; que según parece es el mejor gladiador y el favorito de Nerón.

Marco Aurelio cuestionó:

–           ¡Por Marte!… ¿Estás seguro de que podrás ganarle?

El atleta respondió lleno de seguridad:

–           Acabaré pronto con él.

Prócoro intervino:

–          Y no dudo que lo hagas. Pero ahora prepárate y frótate todo el  cuerpo con aceite, porque acaso te encuentres con otro gladiador: el hombre que custodia a Alexandra, también tiene una fuerza excepcional.

Marco Aurelio confirmó:

–       Es verdad. Yo no lo he visto, pero arrebató a Alexandra de una veintena de hombres.

Atlante contestó con determinación:

–        Noble señor, me comprometo a traer a la doncella hasta tu casa, así tenga que  arrancarla de siete partos como el que me dices. Pero ten presente que mañana debo ir a Benevento.

Marco Aurelio sonrió complacido y dijo:

–           En un par de horas partiremos.

Después de esta declaración, Marco Aurelio se fue a la biblioteca a escribirle a Petronio.

Recuerda las palabras de Actea y su corazón palpitó con violencia. Está decidido a casarse con ella y hasta se siente capaz de volverse cristiano, si esa es la condición para tenerla.

Si todo es cierto, ella le amará… y él está decidido a ser el esposo más cariñoso y amante.

Más tarde  los tres, guiados por Prócoro; llegaron a una casa situada en el barrio del Transtíber y se dispusieron a esperar…

Cuando la reunión terminó, muchos cristianos empezaron a salir. Luego, tres figuras aparecieron en el arco de la entrada y varias personas rodearon al anciano, mientras Bernabé y Alexandra se hicieron a un lado para esperarlo. Y se quedaron de pié, en la escalinata de la entrada, junto a una columna.

Marco Aurelio se quedó embelesado.

Alexandra está frente a la luz de una lámpara y la capucha ha caído de su cabeza despeinando sus cabellos. Tiene entreabiertos los labios y levanta su rostro hacia el apóstol, atenta totalmente a sus palabras, como si estuviese extasiada.

Viste como una esclava y está envuelta en su manto oscuro de lana. Marco Aurelio nunca la había visto más hermosa…

Admiró la belleza y distinción de aquella elegante cabeza patricia, que sobresale entre sus vestidos humildes. Y el amor lo envolvió como una llama, mezclado con un prodigioso sentimiento de simpatía, atracción, admiración y ferviente anhelo.

Siente correr por todo su ser, como una corriente eléctrica de felicidad, al contemplarla otra vez. De pie, junto al gigantesco parto, parece una niña… Y una ternura infinita invadió todo su ser.

alex peinados-estilo-griegoQuiere protegerla, amarla, poseerla. Notó también que se ve más delgada y frágil. Su cutis parece de alabastro. Una hermosa y blanca flor que irradia luz como si fuera una diosa.

 Todo esto sirvió para hacer más poderoso su deseo de poseer a aquella mujer, tan diferente de todas las que ha conocido antes. Está dispuesto a dar por Alexandra, todo cuanto posee.

Prócoro le advierte:

–           Ten cuidado, señor. Mira que son muchos.

El tribuno contestó:

–         No te preocupes. Esta vez no escapará.- Y Marco Aurelio señala a Alexandra y Bernabé, mientras dice a Atlante- Son ellos.

El atleta contestó:

–           Perfectamente. Me comprometo a entregarme a ti como esclavo, si no le rompo el espinazo a ese bisonte parto que la acompaña. Pero dejemos que lleguen a su casa. Allí me apoderaré de ella y la llevaré al sitio que me indiques.

A Marco Aurelio le agradó la respuesta y dijo:

–         ¡Por Hércules! Debemos hacerlo ahora. Mañana quizá no la encontremos, porque si nos descubren, se la llevarán a otra parte.

Atlante replicó:

–           No nos descubrirán. Hoy mismo la tendrás en tus brazos.

Prócoro gimió:

–           ¡Ese parto parece un hombre demasiado fuerte!

Atlante lo miró con despreció y le espetó:

–           Nadie te está pidiendo que sujetes sus manos.

Después de unos minutos, en el grupo al fin se despidieron y empezaron a caminar.

Prócoro exclamó:

–           Sí, señor. Tu doncella se encuentra bajo una poderosa protección. Ni más, ni menos que el gran apóstol Pedro. Ve como se arrodillan ante su paso.

Y Marco Aurelio vio con asombro una escena prodigiosa: había dos centuriones que se arrodillaron cuando Pedro pasó frente a ellos y se detuvo. Les puso la mano sobre la cabeza, que ellos habían descubierto y los bendijo.

Hasta ese momento jamás se le había ocurrido que en el ejército hubiera cristianos…

Pero al parecer aquella doctrina ya se había infiltrado por todo el imperio. Y esto le hizo pensar que si ella hubiera querido huir de la ciudad, no le hubieran faltado guardianes que facilitaran su fuga. Y dio gracias a los dioses porque eso no sucedió.

Pero el abismo que esa maravillosa religión está abriendo entre él y Alexandra, se hace cada vez más grande…

Recordó todo lo sucedido y se dio cuenta de que en realidad no la conoce. Está seguro de que la ama y se siente deslumbrado por su hermosura incomparable. Pero ahora comprende que la religión que ella profesa, es lo que la hace tan diferente de las demás mujeres.

Su grandiosa belleza interior es lo que la hizo rechazar lo que para las demás son incentivos: la opulencia, la pompa, el bienestar… Para ella no significan nada, porque ella posee algo distinto. Es como si ella perteneciera a otro mundo.

Y una molesta inseguridad comenzó a atormentarlo… ¡¿Cómo la conquistará, si lo que él puede ofrecerle parece no significar nada para ella?!

De este caos mental lo sacó Prócoro, que comenzó a lamentarse de su suerte.

Marco Aurelio le oyó y sacó la bolsa de oro. Se la arrojó diciéndole:

–           Ya la tienes. ¡Cállate!

Después de haber pasado por un erial, el grupo de cristianos empezó a diseminarse en distintas direcciones, quedando solamente Bernabé, Alexandra y otro hombre anciano.

Esto hizo necesario seguirlos desde una mayor distancia y con más precaución, para no ser descubiertos.

Prócoro hábilmente, se fue quedando paulatinamente atrás.

Llegaron a una calle estrecha y los vieron entrar a una ínsula.

Ellos se mantuvieron a una prudente distancia. Luego, Marco Aurelio mandó a Prócoro a que viese si esa casa tenía salida a la calle posterior.

Éste fue a ver y cuando regresó, dijo:

–           No, señor. Solo hay una entrada.

Atlante comenzó a prepararse para el combate. En su rostro no hay la menor señal de temor y dice:

–           Yo iré adelante.

Con una voz que no admite réplica, Marco Aurelio ordenó:

–           Tú me seguirás.

Y en un instante los dos desaparecieron por la puerta de la entrada.

Prócoro corrió hasta la esquina y empezó a atisbar lo que va a suceder…

Es un edificio espacioso y con varios pisos. Un condominio como muchísimos que hay en Roma y que son verdaderas colmenas, edificados con el propósito de percibir la mayor renta posible. En ellas vive la gente más pobre y no hay portero.

Marco Aurelio y Atlante llegaron a un corredor que los condujo a una especie de atrium común para toda la casa, con una fuente en el centro.

Desde las murallas arrancan hacia el interior  unas escaleras de piedra y de madera, que conducen a unas galerías en los cuales están los cuartos que conforman la vivienda.

Es temprano y no hay nadie en el patio.

Atlante pregunta deteniéndose:

–           ¿Qué hacemos, señor?

Marco Aurelio contesta:

–           Esperaremos aquí. No permitiremos que nadie sospeche de nosotros.

En ese momento en el más lejano extremo del patio, aparece un hombre que trae en la mano un cedazo y se aproxima a la fuente.

Marco Aurelio dice en voz muy baja:

–           ¡Es Bernabé!

–           ¿Quieres que le rompa los huesos?

–           Espera… primero veamos a donde va.

jardin y fuente

Bernabé no se fijó en aquellos hombres que estaban parados en la penumbra de la entrada y empezó a lavar las legumbres en la fuente. Cuando terminó con su tarea y regresa por donde salió…

Atlante y Marco Aurelio le siguen hasta otro corredor que lleva a un pequeño jardín en el cual hay unos cipreses, mirtos y rosales.

En el fondo hay una pequeña casa edificada contra la pared del edificio contiguo.

Marco Aurelio valoró la situación y dijo decidido:

–           ¡Vamos por ella!

Bernabé iba a entrar en aquella casita, cuando el ruido de pasos llamó su atención y dejando el cedazo en la balaustrada de cantera, se voltea, ve a los dos hombres y les pregunta:

–           ¿Qué buscan aquí?

Marco Aurelio le dice imperioso:

–          ¡Qué te importa! –Y en voz baja ordena a Atlante- ¡Mátalo!

Atlante se abalanza hacia Bernabé y antes de que éste tenga tiempo de reaccionar, el gladiador ya le ha cogido en sus brazos de acero.

Marco Aurelio tiene demasiada confianza en las extraordinarias fuerzas del atleta, para detenerse a presenciar el final de la lucha. Y dejando atrás a los combatientes, entra en la casita.

Alexandra está inclinada añadiendo leños al fogón, junto al cual se encuentra sentado un anciano.

Marco Aurelio entró tan repentina y bruscamente en la estancia, que cuando el la toma por la cintura levantándola en vilo para salir por la puerta, ella no lo reconoce.

El anciano trata de interceptarle el paso. Pero Marco Aurelio con un brazo estrecha a la joven contra su pecho y con el otro brazo, lo hace a un lado.

Con el movimiento se le cae la caperuza y a la vista del rostro de Marco Aurelio que tiene una expresión tan terrible…

Alexandra se queda tan impactada, que está a punto de desmayarse.

Pero en el patio, las cosas estan peores…

Cuando Marco Aurelio llegó hasta al jardín con su presa, también él se quedó congelado…

Bernabé tiene entre sus brazos un cuerpo completamente doblado hacia atrás, con la cabeza colgando y con la boca llena de sangre.

Al ver el grupo que forman: Marco Aurelio, Alexandra y Nicomedes, Bernabé dio un nuevo puñetazo a Atlante en la cabeza, lo lanzó furioso hacia un lado y de un salto tomó a Marco Aurelio por el cuello, pues éste había soltado a Alexandra y lo miraba paralizado por el asombro.

Marco Aurelio, al sentirse levantado en el aire como si fuera un muñeco, piensa que ha llegado para él la hora de morir. Y entonces como en un sueño, oye lejana la voz de Alexandra que dice como un gemido:

–           ¡NO MATARÁS!…

Entonces sintió como si lo hubiese herido un rayo y cayendo en un negro pozo, todo desapareció…

Prócoro estaba escondido detrás del ángulo de la esquina, lleno de miedo y de curiosidad sobre el curso de los acontecimientos.

Atisba impaciente porque el silencio que hay no presagia nada bueno y le parece que es más peligroso que nada…  Cada vez se siente más intranquilo. En eso, parece que alguien se asoma a la puerta y él se pegó más a la pared, conteniendo el aliento…

No se equivoca, pues efectivamente alguien se asomó, miró alrededor y se volvió a meter.

Y de súbito se le erizaron los cabellos. Con su mano se cubrió la boca para ahogar una exclamación:

–           ¿Qué…? ¡Por todos los dioses!

En la puerta de la casa apareció Bernabé llevando a cuestas el cuerpo de Atlante y luego empezó a correr con su carga, en dirección al río Tíber.

Prócoro pensó:

–           ¡Estoy perdido si me ve!

Pero Bernabé siguió de largo y desapareció.

El griego no puede creer lo que ha visto. El miedo se apoderó de él…. Y huyó…

Después de correr un largo tramo, cuando se sintió a salvo, se dijo a sí mismo:

–           Debo conservar la calma… Necesito pensar bien… ¿Cómo debo proceder en este caso? Ha ocurrido algo terrible. Si Atlante está muerto, lo más seguro es que Marco Aurelio también… ¡Por Cástor! Pero él es un patricio amigo del César pariente de Petronio, hombre famoso y poderoso en Roma.

Es un tribuno militar. Su muerte no puede quedar sin castigo ¿Y si voy con el Pretor y con los guardias? ¡Mísero de mí! ¡Yo soy quién lo llevó a la muerte! Dirán que yo fui su causante… No puedo huir porque eso me haría más sospechoso…

El asunto por todos lados está muy mal…

000petronio-3

Petronio es un hombre con tanta influencia, que puede impartir órdenes a la policía de todo el Imperio y sacaría a los culpables de la muerte de su sobrino, de los confines de la tierra.

Pero si él demuestra su inocencia con Petronio ya que él estará enterado de toda su participación, a los únicos que culparían serían a los cristianos…

¡Y eso les acarrearía una persecución general!

Decidió ir a buscar a Petronio y contarle lo ocurrido. Pero para ir, primero tendría que comprobar que le había pasado a  Marco Aurelio… Y como un rayo le llegó el pensamiento de que tal vez no se habrían atrevido a matarlo. Él es un hombre poderoso, amigo del César y alto funcionario del ejército imperial.

Por las consecuencias terribles que tal crimen les acarrearía, tal vez solo lo habrán retenido. Y esta idea lo llenó de esperanza…

Luego reflexionó:  ‘Si ese dragón parto no lo ha hecho pedazos en la primera embestida, él está vivo y él mismo será testigo de que yo no le he traicionado… Y entonces puedo contar con otra recompensa si le ayudo una vez más por rescatarlo.’

Y acarició las dos bolsas de oro que Marco Aurelio le dio.  Emprendió el camino a su casa para pensar en el modo de averiguar lo que le había ocurrido al tribuno, antes de ir con Petronio…

Cuando llegó al barrio del Suburra, se compró una botella de vino y se fue a casa a comer opíparamente para recuperar fuerzas. Bebió con abundancia, descansó, se dio un baño muy relajante y se durmió.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

R81 LA VERDADERA POBREZA


00 MADRE alma de niña y corazón de fuegoHijitos Míos, Mis pequeños. Mi Maternidad fue un acto amorosísimo de Nuestro Dios para con todos vosotros. Fui el instrumento sencillo para que con él hiciera grandes obras. ¡Mi Dios tomando a Su pequeña esclava para la Redención del género humano!

¡Cuánta dicha, cuánto Amor! La Inmensidad de Nuestro Dios haciéndose pequeñito para entrar en Mi Vientre Virginal y así comenzar Su Vida de Amor en la Tierra.

Misterio insondable del Amor de Nuestro Padre. Derramamiento excelso de Amor para con todos vosotros.

misterio de la encarnacion

En todos y en cada uno de vosotros pensó vuestro Dios, vuestro Creador, al enviar a Su Unico Hijo a la Tierra para la Redención. A CADA UNO de vosotros vio, amó y deseó su salvación, con el envío de Su Hijo Jesucristo a la Tierra.

Cada uno de vosotros ha sido formado, ha sido tomado a Su Servicio, ha sido guiado para ser corredentor junto con Su Hijo Jesucristo. Cada uno de vosotros vale muchísimo. Dios mismo ha puesto toda Su atención y Su Amor al crearos.

Al daros el don de la vida, al confiaros una misión de amor, para la salvación de todas las almas, pasadas presentes y futuras. Cada uno de vosotros ha sido llamado y preparado para ser Presencia de Mi Hijo en la Tierra.

00paDRE-bebe

¡Meditad éste honor tan grande! ¡Cada uno de vosotros ser presencia Viva de Dios en la Tierra! Tenéis todo para ello. Tenéis un alma que es la misma Esencia y Vida de Dios.

Tenéis el Don de la vida como lo tuvo Mi Hijo Jesucristo. Tenéis Sus Enseñanzas de Vida, las cuáles al tomarlas, al vivirlas y al transmitirlas, estaréis prolongando la Vida de Mi Hijo sobre la Tierra.

Hijitos Míos, daos cuenta de la misión tan sublime que tenéis sobre la Tierra, ¡La de ser otros Cristos! Ser Vida, al ser salvación de almas y cuerpos para con vuestros hermanos. Todos vosotros bajasteis para ello.

madre nuestra

En todos vosotros ha puesto Su Confianza vuestro Padre y a Mí vuestra Madre Santísima, se Me ha dado la Gracia de teneros como Mis hijos…

Y al ser Madre Soy Guía, Maestra, Protectora e Intercesora, para obteneros de vuestro Padre Celestial, todo lo que necesitáis y necesitaréis de acuerdo a vuestra misión y a vuestra donación.

Si os donáis a la perfección, vuestro Padre podrá hacer con vosotros lo que Conmigo hizo: grandes obras. Pero cuánta infidelidad existe ahora para con vuestro Dios, cuánto rechazo al abandono a Su Voluntad, cuándo olvido para realizar vuestra misión, cuánta falta de agradecimiento a tantos dones recibidos a vosotros mismos y para vuestra familia.

redencion,donacion, salvacion

Hijitos Míos, ya se os ha dicho antes, valéis muchísimo para vuestro Dios y le habéis costado mucho dolor, lágrimas, sacrificios, blasfemias, traiciones, en la Vida de Mi Hijo Jesucristo. El se dio por cada uno de vosotros para libraros de las Garras del Mal.

Ha invertido muchísimo en cada uno de vosotros porque os ama y lo seguirá haciendo porque os quiere regalar Su Reino por toda la Eternidad.

El Mal conoce vuestra valía y os ataca tanto porque os envidia. Porque él negó y atacó a la Gracia de Dios y como nunca la va a poder recuperar, no desea que vosotros la ganéis. Y así os ha atacado desde vuestros Primeros Padres y lo seguirá haciendo hasta el Final, porque estaréis tomando el lugar celestial que él y sus ángeles malos despreciaron.

ANGELES CAIDOS

Hijitos Míos, daos ya perfecta cuenta de lo que valéis espiritualmente y no os dejéis confundir con las asechanzas del Mal, en las que él os hace fincar vuestras esperanzas e ideales en vuestra apariencia exterior y en la materialidad de la Tierra.

¿Cuántas veces no habéis constatado y vivido éste hecho? Hermanos vuestros, actuales y pasados, de apariencia hermosa, que al paso de su vida pierden ésa hermosura…

¿En dónde quedó su valor exterior? ¿Para qué les sirvió ésa hermosura exterior?

dorian grayBien sabéis cómo muchos de ellos le han sacado un provecho material y pecaminoso a su exterior, llevando a la perdición eterna a la verdadera hermosura de su alma, Esencia Divina de vuestro Dios y Creador.

Desperdiciáis mucho tiempo en adornar y consentir a la envoltura que cubre a vuestra alma, olvidándoos de cuidar, alimentar, hacer trabajar los dones recibidos en vuestra alma. No es vuestra hermosura exterior lo que os va a dar la Vida Eterna. Y sí os puede servir como lastre para perderla.

¿De qué hubiera servido que Mi Jesús hubiera sido un hombre hermosísimo y que hubiera venido a la Tierra a que fuera admirado por Su belleza exterior?

crucificado-jesus-cristo-1

La belleza que El tenía, se la daba la Belleza de Su Ser Divino interior. Su Santidad excelsa traspasaba Su cuerpo. Su Divinidad era apreciada a pesar de Su cuerpo “normal”.

Conocéis la vida de santos y santas en quienes se traslucía la Presencia de Mi Hijo en ellos, porque habían permitido Su Nacimiento en ellos. Era Su Vida en ellos y llegaron a ser lo que son por haberLe permitido a Mi Hijo, vivir plenamente en ellos.

Y son reconocidos por vosotros en su santidad y en su valía, por sus hechos y no por su apariencia “hermosa y vanidosa”.

santa_rosa_de_lima

El valor de vosotros está EN vosotros, no fuera de vosotros. Ya Mi Hijo os lo dijo: “El Reino de Dios-Mi Presencia Viva- está en vosotros”. Al permitirLe vivir y actuar en vosotros, estaréis haciendo Su Voluntad y así, cumpliendo perfectamente la misión por la que vinisteis a la Tierra.

REFLEXIONAD Y EXAMINAD, PERFECTAMENTE SOBRE VUESTRA VIDA.

 MEDITAD en qué habéis usado el tiempo que os concedió vuestro Dios para servirLe; para que reflexionéis el momento y el estado actual de vuestra alma ante la Presencia Divina de vuestro Dios y Creador. Y para que actuéis como los verdaderos hijos de Dios deben actuar.

1hija,madre y esposa

Dejaos guiar por Mi Corazón de Madre, Esposa e Hija de Nuestro Dios.  Por Su Gracia Yo Me dí en totalidad y Le serví con una total entrega de amor. Vuestro Dios no se merece las sobras de vuestro tiempo. Estáis usando Su Tiempo y sólo os acordáis de El, generalmente en vuestras necesidades y desdichas.

El tiempo Le pertenece y se os concedió para la salvación de vuestros hermanos y para dejaros hacer y dejar translucir a Mi Hijo en vosotros. Os ha prestado un tiempo para ayudaros a alcanzar más Gloria en Su Reino al terminar satisfactoriamente vuestra misión en la tierra.

Os ha prestado Su tiempo para que Le ayudarais a llevar Su Reino por toda la Tierra y así prepararos a que se haga La Voluntad de Dios en ella cómo en el Cielo y preparar con ello Su Segunda Venida.

Segunda_Venida_de_Cristo

Tenéis una misión sublime cada uno de vosotros. Por favor hijitos Míos, no desperdiciéis el Tiempo de Dios que os ha encomendado para servirLe. Retomad vuestro tiempo pasado y desperdiciado y presentadlo a vuestro Padre, uniéndolo al Tiempo que vivió Mi Jesús en la Tierra y así reparad el desperdicio que habéis tenido con el tiempo de Dios

Y ofrecedlo por la conversión y santificación de todas las almas y de todos los tiempos. De cada segundo de vuestra existencia, de cada segundo que vuestro Padre os concedió por vuestra libre petición para servirLe en la Tierra, se os tomará cuentas.

Pero Su Misericordia es muy grande y en un Instante podréis reparar lo que no habéis hecho en años, de la forma como os lo acabo de explicar. Es el tiempo de Dios bien usado el que alcanza la salvación de las almas.

intercesion

Orad, hijitos Míos. Orad mucho y entregaos perfectamente a vuestro Padre, quién os ama con un Amor tan grande que no podéis ni imaginar y por ello os da tantas oportunidades para vuestra salvación.

Reflexionad en éste tiempo de Gracia, por todos sus Favores recibidos. Y agradecédLe de corazón todo lo que os ha concedido. Y también pedídLe de corazón, perdón por todo el tiempo desperdiciado y las faltas cometidas a Su Amor Infinito y Misericordioso.
Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, Madre del Verbo Encarnado, Madre del Amor. VOY A HABLAROS DE MI VIDA y quiero que reflexionéis sobre ESTA CONFIDENCIA: vida de Dolor, pero también de Gozo… y que de ella toméis ejemplo para que os podáis proteger de las insidias del Maligno.

Yo, Madre vuestra al haber sido la Madre de Dios Encarnado, podríais pensar que Mi Vida fué muy cómoda, que fuí consentida por Dios Padre. Que no sufrí nada, por haber llevado una Misión tan Sublime.

maria entregadaltemplo

No, Mis pequeños. Se podría decir que fui la Mujer del Amor y la Mujer del dolor. Desde muy pequeña, a la edad de tres años fuí apartada de Mis padres: San Joaquín y Santa Ana, para ser entregada al Templo y así ser preparada para servir toda Mi Vida a Dios, nuestro Creador.

Vosotros os podéis imaginar Mi dolor por la separación de Mis padres terrenos. A esa edad en donde todavía se necesitan las caricias, los besos, los apapachos de alguien que nos ama. Prescindí de ello para entregarMe de lleno a las delicias de Mi Padre. Delicias que no se pueden tener de alguien de la Tierra.

Fuí creciendo y tuve el segundo gran dolor, otra separación: Se Me ordenó dejar el Templo, ¡Dejar de servir a Mi Dios en Su Casa!… Para contraer nupcias con el señor San José. Sí, era un hombre justo y muy bueno, pero nunca como Mi Señor. Y por Obediencia acepté ésta segunda separación.

matrimonio-de-san-jose-y-la-virgen-maria

Poco tiempo después tengo un gozo tremendo, infinito, divino, Mi Inmaculada Concepción. Sí, fué un momento exquisito para Mi Alma donada a Mi Señor. Se Me indicó la Magnitud de Mi tarea, pero también se Me indicaron los múltiples sufrimientos que seguirían, los cuáles no se hicieron esperar.

Y el primero fue cuando Mi futuro esposo San José Me vió encinta del Salvador del Universo. Nuevamente Me ví despojada, en su mente Me vió falla en Mis Virtudes, especialmente de la Pureza. CALLÉ, pero el Ángel del Señor vino a reivindicar Mis Virtudes ante Mi esposo terreno.

Yo deseaba un lugar preciosísimo para que naciera Mi Bebé, Mi Dios, Mi Señor. Pero nuevamente Me veo despojada, ahora de la comodidad de las cosas de la Tierra. Y prácticamente MENDIGANDO, encontramos un lugar indigno para que el Dueño del Universo naciera, ¡Cuánto Dolor y a la vez, cuánto Gozo!

HUÍDA A EGIPTO

Poco tiempo después de Su Nacimiento, el Ángel del Señor Nos ordena abandonar Nuestro Hogar porque Herodes quería matar a Mi Hijo. Vuelvo a ser despojada y ahora de lo poquito que tenía: Mi pobre casita de Nazareth. Y nos tuvimos que ir a un país extraño, hasta que el tirano muriera.

Va creciendo Mi Hijo y unos años después vuelvo a ser otra vez despojada. Y es ahora de Mi esposo San José, que por más de cinco lustros había sido mi compañero y nuestro protector terreno… Nuevamente un gran dolor.

Mi Hijo Jesús mantiene Nuestro Hogar y paso momentos de Cielo a Su lado, hasta que llega a Su Plenitud. Y empieza Su Misión Pública, en donde cada vez lo voy perdiendo más y más…

1familia voluntad de dios

El, al llevar la Palabra del Padre, tenía que recorrer gran cantidad de pueblos y Yo ya sólo lo veía de vez en vez, hasta que decido acompañarlo junto con las discípulas, a muchos lugares de predicación. Lo vela más que antes, pero aun así, la separación era cada vez mayor.

El Mundo ganaba a su Dios y Yo iba perdiendo a Mi Hijo. Fue un despojo paulatino y muy doloroso, porque sabía en qué iba a terminar todo.

Llega el tiempo de la Traición y de Su Muerte. Las que son madres y han perdido a un hijo podrán entender aunque sea un poquito, Mi gran Dolor.

-virgEn-mary-calvario-dolorosa

Sí, resucita y viene a Mí. Y está un tiempo más acompañándoMe aquí en la Tierra, pero luego viene Su Ascensión Divina y prácticamente Me quedo sola… DESPOJADA de Su Presencia Humana, porque la Divina nunca se separó de Mi Corazón.

Este último despojo duró varios años, hasta que fuí llamada por Mi Dios a unirMe en cuerpo y alma a Mi Hijo, en el Reino de los Cielos.

Con todo esto, os quiero hacer notar que la vida de aquél que se da a  Nuestro Dios, lleva una vida de Dolor, de

despojo-total-pobreza

DESPOJO A TODO LO QUE SEA DE LA TIERRA,

A todo aquello que lo pueda a uno apartar del Bien Eterno.

, ciertamente se vive el dolor y la pena, pero eso es recompensado en momentos de la Tierra con innumerables “besitos divinos”, que son momentos que tiene el alma de éxtasis y de regalos divinos palpables, durante su misión terrena. Y culminan con el Gran Gozo al final de sus días en el reino de Nuestro Padre Dios.

SÍ, se llega a sufrir mucho cuando uno se da en pertenencia a su Dios, pero los momentos de gozo que se ganan por ello, lo mantienen a uno lleno de felicidad y de deseo de seguir sirviendo a Aquél por quién vivimos.

000despojo-renuncia

El Maligno no es quien nos despoja de las cosas del Mundo al contrario, él es quien las provee, porque con ellas os quiere hacer presas para la perdición eterna. Es nuestro Dios quien os está cuidando constantemente de que no os arraiguéis a las cosas del Mundo, de forma que así pudiérais perder el Reino de los Cielos.

Pocos de vosotros entendéis bien esto. Las riquezas exageradas, los bienes superfluos, la vida desenfrenada, sólo os llevan a la separación con vuestro Dios y os están abriendo camino a la perdición. Si en algún momento de vuestra vida sois despojados de algo o de alguien, no es por maldad ni por causaros daño, ¡ES PARA SALVAROS!

Las muchas riquezas, el mucho desvío de lo divino, lleva a la pérdida de lo espiritual. Por eso muy claramente es lo dijo Mi Hijo Jesucristo: “No se puede servir a dos amos, o a Dios o al dinero”.

25diosdinero

Ellos son diametralmente opuestos, no se puede vivir en los grandes lujos y tener el corazón lleno de amor por los necesitados.

Como regla general en donde sí hay excepciones, los que viven en grandes lujos no llegan a darse cuenta de las necesidades reales de sus hermanos pobres o simplemente no las creen o no les interesan. Por ello, el dinero en exceso y la caridad, van muy separadas una de la otra.

Nuevamente os repito. si os véis despojados de algo o de alguien, primeramente antes de maldecir, haced un balance de vuestra vida ante vuestro Dios. Ved en vuestro interior qué lugar ha ocupado vuestro Dios en los últimos años y ved qué bienes espirituales habéis adquirido a través de los bienes materiales que atesorasteis.  

balanza-dinero-vs-amor-e1337716597206

Poned sinceramente vuestra vida espiritual en la balanza y juzgad vuestro comportamiento con vuestro Dios y con vuestros hermanos… Y así, si actuáis humildemente, Mi Esposo el Santo Espíritu os hará reflexionar y AGRADECER el despojo que recibisteis.

Atended más a vuestro interior, para que podáis entender más a vuestro Dios. Él os cambiará lo mundano por lo divino y así vuestro Gozo será mayor.

Yo Vuestra Madre, oro por cada uno de vosotros estéis en donde estéis, hagáis lo que hagáis, viváis en la Luz Verdadera que Mi Hijo os mostró o no.

madre intercesora del mundo

Yo Soy la Madre del Consuelo, Soy la Madre del Amor, Soy la Madre de todo ser creado por Mi Dios a imagen y semejanza de Él.

Venid a Mí, para que os lleve a Mi Hijo y seáis purificados en Su Santísimo Amor. Venid a Mí para que se logre en vosotros también, la Encarnación.

La Donación de Salvación abarca a todos los tiempos y siempre se vive en un continuo presente. La actualidad de las Palabras de Mi Hijo son de Verdad. MADRE MÍA

Venid hijitos Míos, venid al regazo de Vuestra Madre Celestial para consentiros, mimaros y amaros como a Mi Hijo.

Venid hijitos Míos, acercaos a Mí y permitidme que os tome de la mano para llevaros a Mi Hijo,  a vuestro Dios hecho Hombre y agradecédLe Su Presencia entre vosotros y en vosotros. Que se dio y se quedó para vuestro cuidado, para vuestro crecimiento y para salvación de cada uno de vosotros.

Que el Amor Infinito del Padre, de Mi Hijo y del Espíritu Santo quede con cada uno de vosotros y Mi Amor de Madre os proteja y Me permita llevaros de regreso a la Casa Celestial.

trini Coronacion_de_la_Virgen

http://diospadresemanifiesta.com/

F6 EL SEXO ES SAGRADO III


la  creacion

PLACER ENGAÑO MORTAL

El Manual del Fabricante

La Sagrada Biblia es el Manual del Fabricante. Nuestro Creador explica normas muy específicas respecto a la forma cómo deben ser utilizados los diferentes componentes de nuestro ser. En el orden sexual, en el Libro del Levítico están detalladas  muy claramente las normas para utilizar nuestro cuerpo y así NO AFECTAR nuestra alma y nuestro espíritu. Porque todas nuestras acciones son cósmicas; es decir, no nos afectan solamente a nosotros, sino a todo el entorno que nos rodea y más allá de los límites imaginables.

En el cap. 15 están especificadas las impurezas sexuales del varón y de la mujer. Para cualquier persona pensante, podrían parecer obsesivas  todas las medidas que Dios reclama en los casos que especifica. Pero a la luz de los nuevos descubrimientos, todas y cada una de esas especificaciones tienen una poderosa razón científica, para su implantación. Por ejemplo el incesto y la endogamia:

ENDOHUJOS

Efectos de la Endogamia o Consanguinidad.

Todo criador de razas finas sabe que los cruces en consanguinidad son importantísimos,  porque ayudan a fijar ciertas características pudiendo formar una línea determinada, con cualidades que de otra manera sería muy difícil obtener. Pero no debemos olvidar que la consanguinidad tiene un precio y que hay que ser muy cuidadosos en su empleo, porque se puede perder el trabajo selectivo de años.

La mayoría de los animales, incluyendo aves y mamíferos así como plantas evolucionadas, han desarrollado mecanismos de algún tipo para evitar la endogamia. Algunos como ciertas especies de cerezo, incluso disponen de un complejo proceso bioquímico que asegura que sus flores no serán fertilizadas por ellos mismos o por individuos genéticamente muy similares.

cerezo en flor

La mayoría de los animales sociales expulsan a los jóvenes machos del grupo para evitar que se apareen con hembras de su mismo linaje. Incluso las moscas de la fruta disponen de algún tipo de mecanismo que evita la endogamia: en poblaciones pequeñas y cerradas preservan una diversidad genética mayor a la que se presentaría si los emparejamientos ocurriesen meramente al azar.

¿Por qué los seres vivos evitan la consanguinidad? Lo hacen porque es bastante negativo para cualquier población u organismo un alto grado de endogamia. Hay un fenómeno bien estudiado aunque sólo parcialmente comprendido, llamado depresión consanguínea.

La depresión consanguínea está causada por la acumulación de mutaciones negativas de las que algunas son fatales en sí mismas, mientras que la mayoría perjudican la efectividad del organismo.

tigres

Normalmente en una población no endogámica, estos alelos serían eliminados por la selección natural o bien quedarían enmascarados ante la presencia de alelos correctos, benéficos. Si esto es así ¿Por qué no padecemos todos cientos de enfermedades genéticas?

La razón es simple: la reproducción sexual permite que se mezclen los alelos (genes) de los individuos que se emparejan, con lo que los perjudiciales (generalmente recesivos) quedan enmascarados ante la presencia de los positivos (generalmente dominantes). Cuando esta mezcla no se puede producir, porque ambos progenitores tienen ya (por efecto de la consaguinidad) los mismos alelos, el resultado será depresión endogámica que se manifestará inmediatamente como:

_ elevada incidencia de enfermedades genéticas recesivas

_ Reducción de fertilidad femenina y viabilidad espermática

_ fenómenos de asimetría física

thEBSWV9H9

_ alta mortandad prenatal y de recién nacidos

_ lento ritmo de crecimiento

_ menor talla de adulto

_ carencias del sistema inmunológico

_ alteraciones del comportamiento.

Lo normal es que se presente al principio solo alguno de estos problemas, aumentando su número y gravedad de persistir los cruces endogámicos.

EFECTOS DE LA ENDOGAMIA EN EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Sin embargo, en condiciones de laboratorio basadas en estricta selección los científicos han obtenido líneas de ratones y otros animales extremadamente consanguíneos, de las que se han eliminado los defectos hereditarios. Estos animales han sido criados con una planificación tan endogámica que son genéticamente idénticos; al no poseer genes perjudiciales gozan de extraordinaria salud en todos los aspectos, excepto uno: deben permanecer toda su vida en un ambiente prácticamente estéril, pues sus sistemas inmunológicos son incapaces de combatir las infecciones bacterianas o víricas más simples y comunes, pues su sistema inmunológico ha perdido la mitad de su capacidad para elaborar anticuerpos y el animal empieza a perder su capacidad para combatir determinadas enfermedades.

reproduccion-asistida-hemofilia

Hablando en el lenguaje moderno, ningún robot de nuestro avanzadísimo siglo XXI se atrevería a preguntarle a su constructor ¿Por qué especifica determinadas normas?… Y está claro que ningún humano que trabaja en las ciencias cibernéticas, tampoco esperaría que sucediera esto.

Pero Dios no creó robots; creó hijos con voluntad propia e inteligencia similar a la Suya. Y tan sólo por eso, somos capaces no sólo de cuestionarlo; también de rechazarlo y atrevernos no sólo a juzgarlo; sino hasta a Culparlo de todo cuanto nos sucede.

Cuando partimos de la premisa de que somos ‘libres’ y podemos hacer lo que se nos dé la gana, porque ‘no creemos’ en un mundo inmaterial que no se ve; para nosotros tiene explicación y justificación todo lo que hacemos y no nos damos cuenta de cómo la maldad y la perversión nos devoran.

Pero cuando tomamos consciencia del mundo espiritual, es aterradora la experiencia de comprobar lo terribles que son las consecuencias de todas las decisiones equivocadas que hicimos, al ignorar las Advertencias del Manual del Fabricante.

first_holy_name__street_preacher_ghsl

Por ejemplo el saltar por encima de los siguientes preceptos:

23 No te unirás con bestia haciéndote impuro por ella. La mujer no se pondrá ante una bestia para unirse con ella; es una infamia. 24 No os hagáis impuros con ninguna de estas acciones, pues con ellas se han hecho impuras las naciones que yo voy a arrojar ante vosotros. (Lev.18,23-24)

Y en el cap.20:  15 El que se una con bestia, morirá sin remedio. Mataréis también la bestia. 16 Si una mujer se acerca a una bestia para unirse a ella, matarás a la mujer y a la bestia. Morirán; caerá sobre ellos su sangre.

¿Por qué estas medidas tan drásticas para castigar una conducta que muchos mantienen en lo más secreto de sus vidas? Actualmente la zoofilia y el bestialismo, aunque son considerados tabú; están clasificados en algunos países como crueldad contra los animales y en algunos otros, por ejemplo México; ni siquiera son considerados como un delito.

Pasifael_y_e_toro_blanco

Pero espiritualmente, ¿Qué es lo que sucede con los que deciden pasar por alto este decreto del Manual del Fabricante?

El cuerpo espiritual que es eterno….  Adquiere las características del animal con el que se ha trasgredido el precepto bíblico. Hemos cometido el error de juzgar a los pueblos antiguos creyendo que adoraban deidades con aspecto animal. Cuando la realidad es que adoraban a los dioses-principados que exigían la aberración del bestialismo, como parte del culto que les era tributado.

De esta forma Satanás se burla descaradamente de Dios y del hombre, al mostrarle la manera aberrante en que el hijo de Dios desfigura la semejanza divina con la que el Creador dotó a los seres humanos.

Y los incautos hombres que experimentan con el “sexo extremo” al que invita el bestialismo, ni siquiera imaginan las consecuencias de su “liberalísima decisión”.  En el Infierno hay infinidad de almas con aspectos híbridos, de los animales con los que se contaminaron.

pasífae

Para los que están obsesionados con la autoidolatría, va a ser un tremendo shock  descubrir que la maldad y el egoísmo no sólo deforman, sino también mutilan nuestra apariencia en la eternidad.

Y para tener una idea de lo que esto significa, hay una serie que se trasmite por un canal estadounidense que se llama: “Grimm”, donde aparecen algunos  de estos híbridos que son el resultado de una imaginación quimérica; pero que dan una idea de lo que estamos tratando de exponerles y que también explican de una manera lógica a los llamados “centauros” y tantos otros seres mágicos y fantásticos…

Si tuviéramos una comunicación con el Infierno que nos develara todas nuestras incógnitas, sabríamos más exactamente el “por qué” de todas las prohibiciones divinas.

achaille-chiron

Nuestras almas también son generadoras de vida… Y la belleza total de nuestro cuerpo espiritual sólo podemos lograrla en la medida que desarrollamos en nuestro corazón la capacidad de amar y con ella la santidad que sólo es alcanzada a través del Amor de Fusión que proporciona el Espíritu Santo.

Pero la  “FE” con la que debemos transitar  nuestra jornada terrena; implica el aceptar con amor todos los “misterios” que la vida nos presenta y la Obediencia que debemos dar a las órdenes divinas.

catholic-wedding-ceremony

La unión sexual debe estar regida por el amor y la santidad en el Sacramento del Matrimonio,  para que rinda los frutos para los que Dios la creó y pueda apreciarse toda la belleza y la sublimidad del porqué  de su creación.

Ahora, para hablar del “por qué” Dios condena el sexo fuera del matrimonio y las uniones homosexuales, dejemos que lo diga Él Mismo:

Habla Nuestro Señor Jesucristo:

Hijitos Míos, aún a pesar de que sabéis que las tinieblas cubren ya la Tierra, tinieblas de maldad, tinieblas satánicas que os están llevando a la muerte espiritual, recordad que siempre habrá una Luz de Esperanza para aquellos que, arrepentidos, vengan hacia Mí. Recordad al buen ladrón en la Cruz, él tuvo ése rayo de esperanza, él creyó, él estaba junto a Mí, Me vio, se enamoró de Mi Amor, pidió perdón y él entró al Cielo inmediatamente.

dimas

No tenéis por qué pues vosotros, dudar de ése rayo de Esperanza que moverá Mi Misericordia para vuestra salvación. Vosotros tenéis el tiempo para lograr vuestra conversión, él ya estaba en la Cruz Conmigo, le faltaban pocos minutos para morir, su vida había sido un desastre, pero alcanzó el premio eterno por venir a Mí.

Ciertamente, no es lo mismo tener una vida en la cual se hagan muchos méritos, que vivir toda una vida de desastre espiritual y alcanzar la salvación en los últimos minutos, ciertamente alcanzaréis el Reino de los Cielos, a diferente nivel.

Yo os consentiré en el nivel al cual lleguéis, pero buscad Mis pequeños, llevar a cabo vuestra misión a lo largo de vuestra vida. No esperéis los últimos minutos ó segundos de vuestra vida aquí en la Tierra para querer alcanzar Mi Misericordia a través de ése rayo de Esperanza.

No os queráis pasar de listos, queriendo sacarle provecho al mundo y luego quererMe sacar provecho a Mí y gozar en los dos lados: en la Tierra darle gusto a vuestro cuerpo y en el Cielo darle gusto a vuestra alma.

la-juventud-de-baco-bouguereau

No, Mis pequeños, la espiritualidad no trabaja así. ¿Por qué no entendéis la realidad de la espiritualidad? Si le dais gusto al cuerpo, quiere decir que vuestra alma está sufriendo, está en pecado grave y eso os está llevando a un castigo que tarde o temprano tendréis que pagar.

En cambio aquél que se mantuvo en la línea recta, en el amor, la mortificación ofrecida a Mí, la cruz de cada día ofrecida a Mí, como Yo os la ofrecí también; ése alcanzará un premio más grande, vivirá eternamente más cerca de Mí.

Sabéis de los niveles o grados celestiales que hay aquí en el Reino de los Cielos. Sabéis que aquél que luchó más, deberá obtener por consecuencia un regalo mayor que aquel que no quiso luchar mucho. Eso es Justicia y Yo Soy el Justo.

549450_3931008160001_1423667742_33655622_1505045341_n

Así pues Mis pequeños, luchad. Luchad por obtener no solo el pase para el Cielo, sino estar en una posición más cercana a Mi Corazón.

Vosotros tenéis aquí en la Tierra cosas similares. Si trabajáis bastante y obtenéis buen dinero, obtendréis mejores cosas con vuestro dinero; pero si no trabajáis lo suficiente, entonces no os alcanzará para poder comprar cosas muy buenas. Quizá es una mala comparación, pero así podréis entender los niveles Celestiales.

Si trabajáis para Mí, que será en vuestros hermanos durante toda vuestra vida, vuestra paga será grande. Ciertamente está también el ejemplo que tenéis del vaso pequeño y el vaso grande, serán llenados hasta el tope; pero el vaso pequeño tendrá poco de Mi Amor y aún así gozaréis. Y el vaso grande tendrá mucho de Mi Amor y gozaréis más.

credo de los apostoles d

Atended a Mi llamado, Mis pequeños. Cómo quisiera Yo teneros a todos vosotros juntos en Mi Corazón ya desde ahora, trabajando para Mi Reino; trabajando para la salvación de las almas, viviendo unidos como una verdadera Familia Celestial ya aquí en la Tierra; para que se os haga normal el paso al Reino de los Cielos.

Si vivís en el Amor, no tendréis que pasar por tribulación alguna; no dudaréis de lo que tendréis al cabo de vuestra vida terrena. Ya que terminéis vuestra misión aquí y hayáis dado mucho amor, el paso será sencillo, vuestra Fe se encargará de ello.

No dudéis Mis pequeños, acudid a Mí; vivid en Mi Amor y Yo Mismo os presentaré a Mi Padre y entraréis triunfantes en el Reino del Amor. Gracias, Mis pequeños.

filipenses02

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, el hacer Mi Voluntad implica gozo y también dolor. Nunca podréis separar el dolor del Amor. Yo os envié a Mi Hijo Jesucristo, para cumplir una Misión, para hacer Mi Voluntad. Mi Voluntad siempre es Amor, Mis pequeños. Mi Voluntad siempre os va a llevar crecimiento, os va a llevar vida, os va a llevar salud espiritual.

Ahora Satanás os engaña, haciéndoos creer que estáis viviendo en la Tierra para gozar, QUE DEBÉIS APARTAROS DE TODO AQUELLO QUE OS PRODUZCA UN MALESTAR.

Si vuestra esposa, vuestro esposo, los hijos, el trabajo, las amistades; son un malestar para vosotros; él os está llevando a que abandonéis todo aquello que os produzca un malestar. Y así se están dando las divisiones en familia, matrimonios, amistades, aún también con Mi Iglesia.

Os está engañando llevándoos solamente a pensar en vuestro gozo, a pensar en que estáis en el mundo solamente para gozar.

hedonismo4

Si Mi Hijo sufrió por causa de vuestros pecados; pensad ahora Mis pequeños, que vosotros sois los productores de ésos pecados. Sois los causantes del malestar en el mundo. Sois los causantes de que Mi Reino en la Tierra no se dé por causa de vuestros pecados y estáis pensando en lo que os propone Satanás: GOZAR, cuando vosotros estáis causando el malestar general.

¡NO! Mis pequeños. Vais por caminos errados. Ciertamente tenéis gozo cuando cumplís Mi Voluntad, cuando estáis Conmigo, cuando seguís lo que Mi Hijo os enseñó. Cuando cumplís Mis Leyes y Decretos que Yo os di.

Cuando estáis Conmigo recibís Mis Bendiciones. Yo os cuido porque Me obedecéis y Me amáis. Porque estáis Conmigo, aunque caigáis de vez en cuando en el pecado; pero os levantáis y reparáis por ello, por eso os amo. Porque a pesar de vuestra debilidad y vuestras caídas os levantáis y estáis Conmigo.

Pero es el hecho de pensar en el goce personal; en donde EMPIEZA LA SOBERBIA QUE OS LLEVA A ÉSE EGOÍSMO FATAL.

1egolatría

Y en el cual seguís por esos caminos errados, a donde os lleva Satanás.

Es así que os entregáis a una vida de pecado, porque os apartáis de las obligaciones que tenéis de estado. Destruís el Sacramento Matrimonial, destruís la familia, destruís las obligaciones que tenéis para con Mi Iglesia, destruís las relaciones que tenéis con vuestros hermanos, porque según esto os causan malestar.

Si Mi Hijo sufrió por vuestros pecados, vosotros queréis gozar a pesar de vuestros pecados. ¿Veis el error en el que estáis, Mis pequeños?

Meditadlo. No estáis aquí para gozar junto con vuestros pecados. Estáis aquí en la Tierra para servirMe haciendo Mi Voluntad; esparciendo Mi Reino sobre la Tierra, haciendo Mi Voluntad.

im120090301

Ciertamente tendréis ataques de Satanás, porque él verá que no os estáis dejando engañar por lo que él está promoviendo entre vuestros hermanos y él os atacará. Os hará ver ante vuestros hermanos que no estáis haciendo las cosas bien, que sois retrógradas, que no estáis gozando la vida. Cuando realmente vosotros estáis bien, estáis viviendo como Yo mando, como Mi Voluntad os está pidiendo.

Mis pequeños, gozaréis eternamente cuando entréis al Reino de los Cielos; pero el gozo que tendréis eternamente será provocado por todo lo bueno que hicisteis en la Tierra por Mí, por cumplir Mi Voluntad.

Yo os recompensaré infinitamente todo lo que hagáis por vuestros hermanos y llevando a cabo Mi Voluntad, Mis pequeños.

Meditad todo esto, para que no os dejéis engañar por todo lo que Satanás promueve en la Tierra con vuestros hermanos. No caigáis en sus engaños destruyendo la vida que está a vuestro alrededor. Sed conscientes de vuestros compromisos, que si ellos no se dan como quisierais, es porque Satanás siempre va a atacar todo lo que va a provocar vida entre vuestros hermanos.

Tentacion

El cuerpo que os he dado es de suma importancia. Gracias a él, vuestra alma espiritual puede moverse de un lugar a otro en éste mundo físico. Sí, Mis pequeños; vuestra alma que es la que tiene la vida y le da vida al cuerpo, a pesar de tener potencias grandísimas; necesita en éste mundo físico, de un cuerpo frágil, enfermizo, miserable; para poder ir de un lado a otro.

Mi Gracia fue perfecta y vuestros Primeros Padres poseían un cuerpo sin ningún tipo de imperfección. Y sus carnes no iban a sufrir enfermedad ni deterioro; pero el Pecado Original afectó todo lo creado y todo se corrompió.

Vuestro cuerpo es un simple vehículo del alma; porque vuestras potencias espirituales e intelectuales radican en el alma, no en el cuerpo. Y el hombre necesita de la unión del alma y del cuerpo, para desarrollarse como ser humano.

No se le puede dividir. Pero os vuelvo a repetir, sus potencias más importantes radican en el alma. Y ello os lo dejé patente en las Sagradas Escrituras, cuando se os dice que vuestra alma está hecha a imagen y semejanza Mía.

62

Ella es la que entra al cuerpo desde la concepción y ella saldrá del cuerpo y regresará a Mí, al terminar  su misión sobre la Tierra.

Muchos de vosotros cuidáis mucho a vuestro cuerpo al exterior, a vuestro vehículo. Algunos lo hacen en exceso, a tal grado de que se os olvida de cuidar lo más valioso que tenéis y que es vuestra alma.

Vuestra belleza real, la que se ve desde el Cielo no es la belleza del cuerpo, sino la del alma. El cuerpo es finito, el alma es infinita.

Cuando se realiza la concepción por la fecundación humana, en ése preciso momento entra el alma a ésas primeras celulitas que ya unidas empiezan a formar vuestro ser: cuerpo y alma.

Gestation

Pero además entra al mismo tiempo Mi Espíritu Santo, Quien os irá cuidando, aconsejando y guiando toda vuestra vida. Y así en lo futuro, ya crecido el cuerpo y listo para misionar, llevará siempre como huéspedes a Mi Espíritu Santo y a vuestra alma.

Y el cuerpo solo responderá a las órdenes que le dicte vuestra alma, guiadas por Mi Santo Espíritu. Y el resultado será el fruto que Me presentaréis al final de vuestra existencia.

Imaginad que tenéis una casa muy bella, grande, elegante, bien pintada y muy bien arreglada por fuera y toda la gente que pasa la admira y quisiera tenerla en posesión; pero si vieran por dentro, ésta se encuentra despintada, sucia, mal cuidada y los huéspedes que la habitan se encuentran olvidados y mal alimentados, todo un desastre en el interior.

Este es el caso de una gran mayoría de vosotros Mis pequeños. Cuidáis muy bien vuestro exterior. Lo cuidáis tanto, lo perfumáis con aromas finos y caros, lo vestís con lo mejor; pero a Mi  Santo Espíritu y a vuestra alma, escasamente les hacéis caso.

1186_171225_1

No alimentáis vuestra alma, la tenéis olvidada, está débil y cae fácilmente en los combates espirituales. Y quien podría ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o para vuestro desarrollo espiritual, tampoco le hacéis caso. Mi Santo Espíritu espera ser escuchado  y espera en vano que le escuchéis en vuestro interior; para que realmente llevéis a cabo una vida digna de hijos Míos en la Tierra.

¡Cómo presumís vuestro exterior, Mis pequeños! Que hasta concursos hacéis para ver quién es más bello o bella.

Desperdiciáis Mi tiempo que os he concedido a cada uno para misionar en la Tierra, para ayudarMe en la conversión y salvación de vuestros hermanos. Despreciáis a Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior y preferís hacer vuestra voluntad en todos los actos de vuestra vida; en lugar de escucharle a Él y así hacer Mi Voluntad con lo que aseguraréis que todos vuestros actos sean perfectos y santos.

thBCUH9582

¿Os dais ahora plena cuenta de la realidad de vuestra existencia sobre la Tierra? Estáis desperdiciando el tiempo CUIDANDO EXAGERADAMENTE lo que se va a destruir con la muerte.

Y no le estáis dando alimento Divino a vuestra alma, para que cuando se separe de su vehículo al llegar a Mí; venga fuerte, saludable y orgullosa por todas las obras buenas que realizó… Para ayudarMe con la co-redención de todos vosotros, al alimentar a vuestros hermanos con el verdadero alimento de Vida que os dejó Mi Hijo y que os ayudará a vivir eternamente.

Cuidad de vuestro cuerpo, porque es vehículo del alma. Y cuidadlo doblemente, porque es Templo de MI Santo Espíritu. La salud de vuestro cuerpo y su buen cuidado deberá de estar al servicio de vuestra alma. Y ésta deberá estar dócil y humildemente donada a la Voluntad de Mi Santo Espíritu, para que deis ejemplo santo y fruto abundante entre los hombres.

Cuando el alma huésped del cuerpo, se deja guiar por Mi Santo Espíritu, también huésped del cuerpo; vuestro cuerpo adquirirá una Belleza Sobrenatural.

transfiguration2

Porque la belleza interior que consiste en el AMAR, SERVIR Y ACTUAR en forma virtuosa, se revela hacia el exterior. Y aunque el cuerpo no tenga rasgos bellos, Mi Amor puro y santo y Mi Vida en vosotros, va a hacer que obtengan la belleza sobrenatural.

En cambio, cuando cuidáis en exceso vuestro exterior a pesar de que tengáis rasgos bellos; si vuestro interior es sucio, sin amor verdadero y sin virtudes; vuestro trato va a ser corriente, grosero, vil y sucio. Y esto produce una fealdad real que vosotros apreciáis externamente, lo cual provoca que os alejéis de ésa persona.

Del polvo creé vuestro cuerpo y en polvo se convertirá al finalizar vuestros días. En el suelo quedará y ahí habrá acabado su función.

Deus fez Adão

En cambio el alma hecha a Mi Imagen y Semejanza, vivirá eternamente.

Y de acuerdo a vuestros méritos logrados durante vuestra misión terrestre, el estado de gozo eterno variará. Pero en mayor o menor grado vuestra alma gozará eternamente, si os dejasteis guiar por la Vida de Mi Santo Espíritu que habita en vosotros.

¡Cuánto sufre Mi Corazón al ver ésta humanidad apartada de la Bondad de su Dios!

¡Cuánta necesidad tiene Mi Corazón de ser amado! ¡Cuánto amor desperdiciado sobre la Tierra en falsos amores, en amores pecaminosos! ¡Cuánto tiempo desperdiciado, cuando el tiempo, siendo Mío, no lo utilizáis para vuestro Dios, ni le agradecéis el Don de la vida!

¡Cuánta vida desperdiciada, cuando ella debiera de ser totalmente ofrecida a Mí, vuestro Dios y Salvador! Desperdiciáis vuestra vida en vicios, en corrupción, en maldad, cuando Yo os di la vida para dar vidas a vuestro Dios.

children

Veo con gran tristeza cuánto pecado, pocas oblaciones, menos sacrificios y esporádicamente, ¡Una palabrita de amor!

Pero el corazón del hombre, no se inmuta en Mi Dolor.

¿Por qué sois así, Mis pequeños con el que Es todo Amor? Vosotros mismos os atraéis los males que os aquejan y Me culpáis luego por ello.

Es vuestra maldad la que atrae más maldad. El que anda en la maldad, maldad recibe. El que está lleno de bondad, rechaza la maldad, no se pueden mezclar. Como el agua y el aceite se apartan y se repelen; así no puede estar la bondad y la maldad.

Yo, como Bien Supremo, os trato de apartar de la maldad; pero vosotros, queréis manteneros en ella.

19HIJO PRODIGO

Vuestra maldad ahora es repugnante. Os quiero levantar, pero vuestras vestiduras hediondas están, asco dan al Cielo. Pero aún así Mis pequeños, si tuvierais misericordia para Mí, acercándoos con humildad y arrepentimiento, Yo os cambiaría esas vestiduras y os bañaría con perfumes finísimos.

Yo mismo Me arrodillaría ante vosotros para cambiaros y arreglaros. ¡Os Amo, Mis pequeños, os Amo con un Corazón Verdadero!

¿Qué habéis hecho con vuestra vida? ¿Qué tenéis para ofrecerMe a Mí, vuestro Dios? Vuestra maldad Me repugna, vuestra indolencia Me hace llorar. Destruís las almas de Mis pequeñitos y gozáis con las porquerías que les obligáis a hacer.

¡OH! humanidad de dura cerviz, no habéis aprendido. Y seguís como el Pueblo necio que escogí… Pero os Amo y trataré de recuperaros, hasta el final de vuestros días.

Escuchad a vuestro Dios, escuchadlo, porque ya no hay tiempo, Mis pequeños. Se os ha terminado el Tiempo.

señales ultimos tiempos

Por eso os pedía ser como niños. El niño sabe que cuando comete un error, va a recibir un castigo; pero el amor que trae en su corazón, nunca lo aleja de sus padres. Siendo pequeñito sabe que la única protección que puede tener son los brazos de sus padres y a pesar del error cometido, irá a aquellos brazos.

Yo soy así y más Mis pequeños. Si vosotros reconocéis vuestro pecado, si reconocéis vuestras faltas, nunca voy a cerrar Mi Corazón al vuestro. Nunca voy a rechazaros cuando vea Yo que vendréis arrepentidos de vuestro mal proceder.

La más de las veces todos los problemas que se causan dentro del hogar, dentro de la sociedad, entre los países en el mundo entero, están causados por la soberbia del hombre.

El querer imponer vuestra voluntad, el querer imponer vuestra propia verdad, que la más de las veces es una verdad equivocada, una verdad egoísta, que ve solamente vuestro propio beneficio y eso os acarrea problemas a los que están a vuestro alrededor o los que están bajo vuestro mandato.

gran_banca-mundial

Vivir en lo bueno, vivir en la Verdad, que viene de Mí es difícil; porque estaréis luchando contra una ola de maldad que ya os rodea. Pero aún así Mis pequeños, deberéis imponer Mi Verdad con vuestro ejemplo a veces en silencio, simplemente actuando justamente.

No os dejéis engañar por la mentira que os rodea, imponed Mi Verdad, pero con vuestro ejemplo, con vuestra sencillez y con vuestra docilidad, Mis pequeños. Hijitos Míos, os prevengo en éstos tiempos para que no caigáis en la “normalidad”. El Demonio se ha encargado de ello, la maldad que ha sembrado por todos lados la veis ya en forma normal y ésta normalidad no debe llegar ni a vuestra mente ni a vuestro corazón.

Porque en el momento en el que veáis toda ésa maldad como normal, habréis ya sacado Mis Leyes y Mis Preceptos fuera de vuestro corazón, de vuestra mente y de todo vuestro ser. Al momento en que caigáis en ésa ‘normalidad’, estaréis ya actuando en el Pecado y seréis ya parte de los planes de Satanás.

Por ello deberéis pedirMe que os dé la valentía suficiente para que podáis luchar contra toda ésa maldad que os quiere aplastar.

maldad

Estáis viviendo una corrupción espiritual y moral tremendas; esto no puede pasar desapercibido ante los que se llaman Mis hijos, ante vosotros los que Me seguís, los que tratáis de luchar contra el mal y contra el pecado.

El carisma de discernimiento que debéis pedirMe, os debe marcar los límites entre lo ‘normal’ que veis ahora, pero que es pecaminoso y entre lo virtuoso, que viene de Mí.

Mis pequeños, debéis luchar por lo que es Mío, que es lo vuestro. No debéis dejaros arrastrar por ésta maldad.

El Discernimiento Divino os irá indicando el camino que deberéis tomar y lo que deberéis decir ante vuestros hermanos, para hacerles ver Mi realidad Divina que deben seguir los hijos de Dios.

maldad, ceguera y tontería

Apartaos Mis pequeños, de todo aquello que puede ensuciar vuestra mente y vuestro corazón, no caigáis en su juego. Juego maldito que os llevará a la condenación eterna. Y no por quedar bien con vuestros hermanos que ya cayeron en ésa destrucción espiritual, vosotros les sigáis el juego con toda ésa maldad en la cual ya ellos han caído y os están llevando a ello.

Os vuelvo a pedir Mis pequeños, no veáis la realidad que estáis viviendo como normal, es una anormalidad que os está invadiendo. Tened cuidado y luchad contra ella, con las virtudes, con la pureza y con Mi Amor.

Hijitos Míos, Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, aviso a la humanidad entera que Yo no puedo permitir ésas uniones del mismo sexo, porque van contra Mi Ley, contra Mis Órdenes de la Creación y no son uniones para dar vida, sino muerte.

Con descaro los llaman matrimonios, cuando el Matrimonio es una institución Divina y éstas son uniones de pecado y de maldad respaldadas por Satanás; que quiere destruir todo lo que Yo creé y ordené desde un Principio en la Creación.

matrimonio_gay_adictamente_blogspot_com

El hombre le ha dado la espalda a Mis Leyes y Me está retando a Mí vuestro Dios, así como el pueblo judío que tantas veces Me dio la espalda, veis también lo que al pueblo de Sodoma y Gomorra les pasó. Estáis retando a vuestro Dios.

¡Oh! Humanidad perversa. Y si no reparáis vuestros errores, si no os arrepentís de vuestros pecados, tendréis también el mismo castigo de Sodoma y Gomorra.

Dentro de Mi Creación no puede haber traidores, ni pueden haber almas que estén tratando de destruir lo que es perfecto.

Habláis a través de las mentiras de Satanás. Tratáis de convencer a la humanidad vosotros, los que lleváis a cabo éstas uniones ilícitas; de que tenéis derechos como cualquier otra unión verdadera y matrimonial y no es así.

Estáis actuando contra natura, vosotros no podéis procrear, VOSOTROS NO PODÉIS DAR VIDA, porque sois del mismo sexo.

0matro2porfin

Vosotros no podéis dar vida tampoco en lo espiritual; porque estáis afectados, tanto en vuestra mente como en vuestro corazón y en vuestra alma. No tenéis una vida espiritual correcta. Estáis desviados de mente y corazón

¿Cómo podéis creer caminar en el Bien, queriendo hacer creer que vais por caminos de verdad cuando no es así, porque no estáis actuando bajo Mis Principios Sabios y Verdaderos de todo un Dios?

Os habéis dejado engañar por conveniencia humana y es por vuestras propias desviaciones que escogisteis lo que Satanás os aconsejó.

Satanás tiene tantos esbirros alrededor del mundo, que han llegado a las cúpulas de los gobiernos. Y ahora queréis con ése poder humano, cambiar las Leyes Divinas y esto no será.

Matrimonios gay

Yo, vuestro Dios, os lo digo: Me habéis desafiado a Mí, vuestro Dios; porque atrás de vosotros está Satanás, que continuamente amenaza Mi Obra y Mi Amor.

Pues ahora Yo os advierto humanidad perversa, que si no os arrepentís de vuestros pecados, VERÉIS MI REACCIÓN, que no será buena para vosotros.

Ya habéis sucumbido al mal y al pecado, estáis siguiendo lo que Satanás os ha aconsejado. Si no os arrepentís, compartiréis su destino y acabaréis junto con él eternamente.

EL TIEMPO SE ACABÓ E IRÉIS VIENDO CÓMO MI JUSTICIA SE IRÁ DANDO EN TODOS LOS PUEBLOS DE LA TIERRA.

diluvio

Os di unas Leyes, unos Mandamientos a seguir y no los estáis siguiendo. Aquellos que han luchado contra el mundo y se han mantenido cuidando Mis Mandamientos en su vida y en la de sus hijos; ellos verán Mi Justicia, pero no les tocará.

Todo esto os lo digo Mis pequeños, alrededor del mundo: que Yo Soy un Dios Justo y que Yo protejo a los Míos, porque ellos Me protegen a Mí.

Porque cuidan Mi Santo Nombre entre todos aquellos que les rodean y vosotros, los que estáis queriendo engañar a vuestros hermanos, transmitiendo los engaños del mismo Satanás; PADECERÉIS MI JUSTICIA EN PLENO.

Os lo he advertido. En vosotros está el cambiar y que Mi Justicia no os toque de lleno. O si seguís con vuestros pasos equivocados, Mi Justicia os aplastará. Es vuestra decisión.

Nota: Papá Dios me hizo recordar con esto unas palabras de Su Hijo Jesucristo: “Todo aquél que le quite la inocencia a uno de éstos pequeños, más le valiera no haber nacido y es mejor que se amarre una rueda de molino al cuello y se lance al mar”.

2671946828_f5fa782f16

Acercaos a Mí, Vuestro Dios. Reconoced vuestro mal proceder y vuestro pecado y pedídMe ayuda humilde a los actos pecaminosos y ya sin posible solución humana, que habéis cometido y Yo, en un acto de Misericordia Omnipotente, os volveré al Redil Eterno. Necesito vuestro sincero arrepentimiento y vuestro regreso al estado de Gracia en cuanto sea posible.

Producíd AMOR entre los vuestros, aún a pesar del pecado en el que podáis estar viviendo. Acercad a todos los vuestros a Mí Corazón de Padre y Yo os alcanzaré las Gracias necesarias para vuestra salvación. Reconozco el mal proceder de muchos de vosotros, pero también quiero reconocer vuestro arrepentimiento sincero para salvaros.

El Mal nada puede contra Mí Amor, pero éste se puede dar sólo en los corazones arrepentidos y humillados, al daros cuenta del dolor que Me habéis causado. Pedíd unos por otros. Daós justos por pecadores, como Yo Me dí para salvaros a todos.

3642650

No existen Justos como Yo, que Soy El Justo, pero sí tenéis hermanos llenos de Mí Caridad y de Mí Presencia, quienes pueden lograr, con su donación amorosa a Mis Intereses, la salvación de aquellos que están prácticamente condenados.

RegaládMe actos amorosos de donación vuestra, con sacrificios, ofrendas propias, ayunos, vida entregada a vuestro Dios, para Yo poder salvar a vuestros hermanos caídos en el pecado. Todo se puede restaurar con el Amor de Mí Corazón. Confiad, no os déis por vencidos, uníos a Mis Intereses de Salvación y juntos lograremos lo que no se ha logrado en siglos.

El Triunfo de Mí Corazón se tiene que dar, porque el Amor todo lo vence y todo lo purifica. Dejáos guiar por Mí Santo Espíritu, que os habita, y seguid la guía amorosa de Mí Hija, la Siempre Virgen María, modelo de Pureza y Santidad en la creatura humana.

HOLY TRINITY

Yo os bendigo en Mí Santísimo Nombre, en el de Mí Hijo, modelo de Gracia y Donación y en el de Mí Santo Espíritu, guía interna que todos lleváis en vuestro corazón.

http://www.diospadresemanifiesta.com/

F1 LA SINFONÍA DE LA CREACIÓN


1 Yahweh Tsebaoth

YAHVE  (Yeové) significa: YO SOY.

En el verdadero contexto de la palabra hebrea, tiene un significado más amplio: el que ES, siendo; Crea, creando; Existe, existiendo. En una palabra que expresa movimiento continuo e infinito.

El ES el que está en el trono de su Reino Celestial, en donde los ángeles le sirven. Y vive rodeado de los justos que forman la Gran Familia de los Hijos de Dios. Él, es el Padre Celestial. El Altísimo Señor del Universo. El Santísimo Creador.

“En el principio creó Dios el cielo y la tierra… Y el Espíritu del Señor se movía sobre las aguas.”

Estas son las primeras palabras de la maravillosa Historia de la Creación.

Ya era Dios. Siempre Él Fue. Y por su SER podía crear de la nada, el todo; del desorden, el orden; de lo informe, lo completo; lo formado con leyes de sabiduría potentísima. Del Caos, surge el Universo.

c76b0fac-472f-403c-88b1-5625d557c918

De los vapores cargados de moléculas confusas; de la anarquía de los elementos creó el cielo y la tierra. Y poco a poco las sucesivas obras de la Creación, que fueron cada vez más portentosas. Del caos que se separa y ordena; partes sólidas con partes sólidas para formar el planeta Tierra.

Partes húmedas con partes húmedas para formar sucesivamente los mares, los lagos, los ríos y los arroyos a la luz. La primera de las cosas no solo ordenada con elementos ya existentes en el Caos; sino creada con poder propio, de la nada.

Y poco a poco, las sucesivas obras de la Creación se cumplieron. El Espíritu del Señor se movía sobre ellas con sus leyes y providencias.

Del Caos, Dios creó el Universo, ordenando las caóticas materias y los elementos, en aquella perfección de  mundos que han durado millones de siglos.

musica

Cuando se observa meditando, lo creado; se puede ver como la Creación es igual a una escala ascendente; en un canto que sube siempre más; de nota a nota, hasta tocar la nota perfecta y sublime.

Como es igual a un generarse de vidas cada vez más completas y perfectas, hasta alcanzar  la perfección total.

De las primeras moléculas sólidas, de los vapores y fuegos desordenados que eran la nebulosa primitiva, se formaron la tierra y las aguas. Cuando el Creador creó la tierra, la sacó de la Nada. Reuniendo el gas del éter ya creado y revolviendo el firmamento, en una masa que rotando se solidificó como avalancha meteórica, que crecía siempre más; alrededor de un núcleo primitivo, con la fuerza centrípeta.

thEOKLRJOQ

La tierra formándose así; en su recorrido de proyectiles nebulares que se solidifican a través de los espacios, debía por fuerza arrebatar a esas emanaciones, los elementos provenientes de otras fuentes. Los cuales quedaron encerrados en ella bajo la forma de fuegos volcánicos, azufres, aguas minerales diversas, las cuales afloran a la superficie testimoniando su existencia y misterios

¡Cuántas fuerzas buenas ignora todavía el hombre y que conocería si tuviera la humildad necesaria para reconocer al Creador Eterno!

Tres Días para preparar la tierra para ser habitada. Y en el tercer Día, la vistió de hierba y plantas, para que pudiera recibir semillas y hacerlas vegetales útiles. Entonces sobre la tierra, en la cual ya había luz, agua, aire; encendió la fuente de calor y con el sol perfeccionó la luz. Con las estrellas y la luna que regula las mareas y las ondas de los vientos y las aguas celestes; la tierra está lista para recibir a los animales.

eden

Dios Creador es ilimitado en su poder. Dios Creador, es Perfecto en su crear. Dios Creador es Previdente en su crear.  Hizo diversidad en las especies vegetales, no solamente de las que tienen frutos. Y ha unido las plantas de deleite, las flores, las plantas medicinales y con diferentes utilidades para el ser humano.

Hizo las diferentes especies de animales, no solo las que son fáciles de domesticar. Sino también las que en su vida salvaje son útiles a la limpieza del campo. Inclusive la maldita serpiente cargada de veneno y de gran utilidad, porque este veneno cura algunas de las más penosas enfermedades.

Y todas estas especies obedecen a la razón para la que fueron creadas, al orden que les fue dado. Desde el sol hasta el mosquito, no hay ninguno que diga: “yo quiero hacer lo que me parezca”. Y con su vida ordenada el fin para el que fueron creados, cantan loas y reflejan la gloria de su Creador. Por lo tanto en los animales está ya representado y perfeccionado, lo que se encuentra en los reinos inferiores: los minerales y los vegetales.

paraiso2

“Y vio Dios que lo hecho estaba bueno.”

Dios creó el Universo para el deleite del hombre y lo llama a través de la grandeza que reflejan las obras de Dios.

Por último en la tierra, completada de todos los bienes, creó al hombre y lo colocó como rey de cuanto había hecho.

“Y vio Dios que lo que había hecho, era muy bueno

Un artista no se siente complacido hasta que contempla su obra maestra.

En la escala ascendente, la nota se hace más alta y pura. Más completa, más magníficamente divina. HE AQUÍ AL HOMBRE.

creacion_01

El hombre en el cual están los tres reinos precedentes.-privado de linfa el primero; de movimiento, el segundo; de razón, el tercero. Y adjunto el cuarto reino: aquel de la criatura razonable; dotado de palabra, de inteligencia y de razón. Razón que regula los instintos. Inteligencia que abre los pensamientos a comprensiones y visiones que son infinitamente superiores a aquellas que se dan a los animales: capacidad de pensar en un bien material.

Palabra que lo hace capaz de expresar sus necesidades y sus afectos; entendiendo a aquellos de sus iguales. Y sobre todo, de alabar a Dios su Creador y orar. O de evangelizar al que lo ignora. En el hombre están el reino mineral, el vegetal, el animal, el humano y perfección de perfecciones: el espiritual.

He aquí la escala que del desorden del Caos, sube al orden sobrenatural, pasando por el natural. He aquí a la criatura en la cual están reunidos y en síntesis, todos los elementos y caracteres de las otras creaciones; reunidas y perfeccionadas. A la criatura hecha de fango. O sea, con el polvo en el cual están desmenuzadas las sales minerales en el elemento agua. Dotado de calor (elemento fuego) y de respiración (elemento aire) De vista natural e intelectual (elemento luz) De sangre, humores, glándulas y órganos reproductores (linfa) de instintos, pensamientos, movimientos, libertad, voluntad, Dios infunde su “soplo o espíritu de vida.”

Adam in the Garden of Eden Genesis 2:7-8

Cuando Dios creó al primer hombre, infundió en él más que la vida de la materia hasta entonces inanimada, también la vida del espíritu. De otra manera no habría podido decir que lo había hecho a imagen y semejanza suya. El hombre fue creado a imagen y semejanza perfecta. Y une en sí y en perfecta armonía: cuerpo, alma y espíritu. Lo creó inmortal para que viviera una sola vez.

El orden en la vida humana es éste: que un cuerpo se una a un espíritu para volver al hombre en similitud con Dios; el cual no es carne, sino Espíritu. No animal, sino sobrenatural. Cada hombre y cada obra tienen su sello diferente: Dios jamás se repite. Cada hombre es único.

Por eso los ángeles tienen diferentes habilidades y competencias: unos son custodios, otros heraldos y otros, serafines adorantes. Cada uno tiene su función.

23angel de luz

El Creador proveyendo el resguardo de la Humanidad; su mente santísima la diversificó por el bien de la tierra y según las necesidades, dotó a cada hombre de las habilidades necesarias según las circunstancias. Y le dio el ingenio para que creara a su vez. Por eso es la diferencia de caracteres y de temperamentos.

Para el Creador, su Obra Maestra fue el hombre. Y su mayor satisfacción, el fin para el que lo creó. Cuando la mente divina concibió la idea de crear al hombre, su amor pensó en la criatura humana como un dios, hijo de Dios. Y el Padre en verdad puso el sello de su Paternidad en su hijo: en el espíritu. La capacidad de conocer y amar a Dios tanto en esta como en la otra vida.

Así pues creo al hombre compuesto de dos sustancias: una material llamada cuerpo, creada inicialmente en el lodo y procreada subsiguientemente con la carne y la sangre del hombre. La otra inmaterial: compuesta por el alma y el espíritu.

0012

Sin el alma el hombre sería una criatura animal guiada por los instintos y las facultades naturales. Y sin el cuerpo el hombre sería una criatura espiritual, con dotes sobrenaturales de inteligencia, voluntad y gracia, igual que los ángeles. Dios a esta Obra Maestra representada por el hombre, en el cual se encuentran unidas las dos criaturas: la animal y la espiritual, formando una sola unidad. Le dio su imagen y semejanza en sus pensamientos, en sus afectos, en sus actos, en sus impulsos, en sus deseos y sentimientos.

El Sexto Día fue creado el Hombre. Verdadero anillo de conjunción entre la Tierra y el Cielo. Verdadero punto de unión entre el mundo espiritual y el material. El ser en el cual la materia es tabernáculo del espíritu. El ser en el cual el espíritu anima la materia, no solo por la vida limitada y mortal; sino por la vida inmortal después de la resurrección final. El hombre, la criatura en la cual habita el Espíritu Creador.

El hombre. La maravilla de la Potencia de Dios, al que infunde parte de Sí Mismo Infinito. El polvo elevado a  la potencia de Hombre y Mujer. Y unidos a ellos la Gracia, que eleva la potencia del hombre-animal, a la potencia de la vida y condición de criatura sobrenatural deificándola, convirtiéndola en hijo de Dios por participación de naturaleza. Haciéndolo capaz de entrar en relación directa con Él. Disponiéndolo a comprender al Incomprensible. Haciéndole posible y lícito amar a Aquel a quién sin su Divino Don, no podría el hombre por su sola capacidad, ni siquiera desear amar.

creacion

El hombre, hecho triángulo que apoya la base (la materia) sobre la tierra de la que fue extraído y que tiende con sus facultades intelectuales, a ascender al conocimiento de Aquel al que se asemeja y toca con su vértice (el espíritu del Espíritu, la parte electa del alma) EL CIELO; perdiéndose en la contemplación de Dios Caridad, accesible por la unión con Dios y lo deifica.

EL CUERPO.

El cuerpo humano es una obra maestra que compendia las artes y las ciencias. El Divino Escultor proyectó en él, una maravilla arquitectónica y un prodigio de ingeniería, que contiene el más portentoso laboratorio químico y el más asombroso y perfecto conjunto de armonía, belleza y funcionalidad. Creado originalmente inmortal, fue destinado a ser un Templo Viviente para que Dios lo habitase. Lavado por el Bautismo convierte al hombre en Templo del Espíritu Santo.

La belleza es un atributo de Dios y fue uno de los dones que dio a los Progenitores. Los cuerpos humanos creados por Dios, eran perfectamente hermosos y reflejaban la perfección del que los había creado.

adan_eva_27

Dios es un Espíritu Purísimo. Y el hombre testimoniaba con la perfección de  un cuerpo armónico y bellísimo, vasos vivos para contener el Espíritu del cual provenían.

El cuerpo humano profanado y corrupto no puede contener al Espíritu de Dios y es invadido por Satanás. Cuando Satanás toma posesión, inocula la corrupción en todas sus formas. Y el hombre satanizado es un demonio con todos los desenfrenos de su amo. Un Satanás que va contra la Ley divina y humana. Que viola hasta las normas más elementales del vivir como hombres racionales.

El cuerpo es solamente la vestidura del alma y por el pecado ha quedado sujeto a la corrupción, a la muerte, a la enfermedad, al dolor.

EL ALMA Y EL ESPIRITU.

“El Altísimo no habita en templos hechos por la mano del hombre.”

Estas palabras fueron dichas por el Templo de Salomón, la más suntuosa casa que el hombre haya elevado en honor de Dios. Porque Dios Mismo al crear al hombre, se hizo con infinita potencia una morada digna de Sí, en el espíritu del hijo fiel; espíritu que es una partícula de Sí Mismo. El espíritu del hombre vivo por la Gracia, convertido en Templo del Espíritu Santo, cierra el círculo del amor: Dios conteniéndose a Sí Mismo.

bautismo-de-jesc3bas

El alma es el cofre, el arca santa, el nutriente que contiene al espíritu que es la gema salida de la Mano de Dios, de los infinitos tesoros de su YO para ponerla dentro de la criatura; signo innegable del origen divino del hombre, que certifica su filiación con su Creador. Como la sangre en las venas, está el espíritu en el interior del alma. Y así como la sangre da vida al cuerpo para vivir la jornada terrena; así el espíritu da la vida al alma, para vivir los días que no tienen fin.

El alma espiritual es la que diferencia al hombre de los animales. Y ésta viene de Dios y todas sus potencias tienden hacia Él. Dios es Luz y es el Padre de la Luz y de las luces. A la tierra, su primera criatura, concede y dona la luz. Así como al hombre, perfección de la Creación y última de las Seis Obras de las seis jornadas divinas; después de las cuales Dios reposó, concede el atributo que lo hace a Él semejante: el espíritu inmortal. Libre, el hálito suyo divino, infuso en la materia para que sea animado por Dios y tenga derecho al Cielo y a la morada del Padre.

El cuerpo del hombre es animado por el soplo de Dios. Por esto en todo hombre y en cada hombre, se extiende y penetra el Espíritu de Dios con derecho de Rey y con su amor de Padre Creador. Porque ¿En donde reposa Dios? En el espíritu de los justos. ¿Qué es el espíritu? Es la parte superior del alma humana. ¿Cuándo deja de ser trono de Dios? Cuando la concupiscencia la trastorna…

asmodeo2

¿Cómo estamos hechos?

LA PERFECCION DE ADAN

La perfección de la obra regia de Dios en Adán y en la cual Dios puso su inteligencia creadora, estaba en su espíritu. El semen de Adán si Adán hubiese sabido permanecer Rey cual Dios lo hizo, hubiera sido un semen de perpetua perfección.

El espíritu es el Tabernáculo de Dios. El hombre fue creado para ser un templo viviente para que Dios lo habitase. Para el espíritu no hay limitaciones, no hay obstáculos, no hay límites, no hay privaciones, no hay necesidades. Él es poderoso, libre, instantáneo y como está formado de luz, cuando se une a la Luz, está pleno de Sabiduría Divina. (Esto explica porque a los incultos, Dios los convierte en doctos sin haber estudiado)

El altar del espíritu es el corazón. Y el sagrario es el punto en el cual  Dios puso en el hombre la necesidad de adoración. Y esta adoración se alimenta de amor y de necesidad de amar. Dios hizo este altar precioso y sagrado. Lo hizo para estar formado del amor y de la unión con Él. Y de la generosidad en el amor incorruptible a las acciones perjudiciales de los sentidos, de las tentaciones, de las insidias, de las tres carcomas del alma. Porque el amor generoso y la unión con Él, hacen a las fibras del corazón incorruptible a las acciones disgregadoras que vienen del exterior.

Por eso el hombre ha hecho a este órgano, sede de los sentimientos y trono y asilo de las pasiones predominantes. Y éstas se custodian con cada latido del corazón. Y en el fondo la gema que esplende, amigable y santa… O flameantemente engañosa y malvada: su tesoro es el sentimiento que la domina.

corazon

El altar original perfumaba con su amor la santidad de Dios y cantaba su armonía, amándolo y adorándolo sobre todas las cosas porque en todas las cosas estaba el sello innegable del Amor Divino, que las había hecho perfectas y maravillosas para el gozo de su criatura. El amor es el término de la perfección humana: el Amor Total.

El amor es una fuerza absoluta y el alimento de la vida. El amor es el culto de adoración a Dios, porque el que crece en el amor, crece en perfección. El hombre está obligado a conocer a Dios por gratitud y por respeto a su propia inteligencia. Y su propia naturaleza le exige la necesidad de amar, porque  aquel que ama es nacido de Dios y por la caridad es semejante a Dios.

El Sexto Día fue creado el hombre siguiendo el fin para el que fue creado: amar y servir a su Señor durante la vida terrena, conocerlo en su Verdad y después gozar de Él para siempre en la Vida Eterna. Fue creado el único hombre del cual debía venir toda la Humanidad y del cual fue tomada la mujer, compañera del hombre y para el hombre; con el cual poblará la tierra, reinando sobre todas las criaturas inferiores.

Fue creado el Único Hombre, aquel que como padre habría trasmitido a sus descendientes todo cuanto había recibido: vida, sentidos, aptitudes materiales; así como inmunidad a todo sufrimiento, razón, intelecto, ciencia, integridad, sabiduría, inmortalidad y el Don de dones: la Gracia.

desnudo-hombre

El hombre era un semidiós por la Gracia y por la Fe. Cuando el hombre se despertó de su primer sueño y encontró a su lado a la compañera, sintió que la felicidad que Dios le había dado era completa. Era ya tan grande desde antes. Todo en Adán y en torno a Adán fue hecho para que él gozase de una felicidad completa, sana, santa y la delicia; o sea, el Edén no era solamente en torno, sino también adentro de Adán.

Lo circundaba un jardín pleno de bellezas vegetales, animales y minerales. Pero dentro de él, un jardín pleno de bellezas espirituales, florecía con virtudes de todo género, prontas a madurarse en frutos de santidad perfecta; perteneciente a la ciencia apropiada a su estado y que los hacía aptos para la vida sobrenatural, la Gracia.

Como criatura física, gozaba de esto que veía: la belleza de un mundo virgen, testimonio salido del querer de Dios. Gozaba de esto que podía: su señorío sobre las criaturas inferiores. Todo había sido hecho por Dios para el servicio del Hombre: desde el sol hasta los insectos, para que todo le fuese una delicia.

1jeden

Como criatura sobrenatural gozaba, -un éxtasis radiante y suavísimo- de la compañía de la Esencia de Dios: el Amor. De los raptos de amor entre el Infinito que se donaba y la criatura que lo amaba adorándolo. El Génesis encubre esta facultad y este comunicarse con Dios en la frase: “Habiendo oído la Voz de Dios que se paseaba en el fresco de la brisa de la tarde.”

Por cuanto el Padre había dado a sus hijos una ciencia proporcionada a su estado, aun así, Él Mismo los instruía. Porque Infinito es el Amor de Dios y después de haber dado, anhela nuevamente dar y tanto más da, en cuanto más la criatura desea serle hija. Dios se da siempre a aquel que a Él se le da generosamente.

Cuando el hombre se despertó y vio a la mujer, su igual y su complemento; sintió que su felicidad de criatura era total, teniendo el todo humano en plenitud y el todo sobrehumano colmado por el amor dado al amor del hombre.

eva1

EL ALMA.

¿Cómo es? ¿Cuáles son sus atributos?

Los Progenitores, además de la Gracia Santificante y la Inocencia, tuvieron en su creación otros dones de su Creador.

La Inmortalidad: atributo divino.

La Inmunidad: de todo dolor y miseria.

La Integridad: la perfecta sujeción de los sentidos a la razón.

La Razón: Es más grande que el instinto.

razon_fe

La Ciencia: ilumina el saber y regula el amor, sujetándolo al orden hacia las criaturas y hacia Dios. Adán estaba formado de carne más que de espíritu. Pero no era carnal en cuanto a que sobre la materia, señoreaban el espíritu y la razón. Y el espíritu inocente y pleno de Gracia, tenía semejanza admirable con su Creador y por lo tanto era inteligente y sabía comprender.

La Libertad: majestad dominante sobre el ‘yo’.

La inteligencia: perfecta e iluminada por la Caridad. Plena de sabiduría y de ciencia divina. Dios dio al hombre la inteligencia unida a la libertad de pensamiento.

¿Qué es el pensamiento? Es al alma de la palabra. La facultad de comprender y conocer expresando las ideas y comunicarlas a los demás, es una cualidad humana. Los pensamientos brotan en la profundidad de la mente y esto es lo que distingue al hombre de los brutos, en los cuales los movimientos mentales se limitan a los más rudimentarios para vivir.

El hombre piensa  y del pensamiento nacen obras de arte, de genio, de belleza. El hombre piensa  y en este su pensar tiene un íntimo amigo que le sirve de compañía en su soledad. El pensamiento del hombre viaja, espiritual como es, por todo el Universo. Se sumerge en los recuerdos y emerge en la previsión de los tiempos futuros.

mente

Estudia, contempla y medita, las admirables obras de Dios en la Creación. Reflexiona los misterios de los hombres. Cada hombre es un misterio encerrado en su vestidura mortal. Luminoso u oscuro según sea su ánimo, santo o satánico. Misterio solo conocido por Dios para el que no hay nada oculto. Y de la contemplación de las cosas y de los hombres, sube a la contemplación de Dios. Como el águila que cada vez más alto asciende hacia el sol, así el pensamiento humano puede elevarse y sumergirse en la luminosidad de Dios, después de haber meditado en la capacidad humana. En la Inmensidad divina después de haber reflexionado en la relatividad humana. En la eternidad divina, después de haber contemplado la efímera temporalidad humana. La Perfección, después de haber mirado sin soberbia que ciega, la imperfección humana.

La Mente: humana es perfecta e imperfectísima. Iluminada por Dios es perfecta. Sin Él cae en el error.

La Razón: debe estar motivada por la bondad. Solo así las acciones humanas obtienen frutos de santidad. Y la razón si es humilde cae de rodillas en obsequio del Dios Infinito e Incomprendible, que solo se vuelve accesible a través de la FE. Solo la fe ilumina la ciencia y la ayuda a comprender. El conocimiento de la Esencia de Dios se encuentra en la sabiduría. Y la sabiduría se encuentra en el luminoso y ardiente centro que es la Caridad. Porque fe es religión y la religión permite a la criatura inteligente pero limitada, comprender al Perfecto e Infinito.

memory1_1

La Memoria: el hombre fue creado para amar y adorar a Dios. Y sufre porque desea a Dios. Y este sufrimiento lo provoca el vacío interior que existe en el hombre que vive alejado de Él. Porque hay en el hombre un ansia de creer que es más grande que su necesidad de respirar. Por eso tiene hambre de Dios y experimenta una necesidad instintiva de buscar la Verdad, que se convierte en un acicate doloroso, porque el hombre se engaña voluntariamente en su deseo, se crea ídolos para aliviar su necesidad espiritual y el alma recuerda a Dios con nostalgia por el momento en que fue creada.

Instante fugaz frente a Él, pero que produce un sello indeleble en lo más íntimo de su ser. Su recuerdo se vuelve borroso porque el cuerpo que habita y al que gobierna una mente pagana, llena de ídolos, vive una vida que la enferma y con su espíritu muerto, su sufrimiento aumenta. Porque ella sabe que su cuerpo es perecedero y está unido a algo que es inmortal.

El hombre se pierde en marasmos filosóficos y aún quién dice que no cree en nada, en alguna cosa cree. El que afirma “No creo en Dios” presupone otra fe. Tal vez en sí mismo o en su inteligencia soberbia. Es como el pensamiento “no quiero pensar”, por el hecho de expresarlo, está manifestando que está pensando.

La Voluntad: de los atributos del alma, si la voluntad no es usada con sagacidad para manejar la inteligencia, ésta se vuelve como las medicinas peligrosas: en lugar de sanar matan. La voluntad es la soberana del alma. Dios la respeta y da las fuerzas necesarias para ‘una buena voluntad’ con las virtudes que la hacen inclinarse hacia Él. Pero “No querer ser esclavo del mal”, debe salir del hombre.

jesus-reprende-al-diablo

La Libertad de Arbitrio: el libre albedrío es el regalo más grande que Dios otorgó a la inteligencia humana. Dios ama a los hombres y les concede la libertad de arbitrio, para que por ella se perfeccionen en la virtud y se hagan más semejantes a Él.

Cuando el libre albedrío no está sostenido por el amor, la voluntad se debilita, muere, poco a poco porque el libre albedrío se ha dejado seducir y se hace esclavo del mal. Dios lo hizo libre y el hombre lo convierte en esclavo de las pasiones. El demonio, el mundo, la carne, en un libre albedrío desordenado, conducen al egoísmo desenfrenado que da la muerte al espíritu.

La inteligencia del egoísta queda obnubilada para Dios y sus verdades. La soberbia ensombrece con su humo al egoísta y le ofusca la Verdad. Comienza el proceso de los ‘¿Por qué?’ y de estos se pasa a la duda. A la separación no solo de Dios y la confianza en Él, sino también de su justicia, del temor de Dios y de su castigo.

incredulidad

Este es el motivo por el cual se explica, porqué tan fácilmente se peca. La mala voluntad en el pecar, es lo único que Dios NO PERDONA.

Cuando el alma posee un libre albedrío que vive dentro del orden, en obediencia hacia Dios y siendo heroicamente fiel al Bien, el hombre se eleva y el alma se deifica al tomar la semejanza con Dios.

Cuando es el Mal el que lo embrutece; esta semejanza es casi borrada totalmente y la degradación espiritual es tal, que se hace semejante al Demonio. Todo está en la voluntad con que se hace cada acción, ya sea virtuosa o pecaminosa. Porque es la voluntad la que da valor a nuestros actos. 

13 La voluntad

QUERER ARREPENTIRSE.   QUERER CONVERTIRSE.    QUERER OBEDECER.

QUERER VENCER.   QUERER PERDONAR.  QUERER AMAR.   QUERER SER FIEL.

QUERER TRIUNFAR SOBRE SÍ MISMOS Y SOBRE EL MAL.   QUERER SER HEROES.

QUERER.    QUERER.   QUERER.

El que no se quiere salvar teniendo los medios…

 ES PORQUE QUIERE CONDENARSE

20condenacion_eterna

Hasta el último momento, Dios respeta el libre albedrío y la voluntad, reina y soberana del alma. También la voluntad es el factor fundamental en la RECREACIÓN DEL ALMA. Toda la Creación natural y sobrenatural, es obra del amor. Todas las providencias, las leyes físicas, morales, espirituales, son obras del Amor.

El Intelecto:

Es capaz de distinguir lo que está bien y lo que está mal. Y amaestra sobre el cómo y el porqué, se puede y se debe querer hacer el bien y no querer hacer el mal.

La Conciencia: su voz podría llamarse la Voz del Mismo Dios, hablando en el interior del hombre. Es otra ayuda no-solo en empujar la voluntad a acciones buenas y en detener la misma para acciones malvadas. Sino en hacer que surja el arrepentimiento y empujar a la reparación de un mal cometido; para que el hombre vuelva a encontrarse en Gracia de Dios, cuando la ha perdido pecando.

LA Intuición: es una ayuda que Dios da a la inteligencia debilitada en la comprensión. La lucidez de la inteligencia ayuda poderosamente a recibir y comprender las enseñanzas que la Ciencia Eterna, en las lecciones que Dios quiere que sean guía y consuelo en la hora que vivimos; para que el mundo no se embrutezca totalmente, pues las palabras de la justicia no son más que sonidos que repercuten en las orejas y a veces ni siquiera se perciben: no se hacen alimento de Vida.

intuicion

Dios crea las almas por amor. Y para que ellas puedan alcanzarle y poseerle, después de haberse esforzado en amarle y conocerle, las ha llenado de dones. El alma viene de Dios y todas sus potencias físicas, morales y espirituales tienden hacia Él. El alma originalmente dada al hombre se  recrea y se supera en grados inimaginables, a través de  grandes sufrimientos y tribulaciones, haciéndola apta para reposar en Dios.

El espíritu vivo se funde en Dios y el alma se convierte en Templo Viviente del Espíritu Santo, porque Dios vive en ellas y las funde con Él.

Y es de suma importancia para el alma que quiere avanzar en la vía del Cielo, ser robusta y tener todas sus potencias firmes en Dios. Cuando esto sucede el alma está segura. Cuando las potencias del espíritu están fijas en Él, ninguna fuerza la puede quitar de ahí.

El alma viva tiene tal repugnancia al mal, porque Jesús está en ella y el alma percibe lo que siente Él. El mérito del alma es uno solo: aquel de su buena voluntad de querer tenerlo a Él y aferrarse a Él. Todo otro pensamiento sería soberbia y vanidad espiritual. Las almas que están fijas en Dios, no deben tener nunca miedo a nada. Solo a pecar.

EL ESPIRITU.

El espíritu es un Templo. El ángel custodio de cada criatura, adora en la misma, al Dios que la habita si está en Gracia del Señor.

mentecuerpo1

El espíritu es un Rey. La infinita misericordia del Dios Único y Trino, ha dado a nuestro espíritu todas las ayudas para permanecer dominador. Los sentimientos pueden ser domados, entregándolos a Dios y pidiéndole que nos llene de su Amor. Es el alma lo que da al hombre el derecho a decir: “Padre mío…”

Cuanto más el alma es hija de Dios, tanto más pronta se siente para seguir  los consejos del Espíritu Santo.  El alma hija de Dios toma de su Padre esta característica divina: la solicitud pronta y alegre de hacer todo aquello que es bien. La medida de la filiación alcanzada, la da la prontitud con la que el alma secunda las divinas inspiraciones, sin pararse a considerar lo que ellas puedan exigir de esfuerzo por parte de la criatura humana; ni del peligro que hayan de suponer para el individuo carnal.

Y el alma espiritual es la que distingue al hombre de los animales y lo hace dios sobre todos los otros seres creados: Dios-Rey que domina y somete; comprende, instruye, provee y lo hace dios por su origen y destino futuros.

Es el alma aquella que iluminada por su divino origen, sabe, quiere, puede con fuerza ya semidivina. Fuerza que Dios potentemente sostiene y ayuda, cuanto más el alma se eleva en la justicia y el hombre se diviniza con una vida de justicia. 

 lleno%20del%20espiritu%20santo

 

127-EL ÓBOLO DE CLAUDIA


Los cordeleros siguen trabajando.

Luego, Jesús regresa despacio al almacén y se queda pensativo. Se sienta sobre un montón de cuerdas enrolladas. Ora intensamente…

Los once apóstoles continúan durmiendo profundamente. La vida en el puerto se desarrolla con la misma pacífica rutina, de las provincias gobernadas por el imperio más poderoso del mundo.

Roma es una máquina de eficiencia y disciplina…

Una hora después, el cordelero asoma la cabeza en el depósito y le dice a Jesús que vaya a la puerta, porque…

–                       Hay un esclavo que te quiere ver.

El esclavo. Un númida, está parado junto al platanar, en la plaza llena de sol… Cuando ve a Jesús, se inclina y sin hablar, le entrega una tableta encerada.

Jesús la lee y dice:

–                       Dirás que esperaré hasta antes del alba. ¿Entendiste?

El esclavo mueve la cabeza asintiendo. Y para que vea por qué no habla, abre su boca y le enseña la lengua tronchada.

Jesús mueve la cabeza con un gesto lleno de tristeza y dice:

–                       ¡Infeliz!  – acariciándolo con mucha compasión.

Por las mejillas del esclavo corren dos lágrimas. Toma la mano blanca entre las suyas negras y se la pone en la cara. La besa, se la lleva al pecho y se echa en tierra. Toma el pie de Jesús y se lo pone en la cabeza…

Un lenguaje mudo para expresar su agradecimiento por ese gesto de amor.

Y Jesús repite:

–                       ¡Infeliz!  -pero no lo cura.

El esclavo se levanta y pide la tableta encerada. Claudia no quiere dejar huellas de su contacto epistolar.

Jesús sonríe y devuelve la tableta. El númida se va y Jesús se acerca a donde está el cordelero…

El Maestro dice:

–                       Simón, debo quedarme hasta antes del alba. ¿Me lo permites?

Simón contesta:

–                       Todo lo que quieras. Me desagrada ser pobre…

–                       Me agrada que seas honrado.

–                       ¿Quiénes eran esas mujeres?

–                       Unas extranjeras que necesitaban de consejo.

–                       ¿Están sanas?

–                       Como Yo y tú.

–                       Entonces está bien. Ahí están tus apóstoles.

Los once salen del almacén, somnolientos.

Pedro dice:

–                       Maestro, hay que cenar antes de partir.

Jesús contesta:

–                       No. No partiremos hasta el amanecer.

–                       ¿Por qué?

–                       Porque me pidieron que así lo hiciera.

–                       ¿Por qué? ¿Por quién?…  Es mejor caminar de noche… La luna es nueva.

–                       Espero salvar a una criatura y esto es más luminoso que la luna y más refrescante que las frescuras de la noche.

Pedro lo lleva aparte:

–                       ¿Qué pasó? ¿Viste a las romanas? ¿Qué humor tienen? ¿Son ellas las que se van convertir? ¡Dímelo!…

Jesús sonríe:

–                       Si me dejas responder te lo diré, hombre curiosísimo. Vi a las romanas. Muy lentamente caminan hacia la Verdad. Pero no retroceden…  Lo que ya es mucho.

–                       Y… acerca de lo que dijo Judas, ¿Hay algo?

–                       Que continuarán venerándome como a un sabio.

–                       ¿Por causa de Judas? ¿Es él el que lo ha hecho?

–                       Vinieron a buscarme a Mí no a él…

Pedro pregunta inquieto:

–                       Entonces, ¿Por qué Judas tuvo miedo de encontrarse con ellas? ¿Por qué no quería que vinieras a Cesárea?

–                       Simón, no es la primera vez que Judas tiene caprichos estrambóticos…

–                       Es verdad. ¿Y van a venir esta noche las romanas?

–                       Ya vinieron.

–                       Entonces, ¿Por qué esperamos hasta que amanezca?

–                       ¿Por qué eres tan curioso?

–                       Maestro, sé bueno… Por favor dime todo.

–                       Te lo diré para quitarte toda duda. También tú escuchaste la conversación de aquellos tres romanos…

–                       ¡Claro que la oí!… Inmundos. Apestosos. Demonios. Pero a nosotros, ¿Qué nos importa?… ¡Ah! ¡Entiendo!… Las romanas van a ir a la cena y luego vendrán a pedirte perdón, por haber estado en medio de la inmundicia… Me maravilla que consientas en ello.

–                       Yo me maravillo de que te formes juicios temerarios.

–                       ¡Perdóname, Maestro!

–                       Sí. Pero ten en cuenta que las romanas van a ir a la cena y yo pedí a Claudia que interviniese a favor de esa muchachita…

–                       ¡Ah, pero Claudia no puede hacer nada!…  El romano compró a la muchacha y tiene todo el poder sobre ella.

–                       Pero Claudia tiene mucho más poder sobre el romano. Y Claudia me mandó decir que no parta hasta antes del alba. No hay otra cosa. ¿Estás contento ahora?

–                       Sí, Maestro. Pero no has descansado nada. Ven. Estás muy agotado. Vigilaré para que te dejen en paz. Ven. Ven. –y amorosamente tiránico lo jala, lo empuja y lo obliga a tirarse en el montón de cáñamo.

Pasan las horas. El sol se oculta. Cesa el trabajo. Entra la noche, las golondrinas van a sus nidos y los niños a la cama. Uno tras otro van muriendo los ruidos, hasta que solo queda el estrépito de las olas, al estrellarse sobre la playa…

Los apóstoles  duermen sobre el cáñamo.

Jesús está sentado sobre un malacate con las manos sobre las rodillas. Ora… Piensa… Espera.  No quita los ojos del camino que viene de la ciudad.

La luna está casi perpendicular y el mar retumba con mayor fuerza…

Por el canal avanza una barca pequeña y sube hasta la dársena silenciosa. Se detiene y bajan tres personas. Un hombre robusto, una mujer y una figura delicada. Se dirigen hacia la casa del cordelero…

Jesús se levanta y sale a su encuentro…

Cuando llega hasta ellos saluda:

–                       La paz sea con vosotros. ¿A quién buscáis?

Livia contesta:

–                       A ti, Maestro.  –descubriéndose y acercándose ella sola-  Claudia hizo lo que le pediste, porque era una cosa justa y completamente moral… –señala hacia la barca y agrega-  Aquella es la muchachita. Dentro de poco tiempo, Valeria la tomará como doncella de su pequeña Fausta…  Pero te ruega que entre tanto la tengas Tú, que puedes confiarla a tu Madre o a la madre de tus parientes. Es pagana del todo… Mejor dicho, es peor que pagana. El dueño que la alimentó no le enseñó nada en absoluto…  Nunca ha oído hablar ni del Olimpo, ni de ninguna otra cosa. Tan solo se siente aterrorizada ante los hombres, porque hace unas cuantas horas la vida se le reveló como es: brutal y cruel…

Jesús pregunta:

–                       ¡Oh! ¿Demasiado tarde?

–                       No, materialmente… él la preparaba poco a poco…  Digamos… para su sacrilegio. Y la niña está espantadísima… Claudia tuvo que dejarla durante toda la cena cerca de ese sátiro y sólo pudo intervenir cuando el vino le había nublado el pensamiento. No es necesario que te diga que si el hombre es un lúbrico en sus amores sensuales, lo es mucho más cuando está ebrio…

Pero es solo entonces que se convierte en un juguete con el que se puede hacer lo que se quiera y arrebatarle su tesoro.  Claudia se aprovechó del momento.

Ennio quiere regresar a Italia, de la que salió porque perdió el favor imperial… Claudia le prometió el regreso a cambio de la muchacha.

Ennio mordió el anzuelo… Mañana cuando ya no esté borracho protestará, la buscará, hará su comedia… Pero también mañana Claudia buscará el modo de hacerlo callar.

Jesús protesta:

–                       ¿Con la violencia? ¡No!

Livia sonríe con travesura:

–                       ¡Oh, Maestro! ¡La violencia empleada con buen fin!…  Pero no será necesaria… También Claudia se encargó de ‘ayudar’ a su marido a pasarla bien en la cena… Y ahora sólo Pilatos, que está inconsciente por el vino que digirió esta noche, está firmando y sellando la orden de que Ennio se presente en Roma… ¡Ah, ah!… Y partirá en primer buque militar.

Pero mientras tanto, es mejor que la niña esté en otra parte por precaución de que en cuanto a Pilatos se le pase la borrachera, se arrepienta y revoque la orden… ¡Es muy endeble!  Y es mejor así… Para que la niña olvide las asquerosidades humanas…

¡Oh, Maestro! Por este motivo fuimos a la cena. Pero, ¿Cómo pudimos ir allá hasta hace unos cuantos meses, sin haber sentido náuseas?… Tan pronto obtuvimos lo que se deseaba, nos salimos… Todavía nuestros maridos están imitando a los brutos ¡Qué náuseas, Maestro!  Y debemos recibirlos después… después que…

–                       Sed austeras y pacientes. Con vuestro ejemplo haréis mejores a vuestros maridos.

–                       ¡Oh, no es posible! Tú no sabes… -Livia llora más de coraje, que de dolor.

Jesús suspira y ella continúa:

–                       Claudia te manda decir que lo hizo para mostrarte que te venera como al Único Hombre que merece veneración… Y quiere que te diga que te agradece haberle enseñado lo que vale un alma y lo que vale la pureza. Lo recordará siempre…

¿Quieres ver a la niña?

–                       Sí. El hombre ¿Quién es?

–                       El númida mudo que emplea Claudia, para sus servicios secretos. No hay ningún peligro de delación… No tiene lengua.

Jesús repite:

–                       ¡Infeliz!

La romana toma a la niña de la mano y casi la arrastra hasta donde está Jesús…

Livia dice:

–                       Sabe unas cuantas palabras latinas. Judías casi ninguna. Es una salvajita… Que la eligieron únicamente como objeto de placer.  –y dirigiéndose a la niña-  No tengas miedo. Dale las gracias. Él fue el que te salvó. Arrodíllate y bésale los pies. ¡Ea! ¡Hazlo! ¡No tengas miedo! Perdona Maestro, todavía tiene el terror que le inspiraron las caricias de Ennio que estaba ebrio…

–                       ¡Pobre niña!  -dice Jesús poniéndole su mano en la cabeza- ¡No tengas miedo! Te llevaré a casa de mi Madre, por algún tiempo. A la casa de Mamá, ¿Entiendes? Y tendrás muchos hermanos buenos… ¡No tengas miedo, hijita mía!

En la Voz y en la mirada de Jesús hay todo: paz, seguridad, pureza, amor santo.

La niña lo siente y se echa para atrás el manto con su capucho, para mirarlo mejor. Y aparece el rostro delicado de una niña que se asoma a la pubertad…

Sus modales son sencillos. Su expresión está llena de inocencia. El vestido que trae le queda muy largo…

Livia dice:

–                       Estaba casi desnuda. Le puse lo primero que encontré. Lleva otros en la alforja…

Jesús la mira con piedad e infinita compasión y dice:

–                       ¡Es una niña!  -Y tomándola de la mano le pregunta- ¿Quieres venir conmigo?

La niña contesta:

–                       Sí, patrón.

Jesús rebate:

–                       No. No soy tu patrón. Dime Maestro.

–                       Sí, Maestro. –le dice con más confianza.

Y una tímida sonrisa se asoma en la carita que antes estaba pálida por el miedo.

Jesús pregunta:

–                       ¿Eres capaz de caminar mucho?

–                       Sí, Maestro.

–                       Después descansarás en la casa de mi Madre. En mi casa, hasta que llegue Fausta. Una niña a la que vas a querer mucho. ¿Quieres?…

–                       ¡Oh, sí! –y ella confiada, levanta sus bellísimos ojos verde-azul, que lo miran asombrados bajo sus cejas color oro y con un destello de terror que vuelve a turbar su mirada, se atreve a preguntar- ¿Ya no más aquel patrón?…

–                       No, más.  –le promete Jesús, poniendo su mano en su cabellera rubia.

Livia se despide:

–                       Adiós, Maestro. Dentro de pocos días iremos al lago. Tal vez podremos verte una vez más. Ruega por tus pobres discípulas romanas.

Jesús repica:

–                       Gracias…  Vete en paz. Adiós, Lidia. Di a Claudia que éstas son las conquistas que pretendo y no otras. – se vuelve  hacia la niña y agrega- Ven niña. Partiremos ahora.

Y tomándola de la mano, se dirige a la puerta del almacén y llama a los apóstoles.

La barca se va sin dejar rastro de haber venido y entra al mar abierto…

Caminan rápido y todavía está oscuro en las cercanías de Cesárea. Se detienen un poco, porque la niña que no está acostumbrada a caminar de noche y frecuentemente tropieza con las piedras del caminan…

Jesús dice:

–                       Es mejor esperar un poco. La niña no ve y está cansada.

La niña responde rápida:

–                       No, no. Si puedo… Vámonos lejos, lejos, lejos… Podría venir… Por aquí pasamos para ir a esa casa.  –Lo dice castañeteando los dientes, mezclando hebreo y latín para hacerse entender.

Jesús trata de tranquilizarla:

–                       Vamos detrás de aquellos árboles y nadie nos verá. No tengas miedo.

Bartolomé, para darle ánimos, dice:

–                       No tengas miedo. A estas horas, ese romano es una sopa de vino bajo la mesa…

Pedro agrega:

–                       Y estás con nosotros. Todos te queremos. No permitiremos que te hagan daño. ¡Oh! ¡Somos doce hombres fuertes!…

Pedro, que apenas es un poco más alto que ella. Él la robustez y ella la delicadeza. Él quemado por el sol y ella blanca como alabastro.

¡Pobre florecita que fue criada para ser solamente admirada y más preciosa!

Juan le dice:

–                       Eres una hermanita nuestra y los hermanos defienden a sus hermanas.

Cuando llegan a la arboleda, se sientan y aguardan. Los hombres se dormirían gustosos, pero a ella cualquier ruido la hace gritar.

Y el galope de un caballo la hace que se cuelgue del cuello de Bartolomé que tal vez por ser el de mayor edad atrae su confianza y de esta manera… No es posible dormir.

Bartolomé le dice:

–                       No tengas miedo. Cuando uno está con Jesús, nunca sucede una desgracia.

La niña contesta temblando:

–                       ¿Por qué?  – y sigue todavía asida al cuello de Bartolomé.

–                       Porque Jesús es Dios y Dios es más fuerte que los hombres.

–                       ¿Dios? ¿Qué cosa es Dios?

Bartolomé exclama:

–                       ¡Pobre criatura! Pero, ¿Cómo te educaron? ¿No te enseñaron nada?…

La niña contesta:

–                       Sí. A conservar blanco el cutis, brillante la cabellera. A obedecer a los patrones. A decir siempre que sí…

Pero yo no podía decir sí al romano… Era feo y me daba miedo. En su casa siempre había unos ojos.  En el baño, en los vestidores, en el cubiculum… Unos ojos… Y esas manos… ¡Oh! ¡Y si alguien no decía sí, era apaleado!… –y comienza a llorar.

Jesús dice:

–                       No lo serás más. Ya no está el romano. Ni están sus manos… Sólo la Paz.

Felipe comenta:

–                       ¡Es una crueldad! Cómo a bestias y peor todavía… Porque a una bestia le enseñas su oficio. Pero a esta criatura la lanzaron sin saber…

Ella responde:

–                       Si hubiese sabido, me hubiera arrojado al mar. Él decía: ‘Te haré feliz…’

Zelote dice:

–                        De hecho te hizo feliz, de una manera que nunca imaginó. Feliz en la tierra y feliz en el Cielo. Porque conocer a Jesús, es la felicidad.

Hay un silencio en el que todos meditan en las crueldades del mundo.

Luego en voz baja, la niña le pregunta a Bartolomé:

–                       ¿Me puedes decir que es Dios? ¿Y por qué Él es Dios?… –después de una pausa agrega- ¿Porque es hermoso y bueno?…

Bartolomé se siente atolondrado. Se toma de la barba con perplejidad y dice lleno de incertidumbre:

–                       Dios… ¿Cómo haré para enseñarte a ti, que no tienes ninguna idea de religión en tu cabeza?

Esto provoca otra pregunta todavía más complicada, para el abrumado apóstol:

–                       ¿Qué cosa es religión?

Bartolomé decide pedir auxilio:

–                       ¡Oh, que esto no me lo esperaba!…  Estoy ahora como uno que se ahoga en el mar. ¿Qué puedo hacer ante el abismo?

Jesús aconseja:

–                       Lo que te parece difícil, es muy sencillo Bartolomé. Es un abismo, sí. Pero vacío… Y puedes llenarlo con la Verdad. Peor es cuando los abismos están llenos de fango, veneno, sierpes. Habla con sencillez como si hablases a un infante. Y ella te entenderá como no lo haría un adulto.

Bartolomé pregunta:

–                       Maestro, ¿Pero no podrías hacerlo Tú?

–                       Podría. Pero la niña aceptará más fácilmente las palabras de un semejante suyo, que las mías que son de Dios. Y por otra parte, os encontraréis en lo futuro ante estos abismos y los llenaréis de Mí. Debéis pues aprender a hacerlo.

–                       Es verdad. Lo probaré…

Después de pensarlo un poco, Bartolomé pregunta:

–                       Oye niña, ¿Te acuerdas de tu mamá?

Ella sonríe y contesta:

–                       Si, señor. hace siete años que… antes estaba con ella.

–                       Está bien. ¿La recuerdas? ¿La amas?

Ella solloza en un:

–                       ¡Oh!  -y da un pequeño grito.

–                       No llores. ¡Pobre niña! Oye, el amor que tienes por tu mamita…

–                       Y por mi papá y por mis hermanos…  -contesta sollozando.

–                       Sí. Por tu familia… el amor por tu familia. Los pensamientos que guardas por ella. El deseo que tienes de regresar a ella…

–                       ¡Nunca más los veré…!

–                       Pero todo es algo que podría llamarse religión de la familia. Las religiones, las ideas religiosas son el amor… El pensamiento, el deseo de ir a donde está aquel o aquellos en quienes creemos; a quienes amamos y a quienes deseamos ver…

–                       Si yo creo en ese Dios que está allí, ¿Tendré una religión?… ¡Es muy fácil!

Bartolomé está totalmente desorientado:

–                       ¡Bien! ¿Fácil qué cosa?…  ¿Tener una religión o creer en ese Dios que está allí?

La niña dice convencida:

–                       En ambas cosas…  Porque fácilmente se cree en un Dios Bueno, como el que está allí. El romano me nombraba muchos y juraba. Decía: ‘¡Por la diosa Venus, por el dios Júpiter, por el dios Cupido!’ Han de ser dioses malos porque él hacía cosas malas cuando los invocaba.

Pedro comenta en voz baja:

–                       No es tan tonta la niña.

Ella dice:

–                       Pero yo no sé todavía que cosa es Dios. Veo que es un hombre como tú… Entonces es un Hombre- Dios. ¿Y cómo se hace para comprenderlo? ¿En qué aspecto es más fuerte que todos? No tiene ni espada, ni siervos…

Bartolomé suplica:

–                       Maestro, ayúdame…

Jesús responde:

–                       No, Nathanael. Enseñas muy bien.

–                       Lo dices porque eres bueno. Busquemos otro modo de seguir adelante. – se vuelve hacia la niña- Oye niña… Oye niña. Dios no es hombre…  Él es como una luz, una mirada, un sonido tan grande que llena el Cielo y la tierra. Y todo lo ilumina, todo lo ve, todo lo ordena y en todas las cosas manda…

–                       ¿También al romano? Entonces no es un Dios bueno. ¡Tengo miedo!…

Bartolomé se apresura a aclarar:

–                       Dios es bueno y da órdenes buenas. A los hombres les ha prohibido armar guerras, hacer esclavos, arrebatar a las hijitas de sus madres y espantar a las niñas… Pero los hombres no siempre escuchan las órdenes de Dios.

Ella dice:

–                       Pero tú, sí.

–                       Yo sí.

–                       Si es más fuerte que todos, ¿Por qué no se hace obedecer? ¿Y Cómo habla, si no es un hombre?

Bartolomé está perdido y exclama:

–                       Dios… ¡Oh, Maestro!…

Jesús dice:

–                       Sigue. Sigue, Bartolomé. Eres un maestro muy competente. Sabes decir con gran simplicidad pensamientos muy profundos. ¿Y ahora ya no quieres seguir?…  ¿No sabes que el Espíritu Santo está en los labios de los que enseñan la Justicia?

Bartolomé argumenta:

–                       Parece fácil cuando se te escucha. Todas tus palabras están aquí dentro. Pero sacarlas, ¡Oh, miseria de nosotros los humanos! ¡Maestros inútiles!

–                       El reconocer la nulidad propia dispone el corazón a la enseñanza del Espíritu Paráclito…

–                       Está bien, Maestro… –La mira con ternura y dice- Oye niña.  Dios es fuerte, fortísimo. Más que César. Más que todos los hombres juntos con sus ejércitos y sus máquinas de guerra…  Pero no es un Señor sin compasión que quiera siempre que se le diga que sí, so pena de azotarlo. Dios es un Padre. ¿Te quería mucho tu padre?

–                       ¡Mucho! Me puso por nombre Áurea Gala, porque el oro es precioso y Galia es mi patria. Y decía que me amaba más que el oro que en otro tiempo tuvo y más que a la patria…

–                       ¿Te azotó tu padre?

Áurea Gala contesta:

–                       No. Jamás. Cuando no me portaba bien, me decía: ‘Pobrecita hija mía’ y lloraba.

–                       Bueno. Pues así hace Dios… Es Padre, nos ama y llora si somos malos. Pero no nos obliga a obedecerle. Pero el que decide ser malo, un día será castigado con suplicios horribles…

–                       ¡Oh, qué bueno! El dueño que me arrebató de mi madre y me llevó a la isla. Y también el romano, irán a los suplicios, ¿Y lo veré?…

Esto es demasiado para el pobre Nathanael, que contesta:

–                       Tú verás de cerca a Dios, si crees en Él y eres buena. Y para ser buena no debes odiar ni siquiera al romano.

–                       ¿No? ¿Y cómo lograrlo?

–                       Rogando por él.

–                       ¿Qué es rogar?

–                       Hablar con Dios diciéndole que lo queremos…

Ella, llevada por su coraje, exclama apasionadamente:

–                       Pero, ¡Yo quiero que mis dueños tengan una mala muerte!

Bartolomé objeta:

–                       No. No debes… Jesús no te amará si dices así.

–                       ¿Por qué?

–                       Porque no se debe odiar a quien nos ha hecho el mal.

–                       Pero no puedo amarlos.

–                       Pero puedes por ahora no pensar en ellos. Trata de olvidarlos…  Luego, cuando Dios te instruya más… rogarás por ellos. Decíamos pues, que Dios es Poderoso, pero deja a sus hijos en libertad de obrar.

Ella pregunta:

–                       ¿Yo soy hija de Dios?…  ¿Tengo dos padres?…  ¿Cuántos hijos tiene Dios?…

Bartolomé contesta:

–                       Todos los hombres son hijos de Dios, porque Él los creó. ¿Ves esas estrellas allá arriba? Él las hizo. ¿Ves estas plantas? Él las hizo. La tierra en la que estamos sentados, el pájaro que canta, el mar inmenso…  Todo y a todos los hombres, los creó Él. Y los hombres son más hijos suyos que todo lo demás. Porque tienen algo especial que se llama alma y que no muere, porque es una partecita de Dios que es inmortal como Él.

–                       ¿Dónde está el alma? ¿Tengo yo también un alma?

–                       Sí. En tu corazón. Es la que te hizo comprender que el romano era malo y que ciertamente no te dejará que desees ser como él. ¿No es verdad?

–                       Sí…  -Áurea reflexiona… Y luego con firmeza dice- ¡Sí! Era como una voz que estuviese adentro y como una necesidad de tener quién me ayudase. Y con otra voz que era la mía, llamaba a mi mamita…  Porque yo no sabía que Dios existía. Ni que existiese Jesús… Si lo hubiera sabido, lo hubiera llamado a Él, con esa voz que llevaba dentro…

Jesús interviene y dice:

–                       Has comprendido bien, niña. Crecerás en la Luz. Yo te lo aseguro. Cree en el Dios Verdadero. Escucha la voz de tu alma en la que no existe todavía una sabiduría, pero en la que tampoco existe mala voluntad… Y encontrarás en Dios a un Padre. Y en la muerte, que es un paso de la tierra al Cielo para los que creen en el Dios Verdadero y son buenos…  Encontrarás un lugar en el Cielo cerca de tu Señor.

Como ella se ha arrodillado delante de Él, Jesús le pone su mano sobre la cabeza.

Áurea dice:

–                       Cerca de Ti. ¡Qué bien se siente uno al estar contigo! No te separes de mí, Jesús…  Ahora sé Quién Eres y por eso me arrodillo. En Cesárea tuve miedo de hacerlo… Me parecías sólo un hombre… Ahora sé que Eres Dios escondido en un Hombre. Y que para mí eres un Padre y un Protector…

Jesús agrega:

–                       Y Salvador, Áurea Gala.

Ella exclama jubilosa:

–                       Y Salvador. ¡Sí! Me salvaste…

–                       Y te salvaré cada vez más. Tendrás un nombre nuevo…

–                       ¿Me quitas el nombre que me dio mi padre? ¿Por qué no me lo dejas?

–                       No te lo voy a quitar. Junto a tu nombre antiguo tendrás otro nuevo…  Eterno.

–                       ¿Cuál?

–                       Cristiana. Porque Cristo te salvó… Comienza a alborear. Vámonos. –Jesús se vuelve hacia su más anciano apóstol y agrega-  ¿Ves Nathanael qué es fácil hablar de Dios a los abismos vacíos? Hablaste muy bien. La niña se instruirá fácilmente. Es la verdad. –y ordena con suavidad- Sigue adelante con mis hermanos Áurea…

La niña obedece pero con temor. Preferiría quedarse con Bartolomé, el cual comprende todo…

El apóstol le dice:

–                       Voy enseguida. Vete… Obedece.

Y quedándose con Jesús, Pedro, Simón y Mateo, advierte:

–                       Está mal que la tenga Valeria. Es pagana.

Jesús contesta:

–                       No puedo decirle a Lázaro que la tome.

Mateo sugiere:

–                       Está Nique, Maestro.

Pedro sugiere:

–                       Y Elisa…

Zelote:

–                       Y Juana, es amiga de Valeria… Valeria se la cederá con gusto. Estaría en una casa buena.

Jesús piensa y calla.

Bartolomé decide:

–                       Haz lo que te parezca. La niña con frecuencia vuelve atrás su cara. Voy con ella…  Confía en mí, porque ya estoy viejo. Me gustaría quedarme con ella. Una hija más…-Da un suspiro profundo y agrega- Pero no es de Israel…

Y se va el buen Nathanael, que es demasiado israelita.

Jesús lo mira y sacude su cabeza.

Zelote pregunta:

–                       ¿Por qué eso Maestro?

Jesús replica:

–                       Porque me causa dolor ver que aún los prudentes, son esclavos de prejuicios…

Pedro se acuerda de las dificultades que hubo por la griega y dice:

–                       Pero, lo digo aquí entre nosotros. Bartolomé tiene razón… Y aún más, debe tomar sus providencias. Acuérdate de Síntica y de Juan. Para que no suceda algo semejante. Envíala a donde está Síntica…

Jesús contesta:

–                       Dentro de poco, Juan morirá…  Síntica no está del todo instruida, para ser maestra de una niña como Áurea. Y no es un ambiente propicio…

Zelote insiste:

–                       Y con todo, no puedes tenerla. Piensa que Judas pronto se reunirá con nosotros. Y Judas… Permíteme que te lo diga, maestro…  Es un lujurioso y un… Uno que fácilmente habla, cuando puede obtener una utilidad…  Y tiene demasiados amigos entre los Fariseos…

Pedro exclama:

–                       Exacto…  Simón ha dicho la verdad. También yo pensaba en lo mismo. Haz lo que dice él, Maestro.

Jesús piensa y calla… Pasan algunos minutos…

Luego Jesús dice:

–                       Oremos. El Padre nos ayudará…

Y todos oran fervorosamente.

El alba se ha teñido de colores. Atraviesan un poblado y toman el camino que va por la campiña…

El sol calienta más fuerte. Se sientan a comer a la sombra de un nogal gigantesco.

Jesús pregunta:

–                       ¿Estás cansada?  – a la niña que come sin ganas- Dínoslo y nos detendremos.

Áurea responde:

–                       No, no… vámonos.

Santiago de Alfeo dice:

–                       Se lo hemos preguntado varias veces. Pero siempre dice que no…

Áurea insiste:

–                       Puedo. Todavía tengo fuerzas. Vámonos lejos…

Vuelven a caminar y Áurea se acuerda de algo.

–                       Tengo una bolsa. Las señoras me dijeron: ‘La darás cuando empiecen los montes.’ Y los montes están aquí.

Jesús se detiene…

Ella busca en la alforja que Livia le dio. Saca la bolsa y se la entrega al Maestro.

Jesús dice:

–                       El óbolo… No quisieron quedarse sin dar las gracias. Son mejores que muchos de los nuestros… -mira a sus apóstoles y dice- Toma Mateo. Guarda este dinero. Nos servirá para hacer limosnas secretas…

Mateo pregunta:

–                       ¿Debo decirlo a Judas de Keriot?

Jesús dice tajante:

–                       No.

–                       Él va a ver a la niña…

Jesús no responde.

Continúan caminando con fatiga, debido al mucho calor, al polvo y al reverbero. Comienzan a subir el Monte Carmelo. Aunque aquí hay más sombra y está más fresco, Áurea va tropezando con más frecuencia.

Bartolomé se acerca a Jesús:

–                       Maestro, la niña tiene fiebre y está agotada. ¿Qué hacemos?

Áurea se niega a detenerse. Está colorada por la fiebre. Acepta que Bartolomé y Felipe le ayuden; pero continúa caminando…

Pasan la colina y llegan al otro lado. La llanura de Esdrelón está allá abajo y más allá las colinas entre las que se encuentra Nazareth…

Continúan caminando y casi al pie de la colina, distinguen a un grupo de discípulos. Para las mujeres hay una carreta de la que tira un fuerte mulo.

Jesús exclama:

–                       ¡Es la Providencia que nos socorre!   -y ordena que todos se detengan, mientras va a hablar con ellos y sobre todo con las discípulas.

La lleva aparte con Isaac y les cuenta algo de lo sucedido con Áurea:

–                       La arrebatamos a un patrón inmundo. Quisiera llevarla a Nazareth para curarla, porque está enferma de miedo y de cansancio. Peo no tengo en qué llevarla. ¿A dónde vais vosotros?

Isaac contesta.

–                       A Belén de Galilea. A la casa de Mirta. Es imposible tolerar el calor de la llanura…

–                       Id primero a Nazareth. Os lo pido por caridad. Llevadla a donde está mi Madre y decidle que dentro de tres días, estaré en casa. La niña tiene fiebre y por eso no debéis hacer caso de sus delirios. Os lo contaré después…

–                       Sí, Maestro. Lo que Tú quieras. Partimos al punto. ¡Pobrecita niña! ¿La azotaba?…

–                       Quería violarla.

–                       ¿Cuántos años tiene?

–                       Más o menos trece…

Mirta exclama:

–                       ¡Un vil! ¡Inmundo! Nosotros la cuidaremos con cariño. Somos madres, ¿Verdad Noemí?

Noemí contesta:

–                       Cierto Mirta. Señor, ¿Es tu discípula?

Jesús se queda callado por unos omentos y luego dice:

–                       No lo sé todavía… Rogad mucho y no digáis nada a nadie. ¿Entendisteis? A nadie.

Las dos mujeres afirman:

–                       Así lo haremos.

Van con el carruaje. Isaac guía. Lo siguen Jesús y las mujeres. La observan por unos momentos y…

Exclaman:

–                       ¡Qué hermosa es!

Mirta la acaricia y dice:

–                       Querida, no tengas miedo. Soy una mamá, ¿Sabes? Ven…   -Y entre todos la levantan y la acomodan en la carreta.

Isaac humedece estos paños para ponérselos sobre la frente…Siente su calor y exclama:

–                        ¡Qué calentura!… ¡Pobre hija!…

Las dos mujeres se inclinan sobre ella y muestran sus cuidados maternales…

Áurea no se da cuenta de lo que sucede a su alrededor, por la fiebre.

Cuando Isaac levanta el látigo para partir, le dice a Jesús:

–                       Maestro, en el puente encontrarás, a Judas de Keriot, que te está esperando como un mendigo…. Él fue el que nos dijo que pasarías por aquí. ¡La paz sea contigo, Maestro! Al anochecer estaremos en Nazareth!

El carruaje parte rápido… Y…

Jesús dice:

–                       ¡Demos gracias al Señor!

Suerte para la niña. Suerte para Judas. Es mejor que no se sepa nada…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

84.- EL ESPÍA DEL SANEDRÍN


Jesús al llegar al jardín de Lázaro, bendice la casa que le hospeda. Y se encuentra con la familia y con José de Arimatea y Nicodemo que también son huéspedes de Lázaro.

Todos corren al encuentro de Jesús.

Después de los primeros saludos, Jesús pregunta:

–                      ¿No está Síntica?

Maximino contesta:

–                     Está con Sara y Marcela adornando las mesas. Ahorita viene.

Jesús avanza hasta el pórtico y entra en el salón donde los sirvientes los ayudan con las purificaciones rituales antes de la comida.

Mientras las mujeres se retiran, Jesús se queda con los apóstoles en la sala.

Juan de Endor y Ermasteo, van a la casa de Simón Zelote, para dejar los sacos con los que venían cargados.

José de Arimatea pregunta:

–                     ¿Aquel joven que se fue con Juan el Tuerto, es el filisteo que aceptaste?

Jesús contesta:

–                     Sí, José. ¿Cómo lo supiste?

–                     Maestro… Nicodemo y yo, hace días que nos estamos preguntando, ¿Cómo pudieron saberlo los otros del Templo? Y sin embargo así es. Lo único cierto es que lo sabemos.

En la sesión que precedió a la Fiesta de los Tabernáculos; algunos fariseos dijeron que sabían exactamente, que entre tus discípulos; además de… Perdona Lázaro… las pecadoras conocidas y las ignotas. Y… Perdona Mateo… Los cobradores de impuestos y los galeotes; se habían unido un filisteo incircunciso y una pagana.

Por lo que se refiere a la pagana… Que en este caso, sin duda es Síntica; se comprende que se puede saber o por lo menos adivinar. La batahola que se armó con el romano no fue para menos…

Y se convirtió en tema de pleito entre los suyos y entre los judíos. Porque se fue, quejoso y amenazador al mismo tiempo, a buscarla por todas partes.

Fue a molestar al mismo Herodes; porque insistía en que estaba escondida en casa de Juana de Cusa y que el Tetrarca debía ordenar a su mayordomo, que se la entregase. Porque entre tantas personas que te siguen; que se pueda saber que unos es filisteo incircunciso y otro galeote… es extraño. Muy extraño, ¿No te parece?

–                     Me parece y no me parece. Voy a tomar las providencias necesarias en el caso de Síntica y del galeote.

–                     Sí. Harás bien en alejar sobre todo a Juan. No está bien entre tus seguidores.

Jesús pregunta severo:

–                     José, ¿También tú te has hecho Fariseo?

–                     No… Pero…

–                     ¿Debería Yo, arrastrado por un necio escrúpulo del peor farisaísmo, humillar a un alma que se ha regenerado? ¡No! No lo haré. Pensaré en su tranquilidad. En la suya; no en la mía. Vigilaré por su formación, como velo por la del inocente Marziam.

¡En verdad que no hay diferencia en la ignorancia espiritual! Uno dice por vez primera, palabras de sabiduría; porque Dios ya lo perdonó. Ha renacido y Dios lo estrecha contra su corazón. El otro las dice; porque al pasar de una niñez abandonada, a una adolescencia por la que vela el amor humano, además del de Dios; abren su alma como una corola al sol.

Su sol es Dios. Uno está por decir sus últimas palabras. ¿No veis con vuestros ojos, que se está consumiendo de penitencia y de amor? ¡Oh! ¡Cómo me gustaría tener muchos Juanes de Endor! ¡En Israel y entre mis siervos! Quisiera que también tú, José… Y tú, Nicodemo, tuvieseis su corazón. Y sobre todo que lo tuviese su Delator… La abyecta víbora que se oculta bajo el manto de amigo y que hace de ESPÍA, antes de convertirse en ASESINO. 

La víbora qué envidia al pájaro las alas y que espera agazapada, poder quitárselas; para arrojarlo en la cárcel. ¡Ah! ¡No!…  El pajarito ya está para convertirse en un ángel. Y aún cuando la víbora pudiese… ¡Cosa que no podrá!…  Arrancarle las alas y ponérselas sobre su cuerpo viscoso. Se le convertirían en alas de demonio. Cada delator es ya un demonio…

Pedro exclama:

–                     ¿Pero dónde está ese tal? Decídmelo para arrancarle la lengua, ¡Ya!

Tadeo dice:

–                      Sería mejor que le arrancaras los colmillos; llenos de veneno.

Iscariote afirma secamente:

–                     No. ¡Mejor estrangularlo! Así no hará otra vez el mal.

Jesús lo mira fija y largamente… pero con más dolor que condena.

Y luego agrega un largo discurso contra la hipocresía que es ignorado totalmente por Judas de Keriot… 

Y termina diciendo:

–                     … Y mentir. Pero nadie debe hacerle daño. No vale la pena que por ocuparse de la víbora, se deje que perezca la avecilla. Con respecto a Ermasteo; Yo me detendré aquí en casa de Lázaro, para su circuncisión que se acepta por amor mío y para evitar que estrechas mentes hebreas; persigan la Religión Santa de nuestro pueblo.

Pero yo os digo: en esta hora del Cristo, no es necesaria esa cosa, para pertenecer a Dios. Basta la voluntad y el amor. Basta la rectitud de conciencia. ¿Y dónde circuncidaremos a la griega? ¿En algún punto de su espíritu, si ella ha sabido experimentar a Dios, mejor que muchos en Israel?

En verdad que entre los presentes hay muchos que son oscuridad, respecto a los que desprecian por tinieblas. De todos modos; El Delator y vosotros, Sinedristas, podéis informar a quien debéis, que a partir de hoy mismo quitaron el escándalo.

Judas de Keriot pregunta:

–                     ¿Quién? ¿Los tres?

–                     No, Judas de Simón. Ermasteo. Pensaré qué hacer con los otros dos. ¿Tienes algo más que preguntar?

–                     No, Maestro.

–                     Ni Yo tampoco tengo nada que agregar. Os pregunto a todos, ¿Qué pasó con

–                     el dueño de Síntica?

Nicodemo contesta:

–                     Pilatos lo regresó a Italia en el primer navío que se le presentó; para no tener querellas con Herodes, ni con los hebreos en general. El gobernador está atravesando momentos difíciles. Y que si le bastan…

–                     ¿Es segura la noticia?

Lázaro dice:

–                     Puedo comprobarlo si quieres.

Jesús dice:

–                     Sí. Hazlo y luego me dirás la verdad.

–                     Da lo mismo. En mi casa, Síntica está segura.

–                     Lo sé. También Israel defiende a la esclava fugitiva de un amo extranjero y cruel. Pero quiero saberlo.

Pedro dice:

–                     Y yo quisiera saber ¿Quién es el Delator; el Informante, el doloso Espía de los Fariseos?… Esto se puede saber y quiero saber quiénes son los fariseos delatores. Que sean descubiertos los nombres de los fariseos y los de sus ciudades.

Me refiero a los fariseos que realizan la hermosa tarea de informar, previa traición de uno de nosotros; porque solo nosotros sabemos ciertas cosas. Nosotros, discípulos viejos y nuevos; para poder informar al Sanedrín, sobre los hechos del Maestro. Hechos que son totalmente justos. Pero hay un demonio que piensa y dice lo contrario. Y…

Jesús dice:

–                     Ya basta, Simón de Jonás. Te lo ordeno.

–                     Yo… Yo obedezco, aunque se me revienten las venas del corazón, por los esfuerzos que hago. Sin embargo la alegría de hoy se perdió…

–                     ¡No! ¿Por qué? ¿Ha cambiado algo entre nosotros?  Y, ¿Entonces? ¡Oh, Simón mío! Ven aquí a mi lado y hablemos de lo que es bueno…

Lázaro dice:

–                     Maestro. Me acaban de avisar que ya está lista la comida.

–                     Vamos ya…

Más tarde…

En el jardín de la casa de Lázaro. Jesús está sentado bajo el pórtico, sobre un banco de mármol, con cojines. Con la espalda apoyada contra el muro, rodeado de todos: dueños, apóstoles, discípulos, sirvientes y huéspedes.

Todos escuchan muy atentos a la esclava griega, que es una mujer muy hermosa. Ya no luce desaliñada, como el día que la encontrara Jesús. Viste una túnica de color malva. Tiene alrededor de veinte años.

Un porte severo y de radiante calma, en un cuerpo escultural. Sus ojos violetas, se ven casi negros; tienen una mirada inteligente, sincera, honesta y firme; en una cara de facciones armoniosas y perfectas. Su piel es muy blanca y sus cabellos ondulados y negros. Sus ademanes patricios, hablan de una noble cuna.

Y su voz grave, se escucha fuerte:

–                     Soy botín de guerra desde mi más tierna edad… -Síntica da su testimonio, repitiendo lo que dijera el día que encontró a Jesús y el por qué huyó del romano cruel- Sé que él anda en mi busca. Le costé mucho dinero y le agrado demasiado, para que me deje en paz. Busqué al Desconocido que no rechaza a los esclavos y habla del alma. Y quise venir a Él, para que me instruya y me levante otra vez. Quise estar cerca de Él. Vivir en medio de los brutos, embrutece a uno. Quiero volver a tener mi antigua dignidad moral.

¡Y lo encontré! –Síntica se postra y le besa los pies a Jesús- ¡Gracias, Salvador y Dios mío!… –lo adora durante un largo momento, con un silencio lleno de reverencia. Luego se levanta y continúa- Y creo en Él.

Amarlo es mi necesidad. Para no sentir todo el peso de mi condición. Significa ya no estar sola, ni ser esclava, ni estar desterrada de mi patria. Es pensar que mi madre y mis hermanos. Mi padre y mi amada y dulce Ismene, no se han perdido para siempre.

Porque aún cuando todo mundo se encarnizó en separarnos; como Roma nos había dividido; vendido como animales de carga a nosotros, que éramos libres. En la otra vida, un lugar nos reuniría.

Pensar que nuestro vivir no es solo materia que se encadena; sino que dentro de ella hay una fuerza libre que nadie puede encadenar, si no es el deseo voluntario de vivir en el desorden moral y en la crápula. Vosotros le llamáis “Pecado” Los que eran mis luces en la oscuridad de mi noche de esclava, lo definen de otro modo.

Pero también ellos admiten que un alma esclavizada por las pasiones malvadas; no llega a lo que vosotros llamáis Reino de Dios y nosotros, convivencia con los dioses en el Hades.  Por lo cual es necesario abstenerse de caer en el materialismo y esforzarse por llegar a la libertad del cuerpo. Hacerse de virtudes para poder poseer una inmortalidad dichosa y poder reunirse con los seres amados.

Pensar que el alma de los muertos puede estar cerca de la de los vivos y poder decir: ‘Sí, Mamá. Para ir a donde estás, mantendré mi alma libre; la única posesión que tengo y que nadie me puede quitar. Que quiero conservar, para poder razonar de una manera virtuosa.” Pensar de este modo significa para mí, libertad y alegría.

Y así quiero pensar y obrar; porque no es sino una filosofía falsa y a medias, pensar y obrar contra las propias ideas. Pensar de este modo es lo mismo que construirse una patria en el destierro. Una patria grande y misteriosa. La patria de las almas. El lugar de origen. El lugar de la vida. Pues la vida sale de la muerte.

¡Y todo fue luz! He comprendido en qué punto no se equivocaron los maestros de Grecia y como después sí, al carecer de un solo dato, para resolver el teorema de la vida y de la muerte. El dato era: ¡Existe el Verdadero Dios; Señor y Creador de todo cuanto hay!

¿Puedo ponerlo en estos labios de pagana? ¡Sí! ¡Sí puedo, porque como todos los demás, también vengo de Él! Porque Él puso en la inteligencia de todos los hombres esa capacidad. Y en los más sabios, una inteligencia superior, por la que aparecen cual semidioses, como dotados de un poder más que humano.

Puedo nombrarlo porque les hizo escribir esas verdades que son ya Religión Divina, capaz de tener las almas ‘vivas’ no solo durante el corto espacio de tiempo que es su estadía acá en la tierra; sino para siempre.

Y comprendí que la vida nace de la muerte, porque esta existencia no es sino el principio de la vida. Y que la verdadera Vida empieza cuando la muerte llega… En los Hades como pagana. En la Vida Eterna, si creo en Ti. ¿Dije mal?

Jesús aprueba:

–                     Hablaste bien, mujer.

Nicodemo interviene:

–                     ¿Pero cómo lograste conocer las palabras del Maestro?

–                     Señor… quien tiene hambre busca la comida. Yo buscaba la mía. Mi oficio es leer libros a mis patrones. Y podía leer mucho en las bibliotecas. No estaba del todo satisfecha. Me parecía que más allá de esas paredes había algo… y como aprisionada en una cárcel oro, me esforzaba por romper las paredes… En salir para encontrar…

Al venir a Palestina con el último patrón, tuve miedo de caer en las tinieblas. Y sin embargo venía al encuentro de la Luz. Las palabras de los siervos de Cesárea, eran como golpes de pico que resquebrajaban las paredes y que hacían agujeros cada vez más grandes, por los que entraban tus palabras.

Yo las recogía junto con las noticias. Y como un niño que enhila perlas, para adornarse con ellas, igual hacía yo y sacaba fuerzas para purificarme y poder así recibir la verdad.

En este plan de purificación, pensaba que daría con lo que buscaba y me propuse ser pura, aún a costa de la vida.  Por eso me defendí como fiera del lascivo romano. Para que cuando me encontrase con la Verdad; con la Sabiduría, con la Divinidad…

Señor Jesús estoy diciendo palabras tontas. Éstos me están mirando cómo aturdidos… Pero Tú me dijiste que hablase…

–                     Habla. Habla. Es necesario.

–                     Con fortaleza y templanza, resistí las presiones externas. Pude haber sido libre y feliz según el mundo, con tal de que lo hubiera querido. No quise trocar el saber por el placer; porque sin sabiduría, de nada sirven las demás virtudes.

El filósofo así lo dijo: “Justicia, templanza y fortaleza, sin tener como compañero el saber; son semejantes a un escenario pintado. Son virtudes de esclavo sin nada sólido y real. Yo quería poseer cosas reales.

Mi necio patrón, hablaba de Ti en mi presencia. Entonces sucedió como si las paredes se convirtieran en un velo. Bastaba querer para desgarrar el velo y unirse a la verdad. Y lo hice.

Judas de Keriot, le dice:

–                     No sabías que nos ibas a encontrar.

–                     Yo sabía y creía que los dioses premian la virtud. No quería ni oro; ni honores; ni libertad física. Ni siquiera ésta. Quería sólo la verdad. Pedía a Dios esto o que muriese. Ya no quería ser tratada como un ‘objeto’ Y pedía que me ayudase a no consentir en serlo.

Renunciando a todo lo que es corporal al buscarte, ¡Oh, Señor! pues las búsquedas con los sentidos son siempre imperfectas. Y Tú lo viste que cuando te vi huí, engañada por los ojos. Me puse en manos de Dios que está sobre nosotros y que informa al alma por Sí. Te encontré porque mi alma me condujo a Ti.

Judas de Keriot dice:

–           Tu alma es un alma pagana.

–                     Pero el alma tiene siempre en sí, algo de los divino. Sobre todo cuando con esfuerzos se guarda del error… Y por esto tiende a las cosas que son de su misma naturaleza.

–                     ¿Te comparas tú con Dios?

–                     No.

–                     Entonces, ¿Por qué dijiste eso?

–                     ¿Cómo? ¿Tú que eres discípulo del Maestro, me lo preguntas a mí que soy griega y que hace poco soy libre? Cuando Él habla, ¿Acaso no escuchas?

¿O en ti el fermento del cuerpo es tan fuerte que te aturde? ¿Acaso Él no dice siempre que somos hijos de Dios? Luego, somos dioses, si somos hijos del Padre.

De ese Padre tuyo y nuestro, del que siempre habla. Tú me puedes echar en cara que no sea humilde; pero el que sea incrédula o maleducada.

–                     ¿Entonces piensas que eres superior a mí? ¿Crees haber aprendido todo en los libros de tu Grecia?

–                     No. Ni una cosa, ni la otra. Pero los libros de los sabios me han dado lo mínimo para saber conducirme. No dudo que un israelita sea superior a mí; pero me siento contenta con la suerte que Dios me ha dado.

¿Qué más puedo desear? Lo he encontrado todo al encontrar al Maestro. Y me imagino que estaba ya escrito. Porque en verdad experimento que vigila sobre mí un Poder que me señaló el destino, al que he tratado de secundar, convencida de que es bueno.

–                     Bueno, has sido esclava y tus patrones fueron crueles… Si te hubiese capturado, ¿Cómo habrías secundado el destino? Dímelo sabia.

–                     ¿Tu nombre es Judas? ¿Verdad?

–                     Sí. ¿Y qué?

–                     Nada… Quiero recordar tu nombre, además de la ironía. Mira que la ironía no se ve bien, ni aún en los virtuosos… ¿Qué cómo habría yo secundado al destino? Me habría quitado la vida. Porque en verdad en ciertos casos, es mejor morir que vivir.

Cuando el filósofo diga que no está bien porque es algo impío procurarse el bien por sí mismo; porque solo los dioses tienen el derecho de llamarla a una a sí- y esto; esperar una señal de los dioses para quitarme la vida, fue lo que me entretuvo en medio de las cadenas de mi triste suerte.

Y si ahora el asqueroso patrón me capturase, vería esto como una señal y preferiría morir que vivir. También yo tengo mi dignidad, ¿Sabes?

–                     Y si volviese ahorita a apoderarse de ti? ¿Estarías siempre en las mismas condiciones?

–                     Ya no me quitaría la vida. Porque ahora sé que cuando se hace violencia a la carne, no se hace daño al espíritu que no consiente. Ahora resistiría hasta que me doblegase por la fuerza; hasta que me matase su violencia.

Pues también esto lo tomaría como señal de Dios, que me llamaría a Sí, a través de esa violencia. Y moriría tranquila; sabiendo que perdería lo que sí se puede perder.

Lázaro aplaude:

–                     Haz respondido bien, mujer.

Y Nicodemo es del mismo parecer.

Iscariote objeta:

–                     El suicidio jamás está permitido.

Jesús dice con dulzura:

Muchas cosas están prohibidas y no dejan de hacerse. Síntica, procura pensar que así como Dios te guió siempre; de igual modo de igual modo te habría librado de que te hubieses hecho violencia a ti misma. Ahora vete.

La mujer se inclina hasta la tierra y se va.

Todos la siguen con la mirada.

Lázaro dice en voz baja:

–                     ¡Así es siempre! No puedo dar con la clave de cómo las cosas que para ella han sido ‘vida’, para nosotros lo de Israel sean ‘muerte’. Si la vuelves a examinar, comprobarás que el helenismo que nos corrompió a nosotros que ya poseíamos una sabiduría, la salvó a ella. ¿Por qué?…

Jesús dice:

–                     Porque los caminos del Señor son admirables y los muestra a quién lo merece. Ahora amigos, es tiempo de que partáis, porque el atardecer ya está cerca. Estoy contento de que oísteis hablar a la griega. Sacad la conclusión de que excluir a cualquiera, por el hecho de que no sea de Israel, de las filas de Dios; es una cosa odiosa y peligrosa tenedlo como una norma para el futuro…

No refunfuñes, Judas de Simón. Y tú José, no tengas escrúpulos innecesarios. Ninguno de vosotros se ha contaminado porque la griega estuvo cerca. Procurad más bien, que el demonio no se os acerque. Hasta pronto. Espero veros otra vez, mientras estoy aquí…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

27.- EL RAPTO


Dos semanas después, Marco Aurelio estaba en el triclinium cuando llegó Prócoro. Los sirvientes tenían orden de dejarlo pasar sin anunciarlo y admitirlo a cualquier hora del día o de la noche.

El griego lo saludó:

–           Salve noble Marco Aurelio. ¡Eureka!

Marco Aurelio saltó del asiento exclamando:

–          ¿Qué quieres decir? ¿La has visto?

–           He visto a Bernabé y he hablado con él. Trabaja cerca del mercado como liberto al servicio de un molinero, pero él no sabe quién soy. Y ahora cualquier esclavo de tu confianza puede ir y descubrir donde se esconden.

Marco Aurelio replicó:

–           Irás conmigo.

Prócoro se alarmó:

–           ¿Yo?…  Noble tribuno, yo solo me comprometí a indicarte el sitio donde ella está, más no en sacarla y entregártela. Piensa por un momento en lo que me sucederá si ese Bernabé y Mauro me atrapan. Además, si te pasa algo no quiero ser yo el responsable y quedarme sin recompensa después de haber trabajado tanto.

Marco Aurelio le entrega una bolsa llena de monedas de oro y le dice:

–         Tendrás otras dos iguales cuando Alexandra se encuentre conmigo en esta casa. Desde este momento, aquí te quedarás; aquí comerás y descansarás. Luego iremos juntos y me llevarás a donde ellos están.

El temor y la vacilación se pintaron en el rostro del griego… pero recordando el carácter del patricio, dijo:

–           ¿Quién puede oponerse a tu voluntad? Estoy dispuesto, señor…

Marco Aurelio que hasta ahora había vivido en un estado de tensión permanente, alentado por la esperanza de encontrar a Alexandra. Ahora que esa esperanza parece realizarse, se vio súbitamente invadido por la debilidad que se siente después de que se ha hecho un esfuerzo superior a la propia capacidad…

¡Está a punto de recuperar a Alexandra! Tan solo este pensamiento lo vuelve loco de felicidad. Recordó los consejos de Petronio y envió a dos esclavos en busca de Atlante.

Prócoro que conoce a todo mundo en Roma, se sintió muy tranquilizado cuando oyó el nombre del famoso atleta, cuyas fuerzas extraordinarias en la arena había podido admirar más de una vez y dejó de preocuparse por el peligro de la empresa. Estaba de muy buen humor cuando fue llamado a la mesa por el mayordomo y comió opíparamente.

Más tarde, cuando llegó Atlante, se dirigió al atrium y examinó con satisfacción a aquel gran gladiador, cuyo poderoso cuerpo parece llenar toda la estancia.

Atlante acaba de ponerse de acuerdo con Marco Aurelio y dice:

–         ¡Por Hércules! Ha sido muy oportuno tu llamado, señor; porque mañana debo partir a Benevento, a donde me reclama el noble Haloto a fin de que en presencia del César, luche con un tal Espícuro; que según parece es el mejor gladiador y el favorito de Nerón.

Marco Aurelio cuestionó:

–           ¡Por Marte!… ¿Estás seguro de que podrás ganarle?

El atleta respondió lleno de seguridad:

–           Acabaré pronto con él.

Prócoro intervino:

–          Y no dudo que lo hagas. Pero ahora prepárate y frótate todo el  cuerpo con aceite, porque acaso te encuentres con otro gladiador: el hombre que custodia a Alexandra, también tiene una fuerza excepcional.

Marco Aurelio confirmó:

–       Es verdad. Yo no lo he visto, pero arrebató a Alexandra de una veintena de hombres.

Atlante contestó con determinación:

–        Noble señor, me comprometo a traer a la doncella hasta tu casa, así tenga que  arrancarla de siete partos como el que me dices. Pero ten presente que mañana debo ir a Benevento.

Marco Aurelio sonrió complacido y dijo:

–           En un par de horas partiremos.

Después de esta declaración, Marco Aurelio se fue a la biblioteca a escribirle a Petronio.

Recuerda las palabras de Actea y su corazón palpitó con violencia. Está decidido a casarse con ella y hasta se siente capaz de volverse cristiano, si esa es la condición para tenerla. Si todo es cierto, ella le amará… y él está decidido a ser el esposo más cariñoso y amante.

Más tarde  los tres, guiados por Prócoro; llegaron a una casa situada en el barrio del Transtíber y se dispusieron a esperar…

Cuando la reunión terminó, muchos cristianos empezaron a salir. Luego, tres figuras aparecieron en el arco de la entrada y varias personas rodearon al anciano, mientras Bernabé y Alexandra se hicieron a un lado para esperarlo. Y se quedaron de pié, en la escalinata de la entrada, junto a una columna.

Marco Aurelio se quedó embelesado.

Alexandra está frente a la luz de una lámpara y la capucha ha caído de su cabeza despeinando sus cabellos. Tiene entreabiertos los labios y levanta su rostro hacia el apóstol, atenta totalmente a sus palabras, como si estuviese extasiada. Viste como una esclava y está envuelta en su manto oscuro de lana. Marco Aurelio nunca la había visto más hermosa…

Admiró la belleza y distinción de aquella elegante cabeza patricia, que sobresale entre sus vestidos humildes. Y el amor lo envolvió como una llama, mezclado con un prodigioso sentimiento de simpatía, atracción, admiración y ferviente anhelo. Siente correr por todo su ser, como una corriente eléctrica de felicidad, al contemplarla otra vez. De pie, junto al gigantesco parto, parece una niña… Y una ternura infinita invadió todo su ser. Quiere protegerla, amarla, poseerla. Notó también que se ve más delgada y frágil. Su cutis parece de alabastro. Una hermosa y blanca flor que irradia luz como si fuera una diosa.

            Todo esto sirvió para hacer más poderoso su deseo de poseer a aquella mujer, tan diferente de todas las que ha conocido antes. Está dispuesto a dar por Alexandra, todo cuanto posee.

Prócoro le advierte:

–           Ten cuidado, señor. Mira que son muchos.

El tribuno contestó:

–         No te preocupes. Esta vez no escapará.- Y Marco Aurelio señala a Alexandra y Bernabé, mientras dice a Atlante- Son ellos.

El atleta contestó:

–           Perfectamente. Me comprometo a entregarme a ti como esclavo, si no le rompo el espinazo a ese bisonte parto que la acompaña. Pero dejemos que lleguen a su casa. Allí me apoderaré de ella y la llevaré al sitio que me indiques.

A Marco Aurelio le agradó la respuesta y dijo:

–         ¡Por Hércules! Debemos hacerlo ahora. Mañana quizá no la encontremos, porque si nos descubren, se la llevarán a otra parte.

Atlante replicó:

–           No nos descubrirán. Hoy mismo la tendrás en tus brazos.

Prócoro gimió:

–           ¡Ese parto parece un hombre demasiado fuerte!

Atlante lo miró con despreció y le espetó:

–           Nadie te está pidiendo que sujetes sus manos.

Después de unos minutos, en el grupo al fin se despidieron y empezaron a caminar.

Prócoro exclamó:

–           Sí, señor. Tu doncella se encuentra bajo una poderosa protección. Ni más, ni menos que el gran apóstol Pedro. Ve como se arrodillan ante su paso.

Y Marco Aurelio vio con asombro una escena prodigiosa: había dos centuriones que se arrodillaron cuando Pedro pasó frente a ellos y se detuvo. Les puso la mano sobre la cabeza, que ellos habían descubierto y los bendijo. Hasta ese momento jamás se le había ocurrido que en el ejército hubiera cristianos…

Pero al parecer aquella doctrina ya se había infiltrado por todo el imperio. Y esto le hizo pensar que si ella hubiera querido huir de la ciudad, no le hubieran faltado guardianes que facilitaran su fuga. Y dio gracias a los dioses porque eso no sucedió.

Pero el abismo que esa maravillosa religión está abriendo entre él y Alexandra, se hace cada vez más grande…

Recordó todo lo sucedido y se dio cuenta de que en realidad no la conoce. Está seguro de que la ama y se siente deslumbrado por su hermosura incomparable. Pero ahora comprende que la religión que ella profesa, es lo que la hace tan diferente de las demás mujeres. Su grandiosa belleza interior es lo que la hizo rechazar lo que para las demás son incentivos: la opulencia, la pompa, el bienestar. Para ella no significan nada, porque ella posee algo distinto. Es como si ella perteneciera a otro mundo. Y una molesta inseguridad comenzó a atormentarlo… ¡¿Cómo la conquistará, si lo que él puede ofrecerle parece no significar nada para ella?!

De este caos mental lo sacó Prócoro, que comenzó a lamentarse de su suerte. Marco Aurelio le oyó y sacó la bolsa de oro. Se la arrojó diciéndole:

–           Ya la tienes. ¡Cállate!

Después de haber pasado por un erial, el grupo de cristianos empezó a diseminarse en distintas direcciones, quedando solamente Bernabé, Alexandra y otro hombre anciano. Esto hizo necesario seguirlos desde una mayor distancia y con más precaución, para no ser descubiertos. Prócoro hábilmente, se fue quedando paulatinamente atrás.

Llegaron a una calle estrecha y los vieron entrar a una ínsula.

Ellos se mantuvieron a una prudente distancia. Luego, Marco Aurelio mandó a Prócoro a que viese si esa casa tenía salida a la calle posterior. Éste fue a ver y cuando regresó, dijo:

–           No, señor. Solo hay una entrada.

Atlante comenzó a prepararse para el combate. En su rostro no hay la menor señal de temor y dice:

–           Yo iré adelante.

Marco Aurelio ordenó:

–           Tú me seguirás. –con una voz que no admite réplica.

Y en un instante los dos desaparecieron por la puerta de la entrada.

Prócoro corrió hasta la esquina y empezó a atisbar lo que va a suceder.

Es un edificio espacioso y con varios pisos. Un condominio como muchísimos que hay en Roma y que son verdaderas colmenas; edificados con el propósito de percibir la mayor renta posible. En ellas vive la gente más pobre y no hay portero.

Marco Aurelio y Atlante llegaron a un corredor que los condujo a una especie de atrium común para toda la casa, con una fuente en el centro. Desde las murallas arrancan hacia el interior  unas escaleras de piedra y de madera, que conducen a unas galerías en los cuales están los cuartos que conforman la vivienda. Es temprano y no hay nadie en el patio.

Atlante pregunta deteniéndose:

–           ¿Qué hacemos, señor?

Marco Aurelio contesta:

–           Esperaremos aquí. No permitiremos que nadie sospeche de nosotros.

En ese momento en el más lejano extremo del patio, aparece un hombre que trae en la mano un cedazo y se aproxima a la fuente.

–           ¡Es Bernabé! –dice Marco en voz baja a Atlante.

–           ¿Quieres que le rompa los huesos?

–           Espera… primero veamos a donde va.

Bernabé no se fijó en aquellos hombres que estaban parados en la penumbra de la entrada y empezó a lavar las legumbres en la fuente. Cuando terminó con su tarea y regresa por donde salió; Atlante y Marco Aurelio le siguen hasta otro corredor que lleva a un pequeño jardín en el cual hay unos cipreses, mirtos y rosales. En el fondo hay una pequeña casa edificada contra la pared del edificio contiguo.

Marco Aurelio valoró la situación y dijo decidido:

–           ¡Vamos por ella!

Bernabé iba a entrar en aquella casita, cuando el ruido de pasos llamó su atención y dejando el cedazo en la balaustrada de cantera, se voltea, ve a dos hombres y les pregunta:

–           ¿Qué buscan aquí?

Marco Aurelio le dice imperioso:

–          ¡Qué te importa! –Y en voz baja ordena a Atlante- ¡Mátalo!

Atlante se abalanza hacia Bernabé y antes de que éste tenga tiempo de reaccionar, el gladiador ya le ha cogido en sus brazos de acero.

Marco Aurelio tiene demasiada confianza en las extraordinarias fuerzas del atleta, para detenerse a presenciar el final de la lucha. Y dejando atrás a los combatientes, entra en la casita.

Alexandra está inclinada, añadiendo leños al fogón, junto al cual se encuentra sentado un anciano. Marco Aurelio entró tan repentina y bruscamente en la estancia, que cuando el la toma por la cintura levantándola en vilo para salir por la puerta, ella no lo reconoce.

El anciano trata de interceptarle el paso. Pero Marco Aurelio con un brazo estrecha a la joven contra su pecho y con el otro brazo, lo hace a un lado. Con el movimiento se le cae la caperuza y a la vista del rostro de Marco Aurelio que tiene una expresión tan terrible…

Alexandra se queda tan impactada, que está a punto de desmayarse.

Pero en el patio, las cosas estaban peores…

Cuando Marco Aurelio llegó hasta al jardín con su presa, también él se quedó congelado…

Bernabé tiene entre sus brazos un cuerpo completamente doblado hacia atrás, con la cabeza colgando y con la boca llena de sangre. Al ver el grupo que forman: Marco Aurelio, Alexandra y Nicomedes; Bernabé dio un nuevo puñetazo a Atlante en la cabeza, lo lanzó furioso hacia un lado y de un salto tomó a Marco Aurelio por el cuello, pues éste había soltado a Alexandra y lo miraba paralizado por el asombro.

Marco Aurelio, al sentirse levantado en el aire como si fuera un muñeco, piensa que ha llegado para él la hora de morir. Y entonces como en un sueño, oye lejana la voz de Alexandra que dice como un gemido:

–           ¡No matarás!…

Entonces sintió como si lo hubiese herido un rayo y cayendo en un negro pozo, todo desapareció…

Prócoro estaba escondido detrás del ángulo de la esquina, lleno de miedo y de curiosidad sobre el curso de los acontecimientos. Atisba impaciente porque el silencio que hay no presagia nada bueno y le parece que es más peligroso que nada…  Cada vez se siente más intranquilo. En eso, parece que alguien se asoma a la puerta y él se pegó más a la pared, conteniendo el aliento…

No se equivoca, pues efectivamente alguien se asomó, miró alrededor y se volvió a meter.

Y de súbito se le erizaron los cabellos. Con su mano se cubrió la boca para ahogar una exclamación:

–           ¿Qué…? ¡Por todos los dioses!

En la puerta de la casa apareció Bernabé llevando a cuestas el cuerpo de Atlante y luego empezó a correr con su carga, en dirección al río Tíber.

–           ¡Estoy perdido si me ve! –pensó Prócoro.

Pero Bernabé siguió de largo y desapareció. El griego no podía creer lo que había visto. El miedo se apoderó de él y huyó…

Después de correr un largo tramo, cuando se sintió a salvo, se dijo a sí mismo:

–           Debo conservar la calma… Necesito pensar bien… ¿Cómo debo proceder en este caso? Ha ocurrido algo terrible. Si Atlante está muerto, lo más seguro es que Marco Aurelio también… ¡Por Cástor! Pero él es un patricio amigo del César, pariente de Petronio, hombre famoso y poderoso en Roma. Es un tribuno militar. Su muerte no puede quedar sin castigo ¿Y si voy con el Pretor y con los guardias? ¡Mísero de mí! ¡Yo soy quién lo llevó a la muerte! Dirán que yo fui su causante… No puedo huir porque eso me haría más sospechoso…

El asunto por todos lados está muy mal…

Petronio es un hombre con tanta influencia, que puede impartir órdenes a la policía de todo el imperio y sacaría a los culpables de la muerte de su sobrino, de los confines de la tierra. Pero si él demuestra su inocencia con Petronio ya que él estará enterado de toda su participación, a los únicos que culparían serían a los cristianos…  Y eso les acarrearía una persecución general.

Decidió ir a buscar a Petronio y contarle lo ocurrido. Pero para ir, primero tendría que comprobar que le había pasado a  Marco Aurelio… Y como un rayo le llegó el pensamiento de que tal vez no se habrían atrevido a matarlo. Él es un hombre poderoso, amigo del César y alto funcionario del ejército imperial. Por las consecuencias terribles que tal crimen les acarrearía, tal vez solo lo habrán retenido. Y esta idea lo llenó de esperanza… Luego reflexionó:  ‘Si ese dragón parto no lo ha hecho pedazos en la primera embestida, él está vivo y él mismo será testigo de que yo no le he traicionado y entonces puedo contar con otra recompensa si le ayudo una vez más por rescatarlo.’

Y acarició las dos bolsas de oro que Marco Aurelio le dio.  Emprendió el camino a su casa para pensar en el modo de averiguar lo que le había ocurrido al tribuno, antes de ir con Petronio…

Cuando llegó al barrio del Suburra, se compró una botella de vino y se fue a casa a comer opíparamente para recuperar fuerzas. Bebió con abundancia, descansó, se dio un baño muy relajante y se durmió.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA