Archivos de etiquetas: carismas del Espíritu Santo

UN SEMINARISTA REPROBADO


¿Alguna vez te has sentido desanimado por no lograr lo que quieres?…

O ¿Has pensado que lo que necesitas hacer es casi imposible?… ¿Qué sentirías después de reprobar dos veces el mismo examen?…

O ¿Hablarle de Dios a un amigo al que no le interesa saber nada de Él?

Esas cosas que nos parecen imposibles de hacer, nos retan a “PERSEVERAR” para lograrlas. Y eso es lo que hizo San Juan María Vianney, también conocido como el Cura de Ars.

San Juan María tuvo que superar muchos obstáculos antes de ser ordenado sacerdote.

También tuvo que Orar muchísimo antes de ver que el pueblo de Ars regresara a Misa…

Y por si esto fuera poco, llegó a estar hasta 16 horas diarias sentado, ¡Confesando a miles de peregrinos!

Bueno, y ¿Cómo fue que San Juan María pudo lograr estas cosas tan extraordinarias?

Déjame contarte su historia…

Juan María Vianney nació en Dardilly, Francia, el 8 de mayo de 1786.

Su familia era campesina, así que Juan María creció trabajando en el campo y cuidando rebaños.

Cuando él era niño, empezó la Revolución Francesa; y pocos años más tarde, los católicos practicantes eran perseguidos y amenazados con la pena de muerte.

Muchos tenían que ir a Misa a escondidas y los sacerdotes tenían que disfrazarse para que no los reconocieran.

Por esta razón, Juan María tuvo que hacer su Primera Comunión en su casa.

Su familia y amigos simularon que descargaban bultos de heno para alimentar al ganado, tapando las ventanas de la casa para que nadie se diera cuenta.

Aprendió a llevar una vida casi monástica, con un estricto horario de Oración y de trabajo, de silencio hasta en las comidas, de ayuno, penitencia y continua mortificación…

¡Qué valiente el sacerdote que arriesgó su vida para traerles a Jesús Eucaristía!

¡Qué impacto tan grande habrá tenido este TESTIMONIO en el pequeño Juan María!

Juan María se conmovió tanto ese día, que no pudo evitar llorar de la emoción, pues amaba mucho a nuestro Señor Jesús…

Cuando cumplió los diecisiete años, su gran deseo era ser sacerdote… A su madre le llegó a decir: “Si soy sacerdote, podría ganar muchas almas para Dios”.

Pero aquí es donde empezaron sus problemas.

A su papá no le gustó nada la idea de que fuera sacerdote, pues necesitaba su ayuda en el campo…

Juan María tuvo que esperar pacientemente dos años antes de que su papá lo apoyara.

Por fin, a los veinte años Juan María empezó sus estudios para sacerdote en la escuela de la ciudad de Ecculy, a cargo del Padre Balley.

Estando en la escuela, a Juan María se le hizo muy difícil estudiar.

Te amo, oh Gios mío, Mi único deseo es amarte hasta el último suspiro de mi vida. Te amo oh infinitamente amoroso Dios. Y prefiero morir amándote, qué vivir un instante sin Tí. Te Amo oh mi Dios y mi único temor es ir al Infierno, porque ahí nunca tendría la dulce cosolación de tu Amor. Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, por lo menos quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro. ¡Ah! Dame la Gracia de sufrir, mientras te amo y de amarte mientras sufro. Y el día que muera no solo amarte, pero sentir que te amo. Te suplico que mientras más cerca estés de mi hora final, AUMENTES Y PERFECCIONES MI AMOR POR TÍ. Amén

Sus maestros decían:

“Es muy buena persona, pero no sirve para estudiante ¡No se le queda nada!

¡Pobre Juan María! ¡Qué desanimado se habrá sentido!

“No logro guardar nada en esta mala cabeza”– él mismo decía.

Con mucha tristeza, decidió regresar a su casa…

PERO DIOS TENÍA OTRO PLAN PARA ÉL…

El Padre Balley, vio su gran vocación y se ofreció a ayudarle.

Juan María estudió con el Padre Balley por tres años para prepararse para el examen que tenía que presentar en el seminario…

Y cuando todo parecía que iba muy bien, le dieron la noticia de que…

¡NO HABÍA APROBADO EL EXAMEN! 

En ese tiempo era requisito saber Latín para ser sacerdote y Juan María, desafortunadamente, no logró aprenderlo…

El Padre Balley se dio cuenta del gran amor a Dios y del gran deseo de ser sacerdote que Juan María tenía, que hizo todo lo posible para recomendarlo con el Sr. Obispo.

Cuando Satanás le quemó su habitación dijo: “El rufián al no poder atrapar al pájaro, le prende fuego a su jaula,”

El cual, finalmente dijo:

–      ”…Que sea ordenado sacerdote, pues aunque le falten conocimientos, CON TAL DE QUE TENGA SANTIDAD, Dios suplirá lo demás”.

¡Por fin! Juan María fue ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1815.

Había logrado su mayor anhelo: ¡Ser un sacerdote de Dios!

Este gran deseo y su gran amor a Jesús Eucaristía, le ayudó a perseverar y a salir adelante a pesar de sus dificultades para el estudio y los obstáculos que se le presentaban…

¡¡Y ¡Quién iba a decir que él sería más tarde, el sacerdote más conocido de su tiempo!!

Después de trabajar tres años con el Padre Balley como su asistente, lo mandaron al pueblo más pobre y aislado de Francia: Ars.

El Padre Vianney tuvo que caminar 38 km desde Ecculy para llegar ahí…

En su viaje, como no sabía como llegar, le pidió a un pastorcito que se encontró por el camino, que le indicara dónde estaba Ars.

Después de mostrárselo, el Padre Vianney le dijo:

–     “Tú me has enseñado el camino a Ars, y yo te enseñaré el camino al Cielo”…

¡Qué hermosas palabras tan alentadoras!…

Hoy en Ars, hay una estatua que recuerda este momento tan especial.

Cuando llegó al pueblo de Ars.

Vio que a la mayoría de la gente le gustaba divertirse bailando y tomando y que no se acercaban a las cosas de Dios.

A Misa sólo asistía un hombre y algunas mujeres.

¿Tu crees que un sacerdote con poca experiencia y con poca capacidad para el estudio pudiera ayudar a este pueblo tan indiferente a Dios?…

SACERDOTE ETERNO LUJURIA

Pues el santo Cura de Ars no se dejó desanimar por eso.

Más bien, se decidió a entregar su vida, por completo, por la conversión de todos ellos.

La forma en que lo hizo fue:  MUCHA ORACIÓN, MUCHO SACRIFICIO…

Y sermones muy directos que ayudaran a evitar el Pecado.

El Padre Vianney pasaba horas en Oración, pues decía:

–     “Hemos de orar con frecuencia, pero debemos redoblar nuestras Oraciones en las Horas de Prueba”…

Y sin duda, buscar la conversión del pueblo de Ars, ¡Era una gran prueba para él!

Pero el amor a Dios y a su Pueblo era mayor.

A Dios le decía:

–     “¡Te amo, oh Dios mío! Mi único desea es amarte hasta el último suspiro de mi vida.”

También dedicaba muchas horas a la preparación de sus sermones y otras tantas frente al Santísimo para encomendarse al Señor.

Y aún así, varias veces, al empezar a predicar en Misa…

¡Se le olvidaba lo que había preparado!…

Esto puede desanimar a muchos, pero NO al Padre Vianney.  NO al santo Cura de Ars.

San Juan María, buscaba cualquier oportunidad para ofrecer sacrificios.

Por ejemplo, dormía muy poco; a veces apenas dormía 3 horas al día…

Y muy seguido comía sólo papas cocidas…

Lo poco que él tenía, se lo daba a los pobres…

Su hermana Margarita, contó de él esta anécdota:

Un día de invierno, el señor Balley, dijo a mi hermano:

–    Vé a Lyon a visitar a esta señora. Es importante que te arregles bien y que te pongas los mejores pantalones.

Al regresar, llevaba unos calzones destrozados.

Entonces el señor Balley le preguntó qué había pasado…

Y contestó que había encontrado en su camino a un pobre medio muerto de frío.

Y movido por la compasión, le había cambiado los pantalones nuevos por sus calzones viejos y rotos”

¿Cuántos de nosotros seríamos capaces de hacer algo así?

La gente empezó a ver todo lo que el Santo Cura de Ars hacía…

Y así, ¡Empezó a hacerse popular!

Tan buscado era, que hasta venían personas de otros lugares para escuchar sus sermones y confesarse con él.

La gente empezó a decir que él era un santo; cosa que a él no le gustaba, porque se consideraba un pobre pecador.

Cuando el Obispo se dio cuenta de esto, mandó a un mensajero para que escuchara sus sermones y le trajera un reporte de lo que estaba pasando.

Al regreso, el Obispo le preguntó:

–     “¿Y bien, tienen algún defecto los sermones del Padre Vianney?

El mensajero respondió:

–      Sí, Monseñor, tienen tres defectos. Primero, son muy largos. Segundo, son muy duros y fuertes. Tercero, siempre hablan de los mismos temas:

LOS PECADOS, LOS VICIOS, LA MUERTE, EL JUICIO, EL INFIERNO Y EL CIELO 

 –       “Bueno, ¿Y tienen también alguna cualidad? – preguntó el señor obispo.

Satanás le gritó: “Faldinegro odiado. Agradpezcale a ESA que llaman Virgen maría; si no, ya me lo habría llevado al Abismo.”

El mensajero contestó:

–         “Sí, tienen una cualidad: las personas se conmueven, se convierten y empiezan una vida más santa de la que llevaban antes”.

Entonces el Obispo dijo:

–     “Pues si es así, por esta última cualidad, creo que se le puede perdonar al Cura de Ars los otros tres defectos”.

Con la visita de tantas personas, entre 300 y 400 por día, tenía que confesar durante largos ratos. Llegó a estar en el confesionario ¡Hasta por 16 horas diarias!

¡En su último año de vida, se dice que llegaron a visitarle cien mil peregrinos!

Estando en el confesionario, a veces sufría mareos y se le entumían las piernas. Sentía que se congelaba en el invierno y que se deshidrataba en el verano…

Pero nada detenía su celo por la salvación de las almas.

Él quería que todos supieran que ¡DIOS NOS AMA! Podemos decir que San Juan María, de modo heroico, ¡Entregó su vida por amor, en el confesionario!

Muchas personas hicieron peregrinaciones a Ars, en vida de este santo …

En esa época se hablaba de él, como nosotros hablábamos de su Santidad Juan Pablo II, el Padre Pío o la Madre Teresa de Calcuta, cuando todavía vivían.

A él venían todo tipo de personas: obispos, sacerdotes, religiosos, jóvenes, enfermos…Todos ellos querían conocerlo…

con algunos de ellos, Dios le dio el don de ver sus pecados…

“Las almas cuestan la Sangre de Cristo y el sacerdote no puede dedicarse a su salvación, sin participar personalmente en el “Alto Precio de la Redención”.

Y a muchos les llegó a decir los pecados que no confesaban…

¡Qué tranquilos y agradecidos se habrán sentido después de reconciliarse con Dios!

Y así vivió 45 años como cura de Ars.

EL SECRETO DE SAN JUAN MARÍA ERA “DARLO TODO Y NO CONSERVAR NADA” …

Darlo todo por amor a Dios, su Oración era: “Dios mío, concédeme la gracia de amarte tanto cuanto yo sea capaz”.

Ojalá que puedas recordar estas palabras para que tú también le puedas decir a Dios,

“DIOS MÍO, CONCÉDEME LA GRACIA DE AMARTE TANTO COMO SEA CAPAZ”.

Imagínate, este hombre al que no aceptaban para ser sacerdote, fue declarado “Patrono de los sacerdotes de Francia” en 1925…

Y en 1929, cuatro años más tarde, fue declarado «PATRONO DE LOS SACERDOTES DEL MUNDO» por el papa Pío XI …

A San Juan María, nunca lo dejaron salir de Ars y él obedeció.

Pero ahora, Dios quiere que todo el mundo sepa de él; Dios quiere que imitemos sus virtudes y que nos sintamos inspirados por su ejemplo.

Por eso, del 19 julio del 2009 al 19 de julio del 2010, el papa Benedicto XVI declaró el “Año Sacerdotal” y escogió a San Juan María como modelo a seguir para los sacerdotes de hoy.

Recuerda la vida de San Juan María Vianney y pide su intercesión cuando sientas que no puedes lograr lo que te piden en la escuela, en tu familia o en cualquier otra circunstancia.

¡No tengas duda de que Dios, también a ti, te dará la perseverancia que necesites!

Fuente: https://tuparroquiainmaculada.com/san-juan-vianney-modelo-de-perseverancia-para-el-sacerdocio/

La pequeña iglesia del pueblito de Ars, en Francia, era calurosa en extremo en el verano y se congelaba en el invierno.

Así y todo, la gente venía; a veces los fieles esperaban durante días y luego se aglomeraban para tener la oportunidad de confesarse.

El Padre Juan María Bautista Vianney llegaba a la iglesia a la una o dos cada mañana, llevando una vela encendida.

Después de rezar frente al altar, se sentaba en el confesionario tras la rejilla y comenzaba a escuchar confesiones.

Para este sacerdote de pueblo, el día pro­seguía de la misma manera hasta bastante entrada la noche, para comenzar nuevamente temprano a la mañana siguiente.

La corriente de peregrinos no terminaba, porque todos querían confesarse con el cura de Ars.

¿Quién era este hombre que cada año atraía a miles de peregrinos de toda Francia hacia una remota aldea situada en las colinas cer­canas a la ciudad de Lyons?

Juan María Vianney, hijo de un campe­sino, había tenido escasa educación formal y apenas había aprobado sus exámenes de latín en el seminario,

Donde algunos decían que NO había aprendido suficiente teología ni para escuchar confesiones.

Su aspecto era también bastante humilde, de cuerpo enjuto por el excesivo ayuno, mejillas hundidas, piel curtida y cabello prematura­mente blanquecino.

Solamente sus ojos azules revelaban la intensidad del Celo que sentía por Dios.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Como si fuera un virus contagioso, este celo “prendió” en la población y encendió una renovación religiosa que llevó a innumerables personas a la Cruz de Cristo.

Numerosos obstáculos. 

El amor que Juan María le tenía a Dios y a la Oración parecía ser innato, aun­que su madre se lo había alimentado desde temprano.

Siendo el cuarto de seis hijos, nació el 8 mayo de 1786, en el pueblito de Dardilly, a unas cinco millas de Lyons.

Cuando era niño, Juan María asistía a misa con su familia en secreto porque las iglesias estaban cerradas, una trágica consecuencia de la Revolución Francesa.

Con todo, el muchacho aprovechaba cualquier oportunidad que tenía para rezar en la pradera, cuando llevaba a pastar a los anima­les de la familia.

A los 16 años de edad, les dijo a sus padres que quería ser sacerdote, iniciándose así lo que fue una pro­longada y dificultosa travesía…

Y si no hubiera sido por su intenso deseo de hacer realidad su vocación religiosa, sin duda habría desistido de la idea. Primero, se topó con las objeciones de su padre.

Por un periodo de 35 años el santo Cura de Ars fue asaltado y molestado, de una manera física y tangible, por el demonio. Solían ser horribles ruidos y gritos estentóreos que parecían provenir del exterior de la casa parroquial..

Pasaron tres años antes de que le permitiera abandonar la granja familiar para irse a vivir en la ciudad vecina de Ecully, donde estu­diaría bajo la tutela del párroco del lugar, el padre Carlos Balley.

Segundo, Juan María tenía muy poca educación y no lograba avanzar en latín. Su ren­dimiento escolar era deficiente y por mucho que estudiara, no podía recor­dar la gramática del latín.

Luego en 1809, fue llamado al servicio militar, pero antes de que su destacamento partiera hacia su destinación, Juan María enfermó y no pudo salir; a raíz de lo cual fue considerado desertor y tuvo que pasar el año siguiente ocul­tándose en una aldea lejana.

Finalmente, en 1811, se declaró una amnistía general para los deserto­res y Juan María ingresó al seminario para continuar sus estudios, pero se angustiaba por no poder aprender el latín,

Y después de varios meses en el seminario salió reprobado en la primera serie de exámenes.

Estando casi al punto de la desesperación, el padre Balley salió en su ayuda.

Solicitó que lo autorizaran a edu­car personalmente al seminarista y lo consiguió.

Finalmente, el joven Vianney pasó las pruebas requeridas y fue ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1815, a la edad de 29 años.

Destinación nueva y difícil.

Durante dos años y medio, el nuevo sacerdote sirvió como asistente de su protector, el padre Balley, en Ecully.

Pero cuando éste falleció en 1818 y designaron a un nuevo párroco, a Juan María lo destinaron como párroco al pequeño pueblo de Ars, distante unas 18 millas.

“No hay mucho amor a Dios en aquella parro­quia —le dijo el vicario general— tú llevarás algo.”

La aldea, de 200 habitantes, tenía cuatro tabernas y era conocida por las alocadas fiestas y bailes que allí se hacían. Pero el sacerdote, ya de 31 años, se puso a trabajar.

Muy tem­prano cada mañana se iba a la ruinosa iglesita y pasaba horas ante el altar derramando lágrimas y rogándole a Dios que convirtiera a la gente de su parroquia.

Durante toda su vida, nunca dejó de elevar esta Oración por las conversiones. La pasión por las almas lo definía y estaba dispuesto a sufrir lo que fuera si eso servía para que más personas se volvieran a Cristo.

A su constante intercesión añadía una extrema penitencia: ayu­naba varios días seguidos y dormía en el suelo duro, sin calefacción alguna.

Durante años vivió comiendo una sola vez al día: un plato de papas hervidas.

Al principio los feligreses eran indiferentes a lo que el padre Vianney predicaba.

Sin embargo, era difícil hacer caso omiso de lo que decía por el buen ejemplo que daba: su Oración era constante, su vida enteramente dedicada a Dios, y su dedicación al pueblo era genuina.

Además, la repulsa que sentía por el pecado le impedía ceder.

Cuando exhortaba a sus feligreses a que salieran de las tabernas y vinieran a la iglesia, no trabajaran los domingos y pusieran fin a los excesos de los bailes, enton­ces empezaron a escucharle, tocados por sus palabras.

Las peregrinaciones que dirigía hacia santuarios locales y una magnífica procesión que organi­zaba cada año en honor de la fiesta de Corpus Christi eran para los luga­reños recordatorios concretos de que Dios se encontraba entre ellos.

El sacerdote estaba convencido de que todos, incluso los campesinos que trabajaban la tierra, podían acer­carse a Dios.

Promovía la devoción al Santísimo Sacramento y enseñaba a los aldeanos a examinarse la con­ciencia y rezar, diciéndoles:

“Nuestro buen Dios no busca oraciones ni lar­gas ni hermosas, sino las que salen del fondo del corazón.”

Por las noches, empezaban a doblar las campanas y la gente se congregaba para las oraciones vespertinas.

El rezo colectivo de los pobladores comenzó a cambiar com­pletamente la atmósfera de la aldea de Ars, y empezaron a verse numerosas conversiones.

“La gracia de Dios es tan poderosa —dijo uno de los aldea­nos— que pocos pueden resistirse.”

Cuerpo incorrupto de San Juan María Vianney

Dones espirituales.

Desde sus primeros años en Ars, tal vez por la intensa vida de Oración y sacrificio que llevaba, Dios empezó a desarrollar en él una serie de dones sobrenatu­rales,

Los cuales, combinados con su capacidad para estimular al pueblo a arrepentirse y buscar la misericor­dia de Dios, pronto lo convirtieron en un confesor muy buscado.

Durante una misión realizada en 1823 en una parroquia cercana, fue tan grande la multitud que se reunió en torno a su confesionario que casi lo derribaron.

Conforme fue creciendo la fama de Vianney, muchos peregrinos empeza­ron a llegar al pueblito.

Querían ver personalmente a este humilde sacer­dote diocesano y el efecto que su ministerio tenía sobre los habitantes de Ars, que muchos empezaron a lla­mar un “oasis de santidad”.

Hacia el final de su vida, la cifra de peregrinos que llegaban a Ars cada año se esti­maba en 80.000.

Bajo la inspiración del Espíritu Santo, Vianney podía leer el corazón de los que venían a verlo.

Por ejem­plo, una mujer paseaba por la plaza de la ciudad un día cuando se cruzó con él.

El santo Cura llegó a entender que cuando más molestaba el demonio era porque iba a haber un gran penitente. Parece que en 1845 cesaron las instigaciones del demonio, y el Cura de Ars fue agraciado con un poder extraordinario para expulsar demonios de las personas poseídas.

“Señora —le dijo— sígame”.

Por el camino, el padre Juan María le empezó a revelar la vida de pecado que ella llevaba y poco después la mujer se convirtió.

Otro hombre, un científico bien conocido que se jactaba diciendo que sólo se dejaba guiar por la razón, fue a ver al sacerdote sólo por curio­sidad.

Después de la misa, el padre le hizo señas para que lo siguiera hacia el confesionario, donde de repente el hombre se puso a llorar.

“Padre —le dijo— no creo en nada. Ayúdeme.”

Después de nueve días de conversar con el padre, el hombre llegó a ser un devoto creyente.

Conforme la gente confesaba sus pecados, Vianney solía llorar por ellos, lo que los movía a un profundo arrepentimiento.

“¡Qué lástima!” solía decir.

Un sacerdote que había visitado el confesionario dijo una vez: “Aquella simple frase ‘qué lástima’, con toda su hermosura, demostraba el daño que el pecado había causado en el alma.”

Incluso, era sabido que el confesor les recordaba a los penitentes los pecados que habían olvidado mencionar.

Los jóvenes le consultaban para que les ayudara a discernir si tenían alguna vocación religiosa.

Los enfer­mos llegaban pidiendo oración por sanación.

Y si había alguna curación física —de las que hubo muchas— Vianney las atribuía a la intercesión de su amada Santa Filomena, una mártir de los primeros cristianos.

Un gran desgaste.

La condición de celebridad a la que llegó el padre Juan María Vianney le causó un gran desgaste personal.

Era prácticamente prisionero del confesionario, ya que se pasaba allí 18 horas al día. Su gran tentación era irse de Ars para entrar en un monasterio donde pudiera “llorar por mi pobre vida”.

Este pen­samiento lo atormentaba, de modo que reiteradamente pidió permiso a su obispo para dejar su puesto e irse a vivir en aislamiento, pero cada vez le fue negada la autorización.

Varias veces llegó incluso a abandonar la aldea, pero pronto se daba cuenta de que Dios lo llamaba a permanecer en Ars y regresaba.

Una vez fue a casa de su hermano en su ciudad natal de Dardilly, pero los peregrinos lo siguie­ron hasta allí.

De forma especial le preocupaban los pobres y muchas veces se le veía con ropas raídas, porque había dado lo que tenía a los necesitados.

En 1823, fundó una escuela gratuita para niñas, que finalmente se transformó en un orfanato.

Este hogar, llamado La Providencia, estaba a cargo de tres mujeres jóvenes de la aldea y llegó a ser un refugio para Vianney, donde podía escapar de las multitudes por un fugaz momento.

Además de comer allí, dejaba tiempo cada mañana para enseñar catecismo.

Eran tanto los visitantes que querían escuchar sus enseñanzas que las clases finalmente tuvieron que trasladarse a la iglesia.

Pero VIANNEY NO ESTUVO LIBRE DE ANTAGONISMO, especialmente al prin­cipio de su ministerio. Algunos de los sacerdotes locales se mostraban escépticos, envidiosos o ambas cosas a la vez.

Pero su opositor más tenaz fue el diablo. Durante el transcurso de 35 años, Vianney tuvo que soportar la actividad demoniaca que había de noche en su casa parroquial.

Los alari­dos, violentos golpes contra la puerta y otros ruidos extraños que hacían estremecerse la casita eran frecuentes.

Pronto se dio cuenta de que la activi­dad aumentaba la víspera del día en que vendría a verlo un “gran pecador”. “Es buena señal —solía decir— siem­pre hay buena pesca al día siguiente.”

Durante 41 años, el padre Juan María Vianney fue el sacerdote de la pequeña aldea. Al final de su vida, llegó a aceptar el hecho de que Dios nunca le concedería el tiempo de soledad que había deseado.

Falleció el 4 de agosto de 1859 a los 73 años de edad. Ya aclamado como santo por la gente, San Juan María Vianney fue canonizado el 31 de mayo de 1925,

Y posteriormente nombrado Patrono de los sacerdotes diocesanos.

Su vida puede resumirse con uno de sus pro­pios dichos:

“Ser amado por Dios, estar unido a Dios, vivir en la pre­sencia de Dios, vivir para Dios. ¡Oh, qué hermosa vida y qué hermosa muerte!”

M4 EL PECADO Y… 5


“EL MARAVILLOSO SECRETO DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO” 

Ahora quisiera referir un testimonio muy significativo que nos ha contado María.

Le habían pedido que se informara sobre una mujer cuyos parientes la creían perdida, pues había vivido una vida muy mala y estaba totalmente inmersa en el pecado. Fue víctima de un accidente: se había caído del tren que en su marcha, la había arrollado y matado.

Un alma dijo a María que esa mujer se había salvado del Infierno porque, en el momento de la muerte había dicho a Dios: “Tú haces bien en retomar mi vida, porque así ya no podré ofenderte”, y eso ha cancelado todos sus pecados.

Y esto es muy significativo, porque un solo acto de humildad, de arrepentimiento en la hora de la muerte, nos salva. Eso no significa que esa mujer no haya pasado por el Purgatorio; pero se salvó del infierno merecido a causa de su conducta.

–     María, quisiera preguntarte en el momento de la muerte ¿Se da un tiempo en el que el alma tiene la posibilidad de dirigirse a Dios antes de entrar en la eternidad; un tiempo si se quiere, entre lo muerte aparente y la muerte real?

–     Sí, el Señor da a cada alma algún instante para que se arrepienta de sus pecados y se decida si acepta o no acepta llegar a Dios. En ese breve tiempo se ve como en un fìlme la propia vida.

Yo conocía a un hombre que creía en los preceptos de la Iglesia, pero no en la vida eterna; un día se enfermó gravemente y entró en coma.

Entonces él se vio en una sala con una pizarra en la que estaban escritas todas sus acciones: tanto las buenas como las malas; luego la pizarra desapareció, también las paredes de aquella sala y todo era infinitamente bello.

Luego se despertó del coma y decidió cambiar de vida.

Este episodio es semejante a tantos otros refrendos en el libro “La vida más allá de la vida”: la experiencia momentánea de la luz sobrenatural es tal que esas personas no pueden vivir más cómo vivían antes.

–     Entonces, María, ¿En la hora de la muerte, Dios se revela con la misma intensidad a todas las almas?

–     A cada alma se le da el conocimiento de su propia vida y también del sufrimiento futuro, pero esto no es igual para todos. La intensidad de la revelación del Señor depende de la vida de cada alma.

–     María, ¿El diablo tiene el poder de atacarnos en el instante de nuestra muerte?

–      Si, pero el hombre tiene también la gracia de resistirlo y de rechazarlo, porque si el hombre no quiere, el demonio no puede hacer nada.

–      María, ¿Qué consejos darás a quien quisiera hacerse santo ya en esta tierra?

–      Ser humildísimo. No debe ocuparse de sí mismo. Debe huir del orgullo, que es la trampa más peligrosa que tiende el Maligno.

–      María, ¿Podrías decirnos si se puede pedir al Señor de hacer su propio Purgatorio en la tierra para no hacerlo después de la muerte?

–      Oh, sí. He conocido un sacerdote y una muchacha, los dos estaban enfermos en el hospital. La muchacha decía al sacerdote que ella pedía al Señor de poder sufrir en la Tierra tanto cuanto fuera necesario pare ir directamente al Cielo.

Y el sacerdote respondió que él no se atrevía a pedir eso.

Junto a ellos había una religiosa que escuchaba toda la conversación. Luego la muchacha murió antes y poco después murió también el sacerdote.

Él se apareció a la religiosa diciéndole: “Si hubiese tenido igual confianza que esa muchacha, también yo hubiese ido directamente al Paraíso ‘´.

–      Gracias por este hermoso testimonio, María.

Ahora María me pide 5 minutos de descanso pues tiene que dar de comer a las gallinas.

La vuelvo a ver en seguida y continuamos con nuestras preguntas

–      Sí, por cierto que es difícil describirlos. Pero, dime, ¿Jesús no va al Purgatorio?

–      Ningún alma me lo ha dicho. Es la Madre de Dios quien va. Una vez pregunté a un alma del Purgatorio si debía ir ella misma a buscar a las almas de las que pedían noticias.

Me respondió que no: es la Madre de Misericordia quien da noticias. Ni siquiera los santos van al Purgatorio; en cambio los ángeles están allí: San Miguel… y cada alma tiene cerca a su Ángel Custodio.

–      ¡Qué estupendo, los ángeles están con nosotros! Pero, ¿qué hacen los ángeles en el Purgatorio?

–      Alivian y consuelan. Las almas pueden verlos.

–      ¡Oh, qué bello! María, si continuas a hablarnos de los Angeles casi me haces venir el deseo de ir al Purgatorio. Otra pregunta: tú sabes que hoy, mucha gente cree en la reencarnación, ¿Qué dicen las almas sobre este tema?

–      Las almas dicen que Dios nos da una sola vida.

–      Pero algunos sostienen que una sola vida no es suficiente para conocer a Dios y para tener el tiempo de convertirse verdaderamente, y piensan que eso no sea justo. ¿Qué le respondes a tales personas?

–      Todas las almas tienen una Fe interior; aun si no son practicantes, ellas reconocen a Dios. No existe nadie que no crea totalmente.

Cada hombre tiene una conciencia para reconocer el bien y el mal, una conciencia dada por Dios y un conocimiento interior, ciertamente de grados diversos como sea, sabe distinguir el bien del mal. Con tal conciencia cada ser humano puede llegar a la bienaventuranza.

–      ¿Qué pasa con las personas que se suicidan? ¿Alguna vez te visitó una de esas almas?

–      Las almas que vienen a mí son sólo almas del Purgatorio. Por lo tanto, hasta hoy, nunca encontré el caso de un suicida que se haya perdido; eso no significa que no las haya.

Pero algunas almas me dicen que con frecuencia son más culpables aquellos que han estado alrededor de ellas, porque han sido negligentes o han difundido calumnias.

A este punto pregunté a María si las almas se arrepienten de haberse suicidado, y María me respondió que si, pero me dijo que con frecuencia, el suicida es una persona enferma.

Con todo, las almas se arrepienten porque apenas ven las cosas a la luz de Dios, comprenden, en un solo instante, todas las gracias que les estarían reservadas a ellas durante el tiempo que aún les quedaba por vivir,

Y ven todo el tiempo restante (meses o años), y todas las almas que hubiesen podido ayudar ofreciendo el resto de su vida a Dios;

Y lo que a ellas les causa mayor dolor por su pasado es ver el bien que hubiesen podido hacer y que, en cambio, no hicieron porque abreviaron su vida.

Pero, si la causa del suicidio fue una enfermedad, el Señor, sin duda, no lo tiene en cuenta.

–      María, quisiera preguntarte si almas de personas de otras religiones, por ejemplo judíos, han venido a visitarte

–      Sí, y están en la felicidad. Quien vive bien su Fe está en la paz; pero es a través de la Fe católica que se gana mucho más para el Cielo.

–      ¿Existen religiones que son malas para las almas?

–      No, pero ¡hay tantas religiones en la tierra!. Los más cercanos a la Fe Católica son los ortodoxos y los protestantes. Hay muchos protestantes que recitan el Rosario; pero las sectas son muy, muy malas. ¡Hay que hacer de todo para salir de ellas!

–      María, ¿Hay sacerdotes en el Purgatorio? (Aquí veo que María alza los ojos al Cielo como para decir: “¡Ay de mí!…”).

–      Sí, hay muchos. Esos no han colaborado para tener respeto por la Eucaristía y entonces toda la Fe sufre. Con frecuencia están en el Purgatorio por haber descuidado la Oración, y su Fe ha disminuido; pero es también cierto que muchos de ellos han ido directamente al Paraíso.

Un encuentro inolvidable para mí fue aquel con un sacerdote cuya mano derecha era negra. Le pregunté la causa: “Hubiera tenido que bendecir más”, me dijo.

“Di a todos los sacerdotes que encuentres que deben bendecir mucho más: ellos pueden dar numerosas bendiciones y conjurarían las fuerzas del Mal”.

–      Bien, ¿Y qué le dirías a un sacerdote que quisiera vivir verdaderamente según el corazón de Dios?

–      Le aconsejaría de rezar mucho al Espíritu Santo y de recitar cada día el Rosario.

–      María, ¿Hay niños en el Purgatorio?

–      Sí, pero para ellos el Purgatorio no es muy largo ni muy penoso, porque a ellos les falta el pleno discernimiento.

–      Pienso que algunos de ellos han venido a encontrarte. Tú nos contabas la historia de aquella niñita… el alma más pequeña que has visto; era una niñita de 4 años. Pero ¿Por qué estaba en el Purgatorio?

–      ¿Por qué? Esta niñita había recibido de sus padres, como regalo de Navidad, una muñeca. Tenía una hermana melliza, que también había recibido una muñeca.

Y he aquí que esa niñita de 4 años había roto su muñeca y entonces a escondidas, sabiendo que nadie la veía, fue a poner esa muñeca rota en el lugar de la de su hermana,

Y al hacer así el cambio, sabiendo muy bien en su corazoncito, que habría ocasionado muchísimo dolor a su hermana; se daba cuenta que eso era un engaño y una injusticia. Por esta causa pasó por el Purgatorio.

Sí, los niños con frecuencia tienen una conciencia más viva que la de los adultos, y es preciso sobre todo luchar contra la mentira; ellos son muy sensibles.

–      María, ¿Cómo pueden los padres ayudar en la formación de la conciencia de sus hijos?

–      Sobre todo con el buen ejemplo: es lo más importante; y luego con la oración. Los padres deben bendecir a sus hijos e instruirlos bien en las cosas de Dios.

–      Lo dicho es muy importante. ¿Te han visitado almas que, sobre la tierra, practicaban perversiones? Pienso, por ejemplo, en el campo de la sexualidad.

–      Las almas que he conocido (todas del Purgatorio), no se han perdido, pero deben sufrir mucho para purificarse. En todas las perversiones está presente la obra del Maligno. En modo particular en la homosexualidad.

–      ¿Qué consejo darías a todas esas personas que son tentadas por la homosexualidad, que tienen en ellos esas tendencias?

–      Les diría de rezar, rezar mucho, para tener la fuerza de alejarse. Sobre todo hay que orar al Arcángel san Miguel, pues es él por excelencia, quien combate contra el Maligno.

–      ¡Oh, sí el Arcángel san Miguel! ¿Y cuáles son las tendencias del corazón que pueden conducir a la pérdida de nuestra alma, a la pérdida definitiva de nuestra alma, es decir al infierno?

–      Es cuando no se quiere ir hacia Dios, es decir cuando se dice decididamente: “¡Yo no quiero!”

Te agradezco por esta aclaración. Y aquí te quisiera contar que, sobre este argumento, he interrogado a Vicka, una de las videntes de Medjugorje, que me decía también ella que al Infierno (¡y ella al infierno lo ha visto!), van únicamente aquellos que deciden de ir allí, y no es Dios quien los manda.

Al contrario, El suplica al alma de acoger Su Misericordia. El pecado contra el Espíritu Santo del que habla Jesús, y que por tanto no es perdonado, es el rechazo radical de su misericordia, y eso en plena luz y en plena conciencia.

Yo señalo que Juan Pablo II lo explica muy bien en su encíclica sobre la Misericordia; pero también en esto podemos hacer mucho, por medio de la Oración, por las almas que están en peligro de perderse.

–      María, ¿Tendrías algún testimonio al respecto?

–      Un día me encontraba en el tren. En mi compartimento había un hombre que no terminaba de criticar a la Iglesia, a los sacerdotes y hasta de ofender a Dios. No cesaba de maldecir, y yo le dije: “Usted no tiene el derecho de decir todo eso, ¡No está bien!”.

Llegada a mi estación, mientras bajaba los dos peldaños de la escalerita, dije sencillamente a Dios: “¡Señor, que esta alma no se pierda!…”.

Algunos años después el alma de este hombre vino a visitarme y me contó de haber estado a la orilla del Infierno y de haberse salvado sólo por la oración que yo había hecho en aquel momento.

Sí, es extraordinario ver como tan solo un pensamiento, un impulso del corazón, una sencilla oración por alguien, pueda impedirle de caer en el infierno, porque es el orgullo que hace ir al Infierno.

Y el infierno es eso: es el obstinarse a decir NO a Dios; pero nuestras oraciones pueden suscitar en quien muere, un acto de humildad. Y sólo un impulso de humildad por mínimo que sea, tiene tanta fuerza como para hacemos evitar el Infierno.

–      Un alma me contó: “No habiendo observado las leyes de tránsito, me maté a causa del golpe, mientras iba en motocicleta en Viena”. Le pregunté: “¿Estabas preparada para entrar en la eternidad?”.

“No lo estaba, agregó, pero Dios da dos o tres minutos para que se puedan convertir a cuantos pecan contra de él con insolencia y presunción. Y sólo quien lo rechaza es condenado”.

El alma continuó con su comentario interesante e instructivo: “Cuando uno muere en un accidente, las personas dicen que era su hora. Es falso: eso se puede decir sólo cuando una persona muere no por su culpa.

Pero según los designios de Dios, yo hubiera podido vivir aún treinta años; entonces hubiese transcurrido todo el tiempo de mi vida”. Por eso el hombre no tiene el derecho de exponer su vida a un peligro de muerte, salvo en caso de necesidad.

Un médico vino un día a lamentarse que debía sufrir por haber acortado la vida de sus pacientes con inyecciones para que no sufrieran más.

Dijo que el sufrimiento, soportado con paciencia, tiene para el alma un valor infinito; se tiene el deber de aliviar los grandes sufrimientos, pero no el derecho de acortar la vida con medios químicos.

En otra ocasión vino una mujer. Confesó: “He debido sufrir treinta años de purgatorio porque a mi hija no la he dejado ir al convento”.

–      María, ¿No te parece increíble que alguno pueda llegar al punto de decir NO a Dios en el momento de la muerte, cuando lo ve?

–      Bien, por ejemplo un hombre me dijo que no quería ir al Cielo; ¿Y saben por qué? Porque según él, Dios permite los injustos y las injusticias… Yo le dije que esto lo hacen los hombres y no Dios.

Me respondió: Espero no encontrar a Dios, después de la muerte, porque entonces le romperé la cabeza con un hacha”.

El tenía un odio profundo contra Dios; pero Dios deja al hombre su voluntad libre; podría impedir esta voluntad, pero no, quiere dejar a cada uno su libre elección.

Dios da a cada uno, durante la vida terrena y en la hora de la muerte, muchas gracias para convertirse, aun después de una vida transcurrida en las tinieblas; pero si se pide perdón sin cálculo, ciertamente podemos salvarnos.

–      Jesús dijo que es difícil, para un rico, entrar en el Reino de los cielos. Tú, personalmente, ¿Has visto a veces casos de este género?

–      Sí, si hacen buenas obras, pero obras de caridad, si viven el Amor, entonces pueden llegar a ser como los pobres.

–      Y ahora, María, actualmente, ¿Te visitan las almas del Purgatorio?

–      Sí, dos o tres veces por semana.

–      Quisiera saber qué piensas sobre las prácticas de espiritismo; por ejemplo cuando se llaman a los espíritus de los difuntos, se hacen girar las mesas, etc.

–      ¡No es bueno!. Con frecuencia es el diablo quien hace mover las mesas. ¡Oh, si, es importante decirlo! Hay que hacer saber esto a la gente; pues hoy, por desgracia, estas absurdas prácticas espiritistas aumentan cada vez más…

–      Ahora, te ruego, acláranos, ¿Existe una diferencia entre lo que tú vives con las almas de los difuntos y las prácticas de espiritismo?

–      No es lícito llamar a las almas. Yo no busco su venida; vienen por sí solas, con el permiso de Dios.

En el espiritismo, en cambio, se evocan a los espíritus, se los llaman. Pero es el demonio quien viene, fingiendo ser el alma de ése o de aquél. A veces se presenta bajo falsas apariencias, sin ser llamado.

–      Tú, personalmente, ¿Has sido alguna vez engañada por falsas apariciones? Por ejemplo, por el diablo que se hace pasar por un alma del Purgatorio para hablarte?

–      Sí, una vez un alma vino a verme y me dijo: “No recibas al alma que vendrá después de mí, porque te pedirá demasiados sufrimientos. Eso no está a tu alcance. Nunca podrás hacer lo que te ha de pedir “. Entonces quedé turbada.

Me acordé de lo que me había dicho mi párroco que había que acoger a cada alma con generosidad, y yo estaba por cierto, habituada a la obediencia.

De repente pensé dentro de mí: “¿Acaso no podría ser el demonio quien esté aquí ante mi, y no un alma del Purgatorio? ¿No será el demonio que se ha camuflado?…”.

Dije entonces a aquel hombre: “Si eres el diablo, ¡Vete de aquí”. En seguida pegó un fuerte grito y huyó.

Y efectivamente, el alma que vino luego de él era un alma que tenía mucha necesidad de mi ayuda y era en verdad importante que viniese a verme y que yo la escuchase.

–      Cuando el diablo aparece, ¿El agua bendita lo hace huir siempre?

–      Lo molesta mucho y con frecuencia huye.

–      En la actualidad, María, eres muy conocida, sobre todo en Alemania, en Austria y aun por toda Europa, gracias también a tus conferencias y a tu libro.

Pero en los comienzos vivías del todo escondida. ¿Cómo es que, de la noche a la mañana, la gente ha reconocido que tu experiencia sobrenatural era auténtica?

–      ¡Oh! Fue cuando las almas comenzaron a pedirme que suplicara a sus familias para que restituyeran un bien mal adquirido.

A este propósito, María me contó varios testimonios. Sería demasiado largo referirlos. Pero muchas veces, diversas almas han venido a verla para decirle:

“Ve a mi familia, en tal pueblo (y ese pueblo ella no lo conocía), para decir a mi padre, a mi hijo, a mi hermano que restituyan tal propiedad, tal suma de dinero, tal objeto que, en tal lugar y en lo de fulano, me he procurado de mal modo.

Y así yo seré liberada del Purgatorio cuando ese bien sea restituido”.

Entonces María refería todos los detalles de ese campo, de aquella suma de dinero, de tal objeto, de aquel vestido así y así, y las personas quedaban sorprendidas viendo que ella conocía todos esos particulares,

porque algunas veces las mismas familias no estaban al corriente de que aquel bien hubiese sido mal adquirido por sus parientes.

Fue por tales hechos que María comenzó a ser muy conocida.

–      María, ¿existe un reconocimiento oficial de la Iglesia con respecto al carisma que ejerces hacia las almas del Purgatorio, y también hacia aquellos que son alcanzados con tu apostolado?

–      Mi Obispo me ha dicho que, hasta que no haya errores teológicos, yo debo continuar: Mi párroco, que es al mismo tiempo mi guía espiritual, confirma también él estas cosas.

–      Te quiero hacer una pregunta, que puede parecer indiscreta. Tú has hecho tanto por las almas del Purgatorio que sin duda alguna, cuando te toque morir, miles de almas te escoltarán hasta el cielo.

Imagino que tú ciertamente no habrás de pasar por el Purgatorio, ¿No es así?

–      ¡Oh!. No creo que iré al Cielo sin Purgatorio, porque yo he tenido más luz, más conocimiento, y por tanto mis culpas son más graves. Pero espero igualmente que las almas me ayudarán a subir al Cielo.

–      Si, por cierto. Y tú, María, ¿Estás contenta de tener este carisma, o bien es para ti una cosa pesada y fatigosa todos esos continuos pedidos por parte de las almas?

–      No, no me lamento de las dificultades, porque sé que puedo ser de mucha ayuda para ellas; puedo ayudar a tantas almas, y soy feliz de poder hacerlo.

–      María, te agradezco, también en nombre de los lectores, por esos hermosos testimonios. Pero consiénteme de hacerte una última pregunta, Para que podamos conocerte mejor, ¿Podrías contarnos, en pocas palabras, algo de tu vida?

–      Cuando era niña, quería entrar en un convento. Mi madre me decía que esperara a que tuviese 20 años. No quería casarme. Mi madre me hablaba mucho de las almas del Purgatorio y, ya, desde cuando frecuentaba la escuela, esas almas me han ayudado mucho.

Entonces yo me decía que debía hacerlo todo por ellas. Terminada la escuela, pensé ir al convento. Entré en las Hermanas del Corazón de Jesús, pero, luego me dijeron que era demasiado débil de salud para poder permanecer con ellas.

En verdad, cuando era pequeña, había tenido una pulmonía y una pleuritis.

La Superiora confirmó que yo tenía vocación religiosa, pero me aconsejó que entrara en una orden más fácil y esperara algunos años más.

Yo, en cambio quería ingresar en una orden claustral y en seguida. Después de otros dos intentos, la conclusión fue la misma: era demasiado débil de salud.

Entonces me dije que para mí entrar en el convento no era la voluntad del Señor. He sufrido mucho moralmente, y me decía: “El Señor no me ha mostrado lo que quiere de mí”.

Esta espera duró para mí hasta la edad de 25 años, es decir hasta el momento en que Dios me ha confiado esta tarea de orar por las almas del Purgatorio. ¡Me había hecho esperar 8 años!.

En mi familia éramos 8 hijos. Yo trabajaba en casa, en nuestra estancia, desde los 15 años. Luego fui a Alemania, como doméstica en la familia de un campesino, y después he trabajado aquí, en la estancia de Sonntag.

A partir de los 25 años, cuando comenzaron las visitas de las almas, he tenido que sufrir mucho por ellas. Ahora estoy mejor físicamente.

Habla su confesor y director espiritual.

Habiendo leído, recientemente, un informe sobre María Simma enviado por el Padre Alfonso Matt (director espiritual de la vidente) al Obispo de su Diócesis, considero útil agregar, para los lectores, estas otras breves noticias.

María Simma (la segunda de ocho hijos), ha nacido el 5 de febrero de 1915 en Sonntag (Vorarlberg) en Austria, de una familia pobrísima. El padre, José Antonio (18 años mayor que su esposa, Luisa Rinderer), por varios años se ganó la vida como cuidador y campesino de su hermano.

Durante la primera guerra mundial fue cartero, luego obrero vial y bracero, luego jubilado. Con su mujer y sus ocho hijos fue a vivir en una vieja casa que había recibido en herencia de un buen anciano, maestro carpintero.

A causa de la gran pobreza de la familia, los hijos, desde muy jóvenes, trabajaron y se ganaron el pan: los varones como obreros y las muchachas como niñeras.

María Simma desde su juventud fue muy piadosa y frecuentó asiduamente los cursos de instrucción religiosa organizados por su párroco.

Luego debió alejarse de su pueblo para trabajar en varios lugares. Quería hacerse religiosa pero, como ya sabemos, el Señor ha tenido otros proyectos sobre ella.

En el informe del párroco se lee que ella “consagró su virginidad a la Virgen e hizo esta consagración a María en favor sobre todo de los difuntos”;

SE OFRECIÓ A DIOS, HACIÉNDOLO CON VOTO “COMO ALMA VÍCTIMA,

VÍCTIMA DE AMOR Y DE EXPIACIÓN”.

El párroco refiere que en varias ocasiones, y por diferentes modos, ella se ofreció como víctima para ayudar a los difuntos, con sufrimientos voluntarios a veces terribles, gracias a los cuales abrevió las penas de innumerables almas.

Además de los sufrimientos ofreció a Dios continuas oraciones, misas y penitencias.

Desde la muerte de su padre, acaecida en 1947, vive sola en la casita paterna y para proveer a las necesidades de la vida, continúa, a pesar de la edad a cultivar su huertita. Vive así en pobreza, ayudada por la gente caritativa.

No pide nada, todo lo hace gratuitamente; y si alguno le deja ofrendas, las envía íntegramente a la Curia, para la celebración de misas, para obras caritativas y sobre todo, para las Misiones.

Formas de ayudar a las almas del Purgatorio.

El párroco, en su informe, hace resaltar que la acción desarrollada por María Simma no es sólo ayudar ella misma, a los difuntos, como siempre lo hizo, sino también hacerse celosa promotora de la ayuda de los vivos a las almas del Purgatorio y a los moribundos.

En todos sus encuentros con la gente, y también en las páginas de su diario, siempre indicó, con insistencia, los medios de ayuda, pedidos también por las mismas almas:

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

misas, Rosarios, ofrecimiento de los sufrimientos, Vía Crucis, obras caritativas; entre estas, sobre todo, ayuda a las Misiones que, a decir de las almas, son de grandísima eficacia para los difuntos.

Se indican luego medios menores de ayuda que suscitan nuestra sorpresa y curiosidad. Y por eso quiero referirlos, en parte, textualmente:

“El encender velas ayuda a las almas: ante todo porque esa atención de amor les da una ayuda moral: luego porque las velas son benditas y disipan las tinieblas en las que se hallan las almas.

Un niño de 11 años de Kaiser, pidió a María Simma que orase por él. Estaba en el Purgatorio porque, el día de los fieles difuntos, apagó en el cementerio las velas encendidas en las tumbas y robó la cera para diversión.

Las velas benditas son de mucho valor para las almas.

El día de la Candelaria, María Simma debió encender dos velas por un alma, mientras soportaba por ellas sufrimientos expiatorios”.

“Echar agua bendita mitiga los sufrimientos de los difuntos. Un día María Simma pasando echó agua bendita por las almas. Una voz le dijo: “¡Mucho más aún!”.

“Todos los medios no ayudan a las almas de la misma manera. Si durante su vida alguno tiene poca estima por la Misa, no le aprovechará mucho cuando estará en el Purgatorio.

Si alguno no tuvo corazón durante su vida, recibe poca ayuda.

Quienes pecaron difamando a los demás deben expiar duramente su pecado.

Pero quien en vida haya tenido un buen corazón, recibe mucha ayuda”.

“Un alma que había descuidado de asistir a Misa, pudo pedir ocho Misas para su alivio, porque durante su vida mortal había hecho celebrar ocho Misas por un alma del Purgatorio”.

El párroco refiere que María Simma insiste mucho en que se rece para ayudar a los moribundos.

“Según lo que dicen las almas del Purgatorio”, escribe el párroco, “muchas van al Infierno porque se ora demasiado poco por ellos…

María Simma un día vio muchas almas suspendidas en vilo entre el Infierno y el Purgatorio”.

He aquí algunas instrucciones:

”Las almas del Purgatorio se preocupan mucho de nosotros y del Reino de Dios (es siempre el párroco que escribe). Tenemos la prueba por ciertas advertencias que ellas dieron a María Simma”.

Las instrucciones que siguen (continúa el párroco) han sido tomadas de sus anotaciones: “De nada sirve lamentarse de los tiempos que vivimos. Es necesario decir a los padres que ellos son los principales responsables.

Los padres no pueden ofrecer un peor servicio a sus hijos que consentir a todos sus deseos, dándoles todo lo que quieren, simplemente para que estén contentos y no griten.

El orgullo puede así echar raíz en el corazón de un niño.

Más tarde cuando el niño comienza a ir a la escuela, no sabe recitar un Padrenuestro ni hacer la señal de la Cruz de Dios, a veces, no sabe absolutamente nada.

Los padres se disculpan diciendo que esto es tarea del catequista y de los maestros de religión”.

Donde la enseñanza religiosa no comienza desde la más tierna edad, la religión no perdura después.

“Eduquen a los niños a la renuncia. ¿Por qué hoy se da esta indiferencia religiosa, esta decadencia moral?

¡PORQUE LOS NIÑOS NO HAN APRENDIDO A RENUNCIAR!

Ellos con el tiempo se volverán descontentos y hombres sin discreción que toman parte en todo, quieren tener todo a profusión.

Esto provoca tantas desviaciones sexuales, las prácticas antinatalistas y el crimen del aborto. Todos estos hechos claman al Cielo venganza.

Quien desde niño no ha aprendido a renunciar se vuelve egoísta, sin amor, tirano.

Por este motive hoy existe tanto odio y falta de caridad. ¿Queremos ver tiempos mejores? Se comience por la educación de los niños”.

“Se peca de manera espantosa en contra del amor hacia el prójimo, sobre todo con la murmuración, el engaño y la calumnia. ¿Por dónde comienzan? En el pensamiento.

Hay que aprender esas cosas desde la infancia y tratar de ahuyentar inmediatamente los pensamientos contrarios a la caridad.

Se combatan rápidamente los pensamientos contra la caridad; y no se llegará a juzgar a los demás sin caridad”.

‘”Para todo católico el apostolado es un deber. Algunos lo ejercen con la profesión, otros con el buen ejemplo.

No pocos se lamentan que muchos se corrompen por las conversaciones contra la moral y contra la religión. ¿Por qué entonces se calla?

Los buenos deben también defender sus convicciones y declararse cristianos…

Todo cristiano debería ponerse a buscar el Reino de Dios y esforzarse en hacerlo crecer; pues de lo contrario los hombres no estarán en condiciones de reconocer el gobierno de la Providencia.

La preocupación del alma no tiene que ser sofocada por aquella exagerada del cuerpo…”

Me gusta terminar aquí esta pincelada.

Hojeando el informe del párroco (a quien quisiera decirle gracias de corazón), pudimos también husmear entre las páginas del diario de María: hay en ellas una sabiduría que no viene del mundo, sino de las almas que la instruyen…

Pues bien, les digo que para mí ha sido un gran placer conocer a María Simma, una mujer cuya vida ha sido donada totalmente.

Cada segundo, cada hora de su vida tiene por cierto un peso de eternidad,

No solo para ella misma, sino para tantas, tantas almas, conocidas o no, que ella, en varios modos y con tanto amor, ayudó a liberarse del Purgatorio y a alcanzar la felicidad eterna en el Cielo.

Lo que hacemos en la vida, tiene su ECO en la Eternidad…

M4 EL PECADO Y… 3


Noviembre 17 de 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, mucho mal se debate sobre el mundo en estos momentos. Mucho mal habéis atraído hacia vuestra vida y hacia la existencia de la Tierra, porque le abristeis vuestro corazón al Mal y rechazasteis el Bien.

 Mucho mal se os avecina está ya a las puertas, porque negasteis Mis Leyes y aceptasteis la muerte espiritual en vuestro corazón.

La maldad ha existido desde la Traición del Ángel malo hacia Mí, su Dios; pero la maldad siempre ha sido vencida por la bondad, la cual sólo puede salir de Mí, vuestro Creador.

La maldad no puede subsistir si no es alimentada y así como en la antigüedad, en los pueblos del mal ejemplo, Sodoma y Gomorra, en donde sí se le alimentó, se le vivió y no quisieron además, escuchar a los profetas,

ahora estáis pasando por lo mismo; pero con la diferencia de que no solamente no escuchasteis a los profetas, sino que no escuchasteis AL PROFETA:  a Mí Hijo Jesucristo, quien os llevó personalmente Mí Palabra.

ÉL OS DIO LA PAUTA A SEGUIR

COMO NUNCA ALGUNA NACIÓN LA TUVO ANTERIORMENTE

ÉL VINO A VENCER AL MAL EN LA TIERRA

Y OS ENSEÑO LA FORMA DE VENCERLO.

Os vino a enseñar la forma de evitar una hecatombe como la que tuvieron Sodoma y Gomorra, pero no le habéis escuchado.

Os he dicho que el Demonio siempre ha sido muy Traicionero, os seduce para que le abráis vuestro corazón con falsas promesas,

Y ya que os ganó, os pisotea llevándoos al fango del Pecado y al final se burla de vosotros, por vuestra debilidad y por vuestra ceguera,

¡SÍ, POR VUESTRA CEGUERA!

Porque él mismo me reconoce como a su Dios, reconoce Mí Poder y de todo ello os trata de separar.

Sí, él en su Maldad absoluta, reconoce en Mí la Infinidad de Mí Amor y vosotros que os sentís buenos, ¿Qué?

Vosotros, a los que he escogido, a los que he cuidado, a los que he guiado, ved cómo Me estáis pagando.

El Demonio es la maldad absoluta y ningún bien se puede esperar de él y así lo han experimentado los que lo han seguido; los seduce con las cosas del Mundo, lo siguen y terminan en el Fuego Eterno, ¿Es esto lo qué queréis?

¡Qué ciegos y qué necios sois Mis pequeños! El mundo entero está sufriendo los embates del Mal de muchas formas y ¿No os dais cuenta de ello? ¿Puede acaso salir todo este mal de Mí Corazón?

Sois pequeños y no queréis crecer, no queréis madurar,

¿Os tengo que repetir lo mismo muchas veces para os percatéis del grave problema que estáis viviendo?

No hay país, no hay pueblo, no hay nación que se esté salvando de padecer algún tipo de desastre o problema grave.

Coqueteasteis con la Serpiente y ahora viene por su paga.

Quisisteis ganar al mundo en vez de ganar a vuestro Dios y

AHORA EL MUNDO, SIN DIOS, SE VENDRÁ SOBRE VOSOTROS

Pero a pesar de todo, debéis vivirla junto con vuestro arrepentimiento.

Os dije, el Maligno es la maldad absoluta y sólo Mí Amor y Mí Misericordia lo pueden detener, pero debe nacer ese pedido de lo profundo de vuestro corazón, después de que hayáis aceptado esta verdad en vosotros mismos.

Ya no es tiempo de ser convenencieros, o Soy Yo en vuestra vida o es Mí enemigo; no hay cabida para dos en un corazón sincero.

Ahora es el tiempo de la siega, de la separación del trigo y de la cizaña. ¿Qué seréis, de la separación del trigo y de la cizaña?

El trigo se convierte en alimento de vida para muchos y se cuida para siempre; la cizaña, por el daño que causa a lo que es bueno, se le separa y se le quema, para detener su mal.

¿Qué sois vosotros? También os preguntó Mí Hijo. Sed fríos o calientes, pero no tibios, porque os vomitaré de Mí Boca.

De tal forma, también los tibios seguirán el camino de la cizaña, porque no dan fruto; sólo se aprovechan de los demás y siempre buscan su propia conveniencia, eso no es amor.

Pronto, MUY PRONTO, Mí Santo Espíritu iluminará a toda la Tierra, como respuesta a la Oración de los justos.

Mí Misericordia se derramará sobre todas las naciones y todos los pueblos conocerán el estado de su alma.

Así sabréis de qué lado estáis; ésta será una gran oportunidad para todos vosotros, para que conozcáis hasta dónde os ha llevado Mí Enemigo y de seguir así, hasta dónde os llevará si persistís en seguirlo.

Yo os amo infinitamente Mis pequeños y como Padre amoroso, guío vuestros pasos.

Sí, os doy algunas nalgaditas para que enderecéis el camino y así evitaros un accidente grave; pero si os soltáis de Mí Mano y corréis voluntariamente hacia el precipicio, Yo nada puedo hacer.

SI CON LOS LLAMADOS DE LA NATURALEZA NO REACCIONÁIS

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Y ALCANZÁIS LA SALVACIÓN POR LAS ORACIONES DE MIS PEQUEÑOS CRISTOS

LA PURIFICACIÓN DE VUESTROS PECADOS EN EL

NIVEL MÁS PROFUNDO DEL PURGATORIO, SERÁ DOLOROSÍSÍMA

¡PORQUE AHÍ TAMBIÉN EXISTE UN CAMPO DE BATALLA!

DONDE DEBERÉIS LUCHAR SOLOS CONTRA VUESTROS PROPIOS DEMONIOS

Y APRENDER A VENCERLOS

CON VUESTRA PROPIA DETERMINACIÓN 

En el Purgatorio tenemos que APRENDER a AMAR HASTA ALCANZAR LA SANTIDAD, completamente SOLOS, sin la ayuda Divina…

¡¿ES ESO LO QUE QUERÉIS?!

Ahora estáis viviendo la PURIFICACIÓN con un tiempo de reparación, un tiempo para lograr el arrepentimiento y el perdón de vuestros actos pasados.

Un tiempo en el cual podéis quedar nuevamente limpios ante Mí, vuestro Señor, ¡Aprovechadlo!

Grandes acontecimientos se avecinan para toda la Humanidad, ¿Estáis capacitados para soportarlos todos?

Solamente aquellos que vivan en Mí y para Mí, podrán soportar la Prueba.

Estos son Mis últimos Llamados de atención, por mucho tiempo he tratado de haceros entender lo difícil de lo que viviréis; por favor, no desperdiciéis más tiempo. 

Porque cuando os llamo, Os molesto según vosotros, vuestra vida. No os dejo proceder con la libertad que vosotros habéis escogido para actuar, haciendo a un lado Mis Leyes.

Le creísteis a Satanás, os engañó y ahora veréis el resultado de haberMe dado la espalda.

Ciertamente, conozco vuestra pequeñez, vuestra falta de Sabiduría, vuestra falta de amor hacia Mí, pero aún así estoy dispuesto siempre a perdonar cada una de vuestras tonterías.

VENID A MÍ VOSOTROS, LOS QUE ESTÁIS AGOBIADOS CON VUESTRO PECADO,

SOBRE TODO, VOSOTROS, LOS QUE YA HABÉIS ENTENDIDO LA LECCIÓN

Y QUE OS HA HECHO VER MI SANTO ESPÍRITU, VUESTRO ERROR,

Prefiero vengáis ahora, arrepentidos, para que Yo os pueda perdonar en éstos momentos previos a la Tribulación…

Y no cuando ya estéis en ella y os sea más difícil encontrar a un sacerdote que os pueda perdonar vuestras tonterías,

Porque será difícil encontrar alguno en los momentos álgidos de la Tribulación.

No os imagináis, Mis pequeños, el Dolor que Me causáis por vuestros pecados, pero también el dolor que Yo veré en vuestra purificación particular.

Hay pecados graves que llevan mucho tiempo para ser purificados en vuestra alma; ciertamente, Yo os perdono cuando confesáis ésos pecados graves,

PERO LA PURIFICACIÓN EN VUESTRA ALMA TARDA MUCHO TIEMPO

TANTO EN LA TIERRA, COMO EN EL PURGATORIO

Aunque ciertamente os ayudará a que podáis entrar al Reino de los Cielos, limpios y orgullosos de haber dejado atrás un pasado que Me causaba mucho Dolor.

Ojalá entendierais y sintierais ése Dolor que Me causáis por vuestras faltas; sobre todo, cuando Me hacéis a un lado de vuestra vida.

Tratad de entender esto, Mis pequeños, imaginad que salís a la calle, nadie os hace caso, vais a donde trabajáis y lo mismo, nadie os hace caso y a todos lugares a donde vais, nadie os hace caso.

Tarde o temprano de alguna forma, trataréis de que os vean, de que os hagan caso o hasta podríais enloquecer,

porque parecería que fuerais un fantasma entre los hombres, en donde nadie os ve… Y además,

QUE NO QUIEREN TENER NINGÚN TIPO DE TRATO CON VOSOTROS

Y ESO ES LO QUE YO SIENTO, MIS PEQUEÑOS

Y es terrible ésta sensación de Ser un Ser olvidado, cuando además Yo estoy velando continuamente por vosotros, os cuido del  poder de Satanás y os doy nueva Vida.

Meditad esto Mis pequeños, porque si esto Me lo estáis haciendo a Mí, vuestro Dios; vosotros lo padeceréis en el Purgatorio.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

DadMe vuestro Amor y quitadMe la soledad con la que Me habéis tratado por tanto tiempo.

También debo advertiros que estáis envueltos en mentira, los gobiernos os ocultan infinidad de cosas, os manipulan de muchas formas.

La mentira la tenéis aún dentro de vuestros hogares, vosotros mismos la utilizáis también y de ésta forma, estáis viviendo una vida de error y de falsedad.

Mi Hijo os decía que aquello de lo que se hablaba en la noche, al siguiente día en la luz del día, se daría a conocer, para que nada quedara oculto.

Vivís vidas ocultas, tenéis vidas ocultas; pero ocultas en lo incorrecto, en la mentira, no dejáis ver la realidad de vuestro interior, la realidad de vuestros actos, la realidad de vuestra vida.

A Mí, vuestro Dios, no Me podéis esconder nada, Yo os creé y os conozco perfectamente, escucho vuestro pensar, conozco vuestras intenciones antes de que las podáis realizar.

Os conozco perfectamente, pero respeto vuestro libre albedrio y os permito actuar y solamente os ayudo cuando vosotros Me lo pedís, si no, Yo os dejo vivir vuestra vida.

El sufrimiento de los males fisicos y morales, ES LA OFRENDA más digna que puedes hacer a Aquel que nos ha salvado sufriendo

Vuestro Mundo es mentira, Mis pequeños. Podríais tener cosas bellísimas y no estar sufriendo como ahora sufrís.

Pero los que tienen el mando de las naciones y que lo han tenido por mucho tiempo, os han mantenido a un nivel muy mediocre porque Satanás no quiere que vosotros gocéis lo que Yo creé para vosotros.

Os he regalado infinidad de cosas para que vosotros estuvierais viviendo una vida muchísimo mejor que la que estáis viviendo actualmente,

Pero repito, Satanás manipulando a los gobiernos de la Tierra, no permite y no ha permitido, que vosotros gocéis lo que Yo voy permitiendo que conozcan algunas almas.

Y éstas, puedan transmitir ése conocimiento a altas jerarquías y lo llevaran a cabo para vuestro bien, para vuestro bien mundial.

¡Cuántas cuentas tendrán que dar los gobernantes de la Tierra, los que han pasado por los pueblos, los actuales y los que vendrán!

Mi Justicia será severa, porque muchos hermanos vuestros han sufrido y siguen sufriendo,

porque no permitieron los gobernantes que se dieran a luz los beneficios que les podrían haber ayudado a todos vosotros a tener una vida mucho mejor.

GEN. 3, 21. Yahveh Dios hizo para el hombre y su mujer túnicas de piel y los vistió.

Muchas almas Me gritan, Me blasfeman, porque según ellas las tengo en el olvido y padecen situaciones muy malas, muy negativas y dolorosas;

cuando, en la realidad Yo ya os había dado las mejoras tecnológicas para que no sufrierais

Y vivierais en condiciones mucho mejores que lo que ahora tenéis.

Pero los gobiernos de la Tierra no permitieron que salieran a la luz éstos regalos que Yo permitía, a través de hermanos vuestros,

que se conocieran y que con ellos vivierais mejor y Me agradecerías de corazón el habéroslos dado.

ASÍ QUE VOLTEAD MIS PEQUEÑOS, HACIA VUESTROS GOBERNANTES

Y PEDIDLES CUENTAS A ELLOS, PORQUE ELLOS HAN DETENIDO LA MEJORA EN EL MUNDO

PORQUE ESCUCHARON A SATANÁS, QUE OS ODIA,

QUE NO QUIERE QUE VOSOTROS GOCÉIS DE MIS BIENES

Vuestros gobernantes tendrán que pagar por el dolor de infinidad de almas porque quisieron escuchar a Satanás y no a Mí, vuestro Dios.

El Pecado Original afectó vuestra pureza, vuestra santidad.  

  Y pensar que no se comete algún pecado es soberbia y esto es obra de Satanás.

Mientras estéis con vida, cualquier pecado, por muy grave que sea, es perdonable.

Debéis estar siempre muy pendientes, de que no perdáis Mi Presencia en vuestro ser,

Buscad siempre Mi Vida y que Satanás no os la pueda quitar.

Mis pequeños, Soy vuestro Dios y os amo con todo Mi Corazón. Vosotros los que Me conocéis escucharéis Mi Voz como os dijo Mi Hijo: que las ovejas escuchan la voz del Pastor y Le siguen.

VOSOTROS, A PESAR DE QUE OIGÁIS QUE SE DIGA POR AQUÍ O POR ALLÁ ESTÁ EL MESÍAS

  SABRÉIS QUE ESA NO ES MI VOZ,

COMPRENDERÉIS PERFECTAMENTE EL ENGAÑO A DONDE OS ESTÁ QUERIENDO LLEVAR SATANÁS

PORQUE ESTOS SON TIEMPOS CRÍTICOS, SON TIEMPOS DE CAMBIO..

Estáis ahorita a momentos del Gran Cambio Espiritual y aún material, que se dará en vuestro mundo y en el Universo entero.

Os He dicho que grandes bellezas se os están preparando.

Mi Amor Infinito os premiará a todos vosotros, los que habéis luchado por mantener Mi Vida dentro de vosotros y Mi Vida en el mundo a través de lo que vosotros hacéis.

Vosotros sois Mis verdaderos Hijos en estos tiempos. Mi Hijo Jesucristo, realmente se ha implantado en vuestro ser y por eso Él os decía que fuerais vosotros los Cristos de este tiempo y todo aquel que Me sigue, que escucha Mi Voz, que sois las verdaderas ovejas,

Estáis verdaderamente transmitiendo la Vida de Mi Hijo y así iré reuniendo el Rebaño de Mi Hijo, para que podáis pasar a los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas que tanto os he prometido.

Por eso os pido que os mantengáis en vida espiritual y alimentándoos correctamente a través de los Sacramentos, a través de una verdadera vida de Amor y así aseguraréis vuestro futuro espiritual en las Nuevas Tierras que os daré,

en donde viviréis como verdaderos hermanos, amándoos los unos a los otros. Viviréis Vida de Cielo aquí en la Tierra.

Mi Amor se derramará sobre cada uno de vosotros y si ahora lloráis con lo que está pasando y pasará, después gozaréis y hasta danzaréis de gusto por tantas bellezas que os daré y que Me agradeceréis grandemente porque ellas sobrepasarán vuestras expectativas.

Confiad pues, Mis pequeños, en Mi Amor y todos los gozos que os daré porque será el premio para todos aquellos que se han mantenido confiados por vuestra Fe en lo que Yo os he pedido.

Yo estoy con vosotros, Mi Hijo está con vosotros, el Espíritu Santo está con vosotros, Mi Hija la Siempre Virgen María y el Señor San José están con vosotros, el Cielo entero está con vosotros, las Benditas Ánimas del Purgatorio están con vosotros.

¿Qué más protección queréis Mis pequeños? Es una realidad, el que todos Nosotros os estemos cuidando.

¿Por qué desconfiáis? ¿Por qué dudáis? Manteneos en el Bien y Mi Gracia y Mi Amor os estará protegiendo en todo momento.

Orad profundamente y dejad que Mí Santo Espíritu, en vuestro interior, os guíe. Quitad toda soberbia y egoísmo de vuestro corazón, para que Mí Amor os llene.

Os repito, no puede en un corazón sincero, haber cabida para el bien y para el mal,

O ESTÁIS CONMIGO O ESTÁIS CONTRA MÍ.

Yo os Bendigo en Mi Santo y amoroso Nombre, en el de Mi Hijo, Verbo Encarnado por Quién habéis conocido Mi Pensamiento y en el del Espíritu de Amor, en la moción de los corazones abiertos a Mi Amor.

Yo os bendigo y os envío a Mi Santo Espíritu para que de El toméis la Sabiduría y la Fortaleza que necesitaréis en el tiempo inmediato por venir

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, SOY EL OPROBIO DE LOS HOMBRES

YO EL SANTO DE LOS SANTOS, ¡AHORA SOY EL PECADOR!

¡ME HE CONVERTIDO EN PECADO!

PARA RESCATAROS A VOSOTROS DE SU TIRANÍA

MI PADRE SE HA HORRORIZADO DE MÍ Y SIENTO COMO SE SEPARA…

DEJÁNDOME A CADA INSTANTE CON UNA SOLEDAD CADA VEZ MÁS ATERRADORA

Estoy aquí en el Huerto de los Olivos, orando y sufriendo. Os veo a todos vosotros, veo a todos vuestros hermanos en todos los tiempos, veo el bien y veo el mal de las almas y Mi sufrimiento es atroz.  

Le he pedido a Mis apóstoles que oraran Conmigo y Me han dejado abandonado, se quedaron dormidos.

Sigo orando, Me sigo dando por vosotros y el Mundo está dormido. No se dan cuenta de los Acontecimientos que ya están sobre vosotros.

Sigue cada quien viviendo su vida despreocupadamente y Yo sigo arrodillado, sudando Sangre por vosotros. ¡Tanto es Mi Dolor, porque os amo tanto!

Vosotros no comprendéis aún todo el Amor que os teneMos. No os podéis imaginar cuánto amaMos a la creatura, lo comprenderéis cuando dejéis vuestro cuerpo y regreséis ante Nuestra Presencia…

Y ya sea en los Cielos, en el Purgatorio o en el Infierno, es cuando comprenderéis cómo os amaMos.

Nuestro Amor Divino es incomprensible para el hombre, no hay amor humano que pueda parecerse en lo mínimo al Amor que os teneMos.

Por eso no lo apreciáis y no entendéis cuando os digo: velad y acompañadMe, como le pedí a Mis apóstoles.

¡Os lo he pedido tanto! Y ni siquiera Me pedís que os comparta este sentimiento de Amor y de Sufrimiento que tengo por cada uno de vosotros…

Y Me sigo dando y Me sigo Ofreciendo, Mi Vida TODA, es para vosotros.

Mi Amor es vuestro amor, ¿Por qué os tengo que repetir tantas veces esto, Mis pequeños? Ni estáis velando ni orando.

Estáis en el Mundo, estáis desperdiciando todas Mis Bondades, Mi Donación total y absoluta por cada uno de vosotros.

La noche ya os alcanzó, igual que llegó el momento en que el Hijo del Hombre fue entregado en manos de Sus asesinos.

Padeceréis también, para que recordéis éstos momentos en que Yo oré por cada uno de vosotros y Le pedí al Padre por vuestra salvación, por el perdón de vuestras faltas, por vuestra redención.

Me di por cada uno de vosotros, ¿Os daréis ahora por Mí, Mis pequeños? ¿Ofreceréis vuestros sufrimientos, que estáis ya padeciendo…

Y algunos padeceréis todavía peores, para aliviar Mis Dolores en el Huerto?

Yo he aliviado vuestros dolores y os he abierto las Puertas del Paraíso, ¿Me daréis vuestra vida? ¿Me daréis vuestra muerte? ¿Me daréis vuestros padecimientos? ¿Me daréis vuestro dolor?

Soy vuestro Dios, pero también Soy Hombre, no tuve a los apóstoles, a Mis elegidos, en ésos momentos, ¿Os tendré a vosotros ahora en éstos momentos?

AcompañadMe, Mis pequeños, ni una hora pudieron orar Conmigo, ¿Me daréis vuestro tiempo, Me acompañaréis en éstos momentos obscuros y de dolor de la humanidad, recordando los que Yo tuve?

No os separéis de Mí, Mis pequeños, que Yo nunca Me he separado de vosotros, estáis en Mi Corazón, porque os vi desde ése tiempo en el Huerto y os he mantenido muy cerca de Mi Corazón,

ORANDO POR VOSOTROS, POR ESTA HUMANIDAD,

POR EL DOLOR QUE ME CAUSAN VUESTROS PECADOS,

PERO SOBRE TODO, POR LA INDIFERENCIA DEL HOMBRE HACIA SU DIOS Y SALVADOR.

DadMe vuestro tiempo, reparad el tiempo que no Me pudieron dar Mis apóstoles.

Yo, como Hermano vuestro que caminé sobre la Tierra, por vosotros y para vosotros, que os dejé el conocimiento del Cielo, que os dejé Bendiciones, Gracias especiales, pero sobre todo Mi Presencia,

Os voy cuidando y os prometí que Yo estaría con vosotros hasta el Fin del Mundo.

Pero, ¿Qué es estar con vosotros? Yo camino, ciertamente, a la par con todos aquellos que Me buscan, pero estar con vosotros y vosotros Conmigo, es la unión del Amor.

El Amor no desaparecerá de la Tierra, porque es el Alimento del Universo.

En Nuestra Santísima Trinidad, es el Amor el que Nos une, todo fue creado en el Amor.

Estáis creados para vivir en el Amor, llenaros de él y transmitirlo.

Es Mi Amor el que prevalecerá hasta el fin del mundo y luego eternamente, pero ¿Cuántos realmente están tratando de mantener Mi Verdadero Amor sobre el mundo?

Sufrís tantas caídas, pero os levantáis y os podéis levantar cuando estáis Conmigo y os apoyáis en Mí.

Y esa es la desgracia que tienen infinidad de almas: que al no estar apoyadas en Mí, no pueden levantarse; porque si no Me conocen, si no se han acercado a Mí, si no se les enseñó nada de Mí, ¿Cómo van a poder levantarse?

Y ciertamente, estas almas que no tuvieron apoyo espiritual correcto desde pequeños, en un gran porcentaje son tomadas por Satanás y las desvía.

Al principio, Satanás les va a dar un cierto apoyo y creerán que ése es el apoyo real que deben tener en sus vidas, buscarán más de todo aquello que Satanás les promete y les facilita…

Y así muchísimas almas de vuestros hermanos, van cayendo en una obscuridad tremenda, de la cual no pueden salir, porque no Me conocen, os repito.

Por eso es tan valiosa vuestra Oración, porque vuestra oración y la de todos aquellos que oran con el corazón, se difunde por la Comunión de los Santos, vuestra Oración es tomada para la salvación de las almas.

Ciertamente, vosotros no sabéis para qué es tomada vuestra oración, vuestros sacrificios, vuestra penitencia, vuestros ayunos, comuniones, Misas, pero todo esto tiene un valor grandísimo para la salvación de las almas de otros,

Para rescatarlos de errores o de grandes problemas que vosotros tenéis sobre la Tierra. O para ayudaros en situaciones problemáticas personales.

Vuestra oración unida a Mí, es una energía curativa para las almas, Mi Amor es derramado sobre las almas necesitadas y de hecho, todos vosotros siempre seréis almas necesitadas, porque no sois perfectos y aunque estéis buscando la perfección,

siempre estaréis necesitados porque sois débiles y aún para alcanzar vuestra perfección, necesitáis de la Oración también de hermanos vuestros, del Cielo, del Purgatorio y de la Tierra, para que alcancéis vuestras metas de perfección espiritual.

Nunca va a salir sobrando la oración, siempre necesitaréis de ella, por eso os repito tanto y tanto sobre la oración, su necesidad, su valor, es el alimento del alma y, sobre todo, es el medio de comunicación para Conmigo, con vuestro Dios.

¡Cómo quisiera que entendierais bien esta realidad tan necesaria para vuestra vida espiritual!, y sobre todo, que no os separarais de ella.

Necesitáis de ella, porque a través de ella os repito, os comunicáis Conmigo por Fe, entráis en contacto íntimo, en donde recibís Mis Consejos, Mi ayuda.

Vuestras dudas quedan disipadas, porque Yo os daré Luz para que podáis resolver vuestros problemas terrenos;

pero para ello debéis tener primeramente Fe, para saber que contáis Conmigo y que cuando os acercáis a Mí, os puedo responder,

PORQUE MUCHOS NO CREÉIS QUE YO,

VUESTRO PADRE Y VUESTRO DIOS EN MI SANTÍSIMA TRINIDAD,

A través de la Oración y con el Don de profecía ACTIVO

ME PUEDA COMUNICAR CON EL HOMBRE.

Se les hace fantástico, increíble, no creen que todo un Dios se abaje hacia el hombre, pero es una realidad, Mis pequeños.

Nuestra Gracia, generalmente la obtendrán mejor los humildes y sencillos, los que no se cuestionan ésta realidad, que simplemente la toman y actúan en ella.

Sed sencillos, sed humildes, sed confiados y pedidMe Fe, para que aprovechéis todas Mis Gracias y crezcáis en santidad, como quiero que crezcan todas las almas.
Gracias, Mis pequeños.

Yo os bendigo en Nombre de Mí Padre, Creador de todo lo bello que véis y de los que no véis, en Mí Santo Nombre, de Redentor del género humano y en Nombre de Mí Santo Espíritu, Dios del Conocimiento y de la Sabiduría Divina y humana.

http://diospadresemanifiesta.com/

E35 INSTRUMENTOS DIVINOS Y PERFECTOS


Octubre 05 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos Yo, vuestro Señor Jesucristo, vuestro Salvador, vine a la Tierra para traeros la Sabiduría del Cielo y otra orden tajante que se os dio fue:

El que crecierais en Fe, en Amor, el que crecierais en todo lo enseñado por Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad; para que llegarais a la Perfección.

El ser perfectos es dejar que Nosotros, Nuestro Ser Divino entre en vosotros con vuestro permiso y en humildad, os dejéis mover por Nosotros, para que os deMos lo que Nosotros quereMos que tengáis cada uno de vosotros, para que podáis entrar al Reino de los Cielos.

 No es lo que vosotros penséis que se necesita,

ES LO QUE NOSOTROS DESEAMOS QUE TENGÁISY esto lo tenéis que entender perfectamente, Mis pequeños.

EL CIELO ES NUESTRO, NO ES VUESTRO

 La forma en que os debéis de mover, de actuar, de pensar en el Cielo, es Nuestra forma de Pensar, no es la vuestra.

Vosotros seréis invitados a pasar toda la eternidad con Nosotros, en Nuestro Cielo y vosotros en humildad, tenéis que aceptar esto y aprenderlo.

Por eso, Mi Padre Me pidió que bajara a la Tierra a enseñaros cómo os debéis comportar para entrar al Reino de los Cielos.

Mi Padre os dio los Mandamientos, Yo os los vine a explicar. Me visteis actuar y es como vosotros debéis actuar en el Reino de los Cielos.

Si NO estáis actuando como Yo actué, NO sois todavía dignos de entrar al Reino de los Cielos, NO estáis entrando a la Perfección que Nosotros quereMos que tengáis para entrar al Reino de los Cielos.

Entended que el Reino de los Cielos es un lugar de Perfección, ES UN LUGAR DIVINO,

Es un lugar en donde os debéis mover según como Nosotros quereMos; para que gocéis plenamente lo que os vaMos a dar de premio.

Yo, vuestro Salvador Jesucristo, que os di toda una Lección de Amor estando aquí en la Tierra y que plasmado está en las Sagradas Escrituras.

Si Me buscáis en ellas, encontraréis cómo debe ser vuestra forma de actuar para alegrarNos, para que veaMos que estáis cumpliendo con la Lección, como en la escuela.

Si NO estáis creciendo según lo que se os ha dado, NO SÓIS DIGNOS os repito, para entrar al Reino de los Cielos.

VEDME, vedMe en las Sagradas Escrituras, tratad de ser como Yo. COPIADME, copiad Mi Vida, copiad Mis Palabras, copiad Mis Pensamientos.

DejadMe que Yo entre en vosotros y vaya limpiando todo vuestro ser desde vuestro interior, eliminando todo aquello que os pueda llevar a la soberbia

Y ASÍ, EMPEZARÉIS A ENTRAR EN LA PERFECCIÓN

PORQUE YO EL PERFECTO, ESTARÉ EN VOSOTROS

Pensad por un momento, cómo sería el Mundo, si todos fueran como Yo; que ya hubieran aprendido a ser como Yo,  empezaran a actuar en Humildad, en Sencillez.

Y ayudándoos unos a otros con los dones recibidos y siempre actuando en la honradez…

Y DIGO EN LA HONRADEZ, EVITANDO TODO TIPO DE MENTIRA

El mundo cambiaría, el mundo sería otro, gozarías inmensamente, sería un mundo de Paz donde viviríais Mi Perfección, donde viviríais la Divinidad.

Fuisteis creados para ello, se os dio el Don de la vida, para que se logre esto en la Tierra y en el Universo entero.

Si no estáis Conmigo, estáis contra Mí.

Si no estáis actuando como Yo os enseñé, no podéis entrar todavía al Reino de los Cielos.

Os tenéis que mejorar y si no os mejoráis aquí,

EL PURGATORIO OS ESPERA, POR UN CORTO O LARGO PLAZO

A la Perfección estáis llamados, vosotros ponéis el tiempo, vuestra mejora aquí o vuestra mejora en el Purgatorio y os aseguro que aquí sufriréis menos que en el Purgatorio.

Por eso os digo que sí principalmente os doy alimento para vuestro cuerpo, porque vuestro cuerpo os lo pide, pero vosotros debéis aprender a escuchar a vuestra alma, que también os pide Alimento, pero vosotros la acalláis.

 Esto es muy grave, Mis pequeños, porque así no avanzaréis en lo espiritual.

Ya os he hablado sobre el poder del alma, sus capacidades que son inmensas pero que éstas, no se desarrollan si vosotros no ponéis de vuestra parte.

Para que se desarrollen todas las capacidades con las que Yo os puedo dotar, necesitáis estar en estado de Gracia, necesitáis buscar afanosamente, el estar en estado de Gracia.  

Vosotros, desgraciadamente ya veis el pecado como algo normal en vuestra vida.

 Y si realmente meditáis, cualquier día de vuestra existencia todo lo que hicisteis y en qué pensasteis, os daréis cuenta claramente, de esto que os digo.

Cuando vosotros os vencéis a vosotros mismos, tratáis de mantener esa comunión íntima Conmigo, para no buscar y pensar en las cosas del exterior de vuestra alma que os puedan dañar, entonces os ayudaMos.

Mi Santo Espíritu que habita en cada uno de vosotros, os dará Fuerza y Sabiduría, para ir venciendo esos deseos del Mal,

esos deseos o esos pensamientos impuros a donde os lleva Satanás, para que no estéis en lo Mío, que debe ser vuestra meta en vuestra vida.

Y esto os lo digo Mis pequeños porque, mientras menos pecados tengáis,

cuando os presentéis ante Mí, más pronto entraréis al Reino de los Cielos y menos sufriréis en el Purgatorio.

Pocos, muy pocos sois en el Mundo, con los que realmente cuento, para que oréis por vuestros hermanos.

Pocos sois los que estáis en íntimo contacto Conmigo,

y sois aquellas almas que Yo busco, para que intercedáis por vuestros hermanos, por vuestra familia, por vuestro pueblo, por vuestras ciudades, por el Mundo entero.

pero aún entre vosotros que estáis Conmigo, pocos sois los que realmente intimáis Conmigo, que Me buscáis como os pedí antes, con deseos de venceros y de ganar Mi Gracia para vuestra santificación

Y así obtener un poder, sí, pequeños, un poder sobre Mí,

que Me haga derramar Mis Bendiciones sobre todas las necesidades que la Humanidad necesita en la Tierra y en el Universo entero.

Recordad cómo a veces, un alma que se dejó llenar de Mi Amor, salvaba a un pueblo entero con su intercesión.

Podéis lograr grandes milagros cuando Me llegáis a Mi Corazón, cuando Me vencéis con vuestro pequeño amor, PERO LLENO DE MI AMOR

Y ES CUANDO PODÉIS LOGRAR MILAGROS PARA VUESTROS HERMANOS,

PARA VUESTRAS CIUDADES,

PARA EL MUNDO ENTERO, PARA EL UNIVERSO QUE OS RODEA

En una erupción del volcán Etna, ocurrida un año después del martirio de Santa Águeda, la lava se detuvo milagrosamente a las puertas de la ciudad cuando los pobladores pidieron su intercesión. Por eso la ciudad de Catania y las regiones aledañas al Etna, la invocan como patrona y protectora contra fuego, rayos y volcanes.

Daos cuenta que la vida es como una preparación para un viaje eterno. Aquí en vuestra vida, día a día, os vais preparando

Y debéis de ir buscando qué es lo que vais a necesitar para la vida eterna y esto es, el Amor, básicamente el Amor.

Yo os dejé todo lo necesario para que vosotros os llenarais de él pero no solamente es tenerlo, sino es darlo, como alguna vez os lo heMos dicho: el Amor es dinámico,

Aquél que ha abierto su corazón y que heMos puesto Nuestro Amor en vuestro corazón, es tanta la alegría que vosotros adquirís, que no soportáis tanto, tanto gozo e inmediatamente, lo dais a vuestros hermanos,

Pero ¿Cuántos de vosotros realmente, estáis viviendo, esta alegría, en estos momentos en la Tierra?

Son pocos, muy pocos los que han permitido que Nuestro Amor Viva en vuestro corazón.

Mis pequeños, estáis viendo cosas tremendas a vuestro alrededor.

Satanás, os he dicho ya antes, que causa todo esto para distraeros,

solamente estáis buscando en cómo cuidar vuestras posesiones materiales, pero el mayor Tesoro que tenéis, ni siquiera veis por Él. 

El Amor lo es todo, Mis pequeños, todo se mueve en el Amor, la vida es Amor, Yo, en Mi Santísima Trinidad, SoMos Amor, todo fue creado en el Amor.

 Y si vosotros, no tenéis ese boleto de entrada al Reino de los Cielos, tendréis que adquirirlo con dolor en el Purgatorio, antes de poder pasar al Reino de los Cielos;

Y OS PUEDO DECIR QUE DUELE,

DUELE MUCHO PASAR UN TIEMPO AHÍ.

Dad ahora lo que podáis, para purificaros en todo lo que podáis, porque necesitaréis estar limpios de corazón y sobre todo, haber movido almas también, hacia el Amor.

Hijitos Míos, cuando Yo os he dicho que debéis ser perfectos, como el Padre Es Perfecto, es quitar todo aquello que os aparte de la Perfección, que es el Amor.

Mis pequeños, Yo os vine a Enseñar lo que se vive en el Cielo, y os he dicho, que lo que se vive en el Reino de los Cielos, es el Amor.

Vuestros Primeros Padres fueron creados, para vivir el Amor y para transmitirlo. Satanás se introdujo en la Creación, por envidia, por maldad y afectó esta finalidad, de que todo fuera tocado por el Amor.

La perfección fue afectada, satanás se introdujo en su corazón y vuestros Primeros Padres tuvieron que ser sacados del Paraíso, de ese lugar bello que había creado el Padre para que se iniciara la Obra de la Creación.

 TODO, todo quedó afectado, la Maldad de Satanás ha afectado todo lo Creado y le ha quitado el Amor a todo lo Creado.

VIVIR EN EL AMOR ES LA FINALIDAD DEL HOMBRE Y DE TODO LO CREADO

El Amor lo es todo y el Amor os va a llevar a vivir eternamente con Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad.

Al quedar vosotros afectados por el Pecado Original, habéis dejado entrar no solamente el Amor que os heMos enseñado,

sino todo aquello que Satanás provocó y que va contrario al Amor

Todo lo que estáis viviendo ahora, los odios, guerras, maldades, traiciones y podría seguir nombrando infinidad de situaciones que van en contra del Amor, las ha producido Satanás.

 Vosotros no fuisteis creados para vivir toda esa maldad, pero la lleváis en vuestro corazón.

Actuar en perfección es un trabajo personal, es ir eliminando todo aquello que os aparte con vuestros actos, del Amor.

Todo lo que vosotros actuáis, pensáis, habláis, que no vaya en la línea del Amor, os separa de la perfección.

La santidad es el triunfo que se propusieron las personas que desearon vivir en la perfección.

SE LES CONSIDERA SANTOS,

PORQUE BUSCARON EL DAÑAR LO MENOS POSIBLE NUESTRO CORAZÓN

Y como os he dicho, la perfección se logra eliminando todo aquello que Nos daña y es personal.

Vosotros os conocéis, y Mi Santo Espíritu os va indicando en qué estáis mal y lo vayáis eliminando.

Si vosotros vais procurando cambiar desde aquí en la Tierra, en vuestra misión, fácil será entrar al Reino de los Cielos,

SI NO, TENDRÉIS QUE PASAR UN TIEMPO, CORTO O LARGO

DE PURIFICACIÓN EN EL PURGATORIO,

Para que ahí, entonces sí hagáis lo que os estoy diciendo, entrar en lo profundo de vuestro corazón e ir evitando todo aquello que Nos daña.

¿Cómo podéis vosotros pues, buscar la pureza, la santidad, la perfección, si no hay amor en vuestro corazón?

¿Cómo podréis entrar al Reino de los Cielos, si no estáis buscando el vivir como otros Cristos?

Yo, Cristo Jesús, os vine a traer el Amor, el Amor del Cielo.

Os vine a dar todas las armas espirituales necesarias, para vencer a Satanás, cuando os ataque y os quiera apartar del amor y de la unión a Nuestra Santísima Trinidad.

Os dejáis manipular fácilmente por Satanás y se empiezan a causar problemas entre vosotros.

Si hay tanta Maldad, si hay tanto error a vuestro alrededor, si no veis las iglesias llenas, si no veis el trato amoroso de unos con otros,

Es que han fallado las almas, no han vivido correctamente, no Me buscaron para transmitirMe. Por eso, tengo que purificar a la Tierra.  

Siento mucho dolor, Mis pequeños, en tener que hacerlo, pero como está escrito en las Sagradas Escrituras, que si Yo permitiera que el error prosiga, aún hasta las almas escogidas se perderían.

 Os vuelvo a repetir, vosotros os imagináis a satanás, ciertamente, como un personaje malo, del cual os podéis burlar y hacer con él, lo que queráis,

Y ESTÁIS MUY EQUIVOCADOS,

TAN EQUIVOCADOS, QUE POR ESO ESTÁIS VIVIENDO EN SU MALDAD

Y NO EN MI AMOR.

La humanidad entera, cada vez se llena más de su Maldad, y la humanidad no busca Mi Amor.

Os ha engañado, estáis viviendo una falsedad, estáis viviendo en el error, estáis preparando, con vuestra forma de actuar, vuestra condenación eterna.

Os vuelvo a repetir, en el Reino de los Cielos se vive el Amor en todas sus facetas, ¿qué estáis haciendo, realmente, para que os podáis ganar el Reino de los Cielos?

El pueblo judío, en su pequeñez, en su nada,

EN LUGAR DE CUIDAR A SU DIOS,

EN LUGAR DE VER A SU DIOS ENTRE ELLOS,

ME DESTROZARON, SIN MÁS NI MÁS  

Y guiados por los mismos fariseos y escribas, azuzados por ellos en su odio hacia Mí, su Mesías, su Salvador, Me destrozaron.

Satanás, hizo su tarea, se vengó de Mí, porque fue eliminado del Reino de los Cielos, pero no Me pudo detener en la Muerte.

RESUCITÉ PARA MOSTRARLE A ESA MISMA GENTE QUE ME ASESINÓ

QUE REALMENTE YO ERA SU MESÍAS

Y a pesar de ello, Me siguen negando, Me siguen haciendo a un lado, no buscan el crecer en la espiritualidad Perfecta.

Meditad estas Palabras, “en Mi Espiritualidad Perfecta”

Y el hombre, prefiere seguir engañado y se deja llevar por las invenciones de Satanás y así el hombre hasta presume,

DE HABER ENCONTRADO LA VERDADERA ESPIRITUALIDAD,

SIGUIENDO A OTRAS ALMAS, AZUZADAS POR SATANÁS

Buscáis lo novedoso, buscáis lo fácil, buscáis lo que os conviene, lo que no exija la mejora, lo que no busca la perfección.

Y así, el hombre se sigue dejando llevar por Satanás, por caminos equivocados y que al final, os van a llevar a una obscuridad espiritual en donde la mayoría de vuestros hermanos, no sabrán qué hacer y se desesperarán,

¿Acaso no os dais cuenta de los errores a donde os lleva Satanás?  

¿Qué estáis pensando ganar en esas corrientes espirituales que Satanás ha inventado para apartaros de la Verdad?

No buscáis la perfección, simplemente, buscáis lo novedoso.

No buscáis la perfección porque ni siquiera os tomáis el tiempo para leer las Escrituras, para que alimenten vuestra alma, para que sintáis lo que es verdaderamente bello.

Os dejáis llevar por lo novedoso y eso va creando confusión, que así vivís la gran mayoría de vosotros, en pura confusión.

Retomad las Sagradas Escrituras, si realmente queréis tener la espiritualidad perfecta que os va a llevar al Amor.

Retomad Mi Vida, para que en el actuar vuestro, viváis como Yo viví y eso os lleve a la Perfección.  

Entrad a vuestro interior y pedidLe a Mi Santo Espíritu, que os vaya indicando vuestros errores, con la delicadeza con la que Él actúa en cada alma.

 Aceptad con humildad, lo que os indique Mi Santo Espíritu y vosotros, poned de vuestra parte, con Nuestra ayuda y con la ayuda de Mi Santo Espíritu,

A IR ELIMINANDO TODO AQUELLO QUE DAÑA NUESTRO CORAZÓN

NO DEJÉIS SALIR DE VOSOTROS LA MALDAD QUE YA LLEVÁIS CADA UNO

Satanás ha sembrado en vuestro corazón maldades, todo tipo de maldades, pero está en vosotros impedir que salgan de vuestra mente y de vuestro corazón, con Nuestra ayuda.

PedídNosla, dejad que Nosotros os vayaMos perfeccionando, evitando que salga todo el mal que tenéis en vuestro interior y por el contrario, dejad que sí salga de vosotros, todo el Bien que Yo Mismo os enseñé.  

Cuando hayáis logrado esto Mis pequeños, será señal de que ya estáis encaminados hacia la santidad.

Hacia la vida espiritual perfecta, a la que estáis llamados todos vosotros y así las Puertas del Reino de los Cielos se abrirán de par en par, para dejar entrar a las almas perfectas,

a las almas que supieron vencerse a sí mismas e impidieron que la maldad que anida en vuestro corazón y en vuestra mente no saliera, pero que sí saliera de vosotros todo el Amor que Yo, vuestro Dios Jesucristo, os enseñé.

Hijitos Míos, Yo caminé sobre la Tierra, os evangelicé, os dejé Sabiduría Divina para que vosotros supierais caminar y llegar al Reino de los Cielos;

es un caminar seguro, un caminar santo pero sí, ciertamente es un caminar difícil y no por el hecho de que sea difícil en sí, sino que Satanás os ataca.

Ataca a todos aquellos que se han soltado totalmente a Mi Voluntad, a todos aquellos que quieren ser otros Cristos, a todos aquellos que quieren dejar paz, amor, vida espiritual a sus hermanos aquí en la Tierra.

Esa es vuestra misión Mis pequeños, dejarMe en la Tierra, transmitiendo el mismo Ejemplo que Yo os di, las mismas Palabras, el  mismo Amor,

PORQUE SI OS HE DICHO QUE SEÁIS OTROS CRISTOS,

TENÉIS QUE CUBRIR TODAS ESTAS NECESIDADES ESPIRITUALES

Y AÚN HUMANAS A VUESTROS HERMANOS

No podéis ser solamente humano ni podéis ser solamente espiritual. Lleváis esas dos entidades en vosotros mismos, porque si Me dejáis a Mí, vivir en vosotros, guiaros, enseñaros, Yo estoy en vosotros

y cuando vosotros tomáis esa tarea tan grande, que es la de transmitirMe, entonces, estáis llevando a cabo la misión para la que fuisteis creados, que es una misión espiritual, Mis pequeños.

Ya os he dicho que no vinisteis a la Tierra a llenaros de las cosas del Mundo, vuestra alma trasciende y todo lo que hacéis a nivel espiritual va a trascender y por toda la Eternidad.

Son tantas cosas bellas que podéis sacar de Mí, de Mis Enseñanzas, de Mi Ejemplo, de Mi Amor,

por eso, os pido que leáis continuamente las Sagradas Escrituras y Mi Santo Espíritu os irá llevando hacia la Verdad que vosotros necesitáis saber, para que seáis otros Cristos sobre la Tierra.

Cuando vosotros os dejáis mover por Nuestra Santísima Trinidad, os dais cuenta de lo que vuestros hermanos necesitan. Esta Gracia os la da Mi Santo Espíritu.

Os agradezco, Mis pequeños los que estáis Conmigo, los que habéis tomado en serio vuestra vida, los que hacéis todo lo posible, para que muchos hermanos vuestros Me vayan conociendo cada vez más,

se enamoren de Mi Amor y que Me sirvan para la salvación de todas las almas y de todos los tiempos.  

Ciertamente, vuestra tarea no es fácil, porque así como Me atacó Satanás, porque sabía Quién era Yo y Me quería sacar de la contienda espiritual,

ahora os toca a vosotros ser atacados por él, porque daréis mucho fruto y si no es ahora, será un poco de tiempo después en que salvaréis almas.

No os confiéis de lo que os digan, que todo será bello, será hermoso, que el cambio será como un despertar de un día para otro,

¡NO! Mis pequeños, en las Sagradas Escrituras es muy claro lo que os digo,

que aquél que Me siga también tendrá que padecer como Yo, vuestro Maestro y al padecer Mis pequeños, esta será parte de vuestra purificación,

 para que no tengáis que pasar mucho tiempo en el Purgatorio y luego, paséis al Cielo a gozar eternamente Conmigo.

Mucho Amor os está esperando, Mi Presencia os dará una vida espiritual muy grande en el Reino de los Cielos.

Manteneos firmes en lo que se os ha pedido, no sucumbáis a los ataques de satanás, no temáis a lo que él os envíe, como tentaciones, castigos, maldades.

Yo estaré siempre junto a vosotros para protegeros de todo esto que os quiera hacer satanás. Yo, vuestro Jesús, estoy con vosotros, sigo en la Tierra.

 Estoy día a día con vosotros, en las Misas, en las oraciones de vuestros hermanos y las vuestras, en los sacrificios y penitencias ofrecidos.

No Me separaré de vosotros en ningún momento, manteneos unidos a Mí y grandes cosas hareMos.

Yo, el Hijo del Hombre y vosotros, Mis pequeños, Mis hermanos, os Bendigo: que la Luz del Espíritu Santo, descienda sobre vosotros, os transforme y os lleve a la Perfección de Mi Padre  a la que estáis llamados todos vosotros.

http://diospadresemanifiesta.com/

N268 DISCERNIMIENTO SANTO


Septiembre 25 de 2019

¡LLAMADO DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD!

Paz a vosotros, hombres de buena voluntad.

No ataquéis, ni maltratéis a mis profetas y ungidos, para que no os hagáis maldición vosotros y vuestra descendencia.

Mis profetas y ungidos son mis Elegidos y yo hablo a través de ellos.

Mis palabras pongo en sus bocas, para que le hablen a mi Pueblo y lo instruyan con mis mensajes sobre los Acontecimientos que sobrevendrán;

ellos son la voz en el Desierto y yo vuestro Padre, no ejecuto nada sin antes avisaros a través de mis profetas.

Guardaos pues de tocar a mis ungidos y hacer mal alguno a mis profetas, porque ellos son gratos a mis ojos, los llevo grabados en las palmas de mis manos y escondidos en las niñas de mis ojos.

DE AQUÍ A CUARENTA DÍAS, NÍNIVE SERÁ DESTRUÍDA

Si vosotros supierais cuánto amo a mis profetas y ungidos, entonces, también los amaríais y escucharíais el Llamado que os estoy haciendo a través de ellos para que os convirtáis.

Os digo, que si alguno le hiciere daño a uno de mis ungidos, se hará maldición no sólo él, sino también su descendencia hasta la décimo quinta generación.

No maltratéis, ni ataquéis a mis mensajeros, porque no lo permitiré.

Absteneros de criticarlos y de poner en tela de juicio su misión; ningún mortal tiene la autoridad moral o espiritual para juzgar las acciones de mis enviados.

Yo soy libre de hacer mi Voluntad y de juzgar sus acciones, ¿Acaso vosotros me cuestionaréis?

Os recuerdo: No sale una palabra de mi boca, sin que regrese a mí, dando el fruto que espero. Acordaos: Mi Misericordia es más grande que mi Justicia.

TODA PROFECÍA ES SUSCEPTIBLE DE CAMBIO

SI VOSOTROS ORÁIS, AYUNÁIS Y HACÉIS PENITENCIA.

Acordaos de Jonás cuando lo envíe a predicarle a la ciudad de Ninive y anunciarles el castigo que les sobrevendría si continuaban pecando.

Acordaos también que todo el pueblo atendió mi llamado y se vistió de sayal e hizo penitencia, entonces me abstuve de enviarles el castigo.

Con esto quiero enseñaros, que la oración, el ayuno y la penitencia, modifican toda sentencia; soy más Padre que Juez.

He detenido el curso de muchos acontecimientos nefastos para la humanidad, por las conversaciones que se vienen dando; os lo repito:

No me complazco con la muerte del pecador, antes deseo que tenga Vida Eterna. 

Hasta el último segundo esperaré al pecador para que se convierta.

Lo que está escrito se cumplirá como está escrito, más si vosotros oráis, ayunáis, y hacéis penitencia; lo que está por venir será menos duro para la humanidad.

El Poder de la Oración cuando se hace en cadena, es incienso que sube a mi estrado y hace que el curso de los Acontecimientos se modifique.

Os recuerdo las palabras del salmista:

¡Oh Dios, un corazón contrito y humillado, tu no lo desprecias!

Por eso hijos míos, os insisto en que debéis de orar, ayunar y hacer penitencia, con mayor intensidad en estos días de tanta oscuridad espiritual; para que la Luz de la Oración os guíe en vuestro paso por las Tinieblas.

ACATAD PUES LAS INSTRUCCIONES QUE OS DOY

A TRAVÉS DE MIS PROFETAS DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS

Escuchad y poned en práctica mis mensajes; pedid mucho Discernimiento a mi Santo Espíritu

Y comparad mis mensajes con los textos bíblicos, así podéis constatar la veracidad de mis palabras y la autenticidad de mis profetas, para que nadie os engañe con falsas profecías diciendo que nada sucederá.

¡Ay de aquellos que dicen, nada ha pasado y nada nos pasará. Dios no nos hará ni bien, ni mal!  ¡Oh, qué equivocados que estáis hijos del mundo!

LA INTERCESIÓN DE VUESTRA MADRE SANTÍSIMA,

HA DETENIDO QUE MI BRAZO JUSTICIERO SE DESCARGUE

SOBRE VUESTRA TRAICIÓN Y VUESTRA MALDAD

Os digo, que si no he desatado mi Justicia es porque soy misericordioso y como Padre espero al hijo pródigo hasta el último minuto, a ver si recapacita, se arrepiente y vuelve a la Casa Paterna.

Ya mi Creación hace mucho tiempo que clama:  ¡Justicia, justicia, justicia! y será mi Justicia la que muy pronto derramaré, para que todo sea purificado y vuelva a reinar el orden y el derecho.

¡Oh, que insensatos sois! ¿Os sentís muy seguros, porque nada ha pasado? ¿Por qué mi Justicia aún no ha comenzado?

Os digo insensatos que no he descargado mi Justicia sobre la humanidad, porque espero su conversión; bien sabéis que no me complazco con la muerte del pecador.

Pero veo en vosotros un pueblo de dura cerviz que necesita mi Justicia para poder cambiar.  Vosotros pensáis como hombres, yo pienso como Dios; acordaos soy más Padre que Juez.

Espero como Padre que mi Despertar de Conciencias os sirva para recapacitar y volver a Mí, es mi última oportunidad, no la desaprovechéis.

Estáis viviendo las últimas campanadas de mi Misericordia; aprovechad estos últimos instantes que aún os quedan de misericordia, para que os arrepintáis de corazón.

Porque mañana ya nadie os escuchará y será tarde para muchos.  Mi Justicia, ¿Quién podrá resistirla?

  Os estoy dando señales y mi Creación viene gimiendo como mujer de parto en varios lugares, a ver si vais tomando conciencia; pero NO, seguís sordos y ciegos a mis llamados;

¿Qué será de vosotras criaturas, cuando desencadene mi justa Ira?

  Ahí si os daréis golpes de pecho y clamaréis al Cielo misericordia y ya no vais a ser escuchados.

En el tiempo de mi Justicia ningún mortal estará seguro, porque el que quiere salvar su vida la perderá; más el que la pierda por Mí, la encontrará.

Muchos últimos serán primeros y muchos primeros, serán últimos, porque sin Dios no sois nada.

Os digo mortales:  ¿Qué sabéis vosotros de mi Misericordia?

Muchos de vosotros presumís de sabios y negáis mi existencia; todo lo juzgáis bajo la óptica de vuestro razonamiento humano y sabiduría mundana, incluso las obras de Dios.

Os digo, que vuestra sabiduría y discernimiento humano son basura ante mis ojos.

Juzgad las cosas del mundo con  vuestro discernimiento humano, pero los asuntos de Dios no los discernáis humanamente porque solo el Espíritu de la verdad puede revelarlos.

NO JUGUÉIS A SER DIOSES,

DEJAD DE ESTAR MANIPULANDO MI CREACIÓN Y MIS CRIATURAS

 Muy pronto me conoceréis no como Padre, sino como Justo Juez.

Entonces sabréis que Soy el Único y verdadero Dios, Señor de las Naciones y Dios de dioses.

Me entristece ver mi Creación como me la estáis convirtiendo en un Desierto, por vuestras injusticias y ansías de poder.

Mi Creación yace enferma y desolada, si no intervengo vosotros la destruiréis.

¿CUÁNTAS VIDAS SE INTERRUMPEN EN LOS VIENTRES DE LAS MADRES ASESINAS?.

¿Cuántas Naciones hoy se debaten en la miseria absoluta?.

Una minoría explota y esclaviza a la inmensa mayoría.

Os digo, que NO PERMITIRÉ MÁS ESTAS INJUSTICIAS, vuestro reinado está por terminar dioses de barro.

Mi Tierra le será dada en herencia a mi Pueblo Elegido.

Mi Nueva Jerusalén espera por mis justos y fieles hijos.

Vosotros Epulones, ya disfrutasteis y malgastasteis en este mundo vuestros talentos y no tuvisteis en cuenta a mis Lázaros.

YA HA LLEGADO EL TIEMPO DE MI JUSTICIA

TODO SE HA CUMPLIDO

Arrepentíos y convertíos porque el reino de Dios está cerca.

De nuevo os digo, Paz a vosotros, hombres de buena voluntad.  Soy vuestro Padre, Yahvé.  Señor de Cielos y Tierra.  Justo Juez.

Permaneced en Mí y yo cuidaré de vosotros como lo hace todo buen pastor con sus ovejas.

Se acercan los días en que diréis como María Magdalena, ¿Dónde han colocado el cuerpo de mi Señor?

Mi culto diario muy pronto va a ser suspendido, mi Doctrina y mi Evangelio van a ser manipulados y ya no serán alimento para mis ovejas.

Cuando comiencen los cambios en mi Santa Misa y no se hable más de mi Evangelio en las homilías.

Cuando mi santa comunión sea cambiada por un pedazo de pan y la Oración del Padre Nuestro sea alterada y el Nombre de mi Padre ya no sea Santificado.

ES ahí cuando sabréis que ha comenzado la Abominación y ya no estaré más en mis Sagrarios.  

¡Huid Rebaño mío, cuando esto suceda y buscad amparo en las iglesias remanentes o en los refugios marianos que estarán habilitados por mi Madre, donde encontraréis paz y consuelo.

Os digo esto hijos míos, porque vais a ser perseguidos por los emisarios del Mal que andan camuflados como ovejas, pero que son lobos al servicio de mi Adversario.

¡Cuidaos de las sectas, porque os perseguirán! ¡Tened mucho cuidado con aquellas pagadas por mi Adversario que tocan de puerta en puerta buscando a quién engañar, para luego haceros perder!

Después del Aviso os daréis cuenta quiénes son los lobos.

Rebaño mío, estad alerta y vigilantes porque hay una proliferación de falsos profetas hablando en mi Nombre y confundiendo a mi Rebaño.

Tened mucho cuidado y pedid Discernimiento a mi santo Espíritu, porque todo mensaje que venga de Mí, debe estar amparado por mi Palabra.

Acordaos que ya todo está escrito, mis verdaderos profetas os están recordando lo que le fue dicho a mis profetas de la antigüedad.

REBAÑO MÍO, YO NO DOY FECHAS, NI OS PROMETO UN PARAÍSO SIN PURIFICACIÓN

Si alguien os habla de que ya estáis salvados por mi muerte en la Cruz, no lo creái.

Si alguien os dice que podéis pecar y pecar, porque ya fuisteis redimidos, no le creáis.

Acordaos de lo que dice mi Palabra:

TODO AQUEL QUE QUIERA SER MI DISCÍPULO

QUE CARGUE CON SU CRUZ Y ME SIGA

No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino aquel que hace la Voluntad de mi Padre,

Mi dolorosa Pasión y Muerte abrieron las puertas del Reino de los Cielos, pero cada uno de vosotros si queréis entrar, debéis imitar a vuestro Maestro llevando su Cruz.

Porque en verdad os digo, que el siervo no es más que el amo.

Aquellos que no me reconocen como el Hijo de Dios, no pueden ser llamados hijos de mi Padre, ni pueden ser herederos del Reino de los Cielos.

Os prevengo pues hijos míos, para que pidáis discernimiento a mi Santo Espíritu, porque hay muchos hablando en mi Nombre y no vienen de parte mía.  

Son lobos disfrazados de ovejas que buscan confundir a mi Rebaño, dividirlo, para luego hacerlo perder.

Aquellos que no honran, ni veneran a mi Madre, no pueden ser llamados ovejas de mi grey. Os recuerdo: Mi Madre es el puente para llegar a Mí. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida para llegar a mi Padre.

Mi Paz os dejo, MI Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca. Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos,os he venido diciendo, que Le pidáis a Mi Santo Espíritu, el Don del Discernimiento, porque Satanás os irá atacando cada vez más fuerte, en este periodo de Purificación Mundial.

Él tratará de desviaros, desviar vuestra atención que debéis mantener en lo espiritual. Sus ataques serán en lo material y en lo que más os interesa a vosotros, que es en lo económico.

Os he dicho que se os irá quitando lo económico; pero al mismo tiempo, Yo os iré dando un crecimiento cada vez más fuerte en lo espiritual.

Vosotros no habéis sido creados para vivir en lo material y de lo material.

Vuestro cuerpo ciertamente necesita de un alimento material, que lo tendréis; pero no necesitáis excesos materiales, que es en lo que habéis vivido y a donde os ha llevado Satanás toda vuestra vida.

Satanás os quiere desviar para que vosotros NO estéis preparados en lo espiritual y así, pueda tomar fácilmente vuestra alma y llevarla a la condenación eterna.

Si vosotros no os preparáis en lo espiritual, si no tomáis el alimento espiritual que viene de Mí y que principalmente, no tomáis las Sagradas Escrituras, la Santa Misa y la Oración; entonces no estaréis preparados y Satanás os podrá derrotar fácilmente.

Tratad de vivir más en lo espiritual, porque como os digo, Satanás os estará atacando en lo que más os interesa.

Os pelearéis por lo material, os preocuparéis porque vuestros bienes perderán valor y

¿Cuántas veces no os he dicho Yo, que vuestros bienes no están aquí en la Tierra, sino en el Reino de los Cielos?

PEDID EL DON DEL DISCERNIMIENTO, MIS PEQUEÑOS,

PARA QUE PODÁIS VER EL TRASFONDO

DE TODOS LOS ACONTECIMIENTOS QUE TENDRÉIS A VUESTRO ALREDEDOR.

Mantened la paz, analizad, con Sabiduría, lo que esté pasando

Y luego, estudiad también con Sabiduría Santa, si lo que está sucediendo en vuestra vida, os va a servir para vuestro crecimiento espiritual…

O para quitaros la paz y destruir lo que habéis ganado por años, que es la vida del alma.

Ciertamente he tomado a varios de vuestros hermanos y a vosotros mismos, para prepararos para estos momentos de lucha espiritual,

pero si vosotros que ya habéis sido preparados por tanto tiempo, estáis dudando, es que no habéis tomado de corazón, todas Mis Enseñanzas y todo Mi Trabajo en vosotros.

Los que están conmigo, deberán tener una Paz a toda prueba; pero sobre todo, UNA CONFIANZA TOTAL EN MÍ, vuestro Dios.

Soy vuestro Padre, Soy vuestro Creador, sois Mis Cristos en estos tiempos, sois los apóstoles de éstos Últimos Tiempos.

 Yo protejo a los Míos y especialmente a vosotros, quienes he preparado por años y no os puedo abandonar, vosotros haréis mucho por el Reino de los Cielos.

SI SATANÁS OS QUIERE DESVIAR QUITÁNDOOS LO MATERIAL, DEJÁDSELO

YO OS PUEDO DAR LO QUE NECESITÉIS, VOSOTROS SERVIDME

PORQUE PARA ESO FUISTEIS PREPARADOS, PARA SERVIR A VUESTRO DIOS.

La vida en la santidad, no permite duda en Mis acciones sobre vosotros; por eso, debéis tener plena confianza en lo que Yo haga en vuestra vida.

Si Me habéis ya, dado permiso de que Yo haga en vosotros Mi Santa y Divina Voluntad, ¿Por qué dudáis?

No seáis incrédulos, como también les dije a Mis apóstoles cuando estaban en periodo de preparación, no dudéis, Soy vuestro Dios y estoy con vosotros en todo momento.  

LA FE, OS VA A DAR UN PODER MUY GRANDE SOBRE LAS FUERZAS DE SATANÁS,

LA FE, ES PODEROSÍSIMA EN LAS ALMAS DE AQUELLOS QUE CONFÍAN EN MÍ,

NO DUDÉIS, MIS PEQUEÑOS

OS AMO, SOIS MÍOS, OS CUIDARÉ.

Yo, que Soy el Camino, la Verdad, la Vida y la Luz Verdadera.

Buscad el refugio de vuestras almas en Mi Santísima Madre, la Siempre Virgen María y acudid a la ayuda amorosa de Mí padre terreno, San José y la de los Santos Ángeles.}

http://diospadresemanifiesta.com/

N265 ENAMORARSE DE DIOS 3


LO ÚNICO POR LO QUE VALE LA PENA VIVIR

ES AQUELLO POR LO QUE VALE LA PENA MORIR

Habla Dios Padre 

¡Oh!, Humanidad entera, ¿Cuándo aprenderéis a verme a Mí, vuestro Dios, an­tes que a todo lo que os rodea? Yo os he dado TODO, pero os dejáis lle­var por la materialidad porque vuestras almas, faltas de Fe, no saben apreciar la espiritualidad que Yo, vuestro Dios, os he donado desde el momento de vuestra concepción.

Vivid la verdadera vida del espíritu, vi­vid la vida de Mi Eterno Hijo Jesús.

Sabiendo vuestra necesidad de uti­lizar vuestros sentidos para creer, por eso os envié a Mi Hijo, para que tuvierais en Él el ejemplo a seguir y así no tuvierais pretexto de que vuestro Padre no se ocupa de vosotros.

¿Y qué hicisteis con Él? Las per­sonas de ése tiempo lo crucificaron, Y ¿Qué hacen las personas de éste tiempo? Peor todavía,

LO DESPRECIAN, LO BLASFEMAN, LO NIEGAN, LO APARTAN DE SUS VIDAS

Ya se les mostró la verdad y la rechazan, se quieren mantener en las tinieblas del pecado. ¿Por qué, Hijos Míos, obráis así?

¿Qué más os puedo dar? Os he dado todo en Mi Hijo Jesús. Os daré a Mí Santo Espíritu de Amor, y ¿Ni así creeréis?

No Me ataquéis a Mí, atacad mejor vuestra debilidad, vuestra concupiscencia que os arrastra al mal y a las tinieblas.

Miraos, mirad vuestro interior, ¿Estoy Yo, acaso, como lo primero, como vuestro Rey y Padre en vuestro corazón; como vuestro principio y fin de vuestra existencia?

Si no es así, Me estáis fallando. Habéis pactado un Pacto de Amor y servicio al principio de vuestra existencia. (en el momento de bajar del Cielo, antes de nuestra concepción)

Os he conce­dido el don de la vida, para que actuando en caridad hacia vuestro Dios y hacia vuestros hermanos, pudierais servirme en la salvación de las almas, y

¿Qué habéis hecho con vuestra promesa?

HABÉIS PREFERIDO EL MUNDO Y SUS TINIEBLAS

Y ME HABÉIS APARTADO DE VUESTRAS VIDAS

Y ¿AHORA QUE SOY PARA VOSOTROS?

Algunos Me consideran un terrible Juez, otros Me consideran un Ser obsoleto cuyas leyes “antiguas” no pueden prevalecer más.

Para otros Soy una molestia en sus vidas, en donde quisieran actuar, no en libertad, sino en libertinaje sin tener quién les pida cuentas de su actuación.

Y para muy pocos Soy quién debo serel Amor, el respaldo total de sus vi­das, la luz en el camino, la verdadera Vida y el Eterno Amor, el Padre que protege y levanta a sus hijos de las caídas por vuestra fragilidad.

Esto es lo que Soy, y más, Soy vuestro Creador quién reclama cada alma, puesto que Sois parte de Mí, Y el dueño reclama lo que le pertenece.

Vosotros Me pertenecéis por entero, pero respetando vuestra voluntad, tan voluble, que hace que se Me niegue lo que es Mío.

Mis sacerdotes, mis queridos ministros de Mi Amor.

Los necesito tanto para que a través de ellos se cumpla Mi obra de salvación, pero cuanta frialdad y cuanto desamor encuentro en la mayoría de ellos.

Me duele decirlo, Me duele muchísimo ver que Mis sacerdotes, ministros supremos, Me estén fallando.Yo ya lo veía desde el principio de la Cristiandad, Mis mismos apóstoles estaban llenos de defectos, pero aún así los tomé para ser mis primeros Obispos.

Reconozco vuestra flaqueza, pero aún así os amo y os necesito.

Tenéis que acercaros más a Mi corazón. Os habéis desviado de vuestro ministerio, habéis hecho de vuestra vida consagrada reflejo de carne y vicio en muchos de vosotros.

Os he dado más que a la mayoría de Mis crea­turas y así os habré de pedir, en la justicia y en el amor.

Vosotros fuisteis escogidos para ser otros Cristos vivientes, transmitiendo virtud, transmitiendo verdad, transmitiendo amor, viviendo Mis en­señanzas y siendo un ejemplo fiel de vuestro primer y máximo maestro, vuestro Salvador, Cristo Jesús.

Hijos Míos, Mis consagrados, todavía hay tiempo. Volved a la virtud, apartaos de la Tierra y de cuanto mal hay en ella.

NO OS DEJÉIS ENSUCIAR VUESTRAS SAGRADAS TÚNICAS SACERDOTALESHABRÉIS DE PRESENTÁRMELAS CUANDO VUESTRO TIEMPO DE SERVICIO TOQUE A SU FIN.

La balanza está esperando sobrepesar ambos lados.

Vuestra concupiscencia os aparta de Mí. ¿Qué me vais a entregar al final? Muchas almas se lleva Mi Enemigo por la frialdad de vosotros, Mis consagrados.

Vuestro compromiso es muy grande, pero también os doté de bellísimos dones y ¿Qué habéis hecho con ellos? También vosotros os habéis dejado arrastrar por el mundo.

VUESTRA MISIÓN ES EXCELSA ¡COMPRENDEDLO, EXCELSA!

Yo perdono aún al pecador más obstinado, siempre y cuando se acerque con espíritu contrito, vosotros lo sabéis, ¿Por qué entonces voso­tros no os acercáis a Mí?

¡DEJAD EL MUNDO Y SUS OBRAS DE UNA VEZ POR TODAS!

Vosotros sois Míos, vuestra misión es del Cielo, NO de la Tierra.

Vues­tro tiempo es totalmente Mío y para Mí, en la salvación de vuestros her­manos.

Vivid la pureza del cuerpo y del alma hijitos Míos, apartaos de todo aquello que os lleve a la impureza, eso daña mucho Mi corazón.         ­

No hijitos Míos, no estáis actuando completamente de acuerdo a vuestra suprema misión. No os hagáis tontos, vuestra vida debe ser de virtud y de ejemplo.

Muchísimas almas se pierden por vuestro mal ejemplo, vosotros lo sabéis.

Nuevamente os lo repito, os necesito, no Me fallen por favor, por el amor a Mis almas, por el amor a Mis creaturas.

El tiempo se acerca, el tiempo de la Tribulación ya está, ¿Qué haréis vosotros cuando Yo mismo y vuestros hermanos van a necesitar más de voso­tros?

Sólo la vida en la virtud os mantendrá con la Fe y la Fortaleza necesarias para ayudarme a salvar almas en la Tribulación.

Os doy Mi Espíritu Santo, os doy Mi perdón de corazón, pero tratad de vivir en el camino que os he trazado desde hace 2000 años.

OS NECESITO Y EL MUNDO OS NECESITA. LLEVAD A LAS ALMAS A LA SALVACIÓN

Sed buen ejemplo de virtud y amor y venced vuestro egoísmo y vuestras pasiones.

VOSOTROS ME PERTENECÉIS POR COMPLETO, NO LO OLVIDÉIS.

LA JUSTICIA SERÁ MÁS SEVERA CON VOSOTROS, PERO EL AMOR SERÁ MÁS AGRADECIDO POR IGUAL.

Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto y santos como vuestro Cristo lo es.

Las necesidades de todos Mis hijos deberían ser sólo una, Yo, vuestro Dios.

No hay nada más sublime sobre la Tierra que el pensar y en el actuar en los intereses de vuestro Padre.

Mis intereses son de salvación, de Amor, de providencia hacia vosotros.

¿No os dais cuenta de que cuando véis por Mis intereses, estáis actuando sobre los vuestros?

Yo vuestro Padre sólo necesito el amor que vuestros corazones puedan producir.

Todo en el Cielo es Amor, se habla de amor, se vive del más puro y santo amor, porque ya todos viven plenamente en Mí.

Vosotros, Mis hijos, que aún vivís sobre la Tierra, podréis empezar a vivir del Amor del Cielo, cuando Me entreguéis vuestra voluntad sin recatos.

Todo lo vuestro Me pertenece, pero Yo respeto vuestra voluntad y vuestra respuesta a Mi Gracia.

Yo espero, pero pensad

¿Vosotros, todos, tendréis el suficiente tiempo para vuestra salvación?
Si vosotros mismos no os podéis ayudar a sí mismos

¿Cómo podréis ayudar a vuestros hermanos en su salvación?

Pensad hijos Míos, el tiempo apremia, el Mal se lleva a muchos de los Míos, y vosotros ¿Qué hacéis para evitarlo?

Sois pequeños, necesitáis una guía superior a vuestra naturaleza pobre.

Acercaos a Mí, pedid ayuda a vuestra Madre Celestial, pedid ayuda Divina.

Recordad, vosotros sois pequeños y el niño pequeño tiene que ser ayudado por un adulto.

Venid a Mí con espíritu contrito y Yo vuestro Padre, abriré Mis brazos para estrecharos a Mí corazón de donde no permitiré os volváis a salir.Dadme todo vuestro amor, toda vuestra voluntad y Yo os daré la Mía y os haré ricos en el Amor, que es la máxima riqueza de Mi Corazón.

Satanás quiere destruir vuestra alma, porque es lo valioso que tenéis cada uno de vosotros y especialmente si ésa alma ama y Me ama.

Si vuestra alma Me tiene a Mí en su interior, él está celoso y él quiere destruir a ésas almas que aman. Tened cuidado, Mis pequeños, no permitáis que Satanás destruya lo más valioso que tenéis.

El Discernimiento Santo os hará entender sus trucos y sus maldades, no le sigáis, Mis pequeños, si vosotros Me conocéis,

conocéis lo que Mi Amor os pide, que es lo que os ha pedido siempre, que es vivir en Virtudes, en Amor, en humildad, en sencillez, en docilidad.

Y ASÍ ALCANZARÉIS LA HERENCIA DIVINA QUE OS CORRESPONDE

Todos vosotros venís de una familia determinada y en ella se tienen ya reglas, costumbres, etc. impuestas por sus predecesores…

Y que a sus descendientes les han parecido bien para que con ellas se perpetúe el nombre y el respeto del “apellido”.

Y así conocéis a familias que hacen tal o cual cosa, en determinadas ocasiones, ya sea para bien familiar o para bien del pueblo en el cual viven.

El respeto a esas costumbres van uniendo a la familia y quizá algunas otras familias se les adhieran porque se les hace bueno perpetuarlas.

TODOS VOSOTROS PROVENÍS DE MI FAMILIA

Todos vosotros habéis nacido de Mis Primeros Hijos, Adán y Eva y así como adquiristeis sus bienes, también adquiristeis sus males, pero no por ello dejáis de pertenecer a Mi Familia.

En una familia hay elementos humanos buenos y malos, pero cuando la familia es unida de corazón, se reúnen sus familiares para estudiar de qué manera se le puede ayudar al o a los miembros de la familia para resolverles sus problemas.

Yo escogí a un pueblo en la antigüedad, de entre todos los que habitaban en el Mundo, porque ellos primeramente Me escogieron a Mí.

La gran mayoría de los pueblos antiguos, por la caída en el pecado, se volvieron idólatras, ya que al caer en el Pecado de Origen, quedaron a merced del Maligno, quien los llevó a la idolatría con el ofrecimiento de vidas humanas y de la sangre de las víctimas para él.

El único pueblo que no aceptó esos sacrificios y holocaustos al Maligno, fue el pueblo judío y Me tomaron a Mí como a su Dios, como a su UNICO DIOS

Y por consiguiente Yo los tomé como a Mis hijos predilectos y así los empecé a formar según Mis Decretos de Amor.

Por eso el pueblo judío fue tan bendecido en la antigüedad por Mi Mano Poderosa y por ello de este pueblo salieron grandes hombres que cambiaron el curso de la historia.

Es el pueblo de Mi Heredad y en ellos puse toda Mi confianza a pesar de ser un pueblo testarudo e infiel en muchas épocas de la historia.

1. El pacto de obras entre Dios y Adán; 2. El Pacto de Redención entre Dios y Cristo, el segundo Adán; 3. El Pacto de la gracia entre Dios / Cristo y sus elegidos.

Yo Soy vuestro Dios y cuando Yo hago un pacto con Mis hijos, nunca Me desdigo.

Ciertamente mataron a Mi Hijo cuando se los envié y con ello se ganaron la maldición que ellos mismos se lanzaron: “Que Su Sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos”.

Yo no puedo maldecir a Mis hijos, Soy vuestro Padre y Yo sólo busco el bien de Mis hijos, buenos o malos, pero seguís siendo Mis hijos.

En la antigüedad, Mi pueblo, al llegar a otras ciudades, a veces se mezclaron y se adhirieron a sus costumbres y llegaron a adorar a  otros dioses.

Ellos al poco tiempo, se daban cuenta, a través de los profetas que les enviaba, de que Yo no estaba contento con lo que hacían…

Y al Yo apartarme un poco de ellos, por preferir a otros dioses, empezaban a sufrir las consecuencias por olvidar el pacto hecho con su Dios.

Cuando, por fin, se daban cuenta de su error y volvían a Mí, Yo olvidaba su traición y Me entregaba a ellos nuevamente y muchos regalos les daba para que se sintieran consentidos y amados por su Dios.

Yo les di Mis Leyes, Mis Decretos, les di Mi herencia Divina.

Les marqué fechas a guardar, fechas para fiestas especiales, fechas para la siembra, fechas para recordar episodios importantes de su historia, de nuestra historia en la cual Yo, su Dios, hacía tal o cuál prodigio para salvarles o ayudarles de una u otra forma.

Ellos las respetaban y Yo era su Dios y ellos eran Mi pueblo.

Con la venida de Mi Hijo, por insidias del Mal y por causa de la dureza de su corazón, no quisieron aceptarLo y Me volvieron a traicionar.

Por causa de ello, Mi Herencia se abrió para todos los pueblos que Me quisieron acoger como a su único Dios y de esta forma surge el Cristianismo, en donde la Herencia del judaísmo se comparte a todos los pueblos de la Tierra.

Así como Yo no forcé al pueblo Jadio a aceptarMe como a su Dios en los principios de la historia, ahora tampoco obligo a los pueblos y a las personas actuales a aceptarme como a su Dios en sus vidas.

De ésta forma Mi Herencia se vuelve UNIVERSAL y podéis daros cuenta de cómo de un aparente error, surge un gran bien para todos, niega Mi pueblo a Mi Hijo amado y El se vuelve herencia para todos.

No por el hecho de que Mis hijos judíos Me hayan negado una vez más con la muerte de Mi Hijo, Yo Me he de apartar de ellos, sólo esperaré con Amor Paternal nuevamente su retorno.

Mi Amor se vuelve universal, que aunque ya lo era, no era libremente aceptado. El amor obligado no es amor.

Todos vosotros, de ésta forma, os volvéis coherederos de Mi Reino y Mis Bendiciones alcanzan a todos aquellos que Me aceptan en su corazón.

Y más que todo, aquellos que al aceptarMe como a su único y verdadero Dios, Me transmiten, primero en su familia y, luego, a, todos sus hermanos por toda la Tierra.

Yo Soy el Bien Supremo y aquél que Me tiene, aquél que Me posee, es tan fuerte Mi Presencia Divina en él, que se vuelve transmisor de Mi Herencia para todos mis hijos.

Al Amor nadie lo puede esconder. No es un tesoro que se pueda esconder en cajas fuertes o encerrarlo en un closet o ponerlo debajo de la cama.

El que adquiere Mi Verdadero Bien, el Amor, lo vive, lo transmite, lo goza, porque el Amor es en verdad Mi Herencia Divina para todos Mis Hijos.

Os he dicho que en el Cielo sólo se vive de Amor y se vive en el Amor, así que aquél o aquellos que Me acogen, Yo les hago partícipes de su Herencia ya desde su vida en la Tierra.

No hay alimento más grande para un alma, que el alimento del Amor de su Dios.

Toda la Predicación de Mi Hijo sobre la Tierra se centró en ello: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y a tu prójimo como a ti mismo”.

Así que os pido hijitos Míos, como herederos de vuestro Dios, que empecéis a transmitir y a compartir lo que vuestro Dios os ha dado, su verdadero y puro Amor.

Haced de vuestro mundo material, un Mundo Espiritual. Llenadlo de Mi Amor, para que el Amor Encarnado pueda ya vivir, en pleno, entre vosotros.

Pueblo Mío,

MI HERENCIA ES PARA TODOS Y TODOS TIENEN DERECHO A ELLA.

Hacedla por favor llegar a todos aquellos que aún no la conocen y así os volveréis verdaderamente, pueblo Mío.

Uniéndoos para estudiar en que forma se le puede ayudar a tal a cuál hermano vuestro o a tal o a cuál pueblo de la Tierra.

Yo os aseguro que la mejor herencia que les podréis dejar a un hijo o a un hermano vuestro, es la es la de enseñarles a amar y a respetar a su Padre Dios, porque con ello les estaréis asegurando el derecho que tienen “de familia”, de ganar su Herencia Eterna en el Reino de los Cielos.

Yo os bendigo con el Amor de Mi Corazón y lo vuelvo a entregar en pleno para todos aquellos que se acerquen a tomar de la Fuente que brota de Mi Corazón

Pedid a Mi Madre que os guíe hasta Mi presencia, que os enseñe el camino a vuestro Padre, que os muestre Mi Amor en pleno

y que con la ayuda de Mi Santo Espíritu de Amor, os dé todo lo necesario para volverlos santos y teneros conmigo por los siglos de los siglos.  ­

¡VOLVAMOS A LA VIDA!

Yo Vuestro Padre de Amor, Vuestro Jesús, Vuestro Amor os llama, os bendice, os necesita. Vosotros sin Mí no sois nada, pero vuestra nada Yo la necesito.
Os amo, hijitos Míos, entendedlo, OS AMO.

Volved a Mí, creaturas de Mí Corazón.

Cuanto os amo, hijitos Míos, cuanto os amo

Os Bendigo, hijos Míos, en Mí nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima; os quiero decir que no os separéis.

La Familia de Dios, pertenecéis a una sola Familia, la familia de la Tierra que se tiene que reunir con la Familia del Cielo.

No sois diferentes familias, todos sois hermanos, y todos debéis velar por el bienestar de cada uno de vuestros hermanos.

Estáis unidos por el Cuerpo Místico, descendéis de Un Solo Dios.

Nosotros Somos vuestros Padres, todos vosotros Nuestros hijos. Lo que afecta a uno en lo individual, afecta a toda la Familia.

Estáis acostumbrados a pensar que tal o cual persona que está haciendo el mal, pertenece a otra familia y lo apartáis; intuitivamente, como creyendo que es otra familia,

y no, Mis pequeños, estáis unidos en esa Fraternidad Divina, y así el Bien que haga a uno, llega a todos; como el mal que haga a otro, también llegará a todos.

Debéis veros así, como hermanos de una sola familia, y vuestra oración debe ser así, familiar, una sola familia, no diferentes familias; para que estéis atentos en lo que pasa a vuestro alrededor.

Y lo que deseéis para vosotros deberá ser universal.

Una sola Familia, Mis pequeños.

Hijitos Míos, Yo vuestra Madre Santísima; Viví sumergida en esa Omnipotencia, en ésa Omnipresencia, de Nuestro Dios.

Yo Vivía para Mi Dios, Conocía a Mi Dios, Sus Intenciones y Necesidades. Por eso Me mantenía en oración profunda, Me mantenía en el silencio, para escuchar la Voz de Mi Dios.

Vida Divina, Vida de Cielo, Vida de Amor, Vida de Enamoramiento.

Esa Pasión del alma nunca encuentra su fin; porque el Ardor que produce el Amor de Nuestro Dios la mantiene siempre sensible a Sus Bondades, a Su Llamamiento.  

El alma que se enamora del Amor de su Dios, vive en éxtasis, vive, como ustedes dicen, en otro mundo.

Es verdad, en la Tierra se vive en la Tierra, pero el alma se mantiene en el Cielo con su Dios.

Mis pequeños, se os ha pedido esa vida interior, esa vida profunda, el conocimiento de Nuestro Dios que lo tenéis en vuestro corazón.

Apoyaos en Mí, dejadMe que Yo, vuestra Madre, os lleve a conocer en vuestra intimidad a vuestro Dios.

DejadMe que Yo os presente ése Nuevo Mundo que encontraréis en vuestro interior. Para ello os pido que Me acompañéis a esa profundidad en vuestro corazón.

Daos momentitos durante el día, durante la noche, en lo callado del Mundo; tomadMe de la Mano,  Y dejadMe que Yo os lleve, que os vaya abriendo las puertas, que os vaya revelando los secretos de vuestro corazón.

Y así encontréis los Secretos del Corazón de Nuestro Dios en la Trinidad Sacrosanta que Habita en cada uno de vosotros.

Sed dóciles, sed sencillos, simplemente dejaos llevar por vuestra Madre.

 Entrad primeramente a vuestro corazón, os puede causar temor, os puede dar miedo, porque no conocéis a dónde vais, podéis creer que es un túnel oscuro, frío;

PERO RECORDAD MIS PEQUEÑOS,

QUE ESE ES EL PASO QUE DEBE DE DAR EL HOMBRE,

UN PASO EN FE

Dejaos conducir, aún a pesar de que no escuchéis nada, de que no veáis nada, de que no sintáis nada, CONFIAD.  Confiad en vuestro Dios, confiad en Mí, vuestra Madre.

Entrad, entrad en la profundidad,

sabiendo que después de pasar ése túnel oscuro, frío, que es la humanidad del hombre, su esclavitud en el pecado;

encontrará internamente la Luz, la Luz que le dará esa Libertad, ese vuelo.

Volará el alma hacia vuestro Dios, la Puerta se le abrirá al hombre que busca a su Dios.

Es un Cielo Inmenso, son Ángeles…, es Luz, es Vida.El alma se encuentra realmente, en ése Mundo Interior, en ése Reino Divino.

Se encuentra la Libertad que tanto anhela, es Paz, es un abismo de Luz, una Belleza Interior que no se imagina que exista en sí mismo, y vuela y goza y va hacia la Luz que la atrae.

TODO ES LUZ EN EL INTERIOR, ES UN CIELO EN SU INTERIOR.

Abandonaos a Mí, vuestra Madre, para que os lleve a ese Mundo Interior, a esa Paz Interior, a ese Gozo Divino.

Mis hijitos, ya aquí dentro de vuestro corazón, vayamos a buscar la Luz del Padre, estáis en la Luz, estáis gozando la Libertad de vuestro ser en el interior de vuestro Dios.

Vayamos a buscar esa Luz, que es La Divinidad, el Amor de Nuestro Dios en el interior de cada alma.

Dejad que os atraiga Su Amor, que os atraiga Su Paz, volad hacia Él.  

Es un espacio infinito, se os abre todo un universo en vuestro interior.

Ved las estrellas, cuántas hay… ése gozo y esa Paz, volad, dejaos atraer por vuestro Dios que os espera.

Ya estáis llegando, Él os espera, Él os llama…,

Presentaos ante vuestro Dios, con toda sencillez, como niños, sois luz y estáis ante la Luz…

Aquí está Vuestro Dios…

Él os extiende Sus Brazos, os manda llamar con Sus Manos, Él os recibe y os da el Beso…,

Aquí está vuestro Dios…, sois pequeñitos, agradeced a vuestro Dios… agradeced, agradeced a vuestro Dios…

(JV: gracias, gracias Mi Padre por Tu Llamado, gracias Padre, porque Estás en nosotros)…, Gozad con vuestro Padre, platicadLe, estáis ante Él en vuestro interior.

Éste es vuestro Mundo Interior, éste es el Universo Interior que tenéis que os ha regalado vuestro Dios, para que estéis con Él, para que gocéis con Él, para que compartáis con Él.

Y así juntos podéis volar, podéis dirigiros a cada una de esas estrellitas que ahora veis.

Acompañad a vuestro Dios, acompañad a vuestro Padre, tomadLe de la Mano, volad, gozad, id con alegría acompañado a vuestro Dios…,

ID Mis pequeños, id con Él, Él os espera, Él espera éste encuentro más que vosotros… gozad, gozad.

Os He traído a vuestro interior, porque Yo como Madre os llevo hasta el Padre, a la Trinidad, por medio de la Trinidad os llevo y vuestro gozo, se vuelve Mi Gozo.  

Gozad, id a Diós Mi pequeño@, ve con tu Padre, aquí os espero.

Hijitos Míos, penetrad  a éstas Aguas Límpidas, a éstas Aguas Santas; dejad que toda la mugre, todo lo malsano quede en ellas y salid de éstas Aguas cristalinas, puros, santos, ávidos del Amor de Nuestro Dios.

Dejad que éstas Aguas os purifiquen; gozad de éstas Aguas, ved, ved lo limpio que están, se puede ver hasta el fondo, entrad, nadad en ellas, gozad…,

Levantaos ya, creced, creced en el Amor, en la Fe, en ésa Esperanza de saber que vuestro Padre y Dios que os ha Creado, que os ha dado Vida espera por cada uno de vosotros.

Tantos, tantos Regalos que tiene vuestro Dios para cada uno de vosotros, Él es tan Bueno, Él es tan Santo, Él es tan lleno de Vida, Él es La Vida, el Universo entero está a Sus Pies.

ÉL SE DA TODO POR VOSOTROS 

Cuánta Paz, cuánto Amor, cuánto crecimiento podréis alcanzar al entrar en Su Interior, en vuestro interior.

Dad a vuestros hermanos ésta Vida, al haber sido llenados vosotros mismos de Ella.

Él os puede satisfacer perfectamente, abrid cada vez más vuestro corazón, para que Sus Bendiciones que son Infinitas penetren como Gracias Nuevas, como cataratas a vuestro interior.

Él se quiere derramar totalmente en cada alma, pero vosotros no os queréis abrir así en totalidad.

AMADLO, AMADLO CADA VEZ MÁS; CONOCEDLO CADA VEZ MÁS;

PermitidLe a Mi Esposo que os lleve a ésa Profundidad del Conocimiento de vuestro Dios, y así al Conocerlo gozaréis infinitamente de lo que es El Desconocido Amor de Nuestro Dios…

Es un Mundo de Amor, es un Océano Infinito de Bendiciones y de Gracias, es una Luz Divina que no permite oscuridad en vuestro ser.

Todo esto en Su Infinidad es para cada uno de vosotros…, este es el Gozo de la Creación, lo que vuestro Dios Creó para cada uno de vosotros…, éste es el Destino de las almas…,

éste Gozo Infinito, éste Océano Infinito, éste Espacio Infinito de Amor, volad con vuestro Dios, gozad con vuestro Dios, acompañad a vuestro Dios.

Agradeced a vuestro Dios con todo vuestro corazón por todo lo que Ha Hecho por vosotros, por todas las almas, ¡cuánto gozo, cuánto regalo! ¡Oh! Mis pequeños, ¡Oh! Mis pequeños,

Gracias, gracias, Padre… Gracias por lo que das a cada hijo, Tuyo y Mío, gracias…

N265 ENAMORARSE DE DIOS 1


LO ÚNICO POR LO QUE VALE LA PENA VIVIR, ES AQUELLO POR LO QUE VALE LA PENA MORIR

Habla Dios Padre:

Yo, para muchos, Soy el Dios desconocido, el Dios escondido, el Dios que no se dá sino a unos cuantos.

Si vosotros os acercárais a Mí, Vuestro Padre, encontraríais y gozaríais las delicadezas de Mí Amor.

Yo os tenía en Mí Pensamiento y en Mí Amor antes de que fueráis. Ya os amaba, ya os gozaba.

El hecho de saber que cada uno de vosotros iba a nacer, Me llenaba de un amor indefinible. ¡Cuánta alegría en Mí Ser Entero por cada uno de vosotros!

Vosotros gozáis con la venida de un bebé a vuestras vidas, lo esperáis con ansia, la madre lo siente en su vientre, sus movimientos, sus pataditas, alcanzan a escuchar sus latidos, se alegran de esa pequeña vida, dentro de su vida.

Si ésa alegría os invade y os llena de un gozo pleno, ¿Qué no sentiré Yo, Vuestro Creador, que conozco célula a célula a cada uno de vosotros?Conozco todo lo vuestro y no sólo la hechura de vuestro cuerpo, sino las reacciones de vuestra alma y cuando, con el tiempo, esa alma se vuelca a Su Creador y reconoce en Él todas las cosas que existen.

Y reconoce en Él la ternura y la delicadez que puso en sí para poder ser alguien en el Mundo, Yo gozo con una alegría de naturaleza inimaginable para vosotros.

Es ahí cuando gozo en pleno con la hechura de cada una de Mís pequeñas creaciones.

Vosotros gozáis cuando al dar educación, vuestra propia educación, modales y vivencias a vuestros hijos y que con el tiempo, vosotros os veís reflejados en vuestros hijos,

vuestro gozo es grande, porque vuestro prójimo reconoce los rasgos de familia, tanto físicos como de educación y hasta de los modales.

Ahí, en esos pequeños detalles personales se reconoce la procedencia de las personas.

LO MISMO Y MÁS GOZO YO, CUANDO VEO EN VOSOTROS MÍ REFLEJO DE BONDAD,

 Amor, respeto mutuo, donación hacia los demás y todas Mís demás virtudes.

Cuando sóis Mís verdaderos hijos y además lo proclamáis no sólo de palabra, sino de obra, entonces gozo Mí Creación.

Porque Yo Creé todo para vosotros, cada pétalo de una flor, su textura, su color, su aroma, su belleza general; los amaneceres y atardeceres con sus múltiples facetas de colores y formas;

los diferentes frutos de los árboles y plantas con sus diferentes sabores y usos para daros diversidad de alimentos para vuestro cuerpo.

El recreo de vuestro vista en Mís bellezas creadas, el recreo de vuestros oídos en los cantos naturales, en el de vuestros instrumentos musicales y en el de vuestras voces, a veces angelicales,el recreo de vuestro olfato al haber creado diversidad de aromas, tanto para gozarlos de la Naturaleza, como para poderlos usar vosotros mismos;

el deleite de vuestro espíritu al conocer que fue un Dios Amantísimo y Delicadísimo en extremo, el que Creó todas éstas cosas para vosotros y además,

os creó todavía más perfectos a cada uno de vosotros, tanto en el cuerpo como en el alma, para gozar, Yo mismo, también de Mí Creación en vosotros.

Hijitos Míos, si vosotros os imaginárais cuanto os amo,

CUÁNTO ES MÍ DESEO DE QUE RECONOZCÁIS QUIÉN ES REALMENTE VUESTRO PADRE,

el que realmente os dio la luz, el que os ha mimado aún antes de que naciérais a la vida terrena.  Si os diérais cuenta realmente del cuidado tan delicado que pongo en cada DETALLE en la vida de cada uno de vosotros y si Me tuviérais una gran confianza al saber que conozco TODO en vosotros…

Y aún así, BUENOS Y MALOS, OS AMO CON LOCURA,

Correríais a Mí y Me daríais el abrazo amoroso y pleno que tanto deseo de vosotros.

Es tanto Mí Amor por vosotros, que si os presentáis ante Mí con vuestro corazón arrepentido y deseoso de amarme verdaderamente, Yo Me olvido de vuestro pasado,

OS PERDONO Y VUELVO A CREAR UNA NUEVA VIDA

PARA CADA UNO DE VOSOTROS EN MÍ AMOR.

Comprended que Mí Amor TODO lo puede restaurar, todo lo puede comenzar nuevamente, aún cuando os quedaran sólo escasos días de vuestra existencia sobre la Tierra, YO PUEDO REHACER TODA VUESTRA VIDA

Y PODRÍAIS ENTRAR GLORIOSOS A NUESTRA CASA CELESTIAL

Es Nuestra, porque vosotros salísteis de Ella y debiera ser vuestro deseo el regresar a Ella y gozar Conmigo por toda la Eternidad.

Nos os sintáis afligidos si habéis cometido faltas tremendas en vuestras vidas, TODO tiene arreglo en Mí Corazón y en Mí Amor.

No hay imposibles para Mí. Lo que vosotros conocéis, es un conocimiento muy limitado en todos sentidos de vuestras humanas capacidades,

Y nunca podríais, ni siquiera imaginar Mís Capacidades Omnipotentes que existen en Mí, para vosotros y para todo lo creado.

Es tanto Mí Amor para aquellas almas que se sueltan a Mí Amor, que al derramarMe en ellas, en su libre voluntad hacía Mí, que empiezan a vivir cosas insospechadas a vuestras pequeñas capacidades.

Sois tan pequeños y Me deleito tanto en vuestra pequeñez, que cuando os soltáis a Mí, como bebés desprotegidos buscando los brazos paternos, para sentir su seguridad en sus brazos,

Yo os tomo y os abrazo contra Mí Corazón y os amo y os gozo porque os siento realmente Míos, ya que os confiasteis, por fin, a Vuestro Padre y Creador.

Hijitos Míos, buenos y malos, grandes y pequeños, de la raza que seáis, de la condición social que seáis, de las ideas espirituales que seáis, TODOS, volved a Mí, Vuestro Creador.

Yo os necesito para derramar en todos vosotros Mí Amor íntegro que sólo puedo hacerlo cuando Me déis vuestra confianza plena y cuando Me reconozcáis verdaderamente como vuestro Padre,

Quién os cuida, Quién vela por vosotros en cada momento de vuestras vidas, Quién os ha amado antes de que fuérais en cuerpo y alma.  Volved a Mí, volved porque no hay nada más bello y más grande en TODO el Universo que el vivir y compartir plenamente el Amor de Vuestro Padre Dios.

¡Cuánto Amor tengo aún en Mí por compartir con vosotros! ¡Ayudádme a derramarlo sobre vosotros!

Dádme vuestro amor, dádme vuestra confianza, dádme vuestro ser y Yo os colmaré hasta niveles inimaginables.

Ampliad los horizontes de vuestra alma, dejad que el Espíritu os guíe y veréis Cielos Nuevos y Tierras Nuevas, os prometo, Yo, Vuestro Dios y Creador.

Yo, Vuestro Dios, os he escogido, os he amado desde antes de que fueráis. Yo, Vuestro Padre, os he amado y os he compartido lo más bello que hay en Mí, que es Mí Esencia, es Mí Amor.

Ahora, vuestra pequeñez humana, no alcanza a vislumbrar lo que realmente significa la palabra Amor. Vuestros sentidos están opacados, vuestras capacidades están casi inmóviles, vuestros deseos son falsos.

Cuando se dé el nuevo amanecer, cuando vuestras potencialidades espirituales se abran y Yo les pueda dar plenamente la Luz del Amor,

entonces comprenderéis lo que ésta palabra significa realmente y lo dinámico que resulta ser el Amor Verdadero de Vuestro Dios.

SÍ OS PUEDO DECIR QUE EL AMOR, MÍ AMOR,

MUEVE TODO EL UNIVERSO

Todo vive en el amor, todo se manifiesta en el amor, todos los misterios están comprendidos en el amor. Todo PALPITA en el Amor.

Entonces os daréis plena cuenta que, si realmente queréis crecer en todos los sentidos, a niveles infinitos, deberéis empezar, precisamente, con el Amor.Sin amor, nada se puede dar. El abre las puertas a todo, a las Gracias, a los Dones, a las potencialidades del alma.

ES LA LLAVE CON LA CUÁL TODO SE ENCIENDE

Al amar en lo profundo y con sinceridad de corazón, no encuentra ningún obstáculo. El Amor verdadero vence todos los obstáculos. Nada se puede interponer al Amor de Vuestro Dios.

PODRÁ SER ATACADO, PERO NUNCA ELIMINADO

Y DEL ATAQUE AL AMOR, SURGE,

DE LO QUE RESULTA, UN AUMENTO AL MISMO

El Amor siempre renace, aún de las caídas que sufra por ataques del Mal.  El amor, en sí, es vida profunda. Os lo repito nuevamente:

TODO, ABSOLUTAMENTE TODO

 Vive en el amor y por el amor.

Hijitos Míos, Yo, Vuestro Padre Celestial, os he regalado la joya más precios de Mí Ser. Aprovechádla, cuidádla, hacédla crecer y transmitídla.

Nunca se arrepentirán, ni ante vuestros hermanos y, menos, ante Mí, por haber vivido, obrado y transmitido Mí Amor a vuestro prójimo.

El Amor es luz en las tinieblas, el Amor es confianza plena, el Amor es Verdad Pura y Santa, el Amor es guía inconfundible.  Si vosotros os empeñáis en hacer crecer vuestro amor y de transmitirlo, estaréis seguros que iráis, sin tropiezos, por el camino verdadero.

Cuando entre vosotros os deseáis unos a otros: “Que el Amor de Dios esté contigo y con los tuyos”, no os imagináis de la grandiosidad de ése deseo.

Estáis deseando lo más bello, lo más santo, lo más poderoso, lo más sublime, porque estáis pidiendo para los demás Mi Propia Vida, Mi Propia Esencia,

Estáis pidiendo Mi Omnipotencia entera, ya que todo lo que Yo Soy y todo lo que de Mi se crea, es siempre bajo Mi cuidado en el Amor.

Nada se puede dar de Mí si no está revestido de Amor.

Pero os quiero explicar a vuestro pequeño entender, algo de lo que Mi Amor significa, ya que es tan grande, porque es la esencia de Mi Poder y de Mi Omnipotencia,

¡O MULTIPLICAR PANES Y PESCADOS!

Que vosotros, Mis pequeñitos, no podríais comprender la totalidad de lo que significa la palabra Amor en Mi Entender.

Yo, vuestro Dios, el Omnipotente, el Eterno, Vivo en Mí, Me desarrollo en Mí y Mi Amor lo llena TODO.

Yo, en Mi Eterno Amor decidí crear primeramente a Mis Ángeles, para que ellos pudieran compartir las delicias de Mi Amor.

Los creé, no porque los necesitara, sino porque deseaba compartir lo más bello de Mí. Como os lo dije antes, el amor, Mi Amor, llena todo,

Pero como consecuencia del mismo amor,

EL AMOR AL POSEERLO, SE SIENTE LA NECESIDAD DE DARLO

Y al momento de darlo, se recibe más del que se tenía.Y al poseer más, uno vuelve a dar, pero ahora en mayor cantidad…

Y así, mientras más se tiene, más se dá y más se recibe, ocasionando una ascensión interminable, infinita, como Infinito Soy Yo.

Así pues, Mi Amor creaba los ángeles para compartir con ellos Mi Amor.

Creaturas bellísimas, purísimas, recibiendo Mis Bendiciones de Amor, recibiendo una creación por Amor.

Estas creaturas bellísimas fueron creadas en total libertad, porque el Amor, el verdadero Amor, no puede esclavizar, no puede obligar a amar a alguien.

El amor debe ser espontáneo, sincero y agradecido al verse creado y envuelto por el Amor de los Amores.Un autómata hace lo que se le ha programado, no tiene libertad para salirse de su programa preajustado…

Y no tiene espontaneidad para responder a estímulos mayores o menores cuando éstos se presenten.

El autómata no piensa, no razona, no sabe agradecer y menos “de corazón”, sino que sólo repite la información preestablecida,

En fin, el autómata es una creación egoísta ya que va a repetir lo grabado por su mismo constructor y repetirá siempre lo mismo para vanagloria de su mismo constructor.

MI CREACIÓN NO ES DE AUTÓMATAS

Yo puse en Mis Ángeles, primero y en vosotros después, el LIBRE ALBEDRÍO,

con el cuál os pudiérais dar plena cuenta de lo que Mi Amor os daba y que pudiérais AGRADECER o RECHAZAR lo que de Mí se derrama en Gracias y Bendiciones.

Mi Amor creó además, los Cielos con todos sus astros, cada uno de ellos es una joya, ¿el por qué? una alabanza de Mi Amor para con vosotros.

Con delicadeza suprema fui creando cosa por cosa para daros gusto, para que al admirar Mi Obra en los cielos vierais reflejada en ésa estrella, en ése planeta, en ésa nebulosa, en la belleza de todos los astros y galaxias, en su belleza sin fin,

MI AMOR POR VOSOTROS.

Los creé así para que cuando voltearais a ver a los cielos, en ésas noches apacibles y bellas, os dierais cuenta que esas piedras preciosas suspendidas en el espacio, fueron creadas para vosotros,

para alegrar vuestros sueños, para compartir con el ser amado, para admirar Mi Obra Omnipotente y bella en la cuál Mi Amor se volcaba en cada uno de vosotros.Luego creé la Tierra para beneplácito vuestro.

Quise hacer una cuna de flores, de frutos, de animalitos para que acompañaran a la perfección de Mi Obra, el ser humano.

Con delicadeza que no podéis comprender, pensé en cada uno de los detalles que rodearon Mi Primer Creación, afectada gravemente después por la maldad del Pecado.

¡Cuánta belleza de Mi Corazón amoroso nació para vosotros! ¡Con cuánta ternura fui creando cada cosa para daros gusto!

Cada flor, distinta en color, en aroma, en hechura fue creada por Mí para daros gusto.

Cada fruto con su aroma, con su delicia al paladar fue creado para vuestro beneplácito.

Yo pensaba en cada uno de vosotros y sabía lo que a cada uno le iba a gustarY COMO IBA A REACCIONAR EN AGRADECIMIENTO DE SU CORAZÓN PARA CONMIGO.

Cada detalle fue pensado para consentir a Mi Creación Suprema y que es Mi regalo supremo, vosotros, Mis hijitos.

El amanecer, con sus luces y sombras anunciando un nuevo día, para estar presentes con vuestro Dios, para compartir con vuestro Dios, para vivir, agradecer y alabar a vuestro Dios.

El día se os dio para vivir conscientes y compartir conscientes lo que Yo, en Mi Delicadeza os preparo para cada día.

El atardecer que os prepara con su belleza particular a entablar una comunicación de amor y agradecimiento con vuestro Dios, por las bendiciones recibidas,

por las alegrías y tristezas, por todos los momentos vividos durante el día y el agradecimiento a Mi Providencia Divina al no faltaros nada, ni en lo material ni en lo afectivo.

La noche, con sus lucecitas en el firmamento, con sus astros bellos, con su aroma nocturno,

TODO pensado para vosotrosPara que fuera el descanso del alma en los brazos amorosos y reconfortantes de vuestro Dios,

para daros una nueva vida en cada noche al permitirle a vuestro Dios que el alma por entero, se ponga en contacto con su Dios

mientras el cuerpo reposa con merecimiento ganado al trabajar para Mí, en bien de vuestros hermanos.

Cada detalle que Yo creé lo hice para agradaros.

El rocío de lluvia sobre las flores y sobre la vegetación,

¡los pajarillos y las mariposas que alegran vuestro oído y vuestra vista!

¡El ir y venir de las olas del mar!¡Las altas montañas con sus nieves perpetuas que les dan una belleza singular!

¡Los valles reposados¡ para que hagan sus delicias los hijos de Mis hijos! ¡Los pececillos multicolores con su variedad de tamaños y formas, los colores del cielo!

¡Los colores del mar! ¡Los multicolores de toda la Naturaleza!

¡TODO FUE CREADO POR MI AMOR!

CON MI DELICADEZA PARA SER OFRENDA DE VUESTRO DIOS

¡PARA TODOS VOSOTROS! MIS HIJITOS!

Cada detalle, cada forma, cada comportamiento tanto animal, vegetal o mineral, fue creado para vuestro servicio.

Todo fue creado para daros alegría y vosotros, al daros cuenta de Mis cuidados amorosos con los que Yo os había consentido,

Yo deseaba el reconocimiento y agradecimiento a Mi Amor por parte vuestra

Y en ése agradecimiento, nacido en vuestro corazón pequeñito y amoroso para con vuestro Dios y Creador,

Yo lo iba a recompensar con mayores regalos, con mayor alegría, con mayor Amor.

Ya os lo dije, Mi Amor es infinito y al ser agradecidos, al dar amor, se recibe más amor y así, Mi consentimiento de Amor,

se vuelve infinito para con todos aquellos que saben agradecer a Su Dios y Creador Sus bondades.

Lo que vosotros llamáis maravillas de la Naturaleza, no son sino una PEQUEÑA MUESTRA de lo que Yo, vuestro Dios,

Os dejo gozar ahora de las maravillas infinitas que tendrán Mis verdaderos hijos por toda la Eternidad. Vuestras decisiones y vuestros agradecimientos deben ser espontáneos y libres y en ello Me complazco, porque sale vuestro agradecimiento de un corazón sincero y amoroso.

Es vuestra libertad amorosa la que Me subyuga y Me obliga a daros más.

Yo Me derramo en bendiciones y regalos en aquellas almas que recapacitan en sus vidas y se dan cuenta de todas las bendiciones que han obtenido desde antes de su nacimiento y durante su vida,

Cuando se dan cuenta de los cuidados que he puesto en cada alma que vive sobre la Tierra y como a cada uno le doy en forma particular y privada lo que cada uno necesita.

No he creado dos almas iguales y así, por lo tanto, cada agradecimiento a Mí, vuestro Dios, es diferente, como colores, formas, aromas puse en Mi Creación para alegraros.

Hijitos, os doy ésta pequeñísima semblanza de Mi Amor que he puesto en vosotros y he hecho para vosotros,

PARA QUE OS DEIS CUENTA QUE EL SER AGRADECIDOS Y CONSCIENTES DE MI AMOR EN VOSOTROS

Y PARA VOSOTROS

Al agradecerMe con corazón sincero, RECIBIRÉIS MÁS, porque infinito es Mi Amor y así también es mi deseo de agradaros.

Acercaos más a Mí, íntimamente. ContádMe las confidencias de vuestro corazón, con la delicadeza que Yo puse al crear cada cosa para alegrar vuestra existencia en el Mundo

Que, primero, fue creado para vuestro recreo terreno, pero que el pecado destruyó.

Aún se puede rehacer Mi Obra, Mi Primer Obra de Creación con la ayuda vuestra.

Volved a ésos Primeros Tiempos en los cuáles el Paraíso Terrenal fue creado, agradeced ése Paraíso y pedidlo de nuevo.

AgradecedMe y comportaos como verdaderos hijos Míos y pedídMe el Nuevo Reino,

hágase tu Voluntad en la Tierra como en Cielo…

Que Mi Reino venga pronto, porque será otro Paraíso para todos aquellos que con Fé y confianza plena Me pidan Mi Estancia, nuevamente, entre vosotros.

No os imagináis como Mi Corazón se derrite de Amor al escuchar de vuestros labios o de vuestro corazón, ésas palabritas sinceras y amorosas diciéndoMe, ¡GRACIAS PADRE!

Yo Soy Amor, el Amor de vuestro Dios no tiene par, ni en toda la Creación ni en todo el Universo.

Yo os he creado por Amor, os he dado vida por Amor, os conduzco por la vida para que deis Mi Amor y al final de vuestra misión en la Tierra, es Mi Amor el que os espera y os recompensa.

Vosotros estáis muy acostumbrados a recibir durante vuestra vida “amor a medias” y esto es debido a que vuestro ser es imperfecto por causa del Pecado,

Por ello vuestro amor no puede nunca compararse al AMOR de vuestro Dios, el cuál es puro, es santo, es infinito y se da en totalidad.

Todas las Obras que Mi Hijo realizó las hizo por Amor a Mí y a vosotros.

Su Tiempo entero estuvo totalmente entregado a Mí y entregado a vosotros a través de Su Predicación.

El prácticamente no tenía tiempo para sí mismo

Y el tiempo en el que podía descansar, era Oración profunda en Mi Presencia.

La donación libre y espontánea que os enseñó Mi Hijo, es lo que Yo deseo de cada uno de vosotros.

Yo no os presiono en lo absoluto, porque¿Qué tipo de amor sería aquél en el cuál se le obligue, se le “pague” o se le chantajeé con algún tipo de regalo a alguien, para ser “amado”?

El amor dado en total libertad, el que más se parece al Mío, es el de los niños. Los pequeñitos, simplemente, se dan.

Ellos aún son susceptibles a sentir el amor sincero de una persona y al sentirlo se dan en totalidad.

Sus abrazos y sus besitos son sinceros, no así cuando se sienten obligados por los padres a saludar a alguien por quien no sienten afecto.

El amor se irradia, el amor nace en el corazón, crece en Mi Presencia y se da en forma espontánea y bella a la persona amada.

El amor de la madre hacia su bebé, es también total y sincero.Es un amor donado en el sacrificio y por ello es bendecido, muy bendecido por Mí,

porque Me estáis regalando otro ser que va a ser enseñado a amarMe.

La madre tiene un lugar muy especial en Mi Corazón.

Ya os he dicho que Yo le di a todas las mujeres un corazón muy lleno de Mi Amor para que éste fuera compartido con sus hijos.

Y pelea por ellos como una leona, especialmente contra Satanás…

El amor que una madre da a sus hijos los va enseñando a acrecentar el amor incipiente de su corazón, para que ellos puedan, en lo futuro, transmitirlo a sus hermanos sobre la Tierra

Y, además, se vayan acostumbrando a gozar de lo que en el Cielo vivirán.

En el Cielo sólo se vive de Amor, puesto que todo lo que de Mi sale, sale impregnado de Mi Esencia Amorosa.

Nada brota de Mi Corazón creativo que no vaya impregnado de Amor y cuando ése amor fructifica, a través de vuestras obras, Yo Me deleito y bendigo vuestra vida.

Una vida humana que no produzca amor, que no sea una productora de vida en mi Amor, es una vida estéril, es una vida inútil.

Mi Hijo os ejemplificó esto con la higuera que no quería dar frutos.

«De la higuera aprended esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Lo “normal” era que ésa higuera, en ése determinado tiempo del año, debiera estar repleta de higos, y no los tenía y por no tenerlos la maldijo y amaneció seca el otro día.

Yo deseo que reflexionéis en ésta parábola. Estáis en la Tierra, en vuestra misión de corredención, para dar frutos de amor, para la salvación de vuestros hermanos.

Este tiempo es el tiempo vuestro, concedido por Mí, vuestro Padre, para ayudarMe a ayudar a vuestros hermanos.

Este es el tiempo en el que debéis dar fruto y fruto abundante, como la higuera, Y NO HABRÁ OTRA OPORTUNIDAD

 No habrá otra vida posterior en la cuál podríais llevar a cabo otra misión terrena.

Yo os pregunto, ¿Si Mi Hijo se presentara ahora ante vosotros, podría encontrar frutos para presentármelos, como los que quería tomar de la higuera?

¿Con cuántos frutos os encontraría en estos momentos? ¿Vuestra estancia en la Tierra ha producido buenos frutos? o¿Habéis sido “plaga” que ha atacado a los frutos o al árbol (el alma), de otros de vuestros hermanos?

El tiempo de la poda se acerca.

Vuestro tiempo pronto será llevado ante el Juez, quién pondrá en la balanza la cantidad de frutos buenos y la cantidad de frutos podridos,

que han sido vuestros actos ó acciones pecaminosas y destructivas, obras que han eliminado la consecución de Mi Obra en otras almas.

Cuando os llenáis de Mi Amor, lo regáis, lo abonáis…

Y lo compartís para que otros de vuestros hermanos se deleiten con las mieles del fruto de Mi Amor, donado por vosotros,  Mi Amor tiene consecución y ello lleva a producir más tierra fértil en los corazones vecinos para que Mi Amor se vaya propagando por toda la Tierra.

Pero si vuestro corazón no se ha abierto al Amor, no ha sido regado, abonado, cuidado para dar fruto, ésa alma no sirve, es estéril, se arranca y se hecha al fuego.

Vosotros mismos alguna vez habréis sembrado o un árbol frutal o una plantita que dé flores o un grano que pueda dar espigas con más fruto.

Cuando no produce lo que esperabais, de mala gana la arrancáis y la echáis a la basura o al fuego,

¿Cómo creéis vosotros que Yo, vuestro Dios, vuestro Padre, quien os ha dado Gracias, Bendiciones, Mi Guía Amorosa, todo lo necesario para que podáis vivir y producir en la Tierra,

Me pueda sentir al ver que no deis fruto y es más, que muchas veces hasta os habéis hecho cómplices del Maligno para destruir Mis “plantitas”?Yo, como Padre amorosísimo y paciente, abono, riego y espero con ansía 1, 2, 3 o más años o toda vuestra vida, para que deis fruto.

Os ayudo en innumerables formas para que os acordéis de que ésta vida es para dar frutos y no la aprovecháis y hasta Me los negáis.

¿Qué puedo Yo hacer para lograr frutos de vosotros y poder posteriormente, regalaros bendiciones en Mi Reino Eterno?

No seáis plantas estériles y menos, cizaña.

Mi Amor es infinitamente paciente, pero Mi Santa Justicia es justa e irrevocable.

No hay otras vidas, como algunas sectas o religiones creen, en las cuáles dicen que os iréis purificando hasta alcanzar la perfección. Esto es un error, ya que ellos buscan perfección humana.

La perfección consiste en encontrar el amor, Mi Amor; aceptarlo, abonarlo para que fructifique…

Y se transmita a otros para que ellos también puedan hacerlo crecer y lo hagan fructificar aún más, si es posible.

Vuestra misión es grandísima y Divina, porque todo se debe centrar en la producción y difusión de Mi Amor, que es Mi Vida Misma,

Si lográis esto en vosotros y en los demás, estaréis haciendo Mi Voluntad y Yo os recompensaré eternamente haciéndoos crecer por toda la eternidad, en Mi Amor Divino, el cuál no tiene fin.

La mayor alegría que pueda tener un alma, es la de vivir sumergida en Mi Amor.

Reflexionad hijitos Míos y poneos a producir, para que el Sembrador, que ya viene, no os encuentre sin frutos.Yo os bendigo y comparto Mis Dones a quienes con confianza Me los pide.

Venid a Mí y vivid en Mi Amor, dejándoMe que os colme de él y él mismo, por su acción vivificante os hará transmitirlo a los demás y así se  Mi Reino pronto se dará en el Mundo.

Recibid todos vosotros Mi Paz y Mi Amor, llevadlos a todos vuestros hermanos

Yo os Bendigo y os deseo de todo corazón, que Mi Amor, lo poquito que ahora entendéis y Mi Omnipotente Amor, esté con todos vosotros y con los vuestros

Recibid Mís Bendiciones y todo Mí Amor en la Santa Trinidad de AmorYo, Vuestro Dios y Señor, os espero al final del camino, camino angosto y pedregoso, difícil ciertamente;

pero llevadero y alegre, cuando es el Amor el que va acompañando al alma que transite por el.

Yo os Bendigo en Mí Santo Nombre, el Santo Nombre del Amor, en el de Mí Hijo, Verbo y Amor encarnado y en el del Espíritu Santo, Fuente Viva del Amor.

N263 LA OTRA MEJILLA


Agosto 05 de 2019

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, como Madre vuestra que Soy, también os tengo que educar.

Mis pequeños, cuando la Santísima Trinidad Me constituyó, Me regaló con infinidad de bendiciones, dones, virtudes, Gracias especiales.

Iba Yo a ser la Madre del Salvador y tenía Yo que Ser de una Hechura especial para poder albergar en Mi Vientre a Mi Dios, a vuestro Salvador.

Yo tenía que Ser un Ejemplo inmensamente grande ante los hombres y además, un ejemplo también ante Mi Dios, en Su Santísima Trinidad.

Fui el vínculo entre el Cielo y la Tierra, Mi Dios depositó en Mi Vientre a vuestro Salvador, Yo lo traje hacia vosotros, Lo entregué al Mundo.

Imaginad Mis pequeños Mi gozo, pero también el compromiso tan grande. Como os dije, estaba Yo y sigo estando dotada de todas la Virtudes en su máximo grado.

En la Enseñanza que os quiero dar en éste momento, es el que

PIDÁIS VOSOTROS LA FORTALEZA PARA ÉSTOS TIEMPOS QUE SE ACERCAN

 Porque Yo tuve que tener una Gran Fortaleza al saber que Yo tenía que entregar a Mi Hijo a los verdugos. Ciertamente al traerLo a la Tierra, Yo Me estaba comportando como una sacerdotisa, que entregaba a Mi Pequeño Hijo, a Nuestro Dios al Mundo.

El Cordero que se daba por vuestra salvación, por la Purificación de toda la Maldad, presente, pasada y futura.

Un sacerdote, Lo ofrece también en la Santa Misa, en la Eucaristía; pero Yo fui la primera sacerdotisa en entregar a Mi Hijo en Oblación a los hombres.

Saber cómo iba a ser dañado por los hombres, luego por los mismos fariseos y escribas y al final por los verdugos encargados de ése asesinato horrendo. Fueron deicidas, ellos sin saberlo porque eran romanos.

Pero eran deicidas los fariseos y escribas, que sí sabían perfectamente que era el Mesías, pero que no Lo quisieron aceptar. Un gravísimo pecado.

Y Yo, Mis pequeños, con la fortaleza que solamente Me podía dar Mi Dios, pude soportar todos Sus años sobre la Tierra, sufriendo interiormente, el cómo a todo un Dios se Le ofendía, no se Le aceptaba, se Le atacaba.

YO SOY LA VERDAD

Los que en un momento Lo aceptaron y seguían, ellos mismos en otro momento vociferaban que se Le crucificara y Yo tenía que estar soportando todo esto y ofreciéndoseLo al Padre.

Sufría con Mi Hijo y sigo sufriendo, Mis pequeños. Han transcurrido más de dos mil años y sigo sufriendo. Cómo es posible que se Le quiera destruir a Quien es todo Bien, a Quien es Todo Santo,

A Quien se dio por vuestro bien, por vuestra salvación sin pediros nada; simplemente que os amarais los unos a los otros. ¿Acaso esto se os hace malo?

¿Se os hace malo el que os améis, el que se os pida un bien, sabiendo que si seguís ése bien recibiréis grandes Bendiciones del Cielo y que viviréis mejor?

Cierto es que se le elimina a aquel personaje que está haciendo el mal.

Las autoridades eliminan a aquellos hermanos vuestros que han hecho graves males: asesinatos, maldades, que superan a veces vuestra imaginación.

Podríais decir que ellos se merecen que se les quite la vida, pero Yo os pregunto:

¿Y Mi Hijo, qué mal os hizo? ¿Qué mal os hace, qué mal ha hecho?

¡NINGUNO! Mis pequeños, ninguno. Puro Amor, pura comprensión, puro cariño, toda Su Vida fue de puro bien.

¿Por qué Le quitaron la Vida y por qué vosotros mismos, ahora, Lo seguís haciendo a un lado y no queréis Su Vida, no queréis estar con Él, no aceptáis Sus Enseñanzas?,

¿qué mal os ha hecho? Ninguno, Mis pequeños. Ya es la maldad que traéis en vuestro corazón y todo por no dejar que las Enseñanzas de Mi Hijo anidaran en vuestro corazón, crecieran y dieran fruto.

¿Qué mal os ha hecho Mi Hijo y Sus Enseñanzas? Ninguna, Mis pequeños.

Si vosotros hubierais seguido Sus Enseñanzas, hermanos seríais alrededor del mundo, NO HABRÍA FRONTERAS,

Os amaríais los unos a los otros, gozaríais inmensamente de los bienes que Nuestro Dios os estaría enviando continuamente.

Continuamente os está llamando para que regreséis al bien y vosotros no hacéis caso. Ningún mal habéis recibido de Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, ningún mal os aconsejó Mi Hijo que hicierais.

Todo fue puro Bien, todo fue puro Amor, ¿Por qué estáis peleados con la Bondad, con el Amor, con la hermandad?

¿Os dais cuenta que el error viene de vuestro corazón?

¿OS DAIS CUENTA QUE TODO LO QUE TENÉIS A VUESTRO ALREDEDOR ES VUESTRA CULPA?  

De Mi Hijo no puede salir ningún mal, porque es el Dios de la Bondad, es el Dios del Amor, es el Dios de la Vida.

Y vosotros tenéis todo lo contrario en vuestro corazón, porque le habéis abierto las puertas de par en par, a la Maldad de Satanás.

¿Acaso de Satanás habéis recibido algún bien? Él no es el dios providente que os da todo, él no os da los alimentos que coméis, la vida que tenéis, el amor que gozáis; pero que pocas veces utilizáis y transmitís.

DE SATANÁS SOLAMENTE OBTENÉIS EL MAL QUE OS RODEA,

EL MAL CON EL QUE ATACÁIS A VUESTROS HERMANOS

El Mal que destruye, que asesina, que mata. Que mata no solamente el cuerpo, sino también el alma.

Ése es el mal que vosotros estáis siguiendo y consintiendo, acrecentando y manteniéndolo vivo en vosotros y en la sociedad, porque no hacéis nada para combatirlo.  

No combatís el mal que tenéis en vuestro interior, no combatís el mal que está a vuestro alrededor.

Al Mal lo debéis de combatir con el bien, con vuestra pureza de intención, con el estado de Gracia, con los buenos deseos, con la ayuda que le deis a vuestros hermanos, con amor.

ÉSA ES LA REPUESTA A VUESTROS MALES: EL AMOR,

El amor con el que podáis ayudar a vuestros hermanos, pero sobre todo, con el amor que debe anidar en vuestro corazón porque si no tenéis amor en vuestro interior, no podéis darlo a los demás. 

Así que empezad Mis pequeños, con vosotros mismos; cerradle las puertas a la Maldad, a Satanás, que os rodea y que os sigue poniendo tentaciones, a la maldad que habéis acrecentado.

Debéis detenerla ya, porque estáis viendo que vosotros, con lo que habéis hecho, no os ha llevado a nada bueno.

Tenéis el mundo que vosotros hicisteis crecer, alimentasteis, cultivasteis y os dio mal resultado seguir lo que Satanás os aconsejaba.  Ahora debéis seguir lo que Mi Hijo os pidió, que os amarais los unos a los otros. Que sacarais de vuestro corazón vicios, maldades, errores, muerte; todo aquello que os lleva a la obscuridad y maldad de vida.

Vosotros sois Luz, fuisteis creados para dar luz y producir amor; está en vosotros lograr éste cambio interno con Nuestra ayuda; pedídMela, Mis pequeños,

Para que Yo interceda por cada uno de vosotros; para que Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad, cambie en vosotros todo lo que es negativo, en amor; porque lo que es positivo solamente puede venir de Nuestro Dios.

Si no hay humildad en vosotros, no puede haber nada bueno; la humildad es la llave que abre la puerta a todas las bendiciones de Nuestro Dios.

Pedidla, PedídMela, para que Yo abogue por cada uno de vosotros, sed sencillos, humildes, y alcanzaréis la santidad de vida.

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, en las Escrituras tenéis todo lo que necesitáis para llegar a la santidad de vida, a donde Yo quiero que lleguéis.

Tenéis en el Antiguo Testamento las indicaciones que Mi Padre hizo a los pueblos anteriores a Mi Llegada.

Ciertamente eran pueblos de dura cerviz, difíciles; pueblos que continuamente utilizaban las armas y luchaban por diferentes causas; pero atrás de ello, era Satanás el que los llevaba a esas luchas fraternas. Ciertamente,

EL PECADO ORIGINAL, CAUSÓ QUE LOS PUEBLOS TUVIERAN FRONTERAS

Y el mismo Pecado Original, siguió causando los problemas en el hombre, por su debilidad en la Oración y por no vivir como Mi Padre les pedía. 

Y así, tenemos cómo en la Torre de Babel, Mi Padre envía al Santo Espíritu para diversificar las lenguas.

Y ahí es donde empieza ya, una gran división y así, se forman los diferentes pueblos alrededor del Mundo.Si os vais dando cuenta, todo se va separando de la Unidad. Fuisteis creados para estar unidos a Nosotros; fuisteis creados para seguir siendo familia aquí en la Tierra, como se vive en una sola familia en el Cielo; pero Satanás divide:.

Satanás os lleva a que no obtengáis esa unidad de vida en Nosotros; especialmente, porque no quiere que vosotros tengáis esa vida espiritual que Yo os traje a la Tierra y os volváis enemigos fraternos.

Todos sois hermanos y todos debéis volver a vuestra Familia Celestial, unidos en el Amor.

Yo os vine a traer ese Conocimiento y la forma en que os pudierais unir nuevamente, en el Amor; pero Satanás sigue atacándoos, os sigue separando.

Sigue atacando el Verdadero Amor que debéis llevar vosotros en vuestro interior y ciertamente, que vosotros no hacéis gran cosa para que la Voluntad de Mi Padre, se dé en vosotros.

Yo vine por la salvación de los enfermos y no por los sanos, como dicen las Escrituras; que ciertamente no hay sanos entre vosotros. Algunos falláis, POCO, pero seguís fallando.

Yo vine como os dije, por los enfermos; o sea, por los pecadores. 

Aquél que se crea que no es pecador, ha entrado en un alto grado de soberbia y esto en sí ya es un pecado, porque no está viviendo en la humildad de vida.

Ciertamente, todos vosotros debéis luchar contra vosotros mismos, para ir buscando esta perfección de vida, ayudados por Nuestra Gracia.

Y toda vuestra vida en la Tierra, es una eterna lucha en vosotros mismos principalmente y con los que os rodean, que os atacan, para que no sigáis buscando esa perfección a la que estáis llamados.

Con esta premisa, Mis pequeños, de que todos debéis buscar la perfección de vida, la gran mayoría estáis fallando.

Si os digo que vine principalmente por la sanación de los enfermos, ¿Qué os estoy tratando de decir?

¿Qué hace un médico con un enfermo?¿Lo abandona a su suerte, para que sufra y luego muera?,

¿O hará todo lo necesario para medicarlo, para ayudarlo física y emocionalmente, para salir adelante y que recupere su salud, y de ahí, que empiece una nueva vida?

Porque hay muchas enfermedades, que prácticamente os llevan a la muerte y si salís adelante, vuestra vida cambia, porque os habéis visto en un momento muy difícil.

Ahora, si vosotros os decís seguidores Míos, de Mis Enseñanzas,

SI OS DECÍS QUE SOIS CRISTIANOS,

SI DECÍS QUE SOY VUESTRO MAESTRO Y VUESTRO GUÍA,

Entonces debierais ACTUAR, PENSAR, AMAR, de la misma forma en la que Yo lo he hecho. ¿Por qué, entonces, cuando veis a alguno de vuestros hermanos haciendo el Mal, viviendo en el mal; en lugar de ayudarle, en lugar de orar por ese hermano vuestro, le atacáis?

¿Le deseáis hasta un mal, le deseáis hasta la muerte, con tal de ya no saber de él y de las cosas que él dice o hace?

Vosotros no conocéis la historia de su pasado, vosotros no sabéis qué padeció cuando era niño, qué problemas tuvo en su crecimiento,

POR QUÉ PREFIRIÓ SEGUIR EL MAL O POR QUÉ ESTÁ DENTRO DEL MAL,

PORQUE VOSOTROS, ASÍ LO HABÉIS DECIDIDO

Decís, es malo. Y lo apartáis de vuestra mente y de vuestro corazón y lo apartáis de vuestra persona.

YO ME DI POR COMPLETO POR TODOS VOSOTROS

POR TODA LA HUMANIDAD Y EN TODOS LOS TIEMPOS

Mi Sangre se derramó por todas las almas y NO HICE NINGUNA DISTINCIÓN NI DIJE:

“VOY A MORIR POR ÉSTOS Y NO POR ESTOS OTROS” 

TODOS vosotros habéis recibido la Gracia de Mi Sangre Preciosa para vuestra salvación.

Si vosotros decidís ya en lo personal, no querer tomar esta Gracia que os pertenece, ésa es vuestra decisión muy particular, y que ciertamente, os va a atraer un mal eterno

Y AUN ASÍ, MI AMOR ES TAN GRANDE POR VOSOTROS

QUE SI LAS ORACIONES DE PERSONAS ALLEGADAS A VOSOTROSINTERCEDIERON POR VUESTRA SALVACIÓN

Podríais ganar vuestra salvación, por el amor de vuestros hermanos que están orando e intercediendo, para que llegue Mi Perdón a vosotros.

Mi Padre Me envió a la Tierra, para vuestra salvación, os repito, sin distinción de raza ni credo.Todos, TODOS tenéis derecho a regresar al Reino de los Cielos, pero es vuestro libre albedrío el que hará la diferencia

Y como os repito, muchos hermanos vuestros que viven en el Mal, que os atacan, que os mantienen en tensión continua por sus robos, ataques en lo personal, raptos, asesinatos y múltiples formas en las que Satanás os ataca y os lleva a la muerte,

ÉSTOS HERMANOS VUESTROS, SON VUESTROS HERMANOS,

LOS MÁS ENFERMOS…

 Hay otros más, ciertamente, los gobernantes de la Tierra, hermanos vuestros, que se han dejado llevar, también, por los consejos malos de satanás y, también, causan con ello, grandes dolores entre sus conciudadanos.  También hay hermanos vuestros que causan mucho mal dentro de las familias, dentro de la Iglesia, en la sociedad misma; son hermanos enfermos que necesitan de un Médico y Ese Soy Yo, Mis pequeños,

pero vosotros debéis pedirMe a Mí, vuestro Dios, Salvador, Redentor, que vaya y alivie a éstas almas que viven en el error, que esparcen el error de satanás entre todos vosotros,

Pero no lo hacéis, porque no sois verdaderos seguidores Míos, no sois verdaderos cristianos, no sois verdaderas almas que amen a vuestro prójimo.

Entended una cosa muy importante:

Si vosotros, en lugar de pedir por ellos para que sanen; todo lo contrario, estáis pidiendo para que les vaya mal; no les estáis protegiendo contra las fuerzas de Satanás.

Y ÉSTE LOS SIGUE UTILIZANDO COMO SU INSTRUMENTO

PARA QUE OS SIGAN MARTIRIZANDO A VOSOTROS En cambio, si vosotros Me pedís que Yo los alivie, que vaya hacia ellos y que Mi Sangre Preciosa caiga sobre ellos, que los proteja contra las insidias de Satanás, que los proteja contra la enfermedad, que es el pecado,

Que los proteja contra todo mal, toda experiencia mala que hayan tenido y que la volvieron un mal hacia todos aquellos que les rodean;

Si vosotros no Me lo pedís, ellos seguirán haciendo el Mal, pero vosotros ya Me estáis pidiendo por su bien.

DE VOSOTROS, SIEMPRE DEBE SALIR UN BIEN,

PORQUE DE ESO SERÉIS JUZGADOS CUANDO REGRESÉIS A MÍ. ,

En las Sagradas Escrituras Yo nunca os he dicho que ataquéis a vuestros hermanos, sino todo lo contrario,

os dije, si os atacan, poned la otra mejilla y esto es, que tengáis la paciencia necesaria para que podáis orar más por este hermano vuestro que ha caído en las garras de Satanás.Esto es una realidad, Mis pequeños. Cuando no estáis en Mí, cuando vivís en el error, cuando no sois verdaderos Cristos, NO alcanzáis a ver el DOLOR en el que viven estas almas.

No Me tienen, han sufrido a lo largo de su existencia, han sido atacados, han sido maltratados, su alma está llena de rencor, de venganza, de odio por todo el dolor que han tenido, quizá, desde pequeños.

Y si vosotros mismos estáis enviando más dolor, ¿cómo queréis que esa alma sane?

Si no Me estáis pidiendo a Mí, que vea por vuestros hermanos que viven en el error y, en lugar de ello, los maldecís, ciertamente más maldad los envuelve.

No sois verdaderos seguidores Míos,

NO SOIS VERDADEROS EJEMPLOS DE SER MÉDICOS DE CUERPOS Y ALMAS,

como lo Soy Yo. Estáis maldiciendo a vuestros hermanos necesitados de Mí, los estáis apartando de vuestra vida con vuestro desprecio, no queréis saber nada de ellos,  simplemente, os queréis deshacer de ellos y esto, lo sienten y os atacan, Satanás sigue tomando a estas almas para que sufráis.

Ellas sufren, por estar llenas de dolor y de la maldad de aquellos que les atacaron desde pequeños y vosotros no tenéis el corazón, ni amor, para ayudarles con vuestra oración, con vuestra INTERCESIÓN, para que salgan de ese círculo vicioso, del mal que les rodea.

Por eso, os repito y espero entendáis esto bien, que si queréis ser verdaderos seguidores Míos, debéis buscar la salvación de aquellos hermanos vuestros que viven en el error, en el pecado, en la maldad;

que son los enfermos de éste, vuestro tiempo y, vosotros, como seguidores Míos, debéis ayudarles a sanar, y aquí, el que los puede sanar Soy Yo, vuestro Dios, pero vosotros Me lo debéis pedir.

Orad, de todo corazón por vuestros hermanos enfermos,

SEA QUIEN SEA, ME NECESITA.

Si, Yo mientras estuve en la Tierra, SANABA AÚN A LOS ENDEMONIADOS,QUE ES EL GRADO MÁXIMO DE MALDAD QUE PUEDE TENER UN HOMBRE,

Y YO LOS PERDONABA, LES AYUDABA A SANAR

Les cambiaba completamente su vida, ahora es vuestro tiempo.

Sois o debéis ser más bien, los Cristos de este tiempo, como os he dicho

y es vuestra obligación sanar a vuestros hermanos enfermos, a todos aquellos que os están haciendo el mal,

A TODOS AQUELLOS QUE ESTÁN POSEÍDOS POR EL MAL

Y REGRESÁRMELOS AL BIEN, A TRAVÉS DE VUESTRA INTERCESIÓN

Eso es amor, eso es hermandad, eso es la vida en Cristo Jesús.

Vuestro Dios os ama infinitamente, ¡Agradecédselo!

Yo os Bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre. En Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Santo Espíritu.
Mi Madre os protege, os guarda y os llena de Su Amor y de Sus Bendiciones

Yo os bendigo, en el Santísimo Nombre de Mi Padre, en Mi Santísimo Nombre, Redentor vuestro y en el Santísimo Nombre del Dios Amor. Luz y Verdad del Mundo.

http://diospadresemanifiesta.com/

E33 ¡¡¡INTERCESIÓN URGENTE!!!


Agosto 03 de 2019 

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, el cuerpo que os he dado es de suma importancia; gracias a él, vuestra alma (espiritual) puede moverse de un lugar a otro en éste mundo (físico).

Sí, Mis pequeños, vuestra alma que es la que tiene la vida y le da vida al cuerpo; a pesar de tener potencias grandísimas, necesita en éste mundo físico de un cuerpo frágil, enfermizo, miserable; para poder ir de un lado a otro.

Ciertamente Mi Gracia fue perfecta y vuestros Primeros Padres poseían un cuerpo sin ningún tipo de imperfección y sus carnes no iban a sufrir enfermedad ni deterioro; pero el Pecado Original afectó todo lo creado y todo se corrompió.

Muchos de vosotros cuidáis mucho de vuestro cuerpo y eso es bueno; porque si no está sano, vuestra alma no puede ir a misionar, llevando la Buena Nueva que os dejó Mi Hijo.

Vuestro cuerpo es simple vehículo del alma y digo simple, porque vuestras potencias espirituales e intelectuales, radican en el alma, no en el cuerpo.

Ciertamente el hombre necesita de la unión del alma y del cuerpo, para desarrollarse como ser humano; no se le puede dividir; pero os vuelvo a repetir, sus potencias más importantes, radican en el alma.Y ello os lo dejé patente en las Sagradas Escrituras, cuando se os dice que vuestra alma está hecha a imagen y semejanza Mía.

Ella es la que entra al cuerpo desde la concepción y ella saldrá del cuerpo y regresará a Mí, al terminar  su misión sobre la Tierra.

Os decía, que muchos de vosotros cuidáis mucho a vuestro cuerpo al exterior, a vuestro vehículo. Algunos lo hacen en exceso, a tal grado de que se os olvida de cuidar lo más valioso que tenéis y que es vuestra alma.

Vuestra belleza real, la que se ve desde el Cielo, no es la belleza del cuerpo, sino la del alma. El cuerpo es finito, el alma es infinita.

Cuando se realiza la concepción por la fecundación humana, en ése preciso momento entra el alma a ésas primeras celulitas que ya unidas empiezan a formar vuestro ser: cuerpo y alma.

Pero además entra al mismo tiempo Mi Espíritu Santo, Quien os irá cuidando aconsejando y guiando toda vuestra vida.  Y así en lo futuro, ya crecido el cuerpo y listo para misionar, llevará siempre como huéspedes a Mi Espíritu Santo y a vuestra alma.

Y el cuerpo solo responderá a las órdenes que le dicte vuestra alma, guiadas por Mi Santo Espíritu. Y el resultado será el fruto que Me presentaréis al final de vuestra existencia.

Imaginad que tenéis una casa muy bella, grande, elegante, bien pintada, muy bien arreglada por fuera y toda la gente que pasa la admira y quisiera tenerla en posesión.

Pero si vieran por dentro, ésta se encuentra despintada, sucia, mal cuidada y los huéspedes que la habitan se encuentran olvidados y mal alimentados, todo un desastre en el interior.

Este es el caso de una gran mayoría de vosotros, Mis pequeños.

Cuidáis muy bien vuestro exterior, lo cuidáis tanto, lo perfumáis con aromas finos y caros, lo vestís con lo mejor; pero a Mi  Santo Espíritu y a vuestra alma, escasamente les hacéis caso.  No alimentáis vuestra alma, la tenéis olvidada, está débil y cae fácilmente en los combates espirituales.

Y quien podría ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o ayudaros con un buen consejo para vuestro desarrollo espiritual, tampoco le hacéis caso.

Mi Santo Espíritu espera ser escuchado  y espera en vano que le escuchéis en vuestro interior, para que realmente llevéis a cabo una vida digna de hijos Míos en la Tierra.

El mundo os atrapa y cómo presumís vuestro exterior, Mis pequeños, que hasta concursos hacéis para ver quién es más bello o bella.

Desperdiciáis Mi tiempo que os he concedido a cada uno para misionar en la Tierra, para ayudarMe en la conversión y salvación de vuestros hermanos.

Despreciáis a Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior y preferís hacer vuestra voluntad en todos los actos de vuestra vida; en lugar de escucharle a Él y así hacer Mi Voluntad con lo que aseguraréis que vuestros actos todos, serán perfectos y santos.

¿Os dais ahora plena cuenta de la realidad de vuestra existencia sobre la Tierra?

Estáis desperdiciando el tiempo cuidando exageradamente lo que se va a destruir con la muerte y no le estáis dando alimento Divino a vuestra alma.

Para que cuando se separe de su vehículo al llegar a Mí, venga fuerte, saludable y orgullosa por todas las obras buenas que realizó, para ayudarMe con la co-redención de todos vosotros,

al alimentar a vuestros hermanos con el verdadero alimento de Vida, que os dejó Mi Hijo y que os ayudará a vivir eternamente.

Cuidad de vuestro cuerpo, porque es vehículo del alma y cuidadlo doblemente, porque es Templo de MI Santo Espíritu.La salud de vuestro cuerpo y su buen cuidado deberá de estar al servicio de vuestra alma y ésta deberá estar dócil y humildemente donada a la Voluntad de Mi Santo Espíritu, para que deis ejemplo santo y fruto abundante, entre los hombres.

Cuando el alma, huésped del cuerpo, se deja guiar por Mi Santo Espíritu, también huésped del cuerpo: vuestro cuerpo adquirirá una belleza sobrenatural,

porque la belleza interior que consiste en el AMAR, SERVIR Y ACTUAR en forma virtuosa, se revela hacia el exterior.

Y aunque el cuerpo no tenga rasgos bellos, Mi Amor puro y santo y Mi Vida en vosotros, va a hacer que obtengan tal belleza sobrenatural.

En cambio, cuando cuidáis en exceso vuestro exterior, a pesar de que tengáis rasgos bellos; si vuestro interior es sucio, sin amor verdadero y sin virtudes; vuestro trato va a ser corriente, grosero, vil y sucio.

Y esto producirá una fealdad real que vosotros apreciáis externamente, lo cual provoca que os alejéis de ésa persona.

Cuando estáis Conmigo, fácilmente apreciáis la belleza interior, o sea, de las almas, de lo que realmente vale en vosotros.  Pero cuando no estáis Conmigo, os dejáis atraer sólo por el exterior bello y bien cuidado, pero que os acarreará problemas porque no viven en el verdadero Amor ni en la virtud.

De polvo creé vuestro cuerpo y polvo se convertirá al finalizar vuestros días; en el suelo quedará y ahí habrá acabado su función.

En cambio el alma, hecha a Mi Imagen y Semejanza, vivirá eternamente.

Y de acuerdo a vuestros méritos logrados, durante vuestra misión terrestre, el estado de gozo eterno, variará;

pero en mayor o menor grado vuestra alma gozará eternamente, si os dejasteis guiar por la Vida de Mi Santo Espíritu que habita en vosotros.

Hijitos Míos, os lo he repetido varias veces, que estos son tiempos en que el trigo y la cizaña serán separados y cada quien tendrá su premio o su castigo.

Sé que los que estáis Conmigo, estáis ya cansados por todo lo que está sucediendo contra Mí.

Estáis aterrorizados, hasta podría decirlo así, al ver todos los cambios que se están dando a vuestro alrededor y que Me atacan a Mí como Dios, como el Amor Increado, como el Amor Divino.

Y digo aterrorizados, porque Me amáis y porque veis cómo el hombre puede atacar a su Dios.

 Tenéis que ver ante todo Mis pequeños, que es Satanás a través de vuestros hermanos, el que Me está atacando.

Lo visteis con Mi Hijo en Su Pasión.

Satanás tomando las almas de los verdugos, tomando las almas del pueblo, tomando las almas de todos aquellos que Le rodeaban y aun a aquellos que en un momento dado, recibieron alguna curación o Milagro de parte de Él.

 El hombre es muy ingrato, se deja llevar por las multitudes, se deja llevar fácilmente por lo que dicen los demás.

Son pocos los que se mantienen en sus creencias y las defienden hasta la muerte.  Y de ahí es de donde nacen precisamente, los santos, que son aquellos que defienden en lo que creen, que defienden en lo que os he enseñado, que defienden el ideal de regresar Conmigo al Reino de los Cielos.

 Los que estáis Conmigo sabéis valorar perfectamente, lo que es vivir en el Amor, lo que es transmitirlo, lo que es cambiar a un alma pecadora a un alma justa, a un alma que se puede salvar.

Ese es un gozo que solamente lo pueden gozar aquellos que están Conmigo, aquellos que buscan esparcir Mi Reino entre los hombres.

Pero SON TAN POCOS. Tan pocos los que realmente, quieren estar Conmigo.

Son tan pocos los que en estos tiempos saben entender los signos de los tiempos. Son tan pocos los que realmente quieren regresar al Reino de los Cielos.

 Satanás os ha desviado tanto, os ha hecho creer que estáis en la Tierra para gozar, que es un tiempo que se os ha dado para que gocéis al máximo en vuestra sensualidad, en vuestro gozo indebido, vuestro gozo carnal.

 Yo fui muy claro a través de Mi Hijo, que en el Mundo no se viene a gozar y Mi Hijo os dijo: “el que quiera seguirMe, que tome su cruz y Me siga.”  La Cruz no os está hablando de gozo, al menos del gozo que el hombre entiende, como os dije antes, para los que están Conmigo, sí es un gozo luchar contra el Mal y volver a la vida a aquellos que se han desviado.

A veces se sufre tanto, que hasta la vida se da por salvar a un alma y eso produce un gozo Divino, un gozo santo, que solamente los que están Conmigo saben entenderlo

y el dolor se convierte en alegría en ese gozo Divino que os digo y Divino, porque Yo estoy con esas almas que se saben dar por los demás, como Mi Hijo se dio por vosotros.

 Hay tanto, tanto mal a vuestro alrededor, que ya el mismo hombre no sabe discernir entre lo bueno y lo malo.

Y especialmente, cuando de la misma Iglesia salen tantas malas explicaciones, que producen dudas porque ya, prácticamente, no hay verdaderos ministros que transmitan las Verdades que tenéis en las Sagradas Escrituras.

Todo se ha vuelto un caos, un caos social, un caos religioso, un caos en vuestras creencias, ya no sabéis qué es bueno, qué es malo y, sobre todo, porque no sabéis discernir lo que Mi Santo Espíritu os avisa en vuestro interior.  Sabéis acallar fácilmente a Mi Santo Espíritu, para que vosotros caminéis en el libertinaje de la vida y así, vosotros no os sintáis mal en ningún momento.

 Pero ese engaño, que vosotros mismos os propiciáis, no dura mucho, porque Yo amo a las almas y os insisto continuamente, a que vayáis a recibir el Sacramento de la Penitencia y así vuestra alma, vuelve a estar Conmigo,

Pero son muy pocos los que creen todavía en Mis Sacramentos, en la oración, en Mi Presencia real en la Santa Eucaristía. Vivís una mentira continua a vuestro alrededor.

 Los gobernantes de la Tierra se han vuelto instrumento de Satanás, prometen y prometen, no cumplen y Satanás los manipula a su antojo y los lleva a la desesperación.

 Las familias se destruyen, no se respetan dentro del hogar y eso causa los problemas sociales que veis a vuestro alrededor.

Si en el interior de vuestro hogar hay luchas, hay faltas de respetos, hay grosería, hay mentira, hay maldad, hay error, hay golpes, hay asesinatos,

¿Qué podéis esperar fuera del hogar, que es a donde lleváis todos vuestros problemas? y

¿Qué hacéis vosotros para remediar todo esto que estáis viviendo?

No hacéis gran cosa, os quejáis, pero no ponéis de vuestra parte para ir remediando todos los males que día a día se multiplican.

Ya no tenéis el apoyo espiritual que Yo os pudiera dar para que resolvierais vuestros problemas en el Amor, pero no Me invocáis, porque no confiáis en Mi Amor ni en Mi Perdón,

Buscáis solamente una paz efímera, que os da la droga, el alcohol o relaciones extramaritales que os hacen olvidar por un momento, vuestro error en el hogar; pero que luego se multiplica, se potencializa con más errores que vosotros mismos os estáis causando.

 No vivís en la Verdad, no vivís en la Virtud, no vivís el Verdadero Amor que debéis vivir y que os daría una Paz verdadera dentro de vuestro hogar; pero especialmente, dentro de vuestro corazón.

Lo que no tengáis en vuestro corazón, no lo podréis dar a los demás. Si vuestro corazón está lleno de conflictos, de maldad, de error, de mentira, eso es lo que transmitiréis a vuestros hermanos.

Dad a los demás, lo que queráis recibir de ellos.   El hombre sigue siendo niño, al hombre, aún a pesar de su extensa edad, se le puede enseñar y puede cambiar y esto se logra con el ejemplo, Mis pequeños.

 Por eso os mandé a Mi Hijo, no para hablarles desde un púlpito y luego encerrarse en un cuarto, Le pedí que caminara entre los hombres, que mostrara lo que todo un Dios puede hacer, puede enseñar.

Los hombres, vieron a Mi Hijo, Me vieron a Mí en Él, actuando; en aquél tiempo Lo vieron Personalmente.

En estos tiempos, Me tenéis, también, a Mí, en las Sagradas Escrituras y podéis seguir, paso a paso, Mi Presencia entre los hombres a través de Mi Hijo…

Y podéis aprender y cambiar, primeramente vosotros y así poder ayudar a vuestros hermanos, viviendo como Mi Hijo.

 Queréis grandes cambios, pero exigís que sean los demás los que empiecen primero. Y ¿Cómo van a aprender, si vosotros no les enseñáis?

Hay tantos hermanos vuestros que no han tenido ningún tipo de enseñanza espiritual, no nacieron en un hogar en el cual se les hablara de Mí, ¿Cómo podéis exigirles, cuando no Me conocen?Por eso os he hablado de que algunos de vosotros sois hermanos mayores y otros hermanos menores.

 Los hermanos mayores son aquellos que Me conocen, que Me han escuchado, que Me han seguido, porque han tenido esa educación espiritual desde pequeños.

Y sois necesarios para estos tiempos, sois vida para muchos que están muertos en lo espiritual.

Os necesito, Mis pequeños, necesito de vuestras palabras, para dárselas a vuestros hermanos, necesito de vuestro ejemplo, para que mováis corazones,

Necesito de vuestra Oración, para que intercedáis por aquellos que no quieren escuchar, pero que vuestra Oración pueda mover su corazón para una conversión, al menos, necesaria, para su salvación.

 Graves Acontecimientos se avecinan y hay tantas almas que se pueden condenar. 

Necesito tanto de vosotros, esas almas necesitan de Mí, pero os he dicho que ya Mi Hijo no vendrá en estos tiempos a Evangelizar entre los hombres,Ahora sois vosotros los que estáis Conmigo, los que moveréis almas hacia la conversión.

 Vivid para Mí, como Mi Hijo lo hizo, vivid una vida más profunda en Mi Amor, muchas almas Me necesitan, os lo pidió al final de Su Vida sobre la Tierra, Mi Hijo en la Cruz:

“TENGO SED, DADME ALMAS”, os lo pidió y nuevamente os lo pido a vosotros, Mis pequeños.

 Os repito continuamente esto,

PORQUE NO OS DAIS CUENTA DE LA REALIDAD QUE SE OS AVECINA

NO meditáis lo suficiente ni Me lo pedís, para que Yo os dé una explicación profunda y os haga entender la realidad que estáis viviendo y que viviréis.

 A vosotros os he concedido el estar Conmigo, el ser bendecidos en múltiples formas, pero poneos en el lugar de vuestros hermanos, que no Me conocen o que no les intereso.

Al menos 46 personas que fueron de compras al supermercado Wallmart en el Paso Texas, no sabían que en cuestión de minutos estarían luchando por sobrevivir y 20 LLEGARON A LA PRESENCIA DE DIOS. Como ellos, ¿Cuántos estamos preparados para ese crucial momento y enfrentar nuestra despedida de este mundo?

Aquellos que no Me buscan, aquellos que viven en pecado grave,

¿Cómo van a reaccionar en los momentos drásticos y difíciles de la Purificación?,

Poneos en su lugar y tratad de entenderlos y así, comprenderéis el por qué ellos necesitarán de vuestra compañía espiritual, de vuestra intercesión en esos momentos difíciles.

No sabrán qué decir ni qué hacer, a quién invocar ni cómo ganar su salvación eterna.

 Entended eso, Mis pequeños, no saben y vosotros sí sabéis, os he dado el Conocimiento y os he pedido que lo compartáis, es una necesidad imperante el que vosotros os deis para la salvación de infinidad de almas.

 Os he dicho que ya son momentos graves, momentos muy difíciles que pasará la humanidad pero, sobre todo, momentos de vida o muerte eterna.

Y vosotros, con vuestra donación, con vuestro ejemplo, con vuestra INTERCESIÓN, podéis salvarMe tantas almas. 

¡BENDITO SEAS PADRE SANTO! Desde este patíbulo santísimo que comparto con nuestro Señor Jesucristo, TE ENTREGO LAS ALMAS DE LOS QUE ESTÁN SIENDO PRESENTADOS POR SATANÁS, PARA QUE SE PIERDAN, Te las entrego cubiertas con la Sangre Preciosísima de Jesús y te suplico ABBA que los alcance Tu Misericordia, para que se salven…

 Os lo vuelvo a implorar, ya no a pedir, a implorar, Mis pequeños: breve es el tiempo, antes de éstos Acontecimientos, en que muchas almas se pueden perder.

No desperdiciéis vuestro tiempo, que es Mi Tiempo a través de vosotros.

Vosotros, en estos momentos, estáis haciendo el trabajo de Mi Hijo, Se dio por vuestra conversión y por vuestra salvación, haced, pues, lo mismo por vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños. Os amo y os bendigo, Yo vuestro Padre y vuestro Dios.

Confiad en Mí, hijitos Míos, Yo no Me separaré de vosotros en ningún momento.

Os daré fuerza física y espiritual para vencer en ésta Prueba; prueba que os hará alcanzar vida de Amor en ésta nueva era de Mi Santo Espíritu por venir.

Te doy gracias porque escuchaste mi Oración y en las manos de mi Madre Santísima, dejo mi propia salvación…. ¡¡¡GRACIAS ABBA!!!! ¡TE ADORO CON TODO MI SER! PATER NOSTER…

(¿Por qué María? ¡Porque Ella NO PERMITIRÁ que Satanás te atrape! !Y muy importante: Satanás le tiene un pavor mortal!)

Confiad, que Yo estoy a vuestro lado, para guiaros y en vuestro corazón para amaros y daros fuerza, fuerza que ha de vencer a las fuerzas del Mal.

Yo os amo y os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu por venir.

¡Llamadlo, hijitos Míos, llamadlo!

http://diospadresemanifiesta.com/

E31 ERAN CIEN OVEJAS


03 de Marzo de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, ciertamente Soy Yo la Luz del Mundo y enviaré a Mi Santo Espíritu, para que alumbre a todas las mentes de todos vosotros y para que a través de ese resplandor interno que tendréis, comprendáis en qué estado estáis de pecado o de Gracia ante Mis Ojos.

Mucha maldad os rodea Mis pequeños y así está anunciado, profetizado, visualizado desde antiguo para estos Tiempos. Soy la Vida y ahora estáis rodeados de la muerte, de Satanás, que quiere destruir todo lo que Yo os he traído.

He estado entre vosotros, Soy vuestro Dios y Yo os doy lo que escucho de Mi Padre y Yo os mando a Mi Santo Espíritu, para que os anuncie y recuerde todavía para éstos tiempos, lo que ya está próximo para la Humanidad y el Universo entero.

Mucha maldad os rodea y muchos NO QUIEREN VER,  están cegados por el poder de Satanás, están cegados porque les conviene vivir en un mundo de ciegos, para aprovecharse de sus hermanos.Los gobiernos han cegado a sus pueblos, porque los gobiernos se han satanizado. Se reúnen para hacer planes, para sojuzgaros, para hacer planes para destruiros, para aprovecharse de vosotros; de cada uno de vosotros, Mis pequeños.

 Son pocos los que al mantenerse en Mí, en Mi Gracia, en la búsqueda de Mi Palabra; pero sobre todo en la actuación de Mi Palabra, son los que se les ha dado el Discernimiento Santo; para que entendáis la situación real que el Mundo está padeciendo.

 Vosotros, los que estáis Conmigo, os dais cuenta de lo que sucede en realidad, porque Mi Santo Espíritu está en vosotros y os explica lo que está sucediendo; cómo os está atacando Satanás, cómo quiere vuestra destrucción; cómo quieren éstos guías de los pueblos, destruir a su propio pueblo.

 Ciertamente estáis muy atacados NO solamente en cuerpo, sino en alma y espíritu; se os ha atacado a tal grado, de que NO queréis nada de Mí.

Soy vuestro Dios y Satanás os ha convencido de estar solamente buscando lo del mundo. Y el Mundo os aleja de Mí, el mundo os lleva a la Obscuridad, el mundo os quita la Paz, el mundo os lleva a apartaros de toda la Verdad que Yo os he enseñado. La Maldad está corroyendo corazones. La Maldad os está separando aun a vosotros, que sois hermanos de una sola familia. La Maldad os está llevando a un desierto de desesperación.

Por eso ahora os sentís así, que NO encontráis a dónde ir, qué hacer, quién os escuche, quién os explique; estáis confundidos.

Satanás está causando esta confusión mundial. Muchas almas lo están sintiendo, muchas almas están desorientadas, muchas almas NO viven en Paz y es que la Paz Soy Yo, vuestro Dios.

Si NO estáis Conmigo, NO podéis tener esa Paz, esa Sabiduría, ese Amor que deben tener todos aquellos que Me siguen, todos aquellos que son Mis discípulos, todos aquellos que se pueden decir “hijos de Dios”.

 Las Pruebas vendrán cada vez más fuertes, Mis pequeños. Aquellos que NO están Conmigo, que NO Me buscan, que NO están preparados; NO sabrán ni cuándo ni cómo les vendrá su fin. Y muchos perecerán eternamente.

 Los que estáis Conmigo sabréis lo que estará pasando y algunos seréis perseguidos. Yo os protegeré, porque sois Mi Resto fiel, con el que empezaré un Nuevo Mundo.Habéis ganado la carrera, os habéis mantenido en Fe, habéis buscado la Verdad y os ha gustado estar en ella.

Respetáis Mis Leyes, buscáis el Amor entre hermanos, mantenéis Mis Palabras vivas en vuestro corazón y las habéis transmitido a vuestros hermanos; por eso, os podéis llamar “hijos de Dios”.

 Seréis cuidados, seréis guiados, seréis protegidos; pero tenéis también una misión muy importante, que es la de proteger almas con vuestra Intercesión. 

Esto os lo he pedido muchísimo Mis pequeños, porque es vuestra intercesión la que va a salvar a infinidad de almas. 

Satanás os quiere destruir a todos y por eso os dije que algunos seréis perseguidos; porque en este momento, Mi Resto Fiel, tiene un poder muy grande sobre Mí, que ya os he dicho.Y es Mi Mismo Amor en vuestro corazón, vosotros sentís en vuestro corazón el Amor sobre vuestros hermanos desamparados. 

Ese es el Verdadero Amor que os hace Orar por ellos, para que NO sean condenados.

 Cuando oráis de corazón y Me lo pedís con Mi Amor, que habita en vuestro corazón, os escucho. Atiendo vuestras súplicas y os doy lo que Me pedís, porque sé que ya NO Me estaréis pidiendo cosas vanas, cosas del Mundo, cosas que NO os aprovechan para vuestra vida espiritual

Y en cambio, Me estaréis pidiendo primeramente por el Bien que Me dais, por el Amor que Me propiciáis, por el Amor que vosotros tenéis hacia vuestros hermanos desamparados.

 Ciertamente, se salvarán por vosotros y con ello, vosotros mismos estaréis asegurando vuestra salvación eterna, cuando ésta llegue. Los momentos van a ser dramáticos, estaréis viendo todo lo profetizado y os vuelvo a repetir, NO TEMÁIS.Pero Sí, sed conscientes de que será tremendo este momento y os deberéis mantener en mucha oración, penitencia, ayuno. Almas fuertes, poderosas, contra el ataque de satanás.

 Todo se dará rápido, perseverad, orad y vivid en santa alegría, porque después del parto que es éste, el que se acerca apresuradamente, viene el GOZO, el gozo de verMe entre vosotros.

Que esa alegría se mantenga en vosotros, que NO haya en vosotros, dudas, resentimientos, dolores, sino que sea todo alegría, porque pronto Regresaré para todos vosotros que Me habéis esperado con una gran Fe y un deseo inmenso de servirMe y de estar con vosotros.

PedidMe Mi Santo Espíritu para que os Guíe en estos momentos, que Su Sabiduría os lleve por los caminos seguros, caminos de Bien, caminos de salvación. Y NO TEMÁIS, a pesar de que flaqueéis por vuestra humanidad, que es débil.

Mi Santo Espíritu os Fortalecerá, para que NO flaqueéis y estéis siempre seguros, de que vuestros pasos serán siempre hacia adelante, buscando el Bien y al cual encontraréis pronto.Hijitos Míos, vosotros debéis mantener una actitud positiva, de alegría, porque eso es lo que Yo os vine a dar. El mostrarMe ante vosotros, al bajar del Cielo para estar entre vosotros, fue para traeros Paz, alegría, la Buena Nueva.

Ciertamente, el Mundo estaba siendo aplastado por el poder de Satanás.

El Mundo sufría, TODO SUFRÍA porque Satanás había tomado el poder a todos niveles; que es lo mismo que está sucediendo ahora, pero Yo vine a cambiar esa actitud y sobre todo, ese DOLOR que se estaba viviendo.

Yo vuestro Hermano Jesucristo, Hijo del Dios Verdadero, Vine a estar entre vosotros.

A convivir entre vosotros, para que conocierais lo que es la Vida del Cielo, porque Yo Soy el Cielo, Yo Soy vuestro Dios y lo que Me visteis hacer y decir, es lo que vosotros viviréis por toda la eternidad.

Si estáis Conmigo, DEBÉIS SIEMPRE TENER una actitud de Amor hacia vuestros hermanos; darles Esperanza, darles Vida, en Mis Palabras estaba la Vida y sigue estando, porque la tenéis en las Sagradas Escrituras.  Si realmente Me seguís, podéis vosotros tomar las Sagradas Escrituras y de ellas aprender todo lo que Yo quiero que viváis ya desde ahora y eternamente. 

Si realmente, queréis seguirMe y vivir Conmigo, lo hacéis siempre con toda libertad de actuación, Yo NO os presiono, Yo os Llamo y por eso, tenéis la Parábola en donde el Pastor llama a sus ovejas y las ovejas conocen la Voz del Pastor.

Todos vosotros de una forma u otra, habéis escuchado Mi Voz; los que estáis Conmigo la seguís, porque Me amáis, porque queréis estar Conmigo eternamente, porque queréis crecer a niveles espirituales muy altos, porque ahí encontraréis el gozo de vivir el Cielo, ya desde la Tierra.

Pero si no Me seguís, si NO queréis escuchar Mi Voz, y es más Me rechazáis, Yo NO os puedo obligar a seguirMe.

Y si queréis hacer vuestra voluntad o seguir al Enemigo, esa es vuestra decisión y ya sabéis qué pasará con vuestra alma eternamente.Yo Soy vuestro Dios y en Mí está el Reino, en Mí está el Amor, en Mí está la Paz de los corazones y pase lo que pase a vuestro alrededor, Yo siempre os estaré protegiendo, porque sois Míos.

Pero si os apartáis del Rebaño y queréis seguir al Lobo, si queréis seguir a aquel que os quiere hacer daño, aun sabiendo que él es el Lobo; vosotros mismos en vuestro libre albedrío lo estáis escogiendo y también sabéis lo que os pasará eternamente.

 Mi Palabra, Mis Obras, Mis Enseñanzas, Mis Milagros, TODO está en las Sagradas Escrituras. Cuando amáis a alguien, tratáis de saber más de esa persona que amáis.

Si realmente Me amáis a Mí, tenéis en las Sagradas Escrituras cómo conocerMe. Conoceréis Mis Obras, Mis Palabras, Mis Milagros y el Amor que os tengo a cada uno de vosotros.

 Como os he dicho siempre, es vuestro libre albedrío, el que os va a hacer escoger con Sabiduría o con necedad. Si queréis salvar vuestra alma, la Sabiduría os llevará a buscarMe, si os queréis apartar de Mí, hacer vuestra voluntad y hacerle caso a Satanás, vuestra necedad os llevará a seguirle y eternamente sufriréis. Tenéis la libertad de escoger.

 Os repito, Yo NO presiono, las ovejas se dejan llevar por la Voz del Pastor.

Yo Soy el Buen Pastor y si queréis seguirMe, venid a Mí. Y venís a Mí, tranquilos, en paz, amando a vuestro Pastor; porque sabéis que de Él, obtenéis todo lo bueno que tenéis.

 Yo os busco a todos, busco a la oveja perdida, NO quiero que os vayáis con el Lobo.

Ciertamente os pongo a lo largo de vuestra existencia, muchas oportunidades para que os volváis a Mí…

Y como dice en las Sagradas Escrituras: Dejo las noventa y nueve y voy a buscar a la oveja perdida, la rescato y entra nuevamente a Mi redil.

Pero si esa oveja se vuelve a salir del redil y busca al Lobo y quiere estar con él, Me duele, Me duele mucho, porque os amo; pero vosotros escogéis vuestro futuro y lo respeto.

 Pedid Sabiduría, llenad vuestro corazón de amor y Me tendréis siempre con vosotros.

Que la Luz de Mi Santo Espíritu descienda sobre cada uno de vosotros y que os dé los Dones que necesitaréis en estos momentos de Gran Tribulación que Padecerá el Universo entero.

 Ya os había anunciado anteriormente, que cuando se fuera a dar Mi Llegada, las condiciones previas a ella, iban a ser todo un caos a vuestro alrededor.

Recordad lo que se os ha dicho, que tendréis que padecer lo mismo que Yo padecí en Mis últimos momentos sobre la Tierra: Mi Pasión, Muerte, pero luego vendrá la Resurrección. 

Son los momentos de Obscuridad, son los momentos en que está actuando Satanás fuertemente, como actuó en esos momentos de Mi Pasión;

él dudaba todavía de Mi Divinidad, pero quería desquitarse también, de que él perdió el Cielo por oponerse al Amor.

 Os he dicho que lo primero que os iba a quitar Satanás, era la Paz y Yo os di el Ejemplo, para que vosotros lo sigáis en estos momentos de vuestra pasión.

Ciertamente Satanás, moviendo los corazones del pueblo de Israel se amotinaron contra Mí; siendo que una semana antes Me alababan y hasta querían hacerMe Rey.

Y esos cambios fuertes Mis pequeños, los provoca Satanás y de ellos os debéis de proteger.Eso pasa cuando falta espiritualidad, cuando falta una vida de entrega a Mí, a Mi Amor, a Mis Leyes, a vuestra misión.

 Si realmente estuvierais Conmigo, Yo os daría esa Fuerza Divina; para que a pesar de los ataques de Satanás a vuestro alrededor, os mantuvierais en Paz y con una Fe inquebrantable. 

Ahora estáis viendo su Maldad a vuestro alrededor, a vuestra izquierda, a vuestra derecha; os ataca de múltiples formas, y todo para que vosotros perdáis la Paz y la Fe.

Algo muy importante Mis pequeños, es que nunca os separéis de Mí, para que vuestra Fe se mantenga inquebrantable; Satanás os conoce y sabe que sois débiles, muy débiles cuando estáis solos.

Pero cuando estáis unidos a Mí, a Mi Santísima Trinidad y con el Cuidado de Mi Madre, la Siempre Virgen María, de Mi Padre en la Tierra el Señor San José, VOSOTROS PODÉIS VENCERLO.  A pesar de que estáis ya viviendo estos momentos obscuros, en donde Satanás tiene el poder, pero NO total, os debéis de mantener en Oración más profunda y viviendo el Bien que Yo he puesto en vuestro corazón.

Ese bien es Mi Amor. Y recordad que cuando estaba Yo padeciendo todos los Dolores de la Pasión, ORABA. Oraba por todos aquellos que Me estaban causando un gran mal en Mi Cuerpo, más NO en Mi Corazón.

 Vuestro cuerpo es solamente envoltura, es vehículo para vuestra alma. El cuerpo quedará aquí porque tierra es, pero vuestra alma es la que trasciende y ésa, es a la cual vosotros debéis cuidar con más ahínco.

Vuestra alma tiene que estar unida perfectamente a Mí y debe confiar plenamente en Mí,

Para que después de este dolor de pasión, que estéis llevando y que llegará en un momento AUMENTANDO mucho más fuerte; aún en ese momento, podáis vencer a Satanás con el Amor que tomaréis de Mí.Satanás NO soporta el Amor, el Amor que ya habéis cultivado de un buen tiempo para acá y que es Mi Amor en vosotros.

Confiad plenamente en Mi Amor y en Mis Cuidados de éstos momentos difíciles; pero que por otro lado os están avisando que luego tendréis la Resurrección, que luego tendréis esa Luz Nueva, Mi Reino entre ustedes, Mi Llegada con el Resto Fiel.

 No todo es maldad, que así lo veis. La maldad, el dolor, se puede volver salvífico para otras almas y eso es lo que Yo hacía durante Mi Pasión y en el Ofrecimiento de Mi Muerte: salvación de almas.

Ahora es vuestro turno, ahora os toca salvar a infinidad de almas de vuestros hermanos de la Tierra y del Universo entero.

 La Fe os hace entender que muchos hermanos vuestros, habitan también en el Universo y que necesitan de vuestra ayuda; porque os he explicado ya, que lo que está padeciendo ahora vuestro planeta, lo está padeciendo el Universo entero.La Maldad de Satanás afectó a toda la Creación o sea, a todo el Universo, con su oposición a Mi Amor.

 Por eso os he insistido tanto en la Oración, porque debéis cuidar Mi Creación y Mi Creación, son todos vuestros hermanos del Universo, que NO conocéis.

Porque necesitan de vuestra ayuda, para que Satanás NO los pueda vencer y los lleve a su destrucción espiritual, y con un probable dolor eterno con su condenación.

 Son momentos, por un lado de Obscuridad, pero por otro lado, de Luz salvífica, porque estáis llevando, también, una misión parecida a la Mía.

Porque al ser otros Cristos, también estaréis salvando almas con vuestros dolores, preocupaciones, con todo aquello que afecta vuestra estabilidad espiritual y vuestra estabilidad humana.

Y ahora, he aquí que yo, atado en espíritu, voy a Jerusalén sin saber lo que allá me sucederá, salvo que el Espíritu Santo solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones. Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mí mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio solemnemente del evangelio de la gracia de Dios.

Dejaos guiar por Mi Santo Espíritu y pedidMe que os vaya explicando lo que irá sucediendo en estos momentos, para que podáis soportar la Prueba.

 Como os he dicho, pasé todo esto para vuestra salvación.

Os estoy enseñando con Mi Padecer, con Mi Muerte, con Mi Resurrección; que todo lo que vosotros padeceréis, también os llevará al final, a feliz, NO término, sino a un feliz inicio.

 Sabéis de los Nuevos Cielos y de las Nuevas Tierras para las almas escogidas, para empezar una nueva generación.

Confiad en ello Mis pequeños, que Yo estoy con vosotros y Orad mucho por aquellos, a los cuales les falta Fe y que NO han querido aceptar todo esto que os he explicado por tantos años.

Ciertamente, es muy fácil decir “yo no creo en todo lo que dicen los videntes alrededor del mundo” y con eso están perdiendo oportunidades de mejora espiritual y de salvación eterna.

Pocos como vosotros, sois los que tomasteis el compromiso, SOIS POCOS y por eso seréis premiados.

Seréis premiados por vuestra Fe, pero, más por vuestro actuar por la salvación de tantas almas que necesitan de vuestra intercesión, que fue lo que Yo hice exactamente, con Mi Donación.

Mi Llegada a la Tierra, fue precisamente para eso, para enseñaros a Orar y salvar almas. Entré a la Tierra pidiendo eso y salí de la Tierra haciendo lo mismo, pidiéndolo en la Cruz:

“Tengo sed, dadMe almas” y os lo vuelvo a repetir: Muchas almas necesitan de Oración para su salvación, dadMe almas, Mis pequeños. 

Fuisteis creados para vivir. Y vivir eternamente en el Reino de los Cielos y NO para morir primeramente, al vivir en el Mal durante vuestra vida y luego morir en pecado grave y desperdiciar vuestra vida en el Infierno eternamente.Vuestra vida vale mucho. (VALEMOS LA VIDA, EL CUERPO, LA SANGRE Y EL ALMA DE DIOS, mediten (1)  vuestra vida puede producir mucha vida a almas que están muertas en el pecado, en el mal.

Sed Luz junto Conmigo, sed faros y guías para la salvación eterna de infinidad de almas, sed otros Cristos, para que les enseñéis a vuestros hermanos lo que es el Amor, el Verdadero Amor y lo podáis compartir con vuestros hermanos.

 Manteneos pues con esa Esperanza, que os debe dar alegría al saber que después de la Obscuridad, en donde Satanás está actuando fuertemente, vendrá la Luz que lo aplastará…

Y que además, esa Luz os traerá Mi Presencia entre vosotros y será el nuevo renacer de la Humanidad.

 Por eso os pido nuevamente, NO viváis en la preocupación del qué dirán o qué os pasará. Estando Conmigo, sabéis perfectamente a dónde vais.Sino manteneos en la alegría de estar salvando almas, entregándoMe almas mediante vuestra Oración y vuestra donación y sobre todo, saber que es poco el tiempo ya, para que todo cambie hacia el Bien.

 Mi Amor bajará y os cubrirá, os transformará y gozaréis Mi Cielo aquí en la Tierra.

Confiad pues Mis pequeños, confiad en Mí vuestro Dios, Yo estoy con vosotros y os acompañaré en estos momentos de más Obscuridad.

Recordad que sois Luz y Satanás NO se acerca a aquellos que llevan Mi Luz.

Yo, el Hijo del Hombre y vosotros Mis pequeños, Mis hermanos, os Bendigo: que la Luz del Espíritu Santo, descienda sobre vosotros, os transforme y os lleve a la Perfección de Mi Padre, a la que estáis llamados todos vosotros.

Os Bendigo, Mis pequeños, Mi Bendición y Mi Santísima Trinidad quede con vosotros. Amén.

(1) LA MUERTE DEL ALMA DE JESÚS, CUANDO SE CONVIRTIÓ EN PECADO…

http://diospadresemanifiesta.com/