Archivos de etiquetas: cobardía

99.- OCASO DE UNA DINASTÍA


roma-imperialDespués de regresar de la Casa de las Gallinas, cayó un rayo en el Palacio de los Césares y cayeron al mismo tiempo las cabezas de todas sus estatuas.

A la de Augusto se le cayó el cetro de las manos.

Babilo y sus astrólogos le pronosticaron a Nerón que lo depondrían.

Y él les contestó:

–           El arte nos hará vivir.

El mundo, después de haber soportado por catorce años a este singular gobernante, por fin se hizo justicia. Dando la señal de sublevación en la Galia, donde mandaba como propretor Julio Vindex.

Fue en Nápoles, en el aniversario de la muerte de Agripina, cuando le avisaron de la rebelión de las Galias.

Y Nerón recibió la noticia con tanta indiferencia, que muchos sospecharon que se alegraba de tener la oportunidad para despojar por derecho de guerra, a las provincias más ricas del imperio.

En el acto se marchó al gimnasio y contempló las luchas de los atletas, mostrando gran interés en sus ejercicios.

neron

Durante la cena le trajeron cartas más inquietantes y fue cuando prorrumpió en imprecaciones y amenazas contra los sublevados.

Durante ocho días no contestó ninguna carta, no dio orden alguna, tampoco instrucción alguna de ningún tipo. No hizo comentarios sobre aquel acontecimiento y se mantuvo en silencio sobre este asunto.

Trató por todos los medios y en todas las circunstancias de mantener su ritmo de vida habitual, conduciéndose como si no pasara nada extraordinario.

Pero el tiempo y el destino siguieron su implacable marcha.

neron-asustado-2

Conforme pasaban los meses, las noticias eran cada vez más inquetantes. 

Turbado finalmente por las injuriosas proclamas de Vindex, escribió al senado para exhortarles a vengar al emperador y a la república.

Y se excusó con una enfermedad de la garganta para no acudir personalmente.

Pero lo que más le ofendió de aquellas proclamas, fue que lo calificaran de pésimo cantante y que en lugar de Nerón, lo llamaran Enobarbo.

En su concepto, lo más falso era la censura que ignoraba un arte que había cultivado con tanto afán y buen éxito.

neron-cantando2

Y les preguntaba a todos:

–           ¿Habéis conocido un artista más grande que yo?

Mientras tanto, se sucedían las noticias alarmantes y sin poder ocultar su temor, regresó a Roma.

Pero cuando supo que Galba y España se habían sublevado, perdió completamente el coraje y dejándose caer, permaneció largo tiempo callado y sin reaccionar; casi como si estuviera muerto.

Luego se levantó, rasgó sus ropas, se golpeó la cabeza.

Y exclamó:

–           Todo ha concluido para mí.

Sus nodrizas le acompañaban.

Y Eglogea queriendo consolarle, le nombró a otros príncipes a los cuales les habían ocurrido desgracias similares.

Y Nerón contestó:

–           Pero las mías son inauditas y sin comparación, pues pierdo el imperio antes que perder la vida.

neron-3

Y continuó con su vida acostumbrada, llena de diversión  en las carreras en el circo…   

Espectáculos variados,  lujos y molicie.

Dio banquetes espléndidos y compuso contra los jefes de la sublevación versos satíricos, que empezó a cantar gesticulando y procuró divulgar en público.

Se hizo llevar secretamente al teatro y mandó decir a un actor que tenía una gran voz y era un gran artista: Que era una gran fortuna para él, que el emperador tuviera otras ocupaciones’.

Concibió muchos proyectos atroces y acordes con su carácter, pero los abandonó ante imposibilidad de ejecutarlos.

Saliendo de un convite, apoyado en los hombros de sus amigos,

Dijo:

–           Iré a las Galias y me presentaré sin armas ante las legiones rebeldes. Me limitaré a llorar ante ellos y un inmediato arrepentimiento me atraerá a los sediciosos.

Y a la mañana siguiente, en medio de la alegría general, entonaré un canto de victoria que ahora mismo voy a componer.

neron-artista

Y su primer cuidado al preparar esta expedición, fue elegir carros para el transporte de sus instrumentos musicales y hacer cortar el cabello como si fueran varones, a todas sus concubinas a las que se propuso llevar vestidas como amazonas.

Entonces llegó la noticia de que los demás ejércitos también se habían sublevado…

Se llenó de cólera y furioso rompió la carta que le habían llevado durante la comida.

Derribó la mesa y estrelló contra el suelo dos vasos que tenía en gran estima y que llamaba ‘homéricos’, porque estaban esculpidos en ellos escenas tomadas de los poemas de Homero.

Enseguida hizo que Locusta le diera un letal veneno y lo guardó en un cofrecito de oro. Y se fue a los jardines de Servilio…

Allí, mientras sus libertos más fieles se iban a Ostia a preparar naves; quiso comprometer a los tribunos y centuriones del Pretorio a que lo acompañaran en su fuga.

13-muerte-de-neron

Pero no sabiendo que Tigelino ya lo había traicionado, unos se excusaron y otros se negaron abiertamente diciéndole:

–           ¿Tanta desgracia es morir?

Más tarde, después que la conjura fue consumada.  Se encontró entre sus papeles un discurso, donde planeaba presentarse públicamente en la tribuna de las arengas con traje de luto y pedir con el acento más lastimero posible, que le perdonasen el pasado.

O al menos, si los corazones permanecían insensibles; que le concediesen la Prefectura de Egipto. ¡Aún mantenía la esperanza de consolidar su absoluto poder!

El único motivo que le impidió pronunciarlo, fue el miedo de que lo despedazaran antes de llegar al Forum. Y dejó para el día siguiente, el tomar una decisión.

Pero se despertó a la medianoche y se dio cuenta de que lo habían abandonado todos sus guardias.

neron-asustado

Saltó del lecho y mandó mensajeros a las casas de todos sus amigos. Al no recibir contestación, fue con poco séquito a pedir refugio a los que consideraba más fieles entre ellos

Pero todas las puertas permanecieron cerradas y nadie le contestó.

Entonces regresó a su palacio y vio que también  los centinelas habían huido, llevándose hasta las ropas de su lecho y la caja de oro en la que había guardado el veneno. 

Luego pidió que lo llevaran con los gladiadores para recibir la muerte, pero no encontró a nadie que quisiera matarlo.

Y exclamó:

–           ¡¿Acaso no tengo amigos, ni enemigos?!

Luego quiso hallar un refugio para meditar…

el-remordimiento-de-neron-despues-del-asesinato-de-su-madre-john-william-waterhouse-oleo-sobre-tela

Y su liberto Faonte le ofreció su casa de campo, situada entre la Vía Salaria y la Nomentana, a seis kilómetros de Roma.

Desesperado, vestido con la túnica y con los pies descalzos, tal como se encontraba; montó a caballo.

Iba envuelto en un manto viejo y descolorido. Llevaba la cabeza cubierta y un pañuelo en el rostro, acompañado de cuatro personas, entre ellos Esporo.

De pronto, sintió temblar la tierra y  vio brillar un relámpago que lo estremeció de terror.

Al pasar cerca del campamento de los pretorianos, oyó los gritos de los soldados que le dirigían imprecaciones y hacían votos por Galba.

Al ver al pequeño grupo,

Un viajero dijo:

–           Esos persiguen a Nerón.

Y otro preguntó:

–           ¿Qué hay de nuevo en Roma en cuanto a Nerón?

NERON Peter_Ustinov_2 (2)

El olor de un cadáver abandonado en el camino, hizo retroceder a su caballo y se le cayó el pañuelo que le ocultaba el rostro, un veterano pretoriano lo reconoció y lo saludó por su nombre. 

Entonces emprendieron el galope hasta llegar a un cruce de caminos y siguieron por una vereda.

Luego dejaron los caballos y penetrando entre abrojos y espinos por un sendero cubierto de zarzas; en el que no podían avanzar más que tendiendo ropas bajo sus pies, llegaron trabajosamente hasta las tapias de la casa de campo.

Allí le aconsejó Faonte que entrase temporalmente en una cantera de la que había sacado arena… 

Pero Nerón estaba aterrorizado…

Balbuceando exclamó:

–           No quiero que me entierren vivo. –refutó.

Y se detuvo para esperar a que le abrieran la entrada secreta de la casa.

neron

Como tenía sed, cogió en la mano agua de una charca y dijo antes de beberla:

–           He aquí los refrescos de Nerón. – Y se puso a arrancar las zarzas que se habían atorado en su manto.

Después de esto se arrastró sobre las manos, por un agujero abierto debajo de la tapia hasta la habitación más próxima, en la que se acostó sobre un jergón cubierto con una vieja manta.

Atormentándolo de vez en cuando el hambre y la sed, rechazó el pan que era de buena calidad; pues Faonte es un hombre muy rico e influyente. Y bebió gran cantidad de agua templada.

En el Senado ya se conocía su huída y deliberaban la forma de castigarle cuando le atrapasen; pues están seguros de que es demasiado cobarde para darse muerte por sí mismo.

Mientras tanto en la villa de Faonte, Nerón está muy abatido, lleno de impotencia y de contrariedad…

Por largas horas se mantuvo abstraído, tratando de evitar una respuesta a las demandas de sus amigos y de una manera inexplicable para él, le llegó una avalancha de recuerdos en los que hacía demasiado tiempo no reflexionaba…

neron niño

Se miró a sí mismo cuando muy jovencito adoraba a su madre y  después, cuando fue coronado emperador…

Cuando se enamoró perdidamente de Popea Sabina y por la cual mató a su esposa Octavia y a su madre Agripina.

A continuación el Incendio de Roma y todos los intentos por aplacar a la plebe; después del escándalo suscitado por la acusación de Prócoro Quironio…

Seguidamente fue la pelea con Popea y cuando la asesinó  con un fuerte puntapié;  junto con su heredero estando muy ebrio, después de las carreras…

neron mata a popea

Todos los que le acompañan están aterrorizados, pues comprenden que ya no hay salida…

 Epafrodito volvió a suplicarle, insistiendo en  que el tiempo se está acabando y el Senado ya debe haber tomado una fatal resolución contra él.

Todos sus compañeros lo instan, a que se sustraiga cuanto antes a los ultrajes que le amenazan.

Nerón los miró angustiado y movió la cabeza negando. Pero luego se rindió y mandó que abrieran una fosa delante de él, a la medida de su cuerpo.

Pidió que le encontraran unos pedazos de mármol y que trajesen agua y leña, para tributar los últimos honores a su cadáver.

Por primera vez en toda su vida, lo que está viviendo no es una escenificación proyectada de antemano.

Su sufrimiento es auténtico. Y se siente verdaderamente desconsolado al contemplar su total abandono y su absoluto desamparo.

NERON Y SU LIRA

Llorando con cada orden que da,

repite sin cesar:

–           ¡Qué gran artista va a perecer conmigo!

Durante estos preparativos llegó un correo a entregarle una carta a Faonte.

Nerón se la arrancó de las manos y leyó que el Senado le ha declarado Enemigo de la Patria.

Y le está buscando para castigarle, según las leyes de los antepasados.

Horrorizado preguntó:

–           ¿En qué consiste este suplicio?

Epafrodito le contestó:

–           En desnudar al criminal. Sujetarle el cuello con una horqueta y azotarlo con varas hasta la muerte.

Aterrorizado,  se cubrió la boca con las manos para ahogar un grito.

NERON ustinovdeathscene

Luego tomó los puñales que había llevado consigo, probó la punta…

Y volvió a envainarlos diciendo:

–           Aún no ha llegado la hora fatal.

Exhortaba a Esporo a lamentarse y a llorar.

Y luego dijo:

–           Mátese uno de vosotros para que me dé valor para morir.

Pero los presentes le miraron estupefactos y abatidos, sin contestar una sola  palabra.

Luego se reprochó a sí mismo su cobardía, diciéndose en voz alta:

–           Arrastro una vida vergonzosa y miserable.

Y añadió en griego:

–       Esto no es propio de Nerón… En momentos así, es necesaria la sangre fría.

neron1

¡Vamos! (Y citando su nombre completo)

NERO·CLAVDIVS·CÆSAR· AVGVSTVS·GERMANICVS  

 ¡Ya!…¡Despierta!

Entonces oyó que se acercaban los jinetes que traían orden de capturarlo vivo y recitó temblando este verso en griego:

–           Oigo el paso animoso de veloces corceles.

Y enseguida se clavó el puñal en la garganta, ayudado por su secretario, Epafrodito.

muerte de neron

Todavía respiraba cuando entró el centurión que quiso vendarle la herida, fingiendo que venía a socorrerle.

Nerón dijo:

–           ¡Es demasiado tarde! ¡Cuánta fidelidad!

Al pronunciar estas palabras expiró con los ojos abiertos.

Dejando espantados y llenos de horror a quienes lo miraban.

Esporo, sollozando  y muy afligido le cerró los ojos.

Y dijo a los demás:

–           Quieran los dioses respetar su último deseo.

Había recomendado mucho a sus compañeros de fuga, que no abandonasen su cabeza a nadie y que le quemasen entero, de la manera que fuese.

Esta autorización la concedió Icelo el liberto de Galba, que acababa de salir del encierro donde lo arrojaron al comenzar la insurrección.

Los funerales de Nerón costaron doscientos mil sestercios. Y emplearon en ellos, tapices blancos bordados de oro.

cadáver de neron

Sus nodrizas Eglogea y Alexandria, junto con Actea; depositaron sus restos en la tumba de los Domicios, que está en el Campo de Marte.

Y así pasó Nerón como un tornado, como un huracán, como un incendio.

Como pasa la guerra y pasa la muerte.

Sin embargo, a pesar del Edicto para el exterminio total de los cristianos.

vaticano

La Basílica de San Pedro gobierna espiritualmente hasta hoy desde las cumbres del Vaticano,  a la ciudad de Roma y al Mundo.

Cerca de la antigua Puerta Capena, en la Ciudad Eterna; existe actualmente una pequeña capilla que lleva esta inscripción algo borrada por el tiempo: ¿Quo Vadis Domine?

Para los primeros cristianos Nerón fue el Primer Anticristo.

Diocleciano

El Segundo sería Dioclesiano.

¿Cuál ES el Tercero?…

Nerón murió a los treinta años y medio de edad.

En el mismo día que en otro tiempo, él personalmente hiciera perecer a Octavia.

Con él se extinguió la familia de los Césares…

julio-cesar-augusto

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

65.- LUDUS MATUTINUS


coliseo-1

Para la celebración de los espectáculos prometidos, Nerón mandó construir un Anfiteatro gigantesco, porque quiere que los juegos sobrepasen en esplendor a todos los que ha habido hasta entonces.

Miles de operarios trabajaron día y noche en la construcción del edificio y en su ornamentación.

Un inmenso pabellón pone a los espectadores a cubierto de los rayos de sol. Por entre las hileras de asientos, hay pebeteros dispuestos de trecho en trecho, para quemar perfumes de Arabia e incienso.

Los arquitectos Marco Vitrubio y Julio Frontino han desplegado toda su habilidad en su construcción, para que sea a la vez incomparable y dé cabida al mayor número posible de espectadores, con la mayor comodidad.

El día fijado para dar comienzo a los Juegos, una inmensa muchedumbre llegó desde el alba, aguardando la hora de la apertura de las puertas y gozando del aire festivo que se contagia, por la inauguración.

coliseo circo AlmaTadema_Coliseum1896

Escuchan con expectación los rugidos de las fieras, a las cuales se les ha mantenido sin alimento para excitar más su ferocidad y su hambre.

Todo esto aumenta el ruido hasta ser casi ensordecedor y los más tímidos, palidecen de miedo.

Al salir el sol, sobre toda aquella cacofónica confusión, comienza a escucharse un himno que brota desde el interior del circo y que es entonado por voces vibrantes y llenas de alegría.

La multitud escucha maravillada y sorprendida aquellos cánticos…

Y dicen:

–           ¡Los cristianos! ¡Son los cristianos!

Y efectivamente, éstos han sido trasladados desde las cárceles en la noche precedente.

El Himno retumba glorioso porque las voces de los hombres, mujeres y niños que lo cantan son tantas, que los entendidos en las funciones circenses, saben que las fieras quedarán saciadas y NO acabarán con todos, antes de que llegue la noche.

A medida que se acerca el momento de la apertura de las puertas de los pasajes que conducen al interior del Circo, la gente se muestra más eufórica y discuten animadamente los detalles relativos a aquel espectáculo que promete ser extraordinario.

Desde muy temprano empiezan a llegar al Anfiteatro, los ‘lanistas’ (Los que compran, forman y entrenan a los gladiadores), con sus pequeños grupos dispuestos para el combate.

Muchos vienen completamente desnudos, llevando palmas en las manos y coronados con flores. Y a la luz de la mañana, se ven todos jóvenes, hermosos, fuertes, rebosantes de vida.

Sus cuerpos lustrosos de aceite, son portentosos y parecen tallados en mármol. La gente se deleita con su belleza y su fuerza.

Algunos son conocidos por el pueblo y al ser saludados por sus admiradores….

Se les escucha decir:

–           ¡Dame un abrazo, antes de que me lo dé la muerte!

Y desaparecen por aquellas puertas, sabiendo que probablemente al finalizar el día, NO volverán a cruzarlas.

Detrás de los gladiadores, vienen hombres armados con látigos, cuyo oficio es azotar y azuzar a los combatientes.

spolarium

Luego siguen una gran cantidad de carretas tiradas por mulas, que se van directas al spolarium.

Filas enteras de vehículos llenas de camillas. La enorme cantidad de éstas predice la magnitud del espectáculo que está por comenzar.

Enseguida vienen los hombres que están encargados de rematar a los heridos y visten trajes de Caronte (Barquero del infierno que transporta las almas de los difuntos a través de la Laguna Estigia)

Siguen luego los encargados de mantener el orden en el circo y los acomodadores, junto con los esclavos que reparten las bebidas y los alimentos.

Y por último, los pretorianos a quienes el César tiene siempre cerca de su persona en el Anfiteatro

Cuando por fin son abiertas las puertas, la multitud se precipita hacia el interior y los rugidos de las fieras se hacen más estruendosos.

Mientras el público se instala en sus asientos, produce un movimiento de agitación rumorosa, comparable al del mar en plena tempestad.

Finalmente, hace su entrada el Prefecto de la ciudad y Tigelino rodeado de su guardia.

Detrás de ellos, los augustanos, senadores, cónsules, pretores, ediles, funcionarios de gobierno y del palacio, oficiales, pretorianos, caballeros, patricios y damas lujosamente ataviadas.

Con los rayos del sol brillan las joyas, las armaduras de los soldados, el acero de las armas, las espadas y las espléndidas vestiduras de los invitados imperiales.

Desde el interior se oyen las grandes aclamaciones con que son recibidos todos los grandes personajes.

Y siguen llegando nuevas partidas de pretorianos, seguidos por los sacerdotes de los diferentes templos y las vírgenes sagradas de Vesta.

virgenes-vestales

Para dar principio al espectáculo, solo falta el arribo del César y la Augusta, con su círculo íntimo de augustanos favoritos.

Nerón desea ganarse el favor del pueblo y llega pronto.

Hace su entrada triunfal en el carro de Augusto, con traje de púrpura y clámide sembrada de estrellas de oro.

Le siguen la Augusta y los augustanos que ha privilegiado.

Entre éstos están Petronio y Marco Aurelio.

El joven tribuno sabe que Alexandra está enferma de gravedad e inconsciente.

Pero como el acceso a la prisión ha sido restringido con mayor rigor en los días precedentes y los antiguos guardias fueron remplazados.

Los nuevos no permiten la comunicación con los presos.

Y por eso Marco Aurelio no está seguro de que Alexandra no está entre las víctimas destinadas al espectáculo del primer día.

Pues conoce el sadismo de que son capaces  sus captores y la venganza que los impulsa.

Después de instalarse en los lugares que les fueron asignados, se escabulle discretamente en medio de la multitud y baja a los subterráneos del Circo.

Un guardián lo conduce hasta donde están los cristianos.

En el camino le dice:

–                      Noble señor, yo no estoy seguro de que llegues a encontrar lo que buscas. Hemos preguntado por una doncella llamada Alexandra, pero nadie nos dice nada. Tal vez porque no tienen confianza en nosotros.

–           ¿Hay muchos?

–           Tantos, que algunos tendrán que esperar hasta mañana.

–           ¿Y hay enfermos entre ellos?

–           No hay ninguno que no pueda sostenerse en pie.

Llegan hasta una puerta que da a una estancia enorme, pero tan baja y oscura, que solo recibe luz por unas aberturas enrejadas que las separan de la arena.

Al principio, el tribuno no puede ver nada, oye tan solo el murmullo de plegarias, recomendaciones y tiernas despedidas en el recinto y los gritos de la plebe que proceden de las graderías del Circo.

Pero cuando sus ojos se acostumbran a la oscuridad, puede distinguir un grupo de seres extraños:

Son los cristianos disfrazados de bestias feroces.

Algunos están de pie y otros están arrodillados.

Mujeres vestidas con piel de leopardo, tienen en los brazos a niños cuyos cuerpos también han sido cubiertos con pieles de fieras.

Pero sobre esos grotescos disfraces aterradores, emergen rostros serenos y ojos que brillan con un júbilo supremo…

Es evidente que a todas estas personas les domina un sentimiento extraordinario que los hace indiferentes a cuanto sucede a su alrededor y…

¡NO sienten ningún temor por lo que pueda ocurrirles!

martirio
 Cuando Marco Aurelio les pregunta sobre Alexandra, algunos le miran con ojos asombrados, como si los hubiese despertado de un ensueño…

Y le contestan con una sonrisa, negando con la cabeza.

Pero lo más impactante son los niños.

En todos ellos se ve la angelical inocencia de Cástulo, el día que le dio las Sagradas Especies.

NADIE, llora. Ni está triste o aterrorizado.

Entonces empezó a llamar en voz alta a Alexandra y a Bernabé.

Un hombre vestido de lobo le tira de la toga y le dice:

–                      Hermano, ellos se quedaron en la prisión. Yo fui el último en salir y le he visto enferma en el lecho.

–           ¿Quién eres tú?

–           Calixto el cantero, en cuya casa dejaste a Alexandra. Fui arrestado junto con ellos y hoy he sido llamado al martirio.

Marco Aurelio suspiró aliviado. Al entrar había deseado verla y ahora le da gracias a Dios por no haberla encontrado ahí, viendo esto como una señal de divina misericordia.

Calixto le dice:

–           Noble tribuno y hermano ¿Te puedo hacer una petición?

marco0

–           La que quieras, hermano mío.

–                      La última vez que ví a Pedro, me aseguró que vendría al Anfiteatro. Si tú sabes en donde se encuentra, dímelo.

–                      Di a todos que está en la comitiva de Petronio, al lado izquierdo del Podium Imperial, disfrazado de esclavo.

Búsquenlo de manera discreta. Dios hará que lo reconozcan.

–           Gracias hermano, que la paz del Señor esté contigo.

–           Hoy es el día de su victoria.

–           ¡Amén!

Marco Aurelio salió de allí y regresó junto a Petronio, que está en medio de los demás augustanos y al verlo…

Le preguntó:

–           ¿La encontraste?

–           No. La dejaron en la prisión.

–                      Pues bien. Oye lo que se me acaba de ocurrir, pero mientras tanto mira en dirección a donde está Julia Mesalina, para despistar.

Tanto Prócoro como Tigelino nos están observando.

Sería conveniente que pusieran a Alexandra entre los muertos por la epidemia y por la noche la sacaran de la cárcel, junto con los demás cadáveres. ¿Adivinas el resto?

–           Sí.

GALBA

Galba interrumpe este diálogo, inclinándose hacia ellos…

Y preguntando:

–           ¿Sabéis si darán armas a los cristianos?

Petronio contestó:

–           Lo ignoramos.

–           Será mejor que se las den, de otro modo la arena se convertirá demasiado pronto en un matadero y esto estará demasiado aburrido. Pero ¡Qué espléndido Anfiteatro!

Y en realidad luce magnífico.

Los asientos inferiores totalmente llenos de togas blancas, relumbran como si fueran nieve.

En el Podium Imperial está sentado el César quién ostenta un deslumbrante collar de rubíes. Junto a él se encuentra la Augusta, hermosa y sombría.

Están flanqueados por las vestales y los más altos funcionarios de la corte.

En resumen: todo cuanto hay en Roma de poderoso, opulento y ostentoso.

El Anfiteatro está lleno.

circo caracalla_geta

Y por sobre aquel océano de cabezas, penden de una columna a otra festones de rosas, lirios, hiedras y pámpanos.

La multitud empieza a golpear impaciente con los pies.

Y estos golpes se van generalizando hasta ser atronadores y sin interrupción.

Entonces el Prefecto de la ciudad, después de recorrer la arena con su brillante séquito, hizo con el pañuelo una señal…

Que fue acogida con una exclamación de aprobación, en que prorrumpió todo el Anfiteatro.

Y empezaron los juegos,…

Con una carrera de cuadrigas arrastradas por camellos y bufones montados sobre elefantes, que hacen diferentes gracias para el público.

Luego vinieron los andavetes: gladiadores con yelmos cerrados, que lidian a ciegas. Cuando hacen su entrada en la arena, comenzaron a hacer molinetes con las espadas.

La parte más selecta del público, mira con desdeñosa indiferencia ese espectáculo.

Pero la plebe se divierte con los movimientos desairados de los combatientes. Y cuando sucede que se encuentran de espaldas, el público prorrumpe en grandes carcajadas…

Y muchos exclaman:

–           ¡A la derecha! ¡A la izquierda!

Y con frecuencia les engañan deliberadamente y los desorientan completamente.

No obstante, pronto se forman varias parejas de luchadores y se traba un combate verdaderamente sangriento.

Los luchadores más esforzados, arrojan lejos sus escudos y tomándose el uno al otro de la mano izquierda con el fin de no separarse, luchan con la otra hasta morir.

Todo el que cae alza la mano implorando gracia, pero el público casi siempre pide la muerte para los heridos, principalmente porque son hombres que llevan oculto el rostro y son unos desconocidos.

Paulatinamente fue disminuyendo el número de luchadores hasta que solo quedan dos.

Y fueron empujados el uno contra el otro y se apuñalaron recíprocamente.

Enseguida, a los gritos de ‘¡Peractum est!’ fueron sacados de la arena y un grupo de hombres con unos rastrillos, hizo desaparecer las manchas de sangre.

Luego esparcieron pétalos de rosas y otras flores.

En la segunda parte empezó la lucha más importante y que despertó el interés de todos los asistentes, pues empezaron a hacer importantes apuestas.

Entre la plebe, cuando ya no tienen dinero, llegan a apostar hasta la propia libertad y siguen con el corazón anhelante por la ansiedad y el miedo, las peripecias de aquellos combates.

Y por todas partes se escuchan votos a los dioses en voz alta, para que les ayuden a que gane su lidiador favorito.

De mano en mano van pasando las tablillas en las cuales han escrito los nombres de sus preferidos, así como la cantidad de sestercios que cada quién apuesta por su predilecto.

Todos cruzan apuestas:

el César, los sacerdotes, las vestales, los senadores, los quirites y el pueblo.

Los campeones que ya han obtenido clamorosos triunfos, son los que cuentan con mayor número de partidarios.

Pero hay quienes arriesgan sumas considerables a favor de gladiadores nuevos, con la expectativa de obtener enormes ganancias, si éstos obtienen la victoria.

Así que cuando se escuchan las trompetas, se hace un silencio profundo y expectante…

Todos los ojos se vuelven hacia la puerta a la cual se acerca un hombre vestido de Caronte y da en ella tres golpes con un martillo.

Un momento después, las dos hojas se abrieron lentamente y se puede ver un túnel largo y oscuro del cual van surgiendo los gladiadores, para ingresar a la arena.

gladiator

Avanzan en divisiones de veinticinco personas y están magníficamente armados: tracios, mirmidones, galos.

Al último ingresan los retiarii, trayendo una red en una mano y un tridente en la otra.

La multitud estalla en atronadores aplausos y estruendosas aclamaciones.

Los gladiadores dan la vuelta a la arena con paso firme y flexible: magníficos y hermosos, con sus brillantes armaduras y espectaculares trajes.

Avanzan hasta detenerse frente al Podium Imperial, grandiosos y tranquilos.

El toque penetrante de un cuerno, impone el silencio.

Entonces los gladiadores extienden su mano derecha, alzan la cabeza hacia el César…

Y gritan con voz lenta y potente:

¡Ave César Imperator!  ¡Moritum té salutant!

(Salve emperador y César. Los que van a morir te saludan)

gladiadores-saludando-2

Enseguida se alejan rápidamente, para ocupar en la arena sus lugares.

Los más famosos deben atacarse unos a otros en una serie de combates singulares, en los cuales resaltan el valor y la destreza, además de la fuerza y la astucia de los contrincantes.

El campeón es un germano llamado Taurus, que ha sido vencedor en muchos juegos.

Lleva un enorme y elaborado yelmo. Cubre su poderoso cuerpo con una cota de malla que lo hace parecer como un escarabajo gigantesco.

Va a enfrentarse con el casi desconocido retiarius, Mercurio: un tracio de aspecto imponente.

Y entre los espectadores comenzaron las apuestas.

Taurus, colocándose en el centro de la arena, comienza a retroceder blandiendo la espada.

Inclinando la cabeza, sigue atentamente a través de la visera de su yelmo, los movimientos de su adversario.

Mercurio es un hombre ágil, esbelto, de formas estatuarias, con músculos poderosos. Está completamente desnudo.

Empieza haciendo giros rápidos alrededor de su adversario. Agitando la red con movimientos llenos de gracia, al mismo tiempo que sube y baja su tridente.

Pero Taurus no le huye. Permaneciendo en un solo sitio, procura mantenerse siempre frente a su adversario, estudiándolo con una concentración absoluta.

Poco a poco se va advirtiendo en sus ademanes y en su cabeza monstruosamente grande, algo que infunde terror.

gladiador-batalla

Todos comprenden que en ese cuerpo encerrado en su poderosa armadura, ya se está preparando el golpe repentino que decidirá el combate.

Mercurio salta hacia él o brinca de un lado a otro, agitando su tridente con movimientos tan rápidos, que resulta difícil seguirlo con la vista.

Repetidamente suena sobre la coraza el golpe del tridente, pero Taurus permanece impasible.

Toda su atención está concentrada NO en el tridente, sino en la red que gira a su alrededor tratando de atraparlo.

Los espectadores contienen la respiración y siguen como hinoptizados los pormenores de la lucha.

Taurus espera, elige cuidadosamente el momento y se lanza por fin, sobre su enemigo. Éste se desliza con rapidez centelleante por debajo de su espada, esquivando el golpe mortal.

Se irguió de inmediato, alza el brazo y arroja la red.

Taurus, sin cambiar de posición la rechaza con su escudo y rápido se separan ambos.

En el Anfiteatro se escuchan atronadores los gritos: ‘¡Macte!’

Y en todos lados comienzan de nuevo las apuestas.

El mismo Nerón sigue el espectacular combate, conteniendo el aliento…

gladiadores

La lucha comienza de nuevo con tal arte y precisión en los movimientos de los contendientes, que por momentos parece que más que un combate a muerte, es una exhibición de destreza y habilidad, en una  hinoptizante danza, increíble y mortal.

Taurus evita la red por dos veces más y empieza a retroceder hacia un extremo de la arena…

Sus partidarios comienzan a gritar:

‘¡Acábalo! ¡Es tuyo!…’

Y Taurus vuelve al ataque. Repentinamente el brazo del retiarius, se cubre de sangre y se le cae la red.

Entonces Taurus reúne todas sus fuerzas y salta hacia delante, con el fin de asestar a su adversario el golpe definitivo.

gladiador-lucha-mortal

Pero en ese instante Mercurio, cuya imposibilidad para manejar la red era fingida, salta hacia un lado y esquiva el golpe.

Dirige el tridente por entre las piernas de su oponente y lo derriba.

Taurus intenta levantarse, pero al punto se ve cubierto por la fatal red, en la cual se va enredando siempre más, con cada movimiento que hace.

Mientras su adversario le clava una y otra vez en la tierra.

Taurus trata varias veces de levantarse, en un esfuerzo inútil.

Con un postrer movimiento se lleva a la cabeza su mano desfalleciente, con la cual ya no puede empuñar la espada y cae pesadamente sobre su espalda.

gladiador-vencedor

Entonces Mercurio fija su cuello al suelo con el tridente y apoyando ambas manos sobre el mango de éste, vuelve el rostro hacia el palco del César.

Todo el Anfiteatro estalla en aclamaciones y aplausos.

Para los que apostaron a favor de Mercurio, en este momento lo adoran como a un dios y por la misma razón, la animosidad contra Taurus ha desaparecido.

Porque a costa de su vida, aquel infortunado les ha brindado una ganancia y empiezan a pedir gracia a favor de Taurus.

Los perdedores piden la muerte. Y estos dos gritos tan opuestos, llenan el graderío.

Pero el retiarius mantiene la vista solo fija en el César y todos están expectantes por lo que va a suceder…

Por desgracia para el gladiador vencido, Nerón extiende la mano y vuelve el pulgar hacia abajo.neron-circo-2Entonces Mercurio se arrodilla sobre el pecho del germano.

Aparta el yelmo de la cabeza de su adversario, dejando a la vista la blonda cabellera y el rostro sereno que lo mira fijamente y con valiente resignación ante la derrota…

Y lo ensarta por la garganta contra la Arena.

Aumenta el frenesí del público…

‘¡Peractum est!’   –gritan al unísono muchas voces en el Anfiteatro.

Taurus se convulsiona y luego queda inmóvil.

Inmediatamente sacan el cadáver de la Arena.

Hubo otros combates singulares y luego la recreación de la Batalla de Aníbal en Cartago entre grupos de gladiadores y que resulta igual de mortífera.

maximo-circo

Enseguida a los vencedores les fueron entregados los premios y las coronas.

Luego sigue un intermedio que se convierte en banquete.

Se distribuyen bebidas refrescantes, carnes asadas, vino, aceitunas, queso, frutas y dulces.

El pueblo devora y aclama al César.

Y satisfechos el hambre y la sed, centenares de esclavos distribuyen billetes de lotería y obsequios que llevan en canastos.

Los patricios no participan de estas distribuciones.

En el centro de la arena, cientos de operarios están levantando un escenario en forma de un gran círculo partido por la mitad.

Una simula un vergel y en la cúspide, hay un árbol cuajado de manzanas y al lado un poste, adornado con guirnaldas como de un metro de altura y con una argolla.

En la parte baja, en una plataforma circular, a la que para subir hay tres escalones, pusieron centenares de postes iguales al que está en la parte superior, junto al árbol.

En la otra mitad del círculo, que simula un pequeño monte, levantan una enorme cruz en el centro de tal forma, que la cruz queda casi a la par que el árbol con manzanas.

En ella han colocado crucificado, a un cristiano y ¡Han cubierto su cabeza con una auténtica cabeza de un asno! De tal forma que realmente parece un hombre con cabeza de asno.

A su alrededor y también en semicírculo, han sido alineadas unas parrillas monumentales.

Entre ellas hay tres filas de postes que sostienen en su parte superior a un tercero y que de trecho en trecho, tienen una gruesa argolla de acero.

En la parte baja y alrededor de la cruz, también hay centenares de pequeños postes que completan el círculo y da una imagen simétrica, al imponente escenario.

procoro i-claudius-derek-jacobi

Los augustanos están ocupados mirando a Prócoro Quironio y divirtiéndose con sus vanos esfuerzos por demostrar que está disfrutando del espectáculo.

Su cobardía ingénita lo hace incapaz de contemplar el sangriento combate.

Se pone pálido. Corren por su frente gruesas gotas de sudor, sus ojos giran desorbitados, le castañetean los dientes y se estremece como si tuviese mucho frío.

Al terminar la batalla de los gladiadores, pudo recuperar un poco la compostura y empezó a recibir una andanada de puyas de sus vecinos.

Dejándose dominar por la cólera, se defiende desesperadamente.

Vitelio le tiró de la barba y dijo:

–           ¡Vaya griego! Parece que la vista de la sangre y la piel desgarrada de un hombre, es algo superior a tus fuerzas.

Prócoro replicó venenoso:

–           ¡Mi padre no fue un zapatero remendón y yo no puedo repararla!

0-senado-de-roma

Muchas voces exclamaron:

–           ¡Macte! ¡Habet! (Muy bien, le venció)

Pero otros siguieron burlándose de él…

Haloto dijo:

–           No es su culpa tener en el pecho un pedazo de queso, en vez de corazón.

Prócoro contestó zumbón:

–           ¡Tampoco tú eres culpable de poseer doble vejiga en lugar de cerebro!

Haloto soltó una carcajada de escarnio burlón y contestó:

–           ¡Algún día llegarás a ser un gladiador! Con esas manos tan grandes, te verás admirable manejando una red en la arena.

haloto

El griego replicó:

–           Y si en ella te cogiera, sólo habría en mi red una fétida abubilla.

Marcial preguntó con sarcasmo:

–           ¿Y qué harás cuando llegue el turno a los cristianos? Tendrás que verlos… Tú los entregaste.

Y así… continuaron atacándole.

Él se defiende irónicamente, en medio de la risa general y con gran gusto del César, quién a cada momento repite:

–           ¡Macte!

Y azuza a los demás para que sigan molestando al griego…

Cuando hacen una pausa en su malévolo juego, Petronio se acercó a Prócoro.

Y tocándolo en el hombro con su bastón de marfil, le dijo fríamente:

–           Todo eso está bien filósofo, pero en una cosa te has equivocado: Los dioses te hicieron un vulgar ladrón y tú te has convertido en un juglar. Esa es la razón por la que no te sostendrás por mucho tiempo.

El viejo le miró con sus ojos enrojecidos y no encontró un insulto adecuado que aplicar a Petronio. Así que se quedó callado.

00petronioLuego dijo con cierto esfuerzo:

–           Me sostendré.

En la arena, el escenario ha sido terminado y todo está listo para la atracción especial de aquel día:

Ha llegado el turno de los cristianos…

En ese momento las trompetas anuncian que el intermedio ha concluido.

Los espectadores regresan a sus asientos.

El ánimo del público a la par que expectante, también está predispuesto en contra de las víctimas, pues han sido convencidos de que les están castigando por ser los incendiarios Roma y los destructores de sus antiguos tesoros…

Son los bebedores de sangre de infantes, que adoran a un hombre con cabeza de asno.

Los enemigos de la raza humana, y culpables de los crímenes más abominables.

Los castigos más crueles, no son suficientes para el Odio que han despertado en aquel pueblo que lo único que desea…

Es que las torturas que sean aplicadas a los cristianos, correspondan plenamente a los delitos perpetrados por aquellos malhechores…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

55.- EL EDICTO


00roma-imperialLa liberalidad del César  y los auxilios que ha distribuido entre el populacho, no fueron suficientes para contener la indignación de los romanos.

Solo están contentos los ladrones, criminales y facinerosos sin hogar, que comen, beben y roban a su placer.

Pero las personas que han perdido sus propiedades y sus seres queridos, no pueden ser ganadas mediante la apertura de jardines, las dádivas y la promesa de juegos.

La catástrofe ha sido demasiado grande y no tiene paralelo en el mundo.

Otros, en cuyo corazón está latente el amor patrio por su ciudad y su orgullo por el imperio, se rebelan ante la noticia de que Roma va a desaparecer junto con las cenizas de la ciudad, porque el César piensa crear una nueva capital llamada Nerópolis.

Y este rumor hace crecer una corriente de odio entre las adulaciones de los augustanos y las calumnias de Tigelino.

Nerón, más sensible que ninguno de sus predecesores al favor del público, está alarmado ante la posibilidad de que entre la mortal lucha que se ha iniciado con los patricios en el Senado, pueda llegar el momento de que le falte el apoyo popular.

senado0

También los augustanos están alarmados porque en cualquier momento puede llegar para ellos la hora de la destrucción…

Tigelino quiere traer las legiones que Vespasiano tiene en el Asia Menor.

Haloto, que siempre está riendo, ha perdido su buen humor.

Y Vitelio que siempre está comiendo, el apetito.

Otros toman consejo entre sí, sobre la mejor manera de evitar el peligro, porque todos saben que si el César se ve envuelto en la vorágine de una rebelión, no escapará ninguno de los augustanos, a excepción quizá de Petronio.

Pues es a la influencia de ellos y a sus iniciativas; que se atribuyen las locuras de Nerón y todos los crímenes que comete.

De ahí que el odio hacia los augustanos, sea igual que el que sienten por su emperador.

Es por eso que algunos intentan evadir las responsabilidades que los puedan inculpar en el incendio de la ciudad.

Más comprenden que para librarse de ellas, también es necesario alejar del César toda sospecha, pues de otra manera nadie creerá que no fueron ellos los causantes de la catástrofe.

tigelino

Tigelino consultó el asunto con Haloto, que es aún más cruel que él y hasta con Séneca, a quién odia casi tanto como a Petronio.

Popea, totalmente convencida de que en la ruina de Nerón está incluida su propia sentencia, pide el dictamen de sus confidentes y de los rabinos hebreos, pues desde hace varios años, es prosélito de la doctrina de Jehová.

Nerón por su parte, fluctúa entre varios sentimientos: tiembla de miedo o hace berrinches, pero sobretodo se queja continuamente.

En un área del Palatino que ha escapado a la destrucción Incendio, están todos reunidos y enfrascados en una larga discusión.

Petronio declara:

–           Creo que será preferible abandonar este foco de inquietudes y hacer el viaje a Acaya que ha sido proyectado desde hace tiempo. ¿Para qué aplazarlo más, cuando en Roma solo hay tristezas y peligros?

Nerón exclama con entusiasmo:

–           ¡Por Zeus! Es lo más sensato que he oído esta mañana.

Pero Séneca, después de meditar unos instantes, dijo:

–           La partida será fácil. Pero no lo será tanto el regreso.

Petronio replica:

–           ¡Por Marte! Podemos volver a la cabeza de las legiones de Vespasiano.

0vespasiano

El emperador confirma:

–           ¡Eso es! ¡Eso haremos!

Tigelino sabe que la idea de Petronio es la más indicada; pero como a  él no se le ocurre nada; está decidido a evitar que Petronio sea por segunda vez, el único capaz de salvarlos y de conjurar todo peligro en los momentos difíciles.

Y por eso dijo al César:

–           ¡Escúchame divinidad! ¡Ese consejo es destructor! Antes de que tú llegues a Ostia estallará una guerra civil y si eso sucede; hay el peligro de que alguno de los sobrevivientes del divino Augusto, se declare César. Y ¿Qué haremos nosotros si las legiones le siguen?

Nerón contestó tajante:

–           Pensaremos entonces en la manera de que NO haya descendientes de Augusto. No quedan muchos en la actualidad. Por lo tanto, será fácil librarnos de ellos.

–           Lo malo es que no se trata solo de ellos. Ayer mismo algunos de mis soldados oyeron decir a la plebe que un hombre como Trhaseas, debiera de ser el César.

Nerón se mordió los labios.

Trhaseas se estremeció, pero guardó silencio.

El emperador, después de un momento, alzó la vista y dijo:

–           ¡Insaciables ingratos! Tienen trigo en abundancia y fuego para cocer su pan. ¡Qué más quieren!

TIGELINO

Haloto exclamó:

–           ¡Venganza!

Hubo un profundo silencio y cada quién se sumergió en sus propios pensamientos.

Enseguida el César se levantó, extendió la mano y dijo declamando:

–           ¡Los corazones piden venganza y la venganza exige una víctima!

Pasaron unos segundos en los que resonó en el aire esta sentencia.

Y luego Nerón, con el rostro lleno de alegría, exclamó:

–           Dadme una tablilla y el stylus, para escribir este gran pensamiento. Marcial jamás hubiera concebido algo tan sublime. ¡Habéis notado cómo me llegó tan espontáneamente!

Un coro de voces exclamó al unísono:

–           ¡Oh! ¡Incomparable! ¡Excelso!

Nerón escribió el pensamiento y dijo:

–           Sí. La venganza pide una víctima. -Y mirando a os que lo rodeaban agregó- ¿Y si corremos la voz de que Haloto ordenó el incendio de la ciudad y luego lo entregamos a la cólera del pueblo?

Haloto exclamó aterrorizado:

–           ¡Oh, divinidad! ¿Quién soy yo?

–           Cierto. Requerimos una persona más importante. ¿Qué tal Vitelio?

Vitelio palideció, pero se dominó.

0vitellius

Embromándose a sí mismo, contestó riendo:

–           Mi gordura podría renovar el incendio.

Pero Nerón tenía otra cosa en la mente. Necesita la víctima que pueda saciar la cólera del pueblo…

Y la encontró:

–           Tigelino. ¡Tú fuiste quién incendió a Roma!

Todos los presentes se estremecieron. Comprendieron que el César hablaba en serio y quedaron pasmados y expectantes.

El semblante de Tigelino se contrajo de tal forma, que su boca pareció la de un perro rabioso a punto de morder.

Y dijo como un rugido:

–           ¡Yo puse fuego a Roma, por orden tuya!

Y aquellos dos hombres se miraron uno al otro, como dos demonios acusadores y agresivos al máximo.

Siguió tal silencio que se puede escuchar el zumbido de una mosca.

Nerón interrogó suavemente:

–           Tigelino. ¿Me eres fiel?

–           Tú lo sabes señor.

neron-tigelino

–           Sacrifícate entonces por mí.

Tigelino contestó mordaz:

–           ¡Oh, divino César! ¿Por qué presentarme el dulce cáliz que sabes que no he de llevar a mis labios? El pueblo murmura y se levanta ¿Acaso quieres que también se levanten los pretorianos?

Todos los que oyeron estas palabras se quedaron petrificados.

Tigelino es el Prefecto de los pretorianos y la amenaza fue tan clara como impactante.

Nerón lo comprendió en toda su magnitud y palideció completamente.

En ese mismo instante, entró Epafrodito el liberto del César, anunciando que la divina Augusta, deseaba ver a Tigelino.

Que había en sus aposentos unas personas a quienes era indispensable que el Prefecto oyera.

tigelino

Tigelino hizo una reverencia a César y salió con rostro sereno y desdeñoso.

Ahora, cuando se había intentado darle el golpe, se volvió como una fiera acorralada y mostró los dientes.

Había hecho comprender a todos, incluyendo a Nerón, quién era.

Y sabiendo lo cobarde que es el emperador, está seguro de que el amo del mundo jamás volverá a atreverse a levantar su mano contra él.

Nerón permaneció silencioso en su asiento por largos minutos.

Y al ver que los demás esperaban una respuesta, dijo:

–           He estado alimentando una serpiente en mi seno.

Petronio se encogió de hombros dando a entender que no es difícil arrancar la cabeza de una serpiente semejante.

Nerón lo miró y le dijo:

–           ¿Qué opinas tú? ¡Habla! ¡Aconséjame! Sólo en ti confío porque tienes más juicio que todos los que me rodean y sé que me amas.

000petronio-2

Petronio estuvo a punto de decirle:

‘Hazme Prefecto de los Pretorianos. Entregaré al pueblo a Tigelino y pacificaré en un día a la ciudad.’

 PERO NO LO DIJO.

Y en ese momento se escribió la historia…

Que marcó los acontecimientos que ya habían sido decretados por el destino.

Prevaleció en él su prudencia. Ser Prefecto representa llevar sobre sus hombros la persona del César y responsabilizarse de un considerable número de administraciones públicas. Entre ellas, la estabilidad del imperio con la comandancia de las legiones.

¡Y no está dispuesto a echarse encima esa labor! Pues ello significa arriesgarlo todo y equilibrar aún más, para gobernar a través del impulsivo y demente emperador; a un imperio que ahora está más inestable que nunca.

Y por eso se limitó a contestar:

–           Te aconsejo el viaje a Acaya.

Nerón no ocultó su desilusión:

–           ¡Ah! Yo esperaba más de ti. El Senado me aborrece. Si nos vamos, ¿Quién me asegura que no se sublevará y nombrará César a otro? El pueblo me ha sido leal hasta ahora, pero hoy estará de parte del Senado. ¡Por las parcas! ¡Ah, si ese senado y ese pueblo, tuviesen solo una cabeza!

Petronio replicó con una sonrisa:

–           Permíteme hacerte una observación divinidad: que si deseas salvar a Roma, es necesario salvar siquiera a algunos romanos.

neron

–           ¿Y qué me importan a mí Roma y los romanos? Me tendrían que obedecer desde Acaya. Estoy completamente solo. Todos me abandonan y hasta ustedes mismos ya se están preparando para traicionarme.

¡Yo lo sé! –Dijo Nerón con acento quejumbroso- ¡Lo sé! ¡Lo que dirán de vosotros las edades futuras, si abandonáis a un artista como yo!

Y aquí se dio un golpe en la frente exclamando:

–            ¡Claro! En medio de todos estos problemas, casi me olvido de quién soy…

Y volviéndose con el rostro iluminado por la inspiración, dijo a Petronio:

–           Petronio, el pueblo murmura y se alza. Pero si yo llevara mi laúd y me dirigiera al Campo de Marte. Si les entonara el canto que me oísteis durante el incendio ¿No crees que los conmovería, como Orfeo conmovió a las fieras?

neron

Amino Rebio se impacientó y declaró:

–           Sin duda alguna César. En caso de que te permitan empezar… – Las palabras resuenan tajantes, porque lo único que desea es regresar para divertirse con los esclavos que ha traído de Anzio.

Entonces Nerón exclamó enojado:

–           ¡Vámonos a Grecia!

Pero en ese momento entró Popea, seguida por Tigelino.

Todas las miradas se posaron en éste último, porque jamás un triunfador había ascendido las gradas del Capitolio, con más arrogancia que el Prefecto de los Pretorianos al presentarse de nuevo ante el César.

Empezó a hablar lenta y enfáticamente con un tono mordaz:

–           ¡Necesitábamos una víctima y ya la tenemos! ¡Los dioses cuidan de nosotros!

Nerón lo conoce demasiado bien.

Lo mira con suspicacia y pregunta:

–           ¿Qué estás tratando de decir?

–           ¡Escúchame! ¡Oh, César! Porque ahora puedo decirte lo que he encontrado. El pueblo tiene sed de venganza y quiere una víctima. Tendremos no una, sino centenares. Miles de ellas.

Nerón lo mira estupefacto y dice:

–           ¡Qué! Pero, ¿Cómo…?

tigelino-y-popea

Tigelino prosigue triunfal e implacable:

–           ¿Has oído hablar de Cristo? ¿Aquel a quién Poncio Pilatos hizo crucificar en la Palestina? ¿Ya sabes quienes son los cristianos? ¿No?

Son hombres cuyos nefandos crímenes, con sus abominables ceremonias y sus predicciones de que el mundo será destruido por el fuego, ¡Por eso son los incendiarios culpables de nuestra tragedia!

El pueblo los aborrece y sospecha de ellos. Nadie los ha visto en ningún Templo, porque consideran a nuestros dioses como espíritus malignos.

Jamás las manos de un cristiano te han tributado ningún aplauso. Ninguno te ha reconocido como dios. Son los enemigos de la raza humana, de la ciudad y enemigos tuyos. El pueblo murmura contra ti, pero tú no me has dado orden de incendiar Roma.

Y no he sido yo quien la ha incendiado. El pueblo quiere venganza… ¡Se la daremos! El pueblo quiere sangre y fuego. ¡Los tendrán! El pueblo sospecha de ti. ¡Hagamos que sus sospechas tomen otra dirección!

Nerón escuchó atónito al principio.

neron

Más a medida que ha avanzado la exposición de Tigelino, se demudó su rostro de histrión y se fueron pintando en él sucesivamente: la cólera, el pesar, la simpatía, la indignación.

De repente se levantó, alzó sus manos al cielo y permaneció en silencio por unos momentos, antes de decir con acento trágico:

–           ¡Oh, Zeus, Apolo, Hera, Atenea, Proserpina y todos vosotros dioses inmortales!

¿Por qué no habéis venido en nuestro auxilio? ¿Qué delito cometió esta desventurada ciudad, contra esos seres tan desdichados como crueles, para que de manera tan inhumana la hayan incendiado?

Popea intervino sentenciando:

–           ¡Son los enemigos de la humanidad y tus propios enemigos!

Varias voces exclamaron al mismo tiempo:

–           ¡Haz justicia! ¡Castiga a los incendiarios! ¡Los mismos dioses claman venganza!

Nerón se sentó.

Inclinó la cabeza sobre el pecho y guardó silencio por segunda vez, como si le hubiese anonadado la perversidad de lo que acaba de escuchar.

neron popea

Después, agitando los brazos dijo:

–           ¡Qué torturas podrían castigar un crimen semejante! Espero que los dioses nos iluminen. Y auxiliado por el poder del Tartarus (Infierno) he de dar a mi pobre pueblo un espectáculo tal, que en los siglos venideros me recordarán con gratitud todas las generaciones, como su principal benefactor.

Hizo luego una señal a Epafrodito y éste se adelantó para escribir el nuevo Edicto.

Nerón se levantó.

Extendió sus brazos y decretó:

         “QUE LOS CRISTIANOS NO EXISTAN.”

Una nube oscureció la frente de Petronio.

Comprendió el peligro que amenaza las cabezas de Marco Aurelio y de Alexandra a quienes ama.

Y las de todas aquellas gentes cuya religión él NO acepta, pero de cuya inocencia está totalmente convencido.

Sabe también que va a empezar una de esas orgías sangrientas tan insoportables para él.

Su corazón se alarma y piensa:

–           Debo salvar a Marco Aurelio. Él se volverá loco si llega a perder a su esposa.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

N105 EL PODER DEL MALIGNO


PADRE ETERNOEl nivel espiritual en el que estaban vuestros Primeros Padres, Adán y Eva era altísimo, mucho mayor de lo que podáis comprender. Yo los había creado perfectos, pero con libre albedrío; la Serpiente los confundió, pecaron y cayeron a ser nada. De tener todo, se quedaron sin nada.

El hombre ha ido subiendo poco a poco y no porque no pueda hacerlo más rápido, sino porque no ha querido. No ha querido seguir las Enseñanzas que os di a través de Mi Hijo.

El Pecado fue grave, pero vuestra negligencia lo es más y con ella habéis fortalecido al Mal.

apocalipsis 12

Al Principio de las Escrituras en el Génesis, se os muestra el poder del Maligno en forma de Serpiente; al final en el Apocalipsis, se os representa en forma de Dragón.

Todos vosotros en el transcurso del tiempo lo habéis alimentado, lo habéis mimado, lo habéis fortalecido… Y ahora que es grande su poder, se vuelve en vuestra contra y os ataca.

Su Maldad es mucha y se ha introducido a todos niveles y en todos los pueblos de la Tierra. Ya no hay casi alma que no haya probado los “frutos” de la corrupción. Le habéis dado poder porque no lo habéis contraatacado con Mi Poder, el Amor.

00AMOR Y PODER

Se habla en los noticieros, en los periódicos, en la radio, de casi puras cosas negativas; Pero muy pocas veces, se habla de cosas positivas, las cuáles debierais hacer vuestras. Y eso para ir promoviendo y luchando por implantar el bien, en lugar del mal, en el mundo.

Ahora en éste tiempo, son muy pocas almas con las que cuento para lograr la salvación de todos. Os he dicho que con un solo puñado de hijos Míos totalmente abandonados a Mi Voluntad, Yo puedo cambiar a éste mundo.

En una familia hay hermanos mayores y hermanos menores. Tanto los papás como los hermanos mayores, siempre les están recordando a los menores lo que tienen qué hacer: ya sea como levantar su ropa sucia, recoger los juguetes tirados ó limpiar lo que ensuciaron, etc.

00family-cleaning

En una palabra, los padres y los hermanos mayores trabajan el doble para poder mantener la casa limpia y ordenada. Les pesa a ratos, pero lo acaban aceptando, porque al fin y al cabo, es su casa y con ése pequeño sacrificio reciben la recompensa de mantener el orden y la paz en el hogar.

En vuestro mundo así es y será. Sois millones en el mundo y no todos se pueden decir Mis hijos. El Maligno está atacando a todos por igual. No le importa a qué religión, pertenezcan ó a que pueblo ó qué costumbres tengan; a él solo le interesa destruiros para hacerMe daño; porque él sí sabe que todos vosotros sois Mis hijos.

Debido a que sois pocos los que sí Me aceptáis, Yo os cargo de trabajo para que Me ayudéis en la salvación de todos. Obviamente os doy bendiciones y Gracias extras para que podáis lograrlo.

00hermano-3

Mientras más Gracias y bendiciones derramo sobre un alma, mayor es su responsabilidad.

Los mayores tienen que velar por los menores. Pero recordad que éstas almas escogidas por Mí, se han donado en totalidad, sin reservas… Y por lo tanto, Yo vivo perfectamente en ellas.

Pero no trabajan solas, Yo estoy actuando a través de ellas, con Mis Poderes y con Mi Gracia. 

00Hermanos

No hay alma que se pueda resistir a Mi Gracia y actúo sobre ellas porque sus hermanos mayores Me lo piden.

Alegraos todos porque el tiempo ha tocado su fin. Pronto Mi Misericordia se manifestará sobre  todo el género humano y entonces conoceréis Mi Obra y sus necesidades.

Vigilad y estad atentos porque el Mal se ha llevado a un sinnúmero de almas por vuestra negligencia personal y mundial.

00EXCUSA YPECADO ninopintado

Si todos orarais y tuvierais a vuestro Dios presente en vuestro corazón. Si todos hicierais la “tarea” como amerita hacerla. Si todos amarais a vuestros hermanos, éste mundo cambiaría.

El luchar, ó más bien, el tratar de mantener la  “casa limpia”, vuestra casa Tierra durante el tiempo breve que obtenéis de Mí y que es vuestra personal existencia; tratad de hacerlo lo mejor posible. El bien es para todos vosotros, ahora y en la eternidad.

Por favor, ayudadMe con la “tarea” de vuestros pequeños hermanos. AyudadMe a que todos se salven sembrando amor, sembrando paz, sembrándoMe a Mí, vuestro Dios, en sus corazones. Sembrando Mi Palabra y Enseñanzas.

sembrando amor

Los hermanos mayores tienen que darse por los menores, como Mi Hijo lo hizo.

Sois una familia y no os debe pesar el daros por vuestros hermanos. Solo permitidMe obrar en vosotros y a través de vosotros y así muchas almas alcanzarán su salvación.

Os aseguro que vuestra recompensa será tremenda.

tentacion

Hijitos Míos, pequeñitos de Mi Corazón, también os quiero hablar sobre algo que padecéis a diario en múltiples formas, la tentación.

El Demonio, cuando perdió la batalla ante Mi Arcángel Miguel, él se constituyó el enemigo acérrimo de Mi Obra y de las almas de todos vosotros.

Y así el ángel caído, desde que se convirtió en Demonio, ha tratado de destruiros; de destruir la Gracia que Yo os regalé. La Gracia Divina que existe en vuestro corazón, que es la pureza en la que os constituí y que es vuestro gran tesoro.

00hermanos_10

Así llevó al pecado a vuestros Primeros Padres, así llevó al pecado a Caín y así ha llevado al pecado en mayor ó menor grado, a casi todas las almas que he enviado a la Tierra.

La tentación es algo con lo que tenéis que lidiar todos los días y se os presenta en muchas facetas. El Demonio os conoce bien a cada uno de vosotros y así, la tentación que él utiliza no es la misma para un alma como para otra.

Todos vosotros sois diferentes y así como Yo os he dado a cada uno de vosotros dones especiales para que realicéis vuestra personal misión, el Maligno os ataca por donde vuestra fragilidad se refleja a través de vuestras obras.

tentacion

Él os va estudiando desde pequeños. Conoce vuestro entorno familiar, la protección ó descuido espiritual que vuestros padres os dan, vuestra personal respuesta a la Gracia que Yo os he dado, las obras que realizáis, etc. Así, en poco tiempo él ya sabe de qué “pié cojeáis”…  por ahí ataca.

A diferencia de vuestro Enemigo, Yo os conozco en vuestro interior, Yo os conozco mejor que Mi Enemigo y por lo tanto os trato de proteger de él continuamente. Yo no deseo que el alma sucumba a la tentación, pero como sois libres, eso se dará según el grado de protección que vosotros mismos os hagáis con vuestro crecimiento espiritual.

El guerrero tiene que entrenar muchos años para fortalecerse contra el enemigo cuando se enfrente ante él en la batalla. Su entrenamiento es duro desde pequeño y sabe que si no se aplica, la pérdida puede ser muy grave: su propia vida.

00pruebas guerr-entrenamiento

La vida en la Tierra es un continuo campo de batalla en donde, si no os fortalecéis desde pequeños; al principio con la ayuda de vuestros padres y posteriormente vosotros mismos, podréis sucumbir fácilmente.

A pesar de que no tuvierais ésas enseñanzas, ésa protección en vuestra familia, Yo siempre he de proveer conocimiento, Gracias, Bendiciones, Virtudes, a Mis almitas que vienen a servirMe a la Tierra.

Yo nunca os voy a desamparar, hasta que vosotros libremente no aceptéis Mi ayuda, la rechacéis ó la ataquéis.

00padre-alberto-cutie-y-su-novia-ruhama-buni-canellis

Desgraciadamente el problema no queda solo aquí. En mayor ó menor grado casi todos vosotros, en una ó  en varias ocasiones, os habéis vuelto cómplices del Demonio al haber sido causa de tentación. Mujeres seduciendo a hombres, sin importarles edades ó rango, entre ellos a Mis sacerdotes.

Hombres seduciendo a mujeres sin importarles su estado social: solteras, casadas, viudas, religiosas ó menores de edad.

Jóvenes de ambos sexos causando problemas a todos niveles y a todas edades y a veces aún a casi niñas, que han sido maleadas por el mal ejemplo de los adultos, ya destruyendo vidas humanas y espirituales.

00abortoinducido

Todo es ya podredumbre, sabéis que no estoy hablando por hablar y esto os lo recuerdo para que escudriñéis bien en vuestro corazón y pidáis perdón por todas aquellas ocasiones durante toda vuestra vida; en que os volvisteis cómplices del Demonio y le ayudasteis a llevar las almas de Mis pequeños, de vuestros hermanos, a la tentación ó a la Muerte Eterna.

Los medios masivos de comunicación se han vuelto también en su mayoría, junto con algunos de sus empleados a los que llamáis “artistas”, un medio único y eficiente para el Demonio, para transmitir sus errores.

De tal manera que ya ni los mismos padres pueden controlarlos sin recibir regaño de sus propios hijos.

thUP0CJZ9L

 Si estáis permitiendo que se transmitan esos programas ó si no los evitáis de alguna forma, todos vosotros os estáis convirtiendo en cómplices del Mal.

Obviamente no todo lo que se transmite por éstos medios es nocivo, por eso debéis ser selectivos; es vuestra alma y la de vuestros hijos las que están en juego. Meditad esto con honestidad en vuestro corazón y os daréis cuenta de la realidad a la que os lleva.

Aún Mi propio Hijo fue tentado por el Maligno en el desierto. Pero Él se protegió con la oración y el ayuno, cosa que para la mayoría de vosotros se os hace obsoleto e impracticable.

Oracion y Ayuno_

Aún sin hablar de ayuno, lo cual se os hace “excesivo” a vuestra corta espiritualidad, simplemente el hablar de oración ya se os hace pesado.

Os vuelvo a recalcar, estáis en el Mundo, en un campo de batalla real y no os estáis protegiendo como debierais.

El guerrero enemigo, el Demonio, os acecha las 24 horas del día y vosotros no caéis en la cuenta por donde os está atacando y esto os sucede porque al faltaros la oración, no se os han abierto vuestras capacidades para discernir lo que sucede a vuestro alrededor y saber si lo que sucede en vuestra vida es bueno ó es malo.

00ricky-martin-tatuaje-660

Y termináis dejándoos conducir como borreguitos… Hacéis lo que la mayoría hace. Si la mayoría lo hace, es bueno. Esa es ahora vuestra errónea sabiduría.

No os habéis percatado de las múltiples facetas utilizadas por el Mal para llevaros a una pobreza espiritual. No sois más que soldados vencidos antes de entrar a la batalla.

Si no os acercáis a Mí, a la Fuente de todo Bien, a la Fuente de la Sabiduría, a la Fuente de toda Enseñanza, no podréis manteneros firmes en la Fe y con posibilidades de luchar contra vuestro Enemigo quién es muy fuerte.

00guerr-entrenamiento de militares

No os estáis alimentando como debierais y por eso caéis fácilmente en los primeros ataques que os propina el Mal.

En pocas palabras, ya no sois guerreros a los que se les pueda confiar una misión, porque no estáis preparados para defender lo que es de vuestro Padre.

Os habéis vuelto almas débiles, almas cobardes, almas sin deseos para defender aún a costa de vuestra vida, los bienes de vuestro Rey.

ES FALTA DE FE

ES FALTA DE FE

Hijitos Míos, meditad en éstos días de Cuaresma sobre el estado real de vuestra alma y sobre las ocasiones en las cuales os habéis vuelto también demonios, al haber llevado a vuestros hermanos al pecado mortal ó a su condenación eterna.

Soy duro ahora, pero es la realidad, porque no Me gusta perder almas. Mis almas a manos de otras de Mis almas que se vendieron al Mal, eso es traicionarme… Eso es muy grave a Mis ojos, ¡Sois otros Caínes, asesinos espirituales de vuestros hermanos!

Arrepentíos de corazón, que Yo os perdonaré, si realmente tratáis de enmendaros. 

amor ycobardía

Hijitos Míos, no se puede vivir con la casa sucia porque os podéis enfermar y os evita el crecer como se debe. Con ésto Me refiero, tanto al estado de vuestra alma, como al estado del Mundo entero.

Para que un organismo pueda crecer debidamente, todo el cuerpo debe estar sano, tanto anímicamente como físicamente. Cuando anímicamente estáis pasando por malos momentos, os sentís decaídos, sin ganas de comer ni de hacer bien vuestros quehaceres y éso va a repercutir en todo vuestro cuerpo.

Todos vosotros habéis padecido alguna situación anímica adversa, que os ha llevado a pasar un mal rato, varios días de pena ó aún meses o años.

00trauma Confusion-nena1-1024x732

Ya sea en la pequeña edad, al haber caído en algo desagradable y como resultado a ello, haber obtenido un castigo que afectó vuestro estado anímico, el cuál se pudo haber olvidado en el momento ó haber perdurado toda la vida.

En la adolescencia también habréis pasado por malos momentos y se pueden haber causado por vuestra falta de responsabilidad, de conocimiento, de imprudencia, etc. O se pueden ocasionar también, a causa de un accidente ó muerte de un ser querido.

Como adultos también seguiréis teniendo malos momentos en multitud de ocasiones y al afectar el estado de vuestra alma, también se afectará vuestro cuerpo.

00DOLOR

Ahora quiero ir más profundamente. Vuestra alma también puede llegar a estar mal Conmigo, con vuestro Dios, al vivir en pecado mortal. Y de ésta forma el alma no puede recibir Mi Alimento, no podrá crecer correctamente y por consiguiente, tampoco dará fruto.

Cuando vuestra alma se encuentra encadenada al pecado mortal, éste no le dará paz al alma para que crezca con los dones y virtudes que Yo continuamente os concedo. El pecado de cualquier grado, es restrictivo para el alma.

El pecado es como una coraza que no permite que entre Mi Gracia ni que salgan obras buenas, solo vuestra voluntad puede romperla. Y esto se logra cuando os arrepentís de corazón y acudís al Sacramento de la Confesión a recibir Mi bendición de parte de Mis Sacerdotes.

confesiocc81n

Cuando así limpiáis vuestro corazón de pecado y mugre, entonces Mi Alimento de Vida os puede hacer crecer.

Los pueblos antiguos crecieron enormemente cuando tuvieron su época de oro; llamada así porque fue cuando vivieron en paz, tanto entre ellos mismos como con los pueblos vecinos… Todo el Mundo, aún el actual en el que vivís, salieron beneficiados por los avances en las letras, en las artes, en la cultura en general, que se desarrolló en ese tiempo de oro.

Este es el ejemplo que deseo toméis en la actualidad. Vuestro Mundo no puede crecer, no puede dar lo que DEBE de dar; si primero, vuestra alma no se encuentra bien Conmigo vuestro Dios, ya que no dará los grandes frutos que cada uno de vosotros puede dar. Y segundo, si no os preocupáis por “limpiar” a vuestro Mundo de lo malo que en él hay, no podréis mejorar en lo absoluto.

ORANDO

Ya os he dicho que la oración llena de Fé y confianza puede lograr milagros, pues Yo los haré a través vuestro.

Vuestro Mundo está lleno de “basura” que debéis eliminar. Todo tipo de pecado, de corrupción, de maldad, es la basura que debéis sacar… Y ésta sólo se puede barrer con la oración, el ejemplo, inspirado por Mi Santo Espíritu. El mismo que os dió Mi Hijo, para que todo ello dé los frutos que se obtienen por vivir en estado de Gracia e íntimamente Conmigo.

Así como cada quién debe limpiar su alma, también debe limpiar su hogar; para que con el buen ejemplo que deis, vayáis motivando a vuestros “vecinos-hermanos” y así, poco a poco se vayan ensamblando los eslabones de la “cadena de amor” que salvará a vuestro Mundo.

BarraCatolicaCTV_12a

También os he explicado, que Yo os dí una total libertad de actuación y la respeto en totalidad y que sólo puedo actuar en vuestra alma, cuando de corazón y libremente Me lo pedís.

Yo más que nadie, deseo que vuestro hogar-Mundo, se purifique con el Amor. Porque cuando lo logréis, verteré todas Mis Gracias y Bendiciones sobre él, en cada uno de vosotros. Y conoceréis por fin lo que será vivir con vuestro Dios, el Cielo en la Tierra.

Vuestra misión actual es la de sacar la basura de toda la Tierra mediante la oración y las buenas obras, Yo haré el resto. El regalo que gozaréis será grandísimo, os lo aseguro. Yo solo estoy esperando vuestra respuesta para derramar prontamente Mis Bendiciones.

SATAN

El Maligno sabe lo que Yo puedo hacer en un Nuevo Mundo… Pero él os tiene gran envidia y no lo quiere permitir. Sólo vuestra oración y vuestra vida en la Gracia lo pueden vencer.

Yo estaré con vosotros, si Me lo pedís y juntos gozaremos los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu.

00SantisimaTrinidad_

http://www.diospadresemanifiesta.com/index.php

 

N53 CUERPO MÍSTICO


1Dios Padre

Mensaje de Dios Padre a J. V.

Habla Dios Padre. Preparaos, hijos Míos, para los acontecimientos tan fuertes que se avecinan, que están a la puerta.

Mis pequeños, se os había venido anunciando desde hace mucho tiempo, lo que ya pronto tendríais, pero éste “pronto” YA LLEGÓ, ahora los acontecimientos son inminentes.

Así como el Diluvio se les avisó con tiempo a aquella gente y no se prepararon, ahora vosotros tendréis vuestra prueba, prueba fuerte para aquellos que no han querido estar Conmigo, confirmación para aquellos que han estado Conmigo. Para unos, dolor; para otros, alegría.

extasis-de-santa-teresa_bernini2

Los que no han querido estar Conmigo, dolor fuerte tendrán porque les molestará ésta prueba que padecerán; porque no estarán preparados y porque no han confiado en la espiritualidad que debieron haber alcanzado a través de todo lo enseñado, principalmente por Mi Hijo.

En cambio, los que Conmigo han estado, Me han buscado, han tratado de mejorarse espiritualmente, han tratado de dejar Mi Amor en la Tierra para vosotros; será alegría dentro de la tristeza, que también tendréis. Porque ciertamente al perder cosas o personas que vosotros queréis, viene una tristeza porque no confiáis plenamente en Mis Palabras y además, a lo desconocido siempre le teméis.

32reloj-de-dios-3

Pero dentro de todo ello, alegría habrá en vuestro corazón sabiendo que Mi Promesa, es la restauración de éste Mundo, que ha caído a niveles extraordinariamente bajos, destructivos, causado todo por la maldad de Satanás.

Os he dicho otras veces, que os habéis acostumbrado al mal que os rodea; pero éstos momentos ya están superando las expectativas que teníais en cuanto al mal que os rodeaba y al cual os habíais acostumbrado.

Ahora, el mal sobrepasa vuestra imaginación; porque ya, prácticamente todos en alguna forma, habéis sido atacados por ése mal que os rodea.

Todo esto fue profetizado mucho tiempo antes y la gran mayoría de vosotros, no quisisteis hacer caso, no quisisteis mejorar. Estáis viendo cómo todo va de mal en peor.

BEBE CRISTIANO SACRIFICADO EN IRAK

BEBE CRISTIANO SACRIFICADO EN IRAK

Ya muchos de vosotros, los que no queríais hacer caso en un principio, ya estáis meditando y admitiendo que lo que se os dijo era verdad porque anunciado estaba; pero lo creíais lejano, que no os iba a tocar y ahora estáis viviendo ya lo que se os dijo en un pasado, que creíais que no os llegaría.

Pues bien Mis pequeños, ya estáis en el momento de los grandes cambios. Empezarán las lágrimas, los dolores, los llantos apagados, las frustraciones y sobre todo, el temor. El temor de aquellos que se sentían seguros con las posesiones del Mundo y de su poder; ya fuera político, económico, social.

Otros, entrarán en pánico y muchos querrán quitarse la vida por no querer soportar las grandes pruebas que vendrán.

MATANZA DE CRISTIANOS

MATANZA DE CRISTIANOS

Entended Mis pequeños, que Yo no quise que llegarais a ésta situación, a éstos momentos de gran dolor. Yo Soy vuestro Dios, Soy el Amor, Soy vuestro Creador y Yo no os creé para que sufrierais.

Yo os creé para que vivierais en Mi Amor y lo transmitierais. Pero mucho mal dejasteis entrar en vuestro corazón y el Bien, que os iba a hacer crecer, que os iba a alimentar, no solamente a vosotros, sino a vuestros hijos; no le hicisteis caso, lo desperdiciasteis, lo abandonasteis. Desperdiciasteis y abandonasteis Mi Amor; el Amor de todo un Dios que os iba a colmar, que os iba a engrandecer, que os iba a perfeccionar.

¡Cómo podéis ser tan ciegos y sordos! Mucho, mucho os regalé y no lo quisisteis tomar. Mucho he soportado vuestra maldad.

maldad

Vuestra maldad, Me causó mucho dolor y he escuchado los lamentos de aquellos que Me aman, de aquellos que piden un cambio porque saben entenderMe, porque quieren que Mis Promesas se den ya y por el Amor que les tengo a Mis elegidos y porque no es justo que Yo, vuestro Padre, vuestro Dios y Creador siga sufriendo lo que no debo sufrir por vuestra maldad, os anuncio como os dije, los grandes cambios que tendréis, más próximos de lo que imagináis. 

Los que estáis Conmigo, manteneos en oración, acompañadMe en éstos momentos que también son dolorosos para Mí, porque os amo a pesar de vuestra maldad, os amo. Pero Mi Creación es de Amor y de Perfección y no de lo que estáis viviendo ahora, que esto no es Mío.

dolor

Lo que estáis viviendo no viene de Mí, viene de Satanás, a quien le abristeis vuestro corazón y le hicisteis a él caso, el caso que no quisisteis hacerMe a Mí.

Yo no puedo permitir que Mi Creación, que fue pensada para que Yo gozara con vuestro amor y que vosotros gozarais con Mi Amor, se haya vuelto de odio y de maldad, de lo que Satanás está lleno; ése odio y ésa maldad que Me tiene por el castigo que se ganó, por haberse opuesto a Mi Amor.

¿Acaso la Tierra, la podéis comparar con Mi Cielo, con un Reino de Amor, habitado con Mis ángeles y Mis santos? No, Mis pequeños; estáis muy lejos de ello y eso, porque no quisisteis atacar la maldad y el odio de Satanás con Mi Amor, el Amor que os enseñó Mi Hijo a producir.

Preparaos pues, a recibir el fruto de lo que sembrasteis. Vosotros, los que Me disteis la espalda, los que no quisisteis respetar Mis Leyes y Mi Amor;

JESUS Y EL EVANGELIO

vosotros, recibiréis ésa maldad y ése odio de Satanás; porque fue al que seguisteis y ahora él os va a recompensar con lo mismo.

No quisisteis Mi Amor, no quisisteis paz en vuestro corazón, no quisisteis Vida; PUES TENDRÉIS LO DEL ENEMIGO. Todavía espero el arrepentimiento de muchos de vosotros; seréis salvados, porque Mi Misericordia es Infinita.

Pero ¡Ay! de aquellos que aún a pesar de lo que vean a su alrededor no se arrepientan y Me pidan perdón, porque su eternidad va a ser muy dolorosa.

1condenacion

Mi resto fiel, animaos; seguid adelante. Grandes cosas os esperan; bellezas inimaginables veréis; portentos de Mi Amor viviréis; ésa es Mi Promesa para las almas fieles, para las almas santas que lucharon contra el mal y lo vencieron con Mi Amor. Animaos, vuestra liberación, está cerca.

Hijitos Míos, os quiero recordar nuevamente que no estaréis solos en esta gran lucha. Ciertamente las fuerzas de Satanás quedarán liberadas y son fuerzas descomunales; pero contáis con la protección del Cielo, no solamente de sus oraciones; sino de su fuerza espiritual, fuerza de lucha de parte de Mis santos ángeles. Tenéis la oración y la intervención también de los santos del Cielo.

Mucho podéis lograr en ésta unión espiritual que tendréis en la Comunión de los Santos.

20500AK

Siempre os he dicho que en la unión tendréis vuestra gran fuerza. Solos sois muy pequeños; pero todos vosotros unidos en Nuestra Santísima Trinidad, junto con Mi Hija, la Siempre Virgen María, que son Sus tiempos para vencer a Satanás y junto al amor poderosísimo del Señor San José; también podréis recibir ésa gran ayuda que tendréis.

Por eso vuestra invocación hacia todos ellos, la debéis tener ya como meta de vida, que en todo tiempo ya de ahora en adelante, estéis continuamente invocando la presencia de todo el Cielo a vuestra vida y a la de vuestros hermanos.

sajose

YA NO ES TIEMPO DE PLANES TERRENOS,

ciertamente debéis seguir la vida como va, porque es parte también de Mis planes; pero hablando a planes de largo plazo, ya no son como serán; ya no viviréis un futuro como el que estáis viviendo, vuestro futuro ahora es Mío y si lo digo así, es que vuestro futuro y el de los vuestros será bellísimo, confiad en ello Mis pequeños y no temáis los que estáis Conmigo, orad por favor por los que no están Conmigo.

Recordad también Mis pequeños, que el dolor es purificador y por eso lo he de permitir. Si os dais cuenta; han ido paulatinamente aumentando los dolores de ésta purificación. OfrecedMe lo que vayáis padeciendo y así iréis preparando vuestra alma, principalmente vosotros los que quedaréis; a que quede limpia y preparada, para habitar la Nueva Tierra que os daré.

Por otro lado, ofreced también los dolores y sufrimientos de aquellos que viven en el mal; ofrecedlo vosotros, los que entendéis Mis Palabras y Mis Enseñanzas. Ofreced lo que vuestros hermanos padecen; para que Mi Gracia llegue a ellos por vuestra petición, porque ellos están tan entregados al Mundo, que no lo van a hacer y no quiero que se desperdicien ésos dolores que padecerán; porque por ellos, muchos podrán alcanzar su salvación eterna, por el perdón que les daré de sus pecados.

cristianos desplazados

DESPLAZADOS POR LA INTOLERANCIA

El dolor, tiene mucho valor ante Mis Ojos; especialmente cuando es ofrecido y unido a los méritos de Mi Hijo Jesucristo. Así que no desperdiciéis vosotros los que entendéis; Mi guía amorosa, ni vuestros dolores ni los de vuestros hermanos; cambiádMelos por Mi Misericordia y Mi Perdón.

Mucho bien haréis vosotros, los que ya estáis preparados para éste cambio. Hijitos, vivís en la Tierra y sabéis que Satanás es el Príncipe de éste Mundo y su manera de pensar ha sido aceptada y vivida por muchos de vuestros hermanos.

Ciertamente habéis constatado ya, que aún hermanos vuestros cercanos, de vuestra propia familia, amistades o ministros de Mi Iglesia, no aceptan Y ATACAN TODAS ÉSTAS REVELACIONES QUE ESTOY DANDO Y HE DADO ALREDEDOR DEL MUNDO.

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Simplemente os digo a vosotros, los que estáis Conmigo y entendéis todo esto que os he dado, que oréis por ellos; que a pesar de que quieran consciente o inconscientemente detener Mi Obra y no dejarla transmitir, los acontecimientos de la Purificación se darán.

PedidMe con todas la fuerza de vuestro corazón para que todas las almas se preparen para los acontecimientos que vendrán.

guerra_nuclear

Vosotros con vuestra oración, pedidMe que llegue Mi Voluntad a todos los rincones de la Tierra, para que vuestros hermanos no sientan que hubo injusticias de Mi parte; en el sentido de que Mis Advertencias no llegaran a todos lados y que realmente así fue. Pero Mi Santo Espíritu se encargará de que Mi Voluntad y lo anunciado, haya llegado ya a todas las almas conscientes alrededor del Mundo.

Yo Soy un Dios de Justicia, Soy Justo en Mis Acciones, en Mis Pensamientos, en Mis Palabras y Soy Justo porque os amo, aún a pesar de vuestra maldad hacia Mí.

Os amo, Mis pequeños y os amo a vosotros, los que habéis luchado fuertemente contra ésta ola satánica. Os amo más que a aquellos que se dejaron vencer, que no quisieron luchar.

7guerrero

Os amo infinitamente; porque por vuestra presencia, por vuestras palabras, por vuestros deseos, estáis ayudándoMe a que se dé éste cambio para vosotros y para todos aquellos hermanos vuestros que no soportan ya, ver toda ésta maldad que os rodea.

Y sobre todo, el daño que hacen a Mi Sacratísimo Corazón en Mi Santísima Trinidad. Estos son tiempos de Mi Trinidad, de Mi Unidad y los que quedéis, los que seréis escogidos; gozaréis de ésta Unidad de Mi Trinidad que junto con Mi Hija, la Siempre Virgen María y el señor San José, hacemos Familia, la Familia que será ya del Cielo con la Tierra.

Rollini2241PatronChurchRomeSHeartBasilica

Vivid ya desde ahora ésta alegría del gozo de Mi Santísima Trinidad en vuestro corazón. Hijitos Míos, vosotros sabéis que pertenecéis al Cuerpo Místico de Mi Hijo. Os he dicho que sois celulitas, que estáis trabajando para la salvación vuestra y para la de los vuestros. Estáis trabajando para Mí, para la unificación, ya que el Pecado Original, separó todo.

Así como en un organismo, como el vuestro; ninguna célula deja de trabajar, sino hasta que el cuerpo muere; así vosotros deberéis estar activos hasta que Yo os mande llamar y no por el pretexto de lo que os estoy avisando de los acontecimientos que vendrán, podáis decir que ya para qué trabajáis, si no hay un futuro que tendréis.

Eso no os incumbe a vosotros, Yo Soy vuestro Dios y estáis trabajando para Mí y como os dije: hasta que no seáis levantados de la Tierra, hasta ése momento deberéis estar trabajando para Mí y para los vuestros.

ORANDO CON PODER

ORANDO CON PODER

Máxime, si los tiempos ya están cercanos, vuestra actividad debe ser mayor; como cuando las células de vuestro cuerpo se preparan para una competencia; todo se acelera, se pone más atención.

Así deberéis estar vosotros, más atentos a Mi Voz dentro de vosotros a Mi Voluntad, a Mis Designios. VUESTRA ORACIÓN TIENE QUE SER MÁS PROFUNDA PARA QUE PODÁIS ESCUCHARME,

Para que os dejéis mover por Mis indicaciones, para que podáis escuchar lo que Yo quiero que hagáis y no os distraigáis con lo que sucede a vuestro alrededor.

C87C462688C89562DA47ABAD487AB0

Cada 12 minutos hay un muerto, secuestrado o extorsionado El Estado de México es la entidad con más personas asesinadas y extorsionadas; Tamaulipas encabeza la cifra roja de plagiados

Os debéis dejar mover por Mi Voluntad. No es tiempo de descanso os repito, ni de dejar todo a la deriva. Sois células clave, sois vida especial en estos momentos de la Historia de la Humanidad y no podéis descansar ni abandonar todo, cuando es ahora cuando más os necesito. 

La oración profunda que tengáis Conmigo, os irá llevando de la mano y vosotros Me escucharéis y estaréis seguros de que Yo vuestro Dios, os estoy hablando y os estoy guiando. NO DUDÉIS, manteneos en estado de Gracia, orad y ayudadMe en éste cambio Universal. 

832225-intensidad--y-culto-de-oracion-un-varon-negro-en-intensa-oracion-el-estres-o-la-contemplacion-toda-l

Hijitos Míos, tantas veces os he dicho que nada se da por casualidad. Cuando Yo os permito hacer vuestros planes, realmente son Mis Planes. Yo voy moviendo vuestra vida y la de los vuestros y esto, os lo quiero explicar así:

Vosotros sois como antenas, como pararrayos, que recibís Mi Gracia y la transmitís. Yo os voy moviendo como piezas que movéis en el ajedrez, os voy colocando en donde Yo os necesitaré.

No os podéis imaginar cómo algunos de vuestros hermanos, en quienes menos imagináis, harán tanto bien a vuestros hermanos al hacer lo que Yo les indicaré para el bien de los que les rodeen.

Athenas_ajedrez

Vosotros seréis éstas antenas que recibiréis Mi Gracia, las Potencias de Mi Amor. Entended y mucho os lo he explicado, que vosotros no sois los que pelearéis y ganaréis ésta batalla, Seré Yo en vosotros.

SOIS MIS INSTRUMENTOS, sois ésas antenas que recibirán Mis Potencias y que llegarán a la Tierra a través de vosotros.

Mi Vida Divina bajará de los Cielos, hacia los escogidos en estos momentos; para que se difunda Mi Poder Salvífico en todos los que estén escogidos para su salvación y también para destruir la Maldad de Satanás; que su maldad quede nulificada y él quede encadenado por Mi Poderío Divino.

Si os he pedido tanto que seáis como niños, es para que en éste momento os manifestéis así ante Mí, para que confiéis plenamente en Mí.

FERVOR

FERVOR

Sé que por vuestra pequeñez, por vuestra incapacidad, no entendéis mucho de esto que os digo que sucederá. Los niños no entienden tampoco lo que sus padres les piden muchas veces; pero son obedientes y hacen lo que ellos les piden.

La salvación vendrá de Mí y viene por Mi Hijo, por Su Donación.

En estos momentos de la historia se dará también a través de vosotros y por eso,

NECESITO QUE ESTÉIS DISPUESTOS A QUE MI VOLUNTAD FLUYA LIBREMENTE A TRAVÉS VUESTRO.

ALALABANZA Y CONFIANZA

No quiero que tratéis de entender Mis Misterios, simplemente ayudadMe con vuestra donación, con vuestra sencillez, con vuestra obediencia, a lo que Yo os pida.

Sed sencillos, sed pequeñitos y Yo obraré grandes cosas a través de vosotros. Yo no pido cosas extraordinarias, imposibles de hacer y si aún así os las pidiera, dejaos mover por Mí y lo lograríais.

Por ahora os estoy pidiendo obediencia, humildad, sencillez, ser como niños,

¿Se os hace esto difícil? Creo que no lo es. Gracias, Mis pequeños.

10054978

Jul 15_14 ¡Daos cuenta que estáis en momentos trascendentales, importantísimos!

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

Hijitos Míos, cuando os hablo de Mensajes fuertes, estos son para vuestros hermanos, que no quieren estar Conmigo. A vosotros os hablo con Amor, porque Soy Todo Amor. Mi Amor os rodea, Mi Amor os cubre, Mi Amor os alimenta. Estoy aquí entre vosotros. Lleno éste lugar de Mi Amor.

Mis pequeños, Mis consentidos los que habéis dejado el Mundo por estar Conmigo, por vivir Mi Amor y transmitirlo; vuestra purificación os va a llevar a un grado de excelsitud, bellísimo.

the-transfiguration-of-jesus-christ

Vosotros de alguna forma, os he permitido ir gozando de Mis Bienes, de Mi Amor y vuestro regalo será ése, poder vivirlo en mayor potencia. Escogisteis la mejor parte y eso Me agrada; fuisteis como María la hermana de Martha, que escogió estar Conmigo y aunque ciertamente, debéis cumplir con las cosas del Mundo; ella escogió en ése momento estar Conmigo.

 Esa es la perfección de las almas que están Conmigo, llenarse de Mi Amor.

Jesus Mary Martha 2

La verdadera felicidad es el estar Conmigo, Mis pequeños. Se habla de felicidad y de amoríos; pero son pecaminosos a donde os lleva Satanás y os hace creer que ésas palabras también vienen de Mí completamente y no, Mis pequeños.

Mi Amor es virtuoso, Mi Amor os da excelsitud, porque hay hermanos vuestros que pecando son felices y están buscando amores que son pecaminosos; entonces la palabra “felicidad y amor” si no están llenos de virtud, si no están llenos de Mi Presencia, no vienen de Mí. Tened cuidado Mis pequeños, que no os engañe Satanás.

Por eso en las Sagradas Escrituras se os habla de que “aquí está el Mesías o está allá” y NO, Yo estoy en donde se vive el Amor Virtuoso, el Amor Santo, el Amor que os va a hacer crecer espiritualmente y que va a producir frutos.

videsyjesus

Frutos de amor, de unión, de respeto, de cariño, de vida, de crecimiento espiritual, de unión íntima Conmigo; eso es el Amor Virtuoso, ésa es la felicidad virtuosa.

No os dejéis engañar con palabras parecidas a donde os lleva Satanás y os hace creer que vienen de Mí. Tened cuidado.

Mis pequeños estoy con vosotros, no os separéis de Mí. Las pruebas que vais a tener, también os dolerán; pero serán diferentes a las que tendrán vuestros hermanos.

Vuestro dolor será como el de Mi Hijo; el de ver la injusticia, ver la maldad, ver el error que escogen y han escogido hermanos vuestros, dejándose llevar por la maldad de Satanás, atacando Mi Santo Nombre, destruyendo lo que es Mío y lo que viene de Mí. 

Was-Pilate-Afraid-Of-The-Jews-or-Jesus

Vuestros dolores serán en vuestro corazón, en vuestra alma, que ya está Conmigo.

En ningún momento, si se os ataca NO ATAQUÉIS VOSOTROS. Porque si no, de eso seréis juzgados.

La Enseñanza que os dejó Mi Hijo durante Su Pasión dolorosísima, la debéis tener en todo momento presente en vuestra vida. Se Le atacó a Él en lo Personal a todo un Dios.

Un Dios de Amor y Él, EN NINGÚN MOMENTO HIZO USO DE SUS PODERES DIVINOS PARA DESTRUIR LA VIDA DE ALGUNO DE LOS VERDUGOS O DE LA GENTE DEL PUEBLO QUE LO ATACABA.

CRUCIFÍCALO_-Ivan Glazunov_-S_ XX - XXI

No hubiera sido Ejemplo de lo que había enseñado.

Él contraatacó con Amor, con disculpas, con oración.

Mi Hijo vio cómo Le faltaban al respeto a Su Madre; Mi Hija la Siempre Virgen María.

maria-en-el-calvario

Pudo haber también contraatacado y eliminado a aquellos que Le blasfemaban horriblemente y de Él no salió ningún mal. Sino oración, intercesión, compasión.

Y vosotros deberéis actuar de la misma forma en estos tiempos venideros, aunque se os esté atacando injustamente o que se le ataque a alguno de vuestros hijos o seres queridos,

NO MOVÁIS NINGÚN DEDO PARA DESTRUIR LA VIDA DE ALGÚN HERMANO VUESTRO O CAUSARLE ALGÚN DOLOR

Porque si no, seréis juzgados del mal que le hagáis a vuestro hermano y si estáis Conmigo, es amor lo que debe salir de vosotros. Amor en todo momento, Mis pequeños. Amor de salvación hacia ésos hermanos vuestros que están obrando en el mal y traédmelos a Mi Corazón con las Palabras de Mi Hijo: “Perdónalos Padre, porque no saben lo que hacen”

perdonalos-porque-no-saben-lo-que-hacen1

Porque ellos están actuando en el mal y serán juzgados por su mal. Pero Yo no quiero que vosotros que estáis ya Conmigo, deis mal ejemplo y actuéis en el mal; cuando debéis responder con las Enseñanzas que os dio Mi Hijo: Amor, cariño, respeto, integridad hacia vuestros hermanos.

No deseéis ningún mal. Deseadles su salvación, deseadles Mi Reino; porque es a donde vosotros llegaréis y no podréis llegar hasta Mí, deseando u obrando en el mal.

Os amo, Mis pequeños. Vosotros tenéis en las Sagradas Escrituras cómo se desarrollarán más o menos los acontecimientos de la Purificación; pero no quiero que vosotros viváis en el temor. Porque Mis hijos, Mis verdaderos hijos; no deben vivir en el temor, sino en el Amor. 

Ultimos-tiempos-copia

Si vosotros sois representantes del Cielo en la Tierra, porque habéis tomado las Enseñanzas de Mi Hijo como forma de vida para vosotros aquí en la Tierra; debéis ser ejemplo de paz, de amor, de una armonía interna; porque estáis dejando que Mi Hijo viva en vosotros.

Os he dicho que en el Amor no debe haber temor. Ciertamente vuestra naturaleza humana, se atemoriza y duda ante los acontecimientos que no conoce o ante todo aquello que se sale de vuestras capacidades; pero dejadMe a Mí todo eso en Mis Manos, así como Mi Hijo Me dejó llevar  Su Vida. Él respetó Mi Voluntad en Él y ésa es vuestra posición ahora, Mis pequeños, si vais a ser otros Cristos; que es una Gracia muy grande que estoy concediendo a muy pocas almas como vosotros. Entonces os debéis dejar mover por Mi, por Mi Voluntad y Mi Voluntad, es Perfección Mis pequeños.

Estos son Mis tiempos. Tiempos de cambio, tiempos de conversión, tiempos de salvación, tiempos de Justicia. 

virgen-de-guadalupe-basilica1

Mi Hija, la Siempre Virgen María, tomará de Mi Poder para vencer a Satanás, será vencido por una Creatura.

Pero ¡Qué Creatura tan excelsa!

Por eso hoy la ataca tanto y Satanás se ha encargado de que en sectas o grupos no la tomen en cuenta, la ataquen y hasta la blasfemen.

Pisando na serpente - Nossa Senhora da Graças

Mis pequeños, cuidad el Amor de Mi Hija la Siempre Virgen María en vuestro corazón. Respetadla y haced que otros la respeten, pero no obligando; sino haciendo que la amen por el amor que vean que vosotros le tenéis. El amor vivido, mueve corazones.

Ciertamente cuando vosotros habláis de Mí podréis mover corazones, pero por eso os mandé a Mi Hijo; para que vierais cómo Él Vivía lo que ya estaba profetizado y lo que es Él en el Cielo, en la Tierra, en lo visible y en lo invisible.

UN DIOS ENTRE VOSOTROS DÁNDOOS UNA LECCIÓN VIVIDA DE MI AMOR.

Esa es vuestra posición ahora, Mis pequeños y os estoy dando ésta Gracia especial de ser otros Cristos en éstos momentos. Quizá en éste momento, no os dais cuenta de lo grande de la Misión que os estoy encomendado de ser otros Cristos. 

Jesucristo

Ciertamente no seréis otros dioses; pero estaréis transmitiendo lo que todo un Dios dio a los hombres.

No os separéis de Mí en ningún momento Mis pequeños. Mientras más cerca estéis de Mí, más Me manifestaré a los hombres a través de vosotros.

Hijitos Míos lejos de sentir en vuestro corazón alegría, por aquellos hermanos vuestros que se vayan a perder, en éstos tiempos de purificación; por su mal proceder, por su mala vida, debéis tener compasión de ellos.

Son Mis hijos, son vuestros hermanos y si realmente queréis vivir en el Amor o vivís ya en el Amor, no os debe de alegrar esto, ni siquiera debe llegar a vosotros ésa idea de “se lo merecían”, eso está en Mi Juicio, no en el vuestro.

43gran_tribulacion

Vosotros debéis tener compasión por vuestros hermanos que estáis viendo que viven en el error; que viven en el pecado, que están dando un mal ejemplo ante el mundo. No importa a qué nivel estén; el que vive en el mal, lo transmite, lo refleja y vosotros ciertamente, juzgáis por su mal proceder; porque sabéis que de lo que está lleno el corazón, también sus palabras y sus obras estarán llenos de eso, de ésa maldad, de ésos errores.

Pero al ver eso Mis pequeños, en lugar de juzgarles o desearle un mal eterno; vuestro corazón es el que debe de triunfar sobre el odio que podáis tener hacia ellos. Debéis ayudarles con vuestra oración y no ayudarles en su condenación por vuestros malos deseos y por vuestra falta de oración y de intercesión hacia ellos.

COMO NIÑOS

COMO NIÑOS

Esa es la forma de actuar de Mis verdaderos hijos y hermanos en Cristo Jesús. Vosotros veis los actos de vuestros hermanos o la lejanía que aparentemente tienen hacia Mí, vuestro Dios; pero muchas veces estáis en un error; vivís en un error creyendo que son muy malos y es todo lo contrario.

A veces Mis pequeños, internamente pueden estar mejor que vosotros; ellos quizá hasta puedan darMe más alegrías que las que podáis darMe vosotros, rezando sin devoción, sin amor, sin respeto.

319045_160753710734078_1359496555_n

Hay mucha necesidad de salvar almas y vosotros no podéis estar de parte de aquellos que las están condenando en lugar de salvarlas; porque ciertamente antes vivíais así, condenando almas al ver cómo se comportaban; deseándoles su condenación eterna, tomando una posición que no os corresponde; porque Yo Soy el Único Juez.

SalvadMe almas, tengo sed de almas, quiero dar Vida a infinidad de almas que viven en la obscuridad, que viven en el error. Amadles con todo vuestro corazón y seréis amados con todo Mi Corazón. Hijitos Míos, no os dejéis contagiar de las decisiones de los gobernantes de la Tierra; sabiendo que éstas decisiones o sus acciones, están movidas por Satanás.

Os tratarán de llevar a situaciones graves: guerras, acaparamiento de alimentos, pero no os preocupéis Mis pequeños; de la forma en que Satanás os quiera atacar. 

LA ORACION  PODEROSA VENCE A SATANÁS

LA ORACION PODEROSA VENCE A SATANÁS

Vosotros estáis Conmigo y muchos de vuestros hermanos, también lo estarán por vuestra oración, por vuestra intercesión.

Por eso, necesito que vosotros en ningún momento, os separéis de Mí; para que actuéis en Sabiduría, con Mi Sabiduría Mis pequeños. Sin temor como os dije antes; para que podáis vivir plenamente en Mí.

NIÑO ORANDO

Si os dejáis vencer y empezáis a actuar según vuestra voluntad, todo lo echaréis a perder. Porque vosotros actuaréis y pensaréis humanamente y no como Yo vuestro Dios, actuaría y pensaría.

Daos cuenta Mis pequeños, la Gracia tan grande que os estoy concediendo de ser Mis instrumentos en la Tierra. Ya no serán unos cuantos, seréis bastantes los que estaréis actuando y dejándoos mover por Mí y dando ejemplo a vuestros hermanos de salvación y de santificación de almas.

Ciertamente será el momento de Purificación, de eliminación de almas que no quieran estar Conmigo; pero también serán momentos de santificación de muchas otras y de gran ejemplo hacia vuestros hermanos y vosotros seréis de ellos Mis pequeños.

Dad ejemplo para que podáis mover corazones; como Mi Hijo los movió con Su Presencia, con Su Palabra con Sus Acciones, con Sus Milagros.

Carl-Bloch-The-resurrection-of-Lazaro

MUCHOS DE VOSOTROS TAMBIÉN PODRÉIS HACER MILAGROS EN ESTOS TIEMPOS

En Nombre de Mi Hijo Jesucristo, porque sois Mis apóstoles de éstos tiempos y ved todo el poder que Yo les concedí a Mis apóstoles. Los doce primeros, tenían a Mi Santo Espíritu en su interior y actuaban según Su Moción.

Esa es vuestra misión ahora Mis pequeños: actuar bajo la Moción de Mi Santo Espíritu y haciendo lo que hicieron Mis primeros apóstoles. 

PABLO RESUCITA A EUTICO

PABLO RESUCITA A EUTICO

MI HIJO OS DIJO QUE PODRÍAIS LLEGAR A HACER LAS MISMAS COSAS QUE ÉL HIZO Y AÚN MAYORES

Y LO HARÉIS, MIS PEQUEÑOS,

En humildad, en amor y sobre todo; bajo la acción de Mi Voluntad de Mi Santísima Trinidad en vosotros.

Os vuelvo a repetir; no serán momentos feos ni difíciles para todos vosotros, Mis escogidos.

CONFESORES GLORIOSOS

CONFESORES GLORIOSOS

También gozaréis estos momentos de la purificación, aún a pesar del dolor que se vea a vuestro alrededor.

Porque podréis estar salvando almas y gozando de Mi Gracia en vosotros y eso os dará una gran alegría, vivir para Mí vuestro Dios y salvar almas, como lo hizo Mi Hijo Jesucristo, ¿Qué más puede pedir una creatura, como sois vosotros?

Gracias, Mis pequeños

Habla Nuestro Señor Jesucristo 

RostroJesusNasa

Hijitos Míos, os dije que Yo vine a la Tierra por los enfermos, no por los sanos. ¿Cómo os consideráis cada uno de vosotros, enfermos o sanos? Si vosotros decís que estáis sanos, la soberbia está con vosotros.

Vivís afectados por el pecado en múltiples formas, el pecado os rodea, en todo momento pecáis; por pensamiento, palabra, obra y omisión y ¿Todavía así con soberbia, decís que estáis sanos?

No, Mis pequeños. No estáis sanos, ninguno de vosotros y todos necesitáis de Mí; que Soy el Médico de cuerpos y almas.

Soy vuestro Dios, Jesucristo; vuestro Salvador y estuve entre los hombres y los conozco perfectamente. Primeramente como Dios y luego como Hombre.

JESUS%20MEDICO%20DE%20CUERPOS%20Y%20ALMAS-500x500

Conviví entre vosotros, para que aprendierais de Mí y pudierais comparar con Mi Ejemplo, vuestro actuar en la Tierra.

Tenéis en las Escrituras cómo actué entre los hombres, ¿Actuáis así cada uno de vosotros? ¿Realmente, aprendisteis de Mí y estáis haciendo vida lo que Yo os enseñé?

Mis pequeños, os vine a traer el Cielo a la Tierra.

Cuando vosotros estáis aprendiendo en la escuela, se os va dando conocimiento de acuerdo a vuestra edad, vais creciendo y os vais llenando de inteligencia por lo aprendido y de Sabiduría si estáis Conmigo y así como vais creciendo, vais dando ejemplo y vais ayudando a otros a perfeccionarse y a aprender de lo que vosotros tenéis.

apostoles-predicando-al-pueblo

Vosotros estabais en párvulos antes de Mi llegada a la Tierra, prácticamente no sabíais nada. Pero os traje el Cielo a la Tierra para que os llenarais de Mí y para que dierais buen ejemplo y con ello, ir destruyendo toda la maldad de Satanás que os rodea. ¡Cuánto habéis desperdiciado!

Ciertamente Mi Redención fue personal, fue por cada uno de vosotros y os he dicho que si fuera nada más por uno, volvería a pasar todo ése horror, todo ése dolor, vivir toda ésa maldad que viví y no solamente de Mis verdugos, sino de la misma gente, de gente semejante a vosotros y que quizá se repetiría igual si bajara en éstos momentos de vuestra historia, se Me vería también raro.

Yo todo un Dios, predicando en estos tiempos el volver al Amor, respetar Mis Mandamientos, dándoles una Doctrina de Perfección; posiblemente Me volverían a crucificar para deshacerse de Mí, ya que les iría recomendado el apartarse del pecado y de la maldad.

Meditadlo, Mis pequeños y veréis que hablo con la Verdad. Porque la gente en general, no quiere saber de Mí; NO QUIERE ECHARSE EL COMPROMISO DE VIVIR RECTAMENTE, de vivir de acuerdo a lo que Yo os enseñé y que Morí por vuestra salvación.

15crucificado

Cuánto dolor Me causáis cada uno de vosotros en mayor o en menor grado. Me duelen vuestros pecados, Me duele vuestra inconsistencia, vuestros errores, vuestro deprecio, el no querer vivir de acuerdo a vuestra posición tan importante que tenéis cada uno de vosotros con vuestra misión; cada uno de vosotros, en vuestra historia.

¡DAOS CUENTA QUE ESTÁIS EN MOMENTOS TRASCENDENTALES, IMPORTANTÍSIMOS!

Son un parteaguas éstos momentos que estáis viviendo. Daos cuenta de ello, meditadlo, vividlo ya que vosotros lo estáis viviendo en éstos momentos, se os permitió el don de la vida para éstos momentos de cambio de este parteaguas, del cual se hablará en lo futuro y vosotros estáis participando en él.

¿Cómo se hablará de vosotros, de cada uno de vosotros en el futuro, en el bien o en el mal?

jesus_woman

¿Servisteis para Mis planes de salvación o fuisteis instrumentos para que otras muchas almas se perdieran?

Meditadlo, Mis pequeños. Yo Morí por vosotros, Me di por vuestra salvación y por vuestro crecimiento para que llegarais a vuestra perfección,

¿Vais a desperdiciar todo lo que Yo hice por vosotros o Me vais a dar alegría, viviendo como Yo os enseñé?

Gracias, Mis pequeños

Maestro%20Jesus

http://www.diospadresemanifiesta.com/

31.- LA CARTA DE PLINIO EL JOVEN


PLINIO~1

Caius Plinius Caecilius Secundus            a          Trajano

     Me he impuesto la regla señor mío, de someter a tu juicio todos los asuntos acerca de los cuales tengo una duda. ¿Quién mejor que tú podría guiarme cuando vacilo? O ¿Ilustrarme cuando estoy en la ignorancia?

      Nunca he asistido a la instrucción de ningún proceso contra los cristianos. Ignoro en consecuencia de qué se les acusa y hasta donde se llega en la costumbre de castigarlos. Muchas veces me he preguntado sobre el problema de saber, si conviene o no tener en cuenta la diferencia de edades. ¿Se debe perdonar a los arrepentidos? O ¿Es inútil que se retracten, los que una vez fueron cristianos? ¿Se castiga el solo nombre de cristianos, aunque no se haya cometido ningún crimen? O ¿Se castigan los crímenes relacionados con ese nombre?

Hasta hoy, en los casos de los que me han consignado como cristianos, he observado la siguiente regla: Les he preguntado a ellos mismos si eran cristianos.

A quienes lo han confesado, les he interrogado una y otra vez, amenazándolos con el suplicio. Si aún así, perseveran en su declaración; los he condenado sin poner en duda que sea lo que fuese lo que signifique su confesión; su desobediencia ostensible y su obstinación persistente, merecían ser castigados.

religion_2

Ha habido otros, necios en la misma locura, que he detenido para enviártelos a Roma, ya que son ciudadanos romanos.

Como ocurre habitualmente, se han presentado diferentes casos en cuanto el proceso hacía avanzar la acusación. Ha circulado un libelo anónimo en el que aparecen muchos nombres. A quienes negaron su condición  presente y pasada de cristianos; aunque fuese débil su invocación a los dioses, siguiendo el rito que establecí.

Y si sacrifican incienso y vino frente a tu imagen, que les he presentado con ese objeto junto con las estatuas de las divinidades. Y si además maldicen el Nombre de Cristo, todas estas cosas imposibles de lograr con los verdaderos cristianos, consideré conveniente dejarlos libres.

Otros acusados consignados por un acusador; han aceptado al principio que eran cristianos y luego se han retractado pretendiendo haberlo sido, pero ya no serlo. Uno, desde hace tres años; otro, desde hace más largo tiempo y algunos, desde hace veinte años. Todos estos han adorado tu imagen y las estatuas de los dioses. Y luego han maldecido el Nombre de Cristo.

jesus_resucitado_gran

Por lo demás, pretendían que toda su falta y su error había consistido en su costumbre de reunirse en determinados días de la semana y antes de la salida del sol, para cantar alternadamente un himno a la Gloria de Cristo, como si fuera un Dios y el haberse comprometido solemnemente a no cometer ningún crimen. A no cometer robo, ni bandidaje, ni adulterio. A respetar la palabra dada y frente a la justicia a no negar un depósito que se les hubiese confiado. Añadían que después de la anterior ceremonia, su costumbre era separarse y reunirse después, para tomar un alimento; cosa en verdad perfectamente común e inocente.

Que a pesar de ello habían renunciado aún a esas prácticas, después de conocer el edicto por el cual, siguiendo tus instrucciones, había prohibido esas reuniones.

martires-primitivos

Todo esto me ha hecho considerar como más conveniente el tratar de arrancar la verdad a dos esclavos que se decían de ese culto, en lugar de entregarlos a la tortura. Pero solo descubrí una superstición loca y desmesurada.

Suspendí la investigación con el propósito de recurrir a tu opinión, ya que el asunto me parece que hace necesaria y considerando además el número de los acusados.

Efectivamente, un gran número de gentes de todas las edades, condiciones y de uno y otro sexo, está en peligro o va a encontrarse dentro de poco. El contagio de este desvarío se ha extendido no solamente en las ciudades, sino también en los pueblos y hasta en el campo. Sin embargo me parece que aún es posible ponerle un freno y curarlo.

En todo caso es cierto que en los templos,  que estaban casi desiertos; se frecuentan de nuevo y se han reanudado las ceremonias rituales, olvidadas durante largo tiempo. Y se vende de nuevo carne de las víctimas sacrificadas, que ya no tenían compradores. Todo esto nos permite ver cuanta gente podría curarse, si se les concediese la gracia del arrepentimiento…

La respuesta del emperador a su Procónsul en Bitinia, fue clara y lacónica:

trajano

  “No es preciso investigar. Si son denunciados y es probado su delito, deben ser castigados. Pero quién niegue ser cristiano y confirme sus palabras adorando a los dioses; debe ser perdonado aunque se sospeche de su conducta pasada. Las denuncias anónimas no deben tomarse en consideración. Porque en efecto, ello sería dar un mal ejemplo, indigno de nuestro tiempo…” 

LOS TESTIMONIOS DE FE

            El Edicto de Nerón contra los cristianos sobrevivió a su muerte. Y a pesar de que el pueblo le pidió al nuevo emperador Servio Sulpicio Galba, el castigo para Haloto y Tigelino, los dos más crueles de todos los agentes de Nerón; fueron a los únicos que dejó impunes y hasta concedió a Haloto un cargo importantísimo.

Y reprendiendo al pueblo en un edicto, por la crueldad que mostraba hacia Sofonio Tigelino, lo mantuvo a su servicio bajo la supervisión de Cornelio Lacco, el nuevo Prefecto del Pretorio, cuya arrogancia y necedad eran famosas. Pero los dos sucumbirían antes de que terminase el año de los cuatro emperadores: Tigelino sería condenado por Othón y Haloto por Vitelio.

Y la persecución contra los cristianos continuó.

El Edicto de Nerón seguía resonando por todos los rincones del Imperio…

pc3G_gfj-D85XmtsyFB-uzl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJ

Apostataban los tibios en la Fe y los que no se alimentaban de la Eucaristía y la Oración.  Pero los cristianos maduros y perfectos, dieron los más gloriosos testimonios…

Sofía fue arrestada y sentenciada a la columna. Después de atormentarla, la arrojaron de nuevo al calabozo.

Leonardo la visitó en la prisión, hizo oración por ella y sus heridas fueron sanadas por Jesús.

El antiguo enamorado, le dijo conmovido:

–           Ahora se cumple lo que sin saber profetizamos. La Cruz venció y tú fuiste mi maestra y no mi esposa. Ruega por mí, para que se nutra mi debilidad de tu fuerza, virgen bienaventurada. Para que juntos lleguemos a Dios.

0926-santos-cipriano-y-justina

Ella le respondió con suavidad:

–           Tú eres mi obispo, hermano mío. En el Nombre de Cristo absuélveme de toda culpa, para que más blanca que un lirio, yo te preceda en la gloria.

Y Sofía se arrodilla ante él. Leonardo le bendice, mientras las lágrimas se deslizan silenciosas por sus mejillas. Y luego los dos oran: ‘Pater Noster…’

Apenas terminan de orar, cuando entran los carceleros y miran estupefactos a la doncella totalmente sana.

El Prefecto dice enojado:

–           ¿No te bastaron los tormentos? ¿Resistes todavía? ¿No sacrificarás a los dioses?

Ella responde tranquilamente:

–           A Dios hacemos el sacrificio de nosotros mismos. Somos sacrificio vivo y santo. Al Dios Verdadero, Único, Eterno; damos la vida porque así lo queremos. Por Jesucristo, Señor del mundo y de Roma. Por el Rey Poderoso delante del cual, el César es polvo mezquino. Por el Dios ante el Cual se arrodillan los ángeles y tiemblan los demonios, venga a nosotros la muerte.

Los soldados la arrojan furiosos al suelo. Luego la arrastran al lugar del suplicio, sin poder separar su mano de la de Leonardo, hasta una de las salas del tribunal.

Cuando le vendan los ojos dice a Leonardo:

–           Vendré por ti.

Y cuando el verdugo la decapitó, su sangre salpicó al obispo.

Tiempo después en Cartago…

Fue presentado al tribunal el obispo Leonardo.

El Procónsul Marcelo dijo:

–           He recibido la orden de que los que no practican la religión romana, deben reconocer al menos, los ritos romanos. Por eso te he llamado nominalmente ¿Qué me respondes?

Leonardo contesto:

–           Yo soy cristiano, obispo y no conozco otros dioses, sino al Único y Verdadero Dios, que hizo el Cielo y la Tierra; el mar y cuanto en ellos se contiene.

1212350745_400px-brueghel_jan_ii_god_creating

Nosotros los cristianos servimos a este Dios y a Él le dirigimos día y noche nuestras súplicas: por nosotros mismos, por todos los hombres y por la salud del emperador.

–           ¿Perseveras pues, en esta determinación?

–           Una determinación buena que conoce a Dios, no puede cambiarse.

–           ¿Prefieres marchar desterrado a la ciudad de Curubis, según el mandato imperial?

–           Marcharé.

–           Quiero saber quienes son los presbíteros que residen en esta ciudad.

–           Las leyes de Roma, noble y útilmente prohíben la delación. Por esto, yo no puedo descubrirlos, ni delatarlos. Sin embargo cada uno puede ser hallado en su propia ciudad.

–           Yo los buscaré hoy, en esta ciudad.

–           Como nuestra disciplina prohíbe presentarse espontáneamente y ello tampoco sería grato a tu misma ordenación, ni aún ellos tampoco pueden presentarse. Sin embargo si los buscas, podrás descubrirlos.

–           Sí. Los descubriré. También el mandato imperial prohíbe realizar reuniones y entrar en los cementerios. La orden es razonable. Si alguno no la observa, sufrirá la pena de muerte.

–           Haz lo que se te ha ordenado.

obispo

Entonces el Procónsul Marcelo ordenó que Leonardo fuera enviado al destierro, donde pasó largo tiempo. Mientras tanto Marcelo fue sustituido por Flavio, quién mandó llamar del destierro al obispo, para que le fuera presentado.

Cuando los oficiales lo llevaron a su tribunal, le preguntó:

–           ¿Eres tú Leonardo?

Leonardo contestó:

–           Sí. Soy yo.

–           ¿Te has hecho padre de los hombres sacrílegos?

–           Sí, yo.

–           El mandato imperial dice que sacrifiques.

–           No sacrifico.

–           Piénsalo bien.

–           Haz lo que se te ha mandado. En cosa tan justa no es necesaria reflexión alguna.

Flavio, después de deliberar con su consejo, con pesar y de mala gana pronunció sentencia en estos términos:

–           Durante largo tiempo has vivido sacrílegamente. Has juntado contigo en criminal conspiración a mucha gente y te has constituido enemigo de los dioses romanos y de sus sacros ritos, sin que los mandatos imperiales hayan logrado hacerte volver a su religión. Por tanto, convicto de haber sido el autor y abanderado de los más abominables crímenes, servirás de escarmiento a los que asociaste con tu maldad y con tu sangre quedará sancionada la disciplina legal.

Dicho esto, leyó en voz alta la sentencia escrita en la tablilla:

“Ordenamos que Leonardo, sea pasado a filo de espada.”

El Obispo Leonardo dijo:

–           Deo Gratias. (Gracias a Dios)

Y una gran multitud de cristianos los siguió hasta el lugar del suplicio.

162

Leonardo fue conducido al Campo Sexto. Allí se quitó la sobreveste y la capa. Se arrodilló y se postró con el rostro en tierra, para hacer Oración. Luego se sacó la dalmática y la entregó a los diáconos. Se quedó con su túnica interior de lino y se vendó los ojos con sus propias manos.

Después de ser decapitado; por la noche su cuerpo fue llevado entre cirios y antorchas, con gran veneración y triunfalmente, hasta el cementerio.

* * * * * * *

            Publio Quintiliano fue arrestado por el Questor y presentado ante el procónsul Leónidas, que preguntó:

–          ¿Quién es este hombre?

El oficial respondió:

–           Es un cristiano que no quiere obedecer los edictos imperiales.

Leónidas lo interrogó:

–           ¿Cómo te llamas?

–          Marco Publio Quintiliano.

21Centurion-corona

¿Eres militar?

–           Lo fui.

–           ¿Qué dices Publio? ¿Es verdad lo que se dice acerca de ti?

–           Así es. Soy cristiano y no puedo negar lo que soy.

–                      ¿Acaso ignoras los mandatos del emperador, que ordenan sacrificar a los dioses?

–                      Ciertamente no los ignoro. Pero soy cristiano y no puedo hacer lo que quieres. Y mucho menos olvidarme del Dios Vivo y Verdadero.

–           ¿Qué mal hay en lanzar unos pocos granos de incienso y marcharse?

–          Yo no puedo despreciar los Mandamientos Divinos y ser infiel a mi Dios. ¡Ni aún en apariencia! Conocí a Jesucristo en Palestina, cuando era tribuno de la Itálica. Yo lo oí, lo vi hacer milagros y lo vi Morir y Resucitar.

2973621_249px

Cuando milité en el servicio activo, en veintisiete años, jamás comparecí ante el Tribunal por criminal y pendenciero. Siete veces participé en campañas bélicas. Jamás me oculté en la retaguardia. Siempre obedecí las órdenes. He peleado como ningún otro.

He sido cristiano y he sido un soldado honorable. Ni el comandante, ni mis subordinados, me vieron cometer alguna perfidia. ¿Y ahora quieres que después de mostrarme leal en lo menos, pueda ser yo traidor en lo más?

–           ¿Qué milicia seguiste?

–                      Serví en el ejército del emperador Tiberio César y a su debido tiempo me licencié como veterano. Desde que lo conocí, siempre temí a Dios que hizo el Cielo y la Tierra; le rendí culto y ahora le ofrezco mi servidumbre.

–                      Publio, veo que eres un hombre prudente y razonable. Hazme caso e inmola a los dioses. Así conseguirás una gran remuneración.

–                       No puedo hacer lo que me pides. Yo no quiero ser condenado eternamente en el Infierno.

scipio

            Si piensas que ello sea pecado, yo cargo con él. Porque soy yo el que te estoy forzando y así no parecerá que has cedido voluntariamente. Luego te vas tranquilo a tu casa y regresas con tu familia. Recibes el premio de las fiestas decenales y en adelante, nadie te va a molestar.

–           En el mundo espiritual no hay apariencias. No me voy a condenar con mis propias palabras. Ni ese dinero de Satanás, ni tus consejos capciosos, podrán privarme de la Luz Eterna. Dicta pues tu sentencia contra mí, como contra un cristiano.

–           Si no acatas los mandatos imperiales y no sacrificas, te haré cortar la cabeza.

–           ¡Amén! Dicta tu sentencia contra mí y así cumplirás lo que yo más deseo.

–           Si no te arrepientes y no sacrificas, cumpliré cabalmente tus deseos.

–           Si mereciere sufrir esto, me espera una gloria eterna…

–           ¡Te están embaucando! En cambio lograrás una gloria eterna, si sufres por la patria y por sus leyes.

–           Sin duda sufro por las leyes; pero por las Leyes Divinas.

–           ¿Esas leyes que les enseñó uno que murió crucificado? ¡Qué imbécil eres! Temes más a un muerto, que al emperador que está vivo.

–           ÉL murió por nuestros pecados, para darnos la Vida Eterna. Pero siendo Dios, el Mismo Cristo permanece por los siglos de los siglos. El que lo confesare, tendrá Vida Eterna. El que lo negare, tendrá castigo eterno.

–           ¡Me das lástima! Por eso te aconsejo que sacrifiques y vivas con nosotros.

Ofrenda Frederick Leighton - The Daphnephoria

–            El vivir en la Tierra para mí es la muerte. En cambio el morir en Presencia de Dios, será para mí la Vida Eterna.

–           ¡Escúchame y sacrifica! Así no me veo obligado como te lo prometí a quitarte la vida.

–           Escogí morir temporalmente, para vivir con los santos en el Cielo, Eternamente.

Finalmente el Procónsul Leónidas, dictó esta sentencia:

“Publio Quintiliano, por negarse a obedecer los edictos imperiales es condenado a morir a filo de espada.”

El general contestó:

–           Deo Gratias.

Y Publio, antes de ser decapitado dijo:

“Señor Jesucristo recibe mi espíritu…”

DECAPI~1

* * * * * * *

En Nicomedia, capital de Bitinia, Diego y Adrián, que de sacerdotes paganos y hechiceros, se convirtieron en sacerdotes de Cristo; en sus predicaciones daban su testimonio así:

–           Créannos hermanos. Si no conociéramos que esto es lo mejor, jamás nos hubiésemos convertido. Conviértanse también ustedes, para que puedan salvarse. La joven que amábamos y de la que nos enamoramos los dos, es una esposa de Cristo y nuestro amor por ella, nos llevó a conocer el amor verdadero. Y por eso ahora podemos decir convencidos que en el Evangelio está toda la Verdad.

2

Cuando fueron arrestados, el Procónsul Jarub preguntó a Diego:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Diego.

–           ¿De qué condición eres?

–           Tiempo atrás fui perseguidor de la Ley Sagrada. Ahora aunque indigno, soy predicador de ella.

–           ¿Qué oficio desempeñas, para ser predicador?

–           Todo hombre tiene el poder para sacar a su hermano del error. Así adquiere para sí Gracia y a él le libera de los lazos diabólicos.

El Procónsul preguntó a Adrián:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Adrián.

–           ¿De qué condición eres?

–           Soy libre y adorador de los Misterios de Dios.

–           ¿Quién los persuadió a abandonar a los venerados y verdaderos dioses; de los que han obtenido muchos beneficios y por los que gozaban de tanto favor en medio del pueblo?

1siemiradzki

¿ Para pasarse a adorar a un hombre muerto y crucificado que no pudo salvarse a sí mismo?

–           Todo es obra de Aquel que por su Gracia hizo de Pablo, que era perseguidor de la Iglesia, un predicador de Jesucristo.

–           Vean por ustedes y vuelvan a lo pasado. Para ganar los favores de nuestros venerados dioses. Obedezcan el sacro mandato imperial y así lograrán salvar la vida.

–           Hablas como un necio. Por nuestra parte, jamás daremos suficientes gracias a Dios, que se dignó sacarnos de las tinieblas y defendernos de las sombras de la muerte, para traernos a la gloria de ser cristianos.

–           ¿Cómo los defiende, cuando ahora los ha entregado en mis manos? ¿Por qué no está ahora aquí presente, para librarlos de la muerte?… Además, sé muy bien que cuando ustedes tenían su buen sentido, prestaron grandes beneficios a mucha gente.

350px-Poussinscipio

Los cristianos consideramos una gloria perder esta que tú tienes por vida, para alcanzar perseverando hasta el fin, la Vida Verdadera y Eterna. Además, deseamos que Dios te conceda esta gracia y esta luz. Para que conozcas su Naturaleza, su grandeza, su generosidad, a favor de los que creen en Él.

–           Los beneficios que les hace son muy patentes, ya que ahora como les dije, los ha entregado en mis manos.

Diego interviene:

–           También nosotros te hemos dicho que es gloria de los cristianos y promesa del Señor, que quién fielmente lucha contra el Diablo y desprecia las amenazas del mundo y las cosas caducas del momento, alcanzará la Vida Eterna.

El Procónsul replica impaciente:

–           Todo lo que dicen son cuentos de viejas. Háganme caso y sacrifiquen a los dioses. Cumplan los edictos imperiales y no provoquen mi furor. De otra manera los voy a someter a nuevos y refinados tormentos.

Entonces Adrián respondió:

–           Estamos dispuestos a soportar todos los tormentos que quieras, antes que negar al Dios Vivo y Verdadero y ser arrojados a las tinieblas exteriores y al Fuego del Infierno que Dios preparó para el Demonio y sus ministros.

El Procónsul sentenció:

–           Os doy tres días para recapacitar, de lo contrario seré yo el que los entregue al fuego de la hoguera.

Y los envió a la cárcel.

Mientras tanto el domingo después de Misa, el Obispo Liam acababa de retirarse a su habitación cuando llegó a su casa un pelotón de soldados y lo arrestaron junto con los diáconos Owen y Ryan. Los encarcelaron y fueron a dar donde estaban Diego y Adrián. Allí, todos oraban sin cesar.

arrestados

La comunidad de hermanos fue a visitarlos, llevándoles comida y encomendándose a sus oraciones. Luego, el obispo bautizó en la cárcel a uno de sus carceleros. Pasaron seis días y el Viernes fueron llevados ante el tribunal del Procónsul Jarub.

Éste dijo a Liam:

–           ¿Estás enterado del mandato del emperador?

–           Ignoro lo que haya mandado. En todo caso, yo soy cristiano.

–           Ha ordenado que se adore a los dioses.

–           No lo sé. Yo conozco solo Uno.

–           Pronto lo vas a saber.

El obispo Liam se puso a orar en silencio y Aquiles concluyó:

–           ¿Quiénes serán obedecidos? ¿Quiénes temidos? ¿Quiénes adorados, si no se  da culto a los dioses, ni se adoran las estatuas del emperador?

Luego interrogó a los demás y de todos obtuvo la misma respuesta:

–           Yo adoro a Jesucristo Resucitado.

–           Al Dios Único, Trino y Omnipotente.

Entonces Jarub preguntó a Liam:

–           ¿Eres tú Obispo?

–           Lo soy.

–           Pues lo fuiste alguna vez.

Y los sentenció a todos a que fueran quemados vivos.

Mientras eran conducidos al Anfiteatro, el pueblo se compadecía del Obispo, pues lo amaban no solo los hermanos, sino también los paganos.

Él era el modelo de obispo y ante aquel suceso sólo los cristianos se alegraron, porque sabían lo que significaba el martirio y la gloria a la cual caminaba.

Algunos les ofrecieron un vaso de vino aromatizado.

Pero el obispo no lo aceptó, diciendo:

–           Todavía no es la hora de romper el ayuno. (Eran las diez de la mañana)

Cuando llegaron al anfiteatro se le acercó Jan y tomándole de la mano, le rogó que se acordara de él, cuando estuviera ante el Trono del Señor.

Martires cristianos circo roma

Liam le contestó:

–           No solo de ti, sino de toda la Iglesia extendida de Oriente a Occidente, por todo el Imperio. Y no temáis. No quedaréis privados de pastor. El amor y las promesas del Señor no les faltarán. Ni ahora, ni en el porvenir. Lo están viendo. Esto es solo sufrimiento de un momento.

Después de consolar a los hermanos, consumaron su martirio, asistidos por el Espíritu Santo. Y gozosos estuvieron en la hoguera, alabando con un canto en lenguas, hasta que exhalaron sus almas.

Dos cristianos: Kevin y Brian, que pertenecían a la casa de Jarub; así como también la esposa y la hija del Procónsul, vieron como se abrían los Cielos y subían gloriosos y coronados los espíritus de los mártires, mientras sus cuerpos aún se consumían en la hoguera, atados a las estacas.

Y se lo dijeron a Jarub:

–           Ve a los que condenaste.

Pero Jarub no vio nada.

Hoguera DSan Juan de la Mata 7

Los cristianos por la noche fueron al anfiteatro, llevando vino para apagar los huesos semiquemados. Después reunieron las cenizas de los mártires y cada uno de ellos guardó para sí, como una reliquia, lo que pudo agarrar.

Y sucedió que era preciso que todo lo que Liam les había enseñado mientras vivía, acerca de las promesas del Señor, lo atestiguara con su martirio y en la resurrección de la carne. Así que se apareció a cada uno de los cristianos y les avisó que restituyeran sin demora, lo que cada quién se había llevado de entre las cenizas y cuidaran de que todo quedara en un mismo lugar.

Y Liam acompañado de los sacerdotes y los diáconos, vestidos con los ornamentos celestiales, se le presentaron al que los había condenado a muerte…

El Procónsul Jarub, diciéndole:

–           Para nada te sirvió tu crueldad, ya que en vano crees que están sepultados en la tierra, los que ahora puedes ver como estamos gloriosos en el Cielo, después de haber sido purificados por el fuego.

En esta ocasión Jarub si pudo verlos en todo su glorioso esplendor.

Después de esto, hubo muchísimas conversiones. Entre ellas, el Procónsul y su familia.

RESURR~1

HERMANO EN CRISTO JESUS:              

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

A7.- CRUCIFIXIÓN DE LA IGLESIA


PONTÍFICE ETERNO

29 mar 2013

Hoy Mi Iglesia en la Tierra será Crucificada.

Hoy se marca el comienzo de los cambios

Traducción latinoamérica

Viernes 29 de marzo de 2013 a las 00:15 hrs.

Viernes Santo

Mi amadísima hija, hoy Mi Iglesia en la Tierra será Crucificada.

Hoy marca el comienzo de los cambios, que serán rápidos y que sucederán para cambiar la cara de la Iglesia Católica en el mundo.

En su velorio vendrá la fusión de todas las doctrinas, que serán vistas en cada señal pública y demostradas deliberadamente por el bien del testimonio público.

pésame

Observad ahora, ya que todo lo que les he dicho saldrá a la luz.

Desafío a aquellos entre vosotros, a negar la terrible verdad cuando seáis forzados a tragaros una mentira.

Vosotros Mis seguidores, debéis proteger Mis Sacramentos y estad vigilantes.

Vosotros Mis sagrados siervos, seréis pronto puestos a prueba, ya que Mi Divinidad será desafiada.

Las leyes de Dios serán adaptadas y tan pronto como Mi Sagrada Eucaristía sea manipulada,

 La Mano de Dios descenderá con tal fuerza que sabréis, inmediatamente, que estos Mensajes vienen del Cielo.

REINO

Mi Dolor se convertirá en vuestro dolor.

Vuestra pena, debido a vuestro conocimiento de la Verdad, os hará imposible el aceptar los sacrilegios que seréis obligados a permitir.

Incluso entonces, si no aceptáis a Mi profeta y las Palabras que le doy a ella, aun les daré tiempo.

Ya que muy pronto se os pedirá renovar vuestros votos por aquellos que son líderes entre vosotros.

Se os pedirá prometer vuestra vida a través de testimonio jurado, a las leyes del paganismo.

Si hacéis esto, estaréis bajo la influencia del maligno y haréis batalla contra Dios.

Vosotros debéis perseverar y permanecer leales a Mí

y debéis pedirme orientación en el momento, cuando el hombre que se sienta en la Silla de Pedro,

que aunque usa mis zapatos, rehúsa seguir mis huellas y destruirá vuestra lealtad a Dios.

zapatos del pescador

Conforme ahora atestiguan la Crucifixión de Mi Iglesia en la Tierra, os llamaré a proclamar la Verdad de Dios. Seguiré llamándoos a fin de protegeros.

Me aseguraré que Mi Iglesia: aquellos que se adhieren a Mis Enseñanzas, a Mis Sacramentos y a la Palabra de Dios, continúen viviendo a través del remanente que nunca me abandonará.

Habrá aquellos entre vosotros que me traicionaréis hoy.

BESO DE JUDAS

Otros entre vosotros pronto denunciaréis Mis Sacramentos, ya que seréis demasiado débiles para defender la Palabra de Dios.

Aquellos de vosotros que ya sospecháis la verdad y que tratáis de difundir Mi Palabra,

SUFRIRÉIS PORQUE NO TENDRÉIS EL VALOR DE DEFENDER LA VERDAD.

Sin embargo, todavía permaneceréis leales a Mí, ya que sabéis que no podéis vivir sin Mi Amor.

negación

Escuchad Mi Voz. Inclinad vuestra cansada cabeza sobre Mi Hombro y permitidme que Mis Brazos os envuelvan en este momento.

Siempre os protegeré.

Vuestro Jesús

PRONTO MI AMADÍSIMO PAPA BENEDICTO XVI, GUIARÁ A LOS HIJOS DE DIOS, DESDE SU EXILIO

Viernes, 29 de marzo 2013 @ 08:45 am

El-Papa-Benedicto-XVI-deja-libre-el-trono-de-San-Pedro-por-razones-de-salud-wikimedia-commons

Segundo Mensaje para el Viernes Santo

Mi amadísima hija, SE HARÁ HSTORIA HOY.

Así como mi pasión está siendo conmemorada,  en verdad representará la Crucifixión de la Iglesia Católica.

En los días previos a mi Traición en mi tiempo en la tierra, los sacerdotes de la época lucharon de todas las maneras posibles, para tratar de demostrar que Yo era culpable de herejía.

Ellos tomaron lo que había enseñado, la Palabra de Dios y lo distorsionaron. Los rumores que se propagaron luego, se extendieron llenos de mentiras y dijeron que Yo estaba tratando de apartar a la gente de las verdaderas enseñanzas de la Iglesia. Ellos predicaron en las sinagogas, para advertir a la gente que se mantuviera lejos de Mí, para que no ofendiera  a los altísimos sacerdotes. Se les advirtió que si continuaban difundiendo mis mensajes, serían expulsados como leprosos del Templo Sagrado. En algunos casos, a mis discípulos se les dijo que iban a sufrir el castigo físico y que iban a ser arrestados.

confesores

Mientras que blasfemaron contra el Espíritu Santo: negaron que Yo hablara la verdad y dijeron que mi palabra era de Satanás.

Ellos continuaron adorando a Dios en el Templo, enaltecidos con las vestiduras de los Reyes, luchando por su lugar en el altar del Templo.

Todos ellos míseros siervos, fueron hechos para estar de pie durante horas, no para estar sentados en las sillas que fueron diseñadas para Reyes.

El altar estaba tan lleno de los líderes de la Iglesia, que la gente común se confundía.

Estaban obligados a rendir homenaje a Dios, honrando a los siervos de Dios; por ser  los más altos funcionarios, de alto rango de Dios.

Pero los sumos sacerdotes, exigieron respeto por parte de los asistentes al Templo.

Mostraron todos los signos externos del amor y la humildad, que se esperaba de ellos. Y sin embargo, se vestían y se comportaban como amos en la Casa de Mi Padre, en lugar de ser los criados que estaban destinados a ser.

La gente tenía miedo de ofender a los fariseos cuando me estaban siguiendo.

Los sacerdotes que me seguían, fueron amedrentados y se les advirtió que a menos que dejaran de difundir mi palabra, serían despojados de sus títulos.

La gente común sabía que si ellos eran capturados por la difusión Mis Enseñanzas, su propia suerte sería mucho peor.

Cristo_crucificado

La Crucifixión de Mi Cuerpo en la tierra, completó la primera parte del Pacto con Mi Padre para salvar a la humanidad.

La Crucifixión de Mi Cuerpo Místico, Mi Iglesia en la tierra, COMIENZA HOY.

Es el Principio de la Persecución Final.

Ya que el plan masónico para profanar mi casa, ahora quedará muy claro a todos los que conocen la verdad.

La historia se repite ahora, pero la Verdad no podrá  ser rechazada.

Los que me van a negar…  Sin embargo, con el tiempo se volverán a Mí

 Todos aquellos que saben lo que las profecías han anunciado: Que Mi Iglesia será el objetivo final…

para liberar al mundo de todo rastro de Mí, Jesucristo, están teniendo lugar ahora.

Yo estaré en Mi Ejército Remanente…

Ellos permanecerán fieles a mis enseñanzas hasta el Final de los Tiempos.

colosseum-of-rome-at-night

Nadie puede detener que la Verdadera Palabra de Dios se propague. Nadie. El reinado de la Casa de Pedro será breve y pronto mi amado Papa Benedicto guiará a los hijos de Dios desde el lugar de su exilio. Pedro mi apóstol: el Fundador de Mi Iglesia en la tierra, lo guiará en los últimos días difíciles. Mientras Mi Iglesia lucha por su vida.

Tu Jesús

TERCER MENSAJE

No es a mis pies dónde se postrarán. No serán mis pies los que besarán; sino los de mis siervos, Mis seguidores, Mis pecadores.

Viernes, 29 de marzo 2013 @ 19:00

Amadísima hija cuando Judas Iscariote me traicionó, sostuvo mi cabeza y me besó en la mejilla.

Cuando aquellos que dirigen mi Iglesia dicen que me aman y luego me traicionan, veréis claramente  SU BESO DE TRAICIÓN.

beso-djudas

No es a mis pies donde se postrarán. No van a ser mis pies los que besen: será a los de mis siervos, Mis seguidores, Mis pecadores.

Mostrar preocupación por las necesidades de otros seres humanos es admirable.

Sin embargo, cuando se promueve el bienestar físico de las necesidades del hombre, sobre sus necesidades espirituales,

NO ES A MÍ JESUCRISTO A QUIÉN SEGUÍS.

jueves santo

El Humanismo no se basa en la Cristiandad y nunca debe confundirse con Ella.

El Humanismo no es el cristianismo.

SER CRISTIANO SIGNIFICA ENTREGÁRMELO TODO A MÍ.

Con el abandono de sí mismos en completa humildad a mis pies. Esto significa permitir que Yo te guíe.

Esto significa obediencia a Mis Leyes y haciendo todo lo que puedan para mostrar con el ejemplo, Mi amor para todos ustedes.

HOY HE SIDO TRAICIONADO.

judas

No será por mucho tiempo. No pueden y NO LO PERMITIRÉ.

LA CASA DE DIOS ES ATACADA DESDE ADENTRO Y EL TRASTORNO SIGUIENTE ES EL ENGAÑO.

Vosotros debéis tomar vuestra Cruz y seguirme; porque pronto les serán vendados vuestros ojos y si tropezáis, caeréis en la Oscuridad.

2VENIDA

Sin la Luz de Dios no seréis capaces de ver.

Vuestro Jesús
MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

2.- EL JURAMENTO


1JERUSALEN

Los apóstoles avanzan a través de las calles de Jerusalén. El sol en su zenit la ha convertido en un desierto, porque da la impresión de que la tierra arde como un horno y se levanta un calor tan ardiente, que quema hasta los pulmones al respirar. Cuando llegan al otro lado de la muralla, se acercan al Cedrón y entran en sus aguas.

Beben y mojan sus mantos y capuchas, en un vano intento por refrescarse. Se quitan las sandalias  y entran en el agua, pero no es más que un alivio transitorio. El agua está tan caliente, como si la hubieran puesto en el fogón.

Luego empiezan a subir al Gólgotha donde el implacable sol ha quemado hasta los últimos vestigios de la hierba que había, hace tan solo quince días.  El único que ha subido al monte Calvario es el más joven y…

Juan pregunta:

–           ¿Queréis recorrer el camino largo o el corto?

Excepto Zelote y Santiago de Alfeo, todos los demás…

Acalorados y jadeantes protestan:

–           ¡El más corto!

–           ¡El más corto!

–           ¡Pronto!

–           ¡Aquí se muere uno de calor!

Juan dice:

–           Bien. ¡Sigamos!

Las piedras del camino están que arden… Y después de algunos metros, empiezan las objeciones…

–           ¡No se puede caminar aquí!

–           ¡No!

–           ¡No se puede!

Juan empezó a llorar desde que empezaron a subir. Se detiene…

Y dice sollozando:

–           Y sin embargo el Señor subió cargando la cruz, hasta allí donde están aquel montón de zarzas… ¡Y venía herido!  Y…  ¡Torturado después de la Flagelación!

3camino al calvario

Los apóstoles se paralizan. Piensan… Deciden continuar. Pero luego caen en tierra, desvanecidos y jadeantes. Los mojados capuchos ya se secaron y en cambio sus vestidos, están empapados por el sudor.

Bartolomé, jadeando dice:

–           ¡El camino es muy pendiente y muy abrasador!

Mateo, coloradísimo confirma:

–           Sí. Demasiado.

Juan los incita:

–           En cuanto al sol, siempre será el mismo. –Extiende el brazo señalando- Tomemos aquel otro sendero que es más largo, pero menos fatigoso. Longinos lo escogió para que el Señor pudiera subir. ¿Veis aquella piedra de allá?… Allí cayó el Señor… Es dónde está aquel recodo, antes de que la pendiente se haga más áspera… Nosotros estábamos en la parte norte. Y los que lo vimos, pensamos que había muerto…

SEGUNDA CAIDA

No se movía para nada. ¡Oh! ¡El grito de su Madre, todavía me parece oírlo! ¡Jamás olvidaré ese grito! Nunca olvidaré uno sólo de sus gemidos… Hay cosas que hacen envejecer a uno en una hora. Y le hacen sufrir todo el dolor del mundo. ¡Ea! ¡Seguid! ¡El Señor se detuvo menos que vosotros!

Se levantan atolondrados y lo siguen hasta el cruce con el sendero que en forma de espiral, rodea el calvario…

Definitivamente es menos áspero… Pero, ¡Qué sol! Y el calor es más fuerte, porque reverbera mucho más la parte lateral del monte.

Golgotha_and_the_Holy_Sepulchre,_Seen_from_the_Walls_of_the_Judicial_Gate_-_James_Tissot

Todos se lamentan y refunfuñan dentro de sí:

–           ¿Por qué debemos de subir a esta hora?

–           ¿No podíamos venir al amanecer, cuando apenas hay luz para que viéramos dónde pisar?

–           Estábamos fuera de los muros y podíamos venir sin esperar a que abriesen las puertas.

Son hombres todavía muy humanos, después de la Tragedia del Viernes Santo; que es tragedia de la humanidad orgullosa y cobarde. Todavía no reflexionan en la Tragedia de Jesús que fue siempre heroica; siempre victoriosa aun en su muerte.

Ellos, humanos como antes, cuando se embriagaban con los gritos de los hosannas de las multitudes y se enorgullecían pensando en las fiestas y en los fastuosos banquetes en la casa de Lázaro… Sordos, ciegos y atontados a todas las señales y advertencias, de la Tempestad que se aproximaba…

z_03estacion

Santiago de Alfeo y Zelote lloran en silencio.

Después de las últimas palabras de Juan, Andrés no se lamenta más.

Y como si fuera el sabio consejero hermano…

Juan dice:

–           Es la hora en que Él subió… Había caminado desde que fue aprehendido… Y desde que salió de la casa de Annás a la de Caifás; del palacio de Herodes al de Pilatos… Torturado  y herido… ¡Puedo decir que desde que salió del Cenáculo, no tuvo descanso alguno! ¡Y qué calor hacía aquel día! Se sentía el bochorno de tempestad… ¡Él moría de fiebre! Nique dice que cuando tocó su Rostro con el lienzo de lino, le pareció que tocaba fuego.

4consuelo

Por aquí fue donde estaban las mujeres… Nosotros que estábamos de aquel lado, no vimos cuando se encontraron… Pero como me dijeron Nique y las demás… ¡Ea! ¡Sigamos hacia arriba! Pensad que Claudia y las romanas acostumbradas a la litera; recorrieron a pie este mismo sendero bajo el sol, desde la hora tercia que fue cuando lo condenaron… ¡Oh! ¡Siguieron adelante y mandaron a sus esclavos a dar aviso a las demás, que por algún motivo se habían rezagado!…

Los cansados y acalorados apóstoles continúan. Pero caminan cada vez más despacio… ¡Es un verdadero martirio el camino! Y sienten que se van a desvanecer…

Pedro grita:

–           Si Él no obra un milagro, caeremos bajo el sol.

Mateo confirma:

–           Es verdad. Siento como si el corazón se me fuese a salir.

Bartolomé no habla, pero camina como si estuviese ebrio.

Juan lo toma por el brazo, lo levanta y  lo ayuda, como hiciera con la Virgen el Viernes Santo. Y…

1 Golgotha

Juan lo consuela:

–           Dentro de poco habrá un poco de sombra. A donde llevé a su Madre, allí descansaremos…

Continúan cada vez más despacio. Llegan al peñasco donde estuvo María…  Hay un poco de sombra, pero el aire no se mueve y se respira ardiente, quemando la garganta y los pulmones, como si fuese plomo derretido…

Tomás gime:

–           Si hubiese al menos algún ramito de anís, una hoja de menta, una ¡Una hierba!… Mi boca parece pergamino sobre el fuego… ¡No más!… –Y las venas del cuello las trae hinchadas, igual que las de la frente.

Santiago de Zebedeo dice:

–           ¡Daría lo que me queda de vida por una gota de agua!

Camino-del-Calvario-Golgota-Simon-of-Cyrene

Judas Tadeo prorrumpe en llanto y grita:

–           ¡Pobre hermano mío, cuánto sufriste! Había dicho… Había dicho… ¿Lo recordáis? Que moría de sed… ¡Ahora comprendo! Porque no había comprendido el alcance de sus palabras… ¡Moría de sed! Y no hubo quién se la mitigara, cuando podía haber bebido algo… Y además de eso: ¡La fiebre y el sol!

Andrés dice:

–           Juana había traído algo en una jarra, para darle fuerzas…

Juan exclama:

–           ¡Pero ya no podía beber! No podía hablar más… Cuando se encontró con su Madre allá, a diez pasos de nosotros, sólo pudo decir: “¡MAMÁ!” Y ni siquiera pudo darle un beso. Y eso que simón de Cirene lo había dejado libre de la cruz. Tenía los labios duros por los golpes y quemados…  Yo pude verlo desde las filas de los legionarios, porque no pude pasar hasta aquí… ¡Hubiera tomado su cruz, si me hubiesen dejado pasar! Pero desconfiaron de mí y de la multitud que nos quería lapidar…

Caida en el camino del Calvario - Giandomenico Tiepolo - 1772

No podía hablar… Ni beber… Ni besar… No podía ni siquiera mirar con sus ojos cerrados bajo los coágulos de sangre que bajaban de su frente… Su vestido en la rodilla estaba roto. Se le veía abierta y sangrando. Tenía las manos hinchadas y heridas… Tenía herido el mentón y una mejilla… La cruz le había hecho una llaga en la espalda, que ya le habían abierto los golpes del flagelo… Tenía heridas en la cintura, que le habían hecho las cuerdas… Traía los cabellos chorreando sangre por las espinas… traía…

Incapaz de soportar más, Pedro grita como si lo atormentasen:

–           ¡Cállate! ¡Cállate! ¡No podemos oírte! ¡Cállate! ¡Te lo pido y te lo mando!

Juan contesta:

–              ¡No me queréis oir! ¡No podéis! Pero yo tuve que ver y oir todo en medio de sus congojas. ¿Y su Madre? ¿Y su Madre qué no habrá sufrido?

martirio

Todos bajan su cabeza, sollozando… Y continúan caminando. Ya no se lamentan. Y lloran al pensar en los dolores de Jesús…

Llegan a la cima. La primera plazoleta parece una parrilla de fuego… Y con el reverbero, todo parece danzar, como se ve en los desiertos…

Juan reanuda su relato:

–           Venid. Subamos por acá. Por aquí nos hizo pasar Octavio. Pensaba que yo era hijo de María. Las mujeres estuvieron allí y los pastores allá.-Va señalando cada lugar- En aquel lado estaban los judíos. Y la plebe cubría todo aquello, hasta llegar al valle y la calle. También estaban sobre las murallas; sobre las terrazas cercanas y hasta donde ya no podía distinguirse. Lo vi desde que el sol empezó a nublarse. Primero estaba como ahora y no podía distinguir nada…

La fuerte luz hace que Jerusalén sea como un espejismo que se mueve allá abajo y es como un sutil velo la difuminara…

_Reconstruction_of_Golgotha_and_the_Holy_Sepulchre,_Seen_from_the_Walls_of_Herod's_Palace_-_James_Tissot

Juan agrega:

–           Allá se ven los restos ennegrecidos de las casas que destruyeron los rayos… Las casas de los más culpables… ¡Ved!…

Juan mide los pasos y reconstruye la escena… Relata todo lo que sucedió en la crucifixión y cuando finaliza, se arrodilla y adora…

Todos caen de bruces, besando aquel polvo que ahora bañan con sus lágrimas…

Juan continúa con los detalles que narra en su Evangelio y cuando dice de su Agonía:

–           … Con el alma en los umbrales de la muerte por el dolor y su resignación y abandono en Dios. De su horrible y última convulsión que fue acompañada por el grito que hizo estremecer al mundo. Y el grito de María cuando lo vio muerto…

Pedro grita como si la lanza también a él lo atravesara.

credo de los apostoles

Y junto con él, todos los demás suplican:

–           ¡Cállate! ¡Cállate! ¡Oh! ¡Cállate!

Juan contesta:

–           No tengo más que añadir. El Sacrificio había terminado… ¡Nuestra congoja! ¿Merece acaso compasión?… Con todas nuestras fuerzas huimos del dolor, de la fatiga, del sufrimiento, del abandono… Dejándolo todo a Él. En realidad que somos discípulos indignos. Que lo amamos por el gozo de ser amados; por el orgullo de ser grandes en su Reino; pero que no lo supimos amar cuando sufrió…

Ahora no debe repetirse. No más… Esto es un altar y aquí debemos jurar ante el Cielo y la Tierra: que no sucederá más. Que ahora a Él se le dé la alegria y a nosotros la Cruz.

JURÉMOSLO. De esta forma nuestras almas encontrarán la calma. Aquí murió Jesús de Nazareth, el Mesías, el Señor; para ser el Salvador y Redentor. Que aquí muera el hombre que somos y se levante el verdadero discípulo. ¡Levantaos! Juremos en el Santo Nombre de Jesucristo; de que queremos abrazar su Doctrina, hasta poder morir por la Redención del Mundo.

2(Consummatum_Est)_-_James_Tissot

Juan parece un serafín. Mientras hablaba se le ha caído el capucho y su rubia cabellera resplandece al sol. Se ha subido sobre las piedras que sirvieron para apuntalar las cruces de los ladrones y de manera inconsciente ha tomado la actitud de Jesús cuando enseñaba con los brazos abiertos y sobre todo, cuando estaba en la cruz.

Los otros lo miran asombrados… Es bello, entusiasta, el más joven de todos y sin embargo espiritualmente, el Calvario lo ha vuelto el más maduro…

Todos lo comprenden y gritan:

–           ¡¡¡LO JURAMOS!!!

–           Pidamos ahora al Padre que de valor a nuestros juramentos: “Padre Nuestro…”

Las once voces de los apóstoles, conforme van cantando, van adquiriendo seguridad.

-golgotha-with-three-crosses

Pedro se golpea el pecho cuando dicen:

–           “Perdónanos nuestras ofensas…”

Y todos se arrodillan cuando hacen la última súplica:

–           “Líbranos del Mal”

Y se quedan así, inclinados, meditando…

De repente Jesús aparece en medio de ellos. Resplandece de Amor en medio de la fuerte luz meridiana. Y…

Jesús dice:

–           Quien permanece en Mí, el Maligno no le hará ningún daño. En verdad os digo que los que estén unidos a Mí, en servir al Altísimo Creador que desea que todos los hombres se salven; podrán arrojar demonios; hacer que no hagan ningún daño los reptiles y los venenos; pasar entre fieras y llamas sin que les pase nada; hasta tanto Dios quiera que estén en la tierra para servirle.

daniel y el horno de fuego

DANIEL EN EL HORNO DE FUEGO

Sin dejar su posición de arrodillados, con las cabezas inclinadas en profunda adoración…

Los once apóstoles preguntan:

–           ¿Cuándo llegaste Señor?

Jesús contesta:

–           Vuestro juramento me llamó. Y ahora qué los pies de mis apóstoles han pisado este suelo, bajad prontos a la ciudad, al Cenáculo. Por la noche partirán las mujeres de Galilea con mi Madre- Se vuelve hacia zelote y agrega- Tú y Juan iréis con ellas.  Nos reuniremos todos en Galilea, en el monte Tabor.

Pedro pregunta:

–           ¿Cuándo señor?

–           Juan lo sabrá y os lo dirá.

Todos suplican:

–           ¿Nos dejas Señor?

–           ¿No nos bendices?

–           Tenemos mucha necesidad de tu bendición.

Jesús ordena:

–           Aquí y en el Cenáculo os la daré. ¡Postraos!

Los bendice y el fulgor del sol lo envuelve, como en la Transfiguración… Sólo que aquí lo esconde. Y ya no se ve más que la tierra que arde y el sol que quema…

transfiguracion

Ellos suspiran y dicen con tristeza:

–           ¡Levantémonos y vayámonos!

–           Ya se fue…

–           Cada vez está menos tiempo con nosotros…

Tadeo pregunta a su hermano Santiago:

–           Pero hoy estuvo más contento que ayer noche. ¿No crees hermano?

Pedro contesta abrazando a Juan:

–           Lo llenó de alegría nuestro juramento. Que Dios te bendiga Juan, que hiciste que juráramos.

Empiezan a bajar y cuando llegan a la segunda plazoleta, encuentran a una mujer que viene por la parte abrupta del sendero y parece buscar algo…

Tomás, con su vozarrón, le pregunta:

–           Mujer, ¿Qué has perdido?

Ella llora bajo el velo y contesta:

–           Nada. Busco el lugar donde estuvo la Cruz del Señor. Un hermano mío está agonizando y el Buen Maestro ya no está sobre la tierra… ¡Los hombres le arrojaron fuera!

–           Ha Resucitado mujer. ¡Jesús está Vivo!

cristo_resucitado

–            Sé que vive porque es Dios y Dios nunca muere. Pero ya no vive entre nosotros. El mundo no lo quiso y él se ha ido. Los hombres lo rechazaron. Hasta sus discípulos lo abandonaron… Vine a buscar un poco de su Sangre. Tengo fe que curará a mi hermano, mejor que la imposición de manos de sus discípulos; porque no creo que puedan ya hacer prodigio alguno, después de que le fueron infieles.

Juan agrega:

–           Hace poco acaba de estar aquí el Señor, mujer. Ha resucitado en cuerpo y alma y todavía está entre nosotros. El perfume de su bendición, todavía está sobre nosotros. Mira, aquí estaba de pie…

Ella se inclina hasta el suelo mientras contesta:

–           No. Yo quiero una gotita de su sangre.  No estuve aquí y no conozco el lugar…

–           Aquí estuvo su Cruz. Yo sí estuve.

–           ¿Estuviste? ¿Eras amigo o verdugo? Dicen que uno de sus discípulos estuvo con Él. No quiero hablar con ninguno de los que lo crucificaron…

–           No fui uno de ellos, mujer. Mira… Aquí donde estuvo la Cruz, hay todavía tierra enrojecida con su Sangre. Fue tanta la que perdió, que penetró hondo. Ten. Que tu fe obtenga su premio…

golgotha

Juan ha excavado en el  lugar donde estuviera la Cruz de Jesús y saca un poco de tierra rojiza que la mujer pone en un pedazo de lino. Ella le da las gracias y se va feliz con su tesoro.

Ellos caminan detrás, bajando por la pendiente. Y aunque es más fácil bajar, el sol es abrasador y cuando llegan al pie del Gólgota, están acalorados y muertos de sed… Junto a riachuelo encuentran un  rebaño de ovejas y su pastor. El agua está turbia y no puede beberse. La sed es tal que Bartolomé se dirige hacia el pastor…

Le pregunta:

–           ¿Tienes un trago de agua en tu odre?

El pastor le mira con ojos duros y no responde.

Bartolomé insiste:

–           Entonces un poco de leche de tus ovejas. Te la pagamos.

El pastor responde con desprecio:

–           No doy leche ni agua a quienes abandonaron a su Maestro. Os he reconocido. Y no os vi cuando encontré a los que arrastraban al Maestro.  Para Él no hubo agua y tampoco para vosotros la habrá.

pastor

Silva a su perro, junta a sus ovejas  y se va hacia el bosque de olivos.

Los apóstoles lo miran irse… Están completamente abatidos…  

Atraviesan el puente y entran en la ciudad. Para colmo, en un cruce donde hay una fuente, se encuentran con un grupo de escribas y uno de ellos llama a la gente que está reunida allí…

Con un grito de escarnio y de burla:

–           ¡Vedlos ahí! ¡Ahí tenéis los restos del gran rey! Héroes imberbes. Los discípulos del seductor. ¡Que sobre ellos caiga el desprecio, la befa y la compasión que se experimenta por los locos!

Les sobreviene una lluvia de insultos… Y de blasfemias…

Y la multitud pregunta:

–           ¿Dónde estabais cuando moría?

–           ¿Estáis convencidos ahora de que era un falso profeta?

–           En vano lo habéis hurtado y escondido.

–           Sus ideas han muerto con Él.

–           El Nazareno ha muerto.

–           El Galileo fue fulminado por Yahvé.

–           Y vosotros con Él.

Alguien dice compasivo:

–           No los molestéis. Han recapacitado y se han arrepentido. Aunque tarde, pero siempre a tiempo para huir en el momento oportuno.

Las mujeres toman partido por los apóstoles.

escribas

Y los incansables escribas continúan:

–           Vosotros que dudáis todavía de nuestra justicia, que os sirva de guía el comportamiento de los seguidores más fieles del Nazareno.

–           Si fuera Dios, los hubiera fortificado.

–           Si ellos lo reconocieran como Mesías verdadero, no hubieran huido; pues hubieran pensado que ninguna fuerza humana podía prevalecer contra Él.

–           En vano robaron su cuerpo, después de atacar a los guardias que se habían dormido.

–           ¡Tomad las piedras!

–           ¡Oh, pueblo santo!

–           ¡Lapiden a estos fuera de los muros!

Esto es demasiado para el malparado valor de los apóstoles que se han pegado más hacia los muros, para no incitar a sus acusadores.  Pero ahora, más que la prudencia los invade el miedo y salen huyendo en dirección a la Puerta Judiciaria.

Los dos Santiagos, con Juan, Pedro y Zelote; con más calma y control de sí mismos, siguen a sus compañeros sin correr. Y los alcanzan las piedras y los excrementos que les arrojan los enfurecidos judíos.

Los guardias salen e impiden que se les persiga más allá de las murallas. Y ellos siguen corriendo hasta ir a refugiarse en el Huerto de José de Arimatea, donde está el santo sepulcro…

El lugar está tranquilo y silencioso y los árboles son un refugio verde, donde se detienen jadeantes a descansar…

Santo Sepulcro1

En el fondo trabaja un hortelano, ayudado por un joven. Cuando el hombre  los descubre detrás de la valla junto al pozo, les pregunta:

–           ¿Qué estáis haciendo aquí? José no quiere a nadie cerca de donde fue sepultado el Señor.

Juan se levanta y responde sin miedo:

–           Somos los apóstoles del Señor. Yo soy Juan. El Señor nos  dijo que fuéramos al Gólgotha y así lo hicimos. Luego nos ordenó que fuéramos a donde está su Madre, pero la gente nos ha perseguido. Entramos aquí para esperar el anochecer…

–           ¡Oh, estás herido! y… –Mira a todos los demás y exclama-  ¡Todos vosotros también! ¿Tenéis sed? También estáis fatigados. –Y ordena al joven que lo ayuda- Pronto, tú mete el cántaro. Dales de beber y lava esas lechugas… ¡Oh, que no tengo otra cosa que daros!

Los apóstoles protestan:

–           Debemos ir a donde el Señor. Dios te lo pague.

Beben y dejan que los cure. ¡Excelente puntería tienen los judíos! Todos traen chichones o heridas en la cabeza. Luego los conduce al otro extremo del huerto para salir por otra puerta.

Mientras caminan, el hombre dice:

–           ¡Eh! ¡Todos faltamos! También yo he tenido miedo. ¡Por causa de su Nombre, todos somos odiados! También José. Pero, ¡Qué importa! Dios está con nosotros. Las hienas incitan a la plebe…

hiena-sangre-boca

¡Están furiosos porque ha Resucitado! Ellos pagan bien a los que afirman que ustedes robaron el cuerpo, cuando estaba ya corrompido…

Cuando llegan a la Puerta de Sión, el hombre dice:

–           De allá podéis ir a casa. Está cerca.

Pedro dice:

–           Conocemos el camino. Que Dios esté contigo por tu bondad…

–           Para mí sois siempre los santos del Maestro. Hombres como yo. Sólo Él que era más que un Hombre, fue un Héroe al vencer el miedo. Sé comprender y compadecer. Os aseguro que vosotros que hoy sois débiles, mañana seréis fuertes con Él. La paz sea con vosotros.

Ellos le devuelven el saludo y se despiden. Corren ligeros hacia las calles que los llevarán al Cenáculo.

Pero los incidentes del día no han terminado.

Se cruzan con un grupo de legionarios que los ven y uno de ellos los señala a sus compañeros. Todos sueltan la carcajada.

Cuando los abatidos discípulos se ven obligados a pasar junto a ellos…

Uno de los soldados de la puerta los apostrofa:

–           ¡Ea! ¿No os ha lapidado el Calvario, ni la gente? ¡Por júpiter, os creía más valerosos! Que no tendríais miedo de nada, ni de nadie, porque estabais con Él. ¿Las piedras del monte nos os acusaron de que sois unos cobardes? ¿Tantas ganas teníais de subir allá? He visto siempre que los culpables huyen de los lugares que les recuerdan su crimen. Es indudable que Némesis los persigue. Tal vez os arrastró allá para haceros temblar de horror… Hoy… Porque en aquel día no quisisteis temblar de compasión.

legionarios-romanos

Una mujer con cara de libertina, se asoma a la puerta y se carcajea.

Luego grita:

–           ¡Mujeres hebreas, ved lo que parís! ¡Cobardes y perjuros es lo que salen de sus madrigueras, cuando el peligro ha desaparecido! El vientre romano sí concibe héroes. Venid vosotros a beber a la salud, de la grandeza de Roma. Buen vino y hermosas mujeres… ¡Venid!

Y desaparece tras la puerta, seguida por los soldados…

Entre las hebreas, algunas los miran con compasión…

Una anciana se acerca y dice:

–           Se equivocaron. Pero todo un pueblo ha hecho lo mismo. – Se dirige a ellos y  los saluda. Y agrega- La paz sea con vosotros. Nosotras no olvidamos. Por favor decidnos: ¿Ha resucitado el Maestro?

Los apóstoles contestan:

–           Sí. Lo juramos.

–           Entonces no tengáis miedo. Él es Dios y Dios vencerá. La paz sea con vosotros hermanos. Pedid al Señor que perdone a este pueblo…

Pedro contesta:

–           Y vosotras rogad porque el pueblo nos perdone y olvide el escándalo que le dimos. Mujeres, yo Simón-Pedro os pido perdón- Y se echa a llorar amargamente.

–           No te preocupes. Somos madres y esposas. Tu pecado es el de nuestros hijos, hermanos y esposos.  Que de todos tenga piedad el Señor.

Los acompañan hasta la casa y llaman a la puerta.

Jesús la abre, llenando el espacio oscuro con su Persona Glorificada.

Y dice:

–           La paz sea con vosotras, mujeres compasivas.

jesus_resucitado

Ellas se quedan estupefactas hasta que la puerta vuelve a cerrarse detrás de los apóstoles y del Señor.

Entonces se desata la algarabía y el júbilo.

Dicen:

–           ¿Lo vieron?  ¡Era Él!

–           ¡Hermoso! Más que antes.

–           ¡Y Vivo! No es un fantasma…

–           Un Verdadero Hombre. ¡Su Voz! ¡Su sonrisa!

–           Movía las manos. ¿Vieron qué rojas sus heridas?

–           ¡Yo vi cómo latía su pecho…!

–           ¡Ah! ¡Qué no nos vuelvan a decir que no es verdad…!

–           ¡Vamos a decirlo a todos!

El grupo se aleja comentando.

Mientras tanto dentro de la casa del Cenáculo, Jesús está con sus apóstoles que se sientan cansados y en silencio. Más que cansados, están muy afligidos…

Él los mira sonriente y les dice con dulzura:

–           Os tardasteis.

Silencio.

–           ¿No me contáis algo? Hablad. Soy siempre Jesús. ¿Ya se acabó el entusiasmo del día?

CristoResucitado

Pedro cae de rodillas y grita:

–           ¡Oh, Maestro! ¡Oh, Señor! No se ha acabado nuestro entusiasmo, pero nos mata comprobar el daño que hemos hecho a tu Doctrina. ¡Estamos aplastados!

Jesús declara:

–           Muere el orgullo. Nace la humildad. Surge el conocimiento. Crece el amor. No temáis. Ahora os estáis convirtiendo en Apóstoles.  Esto es lo que quería.

Todos están angustiados:

–           ¡No podremos nunca hacer algo!

–           El pueblo nos befa y tiene razón.

–           Hemos destruido tu Obra.

–           Destruida tu Iglesia.

Jesús guarda una calma solemne.

Y dice:

–           ¡Calma! ¡Calma! ¡Ni siquiera el Infierno destruirá mi Iglesia! Vosotros lo haréis bien, porque con humildad reconocéis lo que sois. Porque ahora sois sabios con una gran sabiduría: La de saber que cada acción tiene repercusiones muy extensas. A veces incalculables. Y que quien está arriba tiene la obligación de ser más perfecto que los de abajo.

¡Jesús resucitado!

¿Veis que lo que realiza un simple fiel, es diferente cuando lo realiza un sacerdote? Vuestro futuro borrará vuestro pasado. No os dije nada en el Gólgota, pero dejé que el mundo hablase. Os consuelo. No lloréis. Descansad y dejad que os cure. Así.

Les toca levemente las heridas.

Tadeo dice en voz baja:

–           Señor, el mundo no cree que hayas resucitado.

Jesús dice:

–           Convenceré al mundo. Os ayudaré a vencerlo.  Permanecedme fieles. No os pido más. Bendecid a los que os humillan porque os santifican. Sed paternales con todos los creyentes.  En el porvenir haced el Camino al Calvario, meditando y haciendo meditar. Por esto os he salvado, no para la gloria presente…

Los apóstoles se sienten temblorosos, porque están junto al Santo de los santos…

1jresucitó

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

99- OCASO DE UNA DINASTÍA


Después de regresar de la Casa de las Gallinas, cayó un rayo en el Palacio de los Césares y cayeron al mismo tiempo las cabezas de todas sus estatuas. A la de Augusto se le cayó el cetro de las manos.

Babilo y sus astrólogos le pronosticaron a Nerón que lo depondrían y él les contestó:

–           El arte nos hará vivir.

El mundo, después de haber soportado por catorce años a este singular gobernante, por fin se hizo justicia; dando la señal de sublevación en la Galia, donde mandaba como propretor Julio Vindex. Fue en Nápoles, en el aniversario de la muerte de Agripina, cuando le avisaron de la rebelión de las Galias.

Y Nerón recibió la noticia con tanta indiferencia, que muchos sospecharon que se alegraba de tener la oportunidad para despojar por derecho de guerra, a las provincias más ricas del imperio. En el acto se marchó al gimnasio y contempló las luchas de los atletas, mostrando gran interés en sus ejercicios.

Durante la cena le trajeron cartas más inquietantes y fue cuando prorrumpió en imprecaciones y amenazas contra los sublevados. Durante ocho días no contestó ninguna carta, no dio orden alguna, tampoco instrucción alguna de ningún tipo. No hizo comentarios sobre aquel acontecimiento y se mantuvo en silencio sobre este asunto.  Trató por todos los medios y en todas las circunstancias de mantener su ritmo de vida habitual, conduciéndose como si no pasara nada extraordinario.

Pero el tiempo y el destino siguieron su implacable marcha. Conforme pasaban los meses, las noticias eran cada vez más inquetantes. Turbado finalmente por las injuriosas proclamas de Vindex, escribió al senado para exhortarles a vengar al emperador y a la república.

Y se excusó con una enfermedad de la garganta para no acudir personalmente.

Pero lo que más le ofendió de aquellas proclamas, fue que lo calificaran de pésimo cantante y que en lugar de Nerón, lo llamaran Enobarbo. En su concepto, lo más falso era la censura que ignoraba un arte que había cultivado con tanto afán y buen éxito.

Y les preguntaba a todos:

–           ¿Habéis conocido un artista más grande que yo?

Mientras tanto, se sucedían las noticias alarmantes y sin poder ocultar su temor, regresó a Roma. Pero cuando supo que Galba y España se habían sublevado, perdió completamente el coraje y dejándose caer, permaneció largo tiempo callado y sin reaccionar; casi como si estuviera muerto.

Luego se levantó, rasgó sus ropas, se golpeó la cabeza y exclamó:

–           Todo ha concluido para mí.

Sus nodrizas le acompañaban y Eglogea queriendo consolarle, le nombró a otros príncipes a los cuales les habían ocurrido desgracias similares.

Y Nerón contestó:

–           Pero las mías son inauditas y sin comparación, pues pierdo el imperio antes que perder la vida.

Y continuó con su vida acostumbrada, llena de diversión  en las carreras en el circo…   

Espectáculos variados,  lujos y molicie.

Dio banquetes espléndidos y compuso contra los jefes de la sublevación versos satíricos, que empezó a cantar gesticulando y procuró divulgar en público. Se hizo llevar secretamente al teatro y mandó decir a un actor que tenía una gran voz y era un gran artista: Que era una gran fortuna para él, que el emperador tuviera otras ocupaciones’.

Concibió muchos proyectos atroces y acordes con su carácter, pero los abandonó ante imposibilidad de ejecutarlos. Saliendo de un convite, apoyado en los hombros de sus amigos, dijo:

–           Iré a las Galias y me presentaré sin armas ante las legiones rebeldes. Me limitaré a llorar ante ellos y un inmediato arrepentimiento me atraerá a los sediciosos. Y a la mañana siguiente, en medio de la alegría general, entonaré un canto de victoria que ahora mismo voy a componer.

Y su primer cuidado al preparar esta expedición, fue elegir carros para el transporte de sus instrumentos musicales y hacer cortar el cabello como si fueran varones, a todas sus concubinas a las que se propuso llevar vestidas como amazonas.

Entonces llegó la noticia de que los demás ejércitos también se habían sublevado…  Se llenó de cólera y furioso rompió la carta que le habían llevado durante la comida. Derribó la mesa y estrelló contra el suelo dos vasos que tenía en gran estima y que llamaba ‘homéricos’, porque estaban esculpidos en ellos escenas tomadas de los poemas de Homero.

Enseguida hizo que Locusta le diera un letal veneno y lo guardó en un cofrecito de oro. Y se fue a los jardines de Servilio…  Allí, mientras sus libertos más fieles se iban a Ostia a preparar naves; quiso comprometer a los tribunos y centuriones del Pretorio a que lo acompañaran en su fuga. Pero no sabiendo que Tigelino ya lo había traicionado, unos se excusaron y otros se negaron abiertamente diciéndole:

–           ¿Tanta desgracia es morir?

Más tarde, después que la conjura fue consumada;  se encontró entre sus papeles un discurso, donde planeaba presentarse públicamente en la tribuna de las arengas con traje de luto y pedir con el acento más lastimero posible, que le perdonasen el pasado o al menos, si los corazones permanecían insensibles; que le concediesen la Prefectura de Egipto. ¡Aún mantenía la esperanza de consolidar su absoluto poder!

El único motivo que le impidió pronunciarlo, fue el miedo de que lo despedazaran antes de llegar al Forum. Y dejó para el día siguiente, el tomar una decisión. Pero se despertó a la medianoche y se dio cuenta de que lo habían abandonado todos sus guardias. Saltó del lecho y mandó mensajeros a las casas de todos sus amigos. Al no recibir contestación, fue con poco séquito a pedir refugio a los que consideraba más fieles entre ellos.

Pero todas las puertas permanecieron cerradas y nadie le contestó. Entonces regresó a su palacio y vio que también  los centinelas habían huido, llevándose hasta las ropas de su lecho y la caja de oro en la que había guardado el veneno. Luego pidió que lo llevaran con los gladiadores para recibir la muerte, pero no encontró a nadie que quisiera matarlo.

Y exclamó:

–           ¡¿Acaso no tengo amigos, ni enemigos?!

Luego quiso hallar un refugio para meditar…  Y su liberto Faonte le ofreció su casa de campo, situada entre la Vía Salaria y la Nomentana, a seis kilómetros de Roma. Desesperado, vestido con la túnica y con los pies descalzos, tal como se encontraba; montó a caballo. Iba envuelto en un manto viejo y descolorido. Llevaba la cabeza cubierta y un pañuelo en el rostro, acompañado de cuatro personas, entre ellos Esporo.

De pronto, sintió temblar la tierra y  vio brillar un relámpago que lo estremeció de terror.

Al pasar cerca del campamento de los pretorianos, oyó los gritos de los soldados que le dirigían imprecaciones y hacían votos por Galba.

Al ver al pequeño grupo, un viajero dijo:

–           Esos persiguen a Nerón.

Y otro preguntó:

–           ¿Qué hay de nuevo en Roma en cuanto a Nerón?

El olor de un cadáver abandonado en el camino, hizo retroceder a su caballo y se le cayó el pañuelo que le ocultaba el rostro, un veterano pretoriano lo reconoció y lo saludó por su nombre. Entonces emprendieron el galope hasta llegar a un cruce de caminos y siguieron por una vereda. Dejaron los caballos y penetrando entre abrojos y espinos por un sendero cubierto de zarzas; en el que no podían avanzar más que tendiendo ropas bajo sus pies, llegaron trabajosamente hasta las tapias de la casa de campo.

Allí le aconsejó Faonte que entrase temporalmente en una cantera de la que había sacado arena… Pero Nerón estaba aterrorizado…

Balbuceando exclamó:

–           No quiero que me entierren vivo. –refutó.

Y se detuvo para esperar a que le abrieran la entrada secreta de la casa. Como tenía sed, cogió en la mano agua de una charca y dijo antes de beberla:

–           He aquí los refrescos de Nerón. – Y se puso a arrancar las zarzas que se habían atorado en su manto.

Después de esto se arrastró sobre las manos, por un agujero abierto debajo de la tapia hasta la habitación más próxima, en la que se acostó sobre un jergón cubierto con una vieja manta. Atormentándolo de vez en cuando el hambre y la sed, rechazó el pan que era de buena calidad; pues Faonte es un hombre muy rico e influyente y bebió gran cantidad de agua templada.

En el Senado ya se conocía su huída y deliberaban la forma de castigarle cuando le atrapasen; pues están seguros de que es demasiado cobarde para darse muerte por sí mismo.

Mientras tanto en la villa de Faonte, Nerón está muy abatido, lleno de impotencia y de contrariedad…

Por largas horas se mantuvo abstraído, tratando de evitar una respuesta a las demandas de sus amigos y de una manera inexplicable para él, le llegó una avalancha de recuerdos en los que hacía demasiado tiempo no reflexionaba… Se miró a sí mismo cuando muy jovencito adoraba a su madre y  después, cuando fue coronado emperador…

Cuando se enamoró perdidamente de Popea Sabina y por la cual mató a su esposa Octavia y a su madre Agripina…

A continuación el Incendio de Roma y todos los intentos por aplacar a la plebe; después del escándalo suscitado por la acusación de Prócoro Quironio… 

Seguidamente fue la pelea con Popea y cuando la asesinó  con un fuerte puntapié;  junto con su heredero estando muy ebrio, después de las carreras…

Todos los que le acompañan están aterrorizados, pues comprenden que ya no hay salida…  Epafrodito volvió a suplicarle, insistiendo en  que el tiempo se está acabando y el Senado ya debe haber tomado una fatal resolución contra él.  Todos sus compañeros lo instan, a que se sustraiga cuanto antes a los ultrajes que le amenazan.

Nerón los miró angustiado y movió la cabeza negando; pero luego se rindió y mandó que abrieran una fosa delante de él, a la medida de su cuerpo.  Pidió que le encontraran unos pedazos de mármol y que trajesen agua y leña, para tributar los últimos honores a su cadáver. Por primera vez en toda su vida, lo que está viviendo no es una escenificación proyectada de antemano.

Su sufrimiento es auténtico y se siente verdaderamente desconsolado al contemplar su total abandono y su absoluto desamparo.  Llorando con cada orden que da, repite sin cesar:

–           ¡Qué gran artista va a perecer conmigo!

Durante estos preparativos llegó un correo a entregarle una carta a Faonte.

Nerón se la arrancó de las manos y leyó que el Senado le ha declarado Enemigo de la Patria y le está buscando para castigarle, según las leyes de los antepasados.

Horrorizado preguntó:

–           ¿En qué consiste este suplicio?

Epafrodito le contestó:

–           En desnudar al criminal. Sujetarle el cuello con una horqueta y azotarlo con varas hasta la muerte.

Aterrorizado,  se cubrió la boca con las manos para ahogar un grito… Luego tomó los puñales que había llevado consigo, probó la punta…

Y volvió a envainarlos diciendo:

–           Aún no ha llegado la hora fatal.

Exhortaba a Esporo a lamentarse y a llorar.

Y luego dijo:

–           Mátese uno de vosotros para que me dé valor para morir.

Pero los presentes le miraron estupefactos y abatidos, sin contestar una sola  palabra.

Luego se reprochó a sí mismo su cobardía, diciéndose en voz alta:

–           Arrastro una vida vergonzosa y miserable. –Y añadió en griego- Esto no es propio de Nerón… En momentos así, es necesaria la sangre fría. ¡Vamos! (Y citando su nombre completo)  NERO·CLAVDIVS·CÆSAR· AVGVSTVS·GERMANICVS   ¡Ya!…¡Despierta!

Entonces oyó que se acercaban los jinetes que traían orden de capturarlo vivo y recitó temblando este verso en griego:

–           Oigo el paso animoso de veloces corceles.

Y enseguida se clavó el puñal en la garganta, ayudado por su secretario, Epafrodito.

Todavía respiraba cuando entró el centurión que quiso vendarle la herida, fingiendo que venía a socorrerle.

Nerón dijo:

–           ¡Es demasiado tarde! ¡Cuánta fidelidad!

Al pronunciar estas palabras expiró con los ojos abiertos, dejando espantados y llenos de horror a quienes lo miraban.

Esporo, sollozando  y muy afligido le cerró los ojos y dijo a los demás…

–           Quieran los dioses respetar su último deseo.

Había recomendado mucho a sus compañeros de fuga, que no abandonasen su cabeza a nadie y que le quemasen entero, de la manera que fuese. Esta autorización la concedió Icelo el liberto de Galba, que acababa de salir del encierro donde lo arrojaron al comenzar la insurrección.

Los funerales de Nerón costaron doscientos mil sestercios. Y emplearon en ellos, tapices blancos bordados de oro. Sus nodrizas Eglogea y Alexandria, junto con Actea; depositaron sus restos en la tumba de los Domicios, que está en el campo de Marte.

Y así pasó Nerón como un tornado, como un huracán, como un incendio.

Como pasa la guerra y pasa la muerte.

Sin embargo, a pesar del Edicto para el exterminio total de los cristianos; la Basílica de San Pedro gobierna espiritualmente hasta hoy, desde las cumbres del Vaticano,  a la ciudad de Roma y al mundo.

Cerca de la antigua Puerta Capena, en la Ciudad Eterna; existe actualmente una pequeña capilla que lleva esta inscripción algo borrada por el tiempo: ¿Quo Vadis Domine? 

Para los primeros cristianos Nerón fue el Primer Anticristo.

El Segundo sería Dioclesiano.

¿Cuál ES el Tercero?…

Nerón murió a los treinta años y medio de edad. En el mismo día que en otro tiempo, él personalmente hiciera perecer a Octavia.

Con él se extinguió la familia de los Césares…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

65.- LUDUS MATUTINUS


Para la celebración de los espectáculos prometidos, Nerón mandó construir un Anfiteatro gigantesco, porque quiere que los juegos sobrepasen en esplendor a todos los que ha habido hasta entonces. Miles de operarios trabajaron día y noche en la construcción del edificio y en su ornamentación.

Un inmenso pabellón pone a los espectadores a cubierto de los rayos de sol. Por entre las hileras de asientos, hay pebeteros dispuestos de trecho en trecho, para quemar perfumes de Arabia e incienso. Los arquitectos Marco Vitrubio y Julio Frontino han desplegado toda su habilidad en su construcción, para que sea a la vez incomparable y dé cabida al mayor número posible de espectadores, con la mayor comodidad.

El día fijado para dar comienzo a los Juegos, una inmensa muchedumbre llegó desde el alba, aguardando la hora de la apertura de las puertas y gozando del aire festivo que se contagia, por la inauguración.

Escuchan con expectación los rugidos de las fieras, a las cuales se les ha mantenido sin alimento para excitar más su ferocidad y su hambre. Todo esto aumenta el ruido hasta ser casi ensordecedor y los más tímidos, palidecen de miedo.

Al salir el sol, sobre toda aquella cacofónica confusión, comienza a escucharse un himno que brota desde el interior del circo y que es entonado por voces vibrantes y llenas de alegría.

La multitud escucha maravillada y sorprendida aquellos cánticos y dicen:

–           ¡Los cristianos! ¡Son los cristianos!

Y efectivamente, éstos han sido trasladados desde las cárceles en la noche precedente. El Himno retumba glorioso porque las voces de los hombres, mujeres y niños que lo cantan son tantas, que los entendidos en las funciones circenses, saben que las fieras quedarán saciadas y no acabarán con todos, antes de que llegue la noche.

A medida que se acerca el momento de la apertura de las puertas de los pasajes que conducen al interior del Circo, la gente se muestra más eufórica y discuten animadamente los detalles relativos a aquel espectáculo que promete ser extraordinario.

Desde muy temprano empiezan a llegar al Anfiteatro, los ‘lanistas’ (Los que compran, forman y entrenan a los gladiadores), con sus pequeños grupos dispuestos para el combate. Muchos vienen completamente desnudos, llevando palmas en las manos y coronados con flores. Y a la luz de la mañana, se ven todos jóvenes, hermosos, fuertes, rebosantes de vida. Sus cuerpos lustrosos de aceite, son portentosos y parecen tallados en mármol. La gente se deleita con su belleza y su fuerza.

Algunos son conocidos por el pueblo y al ser saludados por sus admiradores, se les escucha decir:

–           ¡Dame un abrazo, antes de que me lo dé la muerte!

Y desaparecen por aquellas puertas, sabiendo que probablemente al finalizar el día, no volverán a cruzarlas.

Detrás de los gladiadores, vienen hombres armados con látigos, cuyo oficio es azotar y azuzar a los combatientes.

Luego siguen una gran cantidad de carretas tiradas por mulas, que se van directas al spolarium. Filas enteras de vehículos llenas de camillas. La enorme cantidad de éstas predice la magnitud del espectáculo que está por comenzar.

Enseguida vienen los hombres que están encargados de rematar a los heridos y visten trajes de Caronte (Barquero del infierno que transporta las almas de los difuntos a través de la Laguna Estigia) Siguen luego los encargados de mantener el orden en el circo y los acomodadores, junto con los esclavos que reparten las bebidas y los alimentos. Y por último, los pretorianos a quienes el César tiene siempre cerca de su persona en el Anfiteatro

Cuando por fin son abiertas las puertas, la multitud se precipita hacia el interior y los rugidos de las fieras se hacen más estruendosos.

Mientras el público se instala en sus asientos, produce un movimiento de agitación rumorosa, comparable al del mar en plena tempestad. Finalmente, hace su entrada el Prefecto de la ciudad y Tigelino rodeado de su guardia. Detrás de ellos, los augustanos, senadores, cónsules, pretores, ediles, funcionarios de gobierno y del palacio, oficiales, pretorianos, caballeros, patricios y damas lujosamente ataviadas.

Con los rayos del sol brillan las joyas, las armaduras de los soldados, el acero de las armas, las espadas y las espléndidas vestiduras de los invitados imperiales. Desde el interior se oyen las grandes aclamaciones con que son recibidos todos los grandes personajes. Y siguen llegando nuevas partidas de pretorianos, seguidos por los sacerdotes de los diferentes templos y las vírgenes sagradas de Vesta.

Para dar principio al espectáculo, solo falta el arribo del César y la Augusta, con su círculo íntimo de augustanos favoritos.

Nerón desea ganarse el favor del pueblo y llega pronto.

Hace su entrada triunfal en el carro de Augusto, con traje de púrpura y clámide sembrada de estrellas de oro. Le siguen la Augusta y los augustanos que ha privilegiado. Entre éstos están Petronio y Marco Aurelio.

El joven tribuno sabe que Alexandra está enferma de gravedad e inconsciente. Pero como el acceso a la prisión ha sido restringido con mayor rigor en los días precedentes y los antiguos guardias fueron remplazados. Los nuevos no permiten la comunicación con los presos. Y por eso Marco Aurelio no está seguro de que Alexandra no está entre las víctimas destinadas al espectáculo del primer día, pues conoce el sadismo de que son capaces  sus captores y la venganza que los impulsa.

Después de instalarse en los lugares que les fueron asignados, se escabulle discretamente en medio de la multitud y baja a los subterráneos del Circo.

Un guardián lo conduce hasta donde están los cristianos. En el camino le dice:

–                      Noble señor, yo no estoy seguro de que llegues a encontrar lo que buscas. Hemos preguntado por una doncella llamada Alexandra, pero nadie nos dice nada. Tal vez porque no tienen confianza en nosotros.

–           ¿Hay muchos?

–           Tantos, que algunos tendrán que esperar hasta mañana.

–           ¿Y hay enfermos entre ellos?

–           No hay ninguno que no pueda sostenerse en pie.

Llegan hasta una puerta que da a una estancia enorme, pero tan baja y oscura, que solo recibe luz por unas aberturas enrejadas que las separan de la arena. Al principio, el tribuno no puede ver nada, oye tan solo el murmullo de plegarias, recomendaciones y tiernas despedidas en el recinto y los gritos de la plebe que proceden de las graderías del Circo. Pero cuando sus ojos se acostumbran a la oscuridad, puede distinguir un grupo de seres extraños: son los cristianos disfrazados de bestias feroces.

Algunos están de pie y otros están arrodillados. Mujeres vestidas con piel de leopardo, tienen en los brazos a niños cuyos cuerpos también han sido cubiertos con pieles de fieras. Pero sobre esos grotescos disfraces aterradores, emergen rostros serenos y ojos que brillan con un júbilo supremo…  Es evidente que a todas estas personas les domina un sentimiento extraordinario que los hace indiferentes a cuanto sucede a su alrededor y no sienten ningún temor por lo que pueda ocurrirles.

 Cuando Marco Aurelio les pregunta sobre Alexandra, algunos le miran con ojos asombrados, como si los hubiese despertado de un ensueño y le contestan con una sonrisa, negando con la cabeza.

Pero lo más impactante son los niños. En todos ellos se ve la angelical inocencia de Cástulo, el día que le dio las Sagradas Especies. NADIE, llora. Ni está triste o aterrorizado.

Entonces empezó a llamar en voz alta a Alexandra y a Bernabé.

Un hombre vestido de lobo le tira de la toga y le dice:

–                      Hermano, ellos se quedaron en la prisión. Yo fui el último en salir y le he visto enferma en el lecho.

–           ¿Quién eres tú?

–           Calixto el cantero, en cuya casa dejaste a Alexandra. Fui arrestado junto con ellos y hoy he sido llamado al martirio.

Marco Aurelio suspiró aliviado. Al entrar había deseado verla y ahora le da gracias a Dios por no haberla encontrado ahí, viendo esto como una señal de divina misericordia.

Calixto le dice:

–           Noble tribuno y hermano ¿Te puedo hacer una petición?

–           La que quieras, hermano mío.

–                      La última vez que ví a Pedro, me aseguró que vendría al Anfiteatro. Si tú sabes en donde se encuentra, dímelo.

–                      Di a todos que está en la comitiva de Petronio, al lado izquierdo del Podium Imperial, disfrazado de esclavo. Búsquenlo de manera discreta. Dios hará que lo reconozcan.

–           Gracias hermano, que la paz del Señor esté contigo.

–           Hoy es el día de su victoria.

–           ¡Amén!

Marco Aurelio salió de allí y regresó junto a Petronio, que está en medio de los demás augustanos y al verlo, le preguntó:

–           ¿La encontraste?

–           No. La dejaron en la prisión.

–                      Pues bien. Oye lo que se me acaba de ocurrir, pero mientras tanto mira en dirección a donde está Julia Mesalina, para despistar. Tanto Prócoro como Tigelino nos están observando. Sería conveniente que pusieran a Alexandra entre los muertos por la epidemia y por la noche la sacaran de la cárcel, junto con los demás cadáveres. ¿Adivinas el resto?

–           Sí.

Galba interrumpe este diálogo, inclinándose hacia ellos y preguntando:

–           ¿Sabéis si darán armas a los cristianos?

Petronio contestó:

–           Lo ignoramos.

–           Será mejor que se las den, de otro modo la arena se convertirá demasiado pronto en un matadero y esto estará demasiado aburrido. Pero ¡Qué espléndido Anfiteatro!

Y en realidad luce magnífico. Los asientos inferiores totalmente llenos de togas blancas, relumbran como si fueran nieve. En el Podium Imperial está sentado el César quién ostenta un deslumbrante collar de rubíes. Junto a él se encuentra la Augusta, hermosa y sombría. Están flanqueados por las vestales y los más altos funcionarios de la corte. En resumen: todo cuanto hay en Roma de poderoso, opulento y ostentoso.

El Anfiteatro está lleno. Y por sobre aquel océano de cabezas, penden de una columna a otra festones de rosas, lirios, hiedras y pámpanos. La multitud empieza a golpear impaciente con los pies. Y estos golpes se van generalizando hasta ser atronadores y sin interrupción. Entonces, el Prefecto de la ciudad, después de recorrer la arena con su brillante séquito, hizo con el pañuelo una señal que fue acogida con una exclamación de aprobación, en que prorrumpió todo el Anfiteatro.

Y empezaron los juegos,…

Con una carrera de cuadrigas arrastradas por camellos y bufones montados sobre elefantes, que hacen diferentes gracias para el público. Luego vinieron los andavetes: gladiadores con yelmos cerrados, que lidian a ciegas. Cuando hacen su entrada en la arena, comenzaron a hacer molinetes con las espadas. La parte más selecta del público, mira con desdeñosa indiferencia ese espectáculo. Pero la plebe se divierte con los movimientos desairados de los combatientes. Y cuando sucede que se encuentran de espaldas, el público prorrumpe en grandes carcajadas y muchos exclaman:

–           ¡A la derecha! ¡A la izquierda!

Y con frecuencia les engañan deliberadamente y los desorientan completamente. No obstante, pronto se forman varias parejas de luchadores y se traba un combate verdaderamente sangriento.

Los luchadores más esforzados, arrojan lejos sus escudos y tomándose el uno al otro de la mano izquierda, con el fin de no separarse, luchan con la otra hasta morir. Todo el que cae alza la mano implorando gracia, pero el público casi siempre pide la muerte para los heridos, principalmente porque son hombres que llevan oculto el rostro y son unos desconocidos.

Paulatinamente fue disminuyendo el número de luchadores hasta que solo quedan dos. Y fueron empujados el uno contra el otro y se apuñalaron recíprocamente. Enseguida, a los gritos de ‘¡Peractum est!’ Fueron sacados de la arena y un grupo de hombres con unos rastrillos, hizo desaparecer las manchas de sangre.

Luego esparcieron pétalos de rosas y otras flores.

En la segunda parte empezó la lucha más importante y que despertó el interés de todos los asistentes, pues empezaron a hacer importantes apuestas. Entre la plebe, cuando ya no tienen dinero, llegan a apostar hasta la propia libertad y siguen con el corazón anhelante por la ansiedad y el miedo, las peripecias de aquellos combates.

Y por todas partes se escuchan votos a los dioses en voz alta, para que les ayuden a que gane su lidiador favorito. De mano en mano van pasando las tablillas en las cuales han escrito los nombres de sus preferidos, así como la cantidad de sestercios que cada quién apuesta por su predilecto.

Todos cruzan apuestas: el César, los sacerdotes, las vestales, los senadores, los quirites y el pueblo. Los campeones que ya han obtenido clamorosos triunfos, son los que cuentan con mayor número de partidarios. Pero hay quienes arriesgan sumas considerables a favor de gladiadores nuevos, con la expectativa de obtener enormes ganancias, si éstos obtienen la victoria.

Así que cuando se escuchan las trompetas, se hace un silencio profundo y expectante…

Todos los ojos se vuelven hacia la puerta a la cual se acerca un hombre vestido de Caronte y da en ella tres golpes con un martillo. Un momento después, las dos hojas se abrieron lentamente y se puede ver un túnel largo y oscuro del cual van surgiendo los gladiadores, para ingresar a la arena. Avanzan en divisiones de veinticinco personas y están magníficamente armados: tracios, mirmidones, galos. Al último ingresan los retiarii, trayendo una red en una mano y un tridente en la otra. La multitud estalla en atronadores aplausos y estruendosas aclamaciones.

Los gladiadores dan la vuelta a la arena con paso firme y flexible: magníficos y hermosos, con sus brillantes armaduras y espectaculares trajes. Avanzan hasta detenerse frente al Podium Imperial, grandiosos y tranquilos. El toque penetrante de un cuerno, impone el silencio. Entonces los gladiadores extienden su mano derecha, alzan la cabeza hacia el César y gritan con voz lenta y potente:

¡Ave César Imperator!  ¡Moritum té salutant!

(Salve emperador y César. Los que van a morir te saludan)

Enseguida se alejan rápidamente, para ocupar en la arena sus lugares. Los más famosos deben atacarse unos a otros en una serie de combates singulares, en los cuales resaltan el valor y la destreza, además de la fuerza y la astucia de los contrincantes.

El campeón es un germano llamado Taurus, que ha sido vencedor en muchos juegos. Lleva un enorme y elaborado yelmo. Cubre su poderoso cuerpo con una cota de malla que lo hace parecer como un escarabajo gigantesco. Va a enfrentarse con el casi desconocido retiarius, Mercurio: un tracio de aspecto imponente.

Y entre los espectadores comenzaron las apuestas.

Taurus, colocándose en el centro de la arena, comienza a retroceder blandiendo la espada. Inclinando la cabeza, sigue atentamente a través de la visera de su yelmo, los movimientos de su adversario. Mercurio es un hombre ágil, esbelto, de formas estatuarias, con músculos poderosos. Está completamente desnudo. Empieza haciendo giros rápidos alrededor de su adversario. Agitando la red con movimientos llenos de gracia, al mismo tiempo que sube y baja su tridente.

Pero Taurus no le huye. Permaneciendo en un solo sitio, procura mantenerse siempre frente a su adversario, estudiándolo con una concentración absoluta. Poco a poco se va advirtiendo en sus ademanes y en su cabeza monstruosamente grande, algo que infunde terror. Todos comprenden que en ese cuerpo encerrado en su poderosa armadura, ya se está preparando el golpe repentino que decidirá el combate.

Mercurio salta hacia él o brinca de un lado a otro, agitando su tridente con movimientos tan rápidos, que resulta difícil seguirlo con la vista. Repetidamente suena sobre la coraza el golpe del tridente, pero Taurus permanece impasible. Toda su atención está concentrada no en el tridente, sino en la red que gira a su alrededor tratando de atraparlo.

Los espectadores contienen la respiración y siguen como hinoptizados los pormenores de la lucha. Taurus espera, elige cuidadosamente el momento y se lanza por fin, sobre su enemigo. Éste se desliza con rapidez centelleante por debajo de su espada, esquivando el golpe mortal. Se irguió de inmediato, alza el brazo y arroja la red. Taurus, sin cambiar de posición la rechaza con su escudo y rápido se separan ambos. En el Anfiteatro se escuchan atronadores los gritos: ‘¡Macte!’ Y en todos lados comienzan de nuevo las apuestas.

El mismo Nerón sigue el espectacular combate, conteniendo el aliento…

La lucha comienza de nuevo con tal arte y precisión en los movimientos de los contendientes, que por momentos parece que más que un combate a muerte, es una exhibición de destreza y habilidad, en una  hinoptizante danza, increíble y mortal.

Taurus evita la red por dos veces más y empieza a retroceder hacia un extremo de la arena, sus partidarios comienzan a gritar: ‘¡Acábalo! ¡Es tuyo!…’

Y Taurus vuelve al ataque. Repentinamente el brazo del retiarius, se cubre de sangre y se le cae la red. Entonces Taurus reúne todas sus fuerzas y salta hacia delante, con el fin de asestar a su adversario el golpe definitivo. Pero en ese instante Mercurio, cuya imposibilidad para manejar la red era fingida, salta hacia un lado y esquiva el golpe; dirige el tridente por entre las piernas de su oponente y lo derriba.

Taurus intenta levantarse, pero al punto se ve cubierto por la fatal red, en la cual se va enredando siempre más, con cada movimiento que hace, mientras su adversario le clava una y otra vez en la tierra. Taurus trata varias veces de levantarse, en un esfuerzo inútil. Con un postrer movimiento se lleva a la cabeza su mano desfalleciente, con la cual ya no puede empuñar la espada y cae pesadamente sobre su espalda. Entonces Mercurio fija su cuello al suelo con el tridente y apoyando ambas manos sobre el mango de éste, vuelve el rostro hacia el palco del César.

Todo el Anfiteatro estalla en aclamaciones y aplausos. Para los que apostaron a favor de Mercurio, en este momento lo adoran como a un dios y por la misma razón, la animosidad contra Taurus ha desaparecido, porque a costa de su vida, aquel infortunado les ha brindado una ganancia y empiezan a pedir gracia a favor de Taurus. Los perdedores piden la muerte. Y estos dos gritos tan opuestos, llenan el graderío. Pero el retiarius mantiene la vista solo fija en el César y todos están expectantes por lo que va a suceder…

Por desgracia para el gladiador vencido, Nerón extiende la mano y vuelve el pulgar hacia abajo.

Entonces Mercurio se arrodilla sobre el pecho del germano. Aparta el yelmo de la cabeza de su adversario, dejando a la vista la blonda cabellera y el rostro sereno que lo mira fijamente y con valiente resignación ante la derrota… Y lo ensarta por la garganta contra la Arena.

‘¡Peractum est!’   –gritan al unísono muchas voces en el Anfiteatro.

Taurus se convulsiona y luego queda inmóvil. Inmediatamente sacan el cadáver de la Arena.

Hubo otros combates singulares y luego la recreación de la Batalla de Aníbal en Cartago entre grupos de gladiadores y que resulta igual de mortífera. Enseguida a los vencedores les fueron entregados los premios y las coronas.

Luego sigue un intermedio que se convierte en banquete. Se distribuyen bebidas refrescantes, carnes asadas, vino, aceitunas, queso, frutas y dulces. El pueblo devora y aclama al César. Y satisfechos el hambre y la sed, centenares de esclavos distribuyen billetes de lotería y obsequios que llevan en canastos. Los patricios no participan de estas distribuciones.

En el centro de la arena, cientos de operarios están levantando un escenario en forma de un gran círculo partido por la mitad. Una simula un vergel y en la cúspide, hay un árbol cuajado de manzanas y al lado un poste, adornado con guirnaldas como de un metro de altura y con una argolla. En la parte baja, en una plataforma circular, a la que para subir hay tres escalones, pusieron centenares de postes iguales al que está en la parte superior, junto al árbol.

En la otra mitad del círculo, que simula un pequeño monte, levantan una enorme cruz en el centro de tal forma, que la cruz queda casi a la par que el árbol con manzanas. En ella han colocado crucificado, a un cristiano y ¡Han cubierto su cabeza con una auténtica cabeza de un asno! De tal forma que realmente parece un hombre con cabeza de asno.

A su alrededor y también en semicírculo, han sido alineadas unas parrillas monumentales. Entre ellas hay tres filas de postes que sostienen en su parte superior a un tercero y que de trecho en trecho, tienen una gruesa argolla de acero. En la parte baja y alrededor de la cruz, también hay centenares de pequeños postes que completan el círculo y da una imagen simétrica, al imponente escenario.

Los augustanos están ocupados mirando a Prócoro Quironio y divirtiéndose con sus vanos esfuerzos por demostrar que está disfrutando del espectáculo. Su cobardía ingénita lo hace incapaz de contemplar el sangriento combate. Se pone pálido. Corren por su frente gruesas gotas de sudor, sus ojos giran desorbitados, le castañetean los dientes y se estremece como si tuviese mucho frío. Al terminar la batalla de los gladiadores, pudo recuperar un poco la compostura y empezó a recibir una andanada de puyas de sus vecinos.

Dejándose dominar por la cólera, se defiende desesperadamente.

Vitelio le tiró de la barba y dijo:

–           ¡Vaya griego! Parece que la vista de la sangre y la piel desgarrada de un hombre, es algo superior a tus fuerzas.

Prócoro replicó venenoso:

–           ¡Mi padre no fue un zapatero remendón y yo no puedo repararla!

Muchas voces exclamaron:

–           ¡Macte! ¡Habet! (Muy bien, le venció)

Pero otros siguieron burlándose de él…

Haloto dijo:

–           No es su culpa tener en el pecho un pedazo de queso, en vez de corazón.

Prócoro contestó zumbón:

–           ¡Tampoco tú eres culpable de poseer doble vejiga en lugar de cerebro!

Haloto soltó una carcajada de escarnio burlón y contestó:

–           ¡Algún día llegarás a ser un gladiador! Con esas manos tan grandes, te verás admirable manejando una red en la arena.

El griego replicó:

–           Y si en ella te cogiera, sólo habría en mi red una fétida abubilla.

Marcial preguntó con sarcasmo:

–           ¿Y qué harás cuando llegue el turno a los cristianos? Tendrás que verlos… Tú los entregaste.

Y así… continuaron atacándole. Él se defiende irónicamente, en medio de la risa general y con gran gusto del César, quién a cada momento repite:

–           ¡Macte!

Y azuza a los demás para que sigan molestando al griego…

Cuando hacen una pausa en su malévolo juego, Petronio se acercó a Prócoro. Y tocándolo en el hombro con su bastón de marfil, le dijo fríamente:

–           Todo eso está bien filósofo, pero en una cosa te has equivocado: Los dioses te hicieron un vulgar ladrón y tú te has convertido en un juglar. Esa es la razón por la que no te sostendrás por mucho tiempo.

El viejo le miró con sus ojos enrojecidos y no encontró un insulto adecuado que aplicar a Petronio. Así que se quedó callado. Luego dijo con cierto esfuerzo:

–           Me sostendré.

En la arena, el escenario ha sido terminado y todo está listo para la atracción especial de aquel día: ha llegado el turno de los cristianos…

En ese momento las trompetas anuncian que el intermedio ha concluido. Los espectadores regresan a sus asientos. El ánimo del público a la par que expectante, también está predispuesto en contra de las víctimas, pues han sido convencidos de que les están castigando por ser los incendiarios Roma y los destructores de sus antiguos tesoros…

Son los bebedores de sangre de infantes, que adoran a un hombre con cabeza de asno. Los enemigos de la raza humana, y culpables de los crímenes más abominables. Los castigos más crueles, no son suficientes para el odio que han despertado en aquel pueblo que lo único que desea, es que las torturas que sean aplicadas a los cristianos, correspondan plenamente a los delitos perpetrados por aquellos malhechores…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA