Archivos de etiquetas: conversión y arrepentimiento

29 LA MANZANA DE EVA


29 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Durante todo este tiempo, Judas ha podido observar el tratamiento y la adoración que Jesús recibe de los que lo reconocen como Dios Encarnado.  

Inyectado por Satanás a través de la lujuria a la cual es adicto, para hacer que aumente su maldad y sin que él mismo se dé cuenta, un germen de celos y envidia empieza a crecer en su corazón…

Satanás no está dispuesto a soltarlo tan fácilmente y aumenta su control sobre él, inoculando más pasiones desordenadas…    

Más tarde, cuando emprenden de nuevo la marcha…

Jesús camina en el centro del grupo, detrás de las ovejas que mordisquean la hierba de las veredas.

Y pregunta:

–      ¿A qué hora llegaremos?

Elías responde:

–       Hacia la hora tercia(9.00 am). Son aproximadamente diez millas.

Judas interviene:

–      ¿Y después vamos a Keriot?

–       Sí. También iremos allí.

–      ¿Y no era más corto ir de Yuttá a Keriot? No está muy lejos. ¿No es así, pastor?

–      Alrededor de dos millas, poco más o menos.

–      Así que caminaremos más de veinte millas inútilmente.

Jesús inquiere:

–      Judas, ¿Por qué estás tan inquieto?

–      No lo estoy, Maestro. Pero me habías prometido ir a mi casa…

–      Iré. Yo siempre cumplo mis promesas.

–     Mandé avisar a mi madre y como Tú dijiste que con los muertos se está aún con el espíritu.

–      Lo dije. Pero piensa bien, Judas. Tú por Mí, no has sufrido todavía.

Éstos, hace treinta años que sufren y ni siquiera han traicionado mi recuerdo. Ni siquiera el recuerdo.

No sabían si estaba vivo o muerto… Y sin embargo permanecieron fieles.

Se acordaban de Mí cuando estaba recién nacido…

Un Niño que no tenía otra cosa que llanto y deseo de leche… 

Y siempre me han reverenciado como Dios.

Por causa mía, algunos ya han muerto.

Han sido golpeados, maldecidos, perseguidos como un oprobio de la Judea. Y con todo, su fe no vaciló.

Con los golpes no se secó. Sino que echó raíces más profundas y se hizo más robusta.

Judas titubea un poco y luego dice con determinación:

–      A propósito. Hace ya varios días que una pregunta me quema los labios.

Estos son amigos tuyos y de Dios. ¿No es cierto? Los ángeles los bendijeron con la paz del Cielo… ¿No es así?…

Permanecieron justos contra todas las tentaciones, ¿No me equivoco?…

Entonces explícame: ¿Por qué fueron desgraciados?…

¿Y Anna? ¿La mataron porque te amaba?

–     ¿Y por lo tanto concluyes que mi amor y el amarme traigan desgracias? 

–     No… Pero…

–     Pero así es… Me desagrada verte tan cerrado a la Luz y tan preocupado por las cosas humanas

No te metas, Juan. Ni tú tampoco, Simón. Prefiero que él hable.

No regaño jamás. Tan sólo deseo que abráis vuestros corazones para introducirlos a la Luz.

Ven aquí, Judas. Escucha.

Tú partes de un juicio que también tienen muchos y que otros en el futuro tendrán.

Dije juicio, debería decir error. Pero como lo decís sin malicia; por ignorancia de lo que es la Verdad; por eso no es error, sino un juicio imperfecto, como puede tenerlo un niño.

Sois niños, pobres hombres. Y Yo estoy como Maestro, para formaros hombres adultos. Capaces de discernir lo verdadero de lo falso. Lo bueno de lo malo. Lo excelente de lo bueno.

Escuchad pues, ¿Que es la vida?

Es un breve tiempo en el que el hombre está en la Tierra; diría Yo en el limbo del Limbo; que el Padre Dios os concede para probar vuestra naturaleza de hijos buenos o bastardos.

Para reservaros a partir de vuestras obras, un futuro eterno que ya no tendrá pruebas.  

Decidme ahora:

¿Sería justo que alguien que ya tuvo el bien extraordinario de poder servir a Dios de una manera especial; posea también por toda la vida un bien continuo?

¿No os parece que ya es mucho bien y por lo tanto puede llamarse feliz; aun cuando no exista la felicidad en lo humano?… 

¿No sería injusto que quien tiene ya la Luz de la manifestación Divina en el corazón y la paz de una conciencia que no está intranquila; tenga también honores y bienes terrenales?…

¿Y no sería incluso imprudente?

Simón dice:

–     Maestro, yo digo que sería incluso profanador. ¿Por qué poner alegrías humanas donde estás Tú? Cuando uno te tiene y éstos te han tenido.

 Han sido los únicos ricos en Israel, porque durante treinta años te poseyeron. No se debe poseer nada más.

No se pone el objeto humano en el Propiciatorio…

El vaso consagrado no sirve más que para usos sagrados.

Éstos están consagrados desde el día en que vieron tu sonrisa… y nada,

¡NO! NADA QUE NO SEAS TÚ debe entrar en su corazón, que te tiene a Tí.

¡Ojalá fuera yo como ellos!

Judas contesta con una ironía mordaz:

–    Pero te apresuraste a volver a tomar tus bienes, tan pronto viste que el maestro te había curado. 

–    Es verdad. Lo he dicho y lo he hecho. Pero ¿Tú sabes por qué? ¿Cómo puedes juzgar si no conoces todo? Mi agente recibió órdenes precisas.

Ahora que Simón el Zelote está curado  y sus enemigos ya no pueden perjudicarlo segregándolo. Ni perseguirlo porque ya no es más que de Cristo y no tiene ninguna secta: tiene a Jesús y basta.

Simón puede disponer de los haberes suyos, que un hombre honesto, fiel, le ha conservado.

Y yo, dueño todavía durante una hora, prescribí su reorganización para obtener más dinero en la venta y poder decir… No, esto no lo digo.

Jesús agrega:

–     Lo dicen los ángeles por ti, Simón y lo escriben en el Libro eterno.

Simón mira a Jesús.

Las dos miradas se anudan: una, asombrada; la otra, bendiciendo.

Judas dice frustrado:

–     Como siempre, yo estoy equivocado.

Juan añade dulce y conciliador:

–     No, Judas; tienes el sentido práctico. Tú mismo lo dices.

–    ¡Oh, pero con Jesús!…

–    También Simón Pedro estaba apegado al sentido práctico, ¡Y ahora sin embargo!…

Tú también, Judas, serás como él. Hace poco que estás con el Maestro, nosotros hace más tiempo y ya hemos mejorado.  

Pero Judas está realmente enojado:

–    No me ha querido con Él. Si no, hubiera sido suyo desde Pascua. 

Jesús zanja la cuestión diciendo a Leví:

–    ¿Has estado alguna vez en Galilea?

–     Sí, Señor.

–     Vendrás conmigo, para conducirme a donde Jonás. ¿Lo conoces?

–     Sí. Por Pascua nos veíamos siempre; yo iba a verlo entonces.

José baja la cabeza apenado.

Jesús se da cuenta.

–    Juntos no podéis venir. Elías se quedaría solo con las ovejas.

Pero tú vendrás conmigo hasta el paso de Jericó, donde nos separaremos por un tiempo. Te diré después lo que tienes que hacer.

Judas pregunta:

–    ¿Nosotros, ya nada más?

–    También vosotros. Judas, también vosotros.

Juan, que va unos pasos por delante de los demás.

Vuelve la cabeza y dice:

–     Se ven algunas casas.

A view of the Tombs of the Patriarchs in Hebron

Leví aclara: 

–     Es Hebrón, con su cúspide a caballo entre dos ríos. ¿Ves, Maestro?

¿Ves aquella casa grande de allí, entre toda aquella hierba, un poco más alta que las otras? Es la casa de Zacarías. 

Jesús dice:

–    Apresuremos el paso.

Recorren ligeros los últimos metros de camino. Entran en el pueblo.

Las pequeñas pezuñas de las ovejas parecen castañuelas al chocar contra las piedras irregulares de la calle que está  adoquinada.

Llegan a la casa.

La gente mira a ese grupo de hombres de diverso aspecto, edad y vestimenta, entre la blancura de las ovejas.

Elías exclama.

–      ¡Oh, está cambiada! ¡Aquí estaba el cancel! Ahora hay un portón de hierro y una barda muy alta que nos impide ver.

Leví, dice:

–     Tal vez estará abierto por detrás. ¡Vamos!

Dan vuelta a un vasto rectángulo, pero la valla está igual por todas partes.

Juan la observa detenidamente y dice:

–      Es una valla construida hace poco.

Un viejo leñador deja de partir un tronco caído y se acerca al grupo, preguntando:

–     ¿Qué buscáis?

Elías le contesta:

–     Queríamos entrar en la casa para orar en el sepulcro de Zacarías.  

El hombre contesta:

–     Ya no existe el sepulcro. ¿No lo sabías? Desde que Juan, hijo de Zacarías está en prisión; la casa ya no es suya.

Y es una desgracia, porque todas las ganancias de sus bienes, las daba a los pobres de Hebrón.

Una mañana vino un hombre de la corte de Herodes. Arrojó afuera a Joel el administrador. Puso los sellos; después regresó con trabajadores y empezó a levantar la muralla.

Destruyó el sepulcro. 

–     ¿Quiénes sois?

–      Yo, amigo de Samuel, el pastor. Él…

Jesús interviene:

–     No hace falta, Elías.

Elías se calla.

El leñador continúa:

–     En el ángulo, allí, estaba el sepulcro. El herodiano no lo quiso…

Y una mañana lo encontramos todo destrozado, medio derruido.

Los pobres huesos mezclados… Los recogimos como se pudo… Ahora están en una única arca…

Y en la casa del sacerdote Zacarías ese infame tiene a sus amantes.

Ahora está una actriz de Roma. Por eso ha construído el muro. No quiere que se vea…

¡La casa del sacerdote, un prostíbulo! ¡La casa del milagro y del Precursor! Porque ciertamente es él, si es que no es él el Mesías.

¡Y cuántas dificultades hemos tenido por el Bautista! ¡Pero es nuestro grande! ¡Verdaderamente grande!

Ya cuando nació se dio un milagro. Isabel, vieja como un cardo seco, resultó fértil como un manzano en Adar; primer milagro.

Después vino una prima que era una santa, a servirla y a desatar la lengua del sacerdote. Se llamaba María.

La recuerdo aun cuando casi no la veía; sino muy raramente.

¿Cómo fue? No lo sé.

Lo cierto es que Zacarías, después de nueve meses de silencio; habló, alabando al Señor y diciendo que ya había llegado el Mesías.

No explicó más, pero mi mujer asegura, ella estaba ese día; que Zacarías dijo alabando al Señor, que su hijo iría delante de Él.

Ahora, yo digo: no es como la gente cree.

Juan es el Mesías y camina ante el Señor como Abraham ante Dios, eso es. ¿No tengo razón?

Jesús le rectifica:

–     Tienes razón por lo que respecta al espíritu del Bautista, que siempre camina en presencia de Dios; pero no tienes razón respecto al Mesías.

–     Entonces aquélla de la que se decía que era Madre del Hijo de Dios, lo dijo Samuel. 

 ¿No era verdad que lo era? ¿No vive todavía?

–     Lo era. El Mesías nació, precedido por aquel que en el desierto alzó su voz, como dijo el Profeta.

–    Tú eres el primero que lo asegura.

Juan, la última vez que Joel le llevó una piel de oveja, como todos los años hacía cuando llegaba el invierno, si bien fuera interrogado acerca del Mesías, no dijo: “Ya ha venido“.

Cuando él lo diga…

Juan interviene:

–     Hombre, yo he sido discípulo de Juan y he oído decir: “He aquí el Cordero de Dios”, señalando…

El leñador lo interrumpe:

–     No, no. El Cordero es él. Verdadero Cordero que se ha criado a sí mismo, sin casi necesidad de madre y padre.

Poco después de pasar a ser hijo de la Ley, se aisló en las cuevas de los montes que miran al desierto y allí se ha educado, hablando con Dios.

Isa y Zacarías murieron y él no vino. Padre y madre para él era Dios. No hay santo más grande que él. Preguntad a toda Hebrón.

Samuel lo decía, pero deben tener razón los de Belén. El santo de Dios es Juan.

Jesús pregunta:

–     Si uno te dijera: “El Mesías soy Yo”, ¿Qué dirías tú?

–     Lo llamaría “blasfemo” y lo echaría a pedradas.

–    ¿Y si hiciera un milagro para probar su condición?.

–     Lo llamaría “endemoniado”. El Mesías vendrá cuando Juan se revele en su verdadero ser. 

El mismo odio de Herodes es la prueba. Él, el astuto, sabe que Juan es el Mesías.

–     No ha nacido en Belén.

–     Pero cuando lo liberen, después de anunciarse por sí mismo su próxima venida, se manifestará en Belén.

También Belén espera esto. Mientras… ¡Oh! Ve, si tienes valor, a hablarles a los de Belén de otro Mesías… y verás.

–     ¿Tenéis una sinagoga?

–      Sí. Por esta calle sigue derecho doscientos pasos. No puedes equivocarte. Cerca está el arca de los restos profanados.

–     Adiós. Que el Señor te ilumine.

El hombre se va y Elías dice:

–     Tal vez estará abierto por atrás.

Dan la vuelta y llegan a la parte frontal. 

Dan la vuelta y en el portón hay una joven muy bonita…

Vestida de una manera muy provocativa y sin pudor.

Lo que la convierte en una  mujer ¡Increíblemente hermosa!

Y dirigiéndose a Jesús le dice:

–     Señor, ¿Quieres entrar en la casa? ¡Entra!

Jesús la mira fijamente, severo como un juez y no habla.

Judas la trata con desprecio:

–     ¡Métete desvergonzada! ¡No nos profanes con tu aliento, perra insaciable!

La mujer se sonroja violentamente y baja la cabeza apenada.

Confundida y escarnecida, trata de desaparecer; mientras pilluelos y transeúntes se burlan de ella. 

Jesús dice enojado:

–     ¿Quién es tan puro que pueda decir: ‘Jamás he deseado la manzana que Eva ofreció’ Señálenmelo y Yo lo saludaré como ‘santo’?

¿Ninguno?…

Jesús hace uso de su vista espiritual y lanza su mirada hacia el futuro…

Ante el silencio que sigue, continúa implacable:   

–     Entonces; si no por desprecio; más por debilidad; si os sentís incapaces de acercaros a ella; ¡Retiraos!

No obligo a los débiles a una lucha desigual.

Se vuelve hacia ella y le dice: 

–    Mujer, quiero entrar. Esta casa era de un pariente mío, muy querido.

Las palabras punzantes de la gente la hieren en lo más vivo, pero está subyugada y no se atreve a moverse.  

Ella contesta ruborizada:

–    Entra Señor; si no sientes asco de mí.

Jesús indica:

–    Deja la puerta abierta. Que el mundo vea y no murmure.

Jesús pasa serio. Majestuoso.

La mujer lo recibe reverente y se va corriendo hasta el fondo del jardín.

Mientras, Jesús llega hasta el pie de la escalinata y mira de refilón por las puertas entreabiertas. 

Luego se dirige hacia donde estaba el sepulcro, que ahora está convertido en un lararium.

Cuando llega hasta ahí,

Jesús dice:

–    Los huesos de los justos, aunque estén resecos y dispersos, gimen por un bálsamo de purificación y esparcen semillas de vida eterna.

¡Paz a los muertos que han vivido en el bien! ¡Paz a los puros que duermen en el Señor! ¡Paz a quienes sufrieron, pero no quisieron conocer vicio!

¡Paz a los verdaderos grandes del mundo y del Cielo! ¡Paz!

Jesús ha dicho estas palabras, como una bendición.

La mujer, bordeando un seto que la ocultaba, se ha acercado hasta Él y dice con tono de súplica:

–     ¡Señor!

–     Mujer.

–     Tu nombre, Señor.

–     Jesús.

–     No lo he oído nunca. Soy romana: actriz y bailarina. No soy experta más que en lascivias.

¿Qué quiere decir ese Nombre? El mío es Aglae y quiere decir: vicio.

–     El mío quiere decir: Salvador.

–    ¿Cómo salvas? ¿A quién?  

–    A quien tiene buena voluntad de ser salvado. Yo salvo al enseñar a ser puros. A preferir el Dolor a la honra. A amar el Bien a toda costa.

Jesús habla sin acritud; pero tampoco se vuelve a mirarla.

Ella continúa detrás de Él:

–     Yo estoy perdida…

–     Yo soy Aquel que busca a los perdidos.

–     Yo estoy muerta.

–     Yo soy Aquel que da Vida.

–     Yo soy porquería y mentira.

–     Yo soy Pureza y Verdad.

–     También eres Bondad, Tú, que no me miras, no me tocas, no me pisoteas. Ten Piedad de mí…

–     Ante todo, primero tú ten piedad de tí, de tu alma. 

–    ¿Qué es el alma?

–     Lo que hace del hombre un dios y no un animal. El vicio, el pecado, la mata.

Y cuando está muerta, el hombre se convierte en un animal repugnante.

–     ¿Podré volver a verte?

–     Quien me busca me encuentra.

–     ¿Dónde estás?

–     Donde los corazones necesitan Médico y medicinas para volver a ser honestos.

–     Entonces… no te volveré a ver… Yo estoy donde no se quiere médico ni medicinas ni honestidad.

–     Nada te impide venir a donde Yo esté. Mi Nombre será gritado por los caminos y llegará hasta ti. Adiós.

–     Adiós, Señor. Déjame que te llame “Jesús”.

¡No por familiaridad!… Para que entre en mí un poco de salvación. Soy Aglae, acuérdate de mí.

–    Sí. Adiós.

La mujer se queda en el fondo.

Jesús sale severo. Mira a todos.

Ve perplejidad en los discípulos, burla en los hebronitas.

Un siervo cierra el portón.

Jesús va recto por la calle. Llama a la sinagoga.

Se asoma un viejo enjuto, que ni siquiera le da tiempo a Jesús de hablar.

–     ¡Lárgate! La sinagoga está prohibida en este lugar santo, para los que tienen comercio con las meretrices. ¡Fuera!.

Jesús se vuelve sin hablar y continúa caminando por la calle, seguido por los suyos que van detrás, hasta que se encuentran fuera de Hebrón.

Entonces hablan.             

Judas exclama:

–      Hay que decir que Tú te lo has buscado, Maestro. ¡Una meretriz!

Jesús contesta enigmático:

–      Judas, en verdad te digo que ella te superará.  

Y bien; ahora que me lo hechas en cara; ¿Qué me dices de los judíos?

En los lugares más santos de Judea, se han burlado de nosotros y nos han arrojado…

Pero así es. Vendrá el tiempo en que Samaría y los gentiles adorarán al Dios Verdadero y el Pueblo del Señor estará manchado de sangre y de un Crimen…

De un Delito respecto al cual el de las meretrices que venden su carne y su alma será poca cosa.

No he podido orar ante los huesos de mis primos y del justo Samuel, pero no importa.

Reposad, huesos santos, ¡Regocijaos, oh espíritus que habitáis en ellos! ¡La primera resurrección está cercana!

¡Luego vendrá el día en que seréis presentados a los ángeles como los espíritus de los siervos del Señor.!

Jesús calla y todo termina.

9 EXPULSION DE LOS MERCADERES


9 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

 Jesús entra con Pedro, Andrés, Juan y Santiago Felipe y Bartolomé, en el recinto del Templo.

Dentro y fuera hay una grandísima muchedumbre. Son peregrinos que desde todas las partes de la ciudad, llegan en grupos.

Desde el alto de la colina en que está construido el Templo, ven las calles de la ciudad estrechas y retortijadas.

Y un hormiguear de gente.

Parece como si entre el blanco crudo de las casas, hubiera extendido una cinta en movimiento de mil colores.

Sí, la ciudad tiene el aspecto de un juguete singular hecho de cintas multicolores entre dos hilos blancos, convergente todo hacia el punto en que resplandecen las cúpulas de la Casa del Señor.

Pero luego dentro, hay … una verdadera verbena.

Ha sido anulado cualquier tipo de reconocimiento de lugar sagrado.

Hay quien corrige y quien llama, quien contrata los corderos y grita. Lanzando maldiciones por el precio desorbitado de las cosas.

Hay quien empuja hacia los recintos a los pobres animales, que equilibra en lugares toscamente separados con cuerdas o estacas, en cuya entrada está el mercader o propietario, a la espera de los compradores.

Leñazos, balidos, blasfemias, unos que llaman a otros, insultos a los peones que no se muestran solícitos en las operaciones de reagrupamiento y selección de los animales.

Y a los compradores que regatean el precio o que se van.

Mayores insultos a quienes previsores, han traído su propio cordero.

Alrededor de los bancos de los cambistas, otro griterío.

Se entiende que el Templo funciona como una especie de Bolsa Financiera y además bolsa negra.

El valor de las monedas no es fijo.

Hay un precio legal, pero los cambistas imponen otro, apropiándose de una cantidad arbitraria por el cambio de las monedas.

¡Y no se andan por las ramas en las operaciones de usura!…

Cuanto más pobre es uno y viene de más lejos, más los fraudean.

Más a los viejos que a los jóvenes. Y a los que vienen de fuera de Palestina, más que a los viejos.

Unos pobres viejecitos miran una y otra vez su dinerillo ahorrado durante todo el año, sólo Dios sabe con cuánto sacrificio.

Se lo sacan y se lo vuelven a meter junto al pecho cien veces, yendo de uno a otro cambista, terminando por volver con el primero, que se venga de su inicial deserción aumentando la prima del cambio…

Y las monedas de valor abandonan entre suspiros, las manos del propietario y pasan a las garras del usurero para ser cambiadas por monedas de menos valor.

Luego otra tragedia de selección, de cuentas y de suspiros ante los vendedores de corderos; quienes a los viejos medio ciegos, les encasquetan los corderos más míseros.

Una pareja de ancianitos, él y ella empujan a un pobre corderito que los sacrificadores han encontrado defectuoso.

Se entrecruzan por un lado, malos modales y palabrotas; por otro, llanto y ruegos.

 Y el vendedor no se conmueve:

–        Para lo que queréis gastar, galileos, es incluso demasiado lo que os he dado. ¡Marchaos o añadís otros cinco denarios por uno mejor!

El viejecito replica:

–       ¡Por el amor de Dios! ¡Somos pobres y viejos!

¿Quieres impedirnos celebrar la Pascua, que es quizás la última? ¿No te es suficiente lo que has pedido por un animal pequeño?

El mercader responde desdeñoso:

–       Dejad paso, zarrapastrosos. Viene hacia mí José, el Anciano. Me honra con su preferencia.

E inclinándose solícito, cambia la altanería por servilismo.

Diciendo:

–       ¡Dios sea contigo! ¡Ven, escoge!

Uno de los fariseos más poderosos José de Arimatea, entra en el recinto y toma un magnífico cordero.

Pasa vestido pomposamente soberbio, sin mirar a los dos pobrecillos que gimen a la entrada del recinto. Casi los choca al salir con un hermoso cordero que bala.

Jesús viene caminando y se acerca a la escena, de este pequeño drama. 

También ha hecho su compra y Pedro que ha llevado a cabo el trato en lugar de Él, trae un hermoso cordero.

Pedro querría ir enseguida hacia el lugar donde se sacrifica, pero Jesús se desvía hacia los dos viejecitos asustados, llorosos, indecisos; medio arrollados por la muchedumbre e insultados por el vendedor.

Jesús, ES tan alto que la cabeza de los dos abuelitos le llega a la altura del corazón, pone una mano sobre el hombro de la mujer y pregunta:

 –         ¿Por qué lloras, mujer?

La anciana se vuelve y ve a este joven alto, solemne con su hermoso vestido blanco y con su manto también de nieve todo nuevo y limpio.

Piensa que ES un doctor por el vestido, el aspecto y queda totalmente asombrada, porque los doctores y los sacerdotes no hacen caso de la gente, ni tutelan a los pobres contra la avidez de los mercaderes.

Le cuenta por qué lloran.

Jesús se dirige al mercader de los corderos,

 Diciéndole:

–          Cambia este cordero a estos fieles; no es digno del altar. Como tampoco es digno que tú te aproveches de dos viejecitos, porque son débiles y están indefensos.

El mercader lo mira de arriba abajo, sopesándolo con desprecio:

–          ¿Y Tú quién eres?

Jesús responde imperturbable:

–           Un justo.

–           Tu acento y el de tus compañeros dicen que eres galileo. ¿Puede, acaso, haber en Galilea un justo?

–           Haz lo que te digo y sé justo tú.

El mercader incita a sus compañeros:

–           ¡Oíd! ¡Oíd al galileo defensor de los de su condición! ¡Quiere enseñarnos a nosotros, los del Templo!

Y el hombre se ríe y se burla, imitando sarcásticamente la cadencia galilea, que es más melodiosa que la judía.

Se forma un corro de gente.

Y otros mercaderes y cambistas salen en defensa de su colega contra Jesús.

Entre los presentes hay dos o tres rabíes irónicos.

Uno de ellos pregunta lleno de sarcasmo:

–         ¿Eres doctor?

Cuando es necesario, este carisma del Espíritu Santo nos convierte en ‘héroes‘ y así,

el ‘celo apostólico‘ inflama el Corazón divino y…

Jesús responde con firmeza:

–          Tú lo has dicho.

–          ¿Qué enseñas?

–          Enseño esto: a hacer la Casa de Dios casa de oración y no un lugar de usura y de mercado. Esto enseño.

Se le ve terrible a Jesús.

Parece el arcángel puesto en el umbral del Paraíso perdido. No tiene espada llameante en las manos, pero tiene rayos en los ojos-

Y fulmina a los burladores y a los sacrílegos. No tiene nada en la mano, sólo su santa IRA.

Y con ésta, caminando veloz e imponente entre banco y banco, desbarata las monedas tan meticulosamente apiladas por tipos; vuelca mesas grandes y pequeñas

Y TODO CAE con estruendo al suelo, entre un gran ruido de metales y tablas que chocan y gritos de ira, de pánico y de aprobación.

Luego, arrancando de las manos a los mozos de los ganaderos unas sogas con que sujetaban bueyes, ovejas y corderos.

Hace de ellas un azote bien duro, en que los nudos para formar los lazos corredizos son flagelos.

Y lo levanta y lo voltea y lo baja, sin piedad.

El inesperado granizo golpea cabezas y espaldas.

Los fieles se apartan admirando la escena.

Los culpables, perseguidos hasta la muralla externa, se echan a correr dejando por el suelo dinero y detrás animales grandes y pequeños en medio de un gran enredo de piernas, de cuernos, de alas.

Se huye corriendo o volando.

Mugidos, balidos, chillidos de pichones y tórtolas, junto a carcajadas y gritos de fieles detrás de los prestamistas dados a la fuga.

Ahogan incluso el lamentoso coro de los corderos, degollados ciertamente en otro patio.

Acuden sacerdotes, rabíes y fariseos.

Jesús está todavía en medio del patio, de vuelta de su persecución.

Con el azote está todavía en su mano.

Y lo cuestionan:

–        ¿Quién eres?

 –       ¿Cómo te permites hacer esto, turbando las ceremonias prescritas?

–        ¿De qué escuela provienes?

 –       Nosotros no te conocemos, ni sabemos quién eres.

Jesús se yergue majestuoso como nunca.

Ciertamente ES el Dios-Hombre Encarnado. 

Y con Voz potentísima declara:

–         Yo soy Él que puede. Todo lo puedo. Destruid este Templo verdadero y Yo lo levantaré de nuevo para dar gloria a Dios.

No turbo la santidad de la Casa de Dios y de las ceremonias, sois vosotros los que la turbáis permitiendo que su morada se transforme en sede de usureros y mercaderes.

Mi escuela es la escuela de Dios.

La misma que tuvo todo Israel por boca del Eterno que habló a Moisés.

¿NO ME CONOCÉIS? ¡ME CONOCERÉIS!

¿NO SABÉIS DE DONDE VENGO? ¡LO SABRÉIS!

Y volviéndose hacia el pueblo, sin preocuparse ya más de los sacerdotes.

Alto, vestido de blanco, el manto abierto y ondeante tras los hombros, con los brazos abiertos como un orador en lo más vivo de su discurso, dice:

– ¡Oíd, vosotros de Israel! En el Deuteronomio está escrito:

“Constituirás jueces y magistrados en todas las puertas… y ellos juzgarán al pueblo con justicia, sin propender a parte alguna.

No tendrás acepción de personas, no aceptarás donativos, porque los donativos ciegan los ojos de los sabios y alteran las palabras de los justos.

Con justicia seguirás lo que es justo para vivir y poseer la tierra que el Señor tu Dios te dé.

¡Oíd, oh vosotros de Israel! Dice el Deuteronomio:

“Los sacerdotes y los levitas y todos los de la tribu de Leví no tendrán parte ni herencia con el resto de Israel, porque deben vivir con los sacrificios del Señor y con las ofrendas hechas a Él.

NADA tendrán entre las posesiones de sus hermanos, porque el Señor es su herencia”.

¡Oíd, oh vosotros de Israel! Dice el Deuteronomio:

“No prestarás con interés a tu hermano ni dinero ni trigo ni cualquier otra cosa. Podrás prestar con interés al extranjero; mas a tu hermano le prestarás, sin interés, aquello de que tenga necesidad.

Esto ha dicho el Señor.

Ahora bien, vosotros mismos veis que sin justicia hacia el pobre sojuzga en Israel. No hacia el justo, sino hacia el fuerte se propende.

Y ser pobre, ser pueblo, quiere decir ser oprimido. ¿Cómo puede el pueblo decir:

“Quien nos juzga es justo” si ve que sólo a los poderosos se les respeta y escucha, mientras que el pobre no tiene quien lo escuche?

¿Cómo puede el pueblo respetar al Señor si ve que no lo respetan los que más deberían hacerlo? ¿Es respeto al Señor la violación de su Mandamiento?

¿Y por qué entonces los sacerdotes en Israel tienen posesiones y aceptan donativos de publícanos y pecadores?

¿Los cuales actúan así, para que les sean benignos los sacerdotes, de la misma forma que éstos actúan así, para tener ricas arcas?

Dios es la herencia de sus sacerdotes.

Para ellos Él, el Padre de Israel, es como en ningún caso Padre.

Y pone los medios para que reciban el alimento como es justo; pero no más de lo que sea justo. No ha prometido a sus siervos del Santuario bolsa y posesiones.

En la Eternidad, por su justicia tendrán el Cielo, ¡Cómo lo tendrán Moisés y Elías y Jacob y Abraham, pero en esta Tierra no deben tener más que vestido de lino y diadema de oro incorruptible: pureza y calidad!

Y que el cuerpo sea siervo del espíritu que es siervo del Dios verdadero. Y no sea el cuerpo señor del espíritu, y contra Dios.

Se me ha preguntado con qué autoridad hago esto. ¿Y ellos?

¿Con qué autoridad profanan el Mandamiento de Dios, y a la sombra de los sagrados muros, permiten usura contra los hermanos de Israel, que han venido para cumplir el mandato divino?

Se me ha preguntado de qué escuela provengo y he respondido: “De la escuela de Dios”.

Sí, Israel. Yo vengo y te llevo de nuevo a esta escuela santa e inmutable.

Quien quiera conocer la Luz, la Verdad, la Vida, quien quiera volver a oír la Voz de Dios que habla a su pueblo, venga a Mí.

Seguisteis a Moisés a través de los desiertos, ¡Oh, vosotros de Israel! Seguidme; que Yo os conduzco, a través de un desierto sin duda más dificultoso, hacia la verdadera Tierra Santa.

Por mar abierto al mandato de Dios, a ella os llevo. Levantando mi Signo, os curo de todo mal.

Ha llegado la hora de la Gracia. La esperaon los Patriarcas, murieron esperándola. La predijeron los Profetas y murieron con esta esperanza. La soñaron los justos y murieron confortados por este sueño.

Ha surgido ahora. Venid “El Señor va a juzgar un momento a otro en su pueblo y será misericordioso para sus servidores”, como prometió por boca de Moisés.

La gente, arracimada en torno a Jesús, se ha escuchado escucharlo estupefacta.

Luego comenta las palabras del nuevo Rabí y hace preguntas a sus compañeros.

Jesús se dirige hacia otro patio, separado de este por un pórtico.

Los amigos lo siguen …

P ¡NO SÓIS DEL MUNDO!


Julio 27 2020

Habla la Santísima Trinidad

¿Cuándo entenderéis, Mis pequeños, que estáis en el mundo, pero que NO pertenecéis al Mundo?

He dado un tiempo de vida y una misión específica a cada uno de vosotros, el tiempo no lo conocéis. 

Vuestra misión os he dicho es el AMAR, amarMe y salvar almas.

¿Habéis llevado bien vuestra misión en vuestra existencia?

Os aferráis demasiado al mundo, a vuestra vida en el mundo, y os repito:

 ¡NO SÓIS DEL MUNDO!

Vinisteis a cumplir una misión, vinisteis a servirMe y el tiempo que tenéis, ése lo conozco Yo. 

Regresaréis y Me daréis cuentas de lo que hicisteis con el tiempo que os concedí y con la misión que os pedí llevarais a cabo.

A lo que llamáis muerte, la cual se puede dar de múltiples formas, es el fin de vuestro tiempo y lo debéis ver así, Mis pequeños.

Lo que debéis temer, cuando estéis ante Mí, es si cumplisteis con la misión que Yo os encomendé.

Los que ya están ante Mí cumplieron un tiempo, pero no necesariamente cumplieron su misión

Y DE ESO SERÉIS JUZGADOS, NO POR EL TIEMPO DE VIDA,

SINO POR LA MISIÓN QUE OS ENCOMENDÉ.. 

La viña, de la que habla la parábola, es el Mundo y estáis vosotros en el mundo, cuidando la viña.

Cuidando que las almas que están a vuestro alrededor, crezcan en vida espiritual para que puedan regresar a Mí, pero con las manos llenas.

Con las manos llenas de buenas obras, que éstas son las almas que ayudasteis vosotros a salvar.

¿Qué habéis hecho con Mi Amor? ¿Tenéis Mi Amor en vuestro corazón o es el mundo el que está en vuestro corazón?

Satanás se encarga de apartaros de vuestra misión, y os vuelvo a repetir nuevamente: 

Estáis en el mundo, PERO NO SÓIS DEL MUNDO, vuestra misión es espiritual y de eso os tomaré cuentas.

¿Estáis esperando el momento de Mi regreso, como las vírgenes prudentes, teniendo la lámpara encendida?

ya que esa lámpara encendida, es Mi Amor en vosotros.

¿Estáis actuando en el bien? ¿Sois mensajeros de Mi Bien? ¿Sois mensajeros de Mi Amor en el mundo?

¿Las almas que están a vuestro alrededor os siguen porque Me ven a Mí en vosotros?

¿Ayudáis a vuestros hermanos a que entiendan cómo debe ser Mi Amor entre vosotros

o ¿Los estáis llevando al mundo porque os habéis vuelto del mundo?

Mis pequeños, hay mucha confusión en vosotros, os aferráis al mundo, os repito:

queréis las cosas del mundo y éstas son temporales, son pasajeras, son sin importancia, no sirven para vuestra salvación,

pero sí os pueden llevar a vuestra destrucción espiritual y a perder vuestra vida eterna en el Reino de los Cielos.

Tenéis que centraros, Mis pequeños,

¿Estáis preparados para llegar a Mí cuando se termine vuestro tiempo? 

No importa cómo llegaréis, si será una enfermedad, si será una catástrofe, si será una muerte natural,

¿Estaréis preparados para presentaros ante Mí y darMe cuentas de vuestra misión bien realizada o mal realizada?

Mis pequeños, preocupaos vosotros los que todavía no estáis llamados, los que estáis todavía en el mundo cumpliendo vuestra misión,

Preocupaos porque, si os mando llamar cuando se termine vuestro tiempo, ¿Qué cuentas Me daréis?

Visión: Veo a Dios Padre sentado en un trono, todo es luz, Él también es Luz. Veo que se le forma una cruz en el pecho y delante de esa cruz, veo al Espíritu Santo.

Estoy viendo a la Santísima Trinidad: Dios Padre en grande, luego la Cruz en el pecho y, enfrente de la Cruz, al Espíritu Santo abriendo las alas.

Hijitos Míos, ciertamente Soy un Dios Severo, pero Justo.

Soy Severo contra todas aquellas almas que se apartaron de Mis Leyes y de Mi Amor, que causaron mucho daño espiritual a sus hermanos;

aquellos que se opusieron a llevar una vida de paz y sobre todo, de crecimiento espiritual.

La ingratitud del hombre es muy grande. ¿Me juzgáis a Mí, vuestro Dios?

¡Me juzgáis a Mí cuando os va mal, cuando tenéis problemas en vuestra existencia, en vuestra sociedad o entre los pueblos!

¡Me juzgáis a Mí, vuestro Dios, que Soy todo Amor, que Mi Misericordia se derrama y se ha ido derramando a lo largo de vuestra existencia y vosotros no respondéis a ella! 

¿No os dais cuenta de que vuestros actos negativos, pecaminosos, contrarios a Mis Leyes, a Mi Amor, son los que causan vuestras desgracias?

Yo mantengo Mi Promesa hecha al pueblo elegido, que ahora sois todos vosotros, porque ellos también fallaron.

 Mi promesa fue: “Yo seré vuestro Dios si cumplís, ¡Sí cumplís!, con Mis Leyes y os mantenéis limpios de corazón, si respetáis Mi Amor y todo lo que venga de Mí”

 Y ¿Qué habéis hecho vosotros?

Queréis hacer vuestra propia vida, vuestras propias leyes; os habéis apartado de lo que Yo os ordené para que tuvierais una vida bendecida por Mí.

Yo no Me aparto del hombre hasta que el hombre, él mismo se aparta de Mí al adorar a cosas, a personas, a todo aquello que antepongan ante Mí, vuestro Dios y Creador.

 Mi Palabra, Mis Promesas son eternas, Yo no os fallo, vosotros sois los que falláis. 

El pecado es obra del hombre, Yo no peco, Soy la Santidad Absoluta.

Vosotros sois los que os apartáis de Mí,

queréis ser consentidos a pesar de que pecáis y Me causáis dolor a Mi Sacratísimo Corazón.

Vuestras obras son abominables a Mis ojos y todavía queréis que Yo os consienta.

Todo lo que estáis padeciendo, y habéis padecido a lo largo de vuestra existencia, es por causa de vuestro pecado.

Os queréis siempre aprovechar de Mi Misericordia y de Mi Benevolencia, pecáis y luego queréis buscar Mi Perdón, que ciertamente os lo doy,

pero en vosotros no hay la promesa de no querer volver a ofenderMe. 

Jugáis con Mi Misericordia y esto no puede seguir así, Mis pequeños.

Ahora tenéis que enfrentar el resultado de vuestros pecados, de vuestra apostasía.

La maldad está siempre a vuestro alrededor, Satanás continuamente os está atacando.

Os preocupáis de lo que sucederá, de lo que vendrá: que si habrá guerras, que si habrá persecuciones, que si habrá dolores fuertes de purificación.

Estáis siempre viendo un futuro de cosas malas que os pueden quitar vuestra alegría diaria.

Estáis ciegos, no hay sabiduría en vosotros.

Diario tenéis que padecer una batalla contra Satanás, diario vuestra alma está en peligro de perderse.

Diario Satanás os lleva a negarMe, a estar en contra Mía. 

¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos, la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Vosotros continuamente causáis abominación a Mi Presencia porque os preferís a vosotros mismos, adoráis a otros dioses,

buscáis por todos lados que os vaya bien, no importando si Me dais a Mí la espalda, y ¿todavía así queréis que Yo os consienta?

Ciertamente, siempre os estoy cuidando, porque Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, mantengo Mi Palabra de cuidaros, de protegeros,

porque sé que satanás, en su maldad, es muy superior a vosotros y os puede destrozar en cualquier momento, pero vosotros no reaccionáis. 

Vuestra lucha como os dije, ES DIARIA.

De día y de noche, Satanás os ataca en todo momento y vosotros solamente estáis esperando dolores futuros cuando los tenéis en todo momento,

Y a Mí Me causáis muchos dolores porque estáis apartándoos de Mi Gracia, estáis pecando contra Mí y de ahí vienen vuestras ingratitudes:

Os veis solamente a vosotros mismos, estáis viendo por vuestras comodidades, estáis viendo que Yo os consienta, que os dé todo lo que necesitáis.

Y vosotros ni siquiera veis por Mí, por Mi Amor.

Hay mucha ingratitud, os repito, de parte vuestra.

Queréis ser amados, sois egoístas, pero no queréis amarMe, porque al ser amado se le respeta, se le busca, se le ama y se le evita todo dolor.

Y ESTO IMPLICA QUE VOSOTROS DEJÉIS VUESTRA VIDA DE PECADO,

Y ESTO NO LO QUERÉIS HACER,

POR ESO ES MI DOLOR CONTRA VOSOTROS,

No trates de ACOMODAR las palabras de Dios a tu vida… TIENES QUÉ ACOMODAR TU VIDA a las Palabras de Dios…

PORQUE YO SIEMPRE VEO POR VOSOTROS,

POR VUESTRO BIEN PARA QUE NO OS FALTE NADA,

Y ME RESPONDÉIS CON DOLOR, CON PECADO,

Y APOSTATANDO DE MÍ, VUESTRO DIOS.

No esperéis los acontecimientos futuros, ¡Ved los acontecimientos diarios que tenéis!

Que esos también os pueden llevar a la Muerte Eterna. 

Diario tenéis que librar una guerra contra Satanás y contra vosotros mismos.

Y NO OS PREPARÁIS PARA ELLO.

¿Cómo os vais a preparar contra una batalla mayor cuando ni siquiera os preparáis para las batallas de todos los días?

Ponéis en juego en todo momento a vuestra alma.

En cualquier momento se puede terminar vuestro tiempo de vida, ¿cómo estará vuestra alma en ese momento? Os repito: 

No esperéis los acontecimientos futuros, no os distraigáis en esa tentación que os pone Satanás, porque son distracciones reales para que no os preparéis en todo momento.

Si no estáis viviendo vida de Gracia, en cualquier momento podéis morir eternamente,

si en esos momentos pido vuestro regreso e inicio vuestro juicio. Meditad esto Mis pequeños,

VIVID EL PRESENTE, VIVID EN ESTADO DE GRACIA, LLENAOS DE MI AMOR,

Y ESTO OS DARÁ LA SEGURIDAD DE GANAR LA VIDA ETERNA.

 Hijitos Míos, os he pedido que seáis perfectos como Mi Padre, vuestro Padre, es Perfecto.

Y en lo primero que debéis ser perfectos Mis pequeños, es en la Fe. 

Cuando vosotros aceptáis que Nuestra Santísima Trinidad es la que os Guía, es la que os Ama, es la que os quiere llevar a la Perfección,

debéis estar plenamente agradecidos y sobre todo, debéis aceptar plenamente Nuestra Voluntad.

Somos Perfectos en el Amor.

Nuestra Santísima Trinidad es Perfecta en el Amor.

Y en el Amor no puede haber Odio, no puede haber Maldad, no puede haber cosas escondidas, Mentiras,

TODO AQUELLO QUE VIVÍS AHORA

Y A LO CUAL DESGRACIADAMENTE

OS HABÉIS ACOSTUMBRADO, MIS PEQUEÑOS

Si queréis vivir en la Verdad y en el Amor, debéis dejaros guiar por Mi Santo Espíritu que vive en vuestro interior.

La maldad que os rodea os lleva por caminos oscuros, por caminos de maldad, por caminos que no os van a dar cosas buenas, ni os van a ayudar a llegar a la perfección a la que estáis llamados.

Ciertamente al vivir en la imperfección Mis pequeños, vosotros debéis aceptar como cuando sois pequeñitos, que se os llame la atención cuando estáis cometiendo un mal.

Y a veces hasta necesitáis ser reprendidos con un castigo para que entendáis que el camino que estáis tomando no es el correcto.

Pero para eso también necesitáis ser perfectos en la Humildad, reconocer que no sois lo que debierais ser ni lo que Nosotros buscaMos en vosotros, que es el ser obedientes, amorosos.

Que cumpláis con los Mandamientos que se os han dado, con las Leyes entregadas a vosotros para que llevéis una vida clara, una vida santa, una vida llena de virtudes y de amor.

Yo os pregunto, ¿Acaso habéis llevado una vida de esta manera?

Dejáis mucho que desear Mis pequeños, no sois esas almas buenas, esas almas santas que buscaMos en vosotros. 

Ciertamente el pecado os ha engañado y os ha llevado por caminos incorrectos,

pero vosotros habéis aceptado en vuestra vida esa maldad, esa mentira, ese desamor entre vosotros.

Y eso os ha causado muchas tribulaciones, como lo que estáis padeciendo en estos momentos.

Todo esto os lo habéis ganado vosotros por haber aceptado la maldad en vuestra vida. 

SATANÁS OS ESTÁ DESTRUYENDO Y YO SE LO HE PERMITIDO

Como un castigo para que volteéis a Mí, vuestro Dios y Me reconozcáis como vuestro Dios.

Que reconozcáis que NO habéis cumplido con los Mandamientos que se os han dado,

Que reconozcáis que habéis dañado Mi Sacratísimo Corazón, que reconozcáis que debéis volver al camino del bien.

Habéis querido hacer vuestra voluntad y en vuestra imperfección caéis fácilmente en el error.

Y es lo que estáis viviendo Mis pequeños, error.

Y esto os ha llevado al caos de vida, al caos en la Naturaleza, al caos en vuestra vida personal, espiritual. 

No Me buscáis, no imploráis Mi Regreso a la Tierra, no buscáis que Mi Santo Espíritu guíe vuestra existencia, guíe vuestros pensamientos, vuestras palabras, vuestras acciones.

No Me llamáis a Mí, vuestro Padre, vuestro Dios, para que os ayude a retomar vuestra existencia; primeramente aceptando vuestro error y pidiendo perdón de corazón por vuestras faltas.

Si verdaderamente sois humildes, debéis aceptar de corazón vuestros errores en todos sentidos:

Principalmente en haberMe hecho a un lado de vuestra existencia, en haber apostatado de la Fe y del Amor que se os han dado,

O ¿Acaso vivís amándoos los unos a los otros como Mi Hijo os pidió?

¿Acaso os ayudáis de corazón como Yo, vuestro Padre, os lo he pedido?

No, Mis pequeños, no lo habéis hecho

Y menos invocáis el Nombre de Mi Hijo, para que os ayude a caminar en esta Tierra,como Él caminó,

dejando una estela de Paz, de Amor, de una Armonía Santa, entre aquellos que sí Le aceptaron y Le siguieron.

Vivís en un caos espiritual y éste se manifiesta en vuestros actos, en vuestros errores a vuestro alrededor, en vuestro trato humano, en vuestra vida conMigo.

Buscáis solamente vuestros gustos, vuestros placeres, como si fuerais todavía niños chiquitos, niños chiquitos que no quieren tener todavía responsabilidades.

Y ¡Ya las tenéis, hijos Míos! ¡Abrid los ojos! Tenéis responsabilidades y primeramente hacia Mí, vuestro Dios.

No sabéis agradecerMe, no sabéis amarMe, no sabéis llevarMe en vuestro corazón;

en cambio, sí habéis dejado entrar en vuestro corazón la maldad de Satanás.

Os aprovecháis de vuestros hermanos, buscáis los momentos en que les podéis quitar algo y si os reprenden, devolvéis con amenazas o castigos el que se os haya llamado la atención.

¿Acaso agradecéis lo que Yo hago por vosotros, llamándoos la atención, reprendiéndoos y aun castigándoos? 

Si fuerais sabios, reconoceríais que os merecéis lo que os está pasando,

Yo NO os lo estoy mandando,

LO ESTOY PERMITIENDO

Es Satanás el que os manda todos estos castigos, porque os apartasteis de Mi Gracia. 

Desde antiguo Yo prometí que os cuidaría de todo mal,

mientras vosotros os mantuvierais cumpliendo Mis Leyes, Mis Mandamientos, si vivierais en Mi Amor,

pero vosotros no habéis cumplido vuestro pacto, que es el aceptar lo que os he pedido.

YO OS HE DICHO QUE HASTA QUE NO OS ARRODILLÉIS Y ME PIDÁIS PERDÓN,

PERO UN PERDÓN QUE SALGA DESDE LO MÁS PROFUNDO DE VUESTRO CORAZÓN,

CON LA INTENCIÓN DE NO VOLVER A OFENDERME,

4. Jonás comenzó a adentrarse en la ciudad, e hizo un día de camino proclamando: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida.»

ES CUANDO TODO CAMBIARÁ A VUESTRO ALREDEDOR.

No os estáis portando como almas maduras, almas buenas, almas santas.

Y por eso tenéis que ser reprendidos, para que a través del Dolor desgraciadamente, podáis entender que vais por mal camino.

Soy vuestro Padre y tengo el derecho de reprenderos, de castigaros, no por maldad.

Sino para hacer que vosotros entendáis que habéis escogido el camino del Mal.

En lugar de seguir el camino del bien que se os ha trazado en diferentes formas, en diferentes momentos. 

Sois esos hijos desobedientes, esos hijos malos que os habéis querido salir de vuestro hogar para hacer vuestra voluntad,

21. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.”

Y ojalá regresarais como el hijo pródigo que aceptó sus errores,

que aceptó haber caminado en el mal, que aceptó el haber desperdiciado los bienes que se le dieron y acongojado, humillado, maltratado, regresó con su padre a pedir perdón.

SOIS LOS HIJOS PRÓDIGOS QUE ESPERO REGRESÉIS A MÍ

Y YO, DE TODO CORAZÓN, OS PERDONARÉ,

OS PONDRÉ NUEVAMENTE EL ANILLO DE HIJOS MÍOS EN VUESTRA MANO

Y OS ABRIRÉ LAS PUERTAS DEL PARAÍSO,  AL CUAL PERTENECÉIS.

Ojalá Mis pequeños, entendáis antes de que lo más fuerte de la Purificación llegue a vosotros.

Y no os dé tiempo del arrepentimiento que busco en vosotros y os lleguéis a perder eternamente.

Que Mi Santo Espíritu os bendiga, os proteja, os guíe en Mi Santísima Trinidad.

Os doy la Bendición, Mis pequeños, para que retoméis el camino del Bien y del Amor.

Yo no os estoy castigando, es vuestra necedad y soberbia que el mismo maligno suscita en vosotros, quien os castiga.

Escoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual.

En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor.

Os bendigo entrañablemente hijitos Míos de Mi Corazón.

Os Amo y Os espero al final del camino, a las puertas de Mí Reino Celestial, ya de Nuevo en Nuestro Mundo.

Ahí estaré como Padre Amoroso os estrecharé junto a Mí Corazón, para gozar en vosotros Mí Amor.

Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Que Mi Santo Espíritu os bendiga, os proteja, os guíe en Mi Santísima Trinidad.

Os doy la Bendición, Mis pequeños, para que retoméis el camino del Bien y del Amor.

Yo os bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

http://diospadresemanifiesta.com/

D VIVEN EN EL TERCER LAMENTO


REVELACIONES Y PROFECÍAS 

LOS SANTOS ARCÁNGELES

30.12.2011

El alma vive, se mantiene dentro del hombre y necesita ser nutrida para que evolucione, para que se despegue de lo mundano.

Nosotros, Protectores de los hombres, sufrimos por cada acto cometido con mala intención.

Miramos cómo el hombre se aleja de la unidad con su Padre y se enlaza con lo pecaminoso y perverso.

Todo en el Cosmos se mantiene en constante movimiento, las fuerzas del Universo están siendo contaminadas por los actos del hombre, que están en total discordancia con la Voluntad de Dios.

Estos actos atraen como IMÁN los desastres sobre la Tierra y dentro de la Tierra.

EL UNIVERSO SE ADMIRA ANTE LA TESTARUDEZ HUMANA,

Y LA TIERRA SE LIMPIA DE LA INMUNDICIA DEL PECADO.

SAN MIGUEL ARCÁNGEL

03.11.2015

El hombre se ha tornado totalmente necio, se cree autosuficiente, en el instante más álgido de la Humanidad en el cual el hombre está a un punto de romper ese hilo conductor,

que ha mantenido a todos los hombres, creaturas de Dios, de una u otra forma, en una ecuanimidad.

Y en este instante se encuentra en un punto – repito -, álgido, en el cual entrará en la etapa del  mayor desastre de esta generación.

30.09.2018

Los desastres aumentan en los países, la tiranía en las naciones es más fuerte, la ira hace del hombre un esclavo del Mal.

18.11.2019

El incremento de los desastres naturales se potencia en la criatura humana vacía del VERDADERO AMOR Y FE hacia Nuestro Rey y Señor Jesucristo.

14. Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. 2 Corintios 11, 14

El Demonio es amado y festejado por el hombre.

Los desastres de la Naturaleza son y serán aumentados en su fuerza, la humanidad lo verá y se asombrará pero no se doblegará ante NUESTRO REY Y SEÑOR JESUCRISTO

SINO AL CONTRARIO,

DESATARÁN SU IRA CONTRA LA TRINIDAD SACROSANTA Y SUS FIELES.

NUESTRA MADRE SANTÍSIMA

28.11.2009

Hijos Míos de Mi Corazón Inmaculado:

¡LAS PROFECÍAS SE CUMPLIRÁN, PORQUE EL HOMBRE NO CAMBIA!

Miro con dolor cómo la humanidad se va a castigar a sí misma por su desobediencia.

EL DOLOR VIENE GENERADO POR TANTO CRIMEN, POR TANTA BLASFEMIA. 

Hijitos: el error del Comunismo se esparce por la Tierra como el aire y las Señales se dan día a día sin que la mayoría se percate de ello, como está sucediendo en este momento.

La hambruna será cada día mayor, los desastres naturales aumentarán,

el deseo de poder de las grandes potencias desembocará en grandes calamidades para toda la humanidad. 

18.04.2010

Con dolor en Mi Corazón miro, vivo y padezco la desolación de Mis hijos.

A aquellos que son tocados por la mano de los desastres de la naturaleza les digo:

les amo, les protejo, les auxilio y les beso el corazón para minimizar el dolor de las tragedias que están viviendo.

Mis ángeles les alientan, aun cuando no sean conscientes de ello.

14.07.2010

Sí, Mis amados hijos: La Tribulación está a un abrir y cerrar de ojos de la humanidad.

Caminan en total desobediencia, aturdidos por el ruido que no les permite escuchar con claridad el llamado urgentísimo del Cielo. 

La voluntad del hombre, una vez más le lleva a enfrentarse ante una cruel realidad:

EL HOMBRE SE CASTIGA A SÍ MISMO.

Recrudecen los desastres en toda la Tierra, la Naturaleza se estremecerá próximamente y el hombre traerá Dolor por su propia mano.

07.01.2011

Amados, el corazón del hombre se ha recubierto y endurecido con el pecado.

Debido a esto, Mis llamados son desatendidos, Mi Amor burlado y Mi Palabra desmentida.

El mal crece en la medida en que ustedes alejan a Mi Hijo y a Mí, del corazón.

Hijos, el aire viene con fuerza y con enfermedad.

La Tierra se agrieta nuevamente.

Un nuevo desastre se acerca: el agua es contaminada.

El Fuego sale a la superficie, el hombre sufre. Permanezcan alerta.

23.09.2012

Hijos, sean cautos, no es Mi Hijo el que se aleja del hombre; es el hombre el que al alejarse de Su Señor, ATRAE SOBRE SÍ el reclamo de la Creación,

la cual se manifiesta en los desastres naturales y demás señales.

NO SEAN SORDOS, LAS SEÑALES SE MANTIENEN

MIREN A LO ALTO

EN EL FIRMAMENTO SE REFLEJARÁ EL PODER DIVINO.

04.12.2013

La Naturaleza se mantiene dolida por el abuso del hombre hacia Ella y el mismo hombre ha acarreado el Dolor que ésta le causa.

Permanezcan atentos, miren con detenimiento los desastres naturales que sobrevienen a la humanidad.

01.08.2015

ESTOS INSTANTES NO SON COMO OTROS ANTERIORES

 Escucho a Mis hijos decir: siempre han ocurrido desastres, siempre ha temblado, siempre ha habido pestes, siempre… siempre…

Pero como en este instante, ¡NO!, amados Míos,

ni como en los venideros instantes en que todo recrudecerá.

Los terremotos aumentarán y su intensidad será mayor.

 El Agua limpiará la Tierra de todo el mal que el hombre vertió sobre ella.

23.04.2016

Deténganse a recapacitar en el sufrimiento de toda la Humanidad, en los desastres naturales, sociales y económicos de este instante…,

Es una convulsión total la que vive la Humanidad en este instante. 

 La Tierra se estremece con fuerza y continuará estremeciéndose. 

 El mar actúa diferente, los fenómenos naturales no se pueden comparar con la envergadura del pasado.

Estos son gigantes que se levantan contra el hombre, pero no porque hayan sido creados para que castiguen y purifiquen al  hombre,

sino porque el hombre emana tanta negatividad hacia Mi Hijo, tanta maldad hacia Mi Hijo,

la Creación, al no encontrar una semejanza con la creatura humana,

vuelve su mirada hacia esa creatura y al mirar la hechura de Dios, desea despertarla del Mal en que vive, arrebatarla de las garras de Satanás,

y la Creación, ante esa negatividad que emana el hombre, le llama por el único medio que conoce lo creado por la Mano de Dios, LE LLAMA POR EL AMOR

Y ES QUE EL HOMBRE CREE QUE EL AMOR ES ÚNICAMENTE CUANDO LAS COSAS SE ENCUENTRAN BIEN,

EL AMOR A LA VEZ LLAMA A ACTUAR BIEN

Y ES LO QUE HACE EN ESTE INSTANTE LA NATURALEZA,

ESTREMECIÉNDOSE SÍ, AGITÁNDOSE LAS AGUAS, SÍ;

ASÍ LA NATURALEZA LLAMA AL HOMBRE A QUE DESPIERTE

Y QUE RETORNE A SU DIOS Y A SU SEÑOR.

21.06.2016

Hijos Míos, aumentarán las causas de desastres en la Tierra.

El hombre actuará con mayor cizaña, la mente humana será invadida con una fijación:

dar muerte al hermano, lacerar a los niños y provocar el terror y la incertidumbre.  

23.09.2016

Oren hijos, la Humanidad atónita mirará por instantes el desastre que estremece al mundo.

Luego olvidará al que ha sufrido.

15.01.2017

Deben mantenerse alerta con respecto a la Naturaleza:

Los terremotos harán que las aguas de los mares se levanten y penetren en tierra.

Los vientos acarrearán desastres y el Sol calentará la Tierra.

Y el fuego arderá y arrasará grandes extensiones en varios países.  

13.09.2017

Es así como ustedes viven de desastre en desastre, la Creación le dice al hombre que no ofenda más a Mi Hijo, pero el hombre todo lo soluciona con darle explicaciones científicas.

Solo quienes van viviendo la Tribulación saben que lo que padecen no es algo que puedan llamarle normal.

El hombre dice haber vivido instantes de angustia y no habrá vivido angustia igual que en la Purificación.

Es el instante de la gran prueba del Pueblo de Mi Hijo, en donde los desastres naturales y la ciencia mal empleada por el hombre se volverán en su contra

y contaminarán cuanto le ha sido dado al hombre por el Padre Eterno.

16.04.2018

El terrorismo, brazo de Satanás, cobra la vida de los inocentes.

El Fuego llama al fuego y el hombre posee armas para causar el mayor desastre en la Tierra.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

25.12.2009

Amado Pueblo Mío:

Hijos, escúchenme: No deseo que se acerquen a Mí por temor, sino por amor.

Y es precisamente este Mi amor, el que hoy les urge a retornar al verdadero camino.

No sean indiferentes a cuanto acontece en la Creación, no permanezcan ciegos ante los desastres  naturales que no son otra cosa que la misma Naturaleza sintiéndoles indiferentes a Su Creador.

¡Cuántos Me llaman Padre, y en su corazón reina la maldad!

¡Cuántos pronuncian Mi Nombre y profieren blasfemias con igual facilidad!

La Creación Me reclama, el hombre Me desprecia.

 01.05.2010

HOY LES LLAMO A HACER SILENCIO INTERIOR;

UN JINETE CABALGA SOBRE LA HUMANIDAD

Jinete Negro de la Muerte y de la GUERRA

Y UN DESASTRE VIENE SOBRE SU LOMO. 

Permanezcan alerta, hijos, alerta ante los llamados de Mi Madre.

No los desechen, no los desatiendan.

21.06.2010

Hijos: se han acostumbrado a vivir rodeados de todo lo creado para su bienestar.

Esta es la causa por la que hoy han derribado Mi Creación, reduciéndola a una sombra. 

ABUSAN DE MI AMOR.

Soy blasfemado, pisoteado. Aman lo pasajero y Me aborrecen. Viven en medio de ídolos.

Han surcado la Tierra con el pecado, recibirán  una cosecha desmedida de Dolor, desastres y frustración.

La Tierra se moverá, el agua va tomando posesión de la misma. 

No se podrán regir por las estaciones.  El sol no volverá a ser benevolente.

VIVEN EN EL TERCER LAMENTO.

El Mal se mueve con el aire, contaminando las mentes, desvirtuando Mis llamados, engañándoles solapadamente.

Miro con tristeza a esta generación que convive con el pecado en total familiaridad.

¡QUÉ SOBERBIOS SON CONMIGO!

El amor de Mi Madre por ustedes es Paciencia Divina que en ésta Mi Palabra se vierte una y otra vez.

09.09.2010

Amados, se da una continua LUCHA ESPIRITUAL: el demonio enemigo de las almas, ha encontrado tierra fértil en el mal proceder de los hombres.

Y ataca con furia a fin de robar a los Míos y posesionarse de Mi Iglesia.

 Quieren socavar la fe de Mis hijos, y éstos, Me alejan e ignoran Mis llamados y los de Mi Madre.

Esta mala respuesta de Mi Pueblo atraerá más desastres sobre toda la Tierra.

Esto no es una amenaza, es el resultado que el mismo hombre se ha generado:

Es Mi Misericordia que les llega con total Amor, advirtiéndoles cuanto se acerca, para que corrijan su proceder, ya que viven instantes cortos, MUY CORTOS.

HE ACORTADO EL TIEMPO DEL HOMBRE, PARA SALVAR ALMAS,

ANTES DE QUE VENGA EL CASTIGO.

¿LA TIERRA SE HUNDE?

27.09.2010

El Enemigo del alma desarrolla su gran ofensiva en contra de todo Mi Pueblo, los desastres naturales continúan ante una tierra hueca que se derrumba.

Las mentes ambiciosas y crueles marcarán el punto exacto para el inicio de la Guerra,

en una humanidad enardecida, que ha sido preparada poco a poco mediante la tecnología, para mirar la guerra y las matanzas, como algo normal y cotidiano.

El hombre ha sido entrenado 24 horas al día en los nuevos campos de concentración llamados: “hogares o centros de recreación”.

Este ha sido un plan urdido por el Enemigo y que dará su fruto.

17.04.2011

¡CUÁNTA OFENSA, CUÁNTA OFENSA!…

Y YO LES PRESENTO MI MISERICORDIA PARA QUE NO SE EXTRAVÍEN MÁS.

¡Cuántos Padrenuestros han recitado, sin la mínima conciencia del contenido de cada palabra que pronuncian!

La vida transcurre en medio de la indecisión de Mi Pueblo.

Se han forjado una serie de acontecimientos dolorosos, han enfrentado constantemente desastres naturales y embates impetuosos causados por el mal uso del poder de la tecnología y la ciencia.

12.02.2012

El hombre de este instante mira con desprecio cuanto se le avecina, como si conviviera con el Dolor, cuando no le ha tocado aún.

No miren con indiferencia los acontecimientos de los hermanos que padecen a causa de los desastres naturales o de sus dirigentes, o por enfermedades, no los miren de lejos.

Los acontecimientos cabalgan, éstos caminan acercándose de nación en nación.

15.07.2012

LES ANUNCIO, NO PARA ATEMORIZARLES

SINO PARA QUE CAMBIEN DE VIDA Y SE REENCUENTREN CONMIGO.

Los aliados del Mal siguen órdenes con premura. 

Luego de sucedido esto, los gobernantes serán incapaces de emitir criterios, ya no serán tan importantes.

El Mal les dará órdenes y ellos obedecerán. 

Las transacciones bancarias serán cosa del pasado; en ese instante no podrán realizar ninguna transacción.

El hambre se esparcirá, los alimentos serán reducidos para la población, entre ellos el agua quedará contaminada  y los desastres se harán presentes;

LA GEOGRAFÍA DE LA TIERRA NO SERÁ LA MISMA

  24.03.2013

LA CONVERSIÓN LLEGA A LA HUMANIDAD,

 De lo contrario no sería amor. Llega de la mano del crisol del Anticristo que luchará en contra de Mi Pueblo,

Llega de la mano del sufrimiento y la de mutilación, de la mano de la hambruna y de la soledad,

de la mano de la persecución y de la destrucción ocasionada por los desastres naturales, ante una Tierra que al igual que el hombre, desea renovarse.

02.05.2013

La Naturaleza lamenta en medio de su dolor la inconsciencia de los Míos, vertiendo el fuego que anida y arde en los volcanes.

Permanezcan alerta ante  el poder de las grandes Naciones.

Éstas,  manipulando la ciencia, crean cataclismos y con las consecuencias de los desastres naturales inducidos,  ejercen sobre Mis hijos el dominio en instantes de Tribulación,

logrando así su objetivo: instaurar  un gobierno único  con el falso afán de auxiliarse y les alejarán de Mi Corazón con una sola religión que ofrece el libertinaje y el poder terreno.

09.12.2013

La ofensa contra la vida humana, la matanza de inocentes en tierras especialmente abonadas para Mi Madre,  y   entregadas al Mal por el libre albedrío del hombre,

ha imantando  los desastres de la Naturaleza sobre la tierra del Tepeyac, desde donde Mi Madre eligió  acunar y gobernar espiritualmente las Américas.

04.01.2015

LA NATURALEZA HA DESPERTADO Y EL HOMBRE SUFRIRÁ.

Los volcanes inactivos se activarán, grandes desastres invadirán la Tierra, han tomado poder ante la maldad del hombre que ataca a su Dios,

dando muerte a los inocentes y levantándose en contra del don de la Vida.

Los mares causarán dolores a la Humanidad.

El proceder del hombre en contra de Mi Voluntad le hará sufrir las consecuencias de su ciencia mal empleada,

cuando esta se disperse como el viento, dejando su estela de dolor en cada criatura humana a la que llegue.

04.08.2015 

MI AMOR ES TAN INFINITO QUE LLEVA IMPLÍCITO MI JUSTICIA.

EN ESTE INSTANTE LA CREACIÓN REACCIONA

ANTE TANTA OFENSA DE LA HUMANIDAD.

¿Cómo es que no miran que todo se acelera?…

¿Cómo es que no reconocen los Signos de este instante?…

¿Cómo es que no miran los desastres naturales que suceden con gran frecuencia e intensidad?…

¿Cómo es que no son conscientes de que la tierra se mueve constantemente más que en el pasado?…

¿Cómo es que no miran que aparecen plagas, de las cuales ni siquiera habían escuchado y sucedieron durante el cautiverio de Mi Pueblo?

23.09.2015

NO HIJOS, YO NO LOS CASTIGO…   

 LAS GRANDES POTENCIAS DESEAN ELIMINAR

LA MAYOR PARTE DE LA POBLACIÓN MUNDIAL

Y YO LUCHO CONTRA ELLOS POR USTEDES, POR AMOR A USTEDES, 

PORQUE POR AMOR A USTEDES DERRAMÉ MI SANGRE PARA REDIMIRLES.

Cuando ocurren desastres naturales o desgracias en las amiflias, Me culpan a Mí.

Mi Misericordia es infinita, pero Mi Justicia está pronta y Mi Justicia es el resultado del irrespeto del hombre hacia Mí, de la desobediencia y la soberbia del hombre.

La Humanidad atrae hacia sí misma el Castigo.

Hijos Míos, cada evento profetizado que se cumpla debe ser para ustedes una señal de fortaleza, porque saben que Yo me acerco más.

17.05.2016

Oren hijos Míos, los desastres naturales aumentan, oren por Suecia, Estocolmo.

05.06.2016

Amados hijos, la Tierra se encuentra con un sobrecalentamiento que el Sol le está emanando, esto eleva la temperatura interna de la Tierra

y debido a que la Creación les desconoce, los volcanes que han causado mayores destrucciones en el pasado entran en erupción.

Los volcanes que dormían despiertan, las aguas al calentarse rápidamente se evaporan con más rapidez

y con igual rapidez caen sobre la superficie terrestre, causando irremediables desastres por toda la Tierra.

18.06.2016

Pueblo Mío, cuando la criatura humana no es capaz de mirarse a sí misma, causa tal desastre sobre los hermanos que deja profundas heridas,

las que llevan dentro un desprecio hacia quien actúa de esa forma.

09.08.2016

¡DESPIERTEN!, NO PERMITAN QUE LA FE DECREZCA.

Permanezcan despiertos, hijos Míos, no confíen en los acuerdos de los hombres que gobiernan las grandes naciones,

sean conscientes de que en este instante el hambre cobra vidas, las enfermedades no se detienen, los desastres naturales continúan en su apogeo.

16.08.2016

ESTA GENERACIÓN SE HA DESATADO EN CONTRA DE TODO LO DIVINO,

EN CONTRA DE MI MADRE SANTÍSIMA…

ESTA GENERACIÓN SE HA PRONUNCIADO EN MI CONTRA.

ASÍ ES Y SERÁ EL TIEMPO EN QUE VIVE: 

Calamidades, enfermedades, desastres naturales, grandes cataclismos,

levantamientos de hombres en contra de hombres, matanza de inocentes,

irrespeto e incumplimiento de la Ley Divina, de los Sacramentos y demás prácticas de piedad.

MIRO A MIS HIJOS PADECER A CAUSA DE DESASTRES NATURALES,

el esperado Gran Terremoto se acerca a Mis hijos.

23.10.2016

EL HOMBRE, ALEJADO DEL BIEN, ATRAE AL MAL

Y LAS CONSECUENCIAS SON FUNESTAS PARA LA HUMANIDAD.

 La indiferencia hacia el hombre de parte de la Creación es inminente, por ello los desastres aumentan y con ellos el Dolor de Mis hijos.

Este es el instante en que la Tierra, oprimida por el pecado del hombre, se estremece con fuerza,

las aguas se agitan, el fuego avanza sin descanso,

el aire, tomando formas que intimidan al hombre, es motivo de alertas continuas.

09.01.2017

Amada Mía, la Humanidad no se detendrá hasta que padezca lo que ha generado… 

Del espacio se acerca parte de la Purificación, la fuerza y vibración que poseen Objetos Celestes que viajan por el espacio, influirán directamente sobre la Órbita de la Tierra,

causando que el Eje de la Tierra se mueva y las entrañas de la Tierra y el centro de gravedad de la Tierra correspondan a esa vibración y magnetismo, alterando la normal rotación.

Los desastres aumentarán; uno y otro terremoto se darán sin que el hombre logre auxiliarse con prontitud, ya que las condiciones lo impedirán.

La furia de las aguas inundará las costas y las comunicaciones serán alteradas al extremo.

Entonces el hombre verá que su tecnología no logra mantenerse por sí sola, sino depende de lo creado por la Mano Divina para continuar avanzando.

No es el hombre el Creador sino el esclavo de lo que ha creado…

Nada llega más allá de donde Nuestra Trinidad lo permite.

tercer lamento

29.05.2017

HIJOS, DEBEN CONOCERME Y RECONOCERME,

DEBEN DISCERNIR PARA QUE NO CREAN TODO,

PERO TAMBIÉN PARA QUE NO NIEGUEN TODO.

“Porque vendrán muchos en Mi Nombre diciendo: “yo soy el cristo” y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras, mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.” (Mt 24, 5-8)

El incremento de falsos mesías, el incremento de guerras, el incremento de hambrunas, plagas y desastres naturales…

Estos Acontecimientos son Señales para esta generación.

 20.08.2017

Hijos, no creen en Mi Palabra, no creen que el grado tan alto de pecados interviene en la atracción de desastres en la Tierra y los acelera. 

NO ATIENDEN CUANDO LES LLAMO A PRESTAR ATENCIÓN

SOBRE LA CONTINUA Y CRECIENTE OLA DE VIOLENCIA EN LA HUMANIDAD

Y QUE LA MISMA TIERRA VOMITA EL PECADO DEL HOMBRE.

18.03.2018

Amado Pueblo Mío, no continúen ignorando que cuando ustedes obran y actúan para el Mal, ese mal es emanado por ustedes y se une con el mal de otras creaturas

y atraen los desastres naturales sobre la Humanidad atrayendo cuerpos celestes hacia la Tierra.

Deben mantenerse alerta con respecto a la Naturaleza:

los terremotos harán que las aguas de los mares se levanten y penetren en tierra,

los vientos acarrearán desastres y el Sol calentará la Tierra

y el fuego arderá y arrasará grandes extensiones en varios países.

PRECURSORES DE LA 2A VENIDA


Julio 16 2020

Habla San Juan el Bautista

Pequeñitos soy Juan el Bautista, no quería perder esta oportunidad de agradecerle a Mi Dios y Señor, la Gracia tan grande que Me dio al ser el Precursor de Su llegada a la Tierra.

Una Gracia única con un Don inmenso que se desarrolló en Mí, para anunciar al Salvador desde el seno materno en Mi madre.

Sentí Su Presencia cuando llegó María la Santa, la Inmaculada, ¡Qué alegría!

¡Qué alegría sentía ya desde ese momento!

Aún pequeñito, de sentir de cerca a Mi Dios, al Salvador y se Me estaba dando a Mí la Gracia de anunciarlo.

Por fin se cumplía la promesa, que el Salvador vendría para reparar los pecados del mundo y Yo lo anunciaría al mundo.

El Santo Espíritu obraba en Mí maravillas como Profeta en ese tiempo, un Profeta muy especial.

Me tomaban por loco porque no actuaba como los demás: 

Mi forma de Oración, Mi forma de alimentarMe, Mi forma de vivir no coincidía con lo que el mundo está acostumbrado a ver,

Pero Me aceptaban por las palabras que Yo decía, por el Bautismo que Yo les daba y que los iba acercando a nuestro Dios y Señor.

Yo Juan, el Precursor, ¡Qué alegría al saber primeramente, que Mis palabras eran las de Mi Dios!

Iban acercando a la gente, las iban motivando y las iban preparando para que entendieran el Amor Infinito de Mi Dios y Señor, encarnado en Jesús, Mi primo Jesús. 

¡Qué alegría el haber servido a Mi Señor y Mi Dios! ¡Cuánto amor se derramó sobre Mí!

Gran alegría tuve al verLo ya adulto: un joven adulto, bello en cuerpo y alma, verLo anunciando ya las Verdades del Cielo.

En ese momento terminaba Mi obra y Él empezaba la Suya.

Es tiempo de que vosotros también actuéis como Yo actué Pequeñitos.

Escrito está que Volverá y vosotros sois precursores de Su Segunda Venida. 

En cierta forma os toca esa tarea porque sois parte del Cielo, sois hijos escogidos del Cielo para que actuéis como precursores.

Y ¿QUÉ ES SER PRECURSOR?

ES ENSEÑAR LAS VERDADES,

QUE ÉL VENDRÁ DE NUEVO Y QUE LAS DEBÉIS VIVIR.

Vosotros tenéis ya una educación avanzada en el Amor y en Sus Leyes.Y las debéis vivir y transmitir a vuestros hermanos y anunciarles que vendrá nuevamente el Salvador,

pero para convivir entre los hombres y para que Reine sobre toda la Creación.

También para vosotros es un gran honor, un inmenso honor, vivir estos momentos, antes de Su Segunda Venida.

Porque haréis lo mismo que hice Yo: Anunciar a los hombres que nuestro Dios y Señor volverá a estar entre los hombres.

Ciertamente, como no todos lo han aceptado, habrá una purificación previa, pero vosotros no sabéis quiénes quedarán y quiénes se irán.

Vuestra obligación es dar Sus Verdades a todos, para que los que queden tengan un aumento de Gracia en ellos.

Para que los que no queden, al menos vuestras palabras les sirvan a ellos para lograr su salvación.

Yo Me di por entero por anunciarlo.

Hasta el momento de Mi muerte, todo fue Evangelización y donación para Mi Dios y Señor.

AmadLe, Mis pequeños, como Él os ama, como Él Me amó y Me sigue amando.

Él es todo Amor, Él es toda ternura, Él es todo perdón, estando con Él no os faltará nada, os lo aseguro; confiad plenamente en lo que Él os pida y confiad plenamente en lo que tengáis que vivir.

Para que seáis ejemplo santo de vuestra vivencia en estos tiempos de cambio, de grandes milagros y de mucho amor.

Estoy con vosotros pequeñitos, estoy con vosotros los que queráis Mi apoyo, Mi Sabiduría, Mi entrega; os apoyo en vuestra acción también de Evangelizar y ser Precursores de este tiempo.

Evangelizad con vuestro ejemplo, con vuestra palabra, con vuestras obras.

 Ciertamente ya el tiempo de evangelizar terminó, pero sed vosotros como Yo fui:

Un hombre al cien por ciento hechura Divina, para servir a Mi Dios y Señor.

Que no haya nada ni nadie que os saque de esta obligación de amor.

Ciertamente, con nuestro Dios no hay obligaciones, porque cuando se actúa en el amor, se goza servir a nuestro Dios y Señor.

Estoy con vosotros, no se os olvide invocarMe en cualquier momento que necesitéis.

En estos tiempos que vendrán, llamadMe y estaré junto a vosotros, os apoyaré en todo momento.

Gracias, Mis hermanos, gracias a nuestro Dios por habernos dado esta oportunidad de servirLe aquí en la Tierra y que después lo gozaremos eternamente en el Reino de los Cielos.

Habla Dios Padre

Como en alas de águila Yo subo a todos aquellos, que son Míos, a las alturas.

Como en alas de águila Yo separo a los Míos de todo aquello que no les deja desarrollar libremente su espíritu.

Como en alas de águila Yo permito a los Míos alcanzar las alturas para que ahí aniden Conmigo junto a Mí Corazón.

Hijitos Míos,  todos aquellos que han querido alcanzar las alturas por haberMe recibido en su corazón, por haber puesto en práctica Mis Palabras y Mis Preceptos.

Y por haberlos compartido con sus hermanos, van a recibir, en breve su gran premio, la Gran Vida, que se derramará en pleno en vuestro corazón.

Os he explicado muchas veces las maravillas que se obtienen ya desde la Tierra, por vivir en Mí.

Gozos de Cielo en la Tierra, Mí Presencia Real y Divina en vuestro corazón.

Yo he ido por todos los pueblos de la Tierra derramando Gracias y Bendiciones, tocando corazones para su conversión y para que lograrais alcanzar alturas, fuera de lo común hasta ahora para la gran mayoría de Mis hijos.

Mi Hija, la Siempre Virgen María, os ha llevado las Palabras de Mí Hijo y Mí Voluntad en ellas.

Se ha aparecido por todos los rincones de la Tierra para mover vuestros corazones a la vida espiritual gravemente afectada por vuestra indiferencia.

Ha buscado mover vuestros corazones al arrepentimiento, para que pudierais vivir santamente y bajo las órdenes de Amor que Yo dispuse se cumplieran desde el Principio de los Tiempos.

Ha venido hasta vosotros para recordaros que vuestro Dios es un Dios vivo, un Dios que dá Vida a todos aquellos que a Él se acercan.

 Que tienen un Dios bondadosísimo que olvida todo el pasado pecaminoso de su creatura cuando ésta, de corazón, se arrepiente de toda su maldad.

Os ha venido a recordar que tenéis entre vosotros y en vosotros a un Dios Vivo que escucha vuestras necesidades de cuerpo y alma.

Os ha venido a recordar la nobleza a la que pertenecéis y de que no es bueno que los hijos del Rey se encuentren entre los puercos, malcomiendo de las sobras de éstos.

Os ha venido a recordar que vuestra vida debe estar llena de luz, de Mí Luz y que no es bueno que caminéis tropezando a cada momento, porque ahora vivís entre tinieblas y de ello no queréis daros cuenta.

Mi Hija Santísima, conociendo perfectamente las urgencias de Mí Corazón, ha querido llevaros a Mis deseos de conversión, de salvación, de purificación, para elevaros a las alturas de Mí Corazón.

Ella como águila santa y bella, os lleva a las alturas espirituales, recordándoos las Palabras, los Pensamientos, los ejemplos vividos de Su Hijo y, también, Mí Ley dada por los profetas.

Mi Hija Santísima Madre vuestra, se ha querido dar en estos Últimos Tiempos, para anunciaros la Segunda Venida de Mí Hijo y para ellos os ha ido preparando.

Ha ido preparando el camino de vuestra mente de vuestro corazón, para que podáis aceptar, gozar y agradecer de corazón, lo que pronto vuestro ojos y vuestra alma verán. 

Vuestra Madre Santísima ha querido Ella misma, reunir el santo rebaño de Su Hijo Jesucristo.

Ella ha venido a recordaros lo enseñado por Su Hijo y os lo ha enseñado basándose sólo en Su Palabra.

ELLA, LA TODA PURA, LA TODA SANTA, LA TODA INMACULADA, LA TODA HUMILDE,

ME HA PEDIDO ESA MATERNIDAD UNIVERSAL

PARA PROTEGEROS COMO UNA MADRE PROTEGE,

AUN A COSTA DE SU PROPIA VIDA, A SUS HIJOS.

Esta maternidad confirmada ante la Cruz del Calvario, os asegura su Bendita protección.

Hijitos Míos, os pido que abráis vuestro corazón, vuestra mente, todo vuestro ser, a las Palabras que vuestra Madre Celestial os está recordando.

Ella desea llevaros a las Grandes Alturas, al Cielo mismo, a la Vida Eterna.

Ella conoce las riquezas infinitas que en Él tengo reservadas para todas las almas sencillas, dóciles y obedientes, que deseen venir a Mí, por intercesión Suya.

Una madre siempre tratará de dar lo mejor a sus hijos.

Ella se sacrificará, en lo personal, para dar primero a los hijos y luego ella tomará para sí. Primero vestirá bellamente a sus hijos y luego ella se vestirá.

Una madre, una verdadera madre, es reflejo precioso de Mí Corazón. Una madre, una verdadera madre, es amor.

Una madre, pero una verdadera y santa madre, hará todo lo posible para preparar a sus hijos a presentarse felizmente ante su Creador, con la frente en alto, 

AL HABERLOS EDUCADO EN LA VERDADERA FÉ.

AL HABERLES ENSEÑADO A VIVIR COMO OTROS VERDADEROS CRISTOS

Y AL HABER DEJADO HUELLA ENTRE SUS HERMANOS

POR HABER VIVIDO Y ENSEÑADO EL AMOR VERDADERO DE SU DIOS.

Hijitos Míos, éstos son tiempos de María Santísima, por ello, su presencia en todas partes de la Tierra, para prepararos, para vestiros con las vestiduras de la Gracia y de la Virtud.

 Y para guiaros al Nuevo Reino de Dios en la Tierra, cuando la Segunda Venida de Mí Hijo se realice.

Ha venido como Maestra y Guía de toda la humanidad, para enseñaros y llevaros hacia las Verdades que Mí Hijo os enseñó y para que las viváis ya, desde estos momentos.

Para que no sintáis el cambio ante la Presencia Real de Mí Hijo, cuando llegue a vosotros.

Si el Nuevo Reino de Mí Hijo va a ser de Paz, de Amor y de Vida Divina, 

deberéis aceptar lo que Ella os pide para que os sintáis en Familia cuando la Nueva Jerusalén baje a vosotros.

Si una persona aprende el idioma, las costumbres, la forma de ser del país al que en un futuro cercano llegará, el cambio no se le va a hacer tan drástico, porque ya lo vivió de antemano.

Así os está preparando Mí Hija, al daros los consejos para que ya desde ahora viváis de la forma cómo se va a vivir en Mí Nuevo Reino sobre la Tierra. 

El cambio no se os va a hacer difícil, es más, lo desearéis de antemano,

al conocer ya desde ahora las dulzuras y maravillas que se vivirán en breve.

 Que esto alegre vuestro corazón ya desde ahora. Quitad de vuestro corazón toda pena o contrariedad que os haga sentir temerosos o nerviosos del futuro cercano.  

Dijo que Vendría: VINO. Dijo que Moriría: MURIÓ. Dijo que Resucitaría: RESUCITÓ. Dijo que Regresaría: REGRESARÁ.

Al contrario, pedid con insistencia el Regreso Mí Hijo, porque ya vuestro corazón lo añora y vuestra alma desea unirse a la de su Redentor.

En los que son Míos no debe haber temores, ni dudas, ni incertidumbres, ya que todo lo Mío es bello, está envuelto de Mí Paz y de Mí Amor y los que son Míos no pueden ser dañados por el Mal.

Los Míos ya han empezado a alcanzar las cumbre por medio de Mí Hija, águila Celestial que ahí os ha llevado, pero faltan muchos, muchos hijos Míos que no quieren abrir su corazón a las Verdades de la Fé.

Por favor orad por ellos, sacrificaos por ellos, interceded por ellos; porque todos sois Mis Hijos y hay lugar para todos en Mí Reino Infinito.

Los que ya son Míos entienden perfectamente estos deseos de Mí Corazón y ya se han unido fiel y dócilmente a los deseos y a las necesidades de Mí Hija, la Siempre Virgen María.

El Gran Premio está a las puertas. Orad intensamente para que todos vosotros podáis tener derecho a él.

Yo os amo infinitamente y os bendigo, como sólo un Padre puede bendecir a sus hijos, con el Corazón en la mano y con los mayores deseos de daros una Vida Eterna llena de regalos hermosísimos.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

Habla la santísima Virgen María

Hijitos Míos, Soy Vuestra Madre, la Siempre Vírgen María.

Así como la Aurora anuncia el nuevo día, Yo vengo ahora a prepararos a recibir la Segunda Venida de Mi Hijo.

Estos son tiempos que la Trinidad Divina Me ha concedido para ayudaros.

Son tiempos en que la Mujer Vestida de Sol, ha de reunir al rebaño escogido para que Mí Hijo os presente al Padre Celestial cómo holocausto de amor,

por ser los que perseveraron, a pesar de las tinieblas que envuelven ya desde ahora a vuestro Mundo.

Son tiempos en los que la Mujer y Sus hijos han de luchar contra las huestes del Mal.

El Maligno Me quiere arrancar de Mi regazo a cada uno de vosotros y Yo os defiendo, Yo intercedo, Yo Me doy por cada uno de vosotros, en unión con Mí Hijo, que se dio por cada uno de vosotros en la Cruz.

Estos son los tiempos de la Gran Tribulación, en donde vuestras almas están siendo atacadas por las fuerzas del Mal, en forma descomunal.

La gran mayoría de vosotros no os dáis cuenta de ello o no queréis daros cuenta de ello, ya que vivís en un libertinaje que os conviene, que aceptáis,

porque os habéis dado la libertad de ofender a vuestro Dios con vuestro mal comportamiento, sin que se os dé una llamada de atención por parte de vuestras autoridades eclesiásticas, ya que ellas también se han corrompido.

Os estáis dejando llevar por la ola tremenda de maldad que va destruyendo todo a su paso y no os sentís lo suficientemente fuertes como para querer luchar contra ella.

Preferís dejaros llevar por su fuerza destructiva y no hacéis nada, ni en lo moral ni en lo espiritual, como para tratar de luchar o hacerle ver a los vuestros en el error en el que también se están dejando llevar.

Es más cómodo y “menos riesgoso”, humanamente hablando, el no oponer resistencia de ninguna especie al Mal, el cuál se ha introducido en vuestra vida y a todos niveles.

No queréis educar en el verdadero Amor y en la Pureza, ya que vosotros mismos no los vivís.

No buscáis fuerza de lo alto, porque ya no queréis acudir a la Fuente de Vida que se encuentra en el vivir en estado de Gracia y en el Alimento Divino que os dan los sacramentos.

Ya no acudís a la Oración, porque os falta la Fé necesaria como para confiar en su inmenso poder.

Acudís a vuestro Padre Celestial sólo para exigir cosas materiales, sin agradecerlas posteriormente. En pocas palabras, os habéis vuelto malos hijos.

Queréis todo y no dáis nada y no sólo eso, sino que, además, muchos de Mis hijos atacan a Mí Santísimo Hijo, a pesar de que de Él han obtenido su salvación.

Hijitos Míos, así como la madre tiene la función de unir a los hijos en el hogar, a protegerlos, como la gallina protege a sus polluelos, a educarlos y prepararlos para que puedan algún día presentarse ante la sociedad,

Mí Misión es la de haceros crecer en el Amor, preparar vuestras almas para estar “presentables” para la Segunda Venida de Mí Hijo

y la de educaros, recordándoos las Palabras y Enseñanzas de Mí Hijo, para que podáis vivir vida de amor y fraternidad ya desde ahora.

El tiempo es corto, el ladrón se acerca y quiere destruiros.

Espera dar el zarpazo final, destruyendo lo más precioso que poseéis y así completar su obra de oposición a la Obra Divina de Nuestro Padre Dios. 

Hijitos Míos, dáos cuenta del peligro que corre vuestra alma. Estáis en serias dificultades y no pedís ayuda.

Os habéis quedado dormidos y el ladrón os está robando los valores de vuestra alma y la de vuestros hijos.

No estáis volteando vuestros ojos al Cielo implorando ayuda, en cambio, os estáis revolcando en el fango que el Maligno os está facilitando aquí en la Tierra.

Vida de disipación, vida de vicio, vida de impiedad, vida de lujuria, vida de impureza, vida sin Ley.

Os habéis acomodado a todo ello y ya no queréis reflexionar si es bueno o malo y cuando “reflexionáis” sólo os conformáis con decir “es que los tiempos ahora son así y hay que tomarlos como llegan”.

Habláis sobre lo “obsoleto” de las Leyes de Nuestro Dios, os dejáis engañar con éstas falsas deducciones que crean corazones que apestan a maldad y perdición.

No os ponéis a reflexionar que en el Cielo no se vive, no se puede vivir en la forma que ahora vivís y que vuestra estancia sobre la Tierra es efímera.

No os ponéis a reflexionar que vuestras mismas obras serán vuestros jueces más severos cuando os presentéis ante el Amor Eterno y Justo de Nuestro Dios.

No os ponéis a reflexionar que la vida del Cielo es vida de AMOR, PUREZA Y fraternidad VIVIDA en su máxima expresión y que para poder vivirla allá, os tenéis que empezar a preparar ya desde ahora, aquí en la Tierra.

No os ponéis a reflexionar del tiempo que perdéis buscando vuestro propio yo, llenándoos de bienes materiales

y olvidándoos de ayudar a los vuestros con el amor que debiera imperar en vuestro corazón, que es el Amor de Mí Hijo.

Ya no os ponéis a reflexionar sobre el Gran Sacrificio de Amor que tuvo que padecer Mí Hijo Jesucristo, durante 33 años sobre la Tierra, para daros toda una enseñanza vivida en el Amor.

Él se ha dado por TODOS vosotros. Él se ha sacrificado por todos vosotros.

ÉL HA VENCIDO AL MAL

PARA ENSEÑAROS CÓMO TODOS VOSOTROS TAMBIÉN, LO DEBÉIS VENCER.

ÉL QUIERE VENCER AL MAL

EN LA PRESENCIA DE CADA UNO DE VOSOTROS.

Para ello estáis sobre la Tierra, para que Mí Hijo se pueda encarnar en cada uno de vosotros.

Vuestra misión real sobre la Tierra es sublime: dejar que Mí Hijo haga morada en el corazón de cada uno de vosotros.

Yo, Vuestra Madre Celestial, que llevé en Mí Divino Seno Virginal al Redentor durante 9 meses y ello Me daba vida de Cielo,

Yo os pido Le permitáis que vuestro Dios Mí Hijo, el Creador de todo el Universo, viva en vuestro corazón y actúe a través de todas vuestras obras.

Y os aseguro que empezaréis a vivir también, ésa vida de Cielo que viví y sigo viviendo en Mí Corazón y ante Su Presencia, ahora en el Cielo.

Una verdadera madre nunca es egoísta, se dá en totalidad por sus hijos, con tal de ver en ellos su vida realizada, con nuevas alegrías cómo las que vivió en sus etapas tempranas.

Yo, como la Perfecta Madre, Me doy a cada uno de vosotros, en el Amor de Mí Hijo, para atraeros a la Casa Paterna.

Mí Misión es de Apostolado, de Intercesora, de Medianera, de Corredentora.

Os quiero llevar a la perfección del Amor, pero para ello necesito os déis cuenta plena de la necesidad que tiene vuestra alma, de voltear nuevamente al Cielo, a Mí Hijo.

Debéis pedir perdón por vuestras faltas, por vuestra TIBIEZA, por vuestra falta de interés por la vida en la virtud.

El santo NO ES ni el indiferente, ni el lejano, ni el MEDIOCRE, ni el Tibio, ni el TÍMIDO…

Y así podáis conseguir por Su Gracia, vivir la Verdadera Vida en Dios.

Recordad hijitos Míos, del respeto absoluto que Dios tiene para con las almas.

Él NO se impone a las almas.

Él toma a todas aquellas, que libre y desprendidamente, se entreguen a Su guía y a Su Amor.

 Yo vengo hoy a recordaros lo que habéis olvidado, lo que habéis apartado de vuestra vida, lo que ya no queréis buscar,

porque os impone un compromiso con vuestro Dios y con vuestros hermanos.

Pero tampoco véis el otro lado de la moneda:

NO OS DÁIS CUENTA DEL INMENSO BIEN Y DEL INFINITO PREMIO DE AMOR

QUE SE OS DARÁ POR TODA LA ETERNIDAD,

A TODOS AQUELLOS QUE FUERON OBEDIENTES Y FIELES HASTA EL FINAL

Os vuelvo a recordar, el tiempo es corto, la mies es mucha y el ladrón acecha día y noche, ¿

Estáis preparados y estáis preparando a los vuestros para el Gran Encuentro?

Acudíd a Mí, hijitos Míos. Acudíd a vuestra Madre, oremos juntos, ofrezcamos juntos.

Tomad Mí Mano Materna que os llevará por caminos seguros de vida y salvación eternas.

Yo os he dado a conocer el medio más seguro de protección a vuestra alma: la vida en la Gracia, la asistencia asidua a los Sacramentos y el Rezo del Santo Rosario.

Se os ha dado todo para lograr una estancia segura, protegida y bien guiada sobre la Tierra, para que podáis cumplir satisfactoriamente vuestra misión y para que podáis regresar triunfantes a la Casa Celestial.

¡Lo tenéis todo, no lo desaprovechéis! Vida Divina costó para que tuviérais todo ello, no la desperdiciéis, no seáis ingratos con vuestro Dios que tanto os ama.

Venid hijitos Míos, veníd, agradezcamos y alabemos juntos, unidos a los cantos angelicales, a Aquel por quién la vida y el amor se nos ha concedido.

Yo os bendigo en Nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo y en Mí Santo Nombre de Sierva del Divino Verbo.

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

P ¡RENUNCIAD AL PECADO!


Julio 18_2020

Habla la Santísima Trinidad

Hijitos Míos, os he pedido que seáis perfectos como Mi Padre, vuestro Padre, es Perfecto.

Y en lo primero que debéis ser perfectos Mis pequeños, es en la Fe. 

Cuando vosotros aceptáis que Nuestra Santísima Trinidad es la que os guía, es la que os ama, es la que os quiere llevar a la perfección,

debéis estar plenamente agradecidos y sobre todo, debéis aceptar plenamente Nuestra Voluntad.

Somos Perfectos en el Amor.

Nuestra Santísima Trinidad es perfecta en el Amor, y en el Amor no puede haber Odio, no puede haber Maldad, no puede haber cosas escondidas, Mentiras,

Todo aquello que vivís ahora y a lo cual desgraciadamente os habéis acostumbrado, Mis pequeños.

Si queréis vivir en la Verdad y en el Amor, debéis dejaros guiar por Mi Santo Espíritu que vive en vuestro interior.

La Maldad que os rodea os lleva por caminos oscuros, por caminos de maldad; por caminos que NO os van a dar cosas buenas, NI os van a ayudar a llegar a la perfección a la que estáis llamados.

Ciertamente al vivir en la imperfección Mis pequeños, vosotros debéis aceptar como cuando sois pequeñitos; que se os llame la atención cuando estáis cometiendo un mal

Y a veces, hasta necesitáis ser reprendidos con un castigo; para que entendáis que el camino que estáis tomando NO es el correcto.

Pero para eso también necesitáis ser perfectos en la Humildad, RECONOCER que no sois lo que debierais ser, ni lo que Nosotros buscaMos en vosotros.

Que es el ser obedientes, amorosos, que cumpláis con los Mandamientos que se os han dado, con las Leyes entregadas a vosotros.

Para que llevéis una vida clara, una vida santa, una vida llena de virtudes y de amor.

Yo os pregunto, ¿Acaso habéis llevado una vida de esta manera?

No trates de ACOMODAR las palabras de Dios a tu vida… TIENES QUÉ ACOMODAR TU VIDA a las Palabras de Dios…

Dejáis mucho que desear Mis pequeños, NO sois esas almas buenas, esas almas santas que buscaMos en vosotros.

Ciertamente, el pecado os ha engañado y os ha llevado por caminos incorrectos; pero vosotros habéis aceptado en vuestra vida esa MALDAD, esa mentira, ese desamor entre vosotros.

Y eso os ha causado muchas tribulaciones, como lo que estáis padeciendo en estos momentos.

Todo esto os lo habéis ganado vosotros por haber aceptado la maldad en vuestra vida. 

Es un Castigo para que volteéis a Mí, vuestro Dios.

Y ME RECONOZCÁIS COMO VUESTRO DIOS

Reconozcáis que no habéis cumplido con los Mandamientos que se os han dado.

Que reconozcáis que habéis dañado Mi Sacratísimo Corazón, que reconozcáis que debéis volver al camino del bien.

Habéis querido hacer vuestra voluntad y en vuestra imperfección caéis fácilmente en el Error.

Y es lo que estáis viviendo Mis pequeños: ERROR.

Y esto os ha llevado al caos de vida, al caos en la Naturaleza, al caos en vuestra vida personal, espiritual. 

No Me buscáis, no imploráis Mi regreso a la Tierra, no buscáis que Mi Santo Espíritu guíe vuestra existencia, guíe vuestros pensamientos, vuestras palabras, vuestras acciones.

No Me llamáis a Mí, vuestro Padre, vuestro Dios, para que os ayude a retomar vuestra existencia, primeramente aceptando vuestro error y pidiendo perdón de corazón por vuestras faltas.

Si verdaderamente sois humildes, debéis aceptar de corazón vuestro error, vuestros errores en todos sentidos.

Principalmente en haberMe hecho a un lado de vuestra existencia, en haber apostatado de la Fe y del Amor que se os han dado,

O ¿Acaso vivís amándoos los unos a los otros como Mi Hijo os pidió?

¿Acaso os ayudáis de corazón como Yo, vuestro Padre, os lo he pedido?

No, Mis pequeños, no lo habéis hecho.

Y menos invocáis el Nombre de Mi Hijo para que os ayude a caminar en esta Tierra, como Él caminó;

dejando una estela de Paz, de Amor, de una Armonía Santa, entre aquellos que sí Le aceptaron y Le siguieron.

Vivís en un caos espiritual y éste se manifiesta en vuestros actos, en vuestros errores a vuestro alrededor, en vuestro trato humano, en vuestra vida conMigo.

Buscáis solamente vuestros gustos, vuestros placeres, como si fuerais todavía niños chiquitos, niños chiquitos que no quieren tener todavía responsabilidades

No podemos decir que amamos a Dios y estar abrazando los placeres de este mundo.

Y ¡Ya las tenéis, hijos Míos! ¡Abrid los ojos!

Tenéis responsabilidades y primeramente hacia Mí, vuestro Dios.

No sabéis agradecerMe, no sabéis amarMe, no sabéis llevarMe en vuestro corazón, en cambio, sí habéis dejado entrar en vuestro corazón la maldad de Satanás.

Os aprovecháis de vuestros hermanos, buscáis los momentos en que les podéis quitar algo, y si os reprenden, devolvéis con amenazas o castigos el que se os haya llamado la atención.

¿Acaso agradecéis lo que Yo hago por vosotros, llamándoos la atención, reprendiéndoos y aun castigándoos? 

SI FUERAIS SABIOS, RECONOCERÍAIS QUE OS MERECÉIS LO QUE OS ESTÁ PASANDO,

YO NO OS LO ESTOY MANDANDO,

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos CRECER espiritualmente…

ES SATANÁS EL QUE OS MANDA TODOS ESTOS CASTIGOS,

Y LOS SUFRÍS

PORQUE OS APARTÁSTEIS DE MI GRACIA. 

Desde antiguo Yo prometí que os cuidaría de todo mal, mientras vosotros os mantuvierais cumpliendo Mis Leyes, Mis Mandamientos, si vivierais en Mi Amor,

Pero vosotros no habéis cumplido vuestro pacto, que es el aceptar lo que os he pedido.

Yo os he dicho que hasta que no os arrodilléis y Me pidáis perdón, pero un perdón que salga desde lo más profundo de vuestro corazón, con la intención de no volver a ofenderMe, es cuando todo cambiará a vuestro alrededor.

No os estáis portando como almas… almas maduras, almas buenas, almas santas, y por eso tenéis que ser reprendidos, para que a través del dolor, desgraciadamente, podáis entender que vais por mal camino.

Un Padre es ALGUIEN que te apoya cuando lloras. Que te REGAÑA cuando rompes las Reglas. Que cuida de tí, si mamá no está; UN PADRE LO ES TODO, si Él lo asume así…

SOY VUESTRO PADRE Y TENGO EL DERECHO DE REPRENDEROS,

DE CASTIGAROS, NO POR MALDAD,

SINO PARA HACER QUE VOSOTROS ENTENDÁIS

QUE HABÉIS ESCOGIDO EL CAMINO DEL MAL

EN LUGAR DE SEGUIR EL CAMINO DEL BIEN QUE SE OS HA TRAZADO

EN DIFERENTES FORMAS, EN DIFERENTES MOMENTOS

Sois esos hijos desobedientes, esos hijos malos que os habéis querido salir de vuestro hogar para hacer vuestra voluntad.

Y ojalá regresarais como el hijo pródigo que aceptó sus errores, que aceptó haber caminado en el MAL.

Que aceptó el haber desperdiciado los bienes que se le dieron y acongojado, humillado, maltratado; regresó con su padre a pedir perdón.

Sois los hijos pródigos que espero regreséis a Mí y Yo, de todo corazón, OS PERDONARÉ.

Os pondré nuevamente el Anillo de hijos Míos en vuestra mano y os abriré las Puertas del Paraíso, al cual pertenecéis. 

Ojalá, Mis pequeños, entendáis ANTES DE QUE LO MÁS FUERTE DE LA PURIFICACIÓN Llegue a vosotros y no os dé tiempo del arrepentimiento que busco en vosotros y os lleguéis a perder eternamente.

Visión:  Veo a Dios Padre sentado en un trono, todo es luz, Él también es Luz. Veo que se le forma una cruz en el pecho y delante de esa cruz, veo al Espíritu Santo.

Estoy viendo a la Santísima Trinidad: Dios Padre en grande, luego la Cruz en el pecho y enfrente de la Cruz, al Espíritu Santo abriendo las alas.

Hijitos Míos, ciertamente Soy un Dios Severo, pero Justo.

Soy Severo contra todas aquellas almas que se apartaron de Mis Leyes y de Mi Amor, que causaron mucho daño espiritual a sus hermanos…

SAN JOSÉ JESÚS CRECÍA

40. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él. Lucas 2, 40

Aquellos que se opusieron a llevar una vida de paz y sobre todo, de Crecimiento espiritual.

La ingratitud del hombre es muy grande. ¿Me juzgáis a Mí, vuestro Dios? ¡Me juzgáis a Mí cuando os va mal, cuando tenéis problemas en vuestra existencia, en vuestra sociedad o entre los pueblos!

Me juzgáis a Mí vuestro Dios, que Soy todo Amor, que Mi Misericordia se derrama y se ha ido derramando a lo largo de vuestra existencia y vosotros no respondéis a ella! 

¿No os dais cuenta de que vuestros actos negativos pecaminosos, contrarios a Mis Leyes, a Mi Amor,

SON LOS QUE CAUSAN VUESTRAS DESGRACIAS?

Yo mantengo Mi Promesa hecha al Pueblo Elegido, que ahora sois todos vosotros, porque ellos también fallaron. 

Mi Promesa fue: 

“Yo seré vuestro Dios si cumplís, ¡SÍ CUMPLÍS!, con Mis Leyes y os mantenéis limpios de corazón, si respetáis Mi Amor y todo lo que venga de Mí” 

Y ¿Qué habéis hecho vosotros?

Queréis hacer vuestra propia vida, vuestras propias leyes; os habéis apartado de lo que Yo os ordené para que tuvierais una vida bendecida por Mí.

Yo no Me aparto del hombre hasta que el hombre, él mismo, se aparta de Mí al adorar a cosas, a personas, a todo aquello que antepongan ante Mí, vuestro Dios y Creador. 

Mi Palabra, Mis Promesas son eternas, Yo no os fallo, vosotros sois los que falláis. 

El pecado es obra del hombre, Yo no peco, Soy la Santidad Absoluta.

Vosotros sois los que os apartáis de Mí, queréis ser consentidos a pesar de que pecáis y Me causáis dolor a Mi Sacratísimo Corazón.

Vuestras obras son abominables a Mis ojos y todavía queréis que Yo os consienta.

Todo lo que estáis padeciendo, y habéis padecido a lo largo de vuestra existencia, es por causa de vuestro pecado.

Os queréis siempre aprovechar de Mi Misericordia y de Mi Benevolencia, pecáis y luego queréis buscar Mi Perdón, que ciertamente os lo doy, pero en vosotros no hay la promesa de no querer volver a ofenderMe.

 JUGÁIS CON MI MISERICORDIA

Y ESTO NO PUEDE SEGUIR ASÍ, MIS PEQUEÑOS,

AHORA TENÉIS QUE ENFRENTAR EL RESULTADO

DE VUESTROS PECADOS, DE VUESTRA APOSTASÍA. 

La Maldad está siempre a vuestro alrededor, Satanás continuamente os está atacando.

OS PREOCUPÁIS DE LO QUE SUCEDERÁ, DE LO QUE VENDRÁ,

QUE SI HABRÁ GUERRAS, QUE SI HABRÁ PERSECUCIONES,

QUE SI HABRÁ DOLORES FUERTES DE PURIFICACIÓN,

ESTÁIS SIEMPRE VIENDO UN FUTURO DE COSAS MALAS

QUE OS PUEDEN QUITAR VUESTRA ALEGRÍA DIARIA. 

Estáis ciegos, NO hay sabiduría en vosotros.

Diario tenéis que padecer una batalla contra Satanás,

DIARIO VUESTRA ALMA ESTÁ EN PELIGRO DE PERDERSE,

DIARIO SATANÁS OS LLEVA A NEGARME, A ESTAR EN CONTRA MÍA.

 Vosotros continuamente causáis abominación a Mi Presencia porque os preferís a vosotros mismos, adoráis a otros dioses,

buscáis por todos lados que os vaya bien, no importando si Me dais a Mí la espalda, y ¿todavía así queréis que Yo os consienta?

Ciertamente, siempre os estoy cuidando, porque Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, mantengo Mi Palabra de cuidaros, de protegeros,

porque sé que Satanás en su Maldad, es muy superior a vosotros y os puede destrozar en cualquier momento,

PERO VOSOTROS NO REACCIONÁIS. 

Apocalipsis 12: 17. Con esto, el dragón se puso furioso contra la mujer, y fue a pelear contra el reino de los descendientes de ella, contra los que obedecen los mandamientos de Dios y siguen fieles al testimonio de Jesús . Romanos 3: 31. Entonces ¿con la fe le quitamos el valor a la ley? ¡Claro que no! Más bien afirmamos el valor de la ley .

Vuestra lucha es diaria de día y de noche, Satanás os ataca en todo momento.

Y vosotros solamente estáis esperando dolores futuros cuando los tenéis en todo momento.

Y A MÍ ME CAUSÁIS MUCHOS DOLORES

PORQUE ESTÁIS APARTÁNDOOS DE MI GRACIA,

ESTÁIS PECANDO CONTRA MÍ

Y DE AHÍ VIENEN VUESTRAS INGRATITUDES:

OS VEIS SOLAMENTE A VOSOTROS MISMOS,

ESTÁIS VIENDO POR VUESTRAS COMODIDADES,

ESTÁIS VIENDO QUE YO OS CONSIENTA,

QUE OS DÉ TODO LO QUE NECESITÁIS,

Y VOSOTROS NI SIQUIERA VEIS POR MÍ, POR MI AMOR.

Hay mucha ingratitud, os repito, de parte vuestra.

Queréis ser amados, sois egoístas, pero no queréis amarMe,

porque al ser amado se le respeta, se le busca, se le ama y se le evita todo dolor,

Y ESTO IMPLICA QUE VOSOTROS DEJÉIS VUESTRA VIDA DE PECADO,

Y ESTO NO LO QUERÉIS HACER,

Por eso es Mi dolor contra vosotros, porque Yo siempre veo por vosotros, por vuestro bien para que no os falte nada,

y Me respondéis con dolor, con pecado y apostatando de Mí, vuestro Dios.

No esperéis los acontecimientos futuros,

¡VED LOS ACONTECIMIENTOS DIARIOS QUE TENÉIS!,

que esos también os pueden llevar a la Muerte Eterna. 

Diario tenéis que librar una guerra contra Satanás y contra vosotros mismos,

Y no os preparáis contra ello,

¿Cómo os vais a preparar contra una batalla mayor cuando ni siquiera os preparáis para las batallas de todos los días?

Ponéis en juego en todo momento a vuestra alma.

En cualquier momento se puede terminar vuestro tiempo de vida,

¿Cómo estará vuestra alma en ese momento? Os repito: 

NO ESPERÉIS LOS ACONTECIMIENTOS FUTUROS,

NO OS DISTRAIGÁIS EN ESA TENTACIÓN QUE OS PONE SATANÁS,

PORQUE SON DISTRACCIONES REALES

PARA QUE NO OS PREPARÉIS EN TODO MOMENTO.

SI NO ESTÁIS VIVIENDO VIDA DE GRACIA,

EN CUALQUIER MOMENTO PODÉIS MORIR ETERNAMENTE

SI EN ESOS MOMENTOS PIDO VUESTRO REGRESO E INICIO VUESTRO JUICIO.

MEDITAD ESTO, MIS PEQUEÑOS,

VIVID EL PRESENTE, VIVID EN ESTADO DE GRACIA,

LLENAOS DE MI AMOR,

Y ESTO OS DARÁ LA SEGURIDAD DE GANAR LA VIDA ETERNA.

Que Mi Santo Espíritu os bendiga, os proteja, os guíe en Mi Santísima Trinidad.

Os doy la Bendición, Mis pequeños, para que retoméis el camino del Bien y del Amor.

Os bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.

http://diospadresemanifiesta.com/

P ¡NECESITO CIRENEOS!


JULIO 09 2020 11: 20 A.M

LLAMADO URGENTE DE JESÚS EL BUEN PASTOR A SUS OVEJAS REBELDES

Ovejas de mi Grey, mi Paz sea con vosotras

Rebaño mío, todo se está cumpliendo como está escrito, lo que sale de mi boca no regresa a Mí sin haber dado el fruto que espero.

Esta humanidad no ha querido escucharme, se niega a poner en práctica las instrucciones que el Cielo le está enviando a través de sus mensajeros.

Las grandes pruebas están por llegar y de continuar dándome la espalda y no la cara, serán millones de almas las que se van a perder.

¡Humanidad aletargada, despertad de una vez! Mirad la cantidad de signos y señales en el Cielo y en la Tierra, que se os están dando para que despertéis de vuestro letargo y volváis a Dios.

Signos y señales que os llaman a la conversión sincera y que os avisan de la Parusía de vuestro Rey y Salvador.

16. Y dicen a los montes  y las peñas:  «Caed sobre nosotros y ocultadnos de la vista del que está sentado en el Trono y de la cólera del Cordero.
17. Porque ha llegado el Gran Día de su Cólera y ¿Quién podrá sostenerse?» APOC. 6, 16-17

¡Humanidad ingrata y pecadora, no sigáis adormecida por el pecado, porque el tiempo de Justicia Divina no conoce de Misericordia y os va a coger apartada de Dios!

Ovejas de mi Rebaño,

EL JINETE DE LA GUERRA, DE LA DESOLACIÓN Y DE LA MUERTE, SE APROXIMA;

YA COMENZÓ A DERRAMAR SU COPA SOBRE LOS HABITANTES DE LA TIERRA.

La guerra apagará la voz de una tercera parte de la humanidad, su flagelo azotará a todas las naciones.

Rebaño mío, todo ha sido planeado por los grandes Reyes y las Élites, que gobiernan este mundo,

para que el conflicto bélico de estos últimos tiempos se extienda por todas las naciones y diezme gran parte de la población mundial.

La Guerra será aprovechada para esparcir por el aire de las naciones la Muerte Silenciosa.

NINGÚN LUGAR EN LA TIERRA SE LIBRARÁ DEL AZOTE DE LA GUERRA,

LAS CONSPIRACIONES ABUNDARÁN

Y LAS NACIONES ALIADAS AL DRAGÓN ROJO DEL COMUNISMO

Atacarán sin previo aviso ni declaración de guerra a aquellas naciones que le sirven al Gran País del Norte.

El Águila de la gran Nación del Norte, caerá; el Dragón Rojo del comunismo dominará el mundo por un tiempo; su dominio se extenderá hasta el último reinado del Anticristo.

LA HOZ Y EL MARTILLO, SOMETERÁ LAS NACIONES

Y MI REBAÑO CAMINARÁ AL DESTIERRO

¡Ovejas rebeldes!, ¿Qué estáis esperando para volver al redil?

Os estoy haciendo mis últimos llamados; responded con balidos para que pueda escucharos y rescataros,

porque ya me encuentro a la puerta del redil y muy pronto la cerraré, y ya no vais a poder entrar.

Es vuestra vida la que está en juego, acordaos que los lobos andan ya sueltos y buscan devoraros y robaros el alma.

¡Apresuraos, no tardéis, para que no tengáis de qué lamentaros!

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro y Pastor, Jesús el Buen Pastor

Dad a conocer mis mensajes de salvación a toda la humanidad, Rebaño mío

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Julio 09_2020

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, cuando caminé entre los hombres, os dije alguna vez: Si vosotros, viendo las nubes podéis pronosticar el clima que vendrá.

Ahora, usando el Discernimiento, os deberéis dar cuenta también de lo que está por presentarse ante vosotros.

Hijitos Míos,estáis viendo Tribulación alrededor de vosotros:

TRIBULACIONES, GUERRAS, PESTES,

PERO SOBRE TODO, FALTA DE AMOR ENTRE LOS HOMBRES,

APOSTASÍA, MALDAD, ALEJAMIENTO TOTALMENTE DE MIS LEYES Y DE MI AMOR

YA OS HABÍA PROFETIZADO QUE,

EMPEZANDO LOS ACONTECIMIENTOS DE LA TRIBULACIÓN QUE SE OS VIENE,

TODO SE IBA A PRECIPITAR EN ACONTECIMIENTOS PARA LA GRAN PURIFICACIÓN. 

Yo os sigo preparando alrededor del mundo, os sigo buscando, sois Mis hermanos; vine a salvaros, Me di por vosotros, y vosotros seguís distraídos con el mundo.

Satanás os ataca en forma descomunal y el hombre, por falta de Discernimiento, no quiere entender que estos son momentos previos a la Gran Tribulación, en donde algunos perderán la vida eterna y otros difícilmente la alcanzarán.

Y lo digo así, Mis pequeños, porque no estáis preparados para GANAR plenamente el Reino de los Cielos. 

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

Os he dicho que Yo permito estos ataques de Satanás, como los que estáis viviendo, para que de ahí saquéis un bien para vuestra salud espiritual.

PARA VUESTRA CONVERSIÓN

PARA VUESTRO ARREPENTIMIENTO

PARA VOLVER A MÍ

¿De qué os han servido los bienes del mundo? Estáis perdiendo el Reino de los Cielos.

Os habéis llenado de muchas cosas del mundo, os habéis distraído de vuestra misión, que es espiritual.

Estáis sufriendo todos. ¿De qué os sirven los grandes lujos?

¿El desperdicio de los bienes de este mundo, que utilizasteis como una exageración para vuestro bienestar?

La POBREZA, no viene por la disminución de las riquezas, sino por la MULTIPLICACIÓN de los deseos.

Aún podéis comprar el Cielo con los bienes que tenéis del mundo, al compartir de los bienes de este mundo con los más necesitados.

Yo mismo compartía a los pobres de lo que los ricos Me daban.

Son tiempos TODAVÍA de reflexión para que vosotros podáis comprarMe el Cielo, Mis pequeños. 

Dad de lo vuestro con amor a los más necesitados, dad con amor de lo que tengáis para el bien de los pobres,

Y VOSOTROS MISMOS, LOS QUE TENÉIS MUCHO,

ACERCAOS A MÍ PARA EL PERDÓN DE VUESTRAS FALTAS

Mucho se os dio, pero poco habéis compartido.

¿Qué es la AVARICIA? Un continuo vivir en la POBREZA, por temor a ser pobre.

La AVARICIA es una enfermedad del hombre.

Queréis tener más, atesorar más; queréis sobresalir ante los demás por lo que tenéis en bienes materiales y eso no os va a servir para ganar el Cielo. 

El Cielo se gana con amor, con la caridad que mostréis a vuestros hermanos, con el respeto a Mis Mandamientos, a Mis Leyes, así es como os ganáis el Cielo.

Estáis a momentos ya de las grandes tribulaciones. 

Todavía os quedan segundos para que podáis ganar el Cielo, para que lo compréis, dando a vuestros hermanos de lo que tenéis. 

Siempre, como os he dicho, de un mal con que os afecta Satanás, Yo saco un bien. 

Recordad las obras de Misericordia en estos momentos, todos podéis acudir a ellas y hacer méritos para vuestra salvación.

No trates de ACOMODAR las palabras de Dios a tu vida… TIENES QUÉ ACOMODAR TU VIDA a las Palabras de Dios…

Tenéis las Sagradas Escrituras, repasadlas, llevadlas a vuestro corazón,

Y LUEGO ACTUAD SEGÚN ESA SABIDURÍA QUE SE OS HA DADO

Estáis muy alejados de las Verdades que se os han dado, y el Mal se acerca estrepitosamente.

La forma en que os podréis defender de todo ese Mal es con Mi Amor, viviendo en Mi Amor, y así os defenderéis contra la Maldad de Satanás.

No hay otra forma mejor que vivir en Mi Amor, darlo a vuestros hermanos.

Y vivir en agradecimiento pleno hacia todos los cuidados que se os dan para vuestra salvación.

LOS NIVELES DE. HIJO ESPIRITUAL. Dios no está buscando habilidad sino disponibilidad. Tomando como referencia cinco palabras griegas que describen etapas de crecimiento en el desarrollo humano de un hijo en lo natural, estudiaremos el proceso de madurez de un hijo, pero aplicado al ámbito espiritual. Nepio. Paidion. Teknon. Telio. Patter.

Estos son momentos de reflexión para que crezcáis en Mis Verdades, no perdáis ya el tiempo, Mis pequeños.

NO PENSÉIS EN UN FUTURO LEJANO,

NO HAGÁIS PLANES QUE NO VAN A LLEGAR A SER. 

Vivid el presente y tratad de sacar adelante ese presente de la mejor forma, llevando siempre Mi Amor en vuestro corazón.

No os imagináis Mis pequeños, la Gran Tribulación que sufriréis e insisto, NO estáis preparados para lo que se viene.

Tomad Mis Palabras Mis pequeños seriamente, ¡NO ESTÁIS PREPARADOS PARA LO QUE SE VIENE

Necesitáis más Oración, más vida en Penitencia, más acercamiento a Mis Verdades y sobre todo, vivirlas ya entre vosotros. 

“Bienaventurados los que LAVAN SUS VESTIDURAS para tener derecho al Árbol de la Vida y para entrar por las Puertas de la Ciudad” Apoc. 22, 14

Aunque os hayáis apartado por mucho tiempo de Mí, podéis todavía ganar el Reino de los Cielos.

 Recordad la parábola en donde le di un denario al que trabajó todo el día y también al que trabajó por una hora.

Mi Reino es para todos,

PERO DEBÉIS TRABAJAR POR ÉL,

OS LO DEBÉIS GANAR CON VUESTRO ESFUERZO

Y VIVIENDO EN EL AMOR.

Son momentos de actuar según lo que Yo os enseñé.

Repasad esos momentos en las Sagradas Escrituras, hacedMe vivir nuevamente en vosotros, dejadMe vivir en vosotros.

FUISTEIS ENVIADOS A LA TIERRA

A CAMBIAR A ESTE MUNDO DE MALDAD, DE DESAMOR;

POR UN MUNDO EN EL QUE SE PUEDA VIVIR COMO SE VIVE EN EL CIELO.

Os quedan segundos como os dije, TODAVÍA podéis hacer algo por vuestro bien y por el de vuestros hermanos.

Mi Amor os defenderá de la Maldad de Satanás, pero tenéis que poner de vuestra parte, tenéis que olvidaros de vosotros mismos.

Y debéis dejar que Yo vuestro Señor, vuestro Dios, vuestro Redentor, VIVA EN VOSOTROS, para que os lleve a vivir eternamente en el Reino de los Cielos.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Hijitos Míos, Mi Amor y Mi Perdón siempre estarán a vuestra disposición.

Soy vuestro Dios Jesucristo que Me he dado por vosotros.

Viví para vosotros, tuvisteis la Gracia de la Redención, porque así Mi Padre Me lo pidió.

Visión: Veo el momento en que el Cirineo le está ayudando a Dios Nuestro Señor a cargar la Cruz. Veo cómo le pesa mucho también al Cirineo, a pesar de que está sano, fuerte, le pesa mucho.

Mi Señor Jesús queda a un lado de él mientras se está acomodando la Cruz el Cirineo, está muy débil, ¡Muy débil! Y aun así iba cargando esa Cruz tan pesada. Gracias, mi Jesús.

Siguen caminando y me dice:

Voy junto a esta muchedumbre, Me gritan, Me lanzan piedras, Me blasfeman, Me gritan palabras injuriosas y voy soportando todo por vuestra Redención.

Voy viendo a cada una de las personas, las conozco porque viví entre ellas, a varias de ellas curé, a algunas de ellas resucité, les di Palabras de Vida, los alimenté y en esos momentos, parezco ser el enemigo de ellos.

Me tratan como un ladrón, un traidor o un asesino y Yo no Me merezco nada de eso, fui todo lo contrario para ellos:

Los amé, los cuidé, les hice ver las injusticias que obraban los fariseos y los escribas sobre ellos y ahora Me están odiando,

cuando una semana antes, aparentemente, todos Me amaban y Me proclamaban rey.

En esta muchedumbre está representada toda la Humanidad.

Ciertamente hay gente buena en quienes Mi Predicación llegó a su corazón, que aceptaron que Yo era su Mesías.

Otros Me traicionaron, otros actuaban como si no Me conocieran y fuera Yo el enemigo que entraba a su pueblo y les hubiera hecho mucho daño y por eso Me apedreaban.

Entre ellos, entre esa muchedumbre, había maldad y bondad, como la ha habido siempre en la humanidad.

En esos momentos, a pesar de aquellos que Me odiaban, apedreaban, blasfemaban, Oraba Yo por ellos, le pedía a Mi Padre por su salvación. 

En ese momento Yo era el Dios Redentor, no era el Dios de Justicia que vendría después.

En ese momento Mi tarea era levantar al género humano nuevamente hacia la santidad, al haberles llevado Mi Palabra, Mi Ejemplo.

Y haber hecho Milagros que nunca antes nadie había realizado.

Me tuvieron a Mí, vuestro Dios, entre ellos y prefirieron seguir al Mal, seguir a aquellos que Me atacaron, fariseos, escribas, que querían deshacerse de Mí porque los había mostrado ante el mundo.

Mucha maldad de parte de las autoridades de la iglesia, del Templo y ellos mismos NO QUISIERON ver en Mí al Mesías; los expuse ante la muchedumbre y no les gustó.

No quisieron humillarse, conocían Mis Milagros y NO QUISIERON ACEPTARME, prefirieron seguir viviendo en el Mal. 

Pudo ser el gran pueblo que Mi Padre había escogido desde el Principio de los tiempos, era la Promesa del Padre, que serían Su pueblo.

Pero se desviaron, prefirieron el mundo, sus riquezas, que de nada les sirvieron.

DESPRECIARON A DIOS MISMO. Yo, sufriendo ante los hombres.

Cómo quisiera Mis pequeños, que cada uno de vosotros fuera un Cirineo,

Que al menos tomarais la parte que os toca de esa Cruz tan pesada que Yo llevaba y que os arrepintierais de todo corazón de vuestros pecados, por los cuales Yo Me estaba dando para purificaros.

Cómo quisiera que fuerais ese Cirineo para que Me aliviarais de Mis dolores, que taparais Mis oídos para no escuchar lo que Me gritaban.

Cómo quisiera que fuerais ese Cirineo para que Me protegierais de esas piedras, de esa mugre que Me lanzaban, a Mí, el Puro, el Santo, vuestro Dios.

En ese momento Yo llevaba todos los pecados del mundo y de todos los tiempos en Mi interior.

Y exteriormente Me ensuciaban, Me maltrataban, se querían deshacer de Mí a toda costa.

Así es el hombre, estoy siempre junto a vosotros para ayudaros, pero no tomáis de Mí todo aquello que os sirva para vuestra santificación. 

ESTOY JUNTO A VOSOTROS,

ESPERANDO QUE ME AYUDÉIS A CARGAR LA CRUZ

Y QUE DE MÍ RECIBÁIS EL PERDÓN DE VUESTRAS FALTAS

POCOS, MUY POCOS DE LOS QUE ME AMABAN ME SIGUIERON

¡NO ME TRAICIONÉIS, MIS PEQUEÑOS! OS HE DADO TANTO

AcompañadMe, acompañadMe en el trayecto de la Cruz, decidMe cosas bonitas al oído, quitadMe la Sed y el Dolor que tengo

con el arrepentimiento de vuestros pecados y con el bien que le hagáis a vuestros hermanos,

que por lo menos algo de Mi Predicación y de Mis Palabras queden siempre en vuestro corazón.

Yo, vuestro Dios, bajé del Cielo a Enseñar al hombre a vivir como se vive en el Cielo, y a conocer las Verdades que se conocen allá.

Me agrada tanto cuando decís Mi Nombre.

Cuando Me nombráis ante los hombres, en ese momento se abren los Cielos y grandes Bendiciones caen sobre vosotros.

Cuando Mi Nombre es escuchado entre vosotros, con esto Me alagáis mucho, Mis pequeños, porque la humanidad ya no Me busca.

La Humanidad está como esa multitud que solamente quiere ver tortura, quiere ver dolor, quiere ver sangre,

PERO NO QUISIERON VER LO MÁS GRANDE QUE TENÍAN ENTRE ELLOS, QUE ES MI AMOR.

El hombre es cruel. Pocos, muy pocos tienen un corazón que ame, prefieren producir dolor que producir amor.

Todo esto y más llevaba Yo cargando en la cruz y el Cirineo Me ayudaba.

¿Cuántos de vosotros Me podréis ayudar, en estos tiempos, a que Mi Cruz no se haga tan pesada?

¿Cuántos Me ayudaréis a que descanse un poco de tanto dolor, de tanta maldad que se ve en este mundo?

Necesito Cirineos, necesito almas que Me amen, necesito vivir en estos tiempos en el corazón de aquellos que Me quieran reproducir, en los que Yo pueda ser otro Cristo en ellos. 

La humanidad necesita más redención, y eso se dará con vuestra Oración de intercesión, Mis pequeños. 

MUCHAS ALMAS ESTÁN POR PERDERSE,

LOS ACONTECIMIENTOS SE ACERCAN,

VIENEN ACELERADOS LOS TIEMPOS;

EL CORAZÓN DEL HOMBRE SIGUE IMPÁVIDO, INAMOVIBLE, PECADOR,

NO BUSCA EL HOMBRE ESTAR BIEN CONMIGO, VUESTRO REDENTOR.

¿Acaso estáis esperando al Cristo Justiciero, cuando todavía tenéis al Cristo Redentor que os puede dar el perdón de vuestros pecados y llevaros al Reino Eterno?

Todavía tenéis unos cuantos segundos de existencia para que os acerquéis a Mí, a vuestro Dios Redentor. ¡Acercaos! ¡Arrodillaos! ¡PedidMe perdón! 

OS HE DICHO QUE HASTA QUE NO OS ARRODILLÉIS,

¡OH, HUMANIDAD PERVERSA!

TENDRÉIS PAZ, PERO TENÉIS OÍDOS SORDOS

 Vuestra mente vive solamente para el mundo; vuestras riquezas que añoráis, y por las que habéis vivido y que atesorasteis, no os servirán para vuestra salvación. Preocupados estáis por los bienes del mundo y se os está olvidando lo más importante: Que no habéis alimentado a vuestra alma ni la habéis puesto en condición de pureza y santidad,

para que se pueda presentar ante Mí al momento en que se os pida que regreséis al Reino de los Cielos para ser juzgados.

Os falta Sabiduría para ser precavidos por el bien de vuestras almas, no os interesan los bienes espirituales, no habéis buscado el bien mayor, que es vuestra Vida Eterna.

Y cuando os deis cuenta de que ese era vuestro tesoro mayor, vuestra alma y el estado de Gracia en ella, muchos ya no tendréis posibilidad de arrepentimiento y os condenaréis.

¡Cuánta oscuridad hay en vuestra mente! ¡Cuánta maldad hay en vuestra vida! ¡Cuánto error en vuestros actos!

MOMENTOS DE GRANDES DESASTRES SE ACERCAN

San Juan María Vianney el santo cura de Ars

Y NO ENCONTRARÉIS QUIÉN OS PERDONE VUESTROS PECADOS.

CORRERÉIS PARA UN LADO Y PARA OTRO,

LOS CIELOS SE ABRIRÁN,

LAS ESTRELLAS CAERÁN SOBRE LA TIERRA

Y ARRASARÁN NUMEROSOS PUEBLOS,

LAS PRESAS SE ROMPERÁN

Y NUMEROSOS PUEBLOS QUEDARÁN BAJO LAS AGUAS

Os lo había advertido ya, pero no habéis movido un solo dedo, no habéis creído en Mis Palabras, no habéis creído en Mis profecías que se daban para vuestro bien, tendréis que padecer vuestros errores.

Se os dan todavía oportunidades de arrepentimiento, porque os amo, pero no las queréis tomar.

Os tendréis que presentar ante vuestro Dios, Cristo Jesús, como Juez.

¡Y cuánto dolor padeceréis en esos momentos al veros como realmente vuestra alma está: nauseabunda!

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

¡Recapacitad ya, Mis pequeños! Quiero vuestra salvación, Me costó muy cara vuestra Redención,

DadMe cuando menos la alegría de vuestro arrepentimiento, para que Yo vea y viva el agradecimiento de vuestra alma al ser salvada,

al reconocer vuestros pecados y al reconocer en Mí, vuestro Dios Redentor.

Insisto: El Tiempo ha llegado ya a su límite, segundos tenéis para ese arrepentimiento.

¡Aprovechadlo, Mis pequeños, ¡Aprovechadlo!

Yo os Bendigo en el Santo Nombre de Mí Padre, en el de Mí Amor Redentor y en el del Amor de Vida de Mí Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/

7 EXPULSION DE LOS MERCADERES


7 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

 Jesús entra con Pedro, Andrés, Juan y Santiago Felipe y Bartolomé, en el recinto del Templo.

Dentro y fuera hay una grandísima muchedumbre. Son peregrinos que desde todas las partes de la ciudad, llegan en grupos.

Desde el alto de la colina en que está construido el Templo, ven las calles de la ciudad estrechas y retortijadas.

Y un hormiguear de gente.

Parece como si entre el blanco crudo de las casas, hubiera extendido una cinta en movimiento de mil colores.

Sí, la ciudad tiene el aspecto de un juguete singular hecho de cintas multicolores entre dos hilos blancos, convergente todo hacia el punto en que resplandecen las cúpulas de la Casa del Señor.

Pero luego dentro, hay … una verdadera verbena.

Ha sido anulado cualquier tipo de reconocimiento de lugar sagrado.

Hay quien corrige y quien llama, quien contrata los corderos y grita. Lanzando maldiciones por el precio desorbitado de las cosas.

Hay quien empuja hacia los recintos a los pobres animales, que equilibra en lugares toscamente separados con cuerdas o estacas, en cuya entrada está el mercader o propietario, a la espera de los compradores.

Leñazos, balidos, blasfemias, unos que llaman a otros, insultos a los peones que no se muestran solícitos en las operaciones de reagrupamiento y selección de los animales.

Y a los compradores que regatean el precio o que se van.

Mayores insultos a quienes previsores, han traído su propio cordero.

Alrededor de los bancos de los cambistas, otro griterío.

Se entiende que el Templo funciona como una especie de Bolsa Financiera y además bolsa negra.

El valor de las monedas no es fijo.

Hay un precio legal, pero los cambistas imponen otro, apropiándose de una cantidad arbitraria por el cambio de las monedas.

¡Y no se andan por las ramas en las operaciones de usura!…

Cuanto más pobre es uno y viene de más lejos, más los fraudean.

Más a los viejos que a los jóvenes. Y a los que vienen de fuera de Palestina, más que a los viejos.

Unos pobres viejecitos miran una y otra vez su dinerillo ahorrado durante todo el año, sólo Dios sabe con cuánto sacrificio.

Se lo sacan y se lo vuelven a meter junto al pecho cien veces, yendo de uno a otro cambista, terminando por volver con el primero, que se venga de su inicial deserción aumentando la prima del cambio…

Y las monedas de valor abandonan entre suspiros, las manos del propietario y pasan a las garras del usurero para ser cambiadas por monedas de menos valor.

Luego otra tragedia de selección, de cuentas y de suspiros ante los vendedores de corderos; quienes a los viejos medio ciegos, les encasquetan los corderos más míseros.

Una pareja de ancianitos, él y ella empujan a un pobre corderito que los sacrificadores han encontrado defectuoso.

Se entrecruzan por un lado, malos modales y palabrotas; por otro, llanto y ruegos.

 Y el vendedor no se conmueve:

–        Para lo que queréis gastar, galileos, es incluso demasiado lo que os he dado. ¡Marchaos o añadís otros cinco denarios por uno mejor!

El viejecito replica:

–       ¡Por el amor de Dios! ¡Somos pobres y viejos!

¿Quieres impedirnos celebrar la Pascua, que es quizás la última? ¿No te es suficiente lo que has pedido por un animal pequeño?

El mercader responde desdeñoso:

–       Dejad paso, zarrapastrosos. Viene hacia mí José, el Anciano. Me honra con su preferencia.

E inclinándose solícito, cambia la altanería por servilismo.

Diciendo:

–       ¡Dios sea contigo! ¡Ven, escoge!

Uno de los fariseos más poderosos José de Arimatea, entra en el recinto y toma un magnífico cordero.

Pasa vestido pomposamente soberbio, sin mirar a los dos pobrecillos que gimen a la entrada del recinto. Casi los choca al salir con un hermoso cordero que bala.

Jesús viene caminando y se acerca a la escena, de este pequeño drama. 

También ha hecho su compra y Pedro que ha llevado a cabo el trato en lugar de Él, trae un hermoso cordero.

Pedro querría ir enseguida hacia el lugar donde se sacrifica, pero Jesús se desvía hacia los dos viejecitos asustados, llorosos, indecisos; medio arrollados por la muchedumbre e insultados por el vendedor.

Jesús, ES tan alto que la cabeza de los dos abuelitos le llega a la altura del corazón, pone una mano sobre el hombro de la mujer y pregunta:

 –         ¿Por qué lloras, mujer?

La anciana se vuelve y ve a este joven alto, solemne con su hermoso vestido blanco y con su manto también de nieve todo nuevo y limpio.

Piensa que ES un doctor por el vestido, el aspecto y queda totalmente asombrada, porque los doctores y los sacerdotes no hacen caso de la gente, ni tutelan a los pobres contra la avidez de los mercaderes.

Le cuenta por qué lloran.

Jesús se dirige al mercader de los corderos,

 Diciéndole:

–          Cambia este cordero a estos fieles; no es digno del altar. Como tampoco es digno que tú te aproveches de dos viejecitos, porque son débiles y están indefensos.

El mercader lo mira de arriba abajo, sopesándolo con desprecio:

–          ¿Y Tú quién eres?

Jesús responde imperturbable:

–           Un justo.

–           Tu acento y el de tus compañeros dicen que eres galileo. ¿Puede, acaso, haber en Galilea un justo?

–           Haz lo que te digo y sé justo tú.

El mercader incita a sus compañeros:

–           ¡Oíd! ¡Oíd al galileo defensor de los de su condición! ¡Quiere enseñarnos a nosotros, los del Templo!

Y el hombre se ríe y se burla, imitando sarcásticamente la cadencia galilea, que es más melodiosa que la judía.

Se forma un corro de gente.

Y otros mercaderes y cambistas salen en defensa de su colega contra Jesús.

Entre los presentes hay dos o tres rabíes irónicos.

Uno de ellos pregunta lleno de sarcasmo:

–         ¿Eres doctor?

Cuando es necesario, este carisma del Espíritu Santo nos convierte en ‘héroes‘ y así,

el ‘celo apostólico‘ inflama el Corazón divino y…

Jesús responde con firmeza:

–          Tú lo has dicho.

–          ¿Qué enseñas?

–          Enseño esto: a hacer la Casa de Dios casa de oración y no un lugar de usura y de mercado. Esto enseño.

Se le ve terrible a Jesús.

Parece el arcángel puesto en el umbral del Paraíso perdido. No tiene espada llameante en las manos, pero tiene rayos en los ojos-

Y fulmina a los burladores y a los sacrílegos. No tiene nada en la mano, sólo su santa IRA.

Y con ésta, caminando veloz e imponente entre banco y banco, desbarata las monedas tan meticulosamente apiladas por tipos; vuelca mesas grandes y pequeñas

Y TODO CAE con estruendo al suelo, entre un gran ruido de metales y tablas que chocan y gritos de ira, de pánico y de aprobación.

Luego, arrancando de las manos a los mozos de los ganaderos unas sogas con que sujetaban bueyes, ovejas y corderos.

Hace de ellas un azote bien duro, en que los nudos para formar los lazos corredizos son flagelos.

Y lo levanta y lo voltea y lo baja, sin piedad.

El inesperado granizo golpea cabezas y espaldas.

Los fieles se apartan admirando la escena.

Los culpables, perseguidos hasta la muralla externa, se echan a correr dejando por el suelo dinero y detrás animales grandes y pequeños en medio de un gran enredo de piernas, de cuernos, de alas.

Se huye corriendo o volando.

Mugidos, balidos, chillidos de pichones y tórtolas, junto a carcajadas y gritos de fieles detrás de los prestamistas dados a la fuga.

Ahogan incluso el lamentoso coro de los corderos, degollados ciertamente en otro patio.

Acuden sacerdotes, rabíes y fariseos.

Jesús está todavía en medio del patio, de vuelta de su persecución.

Con el azote está todavía en su mano.

Y lo cuestionan:

–        ¿Quién eres?

 –       ¿Cómo te permites hacer esto, turbando las ceremonias prescritas?

–        ¿De qué escuela provienes?

 –       Nosotros no te conocemos, ni sabemos quién eres.

Jesús se yergue majestuoso como nunca.

Ciertamente ES el Dios-Hombre Encarnado. 

Y con Voz potentísima declara:

–         Yo soy Él que puede. Todo lo puedo. Destruid este Templo verdadero y Yo lo levantaré de nuevo para dar gloria a Dios.

No turbo la santidad de la Casa de Dios y de las ceremonias, sois vosotros los que la turbáis permitiendo que su morada se transforme en sede de usureros y mercaderes.

Mi escuela es la escuela de Dios.

La misma que tuvo todo Israel por boca del Eterno que habló a Moisés.

¿NO ME CONOCÉIS? ¡ME CONOCERÉIS!

¿NO SABÉIS DE DONDE VENGO? ¡LO SABRÉIS!

Y volviéndose hacia el pueblo, sin preocuparse ya más de los sacerdotes.

Alto, vestido de blanco, el manto abierto y ondeante tras los hombros, con los brazos abiertos como un orador en lo más vivo de su discurso, dice:

– ¡Oíd, vosotros de Israel! En el Deuteronomio está escrito:

“Constituirás jueces y magistrados en todas las puertas… y ellos juzgarán al pueblo con justicia, sin propender a parte alguna.

No tendrás acepción de personas, no aceptarás donativos, porque los donativos ciegan los ojos de los sabios y alteran las palabras de los justos.

Con justicia seguirás lo que es justo para vivir y poseer la tierra que el Señor tu Dios te dé.

¡Oíd, oh vosotros de Israel! Dice el Deuteronomio:

“Los sacerdotes y los levitas y todos los de la tribu de Leví no tendrán parte ni herencia con el resto de Israel, porque deben vivir con los sacrificios del Señor y con las ofrendas hechas a Él.

NADA tendrán entre las posesiones de sus hermanos, porque el Señor es su herencia”.

¡Oíd, oh vosotros de Israel! Dice el Deuteronomio:

“No prestarás con interés a tu hermano ni dinero ni trigo ni cualquier otra cosa. Podrás prestar con interés al extranjero; mas a tu hermano le prestarás, sin interés, aquello de que tenga necesidad.

Esto ha dicho el Señor.

Ahora bien, vosotros mismos veis que sin justicia hacia el pobre sojuzga en Israel. No hacia el justo, sino hacia el fuerte se propende.

Y ser pobre, ser pueblo, quiere decir ser oprimido. ¿Cómo puede el pueblo decir:

“Quien nos juzga es justo” si ve que sólo a los poderosos se les respeta y escucha, mientras que el pobre no tiene quien lo escuche?

¿Cómo puede el pueblo respetar al Señor si ve que no lo respetan los que más deberían hacerlo? ¿Es respeto al Señor la violación de su Mandamiento?

¿Y por qué entonces los sacerdotes en Israel tienen posesiones y aceptan donativos de publícanos y pecadores?

¿Los cuales actúan así, para que les sean benignos los sacerdotes, de la misma forma que éstos actúan así, para tener ricas arcas?

Dios es la herencia de sus sacerdotes.

Para ellos Él, el Padre de Israel, es como en ningún caso Padre.

Y pone los medios para que reciban el alimento como es justo; pero no más de lo que sea justo. No ha prometido a sus siervos del Santuario bolsa y posesiones.

En la Eternidad, por su justicia tendrán el Cielo, ¡Cómo lo tendrán Moisés y Elías y Jacob y Abraham, pero en esta Tierra no deben tener más que vestido de lino y diadema de oro incorruptible: pureza y calidad!

Y que el cuerpo sea siervo del espíritu que es siervo del Dios verdadero. Y no sea el cuerpo señor del espíritu, y contra Dios.

Se me ha preguntado con qué autoridad hago esto. ¿Y ellos?

¿Con qué autoridad profanan el Mandamiento de Dios, y a la sombra de los sagrados muros, permiten usura contra los hermanos de Israel, que han venido para cumplir el mandato divino?

Se me ha preguntado de qué escuela provengo y he respondido: “De la escuela de Dios”.

Sí, Israel. Yo vengo y te llevo de nuevo a esta escuela santa e inmutable.

Quien quiera conocer la Luz, la Verdad, la Vida, quien quiera volver a oír la Voz de Dios que habla a su pueblo, venga a Mí.

Seguisteis a Moisés a través de los desiertos, ¡Oh, vosotros de Israel! Seguidme; que Yo os conduzco, a través de un desierto sin duda más dificultoso, hacia la verdadera Tierra Santa.

Por mar abierto al mandato de Dios, a ella os llevo. Levantando mi Signo, os curo de todo mal.

Ha llegado la hora de la Gracia. La esperaon los Patriarcas, murieron esperándola. La predijeron los Profetas y murieron con esta esperanza. La soñaron los justos y murieron confortados por este sueño.

Ha surgido ahora. Venid “El Señor va a juzgar un momento a otro en su pueblo y será misericordioso para sus servidores”, como prometió por boca de Moisés.

La gente, arracimada en torno a Jesús, se ha escuchado escucharlo estupefacta.

Luego comenta las palabras del nuevo Rabí y hace preguntas a sus compañeros.

Jesús se dirige hacia otro patio, separado de este por un pórtico.

Los amigos lo siguen …

R LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS


Julio 07 2020

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, Me duele tanto ver cómo esta humanidad se olvida de Mi Pequeñito.

Lo traigo en Mis brazos, os Lo ofrezco, os Lo enseño, para que os enamoréis del Amor de Mi Pequeño, ¡Es vuestro Dios! 

Ha venido a salvaros, trae una misión grande y dolorosa, pero también llena de mucho Amor y Sabiduría Divina, para compartir con los hombres. ¡Es todo un Dios, es Pequeñito, véanlo, es vuestro Dios!

Cuánta humildad en Mi Pequeño Hijo, Mi Dios, ¡Yo misma Me arrodillo ante Él!

Lo abrazo, Lo amo, Lo beso, pero también Lo adoro, porque es Mi Dios y es vuestro Dios también, Mis pequeños. 

EL CREADOR DEL UNIVERSO,

ÉL, QUE ES LA PALABRA,

VIENE A ESTAR CON VOSOTROS

ÉL VIENE A ESTAR EN EL MUNDO,

PARA COMPARTIR LA VIDA DEL CIELO CON VOSOTROS,

PERO EL HOMBRE NO QUIERE ENTENDER,

EL HOMBRE SE HA OLVIDADO DE ÉL 

y solamente se acuerda el hombre de Él cuando hay grandes necesidades, pero, cuando estáis, bien no os acordáis ni siquiera de agradecerle. Ya no reconocéis en Él Su Providencia Divina.

Todo lo que tenéis, los bienes que necesitáis del mundo, Él os los concede.

Él busca vuestro bien humano y provee de lo que necesitáis, pero no os acordáis de pedirle por vuestro bien espiritual.

Estáis tan desviados con las cosas del mundo, sentís que solamente necesitáis de eso.

¿CÓMO PODÉIS VIVIR SIN LA VIDA ESPIRITUAL?

Vuestra alma añora el Alimento Divino:

Oraciones, plegarias, agradecimientos a vuestro Dios, el compartir de lo que tenéis y agradecerle a vuestro Dios por lo que tenéis.

Mis pequeños, no lleváis vida espiritual, lleváis solamente vida de mundo y el mundo ahora os está traicionando. 

ESTÁIS VIENDO CÓMO LE TEMÉIS

UNA SUPUESTA ENFERMEDAD QUE OS ESTÁ ENCARCELANDO

Y todo precisamente, por no tener vida espiritual

porque si la tuvierais, escucharíais a mi Esposo,

el Espíritu Santo, en vuestro interior

Y OS DARÍAIS CUENTA DE LA MENTIRA QUE HA CREADO SATANÁS

A través de sus instrumentos en la Tierra

Pero no, ya no sabéis escuchar a vuestro Dios en vuestro corazón.

La gran mayoría de vosotros vivís solamente para el mundo, buscáis solamente los bienes del mundo.

Para vosotros solamente hay trabajo, diversión, hay vida solamente para complacer a vuestro cuerpo y a vuestras pasiones.

¿Qué haréis cuándo Mi Pequeñito, el que estáis viendo ahora?

¿Estando ya en el Cielo después de cumplir Su Misión os espere, espere vuestra alma y lleguéis ante Él?

LA VERGÜENZA NO CABRÁ EN VOSOTROS,

LLEGARÉIS CON LAS MANOS VACÍAS

¿Dónde quedaron vuestras riquezas? ¿Para qué os sirvieron?

¿Dónde quedó el tiempo que se os concedió para servir a Mi Pequeñito y que no aprovechasteis para el bien?

¿De qué os sirvieron viajes, vida de mundo, el desperdicio de los bienes que se os dieron?

¿Para que tuvierais para alimentaros, para cubrir vuestro cuerpo, para tener una casa que os protegiera?

Desperdiciasteis ese dinero en placeres vanos que pudisteis haber repartido a los pobres.

Ved a Mi Pequeñito, todavía un bebé y vuestro corazón no busca a vuestro Dios.

Ciertamente Satanás se las ha ingeniado para que saquéis de vuestra vida el Amor de este Pequeñito,

vuestro Dios, Mi Hijo, Mi Dios a quien sirvo.

¿CUÁNTAS LÁGRIMAS BROTARÁN DE VUESTROS OJOS,

CUANDO OS DEIS CUENTA DE VUESTRO ERROR?

PEDIDLE A MI HIJO, VUESTRO DIOS,

QUE DERRAMÉIS LAS LÁGRIMAS DE ARREPENTIMIENTO MIENTRAS VIVÁIS,

PORQUE DESPUÉS YA NO OS SERVIRÁN PARA NADA

CUANDO OS PRESENTÉIS ANTE ÉL EN VUESTRO JUICIO.

Se os ha avisado tanto para que retomarais el camino del bien, pero insistís en vivir en el Mal.

25. «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, 26. muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.

EN LAS ESCRITURAS SE OS HABLA

DE QUE APRENDIÉRAIS A VER LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Y NI ESO QUERÉIS VER

El Mundo está hecho un Caos, la Apostasía, o sea, el darle la espalda a Mi Hijo,

a Mi Dios, a este Bebé que tengo en Mis brazos, la estáis sufriendo ya,

de la cual la mayoría sois los causantes de olvidaros de amar y respetar a vuestro Dios, a quien tengo aquí en Mis brazos.

Cuánto error de vuestra parte, y ese ERROR os puede costar la Vida Eterna.

Nos hemos cansado de tratar de ayudaros,

Y PARA QUE AGRADECIERAIS AL CIELO

LA DONACIÓN DE MI PEQUEÑITO

MILAGROS POR TODOS LADOS,

MIS APARICIONES EN TODO EL MUNDO,

LOS MILAGROS DE LA EUCARISTÍA

LA VIDA DE MI HIJO ENTRE VOSOTROS,

Y VOSOTROS SEGUÍS IMPÁVIDOS.

No os movéis en arrepentimiento por vuestras faltas, ya no hay amor en vuestro corazón,

ya no respetáis a Vuestro Dios,

ya no Le buscáis para que vuestro corazón se mueva en arrepentimiento y crezca en el amor.

¿Qué tenéis, pues, en vuestro corazón? ¿Qué tenéis pues?

Vacío está, cuánta basura habéis dejado entrar en vuestro corazón; un corazón que no ama, no sirve ya.

Oiréis llantos y desesperación a vuestro alrededor cuando los acontecimientos se vayan agravando,

Y más va a ser la desesperación porque vuestros brazos levantados no sabrán de dónde asirse. 

NO CREÉIS EN VUESTRO DIOS,

¿EN QUIÉN CREÉIS ENTONCES,

SI ES EL ÚNICO QUE OS PUEDE SALVAR

DE TODA LA MALDAD QUE ESTÁIS VIVIENDO

Y QUE EMPEORARÁ?

LLANTOS DESESPERADOS SE ESCUCHARÁN

PORQUE NO SABRÉIS A DONDE IR, QUÉ HACER

SATANÁS TOMARÁ A MUCHAS ALMAS EN ESA DESESPERACIÓN,

EN LA CUAL MUCHOS SE QUITARÁN LA VIDA.

LOS MOMENTOS QUE SE AVECINAN

SON DEMASIADO FUERTES PARA AQUELLOS

QUE NO TIENEN NINGÚN SOPORTE ESPIRITUAL 

Los que están viviendo en el Amor, los que respetan a Mi Pequeñito, a Mi Dios, vuestro Dios, SUFRIRÁN;

pero ese sufrimiento les servirá de Purificación y lo agradeceréis, Mis pequeños,

porque os preparará para el cambio que este Mundo ha de dar.

CIELOS NUEVOS Y TIERRAS NUEVAS SE OS HAN PROMETIDO,

PERO NO TODOS ENTRARAN A ELLOS.

Cuánto dolor causáis vosotros, los que habéis apostatado o aquellos que no habéis dejado entrar en vuestro corazón a vuestro Dios y Señor.

Buscasteis el mundo y el mundo ahora os aplastará;

Se le atribuye el don de la bilocacion. Mientras permanecía encerrado en su celda, lo vieron llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos o curarlos. Se le atribuyó también el don de la sanación, de los cuales quedan muchos testimonios, siendo las más sorprendentes, la curación de enfermos desahuciados. “Yo te curo, Dios te sana” era la frase que siempre solía decir, para evitar muestras de veneración hacia su persona.

No habéis aprendido a vivir vida espiritual, que está muy por encima de la vida del mundo,

y habéis sido ciegos y sordos a los llamados del Cielo.

Me da tanta pena deciros esto Mis pequeños, soy vuestra Madre, soy la Madre del Amor, de éste Mi Pequeño, de Mi Dios y Señor,

pero una madre también tiene que reprender a los hijos

y más cuando veo que estáis dañando el Corazón de Mi Pequeñito, Mi Señor y Mi Dios, que se dio por cada uno de vosotros

Y en lugar de agradecerle, Le seguís blasfemando, Lo seguís ofendiendo, Lo seguís olvidando.

¿Cómo puede estar una Madre, cuando ve que a su alrededor le están ofendiendo y maltratando a su Hijo y que en este caso es vuestro Dios?

Enmendad vuestro camino, Mis pequeños,

imploro al Cielo para que cambiéis, para que os arrepintáis,

para que os deis cuenta que vuestro Dios ha venido a salvaros.

Se dio por cada uno de vosotros, se dio por entero y vosotros no respondéis. 

TARDE SERÁ PARA MUCHOS, AL DARSE CUENTA DE SU ERROR,

Y MORIRÁN ETERNAMENTE.

Un padre, una madre, que amen a sus hijos, continuamente les están enseñando lecciones de vida y eso es lo que hemos hecho, Mis pequeños, por mucho tiempo, pero esta humanidad no entiende.

LLEGARÁ UN MOMENTO EN EL QUE NO SOPORTAREIS YA

LA MALDAD QUE VERÉIS A VUESTRO ALREDEDOR.

Recordad estas palabras que os digo, Mis pequeños, y le ruego a Mi Señor y Mi Dios, a Mi Pequeñito que traigo en Mis brazos, que toque vuestros corazones y os arrepintáis.

He aquí, Mis pequeños, a vuestro Dios, vuestro Salvador, vuestro Redentor. ¡Entended antes de que sea demasiado tarde!

Bendita sea la invasión del Amor en Mi Corazón, bendita sea Su Presencia Divina en Mi Vientre. Bendito,

¡Bendito sea Mi Señor!, Quien Me escogió para ser la Madre del Redentor.

Bendito y alabado sea Mi Señor y Mi Dios. He aquí la Esclava del Señor, hágase en Mí según Tu Palabra.

¿Quién soy Yo, Mi Señor y Mi Dios, para que te hayas fijado en Mí, Tu sierva?

(Me invade Su felicidad y empiezo a sollozar…)

Bendito sea Tu Amor, que vino a conquistarMe, que invadió todo Mi Ser, con la presencia viva de Tu Hijo, el Redentor.

Bendito sea Mi Dios, que se dignó ver en esta Pequeña Creatura, el Arca, el Arca Bendita que llevaría al Divino Ser,

Que lo gozaría nueve meses y para Mí sola, pero agradeciendo a Mi Dios y Señor Sus bondades, Su Amor Infinito sobre Mí, la Esclava del Señor.

¡Cuánto gozo dejaste, Mi Señor y Mi Dios, en Mi Ser! Me transformaste, Me hiciste Tuya,

¿Quién Soy Yo, mas que una Esclava de Mi Señor, para que hicieras tantas maravillas en Mí?

¡Cuánto Amor Me enseñaste! ¡Cuánto Amor he vivido en ese tiempo y se fue confirmando durante toda la vida terrena entre los hombres!

Gracias, Padre, porque te fijaste en Mí, para llevar en Mi Vientre a Tu Hijo, el Redentor.

Gracias, Mi Hijo, Mi Señor y Mi Dios, por haber dejado todo Tu Amor en Mí, Tu Madre.

Gracias, Mi Señor Espíritu Santo, Mi Esposo, Mi Maestro, Mi Guía, que Me dejaste comprender tantas, tantas cosas bellas de Tu Santísima Trinidad.

Tu Invasión de Amor Me dejó tantas cosas grandes y bellas y que ahora comparto con vosotros, Mis pequeños.

Y os pido os dejéis invadir por el Amor de vuestro Dios.

Dejad que conquiste vuestro corazón, que lo cambie, lo transforme, lo vivifique, lo santifique,

SOR MARIA DE JESUS DE ÁGREDA, oraba y ayunaba. Y desde su celda le decía a Jesús: “Señor, ayer el jefe de los sioux nos torturó hasta matarnos; ¿Crees que ahora sí se den por vencidos y accedan a escucharnos? Hoy que regresemos dices que también estaremos con los cherokees y los cheyennes; entonces  también el Espíritu Santo tendrá que multiplicar los rosarios, porque ya aumentaron las mujeres que me están enseñando a bordar, mientras rezamos…”

Dejad que Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, VIVA en vosotros plenamente,

como VIVE en Mí, Su Esclava, Su Esposa, Hija, Madre de Mi Señor y vuestro Salvador.

Dejad, Mis pequeños, que conquiste vuestro corazón y todo vuestro ser, porque Él no puede convivir con el Mal y al momento en que os invade y os conquista,

va eliminando toda la maldad que traéis vosotros en vuestra mente, en vuestro corazón, en todo vuestro ser.

Dejad que aparte de vosotros todo eso que frena el que vosotros seáis santificados, el que lleguéis a la plenitud del amor.

Dejad que Mi Señor y Mi Dios actúe plenamente en vosotros, que hable, piense, os lleve por los caminos rectos y seáis ejemplo para vuestros hermanos, como Yo lo he sido para vosotros, Mis pequeños.

Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María, y una madre siempre quiere lo mejor para sus hijos. 

¿No estoy yo aquí, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y en el hueco de mi mano?

DejadMe interceder por vosotros, Mis pequeños, ante Nuestro Dios y Señor,

para que seáis invadidos, glorificados, purificados, por Nuestro Dios y seáis esos hijos santos, perfectos, que quiere ver en vosotros.

PedidMe, Mis pequeños, que Yo interceda por vosotros. 

El amor nunca presiona, siempre os deja total libertad, pero Yo, como Madre vuestra y deseando lo mejor para vosotros, os aconsejo, os guio

y os enseño el mejor camino para vuestro ser, mientras estéis caminando aquí en la Tierra, y para que obtengáis el premio eterno al terminar vuestra misión.

DEJADME, MIS PEQUEÑOS, GUIAROS HACIA LA VERDAD

QUE SOLAMENTE VIENE DE NUESTRO DIOS.

Maria le enseñó a dar los primeros pasos a Quién ES el Camino

TOMADME DE LA MANO,

LA MISMA MANO QUE TOMÓ MI DIOS,

VUESTRO REDENTOR,

DEJAD QUE OS AME COMO AMO A MI DIOS,

DEJAD QUE MI SANTO ESPÍRITU OS TRANSFORME,

PARA QUE SEÁIS BIENVENIDOS AL REINO DE LOS CIELOS.

No perdáis vuestro tiempo con cosas del mundo, elevaos, elevaos a las alturas con alas de águila para buscar el Amor eterno, el Amor que Me invadió y Me conquistó, Mis pequeños.

Dejad que Mi Dios y Señor esté en vosotros plenamente, viva en vosotros plenamente.

Confiad, confiad plenamente en esa transformación amorosa que Él quiere en vosotros, ganaréis el Cielo y perderéis vuestra humanidad,

humanidad pecadora, espiritualidad mediocre que lleváis en vosotros. Ganaréis el Cielo, dejaos, dejaos invadir, dejaos conquistar.

Que la Paz de vuestro Dios en Su Santísima Trinidad quede en cada uno de vosotros.

Yo os Bendigo en Nombre de  Mi Padre, en Nombre de Mi Hijo, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Dios y en Mi Nombre, María, la Sierva del Señor.

http://diospadresemanifiesta.com/

LOS MILAGROS Y LA HIPOCRESÍA


En Naím, en casa de Daniel el resucitado, Jesús ha sido invitado a celebrar el matrimonio y están en el banquete de bodas.

Entran siete escribas y fariseos.

Y la madre los invita a pasar y les pide perdón por no poder ofrecerles algo más digno de ellos.

El Fariseo Ismael dice:

–       Está el Maestro, mujer. Esto da valor a una cueva. Tu casa vale más que esto. Paz a ti y a tu casa. –es el fariseo más importante del Templo de Jerusalén-

Todos están comiendo y disfrutando de la fiesta.

Y un fariseo llama la atención de Jesús, para preguntarle si estaba al corriente de la enfermedad de Daniel…

Jesús contesta:

–       Venía de Endor por casualidad. Porque había querido contentar a Judas de Keriot y ni siquiera habíamos planeado pasar por Naím…

Un escriba pregunta sorprendido:

–       ¡Ah! ¿No habías ido a propósito a Endor?

–       No. No tenía el menor deseo de ir allá.

–       ¿Y entonces por qué fuiste?

–        Ya lo dije. Porque Judas de Simón quería ir.

El Fariseo Ismael ben Fabi, pregunta:

–        ¿Y por qué este capricho?

–         Porque quería ver la gruta de la maga.

–         Tal vez les habías hablado de ella…

Jesús responde serio y terminante:

–          ¡Nunca! Ni tenía porqué.

–          Quiero decir, tal vez explicaste con este episodio, otros sortilegios; para iniciar a tus discípulos en…

–         ¿En qué? Para iniciar en la santidad, no hay necesidad de peregrinaciones.

–          Pero los milagros que ahora los discípulos realizan son tan prodigiosos y …

–          Y son la manifestación de la Voluntad de Dios. No otra cosa. Serán santos y harán más milagros con la Oración, el sacrificio y la obediencia a Dios. Y no con otra cosa…

–         ¿Estás seguro? –pregunta un escriba con la mano en el mentón, mirando a Jesús de arriba abajo.

Su tono es muy irónico y con cierto dejo de compasión.

Lo que esconden estas dos palabras, se clava en el corazón de Jesús como una puñalada. 

SABE que implican a Judas y TODO lo que como SACERDOTE del Templo, significa; pero sin manifestarlo,

con calma contesta:

–          Les di estas armas y estas enseñanzas. Pero si alguno de ellos, pues son muchos; se corrompe con prácticas indignas, por soberbia u otro vicio, no seré Yo el culpable de haberle dicho eso.

Puedo orar para ver que el que falta se redima. Puedo imponerme duras penitencias expiatorias; para obtener que Dios lo ayude con luces particulares de sabiduría; a fin de que reconozca su error.

Puedo arrojarme a sus pies para suplicarle con todo mi amor de hermano, Maestro y amigo, que deje la culpa. Nunca pensaré que me rebajaría al hacer esto,

A LAS ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORASi: “Valemos la Vida y la Sangre de Dios.”

Porque el precio de un alma es tal, que merece que se sufra cualquier humillación, para conquistarla.

Pero más no puedo.

Y si a pesar de todo persevera en la Culpa; de mis ojos y de corazón de Maestro y amigo traicionado e incomprendido, correrán lágrimas y sangre.

¡Qué dulzura y qué tristeza se notan en la voz y en el semblante de Jesús!

Los escribas y fariseos se miran entre sí. Es un intercambio de miradas… muy significativo.

Pero no replican nada a lo que Jesús acaba de decir.

Después de un momento de silencio se vuelven hacia Daniel, con una avalancha de preguntas simultáneas:

–        ¿Te acuerdas de lo que es la muerte?

–        ¿Qué sintió al volver a la vida?

–       ¿Y qué vio entre el espacio entre la muerte y la vida?

–       ¿Qué sintió al regresar a la vida?

–       ¿Qué recuerdos tienes del otro mundo?

–       ¿Estás seguro de haber muerto?

–        ¿Pero no te acuerdas de haber muerto?

El joven se impacienta:

–        Os dije que no. – y añade- ¿Qué queréis decir con todas esas preguntas? ¿Qué todo un pueblo se haya imaginado que yo me había muerto?

¿Inclusive mi madre y mi prometida que moría de dolor y yo mismo, a quien vendaron y embalsamaron?

¿Y que en realidad no me había muerto? ¿Qué os parece?

¿Creéis que en Naím, todos hayan sido unos niños o unos estúpidos, con ganas de hacer una jugarreta? Mi madre en pocas horas encaneció.

Mi prometida tuvo que medicinarse porque el dolor y la alegría, casi le quitaron el juicio.

¿Y todavía dudáis? ¿Y qué objeto tenía que hubiéramos hecho esta comedia?

Los de Naím dicen a coro:

–         ¿Por qué lo hubiéramos hecho?

–         ¡Es verdad lo que dice Daniel!

Jesús no habla. Juega con el mantel como si nada le interesara.

Con el AMOR DE FUSION, ABBA le muestra el panorama espiritual COMPLETO. 

Los fariseos no saben qué decir…

De pronto, cuando la conversación y los argumentos parecen haber acabado,

Jesús dice mirando a Daniel:

–         La razón es la siguiente. Éstos… -y señala a los escribas y fariseos- Quieren concluir que tu resurrección no fue sino un plan perfecto, llevado a cabo para aumentar la estimación que la gente tiene por Mí.

Según ellos, sería Yo quién ideó el plan y vosotros los que lo realizasteis. Para hacer mentir a Dios y mentir al prójimo.

Dejo los embustes a los desvergonzados. No tengo necesidad de recurrir a brujerías o a engaños, para ser lo que Soy.

¿Por qué queréis negar a Dios el poder de restituir el alma a un cuerpo?

Si Él la da cuando se forma el cuerpo y crea las almas; una por una, ¿No podrá devolverla logrando que regrese al cuerpo, porque se lo pide su Mesías?

¿Y conseguir de este modo que el hecho sea un incentivo, para que mucha gente se acerque a la Verdad?

¿Podéis afirmar que Dios no tiene poder para hacer milagros? ¿Por qué queréis negarlo?

Un fariseo pregunta incisivo:

–        ¿Eres Tú Dios?

Jesús contesta apacible:

–        Yo Soy Quien Soy. Mis milagros y mi Doctrina dicen Quién Soy yo.  

Otro indaga acusador:

–         Pero entonces, ¿Por qué éste no recuerda nada, cuando los espíritus evocados saben decir lo que hay en el más allá?

–         Porque esta alma santificada por la penitencia de una primera muerte, habla la verdad. Entretanto que lo que dicen los nigromantes, no es verdad.

Y un escriba:

–        Pero Samuel…

–       Samuel vino por orden de Dios. No por el mandato de la adivina, a comunicar al perjuro de la Ley, la sentencia del Señor. De aquí que nadie pueda reírse de sus Mandamientos. 

–       ¿Y entonces por qué tus discípulos lo hacen?

Es la voz arrogante del fariseo Ismael, que en ella ha puesto todo el énfasis posible y que llama la atención de los apóstoles.

Pues al oír que se habla de ellos, ponen atención a lo que escuchan.

Y Jesús responde:

–        ¿En qué quebrantan los discípulos los Mandamientos? Dilo. Si tu acusación es verdadera los amonestaré para que no hagan cosas contrarias a la Ley.

El Fariseo Ismael ben Fabi, prosigue implacable:

–         En qué lo hagan lo sé y lo saben muchos. Pero Tú que resucitas muertos y que eres un Profeta, descúbrelo. No te lo diremos nosotros.

Tienes ojos, ¿O no? Para ver muchas cosas que hacen tus discípulos, cuando no deben hacerlas u omiten cuando debían ponerlas en práctica. Pero Tú no te cuidas de esto.

–        ¿Queréis señalarme algunas?

–        ¿Por qué tus discípulos no observan las tradiciones de los antiguos? Entraron a la sala a comer y no se purificaron las manos.

Si los fariseos hubiesen dicho: ‘Y antes degollaron a unos ciudadanos No hubieran provocado un horror tan grande… 

Jesús aspira profundo antes de responder:

–         Lo observasteis, es verdad… ¡Hipócritas! Bien dijo de vosotros el Profeta Isaías: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de Mí. Por esto me honran enseñando doctrinas y mandamientos humanos.”

Vosotros, mientras despreciáis los Mandamientos de Dios, os aferráis a tradiciones humanas. A lavar jarras, copas, las manos y cosas semejantes.

Pero justificáis a un hijo ingrato y avaro al decirle que aprovechándose de haber ofrecido algo, no tiene obligación de dar pan a quién lo engendró. Ni ofrecerle ayuda alguna.

Y os escandalizáis de alguien que no se lava las manos. Alteráis y violáis la Palabra de Dios; para obedecer palabras que creasteis y las constituisteis un precepto.

Por esto os proclamáis más justos que Dios. Y os arrogáis el derecho de legisladores, cuando Dios lo es de su Pueblo. Vosotros…

Y continuaría de no ser porque el grupo de sus enemigos, se sale bajo la granizada de acusaciones.

Al salir chocan con los que se habían congregado al oír el tono de la Voz de Jesús.

Él, que se había puesto de pie; se sienta nuevamente y dice:

–        Escuchadme y comprended lo siguiente. No hay nada externo al hombre que si entra en él, pueda contaminarlo. Pero lo que sale del hombre, eso sí lo contamina.

Quien tiene orejas para escuchar, emplee su inteligencia para comprender y su voluntad para actuar.

Ahora vámonos. Vosotros los de Naím, perseverad en el bien y mi paz esté siempre con todos vosotros.

Se levanta y se despide particularmente de los anfitriones.

Luego sale y continúa su camino…

Las primeras sombras de la tarde bajan a esconder la palidez de Jesús que está afligido por tantas cosas.

Regresa a Endor.

Se hospedan en unos pesebres llenos de heno.

Después de cenar leche recién ordeñada y pan, con los estómagos llenos. Los apóstoles caen en la cuenta de su mutismo.

Él cenó solo un poco de leche que tomó de un solo trago y está serio.

Andrés es el primero en preguntar:

–      ¿Qué te pasa, Maestro? Me parece que estás triste o cansado…

Jesús contesta:

–        Creo que lo estoy.

–       ¿Por qué? ¿A causa de los Fariseos? Ya te habrás acostumbrado… ¿O no? Yo casi ya…

–       ¿Recuerdas cómo me portaba al principio con ellos? Siempre repiten las mismas canciones…

Parte por convicción y parte, por tranquilizar a  Jesús,

Pedro dice:

–       Las serpientes solo pueden silbar y ninguna de ellas será capaz de cantar como un ruiseñor. Termina uno por no hacerles caso.

Jesús replica:

–       De este modo se pierde el control y cae uno en sus cascabeles. Os ruego que no os acostumbréis jamás a las voces del Mal, como si fueran voces inofensivas.

Mateo dice:

–       Está bien. pero si solo por eso estás triste, haces mal. Tú ves cómo te ama la gente.

Haciendo gala de una hipocresía magistral,

Judas agrega:

–      ¿Por eso estás así de triste? Dímelo Maestro Bueno. ¿O acaso te contaron mentiras? ¿Te insinuaron calumnias, sospechas, qué sé yo; contra nosotros que te amamos?

Lo pregunta muy solícito y cariñoso, mientras le pasa un brazo sobre los hombros de Jesús que está sentado en el heno a su lado.

Jesús vuelve su rostro en dirección a Judas.

En sus ojos fulgura un relámpago a la tenebrosa luz de la lámpara de aceite que está en el suelo, en medio de todos.

ES DIOS MIRANDO A SU TRAIDOR.

Jesús mira fijamente a Judas de Keriot, luego dice despacio:

–       ¿Y crees que Yo soy un tonto que tomo por verdaderas, las insinuaciones de cualquiera; hasta el punto de que me quite la tranquilidad?

Son las realidades, Judas de Simón; las que me turban. 

Y su mirada sigue clavada cual una sonda, en las pupilas de Judas.

Iscariote insiste con aire seguro:

–      ¿Qué realidades te perturban ahora?

Jesús está haciendo uso del Carisma para leer corazones.

–       Las que veo en el fondo de los corazones. Y leo en las frentes DESTRONIZADAS.

Jesús pone énfasis en ésta última palabra.

Todos se alborotan:

–      ¿Destronizadas por qué?

–      ¿Qué quieres decir con eso?

Jesús explica:

–      Un rey pierde el trono cuando se hace indigno de estar en él. Y se le quita como primera cosa, la corona que tiene en la frente; el lugar más noble del hombre.

Y ES el único animal que tiene la frente levantada hacia el Cielo.

Cada hombre es rey de su alma y su trono está en el Cielo.  

Cuando un hombre prostituye su alma y se convierte en un bruto, en demonio; se destrona.

El mundo está lleno de frentes destronizadas, que ya no se levantan al Cielo; sino que están doblegadas hacia el Abismo.

Doblegadas con la palabra que Satanás esculpió en ellas. ¿Queréis conocerla? Lo que se lee en las frentes es: “VENDIDO”

Y para que no tengáis duda sobre quién es el comprador, os digo que es Satanás mismo el que lo proclama por sí mismo, con los que tienen comercio directo con él o por medio de sus siervos que hay en el mundo. 

2 Timoteo 3 – Biblia de Jerusalen
Carácter de los hombres en los postreros días
1. Ten presente que en los últimos días sobrevendrán momentos difíciles;
2. los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores, rebeldes a los padres, ingratos, irreligiosos,
3. desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, despiadados, enemigos del bien,
4. traidores, temerarios, infatuados, más amantes de los placeres que de Dios,
5. que tendrán la apariencia de piedad, pero desmentirán su eficacia. Guárdate también de ellos.
6. A éstos pertenecen esos que se introducen en las casas y conquistan a mujerzuelas cargadas de pecados y agitadas por toda clase de pasiones,
7. que siempre están aprendiendo y no son capaces de llegar al pleno conocimiento de la verdad.
8. Del mismo modo que Jannés y Jambrés se enfrentaron a Moisés, así también estos se oponen a la verdad; son hombres de mente corrompida, descalificados en la Fe.

Id a descansar ahora. Voy a salir a orar…

Al día siguiente…

El día está gris y lluvioso. Lodo y nubes. Silencio y neblina. El horizonte desaparece entre la niebla.

Pasan por una vereda entre dos campos sembrados recientemente.

Jesús se detiene a acariciar a dos pequeñuelos, un niño como de cuatro años y una niña de siete; vestidos con harapos y con sus caritas llenas de tristeza y sufrimiento.

Los mira fijamente mientras los acaricia. Y con el Don de ciencia infusa COMPRENDE…

Y luego se apresura a ir a una bella casa que está cercana.

Una mujer lo saluda con alegría y corre a avisar al patrón. Un hombre viejo y obeso sale a la puerta.

Lo saluda:

–       Es un gran honor verte, Maestro.

–       La paz sea contigo. La lluvia está cayendo y la lluvia está cerca. Te pido un refugio y un pan para mí y para mis discípulos.

–       Entra; Maestro. Mi casa es tuya.

Y con mucha cortesía, sostiene la puerta abierta, inclinándose mientras pasa Jesús.

Pero luego cambia el tono y dice enojado:

–      ¿Todavía estás aquí? ¡Lárgate! ¿Entendiste? Lárgate. No hay nada para ti.

Una vocecita temblorosa por el llanto, responde:

–      Piedad, señor. dame al menos un pan para mi hermanito. Tenemos hambre…

Jesús se asoma al umbral con el rostro cambiado.

Enérgico pero con tristeza pregunta:

–       ¿Quién tiene hambre?

–       Mi hermano y yo, Señor. Danos solo un pan y nos vamos.

Jesús sale y dice:

–       Acércate.

–      Tengo miedo.

–      Ven aquí. Te lo mando. ¡No tengas miedo de Mí!

Los dos niños se adelantan temblando.

A Jesús lo miran con temor. Al dueño, con terror.

Éste dice:

–       Son unos vagabundos, Maestro. Y ladrones. Hace poco encontré a esa niña raspando la prensa de las aceitunas. Quería entrar a robar. No son de este lugar.

Jesús no parece hacerle caso.

Mira detenidamente las caritas demacradas. Su mirada está llena de tristeza y de dulzura; pero sonríe para darles valor.

Y pregunta:

–        ¿Es verdad que querías robar? Dímelo.

–         No, Señor. pedí un poco de pan, porque tengo hambre. No me lo dieron. Ví un pedazo que estaba tirado en el suelo, junto a la prensa. Y quise recogerlo.

Tengo hambre, Señor. ¡Oh! ¿Por qué no nos echaron al sepulcro con mi mamá?…

La niña llora sin consuelo y el hermanito la imita.

Jesús dice abrazándola:

–       No llores. ¿De dónde eres?

–       De la llanura de Esdrelón.

–       Es muy lejos. ¿Hace mucho tiempo que murió tu madre? ¿No tienes padre?

–       Mi padre murió, porque lo mató el sol; cuando era la cosecha del trigo. Y mi mamá murió la luna pasada… Ella y el niño que nació. –el llanto es mayor.

–       ¿No tienes ningún familiar?

–        ¡Venimos de muy lejos! No éramos pobres… Mi papá tuvo que meterse a servir…

–        ¿Quién era el dueño?

–        El Fariseo Ismael ben  Fabi.

Su ROSTRO se parece un poco a como mira a las almas en el juicio particular, ANTES de arrojarse al Abismo Infernal.

Y Jesús exclama: 

–        ¡El Fariseo Ismael ben Fabi!… (La expresión de Jesús es indescriptible al repetir este nombre) ¿Te viniste porque quisiste o porque te arrojaron?

–        Me arrojaron, Señor. él dijo: “¡A la calle, perros hambrientos!”

Jesús se vuelve hacia el vejete:

–       Y tú Jacob. ¿Por qué no has dado pan a estos niños?  ¿Por qué no los ayudaste?

–       Pero, Maestro, ¡Apenas si alcanza para mí! Y tenerlos en casa… éstos son como animales errantes, si se les hace buena cara nunca se van.

–       ¿Y te falta lugar y alimento para éstos infelices? La cosecha de tus trigales, la abundancia del vino, del aceite y de los huertos; todo lo que te ha hecho famoso este año. ¿Por qué te vinieron? ¿Te puedes acordar?

Tuviste caridad conmigo, me diste pan y refugio. Me habías oído hablar y me creíste. Llevado de tu dolor, me abriste el corazón y tu casa.

Y Yo al salir, ¿Qué te dije esa mañana?: 

–        “Jacob, has comprendido la Verdad, procura ser siempre misericordioso y tendrás misericordia. Por el pan que diste al Hijo del Hombre, estos campos te darán abundancia.”

Lo has visto. Eres el más rico de la región este año. ¿Y niegas un pan a dos niños?

Jacob objeta:

–        Pero Tú eres el Rabí…

–        Por lo mismo podría convertir estas piedras en pan. Éstos no pueden hacerlo. Ahora te digo: verás un nuevo milagro y te desagradará mucho…

Y cuando lo veas, golpéate el pecho diciendo: ‘Me lo merecí’

Jesús se vuelve a los niños diciendo:

–        No lloréis. Id a ese árbol y tomad frutos.

La niña replica:

–        Si no tiene ni siquiera hojas, Señor.

–        Ve.

El Cielo, apoyando a su Dios Encarnado, proporciona el MILAGRO mentalmente solicitado y…

La niña va y regresa con grandes manzanas frescas hermosas en su faldita.

–       Comed y venid conmigo.

Y volviéndose a los apóstoles, agrega:

–        Llevaremos a estos dos pequeñuelos a Juana de Cusa.

Ella se acuerda siempre de los beneficios recibidos y tiene misericordia por amor de quién la tuvo para ella. Vámonos.

Juan 14, 12. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que Yo hago Y HARÁ MAYORES AÚN, porque yo voy al Padre.

El viejo no sabe qué hacer…

Y apenado, trata de obtener perdón:

–        Ya es casi de noche, maestro. Viene la lluvia. Vuelve a entrar a mi casa. Te daré pan también para éstos.

–        No es necesario. No me lo das por amor. Sino por miedo del castigo que te dije.

–       ¿No es éste el milagro, que dijiste? –señala las manzanas que ávidamente comen los niños.

Jesús está muy enojado:

–        No.

–        ¡Oh, Señor! ¡Ten piedad! ¡Lo he comprendido! Me quieres castigar en los campos. ¡Piedad, Señor!…

–        No todos los que me llaman: ¡Señor! ¡Señor!… podrán tenerme a su lado.

Porque no con palabras, sino con acciones se da prueba del amor y del respeto.

Se te compadecerá como antes. Adiós, Jacob.

–        Yo te amo Señor.

–        No es verdad. Sólo te amas a ti mismo. Cuando me ames como he enseñado, el Señor regresará. Adiós, Jacob.

Jesús ya no le hace caso y empieza a caminar.

Jesús calma la tempestad 26. Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca Fe?» Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. 27. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?»