Archivos de etiquetas: corona

70.- LAS PEQUEÑAS HOSTIAS


coliseum-1600-939-wallpaper

Los mártires saludan y se despiden de los que se quedan…

Gael, un jovencito se arrodilla para recibir la bendición de Mía, su madre.

Después ella le dice con un suspiro:

–           Bendito tú que ascenderás con la corona del doble martirio… Bendíceme ahora tú a mí….

Gael se toca una de las heridas producidas por el zarpazo de un tigre y con su sangre hace lo mismo que Emma, una niña como de diez años que con su sangre como si fuera un crisma, marca una crucecita en la frente de Jennifer, su madre. A la que deja para marchar alegremente a la hoguera.

Nathan, abraza a los dos compañeros de armas.

Y les dice:

–           Alegraos conmigo, voy a la conquista de un Reino eterno… Ojalá decidierais uniros a mí en la Fe y conozcáis la verdadera dicha de morir amando.

Jeffrey un anciano, besa a su hija moribunda y se aleja decidido.

Todos antes de salir obtienen la bendición del sacerdote Jonathan.

PASILLO CIRCO COLISEO

Los pasos que van a la muerte se alejan por el corredor…

Los que han sido comisionados para escoltar a los prisioneros, preguntan a los dos soldados:

–           ¿Os quedáis aquí vosotros?

Ellos contestan:

–           Sí.

–        Nos quedamos.

–           ¿Por qué? Es… peligroso.

–           Esta gente corrompe a los ciudadanos fieles.

Ambos soldados se encogen de hombros.

Y los intendentes se van, al mismo tiempo que penetran los fosores con sus camillas para llevar afuera a los muertos.

Se produce un poco de confusión, porque junto con los fosores han entrado también los parientes de los muertos y los moribundos, produciéndose lágrimas y adioses que se cruzan unos y otros.

Los dos soldados aprovechan esta circunstancia para decirle a un niño:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Kevin.

–           Fíngete muerto y te pondremos a salvo.

Kevin los mira con una infantil severidad…

Y les dice:

–           ¿Traicionaríais vosotros al emperador poniéndoos a salvo mientras él puso su confianza en vosotros para su gloria?

LEGIONARIOS-romanosLos dos militares contestan al mismo tiempo:

–           ¡Niño!…

–           ¡Ciertamente que no!

–           Pues tampoco traiciono yo a mi Dios, que murió por mí en la Cruz.

Los dos soldados se miran verdaderamente estupefactos…

Y se preguntan:

–           ¿Pero quién les infunde tanta fortaleza?

Y después, con el codo apoyado en la pared para sostenerse la cabeza, continúan observando meditabundos…

Regresan los intendentes con esclavos y camillas…

CIRCO intendente

Uno comenta:

–           Aún son pocos para la hoguera. A ver…

El otro levanta la voz y pregunta:

–    ¿Quienes son los menos heridos que puedan sentarse?

¡Los menos heridos!…

Quién más, quién menos, todos están agonizando y ya no pueden sentarse…

Pero las voces suplican:

–           ¡Yo!

–           ¡Yo!

–           ¡Yo! Con tal de que me llevéis…

Escogen otros once…

Louanne, una joven que fue triturada por la boa, suspira:

–           ¡Dichosos de vosotros!

pantera

Samantha, otra que agoniza después del ataque de una pantera y ve alejarse a otra que estaba junto a ella y con la que una leona solo jugó…

Haciendo un esfuerzo le dice fuerte:

–           ¡Ruega por mí, Rosalía!

Marlon, un jovencito  que fue destrozado por un leopardo y ve que suben a la camilla a otro que perdió brazos y piernas entre las mandíbulas de un tigre y…

Con amor le dice:

–           ¡Adiós, Christopher!

Jerónimo dice, besando a Matilda:

–           ¡Madre, acuérdate de mí!

–           ¡Nos encontraremos en el Cielo!

Y corre jubiloso hacia la salida.

grandesgatos1 LEONES

Mariana se despide de Lorenzo, un joven que agoniza por el ataque de un león:

–           ¡Hijo mío, cuando estés en el Cielo, llama pronto a mi alma!

Carolina le dice a Ian:

–           ¡Esposo mío, que la muerte te sea dulce!…

Y sale feliz al encuentro con el fuego…

Se entrecruzan los saludos y las despedidas.

Y los intendentes se llevan las camillas…

El sacerdote Jonathan, que se encuentra lívido y a punto de morir, hace acopio de todas sus fuerzas para decir:

–           Sostengamos a los mártires con nuestra plegaria y ofrezcamos el doble dolor de los miembros y del corazón que se ve excluido del martirio, por ellos. Pater Noster…

Apenas ha concluido la Oración sublime, cuando llega Mauricio corriendo jadeante…

Y al ver a los dos soldados se para en seco y contiene el grito que ya estaba a punto de salir de sus labios.

LEGIONARIOS dos-soldados

Los dos legionarios le dicen:

–          Puedes hablar, hombre; que no te traicionaremos.

–           Nosotros, soldados de Roma, pretendemos ser soldados de Cristo.

Jonathan exclama:

–           La sangre de los mártires fecunda la gleba.

Y dirigiéndose a Mauricio, le pregunta:

–          ¿Traes los Misterios?

Mauricio responde:

–           Sí. He podido dárselos a los otros, momentos antes de que se los lleven a la hoguera. ¡Helos aquí!

Los soldados contemplan admirados la bolsa púrpura que el otro extrae de su seno.

Jonathan grita:

–           ¡Soldados! Vosotros que os preguntáis dónde encontramos la fortaleza: ¡Aquí la tenéis!

¡Éste es el Pan de los fuertes! ¡Éste es el Dios que entra a vivir en nosotros! Este…

Lo interrumpe el grito de Grace, anhelante ante los espasmos del ahogo final:

–           ¡Pronto! ¡Pronto, padre que me muero!… Dame a Jesús… Y moriré feliz…

Jonathan se apresura a partir el Pan para dárselo a la jovencita, que después de recibirlo se recoge quieta, cerrando los ojos.

Fabio suplica:

–           A mí también… Y después llamad a los criados del Circo. Yo quiero morir en la hoguera... –borbollea un niño como de seis años, que tiene la espalda lacerada y rasgada la mejilla desde la sien hasta el cuello que sangra abundantemente…

Jonathan pregunta:

–           ¿Puedes tragar?

–           ¡Puedo! ¡Puedo!… No me he movido, ni hablado para no morir… Antes de recibir la Eucaristía. La esperaba… Ahora…

El sacerdote le da una miguita del Pan Consagrado, que el niño trata de tragar sin conseguirlo…

primera-comunion

Uno de los soldados se inclina compasivo y le sostiene la cabeza.

Mientras el otro, habiendo encontrado en un rincón un ánfora que contiene todavía un poco de agua, procura ayudarlo a tragar, instilándole el agua en los labios, gota a gota.

Mientras tanto Jonathan parte las Especies que distribuye a los que tiene cerca y después, les suplica a los soldados que lo transporten para distribuir la Eucaristía a los moribundos…

Ellos le llevan con mucho cuidado con todos los que están esperando ansiosos la Eucaristía y observan asombrados, la transformacion en aquellos rostros sufrientes, que se llenan de alegría y de una gran Paz.

Pues reciben las Especies con mucha Reverencia y Adoración. ¡Y esto sucede con todos los mártires, sin excepción!

Por último, el heroíco sacerdote hace que le vuelvan a poner en el lugar donde estaba…

Y con mucho amor y agradecimiento les dice:

–           Que nuestro Señor Jesucristo os recompense por vuestra piedad.

El pequeño Fabio que se esforzaba por tragar las Especies, sufre un ahogo y se agita…

Uno de los soldados lo toma compadecido entre sus brazos.

Más al hacerlo, un borbotón de sangre, brota de la herida del cuello, bañándole la lóriga reluciente.

ninos-cristianos-martires

Niños cristianos, antes de ser quemados vivos por el Estado islámico.

–           ¡Mamá! ¡El Cielo! Señor… Jesús… –el cuerpecito se abandona y el niño expira.

Los soldados exclaman:

–           ¡Ha muerto!

–           ¡Y sonríe!…

–           ¡Paz al pequeño Fabio! –dice Jonathan, que va palideciendo siempre más.

–           ¡Paz! –suspiran los moribundos.

Los dos soldados hablan entre sí…

Después, uno de ellos dice:

–           Sacerdote del Dios Verdadero, termina tu vida admitiéndonos en tu milicia.

Jonathan responde fatigosamente:

–           No en la mía… sino en la de Jesucristo… Más… no es posible… porque antes… hay que ser… catecúmenos.

Ellos objetan:

–           No. Porque sabemos que en caso de muerte, se puede administrar el Bautismo.

El anciano jadea:

–           Vosotros… estáis… sanos…

Los dos replican:

–           Nosotros estamos a punto de morir, porque… Con un Dios como el vuestro, que os hace santos.

–           ¿A qué continuar sirviendo a un hombre corrompido?…  Nosotros queremos la gloria de Dios. Bautízanos.

–           Yo soy Fabio como el pequeño mártir y mi compañero es Nathan, como nuestro glorioso compañero de armas…

Y enseguida volaremos a la hoguera. ¿Qué valor puede tener la vida del Mundo, una vez que hemos comprendido vuestra vida?

El sacerdote suspira y dice:

–           Ya no hay agua… ni líquido alguno… – Jonathan se queda quieto y pensativo, como si oyera una voz interior.

Y luego, formando un hueco con su mano trémula, recoge la sangre que gotea de su atroz herida y ordena:

–          ¡Arrodillaos!… Fabio, yo te bautizo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Nathan, yo te bautizo, en el Nombre del Padre. Del Hijo y del Espíritu Santo… El Señor esté con vosotros… Para la Vida… Eterna… Amén…

papa-bautismo

Al decir estas palabras…  los ha aspergeado con su sangre.

Cuando la Oración termina, el sacerdote también ha terminado su misión de sufrimiento y su vida… Ha muerto.

Los dos soldados lo contemplan…

Luego observan por algún tiempo a los que van muriendo lentamente…

Serenos y sonrientes en medio de su agonía. Arrebatados por el éxtasis Eucarístico.

Luego Nathan el mayor, dice al otro:

–           Vamos Fabio… ¡No esperemos ni un momento más!

Nathan contesta radiante:

–            ¡Con tales ejemplos, es segura la Vida! ¡Vamos a morir por Cristo!

Y marchan veloces por el corredor, al encuentro del martirio y de la gloria.

Cuando llegan a donde están los otros cristianos reunidos para ser conducidos a la hoguera…

También ellos reciben de manos del diácono Máximo, el Pan de los ángeles y experimentan por primera vez, la sensación sublime de tener a Dios dentro de sí.

Nathan oye la confesión de Fe de sus antiguos camaradas y su sonrisa se vuelve más radiante al exclamar:

–           ¡Alabado sea Jesucristo! Los tres vamos a pelear el Combate Final…

En la estancia que acaban de abandonar, los gemidos se van haciendo cada vez más tenues y escasos…

En el circo, todos los espectadores guardan silencio y escuchan atentos porque Nerón está cantando su Troyada…

neron-cantando

Simultáneamente, en otro vasto salón en los subterráneos del Circo, donde la luz entra a duras penas por dos pequeñas aberturas al nivel del suelo y que sirven para que también entre el aire.

Están los prisioneros cristianos que han traído de las cárceles para completar el espectáculo.

Son personas de todas las edades y condiciones sociales. El lenguaje es pronunciado con variación de estilos, según sean patricios o esclavos. Y mezclado al latín vulgar, se oye el griego, español, tracio, etc.

Pero si diferentes son los trajes y los acentos; los espíritus son iguales y están unidos por la Caridad.

Ellos se aman sin distinción de raza o de nación. Se aman y buscan servir y ser de ayuda, unos para otros.

Los patricios de ricos vestidos, cuidan de los pobres, vestidos humildemente. Los más fuertes ceden los puestos más secos o menos incómodos, a los más débiles.

Y los abrigan con sus vestidos y togas, permaneciendo ellos con la túnica corta que cubre el pudor.

Usan togas y mantos para hacer con ellos colchones, almohadas o para cubrir a los enfermos que tiemblan por la fiebre. O están heridos por las torturas.

Los más sanos cuidan a los más enfermos, dándoles de beber con amor un poco de agua o vendando las heridas con pedazos de tela arrancados a sus vestidos… Curando los miembros dislocados y lacerados. Mojando las frentes, ardientes por la fiebre.

Y de vez en cuando, entonan en un canto suave: el Pater Noster y los salmos que hablan de amor y de esperanza…

Un niño gime en la semioscuridad y el canto se suspende…

Dimitry pregunta:

–           ¿Quién llora?

niño romano cástulo

Stanislao,  contesta:

–           Es Cástulo. La fiebre y la quemadura no lo dejan descansar. Tiene sed y no puede beber, porque el agua lastima sus labios quemados por el fuego.

Georgiana, una patricia de aspecto imponente y voz suave, dice:

–           Aquí hay una madre que ya no puede darle la leche a su pequeño.

El sacerdote Pawel ordena:

–           Lleven a Cástulo con  Plautina.

Se levanta Stefan, un fornido hombre moreno y lleva con gran cuidado entre los brazos al niño de siete años, que está vestido con una tuniquita recamada de finas grecas, sucia y manchada de sangre.

Plautina se sienta en una piedra adosada a la muralla, que el anciano Matthew le cede…

Y se acomoda de tal forma que el niño pueda estar cómodo en sus brazos.

Luego dice al portador del pequeño mártir:

–           Dámelo Stefan. Y que Dios te lo recompense.

Cuando Stefan lo deposita con mucho cuidado, queda al descubierto el rostro totalmente quemado del pobre niño martirizado.

cástulo

Cástulo es el hermoso chicuelo que consolara a Marco Aurelio en el Tullianum y después que lo suspendieran sobre las parrillas en el Circo,  ahora se ve monstruoso…

Sólo unos pocos cabellos quedan detrás de la cabeza. Adelante, la piel ha desaparecido por el fuego. No más frente, ni mejillas, ni nariz. Toda la carne es una viva tumefacción. Parece  como si la hubiera corroído un ácido.

En el lugar de los ojos están dos llagas horripilantes y los labios son otra llaga que forma un agujero deforme. Este es el resultado de haberlo tenido inclinado sobre las llamas, únicamente con el rostro; porque la quemadura termina bajo el mentón…

Plautina se abre la túnica y hablando con el amor de una verdadera madre, se exprime su redonda mama llena de leche y hace destilar las gotas sobre los labios del pequeño que no puede sonreír, pero que le acaricia la mano para mostrarle su alivio.

Y luego, después de haberlo saciado; hace caer más leche sobre el pobrecito rostro, para medicarlo como si fuera un bálsamo.  Es sangre de madre convertida en alimento y que da el amor por otra, que ha perdido a su hijo…

Plautina los ha perdido a todos… sus siete hijos y su esposo murieron martirizados en la arena, prácticamente repartidos en todas las formas de suplicio. A ella no la tocaron las fieras, porque ya se habían hartado…

El niño no gime más. Refrescado, calmado su sufrimiento y arrullado por la mujer, se adormece respirando afanosamente.

la piedad

Plautina parece una madre dolorosa, tanto por la postura, como por la expresión. Mira al pequeño como si fuese verdaderamente su criatura y las lágrimas ruedan por sus mejillas.

Gira la cabeza hacia atrás, para impedir que caigan sobre aquella carita que está totalmente quemada.

El canto se reanuda, dulce y melancólico…

Killian, otro sacerdote;  interrumpe en el fondo de aquel lugar…

Y con voz sonora dice:

–           Nos acaban de avisar que Fabio ha muerto. Oremos…

Todos dicen el ‘Pater Noster’…

Cuando terminan;  el anciano Joao exclama:

–           ¡Fabio es feliz!  Él  ya ve a Cristo…

Antonio le contesta:

–           Nosotros también lo veremos Joao e iremos a Él con la doble corona: la de la Fe y la del martirio. Seremos como renacidos sin sombra de mancha, porque los pecados de nuestra vida pasada serán lavados también con nuestra sangre.

Pecamos mucho, nosotros que fuimos paganos por largos años. Y es muy grande que a nosotros venga el júbilo del martirio, para hacernos nuevos y dignos del Reino.

Otra voz muy conocida, retumba:

–           ¡Paz a vosotros, hermanos!

Muchas voces contestan:

–           ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Bendito seas!

Mucho movimiento sobreviene entre la multitud. Sólo Plautina se queda inmóvil, con su preciosa carga sobre su regazo.

–           ¡Paz a vosotros! –repite el apóstol.

Y se mete hasta el centro…

Luego dice:

– He venido a vosotros con Artyom y Alexander, para traerles la Vida.

Hugo pregunta:

–           ¿Y el Pontífice?

Pablo contesta:

–           Él les manda su saludo y su bendición. Está vivo por ahora… él quería venir; pero Joaquín, William y Amine, nos avisaron que lo están buscando y es conocido por los guardias. Por eso vengo yo, que soy menos notorio y ciudadano romano.

A él debemos protegerlo en las Catacumbas. Hermanos, ¿Qué nuevas me tenéis?

sao-tarcisio

Adam contesta:

–           Fabio ha muerto.

Noha agrega.

–           Cástulo ha sufrido el primer martirio.

Sienna dice:

–           Jade ha sido conducida a la tortura.

Johanna  informa:

–           A Franco y a Aidan los han transportado con Lars y sus hijos… No sabemos a dónde…

Pablo responde:

–           Oremos por ellos. Vivos o muertos, que Cristo dé a todos su paz…

Y Pablo, con los brazos abiertos en Cruz, ora. Está vestido como un siervo, con una vestidura corta, oscura y con un pequeño manto con capucha, que para orar, se ha echado para atrás.

A su espalda están Artyom y Alexander, vestidos como él. Son muy jóvenes.

Terminada la Oración, Pablo dice:

–           ¿Dónde está Cástulo?

Noha responde:

–           En el regazo de Plautina, allá en el fondo.

Pablo aparta a la multitud y se acerca al grupo. Se inclina y observa…  Bendice al niño y a la mujer.

El niño despertó con los gritos que saludaron al Apóstol y levanta una manita, buscando tocar a Pablo, el cual la toma entre las suyas y le habla con dulzura:

–           Cástulo ¿Me escuchas?

El niño responde con fatiga:

–           Sí.

–           Sé, fuerte, Cástulo. Jesús está contigo.

jesus sacramentado

Cástulo se lamenta:

–           ¡Oh! ¿Por qué no me lo habéis dado? ¡Ahora ya no puedo más! –y una lágrima brota entre aquellas llagas.

Pablo lo consuela:

–           No llores, Cástulo. ¿Puedes ingerir aunque solo sea un pedacito? ¿Sí?… ¡Bien! Te daré el Cuerpo del Señor.

Después iré con tu mamá a decirle que Cástulo es una flor del Cielo. ¿Qué debo decir de tu parte a tu mamá?

–           Que soy feliz. Que he encontrado una mamá que me da su leche. Que los ojos ya no hacen más mal. ¿No es mentira decirlo, verdad? Es para consolar a la mamá. Y porque yo estoy viendo el Paraíso y el lugar suyo y el mío, mejor que si tuviera los ojos todavía vivos.

Dile que el fuego no hace daño, cuando los ángeles están con nosotros. Y que no tenga miedo, ni por ella ni por mí. El Salvador le dará fuerza. ¡Jesús es tan Bueno!

–           ¡Bravo, Cástulo! Le diré a tu mamá tus palabras. Dios ayuda siempre. ¡Oh, hermanos! ¡Y lo veis!

Este es un niño. Tiene la edad en que no se puede soportar un pequeño malestar. Y vosotros lo veis y lo habéis escuchado. Él está en Paz. Él está dispuesto a sufrirlo todo, aún después de haber padecido tanto, para ir hacia Aquel que él ama y que lo ama.

Porque es uno de aquellos que Él amaba: un niño…

jesus_niños

Y éste es un héroe de la Fe. Tomen el coraje de este pequeño, hermanos. Ustedes saben que yo me hago pasar junto con éstos como sepulturero, para poder recoger cuantos más cuerpos podamos y depositarlos en suelo santo.

Por eso vivo junto a los tribunales y veo cómo viven los presos en el Circo y observo todo. Y me consuelo al pensar que yo también en mi hora, cuando Dios la reclame, seré por Él sostenido, como los santos que nos han precedido.

Hoy regresé de llevar al cementerio a Fátima, hija de Florián y de Valeria. No tenía más que catorce años y ustedes saben que estaba débil de salud. Con todo, ayer fue una gigante frente a los tiranos. El despecho de Nerón la torturó de muchas formas: lanzada, suspendida, estirada, desgarrada. Y siempre sanaba por Obra de Dios y siempre resistió a todas las amenazas.

Ahora ella está en la Paz. ¡Valor hermanos! También a ella la nutrí con el Pan Celestial. Y con el sabor de aquel Pan, ella caminó a su último martirio. Ahora os daré también a vosotros aquel Pan, para que sea día de fiesta sobrenatural para vosotros. El Circo os espera…

¡Y NO TEMÁIS! En las fieras y en las serpientes ustedes verán apariencias paradisíacas, porque Dios cumplirá para vosotros este milagro. Las fauces y las roscas les parecerán abrazos de amor. Las llamas, rocío matinal. Los rugidos y los silbidos serán voces celestiales…

Y como Cástulo, veréis el Paraíso, que ya desciende para recogerlos en su felicidad.

Todos los cristianos menos Plautina, se han arrodillado y cantan…

Mientras ellos cantan, han entrado también unos soldados romanos y los carceleros que al mismo tiempo que participan, montan guardia para que no entren personas enemigas.

tribunos

Y el canto se eleva, dulce y armonioso:

Como anhela la cierva

Estar junto al arroyo

Así mi alma desea, señor Jesús

Estar contigo.

Sediento estoy de Dios

Del Dios que me da la Vida

¿Cuándo iré a contemplar

El Rostro de mi Señor?

Lágrimas son mi pan

Noche y día

Cuando oigo que me dicen:

¿Dónde quedó tu Dios?

Yo me acuerdo y mi alma

Dentro de mí, se muere

Por ir hasta tu Templo

A tu casa, mi Señor y  Dios.

¿Qué te abate alma mía?

¿Por qué gimes en mí?

musica

Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré

A Jesús. A mi Dios Salvador.

Pablo se prepara para el Rito y dice a Cástulo:

–           Tú serás nuestro altar ¿Puedes detener el cáliz sobre tu pecho?

–           Sí.

Extiende un lino sobre el cuerpecito del niño y sobre el lino apoya el cáliz y el pan. Y la Misa es celebrada para los mártires, por Pablo y los dos sacerdotes que lo acompañan.

El lino palpita sobre el pecho de Cástulo, el cual por orden de Pablo, tiene entre sus dedos la base del cáliz, para que no se caiga…

Cuando Pablo hace la consagración, un temblor de sonrisa se dibuja sobre el rostro llagado del pequeñín y después la cabeza cae con una pesadez de muerte.

Plautina se estremece pero se domina…

jesus-presente-en-la-eucaristia-scv-1-728

Pablo prosigue como si no notase nada. Pero cuando toma la hostia para darle al pequeño mártir, un fragmento…

Plautina le dice:

–           Está muerto.

Pablo se paraliza por un momento y luego le da a ella, el fragmento destinado al niño que ha permanecido con los deditos cerrados alrededor de la base del cáliz, en la última contracción.

Y ellos le tienen que desprender para poder tomar el cáliz y darlo a los demás.

Después de distribuida la Comunión, la Misa termina.

Pablo se despoja de los vestidos y pone todo lo que ocupó en la Misa, en una bolsa que lleva bajo el manto.

Después declara:

–           Paz al mártir de Cristo. Paz a Cástulo santo.

Y todos responden:

–           Paz.

Pablo dice:

–           Ahora lo llevaré a otro lugar. Denme un manto para envolverlo. Lo llevaré sin esperar la noche. Al anochecer vendremos por Fabio.

Las pequeñas hostias que se consagraron juntas, han partido juntos al cielo también… Pero a éste lo llevaré como a un niño dormido. Adormecido en el Señor.

21Centurion-corona

Jack, uno de los soldados da su clámide y allí depositan a Cástulo.

Lo envuelven y Pablo lo toma en brazos, como si fuera un padre que lleva a otro lugar a su hijito dormido…  Con la cabeza sobre la espalda paterna.

Pablo se despide:

–           Hermanos, la Paz sea con vosotros y acuérdense de mí, cuando estéis en el Reino…

Y se va bendiciendo…

Un poco después, llegan los intendentes del Circo, para llevarlos a completar el espectáculo de aquella noche en que a los ojos del mundo, es el triunfo de la Hora de las Tinieblas…

legionarios tres-soldados

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

F40 LAS PEQUEÑAS HOSTIAS


LA ENTREGA

Los mártires saludan y se despiden de los que se quedan…

Gael, un jovencito se arrodilla para recibir la bendición de Mía, su madre. Después ella le dice con un suspiro:

–           Bendito tú que ascenderás con la corona del doble martirio… Bendíceme ahora tú a mí….

Gael se toca una de las heridas producidas por el zarpazo de un tigre y con su sangre hace lo mismo que Emma, una niña como de diez años que con su sangre como si fuera un crisma, marca una crucecita en la frente de Jennifer, su madre; a la que deja para marchar alegremente a la hoguera.

Nathan, abraza a los dos compañeros de armas. Y les dice:

–           Alegraos conmigo, voy a la conquista de un Reino eterno… Ojalá decidierais uniros a mí en la Fe y conozcáis la verdadera dicha de morir amando.

Jeffrey un anciano, besa a su hija moribunda y se aleja decidido.

Todos antes de salir obtienen la bendición del sacerdote Jonathan.

Los pasos que van a la muerte se alejan por el corredor…

Los que han sido comisionados para escoltar a los prisioneros, preguntan a los dos soldados:

–           ¿Os quedáis aquí vosotros?

Ellos contestan:

–           Sí. Nos quedamos.

–           ¿Por qué? Es… peligroso. Esta gente corrompe a los ciudadanos fieles.

Ambos soldados se encogen de hombros.

Y los intendentes se van, al mismo tiempo que penetran los fosores con sus camillas para llevar afuera a los muertos.

MARTIRIO Y MUERTE DE FABIO Y DE CÁSTULO

Se produce un poco de confusión, porque junto con los fosores, han entrado también los parientes de los muertos y los moribundos, produciéndose lágrimas y adioses que se cruzan unos y otros.

Los dos soldados aprovechan esta circunstancia para decirle a un niño:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Kevin.

–           Fíngete muerto y te pondremos a salvo.

Kevin los mira con una infantil severidad y les dice:

–           ¿Traicionaríais vosotros al emperador poniéndoos a salvo mientras él puso su confianza en vosotros para su gloria?

Los dos militares contestan al mismo tiempo:

–           ¡Niño!…

–           Ciertamente que no.

–           Pues tampoco traiciono yo a mi Dios, que murió por mí en la Cruz.

Los dos soldados se miran verdaderamente estupefactos y se preguntan:

–           ¿Pero quién les infunde tanta fortaleza?

Y después, con el codo apoyado en la pared, para sostenerse la cabeza, continúan observando meditabundos…

Regresan los intendentes con esclavos y camillas y dicen:

–           Aún son pocos para la hoguera. A ver… los menos heridos que puedan sentarse.

¡Los menos heridos!…

Quién más, quién menos, todos están agonizando y ya no pueden sentarse, pero las voces suplican:

–           ¡Yo!

–           ¡Yo!

–           ¡Yo! Con tal de que me llevéis…

Escogen otros once…

Louanne, una joven que fue triturada por la boa, suspira:

–           ¡Dichosos de vosotros!

Samantha; otra que agoniza después del ataque de una pantera le dice a otra que estaba junto a ella y con la que una leona solo jugó:

–           ¡Ruega por mí, Rosalía!

Marlon, un jovencito  dice a otro que destrozó un leopardo:

–           ¡Adiós, Christopher!

Jerónimo dice, besando a Matilda:

–           ¡Madre, acuérdate de mí!

–           ¡Nos encontraremos en el Cielo!

Y corre jubiloso hacia la salida.

Mariana se despide de Lorenzo, un joven que agoniza por el ataque de un león:

–           ¡Hijo mío, cuando estés en el Cielo, llama pronto a mi alma!

Carolina le dice a Ian:

–           ¡Esposo mío, que la muerte te sea dulce!…

Y sale feliz al encuentro con el fuego…

Se entrecruzan los saludos y las despedidas.

Y los intendentes se llevan las camillas…

El sacerdote Jonathan, que se encuentra lívido y a punto de morir, hace acopio de todas sus fuerzas para decir:

–           Sostengamos a los mártires con nuestra plegaria y ofrezcamos el doble dolor de los miembros y del corazón que se ve excluido del martirio, por ellos. Pater Noster…

Apenas ha concluido la Oración sublime, cuando llega Mauricio corriendo jadeante y al ver a los dos soldados se para en seco y contiene el grito que ya estaba a punto de salir de sus labios.

Los dos legionarios le dicen:

–          Puedes hablar, hombre; que no te traicionaremos.

–           Nosotros, soldados de Roma, pretendemos ser soldados de Cristo.

Jonathan exclama:

–           La sangre de los mártires fecunda la gleba.-Y dirigiéndose a Mauricio, le pregunta-¿Traes los Misterios?

Mauricio responde:

–           Sí. He podido dárselos a los otros, momentos antes de que se los lleven a la hoguera. ¡Helos aquí!

Los soldados contemplan admirados la bolsa púrpura que el otro extrae de su seno.

Jonathan grita:

–           ¡Soldados! Vosotros que os preguntáis dónde encontramos la fortaleza: ¡Aquí la tenéis! ¡Éste es el Pan de los fuertes! ¡Éste es el Dios que entra a vivir en nosotros! Este…

Lo interrumpe el grito de Grace, anhelante ante los espasmos del ahogo final:

–           ¡Pronto! ¡Pronto, padre que me muero!… Dame a Jesús… Y moriré feliz…

Jonathan se apresura a partir el Pan, para dárselo a la jovencita, que después de recibirlo se recoge quieta, cerrando los ojos.

Fabio suplica:

–           A mí también… Y después llamad a los criados del Circo. Yo quiero morir en la hoguera... –borbollea un niño como de seis años, que tiene la espalda lacerada y rasgada la mejilla desde la sien hasta el cuello que sangra abundantemente…

Jonathan pregunta:

–           ¿Puedes tragar?

–           ¡Puedo! ¡Puedo!… No me he movido, ni hablado para no morir… Antes de recibir la Eucaristía. La esperaba… Ahora…

El sacerdote le da una miguita del Pan Consagrado, que el niño trata de tragar sin conseguirlo…

Uno de los soldados se inclina compasivo y le sostiene la cabeza. Mientras el otro, habiendo encontrado en un rincón un ánfora que contiene todavía un poco de agua, procura ayudarlo a tragar, instilándole el agua en los labios, gota a gota.

Mientras tanto Jonathan parte las Especies que distribuye a los que tiene cerca y después, les suplica a los soldados que lo transporten para distribuir la Eucaristía a los moribundos…

Por último, hace que le vuelvan a poner en el lugar donde estaba y dice:

–           Que nuestro Señor Jesucristo os recompense por vuestra piedad.

El pequeño Fabio que se esforzaba por tragar las Especies, sufre un ahogo y se agita…

Uno de los soldados lo toma compadecido entre sus brazos, más al hacerlo, un borbotón de sangre, brota de la herida del cuello, bañándole la lóriga reluciente.

–           ¡Mamá! ¡El Cielo! Señor… Jesús… –el cuerpecito se abandona y el niño expira.

Los soldados exclaman:

–           ¡Ha muerto!

–           ¡Y sonríe!…

–           ¡Paz al pequeño Fabio! –dice Jonathan, que va palideciendo siempre más.

–           ¡Paz! –suspiran los moribundos.

Los dos soldados hablan entre sí…

Después, uno de ellos dice:

–           Sacerdote del Dios Verdadero, termina tu vida admitiéndonos en tu milicia.

Jonathan responde fatigosamente:

–           No en la mía… sino en la de Jesucristo… Más… no es posible… porque antes… hay que ser… catecúmenos.

Ellos objetan:

–           No. Porque sabemos que en caso de muerte, se puede administrar el Bautismo.

El anciano jadea:

–           Vosotros… estáis… sanos…

Los dos replican:

–           Nosotros estamos a punto de morir, porque… Con un Dios como el vuestro, que os hace santos, ¿A qué continuar sirviendo a un hombre corrompido?…  Nosotros queremos la gloria de Dios. Bautízanos. Yo soy Fabio como el pequeño mártir y mi compañero es Nathan, como nuestro glorioso compañero de armas…  Y enseguida volaremos a la hoguera. ¿Qué valor puede tener la vida del mundo, una vez que hemos comprendido vuestra vida?

El sacerdote suspira y dice:

–           Ya no hay agua… ni líquido alguno… –Jonathan se queda quieto y pensativo, como si oyera una voz interior. Y luego, formando un hueco con su mano trémula, recoge la sangre que gotea de su atroz herida y ordena- ¡Arrodillaos!… Fabio, yo te bautizo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Nathan, yo te bautizo, en el Nombre del Padre. Del Hijo y del Espíritu Santo… El Señor esté con vosotros… Para la Vida… Eterna… Amén…

Al decir estas palabras…  los ha aspergeado con su sangre.

Cuando la Oración termina, el sacerdote también ha terminado su misión de sufrimiento y su vida… Ha muerto.

Los dos soldados lo contemplan… Luego observan por algún tiempo a los que van muriendo lentamente… serenos y sonrientes en medio de su agonía… Arrebatados por el éxtasis Eucarístico.

Luego Nathan el mayor, dice al otro:

–           Vamos Fabio… ¡No esperemos ni un momento más! ¡Con tales ejemplos, es segura la Vida! ¡Vamos a morir por Cristo!

Y marchan veloces por el corredor, al encuentro del martirio y de la gloria.  Cuando llegan a donde están los otros cristianos reunidos para ser conducidos a la hoguera, también ellos reciben de manos del diácono Máximo, el Pan de los ángeles y experimentan por primera vez, la sensación sublime de tener a Dios dentro de sí.

Nathan oye la confesión de Fe de sus antiguos camaradas y su sonrisa se vuelve más radiante al exclamar:

–           ¡Alabado sea Jesucristo! Vamos a pelear el Combate Final…

En la estancia que acaban de abandonar, los gemidos se van haciendo cada vez más tenues y escasos…

En el circo, todos los espectadores guardan silencio y escuchan atentos porque Nerón está cantando su Troyada…

Simultáneamente, en otro vasto salón en los subterráneos del Circo, donde la luz entra a duras penas por dos pequeñas aberturas al nivel del suelo y que sirven para que también entre el aire. Están los prisioneros cristianos que han traído de las cárceles para completar el espectáculo.

Son personas de todas las edades y condiciones sociales. El lenguaje es pronunciado con variación de estilos, según sean patricios o esclavos. Y mezclado al latín vulgar, se oye el griego, español, tracio, etc.

Pero si diferentes son los trajes y los acentos; los espíritus son iguales y están unidos por la Caridad. Ellos se aman sin distinción de raza o de nación. Se aman y buscan servir y ser de ayuda, unos para otros.

Los patricios de ricos vestidos, cuidan de los pobres, vestidos humildemente. Los más fuertes ceden los puestos más secos o menos incómodos, a los más débiles. Y los abrigan con sus vestidos y togas, permaneciendo ellos con la túnica corta que cubre el pudor.  Usan togas y mantos para hacer con ellos colchones, almohadas o para cubrir a los enfermos que tiemblan por la fiebre, o están heridos por las torturas.

Los más sanos cuidan a los más enfermos, dándoles de beber con amor un poco de agua o vendando las heridas con pedazos de tela arrancados a sus vestidos… Curando los miembros dislocados y lacerados. Mojando las frentes, ardientes por la fiebre. Y de vez en cuando, entonan en un canto suave, el Pater Noster y los salmos que hablan de amor y de esperanza…

Un niño gime en la semioscuridad y el canto se suspende…

Dimitry pregunta:

–           ¿Quién llora?

Stanislao,  contesta:

–           Es Cástulo. La fiebre y la quemadura no lo dejan descansar. Tiene sed y no puede beber, porque el agua lastima sus labios quemados por el fuego.

Georgiana, una patricia de aspecto imponente y voz suave, dice:

–           Aquí hay una madre que ya no puede darle la leche a su pequeño.

El sacerdote Pawel ordena:

–           Lleven a Cástulo con  Plautina.

Se levanta Stefan, un fornido hombre moreno y lleva con gran cuidado entre los brazos al niño de siete años, que está vestido con una tuniquita recamada de finas grecas, sucia y manchada de sangre.

Plautina se sienta en una piedra adosada a la muralla, que el anciano Matthew le cede…  Y se acomoda de tal forma que el niño pueda estar cómodo en sus brazos. Luego dice al portador del pequeño mártir:

–           Dámelo Stefan. Y que Dios te lo recompense.

Cuando Stefan lo deposita con mucho cuidado, queda al descubierto el rostro totalmente quemado del pobre niño martirizado. Cástulo es el hermoso chicuelo que consolara a Marco Aurelio en el Tullianum y después que lo suspendieran sobre las parrillas en el Circo,  ahora se ve monstruoso…

Sólo unos pocos cabellos quedan detrás de la cabeza. Adelante, la piel ha desaparecido por el fuego. No más frente, ni mejillas, ni nariz. Toda la carne es una viva tumefacción. Parece  como si la hubiera corroído un ácido. En el lugar de los ojos están dos llagas horripilantes y los labios son otra llaga que forma un agujero deforme. Este es el resultado de haberlo tenido inclinado sobre las llamas, únicamente con el rostro; porque la quemadura termina bajo el mentón…

Plautina se abre la túnica y hablando con el amor de una verdadera madre, se exprime su redonda mama llena de leche y hace destilar las gotas sobre los labios del pequeño que no puede sonreír, pero que le acaricia la mano para mostrarle su alivio.

Y luego, después de haberlo saciado; hace caer más leche sobre el pobrecito rostro, para medicarlo como si fuera un bálsamo.  Es sangre de madre convertida en alimento y que da el amor por otra, que ha perdido a su hijo…

Plautina los ha perdido a todos… sus siete hijos y su esposo murieron martirizados en la arena, prácticamente repartidos en todas las formas de suplicio. A ella no la tocaron las fieras, porque ya se habían hartado…

El niño no gime más. Refrescado, calmado su sufrimiento y arrullado por la mujer, se adormece respirando afanosamente. Plautina parece una madre dolorosa, tanto por la postura, como por la expresión. Mira al pequeño como si fuese verdaderamente su criatura y las lágrimas ruedan por sus mejillas. Gira la cabeza hacia atrás, para impedir que caigan sobre aquella carita que está totalmente quemada.

El canto se reanuda, dulce y melancólico…

La voz de Killian, otro sacerdote;  interrumpe en el fondo de aquel lugar…

–           Nos acaban de avisar que Fabio ha muerto. Oremos…

Todos dicen el ‘Pater Noster’…

Cuando terminan;  el anciano Joao exclama:

–           ¡Fabio es feliz!  Él  ya ve a Cristo…

Antonio le contesta:

–           Nosotros también lo veremos Joao e iremos a Él con la doble corona: la de la Fe y la del martirio. Seremos como renacidos sin sombra de mancha, porque los pecados de nuestra vida pasada serán lavados también con nuestra sangre. Pecamos mucho, nosotros que fuimos paganos por largos años. Y es muy grande que a nosotros venga el júbilo del martirio, para hacernos nuevos y dignos del Reino.

Otra voz muy conocida, retumba:

–           ¡Paz a vosotros, hermanos!

Muchas voces contestan:

–           ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Bendito seas!

Mucho movimiento sobreviene entre la multitud. Sólo Plautina se queda inmóvil, con su preciosa carga sobre su regazo.

–           ¡Paz a vosotros! –repite el apóstol. Y se mete hasta el centro- He venido a vosotros con Artyom y Alexander, para traerles la Vida.

Hugo pregunta:

–           ¿Y el Pontífice?

Pablo contesta:

–           Él les manda su saludo y su bendición. Está vivo por ahora… él quería venir; pero Joaquín, William y Amine, nos avisaron que lo están buscando y es conocido por los guardias. Por eso vengo yo, que soy menos notorio y ciudadano romano. A él debemos protegerlo en las Catacumbas. Hermanos, ¿Qué nuevas me tenéis?

Adam contesta:

–           Fabio ha muerto.

Noha agrega.

–           Cástulo ha sufrido el primer martirio.

Sienna dice:

–           Jade ha sido conducida a la tortura.

Johanna  informa:

–           A Franco y a Aidan los han transportado con Lars y sus hijos… No sabemos a dónde…

Pablo responde:

–           Oremos por ellos. Vivos o muertos, que Cristo dé a todos su paz…

Y Pablo, con los brazos abiertos en Cruz, ora. Está vestido como un siervo, con una vestidura corta, oscura y con un pequeño manto con capucha, que para orar, se ha echado para atrás. A su espalda están Artyom y Alexander, vestidos como él. Son muy jóvenes. Terminada la Oración, Pablo dice:

–           ¿Dónde está Cástulo?

Noha responde:

–           En el regazo de Plautina, allá en el fondo.

Pablo aparta a la multitud y se acerca al grupo. Se inclina y observa…  Bendice al niño y a la mujer. El niño despertó con los gritos que saludaron al Apóstol y levanta una manita, buscando tocar a Pablo, el cual la toma entre las suyas y le habla con dulzura:

–           Cástulo ¿Me escuchas?

El niño responde con fatiga:

–           Sí.

–           Sé, fuerte, Cástulo. Jesús está contigo.

Cástulo se lamenta:

–           ¡Oh! ¿Por qué no me lo habéis dado? ¡Ahora ya no puedo más! –y una lágrima brota entre aquellas llagas.

Pablo lo consuela:

–           No llores, Cástulo. ¿Puedes ingerir aunque solo sea un pedacito? ¿Sí?… ¡Bien! Te daré el Cuerpo del Señor. Después iré con tu mamá a decirle que Cástulo es una flor del Cielo. ¿Qué debo decir de tu parte a tu mamá?

–           Que soy feliz. Que he encontrado una mamá que me da su leche. Que los ojos ya no hacen más mal. ¿No es mentira decirlo, verdad? Es para consolar a la mamá. Y que yo estoy viendo el Paraíso y el lugar suyo y el mío, mejor que si tuviera los ojos todavía vivos. Dile que el fuego no hace daño, cuando los ángeles están con nosotros. Y que no tenga miedo, ni por ella ni por mí. El Salvador le dará fuerza. ¡Jesús es tan Bueno!

–           ¡Bravo, Cástulo! Le diré a tu mamá tus palabras. Dios ayuda siempre. ¡Oh, hermanos! ¡Y lo veis! Este es un niño. Tiene la edad en que no se puede soportar un pequeño malestar. Y vosotros lo veis y lo habéis escuchado. Él está en paz. Él está dispuesto a sufrirlo todo, aún después de haber padecido tanto, para ir hacia Aquel que él ama y que lo ama. Porque es uno de aquellos que Él amaba: un niño…

Y éste es un héroe de la Fe. Tomen el coraje de este pequeño, hermanos. Ustedes saben que yo me hago pasar junto con éstos como sepulturero, para poder recoger cuantos más cuerpos podamos y depositarlos en suelo santo. Por eso vivo junto a los tribunales y veo cómo viven los presos en el Circo y observo todo. Y me consuelo al pensar que yo también en mi hora, cuando Dios la reclame, seré por Él sostenido, como los santos que nos han precedido.

Hoy regresé de llevar al cementerio a Fátima, hija de Florián y de Valeria, no tenía más que catorce años y ustedes saben que estaba débil de salud. Con todo, ayer fue una gigante frente a los tiranos. El despecho de Nerón la torturó de muchas formas: lanzada, suspendida, estirada, desgarrada. Y siempre sanaba por Obra de Dios y siempre resistió a todas las amenazas. Ahora ella está en la Paz. ¡Valor hermanos! También a ella la nutrí con el Pan Celestial. Y con el sabor de aquel Pan, ella caminó a su último martirio. Ahora os daré también a vosotros aquel Pan, para que sea día de fiesta sobrenatural para vosotros. El Circo os espera… ¡Y NO TEMÁIS! En las fieras y en las serpientes ustedes verán apariencias paradisíacas, porque Dios cumplirá para vosotros este milagro. Las fauces y las roscas les parecerán abrazos de amor. Las llamas, rocío matinal. Los rugidos y los silbidos serán voces celestiales y como Cástulo, veréis el Paraíso, que ya desciende para recogerlos en su felicidad.

Todos los cristianos menos Plautina, se han arrodillado y cantan…

Mientras ellos cantan, han entrado también unos soldados romanos y los carceleros que al mismo tiempo que participan, montan guardia para que no entren personas enemigas. Y el canto se eleva, dulce y armonioso:

Como anhela la cierva

Estar junto al arroyo

Así mi alma desea, señor Jesús

Estar contigo.

Sediento estoy de Dios

Del Dios que me da la Vida

¿Cuándo iré a contemplar

El Rostro de mi Señor?

Lágrimas son mi pan

Noche y día

Cuando oigo que me dicen:

¿Dónde quedó tu Dios?

Yo me acuerdo y mi alma

Dentro de mí, se muere

Por ir hasta tu Templo

A tu casa, mi Señor y  Dios.

¿Qué te abate alma mía?

¿Por qué gimes en mí?

Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré

A Jesús. A mi Dios Salvador.

Pablo se prepara para el Rito y dice a Cástulo:

–           Tú serás nuestro altar ¿Puedes detener el cáliz sobre tu pecho?

–           Sí.

Extiende un lino sobre el cuerpecito del niño y sobre el lino apoya el cáliz y el pan. Y la Misa es celebrada para los mártires, por Pablo y los dos sacerdotes que lo acompañan. El lino palpita sobre el pecho de Cástulo, el cual por orden de Pablo, tiene entre sus dedos la base del cáliz, para que no se caiga…

Cuando Pablo hace la consagración, un temblor de sonrisa se dibuja sobre el rostro llagado del pequeñín y después la cabeza cae con una pesadez de muerte.

Plautina se estremece pero se domina…

Pablo prosigue como si no notase nada. Pero cuando toma la hostia para darle al pequeño mártir, un fragmento…

Plautina le dice:

–           Está muerto.

Pablo se paraliza por un momento y luego le da a ella, el fragmento destinado al niño que ha permanecido con los deditos cerrados alrededor de la base del cáliz, en la última contracción.

Y ellos le tienen que desprender para poder tomar el cáliz y darlo a los demás. Después de distribuida la Comunión, la Misa termina.

Pablo se despoja de los vestidos y pone todo lo que ocupó en la Misa, en una bolsa que lleva bajo el manto.

Después declara:

–           Paz al mártir de Cristo. Paz a Cástulo santo.

Y todos responden:

–           Paz.

Pablo dice:

–           Ahora lo llevaré a otro lugar. Denme un manto para envolverlo. Lo llevaré sin esperar la noche. Al anochecer vendremos por Fabio. Las pequeñas hostias que se consagraron juntas, han partido juntos al cielo también… Pero a éste lo llevaré como a un niño dormido. Adormecido en el Señor.

Jack, uno de los soldados da su clámide y allí depositan a Cástulo. Lo envuelven y Pablo lo toma en brazos, como si fuera un padre que lleva a otro lugar a su hijito dormido…  Con la cabeza sobre la espalda paterna.

Pablo se despide:

–           Hermanos, la Paz sea con vosotros y acuérdense de mí, cuando estéis en el Reino…

Y se va bendiciendo…

Un poco después, llegan los intendentes del Circo, para llevarlos a completar el espectáculo de aquella noche en que a los ojos del mundo, es el triunfo de la Hora de las Tinieblas…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

N102 SED PERFECTOS


10Leon de Judá

Hijitos Míos, este es el Tiempo de Mi Retorno a la Tierra…

Pero a una Tierra que Me recibirá con los brazos abiertos. A una Tierra, en que los hombres que la habiten en ése momento, alabarán Mi Santo Nombre, Me buscarán. Gritarán Aleluyas. Se amarán como nunca antes se han amado, con un amor fraterno y Celestial.

Regresaré entre Aleluyas del Cielo y de la tierra. Se unirán los Cielos, se unirá la Tierra y se sentirá el Amor entre los dos. Habitantes del Cielo y de la Tierra gozarán el verse, gozarán el verMe.

00CATHOLICVS-Ascension-de-Jesucristo-Ascension-of-the-Lord

Estos acontecimientos que estáis padeciendo, prepararán el corazón del hombre a amarse los unos a los otros, como os pedí cuando subí a los Cielos.

No miréis la dureza de los acontecimientos; porque ciertamente, os los merecéis. Vuestro corazón se ha apartado de Mi Corazón y son pocos los que Me buscan y luchan por tenerMe en su corazón.

Habéis sido acrisolados en el Amor por preservar Mi Nombre entre los hombres, Mi Amor en los corazones y la Esperanza de Mi Retorno.

segunda-venida-de-cristo

Tendréis la dicha los que seréis escogidos, para empezar un Nuevo Mundo. El verMe llegar entre nubes y con Mis ángeles cantando, las trompetas sonando y los coros angelicales gozando… Gozando Mi Triunfo y Mi Regreso.

Mi Triunfo, entre los hombres que lucharon por Mi Retorno, por su Fe. Su Fe será recompensada al verMe bajar y convivir entre los hombres.

¡Cuánto gozo tendréis, Mis pequeños! ¡Cuánto Amor derramaré entre las almas escogidas, que vivirán ésos momentos! Será el encuentro Divino con las almas escogidas. El Cielo, uniéndose con la Tierra.

nuevo paraiso

Que ése sólo momento, lo tengáis muy presente en vuestra mente y en vuestro corazón… Yo, con los hombres; el Cielo, unido a la Tierra. Todo Luz, todo alegría, todo Paz, todo Amor… La Tierra, recibiendo a su Salvador.

Alegría infinita tendrán ésos iniciadores del Nuevo Reino del Amor en la Tierra. Manteneos en ésa esperanza que se realizará, os lo aseguro.

Aceptad las pruebas que vengan en breve. Y agradeced Mis pequeños con todo vuestro corazón, el haber sido escogidos para estos momentos de la historia. Para ver el regreso de vuestro Dios, entre vosotros.

0segunda venida

Hijitos Míos, Yo Me vine a dar por vosotros. Mi Donación fue por la salvación de las almas y de TODOS LOS TIEMPOS. No todas las almas se salvarán. Pero no por Mi Nombre, no por Mi Juicio; sino porque ellos mismos escogieron a quién servir.

Ciertamente no fue a Mí, vuestro Dios. Ellos hicieron ya su propio juicio y escogieron seguir al Mal.

Me duele Mis pequeños, porque Mi Sangre se derramó por TODOS y especialmente, por los grandes pecadores. Pero ni aun así, escogieron la Verdad; ni escogieron el Amor, ni escogieron servir a su Dios y su Salvador.

00satanista

Tontamente, escogieron servir a su Enemigo… A aquél que con mentira los engañó. Porque aun sabiendo la Verdad, se mantuvieron en su juicio falso.

YO NO VINE PARA CONDENAR.

YO VINE PARA SALVAR A TODAS LAS ALMAS.

Las almas que se condenan; se condenan porque ellos se han condenado a sí mismos. Escogen el apartarse de Mí. Prefieren vivir en la Maldad. Satanás los lleva a aborrecer Mi Santo Nombre.

misa negra

Mucho Dolor Me causan estas almas, porque NO tienen idea de lo que es sufrir eternamente.

Mis pequeños, orad por estas almas; para que no hagan tanto daño a vuestros hermanos y a vosotros mismos. Que Mi Sangre Preciosa que se dio por ellos, les cubra; para que Satanás no las manipule y os hagan más daño con sus malos juicios y con su servicio a Satanás.

Mi Sangre Preciosa es protectora de las almas. Con Ella os debéis cubrir continuamente. Mi Sangre Preciosa os purifica de vuestras faltas y Mi Amor os vivifica y os lleva a un crecimiento alto en el Amor.

preciosisima-sangre-de-cristo

Mi Amor, os debe llenar completamente y esto os debe llevar a la perfección de vuestros actos, para que así alcancéis la santidad a la cual estáis llamados.

Estos son tiempos de santidad, porque son tiempos difíciles y de gran ataque espiritual por parte de vuestro Enemigo.

Protegeos y proteged a los vuestros. Que vuestro día, sea día de oración, no importa lo que estéis haciendo. OfrecedMe todos vuestros actos por la salvación de las almas y el ofrecimiento de lo que estéis haciendo. Esto es oración, porque estareMos unidos; porque Mi Vida, fue de plena oración al Padre.

oracion

Unidos a Mí Mis pequeños, alcanzaréis la plenitud, porque Yo Soy la Plenitud y la Perfección.

No os apartéis de Mí en ningún momento. Y menos en estos momentos que serán de gran prueba espiritual para toda la humanidad y el Universo entero.

Me tenéis a Mí, vuestro Salvador y Redentor.

VirgenDolorosa,1

Tenéis a Mi Madre, vuestra Intercesora y La que ha de luchar y vencer a Satanás en estos tiempos. Este es Su momento, uníos a Ella; para que asegure vuestra salvación eterna y vuestro triunfo en vuestra misión que se os ha encomendado a cada uno de vosotros.

Buscad la salvación, buscad vuestra perfección y Yo estaré junto a vosotros.

dios padre

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, los padres que realmente aman a sus hijos, se sienten felices cuando ven que ellos se vuelven exitosos en la vida y sobre todo, cuando los padres son humildes y ven que sus hijos los han superado, se ponen todavía más contentos.

Y realmente os digo Mis pequeños, que esta es una realidad que debéis observar en vuestra existencia, a partir de la Renovación de la humanidad, con la llegada de Mi Hijo. Al abriros las Puertas del Reino de los Cielos, nuevamente.

 Y al tener con esto la Bendición continua de Mi Santo Espíritu sobre vosotros, la humanidad va recuperando los dones que vuestros Primeros Padres perdieron por el Pecado Original.

00DON DE PROFECIA

Vuestra recuperación es ascensional. Es como una escalera de subida, Mis pequeños. La humanidad va recuperando lo que perdieron vuestros Primeros Padres. Ellos perdieron todo por su soberbia, por darMe la espalda, por preferir a Satanás como lo primero en su existencia, cuando Me tenían a Mí, su Creador.

El hombre está recuperando lo que tenían vuestros Primeros Padres en un principio, cuando Yo los había colmado de Bendiciones, de Conocimiento, de Ciencia.

Conocían perfectamente la Creación, porque ellos también la vivieron perfectamente y ellos le pusieron nombre a todo lo Creado.

19ELEDEN

A esto llega la tontería del hombre cuando se ensoberbece: a perder Mis riquezas que son infinitamente superiores a lo que os pueda ofrecer Satanás.

Vuestra tontería es inmensa cuando preferís escuchar a Satanás y cuando os olvidáis de Mí. Tenéis todo y en grado altísimo. Y lo único que os he pedido es que no os separéis de Mí, que seáis obedientes con Mis Leyes y que cultivéis Mi Amor en vosotros.

Y de esta forma el Conocimiento se os da gratuitamente. Tened presente y sed conscientes de que cuando hablo de Conocimiento, no estoy hablando de un conocimiento de escuela, que podáis aprender yendo a la escuela desde pequeñitos y creciendo hasta un nivel profesional o más allá de éste.

00esp-santosabiduría

El Conocimiento que podéis aprender de Mí, es muchísimo más que esto.

Todos vosotros desde que nacisteis, después de la Renovación que os trajo Mi Hijo Jesucristo con Su Donación, con Su Muerte y Resurrección; estáis llamados a ir subiendo de niveles, de Conocimiento, de Sabiduría y de Virtudes.

Fuisteis liberados del Pecado Original por la Donación de Mi Hijo, por el Bautismo que os trajo. Y por las Enseñanzas que os dejó, estáis llamados a la perfección, a alcanzar la que tenían vuestros Primeros Padres.

CRECIMIENTO ESPIRITUAL

No hay evolución en vosotros. Hablando de capacidades y de Conocimiento, lo que estáis obteniendo es recuperación de Dones, de Capacidades, de Sabiduría y muchas cosas más que tenían vuestros Primeros Padres.

Estáis recuperando lo perdido, porque Mi Hijo os abrió nuevamente las Puertas de todas ésas Gracias y Bendiciones, que Yo había puesto en vuestros Primeros Padres.

Todo esto os lo perdéis Mis pequeños, cuando Me dais la espalda; cuando preferís que Satanás sea vuestro guía perdéis mucho Mis pequeños, por vuestras tonterías.

Salomon-Rey-de-Israel-frases

No sabéis utilizar la Sabiduría Divina y os dejáis llevar solamente por vuestros gustos humanos que ciertamente, son muy deficientes e imperfectos.

Sed pequeños, para que Mi Santo Espíritu pueda actuar libre y plenamente en vosotros. Y os lleve a adquirir más rápidamente, los Dones y capacidades que vuestros Primeros Padres perdieron.

Por eso Mis pequeños, lo normal es que vosotros quedéis en un nivel inferior al que tengan vuestros hijos. Ellos os deben de superar, si vosotros los llevasteis por buen camino.

padres

Esa es vuestra misión como padres, hacerlos crecer con vuestro ejemplo, con vuestras enseñanzas, con la palabra. Y de eso Me alegraré Yo y os lo agradeceré infinita y eternamente, porque os supisteis dar primeramente por vuestros hijos y también, por vuestro prójimo.

Ahí es donde entra la humildad; aceptando que quedaréis a otro nivel de los que vienen después de vosotros. Seréis quizá, hasta ridiculizados en vuestra propia familia y ante los demás; porque ya no alcanzáis a comprender diferentes cosas, conocimientos y tecnologías, que vendrán después de vosotros; porque vuestras capacidades ya no llegan a ello y vuestros hijos sí.

Vuestro prójimo se burlará de vosotros, pero Yo Soy vuestro Dios. Yo Soy el que Juzga, el que premia y el que da castigo. Y para Mí ante Mis Ojos, si realmente aceptáis con humildad y Me ofrecéis ésa situación en la que quedáis, Yo os premiaré eternamente.

padrehijo1

Porque con eso sabré y Me daré cuenta que os disteis por los demás, especialmente por vuestros hijos. Os superaron. Y aceptando esa situación, Me la ofrecisteis y Yo os lo agradeceré infinitamente; porque actuasteis correctamente, actuasteis con Sabiduría, os donasteis en totalidad y con humildad.

Hijitos Míos, ¡Es tanto Mi Amor por los hombres!, No lo podéis comprender, cómo un Dios puede abajarse y llegar hasta el hombre. Muchos Me tienen como incomprensible, no Me entienden.

Mis pequeños, Yo llego a los que abren su corazón al Amor, a los que son sencillos, humildes y necesitados de Mí.

hijo imitando-a-papa

No entro a los corazones soberbios y malos. Yo busco a aquellos que Me acogen con cariño en su corazón, a aquellas almas que tomándoMe y viviéndoMe, van a dar un fruto excelso a sus hermanos.

Anido en aquellas almas buenas, que luego se santifican porque Me aman inmensamente, porque a través de ellas, Me Manifiesto y puedo cambiar almas duras, almas llenas de maldad, de dolor, de resentimiento.

Estas almas tienen el don Divino de Mi Hijo, de llegar hasta lo profundo de su corazón y cambiar ese corazón de roca, en un corazón que ame. Por eso os he dicho que os dejéis mover por Mí, para que Yo trabaje a través de vosotros.

20pedromilagro

NO TENGO ORO NI PLATA. PERO…

Vosotros debéis ser sencillos, humildes, para que Me Manifieste a través de vosotros. Os he dicho que habéis sido escogidos para eso, para que Mi Nombre se conozca, para que Mi Presencia se muestre a través de vosotros. Soy Yo, vuestro Dios, a través de vosotros. Vosotros solamente Me estáis prestando vuestro ser, os estáis anonadando.

Entended bien esto, Mis pequeños: sois nada y Yo, de la nada saco grandes frutos. DejadMe, Mis pequeños, que os transforme, porque os aseguro que gozaréis inmensamente lo que voy a hacer a través de vosotros.

Mucho amor daréis, Mi Presencia se manifestará a través de vosotros y de otros hermanos vuestros alrededor de la Tierra. Me ayudaréis a que se manifiesten los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas; pero Yo, a través de vosotros.

00evangePasajes-Biblia-Jn-14-11

Habéis sido pecadores, sois nada; pero os he levantado del fango, ahora sois Míos y voy a hacer grandes cosas a través de vosotros.

  Tened siempre presente que Yo os rescaté, os levanté y aprovecharé vuestra nada para que muchos otros Me conozcan y Me alaben. Vuestra vida está en Mí, Mi Vida está en vosotros.

Apreciad esto con vuestro corazón, porque son regalos inmensos que hago a almas escogidas, almas atribuladas, almas acrisoladas por el dolor y salisteis airosos de la prueba.

persecucion-martirio ygloria

Nada se pierde en la economía Celestial, Mis pequeños. Vuestros dolores, sufrimientos, todo aquello que dañó a vuestro cuerpo y a vuestra alma y que vosotros Me ofrecisteis, se os está revirtiendo ahora en regalos espirituales inmensos.

Esos son los frutos del dolor, ésos son los frutos de las penas que habéis padecido, Yo, vuestro Dios, Soy vuestro regalo, ¿Os parece eso poco?

Ahora es cuando os dais cuenta que vuestros dolores y penas valieron la pena padecerlos; para que vuestro Dios, vuestro Rey, viva y actúe plenamente en vosotros.

cruciif-ya-no-vivo-yo-mas-vive-cristo-en-mi1

Meditad estas Palabras en lo profundo de vuestro corazón y os daréis cuenta del regalo tan grande que os estoy dando.

Hijitos Míos, la gran mayoría de vosotros, lleváis doble vida. Qué difícil es para el hombre, vivir lo que lleváis en vuestro interior.

Algunos de vosotros y Me duele decir, solamente algunos, cuando quisiera decir, “TODOS”, lleváis una vida espiritual buena. Algunos de vosotros, os tratáis de acercar a Mí, en una vida espiritual bella, lo cual Me agrada y apoyo; pero al momento de la realidad humana, difícilmente brota ésa espiritualidad hacia vuestros hermanos.

En lo íntimo, estáis crecidos espiritualmente. En la práctica, a veces dejáis mucho qué desear.

00discernimiento

Satanás os ataca continuamente y la única forma de vencerlo, es que la espiritualidad interior brote y haga a un lado vuestra vida humana, en donde la más de las veces, la actuáis sin virtudes, sin amor hacia vuestros hermanos.

A eso Me refiero con que lleváis doble vida, no dejáis que lo valioso que estáis haciendo crecer en vuestro interior, brote y lo mostréis a vuestros hermanos. Y eso es mostrarMe a Mí, ante vuestros hermanos. Por eso os he dicho que debéis ser testigos, ser otros Cristos, ser esa vida espiritual que debe reinar en toda la Tierra.

Y ¿Cómo va a reinar si vosotros no le estáis dando el lugar que se merece, que es Mi Presencia en vosotros y que la debéis actuar ante vuestros hermanos?

juan 14 7-14

Sabéis que un niño, principalmente aprende por el ejemplo de vuestros padres,

¿Cómo queréis que vuestros hermanos cambien, cuando vosotros no estáis mostrando a dónde deben caminar, qué es lo que deben hacer, que es el verMe a Mí, vuestro Dios?

Ciertamente, cuando Me mostréis, seréis más atacados; porque Satanás os rodea y no quiere que su reino se vea afectado por Mi Presencia, que vive en vosotros y que la estáis mostrando a vuestros hermanos.

Evangelio%20Transfiguración

Pero Yo estoy en vosotros y os estoy cuidando. Y precisamente, a eso os mandé a la Tierra.

VUESTRA MISIÓN ES TRANSFORMAR LA TIERRA,

EN DONDE SATANÁS ES EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO.

14_city-satan

A hacer una Tierra en donde sea habitada plenamente, por Mi Amor, por las Virtudes de Mi Santo Espíritu, por la presencia del Cielo en la Tierra a través de vosotros.

PedidMe, Mis pequeños, la fortaleza y la valentía que necesitáis para mostrarMe y vivirMe entre vuestros hermanos.

Yo estaré con vosotros, para que llevéis la plenitud de Mi Amor a vuestros hermanos y transforméis esta Tierra, en un Hogar Divino, un Hogar para vuestro Dios.

misionero

Vuestra posición será grande en el Reino de los Cielos porque en vuestro momento, hicisteis cosas muy grandes, les disteis grandeza a vuestros descendientes y a los que os rodean con lo que teníais.

Ellos crecieron y eso, Yo lo pago inmensamente Mis pequeños.

El Mundo no comprende esto. Yo vuestro Dios, lo comprendo y os lo premiaré infinitamente. Porque muchas veces os he dicho que en la pequeñez, radica vuestra fuerza.

ANGELUS

Meditad vuestra vida y veréis que muchos de vosotros os creísteis muy fuertes, muy capaces en el mundo, tuvisteis éxitos grandes y Yo, ¿En dónde estaba en esos momentos?

Yo os di las capacidades para el triunfo y entended que cuando Yo creo a un alma y le doy el Don de la Vida, la creo en perfección. La creo con la intención de que sea algo grande, porque Yo Soy grande y por eso se os ha pedido ser perfectos como Yo,  vuestro Padre, Soy Perfecto.

FUISTEIS CREADOS PARA LA PERFECCIÓN

reina del cielo

Pero desgraciadamente, no todos vosotros aceptasteis ésa Gracia y os desperdiciasteis mucho. Ciertamente, aprovechasteis vuestras capacidades para vivir en el Mundo y sacarle provecho al Mundo. Y vuelvo a repetir ¿En dónde estaba Yo en ésos momentos de vuestra vida?

Fuisteis exitosos para el Mundo, pero no para el Cielo. Os desperdiciasteis.

Vosotros podríais decirMe: ‘es que fui exitoso en el Mundo’. Pero os desperdiciasteis para hacer cosas buenas para el Cielo, empezando con vuestra propia alma.

00espejismodesatan

Os acostumbrasteis a una vida de mundo, holgada, exitosa, que eso es lo que busca el mundo y es a donde os lleva Satanás, pero no os hicisteis un bien a vosotros mismos. Vuestra alma no creció en Virtud en Bien, en Amor y no ayudasteis a otras almas a que Me encontraran.

Os desperdiciasteis, desperdiciasteis el tiempo que os concedí para que hicierais un bien para el Cielo, no para que fuerais exitosos en el mundo.

Ciertamente hay almas que muy bien han entendido esto, porque estuvieron Conmigo y los éxitos que tenían del mundo, los volvían también éxitos para el Cielo. Me compartían de sus éxitos y lo compartían con vuestros hermanos, de forma que muchos Me conocían a través de los méritos mundanos que estas almas tenían.

Actor Eduardo Verastegui, star of the film "For Greater Glory" arrives for the film's premiere in Beverly Hills, California May 31, 2012. The film is set during the 1920's Cristero War in Mexico, an uprising and counter-revolution against the Mexican government set off by the persecution of Roman Catholics. REUTERS/Fred Prouser (UNITED STATES - Tags: ENTERTAINMENT)

Actor Eduardo Verastegui, star of the film “For Greater Glory” arrives for the film’s premiere in Beverly Hills, California May 31, 2012. The film is set during the 1920’s Cristero War in Mexico, an uprising and counter-revolution against the Mexican government set off by the persecution of Roman Catholics. REUTERS/Fred Prouser (UNITED STATES – Tags: ENTERTAINMENT)

Estas almas se olvidaron del “yo” y todo era Él. O sea Yo, vuestro Dios. Todos sus méritos los reconocían venidos de Mí y que así es.

En cambio, los que fuisteis exitosos para el mundo, solamente era el “yo”. Por eso si os dais cuenta, muchos de vosotros que fuisteis exitosos en el mundo, os quite lo del mundo y ya no fuisteis más, exitosos del mundo. El mundo os olvidó porque vuestro éxito cayó. Tuvisteis un tiempo de reflexión, en vuestra aparente caída. De lo exitoso que erais, se apartaron aquellos que solamente os buscaban por vuestros éxitos, por vuestra fama, por vuestro dinero.

Pero empezaron a llegar almas, que os ayudaron a crecer espiritualmente para que encontrarais vuestro verdadero “yo”, que es la vida en Mí, vuestro Dios.

messi-en-medjugorje

Messi en Medjugorje

Fue un cambio radical. Para muchos un cambio doloroso, mientras no entendíais bien este cambio del “yo” a Él. Pero tan pronto Mí Santo Espíritu, os dio las capacidades de entender el cambio, empezasteis a gozar lo que es vivir en el mundo y ser exitosos para el Cielo.

Esa es la verdadera vida de un hijo de Dios. Ese es el éxito real y verdadero de las almas al vivir en el mundo: vivir no para el mundo, sino vivir para Mí, vuestro Dios, mientras estáis en el mundo.

Un corredor de larga distancia sufre, le duelen sus músculos, hay un momento en que está por desfallecer; pero también está viendo el final, la meta… Y a pesar de los dolores, persiste en su deseo de llegar, quiere ganar. Pero si ve que ya lo pasaron, de cualquier manera el deseo de terminar la carrera persiste, soporta los dolores y sigue adelante hasta llegar. La gente que lo espera le aplaude y él se anima, a pesar de que está exhausto.

ganadores

Mis pequeños, esta es una analogía de lo que tenéis todavía qué trabajar para llegar  hasta vuestra Casa Celestial. Tenéis una misión, que es vuestra carrera espiritual; vuestros ideales son santos y vuestro dolor es perder la santidad, por los pecados en los que caéis continuamente.

Cuando Me amáis de corazón, sufrís porque caísteis en el pecado, os dejasteis convencer por Satanás, Me disteis la espalda, traicionasteis Mi Amor. Si vosotros Me evitáis esto y Me amáis, realmente padecéis vuestras caídas.

Os levantaréis lo más pronto posible, porque no os gusta vivir en el error y en el pecado. Pero mientras estéis en la Tierra, sufriréis constantemente estas caídas en el pecado, que os irán acrisolando.

caida

Poco a poco ésas caídas se irán haciendo más lejanas, porque iréis luchando con las Virtudes y buscando Mi Amor y eso os ayudará a ir venciendo las tentaciones. Y así, aunque el pecado está constantemente acechándoos, vosotros tendréis la Fortaleza en Mí, para vencer.

Seguid adelante, Mis pequeños. Estoy con vosotros. Falta poco Mis pequeños, para que Me recibáis, para que el velo caiga y podáis verMe y tocarme.

Os estoy esperando y no importa que lleguéis en primero, tercero, quinto o vigésimo lugar.

corona fiel

Os amo a todos, el regalo es Mi Reino, Yo Soy vuestro Regalo eterno.

Venid, no os quedéis en el camino sin ganas de levantaros y seguid adelante. Tenéis vuestro premio Conmigo, un Premio seguro, un Premio lleno de Amor.

Seguid adelante y ayudad a vuestros hermanos a terminar la carrera, que serán todas las almas premiadas con Mi Amor, aquí en el Reino de los Cielos.

vengan2bbenditos2bde2bmi2bpadre

http://www.diospadresemanifiesta.com/

N12.- ¡VENCEDORES CON LA CRUZ!


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA

5 DE MARZO DEL 2013

REINA DE LOS ROFETAS

REINA DE LOS PROFETAS

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

LES LLEVO DENTRO DE MI CORAZÓN Y A LA VEZ LES GESTO DENTRO DE MI VIENTRE PARA QUE TENGAN PRESENTE QUE SE ENCUENTRAN PROTEGIDOS EN TODO INSTANTE.

No olviden que al culminar la gestación vienen los dolores de parto, en donde el Pueblo de Mi Hijo será duramente probado, perseguido, acrisolado y será duramente azotado por manos de aquellos que no aman, que no esperan, que no confían, por aquellos que han entregado su vida en manos del mal.

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

NO DEBEN SUCUMBIR EN NINGÚN INSTANTE,

NI CUANDO SE ENCUENTREN EN MEDIO DE LA PERSECUCIÓN Y DE LAS CALUMNIAS,

EN MEDIO DE LA DESOLACIÓN, EN MEDIO DE LOS TEMPLOS CERRADOS,

EN MEDIO DE LA NEGACIÓN DE MI HIJO PRESENTE EN LA EUCARISTÍA,

EN MEDIO DE LA CONFUSIÓN EN QUE SERÁN SUMIDOS

Y EN MEDIO DE LAS TINIEBLAS QUE AZOTARÁN LA IGLESIA DE MI HIJO.

vaticano%20destruido

Con dolor debo manifestar que muchos de Mis hijos, cantidad de ellos, tomarán otros rumbos, lejos de la Verdad que proclama Mi Hijo,

 lejos del Amor Divino cual es Mi mismo Hijo y lejos de esta Madre que les recibió al pie de la Cruz.

La confusión venidera hará que gran cantidad de Mis fieles se alejen de esta Madre,

arrojen a Mi Hijo de sus corazones, ya que las falsas doctrinas les confundirán

 y no sabrán si están acatando lo acertado, lo enviado por Mi Hijo, o solamente están acatando palabras de hombres.

thCADIRPUE

POR ESO ES NECESARIO, COMO SE LOS PEDÍ DESDE AÑOS ATRÁS,

 QUE CONOZCAN A MI HIJO DESDE LO ÍNTIMO,

 QUE CONOZCAN LA SAGRADA ESCRITURA A PROFUNDIDAD PARA QUE NO LES PUEDAN ENGAÑAR,

PORQUE AQUELLOS QUE SE LLAMAN A SÍ MISMOS CRISTIANOS Y NO CONOCEN VERDADERAMENTE A MI HIJO, ESOS SERÁN LOS QUE CAERÁN PRIMERO.

21 MUERTOS EN UN ATENTADO EN UNA IGLESIA CRISTIANA EGIPCIA

NO OLVIDEN LA ORACIÓN DEL SANTO ROSARIO,

ESA CORONA DE ROSAS QUE ME ENTREGAN EN CADA AVEMARÍA. El Santo Rosario no es simplemente una oración,

es el fruto de la entrega de muchas almas amadas por Mí y entregadas a Mí hasta que Yo lo revelé.

Y ahora en este instante, en este ahora sin tiempo y en este tiempo del no tiempo, es cuando esta Corona de Rosas del Santo Rosario debe dar fruto verdaderamente

el-san1

Amadísimos Míos:

¡CUÁN CERCA DE ESTA GENERACIÓN ESTÁ EL AVISO!

Y

¡CUÁNTOS DE USTEDES NI SIQUIERA CONOCEN QUÉ ES EL AVISO! (*)

En este instante Mis Instrumentos Fieles y Mi Profeta son causa de burla de parte de aquellos que se sienten doctos en la espiritualidad,

 de parte de aquellos que llegan a través de los medios de comunicación a millones de almas y les están extraviando y ocultándoles la verdad,

puesto que Yo revelo la Voluntad Trinitaria…,

y la Voluntad Trinitaria ya fue dicha en todas Mis Apariciones desde mucho tiempo atrás.

destrucciondelvaticano

EL AVISO NO ES UNA FANTASÍA.

LA HUMANIDAD DEBE SER PURIFICADA PARA QUE NO CAIGA EN LAS LLAMAS DEL INFIERNO.

Se mirarán a sí mismos y en ese instante se dolerán por no haber creído,

 pero ya se habrán extraviado muchos de Mis hijos a los cuales no podremos recuperar tan fácilmente, ya que vendrá el impío a negar el Aviso y a atribuirlo a la nueva tecnología.

Hijos Míos, amadísimos de Mi Corazón:

LA APOSTASÍA YACE DENTRO DE LA CASA DE MI HIJO

PROFECIA CUMPLIDA

PROFECIA CUMPLIDA

Y EL PUEBLO DE MI HIJO, CUERPO MÍSTICO, DEBE PERMANECER EN ACTITUD ORANTE

Y A LA VEZ EN ACTITUD DE DEFENSA, PUESTO QUE LA IGLESIA DE MI HIJO NUNCA CAERÁ NI SERÁ DERROTADA,

PERO SÍ SERÁ ACRISOLADA Y EN ESE ACRISOLAMIENTO PARTICIPARÁN TODOS,

ABSOLUTAMENTE TODOS, LOS QUE CREEN Y LOS QUE NO CREEN.

martirio en el coliseo

Mi Corazón alberga esperanza en ustedes, Mis hijos fieles,a los que he encomendado Misiones y Obras especiales,

NO para que sobresalgan ante los demás, sino para que se humillen como Mi Hijo se humilló.

YA SE ACERCA EL INSTANTE DE LA JUSTICIA,

MI HIJO SE ENCUENTRA MÁS PRÓXIMO EN SU SEGUNDA VENIDA,

SEAN USTEDES EL TRIGO QUE MI HIJO RECOJA CON AMOR Y GOZO, NO SEAN PARTE DE LA CIZAÑA.

Auxilien a Mis amados Instrumentos, no les perturben

 Y cuando los defiendan miren en ellos a Mi Hijo,

persecucion-religiosa

que les ha llamado para que transmitan la Verdad y la expliciten a Su Pueblo a fin de que éste no decaiga.

ESTARÉ JUNTO A CADA UNO INSTANTE A INSTANTE, SIN DEJARLES DE MI MANO.

¡Cuánto padecerán las criaturas, Mis hijos!

¡Cuánto, cuánto padecerán no sólo debido a la persecución de sus mismos hermanos,

the_antichrist_by_xxvampiresoulxx

sino a los acontecimientos de esta Tierra, que ya cansada y agotada,

se estremecerá totalmente!

La geografía cambiará y en ese cambio, Mis hijos padecerán.

Hoy les invito a orar, les invito a orar por el presidente de Estados Unidos para que recapacite un instante siquiera y no dé pie a instantes terribles en medio de una guerra cruenta y espantosa.

Barack Obama aborto

Les invito a orar por Israel, ese pueblo amado de Mi Hijo, para que no caiga en la tentación del poder por la fuerza.

Amados Míos, instantes dolorosísimos se acercan a ustedes.

Les invito a la conversión.

Les invito a recapacitar, pero sobre todo, esta Madre hoy les lanza un llamado,

un Llamado de amor y esta Petición nacida de lo profundo de Mi Corazón:

VENZAN LOS OBSTÁCULOS, MANTÉNGANSE DE PIE, NO DECLINEN EN LA FE,

PERO SOBRE TODO LES RUEGO QUE SE MANTENGAN EN UNIDAD Y QUE NO DEN LUGAR A NINGÚN MOTIVO DE DESUNIÓN.

ORANDO-ALA-VIRGEN

ÚNANSE, LA UNIÓN ES FUERZA; LA DESUNIÓN, POR MÍNIMA QUE SEA, POR PEQUEÑA QUE SEA,

ABRE UNA GRAN PUERTA PARA QUE EL ENEMIGO SE APROVECHE Y CAUSE GRANDES DIVISIONES.

En estos instantes los demonios están azotando los grupos en donde se lee la Palabra Divina,

 los grupos de oración y los grupos que desean cumplir a cabalidad la Voluntad Divina;

pero ustedes sean astutos, no den lugar a que el enemigo les disgregue.

180607cpp

MANTÉNGANSE UNIDOS, LO ÚNICO QUE NECESITAN ES SER HUMILDES,

PORQUE EL HUMILDE ACEPTA LOS ERRORES COMETIDOS Y PERMITE QUE SUS HERMANOS LE AUXILIEN.

ASÍ CORONARÉ DE ROSAS A LOS HUMILDES

PORQUE ELLOS JUNTO A MÍ, SERÁN LOS PILARES SOBRE LOS CUALES

APLASTAREMOS LA CABEZA DEL ENEMIGO.

espiritu santo

Manténganse alerta, no malgasten estos instantes en lo mundano,

no malgasten estos instantes por amistades pasajeras que les llevan a caer en la infidelidad hacia Mi Hijo,

sean ustedes fuertes, sean firmes y manténganse junto a la Cruz, que en Ella todo el Pueblo de Mi Hijo vencerá y resucitará.

Les amo, no se encuentran solos. Ustedes disciernan y no se dejen llevar únicamente por las palabras, sino disciernan,

que aquí, esta Madre que les mantienen en Su Vientre, les ama.

¿NO ESTOY AQUÍ, QUE SOY TU MADRE?

¿NO ESTOY AQUÍ, QUE SOY TU MADRE?

MIS MANOS ESTÁN FRENTE A CADA UNO, TÓMENLAS QUE YO NO LES SOLTARÉ DE MI MANO BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA.

Mi Hijo enviará a una Criatura de lo Alto que les auxiliará, les guiará y les fortalecerá.

Ustedes escuchen, ustedes esperen; que en medio de la mayor persecución, él será un bálsamo para cada uno de Mis Hijos.

Les bendigo.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA.

(*) REVELACIONES SOBRE EL GRAN AVISO A LA HUMANIDAD leer revelacionesmarianas@gmail.com

COMENTARIO DEL INSTRUMENTO

Hermanos (as):

LUZ DE MARIA

LUZ DE MARIA

Miré a la Madre Santísima con Su Rostro sereno pero firme, muy firme.

Y cuando Ella se dirigía a mí, miré Su Mano colocada sobre Su Corazón, mientras rogaba y solicitaba unidad, y se conmovió especialmente al manifestar lo siguiente: que cuando Su Hijo venga, nosotros seamos el trigo que Él va a recoger con orgullo y no seamos la cizaña que será arrojada al infierno.

TODOS NECESITAMOS DISCERNIR Y ESTAR ALERTA ANTE NUESTRAS PROPIAS ACTITUDES Y ACCIONES

PARA NO PERMITIR NINGUNA FISURA POR LA CUAL EL ENEMIGO PUEDA CAUSAR UN LETAL DAÑO

A NUESTRAS ALMAS Y A NUESTROS GRUPOS.

Amén.

revelaciones marianas

Amén.