Archivos de etiquetas: del alma

F111 LA ORACIÓN: DIÁLOGO CON DIOS


En la Puerta del Cielo, la argentina voz de Diana resuena en las murallas del salón, donde los catecúmenos escuchan atentos la lección de ese día:

“Para una clara Comunicación con Dios y que nos garantice una Respuesta, es necesario reunir los elementos indispensables:

La primera condición para la Oración, es la Gracia.

LA GRACIA.

            El Pecado es la barrera con la que Satanás aparta al hombre de Dios y le impide que goce de Él. El arrepentimiento sincero nos lava y purifica junto con la Sangre preciosa y Divina.

Y dispone nuestra alma para recibir el Perdón de Dios y junto con él, su Misericordia que nos devuelve la Gracia.

Poseer en el alma la Luz, la Fuerza, la Sabiduría de Dios que comunica esa semejanza intelectual con Él y es el signo inconfundible de la Filiación con Él. La Gracia es el Don sublime que hace que Dios habite en el alma y que el alma esté ‘viva’.

Es entonces también cuando las oraciones son ‘vivas’ y la Gracia crece, florece, tiene raíces profundas y se eleva como árbol de Vida Eterna.

La Gracia es la Vida del espíritu y el alma lavada con la Sangre de Jesús ha sido perdonada y ésta, al abandonarse al Amor…

Es como un águila que se eleva, porque el secreto de la Fortaleza y de la formación espiritual, es la meditación amorosa.

Cuando se aprende a orar con la Meditación de la Oración Mental y se avanza hasta llegar a la plena comunicación del Amor con la Profecía, el alma ya no tiene obstáculos en el conocimiento de Dios.

Porque la Oración es la comunicación del alma con Dios, de la que se sale vigorizado y con el deseo de pertenecerle más. Y dispuestos a entregarnos más plenamente.

Es un don de intercambio: Dios lo concede al Hombre y el hombre lo da a Dios. Por medio de la Oración, Dios se va revelando como Es… Y el alma aprende a conocerlo y a amarlo siempre más.

LA HUMILDAD.

“Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”

Jesús sabía que en esta imitación está la Clave de la Felicidad en la Tierra y en el Cielo. Los hombres tenemos las ruinas que tenemos, porque NO somos mansos ni somos humildes. NI en las familias, NI en las ocupaciones, NI en el vasto ámbito de las naciones. Soberbia e Ira dominan a los hombres y generan todos los delitos.

La Presencia de Dios es un acto de su Bondad. El deseo de amor de un Dios de estar con su creatura y cuando la creatura NO lo traiciona, Dios NO se aleja. En ciertos casos y por especiales respuestas del alma, esta comunicación se vuelve muy sensible.

Pero hay del alma que gozando de la Presencia de Dios, cae en el pecado de soberbia; porque la perdería súbitamente, pues Dios NO está en donde hay soberbia.

Entre más grande es la humildad de la creatura, más a ella desciende Dios.

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

María tuvo a Dios en SÍ, NO solo espiritualmente; sino como Carne Viva, porque alcanzó el vértice de la humildad santa.

La humildad en la Oración es indispensable si se quiere obtener algo. Dios mira con amor al hijo que inclina ante su Grandeza y Majestad, reconociendo Quién es Él y al mismo tiempo consciente de su propia miseria y debilidad.

El alma ‘viva’, ‘ve’ al Dios Vivo.

Y entre más lo conoce más lo ama y más anonadada se siente ante su Infinita Bondad. Y un profundo agradecimiento inunda el corazón, al esperar la respuesta de la única pregunta que los labios formulan cada vez con más frecuencia y ante TODAS las circunstancias:

‘Padre ¿Qué quieres que haga?’

LA OBEDIENCIA.

            Es la prueba de la humildad y la Fe. Son el escollo donde la soberbia se cae y se hunde. La Obediencia es la piedra donde el orgullo se estrella, porque rinde a los pies del Omnipotente el juicio del hombre, para abrazar solamente la Voluntad Divina.

Al obedecer a Dios se contempla la Gloria de Dios y se presencian los milagros más increíbles. La docilidad interior es indispensable y NO hay sumisión verdadera, hasta que no hay alegría en su cumplimiento.

Esto es el cimiento de muchas virtudes y el recipiente de muchas gracias. El Espíritu Santo la busca para comunicarle sus santas inspiraciones, porque solo el que la tiene, lo escucha y las practica.

El alma dócil, escala el Cielo sin comprenderlo y asciende sin sentirlo, a la sombra y en comunicación con el Paráclito, que la lleva por los caminos del espíritu, con una Obediencia ciega.

Es la virtud que se deja moldear suavemente, como el barro en manos del Divino Alfarero. Es el tesoro de las gracias.

Jesús y María, fueron obedientes por excelencia. Este es el secreto de la Oración de  Poder.

La Perfección de la Obediencia consiste en seguir prontamente las inspiraciones del Espíritu Santo y practicarlas. Cada vez que se escucha esa voz interior que NO hace ruido, hay que atenderla.

El alma sabe distinguir perfectamente cuando habla. La Obediencia del espíritu es mortificación y humillación. Al obedecer la Voluntad de Dios, se perfeccionan las virtudes internas.

La Obediencia interna perfecta clava las almas en la Cruz y hace que vivan crucificadas: Es la Renuncia Total de la Voluntad, que se inmola por amor a Dios y sacrifica el cuerpo, los sentidos, los afectos y todos los movimientos del espíritu, para obedecer solamente las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esta es la Obediencia ciega, pronta y amorosa, que encuentra la verdadera e incomparable Felicidad, en el absoluto despojo de sí misma.

La sumisión no es real, hasta que NO se disfruta adaptándose y alabándolo, en todas las circunstancias.

LA CARIDAD.

            El Espíritu Santo se comunica por medio de ella, porque es la Esencia misma de Dios y la vida del alma. La Caridad sobrenaturaliza todas las virtudes y las acciones del hombre.

Y es el pulso que late en el espíritu y le da vitalidad. El Dolor es el trono de la Caridad y su perfección está en la Inmolación. Dios se da y las almas se dan.

Dios se crucificó por los hombres y ellas se crucifican con Él.

Esta Caridad es la que une al Cielo con la Tierra y la Oración alcanza dimensiones cósmicas, porque la Caridad es el Amor comunicativo.

El Dolor Divinizado por Jesús, es el que conquista al Amor. Por esto, los más sacrificados son los que más aman. Sin la Caridad NO hay Fusión.

La Caridad sabe amar y perdonar a los enemigos.

La última Oración del mártir, debe ser siempre por los verdugos; para que alcancen la salvación. La última de los santos, por sus Opresores, para que lleguen a la Caridad.

LA GENEROSIDAD.

            El que cierra su oído al clamor del pobre, él también gritará y NO será escuchado. La dureza de corazón en el Desprendimiento y la Generosidad, cierran las puertas de los Cielos para la Oración.

Dios NO tolera la avaricia, tanto material como espiritual.

Los avaros son soberbios y envidiosos. La Dureza de Corazón es refractaria al amor divino y a la Bondad. La vida del que la lleva consigo es muy triste y desgraciada, porque carece del pronto placer de hacer el bien.

Son corazones fríos e infelices que se mantienen alejados de la Caridad, llevando una existencia vana y culpable. Son corazones metalizados que lo único que desean es atesorar.

Insaciables y desenfrenados, NO CORRESPONDEN  a las inspiraciones divinas y mueren ciegos y sordos a su pecado.

La santidad NO está en las visiones, éxtasis y revelaciones. La santidad consiste en la pureza y el sacrificio generoso y constante de una voluntad abandonada totalmente en la Voluntad de Dios.

Hay que conformarse siempre con lo que el Espíritu Santo quiere dar… Y así NO nos equivocamos.

Considerándonos siempre indignos de sus dones.

LA PUREZA.

            La Pureza es el reflejo de Dios. Y donde está la Pureza está la santidad. Es solo en las almas puras en donde se encuentra la Luz del Espíritu Santo.

La INOCENCIA consiste en la limpieza total del alma.

Los limpios de corazón sienten el contacto divino y son los que escuchan la Voz de Dios. Lo entienden, lo aman, lo consuelan y se gozan con sus ternuras y sus sonrisas.

El vicio que más aleja de Dios, es la impureza; porque a través de la impureza entra la Incredulidad, que ofusca los corazones, quita la esperanza y destruye la Caridad.

Ninguna alma que NO es pura puede conocer a Dios y mucho menos amarlo, porque el Espíritu Santo, abomina la Impureza.

La Lujuria es el vicio con cual Satanás está llenando los Infiernos.

Y por eso promueve la sensualidad que hace su nido en los corazones soberbios, para que NO puedan acoger a Dios.

El cuerpo es el Templo Vivo del Espíritu Santo y tiene que tener una pureza total, el que quiera acogerlo y poseerlo.

EL PERDON.

            Los que perdonan son la réplica más acabada de Dios, porque Él perdona y sigue perdonando.

Cuando el hombre aprende a amar y a perdonar, comienza a hacerse espiritual.

Todo se le perdonará a quién haya perdonado todo.

El que perdona atrae el Corazón de Dios y NO hay hombre que NO necesite ser perdonado por Él.

Dios es un Dios de Amor y NO puede vivir en un corazón que Odia.

Jesús bajó a la Tierra a enseñar al hombre a  amar y a perdonar.

El corazón que se crucifica, NO guarda rencor y sabe amar de verdad.

El Odio es Pecado y el pecado cierra las puertas del Cielo a la Oración y hace que no suba. Y Dios NO puede escuchar a un corazón que no perdona. Porque nadie puede ser perdonado si NO se arrepiente y NO perdona.

El Perdón es la Venganza de Dios y también es la venganza de los que aprenden a amar como Él enseñó.

LA SINCERIDAD.

            Este es otro requisito indispensable en la verdadera Oración.

Los hipócritas ostentan apariencias de piedad y en el interior de sus familias son culpables ante Dios y ante el prójimo. Buscan la estima y los honores mundanos.

Quieren decir a los demás: ‘Pueden confiar en mí. Vean que soy un santo. Lo comprueba mi forma de orar’

Semejante actitud es una Blasfemia. Los soberbios, los falsos y los mentirosos, oran así.

La verdadera Oración brota del corazón a los labios y surge en el trabajo, en los negocios, en el descanso, en la fatiga, en el dolor y en la alegría, porque sale con todo el ser, al impulso del corazón que ama a Dios y se revela en todas sus acciones.

El alma recuerda que es la creatura y con amor reverencial se pone en la Presencia de su Creador que se le revela en todo y en todas las circunstancias.

La ternura amorosa del Padre se encuentra a cada paso del día.

Y se acaban las coincidencias.

EL ABANDONO.

            La Oración sostiene al alma en la Prueba y la provee de una fuerza nueva en la inteligencia y en el corazón. Es la Fuerza que no viene de un estudio humano, sino de un completo abandono en Dios.

Los que dan más, son los que más se olvidan de sí mismos. Es cosa muy penosa y difícil, pero indispensable si se quiere avanzar por este camino.

Pablo lo practicó y nos lo enseñó con su ejemplo:

Ahora voy a Jerusalén atado por el Espíritu, sin saber lo que me sucederá allá… Solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me da a conocer que me esperan prisiones y tribulaciones… pero de ninguna manera me preocupo por mi vida, con tal de terminar mi misión y cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de anunciar el Evangelio de la Gracia de Dios”

Ciertamente el abandono de Pablo, brilla esplendorosamente en este abandono en Dios.

Porque olvidarse de sí mismo es olvidar NO solo el pasado, sino la personalidad limitada. Olvidarnos totalmente quienes somos en nuestra existencia terrenal. Como si ya hubiésemos sido muertos y enterrados en una tumba. Totalmente desaparecidos para el mundo.

Y pensar solamente en lo que Dios quiere de nosotros, viviendo para hacer exclusivamente su Voluntad.

Cuando el hombre muere, su espíritu deja todo lo terrenal y queda solo frente a Dios, con su alma muerta o viva, según su voluntad lo determinó en la prueba terrenal.

Al quedar frente al Misterio que es Dios, el Mundo a su vez muere para él y debe vivir su Vida Eterna de acuerdo a su propia autosentencia.

Cuando en la existencia terrena encontramos a Dios y NO desdeñamos su Llamado, sucede lo mismo. La vida deja de pertenecernos y en una Prueba muy dolorosa, aprendemos a vivir exclusivamente para Dios.

Uniéndonos de tal manera con Él, que se experimenta en la Tierra el Paraíso y ya no hay nada que temer. NADA. La luz de Dios resplandece cuando el alma se sumerge en el mar de la Oración y la Caridad.

LA CONFIANZA.

            Dios Padre conoce las necesidades del hombre, pero a Él le agrada la Confianza del alma que se le acerca como un niño a contarle sus confidencias, para enriquecer una relación de amor, que es el verdadero objetivo de la Oración…

Y que al exponerle sus necesidades, le pide ayuda.

Confiar lo más íntimo y que causa rubor y vergüenza. Confiarle ‘Todo’ Al que lo es TODO, es increíblemente productivo. Porque Dios NO se escandaliza NI murmura, NI mucho menos falta a la Caridad.

Él sabe comprender y aconsejar. ÉL NOS AMA MUCHÍSIMO. Y su Amor está presente en todas nuestras súplicas…

Y elimina los obstáculos para nuestra santificación.

Perdonar para ser perdonados. El perdón de Dios trae la Paz. Estar vigilantes teniendo cuidado y Oración, para ser fuertes y tener la ayuda de Dios, aunada a una voluntad firme de NO pecar.

Después de una grande confianza en la Justicia del Padre y en su Amor. Porque todo cambia en nuestro interior, después de sumergirnos en la Oración.

El gozo inefable de hablar con Dios, hace que el Dolor sea soportable y el corazón se alimenta con la fuerza de un león para enfrentarse al Mundo y a todo, después de habernos unido completamente al Padre en la soledad y en la Oración.

LA ORACIÓN LO ES TODO.

Es un diálogo franco, animado, lleno de confianza, recogido, sereno, claro, íntimo. La Oración confiada puede cambiar el Castigo en Bendición.

La plegaria dirigida la Padre para que en su Misericordia ayude, toca el Corazón de Dios y agiliza su intervención. La súplica ardiente hace que Satanás NO pueda objetar nada a la intervención Divina.

Y esperar contra toda esperanza. ORANDO SIEMPRE CONFIADAMENTE.

Cuando se tiene una Fe Perfecta y una Confianza Perfecta, nacida de la oración y de la Bondad del Señor, Se podrán obtener los más portentosos milagros.

 PORQUE LA FE, LA ORACIÓN Y LA CONFIANZA,

SON LA LLAVE DE LOS MILAGROS.

EL AMOR.

Hay que recordar que una verdadera palpitación de amor, que salga como Nube de Incienso de las Llamas de nuestro corazón enamorado de Dios, tiene para Él un valor infinitamente más grande, que miles de ceremonias hechas con corazón tibio o frío.

Hay que atraer su Misericordia con nuestro amor. Ella es grande y activa con quién lo ama. El Cordero se ha Inmolado por nosotros y nos cubre como una ola que pasa y lava nuestras almas, dejándolas sin mancha.

Y SU AMOR CONTESTA NUESTRAS ORACIONES INMEDIATAMENTE.

LA ENTREGA.

DIOS LLAMA Y PASA. Puede que mañana no esté el corazón dispuesto y tampoco encontremos la Invitación de Dios.

Dios es tan exigente, como es infinitamente generoso en premiar.

El que quiere ser discípulo es necesario que abrace la Cruz y lo siga.

La vida del cristiano NO ES  una vida tapizada de pétalos. Es absoluta en sus exigencias.

Es como las rosas: son preciosas, fragantes, perfumadas, pero duran poco y lo que queda son solo espinas.

A través de la Oración, los consuelos de Dios son maravillosos y nos fortalecen siempre, hasta llegar al final del camino. Pero la Cruz es dolor y espinas…

Y NO HAY OTRO CAMINO.

Muchas raíces están trabadas en el ser humano. Hay que separarlas o cortarlas. Solo con la libertad espiritual se viene al servicio de Dios. NADA DEBE IMPEDIR LA ENTREGA.

Cuando el alma se entrega a Dios con todas las poderosas energías de su ser y doblega su temperamento, dirigiéndolas hacia la perfección. El apasionado y poderoso absolutismo, se arrojan sin titubeos por este camino.

Se aprovecha la experiencia en el Mal, para ser poderosos en el Bien y se emplean los mismos sistemas que se empleaban para entregarse toda al pecado…

Ahora se entrega toda a Dios.

Es entonces cuando se pone en práctica el Mandamiento más importante: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todas las potencias del ser y al prójimo como a nosotros mismos.

Nadie que haya puesto la mano en el arado para arar los campos de los corazones y esparcir la semilla de la Doctrina de Dios, puede volverse atrás para mirar lo que ha dejado y lo ha perdido.

Lo que podría haber tenido si hubiera seguido por otro camino menos extraordinario, que el de ser elegidos.

Quién obra así NO está adaptado al Reino de Dios. Hay que valorarnos, decidirnos y luego entregarnos.

Entregarnos sin reservas, sin miedos, sin reticencias…

EN LA ENTREGA TOTAL PARA UN AMOR TOTAL.

LA PREPARACIÓN…

El alma debe ser pobre con la Pobreza de espíritu. Desnuda, pobre y vacía. Que viva solo de Él, por Él y para Él.

Hambrienta: Solo Él calma la sed de Justicia del alma hambrienta de lo sobrenatural con la Posesión y la Comunicación de la misma Divinidad.

Sedienta: El Hambre de Dios solo puede ser calmada bebiendo de la Fuente del Agua Viva de Jesús. El Espíritu Santo es el Único Consolador.

El Dolor es el compañero indispensable de la Oración.

En él se encuentra su completo desarrollo y se fortalece ejercitando el sacrificio, la mortificación y la Penitencia. La Oración es la Fuente de la Gracia, ella llega hasta el Corazón de Dios y escala alturas inconcebibles al entendimiento humano.

En todos los tiempos y las ocasiones se puede orar. El alma puede hacerlo saltando todos los obstáculos y NO conoce las limitaciones. Aún en medio de la más ruidosa reunión y sin que los demás lo adviertan, al realizar todas las tareas cotidianas, continúa con sus coloquios con el Dios que habita en su interior.

La Oración es la voz armoniosa del alma pura que atraviesa los Cielos y llega hasta el Trono de Dios.

En ella va la amorosa flecha que traspasa el Corazón del Amado. Esta Oración nunca regresa vacía, sino llena de gracias y favores.

El secreto del alma que NO quiere perder a su amor, es permanecer siempre fija con todas sus potencias en Dios, a través de la Oración.

LA  FE.

            Es la luz oscura que arrastra al hombre hacia su Dios, por medio de la humildad. Es indispensable para la salvación y es la prueba que Dios exige al entendimiento humano y la orgullosa inteligencia del hombre.

La Fe es Luz para los humildes y Tinieblas para los soberbios. La Fe desata las manos del Omnipotente y aplaca la Justicia Divina.

La Fe arranca gracias al Eterno. Es un lazo de luz que une la Tierra con el Cielo y un lazo de Unión que pone en comunicación al alma con Dios.

LA Fe es el fundamento de la perfección.

LA INFANCIA ESPIRITUAL.

            Jesús dijo: Yo os lo aseguro, el que NO recibe el Reino de Dios como niño, no entrará en él. El niño es humilde, confiado, acepta ‘que no sabe’ con simplicidad.

Los niños son amables, curiosos y reciben con admiración y llaneza, todas las enseñanzas.

Observarlos como aman y creen en Dios, por la Inocencia que los caracteriza, es una lección de sabiduría. Hacen lo que se les enseña y no se ensoberbecen por lo que hacen. Aprenden y practican lo que aprenden.

Los niños, cuando cometen una pequeña falta ¡Con cuanta humildad la confiesan! NO buscan excusas. Saben que Dios lo sabe. Creen. Les apena haber causado un dolor a Dios.

Arrepentidos, piden perdón de su falta y ofrecen sinceramente, NO volver a faltar. Aman con sencillez  y siempre son sinceros.

Todas las cualidades de los niños son indispensables para la Oración auténtica, porque la característica principal del alma orante, debe ser siempre la docilidad interior y la Obediencia total.

Dios no desperdicia sus palabras, en donde NO hay intención de Obedecerlas.

            Cuando el alma sabe alcanzar la amorosa ciencia de saber permanecer fija en Dios, unida a Dios con todas sus potencias; todos los actos que produce son actos de amor y raptada por el amor, alcanza la santidad, casi sin darse cuenta.

Y aunque esté durmiendo sigue amando, porque la carne se adormece y se despierta con el nombre santo en los labios y con el pensamiento puesto en Él,

¡Maravilloso connubio del alma con Dios! Ni el más apasionado amor humano da la embriaguez que se experimenta, cuando el alma está verdaderamente enamorada de Dios.

El que ha probado los dos amores sabe que NO existe. Es como comparar el licor más barato, con el más exquisito de los vinos. El deleite es diferente, aunque la embriaguez sea parecida. Y cuando se conoce lo excelente, NO es posible conformarse con menos.

Para conocer este éxtasis, no debe haber nada que se interponga entre el alma y Dios  para formar con Él una unidad perfecta.

Para llegar a tener el corazón vacío de humanos intereses, hay que pasar por un crisol amarguísimo, pero la recompensa vale por todos los sacrificios y todas las renuncias.

Lo que vale la pena siempre tiene un precio alto.

Dios lo vale TODO.

Y cuando el alma se enamora de Él, es verdaderamente imposible vivir sin Él.

Cuando Él se convierte en la razón de vivir, la vida se convierte en una apasionada y maravillosa aventura, en la que el alma se la pasa entre el Cielo y el Infierno.

Satanás es el Villano que trata deponerle fin a la más increíble historia de Amor. Los que NO saben defenderlo… Lo pierden.

EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO CONTESTADAS.

Es necesario acercarse a Dios con los labios y el alma encendidos de verdadera caridad. Entonces los obstáculos que Satanás interpone para impedir el auxilio divino, son anulados, porque Dios ES el Vencedor Eterno.

Por eso es necesario reunir los requisitos para que la Oración pueda ser efectiva. Esta es una verdad dolorosa y aterradora. 

El hombre mismo es el que da las armas al Maligno, para impedir la intervención de Dios.

La Oración Poderosa necesita de la Justicia. Las Plegarias NO son atendidas principalmente por dos motivos: la Injusticia y el Amor.

LA INJUSTICIA.

Dios NO escucha nuestra oración si tenemos afectos desordenados que están desplazando a Dios del primer lugar en nuestro corazón. Tampoco si somos injustos y duros de corazón con los pobres, con los servidores y los familiares.

EL  AMOR.

Dios nos ama con un Amor Infinito y Eterno. Siempre, cuando nosotros iniciamos nuestra oración, la Gracia del Señor desciende sobre nosotros.

El Eterno nos atiende al instante cuando con un corazón humilde, amoroso, confiado, con sacrificio y constancia, le imploramos piedad, pan, consuelo, ciencia, dirección, ayuda, protección y fortaleza.

Todo esto y más, da Dios con su Infinito Amor, cuando nos volvemos a Él.

Y si no siempre somos atendidos porque Él se niega a acceder a nuestra petición, NO debemos pensar que nuestra Oración vaya a quedar sin respuesta.

A cambio de algo negado por una Inteligencia que todo lo conoce, recibimos otros dones de los que NO nos damos cuenta inmediatamente, ni los agradecemos.

Más tarde o más temprano debemos mostrar nuestro agradecimiento y reconocimiento a esta Bondad infinitamente Inteligente, que cuida de nosotros.

Porque Él, que todo lo sabe. NO concede aquello que nos proporcionaría la felicidad de un instante y Dolor para el resto de nuestra vida terrena y que puede ser causa de pena en la otra vida, por el mal uso que se puede dar a la dádiva divina.

El Amor de Dios siempre nos protege, hasta de nosotros mismos.

LA ORACIÓN HECHA CON FE VERDADERA Y AMOR VERDADERO,

 SIEMPRE OBTIENE.

CUANDO UNA ORACIÓN QUEDA SIN RESPUESTA, hay que revisar que NO esté viciada en la petición o en la Fe. A veces Dios explica por qué NO la concede. Sí es en la Fe, NI siquiera ha llegado al Cielo.

Dios quiere que todos sus hijos sean tan suyos que todas sus santas demandas está dispuesto a atenderlas continuamente.

No siempre concederá las cosas solicitadas, pero sustituirá el don negado por otros cien consuelos más grandes todavía, porque Él arde con el deseo de hacernos felices, de poder estrecharnos contra su Corazón y enjugarnos el Llanto.

Él es el Único que da Bien, Paz y Amor Verdadero y Eterno.

Si somos cristianos inmaduros, constantemente pediremos cosas que NO nos convienen.

Conforme vayamos creciendo espiritualmente, también aprenderemos a Orar.  Afortunadamente para nosotros, Jesús es un Maestro con mucha paciencia y le encanta enseñarnos cuando hay buena voluntad.

Invocar la protección de María Santísima y la Sangre de Jesús antes de ponernos a Orar, elimina TODAS las interferencias con las que Satanás trata de Obstaculizar nuestra Oración y las respuestas de Dios, cuyo Amor quisiera entretenerse en amorosos coloquios, con todos sus hijos.

SOLO EL PECADO APARTA DE DIOS Y HACE NULAS LAS ORACIONES.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

EL CREDO I


trono-rey-infierno“DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS…”

29. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna.30. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna.(Mateo 5, 29 y 30)

La Palabra de Dios es inequívoca y firme:

Los humanos conscientes de su realidad espiritual, en la antigüedad le dieron diferentes nombres, según su cultura: Para los paganos antiguos, lo llamaron Hades o Inframundo.

El Pueblo de Dios, los hebreos del Antiguo Testamento; le llamaban Gehenna o Sheol.

Sheol. Pero exactamente,  ¿Qué es lo que para ellos significa este lugar?

  • Es un lugar de inconsciencia donde van buenos y malos. (Ec 9:4,5,6,9:10)
  • Los que están en el Sheol no alaban  ni mencionan a Dios. (Salmos 6:4-5)
  • No significa un estado de separación de Dios. (Salmos 139:7-8)
  • Dios puede sacar del Sheol a las personas que se encuentren allí. (Job 14:12-15)00parabola-de-epulon-lazaro-ve-a-abraham

Por todas las Escrituras inspiradas se asocia continuamente al She’ol con la muerte y con la vida. (1Samuel 2:6) (2Samuel 22:6) (Salmos 18:4-5,49:7-10,14-15,88:2-6,89:48); (Isa 28:15-18) compárese también (Salmos 116:3,7-10); (2Corintios 4:13-14).

Se habla del She’ol como una “tierra de oscuridad” (Job 10:21) y un lugar de silencio. (Salmos 115:17). Parece ser que Abel fue el primero en ir allí.

En el día del Pentecostés de 33 E.C., el apóstol Simón Pedro citó del (Salmos 16:10) y lo aplicó a Cristo. Cuando Lucas citó las palabras de Pedro, utilizó la palabra griega hádēs, mostrando con ello que el Sheol y el Hades se refieren a la misma cosa, la sepultura común de la humanidad. (Hechos 2:25-27) (Hechos 2:29-32).

Durante el reinado de mil años de Jesucristo, el Sheol o Hades será vaciado y destruído, ya que se resucitará a todos los que se hallen en él. Esta será la segunda muerte. (Apocalipsis 20:13-14)

Para los cristianos instruidos por el Espíritu Santo, el Sheol es el Seno de Abraham o Limbo. Para entender plenamente su significado es necesario conocer la manera en que está constituido el Reino de Satanás.

Igual que en el Cielo y el Purgatorio, hay diferentes niveles. En el Cielo, el Paraíso Terrenal sería el vestíbulo y por lo tanto, algo similar es el Limbo en el Infierno.

¿Cómo es el Limbo y quienes están en él?

Con la palabra “Limbo” se designa el lugar o estado de las almas de los que mueren con el Pecado Original.

Por la Gracia de Dios, algunos testigos fidedignos lo han conocido y nos relatan las experiencias vividas.

Santa Faustina Kowalska cuenta en su Diario:

“He visto cómo salían de una especie de abismo barroso almas de pequeños niños y otros más grandecitos como de nueve años. Estas almas eran repugnantes y horribles, semejantes a los monstruos más espantosos, a cadáveres en descomposición. Pero esos cadáveres estaban vivos y atestiguaban en voz alta contra un alma agonizante” (Cuaderno 5, Nº 177 del 12-5-1935).

Esta alma contra la que atestiguan era el mariscal José Pilsudski, que había muerto ese día y cuyo juicio ante Dios fue muy severo.

Quizás esos niños sufrieron las consecuencias de la violencia del mariscal en medio de la guerra. No lo sabemos, pero atestiguan contra él como testigos de sus pecados. Felizmente para él dice Santa Faustina, la Intercesión de la Virgen lo salvó.

Podemos preguntarnos: ¿Por qué las almas de esos niños, que pensamos que son puros e inocentes, son tan repugnantes y horribles?

Porque un alma sin Dios, como lo es el alma de un niño muerto sin bautismo, es criatura de Dios; pero NO es templo de Dios consagrado por el Bautismo, está en tinieblas, sin luz y sin belleza.

Mientras que el alma de un niño bautizado es más bella que todas las bellezas humanas; pues al desaparecer la mancha del Pecado Original, es como si apenas hubiera salido de las Manos Divinas.

DÉJAME QUE TE AYUDE HERMANO

Para conocer la condición de estas almitas, es muy interesante leer el Acta “Passio SS. Perpetuae et Felicitatis” escrito en el encarcelamiento. Sobre el martirio de estas dos santas del Norte de África, ocurrido en Cartago el año 203

A los pocos días de haberse bautizado Santa Perpetua (tenía apenas 22 años y criaba un niño de pecho, que era su hijo) donde ella misma nos habla de su  hermano Dinócrates, de apenas 7 años, que había muerto de un cáncer en la cara:

“Al cabo de unos días, estando todos en oración, súbitamente en medio de ella, se me escapó la voz y nombré a Dinócrates. Yo me quedé estupefacta de que nunca me hubiera venido a la mente, sino entonces y sentí pena al recordar cómo había muerto.

Y me di inmediatamente cuenta de que yo era digna y que tenía obligación de rogar por él. Y empecé a hacer mucha oración por él y a gemir ante el Señor. Seguidamente, aquella misma noche se me mostró la siguiente visión.

Vi a Dinócrates, que salía de un lugar tenebroso, donde había también otros muchos, sofocado de calor y sediento, con vestido sucio y color pálido. Llevaba en la cara la herida de cuando murió. Este Dinócrates había sido hermano mío carnal, de siete años de edad, muerto tristemente de cáncer en la cara, enfermedad que infunde terror a todo el mundo.

niño romano

Por él hacía yo oración. Entre mí y él había una gran distancia, de manera que nos era imposible acercarnos el uno al otro. Además, en el mismo lugar en que estaba Dinócrates, había una piscina llena de agua, pero con brocal más alto que la estatura del niño.

Dinócrates se estiraba como si quisiera beber. Yo sentía pena de que, por una parte, aquella piscina estaba llena de agua y, sin embargo, por la altura del brocal, no podía beber mi hermano.

Entonces, me desperté y me di cuenta de que mi hermano se hallaba en pena. Pero yo tenía confianza de que había de aliviarle de ella y no cesaba de orar por él todos los días, hasta que fuimos trasladados a la cárcel castrense, pues en espectáculo castrense teníamos que combatir con las fieras.

E hice oración por él, gimiendo y llorando día y noche, a fin de que por intercesión mía fuera perdonado.

El día que permanecimos en el cepo, tuve la siguiente visión. Vi el lugar que había visto antes y a Dinócrates limpio de cuerpo, bien vestido y refrigerado y donde tuvo la herida vi sólo una cicatriz. Y la piscina que viera antes, había abajado el brocal hasta el ombligo del niño. Éste sacaba de ella agua sin cesar.

Sobre el brocal había una copa de oro llena de agua y se acercó Dinócrates y empezó a beber de ella. La copa no se agotaba nunca. Y saciada su sed se retiró del agua y se puso a jugar gozoso a la manera de los niños.

roma_ninos

Y me desperté. Entonces, entendí que mi hermano había pasado la pena”.

De acuerdo con este testimonio, los muertos con el Pecado Original conservan en su cuerpo espiritual todos los defectos y enfermedades que sufrieron físicamente, durante su permanencia en el mundo…  Esto explicaría en parte la Santa Ira del Padre Celestial, contra los culpables por los Abortos Provocados en la actualidad:

¿Cómo estarán sufriendo en Limbo, los inocentes masacrados y desmembrados, con los violentísimos sistemas de exterminio usados contra ellos, por una sociedad insensible y cruel?…

 Sólo la caridad y las oraciones de la Iglesia Militante pueden reparar y llevar al Cielo a estas pobres almitas inocentes; a quienes se les ha condenado a vivir destruidos en el Limbo, después de negárseles el don de la vida.

Todos los hombres somos creaturas del mismo Dios.

En el Limbo también están todos los que al morir no son cristianos y por lo tanto desconocen la Doctrina Revelada por Jesucristo, el Redentor.

La Infinita Misericordia de Dios, espera de nosotros los cristianos; que al orar por todos los habitantes del Limbo o Sheol, los llevemos al Reino de la Luz.

860px-jacopo_tintoretto_-_the_descent_into_hell_-_wga22478

Jesús baja a los Infiernos y al Purgatorio

Visión de Ana Catalina Emmerich

Symbolum Apostolorum

Latín

Credo in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et   terrae, et in Iesum Christum, Filium Eius unicum, Dominum nostrum, qui   conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio   Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit   ad ínferos, tertia die   resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris   omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam   catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis   resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

Español

Creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y   gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen; padeció bajo el   poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al   tercer día resucitó de entre los muertos; y subió a   los cielos; está sentado a la derecha del Padre, y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica, la Comunión de los Santos, el perdón de   los pecados,   la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Descendió a los infiernos: «Como Hombre, su Cuerpo murió.    

Purgatorio Infierno Jesus camina sobre el fuego

Pero siendo el Primogénito Viviente de los vivientes: Dios Vivo, con su alma y su espíritu vivos, porque el Pecado jamás lo tocó y Es la Sabiduría y la Gracia mismas… 

Y como ser espiritual que era, fue y predicó a los espíritus que estaban presos».

18. “Pues también Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados, el Justo por los injustos, muerto en la carne, vivificado en el espíritu. 19. En el espíritu fue también a predicar a los espíritus encarcelados, 20. en otro tiempo incrédulos, cuando les esperaba la paciencia de Dios, en los días en que Noé construía el Arca, en la que unos pocos, es decir ocho personas, fueron salvados a través del agua;21. a ésta corresponde ahora el bautismo que os salva y que no consiste en quitar la suciedad del cuerpo, sino en pedir a Dios una buena conciencia por medio de la Resurrección de Jesucristo, 22. que, habiendo ido al cielo, está a la diestra de Dios, y le están sometidos los Angeles, las Dominaciones y las Potestades. (1 Pedro 3, 18-22)    

00como-es-eso-de-que-cristo-descendio-a-los-infiernos

Cuando Jesús, dando un grito, expiró, yo vi su alma celestial como una forma luminosa penetrar en la tierra, al pie de la cruz. Muchos ángeles, entre los cuales estaba Gabriel, la acompañaban.

Vi su divinidad unida con su alma pero también con su cuerpo suspendido en la cruz. No puedo expresar cómo era esto, aunque lo vi claramente en mi espíritu.

El sitio adonde el alma de Jesús se había dirigido, estaba dividido en tres partes. Eran como tres mundos y sentí que tenían forma redonda, cada uno de ellos separado del otro por un hemisferio.

Delante del limbo había un lugar más claro y hermoso; en él vi entrar las almas libres del purgatorio antes de ser conducidas al cielo. La parte del limbo donde estaban los que esperaban la redención, estaba rodeado de una esfera parda y nebulosa y dividido en muchos círculos.

Nuestro Señor, rodeado por un resplandeciente halo de luz; era llevado por los ángeles por en medio de dos círculos: en el de la izquierda estaban los patriarcas anteriores a Abraham. En el de la derecha, las almas de los que habían vivido desde Abraham hasta san Juan Bautista.

Al pasar Jesús entre ellos no lo reconocieron; pero todo se llenó de gozo y esperanza…

jesus-baja-al-infierno-500x322

Y fue como si aquellos lugares estrechos se expandieran con sentimientos de dicha.

Jesús pasó entre ellos como un soplo de aire; como una brillante luz; como el refrescante rocío. Con la rapidez de un viento impetuoso llegó hasta el lugar cubierto de niebla, donde estaban Adán y Eva.

Les habló y ellos lo adoraron con un gozo indecible y acompañaron a Nuestro Señor al círculo de la izquierda: el de los patriarcas anteriores a Abraham. Este lugar era una especie de Purgatorio.

Entre ellos había malos espíritus que atormentaban e inquietaban el alma de algunos. El lugar estaba cerrado pero los ángeles dijeron: «Abrid estas puertas.»

Cuando Jesús triunfante entró; los espíritus diabólicos se fueron de entre las almas llenas de sobresalto y temor.

Jesús, acompañado de los ángeles y de las almas libertadas, entró en el Seno de Abraham.

Este lugar me pareció más elevado que las partes anteriores y sólo puedo comparar lo que sentí, con el paso de una iglesia subterránea a una iglesia superior. Allí se hallaban todos los santos israelitas. En aquel lugar no había malos espíritus.

00jesus-descendio-a-los-infiernos

Una alegría y una felicidad indecibles entraron entonces en estas almas, que alabaron y adoraron al Redentor. Algunos de éstos fueron a quienes Jesús mandó volver sobre la tierra y retomar sus cuerpos mortales para dar testimonio de Él…  

50. Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, exhaló el espíritu. 51. En esto, el velo del Santuario se rasgó en dos, de arriba abajo; tembló la tierra y las rocas se hendieron.52. Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos difuntos resucitaron. 53. Y, saliendo de los sepulcros después de la resurrección de él, entraron en la Ciudad Santa y se aparecieron a muchos. (Mateo 27, 50-53)

Este momento coincidió con aquel en que tantos muertos se aparecieron en Jerusalén.

Después vi a Jesús con su séquito entrar en una esfera más profunda: una especie de Purgatorio también, donde se hallaban paganos piadosos que habían tenido un presentimiento de la verdad y la habían deseado.

Vi también a Jesús atravesar como libertador, muchos lugares donde había almas encerradas. Hasta que finalmente, lo vi acercarse con expresión grave al centro del Abismo.

las-puertas-del-infierno

El Infierno se me apareció bajo la forma de un edificio inmenso, tenebroso; cerrado con enormes puertas negras con muchas cerraduras. Un aullido de horror se elevaba sin cesar desde detrás de ellas.

¿Quién podría describir el tremendo estallido con que esas puertas se abrieron ante Jesús? ¿Quién podría transmitir la infinita tristeza de los rostros de los espíritus de aquel lugar?

La Jerusalén celestial se me aparece siempre como una ciudad donde las moradas de los bienaventurados tienen forma de palacios y de jardines llenos de flores y de frutos maravillosos.

El infierno lo veo en cambio como un lugar donde todo tiene por principio la Ira eterna, la Discordia y la Desesperación.

Prisiones y cavernas, desiertos y lagos llenos de todo lo que puede provocar en las almas el extremo horror, la eterna e ilimitada desolación de los condenados. Todas las raíces de la corrupción y del terror, producen en el Infierno el dolor y el suplicio que les corresponde en las más horribles formas imaginables.

TORMENTO INFIERNO

Cada condenado tiene siempre presente este pensamiento: que los tormentos a que está entregado son consecuencia de su crimen, pues todo lo que se ve y se siente en este lugar no es más que la esencia, la pavorosa forma interior del pecado descubierto por Dios Todopoderoso.

Cuando los ángeles con una tremenda explosión, echaron las puertas abajo; se elevó del infierno un mar de imprecaciones, de injurias, de aullidos y de lamentos.

Todos los allí condenados tuvieron que reconocer y adorar a Jesús y éste fue el mayor de sus suplicios.

En medio del Infierno había un Abismo de Tinieblas al que Lucifer encadenado, fue arrojado.  Y negros vapores se extendieron sobre él.

APOCALIPSIS SATANÁS ENCADENADO

Es de todos sabido que será liberado durante algún tiempo, cincuenta o sesenta años antes del año 2,000 de Cristo.

Las fechas de otros acontecimientos fueron también fijadas, pero no las recuerdo. Pero sí que algunos Demonios serán liberados antes que Lucifer, para tentar a los hombres y servir de Instrumento de la Divina Venganza.

Vi multitudes innumerables de almas de redimidos elevarse desde el Purgatorio y el Limbo detrás del alma de Jesús, hasta un lugar de delicias debajo de la Jerusalén celestial.

Vi a Nuestro Señor en varios sitios a la vez, santificando y liberando toda la Creación. En todas partes los malos espíritus huían delante de Él y se precipitaban en el Abismo.

tentacion1

Vi también su alma en diferentes sitios de la tierra. La vi aparecer en el interior del sepulcro de Adán debajo del Gólgota, en las tumbas de los profetas y con David.

A todos ellos revelaba los más profundos misterios y les mostraba cómo en Él se habían cumplido todas las profecías.

Esto es lo poco de que puedo recordar sobre el descendimiento de Jesús al Limbo y a los Infiernos y la libertad de las almas de los justos.

Pero además de este acontecimiento, Nuestro Señor desplegó ante mí su eterna misericordia y los inmensos dones que derrama sobre aquellos que creen en Él.

El descendimiento de Jesús a los infiernos es la plantación de un Árbol de Gracia destinado a las almas que padecen…  La redención continua de estas almas, es el fruto producido por este árbol en el jardín espiritual de la Iglesia en todo tiempo.

La Iglesia Triunfante debe cuidar este árbol y recoger los frutos para entregárselos a la Iglesia Militante que NO puede recogerlos por sí misma…

Cuando en el día del Juicio Final llegue el dueño del árbol, nos pedirá cuenta y no sólo de ese árbol, sino de TODOS  los frutos producidos en todo el jardín.

¿CÓMO ES EL INFIERNO?

Es un lugar sobre el que los sacerdotes NO predican más, porque dicen que la gente se asusta o se burla.  ALGUNOS YA TAMPOCO CREEN O DUDAN DE SU EXISTENCIA.

Y si siguen creyendo en él, menudo favor hacen a los fieles al:

NO RECORDARLES QUE EXISTE…  

QUE NO ESTÁ VACÍO…  

Y QUE ES PARA SIEMPRE.

TESTIMONIO DE SANTA FAUSTINA KOWALSKA (Religiosa polaca canonizada en el año 2000)

Según un fragmento del relato de su diario:

Hoy he estado en los abismos del infierno, conducida por un ángel.

Es un lugar de grandes tormentos, ¡Qué espantosamente grande es su extensión!infiernoLos tipos de tormentos que he visto:

El primer tormento que constituye el Infierno, es la pérdida de Dios.

 El segundo, el continuo y eterno remordimiento de conciencia.

 El tercero, es que la condición y aquel destino NO cambiarán  jamás.

 El cuarto tormento, es el Fuego que penetra al alma sin destruirla. Es un sufrimiento terrible,  ya que es un Fuego completamente espiritual, encendido por la Ira Divina.

 El quinto tormento, es la Oscuridad permanente. Un horrible y sofocante Olor. Y a pesar de la oscuridad, los Demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros. Ven todos el Mal de los demás y el suyo propio.  

El sexto tormento, es la compañía constante de Satanás.

El séptimo tormento, es una desesperación tremenda, el Odio a Dios, las Imprecaciones, las Maldiciones y las Blasfemias.

Estos son los tormentos que todos los condenados padecen juntos, pero esto NO  es el extremo de los sufrimientos.

Hay torturas especiales destinadas para cada alma en  particular.

TORMENTOS INFIERNO

Éstos son los tormentos de los sentidos. Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la forma en que ha pecado.

Hay cavernas y horribles calabozos; abismos de tormento donde una forma de agonía difiere de otra.  

Habría muerto a la vista de aquellas terribles torturas, si no me hubiera sostenido la omnipotencia de Dios.

El pecador debe saber que será torturado por toda la Eternidad, en esos mismos sentidos que suele usar para pecar…

hombre encadenado satan nephilim

Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay ningún infierno o que nadie ha estado allí y que por lo tanto nadie puede decir cómo es.

Yo, Sor Faustina por orden de Dios; he visitado los Abismos del Infierno para que pudiera hablar a las almas sobre él y para testificar sobre su existencia…

Los demonios estaban llenos de odio hacia mí; pero tuvieron que obedecerme por orden de Dios. Lo que he escrito es una sombra pálida de las cosas que vi.

00apostasia-infierno

Pero noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí son de aquéllos que NO creyeron que hay un Infierno.

Cuando regresé, apenas podía recuperarme del Miedo. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí!

Por consiguiente, oro aún más fervorosamente por la conversión de los pecadores. Y suplico continuamente por la misericordia de Dios sobre ellos.

Oh mi Jesús, preferiría estar en agonía hasta el fin del mundo, entre los mayores sufrimientos, antes que ofenderte con el menor de los pecados.

Sí. El Infierno existe y NO está Vacío. Quien lo sabe mejor que nadie, es Satanás.

Nuestra Madre Santísima dijo santa Faustina:

“Yo dí al mundo el Salvador  y tú debes hablar al Mundo de su Gran Misericordia…

misericordia

Y preparar al mundo para su Segunda Venida. Él vendrá, NO como un Salvador Misericordioso, sino como un Juez Justo.

Oh, qué terrible es ese Día. Establecido está ya. Es el Día de la Justicia, el Día de la Ira Divina. Los ángeles tiemblan ante ese Día.

Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras aún sea el tiempo para conceder la Misericordia. Si ahora tú callas, en aquel Día Tremendo responderás por un gran número de almas.”

Yo Sor Faustina, por orden de Dios, estuve en los Abismos del Infierno para hablar a las almas y dar testimonio de que el Infierno existe.

Los Demonios me tenían un gran Odio, pero por orden de Dios tuvieron que Obedecerme. Lo que he escrito es una débil sombra de las cosas que he visto.

He observado una cosa: la mayor parte de las almas que allí están, son las que NO CREÍAN QUE EL INFIERNO EXISTE. 

00infierno-ii                        HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

82.- EVENTO UNIVERSAL


juicio ante el tribunal de diosEL JUICIO PARTICULAR 

JUICIO DEL ALMA

En la vida entendida como Prueba, cuando sucede el momento decisivo de la muerte, nosotros mismos determinamos nuestro destino final.

Y Dios solamente da el Amén, a lo que proporcionaremos al alma inmortal por su Origen Divino, en alguna de las Tres Moradas que existen y que habremos elegido según el nivel de aceptación o rechazo a la gracia Divina otorgada en Jesucristo.

Dios es Amor.

Y según el fuego de las pasiones en que hayamos consumido nuestra vida terrenal, será el fuego que nos siga a la Vida Eterna…

Fuego responde a Fuego.

_ADAN_eden

En el Paraíso es Fuego de Amor Perfecto.

El Purgatorio es Fuego de Amor Purificador.

alma condenada infierno

Y el Infierno es Fuego de Amor Ofendido.

En el Paraíso; porque los elegidos amaron a la perfección, el Amor a ellos se da en su Perfección.

En el Purgatorio; porque los purgantes amaron tibiamente,  el Amor se hace flama que los lleva a la perfección.

En el Infierno, porque los malditos ardieron en todos sus fuegos más que en el Fuego de Dios.

El Fuego de la Ira de Dios los arde en eterno.

Y esto NO lo podemos cambiar, porque tanto el Cielo y como el Infierno, fueron creados eternos por Dios…

Al igual que ha creado el Universo y el planeta en que vivimos, con todo lo que contiene para nuestro bienestar.

parabola de los talentos

En nuestro paso por esta vida terrenal, Dios nos ha proporcionado los talentos de cuya administración le rendiremos cuentas en nuestro Juicio Particular…

La Parábola de los Talentos. O sea, nuestra justicia ejercida en el Amor hacia Dios y hacia nuestro prójimo, por medio de los dones que Dios nos otorgó, cuando bajamos a habitar un cuerpo.

Ellos  serán los que proporcionarán los elementos de Premio o de Condena…

De acuerdo a como vivimos y los usamos según sus Mandamientos, en la existencia terrenal que  nos concedió…

Principalmente el del amor y el de  la Fe…

PORQUE ESTÁ ESCRITO:

  El que rechaza a Jesús como Salvador, inexorablemente deberá enfrentarlo como Juez…

De acuerdo a las Sagradas escrituras, hay dos juicios que enfrentaremos delante de Dios:

EL JUICIO FINAL, QUE OCURRIRÁ TRAS LA SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO…

alma

Y el JUICIO PARTICULAR que enfrentan todas las almas, en el momento de dejar este mundo material cuando  es el momento de su muerte.

Cada ser humano tendrá que rendir cuentas a Cristo por todos y cada uno de sus pecados.

Nadie podrá oponer excusas… Porque nuestra maldad le da vida espiritual  a los pecados cometidos y son lo que Jesús llamó ‘espíritus inmundos’…

¿Cómo explicaremos la presencia adherida a nuestras almas al igual que una madre en estado de gestación, en nuestro propio ser, de estos espíritus que tienen el sello de creación de nuestro ADN?

¿Y muestran la semejanza de la misma imagen única, dada a cada uno de nosotros por nuestro Creador y Padre Celestial?…

Muchos mentirosos hijos del Padre de la Mentira, no podrán aducir su acostumbrado: ‘Yo no fui… Yo no soy…’ Porque la evidencia estará en ellos y al frente, como cada vez que nos miramos ante un espejo.

¿QUE PASA DESPUES DE LA MUERTE?
Tomás de Kempis, el autor de Imitación de Cristo trata así el tema del Juicio:

“Mira el fin en todas las cosas y de qué suerte estarás delante de aquel Juez justísimo, al cual no hay cosa encubierta. Ni se amansa con dádivas, ni admite excusas, sino que juzgará justísimamente. ¡Oh ignorante y miserable pecador! ¿Qué responderás a Dios, que sabe todas tus maldades?”.

La muerte no se evita y son felices los que llegan a ella vestidos de amor, al encuentro de Aquel que los espera. Temen a la muerte aquellos que NO conocen el amor y que NO tienen la conciencia tranquila.

Éstos, cuando por enfermedad, por edad o por cualquier otro motivo, se sienten amenazados por la muerte; se asustan, se afligen o se rebelan.

Intentan por todos los medios y con todas sus fuerzas, escapar de ella. Inútilmente, porque cuando la hora ha sido señalada, ninguna cautela vale para desviar la muerte.

jugando a ser dios vida-y-muerte

No solamente la muerte del pecador es horrible, sino también su vida. No hay que ilusionarse sobre su aspecto exterior, es un maquillaje. Un barniz para cubrir la verdad.

Porque una hora, solamente una hora de la paz del justo, es incalculablemente más rica en felicidad, que ni la más larga vida de pecado. Las apariencias indican lo contrario.

Y así como a los ojos del mundo no aparecen la riqueza y la alegría de los santos; así también se esconde el abismo de inquietud y de insatisfacción que hay en el corazón del injusto.

Y del que como cráter de un volcán en erupción, vomita vapores acres, corrosivos y venenosos, que intoxican  a los desventurados, cada vez más.

Tratan de sofocar la inquietud buscando darse todas las satisfacciones que apetecen en su ánimo extraviado y por lo mismo, satisfacciones de maldad, porque están fermentados en ella.

0adicciones

Ni siquiera las drogas y los ficticios escapes del libertinaje y el desenfreno, los alivian de la tremenda carga que soportan…

Los pecadores obstinados e impenitentes, llegan a la perfección del mal y su muerte es un horror que los hace estallar en la otra vida, porque los sumerge en un horror mucho más grande.

El justo NO le teme a la muerte, porque sabe que al obrar el bien, tiene la sonrisa de Dios.

Para los impíos la muerte es pavorosa. Tienen miedo. Y más miedo todavía cuando sienten que no han actuado bien o lo han hecho mal del todo.

La boca mentirosa del hombre trata de engañarse a sí mismo, para consolarse y engañar a los demás: ‘Yo he actuado bien’…

Pero la conciencia, que está como un espejo de dos caras bajo su rostro y el Rostro de Dios, acusa al hombre de NO haber obrado bien y de NO obrar para nada bien como lo proclama.

JUSTICIA DE DIOS

Y es entonces cuando un gran miedo los molesta: el miedo del Juicio de Aquel que todo lo conoce. Y aquí la gran pregunta: ¿Por qué si se le teme tanto como a Juez, NO EVITAN el tenerlo como tal?…  

¿Por qué lo rechazan como Salvador y NO lo aceptan como Padre? ¿Por qué si lo temen, NO actúan obedeciendo sus Mandamientos y NO lo saben escuchar con voz de Padre que guía, hora por hora con mano de amor?

Si al menos lo obedecieran cuando habla con voz de Rey. Sería obediencia menos premiada, porque es menos dulce a su Sagrado Corazón. ¡Pero sería obediencia!…

Entonces, ¿Por qué no lo hacen y sin embargo le tienen pavor a la muerte?

La muerte de los inocentes que mueren sin rencor, es bella como un martirio.

Y como no tienen la mancha del odio, también son víctimas que Dios toma como hostias. Son las flores de hoy, cortadas por el Enemigo de Dios que busca destruir a sus hijos…

Y por el Odio desencadenado con todas sus fuerzas, en el fragor del Infierno de la violencia en su máximo esplendor.

EL GRAN AVISO

el-aviso-777

 Resumen tomado de Apocalipsis Mariano por L. Padilla

Siguiendo la analogía del Juicio Particular, el Aviso es algo que puede y debe ser preparado interiormente.

El hecho de que después del Aviso seguiremos viviendo, no debe llenarnos de simple espera. Esta sería más propia de hombres insensatos que dejan escapar un gran tesoro de sus manos. Por eso y para obtener el máximo provecho de esta Gracia Única en la historia de la salvación, es más razonable actuar del mismo modo que si nos dieran la noticia de que nos vamos a morir en una fecha cercana y determinada.

Nuestro Señor nos pide que estemos preparados para este juicio Suyo, con el fin de que esta confrontación de nuestro personal estado interior frente a Su infinita belleza, obtenga el máximo fruto de acercamiento espiritual a Dios y sea lo menos traumática posible para nosotros.

Para ello nos sugiere que nos examinemos más cada día y recemos en reparación, sobre todo aquellos que hemos tenido la gracia de conocer el mensaje mariano desde hace ya algunos años, porque a mayor talento mayor responsabilidad.

Dice nuestra Señora a Mathew Kelly:

“¿Veis ya lo importante que son estos Tiempos? No esperéis a este Juicio en pequeño. Debéis empezar a mirar a vosotros mismos más de cerca para poder ver vuestras faltas y arrepentiros. Sois afortunados de tener la fe necesaria para leer, creer y aceptar este mensaje; no debéis apartaros de él con indiferencia. Debéis examinaros más cada día y rezar en reparación. Todos vosotros sed como el ciego. Cada día deberíais gritar “Señor, abre mis ojos”, y mi Hijo abrirá vuestros ojos para que podáis ver vuestra miseria y os arrepintáis” (6 de junio de 1993).

Y en otra ocasión el Señor dijo:

Sobre todo, NO TEMÁIS. No os digo todo esto para asustaros… Os envío este mensaje para ahorraros todo el Dolor que pueda, pero el dolor que experimentaréis al ver las Tinieblas de vuestra alma es un acto de Amor por mi parte. ¿No veis que esto hará volver a MUCHAS almas, muchas almas a un Amor a Mí más pleno? Esto salvará muchas almas del Fuego del Infierno.

Asimismo, la Santísima Virgen también ha pedido particularmente Tres Cosas para poder prepararnos de una manera especial:

1.-       Ser humildes,

2.-       Hacer caso al mensaje urgente de conversión

3.-       Vivir en gracia de Dios.

Como consecuencia de todo lo que hemos dicho, el Aviso será pues una Gran Prueba Divina de PRIMERA MAGNITUD, que pondrá al hombre en una disyuntiva clara de Seguir o de Rechazar a Dios.  

De todas formas, incluso entre los que tomaron la decisión de enderezar su vida hacia Dios, la Batalla de cada día y las tentaciones del Demonio harán que el polvo se siga pegando al alma en su caminar…

O que el cansancio espiritual enfríe ese primer fervor, de modo tal que muchos dudarán de lo que vieron y sintieron en el Aviso.

¿QUÉ SIENTEN LAS ALMAS AL ENFRENTARLO?

Amadísimos míos:

No olviden que el Tiempo no es tiempo.

Que se enrumban al cumplimiento del Gran Acontecimiento en el que confluyen todos mis llamados:

El cumplimiento de un Acto de Misericordia Trinitario hacia el hombre en este Instante que es:

EL GRAN AVISO

“Pueblo Mío, amado Pueblo Mío:

La Tierra se estremece ante los ojos que permanecen ciegos. el Aviso es producto de mi Infinita Misericordia hacia ustedes.

Éste está próximo. Una serie de hechos de origen natural se ciernen ya sobre toda la tierra.

Exponemos a continuación el relato de la vidente Luz de María de Bonilla, que ella nos da sobre su experiencia personal de lo que será el Aviso Universal.  

“De modo muy particular, el señor me ha dado a comprender que vendrá un cometa que se acercará a la Tierra y toda la humanidad lo verá. Esto hará a muchas personas acercarse por pánico a la confesión, pero NO por Arrepentimiento.

Va a aparecer una señal en el cielo, “UNA CRUZ” (1) por varios días…

Las personas de fe sentirán la necesidad de confesar sus pecados, de arrepentirse. Los demás dirán que es provocado por el hombre y se levantaran en contra de la Iglesia Católica, diciendo que es un ardid para atemorizar a la humanidad.

En medio de esta Confusión y de un terremoto, vendrá el AVISO. Del cual Nuestro Señor me permitió vivir una parte en la cuaresma del año 2008, el día Miércoles Santo, la que describo a continuación:

“Sentí en mi ser una angustia, como de algo que se acercaba y no sabía que era… como un susto, algo angustiante que yo no sabía que era. Pensé que algo iba a suceder… Era algo que hacía que mi corazón palpitara aceleradamente.

Así pasé como unos 20 minutos… Después la angustia fue creciendo, hasta que comencé a sentir como que el alma se me salía…

Porque poco a poco sentí una soledad espantosa que me iba llenando no solo el ser espiritual sino mi cuerpo físico.

Hasta que sentí una soledad tan terrible, que la angustia me hacía caminar de un lado a otro, porque cada vez la soledad era más grande y yo era totalmente consciente de que me estaba quedando sin Dios en mi ser…

Mi alma estaba desolada, angustiada… yo caminaba buscando consuelo y no lo encontraba… La soledad, el vacío era cada vez más grande, hasta que llegó el momento en que sentí enloquecer…

¡Mi alma se quedó sin Dios!…

Y como una película comenzaron a desfilar dentro de mí, todos los pecados. Quizás los más grandes que cometen los hombres: sentí o mejor dicho estaba viviendo, porque yo los sentía como propios, los vivía

Sentí lo que pasa por la mente, por el corazón, por el interior de las personas que se quitan la vida, viví esos momentos anteriores que padecen los que se quitan la vida…

Viví lo que siente un niño cuando está siendo abortado…

Viví los abusos de los seres humanos que son ultrajados.

Viví la drogadicción, la prostitución…

 Toda clase de pecados comenzaron a desfilar uno a uno dentro de mi alma…

Era una desesperación terrible…

Yo sentía en mi mente que no podía salir de la casa, porque estaba abandonada de Dios, estaba viviendo “LA AUSENCIA TOTAL DE DIOS”.

Es un espantoso vacío, que nada lo llena…

Aquí los hombres pecan y se arrepienten.

Pero NO se siente el peso, la Ofensa que causa el Pecado, porque se tiene la Presencia de Dios. 

Yo caminaba desesperada viviendo aquel abandono de Dios, tan terrible…

Y en eso me acordé que mi esposo sí tenía a Dios y me fui a buscarlo a su habitación y le dije: ¡Por favor impóngame las manos sobre la cabeza, necesito que me pase a Dios, porque me abandonó!

Mi esposo asustado, no sabía qué hacer y me preguntaba: ¿Qué te sucede?

Y yo le decía desesperada: NO tengo a Dios se me fue, por favor pásemelo…

Mis lamentos realmente eran de lo más profundo de mi ser y él me decía: ¿Qué rezo?

Y yo le decía: ¡Lo que sea, pero páseme a Dios!…

Esto fue en verdad desolador, amargo.

El oró, pero el vacío seguía.

Creo que fui tentada por el Demonio a salir de mi casa, tomar el auto y buscar a uno de los sacerdotes. Pero yo dentro de mí, sabía que si salía de mi casa, podía ser fatal.

Entonces me tiré al suelo con los brazos extendidos en cruz y supliqué a Dios que regresara a mí.

En ese momento, entonces ¡Mí alma me habló!…

Yo sabía que era mí alma y me dijo unas palabras, que yo fui repitiendo conforme ella me las decía…

Y sentí que el Espíritu Santo me estaba llenando…

Me fui sintiendo invadida por una Paz que jamás antes había experimentado…

Una Paz que me saturó, que me fusionó…

Sentía el pecho tan rebosante que hasta algo físico me quedó: una Presencia que hoy la siento todavía y abarca todo mi pecho.

ASÍ SERÁ EL AVISO

Por eso, las personas que están en pecado se volverán como locas.

el Demonio que estará esperando, las inducirá a quitarse la vida…

Para llevárselas como su botín antes que llegue la hora de la misericordia.

“El AVISO será para los que NO están con Dios el momento terrible, insoportable…

En que se terminarán de entregar en manos del Demonio” que con sus legiones demoníacas cercaran a las almas.

Para recriminarles el Pecado en que viven…

Y para decirles que NO tendrán el Perdón de Dios.

Para los que están Tibios, será el momento del Arrepentimiento, de gracia…

Porque al comprender el Error, pedirán perdón y se convertirán.

Y para los que están en Gracia será ese quedar llenos de la Presencia del Espíritu Santo.

espiritu-santo-4a

Sabemos que después del AVISO, los que no creen, le darán una significación científica, para que la humanidad continúe en el Error y el Pecado crecerá y HABRÁ PERSECUCIÓN.

Desde este día mi vida no es la misma. Dios en el AVISO nos dará conciencia del pecado.

Ese día jamás lo olvidaré, lloré en esos momentos en que no sentía a Dios. No podía ni pensar… Porque la Ausencia de Dios superaba todo.

Solo sentía el Vacío y vivía en mi carne los pecados que llegaban unos tras otros, aumentando la Angustia y la Soledad.

En este momento en que escribo y cuando hablo de ello lloro… Lloro porque el solo recuerdo me duele tanto, que siempre le pido a Nuestro Jesús NO me vuelva a hacer pasar por eso, porque creo que NO lo resistiría más.

Esa es mi experiencia personal sobre el AVISO, la trascripción de esta vivencia, de este padecer con Jesús.

El me ha dicho que…

ESTO SENTIRÁN LAS ALMAS EN EL AVISO

Y QUE ES SOLO UNA GOTA

DE LO QUE EL VIVIÓ EN GETSEMANÍ POR NUESTRAS CULPAS”

Se repite una experiencia similar en donde Luz de María recibe un mensaje de nuestra Madre Santísima, anunciando la proximidad del AVISO, aquí su relato:

Mi experiencia del AVISO que tuve con el mensaje de Mamá María hace poco, fue similar a la anterior.

Sólo que aquella vez fue con tal intensidad que pasó frente a mí cada pecado con su grado de Ofensa a Dios, con el Dolor que causa a Dios y con el recargo que tiene hacia toda la humanidad…

Fue un Abandono de Dios TOTAL, no solo a nivel personal, sino en ese momento sentí el Dolor del Cosmos en general, al mirar a Dios alejado de Su Creación por la voluntad humana.

En ese momento Jesús me hizo sentir que así se sentiría en el AVISO expresamente

“EL ABANDONO DE DIOS, NO POR EL QUERER DE DIOS,

SINO PORQUE EN ESE MOMENTO

SERÁ DIOS QUE ATENDIENDO AL QUERER DEL HOMBRE

DE HACER USO DE SU LIBRE ALBEDRÍO,

LE COMPLACERÁ UNA VEZ MÁS”

agonía1

Las dos vivencias son muy similares, solo que la de la Cuaresma sé que provenía de la Santísima Trinidad y la intensidad fue mucho más fuerte, aunque en esencia la misma y esta del mensaje anterior provenía del Dolor de Nuestra Madre.

Que comprendo, que son uno solo. Porque la Madre Santísima es el Recinto Trinitario, por eso el alejarse de Dios, es alejarse de la Madre. Las dos vivencias han sido muy fuertes, pero más la primera. ¡Aunque ninguna quisiera que se repita!

Quizás por estas vivencias misericordiosas, es que trato y lucho de cuidarme de caer en pecado y me confieso cuanto puedo y me duele ofender a Nuestro Jesús, porque no quisiera me encontrara ofendiéndole.

POR LO QUE ME HA DICHO JESÚS, CON EL AVISO QUE ES TOTALMENTE INTERIOR

EN EL SENTIR, HABRÁ UNA PARTE TAMBIÉN QUE VA A SER A NIVEL CÓSMICO…

PORQUE TODO EL COSMOS QUIERE PURIFICARSE,

HOMBRE COSMOSYA QUE HA SIDO CONTAMINADO POR EL PECADO DEL HOMBRE…

LA CREACIÓN QUE ESTÁ EN TOTAL CONCORDANCIA CON LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Y QUIERE LIBERARSE DE LA CONTAMINACIÓN QUE EL HOMBRE LE HA CARGADO.

Así que se bien que como Nuestro Señor nos da siempre tres. La Tercera Vez que pasaré por esto será en el AVISO y ruego al Cielo estar preparada para esta Gracia.

Después de las dos vivencias sobre el AVISO, aunque como digo la primera supera la que compartí con el mensaje de Mamá María.

Siempre la visión y la vivencia es como si fuera la primera vez y quizás porque la del 2008 fue un sentir a nivel cósmico. La de ahora fue más en el plano humano.

Cuando miro a Jesús y me habla, para mí cada vez es como la primera y la vivo con tal intensidad al igual con Mamá María…

profetas Here_am_I_Send_Me

Cada revelación es como si fuera la primera, es un total enamoramiento Divino.

Jamás uno podrá acostumbrarse. Por lo menos yo no. A mirar a gustar, a vivir el Amor Trinitario y el Materno.

En cada ocasión es en verdad la primera. Esto es lo que a mí Jesús me ha permitido vivir referente a esta Gracia para la humanidad…

Entonces habrá su parte visible para todos, con la señal en el cielo primero, (1)

 (1) LA GRAN CRUZ QUE SE VERÁ EN EL CIELO

“…ENTONCES APARECERÁ LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE EN EL CIELO

Y ENTONCES LAMENTARÁN TODAS LAS TRIBUS DE LA TIERRA…” (Mateo 24:30)

Luego he visto la Luz Santísima sobre la humanidad que vendrá a sacar las Tinieblas que cubren con tanto Pecado la Tierra y el Cosmos, tocará la conciencia del hombre…

Y Dios se retirará por unos momentos…

Esta fuerza Divina chocará visiblemente con la Tierra y se mirará en el Cielo…

Y la Tierra temblará…

Como mencionamos anteriormente sobre la forma en que el Cielo da conocimiento a muchas almas escogidas.

Luz de María nos ha dado a conocer su experiencia mística en relación al AVISO.

Una experiencia extraordinaria,  Muy Dolorosa… Pero que nos permite comprender la dimensión de este Evento Universal próximo a manifestarse, que es conveniente profundizar y comprender en nuestro interior.

Con la INTERVENCIÓN DIVINA, la cual dará una gran oportunidad a toda la humanidad de hacer un alto en el camino y volver así la mirada al Creador.

23 de MAYO de 2012

Amados hijos:

EL CAMINAR DE MI IGLESIA SE HA MANTENIDO

TEÑIDO DE SANGRE POR LA PURIFICACIÓN.

En toda época Mis fieles han sido purificados. Y con cada expiación, el entorno espiritual de ellos les ha llevado a ascender.

Se han acercado más a Mí y han comprendido Mi Amor y Mi Clamor.

Esta generación no es la excepción. Al igual que en el pasado que ustedes conocen, pero que tratan de olvidar, conscientes de ello, esta generación va a ser duramente probada.

DETRÁS DE CADA PURIFICACIÓN RENACE LA FE, LA ESPERANZA Y LA GLORIA.

RENACE LA FE

Y LA SEGURIDAD DE MI PROTECCIÓN HACIA LOS MÍOS.

Soy Cabeza de la Iglesia y ustedes, Mi Cuerpo Místico; un Cuerpo Místico sin distingos, un Cuerpo Místico de unidad y fraternidad.

Pero un Cuerpo Místico formado por hombres que Desobedecen Mis Mandatos.

Mi Misericordia constantemente escucha las súplicas de aquellos que toman conciencia de su mal proceder y retornan con prontitud. Yo les acojo inmediatamente y les Rescato.
A Mis Hijos Consagrados les he llamado a vivir en humildad, sin opulencias ni riquezas materiales. Al contrario, que sobreabunden en riqueza espiritual, en Amor hacia Mi Rebaño…

En comprensión y atención al pecador.
En este Instante en que varias corrientes interactúan desviando a Mi Pueblo de la verdadera Fe.

YO LES INVITO NUEVAMENTE A MIRARME

crucificado-jesus-en-la-cruz-6

A ESCUCHAR LA PALABRA, A MIRAR MI CRUZ

Y A MIRAR MÁS ALLÁ LA PLENITUD QUE LES OFREZCO.

El Mundo ofrece felicidad instantánea, momentos de placer, momentos de calor, momentos fugaces…

Y YO LES OFREZCO LA VIDA ETERNA.

A Mis fieles se les hace difícil la encrucijada. Miran el camino muy alto y se quedan mirándose a sí mismos y su cansancio. Esto no es correcto. NO se miren a sí mismos, NO miren lo que dejan, NO miren el Mundo del cual se separan…

 MÍRENME Y YO LES DARÉ LA FUERZA

ven y sígueme no mires hacia atras

Y LA FORTALEZA NECESARIA PARA CONTINUAR DE MI MANO

¡Cuántos han tambaleado pero han continuado sin dejar de mirarme! Por eso han triunfado.

Los Santos han sido santos por su lucha para lograr la completa purificación a la que han sido sometidos por Mi parte y aceptada voluntariamente por ellos mismos.

A ustedes les invito constantemente a ser diferentes, pero NO se duelan por ser diferentes. Regocíjense por ser diferentes a la corriente mundana.

La Fe de Mi Pueblo será duramente probada. Les invito con el Corazón en Mis Manos, a no mirar a los hombres sino a mirarme a Mí.

YO, CABEZA DE MI IGLESIA, LES OFREZCO LOS BIENES ETERNOS.

¡AY DE AQUEL QUE PONGA SU FE EN LOS HOMBRES!

MÍRENME A MÍ PARA QUE SUPEREN LOS INSTANTES VENIDEROS.

Yo soy Cabeza de Mi Iglesia, de Mi Pueblo, y no hago distinciones entre Mis hijos.
Les invito a unificar fuerzas, a tender la mano a todos sus hermanos. Todos son hijos de un mismo Padre, todos buscan la Salvación Eterna, todos Me buscan a Mí.

Únanse no se separen, les envío a sus hermanos, mensajeros, compañeros de vida; cuentan con la intercesión de los Bienaventurados, cuentan con Mi Casa para que les ampare. No se sientan solos, no se agobien en este camino, puesto que el agobiarse es una estrategia de satanás para que se detengan y den pasos hacia atrás y se envuelvan nuevamente en lo mundano.

¡Cuántos Acontecimientos ya mencionados, esperan a esta humanidad que ha sobrepasado la medida del Pecado!

¡Cuántos gobernantes de naciones se han atribuido el poder de Mis Mandamientos y los han tirado por tierra, ofreciendo el libertinaje a su pueblo para ganar adeptos!

¡YO SOY EL QUE SOY!”

Y vendré con Mano dura a colocar a cada uno en la Balanza.

No Soy Yo el que condeno,

Es el hombre por libre albedrío, el que se entrega al Mal y aún no comprenden esto, para facilitarse el continuo caminar en el Mal.
Amado Pueblo, oren por ustedes mismos. Intercedan unos por otros para que la fuerza espiritual de unos, sea la fuerza que levanta al que se siente abatido.

Oren a Mi Madre para que Ella que es toda comprensión, les lleve de Su Mano y les conduzca hacia Mí.

Su Manto es el Firmamento. Cubre, protege y da luz a todos Mis hijos. Aun a aquellos que NO LA RECONOCEN como Madre.

Amado Pueblo Mío, ha iniciado la Purificación de la Institución de Mi Iglesia.

USTEDES CONTINÚEN AMÁNDOME, ORÁNDOME, RECIBIÉNDOME,

FORTALECIÉNDOSE EN MI PALABRA Y ACOGIÉNDOSE A MI MISERICORDIA.

¡YO SOY EL QUE SOY!”, “¡YO SOY SU DIOS!”.

ACUDAN A MÍ, MÍRENME A MÍ.

¡Tanto les he llamado a no mirar sino sólo hacia Mí! ¡A levantar su mirada hacia Mí!  ¡A silenciar el interior para que Me escuchen!

Yo vengo por Mi Pueblo Fiel. Por aquellos que son perseguidos, por aquellos que sufren, por aquellos que se ofrecen, por aquellos que predican la verdad que es Mi misma Verdad… Por aquellos que predican en la esperanza de Mi Amor y de Mi Misericordia infinita.
“¡YO SOY SU DIOS!”, NO aparten la mirada, el pensamiento, la conciencia de Mí.

NO olviden que “¡YO SOY SU DIOS!” y fortalezco a Mi Cuerpo Místico.

segunda-venida-de-cristo

Yo me entregué por ustedes y por Mi Pueblo Fiel, Regresaré nuevamente.

CONTINÚEN CON AMOR, EN FRATERNIDAD,

NO SE DISPERSEN, CÉNTRENSE EN MI AMOR.

La Tierra se estremecerá. Pero la mayoría de Mis hijos se centran únicamente en el estremecerse de la Tierra y han pasado desapercibido que se estremece Mi Iglesia…

Oren, ámense, vivan en fraternidad, prediquen la verdad de Mi Palabra, mediten Mi Palabra y defiendan a los oprimidos. Amen a los desvalidos, perdonen al pecador y acójanlo con amor. Cumplan Mis Mandamientos y así entrarán en comunión Conmigo.

Les Bendigo, les amo Pueblo Mío, no olviden que “YO SOY SU DIOS”

Bendigo a quienes leen esta Mi Palabra, tomando fuerza para continuar sin temores en este camino.

ASÍ COMO YO ME ENTREGUE POR MI PUEBLO,

PIDO A MI PUEBLO QUE ESCUCHE MI LLAMADO Y ME MIRE A MÍ.

Queden en Mi Paz.

Les amo.

Su Jesús

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

62.- LA ORGÍA INOLVIDABLE…


bacanales-en-el-imperio-romano

El emperador Tiberio, fue muy aficionado al dinero y difícilmente se le arrancaba. Con el tiempo, su avaricia le llevó a la rapiña y el lema que rigió su gobierno fue: ‘Que me odien con tal dé que me teman’.

Cuando comenzó su vida militar, antes de que fuera César, sus compañeros le  conocieron por su afición al vino hasta tal grado, que los soldados le apodaron: ‘Biberius Caldus Mero’ (todas estas palabras aluden al vino de diversas maneras)

Su crueldad y su hipocresía eran tales, que cuando Augusto lo nombró su sucesor, las palabras que pronunció en su lecho de muerte, fueron: ‘Desgraciado pueblo romano que va a ser presa de tan lentas mandíbulas’

También era un hombre extremadamente lujurioso. En su retiro de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida de lechos alrededor….

FIESTA FLOTANTE 1

Y allí, un grupo elegido de jóvenes disolutos reunidos de todas partes y algunos que inventaron ‘monstruosos placeres’, a los que llamó ‘spintrias’(sus maestros de voluptuosidad)

Formaban entre sí una triple cadena y entrelazados de esta manera, se prostituían en su presencia para estimular sus lánguidos deseos; pues al final de su vida, solo era un anciano impotente.

Como gran adicto al sexo, en el palacio de Roma que se ha salvado del incendio, también tenía todo un sector destinado a lo mismo.

Además de esa habitación especial, hay diferentes salones arreglados especialmente para estos placeres, adornados con cuadros y bajorrelieves lascivos y llenos de libros de Elephanditis (Pornografía gráfica), para tener en la acción modelos que imitar.

ninfas-bouguereu

Sus jardines han sido diseñados como bosques y selvas consagrados a Venus Afrodita y están decorados con grutas excavadas en la roca y en las cuales hay hermosas y artísticas estatuas que parecen casi vivas.

En las cuales se ven jóvenes de ambos sexos, mezclados en actitudes voluptuosas y posiciones obscenas y sugerentes, con trajes de ninfas y faunos.

Hay también un baño con una piscina especialmente diseñada, en la cual enseñó a niños de tierna edad a los que llamaba sus ‘pececillos’ a que jueguen entre sus piernas, excitándole con la lengua y con los dientes.

Y a los más grandecitos que estaban en lactancia aún, les ofrecía los genitales para que le diesen el género de placer al que sus tendencias y su edad le inclinaban de una manera especial.

Recibió un legado de uno de sus amigos que le daba a elegir entre un cuadro de Parrasio en el que Atalante prostituye su boca a Meleagro o un millón de sestercios…

Tiberio prefirió el cuadro y lo colocó como un objeto sagrado en su alcoba…

Y este cuadro adorna ahora el salón principal de la casa de Tiberio en Roma, justo encima de donde se encuentra el triclinio imperial.

0-orgia-banquete-romano-l-7378vy

Aminio Rebio y Vitelio en su infancia, fueron ‘pececillos’ de Tiberio y desde su juventud, han sido marcados con el afrentoso nombre de ‘Spintria’.

Y por su gran experiencia en estos oficios, Vitelio ahora es el intendente de placeres de Nerón…

Aminio Rebio, Faonte el liberto del César y dos enviados de Tigelino; fueron a las cárceles para elegir doncellas y jóvenes cristianos… Para recreación del César y de sus invitados…

La fiesta en el palacio de Tiberio en el Esquilino, está en todo su apogeo…

Cientos de lámparas brillan sobre las mesas y penden de las murallas.

Los acordes de la música, invaden el ambiente.

El aroma de las flores y los perfumes de Arabia, son aspirados con deleite por los invitados lujosamente ataviados y que reclinados en sus triclinios, disfrutan de los deliciosos manjares y los exquisitos vinos que aumentan la euforia general.

Y las rosas siguen cayendo…

banquete

Nerón está muy contento…

Y Popea regia y magnífica, luce su belleza con una sonrisa congelada que no llega a sus ojos, ni ilumina la expresión sombría que encubre su dolor, después del asesinato de su hijo Rufio Crispino.

Nerón ya cantó su Troyada y una atronadora tempestad de aplausos y aclamaciones le alimentan su insaciable vanidad de artista.

Algunos que levantaron sus manos como enajenados por su prodigioso talento, le han dejado sumamente satisfecho.

neron2

De vez en cuando mira con una sonrisa de maligna crueldad a Marco Aurelio y a Petronio, a los que tiene como invitados de honor, muy cerca de él…

Petronio, ingenioso y elegante como siempre, hizo destellar su inteligencia y exquisita agudeza a lo largo del banquete…

Sacando a Marco Aurelio de varias sutilezas engañosas por parte de los demás augustanos…

Y luchando él mismo en aquellas arenas movedizas que son las intrigas de la corte imperial, saliendo adelante con donaire y su gallardía habitual.

Marco Aurelio está tranquilo y se porta tan distinguido como su tío, con una innata elegancia y sobriedad en todos sus ademanes.

Popea mira disimuladamente a Marco Aurelio…

Pues que lo único que la alienta en este banquete, es la alegría anticipada de su venganza sobre el tribuno.

marco-popea

Se siente un poco mareada por el vino y el humo del incienso.

Finge que disfruta de los espectáculos que han sido preparados para la fiesta…

Nuevamente se da lectura a versos y se escuchan diálogos en los cuales la extravagancia, ocupa el lugar del ingenio.

Después Paris el célebre mimo, hace una representación magistral en lo que parecen escenas llenas de encantamiento.

Pues con los movimientos de sus manos y del cuerpo, tiene una increíble habilidad para expresar cosas que parecen imposibles de hacer patentes en una danza…

00paris

Sus manos parecen oscurecer el aire creando una nube animada, sugerente, voluptuosa, que circunda las formas de una doncella agitada por un inefable desmayo…

Es una verdadera pintura, no una danza…

Una pintura expresiva en la que se revelan los secretos del amor, embelesante a la par que impúdico.

Y al finalizar da principio una danza báquica, llena de gritos desenfrenados y licenciosos desbordes.

Acompañados del son de cítaras, tambores, laúdes y címbalos, en una música incitante a dar rienda suelta a la pasión.

Marco Aurelio mantiene en todo momento una actitud tranquila, digna y un tanto seria.

Su carácter reservado y su calma intrigan a todos los augustanos, pero especialmente al César y a Popea…

Tanto Marco Aurelio como Petronio participan del banquete y beben vino, pero sin perder la sobriedad.

Se mantienen sonrientes y ecuánimes.

Entrada la noche Faonte, el liberto del César se acercó y murmura unas palabras a su oído.

El César hace un gesto de asentimiento…

Están en el salón que Nerón llama su ‘Paraíso de deleites’ y que forma parte del sector de la casa de Tiberio que fue construida para sus placeres.

banquete-3

Los esclavos siguen trayendo más viandas y licores que sirven en la espléndida vajilla ribeteada en oro y las ricas copas artísticamente diseñadas y decoradas con escenas voluptuosas y acordes a la ocasión.

Los manjares y las bebidas han sido especialmente preparados con afrodisíacos.

Entonces Tigelino se acercó a Nerón y a Popea, diciéndoles algo en voz tan baja que…

Petronio que está al lado del César, lo único que pudo captar fue la respuesta del emperador:

–           No importa. Aún nos queda el Circo. Entonces será un espectáculo digno de la multitud.

Lo que Tigelino les ha comunicado, es que por la enfermedad de Alexandra, no ha sido posible sacarla de la prisión y no participará de la fiesta de esa noche.

Popea no logró ocultar su desencanto y su frustración.

0000popea-sabina

Después de un tiempo prudencial le solicitó a Nerón permiso para retirarse, pues se siente indispuesta.

Y no pudo evitar mirar al tribuno con rencoroso desprecio y a Petronio con una ominosa mirada, que acompañó con su eterna y congelada sonrisa.

El César se levantó para escoltar a Popea que se despidió de los presentes y a los que Nerón les dice que regresará pronto.

Y efectivamente, un poco más tarde volvió al salón, para disfrutar de la sorpresa preparada por Vitelio.

Entre los asistentes al banquete está el joven Aulo Plaucio, un hombre lleno de belleza y gallardía que es amante de Nerón y que tiene una gran voz de barítono.

Nerón había dicho siempre y le ha hecho creer que lo ama y que lo nombrará su heredero al trono del imperio.

En todos los banquetes, después que Popea se retira; él hace las delicias del emperador.

Entre los acordes de la música, el aroma del incienso y las bromas con que el César está demostrando su gran satisfacción en esta noche en particular…

Nadie se percata de la señal que Tigelino le hace a Nerón.

Enseguida éste llamó a Faonte, a Doríforo y a Aulo Plaucio.

Cuando llegaron ante él, ordenó a los libertos que lo sujetaran y ante la sorpresa general; éstos lo tiraron sobre el lecho imperial y lo inmovilizaron…

Mientras el César, haciendo derroche de violencia, lo violó.

Después de esta infamia, Nerón se levantó como si nada hubiera sucedido…

Y declaró:

–           Que mi madre bese ahora a mi sucesor.

neron

A continuación,  lo acusó de conspiración y ordenó que lo torturaran.

Recomendando que los verdugos lo hieran de manera que se sienta morir y que su muerte sea lenta en el suplicio.

Y luego, envanecido por hacer todo siempre impunemente, se volvió hacia Petronio, lo miró con crueldad y advertencia…

Y dijo con displicencia:

–           Ningún Príncipe ha sabido cuanto puede hacerse desde el poder.

Enseguida miró a Vitelio, agregando:

–       Veamos querido amigo, lo que has preparado para nuestro deleite.

Después de que los libertos se llevaron a Aulo Plaucio, que se había desmayado de terror.

Vitelio se levantó, hizo una reverencia a Nerón y se acercó a Aminio Rebio, que a su vez descorrió una cortina casi transparente que había en un extremo del salón.

Detrás de ella, está un grupo de varones y doncellas que evidentemente han presenciado todo lo  sucedido.

neron-3

Y todo esto fue hecho a propósito, para quebrantarles el espíritu…

Y mostrarles lo que les espera, al que tenga la osadía de no someterse.

Tigelino les da una orden y ellos avanzan formando una larga fila de un extremo a otro del enorme salón.

Para que el emperador y sus invitados, puedan verlos y examinarlos bien a todos.

Son veinticuatro mujeres y veintidós hombres, cuyas edades oscilan entre los quince y los veinticinco años.

Todos están totalmente desnudos y llevan una corona de rosas en la cabeza.

Han quedado de pie, frente al César y sus convidados.

Lo más sorprendente es que mantienen una dignidad majestuosa…

A pesar de la humillación que debe significarles el no llevar ninguna prenda de vestir que los cubra…

Marco Aurelio reconoció a varios y sintió una gran opresión.

alex actea margarita

Cuando vio a Margarita, la hermana de Alexandra, un profundo dolor se le clavó en el pecho.

Inclinando la cabeza, cerró los ojos y oró…

Petronio permaneció imperturbable. Conoce a Nerón.

Y con su elegancia característica, ni un solo músculo de su rostro, delató sus verdaderos pensamientos y sentimientos…

Séneca, movió la cabeza casi imperceptiblemente y la inclinó para esconder la expresión de su rostro…

Trhaseas frunció el entrecejo y una fugaz sombra de desaprobación nubló su semblante. Y se sumió en sus reflexiones…

Lucano pareció sorprenderse, pero asumió su actitud de siempre.

Plinio solo miró, pero no demostró nada.

Marcial levantó una ceja y no manifestó lo que pensaba. Mantuvo una actitud expectante…

Todos los demás miraron a los jóvenes con una mezcla de admiración, curiosidad morbosa, intensa avidez, lujuria y lascivia.

fiesta-danzantes

Nerón los observó atenta y detenidamente a cada uno de ellos…

Y con una sonrisa, dirigió una mirada de aprobación a Vitelio, Tigelino y Aminio Rebio, que han esperado expectantes su dictamen.

Ellos los seleccionaron.

Y están seguros de que ni siquiera el exigente y perfeccionista Petronio, podrá poner una sola objeción a aquel estupendo grupo de jóvenes…

Que son una muestra excelente de juventud y belleza:

Cuerpos y rostros perfectos. Portes regios y de gran dignidad, sin llegar a la altivez.

Esta promete ser una gran orgía y una noche de placeres incomparables…

Vitelio le prometió que ha preparado con ellos una serie de fantasiosas representaciones, en las cuales él podrá elegir a los que más le agraden, para su placer personal.

Están por gustar de un deleite nuevo y bastante raro… Porque a pesar de su edad, todos son vírgenes…

Lo único que molestó a Nerón y mucho; fue que ninguno al mirarlos él a la cara, bajase la mirada, ni el rostro.

No fueron retadores ni altivos.

Sólo le miraron ellos a su vez con tranquilidad y sin hacer ninguna inclinación. Sin el menor rastro de temor o servilismo.

Sin ninguna turbación o nerviosismo.

¡Y nadie le hizo una reverencia!

Y esto último, lo consideró un gran insulto a su megalomanía.

Petronio también notó esto.

Y conociendo al César, aumentó su admiración y su respeto por los cristianos.

petronio

Y también su preocupación por lo que sucedería a continuación…

Nerón dio la espalda a sus prisioneros y por unos instantes permaneció así.

Su rostro regordete toma una expresión concentrada y terrible…

Mientras parece reflexionar, con su mano izquierda se toca su corona de laurel.

Y tomando la orla de su manto cuajado de estrellas de oro y perlas, con un ademán regio lo levantó con su mano derecha y dándose vuelta, lo soltó hacia atrás.

Enseguida,  miró a los jóvenes cristianos. Caminó lentamente frente a ellos…

Los fue recorriendo uno a uno con lentitud y una expresión maligna y cruel en sus ojos azules, que hizo estremecer a quienes lo conocen muy bien.

neron enel banquete

Luego dijo con voz muy pausada:

–           Estas hermosas cabezas, caerán en cuanto yo lo ordene.

Sorpresivamente, una voz muy serena y varonil, respondió:

–           El poder que Dios te ha concedido tiene un límite.

Nerón se volvió con rapidez, buscando entre los hombres al que habló…

Y que al parecer NO está enterado de que a nadie le está permitido hablar, a menos que el emperador lo haya interrogado primero.

Y con una voz contenida y terrible, preguntó:

–            ¿Quién dijo eso?

Da un paso al frente un joven que hubiera podido ser el modelo con el cual Miguel Ángel esculpió su ‘David’ y…

Que con su armoniosa voz, confirmó:

–           Yo…

Y ante la mirada interrogante del César, agregó:

–       Mi nombre es Oliver y soy cristiano.

Cierto es que tienes poder sobre nosotros.

Eres nuestro emperador y como a tal te respetamos.

Pero no puedes ir más allá de lo que te ha sido concedido.

A tu pesar, también tú obedeces los Designios misteriosos del Dios Único y Verdadero.

Nerón amenazó con voz glacial:

–           Puedo hacer contigo lo que acabo de hacer con Aulo Plaucio.

Inesperadamente, una voz dulce entre las vírgenes, se elevó con impresionante firmeza…

templos-vivos

Y dijo:

–           ¡NO! Porque somos Templos vivos del Dios Único y Verdadero. Y NO puedes profanarlos a tu placer.

Nerón se volteó rápidamente, para conocer a la que se ha atrevido a hablarle de ese modo.

Y vio a la más jovencita entre las doncellas que están ahí.

–           ¿Quién eres tú? –preguntó con un tono vibrante de ira.

Ella se irguió aún más.

Y su voz continuó tranquila declarando:

–           Fátima. Soy cristiana. Y te repito: Somos Templos Vivos del Espíritu Santo.

Y estamos aquí, NO PARA TU DELEITE, sino para dar testimonio del Dios Altísimo.

Nerón la fulmina con la mirada, antes de decir con voz escalofriante:

–           ¿Sabes que puedo enviarte para que te deshonren los gladiadores y se diviertan contigo hasta que se cansen?…

Otra voz dulce y femenina lo interrumpió:

–           Puedes. Claro que puedes ¡Si Dios te lo permite!… 

Y sin que nadie se lo ordenase, da un paso al frente identificándose:

–       Soy Margarita y soy cristiana…

Y tú eres esclavo del amo al que perteneces: Satanás.

Y es él a través de ti, el que verdaderamente nos quiere destruir.

Tú solamente eres su miserable instrumento…

La joven virgen se yergue imponente y mira severamente a Nerón…

Su actitud es tan digna que parece una Reyna más majestuosa que la misma Popea.

Y tan solemne que parece una diosa, pues irradia la misma Presencia que un día dejara pasmado a Marco Aurelio…

Cuando Alexandra dijo que el herido permaneciera entre los cristianos…

Petronio la admira literalmente con la boca abierta…

Todos están paralizados por el asombro, pues nadie le ha censurado jamás nada al emperador y esta actitud es inaudita…

Esta virgen bellísima parece una deidad airada y sus palabras manifiestan su severidad implacable…

Trhaseas se cubre la boca tratando de cubrir la exclamación que se le escapa admirado:

–           ¡Athena Parthenos!

Definitivamente las cosas para el César, no están resultando como las esperaba…

Entonces dijo con tono lastimero:

–           ¿Qué clase de religión impera en vosotros que os hace hablar así? Soy tu emperador.

El tono grave de otra voz masculina, rasga el aire:

–           ¿Acaso ignoras que no hay religión si es violenta y oprime a los que no quieren?

Da un paso al frente mientras agrega:

–      Soy Sergio y soy cristiano.

Nerón exclama con desprecio:

–           ¡Cristiano! ¿Cómo se llama tu Dios?

–            El Altísimo Señor del Universo: Yeové, el Padre Eterno. Jesucristo su Hijo y el Espíritu Santo.

000_Holy_Trinity-1a

Nerón pregunta perplejo:

–           ¿Son tres dioses?

Otra voz masculina le responde:

–           NO.

Y el que habló dio un paso al frente mientras continua:

–      Son Tres Personas Distintas y un solo Dios Verdadero.

Todopoderoso. Creador, Dueño y Señor de todo el Universo.

Los que le adoramos somos cristianos. Mi nombre es Joshua.

Nerón suelta una carcajada y se burla:

–       ¡Todopoderoso!

Y con gran sarcasmo agrega:

–      ¿No es acaso ese hebreo que fue crucificado con los malhechores en el principado de Tiberio y murió en la Palestina?

Una joven que todavía no cumple los 18 años, se adelanta y proclama:

–         Sí. Murió en la Cruz para salvarnos. Su nombre es Jesús.

Dios lo resucitó y Reina Glorioso desde el Cielo. Y Gobierna todo el Universo y el mundo espiritual e invisible.

Agrega con voz  muy dulce, identificándose:

–         Mi nombre es Jade y soy cristiana.

El César la mira fijamente por un momento demasiado largo…

Enseguida se dibuja en su rostro una sonrisa escalofriante y pregunta suavemente:

–           Si es como dices. ¿Por qué ha dejado que cayerais en mis manos?

En este momento yo soy vuestro dios.

Y os enseñaré a comportaros ante vuestro emperador.

Yo voy a demostraros cuál es el verdadero poder. –Estas palabras las declara Nerón con el rostro oscurecido por una expresión despiadada e inhumana.

En el silencio que sigue, solo se oye el chisporroteo de las lámparas de aceite…

porque hasta los músicos se han quedado paralizados, viendo el contraste total entre la cara de los aterrorizados comensales…

Y el semblante tranquilo de todos los jóvenes.

Después de un momento se oye como una campana, otra voz resonante y firmemente armoniosa:

–           Mi nombre es Daniel y soy cristiano.

¡Y te aclaro que NO haremos lo que esperas de nosotros, según lo que estamos concluyendo!– Dice mientras recorre con una mirada significativa…

Las pinturas y las estatuas que adornan el salón.

Y finaliza con tono solemne, como si fuera un maestro, ante un alumno díscolo:

–       En este lugar al que nos has traído…

Nerón lo mira colérico…

Sin decir una sola palabra, va hacia su pretoriano más próximo y le saca la espada de su vaina.

Con gesto feroz mira al que habló al último y camina hacia él…

Mientras sentencia airado e implacable:

–           ¡Doblegaré tu locura!

El joven lo mira impasible y declara:

–           Puedes aplicarme las torturas más crueles, pero NO me perjudicarás.

Tú en cambio, estás preparando tu alma, para tormentos eternos.

Y los que me inflijas serán dulces, comparados con los que te esperan a ti.

Y te los infligirá el que ahora te induce a atormentarnos.

Nerón se acerca furioso y lo atraviesa con la espada de tal forma…-espada-sangrienta-

Que la punta de la misma sale por la espalda del infortunado, goteando sangre…

Cuando la saca con un movimiento violento; la espada ensangrentada salpica sus vestiduras de color amatista y antes de que pueda decir nada…

La voz del joven que está al lado del que ha sido herido, se oye con acento triunfal:

–           Yo soy Iván y también soy cristiano…

Y debes saber que los que temen a Dios, no pueden ser perjudicados, ni doblegados por los tormentos.

Los suplicios resultan ser sus ganancias para la Vida Eterna, porque todo lo sufren por Cristo.

Es el mayor de todos.

Un  joven como de unos veinticinco años. De rubios cabellos oscuros y ensortijados. Y con unos bellos ojos verdes como el mar.

–           ¡¡¡Aaaahhh!!!

Esta exclamación de sorpresa y admiración, que brota de todas las gargantas, impide una respuesta al insolente.

Nerón voltea y se queda mudo y boquiabierto…

El joven que acaba de herir en forma tan atroz, en lugar de derrumbarse, se ha erguido aún más.

Y su herida ha sanado instantáneamente de forma impresionante, ante los ojos de todos los asistentes a este drama tan singular…

El César está impactado, pero su ferocidad es más fuerte y su crueldad prevaleció.

Dirige una mirada significativa hacia Aminio Rebio: hombre infame, afeminado y cruel.

Y éste se acerca al insolente, obedeciendo la orden silenciosa del emperador…

Con su mano derecha acaricia con lascivia, el cuerpo perfecto de Iván…

Y éste le dice con tono tranquilo:

–           No lo hagas. ¡Detente o lo lamentarás!…El Ángel del Señor está conmigo y no te permitirá lo que pretendes…

Aminio Rebio no lo escucha y mucho menos le hace caso.

Excitado por la lujuria ante la hermosura llena de gallardía de aquel cuerpo perfecto y musculoso…

Lo manosea con sumo deleite, lleno de lascivia…

Pero de repente se aparta como si hubiese sido herido por un rayo.

arcangel

Y grita con inmenso dolor:

–           ¡No veo! ¡No veo! El ángel me ha herido en los ojos y no puedo ver nada.

¡Piedad! ¡Piedad! –y se hace para atrás trastabillando, como hacen los ciegos cuando no tienen quién los guié.

Fátima grita con júbilo:

–           ¡Dios resguarda su santuario! Y ¡Ay de vosotros que pretendéis profanarlo!…

Todos los que antes los miraran con lujuria, han perdido la avidez y ven cómo se está arruinando su grandioso festín sexual…

Nerón está estupefacto y aterrado…

Pero arrebatado por la ira como si fuera una fiera herida.

Ordena a sus libertos que los cristianos sean conducidos a la tortura y que los verdugos desplieguen contra ellos toda su violencia…

Concluye diciendo:

–           Yo mismo supervisaré los tormentos. ¡Llévenselos!

Y volviéndose a los invitados del frustrado banquete, les dice:

–        ¡Vamos! La fiesta apenas comienza…

Todos lo miran pasmados, entre admirados y aterrorizados…

orgia-romana

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

59.- ORACIÓN: DIÁLOGO CON DIOS


En la Puerta del Cielo, la argentina voz de Diana resuena en las murallas del salón, donde los catecúmenos escuchan atentos la lección de ese día:

“Para una clara comunicación con Dios y que nos garantice una respuesta, es necesario reunir los elementos indispensables:

La primera condición para la Oración, es la Gracia.

LA GRACIA.

            El Pecado es la barrera con la que Satanás aparta al hombre de Dios y le impide que goce de Él. El arrepentimiento sincero nos lava y purifica junto con la Sangre preciosa y Divina. Y dispone nuestra alma para recibir el Perdón de Dios y junto con él, su Misericordia que nos devuelve la Gracia.

Poseer en el alma la Luz, la Fuerza, la Sabiduría de Dios que comunica esa semejanza intelectual con Él y es el signo inconfundible de la Filiación con Él. La Gracia es el Don sublime que hace que Dios habite en el alma y que el alma esté ‘viva’.

Es entonces también cuando las oraciones son ‘vivas’ y la Gracia crece, florece, tiene raíces profundas y se eleva como árbol de Vida Eterna. La Gracia es la Vida del espíritu y el alma lavada con la Sangre de Jesús ha sido perdonada y ésta, al abandonarse al Amor, es como un águila que se eleva, porque el secreto de la Fortaleza y de la formación espiritual, es la meditación amorosa.

MEDITANDO

Cuando se aprende a orar con la meditación de la Oración Mental y se avanza hasta llegar a la plena comunicación del Amor con la profecía, el alma ya no tiene obstáculos en el conocimiento de Dios.

Porque la Oración es la comunicación del alma con Dios, de la que se sale vigorizado y con el deseo de pertenecerle más. Y dispuestos a entregarnos más plenamente. Es un don de intercambio: Dios lo concede al Hombre y el hombre lo da a Dios.

Por medio de la Oración, Dios se va revelando como Es. Y el alma aprende a conocerlo y a amarlo siempre más.

LA HUMILDAD.

“Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”

Jesús sabía que en esta imitación está la clave de la felicidad en la tierra y en el Cielo. Los hombres tenemos las ruinas que tenemos, porque no somos mansos ni somos humildes. Ni en las familias, ni en las ocupaciones, ni en el vasto ámbito de las naciones. Soberbia e ira dominan a los hombres y generan todos los delitos.

La Presencia de Dios es un acto de su Bondad. El deseo de amor de un Dios de estar con su creatura y cuando la creatura no lo traiciona, Dios no se aleja. En ciertos casos y por especiales respuestas del alma, esta comunicación se vuelve muy sensible.

Pero hay del alma que gozando de la Presencia de Dios, cae en el pecado de soberbia, porque la perdería súbitamente, pues Dios no está en donde hay soberbia. Entre más grande es la humildad de la creatura, más a ella desciende Dios. María tuvo a Dios en sí, no solo espiritualmente; sino como Carne Viva, porque alcanzó el vértice de la humildad santa.

La humildad en la Oración es indispensable si se quiere obtener algo. Dios mira con amor al hijo que inclina ante su Grandeza y Majestad, reconociendo Quién es Él y al mismo tiempo consciente de su propia miseria y debilidad. El alma ‘viva’, ‘ve’ al Dios Vivo.

Y entre más lo conoce más lo ama y más anonadada se siente ante su Infinita Bondad. Y un profundo agradecimiento inunda el corazón, al esperar la respuesta de la única pregunta que los labios formulan cada vez con más frecuencia y ante TODAS las circunstancias:

‘Padre ¿Qué quieres que haga?’

LA OBEDIENCIA.

            Es la prueba de la humildad y la Fe. Son el escollo donde la soberbia se cae y se hunde. La Obediencia es la piedra donde el orgullo se estrella, porque rinde a los pies del Omnipotente el juicio del hombre, para abrazar solamente la Voluntad Divina. Al obedecer a Dios se contempla la gloria de Dios y se presencian los milagros más increíbles. La docilidad interior es indispensable y no hay sumisión verdadera, hasta que no hay alegría en su cumplimiento.

Esto es el cimiento de muchas virtudes y el recipiente de muchas gracias. El Espíritu Santo la busca para comunicarle sus santas inspiraciones, porque solo el que la tiene, lo escucha y las practica. El alma dócil, escala el Cielo sin comprenderlo y asciende sin sentirlo, a la sombra y en comunicación con el Paráclito, que la lleva por los caminos del espíritu, con una obediencia ciega.

Es la virtud que se deja moldear suavemente, como el barro en manos del Divino Alfarero. Es el tesoro de las gracias. Jesús y María, fueron obedientes por excelencia. Este es el secreto de la Oración de  Poder.

La perfección de la obediencia consiste en seguir prontamente las inspiraciones del Espíritu Santo y practicarlas. Cada vez que se escucha esa voz interior que no hace ruido, hay que atenderla. El alma sabe distinguir perfectamente cuando habla. La obediencia del espíritu es mortificación y humillación. Al obedecer la Voluntad de Dios, se perfeccionan las virtudes internas.

La Obediencia interna perfecta clava las almas en la Cruz y hace que vivan crucificadas: Es la Renuncia Total de la Voluntad, que se inmola por amor a Dios y sacrifica el cuerpo, los sentidos, los afectos y todos los movimientos del espíritu, para obedecer solamente las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esta es la obediencia ciega, pronta y amorosa, que encuentra la verdadera e incomparable felicidad, en el absoluto despojo de sí misma. La sumisión no es real, hasta que no se disfruta adaptándose y alabándolo, en todas las circunstancias.

LA CARIDAD.

            El Espíritu santo se comunica por medio de ella, porque es la Esencia misma de Dios y la vida del alma. La Caridad sobrenaturaliza todas las virtudes y las acciones del hombre. Y es el pulso que late en el espíritu y le da vitalidad. El Dolor es el trono de la Caridad y su perfección está en la Inmolación. Dios se da y las almas se dan.

Dios se crucificó por los hombres y ellas se crucifican con Él. Esta Caridad es la que une al Cielo con la Tierra y la Oración alcanza dimensiones cósmicas, porque la Caridad es el Amor comunicativo.

El Dolor divinizado por Jesús, es el que conquista al Amor. Por esto, los más sacrificados son los que más aman. Sin la Caridad no hay Fusión. La Caridad sabe amar y perdonar a los enemigos.

La última oración del mártir, debe ser siempre por los verdugos, para que alcancen la salvación.

La última de los santos, por sus opresores, para que lleguen a la Caridad.

LA GENEROSIDAD.

AMOR LLAMANDO A LA CARIDAD

            El que cierra su oído al clamor del pobre, él también gritará y no será escuchado. La dureza de corazón en el desprendimiento y la generosidad, cierran las puertas de los Cielos para la Oración.

Dios no tolera la avaricia, tanto material como espiritual. Los avaros son soberbios y envidiosos. La dureza de corazón es refractaria al amor divino y a la Bondad. La vida del que la lleva consigo es muy triste y desgraciada, porque carece del pronto placer de hacer el bien.

Son corazones fríos e infelices que se mantienen alejados de la Caridad, llevando una existencia vana y culpable. Son corazones metalizados que lo único que desean es atesorar. Insaciables y desenfrenados no corresponden a las inspiraciones divinas y mueren ciegos y sordos a su pecado.

La santidad no está en las visiones, éxtasis y revelaciones. La santidad consiste en la pureza y el sacrificio generoso y constante de una voluntad abandonada totalmente en la Voluntad de Dios.

Hay que conformarse siempre con lo que el Espíritu Santo quiere dar y así NO nos equivocamos. Considerándonos siempre indignos de sus dones.

LA PUREZA.

            La Pureza es el reflejo de Dios. Y donde está la Pureza está la santidad. Es solo en las almas puras en donde se encuentra la Luz del Espíritu Santo. La inocencia consiste en la limpieza total del alma. Los limpios de corazón sienten el contacto divino y son los que escuchan la Voz de Dios.

Lo entienden, lo aman, lo consuelan y se gozan con sus ternuras y sus sonrisas.

El vicio que más aleja de Dios, es la impureza; porque a través de la impureza entra la Incredulidad, que ofusca los corazones, quita la esperanza y destruye la Caridad.

Ninguna alma que no es pura puede conocer a Dios y mucho menos amarlo, porque el Espíritu Santo, abomina la impureza.

asmodeo

La Lujuria es el vicio con cual Satanás está llenando los Infiernos.

Y por eso promueve la sensualidad que hace su nido en los corazones soberbios, para que no puedan acoger a Dios. El cuerpo es el Templo vivo del Espíritu Santo y tiene que tener una pureza total, el que quiera acogerlo y poseerlo.

EL PERDON.

            Los que perdonan son la réplica más acabada de Dios, porque Él perdona y sigue perdonando. Cuando el hombre aprende a amar y a perdonar, comienza a hacerse espiritual.

Todo se le perdonará a quién haya perdonado todo.

El que perdona atrae el Corazón de Dios y no hay hombre que no necesite ser perdonado por Él. Dios es un Dios de Amor y no puede vivir en un corazón que odia.

Jesús bajó a la Tierra a enseñar al hombre a  amar y a perdonar. El corazón que se crucifica, no guarda rencor y sabe amar de verdad. El Odio es Pecado y el pecado cierra las puertas del Cielo a la Oración y hace que no suba.

Y Dios no puede escuchar a un corazón que no perdona. Porque nadie puede ser perdonado si no se arrepiente y no perdona. El Perdón es la venganza de Dios y también es la venganza de los que aprenden a amar como Él enseñó.

LA SINCERIDAD.

            Este es otro requisito indispensable en la verdadera Oración. Los hipócritas ostentan apariencias de piedad y en el interior de sus familias son culpables ante Dios y ante el prójimo.

Buscan la estima y los honores mundanos. Quieren decir a los demás: ‘Pueden confiar en mí. Vean que soy un santo. Lo comprueba mi forma de orar’ Semejante actitud es una blasfemia. Los soberbios, los falsos y los mentirosos, oran así.

La verdadera oración brota del corazón a los labios y surge en el trabajo, en los negocios, en el descanso, en la fatiga, en el dolor y en la alegría, porque sale con todo el ser, al impulso del corazón que ama a Dios y se revela en todas sus acciones.

El alma recuerda que es la creatura y con amor reverencial se pone en la Presencia de su Creador que se le revela en todo y en todas las circunstancias. La ternura amorosa del Padre se encuentra a cada paso del día. Y se acaban las coincidencias.

EL ABANDONO.

            La Oración sostiene al alma en la prueba y la provee de una fuerza nueva en la inteligencia y en el corazón. Es la fuerza que no viene de un estudio humano, sino de un completo abandono en Dios.

Los que dan más, son los que más se olvidan de sí mismos. Es cosa muy penosa y difícil, pero indispensable si se quiere avanzar por este camino.

Pablo lo practicó y nos lo enseñó con su ejemplo: “Ahora voy a Jerusalén atado por el Espíritu, sin saber lo que me sucederá allá. Solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me da a conocer que me esperan prisiones y tribulaciones… pero de ninguna manera me preocupo por mi vida, con tal de terminar mi misión y cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de anunciar el Evangelio de la Gracia de Dios” Ciertamente el abandono de Pablo, brilla esplendorosamente en este abandono en Dios.

Porque olvidarse de sí mismo es olvidar no solo el pasado, sino la personalidad limitada. Olvidarnos totalmente quienes somos en nuestra existencia terrenal. Como si ya hubiésemos sido muertos y enterrados en una tumba. Totalmente desaparecidos para el mundo. Y pensar solamente en lo que Dios quiere de nosotros, viviendo para hacer exclusivamente su Voluntad.

Cuando el hombre muere su espíritu deja todo lo terrenal y queda solo frente a Dios, con su alma muerta o viva, según su voluntad lo determinó en la prueba terrenal.

Al quedar frente al Misterio que es Dios, el Mundo a su vez muere para él y debe vivir su vida eterna de acuerdo a su propia autosentencia. Cuando en la existencia terrena encontramos a Dios y no desdeñamos su llamado sucede lo mismo.

La vida deja de pertenecernos y en una prueba muy dolorosa, aprendemos a vivir exclusivamente para Dios. Uniéndonos de tal manera con Él, que se experimenta en la Tierra el Paraíso y ya no hay nada que temer. NADA.

La luz de Dios resplandece cuando el alma se sumerge en el mar de la Oración y la Caridad.

LA CONFIANZA.

            Dios Padre conoce las necesidades del hombre, pero a Él le agrada la confianza del alma que se le acerca como un niño a contarle sus confidencias, para enriquecer una relación de amor, que es el verdadero objetivo de la Oración y que al exponerle sus necesidades, le pide ayuda.

Confiar lo más íntimo y que causa rubor y vergüenza. Confiarle ‘Todo’ Al que lo es TODO, es increíblemente productivo.

Porque Dios no se escandaliza ni murmura, ni mucho menos falta a la caridad. Él sabe comprender y aconsejar.

ÉL NOS AMA MUCHÍSIMO. Y su Amor está presente en todas nuestras súplicas y elimina los obstáculos para nuestra santificación.

Perdonar para ser perdonados. El perdón de Dios trae la Paz. Estar vigilantes teniendo cuidado y Oración, para ser fuertes y tener la ayuda de Dios, aunada a una voluntad firme de no pecar.

Después de una grande confianza en la Justicia del Padre y en su Amor. Porque todo cambia en nuestro interior, después de sumergirnos en la Oración.

El Gozo inefable de hablar con Dios, hace que el dolor sea soportable y el corazón se alimenta con la fuerza de un león para enfrentarse al Mundo y a todo, después de habernos unido completamente al Padre en la soledad y en la Oración.

LA ORACIÓN LO ES TODO. Es un diálogo franco, animado, lleno de confianza, recogido, sereno, claro, íntimo.

  La Oración confiada puede cambiar el castigo en bendición.

La plegaria dirigida la Padre para que en su misericordia ayude, toca el Corazón de Dios y agiliza su intervención.

La súplica ardiente hace que Satanás no pueda objetar nada a la intervención Divina. Y esperar contra toda esperanza. ORANDO SIEMPRE CONFIADAMENTE.

Cuando se tiene una Fe Perfecta y una Confianza Perfecta, nacida de la oración y de la Bondad del Señor, se podrán obtener los más portentosos milagros.  

PORQUE LA FE, LA ORACIÓN Y LA CONFIANZA, SON LA LLAVE DE LOS MILAGROS.

EL AMOR.

Hay que recordar que una verdadera palpitación de amor, que salga como nube de incienso de las llamas de nuestro corazón enamorado de Dios, tiene para Él un valor infinitamente más grande, que miles de ceremonias hechas con corazón tibio o frío.

Hay que atraer su Misericordia con nuestro amor. Ella es grande y activa con quién lo ama. El Cordero se ha Inmolado por nosotros y nos cubre como una ola que pasa y lava nuestras almas, dejándolas sin mancha.

Y SU AMOR CONTESTA NUESTRAS ORACIONES INMEDIATAMENTE.

LA ENTREGA.

DIOS LLAMA Y PASA. Puede que mañana NO esté el corazón dispuesto y TAMPOCO encontremos la invitación de Dios.

Dios es tan exigente, como es infinitamente generoso en premiar. El que quiere ser discípulo es necesario que abrace la Cruz y lo siga.

La vida del cristiano no es una vida tapizada de pétalos. Es absoluta en sus exigencias.

Es como las rosas: son preciosas, fragantes, perfumadas, pero duran poco y lo que queda son solo espinas.

A través de la Oración, los consuelos de Dios son maravillosos y nos fortalecen siempre, hasta llegar al final del camino. Pero la Cruz es dolor y espinas. Y NO HAY OTRO CAMINO.

Muchas raíces están trabadas en el ser humano. Hay que separarlas o cortarlas. Solo con la libertad espiritual se viene al servicio de Dios. NADA DEBE IMPEDIR LA ENTREGA.

Cuando el alma se entrega a Dios con todas las poderosas energías de su ser y doblega su temperamento, dirigiéndolas hacia la perfección. El apasionado y poderoso absolutismo, se arrojan sin titubeos por este camino.

Se aprovecha la experiencia en el mal, para ser poderosos en el Bien y se emplean los mismos sistemas que se empleaban para entregarse toda al pecado… Ahora se entrega toda a Dios.

Es entonces cuando se pone en práctica el Mandamiento más importante: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todas las potencias del ser y al prójimo como a nosotros mismos.

Nadie que haya puesto la mano en el arado para arar los campos de los corazones y esparcir la semilla de la Doctrina de Dios, puede volverse atrás para mirar lo que ha dejado y lo ha perdido.

Lo que podría haber tenido si hubiera seguido por otro camino menos extraordinario que el de ser elegidos. Quién obra así no está adaptado al Reino de Dios. Hay que valorarnos, decidirnos y luego entregarnos.

Entregarnos sin reservas, sin miedos, sin reticencias. EN LA ENTREGA TOTAL PARA UN AMOR TOTAL.

LA PREPARACIÓN.

El alma debe ser pobre con la Pobreza de espíritu. Desnuda, pobre y vacía. Que viva solo de Él, por Él y para Él.

Hambrienta: Solo Él calma la sed de Justicia del alma hambrienta de lo sobrenatural con la posesión y la comunicación de la misma Divinidad.

Sedienta: El Hambre de Dios solo puede ser calmada bebiendo de la Fuente del Agua Viva de Jesús. El Espíritu Santo es el Único Consolador.

El Dolor es el compañero indispensable de la Oración.

En él se encuentra su completo desarrollo y se fortalece ejercitando el sacrificio, la mortificación y la Penitencia. La Oración es la Fuente de la Gracia, ella llega hasta el Corazón de Dios y escala alturas inconcebibles al entendimiento humano.

En todos los tiempos y las ocasiones se puede orar. El alma puede hacerlo saltando todos los obstáculos y NO conoce las limitaciones.

Aún en medio de la más ruidosa reunión y sin que los demás lo adviertan, al realizar todas las tareas cotidianas, continúa con sus coloquios con el Dios que habita en su interior.

La Oración es la voz armoniosa del alma pura que atraviesa los Cielos y llega hasta el Trono de Dios. En ella va la amorosa flecha que traspasa el Corazón del Amado. Esta Oración nunca regresa vacía, sino llena de gracias y favores.

El secreto del alma que no quiere perder a su amor, es permanecer siempre fija con todas sus potencias en Dios, a través de la Oración.

LA  FE.

            Es la luz oscura que arrastra al hombre hacia su Dios, por medio de la humildad. Es indispensable para la salvación y es la prueba que Dios exige al entendimiento humano y la orgullosa inteligencia del hombre.

La Fe es luz para los humildes y tinieblas para los soberbios. La Fe desata las manos del Omnipotente y aplaca la Justicia Divina.

La Fe arranca gracias al Eterno. Es un lazo de luz que une la Tierra con el Cielo y un lazo de unión que pone en comunicación al alma con Dios.

LA Fe es el fundamento de la perfección.

LA INFANCIA ESPIRITUAL.

            Jesús dijo: Yo os lo aseguro, el que no recibe el Reino de Dios como niño, no entrará en él.

El niño es humilde, confiado, acepta ‘que no sabe’ con simplicidad. Los niños son amables, curiosos y reciben con admiración y llaneza, todas las enseñanzas.

Observarlos como aman y creen en Dios, por la inocencia que los caracteriza, es una lección de sabiduría.

Hacen lo que se les enseña y no se ensoberbecen por lo que hacen. Aprenden y practican lo que aprenden.

Los niños, cuando cometen una pequeña falta ¡Con cuanta humildad la confiesan! No buscan excusas.

Saben que Dios lo sabe. Creen. Les apena haber causado un dolor a Dios. Arrepentidos, piden perdón de su falta y ofrecen sinceramente, no volver a faltar. Aman con sencillez  y siempre son sinceros.

Todas las cualidades de los niños son indispensables para la Oración auténtica, porque la característica principal del alma orante, debe ser siempre la docilidad interior y la Obediencia total.

Dios No desperdicia sus Palabras, en donde no hay intención de obedecerlas.

            Cuando el alma sabe alcanzar la amorosa ciencia de saber permanecer fija en Dios, unida a Dios con todas sus potencias; todos los actos que produce son actos de amor y raptada por el amor, alcanza la santidad, casi sin darse cuenta.

Y aunque esté durmiendo sigue amando, porque la carne se adormece y se despierta con el nombre santo en los labios y con el pensamiento puesto en Él, ¡Maravilloso connubio del alma con Dios!

Ni el más apasionado amor humano da la embriaguez que se experimenta, cuando el alma está verdaderamente enamorada de Dios.

El que ha probado los dos amores sabe que no existe paralelo. Es como comparar el licor más barato, con el más exquisito de los vinos. El deleite es diferente, aunque la embriaguez sea parecida. Y cuando se conoce lo excelente, no es posible conformarse con menos.

Para conocer este éxtasis, no debe haber nada que se interponga entre el alma y Dios  para formar con Él una unidad perfecta.

Para llegar a tener el corazón vacío de humanos intereses, hay que pasar por un crisol amarguísimo, pero la recompensa vale por todos los sacrificios y todas las renuncias. Lo que vale la pena siempre tiene un precio alto. Y Dios lo vale TODO.

Y cuando el alma se enamora de Él, es verdaderamente imposible vivir sin Él.

Cuando Él se convierte en la razón de vivir, la vida se convierte en una apasionada y maravillosa aventura, en la que el alma se la pasa entre el Cielo y el Infierno.

Satanás es el villano que trata de ponerle fin a la más increíble historia de Amor.

Los que NO saben defenderlo… LO PIERDEN. 

EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO CONTESTADAS.

Es necesario acercarse a Dios con los labios y el alma encendidos de verdadera caridad. Entonces los obstáculos que Satanás interpone para impedir el auxilio divino, son anulados, porque Dios es el Vencedor Eterno.

Por eso es necesario reunir los requisitos para que la Oración pueda ser efectiva. Esta es una verdad dolorosa y aterradora.  El hombre mismo es el que da las armas al Maligno, para impedir la intervención de Dios.

La Oración Poderosa necesita de la Justicia. Las plegarias no son atendidas principalmente por dos motivos: la injusticia y el amor.

LA INJUSTICIA.

Dios no escucha nuestra oración si tenemos afectos desordenados que están desplazando a Dios del primer lugar en nuestro corazón. Tampoco si somos injustos y duros de corazón con los pobres, con los servidores y los familiares.

EL  AMOR.

Dios nos ama con un Amor Infinito y Eterno. Siempre, cuando nosotros iniciamos nuestra oración, la Gracia del Señor desciende sobre nosotros.

El Eterno nos atiende al instante cuando con un corazón humilde, amoroso, confiado, con sacrificio y constancia, le imploramos piedad, pan, consuelo, ciencia, dirección, ayuda, protección y fortaleza. Todo esto y más, da Dios con su Infinito Amor, cuando nos volvemos a Él.

Y si no siempre somos atendidos porque Él se niega a acceder a nuestra petición, no debemos pensar que nuestra Oración vaya a quedar sin respuesta.

A cambio de algo negado por una inteligencia que todo lo conoce, recibimos otros dones de los que no nos damos cuenta inmediatamente, ni los agradecemos.

Más tarde o más temprano debemos mostrar nuestro agradecimiento y reconocimiento a esta Bondad infinitamente Inteligente, que cuida de nosotros.

Porque Él, que todo lo sabe; NO CONCEDE aquello que nos proporcionaría la felicidad de un instante y dolor para el resto de nuestra vida terrena y que puede ser causa de pena en la otra vida, por el mal uso que se puede dar a la dádiva divina.

El Amor de Dios siempre nos protege, hasta de nosotros mismos.

LA ORACIÓN HECHA CON FE VERDADERA Y AMOR VERDADERO,  SIEMPRE OBTIENE.

CUANDO UNA ORACIÓN QUEDA SIN RESPUESTA, hay que revisar que no esté viciada en la petición o en la Fe. A veces Dios explica por qué no la concede. Sí es en la Fe, ni siquiera ha llegado al Cielo.

Dios quiere que todos sus hijos sean tan suyos que todas sus santas demandas está dispuesto a atenderlas continuamente.

No siempre concederá las cosas solicitadas, pero sustituirá el don negado por otros cien consuelos más grandes todavía, porque Él arde con el deseo de hacernos felices, de poder estrecharnos contra su Corazón y enjugarnos el llanto. Él es el Único que da bien, paz y amor verdadero y eterno.

Si somos cristianos inmaduros, constantemente pediremos cosas que NO nos convienen.

Conforme vayamos creciendo espiritualmente, también aprenderemos a Orar.

Afortunadamente para nosotros, Jesús es un Maestro con mucha paciencia y le encanta enseñarnos cuando hay buena voluntad.

Invocar la protección de María Santísima y la Sangre de Jesús antes de ponernos a orar, elimina TODAS las interferencias con las que Satanás trata de obstaculizar nuestra oración y las respuestas de Dios, cuyo amor quisiera entretenerse en amorosos coloquios, con todos sus hijos.

SOLO EL PECADO APARTA DE DIOS Y HACE NULAS LAS ORACIONES.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

31.- LA PUREZA Y LOS ÁNGELES


En los siguientes días…

Fernanda enseñó el misterio que hace posible el ver y oír a Dios: EL VALOR DE LA PUREZA 

      LA PUREZA

            La Pureza es el reflejo de Dios. En donde hay pureza, está el reflejo de Dios, es decir, la Santidad. La Cruz es el asilo, la muralla, la fortaleza de la Pureza. Por eso Jesús, que es la Pureza misma, se clavó en ella, para comunicarnos esta virtud celestial. Está escrito: Felices los de corazón puro, porque ellos verán a Dios” 

En las almas puras está la luz del Espíritu Santo. La Pureza tiene tal valor, que un seno de creatura pudo contener al Incontenible. Porque María Inmaculada tiene la Pureza más absoluta que puede tener una creatura de Dios.

La Inocencia es una virtud que arrastra al alma hacia Dios y atrae a Dios hacia el alma que la posee. La inocencia consiste en la limpieza total del alma. El alma pura es inocente. El alma purificada recupera la inocencia; no de una manera completa, pero sí en la medida necesaria, para continuar en el camino de la ascensión.

La inocencia se conserva entre las espinas y se aja entre el placer y la comodidad.

Desgraciadamente llegará un día, cuando el reino del Mal esté instaurado; en que los niños en su gran mayoría, no tendrán inocencia; la perversión del mundo y la malicia, la profanarán de manera brutal.

Dios ama la inocencia y los hombres no la comprenden. La inocencia está unida al candor y en el candor está la sabiduría. Los corazones puros y crucificados, respiran en el candor y el dolor, que son las azucenas del espíritu. Ellos aplacan la Justicia de Dios, porque en ellos descansa  la Misericordia Divina.

Ser puros no quiere decir ser vírgenes. Hay padres y madres que son puros. Y vírgenes que no lo son. Porque aunque conservan la virginidad del cuerpo, son abominables en su interior. La virginidad es inviolabilidad física y también debiera serlo espiritual.

La virginidad perfecta se recupera con el martirio; porque el martirio revirginiza el alma, como si apenas hubiese salido de las manos del Creador.

De la Pureza nace la limpieza de corazón y se desarrolla con la Penitencia. En ella se estrellan los asaltos del Enemigo y es el mejor centinela para mantener el alma alerta. Y bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios. Dios NO se manifiesta a los impuros. Los limpios de corazón ‘ven’ a Dios. La Pureza y la Penitencia abren los ojos del espíritu.

Los limpios de corazón pueden verlo NO solo en la eternidad, sino también aquí en el tiempo de la jornada terrena, con todos los medios que Jesús utiliza para comunicarse y estar siempre con el alma que lo ama.

Y ese contracto es tan real y tan verdadero, que podemos verlo y escucharlo, como lo hacéis ahora conmigo.

Y Él nos ayuda a mantener nuestra voluntad fundida en la voluntad de Dios. Entendemos sus sonrisas y nos gozamos con sus ternuras. Enjugamos sus lágrimas y le amamos hasta el sacrificio. Tenemos los oídos dispuestos y nuestra alegría es Obedecerlo, pues nuestra voluntad debe estar pronta a subir tanto al Tabor, como al Calvario.

La castidad es fruto del Espíritu Santo. La Pureza es la castidad que perdura en medio de las contingencias de la vida. En todas.

Es puro el que NO practica y secunda la libídine y los apetitos de la carne. Es puro el que NO encuentra deleite en los pensamientos, conversaciones o espectáculos licenciosos. Dios nunca se niega a quien por un amor sobrenatural, sabe arrancar de sí, todas las costumbres inveteradas del hombre viejo, para renacer a la pureza de la infancia.

Dios nunca se niega a quien sabe creer y vencer a la carne y las tentaciones. Y Él Mismo da la victoria a quién cree y es puro de corazón.

Alcanzar la revirginización del alma, a través del renacer y permanecer en Jesús debe ser la meta. No basta estar bautizados para estar vivos espiritualmente. Es vital e indispensable permanecer unidos a Dios de una manera real.

En lucha constante contra el Demonio y la carne. Jesús nunca nos deja solos en esta batalla. Es así como alcanzamos la verdadera paz; que debe ser nuestro estado continuo y natural.

Al mundo decaído, la virginidad le parece manía y la castidad es reputada como debilidad y mutilación represiva… La impureza siempre lleva a la triple concupiscencia: orgullo, codicia y sensualidad.

 A las almas mancilladas por la corrupción, esto les provoca impulsos de risa.

LA PUREZA DE LA MENTE.

La soberbia no es grandeza sino hinchazón. Y lo que está hinchado parece grande pero no está sano. (San Agustín)

Con el pensamiento se debe buscar y hacer solamente la voluntad de Dios. La inteligencia debe ofrecerse toda, para recibir la Luz de la Sabiduría. No se debe manchar con los apegos humanos a nuestra propia manera de pensar. La razón debe ser doblegada con la Fe y la Humildad, para no oscurecer la Verdad, con el error.

Satanás es experto en manipular la imaginación para convertirla en la peor enemiga del hombre. Porque cuando se apodera de ella, su arma favorita es la DUDA… que es el primer paso para la desesperación y la rebelión.

Y por eso él pone todo su empeño en seducir al hombre con el orgullo, para corromper la pureza de la mente. Porque ésta es indispensable para recibir con humildad la Palabra de Dios y vivirla.

Después de corromper la castidad de pensamiento, enciende en el corazón  una tremenda hoguera de pasiones que convierten al cuerpo en un amo implacable. Y cuando se llega a este punto, es imposible mantener la castidad.

Y solo el que es casto de mente, puede mantenerse íntegro y fuerte en la Fe, caminando sin daño por los escabrosos senderos de este mundo corrompido y entregado a Satanás.

LA PUREZA DEL ALMA

libertad

El alma se vuelve impura cuando está oscurecida por la más leve sombra de pecado. Un pecado venial mínimo, desfigura su candor y aleja al Espíritu Santo. Sin pureza del alma, es imposible mantener la pureza del corazón que es indispensable para tener a Dios.

LA PUREZA DEL CUERPO.

En el mundo de hoy es muy difícil mantener la castidad, especialmente por todos los errores difundidos y aceptados que desvirtúan y hunden en el caos los valores morales y espirituales. El que se sostiene en las virtudes humanas para mantenerse casto, se traga amargamente su derrota; ante el júbilo incontenible de Satanás, que es el amo virtual absoluto.

Hacia donde quiera que el hombre vuelva su mirada, el Enemigo tiene tendidas sus trampas que hacen casi imposible mantener la castidad. Solo un superhéroe puede hacerlo. Felizmente la solución es la más sencilla del mundo y solo requiere de rodillas fuertes.

El que se mantiene unido en Oración a Dios y Quiere ser Templo vivo de su Espíritu, le basta con pedírselo al Padre. Para que Él Mismo venga a dominar el envase de nuestro cuerpo, para que siga siendo Templo suyo. Y sólo Su Poder puede mantenerlo íntegro.

Cuando Dios toma el control de la situación, vemos con aterradora realidad, el objeto de los planes siniestros de Satanás. Los cuerpos humanos los vemos a través de los ojos de Dios. Y admiramos su belleza, la perfección y el amor increíble del Creador, celebrando la obra de sus manos.

Las pasiones se mantienen a raya. Y la libídine que fue despertada con la fuerza de un volcán, es derretida como el helado que un niño olvidara bajo el ardiente sol. La Tentación es vencida por el Único que puede hacerlo.

Y sólo queda soportar la venganza de un Demonio frustrado y enfurecido que recurre a la descarada agresión, cuando todos sus ardides le han fallado. El que lo conoce bien y NO le tiene miedo, sabe arreglárselas con él y aprende a soportarlo, como se soportan los molestos mosquitos del verano: forman parte del paisaje.

El alma bautizada y consagrada es alma sacerdotal. Y el alma sacerdotal vive en un cuerpo crucificado en el que se marcan invisiblemente los estigmas de la Pasión.

La crucifixión espiritual nos crucifica al mundo y a sus seducciones. No es fácil. Pero tampoco es imposible. El que quiere, puede. Y las cosas que valen la pena, cuestan más. Dios lo vale todo y por eso hay que pagarlo todo. 

El destino del cuerpo no es el sepulcro donde será depositado para que se corrompa, sino el Paraíso; donde entrará resucitado, para vivir para siempre. Y el que verdaderamente desea tener un cuerpo bellísimo y sano, lo crucifica en el tiempo; para disfrutarlo inmortal en la Eternidad…

Sólo la Eucaristía y la Oración, hacen que sea posible mantener la Pureza.

LA PUREZA DE CORAZÓN

La Lujuria del corazón es la ambición de las riquezas y del poder.

Y por ella se cometen los peores crímenes…

El corazón es el altar del espíritu y fue formado para recibir el amor de Dios y para devolverlo e irradiarlo. La Pureza de corazón nos hace capaces de amar con el amor sobrenatural y divino.

Todo apego desordenado a nosotros mismos o a las creaturas, ofusca la pureza interior. Se debe amar a Dios y a las almas por amor a Él. El que NO ama a dios, NO PUEDE amar al prójimo.

Sólo el que ama a Dios por sobre todas las cosas, recibe el amor sobrenatural y perfecto, para amar a los hermanos con un amor puro y verdadero que busca su verdadero bien. Sólo el que es puro de corazón puede abrirse a una gran capacidad de amor y vivir plenamente la virtud de la Caridad.

Porque los puros de corazón son los únicos que pueden ver a Dios. Y en su Luz abarcar y amar a todos los hombres. La Pureza Y la Caridad son tan poderosas, que permiten entender, recordar y transmitir sin errores, la Palabra de Dios.

Dios no se comunica con quien no tiene Pureza de corazón; conservada desde el nacimiento o mantenida con un constante trabajo de penitencia y de amor, sustancias espirituales que devuelven al alma a aquella cándida frescura que atrae la mirada de Dios y obtiene su Palabra.

000virgen madre

Dios quiso manifestarse a los hombres en una forma nueva y completa, que se inició con la Redención y en el seno purísimo de la Virgen Perfecta.

Al que se crucifica con Jesús, la Santísima Trinidad desciende con sus perfecciones y habita en el alma con sus Tres Personas, manifestando sus características:

El Padre Celestial, siendo Creador nuevamente de la creatura, igual que en el Sexto Día y hace del alma una verdadera hija; digna, a su perfecta semejanza.

El Hijo y Redentor enseñando por Misterios de Gracia sus verdades y su Sabiduría.

E Espíritu Santo, apareciendo entre los hombres en un nuevo Pentecostés y siendo el Consolador que enseña a amar. Y en nupcias espirituales, une al alma con Dios.

Viviendo en un mundo corrupto hay que aprender a vivir en el Cielo, rompiendo totalmente los nexos con el Pecado y respirando solamente a través de Dios. De esta manera, Dios está Vivo y Activo en el alma que se le entrega, haciendo posible que el alma guste desde esta tierra, de los goces celestiales reservados a los que aman a Dios.

Es por eso que Satanás impulsa al hombre a los pecados contra la Pureza, porque a través de la IMPUREZA  entra la INCREDULIDAD. Y el cuerpo profanado no puede acoger al Espíritu Santo. Los impuros tienen los oídos cerrados a las voces celestiales.

La Palabra de Dios NO necesita de erudiciones humanas para ser comprendida; sino de Pureza de ánimo y de amor. Los portadores de Dios se visten con la misma vestidura del Hijo: la Pureza.

Pureza de carne, doble pureza de corazón y triple Pureza de pensamiento. Las almas no tienen necesidad de ciencia, sino de Luz. Y sólo la Pureza atrae a Dios.

 El alma que NO es pura no puede conocer a Dios y mucho menos amarlo. Su Voz jamás penetra en los oídos que Satanás ha dispuesto para escucharlo a él.

La sensualidad hace su nido en los corazones soberbios y la malicia se infiltra en todas las potencias y en cada uno de los sentidos, haciendo que la lujuria sea como un pulpo con poderosos tentáculos que le impiden al hombre moverse hacia el Cielo. Matando la Fe y destruyendo la Esperanza y la Caridad. 

El germen del mal nace con el hombre, Pero Jesús ha puesto a nuestro alcance toda clase de gracias para combatirlo. Sólo el hombre culpable, en vez de huir del pecado, se abraza de él, apartándose de Dios con todo conocimiento y voluntad; tratando de justificarse de mil maneras y queriendo engañarse a sí mismo con la mayor herejía que Satanás le hace tragarse para perderlo: Dios es Amor y solo Misericordia, si ha dado la vida por nosotros, Él no permitirá que el alma se pierda…

Se olvidan completamente que Dios es también Justicia.

El Infierno se está llenando de sensuales que ya no pueden corregir sus errores, porque la sensualidad es el complemento de todos los vicios.

Con la sal se preservan las carnes de la corrupción…

  LOS ÁNGELES  

Para las almas vivas, es un glorioso espectáculo y muy consolador, el ver que a la multitud de Demonios que rodean a la inmensa mayoría de los seres humanos, para atormentarlos; también está la portentosa y bellísima presencia de los ángeles, tan llena de Luz y sonriendo tan sobrenaturalmente, que aun siendo sonrisa pueden atemorizar.

0angel

Caminan con soltura y majestad. Son jóvenes de ambos sexos. Hermosísimos y vestidos regiamente, con sus vestiduras que parecen tejidas de diamantes y con colores desconocidos en la tierra.

Sus voces de resonancias celestiales, dan paz, fortaleza y consuelo, haciendo vibrar el aire con sus armonías. Y cuando deben volar hacia el Empíreo, abren sus alas nacaradas, de perlas, de llamas, de luz verdeja. Y suben raudos, cantando los hosannas de Belén.

Los ángeles mucho más que nosotros, reflejan la imagen de Dios. Y como son espirituales, son invisibles y están junto a nosotros en gran número. Y no nos damos cuenta si ellos no lo quieren. Esta característica hace muy activa su labor en relación a nosotros. Y cuando se trata de ángeles negros, su actividad es mucho mayor, incesante e incansable.

Los ángeles tienen diversidad de Tareas:

Algunos son centinelas y servidores de Palacio en el Cielo. Otros trabajan activamente en el Reino de Dios y para los hijos de Dios. Otros son custodios del hombre. Otros son anunciadores. Y otros más, serafines adorantes.

arcangel

Los ángeles NO pueden sufrir por su Dios para aumentar su gloria; ni por su prójimo para obtenerles el bien. Sólo pueden materializarse cuando Dios se los permite. Y los negros, cuando los hombres los hombres los invocan.

Ellos son los amigos de las almas fieles. También son guerreros. En tiempos de Job, el Cielo no estaba poblado más que por los ángeles. Los justos esperaban en el Limbo a Cristo, para volverse ciudadanos del Cielo.

Pero ahora están unidos a ellos, las oraciones de los santos del Cielo y de la Tierra. En una guerra que no es de los pueblos, sino de Satanás contra Dios; los ángeles por el sacrificio de los buenos, luchan para impedir a los Demonios que acaben con la raza humana, dándole la muerte espiritual.

batalla-espiritualCada Oración desata un terrible combate.

La Sangre de Jesús no deja de efundirse sobre la Tierra y resplandece testimonio de amor, como un rocío sobre las almas. Los ángeles de cada creyente entrelazan vuelos entre el Cielo y la Tierra, para recoger de los tesoros divinos y llevarlos a cada uno de sus custodiados.

Y ruegan por todas las creaturas, para que adoren al Dios Verdadero.

Adoran jubilando los ángeles de los justos, unidos a las almas de los mismos, que anticipan desde la Tierra la adoración que será eterna.

Adoran esperando los ángeles de aquellos que cristianos no son, a la espera de poder volverse sus custodios en el Signo de la Cruz.

Adoran llorando, los ángeles de los pecadores que han dejado de ser hijos de Dios. Y llorando todavía, suplican la Sangre para que con su virtud redima aquellos corazones.

Adoran finalmente los ángeles de las Iglesias esparcidas sobre la Tierra, llevando a Dios la Sangre elevada en cada Misa en Memorial de Jesús.

preciosisima-sangre-de-cristo

La Sangre desciende y la Sangre sube con ritmo incesante.

Y la Sangre derramada en las misas es tomada por los ángeles y llevada al Empíreo, de donde regresará con Gracias y Bendiciones para los hombres.

LA MISION DEL ÁNGEL CUSTODIO

alma angeles

Los hombres llaman del Cielo a las almas creadas. Y Dios, al recto amor que se une para dar a la Tierra y al Cielo un nuevo ciudadano; envía a la Tierra a sus ángeles, que están prontos para volverse custodios de la nueva creatura.

Los dos momentos más dulces en la misión del Ángel Custodio son: Uno cuando la Caridad les dice: ‘Desciende, que ha sido engendrado un nuevo hombre y tú lo debes custodiar como perla que me pertenece’

Y dos, cuando pueden subir con ellos al Cielo. Y éste es más dulce que el primero. Los demás momentos felices, los constituyen las victorias de sus custodiados sobre el mundo, la carne, el demonio.

Pero ¡Cómo tiemblan por nuestra fragilidad, cuando nos toman bajo su custodia! ¡Y como palpitan siempre de gozo, después de cada una de las victorias, porque el Enemigo del Bien está siempre al asecho, tratando de destruir lo que el espíritu construye!

Por eso resulta plenamente gozoso el momento en el que entran con ellas en el Cielo, ya que nada podrá destruir lo que ya ha sido cumplido.

angeldelaguarda

Su alegría más grande es custodiar a un alma viva, porque entonces están adorantes, postrados ante Dios, que palpita en ellas.

Y les resulta dulce responder a quien los interroga sobre el mundo sobrenatural y proporcionarles consuelos a las almas más queridas por Dios y atormentadas por los hombres…

Los ángeles custodios son amorosos, activos, sabios. Están para guiar, guiar e instruir a nuestras almas. Ese buen compañero jamás falta a su deber, ni siquiera cuando el hombre peca y lo disgusta.

Más cuando después el hombre vive en la Gracia del Señor y por Él se afana y le sirve con todas sus fuerzas; entonces sucede lo que le pasó a Jesús, después de la Tentación en el desierto: Los ángeles le sirven’

El Ángel Custodio de Jesús luchó con Él en aquella hora y una vez alcanzada la victoria, llamó a sus hermanos para sostener las fuerzas del Victorioso.

Ellos nos aman y permanecen siempre al lado del custodiado ya sea éste un santo o un pecador. Desde la infusión del alma en la carne, hasta su separación de la misma, permanecen junto a la creatura que el Altísimo les confió.

Por eso hay que ver con los ojos de la Fe, al Ángel Custodio que está al lado de todo hombre y obrar siempre tomando esto en cuenta. Ellos serán nuestros testigos en el Juicio Particular.

La misión del Ángel Custodio no siempre termina con la muerte del custodiado.

Cesa como es lógico, a la muerte del pecador impenitente y esto, con sumo dolor por parte del Ángel Custodio del que no se arrepiente.

Y se transforma en alegría gozosa y eterna, a la muerte de un santo de la Tierra que pasa al Paraíso, sin detenerse en el Purgatorio.

Pero continúa protegiendo con su intercesión al alma que tenía confiada y que de la Tierra pasan al Purgatorio para expiar y purificarse.

Entonces ellos oran caritativamente por las almas ante el trono de Dios; hasta que termina su purgación y pueden llevarlas al Cielo.

Los Ángeles Caídos

arcangel-arcangeles-lucifer-portador-de-luz

Cuando Dios creó a su Arcángel Predilecto, el Cielo entero enmudeció de admiración. Dios quiso a su lado a este maravilloso arcángel, cuando realizó la Creación del Universo.

El más bello de todos los ángeles, espíritu perfecto inferior solamente a Dios, fue llenado de dones: segundo en belleza de todo cuanto existe, una inteligencia privilegiada y poder. Fue puesto al mando de la tercera parte de los Ejércitos Celestiales.

Dirigía los coros angélicos. Y como intermediario entre Dios y los hombres, le fue dado el título de Dominador de las Naciones. En las misiones destinadas a los hombres, él hubiera sido el ejecutor del querer divino y por eso se llamó:

LUCIFER = PORTADOR DE LA LUZ.

En los ángeles también hay Libertad de Arbitrio. En el orden perfecto del Universo, Lucifer abusó de su libertad. En su ser luminoso nació un vapor de soberbia, que él no dispersó: al verse en Dios.

Al verse a sí mismo y compararse con sus compañeros, porque Dios le envolvía con su Luz y se gozaba en el esplendor de su arcángel. Y porque los ángeles le veneraban como el espejo más acabado de Dios, se maravilló. Debía admirar solamente a Dios.

Más en todas las criaturas, se encuentran presentes todas las fuerzas buenas y malas que luchan entre sí, hasta que una de las dos partes vence para proporcionar bien o mal, del mismo modo que en la atmósfera se encuentran todos los elementos gaseosos por ser necesarios y es la manera de usarlos la que determina que sean buenos o nocivos.

Lucifer no era santo hasta el punto de ser todo amor. La medida del amor, Lucifer no quiso completarla y no rechazó la complacencia de sí mismo, que ocupaba en él un espacio en el que no podía haber amor.

De haber sido todo amor, no habría habido sitio en él para la soberbia, a la que también es justo llamar: desorden del entendimiento. Vapor de soberbia que él no dispersó. Al contrario: lo condensó y lo cobijó. Y de esta incubación, nació el Mal.

Lucifer desarrolló la soberbia, la cultivó, la aumentó e hizo de ella, arma y seducción.

Dios había creado a un ministro glorioso y bellísimo.

Y la libre voluntad del ángel creó a SATANAS   =   ADVERSARIO.

La soberbia es la palanca que derriba los espíritus y los arranca de Dios. Lucifer quiso más de lo que era y de lo que tenía. Él, que ya era tanto; quiso todo.

Y ésta fue la brecha por donde entró ruinosa, su depravación. Siendo ella la causa de que no pudiera comprender ni aceptar al CRISTO-AMOR, compendio del Infinito, Único y Trino Amor.

Y se negó a servir.

Al conocer las futuras maravillas de Dios, quiso ponerse él en su lugar. Con su mente turbada se vio a sí mismo al frente de los hombres futuros, adorado por ellos como poder supremo.

Y conociendo el secreto de Dios y sus designios, decidió que él podía terminar lo que Dios había comenzado y apoderarse del reino que sería la herencia de Jesús. Sedujo a los menos reflexivos de entre sus compañeros, distrayéndolos de la contemplación de Dios como Suprema Belleza.

Y se Rebeló contra Dios.

Lucifer estaba feliz de ser la creatura más maravillosa de la Creación y se sentía seguro de que nadie podría superarlo. Pero cuando Dios hizo su Obra Maestra, creando al hombre a Su Propia Semejanza, su envidia explotó.

Tan celoso estaba, que juró luchar hasta el último día, a fin de volver al hombre contra su Creación. Juramento que ha cumplido puntualmente… La gran Obra de la Creación se encuentra agónica, destruida por el hombre y la Obra Maestra: el hombre, se encuentra a punto del exterminio.

Los demás ángeles que estaban bajo su mando y que fueron débiles en el amor y la fidelidad hacia Dios, también se rebelaron. Y así quedó orquestado el primer golpe de estado de la Historia.

Así se consumó, el PECADO DE LOS ÁNGELES.

Y partir de ese momento, fue su nombre: SATÁN.

Nombre dado por Dios, al Adversario. Al Enemigo Implacable en que se convirtió, el que fuera el más grande de todos los ángeles.

Y una Gran Batalla estalló en el Cielo. Batalla de inteligencia y de voluntad, combatida en la Presencia de Dios y que determinó para la Eternidad, el futuro destino de los ángeles y de los hombres. Fue un hecho histórico de importancia primaria, que incluyó Cielo y Tierra, pues la Historia de la Humanidad está atada y condicionada, a este acontecimiento.

Y Lucifer y los demás soberbios y desobedientes, fueron arrojados para siempre del Paraíso Celestial, por San Miguel Arcángel y sus ángeles.

angeles-caidos

Cuando los derrotados fueron castigados, Dios los congeló en su rebeldía y les quitó la capacidad de amar, (Dios se retiró de ellos para siempre) pero no la necesidad de ser amados. Y ésta se convirtió en ira.

El amor y la belleza, (atributos de Dios) les fueron quitados y de esta forma quedaron convertidos en Demonios horrorosos.

El gran amor que los animaba se convirtió en Odio y fueron precipitados en el Infierno para ser devorados por la concupiscencia del espíritu… en el Fuego del Rigor de Dios.

“Satanás se disfraza de ángel de luz…”  (2 Corintios 11: 13, 14,15)

La palabra de Dios es una espada de doble filo que tiene la gracia sobrenatural de ser verdad en el tiempo y en la eternidad. San Pablo escribió esto en la carta para los corintios de hace dos milenios y por los problemas que estaba enfrentando esa iglesia en particular. 000mundo maligno

En los últimos mensajes de Jesús, el Señor  habla de un falso cristo y una falsa iglesia fomentada por Satanás, hasta el punto de volver realidad las proféticas palabras de San Juan: “El mundo entero yace en poder del Inicuo” (I Juan 5:19)

Satanás no cambia sus métodos, ni sus estrategias y tácticas. A Eva, le disfrazó su verdadera naturaleza y propósitos y ahora hace exactamente lo mismo al extender su influencia, para extraviar a todos los habitantes de la tierra.

A los pueblos de la antigüedad los deslumbró con sus poderes angélicos y los tronos y las potestades se presentaron como “dioses” aterrorizándolos y exigiendo en sus cultos, los sacrificios humanos para satisfacer su ansia de poder y adoración de parte de los hombres.

Actualmente, él y todas sus legiones angélicas,  forman las huestes del Ejército del Anticristo y en esta época satánica, en que predomina la apostasía, el materialismo y la incredulidad, ahora se manifiestan a los hombres como espíritus guías o extraterrestres en todas las falsas doctrinas inventadas por él para  alejar al hombre de Dios.

Según el libro de Enoc, las hijas de Adán eran muy hermosas y tomaron de ellas las que les gustaron. Esta es una explicación a toda la cosmogonía universal de las distintas civilizaciones que nos narran las aventuras de los dioses con las mujeres mortales.

Y ahora siguen haciendo exactamente lo mismo…

Para todas estas experiencias, los ufólogos tienen excelentes historias…..

Su mayor anhelo era apoderarse del Vaticano.  La Tercera Parte del Secreto de Fátima, advertía del siniestro complot para apoderarse de la Sede de Pedro. Por eso siguió siendo secreto y sus agentes no permitieron que fuese hecho público.

Ahora lo unico que les falta es remover el último obstáculo: Benedicto XVI. (Esto ya se cumplió, porque la publicación original de este artículo fue el 26 de Marzo de 2012)

Y en una maniobra digna del que fuera el más poderoso de los Arcángeles,  ya consiguieron engañar a algunos consagrados para que lo apoyen en su esfuerzo por extraviar a la Iglesia de Jesús  y sus agentes también aparentan ser ministros de justicia.

Están secuestrando a la Iglesia de Roma, para modernizarla aparentando ser santos, modernizando a Dios y poniendo la ‘santidad’ al alcance de la depravación del mundo actual; con las reformas necesarias que conculcarán Los Diez Mandamientos y la doctrina original de Jesús.

Con este colosal engaño, arrastrarán las almas de los mismos elegidos que no hayan tenido la precaución de pedir discernimiento al Espíritu Santo, las hundirán en la apostasía mundial y por una equivocada decisión, serán arrojadas junto con él,  hasta el Abismo tenebroso del Infierno.

Pues este es realidad, su único y verdadero objetivo: arrebatarle las almas a Dios, para apenar el Corazón del Padre y hacer que los hijos tan odiados, sean tan infelices como él y compartan con él su mismo tormento; en el Infierno que fue creado por Dios, para Satanás y sus ángeles rebeldes.

Dios no quiere la muerte del pecador, pero es la voluntad humana la que decreta su propia sentencia y Dios acepta la decisión de sus hijos…  

000lucifer en el vaticano

Y casi lo ha logrado totalmente, pues está por estallar el Cisma en la Iglesia católica que hará a sus cardenales rebelarse contra la autoridad del Papa Benedicto XVI, haciendo un maligno complot para desterrarlo de la sede de San Pedro.

No hay que olvidar que también Judas le hizo un gran servicio a Caifás, al entregar a Jesús por el ‘bien’ del Templo de Jerusalén. Y de esta manera Satanás lo mató y perdió la guerra contra Dios.

Y tanto en sus manifestaciones esotéricas, como en sus complots con los verdaderos miembros de la Iglesia, utiliza su disfraz favorito: “Ángel de luz”….

De esta manera está teniendo cumplimiento, la Profecía de Daniel y el Apocalipsis de San Juan…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

P17.- GENOCIDIO DE LAS ALMAS


cristo-rey

04 abr 2013 Solo aquellos con el Sello del Dios Vivo escaparán a esta forma de genocidio del alma

06.04.2013 13:23

Traducción latinoamérica

Jueves 04 de abril de 2013 19:45 hrs.

Mi amadísima hija, no debes escuchar a aquellos que cuestionan, desafían y se burlan de Mis Mensajes. No es necesario defender Mi Santísima Palabra. Mi Palabra es definitiva y ningún hombre tiene la autoridad para cuestionarla. Me aceptan o no.

Mientras los Cristianos luchen entre sí por estos Mensajes, que fueron profetizados hace tanto tiempo, se traten mutuamente como enemigos. No se puede ser un enemigo de vuestro hermano o hermana y llamaros a sí mismos, Mi discípulo.

Mientras estáis tan ocupados gritando entre vosotros, el Mayor Enemigo: los ejércitos de Satanás están planeando las más malvadas atrocidades, jamás presenciadas por la humanidad desde la creación de Adán y Eva.

guerra_nuclear-1

Las guerras de las que hablé están a punto de iniciarse y el plan será eliminar a las poblaciones. Podéis pensar que estas guerras son entre un país y otro, pero estaríais equivocados. Las armas provendrán de una única fuente.

Mis pobres hijitos, qué poco sabéis de los terribles actos que están siendo tramados por las sectas masónicas, en los más altos niveles en contra de los hijos de Dios.

guerra_nuclear

Su maldad es imposible de imaginar para vosotros, pero reconozcan estas señales:

Cuando vuestros bancos os quiten vuestra libertad, vuestros hogares y vuestra capacidad para alimentar a vuestras familias, esto será solo una parte de su plan en contra de la humanidad.

Vosotros os convertiréis en esclavos, pero aquellos que me rendís lealtad a Mí y a Mis Enseñanzas y que permanecéis fieles a Mí, no os debéis olvidar nunca de Mi Misericordia.

04112008155

Si bien estas revelaciones pueden ser aterradoras, son la Verdad.

Al estar preparados para estos actos en contra de la creación de Dios, ayudaréis a través de vuestras oraciones a mitigar gran parte del sufrimiento que estas sectas malignas infligirán sobre vosotros.

Mientras que vuestras oraciones diluirán el impacto de tales atrocidades. Éstas, si son entregadas a Mí con amor en vuestros corazones, serán utilizadas para salvar a aquellos culpables de tales hechos terribles.

Y aunque estas almas descarriadas y despiadadas, continúen desafiándome al tratar de erradicar las poblaciones del mundo, trataré de iluminar sus corazones para que puedan alejarse de este terrible lazo con Satanás.

Muchos están completamente poseídos por el maligno y para algunos hay pocas esperanzas.

FLAGELO-GUERRA

Solo un milagro concedido por Mi Misericordia, en unión con aquellos que me ofrecen el regalo del sufrimiento, puede salvarlos.

Aquellos entre vosotros que me maldicen, a través de su cruel rechazo por Mí, después me rogarán por Misericordia cuando estos acontecimientos ocurran.

Cuando seáis forzados a sufrir y aceptar la marca de la bestia o morir, clamaréis por Mí.

La-Marca-de-la-Bestia-Provoz-kon-el-VMh_-DUIJASI-www_kelium_org-1

Entonces os apresuraréis a encontrar el Sello del Dios Vivo, que doy al mundo a través de Mi Padre en estos Mensajes. Pero para entonces será demasiado tarde.

Solo aquellos que aceptan el Sello, lo guardan en sus hogares o lo llevan en ellos estarán protegidos. Solo aquellos con el Sello del Dios Vivo, escaparán a esta forma de genocidio del alma.

No dudéis ni por un minuto, aceptad Mis Mensajes dados a vosotros ahora.

 Aceptad Mi intervención Divina, porque Yo solo quiero salvaros.

La batalla por las almas es de tal magnitud, que si no interviniera Yo a través de los profetas, muchos de vosotros estaríais del lado de la bestia y todos sus seguidores,

quienes se presentan ante vosotros como lobos con piel de oveja.

Satanás es extremadamente astuto y nunca presentará sus malvadas obras como lo que son. ¡No!

En cambio, él las presenta como que son buenas, inspiradoras y bastante beneficiosas para vuestros intereses.

Esta es la trampa que él pone.

viruela1

Esta es la manera de como él atrae almas inocentes bien intencionadas a su guarida.

La forma en que Satanás se revelará a sí mismo, a través de estas pobres almas que se ha arreglado para ganarlas, será a través del pecado de orgullo.

El pecado en su forma más perversa, será visto dentro de esas personas en los lugares de posición alta,

quienes destruirán a otros para su propio beneficio egoísta.

En la parte inferior de la escala,

el pecado de orgullo será estará representado entre vosotros cuando juzguéis a otros, habléis mal de ellos y luego tratéis de arruinar su personalidad, así como cuando dañéis su reputación, en Mi Nombre.

20110718150352-soberbia

Os digo estos tristes hechos, para que Yo pueda prepararos,

 armaros con Mi amorosa protección, para ayudar a salvar aún a los que marcharán a través de la Tierra para devorarla.

Vuestro Jesús

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Y DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA

DOMINGO DE PASCUA

31 DE MARZO DEL 2013

Amadísimo Pueblo Mío:

Amadísimos hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Jesús acompañado de la Bella María

EN UN SOLO AMOR DIVINO, EN LA UNIDAD DE NUESTROS CORAZONES Y EN LA UNICIDAD DENTRO DEL MISTERIO INFINITO, CLAMAMOS A CADA CRIATURA HUMANA ANTE LA URGENCIA DE LA TOMA DE CONCIENCIA DE SU ESTADO ESPIRITUAL INTERIOR.

Yo Soy el mismo que en el pasado habló a los Profetas y dictó los Mandamientos para Su Pueblo…

Yo Soy el mismo que ayer, en total unidad dentro del Misterio Trinitario, se humanó y se entregó para la Redención de todos los hombres…

Yo Soy el que en cada uno pulula y se afana constantemente, atrayéndoles para librarles del mal…

Yo Soy el que Soy, el mismo de ayer, hoy y siempre…

Yo Soy El que creó, El que se humanó, El que vive en cada uno de ustedes, El que viene por lo que es de Su propiedad: “Mi Pueblo”…

Yo Soy amor y justicia, justicia y misericordia, misericordia y perdón…

1dios

Yo soy el que da la justa medida según las obras de cada uno…

Yo soy el que ha esperado, espera y esperará a Sus hijos, sin cansarme…

Amados Míos:

NO ES CON EL EGO HUMANO EXALTADO CON LO QUE LLEGAN A MÍ,

SINO CON EL CORAZÓN CONTRITO Y HUMILLADO, CON DESEO DE ENMIENDA,

CON LA FE Y LA ESPERANZA EN QUE NO LES ABANDONARÉ.

destruccion-templo (2)

Mi Pueblo ha transitado por largos y penosos senderos, trazados y marcados por sí mismo, al aceptar falsos dioses que les han llevado a enfrentar la desolación y el crisol.

Este instante no difiere de los anteriores, al contrario, este instante detalla todo el anterior proceder del hombre y lo ha calcado sobre sí, y ha aumentado su ignorancia y por ende sus delitos.

VENGO POR LO QUE ES MÍO, VENGO EN MI SEGUNDA VENIDA POR MI PUEBLO…

POR LOS QUE PERMANECEN ANTE MÍ, EN ESPÍRITU Y VERDAD, SIN FALSEDADES NI DOBLECES SINO EN UN CONSTANTE ACTO DE ADORACIÓN HACIA MÍ.

Hijos, cuanto les rodea ha sido transformado por ustedes, provocando una reacción purificadora, producto de la acción irresponsable de la humanidad, que como fruto de su proceder se apresta a recibir el total cumplimiento de los anuncios de Mi Madre alrededor de la Tierra,

 siendo despreciados por Mi misma Iglesia, a la que convoco no sólo a orar sino a interceder unos por otros, en este instante en que las puertas del dolor se mantienen abiertas.

1Jesus_orando_x

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

La arrogancia del hombre le ha llevado a la ignorancia y ésta le ha colocado ante los demonios que se mueven con total libertad y permisión de la humanidad, propiciando y derramando toda clase de vicios y horrores de la carne.

Degeneración mayor no se ha dado anteriormente, ésta ha traspasado la mente del hombre dominada por el mal.

Satanás no se ha detenido únicamente en los no consagrados, sino que ha trascendido a los Consagrados, tomando a los que no son fieles a Mi Hijo para lacerar al Pueblo fiel, el que será presa de grandes persecuciones y traiciones.

LA CONSTERNACIÓN SERÁ TAL, QUE LA DESOLACIÓN TOCARÁ HASTA A AQUELLOS FIELES A MI CORAZÓN INMACULADO, POR LO QUE LES RUEGO SE CONSAGREN CONSTANTEMENTE A MI CORAZÓN INMACULADO.

Hijos, el instante se agota y la humanidad será duramente acrisolada…

16185688-planeta-tierra-apocalipsis

… ESTE INSTANTE NO ES DE LOS TIBIOS, YA QUE LOS DEMONIOS SE ABALANZAN NO SÓLO SOBRE LOS TIBIOS SINO SOBRE TODAS LAS ALMAS.

Este instante es de aquellos que como apóstoles de estos instantes y unidos a Mí, se dan en un continuo acto, no sólo de reparación sino de donación y acción para rescatar a sus hermanos: Mis hijos.

MIREN A ESE MENDIGO DE AMOR….

MIREN A MI HIJO, VIENE POR SU PUEBLO, NO SIN QUE ANTES QUE ÉSTE PUEBLO SE MIRE A SÍ MISMO.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Oren unos por otros para que la confusión no les lleve a caer.

Oren por los jefes de las grandes Naciones para que el espíritu del mal
no les lleve a adelantar el gran flagelo de la guerra.

1269964728_84551399_1-Fotos-de--ASI-PARAMOS-LA-GUERRA-NUCLEAR-VIA-SATELLITE-A-WASHINGTON-HISTORIA-ASOMBROSA-Y-AIS-

Amado Pueblo Mío:

Les bendigo y les llamo a no olvidar a Mi Madre que les ama.

Su Jesús y Mamá María.

revelaciones marianas

21.- LA ORACIÓN II


EL HOMBRE QUE HACIA MILAGROS - (película completa) (1)

¿PORQUÉ HAY QUE ORAR?

“Estén despiertos y orando, para que no caigan en tentación: el espíritu es animoso pero la carne es débil.” Cuando el cuerpo no se alimenta las fuerzas disminuyen y el cuerpo debilitado no puede reaccionar contra los enemigos que lo agreden y que de una u

otra manera lo matan.

Una planta que no es alimentada muere. Una lámpara sin combustible se apaga. Cuando la lámpara de la Fe no es alimentada, se apaga y en el alma se hace la oscuridad. El combustible que alimenta la luz de la Fe es la Oración. El oxígeno del alma es la Oración. Un alma que no ora no puede vivir y muere. Los que se rehúsan a orar no pueden imputarle a Dios el que haya apagado en ellos toda la energía espiritual y la Fé.

El alma del cristiano sin Fe es la cosa más frágil y vulnerable que existe. Sumergida en la oscuridad se pierde y es inexorablemente arrollada por la concupiscencia del espíritu y la de los sentidos. Es el ángel hecho prisionero por Satanás, con la impureza de los sentidos y del espíritu, en el error y la herejía.

zzzzv la tentacion muerde

El alma en crisis de Fe por falta de vida espiritual, es un títere y un juguete en el que Satanás desahoga su odio y sus celos, haciéndola su esclava y llenándola de porquería, para envilecerla y arrojarle su degradación al Rostro de Dios, con sarcasmo lleno de desprecio, de odio y de burla:

–           ¿Éste es tu hijo por el que diste tu Sangre? ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¿A él le interesa siquiera tu Ley y tu Amor? ¡Mira como lo tengo! ¿Ves lo que está haciendo? ¿Un hombre? ¡Ni siquiera es capaz de razonar como una bestia! Y ES MÍO. ¡Mío porque su voluntad me pertenece! ¡A Ti ni siquiera te reconoce! Dije que te vencería y aquí tienes la prueba. ¡Mira cuántos son igual que él! ¡YO SOY MÁS GRANDE QUE TÚ!

AngelAndDemon

Las almas que se rehúsan a orar se parecen a un náufrago que entre las olas tempestuosas de un mar embravecido, de un mundo que no es de Dios, se niega rotundamente a nadar. ¿Cómo podrá salvarse?

Por eso hay que invocar el Nombre de Jesús con Fe, esperanza y caridad intrépidas. Y caerán todos los flagelos con los que Satanás atormenta a la Humanidad. Hay que permanecer en Dios y no debe haber miedo de pedir, porque Dios todo puede dar. Hay que pedir para uno y para los demás.

Jesús lo enseñó. Hay que pedir por los presentes y por los ausentes; los pasados, los presentes y los futuros. Por la jornada terrena y la Eterna. Y también por las de los que amamos. Hay que pedir por todos y para todos. Por los buenos para que Dios los bendiga. Por los malos para que Dios los convierta.

BarraSCorazones_CTV1a

Hay que unir las oraciones a Jesús y por sus méritos. Y a María por sus lágrimas y a través de su Corazón Inmaculado. Hay que pedir la salud, la paz en la familia, la paz en el mundo, la paz para la eternidad. Hay que pedir la santidad: Dios es Santo y es Padre. Y la santidad se pide y la vida se mantiene a través de la fuerza que viene de Él.

Hay que pedir el pan cotidiano y la bendición cotidiana, para el cuerpo y para el espíritu. Y por todo lo que se pida, será dado. No hay que tener miedo de pedir demasiado. Jesús para nosotros ha pedido la misma gloria, porque los cristianos somos hijos de Dios.

El Intercesor pide y obtiene de Dios, las gracias necesarias para la Redención Humana y el alivio del dolor ajeno. La oración intercesora es el amor de rodillas.

orando de rodilla

En la historia de Sodoma y Gomorra, sus habitantes habían llegado a tal nivel de corrupción, que para impedir que éste cáncer se expandiera, Dios decidió destruirlos. ¿No le comunicaré a Abraham lo que voy a hacer? En este cuestionamiento que Dios se hace a Sí Mismo, lo que en realidad está diciendo es: “Si Abraham y Yo somos amigos, no está bien que Yo destruya Sodoma y Gomorra sin que él lo sepa.” ¡Dios es un Amigo Sublime!

ABRAHAM Y DIOS

¡Qué maravilloso es llegar a este grado de intimidad con El que nos ha creado! De que Abraham lo conocía bien, lo revela el magnífico regateo que sucedió a continuación y que comienza con: “Sé que Tú estás lejos de proceder así…”

En el epílogo de tal entrevista, aprendemos el valor de la Oración Comunitaria, pues basta con la Oración de Diez justos generosos; reunidos para pedir piedad. Dios no rechaza la Oración. Y es posible conseguir que Dios cambie de opinión y se vuelva una bendición su decreto de destrucción.

jonas

También Moisés, ¡Suplicó, exigió y consiguió!: “Yeové renunció a destruir a su Pueblo, como  lo había anunciado.” Moisés puso en peligro su propia vida eterna y su oración salvó a toda la nación de Israel.

MOISÉSntercede01

Al no querer nada para sí, él solo logró doblegar la Voluntad Divina. Dios tenía toda la razón y también sus sentimientos cuentan. Sin embargo ante la audacia de Moisés, Él también sacrificó su Justicia ante su Misericordia.

LA ORACIÓN INTERCESORA PUEDE CAMBIAR EL CURSO DE LA HISTORIA.

Cuando estamos totalmente unidos a Cristo y crucificados con Él, nuestra intercesión es muy poderosa, porque es Jesús Mismo el que ora al Padre en nuestra Oración.

JESUS-ORANDO

Hay que agradecer a Dios ahora que estamos padeciendo por Él. Entre los muros de esta cárcel terrena podemos hacer una intercesión poderosa por los que más amamos y más alejados están de Dios. Nuestro sacrificio y nuestra sangre, obtienen de Dios los milagros más portentosos.

Hay que orar mucho por:

LOS SACERDOTES.

Hay que orar siempre por ellos, porque son los máximos responsables de la vida espiritual de los cristianos.

ALABANZA Y REPARACIÓN A DIOS.

Blasfemado por tantos.

LAS ALMAS DEL PURGATORIO.

Es la mejor obra de Misericordia. Obteniéndoles refrigerio en su padecer por alcanzar la Gloria.

LOS PECADORES.

Muchas almas se condenan porque faltan intercesores que les obtengan de Dios la Gracia para que se arrepientan, se conviertan y se salven.

3hj3powk

LOS CAUTIVOS DE SATANÁS.

Todos los hombres son atormentados con saña inaudita por el Eterno Odiador de Dios y del Hombre. La intercesión por los atormentados por la violencia y el Odio, permite que Dios intervenga para impedir más delitos, especialmente contra los inocentes. Y para sanar los corazones de los que están siendo arrastrados por la desesperación.

LOS QUE SUFREN.

Porque el sufrimiento se convierta en escalera para el Cielo. Y no sea fuente de duda y de desesperación que los lleve a renegar de Dios y a precipitarse en las trampas que Satanás les tiende para destruirlos.

POR NOSOTROS.

Hay que pedir las ayudas sobrenaturales que más necesitamos y que nos permiten elevarnos para alcanzar aquella perfección que es indispensable para agradar a Dios, porque Él nos quiere santos y reunidos con Él. La santidad sólo puede alcanzarse a través de la Oración.

LA ORACIÓN DEBE SER ESPECÍFICA.

Una de las tácticas de Satanás y que usa como un último recurso, cuando no consigue apartarnos de Dios, es estorbarnos la Oración e impedir que nos fijemos objetivos concretos que él no puede detener.

Cuando Jesús levantó a Lázaro de entre los muertos, lo llamó por su nombre. Si Jesús no hubiera hecho una Oración muy específica

Carl-Bloch-The-resurrection-of-Lazaro

¡Todos los muertos se hubieran levantado! Por eso cuando a Jesús le llevaron al ciego Bartimeo, Jesús le preguntó: ‘¿Qué quieres que te haga?’ El ciego respondió: ‘Maestro, que yo vea’ Entonces Jesús le dijo: ‘Puedes irte, tu fe te ha salvado’. Y al instante vio y se puso a caminar con Jesús.

¿Por qué Jesús le hizo una pregunta tan obvia a Bartimeo?

Desde la perspectiva de Dios, Bartimeo tenía muchas necesidades. Si Bartimeo le hubiese pedido: ‘Jesús, ten misericordia de mí.’ Hubiese hecho una petición generalizada. Y al pedir específicamente la vista de los ojos físicos, Dios le dio además la salvación, al ejercer su fe. Por eso le pidió que concretara su petición…

bartimeo-lavandose

Satanás no quiere que seamos concretos al orar por dos motivos:

1.- Neutralizar completamente la Oración… Pues al no especificar, él queda en libertad de obstaculizar.

2.-  Al orar específicamente estamos poniendo a  prueba la Fe. Esto la fortalece, al ver las específicas respuestas de Dios. La Duda es el arma favorita de Satanás para tratar de destruir nuestras oraciones específicas. Y esta es otra razón para ser perseverantes en la obtención de los milagros.

Cuando todo se hace en la forma correcta, se acaban las coincidencias y vemos las respuestas concretas de un Amor Infinito. Nuestro corazón se extasía en adoración al ver como Dios colma y rebasa nuestras esperanzas.

La Oración Perseverante abre el Cielo y la Fe salva al alma, por medio de la plegaria. Y el alma se fortalece, crece y se vuelve adulta. Y aprende a vivir muriendo y a morir amando.

hombre-orando11

Sólo a través de la Oración es posible este aprendizaje. Y el Espíritu Santo trabaja con el Amor, para hacer santos a los espíritus y que alcancen la perfección con el amor de Coparticipación.

A la entrega total, Dios corresponde con el sonido audible de su voz maravillosa. Cuando el alma está lista, Él se convierte en nuestro mejor Amigo. Y ÉL nos guía y nos educa, como enseñó a sus apóstoles a comprender mejor sus enseñanzas.

Y de esta manera, la Oración se convierte en el centro de nuestra existencia. y convertimos nuestro corazón en el sagrario que custodia al Dios Vivo y Resucitado.

SEÑOR MIO Y DIOS MIO

LA MEDITACIÓN

Cuando nos disponemos a orar es indispensable el silencio, tanto exterior como interior, para poder escuchar la voz de Jesús y las ternuras de su Corazón amantísimo. La Meditación es la puerta que conduce a la santidad y la primera escala de la Oración. El alma que medita se salva, porque la Meditación nace de la Alabanza, ya sea de gratitud, de admiración o de adoración.

La Meditación es el alimento de la Fe y arrastra al hombre a la práctica de la vida cristiana recta y ordenada.

Cuando se llega a dominarla, es posible meditar en medio de la más febril actividad; ya que prepara y vigoriza el alma para deificarla, porque en ella está la fuente de las enseñanzas divinas.

La Meditación rasga el velo de los Misterios Divinos y conduce al hombre con paso firme al profundo conocimiento de su miseria, preparándolo para contemplar la Grandeza de Dios.

Quita de su camino los tropiezos del Pecado. Le señala el propósito de su vida. Lo prepara para el fin que fue creado. Le da claridad a sus dificultades y responde la solución de sus conflictos. Refrena sus vicios y sus pasiones. Endereza en su espíritu lo que está torcido. Protege de infinitos males y prepara el alma para la perfección.

NGEL_A~1

La Meditación es la escoba que barre la basura de nuestro interior.

Nos da la contrición y el arrepentimiento. Es la luz que ilumina las tinieblas que envuelven el camino del hombre sobre la tierra. Nos hace aborrecer el pecado al penetrarnos de la importancia de todas las verdades divinas y con ella se descubren las trampas de Satanás. Y nos señala el camino para librarnos de ellas.

El_vino_a_dar_Li_4a24156aa50ce

La Meditación es el taller donde se trabajan las virtudes. Es el alimento, el descanso y la perfección de un tesoro escondido que hace rico y poderoso a quién lo posee. Es como una lupa que descubre al espíritu con claridad asombrosa los secretos divinos y encamina el alma a la purificación y a la pureza.

Un alma que no medita, no puede emprender el camino espiritual porque es como si careciera de brújula para hacerlo y la desorientación es completa.

La Meditación y la Oración tienen la propiedad de adaptarse a las características particulares de cada alma, para facilitarle el conocimiento de Dios. La Meditación en la Pasión de Jesucristo enciende en las almas el fuego del amor y el sacrificio.

Y debe ser una tarea cotidiana. Es la pista para levantar el vuelo hacia la unión con el Espíritu Santo y el principio de la preparación a la crucifixión espiritual.

Todo lo creado puede ser un lugar de Oración, si aprendemos a levantar nuestro espíritu al Padre, despegándolo de la tierra y de las cosas de la tierra. Meditar orando es hablar con el espíritu elevado a Dios, olvidando a los hombres y a sus debilidades, pensando solo en Dios nuestro Padre. En Él que es tan bueno con todos los que lo buscan y lo aman con buena voluntad.

imagesCAZXK1K7

La Oración es el descanso del alma turbada con tantas cosas. El tiempo dedicado a meditar orando, hace que las fuerzas se recuperen para reconstruir lo que el mundo y los ataques de Satanás debilitan, al tratar de impedir que el alma vaya hacia Dios.

Orar es hablar con Dios. Quien cree con pureza e inteligencia, escucha la voz de Dios y la atiende. Después habla de las cosas que Dios le ha enseñado.

Dentro de un corazón perturbado Dios no habla. Cuando un alma vive en la caridad su corazón está tranquilo, oye la Voz de Dios y la comprende. Medita en su Presencia y crece espiritualmente.

“Yo estoy con ustedes todos lo días, hasta que se termine este mundo…”

Entonces es cuando se reflexiona y se contemplan las perfecciones de Dios, la miseria humana y la fragilidad del hombre. Y se suscitan actos de una voluntad amorosa y reparadora y pronta siempre para adorar.

Quién se separa de Jesús y no se mantiene en contacto con Él por medio de la Oración, cae en el sopor y vuelve a ser apresado. La Oración y el Espíritu Santo crean un corazón y una inteligencia sobrenaturales. El hombre ya no piensa en sí mismo. Vive y piensa todo a través de Dios. Quién trabaja para Él, no pecará. Y quién lo da a conocer, tiene la Vida Eterna.

Jesus en fundido_

El coloquio amoroso de la Oración favorece la intimidad con Dios. En ésta, el corazón se abre y Dios se derrama con abundancia. El alma dice: ‘¿Pero qué me ha hecho el Señor?’

El alma ha sido redimida de la esclavitud del pecado y las virtudes se multiplican y se perfeccionan en más alto grado. Todo es preparado espiritualmente para seguir a Dios por medio del sacrificio heroico y el alma es lanzada por el camino de la perfección.

LA FUSIÓN CON DIOS.

La Oración de Unión. Para que esta comunicación sea clara y precisa, es indispensable la más diáfana pureza: en la mente, en el corazón y en el cuerpo. Porque Dios se revela a los puros en toda su plenitud, por la delicia que encuentra en el alma que lo refleja a Él, el Purísimo.

No debe existir la más leve mancha de lujuria y Él las compensa con creces por los sacrificios que hacen por amor suyo. El virgen e ignorante del apetito carnal, puede conocer lo que es el Amor Perfecto, ya que no está contaminado por experiencias que lo perturban. En lo más íntimo de nuestro ser están las pasiones. La voluntad del alma enamorada de Dios, las dirige a una sola meta: la santidad.

oracion-de-contemplacion

Satanás vigila y ataca con malas pasiones, para impedir que se construya el Reino de Dios. Si el hombre vive unido a Dios por medio de la Oración y la Gracia, Dios está en él y nada malo puede ocurrirle. La unión con Dios es el arma que nadie puede vencer y la victoria es segura.

El que persevera en el Amor de Jesús y en pertenecerle, vive para siempre y deifica su alma. Y se convierte en ‘dios’ participante de la Divinidad que Jesús le comunica a través de la Eucaristía y la Oración de Unión.

El alma pura y amorosa pide y confía ciegamente en su Señor. Se pliega dócilmente a la Voluntad Divina y ama siempre la respuesta, sea cual fuere.

El alma orante pasa de la Meditación a la acción, derramando el amor del que se ha nutrido en sus encuentros con Dios; con la misericordia y la compasión en deber de gratitud y de amor. Deber de imitación a Jesús. Amar a Dios por Sí Mismo y amarlo en el prójimo, eso es perfección.

            Y se perfeccionan los sentidos espirituales. El contacto con Dios es una continua metamorfosis que hace del hombre un ángel. Y con los ojos del espíritu vivo, ‘ven’ y con los oídos ‘oyen’ los secretos de Dios y el futuro del hombre. Y dicen en su Nombre lo que el Espíritu pone en sus labios purificados por el amor y santificados por el dolor.

meditando-con-la-cruz2

La Cruz es el poder para vencer. Hay que usarla con veneración y esculpirla en el pensamiento y en el corazón. Con la conversión queda grabada en la frente y en la mano de los espíritus vivos. Y ella debe esplender con la luz del Espíritu Santo, haciendo huir a Satanás, porque él no soporta la Cruz, ni la presencia santísima de María, la Virgen de Dios.

Y el Nombre Santísimo de Jesús, que es fuerza y defensa en el corazón que lo pronuncia con amor, Fe y esperanza. Todo esto es lo que forma el equipo que es mortífero para aniquilar a las legiones de Lucifer, que atormentan a todos los cristianos. El poder de la Oración y de la Cruz, vuelven invencible al alma que tiene una Fe viva y activa, que operan infinitos milagros, éstos se consiguen cuando se sabe usar a la perfección: LA ORACIÓN.

LA CONTEMPLACIÓN

escalera%20al%20cielo

Para orar, no hay necesidad de pronunciar muchas palabras. Basta con mirar las cosas creadas y la admiración se abre paso al contemplar la Grandeza de Dios. Y nuestro corazón se eleva a la más alta Oración, desligada de las cosas del mundo, envuelto en un místico mar, arrebatado y endiosado por el Fuego del Amor Divino. Así es como se desarrolla una conversación en los Cielos.

La contemplación es el último peldaño de la Oración y se da cuando el alma alcanza el Amor de Fusión. El alma entra de lleno en el Cielo que existe desde la Tierra…

nubes

La separación entre Dios y el alma crucificada y que ya es un atleta en el espíritu, es un tenue velo que se rasgará solo con la muerte y que está puesto porque nadie puede ver a Dios tal como Es, sin morir de Amor, de alegría, de anhelo; pues la Presencia de Dios tal cual Es, es fulminante. La muerte conducirá a tomar posesión de la Vida, que en el mundo vislumbraron a través de la Contemplación.

La contemplación tiene unos crisoles muy finos. Con frecuencia  se esconde el Amado y esa ausencia es tan penosa y dolorosísima, cuanto el alma ha aumentado su capacidad de amar, hasta alcanzar el límite insoportable de la desesperación.

Se le esconde el que es su vida y se siente morir. Se oscurece el que es su sol y se queda en tinieblas, como un niñito perdido que no sabe a donde voltear. Dios es su razón de vivir y cuando se ve apartada de Él, es un estado de tal sufrimiento y cruelísimo dolor, que si Dios no la sostuviera con su Gracia, sucumbiría.

De este crisol salen aquilatadas con un valor que solo Dios puede apreciar.

El alma crece en perfección; pero de la misma forma que aumentan el brillo de las virtudes, aquilatándose dentro de esa fuente de oro líquido que es la Contemplación; crecen también en intensidad y dolor, las pruebas alambicadas por las que el alma debe pasar, para purificarse siempre más.

Estas numerosas pruebas, tanto exteriores como interiores, cada una superior a la otra en despiadada crueldad. Unas purifican la voluntad directamente, desatando tempestades devastadoras sobre el corazón y sobre la mente. Hay otras purificaciones internas en la sustancia misma del alma, que no se diferencian de las penas del Infierno, más que en la duración.

el-infierno-de-dante

En este trance el cuerpo queda sin fuerzas y es incapaz de moverse; pero plenamente consciente, sufriendo aquella atroz agonía del alma. Sin poderse mover, ni quejar, ni luchar, sino tiene que dejarse desgarrar y quemar interiormente en el espíritu. Para llegar a este punto es necesario nunca dejar de orar y por lo tanto, nunca dejar de recibir gracias, creciendo en santidad y en perfección, en los crisoles divinos.

Sumergíos en el vórtice de la contemplación. Esforzaos en olvidar que sois hombres y en transformaros en serafines. Lanzaos al horno, a las llamas de la contemplación. La contemplación de Dios es semejante a chispa que salta del choque de la piedra contra el eslabón y produce fuego y luz. Es purificación el fuego que consume la materia opaca y siempre impura y la transforma en llama luminosa y pura.

juan-4

No tendréis el Reino de Dios en vosotros si no tenéis el amor. Porque el Reino de Dios es el Amor y aparece con el Amor. Y por el Amor se instaura en vuestros corazones en medio de los resplandores de una luz inmensa que penetra y fecunda, disuelve la ignorancia, comunica la sabiduría, devora al hombre y crea al dios, al hijo de Dios, a mi hermano, al rey del trono que Dios ha preparado para aquellos que se dan a Dios para tener a Dios, a Dios, a Dios, a Dios sólo.

Sed, pues, puros y santos por la oración ardiente que santifica al hombre porque le sumerge en el fuego de Dios, que es la caridad. Vosotros debéis ser santos. No en el sentido relativo que esta palabra ha tenido hasta ahora, sino en el sentido absoluto que Yo le he dado proponiéndoos la santidad del Señor como ejemplo y límite. O sea, la santidad perfecta. Nosotros llamamos santo al Templo, santo al lugar donde está el altar, Santo de los Santos al lugar velado donde está el arca y el propiciatorio. Pero, en verdad os digo que los que poseen la Gracia y viven en santidad por amor al Señor son más santos que el Santo de los Santos, porque Dios no se limita a colocarse sobre ellos como sobre el propiciatorio del Templo, para dar sus órdenes; sino que mora en ellos, para darles sus amores.

dios-busca-verdaderos-adoradores-que

Hacemos Oración cuando en silencio contemplamos la Verdad y a Dios en su Bondad, cantando salmos de Alabanza, por la alegría que invade nuestro ser. Dios pone al alcance los tesoros de su Sabiduría y el alma es como un niño que va recogiendo y engarzando las Divinas Palabras, formando así joyas maravillosas y bellísimas…

Y el alma está lista para los Esponsales Divinos.

LA ORACIÓN EN EL ESPÍRITU

“Pero Llega la hora y ya estamos en ella, en que los verdaderos adoradores, adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Son esos adoradores los que busca el Padre. Dios es Espíritu, por lo tanto los que lo adoran, deben adorarlo en espíritu y en verdad.”

adoradores

La Oración es la elevación del alma a Dios. La obediencia a las inspiraciones del Espíritu Santo, dan la perfección del abandono en Dios y el alejamiento de las cosas del mundo. Cuando se ofrece a Dios todo y todo nos es quitado, a veces falta la serenidad por la pérdida de ciertas cosas. Y al volver la vista a lo que hemos dejado, sentimos que es un retroceso. Mientras el llanto baña el rostro, la voluntad de pertenecer más a Dios, se mantiene firme, pero nuestra incapacidad nos quebranta y nos sentimos como aplastados por un tremendo dolor. Se añoran…y se quisiera volver a tenerlas…

Tenemos que dar a Jesús la cosa más preciosa. Es entonces que la debemos dar. Más preciosa de la vida. Más cara de los afectos. Más amada de la casa. No se puede matar el recuerdo… y no se puede impedir la nostalgia. Pero basta con tener recuerdos y nostalgia llenos de resignación. Entonces no son imperfecciones, son méritos a los ojos de Dios. Espinas que estrechan el corazón, para que se llene de gemas, de lágrimas y de sangre, que se convierten en joyas que ofrecer ante el Trono  Divino.

El compendio de la perfección está en saberse desprender del propio modo de pensar humano. Es un trabajo de toda la vida y que se presenta innumerables veces a lo largo de la existencia. Porque ¿El pensar humano de qué está compuesto? Por cincuenta por ciento de resentimientos. Veinticinco por ciento de excesiva sensibilidad y otro veinticinco por ciento de egoísmo. ¡El prójimo hiere con el pétalo de una flor o con una pluma!

Petalos%20de%20Rosas-823703_800

Para el sensibilísimo ‘yo’ humano, son latigazos o estocadas que afirman el corazón en un modo de pensar. El egoísmo se dispara: ‘Yo soy rey y no quiero ofensas de ninguna clase. Yo domino y no quiero resistencia a mi querer’ Y he aquí que entre la sensibilidad excesiva y el egoísmo despiadado, nacen los resentimientos que no ceden y los apegos a las propias ideas.

Por eso hay que entregar a Dios nuestro propio pensamiento y obedecerlo para que Él pueda sanarnos. Con el alma vacía, estamos preparados para que el Espíritu Santo pueda descender y obrar libremente en un corazón. Para eso es necesario cultivar en sí mismos la Caridad, la fidelidad, la Pureza, la Oración y la Humildad.

Los apóstoles se prepararon a su venida con estas virtudes unidas a un intenso recogimiento y tomaron como modelo a María. De ella aprendieron que a pesar de las ocupaciones de la vida, Ella sabía vivir recogida en Dios y su más grande alegría era aislarse en la Contemplación, en el silencio, en la soledad.

Dios habla dondequiera. Pero su Palabra llega a nosotros los mortales y que tenemos una capacidad de recepción limitada, mucho mejor cuando estamos en el aislamiento.

Doble mérito y doble gracia es aprender a oírlo en medio del tumulto. Pero también es triple fatiga.

AMOR AL PROJIMO

Pues la caridad está primero y no podemos hacer a un lado al prójimo, que muchas veces y con motivos triviales, interrumpen estos coloquios. Entonces es necesario saber dejar sin alterarse, la Meditación de la Oración y ocuparse del prójimo sin perder de vista a Dios y con infinito tacto, nunca dar a entender que hemos sido perturbados; recibiéndolos con una sonrisa y buena voluntad.

famaralenemigo1

Cuando se prepara la venida del Paráclito y se desea su permanencia, hay que tener mucho cuidado en no tomar poses que no son más que soberbia amamantada de humildad  hipócrita. La simplicidad es la mejor cualidad, para que el Espíritu descienda a nosotros con placer. Y después hay que saber retenerlo con todos los requisitos necesarios para la Oración. Hay que tener triple pureza, porque Él se retira de la impureza. Y una gran fidelidad a sus inspiraciones.

Él Es el Apóstol Eterno que predica incansablemente a las almas, la Doctrina de Cristo, que la ilumina y la explica. Pero si es mal acogido, se va otros corazones que no le ponen diques. Si es recibido con Ira, Él se retira y nosotros perdemos su Paz y lo perdemos a Él.

Dios no se impone más que en casos muy especiales. Él está pronto siempre a intervenir en nuestra ayuda, pero quiere de nosotros el deseo de recibirlo, el coraje de seguirlo, la generosidad de confesarlo.

Entonces es cuando Él nos abraza, nos penetra, nos levanta, nos enciende, nos deifica. Y como un águila nos eleva para volar en las alturas, en los Reinos de la Luz. En climas de Pureza nos acerca al Sol de la Caridad y en Él nos inflama, hasta que abre las puertas de su Reino, por una eternidad de beatitud.

Aguila%20volando

EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A ORAR.

Además, el Espíritu nos viene a socorrer en nuestra debilidad, porque no sabemos pedir de la manera que se debe. Pero el propio Espíritu intercede por nosotros, con gemidos que no se pueden expresar. Y Aquel que penetra los secretos más íntimos, conoce los anhelos del Espíritu, cuando ruega por los santos, según la manera de Dios.

El Espíritu Santo tiene maneras de ayudar a nuestra debilidad, dándose a nosotros con su inmensidad de Luz y de Potencia. Nos penetra y nos ilumina hasta los fondos más abisales de nuestro espíritu. Y todo lo fecunda haciendo  prosperar la Gracia y las otras virtudes. Haciéndonos conocer al Padre, al Hijo y a su recíproco Amor, o sea,  Él Mismo, cual ningún libro y ninguna palabra de sabiduría humana, pueden alcanzar a hacerlo.

Porque en la inmensidad  de su Sabiduría, Dios es siempre luminoso y simple. Sus instrucciones son un toque divino que enciende luces, que iluminan los Misterios y son una caricia que despierta el amor en nosotros.

Es un beso que hace gustar el sabor de Dios, de aquel Padre que su amor Providente es como una leche que nutre.

De aquel Dios Hijo que nos alimenta con su Carne y con su Sangre.

De aquel Dios Espíritu Santo que de sus mieles sapienciales hace alimento para los deseosos de Dios, como las abejas lo están del jugo de las flores.

abeja

Dios es como una espléndida y salutífera flor que atrae con su perfume a los más simples e ignorantes. A los niños inocentes y curiosos. Porque atrae, alegra y da testimonio de la existencia de Dios y de su providencia hasta para las más pequeñas creaturas de la Creación.

De una manera simple, su Voz resonante en el silencio atento del alma. El Espíritu la instruye, la educa, la aconseja, la guía a un más amplio conocimiento de Dios, generando un más alto amor hacia Él y convirtiéndola en hija de Dios.

Esta transformación se vuelve total, cuanto más el alma se despoja de cuanto puede serle un impedimento para obedecer las inspiraciones del Espíritu Santo. y gusta anticipadamente por breves instantes, del gozo eterno de poseer a Dios en la Fusión de la Oración y oferta cotidiana y el éxtasis de la Contemplación. La Inmolación cumplida en lo más íntimo del ‘yo’ imitando al Maestro; siguiendo el Camino de la Salvación y ascendiendo hacia la Perfección, hasta sumir el ‘Yo’ perfecto de Jesús y poder decir con verdad: “No vivo yo, es Cristo el que vive en mí”

Y es cuando las acciones serán hechas siguiendo el Espíritu de Cristo. Sus oraciones y sus sufrimientos, completarán los de Cristo, para el mismo objetivo: la santificación de los hombres. Y obtendrán el mismo fin: la exaltación gloriosa y eterna, después de la humillación y el martirio de la inmolación.

jesus

Y el Espíritu en nosotros sostiene nuestra debilidad y nos ayuda con su Oración Perfecta. Él, siendo Dios, sabe lo que se debe orar y en ‘sonidos inefables’ Él intercede por nosotros ejercitando la santificación que se inicia en la Tierra y se corona en el Cielo.

LOS GEMIDOS DEL ESPÍRITU SANTO.

EL Don de Lenguas es un don de Oración. Éste acompaña el Bautismo del Espíritu Santo. Hablar en lenguas es la Oración con y en el Espíritu: es nuestro espíritu hablando a Dios, inspirado por el Espíritu Santo. La Oración se eleva a Dios en libertad. El Espíritu Santo es el que la dirige y por lo tanto es una Oración Perfecta y es lo que la hace más efectiva.

A Dios le encanta manifestar su Presencia con magistral magnificencia y para que no quede ningún género de duda. Y este maravilloso Don del Espíritu Santo, es la experiencia más gloriosa que puede vivir un ser humano, los adultos en el espíritu saben que esta es la única manera de caminar, avanzar y perfeccionarse. El espíritu es el rey y él maneja todo con orden y obteniendo el provecho óptimo. El Don está sujeto al que lo posee y esa es la mayor responsabilidad.

Puede que hablar en lenguas emocione de la misma manera que agudiza el intelecto, pero no es necesario provocar un estado emocional, para hablar en lenguas. Cuando se habla en lenguas por primera vez, la Presencia de Dios es tan emocionante, que a veces las almas pierden un poco el control. A los apóstoles los acusaron de estar borrachos. Pero emoción es una respuesta, no una causa.

apostoles-predicando-al-pueblo

No hay nada malo con expresar la emoción. Tenemos que aprender a expresar nuestras emociones y disfrutar de ellas, especialmente en nuestra relación con Dios. por eso la Oración en el Espíritu debe hacerse en la intimidad, porque es un Don principalmente útil, para el que lo experimenta.

El canto en lenguas es la Alabanza Perfecta, Dios nos ayuda a expresar con ‘gemidos inefables’ lo que de otra manera seríamos incapaces de decir. El Espíritu sabe lo que estamos necesitando y Él nos ayuda a pedirlo. A través de esta Oración recibimos gozo,

Consuelo, fortaleza y somos sanados de lo que está lastimando nuestro espíritu. El alma es llenada de las virtudes que necesita.

No entramos en ninguna rara disposición cuando oramos en lenguas. No hay ninguna relación con lo misterioso y con lo oculto. No se trata de histeria, ni de ninguna forma de sugestión. No entramos en trance, ni ponemos nuestras mentes en blanco. Mientras oramos en lenguas, nuestra mente debe estar activa, adorando al Señor. Tampoco es una compulsión. Es una inspiración que siempre está sujeta a nuestra voluntad. El que dice que no puede controlarlo, lo más probable es que lo que experimenta, nada tenga que ver con el Espíritu Santo.

elpadreeterno-b

El emocionalismo es una de las cosas que le desagradan al Espíritu Santo. LA ADORACIÓN, ES EL OBJETIVO PRINCIPAL DE ESTE DON.

Los adoradores del Espíritu Santo lo adoran en espíritu y en verdad, todos los días de su vida.

FUEGO ESPIRITU SANTO

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

127-EL ÓBOLO DE CLAUDIA


Los cordeleros siguen trabajando.

Luego, Jesús regresa despacio al almacén y se queda pensativo. Se sienta sobre un montón de cuerdas enrolladas. Ora intensamente…

Los once apóstoles continúan durmiendo profundamente. La vida en el puerto se desarrolla con la misma pacífica rutina, de las provincias gobernadas por el imperio más poderoso del mundo.

Roma es una máquina de eficiencia y disciplina…

Una hora después, el cordelero asoma la cabeza en el depósito y le dice a Jesús que vaya a la puerta, porque…

–                       Hay un esclavo que te quiere ver.

El esclavo. Un númida, está parado junto al platanar, en la plaza llena de sol… Cuando ve a Jesús, se inclina y sin hablar, le entrega una tableta encerada.

Jesús la lee y dice:

–                       Dirás que esperaré hasta antes del alba. ¿Entendiste?

El esclavo mueve la cabeza asintiendo. Y para que vea por qué no habla, abre su boca y le enseña la lengua tronchada.

Jesús mueve la cabeza con un gesto lleno de tristeza y dice:

–                       ¡Infeliz!  – acariciándolo con mucha compasión.

Por las mejillas del esclavo corren dos lágrimas. Toma la mano blanca entre las suyas negras y se la pone en la cara. La besa, se la lleva al pecho y se echa en tierra. Toma el pie de Jesús y se lo pone en la cabeza…

Un lenguaje mudo para expresar su agradecimiento por ese gesto de amor.

Y Jesús repite:

–                       ¡Infeliz!  -pero no lo cura.

El esclavo se levanta y pide la tableta encerada. Claudia no quiere dejar huellas de su contacto epistolar.

Jesús sonríe y devuelve la tableta. El númida se va y Jesús se acerca a donde está el cordelero…

El Maestro dice:

–                       Simón, debo quedarme hasta antes del alba. ¿Me lo permites?

Simón contesta:

–                       Todo lo que quieras. Me desagrada ser pobre…

–                       Me agrada que seas honrado.

–                       ¿Quiénes eran esas mujeres?

–                       Unas extranjeras que necesitaban de consejo.

–                       ¿Están sanas?

–                       Como Yo y tú.

–                       Entonces está bien. Ahí están tus apóstoles.

Los once salen del almacén, somnolientos.

Pedro dice:

–                       Maestro, hay que cenar antes de partir.

Jesús contesta:

–                       No. No partiremos hasta el amanecer.

–                       ¿Por qué?

–                       Porque me pidieron que así lo hiciera.

–                       ¿Por qué? ¿Por quién?…  Es mejor caminar de noche… La luna es nueva.

–                       Espero salvar a una criatura y esto es más luminoso que la luna y más refrescante que las frescuras de la noche.

Pedro lo lleva aparte:

–                       ¿Qué pasó? ¿Viste a las romanas? ¿Qué humor tienen? ¿Son ellas las que se van convertir? ¡Dímelo!…

Jesús sonríe:

–                       Si me dejas responder te lo diré, hombre curiosísimo. Vi a las romanas. Muy lentamente caminan hacia la Verdad. Pero no retroceden…  Lo que ya es mucho.

–                       Y… acerca de lo que dijo Judas, ¿Hay algo?

–                       Que continuarán venerándome como a un sabio.

–                       ¿Por causa de Judas? ¿Es él el que lo ha hecho?

–                       Vinieron a buscarme a Mí no a él…

Pedro pregunta inquieto:

–                       Entonces, ¿Por qué Judas tuvo miedo de encontrarse con ellas? ¿Por qué no quería que vinieras a Cesárea?

–                       Simón, no es la primera vez que Judas tiene caprichos estrambóticos…

–                       Es verdad. ¿Y van a venir esta noche las romanas?

–                       Ya vinieron.

–                       Entonces, ¿Por qué esperamos hasta que amanezca?

–                       ¿Por qué eres tan curioso?

–                       Maestro, sé bueno… Por favor dime todo.

–                       Te lo diré para quitarte toda duda. También tú escuchaste la conversación de aquellos tres romanos…

–                       ¡Claro que la oí!… Inmundos. Apestosos. Demonios. Pero a nosotros, ¿Qué nos importa?… ¡Ah! ¡Entiendo!… Las romanas van a ir a la cena y luego vendrán a pedirte perdón, por haber estado en medio de la inmundicia… Me maravilla que consientas en ello.

–                       Yo me maravillo de que te formes juicios temerarios.

–                       ¡Perdóname, Maestro!

–                       Sí. Pero ten en cuenta que las romanas van a ir a la cena y yo pedí a Claudia que interviniese a favor de esa muchachita…

–                       ¡Ah, pero Claudia no puede hacer nada!…  El romano compró a la muchacha y tiene todo el poder sobre ella.

–                       Pero Claudia tiene mucho más poder sobre el romano. Y Claudia me mandó decir que no parta hasta antes del alba. No hay otra cosa. ¿Estás contento ahora?

–                       Sí, Maestro. Pero no has descansado nada. Ven. Estás muy agotado. Vigilaré para que te dejen en paz. Ven. Ven. –y amorosamente tiránico lo jala, lo empuja y lo obliga a tirarse en el montón de cáñamo.

Pasan las horas. El sol se oculta. Cesa el trabajo. Entra la noche, las golondrinas van a sus nidos y los niños a la cama. Uno tras otro van muriendo los ruidos, hasta que solo queda el estrépito de las olas, al estrellarse sobre la playa…

Los apóstoles  duermen sobre el cáñamo.

Jesús está sentado sobre un malacate con las manos sobre las rodillas. Ora… Piensa… Espera.  No quita los ojos del camino que viene de la ciudad.

La luna está casi perpendicular y el mar retumba con mayor fuerza…

Por el canal avanza una barca pequeña y sube hasta la dársena silenciosa. Se detiene y bajan tres personas. Un hombre robusto, una mujer y una figura delicada. Se dirigen hacia la casa del cordelero…

Jesús se levanta y sale a su encuentro…

Cuando llega hasta ellos saluda:

–                       La paz sea con vosotros. ¿A quién buscáis?

Livia contesta:

–                       A ti, Maestro.  –descubriéndose y acercándose ella sola-  Claudia hizo lo que le pediste, porque era una cosa justa y completamente moral… –señala hacia la barca y agrega-  Aquella es la muchachita. Dentro de poco tiempo, Valeria la tomará como doncella de su pequeña Fausta…  Pero te ruega que entre tanto la tengas Tú, que puedes confiarla a tu Madre o a la madre de tus parientes. Es pagana del todo… Mejor dicho, es peor que pagana. El dueño que la alimentó no le enseñó nada en absoluto…  Nunca ha oído hablar ni del Olimpo, ni de ninguna otra cosa. Tan solo se siente aterrorizada ante los hombres, porque hace unas cuantas horas la vida se le reveló como es: brutal y cruel…

Jesús pregunta:

–                       ¡Oh! ¿Demasiado tarde?

–                       No, materialmente… él la preparaba poco a poco…  Digamos… para su sacrilegio. Y la niña está espantadísima… Claudia tuvo que dejarla durante toda la cena cerca de ese sátiro y sólo pudo intervenir cuando el vino le había nublado el pensamiento. No es necesario que te diga que si el hombre es un lúbrico en sus amores sensuales, lo es mucho más cuando está ebrio…

Pero es solo entonces que se convierte en un juguete con el que se puede hacer lo que se quiera y arrebatarle su tesoro.  Claudia se aprovechó del momento.

Ennio quiere regresar a Italia, de la que salió porque perdió el favor imperial… Claudia le prometió el regreso a cambio de la muchacha.

Ennio mordió el anzuelo… Mañana cuando ya no esté borracho protestará, la buscará, hará su comedia… Pero también mañana Claudia buscará el modo de hacerlo callar.

Jesús protesta:

–                       ¿Con la violencia? ¡No!

Livia sonríe con travesura:

–                       ¡Oh, Maestro! ¡La violencia empleada con buen fin!…  Pero no será necesaria… También Claudia se encargó de ‘ayudar’ a su marido a pasarla bien en la cena… Y ahora sólo Pilatos, que está inconsciente por el vino que digirió esta noche, está firmando y sellando la orden de que Ennio se presente en Roma… ¡Ah, ah!… Y partirá en primer buque militar.

Pero mientras tanto, es mejor que la niña esté en otra parte por precaución de que en cuanto a Pilatos se le pase la borrachera, se arrepienta y revoque la orden… ¡Es muy endeble!  Y es mejor así… Para que la niña olvide las asquerosidades humanas…

¡Oh, Maestro! Por este motivo fuimos a la cena. Pero, ¿Cómo pudimos ir allá hasta hace unos cuantos meses, sin haber sentido náuseas?… Tan pronto obtuvimos lo que se deseaba, nos salimos… Todavía nuestros maridos están imitando a los brutos ¡Qué náuseas, Maestro!  Y debemos recibirlos después… después que…

–                       Sed austeras y pacientes. Con vuestro ejemplo haréis mejores a vuestros maridos.

–                       ¡Oh, no es posible! Tú no sabes… -Livia llora más de coraje, que de dolor.

Jesús suspira y ella continúa:

–                       Claudia te manda decir que lo hizo para mostrarte que te venera como al Único Hombre que merece veneración… Y quiere que te diga que te agradece haberle enseñado lo que vale un alma y lo que vale la pureza. Lo recordará siempre…

¿Quieres ver a la niña?

–                       Sí. El hombre ¿Quién es?

–                       El númida mudo que emplea Claudia, para sus servicios secretos. No hay ningún peligro de delación… No tiene lengua.

Jesús repite:

–                       ¡Infeliz!

La romana toma a la niña de la mano y casi la arrastra hasta donde está Jesús…

Livia dice:

–                       Sabe unas cuantas palabras latinas. Judías casi ninguna. Es una salvajita… Que la eligieron únicamente como objeto de placer.  –y dirigiéndose a la niña-  No tengas miedo. Dale las gracias. Él fue el que te salvó. Arrodíllate y bésale los pies. ¡Ea! ¡Hazlo! ¡No tengas miedo! Perdona Maestro, todavía tiene el terror que le inspiraron las caricias de Ennio que estaba ebrio…

–                       ¡Pobre niña!  -dice Jesús poniéndole su mano en la cabeza- ¡No tengas miedo! Te llevaré a casa de mi Madre, por algún tiempo. A la casa de Mamá, ¿Entiendes? Y tendrás muchos hermanos buenos… ¡No tengas miedo, hijita mía!

En la Voz y en la mirada de Jesús hay todo: paz, seguridad, pureza, amor santo.

La niña lo siente y se echa para atrás el manto con su capucho, para mirarlo mejor. Y aparece el rostro delicado de una niña que se asoma a la pubertad…

Sus modales son sencillos. Su expresión está llena de inocencia. El vestido que trae le queda muy largo…

Livia dice:

–                       Estaba casi desnuda. Le puse lo primero que encontré. Lleva otros en la alforja…

Jesús la mira con piedad e infinita compasión y dice:

–                       ¡Es una niña!  -Y tomándola de la mano le pregunta- ¿Quieres venir conmigo?

La niña contesta:

–                       Sí, patrón.

Jesús rebate:

–                       No. No soy tu patrón. Dime Maestro.

–                       Sí, Maestro. –le dice con más confianza.

Y una tímida sonrisa se asoma en la carita que antes estaba pálida por el miedo.

Jesús pregunta:

–                       ¿Eres capaz de caminar mucho?

–                       Sí, Maestro.

–                       Después descansarás en la casa de mi Madre. En mi casa, hasta que llegue Fausta. Una niña a la que vas a querer mucho. ¿Quieres?…

–                       ¡Oh, sí! –y ella confiada, levanta sus bellísimos ojos verde-azul, que lo miran asombrados bajo sus cejas color oro y con un destello de terror que vuelve a turbar su mirada, se atreve a preguntar- ¿Ya no más aquel patrón?…

–                       No, más.  –le promete Jesús, poniendo su mano en su cabellera rubia.

Livia se despide:

–                       Adiós, Maestro. Dentro de pocos días iremos al lago. Tal vez podremos verte una vez más. Ruega por tus pobres discípulas romanas.

Jesús repica:

–                       Gracias…  Vete en paz. Adiós, Lidia. Di a Claudia que éstas son las conquistas que pretendo y no otras. – se vuelve  hacia la niña y agrega- Ven niña. Partiremos ahora.

Y tomándola de la mano, se dirige a la puerta del almacén y llama a los apóstoles.

La barca se va sin dejar rastro de haber venido y entra al mar abierto…

Caminan rápido y todavía está oscuro en las cercanías de Cesárea. Se detienen un poco, porque la niña que no está acostumbrada a caminar de noche y frecuentemente tropieza con las piedras del caminan…

Jesús dice:

–                       Es mejor esperar un poco. La niña no ve y está cansada.

La niña responde rápida:

–                       No, no. Si puedo… Vámonos lejos, lejos, lejos… Podría venir… Por aquí pasamos para ir a esa casa.  –Lo dice castañeteando los dientes, mezclando hebreo y latín para hacerse entender.

Jesús trata de tranquilizarla:

–                       Vamos detrás de aquellos árboles y nadie nos verá. No tengas miedo.

Bartolomé, para darle ánimos, dice:

–                       No tengas miedo. A estas horas, ese romano es una sopa de vino bajo la mesa…

Pedro agrega:

–                       Y estás con nosotros. Todos te queremos. No permitiremos que te hagan daño. ¡Oh! ¡Somos doce hombres fuertes!…

Pedro, que apenas es un poco más alto que ella. Él la robustez y ella la delicadeza. Él quemado por el sol y ella blanca como alabastro.

¡Pobre florecita que fue criada para ser solamente admirada y más preciosa!

Juan le dice:

–                       Eres una hermanita nuestra y los hermanos defienden a sus hermanas.

Cuando llegan a la arboleda, se sientan y aguardan. Los hombres se dormirían gustosos, pero a ella cualquier ruido la hace gritar.

Y el galope de un caballo la hace que se cuelgue del cuello de Bartolomé que tal vez por ser el de mayor edad atrae su confianza y de esta manera… No es posible dormir.

Bartolomé le dice:

–                       No tengas miedo. Cuando uno está con Jesús, nunca sucede una desgracia.

La niña contesta temblando:

–                       ¿Por qué?  – y sigue todavía asida al cuello de Bartolomé.

–                       Porque Jesús es Dios y Dios es más fuerte que los hombres.

–                       ¿Dios? ¿Qué cosa es Dios?

Bartolomé exclama:

–                       ¡Pobre criatura! Pero, ¿Cómo te educaron? ¿No te enseñaron nada?…

La niña contesta:

–                       Sí. A conservar blanco el cutis, brillante la cabellera. A obedecer a los patrones. A decir siempre que sí…

Pero yo no podía decir sí al romano… Era feo y me daba miedo. En su casa siempre había unos ojos.  En el baño, en los vestidores, en el cubiculum… Unos ojos… Y esas manos… ¡Oh! ¡Y si alguien no decía sí, era apaleado!… –y comienza a llorar.

Jesús dice:

–                       No lo serás más. Ya no está el romano. Ni están sus manos… Sólo la Paz.

Felipe comenta:

–                       ¡Es una crueldad! Cómo a bestias y peor todavía… Porque a una bestia le enseñas su oficio. Pero a esta criatura la lanzaron sin saber…

Ella responde:

–                       Si hubiese sabido, me hubiera arrojado al mar. Él decía: ‘Te haré feliz…’

Zelote dice:

–                        De hecho te hizo feliz, de una manera que nunca imaginó. Feliz en la tierra y feliz en el Cielo. Porque conocer a Jesús, es la felicidad.

Hay un silencio en el que todos meditan en las crueldades del mundo.

Luego en voz baja, la niña le pregunta a Bartolomé:

–                       ¿Me puedes decir que es Dios? ¿Y por qué Él es Dios?… –después de una pausa agrega- ¿Porque es hermoso y bueno?…

Bartolomé se siente atolondrado. Se toma de la barba con perplejidad y dice lleno de incertidumbre:

–                       Dios… ¿Cómo haré para enseñarte a ti, que no tienes ninguna idea de religión en tu cabeza?

Esto provoca otra pregunta todavía más complicada, para el abrumado apóstol:

–                       ¿Qué cosa es religión?

Bartolomé decide pedir auxilio:

–                       ¡Oh, que esto no me lo esperaba!…  Estoy ahora como uno que se ahoga en el mar. ¿Qué puedo hacer ante el abismo?

Jesús aconseja:

–                       Lo que te parece difícil, es muy sencillo Bartolomé. Es un abismo, sí. Pero vacío… Y puedes llenarlo con la Verdad. Peor es cuando los abismos están llenos de fango, veneno, sierpes. Habla con sencillez como si hablases a un infante. Y ella te entenderá como no lo haría un adulto.

Bartolomé pregunta:

–                       Maestro, ¿Pero no podrías hacerlo Tú?

–                       Podría. Pero la niña aceptará más fácilmente las palabras de un semejante suyo, que las mías que son de Dios. Y por otra parte, os encontraréis en lo futuro ante estos abismos y los llenaréis de Mí. Debéis pues aprender a hacerlo.

–                       Es verdad. Lo probaré…

Después de pensarlo un poco, Bartolomé pregunta:

–                       Oye niña, ¿Te acuerdas de tu mamá?

Ella sonríe y contesta:

–                       Si, señor. hace siete años que… antes estaba con ella.

–                       Está bien. ¿La recuerdas? ¿La amas?

Ella solloza en un:

–                       ¡Oh!  -y da un pequeño grito.

–                       No llores. ¡Pobre niña! Oye, el amor que tienes por tu mamita…

–                       Y por mi papá y por mis hermanos…  -contesta sollozando.

–                       Sí. Por tu familia… el amor por tu familia. Los pensamientos que guardas por ella. El deseo que tienes de regresar a ella…

–                       ¡Nunca más los veré…!

–                       Pero todo es algo que podría llamarse religión de la familia. Las religiones, las ideas religiosas son el amor… El pensamiento, el deseo de ir a donde está aquel o aquellos en quienes creemos; a quienes amamos y a quienes deseamos ver…

–                       Si yo creo en ese Dios que está allí, ¿Tendré una religión?… ¡Es muy fácil!

Bartolomé está totalmente desorientado:

–                       ¡Bien! ¿Fácil qué cosa?…  ¿Tener una religión o creer en ese Dios que está allí?

La niña dice convencida:

–                       En ambas cosas…  Porque fácilmente se cree en un Dios Bueno, como el que está allí. El romano me nombraba muchos y juraba. Decía: ‘¡Por la diosa Venus, por el dios Júpiter, por el dios Cupido!’ Han de ser dioses malos porque él hacía cosas malas cuando los invocaba.

Pedro comenta en voz baja:

–                       No es tan tonta la niña.

Ella dice:

–                       Pero yo no sé todavía que cosa es Dios. Veo que es un hombre como tú… Entonces es un Hombre- Dios. ¿Y cómo se hace para comprenderlo? ¿En qué aspecto es más fuerte que todos? No tiene ni espada, ni siervos…

Bartolomé suplica:

–                       Maestro, ayúdame…

Jesús responde:

–                       No, Nathanael. Enseñas muy bien.

–                       Lo dices porque eres bueno. Busquemos otro modo de seguir adelante. – se vuelve hacia la niña- Oye niña… Oye niña. Dios no es hombre…  Él es como una luz, una mirada, un sonido tan grande que llena el Cielo y la tierra. Y todo lo ilumina, todo lo ve, todo lo ordena y en todas las cosas manda…

–                       ¿También al romano? Entonces no es un Dios bueno. ¡Tengo miedo!…

Bartolomé se apresura a aclarar:

–                       Dios es bueno y da órdenes buenas. A los hombres les ha prohibido armar guerras, hacer esclavos, arrebatar a las hijitas de sus madres y espantar a las niñas… Pero los hombres no siempre escuchan las órdenes de Dios.

Ella dice:

–                       Pero tú, sí.

–                       Yo sí.

–                       Si es más fuerte que todos, ¿Por qué no se hace obedecer? ¿Y Cómo habla, si no es un hombre?

Bartolomé está perdido y exclama:

–                       Dios… ¡Oh, Maestro!…

Jesús dice:

–                       Sigue. Sigue, Bartolomé. Eres un maestro muy competente. Sabes decir con gran simplicidad pensamientos muy profundos. ¿Y ahora ya no quieres seguir?…  ¿No sabes que el Espíritu Santo está en los labios de los que enseñan la Justicia?

Bartolomé argumenta:

–                       Parece fácil cuando se te escucha. Todas tus palabras están aquí dentro. Pero sacarlas, ¡Oh, miseria de nosotros los humanos! ¡Maestros inútiles!

–                       El reconocer la nulidad propia dispone el corazón a la enseñanza del Espíritu Paráclito…

–                       Está bien, Maestro… –La mira con ternura y dice- Oye niña.  Dios es fuerte, fortísimo. Más que César. Más que todos los hombres juntos con sus ejércitos y sus máquinas de guerra…  Pero no es un Señor sin compasión que quiera siempre que se le diga que sí, so pena de azotarlo. Dios es un Padre. ¿Te quería mucho tu padre?

–                       ¡Mucho! Me puso por nombre Áurea Gala, porque el oro es precioso y Galia es mi patria. Y decía que me amaba más que el oro que en otro tiempo tuvo y más que a la patria…

–                       ¿Te azotó tu padre?

Áurea Gala contesta:

–                       No. Jamás. Cuando no me portaba bien, me decía: ‘Pobrecita hija mía’ y lloraba.

–                       Bueno. Pues así hace Dios… Es Padre, nos ama y llora si somos malos. Pero no nos obliga a obedecerle. Pero el que decide ser malo, un día será castigado con suplicios horribles…

–                       ¡Oh, qué bueno! El dueño que me arrebató de mi madre y me llevó a la isla. Y también el romano, irán a los suplicios, ¿Y lo veré?…

Esto es demasiado para el pobre Nathanael, que contesta:

–                       Tú verás de cerca a Dios, si crees en Él y eres buena. Y para ser buena no debes odiar ni siquiera al romano.

–                       ¿No? ¿Y cómo lograrlo?

–                       Rogando por él.

–                       ¿Qué es rogar?

–                       Hablar con Dios diciéndole que lo queremos…

Ella, llevada por su coraje, exclama apasionadamente:

–                       Pero, ¡Yo quiero que mis dueños tengan una mala muerte!

Bartolomé objeta:

–                       No. No debes… Jesús no te amará si dices así.

–                       ¿Por qué?

–                       Porque no se debe odiar a quien nos ha hecho el mal.

–                       Pero no puedo amarlos.

–                       Pero puedes por ahora no pensar en ellos. Trata de olvidarlos…  Luego, cuando Dios te instruya más… rogarás por ellos. Decíamos pues, que Dios es Poderoso, pero deja a sus hijos en libertad de obrar.

Ella pregunta:

–                       ¿Yo soy hija de Dios?…  ¿Tengo dos padres?…  ¿Cuántos hijos tiene Dios?…

Bartolomé contesta:

–                       Todos los hombres son hijos de Dios, porque Él los creó. ¿Ves esas estrellas allá arriba? Él las hizo. ¿Ves estas plantas? Él las hizo. La tierra en la que estamos sentados, el pájaro que canta, el mar inmenso…  Todo y a todos los hombres, los creó Él. Y los hombres son más hijos suyos que todo lo demás. Porque tienen algo especial que se llama alma y que no muere, porque es una partecita de Dios que es inmortal como Él.

–                       ¿Dónde está el alma? ¿Tengo yo también un alma?

–                       Sí. En tu corazón. Es la que te hizo comprender que el romano era malo y que ciertamente no te dejará que desees ser como él. ¿No es verdad?

–                       Sí…  -Áurea reflexiona… Y luego con firmeza dice- ¡Sí! Era como una voz que estuviese adentro y como una necesidad de tener quién me ayudase. Y con otra voz que era la mía, llamaba a mi mamita…  Porque yo no sabía que Dios existía. Ni que existiese Jesús… Si lo hubiera sabido, lo hubiera llamado a Él, con esa voz que llevaba dentro…

Jesús interviene y dice:

–                       Has comprendido bien, niña. Crecerás en la Luz. Yo te lo aseguro. Cree en el Dios Verdadero. Escucha la voz de tu alma en la que no existe todavía una sabiduría, pero en la que tampoco existe mala voluntad… Y encontrarás en Dios a un Padre. Y en la muerte, que es un paso de la tierra al Cielo para los que creen en el Dios Verdadero y son buenos…  Encontrarás un lugar en el Cielo cerca de tu Señor.

Como ella se ha arrodillado delante de Él, Jesús le pone su mano sobre la cabeza.

Áurea dice:

–                       Cerca de Ti. ¡Qué bien se siente uno al estar contigo! No te separes de mí, Jesús…  Ahora sé Quién Eres y por eso me arrodillo. En Cesárea tuve miedo de hacerlo… Me parecías sólo un hombre… Ahora sé que Eres Dios escondido en un Hombre. Y que para mí eres un Padre y un Protector…

Jesús agrega:

–                       Y Salvador, Áurea Gala.

Ella exclama jubilosa:

–                       Y Salvador. ¡Sí! Me salvaste…

–                       Y te salvaré cada vez más. Tendrás un nombre nuevo…

–                       ¿Me quitas el nombre que me dio mi padre? ¿Por qué no me lo dejas?

–                       No te lo voy a quitar. Junto a tu nombre antiguo tendrás otro nuevo…  Eterno.

–                       ¿Cuál?

–                       Cristiana. Porque Cristo te salvó… Comienza a alborear. Vámonos. –Jesús se vuelve hacia su más anciano apóstol y agrega-  ¿Ves Nathanael qué es fácil hablar de Dios a los abismos vacíos? Hablaste muy bien. La niña se instruirá fácilmente. Es la verdad. –y ordena con suavidad- Sigue adelante con mis hermanos Áurea…

La niña obedece pero con temor. Preferiría quedarse con Bartolomé, el cual comprende todo…

El apóstol le dice:

–                       Voy enseguida. Vete… Obedece.

Y quedándose con Jesús, Pedro, Simón y Mateo, advierte:

–                       Está mal que la tenga Valeria. Es pagana.

Jesús contesta:

–                       No puedo decirle a Lázaro que la tome.

Mateo sugiere:

–                       Está Nique, Maestro.

Pedro sugiere:

–                       Y Elisa…

Zelote:

–                       Y Juana, es amiga de Valeria… Valeria se la cederá con gusto. Estaría en una casa buena.

Jesús piensa y calla.

Bartolomé decide:

–                       Haz lo que te parezca. La niña con frecuencia vuelve atrás su cara. Voy con ella…  Confía en mí, porque ya estoy viejo. Me gustaría quedarme con ella. Una hija más…-Da un suspiro profundo y agrega- Pero no es de Israel…

Y se va el buen Nathanael, que es demasiado israelita.

Jesús lo mira y sacude su cabeza.

Zelote pregunta:

–                       ¿Por qué eso Maestro?

Jesús replica:

–                       Porque me causa dolor ver que aún los prudentes, son esclavos de prejuicios…

Pedro se acuerda de las dificultades que hubo por la griega y dice:

–                       Pero, lo digo aquí entre nosotros. Bartolomé tiene razón… Y aún más, debe tomar sus providencias. Acuérdate de Síntica y de Juan. Para que no suceda algo semejante. Envíala a donde está Síntica…

Jesús contesta:

–                       Dentro de poco, Juan morirá…  Síntica no está del todo instruida, para ser maestra de una niña como Áurea. Y no es un ambiente propicio…

Zelote insiste:

–                       Y con todo, no puedes tenerla. Piensa que Judas pronto se reunirá con nosotros. Y Judas… Permíteme que te lo diga, maestro…  Es un lujurioso y un… Uno que fácilmente habla, cuando puede obtener una utilidad…  Y tiene demasiados amigos entre los Fariseos…

Pedro exclama:

–                       Exacto…  Simón ha dicho la verdad. También yo pensaba en lo mismo. Haz lo que dice él, Maestro.

Jesús piensa y calla… Pasan algunos minutos…

Luego Jesús dice:

–                       Oremos. El Padre nos ayudará…

Y todos oran fervorosamente.

El alba se ha teñido de colores. Atraviesan un poblado y toman el camino que va por la campiña…

El sol calienta más fuerte. Se sientan a comer a la sombra de un nogal gigantesco.

Jesús pregunta:

–                       ¿Estás cansada?  – a la niña que come sin ganas- Dínoslo y nos detendremos.

Áurea responde:

–                       No, no… vámonos.

Santiago de Alfeo dice:

–                       Se lo hemos preguntado varias veces. Pero siempre dice que no…

Áurea insiste:

–                       Puedo. Todavía tengo fuerzas. Vámonos lejos…

Vuelven a caminar y Áurea se acuerda de algo.

–                       Tengo una bolsa. Las señoras me dijeron: ‘La darás cuando empiecen los montes.’ Y los montes están aquí.

Jesús se detiene…

Ella busca en la alforja que Livia le dio. Saca la bolsa y se la entrega al Maestro.

Jesús dice:

–                       El óbolo… No quisieron quedarse sin dar las gracias. Son mejores que muchos de los nuestros… -mira a sus apóstoles y dice- Toma Mateo. Guarda este dinero. Nos servirá para hacer limosnas secretas…

Mateo pregunta:

–                       ¿Debo decirlo a Judas de Keriot?

Jesús dice tajante:

–                       No.

–                       Él va a ver a la niña…

Jesús no responde.

Continúan caminando con fatiga, debido al mucho calor, al polvo y al reverbero. Comienzan a subir el Monte Carmelo. Aunque aquí hay más sombra y está más fresco, Áurea va tropezando con más frecuencia.

Bartolomé se acerca a Jesús:

–                       Maestro, la niña tiene fiebre y está agotada. ¿Qué hacemos?

Áurea se niega a detenerse. Está colorada por la fiebre. Acepta que Bartolomé y Felipe le ayuden; pero continúa caminando…

Pasan la colina y llegan al otro lado. La llanura de Esdrelón está allá abajo y más allá las colinas entre las que se encuentra Nazareth…

Continúan caminando y casi al pie de la colina, distinguen a un grupo de discípulos. Para las mujeres hay una carreta de la que tira un fuerte mulo.

Jesús exclama:

–                       ¡Es la Providencia que nos socorre!   -y ordena que todos se detengan, mientras va a hablar con ellos y sobre todo con las discípulas.

La lleva aparte con Isaac y les cuenta algo de lo sucedido con Áurea:

–                       La arrebatamos a un patrón inmundo. Quisiera llevarla a Nazareth para curarla, porque está enferma de miedo y de cansancio. Peo no tengo en qué llevarla. ¿A dónde vais vosotros?

Isaac contesta.

–                       A Belén de Galilea. A la casa de Mirta. Es imposible tolerar el calor de la llanura…

–                       Id primero a Nazareth. Os lo pido por caridad. Llevadla a donde está mi Madre y decidle que dentro de tres días, estaré en casa. La niña tiene fiebre y por eso no debéis hacer caso de sus delirios. Os lo contaré después…

–                       Sí, Maestro. Lo que Tú quieras. Partimos al punto. ¡Pobrecita niña! ¿La azotaba?…

–                       Quería violarla.

–                       ¿Cuántos años tiene?

–                       Más o menos trece…

Mirta exclama:

–                       ¡Un vil! ¡Inmundo! Nosotros la cuidaremos con cariño. Somos madres, ¿Verdad Noemí?

Noemí contesta:

–                       Cierto Mirta. Señor, ¿Es tu discípula?

Jesús se queda callado por unos omentos y luego dice:

–                       No lo sé todavía… Rogad mucho y no digáis nada a nadie. ¿Entendisteis? A nadie.

Las dos mujeres afirman:

–                       Así lo haremos.

Van con el carruaje. Isaac guía. Lo siguen Jesús y las mujeres. La observan por unos momentos y…

Exclaman:

–                       ¡Qué hermosa es!

Mirta la acaricia y dice:

–                       Querida, no tengas miedo. Soy una mamá, ¿Sabes? Ven…   -Y entre todos la levantan y la acomodan en la carreta.

Isaac humedece estos paños para ponérselos sobre la frente…Siente su calor y exclama:

–                        ¡Qué calentura!… ¡Pobre hija!…

Las dos mujeres se inclinan sobre ella y muestran sus cuidados maternales…

Áurea no se da cuenta de lo que sucede a su alrededor, por la fiebre.

Cuando Isaac levanta el látigo para partir, le dice a Jesús:

–                       Maestro, en el puente encontrarás, a Judas de Keriot, que te está esperando como un mendigo…. Él fue el que nos dijo que pasarías por aquí. ¡La paz sea contigo, Maestro! Al anochecer estaremos en Nazareth!

El carruaje parte rápido… Y…

Jesús dice:

–                       ¡Demos gracias al Señor!

Suerte para la niña. Suerte para Judas. Es mejor que no se sepa nada…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

126.- AMOR EQUIVOCADO


Desde la cima de las colinas, se ve la costa mediterránea. Las ciudades marítimas aparecen envueltas en la blancura de sus casas entre el verdor de la floresta y el azul del mar, en el que se refleja el azul del Cielo.

Acaba de amanecer y después de haberse pintado la aurora de color rosado, la tiñe después de azul  y la brisa matinal, sacude el rocío con las primeras caricias del sol y esparce el aroma de las flores y del mar.

La ciudad de Cesárea se ve recostada en la orilla. Hermosa como lo son todos aquellos lugares en que la exquisitez romana ha echado raíces. Termas y palacios de mármol blanquean como bloques de nieve aprisionada en los barrios más cercanos al mar.

A estos palacios hace guardia una torre blanca, alta, cuadrada, situada en dirección al puerto, que parece vigilarlo montando guardia.

Alrededor hay muchas casas más modestas de estilo hebreo con viñas y jardines colgantes sobre las terrazas y árboles de follaje cortado.

Cesárea está llena de extensos mercados que están llenos de todo género de artículos, destinados a las exigentes mesas romanas y de mercaderías traídas de todas partes del mundo.  Hay mucha gente en la parte sur de los mercados y sus cómodos pórticos. Son de todas las clases sociales y realizan sus compras con algarabía y disfrutando de todo lo que hay.

Un romano muy elegante a quién preceden unos diez esclavos cargados con bolsas y paquetes, se encuentra con otros dos patricios.

Hay saludos mutuos:

–                       ¡Salve, Ennio!

–                       ¡Salve, Floro Tulio Cornelio! ¡Salve, Marco Heracleo Flavio!

–                       ¿Cuándo regresaste?

–                       Anteayer al amanecer y rendido de cansancio.

El joven llamado Floro le dice con sorna:

–                       ¿En qué te has fatigado? ¿Desde cuándo te has puesto a sudar?

–                       No te burles, Floro Tulio Cornelio. Todavía ahora estoy sudando a causa de mis amigos.

El mayor, llamado Marco, le replica:

–                       ¿Por tus amigos? No te hemos pedido nada.

Ennio contesta:

–                       Pero mi corazón está pendiente de vosotros. ¡Qué duros sois conmigo, que me preocupo por vosotros! Ved esa hilera de esclavos cargados. Otras antes que ellos, ya se fueron. Y todo para honraros. Todo para vosotros.

Los amigos protestan ruidosamente:

–                       ¿Es esto lo que llamas trabajo?

–                       ¿Un banquete?…

–                       ¿Y por qué razón?

–                       ¡Pssst! ¡Qué gritería entre nobles patricios!

–                       Os parecéis a esta gente, sólo en que todos morimos…

–                       Orgías y descanso que son nuestros compañeros inseparables.

–                       Todavía me pregunto, ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es lo que debemos hacer?

–                       Una de las cosas que tenemos que hacer es morir de fastidio.

–                       Enseñar a vivir a estas lloronas, es otra cosa muy distinta.

–                       Y sembrar Roma en los sagrados senos de las hebreas, es algo más.

–                       Y gozar aquí como en cualquier otra parte de nuestras rentas, de nuestro poder al que todo se permite, es cosa muy diversa.

Los tres se entrelazan en  una conversación llena de intención y de picardías, de la que brota la carcajada abierta…

El joven Floro deja de reír y frunciendo el ceño, su expresión se oscurece y dice:

–                       Hace ya algunos meses que una sombra ha caído sobre la alegre corte de Pilatos. Las mujeres más hermosas, parecen castas vestales y sus maridos las secundan en su extravagancia; lo que roba demasiado placer a nuestras holganzas…

Ennio dice:

–                       Es cierto… Y todo por seguir el capricho de ese campesino Galileo… Pero pronto se les pasará…

Marco responde:

–                       Te engañas Ennio. Tengo entendido que también Claudia ha caído en sus redes. Y por eso… Una estrambótica moderación de costumbres se ha apoderado de su palacio. Parece que ha revivido la austera Roma Republicana…

–                       ¡Ufff! ¡Qué desgracia! ¿Desde cuándo?

Floro contesta:

–                       Desde el dulce Abril, propicio a los amores. Tú no sabes, estabas ausente. Nuestras damas regresaron tan fúnebres, como las plañideras de los sepulcros. Y nosotros los pobrecitos hombres, tenemos que buscar en otras partes, muchos consuelos… Que ni siquiera se nos permiten en presencia de las púdicas.

–                       Una razón más para que os socorra. Esta noche haré una gran cena… Una grandiosa orgía en mi casa. Estuve en Cintium y allí encontré delicias que estos apestosos tienen por inmundas: pavos, perdices, grullas de todas clases.  Jabalís pequeños para nuestros gustos refinados…

Vinos exquisitos de las colonias romanas; de mis posesiones y de las playas asoleadas de Aciri… Perfumados vinos de Quío y de la isla de la que Cintium es la piedra preciosa. Vinos generosos de Iberia, tan buenos para poner fuego en las venas, cuando llega la hora culminante…

–                       ¡Oh! ¡Será una gran fiesta para ahuyentar el fastidio de este destierro!…

–                       ¡Para convencernos de que todavía somos viriles!…

Marco pregunta:

–                       ¿También habrá mujeres?

–                       También. Y hermosas, más que una rosa. De todos colores y sabores. Me costó un tesoro conseguir todas estas mercancías, entre los que vienen mujeres bellas y blancas, como las azucenas…

¡Pero soy generoso con los amigos!… Aquí hice las últimas compras; que no hice antes, para que no se echaran a perder en el viaje. Después del banquete, el amor…

–                       ¿Tuviste buena navegación?

–                       Óptima. Venus Marina me fue propicia.

Por lo demás es a ella a quién dedico el rito de esta noche…

Los tres ríen alegremente gustando por anticipado sus sensuales fantasías…

Floro pregunta:

–                       ¿Por qué motivo esta fiesta extraordinaria?

–                       Por tres motivos: mi amado sobrino llevará en estos días la toga viril y debo festejar el acontecimiento. Dos, porque desobedecí al presagio que me dijo que Cesárea sería un lugar de tristeza y conviene destruir el encanto, con este rito dedicado a Venus…

El tercero os lo diré en voz baja: estoy de bodas…

Los dos amigos dicen al mismo tiempo:

–                       ¿Tú?

–                       ¡Eres un mentiroso!

Ennio hace un gesto de deleite anticipado y afirma:

–                       De veras. Está uno de bodas cuando se da el primer sorbo a un ánfora cerrada. Esta noche lo haré. La compré con doscientas monedas de oro.

Ni Venus hubiera sido capaz de parir tal preciosidad: es bella como la aurora.

Blanca y de cabellos rubios como el oro. Pura y hermosa como ninguna. ¡Es un botón! Un capullo cerrado. ¡Ah! ¡Y yo soy su dichoso dueño!…

Marco Heracleo dice bromeando:

–                       ¡Profanador! 

–                       No la hagas de censor, que eres igual que yo… Cuando se fue Valeriano todos nos moríamos de fastidio y de cansancio. Yo entro ahora en su lugar…

Los tesoros de nuestros antepasados para esto sirven. No seré un necio como él, para esperar a que ese capullo de Alhelí, se muera de nostalgia y se pierda con filosofías de esos enervados, que no saben gozar de la vida…

Floro exclama:

–                       ¡Bravo! Pero… la esclava de Valeriano era docta y…

Ennio lo interrumpe:

–                       ¡Y estaba loca con la lectura de sus filósofos! Pero, ¿Quién piensa en el alma y en la otra vida y en virtudes?… ¡Vivir es gozar!…

Y nosotros estamos vivos. Ayer eché al fuego, todos esos funestos rollos y bajo pena de muerte he ordenado a los esclavos, que no vuelvan a acordarse de míseros filósofos y galileos. Ese capullo tan solo me conocerá a mí…

–                       ¿Dónde la encontraste?

–                       Hubo alguien sagaz que compró esclavos después de las guerras gálicas. Los eligió con perfección y los usó tan solo como reproductores, alimentándolos bien y tratándolos mejor. Lo único que tenían que hacer era procrear flores nuevas de belleza… Y Gala es una de éstas. Ya es púber. El dueño me la vendió… Y yo la compré… ¡Ja, Ja, Ja!…

–                       ¡Libidinoso!

–                       Si no la compraba yo, otro la hubiera comprado… Por eso no debió haber sido mujer…

–                       Si te oyese…

Marco exclama:

–                       ¡Oh! ¡Míralo!

–                       ¿A quién?

–                       El Nazareno que ha embrujado a nuestras damas. Está detrás de ti…

Ennio se vuelve como si en la espalda tuviese un áspid. Mira a Jesús que camina despacio entre la gente que se agolpa a su alrededor… Gente pobre en la que hay también esclavos romanos.  Y con una sarcástica carcajada…

Enio pregunta:

–                       ¿Ese harapiento?…  Lo siguen mujeres depravadas. Pero vámonos antes de que nos embruje también a nosotros.  –y volviéndose a los esclavos- Vosotros váyanse ligeritos a casa. Habéis estado perdiendo el tiempo y allá esperan las especias y los perfumes. Daos prisa. Acordaos que está el látigo, si no está todo listo para el crepúsculo.

Los esclavos se van a la carrera. Y con toda lentitud, los siguen los tres patricios.

Jesús sigue caminando triste, porque oyó las últimas palabras de Ennio y mira con infinita compasión a los esclavos, que corren con su carga. Mira a su alrededor y busca caras de esclavos romanos…

Ve a algunos mezclados entre la gente, que tiemblan de miedo de que los vigilantes los sorprendan o que los hebreos los arrojen.

Deteniéndose les dice:

–                       ¿Entre vosotros no hay nadie de aquella casa?

Un esclavo contesta:

–                       No, Señor. Pero sí los conocemos…

Jesús dice a su apóstol:

–                       Mateo, dales buena limosna. La dividirán entre sus demás compañeros, para que sepan que hay quién los ama. Vosotros sabed y decidlo a los demás que con la vida termina el dolor para los que fueron buenos y honestos en sus cadenas…

(Les cuenta una parábola)… No desperdiciéis las dos monedas: el tiempo y el libre albedrío. Empleadlos en la justicia para que lleguéis a la derecha del Padre. Y si habéis faltado en algo, arrepentíos y tened fe en el amor misericordioso. La paz sea con vosotros.

Todos se van y los esclavos siguen allí…

Jesús les pregunta:

–                       ¿Todavía aquí, pobres amigos míos?  ¿No os castigarán?

Un anciano, el que parece ser el mayordomo entre ellos contesta:

–                       No, Señor. Si decimos que te escuchamos…  Nuestras dueñas te veneran.

Nosotros los de la casa de Claudia, Plautina, Livia y Valeria, nos encontramos bastante bien. Y te bendecimos porque nos has hecho más llevadera nuestra suerte. ¿A dónde vas a ir ahora, Señor? ¡Hace tanto tiempo que deseábamos verte!…

–                       A la casa del cordelero que está en el puerto. Pero esta noche me voy y vuestras dueñas irán a la fiesta…

–                       Lo diremos también. Hace muchos meses que nos dieron órdenes de que siguiéramos tus pasos.

–                       Está bien. también vosotros emplead el tiempo y el pensamiento, que siempre es libre, aun cuando el hombre esté encadenado.

Los esclavos se inclinan profundamente y se van al barrio de los romanos.

Jesús y los suyos se dirigen al puerto…

Más tarde…

Los trabajadores dan vueltas a su malacate y no se oye otro ruido al estirar el cáñamo.

Uno de ellos exclama:

–                       ¡Mujeres! ¿Y a estas horas? ¡Mirad!…

El sol fustiga sin piedad, en la pequeña plazoleta, pese a los cuatro gigantescos plátanos que están en cada ángulo de la plaza rectangular.

Un joven dice con mofa:

–                       Andarán buscando cordeles para amarrar a sus maridos…

–                       Puede ser que necesiten de cáñamo para sus trabajos.

–                       ¿Del nuestro, tan burdo, cuando pueden conseguir uno muy fino?

–                       El nuestro cuesta menos. ¿Ves? Son pobres…

–                       Pero no son hebreas. Mira que el manto es diferente. Así es.

–                        Acá en Cesárea Hay de todo un poco…

–                     Tal vez busquen al Rabbí… Estarán enfermas…

–                       Mira como vienen cubiertas y con este calor.

El cordelero que parece ser el capataz, dice:

–                       Con tal de que no sean leprosas… Miseria, sí. Pero lepra, no. No la quiero ni siquiera resignándome a la voluntad de Dios.

–                       ¿No has oído al Maestro? ‘Es menester aceptar todo lo que Dios nos manda’

–                       Pero la lepra no la manda Dios. La proporcionan el pecado, los vicios, el contagio…

La mujer llega y habla con uno de los trabajadores.

Y éste viene con el capataz:

–                       Simón, esta mujer desea algo, pero habla en una lengua extranjera. Háblale tú que has navegado…

Simón pregunta con voz ronca, en latin culto:

–                       ¿Qué quieres? – tratando de ver su cara, bajo el velo oscuro.

Ella responde en un griego clásico:

–                       Al Rey de Israel. Al Maestro.

–                       ¡Ah! Comprendí… ¿Sois leprosas?

–                       No.

–                       ¿Quién me lo puede asegurar?

–                       Él te lo puede decir. Pregúntaselo.

El hombre no sabe qué hacer.

Luego dice:

–                       Bien. Haré un acto de Fe y Dios me protegerá. Lo voy a llamar. Quedaos aquí.

Las cuatro mujeres no se mueven. Forman un grupo extraño y mudo.

Los cordeleros las miran con asombro y con temor.

El hombre va al almacén y toca a Jesús que duerme.

–                       Maestro, acá te buscan.

Jesús se despierta y se levanta al punto.

–                       ¿Quién?

–                       Mujeres griegas. Dicen que no son leprosas y que Tú lo puedes asegurar.

–                       Voy inmediatamente.  –dice Jesús amarrándose las correas de sus sandalias y abrochándose el cuello.

Se pone a la cintura la faja que se había quitado para poder dormir mejor y sale al encuentro de las mujeres.

Jesús las mira y dice:

–                       Simón, puedes estar tranquilo. Las mujeres no están enfermas. Y quiero escucharlas en paz.

Simón contesta:

–                       Vete a la habitación del fondo. Allí estarás solo y nadie te molestará.

Jesús dice a las mujeres:

–                       Venid.

Y entran en una bodega, donde guardan los utensilios de trabajo.

Jesús tiene un aspecto serio y pálido…

Y dice con una sonrisa de disculpa:

–                       No es un lugar apropiado para ustedes. Pero no dispongo de otra cosa.

Ellas se quitan el velo y el manto. Y se descubre que son Plautina, Livia, Valeria y la liberta Álbula Domitila.

Plautina responde:

–                       No vemos al lugar, sino Al que en estos momentos está en él.

Jesús sonríe y dice:

–                       Por esto entiendo que pese a todo, todavía me consideráis como a un hombre justo.

–                       Y más que eso. Y Claudia nos manda precisamente porque cree que eres más que un justo. Y no toma en cuenta lo que se oyó…  Pero quiere que Tú Mismo se lo digas, para venerarte con mayor razón.

–                       O para no hacerlo si me muestro a ella como quisieron pintarme. Pero decidle que  no hay nada de eso. No tengo miras humanas. Mi Ministerio y mi deseo es tan solo sobrenatural. Y nada más. Quiero, sí; reunir a todos los hombres en un solo reino. ¿A qué hombres? ¿A los que están hechos de carne y sangre? ¡No! Eso lo dejo, cosa corruptible a las monarquías que pasan; a los reinos que se tambalean.

Quiero reunir bajo mi único cetro, sólo los corazones de los hombres; espíritus inmortales en un reino inmortal. Cualquier otra versión la rechazo como contraria a mi voluntad. Quienquiera que sea que la haya dado. Y os ruego que creáis y que digáis a quien os envía, que la Verdad no tiene sino una sola palabra…

–                       Tu apóstol habló con mucha seguridad.

–                       Es un muchacho exaltado… Y como a tal hay que escucharlo.

Plautina dice enojada:

–                       Pero te hace daño. Regáñalo… Arrójalo de Ti…

–                       ¿Entonces dónde estaría mi misericordia? Él lo hace llevado de un amor equivocado. ¿No debo acaso compadecerlo?  ¿Y qué cambiará si lo arrojo de Mí? Haría doble mal: a sí y a Mí.

–                       Es para Ti, como una zancadilla.

–                       Es para Mí un infeliz a quién tengo que redimir…

Plautina cae de rodillas con los brazos extendidos:

–                       Maestro, mayor que cualquier otro: ¡Qué fácil es tenerte por Santo, cuando se siente tu corazón en tus palabras! ¡Qué fácil es amarte y seguirte debido a esta caridad tuya, que es mayor que tu inteligencia!

Jesús objeta:

–                       No mayor. Sino que es más asequible a vosotros… cuyo entendimiento está envuelto en muchos errores y no sois lo demasiado generosas para despojaros de ellos y aceptar la Verdad.

Livia dice:

–                       Tenéis razón. Eres tan adivino como sabio.

–                       La sabiduría, porque es una forma de santidad, da siempre luz en el juzgar. Bien se trate de cosas o bien de la advertencia previa a hechos futuros.

–                       Por esto vuestros profetas…

–                       Eran unos santos. Dios se comunicaba a ellos con una gran plenitud.

–                       ¿Eran santos porque eran de Israel?

–                       Por eso y porque fueron justos en sus acciones. Pues no todo Israel es y ha sido santo, pese a ser Israel. No es el pertenecer por casualidad a un pueblo o a una religión, lo que puede hacer santos a los hombres. Pueden ayudar a serlo y mucho, pero no son el factor absoluto de la santidad.

–                       ¿Cuál es ese factor?

–                       La voluntad del hombre. La voluntad que hace que las acciones del hombre sean santas, si es buena. Perversas, si es mala.

–                       Entonces entre nosotros puede ser que haya justos.

–                       Así es. Y no cabe duda de que entre vuestro antepasados hubo justos y los hay entre los que viven actualmente. Porque sería muy horrible que todo el mundo pagano, perteneciese a los demonios.

Quienes de entre vosotros se sienten atraídos hacia el Bien y la Verdad. Y huyen del vicio y de las malas acciones que envilecen al hombre; creedme que están ya en el sendero de la justicia.

–                       Entonces Claudia…

–                       Sí. Y vosotras también… Perseverad.

–                       Pero… ¿Si muriéramos antes de convertirnos a Tí?  ¿Para qué serviría el haber sido virtuosas?

–                       Dios es justo en el juzgar. Pero, ¿Por qué debéis dar la espalda al Dios Verdadero?

Las tres bajan la cabeza. Un silencio…

Y luego la confesión que dará la clave de la crueldad romana y su resistencia al cristianismo:

–                       Porque nos parece que al hacerlo, traicionaríamos a la patria. 

–                       Al revés. La serviríais. Pues la haríais moral y espiritualmente más grande. Porque sería fuerte con la posesión y protección de Dios; además de su ejército y sus riquezas. Roma la Urbe del Mundo; la Urbe de la Religión Universal… Pensadlo…

Un silencio.

Luego Livia, encendida como una llama dice:

–                       Maestro hace tiempo que buscábamos en las páginas de nuestro Virgilio algo referente a Ti, porque nadie mejor que él te presagió… ¡Cuánto hablamos aquel día con Diomedes el liberto griego, astrólogo a quién quiere mucho Claudia!

El sostuvo que esto sucedió porque los tiempos eran más cercanos y los astros lo decían con sus conjunciones… para apoyar su tesis adujo el hecho de los tres Sabios de los tres países de Oriente que vinieron a adorarte cuando eras un infante.

Y con ello provocaron la matanza de la que la misma Roma se horrorizó; pues cuando se supo, Augusto dijo Que Herodes era un cerdo sediento de sangre…’ Claudia exclamó: “¡Hace falta el Maestro! Nos diría la verdad y el destino de nuestro más grande poeta…

Querrías decirnos por Claudia… Algo que nos muestre que no estás irritado contra ella.

–                       He comprendido su reacción de romana. Y no le guardo ningún rencor. Decidle que esté tranquila. Y escuchad: Virgilio no fue grande solo como poeta. ¿No es así?

–                       ¡Oh, no! También lo fue como hombre. En medio de una sociedad que estaba corrompida y viciada, fue un faro de pureza espiritual. Nadie lo vio lujurioso, ni amante de orgías, ni de costumbres licenciosas. Sus escritos son castos y mucho más casto fue su corazón. Tanto es así que en los lugares donde vivió, se le llamó ‘La doncella’, para vergüenza de los viciosos y veneración de los buenos.

–                       ¿Y en el alma pura de un hombre casto, no habrá podido reflejarse Dios, aun cuando ese hombre fuese pagano? La Virtud Perfecta, ¿No habrá amado al virtuoso?  Y si se le concedió amar y ver la Verdad debido a la belleza pura de su corazón, ¿No podrá haber tenido un fulgor de profecía? ¿De una profecía que no es más que la Verdad que se descubre a quién merece conocerla como premio e incentivo para una virtud mayor?

–                       ¡Entonces profetizó de Ti!

–                       Su inteligencia prendida en la pureza y en el genio, logró ascender y conocer una página que se refiere a Mí y puede llamársele al poeta pagano y justo, un hombre dotado de espíritu profético y anterior a Mí, por premio de sus virtudes.

Valeria y Plautina preguntan:

–                       ¡Oh, nuestro Virgilio!

–                       ¿Y tendrá algún premio?

–                       Ya lo dije. Dios es justo. Pero vosotras no imitéis al poeta deteniéndoos hasta donde él llegó. Avanzad, porque la Verdad, no se os ha mostrado por intuición o en parte, sino completa y os ha hablado.

Plautina dice:

–                       Gracias, Maestro. Nos retiramos. Claudia nos dijo que te preguntásemos si te puede ser útil en asuntos morales.

–                       Y os mandó que me preguntaseis si soy un usurpador…

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Cómo lo sabes?

–                       ¡Soy más que Virgilio y que los profetas!…

–                       ¡Es verdad! ¡Todo es verdad! ¿Podemos servirte?

–                       No necesito nada más que fe y amor. Pero hay una criatura que se encuentra en gran peligro y que esta noche tendrá el alma muerta. Claudia podría salvarla. 

–                       ¿El alma muerta?

–                       ¿De quién se trata?

Jesús dice:

–                       Un patricio vuestro da un banquete y…

Livia contesta:

–                       ¡Ah, sí! Ennio Casio. También mi marido fue invitado.

Valeria confirma con energía:

–                       También el mío. También nosotras…  Pero como Claudia se abstiene, también nosotras nos abstendremos. Habíamos decidido retirarnos inmediatamente después de la cena, si es que íbamos… Porque nuestras cenas terminan en orgías que ya no podemos soportar… Y con el enojo de que nuestros maridos no se ocupan de nosotras, nos salimos…

Jesús corrige:

–                       No por enojo, sino por piedad de su miseria moral…

–                       Es difícil, Maestro. Sabemos lo que pasa allí dentro…

–                       Yo también sé muchas cosas que suceden en los corazones y sin embargo perdono…

–                       Tú eres un Santo.

–                       Vosotras debéis serlo. Porque lo quiero y porque a ello os empuja vuestra voluntad…

–                       Maestro…

–                       Sí. ¿Podéis afirmar que sois felices como antes de conocerme? ¿Felices en la miserable y brutal felicidad; en la sensualidad de paganas que ignoran que no son solo un pedazo de carne, ahora que conocéis un poco a la Sabiduría?

–                       No, Maestro. Lo tenemos que decir claro. Estamos descontentas. Inquietas como quien busca un tesoro y no lo encuentra.

–                       Y está ante vosotros. Lo que os inquieta es el ansia de vuestros corazones por la Luz. El sentirse mal porque os tardáis en darles lo que os piden…

Un silencio.

Después Plautina dice:

–                       ¿Y qué podría hacer Claudia?

–                       Salvar a esa pobre criatura. Una niña que el romano compró para su placer. Una virgen que mañana no lo será más.

–                       Si la compró… Le pertenece.

–                       No es un mueble. Dentro de su cuerpo hay un alma…

Ellas objetan:

–                       Maestro.

–                       Nuestras leyes…

Jesús rebate:

–                       Mujeres: ¡La Ley de Dios!…

–                       Claudia no va a ir a la fiesta…

–                       No le digo que vaya. Os digo que le trasmitáis lo siguiente: “El Maestro para asegurarse de que Claudia no tiene nada contra Él, le pide que le ayude a favor de esta niña…”

Plautina, Valeria y Livia:

–                       Se lo diremos, pero no podrá hacer nada.

–                       Esclava adquirida…

–                       Objeto del que se puede disponer…

Jesús contesta:

–                       Mi religión enseñará que el esclavo tiene un alma semejante al César, mejor en muchos casos…  Y que esa alma pertenece a Dios. Y que quién la corrompe es maldito.  –Jesús lo dice con severidad y energía.

Las mujeres se sacuden a la voz severa de la orden. Se inclinan sin replicar y se ponen otra vez los velos y los mantos.

Se despiden:

–                       Lo trasmitiremos. Salve, Maestro.

–                       Hasta pronto.

Plautina, antes de salir dice:

–                       Para todos, éramos mujeres griegas. ¿Entendido?

–                       Entendido. Id tranquilas.

Jesús se queda solo bajo el portal y ellas se van por donde vinieron.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA