Archivos de etiquetas: depresión

34.- PERDONA NUESTRAS OFENSAS II


000de-la-misericordiaEs necesario saber siempre perdonar, porque TODOS tienen necesidad del Perdón.

El crecimiento espiritual se manifiesta a través de esfuerzos superiores a las fuerzas humanas. No es un mérito guardar silencio: pero lo es y muy grande, cuando se lo guarda al NO responder cuando se recibe una ofensa. Este Perdón es muy valioso como testimonio para impulsar a otros a la conversión.

La única medicina para calmar la ira, es callarse.

En las disputas es muy difícil conservar la justicia y la paz del espíritu. Y los que son enemigos nuestros, son amigos de Satanás. ¿Queremos ser amigos de Satanás, al odiar al que nos odia?

El perdón es un regalo que nos devuelve el equilibrio interior y la salud: mental, espiritual y física. A fuerza de otorgarse una y otra vez; es como cubrirnos con una cúpula de fuerza protectora para las agresiones. En otras palabras: les quitamos a los demás, el poder para hacernos daño.

El Perdón es el Testimonio más poderoso de que Dios está con quién lo ejerce.

Al igual que la Fe y el amor, tiene su origen en la voluntad.

Esta es la respiración de la vida del cristiano:

QUERER CREER.  QUERER AMAR.  QUERER PERDONAR.  QUERER SALVARSE.

Amar Quiere decir imitar con espíritu de amor a quién se ama. El Amor es magnánimo y misericordioso. Tiene necesidad de perdonar. Porque no puede odiar.

perdon-amor-perfecto

EL PERDON HACIA LOS DEMÁS, ATRAE EL PERDÓN DE DIOS.

El hambre de aceptación es un instinto básico en el ser humano y es por eso que los rechazos y las agresiones son tan dolorosos. Son como ardientes flechas que producen heridas punzantes en las que se inocula un veneno atormentador compuesto de Ira, Dolor, Amargura, Rencor y Venganza.

Su doloroso aguijón produce primero un escozor que dependiendo de nuestra susceptibilidad y nuestra soberbia, se va agigantando hasta convertirse en Odio. Nos enferma y nos hace perder el equilibrio en nuestras tres partes: el cuerpo, el alma y el espíritu.

Cuando concluí la enseñanza del Padre Nuestro, lo hice con estas palabras: Queda bien claro que si ustedes perdonan las ofensas de los hombres, también el Padre Celestial los perdonará. En cambio, si NO perdonan las ofensas de los hombres, tampoco el Padre los perdonará a ustedes.”

Mis palabras NO dejan alternativa.

Cuando tenemos una fe auténtica al orar el Pater Noster, si lo decimos, tenemos que hacerlo.

perdon-mandamiento

Y SI NO LO DECIMOS, PERDEMOS LO MÁS IMPORTANTE DE DIOS EN ESTA TIERRA: SU PERDÓN.

YO practiqué esta enseñanza cuando desde la Cruz, oré para el perdón para mis asesinos…”

¿POR QUÉ DEBEMOS Y NECESITAMOS PERDONAR?

El hombre para ser feliz, necesita amar y ser amado.

Si Dios es amor y estamos hechos a imagen y semejanza de Él, es por eso que el Amor juega un papel tan fundamental en todas las relaciones humanas.

Al enfrentarnos a un mundo que NO SABE AMAR, el rechazo es determinante en las consecuencias de nuestras reacciones a lo que nos rodea.

Fuimos creados para amar y al empeñarnos en odiar, nos forzamos a funcionar al contrario.

odio

Éste conflicto es el núcleo de todas las alteraciones psicológicas en el ser humano.

Especialmente dañino es, cuando se ve obligado a odiar, lo que debe ser lo más amado en este mundo después de Dios: los hijos o los padres.

El hombre es la maquinaria más perfecta y su desequilibrio afecta las tres partes de él. Cuando el Odio se enseñorea de nuestro ser, el espíritu muere a la Gracia y se pierde la armonía con su Creador.

Al perder la armonía con la principal fuente de la Vida: Dios; se entra en contacto con la energía emanada por Satanás a través del Odio, que afectan terriblemente al alma y al cuerpo.

EL ODIO MATA EL ESPÍRITU.

El espíritu muerto es controlado por Satanás.

El alma se enferma.

De acuerdo al daño recibido son las alteraciones psicológicas manifestadas. Y la dureza de corazón y de carácter se agudiza.

Entre más herida está una persona, más llena de Odio, Amargura; y más endurecida estará. Al NO tener armonía con Dios, perdemos la armonía con nosotros mismos y NO podemos tenerla tampoco con los que nos rodean.

Y la depresión es el termómetro que marca la intensidad de una ira reprimida y convertida en Odio contra sí mismos y que NO encuentra salida a través de una venganza contra el que lo dañó.

El cuerpo: una mente dañada, se proyectará en un cuerpo enfermo. Éste es el origen de un gran porcentaje de las enfermedades crónicas, que la ciencia no ha podido curar.

El Odio es invalidante: la artritis y el cáncer, son un claro ejemplo de ello. Cuando el hombre aprende a perdonar, la mejoría es notable.

EL PERDON ES SALUD PARA EL CUERPO Y PARA EL ALMA.

Y PARA EL ESPIRITU ES SALVACIÓN.

PERDONAR ES SANAR.   PERDONAR ES LIBERARSE.   PERDONAR ES RESUCITAR.

arrepentimiento

EL  PERDON  DE  DIOS

Dios perdona a cualquiera que con corazón contrito, humilde y decidido a perseverar en el bien, se lo pide. Porque por más grande que sea el pecado cometido, el arrepentimiento sincero, alcanza de Dios el Perdón.

Dios conoce nuestra debilidad. Sabe de qué barro estamos hechos y distingue perfectamente las intenciones del corazón. La humildad y el amor, siempre obtienen su Perdón.

La soberbia de la inteligencia y la lujuria de la carne, son los pecados que espiritualmente dejan al alma como un cadáver putrefacto y asqueroso.

Y así es como nos ven los ojos de Dios.

El llanto del arrepentimiento de un corazón contrito y humillado, es amor expiatorio que unido al Amor Purificador del Perdón de Dios, curan las almas de tan horrendas heridas.

Cuando se ama a Dios, el Pecado duele y no se quiere OfenderLo.

Para gozar de la protección de Dios, es necesario su Perdón. El alma que se sabe perdonada y tiene la seguridad de tener a Dios consigo, recupera la alegría y la paz. El bienestar se extiende hasta el cuerpo.

Yo sabía que esto era tan importante, que por eso lo convertí en Sacramento. El salmo 32, expresa muy bien este alivio.

ES NECESARIO EL PERDÓN DE DIOS

confesiocc81n

El Sacramento de la Reconciliación, es un Sacramento de Liberación y de Sanación

Interior. Yo lo instituí precisamente por esto: el Pecado toma vida propia.

Y quise liberar a vuestro espíritu de las cadenas y las cargas por el Pecado. Y vuestra alma del Caos y la Destrucción, que siempre traen consigo.

El Perdón de Dios resucita nuestro espíritu a la Gracia y nuestra alma se une a la Vida: la Santísima Trinidad.

¿POR QUÉ ES NECESARIO EL PERDÓN DE LOS DEMÁS?

leon-lo-siento soberbia

HAY QUE HUMILLAR LA SOBERBIA …

 Casi nunca nos gusta reconocer las cosas lamentables de nuestra propia conducta. No es fácil reconocer nuestras culpas. Se necesitan grandes dosis de humildad, para reconocer los propios errores.

Y una confesión dolorosa que NO siempre estamos dispuestos a hacer.

Una auténtica disculpa, es mucho más que el mero reconocimiento de un error. Equivale a confesar que algo que dijimos o hicimos, le provocó un daño a otro.

Y que ese daño como un boomerang, también nos lastima a nosotros.

Nuestro equilibrio interior es tan sensible, que aunque conscientemente nos neguemos a aceptar que actuamos mal y disponemos de una montaña de justificaciones; la conciencia es un juez tan implacable, que hasta que NO resarcimos el daño, es como nos sentimos mejor.

El arrepentimiento sincero, es una medicina dolorosa y amarga, pero sus efectos son tan saludables, que cuando lo llevamos activo a solicitar el Perdón y somos capaces de decir sinceramente: ‘Lo siento. Lamento mucho haber…  Por favor, Perdóname.’

gif-me-perdonas

¿ME PERDONAS POR…?

Estas palabras obran efectos maravillosos y curativos. Purifican de una manera esplendorosa nuestro interior. ¡Cuántas relaciones importantes se restaurarían, si fuésemos capaces de decirlas más seguido!

En una ocasión tuve un paciente que me fue a consultar, aquejado por una serie de síntomas: insomnio, depresión, dolores de cabeza, trastornos estomacales, etc.  El reconocimiento médico no reveló ningún trastorno orgánico.

El Espíritu Santo me hizo ‘percibir’…Y finalmente le dije:

–           Si no me dice usted lo que pesa en su conciencia, NO podré ayudarlo.

El hombre me miró sorprendido. Y después de dolorosas vacilaciones, confesó que como albacea del testamento de su padre, había despojado a su hermano de su parte de la herencia.

Allí mismo lo persuadí para que pidiera perdón a su hermano y le devolviera lo que le había quitado.

Después de haberlo hecho, el hombre fue a darme las gracias, porque se había curado.

A veces dudamos de pedir perdón por temor a vernos desairados. Es una dolorosa posibilidad que NO debe detenernos. Porque en el dado caso de que así sucediera, ya NO ES responsabilidad nuestra, el que no haya una reconciliación.

Vale la pena porque seremos nosotros los que sanaremos. 

0perdon-libertad

¿PORQUÉ ES NECESARIO EL PERDÓN HACIA NOSOTROS MISMOS?

 ARREPENTIMIENTO: Pesar de haber hecho una cosa con intención de resarcir y reparar el daño.

REMORDIMIENTO: Inquietud interior que perturba la conciencia, ante el recuerdo de un crimen cometido.

Cómo podemos observar el remordimiento es pasivo y el arrepentimiento es activo. Esta diferencia marca las consecuencias de nuestras acciones.

Cuando reconocemos nuestras culpas y pedimos perdón al que ofendimos, el siguiente paso es perdonarnos a nosotros mismos.

Cuando este último perdón NO lo llevamos a cabo, NO podemos recuperar la paz del espíritu.

Diablo significa Acusador.

Él hace honor a este título utilizando algunos pecados nuestros, como verdaderos tormentos que convierten la vida en un infierno.

Cuando esto sucede, el hombre que comete pecados tan atroces que le resulta imposible pensar que pueda alcanzar el Perdón: los remordimientos torturan tanto y el hombre se siente tan culpable, que cree que Dios no puede perdonarlo.

La humildad, llorando dice: ‘Señor, ten piedad de mí. Yo no puedo, Tú si puedes. Ayúdame porque solo Tú puedes hacerlo.’

La soberbia impotente, declara: ‘Dios NO puede perdonarme. Es imposible.’

El que dice estas palabras está midiendo a Dios consigo mismo. Y piensa que Dios NO perdonará, porque si él fuese el ofendido, NO perdonaría.

El humilde compadece y perdona, aun cuando sufra por haber sido ofendido.

El soberbio NO perdona, porque NO quiere renunciar a su Rencor.

El que NO se perdona a sí mismo, está odiándose. Y sé autodestruye con un castigo AUTO-impuesto, ya que de manera subconsciente busca sufrimientos para castigarse y se entrega a relaciones destructoras.

El arrepentimiento auténtico debe tener un valor viril y sin pedir excusas, ni dárselas; hay que aceptar las consecuencias del pecado, como un doloroso medio de expiación.

Y con renovadas fuerzas, aceptarnos como somos, amándonos y con inmensa gratitud hacia Dios.

Cuando hemos alcanzado el Perdón de Dios, debemos hacerlo extensivo a nuestra voluntad, con este pensamiento: “Si Dios me ha perdonado, ¿Quién soy yo para NO hacerlo?”

La soberbia impulsada por Satanás, es la que dice que Dios NO PUEDE perdonarnos.

Pues donde abunda el pecado, sobreabunda la Gracia. Esto debemos recordarlo porque nos muestra la infinita misericordia de Dios y debe ser el baluarte cuando Satanás quiere afligirnos, con sentimientos de culpa.

Entonces, ¿Qué es lo que debemos hacer? Efectuar los Siete Pasos del Perdón aplicados a ¡NOSOTROS MISMOS!

amar al enemigo

Y AMEMOS AL ENEMIGO EN QUE NOSOTROS MISMOS NOS CONVERTIMOS…

Por ejemplo, si nuestro pecado fuese como el de Judas y ya cometimos el DEICIDIO, después de pedir perdón al Señor con arrepentimiento sincero, vamos a orar: “Yo…(fulano de tal), ME PERDONO A MÍ MISMO POR HABER MATADO A JESÚS, EN….

¡Y asunto concluido! Aceptemos las CONSECUENCIAS de nuestro Pecado como expiación por el mismo.

Y cuando Satanás venga a fastidiarnos, simplemente le decimos: ¡VADE RETRO SATÁN! Mi Abba ya me perdonó y yo también me perdoné…

¡LÁRGATE DE AQUÍ! ¡YO NO TENGO NADA CONTIGO! Invoquemos a nuestra Madrecita y verán como sale huyendo el muy Cobarde…

Previous File: jmChildOfMine_1_6.psd Epson_2_05WP_720uni_2005_0411 'Child Of Mine'

¿PORQUÉ ES NECESARIO PERDONAR A LOS DEMÁS?

Muchas personas creen equivocadamente que el perdón solo debe otorgarse, cuando el ofensor se muestra arrepentido. Si queremos obtener óptimos resultados, debemos corregir este error.

Primero que nada tenemos que estar conscientes, que el perdón es un Regalo. Tanto para el perdonado, como para el perdonador.

El que recibe la mayoría de los beneficios, es el que lo otorga. 

te perdono osos

TE PERDONO…

A menos que decidamos amar nuestras enfermedades y desequilibrios y seguir manteniéndonos alejados de Dios por el resentimiento; NO nos queda otra alternativa.

Porque ni siquiera podremos volver a orar el ‘Pater Noster’, con la seguridad de estar siendo atendidos

Hagamos el Perdón activo, si podemos decirle a nuestro Ofensor: “Yo te perdono por esto…” Qué bien o si NO, al menos hagámoslo espiritualmente y digámosle a Jesús: “Señor yo perdono a fulano por esto… Bendícelo.”

Punto final, ya no tenemos pagarés que nos estorben para seguir amando y produciendo Amor…

perdon-efesios-4-31

¿CUÁNTAS VECES SE DEBE PERDONAR?

Para el Amor y para el Perdón, no hay límites. No lo hay. Ni en Dios, ni en los verdaderos hijos de Dios. Mientras dure la vida, no hay límite.

En el cristiano, por más que las culpas produzcan dolor, hay que perdonar siempre al que nos hace daño.

La primera vez que perdonamos de verdad duele tanto; que es como si nos desollaran vivos.

Después va disminuyendo la sensación de dolor, hasta que quedamos envueltos en una muralla de amor tan densa; que los dardos envenenados del Demonio, pierden toda su eficacia.

Conforme nos habituamos a ejercer el Perdón, se va formando un escudo formidable a nuestro alrededor, que inclusive desarma al Enemigo.

Porque se convierte en un ejercicio tan habitual, que llegamos a perdonar en el mismo momento en que estamos siendo ofendidos y al contestar con amor, estamos poniendo la otra mejilla, al mismo tiempo que detenemos la flecha de fuego llena de Odio que se ha lanzado para herirnos, antes de que ésta llegue a tocarnos.

El Perdón de las ofensas es la Prueba de nuestra caridad y de nuestra unión con el Verbo.

Si consideramos las flechas de las ofensas como ofensas, NO las podemos amar. Si consideramos a los que nos afligen como injustos, NO los podemos amar.

Si consideramos las ofensas como plumas agregadas para volar a Dios y miramos a los torturadores como los cooperadores más valiosos para que adquiramos méritos celestiales, entonces SÍ los podemos amar.

Desgraciadamente vivimos en un mundo que nos obliga a practicar el perdón continuamente y por lo mismo, su valor es inapreciable. Porque al ser el Odio, el principal elemento que nos rodea; la única manera de neutralizarlo es el Perdón.

Ayúdame a amar a mi enemigo

Él nos ayuda a convertirnos en amos de nuestras pasiones y el Dolor deja de ser un Verdugo, para transformarse en un Maestro.

Y el maravilloso bienestar que lo acompaña es sensacional.

Entonces somos espectadores de las ofensas que nos infieren, sin sentirnos lastimados por ellas. Y somos capaces de realizar, al compadecer el porqué de la crueldad del ofensor, el precepto más asombroso de la Doctrina Cristiana: amar a nuestros enemigos.

EL AMOR A NUESTROS ENEMIGOS

El que no ama, permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un asesino. Y como lo saben ustedes, en el asesino NO permanece la Vida Eterna.” (1 de Juan 3, 15)

A S E S I N O.

Es una palabra bastante fuerte para calificar una conducta bastante común en nuestros días.

Es imposible pasar por esta vida, sin encontrarnos con gente que de muy diversas maneras, nos lastiman una y otra vez.

La reacción más natural es el enojo y el resentimiento.

Entonces ¿Cómo poder cumplir con el Mandamiento tan perentorio de Jesús?

El Perdón es totalmente activo y requiere de un enorme esfuerzo de la voluntad, pero su ejercicio es sumamente fácil, si dejamos que sea Jesús el que lo haga por nosotros.

Si él vive dentro de nosotros y de verdad lo amamos. Basta con que le entreguemos lo que sentimos y le pidamos ayuda. Nunca nos defraudará.

Cuando logramos dominar el ejercicio del Perdón, nuestra vida se transforma de manera total.

00judas-suicidio

 Es infinitamente feliz y saludable; porque el Odio aparte hacernos vivir infelices y amargados. Es una pasión tan avasalladora, que cuando no se vierte al exterior en desórdenes de conducta violentos, se vuelve contra nosotros mismos y toma cualquiera de las dos formas: alteraciones físicas que desarrollan enfermedades psicosomáticas hasta llegar al cáncer.

O alteraciones nerviosas en forma de depresión que culmina con el suicidio. lA DESESPERACION ES EL PRIMER PASO…

Viendo el contexto completo de lo que significa el Odio, adquiere sentido la fuerte palabra: ‘asesino’.

Si no somos asesinos de los demás, lo somos de nosotros mismos.

Si es el Odio o la indiferencia, uno de los látigos que nos fustigan, roguemos a Dios para que sane nuestro corazón, entregándole nuestros sentimientos y pidiéndole que resucite el amor.

Porque es solamente amando como adquiere sentido nuestra vida. Cuando todas nuestras potencias están ocupadas en amar, no hay lugar para el resentimiento.

amar al projimo

Es al señor al que le toca castigar, las venganzas se le deben entregar a Él. Al hombre le toca amar y perdonar. Compadecer y perdonar. Orar y perdonar. ¡Cuánta necesidad de ayuda y de perdón, tienen los culpables ante Dios!

Y solo a través de la Oración se ahuyentan los fantasmas de Satanás y podemos sentir la Presencia de Dios que nos llena de fortaleza, amor y compasión.

Si Dios está cerca puede uno enfrentarse a todo y soportarlo con rectitud y mérito. Solo la Fe en Aquel del cual nos alimentamos, puede ayudarnos a vencer el Odio y hacer posible lo que para muchos no solo es imposible, sino una verdadera locura: el amor por nuestros enemigos.

¿CÓMO DETECTAR AL ESPIRITU RENCOROSO?

El espíritu rencoroso es uno de los principales obstáculos para la Oración. El rencor es hijo del Odio y la Soberbia. El rencor es pecado. El pecado impide la comunicación con Dios.

Satanás es habilísimo para disfrazarse con la hipocresía. El que trata de orar con el rencor en el corazón, NO recibe contestación. Y el alma deja de orar. Deja de ser creyente. Es por eso que Jesús es tan intransigente con este Mandamiento.

En nuestro corazón siempre debe haber paz y alegría. Y el espíritu rencoroso nos está saboteando, si al pensar en nuestro ‘enemigo’ sentimos malestar y evitamos encontrarnos con él. Decimos perdono, pero no olvido.

Reconocemos que en el fondo del corazón, nos alegra que le vaya mal y lo consideramos ‘un justo castigo por su maldad’. Deseamos que Dios se encargue de vengar pronto nuestros agravios.

Cuando ‘inadvertidamente’ dejamos caer indirectas y pequeñas puyas venenosas que le hagan la existencia tan pesada, como nos la hicieron a nosotros. Cuando nos vengamos con críticas y murmuraciones, tratando de destruir la reputación del ‘enemigo’.

Si reconocemos cualquiera de estas circunstancias con alguien relacionado a nuestra vida, ¡Es el momento de efectuar los Siete Pasos del Perdón, para recuperar nuestro equilibrio interior!

En primer lugar, debemos recordar que el verdadero cristiano no ve en sus semejantes, ‘enemigos’. El Enemigo ya sabemos quién es.

Porque se debe amar a los malvados.

Porque con el amor se alcanza la misericordia que los convierte y los salva.

Cuando se siente aversión por el enemigo, es señal de que se puede fermentar en el corazón, la levadura del Odio.

El que camina por el Sendero de la Cruz, siguiendo a Jesús y NO perdona, termina por encaminarse hacia el Odio.

NO SE DEBE ODIAR AL QUE NOS ODIA. No abráis ni siquiera un resquicio a lo que no es de Dios.

¡Hay peligro de perecer y de ser vencidos por el verdadero Enemigo! ¡NO! Tened Caridad y prudencia…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

N115 ESPADA DE LA JUSTICIA


DIOS PADREHijitos Míos, Mis pequeños, vosotros Me seguís queriendo ver como el Dios del Antiguo Testamento; el Dios Vengador, el Dios de los Ejércitos, el Dios Temible al que no se le podía ver de frente sin morir.

Mis pequeños, al mandaros Yo a Mi Hijo Jesucristo, fue para haceros ver que Yo Soy Todo Amor.

Que el Dios del Antiguo Testamento, había sido el Dios del pueblo de cerviz dura, el pueblo pecador, el pueblo que a pesar de tenerMe como Dios, momento a momento Me daba la espalda. Me traicionaba por otros dioses, Me hacía a un lado… Y cuando le iba mal, arrepentido volvía a Mí.

Mis pequeños, Mi Hijo se dio por todos vosotros. Os dio toda una Evangelización de Amor, para que conocierais realmente quien Soy Yo, vuestro Dios en Mi Santísima Trinidad. El Dios de Amor que está esperando a que su Pueblo regrese a Él; para consentirle, para amarle, para protegerle, para perfeccionarle.

el hijo prodigo

Sí, Yo a través de Mi Hijo os mostré ésa faceta, la del Amor, la del Perdón, la de la Redención, que tanto le costó a Mi Hijo. Pero vosotros Mi pueblo, vosotros Mis hijos, vosotros sois los que os mantenéis en el Antiguo Testamento.

Seguís siendo el pueblo de cerviz dura, el pueblo que traiciona a su Dios, el pueblo que no quiere escuchar Mi Amor, Mis advertencias.

Advertencias que os tengo que dar cuando veo que os desviáis, pero ni aún a ellas escucháis. Hacéis a un lado todo lo que se os da para que reforméis vuestra vida y caminéis nuevamente por caminos rectos de Luz, de Amor, de crecimiento espiritual. Para una renovación de todos vosotros, del Pueblo que fue salvado con La Sangre de Mi Hijo.

preciosisima-sangre-de-cristo

Seguís siendo ése pueblo de cerviz dura que prefiere a otros dioses ó se prefiere a sí mismo y Me hacen a un lado. No queréis tenerMe como Dios, a pesar de que en Mi Amor, Yo os quiero llevar a ésa perfección a la que fuisteis creados y que se perdió por el Pecado.

Que recuperó Mi Hijo por vosotros y que os la enseñó para que la ganarais siguiendo Sus Pasos. ¡Pero no! Mis pequeños… Queréis seguir siendo ése pueblo que Me traiciona y quiere hacer su voluntad y no la Mía.

Estudiad las Escrituras, Mis pequeños y veréis que cada vez que Mi pueblo se apartaba de Mí, grandes calamidades le sobrevenían.

ESCLAVIZADOS EN BABILONIA POR NABUCODONOSOR

ESCLAVIZADOS EN BABILONIA POR NABUCODONOSOR

Mis pequeños, ¿En qué forma tengo que hablaros, para que podáis entender que os Amo y que quiero vuestra perfección en el Amor? ¿Tenéis que esperar hasta los desastres ya anunciados y no hacéis nada por evitarlos, cambiando la forma de vuestra vida? ¿Tenéis que sufrir, para poder arrepentiros?

Os he dado el camino fácil, a través de vuestro cambio personal, conociendo la historia. Pero no queréis hacerle caso a la historia. Que ella os enseña mucho, para que podáis vivir. 

¿Queréis sufrir y así daros cuenta que Mis Palabras, Mis Profecías, Mis advertencias eran ciertas?

esclavos en egipto

ESCLAVOS EN EGIPTO POR RAMSÉS II

Entended Mis pequeños y cambiad vuestra vida antes de que sea tarde. La Espada de la Justicia está pronta por caer, a toda la Tierra, si no entendéis. (Satanás lo provoca y el hombre lo secunda) 

Cambiad vuestra forma de vida, enmendad el camino. Sed como el pueblo de Nínive, que entendió al Profeta Jonás y obtuvieron el perdón de sus pecados.

¿Queréis ser el pueblo de Sodoma y Gomorra? Que no entendieron, tuvieron las advertencias de los profetas y no quisieron entender

CASTIGO DE SODOMA

¿Qué queréis, Mis pequeños? Soy vuestro Dios, Soy vuestro Padre, Yo os creé. Todo Mi Amor he derramado por vosotros. Quiero lo mejor para vosotros, pues sois Mis hijos; pero vosotros en vuestro libre albedrío, vais por el camino errado y no queréis rectificarlo.

Seguiré, seguiré avisándoos. Os seguiré consintiendo ¿Merecéis ése consentimiento, Mis pequeños? La Justicia tendrá que llegar. Pero ¿Será aminorada por vuestras obras buenas y vuestro arrepentimiento?

Ésta será vuestra tarea, Mis pequeños. EL SUFRIMIENTO DE LA PURIFICACIÓN SE PUEDE AMINORAR O ANULAR,  dependiendo de vosotros.

apocalipsis1

Yo estoy con vosotros, nunca Me apartaré de vuestra vida. Pero vuestra traición y vuestro mal proceder pueden acarrearos grandes males. Eso ya depende de vosotros, Mis pequeños.

Gracias por escucharMe y ojalá éstas Palabras lleguen a lo más profundo de vuestro corazón.

Hijitos Míos, en las Escrituras podéis leer el pasaje en el cuál le digo al Apóstol San Pablo: “Mi Gracia te basta” (2 Corintios 12, 9-10) Y esto se lo decía Yo, vuestro Dios Jesucristo, Dios Encarnado; para que entendiera que estando Conmigo, siguiendo Mis Pasos, los ataques de Satanás perdían su fuerza.

tentacion1

Todos vosotros que estáis trabajando para Mí, para Mi Padre, tendréis continuamente los ataques de Satanás. Pero entended, os vuelvo a repetir que las fuerzas de Satanás, en presencia de las Fuerzas Nuestras en la Trinidad, son nada Mis pequeños. Son viento suave que choca contra una muralla fortísima, que es Nuestro Poder.

Las fuerzas de Satanás no pueden contra las fuerzas Divinas. Si vosotros os revestís con las Fuerzas Divinas y esto es, dejándoNos Vivir en vosotros; Satanás no puede hacer nada contra vosotros.

Es un viento suave que chocará contra vosotros, Muralla de Gracia, Muralla de Bendiciones, Muralla de Amor.

00brisa

Ciertamente el mal llega a atacar a vuestros hermanos y hace grandes estragos en algunas almas, porque éstas se han desprovisto de toda Gracia. Viven en el pecado, en el  pecado mortal, el cual no permite que la Gracia Divina entre a ayudarles.

El pecado mortal es vuestra perdición Mis pequeños, os debilitáis por su causa. El pecado mortal, realmente es así porque morís a la Gracia, vosotros mismos la rechazáis. No queréis que vuestro Dios actúe en vosotros, no queréis que vuestro Dios Viva en vosotros; no queréis que vuestro Dios os aconseje, os instruya, os lleve por el camino del bien.

Si vosotros mismos camináis por caminos obscuros, os podéis imaginar qué os puede pasar. El ladrón protegido por las sombras, fácilmente os puede atacar y destruir. O al menos, quitaros vuestros bienes.

00tentacion

Entended esto Mis pequeños, si vosotros mismos os ponéis en el camino de Satanás y todas las armas que Nosotros os damos para que podáis luchar contra su fuerza, no las queréis tomar; vosotros mismos os presentaréis ante él como corderos para que os degüelle. Sois su presa, os estáis dando al Mal como sacrificio y que de nada os servirá.

En cambio, si os mantenéis en la Gracia, si hacéis que el Amor proteja vuestra vida y os dé todos ésos parámetros por los cuáles vosotros debéis guiaros y debéis ayudar a vuestros hermanos, para que caminen por caminos rectos y seguros; entonces os estaréis protegiendo y los estaréis protegiendo. Y haréis una familia con la Celestial que os protegerá.

GUERRERO CELESTIAL

Vosotros mismos os atraéis los males cuando os apartáis de Mí. La muerte os está acechando continuamente, Mi Gracia os levanta, os hace ver la realidad en éstos tiempos de obscuridad.

Estáis viendo los desastres, guerras, corrupción, maldad que os rodea y precisamente por no estar en Gracia, por no estar en íntima comunicación Conmigo, con vuestro Dios, se os hacen normales éstas cosas y decís que todo es cíclico.  Y que todo tiene que pasar y dais explicaciones científicas a los acontecimientos que os rodean, cuando realmente ya se salieron de toda naturalidad.

desastre-del-mundo

Lo que está sucediendo a vuestro alrededor son los Castigos de la Purificación que habéis atraído por haberos apartado de Mí, vuestro Dios y se irán acrecentando y se irán sucediendo más rápidamente, si vosotros no entendéis todo esto que os estoy diciendo.

Desastres-Naturales1

Si Yo Me he tomado éste detalle de venir a avisaros alrededor de la Tierra de lo que está sucediendo y sucederá, es porque os amo, Mis pequeños. Podéis ver en las Sagradas Escrituras, que Yo vuestro Dios, siempre aviso a Mi pueblo, que sois todos vosotros, de los cambios que se puedan suceder, si vosotros no entendéis que debéis manteneros en salud espiritual.

Esto lo permito, no lo envío Yo, Mis pequeños. Lo permito para que podáis entender que sin Mí, vuestro Dios no podéis vivir.

Cuando entendáis Mis pequeños, de corazón, que todo lo que Yo os he dado, es para vuestro bien y lo sigáis de corazón, no por obligación; entonces habrá un cambio grande, benéfico, para todos vosotros alrededor de la Tierra.

conv-sangre y salvacionperdon LIBERALOS PERDONALOS Y SALVALOS - HOMBRE A LOS PIES DE CRISTO

Entended que estos son tiempos de gran donación, de dolor, de sacrificio, de amor, para que unos se den por otros, como Mi Hijo se dio por vosotros. (Una manera práctica de hacer esto es invocar a San José y pedirle su ayuda para que nos enseñe a aceptar nuestro sufrimiento y OFRECERLO con amor y alegría, unido a los Méritos de Jesucristo)

Entended que la vida real, es la vida en la Gracia. No os estáis alimentando correctamente, Mis pequeños. No estáis creciendo, os estáis dejando llevar por las fuerzas de Satanás, que se os hacen más fáciles y llevaderas; pero que después os causarán una terrible confusión interior y que ojalá os llevara al arrepentimiento de vuestros actos.

Orad Mis pequeños, para que la Luz del Espíritu Santo, os lleve hacia la Verdad, os indique el camino correcto. Éstos son tiempos de Cuaresma; tiempo que se os da de Gracia, para que podáis seguir Sus Pasos. Acompañadle, dejadle que Viva en vosotros, que os tome de la mano, que os aconseje y podáis reformar vuestra vida.

EspirituSantoVenenelhombredelSeor

No despreciéis el tiempo de Gracia que se os da, porque después será tiempo de Dolor si no enmendáis el camino.
Mis pequeños, Yo vuestro Dios había escogido al pueblo judío y a través del Pacto que firmamos de corazón, en el cual ellos serían Mi pueblo y Yo sería su Dios, fui soportando sus traiciones a través de los años.

Les mando a Mi Hijo y traicionan a Mi Hijo, al Dios Encarnado. Y por ello perdieron la Primogenitura y todas las Bendiciones que tenían que llegar a la Tierra a través del Pueblo Judío; porque ellos iban a ser portadores de Mi Sabiduría, ésta pasa a la humanidad entera.

Todos vosotros, seguidores de Mi Hijo, seguidores de Su Palabra, que es Mi Palabra, que es Mi Amor, sois ahora Mi Pueblo Escogido, la Primogenitura es para todos vosotros; pero con ello también tenéis las obligaciones de la Ley Divina.

Los Diez Mandamientos que Yo le di a Mi hijo Moisés, que eran para el pueblo judío; ahora son las Tablas de la Ley para la humanidad entera. 

el_gran_mandamiento

Aquéllos que son Mi pueblo ahora, Mis bendiciones como Dios son para vosotros, Mis Promesas del Antiguo y Nuevo Testamento, son para todos vosotros. Pero os vuelvo a repetir: las obligaciones que Yo también le di al pueblo judío, primeramente a través de los Profetas y por último con Mi Hijo, son obligaciones para vuestra perfección.

oracion-delicados-mandamientos6

Sois Mi pueblo, Soy vuestro Dios, pero ¿Os comportáis realmente como el pueblo escogido, Mis pequeños? Yo os he pasado la Primogenitura, porque el pueblo judío la rechazó; pero no os estáis comportando todos vosotros como pueblo escogido, ni habéis agradecido ésta Bendición tampoco.

Entrad en vuestro corazón y preguntaos vosotros mismos, ¿Qué estáis haciendo por vuestro Dios?, ¿Qué estáis haciendo con la vida que os concedí para amarMe y para amar a vuestros hermanos? ¿Qué es lo que os dijo Mi Hijo? Que la Ley se podía resumir solamente en dos Mandamientos: amarMe con todo vuestro corazón y amar a vuestros hermanos como a vosotros mismos.

¿Qué estáis haciendo vosotros con éstos dos Mandamientos? No hay amor en vuestro corazón, no hay amor en vuestra vida, no os sentís realmente como hijos Míos.

nenes-arabe-y-judio-abrazados

Habéis hecho un desastre de toda, TODA Mi Bondad, de Mi Creación. De todos los Sacrificios por los que tuvo que pasar Mi Hijo para reparar vuestros pecados, no hay agradecimientos en vuestro corazón…

 Seguís crucificando a Mi Hijo día a día, hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo. Son tantos los pecados que se cometen alrededor del Mundo, que su Crucifixión se sigue dando continuamente.

17mirada-agonizante

¿Cuándo Mis pequeños, repararéis el mal que hacéis y actuaréis en el Amor? ¿Cuándo Mis pequeños, podré estar Yo vuestro Padre, orgulloso de vosotros Mis hijos, actuando bajo Mis Leyes, viviendo en Mi Amor? ¿Cuándo agradeceréis tantas bondades, tantos cuidados?

arrepentimiento

Mis pequeños, cuánta maldad hay en vuestro corazón, no respondéis como verdaderos hijos del Rey; es más, ni siquiera os consideráis hijos del Rey.

Yo, vuestro Rey, vosotros Mis hijos, que tenéis derecho y tenéis vuestro lugar en el Reino de los Cielos; ésas Promesas ya no las tomáis en cuenta, ya no son nada en vuestra vida.

Mis Tesoros no valen nada para vosotros, habéis hecho vuestros propios tesoros, os habéis llenado de maldad y de cosas inservibles y creéis que eso es lo que os dará alegría futura y que aseguraréis vuestras necesidades por siempre.

00fortuna,fama y poder-espejismodesatan

Otra vez, vuestra necedad, la obscuridad de vuestra mente, vuestra concupiscencia no os deja pensar correctamente, ni vivir en la realidad. El Demonio os pone espejismos, los cuales seguís como verdaderos. La Gracia en la cual debéis vivir, por las virtudes que deben obrar en vuestra vida, ya no las hacéis vida; ya no amáis a vuestro prójimo como a vosotros mismos, estáis entrando a la ley de la selva.

Destrucción, maldad, el poder del fuerte contra el débil. Tened cuidado, Mis pequeños, porque estáis cayendo al Abismo. Enmendad vuestro camino porque si no, ya no tendréis remedio.

Dejad que el Santo Espíritu de Amor os haga ver la realidad de vuestra vida. PedidMe humildad Mis pequeños, para que no os enterquéis en la forma en que vivís y que consideráis correcta y verdadera. Dejad que Yo, vuestro Dios, os haga entender cómo debe ser vuestra vida y veréis la diferencia, Mis pequeños.

DIAPO_DE_SINTOMAS_DE_LA_DEPRESION

RESULTADO DE LA FALTA DE PAZ EN EL ALMA

Creéis gozar en un bien que es aparente, que se desvanece muy pronto y que solamente os va a dejar malestar en vuestra alma. Si os mantenéis Conmigo y lucháis por los bienes Divinos en vuestro corazón, veréis que Mis bienes prometidos, os darán bienestar y paz. Paz interior que no tenéis ya la gran mayoría de vosotros.

Ése es el principal fruto de mantenerse Conmigo, la Paz, la seguridad de que estáis actuando en el bien. Sed honestos con vosotros mismos Mis pequeños: ni tenéis paz en vuestro corazón, ni la estáis transmitiendo a vuestros hermanos, porque no hay AMOR VERDADERO en vuestros actos, en vuestra vida e insisto: y menos en vuestro interior.

Entended, Mis pequeños, que necesitáis de Mí, de vuestro Dios y de Mi Gracia para volveros a ése estado primario, ése estado de Gracia, en el cuál sois Mis verdaderos hijos.

Fano-salvacion-conversion

Enmendad el camino, os vuelvo a repetir, enmendad y veréis el cambio.
¡Oh!, Mis pequeños, ¿Cómo os puedo hacer entender Mi Ternura por vosotros? Es tanto el Amor de Mi Corazón que se desborda, se desborda por vosotros: os veo tan pequeñitos, tan necesitados de Amor.

Necesitáis que os cargue Yo, vuestro Dios. Que os haga cariñitos, que os alimente correctamente.

Necesitáis tanto de Mí, Mis pequeños, como el bebé necesita de los padres para poder sobrevivir y crecer; pero vosotros Me rechazáis, no queréis tomar de Mi Alimento.

1Eucaristia-Pan-Vino-sacrificio-Misa

Si el alimento de la Tierra os hace crecer y os da vida en vuestro cuerpo, Mi Alimento Divino es muy superior. Vuestra alma no es tan limitada como lo es vuestro cuerpo. Vuestra alma es inmensa en comparación con vuestro cuerpo.

Así pues, el Alimento que debéis tomar para vuestra alma, tiene que ser infinitamente superior, más puro, más seleccionado, mejor en todos sentidos, para que vuestra alma obtenga su potencial, que es inmenso.

No os imagináis, Mis pequeños, lo que Yo os he dado, el regalo que tenéis en vuestro interior, ¡No os imagináis! Mis pequeños, lo que vale vuestra alma. Tenéis un tesoro interior que no podéis medir, porque vuestras capacidades humanas no llegan a tanto.

000adan- aliento de vida

Yo, como Dios, doy regalos inmensos, inconmensurables y así es vuestra alma. Por eso Satanás os quiere arrebatar el Gran Regalo que tenéis; él sí conoce el valor de las almas y por eso, continuamente está tratando de destruiros, para arrebatárMelas y llevarlas a la Destrucción Eterna.

Agradeced Mis pequeños, aún sin saber perfectamente éste regalo tan grande que os he dado, que es vuestra vida, que es vuestra alma, que es vuestro ser. Si supierais lo que tenéis lo cuidaréis, como se cuida a la joya  más preciosa. Le ponéis envases preciosos, la guardáis para que no os la roben, porque sabéis el valor de una joya preciosa y sabéis que tenéis enemigos que os la quieren quitar. Eso es en lo humano. En lo Divino, valéis muchísimo más que cualquier joya de la Tierra.

Algún día veréis el potencial tan grande que os he dado y entonces comprenderéis éstas palabras que os digo.

000man-universe

La Fe que ya os falta ahora, es la que os hace conocer Mis Verdades y confiar en Mis Palabras. Os pido Mis pequeños, que toméis éste consejo de Mí, vuestro Dios y vuestro Padre. Así como un padre aconseja a sus hijos cuando les da un bien, del cuál no conocen su valor real, tomad de Mí éste consejo y no dejéis que el Enemigo os arrebate el Tesoro tan grande que tenéis en vuestro interior, vuestro ser: vuestra alma.

Y si vuestra alma está compenetrada en Mi Amor Mis pequeños, el valor se vuelve inmensamente más grande; porque Me refleja a Mí, Me toma a Mí, recibe Mi Luz, se alimenta de Mi y el Demonio siendo el Ladrón más grande que pueda existir, os tratará de quitar vuestro tesoro ya purificado, ya santificado por Mi Presencia en vosotros.

No despreciéis Mis Consejos ni Mis cuidados, Mis pequeños; porque si perdéis lo que os he dado, os dolerá inmensamente y entonces sabréis lo que perdisteis en realidad.

00alma-espiritu

Arrepentíos de corazón por vuestra vida pasada y retomad la vida en la Gracia, para que vuestra alma adquiera el valor inconmensurable que se merece.
Hijitos Míos, así como la Muerte de Mi Hijo os dio vida a cada uno de vosotros, en el sentido de que al seguir Sus Pasos, podríais vencer las fuerzas de Satanás y eso os daría vida al manteneros en ése contacto íntimo por el estado de Gracia por el cual Él Murió.

 Vosotros adquiristeis por Gracia Divina, vida en Su Muerte; pero para poder seguir manteniendo ésa vida en vosotros, debéis dar muerte a vuestra concupiscencia, a vuestro  pecado, a la maldad que tenéis por naturaleza.

leon rugiente

La lucha que debéis tener debe ser continua, ir evitando todo aquello que os pueda llevar a la muerte espiritual y con ello a la recepción de todas las bendiciones que se os dan cuando vivís en estado de Gracia.

Aquellos que viven en pecado mortal, cierran su corazón al estado de Gracia y no reciben  el cúmulo de bendiciones que Yo continuamente estoy dando a las almas que están abiertas por estar buscando el estado de Gracia, al vencerse a sí mismas y luchando contra las Fuerzas del Mal.

Ciertamente estáis rodeados de maldad, de error, de pecado; pero si os mantenéis en la Gracia, pidiendo la ayuda Divina, porque con vuestras fuerzas humanas no lo vais a poder lograr, entonces estaréis recibiendo vida continuamente y crecimiento.

guerrerodeluz

Aquél que vive en pecado no crece ni recibe vida ni puede dar vida, o ¿Acaso un cadáver puede ayudar a algún vivo o a algún otro hermano? ¡NO! Mis pequeños. Muchos de vosotros sois cadáveres. Cadáveres que no transmiten vida espiritual, que es la vida real del hombre, la vida de vuestra alma. 

Vuestro cuerpo recordad, es solamente vehículo, para que vuestra alma pueda ir a diferentes lugares a producir vida. La vida está en vuestro interior, no en vuestro exterior. La vida es la que lleváis interiormente, que es Mi Presencia continua en vosotros.

Si vosotros Me rechazáis, Me sacáis de vuestro corazón. Al vivir en pecado y llenaros de él, entonces nunca podréis vivir como es debido ni ayudar a vuestros hermanos a vivir como es debido.

00del corazon del hombre salen los malos pensamientos

Manteneos en ésa necesidad del vivir, alimentaos continuamente de Mí y haced crecer a vuestra alma a ésos niveles, como os he dicho, inconmensurables, porque vuestra alma tiene que crecer.

Vuestros Primeros Padres eran bellísimos, perfectos en su creación antes del Pecado y a eso os quiero llevar, Mis pequeños. A que teniéndoMe a Mí y alimentándoos de Mí, os puedo Yo hacer crecer como estaban vuestros Primeros Padres.

Ellos eran los reyes de la Creación, era Mi Perfección de Obra. Imaginad cómo eran: podéis ver las grandezas que os rodean de la naturaleza, de todo el mundo, del Universo entero.

universo

Podéis ver la grandiosidad de Mi obra en la Creación y todo ello era inferior a la perfección que puse en vuestros Primeros Padres. Imaginad qué tan perfectos y santos eran vuestros Primeros Padres y a eso os quiero regresar.

Manteneos en Gracia, mantened vuestra alma ávida de Alimento Divino e iréis conociendo Mis Bondades y Mi Amor y la perfección a la que os voy a llevar si os mantenéis Conmigo.

Os amo, Mis pequeños príncipes y os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo Jesús y en el del Espíritu Creador y Consolador.

SMA.TRINIDAD

http://diospadresemanifiesta.com/

F3 EL HOMBRE DECIDE SER DIOS II


 

Aureliano_Milani_Expulsión_de_Adán_y_Eva_del_Paraíso

LA SENTENCIA DIVINA.

Dios Padre alejó al hombre del jardín de sus delicias. Ya no podía confiar más en sus hijos. El hombre había querido ser el dueño de todo y se opuso a que Dios fuese el Único Creador. Se marchó a su destierro con su pecado. Era un rey humillado y despojado de sus dones. El Hombre del Paraíso se había convertido en un ser terrenal y mortal.

Su reino lo perdió en manos del que lo pervirtió.

Satanás lo despojó de lo que Dios le había dado. Y de amo se convirtió a sí mismo en esclavo de aquel que había sido destinado a obedecerlo.

Y el dolor y la muerte entraron a formar parte de la vida humana. La herida de Eva engendró el sufrimiento, que no terminará hasta que muera la última pareja sobre la tierra.

adan&eva

EL CASTIGO. 

No desproporcionado, sino justo.

Para entenderlo se necesita considerar la perfección de Adán y Eva.

Considerando aquel vértice, se puede medir la magnitud de la caída en aquel abismo de degradación.

Dios respetó la voluntad humana.

El hombre perseveró en su estado de rebelión hacia su Divino Benefactor. Porque no se arrepintió del dolor causado a Dios y todavía mantenía su unión con la mentira. Soberbiamente salió del Edén, después de haber mentido y haber aducido pobres excusas a su pecado.

adan-y-eva102

Se hicieron cinturones de hojas y testimoniaron que se avergonzaban; no por estar desnudos y aparecer tales ante Aquel que los había creado y conservado vestidos solo de Gracia e Inocencia, sino porque eran culpables y tenían miedo de comparecer delante de Dios.

Miedo, sí. Arrepentimiento, NO.

Entonces Dios, después de haberlos expulsado del Edén, protegió con Querubines los umbrales del mismo, para que los dos prevaricadores no regresaran fraudulentamente, para hacer botín de los frutos del Árbol de la Vida, nulificando una parte del justo castigo y defraudando todavía una vez más a Dios de su derecho: aquel de dar y de quitar la vida.

Dios es nuestro Rey y nuestro Padre. No un siervo y menos un esclavo.

Gen_3_23-24_Carolsfeld_AdamAndEveExpelledFromEden

Dios es Justo.

Cuando castigó al hombre, no le quitó la inteligencia, ni la fuerza moral, porque nunca ha dejado de amar al hombre, por más culpable que éste sea. También le dejó al hombre la voluntad soberana, para que éste pudiese llegar a ser dueño de sus pasiones y pudiera controlarlas.

El hombre debió obedecer. Los inocentes eran castos. Sabían amar verdaderamente, con aquella ternura virginal que está en el más ardiente amor materno o en el más ardiente amor filial. O sea, de aquellos dos amores que no tienen atracción sensual y son fortísimos.

Dios habría regulado el amor del hombre por las criaturas nacidas de su santo amor con Eva. Pero Adán y Eva no llegaron a este amor, porque el desorden había corrompido con su veneno, el santo amor de los Progenitores.

adan_y10

CONSECUENCIAS DEL PECADO.  

El Enemigo de Dios y del hombre por Odio, hirió mortalmente a la Humanidad y la infectó con el germen del Odio, de los Celos, de la Envidia. Y con esto puso la causa primaria de la división que enfrenta a los hombres el uno contra el otro.

De esta manera fue cosechado el segundo fruto de la maldad del Maligno: el fratricidio de Caín. Y desde entonces el virus de la violencia ha ido aumentando hasta alcanzar proporciones pavorosas, porque cada día crece más la semilla que Lucifer siembra en el corazón del hombre: EL ODIO.

Por un solo hombre entró el Pecado en este mundo y por el pecado, la muerte. Y pudieron penetrar entre las delicias del Edén, turbando el orden, la armonía, el amor; esparciendo su veneno. Corrompiendo el intelecto, voluntad, sentimientos, instintos. Suscitando apetitos culpables, destruyendo la Inocencia y la Gracia, afligiendo al Creador.

Haciendo de las criaturas bienaventuradas, dos infelices; condenados uno, a obtener fatigosamente su pan de la Tierra; que por haber sido maldecida, produce cardos y espinas. Y a la otra, a parir con dolor; a vivir en el dolor y la sujeción del hombre.

Condenados los dos a conocer el dolor del hijo muerto y la vergüenza de ser los padres de un fratricida. Y finalmente a conocer el dolor de morir.

15cain-abel

Hasta aquel momento, el veredicto de Dios no había todavía fragmentado la rebelión del hombre, el cual con la fácil adaptación de los animales, se había adaptado rápido a su nuevo destino. No más fácil y alegre como el anterior; pero no privado de gozos humanos que compensaban sus dolores humanos.

Las pasiones de los sentidos se satisfacían en la carne compañera.

La alegría de crear por sí solos nuevas criaturas, -¡Oh, orgullo persistente!-. Ilusionándose con esto, que era el ser iguales a Dios Creador; el dominio sobre los animales, la satisfacción de la cosecha y del bastarse a sí mismos, sin tener que agradecer a nadie.

Alegrías sensuales, pero siempre alegrías. Cuánta oscuridad de vapores de orgullo y de niebla de concupiscencia, perduró obstinada en los dos protervos. La maternidad era obtenida con dolor, pero la alegría de los hijos compensaba aquel dolor. El alimento era obtenido con fatiga, pero el vientre se llenaba igualmente y la gula era satisfecha; porque la tierra estaba colmada de cosas buenas.

BLULAGON-CTIT-10

La enfermedad y la muerte estaban lejanas. Gozando los cuerpos creados perfectos, de una salud y una virilidad que hacía pensar en una larga vida, aunque no fuese eterna. Se amaban con ternura y con pasión; ya que por su elección al orden sobrenatural; fueron dotados para amar y ellos, sí sabían amar mucho.

Y la soberbia fermentante suscitaba el pensamiento burlón: ¿Dónde pues está el castigo de Dios? Nosotros somos felices también sin Él.

Pero un día, el verde de los campos en los cuales florecían las flores multicolores creadas por Dios, enrojeció con la primera sangre humana vertida sobre la tierra.

Y dio alaridos de dolor la madre del dulce Abel muerto.

Y el padre comprendió que no era vana la amenaza de aquella promesa: “Volverás a la tierra de la cual fuiste sacado, porque eres polvo y al polvo volverás.”

Y Adán murió dos veces: por sí y por su hijo. Porque un padre muere la muerte de su hijo viéndolo agonizar.

cain-abel

Y Eva alumbró con desgarramiento, dando a la tierra el cuerpo exánime de su predilecto y comprendió que cosa era el parir en pecado.

La muerte de Abel hizo añicos el orgullo de Adán y las escorias expertas de Eva, en el más atroz alumbramiento a las tinieblas.

El alarido de Eva, también marcó el nacimiento del arrepentimiento.

En aquella hora señalada por la primera sangre humana esparcida por criminal violencia, por la cual la tierra fue maldecida dos veces. Hora en la cual fulminaba, el Castigo de Dios. Murió el orgullo y nacieron el arrepentimiento y la nueva vida; con los cuales los dos culpables iniciaron el ascenso hacia la justicia y ameritaron, después de una larga expiación, el Perdón Divino por los méritos de Cristo.

Este dolor llenó el mundo y se trasmitió de generación en generación y terminará hasta que tenga fin el mundo. Ha llenado con su alarido el lugar en donde Adán extrae el pan de los surcos, sobre los cuales goteaba su sudor.

funeral-palestina-madre-efe

Se ha esparcido por la Tierra, los horizontes, los cañones, los desiertos y las selvas. Toda la Creación lo ha sentido y lo ha trasmitido. Y como luz cegadora ha hecho ver a Adán y a Eva, la inmensidad de su Pecado. No cometido solamente contra Dios, sino contra ellos mismos, en su carne y en su sangre.

Todo este milenario dolor viene de un desorden creado por un Rebelde en el Cielo y por el consentimiento al desorden propuesto por él, a los dos primeros habitantes de la Tierra.

La Gracia restaura, pero la Herida queda. La Gracia auxilia, pero los impulsos hacia el Mal, quedan. Porque desde el momento del Pecado, el Bien y el Mal, son. Y se combaten dentro y fuera del hombre.

La impureza es la raíz de las enfermedades del alma. Los males morales tienen otros nombres: orgullo, codicia y sensualidad. Cuando se alcanza la perfección con estas tres fieras que lo destrozan, – y aun así el hombre las busca con loca ansiedad, – el alma queda totalmente separada de Dios.

sabra_shatila_massacres

La muerte y el dolor entraron en el mundo por envidia del Demonio.

Pero Dios no es autor, ni de la muerte, ni del dolor. Y no se alegra con el dolor de los vivientes.

El Pecado destruyó la capacidad y la intensidad en el Amor. Y desde entonces el dolor existe en la Tierra y arranca lágrimas al hombre, por la depravación de su inteligencia que trata siempre de aumentarlo por todos los medios.

En su paso por la tierra, el hombre más que para sufrir, vive para hacer sufrir. ¡Cuántas lágrimas se acarrea el hombre por la instigación oculta de su amo: Satanás!

Nadie quiere sufrir, pero todos buscan que los demás sufran.

LA EVOLUCION DEL PECADO.

Adán y Eva faltaron al primero de los Mandamientos dados por Dios y pecaron contra el Amor a Él, con la Desobediencia. Pero no pecaron contra el prójimo y en lugar de maldecir a Caín, lloraron por igual sobre el hijo muerto en la carne: Abel. Y sobre el hijo muerto en el espíritu por el fratricidio. 

thJ94C4JB0

Así pues, continuaron siendo hijos de Dios, junto con sus descendientes venidos después de este dolor.

Caín pecó contra el amor a Dios y contra el amor al prójimo. Infringió por completo el amor. Dios le maldijo y Caín no se arrepintió. Por eso él y sus hijos, no fueron más que hijos del animal llamado hombre.

Si el primer pecado de Adán produjo tal decadencia en el hombre: ¿Qué grado de decadencia no habrá producido en el segundo, al que además acompañaba la maldición divina? ¿Qué variedad de formas de pecar no se habrán desatado en el corazón del hombre-animal, al estar totalmente privado de Dios. Y qué virulencia habrán alcanzado después de que Caín no solo escuchó el consejo del Maldito, sino que lo abrazó como dueño querido, asesinando por órdenes del mismo?

El desgaje de aquella rama, envenenada por la posesión diabólica, evolucionó de mil maneras.

En donde no está Dios, está Satanás. Cuando el hombre ya no tiene el alma viva, se transforma en un hombre-animal. EL BRUTO, AMA A LOS BRUTOS.

3

La lujuria carnal al estar aferrada y soliviantada por Satanás, le desata la avidez por todas las uniones, presentándole atractivo y seductor, lo que en realidad es horrendo como un íncubo. Lo lícito ya no le satisface, por parecerle muy poco. Y fuera de sí por la lujuria, busca lo ILÍCITO; llegando a tener monstruos por hijos e hijas.

Son los monstruos que por el poderío de sus formas, su salvaje belleza y su ardor bestial, frutos de la unión de Caín con los brutos y de los brutísimos hijos de Caín con las fieras, insaciables en su sensualidad al hallarse abrasados por el fuego de Satanás.

planeta-simios-1968

DE ELLOS SON LOS RASTROS SIMIESCOS, QUE LLAMAN LA ATENCIÓN DE LOS CIENTÍFICOS, INDUCIENDO AL ERROR.

El hombre desatina con las líneas somáticas y  los ángulos cigomáticos. Y no queriendo admitir a un Creador por ser excesivamente soberbio para reconocer haber sido hecho; admite la descendencia de los brutos para así poder decir: “Por nosotros mismos hemos evolucionado de animales a hombres. Es el esfuerzo de superación.”

Y así el hombre prefiere auto degradarse, por no querer humillarse ante Dios. 

1Darwinismo

De este modo perdió el hombre la perfección de la belleza física y vino la variedad de las razas.

 En los tiempos de la primera corrupción, tuvo el aspecto de animal. Ahora ha adquirido esa apariencia en la mente y en el corazón.

Y en su alma, por su cada vez más profunda unión con el Mal; ha tomado en demasiados, el rostro de Satanás, borrando casi totalmente la semejanza con Dios y quedando solo el hombre-animal, guiado por los más bestiales instintos.

La prevaricación trastornó el orden con el más desconcertante desorden y destruyó el Plan Estupendo de Dios, cambiando totalmente la condición del hombre.

Satanás finalmente logró su objetivo y se apoderó del hombre, sobre el cual desahoga su odio, su veneno y sus desenfrenadas y desesperadas pasiones.

semejanza con satanás

Al hombre rico, sabio, fuerte, feliz, inmortal y libre; lo convirtió en pobre, ignorante, débil, infeliz, mortal y esclavo, atormentado por su implacable verdugo.

A la felicidad del Paraíso Terrenal, siguió la infelicidad del exilio. A la Luz, siguieron las Tinieblas de la ignorancia, al grado de perder su propia identidad.

El Amor fue sustituido por el Odio. Al Bien para el que el hombre fue creado, se prefiere el Mal con toda su gama de manifestaciones. A la Vida Eterna, finalidad de la Creación, se prefiere la Muerte Eterna, en la abismal desesperación del Infierno. 

Dios, a cambio del Amor sin límites que ha dado al hombre, recibe un tremendo insulto: el desprecio absoluto por parte del ser humano, que en una monstruosa ingratitud se niega a reconocerlo y a amarlo.

masones 3

La Humanidad ha pecado con el Deicidio en el Pueblo Elegido, el Pueblo de Dios. El hombre se niega a reconocer al Salvador y lo mata, porque no le gusta lo que Él ha venido a decir. Y por no arrodillarse ante Dios hecho Hombre, negándole la Adoración que le corresponde; lo convierte en el Redentor; cumpliendo en esta forma el Plan Admirable de Dios.

Y después del Deicidio cometido por los sacerdotes de Israel; los fomes del mal  prosperaron cada vez más fuertes hasta que el hombre ha llegado a la perfección de la maldad y la perversión, en el más refinado satanismo.

La Noche de la Negación de Dios cubre ahora todo el mundo. Los corazones están endurecidos por el egoísmo y por el odio que prevalecen en todas partes. La inocencia de los niños es contaminada y profanada. 

30explotacion-sexual-infantil

El mundo se aleja cada vez más de Dios y se ha caído en el engañoso espejismo de creer poder prescindir de Él, construyendo una civilización materialista, que se niega a aceptar el pecado como un mal y haciendo al alma incapaz para el arrepentimiento, totalmente sordos a las voces del Cielo.

Satanás es el tirano que con las cadenas del pecado, arrastra al hombre hacia donde él quiere. Los impulsos del Pecado son el egoísmo y el odio, los dos enemigos acérrimos del Amor. Tientan con recompensas, amenazan con represalias, indagan, señalan y preparan asechanzas, para dañar al prójimo.

Así es como se realizan toda clase de crímenes. 

prostituteAP_468x403

El hombre siempre se envilece cuando sirve al pecado. El alma corrompida empuja la carne a pecados obscenos, que envejecen y deforman. El vicioso jamás es verdaderamente feliz. Porque en las glotonerías y en el ocio, el cuerpo disfruta, pero el alma languidece.

Los culpables aunque lo nieguen, sufren; porque el pecado enferma el alma y hiere al espíritu. Y nadie puede herirse a sí mismo, sin causarse dolor. El pecador no conoce la paz en su corazón.

Todo pecado es una enfermedad y hay algunos que provocan la muerte inclusive física. Las bendiciones de Dios son destruidas por el pecado y la alegría se acaba. Toda acción mala, quita la paz. El alma pecadora siente cansancio y tedio, se aburre pronto de todo y no conoce el júbilo del verdadero amor, sintiendo dentro de sí un verdadero quebrantamiento.

depresion

El alma enferma por el pecado hace que muera el espíritu; el cual se convierte en instrumento de Satanás, para infligir daño a los demás, en la decadencia de un círculo perfecto de maldad y de odio. El pecado enferma al alma con un cáncer que carcome y destruye peor que la lepra. El cáncer del cuerpo se queda en la tierra, pero el pecado permanece por toda la eternidad.

El espíritu muerto por el pecado es totalmente dominado por Satanás. Quién toma ‘posesión espiritual’ del templo viviente que es el hombre, quién es lanzado a cometer verdaderas aberraciones que lo angustian y de las cuales quisiera verse libre.

Pero cada vez comprueba dolorosamente y muchas veces sin comprenderlo ¿Por qué no puede hacerlo?…

LA ESCLAVITUD DEL PECADO.

Entre los ángeles hay diferentes jerarquías: ángeles, arcángeles, etc. Entre los demonios también las hay. Jesús también especificó una distinción entre los demonios y los espíritus inmundos. Los demonios son los ángeles caídos que no supieron retener su condición. Los espíritus inmundos son generados por los pecados de los hombres.

thX2ZM1923

El pecado consumado y convertido en vicio, fortalece y vitaliza a estos espíritus generados por la maldad humana. Llegan a agigantarse a tal grado que toman un dominio total del hombre, hasta esclavizarlo de una manera absoluta.

El alma fue creada para volver a unirse con Dios. Y cuando la libre voluntad del hombre decide unirla al pecado, se produce un místico adulterio espiritual.

La lujuria de la mente es la soberbia. Fue el pecado de Satanás que se burló de Dios, llevándole a creerse superior a Él. La mente del soberbio fornica con Satanás, contra Dios y contra el Amor.

La lujuria del corazón es la ambición de las riquezas y del poder. Es la que odia a Jesús y a su Evangelio, porque Él ha acabado con ella en el corazón de los que aprenden a amar a Dios.

La lujuria carnal empuja al cuerpo a vivir esclavizado como un animal. Y sus instintos lo gobiernan en satánica tiranía, por infames placeres.

gays

Esta es la triple concupiscencia que destruye al hombre manteniéndolo alejado de Dios. El alma muere si se le mantiene apartada de Dios.

Dios es Amor. Privada de su fuente, el Amor, el alma pierde la capacidad de amar y a pesar de todos los esfuerzos, la felicidad se vuelve más inaccesible cada día. El odio y la amargura envuelven al alma que busca inútilmente un alivio.

El hombre privado de Dios por una vida llena de pecado, lo que lleva a cabo es un suicidio espiritual, porque en un loco e insensato deseo de vivir para sí, en el egoísmo desenfrenado, se priva de lo que viene a ser su misma vida: el Amor. Y en el vacío resultante, la búsqueda incesante de paliativos, lo hunden en el vicio y en el error. 

Alcoholismo

Cuando se vive solamente para la materia, el cuerpo se vuelve lo más importante y por darle satisfacción a la carne, el hombre muere sin darse cuenta de que está muriendo en su parte más importante: la espiritual.

El que mata el amor, mata la paz. La inquietud resultante es la prueba de que las almas están moribundas, que languidecen por el hambre de Dios. Hambre que solo podrá ser saciada en la Fuente del Agua Viva: el Verbo Encarnado y en su Palabra: el Evangelio.

 jesus y el evangelio

D7 NARCISISMO Y SOLEDAD


 

soledad-pareja

  1. En efecto, la cólera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia;
  2. pues lo que de Dios se puede conocer, está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó.
  3. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables;
  4. porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en sus razonamientos y su insensato corazón se entenebreció:
  5. jactándose de sabios se volvieron estúpidos,
  6. y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una representación en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.
  7. Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal, que deshonraron entre sí sus cuerpos;
  8. a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.triángulo pasional
  9. Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;
  10. igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.
  11. Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, los entregó Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene:
  12. llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos,
  13. detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres,
  14. insensatos, desleales, desamorados, despiadados,
  15. los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen. (Romanos 1, 18-32)

LA DECADENCIA DEL MUNDO

romans

Noviembre 23 de 2014

Adicciones, egocentrismo y soledad.

En los últimos años, hemos visto una explosión de las adicciones: alcohol, drogas (legales e ilegales), el sexo, la pornografía, la comida, el juego. Y otras demasiado oscuras o demasiado perversas para mencionar. La gente se está medicando a sí misma a un ritmo alarmante, con toda una serie de sustancias y actividades.

¿Por qué? ¿Por qué estamos tan mal, cuando las cosas ‘nunca ha sido mejores’? ¿No nos hemos curado muchas enfermedades que han plagado a la humanidad desde sus comienzos? ¿No hemos también hecho la vida no sólo más larga, sino también más fácil?

Sin embargo, estamos más deprimidos y más miserables que nunca. La depresión clínica es rampante. Y más gente está muriendo por su ‘estilo de vida’ en estos días, que por accidentes; acortando el disfrute de este mundo a través de sus propias decisiones para morir más pronto que tarde.

Más y más personas están “disfrutando de la vida a través de la muerte.” Su escapismo los está matando.

527729_10151508994732287_1010961635_n

¿QUE ESTÁ EN EL CENTRO DE ESTE SUFRIMIENTO? 

Comencemos con el hombre moderno. Él vive en una ciudad. Lo más probable es que sus vecinos de al lado no sean sus parientes. De hecho, él se aísla de su familia y las personas con firmes lazos de relación. Su trabajo y sus colaboradores implican relaciones que son inherentemente condicionales y temporales. En esencia, no hay nadie en su vida diaria a quien se pueda volcar cuando las cosas se ponen difíciles.

Lo mismo puede decirse de su matrimonio, incluso de sus hijos. No hay necesidades de cualquiera de estas relaciones que no se puedan satisfacer de otra manera. El hombre moderno puede separarse con facilidad, con un sistema judicial comprensivo y los organismos de asistencia social, no sólo proporcionarán la pensión alimenticia, sino también la manutención.

Lo mismo es cierto para la mujer moderna. Ella es totalmente reemplazable, a menudo felizmente. Los hombres están más contentos de mirar porno, que de formar una relación. Y las mujeres se ven a sí mismas como teniendo que competir por la atención, incluso en la más íntima de las circunstancias.

Los niños no están siendo formados por las familias, sino por los sistemas obligatorios de educación que inculcan la moral, la disciplina y los valores en el lugar de lo que una familia lo hizo una vez. Ellos aprenden rápidamente que el camino al éxito tal como se define por el sistema, no es a través de la vida familiar; sino por la carrera o más importante, por la auto-gratificación.

foto_amor_uno_mismo

AUTOGRATIFICACIÓN Y ECONOMÍA

De hecho, cualquier impedimento para la auto-gratificación se enseña como la persecución. Todos estamos formados por nuestras vidas modernas para valorar no la supervivencia; sino del lujo, el bienestar.

Nuestro mundo moderno se ha vuelto cada vez más materialista. De hecho, nuestros sistemas políticos se centran exclusivamente en el materialismo, sea usted un capitalista o un marxista. Hacemos un seguimiento de nuestra economía como de los caprichos de los dioses paganos, sabiendo a ciencia cierta que nuestro futuro depende de esta bestia caprichosa.

Eso es porque el hombre ha llegado a depender más de los mecanismos financieros que los lazos familiares. Se nos promete pensiones y pagos garantizados en nuestra vejez para reemplazar a los niños que una vez dimos para cuidarnos durante la jubilación.

De hecho, el hombre moderno es estéril. Si él tiene un hijo o dos, es para propósitos de entretenimiento solamente. O tal vez sea por la función de algunos reflejos biológicos vagos o por instinto. Los niños son los juguetes de los padres.

Ciertamente, los niños no son una necesidad para el matrimonio moderno, como en el pasado. Y el matrimonio se convierte en gran medida en sexo y algo de compañía. Sí, el matrimonio es un cascarón vacío de su antigua importancia. Y cuando las necesidades se pueden llenar en otro lugar con más facilidad, luego las cuerdas se cortan y el buque está navegando.

adultc3a9rio

NOS ESTÁ MATANDO LA PROFUNDA SOLEDAD DE ESTE MUNDO MATERIALISTA

El hombre moderno sabe esto. Él sabe que ha sido sustituido por los sistemas y las burocracias de la vida moderna diseñados principalmente para hacer frente a las secuelas de la urbanización. Cuando las personas se alejan de la familia extendida en la ciudad, sus necesidades materiales y emocionales no son proporcionadas por la tribu o el clan.

Así que claman por nuevas formas de satisfacer esas necesidades.

Una entidad gubernamental no puede satisfacer nuestras necesidades emocionales, pero puede entrar en el negocio de proveer las necesidades materiales. Muchos estados pueden hacer esto con bastante éxito: después de todo, lo material es fácil de reconocer y son raciones para su distribución. Sin embargo, no es amor. El Estado no nos puede amar; porque no es el objeto de su organización y gestión burocrática.

Estamos medicando el sufrimiento que sentimos al contemplar la vida que está vacía de amor y de sentido. No se equivoquen, el único significado real que la vida de una persona puede tener, es ser amado… Y esto es realmente lo buscado.

problema-adicciones-alcoholismo-drogadiccion-12500_MLM-F-3887470031_022013

El alcohol y las drogas, junto con las otras cosas que nos están matando; están anestesiando la vida moderna. Estamos siendo destripados por el mundo que nos priva de nuestras necesidades más fundamentales que son el amor y el sentido. Y nos medicamos para no darnos cuenta de lo mucho que deseamos algo profundo.

Al mismo tiempo, hay un montón de gente que parece estar contenta con esta condición inhumana del hombre moderno. Hay quienes odian a la humanidad. Odian a la familia… Y odian al Dios que valora toda la humanidad.

Hay quienes ven la humanidad en términos de su sufrimiento colectivo y la inestabilidad inherente del mundo. Odian este sufrimiento, tal vez porque lo sienten demasiado profundamente o patológicamente le temen. Algunos se convierten en ardientes empresarios sin escrúpulos, con la esperanza de reunir suficiente dinero y poder hacer frente a sus miedos.

Otros se direccionan al odio hacia Dios que permite el sufrimiento. Y asumen que la humanidad puede curar sus propios problemas si sólo se organizara el mundo de la manera correcta. Se preocupan de que todo el mundo tenga lo que necesita para sobrevivir y sentirse “lleno”. Este revolucionario expulsa al Dios caprichoso de los cielos y pone a la “comunidad” bajo su gestión.

El capitalista y el comunista no son diferentes. Es por esto que las personas beben cuando están bajo un régimen socialista o se convierten a una brutal cleptocracia inmoral.

cleptocracia

Cualquier sistema que reduce a las personas a artefactos financieros aplasta el espíritu humano. Todos tenemos diferentes necesidades y deseos como personas, todas las cuales se reducen a formas que nos hacen sentirnos amados y apreciados. El comunista odia  la individualidad, ya que nunca encaja en sus planes. El capitalismo también la tiene mucho más fácil hacer para hacer una fortuna con las personas con gustos uniformes y predecibles.

FABRICAMOS NUESTROS ENEMIGOS

Aquí es donde el problema se agrava: ¿Qué hacemos cuando la gente no se ajusta? Se convierte en revolucionaria y se afilia a alguna marcha para protestar por lo que le incomoda. Al hombre moderno se le dice que aquellos que no se conforman son ‘problemas’. ¿Cómo causan problemas estos “no-conformistas ‘? En gran medida, amenazando la estabilidad financiera en que se basan ambos sistemas.

Sí, el pobre y el rico pueden ser amenazas a nuestros planes materialistas. Se convierten en nuestros enemigos, porque amenazan los recursos financieros que hemos utilizado para reemplazar a la familia que una vez unieron y apoyaron a sus miembros. Y como los planes de financiación son cada vez más importantes, porque hemos perdido todos los otros medios de seguridad; quien amenaza nuestros ‘nidos’ se convierte en un enemigo aún mayor que antes.

Así, ponemos al gobierno a cargo de custodiar nuestros “planes de pensiones”, que significa que nuestros funcionarios electos y los funcionarios del gobierno, son de suma importancia para nosotros. De repente, todas las elecciones son una competición de gladiadores, para los votantes.

gladiator

Al mismo tiempo, estamos trabajando como un burro. Nuestras vidas son estresantes y ya que sólo valoramos nuestros propios placeres; nuestro trabajo se hace tanto para guardar para el futuro como para pagar por aliviar el estrés en busca de placer. Nos entregamos a beber cerveza o a las vacaciones. O a gastar dinero para hacer frente a nuestro constante miedo a lo desconocido y a nuestro aislamiento.

Estamos estresados porque no hay Dios y para hacer frente al estrés, trabajamos duro para proporcionar más actividades para aliviar el estrés… Que causa más estrés.

Con nuestro esfuerzo y los métodos egoístas de aliviar el estrés, otras personas se vuelven más y más una carga. Sus constantes demandas por nuestros servicios, hacen sus imposiciones aún más exigentes.

Por lo tanto, la misma solución a nuestro problema de la soledad; otras personas hechas a imagen y semejanza del Dios que es amor, se convierten en nuestros adversarios y competidores. Nos alejamos de la gente por las cosas, porque las cosas no nos piden. Preferimos los retratos de una mujer a la mujer misma.

NOVIA ARTIFICIAL

NOVIA ARTIFICIAL

NOS PIDEN QUE NOS AMEMOS A NOSOTROS MISMOS

Pero las cosas que nos gustan no son más que una vuelta hacia el interior en la soledad del ser… El mismo mundo que nos anima a idolatrarlo, no nos puede satisfacer la necesidad de compañía y el amor que anhelamos. La sociedad moderna nos dice que nos amemos a nosotros mismos, como si eso nos quitara la soledad. Esto sólo funciona para los sociópatas e incluso ellos tienen un trabajo duro con esto.

El amor propio significa que todavía estamos separados de los demás. Somos incapaces de dar compañía a los demás, porque nuestro reflejo es satisfacer nuestras propias necesidades en primer lugar. Por lo tanto, el Dios que nos manda a amar a los demás es un matón y un monstruo. Él nos quiere quitar nuestra diversión egocéntrica y obligarnos a la comunidad. No. Las necesidades del ser se deben cumplir en primer lugar y por eso Dios debe irse. Todo tiene que ser sobre el ego mismo.

egoismo mortal

Hacemos sexo sobre nuestro ego, por lo que la educación sexual trata de orgasmos en lugar de relaciones. La intoxicación por la adicción nos conduce de nuevo a nosotros mismos, para escapar de la dura realidad del mundo exterior, donde el amor no tiene lugar. Si hay un amor en el mundo, es la idolatría que nos distrae de nuestra miseria en lugar de ofrecer soluciones reales.  Artistas, músicos, atletas, son los campeones de la distracción. Nos ayudan a aferramos a nuestro egoísmo.

Los más cínicos de los seres humanos se aprovechan de este egoísmo. Los políticos prometen más ‘cosas’: o bien beneficios (pagados por otra persona) o disminución de impuestos (lo que puede permitirnos más cosas). La industria del entretenimiento trabaja horas extras para encontrar la manera de estimular a las personas.

Necesitamos más y más, pero las cosas no cambian nada: todavía estamos solos.

fiesta-fastidiosa

Los cínicos miran la miseria de la humanidad y ven la verdadera solución: menos personas. Ellos ven a la humanidad con sus sufrimientos como un cáncer en el mundo. Pregúntele a los ambientalistas y a las personas que tienen pánico ante la idea de la superpoblación.

Hay quienes ven a la humanidad como una carga. Y la quieren reducir, si no eliminarla. Y dicen que han encontrado accidentalmente la solución. La vieja manera de deshacerse de la gente: campos de prisioneros, matanzas en masa, el hambre, y el trabajo forzoso son las formas más populares. Ahí están los chinos, que requieren familias con sólo un hijo.

La manera más tranquila es sustituir a la familia en todos los sentidos es con el dinero. Establecer mecanismos financieros para prever todas las necesidades de la familia de una vez siempre; pero sin las exigencias de lo que una familia necesita. Es decir, la igualdad de participación.

Sí, una familia puede ayudar; pero no se puede ser egoísta. La familia espera que usted haga su parte justa. Usted será amado y cuidado; pero también tendrá que proporcionar el amor y el cuidado de los demás. Si Ud. está educado en el egoísmo, esto suena bastante duro. ¿Por qué no tener todo sin la carga de las obligaciones familiares?

5adulterio

LA AUTOESTERILIZACIÓN OCCIDENTAL

Ya no se necesitan los niños. Y la familia, los occidentales se están esterilizando a sí mismos. Mire el mundo y pregúntese: ¿Dónde caen las tasas de natalidad cae? En los lugares donde hay un montón de “beneficios sociales”. El occidental asume que alguien más que los niños trabajarán para este mismo sistema y lo apoyarán en su vejez. Por lo tanto, todo el mundo pasa por el dinero.

Usted no necesita sus propios hijos. Su matrimonio no es ni siquiera para tener hijos. El grito biológico antiguo de reproducirse puede ser ignorado, mientras tenga su comunidad de retiro y las alegrías de la vida social con sus pares y las personas que le entienden. En otras palabras, otra gente que no limitará su estilo.

El mundo occidental está ahora dependiente de la fertilidad del resto del mundo; pero ¿Por cuánto tiempo? Otras naciones en desarrollo quieren emular esos mismos sistemas de protección social. Y una vez que lo hacen, sus propias tasas de natalidad caen.

La humanidad se reducirá por sí misma. Las poblaciones quedan voluntariamente marchitas, porque todo el mundo dentro de la comunidad, asume que alguien más va a levantar a la próxima generación.

Estamos demasiado estresados para criar niños. Son caros y consumen tiempo. ¿Cómo podemos yo y mi esposa pagar por unas vacaciones en Maui con cinco hijos?

fiesta-aburrida

Sin embargo, todavía estamos solos. Y así, todo este plan para acabar con la humanidad asume, que la gente será capaz de utilizar sustancias para medicarse por el dolor natural que experimentan de su soledad. Tenemos que tener más alcohol y más “marihuana medicinal”. Y más pornografía en internet para que todo esto funcione.

Es por eso que cada vez es peor. El abuso y la adicción son el aceite que mantiene el motor lubricado.

Si terminamos nuestras adicciones, vamos a experimentar el dolor de nuestra humanidad distorsionada por la mentalidad moderna. Experimentaremos la miseria y rechazaremos el plan.

¿Hay alguna esperanza? Sí, podemos optar. Podemos recurrir al verdadero Dios. Podemos estar unidos al Hijo divino y así lograr la unidad con toda la humanidad.

En un mundo de esclavitud por la soledad, la libertad es la mayor amenaza para el sistema. Aquellos cuyos intereses se encuentran en la perpetuación de este sistema nos odian y persiguen. Después de todo no somos conformistas, cuando nos negamos a beber de la piscina de Narciso. Nuestro amor por nuestras familias y por los demás, desafiarán sistema.

116-narciso-1

Fuentes: Ortodoxy and Recovery, Signos de estos Tiempos

 

 

34.- PERDONA NUESTRAS OFENSAS II


Es necesario saber siempre perdonar, porque todos tienen necesidad del Perdón. El crecimiento espiritual se manifiesta a través de esfuerzos superiores a las fuerzas humanas. No es un mérito guardar silencio: pero lo es y muy grande, cuando se lo guarda al no responder cuando se recibe una ofensa. Este Perdón es muy valioso como testimonio para impulsar a otros a la conversión.

La única medicina para calmar la ira, es callarse. En las disputas es muy difícil conservar la justicia y la paz del espíritu. Y los que son enemigos nuestros, son amigos de Satanás. ¿Queremos ser amigos de Satanás, al odiar al que nos odia?

El perdón es un regalo que nos devuelve el equilibrio interior y la salud: mental, espiritual y física. A fuerza de otorgarse una y otra vez; es como cubrirnos con una cúpula de fuerza protectora para las agresiones. En otras palabras: les quitamos a los demás, el poder para hacernos daño.

El Perdón es el testimonio más poderoso de que Dios está con quién lo ejerce. Al igual que la Fe y el amor, tiene su origen en la voluntad.

Esta es la respiración de la vida del cristiano:

QUERER CREER.  QUERER AMAR.  QUERER PERDONAR.  QUERER SALVARSE.

Amar Quiere decir imitar con espíritu de amor a quién se ama. El Amor es magnánimo y misericordioso. Tiene necesidad de perdonar. Porque no puede odiar.

EL PERDON HACIA LOS DEMÁS, ATRAE EL PERDÓN DE DIOS.

El hambre de aceptación es un instinto básico en el ser humano y es por eso que los rechazos y las agresiones son tan dolorosos. Son como ardientes flechas que producen heridas punzantes en las que se inocula un veneno atormentador compuesto de Ira, Dolor, Amargura, Rencor y Venganza. Su doloroso aguijón produce primero un escozor que dependiendo de nuestra susceptibilidad y nuestra soberbia, se va agigantando hasta convertirse en Odio. Nos enferma y nos hace perder el equilibrio en nuestras tres partes: el cuerpo, el alma y el espíritu.

Cuando concluí la enseñanza del Padre Nuestro, lo hice con estas palabras: “Queda bien claro que si ustedes perdonan las ofensas de los hombres, también el Padre Celestial los perdonará. En cambio, si no perdonan las ofensas de los hombres, tampoco el Padre los perdonará a ustedes.”

Mis palabras no dejan alternativa. Cuando tenemos una fe auténtica al orar el Pater Noster, si lo decimos, tenemos que hacerlo.

Y SI NO LO DECIMOS, PERDEMOS LO MÁS IMPORTANTE DE DIOS EN ESTA TIERRA: SU PERDÓN.

YO practiqué esta enseñanza cuando desde la Cruz, oré para el perdón para mis asesinos…”

¿POR QUÉ DEBEMOS Y NECESITAMOS PERDONAR?

El hombre para ser feliz, necesita amar y ser amado. Si Dios es amor y estamos hechos a imagen y semejanza de Él, es por eso que el Amor juega un papel tan fundamental en todas las relaciones humanas. Al enfrentarnos a un mundo que no sabe amar, el rechazo es determinante en las consecuencias de nuestras reacciones a lo que nos rodea.

Fuimos creados para amar y al empeñarnos en odiar, nos forzamos a funcionar al contrario.

Éste conflicto es el núcleo de todas las alteraciones psicológicas en el ser humano. Especialmente dañino es, cuando se ve obligado a odiar, lo que debe ser lo más amado en este mundo después de Dios: los hijos o los padres.

El hombre es la maquinaria más perfecta y su desequilibrio afecta las tres partes de él. Cuando el odio se enseñorea de nuestro ser, el espíritu muere a la Gracia y se pierde la armonía con su Creador. Al perder la armonía con la principal fuente de la Vida: Dios; se entra en contacto con la energía emanada por Satanás a través del Odio, que afectan terriblemente al alma y al cuerpo. EL ODIO MATA EL ESPÍRITU.

El espíritu muerto es controlado por Satanás.

El alma se enferma. De acuerdo al daño recibido son las alteraciones psicológicas manifestadas. Y la dureza de corazón y de carácter se agudiza.

Entre más herida está una persona, más llena de odio, amargura; y más endurecida estará. Al no tener armonía con Dios, perdemos la armonía con nosotros mismos y no podemos tenerla tampoco con los que nos rodean.

Y la depresión es el termómetro que marca la intensidad de una ira reprimida y convertida en odio contra sí mismos y que no encuentra salida a través de una venganza contra el que lo dañó.

El cuerpo: una mente dañada, se proyectará en un cuerpo enfermo. Éste es el origen de un gran porcentaje de las enfermedades crónicas, que la ciencia no ha podido curar.

El odio es invalidante: la artritis y el cáncer, son un claro ejemplo de ello. Cuando el hombre aprende a perdonar, la mejoría es notable.

EL PERDON ES SALUD PARA EL CUERPO Y PARA EL ALMA.

Y PARA EL ESPIRITU ES SALVACIÓN.

PERDONAR ES SANAR.   PERDONAR ES LIBERARSE.   PERDONAR ES RESUCITAR.

EL  PERDON  DE  DIOS

Dios perdona a cualquiera que con corazón contrito, humilde y decidido a perseverar en el bien, se lo pide. Porque por más grande que sea el pecado cometido, el arrepentimiento sincero, alcanza de Dios el Perdón.

Dios conoce nuestra debilidad. Sabe de qué barro estamos hechos y distingue perfectamente las intenciones del corazón. La humildad y el amor, siempre obtienen su Perdón.

La soberbia de la inteligencia y la lujuria de la carne, son los pecados que espiritualmente dejan al alma como un cadáver putrefacto y asqueroso.

Y así es como nos ven los ojos de Dios.

El llanto del arrepentimiento de un corazón contrito y humillado, es amor expiatorio que unido al Amor Purificador del Perdón de Dios, curan las almas de tan horrendas heridas.

Cuando se ama a Dios, el Pecado duele y no se quiere ofenderlo.

 

Para gozar de la protección de Dios, es necesario su Perdón. El alma que se sabe perdonada y tiene la seguridad de tener a Dios consigo, recupera la alegría y la paz. El bienestar se extiende hasta el cuerpo.

Yo sabía que esto era tan importante, que por eso lo convertí en Sacramento. El salmo 32, expresa muy bien este alivio.

ES NECESARIO EL PERDÓN DE DIOS

El Sacramento de la Reconciliación, es un Sacramento de Liberación y de Sanación

Interior. Yo lo instituí precisamente por esto: el pecado toma vida propia. Y quise liberar a vuestro espíritu de las cadenas y las cargas por el pecado. Y vuestra alma del Caos y la Destrucción, que siempre traen consigo.

El Perdón de Dios resucita nuestro espíritu a la Gracia y nuestra alma se une a la Vida: la Santísima Trinidad.

¿POR QUÉ ES NECESARIO EL PERDÓN DE LOS DEMÁS?

Casi nunca nos gusta reconocer las cosas lamentables de nuestra propia conducta. No es fácil reconocer nuestras culpas. Se necesitan grandes dosis de humildad, para reconocer los propios errores. Y una confesión dolorosa que no siempre estamos dispuestos a hacer.

Una auténtica disculpa, es mucho más que el mero reconocimiento de un error. Equivale a confesar que algo que dijimos o hicimos, le provocó un daño a otro. Y que ese daño como un boomerang, también nos lastima a nosotros. Nuestro equilibrio interior es tan sensible, que aunque conscientemente nos neguemos a aceptar que actuamos mal y disponemos de una montaña de justificaciones; la conciencia es un juez tan implacable, que hasta que no resarcimos el daño es como nos sentimos mejor.

El arrepentimiento sincero, es una medicina dolorosa y amarga, pero sus efectos son tan saludables, que cuando lo llevamos activo a solicitar el Perdón y somos capaces de decir sinceramente: ‘Lo siento. Lamento mucho haber…  Por favor, Perdóname.’

Estas palabras obran efectos maravillosos y curativos. Purifican de una manera esplendorosa nuestro interior. ¡Cuántas relaciones importantes se restaurarían, si fuésemos capaces de decirlas más seguido!

En una ocasión tuve un paciente que me fue a consultar, aquejado por una serie de síntomas: insomnio, depresión, dolores de cabeza, trastornos estomacales, etc.  El reconocimiento médico no reveló ningún trastorno orgánico.

El Espíritu Santo me hizo ‘percibir’…y finalmente le dije:

–           Si no me dice usted lo que pesa en su conciencia, no podré ayudarlo.

El hombre me miró sorprendido. Y después de dolorosas vacilaciones, confesó que como albacea del testamento de su padre, había despojado a su hermano de su parte de la herencia.

Allí mismo lo persuadí para que pidiera perdón a su hermano y le devolviera lo que le había quitado.

Después de haberlo hecho, el hombre fue a darme las gracias, porque se había curado.

A veces dudamos de pedir perdón por temor a vernos desairados. Es una dolorosa posibilidad que no debe detenernos. Porque en el dado caso de que así sucediera, ya no es responsabilidad nuestra, el que no haya una reconciliación.

Vale la pena porque seremos nosotros los que sanaremos. 

¿PORQUÉ ES NECESARIO EL PERDÓN HACIA NOSOTROS MISMOS?

ARREPENTIMIENTO: Pesar de haber hecho una cosa con intención de resarcir y reparar el daño.

REMORDIMIENTO: Inquietud interior que perturba la conciencia, ante el recuerdo de un crimen cometido.

Cómo podemos observar el remordimiento es pasivo y el arrepentimiento es activo. Esta diferencia marca las consecuencias de nuestras acciones.

Cuando reconocemos nuestras culpas y pedimos perdón al que ofendimos, el siguiente paso es perdonarnos a nosotros mismos.

Cuando este último perdón no lo llevamos a cabo, no podemos recuperar la paz del espíritu.

Diablo significa acusador. Él hace honor a este título utilizando algunos pecados nuestros, como verdaderos tormentos que convierten la vida en un infierno. Cuando esto sucede, el hombre que comete pecados tan atroces que le resulta imposible pensar que pueda alcanzar el Perdón: los remordimientos torturan tanto y el hombre se siente tan culpable, que cree que Dios no puede perdonarlo.

La humildad, llorando dice: ‘Señor, ten piedad de mí. Yo no puedo, Tú si puedes. Ayúdame porque solo Tú puedes hacerlo.’

La soberbia impotente, declara: ‘Dios no puede perdonarme. Es imposible.’ El que dice estas palabras está midiendo a Dios consigo mismo. Y piensa que Dios no perdonará, porque si él fuese el ofendido, no perdonaría.

El humilde compadece y perdona, aun cuando sufra por haber sido ofendido.

El soberbio no perdona, porque no quiere renunciar a su rencor.

El que no se perdona a sí mismo, está odiándose. Y sé autodestruye con un auto castigo impuesto, ya que de manera subconsciente busca sufrimientos para castigarse y se entrega a relaciones destructoras.

El arrepentimiento auténtico debe tener un valor viril y sin pedir excusas, ni dárselas; hay que aceptar las consecuencias del pecado, como un doloroso medio de expiación. Y con renovadas fuerzas, aceptarnos como somos, amándonos y con inmensa gratitud hacia Dios.

Cuando hemos alcanzado el Perdón de Dios, debemos hacerlo extensivo a nuestra voluntad, con este pensamiento: “Si Dios me ha perdonado, ¿Quién soy yo para no hacerlo?”

La soberbia impulsada por Satanás, es la que dice que Dios no puede perdonarnos.

Pues donde abunda el pecado, sobreabunda la Gracia. Esto debemos recordarlo porque nos muestra la infinita misericordia de Dios y debe ser el baluarte cuando Satanás quiere afligirnos, con sentimientos de culpa.

¿PORQUÉ ES NECESARIO PERDONAR A LOS DEMÁS?

Muchas personas creen equivocadamente que el perdón solo debe otorgarse, cuando el ofensor se muestra arrepentido. Si queremos obtener óptimos resultados, debemos corregir este error.

Primero que nada tenemos que estar conscientes, que el perdón es un regalo. Tanto para el perdonado, como para el perdonador. El que recibe la mayoría de los beneficios, es el que lo otorga.

A menos que decidamos amar nuestras enfermedades y desequilibrios y seguir manteniéndonos alejados de Dios por el resentimiento; no nos queda otra alternativa. Porque ni siquiera podremos volver a orar el ‘Pater Noster’, con la seguridad de estar siendo atendidos

¿CUÁNTAS VECES SE DEBE PERDONAR?

Para el Amor y para el Perdón, no hay límites. No lo hay. Ni en Dios, ni en los verdaderos hijos de Dios. Mientras dure la vida, no hay límite.

En el cristiano, por más que las culpas produzcan dolor, hay que perdonar siempre al que nos hace daño.

La primera vez que perdonamos de verdad duele tanto; que es como si nos desollaran vivos. Después va disminuyendo la sensación de dolor, hasta que quedamos envueltos en una muralla de amor tan densa; que los dardos envenenados del Demonio, pierden toda su eficacia.

Conforme nos habituamos a ejercer el Perdón, se va formando un escudo formidable a nuestro alrededor, que inclusive desarma al Enemigo. Porque se convierte en un ejercicio tan habitual, que llegamos a perdonar en el mismo momento en que estamos siendo ofendidos y al contestar con amor, estamos poniendo la otra mejilla, al mismo tiempo que detenemos la flecha de fuego llena de odio que se ha lanzado para herirnos, antes de que ésta llegue a tocarnos.

El Perdón de las ofensas es la Prueba de nuestra caridad y de nuestra unión con el Verbo.

Si consideramos las flechas de las ofensas como ofensas, no las podemos amar. Si consideramos a los que nos afligen como injustos, no los podemos amar.

Si consideramos las ofensas como plumas agregadas para volar a Dios y miramos a los torturadores como los cooperadores más valiosos para que adquiramos méritos celestiales, entonces sí los podemos amar.

Desgraciadamente vivimos en un mundo que nos obliga a practicar el perdón continuamente y por lo mismo, su valor es inapreciable. Porque al ser el Odio, el principal elemento que nos rodea; la única manera de neutralizarlo es el Perdón. Él nos ayuda a convertirnos en amos de nuestras pasiones y el dolor deja de ser un Verdugo, para transformarse en un Maestro.

Y el maravilloso bienestar que lo acompaña es sensacional. Entonces somos espectadores de las ofensas que nos infieren, sin sentirnos lastimados por ellas. Y somos capaces de realizar, al compadecer el porqué de la crueldad del ofensor, el precepto más asombroso de la Doctrina Cristiana: amar a nuestros enemigos.

EL AMOR A NUESTROS ENEMIGOS

El que no ama, permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un asesino. Y como lo saben ustedes, en el asesino no permanece la Vida Eterna.”

A S E S I N O.

Es una palabra bastante fuerte para calificar una conducta bastante común en nuestros días.

Es imposible pasar por esta vida, sin encontrarnos con gente que de muy diversas maneras, nos lastiman una y otra vez. La reacción más natural es el enojo y el resentimiento; entonces ¿Cómo poder cumplir con el Mandamiento tan perentorio de Jesús?

El Perdón es totalmente activo y requiere de un enorme esfuerzo de la voluntad, pero su ejercicio es sumamente fácil, si dejamos que sea Jesús el que lo haga por nosotros.

Si él vive dentro de nosotros y de verdad lo amamos. Basta con que le entreguemos lo que sentimos y le pidamos ayuda. Nunca nos defraudará.

Cuando logramos dominar el ejercicio del Perdón, nuestra vida se transforma de manera total.

 Es infinitamente feliz y saludable; porque el Odio aparte hacernos vivir infelices y amargados. Es una pasión tan avasalladora, que cuando no se vierte al exterior en desórdenes de conducta violentos, se vuelve contra nosotros mismos y toma cualquiera de las dos formas: alteraciones físicas que desarrollan enfermedades psicosomáticas hasta llegar al cáncer.

O alteraciones nerviosas en forma de depresión que culmina con el suicidio.

Viendo el contexto completo de lo que significa el odio, adquiere sentido la fuerte palabra: ‘asesino’.

Si no somos asesinos de los demás, lo somos de nosotros mismos.

Si es el Odio o la indiferencia, uno de los látigos que nos fustigan, roguemos a Dios para que sane nuestro corazón, entregándole nuestros sentimientos y pidiéndole que resucite el amor.

Porque es solamente amando como adquiere sentido nuestra vida. Cuando todas nuestras potencias están ocupadas en amar, no hay lugar para el resentimiento.

Es al señor al que le toca castigar, las venganzas se le deben entregar a Él. Al hombre le toca amar y perdonar. Compadecer y perdonar. Orar y perdonar. ¡Cuánta necesidad de ayuda y de perdón, tienen los culpables ante Dios!

Y solo a través de la Oración se ahuyentan los fantasmas de Satanás y podemos sentir la Presencia de Dios que nos llena de fortaleza, amor y compasión.

Si Dios está cerca puede uno enfrentarse a todo y soportarlo con rectitud y mérito. Solo la Fe en Aquel del cual nos alimentamos, puede ayudarnos a vencer el Odio y hacer posible lo que para muchos no solo es imposible, sino una verdadera locura: el amor por nuestros enemigos.

¿CÓMO DETECTAR AL ESPIRITU RENCOROSO?

El espíritu rencoroso es uno de los principales obstáculos para la Oración. El rencor es hijo del Odio y la Soberbia. El rencor es pecado. El pecado impide la comunicación con Dios.

Satanás es habilísimo para disfrazarse con la hipocresía. El que trata de orar con el rencor en el corazón, no recibe contestación. Y el alma deja de orar. Deja de ser creyente. Es por eso que Jesús es tan intransigente con este mandamiento.

En nuestro corazón siempre debe haber paz y alegría. Y el espíritu rencoroso nos está saboteando, si al pensar en nuestro ‘enemigo’ sentimos malestar y evitamos encontrarnos con él. Decimos perdono, pero no olvido. Reconocemos que en el fondo del corazón, nos alegra que le vaya mal y lo consideramos ‘un justo castigo por su maldad’. Deseamos que Dios se encargue de vengar pronto nuestros agravios. Cuando ‘inadvertidamente’ dejamos caer indirectas y pequeñas puyas venenosas que le hagan la existencia tan pesada, como nos la hicieron a nosotros. Cuando nos vengamos con críticas y murmuraciones, tratando de destruir la reputación del ‘enemigo’.

Si reconocemos cualquiera de estas circunstancias con alguien relacionado a nuestra vida, ¡Es el momento de efectuar los Siete Pasos del Perdón, para recuperar nuestro equilibrio interior!

En primer lugar, debemos recordar que el verdadero cristiano no ve en sus semejantes, ‘enemigos’. El Enemigo ya sabemos quién es.

Porque se debe amar a los malvados. Porque con el amor se alcanza la misericordia que los convierte y los salva.

Cuando se siente aversión por el enemigo, es señal de que se puede fermentar en el corazón, la levadura del Odio.

El que camina por el sendero de la cruz, siguiendo a Jesús y no perdona, termina por encaminarse hacia el Odio.

NO SE DEBE ODIAR AL QUE NOS ODIA. No abráis ni siquiera un resquicio a lo que no es de Dios.

¡Hay peligro de perecer y de ser vencidos por el verdadero Enemigo! ¡NO! Tened Caridad y prudencia…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA