Archivos de etiquetas: el Purgatorio

F102 CREDO 17


LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS

“El apostolado es una misión sublime, que no termina hasta que la muerte sella nuestros labios. El Don de la palabra concedido por el Espíritu Santo, sigue tocando almas y transformando corazones y vidas…”

En la prisión, Regina continúa enseñando a los catecúmenos arrestados junto con ella…

Y su voz argentina resuena entre aquellos murallones:

La Comunión de los Santos es un Misterio de Fe.

Y para comprenderlo es necesario tener una Fe Viva y operante.

Humildad, Esperanza y Amor, ya que por ser completamente sobrenatural. Sólo con el alma viva, es posible llevarlo a un plano real, concreto y práctico: porque es indispensable VIVIRLO.

¿Qué es la Comunión de los Santos?

Un cuerpo humano perfecto en su forma externa, tanto como en su estructura interna.

Sin la circulación de la sangre, no es más que un cadáver.

En el Cuerpo Místico de Cristo, la Comunión de los Santos es el prodigio circulatorio que lo mantiene con Vida.

Y surgió de la Inmolación de Jesús sobre la Cruz.La Iglesia es la Familia de Dios y si en cualquier familia ordenada en el Amor, cada miembro que la constituye debe contribuir al bien común en un intercambio de bienes dados y recibidos en una comunión armoniosa.

En la Familia de los Hijos de Dios, esto debe darse en un grado infinitamente superior.

Esta Gran Familia de los Hijos de Dios está formada por los militantes de la Tierra, cuya cabeza visible es el Papa Benedicto XVI…

Y ahora el Papa FranciscoI.

Los purgantes en espera en el Purgatorio y los Bienaventurados en el Paraíso.

Es una realidad espiritual grandiosa, viva, verdadera y operante en el Cielo y en la Tierra.

Y para el que vive esta realidad maravillosa y se sabe miembro de la Familia Divina, le pasa lo mismo que a las familias de la Tierra, cuando algunos miembros se separan para ir a tierras lejanas.

Amamos a los que viajan a otros continentes y no por haberse ido, dejamos de sentirlos nuestros y queridos.

Y cuando la nostalgia nos invade, tomamos el teléfono y con solo oír su voz, consolamos nuestro dolor por su ausencia.

Si se nos comunica que le falta dinero o tiene alguna necesidad, inmediatamente usamos el medio a nuestro alcance para remediarla y buscamos de todas las formas posibles su bienestar y su felicidad, hasta que sea posible reunirnos de nuevo.

Si este familiar nuestro hubiese decidido tomar una excursión  a Tierra Santa y mientras él está allá, nos enteramos de que se desató una guerra entre Israel y Siria…

Al seguir angustiados todos los acontecimientos por la televisión. Y al recibir una llamada por su teléfono celular, nos enteramos de que el ser más querido para nosotros, fue tomado como rehén y verdaderamente la está pasando muy mal con los terroristas.

Si pudiésemos transmitir nuestros pensamientos y señalarle la vía de escape, proporcionándole también las armas y los recursos para lograrlo, ¿No lo haríamos?…

¡Claro que sí!

Pues esto es exactamente lo que hizo Jesús al señalarnos el Camino de la Salvación; proporcionándonos las armas y los recursos para volver a Dios.

Y el papel fundamental de la Comunión de los Santos para conseguirlo, Satanás lo conoce muy bien y por eso dio su golpe maestro al borrar de un plumazo, la invocación de este Dogma en la Oración del Credo y lo eliminaron a partir del Concilio Vaticano II.

La mayoría de los cristianos ignora las maravillas que contiene este misterio santo… Y lo ha sustituido con el fruto venenoso y mortífero del ESPIRITISMO.

Saciando de esta forma el hambre espiritual y el deseo de aliviar el Dolor por la pérdida de los seres queridos.

Sin el Don del Discernimiento, es muy fácil caer en la trampa satánica de la New Age y terminar guiados por ángeles malignos.

Con este engaño colosal; extraviando las almas, para arrancarlas de Dios y condenarlas eternamente con él en el Infierno.

Al ser un Misterio de Fe, cuando se deja de creer en él, lo desaparece y lo vuelve inofensivo.

Para aprovechar la Fuente de gracias, estupenda y maravillosa que hay en la Comunión de los Santos, tanto por su naturaleza como por los efectos que produce y utilizar los recursos espirituales y aún materiales.

Para no desperdiciar las oportunidades de hacer el bien, tanto personal como comunitario, fortaleciendo la Iglesia; debemos orar y pedirle a Jesús que nos guíe.

Para que fructifique este Tesoro de inmensa riqueza espiritual y que es una de las más sólidas columnas, para que la Iglesia prevalezca.

Porque sólo así los hijos de Dios de las tres Iglesias: Triunfante, Purgante y Militante, viven en una común voluntad de conocerse, amarse y ayudarse.

Podrán hacer más fuerte y compacta la solidez del Cuerpo Místico, especialmente en la batalla contra las Fuerzas del Infierno, que son como las olas de un mar en tempestad: no se desaniman nunca y van y vuelven como las olas que se estrellan contra el farallón.

¿CÓMO SE PUEDE VIVIR ESTE MISTERIO?

CONOCIÉNDOLO.

firmes-en-la-fe-color

ES LA FE, LA QUE VUELVE OPERANTE ESTE DOGMA.

La Comunión de los Santos es el Amor en Acción.

Dios ha dotado a su Gran Familia con riquezas de Potencia Insondables y fundamentadas en la Fuerza Invencible de un Amor Infinito y Eterno.

Los que han partido ya no pueden vivir por Fe. Ellos ven la realidad en toda su verdad y por eso la Fe del hombre es la que vuelve operante este Dogma.

Los esfuerzos que el hombre debe realizar para vivir esta sublime Verdad, son poner a trabajar todas las potencias del alma usando la inteligencia para buscar el origen y el conocimiento de lo que representa este magnífico Don del Amor del Padre, así como los efectos que produce en quién lo vive.

Creyendo firmemente y sin limitaciones.

Ejercitando la Caridad para que las obras logradas, rindan copiosos y abundantes frutos.

Ejercitando la Esperanza, que es como una luz que hace vislumbrar la vida futura y vuelve el amor más activo en beneficio de todos.

No basta el Don de la Vida, es necesario vivirla. Y esto se aplica a la vida física, intelectual o espiritual. ¿Para qué sirve una vida no vivida?

Los hermanos nuestros que ya han cumplido su peregrinación por la tierra en su existencia temporal, no están ajenos a nosotros y se encuentran más cercanos, que el que va de viaje a otra ciudad.

Solo un tenue velo es el que separa el mundo espiritual del material y es el que nos impide ver su proximidad.

Ellos no están inertes o pasivos en relación a nosotros.

Las almas de los vivientes con las de los ‘vivos’, en el Cielo y en la Tierra, están unidas por lazos incorpóreos…

Y podemos intercambiar palabras y caricias, para hacer menos triste nuestra existencia y más feliz nuestra Morada.

angel purgatorio almas

Esta comunión dichosa de los espíritus, junto con los Purgantes en el Purgatorio, de aquellos que por más que hayan cambiado de forma y de naturaleza, no han dejado de existir y aman como en vida no habrían podido amar, porque aman en Dios.

Viven en un estado de vida más perfecto, que el que vivimos en esta tierra. Y aman y toman parte en la medida de la perfección alcanzada, en todos los acontecimientos del Cuerpo Místico de Jesús.

Pero ellos están limitados por la voluntad del hombre. Al igual que Dios, no pueden sobrepasar la libertad y solamente cuando son invocados y solicitados por la Fe, pueden intervenir.

Ellos están atentos y miran todos los acontecimientos que se desarrollan en nuestra lucha contra el Maligno.

Son ayudas poderosísimas cuando las almas lo solicitan y a las que se unen con el amor de Fusión, en el río de Gracia que circula dando la Vida.

Ellas comunican todas las potencias de que disponen, haciendo más fecunda la obra de los corredentores.

LA IGLESIA TRIUNFANTE

La vida continúa después de la tumba y todos los que nos han precedido en la Fe, estando en el Purgatorio o en el Paraíso, nos continúan amando con un amor más puro, más ardiente, más perfecto.

Y los anima el deseo de ayudarnos a superar las duras pruebas de la vida, para que lleguemos como ellos que ya han llegado, a la meta que es el fin de la vid misma.

Ellos ya conocen porque los están viendo, los peligros que asechan a nuestras almas.

Pero la ayuda que pueden darnos está condicionada a la medida de nuestra Fe y nuestra libre voluntad, para acercarnos a ellos a través de la Oración.

El Paraíso es algo inefable; tan grandioso y maravilloso que no hay palabras humanas para poderlo explicar. Y la inteligencia humana es demasiado limitada, para poderlo comprender.

En el paraíso no hay posibilidad ni de crecimiento, ni de disminución de la felicidad particular; porque el gozo no consiste en una feliz pero inmóvil contemplación de Dios y de todas las bellezas del Universo que en Él se reflejan.

En el Paraíso no se está en una inmovilidad estancada que aun así sería maravillosa; sino la felicidad y el júbilo se renuevan en aquel instante sin pasado y sin futuro que se llama Eternidad y que es siempre infinitamente nuevo.

eternidad

En el Paraíso no se vive una vida de inercia; sino una vida intensamente activa y que tiene una plenitud total y absoluta. Es el Amor en acción y que tiende a comunicarse.

La más fértil imaginación no podrá concebir jamás, ni siquiera en modo aproximado, la realidad que se vive en el Paraíso.

Para los militantes en la tierra y especialmente cuando el sufrimiento se agudiza, parece como si el tiempo se hubiera detenido.

En el Paraíso, como se está fuera del Tiempo, se ve como éste transcurre velozmente, poniendo rápido fin a todas las cosas.

El invierno de la vida pasa pronto y las almas resucitadas ven llegar la primavera eterna cuando se convierten en flores, las espinas llevadas por amor a Él.

Si nosotros en la tierra pudiésemos ver las cosas como ellos las ven: con una claridad impresionante.

Ciertamente los ateos dejarían de existir y todos los hombres se crucificarían voluntariamente y de inmediato.

Pero entonces cesaría la Prueba de Fe, haciendo estériles todas nuestras acciones. 

david y goliath fe

Si los hombres están animados por una vivísima Fe, conscientes de los inagotables recursos de gracias, de ayudas y de dones que pueden obtener de este Tesoro inagotable de la Comunión de los Santos, verán multiplicado su poder sobre las fuerzas del Mal.

Desde nuestro nacimiento hasta el final de la jornada terrena, los santos nos dan la asistencia y la ayuda que Dios les permite.

Sería mucho más grande, si más intenso es nuestro deseo de recibirlas y más frecuentes las súplicas al solicitarlas.

La Bondad Divina permite estas colaboraciones recíprocas, para aumentar su gozo al vernos estrechar las relaciones, haciéndolas frecuentes y fecundas en el Bien; aumentando el amor, como sucede en una verdadera familia.

Ellos, para ayudarnos a superar y aliviar nuestras penas, pueden mucho. Pero pueden en la medida en que creemos y esperamos en su ayuda. Y más concretamente, en la medida que se lo solicitamos.

Porque esta Comunión entre nosotros viajantes y ellos bienaventurados, debe ser consciente y querida. Su amor está presto y dispuesto, para ayudarnos en lo que queremos.

LA IGLESIA PURGANTE

Las benditas ánimas del Purgatorio, para sí mismas no pueden hacer nada, pero nosotros podemos hacer muchísimo.

Y la Obra más grande de Caridad, es aliviarles los tremendos sufrimientos que ellas soportan en la reparación de sus propios pecados y la regeneración espiritual que las volverá aptas, para gozar del Paraíso.

En los funerales se llora a las almas, con el llanto humano que es negación de Fe y Esperanza.

Y después de enterrados los muertos, los vivos fácilmente se olvidan de las almas y piensan solamente en la podredumbre y cenizas de los cuerpos.

¡Si los hombres supieran lo que significa el Purgatorio, todos amarían ardientemente el Sufrimiento y lo pedirían a Dios como el Don más bendito sobre la Tierra!

Nuestras posibilidades de hacer el bien a las almas del Purgatorio, constituyen una reserva potencial inagotable.

Todas nuestras actividades, hasta las más pequeñas e insignificantes, pueden ser elevadas del plano natural al sobrenatural, ofreciéndolas por ‘Amor al Señor y en sufragio por las almas del Purgatorio’

Y las misas escuchadas y ofrecidas por la misma razón, son ayudas valiosísimas.

Y SOLO NOSOTROS SE LAS PODEMOS DAR.

Nuestra contribución de sufragios cotidianos, se trasmutan en una lluvia de Gracias y estrecha las relaciones de amor, aumentando la unión entre nosotros y las almas del Purgatorio.

Cuando recurrimos a ellas las ponemos en condición de ayudarnos y con los enormes sufrimientos que ellas padecen y que solo pueden aplicar por nosotros, porque somos la única área en la que ellas pueden actuar.

El Amor Purgante es amor en acción en beneficio de las militantes.

Hay que invocarlas y tener confianza en ellas, pues su alegría está en responder a nuestras oraciones.

El Dogma de la Comunión de los Santos es una de las Obras Maestras de la Sabiduría y Potencia Divinas y hay que vivirlo para comprender realmente su maravillosa belleza y eficacia.

LA IGLESIA MILITANTE

El hombre es obra de Dios y Dios sabe lo que necesita. Por eso dio el Primer Mandamiento que lo pone en el camino justo y en el puesto justo.

El hombre salido de las manos de Dios, recorre un circuito que debe regresarlo a Dios.

Esta es la lógica de la Fe y de la razón, las que le exigen hacer de Dios la finalidad suprema y primera de su existencia:

“Conocer, amar y servir a Dios en esta vida, para gozarlo después en el Paraíso.”

La vida terrenal y humana es un camino hacia la Eternidad y el Primer Mandamiento: “Yo Soy el Señor Dios Tuyo y no tendrás otro dios fuera de Mí”

Significa que el hombre libre e inteligente debe en la Tierra, colocarse en el plano justo frente a Él, si es que quiere encontrar en su peregrinaje terreno, un equilibrio entre las exigencias materiales y espirituales de su persona.

La necesidad de lo sobrenatural es tan fuerte en el hombre, que si le faltan estas realidades trascendentales, NO tiene felicidad ni paz.

Y el tormento se hace tan grande, que la necesidad de adorar, lo lleva con frecuencia a la desesperación.

Igualmente la necesidad de amar es tan fuerte e imperiosa, como su necesidad de respirar.

Jesús es el Amor Infinito, Eterno, Increado, que vino a la Tierra a reconciliar y a reunir de nuevo con Dios a la Humanidad; arrancándola del Odio.

El Amor por su naturaleza tiende a la unión, así como el Odio tiende a la desunión.

Cuando se vive ardientemente el Dogma de la Comunión de los Santos…

espiritismo-satanismo

LA COMUNION DE LOS SANTOS NO nos engaña como el espiritismo y podemos ver con los ojos espirituales a nuestros seres queridos…

La Bondad Divina concede el encontrarnos y comunicarnos para la Gloria de Dios.

Y hay una infusión de fuerzas sobrenaturales que hacen a los hombres capaces de comprender, actuar, arrepentirse y salvarse.

Los sufrimientos de las almas víctimas cierran este círculo vital de amor, que como una cadena de vida une la Tierra y el Cielo, pues purifican las almas para que puedan llover las Gracias Divinas y dar a los hermanos la salvación.

Para que en la aridez espiritual de un pecador, pueda florecer un nuevo espíritu hijo de Dios.

El Dolor no es un castigo cuando se sabe acoger y usar con justicia.

El Dolor es como un Sacerdocio abierto a todos, que es un gran mérito y tiene un gran poder sobre el Corazón de Dios.

Nacido con el Pecado sabe aplacar la Justicia, porque Dios sabe usar para el Bien, lo que el Odio ha creado para atormentar.

Jesucristo lo santificó y fue el medio que usó para anular la Culpa; porque no hay medio más grande que éste.

Por eso Dios nos llama a colaborar con el Sufrimiento y la Oración, para que la Iglesia NO sea destruida…000lucifer en el vaticanoComo el Infierno y sus aliados lo quisieran.

Hay que confiar totalmente en Jesús, que nos guía y nos precede en el camino que nos indica.

Y hay que tener confianza también en los hermanos que ya han llegado a la Casa del Padre y desean ayudarnos a no desfallecer.

Hay que perseverar siempre sin ningún temor.

Aun cuando el llamado de Jesús fuese al Martirio Cruento, en el choque frontal contra las Huestes del Infierno.

Hay que mirar a Jesús y seguir adelante en nuestro camino hasta el Gran Encuentro.

Entonces las espinas se convertirán en rosas maravillosas y desconocidas en la Tierra…

Mientras tanto, no hay que olvidar que estamos en la Línea de Fuego de la incesante lucha entre las Potencias de las Tinieblas y las Potencias de la Luz.

Y que las primeras no prevalecerán sobre las segundas.

Y para conservar el espíritu sereno y en paz, a pesar de que la batalla se vuelve más feroz y Satanás está al asecho, tratando de inculcar miedo, temores, dudas y desconfianza.

Pero no debemos olvidar que solo tiene al alcance nuestra materia y lo que se relaciona con ella.

angeles tierra

Al espíritu indomable no lo puede tocar, si mantenemos nuestra voluntad de pertenecer a Dios.

Debemos luchar sin desconfiar jamás.

Jesús está con nosotros y también los santos del Paraíso y del Purgatorio.

La Comunión de los Santos es auxilio y salvación para las almas de la Tierra.

 Habla Dios Padre 
Os he hablado Mis pequeños, de la sutileza que tiene Satanás, para hacer que las almas pierdan el estado de Gracia. NO os imagináis Mis pequeños, lo que vosotros perdéis cuando caéis en pecado grave.NO podéis ver la hermosura de las almas NI tampoco podéis ver su fealdad cuando viven en pecado mortal. Os he creado bellísimos, porque Soy vuestro Dios y vuestro Creador. Y Yo lo que hago, lo hago perfecto y bello.

Vuestra alma es bellísima y eso le da envidia grande a Satanás, él NO quiere que los Cielos estén adornados con la belleza de vuestras almas puras y santas. Él perdió ésa Gracia, vivió en los Cielos y la despreció, se prefirió a sí mismo y su soberbia lo hizo caer.

Vosotros tenéis la Gracia de poder volver a estar adornando los Cielos y a estar Conmigo, por toda la eternidad. Por eso os ataca tanto Satanás, porque él NO quiere que vosotros estéis Conmigo…

Porque NO quiere que el Amor que él perdió y que ahora vosotros podéis tener, siga revitalizando el Cielo, la Tierra y todo lugar, a donde un alma llegue. Sí Mis pequeños, ésa es vuestra función, ir revitalizando el Universo entero con Mi Amor, con el Amor de vuestro Dios.

Para eso habéis sido llamados, para vivir en el Amor y transmitirlo a vuestros hermanos, compartir las bellezas de Mi Amor a toda la humanidad y al Universo entero.

Sí Mis pequeños, al universo entero, vuestras oraciones las debéis hacer universales, NO debéis limitar vuestra oración hacia todo aquello que podéis ver y tocar.

Vosotros ahora NO conocéis lo que es la vida universal, que pronto conoceréis y por eso debéis pedir por vuestros hermanos de otros lugares del Universo, para que ellos también reciban Mis Bendiciones, que ciertamente vosotros también recibís las Bendiciones de sus oraciones.La Comunión de los Santos es una vida universal, NO es local, NO es Terrena, es Universal y vosotros estáis llamados a ésa universalidad.

Os he dicho que Me pidáis los dones que NI siquiera entendéis que puedan existir, pero que existen y Yo quiero que Me los pidáis, para que vosotros los tengáis.

Es tan vasto Mi Poder, que a vosotros se os haría increíble simplemente, el conocer una parte de Mis capacidades Divinas.

Estáis tan limitados Mis pequeños, que NO podéis entender un poco más que se os dé a vosotros.Por eso Mi Santo Espíritu os irá preparando para que vayáis entendiendo Mis Potencias de Amor, poco a poco.

¡Oh!, Mis pequeños, ¡Cómo os amo! y cómo quisiera ya vaciarMe sobre vosotros, saturaros de Mi Gracia y de Mis Bendiciones.

Pero vosotros mismos como os he pedido, deberéis  tener una transformación en cuerpo y alma, para que Mi Santo Espíritu os prepare para que podáis recibir Mis bendiciones en pleno.

DejadMe que Yo os engrandezca. Ciertamente Me daré a aquellas almas que estén preparadas, que Me hayan buscado, que se hayan llenado de Mí…Porque es tanto lo que Yo os quiero dar, que deberéis ser preparados para soportar Mis grandezas de Amor.

¡Os quiero dar tanto y vosotros no Me dejáis!, soltaos a Mi Gracia y a Mis pedimentos y veréis lo que hago con vosotros.

Los mismos apóstoles antes de Pentecostés eran como vosotros, ciudadanos de la Tierra comunes y corrientes…

Pero tan pronto recibieron la Luz del Espíritu Santo, recibieron capacidades Divinas que NI ellos mismos podían entender, pero que se dejaron mover por la acción del Espíritu Santo.

Y así fue como un puñado de apóstoles evangelizaron el mundo entero, se pudieron mover rápidamente de pueblo a pueblo, de país a país, de continente a continente…

Y todo por la acción del Espíritu Santo.

Hay cosas tan bellas y grandes que os quiero dar, pero necesitáis ser transformados para que NO caigáis en envanecimiento ni en soberbia, porque NO estáis preparados y necesitáis mucha humildad para poder obtener de Mis dones. Seréis todos transformados para recibir estas Gracias tremendas, pero para que las toméis con sencillez y con mucho agradecimiento.

Quiero que gocéis como niños chiquitos, sencillos, las grandezas de Mi Omnipotencia que Yo os concederé.

Mientras más pequeñitos, cosas más grandes tendréis. PedidMe ser pequeñitos, sencillos, humildes, para que tengáis Mis grandezas y Me las agradezcáis. Yo os Bendigo en Mi Santísimo Nombre de Eterno Dios de Amor, en el de Mi Hijo Jesucristo, donación perfecta en el Amor, en el de Mi Santo Espíritu, Voz y Guía del Amor y en el de Mi Santísima Hija, la Siempre Virgen María, donación perfecta al Amor.

http://diospadresemanifiesta.com/

 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

78.- LA COMUNION DE LOS SANTOS


El apostolado es una misión sublime, que no termina hasta que la muerte sella nuestros labios. El Don de la palabra concedido por el Espíritu Santo, sigue tocando almas y transformando corazones y vidas.

En la prisión, Regina continúa enseñando a los catecúmenos arrestados junto con ella.

Y su voz argentina resuena entre aquellos murallones:

La Comunión de los Santos es un Misterio de Fe. Y para comprenderlo es necesario tener una Fe Viva y operante.

Humildad, Esperanza y Amor, ya que por ser completamente sobrenatural.

Solo con el alma viva, es posible llevarlo a un plano real, concreto y práctico: porque es indispensable VIVIRLO.

¿Qué es la Comunión de los Santos?

Un cuerpo humano perfecto en su forma externa, tanto como en su estructura interna.

Sin la circulación de la sangre, no es más que un cadáver.

En el Cuerpo Místico de Cristo, la Comunión de los Santos es el prodigio circulatorio que lo mantiene con Vida.

Y surgió de la Inmolación de Jesús sobre la Cruz.

La Iglesia es la Familia de Dios y si en cualquier familia ordenada en el Amor, cada miembro que la constituye debe contribuir al bien común en un intercambio de bienes dados y recibidos en una comunión armoniosa.

En la Familia de los Hijos de Dios, esto debe darse en un grado infinitamente superior.

Esta Gran Familia de los Hijos de Dios está formada por los militantes de la Tierra, cuya cabeza visible es el Papa Benedicto XVI…

Y ahora el Papa FranciscoI.

Los purgantes en espera en el Purgatorio y los Bienaventurados en el Paraíso.

Es una realidad espiritual grandiosa, viva, verdadera y operante en el Cielo y en la Tierra.

Y para el que vive esta realidad maravillosa y se sabe miembro de la Familia Divina, le pasa lo mismo que a las familias de la Tierra, cuando algunos miembros se separan para ir a tierras lejanas.

Amamos a los que viajan a otros continentes y no por haberse ido, dejamos de sentirlos nuestros y queridos.

Y cuando la nostalgia nos invade, tomamos el teléfono y con solo oír su voz, consolamos nuestro dolor por su ausencia.

Si se nos comunica que le falta dinero o tiene alguna necesidad, inmediatamente usamos el medio a nuestro alcance para remediarla y buscamos de todas las formas posibles su bienestar y su felicidad, hasta que sea posible reunirnos de nuevo.

Si este familiar nuestro hubiese decidido tomar una excursión  a Tierra Santa y mientras él está allá, nos enteramos de que se desató una guerra entre Israel y Siria…

Al seguir angustiados todos los acontecimientos por la televisión. Y al recibir una llamada por su teléfono celular, nos enteramos de que el ser más querido para nosotros, fue tomado como rehén y verdaderamente la está pasando muy mal con los terroristas.

Si pudiésemos transmitir nuestros pensamientos y señalarle la vía de escape, proporcionándole también las armas y los recursos para lograrlo, ¿No lo haríamos?…

¡Claro que sí!

Pues esto es exactamente lo que hizo Jesús al señalarnos el Camino de la Salvación; proporcionándonos las armas y los recursos para volver a Dios.

Y el papel fundamental de la Comunión de los Santos para conseguirlo, Satanás lo conoce muy bien y por eso dio su golpe maestro al borrar de un plumazo, la invocación de este Dogma en la Oración del Credo.

Y lo ha sustituido con el fruto venenoso y mortífero del ESPIRITISMO.

Saciando de esta forma el hambre espiritual y el deseo de aliviar el Dolor por la pérdida de los seres queridos.

Sin el Don del Discernimiento, es muy fácil caer en la trampa satánica de la New Age y terminar guiados por ángeles malignos.

Con este engaño colosal; extraviando las almas, para arrancarlas de Dios y condenarlas eternamente con él en el Infierno.

Al ser un Misterio de Fe, cuando se deja de creer en él, lo desaparece y lo vuelve inofensivo.

Para aprovechar la Fuente de gracias, estupenda y maravillosa que hay en la Comunión de los Santos, tanto por su naturaleza como por los efectos que produce y utilizar los recursos espirituales y aún materiales.

Para no desperdiciar las oportunidades de hacer el bien, tanto personal como comunitario, fortaleciendo la Iglesia; debemos orar y pedirle a Jesús que nos guíe.

Para que fructifique este Tesoro de inmensa riqueza espiritual y que es una de las más sólidas columnas, para que la Iglesia prevalezca.

Porque sólo así los hijos de Dios de las tres Iglesias: Triunfante, Purgante y Militante, viven en una común voluntad de conocerse, amarse y ayudarse.

Podrán hacer más fuerte y compacta la solidez del Cuerpo Místico, especialmente en la batalla contra las Fuerzas del Infierno, que son como las olas de un mar en tempestad: no se desaniman nunca y van y vuelven como las olas que se estrellan contra el farallón.

¿CÓMO SE PUEDE VIVIR ESTE MISTERIO?

CONOCIÉNDOLO.

firmes-en-la-fe-color

ES LA FE, LA QUE VUELVE OPERANTE ESTE DOGMA.

La Comunión de los Santos es el Amor en Acción.

Dios ha dotado a su Gran Familia con riquezas de Potencia Insondables y fundamentadas en la Fuerza Invencible de un Amor Infinito y Eterno.

Los que han partido ya no pueden vivir por Fe. Ellos ven la realidad en toda su verdad y por eso la Fe del hombre es la que vuelve operante este Dogma.

Los esfuerzos que el hombre debe realizar para vivir esta sublime Verdad, son poner a trabajar todas las potencias del alma usando la inteligencia para buscar el origen y el conocimiento de lo que representa este magnífico Don del Amor del Padre, así como los efectos que produce en quién lo vive.

Creyendo firmemente y sin limitaciones.

Ejercitando la Caridad para que las obras logradas, rindan copiosos y abundantes frutos.

Ejercitando la Esperanza, que es como una luz que hace vislumbrar la vida futura y vuelve el amor más activo en beneficio de todos.

No basta el Don de la Vida, es necesario vivirla. Y esto se aplica a la vida física, intelectual o espiritual. ¿Para qué sirve una vida no vivida?

Los hermanos nuestros que ya han cumplido su peregrinación por la tierra en su existencia temporal, no están ajenos a nosotros y se encuentran más cercanos, que el que va de viaje a otra ciudad.

Solo un tenue velo es el que separa el mundo espiritual del material y es el que nos impide ver su proximidad.

Ellos no están inertes o pasivos en relación a nosotros.

Las almas de los vivientes con las de los ‘vivos’, en el Cielo y en la Tierra, están unidas por lazos incorpóreos…

Y podemos intercambiar palabras y caricias, para hacer menos triste nuestra existencia y más feliz nuestra Morada.

angel purgatorio almas

Esta comunión dichosa de los espíritus, junto con los Purgantes en el Purgatorio, de aquellos que por más que hayan cambiado de forma y de naturaleza, no han dejado de existir y aman como en vida no habrían podido amar, porque aman en Dios.

Viven en un estado de vida más perfecto, que el que vivimos en esta tierra. Y aman y toman parte en la medida de la perfección alcanzada, en todos los acontecimientos del Cuerpo Místico de Jesús.

Pero ellos están limitados por la voluntad del hombre. Al igual que Dios, no pueden sobrepasar la libertad y solamente cuando son invocados y solicitados por la Fe, pueden intervenir.

Ellos están atentos y miran todos los acontecimientos que se desarrollan en nuestra lucha contra el Maligno.

Son ayudas poderosísimas cuando las almas lo solicitan y a las que se unen con el amor de Fusión, en el río de Gracia que circula dando la Vida.

Ellas comunican todas las potencias de que disponen, haciendo más fecunda la obra de los corredentores.

LA IGLESIA TRIUNFANTE

La vida continúa después de la tumba y todos los que nos han precedido en la Fe, estando en el Purgatorio o en el Paraíso, nos continúan amando con un amor más puro, más ardiente, más perfecto.

Y los anima el deseo de ayudarnos a superar las duras pruebas de la vida, para que lleguemos como ellos que ya han llegado, a la meta que es el fin de la vid misma.

Ellos ya conocen porque los están viendo, los peligros que asechan a nuestras almas.

Pero la ayuda que pueden darnos está condicionada a la medida de nuestra Fe y nuestra libre voluntad, para acercarnos a ellos a través de la Oración.

El Paraíso es algo inefable; tan grandioso y maravilloso que no hay palabras humanas para poderlo explicar. Y la inteligencia humana es demasiado limitada, para poderlo comprender.

En el paraíso no hay posibilidad ni de crecimiento, ni de disminución de la felicidad particular; porque el gozo no consiste en una feliz pero inmóvil contemplación de Dios y de todas las bellezas del Universo que en Él se reflejan.

En el Paraíso no se está en una inmovilidad estancada que aun así sería maravillosa; sino la felicidad y el júbilo se renuevan en aquel instante sin pasado y sin futuro que se llama Eternidad y que es siempre infinitamente nuevo.

eternidad

En el Paraíso no se vive una vida de inercia; sino una vida intensamente activa y que tiene una plenitud total y absoluta. Es el Amor en acción y que tiende a comunicarse.

La más fértil imaginación no podrá concebir jamás, ni siquiera en modo aproximado, la realidad que se vive en el Paraíso.

Para los militantes en la tierra y especialmente cuando el sufrimiento se agudiza, parece como si el tiempo se hubiera detenido.

En el Paraíso, como se está fuera del Tiempo, se ve como éste transcurre velozmente, poniendo rápido fin a todas las cosas.

El invierno de la vida pasa pronto y las almas resucitadas ven llegar la primavera eterna cuando se convierten en flores, las espinas llevadas por amor a Él.

Si nosotros en la tierra pudiésemos ver las cosas como ellos las ven: con una claridad impresionante.

Ciertamente los ateos dejarían de existir y todos los hombres se crucificarían voluntariamente y de inmediato.

Pero entonces cesaría la Prueba de Fe, haciendo estériles todas nuestras acciones. 

david y goliath fe

Si los hombres están animados por una vivísima Fe, conscientes de los inagotables recursos de gracias, de ayudas y de dones que pueden obtener de este Tesoro inagotable de la Comunión de los Santos, verán multiplicado su poder sobre las fuerzas del Mal.

Desde nuestro nacimiento hasta el final de la jornada terrena, los santos nos dan la asistencia y la ayuda que Dios les permite.

Sería mucho más grande, si más intenso es nuestro deseo de recibirlas y más frecuentes las súplicas al solicitarlas.

La Bondad Divina permite estas colaboraciones recíprocas, para aumentar su gozo al vernos estrechar las relaciones, haciéndolas frecuentes y fecundas en el Bien; aumentando el amor, como sucede en una verdadera familia.

Ellos, para ayudarnos a superar y aliviar nuestras penas, pueden mucho. Pero pueden en la medida en que creemos y esperamos en su ayuda. Y más concretamente, en la medida que se lo solicitamos.

Porque esta Comunión entre nosotros viajantes y ellos bienaventurados, debe ser consciente y querida. Su amor está presto y dispuesto, para ayudarnos en lo que queremos.

LA IGLESIA PURGANTE.

Las benditas ánimas del Purgatorio, para sí mismas no pueden hacer nada, pero nosotros podemos hacer muchísimo.

Y la Obra más grande de Caridad, es aliviarles los tremendos sufrimientos que ellas soportan en la reparación de sus propios pecados y la regeneración espiritual que las volverá aptas, para gozar del Paraíso.

En los funerales se llora a las almas, con el llanto humano que es negación de Fe y Esperanza.

Y después de enterrados los muertos, los vivos fácilmente se olvidan de las almas y piensan solamente en la podredumbre y cenizas de los cuerpos.

¡Si los hombres supieran lo que significa el Purgatorio, todos amarían ardientemente el Sufrimiento y lo pedirían a Dios como el Don más bendito sobre la Tierra!

Nuestras posibilidades de hacer el bien a las almas del Purgatorio, constituyen una reserva potencial inagotable.

Todas nuestras actividades, hasta las más pequeñas e insignificantes, pueden ser elevadas del plano natural al sobrenatural, ofreciéndolas por ‘Amor al Señor y en sufragio por las almas del Purgatorio’

Y las misas escuchadas y ofrecidas por la misma razón, son ayudas valiosísimas.

Y SOLO NOSOTROS SE LAS PODEMOS DAR.

Nuestra contribución de sufragios cotidianos, se trasmutan en una lluvia de Gracias y estrecha las relaciones de amor, aumentando la unión entre nosotros y las almas del Purgatorio.

Cuando recurrimos a ellas las ponemos en condición de ayudarnos y con los enormes sufrimientos que ellas padecen y que solo pueden aplicar por nosotros, porque somos la única área en la que ellas pueden actuar.

El Amor Purgante es amor en acción en beneficio de las militantes.

Hay que invocarlas y tener confianza en ellas, pues su alegría está en responder a nuestras oraciones.

El Dogma de la Comunión de los Santos es una de las Obras Maestras de la Sabiduría y Potencia Divinas y hay que vivirlo para comprender realmente su maravillosa belleza y eficacia.

LA IGLESIA MILITANTE.

El hombre es obra de Dios y Dios sabe lo que necesita. Por eso dio el Primer Mandamiento que lo pone en el camino justo y en el puesto justo.

El hombre salido de las manos de Dios, recorre un circuito que debe regresarlo a Dios.

Esta es la lógica de la Fe y de la razón, las que le exigen hacer de Dios la finalidad suprema y primera de su existencia:

“Conocer, amar y servir a Dios en esta vida, para gozarlo después en el Paraíso.”

La vida terrenal y humana es un camino hacia la Eternidad y el Primer Mandamiento: “Yo Soy el Señor Dios Tuyo y no tendrás otro dios fuera de Mí”

Significa que el hombre libre e inteligente debe en la Tierra, colocarse en el plano justo frente a Él, si es que quiere encontrar en su peregrinaje terreno, un equilibrio entre las exigencias materiales y espirituales de su persona.

La necesidad de lo sobrenatural es tan fuerte en el hombre, que si le faltan estas realidades trascendentales, NO tiene felicidad ni paz.

Y el tormento se hace tan grande, que la necesidad de adorar, lo lleva con frecuencia a la desesperación.

Igualmente la necesidad de amar es tan fuerte e imperiosa, como su necesidad de respirar.

Jesús es el Amor Infinito, Eterno, Increado, que vino a la Tierra a reconciliar y a reunir de nuevo con Dios a la Humanidad; arrancándola del Odio.

El Amor por su naturaleza tiende a la unión, así como el Odio tiende a la desunión.

Cuando se vive ardientemente el Dogma de la Comunión de los Santos…

espiritismo-satanismo

LA COMUNION DE LOS SANTOS NO nos engaña como el espiritismo y podemos ver con los ojos espirituales a nuestros seres queridos…

La Bondad Divina concede el encontrarnos y comunicarnos para la Gloria de Dios.

Y hay una infusión de fuerzas sobrenaturales que hacen a los hombres capaces de comprender, actuar, arrepentirse y salvarse.

Los sufrimientos de las almas víctimas cierran este círculo vital de amor, que como una cadena de vida une la Tierra y el Cielo, pues purifican las almas para que puedan llover las Gracias Divinas y dar a los hermanos la salvación.

Para que en la aridez espiritual de un pecador, pueda florecer un nuevo espíritu hijo de Dios.

El Dolor no es un castigo cuando se sabe acoger y usar con justicia.

El Dolor es como un Sacerdocio abierto a todos, que es un gran mérito y tiene un gran poder sobre el Corazón de Dios.

Nacido con el Pecado sabe aplacar la Justicia, porque Dios sabe usar para el Bien, lo que el Odio ha creado para atormentar.

Jesucristo lo santificó y fue el medio que usó para anular la Culpa; porque no hay medio más grande que éste.

Por eso Dios nos llama a colaborar con el Sufrimiento y la Oración, para que la Iglesia NO sea destruida,

Como el Infierno y sus aliados lo quisieran.

000lucifer en el vaticano

Hay que confiar totalmente en Jesús, que nos guía y nos precede en el camino que nos indica.

Y hay que tener confianza también en los hermanos que ya han llegado a la Casa del Padre y desean ayudarnos a no desfallecer.

Hay que perseverar siempre sin ningún temor.

Aun cuando el llamado de Jesús fuese al Martirio Cruento en el choque frontal contra las Huestes del Infierno.

Hay que mirar a Jesús y seguir adelante en nuestro camino hasta el Gran Encuentro.

Entonces las espinas se convertirán en rosas maravillosas y desconocidas en la Tierra…

Mientras tanto, no hay que olvidar que estamos en la Línea de Fuego de la incesante lucha entre las Potencias de las Tinieblas y las Potencias de la Luz.

Y que las primeras no prevalecerán sobre las segundas.

Y para conservar el espíritu sereno y en paz, a pesar de que la batalla se vuelve más feroz y Satanás está al asecho, tratando de inculcar miedo, temores, dudas y desconfianza.

Pero no debemos olvidar que solo tiene al alcance nuestra materia y lo que se relaciona con ella.

angeles tierra

Al espíritu indomable no lo puede tocar, si mantenemos nuestra voluntad de pertenecer a Dios.

Debemos luchar sin desconfiar jamás.

Jesús está con nosotros y también los santos del Paraíso y del Purgatorio.

La Comunión de los Santos es auxilio y salvación para las almas de la Tierra.

Regina calla.

En el aire resuena vibrante, la enseñanza de ese día…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

71.- LAS TEAS HUMANAS


circo-coliseo

Entre los jóvenes que iniciaron el espectáculo principal, que iban desnudos en las carretas y coronados con flores, están los cuarenta y cinco mártires del frustrado banquete del Palacio de Tiberio.

El césar ordenó que fuesen atados a los postes pequeños en el círculo que rodeaba el escenario. La mitad pereció con las fieras. Doce hombres y doce mujeres, fueron tomados en el primer martirio.

Los otros regresaron junto con otros supervivientes, poco heridos y algunos, prácticamente ilesos. Todos fueron incluidos para el espectáculo nocturno.

Nerón estuvo pendiente de ellos y se dio cuenta de que a Joshua las fieras ni siquiera se le acercaron. Es más, parecían huir de él. Como si una invisible presencia, las espantase…

A lo largo del camino del Circo al Palacio de Tiberio. En las vías principales y en todos los jardines imperiales y públicos, han sido colocados postes, como de cinco metros de altura y que ya están listos para ser utilizados.

El sol desciende hacia su ocaso y parece disolverse en los rojizos fulgores de la tarde. El espectáculo ha terminado.

circo-augustanos

La multitud sale del anfiteatro y se encaminan hacia los jardines. Solamente los augustanos se quedan en el Pódium, esperando a que el César regrese, después de haber cantado su Troyada.

Aun cuando los espectadores no le escatimaron los aplausos, Nerón no está satisfecho, ya que él esperaba un mayor entusiasmo, casi rayano en el frenesí.

Tigelino le hace notar que ya empezó a anochecer y que apenas hay tiempo para iniciar los Juegos Nocturnos.

El César hace un gesto de fastidio, pero luego asiente y les dice a todos:

–           Tienes razón. ¡Vámonos!

Y salen hacia los jardines imperiales. Por las calles, puentes, plazas, por todas partes se oyen los gritos:

–           ¡Semaxii! ¡Sarmentitii!

En Roma ya se ha presenciado antes el espectáculo de hombres quemados en postes, pero jamás se había contado para tal suplicio con tan enorme cantidad de víctimas.

El César y Tigelino, en su obsesión con exterminar a los cristianos, han decidido usarlos como antorchas para iluminar la noche. Pretextando que es preciso acabar con el contagio que diezma las prisiones y que desde allí se puede propagar por toda la ciudad.

Por eso ha dado la orden de vaciar todos los sótanos, dejando en ellos tan solo un centenar de personas destinadas al espectáculo final.

Por este motivo, por toda la ciudad se ven postes y agujeros alternados. Porque Nerón ha ordenado que por exceso de prisioneros, unos sean antorchas y otros serán crucificados.

Así que al salir a la calle se ven los postes revestidos de una capa de pez. Decorados con flores, mirtos y hiedras, parecen mástiles de buques o astas de banderas plantados en la tierra, junto a los agujeros donde estarán las cruces de los crucificados.

Conforme la noche avanza y empiezan a brillar las estrellas en el firmamento, los condenados son atados a los postes y cerca de cada uno de ellos, se para un esclavo antorcha en mano.

Y cuando se deja oír el toque de las trompetas que anuncia el inicio del espectáculo, se hace un silencio expectante. Luego, se oye el agudo sonido del cuerno y los esclavos prenden los postes.

La paja oculta bajo las flores arde al instante, soltando una llamarada, la cual empieza a ascender y con sus crepitantes lenguas, encienden las ‘Túnicas dolorosas’.

Y en ese momento los cristianos se convierten en teas vivas que se consumen con el fuego y son las antorchas que iluminan toda la ciudad de Roma.

Y sin embargo NO se escucha un solo lamento. NI un solo quejido.

pater-noster

De aquellas gargantas se eleva un canto y una plegaria:

“PATER NOSTER…”

Desde que sonaron las trompetas, también hace su presentación el César, dirigiendo una espléndida cuadriga, tirada por cuatro soberbios corceles blancos.

Viste de auriga, con el color de los rojos, que son sus favoritos. Le siguen otros carros, con todos sus cortesanos y sus músicos disfrazados de faunos y sátiros, tocando sus instrumentos musicales.

Hombres y mujeres ataviados lujosamente y muy alegres.

Alrededor de la cuadriga del emperador, corren hombres que blanden tirsos adornados con cintas. Y otros, tocando tamboriles o esparciendo flores a su paso.

Toda aquella colorida multitud avanza a los gritos de: ¡Evóe!

tea-humana-crucificado

Y aquello fue un delirante desfile entre las hileras humeantes, de los cuerpos de los cristianos que iluminan la sanguinaria y despiadada fiesta de crueldad…

En el carro de Petronio, van Marco Aurelio y Séneca, inmediatamente después de la cuadriga de Nerón…

El César va acompañado de Tigelino y de Haloto, en cuya compañía se complace grandemente.

Y guiando los caballos avanza a trote lento, mirando los cuerpos que arden y oyendo los gritos de la multitud.

De pie sobre el espléndido carro dorado, escuchando los vítores y aclamaciones de la gente, iluminado por las antorchas humanas que arden sin lamentarse, llevando en la cabeza, la corona de laurel.

Con sus brazos desnudos asidos a las riendas, con una sonrisa sarcástica y sus salientes ojos azules entrecerrados.

Nerón, sostenido por su egolatría, se conduce como una deidad terrible, dominante y poderosa.

neron1A veces se detiene cuando se encuentra con una víctima que por una oscura razón llama su atención, lo observa…

Asoma una maligna sonrisa de satisfacción en su rostro que se contrae con un gesto de placer indescriptible y diabólico.

Luego prosigue su marcha, seguido por su séquito excitado y turbulento.

De vez en cuando saluda al pueblo y recibe los homenajes a su divinidad y a su auto declarado e innegable talento, como el mejor histrión de su época.

Y también el mejor cantante y compositor que las musas hayan inspirado.

Y cuando más saborea su victoria…

Se topa cara a cara con Joshua, que lo mira sonriente desde su patíbulo flameante…

flor tulipan

El joven parece el pistilo de un tulipán color naranja y dorado, por las llamas que lo rodean.

Y le dice con voz sonora y triunfante:

–           ¡Te dije que el fuego purifica! ¡Gracias! ¡Porque tú eres el instrumento que me lleva a la verdadera Vida! ¡Emperador, abre los ojos y contempla la verdadera gloria!…

El mártir muestra su júbilo en un rostro resplandeciente.

¡Lo más sorprendente es que su magnífico cuerpo luce intacto!

Es una enorme antorcha fulgurante y asombrosa.

Las llamas hacen un marco glorioso a su imponente prestancia varonil…

Nerón se repone pronto del impacto y espolea sus caballos…

Sólo para encontrarse más adelante, con la majestuosa hermosura de Margarita.

alex actea margarita

También su cuerpo escultural, es lamido por las rojas lenguas de fuego.

Pero la blancura luminosa y alabastrina, se ha vuelto casi transparente y parece fundirse con el fuego que la cubre con un vestido resplandeciente…

Parece un sol refulgente y llameante.

La virgen lo ve desde su flamígero patíbulo.

El fuego parece como si la respetase.

Su negra cabellera ondea con el viento y sus ojos azules lo miran con severidad…

flor de fuego Flower_Fire_WallpaperMientras su voz resuena majestuosa:

–           ¡Oh, César! Te lo dije y te lo repito. Satanás es un amo cruel y despiadado. ¡Anda! Sube tú a mi patíbulo, a ver si él te defiende, como mi Señor lo hace conmigo.

¡No eres más que un pobre hombre y tu poder no es más que polvo! Pronto iré al encuentro con mi Señor Jesucristo y mi muerte es gloriosa…

¿Y la tuya? ¿Cómo será la tuya emperador?…

Reflexiona… Cuándo tiemblas a cada paso que das y deben probar tus alimentos, porque ni siquiera puedes comer tranquilo.

¡Oh, César que confías en tu poder tan engañoso! ¡Y sólo eres la marioneta y el esclavo del Homicida por excelencia!…

antorcha humana

Margarita lo mira con infinita piedad.

Nerón se queda petrificado y luego espolea con furia sus caballos, como si desease huir…

Da vuelta en una calle que también está llena de postes llameantes.

Y en el colmo de los colmos…

Esa noche, se topa con Oliver, que también es una antorcha viviente.

Como si una fuerza irresistible lo obligase detiene su carro y le es imposible apartar la mirada…

Que se cruza con la del valiente joven que le dice con firmeza:

–           El poder siempre tiene un límite dado por Dios. Y esto es para recordarnos que solo somos hombres y necesitamos de Él.

Mira a tus dioses, emperador, ¿Te consuelan? ¿Te perdonan? ¿Te aman?…

Porque Jesús hace todo esto y mucho más… 

-flor-tulipan4

Y una voz en el poste de enfrente, completa con majestad:

–           Los tormentos que se sufren con amor y por amor a Dios nos glorifican.

Recuérdalo César y contempla con detenimiento a los que has querido destruir…

Nerón voltea y reconoce a Iván.

Pero antes de que pueda replicar nada…

Otra voz en el poste de al lado, lo remata:

–           Reconoce, ¡Oh, emperador! Que tus dioses NO son dioses.

Eres un hombre aterrado aunque estés lleno de poder y de riqueza.

Nuestro Dios: Jesucristo. Es el Único Dios Verdadero. ¿Qué es tu fuego?…

¡¡¡Míranos!!!  Nosotros vamos a la Vida y tú vas hacia el Infierno, donde te espera Satanás y la Muerte Eterna…

Daniel, el joven que tan gravemente hiriera la noche anterior, ha hablado fuerte y sonoro.

Luego eleva su hermosa voz, en un canto al que se unen los demás ajusticiados:

¡ALELUYA!

Los Cielos cantan las Obras del Señor

Y proclama el firmamento

Las Obras de sus Manos

¡Qué bueno es cantar a Dios!

¡Qué agradable y delicioso el alabarle!

Reconstruye el Señor Jerusalén

Reúne a los desterrados de su Pueblo

Sana los corazones destrozados

Y venda sus heridas.

00000hd-red-nebula-free-background

Él cuenta las estrellas una a una

Y llama a cada una por su nombre

Grande es nuestro Dios, todo lo puede

Nadie puede medir su Inteligencia.

Tiende el Señor su Mano a los humildes

Pero humilla hasta el polvo a los impíos

Entonen a Jesús la acción de gracias

En honor a nuestro Dios toquen el arpa.

Porque Él viste los Cielos con sus nubes

Y prepara las lluvias de la Tierra

Hace brotar el pasto de los cerros

Y las plantas que al hombre dan sustento.musica

¡Glorifica al Señor Jerusalén y a

Jesús ríndele honores, Pueblo amado!

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra

Jóvenes y doncellas,

Los ancianos junto con los niños

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús.

Solo su nombre es sublime

Su Majestad se eleva

Sobre la Tierra y el Cielo

Y ÉL ha dado a su Pueblo Gloria.

Esta es la alabanza de su Pueblo

De los hijos de Dios

Que el Padre ha elegido

¡Amén! ¡Aleluya!

Canten al Señor un canto nuevo

Alábenlo en la Asamblea de sus santos

Alégrese su Pueblo en su Creador

padre creador

Que los hijos de Dios se alegren en su Rey

Porque Jesús ama a su Pueblo

Y viste de gloria a los humildes.

Alégrense los salvados en su gloria

Y griten de gozo en sus tronos…

¡Aleluya! ¡Grande es nuestro Dios!

¡Grande para siempre, mi Señor Jesús!

El canto resuena triunfal.

Nerón espolea sus caballos y sale disparado, dejando atrás a su séquito, tan estupefacto, como la multitud que lo rodea.

Petronio, los contempla asombrado… Pero hay en su mirada algo diferente…

Luego todos continúan la marcha, tratando de alcanzar a su emperador.

Y lo que había sido montado como un entretenimiento y diversión, para el pueblo romano y su César, se convirtió en un acontecimiento que va pasando de boca en boca…

Con un murmullo de admiración que hizo que muchos se detuvieran ante los postes donde flamean las teas humanas…

Y se preguntasen llenos de sorpresa:

–      ¿Cómo es posible que fueran tantos los criminales?

–      Y ¿Cómo entre ellos han sido ajusticiados, tiernos niños apenas capaces de caminar?

–       ¿Y otros que ni siquiera han salido de la infancia estén en el suplicio, como incendiarios de Roma?

Y de la curiosidad pasan al asombro.

Y gradualmente se llenan de temor.

Miran a los mártires y no comprenden su forma de enfrentar tanto los tormentos, como la muerte misma.

¡Jamás habían presenciado algo semejante!…

Nerón regresó a su palacio y se refugió en sus habitaciones. Se cambió de ropa. Nunca se ponía las mismas vestiduras dos veces. También cambió su collar de rubíes por otro casi igual.

Se siente muy fastidiado…

Después de un rato, oyó llegar a su comitiva y se reunió con ellos, en el banquete de esa noche y que había tenido un preámbulo tan inesperado como desagradable.

El encuentro con los cristianos lo puso de mal humor.

Pero lo disimuló con rapidez y se puso a presidir los festejos que habían sido organizados, para cerrar los Juegos de ese día.

banquete

La música, las flores, las viandas, el vino, los perfumes, las danzas… Nada logra distraerlo.

Volvió a cantar su Troyada y a pesar de los atronadores aplausos y las aclamaciones, su ánimo no mejoró.

En vano resuenan ahora en sus oídos, verdaderos himnos de alabanzas.

En vano las vestales le besan su divina mano…

Y Rubria reclinándose en su pecho, le manifiesta una delirante admiración, mientras le contempla con embeleso.

Pitágoras y Esporo, no se cansan de alabarle su ‘genio’ de compositor.

Pero Nerón no está satisfecho y no disimula su fastidio.

Además, le sorprende perturbándole al mismo tiempo, el silencio obstinado que guarda Petronio.

Cualquier frase ingeniosa y lisonjera de sus labios, hubiera sido para él un gran consuelo.

neron

Finalmente, incapaz de contenerse por más tiempo, el César lo llamó y lo invitó a que se sentara junto a él.

Luego, cuando Petronio tomó la copa que el emperador le alargó…

Le ordenó:

–           ¡Habla!

El augustano contestó fríamente:

–           Guardo silencio,  porque no encuentro palabras. Te has excedido a ti mismo.

Nerón replicó impaciente:

–           Así me pareció a mí también. Sin embargo esa gente…

–           ¿Acaso esperas que esos ineptos sean capaces de comprender la poesía?

–           Es que tampoco han sabido apreciar justamente mis méritos.

–           Porque has elegido un mal momento…

–           ¿Cómo?

–           Cuando la ola de sangre obnubila el cerebro de los hombres, es imposible que no distraiga su atención.

Nerón apretó los puños y exclamó:

–           ¡Ah! ¡Esos cristianos!… Incendiaron Roma y ahora me injurian en mi arte…

¿Qué nuevos castigos deberé inventar para ellos?

neron (2)

Petronio vio que sus palabras fueron contraproducentes al efecto que él pretendía. Así que para desviar la atención del César, se inclinó hacia él,

Y le dijo al oído:

–           Tu canción es maravillosa, pero tengo que hacerte una observación: en el tercer verso de la cuarta estrofa, el metro deja algo que desear…

Nerón se ruborizó intensamente, como si lo hubieran sorprendido en un acto vergonzoso.

Se dibujó una expresión de temor en su mirada…

Y contestó en voz muy baja también:

–           Tú lo ves todo. Ya lo sé. Voy a rehacer ese verso. Pero creo que nadie más lo notó. Y tú no lo digas a nadie, si en algo estimas la vida.

Petronio contestó con fingida indignación:

–           Condéname a la pena capital. ! Oh, divinidad! Yo no te engaño y no le temo a la muerte.

–           No te enfades. Bien sabes que te amo.

000petronio-2

–           Mala señal. –pensó Petronio.

–           Mañana después de la fiesta, voy a encerrarme a pulir ese maldito verso. Porque tal vez aparte de ti; lo pudo haber notado Séneca, Paris o Lucano. Pero pienso librarme pronto de ellos.

Entonces mandó llamar a Séneca y declaró que lo mandaba con Cluvio Rufio y Atico Vestinio a recorrer Italia y las demás provincias, en busca de dinero para terminar la reconstrucción de la ciudad.

¡Y debía tomarlo de donde fuera y como fuese necesario!

Pero Séneca comprendió que el encargo de Nerón era solo una obra de rapiña, pillaje y sacrilegio.

Y se negó rotundamente a participar:

–           Es necesario que me retire al campo, señor. A esperar allí la muerte, porque estoy viejo y mis nervios están muy enfermos.

Los nervios iberos de Séneca están más sanos y fuertes que los griegos de Prócoro.

Su salud en general, está un poco quebrantada y ya es solo una sombra, del hombre que un día fuera. Sus cabellos han encanecido por completo.

El mismo Nerón al mirarlo, reconoce que no tendría que esperar mucho tiempo la muerte de aquel hombre.

Y contestó:

–           No quiero exponerte a las fatigas de un viaje tan extenso, pero el afecto que siento por ti, me hace retenerte a mi lado.

Así que en vez de ir al campo, te quedarás en tu casa y descansarás allí. Ya pensaré, a ver a quién mando.

Todos están encantados al ver que el César ha recuperado su buen humor y empieza a bromear como siempre.

Y mirando a su alrededor, se queda viendo a Prócoro Quironio…

Y éste se acercó diciendo:

–           Aquí estoy. ¡Oh, radiante hijo de Apolo! Me sentía mal, pero tú canto me ha restablecido.

neron cuestionando

–           Te voy a mandar a la Acaya. Tú sabrás hasta el último sestercio, cuanto hay en cada templo.

–           ¡Mándame, divinidad! ¡Y los dioses te pagarán un tributo superior a cuanto hayas tenido hasta ahora!

–           Bien quisiera. Pero no quisiera privarte de presenciar los próximos Juegos.

–           ¡Oh!…-suspiró Prócoro

Los augustanos rieron y exclamaron:

–           No señor.

–           No prives a este valiente griego de admirar los juegos.

El griego suplicó:

–           ¡Oh, hijo de Apolo! Estoy escribiendo un himno en tu honor y desearía pasar unos días en el Templo de las Musas, para implorarles su inspiración.

Nerón exclamó muy divertido:

–           ¡Oh, no! Lo que quieres es escapar de los Juegos y no lo conseguirás.

–           ¡Te juro, señor, que estoy escribiendo un himno! –dijo Prócoro angustiado.

–           Entonces lo escribirás cuando puedas. Pide inspiración a Diana, después de todo, es hermana de Apolo.

augustanos

Prócoro bajó la cabeza y miró con aire rencoroso a los presentes, que volvieron a reírse.

El César comentó:

–           ¿Sabéis que de los cristianos destinados para el día de hoy, apenas se dispuso de la mitad?

Haloto, gran conocedor de todo lo referente al Anfiteatro, meditó un momento y dijo:

–           Los espectáculos que se presentan sin armas y sin arte, duran más y son menos entretenidos.

–           Ordenaré entonces que les den armas. –contestó Nerón.

Tigelino dijo:

–           Eso podría provocar disturbios y al reprimirlos, te acusarán de que eres muy cruel.

neron0Nerón se lamenta:

–           Los actos de un hombre pueden ser crueles, a pesar de que él mismo no sea cruel.

Haloto interviene rápido:

–           ¡Oh, divinidad! Si esto va a prolongarse y para evitar disturbios, sería conveniente llevar a los cristianos a los tribunales.

Con el edicto que has decretado, por el hecho de confesarse cristianos, de negarse a sacrificar los dioses o a tu altar divino César, podrán ser sentenciados sumariamente.

Si se retractan de su Dios y su religión y aceptan sacrificar a nuestros dioses, otórgales tu perdón.

Y así ya nadie podrá acusarte de crueldad o de que no eres generoso.

neron9

Nerón se queda pensativo unos momentos…

Y luego, con su rostro iluminado con una gran sonrisa, dice:

–           ¡Estupenda idea! Encárgate de trasmitirla al senado. Te firmaré el ordenamiento de esa nueva ley.

Tigelino muestra en su rostro una sonrisa de triunfo y mira a Petronio con maligna crueldad…

Antes de clavar la puntilla contra su enemigo mortal, en esta noche gloriosa…

Y dice al emperador:

–           De esta manera, los nuevos cristianos que sean arrestados, aunque sean de familias patricias, podrán ser condenados por crimen de lesa majestad.

Nerón no puede ocultar su felicidad al declarar:

–           Y todos los cristianos serán exterminados junto con su perniciosa religión, que está llena de criminales. –al ver su plan completamente redondeado con una nueva forma de lavarse las manos y poder desentenderse de tan enojoso asunto.

Sabedor del carácter cruel y sanguinario de Haloto, agregó:

–          A partir de hoy, tú te encargarás del exterminio de los cristianos y de la aplicación de las leyes contra ellos.

Petronio y Marco Aurelio se miran fugazmente.

Y la fiesta continúa…
0banquete-3

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

70.- LAS PEQUEÑAS HOSTIAS


coliseum-1600-939-wallpaper

Los mártires saludan y se despiden de los que se quedan…

Gael, un jovencito se arrodilla para recibir la bendición de Mía, su madre.

Después ella le dice con un suspiro:

–           Bendito tú que ascenderás con la corona del doble martirio… Bendíceme ahora tú a mí….

Gael se toca una de las heridas producidas por el zarpazo de un tigre y con su sangre hace lo mismo que Emma, una niña como de diez años que con su sangre como si fuera un crisma, marca una crucecita en la frente de Jennifer, su madre. A la que deja para marchar alegremente a la hoguera.

Nathan, abraza a los dos compañeros de armas.

Y les dice:

–           Alegraos conmigo, voy a la conquista de un Reino eterno… Ojalá decidierais uniros a mí en la Fe y conozcáis la verdadera dicha de morir amando.

Jeffrey un anciano, besa a su hija moribunda y se aleja decidido.

Todos antes de salir obtienen la bendición del sacerdote Jonathan.

PASILLO CIRCO COLISEO

Los pasos que van a la muerte se alejan por el corredor…

Los que han sido comisionados para escoltar a los prisioneros, preguntan a los dos soldados:

–           ¿Os quedáis aquí vosotros?

Ellos contestan:

–           Sí.

–        Nos quedamos.

–           ¿Por qué? Es… peligroso.

–           Esta gente corrompe a los ciudadanos fieles.

Ambos soldados se encogen de hombros.

Y los intendentes se van, al mismo tiempo que penetran los fosores con sus camillas para llevar afuera a los muertos.

Se produce un poco de confusión, porque junto con los fosores han entrado también los parientes de los muertos y los moribundos, produciéndose lágrimas y adioses que se cruzan unos y otros.

Los dos soldados aprovechan esta circunstancia para decirle a un niño:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Kevin.

–           Fíngete muerto y te pondremos a salvo.

Kevin los mira con una infantil severidad…

Y les dice:

–           ¿Traicionaríais vosotros al emperador poniéndoos a salvo mientras él puso su confianza en vosotros para su gloria?

LEGIONARIOS-romanosLos dos militares contestan al mismo tiempo:

–           ¡Niño!…

–           ¡Ciertamente que no!

–           Pues tampoco traiciono yo a mi Dios, que murió por mí en la Cruz.

Los dos soldados se miran verdaderamente estupefactos…

Y se preguntan:

–           ¿Pero quién les infunde tanta fortaleza?

Y después, con el codo apoyado en la pared para sostenerse la cabeza, continúan observando meditabundos…

Regresan los intendentes con esclavos y camillas…

CIRCO intendente

Uno comenta:

–           Aún son pocos para la hoguera. A ver…

El otro levanta la voz y pregunta:

–    ¿Quienes son los menos heridos que puedan sentarse?

¡Los menos heridos!…

Quién más, quién menos, todos están agonizando y ya no pueden sentarse…

Pero las voces suplican:

–           ¡Yo!

–           ¡Yo!

–           ¡Yo! Con tal de que me llevéis…

Escogen otros once…

Louanne, una joven que fue triturada por la boa, suspira:

–           ¡Dichosos de vosotros!

pantera

Samantha, otra que agoniza después del ataque de una pantera y ve alejarse a otra que estaba junto a ella y con la que una leona solo jugó…

Haciendo un esfuerzo le dice fuerte:

–           ¡Ruega por mí, Rosalía!

Marlon, un jovencito  que fue destrozado por un leopardo y ve que suben a la camilla a otro que perdió brazos y piernas entre las mandíbulas de un tigre y…

Con amor le dice:

–           ¡Adiós, Christopher!

Jerónimo dice, besando a Matilda:

–           ¡Madre, acuérdate de mí!

–           ¡Nos encontraremos en el Cielo!

Y corre jubiloso hacia la salida.

grandesgatos1 LEONES

Mariana se despide de Lorenzo, un joven que agoniza por el ataque de un león:

–           ¡Hijo mío, cuando estés en el Cielo, llama pronto a mi alma!

Carolina le dice a Ian:

–           ¡Esposo mío, que la muerte te sea dulce!…

Y sale feliz al encuentro con el fuego…

Se entrecruzan los saludos y las despedidas.

Y los intendentes se llevan las camillas…

El sacerdote Jonathan, que se encuentra lívido y a punto de morir, hace acopio de todas sus fuerzas para decir:

–           Sostengamos a los mártires con nuestra plegaria y ofrezcamos el doble dolor de los miembros y del corazón que se ve excluido del martirio, por ellos. Pater Noster…

Apenas ha concluido la Oración sublime, cuando llega Mauricio corriendo jadeante…

Y al ver a los dos soldados se para en seco y contiene el grito que ya estaba a punto de salir de sus labios.

LEGIONARIOS dos-soldados

Los dos legionarios le dicen:

–          Puedes hablar, hombre; que no te traicionaremos.

–           Nosotros, soldados de Roma, pretendemos ser soldados de Cristo.

Jonathan exclama:

–           La sangre de los mártires fecunda la gleba.

Y dirigiéndose a Mauricio, le pregunta:

–          ¿Traes los Misterios?

Mauricio responde:

–           Sí. He podido dárselos a los otros, momentos antes de que se los lleven a la hoguera. ¡Helos aquí!

Los soldados contemplan admirados la bolsa púrpura que el otro extrae de su seno.

Jonathan grita:

–           ¡Soldados! Vosotros que os preguntáis dónde encontramos la fortaleza: ¡Aquí la tenéis!

¡Éste es el Pan de los fuertes! ¡Éste es el Dios que entra a vivir en nosotros! Este…

Lo interrumpe el grito de Grace, anhelante ante los espasmos del ahogo final:

–           ¡Pronto! ¡Pronto, padre que me muero!… Dame a Jesús… Y moriré feliz…

Jonathan se apresura a partir el Pan para dárselo a la jovencita, que después de recibirlo se recoge quieta, cerrando los ojos.

Fabio suplica:

–           A mí también… Y después llamad a los criados del Circo. Yo quiero morir en la hoguera... –borbollea un niño como de seis años, que tiene la espalda lacerada y rasgada la mejilla desde la sien hasta el cuello que sangra abundantemente…

Jonathan pregunta:

–           ¿Puedes tragar?

–           ¡Puedo! ¡Puedo!… No me he movido, ni hablado para no morir… Antes de recibir la Eucaristía. La esperaba… Ahora…

El sacerdote le da una miguita del Pan Consagrado, que el niño trata de tragar sin conseguirlo…

primera-comunion

Uno de los soldados se inclina compasivo y le sostiene la cabeza.

Mientras el otro, habiendo encontrado en un rincón un ánfora que contiene todavía un poco de agua, procura ayudarlo a tragar, instilándole el agua en los labios, gota a gota.

Mientras tanto Jonathan parte las Especies que distribuye a los que tiene cerca y después, les suplica a los soldados que lo transporten para distribuir la Eucaristía a los moribundos…

Ellos le llevan con mucho cuidado con todos los que están esperando ansiosos la Eucaristía y observan asombrados, la transformacion en aquellos rostros sufrientes, que se llenan de alegría y de una gran Paz.

Pues reciben las Especies con mucha Reverencia y Adoración. ¡Y esto sucede con todos los mártires, sin excepción!

Por último, el heroíco sacerdote hace que le vuelvan a poner en el lugar donde estaba…

Y con mucho amor y agradecimiento les dice:

–           Que nuestro Señor Jesucristo os recompense por vuestra piedad.

El pequeño Fabio que se esforzaba por tragar las Especies, sufre un ahogo y se agita…

Uno de los soldados lo toma compadecido entre sus brazos.

Más al hacerlo, un borbotón de sangre, brota de la herida del cuello, bañándole la lóriga reluciente.

ninos-cristianos-martires

Niños cristianos, antes de ser quemados vivos por el Estado islámico.

–           ¡Mamá! ¡El Cielo! Señor… Jesús… –el cuerpecito se abandona y el niño expira.

Los soldados exclaman:

–           ¡Ha muerto!

–           ¡Y sonríe!…

–           ¡Paz al pequeño Fabio! –dice Jonathan, que va palideciendo siempre más.

–           ¡Paz! –suspiran los moribundos.

Los dos soldados hablan entre sí…

Después, uno de ellos dice:

–           Sacerdote del Dios Verdadero, termina tu vida admitiéndonos en tu milicia.

Jonathan responde fatigosamente:

–           No en la mía… sino en la de Jesucristo… Más… no es posible… porque antes… hay que ser… catecúmenos.

Ellos objetan:

–           No. Porque sabemos que en caso de muerte, se puede administrar el Bautismo.

El anciano jadea:

–           Vosotros… estáis… sanos…

Los dos replican:

–           Nosotros estamos a punto de morir, porque… Con un Dios como el vuestro, que os hace santos.

–           ¿A qué continuar sirviendo a un hombre corrompido?…  Nosotros queremos la gloria de Dios. Bautízanos.

–           Yo soy Fabio como el pequeño mártir y mi compañero es Nathan, como nuestro glorioso compañero de armas…

Y enseguida volaremos a la hoguera. ¿Qué valor puede tener la vida del Mundo, una vez que hemos comprendido vuestra vida?

El sacerdote suspira y dice:

–           Ya no hay agua… ni líquido alguno… – Jonathan se queda quieto y pensativo, como si oyera una voz interior.

Y luego, formando un hueco con su mano trémula, recoge la sangre que gotea de su atroz herida y ordena:

–          ¡Arrodillaos!… Fabio, yo te bautizo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Nathan, yo te bautizo, en el Nombre del Padre. Del Hijo y del Espíritu Santo… El Señor esté con vosotros… Para la Vida… Eterna… Amén…

papa-bautismo

Al decir estas palabras…  los ha aspergeado con su sangre.

Cuando la Oración termina, el sacerdote también ha terminado su misión de sufrimiento y su vida… Ha muerto.

Los dos soldados lo contemplan…

Luego observan por algún tiempo a los que van muriendo lentamente…

Serenos y sonrientes en medio de su agonía. Arrebatados por el éxtasis Eucarístico.

Luego Nathan el mayor, dice al otro:

–           Vamos Fabio… ¡No esperemos ni un momento más!

Nathan contesta radiante:

–            ¡Con tales ejemplos, es segura la Vida! ¡Vamos a morir por Cristo!

Y marchan veloces por el corredor, al encuentro del martirio y de la gloria.

Cuando llegan a donde están los otros cristianos reunidos para ser conducidos a la hoguera…

También ellos reciben de manos del diácono Máximo, el Pan de los ángeles y experimentan por primera vez, la sensación sublime de tener a Dios dentro de sí.

Nathan oye la confesión de Fe de sus antiguos camaradas y su sonrisa se vuelve más radiante al exclamar:

–           ¡Alabado sea Jesucristo! Los tres vamos a pelear el Combate Final…

En la estancia que acaban de abandonar, los gemidos se van haciendo cada vez más tenues y escasos…

En el circo, todos los espectadores guardan silencio y escuchan atentos porque Nerón está cantando su Troyada…

neron-cantando

Simultáneamente, en otro vasto salón en los subterráneos del Circo, donde la luz entra a duras penas por dos pequeñas aberturas al nivel del suelo y que sirven para que también entre el aire.

Están los prisioneros cristianos que han traído de las cárceles para completar el espectáculo.

Son personas de todas las edades y condiciones sociales. El lenguaje es pronunciado con variación de estilos, según sean patricios o esclavos. Y mezclado al latín vulgar, se oye el griego, español, tracio, etc.

Pero si diferentes son los trajes y los acentos; los espíritus son iguales y están unidos por la Caridad.

Ellos se aman sin distinción de raza o de nación. Se aman y buscan servir y ser de ayuda, unos para otros.

Los patricios de ricos vestidos, cuidan de los pobres, vestidos humildemente. Los más fuertes ceden los puestos más secos o menos incómodos, a los más débiles.

Y los abrigan con sus vestidos y togas, permaneciendo ellos con la túnica corta que cubre el pudor.

Usan togas y mantos para hacer con ellos colchones, almohadas o para cubrir a los enfermos que tiemblan por la fiebre. O están heridos por las torturas.

Los más sanos cuidan a los más enfermos, dándoles de beber con amor un poco de agua o vendando las heridas con pedazos de tela arrancados a sus vestidos… Curando los miembros dislocados y lacerados. Mojando las frentes, ardientes por la fiebre.

Y de vez en cuando, entonan en un canto suave: el Pater Noster y los salmos que hablan de amor y de esperanza…

Un niño gime en la semioscuridad y el canto se suspende…

Dimitry pregunta:

–           ¿Quién llora?

niño romano cástulo

Stanislao,  contesta:

–           Es Cástulo. La fiebre y la quemadura no lo dejan descansar. Tiene sed y no puede beber, porque el agua lastima sus labios quemados por el fuego.

Georgiana, una patricia de aspecto imponente y voz suave, dice:

–           Aquí hay una madre que ya no puede darle la leche a su pequeño.

El sacerdote Pawel ordena:

–           Lleven a Cástulo con  Plautina.

Se levanta Stefan, un fornido hombre moreno y lleva con gran cuidado entre los brazos al niño de siete años, que está vestido con una tuniquita recamada de finas grecas, sucia y manchada de sangre.

Plautina se sienta en una piedra adosada a la muralla, que el anciano Matthew le cede…

Y se acomoda de tal forma que el niño pueda estar cómodo en sus brazos.

Luego dice al portador del pequeño mártir:

–           Dámelo Stefan. Y que Dios te lo recompense.

Cuando Stefan lo deposita con mucho cuidado, queda al descubierto el rostro totalmente quemado del pobre niño martirizado.

cástulo

Cástulo es el hermoso chicuelo que consolara a Marco Aurelio en el Tullianum y después que lo suspendieran sobre las parrillas en el Circo,  ahora se ve monstruoso…

Sólo unos pocos cabellos quedan detrás de la cabeza. Adelante, la piel ha desaparecido por el fuego. No más frente, ni mejillas, ni nariz. Toda la carne es una viva tumefacción. Parece  como si la hubiera corroído un ácido.

En el lugar de los ojos están dos llagas horripilantes y los labios son otra llaga que forma un agujero deforme. Este es el resultado de haberlo tenido inclinado sobre las llamas, únicamente con el rostro; porque la quemadura termina bajo el mentón…

Plautina se abre la túnica y hablando con el amor de una verdadera madre, se exprime su redonda mama llena de leche y hace destilar las gotas sobre los labios del pequeño que no puede sonreír, pero que le acaricia la mano para mostrarle su alivio.

Y luego, después de haberlo saciado; hace caer más leche sobre el pobrecito rostro, para medicarlo como si fuera un bálsamo.  Es sangre de madre convertida en alimento y que da el amor por otra, que ha perdido a su hijo…

Plautina los ha perdido a todos… sus siete hijos y su esposo murieron martirizados en la arena, prácticamente repartidos en todas las formas de suplicio. A ella no la tocaron las fieras, porque ya se habían hartado…

El niño no gime más. Refrescado, calmado su sufrimiento y arrullado por la mujer, se adormece respirando afanosamente.

la piedad

Plautina parece una madre dolorosa, tanto por la postura, como por la expresión. Mira al pequeño como si fuese verdaderamente su criatura y las lágrimas ruedan por sus mejillas.

Gira la cabeza hacia atrás, para impedir que caigan sobre aquella carita que está totalmente quemada.

El canto se reanuda, dulce y melancólico…

Killian, otro sacerdote;  interrumpe en el fondo de aquel lugar…

Y con voz sonora dice:

–           Nos acaban de avisar que Fabio ha muerto. Oremos…

Todos dicen el ‘Pater Noster’…

Cuando terminan;  el anciano Joao exclama:

–           ¡Fabio es feliz!  Él  ya ve a Cristo…

Antonio le contesta:

–           Nosotros también lo veremos Joao e iremos a Él con la doble corona: la de la Fe y la del martirio. Seremos como renacidos sin sombra de mancha, porque los pecados de nuestra vida pasada serán lavados también con nuestra sangre.

Pecamos mucho, nosotros que fuimos paganos por largos años. Y es muy grande que a nosotros venga el júbilo del martirio, para hacernos nuevos y dignos del Reino.

Otra voz muy conocida, retumba:

–           ¡Paz a vosotros, hermanos!

Muchas voces contestan:

–           ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Bendito seas!

Mucho movimiento sobreviene entre la multitud. Sólo Plautina se queda inmóvil, con su preciosa carga sobre su regazo.

–           ¡Paz a vosotros! –repite el apóstol.

Y se mete hasta el centro…

Luego dice:

– He venido a vosotros con Artyom y Alexander, para traerles la Vida.

Hugo pregunta:

–           ¿Y el Pontífice?

Pablo contesta:

–           Él les manda su saludo y su bendición. Está vivo por ahora… él quería venir; pero Joaquín, William y Amine, nos avisaron que lo están buscando y es conocido por los guardias. Por eso vengo yo, que soy menos notorio y ciudadano romano.

A él debemos protegerlo en las Catacumbas. Hermanos, ¿Qué nuevas me tenéis?

sao-tarcisio

Adam contesta:

–           Fabio ha muerto.

Noha agrega.

–           Cástulo ha sufrido el primer martirio.

Sienna dice:

–           Jade ha sido conducida a la tortura.

Johanna  informa:

–           A Franco y a Aidan los han transportado con Lars y sus hijos… No sabemos a dónde…

Pablo responde:

–           Oremos por ellos. Vivos o muertos, que Cristo dé a todos su paz…

Y Pablo, con los brazos abiertos en Cruz, ora. Está vestido como un siervo, con una vestidura corta, oscura y con un pequeño manto con capucha, que para orar, se ha echado para atrás.

A su espalda están Artyom y Alexander, vestidos como él. Son muy jóvenes.

Terminada la Oración, Pablo dice:

–           ¿Dónde está Cástulo?

Noha responde:

–           En el regazo de Plautina, allá en el fondo.

Pablo aparta a la multitud y se acerca al grupo. Se inclina y observa…  Bendice al niño y a la mujer.

El niño despertó con los gritos que saludaron al Apóstol y levanta una manita, buscando tocar a Pablo, el cual la toma entre las suyas y le habla con dulzura:

–           Cástulo ¿Me escuchas?

El niño responde con fatiga:

–           Sí.

–           Sé, fuerte, Cástulo. Jesús está contigo.

jesus sacramentado

Cástulo se lamenta:

–           ¡Oh! ¿Por qué no me lo habéis dado? ¡Ahora ya no puedo más! –y una lágrima brota entre aquellas llagas.

Pablo lo consuela:

–           No llores, Cástulo. ¿Puedes ingerir aunque solo sea un pedacito? ¿Sí?… ¡Bien! Te daré el Cuerpo del Señor.

Después iré con tu mamá a decirle que Cástulo es una flor del Cielo. ¿Qué debo decir de tu parte a tu mamá?

–           Que soy feliz. Que he encontrado una mamá que me da su leche. Que los ojos ya no hacen más mal. ¿No es mentira decirlo, verdad? Es para consolar a la mamá. Y porque yo estoy viendo el Paraíso y el lugar suyo y el mío, mejor que si tuviera los ojos todavía vivos.

Dile que el fuego no hace daño, cuando los ángeles están con nosotros. Y que no tenga miedo, ni por ella ni por mí. El Salvador le dará fuerza. ¡Jesús es tan Bueno!

–           ¡Bravo, Cástulo! Le diré a tu mamá tus palabras. Dios ayuda siempre. ¡Oh, hermanos! ¡Y lo veis!

Este es un niño. Tiene la edad en que no se puede soportar un pequeño malestar. Y vosotros lo veis y lo habéis escuchado. Él está en Paz. Él está dispuesto a sufrirlo todo, aún después de haber padecido tanto, para ir hacia Aquel que él ama y que lo ama.

Porque es uno de aquellos que Él amaba: un niño…

jesus_niños

Y éste es un héroe de la Fe. Tomen el coraje de este pequeño, hermanos. Ustedes saben que yo me hago pasar junto con éstos como sepulturero, para poder recoger cuantos más cuerpos podamos y depositarlos en suelo santo.

Por eso vivo junto a los tribunales y veo cómo viven los presos en el Circo y observo todo. Y me consuelo al pensar que yo también en mi hora, cuando Dios la reclame, seré por Él sostenido, como los santos que nos han precedido.

Hoy regresé de llevar al cementerio a Fátima, hija de Florián y de Valeria. No tenía más que catorce años y ustedes saben que estaba débil de salud. Con todo, ayer fue una gigante frente a los tiranos. El despecho de Nerón la torturó de muchas formas: lanzada, suspendida, estirada, desgarrada. Y siempre sanaba por Obra de Dios y siempre resistió a todas las amenazas.

Ahora ella está en la Paz. ¡Valor hermanos! También a ella la nutrí con el Pan Celestial. Y con el sabor de aquel Pan, ella caminó a su último martirio. Ahora os daré también a vosotros aquel Pan, para que sea día de fiesta sobrenatural para vosotros. El Circo os espera…

¡Y NO TEMÁIS! En las fieras y en las serpientes ustedes verán apariencias paradisíacas, porque Dios cumplirá para vosotros este milagro. Las fauces y las roscas les parecerán abrazos de amor. Las llamas, rocío matinal. Los rugidos y los silbidos serán voces celestiales…

Y como Cástulo, veréis el Paraíso, que ya desciende para recogerlos en su felicidad.

Todos los cristianos menos Plautina, se han arrodillado y cantan…

Mientras ellos cantan, han entrado también unos soldados romanos y los carceleros que al mismo tiempo que participan, montan guardia para que no entren personas enemigas.

tribunos

Y el canto se eleva, dulce y armonioso:

Como anhela la cierva

Estar junto al arroyo

Así mi alma desea, señor Jesús

Estar contigo.

Sediento estoy de Dios

Del Dios que me da la Vida

¿Cuándo iré a contemplar

El Rostro de mi Señor?

Lágrimas son mi pan

Noche y día

Cuando oigo que me dicen:

¿Dónde quedó tu Dios?

Yo me acuerdo y mi alma

Dentro de mí, se muere

Por ir hasta tu Templo

A tu casa, mi Señor y  Dios.

¿Qué te abate alma mía?

¿Por qué gimes en mí?

musica

Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré

A Jesús. A mi Dios Salvador.

Pablo se prepara para el Rito y dice a Cástulo:

–           Tú serás nuestro altar ¿Puedes detener el cáliz sobre tu pecho?

–           Sí.

Extiende un lino sobre el cuerpecito del niño y sobre el lino apoya el cáliz y el pan. Y la Misa es celebrada para los mártires, por Pablo y los dos sacerdotes que lo acompañan.

El lino palpita sobre el pecho de Cástulo, el cual por orden de Pablo, tiene entre sus dedos la base del cáliz, para que no se caiga…

Cuando Pablo hace la consagración, un temblor de sonrisa se dibuja sobre el rostro llagado del pequeñín y después la cabeza cae con una pesadez de muerte.

Plautina se estremece pero se domina…

jesus-presente-en-la-eucaristia-scv-1-728

Pablo prosigue como si no notase nada. Pero cuando toma la hostia para darle al pequeño mártir, un fragmento…

Plautina le dice:

–           Está muerto.

Pablo se paraliza por un momento y luego le da a ella, el fragmento destinado al niño que ha permanecido con los deditos cerrados alrededor de la base del cáliz, en la última contracción.

Y ellos le tienen que desprender para poder tomar el cáliz y darlo a los demás.

Después de distribuida la Comunión, la Misa termina.

Pablo se despoja de los vestidos y pone todo lo que ocupó en la Misa, en una bolsa que lleva bajo el manto.

Después declara:

–           Paz al mártir de Cristo. Paz a Cástulo santo.

Y todos responden:

–           Paz.

Pablo dice:

–           Ahora lo llevaré a otro lugar. Denme un manto para envolverlo. Lo llevaré sin esperar la noche. Al anochecer vendremos por Fabio.

Las pequeñas hostias que se consagraron juntas, han partido juntos al cielo también… Pero a éste lo llevaré como a un niño dormido. Adormecido en el Señor.

21Centurion-corona

Jack, uno de los soldados da su clámide y allí depositan a Cástulo.

Lo envuelven y Pablo lo toma en brazos, como si fuera un padre que lleva a otro lugar a su hijito dormido…  Con la cabeza sobre la espalda paterna.

Pablo se despide:

–           Hermanos, la Paz sea con vosotros y acuérdense de mí, cuando estéis en el Reino…

Y se va bendiciendo…

Un poco después, llegan los intendentes del Circo, para llevarlos a completar el espectáculo de aquella noche en que a los ojos del mundo, es el triunfo de la Hora de las Tinieblas…

legionarios tres-soldados

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

68.- EL SEGUNDO MARTIRIO…


coliseo

El anciano Jonathan desventrado ha hablado con una voz tan fuerte, tan segura y resonante, que un sano no lo haría así.

Y ha trasfundido a todos, su espíritu heroico; de tal suerte que un cántico dulce, se eleva de aquellas criaturas destrozadas…

En Jesús puse toda mi esperanza

Él se inclinó hacia mí

Y escuchó mi clamor

Y me sostuvo con su Amor.

Yo te amo, Señor Jesús, mi fuerza

El Señor es mi Roca, mi fortaleza

Y mi Libertador. ¡Oh, Dios! ¡Roca en que me refugio!

Mi Escudo,  mi Fuerza y mi Salvación.

Invoqué al Señor, tan digno de alabanza

Y me salvó de mis enemigos.

angel muerte

La muerte me asechaba,

Los tormentos de Belial me asustaban,

Los lazos del lugar oscuro me rodeaban

Y delante de mí, prepararon trampas mortales.

En mi angustia clamé al Señor Jesús

Invoqué a mi Dios y desde su Templo oyó mi voz

Llegó mi clamor a sus oídos.

Venceré, porque Él está conmigo

Venceré, porque Jesús conmigo está.

Venceré, vencerás, venceremos

En el Nombre Santísimo de Dios…

Una voz interrumpe el canto, al preguntar desde el corredor:

–           ¿Dónde está mi mujer?

Clhoe le contesta con júbilo:

–           ¡Fernando! ¡Esposo mío! ¡El niño está vivo! Te lo he salvado. Has llegado a tiempo, porque yo muero.

¡Toma a nuestro pequeño Bryan!

El hombre se adelanta, se inclina, abraza a su esposa moribunda…

Recibe al niño de la mano temblorosa que se lo da y sus dos bocas que tan santamente se amaron, se unen por última vez en el beso conjunto, que estampan sobre la cabecita del inocente.

Con un último esfuerzo exclama:

–           Jonathan, bendíceme… muero…

Tal pareciera que la esposa hubiera detenido a propósito la vida, hasta la llegada del esposo. Ahora se deja caer con un estertor, entre los brazos del marido, al cual susurra:

–           Vete, vete… por el niño… A Laur… -la muerte trunca la palabra.

Jonathan dice:

–           Paz para Chloe.

Todos responden:

–           Paz.

El marido contempla a sus pies:

Desangrada y desgarrada a la que fuera su mujer… Una joven hermosa y delicada.

familia sir-lawrence--tadema-a-playful-moment

Las lágrimas que se desprenden de sus ojos, caen sobre el rostro de la muerta…

Y con voz temblorosa y llena de amor, se despide:

–           ¡Acuérdate de mí, fiel esposa mía!…

Y dirigiéndose a su anciano suegro, le dice:

–         Paúl, la llevaré a la viña de Álvaro. Enrique y Rodrigo  están aquí afuera con la camilla…

Paúl pregunta:

–           ¿Os dejan pasar?

Fernando responde:

–           Sí. El que aún tenga parientes entre los que están vivos, podrá recibir sepultura…

–           ¿Con dinero?

–           Y también sin él. Todo el que quiere puede venir a recoger a los muertos y a saludar a los que están vivos.

Con esto esperan que a la vista de los mártires, amedrentar a los que aún estamos libres, persuadiéndolos a no hacerse cristianos y que con nuestras palabras… Os ablanden a vosotros.

El que no tenga parientes irá a parar al Carnario. Con todo, nuestros diáconos buscarán por la noche los restos…

Axel pregunta:

–           ¿Se está preparando acaso el nuevo martirio?

Fernando contesta:

–           Sí. Para esto dejan pasar a los parientes. Y por esto también, hay que sepultar a los mártires por la noche. Ellos serán el objeto del espectáculo…

James, un joven poco herido, pregunta:

–           ¿Así tan tarde? ¿Qué espectáculo puede haber por la noche?

Madeleine pregunta sorprendida:

–           Sí. ¿Qué espectáculo?

Y Rowena, una mujer joven a quién un tigre le arrancó el brazo izquierdo, exclama:

–           ¡La hoguera! … ¡Oh!…

La fuerte voz de Jonathan responde:

–           Para los que esperan en el Señor, las llamas serán como el rocío dulce de la aurora. Recordad a los mancebos de los que habla Daniel.

Ellos pasearon cantando entre las llamas. ¡La llama es hermosa! ¡Purifica! ¡Y viste de luz!

Nada de inmundas fieras, de lúbricas serpientes, ni de miradas impúdicas a los cuerpos de las vírgenes.

¡Las llamas! Si algo de culpa queda aún en nosotros, que la llama de la hoguera venga a ser como el Fuego del Purgatorio…

Y varios cristianos confirman:

–           ¡Oh! Podremos…

–           Sí. Un breve purgatorio y después revestidos de Luz, vayamos a Dios. A Dios que es Luz, iremos nosotros.

Fortaleced vuestros corazones que querían ser luz para el mundo pagano…

–           ¿Lo lograremos?…

–           Que el fuego de las hogueras llegue a ser el inicio de la luz que nosotros habremos de proporcionar a este mundo de tinieblas. Y…

Y en eso se perciben pasos fuertes; herrados, en el corredor.

marco aurelio CENTURION

Dos soldados preguntan al aparecer en la estancia:

–           Nathan. ¿Vives aún?

El joven sin ojos responde:

–           Sí, compañeros. Vivo. Y es para hablaros de Dios…

Venid, porque yo no puedo ir a donde estáis vosotros, ya que no veré más la luz. Estoy ciego…

Los dos exclaman al verlo:

–           ¡¡Infeliz!!

Pero Nathan objeta:

–           ¡No! ¡Feliz!… Yo soy feliz. Al no ver ya las inmundicias del mundo. No entrando por mis pupilas las lisonjas de la carne y del oro, ya no me podrán tentar.

En las tinieblas de la ceguera temporal, estoy viendo ya la Luz. ¡Veo a Dios!…

Los dos legionarios exclaman alarmados:

–           Pero, ¡¿No sabes qué dentro de poco vas a ser quemado?!… 
antorcha humana

–           ¡¿No sabes que porque te amamos hemos pedido verte?!…

–           ¡Por qué?…

–           ¡Para hacer que huyeras, si aún estabas vivo!..

Nathan exclama asombrado:

–           ¿Huir? ¿Tanto me odiáis qué queréis arrebatarme el Cielo? No erais así en las mil batallas que sostuvimos juntos, codo con codo, por el emperador. Entonces nos estimulábamos a ser héroes y ahora vosotros…

Mientras yo me bato por un Emperador Eterno, Infinito de Poder, ¿Me aconsejáis una vileza? ¿La hoguera…?

Y ¿No habría muerto gustoso entre las llamas, durante los asaltos a una ciudad enemiga con tal de servir al emperador y a Roma?

A un hombre igual que yo y a una ciudad que ahora existe y mañana, no.

Y ahora que estoy dando el asalto al Enemigo más verdadero, para servir a Dios y a la Ciudad Eterna, en la que reinaré con mi Señor Jesucristo, ¿Queréis que yo tema a las llamas?…

Ambos soldados se miran desconcertados…

Jonathan habla de nuevo:

–           El mártir es el único héroe. Su heroísmo es eterno. Su heroísmo es santo. A nadie perjudica con su heroísmo.

No emula a los estoicos con áridos estoicismos; ni a los crueles, con violencias inútiles y nefandas. No se apodera de tesoros, ni usurpa poderes, sino que da.

Da de lo suyo: sus riquezas… sus fuerzas… su vida… Es el generoso que se despoja de todo para darlo.

Imitadle. Siervos ignorantes de un hombre cruel que os envía a matar y a encontraros con la muerte…

enfrentamiento-batalla

Félix dice:

–           La muerte es la que te espera a ti.

Jonathan responde con firmeza:

–           No. La Vida me espera… Pasad a la vida. A servir a la Vida y a servir a Dios. Por ventura, una vez pasada la embriaguez de la batalla, cuando en el campo se da la señal de silencio. ¿Habéis sentido vosotros alguna vez el gozo, qué veis rebosar en vuestro compañero? NO.

Sin cansancio, nostalgia, temor de la muerte. Náuseas de sangre y de violencias… Aquí… ¡Mirad!

Aquí se muere y se canta ¡Aquí se muere y se sonríe! Porque nosotros NO moriremos sino que viviremos.

Nosotros NO conocemos la muerte, sino la Vida, al Señor Jesús… -lo interrumpen nuevos pasos marciales en el corredor.

Entran una vez más aquellos dos hombres musculosos que vinieron al principio con las antorchas…

Con ellos están otros dos senadores con togas muy elegantes…

tigelino

Y los augustanos Tigelino y Haloto, su principal coordinador en los juegos…

Las antorchas humean al tenerlas elevadas los dos primeros, mientras los augustanos se inclinan a observar los cuerpos…

Y los otros dos los siguen en silencio…

Haloto dice:

–           Muerto…

Tigelino agrega:

–           Éste también…

–           Ésta agoniza…

–           El niño ya está frío…

–           El viejo morirá en breve…

–           ¿Ésta?…

–           La serpiente le ha fracturado las costillas. Fíjate como ya tiene espuma roja en los labios…

Y así continúan caminando, examinando y cambiando impresiones entre ellos…

Haloto opina:

–           Yo diría que los dejásemos morir aquí.

Tigelino dice tajante:

–           ¡No! El Juego ya está fijado y el César también espera esto…

El intendente del circo dice preocupado:

–           ¿Bastará con los de las otras cárceles? Son demasiado pocos…

Bruno no ha sabido regular las cantidades. Demasiados a los leones y pocos en exceso para las hogueras.

Tigelino confirma:

–           Así es. ¿Qué hacemos?…

El otro augustano piensa y murmura:

–           Espera…

haloto

Haloto se coloca en medio de la estancia y dice:

–           El que de vosotros se encuentre menos herido, que se ponga de pie…

Se levantan unas veinte personas.

–           ¿Podéis caminar y valeros por sí mismos?

–           Si, podemos.

Los perplejos testigos involuntarios de esta escena replican:

–           Tú estás ciego. –le dicen sus compañeros a Nathan.

Nathan contesta serenamente:

–           Pero me pueden guiar. No me privéis de la hoguera, pues pienso que estáis ideando eso…

Haloto está conmocionado…

Pero confirma:

–           Efectivamente…  ¿Y quieres la hoguera?

–           La quiero como una gracia. Soy un soldado fiel. Mirad las cicatrices de mis miembros, como premio de mi prolongado y fiel servicio al emperador. Por favor, os lo suplico; concededme la hoguera.

tea-humana-crucificado

Los augustanos lo miran sorprendidos…

Y en el juzgado más insólito, Tigelino dice agriamente:

–           Si tanto amas al emperador ¿Por qué le traicionas?

Nathan replica:

–           No traiciono al emperador, ni al imperio, puesto que no cometo actos contra su salud, sino que sirvo al Dios Verdadero que es el Hombre-Dios y el Único digno de ser servido hasta la muerte.

El indiciado ha hablado…

Satanás NO ha terminado.

Y para su impotencia desesperada.

El que se ha convertido en juez implacable dictamina la sentencia, que culmina el sacrificio ofrecido...

Tigelino, con voz estentórea, ordena:

–           Que sea cómo quieres…  ¡Vamos!…

Haloto confirma:

–           ¡Vosotros los que podéis caminar, salid de aquí! Esperad junto a las salidas. Ahí se os darán nuevas ropas.

Y todos se dirigen hacia el lugar indicado…

Detrás de ellos, un intendente del Circo le dice a otro:

–           Ronaldo, con semejantes corazones, son inútiles los tormentos. Te lo digo yo:

Con ellos lo único que hacemos, es cubrirnos de crueldad sin finalidad alguna…

Su compañero replica disculpándose:

–           Tal vez es verdad, Emiliano. Pero el divino César…

Las voces se pierden al alejarse…

tribuno y centurion

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

53.- EN LA ESCUELA DEL SUFRIMIENTO II


jardin-imperial

Pablo continúa la lección en la Escuela de Apolonio:

EL SUFRIMIENTO REDENTOR

Redimir quiere decir rescatar a las almas de la tiranía de Satanás.

Jesús vino para restablecer en la naturaleza humana, el orden tan terriblemente turbado por el Pecado Original.

Jesús unió la Naturaleza Divina a la Humana, para dar a la Divinidad la debida satisfacción y reparación por parte de la Humanidad.

Y para dar nuevamente a la Naturaleza humana y degradada por el Pecado, su primera dignidad.

Y esto ha exasperado terriblemente en Satanás la sed del Odio, de Envidia y de Celos hacia el hombre.

Por todo esto, no se puede justificar el mal que los hombres hacen, aún empujados por Satanás. Porque el hombre ya es libre y las Redención ha establecido el Orden y el equilibrio trastornados.

Exactamente por medio de la Redención, al hombre le son proporcionados los medios necesarios para enfrentarse y superar las tentaciones.

Si el hombre complaciente, da oídos a la voz del Mal, lo hace bajo su responsabilidad.

Porque voluntariamente rechaza los frutos de la Redención; camina sobre una pendiente peligrosa en la que fácilmente resbala, descendiendo de precipicio en precipicio, hasta el fondo del Abismo.

El sufrimiento es el alma del Amor.

Al presente me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes, así completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia.

Es ley natural que el sufrimiento de un órgano se refleje y repercuta en todos los demás órganos del cuerpo. Así también la Redención iniciada en la Encarnación y consumada en la Cruz, se completa en todos los miembros del Cuerpo Místico, con el sufrimiento, hasta el Fin de los Tiempos.

Nuestras acciones humanas nunca son solo personales. Sus consecuencias buenas o malas NO son solo personales, sino que repercuten positiva o negativamente en todo el Cuerpo Místico, del que cada uno somos miembros.

Por eso el cristiano, nunca es más cristiano que cuando sufre. Porque con su sufrimiento se une más a Cristo y completa el Misterio de la Redención y triunfa en el Dolor, en la Humillación y en la Persecución.

No se debe tener miedo de sufrir por amor a la Justicia y a la Verdad.

Por mí, no quiero sentirme orgulloso de nada, sino de la Cruz de Cristo Jesús nuestro Señor. Por Él, el Mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo, y llevo en mi cuerpo, las señales de Jesús.

María fue educada en el Templo. Era erudita en las Sagradas Escrituras y como Esposa del Espíritu Santo, poseía la Luz. Al aceptar la Maternidad Divina, sabía muy bien lo que iba a ser de Ella.

María fue la verdadera sacerdotisa del Calvario, porque en la cima, se ofreció a sí misma junto con el Cordero de Dios.

La víctima se destruye. La víctima se consume. Ella debió destruir su Corazón de Madre y sacrificó e inmoló cada uno de sus sentimientos, repitiendo su ‘FIAT’ y junto con Jesús: ‘No se haga mi voluntad, sino la tuya’ Solo un amor sobrenatural es capaz de tal prodigio.

María como SACERDOTISA  ha testimoniado a Dios y a los hombre la más grande prueba de su amor que consiste NO solo en sacrificar la propia vida, sino también la de AQUEL a quien más se ama.

Debéis grabar en vuestra mente y comprender en vuestro corazón, que el Misterio de la Cruz se renueva incesantemente, pues en el Santo Sacrificio de la Misa, junto con Jesús se renueva  la Pasión.

Y las almas-víctimas somos inmoladas en unión con Jesús y con María, ofreciéndonos al Eterno Padre.

Estamos presentes en el Ofrecimiento en unión con Cristo; disponiéndonos para aceptar, sufrir y ofrecer: dificultades, incomprensiones, insultos, ofensas y todo nuestro sufrimiento en general; tal y como Jesús lo ha hecho.

Y somos las lámparas vivientes delante de sus altares.

Hay que estar dispuestos a proseguir en el Camino de la Cruz, sin olvidarnos de que Él va adelante.

Él ya no puede sufrir físicamente. Pero moral y espiritualmente, Jesús tiene un sufrimiento infinito.

¿Quién puede comprender y narrar sus sufrimientos? Creerlo insensible ante la ceguera de muchos y a los Pecados contra Él, quiere decir NO conocerlo. Se redime con Él, en la medida en que se sufre. No se debe tener miedo. Hay que escuchar su Voz.

Hay que agradecerle el privilegio de haber sido escogidos para una misión grandiosa. Él permite la Persecución para habituarnos a NO buscar apoyo en creatura alguna, sino solamente en Él.

leon rugiente

Satanás hace de todo para desanimar, para cansar y abatir. ¡No hay que ceder! Su Rugido puede sobresaltar, pero si nosotros como almas-víctimas sabemos usar los medios que Jesús ha puesto a nuestra disposición, podemos convertir el rugido en un maullido lastimero.

Se sufre, sí. Pero el sufrimiento es levadura de perfección para el alma y de salvación para los demás.

Hay momentos en que es imposible explicar lo que se sufre. Se siente en el alma un completo desamparo, como si se estuviese muy lejos de Dios. El cuerpo se encuentra sin fuerzas y sin ánimo para nada.

Es como si estuviésemos atrapados entre las muelas de un molino. ¡Harina de hostias! ¡El Infierno nos odia y nos combate! Pero no hay nada que temer. Si Jesús está con nosotros ¡Quién contra nosotros!

Los sufrimientos físicos, morales y espirituales, son fermentados por el Espíritu Santo y trasmutados en Luz, amor y Gracias para muchas almas que sin coparticipación en la Pasión, estarían eternamente perdidas.

Los sufrimientos deben ser aceptados con humildad y abandono, para que Dios los transforme en Gracias para salvar a otras almas y fortalecer el Cuerpo Místico que es la Iglesia.

Ningún discípulo es más que su Maestro. Y si Jesús sufrió tanto para redimir a los hombres, el que sigue la estela del Maestro ¿Sufrirá menos?

Amar el sufrimiento nos permite llevar a cabo la Misión que Dios nos ha encomendado.

Recordad que la vida de la víctima no tiene satisfacciones humanas, sino sobrenaturales. Jesús Víctima Suprema no tuvo durante los treinta y tres años de vida terrenal, tantas injurias cuantas recibió, durante las pocas horas que van desde el Getsemani hasta el Gólgota en su Muerte.

Pero fueron precisamente aquellas horas, las que hicieron de Él, el Redentor. Por ahora, solo en Él debemos esperar consuelo. Finalizada la Prueba, tendremos la dicha de leer en el Libro de la Vida, los nombres de los salvados con nuestro sufrimiento. Y unidos a Jesús, estaremos en la Paz.

El no querer sufrir es falta de amor a Dios. Y acarrea un gravísimo daño a nuestro espíritu. Y corremos el peligro de matar nuestro espíritu, por un infame egoísmo espiritual, que es la trampa más solapada de Satanás para destruirnos.

Conviene pagar las deudas con Divina Justicia en el tiempo y no en la Eternidad.

Es mejor aprender a amar en la Tierra, con la ayuda del Espíritu Santo, que en el Purgatorio, donde la Ausencia de Dios, es el Supremo Tormento.

El que llega a amar a Dios con un amor total y absoluto, comparte con Jesús bebiendo de su cáliz, la gota o el sorbo de amargura que la Predilección de Dios tenga a bien concederles.

Es una señal de su amor privilegiado y la da a quién es generoso y sabe hacer renuncias y penitencias, para completar la Obra de la Redención.

Dios es Bueno. Él también sufre por tener que llevarnos por el Sendero del Sufrimiento, que Él caminó primero.

Sufrió al separarse de Sí Mismo y esforzándose por ser Hombre, con todas las miserias y angustias que el ser humano lleva consigo: nacer, tener frío, hambre, cansancio, padecer sarcasmos, calumnias, afrentas, odios, asechanzas, traiciones y morir derramando la Sangre con una muerte brutal, para darnos el Tesoro de la Salvación.

agonia mirada pasion a redencion-pecados

Esto es lo que sufre Dios para salvarnos. El Padre celestial contempla consternado la manera tan infame con que el hombre desprecia la Salvación y pisotea la Sangre de su hijo.

Ningún hombre, por más difícil que sea su sendero que lleva al Cielo, caminará por una vereda tan amarga, fatigosa, llena de dolor, como la que va caminando el Hijo del Hombre, al venir del Cielo a la Tierra y de la Tierra al Sacrificio que abre las Puertas del Cielo.

Él busca corazones que le ayuden a soportar la amargura de la Pasión. Jesús sufrió el cansancio corporal de Evangelizar sin detenerse. El cansancio moral de buscar amor en los corazones, sin encontrarlo más que en muy pocos. Él NO es insensible al rencor y lo lastiman los que lo odian sin motivo, con las conjuras para matarlo y las traiciones de los que fingen ser sus amigos y son espías de los enemigos.

En el eterno Presente de Dios, los que se dicen cristianos pero NO le aman, toman los diferentes papeles de los integrantes del drama, que relata el Evangelio. Pues aún entre los que dicen amarlo hay nuevos Judas que lo venden por los denarios de los ídolos y del Racionalismo. Él fecundó con su Sangre las Tablas de la Ley.

El camino que nos traza lleva sus huellas ensangrentadas. Nuestras almas las hace puras y fuertes, al lavarlas con su Sangre. Él Mismo nos hace capaces de obedecer los Mandamientos que nos exige, para llegar a Él.

Si no olvidamos que en nuestro sufrimiento está Él y también su Sufrimiento que es Infinito, lograremos darle besos y sonrisas, junto con nuestras lágrimas, unidos a una voluntad heroica, de amarlo hasta el sacrificio y la muerte si fuera preciso.

La Pasión de Jesús es un mar dolorosísimo, en el que se lavan los pecados de todo el mundo. Y un mar de Odio satánico en el que se trata de sumergirlo a Él y a todos los que son amados por Él, para aniquilar todo su trabajo de Maestro.

El hombre que no está totalmente sumergido en el amor de Dios, por más fuerte que sea, termina por doblegarse ante el sufrimiento y pierde su combate con Satanás.

            COMO APRENDER A SUFRIR

En el Paraíso nos espera la felicidad total y absoluta. Y si los que están allá, pudieran formular un deseo, sería solo el de volver a la Tierra, para centuplicar en tiempo y en intensidad, los sufrimientos.

Las almas-víctimas en lo que les falta por vivir, deberán sufrir mucho, pero será un sufrimiento fecundo, de mucho bien y bastantes méritos.

Y no le agradecerán nunca a Dios lo suficiente, por el gran don que han recibido por su elección, porque a este don está ligada la salvación de muchas almas. ¡Qué felicidad por el puesto que les han asignado para el Plan Divino de la Salvación!

Por larga que sea la existencia y áspera la Prueba, siempre serán desmesuradamente inferiores en extensión y profundidad, respecto a la eternidad y la beatitud que nos esperan.

Por fuertes que sean las causas y los agentes que nos hacen sufrir hay que pensar que Dios nos ha dado agentes y causas de fuerza y de victoria, infinitamente más grandes que los que nos atacan y nos afligen: la Gracia, los Sacramentos, la Palabra Evangélica.

Breve. Siempre breve es la Prueba terrena, respecto a la Eternidad. Y relativos son el sufrimiento y la Cruz, respecto al gozo celestial e infinito, como todas las cosas que vienen de Dios, para aquellos que ya están en el conocimiento de Dios, como hijos suyos y herederos.

Igualmente, siempre serán relativas las humillaciones terrenas respecto de aquella gloria que se manifestará en los elegidos, cuando Dios se comunicará a ellos en una medida plena y perfecta en su grandeza, belleza, conocimiento, fuego de amor.

Su Luz y todos sus atributos y bienes que Él tiende a comunicar en forma relativa, proporcionada al viviente, conforme crece en la vida sobrenatural, vaciándose de sí mismo y de todas las cosas, para recibir a Dios, mientras todavía está sobre la Tierra.

El Reino de Dios es Eterno como su Rey. En la eternidad se conoce una sola palabra: Hoy.

También nosotros debemos conocer solo esta palabra, para medir el tiempo del Dolor: Hoy. ¿Por cuánto sufro? Por hoy. Al Presente. Para las criaturas espirituales, no hay otra cosa que aquello que es de Dios.

También en el Tiempo. Hay que prepararse desde aquí a calcular el tiempo, como lo poseeremos en el Paraíso: ‘Hoy…’

Pablo hace una pausa y Oliver se adelanta. Cómo es un hombre joven y alto, camina con seguridad y los cristianos ya lo conocen y reconocen en él, porque también es un gran profeta, el Instrumento que está siendo impulsado por el Espíritu Santo…

Pablo a su vez también vislumbra la Majestuosa e inconfundible Presencia que irradia el joven  y todos esperan anhelantes…

La expectación NO se ve defraudada. Los cristianos comprenden cuando Oliver eleva la voz y empieza a hablar:

00PAD Sagrado%20Corazón%20de%20jesús%203

Hijitos Míos, cuánto agradezco éstos momentos que pasáis frente a Mi Presencia, ante la Sagrada Eucaristía, ante Mi Sagrada Presencia.

Cuánto gozo estos momentos en los cuales comparten conmigo sus gozos, sus sufrimientos, sus necesidades. Yo de antemano conozco vuestras necesidades y vuestros pensamientos, pero cuando os tomáis la molestia de venir ante Mí a compartirlos, NO puedo más que volar hacia vuestras almas y abrazarlas con un amor tan grande que no las dejo expresarse, sobre todo cuando es el arrepentimiento sincero el que os trajo ante Mí.

Vivo entusiasmado en pensar y esperar los momentos en los cuales os acercaréis a Mí y Yo os tomaré y os haré aliviar de vuestras peticiones. Cómo disfruto esos momentos íntimos del alma hijitos míos, pero son tan pocos los que se acercan y Me tienen esa confianza de Padre, de hermano, de amor.

De Mí sólo obtendrán Paz, Gozo y Alivio a vuestras necesidades. Por favor hijitos Míos, compártanme sus vidas, puesto que ellas también Me pertenecen..

maria-madre-embarazada

La gran mayoría de vosotros os imagináis que La Redención por todo Mi pueblo se realizó solamente en los últimos tres años de Mi Vida. O sea, en Mi Vida Pública, en Mi Vida de enseñanza. NO hijitos Míos, vuestra Redención se llevó a cabo desde Mi Concepción en el vientre de Mi Madre, la Santísima Virgen María. Desde ése preciso momento Mi Abandono a Mi Padre fue Total.

Yo tenía que crecer como vosotros, sufrir penas y privaciones como vosotros, rechazos y dolores como vosotros, muerte como vosotros. ¿De qué hubiera servido una redención como la esperaban los fariseos? Ellos esperaban a un juez poderoso, adulto, que llegara a exterminar al pueblo romano quienes los tenían sojuzgados.

De haber sido así, mi función hubiera sido sólo de libertador, usando sólo la fuerza humana y exterminando de la misma forma como todos los pueblos lo hacían y los actuales lo siguen haciendo. Hubiera pasado a la Historia como el Gran Libertador del pueblo judío, lo cuál sólo significaba fuerza, poder, inteligencia para la guerra.

¡El Mesías!, el Esperado, el Hijo de Dios, tenía que ser como Su Padre ¡Lleno de virtudes¡ lleno de Gracia, lleno de Amor, lleno de HUMILDAD.

mundo bebe padre-nuestro

Acatando la voluntad de Mi Padre, Me humillé, Me hice como vosotros, como sois vosotros menos en el Pecado, para que fuera realmente un ejemplo a seguir. Ya que de una u otra forma, con Mi Ejemplo, vuestras vidas se ven asemejadas a la Mía de la otra forma NO. Como guerrero y libertador sólo sería ejemplo para unos cuantos, un muy limitado número de hombres, hombres de armas.

Yo crecí en perfecto abandono a Mi Padre, aceptando la “cárcel” de Mi Cuerpo, el cuál NO debía mostrar Mi verdadera Identidad como Dios. Solamente cuando “Me perdí” de la caravana en Mi Niñez y Me encontraron Mis padres enseñando a los sacerdotes en el Templo, fue la única vez que mostré Mi identidad como Dios, por Mi Sabiduría y por la respuesta que dí a Mis padres al decirles: ¿Por qué Me buscaban, acaso no saben que tengo que hacer las cosas de Mi Padre?

Palabras que NO comprendieron de inmediato pero que después entendieron muy bien. Después de esto se Me ordena una vida normal y oculta, con sus cruces de cada día, con las delicias de los Amores que Mi Padre Celestial Me daba todos los días, con la vida de Oración continua y profunda que llevaba con El, pidiéndole en todo momento por vuestra salvación y para todos vuestros hermanos de todos los tiempos.

antipas

Yo veía a cada uno de vosotros reflejados en la gente de ése tiempo. No creáis que porque Mi Venida fue hace 2,000 años la condición humana ha cambiado, NO hijitos Míos. Las causas del Pecado son las mismas, lo refinado en el pecar ahora en vuestro Tiempo, es peor. El Demonio ha utilizado las mismas tretas y mentiras para hacer caer al género humano en el pecado, desde que se le quitó la Gracia que tenía, por su pecado y se volvió malo.

El ya no puede crear formas nuevas para hacer caer al género humano, porque por su Pecado ya quedó limitado para siempre, Les puede dar otra cara, otra presentación; pero la esencia del pecado es la misma, por eso Yo os levanto de vuestros pecados ya desde hace 2,000 años.

Mi Abandono al Padre fue siempre total y la única vez que Le dije algo diferente fue, cuando en Mi Pasión Dolorosa, en el Huerto de los Olivos, Le digo: “Si es posible aparte de Mi éste Cáliz, pero no se haga Mi Voluntad sino la Tuya”. Yo veía los atroces sufrimientos que iba a pasar en los tormentos recibidos por los verdugos. Verdugos que eran presa del mismo demonio y que se Vengaban de su Dios, haciéndolo sufrir como Hombre.

ateismo incredulidad conveniencia

Pero mi Dolor más grande era que Mi Redención que duró 33 años, no los 3 que siempre os imagináis, NO IBA A SERVIR PARA MUCHAS ALMAS. Mi Redención, para muchos de Mis hijos, iba a quedar totalmente fuera de los intereses de su vida. El haber venido a la Tierra para salvarlos o el NO haber venido, para ellos les iba a dar igual. ¡Cuánta ingratitud! Os creéis dioses, cuando apenas sois pequeñas creaturitas tratando de empezar a caminar, pobres hijitos Míos.

Treinta y tres años sufrí por vosotros y muchos de vosotros os quejáis de los dolores, ofensas, malos tratos, desprecios que se os dan en vuestras vidas, en vuestra misión que tenéis para salvar almas, por las que bajasteis a la Tierra. Actualmente vuestra Tierra es un desierto y campo de batalla en donde el Mal se va posesionando cada vez más de Mi Obra de Creación y de la vida de amor que Yo puse en cada uno de vosotros.

El malo os quiere destruir por que sois Míos, como Me quiso destruir a través de los verdugos que Me azotaron y Me rebajaron a piltrafa humana. Mi Fuerza reside en lo espiritual y la vuestra, también. Podrán destruir el cuerpo, pero NO el alma si realmente estáis Conmigo, como Yo lo estaba con Mi Padre.

De ésta forma vuestro “real cuerpo” que es el alma, resucitará gloriosa después de que hayáis aceptado y llevado a cabo con amor y abandono, vuestra Misión. La misión que a cada uno de vosotros se os designó para salvar una o millares de almas.

00pueblo-de-dios

No os deis por vencidos, hijitos Míos. El Mal se revuelca en Odio por destruir Mi Obra y NO PUEDE NADA contra aquellos, que permaneciendo en Mí y en Mi Madre, serán la Nueva Estirpe del Nuevo Pueblo de Dios en la Tierra. Acercaos a Mí en vuestras tribulaciones y en vuestras cruces y sabed que Yo ya antes sufrí por vosotros y conozco vuestro Dolor y vuestras debilidades y sólo Yo os puedo comprender perfectamente, porque os conozco desde antes de que nacierais.

Mi Vida de Amor y de abandono se va dando perfectamente en aquellas almas que se confían a Mí y que toman de Mí la Fuerza necesaria para seguir adelante. Aún cuando sintáis que vuestras fuerzas os abandonan y queráis apartar vuestra cruz de sufrimiento, recordad Mi subida al Monte Calvario, cuando Yo llevaba la Cruz a cuestas.

Mi debilidad era extrema, puesto que había perdido muchísima sangre por la Flagelación, estaba en ayunas y no Me habían dejado dormir en toda la noche los verdugos porque se la pasaron dañándoMe físicamente en forma brutal, de una u otra forma. La fiebre por la infección tan grande ocasionada por las heridas de la Flagelación, era muy alta y aún así tomé Mi Cruz. La abracé con cariño, ya que por ella, por Mi Muerte en ella, YO os iba a poder dar vida a todos vosotros.

con la cruz

Con esto os quiero dar a entender, Mis hijitos que no reneguéis a la Cruz que cada uno de vosotros tenéis. Vuestro sufrimiento se acrecienta según vuestro grado de olvido a Mi Voluntad, a la Voluntad del Padre. O se disminuye cuando os abandonáis a Mi Voluntad y tomáis de Mí, Fuerza y Vida Divina para vencer vuestras flaquezas humanas.

No os agobiéis más, hijitos Míos, en vuestro abandono” en el aceptar Mi Voluntad y en el Interceder y ofrecer con amor verdadero, vuestros dolores y sufrimientos espirituales por aquellos que os causan un Mal. Encontraréis vuestra paz interior, porque entonces estaréis, verdaderamente actuando como Yo, vuestro Hermano Mayor que os dio la Luz, el Camino a seguir y la vida Eterna; gracias al aceptar con amor, el abandono a la Voluntad de Nuestro Padre Dios.

Venid todos a Mí, corderitos Míos, que Yo os preparo los pastos verdes y reconfortantes de Mi Reino de Paz, que recibiréis por haberos hecho uno Conmigo.

“Aquí estoy Señor, para hacer Tú Voluntad”. Esta frase, hijitos Míos, es la frase que sale del corazón de todos aquellos que ya Me encontraron.

hagase-tu-voluntad

Esta frase es la frase de la reciprocidad en el Amor. Nadie que reciba y acepte Mi Amor se mantiene estático, porque el Amor es dinámico. Esta frase es la que realiza la separación o la unión conmigo, vuestro Dios. Aquél que NO se ha dejado llenar de Mí, NO PUEDE darse a su Dios ni a sus hermanos. Pero aquellos que se han olvidado de sí y Me dejan a Mi tomar el lugar privilegiado de sus vidas y en su corazón, ya han aprendido a ser verdaderos hijos Míos.

“Aquí estoy Señor, para hacer Tú voluntad”, ha sido la frase de los antiguos y modernos profetas y de todos aquéllos hermanos vuestros a los que la Iglesia ha nombrado santos por sus méritos ejemplares. Fue también la frase que separó al Antiguo, del Nuevo Testamento, cuando fue expresada por Mi Madre Santísima, que quien estando llena del Espíritu Santo, aceptó con docilidad Su Misión.

Al EncarnarMe en Ella, Yo mismo aceptaba Mi Misión, aunque Yo ya había aceptado la Voluntad de Mi Padre desde el momento en que se llevó a cabo el Pecado Original, donándoMe para la Salvación de todo el género humano.

 Esta frase marca la División entre la soberbia con la humildad. De la total Donación con el Egoísmo. Entre el ver la necesidad del hermano, con el verse a sí mismo.  Gracias a ésta frase se han dado los grandes cambios en vuestra historia, marcados por Mis pequeños quienes se han donado como Instrumentos de Mi Amor. Yo NO puedo actuar en un alma si antes NO ha aceptado el que Yo haga Mi Voluntad en ella.

1familia voluntad de dios

 Sólo las almas valientes, las almas que tienen sus ojos puestos en Mí, en Mis necesidades, que son las vuestras. Las almas que buscan su perfección en el Amor, las almas donadas hasta al martirio, las almas escogidas que han aceptado su misión perfectamente, son las que pueden decir sin titubear, ésta frase.

Son almas que se dan en totalidad, sin poner restricciones ni condiciones de alguna especie. Simplemente se dan completamente a su Dios, porque han sabido amar y confiar perfectamente en su Dios, sabiendo que a pesar de que en la donación puedan suceder cosas NO muy agradables a su comodidad humana, saben que su Dios estará en todo momento guiándolas y cuidándolas y también saben, que el premio prometido a ésas almas, será MUY grande en el Reino de los Cielos.

Cómo quisiera escuchar, NO de vuestros labios, sino de vuestro corazón, ésta frase de parte de todos vosotros. SI así sucediera, vuestro Mundo cambiaría radicalmente, sería un mundo como nunca lo habéis imaginado, un mundo en donde vuestro Padre Dios habitaría perfectamente y proveyéndoos de Sus regalos excepcionales os satisfarían.

espiritu

La muerte, el dolor, la corrupción, el Pecado y todas sus consecuencias desaparecerían, porque vuestro Dios NO puede habitar y reinar en donde el Mal habita. Por eso, al decir de corazón ésta frase, es vuestro Dios en Nuestra Santísima Trinidad, los que inmediatamente entramos a habitar ésa alma y así su Cielo comienza desde ésta vida.

No hay alma que se haya arrepentido de haberse donado con ésta frase tan hermosa: “Aquí estoy Señor, para hacer Tú Voluntad”, porque Yo vuestro Dios, también respondo a vuestra frase con Mi frase, “Si, gracias, hijito Mío y aquí estoy Yo, Tú Dios, para habitar en ti”. Desde ése momento el alma  recibe el Gran Tesoro que todas las almas anhelan desde que son creadas, el ser tomadas plenamente por su Dios. No hay nada más grande que un alma anhele, que el ser consumida por el Amor de su Creador.

Esto no lo entendéis ahora muy bien, porque tenéis un cuerpo, pero cuando vuestra alma se separe de él, lo entenderéis perfectamente, cosa que ya entendíais antes de bajar a servirMe. El deseo del alma en el Cielo, antes de que os encarnéis para tener una misión en la Tierra, es la de hacer Mi Voluntad. Pero es la carne, ya afectada por el Pecado Original, la que os hace cambiar de opinión por las múltiples tentaciones que el Maligno os pone.

yo-espiritual

Por ello debéis luchar afanosamente para hacer y triunfar a vuestra alma sobre el cuerpo con sus pasiones desordenadas, para que logréis alcanzar nuevamente el grado de espiritualidad que teníais antes de bajar a la Tierra y podáis retomar la Donación que prometisteis a vuestro Dios, para hacer Su Voluntad. Por eso, el alma que ya puede decirle a su Padre “Aquí estoy Señor, para hacer Tú Voluntad”, es un alma que ya ha alcanzado nuevamente su vida espiritual, su vida primaria, su vida de Cielo, que ya luchó contra las Fuerzas del Mal y sus Tentaciones y Triunfó.

Esta frase, hijitos Míos, es la voz de triunfo que sale de los corazones que aprendieron a escoger la mejor parte, que aprendieron a seguir a su Dios y NO al Mundo; que aprendieron a base de caídas y que saben que el Único que puede devolverles su dignidad espiritual Soy Yo, vuestro Dios. Rogad, hijitos Míos por vuestro crecimiento y por vuestro triunfo personal, para que podáis alcanzar la Vida que os tengo prometida, tanto para vosotros como para vuestros hermanos. Para que tan pronto escuche de vuestro corazón el “Aquí estoy Señor, para hacer Tú Voluntad” Yo, inmediatamente vuele a hacer morada en vuestro corazón.

Que Mi Padre en Su Infinita Bondad, os Bendiga. Que Mi Santo Espíritu os Guíe por la senda del Abandono confiado y amoroso y Yo os Bendigo y os cubro con Mis Méritos para que alcancéis la plenitud y la perfección de vuestra Misión. Yo os Bendigo en Nombre de Mi Santísimo Padre, en Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Espíritu de amor.

000bendicion

La experiencia sublime de ser tomado plenamente como un Istrumento para que Jesús manifestase su Presencia Santísima, llena de tal júbilo a Oliver, que lágrimas de agradecimiento y de éxtasis, corren por el rostro del joven cuando el Amoroso Dios de los cristianos ha derramado sus Bendiciones…

Pablo y todos los cristianos dan las gracias y el apóstol retoma el Tema sobre el que estaba hablando…

“Hermanos, todos los dichosos que ya hemos sido capaces de pronunciar esas benditas palabras: ‘Aquí estoy señor, para hacer Tu Voluntad…’ y hemos sentido la Grandiosa Majestad que la Presencia del Señor imprime en nuestra alma, cuando toma posesión de ella, al imprimirnos delicadamente Su Imagen y Semejanza que nos convierte en verdaderos hijos.

Y nos declaramos listos para proseguir con nuestra sagrada misión de ‘pequeños cristos y corredentores’, es cuando experimentamos la Transfiguración particular que nos identifica con Jesucristo, nuestro Dios Único y Trino…

Porque ES ÉL, el que nos convierte en apóstoles, profetas y mártires…

Yo por mi parte, estoy crucificado con Cristo y ahora no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Todo lo que vivo en lo humano se hace vida mía por la Fe en el Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí. También nosotros los apóstoles pasamos hambre, sed, falta de ropa y malos tratos, mientras andamos de un lugar a otro.

Trabajamos con nuestras manos hasta cansarnos. La gente nos insulta y los bendecimos. Nos persigue y todo lo soportamos. Nos calumnian y entregamos palabras de consuelo.

Hemos llegado a ser como la basura del mundo, como el deshecho de todos hasta el momento. Nos preocupamos en toda circunstancia por no dar a otros ocasión de tropiezo, ni de criticar nuestra misión. Al contrario, en todo demostramos ser auténticos ministros de Dios.

Somos muy perseverantes. Soportamos persecuciones, necesidades, angustias, azotes, cárcel, motines, fatigas, noches sin dormir y días sin comer. En nosotros pueden ver pureza de vida, conocimiento, paciencia, bondad, actuación del Espíritu Santo y Amor sincero.

En nosotros está la Verdad y la Fuerza de Dios. Luchamos con las armas de la Justicia, tanto para atacar como para defendernos. Unas veces nos honran y otras nos insultan.

Recibimos tantas críticas, como alabanzas. Pasamos por mentirosos aunque decimos la verdad.

Por desconocidos, aunque nos conocen. Nos dan por muertos y vivimos. Se suceden los castigos y todavía no hemos sido ajusticiados.

Nos creen afligidos y permanecemos alegres.

Tenemos apariencia de pobres y enriquecemos a muchos. Parece que no tenemos nada y todo lo poseemos.

¿No han aprendido nada en el estadio? Muchos corren, pero uno solo gana el premio. Corran pues de manera que lo consigan.

Como los atletas que se imponen un régimen muy estricto, solamente que ellos lo hacen por una corona de laureles perecederos, mientras que nosotros lo hacemos por una corona que no se marchita.

Y así como yo, sabiendo a donde voy, doy golpes pero no en el vacío. Castigo mi cuerpo y lo someto, no sea que después de predicar a los otros, venga yo a ser eliminado. Yo no quiero sentirme orgulloso de nada, sino de la Cruz de Cristo, nuestro Señor.

Alégrense en el Señor en todo Tiempo. Les repito: alégrense. Y den a todos muestras de un espíritu muy comprensivo. El Señor está cerca. No se inquieten por nada.

En cualquier circunstancia recurran a la Oración y a la súplica, junto a la acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la Paz de Dios que es mucho mayor de lo que se puede imaginar, les guardará su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Y estimen como la mayor felicidad el tener que soportar diversas pruebas.

Ya saben que al ser probados en nuestra Fe, aprendemos a ser constantes. Procuren pues que esa constancia perfecta se verifique con hechos, para que de ahí salgan perfectos e irreprochables, sin que les falte nada. Y demuestren su Fe con su manera de actuar.

Que la Paz del Señor, esté con todos vosotros…

Pablo ha terminado de hablar.

Marco Aurelio, que ha escuchado desde el principio y  Oliver, se acercan al grupo que rodea a los apóstoles.

Oliver se aproxima a Pedro y le dice en voz baja que lo busca el tribuno.

Entonces Pedro va al encuentro de Marco Aurelio.

Éste le relata todo lo sucedido en Anzio y su Bautismo recibido de manos del Obispo Leonardo. Sus peripecias en la búsqueda de Alexandra y el motivo por el que ha venido a buscarlo.

Finaliza diciendo:

–           Roma está ardiendo por mandato del César. Y solo Dios sabe que calamidades faltan, pues Nerón está loco. Y yo no puedo abandonarte aquí a una destrucción cierta. Por favor, ven con nosotros a Sicilia. –suplica Marco Aurelio arrodillándose ante el anciano Pontífice.

Pedro le responde:

–           Que te bendiga el Señor por tus deseos. Pero ¡No has oído decir que Cristo me repitió por tres veces: “Apacienta mis corderos” Si tú a quién nadie ha confiado la custodia de mi persona, me dices que no me abandonarás a una destrucción cierta, ¿Cómo puedes querer que yo abandone al Rebaño del Señor, en el Día del Desastre?

Toma a tu esposa y a los tuyos y vete a Sicilia. Tu camino apenas empieza. Y debes madurar para que des fruto. Te lo repito: No caerá uno solo de tus cabellos. Ten Fe. Parte con mi bendición y la Paz de Cristo, esté contigo y los tuyos.

Pedro los bendice y los despide.

Y prosigue en la reunión de los cristianos, donde comparte con los obispos, las últimas noticias recibidas y las decisiones pertinentes que deberán tomar…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

P134 COMUNIONES SACRÍLEGAS


1REYDREYESMAYO 24 – 2016 1: 15 P.M

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A LA HUMANIDAD

Mi Paz esté con vosotros, hijos míos.

A medida que van pasando los días, también se acerca más mi próxima Venida. Este mundo está tecnificado en el pecado. La Maldad se ha propagado por la tecnología y los hombres se han apartado de su creador.

0iglesia convertida en discoteque

¡Qué dolor siento al ver muchas de mis casas convertidas hoy en museos o en centros de diversión! ¡Me duele y entristece ver tanta ingratitud y tanto olvido de parte de los que dicen ser mis familiares!

¡Cuántas profanaciones a mi Divinidad diariamente se cometen y mis hijos no alzan su voz, ni me defienden!

Millones de comuniones sacrílegas a diario se cometen de parte de muchos de mis hijos que por falta de un buen examen de conciencia o por ignorancia, reciben indignamente mi cuerpo y mi sangre.

comunion en la mano sacrilegio

La falta de evangelización en este tema, está llevando a muchos a cometer sacrilegios.

La inmensa mayoría se comulga, sin haber pasado por un confesionario. Muchos dicen: ¡Qué me voy a confesar con un sacerdote que es un hombre pecador igual a mí!

¡Insensatos! Mis predilectos son hombres como vosotros, pero están revestidos de Mi Ministerio Sacerdotal…

sacramento del orden

 ¡Y solo a ellos les he dado la potestad de perdonar o retener pecados!

Vosotros juzgáis según las apariencias humanas. Más para Dios lo que importa no es la condición humana del sacerdote, sino su Ministerio Sacerdotal.

Toda comunión que hagáis sin confesaros con uno de mis sacerdotes, es comunión sacrílega. 

confesiocc81n

 Y si no os confesáis con ellos y reparáis, os aseguro que se os puede perder el alma.

infierno realidad

Todo aquel que comulgue indignamente o en pecado mortal, es reo de culpa y se está comiendo y bebiendo el cáliz de su propia condenación. (1 de Corintios 11, 27 al 29)

¡Qué dolor siento al ver a muchos que llevan meses sin confesarse, recibiendo mi Santa Comunión!

Os digo, estáis cometiendo también sacrilegio.

papa comunion de rodillas y en la bocaDebéis de confesaros mínimo cada mes o inmediatamente cuando cometáis pecado mortal.

Debéis de bañaros en la piscina del perdón con mayor frecuencia, porque el que diga que está libre de pecado es un soberbio y mentiroso y ya recibirá su paga.

Todo pecado mortal debe ser confesado inmediatamente y se debe reparar por él, para que cuando lleguéis a la Eternidad no se os alargue la estadía en el Purgatorio.

purgatorio4

Tened presente los pecados de omisión para que hagáis buenas confesiones de vida. Acatad estas instrucciones, porque el Día de mi Aviso se está acercando…

 Y la inmensa mayoría por su tibieza espiritual, pecado o falta de conocimiento, va a sufrir en su Paso por la Eternidad.

Hago un llamado urgente a todos aquellos que andan en la Oscuridad y las Tinieblas y se gozan haciéndole el mal a su prójimo.

maldad

Os digo hijos de la perdición: sino os arrepentís de corazón, os confesáis con uno de mis sacerdotes y reparáis por todo el mal que habéis hecho, os aseguro que no regresareis más a este mundo.

La Muerte Eterna vais a encontrar en vuestro Paso por la Eternidad, por todo el pecado y maldad con que habéis obrado en este mundo.

El tiempo se os está agotando hijos de la perdición. Como Buen Pastor os llamo ovejas descarriadas, para que volváis a Mí de corazón.

La-oveja-perdida

 Acordaos que hay más alegría en el cielo, no por los noventa y nueve justos, sino por el pecador que se arrepiente.

Os estoy extendiendo mi mano, ¿Qué queréis, Misericordia o Justicia?

De vosotros depende la Vida o la Muerte Eterna. ¡Decidíos de una vez!

cielo infierno

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado. El Amado que no es Amado

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

0jesus sacramentado

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

A40 UN GRAN ERROR


PADRE CELESTIAL apocalipsis02

Abril 26 2016

Hijitos Míos ciertamente, Mi Iglesia será purificada. Os he dicho que eliminaré de ella todo el material humano que no está haciendo lo que debe hacer. Y os lo digo así, porque muchos de ellos Me han negado, Me han blasfemado, ofician Misas en forma sacrílega. Muchos de ellos han causado que infinidad de hermanos vuestros se hayan salido de la Iglesia por el mal ejemplo que han dado.

Ciertamente, Satanás se las ha ingeniado para que entren elementos nocivos dentro de Ella, para causar escándalo y maldad. Y de esta forma los que son buenos católicos, buenos hijos Míos, han ido perdiendo la Fe y el amor al ver el ejemplo tan malo que dan estos elementos de Satanás; hijos de Satanás, que se han introducido dentro de la Iglesia.

Tened cuidado Mis pequeños, con lo que veis, con lo que escucháis; porque NO todo lo que se dice es cierto y hay mucho que es verdadero y que no lo escucháis de ellos.

discernimiento

Así como el Mundo está hecho todo un Caos por causa de Satanás, también la Iglesia está hecha un caos y debéis tener cuidado. Os he dicho que vosotros sois la Iglesia y la debéis guardar en vuestro corazón. Debéis mantener Mis Palabras y Mi Ejemplo que os di sobre la Tierra, en vuestro corazón…

Y cuidad todas estas Enseñanzas, este Conocimiento, como lo más preciado que tenéis y que podéis encontrar aquí en la Tierra; porque estas Enseñanzas os las dio un Dios hecho Hombre, para que crecierais y encontrarais vuestra salvación eterna.

Todo será purificado. Y estas almas que se satanizaron, que están siendo instrumentos de Satanás para tratar de destruir lo más preciado que os dejé, serán eliminadas. Y la Iglesia Mi Iglesia, quedará purificada y quedará como fue creada, Santa. Para que vosotros podáis seguir tomando de Ella: ejemplos, conocimiento, virtudes, amor… 

Y sobre todo, que sigáis teniendo Mi Presencia Viva en el Santísimo Sacramento del Altar, en la Sagrada Eucaristía.

JESUS EUCARISTÍA

Vosotros Mis pequeños, los que sois fieles a lo que os he dado, perseverad. Seguid adelante, orad para que sea ya purificada y que empecéis a tomar de Ella, todos los frutos que Yo os dejé para vuestra santificación.

Mucha maldad se ha introducido dentro de Ella. Os repito, debéis saber discernir lo que estáis viendo y escuchando, de lo que se dice a través de Ella y cuidaos de los que la están manipulando.

Cuidad a Mis verdaderos ministros, que existen realmente y que la están cuidando también, con su presencia y hasta con su sangre, con su sacrificio. Tendréis ministros santos, los conoceréis y gozaréis las Misas que ellos ofrecerán; primeramente como agradecimiento de la Purificación de la Iglesia y después, para daros vida con sus enseñanzas, con su ejemplo, con su amor, con su donación.

sacerdote sirio decapitado

Sacerdote sirio. DEFENDIÓ SU FE Y LO DECAPITARON

Os he dejado un Regalo inmenso en la Tierra, que es Mi Iglesia.  Cuidadla y cuidaos, porque vosotros sois Iglesia. Mis ministros, son Iglesia. Pero son los administradores de los Bienes que os dejé en la Iglesia, cuidadlos con vuestra oración.

Satanás seguirá atacándoos, pero Yo os protegeré; porque Yo cuido lo que Yo os dejé para vuestro Bien, que es Mi Santa Iglesia.

Cuando Yo creé todo, no existía nada, todo salió de Mí, TODO. Ved su grandeza, toda ella nació de Mí. Nació de Mí, de Mi Unidad; así como en Mi Santísima Trinidad Somos Uno, toda la Creación, es una en Mí.

Así era antes del Pecado Original. Toda la Creación se mantenía en Mí, en Mi Voluntad, en Mis Designios. Yo, deleitándoMe en lo creado… Y todo lo creado, alabando Mi Santo Nombre.

LUCIFER ARCÁNGEL ATACANDO

LA APARIENCIA FÍSICA NO IMPORTA…. LA BELLEZA ES UN ATRIBUTO DE DIOS… Y ÉL nos la comparte, EN LA MEDIDA DE CUANTO LO AMAMOS….

Todo era bellísimo Mis pequeños, antes del Pecado Original… Y Satanás, en su ENVIDIA cayó…  Y de ser Luzbella, terminó en Luzbel, un arcángel caído, horripilante. Pero lo que más le producía su fealdad, era el ataque hacia todo lo Mío. Al oponerse a Mis Leyes, a Mi Amor; se volvió horrible en su interior…

Y ESA FEALDAD INTERIOR, se manifestó hacia su exterior y se volvió ése ser demoniaco, horripilante.

Toda la Creación quedó afectada, se desunió. Y Satanás, se ha mantenido desuniéndola…  Por eso Yo siempre os pido que os unáis en Oración, con vuestros hermanos. Y así unidos, estéis Conmigo.

NIÑOS REZANDO EL ROSARIO

La unidad de vuestra Oración, de vosotros; os va a llevar a Mi Unidad en Mi Santísima Trinidad. Porque no solamente al orar vosotros os estáis uniendo en vuestros grupos, en Mi Santísima Trinidad; sino vuestra oración vuela hacia todo lo creado, lo va transformando y lo va uniendo.

Vosotros ahora no os dais cuenta real, de lo que es el Poder de la Oración. Es importantísima y necesarísima para vosotros, para toda la Creación, para que todos os volváis a unir en Mi Santísima Trinidad.

Vuestra misión es de unión. Es el regresar todo lo que Satanás ha desunido, volverlo a unir en Mí, en Mi Santísima Trinidad.

divorcio y odio

¿Veis cómo los países están desunidos?, ¿Cómo la sociedad está igual, desunida? ¿Las familias, destruyéndose?… Vosotros mismos en vuestro interior, estáis desunidos. A veces estáis en el Bien… A veces, estáis en el Mal.

Cuando llegáis al Reino de los Cielos estáis unidos, solamente hay amor en vuestro corazón. Y ése amor os está uniendo a Mi Sacratísimo Corazón, al Amor Verdadero, al Único Amor que Soy Yo, vuestro Dios.

.En el Purgatorio, os vais purificando de ése mal que os desune, que lleváis en vuestro ser. Lo vais eliminando con las cosas buenas que vais aprendiendo ahí. Ciertamente en el Purgatorio se sufre… Pero más se sufre porque debéis de olvidaros de vosotros mismos, debéis apartar vuestro ser, vuestros intereses del único interés que debéis mantener siempre y que Soy Yo, vuestro Dios.

300px-Purgatorio2

Por eso os di el Primer Mandamiento: amarMe a Mí por sobre todas las cosas. Pero como estáis vosotros mismos desunidos, debéis aprender a amarMe a Mí y apartaros de todo aquello que os aparta de Mi Amor.

Cuando salís del Purgatorio para entrar al Reino de los Cielos, ya estáis en concordancia a Mi Amor. Ya nada más estáis buscando Mi Amor, ya no contáis con vosotros mismos, contáis totalmente Conmigo, con vuestro Dios.

Desde la Tierra debéis empezar a trabajar en ello, Mis pequeños. A que sea Yo lo Único en vuestra vida. Que no os importe nada, más que Yo vuestro Dios.  Ciertamente tenéis obligaciones que adquirís en vuestra vida, como son vuestra familia, vuestro trabajo y todo lo que hacéis. ¿Qué tenéis qué hacer, para llevar una vida humana en Dios?

trinidad vitral

 

 Pero si aprendéis a unir todo eso en Mi Santísima Trinidad, vuestra purificación se va dando y no tendréis que pasar mucho tiempo después de vuestra muerte, en el Purgatorio; olvidándoos de vosotros mismos y buscando el único interés que debéis tener en vuestra alma que Soy Yo, vuestro Dios.

En estos momentos como seres humanos, pensaríais que es egoísmo de Mi parte que os pida esto; pero cuando vayáis purificándoos, cuando Me pidáis que os vaya transformando para que vayáis entendiendo Mis Misterios; os daréis cuenta que es así y que el estar en Mí, es lo único que cuenta…

 Y como os vuelvo a repetir: todo lo Creado, salió de Mí y todo tiene que regresar a Mí, no podéis estar separados. No le podéis dar primacía a lo vuestro, que fue lo que le pasó a Satanás, a Luzbell…  Se empezó a fijar en sí mismo, Me hizo a un lado y luego se prefirió a sí mismo y cayó en pecado de soberbia.    

caída Zichy_Lucifer_1887

Y eso es lo que causa la soberbia, Mis pequeños. En que os prefiráis a vosotros mismos y a vuestros intereses. Y que Me hagáis a un lado a Mí que Soy vuestro Dios, vuestro Creador. El que os provee de todo, El que os ama como vosotros todavía, no habéis aprendido a amar.

PedidMe que podáis ir entendiendo este Misterio tan grande de Amor, para que podáis volver a Mí, lo más pronto posible; para que no paséis tanto tiempo en el Purgatorio, apartándoos de vuestros intereses nocivos, que no os permiten llegar a Mí, más rápidamente…

 Y que os dé ésa sublimidad, que os dé la perfección en el Amor, que es el estar plenamente unidos a Mí, vuestro Dios. AmadMe a Mí, por sobre todas las cosas. Y al hacerlo así, Yo os amaré por toda la eternidad. 

cielo1

Porque os he dicho que en el Cielo estaréis plenamente unidos a Mí, en Mi Santísima Trinidad. Ahí Me escucháis todos y os doy a cada uno también, un conocimiento particular. Pero en sí, ya unidos en un solo pensar, en un solo ser Conmigo, con vuestro Dios; todo es bello y lo gozáis inmensamente.

Cuando el Pecado Original se produjo, se separó todo, vino el Caos… Y Satanás se ha encargado de mantener ése Caos en toda la Creación.

Él vivió la unidad, cuando era el Arcángel más bello y poderoso del Cielo. Pero en su soberbia él quiso tomar Mi Lugar de Dios, de Creador… Y CAYÓ.

caída lucifer_the_fallen_angel_wallpaper_2rq8m

La Soberbia Mis pequeños, corroe el alma, os destroza, os separa de Mí. ¿Qué es lo que os vino a enseñar Mi Hijo a la Tierra? Lo primero que conocéis de Él, es Sencillez, Humildad, ACEPTACIÓN a Mi Voluntad y una Donación total a lo que Yo Le pedía…

En ningún momento soberbia. En ningún momento, estar en contra de Mi Voluntad y pidiéndoMe que cambiara las cosas, porque algunos hombres Le atacaban constantemente, porque estaban con Satanás.

Mi Hijo se rodea siempre de gente sencilla. Porque la virtud atrae a la Virtud y a eso os quiero llevar, Mis pequeños: a que la virtud también se implante en vuestros corazones y que la Virtud, que Soy Yo; os atraiga como imanes hacia Mí.

virtudes

Yo os atraigo por Mi Amor, Yo os atraigo por Mi Vida de Ejemplo… Os atraigo por Mi Sencillez, os atraigo por Mi Perdón, os atraigo porque os amo. Os atraigo porque os quiero perfectos, os atraigo porque quiero que permanezcáis Conmigo eternamente, en el Reino de los Cielos.

Estas palabras os llegan hasta lo más profundo de vuestro corazón… Pero si Yo os hablara con palabras altaneras, soberbias, vosotros las rechazaríais; porque no están en concordancia con lo que vuestra alma quiere y necesita. Vosotros ya estáis unidos en la virtud.

 Ciertamente os sentís poca cosa y lo sois todavía. Sois poca cosa… Pero os transformaré Mis pequeños, si os mantenéis así: humildes, sencillos, obedientes y necesitados de Mí. Necesitados de Mi Amor, de Mis Bendiciones, de las virtudes que emanan de Mí.

pecado envidia y odio de satán

 Satanás tiene sus seguidores…  Aquellos que buscan el Mal, que se llenan del Mal que sale de Satanás. Son los que buscan estar por sobre Mis Verdades, Mi Amor, Mi Sencillez…  Y llaman a los que son Míos cobardes. Y también les dicen ‘poca cosa’, porque ellos son altaneros.

 Toman lo que no les pertenece. Se sienten superiores. Toman las Leyes para aprovecharse de sus hermanos. Buscan los poderes de la Tierra, para hacer desmán y medio y aprovecharse de aquellos que buscan la sencillez y sobre todo, la Paz.

El tiempo está próximo ya Mis pequeños, en que esta Soberbia y esta Maldad, serán eliminadas de la Tierra por un tiempo. Recordad Mis pequeños, que esta Purificación se va a dar en este parteaguas de la humanidad, que será Fin de Tiempos. 

señales ultimos tiempos

No es el Fin de Mundo, es fin de los tiempos. Es un tiempo de eliminación del Mal, para que se quede el Bien y pueda crecer nuevamente.

Pero desgraciadamente, el Mal todavía vivirá en el corazón de aquellos que queden… Porque todavía no estaréis en el Reino de los Cielos ni habréis pasado por el Purgatorio, que os deja limpios para poder entrar al Reino de los Cielos… Pero por un tiempo, viviréis al menos al principio.

 Algo similar a lo que se vivía en el Paraíso Terrenal, que era un lugar bello, hermosísimo, lleno de Mi Amor. Y aunque Satanás será apartado del hombre por un tiempo, para que no le cause daño; desgraciadamente el daño todavía lo tendréis en vuestro ser, por el Pecado Original.

5expulsión

Esa generación de ése tiempo, se dará cuenta de lo que el hombre puede hacer por no vencer la Maldad que lleva en su interior.

Por eso os insisto tanto Mis pequeños, en que Me dejéis hacer Mi Voluntad en vosotros. Y esto es, para que Yo vaya eliminando toda la maldad que lleváis vosotros en vuestro interior, por el Pecado Original. Por eso no podéis entrar directamente al Reino de los Cielos, porque lleváis todavía ésa maldad en vuestro corazón. Y generalmente, no hacéis gran cosa para la lucha contra ése mal.

Insisto Mis pequeños, acercaos a Mí. Pedid Mi Santo Espíritu, para que os lleve a luchar contra la maldad que lleváis en vuestro corazón. Que el amor vaya destruyendo ésa maldad, que la vaya deteniendo, que no la deje crecer para que no eche a perder el Bien que también lleváis en vuestro ser.

000corazon1

 No dejéis que el mal que Satanás plantó en vuestro corazón, germine. Detenedlo con las virtudes, con Mi Amor, con vuestra donación. Olvidaos de vosotros mismos. Dejad que Yo, vuestro Dios, Me implante perfectamente en todo vuestro ser y de esta forma, el Mal que lleváis en vuestro interior, no crezca.

Los santos que vosotros conocéis, supieron detener el mal que llevaban en sí y que lleváis todos. Es la lucha continua del hombre con ésa dualidad en la que todos vosotros vivís: el Bien y el mal. Cuando más os acercáis al Bien, os voy reconociendo como hijos Míos. Pero cuando le dais primacía al mal, que lleváis en vuestro ser y hacéis a un lado el Bien que podríais hacer crecer, os vais volviendo hijos de Satanás.

Tenéis el libre albedrío y vosotros escogéis a quién servir. Yo os voy instruyendo, reclamo lo que es Mío, lo que Me pertenece. Vosotros, sois Mi Creación y reclamo que seáis creaturas Mías, os busco y trato de atraeros al Reino de los Cielos. Pero si vosotros os separáis de Mí y no queréis estar Conmigo, os tengo que soltar y eso Me causa un Dolor tremendo a Mi Corazón, que tanto os ama, a pesar de vuestra infidelidad y de vuestros pecados.

predestinacion y libre albedrío

Os amo, Mis pequeños, y siempre espero vuestro arrepentimiento para otorgaros vuestro perdón. Os quiero, os amo, pero vosotros escogéis.

Os había dicho que en estos acontecimientos de la Purificación que estáis ya viviendo, se iban a producir situaciones en las cuales vosotros, os podréis desesperar y eso os puede llevar a poneros en contra Mía.

Mis pequeños, os he dicho que todos vosotros, habéis pecado contra Mí contra vuestro Dios, en diferentes niveles y que también, recibiréis vuestra purificación, en diferentes niveles. Mientras más hayáis amado y menos hayáis pecado, Mi Misericordia será más benévola con vosotros. Y así iréis en proporción, hasta aquellos que habrán pecado mucho y que se hayan separado de Mí, su purificación será más dolorosa.

cielo_art_scenery_wallpaper2

Pero todo esto os llevará a que quedéis lo suficientemente limpios los que seréis escogidos, para pasar a los Cielos Nuevos y Tierras Nuevas y Me lo agradeceréis, Mis pequeños; porque solamente Yo os puedo dar ésa Paz y ésa seguridad, para que gocéis el regalo que Yo os daré.

Os he dicho, que nada os faltará, que os acerquéis a Mí y cuando os desesperéis, entrad más adentro, en vuestro corazón, y buscadMe a Mí, a Mí, Mis pequeños, para que no caigáis en la tentación de ir a buscar a Satanás, para que él resuelva vuestros problemas.

Desgraciadamente, hay muchos hermanos vuestros que al ver que Yo no les resuelvo sus problemas, pero siempre por una razón que os llevará a un Bien posterior; vosotros o ellos, vais a buscar que Satanás os resuelva vuestros problemas familiares, económicos o de diferente índole.

000respuesta negativa

 Y de esta forma no solo os irá mal en un principio, sino también posteriormente, porque Satanás os engañará y él no os lleva hacia un bien, siempre os va a llevar hacia un mal. Y el principal mal es el que sois engañados y os separa de Mí.

Sí, Mis pequeños, eso es lo peor que podéis tener en vuestra vida espiritual, que vosotros os separéis de Mí. Todo Bien viene de Mí, Yo Soy Fuente de Vida, Yo Soy Fuente de Amor. Yo os puedo resolver todos vuestros problemas y además, os doy un crecimiento espiritual al resolver vuestros problemas.

Satanás que es la Maldad Absoluta no os llevará hacia un bien, todo lo contrario; os engañará y hará que caigáis y caigáis más bajo, cada vez que acudáis a él. Y de esta forma, os irá separando cada vez más y más de Mí y él os encadenará a sus mentiras, a sus errores, a sus engaños.

NO AMARÉ Y NO SERVIRÉ

NO AMARÉ Y NO SERVIRÉ

Ciertamente, se tiene que dar esta Purificación para vuestro Bien. Muchos errores habéis cometido todos vosotros y debéis pagar por ello. Pero no es lo mismo que los paguéis amparados en Mi Amor y en Mi Misericordia; a que paguéis vuestros errores, a la luz de la Maldad y del Error de Satanás; él os llevará a  un error, cada vez más profundo…

 Y de esta forma, no comprenderéis a dónde os está llevando y cómo os está separando de Mí, porque os está separando de Mi Sabiduría Divina. Él os envuelve en error y en maldad y llega un momento en que ya no entendéis en donde estáis ni qué hacer porque os ha envuelto en sus mentiras y en sus errores.

Nubla totalmente vuestra mente y no permite que salgáis de ahí, para que os podáis arrepentir y regreséis a Mí.

Lucifer

Estando con Satanás, os hundiréis cada vez más… Y si llega la muerte en ésos momentos, seguramente os condenaréis.

Estando Conmigo ciertamente sufriréis, pero es el castigo que un padre o una madre que ama a sus hijos, os da. Sí, tendréis sufrimiento pero amoroso, si se puede decir así. Porque cuando vuestros padres os castigan, os hacen reflexionar en vuestro error, para que alcancéis la verdad, para que la podáis ver y que no caigáis nuevamente en el error.

Y así os haré Yo también Mis pequeños, en esta Purificación tendréis castigo. Pero mientras lo tengáis reflexionaréis en vuestros errores y creceréis en Sabiduría, en inteligencia, en amor, en virtudes, ¿Veis la diferencia, Mis pequeños?

00castigado

Si vosotros acudís a buscar remedio a vuestros males con Satanás, él os va a llevar a un pozo profundo, obscuro; del cual difícilmente saldréis.

En cambio estando Conmigo, también tendréis sufrimiento porque lo merecéis, porque afectasteis a Mi Amor. Pero Mi Amor, también se vuelve hacia vosotros y hace que ése sufrimiento os dé vida, os dé conocimiento, os dé sabiduría y os dé nuevamente Amor.  Que aprendáis a amarMe, aún a pesar de que Yo os dé ésas nalgaditas que necesitáis y que os llevarán a la perfección.

Cuando erais pequeños, cuando se os regañaba o se os castigaba, cuando vuestros padres os decían que ya era suficiente el castigo, corríais hacia vuestros padres y los abrazabais, los besabais.

0castigojusto

Y estando con Satanás, no es así. Os llenáis de maldad, de odio. Vuestra mente se nubla y os llenáis de rencor y de maldad en vuestro corazón.

Estáis viviendo los Últimos Tiempos, no cometáis ése último error de vuestra vida, si es que en esta Purificación os mando llamar.

No acudáis a aquél que os quiere destruir. Acudid a Mí vuestro Dios, que aún a pesar de que no quedéis escogidos para que veáis los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas, sí veréis la salvación de vuestra alma y aunque tengáis que pasar un tiempo de purificación en el Purgatorio; os llevaré tarde o temprano al Reino de los Cielos.

almas del purgatorio

Conmigo siempre tendréis mucho Amor y seguridad de que estaréis bien eternamente. No así con Satanás, que solamente quiere vuestra destrucción, para que no lleguéis al gozo eterno. No erréis, en éstos últimos momentos de vuestra existencia, en esta Gran Prueba que todos tendréis.

Pedid Sabiduría a Mi Santo Espíritu, para que no caigáis en ésos errores que os pueden dar la condenación eterna.

Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor. Mí Hija, la Siempre Virgen María, os lleva en Su Corazón y os protege bajo Su manto.

000trinidad

http://diospadresemanifiesta.com/

F40 LAS PEQUEÑAS HOSTIAS


LA ENTREGA

Los mártires saludan y se despiden de los que se quedan…

Gael, un jovencito se arrodilla para recibir la bendición de Mía, su madre. Después ella le dice con un suspiro:

–           Bendito tú que ascenderás con la corona del doble martirio… Bendíceme ahora tú a mí….

Gael se toca una de las heridas producidas por el zarpazo de un tigre y con su sangre hace lo mismo que Emma, una niña como de diez años que con su sangre como si fuera un crisma, marca una crucecita en la frente de Jennifer, su madre; a la que deja para marchar alegremente a la hoguera.

Nathan, abraza a los dos compañeros de armas. Y les dice:

–           Alegraos conmigo, voy a la conquista de un Reino eterno… Ojalá decidierais uniros a mí en la Fe y conozcáis la verdadera dicha de morir amando.

Jeffrey un anciano, besa a su hija moribunda y se aleja decidido.

Todos antes de salir obtienen la bendición del sacerdote Jonathan.

Los pasos que van a la muerte se alejan por el corredor…

Los que han sido comisionados para escoltar a los prisioneros, preguntan a los dos soldados:

–           ¿Os quedáis aquí vosotros?

Ellos contestan:

–           Sí. Nos quedamos.

–           ¿Por qué? Es… peligroso. Esta gente corrompe a los ciudadanos fieles.

Ambos soldados se encogen de hombros.

Y los intendentes se van, al mismo tiempo que penetran los fosores con sus camillas para llevar afuera a los muertos.

MARTIRIO Y MUERTE DE FABIO Y DE CÁSTULO

Se produce un poco de confusión, porque junto con los fosores, han entrado también los parientes de los muertos y los moribundos, produciéndose lágrimas y adioses que se cruzan unos y otros.

Los dos soldados aprovechan esta circunstancia para decirle a un niño:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Kevin.

–           Fíngete muerto y te pondremos a salvo.

Kevin los mira con una infantil severidad y les dice:

–           ¿Traicionaríais vosotros al emperador poniéndoos a salvo mientras él puso su confianza en vosotros para su gloria?

Los dos militares contestan al mismo tiempo:

–           ¡Niño!…

–           Ciertamente que no.

–           Pues tampoco traiciono yo a mi Dios, que murió por mí en la Cruz.

Los dos soldados se miran verdaderamente estupefactos y se preguntan:

–           ¿Pero quién les infunde tanta fortaleza?

Y después, con el codo apoyado en la pared, para sostenerse la cabeza, continúan observando meditabundos…

Regresan los intendentes con esclavos y camillas y dicen:

–           Aún son pocos para la hoguera. A ver… los menos heridos que puedan sentarse.

¡Los menos heridos!…

Quién más, quién menos, todos están agonizando y ya no pueden sentarse, pero las voces suplican:

–           ¡Yo!

–           ¡Yo!

–           ¡Yo! Con tal de que me llevéis…

Escogen otros once…

Louanne, una joven que fue triturada por la boa, suspira:

–           ¡Dichosos de vosotros!

Samantha; otra que agoniza después del ataque de una pantera le dice a otra que estaba junto a ella y con la que una leona solo jugó:

–           ¡Ruega por mí, Rosalía!

Marlon, un jovencito  dice a otro que destrozó un leopardo:

–           ¡Adiós, Christopher!

Jerónimo dice, besando a Matilda:

–           ¡Madre, acuérdate de mí!

–           ¡Nos encontraremos en el Cielo!

Y corre jubiloso hacia la salida.

Mariana se despide de Lorenzo, un joven que agoniza por el ataque de un león:

–           ¡Hijo mío, cuando estés en el Cielo, llama pronto a mi alma!

Carolina le dice a Ian:

–           ¡Esposo mío, que la muerte te sea dulce!…

Y sale feliz al encuentro con el fuego…

Se entrecruzan los saludos y las despedidas.

Y los intendentes se llevan las camillas…

El sacerdote Jonathan, que se encuentra lívido y a punto de morir, hace acopio de todas sus fuerzas para decir:

–           Sostengamos a los mártires con nuestra plegaria y ofrezcamos el doble dolor de los miembros y del corazón que se ve excluido del martirio, por ellos. Pater Noster…

Apenas ha concluido la Oración sublime, cuando llega Mauricio corriendo jadeante y al ver a los dos soldados se para en seco y contiene el grito que ya estaba a punto de salir de sus labios.

Los dos legionarios le dicen:

–          Puedes hablar, hombre; que no te traicionaremos.

–           Nosotros, soldados de Roma, pretendemos ser soldados de Cristo.

Jonathan exclama:

–           La sangre de los mártires fecunda la gleba.-Y dirigiéndose a Mauricio, le pregunta-¿Traes los Misterios?

Mauricio responde:

–           Sí. He podido dárselos a los otros, momentos antes de que se los lleven a la hoguera. ¡Helos aquí!

Los soldados contemplan admirados la bolsa púrpura que el otro extrae de su seno.

Jonathan grita:

–           ¡Soldados! Vosotros que os preguntáis dónde encontramos la fortaleza: ¡Aquí la tenéis! ¡Éste es el Pan de los fuertes! ¡Éste es el Dios que entra a vivir en nosotros! Este…

Lo interrumpe el grito de Grace, anhelante ante los espasmos del ahogo final:

–           ¡Pronto! ¡Pronto, padre que me muero!… Dame a Jesús… Y moriré feliz…

Jonathan se apresura a partir el Pan, para dárselo a la jovencita, que después de recibirlo se recoge quieta, cerrando los ojos.

Fabio suplica:

–           A mí también… Y después llamad a los criados del Circo. Yo quiero morir en la hoguera... –borbollea un niño como de seis años, que tiene la espalda lacerada y rasgada la mejilla desde la sien hasta el cuello que sangra abundantemente…

Jonathan pregunta:

–           ¿Puedes tragar?

–           ¡Puedo! ¡Puedo!… No me he movido, ni hablado para no morir… Antes de recibir la Eucaristía. La esperaba… Ahora…

El sacerdote le da una miguita del Pan Consagrado, que el niño trata de tragar sin conseguirlo…

Uno de los soldados se inclina compasivo y le sostiene la cabeza. Mientras el otro, habiendo encontrado en un rincón un ánfora que contiene todavía un poco de agua, procura ayudarlo a tragar, instilándole el agua en los labios, gota a gota.

Mientras tanto Jonathan parte las Especies que distribuye a los que tiene cerca y después, les suplica a los soldados que lo transporten para distribuir la Eucaristía a los moribundos…

Por último, hace que le vuelvan a poner en el lugar donde estaba y dice:

–           Que nuestro Señor Jesucristo os recompense por vuestra piedad.

El pequeño Fabio que se esforzaba por tragar las Especies, sufre un ahogo y se agita…

Uno de los soldados lo toma compadecido entre sus brazos, más al hacerlo, un borbotón de sangre, brota de la herida del cuello, bañándole la lóriga reluciente.

–           ¡Mamá! ¡El Cielo! Señor… Jesús… –el cuerpecito se abandona y el niño expira.

Los soldados exclaman:

–           ¡Ha muerto!

–           ¡Y sonríe!…

–           ¡Paz al pequeño Fabio! –dice Jonathan, que va palideciendo siempre más.

–           ¡Paz! –suspiran los moribundos.

Los dos soldados hablan entre sí…

Después, uno de ellos dice:

–           Sacerdote del Dios Verdadero, termina tu vida admitiéndonos en tu milicia.

Jonathan responde fatigosamente:

–           No en la mía… sino en la de Jesucristo… Más… no es posible… porque antes… hay que ser… catecúmenos.

Ellos objetan:

–           No. Porque sabemos que en caso de muerte, se puede administrar el Bautismo.

El anciano jadea:

–           Vosotros… estáis… sanos…

Los dos replican:

–           Nosotros estamos a punto de morir, porque… Con un Dios como el vuestro, que os hace santos, ¿A qué continuar sirviendo a un hombre corrompido?…  Nosotros queremos la gloria de Dios. Bautízanos. Yo soy Fabio como el pequeño mártir y mi compañero es Nathan, como nuestro glorioso compañero de armas…  Y enseguida volaremos a la hoguera. ¿Qué valor puede tener la vida del mundo, una vez que hemos comprendido vuestra vida?

El sacerdote suspira y dice:

–           Ya no hay agua… ni líquido alguno… –Jonathan se queda quieto y pensativo, como si oyera una voz interior. Y luego, formando un hueco con su mano trémula, recoge la sangre que gotea de su atroz herida y ordena- ¡Arrodillaos!… Fabio, yo te bautizo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Nathan, yo te bautizo, en el Nombre del Padre. Del Hijo y del Espíritu Santo… El Señor esté con vosotros… Para la Vida… Eterna… Amén…

Al decir estas palabras…  los ha aspergeado con su sangre.

Cuando la Oración termina, el sacerdote también ha terminado su misión de sufrimiento y su vida… Ha muerto.

Los dos soldados lo contemplan… Luego observan por algún tiempo a los que van muriendo lentamente… serenos y sonrientes en medio de su agonía… Arrebatados por el éxtasis Eucarístico.

Luego Nathan el mayor, dice al otro:

–           Vamos Fabio… ¡No esperemos ni un momento más! ¡Con tales ejemplos, es segura la Vida! ¡Vamos a morir por Cristo!

Y marchan veloces por el corredor, al encuentro del martirio y de la gloria.  Cuando llegan a donde están los otros cristianos reunidos para ser conducidos a la hoguera, también ellos reciben de manos del diácono Máximo, el Pan de los ángeles y experimentan por primera vez, la sensación sublime de tener a Dios dentro de sí.

Nathan oye la confesión de Fe de sus antiguos camaradas y su sonrisa se vuelve más radiante al exclamar:

–           ¡Alabado sea Jesucristo! Vamos a pelear el Combate Final…

En la estancia que acaban de abandonar, los gemidos se van haciendo cada vez más tenues y escasos…

En el circo, todos los espectadores guardan silencio y escuchan atentos porque Nerón está cantando su Troyada…

Simultáneamente, en otro vasto salón en los subterráneos del Circo, donde la luz entra a duras penas por dos pequeñas aberturas al nivel del suelo y que sirven para que también entre el aire. Están los prisioneros cristianos que han traído de las cárceles para completar el espectáculo.

Son personas de todas las edades y condiciones sociales. El lenguaje es pronunciado con variación de estilos, según sean patricios o esclavos. Y mezclado al latín vulgar, se oye el griego, español, tracio, etc.

Pero si diferentes son los trajes y los acentos; los espíritus son iguales y están unidos por la Caridad. Ellos se aman sin distinción de raza o de nación. Se aman y buscan servir y ser de ayuda, unos para otros.

Los patricios de ricos vestidos, cuidan de los pobres, vestidos humildemente. Los más fuertes ceden los puestos más secos o menos incómodos, a los más débiles. Y los abrigan con sus vestidos y togas, permaneciendo ellos con la túnica corta que cubre el pudor.  Usan togas y mantos para hacer con ellos colchones, almohadas o para cubrir a los enfermos que tiemblan por la fiebre, o están heridos por las torturas.

Los más sanos cuidan a los más enfermos, dándoles de beber con amor un poco de agua o vendando las heridas con pedazos de tela arrancados a sus vestidos… Curando los miembros dislocados y lacerados. Mojando las frentes, ardientes por la fiebre. Y de vez en cuando, entonan en un canto suave, el Pater Noster y los salmos que hablan de amor y de esperanza…

Un niño gime en la semioscuridad y el canto se suspende…

Dimitry pregunta:

–           ¿Quién llora?

Stanislao,  contesta:

–           Es Cástulo. La fiebre y la quemadura no lo dejan descansar. Tiene sed y no puede beber, porque el agua lastima sus labios quemados por el fuego.

Georgiana, una patricia de aspecto imponente y voz suave, dice:

–           Aquí hay una madre que ya no puede darle la leche a su pequeño.

El sacerdote Pawel ordena:

–           Lleven a Cástulo con  Plautina.

Se levanta Stefan, un fornido hombre moreno y lleva con gran cuidado entre los brazos al niño de siete años, que está vestido con una tuniquita recamada de finas grecas, sucia y manchada de sangre.

Plautina se sienta en una piedra adosada a la muralla, que el anciano Matthew le cede…  Y se acomoda de tal forma que el niño pueda estar cómodo en sus brazos. Luego dice al portador del pequeño mártir:

–           Dámelo Stefan. Y que Dios te lo recompense.

Cuando Stefan lo deposita con mucho cuidado, queda al descubierto el rostro totalmente quemado del pobre niño martirizado. Cástulo es el hermoso chicuelo que consolara a Marco Aurelio en el Tullianum y después que lo suspendieran sobre las parrillas en el Circo,  ahora se ve monstruoso…

Sólo unos pocos cabellos quedan detrás de la cabeza. Adelante, la piel ha desaparecido por el fuego. No más frente, ni mejillas, ni nariz. Toda la carne es una viva tumefacción. Parece  como si la hubiera corroído un ácido. En el lugar de los ojos están dos llagas horripilantes y los labios son otra llaga que forma un agujero deforme. Este es el resultado de haberlo tenido inclinado sobre las llamas, únicamente con el rostro; porque la quemadura termina bajo el mentón…

Plautina se abre la túnica y hablando con el amor de una verdadera madre, se exprime su redonda mama llena de leche y hace destilar las gotas sobre los labios del pequeño que no puede sonreír, pero que le acaricia la mano para mostrarle su alivio.

Y luego, después de haberlo saciado; hace caer más leche sobre el pobrecito rostro, para medicarlo como si fuera un bálsamo.  Es sangre de madre convertida en alimento y que da el amor por otra, que ha perdido a su hijo…

Plautina los ha perdido a todos… sus siete hijos y su esposo murieron martirizados en la arena, prácticamente repartidos en todas las formas de suplicio. A ella no la tocaron las fieras, porque ya se habían hartado…

El niño no gime más. Refrescado, calmado su sufrimiento y arrullado por la mujer, se adormece respirando afanosamente. Plautina parece una madre dolorosa, tanto por la postura, como por la expresión. Mira al pequeño como si fuese verdaderamente su criatura y las lágrimas ruedan por sus mejillas. Gira la cabeza hacia atrás, para impedir que caigan sobre aquella carita que está totalmente quemada.

El canto se reanuda, dulce y melancólico…

La voz de Killian, otro sacerdote;  interrumpe en el fondo de aquel lugar…

–           Nos acaban de avisar que Fabio ha muerto. Oremos…

Todos dicen el ‘Pater Noster’…

Cuando terminan;  el anciano Joao exclama:

–           ¡Fabio es feliz!  Él  ya ve a Cristo…

Antonio le contesta:

–           Nosotros también lo veremos Joao e iremos a Él con la doble corona: la de la Fe y la del martirio. Seremos como renacidos sin sombra de mancha, porque los pecados de nuestra vida pasada serán lavados también con nuestra sangre. Pecamos mucho, nosotros que fuimos paganos por largos años. Y es muy grande que a nosotros venga el júbilo del martirio, para hacernos nuevos y dignos del Reino.

Otra voz muy conocida, retumba:

–           ¡Paz a vosotros, hermanos!

Muchas voces contestan:

–           ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Bendito seas!

Mucho movimiento sobreviene entre la multitud. Sólo Plautina se queda inmóvil, con su preciosa carga sobre su regazo.

–           ¡Paz a vosotros! –repite el apóstol. Y se mete hasta el centro- He venido a vosotros con Artyom y Alexander, para traerles la Vida.

Hugo pregunta:

–           ¿Y el Pontífice?

Pablo contesta:

–           Él les manda su saludo y su bendición. Está vivo por ahora… él quería venir; pero Joaquín, William y Amine, nos avisaron que lo están buscando y es conocido por los guardias. Por eso vengo yo, que soy menos notorio y ciudadano romano. A él debemos protegerlo en las Catacumbas. Hermanos, ¿Qué nuevas me tenéis?

Adam contesta:

–           Fabio ha muerto.

Noha agrega.

–           Cástulo ha sufrido el primer martirio.

Sienna dice:

–           Jade ha sido conducida a la tortura.

Johanna  informa:

–           A Franco y a Aidan los han transportado con Lars y sus hijos… No sabemos a dónde…

Pablo responde:

–           Oremos por ellos. Vivos o muertos, que Cristo dé a todos su paz…

Y Pablo, con los brazos abiertos en Cruz, ora. Está vestido como un siervo, con una vestidura corta, oscura y con un pequeño manto con capucha, que para orar, se ha echado para atrás. A su espalda están Artyom y Alexander, vestidos como él. Son muy jóvenes. Terminada la Oración, Pablo dice:

–           ¿Dónde está Cástulo?

Noha responde:

–           En el regazo de Plautina, allá en el fondo.

Pablo aparta a la multitud y se acerca al grupo. Se inclina y observa…  Bendice al niño y a la mujer. El niño despertó con los gritos que saludaron al Apóstol y levanta una manita, buscando tocar a Pablo, el cual la toma entre las suyas y le habla con dulzura:

–           Cástulo ¿Me escuchas?

El niño responde con fatiga:

–           Sí.

–           Sé, fuerte, Cástulo. Jesús está contigo.

Cástulo se lamenta:

–           ¡Oh! ¿Por qué no me lo habéis dado? ¡Ahora ya no puedo más! –y una lágrima brota entre aquellas llagas.

Pablo lo consuela:

–           No llores, Cástulo. ¿Puedes ingerir aunque solo sea un pedacito? ¿Sí?… ¡Bien! Te daré el Cuerpo del Señor. Después iré con tu mamá a decirle que Cástulo es una flor del Cielo. ¿Qué debo decir de tu parte a tu mamá?

–           Que soy feliz. Que he encontrado una mamá que me da su leche. Que los ojos ya no hacen más mal. ¿No es mentira decirlo, verdad? Es para consolar a la mamá. Y que yo estoy viendo el Paraíso y el lugar suyo y el mío, mejor que si tuviera los ojos todavía vivos. Dile que el fuego no hace daño, cuando los ángeles están con nosotros. Y que no tenga miedo, ni por ella ni por mí. El Salvador le dará fuerza. ¡Jesús es tan Bueno!

–           ¡Bravo, Cástulo! Le diré a tu mamá tus palabras. Dios ayuda siempre. ¡Oh, hermanos! ¡Y lo veis! Este es un niño. Tiene la edad en que no se puede soportar un pequeño malestar. Y vosotros lo veis y lo habéis escuchado. Él está en paz. Él está dispuesto a sufrirlo todo, aún después de haber padecido tanto, para ir hacia Aquel que él ama y que lo ama. Porque es uno de aquellos que Él amaba: un niño…

Y éste es un héroe de la Fe. Tomen el coraje de este pequeño, hermanos. Ustedes saben que yo me hago pasar junto con éstos como sepulturero, para poder recoger cuantos más cuerpos podamos y depositarlos en suelo santo. Por eso vivo junto a los tribunales y veo cómo viven los presos en el Circo y observo todo. Y me consuelo al pensar que yo también en mi hora, cuando Dios la reclame, seré por Él sostenido, como los santos que nos han precedido.

Hoy regresé de llevar al cementerio a Fátima, hija de Florián y de Valeria, no tenía más que catorce años y ustedes saben que estaba débil de salud. Con todo, ayer fue una gigante frente a los tiranos. El despecho de Nerón la torturó de muchas formas: lanzada, suspendida, estirada, desgarrada. Y siempre sanaba por Obra de Dios y siempre resistió a todas las amenazas. Ahora ella está en la Paz. ¡Valor hermanos! También a ella la nutrí con el Pan Celestial. Y con el sabor de aquel Pan, ella caminó a su último martirio. Ahora os daré también a vosotros aquel Pan, para que sea día de fiesta sobrenatural para vosotros. El Circo os espera… ¡Y NO TEMÁIS! En las fieras y en las serpientes ustedes verán apariencias paradisíacas, porque Dios cumplirá para vosotros este milagro. Las fauces y las roscas les parecerán abrazos de amor. Las llamas, rocío matinal. Los rugidos y los silbidos serán voces celestiales y como Cástulo, veréis el Paraíso, que ya desciende para recogerlos en su felicidad.

Todos los cristianos menos Plautina, se han arrodillado y cantan…

Mientras ellos cantan, han entrado también unos soldados romanos y los carceleros que al mismo tiempo que participan, montan guardia para que no entren personas enemigas. Y el canto se eleva, dulce y armonioso:

Como anhela la cierva

Estar junto al arroyo

Así mi alma desea, señor Jesús

Estar contigo.

Sediento estoy de Dios

Del Dios que me da la Vida

¿Cuándo iré a contemplar

El Rostro de mi Señor?

Lágrimas son mi pan

Noche y día

Cuando oigo que me dicen:

¿Dónde quedó tu Dios?

Yo me acuerdo y mi alma

Dentro de mí, se muere

Por ir hasta tu Templo

A tu casa, mi Señor y  Dios.

¿Qué te abate alma mía?

¿Por qué gimes en mí?

Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré

A Jesús. A mi Dios Salvador.

Pablo se prepara para el Rito y dice a Cástulo:

–           Tú serás nuestro altar ¿Puedes detener el cáliz sobre tu pecho?

–           Sí.

Extiende un lino sobre el cuerpecito del niño y sobre el lino apoya el cáliz y el pan. Y la Misa es celebrada para los mártires, por Pablo y los dos sacerdotes que lo acompañan. El lino palpita sobre el pecho de Cástulo, el cual por orden de Pablo, tiene entre sus dedos la base del cáliz, para que no se caiga…

Cuando Pablo hace la consagración, un temblor de sonrisa se dibuja sobre el rostro llagado del pequeñín y después la cabeza cae con una pesadez de muerte.

Plautina se estremece pero se domina…

Pablo prosigue como si no notase nada. Pero cuando toma la hostia para darle al pequeño mártir, un fragmento…

Plautina le dice:

–           Está muerto.

Pablo se paraliza por un momento y luego le da a ella, el fragmento destinado al niño que ha permanecido con los deditos cerrados alrededor de la base del cáliz, en la última contracción.

Y ellos le tienen que desprender para poder tomar el cáliz y darlo a los demás. Después de distribuida la Comunión, la Misa termina.

Pablo se despoja de los vestidos y pone todo lo que ocupó en la Misa, en una bolsa que lleva bajo el manto.

Después declara:

–           Paz al mártir de Cristo. Paz a Cástulo santo.

Y todos responden:

–           Paz.

Pablo dice:

–           Ahora lo llevaré a otro lugar. Denme un manto para envolverlo. Lo llevaré sin esperar la noche. Al anochecer vendremos por Fabio. Las pequeñas hostias que se consagraron juntas, han partido juntos al cielo también… Pero a éste lo llevaré como a un niño dormido. Adormecido en el Señor.

Jack, uno de los soldados da su clámide y allí depositan a Cástulo. Lo envuelven y Pablo lo toma en brazos, como si fuera un padre que lleva a otro lugar a su hijito dormido…  Con la cabeza sobre la espalda paterna.

Pablo se despide:

–           Hermanos, la Paz sea con vosotros y acuérdense de mí, cuando estéis en el Reino…

Y se va bendiciendo…

Un poco después, llegan los intendentes del Circo, para llevarlos a completar el espectáculo de aquella noche en que a los ojos del mundo, es el triunfo de la Hora de las Tinieblas…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

78.- LA COMUNION DE LOS SANTOS


La Comunión de los Santos es un Misterio de Fe. Y para comprenderlo es necesario tener una Fe Viva y operante; Humildad, Esperanza y Amor; ya que por ser completamente sobrenatural; solo con el alma viva, es posible llevarlo a un plano real, concreto y práctico: porque es indispensable VIVIRLO.

¿Qué es la Comunión de los Santos?

Un cuerpo humano perfecto en su forma externa, tanto como en su estructura interna; sin la circulación de la sangre, no es más que un cadáver. En el Cuerpo Místico de Cristo, la Comunión de los Santos es el prodigio circulatorio que lo mantiene con Vida. Y surgió de la Inmolación de Jesús sobre la Cruz.

La Iglesia es la Familia de Dios y si en cualquier familia ordenada en el Amor, cada miembro que la constituye debe contribuir al bien común en un intercambio de bienes dados y recibidos en una comunión armoniosa. En la Familia de los Hijos de Dios, esto debe darse en un grado infinitamente superior.

Esta Gran Familia de los Hijos de Dios está formada por los militantes de la Tierra, cuya cabeza visible es el Papa Benedicto XVI,  los purgantes en espera en el Purgatorio y los Bienaventurados en el Paraíso.

Es una realidad espiritual grandiosa, viva, verdadera y operante en el Cielo y en la Tierra.

Y para el que vive esta realidad maravillosa y se sabe miembro de la Familia Divina, le pasa lo mismo que a las familias de la Tierra, cuando algunos miembros se separan para ir a tierras lejanas. Amamos a los que viajan a otros continentes y no por haberse ido, dejamos de sentirlos nuestros y queridos.

Y cuando la nostalgia nos invade, tomamos el teléfono y con solo oír su voz, consolamos nuestro dolor por su ausencia. Si se nos comunica que le falta dinero o tiene alguna necesidad, inmediatamente usamos el medio a nuestro alcance para remediarla y buscamos de todas las formas posibles su bienestar y su felicidad, hasta que sea posible reunirnos de nuevo.

Si este familiar nuestro hubiese decidido tomar una excursión  a Tierra Santa y mientras él está allá, nos enteramos de que se desató una guerra entre Israel y Siria; al seguir angustiados todos los acontecimientos por la televisión y al recibir una llamada por su video-teléfono-celular; nos enteramos de que el ser más querido para nosotros, fue tomado como rehén y verdaderamente la está pasando muy mal con los terroristas.

Si pudiésemos transmitir nuestros pensamientos y señalarle la vía de escape, proporcionándole también las armas y los recursos para lograrlo, ¿No lo haríamos?…

¡Claro que sí!

Pues esto es exactamente lo que hizo Jesús al señalarnos el Camino de la Salvación; proporcionándonos las armas y os recursos para volver a Dios. Y el papel fundamental de la Comunión de los Santos para conseguirlo. Satanás lo conoce muy bien y por eso dio su golpe maestro al borrar de un plumazo, la invocación de este Dogma en la Oración del Credo.

Y lo ha sustituido con el fruto venenoso y mortífero del ESPIRITISMO. Saciando de esta forma el hambre espiritual y el deseo de aliviar el Dolor por la pérdida de los seres queridos; con este engaño colosal; extraviando las almas, para arrancarlas de Dios y condenarlas eternamente con él en el Infierno.

Al ser un Misterio de Fe, cuando se deja de creer en él, lo desaparece y lo vuelve inofensivo.

Para aprovechar la Fuente de gracias, estupenda y maravillosa que hay en la Comunión de los Santos, tanto por su naturaleza como por los efectos que produce y utilizar los recursos espirituales y aún materiales.

Para no desperdiciar las oportunidades de hacer el bien, tanto personal como comunitario, fortaleciendo la Iglesia; debemos orar y pedirle a Jesús que nos guíe. Para que fructifique este Tesoro de inmensa riqueza espiritual y que es una de las más sólidas columnas, para que la Iglesia prevalezca.

Porque sólo así los hijos de Dios de las tres Iglesias: Triunfante, Purgante y Militante, viven en una común voluntad de conocerse, amarse y ayudarse; podrán hacer más fuerte y compacta la solidez del Cuerpo Místico, especialmente en la batalla contra las Fuerzas del Infierno, que son como las olas de un mar en tempestad: no se desaniman nunca y van y vuelven como las olas que se estrellan contra el farallón.

¿CÓMO SE PUEDE VIVIR ESTE MISTERIO?

CONOCIÉNDOLO.

ES LA FE, LA QUE VUELVE OPERANTE ESTE DOGMA.

La Comunión de los Santos es el Amor en Acción.

Dios ha dotado a su Gran Familia con riquezas de Potencia Insondables y fundamentadas en la Fuerza Invencible de un Amor Infinito y Eterno.

Los que han partido ya no pueden vivir por Fe. Ellos ven la realidad en toda su verdad y por eso la Fe del hombre es la que vuelve operante este Dogma.

Los esfuerzos que el hombre debe realizar para vivir esta sublime Verdad, son poner a trabajar todas las potencias del alma usando la inteligencia para buscar el origen y el conocimiento de lo que representa este magnífico Don del Amor del Padre, así como los efectos que produce en quién lo vive.

Creyendo firmemente y sin limitaciones. Ejercitando la Caridad para que las obras logradas, rindan copiosos y abundantes frutos. Ejercitando la Esperanza, que es como una luz que hace vislumbrar la vida futura y vuelve el amor más activo en beneficio de todos.

No basta el Don de la Vida; es necesario vivirla. Y esto se aplica a la vida física, intelectual o espiritual. ¿Para qué sirve una vida no vivida?

Los hermanos nuestros que ya han cumplido su peregrinación por la tierra en su existencia temporal, no están ajenos a nosotros y se encuentran más cercanos, que el que va de viaje a otra ciudad. Solo un tenue velo es el que separa el mundo espiritual del material y es el que nos impide ver su proximidad. Ellos no están inertes o pasivos en relación a nosotros.

Las almas de los vivientes con las de los ‘vivos’, en el Cielo y en la Tierra, están unidas por lazos incorpóreos y podemos intercambiar palabras y caricias, para hacer menos triste nuestra existencia y más feliz nuestra Morada.

(San José en Jacarei)

Esta comunión dichosa de los espíritus, junto con los Purgantes en el Purgatorio, de aquellos que por más que hayan cambiado de forma y de naturaleza, no han dejado de existir y aman como en vida no habrían podido amar, porque aman en Dios. Viven en un estado de vida más perfecto, que el que vivimos en esta tierra. Y aman y toman parte en la medida de la perfección alcanzada, en todos los acontecimientos del Cuerpo Místico de Jesús.

Pero ellos están limitados por la voluntad del hombre. Al igual que Dios, no pueden sobrepasar la libertad y solamente cuando son invocados y solicitados por la Fe, pueden intervenir. Ellos están atentos y miran todos los acontecimientos que se desarrollan en nuestra lucha contra el Maligno.

Son ayudas poderosísimas cuando las almas lo solicitan y a las que se unen con el amor de Fusión, en el río de Gracia que circula dando la Vida. Ellas comunican todas las potencias de que disponen, haciendo más fecunda la obra de los corredentores.

LA IGLESIA TRIUNFANTE.

La vida continúa después de la tumba y todos los que nos han precedido en la Fe, estando en el Purgatorio o en el Paraíso, nos continúan amando con un amor más puro, más ardiente, más perfecto. Y los anima el deseo de ayudarnos a superar las duras pruebas de la vida, para que lleguemos, como ellos que ya han llegado, a la meta que es el fin de la vid misma.

Ellos ya conocen porque los están viendo, los peligros que asechan a nuestras almas. Pero la ayuda que pueden darnos está condicionada a la medida de nuestra Fe y nuestra libre voluntad, para acercarnos a ellos a través de la Oración.

El Paraíso es algo inefable; tan grandioso y maravilloso que no hay palabras humanas para poderlo explicar. Y la inteligencia humana es demasiado limitada, para poderlo comprender. En el paraíso no hay posibilidad ni de crecimiento, ni de disminución de la felicidad particular; porque el gozo no consiste en una feliz pero inmóvil contemplación de Dios y de todas las bellezas del Universo que en Él se reflejan.

En el Paraíso no se está en una inmovilidad estancada que aun así sería maravillosa; sino la felicidad y el júbilo se renuevan en aquel instante sin pasado y sin futuro que se llama Eternidad y que es siempre infinitamente nuevo. En el Paraíso no se vive una vida de inercia; sino una vida intensamente activa y que tiene una plenitud total y absoluta. Es el Amor en acción y que tiende a comunicarse.

La más fértil imaginación no podrá concebir jamás, ni siquiera en modo aproximado, la realidad que se vive en el Paraíso.

Para los militantes en la tierra y especialmente cuando el sufrimiento se agudiza, parece como si el tiempo se hubiera detenido. En el Paraíso, como se está fuera del Tiempo, se ve como éste transcurre velozmente, poniendo rápido fin a todas las cosas.

El invierno de la vida pasa pronto y las almas resucitadas ven llegar la primavera eterna cuando se convierten en flores, las espinas llevadas por amor a Él.

Si nosotros en la tierra pudiésemos ver las cosas como ellos las ven: con una claridad impresionante; ciertamente los ateos dejarían de existir y todos los hombres se crucificarían voluntariamente y de inmediato. Pero entonces cesaría la Prueba de Fe, haciendo estériles todas nuestras acciones.

Si los hombres están animados por una vivísima Fe, conscientes de los inagotables recursos de gracias, de ayudas y de dones que pueden obtener de este Tesoro inagotable de la Comunión de los Santos, verán multiplicado su poder sobre las fuerzas del Mal.

Desde nuestro nacimiento hasta el final de la jornada terrena, los santos nos dan la asistencia y la ayuda que Dios les permite. Sería mucho más grande, si más intenso es nuestro deseo de recibirlas y más frecuentes las súplicas al solicitarlas.

La Bondad Divina permite estas colaboraciones recíprocas, para aumentar su gozo al vernos estrechar las relaciones, haciéndolas frecuentes y fecundas en el Bien; aumentando el amor, como sucede en una verdadera familia.

Ellos, para ayudarnos a superar y aliviar nuestras penas, pueden mucho. Pero pueden en la medida en que creemos y esperamos en su ayuda. Y más concretamente, en la medida que se lo solicitamos.

Porque esta Comunión entre nosotros viajantes y ellos bienaventurados, debe ser consciente y querida. Su amor está presto y dispuesto, para ayudarnos en lo que queremos.

LA IGLESIA PURGANTE.

Las benditas ánimas del Purgatorio, para sí mismas no pueden hacer nada, pero nosotros podemos hacer muchísimo. Y la Obra más grande de Caridad, es aliviarles los tremendos sufrimientos que ellas soportan en la reparación de sus propios pecados y la regeneración espiritual que las volverá aptas, para gozar del Paraíso.

En los funerales se llora a las almas, con el llanto humano que es negación de Fe y Esperanza.

Y después de enterrados los muertos, los vivos fácilmente se olvidan de las almas y piensan solamente en la podredumbre y cenizas de los cuerpos. ¡Si los hombres supieran lo que significa el Purgatorio, todos amarían ardientemente el Sufrimiento y lo pedirían a Dios como el Don más bendito sobre la Tierra!

Nuestras posibilidades de hacer el bien a las almas del Purgatorio, constituyen una reserva potencial inagotable. Todas nuestras actividades, hasta las más pequeñas e insignificantes, pueden ser elevadas del plano natural al sobrenatural, ofreciéndolas por ‘Amor al Señor y en sufragio por las almas del Purgatorio’ Y las misas escuchadas y ofrecidas por la misma razón, son ayudas valiosísimas. Y SOLO NOSOTROS SE LAS PODEMOS DAR.

Nuestra contribución de sufragios cotidianos, se trasmutan en una lluvia de Gracias y estrecha las relaciones de amor, aumentando la unión entre nosotros y las almas del Purgatorio.

Cuando recurrimos a ellas las ponemos en condición de ayudarnos y con los enormes sufrimientos que ellas padecen y que solo pueden aplicar por nosotros, porque somos la única área en la que ellas pueden actuar.

El Amor Purgante es amor en acción en beneficio de las militantes. Hay que invocarlas y tener confianza en ellas, pues su alegría está en responder a nuestras oraciones.

El Dogma de la Comunión de los Santos es una de las Obras Maestras de la Sabiduría y Potencia Divinas y hay que vivirlo para comprender realmente su maravillosa belleza y eficacia.

LA IGLESIA MILITANTE.

El hombre es obra de Dios y Dios sabe lo que necesita. Por eso dio el Primer Mandamiento que lo pone en el camino justo y en el puesto justo. El hombre salido de las manos de Dios, recorre un circuito que debe regresarlo a Dios. Esta es la lógica de la Fe y de la razón; las que le exigen hacer de Dios la finalidad suprema y primera de su existencia: “Conocer, amar y servir a Dios en esta vida, para gozarlo después en el Paraíso.”

La vida terrenal y humana es un camino hacia la Eternidad y el Primer Mandamiento: “Yo Soy el Señor Dios Tuyo y no tendrás otro dios fuera de Mí” Significa que el hombre libre e inteligente debe en la Tierra; colocarse en el plano justo frente a Él, si es que quiere encontrar e su peregrinaje terreno, un equilibrio entre las exigencias materiales y espirituales de su persona.

La necesidad de lo sobrenatural es tan fuerte en el hombre que si le faltan estas realidades trascendentales, no tiene felicidad ni paz. Y el tormento se hace tan grande, que la necesidad de adorar, lo lleva con frecuencia a la desesperación. Igualmente la necesidad de amar es tan fuerte e imperiosa, como su necesidad de respirar.

Jesús es el Amor Infinito, Eterno, Increado, que vino a la Tierra a reconciliar y a reunir de nuevo con Dios a la Humanidad; arrancándola del Odio.

El Amor por su naturaleza tiende a la unión, así como el Odio tiende a la desunión. Cuando se vive ardientemente el Dogma de la Comunión de los Santos, la Bondad Divina concede el encontrarnos y comunicarnos para la Gloria de Dios.

Y hay una infusión de fuerzas sobrenaturales que hacen a los hombres capaces de comprender, actuar, arrepentirse y salvarse. Los sufrimientos de las almas víctimas cierran este círculo vital de amor, que como una cadena de vida une la Tierra y el Cielo, pues purifican las almas para que puedan llover las Gracias Divinas y dar a los hermanos la salvación; para que en la aridez espiritual de un pecador, pueda florecer un nuevo espíritu hijo de Dios.

El Dolor no es un castigo cuando se sabe acoger y usar con justicia. El Dolor es como un Sacerdocio abierto a todos, que es un gran mérito y tiene un gran poder sobre el Corazón de Dios. Nacido con el Pecado sabe aplacar la Justicia, porque Dios sabe usar para el Bien, lo que el Odio ha creado para atormentar. Jesucristo lo santificó y fue el medio que usó para anular la Culpa; porque no hay medio más grande que éste.

Por eso Dios nos llama a colaborar con el Sufrimiento y la Oración; para que la Iglesia no sea destruida, como el Infierno y sus aliados lo quisieran.

Hay que confiar totalmente en Jesús, que nos guía y nos precede en el camino que nos indica. Y hay que tener confianza también en los hermanos que ya han llegado a la Casa del Padre y desean ayudarnos a no desfallecer.

Hay que perseverar siempre sin ningún temor; aun cuando el llamado de Jesús fuese al Martirio Cruento en el choque frontal contra las Huestes del Infierno.

Hay que mirar a Jesús y seguir adelante en nuestro camino hasta el Gran Encuentro. Entonces las espinas se convertirán en rosas maravillosas y desconocidas en la Tierra…

Mientras tanto no hay que olvidar que estamos en la Línea de Fuego de la incesante lucha entre las Potencias de las Tinieblas y las Potencias de la Luz. Y que las primeras no prevalecerán sobre las segundas.

Y para conservar el espíritu sereno y en paz, a pesar de que la batalla se vuelve más feroz y Satanás está al asecho, tratando de inculcar miedo, temores, dudas y desconfianza. Pero no debemos olvidar que solo tiene al alcance nuestra materia y lo que se relaciona con ella.

Al espíritu indomable no lo puede tocar, si mantenemos nuestra voluntad de pertenecer a Dios.

Debemos luchar sin desconfiar jamás. Jesús está con nosotros y también los santos del Paraíso y del Purgatorio.

La Comunión de los Santos es auxilio y salvación para las almas de la Tierra.

Pedro calla. En el aire resuena vibrante, la enseñanza de ese día…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA