Archivos de etiquetas: esclavos

126.- AMOR EQUIVOCADO


Desde la cima de las colinas, se ve la costa mediterránea. Las ciudades marítimas aparecen envueltas en la blancura de sus casas entre el verdor de la floresta y el azul del mar, en el que se refleja el azul del Cielo.

Acaba de amanecer y después de haberse pintado la aurora de color rosado, la tiñe después de azul  y la brisa matinal, sacude el rocío con las primeras caricias del sol y esparce el aroma de las flores y del mar.

La ciudad de Cesárea se ve recostada en la orilla. Hermosa como lo son todos aquellos lugares en que la exquisitez romana ha echado raíces. Termas y palacios de mármol blanquean como bloques de nieve aprisionada en los barrios más cercanos al mar.

A estos palacios hace guardia una torre blanca, alta, cuadrada, situada en dirección al puerto, que parece vigilarlo montando guardia.

Alrededor hay muchas casas más modestas de estilo hebreo con viñas y jardines colgantes sobre las terrazas y árboles de follaje cortado.

Cesárea está llena de extensos mercados que están llenos de todo género de artículos, destinados a las exigentes mesas romanas y de mercaderías traídas de todas partes del mundo.  Hay mucha gente en la parte sur de los mercados y sus cómodos pórticos. Son de todas las clases sociales y realizan sus compras con algarabía y disfrutando de todo lo que hay.

Un romano muy elegante a quién preceden unos diez esclavos cargados con bolsas y paquetes, se encuentra con otros dos patricios.

Hay saludos mutuos:

–                       ¡Salve, Ennio!

–                       ¡Salve, Floro Tulio Cornelio! ¡Salve, Marco Heracleo Flavio!

–                       ¿Cuándo regresaste?

–                       Anteayer al amanecer y rendido de cansancio.

El joven llamado Floro le dice con sorna:

–                       ¿En qué te has fatigado? ¿Desde cuándo te has puesto a sudar?

–                       No te burles, Floro Tulio Cornelio. Todavía ahora estoy sudando a causa de mis amigos.

El mayor, llamado Marco, le replica:

–                       ¿Por tus amigos? No te hemos pedido nada.

Ennio contesta:

–                       Pero mi corazón está pendiente de vosotros. ¡Qué duros sois conmigo, que me preocupo por vosotros! Ved esa hilera de esclavos cargados. Otras antes que ellos, ya se fueron. Y todo para honraros. Todo para vosotros.

Los amigos protestan ruidosamente:

–                       ¿Es esto lo que llamas trabajo?

–                       ¿Un banquete?…

–                       ¿Y por qué razón?

–                       ¡Pssst! ¡Qué gritería entre nobles patricios!

–                       Os parecéis a esta gente, sólo en que todos morimos…

–                       Orgías y descanso que son nuestros compañeros inseparables.

–                       Todavía me pregunto, ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es lo que debemos hacer?

–                       Una de las cosas que tenemos que hacer es morir de fastidio.

–                       Enseñar a vivir a estas lloronas, es otra cosa muy distinta.

–                       Y sembrar Roma en los sagrados senos de las hebreas, es algo más.

–                       Y gozar aquí como en cualquier otra parte de nuestras rentas, de nuestro poder al que todo se permite, es cosa muy diversa.

Los tres se entrelazan en  una conversación llena de intención y de picardías, de la que brota la carcajada abierta…

El joven Floro deja de reír y frunciendo el ceño, su expresión se oscurece y dice:

–                       Hace ya algunos meses que una sombra ha caído sobre la alegre corte de Pilatos. Las mujeres más hermosas, parecen castas vestales y sus maridos las secundan en su extravagancia; lo que roba demasiado placer a nuestras holganzas…

Ennio dice:

–                       Es cierto… Y todo por seguir el capricho de ese campesino Galileo… Pero pronto se les pasará…

Marco responde:

–                       Te engañas Ennio. Tengo entendido que también Claudia ha caído en sus redes. Y por eso… Una estrambótica moderación de costumbres se ha apoderado de su palacio. Parece que ha revivido la austera Roma Republicana…

–                       ¡Ufff! ¡Qué desgracia! ¿Desde cuándo?

Floro contesta:

–                       Desde el dulce Abril, propicio a los amores. Tú no sabes, estabas ausente. Nuestras damas regresaron tan fúnebres, como las plañideras de los sepulcros. Y nosotros los pobrecitos hombres, tenemos que buscar en otras partes, muchos consuelos… Que ni siquiera se nos permiten en presencia de las púdicas.

–                       Una razón más para que os socorra. Esta noche haré una gran cena… Una grandiosa orgía en mi casa. Estuve en Cintium y allí encontré delicias que estos apestosos tienen por inmundas: pavos, perdices, grullas de todas clases.  Jabalís pequeños para nuestros gustos refinados…

Vinos exquisitos de las colonias romanas; de mis posesiones y de las playas asoleadas de Aciri… Perfumados vinos de Quío y de la isla de la que Cintium es la piedra preciosa. Vinos generosos de Iberia, tan buenos para poner fuego en las venas, cuando llega la hora culminante…

–                       ¡Oh! ¡Será una gran fiesta para ahuyentar el fastidio de este destierro!…

–                       ¡Para convencernos de que todavía somos viriles!…

Marco pregunta:

–                       ¿También habrá mujeres?

–                       También. Y hermosas, más que una rosa. De todos colores y sabores. Me costó un tesoro conseguir todas estas mercancías, entre los que vienen mujeres bellas y blancas, como las azucenas…

¡Pero soy generoso con los amigos!… Aquí hice las últimas compras; que no hice antes, para que no se echaran a perder en el viaje. Después del banquete, el amor…

–                       ¿Tuviste buena navegación?

–                       Óptima. Venus Marina me fue propicia.

Por lo demás es a ella a quién dedico el rito de esta noche…

Los tres ríen alegremente gustando por anticipado sus sensuales fantasías…

Floro pregunta:

–                       ¿Por qué motivo esta fiesta extraordinaria?

–                       Por tres motivos: mi amado sobrino llevará en estos días la toga viril y debo festejar el acontecimiento. Dos, porque desobedecí al presagio que me dijo que Cesárea sería un lugar de tristeza y conviene destruir el encanto, con este rito dedicado a Venus…

El tercero os lo diré en voz baja: estoy de bodas…

Los dos amigos dicen al mismo tiempo:

–                       ¿Tú?

–                       ¡Eres un mentiroso!

Ennio hace un gesto de deleite anticipado y afirma:

–                       De veras. Está uno de bodas cuando se da el primer sorbo a un ánfora cerrada. Esta noche lo haré. La compré con doscientas monedas de oro.

Ni Venus hubiera sido capaz de parir tal preciosidad: es bella como la aurora.

Blanca y de cabellos rubios como el oro. Pura y hermosa como ninguna. ¡Es un botón! Un capullo cerrado. ¡Ah! ¡Y yo soy su dichoso dueño!…

Marco Heracleo dice bromeando:

–                       ¡Profanador! 

–                       No la hagas de censor, que eres igual que yo… Cuando se fue Valeriano todos nos moríamos de fastidio y de cansancio. Yo entro ahora en su lugar…

Los tesoros de nuestros antepasados para esto sirven. No seré un necio como él, para esperar a que ese capullo de Alhelí, se muera de nostalgia y se pierda con filosofías de esos enervados, que no saben gozar de la vida…

Floro exclama:

–                       ¡Bravo! Pero… la esclava de Valeriano era docta y…

Ennio lo interrumpe:

–                       ¡Y estaba loca con la lectura de sus filósofos! Pero, ¿Quién piensa en el alma y en la otra vida y en virtudes?… ¡Vivir es gozar!…

Y nosotros estamos vivos. Ayer eché al fuego, todos esos funestos rollos y bajo pena de muerte he ordenado a los esclavos, que no vuelvan a acordarse de míseros filósofos y galileos. Ese capullo tan solo me conocerá a mí…

–                       ¿Dónde la encontraste?

–                       Hubo alguien sagaz que compró esclavos después de las guerras gálicas. Los eligió con perfección y los usó tan solo como reproductores, alimentándolos bien y tratándolos mejor. Lo único que tenían que hacer era procrear flores nuevas de belleza… Y Gala es una de éstas. Ya es púber. El dueño me la vendió… Y yo la compré… ¡Ja, Ja, Ja!…

–                       ¡Libidinoso!

–                       Si no la compraba yo, otro la hubiera comprado… Por eso no debió haber sido mujer…

–                       Si te oyese…

Marco exclama:

–                       ¡Oh! ¡Míralo!

–                       ¿A quién?

–                       El Nazareno que ha embrujado a nuestras damas. Está detrás de ti…

Ennio se vuelve como si en la espalda tuviese un áspid. Mira a Jesús que camina despacio entre la gente que se agolpa a su alrededor… Gente pobre en la que hay también esclavos romanos.  Y con una sarcástica carcajada…

Enio pregunta:

–                       ¿Ese harapiento?…  Lo siguen mujeres depravadas. Pero vámonos antes de que nos embruje también a nosotros.  –y volviéndose a los esclavos- Vosotros váyanse ligeritos a casa. Habéis estado perdiendo el tiempo y allá esperan las especias y los perfumes. Daos prisa. Acordaos que está el látigo, si no está todo listo para el crepúsculo.

Los esclavos se van a la carrera. Y con toda lentitud, los siguen los tres patricios.

Jesús sigue caminando triste, porque oyó las últimas palabras de Ennio y mira con infinita compasión a los esclavos, que corren con su carga. Mira a su alrededor y busca caras de esclavos romanos…

Ve a algunos mezclados entre la gente, que tiemblan de miedo de que los vigilantes los sorprendan o que los hebreos los arrojen.

Deteniéndose les dice:

–                       ¿Entre vosotros no hay nadie de aquella casa?

Un esclavo contesta:

–                       No, Señor. Pero sí los conocemos…

Jesús dice a su apóstol:

–                       Mateo, dales buena limosna. La dividirán entre sus demás compañeros, para que sepan que hay quién los ama. Vosotros sabed y decidlo a los demás que con la vida termina el dolor para los que fueron buenos y honestos en sus cadenas…

(Les cuenta una parábola)… No desperdiciéis las dos monedas: el tiempo y el libre albedrío. Empleadlos en la justicia para que lleguéis a la derecha del Padre. Y si habéis faltado en algo, arrepentíos y tened fe en el amor misericordioso. La paz sea con vosotros.

Todos se van y los esclavos siguen allí…

Jesús les pregunta:

–                       ¿Todavía aquí, pobres amigos míos?  ¿No os castigarán?

Un anciano, el que parece ser el mayordomo entre ellos contesta:

–                       No, Señor. Si decimos que te escuchamos…  Nuestras dueñas te veneran.

Nosotros los de la casa de Claudia, Plautina, Livia y Valeria, nos encontramos bastante bien. Y te bendecimos porque nos has hecho más llevadera nuestra suerte. ¿A dónde vas a ir ahora, Señor? ¡Hace tanto tiempo que deseábamos verte!…

–                       A la casa del cordelero que está en el puerto. Pero esta noche me voy y vuestras dueñas irán a la fiesta…

–                       Lo diremos también. Hace muchos meses que nos dieron órdenes de que siguiéramos tus pasos.

–                       Está bien. también vosotros emplead el tiempo y el pensamiento, que siempre es libre, aun cuando el hombre esté encadenado.

Los esclavos se inclinan profundamente y se van al barrio de los romanos.

Jesús y los suyos se dirigen al puerto…

Más tarde…

Los trabajadores dan vueltas a su malacate y no se oye otro ruido al estirar el cáñamo.

Uno de ellos exclama:

–                       ¡Mujeres! ¿Y a estas horas? ¡Mirad!…

El sol fustiga sin piedad, en la pequeña plazoleta, pese a los cuatro gigantescos plátanos que están en cada ángulo de la plaza rectangular.

Un joven dice con mofa:

–                       Andarán buscando cordeles para amarrar a sus maridos…

–                       Puede ser que necesiten de cáñamo para sus trabajos.

–                       ¿Del nuestro, tan burdo, cuando pueden conseguir uno muy fino?

–                       El nuestro cuesta menos. ¿Ves? Son pobres…

–                       Pero no son hebreas. Mira que el manto es diferente. Así es.

–                        Acá en Cesárea Hay de todo un poco…

–                     Tal vez busquen al Rabbí… Estarán enfermas…

–                       Mira como vienen cubiertas y con este calor.

El cordelero que parece ser el capataz, dice:

–                       Con tal de que no sean leprosas… Miseria, sí. Pero lepra, no. No la quiero ni siquiera resignándome a la voluntad de Dios.

–                       ¿No has oído al Maestro? ‘Es menester aceptar todo lo que Dios nos manda’

–                       Pero la lepra no la manda Dios. La proporcionan el pecado, los vicios, el contagio…

La mujer llega y habla con uno de los trabajadores.

Y éste viene con el capataz:

–                       Simón, esta mujer desea algo, pero habla en una lengua extranjera. Háblale tú que has navegado…

Simón pregunta con voz ronca, en latin culto:

–                       ¿Qué quieres? – tratando de ver su cara, bajo el velo oscuro.

Ella responde en un griego clásico:

–                       Al Rey de Israel. Al Maestro.

–                       ¡Ah! Comprendí… ¿Sois leprosas?

–                       No.

–                       ¿Quién me lo puede asegurar?

–                       Él te lo puede decir. Pregúntaselo.

El hombre no sabe qué hacer.

Luego dice:

–                       Bien. Haré un acto de Fe y Dios me protegerá. Lo voy a llamar. Quedaos aquí.

Las cuatro mujeres no se mueven. Forman un grupo extraño y mudo.

Los cordeleros las miran con asombro y con temor.

El hombre va al almacén y toca a Jesús que duerme.

–                       Maestro, acá te buscan.

Jesús se despierta y se levanta al punto.

–                       ¿Quién?

–                       Mujeres griegas. Dicen que no son leprosas y que Tú lo puedes asegurar.

–                       Voy inmediatamente.  –dice Jesús amarrándose las correas de sus sandalias y abrochándose el cuello.

Se pone a la cintura la faja que se había quitado para poder dormir mejor y sale al encuentro de las mujeres.

Jesús las mira y dice:

–                       Simón, puedes estar tranquilo. Las mujeres no están enfermas. Y quiero escucharlas en paz.

Simón contesta:

–                       Vete a la habitación del fondo. Allí estarás solo y nadie te molestará.

Jesús dice a las mujeres:

–                       Venid.

Y entran en una bodega, donde guardan los utensilios de trabajo.

Jesús tiene un aspecto serio y pálido…

Y dice con una sonrisa de disculpa:

–                       No es un lugar apropiado para ustedes. Pero no dispongo de otra cosa.

Ellas se quitan el velo y el manto. Y se descubre que son Plautina, Livia, Valeria y la liberta Álbula Domitila.

Plautina responde:

–                       No vemos al lugar, sino Al que en estos momentos está en él.

Jesús sonríe y dice:

–                       Por esto entiendo que pese a todo, todavía me consideráis como a un hombre justo.

–                       Y más que eso. Y Claudia nos manda precisamente porque cree que eres más que un justo. Y no toma en cuenta lo que se oyó…  Pero quiere que Tú Mismo se lo digas, para venerarte con mayor razón.

–                       O para no hacerlo si me muestro a ella como quisieron pintarme. Pero decidle que  no hay nada de eso. No tengo miras humanas. Mi Ministerio y mi deseo es tan solo sobrenatural. Y nada más. Quiero, sí; reunir a todos los hombres en un solo reino. ¿A qué hombres? ¿A los que están hechos de carne y sangre? ¡No! Eso lo dejo, cosa corruptible a las monarquías que pasan; a los reinos que se tambalean.

Quiero reunir bajo mi único cetro, sólo los corazones de los hombres; espíritus inmortales en un reino inmortal. Cualquier otra versión la rechazo como contraria a mi voluntad. Quienquiera que sea que la haya dado. Y os ruego que creáis y que digáis a quien os envía, que la Verdad no tiene sino una sola palabra…

–                       Tu apóstol habló con mucha seguridad.

–                       Es un muchacho exaltado… Y como a tal hay que escucharlo.

Plautina dice enojada:

–                       Pero te hace daño. Regáñalo… Arrójalo de Ti…

–                       ¿Entonces dónde estaría mi misericordia? Él lo hace llevado de un amor equivocado. ¿No debo acaso compadecerlo?  ¿Y qué cambiará si lo arrojo de Mí? Haría doble mal: a sí y a Mí.

–                       Es para Ti, como una zancadilla.

–                       Es para Mí un infeliz a quién tengo que redimir…

Plautina cae de rodillas con los brazos extendidos:

–                       Maestro, mayor que cualquier otro: ¡Qué fácil es tenerte por Santo, cuando se siente tu corazón en tus palabras! ¡Qué fácil es amarte y seguirte debido a esta caridad tuya, que es mayor que tu inteligencia!

Jesús objeta:

–                       No mayor. Sino que es más asequible a vosotros… cuyo entendimiento está envuelto en muchos errores y no sois lo demasiado generosas para despojaros de ellos y aceptar la Verdad.

Livia dice:

–                       Tenéis razón. Eres tan adivino como sabio.

–                       La sabiduría, porque es una forma de santidad, da siempre luz en el juzgar. Bien se trate de cosas o bien de la advertencia previa a hechos futuros.

–                       Por esto vuestros profetas…

–                       Eran unos santos. Dios se comunicaba a ellos con una gran plenitud.

–                       ¿Eran santos porque eran de Israel?

–                       Por eso y porque fueron justos en sus acciones. Pues no todo Israel es y ha sido santo, pese a ser Israel. No es el pertenecer por casualidad a un pueblo o a una religión, lo que puede hacer santos a los hombres. Pueden ayudar a serlo y mucho, pero no son el factor absoluto de la santidad.

–                       ¿Cuál es ese factor?

–                       La voluntad del hombre. La voluntad que hace que las acciones del hombre sean santas, si es buena. Perversas, si es mala.

–                       Entonces entre nosotros puede ser que haya justos.

–                       Así es. Y no cabe duda de que entre vuestro antepasados hubo justos y los hay entre los que viven actualmente. Porque sería muy horrible que todo el mundo pagano, perteneciese a los demonios.

Quienes de entre vosotros se sienten atraídos hacia el Bien y la Verdad. Y huyen del vicio y de las malas acciones que envilecen al hombre; creedme que están ya en el sendero de la justicia.

–                       Entonces Claudia…

–                       Sí. Y vosotras también… Perseverad.

–                       Pero… ¿Si muriéramos antes de convertirnos a Tí?  ¿Para qué serviría el haber sido virtuosas?

–                       Dios es justo en el juzgar. Pero, ¿Por qué debéis dar la espalda al Dios Verdadero?

Las tres bajan la cabeza. Un silencio…

Y luego la confesión que dará la clave de la crueldad romana y su resistencia al cristianismo:

–                       Porque nos parece que al hacerlo, traicionaríamos a la patria. 

–                       Al revés. La serviríais. Pues la haríais moral y espiritualmente más grande. Porque sería fuerte con la posesión y protección de Dios; además de su ejército y sus riquezas. Roma la Urbe del Mundo; la Urbe de la Religión Universal… Pensadlo…

Un silencio.

Luego Livia, encendida como una llama dice:

–                       Maestro hace tiempo que buscábamos en las páginas de nuestro Virgilio algo referente a Ti, porque nadie mejor que él te presagió… ¡Cuánto hablamos aquel día con Diomedes el liberto griego, astrólogo a quién quiere mucho Claudia!

El sostuvo que esto sucedió porque los tiempos eran más cercanos y los astros lo decían con sus conjunciones… para apoyar su tesis adujo el hecho de los tres Sabios de los tres países de Oriente que vinieron a adorarte cuando eras un infante.

Y con ello provocaron la matanza de la que la misma Roma se horrorizó; pues cuando se supo, Augusto dijo Que Herodes era un cerdo sediento de sangre…’ Claudia exclamó: “¡Hace falta el Maestro! Nos diría la verdad y el destino de nuestro más grande poeta…

Querrías decirnos por Claudia… Algo que nos muestre que no estás irritado contra ella.

–                       He comprendido su reacción de romana. Y no le guardo ningún rencor. Decidle que esté tranquila. Y escuchad: Virgilio no fue grande solo como poeta. ¿No es así?

–                       ¡Oh, no! También lo fue como hombre. En medio de una sociedad que estaba corrompida y viciada, fue un faro de pureza espiritual. Nadie lo vio lujurioso, ni amante de orgías, ni de costumbres licenciosas. Sus escritos son castos y mucho más casto fue su corazón. Tanto es así que en los lugares donde vivió, se le llamó ‘La doncella’, para vergüenza de los viciosos y veneración de los buenos.

–                       ¿Y en el alma pura de un hombre casto, no habrá podido reflejarse Dios, aun cuando ese hombre fuese pagano? La Virtud Perfecta, ¿No habrá amado al virtuoso?  Y si se le concedió amar y ver la Verdad debido a la belleza pura de su corazón, ¿No podrá haber tenido un fulgor de profecía? ¿De una profecía que no es más que la Verdad que se descubre a quién merece conocerla como premio e incentivo para una virtud mayor?

–                       ¡Entonces profetizó de Ti!

–                       Su inteligencia prendida en la pureza y en el genio, logró ascender y conocer una página que se refiere a Mí y puede llamársele al poeta pagano y justo, un hombre dotado de espíritu profético y anterior a Mí, por premio de sus virtudes.

Valeria y Plautina preguntan:

–                       ¡Oh, nuestro Virgilio!

–                       ¿Y tendrá algún premio?

–                       Ya lo dije. Dios es justo. Pero vosotras no imitéis al poeta deteniéndoos hasta donde él llegó. Avanzad, porque la Verdad, no se os ha mostrado por intuición o en parte, sino completa y os ha hablado.

Plautina dice:

–                       Gracias, Maestro. Nos retiramos. Claudia nos dijo que te preguntásemos si te puede ser útil en asuntos morales.

–                       Y os mandó que me preguntaseis si soy un usurpador…

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Cómo lo sabes?

–                       ¡Soy más que Virgilio y que los profetas!…

–                       ¡Es verdad! ¡Todo es verdad! ¿Podemos servirte?

–                       No necesito nada más que fe y amor. Pero hay una criatura que se encuentra en gran peligro y que esta noche tendrá el alma muerta. Claudia podría salvarla. 

–                       ¿El alma muerta?

–                       ¿De quién se trata?

Jesús dice:

–                       Un patricio vuestro da un banquete y…

Livia contesta:

–                       ¡Ah, sí! Ennio Casio. También mi marido fue invitado.

Valeria confirma con energía:

–                       También el mío. También nosotras…  Pero como Claudia se abstiene, también nosotras nos abstendremos. Habíamos decidido retirarnos inmediatamente después de la cena, si es que íbamos… Porque nuestras cenas terminan en orgías que ya no podemos soportar… Y con el enojo de que nuestros maridos no se ocupan de nosotras, nos salimos…

Jesús corrige:

–                       No por enojo, sino por piedad de su miseria moral…

–                       Es difícil, Maestro. Sabemos lo que pasa allí dentro…

–                       Yo también sé muchas cosas que suceden en los corazones y sin embargo perdono…

–                       Tú eres un Santo.

–                       Vosotras debéis serlo. Porque lo quiero y porque a ello os empuja vuestra voluntad…

–                       Maestro…

–                       Sí. ¿Podéis afirmar que sois felices como antes de conocerme? ¿Felices en la miserable y brutal felicidad; en la sensualidad de paganas que ignoran que no son solo un pedazo de carne, ahora que conocéis un poco a la Sabiduría?

–                       No, Maestro. Lo tenemos que decir claro. Estamos descontentas. Inquietas como quien busca un tesoro y no lo encuentra.

–                       Y está ante vosotros. Lo que os inquieta es el ansia de vuestros corazones por la Luz. El sentirse mal porque os tardáis en darles lo que os piden…

Un silencio.

Después Plautina dice:

–                       ¿Y qué podría hacer Claudia?

–                       Salvar a esa pobre criatura. Una niña que el romano compró para su placer. Una virgen que mañana no lo será más.

–                       Si la compró… Le pertenece.

–                       No es un mueble. Dentro de su cuerpo hay un alma…

Ellas objetan:

–                       Maestro.

–                       Nuestras leyes…

Jesús rebate:

–                       Mujeres: ¡La Ley de Dios!…

–                       Claudia no va a ir a la fiesta…

–                       No le digo que vaya. Os digo que le trasmitáis lo siguiente: “El Maestro para asegurarse de que Claudia no tiene nada contra Él, le pide que le ayude a favor de esta niña…”

Plautina, Valeria y Livia:

–                       Se lo diremos, pero no podrá hacer nada.

–                       Esclava adquirida…

–                       Objeto del que se puede disponer…

Jesús contesta:

–                       Mi religión enseñará que el esclavo tiene un alma semejante al César, mejor en muchos casos…  Y que esa alma pertenece a Dios. Y que quién la corrompe es maldito.  –Jesús lo dice con severidad y energía.

Las mujeres se sacuden a la voz severa de la orden. Se inclinan sin replicar y se ponen otra vez los velos y los mantos.

Se despiden:

–                       Lo trasmitiremos. Salve, Maestro.

–                       Hasta pronto.

Plautina, antes de salir dice:

–                       Para todos, éramos mujeres griegas. ¿Entendido?

–                       Entendido. Id tranquilas.

Jesús se queda solo bajo el portal y ellas se van por donde vinieron.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

36.- TRIBUNO IMPERIAL


En Cesárea Marítima, Jesús está en el centro de una amplia y bella plaza que continúa por una calle muy larga que llega hasta la playa. El mar está tranquilo. Una galera acaba de partir y es empujada por el viento y los remos. Otra está haciendo las maniobras para atracar.

Pedro reprocha:

–                     ¿A dónde vamos ahora? Quisiste venir aquí… Este lugar es de paganos. ¿Quién quieres que te escuche?

Jesús señala:

–                     Vamos allá, a aquel ángulo. Allí hablaré.

–                     ¿A las olas?

–                     También Dios creó las olas.

Y se van. Llegan al ángulo del puerto que Jesús indicara y ven que lentamente entra la galera que estaba tratando de atracar y que es acomodada en su lugar. Uno que otro marino vagabundea por el muelle. Los vendedores van a la nave romana y tratan de vender.

Jesús, apoyado contra la pared, parece como si hablase a las olas.

Lo rodean los apóstoles, descontentos con la situación. Algunos de pie. Otros, sentados…

Jesús continúa su largo discurso a las olas:

–                     … Es necio el hombre que al verse poderoso, sano, feliz; dice: ‘¿De qué tengo necesidad? ¿De quién? De nadie. No me falta nada, me basto a mí mismo. Por eso las leyes y órdenes de Dios o de la moral, no me importan nada. Mi ley es hacer lo que yo puedo, sin pensar si daña a los demás’

Un oficial romano se acerca y le dice:

–                     ¡Salve, Maestro! ¿Cómo es que te encuentras aquí? ¿Te acuerdas de mí? ¿Me conoces?

Jesús le dice:

–                     Dios venga a ti, Publio Quintiliano. ¿Lo ves? He venido.

El romano amplía su sonrisa franca al decir:

–                     Y exactamente al barrio romano. No esperaba volver a verte. Tengo deseos de oírte.

–                     Yo también. ¿En esa galera hay muchos destinados al remo?

–                     Muchos. Casi la mayor parte prisioneros de guerra. ¿Te interesan?

–                     Me gustaría ir cerca de la nave.

–                     Ven… te permito hasta aquí. No más allá. Es una nave militar y está llena de soldados.

–                     Me basta. Dios te lo pague.

Jesús torna a hablar y el romano de gallarda vestidura, se queda a su flanco, como si le hiciera guardia.

–                     … Esclavos por una desgracia. Esclavos hasta que dure la vida. Pero cada lágrima que cae sobre sus cadenas. Cada golpe que baja a escribir un grito de dolor más sobre sus carnes, disminuye sus grilletes, adorna lo que muere. Les depara la paz de Dios, quien es amigo de sus pobres hijos infelices a los que dará tanta alegría, cuanto fue su dolor.

De las bordas de la galera se asoman tripulantes y escuchan. Naturalmente entre ellos no hay galeotes, pero hasta ellos llega por todos lados, la potente voz de Jesús. Voz que se difunde por el aire tranquilo, en las horas de la baja marea. Un soldado llama a Publio Quintiliano y éste se va.

Jesús continúa:

–                     Quiero decir a estos infelices a quienes Dios ama, que se resignen a su dolor. Que hagan de su sufrimiento una flama que más pronto rompa las cadenas de la galera y de la vida; consumiendo con el deseo de ver a Dios, este pobre día que es la vida terrenal. Día oscuro, borrascoso, lleno de temores y trabajos; para entrar en el Día de Dios; día luminoso, sereno, sin miedos, ni languidez. Entraréis, ¡Oh, mártires! En la gran paz. En la infinita libertad del Paraíso; con tal de que sepáis ser buenos en medio de vuestros sufrimientos y de que aspiréis por Dios.

Publio Quintiliano regresa con otros soldados y detrás de él viene una lujosa litera que cargan esclavos. Los soldados le buscan un lugar…

La voz de Jesús sigue resonando poderosa:

–                     ¿Quién es Dios? Hablo a los gentiles que no saben quién es Dios. Hablo a  los hijos de los pueblos sometidos, que no saben quién es Dios. En vuestras selvas, ¡Oh, galos! ¡Oh, iberos! ¡Oh, tracios!, ¡Oh, germanos! ¡Oh, celtas!… tenéis una figura de Dios. El alma espontáneamente tiende a la adoración, porque se acuerda del Cielo. Pero no sabéis encontrar al Dios Verdadero que puso un alma en vuestros cuerpos. Un alma igual a la de nosotros los de Israel. Igual a la de los poderosos romanos que os han subyugado. Un alma que tiene los mismos deberes y los mismos derechos hacia el Bien y a la que será fiel el Bien; esto es, el Dios Verdadero. Sedlo también para con Él.

El dios o los dioses que hasta ahora habéis adorado, cuando aprendisteis su nombre o sus nombres, sobre las rodillas maternas. El dios en el que tal vez no pensáis más; porque no sentís que os venga de él algún consuelo en vuestro sufrimiento. Al que tal vez llegareis a odiar y a maldecir en la desesperación del día; no es el Dios Verdadero.

El Dios Verdadero es amor y piedad. ¿Acaso lo eran así vuestros dioses? No. También ellos son dureza, crueldad, mentira, hipocresía, vicio, latrocinio. Y ahora os han abandonado sin ese mínimo de consuelo, que es la esperanza de ser amados y la certeza  de descansar después de tanto sufrir. Esto sucede porque vuestros dioses no existen.

Pero Dios; el Dios Verdadero que es Amor y Piedad y cuya existencia Yo os aseguro. Que es el que ha hecho cielos y mares, montes, selvas, plantas, flores, animales y el hombre. Él es el que inculca en el hombre vencedor; piedad y amor cómo Él lo es, para con los pobres de la tierra.

¡Oh, vosotros que tenéis poder, que sois dueños y sois buenos! Pensad que todos sois de una sola planta. No seáis crueles con los que un infortunio os ha puesto entre las manos. Sed humanos también con los que un crimen, los ha amarrado al bordo de una galera.

El hombre peca muchas veces. Ninguno está sin culpas más o menos secretas. Si pensáis en esto seréis muy buenos para con los hermanos que no tuvieron tanta suerte y que fueron castigados por cosas que también vosotros habéis cometido y con todo, no habéis sido castigados.

La injusticia humana es una cosa tan incierta en juzgar, que sería realmente una desgracia que lo fuese de igual modo la divina. Hay reos que no parecen serlo. Y hay inocentes que son tenidos como culpables. En las cárceles, no están todos los que son; ni son todos los que están.  No investiguemos el porqué. Esto sería una acusación contra el hombre injusto y lleno de odio contra su semejante.

Hay reos que llegaron al crimen impulsados por fuerzas poderosas que excusan en parte la culpa. Por esta razón, vosotros que presidís en la galera, sed humanos.

Sobre la justicia humana, hay una Justicia Divina que está muy por arriba de todo. La del Dios Verdadero Creador del rey y del esclavo. De la piedra y del granito de arena. Él os está mirando a vosotros los del remo y a vosotros, jefes de la tripulación.

¡Ay de vosotros si llegáis a ser crueles sin razón alguna! ¡Yo, Jesucristo Mesías del Dios Verdadero, os lo aseguro! Él, cuando muráis, os amarrará a una galera eterna. Confiará el látigo manchado de sangre a los demonios y seréis torturados y golpeados, como lo hicisteis vosotros.

Porque si es verdad que la ley humana dice que el reo debe ser castigado; conviene que al castigarlo no se exceda en la medida. Tratad de recordarlo. El poderoso de hoy puede ser el miserable de mañana. Sólo Dios es Eterno.

Querría cambiaros el corazón. Y querría sobre todo romper las cadenas y devolveros a la libertad y a vuestra patria. Pero hermanos galeotes que no veis mi rostro, pero cuyo corazón con sus heridas conozco. En cambio de la libertad y de la patria, de la tierra que no os puedo dar; ¡Oh, pobres hombres, esclavos de los poderosos! ¡Os daré una libertad más grande y una patria!

Por causa vuestra me he hecho prisionero y dejé mi Patria. Por causa vuestra me entregaré para rescate vuestro,  por vosotros. También por vosotros que no sois el oprobio de la tierra; aunque así se os llame. Sino vergüenza del hombre que olvida la medida en el rigor de la guerra y la justicia.

Yo os daré una nueva Ley sobre la tierra y una tranquila mansión en el Cielo. Acordaos de mi Nombre, hijos de Dios que lloráis. Soy Jesús de Nazareth. Es el nombre de vuestro amigo. Decidlo en vuestras penas: ‘Jesús de Nazareth’

Estad seguros de que sí me amáis y me invocáis: ‘Jesús de Nazareth’ Me tendréis aun cuando sobre la tierra, jamás nos veamos. Soy Jesucristo. El salvador. Vuestro Amigo.

En nombre del Dios Verdadero os consuelo. Que pronto venga sobre vosotros la paz.

La gente, en su mayoría romanos; se ha amontonado alrededor de Jesús; cuyos nuevos conceptos los han dejado estupefactos.

Uno exclama:

–                     ¡Por Júpiter! Me has hecho pensar en cosas nuevas, en las que jamás había pensado; pero que me parecen verdaderas.

Publio Quintiliano mira a Jesús que se ha quedado pensativo y abstraído…

Y luego, Jesús dice:

–                     Así es amigo… Si el hombre emplease su inteligencia…  No llegaría a cometer delitos.

El oficial exclama:

–                     ¡Por Júpiter! ¡Por Júpiter! ¡Qué palabras! ¡Las debo recordar! Dijiste… ‘Si el hombre emplease su inteligencia…

–                     …no llegaría a cometer delitos.

–                     ¡Es verdad! ¡Por Júpiter! ¿Pero sabes que eres Grande?

–                     Cualquier hombre que quiera, podría serlo como Yo, si se hace una sola cosa con Dios.

Publio continúa con su cadena de ¡Por Júpiter! Cada vez más lleno de admiración. Jesús le dice:

–                     ¿Podrías dar un poco de alivio a esos galeotes? Tengo dinero…  una fruta. Una ayuda. Para que sepan que los amo…

–                     Dámelo. Puedo hacerlo. Y por otra parte. Allí hay una mujer que puede mucho. Le voy a decir…

Publio va a la litera y habla a través de las cortinas semi abiertas.

Regresa y dice:

–                     Proveo yo a la distribución para que los cómitres no se aprovechen. Y será la única vez que un tribuno imperial, tendrá piedad de los esclavos de guerra.

Jesús confirma:

–                     La primera. Pero no la única. Llegará un día en que ya no habrá más esclavos. Y antes de esto mis discípulos habrán trabajado entre los galeotes y los esclavos, para llamarlos con el nombre de hermanos.

Otra sarta de: ¡Por Júpiter!…  Vuela por el tranquilo aire; mientras Publio da órdenes y cuida de que haya suficiente fruta y vino para los galeotes.

Luego, antes de subir a la galera, dice al oído de Jesús:

–                     Dentro de la litera está Claudia Prócula. Le gustaría oírte otra vez. Pero entretanto quiere pedirte una cosa. Ve a verla…

Jesús va  hacia la litera.

Y cuando llega, un saludo lo recibe:

–                     Salve, Maestro.

La cortina apenas se abre y deja ver a una hermosa mujer que tiene alrededor de veinticinco años.

Jesús responde:

–                     Qué llegue a ti el deseo de la sabiduría.

–                     Dijiste que el alma se acuerda del cielo. ¿Entonces es eterna esa cosa que dices que hay en nosotros?

–                     Es eterna. Por eso se acuerda de Dios. Del Dios que la creó.

–                     ¿Qué cosa es el alma?

–                     El alma es la verdadera nobleza del hombre. Tú eres gloriosa porque perteneces a la Familia de los Claudios.

El hombre lo es mucho más, porque es de Dios. En ti existe la sangre de los Claudios; una dinastía de emperadores. La Familia más poderosa que tuvo un principio y tendrá un fin. En el hombre, por el alma está la Sangre de Dios. Porque el alma es la sangre espiritual de un Dios que es Espíritu Purísimo. Y Él quiso darla como Creador del Hombre; que es el Dios Eterno, Poderoso, Santo. Así pues, el hombre es eterno, poderoso, santo…  Por el alma que existe en él  y vive, mientras esté unida con Dios.

–                     Yo soy pagana. No tengo alma…

–                     La tienes. Pero está aletargada. Despiértala a la Verdad y a la Vida…

Claudia reflexiona por un largo momento…

Finalmente exclama:

–                     ¡Adiós, Maestro!…

–                     Que la Justicia te conquiste. ¡Adiós!

Y Jesús ve alejarse la litera en la que la esposa de Poncio Pilatos, es conducida hacia el centro de la ciudad.

Jesús vuelve con los discípulos y les dice:

–           Cómo veis aquí también he tenido quienes me escuchasen.

Bartolomé dice:

–                     Sí. Pero fuera de los romanos, ¿Quién te pudo haber entendido? ¡Son bárbaros!

Jesús dice con dulzura:

–                     ¿Quiénes? ¡Todos me entendieron! La paz está en ellos. Y se acordarán de Mí, mucho más que otros tantos en Israel.  Vamos a la casa en la que nos hospedamos para comer.

Juan dice:

–                     Maestro, esa mujer es la misma que me habló en aquel día, en que curaste al leproso. La he visto y la reconocí.

–           Ved pues, que había alguien que nos estaba esperando. Pero no parecéis muy contentos. Mucho habré conseguido el día que os haya convencido, que no solo para los hebreos, sino para todos los pueblos, es que he venido.  Y que a todos os preparo. Pero os digo: acordaos de todo lo que hizo vuestro Maestro. No hay cosa, por insignificante que parezca; que algún día no llegue a convertirse para vosotros en regla de apostolado.

Nadie responde y en el rostro de Jesús se dibuja una sonrisa triste de compasión…

Y se van.

Al día siguiente; cerca de los mercaderes, que están situados junto al puerto; Jesús está esperando con Simón y sus primos, a que los demás apóstoles hayan comprado los alimentos que necesitan. Algunos niños miran a Jesús con cierta curiosidad.

Jesús los acaricia con dulzura, mientras sigue hablando con sus discípulos y les dice:

–                     Me desagrada ver la contrariedad que hay de que me acerque a los gentiles. Pero tengo el deber de ser bueno para con todos. Esforzaos en ser buenos, por lo menos vosotros tres y Juan. Los otros os seguirán por imitación.

Santiago de Alfeo, trata de excusarse:

–                     ¿Pero cómo puede ser uno bueno con todos? En fin; ellos nos desprecian y nos oprimen. No nos comprenden. Están llenos de vicios… Y así…  ¿Qué cómo puede uno…?

–                      ¿Estás contento de haber nacido de Alfeo y de María?

–                     Claro que lo estoy. ¿Por qué me lo preguntas?

–                     Si Dios te lo hubiera preguntado antes de haber sido concebido, ¿Habrías querido nacer de ellos?

–                     ¡Claro que sí! Pero no comprendo…

–                     Y si por el contrario; hubieras nacido de un pagano… Al oír que eres acusado de haber nacido de él, ¿Qué hubieras dicho?…

Santiago se turba y luego dice:

–                     Habría dicho… habría dicho: ‘No tengo la culpa de esto. Nací de él; como podría haber nacido de otro… sois injustos al acusarme. Si no hago el mal; ¿Por qué me odiáis?

–                     Tú mismo lo has dicho. También estos a quienes despreciáis porque son paganos, pueden decir lo mismo. Tú no tenías ningún mérito para haber nacido de Alfeo, un verdadero israelita. Debes dar gracias al Eterno, porque te hizo este gran favor. Y por agradecimiento y humildad, deberías tratar de llevar al Dios Verdadero, a otros que no tuvieron este don. Es necesario ser buenos.

–                     ¡Es difícil amar a quien no se conoce!

–                     No. Mira…

Jesús se vuelve hacia los niños y dice:

–                     ¡Eh, pequeñín! ¡Ven aquí!…

Se acerca un niño como de ocho años que estaba jugando en la esquina con otros dos pequeñuelos. Es un niño fuerte de cabellos negros, pero de piel muy blanca.

Jesús le pregunta:

–                     ¿Quién eres?

El niño contesta:

–                     Soy Lucio. Cayo Lucio de Cayo Mario. Soy romano, hijo del decurión de guardia; que se ha quedado aquí después de haber sido herido.

–                     ¿Y quiénes son aquellos?

–                     Son Isaac y Tobías. Pero no debes decirlo porque no está bien. Les pegarían.

–                     ¿Por qué?

–                     Porque ellos son hebreos y yo soy romano. No se puede.

–                     Pero tú si puedes estar con ellos. ¿Por qué?

–                     Porque nos queremos. Siempre jugamos a los dados y al saltarelo. Pero nos escondemos.

–                     ¿Me querrías? También Yo soy hebreo y no soy niño. Piensa…  Soy un Maestro. Como quien dijera, soy un sacerdote.

–                     ¿Y a mí qué me interesa eso? Si me amas, yo te amo. Y te quiero mucho porque Tú me quieres.

–                     ¿Cómo lo sabes?

–                     Porque eres bueno. Quien es bueno, ama.

Jesús sonríe con su más maravillosa sonrisa y dice:

–                     He aquí amigos lo que os decía: el secreto para amar es ser buenos. Entonces se ama sin pensar si éste pertenece a esta o a aquella fe.

Y Jesús, llevando de la mano al pequeño Cayo Lucio, va a acariciar a los otros niños.  Unos pequeños hebreos, que espantados se esconden detrás de un zaguán.

Y les dice:

–           Los niños buenos son ángeles. Los ángeles tienen una sola patria: el Paraíso. Tienen una sola religión: la del Dios Único. Tienen un solo Templo: el corazón de Dios. Amaos siempre como ángeles.

Uno de los israelitas, le dice:

–                     Pero si nos ven, nos pegan.

Jesús mueve con tristeza la cabeza, pero no objeta nada.

Una mujer alta y muy hermosa, llama a Lucio; que deja a Jesús y grita:

–                     ¡Mamá! –Al acercarse a ella le dice- Tengo un amigo grande, ¿Sabes? ¡Es un Maestro!…

La mujer se sorprende y se dirige a Jesús, llevando de la mano al niño… Cuando llega junto a Él, le pregunta:

–                     Salve. ¿Eres tú el hombre de galilea que ayer habló en el puerto?

–                     Yo Soy.

–                     Entonces espérame aquí. Vengo pronto. –y se va con su pequeñuelo.

Los otros apóstoles se acercan y preguntan:

–                     ¿Quién es?

Simón responde:

–                     Una romana, me parece.

Pedro pregunta:

–                     ¿Qué quiere?

Jesús contesta:

–                     Dijo que la esperara aquí. Ya lo sabremos.

Mientras tanto, gente curiosa se ha acercado y espera.

La mujer regresa con otros romanos.  Y uno que parece ser el siervo de una casa de ricos, pregunta:

–                     ¿Eres Tú el Maestro?

–                     Sí.

–                     ¿Te causaría asco curar a una hijita de un amigo de Claudia? La niña está muriendo casi sofocada. Ni siquiera el médico sabe la causa. Ayer estaba bien. y esta mañana se encuentra en agonía.

–                     Vamos.

Caminan un poco rumbo al lugar donde estuvieron ayer y entran por el portón abierto de una lujosa casa de romanos.

–                     Espera un momento. –el hombre entra veloz y regresa rápido. Dice- Ven.

Les sale al paso una joven de aspecto señoril, pero en un estado de aflicción que todos ven. Trae en sus brazos una niñita de pocos meses, que lívida se va ahogando, víctima de una difteria mortal.

La mujer busca consuelo en el pecho de Jesús, cómo un náufrago que se aferra a una tabla de salvación. Su llanto es tan grande que no le permite hablar.

Jesús toma a la niñita que tiene unos postreros movimientos convulsivos, en las manitas exangües. Sus uñitas están moradas. La mamá, sin ninguna soberbia de ser romana y poderosa; se deja caer a los pies de Jesús y llora con la cara levantada, aferrada al borde el vestido y al manto de Jesús.

Están rodeados por una gran cantidad de hebreos y de romanos, que miran expectantes…

Jesús moja su dedo índice de la mano derecha con saliva y la mete en la boquita anhelante, hasta adentro. La niña se contorsiona y se ennegrece más su carita. La madre grita:

–                     ¡No! ¡No!

Y parece como si hubiera sido herida por un puñal, que se le hubiese clavado en el pecho.

La gente detiene la respiración. El dedo de Jesús sale envuelto en un montón de membranas purulentas y la niña no se contorsiona más. Luego; después de un brevísimo llanto, se calma y sonríe. Agita las manitas y mueve los labios, como un pajarito que pía.

Jesús dice a la madre:

–           Tómala, mujer. Dale leche. Está curada.

La madre está tan atolondrada, que toma a su hijita y sin levantarse del suelo la besa, la acaricia y le da de mamar. Está como enloquecida. Se ha olvidado de todo lo que no sea su pequeñita.

Un elegante romano pregunta a Jesús:

–                     Pero, ¿Cómo pudiste hacerlo? Soy el médico del Procónsul y soy un hombre docto. Traté de quitar el obstáculo, pero ya estaba abajo. ¡Muy abajo! Y Tú… ¡Así!…

–                     Eres docto. Pero el Dios Verdadero no está contigo. ¡A Él se le dé toda clase de bendiciones! Adiós.

Y Jesús trata de irse.

Pero un grupito de israelitas del Templo,  interviene y lo increpa:

–                     ¿Cómo has tenido el atrevimiento de acercarte a los extranjeros? Son depravados. Impuros. Y quien se acerca a ellos se hace igual.

Son tres.

Jesús los mira detenidamente y con severidad.

Luego dice:

–                     ¿No eres tú Ageo? ¿El hombre de Azoto que vino el pasado Tizri, para afianzar sus negocios con el mercader que está cerca del viejo fontanar? Y ¿No eres tú José de Rama, que has venido aquí para consultar al médico romano? Y tanto tú como Yo, sabemos el por qué… ¿Entonces no os sentisteis impuros?

El médico no es jamás un extranjero. Cura el cuerpo. Y el cuerpo es igual en todos.  El alma con mayor razón, es superior que el cuerpo. Por otro lado, ¿Qué cosa curé? El cuerpo inocente de una niñita. Y con este medio espero curar las almas no inocentes de los extranjeros. Como Médico y cómo Mesías, puedo acercarme a cualquiera.

–                     No puedes.

–                     ¿No, Ageo? ¿Y lo dices tú, que tienes trato con el mercader romano?

–                     No me acerco a él, sino con las mercancías y el dinero.

–                     Y como no tocas su cuerpo; sino solo lo que tocó su mano… ¿Te parece que no te contaminas? ¡Oh! ¡Ciegos y crueles!…

Y Jesús habla muy largamente sobre la hipocresía; la moral doble y como Dios creó iguales a todos los hombres…

Los tres se escapan bajo la granizada de reproches.

Los otros, tanto romanos como hebreos; se quedan asombrados y lloran de alegría y de emoción espiritual. Y también por el vibrante fin del discurso en el que Jesús parece resplandecer con una luz maravillosa, en medio del éxtasis… Todos están admirados. Tanto por la oratoria, como por el que la ha pronunciado.

Y Él, bajando los ojos y el espíritu del Cielo a la tierra, ve a la multitud… Ve a la madre… se despide y toca levemente la cabeza a la joven madre romana, bendiciéndola por su fe. Y se retira con los suyos… mientras la gente lo mira a su vez extasiada, casi sin caer en cuenta de lo que ha sucedido…

Días más tarde…

En la casa de Juana de Cusa en el Lago de Tiberíades; Jesús está en el lago, después de haber hablado a la gente.

Juana baja su cabeza y piensa. Parece una persona que pesa dos voluntades opuestas.

Jesús la observa…

Finalmente se decide y dice:

–           Señor, ¿Te desdeñarías de que amigas mías, paganas; se acercasen a Ti? Tú sabes… Cusa trabaja en la corte. Y el tetrarca galantea con los romanos en la casa del procónsul… Y casi se lo impone. En verdad debo decirte que no son mujeres peores que nosotras, pues algunas de las nuestras en estas mismas riberas, han descendido muy abajo. ¿Y de qué podemos hablar, si no hablamos de Herodías?

Cuando perdí a mi niña y estuve muy enferma, fueron muy buenas conmigo. Y la amistad permaneció. Pero si Tú dices que está mal me separo.

–           No.

–           ¿No? Gracias, Señor. Anteayer estuve en casa de una de estas amigas. Visita de amistad y de cortesía, por parte de Cusa. Eran órdenes del tetrarca… Te ruego… Tú eres pariente del Bautista, ¿No es verdad? Dile que no se fíe mucho. Que no salga jamás de los confines de Samaría. Y que si puede; es mejor que se pierda por algún tiempo. La sierpe se acerca al cordero. Y el cordero tiene porqué tener mucho miedo. Que esté sobre aviso, Maestro. Y que no se sepa que yo lo he dicho. Sería la ruina de Cusa.

–           Quédate tranquila, Juana. Advertiré al Bautista, por un medio que no hará daño alguno.

–           Gracias, Señor. Te quiero servir. Pero no quiero dañar a mi marido.

–           Tú me estabas hablando de una amiga tuya romana.

–           Sí. Es muy íntima de Claudia y creo que es su pariente. Quiere hablar contigo y oírte hablar. Ella y otras. Desde que curaste a la niña de Valeria, la noticia se extendió como un rayo y ellas tienen más deseos de conocerte.

En el último banquete de la otra tarde, en el palacio del Procónsul;  se habló mucho sobre Ti. Había muchos pros y contras; porque también había herodianos y saduceos. Había… me desagrada decirlo, porque sé que eres amigo del hermano… también estaba María de Mágdala con su nuevo amigo y otra mujer griega, tan libertina como ella.

Y se habla de Ti, porque el milagro hecho en la pequeña Faustina, ha provocado muchos comentarios y rumores. Y si los romanos te admiran. Los herodianos y saduceos arrojan mucho veneno sobre Tu Nombre.

Y María… ¡Oh! ¡María!… ¡Qué horror!  Principió por burlarse… Luego… ¡NO! No. Esto no te lo digo…  Lloré toda la noche…

–                     Aunque no lo digas, YO lo sé…

–                     ¡Oh, Señor!

(Lo que Juana calló, es que María de Mágdala dijo que había  convertido en un reto el seducir a Jesús. El hombre que la ha deslumbrado y al que ha deseado como a ningún otro… Ella dijo que era Apolo que se había encarnado otra vez y que solamente era un hechicero encantador… un hombre bellísimo y muy incitante… Y que finalmente y como hombre, también caería rendido a sus pies…)

Jesús simplemente dice:

–                     Déjala por ahora. Se curará.

–                     Ella no está enferma. ¿Sabes?

–                     No lo está en su carne. Pero en lo demás, está intoxicada. Se curará.

–                     Si Tú lo dices… Las romanas, sabes cómo son. Dijeron: ‘Nosotras no tenemos miedo a las brujerías, ni a los cuentos. Queremos juzgar por nosotras mismas.’ Y luego me dijeron a mí: ‘¿Podríamos oírlo?

–                     Diles que al fin de la Luna de Scebat,  estaré en tu casa.

–                     Se los diré, Señor. ¿Crees que vendrán a Ti?

–                     Hay un mundo en ellas que rehacer. Lo primero que es necesario destruir y luego se edificará… Pero no es cosa imposible. Adiós, Juana. Que el señor sea contigo. Te bendigo en su Nombre…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONOCELA

9.- EL REHÉN


En la casa de Petronio en un extremo del pórtico, hay una habitación muy amplia que da al triclinium. A través de unos ventanales puede verse el jardín. Por otros, el bosque. Y justo debajo de las ventanas frontales, hay un estanque tan agradable a la vista, como al oído es el susurro del agua; que cayendo de la parte superior como en una cascada, vierte su espuma en la piscina de mármol.  Cerca del baño, hay unas escaleras conducen a una galería porticada que lleva a una hermosa terraza con jardín, desde donde se aprecia la pista de equitación.

En el unctorium de los baños, están Petronio y  Marco Aurelio conversando. Y éste dice a su tío:

–           Yo te quiero mucho. Tú has sido siempre bueno conmigo. Voy a ordenar que coloquen tu estatua entre mis lares (dioses domésticos) Mi Lararium se adornará con una tan hermosa como ésta y colocaré una ofrenda ante ella.- y señala una que adorna la entrada y en la cual se ve a Petronio montado sobre un caballo. Luego exclama-  ¡Por Júpiter! No tienes nada que envidiarle a Apolo. Las mujeres te deben sobrar. Verdaderamente no entiendo cómo es que no te has casado.

Y en esta exclamación hay a la vez tanta sinceridad como elogio, porque Petronio, aunque es mayor y de cuerpo menos atlético; es mucho más señorial que el propio Marco Aurelio.  Las mujeres de Roma admiran en él no solo su belleza apolínea; también su ingenio, su aguda inteligencia, su elegancia y su gusto exquisito.

Y esta admiración se trasluce en los ojos de Aurora, una de las doncellas que se ocupa en arreglar los pliegues de su toga y que le ama en silencio. Pero…  ¡Es solamente una esclava y el patricio ni siquiera se ha fijado en ella!

Petronio se limita a responder:

–           Y también los hombres…  Pero ese es un territorio que no me interesa… Y no he conocido a ninguna mujer que me haya hecho desear el renunciar a mi soltería. Todavía no me enamoro a ese grado.  Me siento muy cómodo así.

Cuando terminan de ataviarse, el tío pone una mano sobre el hombro de su sobrino y  lo conduce al triclinium.

Después del almuerzo dieron un paseo por el pórtico y llegaron hasta el último jardín, que termina donde comienza el pequeño lago.

–          Se me ocurre… –dijo Petronio pensativo- Que si tu diosa incomparable no es una esclava, podrías llevarla a tu casa para colmarla de amor y de riquezas.

Marco Aurelio movió la cabeza negando.

Petronio preguntó:

–           ¿No lo crees? ¿Por qué?

–           Tú no conoces a Alexandra. Ella jamás lo consentiría.

–          Tu relación con ella…  ¿Ha sido solo de vista o le has hablado? ¿Le has confesado tu amor?

Marco Aurelio confiesa:

–           La vi por primera vez en el estanque. Después me la encontré en dos ocasiones. La víspera del día que anuncié mi partida, me encontré con ella en la cena. Pero no le pude decir ni una palabra, porque Publio estuvo hablando de su estancia en Asia con Poncio Pilatos, para reforzar la pacificación de los judíos. Luego la volví a encontrar en el puentecillo que une el estanque con el jardín… Llevaba en la mano una caña de pescar. ¡Por Pólux!…Te juro que las rodillas no me templaron tanto, cuando las legiones de partos cayeron como nubes sobre nosotros, lanzando terribles aullidos de guerra. Pero en la cisterna me estremecí de tal forma, que pensé que no podría sostenerme en pie…Y entonces, más confundido que un adolescente, hice lo más tonto de mi vida: me sentí tan turbado…   Tanto, que lo único que pude hacer fue implorarle compasión con los ojos, porque me fue imposible decir una sola palabra.

¡Me quedé mudo! ¿Puedes creerlo?…

Petronio le contempló casi con envidia y exclamó:

–           Aunque el mundo y la existencia fueran peores de lo que son ¡Eres dichoso! Pues tienes algo muy bueno: ¡La juventud y el amor!- después de un breve silencio, preguntó.- ¿Y no le hablaste?

–           Cuando logré recuperarme un poco y pude dominar mis emociones, le dije que había regresado del Asia. Que me había dislocado un brazo y había sufrido cruelmente; pero que en el instante de abandonar tan hospitalaria casa, comprendía que el sufrimiento en ella era más deseable, que el placer en otro lugar. Que la enfermedad allí, era preferible a la salud en otra parte.   Confusa, ella a su vez; me escuchaba con la cabeza inclinada, mientras que trazaba algo en la arena con la caña de pescar. Después levantó la cara, me miró y enseguida volvió a observar las líneas trazadas en el suelo. Luego volvió a mirarme a los ojos con una mirada interrogante, que no supe cómo interpretar. Por último; huyó de repente, como una ninfa que estuviese delante de un fauno estúpido.

Petronio detuvo el paseo y después de una pausa, dijo:

–           Deben ser muy bellos sus ojos.

Marco Aurelio respondió lacónico:

–          Tienen una mirada profunda y misteriosa como el océano. – un suspiro profundo y agregó- Y como en el mar, me he ahogado en ellos. Créeme Petronio. Enseguida vino el pequeño Publio y me hizo una pregunta. Pero no entiendo por qué, ya no lo oí y menos lo entendí.

Petronio exclamó:

–           ¡Oh, Minerva! Arranca de los ojos de este hombre la venda que Eros ha puesto sobre ellos. Si no, se romperá la cabeza contra las columnas del templo de Venus. – Luego preguntó con interés- Dime Marco Aurelio, ¿Qué fue lo que ella trazó en la arena?

–           Un pescado.

–           ¡¿Qué dijiste?!

–           Lo que oyes. Un pescado. Así:

Uniendo la acción a la palabra, Marco Aurelio lo dibuja a su vez con el dedo, sobre la tierra del jardín donde pasean.

Y luego pregunta:

–           ¿Sabes lo que significa este emblema?

Petronio contestó perplejo:

–          ¿Yo?… ¡Oh, no! Pregúntale a Plinio. Él sabe de pescados, pues le fascina la naturaleza y está escribiendo un tratado sobre eso. Creo que ya es hora de irnos.

Petronio ha mirado que el mayordomo viene hacia ellos y anuncia que el cisio per volare (Carro ligero tirado por un caballo) los espera…

Y Petronio ordena que los lleven a la casa de Publio Quintiliano.

Cuando llegaron a ésta, un joven y fornido portero los recibió y fue a llamar al tribuno. Mientras esperan, un loro encerrado en una jaula les dio una chillona bienvenida, gritando la palabra ‘¡Salve!’.

En el camino al atrium, Marco Aurelio dijo:

–           ¿Has notado que el portero de esta casa no lleva grilletes?

Petronio, mirando a su alrededor con asombro, contestó:

–          Esta es una casa admirable.

Los rayos de sol penetran por el lucernario y se rompen en una miríada de destellos   sobre el implovium (fuente con estatuas) que se encuentra en el centro de una plazoleta rodeada de columnas muy altas; que recibe la lluvia que penetra desde lo alto cuando hace mal tiempo y en cuyo estanque hay una gran cantidad de lirios y anémonas.

Es evidente que los dueños de esta casa sienten una preferencia por los lirios pues hay grandes grupos blancos, rojos y gladiolos azules, cuyas hojas están salpicadas por las gotas de la fuente. Entre el húmedo musgo hay macizos de violetas de diferentes colores y en medio se alzan pequeñas estatuas de bronce que representan niños, delfines y aves acuáticas. En un extremo, un cervatillo está inclinado como para beber. El pavimento es de mármol gris y rosado. Los muros de mármol rojo y en parte de madera, sobre los cuales hay pinturas de mosaico con aves, peces y escenas familiares, de bellos colores y armoniosos contrastes que atraen la vista y reflejan la hermosura de la naturaleza. También hay muchos adornos de carey y de marfil. Y a pesar de que no hay derroche, ni ostentación; es una casa hermosa, elegante y extrañamente acogedora; con una atmósfera de paz realmente invitadora.

Y Petronio que vive en una forma mucho más lujosa, se sorprende de que en aquella aparente austeridad, no haya nada que menoscabe su elegante y refinado gusto.

El portero regresó y los llevó al tablinum (sala de recibo) desde el cual pudieron observar por una ventana en el primer peristilo, a una niña que alimentaba las palomas.

Luego oyeron los pasos que se acercaban  y vieron a Publio que venía hacia ellos.

Es un hombre con la cabeza completamente blanca y un rostro sin arrugas; todavía joven y enérgico, un tanto serio. Sus ojos tienen una mirada inteligente, que en este momento llenan su semblante con una expresión mezcla tanto de asombro, como de un velado recelo; a causa de la inesperada visita del compañero, amigo y consejero de Nerón.

Petronio es demasiado perspicaz para no darse cuenta de ello.

Y por eso, después de las primeras frases de saludo; se apresura a aclarar con toda desenvoltura:

–          El único móvil de nuestra visita, estimado general; es agradecerte los cuidados que prodigaste en esta casa a mi querido sobrino Marco Aurelio.

Publio, respira profundamente y declara con evidente alivio:

–          Tú siempre serás un huésped bienvenido. Fue una alegría ayudar a Marco Aurelio en tan penoso trance y en cuanto a gratitud, yo también me alegro por la oportunidad que me brindas, para manifestarte a mi vez mi profundo agradecimiento; aunque estoy seguro de que tú ni siquiera adivinarías la causa…

Petronio lo mira a su vez completamente sorprendido, pues está verdaderamente perplejo y no tiene la menor idea de lo que habla Publio. No recuerda haberle prestado ni el más mínimo servicio, aun ni siquiera involuntariamente.

Publio sonrió y le dijo:

–            Era yo un tribuno muy joven, cuando me enviaron a Palestina con Poncio Pilatos. En Tiberiades te ví y te ganaste mi respeto y mi admiración, por la forma como manejaste el asunto de las estatuas de Calígula en el Templo de Jerusalén.

Petronio abrió asombrado sus grandes ojos gris acero. Y como un relámpago llegó una avalancha de recuerdos…    Suspiró y dijo:

–           ¿Tú estabas allí?

Publio confirmó:

–            Estuve ahí. Comandaba una legión para Pilatos. Además, quiero mucho a mi amigo Vespasiano, cuya vida salvaste cuando tuvo la desgracia de dormirse mientras escuchaba los versos de Nerón.

Petronio soltó una sonora carcajada y luego dijo:

–           Ese incidente estuvo a punto de tener un desenlace fatal. Barba de Bronce había decidido enviarle un centurión portador de una orden para que se abriera las venas.

Publio hizo eco de la risa y luego contestó:

–           Lo sé, conozco bien al César y sé que ese descuido de Tito, pudo haberle costado la vida. Pero tú le hiciste desistir de su empeño, haciendo mofa del asunto. Vespasiano me lo relató: dijiste a Nerón que si Orfeo hacía dormir con su canto a las bestias feroces, el triunfo suyo era igual puesto que había logrado adormecer a Vespasiano.

Petronio cotestó reflexivo:

–           A Enobarbo puede censurársele a condición de que a una ligera crítica, se le agregue una gran lisonja. Nuestra graciosa augusta Popea, sabe hacer esto a la perfección.

–           ¡A qué tiempos hemos llegado! Estamos gobernados por un bufón.

Esta sinceridad le dio la medida a Petronio, del respeto que Publio le manifestaba al no considerarlo un delator y por lo mismo era posible hablar con él en la más absoluta seguridad.

Aun así consideró conveniente cambiar de tema:

–          Tienes una casa muy hermosa. Y aunque aquí también se observa que mantienes tu austeridad militar, la has decorado con elegancia y buen gusto. – y empezó a elogiar los detalles que preponderaban en ella.

El general replicó:

–          Es una domus ancestral en la que no se ha hecho ningún cambio desde que la heredé.

Al oír unas risas juveniles que llegan hasta el atrium, Publio ve la expresión inquisitiva en el rostro de Petronio y dice:

–           Son  mis hijos que están jugando a la pelota. Venid. Os presentaré a mi familia.

Y conversando animadamente, recorren toda la casa hasta llegar al jardín que está bordeado de altísimos árboles que forman un bosquecillo en tres de sus lados.

Hay también un arroyuelo cuyas orillas están bordeadas por setos de flores diversas;  que desemboca en una hermosa fuente y luego en un pequeño lago de agua cristalina, con peces de colores, variadas especies de aves y bordeado por juncos.

En medio del parque, una docena de alegres adolescentes, juegan con una pelota que se lanzan unos a otros.

Cuando ellos llegan, un niño se separa del grupo y corre a saludar a Marco Aurelio con entusiasmo. Como hijo de militar, admira las hazañas de su padre y le encantan las anécdotas del joven tribuno y de su estancia en Armenia.

Pero éste mira absorto a una de las jóvenes que están allí y la saluda con una inclinación de cabeza y casi sin prestar atención a las palabras del niño.

A Petronio, esto no le pasa desapercibido y  le dirige una mirada rápida a una doncella que está de pie, con una pelota en la mano y el cabello negro en completo desorden; anhelante por la agitación del juego y con las mejillas arreboladas.

En el triclinium del jardín, que está en un quiosco sombreado por una vid y madreselvas con hiedras alrededor de las columnas, está sentada Fabiola y se acercan a saludarla.

Petronio la conoce porque la ha visto en casa de Séneca y la admira por su bello semblante, dulce y apacible. Por la dignidad y la elegancia de su porte y sus ademanes y palabras, siempre suaves y pausadas. Sin saber por qué, ella lo perturba a tal grado; que este hombre corrompido, despreocupado y cínico; en presencia de Fabiola no solo se siente inclinado a estimarla, sino que le trastorna el dominio de sí mismo, que es su cualidad más sobresaliente. Y esto es lo más incomprensible para Petronio.  Ahora, al agradecerle las atenciones que ha prodigado a Marco Aurelio; la llama ‘Domina’ (señora) cosa que jamás haría con ninguna otra de las mujeres de la alta sociedad que frecuenta.

Después del intercambio de saludos, Petronio preguntó:

–                Muy raramente se te ve. Ni siquiera en el circo o el anfiteatro. ¿Tampoco visitas ya la casa de Séneca?

Ella pone cariñosamente la mano sobre la de su esposo y contesta:

–           Estamos llegando a viejos y ambos de día en día, nos apegamos más a nuestro reposo doméstico.

Publio agregó:

–           Y cada día nos sentimos más extranjeros en un pueblo que da nombres griegos a nuestras divinidades romanas.

Petronio replica con aire negligente:

–          Desde hace algún tiempo, los dioses han llegado a convertirse en meras figuras de retórica. – Y mirando significativamente a Fabiola, agregó- Cierto es que se envejece rápidamente. Pero hay personas tan privilegiadas que en sus rostros pareciera que Saturno los hubiera relegado al olvido.

Petronio dijo estas palabras con sinceridad; porque Fabiola, aunque es mayor que él; conserva todavía una frescura juvenil en sus facciones delicadas.

Mientras tanto Publio se ha alejado para llamar a los jóvenes.

Todos acuden y son presentados a sus visitantes.

Luego el general les dice amoroso:

–           Vamos hijos míos. Vuelvan a lo que estaban haciendo.

Ellos se retiran; menos Margarita la mayor, que se dirige al interior de la casa, para traer agua fresca y frutas.

Entonces el pequeño Publio que se ha hecho gran amigo de Marco Aurelio, se aproxima al joven tribuno y le pide que juegue con ellos; él se levanta y lo sigue, para integrarse al equipo.

Alexandra también entró en el triclinium detrás de Paulina, la más pequeña de toda la familia. Y bajo la enredadera llena de flores, con los destellos de luz que iluminan su rostro y su figura, a Petronio le parece mucho más hermosa que a primera vista.

Y comprendió porqué su sobrino está locamente enamorado de tan primaveral belleza.

Como hasta ese momento no le había hablado; se levantó, inclinó ante ella la cabeza y en vez de dirigirle las usuales palabras de cortesía, pronunció éstas que fueron con las que Ulises saludara a Nausica:

–           Te suplico ¡Oh, reina! ¡Que me digas si eres diosa o mortal! Y si eres una de las hijas de los hombres que en la tierra moran, sean tres veces bendecidos tu padre y tu madre.

La exquisita cortesía de este hombre de mundo, es grata aún a la misma Fabiola. En cuanto a Alexandra, se ruborizó intensamente y quedó confundida por un instante, sin atreverse a levantar la mirada. Pero de pronto una sutil sonrisa asomó a sus labios y su rostro delató la lucha entre la timidez y el deseo de dar una respuesta. Triunfó éste último y mirando a Petronio con sus bellísimos ojos de color verde-azul, que destellan con una aguda inteligencia; le contestó con las mismas palabras de Nausica, repitiéndolas de un tirón y con una entonación encantadora:

–           Extranjero, no pareces ni hombre avieso, ni de juicio escaso.- Se dio la vuelta de repente y corrió veloz como una gacela.

Esta vez fue Petronio el que quedó totalmente asombrado, pues no esperaba escuchar versos de Homero en los labios de la doncella. Se volvió con una mirada interrogante a Fabiola.

Pero ésta miraba sonriente a su esposo, en cuyo rostro había una expresión de orgullo, que le fue imposible ocultar.

Su satisfacción era inmensa. Primero porque amaba muchísimo a Alexandra, con un afecto paternal. Y segundo, porque dominar el griego era la cumbre del pulimento social. Y el que la joven respondiera en este idioma a este hombre de tan exquisita cultura, tanto en las letras como en sus modales, le hizo sentir muy complacido.

Y Publio replicó con sencillez:

–           Tenemos en casa un pedagogo griego que da lecciones a nuestros hijos.

Petronio miró a través de las ramas de la madreselva al grupo que estaba jugando…

Marco Aurelio se había quitado la toga, quedando solo con la túnica y le lanzaba la pelota a Alexandra.

Petronio la observó detenidamente y aquilató sus dones…

Es bella como la aurora. No hay nada de vulgar en aquella criatura: su piel es tersa y muy blanca. Sus mejillas sonrosadas y sus labios tan perfectamente dibujados, que parecen reclamar un beso… El incomparable color de sus ojos, su frente lisa y alta, la nariz perfecta. Su abundante cabellera negra y ondulada; aún despeinada, es un gran marco  para  su rostro perfecto y su cuello es largo sobre su talle flexible. Su alta figura, grácil como una palmera y fascinante como la estatua de una diosa griega; tiene toda la frescura y el esplendor de las flores recién abiertas. Él aprecia todas estas perfecciones con ojos expertos. Y como adorador de la belleza, vio en aquella virgen incomparable, todos los dones de Afrodita.

Y algo más misterioso, aumenta el encanto de aquella criatura: un alma radiante que destella a través de su cuerpo de rosa en plenitud, como la llama a través del cristal de una lámpara.

–           Marco Aurelio tiene razón.-pensó- Todo lo vale por obtenerla.

Y entonces volviéndose hacia Fabiola y señalando hacia el jardín, dijo:

–          Comprendo ahora Domina, porqué tú y tu marido prefieren esta casa al circo y a las fiestas del Palatino.

Fabiola contestó sonriente, mirando con amor hacia donde juegan los jóvenes:

–           Sí. -Este es el mundo que yo amo.

El viejo general comenzó a contar la historia de cómo la familia del rey Vardanes I, había perdido su patria y había llegado finalmente hasta él. Sus seis miembros, con el transcurso del tiempo, se integraron a sus propios hijos y ya no había ninguna diferencia para los amos de la casa. Los amaban por igual y todos eran parte de su hogar. Dos ya se habían casado y habían formado su propia familia, al igual que tres de sus propios hijos. Quedaban solamente los que estaban en edad casadera y los dos más pequeños: Publio de diez años y Paulina de ocho.

En el jardín, tres jugadores decidieron terminar el juego y se dirigieron hacia el lago; paseando por los senderos  a cuya vera está una muralla de mirtos y cipreses.

Alexandra lleva de la mano a Paulina y los tres se sientan en una banca cercana al estanque. Luego llega el pequeño Publio y los dos niños se ponen a jugar con los peces de colores que nadan en el agua transparente.

Marco Aurelio aprovecha la inesperada privacidad y en voz baja, temblorosa y suave, dice a Alexandra:

–           Sí. Apenas dejé la pretexta (vestidura talar adornada en su parte inferior con una tira púrpura, que llevan en Roma los jóvenes nobles de ambos sexos hasta la edad de diecisiete años) cuando fui enviado a las legiones de Asia. Y con los entrenamientos y la vida complicada por los rebeldes, no hubo mucho tiempo para profundizar en frivolidades.  Sé de memoria un poco de Anacreonte y de Horacio, pero no puedo como Petronio, repetir versos.

Cuando la inteligencia está obnubilada por la admiración, es incapaz de encontrar siquiera las palabras precisas para expresar los sentimientos…

Cuando era niño aprendí que la felicidad consiste en desear y alcanzar lo que los dioses desean y que por lo mismo, ello depende de nuestra voluntad. Creo sin embargo que existe algo mejor que eso. Algo más precioso y de mayor magnitud, que no está subordinado a la voluntad. Que brota desde lo más profundo del corazón, algo que solo el amor puede conquistar. Los dioses mismos persiguen esa felicidad y es algo que yo también anhelo fervientemente.

¡Oh, Alexandra! Hasta hoy yo no había conocido el amor. Y también yo trato de alcanzar lo que ha de darme la verdadera felicidad…

Marco Aurelio calla.

Por unos momentos solo se escucha el ruido del viento que ulula suave entre los árboles, el canto de las aves y las piedrecillas que los niños arrojan al lago.

Después de un rato, Marco Aurelio dice con voz aún más baja y contenida:

–           Pero tú conoces a Tito, el hijo de Vespasiano ¿Verdad? Dicen que era muy joven cuando se enamoró de Berenice de tal forma que se sentía morir. También yo podría amar así… ¡Oh, Alexandra!

¡La fortuna, la gloria, el poder, son tan solo humo y vanidad! Porque, ¿Quién podría experimentar deleite mayor o mayor felicidad que la del instante en que se puede estrechar contra el pecho y sentir el latido del corazón del ser amado? ¿O beber de sus labios el aliento perfumado, que es más necesario que el aire que da la vida? Por eso el amor nos hace iguales a los dioses. ¡Oh, Alexandra!…- y su voz se desvanece en un suspiro anhelante y la mira con sus ojos torturados e interrogantes.

Ella lo ha escuchado con asombro y cierta alarma. Al mismo tiempo el sonido de sus palabras, ha sido como una arrobadora armonía que Marco Aurelio ha estado entonando con un canto maravilloso que se infiltraba a través de sus oídos, estremeciendo todo su ser; corriendo por toda su sangre y agitando su corazón en un loco golpeteo que la hace sentir al mismo  tiempo, desmayo y temor.

Es un maravilloso deleite apenas comprensible y que no había experimentado jamás. Le parece que Marco Aurelio le está cantando algo que también existe dentro de ella, pero que no comprende totalmente y al darse cuenta de lo que está despertando en su alma; que como un nebuloso ensueño se le presenta con formas más definidas y maravillosamente encantadoras, la cautiva y la hace estremecer.

El hermoso crepúsculo del atardecer tiñe de rojo el horizonte. Y con los últimos rayos del sol que iluminan todo a su alrededor, el tiempo parece haberse detenido…

Alexandra levanta hacia Marco Aurelio, su bello rostro fascinado. Y él se inclina hacia ella y la mira con una súplica silenciosa.

Ella lo contempla su vez, a través de los reflejos de la tarde y le parece el más perfecto de los hombres. Es más bello que todos los dioses griegos o romanos, cuyas estatuas ha visto en las fachadas de los templos.

Marco Aurelio le oprime ligeramente el brazo. Con los dedos alrededor y más arriba de  la muñeca…

Ansioso, le pregunta:

–           ¿No adivinas lo que te estoy diciendo Alexandra?…

Ella contesta con un murmullo que él apenas alcanza a oír:

–           No.

Marco Aurelio toma la mano de la joven e iba a ponerla sobre su corazón, el cual bajo la influencia de los deseos despertados por aquella doncella de hermosura inigualable, palpita fuertemente como el golpeteo de un martillo.

Y un torrente de frases llenas de fuego para expresarle su apasionado amor, es detenido en ese instante…

Cuando Publio Quintiliano aparece de repente y dice:

–           Se está poniendo el sol. No hay que jugar con Proserpina. (La muerte)

                       Y el encanto quedó roto…

            Publio agregó:

–           ¿No tienes frío?

–           No.-contestó Marco Aurelio- Por eso no me he puesto la toga.

Publio dice, señalando hacia el firmamento:

–          Pero mirad… Apenas si se ve ahora la mitad el disco solar tras la colina. Esto me recuerda el suave clima de Sicilia, donde las gentes se reúnen en la plaza al atardecer y se despiden del agonizante Febo con un canto coral.

Y olvidando que hasta hace un momento, acaba de ponerlos en guardia contra Proserpina; sigue hablando de Sicilia, donde posee extensas propiedades; con campos cultivados por los que siente un gran apego.

Concluye diciendo:

–           Estoy pensando en trasladarme a vivir allá. Para terminar apaciblemente mis días, disfrutando con toda mi familia de la belleza espectacular del paisaje, el mar y la isla.

Marco Aurelio le pregunta súbitamente alarmado:

–           ¿Pronto dejarás Roma?

–          Sí. Desde hace mucho tiempo quiero hacerlo, porque en Sicilia está uno más tranquilo y más seguro. –y de nuevo empezó a elogiar, añorando sus ganados, huertos y hortalizas; sus colmenas y su villa junto al mar con sus bellos jardines, oculta entre el verde de las colinas…

Pero Marco Aurelio ya no le presta la menor atención. Un solo pensamiento le domina y lo tiene aterrorizado: ¡Puede perder a Alexandra! Y con solo imaginarlo, se siente morir. Voltea su rostro hacia donde está su tío. Dirige miradas llenas de ansiedad y de angustia a Petronio, implorándole en silencio una ayuda urgente.

Petronio mientras tanto, sentado cerca de Fabiola; mira alternativamente el espectáculo de la puesta de sol, los jóvenes que juegan y el pequeño grupo que está junto al estanque.

En el firmamento, las postreras luces del atardecer; dan reflejos áureos, purpúreos y violetas, cambiantes como un ópalo.

Las siluetas oscuras de los cipreses se van haciendo más pronunciadas cada vez. En las personas, en los árboles, en toda la atmósfera del jardín, hay ahora una dulce calma vespertina.

El augustano se siente impresionado por la paz que reina en esta casa y por algo que sus habitantes irradian y que no sabe cómo definir. Con gran asombro, piensa que podría existir una belleza cuya emanación misteriosa, no había conocido hasta entonces. Y sin poder contenerse dice a Fabiola:

–           Estoy considerando cuán diferente es este mundo vuestro, del mundo que gobierna nuestro Nerón. Hasta el aire que se respira aquí, es diferente.

Ella alzó su bello semblante y contestó con suavidad:

–           No Nerón, sino Dios; es quién gobierna al mundo.

–           ¡Oh! Pero entonces… ¿Tú si crees en los dioses, Fabiola?

–           Creo en Dios. QUE ES UNO, BUENO, SANTO Y TODOPODEROSO.Y desviando la conversación, empieza a hablar de los goces que representa el tener una familia unida y regida por el amor.

Más tarde…

Cuando se encuentran de nuevo en el cisio para el regreso, los dos conversan sobre lo sucedido.

Petronio dice a su sobrino:

–           Ella cree en Dios, que es Uno, Todopoderoso y Justo. –aspira profundamente y agrega con impotencia- Yo me considero en dialéctica, igual que Sócrates. Y en cuanto a las mujeres ¡Es imposible entenderlas! Yo deseaba hablar con ella y con Publio de otro asunto… –Petronio está realmente enojado- ¡Por Zeus! Si les hubiera manifestado abiertamente cuál era el objeto de nuestra visita, estoy seguro de que su virtud hubiera armado un escándalo. ¡Y no me atreví a decírselo! ¿Puedes creerlo? ¡No me atreví, Marco Aurelio! Temí un estallido que hiciera un fiasco con nuestras intenciones. Pero debo hacerte el cumplido elogio de tu elección. Ella es una verdadera manifestación de Venus y realmente no me sorprende tu anhelo. Pero debes saber que te has enamorado de un imposible, porque tanto Fabiola como Publio, te destrozarán antes que dártela.

Sigue un largo silencio, en el que Marco Aurelio se queda con la cabeza inclinada. Y en su mente recuerda la imagen de la doncella amada…

Luego dice apasionado:

–           La deseo ahora, mucho más que nunca. Cuando la tomé del brazo me sentí envuelto en llamas. Es necesario que sea mía. Si yo fuera Júpiter, caería sobre ella convertido en lluvia, como lo hizo con Dánae. ¡Y la besaría en los labios hasta que éstos le dolieran! ¡Cómo quisiera hacerla gemir de pasión entre mis brazos, hasta hacerla desfallecer de amor y tenerla aprisionada contra mi pecho sin soltarla jamás! No podré dormir esta noche ¡Oh! ¡Cómo quisiera hacer desaparecer a Publio y a Fabiola!…

–           ¡Tranquilízate! No has de manifestar tus anhelos como una bestia.

–           ¡Yo quiero que Alexandra sea mía! Te busqué para que me ayudes. Publio la ama  como a una hija ¿Cómo podría yo considerarla como una esclava? Y sin embargo, si no hay otro remedio…  ¡Me casaré con ella!

Petronio lo reprende con ímpetu:

–           ¡Cálmate! ¡Insensato descendiente de cónsules! No traemos a los bárbaros atados detrás de nuestros carros de victoria, para hacer de sus hijas nuestras esposas. Aunque sea la hija de un rey, no olvides que los de su dinastía fueron rehenes de Augusto. No exageres. Agota primero los medios naturales. Dame tiempo para poder hacer lo necesario y lograr nuestro objetivo. También Silvia me pareció en algún tiempo hija de Venus y sin embargo, no me casé con ella; de la misma forma que Nerón no se casó con Actea, aunque fuera la hija del rey Átalo. ¡Relájate! Piensa que si Alexandra por amor a ti, desea abandonar a Publio, éste no tendrá derecho alguno para retenerla. Además, no solo eres tú el que está ardiendo en el fuego del amor. Eros ha encendido también en ella la amorosa llama. Yo he visto eso y harás bien en creerme. Ten paciencia, siempre hay una forma para realizar las cosas.  Pero hoy he pensado demasiado y me siento fatigado. Mañana me preocuparé por tu amor y te prometo que descubriré el medio más conveniente para que Alexandra esté contigo.

Los dos quedan silenciosos y pensativos por largo rato. Mientras avanzan despacio por las hermosas avenidas de Roma, hacia la casa de Petronio.

Solo se escucha el golpeteo de los cascos del caballo sobre el pavimento. Y solo cuando falta poco para llegar, Petronio dice con aire reflexivo:

–           Me parece que ya tengo un plan y es infalible…

Marco Aurelio se sobresalta y se le enciende una luz de esperanza en su mirada.

Y al punto  dice con anhelo:

–           ¡Oh! Te escucho hombre sabio… ¡Y que los dioses sean pródigos contigo!

Con firme decisión, Petronio declara:

–           Pues bien. Dentro de pocos días tu divina Alexandra compartirá contigo en tu casa, el grano de Deméter. Pero primero tengo que hacer algo…

–           ¡Ay Petronio! ¡Te lo voy a agradecer toda la vida! –replicó Marco Aurelio lleno de entusiasmo.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA