Archivos de etiquetas: fantasia

16.- INTENDENTE DEL PLACER


neron4

Hasta entonces ella no le había visto nunca y su aspecto es muy diferente a como lo había imaginado…

Vio una figura casi grotesca: un hombre muy obeso, de cuello corto, con una cabeza y una cara como de niño. Trae una túnica de color amatista que ha sido prohibido a los simples mortales y  que da unos reflejos azulados a su rostro redondo, que es más bello que agradable.

Tiene los cabellos peinados en bucles simétricos. No tiene barba, pues la ha sacrificado a Júpiter; aunque hay rumores de que tal sacrificio se debe a su color rojo, como la han tenido todos en su familia.

Su frente es amplia, sus cejas pobladas con el ceño contraído. En todo su aspecto y sus ademanes se advierte su plena conciencia del poder supremo.

Alexandra recuerda también las conversaciones de Tito y Vespasiano en la casa de Publio y evoca la imagen que habían bosquejado de él:

Debajo de esa frente coronada de semidiós, está la cara de un muñeco siniestro y lleno de crueldad. Un beodo comediante, inflado de gordura a pesar de su juventud y con algo indefinible que lo hace repugnante.

A Alexandra le pareció un ser ominoso; pero más que nada, muy repulsivo…

NERON COMPOSITOR

Después de una pausa larguísima, Nerón dejó la esmeralda y no miró más hacia donde estaba la joven.

Ésta a su vez, quedó impresionada por sus salientes ojos azules, vidriosos y como hastiados. Unos ojos fríos y completamente vacíos de toda expresión…

Mientras tanto…

En la mesa imperial, Nerón pregunta a Petronio:

–           ¿Es ésa el rehén del que está enamorado Marco Aurelio?El escritor se detuvo en el movimiento de llevar una aceituna a la boca y dijo con una gran indiferencia:

–           Ella misma.

–           ¿Cómo se llama su patria?

–              Parthia.

–           ¿Marco Aurelio la cree hermosa?–           Pon un tronco de olivo en un peplo de mujer y Marco Aurelio lo declarará hermoso. –Sonrió y agregó- Es un hombre demasiado gentil y yo no puedo hacer nada…

¡Oh!  Pero en tu semblante juez incomparable, estoy leyendo la sentencia… ¡No es necesario que la pronuncies! Y esa sentencia es justa: demasiado delgada, sin formas y sin gracia. Un simple botón sobre un frágil tallo.

Nerón preguntó con incredulidad:

–           ¿Cómo es posible? ¿Acaso tu sobrino no heredó en tu familia el amor por la auténtica belleza? Por lo que he podido apreciar, tengo que admitir que tiene un rostro esplendoroso.

Petronio replicó:

–           Tú mejor que nadie, sabes que eso no es suficiente.

–           Eso es cierto. Sólo la belleza sin defectos es capaz de cautivar. ¿Y aun así enamoró a Marco Aurelio? – Nerón está perplejo.alexandraPetronio hizo gala de toda su astucia:

–           Tu sensibilidad de artista solo aprecia la perfección absoluta  y en cuestión de mujeres, es necesaria la belleza provocativa y sensual.

El emperador confirmó:

–           No solamente en ellas, también en los hombres es necesaria, además de la fuerza. Y… – Hizo un gesto lascivo muy significativo y agregó- Y el placer supremo es obtener lo que se anhela.

El Árbitro de la Elegancia contestó un tanto displicente:

–           No obstante, estoy dispuesto a apostar con Haloto acerca de ella. Y por su preferencia hacia los varones, él encontrará que es hermosa porque está “muy estrecha de caderas”.

Nerón sonrió con picardía y repitió guiñando un ojo:

–           Muy estrecha de caderas.

En los labios de Petronio se dibujó una imperceptible sonrisa.

petronio consul HALOTO

Pero Haloto, que hasta ese momento había estado concentrado en una discusión con Babilo el astrólogo, respecto a los sueños premonitorios; se volvió hacia Petronio y aun cuando NO tiene la menor idea del asunto que se ha estado tratando, dijo con vehemencia:

–           ¡Estás equivocado! Yo opino como el César.

El escritor le replicó:

–           Muy bien. Acabo de sostener que tienes algunos destellos de inteligencia, pero el César insiste en que eres simplemente un asno.

Nerón soltó una sonora carcajada…

Y luego confirmó:

–           ¡Habet! (Así es) – volviendo hacia abajo el pulgar, como lo hace en el Circo cuando un gladiador recibe un golpe y debe ser eliminado.

En un extremo de la mesa imperial está sentado, el Intendente del Placer del César.

Aulo Vitelio heredó de su padre un maravilloso talento para la adulación y el día que nació, Sextilla su madre, una mujer severamente virtuosa y de distinguida familia, ordenó que trajeran a los astrólogos para que pronosticaran el horóscopo de su nacimiento.

Pero el augurio fue aterrador:

“Superando a Alcmeón, emulará a  Saturno y después de que alcance la dignidad suprema, un gallo cantará sobre su cabeza y tendrá el castigo de los parricidas.”

Esto espantó de tal suerte a toda su familia, que todos enfocaron todos sus esfuerzos en impedir que se le confiase ninguna provincia y que nunca tuviese el cargo de cónsul.

Cuando era todavía lactante, fue cedido por su padre al anciano Tiberio y pasó su primera infancia y parte de su adolescencia en Capri, adquiriendo el afrentoso nombre de “spintria” por el género de favores concedido al emperador en sus repugnantes complacencias.

En su juventud, después de que Calígula ajusticiara a un auriga porque perdió una carrera con Incitatus, empezó a guiar los carros del emperador.

Como es un hombre con una estatura muy elevada, tuvo un incidente en una carrera y la herida de su pierna le trajo como secuela, el tenerla más delgada que la otra y esto hace tenga una manera muy particular de caminar.

Después, dirigió su talento a otras cosas menos peligrosas y fue compañero de juegos de Claudio.

-dinastia-giulio-claudia

Estas dos pasiones, más su innegable experiencia para complacer en todos los ámbitos, le atrajo  las simpatías de los últimos tres emperadores.

A Nerón lo conquistó completamente el día que estaba presidiendo los juegos neronianos y vislumbró que el emperador apenas podía reprimir el deseo de competir con los citaristas, pero no se atrevía a hacerlo, a pesar de las peticiones de varios de sus amigos.

En la inquietud resultante, Nerón miraba el teatro con absoluta fascinación y moviendo la cabeza, prefirió salir.

Entonces Vitelio se levantó y lo llamó al escenario, expresándole que también presidía los deseos del Pueblo y no estarían satisfechos hasta que les mostrara su extraordinario talento.

De esta manera, le proporcionó al emperador el placer de rendirse y poder cumplir de esta manera su más anhelado sueño.

Y desde aquel día, fue elevado a la cumbre de todos los honores y adquirió el cargo que le dio su nombre: Vitelio, Intendente del Placer.

Un día le pidió a Locusta que le diera el mismo veneno que le preparó a Nerón para envenenar a Británico y lo usó con su hijo Petroniano.

Luego lo calumnió para defenderse…Y desde entonces su apetito por el vino y la comida se volvieron insaciables.Aunque acostumbra vomitar, esta voracidad ha tenido como consecuencia, el que su rostro esté encendido y manchado, por el abuso del vino.

Su vientre es muy abultado y su cuerpo alto y atlético, ahora tiene una obesidad mórbida.

Sextilla estaba muy deprimida, disgustada del presente y aterrorizada por un nefasto porvenir. Un día le pidió veneno y él se lo ofreció sin ninguna dificultad.

De esta forma Vitelio, ahora comparte con el emperador no solo los mismos crímenes, sino también el mismo tormento.

Esto ha hecho que su amistad se vuelva más estrecha y firme.

La primera parte del augurio de su nacimiento se ha cumplido totalmente. ¿Qué pasará en el futuro?… Pero mejor trata de no pensar en eso…

Y ahoga su inquietud con el vino y la comida. Porque al igual que Nerón, ha perdido la paz y nada le hace sentir alivio.

Desde su primera juventud, compartió su vida con el liberto Asiático y estaban muy unidos por el comercio de su mutua prostitución. Pero un día huyó muy disgustado y ya no lo volvió a ver, hasta que supo que estaba en Puzol y era dueño de una taberna.

Vitelio mandó que lo arrestaran y lo obligó a servirlo nuevamente para sus placeres. Pero se cansó de su carácter áspero y regañón. Y la semana anterior lo vendió a un lanista.

oliver reed lanista

Sus principales vicios son la glotonería y la crueldad.

Y este hombre tan corrupto que ha sido el terror en las provincias donde ha gobernado, no comprende por qué haber hecho esto lo tortura tanto…

Cuando lo fustiga el remordimiento, empieza a beber desde que despierta…

Y ya se siente ebrio, desde antes de emprender su travesía hacia el Gran Triclinio.

Más tarde…

El César dirigió su atención hacia una joven patricia llamada Julia Mesalina y le preguntó:

–                ¿En dónde está la hermosa Estatilia?

ROMA mesalinaLa linda y sensual mujer, le contesta:

–           Fue a Nápoles con Ático Vestinio. Regresarán en el otoño.

Haloto, siguiendo el hilo de una conversación anterior, insistió:

–          Pero yo creo en los sueños y sé que a veces son premonitorios.

Julia Mesalina declaró:

–           Yo sí creo. Anoche soñé que me había convertido en una virgen vestal.

A esta ocurrencia, Nerón batió palmas y todos le imitaron. La aplaudieron en medio de ruidosas carcajadas, pues Julia es conocida en Roma por sus múltiples divorcios y su fabuloso desenfreno.

Pero ella sin desconcertarse en lo más mínimo, agregó:

–           ¿Y qué? Todas ellas son viejas y feas. Solo Rubria es diferente. Y si mi sueño se volviera realidad, ya seríamos dos.

Petronio la miró y dijo con gentileza:

–           Admitamos entonces purísima Julia, que tú podrías volverte una vestal. Pero solo en sueños.

Ella replicó provocándolo:

–           Pero ¿Y si el César lo ordenase?

Petronio la miró inalterable y le dijo con calma:

–           En tal caso yo creería que los más imposibles sueños, pueden llegar a ser una realidad.

Haloto intervino:

–           Y efectivamente, muchos sueños llegan a serlo.

Nerón declaró:

–                 Ayer soñé que Júpiter lanzaba un rayo que arrancaba el cetro de la mano de Augusto   y a mí me dejaba completamente desnudo. – y miró fijamente a su astrólogo personal.

Babilo se sorprendió, tuvo un gran sobresalto y rápidamente trató de disimularlo…  Luego de una larga pausa, cautelosamente respondió:

–          Las predicciones y los sueños están relacionados.

–           No puedo evitarlo. Tengo un mal presentimiento…  Si este sueño significa un mal augurio ¿Aun crees que lo que me predijeron en Delfos se llegue a cumplir?

ben-kingsley-tut-copia

–           Hasta ahora lo habías considerado un augurio dichoso. ¿Por qué no seguir pensándolo así? – esquivó Babilo hábilmente.

Julia Mesalina preguntó mimosa:

–                     ¿Qué fue lo que te predijo Apolo, divinidad?

El César respondió:

–                      Que Roma dejaría de existir y mi nombre seguiría resonando a través de los siglos.

Tigelino intervino:

–                     Es un augurio glorioso.

Nerón dijo preocupado:

–                     ¿Y mi sueño de ayer? Mi corazón se angustió.

Petronio trató de tranquilizarlo:

–           Estás más fuerte que nunca ¿Por qué preocuparte por algo que tal vez nunca suceda?

Tigelino, por el odio que siente hacia Petronio, dijo impulsivo:

–                     Tú tienes razón divinidad. Los dioses no son infalibles.

Haloto, por la misma razón confirmó:

–                     Ya ves lo que le pasó a Apolo con Jacinto. No pudo impedir su muerte.

Petronio declaró imperturbable:

–                     Por eso algunos ya no creen en los dioses.

Trhaseas agregó:

–                      Sí. Para ellos mismos, son incapaces de impedir el infortunio…

El César los miró a todos con perplejidad y preguntó:

–                     Si lo interpreté correctamente, ¿Qué pasará con los Claudios? (Todos los miembros de su familia)

Séneca sentenció:

–           Para qué te preocupas… Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Sólo el tiempo descubre la verdad.

Nerón cuestionó:

–           ¿Entonces Apolo mi protector está equivocado? ¿A quién le debo creer?

Julia Mesalina dijo:

–           Comprendo que haya gente que ya no cree en los dioses. Pero, ¿Cómo es posible no creer en los sueños?

Babilo contestó:

–           Una vez un procónsul muy incrédulo envió un esclavo al Templo de Delfos con una carta cerrada y con la orden de que nadie la abriese. Hizo esto para ver si el dios podía contestar la pregunta contenida en la carta. El esclavo durmió una noche en el templo con el fin de tener un sueño profético y cuando regresó dijo: “Vi a un joven que brillaba como el sol y solo dijo una palabra: ‘Blanco’.

El procónsul palideció. Y les extendió una carta con el sello intacto a sus huéspedes que al igual que él, eran incrédulos. Le pidió a uno que la abriera y la leyese… –aquí Babilo se calló. Y alzando su copa de vino empezó a beber.

Haloto no pudo contenerse:

–           ¿Qué contenía la carta?

Babilo dijo lentamente:

–           En ella había esta pregunta: “¿De qué color ha de ser el toro que debo sacrificar? ¿Negro o blanco?”

raptodeuropa

Julia Mesalina contestó:

–           No podemos ir por la vida sin creer en nada, pues nada hay para sostenerse. ¿Quién puede vivir así?

Séneca replicó:

–           La vida se divide en tres tiempos: presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo. El futuro, dudoso. Y el pasado es lo único cierto.

Trasheas agregó:

–           Y sería tonto dejar de disfrutarla por creer en los augurios.

Haloto observó:

–           Los augurios siempre se cumplen… Y si alguien dice que no, que le pregunte a Vitelio.

En ese preciso instante el aludido, que había llegado ebrio al banquete; intempestivamente y sin ningún motivo, soltó una sonora carcajada.

Nerón preguntó:

–           ¿De qué se ríe ese barril de sebo?

Petronio contestó con displicencia:

–           La risa distingue a los hombres de las bestias. Y ése no tiene otra prueba para demostrar que no es un jabalí.

Vitelio dejó de reír y miró a todos con asombro, como si no los conociera. Luego levantó las dos manos y dijo con voz ronca:

–          No encuentro mi anillo. –y volviendo a reír, empezó a buscarlo en el peplo de Melisa, la mujer que está junto a él.00guillaume-seignac-french-1870-1929-jeune-fille-au-papillon-oil-on-canvas-97-8-x-78-7-cm

Queriendo burlarse, al mismo tiempo; Haloto se puso a imitar los gritos de una mujer aterrorizada y que sufre violencia.

Y una mujer joven con rostro de niña y mirada lasciva, llamada Lucila, dijo en voz alta:

–           Está buscando lo que no ha perdido. –Y añadió con poca delicadeza- Lo que quiere es agasajar a la que siempre está dispuesta para el que se le acerque.

El poeta Marcial concluyó:

–          De todas maneras,  casi siempre obtiene lo que desea.

Conforme pasan los minutos, la fiesta se hace cada vez más animada.

Multitud de esclavos van y vienen trayendo nuevas viandas. De grandes vasos llenos de nieve y adornados con guirnaldas de hiedra, extraen y sirven incesantemente diversos licores.

De graciosas y bellas jarras de metales preciosos, escancian los vinos.

Todos beben sin restricción.

A intervalos caen rosas desde arriba, sobre las cabezas de los invitados. Entonces…

000neron

Petronio dijo a Nerón:

–           Será mejor que solemnices la fiesta con tu canto, antes de que los presentes se excedan en la bebida y estén tan ebrios que no puedan apreciar el arte y la belleza que solo tú puedes brindarnos.

Y un coro de voces apoyó esta petición.

Pero Nerón se negó al principio, diciendo:

–         Los dioses saben cuántos esfuerzos me cuestan cada una de mis composiciones y de mis éxitos. Lo hago, porque comprendo que es necesario mi aporte para el arte. Y además, si Apolo me concedió el don de la voz, no es conveniente desperdiciarlo. Pero ahora tengo la garganta lastimada y estoy un poco ronco. Ayer me abrigué con un manto de pieles de visón, pero no me sirvió de nada. Estoy pensando en hacer un viaje a Anzio, para respirar el aire del mar.

Aulo Plaucio, le imploró en nombre del arte y la humanidad:

–         Todos sabemos, ¡Oh divino cantante y poeta! Que has compuesto un nuevo himno a Venus, que comparado con el de Lucrecio, el de éste último parece el aullido de un lobezno.

Esporo agregó:

–           Falta el evento más importante para que éste banquete sea una verdadera fiesta. Y un gobernante tan bondadoso como tú, no debe causar semejantes torturas a sus súbditos, privándonos de tu voz privilegiada.

Pitágoras confirmó:

–          No seas cruel, ¡Oh, César!

Y los demás le hacen coro repitiendo la petición uniéndose a todos los que están cercanos.

Nerón extiende las manos en señal de que se ve obligado a ceder.

Todos los semblantes le demuestran su gratitud. Y la atención de todos los asistentes se centra en él.

Entonces  el César da la orden de anunciar a Popea que va a cantar. Y mirando a todos…

Luego manifiesta:

–           Ella no va a venir a la fiesta porque está un poco resentida en su salud. Pero ya que  no hay mejor medicina que mi canto, que es el que le da algún alivio. La he llamado para no privarla de él.

CONTINUARA…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

F16 SACRAMENTO DEL MATRIMONIO III


 

PADRE CREADOR

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy el Creador de todo cuanto existe y todo lo creado se encuentra bajo Mis Leyes, leyes que son inmutables y eternas.

Cada creatura creada tiene una función específica, en el Mundo y en el Universo. Cada alma creada, también tiene una función específica, ya sea que baje a la Tierra ó se quede acá en el Cielo; pero todas tienen una razón de ser.

Yo no creo algo que no tenga ninguna razón de ser, todo tiene un fin específico. La vida del hombre fue creada para dar fruto y ése fruto en la Tierra, debe ser fruto de salvación y redención.

El-Que-Permanece-En-Mi-Lleva-Mucho-Fruto

Ahora os quiero hablar del fruto que el hombre y la mujer deben dar como matrimonio. Yo os creé hombre y mujer en lo físico, más no en lo espiritual. Las almas no tienen sexo y el sexo, sólo se os dio como seres humanos en vuestra envoltura corporal; para la procreación.

Como ya os he explicado, este acto de procreación es un acto sublime que Yo, vuestro Dios, concedo a la creatura para que Me ayude en la transmisión de Mi Vida sobre la Tierra.

La Vida, Mi Vida, la cual debe existir perfectamente en vuestra alma; es la que debe transmitirse para levantar al género humano del Pecado al cual cayó.

CATHOLICVS-Matrimonio-tradicional-Copenhagen-Traditional-Matrimony-2

Cuando un alma con cuerpo de hombre se une en matrimonio a un alma con cuerpo de mujer; se complementan en lo físico y en lo espiritual. Y reciben una bendición muy especial de Mi parte: la de ser co-procreadores Conmigo y transmisores de Mi Vida espiritual a vuestros “hijos”.

Hijos que son realmente Míos y hermanitos vuestros. Por ello os dije: “El hombre y la mujer dejarán su casa, se unirán y harán una sola cosa CONMIGO”. Es muy importante, Mis pequeños. Que entendáis ésto muy bien.

Lo que quiero decir al dejar su casa, ES EL DE DEJAR VUESTROS PERSONALES DESEOS, vuestras personales metas. Y a partir del matrimonio, vuestra única meta, vuestros únicos deseos, han de ser los míos.

13matrimony

Ya no deberéis ver por lo propio solamente

AHORA VERÉIS POR LO QUE VUESTRA ESPOSA NECESITA Ó POR LO QUE VUESTRO ESPOSO NECESITE

En lo espiritual, en lo físico y en lo material; para que unidos en un mismo fin, en un mismo querer, Me deis los hijos que son el fruto, de vuestra bendecida unión; para que Yo pueda proseguir con Mi Obra sobre la Tierra.

descuentos-en-el-corte-ingles-para-familias-numerosas1

Hijitos Míos, la función primordial de la familia aquí en la Tierra, es la de preservar Mi Palabra, Mis enseñanzas, la vida espiritual correcta y santa que debéis de seguir todos vosotros.

Cuando estamos hablando de un Matrimonio, de una familia bien constituida, en donde a los hijos se les ha dado una instrucción, de acuerdo a las Enseñanzas que os dejó Mi Hijo; con ella estaréis asegurando la vida sobre la Tierra, porque de ésas familias saldrán buenos hijos, buenos ciudadanos, buenos sacerdotes, buenos dirigentes, buenas cabezas de organización, que harán correcto todo lo que hagan.

Por eso es tan importante que una familia viva santamente, de acuerdo a Mis necesidades y a la vida que se os ha dado, para que vayáis cambiando éste mundo envuelto en el Error. Por eso Satanás ataca tanto el núcleo familiar y especialmente a aquellos que se han propuesto llevar un Matrimonio santo, una familia llena de valores y de virtudes.

Familias_numerosas_deducciones

Por eso Mis pequeños, la oración y la vida sacramental dentro de la familia, deben ser algo primordial. Deben ser vuestro alimento diario para que podáis contraatacar los embates furiosos de Satanás. Recordad lo que os decía Mi Hijo: ‘Que el príncipe de éste Mundo es Satanás.’

Este mundo corrupto, éste mundo lleno de maldad en el cual las familias santas se empiezan a reproducir, ciertamente contraatacan su Maldad… Y Satanás no está a gusto con éste contraataque. Y por eso son atacadas tan fuertemente las familias que viven de acuerdo a Mis Leyes y Mi Amor.

Cuando tenéis puesta vuestra esperanza en Mí a pesar de los ataques, no sucumbiréis a la maldad del Demonio. Pero sí os debilitáis si dejáis Mis Sacramentos, la vida de la oración y la vida de la Gracia a un lado. Rápidamente caeréis en las garras de Satanás.

familia orando

Mi Hijo os dejó Su Presencia real Viva entre vosotros. Os dejó Su Cuerpo, Su Sangre; para que os alimentarais de Él Mismo y así vosotros obtuvierais la fuerza necesaria para vuestro crecimiento espiritual.

Cuando vosotros acudís a Él y vivís en Él, Él os va a atraer hacia los Bienes del Cielo. Podéis vivir realmente una vida de Cielo en la Tierra, cuando estáis viviendo con Nosotros y respetando Mis Leyes y Mi Amor.

Os prevengo Mis pequeños, porque cada vez el ataque será más fuerte contra las familias bien establecidas. Debe de haber mucha humildad en el corazón del hombre, mucha pureza, mucha Caridad y donación; para que el ataque de Satanás no haga mella en vuestro corazón, ni en vuestra vida.

3Tentacion-de-Jesus-demonio-diablo-desierto-40-dias-temptation-of-Jesus

Si vuestra soberbia crece, ésa va a ser una hendidura, una grieta por la cual Satanás entrará en vuestra vida y empiezan las tentaciones de diversa índole. Y podréis caer irremediablemente. Tened cuidado. Satanás es muy astuto y conoce vuestras debilidades.

No dejéis que os venza. Solamente estando Conmigo tendréis ésa Fuerza inmensa, INFINITA para vencer sus ataques y mantener ésta institución tan grande y poderosa, que es la de la familia.

Defendedla, Mis pequeños. Defendedla con Mi Vida en vosotros, en vuestra vida, en la de vuestros hijos.

tentacion

Los principales problemas que se dan a nivel matrimonial son debidos a vuestro egoísmo y no os hablo solamente del egoísmo que se da entre vosotros, como matrimonio y como familia. Sino del que es más grave y que es el que tenéis hacia Mí, vuestro Dios.

En la gran mayoría de los matrimonios, empezáis por veros a vosotros mismos. Buscáis primero vuestra comodidad. Y para ello buscáis el proveeros a veces, de posesiones exageradas.

Queréis primero tener “una cuenta bancaria copiosa”. Luego os interesa pasearos, divertiros “a lo grande” y ya cuando os habéis aburrido, es cuando pensáis en la función primordial del matrimonio: la procreación. A la cual en la mayoría de los casos, la relegáis a lo último o la evitáis.

poder y egoismo

El egoísmo en el corazón del hombre y de la mujer, cada vez se hace más patente. Se os olvida que vinisteis a servirme, ya solteros, ya casados. Pero al uniros en matrimonio no os apartáis de vuestro egoísmo y deseáis seguir siendo consentidos por la pareja. Se pelean porque no se dan suficientes cosas o suficiente “amor” y terminan separándose.

¡Necios, nuevamente! Se os olvida tan fácilmente que ésta nueva forma de vida es para olvidarse de sí mismos, desaparecer para sí mismos Y PARA DARSE A SU DIOS EN TOTALIDAD.

“La vida matrimonial debe ser un pequeño cielo en la Tierra”. Debe ser un pequeño tabernáculo en donde se Me adore, donde se Me busque, donde se Me platique con Fé y confianza de todas vuestras cositas.

orarenfamilia

La vida matrimonial debe ser escuela de virtud y de amor. Virtudes que primero los padres deben vivir, para que luego las puedan transmitir con el ejemplo a sus pequeños.

La vida matrimonial debe ser una antesala del Cielo, en dónde Mi Amor os de la fuerza y os una en una sola cosa Conmigo.

En vez de todo ésto, por causa de vuestro egoísmo; habéis hecho de la vida matrimonial un campo de batalla, en donde cada quién trata de sobresalir y de aplastar al otro. Ya no desean crecer juntos, se vuelve una carrera desenfrenada para mostrarse su superioridad y así humillar al esposo o a la esposa.

DIVORCIOX DINERO

Ahora la mujer, sabiéndose con capacidades; deja el hogar para ponerse a trabajar y si llega a ganar más que el esposo lo humilla fuertemente… Y hasta se siente con poder en su tonta soberbia, de dejar ése hogar porque “se merece algo mejor”.

El hombre también. Al ganar mucho dinero, empieza a llenarse de bienes superfluos y uno de ellos son otras mujeres. Se siente con posibilidades y derechos de “comprar” otra u otras mujeres, sin respetar ya a la que quedó bendecida por Mí en su acto matrimonial.

Es vuestro egoísmo, vuestra soberbia, vuestro yo, el que os vence debido a que pronto perdéis la verdadera razón de vuestra vida matrimonial: la de servirMe a Mí, vuestro Dios. Lo mundano, lo material, os vencen rápidamente y creéis que ésa es vuestra función en la vida.

442061-matrimonio450-thumb

No es la cantidad de dinero y las posesiones los que hacen a un alma digna de Mí y de Mi Reino; sino el olvido de uno mismo y el deseo de llevar a cabo vuestra misión lo mejor posible. Misión que ya no va a ser personal, sino de conjunto; en donde Yo seré el Primero en vuestro hogar y luego vosotros esposos. Unidos en un solo sentimiento: educar a vuestros hijos en Mi Amor y entregármelos a Mi servicio.

Os quejáis de vuestro Mundo, de la corrupción que hay en él a todos niveles; pero vuestra soberbia no os permite abrir los ojos a la realidad. No os percatáis por vuestra soberbia, de que sois copartícipes, de que sois cómplices del Mal que existe en el Mundo.

Vuestra soberbia y vuestra necedad, no os permiten alcanzar la humildad necesaria para olvidaros de vosotros mismos y daros por completo a vuestro Dios, sirviendo a vuestros hermanos.

image002

Ya no os queréis complementar, queréis seguir siendo vosotros mismos: dos cabezas en un solo hogar. Bajo éstas condiciones, ni uno ni otro deben ser cabeza. Yo, vuestro Dios; debo guiar los corazones, debo guiar vuestras decisiones, debo guiar la vida de los Míos.

Nuevamente os repito: venís a la Tierra, a servirMe a Mí, vuestro Dios. Y todos vosotros debéis acatar Mis Leyes y Preceptos, que son leyes y preceptos de Amor. Pero vosotros queréis seguir haciendo vida de odio, de egoísmo, de muerte espiritual.

Ya no Me hacéis vivir en vuestro corazón y por lo tanto, no podéis formar matrimonios en donde vuestra finalidad sea la de conocerMe mejor y la de hacer vida Conmigo. Ya no os interesa procrear para cumplir con vuestra función matrimonial y si llegáis a tener hijos ya no os importa enseñarles a amarMe, a amar a su Padre Dios.

familia-cristiana

Esto no es lo que Yo deseo de la vida del matrimonio. Estáis pisoteando este santo Sacramento. Ya no se vive Mi Amor entre vosotros, porque no Me buscáis.

Y ésta que debiera ser la primera escuela de amor, se ha vuelto escuela de odio, pleito y destrucción. Este es el ejemplo que ahora dais a Mis pequeños en vuestro “hogar”.

Mi Corazón se llena de tristeza, porque vuestro Mundo va perdiendo y olvidando las Enseñanzas de Mi Hijo, que son las Mías.

Si vosotros no recapacitáis, vuestro Mundo se volverá vuestro más grande enemigo, porque habéis alimentado al Mal desde vuestro hogar y luego lo dejáis salir a calle.

Dysfunctional Family

Un hijo no puede dar otra cosa más que lo que vivió dentro de su hogar.

No Me culpéis a Mí de lo que sucede a vuestro alrededor. Quitaos la venda de la soberbia y del egoísmo que cubre vuestros ojos y veréis que lo que vivisteis y enseñasteis en vuestro “hogar”, ahora se ha vuelto en contra vuestra y os está atacando.

Recapacitad y poned fin a vuestra maldad y a vuestro error que vivís en vuestro hogar y que se vuelve mal ejemplo para Mis pequeños.

divorce_children

Hijitos Míos, necios y ciegos debéis estar para no daros cuenta de la realidad que os rodea, de la maldad que cubre vuestro mundo y de que la gran mayoría de vosotros sois copartícipes de éste mal, porque os habéis vendido a éste mal.

Mis pequeños, os he mandado a Mi Hijo para que os diera la Luz, para que os diera el camino seguro para regresar a Mí. Él bajó a la Tierra para daros los Secretos del Cielo, para anunciaros la Buena Nueva, para daros la directriz por la cual vosotros debierais guiaros para salvar vuestra alma y la de vuestros hermanos.

Se os ha dado todo para vuestra salvación. Se os ha dado todo para que vivierais en paz, en armonía, en amor. Para que hicierais de éste mundo un paraíso y ved ahora lo que habéis hecho con todo lo que Mi Hijo os dio.

Ley de Dios rota.jpg1

No lo tomáis en cuenta, habéis hecho Mis Leyes y Sus Enseñanzas a un lado de vuestra vida y vosotros mismos habéis creado vuestros propios principios a seguir.

Y ahora estáis viendo los resultados de todo ello. Sois parte de toda ésa ola de destrucción satánica que va corrompiendo y destruyendo las almas y la espiritualidad junto con la moralidad de todos los seres humanos.

Meditad dentro de vuestro corazón si sois parte de ésa ola o sois parte de ésa muralla contenedora, protectora, que aún defiende Mis Leyes y el Amor que os enseñó Mi Hijo. ¿De qué lado estáis, Mis pequeños?

evangelizadores

¿Estáis ayudando a destruir todo lo bello, todo lo santo que Yo os he dado o estáis realmente defendiendo todo lo bueno y santo que os puede ayudar en vuestra salvación y a la de vuestros hermanos?

Os repito, sois necios, tercos, que no queréis ver la realidad que os rodea; ésa realidad satánica y destructiva que os está involucrando a todos y que si dejáis que siga, os va a destruir completamente.

Vosotros, los que os habéis vuelto parte del mal, que habéis aceptado en vuestra vida la destrucción de vuestra moralidad y de vuestra espiritualidad, estad atentos; porque el tiempo se acabó. Estad atentos, porque todo se va a volver en vuestra contra y no tendréis defensa, porque la defensa Soy Yo en vuestra vida, en vuestra alma, en vuestro corazón.

Dios es mi fortaleza

Si Yo no estoy en vosotros, porque Me habéis hecho a un lado ¿Con qué os defenderéis contra los ataques más fuertes que vendrán?

En cambio vosotros, los que Me habéis escogido como lo Primero en vuestra vida, que os habéis dejado guiar por Mi Palabra, por Mi Amor, por todo lo que se os ha dado para levantaros y para que seáis verdaderos hijos Míos; gozad desde ahora el premio eterno, porque a pesar de toda la corrupción y maldad que os rodean. De toda ésa facilidad para caer en el pecado, vosotros respetando Mi Presencia en vuestra vida, no habéis tomado de lo malo y os habéis mantenido en lo bueno.

Estáis luchando contra ésa ola de destrucción que se ha llevado ya a muchas almas hacia la Muerte Eterna. Vosotros alegraos, porque Yo vuestro Dios Creador, os estaré protegiendo y guiando en todo momento.

10Leon de Judá

Orad, orad por vuestros hermanos que no están atentos a los acontecimientos. Que están solamente buscando la facilidad y el gozo momentáneo de su vida. Orad por ellos, ya que vosotros sí veis la realidad que os rodea, porque Me atendéis y Yo os doy el Conocimiento para que veáis la realidad como ellos no la ven.

Protegedlos con vuestra oración y con vuestra donación. TraedMe a ésas almas que viven gravemente en el pecado; salvadlas, Mis pequeños. Salvadlas con Mi Amor y con Mi Perdón.

El Pecado ha afectado tanto la mente del hombre que muchos, muchos de vuestros hermanos ya no saben lo que es bueno y lo que es malo. A tal grado ha llegado la Confusión que Satanás los hace creer, que situaciones verdaderamente pecaminosas, las tomen como algo normal en la vida del hombre; porque el pecado se ha hecho cotidiano y esto no debe de ser, Mis pequeños.

matrimonio_gay_adictamente_blogspot_com

Si vivierais en la oración, en la Gracia, en la pureza de vuestra alma; os daríais perfectamente cuenta dónde está la maldad y dónde está el Bien. Acercaos pues a Mí, nuevamente; para que podáis orientar vuestra vida hacia la realidad de vuestra existencia espiritual y de vuestra misión, para la cual bajasteis.

Regresad a Mí, Mis pequeños. Os amo, sois Mis creaturas y Yo os protegeré contra todo Mal, pero arrepentíos de vuestro pecado y regresad a Mí, vuestro Dios. Dejad que Mi Amor os envuelva, os purifique y os santifique. Regresad a Mí para que tengáis parte Conmigo en el Reino de los Cielos.

Porque hijitos Míos, al vivir vosotros en el mundo, al haber bajado a servirme; vuestra presencia va a afectar a vuestros hermanos, en lo bueno o en lo malo, de acuerdo a vuestro pensar, a vuestro vivir y he ahí que vosotros deberéis madurar a veces a fuerza de golpes, con vuestra propia experiencia o con la de vuestros hermanos, para ir así normando vuestra vida.

thJD8DR1LV

Lo que os quiero decir Mis pequeños, es sobre vuestros actos; en el actuar ante vuestros hermanos a veces sois irresponsables con lo que hacéis o decís.

A veces sois responsables porque ya sois maduros y sabéis qué estáis haciendo o diciendo. Se os ha dado una Evangelización a través de Mi Hijo, para que vosotros seáis responsables con vuestra vida aquí en la Tierra.

Ciertamente, cuando sois pequeños, todavía no conocéis el curso de la existencia en el mundo y a veces deberéis sufrir fuertemente para que os deis cuenta lo que Yo deseo, cómo os debéis desenvolver, lo que debéis hacer para el bien de vuestros hermanos.

tentacion

Satanás siempre estará atacándoos para que no os desarrolléis en el Bien y os dejéis mover hacia el Mal. Vais creciendo y empezáis a tener responsabilidades mayores. Al principio vuestras responsabilidades serán solamente en el hogar, vuestra escuela, será pequeño vuestro ambiente, vuestro entorno. Pero aún así desde pequeños podéis ser escándalo para vuestros mismos hermanos pequeñitos dentro de vuestro hogar o de los niños que estén a vuestro alrededor.

Cuando vais creciendo, vuestro entorno, vuestro ambiente, se va haciendo más grande, ya sois notorios ante la sociedad. A veces seréis más notorios si sois personas que estáis haciendo mucho bien o mucho mal y ahí es donde entra la responsabilidad de vuestros actos.

Si estáis haciendo mucho bien, muchos seguirán vuestro ejemplo y los afectaréis en lo positivo. Pero si estáis obrando en el mal, también afectaréis muchas almas a vuestro alrededor y las afectaréis hacia lo negativo.

imagenes-de-amor22

Vais creciendo y vuestra responsabilidad va creciendo. Empezáis con los noviazgos, con la vida de relación con el sexo opuesto; si estáis llamados al Matrimonio, la responsabilidad será la de cuidar a la persona con la que estáis tratando de hacer una familia.

Deberéis cuidar su integridad total, de cuerpo y alma. Y entra nuevamente la irresponsabilidad de vuestros actos, que saliéndoos de Mis Leyes y Decretos, afectáis cuerpo o alma o ambos. Y de ésta forma destruís una vida.

Posiblemente daréis vida fuera del Sacramento a una pequeña creatura de la cual si hay responsabilidad en vuestra vida, trataréis de arreglar ése error o si hay irresponsabilidad, huiréis cobardemente a vuestro error. Y así, toda vuestra vida se va desarrollando en forma irresponsable o responsable, madura o inmadura. Todo esto siempre basándoos en Mis Leyes y Decretos y en todo lo que Mi Hijo os dio.

parejas123

¿Cómo estáis ahora, Mis pequeños, en qué fase de vuestra vida estáis? ¿Realmente estáis viviendo responsablemente, basándoos en Mis Leyes y Decretos o estáis haciendo lo que vuestra humanidad afectada por el pecado, os hace actuar?

Cuando vosotros actuáis de acuerdo a vuestra voluntad, afectáis a veces irremediablemente y eternamente a las almas. Y ESTO ES ALGO QUE PAGARÉIS, TAMBIÉN ETERNAMENTE, porque estáis corrompiendo una hechura Mía. A una creatura que Me pertenece.

Estáis corrompiendo Mi Obra de Creación y vosotros no debéis hacer esto con lo que es Mío. No estáis respetando a vuestros hermanos, que son Mi Obra y que fueron creados para el Bien. Cuando vosotros en vuestra irresponsabilidad, afectáis a vuestros hermanos, IRREMEDIABLEMENTE TENDRÉIS UN CASTIGO

Imágenes-de-Divorcio-con-frases1

Porque ésa alma pudo haber hecho algo bueno para otras almas y vosotros la corrompisteis, les quitasteis ésa oportunidad de hacer el Bien y les llevasteis hacia el Mal.

Ya no serán instrumentos Míos de salvación y de vida, sino serán instrumentos de Satanás para la destrucción y la muerte.

Os digo todo esto Mis pequeños, porque muchos vivís en forma irresponsable y no os dais cuenta que vuestro actuar. Y vuestro ejemplo, no solamente os afectará a vosotros en lo personal, sino que afectarán otras almas; las cuales, al sufrir su destrucción espiritual por vuestra culpa, vosotros también recibiréis parte de ése castigo que se han ganado ésas almas, por vuestro mal ejemplo o por vuestra mala dirección espiritual y moral.

o-HIJOS-DIVORCIO-facebook

Se os ha dado mucho y también se os pedirá mucho. Se os dio el don de la vida y vosotros la llevasteis hacia la muerte. Se os ha dado protección y vosotros preferisteis vivir vuestra propia vida y seguir a Satanás. No quisisteis vivir en el Bien y preferisteis el Mal.

Estáis sufriendo las consecuencias de vuestro error y las seguiréis sufriendo. Y se seguirán acrecentando, si vosotros no ponéis un remedio a vuestra vida.

Tenéis que vivir en el Bien y en el buen ejemplo, como Mi Hijo os enseñó. O si seguís los consejos de Satanás veréis vuestra destrucción, en lo personal y a vuestro alrededor.

Entended, Mis pequeños, ENTENDED LA LECCIÓN, antes de que terminéis llorando vuestro error.

dolor y sufrimiento internos

Hijitos Míos, se podría resumir en forma sencilla, la vida de las creaturas: en el nacer, crecer, reproducirse y morir. Pero vosotros a diferencia de las creaturas, tenéis el libre albedrío.

Las creaturas siguen un patrón que en Mi Voluntad, les he ordenado y que en cierta forma, el Pecado Original desordenó. Pero ellas siguen de cualquier manera, un patrón de conducta de acuerdo a su especie.

Vosotros estáis bajo Mis Leyes. Precisamente, porque Satanás al oponerse a Mí y llevar a vuestros Primeros Padres hacia el Pecado; ellos al aceptarlo en su vida, vino el desorden de la Creación y el desorden de la vida del hombre.

bclinton

Seguís teniendo el libre albedrío; pero estáis viviendo en el desorden causado por el Pecado.

Vuestra misión y función aquí en la Tierra, es regresar todo al orden primario, que es en el Amor. Que es en el respeto a Mis Leyes. Que es la vida, la vida real que debéis llevar vosotros. Una vida santa, una vida que ayude a vuestros hermanos a crecer y a estar en Mí. Una vida verdadera de creación, no de destrucción.

Mis pequeños, vosotros tenéis altibajos en vuestra vida y vosotros queréis vivir solamente en ésos momentos bellos de fantasía, de alegría; pero no queréis tomar la responsabilidad que todo eso trae después, enfocándoos en el noviazgo.

couple-in-love-pareja-de-enamorados-junto-al-mar-2

Tenéis el primer momento bello, en el cual vosotros conocéis al hombre o a la mujer que os acompañará en vuestra vida de Matrimonio, con los cuales podréis concebir nuevas vidas y ése será un gusto que Me daréis vosotros Mis pequeños; ésas nuevas almas que nacerán de Matrimonios Sacramentales, bien asentados.

Vosotros, al hacer crecer a ésas almitas en el Amor y en el servicio a vuestros hermanos, Me dais un gusto inmenso. Al pasar de la segunda etapa de vuestra vida del noviazgo, a la tercera etapa, la procreación; tenéis responsabilidades fuertes que debéis mantener en vuestro hogar.

Satanás os está llevando al error ya en vidas maduras, tratándoos de llevar a la primera etapa de la fantasía, al buscar alegrías inmorales, pecaminosas, que no deben de ser ya en vuestra vida.

Infidelidad

Vosotros habéis escogido una norma de vida correcta que es la Mía, la que Mis Leyes os marcan, las que Mi Hijo os vino a dar posteriormente. Cuando vosotros alteráis el orden ya estipulado; todo se convierte en un caos y es eso lo que estáis viviendo ahora, mundialmente.

Os estáis dejando llevar por lo que Satanás ha metido en vuestra vida. Os hace buscar fantasías que no deben haber más ya en vuestra vida, fuera del Matrimonio. Estáis cayendo en el error, sin que os deis cuenta de que luego que ésa fantasía pase, habréis perdido mucho o todo de lo que llevabais ganado. Estáis viviendo un error que os costará muy caro y que con ése error afectaréis a otras vidas.

Tenéis un compromiso grande al haber escogido la vida del Matrimonio. Ciertamente el amor del principio va sufriendo cambios. Al principio era la fantasía, era ver por el futuro, los planes que hace la pareja para llevar un buen Matrimonio, una buena familia. Planes económicos, planes para tener un hogar, cosas materiales, la educación de los hijos… Tantas y tantas cosas que entran dentro de ésa fantasía que luego se hace una realidad y que la debéis seguir llevando limpiamente y luchando para que se realice dentro de Mis Planes Divinos.

Dios es el centro de tu matrimonio copia

Ciertamente vais creciendo, vais madurando dentro de la familia y el amor de los esposos va cambiando; porque entra ya el amor hacia los hijos y de los hijos hacia los padres. Cambia a un amor más maduro, en donde no hay ya ésa fantasía que os llevó a la procreación; sino que ya entra el amor del apoyo mutuo, del respeto, del agradecimiento, de cómo se cuidaron el uno con el otro, de cómo se ayudaron a crecer, de cómo se ayudaron a madurar el verdadero amor, que es el Mío.

Y ése amor transmitido a los hijos va dando nuevos frutos, ya sea en nietos o ya sea en amistades a vuestro alrededor, a los cuales afectasteis positivamente y les ayudasteis a crecer y os agradecen ellos también vuestro ejemplo.

Vais creciendo, vais llegando al final de vuestra existencia y muchas veces aún en ése final, Satanás se mete dentro del hogar y os hace creer que tenéis derecho a regresar a la fantasía juvenil.

novia coleccionista

Y así, muchos de vosotros destruís todo el trabajo de una vida. De una vida sana y santa que llevabais, por querer regresar a una fantasía pecaminosa, irreal que os destruirá y destruirá a vuestra familia.

Mis pequeños, estáis viviendo esto. Lo tenéis a vuestro alrededor todos los días. Madurad, madurad en vuestra vida, madurad en vuestra existencia; ved lo que habéis hecho en vuestro hogar y protegedlo contra las fuerzas de Satanás, ¡Es vuestro tesoro! Es el tesoro de vuestra familia y debéis protegerlo contra el Ladrón que se quiere introducir para arrebatároslo.

Esta es la Parábola que os dio Mi Hijo, vosotros deberéis de proteger siempre vuestro hogar y estar pendientes siempre de que el ladrón no se introduzca para que os arrebate el Gran Tesoro, que es Mi Presencia, Mi Amor, Mis Leyes dentro de vuestro hogar.

3la ley de dios

Deberéis estar siempre pendientes para que no se introduzca Aquél que destruyó Mi Primer Obra en vuestros Primeros Padres. Siempre estaréis atacados por Satanás, pero si estáis Conmigo, Yo os protegeré. Si os mantenéis bajo Mis Leyes, bajo Mi Amor y actuando maduramente. Y no dejándoos llevar por los engaños que os proponga Satanás.

Hijitos Míos, los que habéis sido llamados al Sacramento del Matrimonio, cuando estáis en la celebración con Mi ministro; el sacerdote dice una frase inspirada por Mí, vuestro Dios al final:

“LO QUE DIOS HA UNIDO, QUE NO LO SEPARE EL HOMBRE”.

Boda-anahi-613x384

Muchos de vosotros creéis que solamente se dice refiriéndose a la parte ministerial; porque muchos de vosotros habiendo caído en la concupiscencia y en el error.

Pedís a la misma Iglesia que anule, lo que antes Yo bendije a través de Mi ministro.

Esto es un error. Si el Matrimonio se llevó correctamente: NADIE. Ningún ministro, ninguna institución lo puede disolver.

el gran proyecto de dios

Pero hablando ahora a la otra parte que desconocéis: Cuando se os dice que lo que Yo he unido, que no lo separe el hombre; se refiere a que todo aquél fuera de un Matrimonio, se introduzca coqueteando, destruyendo un Matrimonio de alguien, será maldito ante Mis Ojos.

Yo a través de Mi ministro el sacerdote, bendigo una unión entre hombre y mujer. Cuando se ha consumado el Matrimonio no podrá disolverse. Y aquél extraño que se introduzca, afectando al hombre o a la mujer y tratando de destruir ése Matrimonio, será maldito.

trío

Sí Mis pequeños, es fuerte Mi Sentencia. Pero porque es fuerte la unión del Sacramento, porque estáis afectando lo que es Mío, lo que Yo he bendecido para que la vida se siga dando sobre la Tierra y porque estáis afectando, no solamente la parte humana, sino la espiritual de una familia que Yo he bendecido.

Sí Mis pequeños, si vosotros sois la causa de una destrucción familiar, malditos seréis ante Mis Ojos. Vuestro pecado es muy grave ante Mis Ojos.

Tantos, tantos Matrimonios destruidos porque entra Satanás a través de hermanos vuestros a tratar de destruir lo que Yo he unido; porque él sabe que la familia bien constituida, es un núcleo poderosísimo de amor y de crecimiento espiritual.

efecto-del-divorcio-sobre-concepto-de-los-cabritos-15366169

ÉL SABE  QUE DESTRUIR UNA FAMILIA lleva toda una cadena de destrucción ante la sociedad, ante el mundo.

Se pierden valores morales y espirituales. Se produce un caos. Un caos que estáis viviendo ya, porque no estáis viviendo bajo Mis Leyes y bajo Mi Amor. Porque no estáis respetando lo que Yo os he dado. Porque no queréis vivir de acuerdo a lo que Yo estipulé desde el Principio de los Tiempos.

¡Cuánta maldad hay en vuestro corazón! ¡Cuánto rechazo y traición a todo lo bueno que Yo os he dado, Mis pequeños! Coqueteáis con el Mal y el mal destruye. DESTRUÍS VUESTRA FAMILIA Y DESTRUÍS LA DE OTROS.

5adulterio

Meditad bien vuestro pecado. Meditad bien vuestra acción, Mis pequeños; porque ante vuestro Juicio Particular, estáis llevando una maldición. Estáis llevando un pecado muy grave, el cual os llevará a un sufrimiento eterno.

Muchos, muchos sois parte de ésta destrucción. En vuestro corazón existe ésta maldad, porque estáis viviendo en un medio de corrupción. En lugar de alejarlo de vuestra vida, os alimentáis con él; gozáis en vuestro pensamiento la posibilidad de querer tener ése tipo de relación satánica, pecaminosa, destructiva.

Muchos ponéis en obra ése pensamiento que ya cultivasteis en vuestro corazón. Se os dijo que todo aquello que viváis en vuestro corazón, ya conlleva una falta grave. Mi Hijo conociendo el corazón del hombre, os lo dijo así y Yo vuestro Padre y vuestro Dios, os condeno fuertemente.

adulterio

¿Qué estáis haciendo con Mi Obra, Mis pequeños? ¿Qué estáis haciendo para devolver al mundo a su santidad y a su Principio, en donde todo era Bien? ¿Qué estáis haciendo para que todo se lleve de acuerdo a Mis planes de Salvación?

No Me estáis ayudando para que Mi Hijo pueda volver nuevamente Triunfante, a un Mundo en donde se viva la verdadera Vida, el Amor. Donde el Error se haya apartado del corazón del hombre y que éste no lo lleve a actos pecaminosos.

¿Qué estáis haciendo para que Yo esté orgulloso de vuestra existencia? ¿Qué estáis haciendo para que Mi Amor crezca y dé muchos frutos entre todos vosotros?

VID

Veo Maldad, mucha maldad en el corazón del hombre. Regresad a Mí, Mis pequeños. Regresad a la Gracia. Regresad a la virtud. Luchad fuertemente contra todos los ataques de Satanás. Me tenéis a Mí vuestro Dios, él no puede nada contra aquellos que están Conmigo.

¿Por qué no os acercáis nuevamente a Mí? ¿Por qué no venís a beber de la Fuente de la Vida, para que tengáis fuerzas para contraatacar a Satanás?

Él os está acechando continuamente, pero vosotros os dejáis seducir por la Serpiente Antigua y seguís cayendo en lugar de tratar de levantaros.

1serpiente-infernal

Entregados a Mí en totalidad, luchad Mis pequeños. Luchad y obtendréis el Triunfo Eterno.

Os amo infinitamente, Mis pequeños.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de  Mí Santo Espíritu. Gracias, Mis pequeños.

dios padre

 http://www.diospadresemanifiesta.com/

126.- AMOR EQUIVOCADO


Desde la cima de las colinas, se ve la costa mediterránea. Las ciudades marítimas aparecen envueltas en la blancura de sus casas entre el verdor de la floresta y el azul del mar, en el que se refleja el azul del Cielo.

Acaba de amanecer y después de haberse pintado la aurora de color rosado, la tiñe después de azul  y la brisa matinal, sacude el rocío con las primeras caricias del sol y esparce el aroma de las flores y del mar.

La ciudad de Cesárea se ve recostada en la orilla. Hermosa como lo son todos aquellos lugares en que la exquisitez romana ha echado raíces. Termas y palacios de mármol blanquean como bloques de nieve aprisionada en los barrios más cercanos al mar.

A estos palacios hace guardia una torre blanca, alta, cuadrada, situada en dirección al puerto, que parece vigilarlo montando guardia.

Alrededor hay muchas casas más modestas de estilo hebreo con viñas y jardines colgantes sobre las terrazas y árboles de follaje cortado.

Cesárea está llena de extensos mercados que están llenos de todo género de artículos, destinados a las exigentes mesas romanas y de mercaderías traídas de todas partes del mundo.  Hay mucha gente en la parte sur de los mercados y sus cómodos pórticos. Son de todas las clases sociales y realizan sus compras con algarabía y disfrutando de todo lo que hay.

Un romano muy elegante a quién preceden unos diez esclavos cargados con bolsas y paquetes, se encuentra con otros dos patricios.

Hay saludos mutuos:

–                       ¡Salve, Ennio!

–                       ¡Salve, Floro Tulio Cornelio! ¡Salve, Marco Heracleo Flavio!

–                       ¿Cuándo regresaste?

–                       Anteayer al amanecer y rendido de cansancio.

El joven llamado Floro le dice con sorna:

–                       ¿En qué te has fatigado? ¿Desde cuándo te has puesto a sudar?

–                       No te burles, Floro Tulio Cornelio. Todavía ahora estoy sudando a causa de mis amigos.

El mayor, llamado Marco, le replica:

–                       ¿Por tus amigos? No te hemos pedido nada.

Ennio contesta:

–                       Pero mi corazón está pendiente de vosotros. ¡Qué duros sois conmigo, que me preocupo por vosotros! Ved esa hilera de esclavos cargados. Otras antes que ellos, ya se fueron. Y todo para honraros. Todo para vosotros.

Los amigos protestan ruidosamente:

–                       ¿Es esto lo que llamas trabajo?

–                       ¿Un banquete?…

–                       ¿Y por qué razón?

–                       ¡Pssst! ¡Qué gritería entre nobles patricios!

–                       Os parecéis a esta gente, sólo en que todos morimos…

–                       Orgías y descanso que son nuestros compañeros inseparables.

–                       Todavía me pregunto, ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué es lo que debemos hacer?

–                       Una de las cosas que tenemos que hacer es morir de fastidio.

–                       Enseñar a vivir a estas lloronas, es otra cosa muy distinta.

–                       Y sembrar Roma en los sagrados senos de las hebreas, es algo más.

–                       Y gozar aquí como en cualquier otra parte de nuestras rentas, de nuestro poder al que todo se permite, es cosa muy diversa.

Los tres se entrelazan en  una conversación llena de intención y de picardías, de la que brota la carcajada abierta…

El joven Floro deja de reír y frunciendo el ceño, su expresión se oscurece y dice:

–                       Hace ya algunos meses que una sombra ha caído sobre la alegre corte de Pilatos. Las mujeres más hermosas, parecen castas vestales y sus maridos las secundan en su extravagancia; lo que roba demasiado placer a nuestras holganzas…

Ennio dice:

–                       Es cierto… Y todo por seguir el capricho de ese campesino Galileo… Pero pronto se les pasará…

Marco responde:

–                       Te engañas Ennio. Tengo entendido que también Claudia ha caído en sus redes. Y por eso… Una estrambótica moderación de costumbres se ha apoderado de su palacio. Parece que ha revivido la austera Roma Republicana…

–                       ¡Ufff! ¡Qué desgracia! ¿Desde cuándo?

Floro contesta:

–                       Desde el dulce Abril, propicio a los amores. Tú no sabes, estabas ausente. Nuestras damas regresaron tan fúnebres, como las plañideras de los sepulcros. Y nosotros los pobrecitos hombres, tenemos que buscar en otras partes, muchos consuelos… Que ni siquiera se nos permiten en presencia de las púdicas.

–                       Una razón más para que os socorra. Esta noche haré una gran cena… Una grandiosa orgía en mi casa. Estuve en Cintium y allí encontré delicias que estos apestosos tienen por inmundas: pavos, perdices, grullas de todas clases.  Jabalís pequeños para nuestros gustos refinados…

Vinos exquisitos de las colonias romanas; de mis posesiones y de las playas asoleadas de Aciri… Perfumados vinos de Quío y de la isla de la que Cintium es la piedra preciosa. Vinos generosos de Iberia, tan buenos para poner fuego en las venas, cuando llega la hora culminante…

–                       ¡Oh! ¡Será una gran fiesta para ahuyentar el fastidio de este destierro!…

–                       ¡Para convencernos de que todavía somos viriles!…

Marco pregunta:

–                       ¿También habrá mujeres?

–                       También. Y hermosas, más que una rosa. De todos colores y sabores. Me costó un tesoro conseguir todas estas mercancías, entre los que vienen mujeres bellas y blancas, como las azucenas…

¡Pero soy generoso con los amigos!… Aquí hice las últimas compras; que no hice antes, para que no se echaran a perder en el viaje. Después del banquete, el amor…

–                       ¿Tuviste buena navegación?

–                       Óptima. Venus Marina me fue propicia.

Por lo demás es a ella a quién dedico el rito de esta noche…

Los tres ríen alegremente gustando por anticipado sus sensuales fantasías…

Floro pregunta:

–                       ¿Por qué motivo esta fiesta extraordinaria?

–                       Por tres motivos: mi amado sobrino llevará en estos días la toga viril y debo festejar el acontecimiento. Dos, porque desobedecí al presagio que me dijo que Cesárea sería un lugar de tristeza y conviene destruir el encanto, con este rito dedicado a Venus…

El tercero os lo diré en voz baja: estoy de bodas…

Los dos amigos dicen al mismo tiempo:

–                       ¿Tú?

–                       ¡Eres un mentiroso!

Ennio hace un gesto de deleite anticipado y afirma:

–                       De veras. Está uno de bodas cuando se da el primer sorbo a un ánfora cerrada. Esta noche lo haré. La compré con doscientas monedas de oro.

Ni Venus hubiera sido capaz de parir tal preciosidad: es bella como la aurora.

Blanca y de cabellos rubios como el oro. Pura y hermosa como ninguna. ¡Es un botón! Un capullo cerrado. ¡Ah! ¡Y yo soy su dichoso dueño!…

Marco Heracleo dice bromeando:

–                       ¡Profanador! 

–                       No la hagas de censor, que eres igual que yo… Cuando se fue Valeriano todos nos moríamos de fastidio y de cansancio. Yo entro ahora en su lugar…

Los tesoros de nuestros antepasados para esto sirven. No seré un necio como él, para esperar a que ese capullo de Alhelí, se muera de nostalgia y se pierda con filosofías de esos enervados, que no saben gozar de la vida…

Floro exclama:

–                       ¡Bravo! Pero… la esclava de Valeriano era docta y…

Ennio lo interrumpe:

–                       ¡Y estaba loca con la lectura de sus filósofos! Pero, ¿Quién piensa en el alma y en la otra vida y en virtudes?… ¡Vivir es gozar!…

Y nosotros estamos vivos. Ayer eché al fuego, todos esos funestos rollos y bajo pena de muerte he ordenado a los esclavos, que no vuelvan a acordarse de míseros filósofos y galileos. Ese capullo tan solo me conocerá a mí…

–                       ¿Dónde la encontraste?

–                       Hubo alguien sagaz que compró esclavos después de las guerras gálicas. Los eligió con perfección y los usó tan solo como reproductores, alimentándolos bien y tratándolos mejor. Lo único que tenían que hacer era procrear flores nuevas de belleza… Y Gala es una de éstas. Ya es púber. El dueño me la vendió… Y yo la compré… ¡Ja, Ja, Ja!…

–                       ¡Libidinoso!

–                       Si no la compraba yo, otro la hubiera comprado… Por eso no debió haber sido mujer…

–                       Si te oyese…

Marco exclama:

–                       ¡Oh! ¡Míralo!

–                       ¿A quién?

–                       El Nazareno que ha embrujado a nuestras damas. Está detrás de ti…

Ennio se vuelve como si en la espalda tuviese un áspid. Mira a Jesús que camina despacio entre la gente que se agolpa a su alrededor… Gente pobre en la que hay también esclavos romanos.  Y con una sarcástica carcajada…

Enio pregunta:

–                       ¿Ese harapiento?…  Lo siguen mujeres depravadas. Pero vámonos antes de que nos embruje también a nosotros.  –y volviéndose a los esclavos- Vosotros váyanse ligeritos a casa. Habéis estado perdiendo el tiempo y allá esperan las especias y los perfumes. Daos prisa. Acordaos que está el látigo, si no está todo listo para el crepúsculo.

Los esclavos se van a la carrera. Y con toda lentitud, los siguen los tres patricios.

Jesús sigue caminando triste, porque oyó las últimas palabras de Ennio y mira con infinita compasión a los esclavos, que corren con su carga. Mira a su alrededor y busca caras de esclavos romanos…

Ve a algunos mezclados entre la gente, que tiemblan de miedo de que los vigilantes los sorprendan o que los hebreos los arrojen.

Deteniéndose les dice:

–                       ¿Entre vosotros no hay nadie de aquella casa?

Un esclavo contesta:

–                       No, Señor. Pero sí los conocemos…

Jesús dice a su apóstol:

–                       Mateo, dales buena limosna. La dividirán entre sus demás compañeros, para que sepan que hay quién los ama. Vosotros sabed y decidlo a los demás que con la vida termina el dolor para los que fueron buenos y honestos en sus cadenas…

(Les cuenta una parábola)… No desperdiciéis las dos monedas: el tiempo y el libre albedrío. Empleadlos en la justicia para que lleguéis a la derecha del Padre. Y si habéis faltado en algo, arrepentíos y tened fe en el amor misericordioso. La paz sea con vosotros.

Todos se van y los esclavos siguen allí…

Jesús les pregunta:

–                       ¿Todavía aquí, pobres amigos míos?  ¿No os castigarán?

Un anciano, el que parece ser el mayordomo entre ellos contesta:

–                       No, Señor. Si decimos que te escuchamos…  Nuestras dueñas te veneran.

Nosotros los de la casa de Claudia, Plautina, Livia y Valeria, nos encontramos bastante bien. Y te bendecimos porque nos has hecho más llevadera nuestra suerte. ¿A dónde vas a ir ahora, Señor? ¡Hace tanto tiempo que deseábamos verte!…

–                       A la casa del cordelero que está en el puerto. Pero esta noche me voy y vuestras dueñas irán a la fiesta…

–                       Lo diremos también. Hace muchos meses que nos dieron órdenes de que siguiéramos tus pasos.

–                       Está bien. también vosotros emplead el tiempo y el pensamiento, que siempre es libre, aun cuando el hombre esté encadenado.

Los esclavos se inclinan profundamente y se van al barrio de los romanos.

Jesús y los suyos se dirigen al puerto…

Más tarde…

Los trabajadores dan vueltas a su malacate y no se oye otro ruido al estirar el cáñamo.

Uno de ellos exclama:

–                       ¡Mujeres! ¿Y a estas horas? ¡Mirad!…

El sol fustiga sin piedad, en la pequeña plazoleta, pese a los cuatro gigantescos plátanos que están en cada ángulo de la plaza rectangular.

Un joven dice con mofa:

–                       Andarán buscando cordeles para amarrar a sus maridos…

–                       Puede ser que necesiten de cáñamo para sus trabajos.

–                       ¿Del nuestro, tan burdo, cuando pueden conseguir uno muy fino?

–                       El nuestro cuesta menos. ¿Ves? Son pobres…

–                       Pero no son hebreas. Mira que el manto es diferente. Así es.

–                        Acá en Cesárea Hay de todo un poco…

–                     Tal vez busquen al Rabbí… Estarán enfermas…

–                       Mira como vienen cubiertas y con este calor.

El cordelero que parece ser el capataz, dice:

–                       Con tal de que no sean leprosas… Miseria, sí. Pero lepra, no. No la quiero ni siquiera resignándome a la voluntad de Dios.

–                       ¿No has oído al Maestro? ‘Es menester aceptar todo lo que Dios nos manda’

–                       Pero la lepra no la manda Dios. La proporcionan el pecado, los vicios, el contagio…

La mujer llega y habla con uno de los trabajadores.

Y éste viene con el capataz:

–                       Simón, esta mujer desea algo, pero habla en una lengua extranjera. Háblale tú que has navegado…

Simón pregunta con voz ronca, en latin culto:

–                       ¿Qué quieres? – tratando de ver su cara, bajo el velo oscuro.

Ella responde en un griego clásico:

–                       Al Rey de Israel. Al Maestro.

–                       ¡Ah! Comprendí… ¿Sois leprosas?

–                       No.

–                       ¿Quién me lo puede asegurar?

–                       Él te lo puede decir. Pregúntaselo.

El hombre no sabe qué hacer.

Luego dice:

–                       Bien. Haré un acto de Fe y Dios me protegerá. Lo voy a llamar. Quedaos aquí.

Las cuatro mujeres no se mueven. Forman un grupo extraño y mudo.

Los cordeleros las miran con asombro y con temor.

El hombre va al almacén y toca a Jesús que duerme.

–                       Maestro, acá te buscan.

Jesús se despierta y se levanta al punto.

–                       ¿Quién?

–                       Mujeres griegas. Dicen que no son leprosas y que Tú lo puedes asegurar.

–                       Voy inmediatamente.  –dice Jesús amarrándose las correas de sus sandalias y abrochándose el cuello.

Se pone a la cintura la faja que se había quitado para poder dormir mejor y sale al encuentro de las mujeres.

Jesús las mira y dice:

–                       Simón, puedes estar tranquilo. Las mujeres no están enfermas. Y quiero escucharlas en paz.

Simón contesta:

–                       Vete a la habitación del fondo. Allí estarás solo y nadie te molestará.

Jesús dice a las mujeres:

–                       Venid.

Y entran en una bodega, donde guardan los utensilios de trabajo.

Jesús tiene un aspecto serio y pálido…

Y dice con una sonrisa de disculpa:

–                       No es un lugar apropiado para ustedes. Pero no dispongo de otra cosa.

Ellas se quitan el velo y el manto. Y se descubre que son Plautina, Livia, Valeria y la liberta Álbula Domitila.

Plautina responde:

–                       No vemos al lugar, sino Al que en estos momentos está en él.

Jesús sonríe y dice:

–                       Por esto entiendo que pese a todo, todavía me consideráis como a un hombre justo.

–                       Y más que eso. Y Claudia nos manda precisamente porque cree que eres más que un justo. Y no toma en cuenta lo que se oyó…  Pero quiere que Tú Mismo se lo digas, para venerarte con mayor razón.

–                       O para no hacerlo si me muestro a ella como quisieron pintarme. Pero decidle que  no hay nada de eso. No tengo miras humanas. Mi Ministerio y mi deseo es tan solo sobrenatural. Y nada más. Quiero, sí; reunir a todos los hombres en un solo reino. ¿A qué hombres? ¿A los que están hechos de carne y sangre? ¡No! Eso lo dejo, cosa corruptible a las monarquías que pasan; a los reinos que se tambalean.

Quiero reunir bajo mi único cetro, sólo los corazones de los hombres; espíritus inmortales en un reino inmortal. Cualquier otra versión la rechazo como contraria a mi voluntad. Quienquiera que sea que la haya dado. Y os ruego que creáis y que digáis a quien os envía, que la Verdad no tiene sino una sola palabra…

–                       Tu apóstol habló con mucha seguridad.

–                       Es un muchacho exaltado… Y como a tal hay que escucharlo.

Plautina dice enojada:

–                       Pero te hace daño. Regáñalo… Arrójalo de Ti…

–                       ¿Entonces dónde estaría mi misericordia? Él lo hace llevado de un amor equivocado. ¿No debo acaso compadecerlo?  ¿Y qué cambiará si lo arrojo de Mí? Haría doble mal: a sí y a Mí.

–                       Es para Ti, como una zancadilla.

–                       Es para Mí un infeliz a quién tengo que redimir…

Plautina cae de rodillas con los brazos extendidos:

–                       Maestro, mayor que cualquier otro: ¡Qué fácil es tenerte por Santo, cuando se siente tu corazón en tus palabras! ¡Qué fácil es amarte y seguirte debido a esta caridad tuya, que es mayor que tu inteligencia!

Jesús objeta:

–                       No mayor. Sino que es más asequible a vosotros… cuyo entendimiento está envuelto en muchos errores y no sois lo demasiado generosas para despojaros de ellos y aceptar la Verdad.

Livia dice:

–                       Tenéis razón. Eres tan adivino como sabio.

–                       La sabiduría, porque es una forma de santidad, da siempre luz en el juzgar. Bien se trate de cosas o bien de la advertencia previa a hechos futuros.

–                       Por esto vuestros profetas…

–                       Eran unos santos. Dios se comunicaba a ellos con una gran plenitud.

–                       ¿Eran santos porque eran de Israel?

–                       Por eso y porque fueron justos en sus acciones. Pues no todo Israel es y ha sido santo, pese a ser Israel. No es el pertenecer por casualidad a un pueblo o a una religión, lo que puede hacer santos a los hombres. Pueden ayudar a serlo y mucho, pero no son el factor absoluto de la santidad.

–                       ¿Cuál es ese factor?

–                       La voluntad del hombre. La voluntad que hace que las acciones del hombre sean santas, si es buena. Perversas, si es mala.

–                       Entonces entre nosotros puede ser que haya justos.

–                       Así es. Y no cabe duda de que entre vuestro antepasados hubo justos y los hay entre los que viven actualmente. Porque sería muy horrible que todo el mundo pagano, perteneciese a los demonios.

Quienes de entre vosotros se sienten atraídos hacia el Bien y la Verdad. Y huyen del vicio y de las malas acciones que envilecen al hombre; creedme que están ya en el sendero de la justicia.

–                       Entonces Claudia…

–                       Sí. Y vosotras también… Perseverad.

–                       Pero… ¿Si muriéramos antes de convertirnos a Tí?  ¿Para qué serviría el haber sido virtuosas?

–                       Dios es justo en el juzgar. Pero, ¿Por qué debéis dar la espalda al Dios Verdadero?

Las tres bajan la cabeza. Un silencio…

Y luego la confesión que dará la clave de la crueldad romana y su resistencia al cristianismo:

–                       Porque nos parece que al hacerlo, traicionaríamos a la patria. 

–                       Al revés. La serviríais. Pues la haríais moral y espiritualmente más grande. Porque sería fuerte con la posesión y protección de Dios; además de su ejército y sus riquezas. Roma la Urbe del Mundo; la Urbe de la Religión Universal… Pensadlo…

Un silencio.

Luego Livia, encendida como una llama dice:

–                       Maestro hace tiempo que buscábamos en las páginas de nuestro Virgilio algo referente a Ti, porque nadie mejor que él te presagió… ¡Cuánto hablamos aquel día con Diomedes el liberto griego, astrólogo a quién quiere mucho Claudia!

El sostuvo que esto sucedió porque los tiempos eran más cercanos y los astros lo decían con sus conjunciones… para apoyar su tesis adujo el hecho de los tres Sabios de los tres países de Oriente que vinieron a adorarte cuando eras un infante.

Y con ello provocaron la matanza de la que la misma Roma se horrorizó; pues cuando se supo, Augusto dijo Que Herodes era un cerdo sediento de sangre…’ Claudia exclamó: “¡Hace falta el Maestro! Nos diría la verdad y el destino de nuestro más grande poeta…

Querrías decirnos por Claudia… Algo que nos muestre que no estás irritado contra ella.

–                       He comprendido su reacción de romana. Y no le guardo ningún rencor. Decidle que esté tranquila. Y escuchad: Virgilio no fue grande solo como poeta. ¿No es así?

–                       ¡Oh, no! También lo fue como hombre. En medio de una sociedad que estaba corrompida y viciada, fue un faro de pureza espiritual. Nadie lo vio lujurioso, ni amante de orgías, ni de costumbres licenciosas. Sus escritos son castos y mucho más casto fue su corazón. Tanto es así que en los lugares donde vivió, se le llamó ‘La doncella’, para vergüenza de los viciosos y veneración de los buenos.

–                       ¿Y en el alma pura de un hombre casto, no habrá podido reflejarse Dios, aun cuando ese hombre fuese pagano? La Virtud Perfecta, ¿No habrá amado al virtuoso?  Y si se le concedió amar y ver la Verdad debido a la belleza pura de su corazón, ¿No podrá haber tenido un fulgor de profecía? ¿De una profecía que no es más que la Verdad que se descubre a quién merece conocerla como premio e incentivo para una virtud mayor?

–                       ¡Entonces profetizó de Ti!

–                       Su inteligencia prendida en la pureza y en el genio, logró ascender y conocer una página que se refiere a Mí y puede llamársele al poeta pagano y justo, un hombre dotado de espíritu profético y anterior a Mí, por premio de sus virtudes.

Valeria y Plautina preguntan:

–                       ¡Oh, nuestro Virgilio!

–                       ¿Y tendrá algún premio?

–                       Ya lo dije. Dios es justo. Pero vosotras no imitéis al poeta deteniéndoos hasta donde él llegó. Avanzad, porque la Verdad, no se os ha mostrado por intuición o en parte, sino completa y os ha hablado.

Plautina dice:

–                       Gracias, Maestro. Nos retiramos. Claudia nos dijo que te preguntásemos si te puede ser útil en asuntos morales.

–                       Y os mandó que me preguntaseis si soy un usurpador…

–                       ¡Oh, Maestro! ¿Cómo lo sabes?

–                       ¡Soy más que Virgilio y que los profetas!…

–                       ¡Es verdad! ¡Todo es verdad! ¿Podemos servirte?

–                       No necesito nada más que fe y amor. Pero hay una criatura que se encuentra en gran peligro y que esta noche tendrá el alma muerta. Claudia podría salvarla. 

–                       ¿El alma muerta?

–                       ¿De quién se trata?

Jesús dice:

–                       Un patricio vuestro da un banquete y…

Livia contesta:

–                       ¡Ah, sí! Ennio Casio. También mi marido fue invitado.

Valeria confirma con energía:

–                       También el mío. También nosotras…  Pero como Claudia se abstiene, también nosotras nos abstendremos. Habíamos decidido retirarnos inmediatamente después de la cena, si es que íbamos… Porque nuestras cenas terminan en orgías que ya no podemos soportar… Y con el enojo de que nuestros maridos no se ocupan de nosotras, nos salimos…

Jesús corrige:

–                       No por enojo, sino por piedad de su miseria moral…

–                       Es difícil, Maestro. Sabemos lo que pasa allí dentro…

–                       Yo también sé muchas cosas que suceden en los corazones y sin embargo perdono…

–                       Tú eres un Santo.

–                       Vosotras debéis serlo. Porque lo quiero y porque a ello os empuja vuestra voluntad…

–                       Maestro…

–                       Sí. ¿Podéis afirmar que sois felices como antes de conocerme? ¿Felices en la miserable y brutal felicidad; en la sensualidad de paganas que ignoran que no son solo un pedazo de carne, ahora que conocéis un poco a la Sabiduría?

–                       No, Maestro. Lo tenemos que decir claro. Estamos descontentas. Inquietas como quien busca un tesoro y no lo encuentra.

–                       Y está ante vosotros. Lo que os inquieta es el ansia de vuestros corazones por la Luz. El sentirse mal porque os tardáis en darles lo que os piden…

Un silencio.

Después Plautina dice:

–                       ¿Y qué podría hacer Claudia?

–                       Salvar a esa pobre criatura. Una niña que el romano compró para su placer. Una virgen que mañana no lo será más.

–                       Si la compró… Le pertenece.

–                       No es un mueble. Dentro de su cuerpo hay un alma…

Ellas objetan:

–                       Maestro.

–                       Nuestras leyes…

Jesús rebate:

–                       Mujeres: ¡La Ley de Dios!…

–                       Claudia no va a ir a la fiesta…

–                       No le digo que vaya. Os digo que le trasmitáis lo siguiente: “El Maestro para asegurarse de que Claudia no tiene nada contra Él, le pide que le ayude a favor de esta niña…”

Plautina, Valeria y Livia:

–                       Se lo diremos, pero no podrá hacer nada.

–                       Esclava adquirida…

–                       Objeto del que se puede disponer…

Jesús contesta:

–                       Mi religión enseñará que el esclavo tiene un alma semejante al César, mejor en muchos casos…  Y que esa alma pertenece a Dios. Y que quién la corrompe es maldito.  –Jesús lo dice con severidad y energía.

Las mujeres se sacuden a la voz severa de la orden. Se inclinan sin replicar y se ponen otra vez los velos y los mantos.

Se despiden:

–                       Lo trasmitiremos. Salve, Maestro.

–                       Hasta pronto.

Plautina, antes de salir dice:

–                       Para todos, éramos mujeres griegas. ¿Entendido?

–                       Entendido. Id tranquilas.

Jesús se queda solo bajo el portal y ellas se van por donde vinieron.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

16.- LA ORGIA Y EL DESENGAÑO I


INTENDENTE DEL PLACER

Hasta entonces ella no le había visto nunca y su aspecto es muy diferente a como lo había imaginado…

Vio una figura casi grotesca: un hombre muy obeso, de cuello corto, con una cabeza y una cara como de niño. Trae una túnica de color amatista que ha sido prohibido a los simples mortales y  que da unos reflejos azulados a su rostro redondo, que es más bello que agradable. Tiene los cabellos peinados en bucles simétricos. No tiene barba, pues la ha sacrificado a Júpiter; aunque hay rumores de que tal sacrificio se debe a su color rojo, como la han tenido todos en su familia. Su frente es amplia, sus cejas pobladas con el ceño contraído. En todo su aspecto y sus ademanes se advierte su plena conciencia del poder supremo.

Alexandra recuerda también las conversaciones de Tito y Vespasiano en la casa de Publio y evoca la imagen que habían bosquejado de él:

Debajo de esa frente coronada de semidiós, está la cara de un muñeco siniestro y lleno de crueldad; un beodo comediante, inflado de gordura a pesar de su juventud y con algo indefinible que lo hace repugnante.

A Alexandra le pareció un ser ominoso; pero más que nada, muy repulsivo…

Después de una pausa larguísima, Nerón dejó la esmeralda y no miró más a la joven.

Ésta a su vez, quedó impresionada por sus salientes ojos azules, vidriosos y como hastiados. Unos ojos fríos y completamente vacíos de toda expresión…

Mientras tanto…

En la mesa imperial, Nerón pregunta a Petronio:

–           ¿Es ése el rehén del que está enamorado Marco Aurelio?

El escritor se detuvo en el movimiento de llevar una aceituna a la boca y dijo con una gran indiferencia:

–           Ella misma.

–           ¿Cómo se llama su patria?

–              Partia.

–           ¿Marco Aurelio la cree hermosa?

–           Pon un tronco de olivo en un peplo de mujer y Marco Aurelio lo declarará hermoso. –Sonrió y agregó- Es un hombre demasiado gentil y yo no puedo hacer nada. ¡Oh!  Pero en tu semblante, juez incomparable, estoy leyendo la sentencia… ¡No es necesario que la pronuncies! Y esa sentencia es justa: demasiado delgada, sin formas y sin gracia. Un simple botón sobre un frágil tallo.

Nerón preguntó con incredulidad:

–           ¿Cómo es posible? ¿Acaso tu sobrino no heredó en tu familia, el amor por la auténtica belleza? Por lo que he podido apreciar, tengo que admitir que tiene un rostro esplendoroso.

Petronio replicó:

–           Tú mejor que nadie, sabes que eso no es suficiente.

–           Eso es cierto. Sólo la belleza sin defectos es capaz de cautivar. ¿Y aun así enamoró a Marco Aurelio? – Nerón está perplejo.

Petronio hizo gala de toda su astucia:

–           Tu sensibilidad de artista solo aprecia la perfección absoluta  y en cuestión de mujeres, es necesaria la belleza provocativa y sensual.

El emperador confirmó:

–           No solamente en ellas, también en los hombres es necesaria, además de la fuerza. Y… – Hizo un gesto lascivo muy significativo y agregó- Y el placer supremo es obtener lo que se anhela.

El Árbitro de la Elegancia contestó un tanto displicente:

–           No obstante, estoy dispuesto a apostar con Haloto acerca de ella. Y por su preferencia hacia los varones, él encontrará que es hermosa porque está “muy estrecha de caderas”.

Nerón sonrió con picardía y repitió guiñando un ojo:

–           Muy estrecha de caderas.

En los labios de Petronio se dibujó una imperceptible sonrisa.

Pero Haloto, que hasta ese momento había estado concentrado en una discusión con Babilo el astrólogo, respecto a los sueños premonitorios; se volvió hacia Petronio y aun cuando no tiene la menor idea del asunto que se ha estado tratando, dijo con vehemencia:

–           ¡Estás equivocado! Yo opino como el César.

El escritor le replicó:

–           Muy bien. Acabo de sostener que tienes algunos destellos de inteligencia, pero el César insiste en que eres simplemente un asno.

Nerón soltó una sonora carcajada…

Y luego confirmó:

–           ¡Habet! (Así es) – volviendo hacia abajo el pulgar, como lo hace en el Circo cuando un gladiador recibe un golpe y debe ser eliminado.

En un extremo de la mesa imperial está sentado, el Intendente del Placer del César.

Aulo Vitelio heredó de su padre un maravilloso talento para la adulación y el día que nació; Sextilla su madre, una mujer severamente virtuosa y de distinguida familia, ordenó que trajeran a los astrólogos para que pronosticaran el horóscopo de su nacimiento.

Pero el augurio fue aterrador:

“Superando a Alcmeón, emulará a  Saturno y después de que alcance la dignidad suprema, un gallo cantará sobre su cabeza y tendrá el castigo de los parricidas.”

Esto espantó de tal suerte a toda su familia, que todos enfocaron todos sus esfuerzos en impedir que se le confiase ninguna provincia y que nunca tuviese el cargo de cónsul.

Cuando era todavía lactante, fue cedido por su padre al anciano Tiberio y pasó su primera infancia parte de su adolescencia en Capri, adquiriendo el afrentoso nombre de “spintria” por el género de favores concedido al emperador en sus repugnantes complacencias.

En su juventud, después de que Calígula ajusticiara a un auriga porque perdió una carrera con Incitatus, empezó a guiar los carros del emperador. Como es un hombre con una estatura muy elevada, tuvo un incidente en una carrera y la herida de su pierna le trajo como secuela, el tenerla más delgada que la otra y esto hace tenga una manera muy particular de caminar.

Después, dirigió su talento a otras cosas menos peligrosas y fue compañero de juegos de Claudio. Estas dos pasiones, más su innegable experiencia para complacer en todos los ámbitos, le atrajo  las simpatías de los últimos tres emperadores.

A Nerón lo conquistó completamente el día que estaba presidiendo los juegos neronianos y vislumbró que el emperador apenas podía reprimir el deseo de competir con los citaristas, pero no se atrevía a hacerlo, a pesar de las peticiones de varios de sus amigos. En la inquietud resultante, Nerón miraba el teatro con absoluta fascinación y moviendo la cabeza, prefirió salir.

Entonces Vitelio, se levantó y lo llamó al escenario, expresándole que también presidía los deseos del pueblo y no estarían satisfechos hasta que les mostrara su extraordinario talento. De esta manera, le proporcionó al emperador el placer de rendirse y poder cumplir de esta manera su más anhelado sueño.

Y desde aquel día, fue elevado a la cumbre de todos los honores y adquirió el cargo que le dio su nombre: Vitelio, Intendente del Placer.

Un día le pidió a Locusta que le diera el mismo veneno que le preparó a Nerón, para envenenar a Británico y lo usó con su hijo Petroniano. Luego lo calumnió para defenderse…

Y desde entonces su apetito por el vino y la comida se volvieron insaciables. Aunque acostumbra vomitar, esta voracidad ha tenido como consecuencia el que su rostro esté encendido y manchado, por el abuso del vino. Su vientre es muy abultado y su cuerpo alto y atlético, ahora tiene una obesidad mórbida.

Sextilla estaba muy deprimida, disgustada del presente y aterrorizada por un nefasto porvenir; un día le pidió veneno y él se lo ofreció sin ninguna dificultad.  De esta forma Vitelio, ahora comparte con el emperador, no solo los mismos crímenes, sino también el mismo tormento. Esto ha hecho que su amistad se vuelva más estrecha y firme.

La primera parte del augurio de su nacimiento se ha cumplido totalmente. ¿Qué pasará en el futuro?…

Pero mejor trata de no pensar en eso y ahoga su inquietud con el vino y la comida. Porque al igual que Nerón, ha perdido la paz y nada le hace sentir alivio.

Desde su primera juventud, compartió su vida con el liberto Asiático y estaban muy unidos por el comercio de su mutua prostitución. Pero un día huyó muy disgustado y ya no lo volvió a ver, hasta que supo que estaba en Puzol y era dueño de una taberna.

Vitelio mandó que lo arrestaran y lo obligó a servirlo nuevamente para sus placeres. Pero se cansó de su carácter áspero y regañón. Y la semana anterior lo vendió a un lanista.

Sus principales vicios son la glotonería y la crueldad. Y este hombre tan corrupto que ha sido el terror en las provincias donde ha gobernado, no comprende por qué haber hecho esto lo tortura tanto…

Cuando lo fustiga el remordimiento, empieza a beber desde que despierta… Y ya se siente ebrio, desde antes de emprender su travesía hacia el Gran Triclinio.

Más tarde…

El César dirigió su atención hacia una joven patricia llamada Julia Mesalina y le preguntó:

–                ¿En dónde está la hermosa Estatilia?

La linda y sensual mujer, le contesta:

–           Fue a Nápoles con Ático Vestinio. Regresarán en el otoño.

Haloto, siguiendo el hilo de una conversación anterior, insistió:

–          Pero yo creo en los sueños y sé que a veces son premonitorios.

Julia Mesalina declaró:

–           Yo sí creo. Anoche soñé que me había convertido en una virgen vestal.

A esta ocurrencia, Nerón batió palmas y todos le imitaron. La aplaudieron en medio de ruidosas carcajadas, pues Julia es conocida en Roma por sus múltiples divorcios y su fabuloso desenfreno.

Pero ella sin desconcertarse en lo más mínimo, agregó:

–           ¿Y qué? Todas ellas son viejas y feas. Solo Rubria es diferente. Y si mi sueño se volviera realidad, ya seríamos dos.

Petronio la miró y dijo con gentileza:

–           Admitamos entonces purísima Julia, que tú podrías volverte una vestal. Pero solo en sueños.

Ella replicó provocándolo:

–           Pero ¿Y si el César lo ordenase?

Petronio la miró inalterable y le dijo con calma:

–           En tal caso yo creería que los más imposibles sueños, pueden llegar a ser una realidad.

Haloto intervino:

–           Y efectivamente, muchos sueños llegan a serlo.

Nerón declaró:

–                 Ayer soñé que Júpiter lanzaba un rayo que arrancaba el cetro de la mano de Augusto   y a mí me dejaba completamente desnudo. – y miró fijamente a su astrólogo personal.

Babilo se sorprendió, tuvo un gran sobresalto y rápidamente trató de disimularlo…  Luego de una larga pausa, cautelosamente respondió:

–          Las predicciones y los sueños están relacionados.

–           No puedo evitarlo. Tengo un mal presentimiento…  Si este sueño significa un mal augurio ¿Aun crees que lo que me predijeron en Delfos se llegue a cumplir?

–           Hasta ahora lo habías considerado un augurio dichoso. ¿Por qué no seguir pensándolo así? – esquivó Babilo hábilmente.

Julia Mesalina preguntó mimosa:

–                     ¿Qué fue lo que te predijo Apolo, divinidad?

El César respondió:

–                      Que Roma dejaría de existir y mi nombre seguiría resonando a través de los siglos.

Tigelino intervino:

–                     Es un augurio glorioso.

Nerón dijo preocupado:

–                     ¿Y mi sueño de ayer? Mi corazón se angustió.

Petronio trató de tranquilizarlo:

–           Estás más fuerte que nunca ¿Por qué preocuparte por algo que tal vez nunca suceda?

Tigelino, por el odio que siente hacia Petronio, dijo impulsivo:

–                     Tú tienes razón divinidad. Los dioses no son infalibles.

Haloto, por la misma razón confirmó:

–                     Ya ves lo que le pasó a Apolo con Jacinto. No pudo impedir su muerte.

Petronio declaró imperturbable:

–                     Por eso algunos ya no creen en los dioses.

Trhaseas agregó:

–                      Sí. Para ellos mismos, son incapaces de impedir el infortunio…

El César los miró a todos con perplejidad y preguntó:

–                     Si lo interpreté correctamente, ¿Qué pasará con los Claudios? (Todos los miembros de su familia)

Séneca sentenció:

–           Para qué te preocupas… Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Sólo el tiempo descubre la verdad.

Nerón cuestionó:

–           ¿Entonces Apolo mi protector está equivocado? ¿A quién le debo creer?

Julia Mesalina dijo:

–           Comprendo que haya gente que ya no cree en los dioses. Pero, ¿Cómo es posible no creer en los sueños?

Babilo contestó:

–           Una vez un procónsul muy incrédulo envió un esclavo al Templo de Delos con una carta cerrada y con la orden de que nadie la abriese. Hizo esto para ver si el dios podía contestar la pregunta contenida en la carta. El esclavo durmió una noche en el templo con el fin de tener un sueño profético y cuando regresó dijo: “Vi a un joven que brillaba como el sol y solo dijo una palabra: ‘Blanco’. El procónsul palideció. Y les extendió una carta con el sello intacto a sus huéspedes que al igual que él, eran incrédulos. Le pidió a uno que la abriera y la leyese… –aquí Babilo se calló. Y alzando su copa de vino empezó a beber.

Haloto no pudo contenerse:

–           ¿Qué contenía la carta?

Babilo dijo lentamente:

–           En ella había esta pregunta: “¿De qué color ha de ser el toro que debo sacrificar? ¿Negro o blanco?”

Julia Mesalina contestó:

–           No podemos ir por la vida sin creer en nada, pues nada hay para sostenerse. ¿Quién puede vivir así?

Séneca replicó:

–           La vida se divide en tres tiempos: presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo. El futuro, dudoso. Y el pasado es lo único cierto.

Trasheas agregó:

–           Y sería tonto dejar de disfrutarla por creer en los augurios.

Haloto observó:

–           Los augurios siempre se cumplen… Y si alguien dice que no, que le pregunte a Vitelio.

En ese preciso instante el aludido, que había llegado ebrio al banquete; intempestivamente y sin ningún motivo, soltó una sonora carcajada.

Nerón preguntó:

–           ¿De qué se ríe ese barril de sebo?

Petronio contestó con displicencia:

–           La risa distingue a los hombres de las bestias. Y ése no tiene otra prueba para demostrar que no es un jabalí.

Vitelio dejó de reír y miró a todos con asombro, como si no los conociera. Luego levantó las dos manos y dijo con voz ronca:

–          No encuentro mi anillo. –y volviendo a reír, empezó a buscarlo en el peplo de Leticia, la mujer que está junto a él.

Queriendo burlarse, al mismo tiempo; Haloto se puso a imitar los gritos de una mujer aterrorizada y que sufre violencia.

Y una mujer joven con rostro de niña y mirada lasciva, llamada Lucila, dijo en voz alta:

–           Está buscando lo que no ha perdido. –Y añadió con poca delicadeza- Lo que quiere es agasajar a la que siempre está dispuesta para el que se le acerque.

El poeta Marcial concluyó:

–          De todas maneras,  casi siempre obtiene lo que desea.

Conforme pasan los minutos, la fiesta se hace cada vez más animada.

Multitud de esclavos van y vienen trayendo nuevas viandas. De grandes vasos llenos de nieve y adornados con guirnaldas de hiedra, extraen y sirven incesantemente diversos licores.

De graciosas y bellas jarras de metales preciosos, escancian los vinos.

Todos beben sin restricción.

A intervalos caen rosas desde arriba, sobre las cabezas de los invitados. Entonces…

Petronio dijo a Nerón:

–           Será mejor que solemnices la fiesta con tu canto, antes de que los presentes se excedan en la bebida y estén tan ebrios que no puedan apreciar el arte y la belleza que solo tú puedes brindarnos.

Y un coro de voces apoyó esta petición.

Pero Nerón se negó al principio, diciendo:

–         Los dioses saben cuántos esfuerzos me cuestan cada una de mis composiciones y de mis éxitos. Lo hago, porque comprendo que es necesario mi aporte para el arte. Y además, si Apolo me concedió el don de la voz, no es conveniente desperdiciarlo. Pero ahora tengo la garganta lastimada y estoy un poco ronco. Ayer me abrigué con un manto de pieles de visón, pero no me sirvió de nada. Estoy pensando en hacer un viaje a Anzio, para respirar el aire del mar.

Aulo Plaucio, le imploró en nombre del arte y la humanidad:

–         Todos sabemos, ¡Oh divino cantante y poeta! Que has compuesto un nuevo himno a Venus, que comparado con el de Lucrecio, el de éste último parece el aullido de un lobezno.

Esporo agregó:

–           Falta el evento más importante para que éste banquete sea una verdadera fiesta. Y un gobernante tan bondadoso como tú, no debe causar semejantes torturas a sus súbditos, privándonos de tu voz privilegiada.

Pitágoras confirmó:

–          No seas cruel, ¡Oh, César!

Y los demás le hacen coro repitiendo la petición uniéndose a todos los que están cercanos.

Nerón extiende las manos en señal de que se ve obligado a ceder.

Todos los semblantes le demuestran su gratitud. Y la atención de todos los asistentes se centra en él.

Entonces  el César da la orden de anunciar a Popea que va a cantar. Y mirando a todos…

Luego manifiesta:

–           Ella no va a venir a la fiesta porque está un poco resentida en su salud. Pero ya que  no hay mejor medicina que mi canto, que es el que le da algún alivio. La he llamado para no privarla de él.

CONTINUARA…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA