Archivos de etiquetas: FE Y MILAGROS

274 MARTIRIO DE JUAN BAUTISTA


274 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Jesús recupera la Majestad Divina que le es habitual. 

Y tan solo le queda una profunda tristeza, dulcificada con paz.

Con voz serena dice:

–       Venid.

Me lo contaréis.

De hoy en adelante me pertenecéis. 

Y los conduce a la habitación.

Cierra la puerta, corre las cortinas -no del todo- para suavizar la luz,

para crear un ambiente de recogimiento en torno al dolor

y la belleza de la muerte del Bautista,

para separar esta perfección de vida y el mundo corrompido.

Se sienta junto a ellos y ordena:

–      Hablad.

Mannaém sigue petrificado. 

Está con el grupo, pero no dice una palabra.

Matías expone:

–       Lo sucedido no se podía prever.

Fue la noche de la fiesta.

Tan sólo dos horas antes, Herodes había solicitado consejo de Juan.

se despidió de él muy afectuoso y con benignidad…

Poco antes de que se produjera… el crimen.

Ya no sabemos como calificarlo: 

La ejecución, el homicidio, el martirio, el delito, la glorificación,

Había mandado a un siervo suyo con frutas gélidas y vinos exquisitos para el prisionero.

Juan nos distribuyó estas viandas…

Jamás prescindió de su austeridad.

Éramos los únicos presentes.

Gracias a Mannaém, trabajábamos en el palacio,

para que pudiésemos estar al pendiente de nuestro Juan.

En la cocina estábamos Juan y yo.

Simeón tenía a su cuidado a los criados de las caballerizas,

para atender las cabalgaduras de los huéspedes.

Esta concesión nos permitía ver siempre a nuestro Juan…

El palacio estaba  lleno de gente importante:

jefes militares, personalidades de Galilea.

Herodías se había encerrado en sus habitaciones

después de una violenta escena que había tenido con Herodes, por la mañana…

Mannaém interrumpe:

–        Pero, ¿Cuándo llegó esa hiena?

Simeón contesta:

–       Dos días antes.

Nadie la esperaba.

Dijo al monarca que no podía vivir lejos de él y menos estar ausente en el día de su fiesta.

Serpiente y bruja.

Como siempre, había hecho de él un juguete…

Lo tiene convertido en un pelmazo.

Pero Herodes, ya desde la mañana, aunque ebrio de vino y de lujuria;

se opuso a conceder a la mujer lo que pedía a grandes gritos…

Y nadie imaginaba que fuese la vida de Juan.

Juan agrega:

–        Estuvo en sus habitaciones enojadísima.

 Desdeñosa, no aceptó los manjares que Herodes le envió en una vajilla preciosa.

Tan solo se quedó con una fuente con frutas y a cambio;

recompensó el presente con un ánfora de vino drogado para Herodes…

¡Con drogas!… ¡Ah!

¡Ya su naturaleza ebria y viciosa, bastaba para arrojarlo al delito! 

Matías agrega: 

–       Por los que servían a las mesas, supimos,

que a la mitad de la danza de las mujeres y mimos de la Corte.

en la sala del banquete irrumpió Salomé, bailando.

Los mimos y las bailarinas ante la joven real, se retiraron hacia las paredes.

Nos dijeron que la danza fue bella, lúbrica y perfecta.

Digna de los huéspedes…

Herodes… ¡Oh!

¡Tal vez un nuevo placer de incesto, fermenta en su corazón!

Pues al final de la danza, con satisfacción,

dijo a Salomé:

–       ¡Bailaste bien!

Mereces un premio.

Juro que te lo daré.

Juro que te daré cualquier cosa que me pidas.

Lo juro en presencia de todos.

Y la palabra de un rey es fiel incluso sin juramento.

Di, pues, qué quieres».

Y Salomé, fingiendo perplejidad, inocencia y modestia;

recogiéndose en sus velos con gesto pudoroso después de tanta desvergüenza,

dijo:

«Permíteme, gran señor, que reflexione un momento.

Me retiro y luego vuelvo, porque tu gracia me ha turbado»…

Y se retiró para ir donde su madre.

Selma me ha dicho que entró riendo, diciendo:

«¡Madre, has vencido!  Dame la bandeja».

Y Herodías, con un grito de triunfo, ordenó a la esclava, que diera a la joven la bandeja

que le había enviado el rey con la fruta y que no había sido devuelta. 

Y dijo:

«Ve. Vuelve con la odiada cabeza y te vestiré de perlas y oro».

Selma, horrorizada, obedeció…

Salomé volvió a entrar en la sala bailando.

Y bailando, fue a postrarse a los pies del rey,

y dijo:

«En esta bandeja que has mandado a mi madre, en señal de que la amas.

Y de que también me amas, quiero la cabeza de Juan.

Y luego seguiré bailando, si tanto te gustó..

Bailaré la danza de la victoria.

¡Porque he vencido!

¡Te he vencido a ti, oh rey!

¡He vencido a la vida, y soy feliz!».

Esto es lo que dijo.

A nosotros nos lo repitió un amigo copero.

Herodes se turbó, en medio de dos quereres: ser fiel a su palabra y ser justo.

Pero no supo ser justo, porque es un desvergonzado.

Hizo una señal al verdugo que estaba detrás del trono real

Y tomando la palangana de las manos alzadas  de Salomé, fue a las habitaciones inferiores.

Salió de la sala del banquete para ir a las habitaciones bajas.

Juan y yo lo vimos cuando atravesaba el patio…

Luego oímos el grito de Simeón:

¡Asesinos!»…

Y lo volvimos a ver cuando regresaba, pasando con la cabeza sobre la bandeja…

Juan, tu Precursor, había muerto…  

Matías inclina la cabeza y se cubre el rostro con las manos;

con los fuertes sollozos con los que termina su relato. 

Después de un momento de silencio… 

Jesús pregunta: 

–     Simeón, ¿Puedes decirme como ha muerto?

El pastor llorando, lo mira,

y contesta:

–       Sí.

Estaba en oración…

Me había dicho antes:

«Dentro de poco volverán los dos que envié.

Y quien aún no cree creerá.

De todas formas, recuerda que si a su regreso ya no viviera,

yo, como quien está cercano a la muerte, todavía te digo;

para que tú por tu parte se lo digas a ellos:

Jesús de Nazaret es el verdadero Mesías».

Pensaba siempre en ti…

Entró el verdugo.

Yo grité fuerte.

Juan levantó la cabeza y lo vio.

Se puso en pie.

Dijo:

«Sólo puedes quitarme la vida.

Pero la verdad que permanece es que NO  es lícito hacer el mal«.

Estaba para decirme algo, cuando el verdugo volteó la pesada espada,

mientras Juan estaba todavía de pie… 

La cabeza cayó truncada del cuerpo,

con un gran chorro de sangre que enrojeció la piel de cabra… 

 Se puso de cera el rostro enjuto…

En que quedaron vivos, abiertos, acusadores: los ojos.

Y rodó hasta mis pies.

Yo caí junto con su cuerpo, vencido por el dolor…

Después… después…

Herodías laceró la cabeza brutalmente con un puñal… 

Y fue arrojada a los perros.

Pero nosotros la recogimos pronto y la envolvimos en un precioso lienzo, junto con el cuerpo… 

Durante la noche recompusimos el cuerpo y lo transportamos fuera de Maqueronte.

Y con la ayuda de otros discípulos…

Lo embalsamamos en una espesura de acacias allí cerca, con los primeros rayos del Sol

Pero otra vez nos lo quitaron para nuevas befas…

Porque ella no puede destruirlo y no puede perdonarlo.

Y sus esclavos temiendo la muerte,

nos la arrebataron con una ferocidad mayor que la de los chacales

Y fueron más crueles al quitarnos la cabeza de Juan.

18. Porque Juan decía a Herodes: «No te está permitido tener la mujer de tu hermano.» 19. Herodías le aborrecía y quería matarle, pero no podía, Marcos 6

Si hubieses estado tú allí Mannaém…

Mannaén que está pálido por la ira y el dolor,

dice con voz contenida y terrible:

–       Si yo hubiera estado…

Pero esa cabeza es su maldición.

Nada se quita a la gloria del Precursor; aunque el cuerpo esté incompleto.

¿No es verdad, Maestro?

Jesús confirma:

–      Es verdad.

Aunque la hubiesen destruído los perros, no habría menoscabo en su gloria.

Matías añade:

–        Y su palabra no cambió, Maestro.

Sus ojos a pesar de que hayan sido befados… 

Y que hayan quedado lacerados con una gran herida,

todavía repiten:

‘No te es lícito…’

¡Pero nosotros lo hemos perdido!

Simeón agrega

–        Ahora somos tuyos porque él así nos lo dijo.

Y también nos dijo que Tú ya lo sabías.

–        Así es.

Hace meses que me pertenecéis.

¿Cómo vinisteis?

–        A pie.

En etapas.

Camino penoso en medio de arenas y sol abrasadores.

Pero todavía más duro por el dolor.

Jesús dice:

–       Ahora descansaréis.

Mannaém pregunta:

–       Decidme.

¿No se sorprendió Herodes por mi ausencia?

Juan contesta:

–       Sí.

Primero se inquietó.

Y luego se enfureció…

Pero pasado el arrebato, dijo: ‘Un juez menos’

Así nos lo contó nuestro amigo el copero.

Jesús dice:

–        ¡Un juez menos!

Dios le espera como Juez y es suficiente.

Venid al lugar donde dormimos.

Estáis cansados y sucios del polvo del camino

Encontraréis vestidos y sandalias de vuestros compañeros.

Tomadlos. 

Descansad y reponed fuerzas. 

Lo que es de uno es de todos los demás.

Tú Matías, que eres alto; puedes tomar uno de mis vestidos.

Luego proveeremos.

Esta noche, dado que es la vigilia del sábado, vienen mis apóstoles.

La semana entrante vendrá Isaac con los discípulos y luego, Benjamín y Daniel.

Y después de la Fiesta de los Tabernáculos, llegarán Elías, José y Leví.

Es tiempo que a los Doce, se unan  otros.

Id ahora a descansar.

Mannaém los acompaña y luego regresa.

Jesús se sienta pensativo y muy triste, con la cabeza reclinada sobre la mano

y el codo apoyado en la rodilla como soporte.

Manahén está sentado junto a la mesa.

No se mueve.

Pero está taciturno.

Su color es plomizo y su cara refleja una borrasca

Se han quedado solos los dos, sumergidos en su dolor. 

Después de un largo rato, Jesús levanta la cabeza, lo mira,

y le pregunta:

–      ¿Y tú?

¿Qué vas a hacer ahora?

Mannaém contesta dudoso:

–      Todavía no lo sé.

La razón para estar en Maqueronte ya no existe.

Quisiera permanecer todavía en la corte para saber…

Pero quisiera quedarme todavía en la Corte, para estar al corriente… 

Y para protegerte si sé algo.

–      Te sería mejor que me siguieses sin vacilación.

Pero no te hago fuerza.

Vendrás una vez que el viejo Mannaém, molécula por molécula, haya quedado deshecho.

–      Quisiera también quitarle la cabeza a esa mujer.

No es digna de tenerla…Un pálido esbozo de sonrisa asoma en el rostro de Jesús.

Y dice:

–      Además, todavía no estás muerto a las riquezas humanas.

Pero de todos modos te quiero.

Sé aguardar.

–       Maestro,… 

Quisiera darte mi generosidad para consuelo tuyo.

Porque sufres…

Lo veo.

–       Así es…

Sufro mucho… ¡Mucho!

–       Sólo por Juan.

No lo creo.

Sabes que está en paz.

–       Sé que está en paz y no lo siento lejano.

–       ¿Entonces?

–       ¡Entonces… Mannaém!

¿A qué precede el alba?

–       Al día, Maestro.

¿Por qué me preguntas?

–        Porque la muerte de Juan precede al día en que Yo seré el Redentor.

Y mi parte humana se estremece fuertemente ante esta idea…

Mannaém, voy al monte.

Quédate a recibir a quién venga.

A ayudar a los que acabaron de llegar.

Quédate hasta que yo regrese…

Después harás lo que quieras.

Hasta pronto.

Y Jesús sale de la habitación.

Baja despacio la escalera, atraviesa el huerto y por la parte posterior se aleja por una vereda; 

entre huertos de olivos, manzanos, vides e higueras.

Toma la pendiente de un suave collado donde acostumbra ir a orar… 

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_XC

269 EL PECADO CONTRA EL ESPÍRITU SANTO


269 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Jesús, que se había retirado a la cocina para beber un poco de agua,

se asoma a la puerta a tiempo de oír la trillada y necia acusación farisaica:

«Éste no es más que un Belcebú, porque los demonios le obedecen.

El gran Belcebú, su padre, le ayuda.

Y arroja los demonios con la acción de Belcebú, príncipe de los demonios, no con otra cosa».

Jesús baja los dos pequeños escalones de la puerta y avanza unos pasos;

erguido, severo, sereno, para detenerse justo frente al grupo escribo-farisaico;

fija en ellos, su mirada penetrante.

Y les dice:

–       Vemos que incluso en este mundo un reino dividido en facciones contrarias,

se hace internamente débil, fácil presa de la agresión

y acción devastadora de los estados vecinos.

y éstos lo esclavizan.

Ya en este mundo vemos que una ciudad dividida en partes contrarias. pierde el bienestar.

Lo mismo se diga de una familia cuyos miembros estén divididos por el odio:

se desmorona, se convierte en una fragmentación que a nadie sirve,

irrisión para los ciudadanos.

La concordia, además de deber, es astucia;

porque mantiene la independencia, la fuerza, el afecto.

Esto es lo que deberían meditar los patriotas, los ciudadanos, los miembros de una familia,

cuando, por el capricho de un determinado beneficio,

se ven tentados a las siempre peligrosas opresiones y separaciones, peligrosas

porque se alternan con los partidos y destruyen los afectos.

17. Tu corazón se ha pagado de tu belleza, has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor. Yo te he precipitado en tierra, te he expuesto como espectáculo a los reyes. Ezequiel 28

es ésta, en efecto, la astucia que ejercitan los Dueños del Mundo.

Observad a Roma, observad su innegable poder, tan penoso para nosotros.

Domina el mundo.

Pero está unida en un único parecer, en una sola voluntad: «dominar».

Entre ellos habrá también, sin duda, contrastes, antipatías, rebeliones.

Pero estas cosas están en el fondo.

En la superficie hay un único bloque, sin fisuras, sin agitaciones.

Todos quieren lo mismo y obtienen resultados por este querer.

y los obtendrán mientras sigan queriendo lo mismo.

Mirad este ejemplo humano de astucia cohesiva y pensad:

si estos hijos del siglo son así,

¿Qué no será Satanás?

Para nosotros ellos son diablos y sin embargo, su satanismo pagano no es nada,

respecto al perfecto satanismo de Satanás y sus demonios.

En aquel reino eterno, sin siglo, sin final, sin límite de astucia y maldad;

en ese lugar en que es gozo el hacer el mal a Dios y a los hombres.

Hacer el mal es el aire que respiran, es su doloroso gozo, único, atroz.

Se ha alcanzado con perfección maldita la fusión de los espíritus;

unidos en una Sola voluntad: «hacer el mal».

Ahora bien, si -como pretendéis sostener para insinuar dudas acerca de mi poder-

me ayuda Satanás porque Yo soy un belcebú menor,

¿No entra Satanás en conflicto consigo mismo y con sus demonios

al arrojarlos de sus poseídos?

¿Y estando en conflicto consigo mismo, podrá perdurar su reino?

19. Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno. 1 de Juan 5

No, no es así.

Satanás es astutísimo y no se perjudica a sí mismo.

Su intención es extender su reino en los corazones, no reducirlo.

Su vida consiste en «robar – hacer el mal – mentir – agredir – turbar».

Robar almas a Dios y paz a los hombres.

Hacer el mal a las criaturas del Padre, dándole así dolor.

Mentir para descarriar.

Agredir para gozar.

Turbar porque es el Desorden.

No puede cambiar: es eterno en su ser y en sus métodos.

Pero, responded a esta pregunta:

Si Yo arrojo los demonios en nombre de Belcebú,

29. Y se pusieron a gritar: «¿Qué tenemos nosotros contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?» Mateo 8

¿En nombre de quién los arrojan vuestros hijos?

¿Querríais confesar que también ellos son belcebúes?

Si lo decís, os juzgarán calumniadores.

Y aunque su santidad llegue hasta el punto de no reaccionar ante esta acusación,

habréis emitido veredicto sobre vosotros mismos,

al  confesar que creéis tener muchos demonios en Israel.

Y os juzgará Dios en nombre de los hijos de Israel acusados de ser demonios.

Por tanto, venga de quien venga el juicio, en el fondo serán ellos vuestros jueces,

donde el juicio no sufre soborno de presiones humanas.

Y si, como es verdad, arrojo los demonios por el Espíritu de Dios,

14. Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: “Yo soy” me ha enviado a vosotros.» Éxodo 3

prueba es de que ha llegado a vosotros el Reino de Dios y el Rey de este Reino.

Rey que tiene un poder tal,

que ninguna fuerza contraria a su Reino le puede oponer resistencia.

Así que ato y obligo a los usurpadores de los hijos de mi Reino,

a salir de los lugares ocupados y a devolverme la presa para que Yo tome posesión de ella.

¿No es así como hace uno que quiere entrar en la casa de un hombre fuerte,

para arrebatarle los bienes, bien o mal conseguidos?

Eso hace.

Entra y lo ata.

Una vez que lo ha atado, puede desvalijar la casa.

Yo ato al ángel tenebroso, que me ha arrebatado lo que me pertenece.

Y le quito el bien que me robó

Sólo Yo puedo hacerlo, porque sólo Yo soy el Fuerte, el Padre del siglo futuro,

el Príncipe de la Paz.  

Un escriba le pregunta:

–       Explícanos lo que quieres decir con «Padre del siglo futuro».

¿Es que piensas vivir hasta el próximo siglo y mayor necedad aún,

piensas crear el tiempo, Tú, que no eres más que un pobre hombre?

El tiempo es de Dios.  

Jesús lo mira con severidad, al responder:

–       ¿Y me lo preguntas tú, escriba?

¿Es que no sabes que habrá un siglo que tendrá principio pero no tendrá fin.?

¿Y que será el mío?

En él, triunfaré congregando en torno a Mí a aquellos que son sus hijos.

Y vivirán eternos como el siglo que crearé;

que ya estoy creando estableciendo al espíritu por encima de la carne,

del mundo y de los seres infernales, porque todo lo puedo.

Por esto os digo que quien no está conmigo está contra Mí.

Y que quien conmigo no recoge desparrama.

Porque Yo Soy el que Soy.

Y quien no cree esto, que ya ha sido profetizado, peca contra el Espíritu Santo;

cuya palabra fue pronunciada por los Profetas sin mentira ni error

y debe ser creída sin resistencia.

Porque os digo que todo les será perdonado a los hombres:

Todo pecado, toda blasfemia; porque Dios sabe que el hombre no es sólo espíritu, 

sino también carne.

Y carne tentada sometida a imprevistas debilidades.

Pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada.

Uno hablará contra el Hijo del hombre y será todavía perdonado,

porque el peso de la carne que  envuelve a mi Persona

y que envuelve al hombre que contra mí habla puede también inducir a error.

Pero quien hable contra el Espíritu Santo no será perdonado ni en ésta ni en la vida futura,

porque la Verdad es eso que es:

El Don de Discernimiento de Espíritus

Es neta, santa, innegable.

Y es manifestada al espíritu de una manera que no induce a error.

Otra cosa es que yerren aquellos que, queriéndolo, quieren el Error.

Negar la Verdad dicha por el Espíritu Santo es negar la Palabra de Dios

y el Amor, que ha dado esa Palabra por amor hacia los hombres.

Y el pecado contra el Amor no se perdona.

Pero cada uno da los frutos de su árbol.

Vosotros dais los vuestros, que no son buenos.

Si dais un árbol bueno para que lo planten en el huerto, dará buenos frutos;

sin embargo, si dais un árbol malo, malo será el fruto que de él se recogerá.

Y todos dirán: «Este árbol no es bueno».

Porque el árbol se conoce por el fruto.

¿Cómo creéis que podéis hablar bien vosotros, que sois malos?

Porque la boca habla de lo que llena el corazón del hombre.

Sacamos nuestros actos y palabras de la sobreabundancia  de lo que tenemos en nosotros.

El hombre bueno saca de su tesoro bueno cosas buenas;

el malo, de su tesoro malo, saca las cosas malas.

Y habla y actúa según su interior.

En verdad os digo que ociar es pecado, pero mejor es ociar que hacer obras malas.

Y os digo también que es mejor callar que hablar ociosamente y con maldad.

Aunque vuestro silencio fuera ocio, guardad silencio antes que pecar con la lengua.

Os aseguro que de toda palabra dicha vanamente,

El Día del Juicio ante el Tribunal de Cristo, seremos recompensados. O nuestras obras serán quemadas como la paja. Tal vez recibamos alguna recompensa, QUIZÁS NINGUNA.

se pedirá a los hombres justificación en el día del Juicio.

Y que por sus palabras serán justificados los hombres.

Y también por sus palabras serán condenados.

¡Cuidado, por tanto, vosotros, que tantas decís más que ociosas!,

Pues que son no sólo ociosas sino activas en el mal…

Y con la finalidad de alejar a los corazones de la Verdad  que os habla.

Los fariseos consultan a los escribas y luego, todos juntos, fingiendo cortesía,

solicitan:

–       Maestro, se cree mejor en lo que se ve.

Danos, pues, una señal para que podamos creer que eres lo que dices.

–       ¿Veis como en vosotros está el pecado contra el Espíritu Santo,

que repetidas veces me ha señalado como Verbo encarnado?

Este es mi Hijo amado, ESCUCHADLE…

Verbo y Salvador, venido en el tiempo establecido;

precedido y seguido por los signos profetizados; obrador de lo que el Espíritu dice.

Ellos responden:

–       Creemos en el Espíritu, pero

¿Cómo podemos creer en Ti, si no vemos un signo con nuestros ojos?

-¿Cómo podéis entonces creer en el Espíritu, cuyas acciones son espirituales,

si no creéis en las mías, que son sensibles a vuestros ojos?

Mi vida está llena de ellas.

¿No es suficiente todavía?

No. Yo mismo respondo que no.

No es suficiente todavía.

A esta generación adúltera y malvada, que busca un signo,

se le dará sólo uno: el del profeta Jonás.

Efectivamente, de la misma forma que Jonás estuvo durante tres días en el vientre de la ballena,

el Hijo del hombre estará tres días en las entrañas de la tierra.

En verdad os digo que los ninivitas resucitarán en el día del Juicio, como todos los hombres.

Y se alzarán contra esta generación y la condenarán,

porque les predicó Jonás e hicieron penitencia y vosotros no.

Y aquí hay Uno mayor que Jonás.

Así también, resucitará y se alzará contra vosotros la Reina del Mediodía,

y os condenará.

Porque ella vino desde los últimos  confines de la Tierra, para oír la sabiduría de Salomón;

y aquí hay Uno mayor que Salomón.

–       ¿Por qué dices que esta generación es adúltera y malvada?

No lo será más que las otras.

Hay los mismos santos que había en las otras.

El todo israelita no ha cambiado.

¡Nos ofendes!

–       Os ofendéis vosotros mismos al dañar vuestras almas;

porque las alejáis de la Verdad, y por tanto de la Salvación.

Os respondo lo mismo.

1. Ten presente que en los últimos días sobrevendrán momentos difíciles; 2. los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores, rebeldes a los padres, ingratos, irreligiosos, 3. desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, despiadados, enemigos del bien, 4. traidores, temerarios, infatuados, más amantes de los placeres que de Dios, 5. que tendrán la apariencia de piedad, pero desmentirán su eficacia. Guárdate también de ellos. 6. A éstos pertenecen esos que se introducen en las casas y conquistan a mujerzuelas cargadas de pecados y agitadas por toda clase de pasiones, 2 de Timoteo»

Esta generación no es santa sino en las vestiduras y en lo externo;

por dentro no es santa.

En Israel existen los mismos nombres para significar las mismas cosas,

pero no existe la realidad de las cosas;

existen los mismos usos, vestiduras y ritos, pero falta el espíritu de estas cosas.

Sois adúlteros porque habéis rechazado el sobrenatural desposorio con la Ley divina 

y os habéis desposado, con una segunda adúltera unión, con la ley de Satanás.

Sois circuncisos sólo en un miembro efímero, el corazón ya no es circunciso.

Y sois malos, porque os habéis vendido al Maligno.

He dicho.

242 PARÁBOLA DE LA VID Y EL OLMO


242 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Los tres que se fueron a Sidón con el enfermito que la Virgen le comentara a Jesús;

para que fuera también a consolar a la madre que las detuvo en el pozo…

Como las peticiones maternas son atendidas inmediatamente por el Maestro, les entretienen pocas horas…

Por la tarde regresa Jesús con Juan de Endor y Hermasteo.

Pasa saludando a la gente que está apiñada delante de las pequeñas casas.

Su sonrisa es una bendición. 

Pedro mientras tanto, ha reunido a todos los enfermos, en el huerto más grande, del pequeño poblado pesquero.

Y todos esperan como niños obedientes, esperando con ilusión al Maestro que está lleno de amor.

Cuando llega, los apóstoles ya tienen todo organizado.

No podía faltar el enfermo de los ojos, casi ciego por las oftalmías ulcerosas.

Se lo presentan y Él lo cura.

Luego es el turno de uno que está sin duda palúdico, consumido y amarillo como un chino…

Y lo cura.

Luego es una mujer, que le pide un milagro singular:

leche para su pecho, que no la tiene; y muestra un niño de pocos días;

desnutrido y todo colorado; inflamado, como por un trastorno interno.

Llorando dice:

–       Miradme…

Se nos manda obedecer al hombre y procrear.

Pero ¿Para qué sirve, si luego vemos apagarse a nuestros hijos?

Es el tercero que doy a luz.

A dos ya los he recostado en el sepulcro, por este pecho inservible.

Éste ya se está muriendo, porque ha nacido en la época de mayor calor.

Los otros vivieron: uno diez lunas y el otro seis;

para que al final, hacerme llorar más todavía,

porque murieron por enfermedad del estómago. 

Si tuviera mi leche esto no pasaría…

Jesús la mira,

y dice:

–      Tu hijo vivirá.

Ten fe. Ve a tu casa.

En cuanto llegues dale el pecho al niño. Ten fe.

La mujer, obediente se marcha, estrechando contra su corazón a su bebé,

que refunfuña como un gatito. 

Muchos de los presentes, dan opiniones encontradas….

–      Pero, ¿Le va a venir la leche?

–      Claro que le vendrá.

–      Yo digo que le va a vivir el niño.

–      Pero que la leche no le viene…

–      Y ya si vive será un milagro…

–      Está casi muerto de penuria.

–      Pues yo digo que le viene la leche.

–      Sí.

–      No.

Las opiniones son múltiples como las personas.

Mientras tanto, Jesús se retira a cenar.

Cuando sale para predicar de nuevo, hay todavía más gente;

porque la noticia del milagro del niño enfermo de fiebres, realizado por Jesús al poco de desembarcar;

se ha extendido por la ciudad.   

Jesús se sube sobre un peñasco grande que está junto a una palmera…

Y lo utiliza como púlpito.

Y empieza hablando así:

–      Os doy mi paz…

Para que prepare vuestro espíritu a comprender.

En la tempestad no se puede oír la voz del Señor.

Cualquier tipo de desasosiego es nocivo a la Sabiduría.

Porque la Sabiduría, siendo así que viene de Dios, es pacífica.

El desasosiego, por el contrario, no viene de Dios;

porque los agobios, las ansias, las dudas, son obras del Maligno,

para inquietar a los hijos del hombre y separarlos de Dios.

Os propongo esta parábola para que entendáis mejor la enseñanza… 

Un agricultor tenía en sus campos muchos árboles y vides que daban mucho fruto. 

Entre éstas, había una, de la que se sentía muy orgulloso, porque era de calidad selecta.

Un año esta vid dio muchas hojas, pero pocos racimos.

Un amigo le dijo al agricultor:

«Es porque la has podado demasiado poco».

Al año siguiente el hombre la podó mucho… 

La vid dio pocos sarmientos y de racimos todavía menos.

Otro amigo dijo:

«Es porque la has podado demasiado».

El tercer año el hombre no la tocó…

La vid no dio ni un solo racimo y muy pocas hojas delgadas, acartonadas, orinientas.

Un tercer amigo sentenció:

«Muere porque la tierra no es buena. Quémala».

El agricultor objetó:

«Pero ¿Por qué, si es la misma tierra de las otras y la cuido como a las demás?

¡Antes iba bien!».

El amigo se encogió de hombros y se fue.

Pasó un desconocido viandante y se detuvo a observar al agricultor;

que estaba apoyado con tristeza en el tronco de la pobre vid. «

Y le preguntó:

¿Qué te pasa?» «¿Tienes algún difunto en tu casa?».

–      No.

Pero se me está muriendo esta vid.

La apreciaba mucho.

Se ha quedado sin savia para dar fruto.

Un año, poco; al otro, menos; éste, nada.

He hecho lo que me han aconsejado, pero no ha servido de nada.

El desconocido entró en el campo y se acercó a la vid.

Tocó las hojas, cogió un terrón del suelo, lo olió, lo desmenuzó con sus dedos… 

Luego levantó su mirada hacia el tronco del árbol que servía de apoyo a la vid…  

Y sentenció:

–      Tienes que cortarlo.

Esta vid está consumida por causa del tronco.

–      ¡Pero si es su apoyo desde hace años!

–      Respóndeme, hombre:

Cuándo plantaste esta vid, ¿Cómo era ella y cómo era el tronco?

–       ¡Oh, era un hermoso majuelo de tres años!

Lo saqué de otra cepa mía.

Para traerlo aquí hice un agujero profundo, para no dañar las raíces al sacarlo del terruño natal.

También aquí había hecho un agujero más grande todavía, para que estuviera enseguida a sus anchas.

Antes había excavado bien con la azada toda la tierra de alrededor;

para que estuviera esponjosa, de forma que las raíces pudieran extenderse enseguida sin esfuerzo.

Metí en el fondo grato abono y coloqué el majuelo con todo cuidado…

Cómo sabes, las raíces se fortifican si encuentran inmediatamente algo que las nutra-.

Del olmo me ocupé menos.

Era un arbolito cuya única función era la de servir de apoyo al majuelo.

Por eso, lo puse casi superficialmente, al lado del majuelo, lo afiancé y me fui.

Arraigaron los dos, porque la tierra es buena.

De todas formas, mientras que la vid crecía de un año para otro; 

porque yo la cuidaba y era estimada, podada, arrejacada.

El olmo crecía con dificultad (¡para lo que servía!…)…

Pero luego se ha hecho recio.

¿Ves qué hermoso está ahora?

Cuando vuelvo de lejos veo destacar alta su copa como una torre,.

Y me parece la enseña de mi pequeño reino.

Al principio la vid lo tapaba y no se veían sus hermosas frondas.

¡Ahora, mira qué hermosa su copa allá arriba bajo el sol!

¡Y qué tronco! Derecho, fuerte.

Podía sujetar esta vid durante años y años;

aunque hubiera crecido como aquellas que cogieron los exploradores de Israel en el torrente del Racimo.

Sin embargo…».

El hombre le dice:

–       Sin embargo…

Te la ha matado. La ha rendido.

Todo favorecía su vida: el terreno, la posición, la luz, el sol, tu forma de cuidarla.

Pero éste la ha matado. Se ha hecho demasiado fuerte.

Ha atenazado sus raíces y las ha ahogado.

Le ha quitado todo jugo proveniente del suelo, ha estrangulado su respiración, le ha vedado la luz que necesitaba.

Tala inmediatamente este inútil y recio árbol, y tu vid renacerá.

Y renacerá mejor aún si, con paciencia, excavas la tierra para poner al desnudo las raíces del olmo. 

Y las siegas, para asegurarte que no echen rebrotes.

Se pudrirán en el suelo con sus últimas ramificaciones: de muerte se transformarán en vida; 

porque se transformarán en sustancia fertilizante: digno castigo a su egoísmo.

El tronco lo echarás al fuego, y así te será útil, cuando se carbonice.

Una planta inútil y nociva sólo sirve para el fuego…

La Fe en Dios nos permite VER lo invisible, CREER lo increíble y RECIBIR lo imposible…  

Y debe ser arrancada, para que todo el bien lo reciba la planta buena y útil .

Ten fe en lo que te digo y te sentirás feliz.

–      Pero…

¿Quién eres tú? Dímelo, para que pueda tener fe.

–      Yo soy el Sapiente.

Quien cree en mí estará seguro.

Y se marchó.

E1 hombre tuvo un momento de indecisión.

Luego se decidió y echó mano a la sierra.

Es más, llamó a sus amigos para que le ayudaran.  

Y éstos no tardaron en criticarlo:

–       ¡Qué sandez!

–       ¡Perderás vid y olmo!

–       ¡Yo me limitaría a podarle la copa para dar aire a la vid!

–      ¡No más!

–     En todo caso deberá tener un soporte. 

–      Es un trabajo inútil.

–      ¿Quién sabe quién era! 

–      Quizás uno que te odia y tú no lo sabes.

–      ¡O quizás es un loco!

…Y así sucesivamente lo asediaron con recomendaciones. 

Pero el agricultor fue firme,

y dijo:

–      Haré lo que me ha dicho.

Tengo fe en él.

Y segó el olmo por la base.

Y no contento con ello, en un amplio radio puso al desnudo las raíces de las dos plantas.

Y segó con paciencia las del olmo, poniendo cuidado en no dañar las de la vid.

Luego volvió a tapar el vasto agujero que había hecho.

A la vid, que se había quedado sin soporte, le puso al lado una fuerte barra de hierro.

Luego escribió en una tabla la palabra «Fe» y la ató en la parte alta de la barra.

Los otros se marcharon meneando la cabeza.

Pasó el otoño y el invierno.

Vino la primavera.

Los sarmientos, enroscados en el apoyo se adornaron de abundantes gemas. 

Primero apiñadas como en un estuche de terciopelo plateado;

Enseguida entreabiertas, sobre la esmeralda de las nacientes hojitas.

Luego abiertas del todo.

Y brotaron nuevos sarmientos fuertes a partir del tronco.

Todos ellos un verdadero ramillete de florecillas…

Y luego todo un fructificar de granos de uva.

Más racimos que hojas.

Y éstas, grandes, verdes, fuertes… 

Tan fuertes como los conjuntos de dos, tres o más racimos.

Cada racimo, una densa concentración de granos carnosos, jugosos, espléndidos.  

El hombre volvió a llamar a sus amigos incrédulos,

preguntándoles:

–      ¿Y ahora qué decís?

¿Era o no el árbol la razón por la cual mi vid moría?

¿Era acertado o no lo que dijo el Sapiente

¿Tuve o no razón cuando escribí en esa tabla la palabra “Fe”?

Ellos respondieron:

–      Has tenido razón.

–     ¡Dichoso tú que has sabido tener fe.

–      Y has sido capaz de destruir el pasado…

–     Y  lo que de nocivo se te dijo.  

Jesús finaliza,

diciendo:

Esta es la parábola….

Y por lo que respecta a la mujer del pecho seco, ahí tenéis la respuesta.

Mirad hacia la ciudad.

Todos se vuelven hacia la ciudad…

Y ven que viene corriendo la mujer de antes.

La cual, a pesar venir corriendo,

no separa a su hijito de su pecho exuberante de leche

Del que el pequeño hambriento mama con tal voracidad, que casi se ahoga.

Y la mujer no se detiene sino a los pies de Jesús;

sólo entonces separa un momento del pezón al niño…

Y grita:

–      ¡Tu bendición!

¡Tu bendición, para que viva para Tí!  

Jesús pone sus dos manos, sobre la cabeza de la madre y del niño….

Orando en silencio…

Pasado este momento,

Jesús continúa:

–      Habéis recibido la respuesta a vuestras hipótesis acerca del milagro.

De todas formas, la parábola tiene un sentido más amplio del pequeño episodio de una fe premiada.

El sentido es éste:

Dios había plantado su vid, su pueblo, en un lugar apropiado.

 Y le había procurado todo lo que necesitaba para crecer y dar frutos cada vez mayores.

Y había apoyado a su pueblo en los maestros, para que pudiera comprender más fácilmente la Ley…

para que fueran su fuerza.

Pero los maestros quisieron ser más que el Legislador;

crecieron, crecieron, crecieron… hasta hacerse valer por encima de la eterna palabra.

Y así Israel ha quedado estéril.

El Señor ha enviado entonces al Sapiente, para que los israelitas que, con recto corazón;

sienten el dolor de esta infecundidad y prueban los remedios que les vienen; 

de los dictámenes o consejos de los maestros -doctos humanamente-

indoctos sobrenaturalmente…

Y por lo tanto, lejanos del conocimiento de lo que se debe hacer para devolver la vida al espíritu de Israel…

Puedan disponer de un consejo verdaderamente beneficioso.

Ahora bien, ¿Qué sucede?

¿Por qué no recupera las fuerzas Israel?

¿Y vuelve a ser vigoroso como en los tiempos áureos, de su fidelidad al Señor?

Porque el consejo es: eliminar todas las cosas parasitarias, que han crecido en detrimento de la Cosa santa:  

La Ley del Decálogo tal y como fue dada.

Eliminar los agregados humanos, para dejar aire, espacio, alimento a la Vid, al Pueblo de Dios.

Y darle un apoyo recio, derecho, que no pueda ser plegado;

soporte único, de nombre luminoso: la Fe.

Pues bien, este consejo no se acepta.

Por eso os digo que Israel caerá, siendo así que podría renacer y ganar el Reino de Dios;

si supiera creer y generosamente corregirse y modificarse substancialmente.

Podéis marcharos en paz.

Que el Señor esté con vosotros.

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_X

217 PARÁBOLA DEL TESORO


217 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

En el camino que desde el lago Merón va hacia Galilea;

Jesús va acompañado por Simón Zelote y Bartolomé.

Llegan a un punto donde esperan a los demás, junto a un torrente que aunque esté reducido a un arroyo muy pequeño;

alimenta una arboleda de frondosos árboles.

Los otros están llegando desde dos partes distintas.

Es un día tórrido.

Y después de haber predicado por los campos en distintos lugares, mucha gente ha seguido a los tres grupos,

encaminando a los enfermos hacia el grupo de Jesús y reservándose predicar sobre Él a los sanos.

Hay muchos que han sido agraciados con milagros y forman ahora un grupo feliz, sentado entre los árboles;

su alegría es tal, que no sienten siquiera el cansancio producido por el calor, el polvo, la luz cegadora;

Mientras que todas estas cosas hacen sufrir y no poco, a los demás.

Cuando el grupo capitaneado por Judas Tadeo llega -es el primero- adonde Jesús,

se manifiesta evidente el cansancio de todos los que lo forman y de los que vienen detrás.

El último es el grupo capitaneado por Pedro; vienen en él muchos de Corazaín y Betsaida.

Pedro lanza un gran suspiro y dice:

–     Hemos hecho lo que estaba previsto, Maestro.

Pero haría falta ser muchos grupos…

Ya ves… andar mucho no se puede, por el calor.

¿Qué hacemos, entonces?

El mundo parece ensancharse más, cuantas más cosas tenemos que hacer;

porque los pueblos se desperdigan y se alargan las distancias.

No me había percatado nunca de que fuera tan grande Galilea.

Estamos sólo en un rincón de ella, realmente en un rincón…

Y no logramos evangelizarla, de tan grande como es y de tantas necesidades…

Y  tanto deseo de Tí como hay…

Tadeo le responde:

–     No es que el mundo crezca, Simón.

Lo que crece es el conocimiento de nuestro Maestro.

Santiago de Zebedeo, agrega:

–     Sí, es verdad.

Mira cuánta gente.

Algunos nos siguen desde esta mañana.

Durante las horas de calor, nos hemos refugiado en un bosque.

Pero incluso ahora, que se acerca el atardecer, es un sufrimiento el caminar.

Y estos pobrecillos están mucho más lejos de casa que nosotros.

No sé cómo nos las vamos a arreglar, si sigue aumentando todo a este ritmo…

Tratando de consolar,

Andrés comenta:

–     En Octubre vendrán también los pastores.

Pedro protesta:

–     ¡Sí! ¡Ya!

Pastores, discípulos… ¡Maravillosos!

Pero son útiles sólo para decir:

“Jesús es el Salvador. Está allí».

Nada más –

Zelote:

–     Al menos la gente sabrá dónde encontrarlo.

Ahora, sin embargo… nosotros venimos aquí y ellos corren aquí;

mientras ellos vienen aquí, nosotros vamos allá.

Y ellos tienen que correr detrás de nosotros…

Y con niños y enfermos no es muy cómodo.

Jesús habla:

–     Tienes razón, Simón-Pedro.

También siento Yo compasión de estas almas y de estas turbas.

Para muchos el no encontrarme en un momento dado, puede ser causa irreparable de desventura.

Observad qué cansados están y cuán desorientados se sienten, los que no poseen aún la certeza de mi Verdad.

Y cuán hambrientos los que han gustado mi Palabra y ya no saben estar sin ella.

Y ninguna otra palabra los satisface.

Semejan a ovejas sin pastor, que vagan no encontrando a alguien que las guíe y lleve a pastar.

Yo les seré próvido.

Pero vosotros tenéis que ayudarme, con todas vuestras fuerzas espirituales, morales y físicas.

Dejaréis de formar grupos numerosos;

debéis saber ir de dos en dos.

Mandaremos en parejas a los discípulos mejores.

La mies es verdaderamente mucha.

En verano os prepararé para esta gran misión.

Para Tammuz contaremos con Isaac, que vendrá con los mejores discípulos y os prepararé.

De todas formas, no seréis todavía suficientes; porque la mies es verdaderamente mucha y los obreros pocos.

Rogad pues al Dueño de la tierra, que envíe muchos obreros a su mies.

Santiago de Alfeo responde:

–     Sí, mi Señor.

Pero ello no modificará mucho la situación de éstos que te buscan.

Tadeo pregunta:

–     ¿Por qué, hermano?

–     Porque buscan no sólo doctrina y palabra de Vida.

Sino también remedio a sus flaquezas, a sus enfermedades;

a toda tara de su parte inferior o superior, causada por la vida o por Satanás.

Santiago se vuelve hacia Jesús:

–   Y esto sólo Tú lo puedes hacer, porque en Tí está el Poder.

Jesús responde:

–    Los que son una sola cosa conmigo llegarán a hacer lo que Yo hago.

Y los pobres recibirán ayuda en todas sus miserias.

Pero aún no tenéis en vosotros lo necesario para esto.

Esforzaos en superaros a vosotros mismos, en aplastar vuestra humanidad para que triunfe el espíritu.

No asimiléis sólo mi palabra sino también su espíritu.

O sea, santificaos por ella…

Entonces todo lo podréis.

Mas ahora vamos a manifestarles mi Palabra, dado que no quieren marcharse sin que Yo les dé la palabra de Dios.

Luego volveremos a Cafarnaúm.

También allí habrá quien nos esté esperando…  

Tomás pregunta:

–     Señor, pero…

¿Es verdad que María de Magdala, te ha pedido perdón en casa de Simón el fariseo?

–     Es verdad, Tomás.

Felipe cuestiona:

–     ¿Y se lo diste?

–     Se lo he dado.

Bartolomé exclama:

–     Pero…

¡Has hecho mal, ¿No?!

–     ¿Por qué?

Era un arrepentimiento sincero y merecía perdón.

Judas dice con tono de reproche:

–     Pero no debías darlo en esa casa, públicamente…

–     No veo en qué he errado.

–     En esto:

Tú sabes quiénes son los fariseos, cuántas argucias tienen en su cabeza;

cómo te vigilan; cómo te calumnian, cómo te odian.

Tenías uno de ellos, en Cafarnaúm, que era amigo tuyo: Simón.

Y llamas a su casa a una prostituta para profanar la casa y escandalizar al amigo Simón.

–     No la llamé Yo.

Vino ella.

No era una prostituta; era una mujer arrepentida.

Todo esto cambia mucho la cosa.

Si antes no sentían asco de estar a su lado;

si no han sentido nunca asco de desearla, incluso en mi Presencia.

tampoco ahora que ella ya no es sólo una carne, sino un alma;

deben sentirlo por verla entrar para arrodillarse a mis pies y llorar acusándose.

Humillándose con su pública, humilde confesión, totalmente presente en su llanto.

La casa de Simón fariseo ha recibido santificación por un milagro grande: la  resurrección de un alma.

En la plaza de Cafarnaúm, hace cinco días, me preguntaba:

«¿Has hecho sólo ese milagro?», y me respondía por su cuenta: «¡No, claro!».

Porque había deseado mucho ver uno.

Pues se lo he dado.

Lo he elegido para testigo, paraninfo, de estos esponsales del alma con la Gracia.

Debería sentirse orgulloso.

Judas:

–     Pues sin embargo, está escandalizado.

Quizás has perdido un amigo.

–     He encontrado un alma.

Merece la pena perder la amistad de un hombre, su pobre amistad de hombre;

con tal de devolver a un alma la amistad con Dios.

–     Es inútil.

Contigo no se puede mantener humana reflexión.

¡Estamos en la tierra, Maestro! Recuérdalo.

Aquí mandan las leyes y las ideas de la tierra.

Tú actúas con el método del Cielo, te mueves en el Cielo que tienes en tu corazón, ves todo a través de luces de Cielo.

¡Pobre Maestro mío!

¡Cuán divinamente inepto eres para vivir entre nosotros los perversos!

Judas de Keriot lo abraza, maravillado y desolado al mismo tiempo.

Y finaliza:

–    Y me duele el que te crees tantos enemigos, por demasiada perfección.

Jesús argumenta:

–     No te duela, Judas.

Está escrito que debe ser así.

Pero, ¿Cómo sabes que Simón se siente ofendido?

–     No ha dicho que se sienta ofendido.

Pero a mí y a Tomás, nos ha dado a entender que aquello no se debía haber hecho;

no debías haberla invitado a su casa, donde sólo entran personas honestas.

Pedro advierte:

–     ¡Bueno, Eh….!

¡Sobre la honestidad de los que van a casa de Simón mejor no seguir!

Y Mateo:

–    Yo podría decir que el sudor de las prostitutas ha goteado en repetidas ocasiones;

en los suelos, en las mesas y…

En otros sitios, de la casa de Simón el fariseo.

Judas rebate:

–     Pero no públicamente.

Pedro:

–     No.

Con hipocresía para esconderlo.

–     Pues cambia la cosa.

–     Cambia también la entrada de una prostituta que entra para decir:

«Dejo mi pecado infame», respecto a la de una que entra para decir: «Aquí me tienes para cumplir el pecado juntos».

Todos coinciden:

–    Mateo tiene razón.

–     Sí, tiene razón.

Pero ellos no piensan como nosotros.

Y es necesario llegar a un acuerdo con ellos, adaptarse a ellos para tenerlos como amigos.

Jesús objeta imperioso:

–     Eso nunca, Judas.

En la verdad, en la honestidad, en la conducta moral, no hay ni adaptaciones ni acuerdos.

Y, además, Yo sé que he actuado bien y para el bien.

Y basta.

Vamos a despedir a estas personas cansadas.

Y se acerca a los que, diseminados bajo los árboles, miran en dirección a Él con ansia de oírlo.

–     Paz a todos vosotros…

Que, salvando estadios y soportando el intenso sol, habéis venido a oír la Buena Nueva.

En verdad os digo que estáis empezando a entender realmente lo que es el Reino de Dios.

Y también cuán valioso es poseerlo y cuán dichoso pertenecer a él.

De forma que cualquier tipo de esfuerzo pierde para vosotros ese valor que para otros tiene;

porque el espíritu impera en vosotros y dice a la carne:

«Regocíjate si te oprimo, porque lo hago por tu bienaventuranza.

Cuando te reúnas conmigo, después de la resurrección final,

me amarás por todo cuanto te subyugué y verás en mí a tu segundo salvador».

¿No habla así vuestro espíritu?

–     ¡Sí, sí que habla así!

Al presente, basáis vuestro comportamiento en la enseñanza de mis lejanas parábolas;

pero ahora os voy a ofrecer otras luces para que os enamoréis cada vez más;

de este Reino de valor inconmensurable que os espera.

Escuchad:

Un hombre, que había ido a un campo por casualidad a buscar mantillo para llevarlo a su huerta,

al excavar fatigosamente en la tierra dura, debajo de algún estrato, se encuentra un filón de metal precioso.

¿Qué hace entonces aquel hombre?

Vuelve a tapar con tierra lo que ha encontrado.

No le importa tener que trabajar más, porque el descubrimiento compensa la fatiga.

Luego va a su casa, empieza a juntar todos sus bienes en dinero y en objetos…

Y estos últimos los vende para sacar mucho dinero.

Cuando logra juntar todo, se presenta al dueño del campo y le dice:

«Me gusta tu campo. ¿Cuánto quieres por vendérmelo?».

«No, no lo vendo» responde el otro.

Mas el hombre ofrece sumas cada vez más fuertes, exageradas en relación al valor del campo…

Y termina convenciendo al dueño, que piensa: «¡Este hombre es un loco!

Bien, pues, dado que está loco, me aprovecho.

Tomo la suma que me ofrece.

No es engaño porque es él quien me la quiere dar.

Con el dinero me compraré al menos otros tres campos y de mayor calidad».

Y vende, convencido de haber cerrado un espléndido trato.

Sin embargo, es el otro el que cierra un espléndido trato,

porque se priva de objetos que puede robar el ladrón o que puede perder

O que se consumirán, pero se procura un tesoro que por ser verdadero, natural, es inagotable.

Le compensa, por tanto, el haber sacrificado todo lo que tenía por esta compra;

se queda durante algo de tiempo sólo con la propiedad del campo;

pero en realidad posee para siempre el tesoro que allí se esconde.

Vosotros habéis entendido esto y hacéis como el hombre de la parábola.

Dejáis las efímeras riquezas para poseer el Reino de los Cielos.

Se las vendéis a los necios del mundo; se las cedéis y aceptáis el escarnio del mundo;

que juzga estúpido vuestro modo de actuar.

Actuad así, siempre así, y vuestro Padre que está en los Cielos jubiloso,

un día os dará vuestro lugar en el Reino.

Volved a vuestras casas antes de que llegue el sábado.

En el día del Señor, pensad en la parábola del tesoro del Reino celeste.

La paz sea con vosotros.

La gente se dispersa lentamente, por los caminos y senderos de la campiña.

Mientras Jesús se dirige a Cafarnaúm en la tarde que declina.

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_XC

197 UN PACTO SELLADO


197 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Jesús está parado en la plaza principal de la ciudad de Ascalón y ha despedido a los apóstoles en grupos de cuatro, para que misionen en el puerto filisteo.  

Él los mira mientras los apóstoles se alejan.

Con Él se ha quedado sólo Judas de Keriot, que ha declarado que a éstos no les va a decir nada, porque son peores que los paganos.

Pero, cuando oye que Jesús va a ir aquí o allá…

Y no va a hablar, entonces cambia de idea, 

y dice:

–     ¿Te molesta si te dejo solo?

Querría ir con Mateo, Santiago y Andrés…

Son los menos dotados…  

Jesús responde:

–     Ve, ve. Adiós.

Jesús, solo, va por la ciudad, sin rumbo fijo; a lo largo y a lo ancho, anónimo entre la atareada gente…

Ni siquiera se fijan en El

Salvo dos o tres niños que levantan curiosos, la cabeza,…

Y una mujer provocadoramente vestida, que viene resueltamente hacia Él con una sonrisa llena de insinuaciones… 

Pero Jesús la mira tan severamente, que ella se ruboriza violentamente;

 roja como la púrpura; baja los ojos y cambia de dirección. 

Llegando a la esquina se vuelve…

Pero uno del lugar que ha observado la escena, la hiere con una observación mordaz y burlona por su derrota.

Entonces ella se envuelve en su manto y huye.  

Los niños lo miran curiosos y lo rodean.

Lo miran, sonríen ante su sonrisa.

El que es más audaz, un chicuelo como de ocho años; 

le pregunta:

–            ¿Quién eres?

Jesús acariciándolo,

le responde:

–     Jesús.

–     ¿Qué haces?

–     Estoy esperando a unos amigos.

–     ¿De Ascalón?

–     No, de mi tierra y de Judea.

–     ¿Eres rico?

Yo sí. Mi padre tiene una casa bonita. Adentro trabaja alfombras.

Ven a ver. Está aquí cerca.

Y Jesús va con el niño. 

Entran en un largo atrio que se conecta con una calle cubierta.

En el fondo resplandece, avivado por la penumbra del atrio, un retazo de mar todo encendido por el sol.

Encuentran a una niña demacrada que llora de miedo.  

El niño explica: 

–     Es Dina.

Es pobre, ¿Sabes? Mi madre le da comida.

Su madre está muy enferma y ya no está en condiciones de ganar dinero.

Su padre murió en el mar, era un marinero nuestro.  

Fue una tormenta, mientras iba de Gaza al puerto del Gran Río a llevar y recoger mercancías.

Como la mercancía era de mi padre y el padre de Dina era uno de nuestros marineros, mi madre se ocupa ahora de ellos.

Muchos se han quedado sin padre así… ¿Tú que opinas?

Debe ser duro ser huérfano y pobre.

Ahí está mi casa. No digas que estaba en la calle, porque tenía que estar en la escuela.

Pero es que me han echado porque hacía reír a los compañeros con esto… 

Y saca de debajo del vestido, un muñeco tallado en una delgada tablita de madera, realmente muy cómico, 

Es la caricatura de un hombre con barba y una nariz descomunales.

Por los labios de Jesús se asoma una sonrisa que reprime rápidamente,

diciendo serio:

–   ¿No será el maestro verdad?

¿Ni ningún familiar? ¡No está bien!

El chiquillo responde:

–   No.

Es el sinagogo de los judíos.

Es viejo y feo. Y siempre nos burlamos de él.

–    Eso tampoco está bien.

Fíjate que es mucho mayor que tú y…

–   ¡Oh!….

Es un vejete medio jorobado y casi ciego.

Pero, ¡Es tan feo!… Yo no tengo la culpa de que sea feo.

–     No.

Pero tienes la culpa de burlarte de un anciano.

También tú cuando seas viejo serás feo.

Porque caminarás enclinado, tendrás pocos cabellos, estarás medio ciego y caminarás con bastones.

Tendrás una cara semejante…

¿Te gustaría que se burlaran de ti, muchachos sin respeto?

Y luego, ¿Por qué perturbas al maestro y a tus compañeros?

¡No está bien!

Si tu padre lo supiese te castigaría.

Tu madre se apenaría.

Yo no les voy a decir nada, pero tú me das inmediatamente dos cosas:

La promesa de no volver a cometer estas faltas y el muñeco.

¿Quién lo ha hecho?

-Yo, Señor… – dice el niño muy avergonzado.

Pues está plenamente consciente ya, de la gravedad de sus… fechorías…

Y añade:

«    ¡Me gusta mucho trabajar la madera!

Algunas veces logro reproducir las flores y los animales de las alfombras.

¡Fíjate… también los dragones, las esfinges… y otras figuras más!

–     Esos animales sí los puedes hacer. r.

Hay tantas cosas bellas en la tierra.

Así pues, promete y dame ese muñeco.

Si no, ya no somos amigos.

Lo guardaré como recuerdo tuyo y rogaré por ti.

¿Cómo te llamas?

–    Alexandro.

¿Y Tú que me das?

Jesús se preocupa.

Casi nunca tiene nada.

Se acuerda de que Salomé le puso una hebilla muy bonita en el cuello de su vestido.

Busca en su alforja, la encuentra, la quita.

Se la da al niño y le dice:

–    Ahora vámonos.

Pero ten en cuenta que aunque Yo me vaya; de todos modos Yo sé todo.

Y si sé que eres malo, regresaré y le diré todo a tu mamá.

El pacto queda hecho.

Entran en la casa.

Al otro lado del vestíbulo hay un espacioso patio, limitado en tres de sus lados por unas naves en que están los telares.

La criada que ha abierto, al ver al niño con un desconocido, se queda sorprendida…

Y va a avisar a la señora.

Y ésta, una mujer alta y de dulce aspecto, viene inmediatamente,

y pregunta:

–     ¿Se ha sentido mal mi hijo?

–     No, mujer…

Me ha conducido aquí para mostrarme tus telares.

Soy forastero.

–     ¿Quieres comprar?

–      No. Yo no tengo dinero.

Pero tengo amigos a los que les gustan las cosas bellas, llenas de arte y que tienen dinero.

La mujer mira sorprendida a este hombre que confiesa paladinamente así, sin rodeos, que es pobre.

Y dice:

–     Pues te creía un señor

Tienes modales y aspecto de gran señor.

–    Soy simplemente un rabí galileo, Jesús, el Nazareno.

–     Somos comerciantes. 

No tenemos prejuicios. Pasa y mira…

Y le acompaña a que vea sus telares, donde trabajan muchas jóvenes bajo su dirección.

Las alfombras son verdaderamente valiosas en cuanto a dibujo y flores;

espesas, blandas, parecen hermosos cuadros realizados con mucho arte. 

Pedazos de jardín llenos de flores, una imagen calidoscópica de gemas.

Otras, mezcladas con las flores, tienen figuras alegóricas:

Hipogrifos, sirenas, dragones o grifos heráldicos muy elaborados.

Jesús admira estas obras, 

Y dice: 

–     Eres muy hábil.

Me alegro de haber visto todo esto, eres muy inteligente, como también me alegra el que seas buena.

–     ¿Cómo sabes eso?

–     Se ve en la cara.

Además el niño me ha hablado de Dina.

Dios te lo pague. Aunque no lo creas, teniendo como tienes en ti la caridad, estás muy cerca de la Verdad.

–     ¿Qué verdad?

–     Muy cerca del Señor altísimo.

El que ama al prójimo y ejercita la caridad con su familia y sus subordinados…

Y la extiende a los pobres, tiene ya en sí la Religión.

El niño me ha contado lo de Dina. Es esa niña, ¿No es así?

–     Sí. Su madre se está muriendo.

Después la tomaré yo conmigo, pero no para los telares; es demasiado pequeña y débil para ello.  

Se vuelve hacia la niña y la llama:

–     Ven, Dina, acércate a este señor.

La niña, con la carita triste propia de los niños infelices, se acerca tímidamente.

Jesús la acaricia y dice

–     ¿Me llevas a ver a tu madre?

Querrías que se pusiera buena, ¿Verdad?

Bueno, pues llévame a ella.  

Jesús la toma de la mano y se despide:

–     Adiós, mujer.

Adiós, Alejandro; y sé bueno.

Sale llevando a la niña de la mano.  

Y le pregunta: 

-¿Tienes hermanos? 

La voz infantil se quiebra al contestar: 

–     Tengo tres hermanos pequeños.

El último no conoció a nuestro padre.

–     No llores.

¿Eres capaz de creer que Dios puede curar a tu madre?

¿Sabes, verdad, que hay un solo Dios, que quiere a los hombres que ha creado y especialmente a los niños buenos?

¿Y que lo puede todo?

–     Sí, lo sé, Señor.

Antes iba a la escuela mi hermano Tolmé.

Allí están mezclados con los judíos y aprenden muchas cosas.

Sé que existe y que se llama Yeohveh.

Y que nos castigó porque los filisteos fueron malos con Él.

Siempre nos lo echan en cara los niños hebreos.

Pero yo no vivía en aquella época, ni mi mamá ni mi padre.

Entonces, ¿Por qué…?

Y el llanto hace de barrera a la palabra.  

Jesús la consuela: 

–     No llores.

Te quiere también a ti y me ha traído aquí por ti y por tu mamá.

¿Sabes que los israelitas esperan al Mesías, que debe venir para fundar el Reino de los Cielos?

¿El Reino de Jesús, Redentor y Salvador del mundo?

–     Lo sé, Señor.

Nos amenazan diciendo:

–     Y cuando Él venga… «Entonces ¡Ay de vosotros cuando llegue!»

–     ¿Sabes lo que hará el Mesías?

–     Hará grande a Israel y a nosotros nos tratará muy mal. 

–    No. Redimirá al Mundo.

Quitará los pecados.

Enseñará a no pecar.

Amará a los pobres; a los enfermos, a los afligidos.

Irá a donde estén ellos.

Enseñará a los ricos, a los sanos; a los felices, a que lo amen.

Recomendará la bondad para obtener la Vida Eterna y bienaventurada en el Cielo.

Esto es lo que hará…

Y no será tirano con nadie

–     ¿Y cómo se sabrá que es Él?

–     Porque querrá a todos y curará a los enfermos que crean en Él.

Redimirá a los pecadores y enseñará el amor.

La niña exclama:

–    ¡Oh!…

¡Si Él estuviese antes de que mi mamá se muriese! ¡Yo creería!

¡Yo le rogaría! Iría a buscarlo hasta encontrarlo  y le diría:

‘Soy una pobre niña sin padre.

Mi mamá se está muriendo. Yo espero en Ti’

Y estoy segura de que aunque yo sea filistea, Él me escucharía.

Toda una fe sencilla y fuerte vibra en la voz de la niña.

Jesús la mira con infinita ternura y le sonríe a la inocente que camina a su lado.

Ella no ve esa sonrisa esplendorosa, porque va mirando que están por llegar a su paupérrima casa, que está situada en el fondo de un callejón. 

Empuja la puerta y…

La niña lo invita: 

–     Es aquí, Señor. Entra….

Es una habitación miserable.

Un jergón con un cuerpo desvanecido.

Tres pequeñitos que van desde los tres hasta los diez años, están sentados alrededor.

Miseria y hambre, se reflejan por todas partes.

Jesús saluda:

–    La paz sea contigo, mujer.

No te muevas

Tranquila. No te sientas incómoda ni hagas esfuerzos.

He conocido a tu hija, supe que estás enferma y he venido.

¿Quieres recobrar la salud?

La mujer, con un hilo de voz, responde:

–    ¡Oh, Señor!

 ¡Ya no tengo remedio! Para mí ya todo ha terminado…

Y le resbalan las lágrimas por las enjutas mejillas.

–    Tu hija ha llegado a creer, que el Mesías puede curarte…

¿Y tú?

–    ¡Oh! Si Él viniese también yo creería…

Pero,  ¿En dónde está el Mesías?

Jesús declara sencillamente:

–    Soy Yo, que te está hablando.  

Entonces Jesús, que estaba curvado hacia el jergón susurrando sus palabras junto a la cara de la enferma mortecina,

se endereza majestuoso,

y exclama en voz alta: 

–      ¡Lo quiero! ¡Queda curada!

Los niños sienten casi miedo de la gravedad de Jesús.

Están tres rostros llenos de estupor, formando una corona a la yacija materna.

Dina aprieta las manos contra su pequeño pecho; una luz de esperanza, de felicidad, ilumina su carita.

Contiene la respiración, por lo emocionada que está y casi jadea; tiene la boca abierta, preparada para una palabra que ya su corazón le susurra…

Y cuando ve que su madre, antes cérea y completamente sin fuerzas;

como atraída por una fuerza que le hubiera sido trasvasada, se incorpora y se sienta.

Y luego, sin quitar un momento los ojos de los del Salvador, se pone en pie…

Dina profiere un grito de júbilo:

–     ¡Mamá!

Ha sido pronunciada la palabra que llenaba su corazón…

Y luego otra:

–     « ¡Jesús!».

Entonces, abrazando a su madre, la obliga a arrodillarse,

mientras dice:

–     ¡Adora, adora!

Es el Salvador profetizado al que se refería el maestro de Tolmé.

Jesús dice:

–    Adorad al verdadero Dios.

Sed buenos. Acordaos de Mí. Adiós.  

Y Jesús sale rápidamente, mientras las dos felices, están postradas en el suelo…

Pronto se pierde entre las callejuelas de Ascalón

N188 LOS REYES DE LA CREACIÓN


Ciertamente hijitos Míos, vosotros sois débiles ante el ataque de Satanás. Necesitáis de Mí vuestro Dios para protegeros, tanto en cuerpo como en alma.

Mis pequeños,  mucho amor necesitáis para poder evadir y aún aplastar el poder de Satanás. Pero falláis continuamente y vuestra vida ya NO está ni llena de Amor ni hay suficiente Fe en Mí, porque NO Me buscáis. Porque NO estáis Conmigo, porque NO creéis en Mi Amor y muchas veces, ya NI siquiera creéis en los ataques de Satanás NI en su existencia.

Entended Mis pequeños que con esto, estáis en desventaja al NO creer en Satanás, como muchos ministros Míos, así lo proclaman. Entonces, Satanás trabaja abiertamente y vosotros al NO preocuparos de esa situación, NO OS PROTEGÉIS.

Y por eso, Satanás se lleva a muchas almas al Infierno, porque NO estáis advertidos, porque NO habéis creído en las Palabras de las Sagradas Escrituras, porque NO os preocupáis por llevar una vida santa. 

La Fe, es imprescindible para vuestra salvación, si no tenéis Fe, no tenéis nada. La Fe, es la que os lleva, primeramente, a creer en Mí, vuestro Dios. A creer en que Yo Soy el Creador de todo lo que tenéis, lo que veis y lo que no veis.

Si no tenéis Fe y NO Me buscáis, precisamente por ello nuevamente os repito: Estáis desprotegidos.

¿Cómo queréis tener protección y cuidados de alguien en Quien NO creéis?

Si NO creéis en Mí, NO creéis en Mi Existencia, NO Me llamaréis en los momentos difíciles de vuestra vida. Por lo tanto, trataréis con vuestras propias fuerzas salir adelante de vuestros problemas y generalmente, NO lo lograréis.

Buscáis nada más, las cosas que os satisfacen del Mundo. Buscáis entre lo que está a vuestro alrededor, lo que llena vuestros placeres carnales… Pero NO buscáis lo que va a trascender y os va a dar un premio eterno. Y esto nuevamente porque NO CREÉIS, porque NO tenéis Fe, porque NO Me buscáis.

Mis pequeños, ciertamente vuestros Primeros Padres a pesar de que eran fuertes en la Fe y en el Amor porque Me veían, porque estaban Conmigo, porque Me amaban inmensamente; en un momento de Debilidad y de Duda, cayeron.

Imaginad el potencial espiritual que ellos tenían. Yo los creé perfectos… Y Perfección quiere decir santidad, que es a donde os he pedido tantas veces que vosotros vayáis. Que seáis perfectos como Yo vuestro Padre, Soy Perfecto y Yo Soy el Santo de los Santos.

Entonces ellos, teniendo esa Perfección en el Amor, eran santos.

Por eso el Pecado Original fue tan grave. Porque estando en un estado de santidad, Me Negaron, Me Traicionaron. Me dieron la espalda…

Prefirieron seguir a Satanás y NO OS ALARMÉIS. NO os alarméis, Mis pequeños, porque vosotros estáis igual o peor. Ciertamente el Pecado de ellos fue grave, porque de un momento de estar en estado de santidad, pasaron a estar en un estado de pecado gravísimo.

Vosotros, ciertamente NO estáis en un estado de santidad, como estaban ellos. El pecado os ha llevado a una disminución espiritual tremenda: por un lado, porque la humanidad ha ido cayendo y estáis muy debilitados en Fe y en Amor.

Y por otro lado, NO Me buscáis y al NO buscarMe, NO estáis llenándoos de ese poderío espiritual a donde estáis Llamados.

A donde os quiero llevar para que regreséis al estado de santidad en el que estaban vuestros Primeros Padres.

Así que por favor Mis pequeños, NO habléis mal de vuestros Primeros Padres. Ciertamente cometieron un Error grave… Pero Mi Hijo en Su Obediencia Total, Restituyó la Gracia que ellos perdieron y que vosotros podéis ganar también, al seguirLe y al Pedirla.

Pero desgraciadamente Mis pequeños, la gran mayoría de vosotros estáis muy distraídos en las cosas del Mundo, porque os atraen. Os atrae la Maldad y NO buscáis estar junto a Mí, unidos en Mi Corazón, Unidos al Corazón del Santo de los Santos, como lo estaban en un Principio vuestros Primeros Padres, Adán y Eva.

¿Qué esperáis pues, Mis pequeños? ¿Qué esperáis para regresar a Mí? Conmigo tenéis todo: tenéis Vida, tenéis libertad, tenéis Mi Amor, tenéis Mi Providencia Divina, todo lo que tenéis de bueno, viene de Mí.

Satanás nunca os va a dar algo bueno y si os lo da, en un principio será como el anzuelo que lanza el pescador para atrapar el pez.

Iréis tras el anzuelo, tras esa carnada jugosa, agradable, que eso es el Pecado. Y cuando ya caéis en la falta, os dais cuenta de ello: lo agradable como veíais el pecado, se volverá doloroso, desagradable y lloraréis. Lloraréis porque perdisteis la Gracia, perdisteis la amistad Conmigo.

¡Ojalá todos llorarais vuestros pecados! Es una Gracia muy grande que Yo concedo al alma arrepentida: llorar vuestros pecados. Y con esto os quiero decir que hay arrepentimiento en vuestro corazón.

Cuando el alma arrepentida llora por sus pecados, Yo Me alegro Mis pequeños, porque he recuperado un alma que estaba en pecado grave, que estaba traicionándoMe; porque prefirió abrir su corazón a Satanás, pero regresará a Mí.

Mi Amor siempre os está esperando, Mis pequeños. Mi Corazón está abierto siempre para todos vosotros. Os he dicho tantas veces que vosotros pertenecéis al Reino de los Cielos.

Vosotros NO pertenecéis a la Tierra y con eso quiero os decir que NO pertenecéis a Satanás, que es el Príncipe de este Mundo.

Fuisteis creados para gozar de Mi Reino y de todas sus bellezas… Y solamente os he pedido fidelidad, obediencia y amor a Mí y se os hace tan difícil.

Se os hace tan difícil esto Mis pequeños, principalmente porque NO hay amor. NO HAY AMOR en vuestro corazón hacia Mí.

Vosotros estando en la Tierra, cuando recibís de alguien un favor, agradecéis; porque sabéis que eso es lo mínimo que debéis darle a la otra persona de la que estáis recibiendo un favor que os va a ayudar mucho o poco, pero que OS va a ayudar.

Y Yo que OS DOY TODO… Que estoy velando día y noche por vuestro cuerpo, por vuestra alma, por vuestras necesidades… Y NO recibo de casi nadie, un Agradecimiento a todas Mis Bondades.

Poneos en Mi lugar, ¿Qué sentiríais, Mis pequeños? De NO recibir ningún agradecimiento en vuestro hogar, de NO ser tomados en cuenta, de ser sólo un simple Proveedor de vuestras necesidades…

 Y ni siquiera, tener ese detalle de agradecimiento por el bien recibido. Y ahí es en donde demostráis, que tampoco hay amor hacia Mí.

Yo os amo, porque Soy vuestro Padre, porque Yo os creé y además, Yo Me prometí a Mí Mismo cuidaros. Y lo hago a pesar de vuestros pecados. Vosotros, primeramente NO agradecéis y segundo, os confiáis demasiado. Sentís que os merecéis TODO y seguís pidiendo…

Y a veces hasta exigiendo Mis Favores… Pero ciertamente habrá un momento en donde se pondrá en la Balanza todo lo que hicisteis en vuestra existencia.

¿Cómo estaréis? ¿Cómo habréis respondido a Mi Amor? ¿Cómo habréis respondido a lo que os he pedido? Primeramente para salvar vuestra alma, para acrecentar Mi Amor en vuestro corazón, para que trabajarais por vuestra propia salvación y en seguida, por la salvación de los que os rodean.

Vinisteis a eso, a llenaros de Mi Vida y a transmitirla a vuestros hermanos.

Satanás NO se cansa de burlarse de vosotros. Os ve pequeños, abatidos, APLASTADOS por el Pecado. ¿NO os dais cuenta Mis pequeños, que os estáis arrastrando por el Mundo?

Que NO camináis con dignidad, porque los pecados que lleváis sobre vuestras espaldas os doblegan, os hacen menos… Y vosotros mismos os sentís poca cosa ante vuestros hermanos, porque habéis destrozado vuestra alma y vuestro corazón, con los pecados que lleváis.

Pero a pesar de que os sentís así, NO buscáis la forma de liberaros de toda esa carga de pecados que traéis sobre vosotros.

Sois necios, tercos, tontos, porque Yo os he dado todo para que volváis a ese estado de Gracia. Y NO LO BUSCÁIS. Mi Hijo Jesucristo, os vino a traer todas Mis Promesas: Mi Amor, Mi Perdón. Pero pocos, muy pocos habéis reaccionado a TODO ese tesoro que os trajo Mi Hijo para vuestra salvación…

Y para que recuperarais la Paz en vuestro interior.

¡Sois necios y desperdiciáis tanto de Mi Gracia! Por eso SON tan pocos los que se van a salvar. Y… ¿Vosotros creéis que eso Me agrada?

Me entristece, Me duele que vosotros reaccionéis así. Que NO busquéis por vuestra perfección, que NO busquéis la santidad de vida, para que seáis como vuestros Primeros Padres antes del Pecado Original.

Entended que ellos eran Mis consentidos… Los creé como os dije, perfectos, santos… Y Me gozaba al estar con ellos, platicar con ellos, compartir de Mis Secretos con ellos. Es una desgracia que el hombre se acostumbre a lo Grande, a lo Bello…

Y cuando os acostumbráis a las cosas grandes, vosotros mismos las disminuís de valor. NO os dais cuenta lo que ES la grandeza de estar Conmigo, de contar Conmigo, de vivir para Mí y hacerMe gozar de vuestro amor.

¡Sois tan poca cosa! Cuando contáis con vosotros mismos, porque vosotros mismos NO OS RESPETÁIS como lo que sois. Entended que sois Mis hijos, que Soy vuestro Padre. Sois hijos de un Dios que os ama infinitamente.

Soy un Padre que os ama a tal grado, de que mandé a Mi Único Hijo para vuestra salvación.

¡Es tanto lo que Yo he hecho por vosotros, es tanto lo que Yo os he Dado! ¡Cuánta negligencia! ¡Cuánta terquedad de parte vuestra! Queréis seguir haciendo las cosas por vosotros mismos. Las hacéis como os agrada a vosotros…  Y eso, está muy lejos de la perfección.

¡Con cuánto error camináis en el Mundo y poniendo en riesgo vuestra vida! Porque si camináis viviendo el Error, éste os aconseja mal. Si vivís en el Error, NO ES posible que lo que hagáis sea perfecto o que os salga bien.

NO estáis buscando la Luz que despeja las Tinieblas, porque casi todos vosotros, vivís en las Tinieblas. Vuestra mente está obscurecida, taponeada. NO permitís que entren cosas bellas y santas a vuestra mente y a vuestro corazón.

Despreciáis todas las Enseñanzas que Yo os di en el Antiguo Testamento y las que Mi Hijo os dio en el Nuevo Testamento.

¿A dónde creéis que vais, llevando tanto error en vuestra vida, en vuestra actuación, en vuestra mente y en vuestro corazón? Creéis que vais por caminos correctos…

Y SATANÁS OS SIGUE ENGAÑANDO. 

ASPIRACIONES LEGÍTIMAS

Debéis poner más de vuestra parte, si queréis vivir eternamente Conmigo.

Ciertamente Yo perdono vuestros pecados y Me olvido de ellos.  

Los tiempos son difíciles ya. Y en cualquier momento se va a desatar la Furia de los elementos contra vosotros…

¿Tendréis acaso tiempo, para prepararos para la Gran Prueba?

Ciertamente que NO estáis preparados, la gran mayoría de vosotros. Si en este momento, vinieran grandes Catástrofes y NO pudierais confesaros, ¿Cómo estaríais?

Haceos vosotros mismos esta pregunta: ¿Cómo estaríais ante Mi Presencia, si en estos momentos murierais y os presentarais ante Mí? ¿Lograríais entrar al Reino de los Cielos u os perderíais por vuestros pecados, por toda la eternidad?

Os digo, la gran mayoría de vosotros, moriría eternamente. ¡Cuánto dolor Me causáis, porque NO Me amáis!  

Y si NO estáis preparados para bien morir… Que esto es, viviendo en estado de Gracia, quiere decir que NO Me amáis, que NO os interesa morir en estado de Gracia. Por tanto, vosotros mismos estáis preparando vuestro Futuro Eterno.

Me duele ver vuestra actitud, en la cual veo que NO os importa si morís en Mí o NO.

Pero desgraciadamente, cuando os presentéis ante Mí y al ver vuestra vida, veáis que NO tenéis los suficientes méritos para estar Conmigo eternamente…

En ese momento, os daréis cuenta de vuestra torpeza y será ya, demasiado tarde. YA NO habrá tiempo de vuestro Arrepentimiento.

Por eso os pido que estéis preparados Mis pequeños, en cualquier momento seréis llamados, ¿Cómo estaréis ante Mi Presencia?

Muchas veces, vosotros actuáis de la misma forma que el apóstol san Pablo y os quejáis de los ataques que tenéis del Enemigo.
Sabéis que YO nunca voy a permitir que ésos ataques os sobrepasen y que pueda Yo poner en riesgo vuestra salvación.

Si Yo permito que vosotros seáis probados por Satanás, lo Hago para vuestro crecimiento espiritual.

Entended que desde el preciso momento en el que un alma baja a la Tierra a servirMe, está bajando a un MEDIO HOSTIL. 

Espiritualmente hablando, Satanás es el Príncipe de este Mundo y crea un medio hostil para las almas que bajan del Cielo, como todos vosotros que bajasteis para servirMe.

Bajáis para cambiar todo esto que estáis viviendo, en un Mundo en donde se respire Mi Amor, se viva Mi Amor, se transmita Mi Amor.

Satanás se ha encargado de destruir el amor de las almas de todos vosotros. NO estáis viviendo lo que Yo os di desde el Principio.

Vuestros Primeros Padres fueron creados para gozar todo lo que Yo antes había creado y que vivieran agradeciéndoMe todas Mis Bondades y viviendo para agradarMe.

Os he dicho que vuestra creación iba a consistir en que Yo os llenara, continuamente, de bendiciones y que vosotros hicierais Mi Voluntad, y Mi Voluntad, es Amor.

Satanás convenció a vuestros Primeros Padres a que Me dieran la espalda y desde ese momento, todas las bellezas que Yo había creado para vosotros, quedaron alteradas. Antes se vivía en un Bien total y el Pecado Original, provocó que todo cayera al Mal.

Ciertamente se os haría muy raro, muy diferente, pero ciertamente muy bello, el que Yo os pusiera de repente, en los momentos antes del Pecado Original y que gozarais lo que gozaron vuestros Primeros Padres en un Principio.

Desgraciadamente, vosotros os habéis acostumbrado a vivir en el MEDIO HOSTIL en el que estáis viviendo, donde os atacáis los unos a los otros, donde NO os tratáis como verdaderos hermanos. Donde NO os ayudáis como os debierais ayudar los unos a los otros…

Y a compartir de los bienes Materiales y Espirituales que todos tenéis.

Os comportáis en una forma muy egoísta y mala. Muchas Virtudes y sobre todo el Amor se han perdido. Y como os dije, estáis viviendo en un medio adverso al Amor y vosotros NO fuisteis creados para ello. Vosotros vinisteis a la Tierra, para que fuerais instrumentos de Mi Amor…

Y al ser Instrumentos de Mi Amor, fuerais cambiando todo lo que estáis viviendo. Pero desgraciadamente, Satanás os convence y en lugar de pedir Mi ayuda, de pedir que Mi Santo Espíritu os ilumine y os guíe hacia la Verdad, NO sucede así. Y vosotros mismos os vais adaptando a esta forma adversa y pecaminosa de vivir.  

Esa es vuestra desgracia espiritual Mis pequeños, que NO vivís como debierais vivir. Pero lo peor de todo, es que NO Me pedís ese cambio en vosotros. Os conviene vivir como estáis viviendo, porque de la forma en que estáis viviendo, os podéis aprovechar de vuestros hermanos en las diferentes necesidades del ser humano.

En cambio, si vosotros vivierais como vivían vuestros Primeros Padres antes del Pecado Original, vosotros debierais servir a vuestros hermanos en el Amor.

Esto, prácticamente NO lo podéis ni siquiera vislumbrar, porque habéis perdido las Virtudes necesarias para ello, porque NO las habéis puesto a trabajar. Y por eso, Le debéis pedir a Mi Santo Espíritu, que os vaya cambiando en vuestra forma de ser; pero lo más importante: en la forma en que apreciáis lo que Yo os doy.

Os pido mucho, según vuestra manera de pensar. Y realmente NO es mucho lo que Yo os pido, es simplemente lo que Yo os pido y Mi Hijo os lo repitió: “amaos los unos a los otros como Yo os he amado”, así os lo pidió Mi Hijo.

Él vino a seguir y llevar a cabo Mis Órdenes Divinas. Y a pesar de todo el Dolor que Le causaron los hombres en ese momento y que ciertamente Le seguís causando, Él siguió adelante.

Fueron momentos de grandes Dolores que en Nuestra Santísima Trinidad LOS PADECIMOS, porque siempre estaMos Unidos.

El hombre, en momentos es muy cruel, es malo; porque os llenáis de la Maldad de Satanás. Muchas veces escucháis más a Satanás, que a Mí vuestro Dios. ¿NO os dais cuenta Mis pequeños, que Yo os quiero llevar a la perfección? 

Y hablar de perfección, es que Yo os pueda regresar a esos bellos momentos que tuvieron vuestros Primeros Padres, antes del Pecado Original.

Como os dije: NO os podéis imaginar las bellezas tan grandes que Yo les había otorgado a vuestros Primeros Padres, ANTES de que las perdieran con del Pecado Original.

Vosotros habéis sido creados para que fuerais los Reyes de la Creación. Para que trabajarais para Mí, vuestro Dios y que además de gozar toda la Creación, la cuidarais.

Ciertamente, Me podríais decir ahora que NO estáis capacitados para ello, porque es tan vasta la Creación, que NO tenéis los conocimientos para lograrlo…

Y Yo os digo que vuestros Primeros Padres y sus descendientes, iban a tener y de hecho Tenían antes del Pecado Original, las Capacidades para mantener la Creación a los niveles en que fue creada.

Vuestros Primeros Padres tenían el Conocimiento Infuso y esto es: que tenían el Conocimiento directo de Mí, NO necesitaban estudiar como ahora lo hacéis, para conocer cómo debéis llevar vuestra vida y cómo os debéis comportar para hacer Mi Voluntad.

Vosotros debéis meditar más profundamente, todo esto que os digo, porque fuisteis creados para ello, para ser los Reyes de la Creación y para mantener la Creación en un estado bellísimo, como Yo la creé, pero todo se perdió por el Pecado.

Como os dije, NO tenéis un punto de comparación como para poder decir: la Creación antes del Pecado Original era así y ahora está así, de otra forma.

Ciertamente, os falta conocer como era la Creación, antes de la caída por el Pecado. Pronto y cuando menos os imaginéis, se darán los grandes cambios que os irán preparando para Mi Triunfo y con Mi Triunfo, venga ese cambio tan necesario para todo lo Creado.

Ciertamente el hombre, a pesar de la Purificación que vendrá, TODAVÍA quedará afectada su alma por el Pecado Original. El alma quedará Liberada del Pecado Original, hasta que venga el Juicio Final.

Pero ciertamente vienen momentos muy bellos en donde os voy a enseñar a vosotros, las almas que quedéis después de la Purificación, cómo era antes todo lo creado.

¡No tenéis idea, Mis pequeños, el Dolor que Me causó esa traición de vuestros Primeros Padres! Eran los iniciadores de la Creación humana, hechos a Imagen y Semejanza Mía, en lo espiritual.

Eran perfectos, eran santos, eran bellísimos. Todo lo que Yo creo es perfecto y lo perdieron. Perdieron todo: Virtudes, dones, carismas, capacidades preternaturales, capacidades que vosotros ahora, ni siquiera imagináis que existan y que pueda tener el hombre.

Todo eso tenían y más, porque Me tenían a Mí en pleno. Y os he dicho que el Amor es dinámico y ellos y vosotros ibais a ser los descendientes del Amor. Íbais a seguir teniendo regalos inmensos Míos y lo único que Yo les pedía: era amor y obediencia. Y fallaron. Fallaron vuestros Primeros Padres, Me Desobedecieron y perdieron todo.

Adán y Eva fueron creados en perfección, pero con el libre albedrío. Yo NO presiono, Yo os doy Libertad, como la tuvieron también los ángeles. Y Satanás utilizó esa libertad y FALLÓ también.

El hombre tiene la Libertad de actuación. Y falláis mucho. Pero porque os amo y conozco vuestra pequeñez, Me acerco al hombre y lo sigo perdonando.

Sois Mis bebés, sois Mis pequeñitos que apenas estáis aprendiendo a caminar y Yo NO os puedo tratar como a un alma adulta, un alma madura.

Y así como en la escuela, cuando vais adquiriendo más conocimiento y vais empezando a vivir una vida más seria, una vida comprometida, empezáis a ver todo en forma muy diferente a cuando erais pequeñitos.

Todos vosotros tenéis obligaciones humanas; pero sobre todo, Obligaciones Divinas para Conmigo, vuestro Dios.

Pocos se dan cuenta de ello y fincan su existencia solamente en las obligaciones del Mundo y NO os acabáis de dar cuenta. O NO queréis ver la realidad de vuestra existencia: que vinisteis a la Tierra, que se os dio el Don de la vida para servirMe y primeramente hacer Mi Voluntad.

Y el hacer Mi Voluntad, es vivir de acuerdo a lo que a Mí Me conviene para el bien vuestro.

Entended bien esto, Mis pequeños: Yo Soy vuestro Dios, os conozco perfectamente. Vosotros vinisteis a la Tierra a servirMe, os amo infinitamente.

 Entended muy bien esto: os amo infinitamente y si os ordeno algo, es para vuestro bien, NO para que seáis Mis esclavos. NO es para que Yo os coarte vuestra libertad y os obligue a hacer algo que vosotros NO queráis hacer porque sea para vuestro mal.

Si Yo os pido algo Mis pequeños, es para que vosotros os donéis plenamente a Mi Voluntad. Para que Yo os tome como tomé a Mi Hijo Jesucristo. Y así como Él hizo lo que Yo Le pedí, también vosotros debéis ser como Él, para que Yo os tome y hagáis las cosas como Yo os lo ordene.

Entended Mis pequeños que el Perfecto Soy Yo, NO vosotros, pero Soy el Perfecto en todos sentidos. Perfecto en el Amor, Perfecto en las Virtudes, NO PUEDE HABER MALDAD en Mí…

si Yo os doy una orden, es una orden Divina, llena de Amor. NO os estoy pidiendo algo para que vosotros sufráis, para que vosotros os sintáis como esclavos. Y además, que os podáis sentir como encarcelados con Mis Ordenes Divinas, porque Yo os coarte vuestra libertad y vuestra forma de pensar y de actuar.

Cuando Yo os pido algo, primeramente lo vais a gozar, porque Me estáis sirviendo a Mí, vuestro Dios. Os he escogido entre millones de personas alrededor del Mundo y del Universo, para servirMe.

Os estoy dando un lugar muy especial ante todas las almas creadas del Universo entero.

Cuando os pido que Me sirváis, que seáis Mis Verdaderos hijos, generalmente lo echáis a perder por consejos de Satanás. Él os llena con ideas negativas, os hace creer que os estoy esclavizando y que os estoy coartando vuestra Libertad.

Vosotros NO tenéis el Discernimiento Santo de daros cuenta de la Gracia tan grande que es el Don de la Vida. Y por tener este don y al servirMe, sois almas especiales. ¡Cuántas almas pierden la oportunidad de servirMe correctamente, porque quieren actuar según lo que les conviene en lo personal!

Y Mis Juicios, son muy diferentes a los vuestros. Mis intenciones, siempre están envueltas en Amor. Yo busco vuestro crecimiento espiritual y aún humano, de la mejor forma. Y vosotros desaprovecháis todo esto y vivís en la mediocridad.

NO buscáis el servirMe, NO buscáis el donaros. Os estoy pidiendo Yo vuestro Dios y Creador, el que Me llevéis a todos lados. El que saquéis de vosotros vuestro “yo” y Me dejéis entrar amplia y totalmente, en vuestro ser.

¡Os falta tanto, Mis pequeños! A pesar de que os heMos consentido, y despreciáis lo que se os ha dado. ¡Cuánta maldad sigue habiendo en vuestro corazón! NO queréis vivir para vuestro Dios y de esta forma salvar almas, muchas almas que tanto lo necesitan.

Entended ¡YA! Mis pequeños, que el tiempo es corto. Para que aprovechéis el tiempo de vuestra vida para salvar almas.

NO OS IMAGINÁIS EL DOLOR INMENSO DEL SUFRIMIENTO DEL PURGATORIO… 

Y NO DIGÁIS DEL INFIERNO.

 Y por eso, como almas que estáis de paso aquí en la Tierra y que tenéis un poder muy grande sobre Mí, que es el de la INTERCESIÓN por vuestros hermanos, podéis hacer grandes cosas por vuestros hermanos. Por los que están en el Purgatorio, y por aquellos que están misionando.

LOS CARISMAS EN SAN MARTÍN DE PORRES

Mi Hijo os dijo: «PedidMe todo lo que queráis y os lo concederé.» Sois otros Cristos y Yo vuestro Padre lo recalco y os digo: Todo lo que Me pidáis, en Nombre de Mi Hijo, os lo daré.

SoMos la Trinidad. Os creé y a la vez, estoy a vuestro servicio. Esto es algo que vosotros NO entendéis por vuestro Egoísmo. Cómo Dios Todopoderoso se abaja a Su creatura y se vuelve su Servidor. NO entendéis tanto Amor de parte Mía hacia vosotros.

Por eso os he pedido que os dejéis mover por Mí PLENAMENTE, para que entréis profundamente en ese Mundo espiritual que NO conocéis en totalidad, que es el Mundo del Amor.

Por el Pecado vosotros os aprovecháis del amor de vuestros hermanos y aún de Mi Amor Divino. NO habéis madurado en el Amor, vivís solamente para vuestro bien. No queréis ver la realidad de vuestra existencia, que se simplifica en una sola palabra: Amor.

En el momento en que vosotros entráis en Mi Mundo Divino que es el Amor, pero el Amor profundo, el Amor que nace del Amor y que se da también, con el amor de vuestro corazón; en ese momento cuando empezáis a madurar en el Verdadero Amor, es cuando empezáis a entender Mi posición de Padre, de Creador, de Salvador.

Necesitáis Mis pequeños, soltaros a Mi Voluntad. Necesitáis vivir en lo profundo de Mi Corazón. PedidMe que Yo os dé Mi Corazón y que quite el vuestro de vuestra persona… Y que Mi Corazón, quede en lugar del vuestro.

Son Milagros, son peticiones Divinas a las que NO estáis acostumbrados a vivir o ni siquiera a imaginar. Y por eso os las nombro, para que empecéis a entender las Delicadezas de Mi Amor que Yo quiero que gocéis.

Estáis en la Tierra para servirMe y para crecer en el Amor, pero por lo visto, NO ponéis mucho de vuestra parte NI Me lo pedís.

NO queréis tener un cambio inmenso y bellísimo y os volvéis como santo Tomás: necesitáis tocar, necesitáis ver para creer. Y os repito estáis muy fallos en la Fe, NO dais lo que debierais dar, que es vuestra total donación a Mi Petición de Padre y Creador vuestro.

Entended que vosotros NO PODÉIS vivir por vosotros mismos. Vuestra alma, la vida de vuestra alma y de vuestro cuerpo, dependen totalmente de Mí. ¿Os podríais mover en total libertad y en seguridad en el Mundo, si NO Me tuvierais a Mí, Mis pequeños? Bien, bien sabéis que NO.

Bien sabéis que necesitáis de Mí, para que paséis por el Mundo sin tantos problemas, como muchos otros de vuestros hermanos pasan.

Vuestro futuro es muy bello, pero solamente si vosotros, en total libertad, queréis tomarlo. Yo NO os presiono, pero ciertamente, os necesito.

NO ES LO MISMO CREER EN DIOS, QUE CREERLE A DIOS

Yo NO PUEDO actuar sobre vosotros y sobre vuestros hermanos, si NO Me lo pedís y Me dejáis actuar en total libertad. Pero si Me lo pedís, NO Me impongo, Yo os pido permiso. Soy vuestro Dios y puedo hacer todo; pero solamente si vosotros Me lo pedís.

Os repito: ESTÁIS EN UN MUNDO ADVERSO, tanto para el bien de vuestro cuerpo; pero sobre todo, para el bien de vuestra alma.

Si queréis vivir en total libertad, pero protegidos y guiados por Mi Sabiduría Divina y Mi Amor, os deberéis dejar mover por Mi Voluntad.

Confiad, confiad en Mí, vuestro Dios. Que de Mí, solamente puede salir Amor y entended nuevamente, que en el Amor absoluto que poseo Yo, NO puede salir ni una pizca de Maldad. Si Me tenéis a Mí, tenéis todo el Amor que os podáis imaginar.

DejadMe, pues, que Yo actúe en vosotros y os pido que vosotros actuéis plenamente para servirMe, para servir a vuestro Dios.

YO NO OS ESTOY CASTIGANDO. ES vuestra necedad y soberbia que el mismo Maligno suscita en vosotros, quien os castiga.

Escoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual. En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor. Os Amo y Os espero al final del camino, a las puertas de Mí Reino Celestial.

Ya de Nuevo en Nuestro Mundo. Ahí estaré como Padre Amoroso os estrecharé junto a Mí Corazón, para gozar en vosotros Mí Amor. Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Yo os Bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo

http://diospadresemanifiesta.com/

F62 EL SECRETO DE LA PERFECCIÓN


PADRE-santa-faz-rostro-real-de-dios-padre-Queridos hijitos Míos, hoy os quiero hacer una ligera semblanza didáctica sencilla, pero entendible, sobre el Cielo, el Purgatorio y la Tierra.

El Cielo es vuestro hogar, en donde vivís, del cual vivís Conmigo y gozáis aún antes de bajar a servirMe. El Cielo siempre ha existido, no tiene principio ni tendrá fin, ya que es parte de Mí, como lo sois también vosotros. El Cielo y su gozo lo constituye Mí Amor.

Cuando el alma decide, por propio libre albedrío, bajar a servirMe, como Mí Hijo lo hizo, atendiendo una necesidad de Mí Corazón, en la ayuda a sus hermanos y la difusión de Mí Amor como alimento y vida, Yo le concedo el Don de la Vida.

El Don de la Vida como ya os he explicado, es un Don excelso concedido a algunas almas, a las que Yo escojo para bajar a servirMe. No todas las almas tienen la oportunidad de bajar y el tener el Don de la Vida.

san-francisco-crucificado

«CRUCIFÍCAME, SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO, PORQUE TE ADORO SOBRE TODAS LAS COSAS» Yo merezco la Cruz por mis pecados y quiero bajarte, para que vivas dentro de mi corazón y tomes las riendas de mi vida. Y yo viva para tí y que a través de mí, sigas viviendo para mis hermanos…»

Es un honor grandísimo para el alma y un gozo para Mí vuestro Dios, al ver que el alma se ofrece a su Dios en amor y sacrificio, para servirMe en la Tierra.

El alma goza en el Cielo antes de bajar, pero podría decirles que su gozo el limitado, según su nivel de creación. El alma que regresa después de su misión por la Tierra, alcanza niveles superiores de gozo; porque fue escogida por Mí, se donó, se sacrificó por Mí en sus hermanos.

NO sucumbió a las tentaciones fortísimas del Mal y regresó triunfante. El Gozo del alma triunfante se vuelve superior, porque Yo así premio su donación libre y espontánea por servir a su Dios.

las-moradas-

Mi hijo Pablo, apóstol de Mí Hijo Jesucristo os habló algo de ésto, al deciros sobre la existencia de “varios Cielos” a los que otra gran santa les llama “moradas”.

Según haya sido vuestro desempeño, con la misión que os concedí para llevar a cabo sobre la Tierra, podréis alcanzar diferentes niveles de gozo en el Cielo a vuestro regreso. En todos los niveles el gozo es total, pero como sabéis, no es lo mismo llenar hasta el borde un recipiente grande, que uno pequeño.

Si amasteis y os distéis por completo, durante vuestra vida por Mí, en vuestros hermanos; vuestro “recipiente”, vuestra capacidad de gozar en Mí Cielo, será mayor. Si os distéis menos por los demás, para Mí Amor a vuestros hermanos, vuestro gozo será menor. Si casi no os distéis, pero al menos algo pequeñito distéis, el gozo que os dé será casi del mismo nivel que teníais antes de bajar.

corona

El gozo que os dé en cada nivel será total, de modo que NO podréis envidiar el gozo que tenga un alma en un nivel superior, debido a que Yo colmaré plenamente el “recipiente”, vuestra alma, según lo crecida que regrese después de su paso por la Tierra, por haber vivido en el Amor y haberlo dejado en las almas de sus semejantes.

Si distéis mucho amor y alimentasteis correctamente a vuestra alma, ella llegará muy crecida, muy madura en el Amor y ella será colmada, como premio a ésa donación.

Si en cambio, NO distéis mucho amor, distéis lo mínimo u os salvasteis por intercesión de otros, no por méritos propios, vuestra alma llegará pequeña, raquítica, pero aún así la colmaré. Su gozo será pequeño, como pequeño y raquítico fue el amor que dejó en la Tierra.

No podrá desear más, porque NO supo amar más y tampoco envidiará a las almas más crecidas y con más gozo, porque NO le podrá “caber más amor” a su recipiente pequeño, a su alma poco crecida.

talento

Esto Mí Hijo os lo ejemplificó con los talentos. Aquella alma rica en talentos, ella admira Mí obra en ella, siente la responsabilidad, pero se dá a sus hermanos y dá todo. Por eso “al regresar al amo”, o sea a vuestro regreso a Mí Reino a vuestro Hogar, Yo le agradezco su buen servicio y le doy más, porque fue fiel en lo poco y ahora le doy mucho más en Mí Reino.

Al que se le dieron menos talentos y también los puso a trabajar, se le dá de la misma forma que al primero y se le premia según su nivel de donación… Pero NO así al que, aunque se le dio poco y sintió la responsabilidad con su Dios, tuvo miedo y no hizo nada por Mí Reino entre vosotros.

A éste no sólo se le quita lo que se le dió, sino se le reprende y lo que tenía se le dá al que se le dió más, porque es un alma en la que puedo confiar para trabajar en las cosas de Mí Reino.

eden-expulsados2

La Tierra, lugar de la Creación del hombre, sufrió una fuerte caída al cometerse el Pecado Original en ella. Toda la Tierra, Mí Creación, las almas al encarnarse, todo lo creado sufrió por tal Pecado.

La misión de las almas es la de ayudarMe a conseguir para la Tierra, para Mí Creación, para el hombre, su nivel de perfección en el cuál fue creado. Para daros a conocer la forma “ideal” de hacerlo, os mandé a Mí Único Hijo, Jesucristo para que os enseñara el Camino para lograrlo.

Os dio Mis Leyes y Preceptos de Amor. Os dio Mis Enseñanzas y os dejó su Vida en la Sagrada Eucaristía.

consagracion

El alma baja de la misma forma que bajó Mí Hijo, con una donación total, la diferencia estriba en que la Esencia Divina de Mí Hijo, no se podía manchar por el Pecado Original.

Esto es porque Soy Yo Mismo en Mí Segunda Persona y como Dios, Yo tengo todo el Poder y la Gracia Divina para NO mancharMe con algo que es infinitamente más pequeño que Yo: el Pecado Original, causado por la desobediencia de vuestros primeros padres.

El Pecado afectó a la materia creada de la cual tomáis cuerpo y al encarnaros, vuestra alma va a ser afectada en vuestro desenvolvimiento sobre la Tierra.

Si el alma toma del alimento debido –Oración, vida de amor, Eucaristía-, esa alma estará fuerte para vencer las Insidias del Mal, en el campo de batalla.

batalla

Si el alma NO se alimenta bien, esa alma estará muy atacada y si no es vencida, por lo menos muy herida quedará a su regreso a Mí Reino, cuando Yo la mande llamar.

Este campo de batalla –Tierra- está ahora al mando del Príncipe del Mundo, quien os atacará continuamente para que dejéis Mí Amor y Mis Enseñanzas, además de tratar de haceros caer en la perdición eterna para que NO podáis regresar a Mí Reino, vuestro Hogar.

Las almas sufren caídas, quebrantos, éxitos, durante el tiempo de vida que os concedo. Cuando se os termina el tiempo de vida que os concedo para servirMe, os mando llamar a cuentas… Y como administrador de Mis Bienes, os hago un recuento de vuestra vida.

Y así es cómo en vuestro juicio personal se os dará Vida Eterna con el nivel de Gozo que lograsteis, según vuestros méritos.

batalla-guerrera

O se os dará Dolor Eterno, si en lugar de trabajar para Mí en la salvación de vuestros hermanos, en su crecimiento y apoyo espiritual en la lucha, os volvisteis instrumentos del Mal y le servisteis para matarlos espiritualmente.

El Purgatorio es el “hospital” de las almas heridas en misión. Prácticamente ninguna alma llega sana y limpia a Mí Presencia al final de su vida. Todas han sufrido “heridas” y llegan con cicatrices de odios, envidias, rencores, mentiras…

Caídas mortales de pecados graves que aunque ya perdonados sus pecados, tienen que purgar por su mal proceder. El Purgatorio “sanará” todas esas heridas que el Demonio os causó, porque vosotros lo permitisteis en alguna etapa de vuestra vida.

Las almas van al Purgatorio a cerrar heridas, a hacer desaparecer cicatrices profundas, a limpiar y restaurar vuestras vestiduras, para poder entrar a vuestra Casa Eterna como dignos hijos de Rey, quien os recibirá con los brazos abiertos a invitaros al gozo eterno.

gran tribulacion apocalipsis-completo-68-638

Hijitos Míos, que esta pequeña explicación os haga reflexionar sobre vuestro paso por la Tierra y tened presente que vuestra misión es algo muy serio para el Cielo.

Os he concedido el Don de la Vida porque fuisteis escogidos por Mí, vuestro Dios, para ayudarMe a levantar la Creación al nivel Divino del Principio. He puesto Mí Confianza en cada uno de vosotros, dándoos diferentes talentos para ser puestos al servicio de la salvación eterna de vuestros hermanos… Y según los uséis, así será vuestro Premio Eterno.

El tiempo es corto y tampoco sabéis cuándo os he de llamar a cuentas, así que reparad vuestro camino pasado y emprended ya desde ahora, un nuevo camino basado en Mis Leyes y en Mí Amor.

Yo Soy el Buen Dios que perdona todo un pasado lleno de maldad y al olvidarlo, os da la oportunidad de ganaros un buen lugar en Mí Reino, vuestro Hogar de Siempre.

dios-dineroTodos vosotros tenéis necesidades de diferente índole. Si tenéis mucho de lo material y creéis que NO tenéis necesidades, estáis faltos de lo espiritual y viceversa. Mi Hijo os dijo que NO podíais servir a dos amos o estáis Conmigo o estáis en contra de Mí y le estáis sirviendo al enemigo.

Debéis escoger Mis pequeños en vuestra vida, a quién serviréis. NO necesariamente padeceréis falta siempre de lo material si estáis Conmigo. NO por el hecho de escoger la mejor parte que es vivir Conmigo y vivir bajo Mi Voluntad, bajo Mis Mandamientos, vais a perder también lo material.

 ¡No! Mis pequeños, si aceptáis Mi Voluntad en vuestra vida, Yo os daré todo; porque sabré y sé de antemano, que vosotros NO Me haréis a un lado, si tenéis de lo material.

Muchos de vuestros hermanos se sienten satisfechos al tener mucho de lo material. Ya NO tienen la Oración de Invocación, NI en su corazón, NI en sus labios. NO vienen a Mí, ni siquiera para agradecer lo que Yo les he dado.

avaricia

Todos vosotros recibís de Mí lo material y lo espiritual. Pero es tan fuerte el hecho de tener de lo material, que las almas se olvidan de Mí, se obsesionan, se creen satisfechos. Presumen de lo material y si buscáis un poquito debajo de ellos, si rascáis un poquito en su alma, veréis que NO tienen ellos prácticamente ningún soporte espiritual.

Orad también por éstas almas que se han obsesionado con los bienes de la Tierra, porque éstas almas NO están previendo su futuro eterno. Se sienten complacidas con ellas mismas de arreglar su futuro terreno, de tener posesiones, muchas riquezas, ahorros grandes, etc., buscando solamente lo material.

Están llenas de lo material y tan llenas están, que NO cabe lo espiritual en su vida. Programan su existencia para vivir en cuerpo y alma buscando lo material.

Se hacen compromisos grandes y continuos para vivir en lo material, para vivir dentro de una sociedad material. Escogen a sus amistades, escogen sus grupos, escogen una vida en la cual, estos hermanos vuestros están viviendo una irrealidad.

avaricia y pobreza

Creen ellos estar por sobre los demás de sus hermanos, gozando más que los demás. Gozando los bienes materiales, que Yo les permití en gran medida tener, pero para que hicieran el bien. Se sienten superiores y viven una irrealidad, porque NO tienen ningún apoyo sólido para lo espiritual.

Y así, ése mundo privado de ellos, que han creado para vivir entre ellos con los bienes materiales, se les derrumba rápidamente cuando se tienen que presentar ante Mí. Les permito un tiempo antes de regresar a Mí, de que se den cuenta de su error…

De que crearon un mundo de fantasía, un mundo de pecado, un mundo de falsedad, que desperdiciaron el tiempo de su vida para hacer el Bien a sus hermanos y no Me dieron nada a Mí, vuestro Dios.

Los bienes que les concedí para que en un momento dado repartieran entre sus hermanos necesitados, los utilizaron con gran desperdicio, comprando tantas cosas y según ellos tan valiosas y exclusivas; que desperdiciaron lo que a muchos de sus hermanos les hubiera servido para siquiera vivir o alimentarse un tiempo más.

0san-lazaro-de-betania

SAN LÁZARO DE BETANIA

¡Cómo desperdiciáis, Mis pequeños, vuestra vida!, ¡Cómo desperdiciáis de los bienes que os permito tener! En lugar de comparar el Cielo, compráis vuestra perdición eterna. Usad de los bienes de la Tierra, usad de los bienes materiales para ganar el Cielo. NO utilicéis las riquezas que tenéis para hundiros en la condenación eterna.

Ahí está la Sabiduría que debéis pedir y Me la debéis pedir a Mí, vuestro Dios: ¿Cómo os debéis comportar a lo largo de vuestra existencia?

Y eso Me lo debéis preguntar todos los días de vuestra vida y eso es vivir bajo Mi Divina Voluntad. Es vivir con Sabiduría, es vivir con humildad, es vivir sabiendo que NO sois dueños de vuestra vida y que necesitáis una guía sabia que os lleve por caminos de perfección.

Sí, Mis pequeños, os remarco tanto esto, porque sois mediocres, os conformáis con tan poco y NO queréis buscar la perfección de vuestra vida.

hagase-tu-voluntad

NO os imagináis cómo Me alegro con ésas almas que buscan la perfección y la perfección la lográis, teniendo como ejemplo a Mi Hijo, comportándoos como Él, viviendo de acuerdo a como Él vivía.

Y Él vivía también bajo Mi Divina Voluntad. Éste es el secreto de la perfección y espero lo entendáis bien, Mis pequeños.
Hijitos Míos, el hecho de que os volváis verdaderos instrumentos Míos, os dan capacidades enormes. Por un lado, vosotros os dejáis mover como instrumentos libres, para que Yo os lleve a donde Yo quiera, que deis el ejemplo que Yo quiera, que platiquéis a vuestros hermanos de lo que Yo quiera.

Cuando os dejáis mover, según Mi Divina Voluntad, gozáis. Gozáis el ser instrumentos libres para Mi Amor. Pero, por otro lado, os doy también otra Bendición, de que vosotros mismos os deis cuenta de tantas cosas que podéis hacer al ser instrumentos e intercesores.

EVANG JESUS FUSION

Os dejáis mover por Mí, pero también Me pedís a Mí, vuestro Dios, que os dé Gracias y Bendiciones extras, para que vosotros podáis interceder en vuestro libre albedrío por vuestros hermanos, que podáis obrar para su bien, que podáis amarlos como Mi Hijo los amaría.

Vosotros os volvéis verdaderos instrumentos celestiales que transmitís Mi Amor y transmitís también vuestro amor.

El ser instrumentos y el estar sueltos totalmente a Mi Divina Voluntad, no os resta a vosotros vuestra libertad de acción, seguís siendo libres y podéis hacer, dentro de ésa libertad, tantas cosas de Bien para vuestros hermanos y así es como amo más, Mis pequeños.

Porque entráis a formar parte del Cielo y vivís el Cielo en la Tierra, porque estáis viviendo como Yo quiero que viváis, y esto es santamente, atrayendo almas hacia Mí, viviendo interna y externamente en forma auténtica, santos, donados, salvadores, como lo es Mi Hijo.

fusion-persecucion

Tomaréis Su presencia, Él os tomará y os reconocerán como hijos verdaderos Míos, por llevar paz y amor a vuestros hermanos, por llevarles Sabiduría excelsa, que solamente os puede dar Mi Santo Espíritu.

Ciertamente, una gran mayoría de vuestros hermanos no os entienden, os hacen a un lado porque les estáis hablando en otro idioma. Pero vosotros con prudencia y Sabiduría, deberéis moverlos hacia la conversión, hacia la búsqueda del Verdadero Amor, hacia la búsqueda de las Virtudes, hacia la necesidad de regresar al Reino de los Cielos.

Todo lo podréis obtener si estáis Conmigo y si tenéis ésos deseos santos en vuestro interior. No hay nada imposible para Mí vuestro Dios, Yo os puedo hacer crecer a niveles espirituales que ni vosotros mismos os imagináis, pero necesito estar seguro de vuestra autenticidad de vida.

00milagros y fe

Cuando vosotros estáis preparados por Mí y vosotros aceptáis ése cambio de vida, con donación completa hacia Mí, es cuando Yo puedo hacer grandes obras a través de vosotros, porque ya no os verán a vosotros, ya Me verán a Mí.

Y vosotros habréis crecido con suficiente humildad para aceptar ésta realidad, ya NO buscaréis ser protagonistas, sino sencillos siervos del Señor.
Yo os Bendigo, Mis pequeños, os llevo en Mi Corazón. Amaos los unos a los otros, os lo pidió Mi Hijo. Bendecid estos momentos en vuestra vida y agradecedMelos, son momentos de Gloria.

Os amo, os amo, Mis pequeños, y dejadMe ser vuestro Dios en vuestra vida, en total libertad.
Os amo, Mis pequeños y os Bendigo en Mi Santísima Trinidad.

Yo os Bendigo en Mi Santísimo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, salvador de todo el género humano y en el de Mi Santo Espíritu de Amor. Recibid todo el amor maternal y cuidados de mi Hija, la Siempre Virgen María.

ESP-SANTO-TRINIDAD En20Dios20estC3A120la20fuerza20y20e

http://diospadresemanifiesta.com/

P189 LA FUERZA DEL AMOR


padre-jesus-christ-heaven-hd-wallpaperSeptiembre 29 de 2016

Hasta que no os arrodilléis, y Me pidáis perdón, volverá la paz a vuestro mundo

Hijitos Míos, muchas almas necesitan de vuestra ayuda. Yo vuestro Hermano Jesucristo, sabía perfectamente a lo que venía a la Tierra. Conocía perfectamente Mi Misión y Obedecí a Mi Padre al hacerlo.

Vosotros estáis en estos momentos, casi como Yo la pasé, para la salvación de los hombres. La diferencia estriba en que vosotros NO conocéis perfectamente, lo que va a pasar con vuestro ser. Yo lo sabía perfectamente. Y aun así, la acepté.

Acepté Mi Misión con gusto, a pesar de los ataques tan fuertes que tuve. Y lo digo con gozo, porque siendo Dios Yo iba a sacar adelante para la salvación, a infinidad de almas. Os iba a abrir las Puertas del Cielo… Y Yo quedaría como Maestro del Amor, aquí en la Tierra.

maestro-del-amor

Os vine a Enseñar cómo se vive en el Cielo. Pero sobre todo, os vine a dar la pauta a seguir del cómo podéis tomar lo malo que llegue a vuestra vida. Y convertirlo en causa de salvación para muchas almas.

En estos tiempos, los que estéis con Nuestra Santísima Trinidad, podréis acudir a Nosotros para que vuestra Donación se dé, por la salvación de vuestros hermanos a través de Mis Méritos, los Méritos que sabéis que padecí por vuestra salvación.

Recordad que NO solamente Mi Donación consistió sólo en Mi Pasión. Os he explicado antes, que Mi Donación fue desde el momento en que Mi Padre, Me pidió bajar a serviros. Sí, Mis pequeños. Os vine a servir, Me vine a dar por vosotros. Vine a convertir a este Mundo lleno de Pecado, de Maldad, tomado por Satanás; a convertirlo en un mundo en el cual se pudiera vivir el Amor y todo lo que Yo os enseñé y que está en las Sagradas Escrituras.

0amad-a-vuestros-enemigos

Mis pequeños, en ningún momento claudiquéis. Las Pruebas que se vendrán, os ayudarán a que alcancéis la santidad de vuestra vida. Se os ha ido preparando espiritualmente para lo que viene. Y tendréis también la oportunidad de vuestra Prueba. PedidMe la Sabiduría Santa para que Ella actúe en vosotros y que podáis ser ejemplo para vuestros hermanos.

Gozad estos momentos, Mis pequeños. Y os digo que los gocéis, porque vosotros sois la generación que vivirá el Cambio. Sois una generación escogida por Mi Padre, para que se muestre el Poder Bondadoso de Su Mano Divina, escogiendo las almas que se han de mantener y aquellas que van a tener que ser eliminadas de la Tierra, porque no quisieron ser almas buenas.

Vuestra posición Mis pequeños, os he dicho es Oración, Sacrificios, Penitencias, el ejemplo que debéis dar a vuestros hermanos. Ejemplo vivo de Mi estancia en vosotros.

jesus-vive-en-mi

NO CLAUDIQUÉIS, AUN EN LOS MOMENTOS DIFÍCILES; siempre habrá una salida que os podreMos dar para que sigáis adelante. Estando Conmigo todo es fácil. Ciertamente a Mí Me dolió, pero os enseñé CÓMO seguir el Camino para la santidad. CONFIAD, confiad y gozareis de Mis Bienes.

Creáis o no creáis, Mis pequeños…  Creáis o NO CREÁIS, Yo estoy con vosotros.

Satanás os ha llevado al Error. Os ha llevado solamente a buscar las cosas del Mundo. Os ha inculcado una vida material; quitándoos a vosotros, la Verdadera Vida en la que debéis vivir, que es la espiritual.

tema-papa-semana-santa-6-16-638

Vinisteis como Corredentores a este mundo. Me estáis ayudando a la salvación de vuestros hermanos y esto os lo pagaré inmensamente, en el Reino de los Cielos. Porque bajasteis también a sufrir, cómo Yo sufrí por vosotros. 

Yo os salvé con Mi Donación y vosotros con vuestra donación, con vuestra Cruz de cada Día os estáis donando también, por la salvación de muchos hermanos vuestros.

No desperdiciéis Mis pequeños, esta vida que se os ha concedido para salvar almas al llevarles a Mi amor, lo cual os va a dar vuestra santificación al final de vuestra Misión.

santidad papa juan pablo ii

El tiempo es corto, aprovechad Mis pequeños lo que tenéis ahora. Ciertamente estáis protegidos por Mi Gracia. Viviréis y viviréis eternamente porque Me habéis estado buscando, porque Yo no Me escondo para aquellos que están buscando con Fe, Mi Presencia en su vida.

La Fe es importantísima, Mis pequeños. Cuántas veces os he dicho que los Milagros se obtienen por la Fe que vosotros tengáis, en lo que hacéis y en lo que pedís. Vosotros estáis obligados a hacer Milagros y el Milagro es una obra de amor, que sale de lo profundo de vuestro ser.

Cuando veis a un hermano vuestro padeciendo alguna necesidad, vosotros con FE, podéis ayudarle. Ciertamente, debéis respetar Mi Voluntad. Muchas veces, lo que vosotros veis en vuestros hermanos, que creéis que están necesitados por lo que padecen, Mi Voluntad dice otra cosa. 

OBEDIENCIA CARISMAS san-martn-de-porres-MILAGROS3-728-2

Y vosotros con lo que padecéis, podéis ayudar a muchísimas almas a vivir nuevamente, gracias a vuestra necesidad, a vuestro dolor, OFRECIDOS.

Es vuestro sacrificio el que salva. Es vuestro amor el que enriquece a las almas. Es vuestro ejemplo, el que mueve a muchísimas almas a la conversión.

Dejaos Mis pequeños, que Yo vuestro Dios os mueva y os lleve a la perfección. Y ciertamente gozareis inmensamente, el Reino de los Cielos. Porque os donasteis, respetasteis Mi Voluntad y os dejasteis llenar de Mi Vida, para transmitirla a vuestros hermanos.

prueba y milagro

Cuando intentáis esto Mis pequeños, que Me dejéis Vivir a Mí en vosotros, es cuando habréis alcanzado la santidad de vida. Os habréis donado, como Yo Me doné por vosotros, por vuestra salvación eterna.

Os he dicho que vosotros sois muy pequeños, vuestras oraciones ciertamente, las decís con todo vuestro corazón algunos de vosotros. Y otros, NO las hacéis con tanto sentimiento como para que tengan la Fuerza para que se dé en Fe, lo que estáis pidiendo.

Recordad Mis pequeños, que cuando Yo pasaba por la Tierra, cuando os di Mis Enseñanzas, cuando os enseñé Mi Amor; Yo les imponía en cierta forma ése requisito, que tuvieran Fe.

MILAGROS CARISMAS san-martin-de-porres-19-728

Porque la Fe es un sentimiento profundo, no es de dientes para afuera. Es un sentimiento que sale profundamente de vuestro corazón. Es un deseo muy grande de Amor y éste cambia realmente hasta a las Leyes de la Naturaleza, cuando lo que estáis pidiendo lleva un profundo amor y un deseo grande de ayudar a vuestros hermanos.

Hay almas que son netamente Intercesoras. Su corazón se mueve automáticamente a interceder por las necesidades de todos vosotros; así han sido creadas, para Bien de todos vosotros.

Ciertamente se os ha dicho que todos vosotros tenéis dones y capacidades espirituales, según vuestra misión. Pero no se trata esto, de que vosotros entréis en una competencia a ver quién tiene más o quién tiene menos. Recordad que cuando se os concede un Don, además se os capacita para usarlo correctamente. Así que NO deseéis lo que no tenéis, porque NO habéis sido capacitados para utilizar dones que NO se os dieron.

dominio sobre los elementos

Necesito de todos vosotros. Estáis en la Tierra, como Yo también estuve. Sigo estando en la Tierra, a través de vosotros. Quiero Mis pequeños, que os acerquéis todavía más a Mí; que Me tengáis más tiempo en vuestro pensamiento y en vuestro corazón, a lo largo del día…

 Que no hagáis las cosas solos, sino PEDIDME que Yo os acompañe en todo momento. CompartidMe lo que hagáis, lo que penséis, lo que digáis, lo que ayudéis.

Si vosotros hacéis todo esto, ciertamente Yo trabajaré a través de vosotros. Yo os ayudaré en la salvación de las almas, porque Mi Sabiduría Divina estará en vosotros.

ORACIÓN + FE = MILAGROS

ORACIÓN + FE = MILAGROS

Ciertamente, NO os dejo conocer todas las bondades que he puesto en cada alma. Mi Santo Espíritu os ha dotado a cada uno de vosotros, de diferentes dones; el único en común, es el Amor. Pero los demás son particulares…

Y vosotros podéis pedir a vuestros hermanos, que os ayuden con el Don que se les dio. Y vosotros también, compartiréis de lo que tenéis.

Os he dicho que sois como un rompecabezas y cada uno de vosotros tenéis un don o varios, pero NO tenéis todos. Y así, os debéis ayudar unos a otros para ir creciendo… Y seréis también juzgados por como utilizasteis cada uno de los Dones que se os concedieron para llevar a cabo vuestra misión.

parabola de los talentos

Os repito, los Dones NO SON para que presumáis de lo que tenéis. Debéis utilizarlos con humildad y sobre todo, pidiendo siempre Mi Consejo.

Como un ejemplo que os quiero dar, si vosotros tenéis el Don de Curación y quisierais ayudar a todos vuestros hermanos, que tienen algún dolor, enfermedad… ME DEBÉIS PREGUNTAR ANTES DE ACTUAR…

Porque vosotros NO sabéis si Yo quiero que se mantenga ése dolor o ésa enfermedad, porque va a ser para su bien. En conclusión, esto os lo digo para que vosotros siempre pidáis permiso a Nuestra Santísima Trinidad, para utilizar el o los dones que tengáis…  

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

Porque NO sabéis si Nosotros quereMos o NO, que en ese momento se realice lo que vuestro don puede conceder.Vosotros NO conocéis el interior del pensamiento de vuestros hermanos. Entonces en humildad total, debéis pedirNos permiso para utilizar el Don que tenéis.

Después de esto que sentiréis en vuestro corazón, deberéis llevar a cabo lo que se os indique… O NO HACER, lo que NO se os indique.

Esto también lo deberéis explicar a vuestros hermanos. Porque ciertamente, algún hermano adolorido o enfermo de algo o en Tribulación, si NO recibe lo que él quiere, su Fe vacilará y no se trata de esto. La Fe, NO se debe fincar en el resultado de si se os quitará ése Dolor o ésa enfermedad o lo que tengáis que os afecte.  

serenidad

 Vuestra Fe se debe fincar en el Amor y en la Sabiduría Santa que se os ha dado a través de vuestro Padre. De Mí, vuestro Salvador o del Santo Espíritu que os aconseja y os guía desde el interior de vosotros.

Penetrad en vuestro corazón, para que recibáis Consejo de lo que se os explica aquí para que lo entendáis mejor y cómo deberéis vivir con los Dones que se os conceden.

PORQUE LOS UTILIZARÉIS MÁS FUERTEMENTE DE AHORA EN ADELANTE, CONTRA LOS ATAQUES DE SATANÁS.

paz tormenta milagro

DIOS CONTROLA LOS ELEMENTOS COMO HURACANES Y TORMENTAS

 Humildad, humildad ante todo, Mis pequeños.  Debéis entender y ya os lo he pedido otras veces, que sois pequeñitos. Sois niños de párvulos, que apenas estáis creciendo. Apenas estáis tratando de alcanzar una vida espiritual alta, grande.

Son tantas las distracciones que os pone Satanás, que NO os dejan crecer. Tenéis el ejemplo de hermanos vuestros que alcanzaron la santidad de vida, porque se esforzaron en ello. La Santidad no llega en forma sencilla y sin poner nada de vuestra parte; debéis luchar Mis pequeños, por alcanzarla.

Ved Mi Vida sobre la Tierra, SUFRIENDO TODO TIPO DE ADVERSIDADES. A pesar de Mi Predicación, pocas almas Me aceptaron y acabaron asesinándoMe en la Cruz, que era la forma en que los malhechores terminaban.

agonia redencion pasion

Yo, todo un Dios Blasfemado por los hombres y terminando en la Cruz como un malhechor. NO Mis pequeños, Yo NO Me merecía esto, porque Soy vuestro Dios y sobre todo porque Soy el Amor Perfecto. En Mí no hay Maldad y la Cruz era para los maleantes.

En Mí solamente hay Amor y los maleantes difícilmente aman de corazón… Y si aman, quizá solamente sea a sus pequeñitos, a sus propios hijos.

Amar de corazón quiere decir respetar la vida y los bienes de sus hermanos. Podríais indicarMe que hay maleantes que comparten del fruto de lo que ellos ganan con sus fechorías, pero eso NO es amor Mis pequeños, porque NO están recibiendo ésos bienes de un trabajo digno y correcto. Están recibiendo ésos bienes del Pecado que cometen y eso NO está bien, Mis pequeños.

robin-hood-3

Orad por aquellos que están viviendo en el Error que viven en la Maldad, porque en una gran mayoría de los casos, NO han recibido ningún tipo de espiritualidad. Ya que dentro de sus familias generalmente hay mucha Tribulación, separación, golpes, sufrimientos tremendos y por eso vosotros NO debéis juzgar en ningún momento.

DEBÉIS ORAR. Simplemente amarles dentro de vuestra Oración, compadeciéndoos de ellos, compadeciéndoos del Mal que están realizando.

Hay tanto que tenéis qué hacer Mis pequeños, a través de vuestros actos personales y a través de vuestra Donación, con vuestra intercesión para el perdón de los pecados que comenten. Mucho bien podéis hacer en ésas almas que necesitan de Mi Presencia para su mejora. NO les deseéis el mal a vuestros hermanos que están haciendo el mal en la sociedad al contrario, traédMelos a Mi Corazón.

dimas

Recordad cuando Yo estaba en la Cruz, Yo tenía a dos ladrones junto a Mí y uno de ellos se movió en su corazón y Me pidió perdón. Ciertamente había cometido muchas faltas graves… Pero al estar junto a Mí, su corazón sintió el amor que quizá nunca había tenido, ni en su hogar ni en las personas que estaban a su alrededor.

Era un hermano vuestro que necesitaba amor y lo sintió en ése momento y hubo un Arrepentimiento de corazón. Ésos son los regalos que Yo hago a las almas arrepentidas y ésos son los milagros que hace el Amor. Y Yo quiero que vosotros hagáis milagros, poniéndoMe a tantas almas vacías de Amor, ante Mi Presencia.

TraédMelas Mis pequeños, para que tomen el lugar del Buen Ladrón, para que sientan Mi Amor… Y lo puedo hacer Mis pequeños, si vosotros las traéis hacia Mí. PonédMelas junto, para que ellas absorban y sientan Mi Amor y de esta forma se puedan arrepentir de su vida pasada…

oracion-a-san-dimas

De su vida de Error, de su vida de Maldad y venga el Arrepentimiento de corazón, para que obtengan el premio que Yo le prometí al buen ladrón: “hoy mismo estarás Conmigo en el Paraíso”.
Mis pequeños vosotros todos elegidos por Mi Padre para venir a la Tierra a servirLe, os quiero explicar una frase que os di durante Mi Predicación en la Tierra: “El que pierda su vida por Mí la salvará y el que quiera salvar su vida la perderá.”

A primera vista parecería que ésta frase os indica que hay que ser mártires para poder ganar el Reino de los Cielos o que haya que sufrir mucho para lograrlo, pero no es así Mis pequeños.

Yo Soy el Sencillo. Yo os vine a dar una doctrina de Amor, sencilla en su seguimiento. Capaz de ser tomada por cualquiera y de cualquier edad para que pudieran cumplir con ésta frase y así ha sido.  Tenéis almas santas canonizados por Mi Iglesia, de todas las edades y de ambos sexos. Enseñándoos con esto que no hay preferencias ni excepciones para alcanzar el Premio  Eterno.

jossanchezrio_templodesanjossnchezdelro_170816

EL NIÑO CRISTERO- José Sanchez del Río

Todos vosotros pertenecéis al Cuerpo Místico de la Santísima Trinidad y a todos niveles hay que darLe vida. Así pues, no hay miembro que necesite más vida que el otro, todos los miembros y órganos de un cuerpo necesitan de UNA SOLA VIDA, se nutren de una sola vida, la Nuestra.

Mi Vida consistió en hacer la Voluntad de Mi Padre y así debe ser la vuestra.  Mi Misión fue la de traeros el Conocimiento de la Voluntad y Amor de Mi Padre. Y aunque Mi Vida Pública fue de 3 años, Mis otros 30 años también fueron de entrega total… Y es en ellos en los que debéis tomar ejemplo para cumplir con vuestra misión, la mayoría de vosotros, porque también así estaréis muriendo para vuestro Dios.

Os explico, Mis pequeños. Cuando realizáis lo que es vuestra obligación hacer en vuestra vida diaria, ya sea trabajo en familia, trabajo en el hogar, trabajo en la escuela; todo lo que hacéis de bueno para cumplir con vuestras diarias obligaciones, tal y como Yo lo hacía; estaréis así muriendo en vuestro Dios, porque estaréis aceptando y llevando a cabo lo que vuestra voluntad libre escogió.

padres-e-hijos-danielle-guenther-7

Por ejemplo, si sois padres o  madres de familia, lo cuál aceptasteis libremente y estáis luchando por sacar a vuestra familia adelante; estáis muriendo diariamente en trabajar, en el cansancio que esto os da, en el donaros por los vuestros, en enseñarles  a través de el ejemplo y de la palabra la vida en Mi Amor, etc.

O sea que, en vez de hacer alguna otra cosa que quisierais hacer o el querer sacaros de vuestras obligaciones, permanecéis en ellas.

Así, cuando hacéis lo que debéis hacer unidos en Mí, en ésa vida familiar, en ésa vida callada, en ésa misma vida íntima que Yo tuve en Mis primeros 30 años;  también estáis sirviendo a Nuestro Padre con vuestros sacrificios y con vuestras diarias alegrías.

papa-casa

Sí, el actuar así también os va  a dar recompensas terrenas en vuestra familia y con la sociedad que os rodea. Ya que si estáis muriendo para vuestro Dios, quiere decir que os vais a apartar de todo aquello que es malo, tanto para vosotros, como para vuestros hijos, lo que automáticamente repercute en la sociedad.

Sí, al morir para vuestro Dios, vuestro martirio es de todos los días. NO es tan cruento como el del mártir, que es asesinado por seguirMe. Pero a veces sí sois criticados, por vivir bajo Mis Enseñanzas.

El morir para vuestro Dios os va a proteger del morir para el Mal. Os protege y os da fuerzas para evitar los vicios, las drogas, las relaciones impuras que evitan el que realicéis vuestras obligaciones de estado.

ancianidad

El morir para vuestro Dios, realizando en la forma más perfecta posible la vida del hogar; os va a ir envejeciendo dejándoos “feos ó feas” exteriormente; pero dándoos una belleza espiritual tal que os acompañará eternamente en Nuestro Reino.

Mis pequeños, todos habéis sido llamados a regresar al Reino de los Cielos y os expliqué esto para que os dierais cuenta que vuestro “pase de entrada” está al alcance de vosotros. Que no es necesario hacer cosas extraordinarias para que vuestra entrada sea segura. Vuestra diaria tarea realizada lo mejor posible y con Mi Amor, os va a asegurar vuestra alegría eterna.

 Así como en los primeros tiempos de la cristiandad la alegría era un distintivo de los que seguían Mi Doctrina, en éstos tiempos caóticos, no muy diferentes a ésos primeros tiempos; también los que Me siguen, deben llevar éste distintivo.

Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste tú.

Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste tú…(Miserere,Salmo 51)

Aquellos tiempos fueron caóticos en el sentido de que a pesar de las persecuciones, muertes, sacrificios; el Espíritu de Dios estaba con ellos: Era Mi Amor el que les daba Unión.  Era Mi Palabra la que les daba Fuerza. Eran Mis Sacramentos los que al acercarlos a Mí, les daba ésa Felicidad que irradiaban; porque ¡Sentían a su Jesús Presente entre ellos!

Mis pequeños, los Tiempos no han cambiado demasiado. Vivís en un Mundo que siempre ha estado en contra del Amor, pero aunque se le ve al Mal en casi todo lo que os rodea y en casi todas las situaciones de la vida, Mi Amor también lo está.

Estoy en todos los acontecimientos diarios de vuestra vida y así como veis el Mal, debéis aprender a verMe entre vosotros en todo momento.

sigue la luz

El Mal encuentra su apoyo en los corazones que solo lo ven a él y lo buscan a él. Pero cuando un corazón aprende a ver el Bien… Aún entre las Tinieblas; éstas mismas se le vuelven Luz.  No hay barricada que pueda detener la Fuerza del Amor.

Mi Padre os prometió desde antiguo, cuidar  a los Suyos en todo momento si en El confiaban y por eso veis caras alegres y gente con paz en estos momentos en los que parece que todo se ha volcado contra el hombre y contra el Mundo.

Ellos han aprendido a vivir  Conmigo paso a paso, como Yo viví sobre la Tierra.  Sí,  ciertamente tuve momentos difíciles durante Mi Vida Pública; pero era la Oración asidua, la que Me hacía regresar a ésa Paz con Mi Padre.  Las Escrituras os describen cómo Yo Me apartaba de la gente para orar solo o cómo Me pasaba Orando horas enteras durante la noche para estar a solas con Mi Padre.

jesus orando

Mis pequeños, la Oración os da ésa cercanía Conmigo y ésa Fuerza para seguir adelante. Pero además contáis  con algo mucho más grande, como lo tuvieron los primeros cristianos: ¡La Sagrada Eucaristía!

Si la Oración os acerca a Nosotros, la Sagrada Eucaristía os hace vivir en Nosotros.

No os imagináis actualmente, el valor de éste Santo Sacramento, porque nacisteis con  él y no habéis luchado por él, como lucharon  los primeros cristianos. Se dice que lo que no cuesta no se valora.  

tibieza

Mis pequeños, ¡Tenéis un Tesoro Inmenso en la Tierra, que es el mismo que alegra infinitamente a las almas del Cielo! El Velo de Tibieza que cubre vuestros ojos y vuestra mente, NO os permite comprender éste Regalo tan grande de vuestro Dios.

El vivir en estado de gracia para recibir a vuestro Dios, de la forma más digna posible y para poderLo transmitir, os da ya la cercanía necesaria para poder llevar una vida de Cielo. Ya que estáis continuamente pensando en El para no dañarLo… Pero muy pocos lo aprecian así.

Los primeros cristianos  luchaban por sobrevivir. Se escondían en las catacumbas. Ponían en peligro su vida con tal de recibirMe en la  Sagrada Eucaristía.  La gran mayoría de vosotros tenéis la oportunidad de tomarMe casi a cualquier hora y sin temor a que se os ataque por ello… Y ¡Ni aún así apreciáis éste Regalo del Cielo que os hice aceptando la Voluntad de Mi Padre!

dios jesus eucaristia

Yo estoy con vosotros en todas las circunstancias de  vuestra vida y NADA queda a la casualidad, pero hay momentos  en los que podéis convivir más íntimamente Conmigo y esto es a través de la Sagrada Eucaristía.

Si vivís tristes y afligidos, sin Paz Interior, quiere decir que NO estáis viviendo Conmigo o que no habéis aprendido a apreciar éste grandioso regalo de vuestro Dios, la Sagrada Eucaristía. El Alimento que le da vida a vuestra alma y que le ayuda a vivir ya el Cielo sobre la Tierra.

Que no os quite Satanás la Paz y la Confianza en Nosotros. El Cielo es para vosotros, ya no es para él. Luchad por conseguirlo porque Satanás os repito, tratará de quitaros ésa Gracia, ése regalo tan grande que vosotros tenéis, que es regresar al Reino de los Cielos.

00barraeucaristia

Os Bendigo, Mis pequeños, seguid adelante, confío en vosotros, confío en que llevéis acabo la misión que se os ha encomendado con un mayor respeto, amor y un deseo grande de agradarNos.

Meditad Mis pequeños ésta verdad y éste regalo que os hago y pedidle a Mi Santo Espíritu os ayude a comprender bien éste –Misterio de Amor- para que gocéis y os alegréis de ser testigos del Amor de vuestro Dios.

Yo os bendigo en Nombre de Mi Padre, en Mi Nombre y en el del Santo EspírituYo os bendigo en Nombre de Mi Padre Dios, en Mi Santo Nombre, Jesucristo y en el Nombre de Mi Santo Espíritu de Amor.

bendicion_del_padre

http://diospadresemanifiesta.com/

P166 SUCURSAL DEL INFIERNO


REY Jesus Maestro (1)Agosto 04 de 2016

Ni el ojo vio ni el oído oyó, lo que Dios tiene preparado para las almas. Y así es.

Hijitos Míos, la Fe puede hacer grandes Milagros. Cuando Yo Caminé sobre la Tierra preguntaba siempre: ¿Crees que Yo pueda hacerlo? En ése momento, si la persona que estaba enferma respondía afirmativamente, se daba el Milagro.

Esto os lo digo Mis pequeños, porque en el presente Yo también estoy actuando a través de vuestra Oración, a través de vuestros deseos por ayudar a vuestros hermanos en su salvación o en su crecimiento espiritual.

Hay tantas almas que necesitan de vosotros, para que vosotros intercedáis y que Yo actúe en ellas en su sanación espiritual y aún física. Tantos hermanos vuestros que están haciendo mucho Mal alrededor del Mundo, porque no han tenido un soporte espiritual bueno desde que nacieron en esta vida y que en lugar de hacer el Bien, han vivido para el Mal.

EVANG FE DEL CENTURION

A diferencia de la pregunta que Yo les hacía directamente a los que se acercaban a Mí pidiéndoMe su sanación, vosotros en estos tiempos Me lo estaréis pidiendo para vuestros hermanos. Y es vuestra Fe la que va a ayudar a que vuestros hermanos se sanen, principalmente en su alma.

Vosotros los que estáis Conmigo, os estáis dando cuenta de la necesidad espiritual que hay a vuestro alrededor. Os estáis dando cuenta de la forma en que Satanás os está atacando y estáis viendo la falta de Fe y de amor hacia Mí, en muchos, muchos de vuestros hermanos.

Al no tener Fe, al no haber nacido en un hogar en donde se les haya enseñado a amarMe, ésas almas no tienen un soporte espiritual firme, como para acercarse a Mí y pedirMe por su sanación de cuerpo, de alma o de ambas.

INFIERNO alma fuego purgatorio

Muchos hermanos vuestros se están perdiendo. Se están condenando, porque no hay suficiente Oración, porque no hay suficiente amor por vuestros hermanos. Ya se os ha dicho que vosotros os debéis de ayudar como verdaderos hermanos… Pero ciertamente que no lo hacéis.

Es más, a veces hasta les deseáis que mueran, para que ya no os molesten o porque os produjeron algún problema en vuestra vida, les deseáis la muerte. Y no meditáis que si realmente Yo os concediera lo que estáis pidiendo, la gran mayoría de las veces ésas almas se condenarían.  

Yo voy más profundo, Yo voy hacia el interior del alma de éstos hermanos vuestros que os causan un Mal. Vosotros actuáis intempestivamente e inmediatamente hacéis vuestro juicio y condenáis a vuestros hermanos.

VENGANZA

Yo veo el alma y sé realmente por qué actuó de ésa forma contra vosotros o contra vuestros hermanos y Yo puedo ayudarle en su conversión y en su salvación eterna.

A vosotros mismos os he dado infinidad de veces la oportunidad del arrepentimiento, para que la muerte no os alcance en un estado de grave pecado.

Si Yo os amo de tal forma, en la que no estoy viendo prácticamente vuestros pecados y estoy viendo el cómo os puedo ayudar para que os salvéis, vosotros debéis hacer otro tanto.

CRUZ SALVACION

Sois Mis hermanos y al ser otros Cristos, debéis hacer todo lo posible para salvar a vuestros hermanos. Es mucho egoísmo de la gran mayoría de vosotros, el no buscar por el Perdón y la Salvación de vuestros hermanos.

Os quedáis solamente sufriendo  del mal que os han provocado y no os importa si se pueden condenar, porque vosotros NO los perdonasteis.

 Tenéis que ser más humildes, más sencillos, más profundos en el amor. Tenéis también vosotros mismos, que buscar la santidad de vida. Ser como Cristos es buscar el Bien Supremo en cada alma y si no lo tienen, ayudadles a alcanzarlo.

Jesus-Salvador

Agosto 02 de 2016

Las palabras que se os están diciendo, ¿vienen de Mí o son del lobo con piel de oveja?

Hijitos Míos, estos tiempos de Purificación será una prueba para vosotros en el sentido de que vosotros viviréis lo que Yo vuestro Salvador, en parte viví.

Vosotros habéis obtenido la recuperación del Reino por Gracia Mía, vuestro Dios y Salvador. Pero una gran mayoría no apreciáis todo lo que Yo hice por vosotros. Ahora os toca Mis pequeños, vivir en Mi lugar, la ayuda que le deberéis dar a vuestros hermanos; para que ellos también puedan tener acceso al Reino de los Cielos.

SALVAC~1

Yo Me di por todos vosotros. Ahora, vosotros os daréis por muchos de vuestros Hermanos. Os permitiré vivir momentos difíciles, dolorosos ciertamente, no al grado de lo que Yo padecí, pero eso ayudará a que vosotros reflexionéis en todo lo que Yo hice por recuperar vuestro lugar en el Reino de los Cielos.

POCOS, muy pocos de vosotros realmente Me acompañáis en Mis momentos en la Tierra. No necesariamente hablando solo de los Dolorosos; sino sencillamente hablando de los de Mi Vida diaria.

Poco os acordáis de estar Conmigo, de pasar algunos momentos imaginando qué estaría Yo haciendo en tal situación, cómo estaría Yo actuando entre vuestros hermanos de aquél tiempo. Qué les estaría diciendo para llevarlos a la conversión. Tantas y tantas cosas, en las cuales vosotros podéis acompañarMe durante Mi Vida sobre la Tierra.

JESUS- PREDICANDO

Os he dicho varias veces, que Yo vivo un Eterno Presente. Lo que Yo hice en aquél tiempo, lo estoy haciendo en éstos momentos.

Cuando vosotros Me tenéis en vuestra mente y Me acompañáis, Me estáis acompañando en ésos momentos, no en el pasado, sino en el presente. Me da una alegría inmensa, cuando vosotros os proponéis caminar Conmigo para compadecerMe, alegrarMe.

Aprender de Mí, tantas y tantas cosas que podéis obtener de Mí, vuestro Dios.  

MUNDO FE Y JESUS -vladimir-kireyev-the-mirror-when-the-son-of-man-cometh-will-he-find-faith-on-the-earth-20091

No Me tengáis como al Dios que caminó en aquél tiempo sobre la Tierra. EN ESTOS MOMENTOS Estoy caminando entre vosotros.

Estoy caminando a través de vosotros, porque estoy en vosotros, los que Me habéis permitido vivir en vosotros.

Estoy caminando en vuestros hermanos, porque os he dicho que lo que le hagáis a uno de vuestros hermanos, Me lo estáis haciendo a Mí, bueno o malo.

misionera de la caridad

Estoy padeciendo también, en vuestros hermanos enfermos, necesitados, hambrientos, moribundos. ESTOY PRESENTE EN ELLOS. Y cuando vosotros oráis por ellos, cuando cuidáis de ellos, cuando les ayudáis a ellos, lo estáis haciendo Conmigo.

Yo habito en vosotros, Mi Santo Espíritu habita en vosotros, el Padre está con Nosotros.

Así que la Trinidad Sacrosanta está en vosotros y en cada uno de vuestros hermanos. Por eso Yo estoy Presente en vuestro tiempo, también.  

MEDICO DE CUERPOS YALMAS

No Soy os vuelvo a repetir, el Dios Salvador del pasado, que Murió, que Resucitó, pero está en los Cielos.

NO. SIGO ESTANDO con vosotros en la Tierra, con cada uno de vosotros. Y esto quiero que lo toméis muy presente en vuestra vida, para que viváis como verdaderos  hermanos y os ayudéis los unos a los otros a pasar esta Prueba, que ya ha empezado y que se irá haciendo cada día más difícil.

Vosotros los que estáis Conmigo, habéis tenido toda una preparación que os ayudará a pasar esta prueba fácilmente. Pero hay muchos hermanos vuestros que no tienen ni el cinco por ciento de lo que vosotros tenéis.

señal divina apocalipsis 12 guadalupe

Y por ellos quiero que vosotros os deis, para que podáis ayudarlos a que recuperen también el Reino de los Cielos. Éste está abierto para todas las almas, pero no todas responden.

Orad y ayudad a las que realmente quieren estar Conmigo eternamente. Os lo agradeceré inmensamente, Mis pequeños.

Estos son tiempos de gran santidad de parte de los que ayudarán a sus hermanos a estar Conmigo eternamente, porque serán recogidos de la Tierra y otros quedarán para seguir una nueva generación. Pero muchos de ellos, quizá vosotros con vuestra donación y con lo que les deis de Conocimiento, pasarán.

la-crisis-final-apocalipsis 5-728

SERÉIS INSTRUMENTOS DE SALVACIÓN DE MUCHAS ALMAS.

Y os lo agradezco, Mis pequeños. Por eso he prometido cuidar de vosotros, para que hagáis mucho por el Reino de los Cielos.

En las Sagradas Escrituras tenéis todo el Conocimiento que necesitáis tener para regresar a Mi Reino, vuestro Hogar. Y para que también os podáis defender de los ataques de Satanás.

trampas de satanás

En las Sagradas Escrituras se os advierte que en un momento dado, Satanás se iba a encumbrar en los puestos más altos de la Iglesia.

ESTO YA ESTÁ PRESENTE, Mis pequeños y os debéis cuidar.

Por eso, mucho os he insistido en meses anteriores, a pedir el don del Discernimiento, para no ser engañados por aquél que está usurpando Mi Nombre.

pregação anticristo 666

Mis pequeños vosotros sois Mis seguidores, Yo Soy Cristo Jesús vuestro Salvador. Mi Padre y Yo junto con el Espíritu Santo, os heMos dejado la Sabiduría del Cielo plasmada en las Escrituras; para que vosotros crecierais y os santificarais siguiéndolas, viviéndolas, amándolas.

Satanás os tiene envidia Mis pequeños, porque vosotros todavía os podéis ganar el Reino de los Cielos, si cumplís con lo que os heMos enseñado y con lo que os pediMos.

Por eso os ataca tanto, porque no quiere que regreséis al Reino Divino que él perdió por su soberbia.  

anticristo

Vosotros sois cristianos, porque seguís la Doctrina que Yo os he dejado. Sois Mis seguidores, como aquellos que Me seguían cuando estuve sobre la Tierra y que a veces, eran multitudes.

Luego, aquellos que fueron adoctrinados alrededor del Mundo, también son Mis seguidores y todos vosotros pertenecéis a Mi rebaño.

También se os advierte, en las Sagradas Escrituras, que el Lobo se iba a infiltrar en el Rebaño y que iba a tergiversar Mis Palabras de Salvación. 

falsos profetas

Y por eso os he pedido que Me pidáis el Don del Discernimiento; para que podáis vosotros mismos DISCERNIR, que os deis cuenta que si las palabras que se os están diciendo, vienen de Mí o son propias del lobo con piel de oveja.

Os estáis jugando vuestra vida eterna o vuestra condenación eterna, si solamente os estáis fijando en una figura humana que os está dando lo que vosotros queréis escuchar y NO os adentráis en las Verdades que tenéis Escritas y que debéis seguir.

Que debéis vivir, que debéis amar. Fácilmente os va a engañar Satanás y esto es por vuestra negligencia, porque no vais a las Sagradas Escrituras.

ignorancia mortal

Simplemente, os conformáis con lo que se os predica. Pero que son conceptos y palabras alteradas, que llevan una idea diferente a lo que Yo os dejé.

Mis Palabras son de Vida, Mis Palabras son de crecimiento espiritual, las palabras del Lobo con piel de oveja, os llevan a vivir erróneamente vuestra espiritualidad. No es lo que Yo os dejé, no es lo que Mi Padre os dejó también, a través de los profetas en el Antiguo Testamento.

Si vosotros seguís al hombre; el hombre, os llevará posiblemente a la condenación eterna. Si sois seguidores Míos, deberéis buscar la Verdad en las Sagradas Escrituras y vivirlas.

ven y sigueme

SOIS CRISTIANOS PORQUE ME SEGUÍS A MÍ, CRISTO JESÚS.  

No estáis siguiendo a un hombre y a su doctrina. Seguís a un Dios, que bajó del Cielo a enseñaros a vivir la Verdad, a vivir el Amor, a vivir la Alegría, a vivir la Paz que se vive en el Reino de los Cielos.

Hijitos Míos, de los acontecimientos que se os han profetizado que vendrán, os he dicho desde hace tiempo que Satanás es el Autor de las Calamidades que se os sobrevendrán.

evang noe tribulacion

Esto lo hace Mis pequeños, para que vosotros estéis preocupados por lo que ha de sobrevenir. Ciertamente lo permito Yo vuestro Padre y vuestro Dios; porque sabéis que de un mal, siempre he de obtener un Bien para vosotros.

Os preocupáis mucho Mis pequeños. Y elucubráis sobre lo que se ha de venir y que os hará perder vuestros bienes materiales, porque es lo que más os preocupa. Y es a donde os lleva Satanás, a que perdáis vuestra atención en lo que principalmente os debe concernir, que es el estado de vuestra alma.

Os he dicho que vuestra alma es la que va a trascender. Vuestro cuerpo y todos vuestros bienes materiales, aquí se han de quedar. Quiero que pongáis vuestra mente abierta a lo que os voy a decir e imaginad los acontecimientos que se han de sobrevenir.

tribulacion_natural_disasters

Ciertamente se os van a venir cosas tremendas. Imaginad destrucción, imaginad erupciones volcánicas, inundaciones, caída de un cuerpo celeste que causará tremendos daños a la Tierra.

Imaginad obscuridad y gente corriendo de un lado a otro, gritando ayes de dolor, gritando el nombre de sus seres queridos y no los encuentran.

Imaginad hambre, porque no encontráis con toda esta Tribulación, dónde tomar vuestros alimentos. No tenéis en qué lugar dormir seguros. Os trataréis de ayudar los unos a los otros, pero os faltará hasta lo más indispensable.

0maná

CODORNICES Y MANÁ

Ciertamente Yo, no os trataría así. 

Es Satanás el que quiere destruiros. Os tiene envidia, quiere vuestra muerte física y espiritual. Sufriréis, pero llegará un momento en que Mi Santo Espíritu os hará ver la realidad espiritual en vuestro interior.

Con todo ése dolor que tendréis y con la ayuda de Mi Santo Espíritu, os volveréis hacia Mí y pediréis Misericordia, la cual se os dará en forma y en tiempo diferentes de cada uno de vosotros, dependiendo de los pecados, de las faltas cometidas contra Nuestro Sacratísimo Corazón.

Sufriréis y perderéis lo material. Pero luego vendrá el Gran Milagro y ahí es donde entra ya Mi Misericordia y Mi Amor Infinitos sobre todas aquellas almas que hayan sido escogidas para empezar un Nuevo Mundo.

Isaias-Jesus-Apocalipsis-nueva-Jerusalen1

Se abrirán los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas. Toda ésa Tribulación, todo ése Dolor, toda ésa Obscuridad, desaparecerán y un Nuevo Mundo de Paz, de Amor, vendrá a vosotros. Aparecerá ante vuestros ojos, TODO  cambiará. El hombre viejo quedará atrás. La Maldad, quedará a vuestras espaldas. No voltearéis hacia atrás.

Todo ése Mundo Nuevo que se os abre, lo tendréis al frente y lo gozaréis inmensamente; porque os repito, una Paz inmensa os invadirá.

Ciertamente, recordaréis el pasado como una lección de vida, para este Nuevo Mundo que os daré, que os hará vivir prácticamente el Cielo en la TierraSerán almas purificadas, almas transformadas, una Nueva Vida sobre la Tierra.

nueva jerusalen

Por eso, desde hace mucho tiempo os dije que no os fijarais tanto en los momentos de la Tribulación. Que éstos se tenían que dar y tienen que venir, porque vosotros le habéis abierto vuestro corazón a Satanás y ESTA TRIBULACIÓN SERÁ CAUSADA POR SATANÁS.

Os daréis cuenta qué lo que quería hacer Satanás con vosotros, era vuestra Destrucción. Vosotros os habéis ganado esta Tribulación, porque Me disteis la espalda. Nos hicisteis a un lado de vuestra vida, ya no vivís el amor, ya no vivís como hermanos.

Estáis viviendo en estos momentos, en un Infierno creado por Satanás y que tontamente, vosotros no os queréis deshacer de él volviendo a Mí vuestro Dios, volviendo a Mis Leyes.

amaos

 Volviendo a la hermandad que os pedí vivierais cuando Regresé al Reino de los Cielos, que os amaráis los unos a los otros.

Satanás os ha llevado a que OS ODIÉIS los unos a los otros. Que os aprovechéis de vuestros hermanos, quitándoles sus bienes, quitándoles la vida, quitándoles la Virtud; DESTRUYÉNDOLOS  porque Me saben amar y porque Me quieren seguir.

Os habéis satanizado en mayor o menor grado TODOS vosotros. El Pecado camina por vuestras calles y lo tenéis en vosotros mismos. Y no lo atacáis, no os tratáis de deshacer de él viviendo en las Virtudes, viviendo Mi Amor, viviendo como verdaderos hermanos, como os lo he pedido.

Batalla Tribulación

Esta Tribulación va a ser una Prueba Fuerte para vosotros; pero necesaria, para que os deis cuenta quien es Satanás y cómo os había mentido. Cómo os había llevado a vivir una vida de error y que vosotros la consentíais, porque os convenía vivir en los placeres, en la sensualidad, en el pecado.

Permitisteis una vida de pecado a todos niveles de vuestra vida: en la misma Iglesia, en los gobiernos, en la sociedad, en la familia.

El Pecado ha abrazado a todas las formas de vida en el Mundo entero. Vosotros lo consentisteis y ahora, Satanás os dará el “premio” por haberle consentido toda su Maldad… Y viviréis esta Tribulación que os hará llorar, que os hará sufrir y como os he dicho, hasta que no os arrodilléis y Me pidáis perdón, es cuando Mi Misericordia se derramará sobre todos vosotros y se dará ése Nuevo Mundo para las almas que se lo merecerán.

cambio-climatico nueva creacion

Vosotros sois los autores de la desgracia que se os ha de venir. Hicisteis Mi Amor a un lado de vuestra vida. Mi Amor os protege de las Fuerzas de Satanás, pero os burláis y os burlabais del Amor y de aquellos que lo mantienen sobre la Tierra. YA QUE EL AMOR, ES UNA CORAZA QUE OS PROTEGE.

Os repito, vosotros sois los autores de vuestro mal, pero os estaré esperando. Estaré esperando vuestro arrepentimiento. Estaré esperando que el Amor vuelva a vosotros y que vosotros viváis nuevamente como verdaderos hermanos.

Hijos Míos, hermanos Míos, de vuestro Salvador y Redentor. Sois Míos. Caísteis en el error, pero el Dolor lo va a enmendar.

21la_gran_tribulacion_thumb

Orad y arrepentíos ya Mis pequeños. Podéis todavía aminorar algo de los dolores de la Tribulación que ya tenéis sobre vosotros.

Gracias, Mis pequeños. Yo os bendigo y os pido que llevéis Mí Amor a todos los vuestros. Yo os bendigo, como Padre, como Hermano, como Amor y vida y os dejo Mi Paz y Fé profundas en vuestro corazón

Yo os amo infinitamente y os bendigo, en el Nombre de Mí Padre Eterno, en Mí Nombre, Vuestro Salvador Glorioso y en el del Amor Derramado y Purificador del Espíritu Santo.

bendicion_del_padre

http://diospadresemanifiesta.com/