Archivos de etiquetas: fortaleza

N185 EL NUEVO PENTECOSTÉS


Mayo 30 de 2017

El Ejército ya está presto para la Gran Lucha, que se dará contra las Fuerzas del Mal.

Hijitos Míos, vengo pronto a prepararos para el Gran Cambio que se ha de dar sobre la Tierra y sobre el Universo entero. Todo lo Creado visible e invisible, afectado por el Pecado Original, será transformado. Vosotros mismos seréis transformados, tendréis otra vida, una vida de transformación en Dios.

Soy vuestro Dios Espíritu Santo y vengo a confirmar todo lo que Jesús os vino a dar y Enseñar.

Mis pequeños, aún NO conocéis lo que es la vida, la Verdadera Vida en Dios. Ciertamente vosotros que habéis sido escogidos y disteis vuestro “fiat”, tendréis esa Gracia.

Y como dicen las Escrituras: “muchos fueron los llamados y pocos los escogidos”, porque NO QUISIERON escuchar la Voz Divina, NO quisieron cambiar y dejar atrás el Pecado, NO QUISIERON AMAR… Y prefirieron el Odio y la Muerte.

Los que disteis vuestro “fiat”, los que respondisteis a la Palabra Divina, los que os dejasteis enamorar por el Amor Divino, seréis los que viviréis el Regalo tan grande que tendréis y que os dará el Padre, vuestro Dios.

Ciertamente, todo cambiará y muchos temen a ese cambio. Vosotros, los que estáis en Nuestra Santísima Trinidad, debéis permanecer alegres y seguros de que Nuestra Gracia está con vosotros y que lograréis ese Premio, porque os habéis mantenido en Fe y en Amor con Nosotros.

¡Hablar de Fe Mis pequeños, es tan difícil con muchos de vosotros! NO se han dejado mover por Mí, vuestro Dios Espíritu Santo.

Yo habito en vuestro interior y os voy llevando rápido o despacio, a alcanzar la perfección a la que estáis llamados todos. Pero son pocos los que se dejan mover y que ansían llegar a esa perfección que os va a dar grandes beneficios y alegrías.

Mis pequeños, estáis llamados a recibir Bendiciones y regalos grandísimos, inimaginables para vosotros; se os ha dicho que habéis desperdiciado mucho tiempo y vuestra vida. Satanás ha hecho su obra y Nos ha quitado muchas almas, para que puedan gozar de su salvación eterna.

El Amor que se ha derramado abundantemente sobre toda la humanidad, NO ha sido apreciado como debierais apreciar.

Tuvo que bajar vuestro Dios en Su Segunda Persona, para mover a las almas personalmente hacia su salvación. El mismo hombre se deshizo de su Dios. 

Ciertamente muchas, muchas almas lloran el error de ese momento. Lloran el que se hayan dejado manipular por las Fuerzas de Satanás, al grado de asesinar a su Mesías, a su Salvador.

Tuvieron el Cielo en la Tierra en la Presencia de Jesús, el Mesías. Y desperdiciaron esos momentos, toda esa Enseñanza, toda esa Guía Divina que os vino a dar el Mesías Prometido.

En estos momentos de la humanidad, ciertamente Jesús NO está en forma patente entre vosotros. Pero en Fe, ciertamente está entre vosotros y lo Despreciáis de la misma forma en que fue despreciado y asesinado en aquellos tiempos.

Tristeza os debiera dar el actuar como estáis actuando, el vivir como estáis viviendo; en hacer caso omiso de todo lo que tenéis en las Sagradas Escrituras y NO las tomáis para alcanzar vuestra perfección.

Jesús, el Cristo, está entre vosotros. Vive, tenéis Sus Palabras con vosotros en las Sagradas Escrituras y NO las buscáis, ¿Qué más queréis, Mis pequeños?

Yo Vivo en vosotros, Soy el Santo Espíritu de Amor que Vive en vosotros y os aconsejo, os muevo, os regaño, os levanto cuando vivís en el error. Y aún a pesar de tener toda esta Vida Celestial con vosotros NO cambiáis. NO os mejoráis, NO buscáis la perfección, NO buscáis el servir a vuestro Dios y a eso vinisteis Mis pequeños.

Vinisteis a la Tierra a una misión de servicio, sirviendo a vuestro Dios. Ayudando a vuestros hermanos a alcanzarLo, a regresar a Él, a vivir para Él.

Orad Mis pequeños, por tantos hermanos vuestros que viven en el error. Podéis hacerlo Mis pequeños, porque para Nuestra Santísima Trinidad, NO hay imposibles. La Fe lo puede TODO. La Fe en Nosotros puede cambiar al Mundo entero, pero tenéis que pedirlo.

Por eso al vivir en la Oración, se os revelan muchas cosas que NO se les dan a aquellos que NO viven en la Oración y en el interés de cumplir su misión.J.V. tiene una visión en este momento…

Te dejé ver Mi pequeño, ese Ejército que ya está presto para la Gran Lucha. Lucha Tremenda, que se dará contra las Fuerzas del Mal. Ciertamente vencereMos; pero esa gran cantidad de almas que NO viven en la Fe, que NO viven buscando a vuestro Dios, NO ayudan en mucho para que el Triunfo se dé pronto.

Si os unierais a Orar, si el Mundo entero se arrodillara, pidiera perdón de sus pecados y regresara al Bien, Satanás sería vencido inmediatamente. Pero la falta de Fe y esa falta de deseo de servir a vuestro Dios, hace que todo se alargue, que sufráis más y que se salven pocas almas.

Son infinidad de almas las que han de ser juzgadas. Vivís en una Obscuridad tremenda y muchas almas se pierden porque NO alcanzan a ver la Luz, la Luz de la Salvación que viene de Nosotros.

Todos tenéis la oportunidad de salvación, Me tenéis dentro de vosotros. NO tenéis que ir a buscar muy lejos para encontrar a vuestro Dios, estaMos dentro de vosotros.

¡Cuánto error de parte del hombre, por NO querer buscar el Bien para sí mismos! Ponen infinidad de pretextos y NO buscan el camino correcto para llegar a Nosotros. Pero Me tenéis en vuestro interior, fácilmente podéis llegar a Mí con una oración sencilla y profunda, colmada de Fe y de Amor.

Podéis entrar a vuestro corazón y encontrarNos. Ciertamente Yo estoy dentro de cada uno de los seres humanos, pero donde está una de las Tres Divinas Personas, las otras dos también están. Somos inseparables y Nuestra finalidad es única: Vivir en el Amor. 

Si un alma vive en el Amor, ha encontrado TODO. Preparaos Mis pequeños. Vivid en Oración profunda, NO os separéis de Mí… Os repito, NO tenéis que ir a buscarNos a diversos lugares de la Tierra, estaMos dentro de vosotros. 

LlamadMe, Mis pequeños. Confiad plenamente en Mí para que os transforme, pedídMelo. PedidMe vuestra Transfiguración de cuerpo y alma, que es lo que tiene que cambiar dentro de poco todo lo creado.

El Pecado Original transmutó todo, a todo lo creado le quitó lo Divino. Ciertamente todavía veis restos de lo que todo era antes. Es como si a una fruta deliciosa, le quitáis lo azucarado. La fruta la veis igual, pero NO tiene el mismo sabor…

Y así es ahora lo creado. Veis la Creación, pero NO es la Creación Divina, TODO está afectado por el Pecado Original.

El Pecado os está afectando a todo. Está destruyendo almas, está destruyendo la vida espiritual que todos debierais tener en alto grado.

Es claro que lo que estáis viviendo, NO es lo que vuestro Dios Padre Creó para que gozarais. Lo que Él creó en un Principio era Perfecto, Santo y Sano, espiritualmente hablando.

Era Vida, era Amor. TODO era Virtuoso, todo estaba en Nuestra Trinidad.

Os he dicho que todo lo creado tiene vida. Pero en estos momentos, vosotros NO os podéis dirigir a todo lo creado, porque NO recibís respuesta.

Esto, prácticamente NO lo entendéis en estos momentos; como muchos NO pueden entender que Somos Tres Personas y Un Sólo Dios.

La Creación es lo mismo, la veis Dividida. Pero todo, TODO lo creado es una sola cosa.

Por eso necesitáis ser transfigurados, para que viváis la Creación como Dios Padre la concibió en el Principio.

Vuestros Primeros Padres gozaron esa Creación que vosotros en breve tiempo gozaréis, los que seáis tomados y elegidos para gozarla.

¡Son tantas las bellezas creadas para vosotros! ¡Es tanto el Amor derramado sobre cada uno de vosotros y tan desperdiciado!

Tenéis todo a vuestro alcance. Podéis vivir en la perfección del Amor con solo pedirlo y NO lo hacéis, porque preferís seguir viviendo en el Error y en el Mal.

En algún momento buenos y malos, tendréis acceso a lo que os digo. Conoceréis cómo todo lo creado ES una sola cosa en Nuestra Trinidad Divina. NO hay nada fuera de Nuestro Poder Creativo.

TODO está comunicado entre vosotros y a la vez, vosotros con Nosotros. Pero TODO existe en Nuestro Ser, en Nuestra Divinidad.

NO hay nada fuera de Nuestro Poder Creativo; salvo Satanás, que se quiso salir y desobedecer.

Manteneos pues Mis pequeños, en vida de Oración, en vida de Amor, en vida de Virtud. Vosotros, los que habéis dado vuestro “fiat”.

Y aceptaMos esa donación de parte vuestra, ya NO podéis ser como los demás, tenéis que ser ejemplo ante los demás.

Vuestra transfiguración, empezó desde el preciso momento en que con Fe disteis vuestro “fiat”. Ese hágase, es transformación, Mis pequeños. Estáis dando una orden a Nuestro Amor: “hágase, hágase en mí, según lo que mi Dios quiera”.

Eso es el hágase. Nos estáis pidiendo en total libertad, que os podaMos transformar. Ya lo hicisteis, manteneos en vuestro deseo.

Al ser transformados, vuestro cuerpo, vuestra alma, empezarán su perfección. Ciertamente ese cambio se va a dar también, en lo espiritual.

El pecado es muy traicionero, Mis pequeños. La soberbia os podría destruir fácilmente si NO fuerais transformados también, en lo espiritual.

Seréis transfigurados en cuerpo y alma. Y ciertamente alcanzaréis niveles muy altos de espiritualidad. Y como dicen las Escrituras: estaréis solamente un poco debajo de los Ángeles.

En estos momentos NO podéis ni siquiera imaginar, lo que esto significa.

Pero tenéis que seguir actuando en Fe, hasta que se dé esa transformación.

Esa transfiguración que os va a dar una alegría inmensa, será un regalo a la Fe que habéis profesado a Nuestra Santísima Trinidad.

Recordad Mis pequeños, que ese “fiat” que disteis, se va a traducir en servicio. Así como los Santos Ángeles sirven todo el tiempo a Nuestra Trinidad, vosotros al haber dado ese “fiat” también os convertiréis en trabajadores para el Reino, tenedlo presente Mis pequeños.

Mucho os heMos dado y mucho quereMos recoger también de vosotros y todo para el bien de Nuestro Reino.

Os aseguro Mis pequeños, que entrar a esta nueva etapa –si todavía así lo queréis- os dará unas alegrías tremendas, bellísimas, altísimas, que NO os imagináis.

Os vuelvo a repetir, vivís en Fe y esa Fe será recompensada infinitamente.

Manteneos en agradecimiento constante, porque fuisteis escogidos y vosotros accedisteis a ser tomados por vuestro Dios.

Preparaos para cuando Dios Padre disponga y Yo os tome para vuestra transfiguración. Manteneos siempre preparados para ése momento.

FE. Nuevamente, todo se mueve en Fe y en Amor y de vosotros depende en que respondáis a las peticiones de vuestro Dios.

LlamadMe pues, Mis pequeños, deseadMe de corazón que Yo Viva en vuestro interior y ahí estaré pronto, para vuestra purificación y vuestra santificación.

Y juntos, vuestra voluntad y Mi Divinidad, lucharemos por vuestra santidad.

Dejad que vuestra alma se libere ya de las ataduras del mal, dejad que vuele hacia donde tiene que volar, que es hacia Nuestra Santísima Trinidad.

Y dejad que goce plenamente ya de la vida espiritual a la que todos vosotros estáis llamados,  porque mucho se ha hecho por salvaros.

Preparad todo vuestro ser para el Gran Encuentro con el Amor, después de la Purificación Universal. Embelesados con Mis Bendiciones y regalos viviréis.

Orad y esperad, el tiempo se acerca presuroso. Os amo, Mis pequeños.

Yo os bendigo en la Trinidad Perfecta del Amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo y en el nombre del Perfecto Tabernáculo Viviente, en la persona de la Santísima Virgen María.

Yo os concedo Mi Sabiduría y Mi Paz. Id, hijitos Míos, a transmitir y a vivir el amor de vuestro Dios y así lograréis empezar a vivir en el camino de la realización plena, en la perfección, que se obtiene al vivir vida de AMOR

Yo os bendigo en el Amor de Mi Padre, en el Amor vivido por el Hijo y por Mi Amor infundido en los corazones.

http://diospadresemanifiesta.com/

P237 LA SABIDURÍA


Mayo 25 de 2017

La Sabiduría es Mía, la Sabiduría es Divina

Hijitos Míos, os quiero hablar de la pobreza, la pobreza de alma. La Pobreza de Corazón, que es muy diferente a la pobreza económica.

Vosotros, al NO estar Conmigo y NO buscarMe, vivís en pobreza espiritual. Sois pobres de espíritu y debe haber un crecimiento pero por otro lado, también debe existir la Humildad y esta os ayuda a ver vuestra realidad, que es esa pobreza espiritual. Ciertamente si Me buscáis empezaréis a crecer, pero nunca a un grado superior al que tengo Yo, vuestro Dios. Y de eso deberéis estar muy conscientes Mis pequeños, a pesar de que os he pedido la perfección de vida.

Vuestra perfección va a consistir precisamente, en estar buscando siempre la Verdad. La Verdad a la que os va a llevar el Espíritu Santo. Vosotros os he dicho, que el Pecado Original y el pecado en el que vivís continuamente, vela totalmente vuestras capacidades…

Y también os he dicho que vivís en una eterna mentira al estar aquí en la Tierra. Satanás se ha encargado de impediros ver la Verdad, la Verdad que os dejó Mi Hijo. Y Satanás manipula toda esa Mentira y os hace creer que estáis viviendo en una realidad; pero os va llevando a mentiras más profundas… Y de ahí NO salís.

La Purificación Anunciada, os llevará a que vosotros alcancéis la Verdad. La Verdad que os dejó Mi Hijo. Que alcancéis la perfección y esa perfección, es dejar que todo lo enseñado por Nuestra Santísima Trinidad entre en vosotros. Que se dé la Luz en vosotros, que gocéis Nuestra Verdad, que gocéis de la Sabiduría que se os concederá, para que podáis entender todo lo creado.

¡Es tan bello todo lo que Yo os he dado! Por un lado, Satanás os ha impedido ver la realidad de lo que os he dado y por otro lado, vosotros NO habéis querido buscar la perfección a la que estáis llamados. En Pentecostés hubo un Destello de lo que se dio a los discípulos de Mi Hijo, que fueron los iniciadores de la Iglesia fundada por Mi Hijo.

Ellos estaban como vosotros. Pero ciertamente ellos caminaron con el Maestro, convivieron con Él, aprendieron infinidad de cosas. Y a pesar de tenerLo junto a ellos, todavía su entendimiento estaba velado.

La Inteligencia es muy diferente a lo que es la Sabiduría.

La inteligencia la vais obteniendo con el tiempo, con lo que estudiáis, con lo que aprendéis a vuestro alrededor, de lo que escucháis de los demás, de los libros, viajes y todo aquello de lo cual, vosotros podéis obtener un conocimiento de lo que os rodea.

La Sabiduría va más allá, la Sabiduría viene de Mí y es un Conocimiento más profundo de todo lo que existe, porque vosotros veis solamente el exterior de las cosas, sin profundizar grandemente.

Esto, lo ÚNICO que prueba es que la Perversión y el Bestialismo evolucionaron junto con el Pecado Original. El gusto por las bestias, persiste aún en nuestros días…

Creéis que estáis profundizando y que sabéis mucho, porque vuestra inteligencia es grande y hasta presumís de ello. A veces, no es tanto vuestra inteligencia, sino más bien una capacidad grande de recordar datos y aun así, aunque recordéis muchos, posiblemente NO sepáis qué hacer con ése conocimiento.

Como os decía, la Sabiduría va más a lo profundo. La Sabiduría es Mía, la Sabiduría es Divina. Yo tengo el Conocimiento de todo lo creado, de todo cuanto existe y la Sabiduría Yo la concedo a aquellos en quienes confío y que van a hacer buen uso de ella.

Estáis muy acostumbrados por la cultura en la que vivís, en que queréis sobresalir ante todos vuestros hermanos. Ser el primero, ser el deseado, ser el guía, ser el único que sabe determinados datos o determinadas cosas; porque tenéis capacidades grandes que Yo vuestro Dios os he concedido, pero hacéis a un lado lo principal.

Primeramente, cuando Yo concedo capacidades especiales, ya sean físicas, intelectuales o de alguna otra índole, ésas capacidades son para compartirse. Vosotros sin Mí, NO las podríais obtener de ninguna forma.

Todas vuestras capacidades, dones, carismas, todo viene de Mí y son muy pocos los que realmente, se dan cuenta de ello y Me lo agradecen.

Os decía que aquellos que tienen una inteligencia muy aguda, muy alta, tratan de aprovecharse de ella y en lugar de compartirla para beneficio y subrayo, beneficio de todos vosotros, utilizan ese conocimiento o capacidades para venderlos y de ahí empiezan a caer.

Ya NO hay Caridad, ya NO hay Amor entre hermanos y así, todo se vuelve un comercio. Que NO debiera existir, porque las capacidades, dones, Virtudes, todo lo que tenéis, se os dio gratuitamente y gratuitamente debierais compartirlos con vuestros hermanos.

Pero Satanás se ha encargado de llevar todo lo que ha sido creado por Mí en el Amor, a un Caos.

Todo lo que tenéis a vuestro alrededor, ya NO siguen los patrones Divinos que Yo pensé en un Principio, para todos vosotros. Vivís en un error tremendo, vivís en la mentira, vivís en la Maldad de Satanás. Se manipulan las acciones, se manipulan los fines y se acepta todo.

Todo esto tiene que cambiar, porque NO estáis llevando a cabo Mis Designios. Os he dicho que la santidad se obtiene cuando vosotros Me aceptáis y os dejáis llevar por Mí Voluntad.

Si vosotros NO aceptáis en vuestra vida Mi Voluntad, estáis haciendo vuestra voluntad y de esta forma por muy inteligentes que seáis, NO estáis llevando a cabo correctamente Mis Designios. Todo lo que viene de Mí es Perfecto, es Santo, es Puro, es entendible.

LA SOBERBIA LUCIFERINA

Ciertamente, cada uno de vosotros tiene diferentes capacidades y lo he hecho así, para que os compartáis, los unos a los otros de lo que tenéis. Y dependáis, los unos de los otros y así nadie crezca en soberbia. Ya os había explicado esto Mis pequeños, debéis vivir en humildad.

Pero Satanás manipula todo esto y os hace creer que porque tenéis capacidades muy altas, en determinada área del conocimiento, podéis cobrar más, se os da más importancia ante todos vuestros hermanos y todo tendiente a la soberbia.

Y sabéis perfectamente que cuando os ensoberbecéis, empezáis a perder todo, especialmente Me perdéis a Mí. El soberbio cree ya NO necesitarMe y se aparta de Mí.

Mucha maldad hay a vuestro alrededor, porque NO vivís en la humildad. El humilde, el verdadero humilde de corazón, el que aún a pesar de que tenga capacidades muy grandes se reconoce pequeño.

Porque sabe que para llegar a Mí, es prácticamente imposible para vosotros y se conserva pequeño, sencillo, amoroso y siempre pidiéndoMe lo que necesite para tal o cual situación de su vida, tanto para su bien como para el de otros.

El humilde tiene abiertas las puertas de Mi Corazón, NO así el soberbio. Yo necesito que todos vosotros os mantengáis en la humildad, aún a pesar de que seáis almas con capacidades muy elevadas, pero muy elevadas a nivel de vosotros, como seres humanos.

Vosotros, aún los de capacidades muy elevadas, estáis muy por debajo de Mis Capacidades Divinas; por eso el Pecado de Soberbia es tan grave, porque la soberbia os ciega, NO os deja ver la realidad.

Os creéis igual o más capaces que Yo, vuestro Dios y es porque NO os habéis visto a través de la Sabiduría Divina. Os veis solamente a través de vuestra inteligencia humana, que ella hace que os comparéis con vuestros hermanos.

Y ciertamente tendréis capacidades altas que Yo permití que tuvierais… Las acrecentasteis ciertamente con trabajo, pero Yo puse en vosotros esas capacidades para que las desarrollarais.

Cuando os veis y os comparáis ante vuestros hermanos, viendo solamente vuestra inteligencia; mostraréis ante ellos capacidades altas, quizá hasta muy elevadas.

Que ciertamente como os dije, permití que así fuera para que las compartierais con vuestros hermanos.

Pero precisamente porque os veis solamente en esas capacidades intelectivas y NO os veis a través de la Sabiduría Divina, nunca llegaréis a ser almas que brillen en el Reino de los Cielos.

Las almas que brillan en el Reino de los Cielos, son las que llegaron a obtener la Sabiduría Divina que Yo también la concedo, a aquellos que se la merecen.

Y se la merecen, porque son humildes. Se la merecen porque el Conocimiento que Yo les doy, lo comparten. Se lo merecen porque ayudan a sus hermanos a crecer. Contrario a lo que hace el inteligente, que nomás se aprovecha de su inteligencia para quitarle a los demás lo que tienen.

El inteligente, generalmente va a vivir en la Maldad. El sabio va a vivir en la Virtud, porque la Sabiduría solamente puede venir de Mí y lo reconoce así el alma que obtiene la Sabiduría que Yo le concedo. La Sabiduría, al tenerla os lleva a la pequeñez, porque el sabio reconoce Mi Magnificencia, Mi Omnipotencia, Mi Omnipresencia.

El sabio, al verse comparado Conmigo, reconoce que NO es nada si NO lo estoy apoyando Yo.

En cambio el inteligente, el que se siente muy capaz por su conocimiento técnico cae en soberbia fuerte, se aparta de Mí. Y muchas veces, NO tiene ya capacidades para crecimiento, porque se siente tan capaz que YA NO busca más conocimiento y cae.

Os he dicho Mis pequeños, que vosotros estáis recuperando los dones que tenían vuestros Primeros Padres. NO estáis en periodo de evolución, que eso no existe en Mí. Estáis en periodo de recuperación de lo que tenían vuestros Primeros Padres y que perdieron por el Pecado Original.

El inteligente va a ser sobrepasado por las siguientes generaciones, porque tendrán capacidades más altas que él; precisamente por esa recuperación que va teniendo la humanidad. Y se va a quedar atrás, porque NO tiene sabiduría.

En cambio el sabio, Me tiene a Mí. Y al tenerMe a Mí, ya NO tiene que buscar los conceptos que busca el inteligente. Al tenerMe a Mí, lo tiene todo. Tiene el conocimiento presente, pasado y futuro.

Todo esto que os quiero explicar Mis pequeños, es para que os deis cuenta de vuestra pequeñez. Que tenéis que estarMe buscando en todo momento, que sois pobres en espíritu por esa pequeñez, tanto de inteligencia como de Sabiduría.

Todos vosotros necesitáis llegar a la perfección, NO hay un tope. Buscáis como humanos llegar al diez… Y creéis que ahí es el tope y que ya NO necesitáis más. Pero Conmigo NO hay calificación, NO hay tope, todo en Mí es Infinito.

Siempre habrá algo más que aprender, algo más que habréis de gozar. Creeréis ya haber visto todo y de repente, os mostraré más. Habréis visto cosas bellas y en algún determinado momento, conoceréis cosas aún más bellas, porque Soy Infinito.

Soy la Creación misma. En Mí NO hay tope y los que están Conmigo, tampoco tendrán ese tope. Mientras os mantengáis Conmigo, iréis gozando el Infinito; porque ya os he dicho que fuisteis creados para gozar.

Yo consiento a Mi Creación, consiento a las almas que están Conmigo y que Me consienten, que Me aman, que NO se apartan de Mí.

Ese es el futuro eterno de las almas buenas, de las almas santas, de las almas que buscan su perfección. Que como os he dicho, la perfección es hacer Mi Voluntad. Y aquellos que viven Mi Voluntad, tendrán un Futuro Eterno de bellezas, de Amor, de Santidad, de Sabiduría Divina.

Quiero que entendáis esto Mis pequeños y por eso os lo platico sencillo, para que os deis cuenta cómo Satanás os ha engañado, haciéndoos creer que el que más sabe del conocimiento humano, es el que tiene más derecho a ganar de los bienes de la Tierra y ser el mejor. Ser prácticamente adorado entre los hombres. Y vivís así, en un error.

Mi Hijo pudo haber llegado a la Tierra en esas circunstancias, mostrándoos capacidades intelectivas inimaginables. Desde ese momento Lo adorarían, porque sois muy dados a eso; a adorar a aquél que sabe más que vosotros o que tiene capacidades de una forma u otra, mayores a las vuestras.

Pero recordad, que esas capacidades humanas se quedarán aquí. Al momento de vuestra muerte y cuando os presentaréis ante Mí, os juzgaré a través de la Sabiduría con la que trabajasteis en la Tierra.

¿Entendéis ahora, Mis pequeños? La Sabiduría trasciende, la Sabiduría os lleva al Amor y el Amor lo es Todo. La Inteligencia os lleva al Egoísmo y eso a la Maldad. El que es sabio está Conmigo. El que es Inteligente, la mayoría de las veces, trabaja para Satanás, porque es egoísta y traidor ante sus hermano.

 Se aprovecha de sus mismos hermanos, inventa cosas para aprovecharse de sus hermanos, NO hay Amor y NO va a trascender al Amor.

Vivid pues Mis pequeños, pidiéndoMe continuamente ser sabios. Que Mi Sabiduría llegue a vosotros, que Mi Santo Espíritu trabaje en vosotros, para que dejéis estela de buenos actos, de buenas acciones realizadas con Amor para el bien de vuestros hermanos.

Que os recuerden por el bien que vosotros llevasteis a cabo en donde estabais y muchas veces, la Sabiduría os va a llevar a trascender a otros pueblos y ciudades y quizá al Mundo entero, dependiendo de lo que Yo haya preparado para vosotros, en vuestra misión personal.

PedidMe pues ser sabios, ser sencillos, ser perfectos como Yo Soy Perfecto; porque es vuestra obligación buscar vuestra perfección, para buscar ser Amor. Yo Soy el Amor y vosotros tenéis que llegar a ser también Amor.

No temáis y confiad plenamente en Mi Poder, el mismo Poder que hizo a Mi Hijo vencer y levantarse de la muerte y así como El no fue vencido por la muerte, tampoco lo serán aquellos que en Mí confíen.

Yo Soy el dueño de la vida y de la Muerte y Yo puedo dar la vida y vida en abundancia, a todo aquél que en Mi ponga su confianza.

Yo os bendigo en Mi Santo y Poderoso Nombre, en el de Mi Hijo, ejemplo de Amor y donación a Mi Voluntad y en el de Mi Santo Espíritu, Luz y Vida en Mi Amor

http://diospadresemanifiesta.com/

N184 ENAMORARSE DE DIOS


Hijitos Míos, con todo lo que Yo os he enseñado, he tratado de que las almas se enamoren de Mi Amor. Cuando vosotros os enamoráis de otro ser humano, vosotros le buscáis, tratáis de conocerle mejor… Y mientras más le conocéis y os gusta como es esa persona, pasáis a un amor más profundo, más bello.

Eso es lo que Yo quiero de vosotros, Mis pequeños. Vosotros NO os podéis enamorar en lo profundo de Mí, si NO Me conocéis y si veo que vosotros Me buscáis, pongo todo lo necesario para que vosotros Me conozcáis mejor y os enamoréis de Mí, de Mi Amor, de Mis Obras, de Mi Creación.

Soy vuestro Dios y Me merezco todo. Porque Yo todo lo que he hecho por vosotros ha sido por Amor. Yo Soy el Primer Enamorado en esta relación filial de Padre e hijos o de hermanos, cuando es Mi Hijo Jesucristo El que está con vosotros.

Mis pequeños, vosotros NO os imagináis el Amor que teneMos por vosotros. Vosotros os sentís adultos si ya tenéis años y peináis canas, pero seguís siendo pequeñitos e indefensos. Ciertamente, podéis llegar a tener malicia, pero sois pequeños.

Ciertamente, NO os podéis comparar con la Maldad de Satanás, que es un espíritu inmenso, poderoso, malo. Tampoco podéis llegar a amar al nivel que en Mi Santísima Trinidad, podeMos. Yo os veo en Mi Santísima Trinidad, como pequeñitos e indefensos.

Os he dicho que ante Mis Ojos, sois como bebés que estáis gateando y apenas os queréis levantar. SÍ, cometéis maldades, pero también hacéis cosas bellas, detalles que Nos gustan y sobre todo, cuando hay almas buenas y recibiMos su amor, también lo gozamos inmensamente.

Mi Hijo os repitió muchas veces que fuerais como niños, pero niños obedientes, buenos, amorosos. Pero fijaos que os dijo: “sed como niños”, nunca dijo sed como adultos buenos. Os falta mucho por mejorar, por crecer, por ser quienes vais a ser en lo futuro. Apenas os vais desarrollando.

Ciertamente Satanás ha detenido vuestro desarrollo porque NO quiere veros grandes, espiritualmente hablando; para que gocéis inmensamente del Reino de los Cielos.

Por eso el ser como niños, es un avance muy grande. Y sobre todo, porque la Oración de un niño, el amor de un niño, la donación de un niño, es muy bella ante Mis Ojos. Porque el niño ama de verdad. El niño se da en totalidad. El niño NO piensa: “voy a dar tantito de esto” o “me voy a reservar lo otro”, el niño se da. Y eso es lo que quiero de vosotros, que os deis en pleno amor hacia Mí.

Sí, Yo Soy el Primer Enamorado porque Yo os creé. Y Me enamoro de Mi Creación, que principalmente sois vosotros. También tengo el derecho de que vosotros Mis creaturitas a quienes tanto amo, os volváis hacia Mí y os volquéis en amor hacia Mí.

Vosotros mismos decís que amor con amor se paga… Y así debe ser Mis pequeños. Ciertamente Mi Amor va a ser inmensamente mayor que el vuestro, pero también recordad que es la intencionalidad lo que cuenta ante Mis Ojos. NO importa que tengáis poquito, pero si Me lo dais de corazón, para Mí será mucho.

Yo siempre os cuidaré, buscaré que estéis mejor, si es que confiáis en Mí. Cuando vosotros NO confiáis en Mí y NO Me buscáis, NO puedo derramarMe en Bendiciones sobre vosotros, porque vosotros mismos NO creéis NI buscáis Mis Bendiciones.

Venid pues Mis pequeños, con esa confianza plena del enamorado, del saber que aquél o aquella que os ama, os va a dar todo. En Mi caso como Padre y Creador vuestro y Redentor en Mi Hijo Jesucristo, os daMos todo. Os amaMos inmensamente y lo único que pedimos de vosotros, es que también respondáis con la misma moneda.

Que os deis cuenta y que meditéis tantas Bendiciones derramadas y tanto que se ha hecho por vosotros, para rescataros y levantaros de las Garras del Mal.

Fuisteis creados para recibir el Cielo. Y el Cielo Soy Yo, vuestro Dios. El que está en Mí, vive el Cielo aún desde la Tierra. Estar en Mí, es un gozo inmenso, desbordante, bellísimo. NO hay nada que podáis encontrar en la Tierra, que se pueda parecer a lo que Yo os doy.

Daos pues como niños y recibiréis inmensas bendiciones, regalos de Mi Corazón hacia vosotros. Sois Mis consentidos, porque os creé a cada uno según Mi Corazón. Pero también si Me dais la espalda, si NO estáis Conmigo, si Me traicionáis; perderéis infinidad de Bendiciones que quisiera Yo daros, pero que vosotros NO queréis recibir y con eso, Me entristecéis demasiado.

Entended, Mi Amor es grande hacia vosotros. Pero NO os aprovechéis de Mi Amor, queriendo hacer el Mal y penséis que NO recibiréis ningún castigo por hacer el Mal, pensando que Mi Misericordia es Infinita. NO Mis pequeños, todo mal, también recibe un castigo y bien merecido.

Volcaos en amor hacia Mí, Yo os cuidaré y os llevaré por buen camino. DadMe vuestro amor y Yo seguiré dándoos el Mío.

Porque Me duele tanto ver a tantas almas que NO han abierto su corazón al Amor. Viven en el Mundo pero para buscar el recibir, NO para dar. NO buscan la donación, el Egoísmo les impide vivir la Caridad.

La Caridad es un signo inequívoco de las almas que están Conmigo. En la Caridad se demuestra que vosotros estáis desprendidos de lo que tenéis, porque sabéis que lo que tenéis NO os pertenece. Todo es Mío, Yo os lo concedo para que vosotros lo deis.

Todos los dones, Virtudes, Carismas, Mis Bendiciones… Todo eso va adornando al alma, pero todo lo debéis dar para el bien de vuestros hermanos.

Os hago ver que sois cómo un hombre rico, como un rey, que está buscando, solamente, el bien de sus súbditos, un verdadero rey, lleno de amor. Eso es lo que debéis ser.

Vuestro verdadero tesoro, está en vuestro interior y esto es, el vivir en el amor. Mi Hijo os enseñó esto. Yo quise que bajara a la Tierra, para que le diera plenitud a las Escrituras y ciertamente es muy diferente el leer algo o saber algo, que el vivirlo.

Y por eso quise que Mi Hijo viviera lo que estaba Escrito, lo que se profetizaba de Él desde antiguo, para que el hombre pudiera tener un Ejemplo palpable de cómo vosotros mismos, os debéis conducir para llegar a Mí.

Entended Mis pequeños, que en la Tierra os vais perfeccionando, vuestra vida es para que os llenéis de Mi Amor y que podáis ver por el bien de vuestros hermanos.

Os he dicho que mientras más deis y más os deis por vuestros hermanos, más obtendréis. Pero os falta Fe, os falta confianza en el donaros en Mi Providencia; porque cuando vosotros obtenéis algo, lo guardáis, lo escondéis a la vista de vuestros hermanos para que NO os lo roben.

Los Cuarenta años del Pueblo Judío en el Desierto, fue para eliminar toda esa Maldad que tenían en su corazón, toda esa falta de confianza en Mí. Recordad al principio cuando les decía del Maná, que recogieran solamente lo que fueran a comer en ese día, si lo guardaban por falta de confianza en Mí, de que Yo no los fuera a alimentar al siguiente día, eso que habían guardado se echaba a perder.

Vosotros mismos, al dudar de Mi Palabra, al dudar de Mi Providencia, al dudar de Mi Amor, PERDÉIS. Porque Yo os quisiera dar tanto, pero vosotros mismos detenéis Mi Gracia sobre vosotros, porque NO confiáis en que Yo os voy a dar todo lo que necesitéis.

Os he dicho que vinisteis a servirMe y vosotros debéis estar completamente, abandonados a Mi Voluntad. En una familia, los padres proveen por las necesidades de los hijos. Los hijos se despreocupan totalmente, sobre todo cuando son pequeños de la alimentación, de sus cuidados, de lo que necesitarán día a día; ellos confían en sus padres.

Ahora os pregunto ¿Por qué vosotros sí confiáis en vuestros padres que NO tienen el poderío que tengo Yo, porque Yo sí puedo Crear, os puedo dar lo que necesitéis? En ellos confiáis. NO sabéis si tienen dinero o no, para comprar lo que necesitaréis, pero confiáis en lo que os dicen.

¿Por qué en Mí, NO confiáis, Mis pequeños? Soy vuestro Dios, TODO lo he creado Yo para vuestro bien. Todo lo que veis a vuestro alrededor lo creé para vuestro bien, ¿Por qué en Mí NO confiáis? Todavía Me veis como muchos Me ven: ese Dios lejano, ese Dios que está en los Cielos, ese Dios que NO camina con vosotros o que está en vuestro interior.

Un Dios lejano que NO os conoce, que creéis que NO conozco vuestras necesidades. Y estáis equivocados. Seguís equivocados, porque Yo os creé y Vivo en vosotros… Y os conozco perfectamente.

Otra vez os repito, es vuestra Falta de Fe. Necesitáis Mis pequeños pedirMe de corazón, que aumente vuestra Fe. La necesitaréis especialmente en los momentos difíciles que tendréis, en donde deberéis estar totalmente abandonados a Mi Voluntad. Y además, siempre sumergidos en vuestro corazón a la escucha de lo que Yo os diga, para vuestro bien.

Satanás tratará de destruiros y Yo os estaré protegiendo. Pero si vosotros NO vivís en la Oración Profunda, si NO vivís tratando de cumplir con vuestras obligaciones de amor hacia vuestros hermanos y especialmente hacia Mí.

Y os dejáis llevar por todo lo que suceda a vuestro alrededor, que si NO estáis Conmigo, os llenaréis de muchos temores. Entonces dudaréis y menos os acercaréis a Mí, a través de la Oración Profunda, que quiero que tengáis.

Mis pequeños os repito, os amo inmensamente, NO os puedo obligar a amarMe, pero de vosotros tiene que salir al menos, agradecimiento y amor por todo lo que os he dado y por lo que sois. Os di el Don de la vida y os he dado a cada uno de vosotros, dones con los cuales os movéis aquí en la Tierra y con los que también ayudaréis a vuestros hermanos a regresar hacia Mí.

Pero lo más grande que he puesto en vuestro corazón es Mi Amor y eso es lo que os protegerá contra los ataques de Satanás. Contra Mi Amor él NO puede y si vosotros os llenáis de Mi Amor y confiáis plenamente en Mi Amor hacia vosotros, ya podréis sentiros contentos y seguros, de que Satanás NO OS TOCARÁ…

Hijitos Míos, en las Sagradas Escrituras vosotros conocéis cómo Mi Hijo devolvía la vida a algunas personas, por quienes pedían sus parientes o gente que les amaba.

Vosotros tenéis vida de cuerpo y vida de alma. Ciertamente a algunos les he de conceder que puedan devolver la vida al cuerpo, para que se manifieste Mi Presencia y Mi Amor en esas almas que os ayudan, que se dan por sus hermanos.

Pero muchas veces os he dicho que lo que más Me interesa del hombre, es que tengan vida de alma. ¿De qué os sirve la vida de vuestro cuerpo y que lo atendáis perfectamente, lo embellezcáis si NO tiene vida de alma? Vuestra alma permanecerá viva, cuando vuestro cuerpo muera y en ese momento, regresará a Mí.

Hay almas muy bellas, porque supieron estar Conmigo, Me buscaron y se mantuvieron cumpliendo con lo que Yo os pedí para que crecierais espiritualmente. Pero hay almas que se presentarán ante Mí horripilantes a pesar de que su exterior, su cuerpo humano sea bello.

Al momento en que vosotros morís a vuestro cuerpo, en ese momento os dais plena cuenta del estado de vuestra alma, si es que antes cuando vivíais con vuestro cuerpo, NO os habíais dado cuenta o NO queríais daros cuenta.

Ese momento del paso de la vida en el Mundo y regresar a Mí a la vida espiritual, es un paso que a muchas almas NO les agrada, porque al ver el estado de su alma quieren apartarse de Mi Presencia, NO quieren que Yo les vea, porque saben lo que pasará en su Juicio Personal.

Ciertamente el alma que cultivó el Amor, principalmente las Virtudes y la Caridad, al darse por sus hermanos para ayudarles a crecer y alcanzar Mi Amor y Mis Bendiciones, gozarán el haber dado ese paso de la vida del Mundo a la vida espiritual; al verMe gozarán inmensamente, Mi Presencia.

Las almas que Me han buscado cuando estaban misionando, siempre tenían como meta final el llegar a Mí, por eso la muerte para ellas NO es nada doloroso ni nada que temer. Es algo esperado, deseado, porque Me intuyen. Intuyen Mi Amor, intuyen Mi Presencia Bellísima, Amorosísima… Y al estar frente a Mí, es un Gozo tremendo.

Pero NO así para las almas que se dedicaron en el Mundo, a vivir para el Mundo, a desperdiciar el tiempo que se os concedió para estar en Mí y darse por sus hermanos y ayudarles a crecer. A ser ejemplo, que fue lo que hizo Mi Hijo.

La Palabra que salió de Sus Labios y el Ejemplo que daba, es lo que atraía a las multitudes hacia Él y, vosotros, estáis llamados a eso, también, a atraer multitudes hacia Mi Corazón de Padre y Creador vuestro.

Las almas intuyen el Amor, el Verdadero Amor. Los pequeñitos, los niños, son los más susceptibles a sentir Mi Amor y por eso os pedía Mi Hijo el ser como niños, para que pudierais, vosotros vivir Mi Amor alrededor vuestro.

Cuando estáis Conmigo, podéis sentir el Amor de la Creación, podéis vivir Mi Amor y gozáis inmensamente el que Yo os tome en algunos momentos de Oración y de vida interior, porque vuestra alma la habéis preparado para gozar Mi Amor.

Esto es lo que se pierden las almas que viven del Mundo y para el Mundo. No saben intuir Mi Amor, porque ellas mismas NO han crecido y NO se sensibiliza su corazón a todo lo bello que Yo he creado para vosotros y que os rodea.

Cuando estáis Conmigo, cuando vivís enamorados de Mi Amor, vuestro corazón se sensibiliza inmensamente y toda la Creación os rodea y vive al unísono con vosotros. Vosotros amáis. Vuestro corazón Me ama, la Creación entera Me ama y de esta forma, vivís junto con la Creación, Mi Amor de Padre y de Creador.

Por eso, al momento en que vosotros regresáis a Mí, que dejáis vuestro cuerpo y vuestra alma se libera y vuela hacia Mí, vuestro gozo es infinito. Porque antes ya vivíais ese gozo en la Tierra, pero era un gozo que vuestro cuerpo limitaba.

Y al estar ya libre vuestra alma, vuestro gozo se vuelve infinito. Por eso las almas que están Conmigo, que Me intuyen, que Me buscan, desean la muerte; el momento de la muerte, para llegar a Mí.

Para los que viven del Mundo y para el Mundo, esto es una locura porque quieren seguir viviendo en el Mundo, han puesto su confianza en el Mundo y el Mundo traiciona, el Mundo os acaba. En cambio Yo, os renuevo y os doy cada vez más, si estáis Conmigo.

La verdadera belleza, el verdadero Amor, está dentro de vosotros. NO en vuestro exterior. Y si vosotros seguís buscando solamente el exterior, las bellezas exteriores las del Mundo, muy decepcionados terminaréis.

Sed sabios, entended lo que os digo para que podáis gozar todo lo que Yo he creado para después de vuestra vida sobre la Tierra.

MI ALMA TIENE SED DE TÍ, SEÑOR…

Entended que vosotros sois limitados y lo que tenéis de bueno en el Mundo, ciertamente en algún momento os dará alegrías, porque también vienen de Mí; pero si solamente confiáis en ellas y os olvidáis de la mayor alegría que podéis tener que es el vivir Conmigo, entonces os perderéis de tantas cosas bellas que podréis tener por toda la eternidad.

Venid a Mí y dejad que Yo os vaya guiando por el verdadero camino. Seguid lo que Mi Hijo os dejó y aseguraréis vuestro retorno al Reino de los Cielos.

 Mis Enseñanzas se resumen en la Parábola del Hijo Pródigo. Vivís en el Mundo, pero NO pertenecéis al Mundo. Os he dejado vivir como vosotros quisisteis vivir. Pero las almas que necesito, en un momento dado reciben la Sabiduría y se dejan mover por Mi Voluntad.

Cuando os he dicho que os necesito, es para que os unáis a las almas que están promoviendo el Bien, en donde se encuentren. Todos estáis llamados a ello, se os dio el Don de la vida para que os unierais a Mi Amor.

Sois Mi pueblo, pero muchos NO respondéis. Todos recibís el Llamado, pero NO todos os unís para cumplir con vuestra misión. Por eso solamente algunas almas cuando reciben Mi Llamado, responden, Me piden ayuda, porque Me aman y quieren hacer lo mejor en su misión por servirMe y entonces, les concedo la Sabiduría.

Vosotros debéis perdírMela, Mis pequeños. El ser humano vive generalmente, guiado por su inteligencia y esta se da, por lo que va aprendiendo de sus propios actos o de los de sus hermanos; pero no necesariamente es lo mejor con lo que debe vivir.

Vivir en Sabiduría, es vivir Conmigo, es vivir en perfección, es vivir bajo Mi Voluntad, que siempre os va a llevar a la santidad. Vivir guiados por vuestra propia inteligencia os ayudará, más NO os perfeccionará, porque estáis tomando lo bueno de hermanos vuestros, pero NO necesariamente su actuar fue sabio y virtuoso.

Cuando os dejáis llevar por vuestra inteligencia, muchas veces hay soberbia atrás de ella y nada más buscaréis vuestra vanagloria y pediréis ser servidos por los que están a vuestro alrededor.

La Sabiduría os lleva a la humildad, a la donación, al amor por vuestros semejantes. Ciertamente, la Sabiduría os eleva a niveles a veces muy altos, muy superiores al nivel normal humano.

Yo permito eso Mis pequeños, para que conozcáis los errores humanos, para que conozcáis las deficiencias en las que vivís por NO buscar el Bien Divino, os dejáis llevar solamente, por lo que el hombre ha encontrado por sus propias fuerzas y capacidades.

La Sabiduría es un don, un Don Divino que otorgo a las almas humildes y buenas, a las almas que quieren donarse para servir a sus hermanos, para ayudarles a crecer. Esa es la gran diferencia entre Sabiduría e inteligencia. El inteligente busca el poderío humano y generalmente usando la fuerza, la maldad, el error.

El sabio, el que se deja llevar por Mi Sabiduría, conoce al hombre. Conoce sus defectos, conoce la falta inmensa de Mi Presencia, porque que NO Me tienen ellos en su corazón. El sabio al tenerMe, Me transmite y hace que las almas crezcan y se mejoren.

El Sabio, el que está Conmigo, ayuda a sus hermanos. El inteligente se aprovecha de sus hermanos y son almas muy susceptibles de ser tomadas por Satanás.

Tened pues cuidado Mis pequeños, en lo que pedís o en lo que buscáis. Las almas sabias entrarán al Reino de los Cielos fácilmente. Las almas inteligentes, si no se dan cuenta a tiempo de que viven en soberbia, quizá en maldad; difícilmente entrarán al Reino de los Cielos porque están llenos de soberbia.

Y la soberbia es la que hizo que Satanás perdiera su lugar en el Reino de los Cielos.

Ayudádme todos hijitos Míos, a construir el Reino del Amor y sabed que Yo estaré con vosotros por toda la Eternidad. Yo NO os estoy castigando, es vuestra necedad y soberbia que el mismo Maligno suscita en vosotros, quien os castiga.

Reflexionad y aceptad que Mí Santo Espíritu de Amor os guíe hacia la Verdad y a la Luz Verdadera de Mí Camino al Reino Celestial. Escoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual. En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor.

Os bendigo entrañablemente hijitos Míos de Mi Sacratísimo Corazón. Yo os bendigo con el Amor Verdadero que sólo Yo, Vuestro Padre, en Sus Tres Divinas Personas, os puede dar.

Os amo y bendigo en Mí Santo Nombre en el de Mí Hijo Jesucristo y en el del Paráclito de Amor. Recibid todo el Amor de Mí Hija y mi Reina la Siempre Virgen María…

http://diospadresemanifiesta.com/

EJÉRCITO VICTORIOSO III


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

SEXTO DÍA

6. Reparad por las almas que malgastan su tiempo en la Internet, en la televisión y se olvidan de Dios.

 Hijo consentido: sois generoso en ofrecerme parte de vuestro descanso nocturno con esta hora de reparación, hora en que muchas almas malgastan su tiempo en la Internet y en la televisión viendo programas: perniciosos, que no edifican para nada su proyecto de vida, que excitan su imaginación y la llevan al pecado.

Que deforman su manera de pensar, que se roban los espacios para compartir en familia, que acaban con la identidad de algunos de mis hijos; que son el camino al superficialismo, al comodismo, que desvirtúan lo que es el pecado. Pecado que es mostrado como algo muy normal, algo que encaja con estos tiempos modernos.

Reparad, hijo amado: porque la Internet y la televisión se han convertido en las cajas negras de las casas, muchas veces suelen ser pasaporte de entrada al Infierno. Porque la Oración y el rezo del Santo Rosario en familia ha pasado a un segundo plano.

El erotismo, la violencia, la prostitución, el narcotráfico y los malos ejemplos son el pan cotidiano; porque las telenovelas no han de faltar en hogares que se dicen católicos, hogares en los que poco se dialoga, poco se comparte la mesa, poco se ora en comunidad, hogares que se han olvidado de ser Iglesia doméstica.

Iglesia en la que el primer puesto ha de ser Dios y NO la televisión y la Internet. Iglesia que lea y medite las Sagradas Escrituras. Iglesia que viva en un permanente amor ágape. Iglesia que se esfuerce en permanecer adherida al gran Misterio de la Cruz. Iglesia que se deje arropar bajo los pliegues del Manto de la Santísima Virgen María. Iglesia que sea protegida por San José.

Reparad, en esta hora nocturna, porque muchos de Mis hijos se acuestan sin pensar en Mí, sin encomendarse a mi protección, sin unir sus corazones al Mío a través de la Oración. Reparad, en esta hora nocturna, para que los hombres se aparten de las puertas abiertas del Infierno y se sumerjan en uno de los Aposentos de mi Divino Corazón y sientan el fuego ardiente de la llama de mi Amor Divino.

Reparad, en esta hora nocturna, para que los rayos de mi Luz Divina penetren en el corazón de mis hijos; hijos que sentirán aversión por todo lo que sea de dudosa moral; hijos que sentirán la necesidad de buscar espacios de oración y encuentros a solas conmigo.

Alma Reparadora:

Dulcísimo Jesús: regocijo hay en mi corazón al saber que utilizáis mi nada, porque soy siervo inútil ante vuestra presencia. Soy débil y como tal, necesito vuestra fuerza divina para no declinar en el camino que he emprendido; camino embellecido con las más finas rosas de exportación; camino angosto y escarpado pero camino seguro que me lleva a un encuentro eterno con mi adorable Jesús. Nombre que llevo grabado en mis pensamientos y en mi corazón.

Nombre que me hace suspirar de amor. Nombre que excita mi espíritu en deseos de donarme. Nombre que resuena en la profundidad de mi alma y por eso estoy con mis ojos bien abiertos en esta hora nocturna de reparación.

Reparación que mitigará vuestro dolor. Reparación que adelantará el triunfo del Inmaculado Corazón y el Reinado de vuestro Sagrado Corazón. Reparación que abrirá las puertas de la Nueva Jerusalén.

Dulcísimo Jesús: reparo en esta noche por las almas que pasan largas horas en la televisión y la Internet; almas que se dejan arrebatar vuestros regalos y dádivas celestiales que soléis conceder en la oración; almas que deberán llenar los vacíos de su corazón, sumergiéndolos en las sendas de la contemplación; almas que deben pensar en su salvación, tomando conciencia de que la televisión y la Internet muchas veces llevan a la bancarrota espiritual, a la muerte espiritual.

almas que necesitan pensar en la verdadera vida, vida que exige santidad, renuncias; vida que debe ir de acuerdo con vuestras enseñanzas, Amantísimo Jesús mío; vida coherente con vuestro Evangelio. Dulcísimo Jesús mío: ¡Cómo son los hombres de ingratos y fatuos en sus pensamientos! ¡Cómo son de estultos (necios) en sus obras!, ya que la televisión y la Internet los tienen sumidos, atrapados en las redes oscuras que los llevará a la perdición.

Dulcísimo Jesús mío: os pido tener misericordia de esta humanidad renuente a vuestro amor, humanidad interesada en los asuntos del mundo pero despreocupadas de las cosas del Cielo.

Humanidad abstraída en la ciencia, en la teología pero dispersa a la Sabiduría Divina. Dulcísimo Jesús mío: llamad a cada uno de vuestros hijos a la oración; oración que los fortalecerá para que caminen como peregrinos en busca del Absoluto, en busca del Cielo.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

SÉPTIMO DÍA

7. Reparad por las almas que profanan los templos: saqueándolos, robándose los vasos sagrados y las custodias.

Hijo amantísimo de mi Sagrado Corazón: despertad de vuestro sueño, levantaos de inmediato y venid a nuestro encuentro de amor porque tengo algunas cosas tristes para contaros. Tengo tanto dolor que os necesito como pararrayos en esta noche.

Mi cuerpo, de nuevo, se halla lacerado, maltratado; he recibido golpizas; golpizas por la crueldad con que soy tratado porque: ¡Cómo es posible que hombres sin corazón, hombres dirigidos directamente por Satanás: entren a los templos para saquearlos, para robarse los vasos sagrados y las custodias!

Custodias que contienen al Dios Verdadero, Presente en la Sagrada Hostia. Custodias en la que resido, vestido de sencillez y de simpleza; Custodias que son protegidas por miríadas y miríadas de Ángeles.

Ángeles que me rinden homenaje de adoración. Ángeles que entonan las más bellas canciones porque el Rey del más alto linaje habita en una pequeña porción del Cielo en la tierra. Ángeles que se anonadan y extasían de amor. Ángeles que suspiran al Cielo porque el Hombre-Dios se ha quedado hasta la consumación de los siglos en todos los Sagrarios del mundo.

Hijo carísimo: estas almas de indolente corazón profanan mi Divinidad, me rebajan a la nada. El Dios vivo y Misericordioso es pisoteado, mancillado. El Dios vivo y Misericordioso, es masacrado porque me despojan de mi Trono. Trono que es vendido, comercializado. Trono que es fundido porque el precioso metal de que está hecho, despierta la codicia en algunos de mis hijos con corazón mezquino.

Pobres de estas almas que se atreven a profanar mi Cuerpo Santísimo y los Vasos Sagrados de mi templo; tienen una deuda muy grande qué saldar; sufrimientos espantosos les espera si no se arrepienten de sus faltas; condenación eterna si no confiesan sus pecados y hacen reparación constantes por sus desvaríos y yerros.

Así es, pues, alma reparadora que estáis llamada, en esta noche, a tomar en vuestras manos un lienzo blanco, delicado para que sanéis las heridas de Mi Cuerpo, heridas que supuran Sangre Preciosa, heridas profundas porque he sido profanado, martirizado y por el peor de los verdugos. Besad y adorad mis Santas llagas y reparad para que estas almas lloren amargamente su pecado y regresen a Mí. Yo las perdonaré, les absolveré de toda culpa.

Alma Reparadora:

Mi amado Jesús: mi corazón naufraga en el dolor por vuestra palabras. Palabras que son espadas puntiagudas que cercenan mi alma. Palabras que me llevan a una profunda reparación en esta noche; noche sombría, lúgubre; noche en la que sois profanado, azotado; noche en el que vuestro templo es saqueado, robado. Templo que es pórtico del Cielo, siempre abierto. Templo que es embellecido por vuestra sublime presencia en la Sagrada Hostia.

Mi amado Jesús: tomad mi reparación en esta hora nocturna como bálsamo sanador a vuestras múltiples heridas; dejadme adorar vuestras Santas Llagas y vuestra Sangre Preciosa; dejadme embriagar de amor, pero también de dolor porque ante tanto amor que prodigáis a las criaturas, sólo recibís desprecios e ingratitudes.

Mi amado Jesús: robadme el sueño de esta noche y haced que mi pobre corazón se consuma en deseos de llevarse vuestro dolor, de reparar por estas almas que profanan vuestro Cuerpo adorable y los Vasos Sagrados de los templos.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, ansioso de elevar rogativas al Cielo porque algunas almas no han entendido la grandeza de vuestro Misterio de Amor Divino. Misterio que es subvalorado por algunos hombres renuentes a vuestra manifestación real en la Sagrada Hostia.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, recogiendo vuestra Sangre Preciosa y algunos pedacitos de vuestra carne desgarrada, para adorarla y rendirle la exaltación que algunas almas no os ofrecen, porque están cegadas por Satanás, están sumidas en la mayor de las desolaciones porque el no teneros, es carecer de todo.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, con la lámpara encendida en esta noche, ya que me habéis llamado para daros consuelo, para daros una voz de alivio a vuestro sufrimiento. Os prometo unirme a vuestro dolor, llorar por los pecados de estos hombres que van directo al Infierno, Vos que sois el amor incomparable, la ternura infinita.

Vos que sois un lirio blanco y perfumado: sois deshojado, arrancado bruscamente de vuestro Celestial Jardín. Jardín regado por ríos de agua viva. Jardín cultivado por los Santos Ángeles del Cielo. Estoy aquí como centinela nocturno que custodia el gran tesoro del Cielo que tiene por Nombre Jesús.

OCTAVO DÍA

8. Reparad por aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes.

 Hijo amado: venid a nuestro encuentro de amor. Os espero para calentaros en la llama de mi Amor Divino. Os espero para que seáis Mi centinela en esta noche. Os espero para que levantéis vuestras manos al Cielo y pidáis misericordia para los pecadores.

Os espero para que os apoyéis en Mí porque soy vuestro báculo, vuestro soporte, vuestro estandarte. Vos que formáis parte de este apostolado de reparación, Vos que no conciliáis el sueño sin antes haber cumplido con este compromiso de amor: os pido que reparéis en esta noche por todas aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes, para Mis ungidos, para estos hombres valerosos que tienen una gran misión en la tierra.

Hombres que deben ser otros Cristos en el mundo. Hombres que deben brillar por su santidad, por su ejemplo de vida. Hombres que deben tener un corazón diáfano, libre de toda atadura, de toda mancha. Hombres que han de rechazar de plano los asuntos del mundo porque su vocación apunta a las cosas del cielo, a encaminar a mi grey a la Patria Celestial.

Reparad porque algunas mujeres son instrumentos de Satanás; algunas mujeres están poseídas por un espíritu de desenfreno sexual. Algunas mujeres fijan su mirada en alguno de mis sacerdotes y no descansan hasta no haber logrado sus propósitos mezquinos, ruines.

Reparad para que estas mujeres vuelvan sus ojos y su corazón a Mí. Mujeres que traen consigo, perdición. Mujeres que son más malditas que Judas porque se han metido con lo más amado, con lo más apetecido de mi Divino Corazón.

Reparad para que estas pobres hijas, que se han desviado de mi camino, purifiquen sus corazones en los Ríos de la Gracia. Porque el hedor que llevan dentro es mortecino, nauseabundo. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón cuando uno de Mis hijos predilectos cae en la seducción, en las apetencias de la carne; mejor sería que no hubiesen nacido!

Reparad, también, por ellos porque padecen soledad e incomprensión. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón!, cuando veo que estas almas caminan a una velocidad vertiginosa a la perdición, rogad para que reconozcan sus miserias y sus faltas. Rogad para que vuelvan hacia Mí como hijos pródigos. Yo les perdonaré porque mi Corazón sobreabunda en misericordia.

Alma Reparadora:

Sufriente Jesús mío: ¡Cómo me conduele mi corazón al saber de vuestros padecimientos! Padecimientos que os llevan a una pasión mística porque son muchos los hombres que os maltratan con su vida de pecado; pecado que deforman sus almas, pecado que los separa de Vos cortando todo nexo con el Cielo.

Sufriente Jesús mío: no sé cómo expresaros el gran amor que os tengo; no hay palabras para deciros lo que siento, basta con miraros, con recrearme ante vuestra singular belleza y mi corazón rebosa, palpita con ímpetu, con vehemencia.  

Sufriente Jesús mío: como sois el aliciente para vivir: heme aquí en esta noche cumpliendo con vuestro mandato de amor; reparar por estas pobres mujeres que no alcanzan a sopesar la dignidad del sacerdocio. No miden las consecuencias de sus actos; actos repudiados por vuestro Sacratísimo Corazón. Actos deplorables para el Cielo, actos que son causa de condena y muerte segura.

Sufriente Jesús mío: recibid el sacrificio de esta noche; descansad en mi corazón; entregadme parte de vuestro dolor , porque no soporto veros triste, acongojado por el trágico final de estas almas. Almas que deben acudir de inmediato a Vos y pediros perdón; almas que deben llorar y expiar sus culpas.

Almas que deben vivir en continua mortificación y penitencia porque han usurpado algo que NO les pertenecía. Han tocado propiedad ajena; se han involucrado con lo más amado, lo más querido en esta tierra.

Sufriente Jesús mío: llamad a una conversión perfecta a estas almas que laceran vuestro Divino Corazón; dadles una última oportunidad; demostradles que sois fuente inagotable de Misericordia; llenadles los vacíos de su corazón y suplidlos con vuestro puro amor.

Sufriente Jesús mío: compadeceos de ellas y de los sacerdotes que han caído en el fuego ardiente de la perdición; desatadlos de las oxidadas cadenas que los esclavizan; corred el velo de oscuridad que cubren sus ojos y permitidles ver la luz; luz radiante, inmarcesible; luz fulgurante que brotan de vuestras Santas Llagas.

Sufriente Jesús mío: tomad esta hora nocturna de reparación y apresuraos en vuestra Segunda Venida, porque el mundo se ha corrompido. El Mundo camina sin Dios y sin Ley.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el Dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida. Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan.

Y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

N183 UNA MISIÓN RESTAURADORA


Hijitos Míos, todo lo que empieza, en algún momento terminará. Yo Soy el Alfa y el Omega. Doy la vida y también, la recojo. Doy vida a quien Yo quiero dársela y la recojo en el momento que Yo quiero, también.

Vosotros NO podéis tomar esa vida de nadie, por eso es una falta grave el quitarle la vida a un hermano vuestro. Yo Soy el Único que puedo tomarla porque conozco a cada alma, su misión y si su alma es tomada antes, se trunca su misión.

Mis pequeños, vosotros tenéis esa Gracia grande, es una Bendición tener el Don de la vida. El Don de la vida que Yo os concedo, entra a formar parte de la Creación. Ciertamente las almas están Conmigo y les doy vida después, para llevar a cabo una misión en la Tierra.

Vosotros, estáis dentro de la Creación. La Creación, sabéis que quedó afectada por el Pecado Original y vosotros, principalmente tenéis la misión al tener el Don de la vida, de ir restaurando lo que se perdió.

Si vosotros meditáis esto que os acabo de decir, os debéis sentir orgullosos de formar parte de la Creación restauradora. Mi Hijo os vino a mostrar qué es lo que se necesita para restaurarla y lo que primero necesitáis Mis pequeños, es estar Conmigo. Que NO os separéis de Mí en ningún momento, porque entonces podríais caer en pecado y éste os separaría de Mí, como le sucedió a vuestros Primeros Padres.

Vuestra posición de restauradores es grande Mis pequeños, muy grande. Es devolverMe lo perdido por el Pecado y si vosotros estáis restaurando, es porque vivís Conmigo.

Sí Mis pequeños, NO podéis restaurar si NO estáis íntimamente unidos a Mí, en Mi Santísima Trinidad. Y estáis así porque sois almas escogidas, almas sanas, almas santas.

Meditad esto Mis pequeños, porque NO lo habéis meditado quizá nunca. Tenéis una gran responsabilidad al estar en la Tierra, restaurando lo perdido. En algún momento os dejaré conocer todo lo que se perdió y también os dejaré conocer vuestra misión, como restauradores de nueva vida.

La vida de la Creación, se perdió con el Pecado Original y luego surge la Nueva Vida que os da Mi Hijo Jesucristo. Ciertamente estáis uniéndoos a Él, para eliminar la falta grave y que podáis nuevamente gozar de todas las Bendiciones que Yo le concedí a la Creación.

La misma Creación también sufre por todo lo que perdió, por el Pecado Original. Vosotros como hijos, como descendientes de Adán y Eva, tenéis ese compromiso. Así como sucede en una familia si el padre falta, la responsabilidad cae al hijo y aquí en este momento, en vosotros está cayendo esa responsabilidad de restituirle a esta humanidad, lo que perdió.

Ahora, preguntaos vosotros mismos ¿Estoy llevando a cabo mi tarea, correctamente? Porque esa es vuestra misión, la de restaurar lo perdido, de eso Me tendréis que dar cuentas. Ciertamente Yo os he dado las capacidades, para que vosotros vayáis componiendo lo perdido en vuestra área.

Ciertamente NO tenéis las capacidades como las de Mi Hijo Jesucristo que Es Omnipotente, como para restaurar todo lo visible y lo invisible. Pero vosotros al estar unidos a Mi Hijo, al estar unidos a Mi Santísima Trinidad, empezáis a recibir Mis Bendiciones, Mis dones.

 Y mientras más dais, Yo más proveo para que vosotros podáis hacer vuestra parte. A veces será una pequeña parte, pero si lo hacéis con amor, Yo Me congratulo en ello. A veces tendréis que hacer una gran parte, por vuestra forma de ser y donde Yo os ponga, quizá podáis vosotros convertir a muchas almas. No importa en donde estéis, haced vuestro trabajo lo mejor posible.

Quizá vuestra misión que es toda vuestra vida, sea para levantar solamente a un alma, en algún momento de vuestra existencia. Y esa alma, solamente iba a poder ser levantada por vuestra intervención y Yo Me congratulo con vosotros.

Al que le haya tocado una, al que le haya tocado cien, mil, tres mil, un millón, a todos les daré las gracias y les daré su Premio de regreso, en el Reino de los Cielos; pero deberéis de poner vosotros todo lo que podáis, las capacidades Yo os las daré. Estaréis protegidos y guiados por Mí y Mi Santísima Trinidad, para cuidar a vuestros hermanos en su crecimiento espiritual.

CamineMos juntos Mis pequeños, NO os separéis de Mí, así como Yo NO Me separaba de Mi Hijo. Él recurría a Mí, se mantenía en Oración Profunda Conmigo, Yo Lo aconsejaba y Lo guiaba y por eso pudo llevar a cabo Su Misión. Él prometió y cumplió lo que iba a Ser Su Misión.

Prometió Su Resurrección y así fue. Y Yo os prometí que aquellos, que estuvieran con Él, también tendrían la resurrección. Y tal como Él lo dijo en las Sagradas Escrituras el que Lo veía a Él, Me veía a Mí, soMos Uno y vosotros, unidos a Mí, soMos uno.

Así que, Mis pequeños haced vuestra parte. Hacedla con amor, pero sobre todo con ese amor en perfección, para cuidar a vuestros hermanos. Ayudadles a su regreso mediante la conversión y luego, su salvación eterna.

Mis pequeños, con uno que vosotros salvéis, vosotros estáis salvados. Pero salvadMe cuantos podáis, para que Me deis la alegría que Mi Hijo también, Me dio al salvaros a vosotros.

Hijitos Míos, ya teníais profetizado en las Sagradas Escrituras, que cuando se fuera acercando el Final de los Tiempos Satanás iba a ir atacando cada vez más fuerte a la Creación. Notad que os he dicho: “a la Creación” y NO solamente a vosotros Mis hijos, sino a toda la Creación, a todo lo creado, a todo lo que salió de Mis Manos, Mis pequeños.

Ya os había dicho que él manipulará a la misma Naturaleza, para que os ataque. Que iba a iros atacando a vosotros mismos aumentando la Maldad, aumentando los Pecados Capitales, para que vosotros cayerais en ellos y de esta forma, Me ofendierais gravemente.

Vosotros debéis estar más unidos a Mí, por eso os he insistido tanto en la Oración, sacrificio, penitencia, ayuno, para que podáis estar fuertes en estos momentos difíciles de la humanidad.

Ciertamente NO todos vosotros habéis respondido como Yo quisiera, pero os sigo guiando y estoy confiando en vosotros como en un principio con los apóstoles, que también estaban llenos de defectos, hasta la llegada de Mi Santo Espíritu sobre ellos, Quien los transformó.

Si vosotros lo deseáis y Me lo pedís, seréis transformados. Y entonces, daréis muchísimo más de lo que habéis dado hasta este momento de vuestra preparación. Ciertamente sois débiles, tenéis vuestros defectos graves o no tan graves. Seguís siendo humanos, seguís teniendo defectos, pero también Virtudes.

Si vosotros camináis solos, fácilmente Satanás os va a envolver en su Maldad, en sus Mentiras y os vencerá. En el momento en que vosotros estéis Conmigo y aceptéis que Mi Santo Espíritu os transforme, os transfigure, difícilmente Satanás podrá venceros, porque Yo viviré plenamente en vosotros.

Ciertamente Yo Vivo en cada uno de vosotros, en cada alma que baja a la Tierra a formar un ser. Yo Vivo en vuestro ser, pero NO todos se dejan guiar por Mi Voluntad. Debéis pasar todo un proceso de transformación. Debéis primeramente, aceptar el ser movidos hacia la Verdad; vosotros lo hicisteis y por eso os he ido preparando por años, para que encontrarais la Verdad, vivierais en Ella y la transmitierais.

Vosotros al vivir Conmigo y en Mí, ciertamente se dará lo que dice en las Sagradas Escrituras, cuando Mi Hijo os dice que podréis hacer lo que se Le vio hacer a Él y aún más. Pero eso NO es lo que os debe mover para manteneros en vuestra misión.

Porque si buscáis solamente la vanagloria que os lleva a la soberbia, caeréis fácilmente en las Garras de Satanás y os vencerá, porque estáis buscando el ser admirados por vuestros hermanos.

REINA DE LOS MARTIRES

Aprended de Mi Hija la Siempre Virgen María, actuando a la par con Mi Hijo pero en silencio, escondida a la vista de los hombres, pero haciendo grandes cosas por todos vosotros, llevando una vida de Oración Profunda, de Intercesión por todas las almas y para todos los tiempos.

Esa Oración Profunda, esa vida íntima Conmigo Me gusta mucho, porque solamente soMos vosotros y Yo, nadie en medio. Y vaMos creando una relación de Padre e hijo extraordinaria. Y cuando vosotros realmente os compenetráis en esa realidad de que sois verdaderamente hijos Míos, en ese momento entráis en una profunda humildad como Mi Hija la Siempre Virgen María, la Creatura Perfecta, la Mujer por Excelencia.

Eso es lo que quiero hacer con vosotros Mis pequeños, pequeñas almas ante los ojos de los hombres, grandes almas ante Mis Ojos. Olvidaos de vosotros mismos, solamente soMos vosotros y Yo. En lo particular cada uno de vosotros y Yo, NO necesitáis a nadie más para ser perfectos y para hacer grandes cosas para Mi Reino.

Vivid pues Conmigo, unidos ya desde ahora y Nos mantendremos unidos eternamente, cuando terminéis vuestra misión aquí en la Tierra.

Hijitos Míos, en Mi Santísima Trinidad Nuestra Misericordia es desbordante. Tenéis muchos ejemplos de Nuestro Amor por vosotros.

Vuestra actuación en vuestra misión, NO ha sido lo mejor que Nos pudierais haber dado, pero sabéis que en Mi Divina Misericordia, Yo puedo perdonaros y en un momento ganáis la vida eterna. Un momento de Amor, que os lo da un momento de arrepentimiento.

Como Padre por daros un ejemplo, veis Mi Misericordia ante el pueblo de Sodoma y Gomorra, pude haberlos salvado si hubiera habido al menos cinco justos, pero NO los hubo. Mi Hijo en Su Misericordia Infinita, perdona al buen ladrón en sus últimos momentos de vida; con un arrepentimiento de corazón, se salvó.

Mi Santo Espíritu, os lleva a reflexionar sobre vuestra vida, sobre vuestra actuación en vuestra misión terrena y si Le permitís, os lleva a más profundidad de vuestro ser, al grado de llevaros hacia el arrepentimiento de vuestra vida pasada quizá llena de maldad, de errores. Pero en Nuestra Misericordia Infinita, se os concede el Perdón y la Gracia de obtener la vida eterna, en el Reino de los Cielos.

Os he dicho muchas veces Mis pequeños, que debéis entender que NO Soy un Dios de muerte, sino un Dios de Vida, que fuisteis creados para vivir en Mí. Fuisteis creados para el Bien, fuisteis creados para dar fruto. Fruto abundante para los vuestros, para todos los que os rodean, para todos aquellos que vuestra mente alcance para interceder por ellos.

Tenéis potencias inimaginables que NO habéis utilizado, porque NO os habéis unido a Mí, vuestro Dios. Podéis hacer grandes cosas y sabéis que cuando actuáis en el Amor, es cuando se producen los milagros. Cuando vivís en Gracia y con un amor inmenso por los vuestros, podéis ayudarles en tantas cosas que el hombre necesita, pero especialmente por su salvación.

Os distraéis demasiado con las cosas del Mundo y con las tentaciones que os pone Satanás, precisamente, para que os distraigáis en las cosas del Mundo y no mováis corazones a la conversión, al arrepentimiento, a encontrar, ya desde ahora, la vida que viviréis eternamente, que es la vida en Mí, vuestro Dios.

Hay tanto que podéis hacer por el Cielo y NO lo hacéis porque os habéis enamorado de la Tierra, porque Satanás os ha engañado y hace que vosotros os encadenéis en las cosas del Mundo y de esta forma, NO podáis volar hacia los Bienes del Cielo.

Reiteradamente os digo que vivís en una equivocación, en una mentira, porque Satanás os conoce y como vivís en lo material, en lo que podéis tocar, sentir, gozar, NO confiáis ni buscáis en lo que por Fe, debéis luchar.

Os dijo Mi Hijo que si tuvierais la Fe al menos, del tamaño de una semilla de mostaza, grandes cosas haríais y ni eso tenéis. La Fe es imprescindible para vuestra salvación, NO solamente la vuestra, sino la que le podáis ganar a muchos de vuestros hermanos.

No vivís para servirMe, vivís para daros gusto a vosotros mismos con las cosas del Mundo.

Por vuestra falta de Fe, desperdiciáis tantas cosas buenas y bellas que podríais hacer; pero especialmente por vuestra falta de Fe y de Amor NO Me buscáis a Mí, vuestro Dios. Y al NO buscarMe, NO pedís Mi Sabiduría Divina, NO pedís tantos dones y Carismas que Yo os podría otorgar, para el bien vuestro y el de vuestros hermanos.

Se os acercan momentos difíciles, muy difíciles. Y la Fe es la que os va a sacar fácilmente de esta problemática que vais a vivir, pero si NO la habéis ejercitado y la habéis desperdiciado.

Pasaréis por momentos muy difíciles, momentos de desesperación que os pueden llevar a cometer graves pecados o graves errores. Mucho se os ha dado y poco habéis respondido.

Os repito, Mi Misericordia es Infinita, Mi Misericordia os puede dar la Vida siempre y cuando Me la pidáis y la busquéis.

Sed humildes y sencillos. Arrepentíos de vuestros pecados, buscadMe y Me dejaré encontrar, vuestra salvación, depende de vuestra Fe.

Hijitos Míos, meditad profundamente lo que os he dicho. No veáis lo negativo que ya sucedió, sino lo positivo que todavía podéis hacer.

Ciertamente la maldad de Satanás os ha llevado a la muerte espiritual en casi toda la humanidad. Os he dicho que con un puñado de almas totalmente sueltas a Mi Voluntad, podría Yo salvar a la humanidad entera y es triste ver la falta de almas donadas a Mí, con las que Yo pueda trabajar para salvar a esta humanidad.

Como os dije, TODO ya está contaminado por la Maldad de Satanás. Mi Misma Iglesia YA NO está siendo guiada por el Espíritu Santo sino por Satanás y vosotros NO habéis pedido la acción del Espíritu Santo, para poder entender los Signos de los Tiempos y que NO os dejéis engañar con todo aquello malo que pueda salir de Mi Iglesia, porque NO ESTÁ SIGUIENDO lo que en las Sagradas Escrituras, dicho está.

Soy un Dios de Amor, pero también Soy un Dios de Justicia y di una Orden tajante, de que NO se le debería de cambiar ni un punto ni una coma a lo que escrito está y se le ha cambiado.  Son momentos de Juicio, son momentos en que todos deberéis ser juzgados por el bien y por el mal realizado.

Vienen momentos de renovación espiritual, en donde nuevamente Mis Leyes, Mis Mandamientos deberán ser tomados por las almas escogidas y se les dé el debido respeto y devoción porque vienen de Mí, de Mi Santísima Trinidad.

Y el hombre aconsejado por Satanás, ha modificado lo que Yo en Mi Divinidad, os he dado. ¿Quién es Satanás para hacer esto y quién es el hombre, -todavía más insignificante- para llevar a cabo lo que va en contra Mía?

Habéis fallado profundamente y deberéis sufrir por vuestros errores. Os he dicho que aquellos de vosotros, que dejasteis entrar Mi Amor en vuestro corazón y lo habéis dado a vuestros hermanos, pasaréis una purificación sencilla y hasta podría decir, agradable.

Porque será como una plática amorosa entre un Padre a un hijo, en donde os haré ver vuestros errores y os perdonaré, os levantaré y os llenaré de Bendiciones, porque fuisteis fieles. Porque Me habéis amado, porque escogisteis la mejor parte, la protegisteis y la transmitisteis.

Vosotros, los que le abristeis vuestro corazón a Satanás, os pusisteis en Mi contra. Quisisteis destruir todo lo que Yo os di, especialmente Mi Amor en vosotros y la Fe, para que Me siguierais. Vosotros sufriréis grandemente si NO os arrepentís a tiempo y pedís que Mi Misericordia os cubra…

Pero ¡AY! de vosotros, los que con toda intención Me traicionasteis, que os volvisteis instrumentos de Satanás; especialmente vosotros los que estando en Mi Iglesia os volvisteis traidores, que disteis mal ejemplo, que os burlasteis de Mi Presencia en la Sagrada Eucaristía.

Que fuisteis autores de sacrilegios con el Cuerpo Santísimo de Mi Hijo, más os valiera no haber nacido.  Daos cuenta que os burlasteis de todo un Dios, sois los Judas de este tiempo y, como Judas, recibiréis su mismo castigo.

Soy un Dios Amoroso, un Dios Misericordioso; pero también un Dios Justo. Doy Mi Bien, a quien Mi Bien se merece y castigo a aquel que se opone a Mí, a Mis Leyes y a Mi Amor.

Reflexionad y aceptad que Mí Santo Espíritu de Amor os guíe hacia la Verdad y a la Luz Verdadera de Mí Camino al Reino Celestial.

Escoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual. En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor.

Yo os bendigo con el Amor Verdadero que sólo Yo, Vuestro Padre, en Sus Tres Divinas Personas, os puede dar.

Os amo y bendigo en Mí Santo Nombre en el de Mí Hijo Jesucristo y en el del Paráclito de Amor. Recibid todo el Amor de Mí Hija y mi Reina la Siempre Virgen María.

http://diospadresemanifiesta.com/

EJÉRCITO VICTORIOSO II


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la hora nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

I CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús y de María; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús y de María; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

TERCER DÍA

3. Reparad por las almas engañadas por la magia, la superstición, la santería.

Hijo carísimo: ¡Qué grato poder contar con vuestra compañía en esta noche. Qué regocijo siente mi Divino Corazón al saber que no estoy solo, que un alma ha sacrificado parte de su sueño y se ha unido al coro de los Santos Ángeles para reparar por los desvaríos de los hombres!

Hombres que andan de un lado para otro por el prurito de oír novedades; hombres que centran su fe en la superstición, hombres que no acuden al tronco del árbol sino a sus ramas; hombres que aún no han profundizado en las verdades de la religión; hombres que sacralizan lo profano.

Hombres que pretenden hallar respuestas, utilizando medios equívocos. Medios que los sumergen en un mar turbulento de dudas, medios que los sustraen de la doctrina veraz, doctrina entresacada de las fuentes fidedignas de las Sagradas Escrituras y del Magisterio de la Iglesia.

Alma reparadora que sois como antorcha de luz en medio de la oscuridad de esta noche: reparad por aquellas almas que van en pos de falsos dioses, dioses salidos de las profundidades del Averno…

Dioses que traen consigo el Caos, la Confusión; dioses en los que no hay claridad, nitidez; dioses que atrapan a muchos incautos en las telarañas de la Mentira y del Engaño.

Alma reparadora que os unís a la Oración de la Iglesia Triunfante, Purgante y Militante: atraedme con vuestro desvelo de Amor Divino a aquellas almas que se dejan seducir por los engaños de la magia, de la superstición, de la santería: rogad al Cielo para que estos pobrecitos hijos Míos purifiquen sus corazones en los manantiales de Agua Viva; agua que los limpiará, los renovará interiormente; agua que caerá como llovizna fresca para suavizar la aspereza de su espíritu.

En esta noche, alma reparadora: dejaos tomar y poseer por mi amor porque la sed de almas me devora, me quema por dentro.

Cómo quisiera que todos los hijos dispersos de mi redil, se acercaran a Mi Sacratísimo Corazón. Corazón con muchísimos espacios aún vacíos. Corazón ansioso en abrasar en la llama de mi Amor Divino, a toda la humanidad. Humanidad a la que amo por igual; porque por todos vosotros me ofrecí como Víctima Divina para redimiros de vuestros pecados y daros salvación y vida eterna.

Alma Reparadora:

Amantísimo Jesús mío: heme aquí con mi corazón abierto y con mis ojos despiertos, dispuesto para reparar, en esta hora nocturna, porque muchas almas dejan de beber en los Ríos de Agua Viva; para tomar sorbo a sorbo de las aguas contaminadas del pecado, pecado que las lleva a una vida sin sentido.

Pecado que les pone vendas en los ojos para que no vean la realidad, para que no descubran los misterios divinos. Misterios que son verdades reveladas a los corazones sencillos, puros y cándidos como el corazón de los niños.

Amantísimo Jesús mío: heme aquí con mi corazón abierto y con mis ojos despiertos para reparar, en esta hora nocturna, porque muchas almas no han fundamentado su fe en la roca firme que Sois Vos; muchas almas quieren descifrar misterios; conocer el futuro de sus vidas a través de la adivinación, de la santería.

Muchas almas se acercan al esoterismo, a la meditación trascendental, a la metafísica, impulsadas por un espíritu de curiosidad; espíritu que paulatinamente las sumerge en este charco de mentira, espíritu que les hace sentir plenitud momentánea, espíritu que las embauca con sutileza para después pasarles una cuenta de cobro.

La cuenta de la desesperación y de la ruina económica, de la pérdida de la salud; la cuenta que las lleva a la condenación porque no supieron amar a Dios sobre todas las cosas.

Porque colocaron sus esperanzas en terrenos movedizos, fangosos y por eso colapsaron en su vida espiritual, despreciaron al que todo lo puede, al Dador de todas las gracias.

Amantísimo Jesús mío: heme aquí con mi corazón abierto y con mis ojos despiertos, dispuesto en reparar, en esta hora nocturna; porque muchas almas hacen daño a otras por medio de la santería, del vudú y de la brujería.

Almas que en vida ya tienen un puesto seguro en los Abismos del Averno.

Soberano, Jesús mío, miradlas con ojos de compasión, dadles una última oportunidad; encadenadlas a vuestro Sacratísimo Corazón y prended fuego de Amor Divino en ellas; quemad sus pecados, haced cenizas su pecado.

Jesús amado: en vuestro corazón agonizante hay raudales de bendición; haced que esta hora de reparación amaine vuestro dolor; haced que esta hora de reparación despierte del aletargamiento espiritual a éstos, mis hermanos.Hermanos que aún no os han conocido; hermanos que caminan apresuradamente al cadalso eterno; pero todavía pueden ser rescatadas, salvadas.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz.

Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos.

Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

CUARTO DÍA4. Reparad por las almas embotadas en la mediocridad y el superficialismo.

Hijo mío: dejadme entrar en vuestro corazón, deseo sentir el calorcito de vuestro amor por Mí. Deseo que dejéis vuestras habituales tareas y os ocupéis de las Mías, reparando en esta hora nocturna; porque es mucho el sufrimiento que abate mi Sagrado Corazón. Es mucha la crueldad e ignominia de los hombres.

Es mucha la desolación en mi Santo Templo. Es mucha la incredulidad hacia las cosas de Dios. Es mucha la acedia espiritual, ya que muchas almas no quieren saber de Mí, se molestan cuando escuchan hablar de un tal Jesús que transformó la historia de la humanidad, que vino al mundo no a abolir la ley sino a perfeccionarla, que descendió a la Tierra a restaurar su Reino de paz y de justicia.

Hijos queridos: en vuestro corazón hallo complacencia; porque habéis abierto sus puertas para que Yo entre, para que lo tome como mi Trono, como Mi posesión. Pero esta felicidad no es completa, porque muchas almas cierran su corazón a mi Amor Divino; los quehaceres del mundo los dispersa de los deleites del Cielo.

Cielo abierto para todas las almas con corazón puro. Cielo abierto para todas las almas que supieron escuchar mi voz. Cielo abierto para todas las almas que vivieron en santidad, en coherencia con Mi Palabra. Cielo abierto para todas las almas que decidieron seguir las Huellas del Crucificado.

Tengo otras ovejas fuera de mi redil que desperdician los manjares del Cielo y apetecen migajas que ofrece el mundo; dejan de vestirse con ropajes de gracia para cubrir su corazón con los andrajos del pecado, dejan los caminos angostos para caminar en la laxitud de la vida.

Reparad pues en esta noche, para que todos los hombres abran sus corazones y me permitan reinar en sus vidas como su Señor. Reparad para que la humanidad entienda que la vida sin Dios no es vida; es un desierto árido, sediento de agua, es un jardín de rosas y flores marchitas.

Levantad vuestras manos al Cielo y suplicad misericordia para estas almas embotadas en la mediocridad y superficialismo, por la dureza a Mis manifestaciones de amor. Pedid con insistencia para que reaccionen a tiempo; para que recojan, como llovizna fresca, mis gracias y mis bendiciones.

Alma Reparadora:

Jesús amado os agradezco infinitamente por suscitar en mi corazón un gran deseo de reparar, en esta hora nocturna; porque en verdad son muchas las almas de dura cerviz, ya que dicen amaros pero su amor es de mera palabra, de labios hacia fuera; porque sus corazones no han abierto sus puertas para recibiros; sus corazones están embadurnados de pecado, huelen a mundo.

Jesús amado: me honráis en esta noche porque no tenéis en cuenta mi debilidad; antes bien, me impulsáis a amaros, a limpiar mi corazón de toda mancha y ofreceros un homenaje de adoración; porque sois mi Señor, el Dueño de mi vida, la razón por la cual existo, el Encanto de mi pobre corazón.

Así como habéis corrido el velo que oscurecía la luz de mis ojos, haced lo mismo con los ciegos espirituales; saetad sus corazones para que sientan la necesidad de acudir a Vos, de unir sus latidos con los vuestros. De lubricar las puertas oxidadas de sus almas con el óleo bendito de vuestro Amor Divino y abrirlas de par en par…

Para que entréis como el Rey del más alto linaje, como el hijo de la estirpe de David, a reinar en sus vidas; vidas que serán transformadas, renovadas.

Vidas que ya no volverán a ser las mismas; porque Vos Mismo las tomasteis como greda blanda en vuestras venerables manos y le distéis un toque de distinción, de donaire.

Cómo no acompañaros, en esta hora nocturna de reparación, si sois mi Dios y mi Todo. Cómo no acompañaros, en esta hora nocturna de reparación, si os habéis ofrecido como Víctima Divina por toda la humanidad. Cómo no acompañaros, en esta hora nocturna de reparación, si os habéis entregado con todo y a cambio de vuestra extrema generosidad recibís desprecios.

Cómo no acompañaros en esta hora nocturna de reparación, si me comunicáis vuestros sentimientos, vuestras emociones, vuestro dolor de querer entrar al corazón de todos los hombres y no hallar un sitio digno donde descansar.

Corazón agonizante de mi Jesús: aquí estoy alivianando vuestro sufrimiento con mi oración, con mi súplica constante al Padre. Descargad en mí vuestra tristeza, punzad mi corazón y heridlo de amor porque a Vos sólo quiero amar, adorar y glorificar.

QUINTO DÍA

5. Reparad por las almas involucradas en el horrible crimen del Aborto.

 Hijo amado: mi Divino Corazón se desgarra de dolor en esta noche, porque muchos bebés son asesinados en el vientre de sus madres. Bebés que fueron elegidos desde mucho antes de ser concebidos. Bebés que venían marcados con un sello de predilección.

Bebés que tenían una misión específica para cumplir en esta tierra. Bebés que tenían todo el derecho de nacer, de abrir sus ojitos a un nuevo mundo, de sonreír a papá y a mamá, de balbucear y pronunciar sonidos de ángeles como gesto de agradecimiento por haberle dado vida.

Hijo amado: Mi Divino Corazón se desgarra de dolor en esta noche, porque muchos bebés cargan con las consecuencias de la irresponsabilidad de sus padres y son mártires en el vientre de sus madres.

Madres que están llamadas a donarse por entero a sus hijos; madres que deben luchar con tesón, enfrentando una sociedad injusta, señaladora; madres que deben hacer de su vientre una cunita de amor porque en él duerme un pequeño angelito indefenso y tierno.

Angelito que espera las caricias de su madre y el abrazo delicado de su padre; angelito que sólo pensará en jugar, angelito que descenderá a la tierra para dar alegría a una familia, regocijo a un corazón de madre.

Hijo amado: reparad en esta hora nocturna porque el maltrato que reciben estos bebés, desde antes de nacer, desgarran de abatimiento mi Sagrado Corazón porque: ¡Cómo es posible que un padre y una madre asesinen a su propio hijo, hijo producto del amor!

¡Cómo es posible que los hombres evadan la gran responsabilidad de engendrar un hijo y sientan temor a la paternidad y a la maternidad! ¡Cómo es posible que cometan el acto más abominable que clama venganza desde el Cielo! ¡Cómo es posible que se atrevan a agredir a una criatura que es indefensa, criatura formada a su imagen y semejanza!

¡Cómo es posible que una madre convierta su vientre en una tumba mal oliente después de haber sido un hermoso jardín en el que florecía un delicado lirio o una esbelta azucena! ¡Cómo es posible que los hombres sean tan ruines, no le tengan miedo al día de su juicio!

Hijo amado: secad las lágrimas de sangre que corren por mis ojos y uníos a Mi dolor y reparad para que estas pobres madres vuelvan su corazón a Mí.

Alma Reparadora:

Corazón agonizante de Jesús: vuestras palabras contristan mi corazón. Vuestras palabras me llevan a un arrepentimiento verdadero de mis pecados y a una conversión perfecta y transformadora. Vuestras palabras hacen que ame más el sacrificio y la penitencia.

Vuestras palabras avivan en mí un fuerte deseo de reparar cada noche porque sois herido, flagelado por todos los pecados de la humanidad; pecados que son la causa para la condenación de muchas almas; pecados que son la ruina y el descalabro espiritual de muchos hombres y mujeres que no miden las consecuencias de sus actos y por eso perecen, mueren en vida.

Corazón agonizante de Jesús: dejadme enjugar vuestro rostro sudoroso y empolvado por los vejámenes de las criaturas. Dejadme secar vuestras lágrimas y abrazaros porque no estáis sólo, podéis contar conmigo, utilizadme como os plazca, sólo quiero dar alivio a vuestro Divino Corazón.

Corazón que ama con amor de Padre, de hermano, de amigo. Corazón que arde en la llama de Amor Divino. Llama que abrasará a las madres abortantes para quemar su pecado. Llama que dará abrigo a todos los no nacidos.

Corazón agonizante de Jesús: decidme qué he de hacer para que las madres y el mundo entero tomen conciencia: que el aborto es un horrible pecado que degrada, embrutece, animaliza a quienes lo practican.

Corazón agonizante de Jesús: recibid mis sacrificios, mi inmolación, mi reparación constante para que vuestro Sagrado Corazón deje de padecer y de sufrir tanto.

Corazón agonizante de Jesús:traspasad con vuestros rayos de luz el corazón de todas las madres gestantes; madres que piensan acabar con la vida de su hijito; madres que se sienten solas, temerosas de enfrentar una realidad; madres que dicen: no estar preparadas para la crianza de su bebé; madres que se sienten desplazadas, abandonadas.

Corazón agonizante de Jesús: haced que todos los hombres valoren la vida, actúen movidos por vuestra Divina Voluntad, que sólo piensen en daros gloria, en rendir Tributos a Dios

Misericordioso, Justo. Gracias amante Jesús mío: por despertarme en esta noche y unirme al Santo oficio de los Ángeles. Gracias por consumir mi corazón en deseos de amaros cada vez más con mayor ímpetu y fuerza.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una Esencia y Tres Personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo. Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la Guerra Fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida; Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

QUE SE ATREVAN A SEGUIR ORANDO A PESAR DE LOS EMBATES DEL INFIERNO…

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan, y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

EJÉRCITO VICTORIOSO I


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

PRIMER DÍA

1. Reparad por las almas que NO me Reconocen como al Señor de sus vidas.

Venid alma reparadora y escuchad el clamor de mi Voz. Tengo frío, me encuentro Solitario. Busco corazones puros en donde descansar, pero NO los encuentro. Sus corazones están cerrados a mi Presencia Divina.

Busco Cirineos que me ayuden a cargar con el peso de la Cruz en esta noche. Pero los hombres, agotados por el trajín del día, buscan un lugar donde reposar.

Busco centinelas para que sean como lámparas encendidas en esta noche lúgubre; pero la llama que arde en sus corazones es tenue, débil, opacada por las excesivas ocupaciones del diario vivir.

Busco Verónicas para que limpien mi Divino Rostro Ensangrentado y Maltratado por los pecados de la Humanidad.

Humanidad con otros intereses. Humanidad cuyos ojos están puestos en las ilusiones del mundo, en las falsas seguridades. Humanidad que debiera tener sus esperanzas en Mí.

Humanidad que debiera tener como primacía a Dios. Humanidad que busque encuentros a solas Conmigo para colmarlas de todo.

Humanidad que haga de sus vidas aventuras maravillosas. Humanidad que deje el pecado y vengan a limpiar la suciedad de sus corazones en los Ríos de la Gracia. Humanidad que comprenda que el hombre sólo es grande cuando está de rodillas, cuando se reconoce pequeño, finito, limitado.

Pero lo más triste y angustioso para mi Divino Corazón es que la mayoría de los hombres caminan en dirección opuesta a mis valores, a mis principios, a mi Evangelio. Corren a una velocidad vertiginosa, sin percatarse de los peligros y enemigos, que ponen en alto riesgo la salvación de sus almas.

Alma reparadora que habéis atendido a mi llamado angustioso en esta noche, reparad por las almas que desechan mis enseñanzas según ellas, obsoletas salidas de tono para un mundo moderno, científico y tecnicista.

Reparad para que me Reconozcan como al Señor de sus vidas. Vidas que deben ser transformadas, restauradas, tocadas por mis pincelazos divinos.

Alma reparadora que habéis atendido a mi llamado angustioso en esta noche, reparad para que las almas sean Evangelio vivo. Palabra encarnada. Almas que se identifiquen con mis pensamientos, con mi estilo de vida: sencilla, descomplicada; pero a la vez profundo; estilo que agrada a mi Padre Eterno.

Alma Reparadora:

Corazón agonizante de Jesús: Héme aquí ante vuestra celestial Presencia. Infinitas gracias os doy por haber puesto vuestra mirada en mi pequeñez, por haber susurrado palabras de Amor Divino en mi corazón, por haberme encadenado a vuestro Sacratísimo Corazón.

Estoy aquí en esta noche mitigando vuestro dolor. Estoy aquí en esta noche alivianando un poco el peso de vuestra Cruz. Estoy aquí en esta noche ofreciendo una hora de mi sueño para que dispongáis de mí como os plazca: si queréis, hacedme partícipe de vuestra Tristeza; si queréis descargad en mí vuestra Justa Cólera, si queréis Descansad en mí, entregándome parte de vuestra Cruz.

Corazón agonizante de Jesús: no estáis solo, estoy con Vos. Sois el desvelo de mis ojos. Sois la fijación de mis pensamientos. Decidme amante Jesús mío: qué he de hacer en esta noche para llevarme vuestro Dolor.

Qué he de hacer en esta noche para haceros sonreír. Qué he de hacer en esta noche para que los hombres vuelvan a vuestra Casa Paterna: Casa que nunca debieron abandonar.

Corazón agonizante de Jesús: heme aquí con mis ojos y mi corazón en vela.

Escuchad cada latido de mi corazón como un acto de reparación a vuestro Santo Nombre. Nombre que ha de retumbar en toda la Humanidad. Nombre ante el cual toda rodilla se ha de doblar y toda cabeza se ha de inclinar. Nombre que ha de ser pronunciado por boca de todos los hombres porque sois el Dueño y Señor de todo cuanto existe.

Corazón agonizante de Jesús: tomad esta hora de reparación como una Ofrenda de Amor por Vos. ¡Cómo ha de ser que los hombres no obedezcan vuestras Santas leyes! ¡Cómo ha de ser que los hombres caminen en dirección contraria al Evangelio!

Evangelio que ha de ser norma de vida para salvarnos. Evangelio que lleva a las criaturas al gozo y disfrute eterno en el Cielo.

Corazón agonizante de Jesús: recibid mi oración en esta noche y compadeceos de estas pobres almas que desechan vuestras enseñanzas. Haced que reconozcan su miseria, su debilidad. Encaminadlas a un encuentro de corazón a corazón con Vos; ellas sabrán reconocerse pecadoras, ellas en un gesto de humildad os pedirán perdón, ellas querrán permanecer siempre a vuestro lado.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

SEGUNDO DÍA

2. Reparad por las almas que son Sepulcros Blanqueados.

Hijo mío: mi Sacratísimo Corazón padece soledad. Es lacerado por la ingratitud de los hombres. El pecado ha cegado a la humanidad, los ha vuelto de corazón indolente y renuente a las manifestaciones de mi Amor Divino.

El pecado ha deformado el alma de los hombres; los rayos divinos que traspasaban su corazón han sido teñidos de oscuridad, de herrumbre, de olor nauseabundo. El pecado ha enceguecido a la humanidad, caminan como ovejas sin pastor buscando manantiales para saciar su sed, buscando alimento que les dé hartura, llenura.

El pecado tiene a muchos de mis hijos obnubilados, atontados; creen haber encontrado la felicidad, cuando en verdad lo que han hallado es la desgracia.

Creen haber encontrado el sentido a sus vidas, cuando en realidad han descubierto un gozo pasajero, gozo que de momento los llena, los hace plenos. Pero una vez consumado el placer, se naufraga en el vacío, en la mediocridad, en la nada.

El pecado se roba mis gracias, mi festín en el Cielo. El pecado separa a los hombres de Dios. Dios que todo lo puede. Dios que premia o castiga. Dios que busca la salvación del género humano.

Así es pues mi hijo amado que son muchos los motivos por los que debéis reparar en esta noche solaz, fría; porque muchas almas aprovechan la oscuridad para el desenfreno, la lujuria, la maldad.

Almas que llevan doble vida; porque en el día son unas y en la noche son otras. Almas que actúan solapadamente para NO ser descubiertas, para NO ser puestas en evidencia.

Almas que desconocen que todo lo que se haga en la oscuridad de la noche, es descubierto a plena luz del día.  Almas que son sepulcros blanqueados; almas que se olvidan que todo lo veo y lo registro en el libro de sus vidas.

Hijo carísimo: me dais gloria por vuestro desvelo de amor en esta noche. Sois como una estrella reluciente que engalana el cielo. Sois pararrayo de Mi misericordia y Justicia Divina.

Sois el ruiseñor en el que me recreo, me deleito; porque esta hora reparadora se convierte en la más hermosa melodía y en uno de los cantos más sentidos, más profundos. Sois bálsamo que sana las heridas de mi Divino Corazón.

Alma Reparadora:

Mi Delirio de Amor: cómo no responderos a vuestro llamado angustioso. Cómo no levantarme en el silencio de la noche para mitigar vuestro dolor. Cómo no sanar las heridas de vuestro Divino Corazón con mi oración. Cómo no secar las lágrimas de vuestros ojos con el lienzo blanco y puro de esta hora de reparación nocturna, hora en que los hombres se olvidan de Vos.

Hora en que los hombres naufragan como barco a la deriva, sin saber qué rumbo tomar. Hora en que los hombres pierden vuestros rasgos divinos para animalizarse. Hora en que los hombres se desbocan dando rienda suelta al pecado, a la concupiscencia de la carne. Hora en que los hombres se dejan dirigir por el mismo Satanás.

Hora en que los hombres se devoran unos a otros como buitres, como aves de rapiña. Hora en que los hombres juegan con lo más sagrado: la salvación de sus almas.

Jesús amado: haced que permanezca en vela, el tiempo necesario para daros descanso a vuestro Corazón agonizante. Corazón herido por el desdén y por el desamor de vuestros hijos. Hijos que andan como cordero al matadero, hijos que no miden las consecuencias de sus acciones, hijos que en vida deberían acercarse a beber en las fuentes de vuestra infinita misericordia.

Jesús amado: Vos que sois la razón por la cual vivo, Vos que me robasteis el corazón, Vos que estáis haciendo de mí una vela encendida en esta noche sepulcral: recibid en vuestras venerables manos, esta hora nocturna de reparación como ofrenda agradable a vuestros purísimos ojos.

Para que perfuméis con vuestra presencia los ámbitos más fétidos, más contaminados; para que atraigáis a un gran número de almas: a la Conversión, al vaciamiento de sí mismo, al pronto regreso a vuestro amparo Paternal.

Aquí estoy con mi corazón expectante, ávido en dejarme poseer. Aquí estoy elevando plegarias al Cielo porque muchos de vuestros hijos, muchos de mis hermanos se pierden; mueren, aún, estando vivos.

Aquí estoy menguando vuestro sufrimiento, pidiéndoos compasión y misericordia porque son muchos los hombres que se hacen cómplices de Satanás en la oscuridad de la noche.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial, Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida; Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

QUE SE ATREVAN A SEGUIR ORANDO A PESAR DE LOS EMBATES DEL INFIERNO…

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos,

os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan, y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino.

Y a la vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO

SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

P236 EL DRAGÓN DEL APOCALIPSIS


Hijitos Míos, se os había ya dicho en las Sagradas Escrituras y en las Apariciones tanto Mías, como las de Mi Madre, que en los Últimos Tiempos y cuando fuera a darse el Final, Satanás iba a atacar con más furia. Y ya estáis viendo cómo se ha ido incrementando todo este Mal a vuestro alrededor

Ciertamente, muchos hermanos vuestros NO se dan cuenta de ello. Otros, NO se quieren dar cuenta y otros, están viendo muy claro la situación que estáis viviendo.

Pero los que os estáis dando cuenta sois vosotros, los que estáis Conmigo y que habéis aceptado por años, Mi Presencia en vuestros grupos, en vuestra vida y en vuestra Oración.

Vuestros hermanos van perdiendo la Fe, Satanás se ha encargado de eso y el hombre NO ha puesto mucho de su parte, para mantenerla. Debieran haber incrementado su Fe y su Amor hacia Mí, pero NO lo han hecho y Satanás se ha aprovechado de ello.

 Porque si vosotros hubierais incrementado vuestra donación a Mi Voluntad, Yo os estaría defendiendo fuertemente de todo Mal y Satanás NO os estaría atacando, como lo está haciendo ahora.

Ya estabais avisados de que ibais a ir sufriendo lo que Yo sufrí en Mi Pasión y muchos en muchos países, estáis sufriendo los flagelos de los Jinetes del Apocalipsis: la Guerra, el Hambre, la Peste, la Muerte… Pero más, la Muerte Espiritual.

La humanidad ha muerto. La humanidad NO tiene Vida, vivís y hacéis cosas de todos los días, pero Yo NO estoy en vuestra vida, Yo ya no vivo en vosotros, vuestro cuerpo es el que vive, vuestra alma está muerta a la Gracia ¿De qué os sirve vivir, como estáis viviendo?

Algunos todavía viviendo con lujos desmedidos, cuando otros de vuestros hermanos millones de ellos, están sufriendo porque NO tienen prácticamente ni lo mínimo NO para vivir, sino para sobrevivir.

Mucho os he hablado de la Caridad, de la compasión hacia vuestros hermanos, del servirles, de ayudarles, de compartir de lo vuestro para que os tratéis como verdaderos hermanos. Y ¿qué habéis hecho? ¡NADA!

NO sois hermanos, hasta parecéis enemigos. Os atacáis, os robáis los unos a los otros.

Vais de mal en peor. Y un alma vacía de amor, NO puede entrar a Mi Reino de Amor. En la Tierra en vuestra misión os vais preparando, vais creciendo en el Amor; porque os he dicho que para eso bajasteis para producir Amor…

Y con Él, ayudar vuestros hermanos a bien vivir y a bien morir. O sea, a transmitir Conocimiento Mi Conocimiento, a transmitir Mi Vida que es Amor y a ayudar a vuestros hermanos en su salvación.

Pero ya no pensáis ni siquiera en ello. NO os tratáis como verdaderos hermanos, pero sí queréis que os traten bien y os respeten, cuando vosotros NO dais amor NI respeto.

NO os ayudáis los unos a los otros. Pedís para que nadie a vuestro alrededor se enferme o sufra, para que vosotros NO tengáis que ayudarles en su recuperación.

Queréis que los demás os traten bien, cuando vosotros NO movéis NI un dedo por ayudar al hermano necesitado. ¿Cómo queréis amor, si vosotros mismos NO lo cultiváis en vuestro corazón?

No vivís realmente el Cielo que Yo quisiera que estuvierais ya gozando aquí en la Tierra, esa era vuestra obligación. Con vuestra actuación, con vuestra vida tomada de Mi Ejemplo, debierais vosotros haber empezado a construir el Cielo en la Tierra, pero NO sucedió eso.

Ahora ved a vuestro alrededor, TODO está marcado con la Maldad de Satanás.

Mi Madre la Siempre Virgen María, se ha aparecido innumerables veces alrededor del Mundo, porque este es Su Tiempo. Mi Padre Le concedió este Tiempo para la Gran Lucha de la Mujer contra la Serpiente…

Y más que serpiente, es el Dragón del Apocalipsis.

SÍ, ya NO es la serpiente del Génesis.

Ha tomado mucho poder Satanás y ahora es el del Dragón de la Siete Cabezas, las Siete Logias Masonas alrededor del Mundo, que os están destrozando a todos vosotros.

A toda la humanidad, llevándoos a la Maldad, a la inconsciencia, a vuestra propia destrucción espiritual y humana.

Han provocado que vosotros os vayáis apartando de Mí de vuestro Dios, de Mi Madre la Siempre Virgen María, de Mi Santísima Trinidad, del Cielo entero.

Os predican que gocéis al máximo aquí en la Tierra, porque NO hay nada más después de vuestra muerte.

Os predican que os aprovechéis de vuestro hermano: que los listos son los que tienen derecho a gobernar sobre los tontos. Y se creen así los gobernantes de la Tierra. ¡Qué equivocados están, éstos que se creen superiores a Mí, vuestro Dios!

Atesoran los bienes que NO son suyos, le roban al pobre y hasta le quitan el alimento de su boca con tal de atesorar más y presumirlo unos a los otros quién es el que más tiene, sin darse cuenta que el peso de todo ese dinero los aplastará y los hundirá en el Fuego del Infierno.

Ciertamente Mis pequeños los que estáis Conmigo, estáis padeciendo una Purificación, que os va a llevar a vuestra santificación porque ya estáis aprendiendo a confiar en Mí. Ya NO os enojáis, ya NO vociferáis contra Mí porque ya habéis aprendido que de un mal, siempre surge un bien.

Y esto es lo que sucederá en esta Purificación que ya está sobre vosotros. Veréis una Nube de Maldad que os cubrirá. Pero esa Nube de Maldad acabará llevándose a los malos, NO a los buenos, NO a los que han buscado el mantenerse bajo Mis Leyes y bajo Mi Amor.

Todos esos gobernantes corruptos, asesinos, ladrones, serán eliminados de la Tierra. Todos aquellos que han trabajado para quitar Mi Presencia y Mi Nombre del corazón de todos vosotros, también serán eliminados, porque ellos están trabajando para Satanás, porque NO están trabajando para difundir Mis Enseñanzas y Mi Amor.

Ellos están en contra del Amor y si es así, NO pueden vivir en el Reino de Amor que voy a instituir en la Tierra y menos podrán vivir después y eternamente en el Reino de los Cielos; porque NO tienen Amor, porque NO lo tuvieron con sus hermanos, porque NO promovieron la hermandad Divina entre los hombres.

Y así lo digo, hermandad Divina. Porque Yo vuestro Hermano Jesucristo os di a Mi Madre para que fuera también vuestra Madre y de esta forma soMos Hermanos.

¿Os dais cuenta lo que habéis desperdiciado, Mis pequeños? una Hermandad Divina…

 Y si os hubierais tratado unos a otros como verdaderos hermanos, estaríais gozando también de los Bienes Divinos en la Tierra y vuestro paso hacia el Reino de los Cielos hubiera sido, todavía más hermoso.

Todo esto y más habéis perdido, porque preferisteis trabajar para Satanás y NO para Mí, vuestro Dios. Satanás os ha engañado de múltiples formas y teníais todas las capacidades espirituales para defenderos de él, pero NO os acercasteis a la Fuente de Amor, que Son las Sagradas Escrituras.

NO os acercasteis a comer y beber de Mí y así os alimentarais con lo más grande que tenéis aquí en la Tierra: la Sagrada Eucaristía que os iba a dar una nueva vida y que os iba a mantener en ella. Porque al tomarMe, Yo empiezo a tomar posesión del alma que Me toma, pero Me despreciasteis y Me olvidasteis  en el Tabernáculo.

NO os tratasteis como verdaderos hermanos y ahora os peleáis y os teméis los unos a los otros. Os encerráis en vosotros mismos, NO tratáis a vuestros hermanos NI os interesa tratarlos, ya sea por soberbia, ya sea por temor, porque ya no sabéis tratar a vuestros hermanos.

Estáis tan apartados de la Verdad. Satanás ha obscurecido vuestra mente, ha velado vuestros ojos, ha tapado vuestros oídos. Con esto os quiero decir que todo lo que vosotros percibís a vuestro alrededor, es falso. Satanás os muestra una vida muy diferente a lo que vosotros debéis vivir.

Ya NO tiene que hacer mucho esfuerzo para conquistaros, para haceros caer en la tentación y el pecado, porque ya NO tenéis defensas. Ha ido minando poco a poco, vuestra voluntad. Camináis indefensos en el Campo de Batalla que es la vida; os presenta las tentaciones y fácilmente caéis en ellas, porque ya NO hay Virtud en vosotros.

Ya NO hay espíritu de lucha contra la Maldad.  La aceptáis fácilmente porque se ha vuelto ya el modo de vida de prácticamente, todos vosotros. Vivís todos en Pecado, en falsedad, en errores a veces muy graves, que os van costando una separación total de Mí y esto os lleva a la condenación eterna.

Intuís en vuestro corazón vuestro error, pero NO le hacéis caso a Mi Santo Espíritu que os está llamando, os está gritando en vuestro interior que vais por mal camino, que necesitáis volver a Mí, a una vida Sacramental, a una vida de Caridad y de Amor y NO lo hacéis.

Oportunidades de salvación habéis tenido muchas todos vosotros, continuamente os llamo, os grito: “Volved a Mí, Mis pequeños. Arrepentíos, ved lo que he sufrido por vosotros para vuestra salvación eterna”  

Y la gran mayoría de vosotros simplemente, os volteáis y Me dais vuestra espalda. Os apartáis de esta realidad Divina que también os afecta, pero os afecta para el Bien. Y preferís seguir caminando en la Obscuridad, en el Error, en la Maldad… Y vais formando grupos y hasta familia, dentro de esta Maldad.

¿Hasta dónde queréis llegar, Mis pequeños? Os he dicho que de seguir así, NO tendréis salvación.

Desastres naturales fortísimos se darán por doquier e irán destruyendo muchos seres humanos, eliminando así a aquellos que NO quisieron estar Conmigo. Os he dicho que protegeré a los que están Conmigo, porque ellos serán la semilla que germinará para iniciar un Nuevo Mundo.

Desastres naturales, porque ya la misma Naturaleza NO os soporta. Ya NO sois aquellos, en los cuales Mi Padre confió y que fuisteis depositarios de todo lo Creado.

Os dio la Naturaleza para que la cuidarais y que ella con alegría y en agradecimiento a los cuidados de parte vuestra, os agradecería con sus frutos. Y NO habéis hecho lo que Mi Padre os pidió y le hicisteis caso a Satanás. Y la Naturaleza está sumamente herida por vuestro maltrato.

Algunos se aprovecharon de ella para enriquecerse, sin importarles el daño y el dolor que le causaban a la Naturaleza. Os he dicho que la Naturaleza entera tiene vida y esa vida la ibais a gozar vosotros, cada uno de vosotros…

Y la destruisteis.

La Naturaleza será restaurada. Pero antes de eso, ella se volverá contra el hombre y desastres tremendos brotarán de la Tierra. El Fuego se esparcirá por todos lados, el ambiente se volverá pesado y nauseabundo. Los ríos perderán sus aguas cristalinas y el mar alterado, provocará la muerte de sus habitantes.

Será tarde cuando lloréis por todo lo que sucederá, SE OS AVISÓ CON TIEMPO. Se os recordó infinidad de veces y creísteis que podíais hacer con la Naturaleza lo que quisierais… Y NO fue así Mis pequeños, NO fue así.

Yo he de cuidar a los Míos. A los que de una forma u otra, lucharon por defender lo que Yo os di, para que lo cuidarais. Estos son Tiempos de Juicio, tiempos en que se pondrá en la Balanza lo bueno que hicisteis, contra lo malo que causasteis.

Llorad ya desde ahora Mis pequeños, por los dolores que causasteis a vuestro alrededor. Pero recordad que vosotros mismos los produjisteis, YO NO os estoy enviando nada desagradable. Es Satanás y la misma Naturaleza, los que os van a Castigar.

Yo iré cuidando a los que he prometido salvar y proteger. Vosotros, los que Me disteis la espalda y que preferisteis trabajar para Satanás, esperad a ver cómo os trata en estos momentos de Tribulación aquél a quien seguisteis. Satanás os prometió mucho, ahora veréis cómo actúa en la Mentira y NO os dará lo que tanto os prometió.

Vosotros, los que estáis Conmigo y que seguís cuidando y protegiendo lo Mío sobre la Tierra, Orad. Orad en todo momento, NO os separéis de Mí en ningún momento. Muchas almas todavía se podrán salvar por vuestra ayuda, por vuestra donación…

Hasta por vuestra muerte… Si Yo os lo pido así, para que Me deis vuestra vida para salvar a aquellos que están muertos a la Gracia. Bien sabéis que en Mí todo es Vida y aquél que se acerca a Mí, recibe el ciento por uno. Apartaos del Mal, ahora que os aviso de que estáis próximos a los grandes Acontecimientos que os Purificarán.

Apartaos del Mal que tanto dolor os ha dado a lo largo de vuestra existencia, a vosotros y a vuestros hermanos. Apartaos del Mal, porque NO os ha dejado crecer y volar hasta Mí. Fuisteis creados para vivir y NO para morir, como estáis ahora.

Desde el Cielo da dolor y vergüenza, voltear a ver a las almas de la Tierra. Se os dio mucho y mucho desperdiciasteis: dos mil años. Poco más de dos mil años de Evangelización y ¿Qué habéis hecho? Ya el Tiempo se terminó, vuestro futuro pende de un hilo…

¿Vendréis Conmigo o NO os importará a dónde iréis y dejaréis que Satanás os acabe de destruir? De vosotros depende vuestro Futuro Eterno. Yo, ya di todo lo que podía dar para vosotros, Me di por completo.

Os di hasta la última Gota de Mi Sangre, os he dado Mi Amor, ¿Qué Me daréis vosotros, para reparar tanto Mal con el que dañáis a Mi Sacratísimo Corazón?

Meditad esto Mis pequeños, llevad estas Palabras a vuestro corazón y dejad que Mi Santo Espíritu os las vaya grabando en vuestro interior. Podéis cambiar todavía algo, de los Acontecimientos por venir; pero prácticamente, ya TODO está sobre vosotros.

NO os apartéis de la Oración, NO os apartéis de la vida Sacramental, NO os apartéis del Santo Rosario.

Y así, podréis salvar eternamente vuestra alma y la de muchos de vuestros hermanos.

Gozad pues desde ahora Mis pequeños, ésos grandes momentos que tendréis Conmigo cuando lleguéis al Reino de los Cielos y gozad Mi Cruz y agradeced la vuestra, porque muchas almas se van a poder salvar a través de vuestros ofrecimientos y de vuestro amor.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Mi Nombre y en Nombre del Amor del Espíritu Santo. Acudid a Nuestra Madre Santísima, Mi Madre, para que os lleve de la mano y os aliente a seguir adelante a pesar de que las cosas se vuelvan adversas en vuestra vida terrena.

Viviendo vida espiritual, ésta logra fortaleceros para vencer cualquier obstáculo.

 

http://diospadresemanifiesta.com/

A65 TIEMPO DE LAS TINIEBLAS


MAYO 29 DE 2017 – 1: 05 P.M.

Paz a vosotras, ovejas de mi Grey

Ovejas de mi Rebaño, vienen días de oscuridad espiritual donde la humanidad se lamentará por NO haber querido escucharMe. Cuando mi Santo Espíritu se aparte de la Tierra por la Gran Abominación, esta generación ingrata y pecadora va a sentir en el alma el Dolor que produce Mi Partida.

Clamarán a gritos por mi Presencia, se darán golpes de pecho al sentir la oscuridad en su alma, pero será ya muy tarde para ellos; sólo mis ovejas encontrarán Paz, Esperanza y Consuelo en aquellos días; porque ellas saben que estoy en el Sagrario de Mi Madre.

El rezo del Santo Rosario, será la brújula que las guiará para que puedan llegar a Mí.

En aquellos días de Oscuridad espiritual debéis Rebaño Mío, orar a todo instante con el rezo del Santo Rosario, para que permanezcáis firmes en la FE y ningún espíritu maligno pueda haceros daño.

Os digo esto, porque las Fuerzas del Mal se van a apoderar de la Tierra y buscarán a Mi Rebaño para dispersarlo y hacerlo perder. Aprendeos de memoria la comunión espiritual y hacedla a mañana, tarde y noche; para que os sirva de soporte espiritual y os libre de los ataques del Maligno.

No se os olvide llevar siempre puesta a todo instante la Armadura Espiritual, porque los días son ya de Combate. ¡Qué ninguna oveja de mi Rebaño se me pierda por NO llevar puesta la Armadura; porque vengo repitiéndoos lo mismo desde hace mucho tiempo, para que NO digáis que NO estabais avisados!

Acatad pues mis instrucciones porque el Tiempo de las Tinieblas se está acercando. NO seáis indóciles a mis Llamados; mirad que lo que está en juego es vuestra vida. De vuestra obediencia depende mañana que viváis o muráis eternamente.

Rebaño Mío, os hago un llamado urgente y os alerto, porque los mensajeros de mi Adversario están dando mensajes, haciéndolos pasar como si fueran Divinos.

¡Cuidado si caéis en este engaño, ovejas de mi Grey! ¡NO leáis NI escuchéis esos mensajes! ¡Acordaos que están imbuidos por el espíritu del Mal, cargados de Engaño y mensajes subliminales que harán que quien los escuche se enamore del Falso Cristo!

Vosotros Rebaño mío, conocéis mis profetas y sabéis que Yo Hablo a través de ellos. Ya llevan mucho tiempo entre vosotros instruyéndoos con mis Palabras. Os digo esto, para que estéis alerta y vigilantes y NO caigas en este Engaño.

Rebaño mío, mis verdaderos profetas van a ser atacados, criticados, vituperados y puestos en el patíbulo público, por los mensajeros de mi Adversario.

DARDOS DEL MALIGNO

Os anuncio esto antes de que suceda, para que NO le prestéis atención a esos ataques, porque lo que buscan es dividir a mi Rebaño, para crear Confusión y Duda. Estáis avisados Rebaño mío, Orad por mis profetas y brindadles todo vuestro apoyo, para que puedan continuar dándoos a conocer mi Palabra.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.

Arrepentíos y convertíos porque el Reino de Dios está cerca

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor

Dad ovejas mías a conocer mis mensajes a toda la humanidad

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

29 DE MAYO DEL 2017

Amado Pueblo Mío:

Mi Bendición es en mis hijos, la expresión de mi Amor. Mi Amor Divino sobrepasa todas las expectativas de los hombres, Mi Amor es en plenitud. Por ello, Mi Amor NO es NI será comprendido; ni Mis Llamados son ni serán comprendidos en plenitud.

Pido a la humanidad vivir en total Fusión a Mí. Pero por NO darlo todo, mi Palabra será mal interpretada, a conveniencia de cada criatura humana, olvidando que… “muchos serán llamados, pocos los elegidos” (Mt. 22,14)

Mis hijos se esfuerzan por poseer una conciencia mayor a la que poseían anteriormente, esto les obliga a NO actuar como los que NO Me conocen. NO todas las criaturas humanas se adentran al Conocimiento de la Verdad, NO todos profundizan en Mis Palabras y las de Mi Madre en estos Llamados.

Yo les llamo a alcanzar la plenitud del vivir Fusionados a Mí y para ello, tienen que tomar con valentía la decisión de priorizar  Mis Asuntos antes que lo mundano.

Cada criatura humana suele tomar Mi Palabra a conveniencia propia, siendo esto una autodefensa con la cual excusan un proceder NO acorde a lo que Yo deseo de Mi Pueblo.

Amado Pueblo Mío, le rinden culto a la ciencia y en cuanto más esta llega a las manos del hombre, más el hombre se rinde a sus novedades y más se sumerge en lo que NO es conveniente ni para el cuerpo, ni para el espíritu.

En este instante miro una Humanidad debilitada por la tecnología que le consume totalmente, un hombre que Me lleva en segundo lugar en su vida, una Humanidad que NO Me prioriza, sino Me pospone cada instante, ya que el EGO humano sobresale con gran fuerza, ante una criatura humana que NO se opone ni física ni moralmente a resistir las tentaciones.

Yo les dono Mi Palabra. Y en lugar de tomarla con amor para ser mejores, la toman para ser arrogantes y debatir y cuestionar y señalar a sus hermanos. ¿Cuál de mis hijos puede ser juez de otro hermano? Aquel que necesita excusar sus acciones….

Amado Pueblo Mío, ustedes no prescinden de Mi Madre, sino al contrario, poseen verdadera conciencia de lo que es Mi Madre y de la especial protección de Ella hacia Sus hijos en todo instante.

En el corazón y la razón de Mis hijos sobresale la necesidad de mantenerse unidos a Mi Madre,  no solo para imitarla sino para continuar laborando bajo Su Amparo dentro de Mi Rebaño y así vivir ejercitándose en las virtudes que el cristiano debe mantener latentes.

El Fiat de Mi Madre lleva a ser fecunda a Mi Iglesia, por ende Mi Madre es Madre de Mis hijos. Mi Pueblo debe comprender y vivir dentro de ese vínculo real, operante, interno y externo de Mi Madre y mío, para que sean fecundos.

Ustedes deben crecer espiritualmente para que se entreguen  a Mi Voluntad Divina y vivan en Mi Obrar y Actuar. Y luego se encomienden a la Llena de Gracia.

No solo Mi Iglesia como institución debe engendrar continuamente nuevos fieles, sino Mis hijos deben llevarme en su vivir como testimonio de vida.

Mi Madre es el Miembro Santo de Mi Iglesia, es Ella la Llena de Gracia y el ejemplo para todos Mis hijos de entrega incondicional, así como de Fe y Caridad absolutas.

Mi Madre, dispuesta a la Obediencia y a llevar a la praxis la Palabra Divina, es quien comunica a Mi Iglesia, a Mis hijos los Tesoros que poseen, los acontecimientos que el mismo hombre se ha generado por la desobediencia y las previsiones que les librarán de estos.

No deseo que miren a Mi Madre como competidora de Mis Gracias, sino Ella es a la vez Distribuidora de Gracias para que los hombres se salven.

Mi Madre es el Miembro más ejemplar de santidad y predilecto de Mi Iglesia.
Mi Madre mantiene y mantendrá Su Misión concreta dentro de Mi Iglesia, por ello invita, llama y da Su Palabra a Mis hijos para que NO se pierdan.

Mi Madre NO es adorno para Mi Iglesia, sino es Luz que envió Mi Padre para ser Mi Madre y Madre de mi Iglesia. Mi Madre NO llega a competir con su Hijo, sino a conducir a mis hijos hacia Mi camino, hacia la salvación con su Intercesión.

Mi Madre se dirige a Mi Pueblo para pedirles el ¡SÍ! personal y conducirles de Su Mano hacia Mí.
Mi Madre es Madre de la humildad y es ofendida cuando el hombre la coloca como superior a Mí.  Esto sucede porque el hombre NO ha comprendido el verdadero Ser de Mi Madre: Mediadora de todas las Gracias.

NO es en este instante en que Mi Madre habla a Mis hijos, sino desde antes. Pues desde antes Mis hijos han vivido sumidos más en el pecado, que en la Obediencia a Mí.

Obedezcan a Mi Madre, que por Voluntad Divina les Llama y por su amor hacia ustedes, que son sus hijos, Mi Madre les habla del Pecado, del Bien y del Mal. Y el hombre niega el Mal, como si Mi Madre hablara la mentira y de lo que NO existe.

Mi Madre ha llamado al cumplimiento de La Ley Divina y el hombre llama únicamente a Mi Misericordia Divina, logrando que la Humanidad se afiance en un vivir desenfrenado, en donde lo malo es vivir correctamente y cumplir los Mandamientos.

Y LA FELICIDAD PLENA SÓLO SE SIENTE, CUANDO DIOS HABITA EN NUESTRO CORAZÓN…

Hijos, Mis Profetas han sido en todo instante de la Humanidad tratados de locos o de extremistas y de criaturas que transmiten tragedias. Y es que el hombre NO mira la tragedia de la sociedad actual, como en el pasado NO la miró la Humanidad.

La Humanidad desea vivir en esa falsa y equivocada Felicidad Colectiva de Pecado, contradiciendo la Palabra Divina.

Pueblo Mío, ten presente que en el tiempo de la siega es en donde la cizaña se parece más al trigo y quienes se mantienen lejos de Mí y Me desconocen o dicen vivir cerca de Mí sin consciencia NI FE en Mis Enseñanzas, son confundidos con gran facilidad.

El NO adentrarse en el conocimiento de Mi Palabra les impide comprenderMe y amar ese “por qué” y ese “para qué” les llamo a obrar y actuar dentro de Mi Obrar y Actuar. El NO vivir en la praxis de Mi Palabra, les limita el crecimiento, el acercarse a Mí confiadamente y ser cumplidores de los Pedidos de Mi Madre.

Pueblo Mío, tienen que mantener la certeza de que la vida del cristiano NO es solamente acudir a la Santa Misa NI recibirme sin una verdadera conciencia o sin una debida preparación. Ustedes tienen que conocerMe para amarMe y saber que dentro de ese Mi gran e infinito Amor por cada uno de ustedes, se mantiene palpitante Mi Justicia; a la que se anticipa el libre albedrío del hombre, acarreando su propio dolor en la vida.

Yo Soy infinitamente Misericordioso y perdono al que llega arrepentido y con firme propósito de enmienda, pero el hombre tiene que confesar ese arrepentimiento y ese propósito de enmienda para obtener Mi Misericordia, la que NO niego si ustedes Me la solicitan debidamente.

El hombre NO puede continuar comiendo y bebiendo como si NADA fuese a Acontecer mientras la Humanidad Me mantiene Oculto para cometer actos impuros y ofenderMe con toda clase de pecados. El libertinaje NO les conduce hacia Mí, los actos contrarios a la Ley Divina NO les llevan hacia Mí.

El separarMe de sus obras y actos NO les llevan a Mí, sino les hace caer constantemente en un pozo hondo en donde encontrarán más comprensión y mayor acogida de parte de quien NO desea salir del Pecado.

Miro a hijos míos mencionar con tanta facilidad al Anticristo y lo presentan con tanta naturalidad que parece el Amigo de la Humanidad.

Y los que NO alertan sobre él, lo niegan para que absorba a Mis hijos y se apropie de los bienes que ustedes poseen en todo aspecto, siendo el líder único ante el cual se doblegarán los grandes líderes de las naciones.

Un gobierno único que será el más grande perseguidor de los Míos, una moneda única para identificar a Mis fieles, una religión única que Me excluye a Mí totalmente.

El Dominio del impostor en el mundo entero es consentido por quienes en este instante mantienen el poder sobre la Humanidad para declarar la guerra, la hambruna para los países que NO les generan ingresos y envían las enfermedades a las naciones que NO son de su conveniencia.

Ellos, los que deciden el destino de la Humanidad, decretan las revoluciones, las revueltas, los levantamientos, la caída de los gobiernos, la caída de la economía…Y así se mantendrán hasta que mis hijos ante la Purificación me Reconozcan como Rey de reyes y Señor de señores.

MAITREYA

El Impostor, el Anticristo (1), dará de comer al hambriento y de beber al sediento con aparente gran bondad para cautivarles; pero cuando les tenga en sus manos, será el Gran Opresor, Castigador y Perseguidor de Mis hijos. Flagelará a Mi Pueblo, le vestirá de púrpura y le azotará con el mayor Dolor que ustedes desconocen en este Instante.

Este Usurpador confundirá a quienes NO Me conozcan a plenitud, a quienes NO se encuentren con un corazón dispuesto, a los soberbios, a los doctos que predican en algunos casos Mi Palabra pero NO la viven, porque Mis Enseñanzas van más allá de saber la Santa Palabra de memoria.

Mi Pueblo necesita ser santo y reconocer que necesita adentrarse en Mí para ser Uno con nuestra Trinidad. Solo así logrará el Discernimiento para defenderse de tan terrible Mal.

Este Impostor mira con gran ira a Mi Madre, la Llena de Gracia. Él conoce de los atributos de Mi Madre, de cuanto Mi Padre le ha concedido para que Interceda y proteja a la Humanidad.

Este Impostor desea extirpar a los hijos de Mi Madre para que Ella sufra, porque conoce que Mi Madre le aplastará por Voluntad Divina. Por eso hace creer que Sus Mensajes NO son válidos para minimizar el lugar de Mi Madre dentro de Mi Pueblo.

Hijos, deben conocerMe y reconocerMe, deben Discernir para que NO crean todo, pero también para que NO nieguen todo.

“Porque vendrán muchos en Mi Nombre diciendo: “yo soy el cristo” y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras, mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.” (Mt 24, 5-8)

El incremento de falsos mesías, el incremento de guerras, el incremento de hambrunas, plagas y desastres naturales… Estos Acontecimientos son Señales para esta generación.

PECADO DE SIMONÍA

La Humanidad se centra en lo material…
Mis Advertencias pasan inadvertidas y Mi Madre es motivo de burla…
Esta Humanidad se degenera y Mi Iglesia se aleja de Mí….
No desean saber de Mis Advertencias ni de la Parusía…
Niegan el establecimiento definitivo del Reinado de Nuestra Voluntad con Mi Segunda Venida. (2)

Oren hijos Míos, oren por Medio Oriente, hace padecer a la Humanidad.

Oren hijos Míos, oren, la Tierra se agita con mayor fuerza ante la cercanía de un cuerpo procedente del Espacio.

Oren hijos Míos, oren, ustedes deben llevar a perdurar la Fe ante los que dicen que la religión permanecerá intocable, ya que esta llegará a ser Adúltera.

Oren hijos, oren, en este Instante la Masonería trama el destino de la Humanidad.

Oren hijos, Francia continúa sufriendo a causa del terrorismo.

Inglaterra lamenta por la violencia.

Estados Unidos continúa en la zozobra, conocerá la miseria.

Pueblo Mío, la Desobediencia ciega, la Negación lleva a la perdición y a la arrogancia. NO desoigan a este Mendigo de Amor.

Vengo por los Míos, por Mi Pueblo…
No vengo solo, vengo con Mi Madre y Mis Legiones…
Vengo con Omnipotencia y Majestad…
Vengo como Rey y Señor y TODO Me reconocerá: la tierra, el agua, el aire, el fuego, Mis hijos. TODO se estremecerá porque Yo Su Dios, Llego por lo que es Mío.

Oren hijos en espíritu y verdad, NO solo con la boca, sin palabras vividas antes en el corazón.

Les amo, son Mi Pueblo, les Bendigo, Pueblo Mío.

Bendigo a los que luchan cada día por ser mejores y por NO perderse. Bendigo a los que se arrepienten de verdad. Les amo profundamente.

Su Jesús.

 (1) ANTICRISTO: Programa radial emitido el 29.05.17www.vengaanosotrostureino.com

(2) PARUSÍA: El Retorno Glorioso de Cristo, leer…

 Comentario del Instrumento

Hermanos:

En este Llamado Divino, Cristo es claro y contundente…

Tenemos que reconocer los Signos de los tiempos. El Cielo nos ha brindado tanta Palabra Divina para que conozcamos las Señales y Signos y logremos discernir. Tenemos que permanecer preparados, pero no olvidar que no estamos tan suficientemente preparados para que seamos arrogantes y olvidemos lo que el Cielo ha permitido que conozcamos.

No olvidemos a Nuestra Madre, Ella NO nos llama a una vida Mariocéntrica sino Cristocéntrica. Ella intercede por nosotros constantemente, NO ha venido a modificar la Palabra de Dios, sino a rogar que enmendemos el mal caminar.  Nos llama a reafirmar esa Búsqueda que no encontraremos en lo pecaminoso, sino en el camino diferente en el que se encuentran obstáculos, pero en el que al final veremos la Gloria de Dios.

Hermanos, no olvidemos que la Madre de Cristo, Elegida por Dios, es el Vaso Sagrado y la Abogada de los hombres.

NO HABLEMOS DEL PODER DE LA MADRE SINO DE SU ¡SÍ! A LA VOLUNTAD DE DIOS. Amén.

http://www.revelacionesmarianas.com/

P235 LA GRAN SOBERBIA


Mayo 04 de 2017

Hijitos Míos, vosotros NO comprendéis la Dulzura de Mi Amor, es inmensamente grande como para que vosotros podáis comprenderlo… Es tan grande, que vosotros NO podéis entender cómo Yo amo aún a los pecadores que Me atacan… O a aquellos que quieren borrar Mi Nombre de entre los hombres.

Soy vuestro Dios y Me he dado por vosotros y por eso os amo, Mis pequeños. Porque Yo os veía a cada uno de vosotros. SÍ, a cada uno de vosotros os veía en el pasado, en el momento en que estuve en la Tierra. Pero veía a las almas pasadas, a las almas del momento, a las futuras. Mi Padre os creó y Yo Me di por cada uno de vosotros.

Entended Mis pequeños, que sois débiles, que todavía no tenéis la santidad a la que heMos querido que lleguéis y hasta la habéis despreciado.

Me he dado por cada uno de vosotros, para ganaros para el Cielo.

Pero Satanás se entromete, os convence y vosotros caéis y eso, es lo que más Nos duele.

Yo Me di por cada uno de vosotros. Ciertamente Me veis a lo lejos, veis Mi Sufrimiento, porque lo leéis y lo podéis ver quizá, representado en alguna obra humana.

Pero en la realidad es más fuerte, porque el ser humano NO alcanza a comprender Mi Interior, Mi Pensamiento, Mi Sufrimiento, Mi Deseo de salvaros… El Dolor de vuestros pecados golpeándoMe y sabiendo que, aún a pesar de Mi Donación, a muchos NO les iba a interesar su salvación.

Os veía en el pasado y ahora, os sigo viendo porque Soy Omnipresente. Estoy con vosotros, he estado con cada uno de vosotros en Nuestra Santísima Trinidad, desde antes de que nacierais en el momento de vuestra concepción, durante vuestra vida, en el momento de vuestra muerte y en vuestro regreso.

ALCANZANDO OBJETIVOS MATERIALISTAS Y MUNDANOS

En Nuestra Santísima Trinidad, os conoceMos perfectamente y veMos cómo desperdiciáis vuestro tiempo, el Tiempo que se os ha dado de vida para la salvación de las almas, empezando por la vuestra.

Es mucho el Dolor el que Me causáis a Mí, que Soy vuestro Dios. Pero NO os ponéis vosotros a meditar, cómo Yo vuestro Dios, Me di por vosotros.

Ciertamente NO tenéis capacidades para entender todavía, Mi Presencia Divina entre vosotros. Mi Omnipotencia haciéndose pequeña, para caminar entre los hombres. Pero lo podéis imaginar con alguien muy amado de vuestra familia muy cercano a vosotros, que se dejara humillar, golpear, lastimar, hasta más NO poder… Para luego morir por vosotros, por salvaros.

EL SECUESTRO ES DESTRUCCIÓN DE TODA LA FAMILIA QUE AMA AL REHÉN

Y eso sí lo tenéis entre los hombres y en algún momento lo habréis vivido. El darse por el hermano, es un gran sacrificio de Amor. Y lo tenéis en los padres, dándose por los hijos. Lo tenéis en el martirio de los misioneros, dándose por los nuevos creyentes y morir por ellos. Eso sí lo entendéis quizá, cuando os toca vivirlo en alguien más cercano a vosotros.

Pero Mi Donación es mucho Mayor. Porque NO es solamente a nivel cuerpo, a nivel humano; sino Mi Donación, os iba a levantar a nivel espiritual. Mi Presencia en la Tierra, marcó un Antes y un Después en la historia humana. Mi Presencia es muy fuerte entre los hombres y NI aun así os conmovéis.

Mi Amor es inmensamente grande, como para que lo podáis comprender; pero lo entenderíais si lo meditarais y supierais que SI solamente cada uno de vosotros, hubiera nacido y NO hubiera nadie más; YO hubiera bajado por vosotros, por cada uno de vosotros.

Esto os lo he repetido muchas veces, Mis pequeños. Y NO meditáis cómo todo un Dios en Mi Omnipotencia, BAJÉ  para salvaros. Me di por vosotros, Sufrí por vosotros, hicieron Conmigo lo que quisieron.

MEDITACION DEL SANTO ROSARIO

Esta gente que estaba ya satanizada, quería deshacerse de Mí porque Yo venía a salvaros y Satanás NO quería que Yo os abriera nuevamente las Puertas del Cielo, que por causa del Pecado Original, estaban cerradas.

Tenéis que meditar más, Mis pequeños. Estas Verdades que os doy, son para que comprendáis mejor el valor de Mi Donación y lo que significa vuestra presencia en la Tierra.

A veces sentís y creéis que vuestra presencia aquí, es un accidente casual, que NO tiene gran importancia. Que venís, pasáis un tiempo y regresáis y algunos, NI siquiera creen eso.

Mis pequeños, debéis de tratar de vivir más en profundidad espiritual. Mi Reino, el que va a ser vuestro Reino Eterno, es Vida Espiritual. Es Vida de Amor y NO lo que estáis viviendo ahora, porque es sufrimiento tanto físico como espiritual.

No quisisteis hacer caso a Mis Palabras, NO quisisteis hacer caso a Mi Evangelización que os iba a colocar en un nivel muy alto espiritual.

Y al vivir según Mi Evangelización que es la Perfección Divina, IBAIS A PODER VENCER LA MALDAD DE SATANÁS, quien os ha inoculado de su Mal, de su Pecado… Y vosotros, ahora vivís en esa soberbia por la cual, él perdió el Reino de los Cielos.

Sí, Mis pequeños. Vivís en una Gran Soberbia. Os sentís mejores que Yo, vuestro Dios. Creéis que NO Me necesitáis. Y cuando os dais cuenta de todo lo contrario, de la realidad Divina, ya es demasiado tarde, porque la conocéis cuando morís.

Mis pequeños, VIENE YA Y SE ACERCA A GRANDES PASOS, ESTA PURIFICACIÓN que os estáis ganando por vuestra Negación al Amor, por vuestra Negación a vivir en las Enseñanzas que se os dieron, Enseñanzas Divinas.

YO vuestro Dios, Maestro en la Palabra, Maestro en Mis Obras, Maestro en el Amor…  Y NO quisisteis ser seguidores de las Enseñanzas que se os dieron.

Vosotros, también habéis vivido esos momentos de impotencia en los cuales, quisisteis hacer algo grande. Y por la Negligencia de vuestros hermanos, NO fructificó lo que vosotros queríais darles. Se siente uno muy mal cuando la gente NO responde y sólo queréis darles y hacerles un bien, pero NO responden…

 Y eso es lo que sentís vosotros, pero a un nivel humano. Y quizá, solamente queríais evangelizar una o dos personas. Entended que Yo vine por millones de personas y NO solamente las del momento. Sino por toda la Creación humana, del Pasado, del Presente y del Futuro.

Ese fue un Sufrimiento muy grande en el Huerto de los Olivos. Ver cómo para tantas almas, Mi Presencia en la Tierra, NO les iba a ayudar en nada.

Vosotros habréis querido alguna vez, hacer un bien y quizá hasta querer imponerlo, para que NO sufrieran vuestros seres queridos, pero ellos NO responden NI os lo agradecen. Yo lo Vivo día a día... Y la Creación, es así.

Sigo esperando en la Santa Misa alrededor del Mundo, la presencia de todos y los templos e iglesias NO se llenan. Unos cuantos van… ¡Cuando Yo Me di por todos, NO por unos cuantos! ¿En dónde está vuestro Agradecimiento?

NO Me tomáis en cuenta, NO tomáis en cuenta Mi Sacrificio… Y precisamente se manifiesta ahí, en que NO hay agradecimiento de vuestra parte. ¿Quién se acuerda siquiera de un “buenos días”, unas “buenas noches”, “¿Cómo estás, Mi Jesús; cómo estás, Mi Salvador, cómo está Mi Dios?

 Yo también tengo Vida, Yo también Siento, Yo también Sufro. También Me alegro con aquellos que SÍ Me toman en cuenta. Pero es muy desproporcionado el número de aquellos que NO se acuerdan de Mí, que de aquellos que SÍ están Conmigo.

Os acordáis solamente, cuando estáis sufriendo. Entonces Mi Santo Espíritu os indica que os puedo ayudar, que puedo lograr el Milagro… Y es cuando os acercáis a Mí.

Os ayudo con la intención de mover vuestro corazón hacia la conversión… Y a partir de ahí, que toméis un nuevo caminar, una nueva vida Conmigo,

Pero, NO. Muy pocos, MUY, MUY pocos, después de haber recibido un favor grande de parte Mía… Y reconociendo claramente que se realizó un Milagro como en aquellos tiempos, su corazón queda tocado en Mi Amor y cambian… Y regresan…

Y ciertamente, Me alegro. Pero, ¿Cuánto tiempo les dura ese cambio?

Recordad que además de Dios, Soy Hombre. Y esa parte humana Me duele mucho. Pero la parte Divina sufre más… Porque así como Soy Omnipotente, Omnipresente también, Mis Dolores son INMENSOS.

Cuando digo Omnipotente abarco TODO, TODA la Creación, al Universo entero… Y eso, vosotros NO lo meditáis.

Vosotros, quizá sufrís ataques de una o dos persona a vuestro alrededor… Problemas familiares, problemas del trabajo o de la sociedad; pero son unas cuantas personas que en algún momento, os puedan hacer daño o que os causen un problema.

Con lo que os acabo de explicar en Mi Omnipotencia…,

Imaginad cuántos miles de millones de almas día a día, Me causan Dolor con sus Pecados, con sus Olvidos, con su Negligencia, con sus malos tratos.

Son Dolores Inmensos, Mis pequeños…

Y ¿Cuántas almas hay que reparen, que Me digan una palabra dulce, bella, amorosa? ¿Que Me traten como Hermano, como Padre, como Hijo, como Dios?

Son muchísimas más las almas que Me atacan, que aquellas de las cuales recibo un bien.

Sodoma y Gomorra fueron destruidas, porque la Maldad había aumentado mucho, TODO era pecado ahí. Prácticamente, NO había alma buena, alma por la cual pudiera Yo evitar el destruirlas… Y lo sabéis.

Satanás os ha llevado poco a poco, a vivir nuevamente otro Sodoma y Gomorra Mundial y Universal.

Poco a poco os fue llevando a una destrucción espiritual. Mis Enseñanzas fueron tomadas por muy pocas almas y son las que se salvarán. Os gusta vivir más en la Maldad, en el Error, en los Vicios, en el tormento espiritual…

Y esto es muy tonto de parte vuestra, porque ¿A quién le gusta vivir en los problemas? Y vosotros mismos os los creáis, al estar apartados de Mí.

Entended Mis pequeños, que Yo os vine a facilitar vuestra existencia. Vivíais en la Obscuridad, vivías en la Maldad con la cual Satanás había corrompido todo. Os vine a traer la Verdad, la Luz. Os vine a mostrar el Error en el cual vivíais y que los mismos fariseos y escribas os enseñaban.

Ellos mismos os llevaban hacia el Error, porque NO estaban Conmigo tampoco, vivían para Satanás. SÍ, vivían aprovechándose del pueblo, robándole a su mismo pueblo utilizando las leyes, solamente a su favor. Error que se sigue dando hasta estos momentos de vuestra existencia.

Satanás os sigue atacando de la misma forma que lo hacía antiguamente y seguís Sufriendo, porque NO quisisteis hacer caso.

Os repito, os traje la Luz, os traje todo lo necesario para que fuera Vencido Satanás, para que vosotros mismos al uniros en las Enseñanzas que os dejé, Satanás fuera vencido y Mi Reino se diera en la Tierra… Y vivierais, como se vive en el Cielo.

Pero Mis Palabras, Mis Enseñanzas, Mi Ejemplo de Vida, los Milagros que realicé, NO hicieron mella en los corazones. Solamente unos cuantos fueron tocados por Mi Amor y Yo NO vine por unos cuantos, Vine por todos.

Aquellos que NO Me siguen, aquellos NO Me aman, aquellos que Me rechazan, aquellos que se burlan de Mí, aquellos que quisieran que muriera nuevamente en la Cruz, son los que NO han abierto su corazón. NO han respondido a Mi Donación, NO hay Amor en su corazón y NO tienen Amor para con sus hermanos.

Yo os traje todo un modo de vida para destruir el pasado, saturado de la Maldad de Satanás y empezar una nueva forma de vida, la del Pueblo de Dios. SÍ, se debió haber formado ese Pueblo de Dios, con todo lo que Yo os di. Pero NO quisisteis tomar Mi Vida y Mis Enseñanzas para vivir en la Perfección.

Si las hubierais tomado, NO estaríais viviendo como ahora vivís: oprimidos, sufrientes, maltratados, adoloridos por tanto mal que hay a vuestro alrededor y sin posibilidad de hacer algo en lo humano, para cambiar con todo lo que os oprime.

Y os he dicho que humanamente, ya nadie os podrá ayudar a mejorar lo que ahora estáis viviendo en toda la Tierra. Satanás se ha adueñado ya, de todos los poderes de toda la Tierra… Y por eso, estáis sufriendo por todos lados.

Pero os he dado la solución para tener un cambio total, que es el regresar a Mí. Es el orar, es el vivir de acuerdo a las Enseñanzas que Yo os di. Es el unirse todos en la Oración y especialmente, en la Misa y el Santo Rosario.

Ese es vuestro poder actual: la vida en la Gracia y en la Oración, las Virtudes que Yo os enseñé y que las viví, para que aprendierais. Pero se os hace anticuado y aburrido… Y si seguís pensando así, vuestro Dolor aumentará.

Estáis apenas empezando a sentir el ataque grave de Satanás. Todavía, NO habéis vivido lo más fuerte de su ataque. Se está burlando de vosotros ante Mi Presencia, lo veo a él pisándoos a todos vosotros. Sí, estáis bajo sus Garras.

Vosotros mismos permitisteis que hiciera esto con vosotros, NO quisisteis vivir en la Luz y vivir en la libertad del Amor y en cambio, os dejasteis encadenar en la Maldad, en las Pasiones, en el Robo, en la Mentira. En todo aquello que ahora estáis viviendo y que os está oprimiendo, pero NO hacéis nada.

Os quejáis, pero seguís permitiendo en vuestra vida la Maldad que tenéis a vuestro alrededor. Y las iglesias siguen vacías, la Oración sigue olvidada, todas las muestras de Amor que Yo os di y que Mi Madre os ha enseñado ¿De qué han servido?

Tenéis todas las armas espirituales necesarias para vencer a Satanás y NO las tomáis, porque se os hacen obsoletas y aburridas. Y por vuestra falta de Sabiduría seguiréis así, sometidos por el Mal.

Pensando en la forma en que vivís y actuáis, os puedo asegurar que vuestro sufrimiento, cada vez va a ser peor. Estáis esperando como los antiguos judíos a vuestro Salvador, que venga a luchar por vosotros, que os salve y vosotros, NO moveréis NI un solo dedo.

Queréis todo fácil, NO queréis luchar por vuestro bien. Se os consintió demasiado y NO quisisteis responder por el Bien y con el bien que se os trataba.

Vosotros mismos os estáis ganando esta Purificación que ya empezó para vosotros. Y es en el Sufrimiento cuando responderéis, pero va a ser el Dolor el que os haga reaccionar, el que os haga voltear vuestra cara hacia Mí, pidiendo ayuda y perdón.

NO quisisteis vivir en el Bien cuando lo pudisteis haber tenido y sin sufrir; ahora, sufriréis para ganarlo.

Desperdiciasteis tantas oportunidades de Amor que se os dieron, tantos llamados de parte Mía y de Mi Madre Santísima y os tapasteis los oídos. Vuestra tontería, os va a llevar a un gran dolor.

Pocas almas serán tomadas para iniciar un Nuevo Mundo y la gran mayoría, será eliminada de la Tierra. Eso os ganasteis por NO haber vivido en Sabiduría Divina.

La soberbia os venció. Creísteis que vuestra inteligencia era mayor que Mi Sabiduría y pronto os daréis cuenta de que NO es así. Vuestra soberbia os va a ahogar en el Dolor.

Os pudisteis haber ahorrado todo el Sufrimiento que padeceréis, NO quisisteis ver lo que Yo os mostraba cuando os profetizaba vuestro futuro, que lo tenéis en las Sagradas Escrituras… Pero ¿Cuántos abren el Libro Sagrado, para alcanzar su perfección? Prácticamente, NADIE.

Se os consintió, se os dio todo para ser grandes, para ser perfectos, para tener un alma a la altura casi, de las almas del Cielo y lo hicisteis a un lado. Toda esa Enseñanza Divina la despreciasteis y preferisteis solamente, la experiencia humana.

Todavía hay tiempo para que aminoréis los Acontecimientos tan fuertes que se os vendrán. Ciertamente podríais detener mucho de vuestro sufrimiento, si meditarais estas Palabras que os digo y que os he venido diciendo desde hace tiempo. Pero desgraciadamente NO CREÉIS en ellas. Y será demasiado tarde, cuando las aceptéis.

Soy vuestro Dios, fuisteis creados en el Amor, fuisteis creados para amarNos y para ser amados por Nosotros. Teníais un futuro bellísimo, pero lo despreciasteis. Era tan fácil vuestro futuro, era vivir en el Amor, llenaros de Mi Amor y transmitirlo a vuestros hermanos, pero preferisteis el Mal.

Me duele tanto, Mis pequeños, siempre heMos buscado vuestro bien, pero vosotros habéis preferido vivir para el Enemigo, para vuestro Enemigo. Todo el mal que llega a vuestra vida, viene de él y tontamente, lo seguís buscando. Eso es estupidez humana, seguir a aquel que os está dañando.

Nosotros, en Nuestro Amor os estábaMos dando y prometiendo una vida llena de felicidad con solo ser obedientes a Nuestras Enseñanzas, pero vosotros preferisteis seguir las enseñanzas de vuestro propio Enemigo, preferisteis vivir en la Maldad que él os enseñaba y que con esa maldad sufrís y aun así le seguís.

Es incomprensible meditadlo, Mis pequeños. Es incomprensible cómo si queréis lo bueno, vivís en lo malo. Pero el Dolor, os va a hacer cambiar de opinión. Desgraciadamente la gran mayoría NO se salvará, además sufriréis… Y Mucho.

Los que han entendido lo que es Mi Amor y lo han seguido, manteneos en él Mis pequeños. Vosotros tendréis una Purificación mucho más leve, amorosa, sencilla. Porque vosotros ya tuvisteis Dolor y Persecución de aquellos hermanos vuestros, que viviendo a vuestro alrededor NO os aceptaban, porque habíais escogido la mejor parte.

Ahora en estos momentos de Dolor, seréis protegidos. Estáis en Mi Corazón y en el de Mi Madre NO os preocupéis, vuestra purificación será leve y rápida.

Os amo Mis pequeños, manteneos Conmigo que Yo ya estoy con vosotros y gracias Mis pequeños, los que tomasteis como modo de vida Mis Enseñanzas y Mi Amor. Gracias por darMe el amor, que la gran mayoría de vuestros hermanos NO Me han dado.
Mi Madre os protege, os guarda y os llena de Su Amor y de Sus Bendiciones.

Yo os Bendigo en el Santo Nombre de Mi Padre, en Mi Santo Nombre y en el Santo Nombre de Mi Espíritu y que aquellos que se acojan a la protección de Mi Madre Santísima, queden bajo Su Amparo Eterno

Que Mi Amor os cubra, os proteja y os llene de Bendiciones para que vayáis preparando el camino de regreso a vuestro Dios y Salvador entre los hombres.

http://diospadresemanifiesta.com/