Archivos de etiquetas: GASTRONOMIA MEXICANA

LA TIERRA DEL TEQUILA 2


La organización política de los habitantes de Tenochtitlán, se podría definir como una organización basada en una teocracia militar.

Pero en la que el fin guerrero estaba subordinado al fin religioso y en la que el mismo emperador, era un sacerdote.

Y que en muchos casos prácticos, como en el Calpulli, también eran bastante democráticos.

La religión no influía únicamente en la organización política, sino que también lo hacía en la organización social.

Un grupo de familias o clanes, constituían una tribu reunidas en un Calpulli.

Cuando llegaron los españoles, entre los tenochcas había 20 clanes o calpullis.

Cada calpulli tenía asignada una zona de tierra cultivable; los habitantes de un calpulli se repartían el trabajo de sembrar y cosechar esas tierras.

En cada calpulli los jefes de familia elegían un representante (calpullec), asesorado por un consejo de ancianos (huehuetque).

Los representantes de cada calpulli, formaban el Tlatocan, organismo que presidía el gobierno general de Tenochtitlán.

El gobernante soberano, era el hombre que ocupaba el puesto supremo entre todos los jefes, llamado Tlacatecuhtli (señor de los hombres), también denominado “Tlatoani”.

El cargo del Tlacatecuhtli era electivo.

Aún cuando no existían clases sociales remarcadas, se pueden mencionar los siguientes rangos:

Nobles (pipiltin), entre los cuales estaban los caballeros águila y los caballeros jaguares. 

Sacerdotes, los cuales podían proceder tanto de una familia humilde como de una noble.

Artesanos, divididos en pochtecas (comerciaban fuera de la ciudad) y tlanamacani (que comerciaban en la ciudad)

Plebeyos o campesinos libres (macehualtin)

Siervos (mayeques) campesinos que estaban en calidad de siervos.

Esclavos (tlacotin), generalmente esclavos de guerra que iban al sacrificio o eran ocupados en diversas tareas.

Su organización social y política descansaba en la idea de que las fuerzas que le imprimían energía al Cosmos,

Se manifestaba en los gobernantes, quienes representaban las distintas fuerzas acumuladas por sus deidades. 

El estado, su capital y cada uno de sus pueblos; construyeron una organización política como una réplica de la configuración del Cosmos.

Cada una de las creaciones terrestres, estaba asentada en las cuatro partes del Cosmos por donde “circulaban las fuerzas”.

La Dualidad Cósmica servía de modelo para organización política.

En Tenochtitlán, aparece clara la delegación divina en dos señores divinos:

el “tlatoani”(emperador) por un lado, y el “cihuacóatl”(mujer serpiente) por otro.

En Tenochtitlán, la hermosa capital del Imperio azteca, cada jornada estaba marcada,

Con el son de los tambores que tocaban desde lo alto de los templos de la ciudad.

Pues al oír los huehuetl y las caracolas:

“los caminantes y forasteros se aprestaban para sus viajes, los labradores iban a sus labranzas, los mercaderes y tratantes a sus mercados.”

Y se aprestaban las mujeres a sus quehaceres hogareños.

También empezaba así el día para las clases nobles formadas por los guerreros, funcionarios y sacerdotes que regían el Imperio.

Con la salida del sol, en cada casa noble, los sirvientes debían tener todo preparado para el cuidado de sus señores.Éstos dormían en una estera o petate, de aproximadamente 1,35 metros de ancho por 1,9 de largo,

sobre la que se colocaban suaves mantas de algodón que servían de colchón.

Al despertar los señores, los criados doblaban el petate y las mantas y los guardaban en baúles para dejar la habitación despejada.

Hombres y mujeres se bañaban al menos una vez al día,

Utilizando jabón que hacían con el fruto del copalxocotl o de la raíz de la saponaria y secándose con suaves paños de algodón. 

Los varones, como apenas tenían barba, no necesitaban afeitarse,

Pero sí se peinaban, recogiéndose el cabello con una cinta roja a la que añadían exhuberantes plumas de pájaros tropicales que marcaban su alto estatus.

Las mujeres por su parte, se peinaban con la raya en medio y dos trenzas recogidas en lo alto de la cabeza,

Con las puntas hacia arriba (si estaban casadas).Aunque disponían de cosméticos, eran muy discretas con su uso, porque no lo permitían el honor y sus convicciones religiosas.

Hay que señalar que entre los nobles se practicaba la poligamia,

Y los hombres podían tener tantas esposas como su economía les permitiese.

Los nobles utilizaban ropas de algodón, con largos especiales y adornos de plumas, oro, piedras preciosas o jade.

Los que anunciaban los rituales que regían una jornada cotidiana desde el Templo Mayor

Una vez aseados y vestidos, los varones se sentaban, con las piernas cruzadas y la manta colocada hacia delante,

En unas sillas bajas elaboradas con fibra vegetal y madera.

Alrededor de las nueve de la mañana, era cuando marcaban desde el Templo Mayor

El segundo llamado de las caracolas y los huehuetls,

Todos se disponián para un delicioso desayuno y…

CERAMICA DE TLAQUEPAQUE

Así tomaban la primera comida del día, consistente en deliciosas tortillas de maíz recién elaboradas,

Con algún relleno de carne o pescado, una bebida hecha con atole y tamales con diferentes rellenos.

El menú era elección de cada familia, sólo en el Palacio del Tlatoani se preparaban una gran variedad, para que el monarca eligiera.

Lo que él no elegía, era distribuido para toda su corte, incluidos los asesores gubernamentales.

Y una jícara de chocolate; todo ello servido en recipientes de la preciosa cerámica roja y negra de Cholula,

Que tanto gustaba a la élite azteca.

Los nobles trabajaban en el centro ceremonial donde, además de los templos y adoratorios,

estaban los palacios reales, las dependencias administrativas y el Calmécac

Unos se dedicaban a asesorar al tlatoani (gobernante) en los asuntos políticos y militares.

Otros eran respetados jueces que dictaban sentencias de acuerdo al código legal, en un plazo máximo de ochenta días.

O bien se ocupaban de la administración de la hacienda y la recaudación de impuestos, de la que se encargaban los calpixques.

Los sacerdotes instruían a los nobles en el Calmëcac,  atendían los templos y preparaban las festividades.  Los guerreros veteranos, por su parte, formaban a los jóvenes en el Telpochcalli o escuela militar.

Había asimismo inspectores que supervisaban que en el mercado no hubiera altercados, ni estafas en precios y medidas.

Al mediodía, los ministros del Templo Mayor tocaban las bocinas y las caracolas.

Cuando era mediodía en punto, los ministros del Templo tocaban las bocinas y caracoles, haciendo señal que ya podían todos comer“.

Era el momento de hacer una pausa para tomar una comida frugal.

Porque todos desde el monarca hasta el más humilde esclavo, eran moderados en todo lo que utilizaban en su persona.

Otros preferían acudir a alguna fonda de las que había en la zona del mercado,

Donde según Hernán Cortés, se podía comprar bebida y comida deliciosa:

“en casas donde dan de comer y beber a buen  precio”.

En cambio, a los que permanecían en las dependencias del centro ceremonial;

les llevaban comida de las cocinas de palacio.

Tras este corto descanso,todos volvían a sus quehaceres hasta la puesta del sol,

Cuando los tambores y las trompetas del Templo sonaban de nuevo para marcar el fin de la jornada laboral.

De vuelta a casa antes de cenar, tomaban un baño ritual de vapor en el temazcal,

Era una estancia con una pared pegada al fuego de la cocina, que siempre estaba encendido

Para que el baño pudiera usarse en cualquier momento.

En el temazcal se colocaban plantas aromáticas, como la cacaloxochitl,

Y los que no tenían criados, se ayudaban con sus familiares más cercanos, para terminar el ritual.

Tras el baño, se vestían con ropas limpias y se sentaban en torno a la mesa, cubierta por hermosos manteles. 

Los criados servían platos de carne, pescado y verduras, que se tomaban con trocitos de tortilla de maíz a manera de cubiertos,

Y que se mantenían calientes sobre pequeños braseros de barro.

Los sirvientes no sólo estaban pendientes de que no faltara comida o bebida,

Sino que a menudo pasaban aguamaniles para que los comensales se lavaran las manos, que se secaban en paños de algodón.

Para beber se acostumbraba a tomar agua, aguamiel o zumos.

El consumo de alcohol -en particular el Pulque o uctli, que se elaboraba fermentando el jugo del maguey

estaba prohibido hasta los 52 añosedad en la que podían gozar de ciertas prerrogativas.

Al terminar la cena, los aztecas salían al patio principal de su residencia y rodeados de flores.

Era un verdadero deleite el disfrutar arrullados por el agua de las fuentes, para paladear un buen chocolate espumoso y fresquito,

endulzado con miel y vainilla. O condimentado con chile.

Mientras disfrutaban de una pipa de tabaco,

Hasta que desde el Templo,  con las antorchas encendidas y con sus bocinas de caracolas,

Era anunciada la hora de dormir.

Entonces, “se ponía la ciudad en tanto silencio que parecía que no había hombre en ella,

desbaratándose así los mercados, recogiéndose la gente,

quedando todo en tanta quietud y sosiego, que era una extraña cosa la que se sentía“.Y así terminaba una jornada sencilla en la hermosa México-Tenochtitlan.

Esta rutina se alteró con la llegada de los extranjeros…

Aunque dieron una fiera batalla, Hitzilopochtli y todas las demás deidades aztecas,

Tuvieron que contemplar como sus colosales estructuras que lo honraban como un “gran dios” de los aztecas…

Fueron sepultadas por la  llegada de los misioneros españoles que con la nueva religión y la Gran Basílica del Tepeyac,

Los expulsaron totalmente de las tierras mexicanas.

Aunque ahora están determinados a volver, como nos enteraremos en otro post.

Pero por lo pronto, tanto en el Telpochcalli, como en el Calmécac eran forjados los aztecas.

La educación completísima que recibían, primero en sus hogares y luego en la escuela,

Que era culminada en el Calmécac, que tenía una razón importantísima, de que cuya edificación hubiese sido precisamente,

Dentro del gran recinto del Templo Mayor.

Los alumnos perezosos o imprudentes, eran castigados severamente.

Por ejemplo, la embriaguez se penalizaba con la muerte.

asesinos seriales

Y para los que se están preguntando, cómo era posible que los aztecas fuesen, bastante civilizados en sus actitudes, más que muchos en la sociedad actual.

Y que tuvieran normas de conducta tan especialmente correctas en lo que nosotros llamaríamos una moralidad excesiva, (a los ladrones reincidentes les cortaban primero una mano y a los mentirosos tampoco les iba mejor, pues no querrán saber lo que pasaba con su lengua)

Todos los rapados exhibían en su persona, una publicidad estentórea y que duraba por meses,

De que era un peligroso delincuente en recuperación…“Caras vemos, corazones no sabemos”

Ya que la honorabilidad actualmente, en gran parte de nuestras sociedad, también parece estar en vías de extinción.

Los que ya están crecidos espiritualmente, están viendo unas exigencias casi idénticas,

A la rigidez que exige la vida monacal más rigurosa.

Y que caracteriza a la que llevan las almas consagradas en la religión católica.

PORQUE EN REALIDAD ‘ÉSTOS‘ seres….

¿POR QUÉ?

Los aztecas fueron instruídos directamente por sus deidades.

Porque su religión era una teofanía muy intensa, por el estoicismo cotidiano que practicaban.

Y en el que estaba centralizado todo lo que hacían.

Y lo que los expertos ateos califican cómo ‘dioses menores’ con muy mal disimulado desprecio,

Es tiempo de que se enteren que estos “diocesillos menores”, tienen ni más ni menos, que la categoría y el poder de los ángeles,

Porque exactamente eso son.

Y créanlo, son bastante poderosos y PARA NADA parecen ‘diocesillos’

Si conocieran como REALMENTE manejan nuestras propias vidas, emplearían TODA SU ERUDICIÓN

EN RECONOCERLOS…

¡SON ÉSTOS!

¿POR QUÉ LAS DEIDADES AZTECAS EXIGÍAN ESTA CONDUCTA TAN INTACHABLE?

¿Y DABAN TAN CRUELES CASTIGOS A SU PUEBLO MÁS RESPETUOSO Y COOPERATIVO?

Primero que nada estaban construyendo SU REINO y no querían que nada alterara el objetivo que se proponían.

Y menos que nada deseaban que el Verdadero Dios Único y Trino, SE ENTROMETIERA en ello…

En otro post, ampliaremos esta revelación…Si alguno de los alumnos de los Calpulli, sobresalía por su habilidad y valor en las Guerras Floridas,

Era inmediatamente trasladado al Calmécac, para ser entrenado dentro de las fuerzas especiales mexicas:

Los guerreros águilas y jaguares.

Los alumnos que demostraban aptitudes y satisfacían las exigentes obligaciones

Que les daban en su privilegiada enseñanza en los Calpulli,También eran trasladados al Calmécac, donde se terminaba de instruirlo según sus destrezas y pasaban a formar parte de la nobleza azteca.

Cuando alcanzaban la edad requerida para casarse, finalizaba su instrucción en el Telpochcalli.

El Calmécac (casa de los mancebos) era la escuela para los hijos de los nobles mexicas de México-Tenochtitlan.

En esta institución se les entrenaba para ser sacerdotes, guerreros de la élite, jueces, ingenieros, arquitectos, maestros, gobernantes o astrónomos, (de sus instrumentos hablaremos después)

Y se graduaban en la maestría que significaba el arduo entrenamiento sobre tácticas y estrategias militares,

Con las que mantenían su supremacía sobre los pueblos que habían sometido.

Educándolos en historia, astronomía, medicina y muchas otras ciencias, la medición del tiempo, música y poesía.

Y cuestiones de economía y gobierno.

Y sus obligaciones particulares a las deidades que los supervisaban en todas sus actividades.

Se sabían de memoria todas las enseñanzas contenidas e ilustradas en sus códices.

Todo esto impartido con una rigurosa disciplina y las normas contenidas en la ‘Antigua Regla de la Vida’

Que había sido enseñada por Quetzalcoátl desde los ancestrales tiempos de la cultura Tolteca.

La escuela funcionaba como un internado, donde los jóvenes vivían, dormían y comían.

Con TODOS los estudiantes tanto nobles como macehuales, la instrucción se enfocaba en la Cosmogonía Mexica,

Porque era totalmente Mistérica y como UNA de sus deidades principales era Huitzilopochtli,

También eran preparados para ser extraordinarios guerreros.

Esto significaba que tenían la obligación de ser maestros en todas las materias que incluían:

Rituales, poesía, himnos a las deidades, expertos en la milicia y…

Todos los conocimientos mistéricos, impartidos en una enseñanza abierta y que todos los aztecas conocían

Para los mexicas era muy importante que sus gobernantes fueran aptos para los cargos que desempeñaban,

Que tuvieran la capacidad de tomar buenas decisiones y mantuviesen fuertes convicciones sustentadas en la Antigua Regla de la Vida,

Legada desde sus ancestros: los Toltecas.

En el Calmécac se les enseñaba todo esto.

Y los alumnos sufrían y vencían diversas pruebas, sobre todo en la guerra,

ERAN PROBADOS FUERTEMENTE para demostrar su valor y su habilidad militar.

Desde pequeños se les levantaba en la madrugada para recibir baños de agua fría.

Hacían penitencia y autosacrificio, usando espinas de maguey,

Ayunaban frecuentemente y practicaban la abstinencia.

Además usaban ropa ligera para desarrollar el control de sus cuerpos contra los elementos,

El frío y la altura sobre el nivel del mar, de la gloriosa México-Tecnochtitlan es mundialmente reconocida.

Trabajaban duro durante el día y pasaban en vela muchas noches en rituales de purificación.

Las pequeñas trasgresiones eran castigadas con severidad y las imperfecciones no eran toleradas.Todo esto servía para forjar un carácter fuerte y formidable, digno de la nobleza de su idiosincaracia como cultura.

Y que los forjaba para que pudieran desempeñarse en todos los aspectos de su vida como adultos.

Fundamentalmente como responsables de una familia y forjadores de la siguiente generación,

Lo que aumentaría la gloria del imperio.

A los veintisiete años se graduaban con una consagración a Quetzalcoátl,

En impresionantes ceremonias celebradas en el Templo Mayor.

El Gato Viudo

Chava Flores

Cuando la luna se pone regrandota

Como una pelotota y alumbra el callejón

Se oye el maullido del triste gato viudo

Y su lomo peludo se eriza con horror

Pero no falta quien mande un zapatazo

Que salga hecho balazo a quitarle lo chillón

Y en el alero del místico tejado

El gato se ha quejado cantando esta canción

Gato: Para curar mi mal de amores

Dijeron los doctores que no había salvación

Ahora me dicen gato viudo

Porque una gata pudo

quitarme lo chiquión

Antes sacaba del mandado

Me daba pa’ mi helado, mi cine y mi futbol

Ahora con lo que me ha pasado

Me tiene más enfriado que un hielo de jaibol.

Con esta triste y maullida serenata

La noche es una lata, no duerme el más gallón

Salió una vieja con cuetes, crema y bata

Y le pidió a la gata tuviera compasión

Pero la indina se hace la remolona

Pos’ dice la patrona que ya no dé jalón

El pobre gato está pagando el pato

Allá va otro zapato y allá va otra canción

Gato: Para curar mi mal de amores

Dijeron los doctores que no había salvación

Ahora me dicen gato viudo

Porque una gata pudo

quitarme lo chiquión

Antes sacaba del mandado

Me daba pa’ mi helado, mi cine y mi futbol

Ahora con lo que me ha pasado

Me tiene más enfriado que un hielo de jaibol.