Archivos de etiquetas: generosidad

F111 LA ORACIÓN: DIÁLOGO CON DIOS


En la Puerta del Cielo, la argentina voz de Diana resuena en las murallas del salón, donde los catecúmenos escuchan atentos la lección de ese día:

“Para una clara Comunicación con Dios y que nos garantice una Respuesta, es necesario reunir los elementos indispensables:

La primera condición para la Oración, es la Gracia.

LA GRACIA.

            El Pecado es la barrera con la que Satanás aparta al hombre de Dios y le impide que goce de Él. El arrepentimiento sincero nos lava y purifica junto con la Sangre preciosa y Divina.

Y dispone nuestra alma para recibir el Perdón de Dios y junto con él, su Misericordia que nos devuelve la Gracia.

Poseer en el alma la Luz, la Fuerza, la Sabiduría de Dios que comunica esa semejanza intelectual con Él y es el signo inconfundible de la Filiación con Él. La Gracia es el Don sublime que hace que Dios habite en el alma y que el alma esté ‘viva’.

Es entonces también cuando las oraciones son ‘vivas’ y la Gracia crece, florece, tiene raíces profundas y se eleva como árbol de Vida Eterna.

La Gracia es la Vida del espíritu y el alma lavada con la Sangre de Jesús ha sido perdonada y ésta, al abandonarse al Amor…

Es como un águila que se eleva, porque el secreto de la Fortaleza y de la formación espiritual, es la meditación amorosa.

Cuando se aprende a orar con la Meditación de la Oración Mental y se avanza hasta llegar a la plena comunicación del Amor con la Profecía, el alma ya no tiene obstáculos en el conocimiento de Dios.

Porque la Oración es la comunicación del alma con Dios, de la que se sale vigorizado y con el deseo de pertenecerle más. Y dispuestos a entregarnos más plenamente.

Es un don de intercambio: Dios lo concede al Hombre y el hombre lo da a Dios. Por medio de la Oración, Dios se va revelando como Es… Y el alma aprende a conocerlo y a amarlo siempre más.

LA HUMILDAD.

“Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”

Jesús sabía que en esta imitación está la Clave de la Felicidad en la Tierra y en el Cielo. Los hombres tenemos las ruinas que tenemos, porque NO somos mansos ni somos humildes. NI en las familias, NI en las ocupaciones, NI en el vasto ámbito de las naciones. Soberbia e Ira dominan a los hombres y generan todos los delitos.

La Presencia de Dios es un acto de su Bondad. El deseo de amor de un Dios de estar con su creatura y cuando la creatura NO lo traiciona, Dios NO se aleja. En ciertos casos y por especiales respuestas del alma, esta comunicación se vuelve muy sensible.

Pero hay del alma que gozando de la Presencia de Dios, cae en el pecado de soberbia; porque la perdería súbitamente, pues Dios NO está en donde hay soberbia.

Entre más grande es la humildad de la creatura, más a ella desciende Dios.

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

María tuvo a Dios en SÍ, NO solo espiritualmente; sino como Carne Viva, porque alcanzó el vértice de la humildad santa.

La humildad en la Oración es indispensable si se quiere obtener algo. Dios mira con amor al hijo que inclina ante su Grandeza y Majestad, reconociendo Quién es Él y al mismo tiempo consciente de su propia miseria y debilidad.

El alma ‘viva’, ‘ve’ al Dios Vivo.

Y entre más lo conoce más lo ama y más anonadada se siente ante su Infinita Bondad. Y un profundo agradecimiento inunda el corazón, al esperar la respuesta de la única pregunta que los labios formulan cada vez con más frecuencia y ante TODAS las circunstancias:

‘Padre ¿Qué quieres que haga?’

LA OBEDIENCIA.

            Es la prueba de la humildad y la Fe. Son el escollo donde la soberbia se cae y se hunde. La Obediencia es la piedra donde el orgullo se estrella, porque rinde a los pies del Omnipotente el juicio del hombre, para abrazar solamente la Voluntad Divina.

Al obedecer a Dios se contempla la Gloria de Dios y se presencian los milagros más increíbles. La docilidad interior es indispensable y NO hay sumisión verdadera, hasta que no hay alegría en su cumplimiento.

Esto es el cimiento de muchas virtudes y el recipiente de muchas gracias. El Espíritu Santo la busca para comunicarle sus santas inspiraciones, porque solo el que la tiene, lo escucha y las practica.

El alma dócil, escala el Cielo sin comprenderlo y asciende sin sentirlo, a la sombra y en comunicación con el Paráclito, que la lleva por los caminos del espíritu, con una Obediencia ciega.

Es la virtud que se deja moldear suavemente, como el barro en manos del Divino Alfarero. Es el tesoro de las gracias.

Jesús y María, fueron obedientes por excelencia. Este es el secreto de la Oración de  Poder.

La Perfección de la Obediencia consiste en seguir prontamente las inspiraciones del Espíritu Santo y practicarlas. Cada vez que se escucha esa voz interior que NO hace ruido, hay que atenderla.

El alma sabe distinguir perfectamente cuando habla. La Obediencia del espíritu es mortificación y humillación. Al obedecer la Voluntad de Dios, se perfeccionan las virtudes internas.

La Obediencia interna perfecta clava las almas en la Cruz y hace que vivan crucificadas: Es la Renuncia Total de la Voluntad, que se inmola por amor a Dios y sacrifica el cuerpo, los sentidos, los afectos y todos los movimientos del espíritu, para obedecer solamente las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esta es la Obediencia ciega, pronta y amorosa, que encuentra la verdadera e incomparable Felicidad, en el absoluto despojo de sí misma.

La sumisión no es real, hasta que NO se disfruta adaptándose y alabándolo, en todas las circunstancias.

LA CARIDAD.

            El Espíritu Santo se comunica por medio de ella, porque es la Esencia misma de Dios y la vida del alma. La Caridad sobrenaturaliza todas las virtudes y las acciones del hombre.

Y es el pulso que late en el espíritu y le da vitalidad. El Dolor es el trono de la Caridad y su perfección está en la Inmolación. Dios se da y las almas se dan.

Dios se crucificó por los hombres y ellas se crucifican con Él.

Esta Caridad es la que une al Cielo con la Tierra y la Oración alcanza dimensiones cósmicas, porque la Caridad es el Amor comunicativo.

El Dolor Divinizado por Jesús, es el que conquista al Amor. Por esto, los más sacrificados son los que más aman. Sin la Caridad NO hay Fusión.

La Caridad sabe amar y perdonar a los enemigos.

La última Oración del mártir, debe ser siempre por los verdugos; para que alcancen la salvación. La última de los santos, por sus Opresores, para que lleguen a la Caridad.

LA GENEROSIDAD.

            El que cierra su oído al clamor del pobre, él también gritará y NO será escuchado. La dureza de corazón en el Desprendimiento y la Generosidad, cierran las puertas de los Cielos para la Oración.

Dios NO tolera la avaricia, tanto material como espiritual.

Los avaros son soberbios y envidiosos. La Dureza de Corazón es refractaria al amor divino y a la Bondad. La vida del que la lleva consigo es muy triste y desgraciada, porque carece del pronto placer de hacer el bien.

Son corazones fríos e infelices que se mantienen alejados de la Caridad, llevando una existencia vana y culpable. Son corazones metalizados que lo único que desean es atesorar.

Insaciables y desenfrenados, NO CORRESPONDEN  a las inspiraciones divinas y mueren ciegos y sordos a su pecado.

La santidad NO está en las visiones, éxtasis y revelaciones. La santidad consiste en la pureza y el sacrificio generoso y constante de una voluntad abandonada totalmente en la Voluntad de Dios.

Hay que conformarse siempre con lo que el Espíritu Santo quiere dar… Y así NO nos equivocamos.

Considerándonos siempre indignos de sus dones.

LA PUREZA.

            La Pureza es el reflejo de Dios. Y donde está la Pureza está la santidad. Es solo en las almas puras en donde se encuentra la Luz del Espíritu Santo.

La INOCENCIA consiste en la limpieza total del alma.

Los limpios de corazón sienten el contacto divino y son los que escuchan la Voz de Dios. Lo entienden, lo aman, lo consuelan y se gozan con sus ternuras y sus sonrisas.

El vicio que más aleja de Dios, es la impureza; porque a través de la impureza entra la Incredulidad, que ofusca los corazones, quita la esperanza y destruye la Caridad.

Ninguna alma que NO es pura puede conocer a Dios y mucho menos amarlo, porque el Espíritu Santo, abomina la Impureza.

La Lujuria es el vicio con cual Satanás está llenando los Infiernos.

Y por eso promueve la sensualidad que hace su nido en los corazones soberbios, para que NO puedan acoger a Dios.

El cuerpo es el Templo Vivo del Espíritu Santo y tiene que tener una pureza total, el que quiera acogerlo y poseerlo.

EL PERDON.

            Los que perdonan son la réplica más acabada de Dios, porque Él perdona y sigue perdonando.

Cuando el hombre aprende a amar y a perdonar, comienza a hacerse espiritual.

Todo se le perdonará a quién haya perdonado todo.

El que perdona atrae el Corazón de Dios y NO hay hombre que NO necesite ser perdonado por Él.

Dios es un Dios de Amor y NO puede vivir en un corazón que Odia.

Jesús bajó a la Tierra a enseñar al hombre a  amar y a perdonar.

El corazón que se crucifica, NO guarda rencor y sabe amar de verdad.

El Odio es Pecado y el pecado cierra las puertas del Cielo a la Oración y hace que no suba. Y Dios NO puede escuchar a un corazón que no perdona. Porque nadie puede ser perdonado si NO se arrepiente y NO perdona.

El Perdón es la Venganza de Dios y también es la venganza de los que aprenden a amar como Él enseñó.

LA SINCERIDAD.

            Este es otro requisito indispensable en la verdadera Oración.

Los hipócritas ostentan apariencias de piedad y en el interior de sus familias son culpables ante Dios y ante el prójimo. Buscan la estima y los honores mundanos.

Quieren decir a los demás: ‘Pueden confiar en mí. Vean que soy un santo. Lo comprueba mi forma de orar’

Semejante actitud es una Blasfemia. Los soberbios, los falsos y los mentirosos, oran así.

La verdadera Oración brota del corazón a los labios y surge en el trabajo, en los negocios, en el descanso, en la fatiga, en el dolor y en la alegría, porque sale con todo el ser, al impulso del corazón que ama a Dios y se revela en todas sus acciones.

El alma recuerda que es la creatura y con amor reverencial se pone en la Presencia de su Creador que se le revela en todo y en todas las circunstancias.

La ternura amorosa del Padre se encuentra a cada paso del día.

Y se acaban las coincidencias.

EL ABANDONO.

            La Oración sostiene al alma en la Prueba y la provee de una fuerza nueva en la inteligencia y en el corazón. Es la Fuerza que no viene de un estudio humano, sino de un completo abandono en Dios.

Los que dan más, son los que más se olvidan de sí mismos. Es cosa muy penosa y difícil, pero indispensable si se quiere avanzar por este camino.

Pablo lo practicó y nos lo enseñó con su ejemplo:

Ahora voy a Jerusalén atado por el Espíritu, sin saber lo que me sucederá allá… Solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me da a conocer que me esperan prisiones y tribulaciones… pero de ninguna manera me preocupo por mi vida, con tal de terminar mi misión y cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de anunciar el Evangelio de la Gracia de Dios”

Ciertamente el abandono de Pablo, brilla esplendorosamente en este abandono en Dios.

Porque olvidarse de sí mismo es olvidar NO solo el pasado, sino la personalidad limitada. Olvidarnos totalmente quienes somos en nuestra existencia terrenal. Como si ya hubiésemos sido muertos y enterrados en una tumba. Totalmente desaparecidos para el mundo.

Y pensar solamente en lo que Dios quiere de nosotros, viviendo para hacer exclusivamente su Voluntad.

Cuando el hombre muere, su espíritu deja todo lo terrenal y queda solo frente a Dios, con su alma muerta o viva, según su voluntad lo determinó en la prueba terrenal.

Al quedar frente al Misterio que es Dios, el Mundo a su vez muere para él y debe vivir su Vida Eterna de acuerdo a su propia autosentencia.

Cuando en la existencia terrena encontramos a Dios y NO desdeñamos su Llamado, sucede lo mismo. La vida deja de pertenecernos y en una Prueba muy dolorosa, aprendemos a vivir exclusivamente para Dios.

Uniéndonos de tal manera con Él, que se experimenta en la Tierra el Paraíso y ya no hay nada que temer. NADA. La luz de Dios resplandece cuando el alma se sumerge en el mar de la Oración y la Caridad.

LA CONFIANZA.

            Dios Padre conoce las necesidades del hombre, pero a Él le agrada la Confianza del alma que se le acerca como un niño a contarle sus confidencias, para enriquecer una relación de amor, que es el verdadero objetivo de la Oración…

Y que al exponerle sus necesidades, le pide ayuda.

Confiar lo más íntimo y que causa rubor y vergüenza. Confiarle ‘Todo’ Al que lo es TODO, es increíblemente productivo. Porque Dios NO se escandaliza NI murmura, NI mucho menos falta a la Caridad.

Él sabe comprender y aconsejar. ÉL NOS AMA MUCHÍSIMO. Y su Amor está presente en todas nuestras súplicas…

Y elimina los obstáculos para nuestra santificación.

Perdonar para ser perdonados. El perdón de Dios trae la Paz. Estar vigilantes teniendo cuidado y Oración, para ser fuertes y tener la ayuda de Dios, aunada a una voluntad firme de NO pecar.

Después de una grande confianza en la Justicia del Padre y en su Amor. Porque todo cambia en nuestro interior, después de sumergirnos en la Oración.

El gozo inefable de hablar con Dios, hace que el Dolor sea soportable y el corazón se alimenta con la fuerza de un león para enfrentarse al Mundo y a todo, después de habernos unido completamente al Padre en la soledad y en la Oración.

LA ORACIÓN LO ES TODO.

Es un diálogo franco, animado, lleno de confianza, recogido, sereno, claro, íntimo. La Oración confiada puede cambiar el Castigo en Bendición.

La plegaria dirigida la Padre para que en su Misericordia ayude, toca el Corazón de Dios y agiliza su intervención. La súplica ardiente hace que Satanás NO pueda objetar nada a la intervención Divina.

Y esperar contra toda esperanza. ORANDO SIEMPRE CONFIADAMENTE.

Cuando se tiene una Fe Perfecta y una Confianza Perfecta, nacida de la oración y de la Bondad del Señor, Se podrán obtener los más portentosos milagros.

 PORQUE LA FE, LA ORACIÓN Y LA CONFIANZA,

SON LA LLAVE DE LOS MILAGROS.

EL AMOR.

Hay que recordar que una verdadera palpitación de amor, que salga como Nube de Incienso de las Llamas de nuestro corazón enamorado de Dios, tiene para Él un valor infinitamente más grande, que miles de ceremonias hechas con corazón tibio o frío.

Hay que atraer su Misericordia con nuestro amor. Ella es grande y activa con quién lo ama. El Cordero se ha Inmolado por nosotros y nos cubre como una ola que pasa y lava nuestras almas, dejándolas sin mancha.

Y SU AMOR CONTESTA NUESTRAS ORACIONES INMEDIATAMENTE.

LA ENTREGA.

DIOS LLAMA Y PASA. Puede que mañana no esté el corazón dispuesto y tampoco encontremos la Invitación de Dios.

Dios es tan exigente, como es infinitamente generoso en premiar.

El que quiere ser discípulo es necesario que abrace la Cruz y lo siga.

La vida del cristiano NO ES  una vida tapizada de pétalos. Es absoluta en sus exigencias.

Es como las rosas: son preciosas, fragantes, perfumadas, pero duran poco y lo que queda son solo espinas.

A través de la Oración, los consuelos de Dios son maravillosos y nos fortalecen siempre, hasta llegar al final del camino. Pero la Cruz es dolor y espinas…

Y NO HAY OTRO CAMINO.

Muchas raíces están trabadas en el ser humano. Hay que separarlas o cortarlas. Solo con la libertad espiritual se viene al servicio de Dios. NADA DEBE IMPEDIR LA ENTREGA.

Cuando el alma se entrega a Dios con todas las poderosas energías de su ser y doblega su temperamento, dirigiéndolas hacia la perfección. El apasionado y poderoso absolutismo, se arrojan sin titubeos por este camino.

Se aprovecha la experiencia en el Mal, para ser poderosos en el Bien y se emplean los mismos sistemas que se empleaban para entregarse toda al pecado…

Ahora se entrega toda a Dios.

Es entonces cuando se pone en práctica el Mandamiento más importante: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todas las potencias del ser y al prójimo como a nosotros mismos.

Nadie que haya puesto la mano en el arado para arar los campos de los corazones y esparcir la semilla de la Doctrina de Dios, puede volverse atrás para mirar lo que ha dejado y lo ha perdido.

Lo que podría haber tenido si hubiera seguido por otro camino menos extraordinario, que el de ser elegidos.

Quién obra así NO está adaptado al Reino de Dios. Hay que valorarnos, decidirnos y luego entregarnos.

Entregarnos sin reservas, sin miedos, sin reticencias…

EN LA ENTREGA TOTAL PARA UN AMOR TOTAL.

LA PREPARACIÓN…

El alma debe ser pobre con la Pobreza de espíritu. Desnuda, pobre y vacía. Que viva solo de Él, por Él y para Él.

Hambrienta: Solo Él calma la sed de Justicia del alma hambrienta de lo sobrenatural con la Posesión y la Comunicación de la misma Divinidad.

Sedienta: El Hambre de Dios solo puede ser calmada bebiendo de la Fuente del Agua Viva de Jesús. El Espíritu Santo es el Único Consolador.

El Dolor es el compañero indispensable de la Oración.

En él se encuentra su completo desarrollo y se fortalece ejercitando el sacrificio, la mortificación y la Penitencia. La Oración es la Fuente de la Gracia, ella llega hasta el Corazón de Dios y escala alturas inconcebibles al entendimiento humano.

En todos los tiempos y las ocasiones se puede orar. El alma puede hacerlo saltando todos los obstáculos y NO conoce las limitaciones. Aún en medio de la más ruidosa reunión y sin que los demás lo adviertan, al realizar todas las tareas cotidianas, continúa con sus coloquios con el Dios que habita en su interior.

La Oración es la voz armoniosa del alma pura que atraviesa los Cielos y llega hasta el Trono de Dios.

En ella va la amorosa flecha que traspasa el Corazón del Amado. Esta Oración nunca regresa vacía, sino llena de gracias y favores.

El secreto del alma que NO quiere perder a su amor, es permanecer siempre fija con todas sus potencias en Dios, a través de la Oración.

LA  FE.

            Es la luz oscura que arrastra al hombre hacia su Dios, por medio de la humildad. Es indispensable para la salvación y es la prueba que Dios exige al entendimiento humano y la orgullosa inteligencia del hombre.

La Fe es Luz para los humildes y Tinieblas para los soberbios. La Fe desata las manos del Omnipotente y aplaca la Justicia Divina.

La Fe arranca gracias al Eterno. Es un lazo de luz que une la Tierra con el Cielo y un lazo de Unión que pone en comunicación al alma con Dios.

LA Fe es el fundamento de la perfección.

LA INFANCIA ESPIRITUAL.

            Jesús dijo: Yo os lo aseguro, el que NO recibe el Reino de Dios como niño, no entrará en él. El niño es humilde, confiado, acepta ‘que no sabe’ con simplicidad.

Los niños son amables, curiosos y reciben con admiración y llaneza, todas las enseñanzas.

Observarlos como aman y creen en Dios, por la Inocencia que los caracteriza, es una lección de sabiduría. Hacen lo que se les enseña y no se ensoberbecen por lo que hacen. Aprenden y practican lo que aprenden.

Los niños, cuando cometen una pequeña falta ¡Con cuanta humildad la confiesan! NO buscan excusas. Saben que Dios lo sabe. Creen. Les apena haber causado un dolor a Dios.

Arrepentidos, piden perdón de su falta y ofrecen sinceramente, NO volver a faltar. Aman con sencillez  y siempre son sinceros.

Todas las cualidades de los niños son indispensables para la Oración auténtica, porque la característica principal del alma orante, debe ser siempre la docilidad interior y la Obediencia total.

Dios no desperdicia sus palabras, en donde NO hay intención de Obedecerlas.

            Cuando el alma sabe alcanzar la amorosa ciencia de saber permanecer fija en Dios, unida a Dios con todas sus potencias; todos los actos que produce son actos de amor y raptada por el amor, alcanza la santidad, casi sin darse cuenta.

Y aunque esté durmiendo sigue amando, porque la carne se adormece y se despierta con el nombre santo en los labios y con el pensamiento puesto en Él,

¡Maravilloso connubio del alma con Dios! Ni el más apasionado amor humano da la embriaguez que se experimenta, cuando el alma está verdaderamente enamorada de Dios.

El que ha probado los dos amores sabe que NO existe. Es como comparar el licor más barato, con el más exquisito de los vinos. El deleite es diferente, aunque la embriaguez sea parecida. Y cuando se conoce lo excelente, NO es posible conformarse con menos.

Para conocer este éxtasis, no debe haber nada que se interponga entre el alma y Dios  para formar con Él una unidad perfecta.

Para llegar a tener el corazón vacío de humanos intereses, hay que pasar por un crisol amarguísimo, pero la recompensa vale por todos los sacrificios y todas las renuncias.

Lo que vale la pena siempre tiene un precio alto.

Dios lo vale TODO.

Y cuando el alma se enamora de Él, es verdaderamente imposible vivir sin Él.

Cuando Él se convierte en la razón de vivir, la vida se convierte en una apasionada y maravillosa aventura, en la que el alma se la pasa entre el Cielo y el Infierno.

Satanás es el Villano que trata deponerle fin a la más increíble historia de Amor. Los que NO saben defenderlo… Lo pierden.

EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO CONTESTADAS.

Es necesario acercarse a Dios con los labios y el alma encendidos de verdadera caridad. Entonces los obstáculos que Satanás interpone para impedir el auxilio divino, son anulados, porque Dios ES el Vencedor Eterno.

Por eso es necesario reunir los requisitos para que la Oración pueda ser efectiva. Esta es una verdad dolorosa y aterradora. 

El hombre mismo es el que da las armas al Maligno, para impedir la intervención de Dios.

La Oración Poderosa necesita de la Justicia. Las Plegarias NO son atendidas principalmente por dos motivos: la Injusticia y el Amor.

LA INJUSTICIA.

Dios NO escucha nuestra oración si tenemos afectos desordenados que están desplazando a Dios del primer lugar en nuestro corazón. Tampoco si somos injustos y duros de corazón con los pobres, con los servidores y los familiares.

EL  AMOR.

Dios nos ama con un Amor Infinito y Eterno. Siempre, cuando nosotros iniciamos nuestra oración, la Gracia del Señor desciende sobre nosotros.

El Eterno nos atiende al instante cuando con un corazón humilde, amoroso, confiado, con sacrificio y constancia, le imploramos piedad, pan, consuelo, ciencia, dirección, ayuda, protección y fortaleza.

Todo esto y más, da Dios con su Infinito Amor, cuando nos volvemos a Él.

Y si no siempre somos atendidos porque Él se niega a acceder a nuestra petición, NO debemos pensar que nuestra Oración vaya a quedar sin respuesta.

A cambio de algo negado por una Inteligencia que todo lo conoce, recibimos otros dones de los que NO nos damos cuenta inmediatamente, ni los agradecemos.

Más tarde o más temprano debemos mostrar nuestro agradecimiento y reconocimiento a esta Bondad infinitamente Inteligente, que cuida de nosotros.

Porque Él, que todo lo sabe. NO concede aquello que nos proporcionaría la felicidad de un instante y Dolor para el resto de nuestra vida terrena y que puede ser causa de pena en la otra vida, por el mal uso que se puede dar a la dádiva divina.

El Amor de Dios siempre nos protege, hasta de nosotros mismos.

LA ORACIÓN HECHA CON FE VERDADERA Y AMOR VERDADERO,

 SIEMPRE OBTIENE.

CUANDO UNA ORACIÓN QUEDA SIN RESPUESTA, hay que revisar que NO esté viciada en la petición o en la Fe. A veces Dios explica por qué NO la concede. Sí es en la Fe, NI siquiera ha llegado al Cielo.

Dios quiere que todos sus hijos sean tan suyos que todas sus santas demandas está dispuesto a atenderlas continuamente.

No siempre concederá las cosas solicitadas, pero sustituirá el don negado por otros cien consuelos más grandes todavía, porque Él arde con el deseo de hacernos felices, de poder estrecharnos contra su Corazón y enjugarnos el Llanto.

Él es el Único que da Bien, Paz y Amor Verdadero y Eterno.

Si somos cristianos inmaduros, constantemente pediremos cosas que NO nos convienen.

Conforme vayamos creciendo espiritualmente, también aprenderemos a Orar.  Afortunadamente para nosotros, Jesús es un Maestro con mucha paciencia y le encanta enseñarnos cuando hay buena voluntad.

Invocar la protección de María Santísima y la Sangre de Jesús antes de ponernos a Orar, elimina TODAS las interferencias con las que Satanás trata de Obstaculizar nuestra Oración y las respuestas de Dios, cuyo Amor quisiera entretenerse en amorosos coloquios, con todos sus hijos.

SOLO EL PECADO APARTA DE DIOS Y HACE NULAS LAS ORACIONES.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

59.- ORACIÓN: DIÁLOGO CON DIOS


En la Puerta del Cielo, la argentina voz de Diana resuena en las murallas del salón, donde los catecúmenos escuchan atentos la lección de ese día:

“Para una clara comunicación con Dios y que nos garantice una respuesta, es necesario reunir los elementos indispensables:

La primera condición para la Oración, es la Gracia.

LA GRACIA.

            El Pecado es la barrera con la que Satanás aparta al hombre de Dios y le impide que goce de Él. El arrepentimiento sincero nos lava y purifica junto con la Sangre preciosa y Divina. Y dispone nuestra alma para recibir el Perdón de Dios y junto con él, su Misericordia que nos devuelve la Gracia.

Poseer en el alma la Luz, la Fuerza, la Sabiduría de Dios que comunica esa semejanza intelectual con Él y es el signo inconfundible de la Filiación con Él. La Gracia es el Don sublime que hace que Dios habite en el alma y que el alma esté ‘viva’.

Es entonces también cuando las oraciones son ‘vivas’ y la Gracia crece, florece, tiene raíces profundas y se eleva como árbol de Vida Eterna. La Gracia es la Vida del espíritu y el alma lavada con la Sangre de Jesús ha sido perdonada y ésta, al abandonarse al Amor, es como un águila que se eleva, porque el secreto de la Fortaleza y de la formación espiritual, es la meditación amorosa.

MEDITANDO

Cuando se aprende a orar con la meditación de la Oración Mental y se avanza hasta llegar a la plena comunicación del Amor con la profecía, el alma ya no tiene obstáculos en el conocimiento de Dios.

Porque la Oración es la comunicación del alma con Dios, de la que se sale vigorizado y con el deseo de pertenecerle más. Y dispuestos a entregarnos más plenamente. Es un don de intercambio: Dios lo concede al Hombre y el hombre lo da a Dios.

Por medio de la Oración, Dios se va revelando como Es. Y el alma aprende a conocerlo y a amarlo siempre más.

LA HUMILDAD.

“Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”

Jesús sabía que en esta imitación está la clave de la felicidad en la tierra y en el Cielo. Los hombres tenemos las ruinas que tenemos, porque no somos mansos ni somos humildes. Ni en las familias, ni en las ocupaciones, ni en el vasto ámbito de las naciones. Soberbia e ira dominan a los hombres y generan todos los delitos.

La Presencia de Dios es un acto de su Bondad. El deseo de amor de un Dios de estar con su creatura y cuando la creatura no lo traiciona, Dios no se aleja. En ciertos casos y por especiales respuestas del alma, esta comunicación se vuelve muy sensible.

Pero hay del alma que gozando de la Presencia de Dios, cae en el pecado de soberbia, porque la perdería súbitamente, pues Dios no está en donde hay soberbia. Entre más grande es la humildad de la creatura, más a ella desciende Dios. María tuvo a Dios en sí, no solo espiritualmente; sino como Carne Viva, porque alcanzó el vértice de la humildad santa.

La humildad en la Oración es indispensable si se quiere obtener algo. Dios mira con amor al hijo que inclina ante su Grandeza y Majestad, reconociendo Quién es Él y al mismo tiempo consciente de su propia miseria y debilidad. El alma ‘viva’, ‘ve’ al Dios Vivo.

Y entre más lo conoce más lo ama y más anonadada se siente ante su Infinita Bondad. Y un profundo agradecimiento inunda el corazón, al esperar la respuesta de la única pregunta que los labios formulan cada vez con más frecuencia y ante TODAS las circunstancias:

‘Padre ¿Qué quieres que haga?’

LA OBEDIENCIA.

            Es la prueba de la humildad y la Fe. Son el escollo donde la soberbia se cae y se hunde. La Obediencia es la piedra donde el orgullo se estrella, porque rinde a los pies del Omnipotente el juicio del hombre, para abrazar solamente la Voluntad Divina. Al obedecer a Dios se contempla la gloria de Dios y se presencian los milagros más increíbles. La docilidad interior es indispensable y no hay sumisión verdadera, hasta que no hay alegría en su cumplimiento.

Esto es el cimiento de muchas virtudes y el recipiente de muchas gracias. El Espíritu Santo la busca para comunicarle sus santas inspiraciones, porque solo el que la tiene, lo escucha y las practica. El alma dócil, escala el Cielo sin comprenderlo y asciende sin sentirlo, a la sombra y en comunicación con el Paráclito, que la lleva por los caminos del espíritu, con una obediencia ciega.

Es la virtud que se deja moldear suavemente, como el barro en manos del Divino Alfarero. Es el tesoro de las gracias. Jesús y María, fueron obedientes por excelencia. Este es el secreto de la Oración de  Poder.

La perfección de la obediencia consiste en seguir prontamente las inspiraciones del Espíritu Santo y practicarlas. Cada vez que se escucha esa voz interior que no hace ruido, hay que atenderla. El alma sabe distinguir perfectamente cuando habla. La obediencia del espíritu es mortificación y humillación. Al obedecer la Voluntad de Dios, se perfeccionan las virtudes internas.

La Obediencia interna perfecta clava las almas en la Cruz y hace que vivan crucificadas: Es la Renuncia Total de la Voluntad, que se inmola por amor a Dios y sacrifica el cuerpo, los sentidos, los afectos y todos los movimientos del espíritu, para obedecer solamente las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esta es la obediencia ciega, pronta y amorosa, que encuentra la verdadera e incomparable felicidad, en el absoluto despojo de sí misma. La sumisión no es real, hasta que no se disfruta adaptándose y alabándolo, en todas las circunstancias.

LA CARIDAD.

            El Espíritu santo se comunica por medio de ella, porque es la Esencia misma de Dios y la vida del alma. La Caridad sobrenaturaliza todas las virtudes y las acciones del hombre. Y es el pulso que late en el espíritu y le da vitalidad. El Dolor es el trono de la Caridad y su perfección está en la Inmolación. Dios se da y las almas se dan.

Dios se crucificó por los hombres y ellas se crucifican con Él. Esta Caridad es la que une al Cielo con la Tierra y la Oración alcanza dimensiones cósmicas, porque la Caridad es el Amor comunicativo.

El Dolor divinizado por Jesús, es el que conquista al Amor. Por esto, los más sacrificados son los que más aman. Sin la Caridad no hay Fusión. La Caridad sabe amar y perdonar a los enemigos.

La última oración del mártir, debe ser siempre por los verdugos, para que alcancen la salvación.

La última de los santos, por sus opresores, para que lleguen a la Caridad.

LA GENEROSIDAD.

AMOR LLAMANDO A LA CARIDAD

            El que cierra su oído al clamor del pobre, él también gritará y no será escuchado. La dureza de corazón en el desprendimiento y la generosidad, cierran las puertas de los Cielos para la Oración.

Dios no tolera la avaricia, tanto material como espiritual. Los avaros son soberbios y envidiosos. La dureza de corazón es refractaria al amor divino y a la Bondad. La vida del que la lleva consigo es muy triste y desgraciada, porque carece del pronto placer de hacer el bien.

Son corazones fríos e infelices que se mantienen alejados de la Caridad, llevando una existencia vana y culpable. Son corazones metalizados que lo único que desean es atesorar. Insaciables y desenfrenados no corresponden a las inspiraciones divinas y mueren ciegos y sordos a su pecado.

La santidad no está en las visiones, éxtasis y revelaciones. La santidad consiste en la pureza y el sacrificio generoso y constante de una voluntad abandonada totalmente en la Voluntad de Dios.

Hay que conformarse siempre con lo que el Espíritu Santo quiere dar y así NO nos equivocamos. Considerándonos siempre indignos de sus dones.

LA PUREZA.

            La Pureza es el reflejo de Dios. Y donde está la Pureza está la santidad. Es solo en las almas puras en donde se encuentra la Luz del Espíritu Santo. La inocencia consiste en la limpieza total del alma. Los limpios de corazón sienten el contacto divino y son los que escuchan la Voz de Dios.

Lo entienden, lo aman, lo consuelan y se gozan con sus ternuras y sus sonrisas.

El vicio que más aleja de Dios, es la impureza; porque a través de la impureza entra la Incredulidad, que ofusca los corazones, quita la esperanza y destruye la Caridad.

Ninguna alma que no es pura puede conocer a Dios y mucho menos amarlo, porque el Espíritu Santo, abomina la impureza.

asmodeo

La Lujuria es el vicio con cual Satanás está llenando los Infiernos.

Y por eso promueve la sensualidad que hace su nido en los corazones soberbios, para que no puedan acoger a Dios. El cuerpo es el Templo vivo del Espíritu Santo y tiene que tener una pureza total, el que quiera acogerlo y poseerlo.

EL PERDON.

            Los que perdonan son la réplica más acabada de Dios, porque Él perdona y sigue perdonando. Cuando el hombre aprende a amar y a perdonar, comienza a hacerse espiritual.

Todo se le perdonará a quién haya perdonado todo.

El que perdona atrae el Corazón de Dios y no hay hombre que no necesite ser perdonado por Él. Dios es un Dios de Amor y no puede vivir en un corazón que odia.

Jesús bajó a la Tierra a enseñar al hombre a  amar y a perdonar. El corazón que se crucifica, no guarda rencor y sabe amar de verdad. El Odio es Pecado y el pecado cierra las puertas del Cielo a la Oración y hace que no suba.

Y Dios no puede escuchar a un corazón que no perdona. Porque nadie puede ser perdonado si no se arrepiente y no perdona. El Perdón es la venganza de Dios y también es la venganza de los que aprenden a amar como Él enseñó.

LA SINCERIDAD.

            Este es otro requisito indispensable en la verdadera Oración. Los hipócritas ostentan apariencias de piedad y en el interior de sus familias son culpables ante Dios y ante el prójimo.

Buscan la estima y los honores mundanos. Quieren decir a los demás: ‘Pueden confiar en mí. Vean que soy un santo. Lo comprueba mi forma de orar’ Semejante actitud es una blasfemia. Los soberbios, los falsos y los mentirosos, oran así.

La verdadera oración brota del corazón a los labios y surge en el trabajo, en los negocios, en el descanso, en la fatiga, en el dolor y en la alegría, porque sale con todo el ser, al impulso del corazón que ama a Dios y se revela en todas sus acciones.

El alma recuerda que es la creatura y con amor reverencial se pone en la Presencia de su Creador que se le revela en todo y en todas las circunstancias. La ternura amorosa del Padre se encuentra a cada paso del día. Y se acaban las coincidencias.

EL ABANDONO.

            La Oración sostiene al alma en la prueba y la provee de una fuerza nueva en la inteligencia y en el corazón. Es la fuerza que no viene de un estudio humano, sino de un completo abandono en Dios.

Los que dan más, son los que más se olvidan de sí mismos. Es cosa muy penosa y difícil, pero indispensable si se quiere avanzar por este camino.

Pablo lo practicó y nos lo enseñó con su ejemplo: “Ahora voy a Jerusalén atado por el Espíritu, sin saber lo que me sucederá allá. Solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me da a conocer que me esperan prisiones y tribulaciones… pero de ninguna manera me preocupo por mi vida, con tal de terminar mi misión y cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de anunciar el Evangelio de la Gracia de Dios” Ciertamente el abandono de Pablo, brilla esplendorosamente en este abandono en Dios.

Porque olvidarse de sí mismo es olvidar no solo el pasado, sino la personalidad limitada. Olvidarnos totalmente quienes somos en nuestra existencia terrenal. Como si ya hubiésemos sido muertos y enterrados en una tumba. Totalmente desaparecidos para el mundo. Y pensar solamente en lo que Dios quiere de nosotros, viviendo para hacer exclusivamente su Voluntad.

Cuando el hombre muere su espíritu deja todo lo terrenal y queda solo frente a Dios, con su alma muerta o viva, según su voluntad lo determinó en la prueba terrenal.

Al quedar frente al Misterio que es Dios, el Mundo a su vez muere para él y debe vivir su vida eterna de acuerdo a su propia autosentencia. Cuando en la existencia terrena encontramos a Dios y no desdeñamos su llamado sucede lo mismo.

La vida deja de pertenecernos y en una prueba muy dolorosa, aprendemos a vivir exclusivamente para Dios. Uniéndonos de tal manera con Él, que se experimenta en la Tierra el Paraíso y ya no hay nada que temer. NADA.

La luz de Dios resplandece cuando el alma se sumerge en el mar de la Oración y la Caridad.

LA CONFIANZA.

            Dios Padre conoce las necesidades del hombre, pero a Él le agrada la confianza del alma que se le acerca como un niño a contarle sus confidencias, para enriquecer una relación de amor, que es el verdadero objetivo de la Oración y que al exponerle sus necesidades, le pide ayuda.

Confiar lo más íntimo y que causa rubor y vergüenza. Confiarle ‘Todo’ Al que lo es TODO, es increíblemente productivo.

Porque Dios no se escandaliza ni murmura, ni mucho menos falta a la caridad. Él sabe comprender y aconsejar.

ÉL NOS AMA MUCHÍSIMO. Y su Amor está presente en todas nuestras súplicas y elimina los obstáculos para nuestra santificación.

Perdonar para ser perdonados. El perdón de Dios trae la Paz. Estar vigilantes teniendo cuidado y Oración, para ser fuertes y tener la ayuda de Dios, aunada a una voluntad firme de no pecar.

Después de una grande confianza en la Justicia del Padre y en su Amor. Porque todo cambia en nuestro interior, después de sumergirnos en la Oración.

El Gozo inefable de hablar con Dios, hace que el dolor sea soportable y el corazón se alimenta con la fuerza de un león para enfrentarse al Mundo y a todo, después de habernos unido completamente al Padre en la soledad y en la Oración.

LA ORACIÓN LO ES TODO. Es un diálogo franco, animado, lleno de confianza, recogido, sereno, claro, íntimo.

  La Oración confiada puede cambiar el castigo en bendición.

La plegaria dirigida la Padre para que en su misericordia ayude, toca el Corazón de Dios y agiliza su intervención.

La súplica ardiente hace que Satanás no pueda objetar nada a la intervención Divina. Y esperar contra toda esperanza. ORANDO SIEMPRE CONFIADAMENTE.

Cuando se tiene una Fe Perfecta y una Confianza Perfecta, nacida de la oración y de la Bondad del Señor, se podrán obtener los más portentosos milagros.  

PORQUE LA FE, LA ORACIÓN Y LA CONFIANZA, SON LA LLAVE DE LOS MILAGROS.

EL AMOR.

Hay que recordar que una verdadera palpitación de amor, que salga como nube de incienso de las llamas de nuestro corazón enamorado de Dios, tiene para Él un valor infinitamente más grande, que miles de ceremonias hechas con corazón tibio o frío.

Hay que atraer su Misericordia con nuestro amor. Ella es grande y activa con quién lo ama. El Cordero se ha Inmolado por nosotros y nos cubre como una ola que pasa y lava nuestras almas, dejándolas sin mancha.

Y SU AMOR CONTESTA NUESTRAS ORACIONES INMEDIATAMENTE.

LA ENTREGA.

DIOS LLAMA Y PASA. Puede que mañana NO esté el corazón dispuesto y TAMPOCO encontremos la invitación de Dios.

Dios es tan exigente, como es infinitamente generoso en premiar. El que quiere ser discípulo es necesario que abrace la Cruz y lo siga.

La vida del cristiano no es una vida tapizada de pétalos. Es absoluta en sus exigencias.

Es como las rosas: son preciosas, fragantes, perfumadas, pero duran poco y lo que queda son solo espinas.

A través de la Oración, los consuelos de Dios son maravillosos y nos fortalecen siempre, hasta llegar al final del camino. Pero la Cruz es dolor y espinas. Y NO HAY OTRO CAMINO.

Muchas raíces están trabadas en el ser humano. Hay que separarlas o cortarlas. Solo con la libertad espiritual se viene al servicio de Dios. NADA DEBE IMPEDIR LA ENTREGA.

Cuando el alma se entrega a Dios con todas las poderosas energías de su ser y doblega su temperamento, dirigiéndolas hacia la perfección. El apasionado y poderoso absolutismo, se arrojan sin titubeos por este camino.

Se aprovecha la experiencia en el mal, para ser poderosos en el Bien y se emplean los mismos sistemas que se empleaban para entregarse toda al pecado… Ahora se entrega toda a Dios.

Es entonces cuando se pone en práctica el Mandamiento más importante: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todas las potencias del ser y al prójimo como a nosotros mismos.

Nadie que haya puesto la mano en el arado para arar los campos de los corazones y esparcir la semilla de la Doctrina de Dios, puede volverse atrás para mirar lo que ha dejado y lo ha perdido.

Lo que podría haber tenido si hubiera seguido por otro camino menos extraordinario que el de ser elegidos. Quién obra así no está adaptado al Reino de Dios. Hay que valorarnos, decidirnos y luego entregarnos.

Entregarnos sin reservas, sin miedos, sin reticencias. EN LA ENTREGA TOTAL PARA UN AMOR TOTAL.

LA PREPARACIÓN.

El alma debe ser pobre con la Pobreza de espíritu. Desnuda, pobre y vacía. Que viva solo de Él, por Él y para Él.

Hambrienta: Solo Él calma la sed de Justicia del alma hambrienta de lo sobrenatural con la posesión y la comunicación de la misma Divinidad.

Sedienta: El Hambre de Dios solo puede ser calmada bebiendo de la Fuente del Agua Viva de Jesús. El Espíritu Santo es el Único Consolador.

El Dolor es el compañero indispensable de la Oración.

En él se encuentra su completo desarrollo y se fortalece ejercitando el sacrificio, la mortificación y la Penitencia. La Oración es la Fuente de la Gracia, ella llega hasta el Corazón de Dios y escala alturas inconcebibles al entendimiento humano.

En todos los tiempos y las ocasiones se puede orar. El alma puede hacerlo saltando todos los obstáculos y NO conoce las limitaciones.

Aún en medio de la más ruidosa reunión y sin que los demás lo adviertan, al realizar todas las tareas cotidianas, continúa con sus coloquios con el Dios que habita en su interior.

La Oración es la voz armoniosa del alma pura que atraviesa los Cielos y llega hasta el Trono de Dios. En ella va la amorosa flecha que traspasa el Corazón del Amado. Esta Oración nunca regresa vacía, sino llena de gracias y favores.

El secreto del alma que no quiere perder a su amor, es permanecer siempre fija con todas sus potencias en Dios, a través de la Oración.

LA  FE.

            Es la luz oscura que arrastra al hombre hacia su Dios, por medio de la humildad. Es indispensable para la salvación y es la prueba que Dios exige al entendimiento humano y la orgullosa inteligencia del hombre.

La Fe es luz para los humildes y tinieblas para los soberbios. La Fe desata las manos del Omnipotente y aplaca la Justicia Divina.

La Fe arranca gracias al Eterno. Es un lazo de luz que une la Tierra con el Cielo y un lazo de unión que pone en comunicación al alma con Dios.

LA Fe es el fundamento de la perfección.

LA INFANCIA ESPIRITUAL.

            Jesús dijo: Yo os lo aseguro, el que no recibe el Reino de Dios como niño, no entrará en él.

El niño es humilde, confiado, acepta ‘que no sabe’ con simplicidad. Los niños son amables, curiosos y reciben con admiración y llaneza, todas las enseñanzas.

Observarlos como aman y creen en Dios, por la inocencia que los caracteriza, es una lección de sabiduría.

Hacen lo que se les enseña y no se ensoberbecen por lo que hacen. Aprenden y practican lo que aprenden.

Los niños, cuando cometen una pequeña falta ¡Con cuanta humildad la confiesan! No buscan excusas.

Saben que Dios lo sabe. Creen. Les apena haber causado un dolor a Dios. Arrepentidos, piden perdón de su falta y ofrecen sinceramente, no volver a faltar. Aman con sencillez  y siempre son sinceros.

Todas las cualidades de los niños son indispensables para la Oración auténtica, porque la característica principal del alma orante, debe ser siempre la docilidad interior y la Obediencia total.

Dios No desperdicia sus Palabras, en donde no hay intención de obedecerlas.

            Cuando el alma sabe alcanzar la amorosa ciencia de saber permanecer fija en Dios, unida a Dios con todas sus potencias; todos los actos que produce son actos de amor y raptada por el amor, alcanza la santidad, casi sin darse cuenta.

Y aunque esté durmiendo sigue amando, porque la carne se adormece y se despierta con el nombre santo en los labios y con el pensamiento puesto en Él, ¡Maravilloso connubio del alma con Dios!

Ni el más apasionado amor humano da la embriaguez que se experimenta, cuando el alma está verdaderamente enamorada de Dios.

El que ha probado los dos amores sabe que no existe paralelo. Es como comparar el licor más barato, con el más exquisito de los vinos. El deleite es diferente, aunque la embriaguez sea parecida. Y cuando se conoce lo excelente, no es posible conformarse con menos.

Para conocer este éxtasis, no debe haber nada que se interponga entre el alma y Dios  para formar con Él una unidad perfecta.

Para llegar a tener el corazón vacío de humanos intereses, hay que pasar por un crisol amarguísimo, pero la recompensa vale por todos los sacrificios y todas las renuncias. Lo que vale la pena siempre tiene un precio alto. Y Dios lo vale TODO.

Y cuando el alma se enamora de Él, es verdaderamente imposible vivir sin Él.

Cuando Él se convierte en la razón de vivir, la vida se convierte en una apasionada y maravillosa aventura, en la que el alma se la pasa entre el Cielo y el Infierno.

Satanás es el villano que trata de ponerle fin a la más increíble historia de Amor.

Los que NO saben defenderlo… LO PIERDEN. 

EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO CONTESTADAS.

Es necesario acercarse a Dios con los labios y el alma encendidos de verdadera caridad. Entonces los obstáculos que Satanás interpone para impedir el auxilio divino, son anulados, porque Dios es el Vencedor Eterno.

Por eso es necesario reunir los requisitos para que la Oración pueda ser efectiva. Esta es una verdad dolorosa y aterradora.  El hombre mismo es el que da las armas al Maligno, para impedir la intervención de Dios.

La Oración Poderosa necesita de la Justicia. Las plegarias no son atendidas principalmente por dos motivos: la injusticia y el amor.

LA INJUSTICIA.

Dios no escucha nuestra oración si tenemos afectos desordenados que están desplazando a Dios del primer lugar en nuestro corazón. Tampoco si somos injustos y duros de corazón con los pobres, con los servidores y los familiares.

EL  AMOR.

Dios nos ama con un Amor Infinito y Eterno. Siempre, cuando nosotros iniciamos nuestra oración, la Gracia del Señor desciende sobre nosotros.

El Eterno nos atiende al instante cuando con un corazón humilde, amoroso, confiado, con sacrificio y constancia, le imploramos piedad, pan, consuelo, ciencia, dirección, ayuda, protección y fortaleza. Todo esto y más, da Dios con su Infinito Amor, cuando nos volvemos a Él.

Y si no siempre somos atendidos porque Él se niega a acceder a nuestra petición, no debemos pensar que nuestra Oración vaya a quedar sin respuesta.

A cambio de algo negado por una inteligencia que todo lo conoce, recibimos otros dones de los que no nos damos cuenta inmediatamente, ni los agradecemos.

Más tarde o más temprano debemos mostrar nuestro agradecimiento y reconocimiento a esta Bondad infinitamente Inteligente, que cuida de nosotros.

Porque Él, que todo lo sabe; NO CONCEDE aquello que nos proporcionaría la felicidad de un instante y dolor para el resto de nuestra vida terrena y que puede ser causa de pena en la otra vida, por el mal uso que se puede dar a la dádiva divina.

El Amor de Dios siempre nos protege, hasta de nosotros mismos.

LA ORACIÓN HECHA CON FE VERDADERA Y AMOR VERDADERO,  SIEMPRE OBTIENE.

CUANDO UNA ORACIÓN QUEDA SIN RESPUESTA, hay que revisar que no esté viciada en la petición o en la Fe. A veces Dios explica por qué no la concede. Sí es en la Fe, ni siquiera ha llegado al Cielo.

Dios quiere que todos sus hijos sean tan suyos que todas sus santas demandas está dispuesto a atenderlas continuamente.

No siempre concederá las cosas solicitadas, pero sustituirá el don negado por otros cien consuelos más grandes todavía, porque Él arde con el deseo de hacernos felices, de poder estrecharnos contra su Corazón y enjugarnos el llanto. Él es el Único que da bien, paz y amor verdadero y eterno.

Si somos cristianos inmaduros, constantemente pediremos cosas que NO nos convienen.

Conforme vayamos creciendo espiritualmente, también aprenderemos a Orar.

Afortunadamente para nosotros, Jesús es un Maestro con mucha paciencia y le encanta enseñarnos cuando hay buena voluntad.

Invocar la protección de María Santísima y la Sangre de Jesús antes de ponernos a orar, elimina TODAS las interferencias con las que Satanás trata de obstaculizar nuestra oración y las respuestas de Dios, cuyo amor quisiera entretenerse en amorosos coloquios, con todos sus hijos.

SOLO EL PECADO APARTA DE DIOS Y HACE NULAS LAS ORACIONES.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

F56 LOS HIJOS DE DIOS


PADREHijitos Míos, en donde dicen las Escrituras que en el Paraíso Terrenal estaba el Árbol del Bien y del Mal, esto se refiere al libre albedrío del hombre.

Vosotros tenéis ése libre albedrío, nunca le he quitado a las creaturas, desde las angelicales a las humanas, el libre albedrío. Ahí es donde reconozco a aquellos que quieren venir en pos de Mí, que quieren mantenerse en el Amor y haciendo el bien, que quieren darse en libertad total a Mí, su Dios y querer servirMe como a su Padre, a su Rey, a su Señor.

Os he creado para el Bien, os he consentido a todos en el bien, pero hay almas que no son agradecidas, son ingratas. Y  a pesar de haber recibido a veces muchos bienes tanto materiales como espirituales o intelectuales, que Me he derramado en ellos en Sabiduría, todo ello lo han volcado solamente para buscar bienes materiales.  

materialismo-y-vida

Han utilizado toda ésta Sabiduría y capacidades Divinas, para llenarse solamente de cosas materiales, humanas o riquezas que muy lejos de llevarlas a Mí, os apartan de Mí. Ahí es donde el hombre utiliza mal ése libre albedrío, utiliza mal la Sabiduría que he puesto en ellos.

Vosotros diríais ¿Cómo si son sabios, por qué se vuelcan hacia el Mal? Y es que Satanás les hace ver las cosas de diferente forma y con diferentes valores.

Les hace creer que los bienes de éste mundo es lo que deben de buscar y se tienen que llenar de ellos para que además todos vosotros, hermanos de éstas almas; los vean, los alaben, se inclinen hacia ellos por estar llenos de bienes materiales.

vanidad

Y realmente lo que se deberían de ganar ellos, es conmiseración. Que los vierais tal y como es la realidad espiritual: están perdidos por su falta de espiritualidad, son pobres en espiritualidad, viven en el Pecado, Me han hecho a un lado, utilizan sus bienes para pecar y aprovecharse de vosotros.

Todos ésos hermanos vuestros que se dicen ricos, millonarios de los bienes de éste mundo, son por los que hay que orar más y darse más por ellos en ofrecimientos, en intercesión y en amor, porque son los que más lo necesitan.

Al llenarse de mundo, Me han hecho a un lado, han dejado a un lado la riqueza más grande que existe en todo el Universo, que Soy Yo vuestro Dios y Creador, de todo el Universo. Se han dejado llevar por las riquezas de un grano de arena, que sería la Tierra…

materialismo

Cuando los que están Conmigo, son los poseedores del Universo entero, que sería la playa entera. Así es como os ciega Satanás. Os hace creer que teniendo ése grano de arena serán más ricos y poderosos. Aquellos que no desean de los bienes del mundo, han escogido la mejor parte, que es todo lo que viene de Mí y Mi Amor…

Y en su donación por Mí, ellos se han ganado la playa entera. Ellos  han visto la realidad, ellos sí conocen la Verdad.

Por eso Mis pequeños, os vuelvo a pedir mucha Oración, mucha Intercesión, sacrificios, penitencias, ayunos, por vuestros hermanos que se sienten millonarios aquí en la Tierra. Que se sienten que poseen todo y que pueden mandar por sobre vosotros.

dios-y-dinero

Que son dueños casi de vuestra persona, de vuestra libertad, de vuestro ser, cuando realmente están ciegos y están encadenados a las cosas del Mundo.

Estas riquezas se les volverán pesos tremendos, que si no recapacitan a tiempo, los hundirán irremediablemente en el Abismo del Infierno. Orad por ellos, porque necesitan de vuestra Oración.

Hijitos Míos, ¡Os amo tanto! A cada uno de vosotros viéndoos en forma individual, sois débiles, sois pequeñitos. No tenéis gran fuerza con qué defenderos y poder ayudar a vuestros hermanos.

AMOR

No podéis crecer en forma individual, porque no estáis recibiendo la ayuda que Yo también pongo en otras almas con lo cual os enriquecéis unos a otros.

A cada uno os voy dando diferentes conocimientos, para que cuando compartáis, os enriquezcáis y así podáis crecer, tanto en lo de la Tierra, como en lo del Cielo.

00humildadMis pequeños, cuando vosotros no os queréis relacionar con vuestros hermanos y queréis hacer vuestras propias cosas, no apreciáis Mi obra en vuestros hermanos y menos en aquellos que no están a vuestro nivel económico o cultural.

Cuando sois soberbios, no aceptáis que algunos de ellos os puedan enseñar con palabras sabias y aún hermosas, lo que vosotros necesitáis, lo que os hace falta para crecer; para que con humildad, cuando os mostréis ante ellos podáis recibir Mi Sabiduría por su conducto.

martin porres humildad-persecucion

Os falta tanto a muchos de vosotros. Os creéis que pertenecéis a determinadas familias de renombre, de alcurnia, de nobleza y no os podéis rebajar a convivir con aquellos que en vuestra confusión interna, creéis que no valen nada a los ojos del mundo.

Lo hago así, Mis pequeños. Y doy Sabiduría grande en hermanos vuestros, pequeños, ignorados, pobres; para que cuando tengáis la humildad de ir hacia ellos, ellos os puedan enseñar cosas grandes.

levitacion carisma MARTIN DE PORRESSí, Mis pequeños. No obtenéis cosas grandes que Yo os puedo enseñar, por vuestra soberbia. Porque nada más vivís en ciertos grupos sociales, los cuales a veces muy lejos están de hablar de Mí y menos de vivir de Mí.

Os compartís de todo, pero NO os compartís de las verdades que valen muchísimo más que todo lo que creéis tener.

Cuando NO apreciéis en vuestros hermanitos menores a veces mendigos o pobres, que ellos os puedan enseñar mucho, entonces NO estaréis todavía preparados para convivir con vuestros hermanos en el Reino de los Cielos.

purgatorio

Para eso pasáis un tiempo de preparación en la Tierra, para cumplir vuestra misión y otro tiempo en el Purgatorio, para ir apreciando Mis capacidades a través de vuestros hermanitos pequeñitos, vuestros hermanos despreciados en el mundo.

Os pido que no los despreciéis, porque ellos os van a enseñar cosas grandes en algún momento de vuestra vida y especialmente, cuando más necesitéis.

Porque vuestra confianza en Mí, vuestra Fe en Mí, debe ser a prueba de todo. Aún en cosas que prácticamente a ojos humanos, las veáis imposibles.

OBEDIENCIA CARISMAS san-martn-de-porres-MILAGROS3-728-2

Recordad que Yo Soy vuestro Dios y que NO HAY IMPOSIBLES para Mí.

Satanás goza en cerrar vuestro paso, cerrar vuestro camino y hacer ver a veces imposibles vuestras necesidades y vosotros os desesperáis.

Pero lo peor de todo, es que en vuestra desesperación NO acudís a Mí.

-reiki-cristico

ENGAÑO SATÁNICO. Satanás también sana; pero a precio de salvación. Con estas ‘pequeñas e inocentes prácticas’ trasgredimos el Segundo Mandamiento y cometemos Pecado de Idolatría…

NO confiáis en Mí y caéis en pecados graves al buscar por otros caminos que no son los Míos, para resolver ésos supuestos problemas que el mismo Satanás os pone para que caigáis en sus trampas.

Cuando el alma confía plenamente en Mí, ésa alma obtiene grandes cosas de Mí, de vuestro Dios.

Las almas timoratas, las almas que dudan, las almas que no quieren estar Conmigo, ésas almas sí sufren.

Pulling Peter from the Water 2, 2/5/03, 3:58 PM, 8C, 5154x3960 (94+1628), 87%, Swindle 2, 1/20 s, R80.3, G59.2, B78.4

Y sufren mucho mal por parte de Satanás, porque al NO CONFIAR EN MÍ, están desperdiciando infinidad de bendiciones que Yo doy a las almas confiadas.

Ved Mis pequeños, repasad las Sagradas Escrituras y ahí hay muchos ejemplos de almas que confiaron plenamente en Mí, a pesar de que todo se volvía adverso en su vida.

ESTHER REINA DE PERSIA

ESTHER REINA DE PERSIA

Fue la humildad, fue la sinceridad de su corazón de saberse vencidos y que solamente una Fuerza muy grande, un Poder muy grande, una Ayuda muy grande podía sacarlos delante de ése problema y recurrían a Mí.

NO buscaron por caminos equivocados. Me buscaban a Mí y pudieron obtener Mi Poder en pleno.

Revisad las escrituras, revisad la vida de ésos hermanos vuestros que os dieron ejemplo de Fe, de valor, de confianza plena en Mí, vuestro Dios y así es como debéis vosotros actuar en éstos tiempos de Obscuridad.

daniel protegido por su ángel (1)

DANIEL EN EL FOSO DE LOS LEONES

En éstos Tiempos en los que Satanás os está poniendo trampas aparentemente muy difíciles de apartar, de vencer. Pero Yo estoy aquí junto a vosotros. Vivo en vosotros…

Pero vuestra Fe y vuestra confianza deben dejarMe actuar, para que Yo resuelva para el bien vuestro y de los vuestros, TODAS ésas dificultades que os pone el mismo Satanás y de ésta forma vosotros podáis crecer más confianza hacia Mí, vuestro Dios.

No os amedrentéis con lo que él os ponga en vuestro camino, os vuelvo a repetir, Soy vuestro Dios y Señor y NO HAY NADA IMPOSIBLE PARA MÍ.

00 MILAGRO DE PATRICIA

 Es más, para aquellos que siguen a Satanás, para él sí hay imposibles y para todos aquellos que le sigan SÍ hay imposibles…

 Porque él es un ser limitado, es un Ángel Caído que no dejó que Mi Gracia se siga derramando en él… Y así, quedó trunca su vida espiritual y sus capacidades espirituales.

Por eso, vosotros los que Me seguís SOIS INFINITAMENTE SUPERIORES EN CAPACIDADES al mismo Satanás y lo podéis vencer fácilmente.

00san-martin-de-porres-19-728

Porque cuando confiáis en Mí, Mi Gracia, Mis Bendiciones y Mis Capacidades fluyen a través de vosotros…

Y esto también está ejemplificado en la vida de los santos, que leéis desde las Sagradas Escrituras y a lo largo de la historia.

Podéis vencer a Satanás fácilmente, porque pertenecéis a Mi pueblo, a Mi Familia. Me pertenecéis y sois Mis hijos. Confiad en Mí, en vuestro Dios. Confiad en Mis capacidades que son vuestras, si así lo queréis. 

CARISMAS san-martin-de-porres-MILAGROnuevo-6-728

Confiad en Mí, Mis pequeños, en Mí, vuestro Dios. Estad Conmigo, que no Me he de separar de vosotros y menos en éstos momentos de Obscuridad Mundial.

Hijitos Míos, qué difícil se os hace a vosotros vivir en la Caridad y en ésa Caridad profunda, Caridad de corazón; porque para eso, para que realmente viváis en Caridad profunda, Mi Corazón debe estar junto a vuestro corazón.

Posiblemente deis ayuda a vuestros hermanos. Pero cuando la dais, ¿Realmente la dais con agrado o la dais por obligación?

0maldad-caridad

Mis pequeños, la más de las veces dais las cosas por obligación y hasta con enojo. No dais lo que tenéis con gusto, tratando de ayudar a vuestros hermanos de corazón.

Ciertamente hay hombres que se aprovechan de sus hermanos, porque están llenos de maldad, se aprovechan de su bondad.

Pero ya os lo había dicho Mi Hijo: ‘si vienen a vosotros y os están pidiendo el manto, dadles la túnica también.’ Y ¿Qué quiero con esto, Mis pequeños? Que deis y deis hasta de más.

limosnero discapacitado falso

Si ellos están engañando, su engaño los llevará hacia el Mal, pero vosotros disteis con la bondad de vuestro corazón y un corazón ya preparado para amar.

A vosotros se os tomará en cuenta éste detalle lleno de amor hacia vuestros hermanos. Pero también a aquél que os quiso engañar, también se le tomará en cuenta su engaño; porque se quiso sobrepasar y aprovechar de vuestra bondad.

De cualquier manera Mis pequeños, os pido que siempre deis. Que no haya en vosotros ésa arbitrariedad de solamente dar a algunos y a otros no. No tratéis de evitar el bien que podáis hacer con un pretexto humano, diciendo a éstos hermanos vuestros que trabajen, que busquen en otro lado…

preferir-el-anonimato

Que vosotros no tenéis, aún a pesar de que sí podríais ayudarles, poniendo muchos pretextos para que vuestra Caridad no llegue a ellos.

Si vosotros estáis ejercitando vuestra Caridad, tarde o temprano seréis grandemente recompensados. Si vosotros anteponéis vuestro juicio humano antes de dar la Caridad, vuestros actos NO serán perfectamente limpios. No serán purificados por el Amor, porque estáis anteponiendo un juicio que quizá sea erróneo.

Y ya vuestro acto de amor que debiera ser bello, sencillo, humilde; ya lleva un acto humano que no lo va a hacer bello ante Mis Ojos.

0amad-a-vuestros-enemigos

Simplemente dad, Mis pequeños. Y dad de corazón, porque vosotros os estáis ejercitando en la bondad.

Que todo lo que salga de vosotros en palabras, en obras, en pensamientos, sean sin juicio humano. Que sean como de niño, simplemente dar y dar para el bien del otro. En eso os debéis centrar.

Si vais a dar algo, que vuestra alegría se una a la alegría del hermano a quien le estáis dando de lo que vosotros tenéis, de lo que Yo os he dado en Mi Divina Providencia…

perdon caridad

Que ciertamente si os lo ganasteis con el sudor de vuestra frente, con mayor razón vuestro acto de bondad será muy grande y será grandemente recompensado. Yo recompenso los actos salidos de un corazón limpio, de un corazón humilde y sin ningún tipo de restricción humana.

Simplemente dad, que no se os acabará de lo que disteis porque ésa es Mi Promesa. Aunque os estén engañando, aunque se quiera pasar de listo aquél hermano vuestro, de vuestra bondad vosotros seréis recompensados.

Porque ése acto bueno, ése acto caritativo salió desde lo más profundo de vuestro corazón…

ama a tus enemigos perfeccion

Y así recibiréis después en lo más profundo de vuestro corazón Mi Amor, Mi Bondad. Y lo que necesitéis tanto en lo material, como en lo espiritual.

Hijitos Míos, os quiero pedir que a diario hagáis un ejercicio espiritual que os irá perfeccionando. Pero sobre todo, os irá ayudando a crecer en conciencia de todos los males que se producen en el mundo y por los cuales deberéis pedir.

Dejaos que el Espíritu Santo os vaya ayudando a crecer en el conocimiento de todo el Mal que se produce en el mundo, para que vosotros inmediatamente intercedáis, para que este mal se vaya acabando.

oracion amor en accion

Como os he dicho tanto, a veces estáis tan distraídos en vuestras cosas, que no os estáis dando cuenta de lo que sucede a vuestro alrededor y de las necesidades espirituales que se requieren subsanar a través de Mi Gracia y que vosotros debéis pedirla.

Os pido que repaséis a diario los Diez Mandamientos que Yo os he dado. Cuando vayáis repasándolos, MEDITADLOS por un buen rato. Dejad que Mi Santo Espíritu os vaya indicando con más Sabiduría lo que vosotros debéis aprender de ellos.

No quiero que los repaséis rápidamente, sin meditarlos. Recordad que todo lo que Yo os doy, lleva atrás Sabiduría Divina que os quiero transmitir y de la cual vosotros os debéis llenar.

1meditando

Dejad que en vuestro corazón se vaya implantando Mi Sabiduría Divina al ir recorriendo cada uno de los Diez Mandamientos… Y os asombraréis Mis pequeños de cómo los entenderéis ahora, que los meditaréis con la ayuda de Mi Santo Espíritu.

Hay tanto que todavía debéis aprender de ellos. Hay tanto que debéis vosotros buscar y con ello ayudar a vuestros hermanos. Si Yo os di estos Diez Mandamientos para toda una generación, es para que vosotros fuerais creciendo hacia la perfección.

Esta generación humana se tiene que mejorar y es en base a ellos. Y sobre todo siguiéndolos en humildad, aceptando que vosotros sois parte de ése Error que se os indica en Mis Diez Mandamientos. Caéis desgraciadamente de forma continua en unos o en otros.

hombre dios zarza

Y veréis Mis pequeños, que si vosotros ya estáis concientizados en lo que estaréis aprendiendo y que os estará dando Mi Santo Espíritu; vosotros empezaréis a subir en Gracia hacia Mí y veréis vuestro Mundo en forma diferente.

Apreciaréis lo que se os ha dado, especialmente Mi Gracia Divina, para que fuerais protegidos de los pecados que se pueden cometer al no seguir Mis Diez Mandamientos. Me agradeceréis también por toda la Gracia que se derrama sobre vuestros hermanos, cuando Yo salve muchas almas de ellos por vuestra intercesión.

Por eso es necesario que vosotros os concienticéis perfectamente con los Diez Mandamientos a tantos errores en que el hombre puede caer y que vosotros no lo habíais tomado en cuenta.

LEY ROTA

Agradeced a Mi Santo Espíritu toda la enseñanza que os dará, cuando vosotros en docilidad y en obediencia, los repacéis, porque Yo os lo estoy pidiendo. Soy vuestro Padre y vuestro Dios y quiero que actuéis todos vosotros Mis pequeños, en humildad, en docilidad, en Sabiduría y en Amor.

En el principio del cristianismo, los que siguieron lo que Mi Hijo les enseñó, se distinguían ante los demás. Era una distinción muy especial que les daba Mi Santo Espíritu y que quiero que se dé entre vosotros…

Porque vosotros al dar vuestro ejemplo, es como podéis mover también corazones ahora, en éstos tiempos de Tribulación espiritual que estáis padeciendo.

Impactante-testimonio-de-Jim-Caviezel

Por otro lado, hay muchas almas muy necesitadas de alimento y de crecimiento espiritual. Pero si no saben quién se los puede dar, solamente están añorando éste alimento que no pueden obtener. Y quiero que vosotros a los que ESTOY PREPARANDO seáis los evangelizadores de éste tiempo: Los Apóstoles de los Últimos Tiempos.

Que os busquen vuestros hermanos por éste distintivo que vosotros tengáis en vuestro corazón. Y esto es el amor, Mis pequeños.

Los primeros cristianos se amaban de corazón unos a otros. Buscaban el bien del hermano, compartían sus bienes, compartían el conocimiento que se les había dado.

jim-mision-voluntad-de-dios

Vivían realmente en el amor y en el respeto. Y esto es muy importante Mis pequeños: el respetarse unos a otros, el no decir malas palabras, en compartirse los bienes, en ser educados unos para con los otros, en vivir la vida de Mi Hijo.

Él, que nunca le faltó a alguien al respeto, que siempre se dio por los demás, eso es lo que quiero que tengáis vosotros, TODOS vosotros Mis pequeños.

Llevad la Vida de Mi Hijo a todos lados y así seréis ésos testigos de Mi Vida en vosotros, de la Vida de Mi Hijo que es Mi Propia Vida, porque Él mismo se lo dijo a los apóstoles: el que Me ve a Mí, ve al Padre.

jim-misionVosotros Me deberéis ver a Mí vuestro Dios, en la vida de vuestros hermanos que están con vosotros y vosotros deberéis ser ésa Vida Mía al presentaros a vuestros hermanos que aún no Me conocen o que en algún momento Me han rechazado; pero posiblemente puedan venir cuando os venga a vosotros dar ejemplo de vida, de vida correcta en el amor.

Recordad que ya os he dicho que nadie puede dar lo que no tiene. Si vosotros Me tenéis en vuestro corazón, Me podréis transmitir a vuestros hermanos.

Si vosotros NO Me tenéis en vuestro corazón, ¿Qué podréis dar? Quizá absolutamente nada o quizá actuéis con vicios, con defectos, con maldad, con error, con mala educación hacia vuestros hermanos.

POBREZA DESPOJO PERSECUCION Jim-Caviezel-La-Pasión-de-Cristo-arruinó-mi-carrera-pero-no-me-arrepiento-haberlo-interpretado

Tened mucho cuidado, Mis pequeños. Porque si estáis Conmigo deberéis limitar vuestro lenguaje, deberéis limitar vuestro actuar o vuestro vivir, ya no podréis actuar con maldad o irrespetuosamente.

O viviendo en los vicios, porque entonces no Me estaréis transmitiendo a Mí. Estaréis dando un ejemplo malo, que los otros harán por causa vuestra.

Cuando os limitéis y sacrifiquéis vuestro propio “yo”, es cuando saldrá lo bueno de vuestro corazón, porque ahí es donde estaré Yo y esto es lo que quiero Mis pequeños, que se llene la Tierra de Mí pero a través de vosotros.

CNN EDUARDO VERÁSTEGUI

Que Viva nuevamente Mi Hijo entre vosotros, pero a través de vuestro actuar y de vuestro vivir.

Reflexionad y aceptad que Mí Santo Espíritu de Amor os guíe hacia la Verdad y a la Luz Verdadera de Mí Camino al Reino Celestial. Confiad en Mí, Mis pequeños, en Mí, vuestro Dios. Yo os Bendigo, Mis pequeños, estad Conmigo, que no Me he de separar de vosotros y menos en éstos momentos de Obscuridad Mundial.

Os amo y bendigo en Mí Santo Nombre en el de Mí Hijo Jesucristo y en el del Paráclito de Amor. Recibid todo el Amor de Mí Hija la Siempre Virgen María.

bend trinidad padre creador GUADALUPANA

http://diospadresemanifiesta.com/

N110 SABIDURÍA DIVINA


trinidad03Hijitos Míos, existe una gran diferencia entre sabiduría e inteligencia. Podéis ser inteligentes, MUY inteligentes, pero no saber qué hacer con ésas capacidades que obtenéis a través de vuestro estudio ó de vuestra experiencia en la vida.

Si no estáis Conmigo, vuestra inteligencia se puede ir hacia el Mal y así, lo que pudiera ser para un bien mundial; se vuelve una maldad y una destrucción para todos vosotros.

A lo largo de la vida, a lo largo de la historia, habéis visto cómo grandes descubrimientos han servido para el bien; pero cómo otros se han desviado hacia el Mal.

bioetica

Unos han servido para que tengáis más facilidad en vuestra vida diaria, para que no sufráis tanto en vuestras necesidades y obligaciones de todos los días.

Pero otros descubrimientos que hace el hombre, ayudados por Mi Santo Espíritu de Amor; el hombre, al estar afectado por Satanás, los desvía y se utilizan para destrucción y maldad entre vosotros.

La Sabiduría viene de Mí, de vuestro Dios, de Mi Santo Espíritu. Podéis tener o no inteligencia, pero la Sabiduría siempre va a ser mayor que la inteligencia.

astronauta yurigagarin

La inteligencia no os dará la Vida Eterna, la Sabiduría sí. La inteligencia os puede llevar a una soberbia fatal. La Sabiduría os llevará a una humildad de Bendición Divina y así obtendréis Vida Eterna y no solamente para vosotros, sino para vuestros hermanos.

Se os pide en las Escrituras pedir la Sabiduría más que la inteligencia; porque con la Sabiduría se unirán los pueblos, alabarán Mi Santo Nombre, Yo los amaré por ser un pueblo sabio y eso os llevará hacia el Amor.

La inteligencia, aún si la utilizáis en el Bien; tardaréis más tiempo en encontrar lo que el hombre sabio puede encontrar rápidamente.

discusion religiosa

El inteligente se hace muchas preguntas, camina en zigzag, sus pensamientos no son rectos; porque por mucho conocimiento, no sabe encontrar la Verdad que encuentra rápidamente el sabio.

El sabio es humilde, el sabio es sencillo, el sabio es niño, se deja guiar fácilmente y avanza mucho más rápido que el inteligente. Pero aquél que es inteligente y sabio, es cuando puede dar mucho fruto y es cuando puede servir grandemente para Mis propósitos, para vuestra ayuda mundial.

Mis pequeños, Yo os he dado grandes cosas, os he dado dones, virtudes, para que avancéis en la misión que tenéis cada uno de vosotros y si los usáis sabiamente, éstos se os multiplicarán y daréis mucho fruto que servirá para la mejora del género humano, para vuestro crecimiento y recuperación de los dones que Yo les había otorgado a vuestros Primeros Padres.

fe e inteligencia

Así pues, Mis pequeños, pedidMe Sabiduría antes que inteligencia. PedídMela ya, porque Yo Me quiero derramar en Bendiciones sobre vosotros.

Difícilmente el inteligente pide Mi ayuda, porque se siente autosuficiente, el sabio se reconoce pequeño y reconoce que sin Mí, no puede hacer gran cosa.

¿Veis ahora la diferencia, Mis pequeños? El inteligente utilizará de sus capacidades para llenarse de bienes del mundo, será rico y poderoso entre los hombres, se aprovechará de vosotros.

astronautalisto

El sabio se llenará de Mí, de Mis capacidades Divinas; quizá sea pobre de las cosas del mundo, pero será inmensamente rico de las Celestiales. Escoged, Mis pequeños, que Mi Sabiduría os guié.

Por eso os pido Me pidáis la Gracia de no estar apegados a las cosas del mundo.

Podéis leer en las Escrituras que viváis como si no vivierais aquí en la Tierra, que actuéis como si no actuarais, que caminéis como si no caminarais y esto es que no estéis en el mundo, sino que estéis Conmigo.

CONVERSION-MUNDO

Que no estéis apegados a las cosas del mundo, sino que estéis Conmigo todo el tiempo.

En el Primer Mandamiento, os doy la respuesta a esto, tenerMe a Mí por sobre todas las cosas. Mi Amor no tiene igual en ninguna creatura, Yo Soy el Amor, Yo Soy el Creador de todo y no hay nadie que se iguale a Mí, vuestro Dios.

Vosotros Mis pequeños, pensáis a lo humano, os sentís grandes y poderosos. Cuando vuestra inteligencia superior que la del normal de vuestros hermanos os sentís grandes, poderosos y os aprovecháis de ello.

inteligencia

Pero, si esa inteligencia que Yo os he concedido; que no os habéis ganado, porque aún las capacidades que tenéis, la estructura de vuestro cerebro, Yo os lo di.

 Si no buscáis también Mi Sabiduría, vuestra inteligencia no será perfecta y tendrá muchas caídas y desviaciones.

Cuando os apegáis a las cosas del mundo sufrís, porque no confiáis en Mi Providencia Divina. No confiáis en que estando Conmigo obtendréis todo.

dos amos

Os falta mucha Fe y confianza en Mis Palabras y en Mi guía amorosa. Camináis por el mundo errados, cayendo y levantándoos cuando vivís solamente con la guía de vuestra inteligencia, cuando estáis apegados con las cosas del mundo.

Vosotros decís, cada cabeza es un mundo y ciertamente lo es, porque cada uno de vosotros piensa diferente, actúa diferente; cuando os dejáis guiar por la inteligencia. Porque cada uno de vosotros estáis viendo por vuestros propios intereses y así os desviáis y de ésa forma no le dais gusto a nadie.

En cambio, cuando os dejáis mover por Mi Sabiduría Divina, Santa, Única; TODO SE UNIFICA. Pensáis como Yo quiero que penséis, actuáis como Yo quiero que actuéis y así vuestros frutos serán los mismos; no importa que viváis en un país o en otro; los frutos serán los mismos, porque estaréis guiados por Mi Santo Espíritu.

0000don de sabiduría espíritu santo

 Se darán las mismas situaciones en un lado y en el otro; porque ésta unificación se va dando en el corazón del hombre y a eso es a donde os quiero llevar, Mis pequeños. Cuando encontráis a un hermano vuestro y decís que pensáis en lo mismo, es porque tenéis la Sabiduría en vuestro corazón y os dejáis guiar por Ella.

La humanidad se tiene que unificar, Mis pequeños. Ciertamente que no estoy afectando vuestra individualidad. Tendréis la inteligencia para moveros, según lo que cada uno de vosotros ha recibido en dones y en capacidades; pero el fin será el único: el que Mi Santa Sabiduría os pida.

Cada época de la vida en el ser humano, lleva diferentes metas; pero siempre guiadas por Mí y para vuestra mejora y crecimiento. Ahora tenéis capacidades y diferentes forma de vida que hace 200, 500, 1000, 2000 o diez mil años.

verdad

EL HOMBRE SIEMPRE ES EL MISMO.

Cuando os dejáis mover por Mí, por vuestro Dios, tenéis grandes avances en vuestra forma de ser y de vivir; pero cuando os dejáis llevar por vuestra inteligencia soberbia, pecaminosa, humana; es cuando se desenvuelven las guerras, se desarrollan las pasiones y en lugar de avanzar, caéis.

El pecado os vence y no avanzáis en lo absoluto, por eso os pido que no estéis unidos a las cosas del mundo, porque las cosas del mundo no pueden entrar al Reino de los Cielos.

Fano-salvacion-conversion

Uníos a Mí y al estar unidos a Mí, estaréis recibiendo las Bendiciones que tienen las almas del Cielo… Y así os iréis preparando para entrar fácilmente, al final de vuestra existencia, en el Reino de los Cielos.

No será un cambio difícil pasar de vuestra misión de la Tierra al Regalo del Cielo, porque estaréis unidos Conmigo desde toda vuestra vida.

Pero en cambio, aquellos que utilizando su inteligencia se apegan tanto a las cosas de la Tierra; para ellos dejar las cosas del mundo, soltar aquél lastre que solamente les está dañando tanto, que no avanzan ni ellos ni los que están a su alrededor. Para ellos sí será un cambio difícil…

dios-y-dinero

 Porque las cosas del mundo con las del Cielo no se llevan. Solamente cuando unís vuestra inteligencia a Mi Sabiduría Infinita.

Hijitos Míos un padre, una madre, siempre estarán presentes con los hijos para guiarles y protegerles en el mejor de los casos. Ellos siempre buscarán lo mejor, tanto en lo espiritual, como en lo físico y en lo material; para ayudar a los hijos y apoyarles en su misión en la Tierra.

Los padres tienen la sabiduría que Yo les he concedido cuando están Conmigo; para que vayan encontrando los hijos las cualidades, tanto espirituales como intelectivas y ellos os vayan guiando.

padrehijo1

Vosotros siempre como hijos, recibiréis la sabia guía de vuestros padres, la guía que Mi Santo Espíritu de Amor os da en vuestro interior.

Así es como Mi Voluntad se va dando entre los hombres, primeramente cuando sois pequeños a través de vuestros padres y ya cuando crecéis y Me buscáis; Yo, directamente os hablaré al corazón si vosotros Me buscáis, si os mantenéis en un estado de oración, de Gracia y de pureza, para que Yo pueda habitar en vuestro interior con gusto.

 DeleitándoMe de vuestros pensamientos y de vuestras obras. Así como los padres de la Tierra se deleitan con las buenas cosas que ven que hacen los hijos; Yo también, como vuestro Padre y Creador, Me voy deleitando de todo lo que hacéis y Me ofrecéis, porque sabéis que todo lo que tenéis, todos vuestros dones y capacidades os los he procurado Yo, vuestro Dios.

Padre enseñando a jugar

Nada se da por casualidad, lo sabéis. Todo lleva un plan… Pero si os salís de Mi Plan Divino, es cuando caéis. Es cuando Satanás os ataca más fuertemente, porque no buscáis Mi Protección y Mi guía.

Me hacéis a un lado y Satanás se aprovecha de ésta situación… Y os va desviando de vuestro camino. De un camino seguro, cuando estáis Conmigo. Y se vuelve un camino inseguro cuando os apartáis de Mis Leyes y de Mi Amor.

Mis pequeños, sois tan débiles; os apartáis tanto de Mí vuestro Dios, porque queréis hacer vuestra voluntad y así es como no completáis muchas veces, la Misión por la que vinisteis a la Tierra. 

mision-pix

Ciertamente cuando sois juzgados, Yo como Padre amoroso, solamente os haré ver que no cumplisteis. Pero de cualquier manera, lo que hayáis dado será bueno para que se propague Mi Reino sobre la Tierra.

Cuando no dais lo máximo, éste mejoramiento se atrasa; vuestro mismo mejoramiento se atrasa.

Mis pequeños, vosotros debéis ser una prolongación de Mi Gracia para con vuestros hermanos. Cuando os dejáis mover libremente por Mí vuestro Creador, se dan grandes cosas en la vida del hombre…

testimonio del cielo

Y así, todos los seres humanos se pueden alimentar de las experiencias que Yo permito en un alma.

Dejaos Mis pequeños, hacer por Mí. Dejaos mover por Mi Sabiduría y por Mi Amor.

Todos vosotros estáis llamados a la Perfección.

Ayúdame a amar a mi enemigo

Si no dais vuestro máximo es porque vosotros mismos estáis preocupados de otras cosas que no son las Mías. Os distraéis mucho con todo lo que hay a vuestro alrededor y aún, de las mismas Tentaciones de Satanás.

Venid a Mí, Mis pequeños y tendréis un lugar seguro en Mi Corazón y os protegeré en totalidad. Porque Satanás no podrá atacaros si estáis Conmigo, en Mi Corazón, bajo Mi Protección.

Muchos creéis que Yo Soy el que crea en vuestra vida los dolores, la maldad, la problemática que os rodea.

000la-depresión-la-angustia-y-la-ansiedad

Ciertamente existe porque Satanás es el Príncipe de éste Mundo; pero cuando estáis Conmigo, Yo voy limpiando vuestro caminar para que no tropecéis…

Cuando no me dejáis ayudaros, ni os abandonáis a mi Voluntad y mis cuidados; por eso seguís sufriendo sin consuelo, ni esperanza. 

Muchos creéis que Yo Soy el que crea en vuestra vida los dolores, la maldad, la problemática que os rodea. Ciertamente existe porque Satanás es el Príncipe de éste Mundo; pero cuando estáis Conmigo, Yo voy limpiando vuestro caminar para que no tropecéis…

amor-frutos

 Y al no estar embebidos con las cosas del mundo, estando Conmigo es cuando dais fruto abundante y eso es lo que quiero de cada uno de vosotros. Que estéis pensando en Mi, vuestro Dios, en Mis necesidades para con vuestra alma, para con vuestro crecimiento espiritual y el de vuestros hermanos.

¡Vosotros sois tan valiosos para Mí, Mis pequeños! ¡Valéis tanto y os amo tanto, que cuando no estáis Conmigo, un Dolor grande invade Mi Corazón!

¡Sí, habláis de Mi Amor Infinito, de Mi Alegría Infinita! Pero como Padre, como Creador, Yo no puedo estar contento, feliz viendo cuando las almas de muchos de vosotros, Mis pequeños, estáis perdiéndoos y os estáis condenando.

testimonio del infierno

 O estáis haciendo que muchos de vuestros hermanos pierdan la Fe y el amor a Mí. Y estáis destruyendo la vida de otros de vuestros hermanos en las luchas fraternas de pueblos contra pueblos.

Cambiad Mis pequeños. Cambiad de perspectiva, Mi Bondad es absoluta y es la que debéis seguir. No seáis Tibios, permitiendo en vuestra vida Bondad y Maldad…

 Los que son Míos, los que vienen de Mí y los que deben dar mucho fruto deben ser de una sola pieza. Ser verdaderos hijos Míos, defensores de Mis Verdades y de Mi Amor entre vosotros.

Eduardo-Verastegui

Ser ejemplo de vida y ser los triunfadores entre vuestros hermanos. Triunfadores porque estaréis llenos de Mi Vida y de Mis Bendiciones, aún en los momentos difíciles y de tribulación.

 Y así se os ha dicho que las almas que están Conmigo, con vuestro Dios, brillarán entre las Tinieblas y aún en el tiempo de la Prueba, nada les faltará.

Es Mi Palabra, es Mi Promesa y así será Mis pequeños, os amo, os amo inmensamente.

fe y confianza

Hijitos Míos, vosotros limitáis Mi Obra. Sí, Mis Bendiciones, Mi Amor, todo queda limitado cuando os falta Fe.

Mi Gracia sobre todos vosotros es como un torrente, como un río caudaloso que debiera llegar a todas las almas con fuerza impetuosa, para llenaros de Mis regalos.

Vosotros recibiendo esto, seríais felices, estaríais siempre colmados de Mis Bendiciones.

00fe autoridad de Dios

Vuestra vida espiritual estaría al máximo, daríais mucho. Vuestros frutos serían preciosos, abundantes, sublimes.

Todos vosotros os ayudaríais unos a otros a crecer, a alimentaros, a vivir en armonía, a vivir en Mi Paz y en Mi Amor.

Pero cuando vosotros os salís de Mis deseos y Mi Voluntad, cuando Me limitáis a Mí por vuestra falta de Fe y confianza en Mi existencia en vuestro corazón, es cuando Yo no Me puedo derramar sobre las almas.

vida-desconfianza-desmotivaciones

¡Podríais tener tanto, Mis pequeños! Pero vosotros no estáis actuando como verdaderos hijos y ni escuchais de Mis deseos. Vuestros intereses mundanos son tan diferentes de los Míos, de vuestro Dios.

Tenéis que aprender, Mis pequeños a escuchar Mi Voz dentro de vosotros, saber ver Mi Voluntad en los acontecimientos que os rodean. Ved lo bueno que Yo os envío y no veáis lo malo con que os ataca Satanás.

Preferís estar viendo los desastres, las calamidades, las destrucciones que Satanás provoca en el mundo y a las almas de vuestros hermanos; en vez de ver lo bello, los renuevos, lo santo. Todo lo que Yo voy haciendo para que vosotros no padezcáis en el mundo.

TESTIMONIOS DEL AMOR DE DIOS

TESTIMONIOS DEL AMOR DE DIOS

Sed positivos en vuestros actos, en vuestro pensar, en vuestro actuar, porque así es como estaréis preparando Mi Reino entre vosotros. Lo negativo solamente destruye y no crea.

Cuando vosotros estáis acostumbrados a ver al Mal, no dejáis que el Bien actúe, no dejáis que Mi Bien se esparza, se amplíe y destruya el mal que os ataca. Si solamente pensáis en el Mal, éste mejora, aumenta, se enriquece, se alimenta, toma fuerza y vosotros sentís su ataque fuertemente.

Si estáis Conmigo, se os ha dicho, ¿Quién contra vosotros? Porque tenéis Mi Fuerza, tenéis Mi Poderío y sobre todo, tenéis Mi Amor, que es el que le da la fuerza a todo aquel que está Conmigo.

hedonismo-definicion-mapa-conceptual-etica-y-valores

ESPEJISMO DE SATANÁS: LOS VALORES ACTUALES

Pero si actuáis en el mal, mal os atraéis y no buscáis la perfección a la que estáis llamados todos vosotros. Satanás os engaña. os hace creer que nada más estáis en éste mundo tan efímero, que si no aprovecháis vuestro tiempo de vida en él, se os va entre los dedos de las manos.

Mucho bien debéis dar, Mis pequeños; pero se os pasa el tiempo y no lo aprovecháis por estar atenidos solamente a vivir en el mundo y para el mundo.

Cuando vivís para Mí, el mundo sale sobrando. Yo os regalo Mi Propio mundo, mundo de bellezas inconmensurables. Os hago gozar de grandes regalos y así es cuando tenéis ésos regalos místicos…

00DON DE PROFECIA

 O aún regalos espirituales sobrenaturales, que pueden gozar las almas que están Conmigo y que éstas sobrepasan infinitamente a los regalos del mundo.

Yo voy cuidando vuestros pasos, os voy cuidando en el transcurso de vuestra vida y así, Mis regalos os van haciendo crecer.

000dones espiritu santo

¿Por qué no veis lo que Mi Voluntad requiere, Mis pequeños?

Y así como Yo os doy gustos y a veces inconmensurables…

DadMe a Mí vuestro Dios, los gustos que recibe del hijo amado el Padre, que tanto os ama y os cuida.

frase-la-santidad-es-hacer-siempre-con-alegria-la-voluntad-de-dios-para-eso-es-necesaria-la-fidelidad-teresa-de-calcuta-132026

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo y en el del Amor-Sabiduría de Mi Santo Espíritu

00SantisimaTrinidad_

http://diospadresemanifiesta.com/

P78 EL VALOR DE LA ORACIÓN


dios padre

Octubre 16 de 2014

Mensaje de Dios Padre a J. V

Hijitos Míos, no minimicéis ni despreciéis el valor de la oración. Si ésta no fuera tan importante, Mi Hijo no os la hubiera enseñado. Él Mismo, estando entre vosotros en aquél tiempo, oraba continuamente; rezaba, se apartaba de los demás para estar en unión íntima Conmigo. En las Escrituras podéis leer que pasaba a veces noches enteras, en Presencia Conmigo, Su Padre.

Mis pequeños, cómo quisiera Yo, vuestro Padre y vuestro Dios; que pudierais hacer algo similar, como lo hacía Mi Hijo. Si comprendierais, el valor de la oración, no la dejaríais de hacer. Vuestra vida debe ser oración continua Conmigo.

Yo os di el don de la vida y bajasteis a la Tierra a hacer el bien, a seguir una misión que Yo os concedí.

Getsemani-oracion-de-Jesus

Os portáis en forma soberbia cuando vosotros no acudís a Mí; a pedirMe ayuda, consejo y cuidado para con vuestra vida. Y sobre todo, para poder llevar a cabo con Sabiduría, con perfección, la misión que a cada alma le encomiendo al bajar a la Tierra.

Suena fuerte lo que os digo, que actuáis con soberbia. Y también, podríais decir que es distracción o que simplemente no os importa estar Conmigo y pedirMe lo necesario para poder cumplir vuestra misión. Todo eso, realmente se puede dar. Pero hay soberbia de vuestra parte, porque el hombre actúa así: se siente que puede hacer todo y que no necesita ningún tipo de ayuda Mía. Sentís que os merecéis todo y que Yo tengo la obligación de estar cuidando de vosotros; sin que vosotros retribuyáis algo, en agradecimiento por Mis cuidados hacia vosotros.

Desperdiciáis Mi Presencia, Mis Consejos, Mi Sabiduría y Mi Amor; porque con todo esto y más, PODRÍAIS HACER COSAS EXTRAORDINARIAS.

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

Pero muchos de vosotros, alejados de Mí estáis. Otros, dais lo mínimo posible y pocos, muy pocos, se atreven y lo quiero decir así, se atreven a buscarMe y hacer algo más por Mi Reino y sobre todo, para agradarme. Pero esos, son los menos.

El alma que Me busca, que Me ama, está pendiente de Mí, como Yo estoy pendiente de vosotros. Y son tan pocas las almas en las cuales Yo Me puedo recostar en su corazón y descansar, al menos unos momentos.

Pocas son las almas en las cuales Yo puedo gozar de su paz; que es la Paz que Yo les concedo, porque Me buscan, porque Me aman, porque quieren vivir para Mí.

13sjoseph

¡Cuánto podría Yo hacer por vosotros! Recordad que acrisolo a las almas para ponerlas a prueba, a ver si son almas en las cuales Yo pueda confiar y Me pueda Yo sentir a gusto al vivir en ellas.

Haced un esfuerzo mayor Mis pequeños, para que Yo Me pueda deleitar en vosotros, en vuestro corazón; como lo hacía con vuestros Primeros Padres, antes del Pecado Original.

Estas almas que Me buscan y que Me consienten, son las almas que Me dan contento, son almas santas. Son almas en las que puedo confiar, que no tienen ningún revés. Son de una sola pieza y a través de ellas, son en las que YO PUEDO HACER GRANDES COSAS.

madre teresa de calcuta

Son almas a través de las cuales Me manifiesto, como vosotros lo podéis constatar en la vida de muchos hermanos vuestros, que son los ejemplos entre vosotros; que son los santos de la Iglesia. Son almas y han sido almas que Me dan mucho contento y Yo quisiera que todos vosotros fuerais así.

Ciertamente sufren, porque NO son almas muy aceptadas entre los hombres.

Porque las ven raras, diferentes, que parece que no viven en el Mundo. Que distraídas están de las cosas del Mundo y es verdad, Mis pequeños. Ellas están Conmigo, Me ven a Mí y el Mundo pasa a un segundo plano. Pero ciertamente atienden al Mundo orando, ayudando, intercediendo.

padre-pio

SED PUES DE ÉSTAS ALMAS QUE ME TRAEN MUCHO AMOR A MI CORAZÓN

Y EN LAS CUALES YO PUEDO DESCANSAR

YO PUEDO OLVIDAR POR UN MOMENTO TANTO DESAMOR, TANTA MALDAD, TANTA GROSERÍA Y BLASFEMIA CONTRA MI SANTÍSIMO NOMBRE

JUAN PABLO II Y ALI AGCA

PORQUE ÉSTAS ALMAS, ÉSTAS ALMAS QUE AMO TANTO,

SE HAN LLENADO DE MI AMOR. SED COMO ELLAS

Y DEJADME TAMBIÉN MORAR PLENAMENTE EN VOSOTROS

Hace algunos años os avisé que cuando se vinieran ya los últimos momentos previos a la Purificación, se iba a saber todo lo que había estado escondido para el Mundo y Me refiero a la maldad que os rodea.

MALDAD

Se abrirán las cloacas, os decía; saldrá la inmundicia de Satanás.

Se conocerá cómo habéis sido atacados por Satanás y máxime ahora; en que él se siente fuerte, poderoso y de hecho, IMPARABLE, porque ya ha tomado todo su poder. Es el Dragón de las Siete Cabezas que ya se implantó en el Mundo.

Y esto sucedió porque poco caso hicisteis a Mis Palabras, que os advertían desde hace mucho, mucho tiempo; que esto iba a suceder.

Tenéis todo esto anunciado en las Sagradas Escrituras y no os importó leer todo esto que se os advirtióY menos hacer un Plan para contrarrestar toda la Maldad de Satanás.

El-dragon-escarlata

Sí, Mis pequeños; vosotros no planeáis prácticamente nada y menos si se trata de Mí, vuestro Dios y de lo que a Mí se refiere. Yo Soy el Olvidado.

¿De qué os ha servido de que Mi Hijo se diera totalmente por vosotros?

Que Lo crucificaran, que Lo asesinaran.

Se dio, para vuestro crecimiento espiritual.

paraiso-2

Se dio, para abrir las Puertas del Paraíso que estaban cerradas por el Pecado Original.

SE DIO PARA MOSTRAROS QUE ES DIOS,

PORQUE FUE ASESINADO, PERO RESUCITÓ.

Se dio para daros una nueva vida, para que crecierais con Sus Enseñanzas y para que fuerais perfectos; como Yo vuestro Padre, Soy Perfecto.

jesus y el evangelio

Pero ¿Cuántos, cuántos de vosotros apreciáis esto y todo lo demás que hizo por vosotros y lo que hemos hecho por vosotros?

En cambio, hicisteis trato con Satanás y a él sí le seguís, le obedecéis y

¿Qué habéis ganado siguiéndole y aceptándole todo lo que os ha enseñado? 

adicciones-cerebro

Para vosotros ha sido maldad, destrucción y no ganasteis nada con él. Al contrario, perdisteis; perdisteis un gran Tesoro. Me perdisteis a Mí y a Mi Santísima Trinidad. Al no buscarMe, al rechazarMe y algunos, hasta atacarme.

Lo único que lograsteis ha sido que os vaya mal en vuestra misión sobre la Tierra.

¿De qué sirvió, para la gran mayoría de vosotros, que Yo os enseñara tanto a través de Mi Hijo, que os mandara Mi Amor, Mi Paz, los Sacramentos e innumerables regalos a través de Mi Hijo?

problema-adicciones-alcoholismo-drogadiccion-12500_MLM-F-3887470031_022013

DE NADA HA SERVIDO, PORQUE MUCHOS,

MUCHOS SE SIGUEN CONDENANDO.

almas condenadas

¡Cuánta maldad lleváis en vuestro corazón! No queréis hacer caso de Mis advertencias. Pero sobre todo, no os queréis arrepentir de vuestra mala vida.

Estáis cegados con el poder del Maligno y lo aceptáis en vuestra vida, porque os concede las tonterías que vosotros le pedís con vuestra inteligencia humana.

Ya os he dicho que ésta es la gran diferencia entre los hijos de Satanás y los hijos Míos.

Los que están con Satanás y le pertenecen, actúan con inteligencia humana. La inteligencia humana, ya os he dicho que deja mucho qué desear.

TINIEBLAS Y LUZ

En cambio, los que se han dejado mover por Mi Sabiduría Divina; ésas almas son las que dejan huella en la historia y ayudan a muchas otras almas a salvarse.

¡Cuánto error habéis dejado entrar en el Mundo y en vuestra vida! “Buscad el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura”, os dijo Mi Hijo y eso no os conviene, a la gran mayoría de vosotros;

PORQUE SE OS PIDE VIVIR CORRECTAMENTE  Y… ¿CUÁNTOS DE VOSOTROS, REALMENTE QUERÉIS VIVIR EN RECTITUD, HONESTAMENTE?

Mateo_6_26

Os vuelvo a repetir lo que Mi Hijo os dijo: “Buscad el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura”, es Mi Promesa, seguidla, Mis pequeños.

 Os he anunciado que los tiempos ya no son cortos, sino inminentes. Que ya estáis viviendo la Purificación,

QUE YA ESTÁIS VIVIENDO EL INICIO DE LO MÁS GRAVE DE LA PURIFICACIÓN,

guerra-

Y no entendéis, la gran mayoría de vosotros. Aún, muchos de aquellos que son avisados de alguna forma a través Mío o de Mi Santo Espíritu de Amor, ni aún así creen.

En las Sagradas Escrituras, también, os prevengo para que siempre estéis preparados cuando el tiempo de la prueba se acerque ¿Acaso no sabéis leer los Signos de los Tiempos?

Los mismos judíos, quienes tenían los Libros Sagrados, no han aprovechado todo esto que os he dicho. No sabéis leer los signos de los tiempos.

señales ultimos tiempos

Todo está avisado en las Sagradas Escrituras y quizá, por no querer preocuparos, no os queréis dar cuenta de que ya el tiempo está sobre vosotros.

¿Cuántos de vosotros quedaréis después de la Gran Purificación?

No quisisteis creer, a pesar de que tuvisteis múltiples oportunidades de arrepentiros y de manteneros en Mí. ¡Cuánto dolor le procuráis a Mi Corazón! Ciertamente es Mi Justicia, vosotros recogéis lo que habéis sembrado.

Hay mucho que debéis aprender y mucho más que debisteis haber aprendido; pero no lo aprovechasteis, no quisisteis vivir bajo Mi Tutela de Padre, de Dios, de Amigo.

final de los tiempos

Os he dicho que con vuestra oración, vuestras penitencias, ayunos, sacrificios; todavía podréis aminorar el Castigo que se os viene, la Tribulación que ya está sobre vosotros dándose.

Mucho mal os podréis quitar de encima, pero tenéis que hacer un cambio verdadero de vida Y

MUCHOS LE TEMÉIS A ÉSTE CAMBIO.

nicodemo2

¿CÓMO PUEDE EL HOMBRE NACER DE NUEVO?

En las Escrituras se os dice que dejéis el hombre viejo y os revistáis del hombre nuevo. Para lograr esto Mis pequeños, necesitáis Sabiduría Divina, que no queréis pedirMe. Debéis dar el primer paso, que tanto os he dicho que deis para cambiar, para perfeccionaros. Pero ni siquiera el primer paso queréis dar y muchos os arrepentiréis de no haberlo hecho.

Entended Mis pequeños, que os amo infinitamente. Sed valientes, arrojados, dadMe Mi lugar en vuestra vida y llevadMe en vuestro corazón y así aseguraréis vuestro triunfo eterno.

No Me hagáis a un lado en vuestra vida y tened cuidado con ello; porque aquél que prefiere el Mundo antes que a Mí, pierde mucho y podéis perderos eternamente.

CONDENACION

Os amo y os busco continuamente porque os amo. Pero ciertamente, que no estamos en la misma sintonía. Yo derramo Mi Amor por vosotros continuamente, pero vosotros no queréis entender, ni os queréis confiar plenamente a Mí. Os estáis perdiendo de regalos inconmensurables por no estar Conmigo.

VOSOTROS TENÉIS LA CULPA DEL MAL QUE SE MANIFIESTA EN VUESTRA VIDA,

PORQUE NO ESTÁIS PROTEGIDOS POR MI GRACIA. 

guerrerodeluz

Porque no la queréis tomar, porque no queréis estar Conmigo.

Aquellos que sabiamente se han unido a Mí, que Me han buscado de todo corazón, que respetan Mis Preceptos y Mis Leyes; estos verdaderos hijos, se merecen todo Mi Bien y son ejemplo entre vosotros.

Entended Mis pequeños, antes de que sea demasiado tarde, para una gran mayoría de vosotros y os ganéis la condenación eterna. Sí, Mis pequeños, ETERNA.

condenacion eterna1

 Os he pedido que oréis los unos por los otros. Pero ahora, os pido que oréis por aquellos hermanos vuestros, aquellos que son almas donadas a Mí, plenamente. Aquellas de las que os dije que son Mis almas consentidas, en las que puedo Yo reposar. Orad doblemente por ellas.

Primeramente, porque ellas Me producen mucho contento y Yo les concedo infinidad de bienes, los cuales se reflejan en vosotros. Porque un alma que está Conmigo, al volverse otro Cristo; está intercediendo constantemente por vuestro bienestar y eso es por lo segundo que quiero que oren.

Porque, por su oración, evitan que mucho mal llegue a la Tierra y eso, a todos vosotros os conviene.

oración de intercesión

PROTEGEDLAS CON VUESTRA ORACIÓN, con vuestra donación y también ofreciendo cosas grandes por estas almas escogidas por Mí, que fueron creadas para ello. Porque lo más importante que Me dan es su “sí”, su “fiat”.

Lo que quiero para estas almas de parte de vosotros, es que protejáis a éstas almas que Yo Creo de vez en vez, para que velen por la humanidad.

Realmente es su donación, su unión perfecta con Mi Hijo Jesucristo, lo que hace que Mi bien se derrame sobre vosotros; porque ellas ya se han olvidado de sí mismas, como así también lo hizo Mi Hijo.

NO LO DUDES. ¡JESÚS SERÁ TU CIRENEO!

NO LO DUDES. ¡JESÚS SERÁ TU CIRENEO!

Y éstas almas, que se donan así y por las que vosotros recibís Mis Bendiciones, por su intercesión;

SON ALMAS MUY ATACADAS POR SATANÁS.

Por eso os pido que las protejáis con vuestra oración y con todo lo demás que podáis hacer por ellas: sacrificios, penitencias, ayunos. Porque a través de ellas, vosotros recibís innumerables bienes del Cielo.

Sed agradecidos, Mis pequeños. Ciertamente si Yo no os digo esto, hubieran pasado desapercibidas para vosotros estas almas, que se dan por cada uno de vosotros; porque se han unido perfectamente a Mi Hijo Jesucristo. (Con el Amor de Fusión)

imagenes-del-padre-pio

CUBRIDLAS CON VUESTRA ORACIÓN, PROTEGEDLAS DE TODO MAL

Y sobre todo, porque a vosotros os ayudan a no sufrir tanto. Uníos a ellas lo más que podáis y aprended de estas almas que mucho os pueden enseñar.

Hace tiempo Mis pequeños, os hablé de lo que es la madurez en el Amor. Que no fuerais como los niños, que nada más piden y piden; que son en cierta forma, egoístas. Quieren toda la atención para ellos, quieren que se les esté consintiendo.

14-ENERO_-EGOCENTRICO

 Vosotros, ya fuisteis consentidos por Mí, os he enseñado mucho, tenéis mucho de Mi parte y ya sois de ésas almas que ya podéis dar; por el conocimiento que tenéis y porque Mis Gracias y Bendiciones se han derramado profusamente sobre vosotros.

ESTOS SON TIEMPOS DE DONACIÓN, ESTOS SON TIEMPOS EN QUE ME AYUDARÉIS GRANDEMENTE CON VUESTRA DONACIÓN. (Con el Amor de Coparticipación)

Al ser ya maduros espiritualmente, ya no buscáis como el niño pequeño; el dame, dame. Sino ahora, ya al ser adultos espiritualmente hablando, ya llegáis a Mí y Me decís: “Abba, ¿En qué puedo ayudarte? ¿Qué es lo que Quieres que haga?”

ORACION DE ALABANZA

Mucho podéis hacer por Mí, Mis pequeños y por vuestros hermanos. Cuando vosotros os hacéis pequeños y os dais perfectamente por Mí, sois instrumentos perfectos.

El instrumento perfecto, es aquel que Yo puedo mover libremente a Mí Voluntad, sin que ponga nada de su parte.

Imaginad que un martillo o un serrucho pudieran pensar y que los quisierais utilizar para hacer un mueble y cuando los quisierais usar, cortando o clavando; no saliera de acuerdo a lo que tuvierais ideado, porque ellos se movieran y que todo os saliera mal. Ciertamente es un ejemplo burdo, sencillo; pero

_ Carpintería, Ebanistería y Pintura

Debéis ser Mis pequeños, OLVIDADOS DE VOSOTROS MISMOS. Confiando plenamente en Mí, vuestro Dios y que no pongáis nada de vuestra parte.

Y sobre todo, que no pongáis en tela de juicio Mis decisiones sobre vosotros

Que Mi Voluntad se pueda dar plenamente sobre vosotros y vosotros, ni siquiera preguntéis o dudéis de lo que Yo estoy haciendo a través de vosotros, para el bien de vuestros hermanos.

alfarero

Ciertamente Mi forma de actuar y de pensar, es muy diferente a la vuestra. Os he dicho que Yo podría hacer las cosas sin necesidad de vuestra actuación; pero Yo deseo que vosotros seáis corredentores junto con Mi Hijo.

Y esto es un gran honor para una pequeña creatura, como sois vosotros. Os quiero premiar, ciertamente de algo que no viene de vosotros; porque Soy Yo a través de vosotros el que actuará. Pero lo que Yo premio, es vuestra docilidad, vuestra confianza, vuestra Fe absoluta en Mí y el premio que Yo os daré, será inmenso.

Vosotros os alegraréis en recibirlo y Yo Me alegraré en dároslo. Por eso os pido que actuéis en plena confianza en lo que Yo os pida. No dudéis, a pesar de que vuestra naturaleza humana os lleva a ello.

oracion_cuerpo

Sed de ésos santos de los que os hablé. De ésos santos que entendieron que cuando son tomados por Mí, vuestro Dios; deben desaparecer. Su voluntad debe desaparecer, para que Mi Voluntad se dé perfectamente en ellos.

Gracias, Mis pequeños.

bebe-y-dios

 http://www.diospadresemanifiesta.com/

 

P43.- BIENAVENTURADOS LOS POBRES DE ESPÍRITU


1Joven%20Rico01

13.05.89
¿Jesús?
Yo Soy. Disciérneme completamente y con la capacidad que te he dado.

Benditos sean los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos.

(https://cronicadeunatraicion.wordpress.com/2012/06/01/73-pobreza-de-espiritu/)

 Bendita seas. Ten cuidado del Maligno que está redoblando sus esfuerzos para desalentarte. Yo te estoy ayudando para que no caigas en sus trampas. Yo estoy nivelando tu camino, ¿No lo has notado?
Sí, mi Señor, lo he notado y Te bendigo.
Recuerda, Soy Yo quien te promueve, alma queridísima. Nunca olvides tu incapacidad y tu ineptitud; para incluso, respirar sin Mí.

2JESSEL~1

Recuerda siempre la manera en que Yo obro. Yo te he escogido; así como a otros también, para recibir Mis Mensajes. Yo soy conocido por acercarme a las almas que son pobres; para sanarlas y a través de ellas, hacer que Mi Palabra sea conocida.
¿Señor, me puedo atrever a decirte algo?
El Amor está escuchando.
Señor, muchas veces se nos da Tu Palabra; pero también muchas veces, nunca es escuchada, ni creída.

3brazo sembrador

Lo sé. Sin embargo no todo es en vano. Porque aun cuando muchos no escuchan, hay algunos pocos que sí lo hacen. Así, aún cuando solo un grano eche raíces; todos estos sacrificios valen la pena.

4planta

Señor, con Tu Gracia y por piedad, Tú nos das a todos estos Mensajes. Y podría haber habido multitudes leyéndolos y convirtiéndose. Pero no es de esta manera. Tus Mensajes son combatidos y muchas veces ignorados, incluso por los Tuyos.
Flor, esta es la Gran Apostasía en Mi Iglesia. Mi Iglesia está llena de Caínes que se entronizan a sí mismos, en Mi Santuario. Prestan más atención a las formalidades, que a Mis enseñanzas de Amor. Yo les he confiado millones de almas para que las conduzcan a Mí, con amor; pero ellos SE HAN ADUEÑADO DE LA LLAVE DEL CONOCIMIENTO. Ni entran ellos, ni permiten entrar a los que quieren.
Señor, ¿Por cuánto tiempo todavía tenemos que sufrir?
No por mucho tiempo. Pon tu confianza en Mí. Ven, te leeré un pasaje de Mi Palabra.
Jesús me indicó Jeremías 4,5-31

5. Avisad en Judá y que se oiga en Jerusalén. Tañed el cuerno por el país, pregonad a voz en grito: ¡Juntaos, vamos a las plazas fuertes!

6. ¡Izad bandera hacia Sión! ¡Escapad, no os paréis! Porque yo traigo una calamidad del norte y un quebranto grande.

7. Se ha levantado el león de su cubil, y el devorador de naciones se ha puesto en marcha: salió de su lugar para dejar la tierra desolada. Tus ciudades quedarán arrasadas, sin habitantes.

5thCAOBIQU2

8. Por ende, ceñíos de sayal, endechad y plañid: – «¡No; no se va de nosotros la ardiente ira de Yahveh!»

9. Sucederá aquel día – oráculo de Yahveh – que se perderá el ánimo del rey y el de los príncipes, se pasmarán los sacerdotes, y los profetas se espantarán.

10. Y yo digo: «¡Ay, Señor Yahveh! ¡Cómo embaucaste a este pueblo y a Jerusalén diciendo: “Paz tendréis”, y ha penetrado la espada hasta el alma!»

11. En aquella sazón se dirá a este pueblo y a Jerusalén: – Un viento ardiente viene por el desierto, camino de la hija de mi pueblo, no para beldar, ni para limpiar.

12. Un viento lleno de amenazas viene de mi parte. Ahora me toca a mí alegar mis razones respecto a ellos.

13. Ved cómo se levanta cual las nubes, como un huracán sus carros, y ligeros más que águilas sus corceles. – ¡Ay de nosotros, estamos perdidos!

14. – Limpia de malicia tu corazón, Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo durarán en ti tus pensamientos torcidos?

15. Una voz avisa desde Dan y da la mala nueva desde la sierra de Efraím.

16. Pregonad: «¡Los gentiles! ¡Ya están aquí!»; hacedlo oír en Jerusalén. Los enemigos vienen de tierra lejana y dan voces contra las ciudades de Judá.

17. Como guardas de campo se han puesto frente a ella en torno, porque contra mí se rebelaron – oráculo de Yahveh -.

18. Tu proceder y fechorías te acarrearon esto; esto tu desgracia te ha penetrado hasta el corazón porque te rebelaste contra mí.

19. – ¡Mis entrañas, mis entrañas!, ¡me duelen las telas del corazón, se me salta el corazón del pecho! No callaré, porque mi alma ha oído sones de cuerno, el clamoreo del combate.

shofar1

20. Se anuncia quebranto sobre quebranto, porque es saqueada toda la tierra. En un punto son saqueadas mis tiendas, y en un cerrar de ojos mis toldos.

21. ¿Hasta cuándo veré enseñas, y oiré sones de cuerno?

22. – Es porque mi pueblo es necio: A mí no me conocen. Criaturas necias son, carecen de talento. Sabios son para lo malo, ignorantes para el bien.

23. Miré a la tierra, y he aquí que era un caos; a los cielos, y faltaba su luz.

24. Miré a los montes, y estaban temblando, y todos los cerros trepidaban.

25. Miré, y he aquí que no había un alma, y todas las aves del cielo se habían volado.

26. Miré, y he aquí que el vergel era yermo, y todas las ciudades estaban arrasadas delante de Yahveh y del ardor de su ira.

27. Porque así dice Yahveh: Desolación se volverá toda la tierra, aunque no acabaré con ella.

6apocalipsis_Capitulo2_contenido_ilust1

28. Por eso ha de enlutarse la tierra, y se oscurecerán los cielos arriba; pues tengo resuelta mi decisión y no me pesará ni me volveré atrás de ella.

29. Al ruido de jinetes y flecheros huía toda la ciudad. Se metían por los bosques y trepaban por las peñas. Toda ciudad quedó abandonada, sin quedar en ellas habitantes.

30. Y tú, asolada, ¿qué vas a hacer? Aunque te vistas de grana, aunque te enjoyes con joyel de oro, aunque te pintes con polvos los ojos, en vano te hermoseas: te han rechazado tus amantes: ¡tu muerte es lo que buscan!

31. Y entonces oí una voz como de parturienta, gritos como de primeriza: era la voz de la hija de Sión, que gimiendo extendía sus palmas: «¡Ay, pobre de mí, que mi alma desfallece a manos de asesinos!»

EL GRAN HOMICIDA

EL GRAN HOMICIDA

Creación, no te demores. CONVIÉRTETE Y ESCUCHA MI PALABRA.

Ven. ¿Nosotros?
Sí, mi Señor. Y me parece que yo nunca lo digo estos días.
Y Yo quiero que lo digas, Vassula… Sonríeme.
¿Eres verdaderamente Tú?
Yo Soy, flor, ¿Cuántas veces tendré que decírtelo?
Lo sé, Jesús. Pero me gusta escuchar que lo confirmas.
Comprende entonces cómo amo también escucharte repetir Mi Nombre. Yo nunca Me canso de escuchar que Me llamas.

7JESUS

TEN MI NOMBRE SIEMPRE EN TU MENTE, EN TU CORAZÓN. Pronuncia Mi Nombre siempre y en todas partes. Habla de Mí, eso Me glorifica.
¡Ah, Jesús! ¡Tú me has dado tanto! Bendito sea Tu Nombre, Gloria a Dios.

8alnombredJesus

Ten Mi Paz. ¿Besarás Mis Pies?
Sí, mi Señor.
(Besé los Pies del Señor en espíritu y en el crucifijo.)
Glorifícame permaneciendo fiel a Mí.

http://www.tlig.net/sp.html

31 DE DICIEMBRE DEL 2013

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Hijos, deseo conducirles por el camino más directo hacia mi Hijo. Mis bendiciones como madre, son infinitas para todos mis hijos, PARA TODOS.

Sólo los humildes, reconocen lo pequeños que son y la Grandeza de Mi Hijo.

Sólo los pequeños y humildes son los que se acercan a Mí y me permiten acercarme a ellos, ya que soy la Madre de su Señor.

9Let_MadrCristo

El orgullo humano ha sido la raíz de todos los males, y lo continuará siendo hasta que el hombre atienda a la Palabra Divina y se disponga a caminar en unidad con su Dios.

Amados, han despreciado y desperdiciado el tiempo pasado.

No se prepararon para enfrentar los acontecimientos venideros, ni la perversidad de los que marchan envenenados por la ponzoña de la maldad infernal.10thCAKVF0HH

La violencia de esta generación no es una violencia gestada por el hombre solamente; sino que ha sido un proceso del Enemigo del alma, que viene a concluir su ataque; envenenando a Mis hijos, para que éstos; apartados del Amor Divino, sean lobos en contra de quienes continúan luchando por mantenerse en pie.

11thCAFYCPLA

Para estos instantes que culminarán con la Gran Purificación del Pueblo fiel por manos del Enemigo del alma, no llegará un nuevo Diluvio Universal; porque Mi Hijo les redimió.

Sino que éste es el instante en que el hombre sabrá de la Justicia Divina que permite a sus hijos, APLICARSE A SÍ MISMOS LA MEDIDA QUE HAN PREPARADO. Amados, sufro por cuanto llega a ustedes.

Instantes fuertes ante los que caerán unos y renunciarán a la fe otros. Así como la fe será avivada, en los que permanezcan en el camino.

Amados, la Tierra ha sido desgastada por el hombre. Más Ésta renacerá, no sin antes ser contaminada por la energía nuclear, flagelo de los últimos instantes; desdicha del Pueblo fiel y envenenamiento de la Tierra, que emana por los volcanes su estado agónico en todo el Planeta.

13explosion-nuclear

Hijitos, la humanidad será sorprendida por la furia de volcanes aún desconocidos. El hombre vivirá de nuevo sin el calor del Sol.

Oren, el volcán Yellowstone azotará a toda la humanidad sin piedad.

Oren, la violencia supera en el hombre los buenos propósitos y los deseos de cambio.

14tercera-guerra-14mundial

LA GUERRA, SERÁ UNA GUERRA NO ANTES VISTA.

15guerranuclear y tecnologica

La Iglesia de Mi Hijo será sacudida por la necedad y la negación. Padecerá para resurgir gloriosa.

Mi Hijo no permitirá que Su Pueblo sea masacrado. Sino que envía Su Aliento Divino, Su Consuelo y Su Alimento para que cuantos le necesiten, lo encuentren. De igual forma en estos instantes, Él dará a Su Pueblo Su Auxilio.

No caminen sin mirar a lo alto. De lo alto llega la bendición para esta generación. El hombre se sorprenderá y la Casa de Mi Hijo le dará de Su Manjar bendito.

16milagro de amor

Manténganse en el Camino Recto.

Mi Hijo viene por Su Pueblo.

Les amo, les bendigo.

27 DE DICIEMBRE DEL 2013

Amadísimo Pueblo Mío:

Se adentran a un nuevo instante,

al instante de los instantes, en el que Yo permaneceré frente a cada uno y enviaré todas mis legiones celestiales para que acudan en auxilio de mi pueblo.

segunda -venida 2nd-coming-dramatic

Mi Pueblo será probado como el oro en el crisol. El trigo debe ser de la mejor calidad; como no lo ha habido antes en la historia de la humanidad.

Vengo con fuerza, con potencia y majestad, rodeado de todos Mis Coros Celestiales que anunciarán Mi Venida,

Estremeciendo toda la Creación, así como debe estremecerse en este instante el corazón de Mis hijos: no por temor. Sino por amor ante Mi Divinidad.

Amados Míos, escucharán la voz del silencio. En este instante sabrán del silencio…

He llamado y continúo llamando a la puerta.

36Jesus llama

Aquellos que no la abran, escucharán y sabrán del silencio. Se sentirán abatidos ante lo venidero. Se sentirán desolados y abandonados por falta de Fe en Mi auxilio.

Así como el agua corre a través de su cauce y hace crecer cuanto está a su lado; así, de la misma forma el Agua de Mi Voluntad es Manantial inagotable de Sabiduría y de los Dones de Mi Santo Espíritu.

El hombre ha olvidado que la vida es el gran regalo de Mi Padre y actúa contra ella. Actúa contra nuestro Espíritu Santo,

Y EL QUE PECA CONTRA NUESTRO SANTO ESPÍRITU, CONOCERÁ LA VOZ DEL SILENCIO.

19-apertura-del-septimo-sello_jpg

Deben caminar hacia la unión con mi Voluntad,

 y sólo así recibirán LA PLENITUD DE DONES Y VIRTUDES necesarios para enfrentar esos instantes, en donde la fe será probada a profundidad.

20dones_espiritu_santo

Mis hijos! Mi Pueblo debe permanecer fiel e inamovible.

Y esto no lo alcanzará aquel que no Me conoce a profundidad, que no se abandona totalmente en Mi Voluntad, que no confía en Mi Protección y desprecia el Llamado amoroso de Mi Madre.

21MARIA REINA DE LA PAZ

¡Pueblo Mío!, ¿Qué te has hecho?…

¡Pueblo Mío!, ¿En manos de quién te has entregado?…

¡Pueblo Mío!, ¡Cuánto te anhelo, cuánto te extraño!…

¡OH PUEBLO CIEGO, SORDO Y MUDO, AL QUE HE TRAÍDO MI PALABRA PARA RESCATARLE DE LA PERDICIÓN! Y LA HAS DESPRECIADO…

Aún así, las fuentes inagotables de Mi Misericordia se derraman instante a instante sobre ustedes.

22ESPIRITU SANTO -2-

Pero Mi Misericordia cae por tierra; porque Mis hijos no la acogen,

sino al contrario, se hunden cada instante en nuevos y viles pecados.

ESTE SU CRISTO SUFRE POR SUS HIJOS

 ANTE LA NEGACIÓN, ANTE EL OLVIDO Y ANTE LA TERQUEDAD DE CONTINUAR APEGADOS A LOS FALSOS DIOSES MUNDANOS.

¿De qué valdrá para la criatura humana el dios metal, cuando la economía mundial tambaleará y caerá por el suelo?

dios dinero

¿De qué vale el poder de las grandes potencias, cuándo éstas se ajusticiarán entre ellas hasta derrumbarse unas a otras?

¿De qué vale el apego al orgullo humano, cuando éste será azotado por sus mismas manos?

Amadísimos hijos Míos:

Mi Pueblo debe conocerme a profundidad y adentrarse absolutamente en Mi Voluntad. DEBE ACOGERLA CON PREMURA, COMO SI YO VINIERA EN ESTE MISMO INSTANTE,

cristo_vence

Deseo una Iglesia Santa…

Deseo una Iglesia obediente de Mi Palabra, cumplidora de Mis Mandamientos, cumplidora de los Sacramentos…

Deseo una Iglesia sedienta de recibirme, una Iglesia con sed de Mi Palabra, una Iglesia pura, santa, amante de Mi Voluntad, cumplidora de Mi Voluntad, fiel a Mi Voluntad…

DESEO UNA IGLESIA QUE DESPRECIE LO MUNDANO

Y LOS BIENES TERRENOS,

25diosdinero

Deseo esa Iglesia que instituí con mis discípulos. Esa misma que Yo instituí, deseo recuperarla.

No necesito lujos. No necesito grandes templos. Vengo por el templo de cada uno de ustedes. POR EL TEMPLO INTERIOR EN DONDE DEBO REINAR YO CON MI VOLUNTAD.

Amadísimos Míos, en este instante que se aproxima, verán ante ustedes desatarse las fuerzas que han venido preparando toda la estructura social, política, económica y aparentemente espiritual del “falso profeta”, de aquel que usurpará Mi Trono.

anticristo-fimdomundo4

Hablo del Anticristo. De ahí que Yo he venido constantemente a ustedes a explicitar Mi Palabra para que con urgencia retornen a Mí.

Me encuentro en este instante frente a cada uno con mis brazos extendidos para recibirles,

SIN MIRAR, NI FIJARME EN PECADO ALGUNO EN USTEDES,

 Sino que mi misericordia al mirarles frente a mí verdaderamente arrepentidos y con firme propósito de enmienda,

AMA Y ACOGE, ACOGE Y AMA.

¡Ay de Mi Pueblo que no escucha Mi Llamado! Y al no conocerme, CREERÁ RECONOCERME EN EL ANTICRISTO Y CAMINARÁ HACIA ÉL, CEGADO POR LA MENTIRA ENVILECIDA DE ÉSTE,

MAITREYA EL IMPOSTOR Y USURPADOR

MAITREYA EL IMPOSTOR Y USURPADOR

Entregándose así al dolor inimaginable que el Anticristo causará, con un gobierno único, usurpando a este Rey Su Tierra y Su Trono.

 Con un gobierno único que pretenderá llevar a rodar Mi Cetro. El hombre desobediente padecerá y Yo me apresuraré con Mi Justicia para salvar almas.

28angeles-dlajusticia-divina

Mi Amor va más allá de los análisis de los hombres. Mi Amor es infinito y ningún teólogo alcanzará a describirlo a perfección. Mi Misericordia tiene límites insondables y Mi Justicia lleva implícito Mi Amor infinito por cada alma.

Amados Míos:

Prepárense interiormente. Lo material, material es… Y COMO TODO LO MATERIAL, PERECERÁ.

29- sixth-seal_

MI PUEBLO TENDRÁ MI AUXILIO, PERO USTEDES, EN EL RECINTO INTERIOR DE SU ALMA, FUSIONADOS A MI SANTO ESPÍRITU, ESPEREN CUANTO ACONTEZCA, QUE YO ME ENCUENTRO PRESENTE EN USTEDES.

YO SOY VUESTRO DIOS.

Oren unos por otros, minístrense unos a otros, que este Rey de reyes y Señor de señores permanece y permanecerá por los siglos de los siglos.

Les bendigo en el Nombre del Padre, en Mi Nombre y en el Nombre del Espíritu Santo.

MI PAZ, MI FUERZA Y MI FORTALEZA ESTÉN EN USTEDES, PUEBLO MÍO.

Su Jesús.

30Dios Padre se pone a nuestro alcance

Comentario del instrumento

Hermanos (as):

Nuestro Señor Jesucristo nos hace un llamado contundente, no escribe entre renglones para no dar cabida a malas interpretaciones… Cristo nos llama a un cambio radical, a un cambio interior PARA DEJAR LA TIBIEZA Y VIVIR EN SU VOLUNTAD.

Ante este mandato en este apremiante instante, sólo nos queda decir con espíritu generoso y con profunda humildad: CREO EN TI, SEÑOR, PERO AUMENTA MI FE.

http://revelacionesmarianas.com/luz_de_maria.htm

Enero 3 de 2014 – 8:25 a.m.

LLAMADO DE JESÚS SACRAMENTADO A SU PUEBLO FIEL

Que mi paz esté con vosotros, hijos míos.

Todo está por comenzar, mi Justicia está tocando a la puerta. De nuevo os digo, estad alerta y vigilantes; porque no sabéis ni el día, ni la hora, de la llegada del hijo del Hombre. Más os digo que está muy cerca. Pero antes de que esto suceda, debéis de ser purificados para que podáis estar conmigo en los Nuevos Cielos y en la Nueva Tierra.

1apocalipsisriodelavida-lg

Se acercan hijos míos los días de la Gran Prueba, donde seréis probados en el horno de la tribulación. Sin purificación no podéis habitar mi Nueva Creación.

Si os acogierais a mis preceptos y a mi misericordia, nada de lo que está por venir os tocaría. Pero no; preferís caminar por el desierto, porque sois una raza de dura cerviz.

Vuestra sordera espiritual no os ha permitido escuchar mi Voz. Camináis por el mundo como potrillos desbocados y amáis más al mundo que a mí.

32carnaval-brasil

En mi infinito amor y misericordia no quiero veros perder. Yo soy Fiel y mi Palabra es Vida. Vida eterna que quiero derramar en abundancia sobre todos aquellos que escuchan mi Voz y ponen en práctica mis palabras.

Mi Aviso está cerca y es la ÚLTIMA PUERTA de mi Misericordia abierta, antes de que llegue mi Justicia.

33purgatorio 4

Si al regresar a este mundo NO CAMBIÁIS; os aseguro que os perderéis eternamente.

Porque el que quiera salvar su vida la perderá,

MÁS EL QUE LA PIERDA POR MÍ, LA ENCONTRARÁ.

MARTIRIO DE SANTA CECILIA

MARTIRIO DE SANTA CECILIA

¿Qué sería de vosotros, si no os enviara mi Aviso?

 Os perderíais, porque ningún mortal es capaz de sobrellevar los días de mi Justicia Divina, sin la gracia que recibiréis en la eternidad.

34Jerusalem-celestial

Los días vienen acortándose más y más. Cuando la duración del tiempo llegue al límite de las doce horas, todo se desencadenará. Os quedan milésimas de misericordia, aprovechadlas; no las malgastéis. Volved a mí que Soy la Vida, para que mañana podáis vivir eternamente.

Buscad la Vida que Soy Yo. Aferraos a mí, como el sarmiento a la vid. Porque en verdad os digo: que todo aquel que se aparte de Mí, perecerá.

35misericordia-y-mundo

Pueblo mío, se está acercando la hora de mi próxima venida. Alegraos y regocijaos en el Señor; porque viene a restablecer el orden y el derecho y a reinar a su pueblo fiel.

Vengo como el Rey de Reyes con toda mi gloria y esplendor.

36VOLVERA EN TODA SU GLORIA

Estaré con vosotros y entre vosotros espiritualmente. Me veréis, contemplaréis y me alabaréis junto con mis Ángeles.

Muchos de vosotros diréis: ¿Será esto posible? Acordaos hijos míos, que vais a ser transformados y purificados; para que podáis estar Conmigo en mi Nueva Creación.

37Jesus sobre a cidade santa

Los hombres viejos junto con este mundo pasarán. Nuevas criaturas seréis por la Gracia de mi Santo Espíritu, después de la purificación.

De no ser así, no podréis entrar en mi Nueva Creación; porque a mi Jerusalén Celestial no entrará el pecado.

En mis nuevos cielos y en mi nueva tierra, seréis seres espirituales de naturaleza semejante a la de mis Ángeles.

Alegraos pues Pueblo Mío; porque se acercan los días en que veréis al Rey en todo su esplendor.

 Mi Reino de paz, amor y gozo, os espera. NO TEMÁIS A LOS DÍAS QUE SE AVECINAN. Confiad en Mí. Permaneced en mi amor

38jerusalem celestial

y el Amor que Todo lo Puede, hará que esos días de purificación pasen para vosotros como en sueño. Mi paz os dejo, mi paz os doy. ARREPENTÍOS Y CONVERTÍOS, PORQUE EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado.

 2 DE ENERO DE 2014 – 8:55 A.M.

LLAMADO DE LA SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS A LOS HIJOS DE DIOS

Hijitos míos, la paz de Dios esté con vosotros.

Están por comenzar los días difíciles y debéis de estar bien protegidos espiritualmente, para que podáis enfrentar a mi Adversario y sus huestes del mal.

Cuando mi Adversario se manifieste a la humanidad, se intensificarán los ataques para el pueblo de Dios en todos los aspectos de su vida.

39persecucion-religiosa

Es por eso hijitos míos, que os llamo a que renovéis vuestra consagración a mi Corazón Inmaculado, para que permanezcáis doblemente protegidos por la coraza de mi consagración.

Muchas naciones hijitos míos, van a comenzar a sentir los efectos de la transformación de la creación. CUANDO LA TIERRA COMIENCE A MOVERSE, NO PERDÁIS LA CABEZA, NI ENTRÉIS EN PÁNICO.

Más bien acudid a mi protección y amparo y repetid esta oración que os doy para los días en que la tierra comience a tambalearse.

TRANSFORMACION DE LA TIERRA

TRANSFORMACION DE LA TIERRA

ORACIÓN DE PROTECCIÓN PARA LOS DÍAS DE PURIFICACIÓN DE LA TIERRA

Corazón inmaculado de nuestra Madre María, ampáranos y protégenos. No permitas que el pánico se apodere de nuestras vidas. Dadnos paz y serenidad en estos momentos de tribulación. Nos acogemos a ti Madre querida, seguros de que nada nos pasará; porque Vos, dulcísima Madre, nos tienes cubiertos con tu Santo Manto. No te canses de interceder por tus hijos, para que estos días de purificación nos sean llevaderos y todo se cumpla conforme a la voluntad divina. Jesús y María, salvad las almas y llevadlas a la gloria del cielo.

Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios. (Rezar 3 Credos y 3 Magníficat)

Symbolum Apostolorum
CREDO in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad inferos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

Dios mío, yo creo, adoro, espero, y te amo. Y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Magnificat
Magníficat ánima mea Dóminum, et exsultávit spíritus meus in Deo salvatóre meo, quia respéxit humilitátem ancíllae suae. Ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes, quia fecit mihi magna, qui potens est, et sanctum nomen eius, et misericórdia eius in progénies et progénies timéntibus eum. Fecit poténtiam in bráchio suo, dispérsit supérbos mente cordis sui; depósuit poténtes de sede et exaltávit húmiles, esuriéntes implévit bonis et dívites dimísit inánes. Suscépit Ísrael púerum suum, recordátus misericórdiae, sicut locútus est ad patres nostros, Abraham et sémini eius in sæcula. Glória Patri, et Filio, et Spirítui Sancto. Sicut erat in princípio, et nunc et semper, et in sæcula sæculórum. Amen.

41TRANSFORMACION DE LA TIERRA

Hijitos, conservad la calma en esos días. Orad y orad; es lo mejor que podéis hacer. NADA OS PASARÁ SI PERMANECÉIS UNIDOS A NUESTROS DOS CORAZONES.

La luz de vuestras lámparas aceitadas con la oración, brillará en la oscuridad de aquellos días. No temáis.

LA JUSTICIA DIVINA PASARÁ DE LARGO AL VER LA LUZ DE VUESTRAS LÁMPARAS.

Todos aquellos hogares donde se tenga la devoción a mi Santo Rosario, estarán doblemente protegidos. Porque mi Santo Rosario es el arma más poderosa con que contáis, para enfrentar el combate espiritual que se avecina.

42guerrero celestial

El tiempo de la Justicia Divina es irreversible. Pero vosotros hijitos, podéis acortar esos días con vuestra oración. ACORDAOS QUE EL PODER DE LA ORACIÓN CUANDO SE HACE CON FE Y EN CADENA, APLACA LA JUSTA IRA DE DIOS.

La oración es vuestra protección y el rezo de mi Santo Rosario, el escudo espiritual que ciega a Satanás y sus huestes del mal.

No lo olvidéis; orad a todo instante con jaculatorias e invocando el poder de la Sangre de mi Hijo.

GUERREROS DE DIOS

Haciendo mi Santo Rosario y pidiendo la protección de esta madre que ya está, en medio de vosotros.

Venid pues mis niños, tomaos de mi mano y haced cadenas de oración con mi Santo Rosario y pedid al Padre por la salvación de las almas que están en la oscuridad.

Estad listos y preparados mi Ejército Mariano, porque vuestra Reina y Señora ya está en el campo de batalla.

49TEPEYAC

 Solo espero la señal de mi Padre para dar comienzo a la Batalla Final, que os dará la libertad definitiva sobre las fuerzas del mal.

¡Adelante, Pueblo de Dios! ¡Ni un paso atrás! ¡El Cielo cuenta con vosotros!  

¿Quién es como Dios?  ¡Nadie es como Dios!

Dad a conocer mis mensajes, hijitos de mi corazón.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

PARA SER LIBRES

Publicado el 31/12/2013 por Y María del Getsemaní

(Habla Dios Padre)

¿Qué recién te ocurrió, Pequeña? Quiero que les platiques porque es una GRAN LECCIÓN.

Un autobús se pasó un alto a gran velocidad y yo estaba pasando (en un coche pequeñito). Por un milímetro y me arrastra.

0fb083e39ca2b6f1738b6eb445872a1951218c28

Ahora Criatura ¿Qué fue tu pensamiento inmediato?

Que estoy en paz con la vida.

¿Es decir?

Estoy en paz con quienes me rodean, no debo a nadie (ni dinero, ni disculpas). Como dice la canción “Vida nada te debo, vida nada me debes; vida estamos en paz”.

¿Y Criatura te agarraste a la vida, como decía?

No, Abba, reaccioné por instinto, frené con fuerza y alcanzó a pasar. Pero no.

Es decir Criatura, algún deseo que te tuviera atada; que fuera lo que en ese instante vino a tu mente, alguna persona o preocupación.

Ninguna. Ningún apego que me hiciera querer mantenerme en la tierra.

¿Más que cuál, que Me dijiste?

Que les dieras consuelo a mis padres.

¿Y qué más?

Que si tenía 3 años más para pulir los Diarios, los HDDH, los demás Libros, para traerle ovejitas a Mi Señor, para interceder por mis hermanos desde la tierra.

¿Pero algún deseo, algo que anheles del mundo?

Nada, Abba, ninguno.

¿Veis, Criaturas cómo debe estar vuestra almita?

46thCAZP7ZUN

PORQUE EN CUALQUIER INSTANTE OS PUEDO LLAMAR Y debéis ser capaces de acudir y sentir que estás en paz con vuestros hermanos, con vuestro Dios. Y que ningún apego a cosa o persona interfiere en que podáis decir en esos instantes: “Hágase tu Voluntad, Abbá”.

Si ya lo podéis decir así, os felicito Mis Críos. Estáis en paz con el Cielo y con los hombres.

Pero si tenéis un momento en el en que vuestra vida esté en riesgo instantáneo de ser perdida y os vendrá al pensamiento aquel hermano a quien debéis o a quien le tenéis rencor o a quien no habéis perdonado.

O si estáis secretamente viviendo en pecado o con deseos y anhelos escondidos; eso es lo que vendrá a vuestro pensamiento en esos instantes.

Y Mis Críos, debéis poneros en santa Paz con Vuestro Santísimo Padre y con vuestros hermanos; para que cuando os llame a cuenta podáis venir.

47reconciliacion

Porque lo que Dios Padre os dice, es para que después seáis capaces de responder con vuestros actos espontáneos; que son los que salen y son regidos con lo que VERDADERAMENTE TENÉIS EN VUESTRO CORAZÓN.

Así que si os llamo, podáis presentaros ante Mí y quiero que podáis decirme que Me Amáis más que a vuestros apegos,

48Fedor_Bronnikov_martyr circus

¿Lo podéis hacer? ¿O hay algo o alguien a que, o a quién amáis más a que a Mí?

DEBÉIS IROS LIBERANDO DE VUESTROS APEGOS, POSESIONES Y DESEOS

y sobre todo debéis manteneros con anhelo del Cielo, no de lo del mundo. Que entre más apegos tenéis, más sufrimiento os costará desprenderos, ¿Lo comprendéis?

49apego emocional

Os quiero libres para AmarMe y no llenos de cadenas que a todo os atan.

 ¿Comprendéis cómo es un hombre libre? El que es capaz de pensar en esos momentos: “Si me voy, en paz quedo; si permanezco en tierra, también”.

Porque lo que amáis es Mi Voluntad Santa, en ella creéis y no en vuestros gustos. ¿Podéis comprender esto tan elevado que os adelanto?

Todo apego Mis Críos, ES UNA CADENA.

 Y cuando os llame a cuentas, ¿Vendréis a Mis Brazos Santos? O ¿Me reprocharéis porque amáis más las posesiones del mundo que a Mí?

53libertad

¡Entendedlo de una buena vez!: Nada es vuestro. Nadie os pertenece. PERO PODÉIS PERTENECER VOSOTROS MISMOS AL CIELO, SI ASÍ LO DECIDÍS. ¿Comprendéis lo que os digo?

Aprovechad este tiempo para desapegaros de cosas y personas. Poneros Bajo Mi Voluntad Santa que Yo os liberaré, ¿Lo comprendéis? Porque de cada palabra llegará la ocasión de secundarla con vuestros actos.

51hurricane-katrina-children-6

Tanto Me diréis que Me amáis, que Me sois fieles y cuando os llame a cuentas, seréis capaces de maldecir; porque os retiro del mundo donde tenéis una casa, un trabajo, una familia.

52familia-amorosa y feliz

 ¡NADA ES VUESTRO! Sólo vuestra alma es lo único que permanece. Es lo único que importa. Es lo único que debéis salvar.

Así que haced el Bien, manteneos en Mis Rutas Santas y desapegaos de todo apego mundano, para que os encuentre como Me Gusta que seáis: como hombres libres, ¿Lo haréis como os lo digo?

50yo espiritual

Si no comenzáis ahora, ¿Cómo os desprenderéis en un instante como el que narra Mi Pequeñita?

 ¿Pensaréis en vuestras modas, aparatos electrónicos y autos en esos instantes? O ¿Iréis corriendo a Mi Abrazo? Pensadlo muy bien y sed muy honestos con vosotros mismos; que la prueba llegará seguro como la muerte

DESPUES DEL DESASTRE- Gracias señor por la vida

DESPUES DEL DESASTRE- Gracias señor por la vida

¿Y cómo os encontraré? ¿Libres para que corráis hacia Mí o esclavos del mundo? Si lo queréis, debéis iros libertando ya de todo apego.

Os amaMos desde la eternidad y os anhelamos muy cerca del Cielo; pero debéis ver la manera en que os iréis libertando de toda atadura para que no desesperéis llegado el momento.

MUERTE FISICA

MUERTE FISICA

(Habla Nuestra Santísima Madre María Reina de los Ángeles)

Hijitos, ¿Queréis hacer una prueba? Corred por el vestido que más os guste o por algún artículo que tengáis en alto aprecio y regaladlo(*).

Después otro y otro.

Es como os iréis liberando. Porque si el cataclismo cae en vuestras casas, TODO LO PERDERÉIS EN UN INSTANTE.

56hurricane-katrina-69

 Y si lo hacéis así, haréis un bien si voluntariamente os desprenderéis de lo que os mantiene atados. Haced la prueba para que comencéis este andar en desapego.

(Habla Nuestro Rey y Señor Jesucristo)

Mis Ovejas,

Ya por las calles vuestros hermanos actúan; unos, más cómo Ángeles del Cielo; otros, más cómo demonios del infierno. Hacia uno u otro lado de la balanza estaréis siendo atraídos como por un imán; dependiendo de qué estéis hechos.

OBOLO DE LA VIUDA

OBOLO DE LA VIUDA

Es decir, de lo que REALMENTE SE ENCUENTRE FORMANDO VUESTRO CORAZÓN.

Así que soltad todo ese peso de rencores, falta de perdón, envidia, lascivia, codicia, avaricia; que es metal que atrae el imán del infierno.

Y a Mis Ovejas las atrae El Cielo.

Vuestro discurso es ya nada, sólo lo que está en vuestro corazón cuenta.

58motyl

¿Queréis hacerlo? Corred a los confesionarios, haced una Confesión de vida y ¡Mudad ya! que el cambio ya no puede ser paulatino, como lo fue en los tiempos anteriores. Sino que ha de ser inmediato. Y sólo Criaturas, con un cambio de corazón profundo, radical y total lo podréis hacer.

Ya no tenéis tiempo para el “poco a poco”. Habréis de ser TOTALES. Ya os lo He dicho y ¡Hacedlo ya! Antes de que os envilezcáis de tal manera irremediable; de que os enceguezcáis de tal forma; que encontréis imposible cambiar.

59marcados por la bestia

Os lo digo porque os amo y el Precio por vuestros pecados lo he pagado con Mi Cruz Santa. Y si queréis podéis apelar a Ella para Salvaros. PERO SI IGNORÁIS MI CRUZ, ANULARÉIS VUESTRA SALVACIÓN. ¿Lo comprendéis?

Estos tiempos son radicales, comprendedlo ¡YA!

Porque os amo os amonesto y os amonesto porque os amo

60Salvador

Y a cambiar ¡YA! os continúo exhortando,

Vuestro Amantísimo Señor,

Jesucristo de Nazaret.

 (*) Como desprenderme de los regalos de Navidad que recibí, aunque me hayan gustado mucho. Y precisamente por ello. (Al escribir la nota de pié de página, me dice Abba):

Háblame de tus regalos

Un perfume, un collar, una bufanda.

¿Y?

Los regalé ayer (menos la bufanda que en cuanto vea a alguien con frío se la pongo).

Sí, Cariño. Pero qué te pasó durante la noche.

Estuve soñando con el perfume toda la noche, una botella en grande frente a mis ojos, que lo quería.

El Maligno te estuvo tentando con ello.

61clive-christian-by-nathan-branch

Sí.

¿Qué más?

Quería comprarme una capa que me gustó muchísimo.

¿Y?

No lo hice.

¿Por qué?

Porque la capa, el perfume y el collar eran la manera de ir regresando a la vanidad, donde estuve muchos años. Porque para la capa quería otros atuendos y zapatos y una cosa me llevaría poco a poco a desear otra y otra.

Cariño Mío, ¿Desde cuándo no tienes un perfume?

Desde que se quemó mi casa con todo lo que tenía a finales del 2009.

GRACIAS SEÑOR, PORQUE ME HAS DEJADO LA VIDA

GRACIAS SEÑOR, PORQUE ME HAS DEJADO LA VIDA

¿Y lo querías?

Mucho, olía a gardenia.

¿Qué te dijo Jesús?

Me dijo: “No quiero que tengas nada, porque quiero dártelo todo”.

¿Y te lo ha dado?

¡Sí!

¿Y la capa?

Ya tenía una para protegerme del frío y “Quien tenga más de una capa que la regale”.

Pero en todo esto la tentación ha estado ahí.

Sí, Abbá.

Ahora veis Mis Críos; cómo es en lo cotidiano, en lo pequeño; cómo debéis mostraros fieles y no tratar de ser excepción. ¿Lo entendéis claramente con este ejemplo de algo tan pequeñito?

Cómo habéis de combatir la tentación un pasito a uno. O dejaros caer en ella un pasito a uno.

Y vosotros Mis Críos, siento deciros que os consideráis excepción y es por eso que caéis y atesoráis más lo material que a vuestro Padre, que a vuestro Cielo, que a vuestro Amor. ¿Veis cómo lo habréis de hacer, si queréis madurar y crecer en la fe?

64-EL-JOVEN-RICO

¿Sois así con lo material, como la Palabra de Mi Hijo Amado os dice? O ¿Compráis la capa, os quedáis el perfume y guardáis la bufanda, aunque no la uséis?

¿CÓMO SOIS VOSOTROS?

65joven_rico3

Seguid este ejemplo pequeñito en todo y veréis las Maravillas del Señor.

(Diciembre, 31) Año del Señor 2013 Y María del Getsemaní

http://tambienestuya.com/

13.- EL AMOR ENTRE EL SUFRIMIENTO


Por una vereda entre campos segados, quemados y amarillentos; Jesús camina entre Leví y Juan. Detrás vienen José, Judas y Simón. Es de noche, pero no hay alivio. La tierra es un fuego que continúa quemando después del incendio del día.

Todos caminan en silencio, fatigados y acalorados.

Jesús sonríe y pregunta a Leví:

–           ¿Lo encontraremos?

El pastor contesta:

–            Ciertamente. Por este campo guarda la mies y todavía no ha empezado la recolección de frutas. Los campesinos por eso están ocupados en vigilar los viñedos y los árboles frutales, protegiéndolos de los ladrones. Sobre todo cuando los amos son aborrecidos, como el que tiene Jonás. Samaría está cercana y cuando ellos pueden… ¡Oh! Con gusto a nosotros los de Israel, nos causan daño. Aunque saben que luego a los criados se les apalea. Pero como nos odian tanto.

–            No tengas rencor, Leví.

–            No. Pero Tú mismo verás como por culpa suya, Jonás fue golpeado hace como cinco años. Desde entonces pasa la noche en guardia. El flagelo es un suplicio cruel…

–           ¿Todavía nos falta mucho para llegar?

–            No, Maestro. ¿Ves allá donde terminan estos campos y empieza aquel monte oscuro? Allá están las arboledas de Doras, el duro fariseo. Si me permites, me adelanto para que me oiga Jonás.

–            Ve.

Juan pregunta a Jesús:

–           Pero Señor mío. ¿Así son todos los fariseos? ¡Oh! ¡Yo jamás querría estar a su servicio! Prefiero la barca.

Jesús, un poco serio, pregunta a su vez:

–           ¿Es la barca tu predilecta?

Juan se apresura a contestar:

–           No. ¡Eres Tú! La barca lo era cuando ignoraba que el Amor estaba en la tierra.

Jesús ríe de su vehemencia y dice bromeando:

–           ¿No sabías que en la tierra estaba el Amor? Entonces ¿Cómo naciste, si tu padre no amaba a tu madre?

–           Ese amor es hermoso, pero no me seduce. Tú eres mi amor. Tú eres el Amor sobre la tierra para el pobre Juan.

El rostro de Jesús se ilumina y atrae al joven hacia Sí y dice:

–           Tenía deseos de oírlo decir. El Amor está sediento de amor. Y el hombre da y dará a su avidez siempre, gotas imperceptibles. Como éstas que caen del cielo y son tan pequeñitas, que se evaporan en el aire, al calor del estío. También las gotas de amor de los hombres se evaporarán en medio del aire, muertas al calor de tantas cosas. El corazón todavía las exprimirá… los intereses, los amores, los negocios, avaricia y tantas… tantas cosas humanas las consumirán. ¿Y qué subirá para Jesús?…

¡Oh! ¡Muy poca cosa! Los restos. Lo que queda de todos los latidos interesados de los hombres, para pedir, pedir, pedir cuando la necesidad apremia. Amarme sólo por amor, será una propiedad de pocos: de los Juanes. De los que quieran y aprendan a ser hostias…

Jesús suspira.

Han llegado al huerto y se detienen. El calor es tan fuerte, que sudan aún sin traer manto. En silencio, esperan. Del follaje espeso, apenas iluminado por la luna, emergen dos figuras. Una es Leví, que dice:

–           Maestro, Jonás está aquí.

Antes de que Jonás se acerque a Él, Jesús dice:

–           Mi paz llegue a ti.

Jonás no contesta. Corre y llorando se arroja a sus pies y los besa. Cuando puede hablar dice:

–           ¡Cuánto te he esperado! ¡Cuánto! ¡Qué desconsuelo al saber que la vida se iba, que venía la muerte y que tenía que decir: ‘Y no lo vi’ y sin embargo no moría toda la esperanza! Ni siquiera cuando estuve a punto de morir. Recordaba que Ella dijo: ‘Vosotros, una vez más le serviréis’ y Ella no podía decir algo que no fuese verdad. Es la Madre del Emmanuel. Por esto nadie más que Ella, tiene a Dios consigo. Y tiene a Dios y sabe lo que es Dios.

–           Levántate. Ella te saluda. La tienes cerca, muy cerca. Nazareth la hospeda.

–           Tú y Ella… ¿En Nazareth? ¡Oh! ¡Si lo hubiese sabido! Por la noche. En los meses fríos de invierno, cuando la campiña duerme y los malos no pueden causar daño a los agricultores, hubiese ido corriendo a besaros los pies. Y hubiera regresado con mi tesoro de estar en lo cierto. ¿Por qué no te manifestaste, Señor?

–           Porque no era la hora. Pero ya ha llegado. Es necesario saber esperar. Tú lo dijiste: ‘En los meses helados, cuando la campiña duerme’ y sin embargo ya ha sido sembrada, ¿No es verdad? Yo también era como el grano sembrado. Tú me viste cuando fui sembrado. Después desaparecí bajo un silencio obligatorio, para crecer y llegar al tiempo de la mies. Y resplandecer a los ojos de quienes me vieron recién nacido y a los ojos del mundo. Ese tiempo ha llegado. Ahora el recién nacido está listo para ser el Pan del Mundo. Ante todo, busco a mis fieles y les digo: ‘Venid. Saciaos conmigo’

Jonás lo escucha con una sonrisa radiante de felicidad y exclama:

–           ¡Oh! ¡Eres Tú! ¡Eres exactamente Tú!

Jesús le pregunta:

–           ¿Estuviste a punto de morir? ¿Cuándo?

–           Cuando me medio mataron porque a dos parras mías les habían robado. ¡Mira cuantos cardenales! –se baja el vestido y muestra la espalda, que es como una pintura de cicatrices caprichosas. Y agrega- me pegó con un cordel de hierro. Contó los racimos que se habían llevado y revisó donde las uvas fueron arrancadas. Y por cada una, me dio un golpe más… hasta que quedé medio muerto. Me socorrió María, la hija del administrador. Me curó. Y después de dos meses me alivié, porque con el calor las llagas se infectaron y tenía mucha fiebre.

Dije al Dios de Israel: ‘No importa. Haz que vea otra vez a tu Mesías y no importa lo que sufro. Tómalo como sacrificio. No tengo nada que ofrecerte. Soy esclavo de un hombre y eso Tú lo sabes. Ni siquiera se me permite ir a tu altar en Pascua. Tómame por hostia… pero permite que lo vea otra vez.

–           Y el Altísimo contestó: ‘Jonás, ¿Quieres servirme como tus compañeros lo hacen?

–           ¿Y en qué forma?

–           Como ellos lo hacen. Leví sabe y te dirá cuán sencillo es servirme. Quiero tan solo tu voluntad.

–           Ésa te la dí, desde que apenas habías nacido. Por Ella, todo lo he vencido. Tanto los desconsuelos como los odios. Sucede que aquí no se puede hablar.  El amo, en cierta ocasión me pegó porque yo insistía en que Tú ya estabas. Pero cuando él no estaba y a los que les podía tener confianza… ¡Oh! ¡Cómo les contaba el prodigio de aquella noche!

–           Pues bien. Hoy es el prodigio de encontrarnos. Casi a todos os he encontrado. Y a todos, fieles. ¿No es esto una maravilla? Tan sólo por haberme contemplado con fé y amor, os habéis hecho justos ante Dios y ante los hombres.

–           ¡Oh! ¡Y desde ahora tendré valor! ¡Mucha valentía! Porque sé que estás y puedo decir: Él está aquí. Id a donde está. Pero, ¿A dónde, Señor mío?

–           Por todo Israel. Hasta Septiembre, estaré en Galilea. Nazareth o Cafarnaúm, frecuentemente me hospedarán. Y allí se me podrá encontrar. Después… estaré por todas partes. He venido a reunir a las ovejas de Israel.

–           ¡Señor mío! Encontrarás muchos que no son ovejas. Desconfía de los grandes de Israel.

–           No me harán ningún daño hasta que no llegue la hora. Tú dí a los muertos, a los que duermen y a los vivos: ‘El Mesías está entre nosotros’

–           Señor, ¿A los muertos?

–           A los muertos en su corazón. Los demás, los muertos en el Señor; se regocijarán con la alegría cercana de verse liberados del Limbo. Dilo a los muertos. Yo Soy la Vida. Dilo a los que duermen: Soy el Sol que se levanta y quita el sueño. Dilo a los vivos: Yo Soy la Verdad que buscan ellos.

–           ¿Y curas también a los enfermos? Leví me contó lo que hiciste con Isaac. Tan solo para él hay un milagro porque es tu pastor, ¿O también para todos?

–           Para los buenos, hay milagro como premio justo y para empujarlos hacia la verdadera bondad. También para los malvados. Para sacudirlos y persuadirlos de que Yo Soy y que Dios está conmigo. El milagro es un regalo.

–           Señor, no te desdeñes de entrar en mi casa. Si me aseguras que en los terrenos no entra un ladrón; quiero hospedarte y llamar a tu alrededor a los pocos que te conocen a través de mi palabra. El patrón nos ha doblado y quebrado como tallos inútiles. No tenemos otra cosa, más que la esperanza de un premio eterno. Pero si te muestras a los corazones intimidados, renovarán su fortaleza.

–           Voy. No tengas miedo por los árboles, ni por los viñedos. Puedes creer que los ángeles harán guardia.

–           ¡Oh, Señor! Yo he visto a tus siervos celestiales. Creo y estoy seguro contigo. ¡Benditas estas plantas y estas viñas que tienen viento y canción de alas y de voces angelicales! ¡Bendito este suelo al que santifican tus pies! ¡Ven, Señor Jesús! ¡Oh! ¡Está con nosotros el Mesías!

Jonás está exultante de alegría. Y los lleva hacia su pobre choza.

Tres días después…

Jonás y los otros desgraciados campesinos como él, se despiden de Jesús. Es la hora de separarse.

Jonás pregunta:

–           ¿No te volveré a ver, Señor mío? Nos has traído la luz al corazón. Tu bondad ha hecho de estos días, una fiesta que durará toda la vida. Tú has visto cómo nos tratan. A las plantas se les cuida mejor que a nosotros, porque valen dinero. Nosotros somos tan solo máquinas que lo fabrican y se nos hace trabajar hasta morir por esta causa. Pero tus palabras nos han llenado de esperanza. Has compartido el pan con nosotros;  el pan que él ni siquiera da a sus perros. Vuelve Señor; para cualquier otro sería una ofensa ofrecer  un albergue y una comida que hasta los mendigos desdeñan. Pero Tú…

–           En ellos encuentro un aroma y un sabor celestial, porque hay en ellos fe y amor. Regresaré, Jonás.

–           Señor, cuando Tú nos amas, no se sufre. Antes no teníamos a nadie que nos amase. ¡Si al menos pudiese ver a tu Madre!

–           No te angusties. Cuando la estación sea más suave, vendré con Ella. No te expongas a castigos inhumanos, por el ansia de verla. Adiós a todos vosotros. Mi paz sea el escudo contra la dureza de quien os llena de temor. Adiós, Jonás. No llores. Con fe paciente has esperado tantos años. Te prometo ahora, que esperarás muy poco. No te dejaré solo. Tu bondad dio seguridad a mi llanto infantil.

–           Sí. Pero te vas y yo me quedo…

–           Jonás, amigo mío. No dejes que me vaya afligido por el peso de no poderte ayudar.

–           No lloro, Señor. ¿Pero cómo lograré vivir sin verte, ahora que sé que estás vivo?

Jesús vuelve a acariciar al viejo deshecho y luego se separa. Pero de pie, en los bordes de la miserable área, abre los brazos y bendice la campiña. Luego se pone en camino.

Simón nota el desacostumbrado ademán y pregunta:

–           ¿Qué haces, Maestro?

–           He puesto una señal en todas las cosas, para que Satanás no pueda dañarlas, dañando también a esos infelices.

–           Maestro, caminemos más aprisa. Te quiero decir una cosa que nadie más oiga.

Se separan del grupo y Simón dice:

–           Lázaro tiene órdenes de usar el dinero para socorrer a todos los que en el nombre de Jesús, lleguen a él. ¿No podríamos liberar a Jonás? Ese hombre solo tiene la alegría de tenerte. Hay que dársela. Acá, los más ricos de Israel, tienen tierras óptimas y los exprimen con cruel usura, exigiendo de sus trabajadores el ciento por uno. Lo sabía desde hace años. Maestro, si quieres, da órdenes y Lázaro lo hará.

–           Simón. Ya había comprendido porqué te despojabas de todo. No me es desconocido el pensamiento del hombre. También por esto te amé. Al hacer feliz a Jonás, haces feliz a Jesús. ¡Oh! ¡Cómo me angustia el ver sufrir a quién es bueno! Mi condición de pobre y despreciado del mundo, no me causa angustia alguna. Si Judas me oyese diría: ‘Pero ¿Acaso no eres Tú el Verbo de Dios? Manda y las piedras se convertirán en oro y en panes para los miserables’ y repetiría las asechanzas de Satanás. Deseo quitar el hambre a los que la tienen, pero no como Judas querría.

Todavía no estáis bien preparados para comprender la profundidad de lo que digo. Pero óyeme: si Dios proveyese a todo, haría un hurto a sus amigos. Los privaría de la facultad de ser misericordiosos y de obedecer con esto a su mandato del amor. La desgracia de otros, proporciona a mis amigos, la facultad de ejercitarla. ¿Has comprendido mi pensamiento?

–           Es profundo. Lo medito. Me humillo al comprender cuán obtuso sea yo y cuán grande es Dios, que nos quiere con todos sus atributos. Que seamos más benignos, para poder llamarnos hijos suyos…

Simón reflexiona y luego se unen con el grupo que continúa su viaje hasta Nazareth…

 HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

10.- LA SUPREMA TENTACIÓN


A través del camino montañoso, Jesús va con sus discípulos, siguiendo el curso del río.

Pese al calor y al cansancio, Juan exclama con su característico buen humor:

–                 ¡Cuánta fruta! ¡Qué hermosos viñedos hay en aquellas colinas! Maestro, ¿Este es el río en cuyas riberas nuestros padres cogieron los racimos milagrosos’

Jesús contesta:

–           No. Es el otro que está más hacia el sur. Pero toda la región es rica en sabrosas frutas.

Simón observa:

–                 Ahora ya no es tan fértil aunque siga siendo bella.

Jesús aclara:

–                 Muchas guerras han devastado la tierra. Aquí se formó Israel… pero para esto debió fecundarse con su sangre y la de los enemigos.

–                 ¿En dónde encontraremos a los pastores?

–                 A cinco kilómetros de Hebrón; en las riberas del río que me preguntaba Juan.

–                 ¿Entonces es más allá de aquellas colinas?

–                 Sí.

–                 Hace mucho calor, Maestro. Después ¿A dónde iremos?

–                 A un lugar mucho más caliente. Pero os ruego que vengáis. Caminaremos de noche. Las estrellas son tan claras que no hay oscuridad. Os quiero mostrar un lugar…

Juan pregunta:

–                 ¿Una ciudad?

–                 No. Un lugar que os hará entender al Maestro; mejor tal vez que sus palabras.

Judas dice:

–                 Perdimos varios días por ese incidente sin importancia. Destruyó todo… Y mi madre que había preparado tantas cosas, ha quedado desilusionada. No sé por qué has querido retirarte hasta la purificación.

Jesús contesta:

–                 Judas, ¿Por qué llamas sin importancia un suceso que fue una gracia para un verdadero fiel? ¿No querrías para ti una muerte semejante? Había esperado toda su vida al Mesías. Cuando era anciano fue por caminos ásperos a adorarlo. Cuando le dijeron: ‘Está en…’ conservó en su corazón por treinta años, las palabras de mi Madre.

El amor y la fe lo revistieron con su fuego en la última hora que Dios le reservó. El corazón se le partió de alegría. Se le incendió en el fuego de Dios como un holocausto agradable. ¡Qué mejor suerte que ésta!

 ¿Aguó la fiesta que habías preparado?… Ve en esto una respuesta de Dios.

Que no se mezcle lo que es del hombre con lo que es de Dios. Tu madre, me verá otra vez. todo Keriot puede venir al Mesías; el viejo ya no tenía fuerzas para hacerlo. He sido feliz de haber estrechado con el corazón, al viejo padre que moría y de haber encontrado su espíritu. Y por lo demás… ¿Para qué dar escándalo con mostrar desprecio a la Ley? ¿Cómo puedo decir que sean fieles, si Yo no lo Soy?

Simón responde:

–                 Creo que este es el error de nuestra decadencia. Los rabíes y los fariseos aplastan al pueblo con sus preceptos y después hacen como el que profanó la casa de Juan, que la convirtió en un burdel.

Judas aclara:

–                 Es uno de Herodes.

–                 Sí, Judas. Pero las mismas culpas cometen las castas que se llaman a sí mismas ‘santas’ ¿Tú qué opinas Maestro?

–                 Afirmo que con tal de que haya un poco de verdadero fermento y de verdadero incienso en Israel, se hará el pan y se perfumará el altar.

–                 ¿Qué quieres decir?

–                 Quiero decir que si hay alguien que con recto corazón venga a la verdad. La Verdad se esparcirá como fermento en la masa de harina y como incienso en todo Israel.

–                 ¿Qué fue lo que te dijo esa mujer?

Jesús no responde y se vuelve hacia Juan:

–                 Pesa mucho y te cansas. Dámela.

El discípulo más joven contesta:

–                 No, Jesús. Estoy acostumbrado a las cargas y luego… me lo aligera al pensar en la alegría que tendrá Isaac.

Al dar vuelta a la colina, a la sombra del bosque se encuentran con las ovejas de Elías, los pastores están bajo la sombra de un árbol, cuidándolas. Ven a Jesús, se levantan de un salto y corren. Cuando están frente a Él, les pregunta:

–                 La paz sea con vosotros. ¿Qué hacíais?

Isaac contesta:

–                 Estábamos preocupados por Ti. Por el retraso. No sabíamos si ir a tu encuentro u obedecer. Decidimos venir hasta aquí para obedecerte y al mismo tiempo satisfacer a nuestro amor; pues debías de haber llegado aquí desde hace varios días.

–                 Tuvimos que detenernos.

–                 ¿Pasó alguna desgracia?

–                 Ninguna, amigo. Un fiel murió en mi pecho. Sólo fue eso.

Judas interviene:

–                 ¿Qué querías que sucediese pastor? Cuando las cosas están bien organizadas… claro que es menester saber disponerlas y preparar los corazones para recibirlas. Mi ciudad tributó honores al Mesías. ¿Verdad, Maestro?

Jesús responde:

–                 Es verdad, Isaac. Al regresar pasamos por la casa de Sara. También la ciudad de Yutta, sin ningún otro preparativo que el de su bondad sencilla y la verdad con la que me predicaste, logró entender la esencia de mi doctrina. Aman con un amor práctico, desinteresado y santo. Isaac, te envían alimentos y vestidos. Todos contribuyeron a aumentar los óbolos de tu casa. Tómalos. No tengo dinero. Pero te traje esto que está purificado con la caridad.

–                 No, Maestro. Déjalo contigo. Yo estoy acostumbrado a no tener nada.

–                 Ahora tienes que ir a lugares a donde te enviaré y lo necesitarás. No es mucho pero sabrás emplearlo. –se dirige al discípulo más joven- Juan, dale aquella alforja. –y agrega mirando a Isaac- es un regalo que está lleno de amor.

Isaac toma la alforja y va a vestirse detrás de un matorral; pues todavía está descalzo y viste su rara toga improvisada con su cobija.

Elías dice:

–                 Maestro, tres días después de que te fuiste, estábamos apacentando los animales en Hebrón. Y la mujer que estaba en la casa de Juan, nos mandó una criada con esta bolsa diciendo que quería hablar con nosotros. La primera vez la devolví y le dije: ‘No tengo nada que escuchar’. Luego la sirvienta regresó y dijo: ‘Ven, en el Nombre de Jesús’. Y fui… esperando que no estuviese su… el hombre que la tiene allí. Quería saber muchas cosas, pero yo hablé con prudencia. Es una prostituta. Tuve miedo de que fuese una trampa contra Ti. Me preguntó quién Eres; donde vives; qué es lo que haces; si eres un grande de Israel. Le dije: ‘Es Jesús de Nazareth. Está por todas partes, porque es un maestro y va enseñando por la Palestina’ también dije que eras un hombre pobre y sencillo. Un obrero a quien ha hecho sabio la Sabiduría… no dije más.

Jesús contesta:

–                 Hiciste bien.

Y simultáneamente Judas exclama:

–           ¡Has hecho mal! ¿Por qué no le dijiste que Él es el Mesías? ¡Qué es el Rey del Mundo! ¡Hay que aplastar la soberbia romana bajo el poder de Dios!

Elías explica:

–                 No me hubiera entendido. Y luego… todo lo que es de Jesús, es santo. ¿Cómo puedo saber lo que ella piensa? No quise poner en peligro a Jesús, hablando de más. Que el mal le venga de cualquier otro, pero no de mí.

Judas se vuelve hacia Juan:

–                 Juan, vamos a decirle quién es el Maestro. A explicarle cuál es la Verdad santa.

Juan objeta:

–                 Yo no. Iré solo que Jesús me lo ordene.

–                 ¿Tienes miedo? ¿Qué puede hacerte? ¿Te causa asco?… El Maestro no le tuvo.

–                 No es miedo ni asco. Tengo compasión de ella. Pero pienso que si Jesús hubiera querido; se hubiera detenido a instruirla. No lo hizo. Entonces no es necesario que lo hagamos nosotros.

Elías muestra la bolsa diciendo:

–                 Entonces no había señales de conversión. Pero ahora…

Judas la toma y se sienta sobre la hierba. Extiende su manto y abre la bolsa dejando que caiga sobre él, todo su contenido: un montón de anillos, collares, gargantillas, brazaletes, aretes, pulseras, tiaras… adornadas con piedras preciosas. Oro brillante que cae sobre el amarillo oro del vestido del apóstol.

Judas, que exclama admirado:

–           Maestro, ¡Son puras joyas! ¿Qué hacemos con ellas?

Simón aconseja:

–                 Se pueden vender.

Judas responde sin esconder su asombro:

–                 Sería un desperdicio.

Elías explica:

–                 Yo también le dije cuando las recibí: ‘Tu dueño te pegará’ y ella me respondió: ‘No son suyas. Son mías. Y puedo hacer con ellas lo que se me antoje. Sé que es oro de pecado… Pero se hará bueno, si se emplea con quien es pobre y santo. Para que se acuerde de mí’… Y se puso a llorar desconsoladamente.

Judas dice:

–                 Ve, Maestro.

jesús contesta rotundo:

–                 No.

–                 Manda a Simón.

–                 No.

–                 Entonces voy yo.

–                 ¡No!

Los ‘no’ de Jesús, son cortantes e imperiosos.

Elías ve que Jesús está enojado y pregunta preocupado:

–                 Maestro, ¿Hice mal en hablar con ella y en haber tomado el oro?

Jesús contesta:

–                 No hiciste mal. Pero no hay nada que hacer.

Judas insiste:

–                 Pero tal vez esa mujer quiera redimirse y tenga necesidad de ser instruida.

Jesús suspira y se arma de paciencia. Luego dice:

–                 Existen en ella tantas chispas para provocar el incendio en que pueda quemarse su vicio y volver a ser un alma otra vez virgen, por el arrepentimiento. Hace poco os hablé de la levadura que se esparce en la harina y la hace un pan santo. Oíd esta breve parábola: esa mujer es harina. Una harina en quién el Maligno ha mezclado sus polvos de infierno. Mis palabras y Yo, somos la levadura. Pero si hay mucho salvado en la harina; piedras, ceniza, arena; ¿Podrá hacerse el pan aunque la levadura sea buena?… ¡No se puede hacer! Es necesario quitar con paciencia, ese tamo. Las cenizas, las piedritas y la arena. La misericordia pasa y ofrece ese tamiz. El primero.

El que se compone de verdades breves; pero fundamentales, como son las necesarias para que entienda que está atrapada en la red de la ignorancia completa, del vicio y del gentilismo. Si el alma lo acepta, empieza la primera purificación.  La segunda viene con el tamiz del alma misma; que compara su ser con el del Ser que se le ha revelado… Y esto le da horror. Y aquí empieza su obra. Por medio de una operación más minuciosa, limpia lo que es harina; pero que aún tiene granitos pesados, para poder obtener un pan óptimo… cuando está lista; vuelve otra vez la Misericordia y se introduce en esa harina preparada. Y también ésta es otra preparación, Judas. Que la fermenta y la hace pan. Pero ésta es una operación larga que necesita de la voluntad del alma.

Esa mujer tiene ya en sí, lo mínimo que era justo darle y que puede servirle para terminar su trabajo. Dejemos que lo haga, si quiere hacerlo. Sin que nada la perturbe. Cualquier cosa turba a un alma que se elabora: la curiosidad; celo imprudente; las intransigencias; así como las piedades excesivas.

–                 ¿Entonces, no vamos?

–                 No, Judas. Y para que ninguno tenga tentación, vámonos. En el bosque aprovecharemos la sombra. Nos detendremos en las márgenes del Valle de Terebinto. Allí nos separaremos. Elías volverá a sus pastizales con Leví. José vendrá conmigo hasta el paso de Jericó. Después nos volveremos a reunir. Tú, Isaac; continúa haciendo lo que hacías en Yutta, partiendo de aquí por Arimatea y Lidia, hasta llegar a Docco. Allí nos encontraremos. Hay que preparar la Judea y tú ya sabes cómo hacerlo.

Judas pregunta:

–                 ¿Y nosotros?

Jesús contesta:

–                 ¿Vosotros? Vendréis conmigo para ver mi preparación. También Yo me preparé para la misión.

–                 ¿Fuiste con un rabí?

–                 No.

–                 ¿Con Juan?

–                 De él, sólo recibí el bautismo.

–                 ¿Entonces?…

–                 Belén ha hablado con las piedras y los corazones. También allá donde te llevaré Judas… un corazón, el mío. Y también las piedras, hablarán y te darán la respuesta.

Elías trae leche y pan y dice:

–          Tratamos de persuadir a los de Hebrón; pero no creen más que en Juan. Para ellos es su ‘santo’ y no quieren a nadie más.

Jesús dice:

–           Es un pecado común a muchos. Miran al obrero y no al Dueño que lo envió. ¡No importa! El Verbo sufre, pero no guarda rencor… ¡Vámonos!

Dos días después…

Es un amanecer esplendoroso en un lugar silvestre. Los rayos del sol naciente iluminan las alturas del monte. En el cielo todavía se ven las estrellas. Y el arco de la luna parece una coma de plata en el azul oscuro del cielo. En el aire fresco de la mañana  se abre paso la luz tenue; blanco verdosa, que cada vez ilumina más este monte rocoso y desnudo de vegetación. Hay quebraduras que forman grutas, cuevas y escondrijos. Las escasas plantas son espinosas y tienen muy pocas hojas. Abajo hay un lago de agua estancada, sucia, muerta. A su alrededor no hay vida; ni vegetal, ni animal… No hay nada.

Cerca de la ribera rocosa del monte; Jesús se detiene. Mira a su alrededor y dice:

–                 Aquí es a donde quería traeros. Aquí es donde el Mesías se preparó para su Misión.

Judas exclama:

–                 ¡Pero aquí no hay nada!

Jesús contesta:

–                 Así es como lo has dicho.

–                 ¿Con quién estuviste?

–                 Con mi alma y con el Padre Eterno.

–                 ¡Ah! ¿Estuviste pocas horas?

–                 No, Judas. No pocas horas. Muchos días. Para ser exactos, fueron cuarenta.

–                 ¿Pero quién te atendía? ¿Dónde dormías?

–                 Tenía de criados a los asnos salvajes que por las noches venían a dormir a sus cuevas. En ésta… tenía de criados a las águilas que me decían: ‘Ya es de día’, con su áspero graznido al ir en busca de su presa. Tenía de amigas a las liebrecitas que venían casi a mis pies, a comer la hierba que había. Mi comida y bebida, eran lo que es alimento de las flores silvestres: el rocío de la noche; la luz del sol. No otra cosa.

–                 Pero… ¿Por qué?

–                 Para prepararme bien, como tú dices; para mi Misión. Las cosas bien preparadas tienen buen éxito. Tú lo has dicho. Y lo mío no consistía en lo pequeño e inútil de hacerme brillar en Mí, Siervo del Señor. Sino en hacer comprender a los hombres lo que es el Señor. Y a través de esta comprensión, hacerlo amar en espíritu y en verdad. ¡Desgraciado es el siervo del Señor que piensa en su triunfo y no en el de Dios! ¡Que trata de obtener utilidades! ¡Qué sueñe en subir a un trono hecho con los intereses de Dios; a los que ha envilecido hasta que tocan el suelo! Ese tal, ya no es un siervo. Es un infeliz que se cree príncipe; pero en realidad es un esclavo del Demonio; su rey mentiroso. Aquí en esta cueva, el Mesías; durante cuarenta días; vivió con grandes trabajos y plegarias, para prepararse a su Misión. Judas, ¿A dónde hubieras querido que Él se fuera a preparar?

Judas se queda perplejo. Desorientado. Finalmente responde:

–                 No sé. Pensaba… con los mejores rabíes. Con los esenios. No sé…

–                 ¿Y podía encontrar un rabí que me dijese algo superior a lo que me decía la Potencia y Sabiduría de Dios? ¿Y podía Yo, Verbo del Padre? ¿Yo que estaba cuando el Padre creó al Hombre y sé de qué espíritu inmortal está animado y de qué fuerza; ir a beber ciencia y adiestramiento de los que niegan la inmortalidad del alma; la resurrección final; la libertad de acción del hombre? ¿Qué achacan al hombre virtudes y vicios; acciones santas y perversas, al destino que llaman fatal e invencible?… ¡Oh, no! Tenéis un destino. El Padre lo desea. Es un destino de amor, de paz, de gloria: la santidad de ser sus hijos.

Sin embargo Dios no hace violencia a vuestra condición de reyes. Vosotros sois reyes. Porque sois libres en vuestro pequeño reino individual. En el ‘yo’. En él podéis hacer lo que os plazca; como queráis. Frente y en los confines de vuestro pequeño reino, tenéis un Rey Amigo y dos potencias enemigas. El Amigo muestra las reglas, para hacer que sean felices los que sean suyos. Las dos potencias son Satanás y la Carne… también ellos tienen sus reglas. El hombre se inclina hacia su seducción… Y os esclavizan hasta destruiros…

Entonces pasa la Misericordia. La única que puede todavía tener piedad de esa miseria repugnante de la que el mundo tiene asco y sobre la que Satanás envía sus flechazos vengativos. Entonces la Misericordia se inclina; la recoge, la cura; le da otra vez salud y vida… Y volvéis a ver las reglas que os había mostrado y que no quisisteis seguir. Ahora lo queréis… y llegáis primero a la paz de la conciencia y después a la paz de Dios. Decidme ahora… ¿Éste destino fue impuesto por Uno sólo a todos? ¿O cada uno; individualmente; lo eligió para sí?

Simón contesta:

–           Cada uno lo eligió.

–                     Dices bien, Simón. ¿Podía Yo para formarme, ir con los que niegan la resurrección feliz y el Don de Dios? Aquí vine. He tomado mi alma de Hijo del Hombre y me la he labrado, hasta los últimos retoques. He terminado mi trabajo de treinta años de aniquilamiento y de preparación. Para ir perfecto a mi Ministerio. Os ruego que estéis conmigo algunos días en esta cueva. La permanencia será menos solitaria, porque seremos cuatro amigos que luchan contra la tristeza, el miedo, las tentaciones, las necesidades de la carne. Yo estuve solo. Siempre será menos dura, porque ahora es verano. Y aquí arriba sopla el viento de las alturas, que templa el calor. Llegué aquí a fines de la luna de Tebet. Y el viento que descendía de los hielos era frío. Siempre será menos doloroso, porque es más breve y porque ahora tenemos los alimentos indispensables, que pueden calmar nuestra hambre. Y en las pequeñas botijas de cuero, hice que los pastores os dieran agua suficiente, para estos días de permanencia. Yo… Yo tengo necesidad de arrebatar a Satanás a dos almas. Ninguna otra cosa lo puede hacer, más que la Penitencia. Os pido vuestra ayuda. También vosotros os formaréis. Aprenderéis como se arrancan de Mammón, las presas. No tanto con palabras. Cuanto con el sacrificio. ¡Palabras! El fragor de Satanás impide que se les oiga. Cada alma que es presa del Enemigo, está envuelta en torbellinos de voces infernales.

¿Queréis quedaros conmigo? Si no queréis, podéis iros. Yo me quedo. Nos encontraremos en Tecua, junto al mercado.

Juan dice:

–                 No, Maestro. Yo no te dejo.

Al mismo tiempo, Simón exclama:

–           Tú nos elevas al querernos contigo en esta redención.

Judas no está muy entusiasmado. Pero hace buena cara al destino y dice:

–                 Me quedo.

Jesús da instrucciones:

–           Tomad pues las botijas y las alforjas. Metedlas dentro antes de que queme el sol. Partid leña y amontonadla junto a las aberturas. Aún en verano, la noche es fría y no todos los animales son buenos. Prended aquella rama de acacia resinosa, hasta que arda bien. Con el fuego expulsaremos las víboras y los escorpiones. Id…

A partir de aquel momento, Judas que no está acostumbrado a sufrir ninguna incomodidad y jamás ha hecho ningún tipo de sacrificio personal, salvo los ayunos prescritos; sufrirá terriblemente el paso de las horas, haciendo un recuento de todo lo que dejó atrás y lo que está ahora frente a él, en esta aventura que no está resultando para nada como lo esperaba…. Pero la decisión de seguir adelante se fortalece, pues está dispuesto a triunfar a como dé lugar…

Cuatro días después…

El firmamento está cuajado de estrellas. Las constelaciones parecen racimos de brillantes topacios trasparentes; de pálidos zafiros; de apagados ópalos. Un hermoso baño de luz. Jesús está sentado hablando a los tres que están sentados a su alrededor, en la boca de la cueva.

–                 Sí. La permanencia se ha acabado. Comprendo que habéis sufrido. La otra vez duró cuarenta días. Y Yo, no tenía alimentos. Fue un poco más difícil que esta vez. ¿No es así? Aún no os he dado los últimos panes, con el último queso, con la última botija de agua; porque los guardé para cuando regresáramos. Yo sé lo que significó el regreso, exhausto como estaba en la soledad del desierto. ¡Es hora de irnos! No olvidéis cómo se preparó el Mesías y cómo deben prepararse los apóstoles. Cómo enseño Yo para que se preparen.

Se ponen en camino y bajan sin hablar uno detrás del otro, por una vereda muy inclinada. Cuando llegan a lo plano, no es fácil caminar ni siquiera aquí, entre las piedras sueltas y los espinos. Caminan por horas. La llanura es cada vez más estéril y triste. En algunas grietas pequeñas del terreno, brillan luces fosforescentes, como si fueran brillantes sucios. Juan se inclina a mirarlas…

Jesús explica:

–                 Es la sal del subsuelo con que está saturado. Sale con las lluvias de la primavera y luego se seca. Por eso la vida no existe aquí. El Mar Oriental por venas profundas, esparce su muerte a muchos kilómetros a la redonda. Tan solo donde hay fuentecillas de agua dulce que le combaten, es posible encontrar algún refrigerio.

Siguen caminando y se detienen junto a un peñasco cóncavo que da un poco de refugio.

Jesús abre su alforja y dice:

–           Detengámonos aquí. Siéntense. Pronto el gallo cantará. Hace horas que caminamos y estáis cansados. Tenéis hambre.-saca pan, queso y la botija con agua y las distribuye.- Tomad. Comed y bebed mientras os cuento algo que diréis a vuestros amigos y al mundo.

Judas pregunta:

–                 ¿Y Tú no comes, Maestro?

–                 No. Yo os hablo. Escuchad. Hubo una vez un hombre que me preguntó si alguna vez había sido Yo tentado. Si había Yo pecado. Si jamás había Yo caído en tentación. Y se admiró de que Yo el Mesías, hubiese pedido para resistir y para vencer, la ayuda del Padre, diciendo: ‘Padre no me lleves a la Tentación’…

Jesús continúa relatando su primer encuentro con Satanás y lo hace en voz baja, despacio, como si contase un hecho totalmente ignorado.

Judas baja la cabeza como si estuviera molesto. Pero los otros tienen los ojos clavados en Jesús y no lo ven…

Jesús prosigue:

–                 Ahora amigos míos, podéis saber lo que tan solo superficialmente supo aquel hombre. Después del Bautismo quise prepararme y vine aquí. Sí, Judas; mírame. Que te digan mis ojos lo que la boca no dice. Mírame, Judas. Mira a tu Maestro que no pensó en ser superior al hombre, por ser el Mesías. Y que por el contrario, sabiendo que es Hombre; quiso serlo en todo, a excepción de condescender con el Mal.

Judas levanta su rostro y mira a Jesús. Por su mirada pasa una sombra fugaz,antes de posar sus ojos atentos en su Maestro.

Jesús continúa:

–                 Aquí donde estáis; Yo fui tentado directamente por Satanás. hacía cuarenta días que no probaba alimento; pero mientras estuve sumergido en la Oración, todo desaparecía con el gozo de hablar con Dios. Más bien que desaparecer, el dolor se me hacía soportable. Lo sentía como una molestia de la materia. Y he sentido todas las necesidades del que está en el mundo. He tenido hambre, he sentido sed. He sentido el frío hiriente de la noche del desierto. He sentido el cuerpo quebrantado por la falta de descanso en el lecho y por las largas caminatas en condiciones tales de debilidad, hasta el punto de no poder dar un paso más.

Porque Yo también tengo un cuerpo verdadero y está sujeto a todas las debilidades, igual que todos los cuerpos humanos. Y con el cuerpo, tengo un corazón. He tomado la materia con sus pasiones. Y si por mi voluntad he doblegado en su nacimiento todas las pasiones no buenas y he dejado crecer las santas pasiones del amor filial, del amor patrio, de las amistades, del trabajo; de todo cuanto es óptimo y santo. Aquí experimenté la nostalgia de la Madre que está lejos. Aquí sentí la necesidad de sus cuidados en mi fragilidad humana. He llorado la tristeza, llamada Magia de Satanás. No es pecado estar triste si los momentos son dolorosos. Es pecado ceder más allá de la tristeza y caer en la inercia o la desesperación. Y Satanás viene al punto, cuando ve a alguien caer en la debilidad del espíritu.

Vino. Vestido de viajero, bondadoso. Siempre toma el aspecto bondadoso. Yo tenía hambre. Y tenía treinta años en la sangre. Me ofreció su ayuda. Me habló de la mujer. ¡Oh! ¡Él sabe hablar de ella! La conoce a fondo. Fue a la primera que corrompió; para hacerla su aliada en la primera corrupción. No sólo soy el Hijo de Dios. Soy Jesús, el Obrero de Nazareth. Dije a aquel hombre que me preguntaba en aquella ocasión, que si conocía las tentaciones y como que me acusaba de ser injustamente feliz por no haber pecado: el hecho se calma con la satisfacción. La tentación que se rechaza no cede jamás; sino que se hace más fuerte, porque Satanás la atiza. Rechacé la tentación tanto del hambre de mujer, como del hambre de pan. Y tened en cuenta que Satanás me la presentaba como la primera. No se equivocaba. Hablando humanamente; como la mejor aliada para abrirse campo en el mundo.

La Tentación que no se dejó vencer por Mí: no sólo de los sentidos vive el hombre. Me habló entonces de mi Misión. Quería seducir al Mesías; después de haber tentado al joven. Me incitó a destruir a los ministros indignos del Templo, con un  milagro.

Al Milagro, llama del Cielo; no se le rebaja para convertirlo en un montón de lazos para coronarse con ellos. Y a Dios no se le tienta pidiéndole milagros para fines humanos. Esto era lo que quería Satanás. El motivo que presentó era el pretexto. La verdad era: ‘Gloríate de ser el Mesías’. Para llevarme a la concupiscencia del orgullo. Pero no se dejó vencer por mi respuesta: ‘No tentarás al Señor Dios tuyo’

Me circundó con la tercera fuerza de su naturaleza: el oro. ¡Oh! ¡El oro! El pan es gran cosa y todavía mayor la mujer, para quién tiene ansias de alimento o de placer. Pero incomparablemente mayor es cuando las multitudes lo aclaman a uno. ¡Por estas tres causas, cuantos crímenes se cometen!

Pero el oro es la llave que abre. El círculo que estrecha. Es el alfa y el omega del noventa y nueve por ciento de las acciones humanas. Por el pan y la mujer, el hombre se hace ladrón. Por el poder, se vuelve hasta homicida. Más por el oro, se hace idólatra. El rey del oro es Satanás. Él me ofreció su oro, con tal de que lo adorase. Lo derroté con las palabras eternas: ‘Adorarás al Señor Dios tuyo’…

Aquí fue donde sucedió todo esto.

Jesús se levanta. Parece mucho más hermoso que de costumbre. También los discípulos se levantan.

Jesús mira fijamente a Judas y continúa hablando:

–                 Entonces vinieron los ángeles del Señor. El Hombre había vencido la triple batalla. Sabía el Hombre lo que significa ser hombre y había vencido. Estaba exhausto. La lucha había sido más trituradora que el largo ayuno. Pero el espíritu se agigantaba. Yo creo que los Cielos se regocijaron, cuando una criatura dotada de inteligencia realizó tal cosa. Creo que desde ese momento, me vino el poder de hacer milagros. Había sido Dios. Me había convertido en Hombre. Ahora, al vencer lo animal que estaba unido a la naturaleza del hombre; ved que Yo Soy el hombre-Dios. Y lo Soy. Y como Dios, todo lo puedo. Y como Hombre, todo lo conozco. Haced también como Yo, si queréis hacer lo que hago. Y hacedlo en recuerdo mío.

Aquel hombre se admiraba de que hubiera Yo pedido la ayuda del Padre y de que le hubiese pedido que no me llevase a la Tentación, esto es: de que no me dejase a merced de la tentación superior a mis fuerzas. Pienso que tal hombre, al saber esto, no se admirará más. Imitadme en recuerdo mío; para vencer como he vencido y no dudéis jamás de verme fuerte en todas las tentaciones de la vida; victorioso en las batallas de los cinco sentidos. En las del sentido y en las del sentimiento. En mi naturaleza de hombre verdadero como en la de Dios. Acordaos de todo esto.

Os prometí llevaros a donde conoceríais al Maestro. A partir del momento en que se abrió mi amanecer y salí al encuentro de mi atardecer humano. Os agradezco el haberme acompañado al lugar donde nací y haber venido a este lugar de penitencia. Ahora mi corazón se ha alimentado con las fuerzas del león, al unirme completamente con el padre, en la oración y la soledad. Puedo regresar al mundo y tomar de nuevo la cruz. La primera cruz del Redentor: la del contacto con el mundo.

Escuchad ahora. Regresamos a donde está mi Madre y a donde están nuestros amigos. Os ruego que no digáis a mi Madre la dureza que encontró el amor de su Hijo. Sufrirá mucho, mucho, mucho; por esa crueldad humana. Pero no le mostremos desde ahora el cáliz. ¡Será muy amargo cuando se lo dé! Tan amargo como un veneno que descenderá serpenteando en sus santas entrañas y en sus venas. Y le helará el corazón.

¡Oh! ¡No digáis a mi Madre que de Belén y de Hebrón me arrojaron como a un perro! ¡Piedad para ella! Tú Simón, eres maduro y bueno. Eres un corazón que reflexiona y no hablará. ¡Lo sé! Tú, Judas. Eres judío y no hablarás por orgullo regional. Pero tú Juan, galileo joven,; no caigas en el pecado de orgullo, de crítica y de crueldad. Callarás. Más tarde dirás a los demás, lo que ahora te ruego que no digas. También a los otros. Hay muchas cosas que hablar sobre el Mesías. ¿Por qué tenéis que agregar lo que es de Satanás, contra el Mesías? Amigos, ¿Me lo prometéis?

Los tres prometen al mismo tiempo:

–                 ¡Oh, Maestro!

–                  ¡Claro que lo prometemos!

–                  ¡No desconfíes!

–                 Gracias. Vamos a aquel pequeño oasis. Allí hay un manantial. Un pequeño pozo de agua fresca, sombra y verdor. Está muy cerca de él, el camino que lleva al río; ahí podemos encontrar alimento y descanso hasta el atardecer. ¡Vámonos!

Y se ponen en camino. Mientras allá en los confines del oriente, un nuevo día se levanta bañando de rosado el color del cielo.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

5.- EL PRIMER DISCÍPULO


Jesús se dirige a la pequeña casa blanca que está entre los olivos y se encuentra con Juan. Los dos se abrazan afectuosamente.

Juan le dice:

–           Iba a buscarte… Pensábamos que estarías en Betania.

–           Así quería hacerlo. Debo comenzar a evangelizar también los alrededores de Jerusalén. Pero luego me entretuve en la ciudad… Para instruir a un discípulo nuevo.

Después que entran en la casa, Jesús pregunta:

–           ¿Hace mucho tiempo que llegaste?

Juan contesta:

–           No, Maestro. Con el alba salí de Docco, junto con Simón. Nos detuvimos en la campiña de Betania y hablamos de Ti a los campesinos. Simón fue a hablarle de Ti a un amigo suyo, al que conoce desde que eran niños y es el dueño de casi toda Betania. Mañana viene y me pidió que te dijera que es muy feliz al servirte. Simón es muy capaz. Yo quisiera ser como él. Pero sólo soy un muchacho ignorante.

Jesús le objeta:

–           No, Juan. También tú haces mucho bien.

–           ¿Estás de veras contento con tu Juan?

–            Muy contento, Juan mío. Muy contento.

–            ¡Oh, Maestro mío!- Juan se inclina y toma la mano de Jesús para besarla. Después levanta su alforja y dice- He traído pescado seco que me dieron Santiago y Pedro. Y al pasar por Nazareth, tu madre me dio pan y miel para Ti. Aunque caminé sin detenerme, pienso que ya está duro.

–            No importa Juan. Tendrá siempre el sabor de las manos de Mamá.

Juan saca sus tesoros y preparan la cena. Ésta termina pronto. Y luego salen al olivar. Caminan un poco, hasta llegar a un punto desde el cual se ve toda Jerusalén. Jesús se detiene y dice:

–            Sentémonos aquí y hablemos.

Juan se sienta sobre la hierba, a los pies de Jesús. Es solo un jovencito, que está junto a la persona que más quiere. Y dice contento:

–           Aquí también es hermoso, Maestro. Mira como la ciudad parece más grande ahora que es de noche. Más que de día.

Jesús contempla y comenta:

–           Es la luz de la luna que hace desaparecer los alrededores. Mira… parece como si el límite se extendiera dentro de una luz plateada. Allá está la cúpula del Templo. Parece como si estuviera suspendida en el aire, ¿O no?

Juan concluye:

–           Parece como si los ángeles lo tuviesen sobre sus alas de plata.

Jesús da un hondo suspiro.

–           ¿Por qué suspiras, Maestro?

–           Porque los ángeles han abandonado el Templo. Su aspecto de pureza y de santidad está solo en sus muros. Los que deberían darle ese aspecto al alma del Templo, son los primeros en quitárselo. No se puede dar lo que no se tiene, Juan. Aunque sean muchos los que viven ahí; ni una décima parte son capaces de dar vida al Lugar Santo. Muerte sí que le dan. Le comunican la muerte que está en sus almas; las que están muertas para todo lo que es santo. Tienen fórmulas, pero no la vida de ellas. Son cadáveres que tienen calor, tan solo por la putrefacción que los hincha. Y así como ahora los ángeles han abandonado el Templo, después el Espíritu Santo también abandonará la Iglesia, cuando sus sacerdotes repitan los errores que están cometiendo éstos.

Juan dice intranquilo:

–           ¿Te han hecho algún mal, Maestro?

–           No. Al contrario. Me dejaron hablar cuando lo pedí.

–           ¿Lo pediste?… ¿Por qué?

–           Porque no quiero ser el que empiece la lucha. Ésta vendrá por sí misma. Porque en algunos produciré un terror humano irrazonable. Y para otros, será un reproche. Pero esto debe estar en el libro de ellos, no en el mío.

Después de un rato de silencio, Juan vuelve a hablar:

–            Maestro, conozco a Anás y a Caifás. Mi padre los provee siempre con el mejor pescado. Y cuando estuve en Judea por causa de Juan el Bautista, venía también al Templo y ellos nos trataban bien a nosotros, los hijos de Zebedeo. Si te parece, hablaré de Ti al Sumo Sacerdote. Y también conozco a uno que hace negocios con mi padre. Es un rico mercante de pescado. Tiene una casa muy grande y hermosa cerca del hípico. Es un hombre bueno y sé que podemos contar con él. Estarías mejor y te cansarías menos. Para venir hasta aquí se debe pasar por ese suburbio de Ofel, tan sórdido y mugriento. Siempre lleno de burros y de gente que busca pleitos.

–            No, Juan. Te lo agradezco. Estoy bien aquí. ¿Ves cuanta paz? Se lo dije también al otro discípulo que me propuso lo mismo. Él decía que para ser mejor tenido.

–            Yo lo digo para que te canses menos.

–            No me canso. Caminaré mucho y jamás me cansaré. ¿Sabes que es lo que produce cansancio? La falta de amor. ¡Oh! Esto es una carga muy pesada en el corazón.

–            Yo te amo, Jesús.

–            Y me das consuelo. Te quiero mucho, Juan. Te querré siempre, porque jamás me traicionarás.

Juan está aterrado:

–           ¡Traicionarte!… ¡Oh!

–            Y con todo habrá muchos que me traicionarán… Juan, escucha. Te dije que me detuve a instruir a un nuevo discípulo. Es un joven judío, instruido y conocido.

–            Entonces te encontrarás mejor con él, que con nosotros, Maestro. Me alegra que tengas a alguien que sea más capaz que nosotros.

–            ¿Crees tú que me costará menos trabajo?

–            ¡Claro! Si es menos ignorante que nosotros, te entenderá mejor. Te servirá excelente. Sobre todo si te ama perfectamente.

–            ¡Qué si lo has dicho bien! Pero el amor no está en proporción a la instrucción y ni siquiera con la educación. Uno que jamás ha amado y ama por primera vez, lo hace con toda la fuerza del primer amor. Lo mismo sucede con el primer amor del pensamiento. El amado penetra, se imprime más en un corazón y un pensamiento vírgenes de otro amor; que en aquel en quién ya ha habido otros amores. Pero Dios dispondrá. Oye, Juan. Te ruego que seas amigo suyo. Mi corazón tiembla al ponerte a ti, cordero sin trasquilar; con el experto de la vida. Él reconocerá tu inexperiencia. Pero también eres águila y si el experto te quisiera hacer tocar el suelo lleno de fango y oscuridad, del buen sentido humano; tú con un golpe de alas, sabrás librarte y volarás hacia el sol. Por eso te ruego que seas amigo de mi nuevo discípulo, porque los demás no lo aceptarán fácilmente, ni lo querrán mucho. Especialmente, Pedro.Quiero que le trasmitas tu corazón…

–            ¿Yo? ¡Oh, Maestro!… Pero ¿No bastas tú?

–            Soy el Maestro, al que no se dirá todo. Tú eres condiscípulo, un poco más joven, con quién más fácilmente se abre uno. No te digo que me repitas todo lo que él te diga. Odio a los espías y a los traidores. Pero te ruego que lo evangelices con tu fe y tu caridad. Con tu pureza. Es una tierra sucia con aguas muertas. Se puede secar con el sol del amor; purificarse con la honestidad de pensamientos, deseos y obras. Cultivarse con la fe. Puedes hacerlo…

–            Si crees que puedo… ¡Oh! ¡Si dices que puedo hacerlo, lo haré por amor a Ti!

–            Gracias, Juan.

–            Maestro, cuando regresamos de Cafarnaúm; después de Pentecostés, encontramos la acostumbrada suma del desconocido. El niño se la llevó a mi madre, ella la entregó a Pedro y él me la dio diciendo que tomase un poco para el regreso y que el resto te lo diese a Ti, para lo que puedas necesitar… Pues Pedro también piensa que aquí todo es incómodo. Yo solo tomé dos denarios para dos pobres que encontré. Viví con lo que me dio mi madre y con lo que me dieron los buenos a quienes prediqué en tu Nombre. Aquí está la bolsa.

–            Mañana la distribuiremos entre los pobres. De esta forma también Judas aprenderá nuestro modo de administrarnos.

–            ¿Ya vino tu primo?  ¿Cómo hizo para llegar tan pronto? Estaba en Nazareth y no me dijo que vendría.

–            No. Judas es el nuevo discípulo. Es de Keriot. Tú lo viste en Pascua, aquí. La tarde en que curé a Simón. Estaba con Tomás.

Juan exclama admirado:

–            ¡Ah! ¡Es él!…-Juan se queda perplejo.

Jesús confirma:

–            Es él. ¿Y qué hace Tomás?

–            Obedeció tus órdenes. Dejó a Simón Cananeo y fue al encuentro de Felipe y Bartolomé, por el camino del mar.

–            ¡Bien! Quiero que os améis sin preferencia. Os ayudéis mutuamente. Os compadezcáis, el uno al otro. Nadie es perfecto, Juan. Ni los jóvenes; ni los viejos. Pero si tenéis buena voluntad, llegaréis a la perfección y lo que os falte, lo supliré Yo. Sois como los hijos de una familia santa, en la que hay muchos temperamentos desiguales. Quién es duro; quién suave. Quién valiente, quién tímido. Quién impulsivo y quién muy cauto. Si fueseis todos iguales, seríais una fuerza en un solo temperamento y una flaqueza en todo lo demás. Pero de esta manera hacéis una unión perfecta; porque os completáis mutuamente. El amor os une. Debe uniros el amor por un único motivo: Dios.

–            Y por Ti, Jesús.

–            La causa de Dios es primera. Y después el amor hacia su Mesías.

–            Y Yo… ¿Qué es lo que soy en nuestra familia?

–            Eres la paz amorosa del Mesías de Dios. ¿Estás cansado Juan? ¿Quieres regresar? Yo me quedo a Orar.

–            También yo me quedo contigo a Orar. Déjame que me quede contigo a Orar.

–            Quédate.

Jesús recita unos salmos y Juan lo sigue. Pero la voz se acaba pronto y el jovencito se queda dormido, con la cabeza apoyada en las rodillas de Jesús, que sonríe y extiende su manto sobre la espalda del más joven de sus apóstoles. Lo mira con amor y mentalmente hace la comparación entre éste y el otro discípulo que acaba de aceptar. Juan era discípulo del Bautista y se ha despojado hasta de su modo de pensar y juzgar; entregándose completamente, para ser moldeado por su Maestro.

Judas es el que no se quiere despojar de sí mismo y trae consigo su ‘yo’ enfermo de soberbia, sensualidad, avaricia. Conserva su manera de pensar y con ello neutraliza los efectos de la Gracia y no se entrega. Jesús suspira y piensa: “Judas, cabeza de todos los apóstoles fallidos… ¡Y son tantos!…Juan: cabeza de los que se hacen ‘hostia’ por amor a Mí. Judas investiga, cavila, escudriña, aparenta ceder pero en realidad no cambia su modo de pensar. Juan se siente nada. Acepta todo. No pide razones. Se contenta con hacerme feliz. Es mi descanso su confianza absoluta: “Todo lo que Tú haces Maestro; está bien hecho.” Y por eso será el Predilecto. Porque será mi paz llena de amor.

Jesús también necesita consuelo… Y continúa orando mentalmente.

La mañana siguiente,  Jesús pasea con Judas Iscariote de arriba abajo; cerca de una de las puertas del recinto del Templo.

Judas pregunta:

–           ¿Estás seguro de que vendrá?

Jesús responde:

–           Lo estoy. Al alba salió de Betania y en Get-Sammi debía encontrarse con mi primer discípulo.- Jesús se detiene y mira fijamente a Judas. Lo tiene frente a Sí. Lo estudia. Después le pone una mano sobre la espalda y le pregunta- Judas,  ¿Por qué no me dices lo que estás pensando?

Judas se sorprende:

–            ¡Quée!… no pienso en nada en especial en este momento, Maestro. Pienso que hasta te hago demasiadas preguntas. No puedes lamentarte de mí mutismo.

–                         Es verdad. Me haces muchas preguntas y me das muchas noticias. Pero no me abres tu corazón.¿Crees que me interesan mucho las noticias sobre el censo o sobre la estructura de esta o aquella familia? No soy un ocioso que haya venido aquí a pasar el tiempo. Tú sabes para que vine. Y puedes comprender bien que lo que para Mí tiene el mayor interés, es el ser Maestro de mis discípulos. Por eso exijo de ellos, sinceridad y confianza. ¿Te amaba tu padre, Judas?

–            Me amaba mucho. Era yo su orgullo. Cuando regresaba de la escuela y años después, cuando regresaba de Jerusalén a Keriot, quería que le dijera todo. Se interesaba en todo lo que hacía. Si había cosas buenas, se alegraba. Si no lo eran tanto, me consolaba. Y si había cometido algún error y me habían reprendido, me mostraba la justicia de la reprensión o en donde estaba mal lo que yo había hecho. Pero lo hacía tan dulcemente… que más que un padre, parecía un hermano mayor. Casi siempre terminaba de este modo: “Esto te digo, porque quiero que mi Judas sea un justo. Quisiera ser bendecido a través de mi hijo.”  Judas está tiernamente conmovido por la evocación de su padre.

Jesús que ha estado mirando atentamente a su discípulo, dice:

–                         Mira Judas. Puedes estar seguro de todo lo que te digo. Nada hará más feliz a tu padre, que el que seas un discípulo fiel. El espíritu de tu padre se regocijará allí donde está, en espera de la luz; porque así te educó; al ver que eres mi discípulo. Más para que lo seas verdaderamente, debes decirte: “El padre que parecía un hermano mayor, lo he encontrado en mi Jesús. Y a Él, igual que el padre amado al que todavía lloro; le diré todo para que sea mi guía. Para tener sus bendiciones y sus dulces reproches.” Quiera el Eterno y tú sobre todo, hacer que Jesús no tenga otra cosa que decirte: “Eres bueno. Te bendigo.”

Judas exclama impulsivo:

–            ¡Oh, sí! ¡Sí, Jesús; sí! Si me llegas a amar tanto como él; podré ser bueno como Tú quieres y como mi padre quería. Mi padre podrá sacar aquella espina de su corazón. Pues él siempre me mimaba mucho y me decía: “Estás sin guía, hijo y te hace mucha falta.” ¡Cuándo sepa que te tengo a Ti!

–             Te amaré como ningún otro hombre sería capaz. Te amaré tanto…Mucho te amaré. No me desengañes.

–            No, Maestro, no. Sé que estoy lleno de contradicciones. Envidias, celos, manías de ser el primero en todo. La carne me arrastra. Todo choca dentro de mí contra los impulsos buenos. Todavía hace poco, me causaste mucho dolor. Mejor dicho… Tú no. Me lo causó mi naturaleza malvada. Pensaba que yo era tu primer discípulo… Y Tú me dijiste que tienes a otro.

–            Tú lo viste. ¿No recuerdas que en la Pascua, estaba Yo en el Templo con unos Galileos?

–            Pensé que eran tus amigos. Creí que yo era el primer elegido para esto y con ello, el predilecto.

–            En mi corazón no hay distinción entre los últimos y los primeros. Si el primero faltase y el último fuese santo; entonces sí que a los ojos de Dios habrá distinción. Pero Yo… Yo los amaré igual: con un amor de dicha al santo y con un amor que sufre al pecador. Pero… ¡Oh! Ahí viene Juan con Simón. Juan es mi primero y Simón es el que estaba enfermo.

–            ¡Ah! ¡El leproso! Lo recuerdo. ¿Y ya es tu discípulo?

–            Desde el día siguiente.

–            ¿Y por qué yo tuve que esperar tanto?

–            ¿Judas?…

–            Es verdad. Perdón.

Cuando llegan, Juan y Jesús se saludan con un beso mutuo. Simón se  postra a los pies de Jesús, besándolos y diciendo:

–           ¡Gloria a mi Salvador! Bendice a tu siervo para que sus acciones sean santas a los ojos de Dios y yo le dé gloria por haberme dado a Ti.

Jesús le pone las manos sobre la cabeza y le dice:

–           Sí. Te bendigo para agradecerte tu trabajo. Levántate Simón. ¡Éste es el nuevo discípulo! También él quiere la Verdad. Y por esto es un hermano para todos vosotros.

Se saludan entre sí. Los dos judíos con mutuo escudriño. Juan con franqueza.

Jesús pregunta:

–           ¿Estás cansado, Simón?

Simón sonríe:

–            No, Maestro. Junto con la salud me ha venido tal fuerza, como no la había tenido antes.

–            Y sé que la usas bien. He hablado con muchos y sé lo que han trabajado a favor del Mesías.

Simón ríe contento y dice:

–            Ayer hablé de Ti a un israelita honrado. Espero que un día lo conocerás. Quiero ser yo quién te lleve a él.

–            No es imposible.

Judas interrumpe:

–           Maestro, me prometiste venir conmigo a Judea.

–           Iré. Simón continuará instruyendo a la gente sobre mi venida. Amigos, el tiempo es breve y la gente es mucha. Ahora voy con Simón.  Al atardecer nos encontraremos en el camino del Monte de los Olivos y distribuiremos el dinero a los pobres. ¡Id!

En su interior, Judas está renuente a separarse de Jesús; pero obedece con prontitud. Y dice:

–           Vamos, Juan.

Y los dos apóstoles más jóvenes, se alejan alegremente.

Cuando Jesús queda solo con Simón, le pregunta:

–            ¿Esa persona de Betania, es un verdadero israelita?

–            Lo es. Existen en él, todas las ideas imperantes; pero tiene verdadera ansia por el Mesías. Y cuando le dije: “Él está entre nosotros” me contestó: “Feliz de mí, que vivo en estos tiempos.”

–            Algún día iremos a su casa, a llevarle mi bendición. ¿Qué te parece el nuevo discípulo?

–            Se ve que es muy joven y parece inteligente.

–            Lo es. Tú que también eres judío; lo comprenderás y lo compadecerás más que los otros, por sus ideas.

–            ¿Es un deseo o una orden?

–            Es una dulce orden. Tú que has sufrido, puedes tener mayor comprensión. El dolor es maestro de muchas cosas.

–            Porque Tú me lo mandas, seré para él comprensión.

–            Así es. Probablemente mi Pedro y no tan solo él; se admirará un poco de cómo cuido y me preocupo más por este discípulo. Pero algún día lo entenderán… Cuando uno no ha madurado en su formación, tiene más necesidad de cuidado. Los demás… ¡Oh! Los otros se formarán por sí mismos, tan sólo por el contacto. No quiero hacer todo Yo. Pido la voluntad del hombre y la ayuda de los demás, para formar a un hombre. Os llamo para que me ayudéis… y agradezco mucho la ayuda.

–            Maestro, ¿Te imaginas que él te proporcionará desilusiones?

–            No. Pero es joven y se formado en el Templo y en Jerusalén.

–            Oh! Cerca de Ti, se curará de todos los vicios de esta ciudad… Estoy seguro.

Jesús murmura:

–           Así sea. –Y luego dice con voz más fuerte- Ven conmigo al Templo. Evangelizaré al Pueblo…

Y se van juntos.  

Al día siguiente. Al rayar el alba, Jesús está con Juan, Simón y Judas; en la cocina de la casita. Y les dice:

–                 Amigos. Os ruego que vengáis conmigo por la Judea. Si no os cuesta mucho. Sobre todo a ti, Simón.

El apóstol le pregunta:

–                 ¿Porqué, Maestro?

Jesús contesta:

–                 El camino es muy duro por los montes de Judea y tal vez para ti sea más duro si te encuentras con algunos de los que te hicieron daño.

–                 Por lo que toca al camino, me siento fuerte y no siento ninguna fatiga. Mucho menos si voy contigo. Por lo que toca a quién me dañó… el odio cayó junto con las escamas de la lepra. Y no sé, créemelo; en qué has hecho el mayor milagro, si al curarme la carne corroída o el alma que ardía con el rencor. Pienso que no me equivoco si afirmo, que el milagro más grande fue en el alma. Una llaga del espíritu, no se cura tan fácilmente. Y Tú me has curado de un golpe, en una forma completa. El hombre no se cura de un hábito moral, si Tú no aniquilas ese hábito con tu querer santificante. Aunque uno lo quiera hacer con todas sus fuerzas.

–                 No te equivocas al juzgar así.

Judas pregunta un poco resentido:

–                 ¿Por qué no lo haces así con todos?

Juan pone una mano sobre el brazo de Judas y le dice cariñoso:

–                 Lo hace, Judas. ¿Por qué le hablas así al Maestro? ¿No te sientes cambiado, desde que estás con Él? Yo era discípulo de Juan el Bautista; pero me siento totalmente cambiado, desde que Él me dijo: ‘Ven’- y mirando a Jesús agrega- Perdón, Maestro. Hablé en tu lugar. Es que no quiero que Judas te cause ningún dolor.

Jesús lo tranquiliza:

–                 Está bien, Juan. No me ha causado ninguna pena como discípulo. Cuando lo sea, si continúa con su modo de pensar, me causará dolor. Vendrá un día en que tendréis la Sabiduría, con su Espíritu… entonces podréis juzgar justamente.

Judas pregunta:

–                 ¿Y todos podremos juzgar justamente?

–                 No, Judas.

–                 ¿Pero hablas de nosotros los discípulos o de todos los hombres?

–                 Hablo refiriéndome primero a vosotros y después a los demás. Cuando llegue la hora; el Maestro instituirá discípulos y los enviará por el mundo…

–                 ¿No lo estás haciendo ya?…

–                 Por ahora no os empleo más que para que digáis: “El Mesías está aquí. Venid a Él.” Entonces os haré capaces de que prediquéis en mi Nombre y que hagáis milagros en mi Nombre…

–                 ¡Oh! ¿También milagros?

–                 Sí. En los cuerpos y también en las almas.

Judas  está feliz ante la idea y exclama gozoso:

–                 ¡Oh! ¡Cómo nos admirarán!

Juan mira pensativamente a Jesús y dice con un dejo de tristeza en la voz:

–                 Entonces ya no estaremos más con el Maestro. Y yo tendré temor de hacer lo que es de Dios, a mi manera de hombre.

Simón dice:

–                 Juan, si el Maestro lo permite, me gustaría decirte lo que pienso.

Jesús contesta:

–                 Díselo a Juan. Deseo que mutuamente os aconsejéis.

–                 Ya sabes que es un consejo.

Jesús sonríe y calla.

Simón le dice a Juan:

–                 Creo que no debes y no debemos temer. Si nos apoyamos en la sabiduría del Maestro Santo y en su promesa. Si Él dice: “Os enviaré” y promete vestir nuestra miseria intelectual, con los rayos de la potencia que el Padre le da para nosotros, debemos estar seguros que lo hará y que lo podremos hacer, por su infinita misericordia. Todo saldrá bien, si no introducimos el orgullo, el deseo humano en nuestro obrar. Pienso que si corrompemos nuestra misión, que es del todo espiritual, con elementos que son terrenales, entonces la promesa de Cristo se depreciará; no por incapacidad suya, sino porque nosotros la rebajaremos con nuestra soberbia. No sé si me explico bien…

Judas le dice:

–                 Lo has hecho muy bien. Yo me equivoqué. Pero sabes… Pienso que en el fondo desear ser admirados como discípulos del Mesías, es porque somos suyos a tal punto, que haremos lo que Él hace. Y todo proviene de aumentar más la figura poderosa de Él entre el pueblo. ¡Alabanzas al Maestro que tiene tales discípulos! Esto es lo que quería decir yo.

Simón le contesta:

–                 No es todo error lo que dices. Pero, mira Judas. Provengo de una casta que es perseguida por haber entendido mal lo que es el Mesías. Si lo hubiésemos esperado con una justa visión de su Ser, no habríamos caído en errores que son blasfemias a la Verdad y rebelión contra la ley de Roma. Por lo cual tanto Dios, como Roma; nos han castigado. Hemos querido ver en el Mesías, sólo a un hombre conquistador y a un libertador humano de Israel. A un nuevo líder y más grande que el héroe, Judas Macabeo. Sólo esto y ¿Por qué? Porque cuidábamos más de nuestros intereses; de la patria y de los ciudadanos, que de Dios. ¡Oh! El amar la  patria es una cosa santa; pero ¡Qué es frente el Cielo eterno! La patria verdadera es la celestial.

Cuando fui perseguido y anduve fugitivo, me escondía en las cuevas de las bestias. Compartía con ellas el lecho y la comida, para escapar de los romanos y sobre todo, de las delaciones de falsos amigos. También cuando en espera de la muerte, probé el olor del sepulcro en mi cueva de leproso… ¡Cuánto he pensado y he visto! He visto con el espíritu, la figura verdadera tuya, Maestro y Rey del espíritu. La tuya, ¡Oh, Mesías! Hijo del Padre que llevas al Padre y no a los palacios de polvo; no a las deidades de fango. ¡Tú! ¡A Ti! ¡Oh, me es fácil seguirte! Perdona mi entusiasmo que se explaya de este modo, porque te veo cómo te había imaginado. Te reconocí inmediatamente, porque mi alma ya te había conocido…

Jesús sonríe y contesta:

–                 Por esto te llamé. Y por eso te llevo conmigo, ahora en mi primer viaje a Judea. Quiero que completes el reconocimiento. Y quiero que también éstos jóvenes, aprendan a ser capaces como tú, de llegar a la verdad por medio de una meditación constante. Y sepan cómo su Maestro ha llegado a esta hora. Después entenderéis. Hemos llegado ya a la Torre de David. La Puerta Oriental está cerca.

Judas pregunta:

–                 ¿Saldremos por ella?

–         Sí, Judas. Primero iremos a Belén. Allí nací. Es bueno que lo sepáis, para que lo digáis a los demás. También esto entra en el conocimiento del Mesías y de la Escritura. Encontraréis las profecías escritas en las cosas, con voces que no pertenecen más a la Profecía, sino a la historia. Daremos la vuelta, donde están los palacios de Herodes.

Judas dice:

–                 Donde vive la vieja zorra, malvada y lujuriosa.

Jesús advierte:

–                 No juzguéis. Sólo Dios es Quién juzga. Vayamos por aquella vereda, entre las hortalizas, nos cobijaremos bajo la sombra de un árbol, cerca de algún lugar hospitalario hasta que el sol deje de quemar. Después…

Jesús continúa instruyendo…

Y emprenden la marcha hacia Belén.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

59.- ORACIÓN: DIÁLOGO CON DIOS


En la Puerta del Cielo, la argentina voz de Diana resuena en las murallas del salón, donde los catecúmenos escuchan atentos la lección de ese día:

“Para una clara comunicación con Dios y que nos garantice una respuesta, es necesario reunir los elementos indispensables:

La primera condición para la Oración, es la Gracia.

LA GRACIA.

            El Pecado es la barrera con la que Satanás aparta al hombre de Dios y le impide que goce de Él. El arrepentimiento sincero nos lava y purifica junto con la Sangre preciosa y Divina. Y dispone nuestra alma para recibir el Perdón de Dios y junto con él, su Misericordia que nos devuelve la Gracia.

Poseer en el alma la Luz, la Fuerza, la Sabiduría de Dios que comunica esa semejanza intelectual con Él y es el signo inconfundible de la Filiación con Él. La Gracia es el Don sublime que hace que Dios habite en el alma y que el alma esté ‘viva’. Es entonces también cuando las oraciones son ‘vivas’ y la Gracia crece, florece, tiene raíces profundas y se eleva como árbol de Vida Eterna. La Gracia es la Vida del espíritu y el alma lavada con la Sangre de Jesús ha sido perdonada y ésta, al abandonarse al Amor, es como un águila que se eleva, porque el secreto de la Fortaleza y de la formación espiritual, es la meditación amorosa.

Cuando se aprende a orar con la meditación de la Oración Mental y se avanza hasta llegar a la plena comunicación del Amor con la profecía, el alma ya no tiene obstáculos en el conocimiento de Dios. Porque la Oración es la comunicación del alma con Dios, de la que se sale vigorizado y con el deseo de pertenecerle más. Y dispuestos a entregarnos más plenamente. Es un don de intercambio: Dios lo concede al Hombre y el hombre lo da a Dios. Por medio de la Oración, Dios se va revelando como Es. Y el alma aprende a conocerlo y a amarlo siempre más.

LA HUMILDAD.

“Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”

Jesús sabía que en esta imitación está la clave de la felicidad en la tierra y en el Cielo. Los hombres tenemos las ruinas que tenemos, porque no somos mansos ni somos humildes. Ni en las familias, ni en las ocupaciones, ni en el vasto ámbito de las naciones. Soberbia e ira dominan a los hombres y generan todos los delitos.

La Presencia de Dios es un acto de su Bondad. El deseo de amor de un Dios de estar con su creatura y cuando la creatura no lo traiciona, Dios no se aleja. En ciertos casos y por especiales respuestas del alma, esta comunicación se vuelve muy sensible. Pero hay del alma que gozando de la Presencia de Dios, cae en el pecado de soberbia, porque la perdería súbitamente, pues Dios no está en donde hay soberbia. Entre más grande es la humildad de la creatura, más a ella desciende Dios. María tuvo a Dios en sí, no solo espiritualmente; sino como Carne Viva, porque alcanzó el vértice de la humildad santa.

La humildad en la Oración es indispensable si se quiere obtener algo. Dios mira con amor al hijo que inclina ante su Grandeza y Majestad, reconociendo Quién es Él y al mismo tiempo consciente de su propia miseria y debilidad. El alma ‘viva’, ‘ve’ al Dios Vivo. Y entre más lo conoce más lo ama y más anonadada se siente ante su Infinita Bondad. Y un profundo agradecimiento inunda el corazón, al esperar la respuesta de la única pregunta que los labios formulan cada vez con más frecuencia y ante TODAS las circunstancias:

‘Padre ¿Qué quieres que haga?’

LA OBEDIENCIA.

            Es la prueba de la humildad y la Fe. Son el escollo donde la soberbia se cae y se hunde. La Obediencia es la piedra donde el orgullo se estrella, porque rinde a los pies del Omnipotente el juicio del hombre, para abrazar solamente la Voluntad Divina. Al obedecer a Dios se contempla la gloria de Dios y se presencian los milagros más increíbles. La docilidad interior es indispensable y no hay sumisión verdadera, hasta que no hay alegría en su cumplimiento. Esto es el cimiento de muchas virtudes y el recipiente de muchas gracias. El Espíritu Santo la busca para comunicarle sus santas inspiraciones, porque solo el que la tiene, lo escucha y las practica. El alma dócil, escala el Cielo sin comprenderlo y asciende sin sentirlo, a la sombra y en comunicación con el Paráclito, que la lleva por los caminos del espíritu, con una obediencia ciega. Es la virtud que se deja moldear suavemente, como el barro en manos del Divino Alfarero. Es el tesoro de las gracias. Jesús y María, fueron obedientes por excelencia. Este es el secreto de la Oración de  Poder.

La perfección de la obediencia consiste en seguir prontamente las inspiraciones del Espíritu Santo y practicarlas. Cada vez que se escucha esa voz interior que no hace ruido, hay que atenderla. El alma sabe distinguir perfectamente cuando habla. La obediencia del espíritu es mortificación y humillación. Al obedecer la Voluntad de Dios, se perfeccionan las virtudes internas.

La Obediencia interna perfecta clava las almas en la Cruz y hace que vivan crucificadas: Es la Renuncia Total de la Voluntad, que se inmola por amor a Dios y sacrifica el cuerpo, los sentidos, los afectos y todos los movimientos del espíritu, para obedecer solamente las inspiraciones del Espíritu Santo.

Esta es la obediencia ciega, pronta y amorosa, que encuentra la verdadera e incomparable felicidad, en el absoluto despojo de sí misma. La sumisión no es real, hasta que no se disfruta adaptándose y alabándolo, en todas las circunstancias.

LA CARIDAD.

            El Espíritu santo se comunica por medio de ella, porque es la Esencia misma de Dios y la vida del alma. La Caridad sobrenaturaliza todas las virtudes y las acciones del hombre. Y es el pulso que late en el espíritu y le da vitalidad. El Dolor es el trono de la Caridad y su perfección está en la Inmolación. Dios se da y las almas se dan.

Dios se crucificó por los hombres y ellas se crucifican con Él. Esta Caridad es la que une al Cielo con la Tierra y la Oración alcanza dimensiones cósmicas, porque la Caridad es el Amor comunicativo. El Dolor divinizado por Jesús, es el que conquista al Amor. Por esto, los más sacrificados son los que más aman. Sin la Caridad no hay Fusión. La Caridad sabe amar y perdonar a los enemigos. La última oración del mártir, debe ser siempre por los verdugos, para que alcancen la salvación. La última de los santos, por sus opresores, para que lleguen a la Caridad.

LA GENEROSIDAD.

            El que cierra su oído al clamor del pobre, él también gritará y no será escuchado. La dureza de corazón en el desprendimiento y la generosidad, cierran las puertas de los Cielos para la Oración.

Dios no tolera la avaricia, tanto material como espiritual. Los avaros son soberbios y envidiosos. La dureza de corazón es refractaria al amor divino y a la Bondad. La vida del que la lleva consigo es muy triste y desgraciada, porque carece del pronto placer de hacer el bien. Son corazones fríos e infelices que se mantienen alejados de la Caridad, llevando una existencia vana y culpable. Son corazones metalizados que lo único que desean es atesorar. Insaciables y desenfrenados no corresponden a las inspiraciones divinas y mueren ciegos y sordos a su pecado.

La santidad no está en las visiones, éxtasis y revelaciones. La santidad consiste en la pureza y el sacrificio generoso y constante de una voluntad abandonada totalmente en la Voluntad de Dios. Hay que conformarse siempre con lo que el Espíritu Santo quiere dar y así no nos equivocamos. Considerándonos siempre indignos de sus dones.

LA PUREZA.

            La Pureza es el reflejo de Dios. Y donde está la Pureza está la santidad. Es solo en las almas puras en donde se encuentra la Luz del Espíritu Santo. La inocencia consiste en la limpieza total del alma. Los limpios de corazón sienten el contacto divino y son los que escuchan la Voz de Dios. Lo entienden, lo aman, lo consuelan y se gozan con sus ternuras y sus sonrisas. El vicio que más aleja de Dios, es la impureza; porque a través de la impureza entra la Incredulidad, que ofusca los corazones, quita la esperanza y destruye la Caridad. Ninguna alma que no es pura puede conocer a Dios y mucho menos amarlo, porque el Espíritu Santo, abomina la impureza.

La Lujuria es el vicio con cual Satanás está llenando los Infiernos. Y por eso promueve la sensualidad que hace su nido en los corazones soberbios, para que no puedan acoger a Dios. El cuerpo es el Templo vivo del Espíritu Santo y tiene que tener una pureza total, el que quiera acogerlo y poseerlo.

EL PERDON.

            Los que perdonan son la réplica más acabada de Dios, porque Él perdona y sigue perdonando. Cuando el hombre aprende a amar y a perdonar, comienza a hacerse espiritual. Todo se le perdonará a quién haya perdonado todo. El que perdona atrae el Corazón de Dios y no hay hombre que no necesite ser perdonado por Él. Dios es un Dios de Amor y no puede vivir en un corazón que odia.

Jesús bajó a la Tierra a enseñar al hombre a  amar y a perdonar. El corazón que se crucifica, no guarda rencor y sabe amar de verdad. El Odio es Pecado y el pecado cierra las puertas del Cielo a la Oración y hace que no suba. Y Dios no puede escuchar a un corazón que no perdona. Porque nadie puede ser perdonado si no se arrepiente y no perdona. El Perdón es la venganza de Dios y también es la venganza de los que aprenden a amar como Él enseñó.

LA SINCERIDAD.

            Este es otro requisito indispensable en la verdadera Oración. Los hipócritas ostentan apariencias de piedad y en el interior de sus familias son culpables ante Dios y ante el prójimo. Buscan la estima y los honores mundanos. Quieren decir a los demás: ‘Pueden confiar en mí. Vean que soy un santo. Lo comprueba mi forma de orar’ Semejante actitud es una blasfemia. Los soberbios, los falsos y los mentirosos, oran así.

La verdadera oración brota del corazón a los labios y surge en el trabajo, en los negocios, en el descanso, en la fatiga, en el dolor y en la alegría, porque sale con todo el ser, al impulso del corazón que ama a Dios y se revela en todas sus acciones. El alma recuerda que es la creatura y con amor reverencial se pone en la Presencia de su Creador que se le revela en todo y en todas las circunstancias. La ternura amorosa del Padre se encuentra a cada paso del día. Y se acaban las coincidencias.

EL ABANDONO.

            La Oración sostiene al alma en la prueba y la provee de una fuerza nueva en la inteligencia y en el corazón. Es la fuerza que no viene de un estudio humano, sino de un completo abandono en Dios.

Los que dan más, son los que más se olvidan de sí mismos. Es cosa muy penosa y difícil, pero indispensable si se quiere avanzar por este camino. Pablo lo practicó y nos lo enseñó con su ejemplo: “Ahora voy a Jerusalén atado por el Espíritu, sin saber lo que me sucederá allá. Solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me da a conocer que me esperan prisiones y tribulaciones… pero de ninguna manera me preocupo por mi vida, con tal de terminar mi misión y cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de anunciar el Evangelio de la Gracia de Dios” Ciertamente el abandono de Pablo, brilla esplendorosamente en este abandono den Dios.

Porque olvidarse de sí mismo es olvidar no solo el pasado, sino la personalidad limitada, olvidarnos totalmente quienes somos en nuestra existencia terrenal. Como si ya hubiésemos sido muertos y enterrados en una tumba. Totalmente desaparecidos para el mundo. Y pensar solamente en lo que Dios quiere de nosotros, viviendo para hacer exclusivamente su Voluntad.

Cuando el hombre muere su espíritu deja todo lo terrenal y queda solo frente a Dios, con su alma muerta o viva, según su voluntad lo determinó en la prueba terrenal. Al quedar frente al Misterio que es Dios, el mundo a su vez muere para él y debe vivir su vida eterna de acuerdo a su propia autosentencia. Cuando en la existencia terrena encontramos a Dios y no desdeñamos su llamado sucede lo mismo. La vida deja de pertenecernos y en una prueba muy dolorosa, aprendemos a vivir exclusivamente para Dios. Uniéndonos de tal manera con Él, que se experimenta en la Tierra el Paraíso y ya no hay nada que temer. NADA. La luz de Dios resplandece cuando el alma se sumerge en le mar de la Oración y la Caridad.

LA CONFIANZA.

            Dios Padre conoce las necesidades del hombre, pero a Él le agrada la confianza del alma que se le acerca como un niño a contarle sus confidencias, para enriquecer una relación de amor, que es el verdadero objetivo de la Oración y que al exponerle sus necesidades, le pide ayuda. Confiar lo más íntimo y que causa rubor y vergüenza. Confiarle ‘Todo’ Al que lo es TODO, es increíblemente productivo. Porque Dios no se escandaliza ni murmura, ni mucho menos falta a la caridad. Él sabe comprender y aconsejar. ÉL NOS AMA MUCHÍSIMO. Y su Amor está presente en todas nuestras súplicas y elimina los obstáculos para nuestra santificación.

Perdonar para ser perdonados. El perdón de Dios trae la Paz. Estar vigilantes teniendo cuidado y Oración, para ser fuertes y tener la ayuda de Dios, aunada a una voluntad firme de no pecar. Después de una grande confianza en la Justicia del Padre y en su Amor. Porque todo cambia en nuestro interior, después de sumergirnos en la Oración.

El gozo inefable de hablar con Dios, hace que el dolor sea soportable y el corazón se alimenta con la fuerza de un león para enfrentarse al mundo y a todo, después de habernos unido completamente al Padre en la soledad y en la Oración. LA ORACIÓN LO ES TODO. Es un diálogo franco, animado, lleno de confianza, recogido, sereno, claro, íntimo.

  La Oración confiada puede cambiar el castigo en bendición. La plegaria dirigida la Padre para que en su misericordia ayude, toca el Corazón de Dios y agiliza su intervención. La súplica ardiente hace que Satanás no pueda objetar nada a la intervención Divina. Y esperar contra toda esperanza. ORANDO SIEMPRE CONFIADAMENTE.

Cuando se tiene una Fe Perfecta y una Confianza Perfecta, nacida de la oración y de la Bondad del Señor, se podrán obtener los más portentosos milagros.  PORQUE LA FE, LA ORACIÓN Y LA CONFIANZA, SON LA LLAVE DE LOS MILAGROS.

EL AMOR.

Hay que recordar que una verdadera palpitación de amor, que salga como nube de incienso de las llamas de nuestro corazón enamorado de Dios, tiene para Él un valor infinitamente más grande, que miles de ceremonias hechas con corazón tibio o frío.

Hay que atraer su Misericordia con nuestro amor. Ella es grande y activa con quién lo ama. El Cordero se ha Inmolado por nosotros y nos cubre como una ola que pasa y lava nuestras almas, dejándolas sin mancha. Y SU AMOR CONTESTA NUESTRAS ORACIONES INMEDIATAMENTE.

LA ENTREGA.

DIOS LLAMA Y PASA. Puede que mañana no esté el corazón dispuesto y tampoco encontremos la invitación de Dios.

Dios es tan exigente, como es infinitamente generoso en premiar. El que quiere ser discípulo es necesario que abrace la Cruz y lo siga. La vida del cristiano no es una vida tapizada de pétalos. Es absoluta en sus exigencias.

Es como las rosas: son preciosas, fragantes, perfumadas, pero duran poco y lo que queda son solo espinas. A través de la Oración, los consuelos de Dios son maravillosos y nos fortalecen siempre, hasta llegar al final del camino. Pero la Cruz es dolor y espinas. Y NO HAY OTRO CAMINO.

Muchas raíces están trabadas en el ser humano. Hay que separarlas o cortarlas. Solo con la libertad espiritual se viene al servicio de Dios. NADA DEBE IMPEDIR LA ENTREGA.

Cuando el alma se entrega a Dios con todas las poderosas energías de su ser y doblega su temperamento, dirigiéndolas hacia la perfección. El apasionado y poderoso absolutismo, se arrojan sin titubeos por este camino. Se aprovecha la experiencia en el mal, para ser poderosos en el Bien y se emplean los mismos sistemas que se empleaban para entregarse toda al pecado… Ahora se entrega toda a Dios.

Es entonces cuando se pone en práctica el Mandamiento más importante: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todas las potencias del ser y al prójimo como a nosotros mismos. Nadie que haya puesto la mano en el arado para arar los campos de los corazones y esparcir la semilla de la Doctrina de Dios, puede volverse atrás para mirar lo que ha dejado y lo ha perdido. Lo que podría haber tenido si hubiera seguido por otro camino menos extraordinario que el de ser elegidos. Quién obra así no está adaptado al Reino de Dios. Hay que valorarnos, decidirnos y luego entregarnos.

Entregarnos sin reservas, sin miedos, sin reticencias. EN LA ENTREGA TOTAL PARA UN AMOR TOTAL.

LA PREPARACIÓN.

El alma debe ser pobre con la Pobreza de espíritu. Desnuda, pobre y vacía. Que viva solo de Él, por Él y para Él.

Hambrienta: Solo Él calma la sed de Justicia del alma hambrienta de lo sobrenatural con la posesión y la comunicación de la misma Divinidad.

Sedienta: El Hambre de Dios solo puede ser calmada bebiendo de la Fuente del Agua Viva de Jesús. El Espíritu Santo es el Único Consolador.

El Dolor es el compañero indispensable de la Oración.

En él se encuentra su completo desarrollo y se fortalece ejercitando el sacrificio, la mortificación y la Penitencia. La Oración es la Fuente de la Gracia, ella llega hasta el Corazón de Dios y escala alturas inconcebibles al entendimiento humano. En todos los tiempos y las ocasiones se puede orar. El alma puede hacerlo saltando todos los obstáculos y no conoce las limitaciones. Aún en medio de la más ruidosa reunión y sin que los demás lo adviertan, al realizar todas las tareas cotidianas, continúa con sus coloquios con el Dios que habita en su interior.

La Oración es la voz armoniosa del alma pura que atraviesa los Cielos y llega hasta el Trono de Dios. En ella va la amorosa flecha que traspasa el Corazón del Amado. Esta Oración nunca regresa vacía, sino llena de gracias y favores.

El secreto del alma que no quiere perder a su amor, es permanecer siempre fija con todas sus potencias en Dios, a través de la Oración.

LA  FE.

            Es la luz oscura que arrastra al hombre hacia su Dios, por medio de la humildad. Es indispensable para la salvación y es la prueba que Dios exige al entendimiento humano y la orgullosa inteligencia del hombre. La Fe es luz para los humildes y tinieblas para los soberbios. La Fe desata las manos del Omnipotente y aplaca la Justicia Divina. La Fe arranca gracias al Eterno. Es un lazo de luz que une la Tierra con el Cielo y un lazo de unión que pone en comunicación al alma con Dios. LA Fe es el fundamento de la perfección.

LA INFANCIA ESPIRITUAL.

            Jesús dijo: Yo os lo aseguro, el que no recibe el Reino de Dios como niño, no entrará en él. El niño es humilde, confiado, acepta ‘que no sabe’ con simplicidad. Los niños son amables, curiosos y reciben con admiración y llaneza, todas las enseñanzas. Observarlos como aman y creen en Dios, por la inocencia que los caracteriza, es una lección de sabiduría. Hacen lo que se les enseña y no se ensoberbecen por lo que hacen. Aprenden y practican lo que aprenden.

Los niños, cuando cometen una pequeña falta ¡Con cuanta humildad la confiesan! No buscan excusas. Saben que Dios lo sabe. Creen. Les apena haber causado un dolor a Dios. Arrepentidos, piden perdón de su falta y ofrecen sinceramente, no volver a faltar. Aman con sencillez  y siempre son sinceros.

Todas las cualidades de los niños son indispensables para la Oración auténtica, porque la característica principal del alma orante, debe ser siempre la docilidad interior y la Obediencia total. Dios no desperdicia sus palabras, en donde no hay intención de obedecerlas.

            Cuando el alma sabe alcanzar la amorosa ciencia de saber permanecer fija en Dios, unida a Dios con todas sus potencias; todos los actos que produce son actos de amor y raptada por el amor, alcanza la santidad, casi sin darse cuenta. Y aunque esté durmiendo sigue amando, porque la carne se adormece y se despierta con el nombre santo en los labios y con el pensamiento puesto en Él, ¡Maravilloso connubio del alma con Dios! Ni el más apasionado amor humano da la embriaguez que se experimenta, cuando el alma está verdaderamente enamorada de Dios. El que ha probado los dos amores sabe que no existe. Es como comparar el licor más barato, con el más exquisito de los vinos. El deleite es diferente, aunque la embriaguez sea parecida. Y cuando se conoce lo excelente, no es posible conformarse con menos.

Para conocer este éxtasis, no debe haber nada que se interponga entre el alma y Dios  para formar con Él una unidad perfecta. Para llegar a tener el corazón vacío de humanos intereses, hay que pasar por un crisol amarguísimo, pero la recompensa vale por todos los sacrificios y todas las renuncias. Lo que vale la pena siempre tiene un precio alto. Dios lo vale TODO.

Y cuando el alma se enamora de Él, es verdaderamente imposible vivir sin Él. Cuando Él se convierte en la razón de vivir, la vida se convierte en una apasionada y maravillosa aventura, en la que el alma se la pasa entre el Cielo y el Infierno. Satanás es el villano que trata deponerle fin a la más increíble historia de amor. Los que no saben defenderlo… lo pierden.

EL PROBLEMA DE LAS ORACIONES NO CONTESTADAS.

Es necesario acercarse a Dios con los labios y el alma encendidos de verdadera caridad. Entonces los obstáculos que Satanás interpone para impedir el auxilio divino, son anulados, porque Dios es el Vencedor Eterno. Por eso es necesario reunir los requisitos para que la Oración pueda ser efectiva. Esta es una verdad dolorosa y aterradora.  El hombre mismo es el que da las armas al Maligno, para impedir la intervención de Dios.

La Oración Poderosa necesita de la Justicia. Las plegarias no son atendidas principalmente por dos motivos: la injusticia y el amor.

LA INJUSTICIA.

Dios no escucha nuestra oración si tenemos afectos desordenados que están desplazando a Dios del primer lugar en nuestro corazón. Tampoco si somos injustos y duros de corazón con los pobres, con los servidores y los familiares.

EL  AMOR.

Dios nos ama con un Amor Infinito y Eterno. Siempre, cuando nosotros iniciamos nuestra oración, la Gracia del Señor desciende sobre nosotros. El Eterno nos atiende al instante cuando con un corazón humilde, amoroso, confiado, con sacrificio y constancia, le imploramos piedad, pan, consuelo, ciencia, dirección, ayuda, protección y fortaleza. Todo esto y más, da Dios con su Infinito Amor, cuando nos volvemos a Él.

Y si no siempre somos atendidos porque Él se niega a acceder a nuestra petición, no debemos pensar que nuestra Oración vaya a quedar sin respuesta. A cambio de algo negado por una inteligencia que todo lo conoce, recibimos otros dones de los que no nos damos cuenta inmediatamente, ni los agradecemos. Más tarde o más temprano debemos mostrar nuestro agradecimiento y reconocimiento a esta Bondad infinitamente Inteligente, que cuida de nosotros. Porque Él, que todo lo sabe; no concede aquello que nos proporcionaría la felicidad de un instante y dolor para el resto de nuestra vida terrena y que puede ser causa de pena en la otra vida, por el mal uso que se puede dar a la dádiva divina. El Amor de Dios siempre nos protege, hasta de nosotros mismos.

LA ORACIÓN HECHA CON FE VERDADERA Y AMOR VERDADERO,  SIEMPRE OBTIENE.

CUANDO UNA ORACIÓN QUEDA SIN RESPUESTA, hay que revisar que no esté viciada en la petición o en la Fe. A veces Dios explica por qué no la concede. Sí es en la Fe, ni siquiera ha llegado al Cielo.

Dios quiere que todos sus hijos sean tan suyos que todas sus santas demandas está dispuesto a atenderlas continuamente. No siempre concederá las cosas solicitadas, pero sustituirá el don negado por otros cien consuelos más grandes todavía, porque Él arde con el deseo de hacernos felices, de poder estrecharnos contra su Corazón y enjugarnos el llanto. Él es el Único que da bien, paz y amor verdadero y eterno.

Si somos cristianos inmaduros, constantemente pediremos cosas que no nos convienen. Conforme vayamos creciendo espiritualmente, también aprenderemos a Orar.  Afortunadamente para nosotros, Jesús es un Maestro con mucha paciencia y le encanta enseñarnos cuando hay buena voluntad.

Invocar la protección de María Santísima y la Sangre de Jesús antes de ponernos a orar, elimina TODAS las interferencias con las que Satanás trata de obstaculizar nuestra oración y las respuestas de Dios, cuyo amor quisiera entretenerse en amorosos coloquios, con todos sus hijos.

SOLO EL PECADO APARTA DE DIOS Y HACE NULAS LAS ORACIONES.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA