Archivos de etiquetas: gran tribulacion

N270 EL MÁXIMO SACRILEGIO


Octubre 13 de 2019

Pequeños míos, que mi Paz y mi Amor estén con vosotros.

Las almas de vuestros familiares difuntos y antepasados, necesitan de vuestras oraciones; muchas almas penan en el Purgatorio porque no hay quien ore por ellas.

Generaciones enteras han pasado sin que nadie se acuerde de orar por ellas; estas pobres almas necesitan oraciones, ayunos y obras de caridad de vosotros los de aquí, para que puedan ser liberadas.

Acordados hijos míos, que yo vuestro Padre Celestial, todo lo hago dependiendo de vuestras oraciones y suplicas, pues respeto mucho vuestro libre albedrio.

De vuestras oraciones, ayunos, obras de caridad y suplicas, a favor de las almas, depende la sanación de vuestro árbol genealógico.

Todas las bendiciones que tengo para vosotros y vuestras heredades están interrumpidas por la falta de oración intergeneracional.

Acordaos: un árbol bueno da buenos frutos; mas un árbol malo da frutos malos; por eso debéis orar por vuestro árbol genealógico paterno y materno,  

para que sean cortadas de raíz, todas las ataduras y maldiciones en las generaciones, y así podáis vosotros y vuestras heredades vivir en bendición.

Entregadme en mi sacrificio diario, en el momento de La consagración, a vuestros familiares difuntos y antepasados, y Yo vuestro Padre, cortaré todo vínculo negativo entre ellos y vosotros.

Todas las enfermedades, impurezas sexuales, envidias ocultismos, resentimientos y pobreza espiritual y material, tiene su raíz en vuestro árbol genealógico.

Si vosotros oráis por vuestros antepasados difuntos, no solo seréis liberados vosotros y vuestras descendencias, sino también ellos.

Orar por vuestros bisabuelos y abuelos maternos y paternos, para que sean rotas las cadenas intergeneracionales y podáis vosotros ser libres y bendecidos.

No sigáis arrastrando cadenas y llevando cargas de antepasados; ¡Parad de sufrir!, entregadme vuestro árbol genealógico paterno y materno,

orad ayunad y haced obras de caridad por su liberación y veréis grandes cambios en las generaciones.

Acordaos: “Yo he venido para que tengáis vida y vida en abundancia”. No me complazco viéndoos sufrir;

romped pues las cadenas que os atan intergeneracionalmente, para que podáis ser fruto agradable a los ojos de vuestro Padre Celestial.

Los días de mi Venida están cerca, pero antes, la humanidad y la Creación, deben ser purificadas.  Ninguna criatura habitará la Nueva Creación de mi Padre, sin antes haber pasado por el horno de la purificación.

El dolor y el llanto muy pronto se apoderarán de los hombres; unos desearán estar muertos, pero la muerte no los escuchará.

Otros maldecirán mi Nombre y se perderán. Y unos pocos, los que alcancen la corona de la vida, serán mi Rebaño, mi Pueblo elegido.

Los días de la prueba ya han comenzado, mi Despertar de Conciencias está tocando a la puerta; la humanidad sabrá que yo soy su Dios, el Dios de todos los tiempos, el que todo lo ve, todo lo escucha y habla en el silencio.

Muy pronto me manifestaré a la humanidad, para que no vuelva a poner en duda mi existencia.  

Yo Soy el que Soy, el Dios Uno y Trino, el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, Señor de todo lo visible e invisible, Dios de Dios, Luz de Luz, Señor de Señores.

Mi Gloriosísima Cruz está a punto de aparecer e iluminará los cielos de oriente a occidente, de norte a sur; será visible a vuestros ojos y por siete días con sus noches la veréis; ella, os anunciará mi Aviso.

Acordaos que llegaré como ladrón en la noche y mi Voz os despertará y vuestras almas por unos minutos, pasarán de este plano terrenal al espiritual.

Todo mortal será examinado, pesado y medido, por mi Justicia Divina.

Veréis el estado en que se encuentran vuestras almas con respecto a Dios y vuestros hermanos; toda vuestra vida y obras se os mostrarán y seréis juzgados en el Amor.

MI PEQUEÑO JUICIO OS MOSTRARÁ LA GRAVEDAD DEL PECADO

Y LA FORMA COMO AFECTA MI CREACIÓN

Todo pecado mortal os quemará el alma con el Fuego con que son quemadas las almas que se condenan.

El Cielo y el Infierno se os mostrarán, para que sepáis que son una realidad.

Allí se acordarán de todos sus caminos y de todos los hechos con que se contaminaron y sentirán asco de ustedes mismos, por todos los pecados cometidos.

Mi pequeño Juicio no será tan duro para mi Pueblo Fiel, se os mostrarán los pecados que debéis de confesar y especialmente vuestras omisiones y faltas de caridad para con vuestro Dios y vuestros hermanos.

Sentiréis dolor por haberme ofendido y será como un Purgatorio para vuestras almas;

os digo, que la suma de los pecados veniales no confesados, se van volviendo en faltas graves que ofenden a mi Divinidad.

Por  eso mi Despertar de Conciencias es tan importante, para que enderecéis vuestro caminar y retoméis la senda de vuestra salvación.  

No olvidéis que sois miembros del Cuerpo de Cristo, de este Cristo que se entregó por vosotros para la redención de vuestros pecados; por eso cada vez que pecáis, mi Cuerpo sufre y mi Santo Espíritu se entristece.

¡Ay de aquellos que están en pecado mortal, porque mi Aviso les va a ser sentir el peso de sus pecados y sus almas sentirán el Fuego de las Tinieblas!

TODOS  AQUELLOS QUE ME HAN DADO LA ESPALDA,

SUS ALMAS VAN A SENTIR EL DOLOR DE LAS ALMAS QUE SE CONDENAN,

VERÁN EL INFIERNO Y ESTARÁN EN ÉL,

POR EL TIEMPO QUE DURE MI PEQUEÑO JUICIO. 

Así se darán cuenta de la existencia del reino de las Tinieblas y del Amo que les espera si continúan en su camino de perdición y pecado.   

¡Oh humanidad, estad preparada porque ya viene mi Juicio a las Naciones, que mi Aviso os coja en gracia de Dios, para que podáis resistir a mi Juicio!

  Pueblo mío, rebaño mío, no temáis; vuestras deudas os serán recordadas, para que os reconciliéis conmigo;

vosotros los que andáis en tibieza espiritual, os pido que os defináis de una vez, para que cuando mi justicia os juzgue, no tengáis de qué lamentaros.

Porque en verdad os digo, que ningún tibio de corazón, podrá habitar la Nueva Creación.

La Nueva Creación que mi Padre creará, será el premio para los valientes que pasen la Prueba; mi Juicio fortalecerá en la Fe a mis ovejas, para que puedan sobrellevar los días de purificación.

Muchos veréis mi Rostro y me contemplaréis en todo mi esplendor, este será mi regalo para mis leales y fieles hijos.  De nuevo os digo, que después de mi Aviso, ya no seréis los mismos;

MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS PREPARARÁ A UNOS,

PARA EL CUMPLIMIENTO DE SUS MISIONES

A otros para el Combate Espiritual.

 Y a otros tantos, los despertará de su letargo y mi Milagro se encargará de terminar la transformación.

  Las 2/3 partes como está escrito se perderán, harán parte del rebaño de mi Adversario y serán separadas de mi Grey.

Luego de esto mi Adversario reinará por un corto tiempo y después se dará comienzo a la batalla final por vuestra Libertad.

Mirad pues hijos míos, que mi Aviso y Milagro os darán la oportunidad de que os salvéis y seáis nuevas criaturas fortalecidas en la Fe, el amor y en el conocimiento de Dios.

También quiero hablaros sobre la cremación de los cuerpos para que os enteréis:

¡Oh humanidad tan dura de cerviz, que os negáis  a cumplir mi Palabra y a escuchar mi Voz!

Una vez más os digo, la cremación de los cuerpos es práctica pagana y va en contra de la Voluntad Divina.

Os pregunto:

¿A quién obedecéis vosotros a Dios o a los hombres? ¿Por qué ponéis la voluntad humana por encima de la Voluntad Divina?

En verdad os digo que toda alma que en vida elija cremar su cuerpo cuando fallezca, será juzgada en la Eternidad según mi Palabra.

Y según haya sido su intencionalidad, así será también su estadía en el Purgatorio.

Si el alma en vida rechazó la cremación y después de muerto alguno de sus dolientes dio la orden de cremarlo, éste será reo de culpa y deberá reparar por ello,

para que cuando llegue a la eternidad su estadía en el Purgatorio no se alargue hasta el Juicio Final.

Os recuerdo una vez más: Tierra a la tierra y espíritu a Dios que es quien lo dio. (Eclesiastes 12, 7).

LOS MUERTOS DEBEN SER ENTERRADOS, NO CREMADOS

 Debe dárseles cristiana sepultura y antes del entierro deben recibir los actos litúrgicos propios de todo ser cristiano.

Os digo esto, porque muchos cuerpos están siendo cremados sin haberles hecho funeral y esto va en contra de mi Palabra cuando dice:

“Hijo, llora sobre el muerto y, como corresponde a quien sufre, entona lamentaciones, amortájale según le corresponde y no te olvides de enterrarlo.” (Eclesiástico 38, 16 – 19).

Hijos míos, yo, vuestro Dios necesito vuestra identidad corporal hasta el Juicio Final;

Esto quiere decir que los cuerpos no deben ser cremados porque en el Juicio Final, yo reviviré los huesos secos y les daré nuevamente vida para juzgaros en toda vuestra integridad.

Leed (Ezequiel 37. 1 al 10) que habla sobre los huesos secos para que entendáis mejor lo que os estoy diciendo y no sigáis en vuestra detestable práctica de cremar los cuerpos,

porque esto va en contra de la Voluntad de Dios y por ello recibiréis castigo, así como lo hice con Moab por haber quemado los huesos del rey Edón hasta calcinarlos. (Amós 2. 1 al 13).

Ni la carne, ni la sangre entrarán en el Reino de Dios; pero cuando llegue el Juicio Final, los huesos secos volverán a tener carne y músculos y volveréis a ser los seres humanos que un día fuisteis para ser juzgados en toda vuestra condición humana y espiritual.

Que os quede bien claro lo que os estoy diciendo para que no tengáis mañana de qué lamentaros. En vuestro Paso por la Eternidad vais a comprender mejor todo esto y si no reparáis desde ahora, por vuestra detestable práctica de cremar los cuerpos,

Vais a sentir el Fuego Ardiente con que son purificadas todas las almas que por su desobediencia a mi Palabra optaron por la cremación.

En la Eternidad seréis juzgado por mi Palabra; los que con conocimiento eligieron la cremación, serán más severamente juzgados que aquellos que no tenían conocimiento. NINGUNO SERÁ EXONERADO DE CULPA. 

Acatad pues mis Palabras, ponedlas en práctica y no sigáis pasando por el Fuego de vuestros familiares.

El Día de mi Aviso está muy cerca, preparaos espiritualmente haciendo buenas confesiones de vida, para que podáis soportar vuestro Paso por la Eternidad.

Acordaos que llegaré como Ladrón en la noche, permaneced en vela con vuestras lámparas encendidas para que podáis recibirMe y vuestra alma descanse en mi Paz y en mi Gozo.

Llevo anunciándoos con insistencia este acontecimiento espiritual para que no os coja por sorpresa y no digáis que no estabais avisados, porque en la eternidad ya no hay marcha atrás.

Cuando lleguéis a mí, seréis juzgados en el amor y la verdad por el Tribunal Supremo;

se os juzgará como si hubiera sido vuestra hora y sentiréis en vuestra alma todo el dolor que produce el pecado y el haberme ofendido.

Se os enviará al lugar que os corresponde ir de acuerdo a vuestros pecados;

Sentiréis en vuestra alma el Dolor que produce la Ausencia de Dios y veréis a las almas que están purificándose por los mismos pecados que vosotros habéis cometido.

El Fuego que las purifica sentiréis, para que al regresar a este Mundo, cambiéis vuestra forma de vida.

SON MUY POCOS Y SE PUEDEN CONTAR

LOS QUE VERÁN LA GLORIA DE DIOS E IRÁN AL PARAÍSO

Muchos irán a los diferentes lugares del Purgatorio

Y LA INMENSA MAYORÍA DE ESTA HUMANIDAD INGRATA Y PECADORA

IRÁ AL INFIERNO

A todos aquellos que los sorprenda mi Aviso en Pecado Mortal, irán al Infierno y muchos por la gravedad de sus pecados NO regresarán más a este Mundo.

Los obradores del Mal que han pactado o vendido su alma en esta vida, al Príncipe de las Tinieblas, tampoco regresarán.

Y allí será el Llanto y crujir de dientes y se acordarán de todos sus pecados y de todos los hechos con que se contaminaron…

Y SENTIRÁN ASCO DE SÍ MISMOS POR TODA LA MALDAD QUE COMETIERON

Cuando lleguéis a la Eternidad, conoceréis la verdad y la existencia del Único y Verdadero Dios, Uno y Trino, para que al regresar a este Mundo reparéis y llevéis una vida santa que os permita habitar mañana mi Nueva Jerusalén.

De nuevo os digo:

Haced un buen examen de conciencia; pedidle a mi Santo Espíritu que os revele los pecados que habéis dejado de confesar; los de pensamiento, palabra, obra y omisión,

Porque todas las faltas contra Dios o vuestro prójimo, serán juzgadas por el Tribunal Divino.

Todo será cuando lleguéis a la Eternidad, inclusive vuestras palabras ociosas o de doble sentido; porque todo esto es falta de caridad para con vuestro prójimo.

TODO EL AMOR QUE NO HABÉIS DADO SE OS TENDRÁ EN CUENTA

Todos los malos actos serán juzgados; todo el abuso y daño a la Creación y bienes naturales se os tendrá en cuenta,

PORQUE TODO ESTO ROMPE CON EL EQUILIBRIO Y ARMONÍA DE LAS COSAS CREADAS

Acordaos que no sois islas independientes y que la Esencia Humana es una sola;

las malas decisiones y actos de desamor afectan el Universo entero, porque sois seres espirituales en un Universo Espiritual.

En la Eternidad comprenderéis mejor lo que os estoy diciendo, para que al regresar viváis en el Amor y en armonía con la Creación.

Y EL PERFECTO AMOR QUE ES DIOS OS CONCEDA LA GRACIA DE LA SALVACIÓN

Estoy tocando a la puerta de vuestra alma, ¡Abridme y no me dejéis esperando!

Quiero cenar con vosotros, porque la tarde está feneciendo y la noche está que llega

Soy el Pan de Vida, Jesús Sacramentado.

Muchos de mis Pastores se están perdiendo por el modernismo de este Mundo y por la carne.

Y esto lacera profundamente mi Cuerpo Místico representado en mi Iglesia.

La corrupción, la desobediencia y los pecados de la carne de muchos de mis predilectos, son Llagas abiertas en mi costado.

EL PAPA TAMBIEN NECESITA EL SACRAMENTO

El Cisma se siente llegar, en el Interior de mi Iglesia hay Confusión; mis purpurados están divididos y muchos ya no le obedecen a mi Vicario.

MI Iglesia está a punto de pasar por una Gran Prueba que moverá sus cimientos, pero no podrá derrumbarla.

LA HECATOMBE ESPIRITUAL SE APROXIMA Y HARÁ PERDER LA FE A MUCHOS DE MIS HIJOS

¡Oh, qué Dolor siento en mi Corazón, al ver que quedarán muy pocos de tantos de mis Predilectos que ayer me juraron lealtad y fidelidad!

La inmensa mayoría me dará la espalda y me Traicionará como Judas, cuando llegue la Crisis de mi Iglesia.

Mi Corazón nuevamente será traspasado por la Lanza de la ingratitud;

LÁGRIMAS DE SANGRE BROTAN DE MIS OJOS

AL VER LA SILLA DE PEDRO OCUPADA POR MI ADVERSARIO

Cada día aumenta la desobediencia espiritual de muchos de mis predilectos alrededor del mundo;

En Europa muchas de mis casas son hoy museos y otras tantas las están vendiendo o son utilizadas como criptas, con osarios para guardar cenizas o lugares para rendir culto a otros dioses.

Cuando llegue la Crisis de mi Iglesia, solo se mantendrá firme mi continente de la esperanza y será de esta tierra americana desde donde levantaré mi Nueva Iglesia.

¡Oh, cuánto me duele ver que en muchas de mis casas, mis pastores han delegado en mis hijos laicos, el ministerio de la eucaristía.

El sacerdote se sienta y SON LOS LAICOS los que vienen repartiendo mi Cuerpo y mi Sangre a mis Ovejas, profanando mi Divinidad.

¡Qué tristeza me produce ver todo esto, la forma como soy Despreciado por mis predilectos y la forma como soy ultrajado por manos carentes de la unción sacerdotal!

¡OH PASTORES DE MI IGLESIA!

¿¡POR QUÉ ME FLAGELÁIS PERMITIENDO ESTE ULTRAJE A MI DIVINIDAD!?

¿No sabéis que esta abominación os puede llevar a la condenación a vosotros y a mis hijos laicos?

¡Millones de almas de sacerdotes y laicos se han perdido por ultrajar mi Cuerpo y mi Sangre!

Otras tantas yacen en las Profundidades del Purgatorio por recibirMe indignamente o en la mano.

Os digo:

Si no reparáis por este ultraje aquí en la Tierra, os vais a lamentar mañana cuando lleguéis a la Eternidad.

Escuchad Pueblo Mío, Rebaño Mío:

LA UNCIÓN SACERDOTAL ES LA GRACIA QUE MI SANTO ESPÍRITU LE OTORGA

A MIS PREDILECTOS PARA QUE SEAN REVESTIDOS DE MI DIVINIDAD

SI SUPIERAN LO GRANDE QUE ES SER SACERDOTE;

YO MISMO NECESITO DE LA UNCIÓN SACERDOTAL PARA HACERME VIDA EN MEDIO DE VOSOTROS

Las manos ungidas de un sacerdote, son mis manos que dan de comer mi Cuerpo y dan de beber mi Sangre a mi Rebaño.

Escuchadme: Yo no he instituido ministros extraordinarios de la eucaristía; esto no viene de parte mía.

Esto es Obra de mi Adversario a través de la Masonería Eclesiástica que quiere socavar los cimientos de mi Iglesia y así acabar con el ministerio sacerdotal.

SON MUCHAS LAS GRACIAS QUE SE PIERDEN

CUANDO SE RECIBE LA COMUNIÓN EN LA MANO

O SE RECIBE DE MANOS DE UN LAICO

No es lo mismo que si la recibierais de parte del Sacerdote.

Mis hijos laicos de nuevo os digo: es a mis sacerdotes a quienes he delegado este Ministerio; no sigáis vosotros ultrajando mi Divinidad para que no os hagáis reos de culpa.

NO ME FLAGELÉIS MÁS TOCÁNDOME Y REPARTIÉNDOME,

PORQUE VOSOTROS NO SOIS DIGNOS DE ESTE MINISTERIO.

Le pido a mi Vicario, a los Jerarcas de mi Iglesia y a mis Sacerdotes, que paren ya este vil ultraje.

¡NO MÁS MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA EUCARISTÍA!

Ejerced vosotros el Ministerio que os he conferido y no sigáis delegando este ministerio a mis hijos laicos.

Porque sois vosotros pastores de mi Rebaño, los responsables directos de este atropello a mi Divinidad.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos porque el Reino de Dios está cerca.

Soy vuestro Pan de Vida, Jesús Sacramentado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

R156 EL TERCER PURGATORIO


OCTUBRE 13 2019 1: 45 P.M.

Hijitos de mi Corazón, la Paz del Altísimo esté con todos vosotros y mi Amor y Protección Maternal, os acompañe siempre y os libre de todo mal.

Pequeñitos, estáis en batalla espiritual por lo tanto, no podéis bajar la guardia con la Oración, porque las fuerzas del Mal, os están acechando a todo instante.

Vuestra mente es el principal campo de batalla por eso, debéis de estar protegiéndola a todo instante con oraciones y jaculatorias a la preciosísima Sangre y Llagas de mi Hijo.

También podéis recurrir a Mí o a las Almas Bienaventuradas, para que os asistamos y protejamos de todo ataque del Maligno que busca desestabilizaros, para robaros la Paz y si os descuidáis, el alma.

Acordaos hijitos, que debéis de revestiros con vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche (Efesios 6. 10 al 18) y reforzarla con el rezo del Salmo 91, para que podáis resistir los ataques del Adversario.

Es necesario que destinéis un espacio de vuestro tiempo para la Oración y meditación de la Palabra de Dios, con el fin de que os mantengáis firmes en la Fe. 

Consagraos todos los días al poder de la Sangre de mi Hijo y no soltéis mi Rosario, porque es poderosa armadura para vencer a mi Adversario.

Cada Ave María es un azote a Satanás y sus demonios, mi Adversario huye cuando mis hijitos y las familias hacen con Fe, mi Santo Rosario.

Mis niños, si no oráis los espíritus mentales se apoderarán de vuestra mente y terminaréis en manos de mi Adversario.

Cada dardo incendiario a vuestra mente, debéis de repelerlo con jaculatorias a la Sangre y Llagas de mi Hijo o llevando todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo Jesús (2 Corintios 10, 5).

También podéis decir: “Ave María Purísima, venid en mi Auxilio Madre Santísima” o llamar a nuestro Amado Príncipe Miguel o a las Almas Bienaventuradas que en vida combatieron en este mundo al Maligno.

La Oración de la Coraza de la Sangre de mi Hijo, dada a Enoch, también es poderosa Armadura para combatir las fuerzas del Mal; hacedla a mañana y noche para que recibáis la Protección del Cielo.

¡Oh Coraza de la Sangre del Redentor; protégeme en todos mis caminos y batallas espirituales; cubre mis pensamientos, potencias y sentidos con tu coraza protectora; reviste mi cuerpo con tu poder. Que los dardos incendiarios del maligno, no me toquen ni en el cuerpo, ni en el alma; que el veneno, ni el hechizo, ni el ocultismo me hagan daño; que ningún espíritu encarnado o descarnado me perturbe; que Satanás y sus huestes del mal, huyan de mi al ver la coraza de tu sangre protectora. Libérame de todo mal y peligro gloriosa sangre del redentor, para que pueda cumplir la misión que me ha sido encomendada y dar gloria a Dios. Me consagro y te consagro mi familia voluntariamente al poder de tu sangre redentora. “Oh mi buen Jesús, libérame a mí y a mi familia y seres queridos de todo mal y peligro.” Amén

Haced uso hijitos de toda la Armadura Espiritual, que os hemos dado; llevad colgado en vuestro cuello mi Rosario, el Rosario de la Sangre de mi Hijo, la réplica del estandarte mariano y la réplica del estandarte de Miguel,

lo mismo que la Medalla de nuestro amado Benito y el Ictus; toda esta protección debe estar bendecida y exorcizada por uno de nuestros Sacerdotes o Ministros.

Estad pues hijitos, alerta y vigilantes con vuestras lámparas encendidas con la Oración, porque los días de Oscuridad están llegando.

Orad por el Papa y los Cardenales y por el Sínodo que se está llevando a cabo en la Iglesia, para que la Luz y la Sabiduría del Espíritu Santo, los ilumine y guíe.

Y puedan llevar a cabo las reformas que necesita la Iglesia, sin que se afecte su moral y su doctrina.

Que la Palabra de Dios la siga guiando y pueda seguir siendo Madre Maestra, Santa, Católica, Apostólica y Romana, Luz y Guía del Pueblo de Dios.

Pequeñitos, os llamo nuevamente a que estéis listos y preparados para la llegada del Aviso de Dios.¡DESPERTAD DE UNA VEZ, HUMANIDAD PECADORA!

¡No sigáis adormecida para que este Transcendental Acontecimiento, no os coja en pecado!

La Maldad va en aumento, mi Adversario anda suelto haciendo perder las almas en su mayoría por los pecados de la carne.

Si el Cielo no os envía pronto el Aviso, muchas almas seguirán perdiéndose, porque no han querido atender a los Llamados del Cielo.

Hijitos, antes de la aparición y último reinado de mi Adversario, el Cielo os enviará el Aviso, esto ya está por suceder.

El pecado de esta generación de estos Últimos Tiempos, ha hecho que todos los Acontecimientos descritos en la Santa Palabra de Dios, se estén dando más rápidamente.

Preparaos Rebaño de mi Señor, para la llegada del Aviso; que vuestro Paso por la Eternidad os coja en Gracia Divina,

Para que vuestra alma no sufra cuando le sea mostrada toda la miseria y pecado, con el cual habéis ofendido a Dios y a vuestros hermanos.

Os llamo mis niños para que confeséis y reparéis por todos vuestros pecados,

DE MODO QUE CUANDO LLEGUÉIS A LA ETERNIDAD,

NO CONOZCÁIS NI SINTÁIS EL FUEGO DEL TERCER PURGATORIO

Donde las almas son purificadas lentamente con fuego ardiente; donde vuestros pecados no confesados ni reparados, os atormentarán sin descanso.

Este Lugar es el más duro del Purgatorio, allí están todas las almas que las sorprendió la muerte en pecado mortal o alejadas de Dios.

Allí están las almas que no se condenaron por la Misericordia de mi Señor, que les concedió a unas la gracia en el último instante de pedir perdón.

Otras se salvaron por el rezo del Rosario de la Misericordia y de mi Santo Rosario; cuando se pide por las almas que en más peligro estén de condenarse.

Otras tantas no se condenaron por las Obras de Misericordia que hicieron en este mundo, o por el Santo Escapulario que llevaban puesto en el momento de su partida.

Mis niños, en el TERCER PURGATORIO también están muchas almas que fueron tibias; almas que por los apegos y vanidades de este Mundo, se alejaron de Dios y sólo lo buscaban cuando tenían problemas y necesidades.

Dichosos aquellos a los que el Aviso coja en gracia de Dios y con las lámparas encendidas con la Oración, porque su Paso por la Eternidad será su mayor gozo.

Contrario de aquellos que los coja el Aviso en pecado mortal, o en tibieza espiritual, porque su Paso por la Eternidad va a ser su peor pesadilla.

Hijitos, a estas pobres almas las aguarda a unas, el TERCER PURGATORIO y a otras el FUEGO DEL INFIERNO.

Muchas almas por su condición pecadora no van a resistir el Paso por la Eternidad y se van a perder, su espíritu no regresará más a este Mundo.  

Millones de almas por su maldad, pecado y alejamiento de Dios, no volverán más; a otras se les dará una oportunidad a pesar de su pecado, por no ser este tan grave.

El Cielo espera que con el Aviso todos los Tibios de Corazón DESPIERTEN, porque de no hacerlo se perderán en el Tiempo de la Gran Tribulación.

Todo se ha acelerado por la Maldad y el Pecado existentes en este Mundo de hoy; si las naciones impías no despiertan de su Maldad, después del Aviso lo que les vendrá, será Fuego del Cielo.

Todos aquellos que después del Aviso y Milagro, continúen pecando y haciendo el Mal, serán apartados del Rebaño de mi Hijo.

Al terminar el tiempo del Milagro, sólo quedará el Pueblo de Dios y los hijos de la Oscuridad; comenzará entonces el último reinado de mi Adversario y luego el Gran Armagedón, que será la batalla final por vuestra liberación.

Hijitos, pronto se celebrará la Fiesta de todos vuestros hermanos difuntos y también la de todos los santos que ya gozan de la Gloria de Dios en el Cielo. (1 y 2 de Noviembre)

 El Cielo se alegra, grandes bendiciones y gracias por mi Intercesión, recibirán todos mis hijitos que recen mi Santo Rosario con Fe.

En este día glorioso se abren las Puertas del Cielo; es una fecha muy especial para que entreguéis las almas de los difuntos y especialmente las almas de vuestros familiares que yacen en el Purgatorio.

Muchas almas hoy son liberadas y llevadas al Cielo, otras son cambiadas de lugar y las que yacen en las profundidades del Purgatorio, reciben un descanso.

Hoy es un DÍA DE AMNISTÍA para las almas, no desaprovechéis este regalo de Misericordia que el Cielo os da.

Entregad los enfermos del cuerpo y el alma; orad por los pecadores del Mundo entero, por los agonizantes, por las familias…

Por la Paz y por todas las almas de los fieles difuntos; para que por la Misericordia de Dios descansen en la Paz de mi Señor.

Todas vuestras peticiones serán escuchadas, siempre y cuando sean para Gloria de Dios, para vuestro bien y el de vuestros hermanos.

No olvidéis asistir a la Santa Misa en honor a vuestra Madre, para que podáis recibir todas las bendiciones y gracias que el Cielo os concede en este día.

Mi Padre os concede también una indulgencia plenaria especial que podéis aplicar para la salvación de vuestra alma o de vuestros familiares más necesitados.

Para recibir esta gran bendición, debéis asistir a la Santa Misa y recibir el Cuerpo y la Sangre de mi Hijo.

Uníos en Oración con mi Santo Rosario y pedid por todos los pecadores del mundo entero y por todas aquellas almas más necesitadas de la misericordia de Dios que yacen en la Eternidad…

Para que puedan por la gracia de mi Señor y por mi Intercesión, alcanzar el gozo de la vida eterna.

Tened muy presente esta fecha y la fecha de la Natividad, porque son los días en que más almas son llevadas al Cielo.

Mis niños, cada vez está más cerca la Próxima Venida de mi Hijo, y saber que muchos de mis hijitos siguen sin estar preparados para su Llegada.

¡Qué tristeza siento al ver la división, la crítica y la envidia que hay dentro de la Iglesia de mi Hijo! ¡Qué tristeza siento al saber que los días de Tribulación están por llegar…

Y LA INMENSA MAYORÍA DE LA HUMANIDAD, SIGUE SIN CREER

 ¡Y sin prestarle atención a nuestros Llamados Angustiosos!  ¡Cuantas almas se van a perder por falta de conocimiento!

Hijitos, qué tristeza siento al ver que otras religiones y sectas tienen conocimiento de las profecías que hablan sobre estos Últimos Tiempos;

pero en cambio en la Iglesia de mi Hijo, reina un silencio culpable sobre estos temas que son trascendentales para la humanidad.

Hijitos, orad por mis Sacerdotes e instrumentos, no los abandonéis, porque bien sabéis que son los más atacados por mi Adversario.

No critiquéis, ni juzguéis, ni señaléis, ni condenéis a mis Sacerdotes e instrumentos; acogedlos en vuestras oraciones y pedid por su ministerio.

Se están perdiendo muchos Sacerdotes por la vida fácil de este mundo y por la falta de Oración por ellos.

Hogar donde se ore con mi santo Rosario el demonio no podrá entrar, ni hacerle daño; por el contrario, será mi Adversario el que saldrá derrotado.

Hogar donde se ore con mi santo Rosario, será hogar que no padecerá los rigores de la Tribulación y nada les hará falta cuando llegue la hambruna.

Yo, vuestra Madre, cubriré con mi Manto a todos los hogares donde se rece mi Rosario.

Enviaré Ángeles para que protejan estos hogares; ninguno de los que recen mi Rosario se perderá, ni sus familias. Es promesa que os hago, para que multipliquéis estas pequeñas comunidades de Oración.

Os pido también hijitos que cuando oréis con mi Rosario, pidáis por todas las almas del Purgatorio; especialmente por todas aquellas más necesitadas de la Misericordia de Dios y por todos los pecadores de este mundo.

Ayudadme con el rezo de mi santo Rosario a liberar muchas almas que yacen en espera en el Purgatorio.

Son almas que ya están purificadas, pero para entrar al Cielo necesitan que vosotros las entreguéis en una Santa Misa o con el rezo del Rosario o hagáis una obra de caridad por ellas.

Tenedlas pues presentes y ellas os lo agradecerán e intercederán por vosotros y por vuestras familias en este mundo y cuando lleguéis a la Eternidad.

Corred hijitos a pasar por la Puerta de la Misericordia y espiritualmente, pasad a todos vuestros familiares más apartados de Dios. Ya está que se cierra la Puerta de la Misericordia, corred por vuestro salvoconducto para que podáis resistir el Paso por la Eternidad.

Hijitos, muchísimas almas se van a perder cuando llegue el día del Aviso,  por no querer atender a los Llamados del Cielo.

Muchas almas las va a coger el Aviso en pecado mortal o en tibieza espiritual y no van a regresar más a este mundo.

Por eso hijitos os pido que os apuréis a pasar por la Puerta de la Misericordia y espiritualmente paséis a todos aquellos amigos, familiares, parientes y vecinos, que se encuentren más apartados de Dios,

para que puedan resistir el Juicio que se les hará en la Eternidad y puedan soportar los diferentes estados del Purgatorio e Infierno, según el estado de sus almas.

Hijitos, familias enteras se van a perder si no se acogen a estas últimas campanadas de Misericordia. El mal uso de la tecnología de este mundo va a llevar a muchas a la Muerte Eterna.

Muchos de mis jóvenes se están perdiendo por el mal uso que le vienen dando a la tecnología; se están apartando de la Oración y los Sacramentos y andan esclavizados por el celular, el computador, la televisión y demás tecnología de este mundo, la cual han convertido en sus dioses.

Mis niños, se está acercando el día en que pasaréis por el Tribunal Supremo, donde sólo contarán vuestras buenas obras.

A la inmensa mayoría de esta humanidad la está esperando el Fuego del Purgatorio o el Infierno; son muy pocos, se pueden contar en las manos, los que pasen por el Cielo.

¡Apresuraos hijitos rebeldes, porque está en peligro vuestra vida! ¡Dé vosotros depende que tengáis una segunda oportunidad o que os perdáis eternamente!

Si no os apresuráis a pasar por la Puerta de la Misericordia a vuestros familiares, amigos, parientes y vecinos alejados de Dios, quizás después del Aviso ya no estarán entre vosotros.

Hijitos, por espacio entre quince y veinte minutos de vuestro tiempo, estaréis en la Eternidad y que tristeza que para muchas almas será su Muerte Eterna.

Hago un llamado urgente a todos aquellos que están en pecado mortal o en tibieza espiritual, para que recapaciten y vuelvan a Dios antes de que se cierren las Puertas de la Misericordia.  

De no hacerlo y de no haber alguien que los pase espiritualmente, van a correr el riesgo de perderse eternamente.

¡Pensad hijitos rebeldes que lo que os espera en la Eternidad es el Fuego del Infierno, con el cual son castigadas todas las almas que en este mundo se apartaron de Dios

y qué como vosotras ahora, le dieron la espalda y no la cara, cuando las estuvo llamando a que lo escucharán y volvieran a Él, de corazón!

TODAVÍA ES TIEMPO PARA QUE INVOQUÉIS este el salvoconducto, para que podáis mañana después del Aviso, regresar a este mundo.

De no acogeros a él, muchos correréis el riesgo de perderos eternamente.

Sólo hijitos estarán exentos del Paso por la Eternidad: los bebés y los niños menores de siete años; éstos permanecerán dormidos por el tiempo que dure el Aviso.

Preparaos pues Humanidad porque todo está por cumplirse. La Misericordia de Dios se está alejando para dar paso a su Justicia.

Los días de Purificación están por comenzar; corred a poner vuestras cuentas en orden y dejad ya de preocuparos, por los afanes y preocupaciones de este Mundo, porque todo en él es vanidad de vanidades.

No hagáis planes ni a corto ni a largo plazo, preocupaos más bien por salvar vuestra alma, porque el Día Grande y Terrible del Señor está cerca.

CUANDO RECÉIS MI SANTO ROSARIO DECID AL TERMINAR CADA MISTERIO MI JACULATORIA:

“¡Oh María concebida sin pecado, rogad por nosotros que recurrimos a Ti!”

Y recibirán una Indulgencia Plenaria Extraordinaria, por una sola vez, que os servirá para borrar vuestros pecados o aminorar vuestra estadía en el Purgatorio, cuando lleguéis a la Eternidad.

TAMBIÉN PODÉIS DONARLA EN BENEFICIO DE QUIÉN VOSOTROS QUERÁIS

Y beneficiar a las almas que vosotros decidáis, en vuestra Caridad operante… 

NIÑITOS MÍOS, TAMBIÉN DEBO RECORDAROS QUE…

Mi Santa Medalla es la Fortaleza de mis Consagrados; yo vuestra Madre, protejo y amparo a todos aquellos que con Fe, lleven en su cuello mi Medalla.

En los tiempos de la Gran Tribulación ninguno de mis devotos, será tocado por el Maligno. Prometo asistir y proteger en esta vida y en la Eternidad a todos mis devotos.

Mi Medalla Milagrosa es sanación para los enfermos del cuerpo y del alma, si con Fe me invocáis con mi Jaculatoria. Introducidla en agua bendita o exorcizada, haciendo mi Jaculatoria y dadla de beber al enfermo.

Y si lo hacéis con Fe, os aseguro que éste recobrará la salud del cuerpo o del alma.

Mi Medalla Milagrosa es terror para los demonios; cuando os sintáis atacados por el Maligno, decid mi Jaculatoria: “¡Oh María concebida sin pecado, rogad por nosotros que recurrimos a Ti!”;

Y el poder de mi Medalla alejará los demonios y no permitirá que los dardos incendiarios del Maligno, os hagan daño.

Para los tiempos de la Gran Tribulación, debéis de tener mi Medalla Milagrosa porque mi Padre le ha otorgado gran poder para sanar de muchas enfermedades, pestes y virus, todos aquellos que con Fe la lleven.

Mi Medalla Milagrosa os librará de muchos males, pestes y enfermedades incurables, en aquellos días de combate espiritual.

El poder de mi Medalla Milagrosa, es escudo protector que os libra de las fuerzas del mal. Si estáis en peligro y me invocáis haciendo mi jaculatoria, os libraré de todo enemigo material y espiritual.

Todo aquel que sea mi devoto, no conocerá la muerte repentina, ni derramará sangre.

Yo vuestra Madre de la Medalla Milagrosa, prometo asistir en la hora de la muerte a todos mis devotos; ningún demonio podrá perturbar la Paz de los moribundos que fueron mis fieles devotos.

En la eternidad seré Intercesora y Abogada de todos mis devotos, y mis hijitos fieles no padecerán larga estadía en el Purgatorio.

Mis hijitos devotos, haced bendecir nuevamente y exorcizar mi Santa Medalla, para que os brinde mayor Protección en los tiempos de combate espiritual que se aproximan.

Todos mis fieles devotos, serán guerreros espirituales en los tiempos de la Gran Tribulación, porque el poder de mi Medalla es Poderosa Armadura que alejará a los demonios.

Mi Medalla exorcizada en los tiempos de la Gran Tribulación, emitirá rayos de luz que cegarán a Satanás y sus demonios.

Mi Medalla Milagrosa exorcizada puesta sobre los enfermos del alma, los librará de los ataques de los demonios.

Consagraos a mi Medalla Milagrosa y haced mi jaculatoria: “¡Oh María concebida sin pecado, rogad por nosotros que recurrimos a Ti!”; después de cada Misterio de mi Santo Rosario

Y os aseguro que obtendréis de ésta Madre, protección, sanación y liberación.

No temáis mis niños, TODO ESTE MES por una sola vez, podéis ganar mi Indulgencia. Lo más importante es que os hagáis mis devotos, para que mi Protección permanezca en vosotros.

Soy vuestra Madre del Carmelo, quien hoy se dirige a vosotros mis hijitos fieles; para que me acompañéis en este gran mes ESPECIAL e intercedáis conmigo por mis amadas almas del Purgatorio.

En EL DÍA DE LOS DIFUNTOS hay amnistía para las almas por celebrarse una gran fiesta por todos los SANTOS que ya regresaron a la patria celestial, es AHORA mis pequeños cuando muchas almas suben a la Gloria de Dios.

Otras suben al Primer Purgatorio, otras tantas quedan en espera y las más apartadas reciben un descanso.

Hijitos, ofreced todos los días vuestras oraciones, ayunos, penitencias y santas comuniones, por el descanso eterno de las almas del Purgatorio:

Mi Padre por mi poderosa Intercesión y por vuestras súplicas, abre hoy las Puertas del Cielo para que miríadas de almas llevadas por los Ángeles suban a la Gloria de Dios.

Mi Santo Rosario hecho con Fe y devoción por mis amadas almas del Purgatorio, es el regalo más grande que hoy les podéis ofrecer.

No olvidéis a las almas moribundas que en más peligro estén de condenarse, orad por ellas y esta Madre no permitirá que se pierdan; por cada Ave María que hagáis en mi Santo Rosario por estas pobres almas.

Muchas le serán arrebatadas a mi Adversario, sólo se perderán las que definitivamente en el Paso por la Eternidad le digan “NO” al Dios de la Vida.  

Hijitos, os pido que después de cada decena de mi Santo Rosario, digáis también: “Por la poderosa intercesión de nuestra Madre del Carmelo, sean llevadas las almas a la Gloria del Cielo”.

Hijitos, consagraos hoy a vuestra Madre del Carmen; llevad con vosotros mi Santo Escapulario y os prometo que en la hora de vuestra muerte, vendré por vosotros y no os dejaré perder en el Fuego Eterno.

Os regalo la Oración de Consagración en mi advocación de la Virgen del Carmen y os regalo también la Oración que le dicté a mi siervo amado Simón Stock, “La Flor del Carmelo”;

Hacedla con devoción, pues tiene gran poder y ganáis indulgencia plenaria; pedidle a mi amado Simón, que interceda por vosotros para que podáis alcanzar la gracia de la salvación.

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

El devoto de la Virgen del Carmen procurará cada día cuando mejor pueda hacer esta consagración a su Madre:

“! Oh, María, Reina y Madre del Carmelo! Vengo hoy a consagrarme a Ti, pues toda mi vida es como un pequeño tributo por tantas gracias y beneficios como he recibido de Dios a través de tus manos.

Y porque Tú miras con ojos de particular benevolencia a los que visten tu escapulario, te ruego que sostengas con tu fortaleza mi fragilidad, ilumines con tu sabiduría las tinieblas de mi mente y aumentes en mi la fe, la esperanza y la caridad, para que cada día pueda rendirle el tributo de mi humilde homenaje.

El santo escapulario atraiga sobre mí tus miradas misericordiosas, sea para mi prenda de tu particular protección en luchas de cada día y constantemente me recuerdes el deber de pensar en Ti y revestirme de tus virtudes.

De hoy en adelante me esforzaré por vivir en suave unión con tu espíritu, ofrecerlo todo a Jesús por tu medio y convertir mi vida en imagen de tu humildad, caridad, paciencia, mansedumbre y espíritu de oración.

¡Oh, Madre amabilísima! Sostenme con tu amor indefectible, a fin de que a mí, pecador indigno, me sea concedido un día cambiar tu escapulario por el eterno vestido nupcial y habitar contigo y con los santos del Carmelo en el reino de tu Hijo”.  

ORACIÓN DE SAN SIMÓN STOCK A NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
La Flor del Carmelo

¡Oh Bellísima Flor del Carmelo, Fructífera Viña, Resplandor del Cielo, Madre Singular del Hijo de Dios, Virgen Siempre Pura!. Madre Santísima, después de habernos traído el Hijo de Dios, permanecisteis intacta y sin mancha ninguna.

¡Oh Bienaventurada Siempre Virgen, asistidme en esta necesidad!. ¡ Oh Estrella del Mar, auxiliad y protegedme!. ¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!. ¡ Madre y Ornamento del Carmelo, rogad por nosotros !

¡Virgen, Flor del Carmelo, rogad por nosotros!, ¡Patrona de los que visten el Santo Escapulario, rogad por nosotros!, ¡ San José, fiel Amigo del Sagrado Corazón, rogad por nosotros !, ¡ San José, Castísimo Esposo de María Santísima, rogad por nosotros!, ¡San José, nuestro Gran Protector, rogad por nosotros!

¡ Dulce Corazón de María sed nuestra Salvación ! Amén.

Estáis invitados a mi fiesta pequeños míos, para que juntos en este glorioso día, le ofrezcamos al Padre mi Santo Rosario como una ofrenda de amor por la salvación de las almas.

Vuestra Madre del Carmelo, Señora de las almas del Purgatorio.

Dad a conocer mis mensajes a toda la Humanidad.  

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

UN DESEO CONCEDIDO


LA HISTORIA DE FRAY DANIELE

LA GRACIA DE VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA:

EL TESTIMONIO DE UN ÍNTIMO AMIGO DEL PADRE PÍO

Fray Daniele pensaba que después de morir pasaría un tiempo en el Purgatorio.

Pero el Señor le llevó allí en vida para hacerle reflexionar, y luego su vida cambió en su regreso.

Esta es lo que ahora se llama una experiencia cercana a la muerte, donde la persona muere, es llevada al Cielo, se le muestran los pecados y regresa a la vida profundamente cambiada.

Sólo que Fray Daniele regresa a la Tierra con el propósito de hacer su Purgatorio en la Tierra.

La experiencia de Fray Daniele, compañero inseparable del P. Pío, nos hace saber que un momento en el Purgatorio es mucho tiempo.

Una hora en el Purgatorio parece una eternidad.

El relato está tomado del libro “Omagio a Fray Daniele”. 

EL TUMOR Y LA INTERVENCIÓN DEL PADRE PÍO

Este es el relato de Fray Daniele.

Inmediatamente después de la guerra, me encontraba en San Giovanni Rotondo, mi pueblo nativo, en el mismo convento del P. Pío.

Un poco tiempo después comencé con algunos dolores en el aparato digestivo y me fui a una consulta médica.
Y el médico me diagnosticó un mal incurable: un tumor.

Pensando ya en la muerte, fui a referírselo todo al Padre Pío, el que después de haberme escuchado, bruscamente me dijo:

–    “Opérate.”

Permanecí confuso y reaccionando le dije:

–    “Padre, no me vale la pena. El médico no me ha dado ninguna esperanza. Ahora sé que debo morir.”     

–     “No importa lo que te ha dicho el médico: opérate, pero en Roma en tal clínica y con tal profesor.”  

El Padre me dijo esto con tal fuerza y con tanta seguridad que le contesté:

–    “Si Padre, lo haré”.

Entonces él me miró con dulzura y, conmovido, añadió:

–    “No temas, yo estaré siempre contigo”

LA OPERACIÓN

A la mañana siguiente salí ya en viaje para Roma.

Y estando sentado en el tren advertí al lado mío una presencia misteriosa: era el Padre Pío que mantenía la promesa de estar conmigo.

Cuando llegué a Roma supe que la clínica era “Regina Elena”,  y que el profesor se llamaba Ricardo Moretti.

Hacia el atardecer ingresé en la clínica.

Parecía que todos me esperaban, como si alguien hubiera anunciado mi llegada.

Y me acogieron inmediatamente.

A las 7 de la mañana estaba ya en la sala de operaciones. Me prepararon la intervención.

A pesar de la anestesia, permanecí despierto y me encomendé al Señor con las mismas palabras que Él dirigía al Padre antes de morir:

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Comenzaron los médicos la intervención y yo sentía todo lo que decían.  

Sufría dolores atroces, pero no me lamentaba al contrario, estaba contento de soportar tanto dolor que ofrecía a Jesús, ya que aquellos todos sufrimientos purificaban mi alma de mis pecados.

Un rato después me adormecí.

JUICIO Y CONDENA AL PURGATORIO

Cuando recobré la conciencia me dijeron que había estado tres días en coma antes de morir.

En ese período me presenté delante del Trono de Dios.

Veía a Dios pero no como juez severo, sino como Padre afectuoso y lleno de amor.

Entonces comprendí que el Señor había hecho todo por amor hacia mí, desde el primero al último instante de mi vida, amándome como si fuera la única criatura existente sobre la Tierra.

No obstante me di cuenta también de que no solamente no me había cambiado este inmenso amor divino, sino que lo había descuidado totalmente.

Fui condenado a dos / tres horas de Purgatorio.

¿Pero cómo? -me pregunté- ¿Solamente dos / tres horas?  Y después podré quedarme siempre próximo a Dios Eterno Amor?

Di un salto de alegría y me sentía como hijo predilecto.

La visión desapareció y me volví a encontrar en el Purgatorio.

Las dos / tres horas de Purgatorio fueron dadas sobre todo, por haber faltado al voto de pobreza, es decir, por haber conservado para mí unas pocas liras.

Con frecuencia me iba con la mochila en la espalda a pedir limosnas de puerta en puerta.

Hacía la compra todos los días para el convento. Todos me conocían y me querían bien.

Siempre que compraba alguna cosa me hacían descuentos.

Y aquellas pocas liras que recogía, en vez de entregárselas al superior, las conservaba para la correspondencia, para mis pequeñas necesidades y también para ayudar a los militares que llamaban a la puerta del convento. 

LAS TRES HORAS EN EL PURGATORIO

Eran unos dolores terribles que no sabía de dónde venían, pero se sentían intensamente.

En los sentidos con los cuales había ofendido más a Dios en este mundo: los ojos, la lengua… experimentaba mayor dolor y era una cosa increíble.

Porque allí abajo, en el Purgatorio, uno se siente como si tuviese cuerpo y conoce / reconoce a los demás como sucede en el mundo.

Mientras tanto, aunque no había pasado más que unos instantes con aquellas penas, me parecía ya que fuera una eternidad.

Lo que más hace sufrir en el Purgatorio no es tanto el Fuego -también muy intenso- sino aquel sentirse lejos de Dios.

Y lo que más aflige es haber tenido todos los medios a disposición para la salvación y no haber sabido aprovecharse de ellos.

Fue entonces cuando pensé ir a un hermano de mi convento para pedirle que rezara por mí que estaba en el Purgatorio.

Aquel hermano quedó maravillado porque sentía mi voz pero no me veía y me preguntó:

–        “¿Dónde estás, porque no te veo?”

Yo insistía y viendo que no tenía otro medio para llegar a él, porque mis brazos se cruzaban pero no llegaba.

Sólo entonces me di cuenta que estaba sin cuerpo.

Me contenté con insistirle para que rezase mucho por mí y me fuera del Purgatorio.

–       ¿Pero cómo? -me decía a mí mismo- ¿No debería estar solo dos / tres horas en el Purgatorio?

Y han transcurrido ya trescientos años. Por lo menos así me parecía.

De repente se me aparece la Bienaventurada Virgen María y le pedí insistentemente, le supliqué, diciéndole:

–     “¡Oh Santísima Virgen María, Madre de Dios, consígueme del Señor la gracia de volver a la tierra para vivir y trabajar solamente por amor de Dios!”.

Acudí también ante el P. Pío e igualmente le supliqué:

–       “Por tus atroces dolores, por tus benditas llagas, padre Pío, ruega por mí a Dios para que me libere de estas llamas y…

ME CONCEDA CONTINUAR EL PURGATORIO EN LA TIERRA”

Después no vi nada más, pero me di cuenta de que el Padre Pío hablaba a la Virgen.

Unos instantes después se me apareció nuevamente la Bienaventurada Virgen María: era Santa María de las Gracias, pero venía sin el Niño Jesús, inclinó la cabeza y me sonrió.

En aquel mismo momento volví a tomar posesión de mi cuerpo, abrí los ojos y extendí los brazos.

Después, con un movimiento brusco, me liberé de la sabana que me cubría.

Estaba contento, había recibido la gracia. La Santísima Virgen me había escuchado.

SU VUELTA A LA VIDA EN LA TIERRA

Inmediatamente después los que me velaban y rezaban, asustadísimos, se precipitaron fuera de la sala a buscar enfermeros y doctores.

En pocos minutos la clínica estaba abarrotada de gente.

Todos creían que yo era un fantasma y decidieron cerrar bien las puertas y desaparecer, por cierto temor a los espíritus.

A la mañana siguiente me levanté muy pronto y me senté en una butaca.

A pesar de que la puerta estaba cuidadosamente vigilada, algunos lograron entrar y me pidieron les explicara lo que me había sucedido.

Para tranquilizarles, les dije que estaba llegando el médico de guardia, al cual tenía que decir lo que me había pasado.

Corrientemente los médicos no llegaban antes de las diez, pero aquella mañana todavía no eran las siete y dije a los presentes:

–      “Mirad; el médico está llegando; ahora está aparcando el coche en tal puesto”.

Pero nadie me creía.

Y yo continuaba diciéndoles:

–     “Ahora está atravesando la carretera, lleva la chaqueta sobre el brazo y se pasa la mano por la cabeza como si estuviera preocupado, no sé que tendrá”…

Pero nadie daba crédito a mis palabras.

Entonces dije:

–     “Para que me creáis que no os miento, os confirmo que ahora el médico está subiendo en el ascensor y está para llamar a la puerta”.

Apenas había terminado de hablar, se abre la puerta y entró el médico quedando maravillados todos los presentes.

Con lágrimas en los ojos, el doctor dijo:

–      “Sí, ahora creo en Dios, creo en la Iglesia y creo en el Padre Pío…”.

Aquel médico que primero no creía o cuya fe era como agua de rosas, confesó que aquella noche no había logrado cerrar los ojos pensando en mi muerte, que él había comprobado, sin dar más explicaciones.

Dijo que a pesar del certificado de muerte que había escrito, había vuelto para cerciorarse qué era lo que había sucedido aquella noche que tantas pesadillas le había ocasionado.

Porque aquel muerto (que era yo) no era un muerto como los demás y, efectivamente, no se había equivocado.

DECIDIÓ VIVIR EL PURGATORIO EN LA TIERRA

Después de esta experiencia, Fray Daniele vivió verdaderamente el Purgatorio en esta tierra.

Purificándose a través de enfermedades, sufrimientos y dolores, conformándose siempre y en todo con la Voluntad de Dios.

Solamente recuerdo algunas intervenciones que sufrí: de próstata, coliscititis, aneurisma de la vena abdominal.

Otra intervención después de un accidente callejero cerca de Bolonia.

Prescindiendo ya de otros dolores no sólo físicos, sino también morales.

FRAY DANIELE

A la hermana Felicetta, que le preguntó cómo se sentía de salud, Fray Daniele le confió:

–     “Hermana mía, hace más de 40 años que no recuerdo que significa estar bien”.

Fray Daniele falleció el 6 de julio de 1994.

Mientras colocaban convenientemente sus restos mortales en la capilla de la Enfermería del Convento de los Hermanos Capuchinos, en San Giovanni Rotondo, se recitaba el Rosario en sufragio de su alma.

A algunos de los presentes les parecía que Fray Daniele moviera los labios, como para contestar al Ave María del Rosario”.

Después que el alma ya no estaba en el cuerpo de Fray Daniele, aun así, algunos de los presentes, veían como seguía orando al Señor.

“Y lo vieron más de uno.”

El cuerpo acostumbrado a tanta Oración, todavía permanecía como si estuviera bien vivo, aunque en ese mismo momento su alma ya gozaba de la Presencia de Dios.

Se había convertido en Instrumento de Oración, aun cuando su alma había quedado libre de aquel cuerpo bendecido por Dios.

La voz se difundió tan rápidamente, que el superior, Padre Livio de Matteo para quedar tranquilo, quiso cerciorarse de que no se trataba de una muerte aparente.

Por este motivo hizo venir de la Casa Alivio del Sufrimiento próxima, al doctor Nicolás Silvestri, ayudante de Medicina Legal y al doctor José Pasanella, asistente también de medicina Legal.

Los cuales hicieron un electrocardiograma a Fray Daniele y le tomaron la temperatura, por lo cual confirmaron definitivamente su muerte.

Se cuenta también en la historia que ha habido personas que poco antes de morir, tuvieron deseos de pecar, y acabaron en ruina perpetua.

Unos cuerpos se convierten en bendición y otros en maldición.

A94 EL CALVARIO DE LA IGLESIA


OCTUBRE 02 2019 1: 10 P.M.

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A SU PUEBLO FIEL

Hijos míos, mi Paz sea con vosotros

Pequeños míos, la Tierra y la Humanidad muy pronto van a ser purificadas con Fuego que caerá del cielo; Fuego que limpiará vuestro mundo de toda cizaña de pecado y maldad.

¡Ay de las Naciones impías, porque van a conocer el poder del Brazo Justiciero de mi Padre, que se descargará contra ellas!

Cuando más segura se sienta la Humanidad, llegarán los días de angustia y tribulación. En fracciones de segundo todo cambiará y lo que hoy conocéis dejará de existir.

ESTA HUMANIDAD NO ALCANZARÁ A LEVANTARSE,

CUANDO YA LE ESTARÁ LLEGANDO OTRA CALAMIDAD

Se acercan los días de la Gran Prueba, días de escasez, hambruna y tribulación, como nunca antes se habían visto en la Tierra.  

¡Qué tristeza que sea a través del dolor, el sufrimiento y la purificación, como despierte esta Humanidad!

El Cisma marcará el comienzo de los Dolores y, ¡Ay de aquellos que continúen adormecidos por el pecado, porque en verdad os digo, que no habrá más amanecer para ellos!

Hijos míos, muy pronto mis Casas serán cerradas, mi Culto diario suspendido y mis Tabernáculos profanados; muchos me buscarán y no me encontrarán, sólo me dejaré hallar por mi Pueblo Fiel.

La angustia y la desesperación se apoderarán de la humanidad tibia y pecadora; mi Espíritu apartaré de la inmensa mayoría que camina en el pecado y la tibieza espiritual.

ENTONCES, SABRÉIS HUMANIDAD INGRATA,

QUÉ ES VIVIR SIN EL ESPÍRITU DE DIOS QUE DA LA VIDA

Las tinieblas y su Amo se apoderarán del Mundo y será tanta la oscuridad que sólo brillarán como cocuyos, las lámparas encendidas con la Oración de mi Pueblo Fiel.

REINA DE LOS MARTIRES

REBAÑO MÍO, SE ACERCA EL CALVARIO PARA MI IGLESIA,

LOS ESCÁNDALOS EN SU INTERIOR

Y LA MALA INTERPRETACIÓN DE LAS NUEVAS REFORMAS,

HARÁN QUE ESTALLE EL CISMA

EL CUAL SERÁ EL MÁS DESTRUCTIVO EN TODA LA HISTORIA DE MI IGLESIA

Mi Iglesia será flagelada por el azote de la división, los rebeldes se apartarán de ella y arrastrarán consigo un gran número de almas.

Una nueva Iglesia fundarán y ésta le servirá totalmente a mi Adversario; otro Papa será nombrado, Roma perderá la Fe y arderá en sus siete colinas.  

La nueva iglesia será la cloaca de los Demonios, donde no habrá moral, sino libertinaje y pecado.

Todo está listo para dar comienzo a la Iglesia de la Nueva Era, dirigida por la masonería eclesiástica y orientada por mi adversario.

Millones de almas van a perder la Fe y se apartarán de mi Iglesia y muchos por falta de conocimiento se unirán a los rebeldes.

La iglesia de la nueva era adorará a Satanás y le rendirá culto; será la iglesia del libertinaje y pecado, donde no habrá compromiso ni cruces, ni camino angosto ni estrecho.

Todo será permitido, ninguno será pecador; bajo el lema del Amor todos serán absueltos de sus pecados.

¡OH JUDAS, VESTIDOS DE PÚRPURA!

¡MUCHOS DE VOSOTROS SERÉIS MIS VERDUGOS!

 ¡NUEVAMENTE ENTREGARÉIS AL HIJO DEL HOMBRE, REPRESENTADO EN SU IGLESIA!

¡EN MANOS DE MI ADVERSARIO!

Vuestra Hora se acerca, lo que tenéis que hacer, HACEDLO PRONTO. 

¡Ay de aquellos que entregarán a mi Iglesia que soy Yo, porque en verdad os digo, que vuestra paga será la Muerte Eterna!

Discípulos míos, venid a consolarMe, me embarga la soledad y la tristeza AL VER LA TRAICIÓN  que sufriré de parte de aquellos que dicen ser mis familiares y que juraron serme fieles.

Mi Dolor es grande al recibir los Azotes de la Traición, las Espinas de la Ingratitud y la Cruz de la División de mi Iglesia.

MI CALVARIO SE APROXIMA, NO ME DEJÉIS SOLO

SOY EL PRISIONERO DE AMOR QUE MENDIGA VUESTRA COMPAÑÍA,

TENGO SED DE ALMAS CONSOLADORAS QUE VENGAN A MIS SAGRARIOS

A MITIGAR MI SUFRIMIENTO

No paséis de largo por mis Casas, entrad a visitarMe.

Soy el Amado que no es Amado que os pide como un Mendigo una Limosna de amor y compañía. Os estoy esperando no tardéis.

Rebaño Mío, la Humanidad apartada de Mí, está cayendo en la desesperación y en la intolerancia; los actos violentos están llegando a extremos por la falta de Dios en el corazón de muchos hombres.

Tened mucho cuidado y sed muy prudentes en el hablar y actuar, porque de ello dependerá vuestra tranquilidad.Sellaos y sellad vuestros hijos, familiares, personas y lugares donde vais a estar en el día, antes de salir de vuestros hogares.

Porque espíritus de intolerancia, violencia y agresividad, andan sueltos haciendo correr la sangre y trayendo muchas desgracias.

Sin vuestra Armadura Espiritual puesta, NO SALGÁIS A LA CALLE, porque corréis el riesgo de ser atacados por espíritus de intolerancia que moran en los cuerpos de aquellos que viven sin Dios y sin Ley.

Acordaos que el pecado y la Maldad van en aumento y hacen parte de la vida de una gran mayoría de la humanidad.

Si queréis vivir en Paz, no entréis en discusiones estériles, ni alcéis la voz, ni impongáis vuestra forma de pensar, para que no se rompa la armonía.

Porque la intolerancia anda suelta y por culpa de ella, muchas desgracias y muertes innecesarias se están presentando.

Acordaos, es mejor perder una discusión, que perder un amigo o la vida.

Apartaos de los hombres violentos, porque estos sólo buscan hacer correr la sangre.

Respetad la opinión ajena y los derechos de los demás, para que podáis convivir en paz y no olvidéis que el torpe y el ignorante también tienen su propia verdad.

El silencio y el respeto son el mejor antídoto para evitar los problemas de intolerancia; cuando alguien sin motivo os agreda o intimide, selladlo con mi Sangre y con mis Llagas

y el Poder de mi Sangre y Llagas, apartará de la mente de esa persona el espíritu de intolerancia o agresividad.

Rebaño mío, haced uso del Poder de mi Sangre y Llagas, para que podáis protegeros de los ataques de los espíritus del mal.

Las grandes pruebas para mi Rebaño están por comenzar y sólo si ponéis vuestra confianza en Mí, y hacéis uso del poder de mi Sangre y Llagas, podréis salir victoriosos.

Os recuerdo nuevamente mis Palabras: “La pelea no es con gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales bajadas del cielo, las cuales tienen mando, autoridad y dominio, sobre este mundo oscuro.” (Efesios 6. 12)

El Poder de mi Sangre y Llagas, unidos al Rosario de mi Madre os protegerán, si con Fe esta Armadura utilizáis.

Aplicadlas sobre los espíritus malignos encarnados y las fuerzas espirituales que vagan por los aires, para que salgáis victoriosos en las batallas de cada día.

Sólo con vuestra Armadura Espiritual puesta a mañana y noche, con el Poder de mi Sangre y Llagas y el Rosario de mi Madre, podréis vencer las fuerzas del Mal.

Tened pues en cuenta estas instrucciones Rebaño Mío, para que podáis repeler los ataques y engaños de los espíritus malignos.

Los días de la Gran Prueba se están acercando,

¡Oh Humanidad, no queréis acogeros a mi Misericordia, seguís dándole la espalda a mis Llamados, preferís el Camino ancho y espacioso que lleva a la Muerte Eterna; que esa sea pues vuestra paga!

  Muy pronto llegaré como Ladrón en la noche y a muchos encontraré dormidos.

Ya no van a poder despertar de nuevo a este Mundo,

YA NO VAN A TENER TIEMPO DE ARREPENTIRSE,

PORQUE LO DEJARON TODO PARA LO ÚLTIMO,

INCLUYENDO SU SALVACIÓN

Después de mi Pentecostés comenzarán a cumplirse cada una de mis Palabras escritas para estos Últimos Tiempos.

Preparaos para la Venida de mi Santo Espíritu, haced una buena preparación para este Pentecostés que se aproxima,

para que mi Espíritu os de la Fortaleza, la Templanza, y todas las gracias que necesitáis para poder enfrentar los días de Prueba que se os avecinan.

Estad pues listos Rebaño Mío, porque después de mi Pentecostés todo comenzará a cumplirse conforme a los designios de mi Padre.

Os digo que una Señal Grande se os dará en el Cielo para que os preparéis para la Llegada de mi Aviso; todos los Acontecimientos se han acelerado por la Maldad de los hombres de estos Últimos Tiempos.

Por eso hijos míos, debéis de estar orantes y vigilantes; porque NO sabéis el día, ni la hora, en que llegará vuestro Amo.

Cuando menos lo penséis estaré tocando a la Puerta de vuestras Almas, para mostraros el estado en que se encuentran con respecto a vuestro Dios y vuestros hermanos.

Haced buenas Confesiones de Vida os lo pido hijos míos; recibid con mayor frecuencia mi Cuerpo y mi Sangre, para que cuando os presentéis espiritualmente ante Mí…

Podáis ser justificados y no tenga vuestra alma que sufrir los padecimientos que sufren las almas del Purgatorio y las almas que se condenan.

Porque bien sabéis que vuestra alma será llevada al LUGAR que le corresponde según sus faltas.

VisitadMe en el Sagrario, porque estoy derramando abundantes bendiciones a todos aquellos que se acerquen a platicar Conmigo.

Estoy sanando corazones heridos y maltratados. Y concediendo indulgencias plenarias que os servirán para borrar vuestras faltas y limpiar vuestra alma.

Acordaos que estoy por partir para que se cumpla todo lo que está escrito para estos Últimos Tiempos; de nuevo nos volveremos a ver en mi Nueva y Celestial Jerusalén donde estaré ya con vosotros hasta la consumación de los tiempos.

Venid pues, porque la Fuente de mi Misericordia se está derramando más abundantemente en estos días; venid porque quiero atraeros a Mí, para que podáis gozar mañana de la Vida Eterna.

Haced mis Primeros Viernes y mi Hora Santa; ofrecedlo todo por la sanación de vuestro árbol genealógico y por vuestros familiares difuntos y antepasados

Y VERÉIS GRANDES CAMBIOS EN VUESTRA HEREDAD Y EN VUESTRAS VIDAS

Ayudadme a rescatar con vuestras oraciones, ayunos, sacrificios y santas misas; a las almas más necesitadas de mi Misericordia.

NO solo a las que yacen en la Eternidad, sino también a las que vagan por este Mundo sin Dios y sin ley.

Acordaos que respeto vuestro libre albedrío y todo lo hago dependiendo de vuestras oraciones y súplicas.

Os estoy esperando en el silencio de mi sagrario; yo soy el tesoro escondido que andáis buscando; yo soy vuestra salvación.

Mi Padre ha ampliado por un corto espacio de tiempo su Misericordia, esperando que se promulgue el Quinto Dogma de mi Madre y la Consagración de Rusia.

Por petición de mi Madre amplió el Tiempo de su Misericordia, a la espera de que estos Acontecimientos se cumplan.

Hijos míos, AYUDADME A RESCATAR ALMAS,

ORAD POR LAS MÁS NECESITADAS DE LA MISERICORDIA DE DIOS EN ESTE MUNDO

Y POR LAS QUE SE ENCUENTRAN EN EL ESTADO MÁS PROFUNDO DEL PURGATORIO

Ofreced el Santo Sacrificio de la Misa por ellas y os aseguro que muchas serán rescatadas.

El poder de mi Santo Sacrificio que se celebra incruentamente en cada Santa Misa, libera a muchas almas del Fuego del Purgatorio y rescata en este mundo a las que en más peligro están de condenarse.

Hay almas que llevan siglos de vuestro tiempo en el Purgatorio, esperando que vosotros ofrezcáis por ellas una Santa Misa o un Santo Rosario, para poder subir a la Gloria Eterna.

Hijos míos, cuando ofrecéis el Santo Sacrificio de la Misa, el Rosario de los Misterios Dolorosos, el Rosario de mis Llagas, de mi Preciosísima Sangre; vuestros ayunos y penitencias por las almas del Purgatorio y por las almas más necesitadas de la Misericordia de Dios en este Mundo,

El Amor y la Misericordia de mi Padre, eleva a muchas a la Gloria Eterna, libra de condenarse a las que yacen moribundas y en pecado mortal aquí en la Tierra, rescata a las que vagan en Tinieblas y da alivio a las más necesitadas en el Purgatorio.

Necesito hijos míos, liberar el Purgatorio de millones de almas que yacen en el olvido, porque la inmensa mayoría de la Humanidad NO se volvió a acordar de orar por ellas.

Orad por el eterno descanso de las almas del Purgatorio y mi Padre os lo agradecerá y tendrá en cuenta cuando lleguéis a la Eternidad.

Por cada alma que ayudéis a rescatar de este Mundo o del Purgatorio, ganaréis indulgencias que os servirán a vosotros o a vuestros familiares más necesitados cuando lleguen a la Presencia de Dios.

Cada alma que es elevada a la gloria eterna por vuestras oraciones, ofrecimientos y sacrificios; se convierte en intercesora vuestra en este Mundo y en vuestro Paso por la Eternidad.

Mi Padre que es infinitamente Misericordioso os pagará el ciento por uno,

POR CADA ALMA QUE LE AYUDÉIS A RESCATAR DE ESTE MUNDO

Y POR CADA ALMA QUE LE AYUDÉIS A LIBERAR DEL PURGATORIO

Las almas del Purgatorio son grandes intercesoras, orad por ellas y ellas os ayudarán en el combate espiritual.

Un Padrenuestro que ofrezcáis por ellas, hecho con Fe, librará a muchas del Fuego del Purgatorio y dará descanso a las más necesitadas.

El orar por las almas es de gran provecho para vuestra alma, porque os une a la gran misericordia de mi Padre.

Orad por las almas más necesitadas de la misericordia de Dios en este mundo y por las que yacen más abandonadas en el purgatorio y mi Padre os lo agradecerá y os dará su paga.

La Hora de la Gran Misericordia está próxima, preparad vuestros corazones y limpiad vuestras moradas de toda mancha de pecado, porque se acerca el Día en que pasaréis por la Eternidad y veréis el estado de vuestra alma.

La Gloria de Dios espera por mis justos y purificados hijos.

El Purgatorio espera por mis hijos que aún tienen cuentas y deudas pendientes.

Y el Averno espera a todos aquellos que caminan por la senda del pecado, quebrantando mis Preceptos y dándoMe la espalda y no la cara.

Mi Juicio Personal está muy cerca, ¿Qué esperáis insensatos para poner vuestras cuentas en orden y volver a Mí?

Vuestra soberbia y vuestros pecados os tienen vendados y no os dejan ver el grave estado de vuestras almas.

Una Gran Luz en el firmamento anunciará la llegada de mi Aviso.

Mi Gloriosa Cruz será la Señal que os anunciará que vuestro Paso por la Eternidad ha llegado.

Por siete días con sus noches mi Gloriosa Cruz os acompañará.

Muchos recibirán sanación y liberación, otros se convertirán y los hombres de ciencia dirán que es un fenómeno celeste y muchos creerán en sus palabras.

Se necesita Fe para comprender el Misterio del Amor de Dios; se necesita Fe para comprender el Plan que Dios tiene para salvar a la Humanidad.

Mi Gloriosa Cruz os fortalecerá en el espíritu y sanará el alma de mis creyentes hijos.

Después de que desaparezca mi Gloriosa Cruz, vendrá para vosotros mi Despertar de Conciencias que os llevará por el poder de mi Santo Espíritu a la Eternidad.

Donde se os mostrará el estado de vuestra alma para que al regresar a este Mundo, toméis muy en serio vuestra salvación y podáis sobrellevar los días de la Gran Purificación.

Si no os enviara mi Aviso, NO seríais capaces de afrontar los días de la Prueba.  

Mi Amor y mi fidelidad son eternos, mi Misericodia es infinita; no quiero veros perder, Sufro y revivo mi Pasión y mi Calvario con cada alma que se me pierde.

No me hagáis sufrir más, atended a mis Llamados que os estoy haciendo a través de mis Mensajeros; escuchad mi Voz y poned en práctica mis Preceptos, para que seáis mi Pueblo y yo sea vuestro Dios.

Hijos míos de nuevo os digo, el día de mi Llamado está muy cerca, corred a poner en orden vuestras cuentas para que vuestro Paso por la Eternidad sea de paz y de gozo y no una amarga y dura experiencia.

Muchas almas que ya han pagado sus deudas en este Mundo, cuando llegue mi Aviso, se quedarán conmigo en el Paraíso y no regresarán más.

Los que estén vestidos de blanco me verán y contemplarán la Gloria de Dios.

Los de traje gris y gris oscuro, conocerán los diferentes estados del Purgatorio

Y los que vienen sin el traje apropiado serán separados por mis Ángeles y entregados a los carceleros, para que los lleven al Lugar que les corresponde en las profundidades del Abismo.

Venid pues hijos rebeldes y reconciliaos Conmigo y con vuestros hermanos; no sea que por falta de Perdón, tengáis que conocer las cárceles de la Eternidad y habitar en sus calabozos.

Despertad hijos rebeldes, porque estoy llamando a vuestras puertas. ¡Abridme tengo un mensaje de salvación para vosotros!

No me cerréis la puerta, hoy vengo como Padre, escuchadMe y acogeos a mi Amor y a mi Misericordia y os daré mi Perdón.

Mis brazos están abiertos esperándoos; si os arrepentís de corazón os aseguro que no me volveré a recordar de vuestros pecados.

Son los últimos llamados que os hago como Padre, RECAPACITAD Y VOLVED lo más pronto posible al Redil, para que mañana no tengáis que conocer al Justo Juez y su Justicia, porque entonces ya será muy tarde para vosotros.

Todo está llegando a su límite, así mi Padre lo ha dispuesto.

El Tiempo de la Misericordia se está agotando, falta muy poco para que se consuma en su totalidad.

Muy pronto vendrá el Tiempo de la Justicia y todo cuanto veis en la Creación será transformado; con el aviso y Milagro terminará el tiempo de la Misericordia.

El Cielo sigue advirtiéndole a la Humanidad para que se prepare a este gran acontecimiento que transformará sus vidas.

Qué tristeza que muchos no quieren creer y continúan en su cotidianidad haciendo caso omiso a nuestros llamados; hijos de poca Fe.

Si los acontecimientos descritos en la Santa Palabra y en los mensajes que venimos dándole a la humanidad a través de los profetas de estos últimos tiempos no se han cumplido,

es por Misericordia de mi Padre que se ha abstenido por la Intercesión de mi Madre, a que todo se cumpla.

El Cielo junto con mi Madre intercede por esta humanidad, pero cuando se agote el último segundo de Misericordia, todo se desatará.

Entended que mi Padre no se complace con la muerte del pecador.

Orad en cadena hijos míos, para que sea abolida en mi Iglesia la comunión en la mano y los laicos dando comunión, porque este sacrilegio hace llorar al cielo y entristece a mi Padre.

Acordaos que el poder de la Oración en cadena, el ayuno y la penitencia, todo lo derrumba.

Me duele y entristece ver cómo muchos laicos y religiosas profanan mi divinidad, tomándome en la mano y otros dándome, como si yo fuera un objeto material o un pedazo de pan.

No se dan cuenta que Soy Yo Vivo y Real quien se hace vida en vosotros en la sencillez de una hostia consagrada.

Mirad cómo me ultrajáis, ¿Éste es el pago que recibo por mi Amor?

Muchas almas están en las profundidades del Purgatorio y otras se han condenado por esta vil profanación.

NOLI ME TANGERE, ¡NO ME TOQUES!

PORQUE VUESTRAS MANOS NO SON DIGNAS DE RECIBIRME Y DE DARME

Este ministerio sagrado solo lo he conferido a mis Sacerdotes, Obispos, Cardenales y el Papa,

SÓLO MANOS CONSAGRADAS POR LA UNCIÓN SACERDOTAL PUEDEN TOCARME

Haced buenas confesiones, mortificad vuestros sentidos y orad con el salmo 51, que le di a mi siervo David antes de recibirme.

Si no participáis de mi Cena Pascual, no podéis alimentaros de mi cuerpo y de mi sangre; os digo esto, porque muchos llegan al final del Santo Sacrificio a recibirMe como si fuera algo mundano lo que reciben.

Otros me reciben en pecado mortal, no sabiendo que con esto se están bebiendo el cáliz de su propia condenación.

Debéis de confesaros mínimo cada mes, pero si cometéis faltas graves debéis de hacerlo de inmediato;

muchos llevan meses sin confesarse, porque según ellos no tienen pecados; os digo, que todos sois pecadores, solo Dios es Santo.

2. (4) lávame a fondo de mi culpa, y de mi pecado purifícame.
3. (5) Pues mi delito yo lo reconozco, mi pecado sin cesar está ante mí;
4. (6) contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí. Por que aparezca tu justicia cuando hablas y tu victoria cuando juzgas.
5. (7) Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre.
6. (8) Mas tú amas la verdad en lo íntimo del ser, y en lo secreto me enseñas la sabiduría.
7. (9) Rocíame con el hisopo, y seré limpio, lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
8. (10) Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste tú.
9. (11) Retira tu faz de mis pecados, borra todas mis culpas.
10. (12) Crea en mí, oh Dios, un puro corazón, un espíritu firme dentro de mí renueva;
11. (13) no me rechaces lejos de tu rostro, no retires de mí tu santo espíritu.
12. (14) Vuélveme la alegría de tu salvación, y en espíritu generoso afiánzame;
13. (15) enseñaré a los rebeldes tus caminos, y los pecadores volverán a ti.
14. (16) Líbrame de la sangre, Dios, Dios de mi salvación, y aclamará mi lengua tu justicia;
15. (17) abre, Señor, mis labios, y publicará mi boca tu alabanza.
16. (18) Pues no te agrada el sacrificio, si ofrezco un holocausto no lo aceptas.
17. (19) El sacrificio a Dios es un espíritu contrito; un corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo desprecias.
18. (20) ¡Favorece a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén!
19. (21) Entonces te agradarán los sacrificios justos, – holocausto y oblación entera – se ofrecerán entonces sobre tu altar novillos.

¡Oh qué engañados que estáis y qué falta de evangelización en mi Iglesia!. Os recuerdo las palabras de mi salmo 51 cuando dice: en maldad yo fui formado y en pecado me concibió mi madre (Salmo 51, 7).

Qué tristeza siento al ver a muchos de mis hijos, recibiendo mi Cuerpo y mi Sangre, sin haberse confesado primero.

La apostasía ha entrado a mi Casa, muchas de mis Casas permanecen vacías y otras en museos se han convertido y yo, permanezco olvidado en el silencio de sus sagrarios.

¡Oh, qué ingratitud, la soledad y la tristeza me embargan! ¡Qué dolor siento al ver a la inmensa mayoría de la humanidad tan perdida!.

Cuando lleguen los días de oscuridad, ya no vais a tener mis casas abiertas, entonces, clamaréis: Señor, Señor, dónde estáis, ven sálvanos y ya no habrá quien os escuche.

Venid a visitarme, no me dejéis solo, es vuestro Padre y vuestro Salvador quien os espera;

no desaprovechéis la fuente de mi misericordia que os estoy brindando; venid a calmar vuestra hambre y a saciar vuestra sed; os estoy esperando con los brazos abiertos, para daros mi amor, mi perdón y mi vida en abundancia.

Vuestro Amado, Jesús Sacramentado.Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.  Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.  Soy vuestro Jesús Sacramentado, el Amigo que nunca falla.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

R155 EL RELOJ DEL TIEMPO FINAL


Octubre 08 de 2019

LLAMADO DE MARÍA SANTIFICADORA AL EJÉRCITO MARIANO

Amadísimos hijitos de mi Corazón que la Paz de Dios esté con vosotros y mi protección maternal os acompañe, os asista siempre y os libre de todo mal.

Pequeñitos, no temáis a los que matan el cuerpo, temed más bien a aquel que puede matar el cuerpo y el alma.

Que nadie, ni nada, os robe la paz; yo vuestra Madre Celestial estoy con cada uno de mis hijitos fieles; invocadme y vendré en vuestro auxilio a daros mi protección y mi amor.

Os digo, hijitos míos, que la Voluntad de mi Padre muy pronto se hará en el Cielo y en la Tierra.

¡Adelante, hijitos míos, con la misión que Dios os ha encomendado!

Que nada os perturbe, que nada os atemorice, permaneced unidos a Mí y yo os abrigaré con mi Santo Manto y no permitiré que ninguna fuerza del Mal os haga daño.

Rebaño de mi Hijo, los días que se aproximan son de Purificación, el Reloj del Tiempo ha comenzado su cuenta regresiva; agrupaos en torno a Mí, no descuidéis la Oración, no descuidéis el rezo de mi Santo Rosario.

LA ORACIÓN SERÁ VUESTRA FORTALEZA Y VUESTRA COMUNICACIÓN CON DIOS

 ORAD, Orad, orad, porque ya los tiempos son de batalla espiritual;

Cargad cada uno con vuestra cruz y unidla a la Cruz de mi Hijo, para que se os haga más llevadera y podáis sobrellevar los días de pasión que se os avecinan. 

¡Adelante pequeños míos, vosotros sois mi Ejército Militante, que unidos a Mí y a las legiones de Arcángeles y Ángeles, dirigidas por mi amado Miguel, derrotaremos de la faz de la Tierra toda fuerza del Mal!

¡Y allanaremos el camino para el Regreso Triunfal de mi Hijo!

Hijitos, cada día de purificación será una prueba para vosotros; por eso, debéis de estar en gracia de Dios y debéis de permanecer en Oración.

Os digo esto, porque, mi Adversario buscará por todos los medios de hacer perder el Rebaño de mi Hijo.

Acordaos lo que dice la palabra de Dios:

  “Al final de los tiempos, muchos últimos serán primeros y muchos primeros serán últimos” por lo tanto, no os confíeis.

PORQUE TODAS LAS CRIATURAS CREADAS POR MI PADRE, SERÁN PURIFICADAS

Y VUESTRA FE, SERÁ PUESTA A PRUEBA

Ya estáis en los tiempos en que la prioridad debe ser la Oración.

Alimentad vuestro espíritu y vuestro cuerpo, con el Cuerpo y la Sangre de mi Hijo; pues vienen días en que la Casa de mi Padre, será profanada y el culto diario, será suspendido.

Por lo tanto, aprovechad ahora que todavía el Espíritu de mi Hijo está  entre vosotros.  Sellad con su Preciosísima  Sangre, vuestro cuerpo, alma y espíritu.

Fortaleceos con la Palabra de Dios, que de protección para vuestra mente y revestíos con la armadura espiritual a mañana y noche.

Toda Oración que hagáis, hacedla extensiva a vuestros familiares; orad muy especialmente por aquellas almitas que se hallan más apartadas de Dios.

No olvidéis orar por las almas del Purgatorio, si oráis por ellas, os lo agradecerán y os ayudará a vuestra batalla espiritual.

Cada alma que sale del Purgatorio por vuestras oraciones, obras, ayunos, santas misas y sacrificios; se convierte en intercesora vuestra no sólo en esta Tierra, sino también cuando lleguéis a la Eternidad.

En vuestras oraciones tened siempre presente al Ejército Purgante y Triunfante, ellos esperan que vosotros aquí en la Tierra los tengáis en cuenta, para unirse a vosotros en batalla espiritual.

Hijitos, la Purificación ya comenzó, mi Adversario ha empezado a desplegar sus fuerzas del Mal, para robaros la Paz y traeros división.

Por eso debéis de permanecer unidos a mi Hijo y a Mí en Oración, cuando mi Padre os envíe su Misericordia y separe las ovejas de las cabras y el trigo de la cizaña.

Es ahí, cuando comenzará la Batalla Final que dará fin al reinado de mi Adversario y sus huestes del Mal.

Padres de familia, os hago un llamado, vosotros seréis responsables ante mi Padre, por la pérdida de vuestros hijos.

Si no oráis por ellos, mi Padre y yo, vuestra Madre Celestial, no podremos brindarles protección.

Por eso, orad por vuestros hijos. Y muy especialmente por aquellos que se encuentran más apartados de Dios, para que vuestra Oración los proteja de los ataques que el Enemigo de vuestra alma, lanzará contra vuestros hogares.

Consagraos a mi Corazón Inmaculado vosotros y vuestros hijos; consagradme vuestros hogares y bienes materiales y espirituales; para que mi Adversario no pueda tocaros y no pueda robaros el alma.

Permaneced pues hijitos míos, en unión con Dios y con vuestra Madre, a través de la Oración y muy especialmente a través del rezo de mi Santo Rosario.

Socorreos mutuamente y permaneced en el amor, para que cuando mi Hijo regrese seamos una sola Familia, en el Paraíso que mi Padre os dará como premio por vuestra fidelidad.

Hijitos, estad preparados con vuestras lámparas encendidas con la Oración Y NO TEMÁIS.

Yo, vuestra Madre Celestial NO permitiré que seáis devorados por el Lobo.

Ya es la hora en que debéis de estar en Oración constante y permanecer vigilantes, porque los Acontecimientos que darán inicio al Regreso de mi Hijo, están por desatarse.

La Humanidad vivirá días de Purificación nunca antes vistos en la Tierra.

Las riquezas de los hombres desaparecerán, las economías de los países rodarán por el suelo, las malas notificas serán vuestra compañía y la crisis financiera a nivel mundial, darán comienzo a los dolores para la Humanidad.

La Creación de mi Padre muy pronto cambiará y la Naturaleza se revertirá en contra del hombre.

El astro Sol ya no será el mismo, sus rayos ya no serán benéficos para la humanidad; acordaos que en mensajes anteriores os dije que fuerais buscando refugios en los lugares altos, porque el calor en las ciudades va a ser insoportable.

Los cambios climáticos bruscos harán que la Tierra sólo de malos frutos; el agua va a comenzar a escasear y llegará el momento en que no va a poder ser bebida, porque estará contaminada por lluvias ácidas y por azufre, debido a cambios que sufrirá vuestro sistema solar.

El Flagelo del Hambre asolará naciones enteras, la Tierra se convertirá en un desierto, las naciones poderosas acapararán los pocos alimentos y los países más pobres verán morir de sed y de hambre a sus hijos.

ID GUARDANDO PROVISIONES Y MUCHA AGUA,

PORQUE LOS DÍAS DE ESCASEZ SE ACERCAN.

Vuestro sistema planetario sufrirá grandes cambios que traerá consecuencias nefastas para vuestro planeta.

Preparaos pues hijitos míos, porque la Creación que conocéis, muy pronto sufrirá grandes alteraciones.

Os digo pequeñitos míos, que si la humanidad no vuelve a Dios de corazón y se acoge a su Misericordia,

TENDRÁ ENTONCES QUE CONOCER SU JUSTICIA DIVINA

QUE ES RECTA E INEXORABLE

Y QUE JUZGA A CADA CUAL SEGÚN SUS OBRAS.

Volved a Dios lo más pronto posible y acogeos a su Misericordia, para que podáis soportar el Paso de su Justicia.

Hijitos, EL TIEMPO YA NO ES TIEMPO, en cualquier momento todo comenzará; buscad a mis hijos predilectos y haced una buena confesión.

Alimentaos lo más que podáis del Cuerpo y la Sangre de mi Hijo, visitadlo en el Sagrario donde está Preso y Solitario, pues vienen los días en que ya no estará entre vosotros.

Os hago un llamado a mis legiones que lleváis mi nombre, a mis guerreros de Oración y a mi ejército militante.  ¡ESTAD PREPARADOS!

  Hijitos míos, el Aviso de mi padre está  cerca, cerca, cerca, el tiempo cada vez será más corto, aprovechadlo Orando.

NO perdáis más el tiempo por ir en busca de las cosas de este mundo; dejad vuestras preocupaciones mundanas y buscad a Dios, porque sólo una cosa es importante:

VUESTRA SALVACIÓN

El pecado del hombre de estos últimos tiempos ha acelerado todos los Acontecimientos, la Copa de la Justicia Divina ya comenzó a derramarse.

La Segunda Venida de mi Hijo a este mundo sin Fe, sin amor y caridad está por cumplirse.

Preparaos pues mis pequeños, formad fortines de Oración con el rezo de mi Santo Rosario, si os es posible hacedlo a mañana y noche para que permanezcáis más protegidos; no olvidéis colocaros la Armadura Espiritual completa dada a mi hijo Enoc.  

Permaneced pues en gracia de Dios, para que cuando lleguen los días de la Prueba, podáis sobrellevarlos con paciencia, ofreciéndolo todo por vuestra salvación, la salvación de vuestros familiares y el mundo entero.

Cuando oréis con mi Rosario, hacedlo extensivo a vuestros familiares.

Ofrecedlo también por los pecadores, por los moribundos, por la Iglesia, el Papa, Cardenales, Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas y Laicos comprometidos;

Incluid también a las almas del Purgatorio, para que ellas os ayuden e intercedan por vosotros; no olvidéis orar por mis jóvenes y muy especialmente orad por el triunfo de mi Inmaculado Corazón.

Hijitos, alabad y bendecid la gloria de Dios, porque grande es su Amor y eterna es su Misericordia.

No temáis, os lo digo una vez más pequeños míos, nada os pasará si permanecéis unidos a vuestro Padre y Madre celestial.

Hijitos, en cualquier momento todo se desatará,

permaneced en gracia de Dios, para que el llamado de mi Padre no os coja por sorpresa y tengáis que experimentar en vuestras almas el Fuego de la purificación espiritual.

Haced una buena confesión de vuestras faltas, ante mis hijos predilectos; tened en cuenta vuestros pecados de omisión, para que hagáis una buena confesión.

A continuación

OS HAGO UNA LISTA DE PECADOS DE OMISIÓN

Para que los tengáis en cuenta y confeséis lo más pronto posible.

Malos pensamientos contra vuestro prójimo, recibir en la Eucaristía a mi Hijo, sin el debido honor y respeto; no desagraviar a mi Hijo, por todas las comuniones que se hacen al recibirlo en la mano.

Estar distraídos en la Santa Misa, no meditar el Santo Evangelio, vestir indecorosamente  o descomplicadamente para asistir a la Santa Misa.

No prepararse con oración, antes de la confesión y la comunión; ir a la Santa Misa, sólo por cumplir; no hacer el propósito de enmendar las faltas cometidas.

NO destinar el tiempo necesario para la Oración, pasar de largo ante el Sagrario, no orar por los difuntos, no rezar el Angelus, no alabar a Dios y darle gracias al levantarse y al acostarse.

La falta de caridad con vuestros hermanos, no rezar el Santo Rosario con devoción, no leer la Santa Palabra de Dios y meditarla, dudar de la misericordia de Dios, tener poca autoestima.

Abstenerse de comer por espacio de media hora antes o después de recibir la comunión, ser pesimista y negativo.

Orar a las carreras, sin meditar en la oración, comulgar sin escuchar la Santa Palabra de Dios, salir del templo sin terminar el Santo Sacrificio y no recibir la bendición.

Todos estos son pecados de omisión, que se van acumulando y se van volviendo en faltas graves; tened pues muy presente todo esto para que hagáis una buena confesión;

rezad antes de confesaros y comulgaros el acto de contrición y el salmo 51, para que seáis irreprochables ante mi Padre y os de su bendición.

HIJITOS MÍOS, LA CERCANÍA DEL AVISO, LLAMA A LA CONVERSIÓN

Estad pues alerta y vigilantes, porque cuando menos penséis, mi Padre tocará a la puerta de vuestras almas, para despertar vuestras conciencias y mostraros el estado en que os encontráis ante Dios y vuestros hermanos.

Hijitos, mi Padre no sólo quiere mostraros el estado de vuestras almas, sino también el estado en que se encuentran las almas de vuestros antepasados y familiares difuntos en el Purgatorio,

para que cuando regreséis a vuestros cuerpos, oréis por ellos más intensamente y ofrezcáis vuestra purificación por su eterno descanso, para que os ayuden a interceder y batallar con vosotros,

Y así, unidos al ejército triunfante y a vuestra Madre Celestial, derrotemos de la faz de la Tierra al Príncipe de este mundo y sus huestes del Mal. 

Recogeos pues mis pequeños, en Oración y Alabanza, porque la batalla por vuestra libertad ya comenzó; colocaos vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche.

Rezad mi Santo Rosario; consagraos a mi Corazón Inmaculado, y la preciosísima Sangre de mi Hijo; orad a todo instante, para que las fuerzas del Mal no puedan haceros daño.

Consagrad a mi Corazón Inmaculado, vuestro descanso nocturno; acordaos que es en la noche, donde el ejército de mi Adversario estará más activo.

No se os olvide sellar vuestros hogares e hijos y familiares y todo cuanto Dios os ha dado, con la Preciosa Sangre de mi Hijo;

no olvidéis la oración de protección de vuestro amado Miguel el conjuro de lo Ángeles y el rezo a vuestro Ángel custodio, tan necesario en estos últimos tiempos.

Los días del aviso están cerca, no temáis mis pequeños, orad y confiad y todo saldrá conforme a la voluntad de mi Padre. 

Alegraos, porque vuestra felicidad os espera en los nuevos cielos y en la nueva tierra.

Ofreced vuestra purificación como ofrenda a Dios, por la salvación de los pecadores.  Vosotros sois el pueblo de Dios,

¡Seguidme y tomadme de mis manos y os llevaré seguros a las puertas de la Jerusalén Eterna!

Os digo, que vuestra purificación será más llevadera, si os depositáis en nuestros dos corazones.

  NO TEMÁIS mis niños, yo la Eterna Pastora, cuidaré de todos vosotros, Rebaño de mi Hijo.

No os asustéis por los días que vienen, acordaos que vuestra oración será vuestra protección y la fidelidad a Dios en las pruebas, será vuestro pasaporte a la nueva creación.

Refugiaos en mi Corazón Inmaculado y mis rayos de luz, os guiarán y protegerán en vuestro paso por el Desierto.

Consagración al Inmaculado Corazón de María Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones. Quiero ser como tú quieres que sea, hacer lo que tú quieres que haga. No temo, pues siempre estás conmigo. Ayúdame a amar a tu hijo Jesús, con todo mi corazón y sobre todas las cosas. Pon mi mano en la tuya para que esté siempre contigo.

  Dichosos vosotros, porque seréis habitantes de la Nueva Creación; cuantos quisieron estar en estos días, para poder contemplar mañana el rostro de Dios.

¿No os habéis puesto a pensar en todo esto?.  Alegraos y regocijaos en el Señor y en vez de estar tristes, lo que debéis es sentir gozo en vuestro espíritu, por la segunda venida de mi Hijo.

El Reino de Dios muy pronto vendrá a reinar en vuestros corazones; la alegría, la paz y el gozo en el espíritu, ya nadie os lo podrá robar.

Si supierais cuán hermosa es la Jerusalén Celestial, es el regalo más grande que mi Padre os tiene reservado para después de la purificación.

El gozo más grande en esta tierra es nada, comparado con lo que os espera en la nueva creación; ni el ojo vio ni el oído escuchó, lo que Dios tiene reservado para su pueblo fiel.

Hijitos os pido que oréis por vuestros familiares difuntos y antepasados, mi Padre quiere darles el gozo de la vida eterna, a todas aquellas almas que yacen en el purgatorio;

espera que vosotros ofrezcáis por ellas vuestras oraciones, obras, ayunos, penitencias y santas misas, como también vuestra purificación.

Si ofrecéis a mi Padre este ayuno de amor por las almas, ellas os lo agradecerán y se convertirán en intercesoras vuestras en este mundo y cuando lleguéis a la Eternidad.

Orad también hijitos míos, por las almas de los sacerdotes y religiosos en el purgatorio y muy especialmente por aquellas pobres almas más necesitadas de la misericordia de Dios.

 Las santas misas escuchadas con devoción y ofrecidas por las almas, liberan a muchas del Fuego del Purgatorio.

El Rosario de la Misericordia de mi Hijo, ofrecido al Padre por el eterno descanso de las almas, libera también a muchas.

Mi santo Rosario, especialmente los Misterios Dolorosos, si los ofrecéis al Padre por el descanso de las almas, también las libera del Fuego del Purgatorio.

Mi Novena en la advocación de la virgen del Carmelo es poderosa para el rescate y liberación de muchas almas.

 Ayudadme pues hijitos míos a rescatar almas, no solo las que están en el Purgatorio, sino también las que vagan por este mundo sin Dios y sin ley.

No olvidéis la devoción a la Preciosísima Sangre de mi Hijo, ella os librará de muchos males; este regalo que mi Padre os da para estos tiempos, no lo podéis desaprovechar, la Sangre de mi Hijo de nuevo os dará la libertad.

Hijitos, revestíos con el estandarte de la Sangre de mi Hijo, haced su rosario y Getsemaní y las fuerzas del mal serán derrotadas.  Ánimo pues mis pequeños, porque se acerca la hora de vuestra liberación.

No temáis mis niños, la Protección de mi santo Rosario será vuestro escudo en los tiempos de la Gran Prueba.

Si supierais del poder que tiene mi Rosario, seríais más fervorosos en su rezo.

Con cada Avemaría que me hacéis con Fe, yo vuestra Madre, no sólo intercedo por vosotros y vuestras familias, sino que también rescato a muchas almas de caer en el Abismo.

Mi Rosario es terror para los demonios y fortaleza para vuestro espíritu.

Todo lo que me pidáis con Fe en el rezo de mi rosario os lo concederé, si es para bien vuestro y salvación de vuestras almas.

Todo aquel que reza mi santo Rosario tiene la protección de esta Madre, y en la hora de su muerte yo no me olvidaré de esa alma que fue mi devota.

MI ROSARIO DETIENE CALAMIDADES,

CONVIERTE ALMAS,

PROTEGE A LA IGLESIA Y A SU VICARIO,

LIBERA A LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Y SALVA A LOS PECADORES DEL FUEGO ETERNO

Mi Rosario es salvación para vuestras almas, es comunicación conmigo y protección permanente para todos aquellos que con Fe meditan los Misterios del Nacimiento, Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de mi Hijo.  

Hijitos, yo vuestra Madre jamás desoigo las almas que hacen mis Avemarías; no sabéis el gozo que siento al veros rezar mi Rosario; hacedlo en cadena y los planes de mi Adversario rodarán por el suelo.

El poder de mi Santo Rosario será vuestra victoria; uníos en Oración y la paz y consuelo de cada día vuestra Madre os dará.

Mientras más rosarios hagáis en cadena, más almas rescatáis y las fortalezas de mi Adversario debilitáis y ninguna fuerza del Mal podrá haceros daño.

Consagradme vuestras familias y vuestros hogares en mi Rosario y yo vuestra Madre no dejaré que se pierdan; así sean los más pecadores.

Tened pues en cuenta lo que os digo

Y HACED MI ROSARIO TODOS LOS DÍAS,

PARA QUE CAMINÉIS EN VICTORIA

¡Adelante mi Ejército Mariano, propagad el rezo de mi Santo Rosario y juntos derrotaremos a mi Adversario y sus huestes del mal.

  Os amo pequeñitos míos, dejaos pues guiar por esta Madre que será vuestro refugio y amparo en los días de prueba que se os avecinan.

 Que mi Protección maternal os acompañe siempre.  Que la gloria de Dios os cubra con su Manto.

Acatad pues las instrucciones que os iremos dando a través de nuestros profetas e instrumentos de estos Últimos Tiempos y os aseguro que la Paz de Dios estará con vosotros.

Gloria a Dios en el Cielo y paz a los hombres de buena voluntad. 

Que mí amor y protección maternal permanezcan en vosotros y os acompañen siempre.

Vuestra Madre que os ama, María Santificadora.

Bendición de María Santificadora: Cúbrenos

Bendición de María Santificadora:  Ampáranos

Bendición de María Santificadora:  Guíanos

Bendición de María Santificadora: Santifícanos y llévanos a la gloria del Padre. Amén.

Rezar las 7 Ave Marías en honor a nuestra Madre Santificadora.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

R154 UN DON DIVINO


Octubre 02 de 2019 

LLAMADO URGENTE DE MARÍA, SEÑORA DE TODAS LAS NACIONES A LOS HIJOS DE DIOS

Hijitos de mi Corazón, que la Paz de Dios esté con vosotros y mi Amor y protección Maternal os acompañen siempre.

Hijitos, las fuerzas del Mal han se han desplegado por toda la Tierra y su ataque a los hijos de Dios es cada vez más fuerte.

Muchos profetas y ungidos de estos Últimos Tiempos serán desprestigiados y puestos en el patíbulo público.

Sed muy cautelosos y astutos mis niños, porque los lobos andan camuflados y vestidos de ovejas para engañar al Rebaño de mi Hijo.

Ya están dentro del Rebaño dividiendo las ovejas, creando cizaña, trayendo confusión, para luego dispersarlas y así hacerlas perder.

Y TOMAR LA DECISIÓN SABIA

Probad los espíritus, pedid mucho Discernimiento al Santo Espíritu, porque no todo el que diga vengo de parte del Señor es del Rebaño de mi Hijo.

Acordaos que los lobos son astutos, dividen el rebaño primero y luego lo separan para devorarlo y hacerlo caer en el despeñadero.

La Antigua Serpiente volverá a engañar a muchos, acordaos mis hijitos de lo que dice la Santa Palabra de Dios: “Un poco de levadura basta para fermentar toda la masa.” (1 Corintios 5. 6) Guardaos de la levadura de los fariseos. (Marcos 8. 15).

La lengua venenosa de la Serpiente difamará a los profetas y ungidos de Dios de estos Últimos Tiempos, así como lo hizo Jezabel con el profeta Elías (1 Reyes 19 1 al 4).

Les hará la guerra difamándolos y persiguiéndolos, para que las ovejas no los escuchen y así poderlas desviar del Camino.

¿Cuántos se perderán por prestar atención a espíritus engañadores y falsas doctrinas?

Por eso hijitos míos os pido que confirméis los mensajes del Cielo con la Santa Palabra de Dios, para que no seáis engañados y así no perdáis vuestra alma.

Os recuerdo mis niños, que todos los Acontecimientos que están por suceder ya fueron escritos en la Santa Palabra de Dios a través de los profetas de la antigüedad y confirmados por mi Hijo en su Santo Evangelio.

Mi Padre os los está recordando y confirmando a través de sus profetas y ungidos de estos Últimos Tiempos para que prestéis atención, recapacitéis y volváis a retomar el camino que lleva a la gloria de Dios.

No caigáis pues hijitos en las trampas de mi Adversario, pedid la luz y sabiduría del Santo Espíritu de Dios y confirmarlo todo con su santa Palabra,

PORQUE MENSAJE QUE VENGA DEL CIELO NO DIFAMA, NI DIVIDE

 Antes por el contrario, invita a la conversión, al perdón, al arrepentimiento, al amor, a la esperanza y confianza en Dios.

Os alerto pues mis hijitos, porque mi Adversario ha comenzado una campaña de desprestigio a los profetas y ungidos de Dios; no os dejéis confundir.

Leéd la Palabra de Dios que es alimento para el espíritu y pedid mucho discernimiento a su Santo Espíritu para que podáis permanecer en la verdad;

Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostrarse, por sus frutos los conoceréis. Mi Adversario y sus instrumentos buscan siempre llamar la atención,

¡Qué tristeza siento en mi Corazón de Madre de la Humanidad al ver a tantas almas que le sirven en este mundo a mi Adversario y han vendido su alma a cambio de fama, poder y dinero!

¡POBRES ALMAS, CREEN QUE TODO ES UN JUEGO

Y NO SABEN LO QUE LES ESPERA EN LA ETERNIDAD!

Por el RECHAZO a la conversión, en el Infierno se sufre el mayor de los tormentos SIN NINGÚN PALIATIVO.

Además de todos los causados por los pecados y la Ausencia total de Dios,

el alma padece el Calvario y la Crucifixión Completa,

de todo lo que sufrió el Redentor Santísimo con el FLAGELO ÍNTEGRO DE LA JUSTICIA DIVINA.

Entended mortales que vosotros no le interesáis para nada a mi Adversario, a él lo que le interesa es robaros el alma. En el Seol seréis atormentados por todos los Demonios a los cuales les servisteis en este mundo.

Millones de almas le sirven hoy a mi adversario: artistas, políticos, gobernantes, príncipes, reyes, hombres de ciencia, escritores, deportistas,

E incluso muchos dentro de la Iglesia de mi Hijo; muchas almas se han dejado seducir por el Reino de la Oscuridad.

Mis jóvenes, la inmensa mayoría está perdida por el dios de la tecnología, la droga, el sexo, el dinero, la soberbia, apostasía, alcoholismo, ocultismo y demás dioses de este mundo y de la carne.

Este mundo está en poder de las Tinieblas, porque le ha dado la espalda al Dios de la vida. Han sacado a Dios de sus vidas, y de sus hogares.

Si el hogar que es la primera sociedad está en crisis, ¿Qué se puede esperar de las demás sociedades?.

Sólo caos, apostasía y decadencia moral y espiritual, eso es lo que hoy reina en este mundo.

Os digo, si mi Padre no os enviara EL AVISO, serían muy pocos los que habitarían la Nueva Creación; porque al paso que va esta humanidad, sin la Intervención Divina la Creación correría el riesgo de desaparecer.

Hijitos todo está por desatarse, las campanadas de misericordia están llegando a su fin y cuando esto suceda ya no habrá marcha atrás.

La inmensa mayoría de la humanidad no cree en lo que está por venir y como en el tiempo de Noé, siguen en su cotidianidad sin prepararse espiritualmente.

Cuando despierten de su letargo espiritual van a lamentarse y ya será muy tarde para esas almas.

Os digo pequeños, si los Acontecimientos descritos en la Santa Palabra de Dios no se han desatado, es porque mi Padre espera pacientemente a que se consuma el último segundo de Misericordia; porque espera al pecador a ver si en el último instante se arrepiente.

Vosotros pensáis como hombres, mas Dios tiene otros planes y todos ellos están encaminados a la salvación de las almas.

El hombre está destinado a repetir su historia porque su esencia es el pecado y donde reina el pecado nace la soberbia y con ella la destrucción y la muerte.

Dios es temido por su paciencia y ¡Qué tristeza que esta humanidad de estos Últimos Tiempos tenga que conocer la Justicia Divina para poder enderezar el rumbo de sus vidas!

Siguen negándose a acogerse al Amor y Misericordia de Dios; siguen llamando bien a lo que es mal y mal a lo que es bien.

Mis lágrimas no cesan de brotar, mi Hijo y Yo, estamos manifestándonos con señales y prodigios por el mundo entero esperando que esta humanidad cambie.

Pero el corazón de los hombres de estos Últimos Tiempos cada vez es más duro e insensible al Llamado del Cielo.

Nunca antes se habían enviado tantos instrumentos al mundo como sucede al presente.

Por todos los medios el Cielo está agotando los recursos, porque mi Padre no quiere que os perdáis, sino que viváis con Él eternamente.

Qué tristeza siento al ver que los enviados de mi Señor hoy son despreciados, perseguidos, criticados, puestos en duda y medidos con la vara de la ingratitud y el señalamiento;

Cuando lleguen los días de angustia os vais a lamentar por no haberlos escuchado.

Ayer como hoy la historia se repite. Pedid pues Discernimiento al Santo Espíritu de Dios y dejaos conducir por su luz y sabiduría;

leed la Santa Palabra de Dios y confrontadla con los mensajes que os estamos enviando y así sabréis discernir quién viene de Dios y quién es instrumento del adversario.

Desgarrad vuestros corazones porque se acerca el Regreso Triunfal de mi Hijo.

Mis pequeños, los días que estáis viviendo son de Purificación, permaneced en la Gracia de Dios y orando a todo instante; porque bien sabéis que las fuerzas del Mal están activas y no os dan tregua.

Si os relajáis con la Oración y os apartáis de Dios, corréis el riesgo de perderos.

Acordaos mis niños que vuestro Enemigo no es de carne y hueso, vuestra lucha es con espíritus malignos, los cuales tienen mando y poder sobre este mundo oscuro. (Efesios 6. 12)

Vuestra lucha es con entidades malignas que ya se encuentran en el espacio de vuestro mundo, buscando hacer perder el mayor número de almas.

SON DEMONIOS VENIDOS DEL AVERNO,

NO SON EXTRATERRESTRES PARA QUE NO OS DEJÉIS ENGAÑAR

Las armas para vencerlos no son materiales, sino espirituales.

Los demonios sólo son vencidos con la Oración, el Ayuno, la Penitencia, la Mortificación; estando en Gracia de Dios y colocando vuestra Fe y confianza en Él.

Si no estáis preparados espiritualmente, no entabléis combate con las fuerzas del Mal, porque corréis el riesgo de perderos.

Hijitos, vuestro campo de batalla es vuestra mente, los demonios buscan tomar control de ella, para luego apoderarse de vuestro cuerpo.

Por eso debéis de estar en gracia de Dios, Orando a todo instante, para que podáis repeler los dardos incendiarios del Maligno.

Nuevamente os digo: “cuando os llegue el dardo incendiario a vuestra mente decid: llevo todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo.” (2 Corintios 10. 5) O decid:

AVE MARÍA PURÍSIMA SIN PECADO CONCEBIDA (3 veces)

“Ave María Purísima, venid en mi auxilio, Madre Santísima”

Os aseguro que los demonios de la mente huirán de vosotros.

Hijitos, muchas almas están siendo poseídas porque la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, le ha dado la espalda a Dios.

Tened mucho cuidado y pedid mucho Discernimiento al Santo Espíritu, porque ya hay muchos demonios encarnados en medio de vosotros.

No entréis en peleas ni en discusiones estériles; sellaos y sellad a vuestros hermanos con la Sangre de mi Hijo, para que no os vayáis a llevar sorpresas desagradables que os hagan correr la sangre o perder la vida.

La mirada de un alma poseída es agresiva. Y de su boca, sólo malas palabras y blasfemias salen. Su fuerza es descomunal.

Los demonios huyen cuando invocáis la Sangre de mi Hijo, o cuando me invocáis; basta que digáis: “Ave María Purísima”, para que huyan de vosotros.

Cubrid todo con la Sangre de mi Hijo, para que podáis distinguir y discernir el bien del mal y vuestra alma no se pierda por falta de conocimiento.

Que la Luz y la Sabiduría de Dios os conduzcan a la verdad y mi protección Maternal os asista siempre.

Os instruyo mis niños para que podáis defenderos de los ataques de mi Adversario y sus huestes del Mal.

Y así, salgáis victoriosos en el combate espiritual de cada día.

Nuevamente os recuerdo que debéis colocaros la Armadura Espiritual de (Efesios 6. 10, 18) todos los días a mañana y noche, con el refuerzo del Salmo 91, haciéndola extensiva a vuestros hijos y familiares, para que también a ellos les alcance la Protección del Cielo. 

Llevad siempre colgado en vuestro cuello mi Santo Rosario y el Rosario de la Sangre de mi Hijo, para que estéis bien protegidos y los demonios no puedan tocaros ni haceros daño.

Acordaos que mi Adversario sabe quién es de Dios, por eso debéis de estar bien protegidos, para que no pueda robaros el alma.

Estáis pues avisados mis niños, para que nada ni nadie os coja por sorpresa. Hogar donde se ore con mi Santo Rosario, mi Adversario no podrá tocarlo.

Yo vuestra Madre, tengo cubierto con mi Manto a todos los hogares donde se ora con mi Rosario.

Comportaos pues niños como Hijos de la Luz, apartaos del pecado y todo aquello que os lleve a pecar; permaneced en Gracia de Dios y fortaleced vuestra Fe, con la Oración, el Ayuno y la Penitencia,

Para que os convirtáis en verdaderos soldados espirituales y os unáis a Mí y a los Ejércitos Celestiales.

Y JUNTOS DERROTEMOS DE LA FAZ DE LA TIERRA LAS FUERZAS DEL MAL.

Y allanemos el camino para el Regreso Triunfal de mi Hijo.

Vuestra Madre María, Señora de todas las Naciones.

Es urgente que deis a conocer este mensaje a todos mis hijitos.

El Señor es mi Luz y mi salvación, ¿A quién podré temer? (Salmo 27.1).

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Habla la Santísima Virgen María

Mis pequeños, Mi Vida fue de Silencio, de donación. Mi Silencio se daba porque Mi Vida estaba totalmente en Presencia de Mi Dios y Señor.

Ciertamente estaba en el Mundo y hacía lo que tenía qué hacer en el Mundo; pero tan pronto podía, Me iba a Mi Mundo Espiritual, a la Presencia de Mi Dios.

ERA UNA VIDA CONSTANTE EN LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Con Mi Hijo, en una unión íntima que a pesar de que Él Evangelizaba lejos de donde Yo estaba, por una Gracia Divina, Yo estaba siempre junto a Él.

Vivía en ése Silencio Divino al estar con Él, al estar con el Padre, al estar con el Espíritu Santo, por eso vivía el Cielo en la Tierra.

Hacía lo que tenía qué hacer en la Tierra, en lo del Mundo; pero en lo espiritual, estaba totalmente donada a Mi Dios en Su Santísima Trinidad.

¡Cuánto gozo Me concedió Mi Dios y Señor con ésta Gracia!  

El Dolor de Mi Hijo en Su Pasión, en Su Muerte, LO PADECÍ YO TAMBIÉN, porque estábaMos íntimamente unidos.

 ¡Cuánto Dolor sentía Yo, cuando Mi Hijo lo sentía también!

Por eso os conozco a todos vosotros en lo íntimo, en lo profundo de vuestro corazón; porque Mi Dios, en Su Santísima Trinidad, Me lo permitió

Y por eso como Madre, os puedo ayudar más, Mis pequeños.

En general, el hijo acude primero a la madre para ser ayudado en lo que necesita. Y la gran mayoría de vosotros Mis pequeños, venís primeramente a Mí para ser ayudados

Y Yo os llevo a que comprendáis a dónde os está llevando Nuestro Dios y Señor, antes de que reneguéis de Él, porque sois muy dados a eso,

Ya que apenas permite pruebas Mi Dios y Señor en vuestra vida para acrisolaros, para llevaros a la santidad, RENEGÁIS.  

Le dais la espalda, Lo abofeteáis y os vais. Lo dejáis Solo, cuando Él está haciendo grandes cosas con vosotros.

Cuando no estáis viviendo en una intimidad espiritual, con Nuestro Dios y Señor, no entendéis el porqué de lo que sucede en vuestra vida y a vuestro alrededor.

TODO TIENE UN PORQUÉ ESPIRITUAL Y DIVINO

Si Nuestro Dios permite algo en vuestra vida, que vosotros lo veis como malo, pedidLe a Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, que os guíe a entender lo que Nuestro Dios y Señor quiere con vosotros en ése momento.

Veréis lo que antes no veíais, conoceréis lo que antes no conocíais y juzgaréis en diferente forma, porque sois muy dados a juzgar a Nuestro Dios.  

PASE LO QUE PASE EN VUESTRA VIDA

 Estáis siendo guiados hacia la perfección por Nuestro Dios y Señor; de eso, no dudéis nunca, Mis pequeños,

Nada se da por casualidad en la vida de cada uno de vosotros por la Misericordia de Nuestro Dios.

Agradeced en todo momento Mis pequeños, tantas Bendiciones que llegan a vuestra vida y sobre todo, cuando no entendáis algo,

Agradeced de todas maneras, porque más tarde conoceréis el porqué de lo que en ése momento no entendisteis;

 Sobre todo, mantened siempre el respeto y el amor hacia Nuestro Dios, porque si vosotros en momentos difíciles Le dais la espalda a Su Infinita Bondad y Misericordia.

Porque no tenéis el Discernimiento para reconocer el Bien que hay detrás de esa prueba,

Después os avergonzareis de haber dudado y atacado a Nuestro Dios, en la Prueba que os puso para que os perfeccionarais.

Tened mucho cuidado con esto Mis pequeños, de faltar al respeto a Nuestro Dios, que es Todo Amor,

Él solamente está viendo por vuestro Bien y os repito, aunque no entendáis lo que está pasando en vuestra vida, agradecedLe de corazón, lo que está haciendo por cada uno de vosotros.

Yo os Bendigo en Nombre de Mi Padre y el vuestro,  en Nombre de Mi Hijo, el Salvador, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Amor de vuestro Dios y en Mi Nombre, Virgen y Madre

http://diospadresemanifiesta.com/

¡¡¡ADVERTENCIA A MÉXICO!!! 2


El 26 de abril de 2007 fue publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el decreto de reformas a los artículos 144 a 147 del Código Penal del Distrito Federal, y de reforma y adiciones de la Ley de Salud para el Distrito Federal.

El cambio principal que contiene es la legalización o autorización de la muerte del concebido no nacido, cuando así lo decide libremente la madre, durante las primeras doce semanas de gestación.

No se trata de un caso de “despenalización” del aborto, que técnicamente sería una excusa absolutoria, ni tampoco de un caso de excepción, que también con términos técnicos se llama excluyente de responsabilidad, sino de una modificación del tipo penal, es decir un cambio en la descripción de la conducta que constituye el delito.

Conforme a la reforma, la “interrupción voluntaria del embarazo” consentida por la madre, en las primeras doce semanas de gestación, no es un delito, sino una conducta permitida que la mujer puede libremente practicar o no practicar.

Como se trata de una conducta permitida que no es delito, entonces se acepta que las mujeres que quieran practicarla puedan acudir a los hospitales públicos del gobierno del Distrito Federal para pedir que les presten el servicio de interrupción del embarazo.

Por eso, la reforma penal se complementa con la de la ley de salud para disponer que los hospitales públicos del gobierno del Distrito Federal tienen el deber de practicar los abortos que les soliciten, gratuitamente, y en un plazo de cinco días.

http://www.senado.gob.mx/64/gaceta_comision_permanente/documento/31245

MAYO 29 2019 12: 15 P.M

Mis amados Hijitos, la Paz de mi Hijo esté con todos vosotros y mi Protección Maternal, os acompañe siempre

Hijitos, Estoy muy triste por el aumento de los abortos en el mundo; el libertinaje sexual de los jóvenes, la promiscuidad en las parejas, el adulterio, la corriente satánica del Feminismo y todas las demás ideologías contrarias a la fe y sanas costumbres sociales, morales y espirituales, existentes hoy en el mundo.

Es lo que está llevando a la juventud a apartarse de Dios y a hacer correr la sangre de mis inocentes criaturas.

Hijitos, el pecado del aborto hace llorar al Cielo y está llevando a la condenación a miles de jóvenes y parejas.

El alma de las parejas que deciden abortar queda negra; lo mismo le pasa al alma del profesional de medicina o persona que lo practique.

Todos son igual de responsables ante Dios por este execrable crimen. Si no reparan, piden perdón a Dios y se confiesan, corren el riesgo de perderse eternamente cuando lleguen a la eternidad.

La mujer que aborta hace de su vientre un sepulcro, ennegrece su alma, mancha su conciencia y aleja al Espíritu de Dios, por el tiempo que se demore en confesar, reparar y pedir perdón, por este crimen.

Lo mismo le pasa al hombre, al profesional de la medicina o persona que lo practique; se hacen maldición ante los ojos de Dios;

si los sorprendiera la muerte sin haber reparado, confesado y sin haberle pedido perdón a Dios, corren el riesgo de condenarse.

El pecado del aborto abre puertas espirituales para la entrada de demonios, en aquellos que lo practican.

Los hijos que le nazcan mañana a una madre que ha abortado, se les debe de hacer oración de sanación y liberación en sus vientres para que queden libres del espíritu de aborto y ellos mañana no sigan derramando sangre inocente.

¡Parad madres desalmadas de seguir derramando sangre inocente, porque este pecado os puede llevar a la condenación eterna!

¿Quién sois vosotras para destruir el ciclo de la vida que Dios creó?

Os recuerdo que hay vida desde el mismo momento en que el ovulo es fecundado, toda interrupción que se haga de ella ya es pecado mortal, es asesinato.

Dejad vuestra promiscuidad sexual hijitos, acordaos que el Sexo sólo lo permite el cielo para la prolongación de la especie, dentro del Sacramento del Matrimonio con la bendición de Dios.

Toda relación antes del matrimonio es fornicación y toda relación por fuera del matrimonio es adulterio; estos pecados, son fuertemente castigados por la Justicia Divina, sino no son confesados y reparados.

El pecado del aborto si no es liberado, se convierte en maldición para las generaciones de las parejas que lo practicaron.

¡Recapacitad mis hijitos rebeldes y no sigáis derramando sangre inocente!

¡Madres abortistas, vuestra conciencia, será vuestro peor juez; mañana cuando lleguéis a la eternidad, vuestro dolor se acrecentará al ver las criaturas a las cuales les negasteis la vida!

Veréis el plan que Dios tenía para ellas y que vosotras interrumpisteis; esa sangre inocente que derramasteis, clamará justicia mañana en la eternidad.

¡Madres abortistas, reparad y confesad por este execrable crimen, ahora que todavía tenéis Misericordia; para que vuestras almas no se vayan a perder al paso de la Justicia Divina!

Quedad en la Paz de mi Señor.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Diciembre 10 de 2015

Habla la Santísima Virgen de Guadalupe

Hijitos Míos, pueblo Mío, pueblo de México, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María.

Pueblo que Me ama, pueblo que Me sigue, pueblo escogido, en quien he derramado Mi  Amor. Pueblo escogido por Nuestro Dios, para mostrar Sus Bendiciones, Su Amor.Y para que seáis guías, en lo futuro, de lo que un pueblo escogido por Dios, debe ser. Pueblo atribulado, pueblo sufriente, pueblo fiel.

Mucho habéis sufrido, ciertamente, se os ha acrisolado, habéis sido atacados en múltiples formas y en diferentes tiempos, pero seguís fieles y eso ha agradado a Nuestro Dios y Señor.

Vuestro pueblo será purificado, será eliminada la Maldad que os ha venido atacando desde tiempo atrás.

Satanás será vencido, no sufriréis más y el amor que tenéis en vuestro corazón, se potencializará, seréis pueblo ejemplo ante el Mundo de cómo se Le debe amar a Nuestro Dios y a Mí, vuestra Madre.

Nuestro Padre, Nuestro Dios, es Sabio y os ha escogido para el bien del Mundo; mientras Satanás ha llevado al Mundo a las tinieblas, a lo material y ha ido eliminando lo espiritual.

Vosotros os mantenéis fieles, lo espiritual es lo más valioso del alma y en vosotros, eso os salvará de todos los ataques que habéis tenido y tendréis de Satanás.

Os han tratado de quitar la Fe y el amor hacia Nosotros, pero su tiempo terminó; vuestro amor, la unión que tendréis, los vencerá.

Sois un pueblo que al sufrir, se une y ésa unión os dará una fuerza tremenda contra las fuerzas de Satanás.

Manteneos como hermanos, porque lo sois ante los Ojos de Nuestro Dios. Manteneos unidos en la Santísima Trinidad de Nuestro Dios.

Manteneos bajo Mi Amparo, bajo Mi Manto, que Yo os llevaré por caminos seguros y sobre todo, de triunfo contra las fuerzas de Satanás y no temáis, Mis pequeños.

La Maldad será vencida, el amor que habéis anidado en vuestro corazón, dará mucho fruto.

Sois un pueblo fiel, seréis un pueblo santo, seréis ejemplo para las naciones de cómo se debe mantener la Fe y el Amor en Quien os ha escogido para ser el pueblo ejemplo de todas las naciones.

Hijitos Míos, vosotros sois los pequeños hijos de Mi Corazón; todos los que amáis a Mi Hijo, todos los que estáis Conmigo, todos los que tenéis ese deseo de regresar al Reino de los Cielos,

porque ese deseo os lo pone Nuestro Padre, en vuestro corazón, sois Mis hijos, Mis hijos predilectos, Mis hijos amorosos, Mis hijos que habéis encontrado la Verdad, entre toda la mentira que os rodea.

Mis pequeños, a pesar de que estáis esperando momentos difíciles en vuestro México, también, hay momentos bellísimos que tendréis, posteriormente, después de la Purificación tan necesaria para todos vosotros.

Os pido, Mis pequeños, que no llenéis vuestro corazón y vuestra mente de temor por todo lo que se viene;

recordad que Nuestro Padre, vuestro Padre Dios, siempre va a utilizar esos malos momentos, en los que Satanás os pone a prueba y de ahí, sacar un Bien.

Sabéis que lo que tendréis no es Nuestro Padre, vuestro Dios, el que os está mandando este castigo; que ciertamente os lo merecéis, porque os habéis apartado de Su Amor y lo habéis ofendido grandemente;

Sino que es el mismo Satanás el que os está atacando.

Ha pedido permiso a Nuestro Padre, para que seáis probados, purificados, acrisolados; porque tenéis una gran misión como Patria, como Nación, pero sobre todo, como hijos de Dios.

Tenéis en vuestras raíces cosas bellísimas, que se os harán saber después de la Purificación y estaréis dichosos y agradecidos de ser mexicanos.

Grandes cosas conoceréis después, porque sois una gran Nación, sois una Nación escogida por la Santísima Trinidad; para que, a través de vosotros, otras Naciones aprendan de vosotros, sobre todo, porque sois el país del Amor.

Sabéis que donde hay mucha Bendición del Cielo, también hay mucha Maldad de Satanás; os está atacando su envidia.

Os está atacando, porque él no quiere que vosotros, mexicanos, transmitáis el amor que tenéis en vuestro corazón.

En vuestra Patria se vive todavía, fuertemente, la unión familiar; le dais un valor muy grande a la familia, a vuestros padres, a vuestros hermanos, a los abuelos; respetáis a los muertos, amáis a vuestros hijos, pero, sobre todo, Nos lleváis en vuestro corazón.

Ciertamente, como Madre vuestra, Me tenéis un cariño muy especial y Yo correspondo a ese cariño, Mis pequeños y muchos de vosotros, hijos Míos mexicanos, habéis recibido grandes Bendiciones de Nuestro Dios, por intercesión Mía, y bien lo sabéis Mis pequeños.

Pero por otro lado, la Maldad se ha introducido en vuestra Patria y en vuestros corazones.

Esa, la Maldad de Satanás, que os quiere destruir, que os quiere quitar a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre, de vuestro corazón.

Os desvía con otros pensamientos, con otras formas de pensar, para que no Nos deis vuestro amor completo a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre.

Os habéis apartado de la oración y ciertamente, la gran mayoría de vosotros, no habéis aceptado lo que vuestro Gobierno os ha impuesto,

Como el aborto y más pecados, en donde se atacan vuestros principios que lleváis en vuestro corazón; pero tampoco hacéis gran cosa por recuperar todo eso.

Sabéis que vuestro poder político es dominante, dictatorial y aunque os manifestéis, os imponen sus ideas satánicas.

Pero por otro lado, también sabéis que la Oración, el rezo del Santo Rosario, como tantas veces os he dicho, produce milagros.

Pero desgraciadamente la gran mayoría de vosotros, habéis hecho a un lado esta devoción tan poderosa para estos tiempos;

Y por eso, veMos en vuestros corazones esa tibieza, que está causándoNos mucho daño en Nuestro Corazón y a vosotros, mucho daño en los descendientes del México al cual pertenecéis.

Muchos, muchos bebés que debieran vivir y hacer crecer a ésta vuestra Patria, han muerto.

HAN SIDO ASESINADOS POR EL ABORTO

Y YA VOSOTROS NI OS INMUTÁIS

No pedís por ellos y no Me pedís junto con el Santo Rosario, que Yo intervenga para que se termine toda esta maldad, todos estos asesinatos.

Vosotros, ahí es en donde sí tenéis la culpa de que estos abortos prosigan, por vuestra tibieza, porque ya no os amáis los unos a los otros, como Mi Hijo os lo pidió. Tenéis que poner de vuestra parte, Mis pequeños.

Por eso, la Purificación que se dará en México y en todo el Mundo, principalmente, es por vuestra tibieza, ya no Nos buscáis, ya no queréis depender del Cielo;

creéis que por vuestras capacidades humanas, intelectuales, ya no necesitáis del Cielo y estáis en un error tremendo.

Y la Tremenda SEÑAL, plasmada en una sencilla tilma de fibra de maguey, que tiene medio milenio de existencia y  QUE FULGURA EN LA BASÍLICA DEL TEPEYAC,..

¿De qué os sirven vuestros estudios, carreras, maestrías y doctorados, si no tenéis a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre, en vuestro corazón?

Esos títulos humanos, lejos de daros el Reino de los Cielos, si los utilizáis mal, os podrán llevar a vuestra perdición eterna.

Manteneos pues sencillos, humildes como Mi Juan Dieguito, Mis pequeños. Manteneos siempre necesitados de Nuestro Amor.

Debéis estar conscientes como tantas veces os lo heMos dicho, que sin Nuestra Protección, sin Nuestra Guía, vosotros fácilmente os perdéis, porque estáis en terrenos de Satanás.

Estáis en terrenos del Príncipe de este Mundo, que es Satanás.

Si os unierais en Oración, pero en una oración de corazón, podríais disminuir los dolores de la Purificación inminente que tenéis encima, ya sobre vosotros, que no se va a detener, pero que sí la podréis aminorar.

Pero ¿Cuántos entenderéis éste, Mi Consejo de Madre hacia vosotros, Mis hijos?  

Os vuelvo a repetir, Mis pequeños, sois Nación escogida entre todas las Naciones del Mundo entero,

¿Acaso no os sentís con cierta predilección y con cierto gusto de éste título que se os da, aquí, en el Reino de los Cielos?

Dichosos, gozosos debierais estar; pero por otro lado, debierais tener una preocupación espiritual, de saber cómo comportaros ante este título y ante esta predilección que se os ha dado.

Sí, tenéis una misión muy grande y muy bella, muy especial.

Y recordad, que sois mexicanos por nacimiento, pero sois mexicanos, por predilección Divina.

Os lo digo, para que os sintáis más agradecidos con vuestro Creador, vuestro Dios.

Espero esto os haga meditar y os haga entender que os debéis preocupar por hacer de vuestra Nación, Nuestra Nación.

Yo, como Madre de vosotros, la mejor Nación del Mundo; en un pueblo escogido por Dios, que si antes lo fue Israel, ahora es el pueblo mexicano.

Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María de Guadalupe, estoy con vosotros y venceremos, Mis pequeños.

Gracias por vuestro amor y sobre todo, por permanecer fieles a Mí, vuestra Madre Santísima de Guadalupe.

Venid hijitos Míos, venid al regazo de Vuestra Madre Celestial para consentiros, mimaros y amaros como a Mi Hijo.

Yo os bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Nombre de Mi Hijo, el Salvador, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor y en Mi Nombre, vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María.

http://diospadresemanifiesta.com/

Marzo 27 de 2018

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, sabéis que la primera Creación fueron los Ángeles; Espíritus Puros, creados en el Amor para adorarMe, para darMe gusto en el Amor.

Mis pequeños, Satanás, antes Luzbella, se puso en contra de Mis Designios, la soberbia lo llevó a actuar en el mal. El Mal no existía, pero él se ensoberbeció y hubo necesidad de eliminarlo del Cielo.

Él, en su soberbia perdió el Cielo y se opuso terminantemente contra Mí y lo digo así, porque ahí empezó el Mal, que ha ido creciendo…

Y que vosotros y todas las generaciones, han padecido.

Tenéis la Creación de los Primeros hombres Adán y Eva, creados también en el Amor, para ser consentidos en el Amor, para ponerlos a ellos al mando de la Creación.

Una bella Creación Universal, para que la gozaran ellos y sus descendientes; pero nuevamente, Satanás crea un problema fuerte y los separa de Mí.

A sus primeros hijos Caín y Abel, también hace que entren en discordia y Caín mata a Abel.

Y empieza ahí la estirpe de Caín, estirpe que la tenéis hasta estos días, que la habéis padecido durante todo este tiempo, desde el Principio de la Creación.

La Creación quedó manchada con la estirpe de Caín y os ha traído la muerte, os ha traído todo lo que estáis viviendo.

Muchas cosas que no sabéis, que todavía están escondidas para el conocimiento humano; pero son actitudes contrarias al Amor, a la Paz, a las bellezas con las que Yo creé al hombre en un Principio.

Podéis ver por un lado el Bien, porque todavía existe en el hombre, todavía existe Mi Amor, todavía existen esos deseos de vivir Conmigo, de vivir en Paz, en armonía, amándoMe; defendiendo lo que es Mío, defendiendo la vida, defendiendo todo lo que es bello y os crea una vida espiritual fuerte.

Por otro lado, existe, también, como os dije, la estirpe de Caín, matando a su hermano Abel y de ahí se deriva lo que estáis viendo ahora.

 Lo que estáis viviendo, que es muerte desde antes de nacer, aborto, anticoncepción, destrucción en guerras de hermanos, entre hermanos: asaltos, secuestros, maldad, envidias que llevan a la muerte, como le pasó a Abel.

Satanás se aprovecha todavía más, de esa estirpe de Caín, que ya lleva en sí el mal que se ha seguido transmitiendo en familias y que estáis conviviendo con ellas, como en la Parábola del trigo y la cizaña que van creciendo juntas, pero que al final, será eliminada esa cizaña.

Ciertamente, son pruebas fuertes que están padeciendo los que son trigo, que son como Abel, que Me daba lo mejor, que Me amaba,

que buscaba agradarMe en todos sentidos, en todos momentos, que vivía amando la Naturaleza, que vivía amando todo lo Creado, que Me agradecía, en todo momento, lo bello de Mi Creación.

Ciertamente, todavía hay almas como las de Abel que van creciendo a la par, como las de Caín y sigue habiendo esa lucha fraterna.

La estirpe de Caín, tratando de destruir a los que son como Abel.

Pero ya viene el tiempo de la siega, ya viene el tiempo en que los que llevan la estirpe de Caín, que la han mantenido, que no han querido cambiar, serán eliminados.

Todos aquellos que no llevan en su corazón el Amor, el deseo de agradarMe, de agradecerMe, de vivirMe, serán eliminados y quedará esa estirpe buena que ciertamente es poca, pero, con ella, puedo empezar un Nuevo Mundo.

Un Nuevo Mundo donde se viva el Amor que vuestro hermano Abel tenía y que se ha mantenido en algunas almas.

Sois Mi Creación todos vosotros, pero no todos Me aceptáis como vuestro Dios, no todos aceptáis Mis Leyes, Mis Preceptos. No todos queréis vivir bajo Mi Amparo ni bajo Mis Deseos de que os améis los unos a los otros.

Y como no Me consideráis vuestro Dios, El que os ama, que os cuida, que os provee de todo lo que necesitáis y que, a pesar de que Me odiáis y que Me atacáis,

Os sigo amando y os sigo proveyendo de lo que necesitáis, que Me tenéis como vuestro enemigo; seréis eliminados, el Mundo tiene que cambiar.

Las almas buenas se han ganado Mi Amparo, se han ganado Mi Reino, se han ganado esa vida que tanto os he prometido en las Sagradas Escrituras.

Se os trató en el Bien, pero pagasteis con el mal, tal y como fue Caín en aquel tiempo, porque a él también lo consentí, le di de lo mejor.

Pero Me agradecía, si se pudiera decir así, con lo peor que tenía; sus holocaustos no eran con lo mejor que él producía, sino con los desechos, con la basura que él eliminaba.

No así Abel, quien Me daba lo mejor que tenía, que escogía lo más puro, lo más bello para ofrecérmelo, para agradecerMe Mi Providencia, Mi Amor sobre él.

Quiero que entendáis esto bien, muy bien Mis pequeños, porque no Soy un Dios injusto.

Soy un Dios Bueno, Soy un Dios que ha soportado demasiado vuestras infidelidades, vuestra maldad, vuestro desprecio.

Soy un Dios que os ama, porque sois Mis hijos, pero esto ya no puede seguir así.

Debo proteger a las almas buenas, a las almas que han respondido a Mi Llamado y que Me llevan en su corazón.

OS VUELVO A REPETIR, PREPARAOS,

PREPARAOS TODOS,

PORQUE LAS PRUEBAS FUERTES SE VIENEN

Vosotros, los que Me amáis, seréis fuertemente protegidos, porque os habéis ganado el Reino, las Nuevas Tierras, os habéis ganado Mi Amor y Mi Amor os protege,

Mi Amor os da Vida y Mi Amor os da una felicidad que no pueden tener aquellos que se han llenado solamente de bienes terrenos, los cuales no dan la felicidad que Yo, como Dios, os puedo dar.

Yo estaré con vosotros los que estáis Conmigo. 

Me duele tanto eliminar, como en Sodoma y Gomorra, a las almas infieles, a las almas malas, a la estirpe de Caín.

Pero tengo que hacerlo, la maldad está en su corazón y como una enfermedad mala, como una peste que mata, os tengo que eliminar para que no echéis a perder las almas buenas.

Avisado está y así será.

Hijitos Míos, durante todo éste tiempo en el que os he estado dando Mis Mensajes, os he repetido muchas veces la necesidad de la confianza plena en Mí, vuestro Padre y vuestro Dios.  

Os he profetizado acontecimientos por suceder, pero la naturaleza humana es muy fría, poco previsora, inconstante e incrédula y no es, sino hasta que las cosas suceden, que queréis remediar lo que ya está sucediendo.

Os he profetizado grandes cambios, tanto espirituales como físicos,;pero pocos sois los que habéis entendido y orado.

Ahora empezáis ya a sentir en carne propia, dichos cambios. El Maligno ha pedido permiso para usar todo su poder, pero no podrá tocar a los que en Mí se han refugiado.

El tiempo ya está sobre vosotros, pero aún tenéis la oportunidad de la conversión y del arrepentimiento. Yo busco y persigo a las almas, como la fiera busca a su presa, os acecho hasta que os tomo para vuestra salvación.

Recordad lo que ya os he explicado. Aún en los momentos más difíciles en los que os encontréis, Yo estaré ahí. Aún cuando todo parezca perdido, Yo estaré ahí.

Aún cuando creáis que Yo os he abandonado, confiad ciegamente en Mí, puesto que Yo estaré ahí.

Yo, vuestro Padre, nunca Me separo de Mis hijos, sois vosotros los que Me volvéis la espalda y sólo cuando os conviene Me buscáis.

Ahora es un “tiempo de conveniencia” para vosotros, en el cuál os aconsejo volváis a Mi, vuestro Dios; porque será un tiempo de prueba para la Fé de vuestra alma.

Lo que Yo pueda permitir para un alma, aunque a ojos humanos se vea negativo y doloroso, siempre será para su bien, para su crecimiento espiritual y sobre todo, para su salvación.

Yo os voy buscando, os conozco a cada uno perfectamente y sé cómo os puedo ganar para vuestra salvación eterna.

Muchos de vosotros sólo necesitáis de una pequeña petición Mía para que entendáis y recapacitéis.

Otros necesitáis que os ponga más difícil el camino para que acudáis a Mí.

Pero otros necesitáis que, prácticamente vuestro camino se ponga infranqueable para que vuestra soberbia se doblegue y acuda a su Creador.

Cada uno de vosotros es diferente y así os amo, con cualidades y defectos, pero aquél que responde a Mi llamado, es el que tomará de los frutos de Mi Corazón.

Ya os he dicho que Yo no os puedo obligar a amarMe, pero, como Padre Bondadosísimo que Soy y que sabe lo que Su creatura necesita por ser tan pequeña,

os proveo de múltiples oportunidades para que recapacitéis en el error en el que estáis, para que pidáis perdón y enmendéis el camino.

Yo necesito del amor de cada uno de vosotros y vosotros necesitáis de Mí para alcanzar vuestra salvación.

Os he dado todo, hasta a Mi Hijo Jesucristo y no queréis entender.

He de seguir insistiendo porque os necesito salvar, pero nunca os voy a presionar.

Ojalá podáis entender y aceptar con amor las oportunidades que os daré y, sobre todo, Me las agradezcáis, porque Yo os quiero de regreso a Mi Reino Celestial.

Hay niñitos pequeñitos que con una palabrita, con una pequeña explicación, entienden lo que sus padres quieren.

Pero hay otros que necesitan de una nalgadita o de un castigo, para que entiendan que si siguen por el camino por el que van, les va a dañar más que el recibir ésa nalgadita.

La mayoría de vosotros necesitáis ésa nalgadita que se da con amor, porque vais por el mal camino, estáis prescindiendo de Mí, vuestro Dios, vais por caminos de perdición, vosotros y vuestros hijos.

Ya no tenéis vida espiritual ni lleváis vida de ejemplo entre vuestros hermanos; en una palabra, ya no vivís el amor puro y santo que Mi Hijo os enseñó,

Por ello, tendréis vuestras nalgaditas que os harán reflexionar vuestro mal comportamiento, pero entended que os las doy con AMOR, con un amor paternal, como no lo tendréis nunca de un padre o de una madre de la Tierra.

Quizás por ahora no entenderéis la trascendencia de los acontecimientos que se os sobrevendrán; pero entended de corazón, que Yo os estaré cuidando y protegeré el alma de aquellos que en Mí confíen.

El Mal quiere terminar con Mi Obra, pero Yo no le permito obrar libremente; os hará daño, pero no más allá del que Yo permita y que será para vuestro bien.

Las fuerzas del Mal se han desatado porque saben que ya su tiempo está tocando el final de su reinado sobre la Tierra.

Aceptad con confianza los acontecimientos, porque Yo los estaré supervisando, serán para vuestro bien; pero unidos, los podréis disminuir o aún cancelar, todo dependerá de vosotros.

Usad de la Oración para vuestra propia conversión, para la de muchos y para vuestra protección contra las fuerzas del Mal.

LOS SECUACES DEL MALIGNO ESTÁN, JUNTO CON ÉL,

MANIPULANDO LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA PARA ATACAROS 

 Podréis contraatacarles con vuestra Oración unida y así Yo os podré proteger y juntos le quitaremos poder al Maligno y a sus secuaces.

Hijitos Míos mexicanos, contáis con una Madre que os ama infinitamente, que tiene un gran poder sobre Mí, porque Me presenta continuamente vuestras oraciones y peticiones como ninguna otra nación en la actualidad Me ofrece,

Pero así como tenéis una gran protección del Cielo por un lado, la envidia del Maligno trata de contraatacar tanto amor y tanta bendición Nuestra, por el otro.

No temáis, confiad en vuestra Madre Santísima de Guadalupe, que Ella os está cuidando, pero JUNTOS a Sus peticiones para que podáis vencer las fuerzas del mal que se han desatado sobre el pueblo mexicano.

Sólo vuestra Oración podrá vencer lo que algunos en lo secreto, están haciendo unidos al Maligno, para atacaros, para atacar a vuestra patria, a vuestra familia, a vuestro Dios.

Ya os disteis cuenta cómo con la oración unida lograsteis el cambio en vuestra patria, pero sabed que el Maligno nunca se da por vencido, él sigue atacando y sus secuaces le dan fuerza con sus oraciones satánicas.

Su poder aumenta cuando vuestras oraciones disminuyen.

La lucha es continua, si ganasteis un escalón, él tratará de tiraros de él.

Estad atentos continuamente ya que él es muy sagaz y se aprovecha de vuestra tibieza.

Luchad con las armas de los sacramentos y de la Oración, para que podáis, no sólo restituir la paz y el amor en vuestra patria, sino en todo el Mundo.

Yo os bendigo y os envío a Mi Santo Espíritu para que de El toméis la Sabiduría y la Fortaleza que necesitaréis en el tiempo inmediato por venir

No temáis y confiad plenamente en Mi Poder, el mismo Poder que hizo a Mi Hijo vencer y levantarse de la muerte y así como El no fue vencido por la muerte, tampoco lo serán aquellos que en Mí confíen.

Yo Soy el dueño de la vida y de la Muerte y Yo puedo dar la vida y vida en abundancia, a todo aquél que en Mi ponga su confianza.

Yo os bendigo en Mi Santo y Poderoso Nombre, en el de Mi Hijo, ejemplo de Amor y donación a Mi Voluntad y en el de Mi Santo Espíritu, Luz y Vida en Mi Amor.

http://diospadresemanifiesta.com/

P284 EL AMOR ABSOLUTO


Septiembre 23 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, Yo, como Hermano vuestro, que caminé entre los hombres, viví las maldades que el hombre puede causar, viví entre el pecado.

Sufrí los ataques de aquellos que luego Me asesinaron por envidia, por maldad, por falta de Fe e incredulidad.

Vosotros tenéis el conocimiento de la destrucción de Sodoma y Gomorra, un acto muy doloroso, pero necesario.

Dos pueblos con un grado de pecado, de inmoralidad, de maldad, tan grande, que no se podía dejarlos seguir actuando, y esto, debido a la protección por darles a los pueblos aledaños.

La Maldad que sale de Satanás, es como un cáncer que va destrozando los tejidos buenos, los tejidos sanos y ya no puedo permitir eso, Mis pequeños.

Hay demasiada maldad alrededor vuestro, queda ya muy poco sano de Mi Cuerpo Místico que sois vosotros, los que estáis Conmigo,

Y no puedo arriesgar ya, a esta parte sana que Me ha seguido, que Me ha buscado, que ha querido crecer en Mi Conocimiento, en Mis Leyes y, sobre todo, en Mi Amor.

Ya os había dicho que quedarán muy pocos de la población mundial y aun universal, después de la Purificación; del 25% del que hablan las Escrituras.

Todavía es mucha la cifra, será menor a eso y Me duele mucho, Mis pequeños.

Pensar que desde la época de Sodoma y Gomorra, que fue prácticamente aniquilación total, salvo por Lot y su familia; la humanidad no ha mejorado gran cosa,

A pesar de que vine y estuve entre los hombres, enseñándoos, guiándoos, amándoos y ni aun así, habéis querido mejoraros.

Satanás os ha desviado tanto, os ha puesto tantas tentaciones, y las habéis seguido.

Y ese es vuestro gran pecado, haber seguido al Mal, a pesar de que Yo os dejé todo lo necesario para poder atacar ese mal, e hicisteis caso omiso a todo ello.

Vuestro libre albedrío tomó la  maldad como medio de vida y no quisisteis luchar contra esa maldad que lleváis dentro de vosotros, y que además, os rodea.

Se os ha tratado como hijos consentidos, a pesar de haber sido hijos groseros, altaneros; se os ha tratado con todo Amor, se os ha perdonado mucho.

Y NO HABÉIS ENTENDIDO QUE SE OS QUIERE SALVAR,

Y PARECE QUE ESO NO OS IMPORTA.

No habéis querido mejorar en vuestro crecimiento espiritual, que de esa forma Mi Santo Espíritu os estaría guiando, enseñando y evitando que la maldad influyera sobre vosotros para que tomarais el buen camino, que os llevaría a la salvación eterna.  

Y sí en cambio, tapasteis vuestros ojos, tapasteis vuestros oídos, cerrasteis vuestro corazón a todo lo bueno y aceptasteis repito, con vuestro libre albedrío. Y vuelvo a repetir,

CON VUESTRO LIBRE ALBEDRÍO, LA MALDAD EN VUESTRA VIDA

Y lo repito, porque con esto os estoy dando a entender que vuestra CONDENACIÓN SERÁ ABSOLUTA,  si seguís apoyándoos en el Mal.

Tuvisteis muchas oportunidades, tuvisteis Nuestro Amor en Nuestra Santísima Trinidad en abundancia, y así ha sido, en abundancia se os ha dado el Perdón muchas veces.

Y no os quisisteis acercar a vivir en el estado de Gracia, evitabais el vivir en el Bien, como si realmente fuera todo lo contrario, como si realmente fuera el Mal que os destrozaba, que os hiciera sufrir, que os llevaba por caminos de perdición.

Seguís siendo ese pueblo de cabeza dura, un pueblo tonto, un pueblo infiel, un pueblo malvado; pero vosotros habéis escogido el ser vuestros propios destructores,

Habéis destruido vuestra alma, habéis destruido vuestro corazón. Nadie, más que vosotros mismos habéis intervenido en vuestra destrucción espiritual,

Y LO PEOR DE TODO, ES QUE NI ESO OS IMPORTA

Ha llegado el tiempo ya, en que veréis el resultado de lo que vosotros escogisteis, en total libertad con vuestro libre albedrío.

Muchas veces a través del tiempo, se os ha indicado lo que es el Dolor Eterno.

Y tampoco eso ha movido vuestra mente ni vuestro corazón a cambiar de vida.

Os habéis ganado la condenación, porque libremente la escogisteis; pero eso también Me duele inmensamente, porque sufrí por vosotros.

Sufrí para que vosotros, a pesar de vuestros pecados, pudierais vivir eternamente, con una sola condición: el arrepentimiento, pero ni eso os importa.

Lo hecho, hecho está, SUFRIRÉIS, los que quisisteis apartaros del buen camino.

Porque el tiempo de la cosecha ha llegado. Recordad la Parábola en donde el sembrador, el buen sembrador deposita el buen grano, pero luego llega Satanás y también, siembra cizaña alrededor del buen grano.

Se le pregunta al sembrador, al dueño, que si arrancan la cizaña; dice él:

“esperen hasta que crezcan; ya, entonces, cuando se vea, realmente, cual es la cizaña y en qué lugar está el buen grano, será más fácil de arrancar lo malo y dejar lo bueno.”

Estáis ya en ese tiempo, en donde será tomada la cizaña arrancada de la tierra y echada al Fuego Eterno.

Mis pequeños, os he dado mucho tiempo para cambiar, muchas oportunidades para vivir en el Bien, pero la gran mayoría de vosotros no las quisisteis tomar, preferisteis seguir siendo cizaña, viviendo la maldad alrededor de vuestros hermanos.

No quisisteis venceros a vosotros mismos, erradicando la maldad que traéis en vuestro interior, acercándoos a Mí; tomando Mi Palabra, tomando Mis Mandamientos, tomando Vida, Verdadera Vida en el Sacramento de la Eucaristía.

No quisistéis vivir en la Oración, no quisisteis dejar ese mal al que profetizado estaba que si seguíais en él, moriríais eternamente en el Fuego Eterno.

Y ¿QUÉ PASÓ? ¿QUÉ PASÓ CON VUESTRA ALMA?

NO QUISISTEIS AYUDARLE A VUESTRA ALMA EN SU SALVACIÓN

Preferisteis las cosas del Mundo, el pecado del mundo venido de Satanás. No quisisteis dejar todo aquello que os llevaba hacia el Mal.

Y no alimentabais a vuestra alma para vivir el Bien que Mi Hijo os enseñó.

¡Cuántas oportunidades tuvisteis a lo largo de vuestra existencia y no las tomasteis! Vuestra negligencia, vuestra maldad, os venció. 

Sabíais perfectamente que estáis rodeados de maldad, porque también avisado está en las Sagradas Escrituras, que estáis en el Mundo, pero no pertenecéis a él.

Vinisteis para una misión espiritual grande, bella, que era la de mover a las almas de vuestros hermanos hacia la salvación eterna, pero empezando con la vuestra.

Vosotros debisteis haber seguido lo que Mi Santo Espíritu os dictaba dentro de vuestro corazón y Él os iba a llevar hacia la Verdad Absoluta, que solamente viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad.

Pero NO, la gran mayoría de vosotros habéis preferido los goces del Mundo, NO quisisteis venceros a vosotros mismos, viviendo primeramente los Mandamientos que Mi Padre os dio en el pasado.

No os dejasteis mover por la Palabra, por Mis Obras, que Yo os dejé cuando bajé y estuve entre los hombres.

No se movió ni se conmovió vuestro corazón cuando Me di por vosotros para vuestra redención. No habéis meditado en Mis Dolores todo lo que Me dejé hacer por vosotros.

Imaginad Mi Cara ensangrentada, llena de escupitajos, inflamada por los golpes de los soldados y el pómulo roto.

Después Mi flagelación; una flagelación que se salió de lo normal, porque Me dieron muchísimos más golpes de flagelo de los que normalmente se debían dar.

Mis Carnes desgarradas, sangrantes, dolientes. Mis huesos se podían ver por entre Mis Carnes, que desgarradas estaban; prácticamente, no había ningún lugar sano en todo Mi Cuerpo.

Dolores extremos, que ningún ser humano hubiera soportado.

Pero lo que más Me dolía, era el saber que la gran mayoría de vosotros en el futuro,

NO SE IBAN A CONMOVER ANTE TODO ESTO Y NO CAMBIARÍAN DE PARECER

 Seguirían cometiendo faltas. Y faltas graves que dañarían todavía más, todas las heridas de Mi Cuerpo; pero sobre todo, de Mi Alma.

¡Qué corazón tan duro tenéis, Mis pequeños! ¡Cuánto dolor Me causáis!

Y todo por tener una vida disipada, pecaminosa y sin ni siquiera tener un deseo futuro de cambio.

Después de ello, habéis tenido la oportunidad de Mis Apariciones, de Mis Milagros a lo largo de la historia.

Y los de Mi Madre, la Siempre Virgen María, ayudándoMe a convenceros para cambiar de vida, a arrepentiros y volver a Mí, pero no cambiáis.

Y vuestros pecados, cada vez son peores; VUESTRO CORAZÓN ES TAN MALO,

QUE HASTA ME RECLAMÁIS POR LO QUE OS SUCEDE

Me blasfemáis, porque no podéis tener o no queréis hacer una vida buena, echándoMe la culpa a Mí por vuestras limitaciones,

Y a Mí, ni siquiera Me habéis buscado para cambiar de vida, apoyándoos en todas las Enseñanzas que Yo os dejé.

Queréis que se os consienta, cuando vosotros vivís en pecado grave, Me estáis dando la espalda en todo momento.  

Le dais la espalda a Mis Leyes, Mandamientos y sobre todo, a Mi Amor, y aun así queréis que se os consienta. No, Mis pequeños, ya no.

Tuvisteis mucho tiempo para cambiar, para reflexionar, para que vuestro corazón se doliera al ver Mi Donación por vuestra salvación y ni eso aprovechasteis.

EL TIEMPO LLEGÓ.  Los que entendieron, serán tomados, los que no quisieron entender, serán dejados.

LOS QUE ALCANZÉIS A SALVAROS

EN EL PURGATORIO ENTENDERÉIS TODO CON EL SUFRIMIENTO EXPIATORIO

Cuando estáis en el Mundo, con MI JUSTICIA DIVINA, el castigo es para causaros dolor por el mal cometido.

 En cambio en el Purgatorio, el castigo que Yo os impongo, os va causando alegría; porque vosotros mismos os dais cuenta de que vuestro error ha manchado vuestra alma,

Ha manchado vuestras vestiduras y no podréis entrar al Reino de los Cielos si vuestras vestiduras no están blancas,

SI NO ESTÁIS PREPARADOS PARA AMAR; QUE EN ESO SE RESUME VUESTRA PURIFICACIÓN..

El Reino de los Cielos es un Reino de Amor; vosotros al cometer pecados, al cometer faltas, se traduce en falta de amor; primeramente hacia Mí, vuestro Dios y enseguida hacia vuestro prójimo.

¿Cómo podrías entrar a un Reino de Amor, al Reino de los Cielos SI NO SABÉIS AMAR,

SI AL ENTRAR ESTÁIS MANCHADOS DE MALDAD?

Causaríais problemas en donde todos saben amar.

El alma, ella misma se juzga cuando llega ante Mí, siente Mi Amor, vive el Amor que se vive en el Reino de los Cielos.

Y el alma siente ése Amor pero a la vez, siente todavía maldad, la maldad de los pecados que la contaminaron y el alma pide ser purificada, porque no se sentiría a gusto con ésa maldad que todavía trae en su corazón y vivir en un lugar que es puro Amor.

LAS ALMAS SE ALEGRAN DE SER PURIFICADAS

Ciertamente, el Purgatorio no es un lugar agradable, ciertamente sufrís, pero sufrís porque negasteis Mi Amor, porque atacasteis a vuestros hermanos en diferentes formas, les causasteis dolor o las llenasteis de vuestra maldad.

Pensad más en las almas de vuestros hermanos en el Purgatorio. Sufren, pero porque aman y quieren ser purificadas, para amarMe más, para amar como deben amar a sus hermanos,

ES UN DOLOR QUE NO COMPRENDÉIS, PERO QUE VIVIRÉIS

Orad por ellas, porque cuando os toque a vosotros estar en el Purgatorio, si les ayudasteis a vuestros hermanos a salir de ahí, ellos os ayudarán después.  

Ciertamente se sufre en la EXPIACIÓN, pero cuando vais alcanzando la purificación de vuestra alma, de vuestras vestiduras, os vais alegrando.

Ayudad con vuestra Oración, a vuestros hermanos día a día, a que salgan infinidad de almas del Purgatorio.

Y ésa alegría que les daréis a las almas que ayudasteis a salir, os transformará también a vosotros; es una realidad que viviréis, ayudadles y ellos os ayudarán después.

Este tiempo que estáis desperdiciando, lo querréis después, cuando estéis en el Purgatorio y desearéis haber ganado méritos, para pasar menos tiempo en reparación, al daros por Mí, como Yo Me di por vosotros.

¿Qué habéis hecho en este tiempo de preparación espiritual? ¿Lo utilizasteis para bien? ¿Qué habéis hecho con vuestro tiempo? ¿Qué habéis hecho para vuestra salvación y para la salvación de vuestros hermanos?

La Oración, Mis pequeños, es indispensable. Yo, siendo Dios, que vine a la Tierra para salvaros, para ofrecerMe como el Cordero que se toma para el sacrificio.

ASÍ ES COMO OS PUDE SALVAR, OBEDECIENDO, DONÁNDOME,

PERO SOBRE TODO, TOMANDO FUERZA EN LA ORACIÓN

Continuamente hablaba con Mi Padre, Él Me aconsejaba y a través de la Oración, Yo Me mantenía en el Cielo.

El hombre necesita acercarse más a Mí, os he dicho que Yo velo por vuestras necesidades; pero vosotros debéis velar por las Mías y ¿Cuáles son Mis necesidades?

Os lo dije en la Cruz: “DÁDME ALMAS, TENGO SED DE ALMAS”.

Ciertamente, estáis tan distraídos en las cosas del Mundo, que no podéis ni siquiera imaginaros el valor de un alma y cómo pago Yo aquí en el Reino de los Cielos, el que vosotros Me salvéis un alma.  

Muchas veces, os imagináis que solamente con un Padre Nuestro o un Ave María, podréis salvar a un alma y no es así, Mis pequeños. Se necesita a veces años de Oración, de sacrificios, penitencias, ayunos, para salvar a un alma, para sacarla del Purgatorio.

Imaginad todo el tiempo que pasan las almas en el Purgatorio, porque no hay almas dedicadas por su salvación.

Recordad, que lo que hagáis ahora por ellas, tanto por las que están purificándose, como las almas que ahora están en la Tierra, como lo estáis cada uno de vosotros,

QUE ESTÁN SIENDO PRESENTADAS ANTE EL TRIBUNAL DIVINO

POR LA GRAN TRIBULACIÓN QUE YA OS ESTÁ FLAGELANDO

¡RESCATADLAS AUNQUE SEA PARA EL TERCER PURGATORIO!

Llegará el momento en que vosotros estaréis, también, en el Purgatorio y necesitados de oración.

Tantas, tantas almas en el Purgatorio que ciertamente en algún tiempo tendrán su salida de ahí; pero también tantas y tantas almas que caen al Infierno y que nunca saldrán de ahí.

Si realmente hubiera amor en vuestro corazón, si realmente tomarais con seriedad lo que Yo os pido y sobre todo, que os dierais cuenta de vuestra vocación de almas militantes.

O sea, lo que implica el ser un alma militante, todo lo que podéis abarcar, mientras tenéis el Don de la vida.

Si vosotros Le pidierais a Mi Santo Espíritu que os explicara vuestra función, vuestras obligaciones y vuestros derechos, cambiaríais inmediatamente.

Ciertamente os podéis tratar de mantener aislados del Mundo haciendo el bien, EN ORACIÓN CONTINUA pero aislados del Mundo, enmedio del trajinar del mundo; entonces, os daríais cuenta de esta realidad espiritual.

Ser alma del Purgatorio, ser alma militante, son dos situaciones muy diferentes. El alma militante, puede hacer grandes cosas por las almas necesitadas y no lo estáis haciendo.

Esa es vuestra tarea, Mis pequeños. Yo velo por vosotros y vosotros debéis velar entre tantas cosas, también por el bien de vuestros hermanos, ya sea que estén por morir o ya sea, que estén en el Purgatorio. Eso es ser un verdadero hermano.

Tratad pues Mis pequeños de darMe ese gusto de tomar realmente vuestra posición de almas militantes: SALVADORAS.

Y sobre todo, que vosotros las ayudéis a sobrellevar ese castigo-purificación que las almas necesitan, para regresar a Mí.

Porque las almas del Purgatorio, viven en la Esperanza de llegar a Mí, pero también viven en tristeza y preocupación, al ver que NO hay suficiente Oración de parte de las almas militantes, para que puedan salir rápidamente del Purgatorio.

Os pido que tratéis de entender esta realidad, la cual, tarde o temprano, cada uno de vosotros, padeceréis y os vuelvo a repetir,

 Lo que hagáis por vuestros hermanos del Purgatorio, más tarde lo recibiréis vosotros.

Hijitos Míos, tened una gran devoción por las Benditas Almas del Purgatorio, en estos tiempos muy necesitadas están, porque no hay suficientes Misas y oraciones para poderlas sacar del Purgatorio lo más pronto posible y,

SUFREN, Y SUFREN MUCHO

Que vuestras oraciones, vuestras Misas, el rezo del Santo Rosario y todo lo que podáis hacer por ellas, les alcance un alivio pronto en el Reino de los Cielos, para que puedan salir rápidamente, porque su sufrimiento es muy grande.

Ciertamente un alma en el Purgatorio, saldrá en un determinado tiempo, pero también, dependiendo del nivel en el que se encuentre.

HAY NIVELES MUY BAJOS Y DOLOROSOS, TODAVÍA CERCANOS AL INFIERNO

EN DONDE EL ALMA SUFRE MUCHÍSIMO

ESTÁ TAMBIÉN ATORMENTADA, NO POR DEMONIOS,

PERO SI POR SUS PECADOS Y POR SU PROPIO DOLOR.

El Purgatorio es un lugar de purificación y arrepentimiento, un tiempo de meditación, en el cual, el alma se da cuenta de todo el mal que sus pecados causaron.

Hay pecados que pueden hacer solamente daño a la persona que los comete, pero hay pecados que causan mucho mal, porque muchas almas los toman como propios y los repiten causándoles quizá, hasta una muerte eterna o causándoles también, una estancia muy larga en el Purgatorio.

Mientras estéis en la Tierra reparad, haced penitencias, ayunos, por el bien de vuestra alma; porque si por algún tiempo en vuestra vida disteis mal ejemplo y muchos os vieron y repitieron ese mal ejemplo, tendréis que padecer por vuestros propios pecados y por el mal que hicieron esas almas por causa vuestra.

En cambio, os ganaréis más Gloria, más Amor, más cuidados Divinos, cuando vuestros actos o vuestras palabras, fueron buenos, disteis un buen ejemplo y ese buen ejemplo fue tomado también por hermanos vuestros y lo repitieron y a la vez, otras y muchas almas más lo volvieron a repetir.

Tendréis una corona de Gloria, porque fuisteis verdaderos Cristos, enseñando el Bien; fuisteis apóstoles Míos, porque eso es ser un apóstol, es ser otra imagen Mía entre vuestros hermanos.

Seréis muy recompensados por todo ese bien que causáis en otras almas.

Ya os he dicho que no vinisteis a la Tierra a llenaros de las cosas del Mundo, vuestra alma trasciende y todo lo que hacéis a nivel espiritual va a trascender, y por toda la eternidad.

Sí, Mis pequeños, vuestras acciones os marcan para toda la eternidad, acciones buenas, Conmigo, acciones malas, para Satanás y quedáis  marcados.

Y se os conocerá, ya sea en el Cielo, ya sea en el Infierno, se os conocerá por las acciones que llevasteis a cabo.

 

Vuestra misión, Mis pequeños, es dejar Mi Sombra, como le decían a San Pedro, “hasta su sombra sanaba”, eso cuando ya llegasteis a un alto grado de espiritualidad.

Vosotros no os dais cuenta de la trascendencia de vuestra vida aquí en la Tierra, pero lo sabréis después, cuando regreséis y estéis ante Mí.

Para algunos será demasiado tarde, porque NO podrán componer nada de lo malo que hayan hecho; para otros, será una alegría inmensa, saber que movisteis las almas de vuestros hermanos que os observaban.

Es un honor inmenso el que se os dé el Don de la Vida y para eso es Mis pequeños, para que llenándoos de Nuestra Vida, podáis dar Vida a vuestros hermanos.

Son tantas cosas bellas que podéis sacar de Mí, de Mis Enseñanzas, de Mi Ejemplo, de Mi Amor; por eso os pido que leáis continuamente las Sagradas Escrituras y Mi Santo Espíritu os irá llevando hacia la Verdad que vosotros necesitáis saber, para que seáis otros Cristos sobre la Tierra.

No os confiéis de lo que os digan, que todo será bello, será hermoso; que el cambio será como un despertar de un día para otro. ¡NO! Mis pequeños, en las Sagradas Escrituras es muy claro lo que os digo,

QUE AQUÉL QUE ME SIGA, TAMBIÉN TENDRÁ QUE PADECER,

COMO YO, VUESTRO MAESTRO

Y al padecer Mis pequeños, esta será parte de vuestra purificación; para que no tengáis que pasar mucho tiempo en el Purgatorio y luego, paséis al Cielo a gozar eternamente Conmigo.

Yo, vuestro Jesús estoy con vosotros, sigo en la Tierra. Estoy día a día con vosotros en las Misas, en las oraciones de vuestros hermanos y las vuestras, en los sacrificios y penitencias ofrecidos.

No Me separaré de vosotros en ningún momento, manteneos unidos a Mí y grandes cosas hareMos.  

Preguntaos vosotros mismos ¿En qué os puede ayudar a ganar el Reino de los Cielos, un hermano vuestro que es soberbio, que no os quiere porque pertenecéis a una clase social o económica más baja que vosotros? En nada.

EL SOBERBIO ANTE MIS OJOS,

SI NO CAMBIA, SERÁ QUEMADO, PORQUE NO SIRVE

NO SIRVE PARA MIS PLANES DE SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

Os he dicho que debéis ser otros Cristos y especialmente en estos momentos, en los que satanás os ha ido distorsionando vuestra realidad.

Pedid, os lo he repetido muchas veces, pedid el Discernimiento Santo, para que podáis encontrar el camino correcto que os llevará hacia el Reino de los Cielos.  

Amor, Amor, Amor es lo que debéis vivir. Pero un Amor Limpio, Sano, Santo, Puro, porque así son las almas que viven en el Reino de los Cielos. Por eso, la gran mayoría de vosotros,

TENDRÉIS QUE PASAR PRIMERO UNA PURIFICACIÓN EN EL PURGATORIO

Y LUEGO ENTRARÉIS A VUESTRO HOGAR ETERNO.

Yo, vuestro Señor Jesucristo, vuestro Salvador, vine a la Tierra para traeros la Sabiduría del Cielo

 Y otra orden tajante que se os dio fue el que CRECIERAIS en Fe, en Amor, el que crecierais en todo lo enseñado por Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad, para que llegarais a la Perfección.

Esto lo tenéis que entender muy bien, Mis pequeños. Ciertamente, por vosotros mismos, nunca podréis llegar a la Perfección que se os pide. 

PARA QUE TENGÁIS DERECHO DE ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS

Tenéis que contar con Nosotros, con Nuestra Gracia, con Nuestro Amor, con Nuestro Deseo de ayudaros y que vosotros tengáis la Humildad suficiente, para PedirNos el ser mejores.

El Cielo es Nuestro, no es vuestro. La forma en que os debéis de mover, de actuar, de pensar en el Cielo, es Nuestra forma de Pensar, no es la vuestra. 

Vosotros seréis invitados a pasar toda la eternidad con Nosotros, en Nuestro Cielo y vosotros en humildad, tenéis que aceptar esto y aprenderlo.

Por eso Mi Padre Me pidió que bajara a la Tierra a enseñaros, cómo os debéis comportar para entrar al Reino de los Cielos.

Entended que el Reino de los Cielos es un lugar de Perfección, ES UN LUGAR DIVINO. Es un lugar en donde os debéis mover según como Nosotros quereMos, para que gocéis plenamente, lo que os vaMos a dar de premio.

Vosotros tenéis que ser cambiados totalmente, transfigurados, renacidos en el Amor, en la Fe y aún en vuestra alma.  Tenéis vosotros que cambiar y eso lo hareMos Nosotros, no vosotros; pero esto solamente lo lograréis en la Humildad.

 Si no estáis creciendo según lo que se os ha dado, no sois dignos os repito, para entrar al Reino de los Cielos.

VedMe, vedMe en las Sagradas Escrituras, tratad de ser como Yo, copiadMe.

copiad Mi Vida, copiad Mis Palabras, copiad Mis Pensamientos.

DEJADME QUE YO ENTRE EN VOSOTROS

Y VAYA LIMPIANDO TODO VUESTRO SER DESDE VUESTRO INTERIOR

 ELIMINANDO TODO AQUELLO QUE OS PUEDA LLEVAR A LA SOBERBIA

Y así, empezaréis a entrar en la Perfección, porque Yo, el Perfecto, estaré en vosotros. Para que vuestros hermanos empiecen a darse cuenta, de que sí se puede llegar a ser perfectos, dejándoMe Vivir en vosotros.

Pensad por un momento cómo sería el mundo, si todos fueran como Yo, que ya hubieran aprendido a ser como Yo, que hubieran querido dejar su vida pasada de error, de soberbia, de maldad.

Y empezaran a actuar en Humildad, en Sencillez y ayudándoos unos a otros con los dones recibidos y siempre actuando en la honradez y digo en la honradez, evitando todo tipo de mentira.

El mundo cambiaría, el mundo sería otro, gozarías inmensamente; sería un mundo de Paz,

DONDE VIVIRÍAIS MI PERFECCIÓN, DONDE VIVIRÍAIS LA DIVINIDAD

Fuisteis creados para ello, se os dio el Don de la vida, para que se logre esto en la Tierra y en el Universo entero.

Sois parte del Universo, de las creaturas a las que se les ha dado vida y que tienen esa misión, la de producir Amor, la de llevar Nuestro Amor a todo lo Creado, visible e invisible,

SI NO ESTÁIS CONMIGO, ESTÁIS CONTRA MÍ

Si no estáis actuando como Yo os enseñé, no podéis entrar todavía, al Reino de los Cielos,

Os tenéis que mejorar y si no os mejoráis aquí, el Purgatorio os espera, por un corto o largo plazo.

A la Perfección estáis llamados, vosotros ponéis el tiempo, 

VUESTRA MEJORA AQUÍ O VUESTRA MEJORA EN EL PURGATORIO

Y OS ASEGURO QUE AQUÍ SUFRIRÉIS MENOS QUE EN EL PURGATORIO.

Os lo he dicho muchas veces, que Yo no os puedo imponer Mis Deseos espirituales; que ojalá pudiera, porque os llevaría inmediatamente a la santidad.

Seríais quienes Yo deseo que fuerais, que fuerais como vuestros Primeros Padres antes del Pecado Original.

Eso es lo que Yo quisiera de cada uno de vosotros, pero

VOSOTROS NO ME PEDÍS SER MEJORES

NO ME PEDÍS QUE OS AYUDE A APARTAROS DEL PECADO,

NO ME PEDÍS SER SANTOS.

Vosotros, desgraciadamente, ya veis el pecado como algo normal en vuestra vida.

Y si realmente meditáis, cualquier día de vuestra existencia, todo lo que hicisteis y en qué pensasteis, os daréis cuenta claramente de esto que os digo.

Cuando vosotros os vencéis a vosotros mismos, tratáis de mantener esa comunión íntima Conmigo, para no buscar y pensar en las cosas del exterior de vuestra alma, que os puedan dañar. Entonces, os ayudaMos.

Mi Santo Espíritu que habita en cada uno de vosotros, os dará Fuerza y Sabiduría, para ir venciendo esos deseos del Mal.  

Esos deseos o esos pensamientos impuros a donde os lleva Satanás, para que no estéis en lo Mío, que debe ser vuestra meta en vuestra vida. Y esto os lo digo, Mis pequeños, porque

MIENTRAS MENOS PECADOS TENGÁIS

CUANDO OS PRESENTÉIS ANTE MÍ,

MÁS PRONTO ENTRARÉIS AL REINO DE LOS CIELOS

Y MENOS SUFRIRÉIS EN EL PURGATORIO

Pocos, MUY POCOS sois en el Mundo con los que realmente cuento, para que oréis por vuestros hermanos. Pocos sois los que estáis en íntimo contacto Conmigo.

Santa Águeda detuvo la lava del Etna a las puertas de la ciudad de Catania, en sicilia.

Y sois aquellas almas que Yo busco, para que intercedáis por vuestros hermanos, por vuestra familia, por vuestro pueblo, por vuestras ciudades, por el Mundo entero.

Recordad cómo a veces un alma, UN ALMA que se dejó llenar de Mi Amor, salvaba a un pueblo entero con su intercesión.

Podéis lograr grandes milagros cuando Me llegáis a Mi Corazón, cuando Me vencéis con vuestro pequeño amor, pero lleno de Mi Amor.

Y ES CUANDO PODÉIS LOGRAR MILAGROS

PARA VUESTROS HERMANOS, PARA VUESTRAS CIUDADES,

PARA EL MUNDO ENTERO, PARA EL UNIVERSO QUE OS RODEA

Yo os mostré, en Mi Persona, en Mis Palabras, lo que es la Vida del Cielo.

Yo vine a hacer lo que Mi Padre Me pidió, Yo os mostré Vida de Cielo, que se desarrolla en el Amor, EN LA DONACIÓN, en el cuidado por los demás, a tal grado que uno se da por los demás, aún a costa de su propia vida.

VOSOTROS A ESO LE TEMÉIS INMENSAMENTE, OS PREGUNTÁIS:

¿ACASO TENEMOS QUE MORIR POR EL HERMANO, POR EL NECESITADO?

No necesariamente es muerte física, es el morir a vuestros intereses mezquinos.

Cuando os he dicho SER OTROS CRISTOS, es Caridad, es Amor, es Vida de Cielo, pero sois muy egoístas.

Ciertamente, veis las necesidades materiales y espirituales de vuestros hermanos, pero difícilmente os acercáis a ellos, preferís haceros a un lado y no entablar conversación con vuestro hermano necesitado.

El Cielo, vuestro Hogar, se gana con vuestra donación, se gana con el trabajo espiritual que hagáis hacia vuestros hermanos,

pero ese trabajo espiritual, debe ser lo que exista profundamente en todo vuestro ser y, principalmente, en vuestro corazón.

Es el amor el que debe ser también vuestra esencia; si os llenáis de Mi Amor, fácilmente lo daréis a vuestros hermanos.

Pero si vosotros mismos impedís que fluya de vosotros ése Amor que recibisteis gratuitamente y si no lo dais,

TENDRÉIS QUE PADECER UNA PURIFICACIÓN LARGA

EN LA TIERRA Y EN EL PURGATORIO

PARA PODER ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS

El Amor debe ser también vuestra esencia.

Tened pues cuidado, Mis pequeños, con la Caridad,

DADLA, dadla, dadla a manos llenas para que recibáis, también de Nuestra Santísima Trinidad, a manos llenas; desde ahora y por toda la eternidad; compartid lo que gratuitamente se os dio.

Y los que os mantuvisteis en el Bien, gozaréis, porque vosotros sí entendisteis la lección; vosotros que quisisteis vivir eternamente en el Amor, sufristeis al estar rodeados de tanto mal.

“CRUCIFICAME SEÑOR MIO Y DIOS MIO, PORQUE TE ADORO SOBRE TODAS LAS COSAS…”

Y éste mal os atacaba continuamente, os hacía sufrir, en cuerpo y en alma, dolores físicos y espirituales, que pudiera Yo decir, parecidos a los Míos,

porque sufríais, realmente, por manteneros Conmigo y aquellos que os rodeaban, no os querían ver, porque vivíais en la Virtud y en el Amor.

Vuestro premio está próximo, manteneos así, Mis pequeños, y tratad, todavía, de dar un poco más, de lo que Me habéis dado a lo largo de vuestra existencia.

Son momentos difíciles y, ciertamente, seréis, todavía, muy atacados porque satanás os tiene mucha envidia, porque lograsteis vencerlo con Mi Gracia y con Mi Amor.

Seguid adelante, Yo os protegeré, tomad de Mí, Mis pequeños.

Mucho he dado, mucho Me sobra todavía por dar, tomad de ahí, para vuestro Triunfo Eterno.

Venid, benditos de Mi Padre, porque fuisteis misericordiosos Conmigo, vuestro Salvador, Me habéis acompañado en las buenas y en las malas, en Mis Dolores y en Mis bellos momentos, compartiendo Mi Palabra, Mis Milagros y Mi Amor.

Vosotros sois los que gozaréis el nuevo tiempo por venir, seréis buena semilla.

Iniciaréis un nuevo tiempo, en donde, al menos al principio, todo será amor, armonía, vida plena, paz, infinidad de regalos que derramaré sobre vosotros en Nuestra Santísima Trinidad.

Seguid adelante, Mis pequeños, y seguid orando por las almas, para que algunas, todavía, puedan ser tocadas por Mi Gracia y pueda Yo salvarlas.

Os bendigo, Mis pequeños, y llevad Mi Bendición a todos aquellos que vosotros queráis y traédMelos a Mi Corazón.

Vuestro Dios os ama infinitamente, ¡Agradecédselo!

Yo os Bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre. En Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Santo Espíritu.

Mi Madre os protege, os guarda y os llena de Su Amor y de Sus Bendiciones

http://diospadresemanifiesta.com/

P283 PRÍNCIPES CELESTIALES


Septiembre 19 de 2019

Habla vuestro Padre Celestial

Mí Enemigo y por lo tanto el vuestro, sabiendo que sóis y pertenecéis a Mí Reinado, os quiere denigrar tanto en cuerpo como en alma.

Todos vosotros sóis reyes, no súbditos; él es el súbdito y traidor a Mí Reino y vuestro Reino.

DEFENDED VUESTRA DIGNIDAD DE HIJOS DE DIOS,

DE HIJOS DE DEL REY

Comprended vuestra posición real y no os envilezcáis con las bajezas que el Enemigo y Traidor os propone, mostrádle vuestra realeza y comportáos como Mi Hijo Jesucristo os lo enseño.

Hijos Míos, sed dignos descendientes de vuestro Padre, el Rey del Universo; uniendoós al verdadero amor y al verdadero agradecimiento de corazón que todos vosotros recibís por cada momento de vuestra existencia.

Yo os amo y os quiero a todos conmigo de regreso. No os dejaré nunca sólos a vuestras pequeñas fuerzas de bebés.

No os sintáis poderosos o soberbios ante Mí, vuestro Creador. Ni os sintáis merecedores de Mis Bienes por vuestras acciones, ya que ellas mismas Me pertenecen por obligación.

Puesto que Yo os dí los dones y las capacidades para llevarlas a cabo,

Lo único que Me interesa de vosotros es el amor que pueda salir de vuestra voluntad libre y que sean actos sinceros de vuestro más profundo ser, de vuestro corazón.

Ya sean para agradecerMe los dones que habéis recibido de Mí, para desarrollaros como individuos y también como para salvar almas, tanto de la Tierra como del Purgatorio.

Actuando así seréis dignos hijos del Rey. 

Vosotros tan enredados en las cosas del mundo, perdéis la visión real de vuestras vidas sobre la Tierra, se os hace a veces, poca cosa lo que os pi­do,

Pero es TAN grande a Mis Ojos lo que os pido, que por eso mandé a Mi Hi­jo Jesucristo a recordárosla y aún así dudáis.

Vuestra misión y recordadla bien, no es otra más que la transmisión del Amor de Dios a todas las almas sobre la tierra y la búsqueda de la salvación de TODAS en todos los tiempos.

Vean que no digo, la salvación sólo de las almas de la gente que vive en el mismo tiempo con vosotros sobre la Tierra, sino que abarco tiempos anterio­res a los vuestros.

Y la razón es que debido a la falta de Oración y actos de reparación de vuestros ancestros, hay en vuestro tiempo aún muchas almas en el Purgatorio.

Y tienen que mantenerse ahí hasta que por vuestros méritos actuales, puedan vuestros hermanos, dejar el Purgatorio.  

Lo mismo sucederá con almas actuales y que por falta de méritos, de parte de todos vosotros los que ahora vivís sobre la Tierra, muchas almas tendrán que purgar mucho más del tiempo de vuestra existencia.

Dios Padre cuenta con el valor de la Oración y de los méritos de vosotros, para la salvación de vuestros hermanos y recordad que vosotros estaréis en las mismas circunstancias.

Yo os dije: “Lo que hagáis con el más pequeño de vuestros hermanos, Me lo hacéis a Mí”.

Y ahora os recuerdo que los méritos que uséis para la salvación de vuestros hermanos mientras estéis sobre la Tierra, tanto para los vivos como para los que ya pasaron a la otra vida y se están aun purgando de sus faltas,

ESOS MISMOS MÉRITOS SERÁN TOMADOS PARA VUESTRA PROPIA SALVACIÓN

Como os lo había dicho ya en otro de Mis Mensajes anteriores, ahora el Mal camina por vuestras calles sin que lo podáis detener, a causa de que como la mayoría de los gobiernos se han corrompido, los malos encuentran protección de parte de las mismas “autoridades”.

Os he mencionado sobre el poder de la Oración, la cual puede y debe acabar con la maldad en el Mundo, pero lo malo es que “tenéis cosas más importantes que hacer”

 Y así, el tiempo que tenéis el cual Me pertenece, es desperdiciado en cosas fútiles, en cosas sin importancia para la salvación o crecimiento espiritual de las almas.

Estáis desperdiciando horas, minutos de vuestra misión sobre la Tierra, en cosas que no ayudan en nada en la salvación de las almas de la Tierra y del Purgatorio.

Estáis desperdiciando un tiempo precioso que podría ser aprovechado para la renovación espiritual benéfica de vuestro Mundo y sobre todo, de vuestra alma.

Estáis desperdiciando un tiempo precioso con el cuál

PODRÍAIS ESTAR INTERCEDIENDO POR LAS ALMAS “PRÁCTICAMENTE PERDIDAS”

Porque por ellas también Mi Hijo se dio en totalidad y deseó su salvación eterna.

Yo he derramado Mis Dones en todos vosotros para que sean compartidos y al dar cada quién lo que poseé, se complementen.

Nadie tiene todo lo necesario como para prescindir de sus semejantes y tanto vale un don como el otro, todos son complementarios y todos deben llevar la marca de Mi Persona, que es la del Amor.

Todo lo que deis, todo lo que hagáis, en todo lo que ayudéis, la marca de Mi Amor deberá siempre estar y así vuestras obras ya no serán estériles ni efímeras;

así sí os darán vida eterna y seréis grandes no ante el pequeño público como lo es el de la Tierra, sino ante el público que os está viendo en todo momento en el Cielo y en el Purgatorio.

Buscáis reconocimiento mundial y ¿Qué es el Mundo ante el Universo entero? ¿Qué es el mundo y sus riquezas, ante las riquezas de Mi Reino?

Estáis siendo engañados y no queréis abrir los ojos de vuestro corazón en donde, con la ayuda de la Fé, encontraréis la Verdad.

Estáis aceptando moneditas de éxito, cuando Yo os voy a dar grandes cofres, collares y riquezas inimaginables, por servirMe en el amor para con vuestros hermanos.

Pisoteáis y hacéis menos a vuestros semejantes por creeros superiores por el don o dones que Yo os concedí y de los cuáles tendréis que darMe cuentas.

Los dones son para servir, no para avergonzar a vuestro prójimo. Esto sucede porque no hay ni Fé ni amor en vuestros corazones, ni en vuestros actos.

Mi Amor Supremo y Mis Cuidados, primeramente se volcaron sobre vuestros Primeros Padres Adán y Eva. Gozaron y Me agradecieron y viví un tiempo con ellos como Yo lo había deseado;

hasta que el Maligno les puso la tentación y al usar su libre albedrío, prefirieron su propio yo, se prefirieron a ellos mismos, se quisieron consentir ellos mismos,sin darse cuenta que sus capacidades eran infinitamente inferiores a las Mías y no lo Iban a poder lograr.

Y por no verMe, por no ver Mi Omnipotencia comparada con su pequeñez, se perdieron en su soberbia, se perdieron en su ego, se perdieron por la falta de gratitud hacia su Creador.

CREYERON QUE PODÍAN PRESCINDIR DE MÍ.

 Se sintieron creadores y su soberbia no les permitió ver su realidad, la de ser creaturitas creadas por su Dios para ser amadas y consentidas por Él, por toda la Eternidad.

Vivían en la Eternidad y el tiempo se creó por causa de ellos. Vivían en la vida y se creó la muerte por causa de ellos.

Vivían con el Amor Ilimitado y empezaron a vivir un amor limitado, el de ellos mismos, por el pecado.

TODO SE ALTERÓ La Tierra era parte de ésa Eternidad y el pecado la limitó en su tiempo. La ingratitud y la soberbia todo lo afectó.

Afectó Mi Plan de Amor para con vosotros y así como ellos iniciaron éstas limitaciones al no agradecerMe todas las bendiciones y Gracias que derramaba día a día después del Pecado Original,

Ahora también vosotros día a día os volvéis ingratos al amor y cuidados que os doy.

Vuestra mayor ingratitud es la de no acordaros de Mí en vuestras vidas. Estáis en el Mundo porque así Me lo pedisteis.

VINISTEIS PARA SERVIRME,

LO CUÁL ES UN PUNTO A VUESTRO FAVOR Y ÉSTE PUNTO VALE PARA MÍ MUCHÍSIMO,

YA QUE VIVÍAIS EN MI PRESENCIA, GOZANDO DE MI VIDA INFINITA EN EL CIELO.

Y VOSOTROS, CADA UNO DE VOSOTROS

SACRIFICASTEIS ÉSE GOZO,

PARA BAJAR A LA TIERRA PARA PROPAGAR MI AMOR

 Para la salvación de vuestros hermanos vivos, que también están en la lucha y de los difuntos, que están en el Purgatorio.

Como vuestra primera donación fue ante Mi Presencia y en santidad de alma, sabiendo perfectamente lo que hacíais,

Para Mí ése acto de donación libre vale muchísimo y por ello os cuido y os procuro todos los medios que están en Mi Poder daros durante toda vuestra vida;

para no dejaros vivir en el pecado cuando caéis y si es posible cuando lo permitís, evitar que caigáis en él.

Os procuro en todo momento para ayudaros a vuestro buen cumplimiento en vuestra misión,

PERO ES VUESTRO LIBRE ALBEDRÍO

EL QUE OS TRAICIONA Y QUE ME TRAICIONA

Sabiendo el Maligno que vuestra misión en la Tierra se resume en el de trabajar en el Amor, en Mi Amor, él os va a poner múltiples tentaciones para desviaros,

Y para que volquéis vuestra atención a las cosas del mundo y al goce de vuestra carne;

haciéndoos olvidar del crecimiento espiritual y de alimentaros de todo aquello que os de fuerza espiritual, lo cuál le resta fuerza a él.

De aquí que su ataque es tan fuerte y tan sutil, que su mayor logro ahora lo estáis viviendo: el de haceros creer que lo malo, lo que Me ofende, lo que Me quita almas para su salvación, lo que quita virtud y amor en vuestras almas,

YA NO ES TAN MALO O SIMPLEMENTE YA ES NORMAL

Se os ha vuelto normal y hasta aceptado por vuestra conciencia, el vivir apartados de Mis Leyes, de Mis Preceptos, de Mis Mandamientos.  

Ya no os confesáis de faltas graves y os acercáis a recibir el Cuerpo Divino de Mi Hijo en la Eucaristía, llevando en vuestro corazón éstas faltas graves que sólo os están abriendo las puertas del Infierno y de vuestra condenación eterna.

Ya habéis perdido la conciencia del Mal, la conciencia del Pecado, porque ahora el Mal os ha hecho creer que esos pecados graves, como son los de impureza:

los divorciados “supuestamente unidos” por algunos de Mis ministros, el vivir en unión libre y muchos más ya no son tan malos, puesto que los véis todos los días a través de vuestros medios de comunicación.

Os habéis dejado llevar por su Mentira porque os conviene, porque conviene a vuestra carnalidad y a vuestro egoísmo, porque el vivir en Gracia y en Virtud, implica sacrificio y donación de vuestra voluntad.

Y ya no queréis sufrir ni donaros a vuestro Dios, que tanto os ha dado y os sigue dando, a pesar de vuestra vida continua en el pecado;

pero que si no atendéis a las oportunidades de conversión que se os dan a lo largo de vuestra misión sobre la Tierra, al final Yo tendré el derecho divino de utilizar Mi Justa Justicia.

Mi Santa Misericordia se derrama sobre cada uno de vosotros mientras habitáis sobre la Tierra y hasta el último hálito de vida que tengáis,

pero si vosotros, en vuestra libre voluntad os empecináis en manteneros en el pecado dañando constantemente a MI Corazón Divino,

al final ya no será Mi Misericordia la que os juzgue, porque la tuvisteis y la despreciasteis, sino que Mi Santa Justicia os enfrentará a vuestra propia necedad

y vuestro destino eterno vuestra propia alma os lo mostrará al mediros con Mi Amor y Mi Verdad.

Hijitos Míos, pedid ésta Gracia tan grande que necesitáis en gran medida en éste tiempo que estáis viviendo

Y PEDIDLA CON GRAN HUMILDAD PARA AGRADAR

A MI CORAZÓN TAN DAÑADO POR LOS PECADOS DEL MUNDO,

EL TENER LA CONCIENCIA DEL MAL

Mucha humildad se necesita para aceptar que no se vive de acuerdo a Mis Leyes de Amor y necesitaréis, también, de mucha fortaleza, que os la dará Mi Santo Espíritu al pedírsela,

para que podáis manteneros en la lucha para permanecer en Mi Gracia Divina y en la Verdad de Mi Corazón.

Volved a la oración y a la penitencia para fortaleceros espiritualmente, acudid arrepentidos a Mi Santísima Hija,

para que Ella, siendo vuestra Madre Celestial y conociéndoos perfectamente, os tome de la mano y os guíe por el camino de la salvación eterna.

Hijitos Míos, que éste tiempo de DESASTRES os sirva para comprender más profundamente Mis Verdades y sobre todo,

para que podáis comprender mejor la donación en el Amor Infinito que os hice al daros a Mi Hijo Unico y darSe hasta la última gota de sangre por vuestra salvación

Y PARA AYUDAROS A CONOCER

EL CAMINO DE LA PERFECCIÓN EN VUESTRO DIOS Y SEÑOR

Tomad de El todos Sus Méritos y revestíos con ellos para que podáis alcanzar sabiduría y amor eternos, así mismo, para que os volváis nuevos Cristos para la corredención de vuestros hermanos del mundo y del Purgatorio.

Yo os bendigo en Mi Santísimo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, salvador de todo el género humano y en el de Mi Santo Espíritu de Amor. Recibid todo el amor maternal y cuidados de mi Hija, la Siempre Virgen María.

Todo aquél que trate de evitar la devoción a Mi Hija, la Siempre Virgen María, es un traidor a Su Dios y a Ella, que se ha vendido a las fuerzas del Mal

 Y aunque se luche y os quiten Sus Imágenes de los Templos, siempre llevad Su Imagen en vuestro corazón, en donde realmente habita, junto con Nosotros.

No os apartéis nunca de Su Providencia Virginal y no sufriréis la muerte espiritual.

Acudid siempre a Su Amparo y Guía, es Vuestra Madre Celestial.

Ella os guiará siempre a la Pureza de Corazón y a alcanzar todas las Virtudes, las Santas Virtudes, que os alcanzarán la Gloria Eterna.

Todo esto lo hará sólo por amor, en Ella no hay intereses superfluos, sólo el interés de que Nosotros nos alegremos con vuestra salvación.Vivid en Ella, como Ella vive en Nosotros, postrados en amor agradeciendo cada momento de vuestra existencia.

E intercediendo por la salvación de vuestros hermanos, tanto por los de la tierra como por los del Purgatorio.

Las almas devotas al Amparo y Amor de vuestra Madre Celestial, son almas escogidas para una segura salvación.

¡No hay creatura más excelsa en Cielos y Tierras, que Vuestra Madre Celestial, la Siempre Virgen María!

También os quiero hablar sobre el grandísimo favor concedido a Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María:

EL SANTO ROSARIO 

Todas las culturas, antiguas y modernas, tienen y han tenido la necesidad de alabar, agradecer, pedir, ofrecer holocaustos y sobre todo, amar a un dios determinado.

El alma tiene ésa necesidad intrínseca, la de buscar y tratar de hallar su espiritualidad, ya que ella tiende a lo eterno, a lo sublime, a lo que no es de la Tierra.

Toda alma encarnada sufre una transformación, está aprisionada por el cuerpo y sus debilidades.

 Y así, el alma, tiene necesidad de concentrarse más en las cosas espirituales para poder vencer los desvíos, pasiones, pecado, a donde el cuerpo la quiere arrastrar.

El alma inteligente, el alma que discierne, el alma buena, va a tender a luchar por mantener ésa espiritualidad con la que bajó y así, el esfuerzo por mantenerse en ése estado, será grande.

Porque grandes son los ataques del Maligno por conquistar las almas hacia el Mal.

Por lo tanto, el alma después de discernir en la Verdad, llega a la conclusión de que no hay otro camino para mantenerse en la salud espiritual, que a través del alimento espiritual, el cuál consiste en la Oración y en la vida de amor.

Mi Hijo Jesucristo, antes de instituir la Sagrada Eucaristía, daba ejemplo grandísimo de lo que la Oración significa y debe también, significar para todos vosotros.

Las Sagradas Escrituras os lo exponen y os dicen:

Y Jesús, después de predicar se apartaba para orar al Padre” y también dicen: “Y Jesús se retiró a solas a orar” y en otro pasaje dice: “Jesús pasó toda la noche orando”, etc.

Muchos son los pasajes en los cuáles se os habla del valor de la Oración, tanto como alimento espiritual, como ayuda a prepararse ante las pruebas fuertes y así os lo narran las Escrituras:

“Cuando iba a dar comienzo a Su Vida Pública, Jesús se apartó a Orar y Ayunar en el desierto durante 40 días”

Cuando iba a ser apresado os dicen las Escrituras: “Y Jesús se retiró, junto con Sus apóstoles, en el Huerto de los Olivos.”

Y así en muchas otras ocasiones, tanto El cómo Mi Hija, la Virgen, Madre de Mi Hijo, os enseñan cómo orar a Mí, a Su Padre.

Siempre Su Oración iba dirigida a Mí y podía ser oración de agradecimiento, oración de amor, oración de unión íntima, oración de petición, oración de intercesión, como la tenemos en las Bodas de Canaán.

Mi Hija intercediendo por los novios ante Su Hijo-Dios, así como todos aquellos que intercedían por algún semejante para alcanzar sanación y vida, en cuerpos y almas.

Oración de Comunión Divina, la instituir la Sagrada Eucaristía.

Su Vida era oración y así también vosotros debéis alimentar a vuestra alma, con la oración continuada a vuestro Dios, de Quién todo recibís.

Hijitos Míos, a través de la oración humilde, sencilla, confiada, podréis obtener todo de Mi, siempre y cuando sea para la obtención y crecimiento de vida espiritual y para el mejor cumplimiento de vuestra misión sobre la Tierra.

Recordad que os he dicho que no desperdiciéis vuestro tiempo de Oración pidiendo cosas materiales superfluas,

Yo velo constantemente por vuestras necesidades básicas y de vez en cuando os doy “regalitos extras” para mantener vuestro cuerpo en el mejor estado para que podáis cumplir vuestra misión.

Cuando bajáis a la Tierra a servirMe y cuando buscáis primero Mi Reino, Yo os doy la añadidura, la cuál es la que concierne a vuestro cuerpo y sus necesidades.

La Oración en manos de un alma amorosa, olvidada de sí misma y que sólo vé por Mis necesidades para con vosotros, ES PODEROSÍSIMA.

Así lo han entendido los grandes santos, por eso os he dicho que no importa la posición humana que tengáis, son vuestros deseos y vuestros actos los que cuentan, porque son los deseos del alma, por servir a su Dios, los que valen.

Ha habido, entre vosotros almas encarnadas en reyes, en gente sencilla y hasta en mendigos…

Y la santidad, en altos niveles, se ha dado en todos ellos.

No es el dinero, ni la posición social la que va a dar poder a la Oración ni a la santidad del alma, son los actos amorosos del alma, para Conmigo y para con sus hermanos, lo que la va a santificar.

Es la vida de Oración la que le va dando al alma el triunfo y el premio final.

Y así, ahora conocéis de almas que no salieron durante muchísimos años de un pequeño cuarto, por estar postrados en cama y que son ahora grandes santos.

Por el contrario, también conocéis de grandes guerreros, defensores de la Fé, que dieron su vida en batalla o al misionar otras tierras llevando la Palabra de Mi Hijo a sus semejantes y que ahora son grandes santos.  

Sin la Oración, hijitos Míos, no sois nada.

Tenéis lo más grande que os puedo dar, EL ALMA; pero sin la Oración ella no puede crecer y así existen adultos de cuerpo pero con alma desnutrida,

que no ha crecido, porque no le han dado alimento espiritual y que sólo se han dedicado a buscar la añadidura esto es, sólo lo material.

En cambio, hay niños de cuerpo con alma adulta, madura, robusta, porque han entendido el grandísimo valor de la Oración, la viven, la han puesto en práctica y han dado fruto abundante.

Sólo Yo puedo ver las almas y su desarrollo y ¡Qué sorpresas os llevaríais, si pudiérais vosotros también verlas!

Y así veríais el alma, de los que consideráis entre vosotros “grandes hombres”, gente “importante” a ojos humanos; gente “popular” que conocéis por sus méritos artísticos, deportivos o humanos, en los que su alma está raquítica o prácticamente muerta,

Porque, además de no haberle dado vida viviendo y transmitiendo el amor limpio y sincero, le han matado a la Gracia por su vida en el pecado.

En cambio, podríais ver el alma de gente sencilla, “común y corriente” y aún mendiga o haciendo labores despreciables, para la gran mayoría de vosotros, que poseen almas bellas, almas grandes, almas heroicas en la virtud.

Esto os debe enseñar a no dejaros llevar por las apariencias humanas que véis, sino que debéis respetar la vida real, verdadera, la que no alcanzáis a ver perfectamente;

ya que por lo general, las almas que viven en estado de Gracia y en Oración, vosotros las notáis diferentes, raras a ojos humanos.

Debéis comprenderlas, agradecerlas y apoyarlas;

PORQUE GRACIAS A ÉSAS ALMAS DE ORACIÓN,

MUCHOS MALES SON DETENIDOS Y AÚN, ANULADOS.

Cuánto mal se podría detener y destruir si fuerais todos almas de Oración,

Viviríais el Cielo en la Tierra, porque el vivir en la Oración, es vivir Conmigo y Yo Soy vuestro Cielo, Yo Soy vuestro Dios.

Mi grande Amor Me ha llevado a daros la Gracia, a través de vuestra Madre Santísima, de regalaros el Santo Rosario.

Después de la Sagrada Eucaristía, el rezo del Santo Rosario ocupa un lugar grandísimo en Nuestro Corazón.

Es a través del rezo del Santo Rosario y a la devoción de Mi Hija, la Siempre Virgen María, que una gran mayoría de los santos que conocéis, alcanzaron ésa santidad que poseen.

Es a través del rezo del Santo Rosario que se han obtenido Gracias inmensas para pueblos enteros y aún para toda la Humanidad.

Es a través del rezo del Santo Rosario, que el Cielo se ha acercado a la Tierra y así, con la ayuda de su rezo, la Tierra se va a purificar.

No podéis apartar la devoción, el amor grandísimo que le tenéis a Mi Hija Santísima, con el rezo del Santo Rosario.

Aquellos que han sido llamados a ser Mis hijos consentidos, Mis hijos en los cuáles Yo puedo confiar más íntimamente,

han venido a través del Corazón de Mi Hija Santísima y por consiguiente, a través del rezo de Santo Rosario.

Es tan poderoso su rezo, que será a través de él, que el Maligno será vencido y luego encadenado.

Es a través del rezo del Santo Rosario, máximo exponente de la Oración, el que muchos de los Acontecimientos adversos a la humanidad, se van a aminorar o a cancelar.

Es a través del rezo y devoción al Santo Rosario, que una gran cantidad de las almas actuales sobre la Tierra, se van a santificar.

Es a través del amor al Santo Rosario, que llegaréis a alcanzar al Sumo y Eterno Amor, para toda la Eternidad.

El rezo del Santo Rosario es la Oración más completa que existe.

Sacrificáis vuestro tiempo en su rezo, para dármeLo a Mí a través de Mi Hija. Hacéis penitencia al rezarlo de rodillas y con toda delicadeza y amor.

Ayunáis a vuestras bajas pasiones, al permitir que sea vuestra alma la que ore en vosotros y así detenéis y obstruís, con vuestra concentración amorosa, las acechanzas del Enemigo.

Ofrecéis holocausto divino, al nombrar varias veces, con amor y respeto, Mi Nombre y el de Mi Hija.

Crecéis espiritualmente, con la ayuda de Mi Santo Espíritu, al meditar cada uno de los Misterios del Santo Rosario.

Os volvéis corredentores con Mi Hijo, al acompañarLo y viviendo, cada uno de Sus Momentos, en los Misterios que rezáis.

Me agradecéis profundamente las Gracias que recibís, al daros cuenta del regalo tan grande que habéis obtenido por la vida que os concedí

y por todos los méritos de Mi Hijo Jesucristo y de Mi Hija, la Virgen María, para vuestra salvación y para vuestra Gloria Eterna.

Vivís momentos místicos durante su rezo, ya que cuando lo rezáis unidos al Cielo, al Purgatorio y con vuestros hermanos sobre la Tierra, Yo estoy en medio de todos vosotros.

Y si Yo estoy con vosotros, Mi Vida está con vosotros y me manifiesto en vosotros y a vosotros en múltiples formas, como muchos lo habéis constatado.

El rezo del Santo Rosario os envuelve de Cielo aún en la Tierra.

Hijitos Míos, os he dado un gran poder que no debéis desperdiciar, un gran poder al alcance de todas las edades y de todas las condiciones sociales,

un gran poder que os alcanzará el triunfo final, si lo usáis con respeto, amor y confianza, el poder de la oración y el del rezo del Santo Rosario.

Uníos fervientemente a Mi Hija, la Siempre Virgen María, para que apoyados en vuestra Madre, salvéis al Mundo, que ahora parece estar más en manos de Mi enemigo, que en Mis Manos.

Vuestra oración sincera, humilde, amorosa, hará arder Mi Corazón en Misericordia y sus frutos de protección y de Salvación para todas las almas, los podréis ver de inmediato.  

Confiad en Mí, confiad en Mi Amor, confiad en Mi Misericordia, confiad en el poder de la oración.

Os amo, Mis pequeños príncipes y os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo Jesús y en el del Espíritu Creador y Consolador.

Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.

Yo os bendigo en Mi Santísimo Nombre de Eterno Dios de Amor, en el de Mi Hijo Jesucristo, donación perfecta en el Amor, en el de Mi Santo Espíritu, Voz y Guía del Amor y en el de Mi Santísima Hija, la Siempre Virgen María, donación perfecta al Amor.

Inicio

N267 LOS GUERREROS CELESTIALES


Septiembre 13 de 2019

Habla Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, pequeñitos de Mi Corazón, os quiero hablar sobre algo que padecéis a diario en múltiples formas, LA TENTACIÓN.

El Demonio, cuando perdió la batalla ante Mi Arcángel Miguel, él se constituyó el enemigo acérrimo de Mi Obra y de las almas de todos vosotros

Y así, el ángel caído, desde que se convirtió en demonio, ha tratado de destruiros, de destruir la Gracia que Yo os regalé, la Gracia Divina que existe en vuestro corazón, que es la pureza en la que os constituí y que es vuestro gran tesoro.

Así llevó al pecado a vuestros Primeros Padres, así llevó al pecado a Caín y así ha llevado al pecado, en mayor o menor grado, a casi todas las almas que he enviado a la Tierra.

La Tentación es algo con lo que tenéis que lidiar todos los días y se os presenta en muchas facetas.

El Demonio os conoce bien a cada uno de vosotros y así, la tentación que él utiliza no es la misma para un alma como para otra.

Todos vosotros sois diferentes y así como Yo os he dado a cada uno de vosotros dones especiales para que realicéis vuestra personal misión,

el Maligno os ataca por donde vuestra fragilidad se refleja a través de vuestras obras.

Él os va estudiando desde pequeños. Conoce vuestro entorno familiar, la protección o descuido espiritual que vuestros padres os dan,

vuestra personal respuesta a la Gracia que Yo os he dado, las obras que realizáis, etc. Así, en poco tiempo, él ya sabe de qué “pié cojeáis” y por ahí ataca.

A diferencia de vuestro Enemigo, Yo os conozco en vuestro interior y Yo os conozco mejor que Mi Enemigo y por lo tanto os trato de proteger de él continuamente.

Yo no deseo que el alma sucumba a la tentación, pero como sois libres, eso se dará según el grado de protección que vosotros mismos os hagáis con vuestro crecimiento espiritual.

El guerrero tiene que entrenar muchos años para fortalecerse contra el enemigo, cuando se enfrente ante él en la batalla.

Su entrenamiento es duro desde pequeño y sabe que si no se aplica, la pérdida puede ser muy grave: su propia vida.

La vida en la Tierra es un continuo campo de batalla en donde, si no os fortalecéis desde pequeños; al principio con la ayuda de vuestros padres y posteriormente vosotros mismos, podréis sucumbir fácilmente.

A pesar de que no tuvierais ésas enseñanzas, ésa protección en vuestra familia,

YO SIEMPRE HE DE PROVEER  conocimiento, Gracias, Bendiciones, Virtudes, a Mis almitas que vienen a servirMe a la Tierra.  

Yo nunca os voy a desamparar, hasta que vosotros libremente no aceptéis Mi ayuda, la rechacéis o la ataquéis.

Desgraciadamente el problema no queda solo aquí. En mayor o menor grado casi todos vosotros, en una o  en varias ocasiones, os habéis vuelto cómplices del Demonio al haber sido causa de tentación.

Mujeres seduciendo a hombres, sin importarles edades o rango, entre ellos a Mis sacerdotes.

Hombres seduciendo a mujeres sin importarles su estado social: solteras, casadas, viudas, religiosas o menores de edad.

Jóvenes de ambos sexos causando problemas a todos niveles y a todas edades.

Y a veces aún a casi niñas que han sido maleadas por el mal ejemplo de los adultos, ya destruyendo vidas humanas y espirituales.  

Todo es ya podredumbre, sabéis que no estoy hablando por hablar y esto os lo recuerdo para que escudriñéis bien en vuestro corazón y pidáis perdón por todas aquellas ocasiones durante toda vuestra vida,

en que os volvisteis cómplices del Demonio y le ayudasteis a llevar a las almas de Mis pequeños, de vuestros hermanos, a la tentación o a la muerte eterna.

Los medios masivos de comunicación se han vuelto, también en su mayoría, junto con algunos de sus empleados a los que llamáis “artistas”,

un medio único y eficiente para el Demonio, para transmitir sus errores, de tal manera que ya ni los mismos padres pueden controlarlos sin recibir regaño de sus propios hijos.

Ya de esto os he hablado antes y debéis de retomar nuevamente éste consejo.

Si estáis permitiendo que se transmitan eso programas, o si no los evitáis de alguna forma, todos vosotros os estáis convirtiendo en cómplices del Mal.

Obviamente no todo lo que se transmite por éstos medios es nocivo, por eso debéis ser selectivos, es vuestra alma y la de vuestros hijos las que están en juego.

Meditad esto con honestidad en vuestro corazón y os daréis cuenta de la realidad a la que os lleva.

Aún Mi propio Hijo fue tentado por el maligno en el desierto, pero Él se protegió con la Oración y el Ayuno, cosa que para la mayoría de vosotros se os hace obsoleto e impracticable.

Aún sin hablar de ayuno, lo cual se os hace “excesivo” a vuestra corta espiritualidad, simplemente el hablar de Oración ya se os hace pesado.

Os vuelvo a recalcar, estáis en el Mundo, EN UN CAMPO DE BATALLA REAL  y no os estáis protegiendo como debierais.

El guerrero enemigo, el Demonio, os acecha las 24 horas del día y vosotros no caéis en la cuenta por donde os está atacando

Y ESTO OS SUCEDE PORQUE AL FALTAROS LA ORACIÓN

NO SE OS HAN ABIERTO VUESTRAS CAPACIDADES

PARA DISCERNIR LO QUE SUCEDE A VUESTRO ALREDEDOR

Y saber si lo que sucede en vuestra vida es bueno o es malo y termináis dejándoos conducir como borreguitos: hacéis lo que la mayoría hace.

‘Si la mayoría lo hace, es bueno’, es ahora vuestra errónea sabiduría.

No os habéis percatado de las múltiples facetas utilizadas por el Mal para llevaros a una pobreza espiritual. No sois más que soldados vencidos antes de entrar a la batalla.

Si no os acercáis a Mí, a la Fuente de todo Bien, a la Fuente de la Sabiduría, a la Fuente de toda Enseñanza, no podréis manteneros firmes en la Fe y con posibilidades de luchar contra vuestro Enemigo quién es muy fuerte.

No os estáis alimentando como debierais y por eso caéis fácilmente en los primeros ataques que os propina el mal.

En pocas palabras, ya no sois guerreros a los que se les pueda confiar una misión, porque no estáis preparados para defender lo que es de vuestro Padre.

Os habéis vuelto almas débiles, almas cobardes, almas sin deseos para defender, aún a costa de vuestra vida, los bienes de vuestro Rey.

Hijitos Míos, meditad en éstos días de PURIFICACIÓN sobre el estado real de vuestra alma.

Y sobre las ocasiones en las cuales os habéis vuelto también demonios, al haber llevado a vuestros hermanos al pecado mortal ó a su condenación eterna.

Soy duro ahora, pero es la realidad, porque no Me gusta perder almas, Mis almas a manos de otras de Mis almas que se vendieron al Mal,

ESO ES TRAICIONARME, eso es muy grave a Mis ojos,

¡SÓIS OTROS CAÍNES, ASESINOS ESPIRITUALES DE VUESTROS HERMANOS!

Arrepentíos de corazón, que Yo os perdonaré, si realmente tratáis de enmendaros.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu.

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Entended, hijitos Míos, que el tiempo que os queda es breve, pero con la Oración comunitaria podréis lograr muchísimo,

porque Yo os indicaré lo que deberéis hacer para que seáis protegidos y también el cómo deberéis de proteger a vuestros hermanos de todo el Mundo.

BUSCADME EN VUESTRO INTERIOR EN DONDE YO HABITO DE SIEMPRE

PonedMe ahora en primer lugar de vuestra vida y vayamos juntos a uniros con vuestros hermanos para adquirir esa fuerza comunitaria la cual unirá Cielo, Purgatorio y Tierra en una sola entidad,

Para que la salvación del género humano y Mi Segunda Venida a la Tierra, se realicen.

Ya sea que os deis con Oración profunda y de corazón por las almas de vuestros semejantes en el Purgatorio…

O al otro lado del Mundo, a quienes no conocéis,

también dad de corazón y con amor, de lo que Mi Padre os ha dado gratuitamente en Su Providencia a cada uno de vosotros, a todos aquellos que se os acerquen a pedir una caridad.

Un amor sin obras se olvida muy pronto. Por eso Mi Padre Me envió a Mí, a Su Hijo, a evangelizar y ahora Yo le pido a los Míos de éste tiempo, hacer lo mismo

Y LES DIGO LO QUE LES DIJE A MIS APÓSTOLES DE AQUÉL TIEMPO:

“ID Y PREDICAD A TODAS LAS NACIONES”.

Todo lo que hagáis por vuestros semejantes, por todos vuestros hermanos, Mi Padre os lo recompensará con creces.

Ahora, en los tiempos en los que vosotros vivís, sucede exactamente lo mismo.

Satanás no puede cambiar su actuación contra el hombre, porque es el mismo de siempre, sus mentiras y sus ataques son los que usó en la antigüedad, porque su caída lo limitó para siempre,

pero le siguen dando resultado, porque el hombre sigue sin protegerse, por alejarse de su Dios.

A los Míos es estos tiempos, se les ataca, se les ridiculiza, se les asesina.

Quizá los métodos actuales sean más sutiles, pero la finalidad es la misma, tratar de destruir Mí Obra y destruirMe del corazón del hombre.

Yo les previne a Mis Apóstoles y Discípulos, cuando los mandé a predicar, haréis grandes cosas, pero también seréis perseguidos por Mí causa.

Y la “causa” es de lo más noble y de la mayor magnitud que un alma puede tener, el servir a su Dios.

EL SERVIR A SU DIOS,

EL SALVAR ALMAS POR MEDIO DE MÍ PALABRA,

EL MORIR POR SU DIOS,

SON REGALOS HERMOSÍSIMOS PARA UN ALMA,

Pero debido a vuestra fragilidad humana, no podéis comprender perfectamente la magnitud del Regalo que os doy.

Al pertenecer a vuestro Dios, por medio de vuestro fiel servicio, estáis asegurando un tesoro grandísimo en el Reino de los Cielos,

PORQUE SI OS ESTÁIS VOLVIENDO UNOS CRISTOS EN LA TIERRA,

ESTARÉIS ALCANZANDO LA GLORIA DE UN CRISTO EN EL REINO DE LOS CIELOS.

Mí Padre paga en forma infinita a todos aquellos que son Nuestros.

Que han sabido mantenerse con Nosotros. Que Nos han transmitido a los demás y que puedan vivir por Nosotros.

Padre Maximiliano Kolbe

El morir por alguien, el dar la vida por un hermano, es la acción más loable que un ser humano puede realizar.

Le está regalando su propia vida por proteger la de él. Humanamente los llamáis héroes, porque dieron su vida por alguien o por un ideal.

Imaginaos lo que sois ante los Ojos de Mí Padre cuando os dais por Nuestra Obra, por Nuestros intereses, cuando os dais por Mí, Su Hijo, esto es algo que no alcanza a abarcar vuestra pequeña mente,

pero os puedo asegurar que el regalo que recibe un mártir en el Reino de los Cielos, es de los más altos y deseados por todas las almas.

EL VALOR DEL MÁRTIR NO TIENE PARANGÓN

Primero, porque se vuelve otro Cristo Conmigo y con ello alivia a una gran multitud de almas de las penas del Purgatorio, alcanzando con éste hecho, una gran Gloria al regalarLe éstas almas a Mí Padre.  

Y por otro lado, el mártir se vuelve ejemplo vivo desde antes de su martirio, de lo que debe ser la vida de un verdadero hijo de Dios, ayudando con ella a muchas almas a cambiar de vida y ayudándoles en su salvación.

Vosotros decís que la palabra mueve, pero el ejemplo arrastra y éste vale para lo bueno y para lo malo, pero si vosotros habéis escogido el camino bueno, entonces os estáis entregando a vuestro Dios y Él no os puede olvidar.

Os he dicho y os lo recuerdo, como decía Mi apóstol, “estáis en el mundo pero no debéis pertenecer a él”.

Esto provoca una lucha continua y tremenda, entre el cuerpo que busca las leyes del Mundo y el alma que tiende a las Leyes Divinas.

Si buscáis la ayuda de las fuerzas de Dios -Sus virtudes, Gracias y Bendiciones-, la lucha se le hace más fácil al alma; pero si no contáis con ellas, porque no os interese, porque no lo queráis,

pronto el alma sucumbe a las fuerzas del Mundo, a las fuerzas del Mal.

Cuando os dais cuenta por Mi Gracia, que lo que debéis hacer en el Mundo es el buscar vuestra salvación y la de vuestros hermanos,

entonces el alma debe luchar fuertemente contra las fuerzas del mal y es cuando os debéis hacer la guerra a vosotros mismos.

Lo que el mundo os ofrece es placer, descanso, goce material de toda índole, pecados enmascarados con una supuesta paz familiar ó paz económica que cubre “todas vuestras necesidades”.

El demonio os puede “consentir” para que al estar enfrascados en los goces  y placeres del mundo, os olvidéis de Mi y de la tarea de corredención que cada uno de vosotros traéis.

Si él logra que os olvidéis, vuestra estancia en la Tierra es estéril para el Cielo.

Muchos de vosotros podéis decir: “Yo no hago mal a nadie ni cometo los pecados graves que cometen mis hermanos.”

Apocalipsis 3, 14-22

“Yo gozo del mundo y de sus cosas. Yo estoy bien.”

Sí, es verdad que no cometéis faltas graves, que vivís para vosotros mismos, pero ésa no es la razón de vivir de un hijo de Dios que ha venido a la Tierra a servirMe.

El alma que baja a la Tierra a servirMe tiene que hacerlo ayudando a la redención del género humano en todas sus facetas: Donación, crecimiento espiritual por medio de la palabra y el ejemplo,

sacrificio y penitencia para expiar por los propios pecados y por los de sus hermanos, vida en la Gracia, en la pureza y en la humildad.

Si no venís para levantar a vuestra alma a niveles espirituales Divinos y para ayudar en lo mismo a la de vuestros hermanos en la Tierra y del Purgatorio, vana es vuestra estancia en la Tierra.

No hacéis el mal, pero tampoco hacéis algún bien.

Se purifican en el Purgatorio bajo la inexorable Justicia Divina

Os tenéis que hacer la guerra a vosotros mismos negando vuestras comodidades terrenas y no buscando afanosamente cómo gozar más.

Mi Vida Pública, la de Mis profetas y seguidores siempre ha estado estampada de sacrificios, penitencias, dolores, ayunos, rechazos, muerte física.

Mis seguidores sufren en el mundo, porque el mundo los ataca, los considera “negativos” para la vida que se desarrolla en el Mundo,

Porque pueden ayudar a la salvación de las almas, cosa que al demonio, Príncipe del Mundo, no le interesa.

Si sois Míos, si pertenecéis a vuestro Dios, si realmente os consideráis parte del Cielo, debéis defender en vosotros todo aquello que os mantenga Conmigo.

Si el Mundo os pide goces desordenados, vosotros deberéis atacar con la prudencia y la virtud.

Si el Mundo os pide muerte espiritual, vosotros deberéis buscar a vuestro Dios a toda costa.

Si el Mundo os pide gula y exageración de gustos a todos vuestros sentidos, vosotros deberéis atacarlo con el sacrificio y la penitencia.

Si vosotros buscáis satisfacción corporal, en donde no puede vivir Mi Santo Espíritu, vosotros deberéis luchar contra él imponiéndoos ayunos.

TODOS Mis profetas antiguos, actuales y Yo mismo hemos aprovechado el valor tan grande que tiene el Ayuno.

Mi Madre Santísima en Sus Apariciones os lo ha recomendado multitud de veces.

El Ayuno de alimentos, limita al cuerpo y a sus leyes y os eleva a niveles Divinos.

El Ayuno aligera vuestra carga terrena y os permite volar hacia vuestro Dios.

El Ayuno une vuestra alma con Mi Corazón, porque el alma, al sentirse libre de algo tan básico del mundo, al no sentirse ya necesitada primordialmente de las necesidades de la carne,

ADQUIERE LA FÁCIL LIBERTAD PARA DIRIGIRSE A SU DIOS

El alma se libera cuando se le vence a la carne y es cuando el alma se potencializa porque entra en comunión con su Creador.

“Una sola gota Mi Sangre sería capaz de salvar a mil mundos”.

Yo Soy vuestro Dios, el Dios Encarnado, el Dios al que se refieren las Escrituras y a quién muchos profetas se refirieron y esperaron.

Me sigo dando a diario en la Santa Eucaristía y quien a Ella acude, se llena de Mi Vida, de Mi gozo, de Mi Salvación. No hay mejor alimento ni medicina para el alma, que el recibirMe, en estado de Gracia, en la Sagrada Eucaristía.

Mi Presencia en un alma lo es todo. No hay nada en el Universo entero que pueda darle más gozo a un alma que el estar con su Dios.

La gran mayoría de vosotros no le permitís al alma alcanzar este gozo entero, este gozo infinito,  por estar tan embebidos en las cosas del mundo.

Pronto sabréis el regalo que tuvisteis y cómo lo desperdiciasteis y no sólo con vuestra alma, sino también el bien que dejasteis de dar a vuestros hermanos.

Las almas que están Conmigo y en Mí, al recibirMe, su gozo es tan grande que no pueden contener todo Mi Poder de Amor, e inmediatamente lo empiezan a transmitir,

primeramente con el deseo, pidiendo por todos sus hermanos de la Tierra y del Purgatorio y posteriormente con el ejemplo de vida.

Así, las almas que están Conmigo, se vuelven administradoras de Mis Bienes, se vuelven almas ricas, deseosas de compartir su riqueza.

Cuando un alma actúa así, está haciendo que Mis Gracias y Bendiciones cubran a todas las almas del Cielo, del Purgatorio y de la Tierra completando Mi Obra de Redención.

Somos una familia y con vuestra ayuda puedo actuar en vuestros hermanos.

El que en Mí confía, se ayuda a sí mismo y ayuda, a que Mis Gracias y Bendiciones sigan cayendo sobre sus hermanos.

Quizá alguna vez os hayáis preguntado qué hicisteis para haber recibido tal o cuál regalo, económico o espiritual, precisamente en el momento que más lo necesitabais y sin haberlo, ni siquiera, pensado ó pedido.

Esto sucede porque Yo voy viendo por vuestras necesidades espirituales y materiales en cada uno de vosotros,pero necesito de las Oraciones de Intercesión que se Me ofrecen de todas partes del Mundo, por vuestros hermanos, que ni conocéis y que continuamente se Me dan para ayudaros.

Tales oraciones, sacrificios, Misas, comuniones, rosarios, la cruz de cada día o aún su misión, aceptada y ofrecida con amor; son los que _ logran que otra alma, quizá del otro lado del Mundo, reciba Mis Bendiciones.

Esto, como ya os había explicado, SE LLAMA LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS,  por lo que vuestras oraciones y actos piadosos que salen de vuestro corazón amoroso,

también llegan al Cielo y al Purgatorio, pero ésas almas también oran por vosotros que aún estáis en la lucha aquí en la Tierra.

Todos vosotros, en el Cielo, en el Purgatorio, en la Tierra, sois hermanos y todos vosotros necesitáis de Mis Gracias y de Mi Amor.

Por favor, no desperdiciéis, ya más, vuestros, actos, dolores, alegrías, todos ellos valen muchísimo, siempre y cuando, con Fe y con Amor, los unáis a los Míos.

POR ESO TANTAS VECES OS HE DICHO QUE JUNTOS, PODREMOS LOGRAR LA SALVACIÓN DE TODA LA TIERRA.

Hijitos Míos, vuestras oraciones, vuestros deseos, todo aquello que hacéis por las almas es un rocío santificante para las almas del Cielo,

un rocío refrescante para las ánimas del Purgatorio y un rocío Salvífico para todas las almas de la Tierra.

Vuestras oraciones nunca, nunca se desperdician y todas ellas producen fruto que vuela hacia el Cielo.

Como Yo os decía, Mi Palabra es como esa gota de agua que cae de la nube, llega a la tierra, fecunda y regresa dando frutos al Cielo.

Yo os enseñe a orar, Yo os enseñe a vivir en la Tierra, para eso bajé, para que fuera Maestro, Guía, Luz, Verdad aquí en la Tierra.  

Y ahora vosotros estáis haciendo lo mismo, con vuestra oración, con vuestras penitencias, con vuestros sacrificios.

Hijitos Míos, vosotros sabéis que lo que Yo permito en vuestra vida, lo permito para vuestro bien.

Sabéis que nada sucede por casualidad y siempre va a ser para bien.

Así que Mis pequeños, confiados en esto que os digo, no despreciéis cuando Yo os mande alguna prueba ó un dolor,  alguna molestia a vuestro cuerpo o a vuestra alma,

OFRECÉDMELO, que Yo Me di en totalidad por vosotros. Unios inmediatamente a Mis méritos para que salvemos a muchas almas y especialmente a la vuestra.

Obviamente, es más valioso el regalo que Me dais cuando sale de vosotros mismos, que son las penitencias y los sacrificios que vosotros mismos os imponéis,

Porque de ésta forma estáis venciendo vuestro “yo”, estáis venciendo vuestras comodidades y así, vuestro acto tiene un doble valor.

Pero cuando el alma no está dispuesta a ofrecerse de ésa forma, Yo tengo que permitir que le sobrevenga algo, para que le ayude a esa purificación, a su santificación.

O a moverla nuevamente a regresar al camino indicado por Mí desde toda la Eternidad.

Todo siempre va a ser para vuestro bien, aceptadlo y agradecedlo, Mis pequeños,

PORQUE ES PREFERIBLE MITIGAR AQUÍ VUESTROS DOLORES CAUSADOS POR VUESTRO PECADO,

QUE MITIGARLOS EN EL PURGATORIO

QUE AHÍ SE IMPONDRÁN ESOS DOLORES PARA VUESTRA PURIFICACIÓN.

Aprovechad todos los momentos de vuestra vida para ofrecerlos, no necesariamente todos serán de dolor.

También las alegrías, también la convivencia con vuestro Dios, el hacerle caso a su Dios, a Mí, que se Me olvida tanto, que se Me aparta tanto de la vida del hombre,

esos momentos que también Me dais en compañía, también son grandes a Mis Ojos y también son reparadores para el alma.

Así que dadMe todo, Mis pequeños, todo lo que suceda en vuestra vida, que siempre será para vuestro bien y para el de vuestros hermanos.

Hijitos Míos, vosotros, los que ahora estáis misionando sobre la Tierra, unid vuestro clamor al clamor de los Cielos y del Purgatorio.

Para que la Justicia Divina, Mi Misericordia Infinita, se muestre ya sobre la Tierra y purifique a todos los pueblos, para que esto prepare Mi Segunda Venida y que conviva ya entre vosotros.

Mis pequeños, los que estáis Conmigo, a los que he instruido, a los que habéis aceptado Mi Voz, Mi llamado; VENID, venid a Mí y en paz, en amor, levantad vuestro clamor.

Tantas injusticias que se dan entre vosotros, tanta falta de amor que existe en los corazones, tanta maldad que se produce por los corazones alejados.

Esto Mis pequeños, no se puede quedar impune; la Maldad está destruyendo lo que Me pertenece, lo que le pertenece a Nuestro Padre.

Por mucho tiempo se os ha instruido y habéis desperdiciado todo ése tiempo. No es justo ya y lo digo Yo, vuestro Dios y Señor; para las almas buenas, que sigan sufriendo por las almas necias.

Por eso os pido a las almas justas que elevéis más fuertemente vuestro clamor y así uniéndoos al clamor del Cielo, del Purgatorio y entre todos vosotros de la Tierra,

Implorad a Mi Padre Mi pronta llegada a la Tierra, es necesario ya, Mis pequeños, es necesario ya.

Satanás como veis, prácticamente se ha adueñado de todo cuanto existe y de una gran multitud de almas que ya no viven para vuestro Dios.

Hijitos Míos, sigo aquí en el Huerto de los Olivos, orando y sufriendo.

Os veo a todos vosotros, veo a todos vuestros hermanos en todos los tiempos, veo el bien y veo el mal de las almas y Mi sufrimiento es atroz.

Le he pedido a Mis apóstoles que oraran Conmigo y Me han dejado abandonado, se quedaron dormidos. Sigo orando, Me sigo dando por vosotros y el Mundo está dormido.

No se dan cuenta de los Acontecimientos que ya están sobre vosotros.

Sigue cada quien viviendo su vida despreocupadamente y Yo sigo arrodillado, sudando Sangre por vosotros. ¡Tanto es Mi Dolor, porque os amo tanto!

Vosotros no comprendéis aún todo el Amor que os teneMos. No os podéis imaginar cuánto amaMos a la creatura, lo comprenderéis cuando dejéis vuestro cuerpo y regreséis ante Nuestra Presencia

Y YA SEA EN LOS CIELOS,

EN EL PURGATORIO O EN EL INFIERNO

 ES CUANDO COMPRENDERÉIS CÓMO OS AMAMOS.

La noche ya os alcanzó, igual que llegó el momento en que el Hijo del Hombre fue entregado en manos de Sus asesinos.

Padeceréis también, para que recordéis éstos momentos en que Yo oré por cada uno de vosotros y Le pedí al Padre por vuestra salvación, por el perdón de vuestras faltas, por vuestra redención.

Me di por cada uno de vosotros, ¿Os daréis ahora por Mí, Mis pequeños?

¿OFRECERÉIS VUESTROS SUFRIMIENTOS, QUE ESTÁIS YA PADECIENDO,

Y ALGUNOS PADECERÉIS TODAVÍA PEORES,

PARA ALIVIAR MIS DOLORES EN EL HUERTO?

Yo he aliviado vuestros dolores y os he abierto las Puertas del Paraíso,

¿Me daréis vuestra vida? ¿Me daréis vuestra muerte? ¿Me daréis vuestros padecimientos? ¿Me daréis vuestro dolor?

Soy vuestro Dios, pero también Soy Hombre, no tuve a los apóstoles, a Mis elegidos en ésos momentos, ¿Os tendré a vosotros ahora en éstos momentos?

Por eso insisto en vuestra perfección,

PORQUE OS TENÉIS QUE IR PREPARANDO

PARA VIVIR EN EL REINO DE LOS CIELOS,

DONDE TODO ES PERFECCIÓNCuando no lucháis por obtener ésa perfección aquí en la Tierra, siendo un ejemplo para vuestros hermanos y ayudándoles también a lograrlo,

Os tendréis que purificar, si es que vuestros méritos no os alcanzan para vuestra salvación,

EN EL PURGATORIO: LUGAR DIFÍCIL, DOLOROSO

QUE CIERTAMENTE EN ALGÚN TIEMPO SALDRÉIS DE AHÍ

PERO EL SUFRIMIENTO ES TREMENDOYo os vine a mostrar el Camino, Mis Palabras fueron obras, no dije una cosa y obré de otra forma, como ciertamente los fariseos hacían, tenéis que ser de una sola pieza.

El Amor no miente, el Amor no traiciona, el Amor no critica, el Amor ayuda a levantar al hermano que vive en el error.

El Amor perfecciona, el Amor da vida espiritual y Paz Celestial, el Amor es el Alimento de los Cielos.

Debéis empezar a vivir el Amor, para que podáis entrar fácilmente al Reino de los Cielos.

Acudid a Mí, vuestro Hermano, vuestro Dios, para que os Guíe, os Enseñe y os lleve a amar verdaderamente a vuestros hermanos y a Mí, vuestro Dios;

Como Yo os amo, como Yo os amé, cuando Me di por cada uno de vosotros.

Yo os bendigo en Nombre de Mi Padre, en Mi Nombre, vuestro hermano y en Nombre de Mi Espíritu de Amor, a quién deberéis acudir para que os cambie vuestro corazón de piedra, por un corazón como el Mío.

¡Gracias, Mis almas agradecidas y compartidas, porque con vosotras muchas almas de hermanos vuestros están alcanzando su salvación, Gracias!

Yo os Bendigo y os amo con el Amor de Mi Padre, con el Amor de Mi Redención y con el Amor Purificador de Mi Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/