Archivos de etiquetas: hijo de dios

135.- PRUDENCIA DE LA SERPIENTE


-paisaje-de-montana

Caminan entre montes abruptos. Los apóstoles alaban a los habitantes de Siquem, que invitaron a Jesús a que se quedase con ellos.

Pedro dice:

–                       ¿Oíste? ¿Cómo aseguraron que conocen el odio de los judíos? Dijeron: ‘A nosotros samaritanos por lo que somos y por lo que fuimos, nos odian. Pero a Ti, mucho más. Su Odio no tiene límites…’

Zelote agrega:

–                       Y qué bien dijo ese viejo: ‘En el fondo es natural que así sea, porque Tú no eres un Hombre, sino el Mesías. El Salvador del Mundo y por lo tanto, el Hijo de Dios. Porque solo Dios puede salvar al mundo corrompido. Pues como no conoces límites, ya que Eres Dios. No hay limitación en tu Poder, en tu Santidad, en tu Amor, como también no tendrá límites tu Victoria sobre el Mal. Así también es natural que el Mal y el Odio, que son iguales entre sí; no conozcan límites contra Ti.’ Realmente dijo la verdad. ¡Y esto explica muchas cosas!…

Tomás interviene con tono decidido:

–                       ¿Qué cosa explica, según tú?

–                       Yo… yo afirmo que solo manifiestan que son unos tontos.

–                       No. La necedad sería una razón que excusase… Pero necios no lo son…

–                       Entonces unos ebrios. Ebrios de Odio.  –explica Tomás.

–                       Ni siquiera eso. La embriaguez termina después de que pasó su efecto. Y esta Rabia no cede.

consejo

Pedro dice:

–                       ¡Y que si se nos ha venido encima…!   Tan grande es… ¡Qué ya debería haberse acabado!…

Jesús dice calmadamente:

–                       Amigos… todavía no ha llegado ni a su mitad.  –como si la mitad del Odio, no fuese su tormento.

Pedro exclama.

–                       ¿Aún no? ¡Pero si jamás nos dejan en paz!

Judas dice:

–                       Maestro. Todavía no se convencen de que dije la verdad. La dije… ¡Qué si la dije! Y vuelvo a decir que si hubierais sido vosotros, ¡Hubierais caído todos en la trampa, como cayó el Bautista! Pero no lo lograrán, porque yo vigilo…

Jesús lo mira…

Pasan el monte y empiezan a descender por una vereda que lleva a Bethania.   Cuando descubren el verde-plata de los olivos y las copas de las palmas de dátiles, luego el manantial situado al norte de donde empieza Bethania… Y aparecen las primeras casas…

Han llegado después de un largo y cansado camino.

Lo ve un criado y corre a abrir el cancel. Se arrodilla a venerar a Jesús y con voz dolorosa dice:

–                       ¡Bienvenido, Señor! Ojala que tu venida alegre esta casa que llora.

Jesús lo bendice y él se levanta. Corre a llamar a las patronas.

Jesús dice a los apóstoles:

–                       Voy con Lázaro. Descansad, que lo merecéis…

1jadelante

Las hermanas lo reciben. Y arrojándose a sus pies, llorando y bendiciendo.

milagre2

Martha dice:

–                       Maestro, llegas a una casa en que reina la tristeza. Con el dolor, ya ni sabemos qué hacer.

Jesús dice:

–                       He venido…

María exclama con la esperanza reflejada en sus ojos:

–                       ¿A curarlo? ¡Oh, Señor mío!

Jesús contesta:

–                       Yo os digo solamente, que tengáis una fe ilimitada en el Señor. no dejéis de tenerla, pese a cualquier sospecha o suceso. Y veréis grandes cosas… Cuando vuestro corazón ya no tenga más razón para poder verlas. ¿Qué dice Lázaro?

Martha responde:

–                       Sus palabras son un eco de las tuyas. Nos dice: ‘No dudéis de la Bondad y Potencia de Dios. En cualquier cosa que sucediere, Él intervendrá. Para vuestro bien y el mío. Para el de todos aquellos que sepamos permanecer fieles.

María lo mira con sus ojos llenos de amor y dice:

–                       Ven, Señor. Lázaro ha estado contando las horas. Ha repetido: ‘Para la fiesta vendrá a Jerusalén…’ Nosotras, que sabemos muchas cosas que no comunicamos a Lázaro; no abrigábamos ninguna esperanza. Martha pensaba mucho así. Yo si estuviese en tu lugar, desafiaría a mis enemigos. No soy de las que tienen miedo de los hombres. Ahora ni siquiera le tengo miedo a Dios, porque sé cuán Bueno es con las almas arrepentidas…

 

Jesús le pregunta:

–                       ¿No tienes miedo de ninguna cosa, María?

–                       Del Pecado… De mí misma… Siempre tengo miedo de volver a caer en el Mal. Pienso que Satanás me debe odiar mucho.

–                       Tienes razón. Eres una de las almas que Satanás, más odia. Pero también eres una de las que más ama a Dios. Recuérdalo.

–                       Lo tengo presente y es lo que me da fuerzas. Me perdonaste TODO. Porque, ¡Dios mío! Me has amado sin medida. Si mi pobre Fe que nacía de mi alma cargada de culpas, pudo alcanzar tanto de Ti… ¿Mi fe de ahora no será capaz de defenderme del Mal?

–                       Sí, María. Vela cuidadosamente sobre ti. Con humildad y prudencia. Pero ten Fe en el Señor. Él está contigo.

Entran en la casa. María quisiera servir a Jesús, pero Él quiere ir cuanto antes a donde está Lázaro. Entran en la habitación semioscura donde éste consuma su sacrificio.

Lázaro exclama:

–                       ¡Maestro!

Jesús contesta:

–                       ¡Amigo mío!

Lázaro extiende sus brazos esqueléticos.

lazaro

Y Jesús se inclina a abrazar al amigo que languidece. Luego coloca al enfermo sobre los almohadones y lo mira con mucha compasión. Lázaro sonríe. Está feliz. En su cara demacrada, los ojos hundidos brillan más, con la alegría de tener a su amado Maestro.

Jesús dice:

–                       ¿Lo ves? He venido y estaré mucho tiempo contigo.

–                       ¡Oh, no puedes, Señor! no me dices todo pero sé muchas cosas y por eso te digo que no. Al dolor que te causan, agregan el mío; al no permitirme morir en tus brazos. Pero yo que te amo, no puedo ser egoísta y tenerte cerca de mí, sabiendo que peligras…

Ya he tomado todas las providencias… Debes cambiar siempre de lugar. Todas mis casas están abiertas. Los encargados tienen órdenes. No te quedes en Getsemaní. Está muy vigilado. Me refiero a la casa. Al huerto si puedes ir. En el molino de aceitunas han preguntado por Ti…

–                       Te lo agradezco Lázaro. Haré lo que me dices. De todos modos nos veremos con frecuencia.  –y torna a mirarlo…

–                       Me miras, Maestro. Ves a lo que me ha reducido la enfermedad. Como un árbol que se despoja de sus hojas en el otoño; así me despojo poco a poco: de carne, de fuerzas y de vida. Pero te digo la verdad, que si me desagrada no poder ver tu triunfo; me alegro más de no ver el odio que aumenta a tu alrededor. ¡Y yo impotente como estoy, para detenerlo!

–                       Nunca lo has sido. Tomas providencias por tu amigo, antes de que llegue. Tengo dos casas de paz y me son igualmente caras: la de Nazareth y ésta. Allá está mi Madre, el amor celestial como el que tiene el Cielo por el Hijo de Dios. Aquí tengo el amor de los hombres por el Hijo del Hombre. El amor de un amigo que cree y que me venera… ¡Gracias, amigos míos!

Maria-Marta-Jesus

–                       ¿No va a venir tu Madre?

–                       Al principio de la primavera.

–                       Entonces no la veré más…

–                       Sí. La verás. Te lo aseguro. Me debes creer.

–                       En todo, Señor. Aún en aquello que los hechos desmienten. ¿Y tus apóstoles? ¿No están contigo?…

–                       Están con Maximino que les da algo para su cansancio y agotamiento.

–                       ¿Habéis caminado mucho?

–                       Mucho. Sin parar. Te lo contaré después…Ahora descansa. Te bendigo.

Y Jesús lo bendice y se retira.

Los apóstoles están con Marziam y con los pastores que cuentan la insistencia de los Fariseos por saber en dónde está Jesús. Y añaden que eso los puso en guardia en tal forma, que sus discípulos resolvieron ponerse a vigilar cada camino que lleva a Jerusalén, para avisar al Maestro.

dismarziam

Isaac dice:

–                       De hecho, estamos esparcidos por todos los senderos, a la distancia de un kilómetro de las puertas. Y por turno dormimos aquí una noche. Hoy nos toca.

Judas dice riendo:

–                       Maestro, dicen ellos que había medio Sanedrín en la Puerta de Yaffa y disputaban entre sí, porque algunos se acordaban de lo que dije en Enganím. Otros juraban haber sabido que estabas en Dotaim y otros afirmaban haberte visto cerca de Efraín. Y esto los ha hecho enfurecerse como nunca, porque no sabían de fijo, donde estabas.  –y se ríe feliz de haber burlado a los enemigos de Jesús.

Jesús dice:

–                       Mañana me verán.

–                       No. Mañana vamos nosotros. Ya está fijado. Todos en grupo y dejándonos ver claramente.

–                       No lo permito. Mentirías.

–                       Te juro que no mentiré. Si no me preguntan, no diré nada. Si preguntan si estás con nosotros, responderé: ‘¿No estáis viendo que no está?’ Y si insisten les diré: “Buscadlo vosotros. ¿Cómo queréis que en estos momentos sepa en donde está el Maestro?” En realidad no podré saber si estás en casa, aquí o entre los árboles. O no sé dónde…

–                       Judas, Judas, te he prohibido que…

–                       Comprendo. Tienes razón. Pero la mía no será siempre la sencillez de la paloma, sino la prudencia de la serpiente. Y juntos haremos aquella perfección que has enseñado…  -e imita perfectamente el tono de Jesús cuando enseña-  “Yo os envío como ovejas entre lobos. Sed pues prudentes como las serpientes y sencillos como las palomas…

lobo-oveja

No os preocupéis de cómo responderéis, porque en esos momentos se os pondrán en los labios, las palabras, pues no seréis los que hablaréis, sino el Espíritu que está en vosotros… cuando os persiguieren en una ciudad, huid a la otra. Hasta que venga el Reino del Hijo del Hombre…” Las recuerdo y ahora es el momento de aplicarlas…

Jesús objeta:

–                       No las dije así y no fueron solo éstas…

–                       Por ahora basta con recordar solo éstas y decirlas así. Comprendo lo que quieres decir. Pero si la Fe en Ti no se ha confirmado y ésta es la piedra en tu Reino, no está bien ponerse en manos de los enemigos. Después… diremos y haremos el resto.

La expresión de Judas es tan brillante de inteligencia y picardía, que se gana a todos, menos a Jesús que suspira. Es en realidad el hombre seductor que tiene todo para triunfar entre los hombres, pues cuando quiere sabe ser un hombre encantador…

Lobo

Jesús suspira y piensa…

Tiene que asentir viendo que no está del todo mal la providencia de su apóstol más audaz…

Judas triunfante, explica su plan:

–                       Nosotros pues, iremos mañana. Y así sucesivamente hasta después del Sábado. Estaremos en una tienda de ramas en el Valle del Cedrón, como israelitas perfectos. Se cansarán de esperarte… Y entonces irás. Pero entre tanto te quedas aquí en paz y a descansar. Estás agotado, Maestro mío. Y no queremos que sigas. Cuando estén cerradas las puertas, uno de nosotros vendrá a decirte lo que ellos hacen. ¡Oh! ¡Qué si será grato verlos burlados!…

Todos asienten.

Jesús no opone resistencia. Se siente muy cansado y desea proporcionar consuelo a Lázaro. Acepta.

Jesús dice:

–                       Así sea. Pero no busquéis discusiones y evitad la mentira. Más bien, callaos y no mintáis. Martha nos está llamando…

Y se alejan hacia la casa.

AJMM2

Al día siguiente…

Jesús lee la carta de Síntica que le han entregado, donde entre otras muchas cosas, hay un párrafo que lo deja muy pensativo:

–                       … “Juan ha muerto después de haber cumplido con todas las purificaciones, aún la extrema: la de perdonar a quienes con su conducta lo mataron. Y te obligaron a que lo alejases de Ti. Conozco su nombre. Por lo menos el del principal; Juan me lo manifestó cuando me dijo: “Desconfía siempre de él. Es un traidor. Me traicionó. Lo traicionará a Él y a sus compañeros. Pero perdono a Judas de Keriot, como también Él lo perdonará. Por lo demás, él se ha abierto el gran abismo en que yace y no quiero hacerlo más profundo con no perdonarle el que me haya matado, al haberme separado de Jesús. Mi perdón no lo salvará.

Ninguna cosa lo salvará, porque es un demonio. No debería decirlo, yo que fui un asesino; pero a mí por lo menos hubo una ofensa que me enloqueció. Maldice él, al que no le ha hecho ningún mal y terminará con traicionar a su Salvador.

satana

Pero le perdono porque la Bondad de Dios convirtió su rabia contra mí, en bien mío. ¿Ves? He expiado completamente.

El Maestro me lo concedió ayer por la tarde. Todo lo he expiado. Ahora salgo de la cárcel… Ahora entro verdaderamente en la libertad. Libre aún del peso del recuerdo del pecado de Judas de Keriot, contra un infeliz que había encontrado la paz, a la sombra de su Señor.”

Igualmente yo, siguiendo su ejemplo; le perdono el haberme arrancado de tu lado. Está tranquilo Señor mío. El nombre del oprobio que está en las filas de tus seguidores, no saldrá jamás de mis labios.

endor

Y tampoco lo que oí de Juan cuando él hablaba con tu Presencia Invisible, con tu Presencia que le daba alegría, cuando venías a visitarlo. Pensé ir a donde estás, antes de instalarme en mi nueva morada. Pero comprendí que no podría disimular el profundo desprecio que siento por Iscariote…

Y que te causaría a Ti, un daño con tus enemigos. Así pues, sacrifiqué este consuelo que esperaba tener…  Segura de que el sacrificio nunca dejará de tener su fruto, nunca su premio.

ramo-violetas[1]

Yo deposito mi guirnalda de violetas, de discípula lejana, a tus pies, junto con la obediencia, el sacrificio y la pena de no verte, ni escucharte… ¡Será muy duro! Y mucho más ahora que tus conversaciones sobrenaturales con Juan, han terminado y yo no puedo disfrutar más de ellas… Señor, levanta tu mano en dirección a tu sierva; para que sepa cumplir solo con tu voluntad y sepa servirte…

alex30

Jesús dobla el pergamino, mientras las lágrimas se deslizan por sus mejillas… Se las limpia con el dorso de la mano y va a donde están los apóstoles. En el camino se encuentra a su primo Santiago. Éste le pone una mano sobre la espalda…

Santiago le pregunta:

–                       Hermano,  ¿Qué te ha pasado?

Jesús contesta:

–                       Ha muerto Juan de Endor.

–                       ¡Has sufrido! Lo siento… ¿También Judas te causa dolor?…

–                       ¿Judas? ¿Tu hermano?

–                       No. El otro.

–                       ¿Por qué esta pregunta?

–                       No sé. Mientras no estuviste con nosotros, un mensajero que no sabemos quién lo mandó, vino a buscar a Judas varias veces. Él no lo quiso admitir, pero…

–                       En cada acción de Judas, vosotros veis un delito. ¿Por qué faltar a la caridad?

–                       Porque él se muestra tan torvo. Nos esquiva. Se ve que no tiene ganas de nada y anda muy sombrío…

–                       Dejadlo en paz. Hace más de dos años que está con nosotros y siempre ha sido así…

Han llegado a donde están los demás.

La casa de Bethania siempre más triste, siempre más acogedora. La presencia de amigos y discípulos no arranca la tristeza de ahí. Están José, Nicodemo, Mannaém, Elisa y Anastásica, que están decididas a seguir al Maestro y dan sus razones.

Elisa:

–                       Mis cabellos blancos evitan murmuraciones. Y será como tener una madre cerca de Ti, Señor. Déjame servirte…

Jesús dice que sí, al ver que todos aprueban. Elisa se pone muy contenta.

1betaniia2

Jesús dice:

–                       Estaré frecuentemente en Nobe. Irás a la casa del viejo Juan. Me la ha ofrecido para hospedarme. Te encontraré cada vez que regrese…

José de Arimatea pregunta:

–                       ¿Piensas caminar no obstante las lluvias?

Jesús contesta:

–                       Sí. Quiero ir hacia la Perea. Luego a Jericó y a Samaría. ¡Oh, quisiera ir a muchos lugares!…

–                       No te alejes mucho, Maestro, de los caminos y ciudades custodiadas por un centurión. No se sabe lo que ellos piensen, como tampoco los romanos. Dos miedos. Dos modos de tener cuidado de Ti. Pero créeme que en lo que respecta a Ti, son menos peligrosos los romanos…

Judas de Keriot interrumpe bruscamente:

–                       ¡Nos han abandonado!…

mannaem

Mannaém responde:

–                       ¿Lo crees? No. ¿Entre los paganos que escuchan al Maestro acaso puedes distinguir a los que envían Claudia o Pilatos? Entre los libertos que envía Claudia y sus amigas, hay muchos que podrían hablar en el Bel Nidrash, si fueran israelitas. No olvides que hay doctos en cualquier lugar.

Que Roma tiene sujeto al mundo. Que sus patricios gustan de apoderarse del mejor botín, para adornar sus casas. Si los gimnasiarcas y los jefes del Circo, escogen al que puede darles riqueza y gloria; los patricios eligen a los que por su cultura o belleza, son honra y satisfacción de sus casas y de sus sentidos…

Nicodemo dice:

–                       Maestro, estas palabras me traen un recuerdo… ¿Puedo hacerte una pregunta?

Jesús contesta:

–                       Habla.

cortando uvas

–                       Aquella mujer. Aquella griega que estaba aquí el año pasado y que era una causa de que te acusaran, ¿Dónde está? Muchos han tratado de averiguarlo y no por fines buenos. De mi parte no abrigo ningún deseo malo. Sólo que no me parece posible que haya vuelto al error… estaba dotada de una gran inteligencia, de belleza y de rectitud. Pero no verla más…

–                       En un cierto lugar de la tierra, supo ella pagana; ejercer para con un israelita perseguido, la caridad que los israelitas no poseían.

–                       ¿Te refieres a Juan de Endor? ¿Está con ella?

–                       Ha muerto.

–                       ¿Muerto?

–                       Sí. Se le podía haber dejado morir cerca de Mí. No era necesario esperar mucho. Los que trabajaron para que se le alejase, cometieron un homicidio, como si hubieran levantado su mano armada con un cuchillo. Le destrozaron el corazón. Y aunque saben que está muerto, no creen ser culpables de homicidio. No sienten el remordimiento de haberlo sido.

cain-and-abel

Se puede matar de muchos modos a los hermanos. Con el arma y con la palabra o con cualquier acción malvada. Como el señalar el lugar en donde se esconde el perseguido. Quitar a un infeliz el lugar en donde puede encontrar descanso. ¡De cuantos modos se mata!… Pero el hombre no admite su culpa y no siente remordimiento. El hombre ha matado el remordimiento y esto es la señal de su decadencia espiritual y su unión con Satanás.

anton-lavey

Las palabras de Jesús, parecen herir el aire por su severidad. De tal modo que nadie siente fuerzas para hablar. Se miran de reojo con la cabeza inclinada avergonzados, aun los que son buenos y no tienen ninguna culpa.

Después de una pausa, Jesús dice:

–                       No es menester que alguien vaya a contar a los enemigos del difunto y míos, lo que acabo de decir; para que se llenen de júbilo satánico. Pero si os preguntan responded que Juan está en paz, con el cuerpo en un sepulcro lejano y con el espíritu en mi espera.

Nicodemo pregunta:

–                       ¿Señor, esto te afligió mucho?

–                       ¿Qué cosa? ¿Su muerte?

–                       Sí.

–                       No. Su muerte me tranquilizó, porque es la paz. Pero sí me causaron gran pena los que por bajos sentimientos, denunciaron al Sanedrín su presencia entre los discípulos y fue la causa de que haya partido. Cada quién tiene su modo de obrar. Y solo una gran voluntad buena, puede cambiar los instintos y las maneras de obrar. Pero os digo: Quién denunció, seguirá haciéndolo. Quién obró porque alguien muriera, lo volverá a repetir con otro. Pero, ¡Ay de él! Cree que vencerá, pero perderá. El Juicio de Dios, lo espera.

juan-marcos

Juan pregunta:

–                       ¿Por qué me miras así, Maestro?  – poniéndose rojo, como si fuera el culpable.

Jesús responde:

–                       Porque si te miro a ti nadie pensará, ni siquiera el peor de todos, que tú hayas sido capaz de odiar a un hermano tuyo.

Judas de Keriot dice:

–                       Habrá sido algún Fariseo o algún romano. Juan les vendía huevos…

–                       Ha sido un demonio. Pero le hizo más bien que mal, como pretendió hacerlo. Apresuré su completa purificación. Ahora está en paz.

José pregunta.

–                       ¿Cómo lo sabes? ¿Quién te trajo la noticia?

María Magdalena va entrando en la sala y pregunta con énfasis:

–                       ¿Tiene acaso necesidad el Maestro de que alguien le traiga noticias para saber? ¿Acaso no ve las acciones de los hombres? ¿Qué cosa hay imposible para Dios?

–                       Es verdad mujer. Pero pocos tienen tu Fe. Por eso he hecho una pregunta necia…

–                       Está bien. Pero ahora Maestro, ven. Lázaro ya se despertó y te espera…

Y se lo lleva sin añadir más. Cortando la posibilidad de cualquier otra pregunta…

1jmarthay

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

 

 

 

PRIMER MISTERIO DE DOLOR


LA ORACION DE JESÚS EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ

“Después, Jesús salió y se fue, como era su costumbre, al monte de los Olivos y lo siguieron también sus discípulos. Llegados al lugar les dijo: ‘Oren para que no caigan en tentación.’ Después se alejó de ellos como a la distancia de un tiro de piedra y doblando las rodillas oraba con estas palabras: ‘Padre, si quieres aparta de Mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.’ (Entonces se le apareció un ángel del cielo para animarlo. Entró en agonía y oraba con mayor insistencia. Su sudor se convirtió en gotas de sangre que caían hasta el suelo) Después de orar se levantó y fue hacia donde estaban los discípulos.  Pero los halló dormidos, abatidos por la tristeza. Le dijo: ‘¿Ustedes duermen? Levántense y oren para que no caigan en tentación.’ Todavía estaba hablando cuando llegó un grupo encabezado por Judas, uno de los Doce. Como se acercara a Jesús para darle un beso, Jesús le dijo: ‘Judas, ¿Con un beso traicionas al Hijo del hombre?’ (Lucas 22, 39-48)

Dice Jesús:

“OREN PARA QUE NO CAIGAN EN TENTACIÓN” 

Fue lo que dije a mis discípulos en aquella noche del Jueves Santo, poco antes de mi aprehensión.  Fue lo que Yo hice… Para resistir en la terrible prueba de la Hora que se aproximaba.

Estaba abatido por la tristeza. Como un hombre que ha sido herido de muerte y que siente que la vida se le escapa, como a alguien que está oprimido por un trauma psíquico superior a sus fuerzas.

Yo Soy el Hijo de Dios Altísimo; pero también Soy el Hijo del Hombre.

Y en este momento mi Divinidad estaba aniquilada, por el Amor y la Obediencia.

Era solamente el hombre a quien Dios, NO ayudaba más.

Mi sufrimiento y mi abatimiento eran tan intensos que se convirtieron en una agonía en aumento, hasta llegar el momento en que sudé sangre; por el tremendo esfuerzo que hice para vencerme y resistir el peso que se me había impuesto.

Mis ojos habían leído en el corazón de Judas Iscariote.

Judas era doble, astuto, ambicioso, lujurioso, ladrón, inteligente. Su apariencia siempre intachable y muy elegante.

También era más culto que los demás y había logrado imponerse a todos.

Era un hombre  tan  audaz, que me allanaba el camino más difícil.

Y mi alma agonizaba por el doble esfuerzo que tenía que hacer, al tratar de vencer los dos más grandes dolores que un hombre pueda soportar:

 La despedida de una Madre sin igual y la proximidad del Amigo Infiel…

Dos heridas que me taladraban el corazón, una con su Llanto y otra con su Odio.

Judas amaba desenfrenadamente tres cosas: el dinero, las mujeres y el poder.

Creyó en Mí como Mesías, pero al sentirse defraudado en lo que esperaba: ser el ministro de un poderoso rey terrenal; volcó sobre Mí todo su odio y lo único que deseó fue vengarse.

Por eso me traicionó.

Tuve que compartir el pan con mi Caín y sonreírle como a un amigo, para que los demás no se diesen cuenta y así evitar un crimen.

No existió Dolor más grande; más absoluto que el mío.

Era Yo una sola cosa con el Padre. Me amaba y lo amaba, como sólo el Dios que es Amor,  puede amar.

Las víctimas expiatorias han probado el rigor de Dios.

Después viene la gloria, pero sólo después de que la Justicia se ha aplacado.

También Yo sentí cómo la severidad de mi Padre aumentaba de hora en hora y supe lo que se sufre, cuando Dios lo abandona a uno.

Cuanto más se acercaba la hora, de la Hora de la Expiación, más sentía que Dios se alejaba de Mí y empecé a sentir terror. 

Fue espantoso experimentar el ansia por la vida, la languidez, el cansancio y el tedio, hasta llegar a la desesperación…

Fue cuando me sentí solo, desamparado y totalmente indefenso…

`Todos me han traicionado, todos me han abandonado y el Padre Dios, no viene en mi ayuda.’

 Era la Hora de las Tinieblas.

Y AL ALEJARSE EL PADRE, LLEGÓ SATANÁS 

Había venido al Principio de mi Misión para que no la realizase y ahora regresaba.

Judas tenía a Lucifer y Yo lo tenía cerca; él en el corazón, y Yo a mi lado.

Fuimos los dos personajes principales de la Tragedia y Satanás se ocupaba personalmente de nosotros.

Después que empujó a Judas hasta el punto sin retorno, se volvió contra Mí…

De una manera vívida y cruel, me presentó todos los tormentos y torturas que iba a sufrir por manos de los hombres y trató de convencerme de que mi sufrimiento era inútil, por la ingratitud e incredulidad humanas.

Con la Oración lo vencí: ‘¡ABBA, Padre! todo es posible para Ti, aparta de Mí esta copa; pero  no sea lo que Yo quiero, sino lo que quieras Tú’

Y el espíritu dominó el terror que sentía la carne.

Vencí la tentación física.

Trató luego de halagarme y atormentó mi alma con el recuerdo de mi Madre y sus sufrimientos…  

La inutilidad de mi muerte por los hombres ingratos…

Me ofreció vivir rico, feliz y amado…

Realizando un largo apostolado en el que él me ayudaría.

Dios me perdonaría, al ver cuántos hombres se salvarían al creer en Mí y además no sufriría una muerte tan atroz.  

También en el desierto me había tentado con poner a Dios a prueba con la imprudencia.

Con la Oración lo vencí: ‘¡ABBA, PADRE! Todo es posible para Ti; aparta de Mí esta copa. Pero no sea como Yo quiero, sino como quieras Tú.’

El espíritu superó la Tentación Moral. El alma venció sus pasiones.

Entonces se burló de Mí.

Me presentó el Abandono del Padre. Que el Cielo estaba cerrado para Mí y que Dios no me amaba más; porque al estar cubierto con todos los pecados del mundo, le causaba asco y por eso me entregaba al escarnio de una plebe feroz y que me había dejado completamente solo…

Totalmente solo… En manos de él…

 Que podía destruirme y nadie me defendería.

 Los hombres, o eran indiferentes o me odiaban.

Yo redoblé mis plegarias para cubrir las palabras satánicas.

Pero mi Oración subía a un Cielo que estaba cerrado y volvía a caer sobre Mí como una piedra…

Y fue entonces que probé toda la amargura del Cáliz: el sabor de la desesperación.

Quise vencer la desesperación y a Satanás, que es su origen y FUE CUANDO SUDÉ SANGRE…

Satanás quería vencerme con la desesperación, para convertirme en su esclavo…

 Sentí el sabor de la muerte, cuando decidí daros la vida…

Y cubierto con la lepra de vuestros pecados, siendo solamente el hombre culpable a los ojos de Dios; ACEPTÉ SER EL MALDITO Y CON ELLO, ACEPTÉ TAMBIÉN EL CASTIGO.

Y vencí la desesperación y a Satanás, para servir a Dios y daros a vosotros la Vida…  

Pero saboreé la Muerte. No la muerte física del Crucificado, (No fue tan dolorosa)

Sino la Muerte Total…

La Muerte Consciente…  

La Muerte que cae después de haber triunfado, con un corazón destrozado…

Con una sangre que se pierde por la herida de un esfuerzo muy superior a la fuerza humana.

Y sudé sangre. ¡Sí, la sudé!…

Para ser fiel a la Voluntad de Dios.

El espíritu venció la Tentación Espiritual.

Con la Oración lo vencí: ‘¡ABBA, PADRE! Todo es posible para Ti; aparta de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como quieras TÚ…’

No tengo más que recordar esta Hora para llamaros hermanos.

¿Puedo Yo que he probado; no comprender vuestra degradación y no amaros porque estáis degradados?… Os amo por esto.

Porque en aquella Hora no era el Verbo de Dios…

Era el Hombre Culpable.

Mi mejilla arde por el beso de los traidores…  

Curádmela con el beso de la Fidelidad. ¡Convertíos y amad!

Para que el Padre os pueda llamar: ¡Hijos!

El Ángel que me acompañó en mi dolor, me habló de la esperanza de todos los que se salvarían con mi Sacrificio y fue el bálsamo para mi agonía…

Mi mirada se extendió a través de los siglos…

Y OS MIRÉ….

Y FUE CADA UNO DE VUESTROS NOMBRES como una inyección de fortaleza, para las horas dolorosísimas que se aproximaban…

Fuisteis mi consuelo cuando vi que os salvaríais…  

QUE ÉRAIS DIGNOS DEL SACRIFICIO DE UN DIOS.

Y desde aquel momento os he llevado en mi Corazón…

Y cuando sonó el momento de que vinieseis a la tierra, quise estar presente a vuestra llegada, regocijándome al pensar que una nueva flor de amor había brotado en el mundo y que viviría para Mí…

¡Oh, benditos míos!.. ¡Consuelo mío cuando agonizaba!.. Mi Madre, mi Apóstol, las mujeres piadosas…

Pero también TÚ…

Tú que estás leyendo esto y a quién mi Madre ha guiado hasta aquí…

MIS OJOS AGONIZANTES TE MIRARON A TRAVÉS DE LOS SIGLOS…

Junto al rostro adolorido de mi Madre…

Y los cerré gozoso porque vi que te salvarías al corresponder a mi llamado a la Conversión y al Amor…

Mi mayor dolor, fue pensar para cuántos mi Martirio sería estéril…

Todos los que rechazarían la Salvación y preferirían las Tinieblas a la Luz…

A éstos también los tuve presentes y a sabiendas de ello, me dirigí a la Muerte…

Y corrí al encuentro de mi Martirio, que se inició con un beso…

EL BESO DE LA TRAICIÓN.

*******

Oración:

Amado Padre Celestial: Llénanos el corazón de arrepentimiento y amor, para ser Agradecidos al Amor tan incomprendido en su profundidad y plenitud, que sólo un Dios Único y Trino, infinitamente maravilloso como TÚ, podías manifestar como lo hiciste por nosotros los hombres. Ayúdanos a conocerte y amarte, adorarte y servirte. Porque no bastarían un millón de vidas de adoración y sacrificio, para corresponderte aunque solo fuera un poquito, de lo mucho que te debemos. Gracias ABBA. Amen

PADRE NUESTRO…

DIEZ AVE MARÍA…

GLORIA…

INVOCACIÓN DE FÁTIMA…

CANTO DE ALABANZA…