Archivos de etiquetas: hipocresía

A EL IMPERIO DEL MALIGNO 5


CUMPLIMIENTO

UNA RELIGIÓN ÚNICA

Cómo las ideas de la New Age están Infiltrando al Cristianismo

En la carrera para hacer más actual el cristianismo está penetrando el nuevo paganismo de la New Age.

Utilizando las mismas palabras pero cambiando el significado.

Primero se modifica la filosofía y luego vendrá el cambio de los ritos.

El desafío más serio para el cristianismo hoy en día en Occidente, es una vaga religiosidad,

que la mayoría de nosotros pensábamos que estaba muerta: el PAGANISMO.

Pero que está viva en lo que las élites de Occidente predican y creen.

‍El paganismo no es más que el predominio del espíritu humano, la religión en su estado caído.

La palabra “paganismo” viene del latín ‘pagani’, “de los campos” o “país de zonas urbanas precarias”.

‍La gente del campo era la última que se convirtió al cristianismo, en el Imperio Romano,

los últimos en abandonar sus raíces ancestrales de creencias pre -cristianas.

Hoy en día por el contrario, la gente del campo es la última en abandonar el cristianismo.

Hacia el “nuevo” paganismo, que florece en las ciudades, con ropaje cristiano.

Una demostración de la penetración de esta paganismo es la HEREJÍA del “hiper misericordismo”,

28. «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. 29. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; = y hallaréis descanso para vuestras almas. = 30. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»

que ha crecido en el catolicismo en los últimos años.

Que pregona que Dios es “TAN MISERICORDIOSO”  que nunca habrá ningún castigo para los pecadores,

porque perdona una y otra vez, aun cuando no nos enmendemos.

Esto borra el aspecto de la Justicia de Dios y desconoce la enorme cantidad de pasajes de la Biblia que hablan del castigo, la justicia, la ira, etc., de Dios.

También desconoce lo que la mayoría de videntes han recibido sobre la Justicia de Dios, como por ejemplo Santa Faustina Kowalska.

Y se asimila, en este aspecto, a la tesis de la New Age, de un Dios que no exige una moralidad, y donde todos se salvan.

DIOS DE BARRO

EL HOMBRE COMO NUEVO DIOS

El antiguo paganismo era una cosa mucho más grande que el nuevo.‍

Había por lo menos tres elementos del anterior paganismo que lo hicieron grande.

Y los tres están desaparecidos en el nuevo paganismo.

El primero es el sentido de la piedad (pietas), el instinto religioso natural de respetar algo más grande que uno mismo.

La humildad que se da cuenta instintivamente del lugar subordinado del hombre, en el gran esquema de las cosas.

“Moderación” o “templanza” se fueron junto con esto.

Esta natural modestia y respeto, contrastan fuertemente con la actitud arrogante de los nuevos paganos en el Occidente moderno.

Sólo las sociedades orientales conservan una reverencia tradicional.

El Occidente no entiende esto.

Me alegra saber que de todos los ególatras, YO SOY el mejor de TODOS

Y piensa que es pintoresco en el mejor de los casos.

Y en el peor, que es hipócrita.

‍El nuevo paganismo es la divinización virtual del hombre, la religión del hombre como el nuevo Dios.

Uno de sus lemas populares, que se repite a menudo, es “el infinito valor de la persona humana”.

Su objetivo es la construcción de un cielo en la tierra, una salvación secular.

Otra palabra para el nuevo paganismo es el humanismo: la religión que no levanta la cabeza hacia el cielo, sino que mete el cielo en su cabeza.

Luego vendrán otros aditamentos ‘fantásticos‘ como los que maneja el culto de la New Age.

Para darle una connotación esotérica y mágica.

AUSENCIA DE MORAL OBJETIVA

Un segundo ingrediente del viejo paganismo, que falta en el nuevo; es una moral objetiva.

Lo que CS Lewis llama “el Tao” en su pequeño clásico profético La abolición del hombre”.

Para el hombre premoderno, tanto pagano como cristiano, las reglas morales eran absolutas: inquebrantables e incuestionables.

También eran objetivas:

Descubiertas en lugar de creadas, dadas en la Naturaleza de las cosas.

Todo esto ha cambiado.

El nuevo paganismo es circunstancial y pragmático.

Se dice que somos los creadores de los valores morales.

Ellos no encuentran la ley moral inscrita en el corazón humano.

‍No reconocen ninguna revelación divina, por lo tanto los valores de nadie pueden ser juzgados como equivocados.

El concepto favorito del nuevo paganismo es “NO JUZGAR ”

‍El único juicio es el juicio en contra de juzgar.

‍La única cosa para sentirse culpable son los sentimientos de culpa.

‍Y, puesto que el hombre en lugar de Dios es el origen de los valores, dicen “no impongan sus valores en mí” (otra frase favorita).

Esto es realmente el politeísmo, muchos dioses, muchos bienes, muchas moralidades.

Nadie cree más en Zeus y Apolo y Neptuno.

Sino que el relativismo moral es el equivalente del antiguo politeísmo.

Cada uno de nosotros se ha convertido en un dios o una diosa, un dador de la ley en lugar de receptor.

NO HAY TRASCENDENCIA

Un tercer ingrediente del antiguo paganismo, pero no del nuevo, es el temor a algo trascendente, el sentido de adoración y misterio.

El antiguo culto pagano no diferenciaba casi nada la adoración a Zeus o a las vacas, pero adoraba algo.

En el mundo moderno el sentido de la ADORACIÓN está muriendo,

incluso nuestra propia liturgia católica, suena como si hubiera sido inventada por un Comité para la Abolición de la Poesía.

‍Nuestro sentido religioso se ha secado.

La religión moderna se ha desmitificado, desmilacrizado, desdivinizado.

‍Dios no es el Señor sino el Todo, no es trascendente sino inmanente, no es sobrenatural sino natural.

El panteísmo es cómodo.

La Fuerza de la “Guerra de las Galaxias”, es un dios panteísta.

Y es muy popular, porque es “como un libro en el estante”, como CS Lewis lo explica.

Disponible siempre que lo desee, pero NO MOLESTA cuando no se lo quiere.

Es conveniente pensar que somos burbujas en una espuma divina en lugar de hijos que se apartan de un Padre divino y justo.

‍El panteísmo no tiene sentido del pecado, porque el pecado significa separación, y nadie puede ser separado del todo.

Así, la tercera característica, la no trascendencia, está conectada con la segunda, no hay moralidad absoluta.

El nuevo paganismo es un gran triunfo de la ilusión.

Sin perder la emoción y la pátina de la religión, es removido el terror de la religión.

El nuevo paganismo rechaza rotundamente “el temor de Dios”.

Al barro se le subió el lodo a la cabeza, diciendo que NO EXISTE EL ALFARERO

Casi todos los maestros de religión hoy en día, incluyendo muchos supuestamente católicos,

están de acuerdo en que sobre todo debemos erradicar de las mentes de los jóvenes el temor del Señor.

“El perfecto amor echa fuera el temor”, dice San Juan, pero cuando no hay miedo para echar fuera, el amor perfecto no tiene sus raíces fuertes.

‍Se convierte en una mera compasión, algo bueno, pero aburrido,

O incluso débil, que es precisamente la idea que las personas hoy en día tienen de la religión.

Y a partir de estos tres elementos llegamos al relativismo que impera en occidente como norma moral, y con ello, el aumento de la maldad.

EL ADORMECIMIENTO MORAL QUE PRODUCE EL RELATIVISMO

La cultura occidental glorifica el subjetivismo, que desconoce la ley moral que nos indica lo que está bien y lo que está mal.

Pensando que el placer es el criterio a usar para las decisiones.

i te sientes bien con una cosa, entonces es bueno para tí.

Y como es un juicio personal, no toma en cuenta el efecto que tu decisión puede tener sobre el otro.

Esta manera de orientar las decisiones que prevalece, es la que nos está llevando a una sociedad cada vez más violenta y arbitraria.

A través de la manipulación del lenguaje, los promotores de la cultura de la muerte han realizado con éxito

el adormecimiento del sentido moral de la mayoría de personas en todo el mundo.

Hemos llegado a ser cada vez más indiferentes a la maldad.

La ley moral natural, que nos manda hacer el bien y evitar el mal, ha dado paso a un mero subjetivismo.

‍Que significa que si te se sientes bien acerca de ello, entonces debe ser bueno.

Como dijimos antes, la ausencia de moral objetiva.

Esta mentalidad se ha convertido en omnipresente en la cultura, impulsada por las comunicaciones masivas y dirigidas a socavar la ley moral natural.

A fin de crear una sociedad liberada de toda tradición moral, una sociedad llamada libre, que elige su propio destino.

El resultado es que la gente simplemente no sabe cómo reaccionar, qué decir o cómo responder y defenderse,

de la violencia que se está convirtiendo en algo común.

LO ADVIRTIÓ BENEDICTO XVI

Al abordar esta mentalidad en Spe Salvi, el Papa Benedicto XVI llamó la atención sobre el problema fundamental de Marx y Lenin

y la utopía que proponen para la salvación de la humanidad:

“Él [Lenin] olvidó que el hombre es siempre hombre.

Ha olvidado al hombre y ha olvidado la libertad del hombre.

Ha olvidado que la libertad es siempre libre para el mal.

El hombre, de hecho, no es sólo el producto de las condiciones económicas

y no es posible curarlo sólo desde fuera, creando condiciones económicas favorables.

El hombre necesita una verdad objetiva fuera de sí mismo, que sirva como una brújula y le guíe en su lenguaje y decisiones diarias.

Si los avances sociológicos, políticos, tecnológicos y económicos del hombre no coinciden igualmente con su formación ética y su crecimiento interno,

entonces, “no es un progreso en absoluto, sino una amenaza para el hombre y el mundo”.

EL SUBJETIVISMO EN LA CULTURA DE LA MUERTE

El éxito de la cultura de la muerte depende principalmente de su capacidad para convencer a muchos de que términos como “pro-choice” o “derecho a elegir”

son sólo acerca de la libertad de una persona, sin la vida de nadie más en juego.

Muchos se han negado a la evidencia científica común que da fe definitivamente,

del hecho de que la vida comienza en el momento de la concepción.

Este nuevo ser humano es un individuo con su propio código genético, distinto del de su madre.

‍Una conciencia bien formada permite al hombre escuchar una voz, no sólo la suya, llamándolo a amar y a hacer el bien.

‍Esta voz resuena en su corazón y proporciona las respuestas que busca, lo que ayuda a distinguir el bien del mal.

En última instancia ve y aprecia con gratitud la dignidad y el valor de toda la vida, porque él entiende el valor de la suya.

En libertad, él se enfrenta a sus pasiones y decisiones con una conciencia iluminada por una verdad fuera de sí mismo.

‍Rechaza la voz seductora del mal y elige el camino angosto que lleva a la vida.

‍Por lo tanto, contribuye a la transformación de su mundo y su cultura.

INFILTRACIÓN EN LA IGLESIA

Este nuevo paganismo y su falta de defensa contra el mal, está ganando no por oponerse, sino por la infiltración en la Iglesia.

¿No será la causa de fondo de los abusos sexuales de sacerdotes?

Es más listo que el antiguo paganismo.

JUDAS CON POSESIÓN DIABÓLICA PERFECTA

Sabe que cualquier oposición desde fuera, incluso por una fuerza muy superior, nunca ha funcionado.

‍Porque “la sangre de los mártires es la semilla de la Iglesia”.

Cuando China dio la bienvenida a los misioneros occidentales, hubo 2 millones de conversiones en 60 años,

cuando Mao y el comunismo persiguieron a la Iglesia, hubo 20 millones de conversiones en 20 años.

La Iglesia en Alemania Oriental es inmensamente más fuerte que la Iglesia en Alemania Occidental por la misma razón.

El nuevo paganismo entiende esto, por lo que utiliza la estrategia suave, sugerente de la serpiente.

Susurra, en palabras de estudiosos de las Escrituras, las palabras de la serpiente: “¿Dios realmente ha dicho…?” (Gen. 3:01).

Por ejemplo que debes seguir una determinada moral.

Que debes prohibirte de cosas que te gustan.

Que  hay gente que no se salva y va a al infierno.

EL FIN DE UNA ERA

El nuevo paganismo es una unión de fuerzas de tres de los enemigos del teísmo: el humanismo, el politeísmo y panteísmo.

Las únicas cinco posibilidades de significado y valores últimos son: el ateísmo (sin Dios), el humanismo (el hombre como Dios),

el politeísmo (muchos dioses), el panteísmo (un Dios inmanente), y el teísmo (un Dios trascendente).

La Batalla de los Cinco Reyes en el Valle de Armagedón podría, en nuestra época, estar comenzando.

Las predicciones son siempre prudentes, pero los Signos de los Tiempos, para algunos observadores atentos,

advierten un punto de inflexión fundamental, el fin de una era.

El llamado “Movimiento de la Nueva Era” combina todas las características descritas en el título del nuevo paganismo.

Es un movimiento poco organizado, básicamente un refloración del hippismo de los años 60, antes que una agenda centralizada.

Sin embargo, las estrategias están conectadas en tres lugares.

Es posible que no haya ninguna conspiración en la tierra para unir a los enemigos de la Iglesia,

pero la estrategia del infierno es más que la estrategia de la tierra.

Sólo hay una cosa mayor que la estrategia del infierno: la estrategia de los cielos.

Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, de hecho, Dios usa al diablo para derrotar al diablo.

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

‍Así como lo hizo en el Calvario, cuando las fuerzas de los hebreos, griegos y romanos se unieron para crucificar a Cristo,

simbolizado por los tres idiomas en la acusación sobre la cruz.

El mismo triunfo del diablo, la muerte de Dios, fue la derrota del diablo, la redención de la humanidad, el “Viernes Santo”.

Porque Dios, que habló la primera palabra, siempre tiene la última palabra.

PARA QUE TENGAS EN CUENTA:

CONCEPTOS CENTRALES DE LA NEW AGE

David Spangler, considerado uno de los padres de la New Age, resumía con estos adjetivos la Nueva Era:

holística (globalizadora: el todo en las partes y las partes en el todo);

ecológica (la Tierra Gaia; nosotros somos como una neurona del sistema nervioso central de la Tierra);

andrógina (el arco iris y el yin yang son símbolos que tienen que ver con la complementariedad de contrarios);

mística (lo sagrado en todas las partes, incluida la vida cotidiana);

planetaria (las personas enraizadas en su propia cultura, deben abrirse a la cultura universal buscando amor, compasión, paz, y un gobierno mundial).

Y los “puntos teológicos” del New Age son los siguientes:

UNA NUEVA DIVINIDAD

Desdoblada en dos realidades:Una especie de principio de totalidad frente al monoteísmo, que se define como teoría de los lazos,

campos morfogenéticos, autoorganización del Universo, espiritualidad global, etc.

Gaia (Gea) la diosa madre Tierra, entendida como ser planetario, organismo vivo, y cuyo “órgano ejecutor” sería la humanidad.

Todo lo que afecte a la Tierra afectará al hombre.

‍Todo está unificado.

‍Hay que descubrir la dimensión ecología en cada cosa y acontecimiento.

Se sustituye la imagen paterna de Dios por la materna inmanente, cuya energía todo lo sustenta e invade.

La piedad y religiosidad nuevas son matriarcales.

‍Ni la fe en un Dios personal ni Jesús como Dios son ya sostenibles.

Sólo a través de una sintonía e identificación mística con la naturaleza y el universo llegará el hombre a la libertad y encontrará su humilde puesto en el devenir cósmico.

REENCARNACIÓN POSITIVA

El tema de la reencarnación, dentro del New Age, es algo muy popular.

Tratado en forma científica y en forma novelada, es entendida como evolución optimista hacia la perfección total subjetiva y personal,

según los diversos niveles de conciencia adquiridos.

No es la reencarnación clásica oriental (más bien purgativa y purificativa), sino la positiva:

porque en cada vida conseguimos niveles de conciencia cada vez más superiores.

Unido al tema de esta reencarnación en sentido positivo, y para encontrar una base fiable y plausible, se encontraría la creencia en cuerpos energéticos,

entre ellos un “cuerpo astral”, y en la importancia y sentido de los “chakras”.

‍Otra forma de denominar los campos energéticos o el espectro energético es el “aura”, que incluso se afirma, puede ser fotografiada.

UNA NUEVA CRISTOLOGÍA

La base de la Nueva Era se centra en el nuevo regreso de Cristo.

Pero de un Cristo total.

Capaz de unificar las fuerzas espirituales de la humanidad, resumidas en el triángulo Luz, Amor, Poder, capaz de darnos la nueva agua de la Era de Acuario.

‍Y capaz de iniciarnos en nuevas formas de conciencia e iluminación anterior.

‍Cristo es el paradigma de la humanidad, de la religión, y de la unión de las culturas orientales y occidentales.

‍Es la espiritualidad del Cristo-Cósmico, del Cristo-Energía, del Espíritu Crístico-Universal, antes encarnado en grandes personalidades religiosas:

Buda, Krishna, Jesús de Nazaret, Mahoma.De cualquier forma, el Cristo no es sólo uno, único, mediador y salvador.

‍Se aplica a diversos personajes, y finalmente, a cada uno de nosotros.

UNA NUEVA TEOLOGÍA CÓSMICA

Capaz de cubrir el vacío y sin sentido del hombre y la sociedad actuales.

Y abrir a una nueva liberación más integral que la meramente racionalista-ilustrada o práxica.

Es una cosmología inspirada en la visión de Teilhard de Chardin, pero dando un paso más:

es la evolución transformadora de la cosmogénesis a la biogénesis; y de la biogénesis a la antropogénesis.

‍Una vez vivenciada la antropogénesis como conciencia colectiva y vivencia del amor total, se pasará a la noogénesis superior.

Es decir, se pasa de lo natural inerte a lo biológico; de lo biológico a lo humano; de lo humano a la humanidad; y de la humanidad “nueva”,

con conciencia ecológica y holística, o de fusión, a una conciencia superior y perfecta.

Todo ello moviéndonos dentro de un inmanentismo (sólo un mundo: el nuestro) y de un panteísmo (todo es a la vez natural y divino).

EN BÚSQUEDA DEL MAESTRO INTERIOR QUE LLEVAMOS DENTRO

Una espiritualidad experimentada personalmente;

no en las mediaciones institucionales (Iglesias) ni en las mediaciones sacramentales.

La persona humana, según la New Age, es religiosa en el fondo de su existencia, pero no religiosa o religada a un Dios personal.

‍Es religiosa en relación a un sentimiento y percepción originaria de la vida de la naturaleza,

la percepción de sus leyes, la inmersión en la corriente “sobrenatural” de la vida misma.

Es, en resumen, “místicamente ecológica”, o hace de la ecología su mística genuina.

‍En aras de esta nueva mística debemos acabar con lo objetual, lo dogmático, y las concepciones teológicas de las grandes iglesias.

‍La nueva teología y espiritualidad es funcional-dinámica y no objetual-institucional.

UN MÉTODO GNÓSTICO-ESOTÉRICO, DE AUTORREALIZACIÓN

O DEL POTENCIAL HUMANO

Las claves insistentes y subrayadas por la New Age son:

Realización de uno mismo;

Armonía con el cosmos;

Responsabilidad“histórica” para con la nueva humanidad emergente; Visión optimista de la realidad y del futuro;

Ampliación de los niveles de conciencia;

Primado de la experiencia personal.

Se privilegia la experiencia (no tanto creer como experimentar), la ortopraxis individualista frente a ortodoxia,

la autotransformación por “puños y métodos” a la carta.

‍Es una conciencia monista-progresiva del mundo (holismo) frente al dualismo cristiano.

‍Y se aprecia un optimismo y una escatología benévola (todos salvados por la reencarnación).

LA FALACIA DE LA REENCARNACIÓN

‍Se otorga el primado del amor como armonía-comunión, y de la felicidad en forma de bienestar personal, ya aquí y ahora.

Este movimiento del potencial humano es uno de los aspectos más valorados por los networks neperianos.

El Human Potencial Movement se fija entre sus fines principales el desarrollo de las potencialidades latentes en el hombre

en su más amplia disponibilidad para acoger experiencias de integración mente-cuerpo y todas las técnicas de expansión de la conciencia:

“Expandid vuestra conciencia”“Realizad vuestro yo”“Pensad en positivo”“Usad vuestro potencial creativo”, son los gritos de guerra.

Algunos autores hablan de “autosalvación” en dos versiones:

Al no ser Cristo el Salvador, las mediaciones salvíficas son “de métodos de autodesarrollo”.

LA MENTIRA QUE IMPIDE LA BÚSQUEDA DE LA SANTIDAD Y ESPOLEA LA IDEA DE LA IMPUNIDAD ANTE EL CASTIGO.

La misma escatología, en forma de reencarnación, no es más que una “autosalvación”.

En el fondo, un nuevo concepto de religión (y de mística): las religiones como organización carecen de valor desde el punto de vista de la verdad.

Sólo tienen un valor social o histórico.

La fe es una confianza, un dejarnos mover por la verdad confiadamente.

Ninguna importancia tiene que se acepten unas ideas o no.

‍Fuente: Foros de la Virgen María

77 EL SEGUNDO MANDAMIENTO


77 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Jesús no está. Hay un gran desconcierto entre los discípulos. Su agitación es tanta, que parecen un enjambre provocado.

Hablan, miran fuera nerviosamente, hacia todas partes… 

Finalmente toman una decisión respecto a lo que los tiene agitados.

Pedro ordena a Juan:

–    Vete a buscar al Maestro. Está en el bosque junto al río. Dile que venga pronto para que diga lo que debemos hacer.

Juan va a la carrera.

Judas de Keriot, dice:

–    No entiendo por qué tanta confusión y tanta descortesía.

Yo habría ido y lo habría recibido con todos los honores. Es un honor suyo y también para nosotros. Así pues…

Pedro advierte.

–   Yo no sé nada.

Él será diferente a su pariente… pero a quién está con hienas se le pega el olor y el instinto.

Por lo demás, tú querrías que se fuese aquella mujer… ¡Pero ten cuidado! El Maestro no quiere y yo la tengo bajo mi protección.

Si la tocas… ¡Yo no soy el Maestro! Te lo digo para tu conducta futura.

Judas dice con ironía:

–   ¡Hummm! ¿Quién es pues? ¿Tal vez la bella Herodías?

–    ¡No te hagas el gracioso!

–    Si me hago el gracioso es por tí.

Has creado en torno a ella una guardia real, como si se tratara de una reina…

–    El Maestro me dijo: ‘Procura que no se le perturbe y respétala’ Y eso es lo que hago.

Tomás pregunta:

–   ¿Pero quién es? ¿Lo sabes?

Pedro dice:

–    Yo no.

Varios insisten:

–    ¡Ea! ¡Dilo! ¡Tú lo sabes!

–   Os juro que no sé nada. El Maestro lo sabe. Pero yo no.

–   Hay que preguntárselo a Juan. A él le dice todo.

Judas pregunta:

–  ¿Por qué? ¿Qué cosa especial tiene Juan? ¿Es acaso un dios tu hermano?

Santiago de Zebedeo responde:

–   No, Judas. Es el más bueno de nosotros.

Santiago de Alfeo dice:

–   Por mí ni me preocupo.

Ayer mi hermano la vio cuando salía del río con el pescado que le había dado Andrés y se lo preguntó a Jesús.

Él respondió: ‘Tadeo. No tiene cara. Es un espíritu que busca a Dios. Para Mí no se trata de otra cosa y así quiero que sea para todos.’

Y lo dijo en tal forma: ‘Quiero’ que os aconsejo de no insistir.

Judas de Keriot dice:

–   Yo voy a donde está ella.

Pedro se enciende como un gallo de pelea y replica:

–    ¡Haz la prueba! Si eres capaz…

–   ¿La harás de espía para acusarme con Jesús?

–    Dejo ese encargo a los del Templo.

Nosotros los del lago ganamos el pan con el trabajo y no con la delación. No tengas miedo de que Simón de Jonás la haga de espía.

Pero no me provoques y no te atrevas a desobedecer al Maestro, porque yo soy…

–    ¿Y quién eres tú? ¡Un pobre hombre como yo!

–     Sí, señor. al revés.

Más pobre, más ignorante, más vulgar que tú. Y no me avergüenzo. Me avergonzaría si fuese igual a ti en el corazón.

El Maestro me confió este encargo y yo lo hago.

–    ¿Igual a mí en el corazón? Y…

¿Qué cosa hay en mi corazón que te causa asco? ¡Habla! ¡Acusa! ¡Ofende!…

Bartolomé interviene:

–    ¡Judas! ¡Cállate! Respeta las canas de Pedro.

–    Respeto a todos. Pero quiero saber qué cosa hay en mí…

Pedro estalla:

–    Al punto eres servido.

Déjame hablar… hay tanta soberbia que con ella se puede llenar esta cocina. Hay falsedad y hay lujuria.

Judas casi se ahoga:

–   ¿Yo falso?…

Todos se interponen y Judas debe callar.

Simón, con calma dice a Pedro:

–    Perdona amigo, si te digo una cosa.

Él tiene defectos, pero tú también los tienes. Y uno de ellos es el de no compadecer a los jóvenes. ¿Por qué no tomas en cuenta la edad? ¿El nacimiento y… tantas otras cosas?

Mira. Tú obras por amor a Jesús. Pero, ¿No has notado que estas disputas le causan hastío? A él no le digo nada. –señala a Judas- pero a ti, sí.

Porque eres un hombre maduro y muy sincero, te hago esta súplica:

¡Él tiene tantas penas por sus enemigos y dárselas también nosotros! Hay tantas guerras a su alrededor. ¿Por qué provocar otra en su nido?

Tadeo confirma:

–   Es verdad. Jesús está triste y ha adelgazado.

En las noches oigo que da vueltas en su cama y suspira. Hace algunos días, me levanté y ví que lloraba, orando.

Le pregunté: ‘¿Qué te pasa?’ Él me abrazó y me dijo: ‘Quiéreme mucho. ¡Qué fatigoso es ser ‘Redentor’!

Felipe agrega:

–    También yo me di cuenta de que había llorado en el bosque junto al río.

Y a mi mirada interrogante respondió: ‘¿Sabes qué diferencia hay entre el Cielo y la Tierra, además de no ver a Dios?

Es la falta de amor entre los hombres. Me estrangula como una soga.

He venido a darles granos a los pajaritos, para que me amen los seres que se aman.’

amor animal

Escuchar todo esto, resquebraja por un momento el gran egoísmo de Judas.

Siente una oleada de amor por su Maestro y el conocer su sufrimiento, se le clava como un puñal en su corazón.

Y se deja caer, llorando como un niño.

Y en ese preciso momento, entra Jesús con Juan:

–  Pero, ¿Qué sucede? ¿Por qué ese llanto?

Pedro responde:

–  Por mi culpa, Maestro. Cometí un error. Regañé a Judas muy duramente.

Judas replica entre sollozos:

–  No… yo… yo… el culpable soy yo.

Yo soy el que te causa dolor. No soy bueno… Perturbo… Pero, ¡Ayúdame a ser bueno! Porque tengo algo aquí en el corazón…

Algo que no comprendo… que me obliga a hacer cosas que no quiero hacer. Es más fuerte que yo.

Judas con Posesión diabólica perfecta por la MALDAD

Y te causo dolor a Ti, Maestro; al que debería dar gozo. Créelo; no es falsedad.

Jesús dice:

–    Sí, Judas. No lo dudo.

Viniste a Mí, con sinceridad de corazón; con verdadero entusiasmo. Pero eres joven…

Nadie. Ni siquiera tú mismo te conoces como Yo te conozco. ¡Ea! ¡Levántate y ven aquí!

Luego hablaremos los dos solos. Mientras tanto, hablemos de aquello por lo que me mandasteis llamar.

¿Qué hay de malo en que venga Mannaém?

¿No puede un hermano de leche de Herodes, tener sed del Dios Verdadero?

¿Tenéis miedo por Mí? Tened fe en mi palabra. Este hombre ha venido con fines honestos.

Pedro:

–   ¿Entonces por qué no se dio a conocer?

Jesús:

–   Precisamente porque viene como un ‘alma’; no como hermano de Herodes.

Se ha envuelto en el silencio, porque piensa que ante la Palabra de Dios, no existe el parentesco con un rey. Respetaremos su silencio.

Andrés:

–    Pero si por el contrario… ¿Él lo envió?

–   ¿Quién?…  ¿Herodes?… No. No tengáis miedo.

Tadeo:

–   ¿Quién lo manda entonces?

Santiago:

–   ¿Cómo se ha informado de Ti?

–   Es discípulo de mi primo Juan.

Id y sed con él corteses; como con los demás. Id. Yo me quedo con Judas.

Los discípulos se van.

Jesús mira a Judas, que está todavía lloroso y le pregunta:

–      ¿Y? ¿No tienes nada que decirme?

Yo sé todo lo tuyo. Pero quiero saberlo por ti. ¿Por qué ese llanto? Y sobre todo, ¿Por qué ese desequilibrio, que te tiene siempre tan descontento?

Judas con posesión demoníaca perfecta por la SOBERBIA

–     ¡Oh, sí Maestro! Lo dijiste.

Soy celoso por naturaleza. Tú sabes que así es… Y sufro al ver que… Al ver tantas cosas.

Esto me saca de quicio, porque soy injusto. Y me hago malo, aun cuando no quisiera. No…

–     ¡Pero no llores de nuevo!

¿De qué estas celoso? Acostúmbrate a hablar con tu verdadera alma. Hablas mucho. Hasta demasiado…

Pero, ¿Con quién? Con el instinto y con tu mente. Tomas un fatigoso y continuo trabajo, para decir lo que quieres decir: hablo por ti. De tu ‘yo’.

Porque cuando tienes que hablar de otros y a otros, no te pones cortapisas, ni límites. Y lo mismo haces con tu carne.

Ella es un caballo bronco. Pareces un jinete a quien el jefe de las carreras, le hubiese dado dos caballos locos para hacer el paso de la muerte…

Uno es el sentido. Y el otro… ¿Quieres saber cuál es el otro? ¿Sí?…

Judas asiente con la cabeza.

Jesús continúa:

–           Es el error que no quieres domar.

Tú…  Jinete capaz pero imprudente. Te fías de tu capacidad y crees que basta.

Quieres llegar primero… no pierdes tiempo ni siquiera para cambiar de caballo.

Antes bien, los espoleas y pinchas. Quieres ser el ‘vencedor’… quieres aplauso.

¿Acaso no sabes que la victoria es segura cuando se conquista con constante, paciente y prudente trabajo?…

Habla con tu alma. De allí es de donde quiero que salga tu confesión. O, ¿Debo decirte lo que hay dentro?

Cuando se tiene una posesión demoníaca perfecta, Satanás es el Huésped dentro de nuestro corazón y la tragedia más grande de Jesús, es que Él ve con Quién está dialogando y lo tiene que mantener dentro de su círculo íntimo a pesar de ser su más grande Adversario…

Una sombra cruza por la mirada de Judas antes de responder:

–     Veo que también Tú no eres justo. Y no eres firme y esto me hace sufrir.

–    ¿Por qué me acusas? ¿En qué he faltado a tus ojos?

–     Cuando quise llevarte con mis amigos, no te gustó.

Y dijiste: ‘Prefiero estar entre los humildes.’ Luego Simón y Lázaro te dijeron que era bueno que te pusieras bajo la protección de un poderoso y aceptaste.

Tú das preferencia a Pedro, a Simón, a Juan. Tú…

–    ¿Qué otra cosa?

–    Nada más, Jesús.

–    Nubecillas… pompas de espuma.

Me das compasión porque eres un desgraciado  que te torturas, pudiendo alegrarte.

¿Puedes decir que este lugar es de lujo? ¿Puedes decir que no hubo una razón poderosa que me obligó a aceptarlo?…

¿Si Sión no me hubiera arrojado, estaría refugiado en un lugar de asilo?

–    No.

–   ¿Entonces cómo puedes decir que no te trato como a los demás?

¿Puedes decir que he sido duro contigo cuando has faltado? Tú no fuiste sincero… las vides… ¿Qué nombre tenían esas vides?…

No fuiste complaciente con quién sufría y se redimía. Ni siquiera fuiste respetuoso conmigo. Y los otros lo vieron.

Y con todo; una sola voz se levanta incansable en tu defensa: la mía. Los demás tendrían el derecho de estar celosos.

Porque si ha Habido uno que fuera preferido y protegido, eres tú.

Judas, avergonzado y conmovido, llora.

–    Me voy.

Es la hora en que soy de todos. Tú quédate y reflexiona…

–    Perdóname, Maestro.

No podré tener paz, si no tengo tu perdón. No estés triste por mi causa. Soy un muchacho malvado… Amo y atormento…

Así sucedía con mi madre. Así es ahora contigo. Y así será con mi esposa, si algún día me caso… creo que sería mejor que me muriese.

–    Sería mejor que te enmendases.

Estás perdonado. ¡Hasta luego!

Jesús sale.

Afuera está Pedro, que le dice:

–     Ven, Maestro. Ya es tarde.

Hay mucha gente. Dentro de poco se pondrá el sol. Y no has comido. Ese muchacho es causa de todo.

–    ‘Ese muchacho’ Tiene necesidad de todos vosotros para no ser el causante de estas cosas.

Procura recordarlo, Pedro. Si fuese tu hijo, ¿Lo compadecerías?

–    ¡Uhmmm! Sí y no.

Lo compadecería. Pero le enseñaría también algunas cosas. Aunque fuese adulto le enseñaría como a un jovencillo mal educado.

Bueno… si fuese mi hijo, no sería así…

–    ¡Basta!

–    Sí, ¡Basta, Señor mío!

Mira, allí está Mannaém. Es el que tiene el manto rojo muy oscuro, que parece casi negro.

Me dio esto para los pobres. Y me preguntó que si podía quedarse a dormir.

–   ¿Qué respondiste?

–   La verdad. ‘No hay más que para nosotros…’

Jesús no dice nada. Deja a Pedro y va a dónde está Juan y le dice algo en voz baja.

Luego, ya en su puesto, comienza a hablar:

–    La paz esté con todos vosotros, y con ella descienda sobre vosotros luz y santidad.

Está escrito: “No profieras en vano mi Nombre”.

¿Cuándo se le toma en vano? ¿Sólo cuando se le blasfema? No. También cuando uno lo profiere sin ser digno de Dios.

¿Puede un hijo decir: `Amo y honro a mi padre”, si luego, a todo lo que el padre desea de él opone una acción contraria?

No es diciendo: “padre, padre” como se le ama. No es diciendo: “Dios, Dios”, como se ama al Señor.

‘En Israel, que – como he explicado anteayer – tiene tantos ídolos en el secreto de los corazones, existe también un hipócrita alabar a Dios, un alabar que no queda corroborado por las obras de quienes lo hacen.

Hay en Israel también una tendencia: la de descubrir muchos pecados en las cosas externas y no querer encontrarlos donde realmente existen, en las cosas internas.

Tiene también Israel una necia soberbia, un antihumano y antiespiritual hábito: el de estimar blasfemia el Nombre de nuestro Dios pronunciado por labios paganos,

llegando a prohibirles a los gentiles el acercarse al Dios verdadero porque se considera sacrilegio. Así ha sido hasta ahora; cese ya.

El Dios de Israel es el mismo Dios que ha creado a todos los hombres. ¿Por qué impedir que los seres creados sientan la atracción de su Creador?

¿Creéis que los paganos no sienten algo en el fondo dei corazón, una insatisfacción que grita, que se agita, que busca?; ¿A quién?, ¿A qué?:  al Dios desconocido.

¿Y pensáis que si un pagano orienta su propio ser hacia el altar del Dios desconocido, hacia ese altar incorpóreo que es el alma en que siempre hay un recuerdo de su Creador, el alma que espera ser poseída por la gloria de Dios,

como lo fue el Tabernáculo erigido por Moisés según la orden recibida y que llora hasta no quedar poseída, pensáis que Dios rechaza su ofrecimiento como si de una profanación se tratase?

EL SEGUNDO MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS

¿Y creéis que es pecado ese acto, suscitado por un honesto deseo del alma que, despertada por celestes llamadas, dice “voy” al Dios que le está diciendo “ven”?

¿Mientras que por el contrario sería santidad el corrompido culto de un Israel que ofrece al Templo lo que tras haber gozado le sobra,

y entra a la presencia de Dios y lo nombra, al Purísimo,  con alma y cuerpo que no son sino toda una gusanera de culpas?

No. En verdad os digo que es en ese israelita, que con alma impura pronuncia en vano el Nombre de Dios, donde se da la perfección del sacrilegio.

Es pronunciarlo en vano cuando – y estúpidos no sois – cuando, por el estado de vuestra alma sabéis que lo pronunciáis inútilmente.

¡Oh, verdaderamente veo el rostro indignado de Dios, volviéndose hacia otra parte con disgusto, cuando un hipócrita lo llama, cuando lo nombra un impenitente!

Y siento terror de ello, Yo que no merezco ese enojo divino.

Leo en más de un corazón este pensamiento:

“Pero entonces, aparte de los niños, ninguno podrá invocar a Dios, dado que en todas partes en el hombre hay impureza y pecado”.

No. No digáis eso. Son los pecadores quienes deben invocar ese Nombre.

Deben invocarlo quienes se sienten estrangulados por Satanás y quieren liberarse del pecado y del Seductor.

Quieren. He aquí lo que transforma el sacrilegio en rito. Querer curarse.

Llamar al Poderoso para ser perdonados y para ser curados. Invocarlo para poner en fuga al Seductor.

Está escrito en el Génesis que la Serpiente tentó a Eva en el momento en que el Señor no paseaba por el Edén.

Si Dios hubiera estado en el Edén, Satanás no habría podido estar. Si Eva hubiera invocado a Dios, Satanás habría huido.

Tened siempre en el corazón este pensamiento. Y llamad con sinceridad al Señor. Ese Nombre es salvación. Muchos de vosotros quieren bajar a purificarse.

Purificaos primero el corazón, incesantemente, escribiendo en él, con el amor, la palabra “Dios”.

No con engañosas oraciones o con prácticas consuetudinarias, sino con el corazón, con el pensamiento, con los actos, con todo vosotros mismos, pronunciad ese Nombre: Dios.

Pronunciadlo para no estar solos, pronunciadlo para ser sostenidos, pronunciadlo para ser perdonados. Comprended el significado de la palabra del Dios del Sinaí:

“En vano” es cuando decir “Dios” no supone una transformación en bien; y entonces, es pecado.

“En vano” no es cuando, como el latido de sangre en el corazón, cada minuto de vuestro día, y toda acción vuestra honesta, toda necesidad, tentación, todo dolor os trae a los labios la filial palabra de amor:”¡Ven, Dios mío!”.

Entonces, en verdad, no pecáis nombrando el Nombre santo de Dios. 

Marchad. La paz sea con vosotros.

No hay ningún enfermo.

Jesús permanece con los brazos cruzados apoyado contra la pared, bajo el techado en que ya descienden las sombras.

Cuando termina, no hay ningún enfermo. Jesús se queda con los brazos cruzados y mira a los que se van yendo, después de que los ha despedido y bendecido.

El hombre vestido de rojo oscuro, parece que no sabe qué hacer.

Jesús no lo pierde de vista, cuando lo ve que se dirige hacia su caballo, lo alcanza y le pregunta:

–    ¡Oye! Espérame. Ya va anochecer. ¿Tienes dónde dormir? ¿Vienes de lejos? ¿Estás solo?

El hombre contesta titubeante:

–    De muy lejos… Y me iré. No sé… si en el poblado encontraré… o hasta Jericó. Allí dejé la escolta en la que no confiaba.

Jesús le dice:

–    No. Te ofrezco mi cama. Ya está lista. ¿Tienes que comer?

–    No tengo nada. Creí que este lugar sería más hospitalario.

–     No falta nada.

–     Nada. Ni siquiera el odio contra Herodes. ¿Sabes quién soy? 

–    Los que me buscan tienen un solo nombre: ‘Hermanos, en el Nombre de Dios’. Ven. Juntos compartiremos el pan. Puedes llevar el caballo a aquel galerón. Yo dormiré allí y te lo cuidaré.

     No. Esto jamás. Yo dormiré ahí. Acepto el pan; pero no más. No pondré mi sucio cuerpo donde Tú pones el tuyo, que es santo.

–     ¿Me crees santo?

–    Sé que eres santo. Juan, Cusa, tus obras… tus palabras.

El palacio real es como una concha que conserva el rumor del mar. Yo iba a donde estaba Juan… Y luego lo perdí.

Él me dijo: ‘Uno que es más santo que yo, te recogerá y te elevará’ no podrías ser otro, sino Tú.

Vine en cuanto supe en dónde estabas.

Zelote regresa del río, después de bautizar y Jesús bendice a los últimos bautizados.

Luego le dice:

–    Esta persona, es el peregrino que busca refugio en el Nombre de Dios. Y en el Nombre de Dios lo saludamos como amigo.

Simón se inclina y el hombre también.

Entran en el galerón y Mannaém amarra el hermosísimo caballo blanco, con gualdrapas de color rojo que penden de la silla, adornadas con plata, en el pesebre.

Juan acude con hierba y un cubo con agua.

Acude Pedro también, con una lámpara de aceite, porque ya está oscuro.

Mannaém dice:

–    Aquí estaré muy bien. Dios os lo pague.

Jesús le pone la mano en el hombro y le dice:

–   Ven amigo mío. Vamos a compartir el pan…

Luego entran todos en la cocina, donde arde una tea y se reúnen para cenar…

36 EL RESCATE DEL BAUTISTA


Hago un llamado URGENTE a todo el mundo católico para que el próximo DOMINGO 9 de Agosto se lleve a cabo una jornada de ayuno y oración a nivel mundial con el rezo del rosario de mi Preciosísima Sangre y con el rezo del Exorcismo de San Miguel, de 12:00 am a 6:00 pm, pidiéndole al Padre Celestial por la protección de mis Templos, Santuarios y Lugares Santos, que están siendo destruidos y profanados por las fuerzas del Mal en este mundo.

36 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Al día siguiente en el vado del Jordán, el camino verde que sigue paralelo al río, está lleno por viajeros que buscan la sombra de los árboles que lo bordean.

Hileras de borriquillos van y vienen junto con los hombres.

En el margen del río están tres hombres que pastorean algunas ovejas.

En el camino, José que está esperando, mira a un lado y a otro, buscando a alguien.

A lo lejos, en el entronque con otra vía, se ve aparecer a Jesús con los tres discípulos.

José llama a los pastores.

Éstos mueven el pequeño rebaño, haciéndolas avanzar por el prado.

Rápidamente se dirigen al encuentro con Jesús.

–       Yo casi no me atrevo… ¿Con qué palabras lo voy a saludar? 

José les dice:

–      ¡Oh, es muy bueno! Dile: “La paz sea contigo”. El saluda siempre así.

–      Él sí…

–     Pero nosotros…

José trata de animarlos:

–      ¿Y yo quién soy? No soy ni siquiera uno de sus primeros adoradores y me quiere mucho… muchísimo.

El pastor Juan pregunta:

–      ¿Quién es?

José lo señala diciendo:

–      Aquél más alto y rubio. 

Simeón dice:

–      ¿Le hablamos del Bautista, Matías?

–      ¡Sí!

–      ¿No pensará que lo hemos preferido antes que a Él?

Matías contesta:

–       No, hombre, Simeón. Si es el Mesías, ve dentro de los corazones y en el nuestro verá que en el Bautista seguíamos buscándolo a Él.

–      Tienes razón.

Los dos grupos están ya a pocos metros el uno del otro.

Ya sonríe Jesús, con esa sonrisa suya indescriptible.

 José acelera el paso.

Las ovejas, trotan azuzadas por los pastores.

Jesús levanta los brazos como para abrazarlos,

Y saludando:

–     La paz sea con vosotros. ¡Paz a ti Simeón, Juan y Matías, mis fieles y fieles de Juan el Profeta!

Y besándolo en la mejilla, especifica:

–     Paz a ti, José.

Los otros tres lo adoran primero postrados, besando la orla de su túnica y luego de rodillas.

Jesús los invita:

–     Venid amigos. Vamos junto a las aguas del río y bajo aquellos árboles. Allí hablaremos.

Todos bajan hasta el sitio señalado por Jesús, que se sienta en una gran raíz que está sobre la tierra.

Los otros se sientan en el pasto, a su alrededor.

Jesús sonríe lleno de felicidad, los mira con atención y dice:

–     Permitidme que conozca vuestros rostros. Ya conozco los corazones; son de hombres justos que van tras el bien y aman despreciando las utilidades del mundo.

Os traigo saludos de Isaac, Elías y Leví. También el saludo de mi Madre. ¿Tenéis noticias del Bautista?

Matías contesta:

–      Todavía está en prisión.

Nuestro corazón tiembla por él; porque está en manos de un cruel al que domina una criatura del infierno y al que rodea una corte corrompida.

Nosotros lo amamos. Tú sabes que lo amamos y que él merece nuestro amor. Después de que dejaste Belén, fuimos perseguidos.

Pero más que el odio; sentimos el vernos solos, abatidos como plantas que el ventarrón haya tronchado; porque te habíamos perdido.

Luego, después de años de dolor; sentimos que el Bautista era el hombre de Dios que se predijo que prepararía los senderos de su Mesías.

José nos ha dicho que fuiste donde el Bautista. Nosotros no estábamos allí ese día; quizás habíamos ido por él, a alguna parte.

Le servíamos con mucho amor en los servicios de alma que él nos pedía, como con amor lo escuchábamos, aunque fuera muy severo, porque no eras Tú-Verbo; pero decía siempre palabras de Dios. 

Y fuimos a él, porque pensamos que al hacerlo, te encontraríamos a Ti. Porque era a Ti Señor, a quién buscábamos.

–      Lo sé. Me habéis encontrado. Estoy con vosotros. 

Y señalando a Juan, les pregunta:

–      ¿Conocéis a éste?

–      Lo veíamos con los otros galileos, entre las gentes más fieles del Bautista.

Juan lo señaló varias veces diciéndonos: ‘Ved. Yo el primero; él el último. Después él será el primero y yo el último’ Jamás entendimos lo que quiso decir.

Jesús voltea hacia donde está Juan; lo atrae hacia su pecho con una sonrisa más resplandeciente todavía,

Y dice:

–      El Bautista quería decir, que él era el primero en decir: ‘He aquí al Cordero de Dios’

Y que éste será el último de los amigos del Hijo del Hombre, que hablará a las multitudes del Cordero.

Pero que en el corazón del Cordero, éste es el primero, porque ama al Cordero más que todos. Esto es lo que quería decir el Bautista.

Cuando lo veáis; porque lo volveréis a ver y lo serviréis hasta la hora que ya está determinada; decidle que él no es el último en el corazón del Mesías.

No tanto por ser pariente, sino por su santidad; Yo le amo igual que a estos.

Acordaos de ello, si la humildad del santo se proclama ser el último. La Palabra de Dios lo proclama compañero de su discípulo a quien más ama.

Decidle que amo a éste, porque lleva su nombre y porque encuentro en él su marca. Pues su corazón fue preparado para recibir al Mesías.

–       Lo diremos. Herodes no se atreve a matarlo por miedo al pueblo.

Y en esa corte de avaricia y corrupción, sería fácil librarlo si tuviéramos el suficiente dinero. En realidad, una fortuna. 

Todos los amigos han cooperado, pero todavía nos falta mucho.

Tenemos mucho miedo de que se nos acabe el tiempo y por no reunir lo necesario, que lo maten.

–     ¿Cuánto es lo que os hace falta para el rescate?

–     No para el rescate, Señor. Herodías lo odia y no quiere ni verlo. Y ella es la dueña de Herodes.

Es imposible un rescate. Pero en Maqueronte se han juntado todos los codiciosos del reino. Lo único que les importa es gozar y sobresalir; desde los ministros, hasta los criados.

Y para hacer esto se necesita mucho dinero. Hemos encontrado quien, por una considerable cantidad de dinero, dejaría salir al Bautista.

Esto, también Herodes lo desea; porque tiene miedo, no por otra razón. Miedo al pueblo y miedo a la mujer.

Si conseguimos liberarlo; podrá fingir que él no lo hizo. Así contentará al pueblo y la mujer no podrá acusarlo de nada.

–     ¿Cuánto quiere esa persona?

–     Veinte talentos de plata. Tenemos solo doce y medio.

Jesús se vuelve hacia Judas y le dice:

–     Judas, tú dijiste que esas joyas son muy valiosas.Judas contesta contundente:

–      Hermosas y preciosas.

–      Me parece que tú eres experto en estas cosas. ¿Cuánto crees que valen?

–      Sí lo soy. ¿Acaso quieres venderlas?

–      Tal vez. Dime, ¿Cuánto pueden valer?

–      Si se venden bien, por lo menos ocho talentos.

–     ¿Estás seguro?

–      Sí, Maestro. Tan solo las tiaras y las gargantillas son gruesas y pesadas.

Y están llenas de rubíes, zafiros, esmeraldas y amatistas.

Es oro purísimo. Por lo menos valen cinco talentos.

Los he revisado bien. Al igual que los brazaletes.

No puedo comprender como las frágiles muñecas de Aglae, los han podido llevar.

–      Eran sus cadenas, Judas.

–      Es verdad, Maestro. ¡Pero a muchos les encantarían semejantes grilletes!

–     ¿Lo crees?… ¿A quiénes?

Judas contesta evasivo:

–     ¡Oh! ¡A muchos!

–     Sí. A muchos que tan sólo son hombres, porque así se les llama. ¿Conoces a algún posible comprador?

–     ¿Quieres venderlas? Y ¿Por el Bautista? Pero, ¡Es oro maldito!

–      ¡Oh, incomprensión humana! Acabas de decir con un deseo patente, que a muchos les gustaría ese oro. ¿Y ahora dices que está maldito? ¡Ay Judas! ¡Judas!…  

Es maldito. ¡Sí!…

Es maldito, pero ella dijo: ‘Se santificará si sirve al que es pobre y santo’

Y lo dio con el fin de que el que fuere beneficiado, ruegue por su pobre alma; que como embrión de futura mariposa, crece en la semilla del corazón.

¿Quién más santo y pobre que el Bautista? Él es igual que Elías por su misión; pero superior a éste en santidad. Es más pobre que Yo.

Yo tengo una Madre y una casa. Cuando se tienen estas cosas, puras y santas como las tengo, jamás puede uno decir que está abandonado.

Él ya no tiene casa. Ni siquiera le ha quedado el sepulcro de su madre. La perversidad humana, todo lo ha destruido y profanado.

Así que dime, ¿Quién sería el comprador?

–     Hay uno en Jericó y muchos en Jerusalén.

¡Pero éste de Jericó!, es un astuto orfebre oriental. Usurero; contrabandista; mercader en amores; ladrón ciertamente… y tal vez homicida.

Y seguramente también es un perseguido de Roma. Quiere que se le llame Isaac, para que lo tomen por hebreo. Más su nombre verdadero es Diomedes. Lo conozco bien…

Simón Zelote, que habla poco, pero substancioso y que todo lo observa.

Lo interrumpe:

–     ¡Lo comprendemos! ¿Cómo hiciste para llegar a conocerlo tan bien?      

Judas  balbucea:

–      Bueno. Sabes. Para agradar a los amigos poderosos, he ido a su casa. Hemos tenido tratos. Para los del Templo. ¿Sabes?…

–       Ya caigo. Toda clase de servicios. – Concluye Simón con un tono helado y lleno de ironía.

Judas se enciende, pero calla…

Jesús interroga:

–      ¿Podrá comprarlas?

–       Pienso que sí. Jamás le falta el dinero.

Ciertamente es necesario saber vender; porque el griego es astuto. Y si ve que se las tiene que arreglar con un hombre honrado… un pichón de nido. Lo despluma a su gusto.

Pero si se trata de un buitre como él…

Zelote concluye:

–     Ve, Judas. Eres el tipo ideal para esto. Tienes la astucia de la zorra y la rapacidad del buitre. Perdón, Maestro. Hablé antes que Tú.

Jesús dice:

–      Pienso como tú. Y le pido a Judas que vaya.

Se vuelve hacia su predilecto y le dice:

–      Juan, vete con él. Nos reuniremos cuando baje el sol; en la plaza que está cerca del mercado.

Mirando a Judas, agrega:

–      Ve y has lo mejor que puedas.

Inmediatamente Judas se levanta.

Juan tiene la mirada del perro que implora, porque se le ha arrojado fuera.

Sin embargo,  Jesús ignora esa mirada suplicante y se vuelve hacia los pastores:

El apóstol más joven también se levanta y sigue a Judas. 

Jesús dice a los pastores:

–       Quiero alegraros.

Juan, el pastor contesta:

–      Siempre lo harás, Maestro. El Altísimo te bendiga por nosotros. ¿Ese hombre es tu amigo?

–      Sí. ¿No te parece que lo sea?

El hombre baja la cabeza y guarda silencio.

Simón dice:

–     Sólo quién es bueno, sabe ver.

Yo no soy bueno y no veo lo que la bondad ve. Veo lo externo. El bueno baja hasta el interior. También tú Juan ves como yo. Pero el Maestro es bueno y… ve…

Jesús pregunta:

–     ¿Qué ves en Judas, Simón? Te ordeno que hables.

Simón respira profundo y luego dice

–     Pues… al mirarlo pienso en ciertos lugares misteriosos que parecen cuevas de fieras y aguas estancadas y envenenadas.

Se vislumbra apenas algo que no está bien. Y al punto se retira uno lleno de miedo.

Por el contrario, por detrás hay tórtolas y ruiseñores y suelo abundante en aguas buenas y rico en hierbas salutíferas.

Quiero pensar que Judas es así. Lo creo, porque lo tienes contigo. Tú, que conoces…

–     Sí. Yo lo conozco. Hay muchos pliegues en el corazón de ese hombre.

Pero no le faltan los lados buenos. Lo viste en Belén y en Keriot.

Este lado bueno, completamente humano, hay que elevarlo a una bondad espiritual.

Entonces Judas será como tú quisieras que fuera. Es joven…

–      También Juan es joven, tiene sólo diecisiete años…  

Jesús lo mira con la vista espiritual que lee los pensamientos y los corazones:

–     Y tú concluyes en tu corazón: “y es mejor”.

¡Pero, Juan es Juan! Simón. Ama a ese pobrecito de Judas… Te lo ruego. Si lo amas… te parecerá más bueno.

–     Me esfuerzo en hacerlo, por Ti. Pero es él; el que rompe mis esfuerzos como si fueran cañas de río.

Maestro, yo tengo solo una ley: hacer lo que Tú quieras. Por esta razón amo a Judas; no obstante existe algo dentro de mí que me previene contra él.

–    ¿Qué cosa es, Simón?

–    Nada en concreto.

Algo así como el grito del soldado que está de guardia durante la noche y me dice: ‘¡Alerta! ¡No te duermas! ¡Mira!… ¡No sé!… no tiene nombre esta cosa. Pero, es contra él…

–    No pienses más en esto, Simón. Ni te esfuerces en definirla.

Hace daño conocer ciertas verdades. Y te podrías equivocar al conocerlas. Déjasela a tu Maestro. Dame tu amor y piensa en lo que me hace feliz.

Pasan las horas y por la tarde en la plaza,

Simón grita:

–    ¡Maestro! Ya viene Judas.

Jesús voltea hacia donde indicara su apóstol y puede constatar que Judas viene triunfante.

Juan sonríe a Jesús… Pero no parece muy feliz.  

24 REGRESO A BELÉN


24 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

La mañana siguiente,  Jesús pasea con Judas Iscariote de arriba abajo; cerca de una de las puertas del recinto del Templo.

Judas pregunta:

–      ¿Estás seguro de que vendrá?

Jesús responde:

–       Lo estoy. Al alba salió de Betania y en Get-Sammi debía encontrarse con mi primer discípulo.

Jesús se detiene y mira fijamente a Judas.

Lo tiene frente a Sí. Lo estudia.

Después le pone una mano sobre la espalda y le pregunta:

–       Judas,  ¿Por qué no me dices lo que estás pensando?

Judas se sorprende:

–       ¡Quée!… no pienso en nada en especial en este momento, Maestro. Pienso que hasta te hago demasiadas preguntas. No puedes lamentarte de mí mutismo.

–       Es verdad. Me haces muchas preguntas y me das muchas noticias. Pero no me abres tu corazón.¿Crees que me interesan mucho las noticias sobre el censo o sobre la estructura de esta o aquella familia?

No soy un ocioso que haya venido aquí a pasar el tiempo. Tú sabes para que vine. Y puedes comprender bien que lo que para Mí tiene el mayor interés, es el ser Maestro de mis discípulos.

Por eso exijo de ellos, sinceridad y confianza. ¿Te amaba tu padre, Judas?

–         Me amaba mucho. Era yo su orgullo. Cuando regresaba de la escuela y años después, cuando regresaba de Jerusalén a Keriot, quería que le dijera todo.

Se interesaba en todo lo que hacía. Si había cosas buenas, se alegraba. Si no lo eran tanto, me consolaba.

Y si había cometido algún error y me habían reprendido, me mostraba la justicia de la reprensión o en donde estaba mal lo que yo había hecho.

Pero lo hacía tan dulcemente… que más que un padre, parecía un hermano mayor. Casi siempre terminaba de este modo: “Esto te digo, porque quiero que mi Judas sea un justo. Quisiera ser bendecido a través de mi hijo.”

Judas está tiernamente conmovido por la evocación de su padre.

Jesús que ha estado mirando atentamente a su discípulo, dice:

–        Mira Judas. Puedes estar seguro de todo lo que te digo. Nada hará más feliz a tu padre, que el que seas un discípulo fiel.

El espíritu de tu padre se regocijará allí donde está, en espera de la luz; porque así te educó; al ver que eres mi discípulo.

Más para que lo seas verdaderamente, debes decirte: “El padre que parecía un hermano mayor, lo he encontrado en mi Jesús.

Y a Él, igual que el padre amado al que todavía lloro; le diré todo para que sea mi guía. Para tener sus bendiciones y sus dulces reproches.”

Quiera el Eterno y tú sobre todo, hacer que Jesús no tenga otra cosa que decirte: “Eres bueno. Te bendigo.”

Judas exclama impulsivo:

–         ¡Oh, sí! ¡Sí, Jesús; sí! Si me llegas a amar tanto como él; podré ser bueno como Tú quieres y como mi padre quería. Mi padre podrá sacar aquella espina de su corazón.

Pues él siempre me mimaba mucho y me decía: “Estás sin guía, hijo y te hace mucha falta.” ¡Cuándo sepa que te tengo a Ti!

–         Te amaré como ningún otro hombre sería capaz. Te amaré tanto…Mucho te amaré. No me desengañes.

–         No, Maestro, no. Sé que estoy lleno de contradicciones. Envidias, celos, manías de ser el primero en todo. La carne me arrastra.

Todo choca dentro de mí contra los impulsos buenos. Todavía hace poco, me causaste mucho dolor. Mejor dicho… Tú no. Me lo causó mi naturaleza malvada.

Pensaba que yo era tu primer discípulo… Y Tú me dijiste que tienes a otro.

–       Tú lo viste. ¿No recuerdas que en la Pascua, estaba Yo en el Templo con unos Galileos?

–       Pensé que eran tus amigos. Creí que yo era el primer elegido para esto y con ello, el predilecto.

–         En mi corazón no hay distinción entre los últimos y los primeros. Si el primero faltase y el último fuese santo; entonces sí que a los ojos de Dios habrá distinción.

Pero Yo… Yo los amaré igual: con un amor de dicha al santo y con un amor que sufre al pecador. Pero…

Jesús se interrumpe y exclama con alegría:

–         ¡Oh! Ahí viene Juan con Simón. Juan es mi primero y Simón es el que estaba enfermo.

Judas hace un mohín y dice:

–        ¡Ah! ¡El leproso! Lo recuerdo. ¿Y ya es tu discípulo?

–         Desde el día siguiente.

–         ¿Y por qué yo tuve que esperar tanto?

–         ¿Judas?…

–         Es verdad. Perdón.

Cuando llegan, Juan y Jesús se saludan con un beso mutuo.

Simón se  postra a los pies de Jesús, besándolos y diciendo:

–        ¡Gloria a mi Salvador! Bendice a tu siervo para que sus acciones sean santas a los ojos de Dios y yo le dé gloria por haberme dado a Ti.

Jesús le pone las manos sobre la cabeza y le dice:

–        Sí. Te bendigo para agradecerte tu trabajo. Levántate Simón. ¡Éste es el nuevo discípulo! También él quiere la Verdad. Y por esto es un hermano para todos vosotros.

Se saludan entre sí. Los dos judíos con mutuo escudriño. Juan con franqueza.

Jesús pregunta:

–       ¿Estás cansado, Simón?

Simón sonríe:

–        No, Maestro. Junto con la salud me ha venido tal fuerza, como no la había tenido antes.

–        Y sé que la usas bien. He hablado con muchos y sé lo que han trabajado a favor del Mesías.

Simón ríe contento y dice:

–         Ayer hablé de Ti a un israelita honrado. Espero que un día lo conocerás. Quiero ser yo quién te lleve a él.

–         No es imposible.

Judas interrumpe:

–         Maestro, me prometiste venir conmigo a Judea.

–         Iré. Simón continuará instruyendo a la gente sobre mi venida. Amigos, el tiempo es breve y la gente es mucha. Ahora voy con Simón.

Al atardecer nos encontraremos en el camino del Monte de los Olivos y distribuiremos el dinero a los pobres. ¡Id!

En su interior, Judas está renuente a separarse de Jesús; pero obedece con prontitud.

Y dice:

–           Vamos, Juan.

Y los dos apóstoles más jóvenes, se alejan alegremente.

Cuando Jesús queda solo con Simón, le pregunta:

–        ¿Esa persona de Betania, es un verdadero israelita?

–        Lo es. Existen en él, todas las ideas imperantes; pero tiene verdadera ansia por el Mesías.

Y cuando le dije: “Él está entre nosotros” me contestó: “Feliz de mí, que vivo en estos tiempos.”

–        Algún día iremos a su casa, a llevarle mi bendición. ¿Qué te parece el nuevo discípulo?

–        Se ve que es muy joven y parece inteligente.

–        Lo es. Tú que también eres judío; lo comprenderás y lo compadecerás más que los otros, por sus ideas.

–        ¿Es un deseo o una orden?

–        Es una dulce orden. Tú que has sufrido, puedes tener mayor comprensión. El dolor es maestro de muchas cosas.

–         Porque Tú me lo mandas, seré para él comprensión.

–         Así es. Probablemente mi Pedro y no tan solo él; se admirará un poco de cómo cuido y me preocupo más por este discípulo. Pero algún día lo entenderán…

Cuando uno no ha madurado en su formación, tiene más necesidad de cuidado. Los demás… ¡Oh! Los otros se formarán por sí mismos, tan sólo por el contacto. No quiero hacer todo Yo.

Pido la voluntad del hombre y la ayuda de los demás, para formar a un hombre. Os llamo para que me ayudéis… Y agradezco mucho la ayuda.

–        Maestro, ¿Te imaginas que él te proporcionará desilusiones?

–        No. Pero es joven y se formado en el Templo y en Jerusalén.

–        Oh! Cerca de Ti, se curará de todos los vicios de esta ciudad… Estoy seguro.

Jesús murmura:

–        Así sea.

Y luego dice con voz más fuerte:

–        Ven conmigo al Templo. Evangelizaré al Pueblo…

Y se van juntos.

Al día siguiente.

Al rayar el alba, Jesús está con Juan, Simón y Judas, en la cocina de la casita.

Y les dice:

–      Amigos. Os ruego que vengáis conmigo por la Judea. Si no os cuesta mucho. Sobre todo a ti, Simón.

El apóstol le pregunta:

–     ¿Porqué, Maestro?

Jesús contesta:

–     El camino es muy duro por los montes de Judea y tal vez para ti sea más duro si te encuentras con algunos de los que te hicieron daño.

–     Por lo que toca al camino, me siento fuerte y no siento ninguna fatiga. Mucho menos si voy contigo. Por lo que toca a quién me dañó… el odio cayó junto con las escamas de la lepra.

Y no sé, créemelo; en qué has hecho el mayor milagro, si al curarme la carne corroída o el alma que ardía con el rencor. Pienso que no me equivoco si afirmo, que el milagro más grande fue en el alma.

Una llaga del espíritu, no se cura tan fácilmente.

Y Tú me has curado de un golpe, en una forma completa.  

El hombre no se cura de un hábito moral, si Tú no aniquilas ese hábito con tu querer santificante. Aunque uno lo quiera hacer con todas sus fuerzas.

–     No te equivocas al juzgar así.

Judas pregunta un poco resentido:

–    ¿Por qué no lo haces así con todos?

Juan pone una mano sobre el brazo de Judas y le dice cariñoso:

–     Lo hace, Judas. ¿Por qué le hablas así al Maestro? ¿No te sientes cambiado, desde que estás con Él?

Yo era discípulo de Juan el Bautista; pero me siento totalmente cambiado, desde que Él me dijo: ‘Ven’

Y mirando a Jesús agrega:

–     Perdón, Maestro. Hablé en tu lugar. Es que no quiero que Judas te cause ningún dolor.

Jesús lo tranquiliza:

–       Está bien, Juan. No me ha causado ninguna pena como discípulo. Cuando lo sea, si continúa con su modo de pensar, me causará dolor.

Vendrá un día en que tendréis la Sabiduría, con su Espíritu… entonces podréis juzgar justamente.

Judas pregunta:

–        ¿Y todos podremos juzgar justamente?

–       No, Judas.

–       ¿Pero hablas de nosotros los discípulos o de todos los hombres?

–       Hablo refiriéndome primero a vosotros y después a los demás. Cuando llegue la hora; el Maestro instituirá discípulos y los enviará por el mundo…

–       ¿No lo estás haciendo ya?…

–       Por ahora no os empleo más que para que digáis: “El Mesías está aquí. Venid a Él.”

Entonces os haré capaces de que prediquéis en mi Nombre y que hagáis milagros en mi Nombre…

–      ¡Oh! ¿También milagros?

–      Sí. En los cuerpos y también en las almas.

Judas  está feliz ante la idea y exclama gozoso:

–      ¡Oh! ¡Cómo nos admirarán!

Juan mira pensativamente a Jesús y su cara se nubla con un gesto de dolor.

Luego dice con un dejo de tristeza en la voz:

–       Entonces ya no estaremos más con el Maestro.

Y yo tendré temor de hacer lo que es de Dios, a mi manera de hombre.

Simón dice:

–      Juan, si el Maestro lo permite, me gustaría decirte lo que pienso.

Jesús contesta:

–      Díselo a Juan. Deseo que mutuamente os aconsejéis.

–      Ya sabes que es un consejo.

Jesús sonríe y calla.

Simón le dice a Juan:

–      Creo que no debes y no debemos temer. Si nos apoyamos en la sabiduría del Maestro Santo y en su promesa. Si Él dice: “Os enviaré”.

Y promete vestir nuestra miseria intelectual, con los rayos de la potencia que el Padre le da para nosotros, debemos estar seguros que lo hará y que lo podremos hacer, por su infinita misericordia.

Todo saldrá bien, si no introducimos el orgullo, el deseo humano en nuestro obrar. Pienso que si corrompemos nuestra misión, que es del todo espiritual, con elementos que son terrenales,

entonces la promesa de Cristo se depreciará; no por incapacidad suya, sino porque nosotros la rebajaremos con nuestra soberbia. No sé si me explico bien…

Judas le dice:

–      Lo has hecho muy bien. Yo me equivoqué. Pero sabes… Pienso que en el fondo desear ser admirados como discípulos del Mesías, es porque somos suyos a tal punto, que haremos lo que Él hace.

Y todo proviene de aumentar más la figura poderosa de Él entre el pueblo. ¡Alabanzas al Maestro que tiene tales discípulos! Esto es lo que quería decir yo.

Simón le contesta:

–       No es todo error lo que dices. Pero, mira Judas. Provengo de una casta que es perseguida por haber entendido mal lo que es el Mesías.

Si lo hubiésemos esperado con una justa visión de su Ser, no habríamos caído en errores que son blasfemias a la Verdad y rebelión contra la ley de Roma. Por lo cual tanto Dios, como Roma; nos han castigado.

Hemos querido ver en el Mesías, sólo a un hombre conquistador y a un libertador humano de Israel. A un nuevo líder y más grande que el héroe, Judas Macabeo. Sólo esto y ¿Por qué?

Porque cuidábamos más de nuestros intereses; de la patria y de los ciudadanos, que de Dios. ¡Oh! El amar la  patria es una cosa santa; pero ¡Qué es frente el Cielo eterno! La patria verdadera es la celestial.

Cuando fui perseguido y anduve fugitivo, me escondía en las cuevas de las bestias. Compartía con ellas el lecho y la comida, para escapar de los romanos y sobre todo, de las delaciones de falsos amigos.

También cuando en espera de la muerte, probé el olor del sepulcro en mi cueva de leproso… ¡Cuánto he pensado y he visto! He visto con el espíritu, la figura verdadera tuya, Maestro y Rey del espíritu.

La tuya, ¡Oh, Mesías! Hijo del Padre que llevas al Padre y no a los palacios de polvo; no a las deidades de fango. ¡Tú! ¡A Ti! ¡Oh, me es fácil seguirte!

Perdona mi entusiasmo que se explaya de este modo, porque te veo cómo te había imaginado. Te reconocí inmediatamente, porque mi alma ya te había conocido…

Jesús sonríe y contesta:

–       Por esto te llamé. Y por eso te llevo conmigo, ahora en mi primer viaje a Judea. Quiero que completes el reconocimiento.

Y quiero que también éstos jóvenes, aprendan a ser capaces como tú, de llegar a la verdad por medio de una meditación constante.

Y sepan cómo su Maestro ha llegado a esta hora. Después entenderéis. Hemos llegado ya a la Torre de David. La Puerta Oriental está cerca.

Judas pregunta:

–      ¿Saldremos por ella?

–       Sí, Judas. Primero iremos a Belén. Allí nací. Es bueno que lo sepáis, para que lo digáis a los demás. También esto entra en el conocimiento del Mesías y de la Escritura.

Encontraréis las profecías escritas en las cosas, con voces que no pertenecen más a la Profecía, sino a la historia. Daremos la vuelta, donde están los palacios de Herodes.

Judas dice:

–        Donde vive la vieja zorra, malvada y lujuriosa.

Jesús advierte:

–       No juzguéis. Sólo Dios es Quién juzga. Vayamos por aquella vereda, entre las hortalizas, nos cobijaremos bajo la sombra de un árbol, cerca de algún lugar hospitalario hasta que el sol deje de quemar.

Después…

Jesús continúa instruyendo…

Y emprenden la marcha hacia Belén.

22 REGRESO A BELÉN


22 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

La mañana siguiente,  Jesús pasea con Judas Iscariote de arriba abajo; cerca de una de las puertas del recinto del Templo.

Judas pregunta:

–      ¿Estás seguro de que vendrá?

Jesús responde:

–       Lo estoy. Al alba salió de Betania y en Get-Sammi debía encontrarse con mi primer discípulo.

Jesús se detiene y mira fijamente a Judas.

Lo tiene frente a Sí. Lo estudia.

Después le pone una mano sobre la espalda y le pregunta:

–       Judas,  ¿Por qué no me dices lo que estás pensando?

Judas se sorprende:

–       ¡Quée!… no pienso en nada en especial en este momento, Maestro. Pienso que hasta te hago demasiadas preguntas. No puedes lamentarte de mí mutismo.

–       Es verdad. Me haces muchas preguntas y me das muchas noticias. Pero no me abres tu corazón.¿Crees que me interesan mucho las noticias sobre el censo o sobre la estructura de esta o aquella familia?

No soy un ocioso que haya venido aquí a pasar el tiempo. Tú sabes para que vine. Y puedes comprender bien que lo que para Mí tiene el mayor interés, es el ser Maestro de mis discípulos.

Por eso exijo de ellos, sinceridad y confianza. ¿Te amaba tu padre, Judas?

–         Me amaba mucho. Era yo su orgullo. Cuando regresaba de la escuela y años después, cuando regresaba de Jerusalén a Keriot, quería que le dijera todo.

Se interesaba en todo lo que hacía. Si había cosas buenas, se alegraba. Si no lo eran tanto, me consolaba.

Y si había cometido algún error y me habían reprendido, me mostraba la justicia de la reprensión o en donde estaba mal lo que yo había hecho.

Pero lo hacía tan dulcemente… que más que un padre, parecía un hermano mayor. Casi siempre terminaba de este modo: “Esto te digo, porque quiero que mi Judas sea un justo. Quisiera ser bendecido a través de mi hijo.”

Judas está tiernamente conmovido por la evocación de su padre.

Jesús que ha estado mirando atentamente a su discípulo, dice:

–        Mira Judas. Puedes estar seguro de todo lo que te digo. Nada hará más feliz a tu padre, que el que seas un discípulo fiel.

El espíritu de tu padre se regocijará allí donde está, en espera de la luz; porque así te educó; al ver que eres mi discípulo.

Más para que lo seas verdaderamente, debes decirte: “El padre que parecía un hermano mayor, lo he encontrado en mi Jesús.

Y a Él, igual que el padre amado al que todavía lloro; le diré todo para que sea mi guía. Para tener sus bendiciones y sus dulces reproches.”

Quiera el Eterno y tú sobre todo, hacer que Jesús no tenga otra cosa que decirte: “Eres bueno. Te bendigo.”

Judas exclama impulsivo:

–         ¡Oh, sí! ¡Sí, Jesús; sí! Si me llegas a amar tanto como él; podré ser bueno como Tú quieres y como mi padre quería. Mi padre podrá sacar aquella espina de su corazón.

Pues él siempre me mimaba mucho y me decía: “Estás sin guía, hijo y te hace mucha falta.” ¡Cuándo sepa que te tengo a Ti!

–         Te amaré como ningún otro hombre sería capaz. Te amaré tanto…Mucho te amaré. No me desengañes.

–         No, Maestro, no. Sé que estoy lleno de contradicciones. Envidias, celos, manías de ser el primero en todo. La carne me arrastra.

Todo choca dentro de mí contra los impulsos buenos. Todavía hace poco, me causaste mucho dolor. Mejor dicho… Tú no. Me lo causó mi naturaleza malvada.

Pensaba que yo era tu primer discípulo… Y Tú me dijiste que tienes a otro.

–       Tú lo viste. ¿No recuerdas que en la Pascua, estaba Yo en el Templo con unos Galileos?

–       Pensé que eran tus amigos. Creí que yo era el primer elegido para esto y con ello, el predilecto.

–         En mi corazón no hay distinción entre los últimos y los primeros. Si el primero faltase y el último fuese santo; entonces sí que a los ojos de Dios habrá distinción.

Pero Yo… Yo los amaré igual: con un amor de dicha al santo y con un amor que sufre al pecador. Pero…

Jesús se interrumpe y exclama con alegría:

–         ¡Oh! Ahí viene Juan con Simón. Juan es mi primero y Simón es el que estaba enfermo.

Judas hace un mohín y dice:

–        ¡Ah! ¡El leproso! Lo recuerdo. ¿Y ya es tu discípulo?

–         Desde el día siguiente.

–         ¿Y por qué yo tuve que esperar tanto?

–         ¿Judas?…

–         Es verdad. Perdón.

Cuando llegan, Juan y Jesús se saludan con un beso mutuo.

Simón se  postra a los pies de Jesús, besándolos y diciendo:

–        ¡Gloria a mi Salvador! Bendice a tu siervo para que sus acciones sean santas a los ojos de Dios y yo le dé gloria por haberme dado a Ti.

Jesús le pone las manos sobre la cabeza y le dice:

–        Sí. Te bendigo para agradecerte tu trabajo. Levántate Simón. ¡Éste es el nuevo discípulo! También él quiere la Verdad. Y por esto es un hermano para todos vosotros.

Se saludan entre sí. Los dos judíos con mutuo escudriño. Juan con franqueza.

Jesús pregunta:

–       ¿Estás cansado, Simón?

Simón sonríe:

–        No, Maestro. Junto con la salud me ha venido tal fuerza, como no la había tenido antes.

–        Y sé que la usas bien. He hablado con muchos y sé lo que han trabajado a favor del Mesías.

Simón ríe contento y dice:

–         Ayer hablé de Ti a un israelita honrado. Espero que un día lo conocerás. Quiero ser yo quién te lleve a él.

–         No es imposible.

Judas interrumpe:

–         Maestro, me prometiste venir conmigo a Judea.

–         Iré. Simón continuará instruyendo a la gente sobre mi venida. Amigos, el tiempo es breve y la gente es mucha. Ahora voy con Simón.

Al atardecer nos encontraremos en el camino del Monte de los Olivos y distribuiremos el dinero a los pobres. ¡Id!

En su interior, Judas está renuente a separarse de Jesús; pero obedece con prontitud.

Y dice:

–           Vamos, Juan.

Y los dos apóstoles más jóvenes, se alejan alegremente.

Cuando Jesús queda solo con Simón, le pregunta:

–        ¿Esa persona de Betania, es un verdadero israelita?

–        Lo es. Existen en él, todas las ideas imperantes; pero tiene verdadera ansia por el Mesías.

Y cuando le dije: “Él está entre nosotros” me contestó: “Feliz de mí, que vivo en estos tiempos.”

–        Algún día iremos a su casa, a llevarle mi bendición. ¿Qué te parece el nuevo discípulo?

–        Se ve que es muy joven y parece inteligente.

–        Lo es. Tú que también eres judío; lo comprenderás y lo compadecerás más que los otros, por sus ideas.

–        ¿Es un deseo o una orden?

–        Es una dulce orden. Tú que has sufrido, puedes tener mayor comprensión. El dolor es maestro de muchas cosas.

–         Porque Tú me lo mandas, seré para él comprensión.

–         Así es. Probablemente mi Pedro y no tan solo él; se admirará un poco de cómo cuido y me preocupo más por este discípulo. Pero algún día lo entenderán…

Cuando uno no ha madurado en su formación, tiene más necesidad de cuidado. Los demás… ¡Oh! Los otros se formarán por sí mismos, tan sólo por el contacto. No quiero hacer todo Yo.

Pido la voluntad del hombre y la ayuda de los demás, para formar a un hombre. Os llamo para que me ayudéis… Y agradezco mucho la ayuda.

–        Maestro, ¿Te imaginas que él te proporcionará desilusiones?

–        No. Pero es joven y se formado en el Templo y en Jerusalén.

–        Oh! Cerca de Ti, se curará de todos los vicios de esta ciudad… Estoy seguro.

Jesús murmura:

–        Así sea.

Y luego dice con voz más fuerte:

–        Ven conmigo al Templo. Evangelizaré al Pueblo…

Y se van juntos.

Al día siguiente.

Al rayar el alba, Jesús está con Juan, Simón y Judas, en la cocina de la casita.

Y les dice:

–      Amigos. Os ruego que vengáis conmigo por la Judea. Si no os cuesta mucho. Sobre todo a ti, Simón.

El apóstol le pregunta:

–     ¿Porqué, Maestro?

Jesús contesta:

–     El camino es muy duro por los montes de Judea y tal vez para ti sea más duro si te encuentras con algunos de los que te hicieron daño.

–     Por lo que toca al camino, me siento fuerte y no siento ninguna fatiga. Mucho menos si voy contigo. Por lo que toca a quién me dañó… el odio cayó junto con las escamas de la lepra.

Y no sé, créemelo; en qué has hecho el mayor milagro, si al curarme la carne corroída o el alma que ardía con el rencor. Pienso que no me equivoco si afirmo, que el milagro más grande fue en el alma.

Una llaga del espíritu, no se cura tan fácilmente.

Y Tú me has curado de un golpe, en una forma completa.  

El hombre no se cura de un hábito moral, si Tú no aniquilas ese hábito con tu querer santificante. Aunque uno lo quiera hacer con todas sus fuerzas.

–     No te equivocas al juzgar así.

Judas pregunta un poco resentido:

–    ¿Por qué no lo haces así con todos?

Juan pone una mano sobre el brazo de Judas y le dice cariñoso:

–     Lo hace, Judas. ¿Por qué le hablas así al Maestro? ¿No te sientes cambiado, desde que estás con Él?

Yo era discípulo de Juan el Bautista; pero me siento totalmente cambiado, desde que Él me dijo: ‘Ven’

Y mirando a Jesús agrega:

–     Perdón, Maestro. Hablé en tu lugar. Es que no quiero que Judas te cause ningún dolor.

Jesús lo tranquiliza:

–       Está bien, Juan. No me ha causado ninguna pena como discípulo. Cuando lo sea, si continúa con su modo de pensar, me causará dolor.

Vendrá un día en que tendréis la Sabiduría, con su Espíritu… entonces podréis juzgar justamente.

Judas pregunta:

–        ¿Y todos podremos juzgar justamente?

–       No, Judas.

–       ¿Pero hablas de nosotros los discípulos o de todos los hombres?

–       Hablo refiriéndome primero a vosotros y después a los demás. Cuando llegue la hora; el Maestro instituirá discípulos y los enviará por el mundo…

–       ¿No lo estás haciendo ya?…

–       Por ahora no os empleo más que para que digáis: “El Mesías está aquí. Venid a Él.”

Entonces os haré capaces de que prediquéis en mi Nombre y que hagáis milagros en mi Nombre…

–      ¡Oh! ¿También milagros?

–      Sí. En los cuerpos y también en las almas.

Judas  está feliz ante la idea y exclama gozoso:

–      ¡Oh! ¡Cómo nos admirarán!

Juan mira pensativamente a Jesús y su cara se nubla con un gesto de dolor.

Luego dice con un dejo de tristeza en la voz:

–       Entonces ya no estaremos más con el Maestro.

Y yo tendré temor de hacer lo que es de Dios, a mi manera de hombre.

Simón dice:

–      Juan, si el Maestro lo permite, me gustaría decirte lo que pienso.

Jesús contesta:

–      Díselo a Juan. Deseo que mutuamente os aconsejéis.

–      Ya sabes que es un consejo.

Jesús sonríe y calla.

Simón le dice a Juan:

–      Creo que no debes y no debemos temer. Si nos apoyamos en la sabiduría del Maestro Santo y en su promesa. Si Él dice: “Os enviaré”.

Y promete vestir nuestra miseria intelectual, con los rayos de la potencia que el Padre le da para nosotros, debemos estar seguros que lo hará y que lo podremos hacer, por su infinita misericordia.

Todo saldrá bien, si no introducimos el orgullo, el deseo humano en nuestro obrar. Pienso que si corrompemos nuestra misión, que es del todo espiritual, con elementos que son terrenales,

entonces la promesa de Cristo se depreciará; no por incapacidad suya, sino porque nosotros la rebajaremos con nuestra soberbia. No sé si me explico bien…

Judas le dice:

–      Lo has hecho muy bien. Yo me equivoqué. Pero sabes… Pienso que en el fondo desear ser admirados como discípulos del Mesías, es porque somos suyos a tal punto, que haremos lo que Él hace.

Y todo proviene de aumentar más la figura poderosa de Él entre el pueblo. ¡Alabanzas al Maestro que tiene tales discípulos! Esto es lo que quería decir yo.

Simón le contesta:

–       No es todo error lo que dices. Pero, mira Judas. Provengo de una casta que es perseguida por haber entendido mal lo que es el Mesías.

Si lo hubiésemos esperado con una justa visión de su Ser, no habríamos caído en errores que son blasfemias a la Verdad y rebelión contra la ley de Roma. Por lo cual tanto Dios, como Roma; nos han castigado.

Hemos querido ver en el Mesías, sólo a un hombre conquistador y a un libertador humano de Israel. A un nuevo líder y más grande que el héroe, Judas Macabeo. Sólo esto y ¿Por qué?

Porque cuidábamos más de nuestros intereses; de la patria y de los ciudadanos, que de Dios. ¡Oh! El amar la  patria es una cosa santa; pero ¡Qué es frente el Cielo eterno! La patria verdadera es la celestial.

Cuando fui perseguido y anduve fugitivo, me escondía en las cuevas de las bestias. Compartía con ellas el lecho y la comida, para escapar de los romanos y sobre todo, de las delaciones de falsos amigos.

También cuando en espera de la muerte, probé el olor del sepulcro en mi cueva de leproso… ¡Cuánto he pensado y he visto! He visto con el espíritu, la figura verdadera tuya, Maestro y Rey del espíritu.

La tuya, ¡Oh, Mesías! Hijo del Padre que llevas al Padre y no a los palacios de polvo; no a las deidades de fango. ¡Tú! ¡A Ti! ¡Oh, me es fácil seguirte!

Perdona mi entusiasmo que se explaya de este modo, porque te veo cómo te había imaginado. Te reconocí inmediatamente, porque mi alma ya te había conocido…

Jesús sonríe y contesta:

–       Por esto te llamé. Y por eso te llevo conmigo, ahora en mi primer viaje a Judea. Quiero que completes el reconocimiento.

Y quiero que también éstos jóvenes, aprendan a ser capaces como tú, de llegar a la verdad por medio de una meditación constante.

Y sepan cómo su Maestro ha llegado a esta hora. Después entenderéis. Hemos llegado ya a la Torre de David. La Puerta Oriental está cerca.

Judas pregunta:

–      ¿Saldremos por ella?

–       Sí, Judas. Primero iremos a Belén. Allí nací. Es bueno que lo sepáis, para que lo digáis a los demás. También esto entra en el conocimiento del Mesías y de la Escritura.

Encontraréis las profecías escritas en las cosas, con voces que no pertenecen más a la Profecía, sino a la historia. Daremos la vuelta, donde están los palacios de Herodes.

Judas dice:

–        Donde vive la vieja zorra, malvada y lujuriosa.

Jesús advierte:

–       No juzguéis. Sólo Dios es Quién juzga. Vayamos por aquella vereda, entre las hortalizas, nos cobijaremos bajo la sombra de un árbol, cerca de algún lugar hospitalario hasta que el sol deje de quemar.

Después…

Jesús continúa instruyendo…

Y emprenden la marcha hacia Belén.

57.- EL QUE ESTÁ DESTINADO A LA CARCEL…


bacanales-en-el-imperio-romanoAl separarse de César, Petronio ordenó que lo condujesen a su casa de las Carenas la cual, rodeada por jardines que ocupan una extensión enorme, había escapado de ser arrasada por el fuego.

Por esta causa, otros augustanos que perdieron sus propiedades y dentro de ellas considerables riquezas y numerosas obras de arte, alaban la buena suerte de Petronio.

Él había sido considerado un hijo predilecto de la fortuna, mientras gozó del favor del César. Pero eso ya se había terminado…

Dentro de su litera, reflexiona con ironía:

–           ¡Por Zeus! ¡Y pensar que tuve en mis manos él haber sido prefecto en lugar de Tigelino! Lo hubiera entregado como incendiario al populacho, brindando protección al inocente. Hubiera reconstruido Roma… Yo debí haber asumido ese puesto. Y si la tarea hubiera sido abrumadora, me quedaba el recurso de transferir a Marco Aurelio el mando; a lo cual Nerón ni siquiera se hubiera opuesto.

Y aunque mi sobrino hubiese bautizado a todo el imperio, incluido el mismo César ¿En qué me habría perjudicado? Nerón piadoso y lleno de virtud. ¡Oh! Ese sí que hubiera sido todo un espectáculo… -y comenzó a reír ante esa perspectiva.

Luego  agregó con amarga decisión- él ‘hubiera’ NO existe. El momento pasó y no lo hice. En este mundo hay cosas bellas, pero la mayor parte de los hombres son tan viles, que la vida no merece apenarse por ella. Quién ha sabido vivir, debe saber morir. Aun perteneciendo a la corte, he sido más independiente de lo que yo mismo esperaba.

Todos pensarán que estoy temblando de miedo, pero no es así. Sabía que este momento tarde o temprano llegaría. La muerte piensa en nosotros, sin necesidad de que le ayudemos. Sería una maravilla que en realidad existan los Campos Elíseos y en ellos se pasearan las sombras de los humanos.

Aurora y yo estaríamos juntos y vagaríamos por el Prado de Asfódelos. Tal vez en aquella sociedad, todos serían más decentes. ¡Estoy harto de todos estos bufones y charlatanes de los que me he rodeado hasta hoy!

petronio1

Y observó con asombro, la enorme distancia que en su interior mantiene con todas aquellas gentes a las que ha conocido y valorado oportunamente y a las que desprecia más que nunca.

Meditó en su situación personal y comprendió que su ruina es definitiva, aunque no tan inmediata.

Nerón había pronunciado unas cuantas y muy selectas frases acerca de la amistad y la clemencia, para disfrazar ¿Qué?…

–           Jugará conmigo como el gato con el ratón, antes de engullírselo. Tendrá que buscar pretextos. Y mientras los encuentra, bien puede pasar mucho tiempo. Ahora lo importante, es que celebrará con cristianos los próximos juegos.

Y solo después de que éstos se hayan terminado, pensará en mí. Y siendo así, no tengo porqué tomarme ninguna molestia. No voy a hacer un solo cambio en mi sistema de  vida. Un peligro más inmediato es el que amenaza la vida de Marco Aurelio. ¡Tengo que salvarlo de alguna manera!

0litera-2

Ordenó a los cuatro fornidos bitinios que aceleren el paso y su litera avanzó con premura  a través de los escombros, piedras y montones de cenizas, de que está lleno el barrio de las Carenas, hasta llegar a su palacio particular.

Al entrar, el mayordomo le avisa que Marco Aurelio le espera en la biblioteca.

Rápido se dirigió hacia allí y sus primeras palabras a su sobrino fueron:

–           ¿Has visto hoy a Alexandra?

–           Sí. En la mañana la dejé en la casa de Calixto el cantero. He venido a despedirme. Hoy nos vamos a Sicilia.

–           ¡Magnífico! ¡Es una excelente noticia! ¡Bien! Escucha lo que voy a decirte y no pierdas tiempo en hacer preguntas. Esta mañana se ha resuelto en casa del César, culpar a los cristianos del incendio de Roma. Les amenazan la persecución, las torturas y el exterminio.

Y éstas pueden empezar hoy mismo. Toma a Alexandra y huyan inmediatamente. Pasa los Alpes y llega hasta África si es posible. Y apresúrate, porque el Transtíber está más cerca del Palatino que esta casa. 

Marco Aurelio es demasiado soldado para perder el tiempo en averiguaciones inútiles.

Escuchó a Petronio, frunció el entrecejo y se dibujó en su rostro una expresión anhelante, terrible y luego impávida.

Su primer impulso ante el peligro, es defenderse y dar batalla, pero…

–           Voy. –se limitó a decir.

–           Una cosa más. Lleva una bolsa de oro, armas y un puñado de tus cristianos. ¡Y en caso necesario, arrebata a Alexandra de manos de tus enemigos!

Marco Aurelio se encuentra ya en la puerta del atrium,

Cuando Petronio exclamó:

–           ¡Espera! ¡Dionisio, vete con él! –Ordenó al esclavo portero-Te acompañará para que me mandes con él las noticias pertinentes.

Al quedar solo, Petronio empezó a pasearse entre las columnas del atrium y la extensa galería que va hasta el jardín del fondo, con las manos entrelazadas en la espalda y su concentrada expresión pensativa. Nadie se atrevió a molestarlo.

Está muy preocupado y tiene la esperanza de que nadie en el Palatino sepa en donde encontrar a Marco Aurelio y a Alexandra.

Tal y como están las cosas, espera que ellos se pongan a salvo antes de que lleguen los pretorianos. Pues sabe que Tigelino es como un león voraz y su crueldad debe haber extendido sus redes por toda la ciudad, para cazar el mayor número posible de cristianos.

–           Aun cuando manden una decuria en busca de Alexandra, ese gigante parto les romperá los huesos. Ojala  Marco Aurelio llegue a tiempo.

Y esta idea le tranquilizó. Pues lo desea con ferviente anhelo y es su última esperanza.

Es verdad que resistir a los pretorianos es casi lo mismo que declararle la guerra al César.

Petronio también sabe que sustraer a Marco Aurelio a la venganza de Nerón, le reportará que esa venganza caiga sobre su propia cabeza. Más es lo que menos le importa.

Al contrario, le complace la idea de trastornar los planes de Nerón y de Tigelino.

Y resolvió no omitir en esta empresa, ni hombres, ni recursos. Puesto que en Anzio  los amigos de Marco Aurelio habían convertido a la mayor parte de sus esclavos, sabe que al empeñarse en la defensa de los cristianos, puede contar con el celo y la abnegación de todos ellos.

La llegada de Aurora, interrumpe el curso de sus meditaciones y al verla se desvanecieron inmediatamente todas sus preocupaciones.

000aurora2

Olvidó al César, la desgracia en la que ha caído, la degradación de los augustanos, la persecución que amenaza a los confesores de Cristo. Y olvidó también a Marco Aurelio y a Alexandra, para concentrar su pensamiento solo en Aurora, a quién mira con ojos de verdadero enamorado y amante.

Deleitándose con su hermosura perfecta y llena de gracia. Está ataviada con un vestido de gasa transparente que deja traslucir las formas de todo su cuerpo y está bella como una diosa.

Radiante y sonriente, sintiéndose admirada y deseada por Petronio, amándole a su vez con todo su ser y anhelando siempre sus caricias. Al estar frente a él, se cubrió de rubor su bello rostro, cual si en realidad fuera una inocente virgen.

Petronio extendió los brazos en una muda invitación y preguntó:

–           ¿Qué sucede, carísima?

Aurora inclinó su áurea cabeza y contestó:

–           Artemio ha venido con sus coristas y pregunta si deseas oírle.

–           Que espere. Nos cantarán durante la comida el himno a Apolo. ¡Por Zeus! Cuando te veo frente a mí, me parece tener delante a Venus Afrodita, velada por un cendal etéreo.

–           ¡Oh,  mi amado señor!

–           Ven aquí, Aurora. Estréchame en tus brazos y bésame. ¿Me amas?

–           Tanto como no lo podéis imaginar.

Y oprimiendo con los suyos los labios de Petronio, en un apasionado beso; se estrechó entre sus brazos temblando de felicidad.

enamorados

Después de deleitarse mutuamente, gozándose en su amor por un largo rato…

Petronio dijo:

–           ¿Y si fuera necesario que nos separásemos?

Aurora se alarmó, se estremeció y preguntó:

–           Señor. ¿Qué dices?

–           Nada temas. Te hago esta pregunta, porque es posible que deba emprender un largo, muy largo viaje…

–           Llévame contigo a donde sea. No me importa. Yo no puedo vivir sin ti. Así fuese hasta la misma muerte, ¡Por favor te lo suplico, señor! ¡No me separes nunca de ti! ¡Qué me importa nada en la vida si no te tengo!…

La siempre tímida Aurora ha dicho todo esto con un tono tan apasionado…

Que Petronio, asombrado y conmovido, cambia rápidamente de tema y dice:

–           Dime ¿Hay asfódelos en los prados del jardín?

–           Los cipreses y el pasto, se pusieron amarillos por el fuego. Los mirtos se han deshojado y todo el jardín parece como si hubiera muerto.

–           Roma entera está así. Y pronto se convertirá en un cementerio… ¿Sabes que Nerón ha promulgado un Edicto contra los cristianos y ya comenzó la Persecución?

–           ¿Por qué castigar a los cristianos, señor? Son buenos y pacíficos.

–           Por esa misma razón. Quieren exterminarlos…

ENAMORADOS

–           Vámonos al mar. Tus hermosos ojos no gustan del espectáculo de la sangre.

–           Así es. Pero mientras es necesario reconfortarme. Ven conmigo. Me daré un baño con agua de rosas y me ungirás. Y luego, después de… (Hace un gesto pícaro y tierno.)¡Nos tomaremos un refrigerio porque tendremos mucha sed!…

¡Por Venus! ¡Nunca me has parecido más hermosa! Voy a ordenar que hagan para ti, un baño en forma de concha. Tú en ella te verás como una preciosísima perla. ¡Ven diosa mía de cabellos de oro!…

Dos horas después ambos amantes, coronados de rosas y con los ojos nublados por el placer, descansan en el triclinium, gozando de deliciosas viandas y exquisitos licores, servidos en la más preciosa vajilla que el arte puede ofrecer.

Escuchan el himno a Apolo  cantado al son de las arpas y los coros de Artemio.

Ellos son felices, disfrutando del amor, de la vida y sus deleites.

Pero antes de que termine el himno, Héctor el mayordomo, entró en el triclinium.

Su voz está temblorosa por la alarma al anunciar:

–           Amo, un centurión con un destacamento de pretorianos, está esperando en la puerta y por orden del César desea verte.

0mayordomo

Al punto se suspendieron el canto y los sones de los laúdes. Y el temor se apoderó de todos los presentes, porque el César para sus comunicaciones con personas amigas, no acostumbra servirse de los pretorianos. Y la presencia de ellos no augura nada bueno.

Petronio es el único que no demuestra ninguna emoción…

Pero con el tono desdeñoso de un hombre al que fastidian visitas inoportunas, dijo:

–           Bien podrían dejarme comer en paz. Tráelo aquí.

Héctor desapareció detrás de la cortina y un momento después se oyeron los pesados pasos militares.

Y se presentó Marcelo, centurión a quién Petronio conoce.

El militar lo saludó:

–           Salve, noble señor. Te traigo una carta del César.

Petronio extendió su blanca mano, la tomó y la leyó.

Luego la pasó a Aurora con ademán tranquilo diciendo:

–           Esta noche se propone dar lectura a un nuevo libro de su troyada  y me invita a que lo escuche.

cornelius-the-centurion

El centurión dice:

–           Solo he recibido la orden de entregarte la carta.

Petronio sonríe y confirma:

–           Sí. No hay respuesta. Pero Marcelo, bien puedes descansar un momento en nuestra compañía y escanciar una copa de vino.

–           Gracias te doy, noble señor. Una copa de vino beberé gustoso a tu salud. Pero descansar no me es posible, porque estoy de servicio.

–           ¿Por qué te dieron la carta a ti y no me la enviaron con un esclavo?

–           No lo sé, señor. Tal vez porque yo debía venir en esta dirección en desempeño de otro encargo.

–           Lo imagino… Contra los cristianos. ¿No es así?

–           Así es, señor.

–           ¿Desde cuándo empezó la Persecución?

–           Antes del mediodía fueron enviados algunos destacamentos al Transtíber.

Y dicho esto, el centurión bebió un poco de vino en honor de Marte, luego bebió el resto hasta vaciar la copa…

Y dijo:

–           Que los dioses te concedan cuanto deseas, señor.

–           Llévate la copa en recuerdo mío. –dijo Petronio.

henry-thomas-schaefer-the-banquet

Luego hizo un ademán a Artemio para que siguiera la música.

El soldado hizo un saludo militar y se retiró admirando el precioso obsequio.

Se vuelven a escuchar los acordes de las arpas y Petronio piensa:

–           Barba de Bronce empieza a jugar conmigo y con Marco Aurelio. ¡Adivino su plan! Ha querido aterrorizarme enviándome su carta por medio de un centurión. Le preguntarán a éste luego, como la recibí ¡No! ¡No! ¡No te divertirás gran cosa, cruel y perverso poeta! ¡Sé que no olvidarás la injuria!

Sé que mi destrucción se aproxima. Pero si crees que voy a mirarte con ojos temerosos y suplicantes, ¡Te equivocas! Si piensas que vas a leer el terror en mi semblante, ¡Buen chasco te vas a llevar!

La voz de Aurora interrumpe su monólogo interior, al preguntarle con preocupación:

–           El César te ha invitado, señor. ¿Irás?

–           Mi salud está muy buena y hasta puedo escuchar sus versos. Con mayor razón debo ir, puesto que Marco Aurelio no puede.

Y efectivamente, terminada la comida y el paseo habitual, se arregló. Una hora después, hermoso como un dios, se hizo conducir al Palatino.

Ya es tarde. La noche está tranquila y tibia. La luna brilla en su esplendorosa claridad.

En las calles y entre las ruinas, pululan numerosos grupos de personas, ebrios por el vino y cubiertos de guirnaldas. Llevando en sus manos ramos de mirto y laurel, tomados de los jardines del César.

La abundancia de trigo y la proximidad de los grandes juegos, regocija los corazones de todos. Gritos, danzas y alegría, exteriorizados a la luz de la luna.

Los esclavos se ven en la necesidad de gritar:

–           Abran paso a la litera del noble Petronio.

Y entonces los grupos se apartan, aclamando a su vez y aplaudiendo al favorito popular.

Mientras tanto Petronio va dentro de su litera pensando en Marco Aurelio y extrañado por no haber tenido noticias de él.

Petronio es epicúreo y egoísta, pero desde su viaje a Anzio  y su contacto con los cristianos; así como sus breves conversaciones con el obispo Acacio, sin que él mismo se diera cuenta, ha ocurrido en él un cambio fundamental.

Ahora se preocupa por otras personas.

Marco Aurelio es su sobrino preferido, porque desde su niñez amó mucho a su hermano, el padre del joven tribuno.

Se ha involucrado tanto en su vida y en sus asuntos, que ahora lo ve como si fuera su propio hijo y su interés es parte de una gran tragedia. Espera con todo su corazón que Marco Aurelio se haya adelantado a los pretorianos y alcanzaran a huir.

Hubiese deseado tener toda la certidumbre de esto, para saber qué contestar a las preguntas que puedan presentarse y para las cuales le hubiese gustado estar preparado.

Llegó por fin al Palatino y se bajó de la litera.

Cuando llegó al atrium, éste estaba lleno de augustanos.

Los amigos de la víspera se sorprendieron al verlo y comprendieron que también él había recibido invitación.

0senado2

Se hicieron a un lado y Petronio pasó por en medio de ellos, hermoso, despreocupado y sonriente. Tan lleno de confianza y seguridad en sí mismo como si en sus manos estuviese el distribuir favores a su alrededor.

Algunos al verlo así, se sintieron alarmados en su interior, temiendo haberle manifestado indiferencia demasiado pronto.

El César fingió no verlo y no contestó su saludo aparentando estar muy concentrado en una conversación…

Pero Tigelino se le acercó y dijo:

–           Buenas noches, Arbiter Elegantiarum. ¿Todavía persistes en afirmar que no fueron los cristianos quienes incendiaron Roma?

Petronio se encogió de hombros y golpeando ligeramente con su bastoncillo a Tigelino en la espalda, recordándole su condición de liberto, le dijo:

–           Tú sabes tan bien como yo, qué pensar sobre ese punto.

Tigelino entrecerró los ojos y dijo:

–           Y no me atrevo a competir contigo en sabiduría.

–           Haces muy bien. Porque si de tal competencia fueras capaz, cuando el César nos lea de nuevo su libro en la Troyada, tal vez puedas rebuznar una opinión que no sea como tú, necia y obtusa.

Tigelino se mordió los labios…

tigelino-y-popea

Ciertamente no le había gustado para nada la idea del César, de leer aquella noche un nuevo poema de su libro, porque eso le obliga a entrar en un terreno donde le es imposible rivalizar con Petronio.

Y durante la lectura, Nerón acostumbrado por el hábito, volvió constantemente sus ojos hacia Petronio; para observar la impresión que le causan los versos que va leyendo, buscando inconscientemente su aprobación.

Petronio escucha, alza las cejas, asiente en ocasiones y en otras concentra su atención, como para asegurarse de no perder ni una sílaba. Luego alaba, critica, propone correcciones o insinúa que se dé mayor énfasis a algunos versos.

El mismo Nerón comprende que las exageradas adulaciones de los demás, no significan para ellos más que la conservación de sus propias personas y que solo Petronio es lo bastante auténtico para ocuparse de la poesía, por la poesía misma.

Que solamente él le comprende y que si la elogia, es porque sus versos merecen ser elogiados.

Y sin darse cuenta, gradualmente se ve enfrascado en una discusión con él. Discusión que por momentos reviste carácter de disputa.

Y cuando Petronio le manifestó sus dudas, acerca de la propiedad de cierta expresión,

el César dijo:

–           Ya verás en el último libro, porqué la he usado.

Petronio pensó:

–           ‘¡Ah! Esto significa que viviremos hasta que termine el último libro.’

Y más de alguno de los presentes al escuchar aquella observación, se dijo en su interior:

–           ¡Ay de mí si Petronio llega a disponer del tiempo suficiente! Es capaz de recuperar el favor del César y derribar aún al mismo Tigelino.

Y empezaron a acercársele nuevamente…

Pero el fin de la velada fue menos afortunado para el escritor.

Porque el César en el momento en que Petronio se despidió, le preguntó de súbito guiñando los ojos y con expresión a la vez festiva y maliciosa en su semblante:

–           ¿Por qué no te acompañó Marco Aurelio?

Si Petronio hubiera estado seguro de que Marco Aurelio y Alexandra estaban a salvo y lejos de la ciudad, él hubiera respondido: ‘De acuerdo al permiso que le otorgaste, se ha casado y se ha ido de viaje’

Pero notando la extraña sonrisa de Nerón, contestó:

–           Tu invitación divinidad, no le encontró en casa.

Nerón dijo con una velada ironía:

–           Di a Marco Aurelio que me será grato verle. Y agrégale de mi parte que no falte a los juegos en que aparecerán los cristianos.

Estas palabras alarmaron a Petronio y más el tono con el que fueron dichas…

Pero haciendo uso de su ejercitado autodominio, inclinó la cabeza y dijo:

–           Se lo diré. Y allí estaremos los dos.

barrio-romanos

Así pues, cuando llegó a su litera, ordenó que lo llevasen a su casa con la mayor rapidez posible.

Extrañamente, en las calles parece haber más gente que cuando fue al Palatino.

Las turbas están ahora presas de una gran excitación y se oyen a la distancia unos gritos que de momento Petronio no comprende, pero que van creciendo y generalizándose hasta convertirse en un solo alarido salvaje.

Y lo deja helado y paralizado al oírlo cercano y repetitivo:

–           ¡¡¡Los cristianos a los leones!!!

Las ricas literas de los cortesanos van circulando entre la rugiente plebe.

Sin poder evitarlo, Petronio exclama con enojo y desprecio:

–           ¡Vil manada de fieras! ¡Asco de sociedad! ¡Pueblo digno de tu César! Roma gobierna al mundo y al mismo tiempo es la lepra del mundo…

Petronio comprende que solamente los cristianos traen consigo bases nuevas y prodigiosas para la vida.

desfile triunfal romano

Pero… piensa con tristeza que con el exterminio del Edicto de Nerón, pronto no quedará ni rastro de los confesores de Cristo y ¿Qué sucederá entonces?

La llegada a su casa interrumpió sus cavilaciones y la puerta fue abierta al punto por el vigilante guardián.

Petronio le preguntó:

–           ¿Ya regresó el noble Marco Aurelio?

Dionisio le contestó:

–           Sí amo. Hace unos momentos.

Petronio pensó:

–           Entonces no la salvó. – y corrió hacia el atrium.

Marco Aurelio está sentado en un escabel.

Tiene la cabeza entre las manos, inclinada hasta las rodillas. Pero al escuchar el ruido de pasos, alzó su rostro demudado en el cual sus ojos muestran un brillo febril.

Petronio preguntó:

–           ¿Llegaste tarde?

pretorianos0

Marco Aurelio contestó desolado:

–           Sí. Antes del mediodía la capturaron.

Hubo un largo silencio…

Luego, el augustano le volvió apreguntar:

–           ¿La has visto?

–           Sí.

–           ¿En dónde está?

–           En la cárcel Mamertina.

Petronio se estremeció y miró interrogante a Marco Aurelio…

Éste comprendió y dijo:

–           No. No la han arrojado al Tullianum (calabozo que hizo construir Servio Tulio y que está en el sótano, con solo una pequeña abertura hacia el techo), ni tampoco  a la prisión del centro.

He pagado al guardia para que le dé su propio aposento. Bernabé está en el umbral de la puerta, con la orden de custodiarla.

–           ¿Y por qué Bernabé no la defendió?

–           La arrestaron con cincuenta pretorianos y además, Lino se lo prohibió.

–           ¿Qué vas a hacer?

–           Salvarla o morir con ella. Yo también soy cristiano.

Marco Aurelio habla con calma, pero hay en su voz un dolor lacerante y Petronio siente en el pecho un estremecimiento de compasión.

–           Comprendo. Pero ¿Cómo esperas salvarla?

–           He pagado gruesas sumas a los guardias. Primero para que la defiendan de cualquier ultraje y también para que no impidan su fuga.

–           ¿Y cuándo se va a verificar ésta?

–           Me dijeron que no me la pueden entregar inmediatamente, por miedo a la responsabilidad. Pero cuando la cárcel se encuentre llena y se vuelva confusa la cuenta de los presos, la entregarán.

–               ¡Pero ése es un recurso desesperado!

–             ¡Sálvala tú y sálvame!… Tú eres amigo del César. Él mismo me la dio… ¡Ve a su casa y sálvanos!

Petronio en lugar de contestar, llama a un esclavo y ordena que traigan dos mantos oscuros y dos espadas.

petronio2

Y volviéndose a Marco Aurelio, le dice:

–           En el camino te contaré… Ahora ponte ese manto y toma una espada. Vamos a la cárcel. Allí pagaremos a los guardias lo que sea necesario para que nos entreguen a Alexandra inmediatamente. Después será demasiado tarde…

El joven se sorprendió. Pero solo dijo:

–           Vamos.

Cuando estuvieron en la calle, Petronio dijo:

–                      Ahora escúchame. No he querido perder tiempo explicándote antes. Estoy en desgracia desde hoy. Mi propia vida pende de un cabello, por eso no puedo intentar nada con  el César pues en todo lo que intente, Nerón hará exactamente lo contrario de lo que yo le pida… Por eso te aconsejé que huyeras con Alexandra.

Además al escapar tú, la cólera del César caerá sobre mi cabeza. En la actualidad estaría más dispuesto contigo y en tu favor, que en el mío. Así que no cuentes con eso en absoluto. ¡Sácala de la prisión y huye con ella, más allá de los confines del imperio si es preciso! No queda ningún otro recurso…

Si en esto no tienes éxito, ya pensaremos en otra cosa. Mientras tanto debes saber que Alexandra está en la cárcel NO tan solo porque cree en Cristo: la cólera de Popea te persigue a ella y a ti. Ofendiste a la Augusta al rechazar sus requerimientos ¿Recuerdas?…

Popea sabe que la despreciaste por Alexandra a quién aborreció desde la primera vez que la vio. Y aún más, ya había intentado perderla, cuando la acusó de que por maleficios suyos murió la Infanta. Es la mano de Popea la que está detrás de todo esto…

Y si no, ¿Cómo explicas que haya sido precisamente Alexandra la primera víctima de la Persecución actual? Fueron a arrestarla con media centuria y antes de generalizar las órdenes contra todos los demás cristianos.

¿Quién ha podido señalarla y ubicarla tan rápido? Lo más seguro es que la han espiado desde hace tiempo… Sé que estoy torturándote y destruyendo tu esperanza.

Pero te digo esto deliberadamente por si no logras rescatarla, antes de que lleguen a sospechar que éste será tu intento… Porque de ser así, ¡Ambos están irremediablemente perdidos!…

Marco Aurelio murmuró:

–           Sí. Comprendo…

Ya es de madrugada y las calles están desiertas.

Pero son interrumpidos por un gladiador borracho que se acerca tambaleante a Petronio.

Le pone su mano en el hombro y le lanza al rostro su aliento alcohólico, al gritarle con voz ronca:

–           ¡A los leones con los cristianos!

Petronio lo miró y dijo con voz pausada:

–           Mirmidón. Escucha un buen consejo: sigue tu camino.

mirmidon

El hombre tomó entonces a Petronio del brazo, con la otra mano y dijo:

–           Si no quieres que te rompa el pescuezo, grita conmigo: ¡Los cristianos a los leones!

Pero estos ya eran demasiados gritos para los nervios de Petronio. Desde que salió del Palatino, le han perseguido como una pesadilla y le taladran los oídos.

Así pues cuando vio levantado sobre él, el puño del gladiador, se le agotó la paciencia y dijo:

–           Amigo, hueles mucho a vino y me estás estorbando el paso.

Y al decir esto introdujo en el pecho del imprudente, hasta la empuñadura; la espada corta con la que se armara al salir de casa.

El hombre se desplomó sobre sí mismo con un quejido ronco…

Mientras, Petronio enfunda su espada y continúa como si nada hubiese ocurrido:

–           Hoy el César me dijo: ‘Di a Marco Aurelio de mi parte, que no falte a los juegos en los que van a participar los cristianos’ ¿Entiendes lo que significa esto?…

Quieren hacer de tu dolor un espectáculo. Es algo que ya decidieron.

Y ese tal vez es el motivo por el cual NO estamos tú y yo en prisión. ¡Si no podemos liberarla ahora, ya no sé qué decirte! Pudiera ser que Actea quiera ayudarnos… Pero contra Popea, esto no servirá de gran cosa.

Estamos cara a cara frente al César, ¿Te das cuenta?…

neron2

De esta manera continúan conversando…

Desde las Carenas hasta el fórum, no hay mucha distancia, así que llegan pronto.

Ya es casi el alba y las murallas del castillo empiezan a emerger de entre las sombras.

De repente, al torcer hacia la cárcel Mamertina, Petronio  se detiene en seco y exclama:

–           ¡Pretorianos! ¡Es demasiado tarde!

Y la cárcel está rodeada por una doble fila de soldados.

pretorianos

Los primeros destellos de la mañana refulgen en sus yelmos y en la punta de sus jabalinas.

Marco Aurelio palidece y dice:

–           Sigamos.

Y llegan hasta la línea. Dotado de una memoria extraordinaria, Petronio reconoce al jefe de una cohorte de pretorianos y le hace señas para que se acerque.

El hombre lo saluda militarmente y Petronio le pregunta:

–           ¿Qué es esto Silvano? ¿Habéis recibido órdenes de vigilar la prisión?

–           Sí, noble Petronio. El prefecto teme que se hagan tentativas para salvar a los incendiarios.

Marco Aurelio preguntó:

–           ¿También tenéis orden para no permitir la entrada?

–           No, señor. Los presos pueden ser visitados por sus conocidos. Porque de esa forma lograremos capturar a un mayor número de cristianos.

–           Entonces déjame entrar.-y estrechando la mano a Petronio, agregó- Ve a ver a Actea. Iré pronto a conocer su respuesta.

Petronio contestó:

–           Sí. En la casa, te esperaré.

Marco Aurelio corrió hacia el interior.

Y en ese momento, debajo de la tierra y a través del aire que rodea las imponentes murallas, se escuchó un cántico.

musica

El himno, confuso y velado al principio, fue oyéndose cada vez más fuerte y melodioso.

Voces de hombres mujeres y niños, se confunden en un coro armonioso y magistral.

Toda la prisión parece vibrar ante a los ecos de aquel cántico…

Pero no son voces de pesar, ni de desesperación, por el contrario, palpita en ellas una alegría triunfal.

legionarios

Los soldados se miran atónitos.

Petronio escucha asombrado aquellas estrofas y su oído experto capta una esencia extraordinaria y desconocida a la que parece hacerle un marco perfecto, la maravillosa aurora que deja ver en el firmamento los primeros resplandores matinales oro, rosa y flama que matizan el horizonte, al despuntar el sol.

El patricio se quedó inmóvil al escuchar estos versos:

¡Aleluya!

Amo al señor porque escucha. Mi voz suplicante

himno

Y el clamor de mi Plegaria.

Porque inclinó su oído hacia mí, el día que lo invoco.

Lo invocaré mientras viva.

Cuando me aferraban los lazos de la Muerte

Las redes del sepulcro me envolvieron

Cuando caí en la angustia y la tristeza:

Invoqué el Nombre del Señor:

¡Oh, Jesús salva mi alma!

Tierno y Justo es el Señor

Lleno de compasión nuestro Dios.

aurora boreal

Jesús protege a los sencillos.

Yo estaba postrado y me salvó

Alma mía, recobra la calma

Pues el Señor ha sido bueno contigo.

Ha librado mi alma de la muerte

Mis ojos de las lágrimas

Y mis pies de tropezar.

Caminaré en la Presencia del señor

En la tierra que habitan los vivientes.

He tenido Fe, aun cuando dije

¡Qué desdichado soy!

He dicho en mi congoja:

‘Es vano confiar en el hombre’

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?

Alzaré la copa de la salvación

Invocando el Nombre del Señor:

¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!

Santo y Bendito es el Nombre de Jesús.

Cumpliré mis votos al Señor en presencia de todo su Pueblo.

Es muy penoso para el Señor, ver la muerte de sus fieles.

Yo Señor soy tu siervo

En verdad tu siervo, hijo de tu esclava:

Jesús, Tú rompiste mis cadenas.

musica

Me ofreceré en sacrificio de acción de gracias

E invocaré el Santísimo Nombre de Jesús.

Sí. Cumpliré mis votos al Señor

Y en presencia de todos su Pueblo

En los atrios de la Casa del Señor

En medio de ti, Jerusalén.

¡Aleluya!

Alaben al señor todas las Naciones

Y festéjenlo todos los pueblos

Porque grande es su Amor hacia nosotros

Su fidelidad permanece para siempre.

En Jesús puse toda mi esperanza

Él se inclinó hacia mí

Y escuchó mi clamor,  Jesús

Escuchó mi clamor.

Me sacó de la fosa fatal

Del fango cenagoso

Asentó mis pies sobre la roca

Mis pasos consolidó

Puso en mi boca un canto nuevo

musica1

Una alabanza a nuestro Dios

Muchos verán y en Él creerán…

Y en Jesús confiarán.

El canto suave al principio ha ido in crescendo hasta ser una explosión de júbilo triunfante.

Luego vuelve a ser suave y muy dulce, para volver a resonar con un triunfo total. Es un himno de gloria absoluto.

Petronio empieza a caminar muy pensativo. Recordando cada verso y su entonación perfecta.

Lo más  increíble es que ¡Los cantores están en la prisión, a la espera del martirio!

Esto es demasiado para todo lo que le ha sucedido en los últimos días…

Y el refinado y elegante patricio camina con paso decidido hacia el Palatino, pero nada en su rostro revela el impacto que acaba de recibir…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

F53 SEGUNDO MANDAMIENTO I


CABECERA MOISES Y LOS DIEZ MANDAMIENTOSEn la finca campestre de Lázaro de Bethania, donde se ha improvisado la cátedra donde Jesús imparte las enseñanzas de su Doctrina… Hay un gran desconcierto entre los discípulos. Su agitación es tanta, que parecen un enjambre alborotado.

Hablan, miran fuera nerviosamente hacia todas partes… Jesús no está. Finalmente toman una decisión respecto a lo que los tiene agitados.

Pedro ordena a Juan:

–      Ve a buscar al Maestro. Está en el bosque, junto al río. Dile que venga enseguida. O que diga lo que debe hacerse.

Juan obedece y sale corriendo como una gacela.

Judas Iscariote dice:

–           No entiendo por qué tanta convulsión y malos modos. Yo habría ido y le habría acogido con todos los honores… Porque es un honor, el suyo para nosotros ¡Claro! Por tanto…

mannaem

Pedro lo interrumpe con autoridad:

–           Yo no sé nada. Será distinto de su hermano de leche… Pero… A quien convive con las hienas se le pega el olor y el instinto. Por lo demás, tú querrías que se marchara esa mujer (se refiere a la mujer velada que asiste puntualmente a todas la prédicas de Jesús) y… ¡Cuidado con lo que haces! El Maestro no quiere y yo debo tutelarla. Si la tocas… yo no soy el Maestro… Te lo digo para tu conocimiento.

Judas replica con ironía:

–           ¡Cálmate hombre! ¿Pero quién es?… ¿Acaso la bella Herodías?

–           ¡No te hagas el gracioso!

–           Si me hago el gracioso es por ti. Has creado en torno a ella una guardia real, como si se tratara de una reina…

Pedro respira profundo y contesta con seriedad:

–           El Maestro me ha dicho: “Mira porque no se la disturbe, y respétala”. Yo lo hago.

Tomás interviene y pregunta curioso:

–           Pero, ¿Quién es? ¿Lo sabes?

–           Yo no.

Varios insisten:

–           Vamos, dilo…

–           Tú lo sabes…

Pedro se defiende:

–      Os juro que no sé nada. El Maestro sí que lo sabe, claro. Pero yo no.

apostoles

Santiago comenta pensativo:

–      Deberá ser Juan quien se lo pregunte. A él le dice todo.

Judas responde belicoso:

–           ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial Juan? ¿Es un dios, tu hermano?

Simón dice apaciguador:

–           No, Judas; es el mejor de nosotros.

Santiago de Alfeo agrega:

–           Podéis ahorraros el trabajo. Ayer la vio mi hermano, mientras volvía del río con los peces que le había dado Andrés… Y se lo preguntó a Jesús. Él respondió: “No tiene rostro. Es un espíritu que busca a Dios. Para mí no es más que esto y así quiero que sea para todos”. Y dijo ese “quiero” de tal manera… Que os aconsejo que no insistáis.

Judas de Keriot contesta decidido:

–           Voy a ir con ella y lo averiguaré…

Pedro se pone rojo como un gallo de pelea y lo reta:

–           Veamos si eres capaz.

–          ¿Me espías para luego delatarme ante Jesús?

–           Dejo ese oficio a los del Templo. Nosotros los del lago, nos ganamos el pan trabajando, no delatando. No temas nunca una denuncia de Simón de Jonás. Pero no me provoques, ni te permitas desobedecer al Maestro, porque estoy yo…

4JUDAS DE KERIOT

Judas mira a Pedro como evaluándolo y decide una retirada airosa:

–           ¿Y tú quién eres? Un pobre hombre como yo.

El impulsivo Pedro lo enfrenta:

–         Sí señor. Es más, más pobre, más ignorante, menos cultivado que tú. Lo sé. Y no me amargo por ello. Me amargaría si fuera como tú en el corazón. Pero el Maestro me ha dado este encargo y yo lo hago…

Judas replica dolido y altanero:

–           ¿Como yo en el corazón? ¿Y qué es lo que hay en mi corazón que te dé asco? Habla, acusa, ofende…

Simón Zelote interviene:

–          ¡Es suficiente! No ..

Bartolomé agrega para terminar con la tormenta que se vislumbra:

–         Pero bueno, ya está bien, Judas. Respeta las canas de Pedro.

Judas responde mortificado:

–           Respeto a todos, pero quiero saber qué es lo que hay en mí…

Pero Pedro no se ha apaciguado y dice enojado:

–           Pues te voy a dar gusto inmediatamente… Dejadme hablar… Hay soberbia, tanta como para llenar esta cocina, hay falsedad y hay lujuria.

Judas responde dispuesto a todo:

–     ¿A mí me llamas falso?

Todos se interponen y Judas se ve obligado a callarse.

Saint_Simon_(Palermo,_Martorana,_12th_c_)

Simón, pacíficamente le dice a Pedro:

–           Perdona, amigo, si te digo una cosa. Él tiene defectos. Pero tú también tienes algunos. Y uno de ellos es el no compadecer a los jóvenes. ¿Por qué no tienes en cuenta la edad, el origen… y tantas otras cosas? Mira, tú obras por amor a Jesús. Pero, ¿No te das cuenta de que estas disputas lo cansan? A él no se lo digo (y señala a Judas), pero a ti, maduro y muy honesto, sí te pido esto. Jesús… -después de un gran suspiro continúa- Él sufre muchas penas a causa de los enemigos. ¡Y añadirle nosotros otras!… Tiene mucha guerra a su alrededor. ¿Por qué creársela también en su propio nido?

Judas Tadeo confirma:

–        Es verdad. Jesús está muy triste… y ha adelgazado. Por la noche lo oigo dar vueltas y vueltas en su lecho y suspirar. Hace algunas noches me levanté y lo vi en oración llorando. Le dije: “¿Qué te sucede?”. Y Él me abrazó y me dijo: “Ámame. ¡Qué duro es ser el `¡Redentor’!”

La discusión ha dado un giro completo. Todos están preocupados…

Y Felipe añade:

–       Yo también lo encontré con signos de haber llorado, en el bosque junto al río. No le dije nada, pero lo miré interrogante. Y Él me respondió: “¿Sabes lo que hace que el Cielo y la Tierra sean distintos, después de la diversidad de la no presencia visible de Dios? Es la falta de amor entre los hombres. Me estrangula como un dogal. He venido aquí a esparcir unos granos para los pájaros y así, ser amado por seres que se aman”.

Judas Iscariote reacciona de un modo exagerado… Se arroja al suelo y llora como un chiquillo. Y justo en ese momento entra Jesús con Juan.

Jesús pregunta:

–          ¿Pero qué está sucediendo? ¿Y este llanto?…

Pedro contesta con franqueza:

–           Culpa mía, Maestro. He cometido un error. He reprendido a Judas demasiado duramente.

Judas interviene y dice entrecortado:

–           No… yo… yo… el culpable soy yo. Yo soy… Yo te doy dolor… yo no soy bueno… yo molesto, creo malhumor, desobedezco, soy… Tiene razón Pedro. ¡Ayudadme pues, a ser bueno! Porque aquí yo tengo una cosa, aquí en el corazón, que me hace hacer cosas que no querría. No puedo evitarlo… y te doy dolor a ti. A ti Maestro, a quien querría dar sólo alegría… ¡Créelo! No es falsedad…

jesus-y-los-santos-apostoles-pedro-santiago-y-juan

Jesús responde con un amor muy grande:

–           Pues claro, Judas. No lo dudo. Tú has venido a mí con plena sinceridad de corazón, con ímpetu genuino. Pero eres joven… Nadie, ni siquiera tú mismo, te conoces como Yo te conozco. ¡Animo! Levántate y ven aquí. Luego hablaremos nosotros dos solos. Hablemos entretanto del asunto por el que me habéis llamado. Ha venido Mannahém… Bien, ¿Dónde está el mal? ¿Acaso no puede un pariente de Herodes tener sed del Dios verdadero? ¿Teméis por mí? No, hombre, no. Tened fe en Mi palabra. Ese hombre no viene sino con un fin honesto.

Los discípulos cuestionan:

–           ¿Y entonces, por qué no se ha dado a conocer?

Jesús declara:

–           Precisamente porque viene como “alma” y no como hermano de leche de Herodes. Se ha recubierto de silencio porque piensa que ante la palabra de Dios nada significa la parentela con un rey… Y nosotros vamos a respetar su silencio.

–           ¿Y si lo enviara él?…

–           ¿Quién? ¿Herodes? No. No temáis.

–           ¿Entonces quién lo envía? ¿Cómo ha sabido de ti?

1juan_bautista_martirio1–           Pues, por el mismo Juan, mi primo. ¿Creéis que no me habrá predicado en la cárcel? O por Cusa… O por la voz de la gente… O por el mismo odio de los fariseos… Hasta las frondas y el aire hablan ya de Mí. La piedra ha sido lanzada a la inmóvil agua, el mazo ha percutido el bronce: las ondas se difunden cada vez mayores, portando a la lejanía la revelación… Y el sonido lo entrega confiado a los espacios… La Tierra ha aprendido a decir: “Jesús” y nunca más se callará. Id a recibirlo… Y sed amables con él, como con cualquiera. Vayan. Yo me quedo con Judas.

Los discípulos se marchan.

Jesús mira a Judas, aún lacrimoso. Y pregunta:

–           ¿Entonces? ¿No tienes nada que decirme? Yo sé de ti todo, pero quiero saberlo por ti. ¿Por qué este llanto? Y sobre todo, ¿Por qué este desequilibrio que te tiene siempre tan descontento?

Judas lo mira con angustia y contesta:

–           ¡Oh! sí, Maestro. Tú lo has dicho. Soy celoso por naturaleza. Ciertamente lo sabes. Sufro viendo que… viendo muchas cosas. Esto me hace estar inquieto y… Me hace injusto. Y me vuelvo malo, aunque no querría. No…

–           ¡No llores otra vez, hombre! ¿De qué estás celoso? Habitúate a hablar con tu verdadera alma. Tú hablas mucho, hasta demasiado… pero, ¿Con qué?: con el instinto y con la mente. Sigues todo un fatigoso y continuo rodeo para decir lo que quieres decir: hablo de ti, de tu ‘yo’. Porque para lo que tienes que decir de los demás y a los demás, no te pones rienda, ni límite. Como tampoco pones rienda ni límite a tu carne, que es tu corcel enloquecido.

carrera-auriga

Pareces un auriga al que el intendente de las carreras le hubiera dado dos caballos locos. Uno es el sentido, el otro… ¿Quieres oír cuál es el otro? ¿Sí? Es el error que no quieres domar. Tú, auriga capaz pero imprudente. Te fías de tu capacidad y crees que es suficiente. Quieres llegar el primero… Y no pierdes tiempo en cambiar al menos un caballo. Antes bien, los instigas y golpeas con el látigo. Quieres ser “el vencedor”.

Quieres el aplauso… ¿No sabes que toda victoria resulta segura cuando se conquista con constante, paciente y prudente esfuerzo? Habla con tu alma… De ahí es de donde deseo que provenga tu confesión. ¿O es que tengo que ser Yo quien te diga lo que tienes dentro?

Jesús calla y lo mira interrogante…

Una sombra cruza fugaz por los hermosos ojos de Judas y luego quedan vacíos de toda expresión…Judas suspira inclinando la cabeza y luego vuelve a levantarla. Ha tornado a ser el mismo sacerdote fariseo lleno de soberbia y vanidad del Templo y por un minuto demasiado largo elude la mirada de los ojos de zafiro, que se nublan con un velo de derrota…

Finalmente con voz lastimera Judas dice:

–        Veo que tampoco Tú eres justo, ni firme. Y sufro por ello.

Jesús pregunta con mansedumbre:

–           ¿Por qué me acusas? ¿En qué ves que he faltado?

–           Cuando yo quería llevarte donde mis amigos, Tú no quisiste diciendo: “Prefiero estar entre los humildes”. Posteriormente, Simón y Lázaro te dijeron que convenía ponerse bajo la protección de una persona poderosa y Tú aceptaste. Tú das preferencia a Pedro, a Simón, a Juan… Tú…

–           ¿Qué más?

–           Nada más, Jesús.

–           ¡Nubes!… Vacuidades en la espuma de la ola. Me das pena, porque eres un pobre miserable que pudiendo estar alegre, te torturas. ¿Acaso puedes decir que es lujoso este lugar? ¿Que no hubo una poderosa razón que me movió a aceptarlo? Si Sión fuera menos malvada y cruel  para con sus profetas…  ¿Estaría aquí, escondido como quien teme a la justicia humana y se refugia en un lugar que goza de inmunidad?

–           No.

Jesus Sends Out the Disciples Matthew 10:1-10

–           ¿Entonces? ¿Puedes acaso decir que no te haya encomendado misiones como a los demás? ¿O que haya sido cortante contigo incluso cuando has cometido una falta? Tú no has sido sincero… ¡Las viñas!… ¡Oh, las viñas! ¿Qué nombre tenían esos viñedos? Tú no has mostrado interés hacia quien sufría, hacia quien se estaba redimiendo. Ni siquiera has sido respetuoso conmigo. Y los demás lo han visto… Y con todo, una sola Voz se ha alzado defensora siempre: la mía. Los otros tendrían derecho a sentirse celosos, porque si ha habido uno que ha gozado de mi protección, ése has sido tú.

Judas, humillado y conmovido, vuelve a llorar.

Jesús concluye:

–           Me voy. Es la hora, ahora soy de todos. Tú quédate… Y MEDITA.

–           Perdóname, Maestro. No puedo sentirme en paz sin tu perdón. No estés triste por causa mía. Soy un joven malo… Amo y hago padecer… Con mi madre… contigo… con mi mujer, si mañana tuviera una esposa… ¡Mejor sería que yo muriera!…

–           Mejor sería que te convirtieras. No obstante, quedas perdonado. Adiós.

el buen pastor

Jesús sale y entorna la puerta.

Afuera está Pedro y le dice:

–           Ven, Maestro. Ya es tarde y hay mucha gente. Empezará a atardecer dentro de poco y ni siquiera has comido… Ese muchacho es la causa de todo.

–           Ese “muchacho” tiene necesidad de todos vosotros para dejar de ser la causa de estas cosas. No lo olvides, Pedro. Si fuera tu hijo, ¿Serias indulgente con él?…

–           ¡Bueno!… Sí y no. Sería indulgente… pero… También le enseñaría alguna que otra cosa, aun siendo ya hombre, como lo haría con un libertino. La verdad es que si fuera mi hijo no sería así…

–           Basta.

–           Sí, basta, Señor mío. Allí está Mannahém. Es aquel del manto de un rojo tan oscuro que es casi negro. Me ha dado esto para los pobres y me ha dicho que si podía quedarse a dormir.

–           ¿Qué has respondido?

–           La verdad: “Tenemos camas sólo para nosotros. Ve al pueblo”

Jesús no dice nada, pero deja plantado a Pedro y se dirige hacia donde está Juan para decirle algo.

jesus-ley

Luego camina hacia su improvisado púlpito y  comienza a hablar:

“La paz esté con todos vosotros y con ella descienda sobre vosotros luz y santidad. Está escrito: “No tomes  en vano mi Nombre”. ¿Cuándo se le toma en vano? ¿Sólo cuando se le blasfema? NO. También cuando uno lo pronuncia sin ser digno de Dios.

2

¿Puede un hijo decir: `Amo y honro a mi padre”, si luego, a todo lo que el padre desea de él opone una acción contraria? No es diciendo: “padre, padre” como se le ama. No es diciendo: Yahvé – Dios, Yahvé Dios”, como se ama al Señor. ‘

En Israel, que tiene tantos ídolos en el secreto de los corazones, existe también un hipócrita alabar a Dios, un alabar que no queda corroborado por las obras de quienes lo hacen. Hay en Israel también una tendencia: la de descubrir muchos pecados en las cosas externas y NO QUERER ENCONTRARLOS DONDE REALMENTE EXISTEN, en las cosas internas.

Tiene también Israel una necia soberbia, un antihumano y antiespiritual hábito: el de estimar Blasfemia el Nombre de nuestro Dios pronunciado por labios paganos, llegando a prohibirles a los gentiles el acercarse al Dios verdadero porque se considera sacrilegio.

YAHVEH nombre_santo

Así ha sido hasta ahora. ¡Cese ya! El Dios de Israel es el mismo Dios que ha creado a TODOS los hombres.

¿Por qué impedir que los seres creados sientan la atracción de su Creador? ¿Creéis que los paganos no sienten algo en el fondo del corazón. Hay una insatisfacción que grita, que se agita, que busca… ¿A quién? A ¿Qué?: al Dios Desconocido.

¿Y pensáis que si un pagano orienta su propio ser hacia el altar del Dios Desconocido, hacia ese altar incorpóreo que es el alma en que siempre hay un recuerdo de su Creador.

hombre cuerpo y alma

El alma que espera ser poseída por la gloria de Dios, como lo fue el Tabernáculo erigido por Moisés según la orden recibida y que llora hasta no quedar poseída…

¿Pensáis acaso que Yahvé Dios rechaza su ofrecimiento como si de una profanación se tratase? ¿Y creéis que es pecado ese acto, suscitado por un honesto deseo del alma que despertada por celestes llamadas, dice “voy” al Dios que le está diciendo “VEN”?

¿Mientras que por el contrario sería santidad el corrompido culto de un Israel que ofrece al Templo, lo que tras haber gozado le sobra y entra a la presencia de Yahvé Dios y nombra al Purísimo con alma y cuerpo, que no son sino toda una gusanera de culpas?

sepulcros blanqueados hipocresia

En verdad os digo que es en ese israelita, que con alma impura pronuncia en vano el Nombre de Dios, donde se da la perfección del sacrilegio.

Es pronunciarlo en vano cuando – y estúpidos no sois – cuando por el estado de vuestra alma, SABÉIS QUE LO PRONUNCIÁIS INÚTILMENTE.

¡Oh, verdaderamente veo el Rostro Indignado de Yahvé Dios, volviéndose hacia otra parte con disgusto, cuando un hipócrita lo llama, cuando lo nombra un impenitente! Y siento terror de ello, Yo que no merezco ese enojo divino.

hipocrita RESPETO HUMANO APARIENCIAS

Leo en más de un corazón este pensamiento: “Pero entonces, aparte de los niños, ninguno podrá invocar a Yahvé Dios, dado que en todas partes en el hombre hay impureza y pecado”. NO. No digáis eso. Son los pecadores quienes deben invocar ese Nombre. Deben invocarlo quienes se sienten estrangulados por Satanás y quieren liberarse del Pecado y del Seductor.

QUIEREN. He aquí lo que transforma el sacrilegio en rito. Querer curarse. Llamar al Poderoso para ser perdonados y para ser curados. Invocarlo:  Yahvé, para poner en fuga al Seductor.

Está escrito en el Génesis que la Serpiente tentó a Eva en el momento en que el Señor NO paseaba por el Edén. Si Dios hubiera estado en el Edén, Satanás no habría podido estar.

yhwh-nombre-santo

SI EVA HUBIERA INVOCADO A Yahvé DIOS, SATANÁS HABRÍA HUIDO. Tened siempre en el corazón este pensamiento. Y llamad con sinceridad al Señor. Ese Nombre es salvación.

Muchos de vosotros quieren bajar a purificarse. Purificaos primero el corazón incesantemente, escribiendo en él con el amor, la palabra ” Yahvé“. No con engañosas oraciones o con prácticas consuetudinarias… Sino con el corazón, con el pensamiento, con los actos, con todo vosotros mismos, pronunciad ese Nombre: Yahvé Dios.

Pronunciadlo para no estar solos, pronunciadlo para ser sostenidos, pronunciadlo para ser perdonados.

LEON yeshua-y-el-cordero

Comprended el significado de la palabra del Dios del Sinaí: “En vano”

Es cuando decir ” Yahvé Dios” no supone una transformación en bien. Y entonces, es pecado. “En vano” no es cuando, como el latido de sangre en el corazón, cada minuto de vuestro día y toda acción vuestra honesta, toda necesidad, tentación, todo dolor os trae a los labios la filial palabra de amor: “¡Ven, Dios mío!”.

Entonces, en verdad no pecáis nombrando el Nombre santo de Dios. Podeis iros.  Marchad. La paz sea con vosotros.”

NOMBRE yahweh_the_name_lord-116134916_std

No hay ningún enfermo. Jesús permanece con los brazos cruzados apoyado contra la pared, bajo el techado en que ya descienden las sombras. Jesús mira a quienes se marchan en los asnos, a quien se apresura a ir al río movido por un impulso de purificación… a quien a través de los campos, se dirige hacia el pueblo.

El hombre vestido de rojo oscurísimo parece inseguro respecto a qué se debe hacer. Jesús lo mira con muchísima atención. Finalmente el hombre toma una decisión y dirige hacia un caballo blanco bellísimo, adornado con una gualdrapa roja que pende bajo la silla muy mullida .

Jesús camina con largas zancadas y llegando junto a él…

Le dice con solicitud:

–       ¡Hombre, espérame! Cae la tarde. ¿Tienes dónde dormir? ¿Vienes de lejos? ¿Estás solo?

El hombre responde dubitativo:

–           Desde muy lejos… e iré… no lo sé… al pueblo, si encuentro… si no… a Jericó… Allí he dejado la escolta. No me fiaba de ella.

–           No. Te ofrezco mi cama. Ya está preparada. ¿Tienes qué comer?

–           No tengo nada. Creía encontrar un pueblo más hospitalario…

–           Nada falta allí.

mannahem

–           Nada. Ni siquiera el odio hacia Herodes. ¿Sabes quién soy?

–           El nombre de quienes me buscan es uno sólo: hermanos en el nombre de Dios. Ven. Partiremos juntos el pan. Puedes resguardar el caballo en ese recinto; lo vigilo Yo, que dormiré allí.

–           No. Jamás. Yo duermo allí. Acepto el pan, pero nada más. No meteré mi cuerpo sucio donde Tú recuestas tu cuerpo santo.

–           ¿Me estimas santo?

–           Sé que eres santo. Juan, Cusa… tus obras… tus palabras… Todo ello resuena en palacio como el rumor de una ola tempestuosa en la concha que lo conserva. Yo bajaba a donde Juan… luego lo perdí. Pero me había dicho: “Uno que es más que yo te recogerá y te elevará”. Sólo podías ser Tú. He venido en cuanto he sabido dónde estabas.

Están ahora solos bajo el techado. Los discípulos, en la cocina, cuchichean y miran de reojo.

Vuelve del río Simón el Zelote, que hoy le tocó Bautizar, con los últimos que recibieron el bautismo.

Jesús, después de bendecirlos, dice a Simón:

–      Este hombre es el peregrino que busca alojamiento en Nombre de Dios, y en el Nombre de Dios lo saludamos como amigo.

bautismo

Simón hace una elegante inclinación, que es el saludo habitual entre los nobles. También lo hace el hombre. Entran en el enorme establo y Mannahém ata el caballo al pesebre.

Acude Juan, advertido por un gesto de Jesús, llevando hierba y un cubo de agua.

Acude igualmente Pedro, con una lamparita de aceite porque ya es de noche.

–       Aquí estaré extraordinariamente. Dios os lo pague. – dice el caballero.

Jesús lo invita a entrar a la casa, para compartir la cena. Y los cuatro, junto con Simón  entran a la cocina iluminada por un haz de ramas secas encendido en ese momento.

Todo termina.

cena

P152 ¡AY! TRES VECES ¡AY!…


PADRE TRINIDADsabaothJunio 30 de 2016

El Amor, Puro y Santo, el Amor Divino, lo es todo

¡Ay!, de aquellos que han tratado de destruir Mi Obra, ¡Ay!, de aquellos que han dado un mal ejemplo y han afectado la vida espiritual de vuestros hermanos, ¡Ay!, de aquellos que aparentan vivir vida de amor, vida de respeto a Mis Mandamientos, pero que llevan una vida de maldad, de deshonra, de traición.

Yo vuestro Dios, conozco los corazones. Conozco cómo actuáis cada uno de vosotros. Conozco vuestra vida íntima. Conozco vuestros pensamientos. Nada se escapa a Mí y Me duele tanto entrar en muchas almas y no hay cabida para Mí.  

negacion y rechazo

Almas que Me han cerrado la puerta. Almas que no Me dejan vivir en ellas. Almas que en lugar de producir un bien, están produciendo maldad, porque le han abierto su corazón a Satanás.

Os he dado mucho tiempo para que entendierais lo que Yo quería. Os he avisado a través de muchos hermanos vuestros alrededor del Mundo, que son Mis profetas de este tiempo, para que cambiarais y que Yo viera en vosotros Mi Luz, que es Mi Presencia en vosotros…

Pero solamente tenéis obscuridad y maldad, porque le permitisteis la entrada a Satanás en vuestro corazón.

rechazan la cruz

RECHAZANDO LA CRUZ

No habéis entendido que de Satanás, solamente ibais a obtener Maldad, Traición, Destrucción de todo lo que Mi Hijo y Yo os diMos… Y ¿Qué ganabais con ello? DarMe la espalda, rechazar todo lo que viene de Mí…

Y con eso, Me estáis manifestando que Me estáis traicionando. Que no os interesa que Yo Viva en vosotros. Que no os interesa que Yo os guíe por caminos seguros. Que no os interesa vivir aquí en la Tierra dando ejemplo de que Yo Vivo en vosotros, que Yo os protejo, que Yo os amo; porque a muchos de vosotros os da vergüenza tenerMe.

No os interesa transmitirMe. No os interesa vivir y morir por Mí.

sabiduría delmundo

¿No os dais cuenta que estáis perdiendo un Tesoro inmenso y eterno? ¿Que vuestro paso por la Tierra ha sido efímero e inútil? ¿Que tendréis una eternidad de Vida o de Muerte, dependiendo de vuestros actos?

Y con eso, dais a entender que no habéis actuado con Sabiduría en vuestra vida. Os habéis dejado mover por vuestros propios intereses por vuestras pasiones, por vuestro pecado… Porque ciertamente, no hay Virtud en vuestra vida.

Estáis a momentos de una Purificación Universal.  

Ciertamente os amo, aún a pesar de que Me rechazáis y Me traicionáis.

amor mundo ambicion rique

 Y os he dado infinidad de oportunidades para regresar a Mí. Pero si en vuestro libre albedrío habéis escogido ésa posición de traición y de olvido hacia Mí, Me duele inmensamente… Pero respeto vuestra decisión.

Y ciertamente, padeceréis vuestro error.  

He ido alrededor del Mundo insistiéndoos en múltiples ocasiones y con lo mismo: que os arrepintáis y volváis a Mí.

Un padre o una madre que aman, tratan de recuperar el amor de los hijos. Sobre todo, cuando van por malos caminos. No dejan pasar ninguna oportunidad para insistirles que recapaciten y que regresen al hogar, que regresen al buen camino, que dejen atrás ésa mala vida.

Fano-salvacion-conversion

Y Yo hago lo mismo, porque si hay un Padre Amoroso, ése Soy Yo, vuestro Dios. Y quisiera hacer algo más para atraer vuestra alma hacia Mí y encarcelarla en Mi Corazón…

Pero Yo os di la libertad y la respeto. Y vosotros en libertad, habéis escogido vuestro camino y vuestro destino y lo respeto. Así que, no os volváis en contra hacia Mí y Me reprendáis vuestro Juicio; el resultado de él, con vuestro castigo, si así os lo merecéis.

Escogisteis libremente y actuasteis libremente. Y si os condenáis, es porque vosotros escogisteis ésa vida. Yo, lo que menos quiero es que un alma se pierda.

alma condenada infierno

Os amo infinitamente… ¿Con qué Palabras os tengo que decir esto, Mis pequeños? Estáis a momentos insignificantes para que todo se realice. Para que vuestro Mundo se purifique y cambie todo para Bien.

Y eso incluye eliminación de infinidad de almas.

Vosotros no pensáis en el Dolor que Me causáis con vuestra condenación. Sois egoístas. Os he creado en el Amor, os he cuidado desde vuestra concepción y antes de ella, porque estabais en Mi Pensamiento. Os he cuidado toda vuestra vida y vosotros…

egocentrico

¿Cómo Me pagáis? Con el desprecio, con el olvido, con la traición, con la blasfemia, con la maldad. Y todo eso, aconsejado por Satanás.

Desgraciadamente para muchos de vosotros, será muy tarde para que os arrepintáis, cuando os deis cuenta de lo que ahora os estoy diciendo. Pero ya no tendréis la oportunidad del arrepentimiento.

Mientras esté vuestra alma en vuestro cuerpo, podéis tener ésa oportunidad del arrepentimiento.

alma-y-espiritu-3

 Cuando vuestra alma salga de vuestro cuerpo y se presente ante Mí, conoceréis todo. Pero ya no habrá oportunidad de arrepentimiento.

Meditad esto Mis pequeños, porque el tiempo es próximo.

Os he dicho que Mi Santo Espíritu ya está entre vosotros, Él os irá guiando. Ciertamente, no estáis preparados para una Tribulación como la que tendréis.

ESPÍRITU_Santo_

Aquellos escogidos, serán guiados por Mi Santo Espíritu. Estaréis seguros de lo que haréis, puesto que Él os llevará por caminos en los cuales Satanás no os podrá atacar y destruir.

Mi Hija, la Siempre Virgen María, os estará protegiendo contra los ataques de Satanás. Son Sus Tiempos. Tiempos de la gran lucha entre la Mujer y la Serpiente. Los hijos de Mi Hija María contra aquellos, enemigos del Amor.

Mis pequeños, os debéis sentir contentos, los que habéis sido escogidos. Ciertamente sentís en vuestro corazón felicidad, pero también DUDA.

_satan-duda miedo desaliento

Ciertamente estáis llenos de Pecado, pero Mi Amor y Mi Misericordia, que los conocéis; os están protegiendo y guiando. Y a pesar de vuestros pecados, sentís Mi Amor sobre vosotros.  

Os pido que os mantengáis creciendo en Él. Y Lo transmitáis a vuestros hermanos. Al estar Mi Santo Espíritu guiándoos, os dará también la Fortaleza para manteneros fuertes ante los Acontecimientos.

Satanás querrá aprovechar ésos momentos, para que muchos de vuestros hermanos, hasta se quieran quitar la vida por la desesperación a donde él os puede llevar.  

desesperanza

Dejaos tomar por Mi Santo Espíritu, para que Él os lleve hacia aquellas almas que quieran cometer estas faltas abominables a Mis Ojos.

Dejaos mover por Mi Santo Espíritu para que os dé la Fortaleza, para soportar las pruebas y para que no os desalentéis ante los Acontecimientos.

El hombre es así. Cuando empieza a ver destrucción, cuando empieza a ver que lo que tiene lo va perdiendo, empieza la desesperanza, el Dolor.

desesperanza

Pero, os he dicho, que así como se os vaya quitando de lo material, os lo voy a ir recuperando en lo espiritual. Vuestra vida es espiritual. Ciertamente, tenéis lo material para que vuestro cuerpo se proteja, viva y lleve a vuestra alma a donde tiene que ir a misionar.

Ahora, meditad esta frase que os acabo de decir: vuestro cuerpo es solamente vehículo.

Os lo he dicho muchas veces… Vuestra alma, es la que tiene que ir a misionar, es la que vale, la que transmitirá Palabras de Vida, Palabras de aliento, Palabras de Amor.Vosotros ayudaréis a vivir a muchos de vuestros hermanos que dudando estarán.  

desesperanza

Dejaos mover libremente por Mi Santo Espíritu. Además de que Mi Hija la Siempre Virgen María, os estará cuidando para que llevéis a cabo la obra que os he encomendado  y para la que habéis sido preparados por años.

Todo pasará rápido. Vuestra prueba no durará mucho, pero deberéis estar totalmente sueltos a Mi Voluntad, para que no Me falléis.

Para que no le falléis a vuestros hermanos. 

000buensamaritano2

El amor que vosotros deis a vuestros hermanos y que ellos tomen, vencerá a Satanás. Porque Mi Madre estará con vosotros y Ella llevará el Amor, el Verdadero Amor que debe existir entre los hombres, a todos vosotros.

Lleva el Amor de Su Hijo: Jesucristo, vuestro Salvador. Y vosotros, viviréis ése Amor y éste se manifestará después de la Purificación, porque os uniréis en el Amor, al ayudaros los unos a los otros.

En un principio os desesperaréis, por ver Destrucción. Pero al final os alegraréis y os asombraréis, al ver cómo Mi Misericordia trabaja sobre vosotros. Porque veréis el Triunfo del Amor por sobre todo el  Mal que Satanás a difundido por toda la Tierra y en el Universo entero.

viviendo reino amor

Mi Hijo Regresará a triunfar sobre todas las almas que se mantuvieron en Mi Amor y lucharon porque éste nunca saliera de su corazón.

Las almas que queden, el Resto Fiel, son almas triunfadoras que a pesar de que el Mal las rodeaba, no se dejaron destruir por él. Aunque en momentos caían, con Mis Sacramentos regresaban nuevamente, al estado de Gracia.

Ciertamente no sois perfectos, como para que os mantengáis constantemente en Gracia como Mi Hijo, Quien os dejó los Sacramentos, para que vosotros regresarais a la Vida y crecierais con ellos.

SACRAMENTOS, LOS SIETE..

Me duele ver cómo hay tantos de vuestros hermanos, que han desperdiciado toda ésta Vida Sacramental que se os dejó, para que tuvierais Vida Eterna.

¡Cuánta necedad del hombre! ¡Cuánta tontería! ¡Cuánto desperdicio!, Pero fue su decisión.

Orad todavía por aquellos hermanos vuestros, para que por vuestra oración, puedan regresar a Mí.

santo rosario

Orad con todo vuestro corazón, unidos al Corazón de Mi Hijo; para mover corazones por vuestra intercesión. Dadles vida, como Yo os he dado Vida, os lo agradeceré eternamente.

Hijitos Míos, todo lo que viene de Mí, siempre será perfecto y Yo os lo doy Mis pequeños, para que vosotros alcancéis vuestra Purificación, para que seáis agradables a Mis Ojos.

No os imagináis Mis pequeños, cómo eran vuestros Primeros Padres. En un Principio antes del Pecado Original, en su belleza exterior; pero sobre todo, en su belleza interior.

creacion_01

En todo Me buscaban, Me añoraban, Me deseaban, Me agradecían… Y el Amor que salía de ellos, era un Amor sincero, profundo y bellísimo. Ciertamente, Yo los Creé y los Creé en Perfección.

¡Cuánto dolor causó en el Reino de los Cielos su Pecado! Porque fue una separación.

Ellos gozaban el Cielo y el Cielo gozaba con ellos. ¡Cuánto dolor Me causaron, porque era el Principio de la humanidad! Eran los reyes de la Creación.

adan y eva, reyes dela creación

Mis pequeños, en breve conoceréis la perfección que tenían ellos. Ciertamente la perdieron, pero vosotros la iréis recuperando.Muchos Misterios hasta ahora desconocidos serán revelados, para que vosotros los conozcáis y los gocéis.

Por eso deseo Yo también inmensamente, que se venga ya esta Purificación y que se separen los rebaños: los cabritos, de las ovejas. Que vengáis los buenos a gozar alrededor de los Cielos.

¡Cuánto daño ha causado Satanás a Mi Creación! Pero el mayor daño, ha sido en el alma de todos vosotros. Y vosotros no entendéis el por qué os ataca tanto Satanás.

lucifer

Es envidia, Mis pequeños. Su Maldad no tiene límites. Él gozó lo que vosotros vais a gozar y en su Envidia, no quiere que vosotros tengáis lo que él ya perdió.

Os he dicho esto antes Mis pequeños, para que entendáis y os deis cuenta las bellezas que tengo para vosotros. Satanás fue un Arcángel bellísimo que vivió y gozó, todo lo que pronto vais a vivir y gozar.

Ciertamente, él no está contento con esto. Y por eso, ha echado a perder tantas almas, para que Yo sufra. En su Maldad, no respeta a nadie; ni a Mí, como su Dios.  

21alma condenada

DadMe pues vosotros esa alegría, que Satanás Me ha afectado al hacer que muchas almas se vayan con él. Reparad, Mis pequeños. Pero reparad de corazón por el Mal que ha ocasionado a Mi Sacratísimo Corazón. Esa Tristeza que Me causan las almas que prefieren condenarse a estar Conmigo.  

Vivid unidos en Oración profunda, con Mi Hijo Jesucristo. Os lo agradeceré inmensamente Mis pequeños porque son muy pocas, MUY POCAS las almas que reparan y Me aman de corazón.

Os amo, Mis pequeños y quiero ya estar entre vosotros pronto. Llamad a Mi Hijo para que baje ya, a estar  entre vosotros, que sea un cántico continuo de día de noche. Cuando podáis, que el “Ven, Señor Jesús”, sea vuestro cántico continuo y así lo tengáis en vosotros y entre vuestros hermanos.

maranatha

 Mis Bendiciones caen sobre todos, sobre todos vosotros, buenos y malos. Ciertamente, hacen diferente efecto en cada uno de vosotros.

Los que vivís para Mí, los que estáis Conmigo, los que buscáis servirMe, gozáis con Mis Bendiciones. Apreciáis los regalos que recibís de Mí, vuestro Dios. Sois Mis hijos. Pero entre los hijos buenos de una familia, al hijo consentido se le da más, porque Mi Bendición caerá en tierra fértil y hará mucho bien.

Con el hijo malo, también llegan bendiciones. Y quiero Mis pequeños, que entendáis bien esto, que no despreciéis a vuestros hermanos que están haciendo el mal. Hay múltiples situaciones en la vida de cada uno de vosotros y vosotros no las conocéis….

150235_nunca-juzgue-a-nadie-por-la-apariencia

Y os he dicho que vosotros no sois nadie para juzgar a vuestros hermanos. Yo conozco el corazón de cada uno de vosotros y Yo Soy el que Juzgaré al final de la existencia de cada uno de vosotros.

Así que vuestra posición es la de amar, ayudar a vuestros hermanos que por su debilidad espiritual, Satanás los ha atacado más.

Os repito y quiero que entendáis bien esto, Mis pequeños. NO JUZGUÉIS. Simplemente, ayudad al hermano que vive en el Mal, como si estuviera enfermo de una enfermedad  humana, carnal… Y que cuando los veis enfermos, vais por el remedio para curarlos. 

juicio

Ellos en lo espiritual, también requieren de un remedio para ser curados: Y es el de venir a Mí.

Ciertamente muchos de ellos no acudirán a Mí para pedir ésa ayuda espiritual que tanto necesitan. Pero vosotros os estáis dando cuenta de que necesitan el Remedio, que Soy Yo. Mi Gracia tiene que entrar en ellos, para empezar a purificar lo que los está llevando a ésa separación Conmigo…

Y ésa separación está causada por el Pecado, en múltiples formas y en múltiples grados, también.  

00amor

Ayudadles a que Mi Gracia vaya penetrando en ellos, que se vayan purificando para que ellos se vayan dando cuenta de esa purificación. Y al ir sintiendo el cambio, después cuando ya se sientan bien; no Me suelten ya, en ningún momento.

Es por eso tan importante Mis pequeños, la Intercesión. Y se os ha dado la Gracia, porque es una Gracia Mis pequeños, que la concedo a aquellos que viven en la Oración, para interceder por vuestros hermanos que veis que están en el Mal…

 Y digo que es una Gracia, es un don especial, porque no todos lo tienen. Porque no todos aman a sus hermanos.

amor4

Hay tantas almas que van caminando por el mundo y no se interesan por cómo están sus hermanos, ellos viven para sí mismos; viven para sus cosas, para su problemática particular y no se quieren involucrar con nadie, son egoístas. Por otro lado, Satanás tampoco quiere que vosotros oréis y os pone un velo, para que no veáis al hermano necesitado y los ayudéis.

Hay tanto que vosotros no conocéis, que os iré revelando; para que entendáis que la humanidad necesita Misericordia para su salvación y que vosotros podéis ser y debéis ser misericordiosos para con vuestros hermanos.

Mi Misericordia os hace ser intercesores. Vosotros, disteis vuestro “fiat” para estar Conmigo, para vivir en Mí y para Mí y eso os hace misericordiosos.  

amor sanador

Las obras de Misericordia, os abren el corazón. Os hacen ver las necesidades de vuestros hermanos. Ciertamente podéis ver la necesidad del hermano y pasar de lado, sin interceder o ayudarle. U os podéis detener, preguntarle, ayudarle, hasta que sane…

Y en eso ya os estaréis pareciendo a Mi Hijo Jesucristo, aliviando el dolor de vuestros hermanos.

Sed pues, misericordiosos, para que Yo sea Misericordioso con vosotros.

6obras_misericordia

Hijitos Míos, sois muy dados a estar buscando en el Misterio. Elucubrando en Mis Decisiones. Creyendo ver el futuro en vuestro discernimiento humano. Tenéis todo en las Sagradas Escrituras.  

Si vosotros buscáis y sois guiados por la Luz de Mi Santo Espíritu, recibiréis respuesta a todo lo que necesitéis. Os he dicho que la Biblia es el Libro de la Verdad y que no debéis buscar en otro lado.

Soy vuestro Dios y ahí os he dejado la Verdad. No tenéis que ir a buscar a otro lado, en donde seguramente Satanás se interpondrá y os llevará hacia el Error.

biblia

No sabéis buscar, cuando sólo lo hacéis para elucubrar… Y por consiguiente, no estáis aceptando Mi Voluntad. Debéis buscar con Sabiduría. Pero para crecimiento espiritual, para amarMe más, para conocerMe mejor, para respetar Mi Voluntad.

Si buscáis solamente para envaneceros o para creer conocer Mi Voluntad… Y así, mostraros ante vuestros hermanos haciéndoles creer que tenéis un conocimiento mejor que ellos y que os está llevando a la soberbia; estad seguros que Yo no permitiré que vosotros tengáis la Verdad.

Yo permito que obtengáis de lo Mío, cuando vosotros vais a ayudar a otras almas a crecer y a salvarse. Yo no permito nada dentro del ámbito de la soberbia.  

apostolado

Os he dicho siempre que en Mi Hijo tenéis vuestro Ejemplo de Vida. Que Él siendo Dios, Se hizo Pequeño por vosotros, respetando Mi Voluntad como Padre.

La Humildad, es un signo inequívoco de Mis hijos. Y Mi Hijo Jesucristo, lo vivió entre vosotros con la sencillez de trato ante vuestros hermanos, nunca viendo al hermano como alguien inferior aun siendo Dios…

Y además, Lo mostró con Su Conocimiento. Iba siempre hacia el pequeño, para ayudarles con la Predicación a alcanzar su salvación.  

amor apostol pescador de hombres

Amo a los pequeños, porque en el Reino de los Cielos serán grandes. El pequeño, el humilde, el sencillo, es grande en el Reino de los Cielos y ellos pueden tratar con todos sus hermanos: con los pobres, los necesitados, los iletrados. A todos tratan por igual, porque todos son Mis hijos.  

Aquél que no es sencillo, humilde y sobre todo, donado para con sus hermanos; no tendrá ése trato virtuoso y bello hacia sus hermanos necesitados.

Buscará estar solamente conviviendo con sus hermanos que tengan un nivel social alto: adinerados, ricos y que no siempre van a aceptar Mis Enseñanzas. Y sobre todo, un cambio radical en su vida.

El sencillo, el pobre no tiene nada qué perder y mucho qué ganar. Se le está regalando el Reino de los Cielos, se le está dando un tesoro inmenso, que es el Conocimiento del Reino, cómo llegar a él, cómo vivirlo.

El pobre, el sencillo, el humilde; se abre de corazón y Me sigue más fácilmente que el adinerado, el que se cree sabio, el que se cree superior.

Ellos en su soberbia, no se abren tan fácilmente de corazón ni aceptan fácilmente las palabras que se les dan. Por eso os decía que Satanás os desvía con lo material.

1Joven%20Rico01

 Si vosotros le decís a un adinerado, como Mi Hijo se lo dijo al joven rico que quería seguirLe, que vendiera todo y lo repartiera a los pobres, ya no le gustó. Iba a perder lo material y no se estaba dando cuenta que estaba ganando un Reino espiritual, muy superior y más valioso que los bienes que tenía…

 Que aparentemente, serían muchos a ojos humanos; pero son nada ante Mis Ojos.

Por eso, os he pedido que seáis sencillos, humildes. Porque de esta forma, podréis entender mejor los Misterios del Reino que no se dan para los ricos, para los sabios; porque ellos creen tener todo.

soberbia 1-pedro-5-vs-5-s

Vosotros habéis abierto vuestro corazón, sois pobres en lo material, pero sois millonarios; porque ya tenéis Mi Reino en vuestro corazón. Tenéis ya Mi Sabiduría Divina, Mi Voluntad ya empieza a trabajar en vosotros.

Vuestra vida ha cambiado, la he cambiado Yo, Mis pequeños con Mis Enseñanzas. Os he compartido Mi Sabiduría y Mi Reino os está esperando.

Ahora os pregunto: ¿Aún codiciáis o quisierais vivir en la opulencia de los ricos de vuestro Mundo, cuando ya Me tenéis a Mí y las Riquezas de Mi Reino?

000 amor obediencia el-espiritu-de-dios-esta-sobre-mi

La tarea es de todos. Somos Familia. Pertenecéis al Cielo, pertenecéis alAmor. El Amor será instaurado y Yo vendré a reinar entre vosotros. Yo seré nuevamente vuestro Dios y vosotros seréis nuevamente Mis hijos, como fuísteis pensados desde el Principio.

No lo olvidéis: confianza PLENA en Mí, en Mí AMOR. Pase lo que pase, Mí Amor vencerá eternamente.

Yo os acompaño y Yo os bendigo en  Santo Nombre, en el de Mí Hijo Jesucristo, cuya sangre se donó por todos vosotros y en el del Amor Purificador Venidero de Mí Santo Espíritu. ¡Juntos en el Amor y en la Confianza, venceremos!

trinidad

http://diospadresemanifiesta.com/

P146 PUEBLO TEMIDO Y ODIADO


rey del universo08 DE JULIO DEL 2016

Amado Pueblo Mío:

Les bendigo a ustedes que permanecen atendiendo Mis Llamados fuertes y firmes, para que el hombre tenga consciencia de que no Me engañan, ni pueden esconder sus actos ante Mí.

Les amo con Amor Eterno a todos mis hijos. A los que son en este instante son cumplidores de nuestra Voluntad y a los que serán seguidores de nuestra Voluntad.

La Misericordia de Nuestra Trinidad por cada uno de ustedes, es inagotable. Cuando el hombre se acerca a Nosotros decidido a no volver a pecar y enmendar con actos, los errores pasados.

miserere-arrepentimiento

La humanidad colapsa a falta de nuestro Amor presente en ella. No por nuestra Voluntad, sino por la voluntad y libre albedrío del hombre, que desea caminar sin nosotros.

Han tomado el camino corto, el que es fácil pero más doloroso. El que les ofrece Satanás: el camino de sacrilegios, de matanzas, de inmoralidad y de abusos. El camino de la deshonestidad, de robos y de la sangre. Esto no es gratis, esto vale el que le entreguen el alma a Satanás.

Al final verán Mis hijos, a sus hermanos adorando a Satanás: el rey de la Mentira, levantando esculturas y entregándose a toda clase de pecados e ignominias. Las herejías serán múltiples dentro de Mi Iglesia. El dios dinero llegará a tomar un lugar de privilegio en Mis Templos y en Mis Ministros.

23El dios del dinero y del mercado-Mamon

El Mal no se detendrá y Mis hijos con una enseñanza frágil, son permisivos y son engañados fácilmente. Los niños entraron a un indebido y distorsionado aprendizaje de la sexualidad. Los centros de enseñanza deforman a los menores. Los centros de enseñanza serán convertidos en lugares de práctica sexual, induciendo a la niñez a una inmoralidad nunca vista.

En los países en donde se han erigido grandes esculturas para adorar a Satanás, éste tomará mayor poder. Llegando a tomar posesión de las criaturas humanas, transformándolas en fuertes seguidoras del Mal. Los Demonios se moverán con gran rapidez y soltura, trastornando la mente del hombre, para que cometa diversos actos que llegarán a ser cotidianos.

El Mal dará espectáculos diarios enfrentando a hombres contra hombres. Nuevamente la lucha racial tomará auge en grandes naciones. Estados Unidos llegará a ser uno de ellos en este aspecto.  

racismo

Amado Pueblo Mío:

No atienden Mis Llamados, a pesar de que miran cómo se esparce el Mal y toma a Mis hijos para llevar a cabo sus planes diabólicos. No es necesario que el hombre se muestre poseso, dejando traslucir signos de una clara posesión demoníaca en el instante que el Demonio necesita llevar a cabo un acto atroz.

El Demonio actúa sigilosamente. Toma a las criaturas que le siguen aún indirectamente… Y las utiliza para llevar a cabo sus planes macabros.

Los hijos de las tinieblas’ desarrollan gran adicción a la Maldad. La mente no se detiene; crea y recrea sus endemoniados actos. Gozan del sufrimiento ajeno y disfrutan de la sangre de los inocentes.

el-aborto

Este es el instante en que el Demonio mantiene sus legiones y seguidores preparados para arremeter contra la familia. De esa forma desestabiliza la sociedad y por ende, a cada criatura humana.

Mis hijos tienen un gran compromiso para este Instante: desde obedecer lo que parece insignificante, hasta ser cumplidores de lo que parece demasiado grande…

Ustedes que Me aman: Deben amarme en espíritu y en verdad…

alabanza

Deben avanzar espiritualmente para que el Mal no les aventaje…
Deben amaestrar el ‘yo’ humano para que sirva para el bien propio y de los hermanos…

El hombre Me causa gran Dolor. Influenciado y en ocasiones tomado por Satanás, ha logrado que emerjan de su interior los malos instintos, que ha adquirido de todo lo adverso a Mí, con que le ha inundado la tecnología mal empleada.

tecnologia-internet

El amar al prójimo no es un Mandato para el hombre actual, sino es un campo de batalla. Cada hombre lleva dentro de sí, lo que ha adquirido a lo largo de la vida. En el ambiente en donde se ha desarrollado, unos hijos Míos han crecido en medio del Mal y al BuscarMe y encontrarMe, han cambiado de vida.

Otros hijos Míos han crecido rodeados de familias entregadas a Mí y se han entregado a Satanás seducidos por lo mundano… O buscando por caminos equivocados, experiencias oscuras.

Amado Pueblo Mío, les he llamado a reconocer el Mal y se niegan a hacerlo. El Mal les zarandea sin clemencia y ustedes como criaturas sin consciencia, permiten que el Mal les utilice para causar división; principalmente en sus hogares.

violencia intrafamiliar

Mi Corazón se destroza al escuchar las ofensas y el irrespeto con que se tratan unos a otros en las familias, como si fueran enemigos.

La violencia no se vive solo en las calles, en los centros de estudio o en los lugares de trabajo. La violencia más peligrosa es la que se desarrolla en los hogares, a los que Satanás se ha propuesto destruir.

Pueblo Mío, han de saber que donde existe violencia, desamor, injurias, ira constante, faltas a la caridad, a la fe e incidentes continuos, el Mal se ha adentrado.

familia discusion

No olviden que Satanás utiliza a quienes se encuentran lejos de Mí.
Quienes asisten a la Misa y Me reciben a diario o conocen Mi Palabra; no están exentos de los ataques del Demonio.

Ya que una criatura que Me reciba continuamente, pero no vive en Nuestra Voluntad y causa el mal a sus semejantes siendo lámpara en la calle y oscuridad en el hogar; esa criatura es un sepulcro blanqueado y Me retira de ella, quedando la criatura a expensas del Mal.

Tienen que comprender que el Mal no desaprovecha oportunidades para causar división.

familia disfuncional

Esto deben tenerlo claro, como deben tener claro que he elegido a criaturas humanas para que den a conocer Mi Palabra y no son precisamente santos, aunque sí se perfeccionan en su cotidiano vivir unidos a Mí.

¡Ay de aquel que cargue más peso sobre estas criaturas mías! Desconocen lo que es servirme y lo que es que yo elija.

Ambos poseen méritos, los que elijo y los que eligen; pero el que Yo Elijo padece no sólo lo que Yo le pido, sino padece lo que sus hermanos le llevan a doler.  

caida

Tantas criaturas humanas con gran inteligencia son servidores del mal. ¡Cómo se duele Mi Corazón! Sí, servidores del Mal que les domina y viven en continua guerra con sus hermanos, alejándose de Mí a pasos acelerados.

Hijos, se rebelan a mis pedidos y me exigen: ¿Cuál exigencia voy a satisfacer si conozco lo que existe en el interior de cada uno?

No responderé al exigente, no daré al insolente, no Me asentaré en el presuntuoso ni en el altanero, no acamparé con el soberbio.

7cosas abominables

Soy uno con el humilde, acampo con el que desea conocerme y es laborioso, le doy Mi Palabra al necesitado. Daré el Don de Ciencia al sencillo, para asombrar a los que creyéndose intelectuales, yerran en Mi Palabra.

Soy Justo y con Justicia actuaré hacia mi Pueblo.  Deben permanecer alerta, cada uno dando su máximo esfuerzo, confiando en Mí.

Ya verán cómo Mis Templos serán destruidos para que no se congreguen. Mi Pueblo es temido porque YO SOY EL QUE SOY” (Ex 3,14)  Cerrarán Mis Templos y ustedes no deben tambalear. Donde se reunan en Mi Nombre ahí estaré Yo.

Espiritu-mueve-la-Iglesia

Atentos, hijos míos. El que trabaja y no ora es como aquel que ora y no trabaja. Sea cada uno praxis de Mi Palabra y de cada oración que elevan hacia Nuestra Trinidad y hacia Mi Madre. Los Santos intercesores: sus Compañeros de camino, se mantienen a la espera de sus pedidos para auxiliarles.

Amado Pueblo Mío, las fuerzas del Universo se mueven.

La luna acelera el oleaje del mar y este es más peligroso para el hombre. Las aguas se levantan y se abalanzan sobre las ciudades, los grandes edificios serán parte del pasado junto a las grandes obras del hombre. 

Tsunami-Wallpapers

Las estaciones inestables, llevan a la Humanidad a padecer hambre.

Oren hijos, se acerca el estallido de la Guerra. El Padecer de la Humanidad dejará de ser lejano. Quienes promueven la Guerra se han apresurado a que esta sea.

Oren hijos, oren. La ciencia esconde grandes avances, la Humanidad los desconoce; han sido creados para el Mal.

cambio-climatico1

Grandes científicos desaparecieron, esto no es cierto. Trabajan para la élite, con el propósito de desaparecer millones de seres humanos. 

Oren hijos, oren. Los volcanes evocan Eras pasadas, su furia estremece el corazón del hombre. (1)

Oren hijos, oren. La tierra se estremece junto al hombre del Terrorismo. 

Francia llorará a sus hijos. Inglaterra e Italia se consumirán en llanto. (2)

cascadia

Oren, Chile padece. Ecuador no queda sin temer. California llorará con gran Gemido.

Oren, de España escucharán lamentos, llegan también de Asia.

La Tierra no se detiene. Los cambios llegan y el hombre no los mira.  

00campo-magnetico-tierra

Amado Pueblo Mío: No me deleito en el padecer de los Míos. El que se reconozca pecador que se arrepienta y venga a Mí. Lo que es terreno no perdura.

Este Instante es para que cada uno de ustedes, hijos míos, dejen de vivir de lo inmediato y sean más espirituales. La libertad es precisamente enmendar el camino y retornar a Mí.

Tomen consciencia de lo que son, no actúen mecánicamente. Todo acto, toda obra, espiritualícenlos. Efectúenla junto a Mí. De esta forma le dirán al ego humano: “tú no eres el que ejecuta o efectúa esto, es Dios Vivo en mí el que actúa”.  

000jesus-despierta-la-tierra

Serán más humildes. Hasta que llegará el instante en que no necesitarán elogios, ni siquiera personales; porque Yo Seré Todo en todos.

No Me encuentran porque la mayoría Me busca en lo exterior, y lo exterior le dice: “yo no soy Dios, Dios está por encima de mí”.  El hombre cree ser como Yo, así ha caído en lo hondo, en lo oscuro y falso; por su soberbia.

Amado Pueblo Mío, no esperen ir al encuentro de los acontecimientos, vengan a Mí, Yo les espero con Amor Eterno, no existe ningún hombre que sea lo que Yo Soy: su Dios.

0adorando a Dios

¿Desean acercarse más a Mí?

Sírvanme con espirítu generoso. Sírvanme en Mi Voluntad, unidos a Mí. Asi creceré en ustedes y el ‘yo humano’ será más espiritual y decrecerá el ego. Dándome todo el honor y la gloria que deberían haberme dado.

Vengan a Mí los atribulados.  Les bendigo.

Su Jesús.

jesusbendice

(1) Profecías sobre los volcanes…

(2) Profecías sobre el terrorismo…

Comentario del instrumento

Hermanos (as):

Nuestro Señor al final de este Llamado nos habla de la espiritualidad… Sabemos que no somos perfectos, pero si perfectibles… Como hijos de Dios tenemos el deber de cumplir la Ley. Como parte de la Humanidad podemos hacer todo o podemos no hacer nada, cada uno según su libre albedrío y según la voluntad propia. Por tanto, al espiritualizarse el hombre, va cumpliendo en mayor medida el fin para el que ha sido creado: actuar y tender al Bien.

La libertad del hombre le da derecho a actuar en su interior en busca de la perfección, aunque esta se da progresivamente, con base en una constante actividad voluntaria del hombre. Nuestro Señor nos dice: “el hombre espiritual no es el que conoce más, sino el que ama más” Así que el proceso espiritual inicia por la capacidad de amar como Cristo ama.

amor verdadero0

Nos encontramos en un instante peligroso en el que la libre decisión, precisamente puede llevar al hombre a tomar un camino contrario al deber y al cumplir. El libertinaje gana terreno, la humanidad aspira a lo fácil, a lo que no le implique sacrificio, aunque esto le lleve a retroceder, a involucionar.

Podemos pensar que este instante se puede escoger para catequizar al Pueblo de Dios, predicando claramente sobre el Mal, el Pecado, el Infierno y cómo el Demonio se mantiene tentando al hombre… Desdichadamente son pocos los que hablan claramente sobre esos temas. En su lugar la idea de Infierno es sentida por la juventud como un tema inventado por algunos para atemorizar y evitar el pecado.

Hermanos, estos son signos del instante en que vivimos, tenemos que ser más del espíritu para reparar tanta ofensa a Cristo y a nuestra Madre y prepararnos para enfrentar sin declinar nuevos modernismos que saldrán a la luz y que darán mayor libertad al pecado. Cristo me dijo:

“Amada mía, en cuanto más sufra Mi Pueblo en cuanto más cerca se encuentre la Guerra, más les consolará mi Madre. Dile a tus hermanos que miren a lo Alto.  Amén.

a-virgEn_mary-1420708

http://www.revelacionesmarianas.com/

JULIO 07 DE 2016 2:30 P.M

Ovejas de mi Rebaño, mi Paz esté con vosotras.

Rebaño mío, la Marca de la Bestia el Microchip, se viene extendiendo y en muchas naciones ya ha comenzado a implantarse en su población. Ni los recién nacidos se están escapando de llevar la Marca de la Bestia.

En muchos centros hospitalarios de muchas naciones se viene implantando el microchip a los recién nacidos, con el pretexto de brindarles una mejor cobertura en los servicios médicos.

chip

Todo esto hace parte de la estrategia de mi Adversario y sus emisarios del Mal, que quieren tener control de la humanidad y hacer perder el mayor número de almas.

Ya toda la logística y propaganda para el lanzamiento de la Marca de la Bestia está lista. Se están instalando ya máquinas y scanner que sólo operarán con la tecnología del microchip.

Los amos de este mundo guiados por mi Adversario en sus reuniones secretas, ya decidieron desestabilizar la economía mundial, para dar comienzo a la era del microchip.

18chipmarca

Muy pronto todo funcionará en este mundo con la tecnología luciferina… Y el que no se la deje implantar no podrá comprar ni vender, ni acceder a ningún servicio. Todo le será negado al pueblo de Dios, el cual caminará por el Desierto de la Tribulación.

No temáis Pueblo Mío, Yo estaré con vosotros y seré vuestro Alimento y sustento en aquellos días de Angustia. Ninguno de vuestros cabellos se os perderá, si permanecéis unidos a MÍ.

De nuevo os digo: No temáis por aquellos días. Si camináis tomados de la mano de mi Madre, Ella os cuidará y no permitirá que ninguna de mis ovejas se me pierda.

MADRE MÍA

La caída a la tierra de una gran bola de fuego se aproxima y el clima se desestabilizará por completo. Habrán heladas y calores intensos que harán invivibles muchos lugares.

En el Tiempo de mi Justicia, muchas bolas de fuego venidas del espacio caerán y muchas naciones van a desaparecer de la faz de la tierra. Aquellas que se rebelaron contra Mí y le dieron la espalda a mis Preceptos, no volverán a levantarse.

Insensatos, se os está agotando el Tiempo de Misericordia y a la inmensa mayoría de vosotros, no parece importarle. Solo cuando lleguen las Pruebas y los días de Angustia, ahí si se van a despertar y va a ser muy tarde para vosotros.

RELOJ DEL JUICIOFINAL

Gritarán y se darán golpes de pecho, pero todo será en vano porque ya no los escucharé. La espalda les daré y no la cara, cuando lleguen los días de mi Justicia Divina. Ya no habrá quien los salve, porque mi Justicia es recta e inexorable y no conoce de misericordia.

¿Qué estáis esperando para volver a Mí?… Todas mis Palabras se cumplirán como están escritas: el Cielo y la Tierra pasarán, más Mis Palabras no pasarán.

Mi Aviso es la última oportunidad que os doy, para que retoméis la senda de la salvación, su día está llegando. Muy pronto tocaré a la puerta de vuestra alma y os llevaré a la Eternidad, donde seréis juzgados en el Amor.

eternidad

Cielo, Purgatorio o Infierno, esa será la realidad que os está esperando en la Eternidad. ¿Adónde queréis ir?

La inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, el Averno la espera y muchos por su maldad y pecado, allí se van a quedar y ya no regresarán más a este mundo.  

¡Recapacitad hijos indóciles! ¡No sigáis caminando en la Oscuridad y el Pecado! ¡Levantaos de una vez y tomad conciencia, porque lo qué está en juego es vuestra Vida o Muerte Eterna!

alma condenada

Parad de pecar y volved a Mí. Quitaos la venda de pecado de vuestros ojos, para que podáis ver la luz de un nuevo amanecer que soy Yo. Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor.

Dad hijos míos a conocer mis mensajes a toda la Humanidad

La-oveja-perdida

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

P143 NO SOIS DEL MUNDO


dio padre ensu tronoHijitos Míos, os he hablado de la Paz, la Paz es imprescindible para el corazón del hombre, para que éste se pueda desarrollar perfectamente en el Amor, en la vida interior, en la vida con sus hermanos. Sin esa paz interior Mis pequeños, no podréis dar el fruto que deseo de cada uno de vosotros; porque si no hay orden en la casa, todo será desorden también fuera.

Vuestra casa es Mi Reino en vuestro interior, ahí habito Yo y la Paz es un fruto de Mi Vivencia en vosotros. Si Yo Vivo perfectamente en vosotros, la Paz vivirá en vosotros. Y Paz transmitiréis a vuestros hermanos.

La Paz, deberéis dejarla en todos aquellos lugares a donde vayáis, con las personas en las que entréis en contacto. Sin paz interior, no podréis dar fruto.  A todo lugar a donde vayáis, aunque no lo digáis en voz alta internamente, dejad la Paz: dejad la Paz en el lugar, dejad la Paz en los corazones, para que esa Paz se asiente ahí y esa Paz empiece a  dar fruto también en las personas que por ahí transiten.

PAZ EN LA TORMENTA

Por donde caminéis dejad Paz, en todos aquellos lugares, en todos aquellos corazones en donde Mi Santo Espíritu os indique, dejad Paz. Y así poco a poco, el mundo irá tomando esa Paz que solamente puede venir de Mí, vuestro Dios.

Deberéis caminar mucho, Mis pequeños. Deberéis orar mucho, para que esa Paz se vaya transmitiendo a todo el mundo. Llenad al mundo de Paz, llenad al mundo de Amor.

Vuestra vivencia en el mundo es necesarísima, porque así como Yo os he trabajado, he quitado de vosotros todo aquello que impide la Luz de la Verdad, el Amor Infinito, la Paz Divina. También vosotros Mis pequeños, deberéis hacer lo mismo. Aquellos que están llenos del Amor de Dios, solamente podrán dar Paz.

papa-paz

La guerra, las turbaciones de éste mundo, solo pueden venir de almas que no han abierto el corazón al Amor y por lo tanto producir Paz.

Deberéis dejar paz, primeramente con los vuestros, en toda rencilla, en todo lugar donde haya mal. En los países donde haya guerras, ahí deberá estar puesto vuestro corazón, para que reciban Mi Paz. Vividla y transmitidla,  Mis pequeños. 

Y así Me dejarán Vivir también en ellos y Yo estaré Viviendo nuevamente, para lograr que éste mundo vuelva sus ojos a su Dios en la Paz y en el Amor que Mi Hijo os entregó.

00marcha-por-la-paz-zacatecas-1

Hijitos Míos, deberéis siempre de mantener, de proteger y de acrecentar esa dignidad de ser hijos de Dios. Ser hijos de Dios es algo muy grande. Si realmente meditáis esto, os daréis cuenta que por Mi Hijo fuisteis nuevamente herederos del Reino. volvisteis a recuperar esa dignidad. Con Su Martirio se os dio grandeza.

Los malos judíos creyeron que con Su Muerte iban a destruir Su Vida, iban a destruir Su Obra. Pero no Mis pequeños, ahí empezó la Obra, porque Su Muerte os dio la vida y además recuperasteis esa dignidad de hijos de Dios.

Por eso, Mis pequeños, manteneos siempre en ese estado de Gracia, que significa unión Conmigo, con vuestro Dios, con vuestro Padre en Mi Santísima Trinidad.

Cristo-rey-de-reyes

Vosotros pertenecéis a la Realeza Celestial, estáis trabajando para vuestro Dios, estáis viviendo para vuestro Dios. Se os concedió el Don de la vida, sois emisarios del Cielo; venís a la Tierra a traer las Buenas Nuevas, como lo hizo Mi Hijo.

Es Tiempo de Buenas Nuevas, no os involucréis en lo negativo que sucede alrededor del Mundo. Deberéis ser como Mi Hijo, deberéis ser como los Ángeles. Aquél que baja del Cielo, deberá traer cosas del Cielo y son cosas buenas: es conversión, es salvación, es nueva vida. Es cambio interior para producir un cambio exterior, una renovación mundial.

Si os involucráis en lo negativo, si buscáis lo negativo, os llevará a esa pobreza espiritual. No estaréis dando vida, estaréis ahuyentando la paz en los corazones y vosotros deberéis dejar Paz, confianza en vuestro Dios, vida en los corazones.

malefica

LUCIFER SIEMPRE DISFRAZA SU MALDAD CON BONDAD Y CON VENGANZA JUSTIFICADA

Como vivís en el mundo, el Mal se dedica a destruir. Se dedica a transmitir todo aquello en donde pueda hacer que las almas se desvíen y no produzcan bien, no produzcan sensación de vida Divina, crecimiento espiritual.

No Mis pequeños, no busquéis lo negativo del mundo, buscad lo que os va a ayudar a vosotros a tener esa vida, a transmitir vida, a regresadMe vida al Reino de los Cielos.

También se os ha dicho que no podéis servir a Dios y servir al mundo al mismo tiempo, porque al hacerlo así estaréis contaminando uno u otro. Vinisteis a servir a Dios, pero estáis en el mundo, ciertamente.

00amor fano-trampolin

Cuando servís a Dios, podéis Divinizar las cosas del mundo y así se vuelve diferente el vivir en el mundo. Cuando vivís para Dios estáis utilizando las cosas del mundo para servir a vuestro Dios. Cuando servís al Mundo, os dejáis llevar por las cosas del mundo y os olvidáis de Dios.

Servid a vuestro Dios tomando las cosas del mundo, pero no olvidando que vuestro Dios las Creó para vuestro servicio. No os encadenéis a las cosas del Mundo, no os esclavicéis con las cosas del mundo que os impiden volar hacia vuestro Dios.

Al ir por el mundo, id Divinizando todo lo que Dios permite a vuestro paso. Yo os he dado todo, de Mi ha salido todo. Yo no Creo cosas malas, el corazón del hombre es el que hace que las cosas se vuelvan malas. Os pedí que fuerais bendiciendo todo a vuestro paso…

vida camino

 De ésta forma el mundo se vuelve a vuestro favor, os ayuda, está con vuestro Dios… Todo entra en armonía con vuestra misión y con la vida que debéis llevar en vuestro interior.

Pero cuando os volcáis por las cosas del mundo le dais preferencia a las cosas del mundo y nada más vivís para ellas y os olvidáis de vuestro Dios. En ese momento, el mundo os absorbe y os quita esa espiritualidad que debéis siempre proteger Mis pequeños; el Gran Regalo que os he dado, es vuestra alma y el que viváis unidos a vuestro Dios.

Cuando escogéis vivir para el mundo, estáis despreciando Mi gran regalo, el gran regalo de vida. DadMe vuestra preferencia, vivid Conmigo, Divinizad todo lo que este a vuestro paso y a vuestro alrededor para que vuestra misión sea más agradable, llevadera, más fácil de cumplir.

0oracion

Señor, te ofrezco mi Rosario por las intenciones tu Sacratísimo Corazón y por…   Y te doy gracias por…

Os pido abráis vuestro corazón a Mis intenciones. Así como ahora Me estáis ofreciendo éste Santo Rosario por las peticiones que lleguen a vuestro corazón y a vuestra mente… Yo os quiero pedir Mis pequeños, que dejéis entrar a vuestro corazón Mis peticiones, porque mucho se necesita para la salvación de todos los hombres.

 Aunque solamente una cosa se necesitaría realmente, que es vuestro arrepentimiento de corazón. Pero hay tantas almas que no están Conmigo, que no saben ni siquiera qué es esto… Porque desgraciadamente, como no han tenido una vida espiritual desde pequeños… No saben siquiera qué es pecar y eso deberéis tomarlo vosotros en cuenta cuando juzguéis.

Que ya os he dicho muchas veces que no debéis juzgar, porque juzgáis sin saber, juzgáis a vuestros hermanos sin tener bases y hay muchos de vuestros hermanos que no pueden ser juzgados a vuestra manera de pensar, porque no han recibido lo que vosotros habéis recibido.

rezando_rosario_1

Os pido pues, que todo lo que Yo os vaya poniendo en vuestro corazón, Me lo pongáis en Mi Corazón… Yo os voy aconsejando, pero necesito que vosotros pidáis por vuestros hermanos. Ya os he dicho que Yo no puedo imponer Mi Voluntad; pero sí utilizo Mis trucos de Amor para que viniendo de vosotros, Yo pueda actuar.

Esto es Mi Misericordia por vosotros, es Mi Amor por vosotros, Mis pequeños… Y por eso debéis estar siempre atentos a las inspiraciones de Mi Santo Espíritu en vuestro interior; para que vosotros Me deis almas para salvar, que Me deis todo lo que llegue a vuestro corazón para vuestro bien y para el de los vuestros.

Por eso os he pedido tanto que no os embebáis en las cosas del Mundo, que debéis estar siempre pensando en lo que Yo haría, porque así actuamos Mi Hijo y Yo cuando Él estuvo en la Tierra… Él seguía Mis inspiraciones.

JESUS-ORANDO

Él Me daba lo que Yo quería y es así, como es que muchas Bendiciones se han derramado sobre toda la Tierra y en cada uno de vosotros: por la intercesión de Mi Hijo, por el Amor que os tiene, por el amor que debe haber ya en toda la Tierra y en todos los corazones.

Mis pequeños, vivid más atentos para la misión para la cual vinisteis a la Tierra, que es una misión de amor y  que eso os debe de alentar, porque no os estoy pidiendo cosas extraordinarias, no se está saliendo de vuestras capacidades. Todos vosotros, aun aquellos hermanos vuestros que consideráis malos, también saben amar y es por eso que es a través del Amor que Yo os tengo que reunir a todos vosotros.

Compartid el amor que Yo pongo en vuestro corazón, para que lo podáis dar a vuestros hermanos, ya sea en deseo con vuestro pensamiento o con vuestras obras, con vuestras palabras, con vuestras acciones. Pero debéis reflejar Mi Amor a través de todo vuestro ser.

00adorando a jesus ante la cruz

Mucho debéis dar, como Mi Hijo Me dio. Pero Él NO se distrajo en las cosas del mundo y vosotros continuamente estáis distraídos en las cosas del mundo. Ciertamente debéis actuar en el mundo, pero también debéis ofrecerMe todo lo que hacéis en el mundo y así cambia la perspectiva de vuestras acciones.

No es lo mismo actuar por vosotros mismos a que actuemos Nosotros dos: Yo, en vosotros.

Os agradezco Mis pequeños, que acudáis a Mí, que agradezcáis de corazón lo que os doy. Pero os pido nuevamente, que tengáis una vida íntima más prolongada durante el día Conmigo, con vuestro Dios. Ciertamente podéis hacer las cosas que tenéis que hacer por vuestro estado de vida, pero incluyéndoMe a Mí, ofreciéndoMe todo lo que hagáis y veréis que todo saldrá más fácil y más perfecto.

VIDA DE ORACION tiempo

Quiero que sigáis así, aumentando vuestro tiempo de oración no solamente de rezo, sino de Oración. O sea comunicación Conmigo, hasta que completemos las veinticuatro horas de cada día. Yo os iré diciendo cómo. Dejaos que Mi Santo Espíritu os guíe, porque os quiero en totalidad Conmigo. Fuisteis creados para estar plenamente Conmigo, no solamente a ratos.

Yo Soy totalmente para vosotros, Yo quiero que ahora seáis vosotros totalmente para Mí. Me lo merezco, porque Soy vuestro Creador, Soy vuestro Padre y os amo infinitamente.

Hijitos Míos, ya os había profetizado que el Mal os iba a rodear, que iba a rodear la Tierra entera, que ibais a ver su ataque por todos lados y esto también os lo había dicho en las Sagradas Escrituras. Ciertamente, llegará el momento en que sentiréis que os ahogáis de tanto mal que veréis a vuestro alrededor.

violencia

Ahora muchos de vuestros hermanos, aunque no entienden lo que está pasando, se están dando cuenta de que ya no existe la ‘normalidad’ que ellos pregonaban antes. Que ya se están desarrollando acontecimientos que se salen de ésa normalidad que pregonaban.

Estos son tiempos de cambio, primeramente porque Satanás os quiere poner a prueba y quiere la Destrucción de todo lo que Yo he creado con Mi Corazón de Padre y Creador. Él se siente poderoso, él cree poder destruir Mi Creación; pero no es así, Mis pequeños.

Sus poderes satánicos son muy limitados y está viendo que no ha podido destruir lo que él más quisiera, que es el Amor en el mundo, Mi Iglesia y una gran cantidad de escogidos Míos alrededor del mundo.

iglesia amor

 Mis pequeños, Yo os he pedido que os soltéis dócilmente a Mi Voluntad y así recibiréis lo que necesitéis para poder sobrellevar éstos tiempos de cambio. Vosotros los que estáis Conmigo, sobrellevaréis la situación, que no es lo mismo que aquellos que no están Conmigo, porque Me atacan, destruyen todo lo que es Mío o simplemente no quieren creer.

Ellos padecerán ésta Purificación. No es lo mismo sobrellevar que padecer, Mis pequeños.

Vosotros, sois de los escogidos y sois escogidos, porque Me escogisteis. Porque todos vuestros hermanos, pasados, presentes y futuros, han tenido la misma oportunidad o tendrán la misma oportunidad que vosotros, de escogerMe o hacerMe a un lado. Vosotros como María, habéis escogido la mejor parte.

Jesus Mary Martha 2

 Y si estáis con el que es Todopoderoso que Soy Yo, vuestro Dios, ¿Acaso creéis que os voy a tratar como a los demás, que no solamente no Me han escogido, sino que además Me han atacado? No, Mis pequeños. No puede ser así, porque entonces estaríamos hablando de una injusticia de Mi parte.

 Y esto no puede ser, porque Yo Soy Perfecto y Justo. Por eso vosotros los que estáis Conmigo, padeceréis vuestros errores, pero seréis purificados rápidamente. Mucho todavía se tiene que dar a vuestro alrededor y también en vuestro corazón.

DejadMe que Yo actúe perfectamente en vosotros, para que gocéis junto Conmigo de Mis Regalos. Yo Me gozo en Mi Pensamiento y en Mi Corazón del trato que os voy a dar a vosotros, los escogidos y ahora os digo esto para que vosotros también gocéis desde ahora, de ése trato que os daré.

fano-medico

Seguid siendo Mis consentidos, Mis pequeños. Seguid llevando almas a Mi Corazón, para que se alivien. PedidMe por aquellos innumerables hermanos vuestros que necesitan de una curación de corazón, porque la necesitan y también vosotros la necesitáis. Buscad siempre en vuestra vida el vivir en el amor, transmitir el amor y en todas sus fases.

En pocas palabras, que seáis agradables a Mis Ojos y a los ojos de vuestros hermanos. Sed alegres y sencillos, no seáis artificiales ante vuestros hermanos y menos ante Mí. No actuéis hipócritamente, sino quiero que actuéis siempre en la Verdad. Os Bendigo, Mis pequeños y recordadMe cuando vayáis a hacer algo o a decir algo o aún pensar algo.

Inmediatamente acudid a Mí y ofrecedMe vuestro pensamiento, vuestra palabra o aquello que tengáis intención de hacer, para que seamos dos los que opinemos de cómo hacer lo que vayáis a hacer. Para que lo que hagáis sea perfecto, agradable a Mis Ojos y benéfico para vuestros hermanos.

amor sanado

Hijitos Míos, el hombre fácilmente se siente derrotado cuando le llegan a él situaciones difíciles en su vida. Especialmente a aquellos que no están Conmigo y que no quieren contar con Mi ayuda, se desesperan y hasta pueden atentar contra su vida, porque no encuentran una salida a sus problemas.

Ciertamente, algunos de vosotros tratáis de salir adelante utilizando vuestra inteligencia, tratáis y tratáis… Y a veces encontraréis el camino de salida. Pero generalmente si tratáis así en lo personal, sin contar con Mi ayuda, cuando es vuestra soberbia la que está actuando; en la mayoría de los casos no saldréis adelante, porque Yo pongo pruebas al hombre para que crezca.

Sí, Mis pequeños, es como cuando vosotros vais creciendo y vais teniendo un sinnúmero de pruebas. Empezaréis en el hogar, la problemática del hogar con sus diferentes facetas, ya sea con vuestros padres o ya con hermanos mayores o menores, pero en la vida siempre estaréis aprendiendo y siempre habrá metas, retos, problemas que deberéis resolver.

pruebas y fe

Y la experiencia que tengáis, ya sea personal o aquella que obtenéis cuando un hermano vuestro os platica cómo salieron adelante de sus problemas, aprendéis con hermanos vuestros cómo resolver alguna problemática similar.

Vuestra vida siempre es de aprendizaje, principalmente dentro del ámbito de lo espiritual. Y en vuestra vida personal o profesional, siempre estaréis creciendo. Hay tanto que debéis desarrollar todavía… Porque si Yo Mismo, Soy ilimitado; también vosotros por vuestra alma, sois ilimitados.

Nadie se puede jactar de decir que ya sabe todo y que no necesita aprender más. O es muy tonto o es muy soberbio.

prueba

Vosotros deberéis siempre estar llenos de humildad, para reconoceros pequeños ante Mí, vuestro Dios y también deberéis siempre de tener la humildad de acercaros a Mí, para pedirMe lo que necesitéis; para que vuestras situaciones diarias las podáis resolver con Sabiduría Divina y no con inteligencia humana.

Aquellos que han aprendido a convivir Conmigo y han aprendido esto, de confiar plenamente en Mí y de vivir acompañados Conmigo y pidiéndoMe consejo continuamente en sus obligaciones y quehaceres, son aquellos que a vuestros ojos humanos se les llama triunfadores.

Pero debéis saber que atrás de cada uno de vuestros hermanos triunfadores estoy Yo, cuando realmente ellos están buscando el hacer el Bien a vosotros.

fe y victoria

 Porque hay otros hermanos vuestros que los consideráis triunfadores y muchos de ellos se han acercado al Enemigo para que vosotros los veáis como triunfadores. Realmente es Satanás quien los está apoyando a triunfar pero para el mundo, que es muy diferente a la misión real que traéis cada uno de vosotros.

Y deberéis tener Discernimiento Santo que Me debéis pedir, para que podáis diferenciar entre aquellos hermanos vuestros que realmente están Conmigo o aquellos que se han vendido a Satanás.

Ciertamente estáis viviendo la Maldad de Satanás a vuestro alrededor, porque ya estaba también profetizado que iba a ser así, que iba a llegar un tiempo en que hasta el mismo Satanás se iba a sentir dueño de todo el mundo. Aunque él en lugar de vosotros, es el que debiera estar temiendo y fuertemente, porque su reino va a ser eliminado de la Tierra por un tiempo y su Maldad será exterminada.

EL MUNDO EN PODER DEL MALIGNO

Vosotros fuisteis creados para amar y ser amados y al vivir vosotros aquí en la Tierra, que es el reino de Satanás; vosotros de alguna forma sois afectados, pero por vuestra misma indiferencia y afectación a donde os ha llevado el Pecado de Adán y Eva. Y al no vivir en perfección, vosotros continuamente pecáis, aunque no queráis.

Y a pesar de que os esté rodeando el Mal, Yo puedo estar Perfectamente Vivo en vuestro corazón y el Bien está dentro de vosotros. Y así el Mal, aunque os trate de atacar y os trate de sacar de vuestra misión, llevándoos hacia el Mal y no manteniendo el Bien en vuestra vida; si vosotros perseveráis en el Bien, triunfaréis junto Conmigo.

Mi Hijo venció a Satanás. Vosotros con la ayuda de Mi Hijo, lo deberéis vencer también. Aunque el Mal esté a vuestro alrededor y os ataca de innumerables formas, no estáis vencidos. Vosotros, al contar con Mi Gracia y con Mi Amor, nunca seréis vencidos si lucháis por mantener lo que es Mío dentro de vosotros.

tentacion

El Mal siempre hará su lucha de llevaros a la perdición o al menos de que Me ofendáis. Pero si vosotros os defendéis con Mi Gracia, con las Bendiciones que os he concedido a cada uno de vosotros y sobre todo, con el amor que debéis ya haber acrecentado en vuestro interior, el Mal tratará de atacaros continuamente, cada vez más fuertemente, pero no podrá venceros.

Aún en algún momento podrá quitaros la vida, pero vuestra verdadera vida del alma, que es la que Me pertenece y que estará siempre Conmigo, nunca os la quitará. Se os ha dicho en las Escrituras, que temáis a aquellos que os puedan llevar a la muerte espiritual, que no temáis a aquellos que puedan dañar vuestro cuerpo, sino a aquellos que puedan dañar vuestra alma.

Si realmente contáis Conmigo Mis pequeños, aunque se den cosas futuras muy graves y que hasta dudéis vosotros mismos de vuestras capacidades para salir adelante, si estáis Conmigo y sabéis que contáis con Mi Poder Divino, venceréis.

Tentacion

Que no os importe el ataque ni la magnitud de éste, Yo Soy Omnipotente y Satanás no. Y Mi Omnipotencia siempre va a destruir los ataques de Satanás. Y si vosotros estáis Conmigo íntimamente ligados, veréis que Mi Omnipotencia siempre lo vencerá. Pero por eso os pido Mis pequeños, que os mantengáis siempre Conmigo, porque sabéis que lo Mío es vuestro.

Soy vuestro Padre y un padre no limita sus bendiciones a sus hijos y así Soy Yo, Mis pequeños, Yo Me doy en totalidad por vosotros y contáis con todo lo que es Mío. Aprovechad ésta Promesa, para que vosotros os mantengáis siempre en rumbo perfecto en vuestra vida, que no os acobardéis en ningún momento y que siempre luchéis por hacer el Bien a vuestros hermanos con todo lo que es Mío y que vosotros lo trabajaréis para dárselos.

Ya os he dicho, Me verán a Mí a través de vosotros, pero también os verán a vosotros como instrumentos Míos. Gozaréis porque estaréis trabajando para Mí y gozaréis porque seréis reconocidos ante vuestros hermanos, porque os reconocerán como hijos Míos, como hijos de Dios.

instrumento profesional oracion del médico

CUANDO NUESTRA PROFESIÓN LA INCLUÍMOS EN EL SERVICIO A NUESTRO DIOS ALTÍSIMO

Hijitos Míos, por vuestra falta de Fe, por vuestra falta de amor, por la negligencia de tratar de vivir en perfección en el ámbito de lo espiritual, de ahí es donde se ha aprovechado Satanás de vuestra vida.

Si vosotros os comprometierais Conmigo a buscar la perfección de vuestros actos, de vuestros pensamientos, de vuestra vida hacia la santidad, inútil sería su ataque. Inútil sería su presencia en vosotros, puesto que ya tendríais una coraza muy fuerte que os defendería contra sus ataques.

 Pero vosotros en general sois veletas, que vais hacia donde el viento sopla, que es vuestra propia conveniencia. No mantenéis un rumbo fijo hacia la perfección, sino que caminando en vuestra vida, vais hacia donde os conviene y hacia donde vuestra espiritualidad, poco desarrollada, os deja ir.

caidas4

Y así es como vais pecando contra Mí a lo largo de vuestra existencia: caéis, os levantáis, os perdono, volvéis a caer y se vuelve a repetir el ciclo; cientos y miles de veces a lo largo de la vida del hombre y esto en el mejor de los casos. En aquellos que ya tienen cierta espiritualidad y que se dan cuenta de que han caído en el pecado, se arrepienten y se levantan.

Pero hay infinidad de hermanos vuestros que caen y quedan ahí, caídos; sin deseo siquiera de levantarse y así es como vais perdiendo las oportunidades de llegar al final de vuestra vida en un grado de perfección alto… Llegáis solamente con lo poco que lograsteis y que os arrepentís fuertemente al estar ante Mí…

 Viendo lo que os pude haber dado si hubierais logrado más y no lo lograsteis por vuestra negligencia o por vuestra comodidad y no por vuestra lucha para poder venceros a vosotros mismos.

VENCEDOR TOTAL GUERRA

Nuevamente os pido que luchéis fuertemente contra todo lo adverso que se dé en vuestra vida espiritual, porque ciertamente tengo para las almas grandes regalos cuando regreséis a Mí y que gozaréis eternamente. Y quiero eso, dároslos a cada quien. Quiero complaceros grandemente, pero os lo tenéis que ganar.

Vuestra mente no alcanza a concebir los regalos tan grandes con los que Yo os consiento ahora y os consentiré eternamente. Por eso debéis tener la suficiente Fe y confianza en Mí, vuestro Dios. En las Promesas que os hago y os pido que luchéis fuertemente por complacerMe, ganándoMe almas para su salvación eterna.

Y esto es llevando Mi Amor a todos vuestros hermanos, para que viviendo en Mi Amor, puedan ellos fácilmente salvarse. Porque aquél que no ama, obviamente no desea vivir en el Amor eternamente, que es lo que Yo os tengo preparado a cada uno de vosotros. Amad y seréis amados.

PODER Y VICTORIA

Yo os bendigo ahora y por siempre, en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo,  Salvador vuestro y en el del Espíritu de Amor y Vivificador.

Mí Santa Hija, la Siempre Virgen Maria, os cuidará y os guiará para aplastar la cabeza de la serpiente del mal. Dejaos llevar por Sus Palabras de Amor y Salvación. Su ternura es excelsa.

Hijitos Míos, ¡Cuánto os amo!

trini marycoronation_velasquez_crop

http://diospadresemanifiesta.com/