Archivos de etiquetas: INFIERNO

200 EL DIOS DEL SINAÍ


 200 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Al amanecer del día siguiente, Jesús y los suyos dejan Ascalón y se dirigen hacia las colinas, dando la espalda al mar.

Los apóstoles, descansados y contentos, conversan alegremente.

Tomás dice:

–    Estaba escrito que tenía que experimentar los apretones de los filisteos.

Se podría decir que el amor y el odio tienen las mismas manifestaciones.

Yo, que no había tenido que sufrir por el odio de los filisteos, por poco si me hieren por el amor..

Tadeo confirma:

–    ¡Esos fanáticos del milagro!

Faltó poco para que los que estaban exaltados por el milagro nos apresaran;

para obligarnos a decirles dónde estaba el Maestro

Santiago de Alfeo:

–   Y qué griterío, ¿Verdad Juan?

La ciudad hervía como un caldero.

Los que estaban enojados no querían admitir razones.

Y querían encontrar a los judíos para darles de palos.

Juan asiente con un gesto.

Zelote comenta:

–   Los que recibieron el beneficio y sus amigos, querían persuadir a los primeros de que un Dios había pasado

Tomás agrega:

–      ¡Había una confusión!

Tienen para discutir, por varios meses.

Lo malo está en que discuten más con los bastones, que con la lengua.

Y bien…

Que hagan lo que quieran.

Juan observa:

–    Pero no son malos.

Zelote responde:

–     No.

Solamente están cegados por muchas cosas.

Jesús por un largo espacio de camino, no dice ni una palabra.  

Hasta que llegan al crucero,

es cuando Él dice:

–    Voy ahora a aquel pobladillo que está sobre el monte.

Vosotros continuaréis hasta Azoto.

Prestad atención:

Sed corteses, dulces, pacientes.

Aunque se burlen de vosotros, soportadlo en paz como ayer hizo Mateo y Dios os ayudará.

Salid al crepúsculo.

Id cerca del estanque que está en las cercanías y allí nos volveremos a encontrar.

Judas de Keriot exclama:

–     Pero Señor…

¡Yo no permito que vayas solo!

Esa gente es violenta… es una imprudencia…

–    No tengas miedo por Mí.

Vete, vete Judas.

Y tú sé prudente.

Hasta la vista.

La paz sea con vosotros.

Los doce se marchan, no demasiado entusiastas. 

Jesús se queda mirándolos mientras se alejan…

Luego toma el sendero fresco y sombreado que lleva a la colina…

Un collado cubierto de bosques de olivos, nogales, higueras.

Y de viñedos bien cuidados que ya prometen pingüe cosecha.

En los rellanos hay pequeñas parcelas cultivadas con cereales,

mientras que en las zonas de pendiente pacen cabras en la hierba verde.

Jesús llega a las primeras casas del pueblo.

Estando ya para entrar en él, se topa con un extraño cortejo:

Mujeres gritando y clamor de hombres, alternándose en una verdadera composición fúnebre.

Todos haciendo una especie de danza en torno a un macho cabrío,

que camina con los ojos vendados y recibiendo golpes…

El animal va sangrando por las rodillas, por haber tropezado y caído sobre las piedras del sendero.

Los sigue otro grupo, también con su vocerío y sus gritos,

que se mueve danzando alrededor de un fetiche esculpido, verdaderamente muy feo;

manteniendo alzadas unas pátheras con brasas encendidas;

a las que alimentan echando encima resinas y sal, a cuyo contacto despiden olorosas volutas de humo. 

Un tercer grupo rodea al que parece ser el sacerdote de aquel ritual,

ante el cual se inclinan alternadamente,

gritando:

–     ¡Por tu fuerza! (hombres)

–     ¡Tú solo puedes! (mujeres)

–     ¡Súplica al Dios! (hombres)

–     ¡Quita el sortilegio! (mujeres)

Luego todos gritan al mismo tiempo, con un alarido de aquelarre dirigido al ídolo,

que es una diosa de la fertilidad:

–   ¡Da órdenes a la matriz!

–    ¡Salva a la mujer!

–    ¡Muerte a la maga!

–    ¡Por tu fuerza!

–    ¡Tú solo puedes!

–    ¡Ordena al dios!

–    ¡Por su poder!

–    ¡Qué haga ver su poder!

–    ¡Da órdenes al macho cabrío!

–    ¡Que señale a la maga!

–    ¡A la que odia la casa de Farah!

Jesús detiene a uno del último grupo,

y pregunta dulcemente:

–   ¿Qué sucede?

Soy forastero…

Como la procesión se detiene para golpear al macho cabrío, echar resina a los braseros y tomar aliento;

el hombre explica:

–    La esposa de Farah, el grande de Magdalgad, está muriendo de parto.

Una que la odia, le hizo un maleficio.

Las entrañas se le han anudado y el hijo no puede nacer.

Estamos buscando a la maga para matarla.

Sólo así la mujer de Farah se salvará.

Si no encontramos a la maga, sacrificaremos el macho cabrío; 

para impetrar la misericordia de la diosa Isthar Matriz.

Dos hombres se han acercado al que habló…

Y Jesús les dice: 

–    Deteneos.

Soy capaz de curar a la mujer y de salvar al niño.

Decidlo al sacerdote. 

Ellos preguntan:   

–    ¿Quién Eres?  

–    ¿Eres médico?

Jesús responde: 

–    Mucho más que eso…

Entonces los tres irrumpen entre la gente y van con su sacerdote idólatra.

Hablan con él.

Se corre la voz.

Y la procesión que ya había empezado a caminar, se detiene otra vez.

El sacerdote solemne, imponente con sus vestiduras multicolores, hace una seña a Jesús …

Y dice en tono imperativo:

–     ¡Joven, ven aquí!

Jesús avanza entre la multitud y cuando llega frente a él,

añade:

–    ¿Es verdad lo que dices?

Ten en cuenta que si lo que dices no se cumple…

Pensaremos que el espíritu de la maga se ha personificado en Tí y te mataremos en vez de a ella

Jesús responde con voz majestuosa:

–    Es verdad.

Llevadme al punto a donde está la mujer y entretanto dadme al macho cabrío.

Lo necesito.

Desatadlo, quitadle la venda y traédmelo aquí.

Así lo hacen.

El pobre animal atolondrado, tambaleante y sangrando, es llevado ante Jesús.

Que lo acaricia sobre la negra cerviz.  

Y luego dice:

–    Ahora es necesario que me obedezcáis todos.

¿Lo haréis?

La turba grita:

–    ¡Sí!

–    Entonces vamos.

Dejad de gritar, dejad de quemar resina.

¡Lo ordeno!

Se ponen en marcha.

Entran en el pueblo.

Por la calle principal se dirigen hacia una casa construida en medio de un huerto. 

Gritos y llantos se oyen por las ventanas y las puertas abiertas de par en par.

Lúgubre, destaca el atroz lamento de la mujer que no puede dar a luz a su hijo.

Corren a avisar a Farah… 

El hombre viene despeinado y angustiado, con el rostro pálido como la cera.

Mujeres que lloran lo acompañan, junto con los inútiles sacerdotes,

que vienen quemando incienso y hojas en unas pátheras de cobre…

En el mismo ritual idolátrico que los demás…

El hombre grita llorando:

–    ¡Sálvame a mi mujer!

Luego gritan sucesivamente, dos viejos angustiados y  la turba. 

–    « ¡Salva a nuestra hija!»,

–     ¡Salva a mi hija!»,

–     ¡Sálvala, sálvala!»

Jesús responde majestuoso:

–    La salvaré.

Y con ella a tu niño.

Porque es un niño muy hermoso, con los ojos color aceituna que está madurando…

y de cabellos negros, como éstos. 

Y señala la cabellera de Farah.

El hombre pregunta: 

–     ¿Y cómo lo sabes?

¿Acaso ves también en las entrañas?

–     Yo veo todo.

Y todo lo penetro.

Reconozco y puedo todo. Soy Dios.

Si hubiese mandado un rayo, hubiese hecho menos efecto.

Todos se arrojan al suelo como si estuvieran muertos.

Jesús manda:

–    Levantaos y escuchad:

Soy el Dios Todopoderoso y no soporto a otros dioses delante de Mí…

Haced una hoguera y arrojad esa estatua.

La multitud se rebela.

Comienza a dudar del ‘Dios Misterioso’ que ordena que sea quemada la diosa.

Los más encolerizados son los sacerdotes y la sacerdotisa.

Pero Farah y su suegra, a quienes importa la vida de la mujer; se oponen a la multitud hostil.

Y como Farah es el grande el poblado; nadie se atreve a decir nada más.

Farah pregunta:

–    ¿Cómo puedo creer que Tú eres Dios Todopoderoso? 

Dame una señal y además, que se haga lo que quieres.

Jesús pregunta:

–       Mira…

¿Ves las heridas de este macho cabrío?

Están abiertas, ¿Verdad?

Sangran… ¿No es así?

La bestia está casi por morir, ¿No es verdad?

Pues bien; Yo quiero que no sea así…

¡Mira!

El hombre se inclina, para ver…

Asombrado revisa al animal…

Y da un grito:

–    ¡No tiene ninguna herida!

Y se arroja a los pies de Jesús suplicando: 

–  ¡Mi mujer!… ¡Mi mujer!…

Pero el sacerdote de la procesión objeta:

–    ¡Ten miedo, Farah!

No conocemos quien sea Éste.

¡Ten miedo a la venganza de los dioses!

¡Isthar furiosa puede destruirte!

El hombre se encuentra en medio de tres temores:

los dioses… la mujer… la venganza de la diosa…

Y pregunta:

–     ¿Quién Eres?

Jesús se yergue más majestuoso todavía….

La Presencia Divina, de la cual es Jesús el Instrumento Perfecto, pues no hay pecado en Él

y de esta forma ES EL VERDADERO TEMPLO VIVIENTEDel Dios Verdadero.

CANALIZA y hace que se manifieste la portentosa Personalidad del Padre Celestial… 

Y muy despacio, con voz fuerte y poderosa, 

declara: 

–    Yo Soy el que Soy.

Yo Soy el Verbo del Padre, de Yeohveh de Israel.

Venido en Carne, Sangre, Alma y Divinidad a redimir al mundo…

Y a darle la Fe en el Dios verdadero, Uno y Trino que está en lo alto del Cielo.

En el Cielo y en la Tierra.

Cualquier poder me está sujeto.

Cualquier pensamiento me es conocido.

Los habitantes del Cielo me adoran.

Los del Infierno me temen.

Y los que creen en Mí, verán que se cumple cualquier prodigio

Vengo a ayudar a los hombres, a usar con ellos misericordia;

para que dejen el Error y vengan a la Verdad,

al único Dios de Moisés y los Profetas.

¿Puedes creer?

Farah exclama:

–   ¡Creo!

¡Creo! Tu Nombre…

–   Jesucristo.

Señor Encarnado.

¡Éste ídolo a las llamas!

¡No soporto dioses falsos en mi Presencia!

Esos incensarios que se apaguen.

No existe más que mi Fuego que puede y quiere.

Obedeced o Yo reduciré a cenizas ese ídolo y me iré sin salvarla.

Jesús está parado. Bellísimo, Majestuoso y a la vez Terrible.

Con su vestido de lino muy blanco;

de cuya espalda pende el manto azul-rey, que le llega hasta los pies.

Ha levantado su brazo derecho en señal de poder y autoridad.

Su ademán imperativo y su mirada fulgurante.

Su rostro irradia una majestad que aterroriza. 

La gente siente miedo de Él.

Ya nadie habla…

Y todos quedan paralizados y mudos.

Todos lo miran aterrados…

Y ningún sonido brota ya de sus gargantas.

En el silencio denso que se sigue…

Se oye el grito cada vez más débil y estrujante;

Cada vez más apagado, cada vez más desgarrador…

De la mujer, que está sufriendo.

Se tardan en obedecer…

Y el rostro de Jesús se hace cada vez más tremendo.

Nadie resiste esa mirada azul-zafiro centelleante de sus ojos,

que es como un fuego que quema materia y espíritu…

El rostro de Jesús cada vez se hace más irresistible para los que lo miran…

Por instantes parece que lo rodeara el fuego de la zarza ardiente que Moísés atestiguara…

Pues el Fuego del Espíritu Santo. el que MUEVE el Poder de la Trinidad Sacrosanta…

y OBRA los prodigios deseados por la Voluntad Divina…

Es verdaderamente un fuego que quema las cosas y las entrañas de los corazones.

Y no obstante, los carbones están apagados y las brasas también se ven apagadas.

Las pátheras de cobre son las primeras que manifiestan lo que sucede, al cumplimiento de su Voluntad.

Los que las sujetan. tienen que soltarlas, porque no resisten su ardor.

La Voluntad divina en el Poder y la fuerza que emana de este Dios Airado…

Empiezan a doblarse como si fueran de plastilina…

Ante una fuerza invisible y poderosa, que los retuerce.

Luego son los que llevan el ídolo, quienes tienen que posar en el suelo las andas procesionales,

que llevaban apoyadas por las barras, sobre los hombros.

Porque la madera se está carbonizando, como lamida por una misteriosa llama.

En cuanto las depositan en el suelo, las angarillas del ídolo comienzan a arder.

Y todos miran espantados como todo se empieza a desintegrar en cenizas…

Como si un fuego invisible lo consumiera

Finalmente, el mismo ídolo de piedra arde y se carboniza…

¡Y estalla en mil pedazos!…

Consumido por aquella misteriosa e invisible llama;

con la fuerza que lo desintegra completamente…

 La gente huye aterrorizada…

Jesús se vuelve a Farah:

–    ¿Puedes creer realmente en mi poder?

–    ¡Creo!.

Creo. Tú Eres Dios.

Eres el Dios Jesús.

Jesús corrige: 

–     No.

Yo Soy el Verbo del Padre.

De Yeové de Israel que ha venido en Carne, Sangre, Alma, Divinidad;

a redimir al Mundo y a darte Fe en el Dios Verdadero;

Uno y Trino; que está en los Cielos Altísimos.

He venido para decirles a los hombres, que si creen en el Dios verdadero;

poseerán la vida eterna en el Cielo;

al lado del Altísimo.

Que es el Creador de todos los hombres, los animales, las plantas, los planetas.

Vengo a dar ayuda y Misericordia a los hombres;

para que dejen el error y vengan a la Verdad.

Que es el Único Dios de Moisés y de los Profetas.  

Soy el Dios Encarnado para Salvación de los hombres…

Soy el Salvador…

Por Mí su redención, porque moriré por amor al mundo.

Moriré para la salvación eterna de los hombres.

¿Puedes creer?

-¡Creo, creo!

          ¡Creo!

Y creo que si has destruido a la diosa, sin que ella pudiera oponerse;

también creo que puedes protegerme de la venganza de los dioses falsos que adoré hasta hoy…

Jesús no entra ni siquiera a la casa.

Extiende sus brazos en dirección a donde se oían los lamentos,

y grita:

–   ¡Sal a la luz, para que conozcan la Luz Divina!

¡Y por orden de la Luz que es Dios!

Es un mandato sin réplica.

Un momento después se oye un grito de triunfo, envuelto en un gemido de alegría.

Enseguida, un imperceptible sonido del recién nacido;

que poco a poco va aumentando en fuerza y en claridad.

Jesús dice:

–    Tu hijo llora al saludar la tierra.

Ve a donde él y dile ahora y después también;,

que la tierra no es patria; sino el Cielo.

La tierra es solo el lugar de paso que nos señala el camino para llegar a Dios.

Edúcalo y tú también edúcate para el Cielo.

Esa es la Verdad que te habla.

Mientras que aquellas cosas…

 Señala los restos de las pátheras de cobre, arrugadas como hojas secas…

inservibles ya, tiradas por el suelo…

Y a la ceniza, que marca el lugar donde estaban las angarillas con el ídolo….

Esos, Son la mentira del Padre de la Mentira,

que ni ayuda,  ni salva.

Adiós.

Y trata de irse.

Pero una mujer corre hacia Él, llevando a un niño muy vivaz,

y dice:

–    Es un varón, Farah.

Muy hermoso. Robusto.

Con ojos morados como de aceituna que está madurando…

Tiene rizos, más negros y delicados que los de un cabritillo sagrado, destinado al sacrificio. 

Ha sido una cosa inesperada, cuando ella estaba ya en la agonía…

Y agrega admirada mirando a Jesús:

La dichosa mamá ya está descansando.

No sufre más y está como si nada hubiera pasado.

Cuando ya estaba a punto de morir…

Y después de aquellas palabras…

Todo se calmó y el niño nació…

Jesús sonríe.

El hombre le presenta al recién nacido y Él lo toca en la cabeza con la punta de los dedos.

La gente, menos los sacerdotes que se han ido furiosos por la defección de Farah…

Se acerca curiosa para ver al niño. 

Y para ver a Jesús.

Farah quiere darle cosas y dinero por el milagro.

Pero Jesús dice dulce y con firmeza:

–    Nada.

El milagro se paga solo con fidelidad para con Dios que lo concedió.

Me quedo tan solo con este macho cabrío, como recuerdo de la ciudad.

Y se va con el animal que trota a su lado, como si fuese su dueño.

Sin heridas.

Balando de alegría de estar con uno que no lo golpea…

Bajan así los rellanos del monte y llegan a la vía principal que conduce a Azoto…

Cuando la tarde llega, cerca del estanque sombreado…

Jesús ve que vienen sus discípulos y de ambas partes hay admiración.

Ellos se admiran de que el Maestro venga con un macho cabrío…

Y Él, los ve con las caras tristes de quién no ha logrado nada…

Pedro informa desconsolado:

–    Una desgracia, Maestro.

No nos golpearon, pero nos arrojaron de la ciudad.

Tadeo:

–    Hemos vagado por la campiña.

Judas:

–    Y pagando muy caro, conseguimos algo de comida.

Jesús trata de confortarlos:

–     No importa.

También de Hebrón nos arrojaron el año pasado y hace poco nos hicieron honores.

No debéis desalentaros.

Simón y Judas preguntan simultáneamente:

–    ¿Y Tú Maestro?

–    ¿Y ese animal?

Jesús contesta:

–    Fui a Magdalgad.

Reduje a cenizas a un ídolo y los incensarios dedicados a él.

Hice que naciera un niño.

Prediqué al Dios Verdadero con milagros…

Y me regalaron este macho cabrío, destinado al culto idolátrico.

¡Pobre animal era todo una llaga!

Juan dice:

–    Pero ahora está bien y es un bello ejemplar.

–     Un animal sagrado destinado al ídolo.

Sano…sí.

El primer milagro que hice para convencerlos de que Soy Poderoso…

Y no su pedazo de leño.

–   ¿Y qué vas a hacer con él?

–    Se lo llevo a Margziam…

Será feliz.

–     ¿Te lo vas a llevar a hasta Beter?

–      Claro.

Lo daremos a las mujeres y se lo llevarán a Galilea.

Los apóstoles están extrañados, apesadumbrados y desilusionados…

Extrañados del milagro.

Apesadumbrados por no haberlo presenciado.

Y desilusionados de su incapacidad…

Jesús por el contrario está muy contento.

Y logra persuadirlos de que…

–    Nada es inútil.

Ni siquiera la derrota, porque sirve para que seáis humildes.

El hablar sirve para dar a conocer un Nombre: el Mío…

Y dejar un recuerdo en los corazones.

Y es tan convincente y radiante su alegría.

que también ellos terminan por serenarse…

198 PREDICACIÓN CON ESTILO PROPIO


198 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Los apóstoles, obedientes a las órdenes recibidas; van llegando uno tras otro; en la puerta de la ciudad.

Jesús todavía no está.

Pero pronto aparece por una calle que sigue el trazado de la muralla.

Mateo dice al verlo:

–     Debe haberle ido bien al Maestro…

¡Mirad cómo sonríe!

Van a su encuentro y todos se van juntos.

Salen por la puerta y toman la vía principal.

A ambos lados hay huertas del suburbio.

Jesús les pregunta:

–     ¿Entonces?…

¿Cómo os ha ido? ¿Qué habéis hecho?

Bartolomé dice:

–     Muy mal…  

Tuvimos que huir.

Judas de Keriot: 

–     Es que por poco nos apedrean.

Tuvimos que escapar.

Vámonos de esta ciudad de bárbaros.

Volvamos a donde nos estiman. Yo aquí ya no hablo más.  

Judas está enojado: 

–     De hecho no quería ir.   

Yo no quería hablar…

Pero luego me dejé convencer y Tú no me entretuviste.

Y Tú lo sabes todo…

Jesús lo mira sorprendido,

y pregunta:

–     Pero, ¿Qué te pasó?

–      Me fui con Mateo, Santiago y Andrés.

Hemos ido a la plaza de los Juicios, porque allí hay gente fina, que tiene tiempo que perder escuchando a una persona que hable.

Decidimos dejar que Mateo hablase, porque era el más idóneo para dirigirse a los publicanos y a sus clientes.  

Entonces él empezó dirigiéndose a dos que estaban discutiendo por un campo, en una cuestión poco clara y muy embrollada, de una herencia.  

Mateo les dijo:

“No odiéis por causa de cosas perecederas y que no podéis llevaros a la otra vida.

Amaos, para poder gozar de los bienes eternos que se obtienen, tan solo con sujetar las malas pasiones.

Y de este modo ser vencedores y poseedores del bien”

Así dijiste, ¿No es verdad?

Y continuó mientras otros se acercaron a oírlo:

“Abrid vuestros oídos a la Verdad, que enseña estas cosas al mundo, para que el mundo tenga paz.

Ya veis que se sufre por esto, por este excesivo interés por las cosas perecederas.

Mas la tierra no es todo, está también el Cielo.

Y en el Cielo está Dios; de la misma forma que ahora en la tierra, está el Mesías de Dios.

Que nos envía para anunciaros que ha llegado el tiempo de la Misericordia.

Y que ningún pecador puede decir: “No seré escuchado”.

Pues si uno tiene verdadero arrepentimiento; recibe el perdón, es escuchado y amado.

Y se le ofrece el Reino de Dios”.

A todo esto, ya había una gran muchedumbre reunida. 

Había quien escuchaba con respeto y había quien interrumpía y molestaba a Mateo con preguntas.

Yo ya de hecho no respondo nunca, para no estropear el discurso.

Hablo y respondo en particular al final.

Que mantengan en la memoria lo que quieran decir y que guarden silencio.

¡Pero Mateo quería responder inmediatamente!…

Nos preguntaban también a nosotros.

Y estaban los fastidiosos que se burlaban con risitas sarcásticas y sonrisas maliciosas. 

Pues decían:

–    ¡He aquí a otro loco!

–   ¡Claro que viene de la guarida de Israel.

–   Los judíos son una grama que se extiende a todas partes.

–    ¡He aquí sus eternas fábulas!

–   Ellos tienen como cómplice a Dios.

–     ¡Oídlos!

–     Está en el filo de la espada y en el veneno de su lengua.

–    ¡Oíd! ¡Oíd!

–    Ahora sacan a relucir a su Mesías.

–    Otro frenético que nos atormentará como en siglos anteriores.

–    ¡Que mueran Él y su raza!”

–    ¡Ahí tenemos otra vez sus eternas patrañas!

–     Dios es su protector.

–    ¡Mira, mira, ahora sacan a colación a su Mesías!

–    Algún otro exaltado que como de costumbre, nos va a atormentar.

–    ¡Maldición a Él y a su raza!”.

Entonces perdí la paciencia e hice a un lado a Mateo; que continuaba hablándoles sonriente, como si nada;

Como si estuvieran brindándole honores.

Y empecé a hablar yo, tomando a Jeremías como base de mi discurso:

“He aquí que suben las aguas del Septentrión y se convertirán en un enorme caudal  que inunda…

Hará estrépito como torrentes de agua. Y por su parte habrá armas y habrá soldados de la tierra y honderos celestiales.

Todo bajo las órdenes de los jefes del pueblo de Dios; para castigar vuestra terquedad.

En movimiento todos ellos por orden de los Jefes del Pueblo de Dios, los que se abatirán sobre vosotros como castigo de vuestra obstinación;

A su fragor perderéis toda fuerza. Caerán orgullosos corazones, brazos, cariños, ¡Todo!

¡Seréis exterminados, residuos de la isla del pecado! 

¡Puerta del Infierno!

A su estruendo, el castigo de Dios caerá sobre vosotros, raza perversa.

¿Os habéis hecho orgullosos porque Herodes os ha reconstruido la ciudad?

Pero, ¡Seréis arrasados hasta que os hagáis calvos sin esperanza!

Seréis castigados en vuestras ciudades y poblados; en los valles y en las llanuras.

La profecía no ha muerto todavía…

Y ya no pude continuar… porque nos arrojaron.

Y ya no pude continuar…

Porque se nos hecharon encima y nos arrojaron.

Y solo por una caravana que iba pasando providencialmente por una calle, pudimos salvarnos.

Porque las piedras comenzaron a volar y dieron contra camellos y camelleros.

Se trabó una riña y pudimos huir.

Luego nos quedamos quietos en un patio de los suburbios, fuera de la ciudad.

¡Ah! Pero no vuelvo más por aquí…

Nathanael exclama:

–   ¡Oye!…

Pero perdona… los ofendiste.

¡La culpa es tuya!

¡Ahora comprendo porqué llegaron a tan hostiles medios, para arrojarnos!

Se vuelve hacia Jesús,

y agrega:

–    Escucha, Maestro.

Nosotros, Pedro, Felipe y yo, fuimos en dirección de la torre que da al mar.

Allí había marineros y dueños de naves que cargaban sus mercancías para Chipre, Grecia y hasta lugares más lejanos todavía.

Imprecaban contra el sol, el polvo, el cansancio, el trabajo…

Y proferían maldiciones contra su condición de filisteos.

Esclavos – decían – de los tiranos, pudiendo ser reyes. 

Blasfemaban contra los profetas y el Templo.

Y contra todos nosotros.

Yo quería alejarme de allí, pero Simón no quiso.

Pedro dijo:

–    “¡No’ ¡Todo lo contrario!

¡Son precisamente a estos pecadores a los que debemos acercarnos!

El Maestro lo haría así…

Y así tenemos que hacerlo nosotros”. 

Felipe y yo dijimos: 

–    Habla tú, entonces” 

–     “¿Y si no sé hacerlo?” –contestó Simón Pedro.

–     “Pues te ayudamos nosotros”  

Entonces Simón se acercó sonriente hacia dos hombres que sudorosos… 

Estaban sentados encima de una voluminosa paca que no lograban izar para cargarla en el barco.

y dijo:

–   Está pesado, ¿No es verdad?…

Uno de ellos contestó:

–    Más que pesado, es que estamos cansados.

Debemos terminar pronto la carga, porque el patrón lo ha ordenado.

Quiere zarpar en la hora de la bonanza; porque por la tarde el mar estará bravo.

Y para esa hora tenemos que haber pasado ya los escollos para no correr peligro”.

–   ¿Escollos en el mar?

–    Sí. Allí donde el agua está bullendo.

Son lugares peligrosos.

Los arrecifes…

–     Corrientes… ¿No?

¡Entiendo! El viento del sur da vuelta por la punta y se encuentra con la corriente…

–    ¿Eres marinero?

–    Pescador de agua dulce.

Pero el agua siempre es agua y el viento, viento.

Es un trabajo hermoso, pero duro.

Yo también más de una vez he tragado agua y la carga se me ha ido al fondo varias veces. 

Este oficio nuestro por una parte tiene sus atractivos, pero por otra es fastidioso. De todas formas en todo hay una parte agradable y otra desagradable…

Buena y mala; en ningún sitio todos son malos, como ninguna raza es toda cruel.

En todas las cosas hay siempre su lado bello y su lado feo.

Ningún lugar está hecho solo de malos… ni ninguna raza es toda cruel.

Con un poco de buena voluntad, se pone uno siempre de acuerdo y se encuentra que por todas partes, hay gente buena.

¡Ea! Os quiero ayudar.

Y Simón llamó a Felipe diciendo:

¡Se necesitan fuerzas! Coge tú de allí y yo de acá.

Y esta buena gente nos lleva allá a su nave, a las bodegas.

Los filisteos no querían… pero después consintieron.

Una vez en su sitio el fardo y otros que estaban en el puente…

Puesta en su lugar la carga; Simón se puso a alabar la nave, como solo él sabe hacerlo.

A alabar el mar…

A la ciudad hermosa, vista desde el mar.

Y se interesó por la navegación marina y las ciudades de otras naciones.

Así que todos alrededor, empezaron a darle las gracias y a celebrarlo…

Por fin, uno pregunta:

“Pero, ¿Tú de dónde eres?, ¿Del país del Nilo?”.

“No, del mar de Galilea; pero como veis, no soy ningún tigre”.

–     Es verdad. ¿Buscas trabajo?

–     Sí.

El patrón dice:

–    Yo te contrato, si quieres.

Veo que eres un marinero capaz.

–    Yo al revés.

Te contrato a ti.

–    ¿A mí?…

Pero, ¿No has dicho que andas en busca de trabajo?

–    Es verdad.

Mi trabajo es llevar hombres al Mesías de Dios.

Tú eres un hombre fuerte y por lo tanto, un trabajo mío.

–    Pero… ¡Yo soy filisteo!

–   ¿Y qué?

¿Eso qué significa?

–   Quiere decir que nos odiáis.

Nos perseguís desde tiempos remotos…

Lo han gritado siempre vuestros jefes…

–    Los Profetas… ¿No es así?

Pero ahora los profetas son voces que no gritan más.

Ahora existe sólo el Único,  Grande y Santo Jesús.

Él no grita… Sino que llama con voces de Amigo…

No maldice, sino bendice.

No trae desgracias, las elimina.

No odia y no quiere que se odie.

Antes al contrario, ama a todos y quiere que amemos, incluso a nuestros enemigos.

En su Reino no habrá vencidos y vencedores, libres y esclavos, amigos y enemigos.

No, no habrá estas distinciones que dañan, que provienen de la maldad humana.

Sólo habrá seguidores suyos.

Es decir, personas que viven en el amor, en la libertad; vencedores del peso y del dolor.

Os ruego que prestéis fe a mis palabras y que tengáis deseos del Mesías.

Las profecías están escritas sí; pero El es mayor que los Profetas.

Y para el que lo ama quedan anuladas las profecías.

¿Veis esta bonita ciudad vuestra?

Pues si llegaseis a amar al Señor nuestro, a Jesús, el Cristo de Dios…

Aún más hermosa la volveríais a ver en el Cielo”

Y así estuvo hablando Simón; bonachón e inspirado al mismo tiempo.

Todos le escuchaban con atención y respeto.

Sí, ¡Con respeto!…

Ya casi terminaba, cuando de una calle, salió un grupo de personas armadas con bastones y piedras. 

Que gritaban y vociferaban.

Y cuando nos vieron, nos reconocieron como forasteros…

Y por el vestido… ¡Ahora entiendo!

Como forasteros de tu misma raza, Judas.

Y como a tales nos tomaron….

Y nos han creído gente de tu ralea.

Si no nos hubieran protegido los del navío; no lo estuviéramos contando.

Nos subieron en una lancha y nos llevaron por el mar.

Nos bajaron en la playa, en la zona cercana de los jardines del sur.

Y de allí nos venimos junto con los que cultivan las flores, para los ricos de acá.

Pero tú Judas; echaste a perder todo…

¿Es esa, una nueva manera de decir insolencias? 

Judas responde con altivez:

–    Es la verdad.

Nathanael replica severamente:

–    Hay que saber decirla.

Tampoco Pedro dijo mentira alguna. ¡Pero supo hablar!

Pedro dice con sencillez:

–     ¡Oh, yo!…

Traté de ponerme en el lugar del Maestro, pensando: ‘Él se portaría, así… muy dulce’.  Entonces yo…

Judas dice muy digno:

–    Yo prefiero los modales majestuosos.

Son más propios de reyes..

Judas con posesión diabólica perfecta por la soberbia y por el pecado…

Simón Zelote lo reprende:

–   Tu acostumbrada idea.

Estás equivocado Judas.

Hace un año que el Maestro te está corrigiendo este modo de pensar; pero no le haces caso.

Tú también estás obstinado en el error; como los filisteos contra los que arremetes. 

Judas replica altanero:

–    ¿Acaso alguna vez me ha corregido por esto?

Además, cada uno tiene su modo y lo usa.

Al oír estas palabras, Simón Zelote se estremece,  (parábola del diente de león)

sobresaltado mira a Jesús…

El cual no dice nada…

Pero asiente a la mirada evocadora de Simón con una leve sonrisa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

P TIEMPOS PELIGROSOS


Enero 28 de 2021   

Habla Dios Espíritu Santo   

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo 

VisiónVeo Su Rostro grande y se acerca hacia nosotros.

Estando los tiempos como los estáis viviendo, son Mis momentos también, junto con Mi Esposa, la siempre Virgen María,

para ir guiando a las almas hacia su salvación.

Vosotros habéis hecho de vuestra vida un desastre.

La gran mayoría de vosotros os habéis apartado de las bondades del Amor,

de las Leyes, de la vida íntima que Nos deben a Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad. 

 Y esto teneMos que detenerlo ya

Las almas caen al Infierno, como las hojas en el otoño...

porque Satanás está llevando a muchas almas a la perdición eterna.

Tenéis que daros cuenta de tanto Amor que se ha derramado sobre vosotros.

Ciertamente tenéis el libre albedrío, pero habéis actuado erróneamente a lo largo de vuestra existencia. 

Muchas almas Nos ha quitado el Malo, mucha maldad ha corrompido los corazones,

vosotros os habéis guiado por vuestra carnalidad y no por la espiritualidad

que debisteis haber tomado desde el principio de vuestra existencia.

Ciertamente, muchos de vosotros no tuvisteis guía paterna o materna

para que se os enseñaran las buenas obras, los buenos caminos, las buenas intenciones.

Y sobre todo el amor hacia Nosotros.

Y tampoco Me buscasteis en vuestro interior.

a pesar de que en momentos de vuestra existencia Yo os hacía ver en vuestro interior,

que vivíais en el error, que vivías dándoNos la espalda,

que no seguíais las Leyes dadas por el Padre y las Enseñanzas del Hijo,

pero Nuestro Amor es inmenso por vosotros y por eso son momentos en que Yo Me voy a manifestar más fuertemente

en la mente y en el corazón de los hombres

con la intención de salvaros, de recuperar vuestras almas,

DE LLEVAROS AL ARREPENTIMIENTO PROFUNDO

Para que podáis regresar al buen camino, pero también deberéis poner de vuestra parte.

Deberéis entrar en oración profunda, deberéis alejaros de todo aquello a donde Satanás os ha llevado

Y que os ha apartado de las Verdades de la Fe

y del Amor de Fusión y de Coparticipación, tanto a vosotros como a vuestros hermanos.

Poco a poco iréis sintiendo más fuertemente Mi Presencia en vosotros; 

como una brújula que os guía hacia un punto fijo,

también estaré Yo guiándoos hacia un punto fijo, que es vuestra salvación eterna.

Entrad en Oración, pedid Mi Guía amorosa, pedidLe a Mi Esposa, la siempre Virgen María, que os cuide en todo momento,

acudid al Cielo a pedir ayuda, porque no estáis solos, tenéis todo a vuestro favor; sois almas creadas por vuestro Dios,

sois almas que lleváis una misión de Amor, sois almas que, terminando vuestra misión, deberéis regresar al Reino de los Cielos. 

VUESTRO LUGAR ESTÁ EN EL REINO DE LOS CIELOS

NO EN EL INFIERNO A DONDE OS QUIERE LLEVAR EL ENEMIGO.

CENTRAOS PUES, YA, EN VUESTRA MISIÓN.

Muchas, muchas almas se siguen perdiendo porque no creéis en el Amor con el que Nosotros os consentimos.

Entended ya, que estáis en momentos difíciles de la Humanidad,

En la muerte física, el ESPÍRITU vuelve a Dios, el CUERPO regresa al polvo y el ALMA va al CIELO o al INFIERNO.

en momentos que, si no escogéis correctamente, os perderéis eternamente.

ORAD, ORAD, ORAD 

Porque ¡Cuánta pena Me dais, Mis pequeños!

Vuestros valores están ofuscados y tergiversados por la Maldad de Satanás

que os ha llevado a buscar los bienes materiales, haciendo a un lado los espirituales.

Pasáis vuestra existencia, o una buena parte de ella, tratando de llenaros de valores materiales

para que vuestra economía sea alta y así, supuestamente, no sufráis.

Ciertamente, se os han dado los valores materiales para cubrir vuestras necesidades humanas,

pero Satanás os lleva por caminos equivocados y vosotros, queriendo tener siempre más de lo material,

os olvidáis del valor más grande que tenéis en vosotros, que es Mi Presencia Divina. 

Yo, vuestro Dios Espíritu Santo, Soy el Tesoro más grande que un alma puede desear,

no hay ningún otro valor más grande que la Presencia Divina de Nuestra Santísima Trinidad en vosotros.

Perfectamente sabéis que en algún tiempo dejaréis este mundo y os enfrentaréis a vuestra realidad espiritual.

Buscasteis afanosamente los bienes del mundo, quizá hasta cometisteis graves errores, graves pecados por obtener más de ellos

e hicisteis a un lado, durante tanto tiempo de vuestra existencia, los valores grandes del alma

y, sobre todo, Me hicisteis a un lado a Mí, vuestro Dios Espíritu Santo,

que habito en vuestro ser y que, si Me hubierais tenido en cuenta a lo largo de vuestra existencia,

os hubiera llevado por los caminos correctos en donde no os hubiera faltado lo material…

Y sobre todo lo espiritual, para que al final de vuestra existencia, en vuestro Juicio Particular,

pudierais llegar con las manos llenas a presentaros ante vuestro Dios,

con gran alegría de haber cumplido lo que se os pidió.

¿Ahora os dais cuenta, Mis pequeños, del gran error en el cual vivís?

¿Os dais cuenta que habéis desviado vuestro camino porque le hicisteis caso al Mundo, a Satanás?

¿Y Nos hicisteis a un lado, a Nuestra Santísima Trinidad, que os repito:

Somos el tesoro más grande que vuestra alma puede añorar?

¡Cuánto mal hace Satanás en las almas!

Y vosotros, por no tratar de tener una vida espiritual bien cimentada en lo Sacramental,

os desviáis fácilmente.

¡Cuánto desamor hacia Nosotros!

Y eso os lleva a una vida errónea,

porque si no Nos amáis a Nosotros, vuestro Dios, menos amaréis a vuestros hermanos.

Y por eso el mundo está tan caótico, porque ya no respetáis a vuestros hermanos que sí veis

 Y no Nos respetáis a Nosotros, vuestro Dios, que no veis.

Vuestra situación humana es caótica e irá de mal en peor,

si no reconocéis vuestro error y cambiáis vuestro actuar.

Sabéis que Nosotros os vaMos guiando, os vaMos llevando por caminos correctos. 

Se os avisa que vuestro actuar es incorrecto, pecaminoso, que os va llevando a un precipicio.

Y que estáis por caer y perderos eternamente,

Pero si reaccionáis, todo lo que se anuncia para vuestro bien SE PUEDE CANCELAR O AMINORAR, 

pero depende de vosotros 

Y esto es que entréis en razón, que entréis a vuestro corazón,

QUE PIDÁIS PERDON POR VUESTROS ERRORES

Y que encontréis el verdadero Tesoro que poseéis, pero que no lo habéis aprovechado.

Satanás os quiere destruir, os ha mentido a lo largo de vuestra existencia,

os ha llevado por caminos oscuros, por caminos que no os llevan a un bien eterno.

No habéis seguido la Luz, la Luz Verdadera que viene de Nosotros,

pero si reaccionáis y empezáis a tomar esa Luz como vuestra guía en vuestra vida,

disiparéis las tinieblas que os rodean, os ayudaréis a vosotros mismos y a vuestros hermanos que os rodean.

Entended, Mis pequeños, que lo menos que quereMos es vuestra destrucción eterna.

De una forma u otra os vaMos avisando alrededor del mundo de que vuestro actuar es erróneo.

Entended ya, Mis pequeños, antes de que sea demasiado tarde para vuestra salvación.

No confiéis en vosotros mismos, confiad en Nosotros y en Mí,

vuestro Dios, que habito en vuestro interior.

Entrad en vuestro corazón, buscadMe y Me encontraréis.

ESTÁIS A MOMENTOS DE GRANDES ACONTECIMIENTOS

TERRIBLES PARA ESTA HUMANIDAD

SI NO ENTENDÉIS,

ÉSTOS OS APLASTARÁN.

Os amo, Mis pequeños, y dejad que Mi Luz, que lleváis en vuestro interior,

os guíe por la rectitud Divina a la que debéis vosotros alcanzar y así ganar vuestra salvación eterna.

Visión: Veo a Nuestro Señor de frente.

Estira Su Brazo izquierdo, me enseña Su Corazón, un Corazón pequeño, no como otras veces que lo he visto más grande.

Arriba del Corazón veo una Cruz y de la Cruz bajan las cuentas del Santo Rosario hacia los lados…

Y me dice Nuestro Señor:

Ved, ved, Mis pequeños, éste es Mi Corazón amorosísimo por vosotros;

el Fuego que veis en el centro es lo ardiente de Mi Corazón por vuestra salvación.

Ciertamente, este Mi Corazón lo veis pequeño, más pequeño que el vuestro,

porque en Mi Humildad Divina Me quise hacer pequeño para llegar a vuestro corazón;

aun con este pequeño Corazón Me hago así, más pequeño que vosotros,

porque en ningún momento quise presentarMe ante la humanidad como alguien superior,

alguien dominante, alguien inalcanzable.

He venido para la salvación de todos, he venido para regresaros al Reino de los Cielos. 

Ciertamente, veis Mi Corazón Pequeño, pero Mi Amor por vosotros es Infinito, Inmenso.

Y vosotros podéis llegar a tener también ese Amor Infinito cuando os unáis a Mí.

El Rosario que está sobre Mi Corazón significa la presencia de Mi Madre,

que sí, ciertamente Yo Me he dado por vosotros,

pero Ella Me ofreció a Mi Padre como Holocausto por vuestra salvación.

Ella es Intercesora ante Mí por la salvación de todos vosotros.

Os ha dado como arma tremenda, contra las potencias de Satanás,

el Santo Rosario.

El cual os recuerda también la pequeñez,

la humildad con la cual se le puede vencer fácilmente a Satanás.

Yo Me hice Pequeño, como os he mostrado con Mi Corazón Pequeño,

pero os dejé un gran Conocimiento de Mi Palabra que, llevándola a cabo,

podéis llegar a tener el Reino de los Cielos. 

Con el Santo Rosario Meditamos TODA LA VIDA de Jesús y el Amor del Padre, que lo envió para salvarnos… LE ARREBATAMOS LAS ALMAS A SATANÁS Y VENCEMOS EN TODAS LAS BATALLAS

El Santo Rosario es un arma pequeña,

pero tremenda contra las fuerzas de Satanás. 

Tantas veces se os ha dicho que seáis pequeños y podréis alcanzar el Reino de los Cielos.

La soberbia con la que se están presentando aquellos que os están aplastando,

que os están llevando a una vorágine de problemas sociales, económicos, espirituales, que parecen que no tienen solución,

se pueden resolver, nuevamente como os digo:

con la humildad, la sencillez y en el venir a Mí, vuestro Dios y Salvador,

llegando a través de Mi Madre, la Siempre Virgen María,

Con tu Rosario Madrecita, convertido en la Red Divina de la Salvación, te entrego con cada Ave María, LAS ALMAS DE…

a través del rezo del Santo Rosario.

Recordad, como os he dicho antes, todos los pecados son perdonables, menos aquél contra el Espíritu Santo,

Que es cuando no creéis que Yo os pueda perdonar vuestros pecados.

porque creéis que vuestros pecados son mayores que Mi Misericordia Infinita.

Ese es un pecado por falta de Fe,

porque no tenéis confianza en que Yo, vuestro Dios y Salvador, he vencido a Satanás y a todo lo que él produce.

Confiad, Mis pequeños, y venid a Mí.

A pesar de que los momentos que estáis viviendo son difíciles,

os debéis preparar como las vírgenes que esperaban a su amo.

Tened siempre vuestras lámparas encendidas, que esto es, vivir en estado de Gracia.

Sabéis que sucederán cosas muy fuertes en vuestro mundo, y aun en el Universo entero,

pero recordad que lo que importa en vosotros es el estado de vuestra alma,

CÓMO ESTARÉIS

EN EL MOMENTO EN QUE SE OS LLAME

A REGRESAR AL REINO DE LOS CIELOS.  

Esa debe ser vuestra preocupación principal, Mis pequeños,

NO lo que perderéis, como así lo tomáis.

Seréis juzgados en Mi Amor, en el amor que tenéis hacia Mí,

en el amor que tenéis hacia vuestros hermanos,

en el amor que habéis dado a lo largo de vuestra existencia.

Mi Reino es de Amor, que es vuestro Hogar también.

Manteneos, pues, en una vida espiritual

y no os preocupéis de lo que pase en lo material a vuestro alrededor,

preocupaos por el estado de vuestra alma,

El Día del Juicio ante el Tribunal de Cristo, seremos recompensados. O nuestras obras serán quemadas como la paja. Tal vez recibamos alguna recompensa, QUIZÁS NINGUNA.

de cómo estará ésta cuando os presentéis de regreso ante Mí,

vuestro Dios, para juzgaros.

Muchas cosas grandes, bellas, podéis hacer por vuestros hermanos para salvarlos,

mucho amor todavía podéis dar a vuestro alrededor y este Amor debéis tomarlo de Mí,

COPIANDO LO QUE YO HICE POR TODOS VOSOTROS

CUANDO ESTUVE SOBRE LA TIERRA

Enseñándoos, guiándoos, fortificándoos, para cuando tuvierais estos momentos.

No temáis, Mis pequeños, Yo os puedo devolver la vida.

Vosotros creéis que perderéis la vida, pero recordad que si vivís en estado de Gracia, si estáis viviendo para servirMe,

Quienes mueren en la Cruz, ¡Resucitarán!

Yo os voy a devolver vuestra vida y os la devolveré en el Reino de los Cielos.

El alma nunca muere, el alma permanece siempre,

pero esta alma que se os ha dado para servirMe,

ésta puede estar en falla grave y podríais perderos para siempre,

por toda la Eternidad;

pero si vuestra alma se gana el Reino de los Cielos, gozaréis inmensamente lo que hicisteis sobre la Tierra.

LlevadMe a los vuestros, no os preocupéis, como se os ha dicho en las Sagradas Escrituras,

por lo que puedan hacer con vuestro cuerpo o con vuestras propiedades, o con lo material que tengáis,

preocupaos por vuestra alma, por aquellos que os pueden llevar a la perdición, al pecado,

A LA DESTRUCCIÓN ESPIRITUAL DE VUESTRA ALMA

Os amo, Mis pequeños, manteneos siempre viendo Mi Corazón Pequeño, Humilde, Sencillo,

PERO INMENSAMENTE PODEROSO

 Que os puede salvar eternamente.

Os bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros

Y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.

http://diospadresemanifiesta.com/

P IDOLATRÍA Y CONDENACIÓN


Enero 03 de 2021

Habla la Santísima Trinidad

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Dios y no hay otro Dios fuera de Mí.

Vosotros, a lo largo de vuestra existencia y a lo largo de los siglos, os habéis hecho de diferentes dioses, dioses que no os han dado lo que Yo os he dado: primeramente, la vida.

Sois muy mal agradecidos. Y esos dioses que habéis creado, algunos os destrozan totalmente porque Satanás está en ellos,

otros os desvían para que no Me deis a Mí el culto debido y el agradecimiento tan grande que Me debéis.

¿Acaso vuestros dioses os dieron el don de la vida?

¿Acaso los dioses que habéis creado a lo largo de vuestra existencia os dan el sustento que tenéis?

¿Acaso esos dioses en los que ahora creéis pueden controlar el día y la noche, los climas, la vida que os rodea?

¿Acaso esos dioses, en los que vosotros os basáis para vuestra existencia; os perdonan vuestros pecados, os han dado su sangre como Mi Hijo os la ha dado por vuestra Redención?

Habéis creado muchos dioses que, lejos de ser como Yo Soy, el Perfecto, el Santísimo, el Único;

están llenos de defectos porque son dioses creados por vosotros, por vuestros mismos defectos.

No podéis basaros en ellos porque no os van a responder como Yo os respondo que, a pesar de que Me tratáis mal, os sigo cuidando…

Y como os dije, los que vosotros habéis creado no responden con la Caridad con la que Yo os trato, aun a pesar de que Me traicionáis tantas veces a lo largo de vuestra existencia.

Esos dioses, en los que vosotros creéis, no os aconsejan para llevaros a la perfección y para que encaminéis vuestra vida por el camino que os llevará de regreso a vuestro Hogar Eterno.

VUESTRA MALDAD ES INMENSA

Y VUESTRA TONTERÍA MÁS,

PORQUE ESTÁIS BASANDO VUESTRA EXISTENCIA

EN UN IDEAL QUE HABÉIS CREADO

LLENO DE DEFECTOS Y DE MALDADES. 

No Me conocéis porque no Me buscáis; si realmente Me conocierais en lo profundo, olvidaríais todo aquello que habéis creado y regresaríais a Mí.

Vuestras creencias humanas, llenas de defectos, no os ayudan a que vosotros crezcáis en Virtudes y sobre todo en amor.

No tenéis otro Dios como Yo que os ame tanto, que os perdone tanto, que a pesar de vuestras traiciones espero el momento para que regreséis a Mí.

Os he enviado a Mi Hijo para que os abriera nuevamente las Puertas del Cielo,

¿Acaso vuestros dioses tienen esa autoridad?

Os he enviado a Mi Santo Espíritu para que os haga entender que

YO SOY EL ÚNICO DIOS VERDADERO

Y aquél que no esté Conmigo y que está contra Mí no tendrá acceso al Reino de los Cielos,

Porque ahí entran las almas QUE SABEN AMAR, pero sobre todo que saben agradecerMe a Mí tanto Amor que os he dado.

Os habéis desviado demasiado y, el simple hecho de que hayáis creado un dios fuera de Mí, eso indica vuestra falta de Sabiduría, la cual no os dará ninguno de los dioses que habéis creado.

La Perfección que os lleva a la santidad solamente puede venir a través Mío.

Vuestros errores, vuestra traición os puede costar la Vida Eterna.

Me alegra saber que de todos los ególatras, YO SOY el mejor de TODOS

No hay ningún otro dios fuera de Mí que os quiera llevar hacia la Vida Eterna.

Vuestros dioses son tan frágiles como vosotros lo sois, no hay ningún otro dios que sea tan poderoso como Yo, vuestro Dios, y que haya creado todo lo que tenéis a vuestro alrededor.

¿Acaso vuestros dioses pueden darle vida a alguien que ha muerto?

¿Pueden hacer oír a aquel que ha perdido el oído o ayudaros a volver a ver cuando estáis ciegos?

Mi Hijo, vuestro Dios también, os ha mostrado lo que Yo, vuestro Padre y Creador, puedo hacer y aún más, Mis pequeños.

Sois Mis hijos y tenéis derecho a infinidad de regalos que provienen de Mí y ninguno de esos regalos tan grandes, tan poderosos, tan bellos, tan llenos de Amor,

Os los pueden dar cualquiera de vuestros dioses que habéis creado con mentiras, con errores o a través de la Maldad del mismo Satanás,

que os quiere desviar para que NO Me rindáis el culto que solamente a Mí debéis tener.

Habéis llegado ya a un límite insoportable, os habéis alejado de la Verdad, de la realidad que debéis vosotros vivir y seguir.

No estáis ya en condiciones, si seguís así, de alcanzar la perfección a la que estáis llamados.

Reaccionad, Mis pequeños, antes de que sea demasiado tarde.

Regresad a Mí, vuestro Dios, el Único Dios Verdadero que os va a dar la salvación eterna. 

Meditad lo que os he dicho, os estáis dejando guiar por puras mentiras, por pura falsedad, por alucinaciones satánicas que os hacen creer que estáis siendo guiados por una realidad divina,

cuando realmente es una realidad satánica y llena de mentiras en lo que estáis basando vuestra existencia.

Meditad y preguntaos cuánto Amor, cuánto Verdadero Amor, Puro y Santo, os han dado esos dioses que habéis creado.

No hay Amor en ellos, os habéis creado esos dioses para que apoyen vuestros errores, vuestras falsedades…

Y estáis siguiendo una irrealidad que, os repito, en el mayor de los casos, es satánica.

Hijitos Míos, ciertamente Mi Donación fue dolorosa, ciertamente sufrí no solamente en cuerpo sino en espíritu.

Pero cuando todo se hace por Amor a los demás, ese dolor se vuelve gozo, Mis pequeños.

Cuántos hay que, ciertamente, son llamados al sufrimiento, a la donación, para defender Mi Santo Nombre…

Y algunos fallan, pero muchos toman ese sufrimiento también con amor, porque Yo estoy en ellos,.

Y así os lo he dicho, que si sois llamados al sufrimiento, a vuestra donación hacia Mí, Yo voy a tomar el dolor para que no sufráis,

pero quiero que vuestros hermanos vean vuestra donación y deis ejemplo de amor hacia Mí.

El sacrificio, como os he explicado, puede ser cruento o incruento, Yo tuve ambos.

Desde que fui concebido en el Vientre de Mi Madre María empezó Mi Sufrimiento, pero fue con un Amor inmenso por vosotros. 

Todo el Poderío Divino que tengo lo hice pequeño, para entrar en el Vientre de Mi Madre y con humildad, acepté ese desarrollo humano que vosotros lleváis de nueve meses en el vientre materno.

Vosotros no podéis entender ahora lo que es esa donación, ese acto tan fuerte de humildad de haber detenido todo ese Poderío Divino y entrar en el Vientre de Mi Madre y hacerMe como vosotros.

Todo eso es Amor, Mis pequeños, todo el desarrollo de Mi Vida sobre la Tierra estuvo marcado con el Amor.

MI DONACIÓN FUE TOTAL.

 Lo que no muchos de vosotros hacéis; a veces os detenéis ante el necesitado y no os dais en totalidad hacia ellos, ciertamente dais y os lo agradezco,

porque en esa forma estáis mostrando un corazón parecido al Mío, pero cuando os dais en totalidad, cuando veis primero al hermano antes que a vosotros mismos, 

vuestro acto de amor vale mucho más y será grandemente recompensado en el Reino de los Cielos.

También os he dicho que, deis poco o deis mucho, vuestra recompensa se dará,

porque todo acto de amor, pequeño o grande, solamente puede salir de Mi Corazón Divino que vosotros le habéis hecho vivir en vuestro corazón.

A lo que voy, Mis pequeños, y os lo he pedido tantas veces, es que os vayáis asemejando a Mí, vuestro Dios, por eso Me hice Hombre, para que Me conocierais. 

Ciertamente, como Dios, se pudo haber dado la Redención desde los Cielos sin que Yo tuviera que haber bajado a la Tierra a estar entre vosotros, pero

¿De dónde tomaríais vosotros el ejemplo a seguir si no Me hubierais conocido?

Por eso los grandes santos, y aun los pequeños, la gente buena, van tomando algo de Mi ejemplo sobre la Tierra, lo toman para sí mismos y lo dan a sus hermanos… 

por eso era necesario que Yo conviviera entre vosotros para que vierais lo que todo un Dios, con gran humildad y Amor hacia vosotros, puede hacer por la salvación de todos vosotros.

No despreciéis nunca, Mis pequeños, una oportunidad para dar ejemplo a vuestros hermanos, y hacedlo siempre con humildad, con sencillez.

Y como dicen las Escrituras, prácticamente a escondidas, que no sepa vuestra mano izquierda lo que hace la derecha;

en el Cielo se sabe y se reconoce ese acto de amor.. Y será recompensado grandemente.

Son tiempos en que dejaréis amor entre los hombres, en que seréis esos Cristos para ayudar a hermanos vuestros a regresar a Mí. 

En cada momento de Mi existencia, Yo iba dejando ejemplo para que los que Me veían lo siguieran. 

Ahora no os dais cuenta de cuántos se convierten con el ejemplo y vosotros mismos, en algún momento, habéis dejado ejemplo de amor…entre vuestros hermanos habéis dejado una palabra venida de Mí que les cambió la vida a uno o a varios de vuestros semejantes.

 Y de eso vosotros no os dais cuenta en la gran mayoría de los casos, pero en el Cielo se toma nota de cada uno de vuestros actos, buenos y malos.

Os pido, pues, que vuestros ejemplos cada vez sean mayores, que vayan llenos de Perfección Divina y de amor

para que podáis mover a muchos hermanos vuestros a la conversión, a la salvación eterna, al verMe a Mí en vuestros actos, en vuestras palabras, en vuestros hechos.

Mi Amor queda con vosotros, Mis pequeños.

Gracias por seguirMe, gracias por interceder por vuestros hermanos,

Yo os iré cuidando para que sigáis salvando muchas almas que tanto necesitan de Mi ejemplo a través de vosotros.

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo.

Estando los tiempos como los estáis viviendo, son Mis momentos también, junto con Mi Esposa, la siempre Virgen María, para ir guiando a las almas hacia su salvación.

Vosotros habéis hecho de vuestra vida un desastre.

La gran mayoría de vosotros os habéis apartado de las bondades del Amor, de las Leyes, de la vida íntima que Nos deben a Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad,

y esto teneMos que detenerlo ya porque Satanás está llevando a muchas almas a la perdición eterna.

Tenéis que daros cuenta de tanto Amor que se ha derramado sobre vosotros.

Ciertamente, tenéis el libre albedrío, pero habéis actuado erróneamente a lo largo de vuestra existencia. 

Muchas almas Nos ha quitado el malo, mucha maldad ha corrompido los corazones,

vosotros os habéis guiado por vuestra carnalidad y no por la espiritualidad que debisteis haber tomado desde el principio de vuestra existencia.

Ciertamente, muchos de vosotros no tuvisteis guía paterna o materna para que se os enseñaran las buenas obras, los buenos caminos, las buenas intenciones,

Y SOBRE TODO EL AMOR HACIA NOSOTROS

Y tampoco Me buscasteis en vuestro interior, a pesar de que en momentos de vuestra existencia Yo os hacía ver en vuestro interior que vivíais en el error, que vivías dándoNos la espalda,

que no seguíais las Leyes dadas por el Padre y las Enseñanzas del Hijo,

pero Nuestro Amor es inmenso por vosotros y por eso son momentos en que Yo Me voy a manifestar más fuertemente en la mente y en el corazón de los hombres con la intención de salvaros,

23. Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24. Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.» Juan 4

de recuperar vuestras almas, de llevaros al arrepentimiento profundo y que, de esta forma, podáis vosotros regresar al buen camino; pero también deberéis poner de vuestra parte. 

Deberéis entrar en oración profunda, deberéis alejaros de todo aquello a donde Satanás os ha llevado y que os ha apartado de las Verdades de la Fe y del Amor profundo, tanto a vosotros como a vuestros hermanos.

Poco a poco iréis sintiendo más fuertemente Mi Presencia en vosotros; como una brújula que os guía hacia un punto fijo,

también estaré Yo guiándoos hacia un punto fijo, que es vuestra salvación eterna.

Entrad en oración, pedid Mi Guía amorosa, pedidLe a Mi Esposa, la siempre Virgen María, que os cuide en todo momento,

acudid al Cielo a pedir ayuda, porque no estáis solos, tenéis todo a vuestro favor; sois almas creadas por vuestro Dios,

sois almas que lleváis una misión de Amor, sois almas que, terminando vuestra misión, deberéis regresar al Reino de los Cielos.

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

Vuestro lugar está en el Reino de los Cielos no en el Infierno a donde os quiere llevar el enemigo. Centraos pues, ya, en vuestra misión.

Muchas, muchas almas se siguen perdiendo porque no creéis en el Amor con el que Nosotros os consentimos.

ENTENDED YA,

QUE ESTÁIS EN MOMENTOS DIFÍCILES DE LA HUMANIDAD,

21. Porque habrá entonces una gran = tribulación, cual no la hubo = desde el principio del mundo = hasta el presente = ni volverá a haberla.
22. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.

EN MOMENTOS QUE, SI NO ESCOGÉIS CORRECTAMENTE,

OS PERDERÉIS ETERNAMENTE.

ORAD, ORAD, ORAD.

Os bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.


http://diospadresemanifiesta.com/

P PROFECÍA CUMPLIDA


Diciembre 13 2020 1: 50 P.M.

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SUMO Y ETERNO SACERDOTE

A LOS PASTORES DE SU REBAÑO

Hijos míos, mi Paz sea con vosotros:

Pastores de mi Rebaño, la tristeza y la soledad me embargan, al verme traicionado por muchos de vosotros, que desde adentro están acabando con la fe de mi Pueblo y destruyendo mi Iglesia.

Como Sumo y Eterno Sacerdote, me duele y entristece ver como muchos de mis Sacerdotes y Ministros me reparten sacrílegamente,

dándome en la mano a mi Pueblo con el pretexto según ellos, de evitar contagiarse

CON UN VIRUS QUE ES MÁS YA,

UNA CONSPIRACIÓN Y UN ATAQUE DIRECTO

A MI IGLESIA PARA DESTRUIRLA.  

La comunión en la mano no viene de parte mía; fue introducida por la Masonería Eclesiástica, a través del llamado Master Plan, que tiene como objetivo la destrucción de mi Iglesia.

Este es el humo de mi Adversario que se infiltró en mi Iglesia, después del Concilio Vaticano Segundo.

Hijos Predilectos, que tristeza siento al ver que sólo en mis Templos hay peligro de contagiarse, según muchos de vosotros y según los enemigos de mi Iglesia.

En las demás actividades de la vida humana hay aglomeraciones de personas, sin distanciamientos y con el mínimo de protocolos,

Y AHÍ, NO HAY PELIGRO DE CONTAGIARSE

 sólo en mis Templos y actividades religiosas hay censura;

en mis Templos si hay distanciamientos y severidad en los protocolos,

Basílica cerrada y sin peregrinos, en este Doce de Diciembre 2020

y lo más triste es ver como muchos de mis Predilectos callan por temor y permiten tan vil engaño y atropello a mi Rebaño.

¡EL CALVARIO DE MI IGLESIA HA COMENZADO!

 ¡Lágrimas de sangre brotan de mis ojos al ver la TRAICIÓN, que estoy recibiendo de muchos de mis Pastores que dicen ser mis familiares!

Los enemigos de mi Iglesia conspiran contra Ella y muchos de vosotros cobardemente calláis.

Otros con su actitud, le siguen el juego a los conspiradores.

De seguir como va mi Iglesia muy pronto mi Santo Sacrificio desaparecerá;

Así se cumple lo que está escrito en el Libro de Daniel 12, 11

que habla de la Desolación Abrumadora del Templo.

¡Ay, de aquellos Mayorales y Pastores infieles, que por su actitud displicente unos y su falta de carácter otros!

¡PERMITIRÁN LA DESTRUCCIÓN DE MI IGLESIA!

¡En verdad les digo, ya recibieron su paga!

Acordaos de lo que dice mi Palabra:

¡Ay de los pastores que dejan que mis ovejas se pierdan y dispersen!

Ustedes han dispersado mis ovejas, las han hecho huir y no las han cuidado.

Pues bien, ¡YO TENDRÉ BUEN CUIDADO DE CASTIGAR SUS MALAS ACCIONES! (Jeremías 23. 1,2)

Hoy los enemigos de mi Iglesia conspiran contra Ella, amparados bajo el pretexto de una Pandemia

y ayudados por muchos de mis pastores que con su actitud, les están ayudando a destruir la Fe de mi Pueblo.

Muchos de mis pastores están cerrando mis Templos y otros me están repartiendo sacrílegamente.

La Apostasía va en aumento por la actitud de muchos de mis pastores, que lo que están haciendo es dispersando mis ovejas.

¡Pastores infieles, Yo Soy Camino, Verdad y Vida!

En cada sacrificio incruento de mi Santa Misa, estoy Vivo y Real, espiritualmente en medio de vosotros y mi Pueblo.

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

Entonces: si Yo Estoy con vosotros, ¿Quién podrá estar en contra de vosotros?

El poder de la Oración de mi Pueblo no contamina, por el contrario, sana y libera;

la Fe y la Oración de mi Pueblo fiel, es el mejor antídoto contra cualquier virus o pandemia.

¡PASTORES DE MI REBAÑO,

ABRID DE NUEVO MIS TEMPLOS

PARA QUE MI PUEBLO FIEL VENGA A ADORARME!

¡No os hagáis Reos de Culpa, siguiéndole el juego a los enemigos de mi Iglesia, para que no tengáis de qué lamentaros mañana!

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca

Vuestro, Jesús Sumo y Eterno Sacerdote

“Oh Jesús Sacerdote, guarda a tus sacerdotes en el recinto de tu Corazón Sacratísimo, donde nadie pueda hacerles daño alguno; guarda puros sus labios, diariamente enrojecidos por tu Preciosísima Sangre. Entregamos en tus divinas manos a TODOS tus sacerdotes. Tú los conoces. Defiéndelos, Ayúdalos y SOSTENLOS, para que el Maligno no pueda tocarlos. Amén

Hijos míos, dad a conocer este mensaje en todas mis Casas

LLAMADO DE JESÚS EL BUEN PASTOR A SU REBAÑO FIEL.

Mi Paz sea con vosotros, Rebaño mío

Mi pequeño Nabí, dile a la humanidad que está ya en tiempos de Tribulación y no hay marcha atrás;

la tribulación cada vez será más fuerte y os irá purificando hasta que brilléis como crisoles.

El tiempo de mi Aviso está en cuenta regresiva, su día cada vez está más cerca;

 

EN VUESTRO PASO POR LA ETERNIDAD,

SERÉIS JUZGADOS COMO SI HUBIERA LLEGADO VUESTRA HORA

Y SE OS LLEVARÁ AL LUGAR QUE OS CORRESPONDE

SEGÚN VUESTRAS OBRAS.

Una minoría que se puede contar será llevada al Reino de Dios, la inmensa mayoría de las almas serán llevadas al Purgatorio o al Infierno.

Rebaño mío, mi Aviso y Milagro, serán la última oportunidad que le daré a la humanidad para que se convierta.

Mi Infinita Misericordia le concederá la Gracia a muchas almas de regresar de nuevo a este mundo,

PARA QUE RETOMEN LA SENDA DE LA SALVACIÓN

Y NO VUELVAN A PONER EN DUDA MI EXISTENCIA

Y LA EXISTENCIA DEL CIELO, PURGATORIO E INFIERNO.

A millones de almas tibias se les concederá la Gracia de regresar para que en el tiempo del Milagro se conviertan.

DE NO HACERLO

SERÁN SEPARADAS PARA SIEMPRE

DE MI REBAÑO

Millones de almas por la gravedad de sus pecados no regresarán más este mundo; mi Aviso será para ellas, el pasaporte a la muerte eterna.

Ovejas de mi Rebaño, el tiempo de la Gran Tribulación comenzará con el último reinado de mi Adversario y durará tres años y medio de vuestro tiempo.

Durante este tiempo mi Rebaño será totalmente purificado y estará listo para emprender la última batalla por su libertad;

MAITREYA

mi Adversario y sus huestes del Mal, serán derrotados y expulsados de la faz de la Tierra.

Estad pues alerta y vigilantes, porque se aproxima el regreso triunfal de vuestro Rey y Salvador.

Que vuestras lámparas permanezcan encendidas con la Oración, para que podáis salir al encuentro de vuestro Señor y Salvador, que ya está tocando a la puerta de vuestra alma.

Rebaño mío, se aproximan días de angustia y de gran agitación, pero NO TEMÁIS;

Yo, vuestro Eterno Pastor, no permitiré que ninguna de mis ovejas se me pierda.

Os estoy llamando ovejas de mi rebaño; escuchad mi voz y permaneced cerca del redil, porque muy pronto vengo a reuniros para que haya un sólo Pastor y un solo rebaño.

La Noche y sus Tinieblas se están acercando,

NO TENGÁIS MIEDO

POR MUY FUERTES QUE SEAN LAS PRUEBAS

PERMANECED SIEMPRE FIRMES EN LA FE

Orantes y vigilantes a todo instante, y os aseguro que todo pasará como un sueño y nada ni nadie, podrá robaros mi Paz.

Rebaño mío, sed astutos como serpientes, y mansos y humildes como palomas. (Mateo 10, 16)

No os relajéis con la oración, porque bien sabéis que vuestro enemigo el diablo, anda como león rugiente, buscando a quién devorar. (1 Pedro 5, 8)

“Ve y vence. Ve y conquista. Ve y nunca olvides que eres un guerrero de Dios. Habla con autoridad. Camina con seguridad. ERES HIJO DEL REY”

Si oráis y estáis bien protegidos con vuestra Armadura Espiritual, la protección del Cielo tendréis;

más si os apartáis de la oración y de Dios, corréis el riesgo de perderos porque estos días que estáis viviendo son ya de oscuridad.

Acatad pues rebaño mío, las instrucciones que os estoy dando para que podáis caminar en medio de esta oscuridad y llegar seguros a las puertas de mi Nueva Creación.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor de todos los tiempos

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

 

D REINO DE LAS TINIEBLAS 2


CUMPLIMIENTO

Impresionante Testimonio de un ex Gay, que sintió cuando el Demonio lo Vino a Buscar

Joseph Sciambra, de 47 años, es un ex actor porno gay, que ha descrito su propio viaje hacia el núcleo más oscuro del infierno gay.

De niño comenzó con la pornografía y el deseo de placer le llevaba a buscar sensaciones cada vez más morbosas.

“La pornografía es adictiva, y es progresiva”, explica con lucidez Joseph Sciambra.

“Esto puede ser comparado a la droga. Cuando comienzas a tomarla, empiezas con lo más suave como el alcohol o la marihuana. Entonces se pierde el sentido de lo que estás haciendo y entras a drogas más duras.

Es lo mismo con el porno”.

Un día se encontró en el hospital luego de una orgía y sintió al demonio que lo venía a buscar.

Y el rosario de su madre y el encuentro con Jesús, le hizo cambiar de vida.

Cuenta cosas impresionantes de lo que vivió dentro del mundo gay. Y sugiere la forma de tratar a los gays para sanar sus heridas.

Joseph Sciambra, de 47 años, es un ex actor porno gay, que ha descrito su propio viaje hacia el núcleo más oscuro del infierno gay, en el distrito Castro de San Francisco a principios de los años 90.

Lo documentó enTragado por Satanás“,que es el título de su libro, en el que relata sus experiencias.

‍Joseph, que abandonó la escena gay hace 14 años después de una dramática reconversión a la fe católica, dice que su búsqueda de amor y aceptación a través del sexo comenzó con la pornografía.

‍A la edad de ocho años, un día él ingenuamente hojeó una revista porno dejada por un hermano mayor. Esto lo despertó y lo enganchó a una búsqueda por revistas porno más gráficas.

Luego vino la masturbación y la necesidad de actuar con los demás, lo que veía en las revistas.

Joseph dice que lo que él ansiaba era experimentar un nirvana sexual profundo y satisfactorio. Y esto amplió el horizonte de sus aventuras sexuales.

Nuevas experiencias sexuales con nuevas parejas fue el único estímulo que parecía ofrecer la emoción, que buscaba desesperadamente.

Los burdeles y las prostitutas se convirtieron en parte de su rutina sexual. Cuando  Joseph se aburrió del porno femenino, se trasladó a la pornografía gay.

Entonces se dio cuenta de que debía estar con los hombres gays, para satisfacer sus crecientes deseos sexuales.

Hombres gay mayores iniciaron a Joseph de 19 años en el sexo gay en el ambiente gay de Castro. Entonces él comenzó a visitar las casas de baños y salas de juego de vídeo para adultos, de sexo gay anónimo.

En su búsqueda de amor y compañía Joseph se sumergió profundamente en el mundo gay y lo  que tan desesperadamente buscaba, constantemente se le escapaba.

Las llamadas “cabinas gloria” (un lugar para el sexo oral anónimo) ofrecieron la siguiente forma de excitación y  fue en uno de esos lugares que Joseph relata que se entregó sexualmente a Satanás,

Quien se presentó en forma de una boca abierta con una larga lengua,

y a  partir de ese momento Joseph comenzó a escuchar voces dentro de su cabeza y buscando nuevos estímulos, fue que Joseph se convirtió en un actor porno amateur y finalmente se encontró viajando

cada vez más hacia abajo, en la oscuridad del sadomasoquismo, allí infligió y recibió dolor y tortura sexualizada esto incluye prácticas horrendas demasiado gráficas para describir aquí.

La mayor parte de esto fue filmado para la industria del porno gay y el nirvana sexual de Joseph, podía ahora sólo obtenerse con la violencia, la dominación y la agresión.

Ahora, a sus más de 40 años, Joseph dice que lo único que experimentó en su interior fue odio.: Odio por otros hombres, odio por su vida y odio por el mundo.

A esas alturas ya había experimentado el sexo con más de mil hombres y abrazó todo lo que era sexualmente espantoso y horrible.

Una orgía diabólica muy violenta, mandó a Joseph al hospital. Allí tuvo una experiencia de la muerte y de su alma descendiendo a una boca abierta y salivante, que supo que era el Infierno.

Pero la madre católica de Joseph estuvo al lado de su cama, rezando fervientemente el Rosario.

El miedo se apoderó del corazón de Joseph. No quería entrar en la boca eterna que se había abierto para recibirlo a causa de escoger el pecado para su vida.

‍Dice que pidió la ayuda de Dios y la liberación. En ese momento, sintió que lo trajo de vuelta a su cuerpo.

Joseph redescubrió su fe católica que había abandonado en su infancia. Él experimentó el perdón de Dios por sus años de pecado sexual en el sacramento de la confesión.

‍Los demonios fueron echados de él en un exorcismo realizado por un sacerdote católico.

‍Él dice que encontró la fuerza para continuar su camino de fe con la recepción de la Eucaristía en la Misa, y encontró ayuda y el consuelo de María, la Madre de Dios.

‍Joseph admite que todavía lucha con la atracción hacia otros hombres y con la tentación de masturbarse.

Pero él dice que ha llegado a saber que el amor, la aceptación y la paz que tan ardientemente buscaba al tener sexo con otros hombres, Jesús se la da ahora en abundancia a través de una vida espiritual.

Para Joseph, la atracción entre personas del mismo sexo es una cruz que Dios ha pedido soportar a algunas personas por la redención del mundo.

Ahora lleva adelante una tienda religiosa católica en Napa, California; Joseph dice que existe un auténtico gozo en llevar la cruz.

‍Al unir sus sufrimientos a los de Jesús sufriente, Joseph cree que está ayudando a salvar a sus amigos gay de una suerte endiablada de la que apenas escapó.

‍Según Joseph, muchos hombres gay han llegado a él, diciéndole de su infelicidad y sus propias experiencias similares en el estilo de vida gay.

Joseph dice que habla en primer lugar de su amor por ellos. Luego habla de cómo su encuentro y aceptación del amor de Dios lo salvó de ser “tragado por satanás.”

Él les dice que el éxtasis sexual gay es momentáneo e ilusorio, pero el amor de Dios es duradero, satisfactorio y real.

Sciambra explica en su libro la carrera hacia sensaciones más fuertes que tienen los gay y la búsqueda permanente de liberarse de ese mundo que los persigue.

Y adelanta forma en que se pueden liberar y cómo se los puede ayudar.

UNA CARRERA HACIA SENSACIONES PORNOGRÁFICAS MÁS FUERTES

Sciambra describe como fue iniciado por la pornografía. Los niños son naturalmente curiosos sobre el sexo opuesto y el sexo en general.

‍Antes incluso de ver una revista pornográfica ya había sido introducido a la idea de la sexualidad femenina a través de los programas más populares de la época, como “Los ángeles de Charlie” y “Apartamento para tres”.

Cuando tuvo la oportunidad de ver mujeres desnudas en Playboy o Penthouse, por supuesto la tomó.

Después de todo, muchos de los padres de sus amigos coleccionaban Playboy, al igual que su hermano mayor, por lo que fue visto como una especie de rito de pasaje masculino.

Después de esa primera introducción a la pornografía, te enganchas.

‍Entonces comienza un deseo de más pornografía y las formas variantes del porno; es decir, diferentes modelos femeninos, material más explícito, la incapacidad para excitarse por formas suaves de porno.

‍Es un ciclo de adicción que a menudo se refleja en el abuso de drogas y alcohol.

Cuando sucede la exposición a la pornografía en la infancia, toda la estructura del deseo en la mente se vuelve dependiente de un flujo constante de estímulos visuales.

Más tarde, en la edad adulta, la idea de estar con una sola mujer, a menudo deja la sensación al adicto a la pornografía, de insuficiente.

Ahora, uno de los principales dispositivos de reclutamiento gay es el porno.  Se da una visión completamente falsa de las relaciones homosexuales y el sexo gay.

En el porno, todo el mundo es hermoso, feliz y saludable.

Sus temas, a menudo enfatizan la suprema masculinidad y las relaciones padre-hijo sexualizadas apuntan a las mismas heridas que se encuentran en el centro del sentido incorrecto de cada hombre gay sobre la masculinidad.

‍Sus deseos y anhelos más íntimos, son presos del porno.  Lo que se obtiene, es una solución rápida. Eso más tarde, te deja más dañado que antes.

LA BÚSQUEDA PERMANENTE DE LIBERACIÓN DE PARTE DE LOS GAY

Sciambra opina que el concepto de matrimonio gay, se ha fusionado con éxito con el de la igualdad homosexual.

Esto crea una dinámica en la que todos los gays se sienten obligados a apoyar el matrimonio gay,  incluso si no tienen ningún interés en el matrimonio por sí mismos.

Porque tiene que ver con la liberación homosexual.

Y el punto de la liberación homosexual es crear inevitablemente algún tipo de alivio dentro de la mente gay.

Porque cada persona gay, una vez que ha abrazado su homosexualidad, quiere el final de tanto sufrimiento, persecución y lucha.

El entrar en el estilo de vida gay, es un intento de tener paz e integridad.

PERO, ES UN ENGAÑO.

Y LA PAZ QUE ANHELAN NUNCA SUCEDE.

Debido a que la corriente principal de los medios de comunicación está colaborando con los de la Élite Gay, se ha producido una imagen muy sesgada y falsa del estilo de vida homosexual. ‍

En un momento, él ha comparado eso también, aunque las imágenes eran muy diferentes cuando era un niño.

En ese momento, The Village People y The Castro, en San Francisco se presentaban como una gran fiesta. En el momento en que entró en el estilo de vida, el estado de ánimo había cambiado con la aparición del SIDA.

‍Tuvo que ver como hermosos jóvenes de todas partes de los Estados Unidos, que llegaban a San Francisco buscando un puerto seguro de aceptación, sucumbían a la enfermedad.

Le rompió el corazón.

Pero en los años 90, las cosas empezaron a volver a lo de siempre:

La pornografía gay se convirtió en un producto de moda y una nueva generación de niños, fue atraída a la muerte por las promesas de placer sin riesgo.

Él dice que en su libro, la intención no es simplemente que la gente se disguste o se salga, sino revelar un lado muy importante de la forma de vida gay, que rara vez se investiga.

La última exploración seria fue probablemente la película tan denostada “Cruising”, dirigida por William Friedkin.

El considera que esa película hizo bien.

Porque si bien, los hombres gay pueden un día asentarse y entrar en la monogamia; la gran mayoría de antemano, tienen que viajar a través de un terreno de perversidad y promiscuidad.

Porque cada joven que acaba de entrar en el estilo de vida, se ajusta rápidamente a una tropa de hombres mayores entusiastas y listos para explotar nuevos reclutas.

Esto te prepara para una vida de amargura y decepción.

Algunos sobreviven y siguen adelante, muchos no lo hacen.  Sin embargo, todos ellos reaparecen dañados y desconfiados.

En especial quería llegar a los padres modernos que están tan dispuestos a ofrecer a sus hijos a este horror.

Para explicar lo que le espera a sus hijos…

Y

.también para dar un poco de dignidad a los que cayeron en esa vida debido a causas ajenas a ellos.

LA FORMA EN QUE LOS GAY SE PUEDEN LIBERAR

Sciambra dice que ha visto a muchos hombres y mujeres homosexuales infelices y alejados del cristianismo a causa de un exceso de celo cristiano, que les mostró condena, pero no amor.

‍Dice que ha descubierto, que cuando una persona gay está contemplando dejar el estilo de vida, a menudo sólo quiere un amigo desinteresado, es decir, alguien que no quiera o no le pida algo a ellos.

Esto puede ser una cuestión de simplemente escuchar, realmente no ofrecer mucho de catequesis o dogma, sino simplemente hacerles saber que te importan.

Una vez establecida la relación, tienes que decidir cuándo y cómo la verdad del plan de Jesucristo para cada uno de nosotros se va a entregar.

‍Siempre hay que recordar que ellos están profundamente heridos y las personas que sufren, necesitan simpatía, compasión y oraciones.

El consejo que le daría a alguien que está luchando con la pornografía es que la curación es posible, pero que se necesita tiempo, paciencia, y ser valiente de corazón.

Lo más importante, es que esto sólo es posible por la gracia de Dios y nuestra plena cooperación en Su amor por nosotros.

‍Para aquellos que luchan con la atracción hacia el mismo sexo, le gustaría animarlos a desarrollar su vida de oración, su relación con Dios.

Tienen que pasar mucho tiempo en oración, ir a misa todos los días, y hacer una confesión semanal.

Una gran parte de este esfuerzo es tener un muy buen confesor y director espiritual.

Porque ha visto hombres vagando de confesor en confesor, porque les da vergüenza, y así se han convertido en pecadores habituales.

Cuando uno encuentra un director espiritual cualificado, quédese con él.

‍Hay que empezar desde el lugar de la honestidad: con uno mismo, con los demás y con Dios.

En lugar de actuar sobre los deseos – que implica la actividad sexual con otra persona o ver pornografía -, los que quieren dejar tienen que excavar sus sentimientos y recuerdos.

Con el fin de descubrir por qué tienen estos deseos homosexuales.

Este es un proceso muy difícil y doloroso, pero debe llevarse a cabo.

A continuación, deben desnudarse completamente a sí mismos de su falso orgullo y ponerse de pie completamente sin vergüenza ante el Señor.

Porque, sin excepción, todos los hombres gay y las mujeres que he conocido, de mala gana a veces, podían rastrear su homosexualidad volviendo a algo de su experiencia de la niñez.

Y cuando alguien está preocupado por una persona que conocen, que pueda estar experimentando con la homosexualidad, primero tiene que tener en cuenta que Dios es amor.

‍No tener sorpresa, ni horror, ni ira.

Por lo tanto, la manera de acercarse a esa persona no es desde la preocupación o el cuestionamiento, sino con el resaseguramiento del amor.

Toda persona que se adentra en el estilo de vida gay es una persona que ha sido herida.

Como resultado, a menudo pueden ser recelosa, desconfiada, y demasiado sensible.

Con esto en mente, la mejor difusión es ser amable, paciente y comprensivo.

Esto no quiere decir capitular, por el contrario, debes tener una fuerza interior basada en la verdad de Cristo, pero también debe ser guiada y abierta a las obras del Espíritu Santo.

Debes evitar ser emocional, porque la verdad sólo puede ser transmitida y aceptada cuando se ofrece en la bondad y la comprensión.

Fuente: Foros de la Virgen María.

D REINO DE LAS TINIEBLAS 1


CUMPLIMIENTO

CONVERTIDO POR SATÁN

Fue tan Fuerte la Infestación Diabólica de una Casa, que Convirtió a un Psicólogo Escéptico

Una de las actividades del demonio es la infestación de objetos, entre ellos de casas.

‍Es una actividad ordinaria del diablo.

El exorcista Gabriel Amorth distingue entre la actividad ordinaria del demonio, que es la tentación, de las actividades extraordinarias.

En este artículo traemos un testimonio de una casa que estuvo infestada durante 18 años.

Se mantuvo en ella una lucha permanente contra los demonios y al final fue desinfectada con exorcismo.

Y un fruto de ello fue la conversión de un psicólogo escéptico que se convirtió y hoy es formador de exorcistas.

Comencemos por ver la clasificación que hacía, el difunto Padre Amorth.

CLASIFICACIÓN DE LOS DAÑOS SEGÚN EL EXORCISTA GABRIEL AMORTH

Según el prestigioso exorcista Gabriele Amorth los demonios tienen una acción continua y ordinaria entre los seres humanos que es la tentación.

Pero hay otras seis más, que son extraordinarias, y que para solucionarlas hay que contactar a un exorcista.

LA ACTIVIDAD ORDINARIA: la “tentación”, es la actividad más común de los demonios y que se dirige contra todos los hombres.

Cuando Jesús permitió que Satanás lo tentara, aceptó nuestra condición humana.

LA ACTIVIDAD EXTRAORDINARIA

Esta segunda categoría puede tomar seis formas diferentes:

1 – DOLOR FÍSICO EXTERNO CAUSADO POR SATANÁS

Esta forma externa de persecución no implica que la persona esté presa del demonio, sino que éste le OPRIME externamente le daña y le aflije con enfermedades… (VENGANZAS POR MEDIO DE LA BRUJERÍA)

Para este tipo de aflicciones, es necesario una Misa de Liberación.

2 – POSESIÓN DEMONÍACA

Esta ocurre cuando Satanás toma posesión completa del cuerpo y también  del alma, a través del pecado.

(Por eso hay niños afectados por la homosexualidad y atormentados por enfermedades emocionales y mentales, desde muy pequeños)

Satanás habla y actúa sin el conocimiento o consentimiento de la víctima, principalmente a través de las maldiciones ancestrales, como la idolatría, el satanismo, (brujeria de colores) y el adulterio, (Éxodo 20 1-5 y Deuteronomio 18 9-14) 

Es la forma más espectacular de las aflicciones demoníacas y atrae la atención de los productores de películas como El Exorcista.

La Posesión Demoniaca Perfecta, ES LA MÁS GRAVE y es la más extendida actualmente; debido principalmente por la permisión de las costumbres y el libertinaje sexual…

Ya que el SIDA no es la peor de las afectaciones por nuestro liberalismo, la contaminación espiritual hace que el SIDA y el coronavirus, sean sólo una SIMPLE gripe estacional…

No tiene manifestaciones extraordinarias visibles, se caracteriza por una maldad perversa y muy refinada, encubierta por una colosal hipocresía…

Y aparente normalidad. Los sujetos que la padecen, son los sociópatas que asombran y parecen individuos, perfectamente normales… 

La historia de Judas que estamos publicando actualmenten en Apóstoles de  los Últimos Tiempos, es un retrato impecable de esta patología, que afecta no sólo a la Iglesia, sino a la sociedad en general y que da cumplimiento completo,

a la profecía del Padre Celestial, cuando hace más de dos décadas nos dijo: “Que la Maldad caminaría por nuestras calles y nos asombraría cada vez más…”

El pecado genera al ESPÍRITU INMUNDO. El Espíritu inmundo es POSESIÓN DIABÓLICA…

Basta con leer las notas policíacas que aparecen todos los días y ver lo que los seres humanos, son capaces de hacerle a los demás…  

3 – OPRESIÓN DIABÓLICA

Los síntomas varían de una muy grave a una enfermedad leve.

No hay posesión, pérdida del conocimiento, o una acción involuntaria y palabra.

‍La Biblia nos da muchos ejemplos de la opresión, una de ellas es Job, él no estaba poseído, pero perdió a sus hijos, sus bienes y su estado de salud.

Mientras que las posesiones son todavía relativamente poco frecuentes hoy en día, (Esto es una falacia)

Mientras no ACEPTEMOS  que el Pecado, ES PECADO. nos estamos engañando a nosotros mismos.

Porque los pecados son ENTES VIVOS, adheridos a nuestra alma que alteran nuestro comportamiento normal, nos quitan la paz y nos convierten en esclavos de Satanás.

Pues el Sacramento de la Confesión, ES UN EXORCISMO EXPRESS, realizado directamente por Jesús a través del Ministerio Sacerdotal…  

Y esto lo podemos comprobar con los ojos espirituales abiertos, cuando estamos esperando nuestro turno, para confesarnos…

En cuanto el sacerdote dice: “Ego te absolvo…” los espíritus inmundos y los demonios, salen disparados como balas y con el arrepentimiento, somos inmediata y completamente liberados y esto sólo lo vivimos;  

Cuando comprendemos lo que significa el estado de Gracia en nuestra alma y ya recibimos el Bautismo del Espíritu Santo a través del Sacramento de la Confirmación…

Y por la maldad progresiva y perversa, nos encontramos con un gran número de personas que han sido afectadas por el demonio en su salud, puestos de trabajo, o las relaciones.   

Pues absolutamente todos, nos hemos intoxicado con la maldad imperante en el Reino de las Tinieblas…

4 – OBSESIÓN DIABÓLICA

Los síntomas incluyen ataques repentinos, a veces continuos, de pensamientos obsesivos, a veces incluso racionalmente absurdos.

Pero de tal naturaleza que la víctima es incapaz de liberarse a sí misma.

Y por tanto la persona obsesionada vive en un perpetuo estado de postración, de desesperación, e incluso con intentos de violación, suicidio u homicidio.

La Obsesión influye en los sueños y en TODAS las demás áreas de la vida de las personas que no tienen el soporte de la Oración…

5 – SUBYUGACIÓN DIABÓLICA O DEPENDENCIA

Las personas entran en esta forma de maldad cuando NO RENUNCIAN al pecado y consienten algunos, hasta convertirlos en vicio. 

TODAS LAS ADICCIONES, son obsesiones que encadenan y esclavizan, someten la voluntad y Satanás los convierte en instrumentos de Destrucción. 

Las dos formas más EXTREMAS de la dependencia, son el pacto de sangre con el diablo y la consagración a Satanás. 

6 – INFESTACIÓN DIABÓLICA

Por eso es una saludable costumbre católica, el que un sacerdote bendiga las casas antes de habitarlas.

Porque al ignorar las costumbres o los pecados de los anteriores ocupantes, podemos llevarnos sorprresas muy desagradables.

Las infestaciones afectan casas, cosas o animales.

La infestación es el fenómeno por el que un demonio o un alma posesa por Satanás, se aferra a quedarse en un lugar.

La infestación de la casa puede ocurrir cuando en esa casa se ha practicado de forma continuada espiritismo, ritos satánicos, santería o cualquier otra forma de esoterismo.

El Demonio al poseer un lugar puede mover cosas a voluntad o provocar ruidos u olores.

La infestación PUEDE provocar la posesión de las personas que viven en ese lugar, SI NO TIENEN la protección espiritual adecuada de una vida llena de Gracia.

Los adictos a la pornografía, se pueden ver afectados por cualquiera de las situaciones descritas anteriormente, a lo largo de este artículo.

En esos casos el sacerdote puede orar una vez en la casa y después animar a la familia a que cada día se reúna cada día para orar todos juntos.

Si persiste hay que comenzar un exorcismo.  

Pero el exorcismo no resuelve nada, cuando hay persistencia en vivir pecando y sin deseos de conversion; porque es precisamente las cadenas del pecado, las que le proporcionan el poder a Satanás.

TESTIMONIO DE INFESTACIÓN DIABÓLICA DE UNA CASA DURANTE 18 AÑOS

Bob Cranmer, ex comisionado del condado de Allegheny, en Pennsylvania, EE.UU. escribió un libro en el que lleva a los lectores a través de los horrores que su familia enfrentó, a manos de una fuerza demoníaca dentro de su casa.

Cranmer dijo que su familia estuvo aterrorizada durante desde finales de 2003 a principios de 2006, pero en realidad los primeros signos comenzaron en 1988.

Dentro de una acogedora casa antigua en Brownsville Road en Brentwood, Pennsylvania, el ex comisionado del condado de Allegheny, Bob Cranmer dice que ha librado una batalla de dos años entre el bien y el mal – Dios y el diablo.

Es una historia que él sabe que muchos dudarán, pero que se sintió obligado a contar.

“Creo que tengo la credibilidad de que cuando digoalgo que pasó, la gente puede creerlo. Esto no es algo como una historia de abducción alienígena. Esto sucedió”, dice Cranmer.

Empezó a suceder poco después de que él, su esposa y sus cuatro hijos compraron la casa en 1988.

“Estábamos en la casa hacía par de semanas cuando mi esposa y yo comenzamos a experimentar cosas que eran paranormales”, dijo.

“Cosas que eran inexplicables y no pasó mucho tiempo hasta que nos dimos cuenta de que algo estaba pasando.”

Lo que parecían ser golpes en la noche, se convirtieron en algo más.

Ellos comenzaron a ver una columna oscura que se movía por la casa con un olor agrio y repugnante.

“Yo la llamé, una pestilencia”, dice Cranmer. “Era una combinación como de azufre y goma quemada.”

Cranmer dice que la presencia comenzó a atacarlo a él y a su familia.

“Nos atacaba de noche, me despertaba en el medio de la noche y yo estaba completamente dado vuelta en la cama – mis pies estaban en las almohadas, estaba bajo las sábanas y mi cabeza estaba a los pies de la cama.‍

Cosas como esa diariamente.

Relojes que se paraban, obras de arte que rutinariamente se ponían al revés, crucifijos torcidos, rosarios rotos y peor.

Esta casa fue marcada con una sustancia del tipo de sangre que estaba en las paredes y el techo”, dijo Cranmer.

Y aquí interviene el psicólogo incrédulo:

“Vi sombras negras que se deslizaban por el suelo y las paredes”, dijo Adam Blai, un psicólogo que entrena a sacerdotes para exorcismo.

Un equipo de investigación paranormal de Penn State llegó a la casa y cambió la vida de Blai.

Que más tarde se convertiría en un entrenador de exorcistas y que se convenció de que se trataba de un caso de infestación demoníaca, como veremos más abajo.

También fui testigo de un hedor de una columna de aire que se movía por su propia voluntad, que dejaba olor persistente detrás de ella.‍

Era horrible, parecía ser algún tipo de cosa, una entidad”, dijo Blai.

En ese momento, Cranmer y su familia eran cristianos evangélicos.

Fueron a su pastor para informarle de los sucesos, pero el líder bautista no estaba muy seguro de qué hacer para ayudarlos.

‍Fue entonces cuando Cranmer dijo que la Iglesia católica intervino para ayudarle.

Cuya participación se tradujo en un proceso largo de dos años que en última instancia significó deshacerse de la fuerza demoníaca de la casa.

‍Posteriormente la familia se convirtió al catolicismo.

Con la dirección del entonces Obispo Donald Wuerl, exorcistas y sacerdotes asistieron a los Cranmers para liberar al espíritu, que se hizo más resistente con el tiempo.

“Esta cosa no quería darse por vencida, fue una batalla incesante de ida y vuelta. Donde dominaba la presencia, había varias habitaciones de la casa que ya no podíamos usar.

Pero al final, el poder del Señor prevaleció”.

Cranmer dice que él y su familia todavía tienen las cicatrices físicas y emocionales.

‍Dos de sus hijos fueron tratados en Western Psych por traumas psicológicos.

Pero, aunque herido, él dice que su fe es ahora inquebrantable.El libro “El Demonio de Brownsville Road” se publicó a mediados del 2014.

Siento la responsabilidad de contar esta historia de una manera que suene racional, para decirle a la gente que todo es real”, dijo Cranmer.

“Es cierto. El bien y el mal existe”.

Cranmer y su familia dicen que ya no es una cuestión de fe.

Que tienen conocimiento directo del bien y del mal, el diablo y el poder de Dios.

EL PSICÓLOGO ESCÉPTICO SE RINDE ANTE LAS EVIDENCIAS Y AHORA ENTRENA SACERDOTES PARA EXORCISMOS

Una vez él fue un escéptico, pero dice que después de ayudar en casi 100 exorcismos, sus experiencias han hecho de él un creyente.

Durante los últimos 10 años Adam Blai ha estado en la primera línea.

“Básicamente, es una guerra entre el Cielo y el Infierno, eso ha estado ocurriendo desde que la creación comenzó y es una guerra sobre nosotros para la mayor parte; porque somos cómo un botín que el Infierno disputa.

Los demonios son muy poderosos y su objetivo es causar la mayor destrucción posible… 

La lucha es por los cuerpos y las almas de los poseídos.

“Su boca no se está moviendo y el sonido que sale de ellos es más allá de lo que un humano puede producir”, dice Blai.

Una fuerza que ha asumido el control.

“También he visto que los huesos se dislocan espontáneamente y se salen como algo animado en el cuerpo y ponen al cuerpo en una forma diferente.

Blai dice que se necesita convocar a los ángeles y los santos para luchar contra lo que llama “el Reino de las Tinieblas.”

“Hemos visto al demonio y poseídos llamando a sus hermanos y que alguien golpea la puerta y cuando se abre no hay nada allí, pero algo ha entrado en la habitación.

Eso pasa todo el tiempo”.

El exorcismo tiene sus raíces en los evangelios del Nuevo Testamento donde Jesús libera a los endemoniados, pero incluso el propio Blai se mostró inicialmente escéptico.  

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

“La mente se rebela contra la verdad creyendo que esto es realmente real, incluso después de haber visto algunas cosas”

“Pero con el tiempo, la evidencia se acumula, y la pila llega a ser tan grande que realmente tienes que aceptarlo.”

Como psicólogo entrenado, Blai ha estudiado a los criminales más violentos, pero incluso en los asesinos en serie y violadores, encontró al menos un poco de humanidad, no así en los endemoniados. 

Los asesinos en serie son instrumentos de Satanás, que manipula la obsesión y compulsión por matar, para dañar y arrancar almas desprevenidas, para arrastrarlas hasta el Infierno.

El truco favorito de Satanás es fingir que no existe y de esa forma los posesos perfectos, ni siquiera se asustan de sí mismos. 

Cuando el Espíritu Santo está dirigiendo un exorcismo, ABRE todos nuestros sentidos espirituales y así al Demonio ya no le es posible esconderse, ni fingir demencia que no entiende…

Cuando el exorcista conoce su nombre, se le encara con valentía y se le obliga a mirarnos. Pero la AUTORIDAD Y EL PODER, lo tenemos nosotros…

Los Guerreros de Luz tienen compromiso y responsabilidad, EN CADA ACTO QUE REALIZAN

Y cuando lo miramos sin miedo y lo OBLIGAMOS A OBEDECER, tiene que someterse aunque no quiera. Y para eso, nuestra Madrecita Santísima es incomparable…

Si los hombres pudieran ver el TERROR que se refleja en los horripilantes rostros demoníacos, cuando enmedio de un exorcismo enpezamos a cantar el Magnificat…

Y la forma en que huyen despavoridos… TODOS, querrían ser abrazados por Mamá María.

Porque es la sensación más gloriosa, para la misión del exorcista, ver este TRIUNFO celestial en el combate frontal que se está librando por la liberación de un atormentado por el Maligno…

Porque SÍ, ¡Es verdaderamente GLORIOSO, contemplar al León Rugiente huir despavorido, maullando lastimeramente como el más desvalido de los gatitos!  

“Ve y vence. Ve y conquista. Ve y nunca olvides que eres un guerrero de Dios. Habla con autoridad. Camina con seguridad. ERES HIJO DEL REY”

Y ese triunfo sólo el Cielo lo proporciona…

Y no hay comparación con la Guerra Espiritual, librada con nuestro cuerpo espiritual y con los Carismas en Acción, del Espíritu Santo…  

El Don de la Fortaleza es un baluarte incomparable, que sólo la Tercera Persona de la Santísima Trinidad es capaz de proporcionar, junto con el HEROÍSMO necesario para ser guerreros de élite…

Porque lo que expone a continuación el psicólogo autor del libro, hay que recordar que él está hablando, de la persona humana del poseso. 

“Cuando usted interactúa con alguien poseído por un demonio, su corazón es tan completa y totalmente negro y carente de cualquier vacilación o compasión que sabes en tu corazón que quieren destrozarte y estará sonriendo todo el tiempo”, dijo Blai.

“El agua bendita es algo que se utiliza en todos los casos. (Porque los quema)

Ahora, si usted rocía los poseídos con agua bendita tienen una reacción violenta.

Parece como si hubieran sido azotados con un látigo”.

“Realmente te cambia ver un caso en toda regla como si fuera una película, aunque Hollywood siempre exagera un poco las cosas.

Con esto queda manifiesto, que no ha visto la película espiritual que gozamos, los que sabemos usar las potencias de nuestro cuerpo espiritual.

Porque las peliculas de Holliwood se quedan cortas, con la magnificencia con qué nos viste el Cielo y con el terror espeluznante que acostumbra usar Satanás. es algo muy parecido a esto…

Es realmente algo que endereza tu vida espiritual”, dijo Blai.

“Y tienes que pensar mucho acerca de lo que vas a hacer con ese conocimiento.”

117 ESTIRPE DE LOS CÉSARES


117 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Jesús está en el centro de una plaza amplia, bastante bonita, que se prolonga en una calle muy ancha hasta la orilla del mar.

Una galera parece haber dejado hace poco el puerto y sale a mar abierto impulsada por el viento y los remos, mientras que otra está haciendo las maniobras para atracar,

como se deduce del hecho de que están plegando velas y de que los remos se mueven sólo por una banda para hacer virar a la nave en la posición conveniente.

El puerto, desde la plaza no se ve, pero debe estar cerca.

En los lados de la plaza hay series de casas grandes, con las típicas paredes exteriores casi exentas de puertas y no hay ningún establecimiento de comercio.

Pedro desaprueba:

–     ¿A dónde vamos ahora?

Has querido venir aquí en vez de ir al lado oriental; éste es un lugar de paganos, ¿Quién crees que te va a escuchar? 

Jesús indica:

–     Vamos allí, a aquel ángulo que se abre hacia el mar; allí voy a hablar.

–     A las olas.

–     También las olas han sido creadas por Dios.

Y van…

Ahora están justo en ese ángulo.

Ven el puerto, donde está entrando lentamente la galera vista antes.

Ahora la amarran en el lugar destinado a ella.

Algún marinero se da al ocio a lo largo de los espigones; algún vendedor de fruta se arriesga a ir hacia la nave romana a vender su mercancía; nada más.

Jesús, arrimado de espaldas a una pared, da verdaderamente la impresión de que estuviera hablando a las olas.

Los apóstoles, poco satisfechos de la situación, están en torno a Él, parte en pie, parte sentados en piedras colocadas acá o allá, con la intención de que sirvan de banquetas.

Y Jesús predica a las olas…

“Insensato el hombre que viéndose poderoso, sano, feliz, dice: “¿De qué tengo necesidad?, ¿De quién?

De nadie tengo necesidad. Nada me falta, me basto a mí mismo. Las leyes y decretos de Dios y de la moral, para mí, son nulos.

Mi ley consiste en hacer lo que está en mi mano, sin preocuparme de si beneficia o perjudica a los demás”.

Uno de los vendedores se vuelve al oír esa voz sonora y se acerca hacia Jesús,

que continúa diciendo:

–     Así hablan el hombre y la mujer que no tienen ni sabiduría ni fe.

Con ello muestran su mayor o menor poder, mas denuncian su parentesco con el Mal.

Algunos hombres bajan de la galera y de otras barcas,

y se dirigen hacia Jesús.

–     El hombre demuestra, no con las palabras sino con los hechos, que está emparentado con Dios y la virtud,

cuando considera que la vida es más mudable que las olas del mar, ahora calmas, mañana furiosas.

Del mismo modo, el bienestar y poder de hoy pueden ser mañana miseria e impotencia. ¿Qué hará entonces el hombre que no vive unido a Dios?

¿Cuántos de los que ahora están en esa galera un día vivían dichosos y gozaban de poder. Y ahora son esclavos y se los considera reos!

Reos: por tanto, doblemente esclavos de la ley humana, en vano burlada porque existe y castiga a sus transgresores.

Y de Satanás, quien para siempre se apodera de los culpables que no llegan a odiar su culpa.  

Un oficial romano se acerca diciendo:

–     ¡Hola, Maestro!

¿Cómo por aquí? ¿Sabes quién soy?

Jesús le responde:

–     Que Dios sea contigo, Publio Quintiliano.

¿Ves como he venido?

–     Y además al barrio romano.

Ya no tenía esperanzas de volver a verte. Me alegra poder escucharte. 

–     Yo también me alegro.

¿Hay muchos en los remos en esa galera?

–     Muchos.

La mayoría son prisioneros de guerra.  ¿Te interesan?

–     Quisiera acercarme a esa nave.

–     Ven. Abrid paso vosotros… 

Les ordena a los pocos que se habían acercado y que se apartan enseguida farfullando improperios.

–    Déjalos también a ellos.

Estoy acostumbrado a que me apretuje la gente.

–    Hasta aquí puedo, pero más no. Es una galera militar.

–    Me es suficiente. Que Dios te lo pague.

Jesús reanuda su discurso.

El romano, verdaderamente espléndido con su atavío que lleva, parece montar guardia a su lado.

    “Esclavos por un doloroso suceso, esclavos una sola vez, esclavos mientras dura la vida. Cada una de las lágrimas que cae sobre sus cadenas,

cada uno de los golpes descargados sobre sus carnes para huella escrita de un dolor, afloja los grilletes, orna lo que no muere,  abre finalmente para ellos la paz de Dios,

que es amigo de sus pobres hijos infelices, a los que dará copiosa alegría, puesto que aquí el dolor abundó…

En la obra muerta de la galera se ven hombres de la tripulación, que se han asomado y se han puesto a escuchar.

A los galeotes, naturalmente no se les ve, pero oyen por todos los agujeros de las cuadernas, la voz potente de Jesús, que se difunde por el aire calmo de esta hora de baja marea.

Publio Quintiliano se ha marchado requerido por un soldado. 

Jesús continúa:

–     Quiero decirles a estos desdichados amados de Dios, que se resignen en su dolor, que hagan de él llama que abra las cadenas de la galera y de la vida,

consumiendo en el deseo de Dios este pobre día que es la vida, día oscuro, borrascoso, colmado de miedo y de fatigas, para entrar en el día de Dios, luminoso, sereno, ya sin miedos ni decaimientos.

Basta con que sepáis, vosotros, mártires de una penosa suerte, ser buenos en vuestro sufrimiento. 

Basta con que aspiréis a Dios, para que entréis en la gran paz, en la infinita libertad del Paraíso.

En esto, vuelve Publio Quintiliano con otros soldados; tras él unos esclavos traen una litera para la que los soldados consiguen un sitio. 

Jesús hace una pausa y luego continúa:

–     ¿Quién es Dios?

Estoy hablando a gentiles que no saben quién es Dios, a hijos de pueblos sometidos que no saben Quién es Dios.

En vuestros bosques, vosotros galos, iberos, tracios, germanos, celtas, tenéis sólo una apariencia de Dios.

Ayúdame Señor Jesús a encontrarte, para conocerte y amarte como debo hacerlo en la eternidad

El alma ttiende a la adoración, espontáneamente, porque se acuerda del Cielo. Pero no sabéis encontrar al Dios verdadero que ha puesto uun alma en vuestros cuerpos,

un alma igual que la nuestra, israelitas, igual que la de los poderosos romanos que os han subyugado,

un alma que tiene los mismos deberes y derechos respecto al Bien y a la que el Bien, es decir, el Dios verdadero será fiel; sedlo igualmente vosotros respecto al Bien.

El dios, o los dioses, a los que hasta ahora habéis adorado, aprendiendo su nombre o sus nombres en las rodillas maternas;

el dios en que ahora quizás ya no pensáis porque no sentís que os consuele en nada vuestros sufrimientos,

o al que quizás incluso odiáis o maldecís en vuestras jornadas desesperadas, ése, no es el Dios verdadero.

El Dios verdadero es Amor y Piedad. ¿Acaso eran esto vuestros dioses? No. Más bien manifestaban dureza, crueldad, engaño, hipocresía, vicio, latrocinio…

y ahora os han dejado sin ese mínimo consuelo de la esperanza de ser amados y la certeza del descanso tras tanto sufrimiento.

Esto sucede porque vuestros dioses no existen. Sin embargo, Dios, el Dios verdadero que es Amor y Piedad, cuya segura existencia Yo os declaro,

es Aquel que ha hecho los cielos, los mares, montes, bosques, plantas, flores, animales… y al hombre;

es Aquel que inculca al hombre victorioso la piedad y amor que Él mismo es hacia los pobres de la tierra.

Y vosotros los poderosos, los dominadores, pensad que sois todos de una única planta. No os ensañéis con aquellos quienes la desventura ha puesto en vuestras manos;

sed humanos con los que por un delito están amarrados al banco de la galera. El hombre peca muchas veces. No hay ninguno exento de culpas más o menos celadas.

Si pensarais esto, ¡Cuán buenos seríais para con los hermanos que, menos afortunados que vosotros, han recibido castigo por culpas en que también vosotros habéis incurrido y que no os han sido castigadas!

La justicia humana adolece gravemente de exactitud cuando juzga. ¡Ay, si lo mismo fuera la justicia divina!

Hay reos que no parecen tales, hay inocentes a los que se juzga reos; no indaguemos por qué:

¡Sería acusación demasiado grave para el hombre injusto y lleno de odio hacia su semejante! Hay reos que efectivamente lo son,

pero que cometieron el delito movidos por fuerzas imperiosas que, en parte, aligeran la culpa.

Sed humanos, por tanto, vosotros que habéis sido colocados al frente de las galeras. Por encima de la justicia humana hay una Justicia divina que es mucho más alta:

la del Dios verdadero, la del Creador del rey y del esclavo, de la roca y del granito de arena. Él os mira, tanto a los que estáis en los remos como a quienes tenéis el encargo de regirlos

¡Ay de vosotros si arbitrariamente sois crueles!

Yo, Jesucristo, el Mesías del Dios verdadero, os aseguro que Él,

el día de vuestra muerte, os atará al banco de una galera eterna y pondrá en manos de los demonios el látigo ensangrentado

y seréis torturados y azotados como vosotros torturasteis; porque, si bien es ley humana el castigo del reo, es necesario no exceder la medida.

Sabed recordar esto. Quien hoy es poderoso mañana puede ser  un miserable; sólo Dios es eterno.

Quisiera cambiaros el corazón y, sobre todo, romper vuestras cadenas, devolveros la libertad y patria perdidas; pero,

hermanos galeotes que no veis mi rostro, hermanos galeotes cuyo corazón con todas sus heridas conozco, por la libertad y la patria terrenas que no os puedo dar,

¡Oh, pobres esclavos de los poderosos!, Os daré una libertad y una patria más altas. Por vosotros me he hecho prisionero, ausente estoy de mi patria,

Por vosotros me entregaré Yo mismo como rescate; para vosotros, sí, también para vosotros, que no sois oprobio de la Tierra como os llaman,

sino signo de vergüenza para el hombre que olvida la  medida del rigor de la guerra y de la justicia,

haré una nueva ley sobre la Tierra y una dulce morada en el Cielo.

Recordad mi Nombre, hijos de Dios que lloráis: es el nombre del Amigo. Repetidlo en medio de vuestros padecimientos.

Estad seguros de que si me amáis me tendréis, aunque no nos veamos jamás en esta Tierra.

Soy Jesucristo, el Salvador, el Amigo  vuestro.

En nombre del Dios verdadero os consuelo. La paz descienda pronto sobre vosotros.

La gente, en su mayoría romanos, se ha agolpado en torno a Jesús, cuyos conceptos nuevos han producido el asombro de todos. 

El oficial romano exclama:

–     ¡Por Júpiter, me has hecho pensar en cosas en las que nunca había pensado y que siento verdaderas!

Publio Quintiliano mira a Jesús, pensativo y cautivado al mismo tiempo.

Jesús responde: –

Así es, amigo. Si el hombre usara su pensamiento, no llegaría a la comisión del delito.

–     ¡Por Júpiter, por Júpiter, qué palabras!

¡Tengo que recordarlas! ¿Has dicho: “si el hombre usase su pensamiento…”

…    No llegaría a la comisión del delito.

–     ¡Pues claro!, ¡Es verdad!

¡Por Júpiter! ¿Sabes que eres grande?

–     Todo hombre que quisiera podría serlo como Yo, si fuera enteramente uno con Dios.

El romano continúa su serie de “¡por Júpiter!”, a cuál más exclamativo.

Jesús por su parte le dice:

–     ¿Podría dar a esos galeotes algo que los consolara?

Tengo dinero… Fruta, algo que los alivie; para que sepan que los amo.

–     Dámelo. Puedo hacerlo.

Además ahí hay una dama muy poderosa. Voy a preguntárselo.

Publio se acerca a la litera y habla muy cerca de las cortinas en las que ha sido abierto apenas un resquicio.

Vuelve.

–     Tengo plenos poderes para ello.

Me ocuparé yo mismo de la distribución, de forma que los esbirros no se aprovechen abusivamente.

Será la única vez que un soldado imperial ejercite la piedad con los esclavos de guerra.

–     La primera, no la única.

Llegará el día en que no habrá esclavos; pero ya antes mis discípulos habrán descendido a los galeotes y esclavos para llamarlos hermanos.

Otra serie de “¡Por Júpiter!” recorre el ambiente calmo; mientras, Publio espera a tener suficiente fruta y vino para los galeotes.

Luego, antes de subir a la galera,

le dice a Jesús al oído:

–     Ahí dentro está Claudia Prócula.

Quisiera oírte hablar en otra ocasión; ahora quiere preguntarte algo. Ve.

Jesús se acerca a la litera.

–     ¡Hola, Maestro!

La cortina apenas se abre un poco, dejando ver a una hermosa mujer de unos treinta años.

–     Descienda sobre ti el deseo de la sabiduría.

–     Has dicho que el alma tiene recuerdo del Cielo.

¿Es eterna, entonces, esa cosa que decís que poseemos?

–     Es eterna.

Por eso tiene recuerdo de Dios, del Dios que la ha creado.

–     ¿Qué es el alma?

–     El alma constituye la verdadera nobleza del hombre.

Tú eres gloriosa por ser de los Claudios; pues más lo es el hombre, por ser de Dios. Por tus venas corre la sangre de los Claudios; poderosa familia, pero que tuvo origen y tendrá fin.

Dentro del hombre, por razón del alma, fluye la sangre de Dios, porque el alma es la sangre espiritual – siendo Dios Espíritu purísimo – del

Creador del hombre: de Dios eterno, potente, santo. El hombre es, pues, eterno, potente, santo, por el alma que hay en él y que  vive mientras está unida a Dios.

–     Yo soy pagana, por tanto no tengo alma…

–     La tienes, aunque sumida en letargo; despiértala a la Verdad y a la Vida.

–     Adiós, Maestro.

–     Que la Justicia te conquiste. Adiós.

Jesús dice a sus disccípulos:

–     Como habéis podido ver, aquí también he tenido auditorio.

–     Sí, pero, menos los romanos,

¿Quién te habrá entendido? ¡Son bárbaros!

–     ¿Que quién?… Todos.

Llevan consigo la paz. Se acordarán de Mí mucho más que otros de Israel. Vamos a la casa que nos ofrece la comida.

Juan dice:

–     Maestro, la mujer ésa es la misma que me habló aquel día que curaste a aquel enfermo; la he reconocido.

–     Daos cuenta, pues, que también aquí había quien nos esperaba.

Pero… no os veo muy conformes. Mucho habré hecho el día que haya conseguido persuadiros de que he venido no sólo para los hebreos, sino para todos los pueblos.

Y de que os he preparado para todos ellos.

Una cosa os digo: de vuestro Maestro recordad todo; no hay hecho alguno, por insignificante que  fuere, que no esté llamado a ser para vosotros un día, regla en el apostolado.

Ninguno responde.

Jesús sonríe – no sin tristeza – compasivo.

MI PROJIMO 1


Después de mi conversión, mi alma estaba sedienta de Dios y lo buscaba en donde quiera que mi corazón lo presentía.

Cuando recién comenzaba a trabajar en el Ministerio de Sanación y Liberación, una vez Jesús me dijo:

“Pronto aprenderás que Conmigo, LAS BATALLAS SE GANAN. PERDIENDO…

Cuando estuve viviendo una temporada, en la casa solariega que tenía una de mis hermanas en una ranchería cercana al aeropuerto de Guadalajara en México, Jesús estuvo muy activo…

Con el grupo de Oración de la Renovación Carismática y la dirección del sacerdote del pueblo, el Señor realizó su ministerio, tal como lo hacia cuando caminaba por los senderos del antiguo Israel.

Y llegó un momento en que vinieron muchas personas buscando alivio y sanación a múltiples dolencias.

Fue allí que se perfeccionó  nuestro conocimiento sobre la influencia que nuestros pecados le proporcionan a Satanás. 

Las cadenas para esclavizarnos, someternos y destruirnos, de diferentes maneras.

En las evangelizaciones, Jesús medicaba las almas y las instruía.

Luego mandábamos a los conversos a que se reconciliaran con los Sacramentos y así aumentaba el Rebaño que el Sr. Cura pastoreaba en la parroquia.

Y nosotros siempre aprendíamos algo nuevo.

Las Oraciones de Liberación, las realizábamos siguiendo las instrucciones que nos daba Jesús, con los diferentes Carismas en acción,

que el Espíritu Santo nos proporcionaba al grupo Juvenil de Oración y que constaba de alrededor de 3 adultos y siete jóvenes.

Jesús dirigía a través mío, lo que había qué hacer contando con la asistencia y la ayuda del Cielo entero.

PORQUE CADA EXORCISMO ERA UNA GUERRA

Satanás utilizaba todas las estratagemas para NO soltar a sus presas,  pero el Espíritu Santo nos ayudaba  a bloquear sus argucias y siempre lo vencíamos.

Una de sus tretas favoritas era fingir que ya se habían ido y se escondían. Pero con los Carismas podíamos verlos y además conocíamos sus nombres.

Al nombrarlos adquiríamos un poder especial sobre ellos y les dábamos órdenes específicas, que NO podían ignorar.

Una cosa que me costaba mucho trabajo entender, era porqué cada vez aumentaba la dificultad para vencerlo y nuestros combates eran cada vez más arduos y difíciles.

En los últimos enfrentamientos, NO vacilaba en recurrir a la agresión física, tratando de amedrentarnos.

NO nos obedecía y hacía que las liberaciones fuesen largas y sumamente laboriosas.

Yo me había acostumbrado a que Dios debía ser Obedecido de inmediato  y a que nuestros oponentes NO debían costarnos tanto trabajo…  

Pero las últimas experiencias parecían contradecir todo esto…

Yo acababa de sanar de una tremenda quemadura  y ya estaba otra vez teniendo un combate feroz, donde mi Oponente parecía haberse fortalecido hasta un grado inimaginable.

Un día estábamos orando por un hombre que pesaba más de 200 kg. Él estaba recostado en la cama, mientras los demás orábamos por él.

Los Demonios nos ofrecían una resistencia brutal y hacían gala de su rebeldía profiriendo blasfemias atroces.

Por más que los amenazaba, ellos se burlaban y mostraban su soberanía sobre aquella alma, encarándose directamente con Dios y retándolo con bestial crueldad,

enumerando los diversos pecados que les permitían poseerlo.

Se burlaban de Dios diciéndole los diversos motivos por los él se negaba a amarlo y obedecer sus Mandamientos… 

Y a continuación describían sus pecados y el motivo por el que tenían la razón para atormentarlo…

Al mismo tiempo que le recriminaban a Dios, el que Él no tuviera una sola razón para intervenir e impedirles lo que ellos habían determinado hacerle, al sujeto de su posesión.

Esto para mí fue demasiado… Y con impotencia creciente, pensaba en la forma de callarlos.

Lo único que había en la habitación además del Crucifijo, era un cuadro de la Virgen de Guadalupe donde se miraban las rosas cayendo de la tilma de Juan Diego.De forma impulsiva les grité:

 –   ¡¡¡Ya basta!!!

Cómo NO quieren callarse, en este momento les pongo en la boca una rosa del Tepeyac y convierto sus blasfemias en Bendiciones. 

En el Nombre de Jesús lo digo + y en el Nombre de Jesús lo hago+ Amén

Después de esto hubo un silencio total y seguimos con la Liberación.

Pero Satanás NO había terminado.

Aun no comprendo cómo pasó.

Pero de repente uno de los jóvenes que estaban orando, estaba debajo de la cama y empezó a ser aplastado por el enorme peso de nuestro rehén, que intentábamos liberar.

Le pedí ayuda a Mamá María y a nuestros ángeles de la guarda y de pronto…

Con una sola mano, porque con la otra sosteníamos los rosarios, el Agua Bendita y yo además la Biblia… 

Levantamos la cama y alguien lo arrastró, sacándolo de la mortal trampa.

Entonces Satanás atrapó a otro de los jóvenes que orábamos… 

31. «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo;
32. pero yo he rogado por ti, para que tu Fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.» Lucas 22

Y sacándolo a la terraza de la recámara que estaba en el primer piso, literalmente lo mandó volando a través del huerto hasta el abrevadero de los caballos.

La mitad del grupo salió corriendo hasta la piscina, donde los caballerangos ejercitaban a los corceles y que era donde Lucifer intentaba ahogarlo.

Yo también salí corriendo…

Y en el salón de juegos, que estaba donde empezaba la escalinata para  bajar a la sala principal, me topé con mi sobrinita de cinco años que estaba desternillándose de risa.

Ante mi mirada interrogante, me dijo:

–       ¡Ay tía! ¡Esto es más divertido que las caricaturas en la televisión!

¡Todos los diablos no pueden hablar y se ven muy simpáticos con una enorme rosa en la boca!…

Por un segundo me paralicé por la sorpresa…

Pero recordé la emergencia…

Y continué mi carrera hasta las caballerizas, donde Satanás continuaba en sus intentos por ahogar a Octavio.

Cuando llegué a la piscina, me eché un clavado, levanté la cabeza de Octavio fuera del agua.

Y  abrazándolo, le grité muy enojada a Lucifer:

–        ¡ALTO! ¿Quién te crees que eres para atacarnos así?

Lárgate de aquí. Te aseguro que esta vez vas a lamentar el combatir con nosotros…

¡Porque todavía NO me conoces y Me conocerás!… 

¡Constatarás que de princesa, sólo tengo los genes! Porque te juro que te voy a hacer llorar…

Sacamos a nuestro valiente hermanito del agua…

Y en el pasto que rodeaba la piscina…

Oré por Octavio mientras lo reanimaba…

Y Jesús lo volvió a la consciencia totalmente intacto.

Empapados pero felices, regresamos a continuar la Liberación.

Aunque sentía de forma maravillosa, la Portentosa Presencia de mi Señor Único y Trino, mi resolución no cambió un ápice y al contrario…

Cuando entramos nuevamente a la casa, YO NO estaba dispuesta a soportarles más majaderías…

Y me sentía tan furiosa, que decidí mandar por la borda, todos los buenos modales con que Jesús nos dirigía…

Mala decisión, porque no le pedí permiso... ¡Y SIMPLEMENTE LO HICE!

Entonces surgió la charra que siempre ha habitado en mí. Y aquí emergió uno de mis mayores defectos:

Cuando estoy enojada, NO reflexiono, ACTÚO.

Este altanero Arcángel le faltaba al respeto a Dios, Blasfemaba lo que quería y escarnecía con enorme crueldad al Señor.  

¡Esto me dolía tanto…!

Era UN VALENTÓN COBARDE, al que nadie le había puesto un alto y por eso su Soberbia estaba tan inflada.

Mi sobrinita sin querer, me había dado un dato crucial:

Todo lo que yo decía, se hacía¨ Entonces si mi palabra era tan importante

Estuve deliberando en la forma de doblegar tan grande soberbia… 

Pensé en los miedos que tenían supremacía en la sociedad a la que había pertenecido desde que nací…

Y que sometían la mayoría de sus comportamientos sociales…

Lo más importante eran las apariencias y el PRESTIGIO ante los demás.

Por eso prevalecían los modales elegantes y todo mundo quería pertenecer a una élite en ascenso…

–     ¡Vaya, vaya…! (una idea PERVERSA empezó a germinar en mi cabeza)

Por eso en las visiones que teníamos sobre el Infierno, Satanás siempre andaba elegantísimo y desplegando prepotencia y poder. 

Entonces me fijé en un calendario que estaba junto al cuarto de lavado y tenía una bella imagen del Carnaval.

En un par de días  empezaría la Cuaresma…

Lucifer está tan pagado de Sí mismo, que TODO lo que se relaciona con él, debe ser impresionante…

Recordé sus desafíos, sus burlas, sus despliegues de poder y sus manifestaciones llenas de deslumbrante magnificencia…

Y también CÓMO SE SIENTE INTOCABLE COMO UN  DIOS. 

Estaba tan enojada con él, que decidí que era el momento de darle una Lección…

Y que NO la olvidara jamás…

CONCLUÍ…

Bueno, veamos que hace, al proporcionarle una sopa de su mismo chocolate…

Y actué con la misma resolución que lo hacía, cuando de sacudirme un poco el extremo rigor de mi madre se trataba:

En casos de necesidad, es mejor pedir perdón que pedir permiso…” Y esto era una emergencia.

Y cómo los jugadores en la mesa de pókar cuando apuestan todo…

Ya me la estaba jugando por Jesús en el hombre por el que orábamos…

Habíamos recibido varios ataques que hubieran podido tener un desenlace fatal al menos con tres de los integrantes del equipo de Liberación.

Sólo me faltaba una cosa…

Uno de los miedos más grandes que los exorcistas tienen, es que los espíritus del poseso puedan penetrar en ellos…

Y así convertirse en una víctima más, torturada en venganza, por la Maldad de Satanás.

Pero ese Miedo ES precisamente la TRAMPA Y EL PELIGRO. 

Cuando tienes a Dios de tu lado, NO HAY  porqué tener miedo.

Y cuando confías en Él, ES CUANDO VES LOS MAYORES MILAGROS…

Yo le había entregado mi vida entera a Jesús y después de 15 años de choques frontales con el Enemigo en los que más o menos había aprendido a conocerlo,

Una idea se había metido en mi mente y estaba cristalizándose más fuerte, durante los últimos combates.

¿La Muerte? ¿Qué es la muerte para el que espera en Dios?

Sólo es el tránsito para el encuentro definitivo con el Amado.

Y decidí jugarme el todo, por el TODO.

“YO SOY HIJA DEL LEÓN DE LA TRIBU DE JUDÁ, Y ESTOY TOMANDO POSESIÓN DE MI HEREDAD…

Si moría, moriría sirviendo al Dios que adoro sobre todas las cosas. Viéndolo de esta manera, tenía boleto express para reunirme con ÉL…

Todos estos pensamientos, fueron veloces mientras retornaba con nuestro ‘pacientito’… 

Y mi corazón galopó de alegría…

Cuando íbamos a entrar a la habitación nuevamente, me detuve por un momento, evalué la situación…

Y resolví acabar de una vez por todas con aquella batalla.

Llevábamos muchas horas luchando, había atentado contra nuestras vidas dos veces.

Satanás seguía sintiéndose Intocable y yo YA NO estaba dispuesta a prolongar aquello.

Así que agarré a toro por los cuernos  

Y APOSTÉ MI TODO… 

DECIDÍ SER LA GUERRERA SUICIDA DEL EJÉRCITO DE JESÚS…  

Yo le gané a Satanás este privilegio…

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

Ya NO iba a dar órdenes y esperar a que fuesen obedecidas…

Cuando entramos en la habitación donde yacía el que estaba siendo liberado, me dirigí directamente hacia él…

Y poniendo mis manos sobre su cabeza DECLARÉ: 

–     “Amadísimo Padre Celestial, Tú que Eres Infinitamente Bueno, Infinitamente Poderoso, Infinitamente Misericordioso, escucha la Oración que te presento a través del Inmaculado Corazón de María Santísima y por la Sangre Preciosísima de Jesús.

Te entrego mi cuerpo, mi alma, mi vida y mi espíritu, por mi hermanito, (dije el nombre de nuestro enfermito)

Por favor PÁSAME A MÍ, TODO LO QUE HAY EN ÉL…

Y dale a él todo lo que me has dado a mí:

Tu Perdón, tu salvación, tu sanación, tu Paz, tu Amor. Y todas las Gracias que tu Espíritu Santo decida.

Soy Tuya mi Señor y deseo serlo siempre por toda la Eternidad.

Te consagro a… al Corazón Inmaculado de María santísima, para que sea una ovejita del Rebaño de Jesús. Amén

Y los diablos que acaban de entrar en mí, no saldrán hasta que yo lo ordene

y deberán hacer junto conmigo TODO lo que yo haga.

Me arrodillé ante la Virgen y recé el Angelus. 

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, caer en la tentación…

También la honré con “Bendita sea tu Pureza…”

Cuando terminé, besé los piés de la Guadalupana y les dije a mis nuevos huéspedes:

–         ¡BIENVENIDOS!

¡ALABAREMOS AL DIOS ALTÍSIMO!

¡Y LO HARÁN CADA VEZ QUE YO LO HAGA!

¡ Y CON LA ALABANZA CON QUE YO LO HAGA!

Así que si quieren librarse de esto, NO tienen otra alternativa que correr a postrarse a los Pies de Cristo Rey y hacer lo que Él les mande.  

Por lo pronto, vamos a cantar…

Salve Reina de los Cielos y Señora de los ángeles, Salve Raíz, Salve Puerta, que dió paso a nuestra Luz. Alégrate Virgen Gloriosa, entre todas la más bella…

Y el Salve Regina sonaba triunfal en todas las gargantas, incluída la del hombre que había sido sanado y liberado…

Verificamos que la Liberación había sido completa y que nuestro rehén estaba totalmente intacto…

Y pudimos proclamar la victoria total en el Nombre de Jesucristo.

Todos nos consagramos nuevamente a los Sagrados Corazones y…

Después de esto le dije a Lucifer:

  –        Lo siento amigo, acabas de perder.

Mi tiempo es demasiado valioso, para desperdiciarlo con tus argucias.

Ya NO quiero escuchar tus soberbios desplantes. Y conmigo NO funcionan tus trucos.

Este rehén YA NO ES tuyo.

Por si no te diste cuenta, pasé sus espíritus inmundos y tus compinches a mi interior, tanto si estaban dispuestos a hacerlo, como si no.

Yo NO dejo alternativas. Acabo de liberarlo de sus pecados y de las cadenas con que lo controlabas.

¡ESTÁ LIBRE!

Creo que te metiste con el alma equivocada, porque todavía tengo una gran sorpresa para ti y para TODO tu séquito infernal:

–         Esto es una guerra, NO un juego.

Y porque parece que ustedes olvidan con

Quién

se enfrentan, es necesario darles un pequeño recordatorio. 

Por esto, en el Nombre de Jesús yo los visto a todos ustedes, con los mismos ropajes que ataviarán los participantes en el Carnaval de Río de Janeiro. 

Los que han promovido el descaro y la indecencia en la mujer, vestirán los más diminutos biquinis y NO me importa si son masculinos.

Los que alardean de su elegancia varonil, llevarán los trajes carnavalescos de la Marcha del Orgullo Gay… 

Y al que se atreva a protestar, LE GARANTIZO MÁS CREATIVIDAD con su atuendo personal. 

Y esto se aplica a todas las Jerarquías.

¿¿¿Entendieron???…

O ¿Se los explico con manzanas, palitos y bolitas?

¡Y NO se los podrán quitar, HASTA QUE YO LO DECIDA! Amén 

Ahora sí. ya tienen mi permiso para irse,

Y  más les vale que lo hagan rápido, porque me tienen bastante fastidiada.

Y están en peligro de que decida agregarles otro pequeño inconveniente para ustedes…

Había sido una jornada de más de doce horas, plagada de fenómenos extraordinarios y que me dejaron a mí, totalmente exhausta.

Y todavía faltaban las Consecuencias de mi impulsivo arrebato…

Cuando terminamos, el grupo se disolvió…

Y yo me dormí como un bebé, después de haber sido bañado…

Mi parábola de los talentos

Fresas con Crema

77 EL SEGUNDO MANDAMIENTO


77 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Jesús no está. Hay un gran desconcierto entre los discípulos. Su agitación es tanta, que parecen un enjambre provocado.

Hablan, miran fuera nerviosamente, hacia todas partes… 

Finalmente toman una decisión respecto a lo que los tiene agitados.

Pedro ordena a Juan:

–    Vete a buscar al Maestro. Está en el bosque junto al río. Dile que venga pronto para que diga lo que debemos hacer.

Juan va a la carrera.

Judas de Keriot, dice:

–    No entiendo por qué tanta confusión y tanta descortesía.

Yo habría ido y lo habría recibido con todos los honores. Es un honor suyo y también para nosotros. Así pues…

Pedro advierte.

–   Yo no sé nada.

Él será diferente a su pariente… pero a quién está con hienas se le pega el olor y el instinto.

Por lo demás, tú querrías que se fuese aquella mujer… ¡Pero ten cuidado! El Maestro no quiere y yo la tengo bajo mi protección.

Si la tocas… ¡Yo no soy el Maestro! Te lo digo para tu conducta futura.

Judas dice con ironía:

–   ¡Hummm! ¿Quién es pues? ¿Tal vez la bella Herodías?

–    ¡No te hagas el gracioso!

–    Si me hago el gracioso es por tí.

Has creado en torno a ella una guardia real, como si se tratara de una reina…

–    El Maestro me dijo: ‘Procura que no se le perturbe y respétala’ Y eso es lo que hago.

Tomás pregunta:

–   ¿Pero quién es? ¿Lo sabes?

Pedro dice:

–    Yo no.

Varios insisten:

–    ¡Ea! ¡Dilo! ¡Tú lo sabes!

–   Os juro que no sé nada. El Maestro lo sabe. Pero yo no.

–   Hay que preguntárselo a Juan. A él le dice todo.

Judas pregunta:

–  ¿Por qué? ¿Qué cosa especial tiene Juan? ¿Es acaso un dios tu hermano?

Santiago de Zebedeo responde:

–   No, Judas. Es el más bueno de nosotros.

Santiago de Alfeo dice:

–   Por mí ni me preocupo.

Ayer mi hermano la vio cuando salía del río con el pescado que le había dado Andrés y se lo preguntó a Jesús.

Él respondió: ‘Tadeo. No tiene cara. Es un espíritu que busca a Dios. Para Mí no se trata de otra cosa y así quiero que sea para todos.’

Y lo dijo en tal forma: ‘Quiero’ que os aconsejo de no insistir.

Judas de Keriot dice:

–   Yo voy a donde está ella.

Pedro se enciende como un gallo de pelea y replica:

–    ¡Haz la prueba! Si eres capaz…

–   ¿La harás de espía para acusarme con Jesús?

–    Dejo ese encargo a los del Templo.

Nosotros los del lago ganamos el pan con el trabajo y no con la delación. No tengas miedo de que Simón de Jonás la haga de espía.

Pero no me provoques y no te atrevas a desobedecer al Maestro, porque yo soy…

–    ¿Y quién eres tú? ¡Un pobre hombre como yo!

–     Sí, señor. al revés.

Más pobre, más ignorante, más vulgar que tú. Y no me avergüenzo. Me avergonzaría si fuese igual a ti en el corazón.

El Maestro me confió este encargo y yo lo hago.

–    ¿Igual a mí en el corazón? Y…

¿Qué cosa hay en mi corazón que te causa asco? ¡Habla! ¡Acusa! ¡Ofende!…

Bartolomé interviene:

–    ¡Judas! ¡Cállate! Respeta las canas de Pedro.

–    Respeto a todos. Pero quiero saber qué cosa hay en mí…

Pedro estalla:

–    Al punto eres servido.

Déjame hablar… hay tanta soberbia que con ella se puede llenar esta cocina. Hay falsedad y hay lujuria.

Judas casi se ahoga:

–   ¿Yo falso?…

Todos se interponen y Judas debe callar.

Simón, con calma dice a Pedro:

–    Perdona amigo, si te digo una cosa.

Él tiene defectos, pero tú también los tienes. Y uno de ellos es el de no compadecer a los jóvenes. ¿Por qué no tomas en cuenta la edad? ¿El nacimiento y… tantas otras cosas?

Mira. Tú obras por amor a Jesús. Pero, ¿No has notado que estas disputas le causan hastío? A él no le digo nada. –señala a Judas- pero a ti, sí.

Porque eres un hombre maduro y muy sincero, te hago esta súplica:

¡Él tiene tantas penas por sus enemigos y dárselas también nosotros! Hay tantas guerras a su alrededor. ¿Por qué provocar otra en su nido?

Tadeo confirma:

–   Es verdad. Jesús está triste y ha adelgazado.

En las noches oigo que da vueltas en su cama y suspira. Hace algunos días, me levanté y ví que lloraba, orando.

Le pregunté: ‘¿Qué te pasa?’ Él me abrazó y me dijo: ‘Quiéreme mucho. ¡Qué fatigoso es ser ‘Redentor’!

Felipe agrega:

–    También yo me di cuenta de que había llorado en el bosque junto al río.

Y a mi mirada interrogante respondió: ‘¿Sabes qué diferencia hay entre el Cielo y la Tierra, además de no ver a Dios?

Es la falta de amor entre los hombres. Me estrangula como una soga.

He venido a darles granos a los pajaritos, para que me amen los seres que se aman.’

amor animal

Escuchar todo esto, resquebraja por un momento el gran egoísmo de Judas.

Siente una oleada de amor por su Maestro y el conocer su sufrimiento, se le clava como un puñal en su corazón.

Y se deja caer, llorando como un niño.

Y en ese preciso momento, entra Jesús con Juan:

–  Pero, ¿Qué sucede? ¿Por qué ese llanto?

Pedro responde:

–  Por mi culpa, Maestro. Cometí un error. Regañé a Judas muy duramente.

Judas replica entre sollozos:

–  No… yo… yo… el culpable soy yo.

Yo soy el que te causa dolor. No soy bueno… Perturbo… Pero, ¡Ayúdame a ser bueno! Porque tengo algo aquí en el corazón…

Algo que no comprendo… que me obliga a hacer cosas que no quiero hacer. Es más fuerte que yo.

Judas con Posesión diabólica perfecta por la MALDAD

Y te causo dolor a Ti, Maestro; al que debería dar gozo. Créelo; no es falsedad.

Jesús dice:

–    Sí, Judas. No lo dudo.

Viniste a Mí, con sinceridad de corazón; con verdadero entusiasmo. Pero eres joven…

Nadie. Ni siquiera tú mismo te conoces como Yo te conozco. ¡Ea! ¡Levántate y ven aquí!

Luego hablaremos los dos solos. Mientras tanto, hablemos de aquello por lo que me mandasteis llamar.

¿Qué hay de malo en que venga Mannaém?

¿No puede un hermano de leche de Herodes, tener sed del Dios Verdadero?

¿Tenéis miedo por Mí? Tened fe en mi palabra. Este hombre ha venido con fines honestos.

Pedro:

–   ¿Entonces por qué no se dio a conocer?

Jesús:

–   Precisamente porque viene como un ‘alma’; no como hermano de Herodes.

Se ha envuelto en el silencio, porque piensa que ante la Palabra de Dios, no existe el parentesco con un rey. Respetaremos su silencio.

Andrés:

–    Pero si por el contrario… ¿Él lo envió?

–   ¿Quién?…  ¿Herodes?… No. No tengáis miedo.

Tadeo:

–   ¿Quién lo manda entonces?

Santiago:

–   ¿Cómo se ha informado de Ti?

–   Es discípulo de mi primo Juan.

Id y sed con él corteses; como con los demás. Id. Yo me quedo con Judas.

Los discípulos se van.

Jesús mira a Judas, que está todavía lloroso y le pregunta:

–      ¿Y? ¿No tienes nada que decirme?

Yo sé todo lo tuyo. Pero quiero saberlo por ti. ¿Por qué ese llanto? Y sobre todo, ¿Por qué ese desequilibrio, que te tiene siempre tan descontento?

Judas con posesión demoníaca perfecta por la SOBERBIA

–     ¡Oh, sí Maestro! Lo dijiste.

Soy celoso por naturaleza. Tú sabes que así es… Y sufro al ver que… Al ver tantas cosas.

Esto me saca de quicio, porque soy injusto. Y me hago malo, aun cuando no quisiera. No…

–     ¡Pero no llores de nuevo!

¿De qué estas celoso? Acostúmbrate a hablar con tu verdadera alma. Hablas mucho. Hasta demasiado…

Pero, ¿Con quién? Con el instinto y con tu mente. Tomas un fatigoso y continuo trabajo, para decir lo que quieres decir: hablo por ti. De tu ‘yo’.

Porque cuando tienes que hablar de otros y a otros, no te pones cortapisas, ni límites. Y lo mismo haces con tu carne.

Ella es un caballo bronco. Pareces un jinete a quien el jefe de las carreras, le hubiese dado dos caballos locos para hacer el paso de la muerte…

Uno es el sentido. Y el otro… ¿Quieres saber cuál es el otro? ¿Sí?…

Judas asiente con la cabeza.

Jesús continúa:

–           Es el error que no quieres domar.

Tú…  Jinete capaz pero imprudente. Te fías de tu capacidad y crees que basta.

Quieres llegar primero… no pierdes tiempo ni siquiera para cambiar de caballo.

Antes bien, los espoleas y pinchas. Quieres ser el ‘vencedor’… quieres aplauso.

¿Acaso no sabes que la victoria es segura cuando se conquista con constante, paciente y prudente trabajo?…

Habla con tu alma. De allí es de donde quiero que salga tu confesión. O, ¿Debo decirte lo que hay dentro?

Cuando se tiene una posesión demoníaca perfecta, Satanás es el Huésped dentro de nuestro corazón y la tragedia más grande de Jesús, es que Él ve con Quién está dialogando y lo tiene que mantener dentro de su círculo íntimo a pesar de ser su más grande Adversario…

Una sombra cruza por la mirada de Judas antes de responder:

–     Veo que también Tú no eres justo. Y no eres firme y esto me hace sufrir.

–    ¿Por qué me acusas? ¿En qué he faltado a tus ojos?

–     Cuando quise llevarte con mis amigos, no te gustó.

Y dijiste: ‘Prefiero estar entre los humildes.’ Luego Simón y Lázaro te dijeron que era bueno que te pusieras bajo la protección de un poderoso y aceptaste.

Tú das preferencia a Pedro, a Simón, a Juan. Tú…

–    ¿Qué otra cosa?

–    Nada más, Jesús.

–    Nubecillas… pompas de espuma.

Me das compasión porque eres un desgraciado  que te torturas, pudiendo alegrarte.

¿Puedes decir que este lugar es de lujo? ¿Puedes decir que no hubo una razón poderosa que me obligó a aceptarlo?…

¿Si Sión no me hubiera arrojado, estaría refugiado en un lugar de asilo?

–    No.

–   ¿Entonces cómo puedes decir que no te trato como a los demás?

¿Puedes decir que he sido duro contigo cuando has faltado? Tú no fuiste sincero… las vides… ¿Qué nombre tenían esas vides?…

No fuiste complaciente con quién sufría y se redimía. Ni siquiera fuiste respetuoso conmigo. Y los otros lo vieron.

Y con todo; una sola voz se levanta incansable en tu defensa: la mía. Los demás tendrían el derecho de estar celosos.

Porque si ha Habido uno que fuera preferido y protegido, eres tú.

Judas, avergonzado y conmovido, llora.

–    Me voy.

Es la hora en que soy de todos. Tú quédate y reflexiona…

–    Perdóname, Maestro.

No podré tener paz, si no tengo tu perdón. No estés triste por mi causa. Soy un muchacho malvado… Amo y atormento…

Así sucedía con mi madre. Así es ahora contigo. Y así será con mi esposa, si algún día me caso… creo que sería mejor que me muriese.

–    Sería mejor que te enmendases.

Estás perdonado. ¡Hasta luego!

Jesús sale.

Afuera está Pedro, que le dice:

–     Ven, Maestro. Ya es tarde.

Hay mucha gente. Dentro de poco se pondrá el sol. Y no has comido. Ese muchacho es causa de todo.

–    ‘Ese muchacho’ Tiene necesidad de todos vosotros para no ser el causante de estas cosas.

Procura recordarlo, Pedro. Si fuese tu hijo, ¿Lo compadecerías?

–    ¡Uhmmm! Sí y no.

Lo compadecería. Pero le enseñaría también algunas cosas. Aunque fuese adulto le enseñaría como a un jovencillo mal educado.

Bueno… si fuese mi hijo, no sería así…

–    ¡Basta!

–    Sí, ¡Basta, Señor mío!

Mira, allí está Mannaém. Es el que tiene el manto rojo muy oscuro, que parece casi negro.

Me dio esto para los pobres. Y me preguntó que si podía quedarse a dormir.

–   ¿Qué respondiste?

–   La verdad. ‘No hay más que para nosotros…’

Jesús no dice nada. Deja a Pedro y va a dónde está Juan y le dice algo en voz baja.

Luego, ya en su puesto, comienza a hablar:

–    La paz esté con todos vosotros, y con ella descienda sobre vosotros luz y santidad.

Está escrito: “No profieras en vano mi Nombre”.

¿Cuándo se le toma en vano? ¿Sólo cuando se le blasfema? No. También cuando uno lo profiere sin ser digno de Dios.

¿Puede un hijo decir: `Amo y honro a mi padre”, si luego, a todo lo que el padre desea de él opone una acción contraria?

No es diciendo: “padre, padre” como se le ama. No es diciendo: “Dios, Dios”, como se ama al Señor.

‘En Israel, que – como he explicado anteayer – tiene tantos ídolos en el secreto de los corazones, existe también un hipócrita alabar a Dios, un alabar que no queda corroborado por las obras de quienes lo hacen.

Hay en Israel también una tendencia: la de descubrir muchos pecados en las cosas externas y no querer encontrarlos donde realmente existen, en las cosas internas.

Tiene también Israel una necia soberbia, un antihumano y antiespiritual hábito: el de estimar blasfemia el Nombre de nuestro Dios pronunciado por labios paganos,

llegando a prohibirles a los gentiles el acercarse al Dios verdadero porque se considera sacrilegio. Así ha sido hasta ahora; cese ya.

El Dios de Israel es el mismo Dios que ha creado a todos los hombres. ¿Por qué impedir que los seres creados sientan la atracción de su Creador?

¿Creéis que los paganos no sienten algo en el fondo dei corazón, una insatisfacción que grita, que se agita, que busca?; ¿A quién?, ¿A qué?:  al Dios desconocido.

¿Y pensáis que si un pagano orienta su propio ser hacia el altar del Dios desconocido, hacia ese altar incorpóreo que es el alma en que siempre hay un recuerdo de su Creador, el alma que espera ser poseída por la gloria de Dios,

como lo fue el Tabernáculo erigido por Moisés según la orden recibida y que llora hasta no quedar poseída, pensáis que Dios rechaza su ofrecimiento como si de una profanación se tratase?

EL SEGUNDO MANDAMIENTO DE LA LEY DE DIOS

¿Y creéis que es pecado ese acto, suscitado por un honesto deseo del alma que, despertada por celestes llamadas, dice “voy” al Dios que le está diciendo “ven”?

¿Mientras que por el contrario sería santidad el corrompido culto de un Israel que ofrece al Templo lo que tras haber gozado le sobra,

y entra a la presencia de Dios y lo nombra, al Purísimo,  con alma y cuerpo que no son sino toda una gusanera de culpas?

No. En verdad os digo que es en ese israelita, que con alma impura pronuncia en vano el Nombre de Dios, donde se da la perfección del sacrilegio.

Es pronunciarlo en vano cuando – y estúpidos no sois – cuando, por el estado de vuestra alma sabéis que lo pronunciáis inútilmente.

¡Oh, verdaderamente veo el rostro indignado de Dios, volviéndose hacia otra parte con disgusto, cuando un hipócrita lo llama, cuando lo nombra un impenitente!

Y siento terror de ello, Yo que no merezco ese enojo divino.

Leo en más de un corazón este pensamiento:

“Pero entonces, aparte de los niños, ninguno podrá invocar a Dios, dado que en todas partes en el hombre hay impureza y pecado”.

No. No digáis eso. Son los pecadores quienes deben invocar ese Nombre.

Deben invocarlo quienes se sienten estrangulados por Satanás y quieren liberarse del pecado y del Seductor.

Quieren. He aquí lo que transforma el sacrilegio en rito. Querer curarse.

Llamar al Poderoso para ser perdonados y para ser curados. Invocarlo para poner en fuga al Seductor.

Está escrito en el Génesis que la Serpiente tentó a Eva en el momento en que el Señor no paseaba por el Edén.

Si Dios hubiera estado en el Edén, Satanás no habría podido estar. Si Eva hubiera invocado a Dios, Satanás habría huido.

Tened siempre en el corazón este pensamiento. Y llamad con sinceridad al Señor. Ese Nombre es salvación. Muchos de vosotros quieren bajar a purificarse.

Purificaos primero el corazón, incesantemente, escribiendo en él, con el amor, la palabra “Dios”.

No con engañosas oraciones o con prácticas consuetudinarias, sino con el corazón, con el pensamiento, con los actos, con todo vosotros mismos, pronunciad ese Nombre: Dios.

Pronunciadlo para no estar solos, pronunciadlo para ser sostenidos, pronunciadlo para ser perdonados. Comprended el significado de la palabra del Dios del Sinaí:

“En vano” es cuando decir “Dios” no supone una transformación en bien; y entonces, es pecado.

“En vano” no es cuando, como el latido de sangre en el corazón, cada minuto de vuestro día, y toda acción vuestra honesta, toda necesidad, tentación, todo dolor os trae a los labios la filial palabra de amor:”¡Ven, Dios mío!”.

Entonces, en verdad, no pecáis nombrando el Nombre santo de Dios. 

Marchad. La paz sea con vosotros.

No hay ningún enfermo.

Jesús permanece con los brazos cruzados apoyado contra la pared, bajo el techado en que ya descienden las sombras.

Cuando termina, no hay ningún enfermo. Jesús se queda con los brazos cruzados y mira a los que se van yendo, después de que los ha despedido y bendecido.

El hombre vestido de rojo oscuro, parece que no sabe qué hacer.

Jesús no lo pierde de vista, cuando lo ve que se dirige hacia su caballo, lo alcanza y le pregunta:

–    ¡Oye! Espérame. Ya va anochecer. ¿Tienes dónde dormir? ¿Vienes de lejos? ¿Estás solo?

El hombre contesta titubeante:

–    De muy lejos… Y me iré. No sé… si en el poblado encontraré… o hasta Jericó. Allí dejé la escolta en la que no confiaba.

Jesús le dice:

–    No. Te ofrezco mi cama. Ya está lista. ¿Tienes que comer?

–    No tengo nada. Creí que este lugar sería más hospitalario.

–     No falta nada.

–     Nada. Ni siquiera el odio contra Herodes. ¿Sabes quién soy? 

–    Los que me buscan tienen un solo nombre: ‘Hermanos, en el Nombre de Dios’. Ven. Juntos compartiremos el pan. Puedes llevar el caballo a aquel galerón. Yo dormiré allí y te lo cuidaré.

     No. Esto jamás. Yo dormiré ahí. Acepto el pan; pero no más. No pondré mi sucio cuerpo donde Tú pones el tuyo, que es santo.

–     ¿Me crees santo?

–    Sé que eres santo. Juan, Cusa, tus obras… tus palabras.

El palacio real es como una concha que conserva el rumor del mar. Yo iba a donde estaba Juan… Y luego lo perdí.

Él me dijo: ‘Uno que es más santo que yo, te recogerá y te elevará’ no podrías ser otro, sino Tú.

Vine en cuanto supe en dónde estabas.

Zelote regresa del río, después de bautizar y Jesús bendice a los últimos bautizados.

Luego le dice:

–    Esta persona, es el peregrino que busca refugio en el Nombre de Dios. Y en el Nombre de Dios lo saludamos como amigo.

Simón se inclina y el hombre también.

Entran en el galerón y Mannaém amarra el hermosísimo caballo blanco, con gualdrapas de color rojo que penden de la silla, adornadas con plata, en el pesebre.

Juan acude con hierba y un cubo con agua.

Acude Pedro también, con una lámpara de aceite, porque ya está oscuro.

Mannaém dice:

–    Aquí estaré muy bien. Dios os lo pague.

Jesús le pone la mano en el hombro y le dice:

–   Ven amigo mío. Vamos a compartir el pan…

Luego entran todos en la cocina, donde arde una tea y se reúnen para cenar…