Archivos de etiquetas: infierno

D103 PURIFICACIÓN DE FUEGO 1


PROFECÍAS Y REVELACIONES

Octubre 06 de 2016

El Fuego consumirá todo aquello que no servirá para el Nuevo Mundo.

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, en las Sagradas Escrituras se os profetiza que el Día del Señor vendrá como el rayo, como el día del Diluvio, que a pesar de que Noé avisó por tanto tiempo, de que vendría el Diluvio, muy pocos, salvo su familia, fueron los que entendieron.

Burlas por todos lados, ataques, hasta que llegó el momento.

Se os viene avisando desde hace muchos, muchos años sobre los Acontecimientos próximos a suceder. ¿Cuántos han entendido?

¿Cuántos realmente, han tomado Mi Palabra como cierta y han cambiado de vida?

Entended Mis pequeños que estáis obrando mal, que vivís en la  maldad, que le habéis abierto vuestro corazón a Satanás y os he venido previniendo de una muerte total, de una Muerte Eterna. Y no queréis entender.

Mi Hijo se dio para abriros las Puertas del Cielo, que estaban cerradas por el Pecado, ¡Dichosos debierais estar por esto, Mis pequeños!

¡Tanto tiempo con las Puertas cerradas!

¿En dónde están vuestros valores? Seguís al que os hace daño y hacéis a un lado Al que os vino a salvar. 

NO FUISTEIS CREADOS PARA QUE OS CONDENARAIS,

FUISTEIS CREADOS PARA VIVIR EN MI REINO,

QUE ES VUESTRO HOGAR

Qué tristeza Me dais la gran mayoría de vosotros. Os di lo mejor de Mí, que es Mi Hijo Jesucristo y Lo habéis despreciado.

Habéis despreciado Sus Enseñanzas, Su Amor, Sus Milagros, Su Donación y persistís en seguir a Aquél que os daña, que os lleva a la condenación eterna, al sufrimiento eterno, Mis pequeños.

¿En dónde tenéis la cabeza? ¿En dónde tenéis el corazón? Me dais pena, Mis pequeños. Me hacéis sufrir a Mí también.

Con la Donación de Mi Hijo, os di la Gracia tan grande de ser también hijos Míos.

Y ni así entendéis.

¿No os dais cuenta de la Dignidad a la que fuisteis elevados en el momento de la Cruz, cuando Mi Hijo Le pidió a Mi Hija, La Siempre Virgen María, que cuidara de vosotros?

Os quise tener Conmigo, pero preferisteis seguir a Satanás.

Fue vuestro libre albedrío y no Me echéis la culpa a Mí, vuestro Dios, de vuestra mala decisión, fue vuestra libre decisión y tendréis que padecer por ello.

Los que todavía tengáis un poco de razón, de Sabiduría, entended Mis Palabras. Entended Mi Amor y cambiad Mis pequeños, OS ESTÁIS JUGANDO LA ETERNIDAD; pero sois libres y Yo, respetaré vuestra decisión.

Hijitos Míos, vosotros no tenéis idea del mal con que os puede atacar Satanás.

Ya os he explicado, alguna vez, que si Satanás os quiere atacar, él tiene que venir a Mí y pedirMe permiso para atacaros y Yo, conociéndoos a cada uno de vosotros, ciertamente le doy permiso, porque él también tiene libertad, pero lo limito. 

Os conozco y sé hasta dónde podéis soportar su ataque

Y QUE ESTE ATAQUE PRODUZCA UN BIEN EN VOSOTROS.

Cuando estáis Conmigo, vosotros podéis sobrellevar ésos ataques.

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

Satanás es muy poderoso, ya os lo he explicado, Yo lo puedo detener, porque Yo lo creé y Soy Infinitamente más poderoso que él.

Pero, vosotros, necesitáis de Mi ayuda para poder Vencerle.

Lo malo es que la gran mayoría de vosotros, no tenéis un crecimiento espiritual favorable, con el cual lo podáis vencer fácilmente.

Y por eso está causando tanto mal alrededor del Mundo,

porque no os podéis defender de él, porque sois débiles en lo espiritual.

Él se las ha ingeniado para ir haciendo que vuestra espiritualidad decaiga y esto a través de los años, ha hecho que mengüe vuestra fuerza y no tengáis gran defensa contra él.

 Por eso, muchas almas seguirán cayendo al Infierno, como hojas que caen en el otoño…

Y eso Me causa mucho dolor y tristeza, porque parece que a vosotros no os importa pasar una Eternidad de Dolor.

Ya os he dicho que prácticamente NADIE de todos vosotros, os habéis puesto a meditar esta frase:

“QUE SUFRIRÉIS ETERNAMENTE EN EL INFIERNO”

 Porque no supisteis ser verdaderos hijos Míos y en realidad, es que poco os importó hacerlo.

Mucho os he insistido en la Oración, en el Sacrificio, en el Ayuno, en la Penitencia, para que os podáis defender fuertemente contra los ataques de Satanás. 

Os he dado todo lo necesario para que pudierais salir victoriosos de sus ataques, pero no lo habéis hecho, no os habéis preparado.

Se os hace vergonzoso e inútil el rezar; vivir en estado de Gracia lo veis como algo también inútil en vuestra vida.  

No Me reprochéis después Mis pequeños, de que no os quise salvar.

Os estuve cuidando por toda vuestra vida, os puse infinidad de ocasiones para que volvierais al buen camino y no os interesó.

EN VUESTRO JUICIO OS VERÉIS TAL COMO SOIS, EN LO ESPIRITUAL

Y no Me podréis reprochar vuestros errores. Actuasteis mal y vuestro castigo será la causa de vuestro error.

Todavía podéis sacar adelante vuestra salvación, OS PIDO QUE REGRESÉIS A MÍ

Poco tiempo, muy poco tiempo os queda para que podáis salvar vuestra alma. ¿Entenderéis que estáis viviendo ya, momentos críticos?

Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, Soy vuestro Creador, Soy el Amor, quiero lo mejor para vosotros; pero vosotros decidís si queréis venir Conmigo Eternamente o querréis alejaros de Mí, Eternamente.

Se os habla de vuestras obligaciones, pero obligaciones de Amor para poder llegar al Reino de los Cielos y eso ya NO lo queréis hacer.

Queréis todo fácil, no queréis obligaciones, no queréis dolor, SOIS COMO NIÑOS, pero niños tontos; adultos, que os comportáis como niños tontos y necios.

Tenéis muchos años físicamente, pero solamente meses de vida espiritual. Por eso no avanzáis, por eso no queréis crecer espiritualmente.

Os queréis comportar como  niños egoístas y no queréis tomar las obligaciones de vuestro estado de vida, primeramente, para Conmigo y enseguida, para vuestras obligaciones de estado, especialmente con vuestra familia, con vuestros hijos.

Queréis paz a vuestro alrededor y de vosotros solamente sale ataque, maldad, desprecio, grosería, error, ¿Por qué pedís lo que vosotros no dais?

Exigís el bien cuando de vosotros, no ha brotado.

Me exigís a Mí, vuestro Dios, que os consienta, CUANDO YO, PARA VOSOTROS, NO SOY NADA salvo en los momentos de preocupación o de necesidad y después, Me rechazáis nuevamente.

Os reprendo, porque un Padre que ama, reprende a los hijos que ama.

Quiero vuestra salvación, pero vosotros, no la deseáis. 

Queréis tener una vida tranquila, que se os respete, que se os ame y vosotros no dais nada de eso.

No hay paz en vuestro corazón, porque la Paz solamente puede venir a vosotros si Me tenéis a Mí en él.

QUERÉIS QUE SE OS TRATE CON VIRTUD Y VOSOTROS PRODUCÍS PURO VICIO.

Y todo esto sucede Mis pequeños, porque no hay Sabiduría en vuestra vida, no os detenéis un momento en vuestra vida y ponéis sobre la mesa vuestra realidad, lo bueno y lo malo; pero no sois honestos con vosotros mismos. 

Queréis ver nada más lo bueno que hacéis, que ciertamente es muy poco y queréis esconder lo malo, para que no se os avergüence ante los demás.

VUESTRO JUICIO SERÁ PERSONAL,

OS PRESENTARÉIS ANTE MÍ, VUESTRO DIOS Y CREADOR

Ciertamente os amo, pero también Soy Justo y le daré a cada alma lo que hizo, lo que ella misma creó para sí misma.

Lo que hicisteis para los demás, será vuestro juez y especialmente lo que hicisteis para Mí, porque teníais una misión cada uno de vosotros y de acuerdo a como la llevasteis a cabo, tendréis mérito o castigo.

Vosotros habéis sido autores de vuestro destino, Yo solamente os haré ver vuestros aciertos y vuestros fracasos; o sea, vuestro mal y vuestro bien,

VOSOTROS MISMOS OS JUZGARÉIS ANTE MI PRESENCIA

Si os veis con capacidades de entrar al Reino de los Cielos, ciertamente antes tendréis que ser purificados, os iréis a la derecha.

Pero, si no alcanzáis los méritos para vivir eternamente Conmigo, os iréis a la izquierda, al Fuego Eterno, vosotros mismos, os repito, os juzgaréis.

Hijitos Míos, Satanás os acecha continuamente y especialmente, cuando os ve creciendo en Virtud y en amor.

Su reino en esta Tierra, es de maldad, de muerte, de destrucción, va en contra de todo lo que es Mío, va en contra de todo aquello que os lleve a encontrarMe y crecer en amor, en Virtudes, en ejemplo santo.

Satanás ataca a aquellas almas que están buscando la santidad de vida y esto significa, que llevan una vida en Mí, que están buscando su perfección.

Todos vosotros fuisteis creados para llegar a un grado de perfección, el cual, os da la santidad.

SER SANTOS ES VUESTRA OBLIGACIÓN Mis pequeños, no es solamente para algunos, ser santos significa estar unidos íntimamente a Mí. 

Aquella alma que no está unida a Mí, no puede ser un alma santa, buena, limpia, pura, un alma que no es santa, está sucia por el pecado.  

No puede entrar al Reino de los Cielos, ningún alma que esté sucia, que no haya buscado la perfección.

Yo os di diez Mandamientos, Diez Mandamientos que os ayudarían a llevaros a la perfección.

Ciertamente en vuestro estado es difícil, porque vivís en un medio difícil que es el reino de Satanás, pero contáis Conmigo, con vuestro Dios, contáis con el Ejemplo de Mi Hijo, y lo tenéis en las Sagradas Escrituras.

Tenéis el Amor, Inmenso, Infinito, de Mi Hija, La Siempre Virgen María, tenéis la ayuda de los Santos Ángeles y de los santos, no estáis solos y no tenéis pretexto para no crecer espiritualmente,

 EL ÚNICO PRETEXTO, ES VUESTRA FLOJERA,

VUESTRA INDOLENCIA Y LA MALDAD

QUE SÍ HABÉIS PERMITIDO ENTRAR EN VUESTRO CORAZÓN

Si en algo te he fallado mi Señor, te pido perdón; pero no permitas que me quede donde estoy, AYÚDAME a llegar a donde Tú Quieres que llegue…

Yo conozco a las almas que están buscando su perfección y las ayudo. Se han rebelado contra el Mundo, se han rebelado contra Satanás y Me han escogido a Mí vuestro Dios, para alcanzar su santidad de vida.

Ciertamente, las almas santas o las que están buscando su santidad, sufren mucho; sufren mucho más que aquellas que ya se dejaron llevar por el Mundo.

Sufren, primeramente, porque tienen que negarse a sí mismas, tienen que negar sus gustos que, en la gran mayoría de los casos, vuestros gustos no os están llevando a la santidad de vida.

Sufren, porque son atacadas estas almas, por aquellos que las rodean; no las comprenden y las toman como almas inservibles,

Porque no están con el Mundo, las hacen a un lado, las desprecian, no quieren su compañía.

Las ataca satanás, porque está viendo, en estas almas, su crecimiento espiritual y eso puede hacer que le quiten muchas almas que ya las tiene consigo; las ataca, fuertemente, para que desistan de su idea de santidad, de perfección.

Son almas que ya han entrado en Mi Corazón y en su dolor Mi Hijo las acompaña, porque Él sufrió todo esto entre los hombres.

TIEMBLA EL INFIERNO, cuando los guerreros nos arrodillamos a Orar el Santísimo Rosario…

Son almas Crísticas, son almas salvadoras, SON ALMAS VÍCTIMAS, son almas sufrientes, pero que dan mucho fruto.

Tendrán dolor y penas en el Mundo, pero cuando lleguen a Mí; la que fue una puerta angosta, inmediatamente, se volverá una entrada inmensa, maravillosa, bellísima.

La Paz la invadirá, Mi Amor la llenará, la Luz la purificará y Mi Santidad, será de ella. Compartirá Mi Amor y Mi Reino, vivirá lo que persiguió gozar, encontrará lo que intuía su corazón y, el estar Conmigo, será su meta alcanzada.

Ese es Mi Regalo, Mis pequeños, para las almas que buscaron estar Conmigo, que sufrieron en la Tierra, por dar Mi Ejemplo Divino.

Todos vosotros estáis invitados a este Regalo, Mis pequeños, pero son tan pocos los que lo comprenden y lo siguen.

Benditas y alabadas sean estas almas que Me escogieron a Mí, que estando en la Obscuridad en la que se vive ahora, TUVÍSTEIS FE, sabíais que Yo era esa Luz que encontraríais en algún momento, del final de vuestra existencia…

Y Me encontraréis, Me gozaréis y de Mí nunca, nunca os separaréis.

Hijitos Míos, todo será renovado, la maldad será encadenada, todo lo que veis ahora, que está afectado por el pecado, será renovado.

Y Mi Luz invadirá todo lo Creado y lo veréis tal cual fue Creado; lo que ahora veis sucio, malo, cambiará a bello y bueno.

Todo fue Creado para el Bien del hombre, para vuestra subsistencia y así será. Y vosotros cuidaréis lo Creado y el Amor que deis a lo Creado se volverá a vosotros y a los vuestros.

Os he dicho que el Amor es dinámico y es reciproco, cuidaréis de lo que Yo os di para que os cuide.

Las estaciones ya no se volverán contra vosotros. Todo lo que ahora os ataca, cambiará, será bueno.

Todo fue Creado para que vosotros gozarais, desde lo más pequeñito, hasta lo más grande. Los vientos, los mares, la misma Tierra ya no os atacará, el fuego tampoco os hará daño.

Yo puse Amor en todo lo Creado y el Amor respeta, el Amor cuida, el Amor os ayuda a crecer.

EN ESTOS MOMENTOS, EN VUESTRO MUNDO,

ESTÁIS VIENDO Y VIVIENDO LO QUE SATANÁS HIZO CON TODO LO CREADO.

LAS ESTACIONES SE HAN VUELTO CONTRA VOSOTROS,

LOS CALORES OS HACEN SUFRIR, LOS FRÍOS OS ENFERMAN,

EL AGUA DESTROZA PUEBLOS Y CIUDADES

 MATA LO QUE OS DEBIERA DAR VIDA

LOS ANIMALES OS ATACAN

TODO SE HA VUELTO EN CONTRA VUESTRA

PORQUE SATANÁS ASÍ LO HA PROVOCADO

El hombre fue creado en el último momento de la Creación, porque fuisteis escogidos para ser los reyes de la Creación, con capacidades para cuidar y entender lo que Yo os di para vuestro bien.

Pero Satanás lo volvió todo contra vosotros, porque el hombre se volvió contra Mí, al traicionar Mi Amor, al traicionar Mis Ordenes Divinas.

Esto es lo que os ha traído Satanás, muerte, destrucción, ataque de todo lo creado contra vosotros que, de ser los reyes de la Creación, en un Principio, ahora sois esclavos. 

Habéis caído hasta lo más bajo, no cuidáis la Creación, no la cuidasteis, es más, la atacasteis y ahora, se ha vuelto contra vosotros.

Os he profetizado que, en este tiempo

EL FUEGO CONSUMIRÁ TODO AQUELLO

QUE NO SERVIRÁ PARA EL NUEVO MUNDO

El agua, hizo su parte en el Diluvio, ahora el fuego hará su parte en esta Purificación, que dará pie para una nueva generación, renovada, santificada.

Todas las almas creadas habéis tenido la oportunidad de crecer y santificaros, de volver a tomar vuestra posición de reyes de la Creación, cuidando de todo lo creado.

Pero os aliasteis a Satanás e hicisteis todo lo contrario que Yo les pedí a vuestros Primeros Padres.

EL FUEGO DESTRUIRÁ A TODOS AQUELLOS

Y A TODO AQUELLO, AFECTADO POR SATANÁS

No quisisteis luchar contra su maldad y es más, LE DEJÁSTEIS CRECER, LE APOYÁSTEIS y de ser en el Principio una pequeña víbora, ahora es un monstruo inmenso, que ya no podéis controlar.

Os prometí estar siempre con vosotros para ayudaros, pero no Me invocasteis, no pedisteis Mi ayuda, vuestra soberbia os hizo sentir poderosos…

Y con lo que ahora viviréis, os daréis cuenta de que NO SOIS NADA si no estáis Conmigo.

Vuestra soberbia os llevará al dolor, a la desesperación y a blasfemar Mi Santo Nombre; pocos, MUY POCOS  reaccionarán y pedirán perdón y ésas almas se salvarán.

Generación tonta, cruel, mala, porque os aliasteis con satanás, preferisteis seguirle y seguir sus mentiras y ahora estáis viviendo el resultado, os engañó y sufriréis por haberle creído.

Tuvisteis a Mi Hijo entre los hombres, el Amor vivió entre los hombres

Y LO DESPRECIASTEIS Y LO SEGUÍS DESPRECIANDO.

Pocos Le habéis dado cabida en vuestro corazón, os salvaréis y gozaréis los Nuevos Tiempos.

Mi Justicia Divina caerá sobre aquellos necios que, pudiendo haber tenido todo que es Mi Presencia Divina en vosotros, preferisteis la nada de Satanás,

Porque maldad buscasteis y la maldad os condenará, os burlasteis de aquellos que Me buscaron durante su vida y os daréis cuenta de ello ya tarde, cuando la condenación os llegue en vuestro Juicio Particular.

El Bien triunfa, el Bien goza, su sufrimiento se vuelve alegría, la Paz estará en su Gloria Eterna. ¡Cuánto Amor ha desperdiciado el hombre!

Yo, que Soy Todo Amor, y no pudo hacer su parte en tantos corazones, en tantas almas, porque Me despreciaron, no fueron lo suficientemente sabios y tener una visión de futuro para haberMe arropado, para haberMe cuidado.

PREFIRIERON LA MALDAD QUE LES PRODUJO UN BIENESTAR EFÍMERO.

Aquellos que prefirieron estar Conmigo, tendrán gozo eterno. Muchos, muchos fueron los llamados y pocos los escogidos.

Tuvisteis Mis Palabras Sabias al alcance de todos vosotros, pero para los malos Mis Palabras se las llevó el viento, no vieron más allá, no vieron su futuro eterno.

Vieron el momento y quisieron gozar el momento, ESO ES LO ÚNICO QUE TENDRÁN,

UN MOMENTO EFÍMERO DE GOZO Y UN DOLOR ETERNO.

Os amo, os amo a todos porque sois Mis hijos, fuisteis Creados en el Amor, pero no todos respondisteis a Él.

Venid, venid vosotros, los que Me habéis escogido, los que Me habéis amado, los que amáis a vuestros hermanos, porque Yo estoy en ellos.

Fuisteis sabios al escoger el buen camino y éste os llevará a un final feliz; para algunos, a iniciar un Nuevo Mundo, para otros, llegar a su Hogar Eterno.

Las almas sabias Me escogieron a Mí, vuestro Dios y Yo, no las he decepcionado. Mis Regalos Infinitos están con vosotros, sois Míos y Yo Soy vuestro Dios y vuestro Padre.

Confiad en Mí hijitos Míos, Yo no Me separaré de vosotros en ningún momento.

Os daré fuerza física y espiritual para vencer en ésta prueba; prueba que os hará alcanzar vida de Amor en ésta nueva Era de Mi Santo Espíritu por venir.

Confiad, que Yo estoy a vuestro lado, para guiaros y en vuestro corazón para amaros y daros fuerza, Fuerza que ha de vencer a las fuerzas del Mal.

Yo os amo y os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu por venir.

¡Llamadlo, hijitos Míos, llamadlo!

http://diospadresemanifiesta.com/

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

11 DE MAYO DEL 2016

Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos, han albergado a ciudadanos del mundo, y con ellos viven en degeneración.

El poder en la Tierra no es Mi Poder, oren, esta nación padecerá a causa del Océano Pacífico  y del Océano Atlántico, la costa este se limpia de su pecado. La Naturaleza actúa.

18 DE JUNIO DEL 2016

Oren hijos Míos, oren, Estados Unidos no será más el poder fuerte que tomaba decisiones, es una potencia más, que carece de Mí.

Ante ello, se ha tornado flexible a los ataques desprevenidos de quienes se identifican como sus enemigos. Por ello, esta Nación padecerá en instantes en que su destino debe ser trazado.

La Naturaleza le azota fuertemente al dedicarse esta Nación a mantenerse en una constante blasfemia, herejía y profanación de Mi Palabra.

La tierra se estremece y algunas ciudades costeras padecerán como nunca antes lo han mirado, la tierra no será tierra sino mar.

30 DE JUNIO DEL 2016

Oren hijos Míos, oren, Estados Unidos se encuentra de frente con el rostro del dolor, ese que no espera ni piensa. Esta Nación padecerá la fuerza impensable de la Naturaleza. El pecado clama purificación.

25 DE ENERO DEL 2017

Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos, intensifica los conflictos dentro de una aparente tranquilidad. La Naturaleza flagela esa Nación.

16.01.2019

Oren por Estados Unidos, su prepotencia lleva al dolor de lo inesperado, este pueblo padece ante la Naturaleza fuertemente, por ello.

02.02.2019

Oren hijos, oren por los estragos de la Naturaleza en Estados Unidos.

LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

20.09.2018

La Naturaleza le dirá una vez más al hombre, que no puede competir con su fuerza, México padecerá y por esta patria les solicito oración, así como por Los Ángeles, California, y por el resto de América.

20.10.2019

Oren hijos Míos, oren por la Iglesia para que como Cuerpo Místico de Mi Hijo, resista los embates de las novedades que no son Voluntad Divina.

Oren hijos Míos, oren por cada uno de ustedes, para que no se separen de la Fe, la Esperanza y la Caridad.

Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos. Continúa padeciendo por la Naturaleza.

 https://www.revelacionesmarianas.com/especiales.html

D102 UN VIAJE ATERRADOR 2


CUMPLIMIENTO

Una doctora ha acumulado 17 años de experiencias personales y muchas otras ligadas a la cercanía de la muerte y analiza la evidencia

Las unidades de paliativos o cuidados intensivos de los hospitales guardan una estrecha relación con la muerte, dando lugar a numerosas experiencias que se escapan a cualquier explicación racional.

Pacientes que intuyen el momento exacto en el que van a morir, otros que parecen decidir por sí mismos el día y la hora, adelantando o retrasando su muerte, sueños premonitorios de familiares o presentimientos de terceras personas que, sin ni siquiera saber que alguien está ingresado o ha sufrido un accidente, están seguros de que ha fallecido.

Sólo los profesionales sanitarios que trabajan de cerca con los pacientes terminales conocen de primera mano el alcance y variedad de estas extrañas experiencias.

La ciencia no ha podido ser capaz de ofrecer algún tipo de respuesta, por lo que se suelen describir como sucesos paranormales o sobrenaturales.

Una etiqueta “demasiado vaga para la magnitud de estas experiencias”, según explica la doctora británica Penny Sartori (www.drpennysartori.com), que lleva cerca de 20 años trabajando en la UCI.

Una carrera lo suficientemente sólida como para haber visto de todo, intuir patrones y elaborar hipótesis sobre estos fenómenos.

Tanto es así, que ha preparado una tesis doctoral sobre estas cuestiones, cuyas principales conclusiones adelantó en el libro “The Wisdom Of Near-Death Experiences” (La sabiduría de las experiencias cercanas a la muerte) (Watkins Publishing), que salió a la venta el 6 de febrero de 2014.

A lo largo de toda su carrera, Sartori se ha entrevistado con pacientes que han vivido experiencias cercanas a la muerte (ECM), así como con familiares que han vivido de cerca experiencias de muerte compartida (EMC).

La cantidad y la repetición de patrones, hacen que la doctora descarte la hipótesis de la casualidad o la imposibilidad de hallar un razonamiento lógico para este extendido fenómeno.
Su tesis principal se centra en que “nuestro cerebro es independiente de la conciencia. Es el medio para canalizarla, por lo que en realidad es físicamente ajena al cuerpo”.

Una idea que explicaría, añade, por qué “el alma y la conciencia pueden experimentarse al margen del cuerpo”, como en las ECM o en la meditación budista.

Los ejemplos de los que Sartori se vale en su libro son muy numerosos, pero todos suelen coincidir en quelos pacientes que viven estas ECM son siempre los que abrazan la muerte de la forma más tranquila y feliz, al igual que los familiares que presienten la muerte de sus seres queridos.

¿Por qué? Según las entrevistas que ha mantenido con estos últimos se debe a que están convencidos de que sólo se trata del fin de la vida terrenal.

Al margen de que se trate de personas creyentes, agnósticas o ateas, todas ellas tienen el sueño o la visión de cómo su familiar se va de este mundo guiado por alguien (cónyuges ya fallecidos, seres anónimos o ángeles) y lo hace con una clara sensación de “paz y amor”. 

Y aunque existan muchas ECM que revelen exactamente lo contrario, son muy pocos los que están dispuestos a compartirlo como el ejemplo que veremos a continuación.

Una enfermera de Michigan relata esta historia que le compartió un paciente al que ella cuidó hasta su muerte y a quien llama Alan.

Él estaba sucumbiendo al cáncer de vejiga que había hecho metástasis “en todas partes“.

En su lecho de muerte Alan de 77 años, un ex ingeniero que era dueño de su propia compañía, relató cómo él había tenido una experiencia cercana a la muerte veintidós años antes, durante una cirugía a corazón abierto.

La enfermera lo grabó en detalle, al punto que está escribiendo un libro, donde reúne las experiencias cercanas a la muerte que le han compartido, mientras cuidó de sus pacientes en la unidad de cuidados intensivos y otros en el asilo donde ahora trabaja. 

La historia de Alan, tuvo este evento crucial que le cambió drásticamente su vida:

A Alan le fue mostrado una parte del Infierno (Cómo lo estudiaremos en otro post) por el Arcángel Miguel, bajo la dirección de Jesús, que lo salvó después de muchísimas oraciones de intercesión por él.

Dios permitió todo lo sucedido para su conversión y para que diese testimonio a muchos más.

Su destino hubiera sido el Infierno si él hubiera muerto en ese momento particular, porque había sido frío, egoísta, un compañero grosero, sin ni siquiera amor hacia su esposa e hijos.

Un hombre que se preocupaba sólo por el dinero y su comodidad personal, que se rió de la idea de Dios cuando un anestesiólogo se ofreció a rezar con él.

Así de alejado estaba de todas las cosas espirituales que enseña la Iglesia.

EL JUICIO

Como Alan dijo:

Yo fui triturado, completamente aplastado por mi propia pecaminosidad. Vi a mi alma como Dios la ve y fue una experiencia horrorosa.

Mi alma estaba cubierta de agujeros y suciedad; una inmundicia que había acumulado y amontonado sobre mí mismo de muy buena gana. Tanto, que me había vuelto irreconocible.

Era como un cadáver en descomposición, cubierto de supuración, rancio, viviendo en suciedad; pero pesándome, gritando mi vergüenza ante mi Dios.

Yo quería correr, huir desesperadamente, pero no había ningún sitio donde ir. Parecía estar pegado al lugar y obligado a ver todo, sin excusa, sin alivio, sin lugar donde esconderme…

Y mi vergüenza creció más y más, al estar frente a Dios, ante tal Pureza incomprensible.

Todo el Conocimiento Total, lo asimilamos en un instante. Nada queda oculto, el Misterio se revela en toda su grandiosa infinitud y aumenta nuestra culpabilidad y nuestra responsabilidad de TODO cuanto hicimos.

Comprendí que nosotros dictamos nuestra propia sentencia.

El Juicio lo iba a dictar yo mismo; pero no se me permitió. Ni siquiera podía mirar a Jesús y me sentí aniquilado.

Lo siguiente que supe, fue que mis guías y yo estábamos de pie, en un valle completamente desolado y rodeado de enormes montañas negras, puntiagudas y estériles.

Su base era profunda, más profundo que el camino en que estábamos parados y que se extendía a profundidades que parecían no tener fin, ni fondo.

Caminamos por este mismo camino ancho y descendimos lentamente. Al principio el camino era suave, pero a medida que avanzamos se convirtió en empinado y resbaladizo.

Temí caer, porque en cada lado de la vía había horribles criaturas, arrastrándose en la oscuridad, gruñendo y maldiciéndome, extendiendo sus manos tratando de agarrar mis talones.

Cuanto más profundo fuimos, más pesado era el aire y más oscuro se puso el ambiente. A lo lejos, oí muy débilmente un terrible alboroto, peleando, discutiendo y gritando.

Yo no quería ir más lejos y pedí a mis ángeles que por favor me sacaran de allí.

Me dijeron:

–      ‘Tienes que ver lo que le espera a los pecadores que rechazan a Dios’.

Continuamos caminando más y más, hacia una inmensa, casi tangible y viva oscuridad.

Al final de nuestro descenso había una estructura enorme y formidable que parecía no terminar nunca, tanto en profundidad y altura.

El miedo que se apoderó de mí fue abrumador y yo quería huir, pero fui detenido firmemente por mis guías angélicos.

Las inmensas puertas estaban cerradas, aseguradas con enormes pernos negros en la parte exterior.

Miguel levantó la mano, los bloqueos se liberaron y las puertas se abrieron.

Inmediatamente un nauseabundo hedor llenó mi nariz, la quemaba y me daba náuseas. Parecía igual que la carne podrida en el calor de un sol de verano o la quema de alquitrán y azufre.

Era aterrador y yo estaba tan asustado que me aferré a mi ángel de la guarda.

Cuando las puertas se abrieron por completo, los sonidos que golpearon mis oídos me hicieron estremecer de pavor.

Fueron gritos guturales en un lenguaje tan absolutamente asqueroso, que nunca volvería a repetirlos a nadie.

La cacofonía de gritos, blasfemias, y llanto continuo saturaban el aire y reverberaban a través de mí, llenándome de un miedo intenso y un terror inenarrable.

Cuando entramos, mi mente se colmó de un conocimiento inmediato de cada una de las almas que vi encarceladas aquí.

Fui testigo en este lugar de un sufrimiento tan indescriptible, que las palabras no pueden reproducir todos los aspectos.

El hedor y el calor son completamente insoportables. A mi derecha vi unas paredes negras dentro de las que estaban tallados pequeños nichos que se extendían hasta alturas colosales en la piedra ennegrecida.

Había un innumerable número, miles y miles de ellos, cada uno era de estructura y tamaño similar. Eran de forma circular y cada uno contenía un alma que estaba encajada en él incapaz de moverse, incapaz de ajustarse a ninguna comodidad.

Sus rostros estaban vueltos hacia fuera, hacia el centro de esta mazmorra y ellos lloraban, gritaban y maldecían continuamente.

Ojos saltones con expresiones de tortura, odio y la desesperación tan insoportable, que me forzó a apartar la mirada.

Mi ángel dijo:

–      ¡Mira!” -y repitió- “¡Mira!”

La desesperación que llenaba a todos y cada uno de ellos era sin tregua.  

El conocimiento de cada acción que los llevó a este pozo de oscuridad, siempre se juzgaba ante sus almas en un flujo continuo de remembranza que sólo ellos podían ver.

Además del dolor y la desesperación, sufrían una soledad abrumadora y penetrante.

Tan intenso era su sufrimiento que ninguna palabra existe que pueda describir semejante horror.

Pude ver la causa de su tortura. Ya que sus vidas, continuamente pasaba ante ellos, se detenía en momentos específicos que mostraban un episodio en particular, un pecado en particular.

O una oportunidad de haber hecho el bien, en el que optaron por no hacer nada.

Ellos gritaban insultos contra Dios, maldiciendo los nombres de los padres, amantes, incluso a sus propios hijos.

Escenas repitiéndose una y otra vez, no sólo de sus propios pecados, sino cómo sus pecados afectaron a otras personas.

El daño que habían causado, cómo sus palabras destruyeron a otras personas.

Si otra alma terminaba en este Abismo debido a sus acciones, también eran responsables de esa alma a tal punto, que se intensificaban sus sufrimientos el doble o el triple.  

Demonios en las formas más espantosas, algunos medio animales, algunos de aspecto humanoide, se ponían junto a los rostros de ciertas almas gritándoles desde su hoyo en la pared.

Estos demonios agarraban los rostros de los torturados y las almas que sufrían y les abrían sus bocas con sus garras tan ampliamente, que les arrancaban la carne a lo largo de los lados de sus mejillas.

Los condenados se ponían blancos, como metal fundido, mientras gritaban con horror. Los demonios los empujaban más profundo en su tortura, mientras lanzaban insultos repugnantes contra ellos.

Pero un nicho estaba vacío y de pie delante de él había un horrible demonio que me señaló, maldiciendo y riéndose.

Y luego señaló con el nicho vacío. Supe de inmediato que ese estaba reservado para mí.

Una y otra vez, cada tortura era superior a la anterior en su brutalidad.

Clamé a mi ángel y traté de huir…

Pero me tranquilicé cuando él me aseguró que la misericordia de Dios no sólo había impedido que estuviera allí, sino también le ordenó protegerme contra cualquier ataque de cualquiera de las criaturas en este lugar.

Mientras permanecíamos en este Abismo, vi una pared desolada llena de celdas. En una celda en particular había un alma horrible, enferma, mirando desorbitadamente y completamente sucia.

Este hombre en particular, en la Tierra había manipulado, maltratado, y obligado a las mujeres a ejercer la prostitución.

Vi que era un cruel tirano, él daba drogas a las mujeres, las golpeaba con frecuencia, hasta que sus cuerpos y sus voluntades estaban completamente rotas.

En la Tierra era conocido por su crueldad y su codicia y estaba poseído de una lujuria insaciable.

Aquí en su prisión, se veía obligado a experimentar una y otra vez lo que él infligió a las mujeres que habían estado bajo su dominio, sólo que magnificado a un grado inimaginable.

Él era mutilado continuamente por las más horribles criaturas que sin piedad desgarraban su piel, le rasgaban parte de la entrepierna hasta la garganta, exponiéndolo al ridículo y a la más increíble humillación.

Una y otra vez, cada tortura era superior a la anterior en su brutalidad y crueldad…

Continuaba gritando sin cesar en busca de ayuda, dejaba escapar gritos guturales suplicando a sus torturadores, que sólo enfurecían acrecentando su odio y su crueldad hacia su víctima.

Al final de cada tortura, su cuerpo se reducía a meros retazos..

Su cuerpo, entonces volvía a la normalidad y sus torturas comenzaban de nuevo.

Explicarlo con palabras es casi imposible. Todas y cada una de estas almas en este lugar sabían exactamente por qué estaban allí. Veían muy claramente las decisiones en su vida que los encarceló.

Véanlo, Dios no nos puso en este Infierno, nosotros nos pusimos allí.

Cada alma en el Juicio ve con perfecta claridad su vida como Dios la ve y entonces se juzgan en su Luz. 

No hay refutación, no hay discusión con Dios, porque sus pecados claman su juicio ante la Pureza Absoluta”.

Nuestras acciones, nuestras palabras poco amables, nuestra crueldad, y en última instancia nuestro total rechazo de la Gracia de Dios, es lo que decide nuestro destino.

Se le da a cada alma, incluso hasta el último momento de nuestra vida, la elección de aceptar a Dios o rechazarlo.

Las almas en el Infierno son las que lo rechazan, rechazan su Amor, rechazan su Gracia y lo más importante, rechazan su Misericordia hasta el final.

Incluso después de que lo han visto, se lanzan en este Abismo; porque es peor quedarse de pie delante de Él, que estar en la Oscuridad.

Es absolutamente insoportable Verlo a Él en toda su grandiosa Majestad y mirar nuestra podredumbre y deslealtad.

A medida que continuamos más abajo hacia el centro del Infierno, el ruido y la confusión total proseguía en su escalada más profunda.

Y las torturas infligidas a las almas se volvieron más y más horripilantes.

¡Si tan solo supieran lo que les espera a los pederastas y a todos a los que el Señor ha dicho: “Más les valiera no haber nacido”!

¡Estarían clamando Misericordia desde este mismo momento!

Rápidamente bajamos hasta llegar a lo que parecía ser la parte inferior de una enorme fosa, que contenía una celda inmensa.

Sus puertas eran tan gruesas como altas y se abrieron a la orden de San Miguel.

Cuando se abrieron las puertas, un humo nauseabundo vomitado desde su centro envolvió todo lo que estaba a nuestro alrededor.

Mi ángel levantó su mano cuando nos acercamos a la celda, que estaba llena de una luz brillante.

En las paredes había lo que parecían ser serpientes y sabandijas de tamaño sobrenatural, y se deslizaban y se escabullían.

En el centro de este calabozo había un gran trono que parecía estar hecho de oro y monedas de plata.

Y aunque estaba sucio y manchado, se amontonaban en pilas que formaban una estructura básica de trono y era enorme.

En su base habían almas de seres humanos, algunos con piel, algunos sólo huesos, todos en diferentes grados de descomposición y cubiertos de gusanos.

Cuando los huesos estaban completamente desnudos y toda la carne había caído o había sido devorada por los gusanos, de inmediato se cubrían de piel y todo empezaba de nuevo: ardor, putrefacción, mordiscos.

Estas almas estaban completamente inmóviles bajo el peso de este enorme trono.

Detrás de mí, sentí una presencia aterradora. Una presencia tan completamente maligna y tan llena de odio que yo quería correr, pero estaba tan aterrorizado, que permanecí congelado en el lugar.

Sentí que se me acercaba, con su aliento caliente que fluía sobre la parte de atrás de mi cuello.

Tan completo era su odio hacia mí, que me pareció que el odio me pesaba y me hundía. Instintivamente supe quién era este y sabía que él estaba permanente en su estado.

No sólo no iba a alterar su destino, él nunca lo desearía, nunca.

Su condena se fijó para siempre y se cementó en oposición completa y total a Dios.

Él odiaba por completo todo lo que Dios Es, y por lo tanto odiaba infinitamente más allá de las palabras, todo lo que Dios ha creado.

En su reino maldito, él vomita todo su odio en todas y cada una de esas almas encarceladas en el Infierno.

Estas almas son bombardeados constantemente por él, y están constantemente recordando que podrían haber tenido el Cielo, pero que optaron por el Infierno.

Ellos recuerdan la Belleza de Dios, y ahora están separadas para siempre de ella.

Podrían haber tenido amor, paz y la completa felicidad. Y en su lugar lo han perdido por toda la Eternidad.

Hay un gran número de Niveles del Infierno y cada alma está condenada de acuerdo con sus crímenes.

Estas torturas continúan sin cesar y se repiten una y otra vez, llevadas a cabo por millones y millones de demonios dispuestos.

Alan hizo una pausa en el relato de su historia.

–    “Lo siento”, dijo a la enfermera, que está escribiendo un libro acerca de tales experiencias.

Se inclinó hacia delante y se ajustó en la cama.

Y Luego continuó:

Nada puede describir la Presencia del Maligno porque él no se parece a nada de este mundo. No puedo expresar lo suficiente su Odio.

Y su Odio, en ese momento fue dirigido completamente hacia mí.

Mi alma se llenó de una desesperación opresiva, abrumadora, cuando le oí burlarse de mí, no en voz alta; pero podía oír resonando sus palabras sucias dentro de mi mente.

Procedió a decirme por qué yo le pertenecía a él y comenzó a especificar todos los pecados que siempre había hecho.

En mi mente yo traté de tranquilizarme con lo que los ángeles me habían dicho antes, cuando otra acusación me fue arrojada, cada vez con mayor rapidez y fuerza.

Su voz astuta y vulgar me acusaba y me llenaba con tal desesperación, que le rogué a mis guías que me llevaran lejos.

Pero esto sólo intensificó su burla hacia mí y continuó su acusación, enumerando cada una de las razones por las que yo le pertenecía; una tras otra, después de otra más.

Entonces Miguel levantó la mano, lo que detuvo el ataque de Satanás sobre mí.

Y con una atronadora, majestuosa voz, Miguel gritó:

–    ¡¡¡Basta!!! ¡Todo ha sido perdonado!

Una luz brillante emanaba de mis guías, que se fue haciendo cada vez más y más brillante. Tanto, que yo veía a Satanás acobardado alejarse de él.

Él empezó a aullar, lanzando blasfemias contra nosotros con un rugido tan atronador, que las paredes de esta mazmorra deberían haber sido destrozadas.

Rápidamente y con fuerza salimos de ese pozo, a través del camino por el que habíamos venido y regresamos hasta llegar a las Puertas de ese horrible Lugar.

Cuando salimos, las puertas se cerraron y los enormes pernos se colocaron con fuerza en su posición anterior, encerrando a sus habitantes para siempre.

Volamos hacia arriba, disparados a una velocidad cada vez mayor y podía oír los gritos blasfemos de Satanás lentamente disminuyendo.

Luego en un instante, estuve fuera de ese horrible Lugar y de nuevo en la luz, lejos del calor y el hedor del Infierno.

Yo estaba tan agradecido de estar fuera de ese pozo negro de suciedad, que lloré.

Aferrado a mi ángel de la guarda, le di las gracias por sacarme de allí.

Llegamos a una parada y Miguel se volvió hacia mí y me dijo:

–      Sólo has visto una pequeña muestra de los horrores del Infierno. ¡No lo olvides!

Cuando mis guías desaparecieron, fuí lanzado de nuevo a través de un túnel muy estrecho. De repente me sentí invadido por un dolor insoportable.

Abrí los ojos y estaba tendido sobre mi espalda con un tubo en mi boca.

Médicos y enfermeras me rodeaban, me decían que iban a quitar mi tubo de respiración.

Sentí que mi cabeza me daba vueltas y mi pecho estaba con un intenso y opresivo dolor mientras intentaba respirar.

Yo estaba confundido y asustado y no podía mover los brazos o las piernas. En esta confusión, pensé que ya no me podía mover, porque tal vez me habían empujado hasta mi agujero en la pared del Infierno.

Me puse frenético y concentré todo mi esfuerzo en tratar de zafarme, de lo que estaba aprisionando mis brazos y piernas.

Entonces oí la voz de mi médico explicando de nuevo que me relajara, que la cirugía había terminado y que me iban a quitar mi tubo de respiración.

Fué cuando me di cuenta de que estaba en la Tierra, en el hospital y nunca estuve tan feliz de estar aquí y no en el Infierno.

A partir de aquel momento nada en mi vida fue lo mismo.

En cuanto tuve oportunidad, les pedí la asistencia de un sacerdote, que viniera tan pronto como fuera posible.

Estaba desesperado y le dije a las enfermeras que tenían que darse prisa y conseguirme un sacerdote.

Ningún sacerdote estaba disponible hasta el día siguiente y esa noche no dormí. 

Yo no me había confesado desde la escuela primaria y no había ido a Misa desde que estaba en la escuela secundaria.

Cuando el sacerdote llegó al día siguiente, le pedí que escuchara mi confesión; pero no sabía por dónde empezar; él con paciencia me ayudó, tomó tres horas, pero confesé todo.

Después de llegar del hospital, en mi casa me recuperé y cuando me fortalecí, me senté con mi mujer y me disculpé con ella por todo.

Luego hablé a cada uno de mis hijos todos mayores, algunos de ellos con sus propios hijos. Y me disculpé con ellos porque yo les había fallado por completo.

Al principio creyeron que me había vuelto loco, pero al final me perdonaron.

Estamos muy cerca ahora y he probado todos los días mostrarles cuánto los amo.

Le tomó a Regina mucho tiempo perdonarme, porque estaba muy molesta con nuestra vida de casados; tanto,  que no confiaba realmente que yo había cambiado.

Eventualmente, ella perdonó y hemos estado cincuenta años juntos. Sí, ella tomó a este viejo pecador y ¡Alabado sea Dios por eso!

Alan levantó la mano izquierda y giró su anillo de bodas con el pulgar, mientras agregó:

–    He pasado cada momento desde entonces, haciendo las paces con ella y con Jesús.

Rezo todo el tiempo, todo el día y voy todos los días a Misa y a Comunión.

Regina y yo estamos ahora mejor que nunca hemos estado y estamos luchando juntos, con este tipo de cáncer.

Ella está teniendo dificultades para aceptar esto, así que ha seguido mucho más que yo, esta enfermedad.

Yo sé hacia donde voy. Yo sé que me estoy muriendo. Añoro el día, lamento que no pueda compartir eso con Regina, pero yo digo que ya no puedo esperar.

¡Anhelo fervientemente el día que pueda reunirme con mi Señor, al que conocí de forma tan desastrosa la primera vez!

Él sonrió por encima a la enfermera.

Es toda una historia ¿No? No puedo decirle cuántas veces me he dicho esto. Y cada vez que lo pienso no puedo dejar de llorar, porque no puedo olvidar que fué increíble, lo que Dios hizo conmigo.

Casi terminé alojado en ese lugar espantoso, y con razón.

Pero Jesús, en un acto de increíble e inmerecida Misericordia cambió todo.

Sé que pase lo que pase, la gente necesita darse cuenta de que nada es imperdonable; porque Jesús es más grande que cualquier pecado.

Pero no puede perdonar si no estamos dispuestos a pedir perdón. 

Alan se acercó y le apretó la mano a su amiga enfermera, mientras enfatizaba:

TODO LO QUE TENEMOS QUE HACER ES AMAR 

SI TE GUSTA, SONRÍE, ES MUY SIMPLE 

DIFÍCIL ALGUNOS DÍAS, PERO SIMPLE

Dijo nuestra enfermera:

–     Alan siguió deteriorándose con el sangrado de la vejiga. Ni una sola vez lo oí quejarse. Una tarde de Abril llegué al trabajo y de inmediato fui a ver cómo estaba.

Estaba empapado en sudor y con un gris pálido enfermizo. Le limpié y le cambié de ropa en su cama y su bata. Cuando terminamos, él me miró y susurró:

–     Esto está a punto de terminar. Siento a Jesús que viene..

Me incliné y lo abracé, con el corazón roto porque mi amigo se estaba muriendo.

Alan me sonrió y dijo:

–     ‘Recuerda, es muy simple’.

Alan murió en paz a las tres de la mañana, rodeado de su esposa e hijos.

P284 EL AMOR ABSOLUTO


Septiembre 23 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, Yo, como Hermano vuestro, que caminé entre los hombres, viví las maldades que el hombre puede causar, viví entre el pecado.

Sufrí los ataques de aquellos que luego Me asesinaron por envidia, por maldad, por falta de Fe e incredulidad.

Vosotros tenéis el conocimiento de la destrucción de Sodoma y Gomorra, un acto muy doloroso, pero necesario.

Dos pueblos con un grado de pecado, de inmoralidad, de maldad, tan grande, que no se podía dejarlos seguir actuando, y esto, debido a la protección por darles a los pueblos aledaños.

La Maldad que sale de Satanás, es como un cáncer que va destrozando los tejidos buenos, los tejidos sanos y ya no puedo permitir eso, Mis pequeños.

Hay demasiada maldad alrededor vuestro, queda ya muy poco sano de Mi Cuerpo Místico que sois vosotros, los que estáis Conmigo,

Y no puedo arriesgar ya, a esta parte sana que Me ha seguido, que Me ha buscado, que ha querido crecer en Mi Conocimiento, en Mis Leyes y, sobre todo, en Mi Amor.

Ya os había dicho que quedarán muy pocos de la población mundial y aun universal, después de la Purificación; del 25% del que hablan las Escrituras.

Todavía es mucha la cifra, será menor a eso y Me duele mucho, Mis pequeños.

Pensar que desde la época de Sodoma y Gomorra, que fue prácticamente aniquilación total, salvo por Lot y su familia; la humanidad no ha mejorado gran cosa,

A pesar de que vine y estuve entre los hombres, enseñándoos, guiándoos, amándoos y ni aun así, habéis querido mejoraros.

Satanás os ha desviado tanto, os ha puesto tantas tentaciones, y las habéis seguido.

Y ese es vuestro gran pecado, haber seguido al Mal, a pesar de que Yo os dejé todo lo necesario para poder atacar ese mal, e hicisteis caso omiso a todo ello.

Vuestro libre albedrío tomó la  maldad como medio de vida y no quisisteis luchar contra esa maldad que lleváis dentro de vosotros, y que además, os rodea.

Se os ha tratado como hijos consentidos, a pesar de haber sido hijos groseros, altaneros; se os ha tratado con todo Amor, se os ha perdonado mucho.

Y NO HABÉIS ENTENDIDO QUE SE OS QUIERE SALVAR,

Y PARECE QUE ESO NO OS IMPORTA.

No habéis querido mejorar en vuestro crecimiento espiritual, que de esa forma Mi Santo Espíritu os estaría guiando, enseñando y evitando que la maldad influyera sobre vosotros para que tomarais el buen camino, que os llevaría a la salvación eterna.  

Y sí en cambio, tapasteis vuestros ojos, tapasteis vuestros oídos, cerrasteis vuestro corazón a todo lo bueno y aceptasteis repito, con vuestro libre albedrío. Y vuelvo a repetir,

CON VUESTRO LIBRE ALBEDRÍO, LA MALDAD EN VUESTRA VIDA

Y lo repito, porque con esto os estoy dando a entender que vuestra CONDENACIÓN SERÁ ABSOLUTA,  si seguís apoyándoos en el Mal.

Tuvisteis muchas oportunidades, tuvisteis Nuestro Amor en Nuestra Santísima Trinidad en abundancia, y así ha sido, en abundancia se os ha dado el Perdón muchas veces.

Y no os quisisteis acercar a vivir en el estado de Gracia, evitabais el vivir en el Bien, como si realmente fuera todo lo contrario, como si realmente fuera el Mal que os destrozaba, que os hiciera sufrir, que os llevaba por caminos de perdición.

Seguís siendo ese pueblo de cabeza dura, un pueblo tonto, un pueblo infiel, un pueblo malvado; pero vosotros habéis escogido el ser vuestros propios destructores,

Habéis destruido vuestra alma, habéis destruido vuestro corazón. Nadie, más que vosotros mismos habéis intervenido en vuestra destrucción espiritual,

Y LO PEOR DE TODO, ES QUE NI ESO OS IMPORTA

Ha llegado el tiempo ya, en que veréis el resultado de lo que vosotros escogisteis, en total libertad con vuestro libre albedrío.

Muchas veces a través del tiempo, se os ha indicado lo que es el Dolor Eterno.

Y tampoco eso ha movido vuestra mente ni vuestro corazón a cambiar de vida.

Os habéis ganado la condenación, porque libremente la escogisteis; pero eso también Me duele inmensamente, porque sufrí por vosotros.

Sufrí para que vosotros, a pesar de vuestros pecados, pudierais vivir eternamente, con una sola condición: el arrepentimiento, pero ni eso os importa.

Lo hecho, hecho está, SUFRIRÉIS, los que quisisteis apartaros del buen camino.

Porque el tiempo de la cosecha ha llegado. Recordad la Parábola en donde el sembrador, el buen sembrador deposita el buen grano, pero luego llega Satanás y también, siembra cizaña alrededor del buen grano.

Se le pregunta al sembrador, al dueño, que si arrancan la cizaña; dice él:

“esperen hasta que crezcan; ya, entonces, cuando se vea, realmente, cual es la cizaña y en qué lugar está el buen grano, será más fácil de arrancar lo malo y dejar lo bueno.”

Estáis ya en ese tiempo, en donde será tomada la cizaña arrancada de la tierra y echada al Fuego Eterno.

Mis pequeños, os he dado mucho tiempo para cambiar, muchas oportunidades para vivir en el Bien, pero la gran mayoría de vosotros no las quisisteis tomar, preferisteis seguir siendo cizaña, viviendo la maldad alrededor de vuestros hermanos.

No quisisteis venceros a vosotros mismos, erradicando la maldad que traéis en vuestro interior, acercándoos a Mí; tomando Mi Palabra, tomando Mis Mandamientos, tomando Vida, Verdadera Vida en el Sacramento de la Eucaristía.

No quisistéis vivir en la Oración, no quisisteis dejar ese mal al que profetizado estaba que si seguíais en él, moriríais eternamente en el Fuego Eterno.

Y ¿QUÉ PASÓ? ¿QUÉ PASÓ CON VUESTRA ALMA?

NO QUISISTEIS AYUDARLE A VUESTRA ALMA EN SU SALVACIÓN

Preferisteis las cosas del Mundo, el pecado del mundo venido de Satanás. No quisisteis dejar todo aquello que os llevaba hacia el Mal.

Y no alimentabais a vuestra alma para vivir el Bien que Mi Hijo os enseñó.

¡Cuántas oportunidades tuvisteis a lo largo de vuestra existencia y no las tomasteis! Vuestra negligencia, vuestra maldad, os venció. 

Sabíais perfectamente que estáis rodeados de maldad, porque también avisado está en las Sagradas Escrituras, que estáis en el Mundo, pero no pertenecéis a él.

Vinisteis para una misión espiritual grande, bella, que era la de mover a las almas de vuestros hermanos hacia la salvación eterna, pero empezando con la vuestra.

Vosotros debisteis haber seguido lo que Mi Santo Espíritu os dictaba dentro de vuestro corazón y Él os iba a llevar hacia la Verdad Absoluta, que solamente viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad.

Pero NO, la gran mayoría de vosotros habéis preferido los goces del Mundo, NO quisisteis venceros a vosotros mismos, viviendo primeramente los Mandamientos que Mi Padre os dio en el pasado.

No os dejasteis mover por la Palabra, por Mis Obras, que Yo os dejé cuando bajé y estuve entre los hombres.

No se movió ni se conmovió vuestro corazón cuando Me di por vosotros para vuestra redención. No habéis meditado en Mis Dolores todo lo que Me dejé hacer por vosotros.

Imaginad Mi Cara ensangrentada, llena de escupitajos, inflamada por los golpes de los soldados y el pómulo roto.

Después Mi flagelación; una flagelación que se salió de lo normal, porque Me dieron muchísimos más golpes de flagelo de los que normalmente se debían dar.

Mis Carnes desgarradas, sangrantes, dolientes. Mis huesos se podían ver por entre Mis Carnes, que desgarradas estaban; prácticamente, no había ningún lugar sano en todo Mi Cuerpo.

Dolores extremos, que ningún ser humano hubiera soportado.

Pero lo que más Me dolía, era el saber que la gran mayoría de vosotros en el futuro,

NO SE IBAN A CONMOVER ANTE TODO ESTO Y NO CAMBIARÍAN DE PARECER

 Seguirían cometiendo faltas. Y faltas graves que dañarían todavía más, todas las heridas de Mi Cuerpo; pero sobre todo, de Mi Alma.

¡Qué corazón tan duro tenéis, Mis pequeños! ¡Cuánto dolor Me causáis!

Y todo por tener una vida disipada, pecaminosa y sin ni siquiera tener un deseo futuro de cambio.

Después de ello, habéis tenido la oportunidad de Mis Apariciones, de Mis Milagros a lo largo de la historia.

Y los de Mi Madre, la Siempre Virgen María, ayudándoMe a convenceros para cambiar de vida, a arrepentiros y volver a Mí, pero no cambiáis.

Y vuestros pecados, cada vez son peores; VUESTRO CORAZÓN ES TAN MALO,

QUE HASTA ME RECLAMÁIS POR LO QUE OS SUCEDE

Me blasfemáis, porque no podéis tener o no queréis hacer una vida buena, echándoMe la culpa a Mí por vuestras limitaciones,

Y a Mí, ni siquiera Me habéis buscado para cambiar de vida, apoyándoos en todas las Enseñanzas que Yo os dejé.

Queréis que se os consienta, cuando vosotros vivís en pecado grave, Me estáis dando la espalda en todo momento.  

Le dais la espalda a Mis Leyes, Mandamientos y sobre todo, a Mi Amor, y aun así queréis que se os consienta. No, Mis pequeños, ya no.

Tuvisteis mucho tiempo para cambiar, para reflexionar, para que vuestro corazón se doliera al ver Mi Donación por vuestra salvación y ni eso aprovechasteis.

EL TIEMPO LLEGÓ.  Los que entendieron, serán tomados, los que no quisieron entender, serán dejados.

LOS QUE ALCANZÉIS A SALVAROS

EN EL PURGATORIO ENTENDERÉIS TODO CON EL SUFRIMIENTO EXPIATORIO

Cuando estáis en el Mundo, con MI JUSTICIA DIVINA, el castigo es para causaros dolor por el mal cometido.

 En cambio en el Purgatorio, el castigo que Yo os impongo, os va causando alegría; porque vosotros mismos os dais cuenta de que vuestro error ha manchado vuestra alma,

Ha manchado vuestras vestiduras y no podréis entrar al Reino de los Cielos si vuestras vestiduras no están blancas,

SI NO ESTÁIS PREPARADOS PARA AMAR; QUE EN ESO SE RESUME VUESTRA PURIFICACIÓN..

El Reino de los Cielos es un Reino de Amor; vosotros al cometer pecados, al cometer faltas, se traduce en falta de amor; primeramente hacia Mí, vuestro Dios y enseguida hacia vuestro prójimo.

¿Cómo podrías entrar a un Reino de Amor, al Reino de los Cielos SI NO SABÉIS AMAR,

SI AL ENTRAR ESTÁIS MANCHADOS DE MALDAD?

Causaríais problemas en donde todos saben amar.

El alma, ella misma se juzga cuando llega ante Mí, siente Mi Amor, vive el Amor que se vive en el Reino de los Cielos.

Y el alma siente ése Amor pero a la vez, siente todavía maldad, la maldad de los pecados que la contaminaron y el alma pide ser purificada, porque no se sentiría a gusto con ésa maldad que todavía trae en su corazón y vivir en un lugar que es puro Amor.

LAS ALMAS SE ALEGRAN DE SER PURIFICADAS

Ciertamente, el Purgatorio no es un lugar agradable, ciertamente sufrís, pero sufrís porque negasteis Mi Amor, porque atacasteis a vuestros hermanos en diferentes formas, les causasteis dolor o las llenasteis de vuestra maldad.

Pensad más en las almas de vuestros hermanos en el Purgatorio. Sufren, pero porque aman y quieren ser purificadas, para amarMe más, para amar como deben amar a sus hermanos,

ES UN DOLOR QUE NO COMPRENDÉIS, PERO QUE VIVIRÉIS

Orad por ellas, porque cuando os toque a vosotros estar en el Purgatorio, si les ayudasteis a vuestros hermanos a salir de ahí, ellos os ayudarán después.  

Ciertamente se sufre en la EXPIACIÓN, pero cuando vais alcanzando la purificación de vuestra alma, de vuestras vestiduras, os vais alegrando.

Ayudad con vuestra Oración, a vuestros hermanos día a día, a que salgan infinidad de almas del Purgatorio.

Y ésa alegría que les daréis a las almas que ayudasteis a salir, os transformará también a vosotros; es una realidad que viviréis, ayudadles y ellos os ayudarán después.

Este tiempo que estáis desperdiciando, lo querréis después, cuando estéis en el Purgatorio y desearéis haber ganado méritos, para pasar menos tiempo en reparación, al daros por Mí, como Yo Me di por vosotros.

¿Qué habéis hecho en este tiempo de preparación espiritual? ¿Lo utilizasteis para bien? ¿Qué habéis hecho con vuestro tiempo? ¿Qué habéis hecho para vuestra salvación y para la salvación de vuestros hermanos?

La Oración, Mis pequeños, es indispensable. Yo, siendo Dios, que vine a la Tierra para salvaros, para ofrecerMe como el Cordero que se toma para el sacrificio.

ASÍ ES COMO OS PUDE SALVAR, OBEDECIENDO, DONÁNDOME,

PERO SOBRE TODO, TOMANDO FUERZA EN LA ORACIÓN

Continuamente hablaba con Mi Padre, Él Me aconsejaba y a través de la Oración, Yo Me mantenía en el Cielo.

El hombre necesita acercarse más a Mí, os he dicho que Yo velo por vuestras necesidades; pero vosotros debéis velar por las Mías y ¿Cuáles son Mis necesidades?

Os lo dije en la Cruz: “DÁDME ALMAS, TENGO SED DE ALMAS”.

Ciertamente, estáis tan distraídos en las cosas del Mundo, que no podéis ni siquiera imaginaros el valor de un alma y cómo pago Yo aquí en el Reino de los Cielos, el que vosotros Me salvéis un alma.  

Muchas veces, os imagináis que solamente con un Padre Nuestro o un Ave María, podréis salvar a un alma y no es así, Mis pequeños. Se necesita a veces años de Oración, de sacrificios, penitencias, ayunos, para salvar a un alma, para sacarla del Purgatorio.

Imaginad todo el tiempo que pasan las almas en el Purgatorio, porque no hay almas dedicadas por su salvación.

Recordad, que lo que hagáis ahora por ellas, tanto por las que están purificándose, como las almas que ahora están en la Tierra, como lo estáis cada uno de vosotros,

QUE ESTÁN SIENDO PRESENTADAS ANTE EL TRIBUNAL DIVINO

POR LA GRAN TRIBULACIÓN QUE YA OS ESTÁ FLAGELANDO

¡RESCATADLAS AUNQUE SEA PARA EL TERCER PURGATORIO!

Llegará el momento en que vosotros estaréis, también, en el Purgatorio y necesitados de oración.

Tantas, tantas almas en el Purgatorio que ciertamente en algún tiempo tendrán su salida de ahí; pero también tantas y tantas almas que caen al Infierno y que nunca saldrán de ahí.

Si realmente hubiera amor en vuestro corazón, si realmente tomarais con seriedad lo que Yo os pido y sobre todo, que os dierais cuenta de vuestra vocación de almas militantes.

O sea, lo que implica el ser un alma militante, todo lo que podéis abarcar, mientras tenéis el Don de la vida.

Si vosotros Le pidierais a Mi Santo Espíritu que os explicara vuestra función, vuestras obligaciones y vuestros derechos, cambiaríais inmediatamente.

Ciertamente os podéis tratar de mantener aislados del Mundo haciendo el bien, EN ORACIÓN CONTINUA pero aislados del Mundo, enmedio del trajinar del mundo; entonces, os daríais cuenta de esta realidad espiritual.

Ser alma del Purgatorio, ser alma militante, son dos situaciones muy diferentes. El alma militante, puede hacer grandes cosas por las almas necesitadas y no lo estáis haciendo.

Esa es vuestra tarea, Mis pequeños. Yo velo por vosotros y vosotros debéis velar entre tantas cosas, también por el bien de vuestros hermanos, ya sea que estén por morir o ya sea, que estén en el Purgatorio. Eso es ser un verdadero hermano.

Tratad pues Mis pequeños de darMe ese gusto de tomar realmente vuestra posición de almas militantes: SALVADORAS.

Y sobre todo, que vosotros las ayudéis a sobrellevar ese castigo-purificación que las almas necesitan, para regresar a Mí.

Porque las almas del Purgatorio, viven en la Esperanza de llegar a Mí, pero también viven en tristeza y preocupación, al ver que NO hay suficiente Oración de parte de las almas militantes, para que puedan salir rápidamente del Purgatorio.

Os pido que tratéis de entender esta realidad, la cual, tarde o temprano, cada uno de vosotros, padeceréis y os vuelvo a repetir,

 Lo que hagáis por vuestros hermanos del Purgatorio, más tarde lo recibiréis vosotros.

Hijitos Míos, tened una gran devoción por las Benditas Almas del Purgatorio, en estos tiempos muy necesitadas están, porque no hay suficientes Misas y oraciones para poderlas sacar del Purgatorio lo más pronto posible y,

SUFREN, Y SUFREN MUCHO

Que vuestras oraciones, vuestras Misas, el rezo del Santo Rosario y todo lo que podáis hacer por ellas, les alcance un alivio pronto en el Reino de los Cielos, para que puedan salir rápidamente, porque su sufrimiento es muy grande.

Ciertamente un alma en el Purgatorio, saldrá en un determinado tiempo, pero también, dependiendo del nivel en el que se encuentre.

HAY NIVELES MUY BAJOS Y DOLOROSOS, TODAVÍA CERCANOS AL INFIERNO

EN DONDE EL ALMA SUFRE MUCHÍSIMO

ESTÁ TAMBIÉN ATORMENTADA, NO POR DEMONIOS,

PERO SI POR SUS PECADOS Y POR SU PROPIO DOLOR.

El Purgatorio es un lugar de purificación y arrepentimiento, un tiempo de meditación, en el cual, el alma se da cuenta de todo el mal que sus pecados causaron.

Hay pecados que pueden hacer solamente daño a la persona que los comete, pero hay pecados que causan mucho mal, porque muchas almas los toman como propios y los repiten causándoles quizá, hasta una muerte eterna o causándoles también, una estancia muy larga en el Purgatorio.

Mientras estéis en la Tierra reparad, haced penitencias, ayunos, por el bien de vuestra alma; porque si por algún tiempo en vuestra vida disteis mal ejemplo y muchos os vieron y repitieron ese mal ejemplo, tendréis que padecer por vuestros propios pecados y por el mal que hicieron esas almas por causa vuestra.

En cambio, os ganaréis más Gloria, más Amor, más cuidados Divinos, cuando vuestros actos o vuestras palabras, fueron buenos, disteis un buen ejemplo y ese buen ejemplo fue tomado también por hermanos vuestros y lo repitieron y a la vez, otras y muchas almas más lo volvieron a repetir.

Tendréis una corona de Gloria, porque fuisteis verdaderos Cristos, enseñando el Bien; fuisteis apóstoles Míos, porque eso es ser un apóstol, es ser otra imagen Mía entre vuestros hermanos.

Seréis muy recompensados por todo ese bien que causáis en otras almas.

Ya os he dicho que no vinisteis a la Tierra a llenaros de las cosas del Mundo, vuestra alma trasciende y todo lo que hacéis a nivel espiritual va a trascender, y por toda la eternidad.

Sí, Mis pequeños, vuestras acciones os marcan para toda la eternidad, acciones buenas, Conmigo, acciones malas, para Satanás y quedáis  marcados.

Y se os conocerá, ya sea en el Cielo, ya sea en el Infierno, se os conocerá por las acciones que llevasteis a cabo.

 

Vuestra misión, Mis pequeños, es dejar Mi Sombra, como le decían a San Pedro, “hasta su sombra sanaba”, eso cuando ya llegasteis a un alto grado de espiritualidad.

Vosotros no os dais cuenta de la trascendencia de vuestra vida aquí en la Tierra, pero lo sabréis después, cuando regreséis y estéis ante Mí.

Para algunos será demasiado tarde, porque NO podrán componer nada de lo malo que hayan hecho; para otros, será una alegría inmensa, saber que movisteis las almas de vuestros hermanos que os observaban.

Es un honor inmenso el que se os dé el Don de la Vida y para eso es Mis pequeños, para que llenándoos de Nuestra Vida, podáis dar Vida a vuestros hermanos.

Son tantas cosas bellas que podéis sacar de Mí, de Mis Enseñanzas, de Mi Ejemplo, de Mi Amor; por eso os pido que leáis continuamente las Sagradas Escrituras y Mi Santo Espíritu os irá llevando hacia la Verdad que vosotros necesitáis saber, para que seáis otros Cristos sobre la Tierra.

No os confiéis de lo que os digan, que todo será bello, será hermoso; que el cambio será como un despertar de un día para otro. ¡NO! Mis pequeños, en las Sagradas Escrituras es muy claro lo que os digo,

QUE AQUÉL QUE ME SIGA, TAMBIÉN TENDRÁ QUE PADECER,

COMO YO, VUESTRO MAESTRO

Y al padecer Mis pequeños, esta será parte de vuestra purificación; para que no tengáis que pasar mucho tiempo en el Purgatorio y luego, paséis al Cielo a gozar eternamente Conmigo.

Yo, vuestro Jesús estoy con vosotros, sigo en la Tierra. Estoy día a día con vosotros en las Misas, en las oraciones de vuestros hermanos y las vuestras, en los sacrificios y penitencias ofrecidos.

No Me separaré de vosotros en ningún momento, manteneos unidos a Mí y grandes cosas hareMos.  

Preguntaos vosotros mismos ¿En qué os puede ayudar a ganar el Reino de los Cielos, un hermano vuestro que es soberbio, que no os quiere porque pertenecéis a una clase social o económica más baja que vosotros? En nada.

EL SOBERBIO ANTE MIS OJOS,

SI NO CAMBIA, SERÁ QUEMADO, PORQUE NO SIRVE

NO SIRVE PARA MIS PLANES DE SALVACIÓN DE LAS ALMAS.

Os he dicho que debéis ser otros Cristos y especialmente en estos momentos, en los que satanás os ha ido distorsionando vuestra realidad.

Pedid, os lo he repetido muchas veces, pedid el Discernimiento Santo, para que podáis encontrar el camino correcto que os llevará hacia el Reino de los Cielos.  

Amor, Amor, Amor es lo que debéis vivir. Pero un Amor Limpio, Sano, Santo, Puro, porque así son las almas que viven en el Reino de los Cielos. Por eso, la gran mayoría de vosotros,

TENDRÉIS QUE PASAR PRIMERO UNA PURIFICACIÓN EN EL PURGATORIO

Y LUEGO ENTRARÉIS A VUESTRO HOGAR ETERNO.

Yo, vuestro Señor Jesucristo, vuestro Salvador, vine a la Tierra para traeros la Sabiduría del Cielo

 Y otra orden tajante que se os dio fue el que CRECIERAIS en Fe, en Amor, el que crecierais en todo lo enseñado por Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad, para que llegarais a la Perfección.

Esto lo tenéis que entender muy bien, Mis pequeños. Ciertamente, por vosotros mismos, nunca podréis llegar a la Perfección que se os pide. 

PARA QUE TENGÁIS DERECHO DE ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS

Tenéis que contar con Nosotros, con Nuestra Gracia, con Nuestro Amor, con Nuestro Deseo de ayudaros y que vosotros tengáis la Humildad suficiente, para PedirNos el ser mejores.

El Cielo es Nuestro, no es vuestro. La forma en que os debéis de mover, de actuar, de pensar en el Cielo, es Nuestra forma de Pensar, no es la vuestra. 

Vosotros seréis invitados a pasar toda la eternidad con Nosotros, en Nuestro Cielo y vosotros en humildad, tenéis que aceptar esto y aprenderlo.

Por eso Mi Padre Me pidió que bajara a la Tierra a enseñaros, cómo os debéis comportar para entrar al Reino de los Cielos.

Entended que el Reino de los Cielos es un lugar de Perfección, ES UN LUGAR DIVINO. Es un lugar en donde os debéis mover según como Nosotros quereMos, para que gocéis plenamente, lo que os vaMos a dar de premio.

Vosotros tenéis que ser cambiados totalmente, transfigurados, renacidos en el Amor, en la Fe y aún en vuestra alma.  Tenéis vosotros que cambiar y eso lo hareMos Nosotros, no vosotros; pero esto solamente lo lograréis en la Humildad.

 Si no estáis creciendo según lo que se os ha dado, no sois dignos os repito, para entrar al Reino de los Cielos.

VedMe, vedMe en las Sagradas Escrituras, tratad de ser como Yo, copiadMe.

copiad Mi Vida, copiad Mis Palabras, copiad Mis Pensamientos.

DEJADME QUE YO ENTRE EN VOSOTROS

Y VAYA LIMPIANDO TODO VUESTRO SER DESDE VUESTRO INTERIOR

 ELIMINANDO TODO AQUELLO QUE OS PUEDA LLEVAR A LA SOBERBIA

Y así, empezaréis a entrar en la Perfección, porque Yo, el Perfecto, estaré en vosotros. Para que vuestros hermanos empiecen a darse cuenta, de que sí se puede llegar a ser perfectos, dejándoMe Vivir en vosotros.

Pensad por un momento cómo sería el mundo, si todos fueran como Yo, que ya hubieran aprendido a ser como Yo, que hubieran querido dejar su vida pasada de error, de soberbia, de maldad.

Y empezaran a actuar en Humildad, en Sencillez y ayudándoos unos a otros con los dones recibidos y siempre actuando en la honradez y digo en la honradez, evitando todo tipo de mentira.

El mundo cambiaría, el mundo sería otro, gozarías inmensamente; sería un mundo de Paz,

DONDE VIVIRÍAIS MI PERFECCIÓN, DONDE VIVIRÍAIS LA DIVINIDAD

Fuisteis creados para ello, se os dio el Don de la vida, para que se logre esto en la Tierra y en el Universo entero.

Sois parte del Universo, de las creaturas a las que se les ha dado vida y que tienen esa misión, la de producir Amor, la de llevar Nuestro Amor a todo lo Creado, visible e invisible,

SI NO ESTÁIS CONMIGO, ESTÁIS CONTRA MÍ

Si no estáis actuando como Yo os enseñé, no podéis entrar todavía, al Reino de los Cielos,

Os tenéis que mejorar y si no os mejoráis aquí, el Purgatorio os espera, por un corto o largo plazo.

A la Perfección estáis llamados, vosotros ponéis el tiempo, 

VUESTRA MEJORA AQUÍ O VUESTRA MEJORA EN EL PURGATORIO

Y OS ASEGURO QUE AQUÍ SUFRIRÉIS MENOS QUE EN EL PURGATORIO.

Os lo he dicho muchas veces, que Yo no os puedo imponer Mis Deseos espirituales; que ojalá pudiera, porque os llevaría inmediatamente a la santidad.

Seríais quienes Yo deseo que fuerais, que fuerais como vuestros Primeros Padres antes del Pecado Original.

Eso es lo que Yo quisiera de cada uno de vosotros, pero

VOSOTROS NO ME PEDÍS SER MEJORES

NO ME PEDÍS QUE OS AYUDE A APARTAROS DEL PECADO,

NO ME PEDÍS SER SANTOS.

Vosotros, desgraciadamente, ya veis el pecado como algo normal en vuestra vida.

Y si realmente meditáis, cualquier día de vuestra existencia, todo lo que hicisteis y en qué pensasteis, os daréis cuenta claramente de esto que os digo.

Cuando vosotros os vencéis a vosotros mismos, tratáis de mantener esa comunión íntima Conmigo, para no buscar y pensar en las cosas del exterior de vuestra alma, que os puedan dañar. Entonces, os ayudaMos.

Mi Santo Espíritu que habita en cada uno de vosotros, os dará Fuerza y Sabiduría, para ir venciendo esos deseos del Mal.  

Esos deseos o esos pensamientos impuros a donde os lleva Satanás, para que no estéis en lo Mío, que debe ser vuestra meta en vuestra vida. Y esto os lo digo, Mis pequeños, porque

MIENTRAS MENOS PECADOS TENGÁIS

CUANDO OS PRESENTÉIS ANTE MÍ,

MÁS PRONTO ENTRARÉIS AL REINO DE LOS CIELOS

Y MENOS SUFRIRÉIS EN EL PURGATORIO

Pocos, MUY POCOS sois en el Mundo con los que realmente cuento, para que oréis por vuestros hermanos. Pocos sois los que estáis en íntimo contacto Conmigo.

Santa Águeda detuvo la lava del Etna a las puertas de la ciudad de Catania, en sicilia.

Y sois aquellas almas que Yo busco, para que intercedáis por vuestros hermanos, por vuestra familia, por vuestro pueblo, por vuestras ciudades, por el Mundo entero.

Recordad cómo a veces un alma, UN ALMA que se dejó llenar de Mi Amor, salvaba a un pueblo entero con su intercesión.

Podéis lograr grandes milagros cuando Me llegáis a Mi Corazón, cuando Me vencéis con vuestro pequeño amor, pero lleno de Mi Amor.

Y ES CUANDO PODÉIS LOGRAR MILAGROS

PARA VUESTROS HERMANOS, PARA VUESTRAS CIUDADES,

PARA EL MUNDO ENTERO, PARA EL UNIVERSO QUE OS RODEA

Yo os mostré, en Mi Persona, en Mis Palabras, lo que es la Vida del Cielo.

Yo vine a hacer lo que Mi Padre Me pidió, Yo os mostré Vida de Cielo, que se desarrolla en el Amor, EN LA DONACIÓN, en el cuidado por los demás, a tal grado que uno se da por los demás, aún a costa de su propia vida.

VOSOTROS A ESO LE TEMÉIS INMENSAMENTE, OS PREGUNTÁIS:

¿ACASO TENEMOS QUE MORIR POR EL HERMANO, POR EL NECESITADO?

No necesariamente es muerte física, es el morir a vuestros intereses mezquinos.

Cuando os he dicho SER OTROS CRISTOS, es Caridad, es Amor, es Vida de Cielo, pero sois muy egoístas.

Ciertamente, veis las necesidades materiales y espirituales de vuestros hermanos, pero difícilmente os acercáis a ellos, preferís haceros a un lado y no entablar conversación con vuestro hermano necesitado.

El Cielo, vuestro Hogar, se gana con vuestra donación, se gana con el trabajo espiritual que hagáis hacia vuestros hermanos,

pero ese trabajo espiritual, debe ser lo que exista profundamente en todo vuestro ser y, principalmente, en vuestro corazón.

Es el amor el que debe ser también vuestra esencia; si os llenáis de Mi Amor, fácilmente lo daréis a vuestros hermanos.

Pero si vosotros mismos impedís que fluya de vosotros ése Amor que recibisteis gratuitamente y si no lo dais,

TENDRÉIS QUE PADECER UNA PURIFICACIÓN LARGA

EN LA TIERRA Y EN EL PURGATORIO

PARA PODER ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS

El Amor debe ser también vuestra esencia.

Tened pues cuidado, Mis pequeños, con la Caridad,

DADLA, dadla, dadla a manos llenas para que recibáis, también de Nuestra Santísima Trinidad, a manos llenas; desde ahora y por toda la eternidad; compartid lo que gratuitamente se os dio.

Y los que os mantuvisteis en el Bien, gozaréis, porque vosotros sí entendisteis la lección; vosotros que quisisteis vivir eternamente en el Amor, sufristeis al estar rodeados de tanto mal.

“CRUCIFICAME SEÑOR MIO Y DIOS MIO, PORQUE TE ADORO SOBRE TODAS LAS COSAS…”

Y éste mal os atacaba continuamente, os hacía sufrir, en cuerpo y en alma, dolores físicos y espirituales, que pudiera Yo decir, parecidos a los Míos,

porque sufríais, realmente, por manteneros Conmigo y aquellos que os rodeaban, no os querían ver, porque vivíais en la Virtud y en el Amor.

Vuestro premio está próximo, manteneos así, Mis pequeños, y tratad, todavía, de dar un poco más, de lo que Me habéis dado a lo largo de vuestra existencia.

Son momentos difíciles y, ciertamente, seréis, todavía, muy atacados porque satanás os tiene mucha envidia, porque lograsteis vencerlo con Mi Gracia y con Mi Amor.

Seguid adelante, Yo os protegeré, tomad de Mí, Mis pequeños.

Mucho he dado, mucho Me sobra todavía por dar, tomad de ahí, para vuestro Triunfo Eterno.

Venid, benditos de Mi Padre, porque fuisteis misericordiosos Conmigo, vuestro Salvador, Me habéis acompañado en las buenas y en las malas, en Mis Dolores y en Mis bellos momentos, compartiendo Mi Palabra, Mis Milagros y Mi Amor.

Vosotros sois los que gozaréis el nuevo tiempo por venir, seréis buena semilla.

Iniciaréis un nuevo tiempo, en donde, al menos al principio, todo será amor, armonía, vida plena, paz, infinidad de regalos que derramaré sobre vosotros en Nuestra Santísima Trinidad.

Seguid adelante, Mis pequeños, y seguid orando por las almas, para que algunas, todavía, puedan ser tocadas por Mi Gracia y pueda Yo salvarlas.

Os bendigo, Mis pequeños, y llevad Mi Bendición a todos aquellos que vosotros queráis y traédMelos a Mi Corazón.

Vuestro Dios os ama infinitamente, ¡Agradecédselo!

Yo os Bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre. En Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Santo Espíritu.

Mi Madre os protege, os guarda y os llena de Su Amor y de Sus Bendiciones

http://diospadresemanifiesta.com/

P282 EL GRAN MISTERIO DE NUESTRA MISION


Septiembre 16 de 2019

Habla Dios Padre

Queridos hijitos Míos, hoy os quiero hacer una ligera semblanza didáctica sencilla, pero entendible, sobre el Cielo, el Purgatorio y la Tierra.

El Cielo es vuestro hogar en donde vivís, del cual vivís Conmigo y gozáis aún antes de bajar a servirMe.

El Cielo siempre ha existido, no tiene principio ni tendrá fin, ya que es parte de Mí; como lo sois también vosotros.

EL CIELO Y SU GOZO LO CONSTITUYE MÍ AMOR

Cuando el alma decide, por propio libre albedrío, bajar a servirMe, como Mí Hijo lo hizo, atendiendo una necesidad de Mí Corazón,

en la ayuda a sus hermanos y la difusión de Mí Amor como alimento y vida, Yo le concedo el Don de la Vida.

El Don de la Vida, como ya os he explicado, es un Don excelso, concedido a algunas almas, a las que Yo escojo para bajar a servirMe.

No todas las almas tienen la oportunidad de bajar y el tener el Don de la Vida, es un honor grandísimo para el alma y un gozo para Mí, vuestro Dios,

AL VER QUE EL ALMA

SE OFRECE A SU DIOS EN AMOR Y SACRIFICIO,

PARA SERVIRME EN LA TIERRA.

El alma goza en el Cielo antes de bajar, pero podría decirles que su gozo es limitado, según su nivel de creación.

El alma que regresa, después de su misión por la Tierra, alcanza niveles superiores de gozo,

porque fue escogida por Mí, se donó, se sacrificó por Mí en sus hermanos, no sucumbió a las tentaciones fortísimas del Mal y regresó triunfante.

El gozo del alma triunfante se vuelve superior, porque Yo así premio su donación libre y espontánea por servir a su Dios.

Mi hijo Pablo, apóstol de Mí Hijo Jesucristo, os habló algo de ésto, al deciros sobre la existencia de “varios Cielos” a los que otra gran santa les llama “Moradas”.

Según haya sido vuestro desempeño, con la misión que os concedí para llevar a cabo sobre la Tierra, podréis alcanzar diferentes niveles de gozo en el Cuelo a vuestro regreso.

En todos los niveles, el gozo es total, pero, como sabéis, no es lo mismo llenar hasta el borde, un recipiente grande que uno pequeño.

Si amasteis y os distéis por completo durante vuestra vida, por Mí, en vuestros hermanos, vuestro “recipiente”, vuestra capacidad de gozar en Mí Cielo, será mayor.

Si os distéis menos por los demás, para Mí Amor a vuestros hermanos, vuestro gozo será menor.

Si casi no os distéis, pero al menos algo pequeñito distéis, el gozo que os dé será casi del mismo nivel que teníais antes de bajar.

El gozo que os dé en cada nivel será total, de modo que no podréis envidiar el gozo que tenga un alma en un nivel superior, debido a que Yo colmaré plenamente el “recipiente”, vuestra alma,

según lo crecida que regrese después de su paso por la Tierra, por haber vivido en el Amor y haberlo dejado en las almas de sus semejantes.

Si distéis mucho amor y alimentasteis correctamente a vuestra alma, ella llegará muy crecida, muy madura en el Amor y ella será colmada, como premio a ésa donación.

Si en cambio, no distéis mucho amor, distéis lo mínimo u os salvasteis por intercesión de otros, no por méritos propios; vuestra alma llegará pequeña, raquítica, pero aún así la colmaré.

Su gozo será pequeño, como pequeño y raquítico fue el amor que dejó en la Tierra.

No podrá desear más, porque no supo amar más y tampoco envidiará a las almas más crecidas y con más gozo, porque no le podrá “caber más amor” a su recipiente pequeño, a su alma poco crecida.

Esto Mí Hijo os lo ejemplificó con los talentos. Aquella alma rica en talentos, ella admira Mí obra en ella, siente la responsabilidad, pero se dá a sus hermanos y dá todo.

Por eso, “al regresar al amo”, o sea a vuestro regreso a Mí Reino, a vuestro Hogar, Yo le agradezco su buen servicio y le doy más, porque fue fiel en lo poco y ahora le doy mucho más en Mí Reino.

Al que se le dieron menos talentos y también los puso a trabajar, se le dá de la misma forma que al primero y se le premia según su nivel de donación.

Pero no así al que, aunque se le dio poco y sintió la responsabilidad con su Dios, tuvo miedo y no hizo nada por Mí Reino entre vosotros.

A éste no sólo se le quita lo que se le dió, sino se le reprende y lo que tenía se le dá al que se le dió más, porque es un alma en la que puedo confiar para trabajar en las cosas de Mí Reino.

La Tierra, lugar de la Creación del hombre, sufrió una fuerte caída al cometerse el Pecado Original en ella.

Toda la Tierra, Mí Creación, las almas al encarnarse, TODO LO CREADO sufrió por tal pecado.

La misión de las almas es la de ayudarMe a conseguir para la Tierra, para Mí Creación, para el hombre, su nivel de perfección en el cuál fue creado.

Para daros a conocer la forma “ideal” de hacerlo, os mandé a Mí Único Hijo, Jesucristo para que os enseñara el camino para lograrlo.

Os dio Mis Leyes y Preceptos de Amor. Os dio Mis Enseñanzas y os dejó su Vida en la Sagrada Eucaristía.

El alma baja de la misma forma que bajó Mí Hijo, con una donación total, la diferencia estriba en que la Esencia Divina de Mí Hijo, no se podía manchar por el Pecado Original.

Esto es porque Soy Yo Mismo, en Mí Segunda Persona y como Dios, Yo tengo todo el poder y la Gracia Divina para no mancharMe con algo que es infinitamente más pequeño que Yo:

el Pecado Original, causado por la desobediencia de vuestros primeros padres.

El Pecado afectó a la materia creada de la cual tomáis cuerpo y al ENCARNAROS, vuestra alma va a ser afectada en vuestro desenvolvimiento sobre la Tierra.

Si el alma toma del alimento debido –oración, vida de amor, Eucaristía-, esa alma estará fuerte para vencer las insidias del Mal, en el campo de batalla.

Si el alma no se alimenta bien, esa alma estará muy atacada y si no es vencida, por lo menos MUY HERIDA QUEDARÁ a su regreso a Mí Reino, cuando Yo la mande llamar.

Este campo de batalla –Tierra- está ahora al mando del Príncipe del Mundo, quien os atacará continuamente para que dejéis Mí Amor y Mis Enseñanzas,

ADEMÁS DE TRATAR DE HACEROS CAER EN LA PERDICIÓN ETERNA

PARA QUE NO PODÁIS REGRESAR A MÍ REINO, VUESTRO HOGAR.

Las almas sufren caídas, quebrantos, éxitos, durante el tiempo de vida que os concedo. Cuando se os termina el tiempo de vida que os concedo para servirMe, os mando llamar a cuentas

Y como administrador de Mis Bienes, os hago un recuento de vuestra vida y así es cómo en vuestro juicio personal se os dará Vida Eterna con el nivel de gozo que lograsteis, según vuestros méritos.

O se os dará dolor eterno, si en lugar de trabajar para Mí, en la salvación de vuestros hermanos, en su crecimiento y apoyo espiritual en la lucha, os volvisteis instrumentos del Mal y le servisteis para matarlos espiritualmente.

El Purgatorio es el “hospital” de las almas heridas en misión.

Prácticamente ninguna alma llega sana y limpia a Mí Presencia al final de su vida, todas han sufrido “heridas”

Y llegan con cicatrices de odios, envidias, rencores, mentiras, caídas mortales de pecados graves que, aunque ya perdonados sus pecados, tienen que purgar por su mal proceder.

El Purgatorio “sanará” todas esas heridas que el Demonio os causó, porque vosotros lo permitisteis en alguna etapa de vuestra vida.

Las almas van al Purgatorio a cerrar heridas, a hacer desaparecer cicatrices profundas, a limpiar y restaurar vuestras vestiduras,

para poder entrar a vuestra Casa Eterna como dignos hijos de Rey, quien os recibirá con los brazos abiertos a invitaros al Gozo Eterno.

Hijitos Míos, que esta pequeña explicación os haga reflexionar sobre vuestro paso por la Tierra y tened presente que vuestra misión es algo muy serio para el Cielo.

Os he concedido el Don de la Vida porque fuisteis escogidos por Mí, vuestro Dios, para ayudarMe a levantar la Creación al nivel Divino del Principio.  

He puesto Mí Confianza en cada uno de vosotros, dándoos diferentes talentos para ser puestos al servicio de la salvación eterna de vuestros hermanos y según los uséis, así será vuestro premio eterno.

El tiempo es corto y tampoco sabéis cuándo os he de llamar a cuentas, así que reparad vuestro camino pasado y emprended ya desde ahora, un nuevo camino basado en Mis Leyes y en Mí Amor.

Yo Soy el Buen Dios que perdona todo un pasado lleno de maldad y al olvidarlo os da la oportunidad de ganaros un buen lugar en Mí Reino, vuestro Hogar de Siempre.

Hijitos Míos, en las Escrituras, se os habla de que no podéis entrar a la fiesta, o sea, al Reino de los Cielos, si no estáis bien arreglados, si vuestras ropas no están limpias y puras

Y POR ESO, HE CREADO EL PURGATORIO

Para que vosotros seáis purificados en él. Pero ciertamente ahí conoceréis todo el daño que Me hicisteis y el que le hicisteis a vuestros hermanos.  

Ciertamente, tendréis la oportunidad, en el tiempo que Yo decida, para purificaros y para que os ganéis la entrada al Reino de los Cielos.

La estancia, para algunos, será muy dolorosa; otros, vivirán en la esperanza, en la alegría de saber que en cualquier momento, estarán Conmigo para siempre.

Mis pequeños, poco os acordáis del Sufrimiento de las ánimas del Purgatorio, poco hacéis para aliviar sus penas.

Si realmente os amarais, como decís que lo hacéis, debierais tener, no solamente el alma de vuestros seres queridos, sino también de todos vuestros hermanos de todo el Mundo, continuamente en vuestros pensamientos y sobre todo,

EN LOS MOMENTOS EN QUE PODÉIS LOGRAR PARA ELLOS,

UN ALIVIO A SUS DOLORES Y PENAS.

Habréis escuchado, una o varias veces, del Sufrimiento que tienen las almas allí, en ése lugar de purificación.

Para que entendáis un poco esto, os quiero decir, que así como vuestra alma, cuando está en vuestro cuerpo vivo, no puede gozar todo el gozo que Yo le puedo dar, porque vuestro cuerpo no soportaría tanto gozo.

De igual manera, vuestra alma no podría vivir el Sufrimiento de Purificación que se sufre en el Purgatorio estando en vuestro cuerpo, porque moriríais inmediatamente, os estoy hablando a nivel espiritual.

Cuando vuestra alma sale de vuestro cuerpo, vuestras potencias cambian, se engrandecen, se vuelven también infinitas.

Porque si vosotros salisteis de Mí, si Yo os creé a Imagen y Semejanza Mía,

ENTONCES VUESTRA ALMA ES INFINITA Y VUESTRAS POTENCIAS TAMBIÉN

Por eso no entendéis perfectamente, cuando os hablo de Amor, porque estoy hablando de un Amor a nivel espiritual,

con potencias que vuestra mente humana y vuestras capacidades humanas, no pueden ni sentir ni imaginar, porque vuestro cuerpo limita las potencias del alma.

Esto os lo digo para bien, ya que es Mi Amor el que se debiera manifestar en vosotros; pero cuando es de purificación, es lo mismo,

vuestra alma está libre ya de vuestro cuerpo y está en el Purgatorio.

LAS PENAS, LA PURIFICACIÓN QUE TENDRÉIS AHÍ,

ES A NIVEL ALMA, O SEA,

CON VUESTRAS POTENCIAS YA LIBRES

Y EL DOLOR ES INMENSO

Os digo esto para que entendáis la gravedad y el dolor tan grande que se vive en el Purgatorio donde, ciertamente, hay una esperanza de salir de ahí.

Y que también ésa esperanza, ya a ciertos niveles, va minimizando el dolor del padecimiento de purificación que tenéis.

De igual manera, quiero que entendáis el Dolor que se vive en el Infierno.

TAMBIÉN ES INFINITO

 Porque como os dije, ya que vuestra alma es infinita y son dolores que vosotros no imagináis que puedan existir, porque vuestras capacidades se ven minimizadas por vuestro cuerpo.

Pero también si el alma llega al Cielo, a vuestro Hogar, Mi Reino, igualmente tendréis un gozo que, en éstos momentos tampoco os podéis imaginar.

Ciertamente, he dado a conocer estos gozos y estos sufrimientos a almas que escojo, pero ni aún ellas os pueden explicar.

Ciertamente, son gozos y dolores tremendos, que los viven a nivel espiritual y por eso no los entendéis.

Reflexionad sólo esto, de que vuestra alma fuera de vuestro cuerpo, tiene gozos y dolores indecibles, inimaginables para vuestras pobres potencias humanas.

 AMAD Y AUXILIAD A VUESTROS HERMANOS

QUE OS NECESITAN TANTO EN SU SUPLICIO ESPIRITUAL

PORQUE SÓLO VOSOTROS QUE ESTÁIS ENCARNADOS, PODÉIS HACERLO

TENED CARIDAD, Amad pues y haced todo lo posible por vuestros hermanos que sufren indeciblemente en el Purgatorio.

y uníos, también, a las alegrías tremendas, inimaginables, que vuestros hermanos están gozando en el Reino de los Cielos

y pedidles, a unos, ayuda para no seguir cayendo en faltas y que hagan que vuestra alma tenga que ser purificada más tiempo en el Purgatorio

Y a vuestros hermanos, en el Reino de los Cielos, pedidles que os ayuden a lograr llegar a donde Yo, vuestro Padre y vuestro Dios os espero, para que viváis eternamente Conmigo.

Antes de continuar con el siguiente Misterio, Dios Padre dice:

Imaginad un recipiente pequeño y lo llenáis con ese tipo de algodón que se puede compactar y, con fuerza, llenáis ese pequeño bote con ese algodón, ciertamente, va a caber, pero está apretujado en ese recipiente.

Ese recipiente es vuestro cuerpo, vuestra alma para que lo entendáis, sus potencias, están apretujadas dentro del cuerpo.

Cuando vosotros morís, vuestra alma sale del cuerpo, como sale también ese algodón del envase y al abrir el envase, todo ese algodón se expande.

Y entonces, os dais cuenta de la inmensidad de algodón que estaba adentro de ese pequeño envase, se vuelve algo grandísimo y no os imagináis cómo podía caber tanto en ese pequeño envase.

Así está vuestra alma y así es Mis pequeños para que entendáis mejor:

Vuestra alma, al liberarse del cuerpo, se expande y al expandirse, tiene más recepción de lo bueno y de lo malo.

LLEGA A MÍ Y ENTIENDE INFINIDAD DE COSAS QUE ANTES NO ENTENDÍA

Y por eso también vuestro sufrimiento es mayor, porque es mucha la Naturaleza del alma.

Ya salió del cuerpo y así como veis muy grande el volumen de esa masa de algodón, ya expandido, así será vuestra alma también.

Esto es para que entendáis por qué se sufre tanto o porqué se goza tanto cuando vuestra alma ya está fuera de vuestro cuerpo.

Hijitos Míos pedidMe, con todo vuestro corazón, que venga Mi Santo Espíritu, que os haga ver vuestro interior.

Que os haga ver qué es lo que os mereceríais EN ESTE MOMENTO si estuvierais ante Mi Presencia, IGUAL QUE SERÍA en el momento de vuestra muerte.

IGUAL QUE SERÁ CUANDO VIVÁIS LA ILUMINACIÓN DE CONCIENCIAS

EN EL GRAN AVISO

LO QUE QUIERO HACER CON VOSOTROS, MIS PEQUEÑOS

ES HACEROS PALPABLE LA EXISTENCIA REAL

DEL CIELO, DEL PURGATORIO, DEL INFIERNO

SON UNA REALIDAD

Y ESTARÉIS ETERNAMENTE EN EL CIELO O EN EL INFIERNO

No habéis meditado Mis pequeños, profundamente, lo que la palabra eternamente significa. PedidMe que Mi Santo Espíritu, os haga entender esta realidad,

De los que estarán en el Reino de los Cielos, porque su vida fue de búsqueda del Amor y de la donación de sí mismos; de los que buscan Mis Enseñanzas, que os llevan a un crecimiento espiritual alto.

De los que oran por las obras de Misericordia para sus hermanos; de los que buscan el Bien, para ayudar a sus hermanos que viven en el mal.

Las almas buenas, tendrán su purificación y pasarán eternamente al Reino de los Cielos.

Pero lo que os pido, es que intercedáis, ante Mi Santo Espíritu, para que os haga vivir esta realidad, la eternidad en el Cielo, lo que significa y lo que viviréis.

Así cómo la realidad que podréis vivir en el Infierno, en el lugar del castigo y que también  será eterno.

ETERNO significa: no poder salir jamás, de un lugar donde seréis atormentados día y noche, si se puede decir así; sin descanso y aun, entrando en la desesperación.

No habrá momento de descanso y seguiréis siendo atacados por Satanás y por sus demonios eternamente.

Poco meditáis en esta palabra y por eso, os pido que Le pidáis a Mi Santo Espíritu que os haga vivir esta palabra, antes de que os presentéis ante Mí, vuestro Dios.

Para que al entender lo que significa eterno, os arrepintáis y no sufráis, lo que Yo no quiero que sufráis eternamente.

Que es un dolor que no se acabará nunca y que no quiero que padezcáis. Amor es lo que quiero que viváis.

HacedMe caso, Mis pequeños, Soy vuestro Dios de Amor, no quiero vuestro sufrimiento, aún a pesar de vuestra maldad.

Arrepentíos y venid a Mí, os perdonaré y quiero que os la paséis gozando, Conmigo, eternamente.

Mis pequeños,

SATANÁS ES UN SER PERVERSO, NO CONOCÉIS SU MALDAD

Ciertamente conocéis algo de la maldad del Mundo y también toda ésta maldad está controlada y aconsejada por satanás…

AUNQUE YO NO HE PERMITIDO QUE SE DÉ EN PLENO,

 Pero si vosotros no ponéis de vuestra parte, mucho sufriréis.

Cuidaré a los Míos, a los que sí han entendido lo que tanto os he dicho y os he pedido; pero aquellos que han hecho oídos sordos, sufrirán su negligencia, su tontería.  

Entended ya Mis pequeños, entended que Satanás es poderoso contra vosotros y os puede dañar muy fuertemente en lo físico y en lo espiritual.

No dejéis que esto suceda todavía vuestra Oración puede hacer mucho por vuestro bien.

 Recordad que os dije que si os permitiera ver la maldad espiritual que os rodea, quizá moriríais de inmediato,

ya que la maldad que ha provocado Satanás ha liberado figuras horrorosas, infernales que os rodean y no estáis preparados para ver todo eso, aunque lo habéis vivido de alguna forma a lo largo de vuestra vida.

Pero por otro lado, también os puedo decir que hay ángeles a vuestro alrededor que os están cuidando, que os protegen contra toda ésta fuerza satánica,

que está queriendo destruir a las almas y destruir la Creación que Yo he creado para vosotros.

Tened confianza, Mis pequeños, los que estáis Conmigo, los que queréis estar Conmigo y con vuestros hermanos, en el tiempo por venir, en el tiempo prometido; confiad en que Yo os cuidaré, aún a pesar de todo esto que os estoy revelando.

Como Yo amo Mi Creación y en Mi Creación los principales sois vosotros, os cuidaré con todo Mi Poder y tanto como vosotros queráis.

Y esto depende de vuestra confianza en Mí, la cual puede ser plena o parcial, si tenéis vuestras dudas.

De cualquier manera Mis pequeños, estáis bajo Mi Cuidado, el Mal seguirá aumentando porque el hombre no responde.

El hombre es muy ingrato, Me creen tonto; sí, Mis pequeños y suena feo esto y lo habéis visto a lo largo de la historia, cómo el hombre se ha querido aprovechar hasta de Mí, vuestro Dios.

Se querían aprovechar de Mi Hijo, Lo seguían para que les diera sanación de su cuerpo, alimento para su cuerpo, pero no querían cambiar en su actitud hacia los demás y menos hacia Mí

Y eso se comprobó cuando gritaban “¡CRUCIFÍCALE!”

si realmente hubieran querido a Mi Hijo, Lo habrían defendido a como diera lugar y eso indicaría que habían hecho realmente un cambio de actitud espiritual, pero no era así. Y así sigue siendo.

Buscáis el bien porque os conviene, pero no queréis cambiar para el bien de vuestra alma y ésta se sigue perdiendo, aún a pesar de todo lo que Yo hago por vosotros para salvar vuestra alma.

Yo por un lado, trato de rescatar vuestras almas y vosotros por otro lado, las seguís hundiendo.

El hombre solamente quiere ver por su propio bien, sin ningún compromiso. Maldad es lo que estáis buscando y la maldad es la que os está ahogando.

Por más que os llamo no queréis responder; pero cuando empiezan a suceder acontecimientos ya fuera de vuestras capacidades entonces sí, es cuando empezáis a ver que se os viene algo fuerte.

Y, COMO NO QUISISTEIS CAMBIAR POR AMOR,

CAMBIARÉIS POR TEMOR Y CON CASTIGO,

VOSOTROS OS LO GANASTEIS

Yo no quería llegar a éste punto, pero vuestra terquedad en permanecer haciendo vuestra voluntad, aunque una voluntad errónea, una voluntad que os ahogaba a vosotros mismos y no quisisteis luchar con ella.

Así sois y cambiaréis cuando el Dolor ya llegue a extremos muy altos.

Lo siento, Mis pequeños, os quise ayudar con todo Mi Corazón, pero vosotros no quisisteis responder. MUY POCOS, muy pocos respondieron y ésos tendrán derecho a Mi Amor en pleno.

Hijitos Míos, vosotros sabéis que Mi Creación está viva. Aún cuando veáis cosas inertes, a vuestra forma de pensar, hay una vida que Yo puse también en las cosas.  

Y ahora os puedo decir que vuestro Mundo está convulsionando son los dolores del parto, es el cambio que tiene que venir a vuestro Mundo.

No le habéis cuidado y tiene que venir un castigo del Mundo contra todos vosotros, porque no quisisteis cuidar lo que Yo os pedí cuidarais.

ACONTECIMIENTOS MUY GRAVES Y FUERTES VERÉIS, TENDRÉIS DESTRUCCIONES MASIVAS

Surgirán nuevas tierras de debajo de las aguas, se hundirán grandes porciones de tierra, será un cambio fuerte para que recordéis en lo futuro lo que sucedió

Y de esta forma enmendéis vuestro camino y recordéis que Mis Leyes debéis respetarlas, porque Yo Soy vuestro Dios y no debéis jugar con Mis Preceptos, con Mis Órdenes.

Todo lo que Yo os he pedido era para que el género humano lo llevara a cabo hasta el Fin del Mundo.

Y deberemos pagar las consecuencias TODOS

Me habéis tratado como un Ser obsoleto porque os creísteis más listos que Yo, eso solamente demuestra vuestra falta de Sabiduría y vuestra soberbia.

Si fuerais pequeños, habríais crecido con más Sabiduría, no como ahora que os creéis superiores a Mí. Os dejáis engañar fácilmente por satanás, os envuelve con sus mentiras y éstas os apartan de Mí.

Hablasteis de que Yo Soy obsoleto, que prácticamente no hay lugar en vuestra vida para Mí.

OS MOLESTO, SEGÚN VOSOTROS, VUESTRA VIDA

No os dejo actuar con la libertad que vosotros habéis escogido para actuar, haciendo a un lado Mis Leyes.

Le creísteis a Satanás, os engañó y ahora veréis el resultado de haberMe dado la espalda.

Ciertamente, conozco vuestra pequeñez, vuestra falta de Sabiduría, vuestra falta de amor hacia Mí, pero aún así estoy dispuesto siempre a perdonar cada una de vuestras tonterías.

Venid a Mí, vosotros los que estáis agobiados con vuestro pecado; sobre todo vosotros, los que ya habéis entendido la lección y que os ha hecho ver Mi Santo Espíritu vuestro error.

Prefiero vengáis ahora arrepentidos, para que Yo os pueda perdonar en éstos INSTANTES previos A LA ABOMINACION DE LA DESOLACIÓN

Y no cuando ya estéis en ella y os sea más difícil encontrar a un sacerdote que os pueda perdonar vuestras tonterías,

Porque será difícil encontrar alguno en los momentos álgidos de la Tribulación.

No os imagináis Mis pequeños, el DOLOR que Me causáis por vuestros pecados, pero también el dolor que Yo veré en vuestra purificación particular.  

Hay pecados graves que llevan mucho tiempo para ser purificados en vuestra alma; ciertamente, Yo os perdono cuando confesáis ésos pecados graves,

Pero la purificación en vuestra alma tarda mucho tiempo, aunque ciertamente os ayudará a que podáis entrar al Reino de los Cielos limpios y orgullosos de haber dejado atrás un pasado que Me causaba mucho dolor.

OJALÁ ENTENDIERAIS Y SINTIERAIS

ÉSE DOLOR QUE ME CAUSÁIS POR VUESTRAS FALTAS,

SOBRE TODO, CUANDO ME HACÉIS A UN LADO DE VUESTRA VIDA

Tratad de entender esto, Mis pequeños:

Imaginad que salís a la calle, nadie os hace caso, vais a donde trabajáis y lo mismo, nadie os hace caso y a todos lugares a donde vais, nadie os hace caso.

Tarde o temprano, de alguna forma, trataréis de que os vean, de que os hagan caso o hasta podríais enloquecer; porque parecería que fuerais un fantasma entre los hombres, en donde nadie os ve.

Y además, que no quieren tener ningún tipo de trato con vosotros

Y ESO ES LO QUE YO SIENTO, MIS PEQUEÑOS

Y es terrible ésta sensación de Ser un Ser olvidado, cuando además Yo estoy velando continuamente por vosotros, os cuido del  poder de Satanás y os doy nueva Vida.

Meditad esto, Mis pequeños; porque si esto Me lo estáis haciendo a Mí, vuestro Dios, vosotros lo padeceréis en el Purgatorio.

DADME VUESTRO AMOR

EL TELEFONO CELULAR DE DIOS ES LA ORACION Y LAS VISITAS AL SANTÍSIMO SACRAMENTO, EL ABRAZO QUE ÉL ESTÁ ESPERANDO

Y QUITADME LA SOLEDAD

CON LA QUE ME HABÉIS TRATADO POR TANTO TIEMPO

De cualquier manera, Mis pequeños, os sigo esperando, estoy con vosotros, os sigo llamando y Soy paciente para vuestra respuesta.

Siempre estaré esperando por vuestro regreso, Soy vuestro Padre y vuestro Dios y siempre espero al hijo pródigo.
Gracias, Mis pequeños. Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Yo os bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo

http://diospadresemanifiesta.com/

N266 EL JUICIO PREVENTIVO 5


Septiembre 07 de 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, Mi Misericordia siempre está lista para derramarse sobre vosotros, pero recordad, que Mi Justicia está presta, para que también se dé sobre vosotros.

Vosotros mismos lo sois en vuestros hogares, les dais regalos y buenos tratos a vuestros hijos, cuando se portan bien, y castigáis cuando se portan mal.

Yo vuestro Padre y vuestro Dios, que veo en vuestro interior, Soy más Justo, en ése sentido, porque vosotros, a veces, os podéis equivocar con vuestro juicios, buenos o malos, pero Yo no, Mi pequeños.

Y en éste tiempo por venir, que está pronto por alcanzarlos, os voy a dar lo que cada uno de vosotros habéis ganado con vuestra actuación en la Tierra.

Una sola pregunta, ¿Cuánto me habéis amado?

De ahí se basará el principio de Mi Juicio y con esto seguiría la segunda pregunta: ¿Cuánto tiempo, realmente, habéis vivido para servirMe?

Hay almas que han vivido muchos años sobre la Tierra y desperdiciaron Mi Tiempo, porque vuestra vida es Mi Tiempo.

Llegan a ancianos y prácticamente, no hicieron nada para servirMe, para transmitir Mi Amor, para salvar almas.

En cambio, hay pequeñitos que desde temprana edad son tocados por Mi Santo Espíritu y responden inmediatamente y dan mucho más fruto, que como os dije,

almas ancianas que desperdiciaron su vida y no dieron prácticamente, NADA, para ganarse su lugar en el Cielo, para ganarse Mi Beneplácito.

¡Cuánto error y cuanta falsedad hay en el mundo!, porque Satanás se ha encargado de ello y eso ha pasado porque os ha faltado oración.

Si vosotros oráis continuamente no hay lugar para que entren cosas del mundo a vuestra mente y a vuestro corazón,

Pero, si vosotros estáis distraídos y no oráis, el Mundo siempre está al acecho vuestro.

El Mundo está representado por Satanás, él os pone infinidades de ocasiones de pecar y de alejaros de Mí, ésa es su meta específica, el que vosotros no deis fruto.

Meditad, Mis pequeños, esta lección de vida, y juzgaos primeramente vosotros, honestamente. Ciertamente,

YO OS CONOZCO PERFECTAMENTE

Y SERÉIS JUZGADOS POR MI MANERA DE VER LAS COSAS

Y NO POR VUESTRA MANERA DE JUZGAROS

Yo juzgo en la realidad, vosotros juzgáis en la conveniencia.

El tiempo apremia, preparaos, Mis pequeños, para que podáis estar ante Mí, sonrientes; estar ante Mí, seguros de que estaréis Conmigo eternamente.

Aprovechad estos instantes, para que os preparéis con la Confesión, con el perdón de vuestros pecados, con la Oración.

Todavía, podréis hacer algunos méritos para salvar algunas almas, hacedlo, Mis pequeños, no desperdicíeis Mi Tiempo, que es vuestra vida.

PORQUE DE ELLO TAMBIÉN OS JUZGARÉ

Y OS PREGUNTARÉ:

¿QUÉ HICISTE CON MI TIEMPO?

Hijitos Míos, la humanidad es terca, de la misma forma Yo Me quejaba del pueblo judío, después de haberlos sacado de Egipto.

Ése pueblo de cabeza dura ahora lo estáis representando vosotros mismos. 

Debierais estar contentos de que Yo, vuestro Dios os haya escogido, a todos vosotros.

Ciertamente, el Pueblo judío perdió la primogenitura por el Deicidio,

Y todos los demás pueblos recibieron esta Gracia, de ser los primogénitos.

Alegres debierais estar, en extremo, hijos de Dios, Hijos de vuestro Creador, Hijos Míos, porque vuestro Padre, Soy Yo.

Pueblo de cabeza dura, que sabéis Mis Mandamientos, que sabéis lo que necesito de vosotros para que sea fácil vuestro regreso ante Mí,

para que al ser juzgados no tenga Yo ningún rechazo hacia vuestros actos y os podáis ganar fácilmente, el Reino de los Cielos.  

Pero Me dais la espalda, Me rechazáis, hacéis vuestra vida en lo íntimo, a escondidas de Mi Vista, cuando ciertamente lo sé todo por más escondidos que estéis.

Pueblo de cabeza dura que habéis tenido Bendiciones inmensas de parte Mía y en lugar de aprovecharlas y hacerlas crecer,

para que al final de vuestra existencia, Me pudierais regresar dos o tres veces más de lo que Yo os di en talentos, las desaprovecháis.

En lugar de encontrar por vuestra buena actuación, vuestra santidad,

OS VAIS A ENCONTRAR CON UN JUICIO ANTE MI PRESENCIA,

QUE NO OS VA A GUSTAR

Porque poco o MUY POCO, habéis dado para alegrarMe, para que Yo esté contento de que vosotros entréis al Reino de los Cielos y permanezcáis Conmigo eternamente.

Hay almas que han sido despreciadas por vosotros mismos, almas sufrientes de cuerpo y de alma.

Una gran mayoría de vosotros, no les apoyáis, simplemente, las dejáis morir; estas almas que han producido tanta maldad, al estar ante Mí sabrán perfectamente cuál es su futuro eterno.

Tontamente os habéis apartado de Mí, por haberle hecho caso a Satanás; bromeáis que el estar con Satanás va a ser divertido, os da risa,

PERO ¡NO!, MIS PEQUEÑOS,

OS ESTÁIS JUGANDO UNA ETERNIDAD DE DOLOR

Satanás no bromea, Satanás destruye.

Satanás quiere destruir Mi Obra en vosotros, que es vuestra alma, primeramente.

Pueblo de cabeza dura que pudisteis haber ganado fácilmente el Reino de los Cielos, siguiendo Mis Mandatos, Mis Leyes y viviendo en Mi Amor, y Me disteis la espalda.

Hicisteis a un lado lo que Yo os pedía, para que os conservarais Conmigo y alcanzarais la santidad que os abriría las Puertas del Cielo inmediatamente, a vuestra llegada.

Pero parece que habéis hecho todo lo contrario adrede, para ganaros vuestra condenación eterna.

Tanto que he hecho por vosotros, Me he dado plenamente por vuestra salvación;

Os he buscado cuando he visto que ibais por caminos errados y os ayudé a regresar, para que os llenarais de Mi Sabiduría, de Mis Gracias, de Mi Amor.

Os llamaba y vosotros os soltabais de Mi Mano Y preferíais seguir pecando y dandoMe la espalda.

PREOCUPAOS, MIS PEQUEÑOS

PORQUE DENTRO DE POCO TIEMPO,

MENOS DEL QUE OS IMAGINÁIS,

ESTARÉIS ANTE MÍ Y EMPEZARÁ VUESTRO JUICIO

OS AMO, PERO PARECE QUE VOSOTROS, NO.

Hijitos Míos, veréis los Cielos abrirse, veréis la Señal del Hijo del Hombre aparecer entre las nubes,

Una gran Luz os iluminará y conoceréis Mi Amor, Mi Misericordia Infinita,

conoceréis vuestros errores, pero tendréis el apoyo infinito de Mi Misericordia.

Lloraréis vuestro pecado, lloraréis vuestros errores, pero os daré el apoyo de Mi Misericordia,

ése Amor Infinito que se derrama constantemente y que se derramó por todos vosotros en la Persona de Mi Hijo, en Su Sacrificio Eterno y en la recuperación del Cielo para todos vosotros.

Grandes cosas veréis, Mis pequeños, tendréis la oportunidad de conocer Mi Voluntad y aunque sea doloroso el momento por un lado, porque veréis vuestra pequeñez, veréis vuestros errores, vuestros pecados, vuestra traición.

Por otro lado, al estar apoyados con Mi Amor, gozaréis y sabréis cómo os he amado.

Lloraréis el no haber aprovechado tanto Amor, tanto Amor que se derramaba sobre vosotros, tesoros infinitos de Gracias, de Bendiciones, de apoyo espiritual, de crecimiento vivo.Lloraréis no haber querido tomar todo ése raudal de bellezas inimaginables que Yo os ofrecía y que no quisisteis tomar por vuestra falta de Fe, por vuestra negligencia, por vuestra maldad.

Sí, Mis pequeños, muchos habéis preferido la maldad, el dolor en el mundo por estar de parte de Satanás,

Me negasteis y atacasteis todo el Amor, Mi Misericordia, Mis Bendiciones, dones, regalos espirituales que Yo os daba, porque no quisisteis creer en ellos, pero Mi Misericordia está con vosotros.

Aceptaré vuestro arrepentimiento, vuestro corazón contrito hará que Mi Misericordia os invada y os revista nuevamente de Gracia y así, conociendo Mi Misericordia, gozaréis un nuevo principio de vida para vuestra alma.

Me olvidaré de vuestro pasado y empezaréis una nueva vida, una nueva vida que no solamente vosotros gozaréis por tenerMe ya,

sino Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, gozaré, porque habré recuperado al hijo perdido, a la oveja que se descarrió.

¡Cuánto espero ése momento, Mis pequeños!, en que puedo mostrar Mi Amor a todos vosotros,

Y de ésta forma recuperar a tantas almas perdidas actualmente, por el pecado que habéis permitido crecer en vuestra alma y en vuestro corazón.

¡Os amo tanto, Mis pequeños, os amo tanto! Que haré hasta lo imposible, a ojos humanos, para poder recuperar vuestra alma, para poderla gozar eternamente, para poderla consentir.

Porque vosotros no conocéis el Amor tan grande que tengo por vosotros.

¡Cómo quisiera poder consentiros ya! Pero vosotros Me apartáis de vuestro corazón, no queréis entrar en Mi Corazón.

Os pido que oréis para que éste momento se dé, que se dé ya para toda la Humanidad, para que ya os pueda reunir, para que la Familia esté completa.

Y por otro lado Orad Mis pequeños, vosotros, los que ya Me conocéis y Me amáis, por vuestros hermanos que viven en el error.

Por aquellos que no quieren acercarse a Mí, que necesitan ése momento, para que lo hagan llegar a su alma lo antes posible,

Para que no desperdicien ya su tiempo sobre la Tierra.

¡Cuánto os amo, Mis pequeños!, ¡cuánto os amo!. Que el Amor de Mi Corazón se derrame ya,

sobre cada uno de vosotros y empiece su transformación en la santidad, porque a todos os quiero santos, a todos os quiero renovados en Mi Amor.

Y podamos así gozar de los Nuevos Cielos y las Nuevas Tierras, en donde habitaréis, gozando plenamente de Mi Amor.

Hijitos, muchos de vosotros actuáis como aquella muchedumbre que seguía a Mi Hijo, cuando Él sobre la Tierra predicaba, hacía Milagros y curaba a la gente.

Muchos, muchos de vosotros, Me pedís vuestra curación, Me pedís estar bien en vuestro cuerpo, sanos, así como se acercaban a Mi Hijo,

Pero realmente, ¿Cuál era el cambio interior?  

NO LO HABÍA, querían estar sanos para sentirse bien y seguir pecando,

NO TENER MOLESTIAS EN SU CUERPO, PERO PARA SEGUIR PECANDO.

Os he dicho que el dolor, la enfermedad, en muchos de vosotros, llega para vuestra purificación.

O PARA LA DE MUCHOS, CUANDO VOSOTROS OS DONÁIS A TRAVÉS DE MI HIJO

Mis pequeños, es tiempo en que os deis cuenta de esto, debéis tener un cambio en cuerpo y alma cuando pedís curación, cuando venís hacia Mí.

Ciertamente Yo os quiero sanos, pero vosotros debéis estar sanos íntegramente, en cuerpo y alma.

¿De qué os va a servir para vuestra vida eterna, el estar solamente sanos de cuerpo y enfermos del alma?

La monjita que murio de cáncer sonriendo. Cuando vives el calvario JUNTO con Jesús, ABBA lo dulcifica con su Felicidad. 

Yo Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios y si Yo veo que necesitáis mantener algún tipo de molestia, dolor, enfermedad, en vuestro cuerpo.

Para que con ello os limitéis y no pequéis más y eso os sirva para vuestra salvación eterna, lo haré, Mis pequeños.

Cuando Yo veo que habéis crecido en la virtud y en el amor, que ya sois maduros en el amor, en la vida íntima Conmigo, puedo aminorar vuestros dolores,

PORQUE SÉ QUE VOSOTROS MISMOS DARÉIS,

A TRAVÉS DE VUESTRA PROPIA DONACIÓN,

EN EL SACRIFICIO Y EN LA PENITENCIA

Os he dicho que el dolor ofrecido, aquel que vosotros mismos os procuréis, siempre será menor que el que Yo permita en vuestra vida.

Y además, dará más frutos, porque vosotros mismos os estáis ofreciendo, como Mi Hijo se ofreció.

Cuando Yo permito que haya dolor en vuestra vida, penas, enfermedades y vosotros aceptáis esto en vuestra vida, ciertamente, el dolor será mayor,

pero también os servirá a vosotros para vuestra purificación y la de otros muchos de vuestros hermanos.

NO DESPRECIÉIS EL DOLOR,

PORQUE MI HIJO NO LO DESPRECIÓ

Y A TRAVÉS DE SU DOLOR

HUBO SALVACIÓN PARA TODOS VOSOTROS

Esto no lo olvidéis nunca, Mis pequeños,

Él transformó ése dolor, que satanás hizo que entrara al mundo a través del Pecado Original,

Mi Hijo lo transforma en salvífico, en vivificador y no quedó como muerte, como satanás quería.

Ahora, a través del dolor, del sufrimiento, de la donación, a través de la penitencia, del sacrificio, podéis vosotros mismos, unidos a los Méritos de Mi Hijo,

ayudar a tantos, tantos de vuestros hermanos que rechazan el dolor, blasfeman Mi Santo Nombre por el dolor que tienen.

Rechazan todo aquello que les pueda quitar toda ésa comodidad a la cual los ha llevado Satanás.

Aceptad con amor, aceptad Mi Voluntad cuando os venga todo esto a vuestra vida, porque estaréis sanando vuestra alma y la de muchos de vuestros hermanos.

Llegará un tiempo, Mis pequeños, en que estaréis ya sin molestias, sin dolores, gozando del Reino de los Cielos,

esperad ése momento que llegará pero, mientras tanto, dadMe la alegría de la salvación de vuestros hermanos que necesitan, necesitan de vosotros.

No despreciéis lo que Yo permita en vuestra vida, siempre será bueno, os lo aseguro.

Si, hijo Mío, esto es lo que estás viendo… Es la Tierra, envuelta en obscuridad, en nubes que obscurecen la entrada de Mi Gracia,

Nubes de maldad, nubes satánicas que no permiten, aparentemente, que Mi Gracia llegue hasta vosotros;

pero ves ahora, esos lugares donde se ve fuego, fuego grande, explosiones, que empiezan a producir el fuego en las almas de vuestros hermanos.  

Sí, os he dicho que Soy un Dios de Amor, pero vuestra necedad ha creado ésta nube densa que cubre a la Tierra entera.

El Pueblo judío Me daba la espalda y así como ellos se cubrían con esa nube densa de obscuridad, porque permitían la entrada de la maldad a su corazón,

Maldad que se reflejaba en los ídolos que aceptaban en su culto, la prostitución con otros pueblos idólatras, tanto mal que aceptaban ellos, cuando habían sido escogidos para lo grande,

Vosotros estáis igual ahora, os habéis prostituido, habéis prostituido vuestra alma, habéis dejado entrar en vuestra alma la maldad, el error.

¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Otros ídolos os han llevado a vuestra muerte espiritual, tendréis que padecer la maldad que permitisteis en vuestro corazón, tendréis que entrar en la realidad que aceptasteis en vuestra vida.

Así como Yo iba cuidando al pueblo judío de los enemigos a su alrededor, Yo os he prometido que os cuidaré de los ataques satánicos cuando estéis Conmigo.

Ahora Satanás va tomando el mundo, sentiréis sus golpes, sentiréis dolor,

Llegará el momento en que no soportaréis más sus ataques y es cuando voltearéis nuevamente hacia Mí, vuestro Dios, para pedir Misericordia, para pedir perdón.

Es cuando os daréis realmente cuenta de vuestro pecado, de vuestra maldad, del olvido hacia Mí, vuestro Dios.

Mucho mal habéis hecho a Mi Corazón Divino, cuando Yo os daba todo, os proveía de todo y vosotros mismos preferisteis el vivir la vida que satanás os daba.

No sabíais al principio lo que habíais permitido, pero creció éste mal y no lo quisisteis detener, aún a pesar de que ya sentíais el sufrimiento y la escasez.

Ciertamente que os levantaré en el momento en que pidáis perdón de corazón.

Pero ahora, todavía ahora, no os queréis dar cuenta de lo que está sucediendo y de lo que sobrevendrá por vuestra negligencia.

Llegará el momento, con vuestras lágrimas, que Me buscaréis y ahí estaré, Mis pequeños, ahí estaré.

Aceptaré vuestro sufrimiento, enjugaré vuestras lágrimas, os levantaré y viviréis nuevamente bajo el Amparo de Mi Amor.

¡Cómo quisiera que entendierais ya, que os arrepintierais antes de que viniera lo más grave!, ¡Ojalá Mis pequeños, entendierais ya!

Os amo, os amo infinitamente, os amo, Mis pequeños y Me duele vuestra negligencia y vuestro pecado en vuestra vida.

Hijitos Míos, cuando Yo os he dado a cada uno de vosotros diferentes dones y capacidades,

Esto lo he hecho de la misma forma con la finalidad como creé en la Naturaleza la diversidad de las flores, de los árboles frutales, de los animales, etc.,

Cada uno de vosotros aceptaréis las enseñanzas venidas de aquella persona con la cual os podáis comunicar de la mejor forma.

Esto puede ser desde la escuela, puede ser en el hogar, pueden ser las enseñanzas de la Iglesia y así tendréis diversidad de opiniones,

pero todas deberán tender siempre hacia lo que Mi Hijo os ha enseñado y hacia Mi Amor infinito.

Tenéis el ejemplo en los grandes santos de la Iglesia, cada uno se dejó guiar por diferentes dones, escogieron de Mi Hijo la diversidad de dones y se dejaron guiar por uno.

Muchos de vosotros seréis afines al pensamiento de ése santo o de esa santa, otros lo seréis de otros y así, tendréis afinidad por diferentes maestros, si os lo puedo decir así.

Mis pequeños, lo que os quiero decir es que no importa por quién os dejéis guiar, pero lo que hagáis, lo hagáis con amor.Que toméis de las Enseñanzas que os dio Mi Hijo, para que vosotros mismos después podáis enseñar lo que se os ha dado con Amor.

Mi Hijo se dio por todos vosotros, llegó a todos los corazones.

Todos o muchos de los que le oyeron, tuvieron afinidad a Su Amor, porque el Amor es uno y a todos los corazones llega.

Eso es lo que os va a unir al final, no la inteligencia humana, no el conocimiento humano, sino el Amor Divino.

A eso debéis tender Mis pequeños, por eso vuestra misión es esa, unirse todos en el Cuerpo Místico de Mi Hijo, en el Amor que Él os enseñó, con las Enseñanzas que Él os trajo.

Todas las almas, os repito, tienen afinidad al Amor, porque ésa es vuestra esencia de vida: EL AMOR.

Vosotros mismos, al llenaros de Mi Amor, tendréis seguidores; pero dependiendo de vuestra forma de ser, de vuestro carácter, algunos serán afines a vosotros y otros no.No os sintáis por ello, todos estáis llamados a venir a Mí.

¿Tenéis la suficiente humildad, Mis pequeños, para reconocer esto que os digo?

Y éste es el punto al que quería llegar, la humildad, aún en la enseñanza.

Llevad, llevad a vuestros hermanos lo que se os dé en vuestro corazón y reconoced, como os he dicho, que no todos os seguirán a vosotros,

Otros seguirán a hermanos vuestros, los cuales serán afines, también, al carácter de aquellos.

Proseguid vuestra misión, Mis pequeños, proseguidla con Amor y con entrega y traedMe muchas almas, para que sean llevadas, como vosotros, al Reino de los Cielos.

Hijitos Míos, el enseñar, el instruir a los demás, es un don Divino, muy delicado, lo podéis volver un arma de dos filos.

Os he dicho que las almas llegan a la Tierra dispuestas a servirMe, pero las almas adultas, igual podrán llenarlas de Bien o podrán llevarlas al Mal.

Un alma que enseña, un alma que instruye, debe ser un alma que esté Conmigo, un alma que haya pedido Mi Sabiduría, un alma que se deje llevar por Mi Voluntad.

Aunque sea un alma que instruya a nivel escolar, enseñando lo del mundo, debe enseñar lo correcto y no debe meter enseñanzas negativas que destruyan a ésa alma en lo espiritual.

Más aún, más responsabilidad tendrán aquellos instructores, en la vía espiritual, que deberán llenar a las almas con Mi Sabiduría,

Con Sabiduría Divina y no con sabiduría de hombres, que los puedan desviar y destrozar eternamente.

Mis pequeños, vosotros, los que instruís a vuestros hermanos en cualquier campo que podréis ser padres de familia, podréis ser maestros de escuela, podréis ser educadores ó instructores universitarios,

Podréis ser sacerdotes o misioneros, podréis tener cargos elevados en los gobiernos de la Tierra,

Tenéis una grave responsabilidad Conmigo, con vuestro Dios, os deberéis dejar guiar por Mi Santo Espíritu,

para que con la enseñanza y el ejemplo que deis, vayáis dejando vida, vida real, vida Mía, en las almas de vuestros hermanos.

Si vosotros destruís las almas que están a vuestro cargo, que dependen de vosotros, en cualquier etapa de su vida, vuestro castigo será grande.

Pero vuestro premio va a ser inmenso si las llevasteis por el camino correcto y les disteis de Mi Vida y les ayudasteis a crecer, porque ellas a su vez, harán crecer a otros.

Ved la responsabilidad ahora, Mis pequeños, ved qué tan grande es vuestra responsabilidad al enseñar.

Muchos, muchos de vuestros hermanos se han condenado por una mala instrucción que recibieron a lo largo de su vida, en alguna etapa de su vida,

pero aquellos que también la enseñaron mal y que por su culpa, ésas almas se perdieron, también recibirán un castigo eterno.

Tened cuidado pues Mis pequeños, en lo que digáis o en el ejemplo que deis, vuestra responsabilidad es muy grande.

Y ahora haced un examen de conciencia, repasad vuestra vida, repasad los momentos de vuestra vida en los cuales, vosotros instruisteis en alguna forma a vuestros hermanos,

¿Les disteis un Bien y ellos lo aprovecharon y son ahora grandes entre los hombres?

O les disteis un mal ejemplo o una mala palabra ¿Y ellos a su vez, ahora están haciendo que otras almas se vayan por el camino del Mal y se están condenando?

Repasad bien vuestra vida, meditad vuestro pasado y mejorad vuestro futuro.

Hijitos Míos, empezad a gozar, ya desde ahora, los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas que os daré.

A vuestros ojos humanos, a vuestro entendimiento pequeño, se os va a hacer extraordinario y de hecho, lo es.

El vivir como se vive en el Cielo, que es lo opuesto de lo que estáis viviendo ahora.

Satanás os fue llevando poco a poco, a ir destruyendo Mi Obra en vosotros.

A vosotros se os ha hecho natural, vivir en la Maldad de Satanás todos los días y de repente, cuando Yo os dé, a los que os habéis ganado ésas Tierras Nuevas que viviréis.

No entenderéis, si no sois preparados antes por mi Santo Espíritu, el cómo es posible que no os dierais cuenta en los errores que vivíais todos los días.

Os digo nuevamente, Satanás os fue llevando a una degradación espiritual y aún humana, que habéis vivido como algo normal en vuestra existencia, cuando realmente estáis viviendo cosas abominables a Mis Ojos.

CUANDO VOSOTROS TENGÁIS LA EXPERIENCIA DE LA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS,

EMPEZARÁ EL CAMBIO FUERTE DE VUESTRA VIDA

Os enseñaré ahí, lo que debisteis haber vivido, cómo os debisteis de haber comportado, primeramente, Conmigo, en Mi Santísima Trinidad;

cómo debisteis haber respetado a Mi Hija, la Siempre Virgen María, al Señor San José, a los Santos Ángeles; cómo convivir con el Cielo, con los Santos.

Os daréis cuenta cómo desperdiciasteis vuestro tiempo, tiempo de vida que Me pertenece, porque Yo os di el don de la vida

y vosotros desperdiciasteis tantas oportunidades para vuestra perfección y para el bien de vuestros hermanos, ayudándoles en su crecimiento espiritual.

Lloraréis todo lo que hicisteis.

Si, realmente, en vuestro corazón hay arrepentimiento y el reconocimiento de vuestros errores,

ÉSTA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS

OS DARÁN LA PAUTA DE CÓMO OS DEBERÉIS IR MEJORANDO,

Porque el error o los errores en los que habéis vivido toda vuestra vida, han causado asco en el Cielo.

 Y perdón que lo diga así Mis pequeños, pero vuestra forma de actuar día a día, viviendo en vicios, en maldad, en la podredumbre,

No puede causar otra cosa que eso, Mis pequeño. Y os daréis cuenta de ello cuando Yo os deje ver cómo se vive en el Reino de los Cielos.

No vivís en la Bondad, en las Virtudes, en el Amor, en el cuidado de unos para con los otros, en el recrearse en todo momento en las Palabras que Yo os dejé en las Sagradas Escrituras,

En los Ejemplos, en la Vida que os dejó Mi Hijo en Su paso por la Tierra.

Ahora no gozáis los momentos de la Vida de Mi Hijo, que Se dio por vosotros, por vuestra salvación.

Hay tantas Delicias, tanta Sabiduría, tanto Amor en lo que os heMos dejado en las Sagradas Escrituras y vosotros, ni siquiera abrís el Libro, para tomar de él, la Sabiduría Celestial que se os ha dejado.

 No os tomáis el tiempo, cuando menos, de leer algún pasaje todos los días y meditarlo.

Mi Santo Espíritu os ilumina, cada vez que lo abrís con el deseo de perfeccionaros.

En el mejor de los casos, le tenéis un lugar reservado al Libro, a las Sagradas Escrituras, a la Santa Biblia, en vuestro hogar;

pero ahí está, en un lugar muy importante en vuestro hogar,

PERO SOLO, SIN ABRIRLO,

SIN TOMAR DE ÉL LA RIQUEZA ESPIRITUAL

QUE, DESDE EL CIELO, OS HEMOS ENVIADO

Tenéis tanto qué aprender, creéis que sabéis mucho, pero os he dicho que estáis en párvulos y que sois malos estudiantes.

Os conformáis con tan poco, no queréis ser de los mejores estudiantes; no queréis ser de Mis mejores hijos, que hayáis leído las Sagradas Escrituras

y que lo toméis como un Libro de consulta continua, para sacar de él, su gran Sabiduría, Sabiduría Divina que he puesto en la Sagrada Biblia.

De esto y de muchas otras cosas os daréis cuenta

CUANDO VENGA LA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS,

de cómo habéis desperdiciado el tiempo del Cielo en la Tierra.

Ciertamente, lloraréis vuestros errores y se os dará una oportunidad más, para que os mejoréis, pero ¿Realmente aprovecharéis esta otra oportunidad para mejoraros?

Yo os Bendigo y os envío a Mi Santo Espíritu para que de El toméis la Sabiduría y la Fortaleza que necesitaréis en el tiempo inmediato por venir.

http://diospadresemanifiesta.com/

N266 EL JUICIO PREVENTIVO 4


Septiembre 07 de 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, una gran Luz en la Creación hizo que se separaran la obscuridad y la luz.

Fue Mi Luz Creadora la que inició todo, todo lo que Yo os di, Mis pequeños, la Creación entera al servicio del hombre.

Ésta Luz vino a dar vida, vida que tenéis en el Universo entero, vida de amor, vida en servicio para vosotros, pero el pecado llevó nuevamente a ésta luz a la obscuridad.

Luego vino Mi Hijo, les envié nuevamente la Luz a través de Él, vine a separar nuevamente la Obscuridad, la obscuridad del pecado y les trae Luz,

para que el hombre vuelva a guiarse por Mis Preceptos, por Mis Leyes, pero principalmente por Mi Amor.

El hombre le había dado la espalda a todo lo que Yo le había dado, todas las bellezas de la Creación quedaron suspendidas por el Pecado Original,

Pero en lugar de guiarse por ésa Luz del Principio y tratar de sacar adelante la Luz del Principio y vivir en ella, le dieron la espalda.

Viene Mi Hijo y aunque les enseñó nuevamente la Luz, las Verdades Celestiales; nuevamente el hombre cae en el pecado, cae en la obscuridad, no cuida la Luz;

se aparta de Mis Verdades, de Mis Preceptos, de Mis Leyes…

Y PRINCIPALMENTE, DE MI AMOR.

Una tercera oportunidad tendrá la Humanidad,

VENDRÁ UNA GRAN LUZ, DADA POR EL ESPÍRITU SANTO

Espíritu de Vida, Espíritu de Amor, Espíritu de Orden, orden universal traerá nuevamente la Tercer Persona de Mi Divinidad.

La Humanidad nuevamente tendrá la oportunidad de conocer la Verdad, Mi Luz, Mi Amor.

Mis pequeños, ¿Estáis preparados ya, para recibir ésa Gran Luz?

¿Estáis preparados, después de dos oportunidades, de cuidar ésa Gran Luz?

Son Oportunidades Mis pequeños, que Yo os doy como hijos Míos.

Yo, el Amor Increado os doy Mi Amor nuevamente para que lo cuidéis, para que conviváis como verdaderos hermanos, hijos de todo un Dios.

Mis pequeños, una Tercera Oportunidad más os daré, para que entendáis qué es Mi Amor y cómo Mi Amor os ha cuidado.

Vivid pues, como verdaderos hermanos, hijos de un solo Dios. Cuidad, cuidad Mi Luz, cuidad las Verdades que se os darán nuevamente, que se os recordarán.

Mi Hijo, Personalmente os las dio, pero vosotros les habéis dado la espalda.  

Ésta Luz os dará a conocer vuestros pecados y vuestros aciertos, vuestra vida pasada, vuestra vida actual, para que vosotros preparéis vuestra vida futura.

Todo lo creado está a vuestra disposición, es Mi regalo como Padre y como Dios el daros tantas bendiciones y tantos regalos porque os amo, Mis pequeños, os amo con todo Mi Corazón.

Tomad pues, ésta tercera oportunidad que se os dará para que podáis corregir vuestro pasado, el pasado de vuestros hermanos y sigáis adelante en la Verdad, guiados por la Luz, por Mi Luz Infinita de Amor y de Verdad.

Si actuáis en el Amor, no necesitaréis Leyes.

El Amor lo cubre todo, el Amor lo alivia todo, el Amor a todo da vida. Dad vida pues, Mis pequeños a la nueva oportunidad de vida que se os dará.

Pequeños Míos, en breve se os quitará el velo sin el cuál podréis ver vuestra alma, en el estado en el que se encuentra,

PODRÉIS VER VUESTROS ACTOS PASADOS,

PODRÉIS VER EL AMOR QUE FALTÓ EN VUESTROS ACTOS,

PODRÉIS VER LO QUE DEJASTEIS DE HACER.

Mis pequeños, vuestra vida se os dio para que dierais vida a vuestros hermanos. 

Vuestra posición en la Tierra es DAR, dar cosas buenas, dar cosas santas, actuar para el Cielo, vivir para el Cielo, orar por vuestros hermanos, en una palabra,

ES DONACIÓN TOTAL DE VUESTRO SER

 para vuestros hermanos, en la reconstrucción del Reino.

Mis pequeños, Yo permito esto en vuestra vida por un acto grande de Misericordia, por un acto grande de Mi Amor.

El Mundo está tan envuelto ya en tinieblas, en error, en maldad; que muchos, MUCHOS de vuestros hermanos han crecido sin ninguna vida espiritual, sin enseñanzas de parte de sus padres.

Ésta es la generación actual que no está dando fruto, que se está dejando llevar por las Mentiras del Mal.

Es un mal mundial Mis pequeños, por eso, salir de ésta falsedad que el Demonio ha puesto ante los hombres, es algo difícil ya para vosotros mismos.

Porque aún los mismos consagrados no quieren evangelizar

Y los que quieren no se dan a basto.

Vosotros, los laicos, los que estáis Conmigo,  a muchos os gustaría evangelizar pero no podéis y los que pueden tampoco se dan abasto.

Muchos, muchos otros viven en ésa mediocridad, querer recibir pero no dar, en ésa comodidad de no querer trabajar para Mí, vuestro Dios.

En pocas palabras, en resumen, estáis viviendo en un caos espiritual y eso lo sabéis, Mis pequeños y solamente la ayuda que venga de lo alto os podrá salvar.

El error se ha diseminado por todos lados, ésta generación actual ya no sabe lo que es bueno y lo que es malo, simplemente se deja llevar por los instintos,

y la concupiscencia del hombre los lleva a ése instinto malo, al instinto de la carne; por eso veis ahora tanta maldad, tanta corrupción, tanto sexo -pero mal llevado, Mis pequeños-, porque él en sí es bello.

Yo os lo regalé para la procreación, pero el Demonio os lleva nada más al puro goce superfluo y si llegan a procrear lo hacen fuera del matrimonio o sin responsabilidad.La juventud, es manipulada por la falsedad de los hombres adultos, llevan a la juventud hacia los vicios por negocio, por destrucción de valores, por aniquilamiento al mismo hombre.

Muchos de vosotros no os dais cuenta de tanta inmundicia que hay o no os ponéis a recapacitar realmente en esto que tanto afecta a Mi Corazón.

Vivís en las cosas superfluas y no os dais cuenta de que el mundo realmente necesita de almas de oración, de almas en donación.

Sacrificios, ayunos, penitencias, mucha oración y vida en acción para restaurar toda ésta maldad.

QUIERO QUE SINTÁIS EL DOLOR DE MI CORAZÓN AL DECIROS ESTO,

Yo que solamente quise poner el Bien en vuestra vida, que dierais bien, que vivierais según las Bondades de Mi Corazón.

Y es ahora todo lo contrario, se está destruyendo el mundo, se están destruyendo las almas y no queréis luchar por mantener la perfección que Yo puse en Mi Obra en la creación, tanto en vosotros como en todo lo que os rodea.

Mis pequeños,

¡DESPERTAD YA, DESPERTAD!

¡NECESITO DE VOSOTROS!

Necesito de vuestra Oración, necesito de vuestra vida para restaurar lo que se está perdiendo y lo que ya se perdió, Yo puedo restaurar todo, pero necesito de vosotros,

Necesito que os deis cuenta, para que realmente se mueva vuestro corazón, al amor, que se mueva vuestro corazón en compasión por vuestros hermanos,

Que se mueva vuestro corazón a desear ésta restauración de todo lo que Yo creé.

Necesito de vosotros, porque sois Mis hijos y es vuestra familia, es vuestra casa lo que se ha destruido, restauradla junto Conmigo, Mis pequeños.   

Soy vuestro Padre y necesito que estéis unidos a Mí para restaurar todo lo que se ha perdido.

Hijitos Míos, cuando vosotros sois padres de familia, tenéis la intención de lograr una familia lo más perfecta posible, en donde nada os falte,

que estéis unidos, que podáis cumplir con todo lo necesario para que vuestros hijos sean personas de bien y que sean ejemplo ante el mundo.

Ciertamente, estoy hablando de un matrimonio cristiano, un matrimonio con ideales de perfección y santificación.

Pero, ¿Qué sucede cuando, a pesar de todas vuestras intenciones e intentos, vuestros hijos se desvían y prefieren el mal al bien que vosotros habéis deseado y enseñado a vuestros hijos?

Os sentís mal porque, el ataque de Satanás es muy fuerte y vuestros hijos son engañados por sus artimañas y caen.

Eso mismo Me sucede a Mí, Mis pequeños.

Yo, como vuestro Dios y Creador, os he dado el don de la vida, para que vosotros bajarais a la Tierra, a llevar Mi Vida y llevarla a los vuestros.

Para que vuestro ejemplo, vuestras palabras, vuestros deseos, oraciones, intenciones, fueran cambiando el entrono en donde vivís y al mundo entero.

Pero el hombre prefiere desviarse y aceptar la Maldad de Satanás.

Las almas se vuelven estériles, las almas se vuelven malas, no hay vida espiritual que las soporte, no hay vida espiritual que las salve.

Y así, muchas almas, que han bajado a la Tierra, en lugar del bien que debieron haber hecho, causaron mucho mal a la misión que Yo les encomendé.

Y que era para vuestra salvación y la de los vuestros.

Mis pequeños, un alma es valiosísima ante Mis Ojos, un alma puede hacer grandes cosas.

Inmensas, cuando el alma vive en Mí, cuando el alma se apoya en Mí, cuando el alma se santifica a través Mío.

Os he dado a Mi Hijo como Ejemplo, para que vosotros lograrais vuestra santificación y también lograrais la santificación de vuestros hermanos.

Las almas que viven con esta intención, son almas santas, son almas que hacen mucho bien a otras almas, son almas que producen mucho fruto,

son almas en las cuales Me deleito y bendigo mucho; porque también mucho han tomado de Mí y Yo Me congratulo con ellas.

Mis pequeños, ¿Por qué ser de ésas almas que Me traicionan y traicionan también a sus hermanos?

CUANDO VOSOTROS ACTUÁIS EN EL MAL,

OS VOLVÉIS INSTRUMENTOS DE SATANÁS

SI SOIS INSTRUMENTOS DE SATANÁS,

¿A QUÉ ESTÁIS ASPIRANDO?

Ciertamente, muchas de éstas almas que Me traicionan, son las que luego se voltean contra Mí y Me exigen un bienestar y bendiciones que no se merecen.

Actuáis por conveniencia y actuáis en mentira.

No vivís de acuerdo a lo que Yo os pido, pero sí exigís que todo os vaya bien en vuestra vida, ¿No se os hace esto incongruente, Mis pequeños?

Vosotros mismos en vuestra familia, ¿Acaso premiáis al hijo que se porta mal?

¿ACASO DEBO YO PREMIAR AL ALMA QUE SE PORTA MAL?

No, Mis pequeños, no os engañéis y no seáis injustos Conmigo, que Soy vuestro Dios, que Soy todo Amor y Soy todo Justicia.

Ciertamente, Mi Misericordia es muy grande y espero vuestra conversión, pero muchos de vosotros no buscáis vuestra conversión, y seguís actuando en el mal.

Mucho os he dado, principalmente, LA PRESENCIA DE MI HIJO ENTRE LOS HOMBRES

Tenéis Sus Enseñanzas, tenéis un Ejemplo de Perfección.

Las almas deben tomar Su Ejemplo, para que podáis dar mucho fruto, pero no os importa ya más, esto que os pido,

No os importa, ya más, agradarMe con vuestra presencia entre vuestros hermanos y dar Vida con vuestra vida, con vuestras palabras, con vuestra intercesión.

Vergüenza Me dan infinidad de almas que se comportan como verdaderos demonios.

Yo, que os di la vida, Yo que os doy el sustento, Yo que cuido por vosotros y vosotros, os volvéis muerte para muchos de vuestros hermanos.

VUESTRO EJEMPLO ES NAUSEABUNDO,

VUESTRAS PALABRAS, GROSERAS, DESTRUCTIVAS, PALABRAS DE MUERTE.

NO HAY AMOR EN VUESTRA VIDA NI EN VUESTROS ACTOS,

HAY DESTRUCCIÓN, HAY VICIO, HAY MALDAD.

No hay respeto a Mis Leyes, no respetáis lo que viene de Mí.

Sí, sois instrumentos de Satanás, porque de vosotros no sale vida, sino solamente muerte, maldad, destrucción espiritual.

Os podéis imaginar cuál será vuestro futuro eterno, que aunque ciertamente tratáis de acallarlo, tratáis de no pensar en él y creer que no hay un futuro eterno, equivocados estáis Mis pequeños,

PORQUE EL FUTURO ETERNO EXISTE

Y así, como vosotros os estáis ganando vuestra condenación, también las almas buenas se estarán ganando la Vida Eterna, la felicidad eterna Conmigo, en el Reino de los Cielos.

Yo Soy un Dios Justo, Soy un Padre Justo,

VOSOTROS SERÉIS VUESTROS PROPIOS JUECES,

CUANDO AL FINAL DE VUESTRA VIDA OS PRESENTÉIS ANTE MÍ

¿Podréis verMe a los Ojos cuando estéis ante Mí, o querréis ocultaros para que Yo no os vea?

Dependerá de vosotros cómo estaréis al final de vuestro tiempo, y qué cuentas daréis de la vida que Yo os concedí.

Meditad todo esto Mis pequeños, porque es una realidad de la cual no podréis escapar,

ESTÁIS YA A MOMENTOS EN QUE EL JUSTO JUEZ SE PRESENTE A VOSOTROS,

¿CÓMO ESTARÉIS ANTE MIS OJOS?

Porque todos sabéis, perfectamente, cómo está vuestra alma, ya que Mi Santo Espíritu habita en vosotros y Él os hace ver la realidad espiritual en la que vivís.

Cada alma que baja a la Tierra, lleva una misión y todos sois necesarios en la misión que se os confirió, para que Mi Cuerpo Místico se restaure.

Os dije: “sed perfectos, como Mi Padre es Perfecto” y vosotros os dais cuenta perfectamente si estáis tendiendo a ésa perfección.

Vuestra vida debe ser ascensional todo el tiempo. “Estáis en el Mundo, pero no sois del Mundo”, Palabras también de las Sagradas Escrituras y que todos debéis tomar en cuenta para vuestra existencia.

¿Qué habéis buscado cada uno de vosotros? ¿Vivir en Mí y para Mí, buscando ésa vida ascensional espiritual?

O estáis solamente para buscar lo del Mundo y que eso os va a llevar a una caída espiritual.

¿Cuántas son las almas que se desvían? Muchísimas, Mis pequeños.

¿Cuántas almas no van a arrepentirse y a llorar en el momento en que Mi Santo Espíritu os haga daros cuenta de todo lo que hicisteis y de lo que dejasteis de hacer ?

Y ESTO ES, CUANDO TENGÁIS VUESTRO JUICIO PARTICULAR

Otra oportunidad y ya de las últimas, para que os deis cuenta qué fue de vuestra vida, qué fue de vuestra existencia.

Os repito y os repito Mis pequeños, esta idea y esta realidad, porque se os olvida pronto y no le queréis hacer caso:

Satanás se está encargando con los Desastres, de PRESENTAROS DE IMPROVISO Y…

Todos seréis juzgados en algún momento de vuestra existencia,  cuando os haga regresar a Mí y os pida cuentas de lo que hicisteis y lo que dejasteis de hacer.

Será cuando os deis cuenta, como os dije, de que tuvisteis un Tesoro inmenso, Divino entre vosotros y no lo aprovechasteis,

todo el Conocimiento que os dejé en Palabras y Obras y no lo aprovechasteis,

¿Cuántos de vosotros os arrepentiréis y pediréis otra oportunidad? Pero ya no la habrá.

¡NO!, MIS PEQUEÑOS, LA VIDA ES UNA, LA OPORTUNIDAD QUE OS DOY, ES ÚNICA

 La vida es una, no hay posibilidad de otra existencia para reparar lo que no hicisteis o, tontamente, cuando habláis de reencarnaciones,

Como os dije, si realmente os interesara vuestra vida, el vivir en la Tierra y ayudar a vivir a otros de vuestros hermanos, como se vive en el Cielo, vuestra vida la habríais aprovechado correctamente.

Estáis para trabajar, para trabajar para vuestra propia salvación y para la de los vuestros y esto, es llevándoMe a las almas.

Primeramente, llenándoos vosotros mismos de Mí, de Mi Sabiduría, de Mi Presencia, de Mi Amor,

pero si a vosotros no os interesa esto, que fue para lo que se os dio el Don de la vida, no Me servís y terminaréis como en la Parábola: seréis arrojados al Fuego Eterno.

Meditad, Mis pequeños todo esto, el tiempo ya está sobre vosotros, el tiempo en que se os tomará en cuenta lo que hicisteis y lo que dejasteis de hacer.

VUESTRO JUICIO PERSONAL SE ACERCA,

¿Cómo estaréis, ante Mí, en ése momento?

No sabéis si será ésta noche, mañana, pasado, el tiempo es breve, ¿Cómo estaréis ante Mi Ojos?

Hijitos Míos, el regalo que os tengo preparado en el Reino de los Cielos, es inmensamente bello.

Tenéis las experiencias de algunos santos, a los que les he permitido vivir, aunque sea por breves momentos, lo que es el Reino de los Cielos.

San Pablo os dijo: “ni el ojo vio ni el oído escuchó lo que Dios tiene reservado para nosotros”.

Se os habla de moradas, de diferentes moradas a través de Santa Teresa.

Todo esto, Mis pequeños, se resume solamente en una cosa, en Amor, en el Amor que os tengo.

Ciertamente, vuestro cuerpo no puede soportar todas las bellezas que os tengo reservadas y por eso, os he pedido, que Me pidáis la transfiguración de cuerpos y almas,

Para que, cuando viváis los Nuevos Cielos y las nuevas Tierras, podáis gozar algo de las bellezas que viviréis eternamente, cuando terminéis vuestra misión sobre la Tierra.

Y digo “algo”, Mis pequeños, porque vuestro cuerpo no es eterno, vuestra alma, sí.

Y Yo, siendo Omnipotente, os puedo dar diferentes experiencias místicas, bellísimas, a lo largo de vuestra existencia eterna en el Reino de los Cielos.

Lo primero que experimentáis al estar Conmigo en el Reino de los Cielos, es la Paz, la Paz total en vuestra alma

Y esto lo sabe perfectamente Satanás y es lo primero que os quita, cuando de alguna forma, caéis en sus garras y en sus Mentiras.

Os he dicho que estáis rodeados de puras mentiras a vuestro alrededor, mientras vivís en la Tierra y con ellas os va quitando la paz, la paz interior.

Lo que os dé Satanás, aunque aparentemente sea agradable a vuestros sentidos, nunca,

NUNCA Mis pequeños, os va a dejar paz, paz absoluta en vuestro ser, solamente estando Conmigo, podréis tener ésa Paz.

Él tuvo ésa Paz del Cielo, antes de su pecado grave, él sabe lo que es vivir en el Reino de los Cielos y en su Envidia, porque no quiere que vosotros gocéis de Mis Bienes,

Os va atacando y os va desviando con múltiples mentiras que él utiliza para que vosotros no lleguéis al final de vuestra misión Conmigo, al Reino de los Cielos.

A muchas almas, especialmente cuando Me siguen, cuando Me buscan, cuando quieren estar Conmigo,

Les permito tener ésos momentos místicos, aunque sean por segundos, para que vayan viviendo lo que, solamente Yo, vuestro Dios, os puedo regalar por buscarMe.

Vosotros, todos vosotros, necesitáis la paz interior, porque es la única forma en que os podéis mover libremente sobre la Tierra y en el Cielo mismo.

La paz interior solamente la tenéis cuando no hay pecado grave, cuando buscáis Mi Amor, cuando tratáis de ser buenos hijos, cuando tratáis de ser hermanos, como os lo he pedido a través de Mi Hijo.

Cuando tenéis ésa paz, Mi Santo Espíritu, que habita en vosotros, no os está condenando.

Puntualicé el que no tuvierais pecados graves, porque ciertamente el pecado grave os va a apartar totalmente de Mí.

Vuestra imperfección os lleva a tener continuamente pecados más pequeños, que son fallas que todos tenéis continuamente y que debéis ir puliendo a lo largo de vuestra existencia

Y AL HACERLO, VUESTRA PAZ INTERIOR SE VA INCREMENTANDO

Esto es lo que debe constituir la normalidad de nuestro constante bienestar…

Solamente, cuando quitáis el pecado grave, con el Sacramento de la Confesión, inmediatamente, después de la absolución que os da el sacerdote, vosotros recobráis la Paz y la alegría

 Y si lo meditáis, muchas veces lo habréis vivido, cómo ésa absolución, que es Mi Gracia, a través del sacerdote, os devuelve ése estado de paz, tan bello, tan necesario para el hombre,

ES UNA GRACIA ESPECIAL QUE LE OTORGO A LAS ALMAS QUE ME BUSCAN

Luchad por ella, no la perdáis, Mis pequeños, manteneos en ella y la gozaréis eternamente cuando regreséis a Mí.

Gracias, Mis pequeños. Yo os Bendigo, Mis pequeños. Os llevo en Mi Corazón. Amaos los unos a los otros, os lo pidió Mi Hijo.

Bendecid estos momentos en vuestra vida y agradecedMelos… Son momentos de Gloria.

Os amo, os amo, Mis pequeños. Y dejadMe ser vuestro Dios en vuestra vida, en total libertad. Os amo, Mis pequeños y os Bendigo en Mi Santísima Trinidad.

http://diospadresemanifiesta.com/

N266 EL JUICIO PREVENTIVO 2


Septiembre 07 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, Mi Padre hizo una alianza con el pueblo judío, en un principio y les pidió que se cumplieran al pie de la letra los Mandamientos para que vosotros pudierais estar en bien con Él.

Luego vine Yo, vuestro Hermano Jesucristo y todo ese Amor, de Mi Padre, lo viví, os lo enseñé para que fuera un complemento a los Mandamientos que Mi Padre os había enviado.

Sí, Mis pequeños, todo lo que Nosotros os hemos pedido, es para que alcancéis, primeramente, vuestra santidad aquí en la Tierra, al cumplir al pie de la letra lo que se os dio, a través de Mi Padre y lo que Yo os enseñé personalmente.

No hay excusas, no hay pretextos, todos tenéis la misma obligación.

Si ciertamente, os decís hijos de Dios, debéis cumplir lo que se os ha dado, se os juzgará en base a esto y en base al Amor,

El amor que vosotros tengáis en vuestro corazón y al que viváis en lo personal y el amor que deis a vuestros hermanos.

ESTA ILUMINACIÓN O JUICIO PARTICULAR

 Será dado para toda la humanidad y todos entenderán que es vuestro Dios, el Único Dios Verdadero, el que os está Juzgando,

PERO ES UN JUICIO PARTICULAR Y UN JUICIO PREVENTIVO

 Para que, si no estáis actuando según Mis Mandamientos dados y según Mis Enseñanzas, vosotros retoméis el camino.

Tenemos que estar recordándoos continuamente sobre esto, Mis pequeños, porque os olvidáis fácilmente de Nuestras Palabras.

Os distraéis fácilmente, pero sobre todo, os habéis llenado del Mundo y de sus pecados.

Y de esta forma, le habéis dado la espalda a Mis Enseñanzas y a Mis Leyes dadas.

Os gusta apuntar con vuestro dedo hacia vuestros hermanos, haciéndolos ver a ellos como malos, perversos, pecadores,

Queriendo hacer creer a vuestros demás hermanos que vosotros tenéis la razón de vuestros actos, que vosotros estáis actuando en el bien, cuando tenéis vosotros una viga en vuestros ojos.

Sí, Mis pequeños, no queréis ver vuestra realidad, no queréis aceptar vuestras fallas, solamente veis las fallas de vuestro prójimo y al no quererlas ver en vuestra vida, no os arrepentís de ellas,

Y ES POR ESO QUE VUESTRO DIOS, NUESTRO PADRE

VA A INTERCEDER Y SE VA A PRESENTAR EN VUESTRA VIDA

Haciéndoos ver que el error es vuestro y que debéis regresar al buen camino con humildad, con arrepentimiento y aceptando vuestras faltas.

Sí, Mis pequeños, si vosotros NO tenéis humildad y no os presentáis ante Mí así, humildemente, vuestras oraciones y pedimentos, no sirven de nada.

Para que vuestro corazón se mueva hacia la perfección y vuestros pecados puedan ser perdonados, debéis ser humildes y debéis aceptar en vosotros mismos, que faltasteis a los Mandamientos dados y a las Enseñanzas que Yo os di.

No permitáis que haya soberbia en vuestra vida, en vuestros actos, en vuestras palabras y pensamientos, Mis hijos verdaderos, llenos están de humildad.

Al momento en que vosotros sois soberbios, perdéis muchísimo, Mis pequeños. 

Tan pronto os deis cuenta de vuestra soberbia, pedidMe perdón, volved a la docilidad, a la inocencia y de esta forma, Yo os ayudaré a que podáis regresar al Reino de los Cielos.

Cuando sois pequeños, vuestros actos son inmensos, cuando sois soberbios, destruís todo lo que tenéis y podríais hacer.

Mis pequeños, insisto, en que vosotros hagáis mucha oración, penitencia, ayunos, lo más posible, Mis pequeños, para que os podáis presentar ante Mí, vuestro Dios, limpios,

RELUCIENTES EN EL MOMENTO DE VUESTRO JUICIO

Y eso hará que vosotros podáis recibir muchas bendiciones de parte de la Santísima Trinidad.

Sed sencillos, sed humildes, vivid para Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad, porque tendréis toda una eternidad en que Nosotros os consentiremos.

Imaginad lo que es ser consentido por todo un Dios, no os lo podéis ni siquiera imaginar.

Orad pues, para que lleguen ésos momentos llenos de Vida, llenos de Mi Amor y llevándoos a la Santidad eterna.

Yo os Bendigo en Nombre de Mí Padre, Creador de todo lo bello que véis y de los que no véis, en Mí Santo Nombre, de Redentor del género humano y en Nombre de Mí Santo Espíritu, Dios del Conocimiento y de la Sabiduría Divina y humana.

http://diospadresemanifiesta.com/

Septiembre 05 de 2019

Ovejas de mi Grey, mi Paz sea con vosotras,

Rebaño mío, el Mal se está acrecentando y sus Tentáculos se están expandiendo por la maldad y el pecado existentes.

MUY PRONTO COMENZARÁ EL TIEMPO DE JUSTICIA

SOLO FALTA EL AVISO Y MILAGROPARA DAR POR TERMINADO MI TIEMPO DE MISERICORDIA

Ya no faltan sino estos Dos Acontecimientos para que la humanidad comience a caminar por el Desierto de la Gran Purificación.

Nuevamente os digo Rebaño Mío, que la llegada de mi Aviso, os coja en Gracia de Dios para que vuestro Paso por la Eternidad sea vuestro mayor gozo.

Todo lo creado se encuentra conmocionado, la creación muy pronto no dejará de moverse; por lo tanto, debéis de estar ya preparados para afrontar los días de la gran prueba que están por llegar.

¡Humanidad pecadora, Tibios de Corazón, si continuáis adormecidos por el pecado y en tibieza espiritual, os aseguro que os vais a perder eternamente, cuando toque a la puerta de vuestra alma!

¡Despertad, despertad, porque vuestro paso por la eternidad está llegando!  

¡Acordaos que vendré como Ladrón en la noche y si os encuentro dormidos, corréis el riesgo de no volver a despertar!

¡Parad de pecar, humanidad ingrata, no sigáis en tibieza espiritual, hijos de doble ánimo!

Mirad que la noche está llegando y con ella el tiempo de Justicia; retomad cuanto antes el sendero de la salvación, porque bien sabéis que no quiero vuestra muerte, sino que viváis eternamente.

¡Apresuraos porque la noche y sus tinieblas están llegando y el Amo de la Oscuridad y sus lobos, ya andan buscando a quién devorar!

Ovejas rebeldes, os estoy llamando, vosotras sois mis ovejas perdidas; atended a mi llamado y corred presurosas al redil.

VENID vuestro Eterno Pastor os espera, no tardéis porque el lobo anda suelto y os está acechando para devoraros.

No tengáis miedo, no os haré ningún reproche por vuestro extravío, bien sabéis que os amo; Apresuraos, porque cuando se cierre la puerta del Redil, ya no habrá quien os escuche y abra.

Responded con balidos a mis últimos llamados, porque ya está entrando la noche.

MI AVISO, MILAGRO Y CASTIGO, MARCARÁN EL INICIO DE VUESTRA PURIFICACIÓN

Estad preparados con vuestras lámparas encendidas con la Oración y en gracia de Dios, porque el Juicio a las Naciones está por comenzar.

Vuestro tiempo pararé y

TODO QUEDARÁ SUSPENDIDO AL PASO DE MI PEQUEÑO JUICIO

 Vuestras almas sentirán soledad y sed de Dios.

Os miraréis a sí mismos y veréis el interior de vuestras almas con toda su miseria y pecado.

Sentiréis dolor por todas las ofensas y agravios con que habéis ofendido al Dios Uno y Trino.

Se acordarán de todos sus caminos y de todos los hechos con que se contaminaron y sentirán asco de ustedes mismos por todos los pecados que cometieron.

Seréis juzgados en el amor; el justo será juzgado en su justicia y el impío en su pecado y desamor.

Si os acogéis a Mí, con corazones contritos y humillados, encontraréis Misericordia; mas si os apartáis de Mí, conoceréis mi Justicia.

OS ANUNCIO, HIJOS REBELDES

QUE MI AVISO SERÁ MI ÚLTIMA PUERTA DE MI MISERICORDIA ABIERTA;

Si después de haber visto y sentido todo esto, persistís en vuestro pecado, es porque no sois ovejas de mi Rebaño, entonces os entregaré al Lobo para que disponga de vosotros.

Hijos míos, ovejas de mi Grey: todos los Acontecimientos descritos para estos Últimos Tiempos están por cumplirse; mi Aviso os mostrará que la decisión equivocada de un solo hombre afecta a muchos;

que los pecados de obra, palabra y omisión, desencadenan violencia espiritual y rompen con el equilibrio de la Creación que es amor en esencia.

¡DESPERTAD, DESPERTAD, OH HUMANIDAD!

¡PORQUE SE ACERCA LA VENIDA DE VUESTRO DIOS Y SALVADOR!

Convertíos de una vez y dejad de pecar,

PORQUE MUY PRONTO VERÉIS LA SEÑAL DEL HIJO DEL HOMBRE

QUE VIENE A REUNIR SU REBAÑO,

que viene a separar el trigo de la cizaña y las ovejas de las cabras.

Preparaos pues habitantes de la Tierra, porque escucharéis mi Voz que retumbará en vuestras conciencias, que será vuestro Juez, que os mostrará el desierto de vuestras vidas.

Y QUE OS HARÁ SENTIR EN VUESTRAS ALMAS EL DOLOR QUE PRODUCE EL PECADO

Acercaos ovejas de mi Grey a la fuente del perdón y la reconciliación; alimentaos lo más que podáis de mi Cuerpo y de mi Sangre;

practicad la justicia y el derecho para que cuando el Amo toque a vuestras puertas estéis preparadas y podáis cenar con él.

Los días de mi Venida están cerca, pero antes, la Humanidad y la Creación, deben ser purificadas.

Ninguna criatura habitará la Nueva Creación de mi Padre, sin antes haber pasado por el horno de la purificación.

El dolor y el llanto muy pronto se apoderarán de los hombres; unos desearán estar muertos, pero la muerte no los escuchará.

Otros maldecirán mi Nombre y se perderán y unos pocos, los que alcancen la corona de la vida, serán mi Rebaño, mi Pueblo elegido.

Los días de la Prueba ya han comenzado,

MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS ESTÁ TOCANDO A LA PUERTA

la Humanidad sabrá que yo soy su Dios, el Dios de todos los tiempos, el que todo lo ve, todo lo escucha y habla en el silencio.

Muy pronto me manifestaré a la humanidad, para que no vuelva a poner en duda mi existencia.  Yo Soy el que Soy, el Dios Uno y Trino,

el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, Señor de todo lo visible e invisible, Dios de Dios, Luz de Luz, Señor de Señores.

Mi Gloriosísima Cruz está a punto de aparecer e iluminará los cielos de oriente a occidente, de norte a sur; será visible a vuestros ojos y por siete días con sus noches la veréis; ella, os anunciará mi Aviso.

Acordaos que llegaré como ladrón en la noche y mi Voz os despertará y vuestras almas por unos minutos, pasarán de este plano terrenal al espiritual.

Todo mortal será examinado, pesado y medido, por mi Justicia Divina.

Veréis el estado en que se encuentran vuestras almas con respecto a Dios y vuestros hermanos; toda vuestra vida y obras se os mostrarán y seréis juzgados en el amor.

MI PEQUEÑO JUICIO OS MOSTRARÁ LA GRAVEDAD DEL PECADO

Y LA FORMA COMO AFECTA MI CREACIÓN;

todo pecado mortal os quemará el alma con el fuego con que son quemadas las almas que se condenan.

El cielo y el infierno se os mostrarán, para que sepáis que son una realidad.

Allí se acordarán de todos sus caminos y de todos los hechos con que se contaminaron y sentirán asco de ustedes mismos, por todos los pecados cometidos.

MI PEQUEÑO JUICIO NO SERÁ TAN DURO PARA MI PUEBLO FIEL

 se os mostrarán los pecados que debéis de confesar y especialmente vuestras omisiones y faltas de caridad para con vuestro Dios y vuestros hermanos;

sentiréis dolor por haberme ofendido y será como un purgatorio para vuestras almas; os digo, que la suma de los pecados veniales no confesados, se van volviendo en faltas graves que ofenden a mi Divinidad;

POR  ESO MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS ES TAN IMPORTANTE,

para que enderecéis vuestro caminar y retoméis la senda de vuestra salvación.

No olvidéis que sois miembros del Cuerpo de Cristo, de este Cristo que se entregó por vosotros para la redención de vuestros pecados; por eso cada vez que pecáis, mi Cuerpo sufre y mi Santo Espíritu se entristece.

¡Ay de aquellos que están en pecado mortal, porque mi Aviso les va a ser sentir el peso de sus pecados y sus almas sentirán el fuego de las tinieblas!

TODOS  AQUELLOS QUE ME HAN DADO LA ESPALDA,

SUS ALMAS VAN A SENTIR EL DOLOR DE LAS ALMAS QUE SE CONDENAN,

VERÁN EL INFIERNO

Y ESTARÁN EN ÉL,

POR EL TIEMPO QUE DURE MI PEQUEÑO JUICIO

Así se darán cuenta de la existencia del Reino de las Tinieblas y del Amo que les espera si continúan en su camino de perdición y pecado.

¡Oh humanidad, estad preparada porque ya viene mi Juicio a las Naciones, que mi Aviso os coja en gracia de Dios, para que podáis resistir a mi juicio!.

Pueblo mío, Rebaño mío, no temáis; vuestras deudas os serán recordadas, para que os reconciliéis conmigo.

Vosotros los que andáis en tibieza espiritual, os pido que os defináis de una vez, para que cuando mi justicia os juzgue, no tengáis de qué lamentaros.

Porque en verdad os digo, que ningún tibio de corazón, podrá habitar la Nueva Creación.

La Nueva Creación que mi Padre creará, será el premio para los valientes que pasen la prueba; mi juicio fortalecerá en la fe a mis ovejas, para que puedan sobrellevar los días de purificación.

Muchos veréis mi rostro y me contemplaréis en todo mi esplendor, este será mi regalo para mis leales y fieles hijos.

  De nuevo os digo, que después de mi Aviso, ya no seréis los mismos;

MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS PREPARARÁ A UNOS PARA EL CUMPLIMIENTO DE SUS MISIONES

a otros para el combate espiritual y a otros tantos los despertará de su letargo y mi Milagro se encargará de terminar la transformación.

Las 2/3 partes como está escrito se perderán y harán parte del rebaño de mi Adversario y serán separadas de mi Grey.

Luego de esto mi Adversario reinará por un corto tiempo y después se dará comienzo a la batalla final por vuestra libertad.

Mirad pues hijos míos, que mi Aviso y Milagro os darán la oportunidad de que os salvéis y seáis nuevas criaturas fortalecidas en la fe, el amor y en el conocimiento de Dios.

MI AVISO SERÁ UN PENTECOSTÉS

PARA TODOS AQUELLOS QUE ESTÉN INSCRITOS EN EL LIBRO DE LA VIDA

Mis profetas y ungidos se darán a conocer y hablarán a mi pueblo sin temor.

Mis dos testigos profetizarán en aquellos días y destruirán las herejías de mi Adversario.

Y junto con mi Madre, mi amado Miguel, mis Ejércitos Celestiales y terrenales, allanarán el camino para mi Regreso Triunfal.

MUCHOS NO VAN A SOPORTAR MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS

Y SUS ALMAS SE VAN A PERDER

 Porque no han querido atender a mis Llamados a la Conversión;

La inmensa mayoría anda perdida en el pecado y las preocupaciones de este mundo; otros tantos vagan en la tibieza espiritual y no han podido definirse;

por eso vengo insistiéndole a la humanidad para que se arrepienta y haga confesiones de vida e incluya los pecados de omisión,

PARA QUE CUANDO SE PRESENTE ANTE EL TRIBUNAL SUPREMO

PUEDAN SER JUSTIFICADOS

Y NO TENGAN QUE PASAR POR LAS PRUEBAS DE MI AVISO

Acordaos que vuestras almas serán juzgadas en el estado en que se encuentren en ese momento;

si estáis en pecado mortal, seréis llevados al Infierno, porque si en ese momento murierais, esa sería vuestra paga.

Recapacitad pues y acogeos a Mí, lo más pronto posible, porque nadie tiene segura la vida.

Mi Aviso despertará a muchos pecadores que andaban en tinieblas y a muchos tibios que andaban sin definirse; os digo que es mi última oportunidad para que os salvéis y reintegréis a mi Rebaño.

SI DESPUÉS DE MI AVISO CONTINUÁIS PECANDO O EN TIBIEZA ESPIRITUAL,

OS SEPARARÉ DE MI REBAÑO Y OS ENTREGARÉ A MI ADVERSARIO,

PARA QUE DISPONGA DE VOSOTROS.

La hora de la Gran Misericordia está próxima, preparad vuestros corazones y limpiad vuestras moradas de toda mancha de pecado, porque se acerca el día en que pasaréis por la Eternidad y veréis el estado de vuestra alma.

La gloria de Dios espera por mis justos y purificados hijos;

el Purgatorio espera por mis hijos que aún tienen cuentas y deudas pendientes

y el Averno espera a todos aquellos que caminan por la senda del pecado quebrantando mis Preceptos y dándome la espalda y no la cara.

Mi juicio personal está muy cerca, ¿qué esperáis insensatos para poner vuestras cuentas en orden y volver a Mí?.

Vuestra soberbia y vuestros pecados os tienen vendados y no os dejan ver el grave estado de vuestras almas.

Una gran luz en el firmamento anunciará la llegada de mi Aviso.

Mi gloriosa cruz será la señal que os anunciará que vuestro Paso por la Eternidad ha llegado.

POR SIETE DÍAS CON SUS NOCHES MI GLORIOSA CRUZ OS ACOMPAÑARÁ

MUCHOS RECIBIRÁN SANACIÓN Y LIBERACIÓN

otros se convertirán y los hombres de ciencia dirán que es un fenómeno celeste y muchos creerán en sus palabras.

Se necesita fe para comprender el misterio del amor de Dios; se necesita fe para comprender el plan que Dios tiene para salvar a la humanidad.

Mi gloriosa cruz os fortalecerá en el espíritu y sanará el alma de mis creyentes hijos ;

DESPUÉS DE QUE DESAPAREZCA MI GLORIOSA CRUZ,

VENDRÁ PARA VOSOTROS MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS

EL INFIERNO ES EL FUEGO DEL AMOR OFENDIDO, CUYO PERDÓN FUÉ DESPRECIADO…

QUE OS LLEVARÁ POR EL PODER DE MI SANTO ESPÍRITU A LA ETERNIDAD

donde se os mostrará el estado de vuestra alma para que al regresar a este mundo toméis muy en serio vuestra salvación y podáis sobrellevar los días de la gran purificación.

Si no os enviara mi Aviso no seríais capaces de afrontar los días de la Prueba.

Mi amor y mi fidelidad son eternos, mi Misericodia es infinita; no quiero veros perder, sufro y revivo mi Pasión y mi Calvario con cada alma que se me pierde.

No me hagáis sufrir más, atended a mis llamados que os estoy haciendo a través de mis mensajeros; escuchad mi voz y poned en práctica mis preceptos, para que seáis mi pueblo y yo sea vuestro Dios.

Hijos míos de nuevo os digo, el día de mi llamado está muy cerca, corred a poner en orden vuestras cuentas para que vuestro paso por la eternidad sea de paz y de gozo y no una amarga y dura experiencia.

MUCHAS ALMAS QUE YA HAN PAGADO SUS DEUDAS EN ESTE MUNDO

CUANDO LLEGUE MI AVISO, SE QUEDARÁN CONMIGO EN EL PARAÍSO

Y NO REGRESARÁN MÁS

Los que estén vestidos de blanco me verán y contemplarán la Gloria de Dios.

Los de traje gris y gris oscuro conocerán los diferentes estados del Purgatorio.

Y los que vienen sin el traje apropiado serán separados por mis Ángeles y entregados a los carceleros, para que los lleven al lugar que les corresponde en las profundidades del Abismo.

Venid pues hijos rebeldes y reconciliaos conmigo y con vuestros hermanos, no sea que por falta de perdón, tengáis que conocer las cárceles de la Eternidad y habitar en sus prisiones;

DESPERTAD hijos rebeldes, porque estoy llamando a vuestras puertas;

¡Abridme tengo un mensaje de salvación para vosotros!

Los días de Misericordia están llegando a su fin.

La humanidad muy pronto estará en los días de Justicia Divina, donde muchos por falta de conocimiento, tibieza espiritual o pecado, van a sucumbir.

Los días del último reinado del Príncipe de este Mundo, están por comenzar.

Serán 1.290 días, donde el pueblo de Dios, será puesto a prueba y pasado por el horno de la tribulación.

Esos días están llegando.

SÓLO FALTA QUE MI PADRE OS ENVÍE EL AVISO

PARA QUE SE TERMINEN LOS DÍAS DE MISERICORDIA

Y TODO CUANTO ESTÁ ESCRITO SE CUMPLA A CABALIDAD.

Esta humanidad conocerá la justicia divina y la inmensa mayoría se lamentará, por no haber querido escucharme. Serán días de ayes por doquier;

serán días de angustia, caos, desolación y purificación; días que si no estáis preparados espiritualmente, correréis el riesgo de perderos.

La fe de mi Pueblo, será puesta a prueba; seréis probados como se prueba el oro en el fuego; muchos últimos serán primeros y muchos primeros, serán últimos.

Este mundo hijos míos, muy pronto pasará y con él, toda la maldad y todo el pecado; nada impuro y pecaminoso podrá entrar en la Nueva Creación.

Orad, ayunad, haced penitencia y una buena confesión de vida, para que vuestro Paso por la Eternidad os sea llevadero y podáis al regresar a este mundo, ser portadores de la verdad;

Verdad que será vuestra fortaleza y os mantendrá firmes en la Fe, para que podáis sobrellevar la etapa final de la purificación.

Hijos míos, se está acercando el día en que el reloj del tiempo se parará y todo en este mundo dejará de funcionar.

Entonces, vuestro espíritu será tomado y por espacio de entre quince y veinte minutos de vuestro tiempo, seréis llevados a la eternidad y allí seréis juzgados en el amor, como si hubiera llegado vuestra hora.

Conoceréis la existencia del Único y Verdadero Dios, Uno y Trino. Señor de la Vida. El Gran Yo Soy.

MIS ÁNGELES, DESPUÉS DE MI PEQUEÑO JUICIO

OS LLEVARÁN AL LUGAR EN LA ETERNIDAD QUE OS CORRESPONDE

SEGÚN VUESTRAS FALTAS.

¡Ay de los tibios de corazón y de los que estén en pecado mortal, porque si no se definen de una vez y se arrepienten!

¡Cuando lleguen a la Eternidad, van a conocer muchos,

LA OSCURIDAD Y EL FUEGO PURIFICADOR DEL TERCER PURGATORIO

Otros, junto con la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, si no se arrepienten, van a conocer el Infierno y allí,

¡Sentirán el fuego que quema y no se extingue con el cual son atormentadas las almas condenadas!.

Todo esto en el tiempo señalado; muchos por su maldad y pecado, no lo resistirán y morirán eternamente.

La inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, conocerá las diferentes moradas del Infierno,

para que los que regresen por la Misericordia de mi Padre, tomen conciencia de una vez de que el pecado solo conduce a la muerte eterna;

se arrepientan, conviertan y caminen de nuevo por la senda que conduce a la salvación.

Hijos míos, después del Aviso de mi Padre, quedarán separadas las ovejas de las cabras y mi Pueblo sabrá quién es de Dios y quien le sirve a mi Adversario; por sus frutos los conoceréis.

En vuestro paso por la eternidad todo el pueblo de Dios, recibirá las Gracias y Dones que necesitará para enfrentar la gran batalla final que os dará la libertad.

Estas serán las armas espirituales para que combatáis con todo el poder de Dios a mi adversario y sus huestes del Mal.

Hijos míos, todo aquel que tenga puesta la Armadura Espiritual, no será tocado por mi Adversario.

Prestadle atención a lo que os digo y acatad mis instrucciones; una vez más os recuerdo: no salgáis a la calle sin vuestra Armadura Espiritual puesta, porque estáis en días de batalla espiritual

y muchas entidades malignas que vagan por el aire, vienen apoderándose ya de los cuerpos de aquellos que están alejados de Dios o le sirven a mi adversario.

Atended pues a mi llamado, para que no os llevéis sorpresas desagradables. Cada día de estos postreros días, la batalla espiritual será más fuerte.

DESPUÉS DEL AVISO Y MILAGRO,

VENDRÁ LA BATALLA FINAL QUE OS DARÁ LA LIBERTAD.

Os instruyo de todo esto, para que permanezcáis firmes en la Fe y como buenos soldados estéis alerta y vigilantes, para que nada ni nadie os tome por sorpresa.

Rebaño mío no temáis, permaneced en mi amor, que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde.

Preparaos con buenas confesiones de vida para la llegada de mi Aviso, que ya está tocando a la puerta de vuestras almas.

Mi deseo no es veros sufrir en vuestro Paso por la Eternidad, sino que os convirtáis sin tener que conocer el sufrimiento.

Consagraos a nuestros dos corazones lo más pronto posible y consagradnos vuestras familias,

para que ninguno se pierda en el Paso por la Eternidad y puedan al regresar a este mundo cumplir con la misión que se les asignará.

Os digo:

TODO MORTAL QUE TENGA USO DE RAZÓN

VA A PASAR POR LA ETERNIDAD

Y VA A SER JUZGADO POR EL TRIBUNAL SUPREMO

CON BASE EN EL AMOR..

Os exhorto a que os perdonéis los unos a los otros, para que cuando lleguéis a la eternidad, vuestras almas no conozcan el Lago del Purgatorio,

donde yacen las almas que murieron sin perdonar y sin ser perdonadas.

Almas que les faltó amar y perdonar en este mundo y deben de purgar por ello en la Eternidad.

El purgatorio para estas pobres almas es largo y penoso, allí deben de expiar toda la falta de amor y perdón que no tuvieron en este mundo para con sus hermanos.

Muchas de estas pobres almas llevan muchos años de vuestro tiempo en este lugar, porque en vida en este mundo se negaron a perdonar.

Su dolor es grande y necesitan de vuestras oraciones, ayunos, penitencias y santas misas, ofrecidas por ellas, que les serán de gran ayuda en su proceso de amor.

ORAD POR LAS ALMAS RESENTIDAS,

SU FALTA DE AMOR EN ESTE MUNDO

LAS LLEVÓ A CERRAR SU CORAZÓN AL PERDÓN

y hoy yacen en la eternidad sedientas y necesitadas de vuestras oraciones para poder expiar sus penas y disminuir su estadía en el purgatorio.

Tened pues en cuenta ovejas mías esta instrucción que os doy, para que abráis vuestro corazón al perdón y os pongáis en paz con vuestros hermanos,

para que cuando llegue el día de mi Aviso, vuestro paso por la eternidad no sea de dolor, sino de gozo y paz.

El día y la hora de mi Aviso ya fueron señalados por el Tribunal Supremo.

HAY QUE CAPACITARLO PARA AMAR DE NUEVO

Solo falta que se consuman unos pocos instantes de misericordia, para que en Divina Voluntad todo se cumpla.

PREPARAOS REBAÑO MÍO,

PORQUE VUESTRO PASO POR LA ETERNIDAD SE ESTÁ ACERCANDO

Consagraos a nuestros Dos Corazones,

nuevamente os lo digo; reconciliaos con vuestros hermanos y practicad la justicia, para que en Eternidad podáis ver la Gloria de Dios y no el suplicio del Purgatorio o el tormento del Infierno. 

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Alegraos ovejas de mi Redil, porque se acerca vuestro Eterno Pastor.

Vienen los días en que seréis mi pueblo y Yo, seré vuestro Dios.

Que alegría cuando me dijeron:  Vamos a la casa del Señor, ya están pisando nuestros pies, tus umbrales Jerusalén.

Os ama, vuestro Eterno Pastor Jesús de Nazareth.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, ovejas de mi Grey.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

N266 EL JUICIO PREVENTIVO 1


Septiembre 02 de 2019 1:30 P.M.

LLAMADO URGENTE DE SAN MIGUEL AL PUEBLO DE DIOS

¿QUIEN COMO DIOS ? ¡NADIE COMO DIOS!

Gloria a Dios en el Cielo y en la Tierra paz a los hombres de Buena Voluntad.

Simiente de mi Padre, se está acercando el día en que vuestra alma pasará por la Eternidad; allí, se os mostrará el estado espiritual en que os encontráis y en el Amor y Servicio, seréis juzgados.

Dependiendo de lo que habéis amado y servido,

SERÁ TAMBIÉN EL LUGAR DONDE SE OS LLEVARÁ EN LA ETERNIDAD

Se os hará un juicio como se le hace a toda alma cuando llega a la Eternidad y según sean vuestras obras, será vuestra sentencia: Cielo, Purgatorio o Infierno.

Él Altísimo os mostrará el estado de vuestra alma y os daréis cuenta de cómo la habéis manchado y ensuciado con vuestro pecado.

Sentiréis dolor por haber ofendido a Dios a través de vuestros hermanos; os veréis con toda vuestra miseria y sentiréis asco de vosotros mismos por todo el pecado y la maldad que habéis cometido en este mundo.

MI PADRE OS DARÁ LA GRACIA DEL ARREPENTIMIENTO,

SI SE LO PEDÍS

No todos se arrepentirán, porque no todos están inscritos en el Libro de la Vida.

A otros pecadores y almas tibias, se les dará la oportunidad de convertirse en el tiempo del Milagro.

Pasado este tiempo, sólo quedará en la Tierra los Hijos de Dios y los Hijos de la Oscuridad.No temáis Pueblo de Dios, pues en vuestro Paso por la Eternidad, seréis sellados con la Sangre del Cordero en vuestra frente y se os darán los carismas y dones que necesitáis para el gran combate espiritual.

Caminaréis en este mundo por el Desierto de la Tribulación, pero la Gracia y el Espíritu de Dios, estará con vosotros.

Las tribulaciones os purificarán y fortalecerán, si con fe y amor, ofrecéis a Dios los reveses de cada día.

NO TENGÁIS MIEDO HERMANOS

EL AVISO SERÁ UN PENTECOSTÉS PARA EL PUEBLO DE DIOS

Al regresar ya no sentiréis miedo ni temor y así, como los primeros discípulos de Jesús, anunciaréis también en este mundo que el Reino de Dios está cerca.

Seréis el Ejército Militante, que unido a los Ejércitos Celestiales, marcharemos victoriosos.

ORANDO CON PODER

Nuestra Señora y Reina María y Madre vuestra, nos acompañará y todos unidos al unísono diremos:

¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios! Ese será nuestro grito de batalla que nos dará la victoria sobre las fuerzas del Mal.

Que la Paz del Altísimo permanezca en vosotros, Pueblo de Dios

Vuestro Hermano y Servidor, Miguel Arcángel

5 de Septiembre de 2019

LLAMADO URGENTE DE DIOS PADRE A SU PUEBLO FIEL

Pueblo Mío, Heredad mía, Paz a vosotros.

Hijos de Dios, hombres de buena voluntad, que mi Paz reine en vosotros y la luz de mi Espíritu os acompañe siempre.

Se acerca la hora de mi Próxima Venida y mi Pueblo sigue adormecido por el pecado.

El pecado de esta humanidad ha traspasado los límites del comportamiento humano, ha dejado de ser ofensa a Dios, para convertirse en algo tan cotidiano como la misma existencia.

Quebrantar los Preceptos del Creador es parte de la vida de la inmensa mayoría de la humanidad; todo es mirado y juzgado bajo la óptica del razonamiento humano.

Los Preceptos de Dios son desprestigiados y juzgados como obsoletos; el hombre de hoy ya no mira a Dios,

SE HA DIVINIZADO E IDOLATRADO,

HASTA EL PUNTO DE CREERSE EL MISMO DIOS

Este mundo materialista ha tecnificado el pecado y ha propagado toda su decadencia, haciendo de éste una costumbre.

El cáncer del pecado, la maldad y la corrupción han infectado todas las sociedades y han destruido el don de la virtud y los valores humanos.

La cadena de maldad y pecado vienen en el hombre desde el vientre materno; los hijos nacen marcados espiritualmente con la mancha de maldad, rebeldía y desobediencia de sus padres.

Si mi Justicia Divina no viene a restablecer el orden y el derecho, todo cuanto fue creado el hombre lo destruirá.

El ansia de poder de esta humanidad está rompiendo el equilibrio de las cosas creadas; el desamor y egoísmo del hombre de hoy, está afectando el equilibrio espiritual del Universo.

El pecado rompe la armonía de la Creación y afecta espiritualmente el Código de Amor con el cual fueron creados el hombre y la Creación.

La contaminación y destrucción de los recursos naturales es un pecado grave contra la Esencia del amor del Padre.

¡Todas las naciones que exploten inmisericordemente los recursos naturales y no hagan nada por reparar, serán borradas y su tierra y recursos pasarán a otras naciones!

¡Ya se acercan los Jinetes Apocalípticos, el retumbar de sus corceles, traerá desolación y muerte!

Ese será el pago que recibirá esta generación impía y pecadora, por haberse rebelado de su creador y haber mancillado sus Preceptos que son vida, paz, amor y armonía, para la sana convivencia humana y equilibrio de la Creación.

Mi Próxima Venida está cerca, despertad Pueblo mío, para que no os coja mi Llegada por sorpresa, porque entonces, será muy tarde para los que no me esperan.

Muchas naciones van a sufrir por la transformación de mi Creación.

La Tierra ha comenzado su ciclo de purificación y serán aquellas naciones donde más pecado y maldad hay, las que serán azotadas por el llanto de mi Creación.

Los vientos arrecian, los mares se agitan y el interior de la Tierra ha comenzado su ebullición. Los continentes se moverán unos más que otros y sus habitantes ¡Ayes dejarán escuchar!

¿Ay, quién podrá resistir el paso de mi Justicia?

El hombre de sincero corazón que escucha mi Voz y cumple mis Preceptos; ese será como la casa construida en la roca, nada lo derrumbará.

Pero aquellos que son como hojas al viento; aquellos de doble ánimo, que no son ni fríos, ni calientes; esos cuya Fe es endeble, van a caer como castillos de arena.

¡Despertad pueblo mío, porque se acerca la hora de mi Justicia; no dilatéis más vuestra conversión, porque el Tiempo ya no es Tiempo!

Mi Justicia está en camino y no conoce de misericordia.

OS DIGO HIJOS DE ADÁN, QUE VUESTRO PECADO Y MALDAD,

LA HA DESPERTADO.

¡Pobres de vosotros, los que andáis apartados de mí, los que seguís dándome la espalda y no la cara, porque el paso de mi justicia no va a dejar huella de vosotros!

¡Naciones enteras van a desaparecer, sólo el llanto, dolor y caos, se escuchará por doquier! De nada servirá lamentarse en el tiempo de mi justicia, porque nadie os escuchará.

¡Corred, corred, venid a poner vuestras cuentas en orden con vuestro amo, porque los Jinetes Justicieros han comenzado a derramar sus copas y convertirán mi creación en un valle de lágrimas!

Prestad atención a mis palabras y ponedlas en práctica; acordaos, estarán dos en el campo;

a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán. Estarán dos mujeres moliendo juntas; a una se las llevarán y a otra la dejarán. (Mateo 24, 40-41).

MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS SE APROXIMA

Y MUCHOS SIGUEN DORMIDOS,

Por más que los llamo no quieren despertar.

La venda de pecado no los deja ver, ni escuchar mis angustiosos llamados.

Os digo: si no aprovecháis estas últimas campanadas de Misericordia, os vais a perder eternamente; todo aquel que se presente ante Mí, sin el traje apropiado, no podrá entrar en mi Banquete.

De nuevo os digo: El que quiera salvar su vida la perderá, más el que la pierda por mí, la encontrará. Porque muchos son los llamados y muy pocos los elegidos.

¡Reparad, reparad, para que cuando os presentéis ante Mí, seáis irreprochables; amad y perdonad a vuestros hermanos y no debáis a nadie nada, más que amor.

La Noche de mi Justicia se está acercando, recapacitad y retomad cuanto antes el camino de la salvación, para que mañana no tengáis de qué lamentaros.

Yo Soy el que soy. El Alfa y la Omega. La inmensa mayoría de la humanidad ya no cree en mi existencia; piensan que soy un mito, una leyenda, o lo que es peor, un fantasma.

¡Oh, que equivocados están los que así piensan!. Os digo: Yo Soy el Dios de todos los tiempos, Señor del Cielo y de la Tierra; Creador de todo lo visible e invisible; Rey de Reyes y Señor de Señores.

Único y Verdadero Dios. Omniciente, Omnipresente y Omnipotente. El mismo ayer, hoy y siempre.

Soy una realidad entre vosotros. Todo lo veo, todo lo sondeo y todo lo juzgo, bajo las directrices de mi Suprema Sabiduría.

Os digo mortales, hijos de Adán, que estáis muy equivocados los que negáis mi existencia.

¿Pensáis que Dios no existe y que no os hará ni mal, ni bien?

Muy pronto en mi Aviso me manifestaré a los hombres; entonces sabréis que Yo Soy Dios.

El Dios de la Misericordia, el Buen Pastor, que se quedó con vosotros en el silencio de cada Sagrario, está por partir; vosotros hijos de Adán no quisisteis escucharlo.

CONOCERÉIS ENTONCES AL JUSTO JUEZ,

QUE VIENE A RESTABLECER EL ORDEN Y EL DERECHO.

¡Os hago un llamado urgente a vosotros los que dudáis de mi Existencia y Divinidad!

¡Volved a Dios o pereceréis!

Os recuerdo mis palabras: Todos los pecados le serán perdonados a los hombres, menos el pecado de blasfemia contra mi Santo Espíritu y mi Divinidad; éste no será perdonado ni en el Cielo, ni en la Tierra.

¡Si continuáis pensando de ese modo se os perderá el alma!

¡Recogeos y arrepentios insensatos, porque se acerca la venida de vuestro Dios y Salvador!

SOY EL DIOS DE LA MISERICORDIA,

PERO TAMBIÉN SOY EL DIOS DE LA JUSTICIA,

QUE NO PERMITIRÁ QUE SIGÁIS DESTRUYENDO MI CREACIÓN

Y QUEBRANTANDO MIS PRECEPTOS.

Soy más Padre que Juez; pero vosotros le disteis la espalda al Dios de la Misericordia; conoced entonces mi Justicia que es recta e inexorable; que da a cada cual según sus obras.

Ya el hacha está en la raíz del árbol, y todo árbol que no de buen fruto, será cortado, talado y tirado al fuego. Y allí será el llanto y crujir de dientes.

Entonces clamaréis: ¡Señor, Señor, ven a salvarnos!

Y Yo os diré: No os conozco hacedores del Mal. Id al Fuego Eterno. ¡Apartaos de Mí!

Os anuncio habitantes de la Tierra, que mis días están por comenzar.

Alegraos vosotros los que escucháis mi Voz y ponéis en práctica mis Preceptos,

PORQUE MUY PRONTO VERÉIS

A VUESTRO DIOS Y SEÑOR EN TODO SU ESPLENDOR

Estáis ya en los tiempos de Dios vuestro Padre, Creador de todo lo visible e invisible; vuestro tiempo ya se terminó; la inmensa mayoría de la humanidad, sigue desbocada hacia su propia muerte y perdición.

El pecado del hombre de hoy atemoriza los mismos infiernos:

Los matrimonios entre homosexuales y lesbianas, los abortos, los hogares mal vividos, la juventud perdida y toda la degradación de esta humanidad ingrata y pecadora, rompen con el equilibrio de mi Creación y son una afrenta a mi Santo Espíritu.

Os digo, que ni en Sodoma y Gomorra con todo su pecado, jamás se vio lo que hoy se ve en esta humanidad de estos Últimos Tiempos.

Si a estas dos ciudades las desaparecí con fuego caído del Cielo, cuanto más no haría hoy con tantísimo pecado que hace llorar al Cielo.

Mi Creación no soporta más tanto ultraje y pecado; todas mis criaturas guardan el equilibrio con la cual fueron creadas; es decir: armonía, equilibrio, paz y común unión con el Creador.

Pero el hombre de hoy con su soberbia, prepotencia y autodivinidad, está rompiendo el Código del Amor que rige en la Creación, destruyendo el ecosistema, lo cual traerá como consecuencia su propia autodestrucción.

Entended habitantes de la Tierra, que yo vuestro Padre, no me complazco con la muerte del pecador; antes deseo que viváis y tengáis vida eterna.

No soy el Padre Justiciero que va acumulando vuestros pecados, para luego haceros pagar por ellos; ese no soy Yo, si así lo fuera, hacía mucho que os había desaparecido de la faz de la Tierra.

Pero no, soy más Padre que Juez, espero paciente a que se cumpla la última palabra, a ver si recapacitáis y volvéis a Mí, sin que mi Justicia tenga que castigaros.

Os he enviado a mis profetas y no los habéis escuchado; os he enviado a mi único Hijo, y lo habéis crucificado.

Hoy os envío a vuestra Madre y de nuevo a mis profetas, esperando que los escuchéis, a ver si mi Justicia Divina no tiene que sentenciaros.

Vosotros hijos de Adán, sois de dura cerviz; tenéis que conocer el dolor y la muerte, para poder recapacitar; ¡Oh, que insensatos y necios sois!

EL DILUVIO NO ES UN MITO. Si no, que explicacion le dan los historiadores al evento narrado en muchas culturas por los mayas, aztecas, incas, guaranís, china, hindú, griega e islámica, por solo mencionar algunos.

(LA INCREDULIDAD no fue prerrogativa de los conciudadanos de Noé, que les tocó ser testigos de que flotara un navío construido en tierra firme, ¡Y CÓMO DESEARON PODER SUBIR A ÉL!)

Si alcanzarais a dimensionar la desolación, la muerte y el caos que se os avecina, tal vez recapacitarais y volveríais a Dios, sin tener que conocer su Justicia.

Pero NO, escrito está, que esta humanidad busca a Dios sólo de labios y oídos, pero su corazón está distante de Él.

Os lo repito, no me complazco con la muerte del pecador, hasta el último segundo estaré esperándoos hijos insensatos a ver si despertáis y retomáis la senda de vuestra salvación.

OS ANUNCIO QUE MI MILAGRO Y MI AVISO ESTÁN CERCA

Ésta será mi última puerta de mi Misericordia abierta para todos aquellos que quieran entrar por ella. Después de esto las tinieblas envolverán mi tierra y mi Justicia Divina purificará toda mi creación.

He detenido el curso de los acontecimientos por las conversiones que se vienen dando.

Si oráis en cadena pidiendo por la conversión de los pecadores; todo pasará como un sueño para vosotros;

Lo escrito se cumplirá, pero será más llevadero y tendré compasión con vosotros, como lo hice con los habitantes de Nínive.

El sonido de las trompetas, anuncian el tiempo de mi Justicia.  Estad listos y preparados para el combate espiritual; permaneced ya en acuartelamiento espiritual; tened lista y aceitada vuestra armadura,

ORAD A TODO INSTANTE, PORQUE MI ADVERSARIO ESTÁ POR DESENCADENAR EL COMBATE

¡DESPERTAD, DESPERTAD, OH HUMANIDAD, PORQUE EL TIEMPO YA NO ES TIEMPO!

El Universo ha comenzado su transformación, fenómenos nunca antes vistos por ojo alguno se verán en el cielo y en la tierra; el tiempo ha comenzado a acelerarse, los días y sus noches serán más cortos.

Mis Ángeles han comenzado a hacer sonar mis trompetas, que anuncian la proximidad de mi Aviso.

LA GLORIOSA CRUZ DE MI HIJO

MUY PRONTO EN EL FIRMAMENTO APARECERÁ

Recogeos en oración, no perdáis más el tiempo en vanidades y preocupaciones mundanas, para que no os pase como en los tiempos de Noé y de Lot,

Que andaban en la cotidianidad de la vida y no prestaron atención a los llamados del Cielo, como sucede al presente y vino el Desastre… Y fue muy tarde para la humanidad de aquellos tiempos.

¡Recapacitad, habitantes de la tierra, prestad atención a mis llamados, porque la hora de mi Justicia está cerca; más cerca de lo que vosotros pensáis! 

Reconciliaos con la Trinidad Santa, lo más pronto posible, porque las trompetas ya están sonando y llaman a la conversión.

Os hago un llamado urgente a todos vosotros los que andáis sumidos en el pecado y cabalgáis por este mundo sin Dios y sin ley; volved a Mí, o pereceréis.

TIBIOS DE CORAZÓN

DEFINÍOS DE UNA VEZ Y PONEDLE ORDEN  A VUESTRAS VIDAS

Juventud rebelde, despertad de vuestro letargo espiritual y no sigáis quebrantando mis Preceptos, para que no sigáis cayendo en el Abismo.

¡Habitantes de la Tierra, no quiero vuestra muerte!

  El tiempo de mi Justicia está tocando a la puerta; si no volvéis a Mí, de corazón ahora, corréis el peligro de perderos.

Mi Creación ha comenzado sus dolores de parto y sus gemidos van a sentirse en los cuatro puntos de la Tierra.

PREPARAOS, PARA MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS

 Llegaré como Ladrón en la noche; estad listos con vuestras lámparas encendidas, porque vengo a tocar a las puertas de vuestras almas.

Este mundo que conocéis muy pronto será transformado en una Nueva Creación. Todo cambiará de un momento a otro, nada de esto quedará; todo será renovado y creado de nuevo por mi divina Voluntad y Misericordia.

En mi Nueva Creación seréis nuevas criaturas, seréis seres espirituales y viviréis con Dios y para Dios. No envejeceréis, ya que no estaréis sujetos al tiempo, sino a la divina voluntad, que es amor, vida y plenitud.

Mi Jerusalén Celestial es el paraíso que tengo reservado a mis hijos que permanecerán fieles a Mí, en la Prueba de purificación.

En mis nuevos cielos y en mi nueva tierra, la gloria de Dios estará con vosotros. Descubriréis hijos míos, el mundo espiritual donde todo es posible; todo se os dará con sólo pensarlo.

Ya no seréis esclavos de la carne, porque el espíritu dominará sobre la materia.

Seréis seres espirituales en un mundo espiritual; mi Santo Espíritu estará en comunión con vosotros y la Creación, formando una sola esencia de amor, gozo y armonía.

Hijos míos, heredad mía, os digo todo esto para que lo meditéis en vuestro corazón y os sirva mañana de Fortaleza y esperanza en los momentos difíciles que pasaréis.

Esta promesa de vida os ayudará a tener confianza en Dios y os alentará a seguir adelante en los días de purificación que se os avecinan.

PREPARAOS PUES HIJOS MÍOS

PORQUE MI DESPERTAR DE CONCIENCIAS LLEGARÁ EN CUALQUIER MOMENTO

Permaneced orantes y vigilantes, para que cuando lleguéis a la Presencia de Dios, vuestras lámparas estén encendidas y podáis ser jusitificados.

Muchas almas no van a poder regresar a este mundo y se van a perder, por no estar preparadas; muchas no van a resistir el Paso por la Eternidad.

Por eso hijos míos, os pido que os preparéis espiritualmente; desgarrad vuestros corazones, arrepentíos y no pequéis más; dejad la terquedad y tomad con seriedad y responsabilidad este Gran Acontecimiento que cambiará vuestras vidas.

El Aviso os acercará o alejará del Reino de Dios.

¡Decidíos de una vez, porque el tiempo ya no es tiempo!

Las Trompetas de mi Justicia Divina nuevamente sonarán, anunciando la llegada de mi Aviso y el comienzo de la Gran Tribulación.

Estad atentos a las señales del cielo, porque vuestros ojos verán fenómenos espirituales y cósmicos nunca antes vistos.

Los días de mi Reinado se acercan, mi Pueblo purificado será mi heredad, mi mayor deleite.

Toda mi Creación vivirá en completa armonía con su creador, YO SERÉ SU DIOS, mi Voluntad se hará en los Cielos y en la Tierra y estaré con ellos hasta el Fin de los Tiempos.

Todo volverá como al comienzo, la tierra será el paraíso que di a vuestros padres y que no supieron apreciar.Seréis como niños y conviviréis con la Naturaleza y demás criaturas formando una sola esencia de amor, paz y gozo en el espíritu.

Os espera el Paraíso hijos míos, el Edén donde todo será posible y nada tendrá límites, ni barreras.

En mi Nueva Creación conviviréis con mis Ángeles y con muchas almas bienaventuradas, podréis transportaros a los lugares donde queréis estar con la velocidad del pensamiento.

MI NUEVA CREACIÓN SERÁ UN ESPACIO DEL CIELO AQUÍ EN LA TIERRA

Todos seréis hermanos y viviréis en el amor, armonía y plenitud de vuestro Padre; mi Santo Espíritu derramaré sobre vosotros con todos sus dones y carismas y os haré seres totalmente espirituales.

Todos seréis jóvenes en mi Nueva Creación, la purificación a la que seréis sometidos se llevará todo lo viejo, las enfermedades y el pecado morirán para siempre.

En mi Nueva Creación el espíritu dominará sobre la materia, vuestros cuerpos serán transformados espiritualmente y ya no tendréis necesidades fisiológicas, ni sentiréis sed, ni hambre de alimento corporal.

Vuestro alimento será el Cordero de Dios que estará en medio de vosotros; yo me daré a mis hijos y seré su Alimento no en especie, sino en Espíritu.

Después de la purificación mi Tierra será dividida en las doce Tribus de Israel, vuestro ser integral será transformado y no se volverá a recordar el pasado.

En el nuevo mundo donde viviréis ya no habrán trabajos materiales, ni preocupaciones, ni necesidades, ni apegos, nada de lo que conocéis de este mundo volveréis a ver.

Todo será renovado por la Sabiduría de mi Santo Espíritu; mundo espiritual con seres espirituales de naturaleza semejante a la de mis Ángeles, donde sólo serviréis y glorificaréis a Dios como Ser Supremo, Regente del Universo.

EN MI NUEVA CREACIÓN CONOCERÉIS EL SIGNIFICADO DEL AMOR

Y EL AMOR ESTARÁ CON VOSOTROS HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS

Os lo repito: Soy más Padre, que Juez, y no me complazco con la muerte del pecador; deseo que viváis y tengáis vida en abundancia.  

Si continuáis orantes e intercediendo por los pecadores, haré que después de mi Aviso, haya una gran cruzada de evangelización a nivel mundial, para que sean rescatadas muchas más almas.

Será un tiempo de Amnistía, antes del Castigo, todo dependerá de vuestra oración, ayunos, obras y suplicas.

Acordaos; respeto vuestro libre albedrío y todo lo hago dependiendo de vuestra oración aquí en la Tierra.

Hijos míos: vosotros aceleráis o detenéis el curso de los acontecimientos; os digo: que la oración, la alabanza, las obras, la fe y el amor, abren las puertas de mi Misericordia.

Tened muy en claro todo esto; porque en verdad os digo:

MI MISERICORDIA ES MÁS GRANDE QUE MI JUSTICIA.

A mayor pecado, mayor misericordia, si el pecador se arrepiente con sincero corazón y vuelve a mí. Soy un Padre amoroso; lento a la ira y rico en misericordia.

Soy el Padre que siempre os está esperando con los brazos abiertos; que se olvida de vuestros pecados y ofensas: si como hijos pródigos, volvéis a la casa paterna.

No temáis, mis pequeñas criaturas; si supierais cuánto os amo.

Acordaos: es tan grande mi Amor que os envié a mi único Hijo, para que muriendo en la cruz, os redimiera del pecado.

Entonces: recapacitad y retomad, lo más pronto posible la senda de vuestra salvación.

Se acercan los días del Reino de Dios, alegraos y regocijaos en el Señor, porque viene a reinar con Justicia todas las naciones.

Os estoy esperando con mis brazos abiertos, para daros mi perdón, mi amor y mi vida en abundancia. Os ama y espera: Vuestro Padre Celestial. Yhavé.

Quedad en mi Paz, Pueblo mío, heredad mía. Vuestro Padre Yhavé, Señor de los Ejércitos, Señor de las Naciones.

Soy vuestro Padre Creador. Señor de todos los Tiempos.

Hombres de buena voluntad, pueblo de Dios; dad a conocer este mensaje a todas las naciones.

Os bendigo pueblo mío, heredad mía, con la bendición Trinitaria.
+ Bendición del Padre Creador
+ Bendición del Hijo Redentor.
+ Bendición del Espíritu Santificador.

VUESTRO PADRE:  YHAVE, SEÑOR DE LAS NACIONES.

Oración dictada por Nuestro Señor Jesucristo después de este Mensaje, para proteger nuestra mente, potencias, sentidos, pensamientos, consciente, inconsciente, subconsciente y memoria de los dardos incendiarios del Maligno.

ARMADURA ESPIRITUAL

(Hacer todos los días al levantarse y al acostarse)

Señor Jesús, Yo ….. (nombre y apellidos) te consagro mi mente con sus potencias, sentidos, pensamientos, memoria, consciente, inconsciente y subconsciente, a tu gloriosa sangre derramada por ti, a mi favor Me sello y protejo con tu sangre redentora de todo falso pensamiento, de toda sugestión negativa, de toda falsa imaginación, de todo temor, de todo engaño.  Que tu sangre redentora, Señor Jesús, me limpie, purifique, descontamine y libere y me conceda la gracia de poder tener dominio propio en mi integridad física, psíquica, biológica y espiritual.  Amén.

Poderosa Sangre de Salvación, combate al enemigo en mi cuerpo, mente, y espíritu (3 veces esta jaculatoria cuando sintáis ataques fuertes del enemigo).

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.  Vuestro Maestro, Jesús de Nazareth.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

LOS ABISMOS DEL INFIERNO 2


Septiembre 1 de 2019 

Hijos míos, mi Paz esté con vosotros

Vuestro Paso por la Eternidad cada vez está más cerca. Cuando lleguéis, seréis juzgados por mi Tribunal Supremo y sabréis cuánto habéis amado y servido y cuánto habéis dejado de amar y servir.

Al llegar, os estará esperando vuestro Ángel de la Guarda, para llevaros al Salón de la Justicia. Mi Madre estará allí, intercediendo por vosotros en compañía de las almas bienaventuradas.

Después del Juicio mis Ángeles os llevarán al sitio que os corresponde, según sea vuestra sentencia.

Una pequeña minoría que se puede contar, irá al Cielo; la inmensa mayoría de la humanidad, irá al Purgatorio o al Infierno.

Mis hijos, una vez más os digo: Alimentaos lo más que podáis de mi Cuerpo y de mi Sangre, para que estéis fortalecidos espiritualmente y vuestra alma pueda resistir el Paso por la Eternidad.

El fuego purificador del Purgatorio, aguarda por la inmensa mayoría de mis hijos y el fuego ardiente del Infierno, aguarda por esta generación ingrata y pecadora.

Hijos míos, el Purgatorio es un lugar de purificación donde van las almas que no estuvieron en completa comunión de amor con Dios y sus hermanos en este mundo.

Está dividido en tres niveles:

Alto, medio y bajo y en cada nivel hay diferentes lugares de expiación.

El Purgatorio alto y medio, es un lugar de purificación de amor, donde las almas sufren por no estar en la Presencia de Dios.

El Primer Purgatorio es visitado por mi Madre y mis Ángeles y Ella, mi Madre, es la encargada de subir las almas al Cielo cuando ya han terminado su purificación.El Segundo Purgatorio, sólo es visitado por mi Amado Miguel.

El, es el Guardián de las almas y baja a este lugar para llevar almas al Primer Purgatorio; en su fiesta o cada vez que la Divina Voluntad de Dios, así lo disponga.

La Santa Intercesión de mi Madre en favor de las almas, hace que muchas suban al Cielo y otras sean libradas del Fuego Eterno.

El Tercer Purgatorio es un lugar de fuego abrasador, fuego de purificación que quema toda la maldad y el pecado.

Allí a las almas se les recuerda toda la maldad y el pecado que cometieron y toda la falta de amor que no tuvieron para con Dios y sus hermanos en este mundo.

Es un lugar de oscuridad y purificación, donde las almas luchan con los demonios que las hicieron caer y casi perder.

Al Tercer Purgatorio van las almas que en este mundo estuvieron apartadas de Dios y vivían en el pecado.

Pero había alguien que oraba por ellas o alcanzaron a pedir perdón antes de morir. O eran devotas de mi Madre y llevaban su escapulario,

O EL PODER DEL ROSARIO DE MI MADRE O DE MI MISERICORDIA

por las almas, les alcanzó para que no se perdieran eternamente.

Quiero deciros hijos míos, que las misas y obras de caridad que hagáis por estas almas del Tercer Purgatorio, sólo les servirán para fortalecerlas en su lucha espiritual.

Estas son las almas más necesitadas del Purgatorio, para que oréis muy especialmente por ellas. Estas almas necesitan mucha oración para poder purificarse y subir a la Gloria Eterna.

Hijos míos, el Cielo, el Purgatorio y el Infierno, son lugares espirituales donde van a parar las almas después del tránsito por este mundo.

Quiero aclararos esto: no son estados, SON LUGARES.

Así como ocupáis espacios en este mundo, así también lo es en la eternidad; con la diferencia de que los espacios son espirituales creados para albergar almas.

El Cielo es un lugar espiritual de Amor, Paz, Gozo y Plenitud, en compañía de Dios.

El Purgatorio es un lugar espiritual de purificación de amor o de fuego purificador.

El Infierno es un lugar espiritual de tormento y fuego que quema y no se extingue, donde van a parar las almas que se rebelaron contra Dios.

Os explico todo esto para que toméis conciencia y sepáis que en la Eternidad no hay estados sino lugares.

Hijos míos, si estáis en pecado mortal, os pido que recapacitéis, dejéis de pecar y cuanto antes volváis a Dios.

Os digo esto, porque si os sorprende mi Aviso en pecado mortal, vuestra alma irá a parar al Infierno y de allí, serán muy pocos los que regresen a este mundo.

Sólo regresarán los pecadores que se hayan arrepentido y quieran cambiar de vida; a esos se les dará la oportunidad de que al regresar retomen el camino de la salvación y se alejen definitivamente del pecado.

Los que no se arrepientan antes de mi Aviso morirán.

Recapacitad pues hijos rebeldes, porque el día de mi Aviso está llegando.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

  LOS TORMENTOS DEL INFIERNO

(Continuación…)

Luego vi hombres y mujeres que llevaban vendados los ojos y detrás de ellos iban muchos encadenados. Los demonios los insultaban, los golpeaban y los violaban.

Su tormento era muy cruel y pregunté:

–           ¿Quiénes son estos?

Y Jesús me respondió:

–           Son todos los brujos, hechiceros y adoradores del Mal, que se han dejado enceguecer por Satanás. A ellos les esperan los máximos tormentos, porque en la tierra vivieron más cerca de mi Gran Enemigo, que de Mí.

Y sufrirán inmensamente por haber servido en el Mal, libre y voluntariamente.

Los encadenados son todos aquellos que los consultan y todos aquellos que les mandaron hacer un maleficio de brujería. Es preferible que mataran cara a cara y no así…

Pues escrito está que mi Padre no salvará a esa raza. ¡Fuera de mi perros malditos, para ustedes no habrá fuego ni brazas para calentar el pan! (Isaías 47- 12).

En el Reino del Anticristo, son demasiados los satanistas consagrados completamente al Adversario. Oren, oren, porque hay muchos que todavía están vivos y que pueden arrepentirse…

También la multitud que les sigue y sufren tormentos, son los creyentes en horóscopos, invocadores de espíritus; los nigromantes, clarividentes y sus consultantes.

Su idolatría y su contubernio con Satanás, los hace merecedores del Fuego Eterno del Infierno.

Enseguida vi hombres y mujeres atados por cadenas en las manos. Cada uno tiraba por su lado, se derribaban y se caían entre sí.

Los demonios les decían: ¡Por tu culpa sufres!

Unos a otros se azuzaban: ¡Dénles más duro!

Yo pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Jesús me dijo:

–           Son todos mis matrimonios que no viven en paz, ni se respetan obedeciendo mis Mandamientos. Viven profanando el Sacramento del Matrimonio y violando los juramentos que hicieron ante Mí.

Su sacrilegio convierte su unión en una maldición. Son dos fieras unidas por una misma cadena.

–           ¿Por qué van al infierno?

–           Besa mi mano.

Lo hice y Él me la colocó en los ojos.

Y vi cómo en esos hogares había insultos, celos, peleas y Satanás le gritaba a JESUS:

¡Mira como tengo a tus matrimonios! ¿De qué te sirvió santificarlos con el Sacramento?

¿Ves cómo están pecando? Y sólo por esto, cómo la primera pareja me pertenecen.  Pero ahora haré que pierdan la gloria… No permitiré que oren, ni que vayan a Misa. No se convertirán, porque no hay quién ore por ellos.

Y ninguno desea arrepentirse y cambiar. ¡Ahora se odian! Y yo haré que se aborrezcan siempre más.  Cuando se divorcien o yo consiga que se enamoren perdidamente de otros.

Con el Adulterio, estarán totalmente perdidos para Ti y ellos mismos me entregarán más almas. ¡Y NO! ¡No me los quitarás!

Y se reía a carcajadas…

Mientras JESUS lloraba.

A continuación vi hombres y mujeres atados por los pies que sufrían peor que los anteriores.

Y pregunté:

–           ¿Éstos quiénes son?

Y Jesús me contestó:

–           Son todos los que viven sin casarse o han cometido adulterio o fornicación.

–           ¿Por qué van al infierno?

Y Él me toco los ojos y vi que JESUS bendecía todas las uniones entre el hombre y la mujer cuando estaban íntimamente, como la primera pareja.

Pero cuando no estaban casados; era Satanás el que consumaba sus uniones, gozando a través de la posesión de sus cuerpos, glorificando la lujuria y golpeando al Señor JESUS.

El Señor me explicó:

–           Los adúlteros, son criminales y ladrones de la peor especie; pues además también perjudican destruyendo las vidas y asesinando las almas de los hijos inocentes.  

Ningún hogar puede cimentarse sobre la traición, el arma favorita de Satanás; ni edificarlo con la sangre y el dolor del prójimo.

Es un crimen pérfido sobre los inocentes, que invoca toda la Justicia divina sobre los trasgresores.

Mientras tanto yo seguía viendo como por medio de este pecado, Satanás le escupía la cara a JESUS diciendo:

–           Mira a tu criatura el hombre… Convertido por mí en una bestia aun peor que ella,

¿De qué te sirvió morir por ellos? Yo destruiré tu Sacramento que les permite unirse santamente y lo convertiré en el sacrilegio, que los sella con mi signo y los convierte en mi posesión absoluta.

Haré de cada lecho un fuego infernal envuelto en pasiones ilícitas… Pues a mí sí me escuchan, aunque yo no les ofrezco ningún reino de paz, sino de mucho dolor…

Y JESUS me dijo:

–           Mi sufrimiento para ellos ha sido inútil, por eso están en el Infierno.

Y entonces vi que uno de los castigos para ellos, es ver al hombre o mujer por el cual se condenaron en su pecho.Satanás les dio un cuchillo filoso, con el que ellos mismos se cortaban y sacaban pedazos de carne hasta llegar al corazón, diciendo con odio:

“¡Maldito, maldito, por tu culpa estoy aquí en este infierno! ¡Te quiero sacar de mi pecho para siempre, pero no puedo!

Luego encontramos hombres encadenados con hombres y mujeres encadenadas con mujeres. Atados por la cintura y que se balanceaban como animales salvajes, arrastrando una presa.

Pregunté:

–           Señor Jesús, ¿Estos quiénes son y porqué sufren?

El Señor Jesús me dijo:

–           Son toda clase de homosexuales y lesbianas, que libremente me rechazaron y no fueron capaces de ser castos ofreciéndome su vida y sus sacrificios.

Y pude ver cómo los demonios se revolcaban en el lecho poseyendo a estos pobres seres, deleitando su lujuria a través de ellos; aumentando sus pasiones sin llegar a ser saciados nunca.

Y también cómo los espíritus que los habían poseído, los atormentaron en sus partes nobles con las que pecaron…

Y de una forma cruelísima y horripilante, les atravesaban palos desde el ano hasta la boca y con  ellos les giraban como si fueran divertidos trofeos…

Yo pregunté:

–           ¿Qué es la presa?…

Y Él me contestó:

–           Son todos aquellos que se acostaron con ellos y usaron el sexo de manera perversa. Toda relación anal la condeno;  porque es contra natura…

Y también condeno a los que cometen crímenes de Odio, contra estos pobrecitos pecadores. No lo olviden nunca: Solamente Yo juzgo

Y EL QUE SE ATREVE A JUZGARLOS CONDENÁNDOLOS, SE CONVIERTE EN CÓMPLICE DEL MISMO PECADO…

Oren porque todavía hay muchos que están vivos y pueden salvarse, al arrepentirse.

La persona homosexual que me ofrezca su castidad a Mí y viva sin hacer pecar a nadie; yo le derramo mi infinita misericordia, porque los amo a todos infinitamente.

Para mí absoluto horror; después vi muchísimos hombres y mujeres con caras de animales, que sufrían espantosamente.

Y al lado de ellos, unos que llevaban unas como cintas de películas y unas hojas o revistas donde habían mujeres y hombres desnudos…

Que también eran atormentados atrozmente a manos de los demonios.

Y le pregunté al Señor:

–           ¿Quiénes son?  ¿También ellos van al infierno?

Jesús me contestó:

–           Sí. Van al infierno porque no se arrepienten. Los primeros son todos los que han tenido intimidad con los animales; rebajándose al nivel de la bestia y aún más que ella; porque si ella tuviese razonamiento, no lo haría.

Mi creación obedece las leyes que les he dado.

Solamente el hombre es un rebelde; instigado por la malicia del Rebelde.

Y todo aquel que hace del sexo una obsesión y una adicción; a través de películas, revistas, chistes grotescos, prostitución, palabras de mal sentido y llenas de obscenidad, aprendidas del Amo al que adoraron

Y  al que ahora pertenecen en cuerpo y alma, por toda la eternidad; son dignos del fuego eterno, con todos sus tormentos.

Pues han aprendido a hablar con la bajeza de Satanás y no el lenguaje del Cielo, viviendo la santidad y pureza de DIOS Uno y Trino.

Había muchos hombres y mujeres de diferentes edades que caminaban como ciegos golpeándose con todo.

Y un demonio estaba al pie de ellos, derribándolos una y otra vez.

Pregunté:

–           ¿Y estos quienes son Señor?

Y Él me dijo:

–           Son todos los borrachos, los alcohólicos y drogadictos; porque han destrozado el templo de Espíritu Santo, donde mora la Trinidad Santa: su propio cuerpo.

Y han hecho daño a sus semejantes, a sus familias, olvidándose del Primer Mandamiento: Amar a DIOS y al prójimo como a sí mismo. Estos no han aprendido ni siquiera a amarse a sí mismos.

Y al lado de ellos, iba una multitud de personas de diferentes edades, con los labios reventados y con humo en la nariz.

Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Y ÉL me contestó:

–           Son los fumadores de toda clase de hierbas, drogas, cigarros o diversos vicios. Y van porque no han amado su propio cuerpo.

Y los que van con ellos, son los mercaderes de la muerte y todos los que se los ofrecieron incitándolos a pecar.

Yo les he dicho, que el que regala un vaso de agua, es digno de cielo eterno. Pero también quien ofrece o induce pecar a alguien, es digno del Fuego Eterno.

Todos lo que están aquí, rechazaron cambiar su vida y nadie oró por ellos, para librarlos de este castigo.

Continuamos caminando y encontramos a una gran muchedumbre de hombres y mujeres con vestuarios indecentes.

Y detrás de ellos, un gran número de hombres y mujeres.

Y pregunté:

–           ¿Por qué están en el Infierno y por qué los atormentan?

Jesús me contestó:

–           Porque usaron su cuerpo para corromper a su prójimo. Y los que se dejaron seducir, tampoco se arrepintieron.

Siguieron muchísimos hombres y mujeres de toda edad.

Hasta niños con las manos cortadas y algunos sin dedos.

Los demonios les clavaban con suma crueldad en todo el cuerpo, una especie de agujas largas y ardientes al rojo vivo, que los hacían lucir como alfileteros flameantes.  Y le pregunté:

–           ¿Quiénes son y porqué están en el infierno?

Y Él me dijo:

–           Son todos los tramposos, los ladrones, los estafadores, los que no pagan sus deudas; los que se dedicaron sólo al trabajo, los avarientos.

Todos los que en su corazón solo estaba el dios dinero y nunca dieron una limosna al pobre, ni ayudaron al más pequeño de sus hermanos.

Son todos aquellos que al final les tendré que decir: ‘¡Apártate de Mi maldito, vete al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles!

Pues tuve hambre y no me dieron de comer, sed y no me dieron de beber. Fui forastero y no me alojaron, desnudo y no me vistieron, enfermo y en la cárcel y no me visitaron. (Mateo 25.)

Todos los llamados a la caridad, los despreciaron con su corazón de piedra.

Enseguida vi familias y padres e hijos golpeándose. De sus bocas salieron llamas de fuego.

Y pregunté:

–           ¿Por qué vienen aquí y por qué los atormenta el demonio. Por qué escupen fuego?

Y Él me dijo:

–           Son los padres que no se hicieron amar y respetar con sus hijos. Y ellos los insultaron. Son los hijos altaneros y groseros con sus padres. Los que terminan maltratándolos y son profanadores del Cuarto Mandamiento.

–           ¿Y ellos por qué están aquí?

–           Al final cuando cada uno se presente ante el justo juez, si no fueron buenos; van a decir: ‘Maldito de mí por no haber respetado y amado a mis padres.’ Y por esa maldición van al infierno.

O van a decir: ‘Maldito soy por no obedecer y seguir la fe católica’ O ‘Malditos mis padres porque no me enseñaron a respetarlos y amarlos.’

Por esa maldición los padres van al infierno. Por eso los padres deben respetar y dar amor a sus hijos. Jamás tratarlos con insultos.

Y entonces vi que en esas casas, donde el padre y la madre, insultan a sus hijos; los demonios salen de sus bocas como gusanos o serpientes que se arrastran.

Y luego van y se meten a los hijos o al cónyuge que está lejos. Y hacen de todo para destruirlos y llenarlos de odio.

También vi que la única manera para acabar esos demonios en esas casas, es rezar el Santo Rosario.

Entonces el Señor me trasladó hasta un camino muy ancho y pavimentado.

Era muy hermoso y estaba muy adornado con fuentes de mucho artificio y grandes monumentos que no reconocí.

Allí vi hombres y mujeres de todas las edades, que llevaban la lengua afuera y un demonio, iba montado sobre sus hombros, metiéndoles su lengua en la boca de ellos.

Era una gran cantidad y le pregunte al Señor:

–           ¿Quiénes son Señor, y por qué traen ese demonio?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos los chismosos, calumniadores, mentirosos; son todos aquellos incapaces de domar la lengua.

Que hicieron mal, pues está cargada de veneno mortal, como escrito está en mi apóstol Santiago “Sepan domar su lengua” El demonio que llevan es el demonio del chisme.

No se arrepintieron de su maldad y por eso recorren el Camino del Abismo hacia el infierno, donde los espera un terrible  castigo.

Luego encontramos hombres y mujeres que de sus bocas salían sapos y víboras.

Y Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Jesús estaba muy triste y dijo:

–           Son todos los que pudieron enseñar mi fe y mi doctrina y no lo hicieron. Pero sí enseñaron cosas falsas basadas en teorías sin poderse comprobar.

Son los maestros, escritores, catequistas, sacerdotes y padres de familia. Todos los mentores y todo el que pudo enseñar la Fe en Mí y prefirieron destruir la fe de los demás.  

Toda persona que escandalice y destruya la fe de mis pequeños niños, es digno del Fuego del rigor de Dios; porque está escrito:

Hay del que enseñe otra palabra, hay del que escandalice a uno de estos pequeños; más le valiera amarrarse una piedra de moler al cuello y tirarse al mar.

Conociendo la Verdad, no se arrepintieron y su castigo es de los más tremendos.

A continuación encontramos gente de todas las clases sociales y de diversas edades, que arrojaban dinero al aire y alrededor de ellos; había muchas personas muriéndose de hambre…

Pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son y porque van al infierno?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos los que desperdician sus riquezas materiales en vanidades y lujos que alimentan la molicie.

Son los que compran cosas innecesarias; hacen fiestas para sus deleites, invitando únicamente a los que pueden corresponderles con algo equivalente  o superior y les retribuyen invitándoles a otras fiestas, donde honran su egolatría.  

Son todos los que desperdiciaron comprando demasiados manjares y exquisiteces y las dejan dañar en sus refrigeradores en vez de regalarlas.

Nunca hacen obras de misericordia, solo piensan en ellos mismos con una idolatría repugnante; mientras alrededor del mundo demasiados menesterosos se mueren de hambre.

Luego vi jóvenes que llevaban audífonos en sus oídos, conectados a un aparato digital. Caminaban como sonámbulos…

Por esos aparatos les entraban escorpiones, sapos y muerte.

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Jesús me contestó:

–           Son todos aquellos que escuchan música satánica:

rock, la música metálica y se han convertido en adoradores de Satanás que los lleva a la Muerte Eterna y les hace perder el sentido de la vida.

Son todos los que entran al culto satánico en las discotecas o en sus casas se encierran utilizando todas sus energías, en la tecnología maldita del Anticristo.

Para ellos la vida no tiene sentido, ni propósito; se vuelven perezosos y rebeldes. De esta manera la pobre juventud es arrastrada hacia el Abismo y ya no hay inocencia en los mayores de 4 años.

La maldita televisión y la música los han pervertido y su corazón enceguecido se aleja cada vez más de Mí. Satanás los está enseñando a ser impíos y blasfemos.

A continuación vi a una gran multitud de hombres y mujeres de toda clase, que caminaban de espalda y un demonio los arrastraba.

Al caminar tropezaban con otros y los hacían caer.

Pregunté:

–           ¿Señor, éstos quiénes son?

Y Él me dijo:

–           Son todos aquellos que me iban siguiendo por el Camino del Cielo; pero las dificultades, los tropiezos, el desaliento, los problemas con los mismos grupos; los hicieron que me abandonaran y hoy van camino al Infierno, arrastrando consigo a otros.

A todos estos les es difícil volver a Mí. Porque tienen un demonio que los detiene. Este demonio al final los entregará a Satanás y recibirán más honores por haber vencido y llevar como trofeo, a uno de los míos.

Nadie ha orado por ellos y  mi Corazón se hiere continuamente, por estos nuevos Judas que no quieren sufrir por Mí.

Enseguida vimos a hombres y mujeres de diferentes edades y clases; golpeándose el pecho con un cuchillo y luchando por quitar un espectro humano, que ellos sentían adheridos desde el pecho hasta sus ingles.

Al golpearse, sus heridas sangraban mucho, mientras que un demonio les gritaba:

¡Tú has sufrido mucho por culpa de él! ¡Dale más duro! ¡Dale más duro! ¡No le perdones! ¡No le perdones!

Entonces pregunté:

–           ¿Quiénes son éstos Señor y quienes son los que están en su pecho?

El Señor me explicó:

–           Son todos aquellos que nunca han perdonado la falta de sus hermanos, guardan rencores, odio, resentimiento, rencillas, pensando que fueron los únicos que sufrieron.

Las personas que llevan en el pecho, son sus supuestos enemigos. Y por eternidad de eternidades, los llevarán en el pecho como castigo.

Oren mucho, para que los que odian como ellos y todavía están ahora vivos en la Tierra; perdonen como Yo Perdono.

Porque si no perdonan las faltas de sus hermanos y deciden seguir adorando su rencor; mi Padre tampoco les perdonará.

Seguimos caminando y vi hombres y mujeres; jóvenes y niños de todas las clases; iban dando vueltas entre sí como perdidos y confusos…

Los demonios los cubrían con sus sombras mientras les repetían incesantemente:

¡No crean! ¡No crean! ¡No crean!

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Jesús me dijo:

–           Son todos aquellos, que pertenecen a mi iglesia o pertenecieron, pero que abandonaron los Sacramentos.

O si acuden no creen en ellos, ni en la gracia ni en el poder santificador a través de ellos; porque han despreciado al DIOS de la Verdad, por la mentira.

Quienes más sufrirán, son los que no creyeron en mi Real Presencia en la Sagrada Eucaristía, profanaron mi Iglesia con su presencia blasfema y se hicieron sacrílegos;

pues mi Carne es verdadera comida, mi Sangre es verdadera bebida y quien come mi Carne y bebe mi Sangre; permanece en Mí y yo le resucitaré el Último Día.

Oren mucho por ellos; porque algunos todavía están vivos y pueden convertirse.

Siguió una gran muchedumbre de hombres, jóvenes, mujeres y niños con edad de razón, que caminaban a tientas.

pisaban cualquier luz que los podía iluminar y los demonios les gritaban:

¡No crean! ¡No crean en la Luz! ¡No crean!

Y pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y el Señor Jesús me dijo:

–           Son todos aquellos, que han cometido pecados que no los han confesado: Por pena o porque no creen. O si lo confesaron, no lo hicieron con verdadero arrepentimiento. DIOS conoce el corazón de cada hombre.  

Oren mucho para que se conviertan, pues esos pecados los están arrastrando velozmente hacia el Abismo y Satanás los está esperando para regodearse en martirizarlos, hiriéndome a Mí.

Porque nadie que no confiese su pecado puede entrar en el reino de los cielos.

Entonces exclamé:

–           ¡Oh Señor JESUS, DIOS mío! Entonces ¿Quién puede salvarse?

Él me contestó:

–           Tú ven y sígueme. Ora con el Rosario de mi Madre Santísima.  Para DIOS nada es imposible…

Callé y seguimos caminando.

Encontramos miles, miles y miles que recorrían el fácil y atrayente camino del Infierno.

Ya no pregunté quienes eran ellos. Sólo iba pensando:

¡Misericordia DIOS mío! ¡Misericordia Señor!…

Y empecé a rezar la Coronilla de la Misericordia…

Él tampoco me dijo quiénes eran, ni cuál fue su pecado.

Eran de toda edad y de toda clase.

De una manera inexplicable, comprendí que eran de toda religión, fe y creencia.

Porque DIOS hace juicio sobre toda persona que venga a esta tierra, nazca donde nazca y crea en lo que crea.

Después de mucho caminar y continuar viendo más horrores,  JESUS me dijo:

–           Aquí termina el camino al Infierno.

Y se sentó sobre una piedra. 

Sus llagas sangraban, sus ropas eran rojas y estaba llorando.

Le pregunté:

–           ¿Qué tienes Señor y DIOS mío? ¿Por qué tus vestidos están rojos, si llegaste de blanco? ¿Por qué sangran tus heridas y por qué estás llorando?

Y ÉL me contestó:

–           Soy el Redentor porque cuando redimí al hombre, pagué por TODOS LOS PECADOS DEL MUNDO, incluidos los cometidos por el último hombre que tenga  vida sobre la tierra.

Pero no puedo violentar su libre albedrío. Lloro al saber que para todos ellos, Mi Infinito Sacrificio fue inútil y mi Sangre se derramó en vano.

Pues ellos no quisieron salvarse, me despreciaron. Mis ropas están rojas, empapadas por mi Sangre que he vertido en el dolor de sus pecados, por su salvación.

Y que ellos No quisieron  recibir; ya que Mi Perdón está dado por parte de mi Padre, pero ellos no Me aceptaron como su Salvador.

Y yo les he escrito: al que me reciba lo haré hijo de DIOS. ¡Oh hija mía, cuánto Dolor!  Diles a todos tus hermanos que me ayuden  a la salvación de los hombres y de las almas.

Nos abrazamos y lloramos juntos.

De pronto me encontré en mi habitación, abrazada fuertemente a Él.

El terror era espantoso, todo mi cuerpo temblaba.

Le dije:

–           Señor Jesús, tengo mucho miedo.

Él me colocó la mano sobre la cabeza y me dijo:

–           Esto que has visto no lo contarás hasta dentro de 6 meses; cuando te hayas repuesto completamente.

Luego te llevaré al Cielo y te mostraré el Camino de quienes van por él.

Oramos juntos…

Luego se despidió dejándome su Paz.

Lo vi partir, me volvió a mirar. Aun iba llorando…

Sus ropas estaban rojas y sus llagas sangraban.

Me dijo adiós con la mano y desapareció de mi vista.

LOS ABISMOS DEL INFIERNO 1


LOS TORMENTOS DEL INFIERNO

29. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. 30. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna. (Mateo 5, 29 y 30)

12. Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.13.Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición y son muchos los que entran por ella. (Mateo 7, 12 y13)

El mundo actual se mofa y se burla de la existencia del Infierno; sin embargo Jesús nuestro Señor y Salvador, en su Infinita Misericordia insiste en confirmar su real y pavorosa existencia; para lo cual toma almas escogidas para tal fin, mostrándoselos o llevándolas vivas al Infierno. 

“Mientras estaba en la Iglesia después de Misa recibí la siguiente Visión:

Vi un tenebroso lugar donde había un mar de fuego y lo que parecía una enorme puerta de garaje, que se abrió hacia abajo para crear como una caída.

Entonces una multitud de personas se deslizó hasta el mar de fuego.

Oí a esa gente que  estaba gritando en extrema agonía.

Luego los demonios empezaron a torturarlos.

Sus cabezas eran aplastadas y sus cuerpos desgarrados.

A otros que les atormentaron sus genitales, gritaron con inmenso  dolor y también sus manos estaban en llamas.

Entonces, comprendí que este lugar era el Infierno y la gente estaba siendo torturada en esa parte de su cuerpo que utilizaron para cometer tanto pecado.  

Aquellos cuyas cabezas eran aplastadas y cuyos cuerpos fueron desgarrados, eran médicos abortistas.

Lo mismo que ellos hicieron, les fue aplicado entonces.

Aquellos cuyos genitales estaban siendo torturados, habían cometido pecados sexuales.

Y aquellos quienes las manos las tenían en llamas eran Sacerdotes, Obispos, Cardenales y otros, quienes habían abusado de LO MÁS SAGRADO: LA EUCARISTÍA.

JESUS me habló y me dijo que muchos se dirigían al Infierno y que era urgente que hiciéramos Oración de Intercesión.

Yo estaba llorando y pidiéndole a JESÚS que tuviera piedad y que por favor nos salvara.

Después de ver esto jamás podría desearle a alguien que termine en el INFIERNO.

La visión fue tan Aterradora e Inquietante (ESTREMECEDORA AL EXTREMO)

Yo les pido que oren por todos nuestros hermanos y hermanas que han sido engañados por Satanás y que se han convertido en esclavos del pecado.

Oremos a través del CORAZÓN INMACULADO DE NUESTRA BENDITA MADRE A JESÚS,

PARA QUE PUEDAN SALVARLOS.

¿CÓMO ES EL INFIERNO?

Es un lugar sobre el que los sacerdotes no predican más, porque dicen que la gente se asusta o se burla.  Si siguen creyendo en él, menudo favor hacen a los fieles al:

NO RECORDARLES QUE EXISTE…  

QUE NO ESTÁ VACÍO…  

Y QUE ES PARA SIEMPRE.

TESTIMONIO DE SANTA FAUSTINA KOWALSKA (Religiosa polaca canonizada en el año 2000)

Según un fragmento del relato de su diario:

“Hoy he estado en los Abismos del Infierno, conducida por un ángel. Es un lugar de grandes tormentos, ¡Qué espantosamente grande es su extensión!

Los tipos de tormentos que he visto:

El Primer tormento que constituye el Infierno, es la pérdida de Dios.

 El Segundo, el continuo y eterno remordimiento de conciencia.

 El Tercero, es que la condición y aquel destino no cambiarán  jamás.

 El Cuarto tormento, es el fuego que penetra al alma sin destruirla. Es un sufrimiento terrible,  ya que es un fuego completamente espiritual, encendido por la ira divina.

 El Quinto tormento, es la oscuridad permanente. Un horrible y sofocante olor.

Y a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros. Ven todos el mal de los demás y el suyo propio.  

El Sexto tormento, es la compañía constante de Satanás.

El Séptimo tormento, es una desesperación tremenda, el Odio a Dios, las imprecaciones, las maldiciones y las blasfemias.

Todo el Error de haber rechazado a Dios en el Tiempo, está presente para su tormento por toda la Eternidad.

En el Fuego, las llamas simulan fantasmas de lo que adoraron en vida. Las pasiones se colorean en incandescentes pinceladas con los más apetitosos aspectos y rechinando…

Vociferan su recordatorio: “Has querido el fuego de las pasiones. Ahora tienes el Fuego Encendido por Dios, de cuyo Santo Fuego te has burlado.”

Fuego responde a fuego. En el Paraíso es Fuego de Amor Perfecto. En el Purgatorio es Fuego de Amor Purificador.

EN EL INFIERNO ES FUEGO DE AMOR OFENDIDO

Porque los elegidos amaron a la perfección, el Amor se dona a ellos en su Perfección.

Porque los Purgantes amaron tibiamente, el Amor se hace Flama, para llevarlos a la perfección.

Porque los malditos ardieron en todos los fuegos menos en el de Dios, el Fuego de la Ira de Dios, los arde en Eterno. Y en el Fuego está el Hielo, que también quema…

A todos estos tormentos hay que añadir,

EL TORMENTO SUPREMO:

LA CRUZ Y EL CALVARIO

La Cruz y el Calvario aceptados con amor en la Tierra, hacen que el Dolor sea mitigado por Jesús que convertido en el Divino Cireneo, los va dosificando conforme el alma lo soporta.

Y su Amor hace que sean tan dulces, que el Dolor se llega a amar y se desea y se pide con amoroso anhelo. De esta forma el tormento se convierte en una gloria. Una alegría que es tormento y un tormento que es alegría. 

La Cruz y el Calvario que se rehuyó en la Tierra, porque tibiamente se amó; se deben sufrir en el Purgatorio, con toda la crudeza del alma separada de Dios y la anhelante espera.

Es un dolor cuyo tormento es el pensamiento de cuán preferible hubiese sido  sufrir en la Tierra todos los sufrimientos posibles, pero apoyados en Dios.

Porque aquí el Dolor solamente lo mitigan las oraciones y los sufragios de la Iglesia Militante. El Tormento es esperanza y anhelante espera, mientras aprenden solos a amar y alcanzan la perfección.

LA CRUZ Y EL CALVARIO EN EL INFIERNO

SON UNA RÉPLICA EXACTA Y COMPLETA, DEL VIVIDO POR JESÚS

Y SIN ÉL, el Infinito Dolor de la Condenación Eterna.

Porque en el Fuego de Amor Ofendido del Infierno, se recibe y se sufre todo el rigor de la Justicia Divina que golpea tal y como Jesús lo vivió,

POR AMOR Y REDENCIÓN DE LAS ALMAS

Y QUE EL ALMA SE ATREVIÓ A DESPRECIAR

Por TRAICIONAR por las infames y fugaces riquezas materiales y aceptar voluntariamente como Amo al que ahora siguen adorando en su Reino Maldito.

Así como como los justos en el Cielo van aumentando su perfección en la santidad y en el Amor; en el Infierno,  los condenados van aumentando su perfección en la Iniquidad y el Odio.

El alma es un cuerpo espiritual, con una sensibilidad más perfecta aún que el cuerpo físico.

Y este no es un lenguaje metafórico, porque las almas gravadas con las culpas cometidas; tienen una sensibilidad más grande que la carne a la cual revistieron.

¡Y estar en el abrazo de las Tinieblas; después de haber visto la Luz y el Amor que es Dios!

¡Combatir en aquel horror tenebroso que solamente se ilumina con el reflejo del espíritu ardiente y al nombre del pecado por el cual fueron confinados en aquel Horror!

¡No encontrar apoyo en este revuelo de espíritus que se odian y perjudican recíprocamente!

¡Fortaleciéndose sólo en la Desesperación que los enloquece y cada vez les hace más y más malditos!

Nutrirse de ella, apoyarse en ella, matarse con ella.

La muerte nutre a la Muerte.

La Desesperación es muerte y alimenta a estos muertos por toda la eternidad.

Estos son los tormentos que todos los condenados padecen juntos,

Pero esto no  es el extremo de los sufrimientos.

Hay torturas especiales destinadas para cada alma en  particular.

Éstos son los tormentos de los sentidos:

Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la forma en que ha pecado.

Hay cavernas y horribles calabozos; abismos de tormento donde una forma de agonía difiere de otra.  Habría muerto a la vista de aquellas terribles torturas, si no me hubiera sostenido la omnipotencia de Dios.

El pecador debe saber que será torturado por toda la Eternidad, en esos mismos sentidos que suele usar para pecar…

Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay ningún infierno o que nadie ha estado allí y que por lo tanto nadie puede decir cómo es.

Yo, Sor Faustina por orden de Dios; he visitado los Abismos del Infierno para que pudiera hablar a las almas sobre él y para testificar sobre su existencia…

Los demonios estaban llenos de odio hacia mí; pero tuvieron que obedecerme por orden de Dios. Lo que he escrito es una sombra pálida de las cosas que vi.

Pero noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí, son de aquéllos que no creyeron que hay un Infierno.

Cuando regresé, apenas podía recuperarme del miedo. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí!

Por consiguiente, oro aún más fervorosamente por la conversión de los pecadores.

Y suplico continuamente por la Misericordia de Dios sobre ellos.

“Oh mi Jesús, preferiría estar en agonía hasta el fin del mundo, entre los mayores sufrimientos, antes que ofenderte con el menor de los pecados”.

Sí. El Infierno existe y no está vacío. Quien lo sabe mejor que nadie, es Satanás.

Nuestra Madre Santísima dijo santa Faustina:

“Yo dí al mundo el Salvador  y tú debes hablar al mundo de su Gran Misericordia…  Y preparar al mundo para su Segunda Venida.

Él vendrá, no como un Salvador Misericordioso, sino como un Juez Justo.

Oh, qué terrible es ese día. Establecido está ya.

Porque el gran día de su ira ha llegado y ¿Quién podrá sostenerse en pie? (Apocalipsis 6:17)

ES EL DÍA DE LA JUSTICIA, EL DÍA DE LA IRA DIVINA

Los ángeles tiemblan ante ese día.

Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras aún sea el tiempo para conceder la Misericordia. Si ahora tu callas, en aquel día tremendo responderás por un gran número de almas.”

Yo, Sor Faustina, por orden de Dios, estuve en los Abismos del Infierno para hablar a las almas y dar testimonio de que EL INFIERNO EXISTE.

 Los demonios me tenían un gran odio, pero por orden de Dios tuvieron que obedecerme. Lo que he escrito es una débil sombra de las cosas que he visto.

He observado una cosa: la mayor parte de las almas que allí están, son las que no creían que el Infierno existe.    

Vi que un hueco inmenso se abrió bajo los pies del Señor.

No sé si viajamos a través de él, pero de pronto me encontré en el Infierno.

Era una caverna impresionante y aterradora. Escuché gritos y lamentos escalofriantes…

Era un ambiente tenebroso donde había una increíble desesperación, un hedor espantoso y aquel lugar era aterrador.

Sentí mucho miedo; empecé a temblar y me sentí morir de pavor…

Verdaderamente aterrada, exclamé:

–           ¡Hay de mí Señor! ¿Dónde estoy?

El Señor me respondió:

–           No temas nada. Nada te pasará, Yo estoy contigo, observa bien.

Entonces vi una hornilla como la boca de un volcán. De ella salían llamas inmensas. Era como un fondo donde se cocina la caña para hacer miel. Como un lago de azufre hirviendo a borbollones.

Había allí mucha gente que gritaba y pedía auxilio sin ser escuchados. Todos insultaban y maldecían. Unos estaban vestidos lujosamente, otros estaban sin ropa. Creo que estaban con la ropa que los enterraron.

Un hombre muy rico con mantos y anillos en los dedos y cadenas en el cuello, sacaba la mano y decía:

¡Sálvame por esto! Y mostraba algo como un gajo de cebolla. Pero las llamas empezaron a consumir el gajo de cebolla hasta quemarle los dedos.

Y entendí que fue algo que dio, pero sin amor o tal vez haya sido lo único que regaló en su vida.

El tormento era  muy cruel y no había paz.

Le pregunté al Señor:

–           ¿Éste es el rechinar de dientes?

Y ÉL me contestó:

–           No, todavía no es. Es solo parte del sufrimiento de los condenados.

Alrededor de la hornilla había demonios con las piernas cruzadas, todos tenían un trinche largo.

Su aspecto era espantoso: sus ojos rojos, boca malvada, sonrisa malévola, de un color gris, casi negro.

Fumaban y fumaban algo que los hacía más rebeldes. Y bebían un líquido rojizo que los llenaba más de soberbia.

De pronto todos se colocaron de pie en posición de firmes. Los condenados desearon desaparecer… Era una multitud incontable que se consumía en el Lago de Fuego.

El Infierno se estremeció y todo tembló. Por una puerta entró un demonio como de 2 metros de alto, más horrible que todos los otros demonios.

Tenía cuernos, garras, cola y alas como de murciélago.Los demás no tenían nada de eso. Gritó y zapateó. Y todo volvió a temblar.

Pregunté:

–        ¿Quién es?

Jesús me dijo:

–         Es Lucifer, el Rey del Infierno.

Los demás demonios le tenían mucho miedo. A una orden dada por él, todos corrieron ante él con el trinche en la mano y en fila, como un batallón de soldados.

Les dijo algo que no alcancé a escuchar, pues estaba demasiado asustada.

Y tampoco le pregunté al Señor Jesús.

Si Él no me hubiera sostenido en ese momento, yo hubiera muerto de terror.   

El Señor Jesucristo me dijo:

–           Acá no hay paz ni un segundo. Aquí no hay nada de amor. Es el Reino del Odio. Aquí vienen todos aquellos que me despreciaron cuando estaban vivos… Libre y voluntariamente, prefirieron el Mal en lugar del Bien.

Ahora observa bien, pues para algunos comienza el rechinar de dientes; sufrimiento y muerte eterna; gusano que no muere y fuego que no se apaga.

Porque el que no está Conmigo, está contra Mí y está muerto. Esta es la verdadera Muerte. No la que llaman ustedes muerte.

Los demonios corrieron hacia la hornilla después de la orden de Satanás y metieron el trinche.

Sacaron a los condenados traspasados por éstos y ellos se movían como culebras, sin poder soltarse. Gritaban, se contorsionaban, les salía sangre por donde fueron atrapados.

Algunos fueron traspasados por la espalda, otros por las piernas, otros por la cabeza. Todos agarraban los trinches tratando de liberarse.

Eran hombres y mujeres de todas las edades, sus manos sangraban y ellos al mirarlas gritaban de terror.

Pregunté al Señor:

–           ¿Por qué estas almas tienen sangre?

Y Él me respondió:

–           Al Infierno vienen en cuerpo y alma; así como al Cielo van en cuerpo y alma.

Estamos en el Primer Infierno y ellos ya fueron juzgados.

Aquí están todos los condenados desde la creación del mundo y también les dan la bienvenida a los violadores del Quinto Mandamiento.

Pregunté:

–           ¿Quiénes son Señor?

Jesús contestó:

–           Son todos los asesinos, los secuestradores, los atracadores. Todos aquellos que le han quitado la vida a alguien: física, psíquica y espiritualmente. Son aquellos que pudiendo salvar una vida, no lo hicieron.

En las víctimas: su sangre clama, desde la Tierra a Cielo. Y Dios los escucha.

La vida Yo la doy y la quito cuando quiero. Nadie fuera de DIOS puede quitar la vida: ni a un niño, ni a un anciano, ni a un enfermo. Sólo DIOS dispone de ellos.

A quien lo hace; le esperan los más grandes castigos y tormentos, en el Lago de Azufre donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. Oren mucho, porque hay muchos que están todavía vivos y pueden arrepentirse. Oren especialmente por los médicos…

Observa bien.

Los demonios colocaron a los condenados en algo que parecía una lámina de zinc galvanizada y los trincharon entre dos o tres demonios.

Luego, como con una especie de cortaúñas, un poco más largo; les prendían pedazos de carne y poco a poco les arrancaron las uñas, los dedos, el pelo…

Los gritos eran tan desesperados; que parecían aullidos y terminaban en lamentos escalofriantes…

Para que no gritaran, los demonios sacaron una especie de arma no vista nunca en la tierra por mí y se las metieron en la boca.

Aquella arma se abrió como una mano y al cerrarse les agarró la lengua; enseguida se las arrancaron, bien torciéndola o tirando de ella.

Luego con un cuchillo bien afilado, comenzaron a cortarlos en pedazos, volviéndolos bistec y cecina.  Los condenados no podían gritar y sus ojos parecían salírseles de sus órbitas…

Y sus mandíbulas pegaban una con otra haciendo un rechinar de dientes espeluznante.

Después de desprender la carne, trozaron los huesos hasta casi deshacerlos totalmente. Por último, les partían la cabeza, hasta quedar hecha trizas.

Todo era completamente deshecho en aquella lámina: sangre, carne en trozos, huesos.

Aquello era una carnicería espantosa. Y en los huesos había gusanos...

Entonces dije al Señor:

–           Pobres personas. Pensé que no iban a morir, pero por fin murieron. Aunque los pedazos de carne todavía se mueven…

Él me respondió:

–           Aquí no existe la muerte. Fíjate bien.

Los demonios tomaron esa lámina y echaron los trozos de la persona sobre un hueco donde había llamas y fierros filosos. Era como una especie de molino para volver todo polvo.

En la parte de abajo de ese hueco estaba otra vez el hueco de la hornilla.

Al caer ese polvo vi que las personas volvían a tener cuerpo y el que se dejaba agarrar por el trinche, volvía a padecer lo mismo…Entonces pregunté al Señor:

–              ¿Qué pasa? ¿Por qué tienen que volver a vivir?

Y Jesús me contestó:

–           La muerte tal como los hombres la llaman, ya no existe. Aquí se padece la Muerte Eterna, que ES LA SEPARACIÓN DE DIOS.

Y para llegar a este lugar de tormentos, cada uno llegó aquí libremente. Ésa fue la elección de ellos.

Ellos me rechazaron absolutamente al elegir el Reino del Mal y sirviendo al Amo de este lugar. Yo ya no puedo hacer nada por ellos.

Cuando podía me despreciaron y por su libre albedrío; de esta forma llegaron a este Lugar que no fue creado para los hombres.

Para los hombres fue creado el Cielo. Este lugar fue creado para Satanás y sus Ángeles Rebeldes.

Comprendí que a mayor pecado, mayor el sufrimiento. Cada uno paga según sus deudas. Y cada uno tiene castigos diferentes; pero todos sufren atrozmente.

También me di cuenta que con el órgano que pecan y sirvieron al Mal, es con el que más sufren.

Según se hundían en el Lago de fuego; aparecían en un lugar de arenas candentes, al rojo vivo. El calor era sofocante, no se podía respirar y gritaban: ‘¡Tengo sed!’

Entonces un demonio se les subía a la nuca y les abría la boca, desgarrándoselas hasta los oídos.

Otro demonio agarraba la arena caliente, para que la bebieran.

Era tal el desespero, que corrían sin control en la oscuridad iluminada únicamente por las arenas… Chocaban con otros condenados y peleaban entre sí, como perros callejeros.

Al llegar al final había rocas con puertas… Cada uno miraba solo una puerta y al abrirla había un hoyo, donde estaban los animales ponzoñosos y aquellos a los que más temían, cuando estaban en la tierra.

El Señor me dijo que eran castigos psicológicos…

¡Oh pobres condenados! ¡Qué desesperación, que pesadilla sin fin!… Cuando finalmente lograban salir de allí, ellos se veían esos animales por todo su cuerpo y que les salen por la boca y por cada orificio en él.

Desesperados, trataban de huir… Y por lo único que podían correr, es por un desfiladero de piedras cortantes; donde se caían, de frente o de espalda y se cortaban por todas partes.

Al final  había una planicie…

Al que no lograba pararse rápidamente, una piedra redonda lo aplastaba como a una cucaracha. Cuando por fin logran levantarse, se lanzan por un hueco que había y caen a la hornilla del inicio.  Y todo vuelve  a repetirse.

El Señor Jesús me dijo:

–           ¿Te diste cuenta que acá no hay descanso ni un segundo? Ahora te voy a mostrar otro lugar que está esperando a esta generación perversa y malvada.

Te voy a mostrar quien sufre más… Y quienes van por el camino al Infierno.

Vi entonces tres hornos más grandes que el primero y a Satanás que gritaba:

–           Qué se haga el Juicio…  He trabajado bastante para darles la bienvenida a mi reino. ¡JA! ¡JA! ¡JA!… ¡Los odio tanto, como a su Padre y sé cuánto Él sufre, por mi venganza sobre ellos!

¡Gracias a ellos, que me han dado la manera de alcanzarLo; para Destruirlo a Ése en sus hijos! ¡JA! ¡JA! ¡JA! (Lanza una carcajada espeluznante y añade)

He inventado nuevos castigos y tormentos.

Que vengan aquí los que pudieron salvarse y no quisieron.

Que vengan a mí los que me adoraron y me sirvieron en la tierra.

Entonces vi unas mujeres arrastradas con cadenas que llevaban cargas como si fueran mulas; (Eran todas sus culpas) fueron golpeadas atrozmente y atormentadas.

Les abrieron sus vientres, las dejaban gritar y las despedazaban. Les dieron azotes con unas cuerdas como de hierro, mientras las insultaban.

Les mostraban sus hijos que ellas habían asesinado y se los amarraban a sus pechos.

Ellas escuchaban el llanto y los gritos de sus hijos (¡¡¡¿Por qué me mataste mamá?!!!)

Al grito del niño, sus pechos se desgarraban y comenzaban a sangrar; sus oídos sangraban y todo aquello era horripilante.

Y pregunté al Señor:

–           ¿Señor JESUS quienes son esas mujeres y porqué sufren tanto?

Y Él me contestó:

–           Son todas aquellas que matan a sus hijos con el aborto. Sufren porque hicieron de sus vientres tumbas y el vientre es para dar vida.

Él pecado del aborto le es a mi Padre muy difícil de perdonar. No basta con confesarlo, si no hay verdadero arrepentimiento.

Hay que hacer mucha oración y penitencia, pidiendo misericordia a DIOS Padre; así como al hijo que asesinaron.

Pues sus gritos de dolor y sus llantos estan frente al trono de DIOS y su sangre clama justicia, desde la Tierra al Cielo.

Ora mucho por ellas, porque algunas que cometieron sus mismos pecados, están todavía vivas y pueden arrepentirse.

Son muchísimas las que van veloces, por el Camino del infierno.

Satanás se burló de Dios con un grito triunfante:

–           Estos niños fueron sacrificio ritual para mí, en el Aborto deseado, consentido y ejecutado; para aumentar mi poder. Y sus almas inocentes también me pertenecen.  Madres e hijos me han dado el poder para derrotarte y destruirte en ellos; porque son parte de este reino maldito al que me has confinado.

Dime que se siente Nazareno, haberte sacrificado por todos y que ellos me hayan elegido por su propia voluntad. ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡Son míos eternamente; porque yo te los gané!

¡Ellos me eligieron a pesar de tus Mandamientos y de tu Sacrificio de Amor! ¡JA! ¡JA! ¡JA! Y también sus hijos sacrificados libremente, me pertenecen.

¡Porque ellas despreciaron tus leyes que podían rescatarlos y no fueron bautizados!… ¡¿Dónde está tu triunfo, Dios Encarnado?! ¡Muéstrame ahora si te atreves, en dónde está tu Triunfo!

¡Todos son míos! ¡Nadie te ama, ni quiere sacrificarse sufriendo por Ti! Todos me pertenecen. ¡JA! ¡JA! ¡JA!

El final de esta Guerra la están escribiendo tus ‘Amados hijitos’ a los que no les interesa nada tuyo: ni tu Redención, ni tu Amor, ni tus promesas…

Porque han querido ser míos… ¡Porque me han elegido a mí!… ¡A mí!

Por su libre albedrío eligieron ser mis esclavos.   Los que me adoraron, me conocieron y me escogieron.

Y  por sus pecados me pertenecen todos los que han venido hasta aquí.  Yo soy su amo y su rey por la eternidad.

Vi al lado de ellas, un poco separadas; a otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos que ellas.

Y pregunté:

–           ¿Éstos quiénes son y porqué sufren iguales tormentos?

El Señor me dijo:

–           Son todos los cómplices del aborto, los que las ayudaron… Son médicos, amigos, enfermeros, parientes o alguna persona que escuchó que iban a abortar y no les advirtió:No lo hagas.’

Seguimos caminando por aquel ancho camino y encontramos hombres que venían cabizbajos, con la lengua afuera.

Se las machacaban con piedras, les quemaban las manos y los pies y los atravesaban con punzones.

Los demonios descargaban toda su ira infernal contra estos hombres.

Viendo cómo sufrían, pregunté:

–           ¿Estos quiénes son y porqué sufren tanto?  

Y me dijo el Señor:

–           Son los llamados a la más alta gloria de los cielos pero la han perdido. Se han vendido y ME HAN VENDIDO. Ellos son mis sacerdotes.

Los pecados del sacerdote son doble pena para Mí y por eso su castigo es doble. Son martirizados en la lengua, porque han callado mi Santa Palabra y fueron perros silenciosos, tartamudeando al hablar.

Se han consumido en las pasiones y llenado de mosto y vino. Para ellos son la maldición y el fuego y el fuego eterno.

También vi mujeres y hombres al lado de ellos, que sufrían grandes penas y pregunté

–           ¿Quiénes son estos?

Y Jesús me dijo:

–           Son los que han pecado con ellos. La mujer que hace caer a un sacerdote, más le valiera no haber nacido; porque es más maldita que Judas. Lo mismo el hombre que hace pecar a un sacerdote.

Detrás de ellos había una multitud que seguían ese mismo camino y sufrían iguales tormentos…

Yo pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Y Jesús me respondió:

–           Son todos aquellos que se alejaron de Mí y de mi iglesia por el pecado del sacerdote y no oraron por él.

El sacerdote se hizo para salvar a los hombres. Si no lo hace, lo ayudan a condenar.Pues mi palabra dice: ‘Los guardianes de mi templo están ciegos, ninguno hace nada, son todos perros mudos incapaces de ladrar, vigilantes perezosos que les gusta dormir.

Perros hambrientos que jamás se hartan. Y son ellos los pastores, pero no saben comprender, cada uno va por su camino.

Cada uno busca su interés, vengan dicen, busquen vinos y emborrachémonos con los licores, no ayudan al inocente y hacen desaparecer a los hombres fieles’ (Isaias-56-9)”.

Detrás de estos, venían otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos; al mirarlos le pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Él me dijo:

–           Son todos los religiosos y religiosas, que han traicionado sus votos. Nadie ha orado por ellos, para que me amen y logren salvarse.

No hablen nunca mal de los míos. Es como si se untaran el dedo con chile y me lo metieran en el ojo. Solamente oren mucho por ellos y no me causen ustedes más tormentos.

Me dio una gran tristeza escuchar este reproche.