Archivos de etiquetas: matrimonio

F75 EL SACRAMENTO MATRIMONIAL


OCTUBRE 23 2017 1: 10 P.M

Mi Paz sea con vosotros, Hijos míos.

Pequeños, espíritus de Tentación os rondan a todo instante.

Cuidaos de Caer, porque eso es lo que está buscando mi Adversario para robaros el alma.

Las Tentaciones más fuertes son por la Carne, mi Adversario conoce muy bien vuestra debilidad:

Os tienta con la Lujuria para que caigáis en la

Fornicación, el Adulterio y la Impureza Sexual.

Estad alertas y vigilantes, porque espíritus de impureza sexual, lujuria, fornicación, adulterio, homosexualismo, lesbianismo y prostitución andan sueltos...

Y están buscando hacer caer el mayor número de almas.  

MI ADVERSARIO SE ESTÁ VALIENDO DE ELLOS

PARA DESTRUIR AL HOMBRE

A LA MUJER, A LA JUVENTUD…

Y en especial 

MI SACRAMENTO DEL MATRIMONIO.

Quiere acabar con este Sagrado Sacramento que une al hombre y la mujer en Matrimonio con mi Bendición, porque sabe que es la primera sociedad creada por Dios.

Tienta al hombre y la mujer, para que NO se casen con mi Bendición.

Ataca a los jóvenes con la fornicación y la impureza…

Y está entrando en el hogar de muchos Matrimonios Bendecidos por Mí…

Para destruirlos con el Adulterio.

Mi Adversario se está valiendo de mujeres y hombres poseídos por estos espíritus de Impureza Sexual, los cuales andan buscando la caída del hombre o la mujer…

Que están unidos por el vínculo Sagrado del Matrimonio que Instituí en las Bodas de Caná.

Por eso os pido esposos, mucha Oración y Diálogo en vuestros hogares, porque está peligrando la estabilidad de Mi Sacramento del Matrimonio.

Mi Adversario a través de estos espíritus de impureza sexual lo que busca es destruir las familias y los hogares que tienen mi Bendición.

Hijos míos, orad y reprended estos espíritus en vuestros hogares, para que NO destruyan vuestro matrimonio. Cuidaos de la impureza sexual, porque ésta está entrando en vuestros hogares, por medio de la televisión, el celular, el computador y demás medios de comunicación de este mundo…

Hijos míos, el Rosario de mis Llagas y de mi Preciosísima Sangre,

DESTRUYEN estas Ataduras de Impureza sexual…

Orad con ellos y sumergid en mis Llagas a vuestros antepasados impuros, para que vuestro Árbol Generacional quede limpio de las ataduras de impureza sexual.

Esposos, amad a vuestras esposas, esposas amad a vuestros esposos y…

RESPETAOS MUTUAMENTE, porque esto agrada a Dios.

Que la Oración, el Diálogo, el Amor y el Respeto; sean el sello de vuestros hogares;

para que la Bendición de Dios permanezca en vosotros y en vuestras familias.

Acordaos, LO QUE DIOS UNIÓ,

NO LO SEPARE EL HOMBRE... (Mateo 19, 6)

SENTENCIA DEL PAPA SAN JUAN PABLO II

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.

Arrepentíos y Convertíos, porque el Reino de Dios está Cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Si lo que has leído Enardeció tu sangre, especialmente porque RECONOCISTE,

AL QUE ESTÁ DETRÁS

DE TUS PROBLEMAS Y TU SUFRIMIENTO…  

¡MAGNÍFICO!

 ¡ AQUÍ APRENDERÁS CÓMO

ENFRENTARLO…

Y sobre todo…!

¡Cómo DERROTARLO…!    

OFRENDA

SEÑAL DE LA CRUZ… (Persignarse y mencionar las intenciones de este Rosario)

Yo… me uno con todos los ángeles y santos del Cielo, las pobres almas del Purgatorio y todos los justos de la Tierra. Con todas las Misas y Oraciones que alguna vez se hayan orado o que se vayan a Orar. Todas las lágrimas, gozos, sacrificios y sufrimientos de cada alma que alguna vez haya vivido o que vaya a vivir…

Lo uno todo al Corazón Adolorido de María a los piés de la Cruz y ofrezco con él toda la Creación y el sufrimiento de la Creación a Jesús, por la Conversión de los pecadores, la Liberación de las almas en el Purgatorio, la Santificación de los sacerdotes y religiosos, los deseos y las intenciones de los Dos Corazones de Jesús y de María, la Paz en el Mundo y mis intenciones… (Mencionarlas aquí)

1pasion

ROSARIO DE LAS LLAGAS DE JESÚS

Se reza con un rosario común

– Oh! Jesús, Redentor Divino, sé misericordioso con nosotros y con el mundo entero.

– Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

– Perdón y misericordia, Jesús mío cúbrenos de los peligros con tu preciosa Sangre.

– Eterno Padre, ten misericordia de nosotros por la Sangre de Jesucristo, tu único Hijo.

cincollagas I

En las cuentas del Padrenuestro se dice:

Eterno Padre, yo te ofrezco las Llagas de nuestro Señor Jesucristo, para curar las llagas de nuestras almas. Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de tus Santas Llagas, perdona nuestras ofensas a la Santísima Trinidad.

En las cuentas del Avemaría se dice:

Jesús mío, perdón y misericordia: por los méritos de tus Santas Llagas.

Jaculatoria:

Oh sangre y agua que brotásteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, yo confío en ti.

Al terminar el rosario se dice tres veces:

Preciosísima Sangre de mi Señor Jesucristo, sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Amén (3v)

JESÚS - SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS - SacredHeartofJesus-4

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía, Yo consagro mi cuerpo y mi alma para que sea enteramente uno con Tu Corazón que está siendo sacrificado en todos los altares del mundo. Y dando alabanza al Padre, rogando por la venida de su Reino, recibe este humilde ofrecimiento de mi ser. Haz de mi como Tú quieras para la Gloria del Padre y la salvación de las almas. Santísima Madre de Dios, nunca dejes que me separe de tu Divino Hijo. Defiéndeme y protégeme como hijo(a) tuyo (a). Amén”. 

CORONILLA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Mi amada Madre de la Salvación, por favor obtén para todas las almas, el Don de la Salvación Eterna a través de la Misericordia de tu Hijo, Jesucristo.

Mediante tu intercesión, te suplico que tú ores para liberar a todas las almas que están en esclavitud por Satanás.

Por favor, pide a tu Hijo muestre Misericordia y perdón para aquellas almas que Lo rechazan, que Lo lastiman con su indiferencia y que adoran la doctrina falsa y dioses falsos. Y que también son engañados por la Bestia.

Te imploramos Madre querida, que pidas por las Gracias para abrir los corazones de las almas que más necesitan de tu ayuda. Amén.

VirgenMaria_CTV6a

Corazón de María, Modelo sublime de todas las almas hostias, apelando a la Divina Misericordia, Yo… (nombre y apellido) Te entrego todos mis sufrimientos para que sean benditos al unirlos a los de Jesús.  Y amparado (a) por tu ternura maternal, también te entrego todo el sufrimiento que nuestros pecados han atraído sobre el mundo entero, para expiación de nuestros pecados y salvación de todas las almas.

En las cuentas grandes: Corazón ardiente, Corazón herido en la cruz, Corazón que sangra en la Hostia: Me ofrezco con todo mi ser, para sufrir contigo y en ti. Y para consolar al Corazón de Jesús en el sufrimiento de mis hermanos.

En las cuentas pequeñas:

Corazón Inmaculado de María, holocausto perfecto del Divino Amor. Haz que me hieran las heridas de tu Hijo, que me embriague de su Cruz y de su Sangre y sea crucificado en su Amor.

Jaculatoria: Corazón de María, morada de la Santísima Trinidad, medianero de todas las gracias, refugio de los perseguidos, esperanza de los pecadores, alegría de los que lloran, fortaleza de los cristianos y alivio de los que sufren; yo confío en ti.

Al final de la coronilla, repetir 3 veces:

Madre del Corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu Hijo. Amén

Jesús toma mi dolor, sáname y toma mi cruz”. 

CorazndeJess1-2

Santo Rosario a la Preciosísima Sangre/Letanías

En el Rosario, una inclinación de cabeza es suficiente; pero en la Adoración, la frente toca el suelo, si el devoto puede convenientemente hacerlo.

1 – EL ROSARIO

Este fue enseñado a Bernabé después de haber presenciado toda la Pasión de Nuestro Señor, desde Getsemaní hasta la Resurrección. Jesús se le apareció y le entregó un Rosario para honrar a Su Preciosa Sangre. Este rosario estaba confeccionado como los demás rosarios, excepto que en vez de diez cuentas, tenía doce cuentas rojas y las cuentas que las separaban eran blancas.

El rosario consiste en cinco misterios relacionados con las Cinco Llagas de Cristo.

SANTO ROSARIO A LA PRECIOSA SANGRE CRISTO

Con el rosario de doce cuentas…

rosario

En la Cruz:

  1. – En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
  2. – Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de Tus fieles y enciende en ellos el fuego de Tu amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos: Oh Dios, que instruiste los corazones de Tus fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos que animados y guiados por este mismo Espíritu, aprendamos a obrar rectamente siempre, y gocemos de la dulzura del Bien y de Sus divinos consuelos. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea.

  1. CREDO in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae. Et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine, passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad inferos, tertia die resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

25rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

4.- ¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amén.

SALVE SAN JOSÉ Amadísimo Patriarca, humilde y santo padre de Jesús y padre nuestro, derrama sobre la humanidad los rayos de La Llama de la Humildad de tu Justo y Casto Corazón, para cegar la soberbia de Satanás. Que con su Luz nos reconozcamos muy pecadores y con tu ayuda nos convirtamos de corazón a la Santísima Trinidad. Ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En las tres cuentas rojas:

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen. (3 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

PRIMER MISTERIO: La Mano derecha de Nuestro Señor Jesús, es clavada.

mano derecha clavada_blood-cross

Oración:¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano derecha, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve a los pecadores del mundo entero y convierta muchas almas! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

SEGUNDO MISTERIO: La Mano izquierda de Nuestro Señor Jesús es clavada.

mano izquierda

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Mano izquierda, y por el dolor causado por el clavo que la atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, salve almas del purgatorio y proteja a los moribundos de los ataques de los espíritus infernales! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

SANGRE-DE-jESUS

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros. Yo confío en ti

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

TERCER MISTERIO: El pie derecho de Nuestro Señor Jesús es clavado.

clavos_pies_cristo

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie derecho y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella, cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del reino oculto y los hombres malignos! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María., gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros. Yo confío en ti

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

CUARTO MISTERIO: El Pie izquierdo de Nuestro Señor Jesús es clavado.

0pies

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Pie izquierdo, y por el dolor causado por el clavo que lo atravesó, la Preciosa Sangre que brota de ella nos proteja en todos nuestros caminos de los planes y ataques de los espíritus malignos y sus agentes! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús!(3V)

1SANGRE-DE-jESUS

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María., gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

1rostro de cristo

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

QUINTO MISTERIO: El Sagrado Costado de Nuestro Señor Jesús es traspasado.

atravesado por la lanza

Oración: ¡Por la Preciosa Llaga de Tu Sagrado Costado, y por el dolor causado por la lanza que lo traspasó, la Preciosa Sangre y Agua que brotan de ella, sane a los enfermos, resucite a los muertos, solucione nuestros problemas presentes, y nos enseñe el camino hacia Nuestro Dios para la Gloria eterna! Amén

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (3V)

13GOTA DE SANGRE

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

Ave María.gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

En las 12 cuentas rojas:

L: ¡Sangre Preciosa de Jesucristo!

R: ¡Sálvanos a nosotros y al mundo entero!(12 veces)

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Jaculatoria “Oh, Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti“Jesús, confío en ti.”

1rostro de cristo

En la cuenta blanca (inclinando la cabeza)

¡Que la Preciosa Sangre que brota de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo, Templo de la Divina Sabiduría, Tabernáculo del Divino Conocimiento, y Luz del Cielo y de la tierra, nos cubra ahora y siempre! Amén.

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! ( 3 veces )

24LA PRECIOSA SANGRE DE CRISTO

Dios te salve María Santísima, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad… Madre y Reina de toda la Humanidad… Tú que nos alcanzas los dones que nos salvarán… SALVE, Regina, mater misericordiae, vita, dulcedo, et spes nostra, salve. Ad te clamamus exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Iesus, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende. O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria. Amen.

Oremos

Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, te honramos, te alabamos y te adoramos por Tu obra de eterna alianza que trae paz a la humanidad. Sana las heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús. Consuela al Padre Todopoderoso en Su trono y lava los pecados del mundo entero. Que todos te reverencien, oh Preciosa Sangre, ten misericordia. Amén.

reino de los corazones unidos

Sacratísimo Corazón de Jesús, Ten misericordia de nosotros

Inmaculado Corazón de María, Ruega por nosotros

San José, esposo de María, Ruega por nosotros

0san jose glorioso

Santos Pedro y Pablo, Rueguen por nosotros

San Juan al pie de la Cruz, Ruega por nosotros

Santa María Magdalena, Ruega por nosotros

Todos los guerreros de oración e intercesores del Cielo, Rueguen por nosotros

Todos los grandes Santos de Nuestro Señor, Rueguen por nosotros

Todas las huestes celestiales Legión Angélica de María, Rueguen por nosotros

virgen-maria-madre-de-Dios-reina-del-cielo_g

LETANÍAS DE LA PRECIOSA SANGRE DE JESUCRISTO

Señor ten piedad de nosotros – Señor ten piedad de nosotros!

Cristo ten piedad de nosotros – Cristo ten piedad de nosotros!

Señor ten piedad de nosotros – Señor ten piedad de nosotros!

Cristo, escúchanos! – Cristo escúchanos benignamente!

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros!

1Holy Trinity

Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros!

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros!

Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros!

L: ¡OH PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO, SANGRE DE SALVACIÓN!

R: SÁLVANOS A NOSOTROS Y AL MUNDO ENTERO!

Océano de la Sangre de Jesucristo, ¡Libéranos!

Sangre de Jesucristo llena de santidad y compasión, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, nuestra fortaleza y poder, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, alianza eterna, ¡Libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, fundamento de la fe cristiana, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, armadura de Dios, ¡Libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina caridad, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, flagelo de los demonios, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, auxilio de los que están atados, ¡libéranos!

rebeccabrownelvinoadarlibertadaloscautivos500x772

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sagrado Vino, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Poder de los cristianos, ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, defensora de la fortaleza católica ¡libéranos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, verdadera fe cristiana, ¡libéranos!

SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO, SANGRE SANADORA, ¡SÁLVANOS!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre ungidora, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, fortaleza de los hijos de Dios, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, comandante de los guerreros cristianos, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Sangre de Resurrección ¡sálvanos!

resurrección de la carne

Sangre Preciosa de Jesucristo, bebida de los Ángeles del Cielo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, consuelo de Dios Padre, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, poder del Espíritu Santo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, circuncisión de los gentiles, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, paz del mundo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, luz del Cielo y de la tierra, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, arcoiris en el Cielo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, esperanza de los niños inocentes, ¡sálvanos!

22

Sangre Preciosa de Jesucristo, Palabra de Dios en nuestros corazones, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, arma celestial, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Divina Sabiduría, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, cimiento del mundo, ¡sálvanos!

Sangre Preciosa de Jesucristo, Misericordia del Padre, ¡sálvanos!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Lava los pecados del mundo!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Purifica el mundo!

L: ¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo!

R: ¡Enséñanos como consolar a Jesús!

agonia1

ORACIÓN

Oh Sangre Preciosa, salvación nuestra, creemos, esperamos y confiamos en Ti. Libera a todos los que están en las manos de los espíritus infernales, te suplicamos.

Protege a los moribundos de las obras de los espíritus malignos y acógelos en la gloria eterna. Ten misericordia del mundo entero, y fortalécenos para adorar y consolar al Sagrado Corazón de Jesús. Te adoramos, oh Preciosa Sangre de misericordia. Amén

¡Oh Preciosísima Sangre de Jesucristo, sana las Heridas en el Sacratísimo Corazón de Jesús! (tres veces)

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

(Rezar diariamente meditando)

Consciente de mi nada y de Tu Sublimidad, Misericordioso Salvador, me postro a Tus pies, y Te agradezco por la Gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de satanás.

En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo patrono, y de toda la corte celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, oh queridísimo Jesús, a Tu Preciosa Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.

Te prometo, con la ayuda de Tu gracia y con mi mayor empeño, promover y propagar la devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, a fin de que Tu Sangre adorable sea honrada y glorificada por todos.

De esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor, y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.

¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad, y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados!

He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el amor, el honor y la adoración que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden.

¡Oh Divino Salvador! rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, ¡oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra salvación! Amén

Bajo Tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh Virgen siempre gloriosa y bendita! 

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo. Amén

11sangredecristo

R97 TIEMPOS DE SALVACIÓN


11REINA DEL CIELODICIEMBRE 27 2016 2: 40 P.M

Hijitos de mi Corazón, la Paz de mi Señor esté con vosotros y mi Protección Maternal os acompañe siempre.

Pequeñitos, este año y los que siguen serán de Oración y combate espiritual. Debéis de estar preparados con vuestras lámparas encendidas con la Oración y con vuestra Armadura Espiritual puesta a mañana y noche, haciéndola extensiva a vuestros familiares, especialmente a los que estén más apartados de Dios.

No os relajéis, debéis de Orar porque las Huestes del Mal comenzarán los ataques, los cuales sentiréis más fuertemente en vuestra mente. Cerrad con Ayuno, Oración y Penitencia, toda puerta espiritual que tengáis abierta por los pecados de la carne.

POSESION

 Mi Adversario os atacará por la parte más débil y buscará haceros perder. Muchas almas van a ser poseídas por demonios por NO estar en gracia de Dios y por andar sin protección espiritual alguna.

Orad por vuestros familiares más apartados de Dios, haced extensiva vuestras Oraciones, Ayunos, Penitencias y Santas Misas por ellos, para que los Demonios NO puedan apoderarse de sus almas.

 La Prueba está por comenzar. En medio de las tribulaciones llegará el Aviso y pasaréis por la Eternidad donde serán fortalecidos en el Espíritu los Hijos de Dios, para que puedan enfrentar la etapa final de la Prueba.

Hijitos, es el momento en que debéis ya de estar sellados y tener todo Sellado en vuestros hogares con la Sangre de mi Hijo. Mi Adversario va atacar los hogares para ponerlos en discordia y separarlos.

divorcio1

Destruyendo los hogares, destruiría las demás sociedades, porque el hogar es la primera sociedad creada por Dios. Es en el hogar donde se levantan las bases morales y espirituales que darán comienzo y formación a las otras sociedades.

Mi Adversario atacará la parte que espiritualmente esté más débil en las familias, poniendo en rivalidad y contienda a los hijos con los padres, a los padres con los hijos, a la madre con el padre y a los hermanos con los hermanos.

Buscará con esto sembrar la cizaña para dividir y separar las familias. Todos aquellos que andan sin Dios y sin ley, se van a perder. Hogares donde NO se ore, serán hogares que mi Adversario fácilmente se apoderará de ellos.

amor DURMIENTES TIBIEZA

Hijitos, en todo hogar Dios ha puesto un instrumento para que Ore por su familia. Le hago un llamado a todos esos instrumentos para que despierten de su letargo espiritual y comiencen a Orar y a tomar las armas espirituales que Dios les ha dado para que se protejan y protejan a sus familias.

 Llegó la hora de despertar, estad alerta y vigilantes para que nada os coja por sorpresa.

 Acordaos que la pelea no es con gente de carne y hueso, sino contra los Principados y Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del Mal, que moran en los espacios celestes. (Efesios 6,12)

Mis niños, NO entréis en contiendas en vuestros hogares, porque eso es lo que busca mi Adversario para poder entrar y destruir, NO le sigáis la corriente.

consecuencias-del-divorcio

Los que sois de Dios, debéis de Orar y sellar con la Sangre de mi Hijo a aquellos que estén más apartados de Él. El Poder de la Sangre de mi Hijo aplicada sobre aquellos que están más apartados de Dios, hace que los demonios huyan de ellos.

Así os libráis de discusiones estériles y peleas que sólo conducen a resentimientos y divisiones en el hogar. El Poder de la Oración unido a la Fe, logra grandes prodigios.

La vida hijitos no se maneja con violencia, sino con el Poder del Espíritu Santo que todo lo puede, transforma y vivifica. Invocadle y El, vendrá en vuestra ayuda y calmará y apaciguará los corazones.

Acatad pues hijitos mis instrucciones y ponedlas en práctica en vuestra vida y en la vida de vuestros hogares y familias.

o-HIJOS-DIVORCIO-facebook

No es con violencia ni con peleas como se solucionan las diferencias. Es con el Poder de la Oración y con la Sabiduría del Espíritu, como todo se debe de manejar en este Mundo.

La paz debe de nacer en el respeto del hombre por el hombre y debéis de pedirla a Dios que es la verdadera Paz.

Estad pues preparados hijitos, para que podáis enfrentar los días de combate espiritual que están por comenzar.

Os ama vuestra Madre, María Rosa Mística

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hijitos de mi Corazón

virgen-rosa-mistica

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Hijitos Míos, estáis en una época de la humanidad en la cual Satanás, la Serpiente Antigua, va a tratar de destruir a la humanidad, a todos vosotros. A toda la Creación, a todo lo que Dios, Nuestro Padre, Nuestro Dios creó con Amor. Va a utilizar todas las armas posibles, tanto físicas, como espirituales para destruiros.

También ésta es la época en la cual Yo, como Madre vuestra entro en acción fuertemente lo sabéis. Para luchar contra ésta Serpiente y con Mi Calcañal, le aplastaré la cabeza.

Mis pequeños, ni aún sus ardides sus armas más poderosas, sus trucos, su maldad, van a poder destruir a todos aquellos que han sido marcados en la frente con el Amor. Os repito, quienes han sido marcados con el Amor.

Las almas que se han acercado al Amor de Nuestro Padre, al Amor de la Santísima Trinidad, son aquellas almas que van a ser mantenidas en éste Tiempo de Purificación.

senales-persecucion

Ciertamente, algunas almas serán tomadas como sacrificio, como holocausto para la salvación de muchas otras almas, para su salvación. Pero es el Amor el que va a perseverar para la Tercera Etapa de la Humanidad.

Y como os digo, ninguna arma va a ser más poderosa que el Amor. Yo, en todas Mis Apariciones os di el Secreto para poder vencer en éstos momentos: el Santo Rosario.

 Mis pequeños, os lo vuelvo a repetir porque muchos de vosotros os vais a ir involucrando en los Acontecimientos, os vais a ir atemorizando con lo que vaya sucediendo en vuestras vidas y esto NO debe ser, Mis pequeños.

Conocéis perfectamente los Acontecimientos. Conocéis cómo se van a ir sucediendo, porque se os ha avisando a lo largo de la historia y en éstos momentos vosotros NO debéis tomar parte en ellos, en el sentido de que NO os atemoricéis.

00salvacion

Pero sí toméis partido en cuanto a que oréis para que vuestros hermanos puedan entender y se puedan zafar de los Acontecimientos y orar y también pedir por vuestros hermanos, como lo deberéis hacer vosotros.

Y ayudar en la salvación de muchos que NO están con Nosotros todavía.

Mis pequeños, son tiempos difíciles. Pero por otro lado son tiempos de salvación.

Son tiempos para pescadores de hombres y vosotros sois pescadores de hombres, como lo fueron los primeros apóstoles.

apostoles negados

Sois los pescadores de éstos Últimos Tiempos. Tiempos en donde la pesca va a ser inmensa.

Debéis salvar a muchos de vuestros hermanos que están apartados, que negaron la Vida de Mi Hijo, todos Sus Méritos, Su Amor, Su Muerte, Su Resurrección…

Han desperdiciado todo lo que se les dio.

Los primeros, aquellos que vivieron en la época de Mi Hijo tuvieron el Apostolado de Mi Hijo, NO habían tenido instrucción por parte de Él, solo la Ley y los profetas, luego lo escucharon y muchos lo despreciaron.

jardines-colgantes-babilonia0

Los pueblos anteriores a Mi Hijo NO han pecado lo que los pueblos actuales han pecado, porque ahora sí habéis tenido la Predicación de Mi Hijo intensamente y alrededor del mundo.

El Juicio para los pueblos actuales será más severo, pero por otro lado se cuenta con vuestra actuación, con vuestra Intercesión, con vuestra ayuda, con vuestros méritos. No os hagáis sordos a Mi llamado, es tiempo de que os deis al cien por ciento.

Son tiempos difíciles en que os deberéis dar como Yo, vuestra Madre Me di por Mi Hijo. Como los apóstoles después del Pentecostés se dieron y como se han ido dando muchos de Mis hijos alrededor del mundo después.

Mis pequeños, sois pescadores de hombres, pescadores de almas. Es una misión grandemente loable para el Reino de los Cielos. NO despreciéis éste regalo que se os da, manteneos firmes, Satanás no podrá contra vosotros.

apostoles

 Tened siempre con vosotros el Santo Rosario,

Unid a vuestros hermanos con el Rezo del Santo Rosario.

Unid a la humanidad entera al Rezo del Santo Rosario…

poder-rosario

Y pronto terminará éste ataque satánico que tendréis alrededor del Mundo.

Con ésta arma poderosísima, que Yo os he dado, venceremos.

NO dudéis, Mis pequeños, venceremos. Os bendigo, Mis pequeños y os tengo muy dentro de Mi Corazón.

rosario-arma

La Luz llegó al mundo a través Mío, porque Me doné a Nuestro Dios, al Creador del Universo, a Mi Señor.

Fui impregnada de ésa Luz Divina, ésa Luz Divina se desarrolló en Mi Vientre Virginal y Yo Su Madre, gozando de ésa Luz interior, Me di al mundo. Parto Divino, parto para la Tierra entera.

La Tierra entera recibió el Regalo Divino de Nuestro Dios y Creador. El Mundo entero recibía la Luz del Cielo aquí en la Tierra. Por fin las Tinieblas se disipaban de la mente y del corazón del hombre con la venida de Mi Hijo, la Luz del Mundo.

Mi Hijo, siendo ésta Luz, vino a traer las Enseñanzas Divinas, las Enseñanzas Santas, las Enseñanzas Sabias de todo un Dios y se revelaba a los hombres.

padre hijo mundo

El mundo entero vivía en Tinieblas, el mundo entero se dio cuenta de la Luz que llegaba, pero Satanás atacó. Y atacó fuertemente el corazón del hombre, para que NO pudieran ver la Luz que estaba ya ante los hombres. Cegó sus ojos, cegó su mente y cegó su corazón.

Pero los verdaderos hijos de Dios, se dieron cuenta de ésa Luz Divina que caminaba ya entre ellos. Que hablaba con Palabras Sabias, no con palabras humanas.

Que se movía entre ellos con una Vida Divina, curando y no solamente el cuerpo, sino lo más importante que tenéis vosotros Mis pequeños: el alma.

Esta Luz que Mi Padre y Mi Dios permitió que Yo trajera a vosotros, que por Mi conducto viniera a la Tierra, fue traicionada por algunos y aceptada por otros.

LUZ APOSTOLADO

Los verdaderos hijos de Dios, han mantenido esa Luz en su interior. Esa Luz Divina llegó para dividir la Luz de las Tinieblas para servir entre los hombres.

Y los hombres que la han aceptado, la han vivido, la transmiten. Saben del tesoro precioso que es la Luz Divina.

Mis pequeños, estáis viviendo nuevamente en la Obscuridad, porque el hombre cerró su corazón a la Luz Divina. Ciertamente hay traición en el corazón del hombre, como en aquél tiempo en que Mi Hijo vivió entre los hombres.

Se ha traicionado al Amor, NO habéis querido vivir la Vida Divina, la vida en la Gracia, la comunicación continua con vuestro Dios.

apostolado

Mis pequeños, Nuestro Dios NO es un Dios de venganza, NO es un Dios de odios NI de maldad, porque no sería entonces el Dios del Amor, del Perdón, de la Misericordia Infinita.
El Tiempo está sobre vosotros, pero aún hay tiempo para el perdón y la reconciliación con vuestro Dios y Mi Dios.

Así como os traje la Luz en Mi Vientre Virginal, ahora Mi Corazón os trae a Mi Esposo. El Santo Espíritu de Amor está entre vosotros, abrid ya vuestro corazón, abrid vuestra mente, dad cabida en vuestro ser a que Mi Esposo viva plenamente en vosotros.

Viva en vosotros, pero dadle el permiso para que trabaje realmente en vosotros, para que os transforme, para que os haga vivir la vida que os trajo Mi Hijo, que os enseñó Mi Hijo.

metamorfosis1

Dejad que Mi Esposo os transforme, os haga ver la realidad de vuestra vida, NO la vida que estáis llevando sobre la Tierra. Sino la vida que está en vuestro corazón y que debe trasmutarse, que debe de darse, que debe salir de vosotros.

Sí, tiene que haber un cambio Mis pequeños, vuestra alma transformada tiene que salir y mostrarse ante los hombres. El Amor está en vuestro interior, porque el Amor habita en él, tiene que mostrarse ya ante los hombres.

Ésa es la transmutación que debe de haber en el hombre ya, vida. La Vida Divina que habita en vosotros se debe dar ya entre los hombres.

apostolado

Dejad pues, que Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor trabaje plenamente en vosotros y así gozaréis de los regalos y de los Tesoros del Cielo.

Mis pequeños, os he dicho que hay tiempo, pero es MUY corto. Dejaos ya mover por el Santo Espíritu de Amor y dejad que la vida del Cielo se dé ya sobre la Tierra.

Que el Reino de Dios se implante en la Tierra y que todos los hombres gocen ya de la Vida de Nuestro Creador y Dios, de Nuestro Padre de quien es la Vida Verdadera.

amor apostolado
Gracias, Mis pequeños. Que el Amor Infinito del Padre, de Mi Hijo y del Espíritu Santo quede con cada uno de vosotros y Mi Amor de Madre os proteja y Me permita llevaros de regreso a la Casa Celestial.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Nombre de Mi Hijo, Verbo y Redentor, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor y en Mi Nombre de Virgen y Madre, ejemplo de Virtud y de Amor

madre-bendice-nuestra-comunidad_1

http://diospadresemanifiesta.com/

83.- LUNA DE MIEL PARA ¿TRES?…


PETRONIO jardin volksgarten-600x399En la villa de Petronio, al terminar la tercera semana de evangelización, el viernes por la tarde Diana anunció:

–           Queridos hermanos, los últimos temas en que aprendimos sobre el Juicio Divino es muy importante reflexionarlos durante el fin de semana.

El sábado lo dedicaremos a explicar el importantísimo ritual de la Santa Misa, el Sacrificio Perpetuo y cómo durante su celebración los Cielos se abren y Jesús desciende desde el Cielo durante la consagración, para convertir el pan y el vino, en su Persona Viva… Y de esta manera, se convierte en el Alimento para todos los cristianos.

Conocerán por primera vez como es el Sagrado Ritual  y aprenderán también cómo al participar activamente en la Misa, que es como recibimos todas las gracias y los dones que Dios reserva para sus hijos…  Paulina, Junías y yo,  estaremos disponibles para resolver todas sus dudas y contestar a todas sus preguntas.

Y la semana próxima, el domingo vendrá Pablo para celebrar la Primera Eucaristía para todos y dar la comunión a los cristianos bautizados…

Cuando se retiran los catecúmenos, Petronio y Aurora se van conversando a sus habitaciones comentando sobre las enseñanzas recibidas.

luna_de_miel_3

Alexandra se va con Diana y unas doncellas a la habitación nupcial que todavía no ha compartido con su esposo, pero que en este día la acaban de consagrar y le pidieron al sacerdote Junías que la bendijera…

Marco Aurelio se postra a orar en su cubículum en el que se ha mantenido durante su vida de soltero y le dice a Jesús:

“Te doy gracias Señor por todas las bendiciones con que has llenado nuestras vidas. Antes de consumar la unión tan largamente anhelada, en este día Señor mío, quiero hacerte la…

CONSAGRACIÓN DEL HOGAR Y LA FAMILIA 

Padre eterno, quiero consagrarme en el Espíritu Santo y ofrecerme a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, para ser un hijo tuyo cada vez más entregado y fiel. Ayúdame a ser un buen esposo, guía y protector de mi familia que te consagro desde hoy.

Madre María, yo.., me entrego hoy a tu Inmaculado Corazón. Acógeme bajo tu protección maternal y condúceme a tu Hijo Jesús.

Señor Jesús, a través del Corazón Inmaculado de María me consagro y me entrego a tu Sacratísimo Corazón. Haz que mi corazón sea imagen de tu Corazón, para que tú vivas cada vez más en mí.

Sacratísimo Corazón de Jesús, Inmaculado Corazón de María; con esta consagración y entrega les correspondo al Amor que me han dado en toda vuestra vida terrenal, cuando decidieron ser redentores  especialmente en el Calvario y que me siguen demostrando aún hoy…

A la vez renuevo mi consagración bautismal al Dios Uno y Trino: renuncio al pecado, al Mal y a Satanás.

Santísima Trinidad, Dios mío. Yo creo, adoro, espero y te amo. Y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

Creo en todo lo que Dios nos ha revelado y tal como nos lo enseña tu santo apóstol Pedro…

alex-2

Mientras tanto, en la habitación nupcial que ha sido preparada con esmero y decorada exquisitamente, para celebrar este importantísimo acontecimiento;  Alexandra y Diana oran fervientemente postradas en el piso…

Alexandra dice:

“Oh Jesucristo, nuestro Señor y Salvador,
Tú nos has prometido habitar siempre con nosotros.
Tú has llamado a todos los cristianos
a acercarse y compartir Tu Cuerpo y Tu Sangre.

Nosotros nos hemos alimentado de Ti… Y estás dentro de nuestro corazón.

También nos has dicho que en un hogar, el Sagrario es la habitación sagrada donde los esposos se unen Contigo, para la bendita misión de procrear nuevos hijos santificados para el Reino.

Yo te consagro mi Señor Jesús la santidad de nuestra cámara nupcial y nuestro matrimonio, para que unidos contigo, sepamos educar a nuestros hijos y llevarlos por el camino de la santidad…

Madrecita, a tu Corazón Inmaculado consagro a mi esposo y la nueva familia que vamos a formar, llévanos de tu mano para que no perdamos el camino que nos lleva hasta Jesús…

Tú que eres la Madre de Cristo y nuestra madre, te pedimos nos formes y moldees, para que ambos seamos imágenes vivientes de Jesús en nuestra familia, en la Iglesia y en el mundo.

Corazonesunidos_viajeesp

Tú que eres Corredentora, enséñanos a ser fieles el uno al otro, en los momentos de sufrimiento y de cruz.

Que no busquemos cada uno nuestro propio bienestar, sino el bien del otro. Que nos mantengamos fieles al compromiso adquirido ante Dios y que los sacrificios y luchas sepamos vivirlos en unión a tu Hijo Crucificado.

En virtud de la unión del Inmaculado Corazón de María con el Sagrado Corazón de Jesús, Te pedimos que nuestro matrimonio sea fortalecido en la unidad, en el amor, en la responsabilidad a nuestros deberes, en la entrega generosa del uno al otro y a los hijos que el Señor nos envíe.

Que nuestro hogar sea un santuario doméstico donde oremos juntos y nos comuniquemos con alegría y entusiasmo. Que siempre nuestra relación sea ante todos, un signo visible del verdadero amor y la fidelidad.

Te pedimos, Oh Madre Santísima, que en virtud de esta consagración, nuestro matrimonio sea protegido de todo mal espiritual, físico o material.

Que tu Corazón Inmaculado reine en nuestro hogar para que así Jesucristo sea amado y obedecido en nuestra familia.

Qué sostenidos por Su amor y Su gracia nos dispongamos a construir, día a día, la civilización del amor: el Reinado de los Dos Corazones. Amén

Y Diana concluye:

Por favor Jesús benditísimo,
Inflama nuestros corazones
con el fuego del Espíritu Santo,
concédenos el Espíritu de Sabiduría y de Fe,
de audacia y de paciencia,
de humildad y de firmeza,
del amor y del arrepentimiento,
a través de las oraciones
de la Santísima Madre de Dios
y las de todos los santos.
Amén”

Cuando terminan de orar,  se levantan y enseguida las doncellas llevan a Alexandra al unctorium, la visten y la arreglan con esmero.


novia griega

Es una novia espléndida en su alba vestidura y está lista para recibir al esposo, que llegará en cualquier momento…

Luego todas se retiran y ella se queda sola en sus habitaciones nupciales…

Es una magnífica cámara regiamente decorada, que tiene un lecho enorme, con un dosel recamado en sus bordes, con exquisitas grecas…

En una mesa junto a la terraza, han puesto deliciosos manjares para los dos cónyuges, una jarra con vino y varias copas de cristal…

Y Alexandra está parada en el piso de mármol de colores.

Entra Marco Aurelio, que la mira perdidamente enamorado y extiende las manos hacia su esposa.

Ella corresponde a su sonrisa y avanza hacia él.

9 Única es mi paloma, mi perfecta. Ella, la única de su madre, la preferida de la
que la engendró… Las doncellas que la ven la felicitan, reinas y concubinas la elogian:

10.«¿Quién es ésta que surge cual la aurora, bella como la luna, refulgente como el sol, imponente como batallones?»

11. Al nogueral había yo bajado para ver la floración del valle, a ver si la vid estaba en cierne y si florecían los granados. 12. ¡Sin saberlo, mi deseo me puso en los carros de Aminadib!
Marco Aurelio la estrechó entre sus brazos y le rozó su frente con los labios.

A Alexandra se le llenaron los ojos de lágrimas…

–           Alexandra…  -murmuró él. Sus labios encontraron una lágrima en su mejilla y le pidió- Por favor, no llores.

00enamorados3

–           Es de felicidad. No me hagas caso -susurró ella. Y cerró los ojos.

Marco Aurelio murmuró contra su piel suave:

–           No puedo hacer eso. Yo te adoro con todo mi ser. –Sus largos dedos se curvaron sobre su nuca y la acarició suavemente.

Como si fuera inevitable, besó sus párpados húmedos y posó la boca suave y aterciopelada en la de ella; entreabriendo sus labios, con una seguridad y ternura electrizantes.

Un canto paradisíaco evocó en una embriagadora sinfonía, los deliciosos versos del Amor, en lejanas armonías…

7. ¡Qué bella eres, qué encantadora, oh amor, oh delicias! 8. Tu talle se parece a la palmera, tus pechos, a los racimos.

9. Me dije: Subiré a la palmera, recogeré sus frutos. ¡Sean tus pechos como racimos de uvas, el perfume de tu aliento como el de las manzanas.

10. ¡Tu paladar como vino generoso! El va derecho hacia mi amado, como fluye en los labios de los que dormitan. 11. Yo soy para mi amado, y hacia mí tiende su deseo.

Ella emitió un gemido de sorpresa y el dudó un segundo. Pero luego le rodeó la cintura con un brazo, mientras deslizaba la otra mano hacia su garganta y acarició la piel deliciosamente suave que fue exponiendo lentamente, mientras desprendió los preciosos broches que sujetaban la tela de seda…

Su mano se cerró como un copón, acunando un seno turgente y la acarició con turbadora delicadeza.

A Alexandra se le aceleró el corazón…

ENAMORADOS

El calor la abrazó. El deseo se encendió y la incitó a  dejarse llevar por el torbellino que la envolvió. Sentía los latidos del corazón de Marco Aurelio junto a su pecho y su respiración acelerada.

Inhalaba el aroma limpio y varonil de su piel y saboreaba su boca. Mientras el beso se hacía más profundo, más íntimo y excitante. No se dio cuenta cuando instintivamente rodeó  el fuerte cuello masculino con los brazos y se estremeció toda…

Marco Aurelio levantó la cabeza abruptamente.

Relajó el abrazo y puso unos centímetros de distancia entre ellos…

Alexandra escuchó su respiración entrecortada…

Y enseguida dijo:

–           No pretendía ser tan intenso…

–           Yo también me dejé llevar. –replicó ella sintiéndose desorientada.

Marco Aurelio recordó los consejos de Pedro y tomó su bolso…

Es un saco de fino brocado tejido y bordado en Persia…

Sacó una cruz  de madera, como de unos cincuenta centímetros y la colgó en la pared, encima del lecho…

Luego sacó el incienso y lo arrojó sobre el pebetero.

Enseguida tomó a Alexandra de la mano y le dijo:

–           Ven hermana mía en Cristo… Oremos los dos al Altísimo y pidamos a nuestro Padre Celestial, suplicándole su Gracia y su protección, durante toda nuestra vida terrenal y en especial sobre nuestro matrimonio y nuestros descendientes…

Los dos caminaron hasta la orilla del lecho y se arrodillaron ante la Cruz…

Marco Aurelio como si fuera un sacerdote, dijo solemne:

–           Bendito seas Señor Jesús y Bendito sea tu Nombre por los siglos de los siglos. Bendito y alabado seas por todas tus creaturas y por toda tu creación, Yeové Sebaot… Tú creaste a Adán y a Eva su mujer, para que fuera su compañera y su ayuda. Y de ambos nació toda la raza humana.

Te entregamos nuestros cuerpos, nuestras almas y nuestros espíritus. Te ofrecemos nuestro amor y nuestra sagrada alianza. Únenos en ti, porque los dos seremos una sola carne, según tu Santísima Voluntad. Bendícenos Padre Santísimo. Y con el poder de tu Espíritu Santo aumenta tu amor en nosotros y fortifícanos bendiciendo nuestra unión.

Con el paso de los años, aumenta y vigoriza  tu Amor en nosotros y dame a mí la facultad de comprender y hacer sentir siempre feliz y amada, al tesoro que me has entregado en el amor de mi esposa. Ten piedad de nosotros y llévanos por tu camino, hasta nuestra vejez.

Bendice a los hijos que nos vayas a dar y a toda nuestra descendencia, con las mismas bendiciones que hoy imploro de Ti en mi sagrada unión con esta esposa santa, que he recibido de tu infinita Misericordia por mí. Y desde este momento, los dos te entregamos a nuestra descendencia y te consagramos a nuestros hijos.

Te los entregamos a todos  y te los regresamos a Ti… Danos el amor que necesitamos para amarlos desde ahorita; amarnos los dos en Ti  y adorarte a Ti en nosotros…  

Alexandra se unió y alternadamente dijeron:

–           Santísimo Amor de Jesús, te consagramos nuestros corazones, nuestras vidas y nuestras familias. Ayúdanos a realizar el plan que has trazado para nuestras vidas…

–           Realiza en nuestro hogar el bello ejemplo de Tu hogar en Nazaret, que  fue un modelo para cada una de nuestras familias. Esperamos obtener con Tu ayuda, la unión y el amor fuerte y perdurable que había en él.

–           Que nuestro hogar se llene de gozo.

–           Que el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia y el respeto mutuo, estén siempre presentes.

–           Que nuestras oraciones incluyan las necesidades de los otros, no sólo las nuestras.

–           Que siempre estemos cerca de los Sacramentos.

–           Que tu paz esté siempre con nosotros y cuando vengan las dificultades danos consuelo y esperanza.

–           Bendice a todos los que aquí habitamos y también a los difuntos que ya han marchado hasta tu Presencia…

–           Mantén nuestras familias cerca de tu Amor y que Tu protección esté siempre sobre todos nosotros.

Marco Aurelio concluyó diciendo:

–           A vuestros corazones unidos nos consagramos y te entregamos también toda nuestra vida. Ayúdanos a santificarla Tú que eres Santo, Santo, Santo… Pater Noster…

Y la Oración Sublime se elevó, los dos la cantaron como un himno, acompañada de los ángeles custodios de ambos; que los secundaron en su petición y luego la llevaron hasta el Trono de Dios…

Luego los dos permanecieron abismados en meditación durante unos minutos…

A continuación se pusieron de pie y Marco Aurelio la llevó al diván que estaba junto a la puerta de la terraza. Y ella empezó a reír nerviosa, mientras se acomodaban entre los cojines de seda.

En el firmamento, el cielo estaba cuajado de estrellas y la luna llena iluminaba todo con un mágico esplendor.

Los dos contemplaron las maravillas con las que se adornaba la noche y un suspiro de admiración  escapó de sus pechos casi al mismo tiempo.

noche

Enseguida,  Marco Aurelio alargó su mano hacia la mesa donde había unos platones con diversos manjares, frutas y una jarra con vino.

Escanció el licor  en las copas y luego tomó de una fuente de cristal un fruto qué le ofreció a Alexandra,

mientras sonreía en una manera fascinante y como no lo había hecho nunca antes.

Era una fruta almibarada con forma como de ciruela, que acercó invitador hasta los rosados labios femeninos, sujetándolo entre el pulgar y el índice, mientras la miraba en una forma…

Ella se ruborizó intensamente y sintió que se ahogaba… Totalmente turbada,  alcanzó a murmurar:

–                     ¿Qué es?

Marco Aurelio respondió:

–                     No tengo ni idea, pero parece delicioso… es… ¿Un higo quizá?… – Y lo deslizó en su boca.

Era dulce y suculento.

Marco Aurelio contemplándola, le acarició el labio inferior con el pulgar, dejando un rastro de almíbar…

Instintivamente, Alexandra se pasó la lengua por los labios y lo miró perdidamente enamorada…

Sus miradas se cruzaron y ella sintió un escalofrío de excitación sexual que la dejó mareada y sin aliento.

¡Vuelve, vuelve, Sulamita, vuelve, vuelve, que te miremos! ¿Por qué miráis a la Sulamita, como en una danza de dos coros? 2. ¡Qué lindos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Las curvas de tus caderas son como collares, obra de manos de artista.

3. Tu ombligo es un ánfora redonda, donde no falta el vino. Tu vientre, un montón de trigo, de lirios rodeado. 4. Tus dos pechos, cual dos crías mellizas de gacela…

5. Tu cuello, como torre de marfil. Tus ojos, las piscinas de Jesbón, junto a la puerta de Bat Rabbim. Tu nariz, como la torre del Líbano, centinela que mira hacia Damasco.

6. Tu cabeza sobre ti, como el Carmelo, y tu melena, como la púrpura; ¡un rey en esas trenzas está preso! 7. ¡Qué bella eres, qué encantadora, oh amor, oh delicias! 8. Tu talle se parece a la palmera, tus pechos, a los racimos.

9. Me dije: Subiré a la palmera, recogeré sus frutos. ¡Sean tus pechos como racimos de uvas, el perfume de tu aliento como el de las manzanas…

Los ojos de Marco Aurelio se oscurecieron y le tembló levemente la mandíbula. Sonrió…

Y sin apartar los ojos de ella, extendió el brazo por detrás del sofá y lo dejó allí. Acariciándole el hombro con los dedos…

–                     ¿Te gustó?…  ¿Está exquisito verdad?…  -Preguntó quedamente.

Y le rozó con los labios detrás la oreja, mientras su aliento perfumado le cortó a ella la respiración.

Alejandra incapaz de hablar, asintió con la cabeza y consiguió esbozar una sonrisa.

El contacto de sus dedos y el leve roce de sus labios la abrasaban…

No recordaba haber estado nunca tan consciente de otro ser humano, como ahora. Se mordió el labio y se sintió anonadada porque jamás había sentido el huracán de sensaciones que la arrebata en este momento…

Él se había dado la vuelta buscando otra delicia con qué tentarla…

Pero solo jugó un poco con la fruta y volviéndose de repente, tomándola desprevenida; la atrapó entre sus brazos…

Una oleada de deseo incontenible, la envolvió como un torbellino…

Y fue como las otras veces que su esposo la había besado… Pero también diferente.

Aunque sintió la misma oleada de deleite inesperada y abrumadora, la fuerza erótica de su boca incluía algo nuevo e inexplicable…

Mi amado es fúlgido y rubio, distinguido entre diez mil. 11. Su cabeza es oro, oro puro; sus guedejas, racimos de palmera, negras como el cuervo.

12. Sus ojos como palomas junto a arroyos de agua, bañándose en leche, posadas junto a un estanque. 13. Sus mejillas, eras de balsameras, macizos de perfumes. Sus labios son lirios que destilan mirra fluida. 

Auguste%20Rodin%20El%20beso

14. Sus manos, aros de oro, engastados de piedras de Tarsis. Su vientre, de pulido marfil, recubierto de zafiros.

15. Sus piernas, columnas de alabastro, asentadas en basas de oro puro. Su porte es como el Líbano, esbelto cual los cedros.

16. Su paladar, dulcísimo y todo él, un encanto. Así es mi amado, así mi amigo, hijas de Jerusalén.

Si su ternura la derretía, su pasión era irresistible.

Y un deseo avasallador, como la lava de un volcán en erupción, la envolvió toda…

0eruption

Esta es una maravillosa revelación y un asalto a todos sus sentidos…

Por sus venas sintió que su sangre se convirtió en fuego líquido, que la envolvía completamente.

Y perdiendo la inhibición le devolvió el beso con hambre y deseo, saboreándolo intensamente.

Huerto eres cerrado, hermana mía, novia mía, huerto cerrado, fuente sellada. 13. Tus brotes, un paraíso de granados, con frutos exquisitos.14. Nardo y azafrán, caña aromática y canela, con todos los árboles de incienso, mirra y áloe, con los mejores bálsamos.

15. ¡Fuente de los huertos, pozo de aguas vivas, corrientes que del Líbano fluyen! 16. ¡Levántate, cierzo, ábrego, ven! ¡Soplad en mi huerto, que exhalen sus aromas! ¡Entre mi amado en su huerto y coma sus frutos exquisitos!

Le rodeó el cuello con los brazos y él se quedó inmóvil por un momento, como si lo sorprendiera.

Luego enredó los dedos en su cabello y el beso se hizo más profundo. Sus cuerpos se entrelazaron…

Marco levantó la cabeza y le puso las manos en las caderas. Tenía los ojos oscuros y el rostro arrebolado.

Y le dijo con voz ronca:

–                     Respecto a la comida…

Los brazos de Alexandra seguían alrededor de su cuello y ella le lanzó una mirada provocativa,

mientras preguntó:

–                     ¿Cuál comida?

–                     La que pensaba que tomaríamos con el vino. –explicó él aturdido, señalando las copas sobre la mesa.  –Antes de…

–                     ¿Pretendes emborracharme?

cena-roma

Marco Aurelio soltó una deliciosa carcajada, antes de decir con voz suave:

–                     Relajarte un poco, sí… –Sus labios se curvaron divertidos- Creí que tenías miedo.

Ella replicó estremeciéndose por los nervios:

–                     Tiene que haber una primera vez.

¡Mi amado metió la mano por la hendedura; y por él se estremecieron mis entrañas. 5. Me levanté para abrir a mi amado, y mis manos destilaron mirra, mirra fluida en mis dedos, en el pestillo de la cerradura.

6. Abrí a mi amado, pero mi amado se había ido de largo. El alma se me salió a su huída. Le busqué y no le hallé, le llamé, y no me repondió…

Marco Aurelio repuso serio:

–                     No tiene que ser hoy… No si prefieres esperar…

Algo se derritió dentro de ella…

A pesar de todo por lo que habían pasado y del deseo que había crecido de manera tan avasalladora y que él no había logrado ocultar…

Seguía dispuesto a dejar que ella marcara el ritmo. Era un gesto de caballerosidad tan inesperado como conmovedor…

Alejandra sonrió y dijo:

–                     No quiero esperar. –Su mirada se volvió provocativa y preguntó- ¿Y tú?…

Marco Aurelio soltó la carcajada y exclamó:

–                     Entre todas las preguntas absurdas, mi adorada esposa… ésta se lleva la corona de laurel…

Volvió a besarla apagando sus risas con la boca…

2. Yo dormía, pero mi corazón velaba. ¡La voz de mi amado que llama!: «¡Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, mi perfecta! Que mi cabeza está cubierta de rocío y mis bucles del relente de la noche.»

3.- «Me he quitado mi túnica, ¿cómo ponérmela de nuevo? He lavado mis pies, ¿cómo volver a mancharlos?»

Y ella lo abrazó con fuerza, devolviéndole el beso sin inhibiciones. Provocándolo con la lengua y los dientes…

Él jadeó:

–           ¿Dónde aprendiste a besar así? –Y se echó hacia atrás mientras la miraba con ojos brillantes.

–           Tú me enseñaste… –Lo provocó ella- ¿Te quejas?

–           ¡Oh! Cielos. ¡No!…

Y sin previo aviso, la tomó en sus brazos y la llevó hasta el lecho.

La depositó sobre él y volvió a besarla con ternura, mientras la desvestía con suma delicadeza…

Ella quedó desnuda sobre la cama y Marco Aurelio quedó mudo de admiración ante su impactante hermosura…

enamorados-william-adolphe_bouguereau_1825-1905_-_flora_and_zephyr_1875

Después de unos segundos llenos de suspenso, él suplicó:

–           Déjame contemplarte. Todavía no puedo creer que seas mía…

Ella sintió que un rubor intenso la recorría desde la cabeza hasta los pies…

Y agarró un cojín de seda para ponérselo sobre el rostro. Se moría de vergüenza…

ALEXANDRA enchantment

Él  admiró su cuerpo escultural y perfecto y aquellos senos turgentes y bellísimos.

Sus piernas largas y muy bien torneadas. Su vientre tan puro y tan invitante.

Era como una rosa que en todo su esplendor y estaba allí…

Solamente para él. 

Por un largo momento quedó como deslumbrado…

Luego se levantó y con movimientos rápidos, se despojó de su ropa y fue por las copas de vino.

Mientras tanto Alejandra apartó la almohada de su rostro y lo vio cuando estaba de espaldas…

Se le cortó el aliento al descubrir su cuerpo vigoroso, atlético y perfecto…

Admiró su magnífica belleza y acarició con la mirada su elegante figura.

Es un hombre con un porte muy majestuoso…

16.- ¡Qué hermoso eres, amado mío, qué delicioso! Puro verdor es nuestro lecho.17.- Las vigas de nuestra casa son de cedro, nuestros artesonados, de ciprés…
3.- Como el manzano entre los árboles silvestres, así mi amado entre los mozos. A su sombra apetecida estoy sentada, y su fruto me es dulce al paladar.

Y recordó los versos del Cantar de los Cantares…

Pues su corazón palpita aceleradamente, al compás de un himno celestial, que en su memoria los repite con una cadencia maravillosa…

y-la-reina-de-saba

Realmente el Rey Salomón describió el Amor con una poesía incomparable…

EL AMOR SE ALIMENTA DE ADMIRACIÓN.

Ella se considera una mujer muy afortunada, pues Marco Aurelio  es un hombre muy apuesto y muy hermoso también por dentro…  

¿Qué es eso que sube del desierto, cual columna de humo sahumado de mirra y de incienso, de todo polvo de aromas exóticos? 7. Ved la litera de Salomón. Sesenta valientes en torno a ella, la flor de los valientes de Israel:

8. todos diestros en la espada, veteranos en la guerra. Cada uno lleva su espada al cinto, por las alarmas de la noche.9. El rey Salomón se ha hecho un palanquín de madera del Líbano.

10. Ha hecho de plata sus columnas, de oro su respaldo, de púrpura su asiento; su interior, tapizado de amor por las hijas de Jerusalén. 11. Salid a contemplar, hijas de Sión, a Salomón el rey, con la diadema con que le coronó su madre el día de sus bodas, el día del gozo de su corazón.

La inocente esposa lo contempló con el corazón acelerado, sintiendo que un delicioso deseo invadía todo su cuerpo. Y la hizo estremecer de expectación…

Él regresó muy sonriente y depositó las copas con vino sobre la mesilla de noche. Luego colocó las almohadas para que ella se acomodara. Se tumbó a su lado,le ofreció una copa…

Y brindó:

–           Por nuestro amor, nuestro hogar y nuestros hijos…

Sin dejar de mirarla a los ojos, bebió la mitad de un trago.

Alexandra bebió solo un sorbo.

Marco se acercó y ella sintió su lengua en sus labios, saboreando el vino directamente de su boca. Sin poder contenerse dio un gritito de sorpresa y él se apartó…

comida-erotica-para-enamorar

La miró interrogante:

–                     ¿No te gusta?

Alexandra está turbadísima por el asombro y logró balbucir:

–                     ¡No!… Quiero decir… ¡No es eso!…

–                     Entonces, ¿Si te gusta?

–                     Sí. –contestó ella bebiéndose de un golpe, un buen trago de vino.

Marco sonrió comprensivo y agregó mirandola provocativo:

–                     Bien. Avísame si hago algo que no te guste. –introdujo un dedo en la copa y luego lo puso en la base del cuello femenino, junto a su clavícula derecha.

Ella sintió la frescura del vino, antes de que él inclinara la cabeza y le lamiera despacio y suavemente el vino.   Alexandra entreabrió los labios y sintió que una llama la envolvía y le quemaba las mejillas.

Marco volvió a besarla, profunda y exigentemente.

Y la apretó contra las almohadas.

Ella derramó parte del vino de su copa… antes de lograr equilibrarla.

beso

Nuevamente los envolvió el deleite de sentir mutuamente, la ola del anhelo arrebatador, el deseo exigente de posesión y la fascinación del amor pleno…

¡Que me bese con los besos de su boca! Mejores son que el vino tus amores;3. Mejores al olfato tus perfumes; ungüento derramado es tu nombre, por eso te aman las doncellas…

Cuando terminó de besarla, los dos estaban aturdidos…

¡Vaya que El amor es más embriagador que el vino…!

Él tenía el hombro mojado de licor y unas gotas se deslizaron por su pecho…

Atrevida, ella se inclinó sobre él y las recogió con la punta de su lengua…

Marco Aurelio inhaló con fuerza… Acabó el resto de su copa de un trago y la dejó sobre la mesilla.

Ella estaba nerviosa y fascinada al mismo tiempo…

Me robaste el corazón, hermana mía, novia mía, me robaste el corazón con una mirada tuya, con una vuelta de tu collar. 10. ¡Qué hermosos tus amores, hermosa mía, novia mía! ¡Qué sabrosos tus amores! ¡Más que el vino!

¡Y la fragancia de tus perfumes, más que todos los bálsamos!11. Miel virgen destilan tus labios, novia mía. Hay miel y leche debajo de tu lengua y la fragancia de tus vestidos, es como la fragancia del Líbano.

beso

Él volvió a besarla y la acariciaba en tal forma, que la envolvió en una ola de placer, como jamás imaginó que pudiera existir. Se estremeció…

Y él le quitó la copa de vino y la puso sobre la mesilla.

Mientras la besaba en la frente,

le dijo con mucha ternura:

–                     No tienes por qué tener miedo.

Ella replicó:

–                     No es miedo, mi amor. Comparto el mismo anhelo que tú…

Marco Aurelio volvió a besarla y sus embriagadoras caricias fueron delineando cada centímetro de su piel, transmitiéndole su deseo y su adoración de una manera inequívoca.

Él la disfrutó con todo el amor y el deleite que ella le inspiraba.

via-lactea

Y ella aprendió los secretos maravillosos que encierra, el amor compartido en un lecho matrimonial bendecido por Dios…

 12. Huerto eres cerrado, hermana mía, novia, huerto cerrado, fuente sellada. 13. Tus brotes, un paraíso de granados, con frutos exquisitos:

14. nardo y azafrán, caña aromática y canela, con todos los árboles de incienso, mirra y áloe, con los mejores bálsamos.

Y la amorosísima respuesta femenina a cada una de sus caricias, los hizo elevarse en las cumbres del placer una y otra vez hasta que, él intentó penetrarla y la frágil barrera lo detuvo…

Su rostro se contrajo y se quedó quieto, esperándola y respirando lentamente. Luego…

Le dijo dulcemente en su oído:

–                     Lo siento cariño… Si quieres parar…

Por toda respuesta, Alexandra se arqueó contra él y el dolor la hizo gritar.

Enseguida la barrera desapareció y el dolor disminuyó.

Poco después, una inmensa ola de deleite los envolvió a los dos y un júbilo infinito los hizo abrazarse con fuerza…

Por un momento, fue como tocar el Cielo…

Es una vorágine de felicidad increíble…

La unión de las almas y de los espíritus, es más deliciosa todavía, que la de los cuerpos. Y el amor total solo lo disfruta, quién por la Gracia de Dios, lo experimenta…

No hay nada más paradisíaco, que la plenitud absoluta que da el sentirse por fin completos…

Y en los dos hubo una explosión de deleite, simplemente maravilloso.

Después de unos minutos increíbles…

Yo soy el narciso de Sarón, el lirio de los valles. 2.- Como el lirio entre los cardos, así mi amada entre las mozas. 3.- Como el manzano entre los árboles silvestres, así mi amado entre los mozos. A su sombra apetecida estoy sentada, y su fruto me es dulce al paladar.

4. Me ha llevado a la bodega, y el pendón que enarbola sobre mí es Amor. 5. Confortadme con pasteles de pasas, con manzanas reanimadme, que enferma estoy de amor. 6. Su izquierda está bajo mi cabeza, y su diestra me abraza. 

Marco Aurelio se quedó descansando, con la cabeza entre los senos turgentes, saciados y embriagadores, de Alexandra.

Los dos tienen los labios doloridos y destilando la miel del deseo largamente acariciado y sin poder creer lo que es al fin, la gracia de la posesión total…

Mientras el rey se halla en su diván, mi nardo exhala su fragancia.13. Bolsita de mirra es mi amado para mí, que reposa entre mis pechos.

Después de unos minutos maravillosos…

enamorados luna de miel

Temblorosos y jadeantes, recuperaron poco a poco la calma…

–                     ¿Estás bien?  -preguntó él, besándola.

Ella replicó:

–                     Perfectamente. ¿Y tú?

–                     ¿Necesitas preguntarlo?  -Volvió a besarla-  Esperaba que esto fuera perfecto. Pero jamás imaginé que sería tan fantástico… ¡Esto no lo había vivido jamás!

–                     Yo tampoco hubiera podido imaginarlo siquiera… Todo es… ¡Es tan increíble!… ¡Gracias, Marco Aurelio! Gracias esposo mío, por hacerme tan feliz…

6Ponme cual sello sobre tu corazón, como un sello en tu brazo. Porque es fuerte el amor como la Muerte, implacable como el seol la pasión. Saetas de fuego, sus saetas, una llama de Yahveh.

7. Grandes aguas no pueden apagar el amor, ni los ríos anegarlo. Si alguien ofreciera todos los haberes de su casa por el amor, se granjearía desprecio.

Marco aurelio exclamó jubiloso:

–           ¡Gracias a Dios!. Cuando el amor se hace entre Tres… Y Es el Inventor del Matrimonio el que lo complementa… ¡El resultado es sensacional!.  ¡Oh vida mía! ¡Gracias por ser cómo eres y por haberme hecho conocerlo a Él!

Alexandra lloró de felicidad.

Y exclamó:

–     Es verdad. Solo Él pudo regalarnos una experiencia tan maravillosa…  

Los dos están emocionados y dichosos, saboreando todavía las mieles que da la plenitud del amor verdadero y correspondido…

Luego Marco Aurelio, siguiendo a un pensamiento interior,

la invita:

–        Ahora vamos a arrodillarnos para manifestárselo… Al Señor una Alabanza eterna por hacernos tan dichosísimos…  ¿Qué te parece?

–       Me parece muy bien…  -dijo ella mirándolo con adoración.

Marco Aurelio suspiró profundamente y exclamó:

–       ¡Cuando Petronio sepa de lo que se ha perdido!…

Ella le advirtió:

–        ¡No irás  a contarle, Marco!…

luna_de_miel(1)

–       ¿Por qué no? Una cosa es la lujuria satisfecha y otra muy diferente lo que acabamos de vivir tú y yo. ¡Para esto nos creó Yeové! ¡Esto es lo que el mundo tampoco conoce!… El Don más sagrado de Dios, con el deleite supremo DADO  por ÉL…

Otra cosa más que Satanás nos ha arrebatado y sin que nos demos cuenta. Es por eso que lo ensucia con tanta bajeza…

–       Definitivamente así es. Pero sería mejor esperar a que Petronio se bautice. Cuando conozca al Señor…

–       Tienes razón, mi vida.  Ahora no lo entendería… 

A Alexandra le agradó haberle gustado. Se siente como si flotara…

Y con una embriaguez tan deliciosa, como si se hubiese tomado toda la jarra de vino…

000universo1

Cuando él se retiró de ella, tuvo una sensación de vacío y pérdida…

Ya he entrado en mi huerto, hermana mía, novia mía; he tomado mi mirra con mi bálsamo, he comido mi miel con mi panal, he bebido mi vino con mi leche. ¡Comed, amigos, bebed, oh queridos, embriagaos!

Y los dos simultáneamente pensaron:

¡Así que esto es el verdadero amor!

¡De verdad que el sexo, solamente Dios pudo haberlo creado tan inefable y extraordinario!

¡Lo que acaban de vivir, realmente ha sido una experiencia sobrenatural! ¡Es una dicha tan indescriptible!

Es lo más parecido y solo inferior, al éxtasis que se vive con la Oración de Contemplación. 

Y desde lo más profundo de su alma, elevaron una plegaria de agradecimiento al Creador…

El Sacramento del Matrimonio cristiano incluye la Luna de miel entre Tres y es la única manera de saborear el don maravilloso por el cual Dios Creador, hizo al hombre y a la mujer tan únicos y tan distintos.

Para que al unirse en Dios, conozcan el Amor Total, se complementen y se amen, de una manera perfecta.

Y una vez más en aquella noche inolvidable, los dos se arrodillan a orar…

luna-de-miel

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

81.- EL JUEZ ETERNO…


PETRONIO jardin volksgarten-600x399Aurora llevó a Diana a una habitación para huéspedes y dio orden de que la ayuden a estar cómoda y la atiendan en todo lo que necesite.

La joven cristiana dice:

–           No sabía que iba a quedarme. Necesito avisar a mi familia y traer mis cosas personales.

Aurora la tranquiliza diciendo:

–           No te preocupes por eso. Aquí hay todo lo que necesitas. Enviaremos un siervo a avisar a tu casa.

Mientras tanto en el triclinium,

Petronio dice a Marco Aurelio:

–           Váyanse a Sicilia. Tal como han pasado las cosas, nada los amenaza ahora por parte del César.

Pero Tigelino es capaz de recurrir aún al veneno, si no por odio a vosotros, sí por odio hacia mí.

Marco Aurelio le contestó sonriendo:

–           Ella estuvo entre las astas del toro salvaje y sin embargo Cristo la salvó.

Petronio no pudo reprimir un tono impaciente,

Al replicar:

–           Entonces ofrece en su honor una hecatombe. Pero, ¡Caramba!…

¡No le pidas que te la salve por segunda vez! Ya son demasiadas emociones, ¿No crees?…

reggia_di_caserta_a_cascata1_napoles_italia

–           ¿Cuándo te irás para Nápoles?

–           El próximo mes. ¿Por qué lo preguntas?

–           Bien. La próxima luna tú te irás para Nápoles y nosotros a Sicilia.

¡Por nada del mundo nos perderemos este aprendizaje! ¿Verdad, preciosa mía? –dice Marco Aurelio besando a su esposa.

Alexandra contesta sonriente:

–           Cómo crees que te vamos a dejar solo en tu renacimiento.

Es un acontecimiento único e incomparable y vamos a celebrarlo juntos, contigo.

Petronio, admirado y dichoso a la vez,

exclama:

–           Pero… Lo que nos van a enseñar, ¡Ustedes ya lo saben!

Marco Aurelio replica reflexivo:

–           Lo que es escuela de vida, es una enseñanza perfecta. Y aunque se estudie mil veces, siempre hay algo nuevo que aprender…

biblia gif

La santa Palabra de Dios dice que los recién casados deben vivir solos al menos un año, para aprender a conocerse verdaderamente…

Y hasta exime a los hombres del servicio militar, para no interrumpir un período de tiempo tan sagrado.

Si nosotros hemos esperado tanto para realizar plenamente nuestra unión…  ¡Qué no podamos esperar una luna más, para vivir junto contigo el acontecimiento más importante de toda tu vida!…

Para mí, después de Dios y de mi esposa, eres la persona más importante de este mundo.

Y tú mejor que nadie sabes que te amo como si fueras mi padre…

Petronio está tan pasmado, ¡Qué no sabe qué contestar!…

Alexandra ve a su esposo, con esa mirada que sólo las mujeres son capaces de enviar  y que suele trastornar totalmente a los hombres.

Marco Aurelio siente que su corazón se derrite por esta mujer incomparable, cuya alma está totalmente conectada con la suya…

Y confirma:

–           Es verdad Petronio.

Nosotros tenemos toda una vida, para deleitarnos con nuestra unión  y aprender a amarnos en el Señor…

Nuestro matrimonio tiene bases sólidas que ya han sido bastante probadas.

Ahora solo nos queda gozarnos con la voluntad de Dios en nuestras vidas…

Y se interrumpe porque en ese momento llega Aurora.

auroracristiana

Y dice a Petronio:

–           Mi amor, todo está listo. Diana ya está instalada y la habitación nupcial preparada.

Todo está tal y como lo dispusiste…

Petronio contesta complacido:

–           Bien…  Gracias delicia mía…

Y volviéndose hacia el joven militar, agrega:

–          Marco Aurelio, ven. Vamos a tomarnos una copa, en lo que tu esposa supervisa y termina de disponer vuestras habitaciones…

Y se lo lleva caminando a través de la enorme galería porticada, en dirección al tablinum.

Luego Petronio dice a su sobrino:

–           Es tu luna de miel. Después de tantos obstáculos, estarás ansioso por poseerla…

Marco Aurelio dice reflexivo:

–           Estuve hablando con Pedro y me dio algunos consejos…

Ya no soy el apasionado imprudente que la llevé a aquel infame banquete.

Ni tampoco el orgulloso indomable que la quiso raptar ayudado por Atlante…

Se detienen junto a una fuente donde se ve una escultura de Apolo y Dafne.

Y Petronio pregunta curioso:

–           ¿Qué tratas de decir con eso?

–           El cristianismo me transformó en un hombre nuevo y he aprendido a controlar mis pasiones…

Para nosotros los cristianos el sexo es sagrado y luego que te evangelices, comprenderás mejor de lo que hablo…

–           Pero… ¡Ella ya es tu esposa!

–           No se trata de haber obtenido permiso para tener sexo…

¿Recuerdas lo que una vez me dijiste, que en el amor hay que conquistar la plaza y como el buen vino: hay que beberlo, poco a poco?

–           Cualquier hombre inteligente, sabe que eso es lo que se debe hacer con las mujeres, para no estropear nuestros deleites…

–           Bien. Pues eso es exactamente lo que voy a hacer…

Paladear todo lentamente, mientras también te acompañamos en el gozo de volver a saborear la maravillosa experiencia que constituye alimentarse con el conocimiento de Dios…

Porque esto y los consejos de Pedro, harán que mi Luna de Miel,  sea la experiencia más memorable, que hombre alguno haya disfrutado jamás…

Petronio miró a Marco Aurelio en una forma…

marco

Marco Aurelio comprendió.

Y dijo:

–           No estoy loco. Sé que así va a ser…

Porque después del sufrimiento, Jesús siempre nos consuela con su Gracia…

Volveremos a hablar de esto, después que te hayas bautizado.

–           ¿También yo voy a enloquecer?

–           ¡JA! ¡JA! ¡JA! – La carcajada de Marco Aurelio resonó en el aire…

Y agregó:

–         No te preocupes por eso.

La locura de la Cruz, es algo que compartimos todos los cristianos.

Y a semejanza con nuestro Salvador… Porque también su familia lo consideró a ÉL un loco…

000palabra de Dios locura

Petronio se quedó asombrado y no supo que decir…

Y Marco Aurelio agregó:

–           Después que conozcas a Jesús y hayas leído el Evangelio de San Marcos, entenderás a lo que me refiero…

Y los dos llegaron al triclinium conversando animadamente.

Al día siguiente, en el hermoso jardín de aquel palacio, está el aula improvisada de la Puerta del Cielo…

Y Petronio asiste por primera vez, a su primera lección que lo convertirá en cristiano y que le enseñará lo valiosa que es su alma para Dios…

universo-mano-creacion

Diana comienza la instrucción de los nuevos cristianos,  con La Sinfonía de la Creación.

y sigue luego con los demás temas que todo catecúmeno debe aprender a la perfección…

Con el transcurso del tiempo, un día Junías está hablando a más de trescientas personas sobre una de las enseñanzas fundamentales que animan la fe de los cristianos…

Y la esperanza que los sostiene para fortalecerlos a la hora del Martirio…

Petronio escucha atentísimo la enseñanza que resuena, como si los ángeles mismos estuvieran tocando con trompetas celestiales:

LAS TRES MORADAS.  

EL JUICIO…    

  JESÚS ES EL JUEZ ETERNO

El Padre Celestial crea las almas y salen de Él, como pétalos de Luz.

Es un incesante desprenderse de nuevas almas bellas que alegres descienden a investir un cuerpo, por obediencia a su Autor y después de pasar la prueba de la existencia; sobreviene la muerte del cuerpo, cuando el alma que la animaba, es separada de él…

El Hijo, por celo por el Padre recibe y juzga sin detenerse a aquellos que finalizada la vida regresan al Origen para ser juzgadas con alegría, con Misericordia o con inexorabilidad.

Las almas, una vez separadas de los cuerpos, tienen Tres Moradas:

el Paraíso, el Purgatorio y el Infierno.

El Juicio Divino, no es descriptible en términos humanos.

Cierto es que el aspecto con el que Dios se manifiesta  es igual para todos, porque todo depende de las condiciones espirituales, de quién sufre el Juicio…

Para las almas que NO están unidas a Él por la Gracia, el Juicio es algo tan tremendo, que preferirían ser aniquiladas, antes que pasar de nuevo por una experiencia tan terrible…

Todos los que han pasado por esta experiencia, tienen unos testimonios impactantes…

Muerte quiere decir trasmigración del alma a otras zonas distintas de la tierra.

El alma cuando abandona la carne a la que daba vida, se encuentra inmediatamente ante la Divinidad, en su Juicio Particular.

Por un lado tiene a su Ángel de la Guarda y por el otro a Satanás…

Cuando el Juicio empieza, el alma queda totalmente sola ante Jesús, que en su Divina Majestad, enfrenta al alma en silencio.

En un instante pasa delante del alma, ¡Toda su vida!… Y ve a través de los ojos de Dios, todos y cada uno de los actos que cometió, la intención con que lo hizo y lo que repercutió en Dios y en el prójimo, ¡Con todas sus consecuencias cósmicas!

Y con los hechos; cada una de las palabras dichas…

Sólo el Rostro de Jesús revela los cambios en su expresión…

¡Qué fulgurante sonrisa, cuando ante Él se presenta un santo!

¡Qué luz de triste Misericordia, cuando debe separarse de uno que debe limpiarse antes de entrar al Reino!…

¡Qué relámpago de ofendida y dolorosa Ira; cuando debe repudiar eternamente a un rebelde!

El Juicio es veloz, como veloz fue la Creación.

En el átomo de un instante, el hombre comprende lo que no quiso comprender en su vida terrena, pues la tiene toda frente a sí, al verla a través de los ojos de Dios…

Ve las faltas grandes y las pequeñas…

Y su espíritu vivo o muerto que le acompaña en aquel momento, recibe la Primera Sentencia. 

Las últimas palabras de Jesús en la Cruz, fueron: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” Para enseñarnos que una sola cosa es preciosa en la vida y preciosa más allá de la vida: el espíritu.

Él debe tener todos nuestros cuidados durante la existencia y nuestra providencia en la hora de la muerte.

Todo cuanto poseemos en la tierra, es cosa que muere con la carne. Nada nos sigue a la otra vida…

Pero el espíritu queda. Más aún, el espíritu nos precede. Y es él, el que se presenta ante el Juez y recibe la Primera Sentencia. Y es él, el que sacudirá la carne, en la hora del Último Juicio y la hará vivir de nuevo…

Para escuchar el decreto que la hará bienaventurada con su espíritu o con él maldecida.

Siglos o instantes de muerte conocerá la carne delante de su resurrección…

Pero el espíritu no conoce más que una muerte y de aquella no se resucita…

¡Ay de aquellos espíritus muertos, que infundirán muerte a la carne que habitaron!

La Segunda Muerte que NO conoce resurrección, es la que debemos temer… Para este cuerpo que amamos más que el espíritu, por la estulticia humana que ha vuelto de cabeza los valores de las cosas, hay que tener piedad para nosotros mismos…

No desde el punto de vista humano, sino del sobrenatural. Al espíritu que se confía en Dios, poco puede perjudicarlo Satanás sobre la Tierra.

Al espíritu que en la agonía invoca a Dios, le serán ahorrados los terrores que la Bestia suscita como su última venganza…

Al espíritu que respira en Dios, verá abierto el Corazón de Dios y su muerte será un tránsito feliz a la Vida Eterna…

Justo premio serán dados con justa medida tanto a los que son cristianos, como a los que no lo son.

A los herejes, como a los que siguen otras religiones reveladas según lo que cada hombre crea verdaderamente y su ignorancia de la Verdadera Religión.

Premio al que sigue la justicia.

Castigo para quién obra el Mal.

Porque todo hombre está dotado de alma y de razón.

Y con esto tiene en sí, cuanto basta para ser guía y ley. Y Dios en su Justicia premiará o castigará, según su espíritu sepultado…

Más severamente por lo mismo, a los espíritus que tuvieron la Religión Revelada y Verdadera…

O según la fe del espíritu.

Porque si uno, aunque sea de la Iglesia separada, cree firmemente de estar en la fe justa, su fe lo justifica… Y si obra el bien por conseguir a Dios, Bien Supremo; tendrá un día el premio de su Fe y de su recto obrar y  con mayor benignidad Divina que la que será concedida a los católicos… 

Porque Dios calculará cuanto mayor esfuerzo debieron hacer los separados del Cuerpo Místico, los mahometanos, brahmanes, budistas, paganos, para ser de los justos; en los cuales la Gracia y la Vida no están y con Ellas sus dones y las virtudes que de esos dones brotan…

No hay la aceptación de personas delante de Dios.

Él Juzgará por las acciones cumplidas, no por el origen humano de  los hombres…

Y muchos serán los que creyéndose elegidos, porque son católicos;

se verán precedidos por muchos otros que sirvieron al Dios Verdadero y en su ignorancia siguieron la justicia…

Y al Final de los Tiempos, cuando tenga total cumplimiento la Sagrada Escritura del Apocalipsis de San Juan…

Entoncesla Creación que ha estado a la espera por milenios, SERÁ TRANSFORMADA…

Para recibir la Nueva Tierra en la que será establecido el Reino de Jesús…

A los hombres que permanezcan fieles a Jesús y a sus Mandamientos; a ellos vendrá la Revelación de los hijos de Dios…

el-anticristo1

Pues habiendo perseverado y vencido en el Imperio de Terror del Anticristo, también habrán sido levantados vivos por los ángeles…

Enseguida de la SEGUNDA VENIDA DE JESUCRISTO… Será cuando los cuerpos resucitados de los santos que estén en la Gloria y reunidos con el espíritu ya bendito y glorioso, que ellos se juntarán a los elegidos de la Tierra.

Entonces TODOS entrarán en La Nueva Jerusalén,  para completar la Gran Familia Divina que Jesús redimió al Precio Infinito de su Martirio y su Sangre Preciosísima…

Y todas las cosas serán restauradas, tal cual Dios las había concebido antes de crearlas.

Mensaje de Jesús el Buen Pastor a su Rebaño, recibido por el Profeta de los Últimos Tiempos, Enoch:

¡TODO ESTÁ CONSUMADO!

Hijos míos, ovejas de mi Grey, que mi Paz esté con vosotros.

La Aurora de un nuevo amanecer está por despuntar. Todo está consumado…

La humanidad se dividirá, los que son de mi grey volverán a Mí. Y entrarán por la puerta de mi Nueva Creación.

Los que se apartaron y eligieron el camino ancho de la perdición, harán parte del otro rebaño.

venida  JESUS VIENE TROMPETA

Grandes Acontecimientos anunciarán mi venida. Naciones enteras verán y sentirán el paso de mi Justicia. ¡Ay de vosotros los que vaciláis en la Fe, porque vienen grandes pruebas para vosotros hijos de doble ánimo!

O sois de mi Rebaño, o sois del rebaño de mi Adversario; os llegó el día de vuestra decisión.

Este Mundo con sus afanes y vanidades está por pasar, para dar comienzo a un nuevo mundo, a una nueva generación de seres renovados por la Gracia de mi Espíritu.

Hijos míos; vuestro destierro está por comenzar, pero no temáis, Yo no os abandonaré. Por muy dura que os parezca la Prueba, resistid y tened confianza en Mí. Sabed que una nueva vida os espera. Que vuestro sufrimiento será un sueño, pero vuestro despertar será un gozo.

Nada es eterno en este Mundo, todo es pasajero, el hombre es brizna, hierba, sombra y polvo. Todo lo pasado vuelve, más la Palabra de Dios perdura para siempre. Ya esperasteis lo mucho, ahora esperad lo poco, porque vuestra recompensa será la Vida Eterna.

bestias-del-apocalipsis

Os anuncio hijos míos, que todos los Acontecimientos que están escritos se cumplirán. “El cielo y la tierra pasarán, más mis palabras no pasarán”. ¡Escasez, escasez de alimentos y víveres se aproxima!; sed sensatos, de nuevo os digo; almacenad alimentos porque la hambruna se acerca.

Fenómenos extraordinarios en el Cielo y la Tierra, anunciarán mi Próxima Venida. Mi Tierra no dejará de gemir. Serán muchas las naciones donde se tambaleará como borracha: el deshielo de los polos aumentará el caudal de las aguas y los mares traerán tragedias.

El agua escaseará y muchas naciones morirán de sed y de hambre; el Caos reinará, las malas noticias seguirán una tras de otra; los hombres enloquecerán y mi creación se vestirá de llanto y luto. Pero vosotros, los que permanecéis fieles a Mí, no temáis, porque ni uno solo de vuestros cabellos se os perderá, si como el sarmiento os aferráis a la vid.

De nuevo os digo, que estos días tienen que venir, para que el mundo viejo y los hombres viejos pasen y pueda renacer la luz de un nuevo mundo con unos hombres nuevos purificados y renovados por la Gracia de mi Espíritu.

No os entristezcáis Ovejas de mi Grey, antes alegraos, porque muy pronto dejaréis de sufrir y de ser esclavos. Las cadenas que os oprimen se os soltarán y seréis libres y sabios. Y vuestro gozo nadie os lo robará.

apocalipsis 12

Los días de mi Venida están cerca; no temáis ovejas mías. Por muy dura que sea la Prueba tened confianza en Mí; sabed que no os dejaré huérfanas. Mi Madre y mis Ángeles cuidarán de vosotras. Por un tiempo ya no estaré con vosotras, mas en otro tiempo me volveréis a ver y vuestro gozo será mayor.

Me voy a prepararos moradas en mi Nueva Creación. Es necesaria vuestra purificación para que podáis brillar como crisoles en mis Nuevos Cielos y en mi Nueva Tierra. Acordaos que el Pecado debe morir con la Purificación; pues en mi Nueva Creación sólo el Amor, la Paz y La Comunión con el Espíritu os inundarán.

Mi Nueva Creación será el Paraíso que aguardará a mi Pueblo Fiel; ya no sufriréis, ni tendréis preocupaciones. La Gloria de Dios os cubrirá con sus alas y todo será armonía y plenitud. Vuestros cuerpos mortales por La gracia de mi Espíritu serán transformados en cuerpos espirituales.

Seréis sabios en la Sabiduría de Dios. Todas mis criaturas vivirán en completa comunión con el Creador. Morir de 100 años, será morir joven; ya no estaréis sujetos al deterioro del tiempo; pues viviréis en la voluntad de vuestro Padre que es: Amor, Vida y Plenitud.

000las-tierras-prometidas-del-eden-perdido-el-paraiso

Me llamaréis y me dejaré encontrar por vosotros, Yo seré vuestro alimento, se cumplirán las palabras del Padre Nuestro y se hará la voluntad de Dios en los Cielos y en la Tierra. Todo será gozo en el Espíritu y Yo estaré con vosotros y entre vosotros hasta la consumación de los siglos.

 ¡Animo Pueblo mío, mi Gloria os espera! NO desfallezcáis. La aurora de un nuevo amanecer aguarda por vosotros. Permaneced firmes y leales a Mí y Yo no dejaré que se os pierda ni uno solo de vuestros cabellos. Mi Reinado está cerca y las puertas de mi Jerusalén Celestial esperan por vosotros, mi Pueblo Fiel.

Que mi Paz esté con vosotros y permanezca siempre.

buen-pastor-puerta-ovejas

Que mi Paz os acompañe. ¡Ánimo, falta poco para vuestro renacer en el espíritu! Soy vuestro Padre, Soy vuestro Maestro y Pastor.

Dad a conocer mis mensajes hijos míos. La salvación de las almas está en juego.

Jesús el Buen Pastor de todos los Tiempos.

Y será el Nuevo Mundo…

La Jerusalén Eterna…

El Nuevo y Eterno Mundo en donde ya no habrá más Maldad, Dolor, Violencia, ni Muerte…

nueva-jerusalen

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

51.- EL ENCUENTRO


imperio-romano-cole_thomas_the_consummation_the_course_of_the_empire_1836En el jardín de la casa del obispo Acacio, en el banco junto a la fuente que está rodeado de mirtos y rosales, están sentadas Alexandra y Jazmín, conversando animadamente, cuando llega corriendo Oliver, el sobrino del obispo y les grita:

–           ¡Rápido! ¡Vámonos! Roma está ardiendo.

Las jóvenes se levantan sobresaltadas y Alexandra palidece, mientras murmura angustiada:

–           ¡Marco Aurelio! Él va a venir a buscarme aquí. ¿Cómo le aviso? ¿A dónde vamos?

Se han reunido todos los moradores de la casa y el anciano Lautaro, está con todos en el Atrium.

Llega corriendo Bernabé y dice:

–           ¡Todo el circo está ardiendo y hay incendios en muchas partes! ¡Tenemos que escapar!

Alexandra exclama afligida:

–           Pero ¡Marco Aurelio! ¡Mi esposo!

Lautaro recomienda:

–           No te preocupes. El Señor le ayudará a encontrarte. Lo importante es ponernos a salvo.

Oliver dice:

–           Yo sé como podemos llegar a las canteras de Calixto en una forma más segura. Síganme.

Y el joven Oliver encabeza al grupo de cristianos.

Al salir a la calle, el viento trae el humo acre del fuego y todos siguen a Oliver; que da vuelta en la esquina y sigue por una estrecha callejuela.

0barrio-romano-de-suburra

Entretanto el terrible elemento ardiente, sigue abarcando nuevos barrios de la ciudad.

Es imposible abrigar dudas de que manos criminales están encargadas de propagar el fuego, puesto que a cada momento y como siguiendo un plan predeterminado, se ven estallar nuevos incendios a remota distancia del foco principal.

El grito de: ‘¡Roma perece!’ Se escucha por todos lados.

Algunos declaran que Vulcano por orden Júpiter, está destruyendo la ciudad con fuego, porque Vesta está vengando la violación de Rubria.

En el centro de la ciudad entre el Capitolio y el Quirinal, el Victimal y el Esquilino; así como entre el Palatino y el Monte Celio, en donde las calles están ocupadas por una población más densa, el fuego había empezado en tantos puntos al mismo tiempo, que muchas personas al huir en una dirección, se encontraban de repente con una muralla de fuego y tomaban otra dirección, solo para encontrarse con otro cerco de fuego que les cierra el paso.

De esta manera quedan atrapados y finalmente mueren calcinados.

Dominada por el terror, el pánico y el frenesí, la gente no haya como escapar.

Las calles están obstruidas y por todos lados avanza el incendio, abrasando a los infelices que quedan carbonizados, en aquel mar de fuego.

Y mientras unos imploran a los dioses, otros blasfeman de ellos a causa de la desesperación por la espantosa catástrofe.

La destrucción parece tan completa, implacable y fatal, como el destino.

Cerca del anfiteatro de Pompeyo, el fuego alcanza unos depósitos de cáñamo y de barriles de pez, con los que se embrean las cuerdas y las antorchas.

incendio

Y de repente se levanta una gran flama roja, tan brillante y tan enorme que ilumina toda la ciudad.

Y en aquella gran tragedia que es una ruina total, la noche se convierte en día; con aquel fulgor extraño, que hace que la luz parezca de un mortal resplandor sanguinolento, en medio de las crepitantes llamas policromas.

De aquel mar de fuego se elevan hacia la atmósfera gigantescas columnas ígneas y lenguas que en sus cúspides estallan en fantásticos abanicos de chispas doradas, aumentando y propagando una conflagración que cada vez se extiende más, como una ola furiosa y atronadora que va devorando todo a su paso, en la desventurada ciudad.

Tres días antes del incendio, estaba Pedro en la Escuela de Apolonio en el Transtíber, cuando llegó el ingeniero Frontino, diciendo que sería posible continuar las obras de las Catacumbas, pues ya había recibido órdenes para extender la construcción de la Domus Áurea.

Y comentó:

–           Para la extensión de lo que el Príncipe pretende, sería necesario derribar más de la mitad de la ciudad. Y la verdad NO entiendo como eso será posible…

La sangrienta respuesta está envuelta en llamas.

En la parte de las catacumbas que ya había sido concluida, los dos laberintos de túneles galerías que se habían edificado subterráneos en dos polos opuestos fuera de las murallas de la ciudad; uno está en una vastísima área que había sido propiedad de Séneca.

Tiene siete entradas y salidas: cuatro dentro de la ciudad en diferentes casas y barrios. Y tres, fuera de las murallas.

Por fuera, una de las entradas-salidas, está en una rica casa de campo, propiedad del senador Astirio y la otra junto a una cantera, en la propiedad que pertenece a Calixto.

Por encima, nadie sospecharía lo que está edificado abajo. Arriba nada había cambiado: campos de cultivo, extensos huertos y jardines, bosques, almacenes de grano y establos.

Oliver había participado en la construcción de las Catacumbas y ha guiado al grupo hasta una casa donde al llegar, da una contraseña y lo hacen pasar de inmediato, junto con sus acompañantes.

Aquí, el fuego no ha llegado todavía.

Los conducen a través de la casa, hasta el triclinium del jardín posterior.

Junto a la fuente, hay un león y un águila de mármol y un par de corderos pastando junto a un trío de palomas, al lado de una balaustrada.

Alberto, el que los ha guiado, toma la paloma del centro y la gira de su posición original, con la cabecita orientada hacia el norte…

Un ingenioso mecanismo, hace que se muevan los corderos y aparece una abertura bajo el emparrado, entre dos cipreses.

Alberto el que los recibió, le da a Oliver una antorcha y les indica que entren por allí, despidiéndolos con las palabras:

–           Pax Vobiscum. (Que la paz de Cristo esté con vosotros)

Todos no acaban de salir de su asombro, cuando a sus espaldas se cierran las puertas y se encuentran en un sótano, al que sigue una extensa galería, por donde avanzan siguiendo a Oliver…

Cuando por fin salen del oscuro y largo pasadizo a los espacios abiertos, desde donde se ve nuevamente la ciudad ardiendo, les parece increíble que realmente están fuera de las murallas de Roma.

Oliver les dice:

–           Vamos. No está lejos la casa de Calixto. –y decidido se dirige a través del campo, seguido por todos los demás.

Tres días después…

INCENDIO ROMA

Marco Aurelio ha inhalado mucho humo, a pesar de todas las precauciones tomadas.

La carrera desde Anzio. Los incidentes ocurridos mientras buscaba a Alexandra en medio de las casas incendiadas y humeantes; el insomnio, los terribles sucesos y extraordinarias experiencias de las últimas horas, han debilitado sus fuerzas y el resto de ellas parece abandonarlo ahora…

El joven tribuno se recarga vacilante, apoyándose en un peñasco.

Pasan unos minutos, cuando distingue la inconfundible figura del Pontífice de la Iglesia cristiana, acercándose hacia él.

Se arrodilla con gran veneración…

Pedro se acerca y le pone la mano sobre su cabeza inclinada, bendiciéndolo.

Luego…

Pedro dice a Marco Aurelio:

–           Nada temas. La casa del cantero está muy próxima. Si te vas… –y le da las instrucciones necesarias. Luego agrega- En ella encontrarás a Lautaro, a Alexandra y al fiel Bernabé. Cristo, que la ha destinado para ti, te la conserva. Sigue adelante hijo mío y que la Paz del Señor te acompañe siempre.

Las palabras de Pedro, al encontrarlo cerca de la cantera, le renovaron su esperanza y por un momento se siente desvanecer.

Está cada vez más cerca de la persona que para él, es la más cara en el mundo.

Pronto volverá a verla después de casi sentirla perdida, en el caos de la ciudad incendiada.

Besa el anillo en la mano de su Pontífice y continúa arrodillado mientras él y los que lo acompañan se despiden bendiciéndolo y luego se alejan.

Marco Aurelio siente en su ser una alegría tan grande que casi lo hace desmayar. Y eleva una plegaria de agradecimiento al Dios que ha comenzado a amar con todas sus fuerzas.

Recordó que cuando era niño creía en los dioses romanos, pero no los amaba. Ahora Jesús, su Dios amado, es la Fuerza que lo impulsa en todo lo que hace.

Siguiendo las instrucciones de Pedro, llegó a la hondonada que está al filo de las cavernas de la mina de cantera.

Y desde allí distingue al fin la finca en la que brilla una luz a través de la ventana.

El portón está abierto y un extenso jardín rodea la casa. Una vereda bordeada de azucenas, llega hasta la puerta de madera de la entrada.

Marco Aurelio llama, jalando una campanilla y la puerta se abre, dejando ver la gigantesca figura de Bernabé, que al reconocer a Marco Aurelio…

Dice emocionado:

–           ¿Eres tú, señor? ¡Bendito sea el nombre de Jesucristo, por la alegría que darás a mi señora!

Y abre la puerta, inclinándose para que pase.

En la cocina cerca del fuego, está Alexandra sentada con una sarta de peces que está asando para la cena.

Ocupada en separar los pescadillos y creyendo que es solo Bernabé el que ha entrado, no levanta la mirada.

Marco Aurelio se le acerca con los brazos extendidos y pronunciando dulcemente su nombre:

–           ¡Alexandra, amada mía!

Ella levanta su cara con asombro y alegría. Deja la sarta de peces a un lado. Se levanta y se arroja en sus brazos.

Es un abrazo que como un cerco de amor, aumenta la dicha de tenerse; después de haberse sentido perdidos, el uno para el otro.

Se besan una y otra vez. Se miran extasiados y se vuelven a abrazar, repitiendo sus nombres con adoración, con ternura. Y sintiendo como un verdadero milagro, el poder estar juntos otra vez.

Marco Aurelio la abraza. La acaricia sin poder asimilar que ya la tiene entre sus brazos.

Ella le mira con un amor inmenso y los dos se deleitan en su mutua alegría, amor y felicidad sin límites.

Entre besos y caricias, Marco Aurelio le refiere su búsqueda en la incendiada Roma y la casa vacía de Acacio.

También todos los temores y sufrimientos que padeció hasta encontrarla.

Concluye diciendo:

–           Pero ahora que te he encontrado, no puedo dejarte cerca del peligro por más tiempo. Las turbas están enfurecidas. Bajo las murallas están matándose entre sí, los fugitivos de la ciudad y los esclavos que se han sublevado, entregándose al saqueo.

Alexandra exclama:

–           ¡Oh! Pobrecitos… la desesperación los ha enloquecido.

Marco Aurelio dice:

–           ¡Sólo Dios sabe qué calamidades más pesan todavía sobre Roma! Necesitamos salir de aquí, con todos vosotros.

Vámonos a Anzio, en donde tomaremos un barco que nos lleve a Sicilia. Iremos a nuestras propiedades y allá nos encontraremos con Publio.

Alexandra escucha estas palabras, con el rostro radiante de alegría.

Porque en efecto, los cristianos que anteriormente debían soportar las persecuciones de los judíos, ahora con los disturbios provocados por el desastre, estàn llenos de incertidumbre.

NERON EMPERADOR

El obispo Lino, Lautaro y los demás que ya se han acercado a dar la bienvenida al joven tribuno, oyen con asombro la declaración de éste:

–           Roma está ardiendo por mandato del César. En Anzio se quejaba de no haber presenciado jamás un gran incendio.

Y si no ha retrocedido ante un crimen de tal magnitud, pensad en qué otras atrocidades será capaz de perpetrar después del incendio.

¡Huid todos conmigo! ¡En Sicilia esperaremos a que pase la tempestad! Y cuando haya pasado el peligro volveréis, para seguir esparciendo la semilla y las enseñanzas de Cristo.

Afuera, en dirección al Monte Vaticano y como confirmación de los temores expresados por Marco Aurelio, se oyen gritos distantes llenos de rabia y de terror.

En ese momento entra Calixto el cantero y cerrando precipitadamente las puertas, exclama:

–           En las inmediaciones del Circo de Nerón, están matándose. Los esclavos y los gladiadores están atacando a los ciudadanos. Hay saqueos por todas partes.

Marco Aurelio confirma:

–           ¿Lo habéis oído?

Lino dice con tono pesaroso:

–           Se ha colmado la medida y vienen calamidades inmensas sobre todos nosotros.

Pero Marco Aurelio piensa en Pedro y dice impetuoso:

–           Estad preparados. Voy a ir por el Pontífice. No lo vamos a abandonar aquí.

Alexandra lo abraza estrechándose a él y dice:

–           Llévate a Bernabé. No quiero que te suceda nada.

–           No, vida mía. Bernabé se queda contigo. Tú eres demasiado preciosa para mí- Y mirando al gigante, le sonríe y agrega-  Y yo sé cómo él cuidará de ti.

Bernabé se ruboriza al recordar el incidente con Atlante y un poco turbado, dice a Alexandra:

–           El amo tiene razón, domina. Además, si Cristo te protegió y lo guió hasta aquí, nada malo va a pasarle.- Y mira con ojos suplicantes al tribuno.

Lino interviene:

–           Primero cenaremos y luego descansarás. Hijo, has hecho un largo viaje a caballo y muy accidentado.

Mañana irás a buscar a Pedro. Además, todavía nos falta saber en todo esto, cual es la voluntad de Dios.

El obispo es la autoridad entre los cristianos. Todos le obedecen y entonan los cantos de agradecimiento antes de comer y luego se retiran a descansar.

A Marco Aurelio y Alexandra les dejan una habitación. Cuando se quedan a solas,

el tribuno dice:

–           ¿Sabes que gracias a Petronio  el César me autorizó a venirme antes para que estuviera contigo? Me regaló un collar para ti… y…  ¡Oh!… No sé en donde lo perdí…

Alexandra lo besa tiernamente en la nariz y exclama:

–           ¿A mí qué me interesa un collar por fabuloso que sea y regalo del César? Lo único que me importa es que ya estás conmigo…

Entre besos y caricias, Marco Aurelio le relata todas las peripecias de su estancia en Roma y de su viaje desde Anzio.

Y agrega:

–           También necesito despedirme de Petronio…

Los acontecimientos tan extraordinarios hacen que los recién casados pospongan su noche nupcial; porque Marco Aurelio, vencido por el cansancio y las emociones, cae rendido en brazos de su esposa y se duerme como un niño.

Alexandra vela su sueño y lo besa con dulzura y delicadeza, elevando plegarias por este hombre bueno, que Dios le ha dado como esposo.

Al día siguiente, Marco Aurelio se despide de todos.

Lautaro envía con él a Oliver, para que lo acompañe a buscar a Pedro.

Marco quiere despedirse de Petronio, antes de abandonar Roma.

Y cuando van caminando entre el caos de la ciudad que continúa ardiendo, un negro presentimiento le oprime el corazón…

CATACUMBAS

Y recuerda las palabras de Prócoro Quironio, cuando antes de separarse, el griego le comentó:

–           Entre el Janículo y el Monte Vaticano, detrás de los jardines de Agripina, existen unas excavaciones de las cuales se han estado extrayendo piedras y arena, para construir el Circo de Nerón.

Pues bien, escúchame señor. Hace poco los judíos, de los cuales hay un gran número en el Transtíber, han empezado de nuevo a perseguir a los cristianos.

Recordarás que en tiempos del divino Claudio, hubo tales disturbios que el César se vio obligado a decretar la expulsión de los israelitas de Roma.

Marco Aurelio preguntó:

–           ¿Y por qué lo estás mencionando?

Prócoro contestó:

–           Y ahora que han vuelto gracias a la protección de la divina Augusta, se sienten seguros y han vuelto a molestar a los cristianos, de manera más insolente.

Yo sé esto porque lo he presenciado. Ningún edicto ha sido promulgado aún contra los cristianos, pero los judíos se quejan de ellos continuamente al Prefecto de la ciudad.

Los acusan de ser delincuentes y de predicar una religión que el senado no ha reconocido. Y por eso los cristianos se ocultan.

–           ¿Qué estás tratando de decir?

–           Esto, señor. Que las sinagogas existen abiertamente en el Transtíber, pero los cristianos se ven obligados a ocultar su condición como tales y por eso muy pocos los conocen, pues hacen sus reuniones en secreto.

Prócoro era tan parlanchín y tan mentiroso…

Además, en aquel momento estaba tan obsesionado con encontrar a Alexandra en medio del caos horroroso del incendio, que casi no prestó atención a lo que decía.

MEDITACION

Pero ahora sus palabras resuenan claras en su memoria… Y una duda le atravesó como un puñal.

Él conoce perfectamente al griego y sabe que es un pillo consumado. Ya no tiene órdenes ni le estaban pagando por buscar a Alexandra.

Su trato se había terminado la tarde en que Bernabé mató a Atlante y les había dicho a los cristianos que lo enterrasen en el jardín.

Entonces… ¿Cómo sabe  Prócoro todas aquellas cosas y qué estaba haciendo entre los cristianos si es un bribón?

¿Acaso seguía espiando a Alexandra?…

El pensamiento de que Bernabé se había quedado con ella, le tranquilizó un poco; por si el griego estaba pensando en una venganza…

En ese momento, Oliver le preguntó:

–           ¿Adónde quieres que vayamos primero?

–           Vamos por Pedro, creo que a Petronio mejor le escribiré luego una carta…

–           ¿Y cómo sabremos donde está Pedro?…

Marco Aurelio miró a su alrededor y vio que estaban en la Puerta Flaminia.

Luego dijo:

–           Oremos para que el Señor nos guíe.

Después de unos momentos, se dirigieron al río…

Y luego de atravesarlo, pasaron al campo Vaticano, más adelante de la Naumaquia.

Llegaron al Monte Vaticano y se fueron rodeando por donde no hay fuego, tratando de evitar los peligros, pues la ciudad sigue ardiendo.

El Circo Máximo, es un montón de ruinas humeantes.

Calles enteras y callejuelas se están derrumbando en medio de columnas de fuego que se elevan hacia el firmamento.

El viento cambia de dirección y sopla con impetuosa fuerza desde el mar, llevando hacia los montes Celio, Esquilino y Vitimal, ríos de llamas, tizones y cenizas.

Hasta que al fin, las autoridades se pusieron a trabajar en programas de salvamento.

Por orden de Tigelino que se había apresurado a venir de Anzio al tercer día, al quinto día empezaron a derribar los edificios del Esquilino para que el fuego, al llegar a espacios abiertos, se extinguiese por sí solo.

Y esto se ha hecho simplemente para salvar los restos de la ciudad, porque no podía ni pensarse en el salvamento de lo que ya estaba ardiendo.

Y es necesario también ponerse en guardia contra las consecuencias de aquella devastación. En ella se perdieron incalculables riquezas…

Todas las propiedades de la mayoría de los romanos, quedaron reducidas a cenizas.

Muchos vagan errantes y enloquecidos, en medio de la mayor miseria.

El hambre ha empezado a morder las entrañas de los sobrevivientes, pues desde el segundo día de la catástrofe fueron consumidas las inmensas provisiones almacenadas en la ciudad.

En medio del caos y el desorden, nadie pensó en nuevos suministros.

Solamente después de las promesas de Petronio, se comunicaron a Ostia las órdenes necesarias, pues las turbas están cada vez más inquietas y amenazantes, exigiendo: ‘Pan y techo’

pretorianos

En vano los pretorianos traídos desde todos los campamentos, se esfuerzan por mantener de algún modo el orden, pues se encuentran por dondequiera con una abierta resistencia.

En diferentes puntos, grupos de gente inerme, señalan la ciudad ardiendo y gritan:

–           ¡Matadnos ahora! ¡Ya perdimos todo! ¡Qué nos importa la vida!

E injurian al César, a los augustanos, a los pretorianos.

Y el tumulto va creciendo cada vez más, de tal forma que Tigelino al contemplar los millares de incendios, se dice a sí mismo que son otros tantos fuegos de enemigos.

Además de una enorme cantidad de harina, hizo traer todo el pan que fue posible obtener no solo desde el puerto de Ostia, sino de todos los poblados circunvecinos.

Y cuando llegó el primer suministro, el pueblo derribó la puerta que daba al Aventino y se apoderó en un pestañeo de todas las provisiones, en medio de un atropellado desorden.

Se peleaban por los panes, muchos de los cuales caían al suelo y eran pisoteados.

La harina de los sacos rotos, blanqueaba como nieve en todo el espacio comprendido, entre los arcos de Druso y Germánico.

Y aquel desordenado saqueo continuó hasta que los soldados dispersaron a la muchedumbre, disparando flechas y otros proyectiles.

Nunca desde la invasión de Roma por los Galos a las órdenes de Bretón, había presenciado la ciudad un desastre más completo.

El Capitolio era un espectáculo inusitado, pues cuando el viento desviaba por momentos las llamas, se veían sus columnatas rojas como carbones encendidos.

Si en el día era horrendo el espectáculo que deslumbraba la vista; la noche presentaba ser espeluznante como un infierno.

Todo el centro de la ciudad, parecía el cráter de un volcán rugiente.

Diversos rumores y noticias agitan el mar de seres humanos, tratando de sobrevivir al mar de fuego.

Estas noticias son alternativamente opuestas. Se habla de una inmensa provisión de trigo y vestidos, para ser distribuida gratuitamente al pueblo.

Se dice también que el César ha dado orden de que a todas las provincias de África y de Asia, serían despojadas de todos sus tesoros y sus riquezas, para repartirlos a los habitantes de Roma, de tal forma que todos serán más ricos que antes del incendio.

Simultáneamente circula el rumor de que ha sido envenenada el agua de los acueductos.

Que Nerón ha decidido exterminar hasta el último de sus habitantes y que luego se trasladará a Grecia o a Egipto, para fundar una nueva capital.

Cada uno de estos rumores se extiende con la velocidad del rayo y encuentra fácil aceptación entre el pueblo, infundiéndole esperanzas o estallidos de terror, rabia, indignación y una ansiedad febril.

La creencia válida entre los cristianos de que está próximo el Fin del Mundo y su exterminio por medio del fuego, fue ganando terreno y más aún entre los paganos que rinden culto a los dioses del Olimpo o en otros cultos. Pues en ese aspecto, Roma había sido muy tolerante hasta hoy.

Se dispusieron campamentos para el pueblo en los regios jardines del César, en los de Pompeyo, Salustio, Micenas.

En los campos de Marte y otros edificios que el César dispuso. Los pavoreales, cisnes, flamencos, gacelas, etc. Que constituían el principal adorno de esos jardines, perecieron bajo el cuchillo y bandidaje de la plebe.

Mientras tanto, comenzaron a llegar abundantes provisiones del Puerto de Ostia; en una gran cantidad de barcos, buques y botes, anclados a lo largo del Tíber.

El trigo es vendido a precios increíblemente bajos y se distribuye gratuitamente a los desvalidos. Cargamentos de vinos, aceitunas, castañas, toda clase de ganado.

Todo esto hace que muchos infelices disfruten ahora de un bienestar aún mayor que antes del incendio.

El peligro del hambre ha sido neutralizado casi por completo. Pero fue más difícil reprimir los robos, bandidaje, asesinatos y violaciones que a diario ocurren.

La vida nómada asegura la impunidad a los facinerosos, que siempre que pueden proclaman su admiración al César y le tributan aplausos cada vez que aparece en público.

Y la ciudad sigue ardiendo.

La violencia del fuego disminuyó hasta el sexto día. Se renovó su fuerza la séptima noche. Pero tuvo corta duración, pues ya casi no hay combustible que lo alimente.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

32.- UNA BODA INESPERADA


vasarri-boda-romana

Marco Aurelio escuchó al anciano Pontífice, hablar de Jesús y de su Doctrina.

Y lo que escuchó lo cautivó y lo dejó reflexionando… Y aumentó su atracción por Aquel Dios Desconocido que empieza a descubrir…

A partir de aquel día, Alexandra se acercó con menos frecuencia al lecho del enfermo. Y no volvió a hacerlo sola. Pero observaba que él la seguía con la mirada suplicante y vivía pendiente de cada gesto y palabra suya, cual si fuera un favor inestimable.

Vio que sufría y no osaba quejarse por temor de alejarla de su lado. Que para él, solo ella era la felicidad y la salud.

Y ella se siente atraída con los encantos secretos que el amor inspira y que Marco Aurelio ejerce cada vez  con más fuerza sobre ella.

Y conforme pasan los días y se acerca a su lecho, ve irradiar en el rostro de él la misma alegría y el gozo que a ella la invaden.

Un día notó en sus ojos, huellas de que había llorado y sintió el deseo de enjugar sus lágrimas con sus besos.

Él se ha vuelto tan sufrido, como si hubiera hecho voto de paciencia. También ve sus esfuerzos para no hacer nada que a ella le desagrade y  por esto ella se siente grandemente amada.

Y el sentirse objeto de tanta adoración, la hace sentirse a la vez dichosa y culpable.

El joven patricio le había escrito una carta a Petronio y la contestación fue ésta:

Tito Petronio     a     Marco Aurelio Petronio.

Salve.

Por favor carísimo. Puesto que te encuentras herido y según dices te están pasando cosas estupendas. (Aunque no especificas cuales) Tu laconismo no necesita explicación. Ya me contarás cuando regrese y nos veamos otra vez.

No podía creerlo cuando leí que ese gigante parto había matado a Atlante con tanta facilidad. Ese hombre vale lo que pesa en oro y solo de él depende el llegar a ser un favorito del César. Pregúntale si es una excepción o si existen más hombres como él, en su país. Sería grandioso contar con él en los juegos públicos.

Agradece a todos los dioses, el que hayas salido vivo de tales manos. Te has salvado ciertamente porque eres patricio e hijo de un cónsul. No das muchos detalles de tu convivencia con los cristianos y del tratamiento que te han dado. A pesar de lo que dices percibo tu estado de inquietud y melancolía y  sé que todo es por Alexandra.

Lo interpreto por el laconismo de tu carta. Explícate, porque hay en ella tantos enigmas; que siendo totalmente sincero, tengo que confesarte que no entiendo a los cristianos, ni a Alexandra. Y tampoco te entiendo a ti.

Y no te sorprenda que me intereses tanto. Es que yo intervine en este asunto tuyo, me siento responsable de tu situación y por eso lo considero asunto mío.

Pasando a otro asunto, quiero hacerte partícipe de mi alegría…

Haloto me ofreció por Aurora siete caballos ganadores. ¡Y los rechacé!… ¿Puedes creerlo?  Gracias también a ti, porque te negaste a tomarla.

Porque ahora yo estoy saboreando las delicias del verdadero amor y me siento muy feliz.

Contéstame pronto, pues no sé cuándo vuelva a verte. En la cabeza de Barba de Bronce, los proyectos cambian como los vientos de otoño.

En la actualidad, mientras continuamos en Benevento, desea irse directamente hasta Grecia, sin volver antes a Roma. Tigelino le aconseja que haga una visita a la ciudad, aunque sea por poco tiempo, ya que el pueblo anhelante por su persona, (léase pan y juegos) puede sublevarse si Nerón prolonga su ausencia.

Así que no puedo decirte con certeza, que es lo que va a suceder.

Considera sin embargo si no sería preferible para ti, en lugar de permanecer en Roma, una temporada de reposo en tus propiedades de Sicilia. Lo único que te deseo es que recuperes pronto tu salud porque ¡Por Zeus! Ya no sé ni siquiera que es lo que debo desear en obsequio tuyo. Adiós.

marco aurelio

Cuando Marco Aurelio recibió esta carta, pensó en no contestarla. Pero luego decidió posponer la contestación, solo un tiempo más.

Ha cambiado mucho. En sus conversaciones con Mauro, Isabel y Lautaro, hay menos orgullo. Está haciendo su efecto lo que escucha en las reuniones que hay dos veces a la semana y que llegan hasta su ventana.

También se aficionó a Bernabé, con quién suele conversar horas enteras, porque en sus conversaciones puede mezclar el nombre de Alexandra y atesora con ansia todas las anécdotas del gigantesco parto.

La vida en la casita es una rutina familiar. La hermana de Alexandra, Margarita es la confidente de la joven y la ha seguido a su ‘destierro’ particular.

alex actea margarita

Margarita también es gentil con el herido, pero se porta muy reservada y distante y Marco Aurelio lo atribuye a que está sufriendo las consecuencias de su arrebato por Alexandra.

Él no sabe que la joven es una virgen consagrada de la Iglesia Cristiana y por eso su reserva es tan extrema.

Pero un día que lo atendió en lugar de Alexandra, pudo observar con detenimiento su extraordinaria belleza y comprendió lo que Bernabé le platicara el día anterior: las dos heredaron la hermosura de su madre.

Por lo que le parece completamente incomprensible, es que siendo mayor que Alexandra, no haya conquistado el amor de un hombre y no esté casada todavía, pues si él no hubiera conocido primero a la joven que le robó el corazón, seguramente se hubiera enamorado de esta joven tan bella como misteriosa…

Por las tardes, cuando terminan las labores domésticas suelen sentarse juntas a hilar, tejer o escuchar música, mientras otra persona lee partes del Evangelio y toda la familia las reflexiona en oración comunitaria.

Santiago, el hermanito menor de David, juega mucho con un vecinito romano que se llama Fabio y junto con otros chiquillos forman la algarabía del patio.

Marco Aurelio disfruta mucho la armonía y la convivencia con casi todos los miembros de la casa. Sin embargo, a David no lo soporta y disimula la aversión que el joven le inspira.

Y la razón es que está terriblemente celoso por el amor con que Alexandra le trata.

En una ocasión David, estuvo cortando duraznos de uno de los árboles del huerto y también cortó un hermoso racimo de uvas de la vid que da sombra en una de las terrazas y envió a Fabio con el delicioso obsequio para que las entregara a Alexandra.

Y al oír que ella le daba las gracias, se puso pálido.

Y entonces Marco Aurelio habló como todo un descendiente de los Quirites, (nobles romanos) para quién todo extranjero es poco menos que un gusano.

Y en cuanto David se retiró, exclamó enojado:

–           ¡Alexandra! ¡Cómo puedes permitir que ese muchacho te haga obsequios! ¿Ignoras acaso que los griegos llaman a la gente de su nación, perros judíos?

Ella lo miró asombrada por semejante estallido y contestó:

–           Yo no sé cómo los llaman los griegos. Sólo sé que es cristiano y por lo tanto, hermano mío.

Marco Aurelio se quedó mudo, luego se dominó y le suplicó anhelante:

–           Perdóname Alexandra. Para mí tú eres una reina y… yo no… -y volvió el rostro, para que ella no lo viese llorar.

Cuando regresó David, le trató con amabilidad. Y a partir de ese momento se convirtió en su amigo.

alex-2-copia

Alexandra comprende el considerable esfuerzo que le cuestan estas victorias sobre sí mismo. Y por eso, ella le ama siempre más.

Mientras tanto Marco Aurelio reflexiona y se maravilla en el poder sobrenatural de esa Religión que tiene la virtud de cambiar radicalmente a los hombres. Comprende que hay algo extraordinario en ella, algo que no había sido conocido antes en la Tierra.

Su convivencia entre los cristianos, le ha convencido que es precisamente esta Religión, la que adorna a Alexandra con esa belleza excepcional e inexplicable que en él despertara junto al amor, el respeto. Junto al deseo, el homenaje. Alexandra se ha convertido en un ser único sobre la tierra.

Y con todo lo que le está pasando se siente inclinado a amar a Cristo. Tiene que inclinar la cabeza ante ese Dios que no comprende. Está dispuesto a sometérsele, porque algo se ha despertado en su alma… Y también es el Dios de Alexandra.

La joven observa la evolución que se opera en el alma de Marco Aurelio. Ve la lucha que sostiene consigo mismo, su mortificación, sus dudas. Y cada vez nota más el silencioso respeto que él muestra hacia Cristo. Y ello hace que su corazón se incline hacia él, con una fuerza arrolladora.

En una atracción casi imposible de resistir, hasta que…

san-pedro-apostol- Un día que Pedro llegó de visita, Marco Aurelio le llamó y le dijo:

–           Vivo asediado por la pena y el sufrimiento. Antes de conoceros me hubiera apoderado de ella y la hubiera retenido por la fuerza. Pero vuestra virtud y vuestra Religión han efectuado un cambio dentro de mí, que me apartan de la violencia.

Yo mismo no entiendo por qué me pasa esto y a vos, que al presente hacéis las veces de padre para Alexandra, os digo: si ella me acepta, dádmela por esposa y os juro que no tan solo no le he de prohibir que confiese a Cristo; sino que yo mismo anhelo iniciarme en los misterios de vuestra religión y os pido: ‘¡Dadme la Luz!’. 

Conozco todos los obstáculos, pero yo la amo más que a mi vida y no quiero perderla. Quiero amar lo que ella ama y que nuestra familia sea una familia cristiana. Porque quiero a vuestro Dios, para que sea también el mío. Disipad mis tinieblas. Ved que soy sincero.

Los hombres han dicho: ‘Grecia creó la sabiduría y la belleza. Roma creó el poder y la fuerza…’ ¿Y vosotros los cristianos, qué es lo que traéis? Os pido que reveléis los misterios que necesito conocer. Ilumíname lo que hay detrás de vuestras puertas, ¡Abrídmelas!…

san-pedro-apostol-

Pedro, cuyo corazón se conmovió ante aquella alma doliente que como ave enjaulada pugna por abrirse paso en demanda de libertad.

Extendió la mano sobre Marco Aurelio, tocándolo sobre la cabeza y dijo:

–           Traemos el Amor. ¡Tocad y se os abrirá! La gracia de Dios descienda sobre ti. La Sangre de Jesús lave tus pecados. Yo te Bendigo en Nombre del Redentor.

Hizo el signo de la cruz sobre él. Y aquel descendiente de los Quirites tomó la mano del anciano Galileo y la llevó a sus labios, lleno de gratitud y de reverencia…

Pedro se sintió complacido al ver aquella alma que es tierra propicia para la semilla divina y  en su red de pescador lo ingresa como una nueva conquista para Cristo.

Y los presentes regocijados ante aquella inesperada escena, exclamaron al unísono:

–           ¡Gloria al Altísimo!

Alexandra está atónita.

Marco Aurelio tiene su rostro radiante de alegría y le dijo desde su lecho:

–           Alexandra¿Quieres ser mi esposa, la reina de nuestro hogar? ¿Quieres ayudarme a conocer y amar al Dios tuyo, el que desde hoy será también mío y de nuestros hijos? ¿Me amas como yo te amo?

Ella comenzó a llorar de alegría y sus labios temblorosos no pueden pronunciar palabra. Está totalmente anonadada.

El apóstol la incitó:

–           Hija mía, ¿No le vas a contestar?

La joven se arrodilló delante de Pedro.

Y dijo con voz llena de humildad, sumisión y turbación:

–           Sí. Le amo. Y sí. Quiero ser su esposa.

Marco Aurelio dijo:

–           Mientras acabo de sanar, quiero instruirme para ser Bautizado. Luego haremos la boda según las leyes romanas. Y ante el mundo entero, también serás mi esposa. Te juro que te seré fiel, te amaré y te respetaré. Y desde hoy eres dueña de mi vida y de todo lo que me pertenece. – y tomando la mano de Alexandra, la llevó a sus labios, mientras la miraba con adoración…

Alexandra, temblando de felicidad, le contestó:

           También yo te juro serte fiel. Amarte y respetarte todos los días de mi vida. Y mi ser te pertenece, amadísimo esposo mío.

Entonces Pedro tomó la mano de Alexandra y la puso en la de Marco Aurelio.

Y colocando sus manos en la cabeza de ambos jóvenes, declaró:

–           Amaos en el Señor y para su Gloria. Yo los declaro unidos en matrimonio: Esposo y Esposa. Y que no separe el hombre lo que Dios acaba de unir. Os Bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y Bendigo los hijos que daréis a Dios con vuestro santo amor.

Los dos jóvenes se miraron llenos de felicidad.

Alexandra se inclinó sobre el lecho, para darle un dulce beso en los labios. Y se sentó a su lado, apretando la fuerte mano masculina entre las suyas…

Los demás los llenaron de parabienes y bendiciones.

Y Pedro comenzó a narrar como Jesús hizo su primer milagro en las Bodas de Caná…

Desde ese día, Marco Aurelio se unió a aquellas reuniones donde fue conociendo a Jesús, el Dios-Hombre que le acaba de entregar el regalo más precioso que él anhelara tanto: el amor de Alexandra, Bendecido por Él.

Al despedirse, Pedro les dijo que les enviaría un evangelizador para darles la instrucción necesaria, pues los tiempos son sumamente graves…

Al día siguiente…

En la Puerta del Cielo, Mauro camina alegremente por el largo pórtico que conduce a los salones donde son instruidos los catecúmenos.

Se encuentra con su colega y amigo Lucano, el compañero en los viajes de Pablo de Tarso.

El médico evangelista y escritor, le saluda:

–           La Paz sea contigo, Mauro. ¡Qué alegría verte por aquí!

Mauro contesta sonriente:

–           Y también contigo, caro hermano mío. Terminé de dar algunos temas y voy de regreso a Roma. Allá también tengo ministerio.

–           ¿Ya no ejerces la medicina?

–           Entre los pacientes y las evangelizaciones, transcurre mi vida. ¿Y tú qué haces querido Lucas?

–           Estamos iguales. Yo estoy aquí colaborando con Pablo. Aunque le dedico más tiempo a la Palabra, ejerzo poco la medicina. Ahora estoy escribiendo. ¿Qué tema vas a dar?

–           Voy a hablar del Perdón…

–           ¡Apasionante y bellísimo! Yo voy a hablar del Octavo Sacramento.

–           ¡Somos bienaventurados! SER APÓSTOLES ES EL PRIVILEGIO MÁS GRANDE que puede darnos nuestro Señor. Sólo dime cual no es apasionante…

Y los dos se despiden y caminan en direcciones opuestas…

Mientras tanto, en la casa donde está Marco Aurelio, éste se decidió a contestar la carta de Petronio…

Marco Aurelio Petronio   a   Tito Petronio.

Salve.

Es tu deseo que te escriba lo más minucioso posible: convenido. No puedo asegurarte empero que sea con más claridad, ni que puedas entenderme. Porque yo mismo aún no sé cómo explicarlo.

Te describí mi permanencia entre los cristianos y la forma en que tratan a sus enemigos, entre los cuales tenían derecho de contarnos, tanto a Prócoro como a mí. Te conté la bondad con la que me han tratado y cómo me han atendido.

No, mi carísimo. No me respetaron porque yo fuera hijo de un cónsul. Esas consideraciones carecen de peso entre ellos, puesto que perdonaron a Prócoro a quién insté a que lo enterraran en el jardín. Son personas excepcionales, como el mundo no ha conocido hasta hoy.

Y del mismo modo sus enseñanzas son tan extraordinarias como ellos. Te aseguro que si yo me encontrara en mi casa postrado en el lecho, con un brazo y las costillas rotas atendido por los míos, aun cuando fuesen miembros de mi propia familia; por supuesto hubiera disfrutado de mayores comodidades. Pero no me hubieran hecho objeto ni siquiera de la mitad de los cuidados que ellos me han prodigado.

Y entérate también de esto: Alexandra es como todos los demás. Si hubiera sido mi hermana o mi esposa, no podría haberme atendido con mayor afecto. Y ¿Puedes creerlo?

En medio de estas personas sencillas, habitantes de este pobre aposento, que es a la vez cocina y triclinium, en donde también se encuentra el lecho donde postrado te escribo, soy  el hombre más feliz del mundo. Más que en ninguna otra época de mi vida.enamorados

Le ofrecí a Alexandra regresarla a la casa de Publio y ella me declaró que en la actualidad, eso es imposible, porque Publio y Fabiola se irán a Sicilia y porque de regresar ella a su hogar, esa noticia tarde o temprano llegaría hasta el Palatino.

Y entonces César podría arrancarla nuevamente de la familia Quintiliano. Pero Alexandra sabe que yo no volveré a perseguirla. Que he dejado atrás las medidas de violencia, que soy incapaz de renunciar a su amor o de vivir sin ella. Voy a llevarla a mi casa bajo el arco de guirnaldas que adornará la puerta. Y sentarla en mi hogar como reina, ama y señora, al convertirla en mi esposa.

Ella ya aceptó. Así que ahora es tu sobrina. En cuanto a los cristianos, aman a sus semejantes… Pero abominan nuestros dioses, nuestra manera de vivir, nuestros crímenes y nuestra corrupta sociedad. Todavía ignoro muchas cosas, pero estoy aprendiendo.

Lo único que sé con precisión, es que donde comienza esta religión, concluye el poder de Roma… Nuestro sistema de vida y la distinción entre conquistadores y conquistados, entre ricos y pobres, señores y esclavos. Concluye el gobierno, el César, la ley y el orden del mundo. Concluye también la muerte.

Y por sobre todo esto, surge la figura de Cristo lleno de una Misericordia jamás conocida y de una Bondad tan infinita, que contrasta con los instintos del hombre y con nuestros propios romanos instintos.

Y para mí, Alexandra vale más que Roma y todo su señorío. Tú sabes cuánto la amo y que no hay nada que yo no haga por su amor. Pues bien, quiero que sepas que soy augustano y de noble descendencia; pero eso no me impide ser también cristiano.

Cuando aprenda más sobre mi nueva religión, te lo comunicaré. ¡Ah! Y por cierto: tú serás el padrino de nuestras nupcias romanas. Cuídate mucho. Adiós.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

20.- Y SIN SALIDA…


vasarri-boda-romanaY efectivamente. La casa de Marco Aurelio estaba arreglada como para una boda. Con el verdor del mirto, la hiedra, las flores. Todo había sido preparado para una recepción regia.

Marco Aurelio se sintió tan mal por la resaca, que había seguido meticulosamente los consejos de Petronio y por eso mandó a Secundino a buscarla, llevando el permiso otorgado por el César.

Petronio le había dicho:

–           Ayer te vi y estabas borracho. Te comportaste con ella como un rufián. En el amor,  no solo hay que atacar la plaza, hay que conquistarla. No seas majadero y recuerda que el buen vino debe beberse poco a poco.

Sintiéndose en un estado deplorable, mientras bebió una pócima para mejorarse, sólo atinó a contestar:

–           Pasaron muchas cosas y ya no sé lo que sucedió, me siento muy indispuesto. Sólo dime que será lo mejor que debo hacer.

Petronio prosiguió implacable:

–           Entérate también de que es muy dulce el desear, pero es más dulce aún el ser deseado. Gánate su confianza. Sé magnánimo. Júrale por los hados que la devolverás a la casa de Publio y dependerá de ti el que mañana sea ella, la que prefiera quedarse aquí contigo…

Marco Aurelio recuerda todo esto y su corazón palpita intranquilo, bajo sus elegantes atavíos.

¡Oh, dioses inmortales! ¡Si tan solo no se hubiese embriagado, ya tendría a Alejandra en su casa! Se la hubiera llevado desde el mismo banquete…

¡Pero NO!… ¡Oh! ¿Por qué tiene la desesperante sensación de haber cometido un terrible error?

¡Rayos! ¡Si tan sólo no le doliera tanto la cabeza!…

–           Ya deben haber salido de palacio.-pensó.

Se levantó y comenzó a pasear muy nervioso, lamentándose por haberle hecho caso a Petronio y NO haber ido personalmente por ella.

Mientras tanto…

litera-2

La comitiva viene recorriendo el Vicus de las Carenas. Las calles cercanas al palacio están casi desiertas, pero más adelante hay un movimiento inusual. Casi desde todas las calles, afluyen grupos de tres o de cuatro individuos, que se han ido agregando a la comitiva de la litera, mezclándose con los esclavos acompañantes.

Otros más numerosos vienen en dirección opuesta. Algunos se tambalean como si estuvieran borrachos y empieza a ser difícil avanzar.

Los esclavos gritan:

–           ¡Paso al noble tribuno Marco Aurelio Petronio!

Alexandra va notando a través de las cortinas como aumentan los transeúntes y en su corazón se alterna la esperanza y el miedo.

El mismo Secundino que al principio no receló nada, comienza a alarmarse, pues hay en todo aquello algo muy extraño.

Se dificulta cada vez más el paso de la litera. La multitud prácticamente la ha rodeado hasta el punto que Secundino se ve obligado a ordenar a los esclavos que rechacen a golpes a toda esa gente…

0barrio-romano-de-suburra

De pronto se oye un grito entre los que encabezan la comitiva y en un instante se apagaron todas las luces.

Y alrededor de la litera se produjo un movimiento de empuje, un tumulto, una lucha. Secundino comprende al punto que es un ataque y se llenó de miedo.

Todos saben que el César con una turba de servidores, acostumbra dar asaltos por sorpresa por pura diversión y quién sea que resulte responsable por defenderse, tiene pena de muerte aunque fuese senador.

En tales casos los guardias cuyo deber es velar por el orden en la ciudad, fingen ser sordos y ciegos.

El tumulto sigue alrededor de la litera.

Secundino trata de proteger a Alexandra, huyendo con ella y dejando a los demás entregados a su suerte.

Cuando la tomó en sus brazos en medio de la oscuridad, ella gritó:

–           ¡Bernabé! ¡Bernabé!

La joven viste de blanco y es fácil distinguirla.

Secundino acababa de cubrirla con su manto, cuando se sintió levantado por el cuello y luego se desplomó como si lo hubiese herido un rayo.

Los esclavos en su mayor parte están derribados por el suelo, han escapado o se mantienen pegados a las murallas. En el lugar, solo ha quedado la litera completamente destrozada desde la primera embestida.

Bernabé se llevó a Alexandra y sus camaradas le siguieron dispersándose gradualmente en el camino.

0roma

Más tarde…

Los esclavos llegan a la casa de Marco Aurelio con el cuerpo de Secundino. Se detienen a la entrada de la domus…  Deben dar cuenta a su amo de lo que sucedió.

–           Que lo declare Lucio, -dijeron en voz baja algunos- la sangre brota de su rostro, tanto como del nuestro y el amo lo quiere. Lucio corre menos peligro que cualquiera de nosotros.

Lucio, un antiguo esclavo galo que había criado a Marco Aurelio y había sido heredado a éste por su madre, dijo:

–           Yo se lo diré. Pero venid todos conmigo. No caiga solo sobre mi cabeza, la cólera del amo.

Mientras tanto en el triclinium, Marco Aurelio está ya completamente impaciente:

–      ¡Ya debían estar aquí! ¿Por qué no llegan?

De pronto se oyeron pasos en la entrada. Los esclavos se precipitaron al atrium y se detuvieron bruscamente. Levantaron los brazos, lamentándose.

Marco Aurelio corrió hacia ellos:

–           ¿Dónde está Alexandra? –preguntó con voz alterada.

Entonces Lucio se adelantó con el rostro ensangrentado y exclamó lastimero:

–          ¡Ved nuestra sangre señor! ¡Hemos luchado! ¡Algunos han muerto! ¡Luchamos por ella! ¡Ved nuestra sangre!

esclavo

Pero no dijo más porque Marco Aurelio cogió una estatuilla de bronce y con un golpe, destrozó el cráneo del esclavo.

Luego se tomó con ambas manos la cabeza y se mesó los cabellos con desesperación. Se le puso cárdeno el rostro y ordenó que azotaran a los esclavos.

Y en aquella casa engalanada para una fiesta, solo se escucharon los alaridos de dolor y el chasquido de los azotes.

Pero los gemidos de los esclavos no calmaron ni su dolor, ni su cólera. Reunió a otro grupo de siervos y salió a buscar a Alexandra, en una pesquisa sin éxito.

A su regreso ordenó que se llevaran el cadáver de Lucio, que nadie se había atrevido a tocar.

A los esclavos de cuyas manos Alexandra fue arrebatada, los envió a las prisiones rurales, castigo más terrible que la muerte. Luego se desplomó sobre una poltrona y se puso a planear los medios para encontrar y recuperar a Alexandra.

00alex-dolce-far-niente

Perderla, renunciar a ella, no verla nunca más… Le pareció imposible porque ya no podía vivir sin ella. 

Estos pensamientos lo envolvieron en un loco frenesí. Por primera vez en su vida, la voluntad imperiosa del joven guerrero, encontraba la resistencia inquebrantable de otra voluntad.

Y no podía comprender qué había sucedido, que lo hacía sentir tan impotente y hasta cierto punto derrotado, al ver tan contrariados sus deseos en lo que más había anhelado jamás.

Marco Aurelio habría preferido ver hundirse el mundo entero en ruinas, antes que ver fallidos sus propósitos. La copa de la felicidad le había sido arrebatada casi de los labios.

Lo que le había ocurrido era algo tan inaudito, que además clama la más terrible de las venganzas.

Por momentos sentía una irritación tan grande contra la joven, que casi se aproximaba a la locura y sentía deseos de destruirla. Pero luego le atormentaba el ansia de volver a verla, de perderse en sus ojos.

Y se sentía dispuesto a rendirse a sus pies y darle lo que ella le pidiera con tal de que volviese a su lado. Recordaba sus besos embriagadores…

Y finalmente lloró como un niño, al ver su sueño destruido.

Luego mil ideas descabelladas cruzaron por su mente: Tal vez Publio era el responsable de raptar a Alexandra y en todo caso. Él debía saber dónde encontrarla. Y se levantó bruscamente, dispuesto a ir a la casa de Publio.

Pero un nuevo pensamiento le paralizó y le llenó de pavor: ¿Y si había sido el mismo César, quién se había apoderado de ella?… Todo mundo sabe que Nerón para disipar el tedio, hace incursiones nocturnas.

Y en esos ataques se apodera de mujeres y las mantea en la capa de un soldado hasta que se desmayan. El propio Nerón llama a estas expediciones ‘caza de perlas’ porque se han dado casos en que ha sido una verdadera perla de belleza y juventud.

Entonces la rapta y la ‘perla’ es enviada a una de las casas de campo, donde se divierte con ellas. Y cuando se cansa, la cede a sus íntimos. ¿Y si fue esto lo que sucedió en el caso de Alexandra?…

El César la miró en la fiesta y Marco Aurelio no tuvo la menor duda de que se dio cuenta, de que es infinitamente más hermosa que la misma Popea.

Petronio dice que Nerón es un cobarde para obrar abiertamente y comete sus crímenes en forma clandestina. ¿Y si no fue  el César? Entonces ¿Quién ha tenido el atrevimiento?…

¿Habrá sido el gigante de ojos azules que tuvo la osadía de sacarla del triclinium imperial y se la llevó de la fiesta en sus brazos?

¡NO! ¡Es imposible que un esclavo se atreva a tanto! El único capaz es el propio César. Si esto es lo que sucedió, Alexandra está perdida para él. Podría recuperarla de cualquiera, pero del César, ¡NO! ¡Imposible!

La imaginación le presentó a Alexandra en brazos de Nerón…

0000cleopatra_and_caesar_by_jean-leon-gerome

Y por primera vez entendió que hay pensamientos imposibles de soportar dentro de la resistencia humana.

Y entonces comprendió en toda su plenitud, la magnitud y la intensidad de su amor por ella. Y recordó todas las escenas desde que la viera por primera vez, cada una de sus palabras, sus gestos, sus ademanes.

La contempló en la fuente, en la fiesta. Volvió a sentir su calor, su perfume. La delicia de los besos que le diera en sus labios inocentes. Y le pareció cien veces más dulce, más hermosa, más deseable que nunca.

Era la única mujer deseada en todo el Universo. La elegida entre todos los mortales y las divinidades. Para él no existe nadie más que ella.

La tiene metida en su mente, en su corazón, en su sangre y corre por todas las venas de su cuerpo. Alexandra es su vida, su todo, el único tesoro que desea poseer. Nada le importa más que ella.

El solo pensamiento de que Nerón pudiera poseerla, le hace sentir la muerte. No puede soportarlo, ¡NO! Por un momento teme volverse loco de dolor. Ya no puede vivir sin ella.

Y un sentimiento de venganza se apoderó de él. Decidió ir al palacio y hablar con Actea. Y ordenó que tengan listo su Cisio.

Cuando llegó al arco de la entrada, el centurión lo recibió con una amable sonrisa.

centurion

–          Salve, noble tribuno. Si deseas presentar tus homenajes al César, no has venido en momento propicio. Es imposible que te sea permitido verle ahora.

Marco Aurelio preguntó sorprendido:

–           ¿Qué ha sucedido?

–          La Infanta Augusta enfermó repentinamente ayer. El César y la Augusta Popea la están atendiendo, junto con los mejores médicos de la ciudad.

Ese es un suceso importante. Cuando nació esa hija, el César estaba loco de alegría.

Ama a esa niña con un amor sin límites. Y por esto, para Popea la niña le es doblemente preciosa, porque afirma su posición y aumenta su influencia sobre el emperador.

Marco Aurelio le contestó:

–           Solo deseo ver a Actea.

El centurión le hizo el saludo militar y le franqueó el paso.   Y entró al palacio.

Pero Actea estaba ocupada también cerca de la Infanta y Marco Aurelio tuvo que esperarla. Cuando regresó, la palidez de su rostro se intensificó al ver al tribuno.

alex actea

–           ¡Actea! –Exclamó Marco Aurelio, tomándola de la mano- ¿Dónde está Alexandra?

–           Yo iba a preguntarte lo mismo.-contestó ella, mirándolo de frente y con una expresión de reproche.

Pero aun cuando Marco Aurelio se prometió a sí mismo conservar la calma, dijo con el rostro descompuesto por el dolor y la cólera:

–           ¡Me fue arrebatada en el camino a mi casa! ¡Oh, Actea! Si no deseas ser causante de infortunios que tú ni siquiera puedes imaginar, dime la verdad ¿Se apoderó de ella el César?

Actea contestó con firmeza:

–           El César no ha salido de Palacio.

–           Por la sombra de tu madre. Por todos los dioses, dime ¿Entonces Alexandra no está en el palacio?

–           Por la sombra de mi madre, Marco Aurelio; yo te lo aseguro que ella no está en el palacio y que no ha sido el César quién te la ha interceptado. La Infanta augusta está enferma desde ayer y Nerón no se ha movido de su cuna.

Marco Aurelio suspiró aliviado, esa amenaza desapareció.

Se sentó en el banco y dijo con los puños apretados:

–           ¡Ah! Entonces ha sido Publio, el raptor. ¡Ay, de él!

0publio-quintiliano

–          Publio Quintiliano, estuvo aquí esta mañana y preguntó por Alexandra a Epafrodito y a otros sirvientes del César. Les dijo que regresaría para verme, porque yo estaba ocupada y no pude atenderlo.

Marco Aurelio ´levantó los puños y dijo con ira:

–           Desea alejar de sí las sospechas. Si no supiera lo que ha sucedido, habría ido a buscar a Alexandra a mi casa.

–           Dejó escritas unas palabras en una tablilla. Por ellas te darás cuenta que sabía que Alexandra había sido sacada de su casa por el César, a petición tuya y de Petronio. El esperaba que te la enviaran y esta mañana estuvo en tu casa, donde le participaron lo ocurrido.

Y le mostró a Marco Aurelio la tablilla que le dejara el general.

El tribuno leyó y guardó silencio.

Actea adivinó los pensamientos que se ocultaban bajo su tétrico semblante y le dijo:

–           No, Marco Aurelio. Lo sucedido se ha verificado por voluntad de la misma Alexandra.

Marco Aurelio exclamó atónito:

–           ¡Entonces tú sabías que se proponía huir!

Actea le contestó un tanto severa y pausando las palabras:

–           Yo sabía que ella no sería nunca tu concubina.

–           ¿Y tú? ¿Qué fuiste tú durante toda tu vida?

Actea respiró profundo y contestó con serenidad:

–           Yo… Fui ante todo, una esclava.

alex actea

Pero no por esto se calmó la cólera de Marco Aurelio. El César le había dado a Alexandra. La buscaría, la encontraría y dispondría de ella a su antojo. ¡Así lo haría en verdad!

Ella sería su concubina. Se fue exaltando más y más.

Y Actea comprendió que eran su dolor y su ira las que en realidad hablaban. Pudo haber sentido compasión hacia él; pero le agotaron la paciencia los arranques del joven y le preguntó:

–           ¿A qué debo el honor de tu visita?

Marco Aurelio contestó:

–           Pensé que tú me podrías dar algunas respuestas. Alexandra al emprender la fuga se está oponiendo a la voluntad del César y voy a solicitar una orden para buscarla por todo el imperio, si es necesario.

Petronio apoyará esta petición y el registro comenzará hoy mismo. Así tenga que hacer uso de todas las legiones, la encontraré dondequiera que se haya ocultado.

Actea le advirtió:

–           Ten cuidado. No vaya a suceder que la pierdas para siempre por disposición del César, desde el momento en que la encuentres.

Marco Aurelio frunció el ceño:

–           ¿Qué quieres decir?

–           Escúchame Marco. Ayer Alexandra y yo estábamos en los jardines de Palacio. Allí encontramos a Popea con la Infanta Augusta que era conducida por una africana. Por la tarde se enfermó la niña y Coralia la nutriz sostiene que ha sido víctima de un hechizo y que la mujer extranjera con la que Popea habló, fue la causante del maleficio.

Si la niña mejora, esto quedará olvidado. Pero en caso contrario, Popea será la primera en acusar a Alexandra de hechicería. Y dondequiera que la encuentre, no habrá salvación para ella.

neron

Después de un momento de silencio en el cual Marco Aurelio asimila lo que Actea le ha dicho, exclamó:

–           Pero quién sabe si sea verdad que ha hechizado a la niña ¡Si me ha hechizado a mí!

–           Coralia repite que la niña empezó a llorar desde el momento que pasó frente a nosotras. Y realmente eso es lo que sucedió. Lo cierto es que ya estaba enferma cuando la sacaron a los jardines.

Marco, puedes buscar a Alexandra donde y cuando te plazca. Pero hasta que no haya recuperado la salud la Infanta Augusta no hables de tu amada al César, si no quieres atraer sobre ella la venganza de Popea.

Alexandra ha derramado bastantes lágrimas por causa tuya. Quiera Dios conservar su pobre cabeza, pues su vida pende de un hilo.

–           Tú la amas Actea. ¿Verdad? –preguntó Marco Aurelio con acento melancólico.

–           Sí. La amo. Es una criatura fácil de amar. –contestó Actea.

Y las lágrimas asomaron a sus ojos.

–           A ti no te ha correspondido con odio, como a mí.-dijo Marco Aurelio suspirando.

0petronio

Actea lo miró con duda, antes de exclamar:

–           ¡Hombre necio, apasionado y ciego!…  ¡Ella te amaba!

Marco Aurelio dio un salto.

–           ¡No es cierto! –gritó con dolor- ¡Ella me aborrece!… ¿Por qué dices eso? ¿Acaso ella te confesó sus sentimientos con tan solo un día de conocerla?

Y además ¿Qué clase de amor es ese qué prefiere la vida errante, los infortunios, la pobreza, la incertidumbre del mañana y hasta una muerte ignominiosa quizá… a todo lo que yo le ofrecí?…

Y continuó con un borbotón de frases apasionadas que reflejan toda impotencia de sus más caros e íntimos deseos:

Toda su persona la anhelaba. La esperaba con una casa engalanada para recibirla, él que deseaba servirla y la adora como a una diosa. Él, que estaba dispuesto a ser su esclavo si era preciso.

Él, que era un amante apasionado que la esperaba con una fiesta… Mejor para él no darle crédito a lo que dice, porque está a punto de enloquecer. No habría cambiado a esa joven por todos los tesoros del César y ella había huido de él. 

¿Qué clase de amor es ése que tiene al alcance la felicidad y busca el dolor? ¿Quién podría comprenderlo? Si no fuera por la esperanza que aún abriga de poder encontrarla, ya se habría arrojado sobre su espada.

0petronio

Y concluye desesperado:

–          El amor rinde, no hace huir. Es verdad que en la casa de Publio hubo momentos prometedores de una felicidad increíblemente cercana; pero ahora estoy convencido de que ella me odiaba entonces, me odia ahora y morirá con el corazón impregnado de odio hacia mí.

Actea, que normalmente es apacible y tímida; al escucharlo exclamó con gran indignación:

–           ¡Cómo te atreves a hablar así! ¿Cómo trataste de conquistar a Alexandra? En vez de inclinarte ante Publio y Fabiola para obtenerla de su mano y convertirla en tu esposa; la arrancaste de sus padres adoptivos, valiéndote de la estratagema de un rufián.

Tú no deseaste una esposa, sino una concubina. La humillaste. A la hija adoptiva de una casa honrada. A la hija de un rey; la trajiste a esta morada de crimen y de infamia. Todavía más: La profanaste haciendo pasar ante sus ojos inocentes, el espectáculo de una fiesta vergonzosa.

orgia

Y te comportaste con ella, como si fuese una libertina. ¿Acaso olvidaste cómo era la casa de Publio y de Fabiola? ¿No sabías cómo la educaron?…

¿No tienes el suficiente criterio para comprender que hay mujeres distintas a Lucrecia, a Lucila y a Julia Mesalina; a Popea y a todas las demás que acostumbran asistir a las orgías de este palacio?

¿Acaso no te percataste con solo mirarla, de que Alexandra es una pudorosa doncella, que prefiere la muerte a la deshonra?  ¿Cómo sabes qué clase de Dios adora ella y si no es más puro y mejor que los que adoran las depravadas mujeres de Roma?

¡NO! ¡Ella no me hizo ninguna confesión de amor actual! Pero sí me dijo que era a ti a quién pensaba recurrir en busca de auxilio y que esperaba de ti que le obtuvieras el permiso para regresar a la casa de Publio.

Y Alexandra al expresarlo, se ruborizó como una virgen que ama y  confía. En el corazón de ella, había latidos consagrados a ti. Pero tú en cambio, la aterrorizaste y la ofendiste. ¡La indignaste tanto!…

Bien puedes buscarla ahora, con la ayuda de los soldados del César, pero debes saber que si llega a morir la hija de Popea, las sospechas recaerán sobre Alexandra, cuya destrucción es inevitable.

Marco Aurelio miró asombrado a Actea.

alex actea

La siempre dulce y apacible Actea le ha hablado con imperial enojo, le ha soltado todas sus verdades y parece una emperatriz más temible que la misma Popea.

La emoción de saberse amado por Alexandra le cayó como un rayo, en medio de su rabia y su dolor. ¡Amado por Alexandra! Saber esto le conmovió todas las fibras de su ser. La recordó con su rostro ruborizado y sus ojos radiantes. Y le pareció que fue cuando ella empezó a amarlo.

Y esa sola idea fue como una fresca brisa que le invadió de felicidad. De una felicidad mayor de la que nunca había experimentado y ansiado, hasta ese momento. Pensó que la habría podido conquistar gradualmente, sabiendo que su amor era correspondido.

Ella hubiera sido su esposa y hubiera sido suya para siempre. ¿Por qué no lo había hecho así? Al principio lo había pensado y estaba dispuesto a hacerlo…

Pero ella había huido y acaso fuera imposible encontrarla. Y si lo hace, con ello causará su muerte. Y ahora, ni ella, ni Publio, ni Fabiola, le brindarán una acogida favorable…

0marco1

Entonces su cólera se volvió contra Petronio. Él era el culpable de todo. De no haber sido por él y por haber escuchado sus consejos, Alexandra no se hubiera visto obligada a la fuga.

Ella ya hubiera sido su esposa y ningún peligro amenazaría su vida. Pero ahora ya es demasiado tarde y ya nada tiene remedio. Es demasiado tarde…

–           ¡Demasiado tarde! –repitió en voz alta. Y al decir esto sintió que un abismo se abrió a sus pies.

Actea, como un eco repitió:

–           ¡Demasiado tarde!

Y esta frase le sonó a Marco Aurelio como una sentencia de muerte. 

actea mujer-romana-fresco-pintura

En eso entró en el atrium Fabiola.

Y Marco Aurelio se encontró frente a frente, con su rostro triste. Había venido para tener noticias de Alexandra.

Al verlo, palideció y le dijo serena:

–           ¡Qué Dios te perdone Marco Aurelio, el daño que nos has hecho a nosotros y a Alexandra! Y que te lleve a la Luz.

Él se mantuvo de pie con la cabeza inclinada, abrumado por un sentimiento de culpa y de infortunio. Se envolvió en su toga y salió de allí totalmente desconcertado y confundido.

Avanzó por las inmensas galerías sumido en tormentosos pensamientos.

Ya no sabe cómo proceder. Por dónde empezar. Qué procedimiento seguir para remediar un mal que no tiene remedio.

¿Adónde acogerse? Una sola idea está fija en su mente: “O busca y encuentra a Alexandra. O algo funesto va a sucederle a él.”

Sin comprender todavía lo que Dios debe o puede perdonarle. A su juicio, Fabiola no tiene razón para hablar de perdón. Debía clamar por venganza.

En el patio, en la galería; se ve una multitud de patricios y senadores pidiendo informes acerca de la salud de la infanta, para mostrarse en el Palatino y dar testimonio de su solicitud.

Algunos notaron que viene del interior del palacio y le preguntan por la ‘divinidad’. Pero él apresura el paso sin contestar a nadie.

00senadores

Hasta que Petronio, que viene con el mismo propósito, casi se estrelló con el pecho de Marco Aurelio al detenerlo.

A Petronio le salvó el que el joven viniese tan trastornado al separarse de Actea. Se siente tan deprimido y exhausto que hasta su ira se esfumó.

Empujó a Petronio a un lado e intentó seguir su camino.

Pero el dramaturgo lo detuvo casi por la fuerza y preguntó:

–           ¿Cómo está la divina Infanta?

Marco Aurelio se irritó violentamente y contestó muy indignado:

–           ¡Qué los hados se la traguen a ella y a toda esta casa!

–          ¡Silencio, desgraciado! –exclamó Petronio mirando asustado a su alrededor y deseando que nadie hubiese oído.

Y tomándolo del brazo para alejarlo, agregó precipitadamente:

–         Si quieres saber de Alexandra, ven conmigo. Aquí no te diré nada.

Le pasó el brazo por la espalda del joven tribuno. Le llevó afuera del palacio lo más rápido que pudo. En realidad no tenía noticias que darle. Pero a pesar de su disgusto, ama a su sobrino y se siente responsable por todo lo que ha  ocurrido.

Cuando entraron a la litera le dijo:

–           He ordenado a mis esclavos que vigilen todas las puertas de la ciudad. Si Publio y Fabiola intentan ocultarla, también he tomado mis providencias y pronto sabremos en donde está. Y empezaremos a buscarla hoy mismo por toda Roma.

0litera-2

Marco Aurelio le dijo muy deprimido:

–           Publio no sabe en dónde está.

–           ¿Cómo lo sabes?

–           He visto a Fabiola. Ella también la busca.

Petronio exhaló profundamente y contestó:

–          Ha sido una suerte para ti que el César no te la quitara. Estoy al tanto de todos los secretos del palacio.

Pero Marco Aurelio soltó un torrente de quejas, más doloridas que enconadas. Y con su voz quebrantada le refirió a Petronio su conversación con Actea, notificándole los nuevos peligros que amenazan a Alexandra.

Peligros tan terribles que va a ser necesario ocultarla a todas las pesquisas de Popea, en el caso de que la encuentren. Él ya no puede vivir sin ella. Luego hizo a Petronio amargos reproches por los consejos que le había dado.

De no ser por él, todo sería muy diferente. A medida que le fue relatando, ya no pudo contenerse y lloró amargamente de dolor y de cólera.

Petronio está atónito. Él jamás hubiera imaginado que Marco Aurelio estuviera enamorado hasta ese grado de desesperación. Y ve las lágrimas del valiente soldado con admiración y cierta envidia.

Cuando llegaron a la casa, el mayordomo les dijo que los esclavos enviados a las puertas no habían regresado y se les había enviado alimentos para que permanezcan vigilantes.

Petronio se volvió hacia su sobrino:

–           ¿Ya lo ves? Están en Roma. Los encontraremos. Pero es necesario que órdenes a tu gente, que también ellos vigilen. Envía los mismos esclavos que fueron a buscarla antes, porque la reconocerán más fácilmente.

Marco Aurelio suspira con desaliento, pero contesta:

–           Revocaré las órdenes que di, de enviarlos a las prisiones rurales y los enviaré a las puertas.

Escribió sobre una tablilla y Petronio la envió al punto, a la casa de Marco Aurelio.

Luego pasaron al pórtico interior, se sentaron en una banca y empezaron a conversar. Aurora, la de los cabellos dorados; les escanció sendas copas de vino de unas jarras que son unas primorosas obras de arte.

Petronio preguntó:

–           ¿Hay entre tus siervos alguno que conozca a ese gigantesco parto?

bernabe

Marco Aurelio contestó:

–          Secundino y Lucio lo conocían. Pero Secundino cayó al pie de la litera y a Lucio lo maté yo.

–           Lo siento. Lucio como a ti, también me llevó a mí en los brazos.

–          Pensaba manumitirlo… Pero ya no hablemos de él. Mejor dime como hallaremos a Alexandra. Roma es…

–           Por supuesto que no será fácil y tal vez tardemos un poco. Pero lo seguro es que la encontraremos. Tú acabas de acusarme de haberte aconsejado el procedimiento. Pero éste en sí era bueno. Solo fue malo cuando se arruinó.

Tú oíste decir al mismo Publio que pensaba retirarse a Sicilia con todos los suyos. Y en ese caso la joven también estaría lejos de ti.

–           Yo los habría seguido y ella estaría fuera de peligro. Pero ahora si esa niña muere, Popea creerá que ha sido culpa de Alexandra.

–           Cierto. Y eso me alarma a mí también. –Petronio reflexionó unos momentos y agregó- se dice que Popea sigue la religión de los judíos y cree en espíritus malignos.

El César es supersticioso. Si hacemos correr el rumor de que los espíritus arrebataron a Alexandra, esa noticia será creída. Especialmente porque ni César, ni Publio la han interceptado. Su fuga ha sido realmente misteriosa.

Ese parto no pudo haberla efectuado solo y ¿Cómo puede un esclavo reunir tantos cooperadores en un solo día?

petronio–           Los esclavos se auxilian mutuamente en Roma.

–           Sí, pero algunos pagan eso con la vida. Es verdad que se ayudan recíprocamente, pero no unos contra otros. Y en este caso sabían que la responsabilidad y el castigo caerían sobre los suyos. Por eso es muy improbable que haya sucedido así.

Después de reflexionar un momento, Marco Aurelio preguntó:

–           Bernabé no pudo hacerlo solo. Entonces ¿Quién lo ayudó?

Petronio contestó:

–           Sus correligionarios.

–           ¿Quiénes son?

–           ¿Cuál es la deidad que ella adora?

–           No lo sé.

–           Habrá que averiguarlo…

símbolos cristianismo

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

9.- EL REHÉN


domus___sanssouci_park_by_pingallery-d3jniwc
         En la casa de Petronio en un extremo del pórtico, hay una habitación muy amplia que da al triclinium. A través de unos ventanales puede verse el jardín. Por otros, el bosque. Y justo debajo de las ventanas frontales, hay un estanque tan agradable a la vista, como al oído es el susurro del agua; que cayendo de la parte superior como en una cascada, vierte su espuma en la piscina de mármol.

Cerca del baño, hay unas escaleras conducen a una galería porticada que lleva a una hermosa terraza con jardín, desde donde se aprecia la pista de equitación.

En el unctorium de los baños, están Petronio y  Marco Aurelio conversando. Y éste dice a su tío:

–           Yo te quiero mucho. Tú has sido siempre bueno conmigo. Voy a ordenar que coloquen tu estatua entre mis lares (dioses domésticos) Mi Lararium se adornará con una tan hermosa como ésta y colocaré una ofrenda ante ella.- y señala una que adorna la entrada y en la cual se ve a Petronio montado sobre un caballo.

Luego exclama-  ¡Por Júpiter! No tienes nada que envidiarle a Apolo. Las mujeres te deben sobrar. Verdaderamente no entiendo cómo es que no te has casado.

Y en esta exclamación hay a la vez tanta sinceridad como elogio, porque Petronio aunque es mayor y de cuerpo menos atlético, es mucho más señorial que el propio Marco Aurelio.  Las mujeres de Roma admiran en él no solo su belleza apolínea; también su ingenio, su aguda inteligencia, su elegancia y su gusto exquisito.

Y esta admiración se trasluce en los ojos de Aurora, una de las doncellas que se ocupa en arreglar los pliegues de su toga y que le ama en silencio. Pero…  ¡Es solamente una esclava y el patricio es tan orgulloso, que ni siquiera se ha fijado en ella!

Petronio se limita a responder:

–           Y también los hombres…  Pero ese es un territorio que no me interesa… Y no he conocido a ninguna mujer que me haya hecho desear el renunciar a mi soltería. Todavía no me enamoro a ese grado.  Me siento muy cómodo así.

Cuando terminan de ataviarse, el tío pone una mano sobre el hombro de su sobrino y  lo conduce al triclinium.

Después del almuerzo dieron un paseo por el pórtico y llegaron hasta el último jardín, que termina donde comienza el pequeño lago.

–          Se me ocurre… –dijo Petronio pensativo- Que si tu diosa incomparable no es una esclava, podrías llevarla a tu casa para colmarla de amor y de riquezas.

Marco Aurelio movió la cabeza negando.

Petronio preguntó:

–           ¿No lo crees? ¿Por qué?

–           Tú no conoces a Alexandra. Ella jamás lo consentiría.

–          Tu relación con ella…  ¿Ha sido solo de vista o le has hablado? ¿Le has confesado tu amor?

Marco Aurelio confiesa:

–           La vi por primera vez en el estanque. Después me la encontré en dos ocasiones. La víspera del día que anuncié mi partida, me encontré con ella en la cena. Pero no le pude decir ni una palabra, porque Publio estuvo hablando de su estancia en Asia con Poncio Pilatos, para reforzar la pacificación de los judíos.

Luego la volví a encontrar en el puentecillo que une el estanque con el jardín… Llevaba en la mano una caña de pescar. ¡Por Pólux!…Te juro que las rodillas no me templaron tanto, cuando las legiones de partos cayeron como nubes sobre nosotros, lanzando terribles aullidos de guerra.

Pero en la cisterna me estremecí de tal forma, que pensé que no podría sostenerme en pie…Y entonces, más confundido que un adolescente, hice lo más tonto de mi vida: me sentí tan turbado… Tanto, que lo único que pude hacer fue implorarle compasión con los ojos, porque me fue imposible decir una sola palabra.

¡Me quedé mudo! ¿Puedes creerlo?…

Petronio le contempló casi con envidia y exclamó:

–           Aunque el mundo y la existencia fueran peores de lo que son ¡Eres dichoso! Pues tienes algo muy bueno: ¡La juventud y el amor!- después de un breve silencio, preguntó.- ¿Y no le hablaste?

–           Cuando logré recuperarme un poco y pude dominar mis emociones, le dije que había regresado del Asia. Que me había dislocado un brazo y había sufrido cruelmente; pero que en el instante de abandonar tan hospitalaria casa, comprendía que el sufrimiento en ella era más deseable, que el placer en otro lugar. Que la enfermedad allí, era preferible a la salud en otra parte.

Confusa, ella a su vez me escuchaba con la cabeza inclinada, mientras que trazaba algo en la arena con la caña de pescar. Después levantó la cara, me miró y enseguida volvió a observar las líneas trazadas en el suelo. Luego volvió a mirarme a los ojos con una mirada interrogante, que no supe cómo interpretar.

Por último huyó de repente, como una ninfa que estuviese delante de un fauno estúpido.

el-dios-fauno-pan

Petronio detuvo el paseo y después de una pausa, dijo:

–           Deben ser muy bellos sus ojos.

Marco Aurelio respondió lacónico:

–          Tienen una mirada profunda y misteriosa como el océano. – un suspiro profundo y agregó- Y como en el mar, me he ahogado en ellos. Créeme Petronio. Enseguida vino el pequeño Publio y me hizo una pregunta. Pero no entiendo por qué, ya no lo oí y menos lo entendí.

Petronio exclamó:

–           ¡Oh, Minerva! Arranca de los ojos de este hombre la venda que Eros ha puesto sobre ellos. Si no, se romperá la cabeza contra las columnas del templo de Venus. – Luego preguntó con interés- Dime Marco Aurelio, ¿Qué fue lo que ella trazó en la arena?

–           Un pescado.

–           ¡¿Qué dijiste?!

–           Lo que oyes. Un pescado. Así:

Uniendo la acción a la palabra, Marco Aurelio lo dibuja a su vez con el dedo, sobre la tierra del jardín donde pasean.

Y luego pregunta:

–           ¿Sabes lo que significa este emblema?

Petronio contestó perplejo:

–          ¿Yo?… ¡Oh, no! Pregúntale a Plinio. Él sabe de pescados, pues le fascina la naturaleza y está escribiendo un tratado sobre eso. Creo que ya es hora de irnos.

Petronio ha mirado que el mayordomo viene hacia ellos y anuncia que el cisio per volare (Carro ligero tirado por un caballo) los espera…

Y Petronio ordena que los lleven a la casa de Publio Quintiliano.

Cuando llegaron a ésta, un joven y fornido portero los recibió y fue a llamar al tribuno. Mientras esperan, un loro encerrado en una jaula les dio una chillona bienvenida, gritando la palabra ‘¡Salve!’.

En el camino al atrium, Marco Aurelio dijo:

–           ¿Has notado que el portero de esta casa no lleva grilletes?

Petronio, mirando a su alrededor con asombro, contestó:

–          Esta es una casa admirable.

Los rayos de sol penetran por el lucernario y se rompen en una miríada de destellos sobre el impluvium (fuente con estatuas) que se encuentra en el centro de una plazoleta rodeada de columnas muy altas, que recibe la lluvia que penetra desde lo alto cuando hace mal tiempo y en cuyo estanque hay una gran cantidad de lirios y anémonas.

Es evidente que los dueños de esta casa sienten una preferencia por los lirios pues hay grandes grupos blancos, rojos y gladiolos azules, cuyas hojas están salpicadas por las gotas de la fuente. Entre el húmedo musgo hay macizos de violetas de diferentes colores y en medio se alzan pequeñas estatuas de bronce que representan niños, delfines y aves acuáticas.

En un extremo, un cervatillo está inclinado como para beber. El pavimento es de mármol gris y rosado. Los muros de mármol rojo y en parte de madera, sobre los cuales hay pinturas de mosaico con aves, peces y escenas familiares, de bellos colores y armoniosos contrastes que atraen la vista y reflejan la hermosura de la naturaleza.

También hay muchos adornos de carey y de marfil. Y a pesar de que no hay derroche, ni ostentación; es una casa hermosa, elegante y extrañamente acogedora; con una atmósfera de paz realmente invitadora.

Y Petronio que vive en una forma mucho más lujosa, se sorprende de que en aquella aparente austeridad, no haya nada que menoscabe su elegante y refinado gusto.

El portero regresó y los llevó al tablinum (sala de recibo) desde el cual pudieron observar por una ventana en el primer peristilo, a una niña que alimentaba las palomas.

Luego oyeron los pasos que se acercaban  y vieron a Publio que venía hacia ellos.

Es un hombre con la cabeza completamente blanca y un rostro sin arrugas todavía joven y enérgico, un tanto serio. Sus ojos tienen una mirada inteligente, que en este momento llenan su semblante con una expresión mezcla tanto de asombro, como de un velado recelo a causa de la inesperada visita del compañero, amigo y consejero de Nerón.

Petronio es demasiado perspicaz para no darse cuenta de ello.

Y por eso, después de las primeras frases de saludo; se apresura a aclarar con toda desenvoltura:

–          El único móvil de nuestra visita, estimado general; es agradecerte los cuidados que prodigaste en esta casa a mi querido sobrino Marco Aurelio.

Publio, respira profundamente y declara con evidente alivio:

–          Tú siempre serás un huésped bienvenido. Fue una alegría ayudar a Marco Aurelio en tan penoso trance y en cuanto a gratitud, yo también me alegro por la oportunidad que me brindas, para manifestarte a mi vez mi profundo agradecimiento; aunque estoy seguro de que tú ni siquiera adivinarías la causa…

publio quintiliano

Petronio lo mira a su vez completamente sorprendido, pues está verdaderamente perplejo y no tiene la menor idea de lo que habla Publio. No recuerda haberle prestado ni el más mínimo servicio, aun ni siquiera involuntariamente.

Publio sonrió y le dijo:

–            Era yo un tribuno muy joven, cuando me enviaron a Palestina con Poncio Pilatos. En Tiberiades te ví y te ganaste mi respeto y mi admiración, por la forma como manejaste el asunto de las estatuas de Calígula en el Templo de Jerusalén.

Petronio abrió asombrado sus grandes ojos gris acero. Y como un relámpago llegó una avalancha de recuerdos…    Suspiró y dijo:

–           ¿Tú estabas allí?

Publio confirmó:

–            Estuve ahí. Comandaba una legión para Pilatos. Además, quiero mucho a mi amigo Vespasiano, cuya vida salvaste cuando tuvo la desgracia de dormirse mientras escuchaba los versos de Nerón.

Petronio soltó una sonora carcajada y luego dijo:

–           Ese incidente estuvo a punto de tener un desenlace fatal. Barba de Bronce había decidido enviarle un centurión portador de una orden para que se abriera las venas.

Publio hizo eco de la risa y luego contestó:

–           Lo sé, conozco bien al César y sé que ese descuido de Tito, pudo haberle costado la vida. Pero tú le hiciste desistir de su empeño, haciendo mofa del asunto. Vespasiano me lo relató: dijiste a Nerón que si Orfeo hacía dormir con su canto a las bestias feroces, el triunfo suyo era igual puesto que había logrado adormecer a Vespasiano.

popea

Petronio contestó reflexivo:

–           A Enobarbo puede censurársele a condición de que a una ligera crítica, se le agregue una gran lisonja. Nuestra graciosa augusta Popea, sabe hacer esto a la perfección.

–           ¡A qué tiempos hemos llegado! Estamos gobernados por un bufón.

Esta sinceridad le dio la medida a Petronio, del respeto que Publio le manifestaba al no considerarlo un delator y por lo mismo era posible hablar con él en la más absoluta seguridad.

Aun así, consideró conveniente cambiar de tema:

–          Tienes una casa muy hermosa. Y aunque aquí también se observa que mantienes tu austeridad militar, la has decorado con elegancia y buen gusto. – y empezó a elogiar los detalles que preponderaban en ella.

El general replicó:

–          Es una domus ancestral en la que no se ha hecho ningún cambio desde que la heredé.

Al oír unas risas juveniles que llegan hasta el atrium, Publio ve la expresión inquisitiva en el rostro de Petronio y dice:

–           Son  mis hijos que están jugando con la pelota. Venid. Os presentaré a mi familia.

Y conversando animadamente, recorren toda la casa hasta llegar al jardín que está bordeado de altísimos árboles que forman un bosquecillo en tres de sus lados.

jardín manantial

Hay también un arroyuelo cuyas orillas están bordeadas por setos de flores diversas;  que desemboca en una hermosa fuente y luego en un pequeño lago de agua cristalina con peces de colores, variadas especies de aves y bordeado por juncos.

En medio del parque, una docena de alegres adolescentes, juegan con una pelota que se lanzan unos a otros.

Cuando ellos llegan, un niño se separa del grupo y corre a saludar a Marco Aurelio con entusiasmo. Como hijo de militar, admira las hazañas de su padre y le encantan las anécdotas del joven tribuno y de su estancia en Armenia.

Pero éste mira absorto a una de las jóvenes que están allí y la saluda con una inclinación de cabeza y casi sin prestar atención a las palabras del niño.

A Petronio, esto no le pasa desapercibido y  le dirige una mirada rápida a una doncella que está de pie, con una pelota en la mano y el cabello negro en completo desorden; anhelante por la agitación del juego y con las mejillas arreboladas.

En el triclinium del jardín, que está en un quiosco sombreado por una vid y madreselvas con hiedras alrededor de las columnas, está sentada Fabiola y se acercan a saludarla.

quiosko

Petronio la conoce porque la ha visto en casa de Séneca y la admira por su bello semblante, dulce y apacible; por la dignidad y la elegancia de su porte y sus ademanes y palabras, siempre suaves y pausadas. Sin saber por qué, ella lo perturba a tal grado, que este hombre corrompido, despreocupado y cínico; en presencia de Fabiola no solo se siente inclinado a estimarla, sino que le trastorna el dominio de sí mismo, que es su cualidad más sobresaliente.

Y esto es lo más incomprensible para Petronio.  Ahora, al agradecerle las atenciones que ha prodigado a Marco Aurelio la llama ‘domina’ (señora) cosa que jamás haría con ninguna otra de las mujeres de la alta sociedad que frecuenta.

Después del intercambio de saludos, Petronio preguntó:

–                Muy raramente se te ve. Ni siquiera en el circo o el anfiteatro. ¿Tampoco visitas ya la casa de Séneca?

Ella pone cariñosamente la mano sobre la de su esposo y contesta:

–           Estamos llegando a viejos y ambos de día en día, nos apegamos más a nuestro reposo doméstico.

Publio agregó:

–           Y cada día nos sentimos más extranjeros en un pueblo que da nombres griegos a nuestras divinidades romanas.

Petronio replica con aire negligente:

–          Desde hace algún tiempo, los dioses han llegado a convertirse en meras figuras de retórica. – Y mirando significativamente a Fabiola, agregó- Cierto es que se envejece rápidamente. Pero hay personas tan privilegiadas que en sus rostros pareciera que Saturno los hubiera relegado al olvido.

Petronio dijo estas palabras con sinceridad; porque Fabiola, aunque es mayor que él; conserva todavía una frescura juvenil en sus facciones delicadas.

Mientras tanto Publio se ha alejado para llamar a los jóvenes.

Todos acuden y son presentados a sus visitantes.

Luego el general les dice amoroso:

–           Vamos hijos míos. Vuelvan a lo que estaban haciendo.

Ellos se retiran; menos Margarita la mayor, que se dirige al interior de la casa, para traer agua fresca y frutas.

Entonces el pequeño Publio que se ha hecho gran amigo de Marco Aurelio, se aproxima al joven tribuno y le pide que juegue con ellos; él se levanta y lo sigue, para integrarse al equipo.

Alexandra también entró en el triclinium detrás de Paulina, la más pequeña de toda la familia. Y bajo la enredadera llena de flores, con los destellos de luz que iluminan su rostro y su figura, a Petronio le parece mucho más hermosa que a primera vista.

Y comprendió porqué su sobrino está locamente enamorado de tan primaveral belleza.

divina alexandra

Como hasta ese momento no le había hablado; se levantó, inclinó ante ella la cabeza y en vez de dirigirle las usuales palabras de cortesía, pronunció éstas que fueron con las que Ulises saludara a Nausica:

–           Te suplico ¡Oh, reina! ¡Que me digas si eres diosa o mortal! Y si eres una de las hijas de los hombres que en la tierra moran, sean tres veces bendecidos tu padre y tu madre.

La exquisita cortesía de este hombre de mundo, es grata aún a la misma Fabiola. En cuanto a Alexandra, se ruborizó intensamente y quedó confundida por un instante, sin atreverse a levantar la mirada. Pero de pronto una sutil sonrisa asomó a sus labios y su rostro delató la lucha entre la timidez y el deseo de dar una respuesta.

Triunfó éste último y mirando a Petronio con sus bellísimos ojos de color verde-azul, que destellan con una aguda inteligencia; le contestó con las mismas palabras de Nausica, repitiéndolas de un tirón y con una entonación encantadora:

–           Extranjero, no pareces ni hombre avieso, ni de juicio escaso.- Se dio la vuelta de repente y corrió veloz como una gacela.

alexandra doncella-romana

Esta vez fue Petronio el que quedó totalmente asombrado, pues no esperaba escuchar versos de Homero en los labios de la doncella. Se volvió con una mirada interrogante a Fabiola.

Pero ésta miraba sonriente a su esposo, en cuyo rostro había una expresión de orgullo, que le fue imposible ocultar.

Su satisfacción era inmensa. Primero porque amaba muchísimo a Alexandra, con un afecto paternal. Y segundo, porque dominar el griego era la cumbre del pulimento social. Y el que la joven respondiera en este idioma a este hombre de tan exquisita cultura, tanto en las letras como en sus modales, le hizo sentir muy complacido.

Y Publio replicó con sencillez:

–           Tenemos en casa un pedagogo griego que da lecciones a nuestros hijos.

Petronio miró a través de las ramas de la madreselva al grupo que estaba jugando…

Marco Aurelio se había quitado la toga, quedando solo con la túnica y le lanzaba la pelota a Alexandra.

Petronio la observó detenidamente y aquilató sus dones…

afrodita arreglo

Es bella como la aurora. No hay nada de vulgar en aquella criatura: su piel es tersa y muy blanca. Sus mejillas sonrosadas y sus labios tan perfectamente dibujados, que parecen reclamar un beso… El incomparable color de sus ojos, su frente lisa y alta, la nariz perfecta.

Su abundante cabellera negra y ondulada; aún despeinada, es un gran marco  para  su rostro perfecto y su cuello es largo sobre su talle flexible. Su alta figura, grácil como una palmera y fascinante como la estatua de una diosa griega; tiene toda la frescura y el esplendor de las flores recién abiertas.

Él aprecia todas estas perfecciones con ojos expertos. Y como adorador de la belleza, vio en aquella virgen incomparable, todos los dones de Afrodita.

Y algo más misterioso, aumenta el encanto de aquella criatura: un alma radiante que destella a través de su cuerpo de rosa en plenitud, como la llama a través del cristal de una lámpara.

–           Marco Aurelio tiene razón.-pensó- Todo lo vale por obtenerla.

Y entonces volviéndose hacia Fabiola y señalando hacia el jardín, dijo:

–          Comprendo ahora domina, porqué tú y tu marido prefieren esta casa al circo y a las fiestas del Palatino.

escena-romana

Fabiola contestó sonriente, mirando con amor hacia donde juegan los jóvenes:

–           Sí. -Este es el mundo que yo amo.

El viejo general comenzó a contar la historia de cómo la familia del rey Vardanes I, había perdido su patria y había llegado finalmente hasta él. Sus seis miembros, con el transcurso del tiempo, se integraron a sus propios hijos y ya no había ninguna diferencia para los amos de la casa.

Los amaban por igual y todos eran parte de su hogar. Dos ya se habían casado y habían formado su propia familia, al igual que tres de sus propios hijos. Quedaban solamente los que estaban en edad casadera y los dos más pequeños: Publio de diez años y Paulina de ocho.

En el jardín, tres jugadores decidieron terminar el juego y se dirigieron hacia el lago; paseando por los senderos  a cuya vera está una muralla de mirtos y cipreses.

Alexandra lleva de la mano a Paulina y los tres se sientan en una banca cercana al estanque. Luego llega el pequeño Publio y los dos niños se ponen a jugar con los peces de colores que nadan en el agua transparente.

enamorados5

Marco Aurelio aprovecha la inesperada privacidad y en voz baja, temblorosa y suave, dice a Alexandra:

–           Sí. Apenas dejé la pretexta (vestidura talar adornada en su parte inferior con una tira púrpura, que llevan en Roma los jóvenes nobles de ambos sexos hasta la edad de diecisiete años) cuando fui enviado a las legiones de Asia. Y con los entrenamientos y la vida complicada por los rebeldes, no hubo mucho tiempo para profundizar en frivolidades.  Sé de memoria un poco de Anacreonte y de Horacio, pero no puedo como Petronio, repetir versos.

Cuando la inteligencia está obnubilada por la admiración, es incapaz de encontrar siquiera las palabras precisas para expresar los sentimientos…

Cuando era niño aprendí que la felicidad consiste en desear y alcanzar lo que los dioses desean y que por lo mismo, ello depende de nuestra voluntad. Creo sin embargo que existe algo mejor que eso. Algo más precioso y de mayor magnitud, que no está subordinado a la voluntad. Que brota desde lo más profundo del corazón, algo que solo el amor puede conquistar. Los dioses mismos persiguen esa felicidad y es algo que yo también anhelo fervientemente.

¡Oh, Alexandra! Hasta hoy yo no había conocido el amor. Y también yo trato de alcanzar lo que ha de darme la verdadera felicidad…

Marco Aurelio calla.

peces-dorados

Por unos momentos solo se escucha el ruido del viento que ulula suave entre los árboles, el canto de las aves y las piedrecillas que los niños arrojan al lago.

Después de un rato, Marco Aurelio dice con voz aún más baja y contenida:

–           Pero tú conoces a Tito, el hijo de Vespasiano ¿Verdad? Dicen que era muy joven cuando se enamoró de Berenice de tal forma que se sentía morir. También yo podría amar así… ¡Oh, Alexandra!

¡La fortuna, la gloria, el poder, son tan solo humo y vanidad! Porque, ¿Quién podría experimentar deleite mayor o mayor felicidad que la del instante en que se puede estrechar contra el pecho y sentir el latido del corazón del ser amado? ¿O beber de sus labios el aliento perfumado, que es más necesario que el aire que da la vida?

Por eso el amor nos hace iguales a los dioses. ¡Oh, Alexandra!…- y su voz se desvanece en un suspiro anhelante y la mira con sus ojos torturados e interrogantes.

Ella lo ha escuchado con asombro y cierta alarma. Al mismo tiempo el sonido de sus palabras, ha sido como una arrobadora armonía que Marco Aurelio ha estado entonando con un canto maravilloso que se infiltraba a través de sus oídos, estremeciendo todo su ser; corriendo por toda su sangre y agitando su corazón en un loco golpeteo que la hace sentir al mismo  tiempo, desmayo y temor.

000enamorados

Es un maravilloso deleite apenas comprensible y que no había experimentado jamás. Le parece que Marco Aurelio le está cantando algo que también existe dentro de ella, pero que no comprende totalmente y al darse cuenta de lo que está despertando en su alma; que como un nebuloso ensueño se le presenta con formas más definidas y maravillosamente encantadoras, la cautiva y la hace estremecer.

El hermoso crepúsculo del atardecer tiñe de rojo el horizonte. Y con los últimos rayos del sol que iluminan todo a su alrededor, el tiempo parece haberse detenido…

Alexandra levanta hacia Marco Aurelio, su bello rostro fascinado. Y él se inclina hacia ella y la mira con una súplica silenciosa.

alex ojos-de-mujer

Ella lo contempla su vez, a través de los reflejos de la tarde y le parece el más perfecto de los hombres. Es más bello que todos los dioses griegos o romanos, cuyas estatuas ha visto en las fachadas de los templos.

Marco Aurelio le oprime ligeramente el brazo. Con los dedos alrededor y más arriba de  la muñeca…

Ansioso, le pregunta:

–           ¿No adivinas lo que te estoy diciendo Alexandra?…

Ella contesta con un murmullo que él apenas alcanza a oír:

–           No.

Marco Aurelio toma la mano de la joven e iba a ponerla sobre su corazón, el cual bajo la influencia de los deseos despertados por aquella doncella de hermosura inigualable, palpita fuertemente como el golpeteo de un martillo.

Y un torrente de frases llenas de fuego para expresarle su apasionado amor, es detenido en ese instante…

Cuando Publio Quintiliano aparece de repente y dice:

–           Se está poniendo el sol. No hay que jugar con Proserpina. (La muerte)

     Y el encanto quedó roto…

–           ¿No tienes frío?

–           No.-contestó Marco Aurelio- Por eso no me he puesto la toga.

Publio dice, señalando hacia el firmamento:

–          Pero mirad… Apenas si se ve ahora la mitad el disco solar tras la colina. Esto me recuerda el suave clima de Sicilia, donde las gentes se reúnen en la plaza al atardecer y se despiden del agonizante Febo con un canto coral.

rossetti_proserpine

Y olvidando que hasta hace un momento, acaba de ponerlos en guardia contra Proserpina; sigue hablando de Sicilia, donde posee extensas propiedades; con campos cultivados por los que siente un gran apego.

Concluye diciendo:

–           Estoy pensando en trasladarme a vivir allá. Para terminar apaciblemente mis días, disfrutando con toda mi familia de la belleza espectacular del paisaje, el mar y la isla.

Marco Aurelio le pregunta súbitamente alarmado:

–           ¿Pronto dejarás Roma?

–          Sí. Desde hace mucho tiempo quiero hacerlo, porque en Sicilia está uno más tranquilo y más seguro. –y de nuevo empezó a elogiar, añorando sus ganados, huertos y hortalizas; sus colmenas y su villa junto al mar con sus bellos jardines, oculta entre el verde de las colinas…

Pero Marco Aurelio ya no le presta la menor atención. Un solo pensamiento le domina y lo tiene aterrorizado: ¡Puede perder a Alexandra! Y con solo imaginarlo, se siente morir. Voltea su rostro hacia donde está su tío. Dirige miradas llenas de ansiedad y de angustia a Petronio, implorándole en silencio una ayuda urgente.

Petronio mientras tanto, sentado cerca de Fabiola; mira alternativamente el espectáculo de la puesta de sol, los jóvenes que juegan y el pequeño grupo que está junto al estanque.

En el firmamento, las postreras luces del atardecer; dan reflejos áureos, purpúreos y violetas, cambiantes como un ópalo.

atardecer-purpura-con-silueta-de-montana

Las siluetas oscuras de los cipreses se van haciendo más pronunciadas cada vez. En las personas, en los árboles, en toda la atmósfera del jardín, hay ahora una dulce calma vespertina.

El augustano se siente impresionado por la paz que reina en esta casa y por algo que sus habitantes irradian y que no sabe cómo definir. Con gran asombro, piensa que podría existir una belleza cuya emanación misteriosa, no había conocido hasta entonces. Y sin poder contenerse dice a Fabiola:

–           Estoy considerando cuán diferente es este mundo vuestro, del mundo que gobierna nuestro Nerón. Hasta el aire que se respira aquí, es diferente.

Ella alzó su bello semblante y contestó con suavidad:

–           No Nerón, sino Dios; es quién gobierna al mundo.

–           ¡Oh! Pero entonces… ¿Tú si crees en los dioses, Fabiola?

–           Creo en Dios. QUE ES UNO, BUENO, SANTO Y TODOPODEROSO.Y desviando la conversación, empieza a hablar de los goces que representa el tener una familia unida y regida por el amor.

Más tarde…

Cuando se encuentran de nuevo en el cisio para el regreso, los dos conversan sobre lo sucedido.

Petronio dice a su sobrino:

–           Ella cree en Dios, que es Uno, Todopoderoso y Justo. –aspira profundamente y agrega con impotencia- Yo me considero en dialéctica, igual que Sócrates. Y en cuanto a las mujeres ¡Es imposible entenderlas! Yo deseaba hablar con ella y con Publio de otro asunto… –Petronio está realmente enojado- ¡Por Zeus! Si les hubiera manifestado abiertamente cuál era el objeto de nuestra visita, estoy seguro de que su virtud hubiera armado un escándalo.

¡Y no me atreví a decírselo! ¿Puedes creerlo? ¡No me atreví, Marco Aurelio! Temí un estallido que hiciera un fiasco con nuestras intenciones. Pero debo hacerte el cumplido elogio de tu elección. Ella es una verdadera manifestación de Venus y realmente no me sorprende tu anhelo. Pero debes saber que te has enamorado de un imposible, porque tanto Fabiola como Publio, te destrozarán antes que dártela.

00alex-john-william-godward-he-loves-me-he-loves-me-not

Sigue un largo silencio, en el que Marco Aurelio se queda con la cabeza inclinada. Y en su mente recuerda la imagen de la doncella amada…

Luego dice apasionado:

–           La deseo ahora, mucho más que nunca. Cuando la tomé del brazo me sentí envuelto en llamas. Es necesario que sea mía. Si yo fuera Júpiter, caería sobre ella convertido en lluvia, como lo hizo con Dánae. ¡Y la besaría en los labios hasta que éstos le dolieran!

¡Cómo quisiera hacerla gemir de pasión entre mis brazos, hasta hacerla desfallecer de amor y tenerla aprisionada contra mi pecho sin soltarla jamás! No podré dormir esta noche ¡Oh! ¡Cómo quisiera hacer desaparecer a Publio y a Fabiola!…

–           ¡Tranquilízate! No has de manifestar tus anhelos como una bestia.

–           ¡Yo quiero que Alexandra sea mía! Te busqué para que me ayudes. Publio la ama  como a una hija ¿Cómo podría yo considerarla como una esclava? Y sin embargo, si no hay otro remedio…  ¡Me casaré con ella!

Petronio lo reprende con ímpetu:

–           ¡Cálmate! ¡Insensato descendiente de cónsules! No traemos a los bárbaros atados detrás de nuestros carros de victoria, para hacer de sus hijas nuestras esposas. Aunque sea la hija de un rey, no olvides que los de su dinastía fueron rehenes de Augusto. No exageres. Agota primero los medios naturales. Dame tiempo para poder hacer lo necesario y lograr nuestro objetivo.

También Silvia me pareció en algún tiempo hija de Venus y sin embargo, no me casé con ella; de la misma forma que Nerón no se casó con Actea, aunque fuera la hija del rey Átalo. ¡Relájate! Piensa que si Alexandra por amor a ti, desea abandonar a Publio, éste no tendrá derecho alguno para retenerla. Además, no solo eres tú el que está ardiendo en el fuego del amor. Eros ha encendido también en ella la amorosa llama.

Yo he visto eso y harás bien en creerme. Ten paciencia, siempre hay una forma para realizar las cosas.  Pero hoy he pensado demasiado y me siento fatigado. Mañana me preocuparé por tu amor y te prometo que descubriré el medio más conveniente para que Alexandra esté contigo.

000alex-when_the_heart_is_young_by_john_william_godward-1

Los dos quedan silenciosos y pensativos por largo rato. Mientras avanzan despacio por las hermosas avenidas de Roma, hacia la casa de Petronio.

Solo se escucha el golpeteo de los cascos del caballo sobre el pavimento. Y solo cuando falta poco para llegar, Petronio dice con aire reflexivo:

–           Me parece que ya tengo un plan y es infalible…

Marco Aurelio se sobresalta y se le enciende una luz de esperanza en su mirada.

Y al punto  dice con anhelo:

–           ¡Oh! Te escucho hombre sabio… ¡Y que los dioses sean pródigos contigo!

Con firme decisión, Petronio declara:

–           Pues bien. Dentro de pocos días tu divina Alexandra compartirá contigo en tu casa, el grano de Deméter. Pero primero tengo que hacer algo…

–           ¡Ay Petronio! ¡Te lo voy a agradecer toda la vida! –replicó Marco Aurelio lleno de entusiasmo.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

R85 TABERNÁCULO VIVIENTE


madre del carmenAl empezar el Santo Rosario y teniendo los ojos cerrados, veo venir a la Virgen del Carmen, pero al acercarse veo que no trae al Niñito Jesús en brazos y sólo trae un cetro que lo está tomando con sus dos manitas en forma horizontal a la altura de Su Vientre. Me hace dudar el que sea Ntra. Sra. Del Carmen pero luego se me da la explicación del porqué se presentó así.

El cetro significa la nobleza de Su Hijo y lo trae a la altura de su Vientre por que aún no nacía (Esta explicación se me dio 2 ó 3 días después de éste dictado). Se acerca la Sma. Virgen en su Advocación del Carmen y me indica que me va a dar pormenores de Su Vida sobre la Tierra.

000virgendelcarmen1

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María, la Madre del Hijo de Dios hecho Hombre para la Redención del género humano.
Hijitos Míos, Soy la Pura, la Santa, la Inmaculada, virtudes con las que Me dotó Nuestro Padre Dios para la Misión que debía desempeñar.
El Hijo de Dios NO podía descender del Cielo y encarnarse de cualquier mujer. Yo fui preservada del Pecado Original para mantener una situación de pureza, tanto de alma como de cuerpo, para que Mi Dios pudiera vivir y desarrollarse sus primeros meses, de un cuerpo y de un alma acorde a Su Categoría de Dios.

Yo fui Tabernáculo Purísimo y viviente para albergarlo aquí en la Tierra, Gracia inmensa que recibí de Mi Dios y Señor.

madre fiatCon ésta introducción os quiero hacer resaltar la importancia que da Nuestro Padre Dios a la Pureza. Virtud que Nuestro Enemigo el Maligno, ataca con toda su furia y procura de ella arrancar, a todo ser que viene a la Tierra a servir a Mi Señor.

Ya les hemos hablado de ésta virtud tan excelsa, pero ahora quiero profundizar más en ella para poder explicaros la diferencia entre amor y deseo, las cuales van íntimamente ligadas a la Pureza.

El Maligno, con sus múltiples engaños os ha llevado a una situación de error gravísimo, el cuál daña gravemente el Corazón de Mi Dios. Os ha hecho creer que vuestro cuerpo -vuestra belleza exterior-, es lo que cuenta. Y de ahí que os lleva a malgastar vuestro tiempo…

idolatria-cuerpo

El Tiempo de Dios, tanto en el tomar demasiados cuidados para mantener bello vuestro exterior, como en el hacer mal uso de vuestro cuerpo, impidiéndoLe llevar a cabo la Obra de Procreación que Él os ha pedido, para poder seguir mandando almas a la Tierra para que con Su Amor en vosotros, podáis vencer a las Fuerzas del Mal.

En especial Me dirijo a vosotras Mis pequeñas hijitas, almas a las que os ha tocado el exterior femenino.
El pudor ya NO es parte de vuestra vida. Creéis que si NO mostráis vuestras formas corporales, NO podréis atraer al sexo opuesto…

Y de aquí se derivan infinidad de errores que van minando vuestra vida espiritual y desperdiciando el Tiempo de Dios, buscando el cómo mostraros más bellas al mundo.

barbie antes-despues-valeria-lukyanova

Vuestra vida se consume en sólo ver por vuestro exterior, en buscar los afeites mejores para resaltar “vuestra belleza”. Las dietas y los cuidados en los alimentos a consumir, se vuelven toda una ciencia para la gran mayoría de vosotras.

Platicáis de cosas superfluas y pecaminosas y sólo con la finalidad de ser admiradas, consentidas y mostradas como trofeo en manos de vuestro “hombre”.

Buscáis las modas provocativas. Tratáis de asistir a los lugares de perversión aún a pesar de sufrir humillaciones, en ésos antros de vicio y de maldad.000antro danza-de-acci-n-en-una-discoteca-grupo-de-amigos-hombres-y-mujeres-de-distintas-etnias-bailando-con-foto-de-archivo
Permitís que vuestro cuerpo sea tratado como cosa, como instrumento de placer humano, con tal de presumir ante las demás mujeres que vosotras sí sois capaces de “amar”.

Os habéis dejado engañar por el Gran Engañador, Padre de la Mentira y del Mal, para NO llevar a cabo la Obra de Dios en vosotras.

Le negáis a vuestro Padre Dios, la Gracia Divina de la maternidad por NO afectar vuestra belleza exterior y para NO aceptar “compromisos de ama de casa” porque os sentís seres libres que podéis hacer de vuestro cuerpo y de vuestra alma, lo que queráis.

moda En que error tan grande habéis caído. Y vuestra falta de espiritualidad NO os permite daros cuenta del Engaño y en el que ahora vivís. Vosotras sabéis que vuestro cuerpo no va a durar mucho tiempo con la juventud y lozanía que ahora tenéis.

Habéis cambiado el amor por el deseo, error que os hace caer del Cielo al Abismo, de la virtud al vicio.

Os llenáis de joyas y oropel externamente y vaciáis vuestro interior de lo más bello, puro y santo que toda mujer debiera cultivar: EL AMOR.

esposa

El amor que dará unidad en la familia. El amor que será como dique de contención contra las Fuerzas del Mal. El amor que hará perdurar la especie humana bajo las Leyes y Decretos de vuestro Dios.

Ahora puedo ver una gran cantidad de jovencitas, que al dejarse llevar por el Mundo y sus desvíos; se han vuelto como muñequitas de porcelana: muy bellas por fuera y muy frías y vacías por dentro.

Ya no hay material usable, en la gran mayoría de vosotras, para lograr hacer una familia estable.

idolatria cuerpo la-barbie-humana-antes-de-sus-operaciones-12-730x701

Si os llegáis a casar, al enfrentaros a las primeras responsabilidades que se tienen normalmente al formar una familia, NO sabéis cómo resolverlas y cuando os dais cuenta de que vuestro esposo ya no busca a la “muñequita” solamente, sino a la mujer y madre para formar una familia,

Entonces os sentís que ya no podéis con “el paquete”, ya que preferisteis sólo buscar cómo embelleceros exteriormente; NO embellecisteis vuestra alma y sus cualidades y NO acrecentasteis los dones que Dios os dio para poder llevar a cabo vuestra misión de esposa y madre de familia.

Entended hijitas Mías, QUE EL AMOR Y EL DESEO SON DOS SITUACIONES MUY DIFERENTES.

00infierno-amor-pecado

El Amor es alimento y vida del alma, que une y que hace crecer al alma y a la persona, en su totalidad. El Deseo es una pasión desordenada del cuerpo, desligado totalmente del alma.

Es un apetito animal, es un instinto que debe ser controlado por las fuerzas espirituales propias del ser humano.

Sí a veces os sentís observadas suciamente por un hombre, es porque vuestra forma de vestir, vuestra apariencia, lo incitan a ello.

moda giulia-salemi

El no podrá observar más allá de lo que vosotras permitáis.

Si muchas de vosotras sois atacadas en vuestra virginidad, es por vuestra misma culpa, habéis perdido el pudor y el recato.

Si muchas de vosotras sois tomadas como instrumentos de placer por un tiempo y luego apartadas como deshecho, es por causa de vuestra vaciedad y materialismo.

moda_vestidos_gala_met

Buscáis comprar todo lo posible y llenaros de monedas, lo cuál sólo os ayudará a ganar vuestra perdición eterna, cuando para conseguirlas “vendéis” vuestro exterior al mejor postor.

Ya NO os respetáis en nada. Vuestro cuerpo se ha vuelto mercancía y vuestro trato, superfluo y vacío. Vuestra conversación se ha llenado de palabras obscenas y de temas pecaminosos, vacíos y mundanos.

Ya sois muy pocas de vosotras Mis pequeñas, en las que el recato y la virtud, aún están presentes. Sois muy pocos ahora, las que vais con la idea por la vida, de servir a vuestro Dios en la familia y en la continuidad del amor en vuestros pequeños.

amordefamilia1

Sois muy pocas ahora Mis pequeñas, que véis primero por los intereses de Mi Señor, que en los vuestros propios. Sois muy pocas ahora Mis pequeñas, las que buscáis hacer familia y proteger los tesoros espirituales de Mi Dios y poderlos transmitir a Sus pequeños, a vuestros hijos.

Sois tan pocas ahora Mis pequeñas, las que pasáis por el mundo sin contaminaros de sus bajezas y pecados.

La vanidad la inseguridad personal, por falta de espiritualidad y de Oración, os pierden. Os hacen caer fácilmente. ¡Cómo no va a estar este Mundo como ahora está, si vosotras Mis pequeñas, Mis mujercitas, las encargadas principales de transmitir los valores en la familia, ya NO los poseéis!

novia-mujer-pakistani-and-indian El Mundo os ha encadenado a su vaciedad y a su bajeza y ya no deseáis levantar la vista a vuestro Creador, porque ya NO queréis ser las mujeres “caducas, abnegadas y aburridas de tiempos pasados”.

Ahora os sentís mujeres “modernas”, que podéis hacer lo que queráis con vuestro cuerpo. Que tenéis el “derecho” de asesinar, con los medios anticonceptivos y con el Aborto, a los bebés que se estén desarrollando en vuestro vientre.

Yo os digo que ahora el Infierno está lleno de almas como vosotras, que se sintieron modernas y con derechos para ir en contra de vuestro Dios.

aborto3-2

El derecho de dar y quitar la vida sólo corresponde a Vuestro Dios y Creador. Y vosotras os estáis tomando una prerrogativa que os está encadenando para la Eternidad en el Abismo Infernal.
El Don de la Maternidad es una Bendición tan grande, que en la antigüedad se le consideraba maldita a la mujer que NO podía procrear y era Bendita de Dios la que Sí podía concebir.
Hijitas Mías, recapacitad. El tiempo es corto y Mi Hijo ha de volver.  ¿Podríais dar cuentas favorables de vuestra vida a vuestro Dios? ¿Ha sido vuestra vida acorde a la voluntad de vuestro Dios?

¿Habéis dado vida corporal y espiritual al aceptar la maternidad y al observar y transmitir las Leyes y el Amor de vuestro Dios a vuestros hijos? ¿Estáis viviendo en el Mundo, como una verdadera alma hija de Dios, lo debe hacer?

ROSARIO madre-rezando-con-hijo

Vinisteis todos vosotros al Mundo a dar ejemplo y vida de Amor Santo y de Virtud. Y NO a destruir la Obra de Dios al volveros cómplices del Mal.

Arrepentíos en éste tiempo que se os ha dado para reflexionar y enderezad vuestro camino. Recordad que de vuestro Dios-Amor podréis obtener todo el perdón necesario para que después podáis encaminar vuestra vida futura por los caminos de bien, que Él mismo ha trazado para cada uno de vosotros.

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, la Madre del Verbo Encarnado, la Madre del Amor. Hoy os quiero llevar de la mano para haceros meditar algo que es importantísimo para que realicéis un cambio de vida y ayude a todo el Mundo entero.

sagrada familia holy-family

Por una mujer -Eva- entró el Pecado en el Mundo y por una Mujer -Yo, vuestra Madre Santísima- entró la Salvación al Mundo.

Yo fui la Portadora de la Verdad. En Mí se Encarnó el Verbo Infinito. En Mí se consolidó la Profecía Antigua.

Sí, Mis pequeños. En la humildad de ésta esclava del Señor se realizó el inicio de la Obra de Redención prometida, al ser señalada por Nuestro Dios para que por Mí llegara el Mesías a la Tierra.

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

Si por una mujer entró el pecado, porque llena de vanidad se vio a sí misma; por Mí llega al Mundo la Salvación, por la Humildad con la que Mi Dios me dotó.

Nunca la vanidad, fruto de la soberbia, va a lograr triunfar. El Demonio cayó a ése estado por el mismo pecado y con él atacó y sigue atacando al género humano.

La lucha entre pueblos, entre familias y entre hermanos se ha dado, principalmente, por la soberbia existente en su corazón.

parricidioSe quiere más, se busca más, se llena de avaricia el corazón del hombre y si NO obtiene por la buena lo que desea, lo toma como puede.

Una mujer, teniendo todo, muchísimo más de lo que una mujer actual o de cualquier tiempo pudiera tener en todos sentidos, Eva vuestra madre terrena, cayó en la Mentira del Maligno y a pesar del estado de santidad y perfección en el que fue constituida, pecó y llevó su pecado a su compañero Adán.

El pecado fue muy grave, porque se opusieron a la Gracia Divina que los colmaba y prefirieron hacer caso y llenarse de las Mentiras del Mal.

000mujer-instrumento-maligno-luisroyo24

De esta forma la mujer perdió la inocencia y se convirtió en instrumento de Muerte Espiritual en manos del Maligno

Por Avaricia y por Soberbia, quisieron ser más que su Dios y por consecuencia, cayeron a lo más bajo que el hombre pueda caer.

Sí, por una mujer entró el pecado al Mundo, porque se vio a sí misma, quiso tener de más, NO estaba conforme con los Designios Divinos.

NO quiso aceptar la Voluntad Divina, quiso ser más que su Dios, cosa que NUNCA un hijo, un alma creada por Dios lo va a poder lograr.

13eden-caida-serp478

La soberbia y la imperfección que dejó el pecado en vosotros os sigue llevando a ésta falsa reflexión, ser como dioses.

¿Acaso no os dais cuenta de lo que sois? ¿No os dais cuenta de vuestra pequeñez? ¿No os dais cuenta de los errores que cometéis minuto a minuto, segundo a segundo y aún así creéis que podríais llegar a ser mas grandes que el Perfecto?

Aún a pesar de vuestra pequeñez y de vuestra necedad en seguir pecando, vuestro Dios Nuestro Padre en Su Perfección de Amor es infinitamente Misericordioso,por eso se apiadó del género humano y es cuando con Mi Presencia, se inicia la Obra de Salvación de toda la Humanidad.

agonia mirada pasion a redencion-pecados

Es Mi Hijo, el Hijo del Dios Perfecto, el que os viene a dar la pauta a seguir para alcanzar la perfección y la restitución de la Gracia en toda alma creada para la purificación de todo aquello que el Pecado Original dañó.

Es Mi Hijo, el Verbo Encarnado, el que os trae personalmente la Palabra del Padre, Su Ideal, Su Ley y Sus Promesas, para que todos Sus hijos pudieran vivir en paz, en amor y en armonía y con ello volver a hacer de ésta Tierra el Paraíso perdido.

Pero ¿Qué hace el corazón del hombre? Con su testarudez y manteniéndose firme al pecado causado, se sigue revolviendo en el fango sin ningún interés de acatar los designios divinos.

los-7-pecados-capitales-_

¿Hasta cuando, Mis pequeños, os vais a dar cuenta de que el Mal que se mantiene en el Mundo es debido a vosotros mismos, porque vosotros lo alimentáis constantemente con vuestras malas acciones y raramente lo rechazáis?

Os habéis acostumbrado a vivir negando a vuestro Dios. Os habéis acostumbrado a vivir en el fango. Os habéis acostumbrado a vivir en la mentira y en el pecado. No os interesa probar de los frutos que vuestro Dios os promete. La maldad os vence porque ya os habéis vendido a ella.

Sí Mis pequeños, el Mal entró al Mundo por una mujer y el Mal saldrá del Mundo cuando la Estirpe de La Mujer busque Su Perfección y Su Guía.

apoc. mujer hijos de maria

De Mi Estirpe hago el Llamado principalmente, A TODAS MIS HIJAS. Sí, Mis pequeñas hijas, Yo os dí el ejemplo a seguir, el cual debéis tomar para lograr la Restauración del Género Humano.

El Demonio atacó a la mujer a Eva, por su vanidad; por su soberbia y avaricia latentes. NO quiso negarse a sí misma y sí en cambio las dejó vivir, lo cual provocó la Muerte del Género Humano. Muerte en el pecado, que os ha afectado a todos.

Sólo cuando la mujer actual se de cuenta, cuando acepte con humildad el error en el que vive. El Error iniciado por su madre Eva y que sigue transmitiendo; entonces, las que se consideren Mis hijas fieles, Mis seguidoras, Mi ejemplo actual; serán las que Me ayuden a restaurar lo que el pecado causó.

santidad familia

 Mis pequeñas, Mis hijas, en vosotras recae una Gran Tarea, una gran responsabilidad: la de ayudarMe a Restaurar al Género Humano.

La mujer es causa de unión o desunión en los hogares. La mujer es causa de que se mantengan las buenas costumbres… O de la depravación de los miembros del hogar. La mujer es la que mantiene la vida en Dios o del olvido a Él.

La mujer es la que ayuda a apoyar las decisiones del esposo, en quién recae la Sabiduría de Dios, cuando en Gracia se encuentra. O de atacarlo, evitando que la Sabiduría Divina se manifieste y guíe a la familia.

00familia-

Precisamente porque la mujer tiene un papel preponderante en la familia, en la sociedad, en el Mundo; el Demonio os ataca más y os usa para ser objeto de pecado. Pero es la vanidad, la soberbia, la avaricia y la necedad en vosotras, lo que hace que os mantengáis en el error.

Sin vosotras Mis pequeñas, Nuestro Padre NO puede lograr la salvación requerida. Yo os vine a poner el ejemplo a seguir: Humildad, abandono en Dios, abandono a Su Voluntad, ejemplo de virtud, Madre amorosísima, esposa fiel.

La Pureza es uno de Mis mayores Atributos, por eso el Demonio os ataca más por ése lado; porque él sabe que la pureza es una de las mayores virtudes que os aseguran el Reino de los Cielos.  
00esponsales

Sí, Mis pequeños. Acepté la Voluntad de Nuestro Padre en San José, Mi castísimo esposo. Y acepté sin dudar su guía amorosa como esposo y como padre y tutor de Mi Hijo.

Vosotras ahora queréis ser cabeza y guías de hogar, cuando ésa Gracia le fue concedida al hombre.

Queréis tomar lugar que NO OS CORRESPONDE en la sociedad, al dejar el hogar para hacer vuestra voluntad. Os habéis puesto en contra de las Leyes Divinas dadas desde el Principio de los Tiempos y que se encuentran en las Sagradas Escrituras. Y las criticáis como obsoletas arguyendo que “ése tiempo ya pasó”.

esposa-casa

¡Vuestro tiempo, como seres humanos ha transcurrido, pero el Tiempo para vuestro Dios es VIGENTE! Su Ley es Eterna y Sus Designios también. Es vuestra necedad la que os lleva a dar la espalda a vuestro Dios.

La lujuria, la vaciedad espiritual, el pecado de desobediencia, la soberbia, la avaricia, es lo que sigue reinando en vuestro corazón y SI NO lucháis contra estos pecados, vuestro Mundo irá de mal en peor.

La mujer tiene que seguir Mi ejemplo, para ello fui constituida: para ser Madre del Salvador y ejemplo a la mujer.

corona-de-su-marido

Orad intensamente para que podáis ganar la Gracia de vuestro Dios y os volváis Instrumentos de Salvación con vuestro ejemplo de vida y así el Demonio ya NO os podrá hacer caer más. De vosotras depende vuestro cambio personal y al lograrlo, la Gracia Divina de vuestro Dios se derramará sobre vosotras.

El tiempo sigue transcurriendo y muchísimas almas se siguen condenando por falta de Oración, por falta de Fe, por falta de Amor y por el mal ejemplo de la mujer. Entended ¡YA! Mis pequeñas. Entended y ved la SEVERIDAD de los tiempos actuales.

Atended a los deseos de vuestro Dios y Él atenderá los vuestros para toda la Eternidad. Vuestro tiempo sobre la Tierra es demasiado corto, comparado con la Eternidad que Él os dará como premio a vuestras buenas acciones y al buen desempeño de vuestra misión.

enamorada-de-dios

Recordad que vinisteis a la Tierra a servir a vuestro Dios, ¡Honor grandísimo que se concede a las almas que Él escoge! y ¡Todos vosotros, a los que se os dio el Don de la vida, fuisteis escogidos!

Agradeced a vuestro Dios éste Don tan grande, enmendad vuestra vida y atended a Sus Deseos, con toda vuestra voluntad y corazón, que Él os recompensará con creces.

Tomad de Mí hijitas Mías, Mi ejemplo, Mi Guía y Mi Amor por Nuestro Dios; para que Yo os pueda llevar a la meta final de la mejor manera y para que Yo pueda obtener un gran premio eterno de Mi Señor, para CADA UNA de vosotras.

mujer-virtuosa

En vosotras Mis Pequeñas, está principalmente volver a restaurar lo perdido por el Pecado Original. Buscad y actuad en la Pureza, en el Amor Verdadero…

Y así el resto será fácil para la Restauración del Re¡no de Dios en la Tierra. Llenaos de vida interior, para que ésta se refleje en vuestro exterior, para bien de todos.

Sois almas al servicio de vuestro Dios, Orad profundamente para que el Maligno NO os engañe más.

mujer-virtuosa-3

Daos cuenta de vuestro valer, tanto para la propagación de la vida, cómo de las buenas costumbres hacia todo el género humano.

Sin vosotras Mis pequeñas, la vida de Oración, de unión familiar y de la transmisión de las buenas costumbres de devoción cristiana, NO se pueden dar.

¡Valéis mucho más de lo que os imagináis, pero sólo cuando veis hacia vuestro interior, buscando la Guía Divina y lo engrandecéis hacia vuestro exterior! ¡El tesoro que Dios puso en vuestro interior ES GRANDISIMO, no le desperdiciéis!

mujer-virtuosa5Venid hijitos Míos, acercaos al Santísimo Sacramento y adorad a Mi Hijo, a vuestro Dios hecho hombre y agradecédLe Su Presencia entre vosotros, que se dio y se quedó para vuestro cuidado, para vuestro crecimiento y para salvación de cada uno de vosotros.

Que el Amor Infinito del Padre, de Mi Hijo y del Espíritu Santo quede con cada uno de vosotros y Mi Amor de Madre os proteja y Me permita llevaros de regreso a la Casa Celestial.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Nombre de Mi Hijo Verbo y Redentor, en Nombre de Mi Esposo el Santo Espíritu de Amor, y en Mi Nombre de Virgen y Madre, ejemplo de Virtud y de Amor

madre-de-dios-ejemplo-mujer

http://diospadresemanifiesta.com/

F47 UN TORO BANDERILLADO…


ignorancia mortalEl mayor obstáculo para los cristianos actuales es el ‘analfabetismo espiritual’ que provoca una tremenda confusión en la manera de ejercer la Fe que decimos profesar. Lucifer ha realizado una estrategia tan perfecta, que abarca casi a todos los cristianos empezando por el clero y terminando por los laicos, nuestra ignorancia es casi completa y le estamos siguiendo el juego al Maligno, para que éste aniquile nuestras almas de una forma tal, que estamos siendo arrollados y destruídos de muchas maneras sistemáticas e implacables… ¡Y ni siquiera nos damos cuenta!  

EL MUNDO EN PODER DEL MALIGNO

EL MUNDO ENTERO YACE EN PODER DEL MALIGNO (1Juan 5,19)

En efecto, ni siquiera advertimos como somos los mejores ayudantes para nuestra propia auto-destrucción. Con nuestra incredulidad en los Novísimos, (Muerte, Juicio, Infierno y Gloria) y nuestro completo desconocimiento de lo que ES realmente el Pecado y lo que significa, (No solamente es una ofensa para Dios) las gravísimas consecuencias, (el Infierno es la última y definitiva) que afectan nuestra vida diaria y cómo aumenta nuestro sufrimiento y tormento personales, (Por eso tantos homicidios y suicidios).

En una próxima serie de artículos que estamos preparando, arrojaremos un poco de luz sobre todo esto, porque reforzaremos las enseñanzas del Señor en cuanto a los Mandamientos, los Sacramentos y las Bienaventuranzas, con los cuales entenderemos un poco más todas las incógnitas de nuestra existencia y nuestra misión.

000pecado y perdon

Se trata no solo de tener un conocimiento intelectual de nuestra religión, sino de una guía práctica que podamos aplicar a nuestra vida, para VIVIR Y GOZAR de nuestra relación personal con nuestro Dios Único y Trino y hacer patente el vigor y el poder que hace ‘única’ nuestra religión cristiana.

Para quienes tienen poco tiempo de visitar nuestro Blog y no están familiarizados con nuestras páginas, como asistente y contacto de nuestra administración, pueden conocerme un poco más en el relato que hicimos con el título ‘MI PARÁBOLA DE LOS TALENTOS’ publicada en tres segmentos el 30 de Septiembre de 2014.

Allí se complementa el relato de lo que se enterarán a continuación…

conjuro 2

A principios de este verano, uno de mis hijos me llevó al cine a la premier de la película “El Conjuro 2” Y quedé muy sorprendida, porque me hizo rememorar un exorcismo que viví hace un poco más de dos décadas. Todo fue como si lo hubieran copiado idéntico, excepto por una cosa: la actitud de los exorcistas.

Cuando mi hijo me preguntó:

–        ¿Te asustaste?’

Mi sincera respuesta lo sorprendió:

–     La película  me encantó. Me hizo recordar cuando era niña y mi padre nos llevaba a ver películas de vaqueros. Sentí la misma emoción y lo único que no entiendo, es por qué ese miedo de los protagonistas cuando ya están metidos en el ruedo, enfrentándose a Satanás.

Mi hijo movió la cabeza, cómo diciendo: ‘sólo mi madre es capaz de una respuesta así.’ Y la verdad es que durante la proyección de la cinta, estaba como los niños, me emocioné tanto que sentía el impulso de meter mi cuchara y decirles  lo que no debían hacer…

Pero bueno, esto no es lo importante…

Después que regresamos a casa, el Señor me manifestó su deseo de que todo esto lo compartiera… Y me lo confirmó, cuando nuestro director espiritual del grupo que trabajamos en este Blog, me dijo exactamente lo mismo.

VEN Y SIGUEME

Bueno, estoy obedeciendo para honor y gloria de nuestro ABBA Santísimo… Y en una serie de pequeños artículos que vamos a preparar, compartiré con uds. Las experiencias que me han enseñado a transitar el Camino de la Cruz, siguiendo las huellas de Nuestro Salvador.

En lo personal me resulta un poco difícil, porque siempre he pensado que es más fácil desnudar el cuerpo que el alma. Pero lo que menos importa es la vergüenza de exhibir mis lamentables metidas de pata hasta las anginas, en mis andanzas evangélicas.

Porque si con esto les muestro con mis errores, lo que no se debe hacer y a uds. Les sirve para que también se enamoren y se entreguen sin reticencias en los brazos de nuestro Dios Amorosísimo, habrá valido la pena para que cada uno escriba su propia y emocionante historia…

Porque como alguna vez dijo San Agustín:

enamorarse de Dios

Era el atardecer primaveral de un día soleado y con pocas nubes. Todos los habitantes de la posada familiar donde yo residía temporalmente, después del resquebrajamiento de mi matrimonio que había durado 19 años; estaban pendientes de la noticia ininterrumpida del magnicidio de Luis Donaldo Colosio, el candidato presidencial a la regencia de mi amada patria mexicana…

Los últimos rayos del ocaso de un sol que se ocultaba, eran el velo que cubría mi rostro bañado de lágrimas; la única señal del intensísimo dolor de mi alma, que me impedía participar del estupor que a  todos los mexicanos los había paralizado y seguían incrédulos las imágenes y los comentarios que inundaban todos los medios de comunicación…

luis-donaldo-colosio-y-carlos-salinas-de-gortari

Estaba semi-recostada en una poltrona y me encontraba solitaria en la gran terraza- patio bordeada de jardineras que hacían muy agradable y acogedor, aquel lugar. Ordinariamente aquel era un estupendo sitio para leer o meditar, mientras contemplaba las copas de los muchos árboles que abundaban en todas las casas y jardines de la bella colonia que había sido mi barrio en los últimos años…

Pero yo no tenía ánimo para leer o filosofar. Los sollozos me ahogaban y mis lágrimas hacían que fueran más brillantes los colores de aquel maravilloso crepúsculo, mientras yo me sentía la más infeliz de todas las creaturas.

Y de repente…

Una sensación muy conocida me asaltó… Los cabellos de mi nuca se levantaron y mi piel se erizó como la de las gallinas… Me levanté de la poltrona donde estaba tumbada y me senté, totalmente alerta… Con mi rostro mojado, porque también mis lágrimas se interrumpieron bruscamente, esperé…

El Mundo pareció detenerse… Y una voz aterradoramente inconfundible pareció invadirlo todo totalmente…

arcangel-arcangeles-lucifer-portador-de-luz

Con una majestuosidad avasalladora, me dijo:

–       Mujer… Yo soy el Amo de este MundoSi dejas de Combatirme… puedo cambiar tu destino. ¡Pero deja a Ese…! Si te conviertes en mi aliada, dependiendo de tu docilidad hacia mí… También puedo convertirte en la reina más poderosa que haya existido jamás. porque yo soy el Arquitecto del Universo.

La seducción continuó con una lista interminable de promesas tan alucinantes, como el Personaje que las pronunciaba.

–           Serás la mujer más hermosa, deseada, rica, famosa y homenajeada. Te daré juventud y una larga, larga vida… Aumentaré tu belleza y tu prestigio en la sociedad; pero ¡Deja a Ese!… Tendrás Todo el éxito, la fama, el poder. TODOS te honrarán…  Y no habrá deseo que no te sea cumplido… ¡Pero deja a Ese!... Te Regresaré el amor de tu esposo, tu hogar, tus hijos… Y…

Un terremoto emocional me estaba estremeciendo… De todas las cosas que me dijo, una sola hizo que sintiera como si el piso hubiera desaparecido bajo mis piés: Te Regresaré el amor de tu esposo, tu hogar y tus hijos…”

Todo este episodio increíble, lo hubiera juzgado un delirio causado por una droga alucinógena si no fuera por dos cosas: Una.- Las drogas nunca fueron un problema, porque ni siquiera las había probado. Dos.- Había estado demasiadas veces luchando contra él y sabía perfectamente cómo se las gasta…

HONOR, GLORIA Y PODER

HONOR, GLORIA Y PODER

Y esa frase que retumbaba en todo mi ser, como una gigantesca campana que me estaba sacudiendo como no me había sucedido nunca antes: “Te regresaré…”

Un pensamiento cruzó mi mente como un relámpago: “Pero deja a Ese…” ‘¡Oh, No! ¿Y perderé a Jesús? ¡Los recupero a ellos, pero perderé a Jesús!...  

SÍ. ME HABÍA ADVERTIDO TRES VECES: ¡Deja a Ése!

Y ÉSE era el Amor de mi vida: Mi Señor y mi Dios Adorado. Mi Jesús Santísimo que era el que le daba sentido a toda mi existencia. Habían pasado casi 13 años, desde el encuentro personal que había cambiado totalmente toda mi vida y se la había consagrado completita a mi Señor Jesucristo.

Al mismo tiempo que este recuerdo y estos pensamientos habían sido instantáneos, también retumbó como un trueno y veloz como el rayo, la frase esclarecedora: “TE REGRESARÉ…”

Estas palabras me abrieron un panorama nuevo sobre la amarguísima desgracia que había destruido mi mundo personal y había convertido mi vida en un negro pozo aciago de dolor…

dolor sufrimiento LLORANDO_1

Y fueron como una inyección de adrenalina que comenzó a correr por mis venas y me dieron una determinación cómo no la había sentido jamás… Pensé: ‘Así que TÚ eres el Causante…’

Lentamente me puse de pie. Y sé que quedamos frente a frente, aunque ignoro la estatura que él tiene… Mientras mis puños cerrados clavaron mis uñas en la palma de mis manos en mi esfuerzo por contenerme, extrañamente no me sentía temerosa. Me sentía muy enojada…

Si mi madre o mi familia hubieran estado cerca, sé que se hubieran asustado… porque María Félix me quedaba chiquita cuando la ira me hacía temblar como en aquel instante…

Yo siempre había pensado que mi hogar y mis hijos, me los había dado Dios. Y mientras él continuaba con su arrogante exposición y su despliegue de desquiciantes promesas, yo estaba callada. Luego se desarrolló el siguiente diálogo…

Cuando terminó con sus propuestas, me dijo:Lucifer–    ¿Qué me respondes? –Y lo sentí sonreir como los gatos que ya se desayunaron al ratón.

Con una calma que me sorprendió a mí misma, le contesté muy pausada:

–      Tu oferta es tan atractiva como la de los galanes que prometieron bajarme la luna y las estrellas cuando pretendían mi mano.

–      ¿¿¿???

–       La respuesta es ¡NO! No tienes nada interesante que ofrecerme que sea más valioso que lo que ya tengo.

Pude sentir su Furia como si fuera una ola que me envolviera, sin embargo se dominó y continuó con cortesía. Porque también puede ser muy educado:

–      A ninguna mujer le había ofrecido lo que estoy dispuesto a darte a ti… Dije que te devolvería el amor de tu esposo y a tus hijos.

Le respondí tajante:

–     La respuesta sigue siendo ¡NO! Y te aclaro que no puedes devolverme lo que no te pertenece.

Desapareció la gentileza y sentí un escalofrío cuando repitió:

–     Piénsalo bien antes de volver a negarte. Te reitero todas y cada una de las promesas que acabo de hacerte, si estás dispuesta a ser dócil conmigo. De lo contrario…

La amenaza permaneció flotante en el aire. Y le dije contundente:

–      Lo único que quiero, no me lo puedes dar tú.2lucifer (1)–    ¿Qué es? ¡Dímelo! Estoy dispuesto a negociarlo…

–      Mi respuesta sigue siendo ¡NO! Lo único que necesito y que me importa, es algo que tampoco puedes quitarme, porque ya lo poseo: El Amor de Jesús. Y permíteme corregirte en un par de cosas: Lo material no te lo discuto. Pero la vida no puedes alargarla, ni acortarla un solo día. Ese es un privilegio que le pertenece sólo a Dios. Y mi familia, la consagré al Corazón Inmaculado de María Santísima, así que tampoco puedes disponer de ella como lo presumes.

Pude sentir la vibración de su impotencia y con una Cólera descomunal me advirtió:

–     Escúchame bien, este desprecio haré que lo pagues como ni siquiera te imaginas… Haré que te pongas a temblar tan solo con escuchar mi nombre, Porque voy a quitarte TODO…  Así como te prometí la gloria, ahora te juro que voy a hacer que todo mundo te odie como a ninguna otra persona en este mundo. Haré que todos se aparten de ti con desprecio y te saquen la vuelta con asco, como si fueras una vomitada…

Yo me erguí como no lo había hecho desde la última escaramuza, luciendo mi traje de gala…

escaramuza traje de gala

Y le respondí:

–      ¿Esta es la promesa por no haber aceptado tu banderita blanca de paz? ¿Tan duras han sido las vapuleadas…? Antes de que te vayas, yo también te prometo algo: Aunque mi Santísimo Padre es Dios y Rey de Reyes, yo apenas me estoy educando… Así que estoy muy lejos de ser una princesa con los modales adecuados. Lo siento por ti…

Pues yo también te advierto una cosa: Sé qué eres un Arcángel, me lo proclamaste cuando te conocí. Cada vez que tú te entrometas conmigo, haré que lo lamentes. Te garantizo que irás a pedirle Misericordia a mi Padre, para  que sea Él, el que te defienda de mí…

Porque también puedo hacer tu vida tan miserable, que si no sabes lo que es llorar; por mí derramarás tus primeras lágrimas, hasta que admitas que la mujercilla que soy ‘yo’, te sacó de quicio… Y te arrepientas de haberte cruzado en mi camino… ¿Estamos claros?

La respuesta quedó ahogada por un repentino remolino cuyo viento casi me derribó sobre la poltrona. Y mi brío pendenciero se esfumó al recordar su amenaza, pues de repente sentí como si alguien me hubiera golpeado muy fuerte en el estómago.

Poco después que él se fue, sentí a mi lado la inconfundible y dulce Presencia de Jesús que me envolvió con su Paz. Aunque me sentí un poco avergonzada por como había tratado a su arcángel preferido y reflexioné que mi carácter impulsivo ya me había metido otra vez en problemas; decidí que no daría marcha atrás y ahora sería Lucifer el que TENÍA UN GRAN PROBLEMA CONMIGO y no al revés.

llorar idolor sufrimiento

Así que sin poder evitarlo, mis ojos se volvieron a inundar y con voz entrecortada por el llanto, le pregunté lastimeramente a Jesús:

–     ¿Vas a dejar que haga conmigo todo lo que dijo…?

Y el Señor me contestó preguntándome:

–     Si se lo permito, ¿Dejarás de Amarme?

Un segundo golpe en el estómago me dejó casi sin aliento y con un enorme suspiro de resignación, le contesté con cierto tono de derrota:

–     NO, mi Señor. Ayúdame a serte fiel eternamente.

La siguiente vez que visité a mi confesor y director espiritual, le relaté lo sucedido y él me dijo:

–     Del tamaño de la misión es la tentación. Te conozco muy bien y estás tan acostumbrada a la vida extraordinaria, que no me sorprende nada todo lo que me has dicho. Sólo que ahora debemos reforzar las defensas. Acabas de banderillar a un toro furioso y voy a tener que aumentar mis oraciones por ti…

torero