Archivos de etiquetas: muerte

161 RESURRECCIÓN EN NAÍM


161 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Naím debía tener una cierta importancia en tiempos de Jesús.

No es muy grande pero está bien construida. La rodea una muralla, 

Se asienta sobre una colina derivada del Pequeño Hermón, que domina desde lo alto la fértil llanura abierta hacia el noroeste.

Para llegar a ella viniendo de Endor, hay que atravesar un riachuelo afluente del Jordán.

Que desde aquí ya no se ve, pues lo ocultan unas colinas que dibujan un arco en forma de signo de interrogación abierto hacia el este.

Jesús avanza en dirección a esta ciudad, por un camino de primer orden que comunica las regiones del lago con el Hermón y sus pueblos.

Tras El van muchos habitantes de Endor, verdaderamente locuaces.

La distancia que separa al grupo apostólico de los muros de la ciudad es ya muy poca: 

Unos doscientos metros, no más.

Ya está avanzada la mañana y las puertas de la ciudad están abiertas.

Dado que el camino va derecho a meterse por una de las puertas de la ciudad,

se puede ver todo lo que está sucediendo en la zona inmediatamente situada al otro lado de los muros.

Es así que Jesús, que iba hablando con los apóstoles y con el nuevo convertido,

ve venir, en medio de un gran revuelo de plañideras, un cortejo fúnebre.  

Los habitantes de Endor, se precipitan a la puerta, para mirar…

Algunos apóstoles preguntan:

–     ¿Vamos a ver, Maestro? 

Jesús acepta diciendo: 

–     Bueno, vamos.  

Judas dice a Juan:

–     Debe ser un niño…

¡Fíjate cuántas flores y cintas hay sobre el lecho fúnebre!   Juan responde:

–     O quizás una virgen.  

Bartolomé niega:

–     No.     

Sin duda es un muchachito joven, por los colores que han puesto.

Además faltan los mirtos…

El cortejo fúnebre ya está fuera de la ciudad.

No es posible ver lo que hay en la litera, que va en alto, cargada sobre los hombros…

Sólo por el relieve que hace, se intuye un cuerpo extendido, fajado, tapado con una sábana.

Y se comprende que es un cuerpo que ya ha alcanzado su completo desarrollo, porque ocupa toda la largura de la camilla.

A su lado, una mujer velada, ayudada por parientes, camina llorando.

Es el único llanto sincero en toda esa comedia de plañideras.

Y si uno de los que llevan las andas tropieza con una piedra, hay un agujero o una pequeña elevación del suelo, de forma que la litera sufre una violenta oscilación,

la madre gime:

–     ¡No, no, despacio!

¡Mi niño ha sufrido mucho!

Y levantando una de sus temblorosas manos, acaricia el borde de la camilla. 

–     ¡Más no puede!

Y besa los ondeantes velos y las cintas que el viento agita, acariciando la figura inmóvil. 

Pedro, a punto de llorar,

exclama con aflicción: 

–     Es la madre.  

Pero no es el único que tiene bañados los ojos por esa congoja:

Al Zelote, a Andrés, a Juan y hasta a Tomás, que siempre está alegre, les brillan los ojos.

Todos, todos están conmovidos.

Judas dice en voz baja:

–     ¡Si fuera yo…!

¡Pobrecilla de mi madre…!  

Jesús, con una dulzura en sus ojos tan profunda que se hace irresistible,

Se dirige hacia la camilla.

La madre, sollozando ahora más intensamente,

porque el cortejo se prepara a girar en dirección al sepulcro abierto.  

Con un impulso incomprensible –¡Quién sabe de qué tiene miedo!- aparta con violencia a Jesús.

Al ver su ademán de tocar la camilla.

Y mirándolo con ojos delirantes por el dolor.

 grita:

–    ¡Es mío!  

Jesús responde:

–     Ya sé que es tuyo, madre.

–     ¡Es mi único hijo!

¿Por qué le ha tenido que llegar la muerte?:

¿Por qué a él, que era bueno, que era encantador, que era la alegría de esta viuda?

¿Por qué?… 

La comparsa de las plañideras aumenta su pagado llanto para hacer coro a la madre,

que continúa:

–     ¿Por qué él y no yo?

No es justo que quien ha dado la vida vea perecer al fruto de su vientre.

El fruto debe vivir, porque, si no, ¿Qué sentido tiene el que estas entrañas se desgarren para dar a luz a un hombre?

Con violencia y desesperada, se golpea el vientre.  

Jesús le toma las manos,

diciendo:

–     ¡No, así no!

¡No llores, madre!

Se las aprieta fuertemente, sujetándolas con su mano izquierda, mientras con la derecha toca la camilla,

y dice a los que la llevan:

–    Deteneos.

Poned en el suelo la camilla.

Los hombres obedecen y bajan la camilla, que queda apoyada en el suelo sobre sus cuatro patas.

Jesús agarra la sábana que cubre al muerto y la echa hacia atrás, quedando así descubierto el cadáver.

La madre grita su dolor, con el nombre de su hijo:

–     ¡Daniel!

Jesús sigue teniendo en su mano las manos maternas.

Se yergue imponente, con su mirada centelleante en su rostro,

que es la expresión de los milagros más poderosos.

Y bajando la mano derecha mientras dice con toda la fuerza de su voz:

–     Jóven, Yo te lo mando: ¡Levántate!

Después de unos segundos impactantes…

El muerto envuelto en las vendas, se incorpora.

Se sienta en la camilla,

y dice:

–   ¡Mamá!…

Es el grito de un niño aterrorizado.

Jesús, soltándo las manos de la madre,

dice:

–    Es tuyo, mujer.

Te lo devuelvo en el Nombre de Dios.

Ayúdale a quitarse el sudario. Sed felices.

Jesús trata de retirarse.

Pero no lo dejan.

La multitud lo aprisiona junto a la camilla.

A donde la madre se ha arrojado, gesticulando entre las vendas, para quitarlas lo más pronto posible.

Mientras se oye una y otra vez la voz implorante:

–    ¡Mamá! ¡Mamá!…

Ella ha quitado el sudario y las vendas

Madre e hijo se abrazan.

Sin tomar en cuenta las capas de bálsamo pegajoso, que la madre retira de la cara, de las manos…

Con las mismas vendas.

Y luego, no teniendo con qué vestirlo de nuevo, se quita el manto y con él lo envuelve.

Y todo sirve para acariciarlo, con inmenso amor…

Jesús los mira.

Observa a esta pareja que se abraza llena de amor, estrechándose sobre la orilla de la camilla…

Que ha dejado de ser fúnebre.

Y viendo en el tiempo, contempla una escena similar y a la vez muy diferente…

Que sucederá en un futuro no muy lejano…

Y sus ojos se llenan de lágrimas.

Judas de Keriot ve este llanto y pregunta:

–     ¿Por qué lloras, Señor?

Jesús voltea su rostro,

y dice:

–    Pienso en mi Madre…

Esta breve conversación hace que la mujer se vuelva hacia su Bienhechor.

Toma por la mano al hijo, lo levanta.

Ella se arrodilla,

y dice:

–    También tú, hijo mío.

Bendice a este Santo que te ha devuelto a la vida y a tu madre.

Y se inclina a besar la orla del vestido de Jesús.

Mientras que la multitud prorrumpe en hosannas a Dios y a su Mesías;

porque los apóstoles y los vecinos de Endor, lo han propalado así.

Toda la multitud grita:

–   ¡Sea Bendito el Dios de Israel!

–    ¡Bendito el Mesías, su enviado!

–    ¡Bendito Jesús, Hijo de David

–   ¡Un gran profeta ha nacido entre nosotros!

–    ¡Dios ha visitado realmente a su Pueblo!

–    ¡Aleluya! ¡Aleluya!…

Finalmente Jesús puede escabullirse y entrar en la ciudad.

La multitud lo sigue.

 Lo persigue, con amor exigente.  

Le sale al paso un sacerdote que se inclina profundamente,

y lo saluda:

–    Te ruego que te quedes en mi casa.

Jesús objeta:

–     No puedo.

La Pascua me impide que me detenga fuera de lo establecido.

Dentro de pocas horas llegará el atardecer y hoy es Viernes.

Por esta razón debo llegar antes del crepúsculo a mi próxima etapa. Te doy las gracias como si me quedase. No me retengas.

–    Soy el sinagogo.

–    Hombre, hubiera bastado con que me tardase una hora…

Para que aquella mujer no hubiese recuperado a su hijo.

Voy a donde otros infelices me están esperando. No retardes su alegría, por egoísmo.

Otra vez regresaré y me hospedaré contigo en Naím, por algunos días.

Te lo prometo. Ahora déjame ir.

El hombre no insiste más.

Se limita a decir:

–    Lo has dicho.

Te espero.

–    Sí.

La paz sea contigo y con los habitantes de Naím.

Y volviéndose hacia la comitiva que venía con él,

agrega:

–    También a vosotros los de Endor.

Regresad a vuestras casas.

Dios os ha hablado a través del milagro.

Haced que en todos vuestros corazones, por la fuerza del amor; haya otras tantas resurrecciones.

Hay una última, unánime, exultación de la multitud.

para después dejar a Jesús que continúe su camino.

Y Jesús atraviesa diagonalmente la ciudad …

Y sale hacia los campos, en dirección al Esdrelón.

https://www.paypal.me/cronicadeunatraicion


44 TRÁNSITO DE JOSÉ


44 CONOCER A DIOS, ES EMPEZAR A AMARLO

La muerte de José.

Jesús es la paz de quien sufre y de quien muere.

Veo un interior de taller de carpintero.

Dos de sus paredes parecen estar formadas de roca (como si se hubieran aprovechado grutas naturales para hacer habitaciones).

En este caso, para mayor detalle, son de roca los lados norte y oeste; las otras dos paredes, sin embargo, la sur y la este, están enlucidas, como las nuestras.

En el lado norte, un entrante de la roca ha sido adaptado para fogón rudimentario; en él hay una cazuelita con barniz o cola, no lo distingo bien.

La leña quemada desde hace años en ese lugar ha ennegrecido tanto la pared, que parece alquitranada. ¿Y como chimenea para aspirar el humo de la combustión?…

Un agujero en la pared con una especie de teja grande y cóncava en su parte alta.

Pero esta chimenea ha debido cumplir mal su función; en efecto, no sólo esta pared sino también las otras están muy ennegrecidas a causa del humo;

en este momento, incluso, por toda la habitación hay una niebla de humo.

Jesús está trabajando en un banco de carpintero.

Está alisando unas tablas.

Y las va apoyando en la pared que está a sus espaldas.

Luego va a donde tiene una especie de taburete apretado por dos lados en una mordaza.

Lo saca, mira si el trabajo está perfectamente hecho, observa el objeto desde todos los puntos.

Luego se acerca al fogón, coge la cazuelita y remueve dentro con un palito. 

Jesús está vestido de color castaño oscuro, la túnica es más bien corta, está remangado hasta más arriba del codo.

Y delante trae puesto una especie de delantal, en el cual se restriega los dedos que han tocado la cazuelita.

Está solo.

Trabaja sin pausas, pero con sosiego.

No hay en él ningún movimiento desordenado o impaciente.

Trabaja con continuidad y precisión.

No pierde la paciencia por nada: ni por un nudo en la madera, que no se deja alisar; ni por un destornillador — eso al menos me parece — que dos veces se le ha caído del banco.

Ni por el humo del ambiente, que debe estarle entrando en los ojos.

De vez en cuando levanta la cabeza para mirar hacia la pared sur, donde hay una puerta que está cerrada…

Como queriendo escuchar.

Después hay un momento en que abre una puerta que está en la pared este y que da a la calle…

Y se asoma.

Veo un trecho de una callejuela polvorienta.

Parece como si estuviera esperando a alguien.

Luego vuelve a su labor. No está triste, pero sí serio.

Cierra de nuevo la puerta y reanuda su trabajo.

Y mientras está ocupado en fabricar unos componentes — al menos eso me parece — del aro de una rueda…

Entra su Madre.

Entra por una puerta de la pared situada al sur.

Entra con prisa y corre hacia Jesús.

Está vestida de azul oscuro y lleva la cabeza descubierta.

Su vestido es una túnica sencilla ceñida a la cintura con un cordón del mismo color.

Acongojada, apoyada con las dos manos en un brazo de su Hijo, lo llama con un gesto de súplica y dolor.

Jesús la acaricia, le pasa un brazo por encima de los hombros y la consuela.

Luego, dejando inmediatamente el trabajo y quitándose el mandil, va con Ella.

María dice:

–    ¡Oh! ¡Jesús!

 ¡Ven! ¡Está mal!

Han sido pronunciadas estas palabras por labios temblorosos…

Y con un brillo de llanto en sus enrojecidos y cansados ojos.

Jesús únicamente dice:

–   « ¡Mamá!»- más todo está incluido en esa palabra. 

Pasan a la habitación de al lado.

El sol, que entra por una puerta que da a un huertecillo lleno de luz y de verdor en que revolotean unas palomas por entre el ondear de ropa tendida,

hace encantadora esta habitación, que es pobre sí, pero está ordenada.

Hay en ella un lecho bajo, cubierto de colchoncitos (digo colchoncitos porque son unas cosas altas y mullidas, pero no es una cama como las nuestras).

Sobre él, recostado sobre muchos almohadones, está José.

Agoniza. Lo refleja claramente la palidez cárdena de su rostro, la mirada apagada, el pecho jadeante…

Y el completo decaimiento de todo el cuerpo.

María se pone a su izquierda.

Le coge la mano rugosa, cárdena en las uñas.

Y la frota, la acaricia y la besa.

Luego, con un paño de lino, le seca el sudor, que crea surcos brillantes en las sienes hundidas…

Y la lágrima, que en el lagrimal se vuelve vítrea.

Y le humedece los labios con un paño mojado en un líquido que parece vino blanco.

Jesús se pone a la derecha.

Levanta levemente, ligero pero con cuidado, este cuerpo que se está hundiendo.

Le incorpora apoyándolo sobre los almohadones.

Y junto con María, pone en orden éstos.

Acaricia la frente del moribundo, trata de reanimarlo.

María llora quedo… sin hacer ruido, pero llora.

Los lagrimones ruedan hacia abajo por las pálidas mejillas y caen sobre el vestido azul oscuro; parecen zafiros resplandecientes.

José se reanima bastante y mira fijamente a Jesús…

Le da la mano como para decirle algo y para recibir, con el contacto divino, fuerza en la última prueba.

Jesús inclina su cabeza hacia esta mano y la besa.

José sonríe.

Luego se vuelve buscando a María con la mirada…

Y le sonríe también a Ella.

María se arrodilla al lado de la cama tratando de sonreír.

No le sale la sonrisa…

Y entonces agacha la cabeza.

José le pone la mano encima de Ella, con una casta caricia que parece una bendición.

Sólo se oye el revoloteo y el arrullo de las palomas, el frufrú de las hojas, un gorgoritear de agua…

Y en la habitación, el respiro del moribundo.

Jesús pasa al otro lado de la cama, toma un taburete y se lo ofrece a María, para que se siente en él. 

Llamándola una vez más,

y solamente:

–    «Mamá».

Luego vuelve a donde estaba y coge de nuevo entre sus manos la mano de José.

La escena es tan real, que me pongo a llorar a causa del dolor de María.

Y Jesús, inclinándose hacia el moribundo…

Le susurra un salmo.

Sé que es un salmo, pero ahora no sé cuál de ellos.

Empieza así:

«”Protégeme, Señor, porque en ti he puesto mi esperanza… En pro de los santos que en la tierra de él están, ha dado cumplimiento admirablemente a todos mis deseos… Bendeciré al Señor, que me aconseja…

Tengo siempre la presencia del Señor. Él está a mi derecha para que no vacile. Por ello se alegra mi corazón y exulta mi lengua,

y mi cuerpo también descansará en la esperanza. Porque Tú no abandonarás a mi alma en su estancia entre los muertos,

y no permitirás que tu santo vea la corrupción. Me darás a conocer los caminos de la vida, me colmarás de alegría mostrándome tu rostro”».

José se reanima mucho, sonríe a Jesús con una mirada más viva y le aprieta los dedos.

Jesús responde a la sonrisa con otra sonrisa,

Y al gesto de la mano con una caricia.

Y continúa, dulcemente…

inclinado hacia su padre putativo:

–   “¡Cuán grande es el encanto de tus Tabernáculos, Señor! Mi alma se consume en el deseo de los atrios del Señor. El gorrión encuentra una casa, la tortolita un nido para sus criaturas.

Yo deseo tus altares, Señor. ¡Dichosos los que habitan en tu casa!… ¡Dichoso el hombre que encuentra en ti su fuerza! Él tiene en su corazón las veredas para subir del valle de las lágrimas al lugar electo.

¡Oh, Señor, escucha mi oración…! ¡Oh, Dios, vuelve tus ojos y mira el rostro de tu Cristo…!”».

José, visiblemente conmovido, mira a Jesús.

Y hace ademán de querer hablar, como para bendecirlo, pero no puede…

Se ve que entiende, pero no puede hablar.

No obstante, está feliz y mira con vivacidad y confianza a su Jesús.

Jesús continúa:

«”¡Oh, Señor, Tú has sido propicio a tu tierra, has liberado de la esclavitud a Jacob…! Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu Salvador. Quiero oír lo que dice dentro de mí el Señor Dios.

Él, sin duda, hablará de paz a su pueblo para sus santos y para quien de corazón vuelve a Él. Sí, tu salvación está cercana… y la gloria habitará sobre la tierra…

Se han dado encuentro la bondad y la verdad; la justicia y la paz se han besado.  La verdad ha germinado de la tierra, la justicia ha mirado desde el Cielo.

Sí, el Señor se mostrará benigno y nuestra tierra dará su fruto. La justicia caminará en su presencia y dejará imprimidas en el camino sus huellas”.

Jesús añade:

Tú has visto esta hora, padre.

Y por ella has trabajado fatigosamente. Has colaborado en el cumplimiento de esta hora y el Señor te premiará por ello. Yo te lo digo»

Enjugando una lágrima de alegría que desciende lentamente por la mejilla de José.

Y sigue:

«”¡Oh, Señor, acuérdate de David y de toda su benignidad. Acuérdate de que juró al Señor: ‘Yo no entraré en mi casa, no me echaré en el lecho de mi reposo,

no concederé sueño a mis ojos ni descanso a mis párpados ni quietud a mis sienes, mientras no encuentre un lugar para el Señor, una morada para el Dios de Jacob…’.

¡Levántate, Señor y ven a tu reposo, Tú y el Arca de tu santidad! (María comprende la alusión y rompe a llorar).

Revístanse de justicia tus sacerdotes, regocíjense tus santos. Por amor de David, tu siervo, no nos niegues el rostro de tu Cristo.

El Señor ha jurado a David la promesa y la mantendrá: ‘Pondré en tu trono al fruto de tu seno’.

El Señor la ha elegido como morada… Yo haré florecer la potencia de David preparando una antorcha encendida para mi Cristo”. Gracias, padre mío, por Mí y por mi Madre.

Tú has sido para mí un padre justo.

Y el Eterno te ha puesto como custodio de su Cristo y de su Arca.

Tú fuiste la antorcha encendida para Él. Para con el Fruto del seno santo has tenido entrañas de caridad.

Ve en paz, padre. La Viuda no quedará desamparada. El Señor ya ha provisto a que no se quede sola.

Ve sereno a tu reposo. Yo te lo digo».

María llora con su rostro apoyado contra las cobijas (parecen mantos) que cubren este cuerpo de José que ya se está enfriando.

Jesús se prodiga aún más en confortarle, pues la respiración se ha hecho más fatigosa y la mirada ha vuelto a velarse.

«”¡Dichoso el hombre que teme al Señor y sólo se complace en sus mandamientos!… Su justicia permanecerá por los siglos de los siglos.

En medio de los hombres rectos, se alza luminoso en las tinieblas el misericordioso, el benigno, el justo… El justo será recordado eternamente… Su justicia es eterna, su potencia se elevará hasta la gloria…”.

Y tú tendrás esta gloria, padre. Pronto iré a llevarte, junto con los Patriarcas que te han precedido, a la gloria que te espera.

Exulte tu espíritu con estas palabras mías.

“Quien confía en la ayuda del Altísimo vive bajo la protección del Dios del Cielo”.

Ésa es tu morada, padre mío. “Él me libró del lazo de los cazadores y de las palabras duras. Te cubrirá con sus alas; bajo sus plumas encontrarás amparo.

Su verdad te protegerá como un escudo; no temerás miedos nocturnos… No se acercará a ti el mal… porque ha dado orden a sus ángeles de protegerte en todos tus caminos.

Te llevarán en sus palmas, para que tu pie no tropiece en las piedras. Caminarás sobre el áspid y el basilisco; hollarás al dragón y al león. Porque has esperado en el Señor, Él te dice, padre, que te librará y te protegerá.

Puesto que has elevado a Él tu voz, te escuchará; estará contigo en la última tribulación; te glorificará después de esta vida, haciéndote ver ya desde ésta su Salvación”.

Y en la otra haciéndote entrar, por la Salvación que ahora te conforta y que pronto, ¡Oh…, pronto irá, te lo repito, a ceñirte con un abrazo divino y a llevarte consigo,

a la cabeza de todos los Patriarcas, al lugar preparado para morada del Justo de Dios que fue el padre mío bendito!

Precédeme para decirles a los Patriarcas que la Salvación está en el mundo y que el Reino de los Cielos pronto les será abierto.

Ve, padre. Que mi Bendición te acompañe».

Ahora la voz de Jesús es más alta, para que pueda llegar a la mente de José, que está abismándose en las nieblas de la muerte.

El final es inminente.

El anciano respira a duras penas.

María le acaricia.

Jesús se sienta en el borde de la cama y abraza y atrae hacia sí al moribundo, el cual, exhausto, se apaga sin convulsión alguna.

Es una escena llena de paz solemne.

Jesús coloca de nuevo al Patriarca y abraza a María, que, al final, angustiada de dolor; se había acercado a Él.

Dice Jesús:

«Mi lección para todas las mujeres casadas que sienten una pena acongojante es ésta:

Imitar a María de viuda.

Y lo que Ella hizo fue unirse a Jesús.

Se equivocan los que piensan que las penas del corazón no hicieran sufrir a María.

Mi Madre sufrió, sabedlo.

Sufrió, sí, santamente – todo en Ella era santo —, mas no por ello no sufrió intensamente.

Igualmente se equivocan aquellos que piensan que María amó tibiamente a su esposo, fundándose en que José era su esposo de espíritu no de carne. NO.

María amaba intensamente a su José, al cual le había dedicado seis lustros de vida fiel.

Y José había sido para Ella un padre, un esposo, un hermano, un amigo, un protector.

Y Ella ahora se sentía sola, como un sarmiento si le talan el árbol que le servía de apoyo.

Su casa estaba como si la hubiera asestado su golpe el rayo; se dividía.

Primero era una unidad cuyos miembros se sostenían mutuamente; ahora venía a faltar el muro maestro.

Éste fue el primer golpe asestado a esa Familia…

Y fue símbolo del otro abandono, que ya estaba próximo:

el de su amado Jesús.

La voluntad del Eterno había querido que fuera esposa y Madre.

Ahora, por ésta misma voluntad, habría de experimentar la viudez y el que su Hijo la dejara.

Y María responde, entre lágrimas, con uno de esos “síes” sublimes suyos:

“Sí, Señor, hágase en mí según tu palabra”.

Y ¿Qué hace en esa hora, para tener la necesaria fuerza?: se abraza a Jesús.

María, siempre, en las horas más graves de su vida, se había abrazado a Dios.

Así lo hizo en el Templo, cuando recibió la llamada al matrimonio.

Como en Nazaret, cuando fue llamada a la Maternidad.

O llorando al verse viuda.

O en Nazaret también, cuando tuvo que pasar por el suplicio de verse separada de su Hijo.

Como en el Calvario, bajo la tortura que le supuso el verme morir.

Aprended, vosotros, los que lloráis.

Aprended vosotros, que morís.

Vosotros, que para morir vivís, aprendedlo.

Tratad de merecer las mismas palabras que Yo dije a José.

Ellas serán vuestra paz en medio de la batalla de la muerte.

Aprended, vosotros, que morís, a merecer que Jesús esté a vuestro lado para confortaros.

Mas, aunque NO lo hubierais merecido, tened la osadía, de todas formas, de llamarMe para que vaya a vuestro lado.

Yo iré, llenas mis manos de gracias y consuelo, lleno mi Corazón de perdón y de Amor, llenos mis labios de palabras de absolución y de palabras de aliento.

La muerte, vivida entre mis brazos, pierde toda su parte cruda; creedlo.

Yo no puedo abolir la muerte, pero sí puedo hacérsela dulce a aquel que muere confiando en Mí.

Ya dijo Cristo, en su Cruz, por todos vosotros: “Señor, te confío mi espíritu”.

Lo dijo en su agonía pensando en la de cada uno de vosotros,

pensando en vuestros sentimientos de terror, en vuestros errores, en vuestros temores, en vuestros deseos de perdón.

Lo dijo con el corazón quebrado más que por la lanzada por la congoja, por una congoja más espiritual que física…

Para que la agonía de aquellos que mueren pensando en Él fuera dulcificada por el Señor.

Y para que el espíritu pasara de la muerte a la Vida, del dolor al gozo, para siempre.  

9 UNOS PADRES SANTOS


9 CONOCER A DIOS, ES EMPEZAR A AMARLO

La muerte de Joaquín y Ana fue dulce.

Después de una vida de sabia fidelidad a Dios en las pruebas. 

Dice Jesús:

–     Como un rápido crepúsculo de invierno en que un viento de nieve acumule nubes en el cielo,

la vida de mis abuelos conoció rápida la noche, una vez que su Sol se había quedado fijo resplandeciendo ante la sagrada Cortina del Templo.

Pero, ¿Acaso no fue dicho: “La Sabiduría inspira vida a sus hijos, toma bajo su protección a los que la buscan… Quien la ama ama la vida, y quien está en vela por ella gozará de su paz.  Quien la posee heredará la vida…

Quien la sirve rendirá obediencia al Santo, y a quien la ama Dios lo ama mucho… Si cree en ella la tendrá como herencia y le será como tal confirmada a su posteridad porque lo acompaña en la prueba.

En primer lugar le elige, luego enviará sobre él temores, miedos y pruebas, le atormentará con el flagelo de su disciplina, hasta haberle probado en sus pensamientos y poder fiarse de él.

Mas luego le dará estabilidad, volverá a él por recto camino y le alegrará. Le descubrirá sus arcanos, pondrá en él tesoros de ciencia y de inteligencia en la justicia”

Sí, todo esto fue dicho. Los libros sapienciales son aplicables a todos los hombres, que en ellos tienen un espejo de sus comportamientos y una guía.

Mas dichosos aquellos que puedan ser reconocidos como amantes espirituales de la Sabiduría. Yo me circundé de una parentela mortal de sabios.

Ana, Joaquín, José, Zacarías y, más aún, Isabel y luego el Bautista, ¿No son, acaso, verdaderos sabios?

Y eso sin hablar de mi Madre, en la cual la Sabiduría había hecho morada.

Desde la juventud hasta la tumba, la Sabiduría había inspirado a mis abuelos la manera de vivir de forma grata a Dios;

y, como un toldo que protege de la violencia de los elementos, los había protegido del peligro de pecar.

El santo temor de Dios es base del árbol de la sabiduría, que, a partir de aquél, se desarrolla impetuoso con todas sus ramas para alcanzar con su copa el amor tranquilo en su paz,

“Cuando sientas que ya no sirvas para nada, TODAVÍA PUEDES SER SANTO” San Agustín

el amor pacífico en su seguridad, el amor seguro en su fidelidad, el amor fiel en su intensidad, el amor total, generoso, activo de los santos.

“Quien la ama ama la vida y recibirá en herencia la Vida” dice el Eclesiástico.

Pues bien, esto se funde con mi: ‘Aquel que pierda la vida por amor mío, la salvará”.

Porque no se habla de la pobre vida de esta tierra, sino de la eterna; no de las alegrías de una hora, sino de las inmortales. Joaquín y Ana la amaron en ese sentido. Y ella estuvo con ellos en las pruebas.

¡Cuántas, vosotros, que, pensando que no sois completamente malvados, querríais no tener que llorar ni sufrir nunca! ¡Cuántas pruebas sufrieron estos dos justos que merecieron tener por hija a María!

La persecución política que los arrojó de la tierra de David, empobreciéndolos excesivamente.

La tristeza de ver caer en la nada los años sin que una flor les dijese: “Yo os continuaré”.

Y luego la congoja por haberla tenido a una edad en que ciertamente no la iban a ver hacerse mujer.

Y, más tarde, el tener que arrancarse de su corazón esta flor para depositarla sobre el altar de Dios.

Y el vivir en un silencio más oprimente aún que el primero, ahora que se habían acostumbrado al gorjeo de su tortolita, al rumor de sus pasitos, a las sonrisas, a los besos de su criatura y esperar en el recuerdo la hora de Dios.

Y más, y más todavía: enfermedades, calamidades por la intemperie, abusos de los poderosos… muchos golpes de ariete contra el débil castillo de su modesta prosperidad.

Y no acaba aquí todo: el dolor de esa criatura lejana, que se quedaba sola y pobre, y que, a pesar de todas las atenciones y todos los sacrificios, no tendría sino un resto del bien paterno.

¿Y cómo podía encontrarlo, si durante años todavía quedaría yermo, cerrado, esperándola? Temores, miedos, pruebas y tentaciones. Y fidelidad, fidelidad, fidelidad, siempre, a Dios.

La tentación más fuerte: no negarse el consuelo de su hija en torno a su vida ya declinante. Pero, los hijos son de Dios antes que de los padres.

Todos los hijos pueden decir lo que Yo le dije a mi Madre: “¿No sabes que debo ocuparme de los intereses del Padre de los Cielos?”.

52. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres. Lucas 2, 52

Y todas las madres y todos los padres deben aprender la actitud a guardar en estos casos, mirando a María y a José en el Templo, a Ana y a Joaquín en la casa de Nazaret, cada vez más vacía y triste,

aunque, no obstante, en ella una cosa no disminuyese nunca, sino que, al contrario, crecía cada vez más: la santidad de dos corazones, la santidad de una unión matrimonial.

¿Qué luz le queda a Joaquín, enfermo; qué luz le queda a su dolorida esposa en las largas y silenciosas tardes propias de ancianos que se sienten morir?

Los vestiditos, las primeras sandalitas, los pobres juguetitos de su criatura lejana, y los recuerdos, los recuerdos, los recuerdos.

Y, con éstos, una paz que proviene del poder decir:  “Sufro, pero he cumplido mi deber de amor hacia Dios”.

Pues bien, he aquí que se produce una alegría sobrehumana de celestial brillo, no conocida por los hijos de este mundo,

y que no se opaca por el hecho de que un grave párpado descienda sobre dos ojos que mueren,

sino que en la postrera hora resplandece más,

e ilumina verdades que habían estado dentro durante toda la vida,  cerradas como mariposas en su capullo,

que daban señales de estar dentro de ellos sólo por unos suaves movimientos de ligeros destellos, mientras que ahora abren sus alas de sol mostrando las palabras que las decoran.

Y la vida se apaga en el conocimiento de un futuro beato para ellos y para su estirpe, bendiciendo a su Dios. Así fue la muerte de mis abuelos, como era justo que fuera por su vida santa.

Por la santidad merecieron ser los primeros depositarios de la Amada de Dios, y, sólo cuando un Sol mayor se mostró en su vital ocaso, ellos intuyeron la gracia que Dios les había concedido.

Por la santidad que tuvieron, Ana no padeció la tortura propia de la puérpera, sino que experimentó el éxtasis de quien llevó a la Sin Culpa.

No sufrieron la angustia de la agonía, sino que fueron languidez que se apaga, como dulcemente se apaga una estrella cuando el Sol sale con la aurora.

Y, si bien no experimentaron el consuelo de tenerme como Encamada Sabiduría, como me tuvo José,

Yo, no obstante, estaba allí, invisible Presencia que decía sublimes palabras, inclinado hacia su almohada para adormecerlos en la paz en espera del triunfo.

Hay quien dice: “¿Por qué no debieron sufrir al generar y al morir, puesto que eran hijos de Adán?”.

A éste le respondo: “Si el Bautista, hijo de Adán y concebido con la culpa de origen, fue presantificado en el seno de su madre porque Yo le visité,

¿ninguna gracia va a haber recibido la madre santa de la Santa sin Mancha, de la Preservada por Dios que llevó consigo a Dios en su espíritu casi divino y en el corazón embrional,

y que no se separó nunca de Él desde que fue pensada por el Padre, desde que fue concebida en un seno, hasta que retornó a poseer a Dios plenamente en el Cielo para una eternidad gloriosa?”.

A éste le respondo: “La recta conciencia proporciona una muerte serena y las oraciones de los santos os obtienen tal muerte”.

Joaquín y Ana tenían toda una vida de recta conciencia a sus espaldas, y ésta se alzaba como sosegado panorama y los guió hasta el Cielo;

y tenían a la Santa en oración por ellos, sus padres lejanos, ante el Tabernáculo de Dios.

Dios, Bien supremo, era antes que ellos, pero Ella amaba a sus padres, como querían la ley y el sentimiento, con un amor sobrenaturalmente perfecto.  

P EL ÁNGEL DE LA MUERTE


Diciembre 05 2020

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, la muerte, para unos es el momento más deseado de sus vidas, para otros, el más temido.

¿En qué consiste la diferencia?

Hijos Míos, la Muerte es el momento deseado de Mí Corazón; es el momento en el cuál vuestras almas regresan a Su Creador después de un largo viaje,

es el momento del coloquio Divino entre Vuestro Dios con Su creatura, es el momento del intercambio amoroso de las almas con Su Dios; es el pase a una nueva vida.

Vosotros, vuestras almas, Me pidieron el don de la vida para servirMe en la Tierra, para llevar Mí Amor, Mí Compasión a los necesitados, Mí Ternura a los afligidos, Mí Redención a los pecadores.

Vosotros hicisteis un pacto de amor y donación de vuestra voluntad aquí en el Cielo, para bajar a la Tierra y poder ayudarMe en la salvación de las almas;

hicisteis un pacto de amor para procurarMe felicidad al hacer Mí Voluntad.

¿Cómo no voy Yo a resistir abrazaros y buscaros cuando vosotros retornáis a Mí Reino, después de una larga o corta travesía por la Tierra?

¿Cómo no voy Yo a hacer fiesta con los Míos, por vuestro retorno a la Casa Celestial?

¿Cómo no voy Yo a gozar de vuestro regreso triunfal después de que habéis dejado Mí Presencia y Mí Amor entre vuestros semejantes?

Sí, hijitos Míos, la muerte es alegría en el Cielo, es alegría en Mí Corazón, es el momento de la eterna unión;

es el principio de una nueva vida probada en el Amor, después de la donación y triunfo de vuestra alma a Su Dios,

es la coronación a vuestras almas por Su Dios por haberos donado para llevar Su Santo Nombre y Amor a los vuestros.

Esto, hijitos Míos, es en realidad la muerte, vuestra muerte, la cuál no es fin, sino principio,

Principio de Gloria, Principio de Mí Amor a vosotros para un gozo eterno. Es el regreso e intercambio de experiencias de Vuestro Dios con vosotros. 

Es el recuerdo de Mí Presencia en vosotros, de Mis Cuidados amorosos mientras cumplíais vuestra misión, vuestra donación.

Es el recordar vivencias y de aceptar errores. Es momento de purificación gloriosa ante un Dios que os ama por sobre todas las cosas.

Es el momento de enfrentarse a la Verdad de Mí Corazón, pero es el momento del enfrentamiento con Mí Misericordia, con Mí Amor.

Si vuestra alma llega a Mí, deseosa de unión, a pesar de vuestras faltas, deberéis estar seguros de que Yo seré para vosotros Amor Total.

No encontraréis al juez que muchos temen y que os imagináis, sino encontraréis al Padre compasivo, al Padre que entiende perfectamente vuestra pequeñez y que sabrá disculpar todas vuestras faltas.

Si es vuestra humildad y arrepentimiento los que se presenten ante Mí, Yo os abrazaré y enjugaré vuestras lágrimas de dolor por haberMe contristado.


Si es vuestro pequeño amor el que viene ante Mí a dar cuentas al Amor, Yo lo colmaré y lo engrandeceré y será vuestro triunfo eterno ante vuestros hermanos en Mí Reino Celestial.

Hijitos Míos, ¡Cómo deseo el encuentro final! ¡El encuentro del Principio!

Mí Corazón se llena de alegría infinita al ver a las almas que retornan y Yo, como si no supiera nada de vuestras vidas y de vuestra misión en la Tierra,

Me gusta escucharos, Me gusta compartir de vuestra vida pasada, Me gusta vivir con vosotros vuestra vida.

El encuentro final ¡Qué alegría! Deberéis desear y pedirMe éste encuentro final, porque debéis estar seguros que Mí Gozo es grande al teneros nuevamente ante Mí

y porque deseo nuevamente fundiros a Mí Ser y así, Yo compartir con vosotros Mis Gozos y Gloria por toda la Eternidad.

Hijitos Míos, no temáis éstos momentos de gran Gloria y Amor de Mí Corazón.

Si vosotros tenéis plena Fé y Confianza en Mí Amor, no temáis, Yo conozco perfectamente vuestra pequeñez, vuestros defectos y vuestros pecados.

Yo os conozco mejor que vosotros mismos puesto que Yo os creé y os acompañé desde el primer momento de vuestra existencia.

Yo os he amado desde siempre y Mí Amor hacia vosotros, cuando con vuestra libre voluntad, Me pedís bajara al Mundo a servirMe, sabiendo los peligros existentes allá.

Por eso mismo el regreso es gratísimo a Mí Corazón. 

Mí Corazón es extremadamente sensible a las muestras de amor que Me proporcionan las almas al donárseme en vuestra libre voluntad.

Debéis estar gozosos con vuestra muerte, porque Me dáis también a Mí, gran gozo y ésta alegría que Me dáis, no la podréis comprender sino hasta que estéis Conmigo.

No temáis hijitos Míos, a la unión definitiva, deseádla.

Un Padre que os ama con un amor que no puede llegar a medir vuestra pequeña mente humana, os está esperando.

¡Me dáis tanto gozo, os lo aseguro! Tened confianza y venid a Mí arrepentidos y Yo sabré reconfortaros, pero venid.

Que vuestros últimos momentos en la Tierra sean de alegría y cantos jubilosos hacia Vuestro Padre, hacia Vuestro Dios, para que cuando cerréis vuestros ojos

se abran acá en Mí Reino y que vuestro gozo y vuestros cantos se unan a los de Mis Ángeles y Mis Santos.

Los que han de temer su muerte son aquellos que durante su vida se dedicaron a blasfemar Mí Nombre, a atacar Mí Doctrina,

a tratar de evitar la veneración y el amor a Mí Santísima Hija, la Siempre Virgen María.

Para ellos sí seré Juez riguroso, ya que todo lo que tuvísteis en la Tierra, todo lo obtuvisteis de Mí.

Vuestra vida, vuestro bienestar, vuestra salud, vuestros hijos, vuestros dones y capacidades y todo, os lo dí, a pesar de vuestras blasfemias y negaciones,

a pesar de vuestra falta de amor hacia vuestros semejantes, a pesar de haber hecho lo posible por tratar de destruir la Obra de Mí Hijo sobre la Tierra, por haber tratado de destruir Mí Iglesia.

Para aquellos sí seré Juez severo y no Padre amoroso, porque Me tuvieron y Me despreciaron,

porque los consentí por ser Mis hijos “problema” y no quisieron escuchar la voz amorosa de Su padre para volverlos al buen camino.

Estos sí han de temer el momento del encuentro, porque su vida eterna será de llanto y dolor.

Llanto y dolor que primero Me infringieron a Mí, vuestro Dios, y a pesar de Mí Dolor Infinito, vuestra condenación de dará.

Hijitos Míos, los que Me amáis, orad por todas ésas almas, las que no Me aman, las que Me atacan, las que no desean una vida eterna de alegrías y de Amor de Mí Corazón.

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

Pedid por su salvación, orad, haced penitencia y ayunos por ellas, para que Yo pueda romper sus duros corazones y pueda introducirMe por las pequeñas resquebrajaduras

y mueva sus corazones al arrepentimiento sincero, para hacerles llegar Mí Luz de Amor y pueda Yo, por vuestra intercesión, ganarMe otra alma para Mí Reino.

Todas las almas Me pertenecen, todos sóis Míos, ¡volved a Mí, hijitos Míos, volved a Mí, os amo!

Uníos a los Méritos de Mí Hijo, unid vuestras pequeñas fuerzas y méritos, a los méritos Omnipotentes de Mí Hijo y así alcanzaréis fuerza insospechada.

Revestíos con Su Vida de ejemplo y amor y purificáos con Su Divina Sangre para que unida a vuestra muerte, os alcance de Mí Hijo, la Gracia de vuestra purificación final

y así os presentéis ante Mí, gloriosos y santos y os haga pasar a Mí Reino por toda la Eternidad.

Vivíd bajo la protección amorosa de Mí Hija, vuestra Madre, la Santísima Virgen María,

“Guadalupe” en náhuatl significa: “aplasta la cabeza de la serpiente”Es justo Génesis 3,15: María Vencedora del Maligno.  Y la imagen de la tilma, es una pintura exacta como la detalla el Apocalipsis 12,

de quién obtendréis todos los cuidados amorosos y santos que vuestras almas necesitan durante vuestra vida sobre la Tierra y que necesitarán al final de ella.

Ella os revestirá con la blancura de Su Manto Virginal y Ella os presentará ante Mí y abogará por vosotros cuando os encontréis ante Mí Presencia.

Confiad plenamente en Ella porque os ama mucho más de lo que un padre o una madre de la Tierra os pueden amar.

Vivir con Ella y amarla, es signo inequívoco de salvación eterna.

Vivid bajo la Inspiración Divina de Mí Santo Espíritu para que os guíe por el sendero del amor, el sendero seguro de la salvación, tanto vuestra como la de vuestros semejantes.

¿No estoy yo aquí, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y en el hueco de mi mano?

Y vivíd seguros de que vuestro Padre Celestial os está esperando en ése último suspiro de vida, para abrazaros con el abrazo amoroso y comprensivo,

lleno de ternura y de perdón, lleno de disculpas y de salvación, para compartir con vosotros Su Vida Eterna.

Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo y en el del Espíritu Santo de Amor.

Recibid, también, las bendiciones de Mí Hija, la Santísima Virgen María, Madre del Salvador y Redentor del Mundo.

CANTALAMESSA: EN LA ESCUELA DE LA «HERMANA MUERTE»

Kamil Szumotalski/ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz – publicado el 04/12/20

Curiosamente, una conocida marca española ha puesto en marcha una campaña de Navidad con el mismo mensaje que el predicador del Papa

Mirar la vida desde el punto de vista de la muerte, otorga una ayuda extraordinaria para vivir bien«, dijo el cardenal Raniero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia.

Un memento mori que no solo ha resonado en el Aula Pablo VI, sino también en las redes sociales de España.

Cantalamessa desarrolló la primera predicación de Adviento en el contexto de la pandemia que vive el mundo.

Lo hizo ante el Papa Francisco, los cardenales y monseñores de la Curia Romana que lucieron mascarillas para evitar contagios de Covid en el aula Pablo VI del Vaticano.

¿Estás angustiado por problemas y dificultades? Adelántate, colócate en el punto correcto: mira estas cosas desde el lecho de muerte.

¿Cómo te gustaría haber actuado? ¿Qué importancia darías a estas cosas? ¡Hazlo así y te salvarás! ¿Tienes una discrepancia con alguien? Mira la cosa desde el lecho de muerte.

¿Qué te gustaría haber hecho entonces: haber ganado o haberte humillado? ¿Haber prevalecido o haber perdonado?

Precisamente, la campaña de una conocida marca española subraya este hilo sutil remarcado hoy por Cantalamessa, pero desde la libertad artística de una publicidad:

«Preferís vivir como si la muerte no existiera… Si algo hemos aprendido en este 2020 es que cualquier día, por insignificante, extraño o difícil que parezca… merece ser vivido”.

Entretanto, la predicación del cardenal Cantalamessa llevaba como titulo: “Enséñanos a contar nuestros días y llegaremos a la sabiduría del corazón”.

«Pensar en la muerte nos impide “apegarnos a las cosas (…) El hombre, dice un salmo, «cuando muere no se lleva nada consigo, ni desciende con él su gloria» (Sal 49,18) (…)

La hermana muerte es una muy buena hermana mayor y una buena pedagoga. Nos enseña muchas cosas; basta que sepamos escucharla con docilidad».

«Todos somos mortales y no tenemos una morada estable aquí abajo»; «la vida del creyente no termina con la muerte, porque nos espera la vida eterna».

«No estamos solos a merced de las olas en el pequeño barco de nuestro planeta», porque Cristo acompaña a cada persona.

Recuerda que morirás

El fraile capuchino subrayó que la muerte es parte de la vida misma: «Memento mori: recuerda que morirás».

Asimismo, explicó que en clave kerigmática, el fallecimiento es una clave para proclamar que Cristo ha vencido a la muerte.

Y también en clave sapiencial, de la muerte se pueden «sacar lecciones de ella para vivir bien. Es la perspectiva en la que nos situamos en esta meditación”.

La reflexión sobre la muerte, afirma Cantalamessa la encontramos en los libros sapienciales del Antiguo Testamento, como también en el Nuevo Testamento:

«Mirad porque no sabéis ni el día ni la hora» (Mt 25,13), la conclusión de la parábola del hombre rico que planeaba construir graneros más grandes para su cosecha:

«Insensato, esta misma noche se te pedirá la vida. Y lo que has preparado, ¿de quién será?» (Lc 12,20), y también: «¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde el alma?» (cf. Mt 16,26).

El Predicador de la Casa Pontificia recordó a San Agustín que niega la filosofía que considera que al final todo se reduce a nada, y por lo tanto nada tiene sentido: «no el nihilismo, sino fe en la vida eterna”.

En este mundo de avances tecnológicos y conquistas, evidenció Cantalamessa: “La presente calamidad ha venido a recordarnos lo poco que depende del hombre «proyectar» y decidir su propio futuro”.

En este sentido, insistió:

“No hay mejor lugar para colocarse para ver el mundo, a uno mismo y todos los acontecimientos, en su verdad que el de la muerte. Entonces todo se pone en su justo lugar”.

Hermana muerte, maestra de vida

Cantalamessa explicó que la muerte nos enseña la importancia de reconciliarnos con nosotros mismo, con los hermanos y la realidad:

“El pensamiento de la muerte es casi la única arma que nos queda para sacudir del letargo a una sociedad opulenta, a la que le ha sucedido lo que le ocurrió al pueblo elegido liberado de Egipto:

«Comió y se sació, —sí, engordó, se cebó, engulló— y rechazó al Dios que lo había hecho» (Dt 32,15)”.

El fraile sostuvo que Jesús «libera del miedo a la muerte a quien lo tiene, no al que no lo tiene e ignora alegremente que debe morir.

Vino a enseñar el miedo a la muerte eterna a aquellos que sólo conocían el miedo a la muerte temporal”.

“La «muerte segunda», la llama el Apocalipsis (Ap 20,6). Es la única que realmente merece el nombre de muerte, porque no es un tránsito, una Pascua, sino una terrible terminal de trayecto”.

“Rehusó la intubación, porque la Eucaristía es su vida y la sigue celebrando en su cama…”

La eucaristía para prepararse a la muerte

El Predicador recordó que en la eucaristía Jesús nos hizo partícipes de su muerte para unirnos a él. Por ende: “Participar en la Eucaristía es la forma más verdadera, más justa y más eficaz de «prepararnos» a la muerte.

En ella celebramos también nuestra muerte y la ofrecemos, día a día, al Padre (…) En ella «hacemos testamento»: decidimos a quién dejar la vida, por quién morir”.

Al final, predicó:

«Con todo esto, no le hemos quitado el aguijón al pensamiento de la muerte, su capacidad de angustiarnos y que Jesús también quiso experimentar en Getsemaní.

Sin embargo, estamos al menos más preparados para acoger el mensaje consolador que nos llega de la fe y que la liturgia proclama en el prefacio de la Misa de difuntos:

«Porque la vida de tus fieles, Señor, no termina, se transforma, y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el Cielo.

Hablaremos de esta mansión eterna en los Cielos, si Dios quiere, en la próxima meditación”.

111 EL MARTIRIO 2


111 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

LAS DOS COLUMNAS PRIMARIAS

Nerón, cuando asesinó a Séneca esperaba apoderarse de la fortuna estimada en trescientos millones de sestercios y descubrió que ésta no llegaba ni a la décima parte de esa cantidad.

Con la sentencia de Petronio, se encontró con que lo único que quedaba era su palacio en Roma y la quinta de Cumas; que ya no le pertenecían a él, pues estaban legalizadas a nombre de otro dueño.

Estos dos fiascos le hicieron  decretar que en los testamentos se presentarían en blanco las dos primeras páginas.

Que solamente se escribiría en ellas el nombre del testador y que el que escribiese el testamento de otro, no podría asignarse ningún legado.

Empobrecido y exhausto de recursos hasta el punto de demorar la paga de los soldados y las pensiones de los veteranos, recurrió a las rapiñas y a las falsas acusaciones.

Se apoderó de los bienes y las fortunas que le apetecían con el argumento de que ‘habían sido ingratos con el Príncipe.’

Un día que cantaba en el teatro, vio a una matrona adornada con la prohibida púrpura, la señaló a sus agentes y haciéndola sacar inmediatamente, le confiscó el traje y los bienes.

Y ya no confirió ningún cargo sin añadir:

–   ¿Sabes lo que necesito?

Obremos de tal forma que nadie tenga nada.

Concluyó por despojar a la mayor parte de los templos y fundió todas las estatuas de oro y de plata.

Después de la muerte de Popea quiso casarse con Antonia la hija de Claudio.

Como ella se rehusó, también la acusó de conspiración e hizo que la mataran.

No hubo lazo que no rompiera con el crimen.

Y mientras tanto su red de espías, seguían llenando los tribunales con cristianos.

Pedro fue arrestado por los pretorianos y lo llevaron a la cárcel mamertina, en el calaozo del Tullianum.

Los cristianos lo recibieron con gran reverencia y amor.

Algunos presos que habían sido torturados y que no eran cristianos, le pidieron que los ayudase.

Pedro oró y los sanó el Señor.

El hijo de un verdugo que estaba sordo y mudo, también fue sanado.

Entonces un centurión se acercó…

Y le dijo:

–   Mi nombre es Flavio. 

Tengo un compañero de guerra al que quiero mucho.

En Germania recibió un fuerte golpe en la nuca y está paralizado del cuello hacia abajo.

¿Podrías rogar a tu Dios para que lo cure?

Pedro le contestó:

–   Flavio, ¿Crees que nuestro Señor Jesucristo pueda sanarlo?

–   Sí creo. Creo que Él es Dios y si Él quiere, puede compadecerse de un pagano…

–  Flavio, en el Nombre de Jesucristo, hágase como lo pides.

Y dile a tu amigo que busque la Luz de la Verdad.

Por la tarde de ese mismo día, llegó el otro soldado completamente sano a darle las gracias.

Flavio dice llorando:

–   Cuando seas sentenciado, yo voy a tener que matarte.

Pedro lo mira sonriendo con amor,

Y lo exhorta:

–   Cumple tu deber hijo mío.

Y alégrate. No me darás la muerte. Lo que vas a hacer es abrirme las Puertas del Cielo.

El soldado sanado declara:

–   Anciano, yo soy Leoncio y te doy las gracias a ti y a tu Dios.

Flavio pregunta:

–      Dime cómo podemos agradecerle y adorarlo.

–     Él Mismo los guiará. Venid…

Y Pedro les habla del alma y del Cielo…

Durante todo el tiempo que estuvo en prisión, continuó evangelizando también a sus carceleros,

realizando milagros a todos los que se lo pedían y bautizando sin cesar a los conversos…

Y los rumores de lo sucedido, traspasaron las murallas de la prisión y se expandieron por todos lados.

Entonces Pablo también fue llevado a la cárcel Mamertina.

Y cuando Nerón fue notificado de que los líderes de la Iglesia Perseguida habían sido capturados, decidió divertirse un poco…

Recordó algo que le había platicado Popea cuando era prosélita de la religión hebrea.

Y en complot con Tigelino, urdió un plan…

Para ver lo que haría el Dios de los cristianos, al verse enfrentado con su Padre.

La primera vez que se menciona a Simón el Mago es en el Nuevo Testamento, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, donde dice que él era un hombre experto en las artes mágicas con las cuales,

“tenía deslumbrados a los samaritanos y pretendía ser un gran personaje” (Hechos 8, 9).

Y cuando Felipe, uno de los primeros diáconos, llevó el evangelio a esta zona.

Por la gracia de Dios, mucha gente creyó y fue bautizada, incluyendo a Simón el Mago.

Al poco tiempo Pedro y Juan visitaron Samaria, para llevar el sacramento de la confirmación a los nuevos conversos.

El poder de este sacramento, impresionó a Simón el Mago y le ofreció dinero a los apóstoles, a cambio de que le dieran ese poder.

 Los apóstoles se rehusaron a perpetrar ese sacrilegio y la Iglesia hoy llama a ese pecado Simonía,.

 Simón, luego de ser rechazado por los Apóstoles, abandonó la Iglesia Católica y se volvió hacia el gnosticismo, una herejía cristiana temprana, que rechaza la autoridad de los Apóstoles,

en favor del conocimiento secreto que los cristianos afirmaban recibir directamente de Dios.

Al parecer volvió a su magia demoníaca y su conflicto llegó a su punto más alto en Roma; donde  tenía muy impresionada a la gente con sus artes mágicas.

Y por sus prodigios era tenido entre los judíos como un gran personaje que ‘Tenía consigo la Fuerza de Dios’.  

De acuerdo al plan preconcebido por el César, mandó sacar de la cárcel a Pedro y a Pablo.

Y ante una gran muchedumbre reunida en la plaza del Fórum,

Decidió enfrentarlos con Simón el Mago que capitaneaba a los judíos, acérrimos enemigos de los cristianos.

Cuando todos estuvieron frente al César,

éste les dijo, señalando a Simón:

–    Este hombre es sincero y vosotros, los embaucadores.

Y ahora lo veremos.

Acto seguido Simón el Mago, coronado de laurel por Nerón mismo, subió hasta lo más alto del Capitolio,

¡Y empezó a volar!

Pedro al ver aquello, dijo a Pablo:

–    Satanás se disfraza de ángel de Luz…

Pablo le replicó:

–   A mí me corresponde orar…

Y a ti, dar las órdenes debidas.

Pablo se arrodilló y se sumergió en la Oración en el Espíritu.

Pedro levantó la voz y dijo con autoridad:

–     Espíritus de Satanás que lleváis a este hombre por el aire.

En El Nombre Santísimo de Jesús yo os mando que no lo sostengáis más.

Y que lo bajéis sin dañarlo, hasta el suelo.

Los Demonios se encolerizaron tanto, que obedecieron la orden a medias.

Ante el asombro general, Simón aterrizó bastante maltrecho; porque lo soltaron desde una altura considerable y cayó, rompiéndose las piernas. 

Pero Pedro oró y  Dios hizo el milagro.

Y Simón  quedó tan avergonzado, que huyó a esconderse por un año, antes de animarse a comparecer ante el público otra vez.

Nerón se enfureció aún más, al ver el inesperado resultado de su maquinación.

Y antes de retirarse, ordenó que los llevaran al tribunal.

El Prefecto Agripa dijo a Pedro, al tenerlos frente a sí:

–    Así que tú eres el hombre que en tus reuniones aprovechas tu influencia e impides que las mujeres se casen.

Pedro le contestó:

–   Yo soy fiel discípulo de mi Señor Jesucristo.

El Crucificado que Resucitó y Vive y Reina por siempre, a la diestra de Dios Padre.

–    Le seguirás hasta el final.

También tú morirás en la Cruz.

Y a Pablo por ser ciudadano romano, lo condenó a ser decapitado.

Al anciano apóstol se le aplicaron los azotes prescritos por la ley.

Y al día siguiente fue conducido fuera de las puertas de la ciudad.

Hacia el Monte Vaticano, en donde debía cumplirse la sentencia y ser crucificado.

A causa de su avanzada edad, no se le exigió que cargara con la cruz.

Cuando llegaron al sitio designado, Pedro contempló toda la Ciudad Eterna, extendida a sus pies…

Y levantando la mano derecha, bendijo:

pedro

“Aquí donde Nerón gobierna hoy, Cristo gobernará por siempre.”

¡URBI ET ORBI! (a la ciudad y al mundo)

Y su sonrisa se hizo más luminosa y su rostro se volvió radiante, cuando Jesús le permitió extender su mirada a través de los siglos.

Y vio el mismo lugar de su martirio, convertido en una inmensa Basílica, con la grandiosa plaza con su nombre, perpetuado por su donación y entrega a su misión.  

Desde la cual, casi dos mil años después estaría llena de millares de personas, escuchando reverentes a otro Pontífice Mártir y Santo:

San Juan Pablo II.

La Plaza de San Pedro es una de las plazas más bonitas y grandes del mundo. Se encuentra situada en El Vaticano, a los pies de la Basílica de San Pedro.

Las dimensiones de la plaza son espectaculares: 320 metros de longitud y 240 metros de anchura.

En las liturgias y acontecimientos más destacados la Plaza de San Pedro ha llegado a albergar más de 300.000 personas.

Su sucesor 264, quién desde el Vaticano llevaría el mensaje del Evangelio a todas las naciones de la Tierra.

Y desde la Basílica de San Pedro, levantando su blanca mano, bendeciría lleno de bondad y de amor, infinidad de veces…

A través del Pontificado más largo de la Historia de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana:

Un papa profundamente mariano: “TOTUS TUUS”

¡URBI ET ORBI!

Flavio, el jefe de los verdugos le indicó a Pedro que debía extenderse sobre la cruz.

Y Pedro le dijo:

–    Cuando crucificaron a mi Señor pusieron su cuerpo sobre la Cruz, con los pies abajo y la cabeza en lo alto, porque mi Señor descendió desde el Cielo a la Tierra.

Os ruego que al clavarme lo hagáis de tal forma que mis pies queden en lo alto y mi cabeza en la parte inferior del madero.

Porque además de que no soy digno de ser crucificado como Él, yo voy a subir de la Tierra al Cielo.

Accedieron a su petición y lo colocaron sobre la Cruz de manera,

que sus pies quedaron clavados separadamente en los extremos del travesaño horizontal superior y las manos en la parte baja del fuste, cerca del suelo.

Cuando Pedro estaba ya crucificado, Dios abrió los ojos espirituales de los espectadores.

Y vieron al apóstol rodeado de ángeles que tenían en sus manos coronas de rosas  y de lirios.

Y a Jesucristo colocado a su vera, mostrándole un Libro abierto…

Pedro lo leyó: “Apocalipsis”

abriendo-los-sellos-apocalipsisvi-jesus

Y dijo en voz alta:

–           Gracias Dios Mío.

Y se sumergió en la Oración en el espíritu.

Pedro admiró por largas horas, todos los sucesos que le fueron mostrados en la Ciudad del Vaticano.

Y finalmente, con voz llena de júbilo y de adoración,

Exclamó:

–           ¡Jesús! ¡Jesús! ¡Jesús!… –antes de expirar.

Las llaves del Cielo que Jesús le entregara y que habían estado en sus manos, las había entregado a Lino, en la Misa cuando le nombró su sucesor.  

En esa misma tarde, otro destacamento de pretorianos condujo a Pablo de Tarso a lo largo de la Vía Ostiense.

Pasaron por la Puerta Trigémina, hasta un lugar llamado Aqua Salviae.

Mientras avanzan, él mira hacia los Montes Albanos con la magnífica sensación de haber terminado su larga y fatigosa jornada apostólica.

Contempla ya los Cielos abiertos para recibirle y su alma está llena de júbilo,

apostol-san-pablo-

Por el inminente encuentro con el Dios por el que ha luchado y sufrido tanto,

Para darlo a conocer y a amar.

Cuando llegaron al sitio designado para el suplicio, se volvió hacia el Oriente y oró.

Luego, se despidió de los cristianos.

El verdugo le dijo:

–           Prepara tu cuello.

Pablo se arrodilló y dijo:

–           ¡Oh, Señor mío Jesucristo, en tus manos encomiendo mi espíritu!

Y ofreció su cuello al verdugo.

Éste levantó la espada y descargó el golpe…

Con el rostro radiante, Pablo de tarso fue decapitado.

En el mismo instante en que se desprendió su cabeza del tronco,

Exclamó:

–           ¡Jesús!…

Su sangre bañó la lóriga de su verdugo, brilló una luz intensísima.

Y quedó el aire perfumado con una fragancia maravillosa…

La Iglesia Cristiana ha sido confirmada con la sangre de sus Dos Columnas Primarias:

San Pedro y San Pablo Apóstoles…

Su ornamento final lo pondrá su último sucesor y papa mártir…

Y los cristianos que confesarán su glorioso testimonio en la Tercera Gran Persecución realizada en el imperio de terror del Anticristo…

112 EL MARTIRIO 3


112 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Tomás dice:

–  Yo soy de la idea de tu primo.

Muerte de Santo Tomás

Alrededor del año 40 d.C. el apóstol Tomás se fue a evangelizar al norte de la India.

El Espíritu Santo acompañó su predicación con muchísimos milagros y le salvó de manera prodigiosa, de numerosos peligros.

Tras nueve años hubo muchas conversiones, entre ellas Migdonia esposa de Casisio, cuñado del rey Gondófares.

Cuando el esposo se enteró, se quejó con el rey.

Éste mandó encerrar al apóstol,

y envió a la reina para que convenciera a su hermana del error que había cometido al hacerse cristiana.

Pero las cosas salieron al revés y fue Migdonia la que hizo que la reina se convirtiera.

Y ésta regresó diciendo:

–   Yo también creía como vosotros, que Migdonia mi hermana había cometido una gran estupidez.

Pero ahora estoy convencida de que ha obrado con gran sabiduría.  Ella me puso en contacto con el apóstol y he conocido a Cristo. 

He comprobado que Él Resucitó y me ha hecho conocer el Camino de la Verdad.

También he comprendido que los verdaderos necios, son los que se niegan a creer en Cristo.

El rey mandó entonces que le trajeran a Tomás a su presencia.

Lo llevaron atado de pies y manos.

Cuando lo tuvo ante sí, le ordenó que convenciera a las mujeres de su error.

Hubo entonces una larga discusión, donde el apóstol defendió la Fe Cristiana con todos los recursos del Espíritu Santo,

y no hubo manera de rebatirlos.

Entonces viéndose derrotados; por consejo de Casisio, el rey ordenó que arrojaran a Tomás en un horno encendido,

del cual salió el apóstol sano y salvo al día siguiente.

En vista de este prodigio; Casisio propuso a su cuñado que para que aquel poderoso hombre perdiera la protección divina

e incurriera en la Ira de su Dios, le obligase a ofrecer sacrificios en el Templo del Sol.

Cuando trataron de llevar a cabo su plan…

Tomás le dijo al rey:

–   ¿Quieres ver que en cuanto esté frente a la efigie de esa divinidad tuya, mi Dios la destruirá?

Hagamos un trato:

si sucede como te he dicho promete que serás tú el que adores a mi Señor Jesucristo. ¿Aceptas?

El rey replicó indignado:

–           ¿Cómo te atreves a hablarme como si fueras mi igual?

Enseguida ordenó que llevaran a Tomás hasta el templo del dios solar.

Cuando lo lanzaron al suelo obligándolo a postrarse, el apóstol dijo en arameo su lengua natal:

–    Adoro a mi Señor Jesucristo en cuyo Nombre Santísimo yo te ordeno a ti,

Demonio que te escondes en el interior de esta escultura, que ahora mismo la destruyas.

Al instante, la imagen que era de bronce se derritió como si hubiera sido hecha de cera.

Los sacerdotes encargados del culto del malogrado ídolo, se enfurecieron al ver lo ocurrido…

Y el pontífice que los presidía exclamó:

–  ¡Yo vengaré la afrenta que acabas de hacer a mi dios!

Mientras pronunciaba esta amenaza, se apoderó de una espada y con ella atravesó el corazón del apóstol.

Y así fue sacrificado Tomás.

El rey y Casisio al ver que el pueblo trató de vengar este asesinato y quisieron quemar vivo al pontífice pagano,

llenos de miedo huyeron de allí.

Los cristianos recogieron el cuerpo y lo enterraron con honores y gran veneración.

Santiago de Zebedeo opina:

–     Yo, sin embargo, pienso como Simón el Zelote.

Jesús pregunta:

–     ¿Y tú, Felipe?

–     Bueno… no quiero pensar en ello. El Eterno me dará lo que sea mejor.

El martirio de Felipe lo juntaremos con el de Andrés y el de Santiago de Zebedeo, en el siguiente post.

Andrés exclama:

–     ¡Oh…, callad!

¡Parece como si el Maestro debiera morir pronto! ¡No me hagáis pensar en su muerte! Andrés predicó en la costa del Mar Negro, el Caúcaso y Grecia. que fue su campo de apostolado.

San Andrés fue crucificado en Patrás de Acaya, en Grecia, alrededor del año 60. En una cruz aspada o Cruz de San Andrés

Y al estar atado y no clavado a la cruz, pudo predicar durante dos días al pueblo antes de morir.

Pedro confirma:

–     Es así, como has dicho, hermano mío.

Eres joven y estás sano, Jesús; debes enterrarnos a todos los de más edad que Tú.

Jesús responde:

–     ¿Y si me mataran?

Pedro grita:

–     ¡Que no te suceda jamás! ¡Te vengaría!

–     ¿Cómo? ¿Con venganza de sangre?

–     ¡Hombre, pues… incluso con sangre si me autorizas!

Si no, cancelando las acusaciones lanzadas contra Ti con mi profesión de fe ante las gentes.

El Martirio de San Pedro

El mundo te amará por mi infatigable predicación.

–     Es cierto. Así será.

¿Y tú, Juan? ¿Y tú, Mateo?

Mateo contesta:

–     Yo debo sufrir y esperar a haber lavado mi espíritu con abundancia de dolor.

Fue ejecutado mientras celebraba la Santa Misa…

Después de algunos años de apostolado en Palestina, Mateo se trasladó a Etiopía, donde realizó muchos milagros y resucitó a una hija del rey Egido.

Éste y toda su familia se hicieron cristianos. Cuando el rey murió, subió al trono Hitarco.

En el año 60d.C. en la ciudad de Nadaver  Etiopía, el nuevo monarca se enamoró perdidamente de Efigenia

y prometió a Mateo la mitad de su reino si lograba convencer a la joven para que lo aceptara por esposo.

El apóstol le contestó a Hitarco:

–   Tu antecesor iba a la iglesia. Ve tú también el próximo Domingo y escucha lo que hablaré sobre el matrimonio.

El rey, pensando que Mateo iba a convencer a Efigenia, acudió a la iglesia ilusionado.

Mateo habló largamente sobre las excelencias del matrimonio.

Hitarco mientras le oía, reafirmó su idea de que Mateo le estaba ayudando a inclinar hacia él, el ánimo de Efigenia, que también estaba presente.

Y tan persuadido estaba de esto, que aprovechando una pausa que hizo el apóstol, se puso de pie y lleno de júbilo felicitó al predicador.

Mateo rogó al rey que guardara silencio, que se sentara de nuevo y que por favor siguiera escuchando, pues todavía no había terminado.

Mateo concluyó su conferencia de esta manera:

–   Cierto que el matrimonio,

si los esposos observan escrupulosamente las promesas de fidelidad que al contraerlo mutuamente se hacen, es una cosa excelente.

Pero prestad atención: supongamos que un ciudadano cualquiera arrebatara la esposa a su propio rey.

¿Qué ocurriría?

Pues no solo el usurpador cometería una gravísima ofensa contra su soberano,

sino también incurriría en un delito que está castigado con la pena de muerte.

Y el delito no es por haber querido casarse; sino por haber quitado a su rey, algo que legítimamente le pertenece

y por haber sido el causante de que la esposa faltase al juramento de fidelidad hecho a su verdadero esposo.

Estando así las cosas:

¿Cómo tú Hitarco, súbdito y vasallo del rey eterno, sabiendo que Efigenia es una virgen consagrada al Señor,

te has atrevido a poner tus ojos en ella y pretendes que sea infiel a su verdadero esposo, que es precisamente tu Soberano.

Al oír esto, Hitarco se encolerizó y salió furioso de la iglesia.

Mateo, sin inmutarse prosiguió su homilía y exhortó a los oyentes a la paciencia y a la perseverancia.

Al final, bendijo a las vírgenes y en especial a Efigenia, que asustada se había arrodillado ante él.

Cuando terminó la celebración eucarística, Mateo aún estaba en el altar orando con los brazos extendidos hacia el cielo,

cuando un sicario enviado por el rey, se le acercó y le clavó una lanza en la espalda y lo mató.

MARTIRIO DE SAN MATEO

Poco después Hitarco quiso quemar la casa en que vivían las vírgenes, pero el santo apóstol se apareció y las rescató de las llamas.

Por su parte, el rey contrajo lepra y se suicidó con su propia espada.

El pueblo proclamó rey a un hermano de Efigenia que también había sido bautizado por Mateo

Y la Fe se propagó por tierras etíopes.

Juan dice:

–     Y yo… no sé.

Yo quisiera morir inmediatamente para no verte sufrir; quisiera estar a tu lado para consolar tu agonía.

Quisiera vivir mucho para servirte durante mucho tiempo; quisiera morir contigo para entrar contigo en el Cielo. Cualquier cosa querría, porque te amo.

Después de la Asunción de la Virgen María y antes de la destrucción de Jerusalén,

 Juan fue a establecerse en Éfeso, junto con una comunidad de creyentes.

En una ciudad cercana, una vez vio a un apuesto joven y lo llevó a presentar al obispo a quién él mismo había consagrado.

Y le dijo:

–    En presencia de Cristo y ante esta congregación, dejo a este joven a tus cuidados.

El obispo lo hospedó en su casa, lo evangelizó, lo bautizó y lo confirmó.

Pero después de un tiempo el muchacho frecuentó malas compañías y acabó convirtiéndose en un asaltante de caminos.

Después de algún tiempo, Juan volvió a la ciudad,

y le dijo al Obispo:

–    Devuélveme ahora el encargo que Jesucristo y yo encomendamos a tus cuidados en presencia de tu iglesia.

El obispo se sorprendió y san Juan le explicó que era el joven que le había confiado.

Y el obispo exclamó:

–   Ha muerto para Dios.

Se convirtió en un ladrón.

Entonces el apóstol averiguó dónde podría encontrarlo y lo fue a buscar a la montaña donde estaba la guarida.

Cuando llegó, el joven renegado lo reconoció y trató de huir lleno de vergüenza.

Juan le gritó:

–    ¡No te vayas!

¿Por qué huyes de mí, tu padre, que soy un viejo y sin armas?

Siempre hay tiempo para el arrepentimiento.

Yo responderé por ti, ante mi Señor Jesucristo y estoy dispuesto a dar la vida por tu salvación.

Es Cristo quién me envía.

El joven escuchó estas palabras, inclinó la cabeza y se soltó llorando.

Luego se acercó a Juan para implorarle una segunda oportunidad.

El apóstol lo reconcilió con la iglesia.

Juan también hizo una predicación poderosa.

Cuando era obispo de Éfeso, se había convertido Drusilla y ésta no quiso ya vivir con su marido que se llamaba Andronic.

y se refugió en un sepulcro.

Un joven que se llamaba Calímaco y estaba perdidamente enamorado de ella, la siguió hasta ese lugar.

Y la apremiaba para que correspondiera a su pasión.

Asediada Drusilla por su marido y por el pretendiente, deseaba morir y lo consiguió.

Frenéticamente enamorado Calímaco, sobornó a un criado de Andronic y entró a su sepulcro.

Le quitó a su amada el sudario y exclamó:

–     Lo que tú no me has querido conceder cuando vivías, lo tomaré ahora que estás muerta.

En el demencial ataque, sació sus deseos en el cadáver de Drusilla.

En ese mismo instante, salió del sepulcro una serpiente.

Calímaco se desmayó y la serpiente lo mató.

Hizo lo mismo con el criado cómplice y se quedó enrollada en su cuerpo.

Entonces llegaron Andronic y Juan y se sorprendieron al ver que Calímaco estaba vivo.

Juan ordenó a la serpiente que se fuera y ésta le obedeció.

Volviéndose hacia Calímaco, le preguntó:

–   ¿Cómo resucitaste?

Calímaco le contestó:

–   Un ángel me habló y me dijo:

‘Era preciso que murieras, para que al revivir te conviertas en cristiano’.

Por favor enséñame tu Doctrina, porque yo quiero ser bautizado. Y te ruego que resucites a Drusilla.

El apóstol realizó enseguida ese milagro y todos le suplicaron que resucitase también al sirviente.

Pero éste era un hombre muy protervo, en cuanto recobró la vida, dijo que prefería morir otra vez, antes que ser cristiano y quedó muerto al instante.

Juan solamente sentenció que el árbol malo, siempre produce malos frutos.

Aristodemo, gran sacerdote del Templo de Artemisa,

aunque le sorprendieron mucho estos milagros, se negó a convertirse.

y le dijo a Juan:

–    Dejadme que os envenene.

Y si el veneno no os mata, entonces me convenceré.

El apóstol aceptó la propuesta,

pero a condición de que Aristodemo envenenara primero,  a dos ciudadanos de Efeso que estaban sentenciados a muerte.

Aristodemo les hizo beber el veneno y los dos murieron casi instantáneamente.

Cuando Juan tomó el mismo veneno, no le hizo ningún efecto.

Después resucitó a los dos muertos y el gran sacerdote se convirtió, junto con los dos resucitados.

San Juan era el único superviviente del colegio apostólico…

Y aunque anciano venerable, gozaba de excelente salud,

Hasta el punto de dar pie a que circulara entre la primitiva comunidad cristiana la leyenda de que no habría de morir.

Emperador Domiciano

Domiciano fue el instrumento de Dios para hacerle beber el cáliz de la pasión, que el Maestro le predijera.

Este emperador observó tanto su religión pagana, que no dudó en enterrar vivas a dos vestales que fueron infieles a su voto de castidad.

Buen gobernante en los comienzos, se volvió sumamente desconfiado.

A partir del año 93 un régimen de terror pesó sobre Roma y la delación se hizo la norma de gobierno.

Los filósofos fueron los primeros en sufrir las consecuencias, como ya había ocurrido en el reinado de Nerón.

Unos padecieron la muerte, otros fueron desterrados, como Epicteto y Dión Crisóstomo.

Tácito y Juvenal aseguran que inundó de sangre la ciudad, inmolando a sus más ilustres habitantes.

Naturalmente, también los cristianos, culpables de ateísmo, es decir, de menospreciar el culto al emperador y a la diosa Roma.

Refiere Hegesipo, judío converso y cercano a los sucesos, que Domiciano mandó prender conjuntamente

a los descendientes del rey David y a los cristianos.

Pero con San Juan obró de distinta manera.

Estaba decidido a exterminar de una vez por todas, esa nefasta superstición…

El prestigio de que gozaba entre los fieles le hacía más peligroso.

Y tenía que mandar un mensaje implícito, a todos los rincones del imperio.

Mandó prenderle en Efeso y le trajo conducido a Roma el año 95.

En el año 95d.C. el emperador Domiciano mandó arrestarlo en Éfeso, para que lo trajeran a Roma.   

Cuando el emperador lo tuvo frente a él, el heraldo anunció:

–   Éste es Juan, el apóstol de Cristo el crucificado’.

El cruel emperador se mostró insensible a la vista de este venerable anciano.

El hijo de Vespasiano lo miró atentamente.

Y recordó que los cristianos decían que Juan no moriría hasta que Jesús, su Dios regresara. 

Y tomó una decisión perversa:

Ahora mismo vería si eso era verdad.

Y le dijo a Juan:

–  ¡Si verdaderamente tu Jesús es Dios, entonces pídele que te salve!

 Y le condenó al más bárbaro de los suplicios:

Sería arrojado vivo en una caldera de aceite hirviendo; pero hubo de sufrir primero el terrible suplicio de la flagelación.

El santo octagenario escuchó con un gozo estremecedor, el anuncio de la sentencia.

Los verdugos encendieron la colosal hoguera y prepararon la tinaja con el aceite chisporroteante.  

Y san Juan estaba radiante de felicidad…

Al fin iban a quedar colmados sus deseos.

El cáliz que Jesús le prometiera beber, un día ya muy lejano en Palestina, estaba pronto con toda su amargura.

Domiciano no comprendió, el gozo de su prisionero…

 Y agregó diciéndole al jefe de los verdugos:

– ¡Llévenselo!

Y se lo llevaron cerca de la Puerta Latina, donde lo flagelaron.

Y fue el primer asombro de sus verdugos:

El bienaventurado apóstol, no exhaló un sólo lamento;…

Y su rostro parecía más radiante, con una alegría incomprensible durante su tormento, pues  alababa a Dios en su idioma natal: el arameo. 

Mientras el estupor aumentaba, todos los habitantes de la ciudad,  parecían congregarse en una  multitud pasmada y expectante…  

Luego los verdugos le condujeron al siguiente patíbulo…

Y Juan fué un humilde corderito imitando a su Maestro amado, pues  herido y sangrante por los flagelos…

¡Avanzó sin proferir una sola queja!

Domiciano esperaba quitarle la sonrisa y la dulzura, con su segundo suplicio.

que ya estaba listo para freir, al hombre que odiaba de una manera incomprensible…

Pues habían preparado un caldero con aceite hirviente y lo metieron ahí.

Los verdugos atizan el fuego y el aceite borbotea.

Pero Dios Tenía otros planes y no quiso que las cosas llegaran a su fin.

Le había concedido el mérito y el honor del martirio, pero al mismo tiempo,

volvía a repetirse el milagro de los tres jóvenes en el horno de Babilonia.

El fuego perdía sus propiedades destructoras.

Ante la admiración de verdugos y populacho, al contacto con el aceite, San Juan fué sanado de las heridas del primer tormento,

¡Y continuaba ileso en la caldera!

Y el aceite hirviendo le servía de baño sanador, refrescante y tratamiento rejuvenecedor.

Dentro del caldero se ve a Juan de rodillas, orando en el espíritu.

Se le ve intacto, sereno, alegre.

Pasó un largo rato y Juan continúa orando.

Todos los espectadores han enmudecido por el asombro.

Nada puede hacerle daño a este hombre portentoso.

El malévolo baño, lo único que consiguió fue sanarlo y rejuvenecerlo,

ante los ojos admirados de todos lo que lo contemplan.

Domiciano lo mira furioso.

Su plan para destruir la Fe en Jesucristo, lo único que obtuvo fue aumentarla.

El tirano tomó  como magia el prodigio y tomó otra decisión perversa:

Luego dice a sus oficiales, antes de retirarse:

–   Saquen a este hombre de aquí. No quiero verlo.

Ya que Juan había salido sin huella alguna de la flagelación recibida y mucho más más joven y vigoroso del segundo  suplicio, 

Esto produjo un aluvión de conversiones al cristianismo en Roma y en todo el imperio, conforme las noticias se dispersaron. 

Después de esta humillante derrota, el emperador desistió de querer asesinarlo.

Juan salió incólume y fue desterrado a la isla de Patmos, en el mar Egeo.

Y Domiciano tuvo que tragarse su derrota, con un mísero consuelo:

Por algo eligió Patmos…

Porque de esta manera el martirio continuaba.

Patmos es una pequeña isla, árida y semidesértica, que servía de escala a los navíos que iban o venían de Roma a Efeso.

En esta isla, donde los prisioneros realizaban trabajos forzados. Y no había nada, pues era un lugar árido,agreste, volcánico.

Y fue precisamente aquí, que San Juan escribió su  Apocalipsis, su último y gran servicio a la Iglesia.

Un domingo se le aparece Cristo glorificado y le ordena escribir sus Siete Cartas a las comunidades de:

Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea.

Sin embargo, el Apocalipsis es un mensaje de esperanza y encierra un deseo infinito en ese Amén, con que el apóstol anciano, que presiente el fin,

responde a las palabras de Jesús: “Vengo pronto”. Y Juan contesta: “Amén. Ven, Señor Jesús” (Apoc. 22, 20) 

Cuando Domiciano murió en el año 99d.C. el senado revocó sus decretos y su sucesor el emperador Nerva, le dio la amnistía.

Regresó a Éfeso, donde descansaba entreteniéndose con una tortolilla.

Juan pasó los últimos años, en un estricto ascetismo: tomaba solo pan y agua. Y su vida era muy austera y sencilla.

Por su edad avanzada, ya no tenía fuerzas y no predicaba.

Sólo aconsejaba a los obispos de la Iglesia.

Repetía incesantemente: ‘Hijitos, ámense los unos a los otros’.

Un día, sus discípulos le preguntaron por qué siempre repetía esto.

Y Juan les respondió:

–   ‘Este es el mandato del Señor y si ustedes lo cumplen, con eso bastará.’

Después que transcurrieron veintiséis años desde que regresó de la isla de Patmos a Éfeso, se le apareció Jesucristo

y le dijo:

–     “Ya es hora de que vengas a mi banquete, con tus hermanos”

Tenía poco más de un siglo de edad. 

Juan reunió a siete de sus discípulos y les dijo:

–           Tomad las espadas en vuestras manos y seguidme.

Así lo hicieron. 

Lo siguieron fuera de la ciudad, hasta cierto lugar donde les ordenó sentarse.

él se apartó a un sitio tranquilo, un poco más allá y comenzó a orar.

Era muy temprano, antes del amanecer.

Después de un rato los llamó y les dijo:

–    Cavad con vuestras espadas una zanja en forma de cruz, del tamaño que yo tengo.

Así lo hicieron, mientras él seguía orando en el espíritu.

Después de terminar su oración, llamó a  sus discípulos, les dio instrucciones…

Los abrazó diciendo:

–           Tomad un poco de tierra madre y cubridme hasta el cuello.

Colocad este velo delgado en mi rostro y abrazadme de nuevo por última vez; porque vosotros ya no me veréis más en esta vida.

Todos volvieron a abrazarlo llenos de pesar.

Lamentándose amargamente, mientras lo despedían en paz.

Luego se metió en la zanja y justo cuando el sol acababa de salir, él entregó su espíritu.

Habían pasado 68 años después de que él fuera testigo de la Crucifixión y muerte de su amado Maestro.

Todos los años el ocho de mayo, sale una fragante mirra de su tumba y los enfermos que oran pidiéndolo, por su intercesión se sanan. 

Vivió hasta el gobierno pleno del emperador Trajano, después de que todos sus compañeros apóstoles, habían sido abatidos por el Edicto de Nerón.

Y Juan contestándole a Jesús dice:

–    Y yo, que soy el menor entre mis hermanos, pienso que todo esto me será posible con tal de que sepa amarte a la perfección.

¡Jesús, aumenta tu amor! – finaliza Juan.

Judas corrige:

–     Querrás decir: “Aumenta mi amor”.

Porque somos nosotros quienes debemos amar cada vez más…

Juan objeta:

–     No. Digo: “Aumenta tu amor”

Porque nosotros amaremos en la medida en que Él nos encienda cada vez más con su amor.

Jesús acerca hacia sí al puro y apasionado Juan, lo besa en la frente y le dice:

–     Has revelado un Misterio de Dios sobre la santificación de los corazones.

Dios se efunde sobre los justos y en la medida en que éstos se rinden a su amor, Él lo va aumentando… y así crece la santidad.

Éste es el misterioso e inefable actuar de Dios y de los espíritus; se cumple en los silencios místicos,.

Y su potencia, indescriptible con humanas palabras, crea indescriptibles obras maestras de santidad.

No es un error, sino palabra sabia, pedir que Dios aumente su amor en un corazón.

“Señor: dame más amor. para amarte siempre más. Dame adoración para adorarte, por toda la Eternidad…”

D UNA TRAGEDIA ANUNCIADA 2


REINA DE LOS PROFETAS

CUMPLIMIENTO 

María bajó para Avisar de la Matanza de UN MILLÓN de personas, en un país con seis millones. 

Todos los años la comunidad internacional recuerda el Genocidio de un millón de rwandeses en 100 días.

Lamentablemente los católicos desconocen que esta matanza fue avisada por una aparición mariana 12 años antes.

Es la Madre del Verbo de Kibeho y fue aprobada por la Iglesia.

Esto es consecuencia del minimismo mariano que sucede en los seminarios, donde ya ni siquiera se estudian las apariciones aprobadas por la Iglesia.

En Kibeho (Rwanda) la Virgen se presentó a varias videntes en lengua local invitando a la conversión, a la oración y al ayuno.

El 19 de agosto de 1982, mostró a las videntes terribles batallas:

ríos de sangre y cadáveres sembrados por todas partes, como aviso de lo que sucedería si los rwandeses no se convertían.

Cráneos de víctimas de la masacre de Ntarama, en Nyamata, donde fueron asesinados 50.000 miembros de la tnia tutsi. Genocidio en Ruanda en 1994. Matanza de tutsis y hutus moderados. 

Estas revelaciones están documentadas años antes de la masacre.

Hay pocos casos de apariciones contemporáneas con una prueba tan clara de la intervención divina.

¿Por qué lo ignoramos?

Pero también surge otra pregunta:

¿Habrá bajado María solamente para avisar sobre el genocidio de Rwanda?

O, ¿Su intención también habrá sido avisarnos,

que sucederían cosas similares también en otras partes del mundo, si los corazones seguían duros?

LA MATANZA DE RWANDA HACE DOS DÉCADAS Y MEDIA

El 7 de abril de 1994 en Rwanda comenzó una matanza sin precedentes.

Organizada y llevada a cabo por la etnia hutu en el poder, decidida a exterminar al segundo grupo étnico del país, los tutsis.

En los 100 días posteriores entre 800.000 y 1.000.000 de personas perdieron la vida.

Según datos del censo realizado por el gobierno de Rwanda en 2001, 937.000, o aproximadamente el 20% de la población.

El número de víctimas y el salvajismo de las masacres fueron terribles.

El genocidio fue el acto final de una larga y sangrienta guerra civil.

En 1959, tres años antes de obtener la independencia de Bélgica, los hutus habían convertido en el grupo étnico dominante.

‍Desde entonces, las tensiones entre tutsis y hutus, respectivamente el 15% y el 84% de la población (el 1% restante se compone de los pigmeos Twa), habían estado creciendo.

Las persecuciones de las que eran regularmente víctimas, habían dado lugar a que cientos de miles de tutsis buscaran refugio,

al otro lado de la frontera, especialmente en Burundi y Uganda, donde en 1987 se fundó el Frente Patriótico Ruandés, FPR.

La mecha se encendió cuando el 6 de abril de 1994, Habyarimana (presidente de Rwanda) y el presidente de Burundí fallecieron en un accidente aéreo.

Se desató entonces una de las mayores masacres de la historia de la humanidad en Rwanda.

Doce años después de la advertencia de María de que esto iba a suceder.

Medios de comunicación hutu promovieron la masacre.

Y pronto muchos civiles hutus se unieron a las fuerzas militares y paramilitares en la búsqueda de los tutsis.

Armados con machetes, palos y otras armas comenzaron a violar, mutilar y matar a sus vecinos tutsis,

para destruir las propiedades o apropiarse de ellas.

‍La reacción del FPR no se hizo esperar.

Sus combatientes, bien entrenados y armados en los años anteriores en Uganda, liderados por Paul Kagame, se apoderaron del norte del país,

y avanzaron hacia la capital, que cayó en sus manos el 4 de julio.

A mediados de ese mismo mes, los hutus fueron completamente derrotados y el genocidio terminó.

Entre el millón de personas asesinadas se incluyen 3 obispos, 123 sacerdotes y más de 300 religiosos.

Cientos de personas habían sido quemadas vivas en Butare, ciudad cercana a Kibeho.

‍Más de dos millones (un tercio de la población) huyó hacia el Zaire,

y el cólera y la malaria hicieron estragos en los campos de refugiados.

Miles de cadáveres yacían sin sepultura por todas partes, muchos de ellos decapitados;

cientos de cadáveres fueron echados al rió Kagera ensangrentando sus aguas.

LA ADVERTENCIA DE MARÍA SOBRE LA MASACRE

El 19 de agosto de 1982 la Virgen se apareció a jóvenes de Kibeho y todas la vieron muy triste y sumamente contrariada.

Ella llora y las videntes lloran con Ella y tiemblan.

Más de una vez se las ve caer pesadamente.

Las apariciones duraron, ininterrumpidamente, más de ocho horas.

Ella les mostraba imágenes terroríficas del futuro.

Personas que se mataban entre ellas, terribles batallas, ríos de sangre,

cadáveres abandonados, insepultos, un abismo abierto, un árbol todo de fuego, cuerpos decapitados.

Ese día había 20.000 personas presentes durante el éxtasis.

En la multitud quedó una fuerte impresión de miedo, de pánico, de tristeza.

María advirtió a los videntes que si el pueblo rwandés no se convertía y alejaba del pecado,

el odio y la corrupción, una masacre iba a azotar a la Nación.

Todo esto ocurrió 12 años antes de la masacre de 1994.

E incluso se escribieron libros y filmaron documentales referidos a estas visiones escalofriantes,

antes de que la realidad confirmase las profecías que el Cielo realizó allí.

LA SITUACIÓN DE KIBEHO

Para apreciar la magnitud de los acontecimientos que tuvieron lugar en Kibeho, se necesita un poco de perspectiva.

El pequeño pueblo de montaña, Kibeho, se encuentra en la provincia meridional de Rwanda,

un país en el lado oriental del continente bordeando Somalia.

‍Considerado uno de los países más pobres de África,

Rwanda tiene un estimado de 65% de las personas que viven en la pobreza.

Entre 1980 y 1981, los católicos en los pueblos en todo Rwanda eran humillados.

Casi todas las estatuas de la Virgen María en exhibición fueron desmembradas, destruidas o robadas.

La gente dejó de rezar el Rosario, creyendo la propaganda de que “la devoción era anticuada”.

El clero llegó a estar tan frustrado que se dieron por vencidos tratando de guiar a sus parroquias.

Ya no se animaba a rezar el rosario, y, por tanto, la Santísima Virgen fue casi olvidada.

Entre 1981 y 1989, varios videntes tuvieron encuentros frecuentes con la Santísima Virgen María.

La que se reveló como “Nynia wa Jambo”, que significa “Madre del verbo”, que es sinónimo de “Umubyeyi w’Imana”, que significa “Madre de Dios”

Sin embargo, después de extensas pruebas y evaluaciones de los médicos y las autoridades de la Iglesia Católica aprobaron y aceptaron,

sólo a los tres primeros videntes:

Alphonsine Mumureke, Nathalie Mukamazimpaka y Marie-Claire Mukangano.

Quienes asistían a la escuela secundaria de Kibeho que atendía a 120 alumnas, una escuela de chicas a cargo de tres monjas católicas.

‍Los mensajes de la Santísima Virgen, similares a los de Fátima,

son llamamientos urgentes para el arrepentimiento y la conversión de los corazones.

Era una evaluación de la conducta moral del mundo, el profundo dolor de la Santísima Madre

por la desobediencia de todos los hijos a Dios, independientemente de la religión.

Y el llamado a la oración y conversión antes del Juicio Universal, (EL AVISO) que se expresa en varias ocasiones vendrá pronto.

‍También habla del valor del sufrimiento, diciendo:

“Nadie va a llegar al cielo sin sufrir.”

Al igual que los niños de Fátima, Alphonsine, Nathalie y Marie-Claire fueron ridiculizadas y atormentadas.

Incluso Marie-Claire fue inicialmente la crítica más abierta, antes de que comenzaran sus propias visiones.

ALPHONSINE, NATHALIE Y MARIE-CLAIRE

El 28 de noviembre de 1981,  Alphonsine fue la primera en ver a la Santísima Virgen.

La noticia se extendió por toda Kibeho.

La escuela comenzó a preocuparse de los efectos negativos que las acciones Alphonsine podrían tener en la escuela y el pueblo.

Las personas comenzaron a viajar a Kibeho, con la esperanza de ver un milagro.

Sin embargo, en la escuela, nadie creía que la chica estuviera viendo nada.

Uno de los sacerdotes de la escuela dio a Marie-Claire el estímulo,

para promover el abuso físico de Alphonsine, durante sus apariciones en un esfuerzo por disuadirla.

Maria-Claire organizó un grupo de chicas que tiraban del pelo de Alphonsine, pellizcaban su piel, gritaban en sus oídos,

ponían una linterna brillante en sus ojos, durante la aparición.

‍Pero nada hizo a Alphonsine parpadear, encogerse o tener una mueca de dolor.

Después de los esfuerzos, las niñas no pudieron exponer a Alphonsine como un fraude,

el mismo sacerdote se acercó Alphosine durante una aparición y le clavó una aguja en el brazo.

Una vez más, no hubo respuesta.

Irónicamente, en kinyarwanda, la lengua nativa de Rwanda,  el apellido de Alphonsine,

Mumureke, significa “déjala en paz, ella dice la verdad”.

CON EL TIEMPO, LA PRESIÓN FUE DEMASIADO PARA ALPHONSINE

Alphonsine pidió a la Virgen si podía aparecer a más niños para que le creyeran.

Así, el 12 de enero de 1982, la Santísima Virgen comenzó a aparecer a Nathalie,

que sólo hizo poner a Marie-Claire mas enojada y decidida a exponer a las niñas como fraude.

Sin embargo, la Virgen tenía planes para el émulo del “incrédulo Tomás”,

y el 2 de marzo  de 1982, la Virgen eligió a Marie-Claire como tercera vidente.

Ahora Marie-Claire estaba llena de vergüenza y humildad.

En una de las primeras visiones, Marie-Claire tuvo un mensaje, para el mismo sacerdote quien la animó a atormentar a Alphonsine.

Se acercó al sacerdote y le dijo:

“La Santísima Virgen me dijo que le dijera,

que usted ha estado atormentando injustamente a sus hijas y que debe hacer penitencia.

Ella quiere que se arrodille esta noche, con los brazos abiertos a Dios y rece el rosario tres veces”.

El sacerdote consideró la declaración de Marie-Claire como insolencia,

y la llamó mentirosa.

Él ordenó que se quedara en su dormitorio hasta la mañana, cuando iba a administrarle el castigo.

‍Esa noche, antes de ir a la cama, el sacerdote recordó el mensaje de la Santísima Madre.

Aunque no creía en estas apariciones, no vio nada de malo en decir algunos rosarios adicionales.

‍Sin decirle a nadie, cerró todas las cortinas para que nadie lo viera,

y oró al igual que la Virgen había instruido.

Cuando terminó de orar, él puso el rosario en la mesa de noche, colocó algunos libros y revistas arriba del rosario,

y cerró el cajón.

Al día siguiente, cuando el sacerdote se reunió con Marie-Claire para anunciarle su castigo,

ella saludó al sacerdote con otro mensaje diciendo:

que la Virgen estaba complacida de que él orara la noche anterior como le pidió.

Sin embargo, la Virgen quería que el sacerdote supiera,

que nunca debía lanzar su rosario en un cajón y cubrirlo con libros y revistas.

Ella dijo que el rosario debe estar con él en todo momento,

y que hay que rezarlo todos los días.

A partir de ese momento en adelante, el sacerdote se humilló y se convirtió en un creyente de las apariciones.

LA SANTÍSIMA VIRGEN PERMITIÓ A LOS VIDENTES VER EL FUTURO

El 19 de agosto de 1982, la Virgen dio a las chicas visiones que ahora se cree que han sido una profecía del genocidio de Rwanda.

Con testigos presentes, las videntes gritaron con horror lo que vieron en una visión.

ATTENTION EDITORS – VISUAL COVERAGE OF SCENES OF INJURY OR DEATH FILE PHOTO: A Rwandan refugee girl stares at a mass grave where dozens of bodies have been laid to rest July 20, 1994. REUTERS/Corinne Dufka/File Photo PLEASE SEARCH “FROM THE FILES – THE 25TH ANNIVERSARY OF THE RWANDAN GENOCIDE” FOR ALL PICTURES.

Árboles en llamas, un río de sangre que fluye con cadáveres que habían sido decapitados

y las extremidades de las personas flotando.

Nuestra Señora advirtió a las niñas que el mundo está “al borde de la catástrofe.”

El relato exacto de su visión se registró la siguiente manera:

“Un río de sangre, gente que se mata entre sí, cadáveres abandonados sin nadie para enterrarlos.

Un árbol todo en llamas, cuerpos sin cabezas.

Había llantos y gritos”.  

En diferentes momentos, los siete videntes de Kibeho experimentaron esta visión horrible.

Ellos vieron un río de sangre que se formaba porque la gente se estaba matando entre sí indiscriminadamente.

“Los cadáveres, algunos sin cabeza, estaban esparcidos por todas partes y eran tan numerosos que no podían ser enterrados.”

Rwanda se compone de dos tribus predominantes: hutus y tutsis.

El 6 de abril de 1994, después de que el avión del presidente hutu Hamyarimana se estrelló,

la violencia contra los tutsis comenzó casi instantáneamente.

Impulsado por los extremistas hutus que culpaban a la minoría tutsi de los problemas sociales, económicos y políticos del país,

en menos de 100 días, los hutus  masacraron sistemáticamente entre 800.000 y 1 millón de tutsis, o cualquier simpatizante de los tutsis.

‍Ellos desmembraron y mutilaron salvajemente a sus víctimas.

‍Para degradar aún más a los tutsis, los extremistas hutus no permitían que los tutsis muertos fueran enterrados.

Sus cuerpos fueron dejados en donde fueron asesinados, a la intemperie, para ser comidos por ratas y perros.

¿POR QUÉ LA “MADRE DEL VERBO” SIGUE SIENDO PERTINENTE EN LA ACTUALIDAD?

El mensaje que la Virgen dio a Marie-Claire el 27 de marzo de 1982 fue el siguiente:

“Si ahora estoy actuando en la parroquia de Kibeho no quiere decir que esté preocupada sólo por Kibeho

o por la diócesis de Butare y por Rwanda, o por el conjunto de África.

El mundo es malo.

El mundo se precipita hacia su ruina.

Está a punto de caer en un abismo.

El mundo está en rebelión contra Dios.

Muchos pecados son cometidos.

No hay amor ni paz.

Si ustedes no se arrepienten y convierten sus corazones, todo caerá en un abismo”.

Nada ha cambiado en esta tierra desde que las visiones de Kibeho terminaron en 1989.

Una forma de orar por los pecados del mundo, que pidió María, es rezar la Coronilla de los Siete Dolores.

Cada grupo de siete se inicia con un Padre Nuestro, como en el Rosario regular.

‍Algunas personas comienzan con un acto de contrición, pues la devoción tiene un aspecto penitencial.

También como el rosario regular, los grupos de siete Ave Marías son una ocasión para meditar sobre los “misterios”

– en este caso, los Siete Dolores de María, que se enumeran a continuación:

Primer Dolor: La profecía de Simeón. Lectura: Lucas 2:25-35.

Segundo Dolor: La huida a Egipto. Lectura: Mateo 2:13-15.

Tercer Dolor: El Niño Jesús perdido en el Templo. Lectura: Lucas 2: 41-50.

Cuarto Dolor: María encuentra a Jesús cargando la cruz. Lectura: Lucas 23: 27-29.

Quinto Dolor: María al pie de la cruz de lectura: Juan 19: 25-30.

Sexto Dolor: María recibe el cuerpo de Jesús. Lectura: Salmo 130.

Séptimo Dolor: Mary testigo del entierro de Jesús. Lectura: Lucas 23: 50-56.

LA HISTORIA VUELVE A REPETIRSE CON EL ESTADO ISLÁMICO

El 7 de abril en todo el mundo conmemora el Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio en  Rwanda,

que fue instituido por las Naciones Unidas como evento anual.

Recuerda que durante un período de 100 días entre abril y junio de 1994, un estimado de 800.000 a 1 millón de rwandeses fueron asesinados.

‍En su intervención en el primer día conmemorativo, el 7 de abril de 2004, el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan,

dijo que los líderes mundiales necesitan reconocer su responsabilidad por no haber hecho más para prevenir o detener el genocidio.

Pero, los líderes políticos, los gobiernos nacionales y los organismos internacionales,

¿Realmente aprendieron las lecciones del genocidio de  Rwanda?.

‍En  Rwanda en 1994 y en ahora en las zonas controladas por ISIS de Irak y Siria desde 2014,

la comunidad internacional se ha negado a actuar para detener el genocidio.

Sin embargo, esta es una obligación legal internacional bajo la Convención sobre el Genocidio 1948.

Hace 36 años, cuando comenzó el genocidio de Rwanda,

la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para  Rwanda se negó a reconocer la criminalidad que estaba teniendo lugar.

Gran parte de la comunidad internacional estuvo de acuerdo con esto, mientras la matanza continuó sin obstáculos.

Sólo después de seis semanas, la ONU admitió que tenía lugar un genocidio.

Sin embargo, nadie actuó y la matanza de los tutsis continuó durante el verano.

¿Vino la Santísima Virgen solamente para avisar del genocidio de  Rwanda,

o fue un aviso general para todas las atrocidades similares?

A EL IMPERIO DEL MALIGNO 4


CUMPLIMIENTO

Por qué promover el Aborto es Clave, para los que quieren Controlar el Mundo

A las mujeres occidentales se les manipuló para reclamar el aborto con argumentos hedonistas,

como una etapa para producir la despoblación mundial,

reducir la población a ghettos en mega-ciudades y llegar a un Gobierno Mundial que controlará a toda la Humanidad.

Está en marcha un plan para cambiar el diseño de la civilización.

Bajar la cantidad de población, meterla en mega-ciudades y regirlas por un único gobierno mundial.

Con las excusas del perjuicio al medio ambiente, el calentamiento global, la falta de alimentos, la inseguridad…

La REALIDAD sobre los AMOS DEL MUNDO.

Hay una elite que quiere dominar el mundo para evitar la oposición.

Y definió al hombre como su enemigo.

Algo que podemos leer en el apocalipsis cuando dice que el Dragón,

enfurecido contra la mujer y no pudiendo contra Ella, se dirige contra sus hijos (Ap. 12, 13-17).

Así que su meta es bajar la cantidad de población en la Tierra.

Y para llevar adelante este plan, la elite se alía con diversos grupos que no comprenden el plan global o no quieren comprenderlo.

Con algunos se alía en el tema ecológico, con otros se alía respecto al calentamiento global,

con otros en la construcción de mega ciudades, con otros en el tema de la vigilancia, con otros en el aborto, etc.

LA GRAN MANIPULACIÓN QUE LA MAYORÍA NO PERCIBE

Una tentación frecuente es pensar que el tema del Aborto,

es consecuencia de una reclamación de las mujeres a tener dominio de su cuerpo, como ha dicho la propaganda.

Y que nada tiene que ver con un mundo gobernado por burócratas y las elites económicas de forma centralizada.

No es así, a las mujeres occidentales se les manipuló para reclamar el aborto con argumentos hedonistas.

Como una etapa para producir la despoblación mundial,

reducir la población a ghettos en mega-ciudades y llegar a un gobierno mundial que controlará a toda la humanidad.

Esto no es una teoría conspirativa, sino que es lo que están proclamando los propios agentes que ya se está haciendo.

‍Claro que nadie lo dirá de esta forma sino que hablarán de cada tema por separado.

Viéndolo así muchas cosas radicales que pasan en el mundo comienzan a tener sentido.

‍Porque este planteo no se inmuta ni tiene cambios

cuando aparece la información de que la población del mundo ya dejó de crecer y hace dos décadas que las temperaturas del mundo no suben.

‍En realidad estas terminan siendo excusas para llegar a la meta de un Gobierno Mundial unificado en pocas manos.

Con la EUTANASIA le niegan al ALMA el purificarse en su cuerpo mortal, AUMENTÁNDOLE en proporción de uno a mil, el sufrimiento espiritual del Purgatorio o el NIVEL DE DOLOR EN EL INFIERNO…

PIDEN LA REDUCCIÓN MASIVA DE LA POBLACIÓN

En un informe publicado en abril de 2012 por la Royal Society titulado la gente y el planeta,

estos elitistas con sede en Reino Unido, piden la reducción masiva de población y la des-industrialización de Occidente.

Sin embargo, empapado en eufemismos, el informe no puede ocultar sus connotaciones siniestras.

Listado entre sus “recomendaciones clave” el informe propone una serie de medidas similares a la que propuso recientemente el MIT,

en el que llama una drástica reducción de la población.

Inmediatamente después de la Royal Society, nada menos que Paul Ehrlich regurgitó su propia fantasías eugenésicas.

El periódico Guardian informó que Ehrlich, quien contribuyó al informe, apoya con entusiasmo sus conclusiones.

En cuanto a la redistribución de la riqueza, Ehrlich es bastante directo acerca de su opinión sobre el asunto:

Ellos (población y recursos) se multiplican juntos.

Usted tiene que tratar con ellos juntos.

Tenemos un consumo excesivo de los ricos y muy poco entre los pobres.

Pacto con Lucifer a cambio de poder, dinero y fama

Esto implica que algo que vamos a tener que hacer, es de alguna manera, redistribuir los recursos de los ricos a los pobres.

¿Cuántos de nosotros se pueden soportar depende de los estilos de vida”, dijo Ehrlich.

“Se nos ocurrió que 1,5 a 2 mil millones porque usted puede tener grandes ciudades activas y desierto.

Si queremos un mundo donde todos tengan un espacio mínimo y comida y todo el mundo se mantenga con vida,

podría soportar a largo plazo a unos 4 o 5 mil millones de personas.

Pero usted ya tiene 7 mil millones.

Así que tenemos que humanamente y tan pronto como fuera posible, hacer una contracción de la población”.

Entonces Ehrlich desempeña las cuerdas del arpa de miedo, haciendo más veladas amenazas de muerte:

“La pregunta es: ¿Se puede pasar por encima sin un desastre, como una plaga mundial o una guerra nuclear entre India y Pakistán?

Si seguimos a este ritmo, va a haber diversas formas de desastre.

Algunos desastres de movimiento tal vez lento, en la medida que las personas que reciben los desastres estarán cada vez más hambrientas,

O serán catastróficos.

Porque cuanta más gente haya, mayor será la posibilidad de que algún virus extraño se transfiera de animales para las poblaciones humanas.

Y podría haber una gran mortandad”.

CONTROLAR LA ECONOMÍA JUNTO CON EL MEDIO AMBIENTE

“Las economías más desarrolladas y las emergentes deben estabilizarse.

Y luego reducir los niveles de materiales de consumo a través de mejoras en la eficiencia del uso de recursos.

Incluyendo: reducir los residuos, inversión en recursos sostenibles, tecnologías e infraestructuras.

Y disociar la actividad económica de forma sistemática del impacto ambiental”.

En términos de la Royal Society: “disociar sistemáticamente la actividad económica del impacto ambiental”

Es en realidad una reformulación del Plan de la Agenda 21 para poco a poco des-industrializar el Occidente.

Así como la creación de megalópolis en la que puede estar la mayor parte de la población mundial, encerrados para hacerlos más manejables.

O, lo que la Royal Society llama “el potencial de la urbanización para reducir el consumo de material.”

GHETOS MASIVOS

En una declaración publicada por “Planeta bajo presión” en el período previo a la “Cumbre de la Tierra” 2012,

los científicos pidieron varias ciudades densas con el fin de mitigar el crecimiento de la población mundial.

De acuerdo con un artículo de MSNBC uno de los científicos al hablar sobre las poblaciones humanas en el mundo, declaró:

Ciertamente no queremos pasear por el campo.

‍Queremos salvar a la tierra para vivir de cerca la Naturaleza [juntos]”.

Insistiendo que la población mundial debe ser encerrada dentro de megaciudades,

la élite se da cuenta de que si al rebaño es preciso gestionarlo se necesitan paredes con espesor.

‍Y mediante la construcción de estos muros, las masas puedan ser más fácilmente llevadas a seguir esto.

Michail Fragkias científico involucrado en “Planeta bajo presión”, dijo a MSNBC que:

“la respuesta (al crecimiento de la población) son las ciudades más densas.

Si las ciudades se pueden desarrollar en altura y no en anchura sería mucho más preferible y ambientalmente no perjudicial”.

Las personas que saben algo de historia, saben que la creación de las mega-ciudades en las que las masas pueden ser detenidas y encerradas,

es idéntico al principio nazi del “ghetto” como un medio de gestión de masas.

‍Cada estudiante de historia también puede saber, qué pasa con esas masas poco después.

Dios nos creó para ÉL y la Naturaleza la SUJETÓ a su dominio…

EL ANTROPOCENO,

CUANDO EL HOMBRE SE HACE INDEPENDIENTE DE LA NATURALEZA

Algunos de los organizadores de “Planeta bajo presión” están fundando su petición,

en la idea de que nosotros (la humanidad) ha entrado en el “Antropoceno”.

Una nueva era geológica en la que los seres humanos, NO las condiciones naturales, 

son los principales impulsores de los procesos geológicos y meteorológicos.

Citando un sitio web dedicado a este concepto , Martin Rees de la Royal Society declaró en la conferencia:

“Este siglo es especial en la historia de la Tierra.

Es la primera vez que una especie – la nuestra – tiene el futuro del planeta en sus manos”, informó la agencia de noticias AFP.

¡Insólito! Planned Parenthood dice que vender órganos de bebés abortados, salva vidas y alivia el sufrimiento.

“Hemos inventado una nueva era geológica: el antropoceno”, afirmó.

Esto hace eco a otro científico, profesor de la Universidad de Colorado, que en los Últimos Tiempos,

también menciona esta nueva era en relación con una solicitud de control de la población , cuando declaró:

Ahora, los científicos hablan de una mayor demanda de la humanidad

y los impactos en el mundo como el alumbramiento de una nueva era geológica: el antropoceno.

Tal apropiación egoísta y destructiva de los recursos de la Tierra sólo puede ser descrito como genocidio entre especies”.

Además, el profesor dijo:

Acabar con el crecimiento de la población humana es casi seguro que es una condición necesaria (pero no suficiente)

para la prevención del cambio catastrófico del Clima Global.

En efecto, reducir significativamente el número de humanos actuales puede ser necesario para ello”.

La convocatoria de las ciudades compactas, llenas hasta el tope con seres humanos, es parte de la agenda de despoblación de la ONU.

Dentro de estas propuestas de mega-ciudades, a los seres humanos se les convocará a utilizar la tecnología RFID para que puedan ser mantenidos bajo control.

El resto del mundo, el “campo”, como uno de los científicos dijo a MSNBC, está reservado para la élite.

PROGRAMAS MASIVOS DE ABORTO

Además de la convocatoria a ciudades más densas, el informe de la Royal Society, también hizo hincapié en que:

“la salud reproductiva y los programas voluntarios de planificación familiar,

necesitan urgentemente un liderazgo político y un compromiso financiero, tanto a nivel nacional como internacional.

‍Esto es necesario para continuar con la tendencia a la baja de las tasas de fertilidad,

especialmente en países donde la necesidad insatisfecha de anticoncepción es alta”.

“La salud reproductiva” es un término amplio que incluye abortos (tanto pre-y post-natal),

drogas para abatir la fertilidad y otros medios de reducir la fertilidad.

El informe claramente refunde el viejo mantra (invocar a una divinidad) de que las personas son perjudiciales para la Tierra…

Y por lo tanto el número de humanos debe reducirse si la tierra quiere sobrevivir.

Aunque el informe afirma que:

la historia ha mostrado que la población puede crecer lentamente sin coacción”, y continúa diciendo que “el tiempo es la esencia”.

“Las altas tasas de fecundidad pronto declinarán las poblaciones y rápidamente llegarán a su máximo.

Las políticas y las inversiones que se harán en las próximas décadas,

influirá en que la población se desplace hacia el límite superior o inferior de la población proyectada para el resto del siglo”, continúa diciendo el informe.

TODO BAJO UNA ÚNICA CABEZA GLOBAL, LA META ÚLTIMA

Otra recomendación fundamental:

“La población y el medio ambiente no deben ser considerados como dos temas separados.‍

EL ABORTO ES UNA OFRENDA A SATANÁS…

Los cambios demográficos y las influencias sobre ellos, deben tenerse en cuenta en el debate económico,

y ambiental en la planificación en las reuniones internacionales”.

El informe también destacó que la Educación debe estar enteramente bajo control de la ONU:

“A fin de cumplir con los objetivos acordados previamente para la educación universal,

los responsables de políticas educativas, en los países con baja asistencia escolar, tienen que trabajar con los donantes internacionales.

Y las organizaciones, como la UNESCO, el FNUAP, el UNICEF, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Educación para Todos.

Las barreras financieras y no financieras, se deben superar para lograr una alta calidad de la educación primaria y secundaria, para todos los jóvenes del mundo.

Lo que garantiza la igualdad de oportunidades para las niñas y los niños.”

YA ESTÁ EN MARCHA AVANZADA EL PROYECTO

En 2004, el profesor emérito de física en la Universidad Estatal de California, Roger Dittmann,

declaró que todas las políticas relacionadas con la Agenda 21 deben llevarse a cabo,

con el objetivo de reducción de la población mundial y el control de la población.

“La gran declinación”, el profesor ansiosamente añadió, “ya ha comenzado.”

LA GRAN DECLINACIÓN, YA HA COMENZADO

En su presentación el Desarrollo Sostenible, el Nuevo Orden Internacional de la Ciencia y la Reforma de la ONU 

Dittmann da su propia definición del término “desarrollo sostenible”

El desarrollo economico (y otros) lleva a la reducción de la población hacia un nivel óptimo para la maximización de la calidad de vida,

es decir, un desarrollo ambientalmente benigno que reduce la tasa de natalidad”, Dittmann explica en la página 14 de las notas de su conferencia.

Por otra parte, el profesor emérito escribe sin rodeos que

“La Gran Declinación ya ha comenzado” (página 17).

Con el fin de facilitar la declinación, el profesor propone (página 18) la gobernanza global para asegurarse de que las directivas serán de aplicación universal.

“Dado que este es un esfuerzo global, requiere una organización global, tanto gubernamental como popular”, escribe.

EL LLAMADO A LOS AGENTES DEL NUEVO ORDEN

La presentación de Dittmann en sus notas, también exige un nuevo “orden internacional científico”

para asegurarse de que toda la comunidad científica está armada y lista para poner en práctica reducción de la población mundial.

Dittmann:

No sólo la gente requiere organización acerca de sus múltiples identidades  (incluyendo académicos, profesionales y científicos),

necesitan afiliación internacional, incluso supranacional, frente a un adversario común”.

Este adversario común – en el espíritu del Club de Roma de 1993 La Primera Revolución Global – los autores afirman:

“En la búsqueda de un nuevo enemigo que nos una,

se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, el hambre

y cosas por el estilo encajarían en el proyecto…

Todos estos peligros son causados por la intervención humana,

y sólo a través de un cambio de actitud y comportamiento pueden ser superados.‍

El enemigo real entonces, es la propia Humanidad”.

Para ilustrar que en el caso del profesor Roger Dittmann no estamos tratando con un científico loco aislado en un sótano de laboratorio,

su propio curriculum vitae será suficiente para comprobar quien es.

Fuente: Foros de la Virgen María

A EL IMPERIO DEL MALIGNO 1


CUMPLIMIENTO

EL OSCURO GOBIERNO MUNDIAL PARALELO,

QUE DESCUBRIÓ UN ENVIADO DEL PAPA EN LA ONU

El P. Schooyans nos revela la transformación de la ONU, defensora tradicional de los derechos humanos, en lo que es hoy, la principal promotora del Nuevo Orden Mundial.

No está claro si la iniciativa de investigar a la ONU partió de Juan Pablo II.

Que le pidió al Padre Michel Schooyans demógrafo belga, filósofo y teólogo sentarse en la ONU e investigar lo que sucedía allí.

O si partió la idea de este sacerdote y Juan Pablo II lo envió.

Pero el resultado es el mismo.

De esta investigación emergió un libro publicado en Europa.

Que se comenta – no lo hemos podido confirmar – que todo su tiraje fue comprado por alguien que no quería que se difundiera.

Fue luego publicado en el 2001 en inglés The Hidden Face of the United Nations.

Y actualmente lo vende Amazon que dice tener 11 ejemplares de él.

También fue publicado en español en México en el 2002 con el título “La cara oculta de las Naciones Unidas”, pero está agotado.

Se trata de un libro peligroso para el Nuevo Orden Mundial.

Porque los católicos podrían acceder a una información sobre la ONU que nunca han oído y nadie jamás les dijo, salvo algún sacerdote del tipo francotirador.

‍El P. Michel Schooyans sustituye en su libro lo que alguna vez fue una noble imagen de las Naciones Unidas con una aterradora realidad.

Un plan para formar un nuevo orden mundial basado en una visión, que él define como satánica, de los “nuevos derechos del hombre”.

Muchos de éstos, en áreas tales como la homosexualidad, la eutanasia, la pedofilia, el divorcio y la prostitución.

Unos han sospechado durante mucho tiempo la verdad sobre de las Naciones Unidas, con su fachada de dedicación a la paz, el progreso y la prosperidad.

Pero al inicio del milenio, este sacerdote católico, miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales del Vaticano

y profesor en prestigiosas Universidades, ha puesto de manifiesto la transformación de esta organización.

La alguna vez prometedora para las naciones, devino en una máquina para la destrucción de las soberanías nacionales.

Y trabaja para su sustitución por un Nuevo Orden.

Una cultura mundial basada en una visión maligna de los “nuevos derechos del hombre”.

Quince años después lo que halló el P. Michel Schooyans parecería que se ha venido confirmando.

Y aún así está absolutamente oculto para la mayoría de los católicos; por eso queremos compartirlo.

‍Desde que Michel Schooyans escribió el libro, pasaron tres Papas y ninguno de ellos ha salido a hablar directa y claramente de esta vinculación, sino solo alusivamente.

Por lo que debe haber habido una decisión de no confrontar poderes en este momento o quizás porque se sabían sin suficiente poder de comunicación.

Es un tema para reflexionar y discernir.

Libros del Padre Schooyans se pueden bajar en ,pdf aquí.

Padre Michel Schooyans

‍MICHEL SCHOOYANS NO ES UN PENSADOR MARGINAL

En 1997 el entonces cardenal Joseph Ratzinger escribió el prólogo de un libro de Michel Schooyans titulado:

El Evangelio: Confrontando el Desorden del Mundoque es una especie de manifiesto Católico antiglobalización.

Y todos conocemos a Ratzinger y sabemos que no prologa a cualquier persona ni cualquier obra.

El Cardenal Ratzinger denunció en el prefacio al Nuevo Orden Mundial

En concreto utilizando la terminología “nuevo orden mundial” como más o menos la culminación del marxismo.

Él va a decir que el cristiano está “obligado a protestar” contra esto y que el Nuevo Orden Mundial no puede “reducir la libertad al silencio”.

En una parte del prólogo dice Ratzinger:

Bajo el nuevo título de Orden Mundial, estos esfuerzos adquieren una configuración que cada vez se relacionan con la ONU

y sus conferencias internacionales, especialmente las de El Cairo y Beijing

Que revelan una filosofía del hombre nuevo y del mundo nuevo, en su esfuerzo por trazar formas de llegar a ellos.

Esta filosofía recomienda no preocuparse por el cuidado de los que ya no son productivos ni da alguna esperanza de una vida de calidad.

Se recomienda reducir el número de participantes en la mesa de la humanidad, para que la llamada felicidad, ya adquirida por algunos, no sea tocada.

El carácter típico de esta nueva antropología, que está en la base del Nuevo Orden Mundial,

se revela sobre todo en la imagen de la mujer, en la ideología del “empoderamiento de las mujeres“, propuesta en Beijing.

El objetivo es la autorrealización de las mujeres para quienes los principales obstáculos son la familia y la maternidad.

Esto debe desaparecer antes de la “equidad y la igualdad de género”, antes de que se realice un ser humano indistinto y uniforme,

en cuya vida la sexualidad no tendría otro significado que la voluptuosidad.

DE DEFENSORA DE LOS DERECHOS TRADICIONALES

A CREADORA DE NUEVOS DERECHOS

El P. Schooyans nos revela la transformación del original reconocimiento de una ONU, defensora tradicional de los derechos humanos,

con la “Declaración Universal de los Derechos del Hombre” de 1948, hasta hoy que en palabras del autor, se ha llegado a una

reinterpretación perversa de los derechos del hombre que opera bajo la influencia del voluntarismo.

La oposición a los Estados soberanos.

El establecimiento de una inquisición laica al amparo de la tolerancia.

Y el uso de la ley para “legitimar” la violencia.

Los resultados de esta disminución del hombre, expulsado de ser el dueño de la Tierra, pone los derechos humanos sobre la base de la fuerza física.

De modo que “los derechos del animal fuerte son superiores a los del hombre débil”

COMO SE DIBUJA EL CONSENSO

PARA QUITAR EL PODER A LOS ESTADO NACIONALES

Recientes conferencias internacionales se han ocupado de aplicar una nueva norma política – en El Cairo en 1994, Beijing en 1995, y en Nueva York en 2000, entre otras.

Siendo marcadas por “recurrir a un consenso”, sobre la que el autor comenta:

Este consenso convoca constantemente, de modo engañoso, a anular la legislación nacional que continua basándose en la objetividad de los derechos del hombre, típica de la tradición clásica.

Por esto, la legislación nacional, está cada vez más y más arrinconada para parecer falsa en relación con estas “conclusiones”, planes secretos y otros planes de acción”.

El Padre Schooyans ilustra el resultado ominoso:

“El consenso se obtiene en las asambleas internacionales gracias a las organizaciones no gubernamentales que hacen un buen trabajo de cabildeo.

En esta partitura, el premio va para la Federación Internacional de Planificación de la Familia, defensora especialmente del aborto.

Luego de este consenso se presiona a las naciones para que puedan ‘ser fieles a sí mismas’ para firmar pactos o convenios sobre esos asuntos y programas de acciones consensuadas.

Una vez ratificados, estos instrumentos jurídicos tendrán fuerza de ley en las naciones participantes”

El Padre Schooyans cita algunos ejemplos de conflicto entre tales consensos promovidos por la ONU y las leyes nacionales.

Uno de ellos el reconocimiento de Gran Bretaña del derecho de los padres a decidir si sus hijos deben o no deben asistir a las clases de educación sexual,

y la trayectoria de la ONU hacia los derechos del niño.

LOS NUEVOS DERECHOS CREADOS POR LA ONU

El autor ve la marcha hacia una nueva ética creada por unos “nuevos derechos” en áreas tales como:

la homosexualidad, la eutanasia, la supresión de la supervisión de los hijos, la pedofilia, el divorcio, la prostitución

y cómo éstos se dirigen hacia la sacralización civil de la violencia”.

El final de este “viaje neo-nietzscheano”, advierte, será la reconversión de la violencia individual por la violencia institucional.

Por su propia naturaleza, esta misma “nueva ética” será intolerante.

Ya que debe ser así para poder procurar la uniformidad social y hacer individuos unidimensionales”.

LA DEIFICACIÓN DE LA TIERRA Y LA SUSTENTABILIDAD ECOLÓGICA

El Padre Schooyans culpa la falsa idea de derechos humanos que tiene la ONU a la determinación de éste organismo mundial a “deificar la Tierra y desacralizar al hombre”.

La Carta de la Tierra de 1992, según el autor, refleja un cientificismo evolutivo que acepta al hombre como un producto de la evolución

e ignora su capacidad de preguntarse e indagar sus significados.

Incluyendo los de su propia existencia: Vida, muerte y necesidad de libertad.

Contrariamente, la Carta subordina al hombre a una “ecología imperativa”, que excluye toda discusión del por qué las cosas existen.

Por tanto, cierra el debate a favor de una evolución puramente materialista.

Todo esto está en manos del Consejo de la Tierra y de la Cruz Verde, dos organizaciones no gubernamentales.

Su éxito, Fr. Schooyans señala, se dirige a dejar sin efecto la concepción realista de los derechos del hombre”.

LA BÚSQUEDA DEL ABSOLUTISMO

El siguiente paso hacia un absolutismo que terminará con todo el reconocimiento del individualismo es la propuesta de los burócratas de la ONU

de “Instrumentos jurídicos adecuados que eviten el control nacional”.

Uno de éstos “instrumentos jurídicos” previsto por el autor ya existe: la Corte Penal Internacional (CPI).

‍El Padre Schooyans advierte que bajo la presión de las feministas y / o homosexuales radicales,

la competencia de este tribunal podría extenderse a ‘delitos’ concernientes a los llamados “nuevos derechos del hombre ‘obtenido por medio de “consensos”.

Es fácil ver que la Iglesia Católica o sus obispos pudieran ser arrastrados ante este tribunal y condenados por negarse a “ordenar” a las mujeres

o por continuar enseñando la inmoralidad de lo que significan las prácticas homosexuales.

Ya es creciente la condena judicial para aquellos que hablen públicamente de la visión bíblica y católica sobre la homosexualidad, como desordenada.

El Padre Schooyans prevé ya, el sometimiento a los opositores del aborto, la homosexualidad y la eutanasia a un posible juicio ante jueces de este tribunal.

Señala además una resolución de 26 de noviembre de 2000 de la Comisión de la ONU de los Derechos del Hombre para crear el cargo de

Representante Especial del Secretario General de la ONU “quien es el encargado de la protección de los defensores de los derechos del hombre”.

En una Declaración sobre los Defensores de los Derechos del Hombre (difundida en marzo, 2000) dice que:

“los nuevos derechos del hombre deben ser promovidos activamente y rápidamente para formar parte de la legislación nacional”.

El autor dice que esto está dirigido en primer lugar a resguardar a los defensores más radicales

de los nuevos derechos del hombre de toda la oposición y ataque.

‍El autor señala que no hay duda que las acusaciones en estas materias corresponderán a la Corte Penal Internacional,

si no se resuelven de forma adecuada en las naciones.

La asociación NAMBLA (una asociación que promueve la pedofilia) ya ha hecho saber que espera aprovechar la protección conferida por la Declaración

sobre los Defensores de los Derechos del Hombre, para protegerse contra los que se oponen a la pedofilia”.

UNA FUERTE PRESIÓN PARA QUE SE ADOPTEN LOS NUEVOS DERECHOS

El Padre Schooyans acusa a los funcionarios de la ONU de presionar para que los “nuevos derechos del hombre” sean adoptados.

‍Incluye los que el autor ve como una reorganización de derecho sexual destacando, entre ellos:

“Las diferencias de roles entre hombres y mujeres en la sociedad no son naturales sino culturales”

“Todo el mundo es libre de elegir su sexo o cambiarlo; las uniones homosexuales tienen el “derecho” a la adopción.

Y las “familias monoparentales, uniones del mismo sexo, como modelos familiares”;

“Legalizar y dar fácil acceso a la anticoncepción en todas sus formas y al aborto”;

“La educación sexual obligatoria sexual para adolescentes…

La libertad sexual para los adolescentes sin el control de los padres...”

LA CREACIÓN DE UNA NUEVA RELIGIÓN DE CONSENSO

El Padre Schooyans identifica el deseo de la ONU de “hacer el paso por la puerta reservada para la conciencia.”

Esto fue revelado, dice el autor, en la reunión de los 1000 líderes mundiales religiosos por la paz,

que son parte de la cumbre del Pacto Mundial de Nueva York en julio de 2000.

El propósito específico de “Unirse a la Iniciativa Religiosa” es la creación de una religión mundial,

para obtener una nueva ética planetaria”.

Todos los proselitismos (esfuerzos de conversión) de cada religión de forma individual estarían prohibidos.

Los “Círculos de la cooperación” podrían difundir que adoptemos una nueva religión panteísta.

‍La reunión de estos líderes religiosos terminó, en palabras del P. Schooyans

“con un elogio de la tolerancia, el agnosticismo, y el relativismo radical mal entendido.”

Comprensiblemente, el Cardenal Francis Arinze, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, no pudo firmar esa iniciativa.

LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ÉLITE SOBERANA MUNDIAL

El Padre Schooyans vio toda la febril actividad del Milenio del año 2000, que incluyó la cumbre de jefes de Estado y de los líderes de las religiones en Nueva York,

como parte de los esfuerzos del secretario general para erigir una

“ONU como un auténtico criadero para una ‘elite’ soberana mundial, y para transformarla

en un lugar de concentración de poder sin precedentes en la historia”.

Esto sostiene autor:

“dejaría a los gobiernos y parlamentos en un papel residual…

‘Compartir la responsabilidad’ es una nueva expresión de trampa explosiva que indica que la ONU ya no se conforma con jugar un papel secundario.

Tiene la intención de ponerse al centro del poder mundial y equiparse, poco a poco,

con todos los aparatos de control que necesite para ejercer lo que cree, es su misión en el Nuevo Milenio”.

Hans Kelsen

LA BASE TEÓRICA DE ESTE MOVIMIENTO ES DE HANS KELSEN

El Padre Schooyans identifica al filósofo-teórico Hans Kelsen (1881-1973) detrás de esta obra arquitectónica de un nuevo absolutismo mundial.

“No es una exageración decir que los conceptos de consenso de los nuevos derechos del hombre, de internacionalismo y de la mayoría de los otros temas que hemos encontrado,

encuentren su fuente en esta teoría de un total derecho racionalista y positivista de la ONU.

Se sabe que Kelsen, probablemente no tenía conocimiento de la perversa utilización que se hizo de su pensamiento en el ambiente de la ONU.

No es menos cierto que el capital de trabajo de Kelsen [Teoría Pura], cuya influencia sigue siendo ejercida sobre los juristas de todo el mundo,

es una guía que no se puede pasar por alto si se quiere entender las tendencias actuales de la ONU.

Eso es tanto más evidente cuando uno se da cuenta que el profesor vienés de Berkeley influyó en la redacción de la Carta”.

Kelsen pone la “norma suprema” más allá de los cuestionamientos, exigiendo obediencia por el deber u obediencia ciega.

‍Kelsen escribe:

Los Estados No conservarán la autoridad (para crear normas) excepto en la medida en que el derecho internacional reserve tal materia.

Por ello se terminará eliminando la libertad de regular leyes nacionales.

Si alguien admite que el derecho internacional sea un orden jurídico supranacional,

los mandatos de los países ya no tendrán autoridad ilimitada”

Y el Padre Schooyans dice:

“Esto explica el papel que se le transferirá a la Corte Penal Internacional.

Dado que ya no habrá forma de identificar los principios generales del derecho.

Le corresponderá al tribunal demostrar el significado de los textos jurídicos y las decisiones consensuadas,

y decir cuál es la interpretación válida.

Las discrepancias en la interpretación serán de ahí en adelante intolerables,

porque arruinarán el orden jurídico y en consecuencia al Estado supranacional…

Las convenciones y pactos ya no aparecerán aquí como acuerdos aprobados de forma libre por los Estados soberanos e individuales.

Sino como un vínculo jurídico que emanará de la voluntad de la organización internacional,

lo que requerirá, a través de las ratificaciones, la obediencia de los Estados”.

El Padre Schooyans comenta que:

“Con tal asombrosa teoría de la ley , estaremos en la presencia de la concentración piramidal de un poder absoluto y sin precedentes en la historia”.

Declara además:

“Se observa, entonces, que el orden jurídico mundial será construido no para el servicio de un tipo imperial hegemónica clásico, sino para controlar la vida.

La norma suprema aquí será el dominio sobre la vida con el fin de llegar, por lo tanto, a dominar a los hombres y a todas las cosas”.

Es fácil ver que para obtener este dominio sobre la vida, es necesaria la destrucción de los verdaderos derechos humanos.

Como el Padre Schooyans explica:

“En los ambientes de la ONU, la destrucción de las Naciones aparece entonces, como un objetivo a ser buscado,

si se quiere definitivamente sofocar la concepción antropocéntrica de los derechos del hombre.

Al poner fin al organismo intermediario que es el Estado Nacional, un Estado mundial centralizado lo reemplazaría.

Manera en que entonces se vendría la llegada de los tecnócratas y otros aspirantes a un gobierno mundial totalitario”.

LA CONSAGRACIÓN DEL DERECHO A LA VIOLENCIA Y A LA MUERTE

El Padre Schooyans ve al aborto, la eutanasia y la esterilización como un esfuerzo para abrirnos a un totalitarismo en todo el mundo.

El autor ve todas estas prácticas como expresión que tiende a convertir la violencia en un derecho, hacia “el don de la muerte”,

como expresión de la voluntad soberana:

“De hecho, en el caso del aborto, en el que un inocente es absolutamente declarado culpable,

es el mal que resulta de una anticoncepción fallida “El obstáculo para un carrera o para la comodidad”.

Un obstáculo inadmisible para nuestra propia libertad; un freno para el enriquecimiento y desarrollo.

La violencia absoluta recae sobre un total inocente.

El inocente debe ser linchado.

En consecuencia, el inocente debe ser designado como víctima, como un chivo expiatorio, e incluso como una víctima inocente.

Y debe ser tratado como tal, con una violencia que lo silenciará y lo hará desaparecer.

Se puede hablar de forma análoga sobre los pobres del Tercer Mundo, a quienes se le quieren esterilizar.

Los deficientes mentales o los enfermos terminales a los que se le quieren practicar la eutanasia;

a los mendigos, los niños de la calle a los que se le quiere disparar como a conejos.

En nombre de los “nuevos derechos del hombre”,

categorías enteras de seres humanos pueden ser condenados a muerte sin que los asesinos cometan homicidio.

Estos seres se ven privados de todos sus derechos y toda protección jurídica esta apartada de ellos”.

No es de extrañar, entonces, que el P. Schooyans informe que,

“La presencia cristiana perturba a la presente ONU, ya que en el dominio de la antropología, la ONU ha rechazado toda referencia a la verdad…

Está claro para todos que la Iglesia no puede admitir que toda referencia a la verdad sea expulsada”.

LA SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA

Muchos de estos horrores visitan la humanidad con la excusa de un “desarrollo sostenible”.

Es decir, restringen la expansión humana en la afirmación que es perjudicial para el planeta.

Como si el hombre estuviera sujeto a la Tierra, en lugar de la Tierra al hombre.

Aquí no hay muchas preguntas para pedirle a los hombres de hoy que se sacrifiquen para conseguir una utopía de un futuro radiante por nacer.

En el nombre de las generaciones futuras, se deben tomar medidas draconianas sin demora,

para restringir el mal causado por las intervenciones humanas en el planeta.

Para recuperar esta “ética del futuro” los ecologistas impregnaron fuertemente ideas de la Nueva Era, exaltando el culto de Gaia.

Ellos concluyeron que los derechos de la Madre Tierra son más importantes que los derechos de estos seres efímeros llamados hombres”.

Las convocatorias sobre el “desarrollo sostenible” que vienen desde las Conferencias de la ONU en Estocolmo en 1972 deben ser vistas bajo esta luz.

‍La Carta de la Tierra exige al hombre

reconocer, no sólo los derechos de la tierra en general, sino también los derechos de los seres vivos, especialmente de los animales.

En breve, el hombre debe aceptar ser sujeto al imperativo ecológico“.

Fuente Foros de la Virgen María:

MI PROJIMO 1


Después de mi conversión, mi alma estaba sedienta de Dios y lo buscaba en donde quiera que mi corazón lo presentía.

Cuando recién comenzaba a trabajar en el Ministerio de Sanación y Liberación, una vez Jesús me dijo:

“Pronto aprenderás que Conmigo, LAS BATALLAS SE GANAN. PERDIENDO…

Cuando estuve viviendo una temporada, en la casa solariega que tenía una de mis hermanas en una ranchería cercana al aeropuerto de Guadalajara en México, Jesús estuvo muy activo…

Con el grupo de Oración de la Renovación Carismática y la dirección del sacerdote del pueblo, el Señor realizó su ministerio, tal como lo hacia cuando caminaba por los senderos del antiguo Israel.

Y llegó un momento en que vinieron muchas personas buscando alivio y sanación a múltiples dolencias.

Fue allí que se perfeccionó  nuestro conocimiento sobre la influencia que nuestros pecados le proporcionan a Satanás. 

Las cadenas para esclavizarnos, someternos y destruirnos, de diferentes maneras.

En las evangelizaciones, Jesús medicaba las almas y las instruía.

Luego mandábamos a los conversos a que se reconciliaran con los Sacramentos y así aumentaba el Rebaño que el Sr. Cura pastoreaba en la parroquia.

Y nosotros siempre aprendíamos algo nuevo.

Las Oraciones de Liberación, las realizábamos siguiendo las instrucciones que nos daba Jesús, con los diferentes Carismas en acción,

que el Espíritu Santo nos proporcionaba al grupo Juvenil de Oración y que constaba de alrededor de 3 adultos y siete jóvenes.

Jesús dirigía a través mío, lo que había qué hacer contando con la asistencia y la ayuda del Cielo entero.

PORQUE CADA EXORCISMO ERA UNA GUERRA

Satanás utilizaba todas las estratagemas para NO soltar a sus presas,  pero el Espíritu Santo nos ayudaba  a bloquear sus argucias y siempre lo vencíamos.

Una de sus tretas favoritas era fingir que ya se habían ido y se escondían. Pero con los Carismas podíamos verlos y además conocíamos sus nombres.

Al nombrarlos adquiríamos un poder especial sobre ellos y les dábamos órdenes específicas, que NO podían ignorar.

Una cosa que me costaba mucho trabajo entender, era porqué cada vez aumentaba la dificultad para vencerlo y nuestros combates eran cada vez más arduos y difíciles.

En los últimos enfrentamientos, NO vacilaba en recurrir a la agresión física, tratando de amedrentarnos.

NO nos obedecía y hacía que las liberaciones fuesen largas y sumamente laboriosas.

Yo me había acostumbrado a que Dios debía ser Obedecido de inmediato  y a que nuestros oponentes NO debían costarnos tanto trabajo…  

Pero las últimas experiencias parecían contradecir todo esto…

Yo acababa de sanar de una tremenda quemadura  y ya estaba otra vez teniendo un combate feroz, donde mi Oponente parecía haberse fortalecido hasta un grado inimaginable.

Un día estábamos orando por un hombre que pesaba más de 200 kg. Él estaba recostado en la cama, mientras los demás orábamos por él.

Los Demonios nos ofrecían una resistencia brutal y hacían gala de su rebeldía profiriendo blasfemias atroces.

Por más que los amenazaba, ellos se burlaban y mostraban su soberanía sobre aquella alma, encarándose directamente con Dios y retándolo con bestial crueldad,

enumerando los diversos pecados que les permitían poseerlo.

Se burlaban de Dios diciéndole los diversos motivos por los él se negaba a amarlo y obedecer sus Mandamientos… 

Y a continuación describían sus pecados y el motivo por el que tenían la razón para atormentarlo…

Al mismo tiempo que le recriminaban a Dios, el que Él no tuviera una sola razón para intervenir e impedirles lo que ellos habían determinado hacerle, al sujeto de su posesión.

Esto para mí fue demasiado… Y con impotencia creciente, pensaba en la forma de callarlos.

Lo único que había en la habitación además del Crucifijo, era un cuadro de la Virgen de Guadalupe donde se miraban las rosas cayendo de la tilma de Juan Diego.De forma impulsiva les grité:

 –   ¡¡¡Ya basta!!!

Cómo NO quieren callarse, en este momento les pongo en la boca una rosa del Tepeyac y convierto sus blasfemias en Bendiciones. 

En el Nombre de Jesús lo digo + y en el Nombre de Jesús lo hago+ Amén

Después de esto hubo un silencio total y seguimos con la Liberación.

Pero Satanás NO había terminado.

Aun no comprendo cómo pasó.

Pero de repente uno de los jóvenes que estaban orando, estaba debajo de la cama y empezó a ser aplastado por el enorme peso de nuestro rehén, que intentábamos liberar.

Le pedí ayuda a Mamá María y a nuestros ángeles de la guarda y de pronto…

Con una sola mano, porque con la otra sosteníamos los rosarios, el Agua Bendita y yo además la Biblia… 

Levantamos la cama y alguien lo arrastró, sacándolo de la mortal trampa.

Entonces Satanás atrapó a otro de los jóvenes que orábamos… 

31. «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo;
32. pero yo he rogado por ti, para que tu Fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.» Lucas 22

Y sacándolo a la terraza de la recámara que estaba en el primer piso, literalmente lo mandó volando a través del huerto hasta el abrevadero de los caballos.

La mitad del grupo salió corriendo hasta la piscina, donde los caballerangos ejercitaban a los corceles y que era donde Lucifer intentaba ahogarlo.

Yo también salí corriendo…

Y en el salón de juegos, que estaba donde empezaba la escalinata para  bajar a la sala principal, me topé con mi sobrinita de cinco años que estaba desternillándose de risa.

Ante mi mirada interrogante, me dijo:

–       ¡Ay tía! ¡Esto es más divertido que las caricaturas en la televisión!

¡Todos los diablos no pueden hablar y se ven muy simpáticos con una enorme rosa en la boca!…

Por un segundo me paralicé por la sorpresa…

Pero recordé la emergencia…

Y continué mi carrera hasta las caballerizas, donde Satanás continuaba en sus intentos por ahogar a Octavio.

Cuando llegué a la piscina, me eché un clavado, levanté la cabeza de Octavio fuera del agua.

Y  abrazándolo, le grité muy enojada a Lucifer:

–        ¡ALTO! ¿Quién te crees que eres para atacarnos así?

Lárgate de aquí. Te aseguro que esta vez vas a lamentar el combatir con nosotros…

¡Porque todavía NO me conoces y Me conocerás!… 

¡Constatarás que de princesa, sólo tengo los genes! Porque te juro que te voy a hacer llorar…

Sacamos a nuestro valiente hermanito del agua…

Y en el pasto que rodeaba la piscina…

Oré por Octavio mientras lo reanimaba…

Y Jesús lo volvió a la consciencia totalmente intacto.

Empapados pero felices, regresamos a continuar la Liberación.

Aunque sentía de forma maravillosa, la Portentosa Presencia de mi Señor Único y Trino, mi resolución no cambió un ápice y al contrario…

Cuando entramos nuevamente a la casa, YO NO estaba dispuesta a soportarles más majaderías…

Y me sentía tan furiosa, que decidí mandar por la borda, todos los buenos modales con que Jesús nos dirigía…

Mala decisión, porque no le pedí permiso... ¡Y SIMPLEMENTE LO HICE!

Entonces surgió la charra que siempre ha habitado en mí. Y aquí emergió uno de mis mayores defectos:

Cuando estoy enojada, NO reflexiono, ACTÚO.

Este altanero Arcángel le faltaba al respeto a Dios, Blasfemaba lo que quería y escarnecía con enorme crueldad al Señor.  

¡Esto me dolía tanto…!

Era UN VALENTÓN COBARDE, al que nadie le había puesto un alto y por eso su Soberbia estaba tan inflada.

Mi sobrinita sin querer, me había dado un dato crucial:

Todo lo que yo decía, se hacía¨ Entonces si mi palabra era tan importante

Estuve deliberando en la forma de doblegar tan grande soberbia… 

Pensé en los miedos que tenían supremacía en la sociedad a la que había pertenecido desde que nací…

Y que sometían la mayoría de sus comportamientos sociales…

Lo más importante eran las apariencias y el PRESTIGIO ante los demás.

Por eso prevalecían los modales elegantes y todo mundo quería pertenecer a una élite en ascenso…

–     ¡Vaya, vaya…! (una idea PERVERSA empezó a germinar en mi cabeza)

Por eso en las visiones que teníamos sobre el Infierno, Satanás siempre andaba elegantísimo y desplegando prepotencia y poder. 

Entonces me fijé en un calendario que estaba junto al cuarto de lavado y tenía una bella imagen del Carnaval.

En un par de días  empezaría la Cuaresma…

Lucifer está tan pagado de Sí mismo, que TODO lo que se relaciona con él, debe ser impresionante…

Recordé sus desafíos, sus burlas, sus despliegues de poder y sus manifestaciones llenas de deslumbrante magnificencia…

Y también CÓMO SE SIENTE INTOCABLE COMO UN  DIOS. 

Estaba tan enojada con él, que decidí que era el momento de darle una Lección…

Y que NO la olvidara jamás…

CONCLUÍ…

Bueno, veamos que hace, al proporcionarle una sopa de su mismo chocolate…

Y actué con la misma resolución que lo hacía, cuando de sacudirme un poco el extremo rigor de mi madre se trataba:

En casos de necesidad, es mejor pedir perdón que pedir permiso…” Y esto era una emergencia.

Y cómo los jugadores en la mesa de pókar cuando apuestan todo…

Ya me la estaba jugando por Jesús en el hombre por el que orábamos…

Habíamos recibido varios ataques que hubieran podido tener un desenlace fatal al menos con tres de los integrantes del equipo de Liberación.

Sólo me faltaba una cosa…

Uno de los miedos más grandes que los exorcistas tienen, es que los espíritus del poseso puedan penetrar en ellos…

Y así convertirse en una víctima más, torturada en venganza, por la Maldad de Satanás.

Pero ese Miedo ES precisamente la TRAMPA Y EL PELIGRO. 

Cuando tienes a Dios de tu lado, NO HAY  porqué tener miedo.

Y cuando confías en Él, ES CUANDO VES LOS MAYORES MILAGROS…

Yo le había entregado mi vida entera a Jesús y después de 15 años de choques frontales con el Enemigo en los que más o menos había aprendido a conocerlo,

Una idea se había metido en mi mente y estaba cristalizándose más fuerte, durante los últimos combates.

¿La Muerte? ¿Qué es la muerte para el que espera en Dios?

Sólo es el tránsito para el encuentro definitivo con el Amado.

Y decidí jugarme el todo, por el TODO.

“YO SOY HIJA DEL LEÓN DE LA TRIBU DE JUDÁ, Y ESTOY TOMANDO POSESIÓN DE MI HEREDAD…

Si moría, moriría sirviendo al Dios que adoro sobre todas las cosas. Viéndolo de esta manera, tenía boleto express para reunirme con ÉL…

Todos estos pensamientos, fueron veloces mientras retornaba con nuestro ‘pacientito’… 

Y mi corazón galopó de alegría…

Cuando íbamos a entrar a la habitación nuevamente, me detuve por un momento, evalué la situación…

Y resolví acabar de una vez por todas con aquella batalla.

Llevábamos muchas horas luchando, había atentado contra nuestras vidas dos veces.

Satanás seguía sintiéndose Intocable y yo YA NO estaba dispuesta a prolongar aquello.

Así que agarré a toro por los cuernos  

Y APOSTÉ MI TODO… 

DECIDÍ SER LA GUERRERA SUICIDA DEL EJÉRCITO DE JESÚS…  

Yo le gané a Satanás este privilegio…

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

Ya NO iba a dar órdenes y esperar a que fuesen obedecidas…

Cuando entramos en la habitación donde yacía el que estaba siendo liberado, me dirigí directamente hacia él…

Y poniendo mis manos sobre su cabeza DECLARÉ: 

–     “Amadísimo Padre Celestial, Tú que Eres Infinitamente Bueno, Infinitamente Poderoso, Infinitamente Misericordioso, escucha la Oración que te presento a través del Inmaculado Corazón de María Santísima y por la Sangre Preciosísima de Jesús.

Te entrego mi cuerpo, mi alma, mi vida y mi espíritu, por mi hermanito, (dije el nombre de nuestro enfermito)

Por favor PÁSAME A MÍ, TODO LO QUE HAY EN ÉL…

Y dale a él todo lo que me has dado a mí:

Tu Perdón, tu salvación, tu sanación, tu Paz, tu Amor. Y todas las Gracias que tu Espíritu Santo decida.

Soy Tuya mi Señor y deseo serlo siempre por toda la Eternidad.

Te consagro a… al Corazón Inmaculado de María santísima, para que sea una ovejita del Rebaño de Jesús. Amén

Y los diablos que acaban de entrar en mí, no saldrán hasta que yo lo ordene

y deberán hacer junto conmigo TODO lo que yo haga.

Me arrodillé ante la Virgen y recé el Angelus. 

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, caer en la tentación…

También la honré con “Bendita sea tu Pureza…”

Cuando terminé, besé los piés de la Guadalupana y les dije a mis nuevos huéspedes:

–         ¡BIENVENIDOS!

¡ALABAREMOS AL DIOS ALTÍSIMO!

¡Y LO HARÁN CADA VEZ QUE YO LO HAGA!

¡ Y CON LA ALABANZA CON QUE YO LO HAGA!

Así que si quieren librarse de esto, NO tienen otra alternativa que correr a postrarse a los Pies de Cristo Rey y hacer lo que Él les mande.  

Por lo pronto, vamos a cantar…

Salve Reina de los Cielos y Señora de los ángeles, Salve Raíz, Salve Puerta, que dió paso a nuestra Luz. Alégrate Virgen Gloriosa, entre todas la más bella…

Y el Salve Regina sonaba triunfal en todas las gargantas, incluída la del hombre que había sido sanado y liberado…

Verificamos que la Liberación había sido completa y que nuestro rehén estaba totalmente intacto…

Y pudimos proclamar la victoria total en el Nombre de Jesucristo.

Todos nos consagramos nuevamente a los Sagrados Corazones y…

Después de esto le dije a Lucifer:

  –        Lo siento amigo, acabas de perder.

Mi tiempo es demasiado valioso, para desperdiciarlo con tus argucias.

Ya NO quiero escuchar tus soberbios desplantes. Y conmigo NO funcionan tus trucos.

Este rehén YA NO ES tuyo.

Por si no te diste cuenta, pasé sus espíritus inmundos y tus compinches a mi interior, tanto si estaban dispuestos a hacerlo, como si no.

Yo NO dejo alternativas. Acabo de liberarlo de sus pecados y de las cadenas con que lo controlabas.

¡ESTÁ LIBRE!

Creo que te metiste con el alma equivocada, porque todavía tengo una gran sorpresa para ti y para TODO tu séquito infernal:

–         Esto es una guerra, NO un juego.

Y porque parece que ustedes olvidan con

Quién

se enfrentan, es necesario darles un pequeño recordatorio. 

Por esto, en el Nombre de Jesús yo los visto a todos ustedes, con los mismos ropajes que ataviarán los participantes en el Carnaval de Río de Janeiro. 

Los que han promovido el descaro y la indecencia en la mujer, vestirán los más diminutos biquinis y NO me importa si son masculinos.

Los que alardean de su elegancia varonil, llevarán los trajes carnavalescos de la Marcha del Orgullo Gay… 

Y al que se atreva a protestar, LE GARANTIZO MÁS CREATIVIDAD con su atuendo personal. 

Y esto se aplica a todas las Jerarquías.

¿¿¿Entendieron???…

O ¿Se los explico con manzanas, palitos y bolitas?

¡Y NO se los podrán quitar, HASTA QUE YO LO DECIDA! Amén 

Ahora sí. ya tienen mi permiso para irse,

Y  más les vale que lo hagan rápido, porque me tienen bastante fastidiada.

Y están en peligro de que decida agregarles otro pequeño inconveniente para ustedes…

Había sido una jornada de más de doce horas, plagada de fenómenos extraordinarios y que me dejaron a mí, totalmente exhausta.

Y todavía faltaban las Consecuencias de mi impulsivo arrebato…

Cuando terminamos, el grupo se disolvió…

Y yo me dormí como un bebé, después de haber sido bañado…

Mi parábola de los talentos

Fresas con Crema