Archivos de etiquetas: nada

86.- LA BACANAL


Nerón le dio a Haloto, el anillo de oro con el nombramiento más alto en el Orden Ecuestre: un poder que Haloto está dispuesto a ejercer hasta su máxima expresión sobre todo el imperio romano.

Al día siguiente en las escalinatas del Foro, se encuentra con el Prefecto de los pretorianos.

Se saludan mutuamente y conversan…

Haloto dice:

–           Los cristianos creen en la resurrección que tendrán después de la muerte, ¿No es verdad?

Tigelino confirmó:

–           Esa creencia es la columna vertebral de su superstición, pues adoran a un judío resucitado…

Haloto preguntó:

–           ¿Qué más sabes de sus absurdas creencias?

–           Piensan que también ellos van a resucitar, con una vida inmortal…

–           Estoy enterado de cómo se esfuerzan por recuperar los cuerpos de los ajusticiados. Aunque solo sean los restos que dejan las fieras, los conservan por ese mito absurdo de su propia resurrección.

–           Por sus sortilegios se consideran superiores a los mismos dioses. Y se atreven a manifestarlo con su desprecio, llamándolos Demonios sometidos a su propio Dios…

–           Ya comencé los arrestos y los juicios individuales. Voy a hacer efectivo el Edicto contra ellos en todo el Imperio. Si no se retractan de sus creencias, los ajusticiaremos en medio del tormento.

–           Pero ni aun así se quebrantan en su resistencia.

haloto

Haloto levantó su puño cerrado y mostrando el anillo que le entregara Nerón,

Dijo:

–           Si hubiese tenido este anillo antes… Muchas cosas hubieran sucedido de manera diferente. La perra cristiana que mandó ejecutar Narciso, tampoco se doblegó y dejó un alboroto tremendo en el tribunal.

–           Debemos hacer algo y pronto… No podemos seguir permitiendo que nos derroten así.

–           Tampoco podemos hacer nada contra su afirmación de que vivirán eternamente…

–           Por eso nos han resistido con tanta obstinación. Pero, ¿Cómo podríamos arrancar eso de sus mentes? ¡Contra la promesa de una vida eterna, no veo cómo podemos destruirlos…!

–           Pero yo les tengo una sorpresa…

Tigelino lo miró con malicia,

Y replicó:

–          Ya les aplicamos todos los tormentos y no se retractan… ¿Qué otra cosa faltaría según tú, que pueda considerarse una sorpresa?

Una diabólica sonrisa se dibujó en los labios del augustano…

Y Haloto dijo:

–          Me gustaría saber cómo le harán para resucitar, después del ensayo de mi último suplicio… Ni siquiera imaginas lo que les tengo preparado…

El Prefecto lo miró con extrañeza,

Y preguntó:

–          Debe ser algo extraordinario, para que te regodees como el gato que está a punto de devorar a su presa. ¿Qué estás planeando ahora?

–          Acompáñame mañana a Ostia. Acaba de llegar un barco con un  cargamento muy especial…

–          ¿De qué se trata?

–          Si te lo digo ahora dejará de ser sorpresa.

forum

Y sus voces se alejan mientras entran al edificio del Forum…

Una semana más tarde, la víspera de la partida de Nerón a Acaya, Haloto ofreció otro convite en el palacio imperial en Anzio…

Con el ánimo de encantar siempre más al César, hubo los acostumbrados torneos de sutilezas en una comedia teatral…

Acompañados de cantos, danza, flores, música y espectáculos de magia, ejecutados por los sacerdotes y las sacerdotisas del culto de Isis.

SACRIFICIO EGIPCIO the_procession_of_the_sacred_bull_anubis-huge

En esta bacanal, las bacantes y las ménades, adoraron en el altar de Baco y después que arrojaron el incienso,  ejecutaron una danza ritual muy elaborada y espectacular

Pero después de la lucha entre dos gladiadores, sucedió algo diferente…

Los esclavos servían solamente tentempiés variados y vino…

Extrañamente faltaban los manjares principales y las mesas se veían anormales, casi vacías…

Cuando Nerón manifestó su extrañeza, Tigelino le contestó que le habían preparado una suculenta sorpresa de despedida…

Que le mostrarían cuando terminase la función de teatro musical preparado en su honor.

Después que los bailarines se retiraron, Haloto dio una señal y enseguida entraron una gran cantidad de esclavos y dispusieron varias mesas largas y lechos-asientos a su alrededor…

Luego entraron otros músicos y bailarines ejecutando una danza muy erótica.

Y Haloto, que también es augur de Baco ofreció incienso y libaciones sobre un pebetero ante un altar de Dionisio…

Enseguida se traslada al otro extremo de la mesa imperial y hace lo mismo ante un altar dedicado a Apolo…

Y como augur y sacerdote de su culto declara que todo el banquete, será un ritual en su honor incluido el ‘sacrificio especial’ de ese día…

Nerón soltó una risa irónica…

Y dijo:

–           ¿Acaso vas a ofrecer una hecatombe de toros blancos?

000adivinacion-aruspice

Haloto respondió:

–           Será algo mucho mejor, majestad…

Luego que termina la ceremonia del ofrecimiento, hace otra señal y entran los esclavos trayendo un desfile de suculentos manjares preparados en una especie de barbacoa muy diferente a lo habitual…

También les sirven filetes poco cocinados y adornados con ensaladas de frutas y verduras que los hacen lucir muy apetitosos.

Haloto hace una libación con otro ofrecimiento a los dioses…

Y luego invita a todos los comensales a que disfruten de lo que los esclavos han puesto en platos muy adornados frente a ellos.

Cuando Nerón lo prueba, lo degusta con deleite,

Y elogia su fascinante sabor:

–           Vaya. Realmente has preparado una delicia desconocida…

Casi todos los augustanos también lo hacen y se unen con entusiasmo ponderando su exquisitez.

Sólo Séneca, Lucano, Marcial y uno que otro, no se apresuran…

Maximiliano guarda una especial reserva y da un trago a su vaso con vino…

Porque conociendo al par de brutales compañeros de juergas del emperador, no está confiado en absoluto sobre el desarrollo de este convite en especial…

Bourdon_Sebastien-ZZZ-Bacchanalia

Haloto lo mira de una manera muy peculiar…

Y luego pregunta al César:

–       ¿Te gustó divinidad?

Nerón saborea con deleite.

Y contestó complacido:

–        Es una carne exquisita. ¿Sacrificaste jabalíes?

–        No es jabalí; sin embargo tiene su sabrosura aumentada. No es ternera, si bien  es todavía más tierna y delicada. Tampoco es faisán, aunque pareciera todavía  más exquisita y suave…

Su sabor y su consumo, es una delicia cocinada de manera exclusiva para los dioses y aunque está reservada para las ceremonias solemnes y mistéricas; he querido agasajarte con ello en este día, víspera en que emprenderás tu viaje a Acaya…

El César lo mira interrogante y gratamente sorprendido. Pero no contesta nada.

Haloto hace un gesto ceremonial grandilocuente,

Y declara:

–       Soy pontificex maximus y el divino Apolo ha accedido a favorecerte, para que el triunfo te acompañe hasta tu regreso.

Y ha condescendido a  compartir contigo una exquisitez gastronómica que nunca se sirve fuera del templo…

0neron

–        Entonces demos las gracias al divino Apolo.

–       Y es a él a quién sacrificamos la carne que acaban de servirnos y también la que degustarán las ménades, junto con nuestros invitados que han llegado directamente desde Cartago…

Nerón amplía su sonrisa y casi todos los augustanos elogian el gusto exquisito de los manjares que les acaban de servir…

Tigelino interviene, mirando fijamente a Maximiliano con una sonrisa enigmática…

Y dice:

–         Es una verdadera pena que no le hayas otorgado antes el anillo equestre a Haloto. Hubiéramos celebrado nuestra fiesta taurina, con un banquete muy similar al de hoy…

Nerón se quedó perplejo, mirando con extrañeza a su nuevo favorito.

Y cuestionó:

–           ¿Cuál hubiera sido la diferencia?

Tigelino muy feliz con la nueva preponderancia que ha alcanzado sobre su enemigo mortal,

Agrega mirándolo con odio:

–           Como ya te habrás dado cuenta, Petronio… El poder y los placeres inmediatos, superan al goce que pueda proporcionar cualquier deleite intelectual.

Al cuerpo no le gusta esperar… Lo material y tangible siempre será preponderante…

00petronio

Maximiliano masculló:

–         Sólo los animales ponen el instinto sobre todo  lo demás.

Nerón afirmó:

–        Los placeres raros, son los que más deleitan…

Haloto sonrió con malignidad.

Y añadió:

–          Pero no todos tienen el privilegio para degustar los manjares de los dioses y disfrutarlos tan frescos, que más no se puede…  Exactamente tal y como sucederá ahora…

Tigelino levantó su vaso con vino en dirección a Nerón…

Y dijo:

–        Tu triunfo  en Acaya todo lo amerita y hace que la ocasión sea muy propicia… ¡Salve majestad! Porque está asegurado el éxito de tu empresa y en Acaya te favorecerá grandemente el divino Apolo…

Haloto confirmó:

–       De eso es de lo que nos estamos asegurando ahora, ofreciendo a los dioses el sacrificio que más les agrada…

–       Pero Petronio está muy callado…

–      ¿Tú no vas a probar nuestras exquisiteces?

Maximiliano dijo con cautela:

–     Mi apetito no es voraz… Me gusta saborear el aperitivo primero. Y para eso, nada como un excelente vino.

Y volviéndose hacia Nerón agregó levantando su vaso:

–      Yo también brindo por tu triunfo, majestad…

Y le dio un gran trago.

El sonido de la música impidió que hubiera una respuesta y…
0saturnales-32

Con una entrada muy teatral, acompañada por músicos y danzantes. Un grupo de  guerreros africanos gigantescos y algunas mujeres que tienen también un físico notablemente grande y que llegaran en el barco que inspeccionara Haloto…

Fueron instalados en el área del Gran Triclinio que habían destinado para ellos y que hasta ese momento había estado vacía…

Hubo enseguida una danza báquica con ninfas y faunos a los que se les agregaron las ménades.

Todos los asistentes al banquete los miraron con curiosidad. Pero su asombro fue mayúsculo, cuando regresaron los esclavos conduciendo parihuelas con personas desnudas,  aderezadas como si fueran lechones y completamente vivos…

Tanto las mujeres como los hombres, son colocados sobre las largas mesas que están frente a los africanos.

Haloto mira con enorme satisfacción el asombro pintado en todas las caras de los invitados al banquete…

Luego hizo una señal al mayordomo encargado de la sección donde estaban sentados los africanos.

Y el esclavo, armado con un filoso cuchillo de carnicero, abrió en canal a un hombre que había sido colocado a un lado de la muralla, sobre una tina que recogía los líquidos.

La sangre brotó salpicando a todos los que estaban cerca.

Él hizo caso omiso y con movimientos expertos, cortó de las vísceras del infortunado, el corazón y el hígado…

Luego los llevó ceremoniosamente, sobre un platón de oro decorado con diversas frutas y verduras hasta la mesa del augustano.

Y éste, arrojó el corazón sobre el pebetero que ardía frente a la estatua de Apolo.

Luego cortando un pedazo del hígado con su puñal, lo ingirió con inmenso placer.

Enseguida Haloto le dio un sorbo a su copa de vino,

Y dijo:

–      No hay nada más delicioso que el hígado de un enemigo aderezado y fresco. De esta manera nos apropiamos de su valor y de todas las cualidades admirables que pudiera tener. En el templo siempre tenemos los mejores manjares…

tigelino3-2

Tigelino declaró:

–        Es una manera excelente para deshacernos de quienes no nos agradan…

–       O de quien se niega a satisfacer nuestros requerimientos…

Haloto cortó otro pedazo y agregó:

–        Y cuando una mujer se atreve a despreciarnos. La forma de hacerla absolutamente nuestra, pues así tampoco podrá gozar con otro…  es degustando el aroma fresco y consumiendo sus partes nobles.

Si mi hijo me hubiera hecho caso, esa perra cristiana hubiera terminado en nuestra mesa. ¡Por supuesto después de haberla ofrecido a nuestros dioses! ¡Estas menudencias son tan exquisitamente deliciosas!…

El silencio que siguió a esta declaración es absoluto y nadie se atreve a romperlo.

Maximiliano está tan impactado que por primera vez, se queda sin palabras…

La absoluta maldad de esta barbarie, supera cualquier cosa que haya experimentado antes.

Nerón arruga la frente y levanta sus labios hasta la nariz como siempre que está demasiado turbado.

Pero tampoco expresó desaprobación y esto fue interpretado como su aprobación tácita, hacia todo lo que está sucediendo.

Haloto miró hacia Maximiliano y le dijo:

–        Querido Petronio, levanta la carne que te fue servida, para que sepas lo que es…

El augustano está demasiado asombrado para reaccionar y con gesto maquinal levanta un pedazo de filete  que deja al descubierto una mano humana perfectamente cocinada…

Tigelino agregó con los dientes apretados:

–         Claro que hubiera lucido mejor, si fuera la mano de la cautiva que Marco Aurelio rescató…

A Maximiliano le fue imposible ocultar su aversión y levantó sus ojos asombrados hacia el Prefecto que le mira con burla…

Haloto se jactó con maligna crueldad mirando fijamente  hacia el Augustano que ha caído de la gracia imperial.

Y le dijo:

–         Las extremidades son las más deliciosas. ¿O prefieres un pedazo de muslo?

Maximiliano dijo con voz ahogada:

–          No debería asombrarme, pues ¿Qué más se puede  esperar de la barbarie de un carnicero como tú? Esto es un asesinato incalificable…

Tigelino replicó:

–         Las leyes no prohíben los sacrificios a los dioses…

Maximiliano contestó:

–         Lo que no prohíben las leyes, lo prohíbe la honestidad…

Y hubiera proseguido en una disputa que hubiera hecho que la provocación del Prefecto consiguiera su objetivo…. Pero…

Una exclamación de Séneca salvó a Petronio.

Pues dijo:

–        ¡Mirad lo que esos africanos están haciendo!

Efectivamente, a todas las crueldades que ya existían, Haloto le añadió otra más…

Y el grupo de africanos enormes y todas las ménades, están devorando lentamente pedazo a pedazo, a personas vivas y aderezadas con salsas y ensaladas, según lo que requiere su gusto.

0banquete-3

Todos están tomando vino y conversando tranquilamente…

Como si lo que están tragando fuera un pedazo de queso o aceitunas.

Los cristianos, sumergidos en la Oración en el Espíritu, parecen no darse cuenta de que son los manjares en este banquete bestial…

Ellos sonríen igual que sus verdugos, pero por diferentes motivos: los primeros por ver acercarse al Dios que los ha amado desde el principio.

Y los segundos, por ver satisfecho su sanguinario salvajismo.

Y este fue el último despliegue de brutalidad antes del soñado viaje a Acaya.

Como el emperador guardó silencio dando con esto un implícito permiso, nadie más objetó. Y el banquete prosiguió como si nada extraordinario hubiese sucedido.

La mayoría de los invitados del César continuaron consumiendo su ración de carne humana, que fue un extraño deleite a sus desordenados instintos y los predispuso a un nuevo nivel en lo que a gozo se refiere…

Y la bacanal siguió adelante con los excesos de la orgía acostumbrada…

orgia-romana

De esta manera, fue presentado el nuevo intendente del César.

Este hombre sanguinario que pronto hizo pesar su poderosa mano de hierro a todos los romanos y especialmente a los cristianos.

Como el pueblo ya está harto de sangre, por un tiempo fueron suspendidos los juegos del circo y se limitaron a las sentencias individuales.

Pero diariamente los tribunales están llenos y los verdugos no descansan en aquel descomunal baño de sangre y de crueldad….

Antes de embarcar, Nerón llamó a sus arquitectos e ingenieros responsables y les encargó de manera muy específica lo que anhelaba en su Domus Áurea.

Les especificó:

–          No regresaré hasta que hayáis concluido el proyecto. Daos prisa porque si no, os entregaré en manos de Haloto y ya sabéis lo que os espera…

Sus aterrorizados interlocutores, después de haber presenciado lo que sucedió en las Bacanales, no tienen el menor deseo de enfrentar la ira del nuevo favorito del emperador.

Y le hacen elocuentes muestras de fidelidad y jurandole que acelerarán todos los trabajos…

Nerón declaró:

–          Volveré en triunfo y quiero estar alojado como un hombre… Disfrutad mi satisfacción o mi ira. Vosotros elegís….

Los ingenieros le aseguraron que el proyecto estaría listo lo más pronto posible.

Y mientras el César se embarcaba en su soñada gira artística, las construcciones de los proyectos imperiales, ocuparon prioridad sobre todas las agendas del gobierno.

Los arquitectos extendieron su casa desde el Palatino hasta el Esquilino, donde había estado la Domus Transitoria que había sido destruida por el fuego.

Y a este edificio le llamó Domus Áurea, de cuya extensión y magnificencia bastará decir que en el vestíbulo se veía una estatua colosal de Nerón, de cuarenta metros de alto. Estaba rodeada por pórticos de tres filas de columnas y mil pasos de longitud.

Que había en ella un lago imitando el mar, rodeado de edificios que aparentaban ser una gran ciudad. Y que se veían explanadas, campos de trigo, viñedos, bosques poblados por multitud de rebaños y fieras.

El interior era dorado por todas partes y estaba adornado con pedrería, nácar y perlas. El techo de los comedores estaba decorado con tablillas de marfil movibles, que dejaban escapar por algunas aberturas perfumes y flores.

De estas salas, la más hermosa era redonda y giraba día y noche, imitando el movimiento circular del mundo.

Los baños estaban  alimentados por las aguas del mar y las de Albula.

barco del imperio romano

La semana siguiente, el barco imperial surcaba las aguas del mar Mediterráneo llevando entre sus maderos el dolor,  los sueños, las alegrías y las esperanzas de muchos hombres…

Maximiliano comprende ahora totalmente a Marco Aurelio en todas sus reacciones y se siente atrapado en una trampa mortal.

Con los nuevos conocimientos adquiridos, sufre mucho al comprender la ignominia de su vida pagana y sabe que no puede escapar de la corte de Nerón, más que cuando éste haga efectiva su sentencia de muerte.

Hasta ahora nadie ha descubierto su nueva condición de cristiano y tiene la certeza de que cuando suceda, le espera una suerte peor que la de los cristianos que viera en la última bacanal.

Pero Jesús lo fortalece en su ánimo, en todas sus oraciones; sobre todo con la armadura espiritual que le enseñara San Miguel Arcángel…

Por todo esto, Maximiliano decidió ya no jugar con su destino y se concentró solamente en los proyectos artísticos propios del emperador, haciendo caso omiso a las provocaciones de sus eternos enemigos…
fuego-olimpico

Los Juegos Olímpicos

En el viaje artístico de Nerón a Grecia, su sueño largamente acariciado, el emperador llevó a su séquito especial de ‘aplaudidores’ pagados que le aseguran la embriaguez del aplauso y de la gloria.

Le encanta demostrar lo que considera su ‘talento divino’ y celebró todos  los Juegos Helénicos en todas partes por donde va pasando.

Los Juegos Píticos, también llamados Délficos, eran competiciones atléticas y musicales celebradas en honor a Apolo, cuyo objetivo era conmemorar la victoria del dios sobre la serpiente Pitón.

Durante las primeras jornadas se vivía una recreación de la lucha entre el dios y Pitón.

Y una procesión de sacerdotes, theoroi y participantes, se dirigía hasta el altar de Apolo para celebrar una hecatombe.

El sacrificio ofrecido después era consumido en un banquete inaugural, en el que participaba todo el pueblo.

Templo de Zeus en Olimpia

En las competiciones atléticas. La mayoría de estos eventos eran similares a los de Olimpia.

Incluían carreras, lucha libre, boxeo, el pancracio y el pentatlón (lanzamiento de disco, jabalina, salto de longitud, lucha y carrera a pie).

Había carreras de caballos que incluían una modalidad para carros tirados por cuatro caballos y más tarde también por dos.

En el año 67 el emperador Nerón tomó parte en las pruebas musicales con composiciones propias.

Y naturalmente fue proclamado vencedor.

El drama y la prosa se incorporaron gracias a la visita de nuestro imperial competidor, pues Nerón participó activamente en todo y con ansia por ganar…

Según la mitología, Zeus señaló con un rayo el lugar donde debía ser honrado y la forma en que quería que esto se hiciera.

Allí se levantó un altar y una pira en la que se incineraban las ofrendas para el dios.

Por medio de una carrera se establecía qué atleta tenía el honor de encenderla y así se originaron los Juegos Olímpicos.

Los campeones olímpicos, gozaban de gran prestigio en la antigua Grecia. En sus ciudades natales se hacían bustos de ellos y se les componían poemas.

Cuando volvían vencedores se les recibía de modo triunfal, como a héroes con un desfile por las calles.

Llegaban a adquirir una dimensión casi divina y algunos incluso se convirtieron en personajes míticos, venerados después de muertos.

La mayoría competían desnudos, untados con aceite de oliva y depilados, como una manera de mostrar con orgullo su excelente forma física…

El esfuerzo era tanto que a veces los atletas dañaban su salud o llegaban a morir de agotamiento.

Aunque el deporte preferido era la competición quíntuple que constaba de lucha, carrera, lanzamiento de jabalina, salto de longitud y lanzamiento de disco.

También había carreras de carros y el deporte más violento de todos: el pancracio, mezcla de boxeo y lucha libre en el que todo estaba permitido excepto romper los dedos, sacar los ojos o morder.

El vencedor recibía una palma y una corona de laurel. Estas eran cortadas por el joven que representaba a Apolo en la ceremonia que recreaba su lucha con Pitón.

Estaba prohibido a los participantes el consumo de bebidas alcohólicas durante todo el tiempo de duración de los juegos…

También se prohibía la entrada a las mujeres, que solo podían acudir a las competiciones hípicas si eran propietarias de alguno de los animales.

Pero en esta ocasión se hizo una excepción a causa de la presencia de Popea Sabina, la divina augusta…

00neron-1

En cuanto Nerón desembarcó en Casíope, cantó delante del altar de Júpiter Casio y a partir de ese momento se presentó en todos los espectáculos y concursos.

Desde que era muy joven le apasionaron las carreras de caballos y aprendió a guiar carros tomando parte personalmente en los espectáculos de Roma, en el Circo Máximo.

Cuando llegó a Olimpia, en el hipódromo aprovechó la oportunidad para desplegar sus habilidades como auriga  y condujo su carro de diez caballos con pasión…

romanos-circo-carreras-preparativos

Las infracciones eran severamente castigadas. Salir antes de tiempo significaba recibir latigazos por parte del mastigóforo o azotador, situado junto al juez…

Pero ahora con la visita de Nerón, se pasaron por alto casi todas las reglas y  se reunieron en un mismo año todos  los espectáculos ordinarios que se daban en épocas muy diferentes.

El emperador está tan orgulloso de su habilidad, que la mostró también en Acaya.

Las ciudades donde se celebraban concursos de música, le mandaron las coronas de los vencedores y tanto le gustó este homenaje, que los diputados que venían a presentárselas, no solamente eran los primeros en ser recibidos en las audiencias; sino que los admitía en sus comidas particulares.

Como algunos le rogaron que cantase en la mesa, prodigándole toda clase de elogios, exclamó: ‘Solamente los griegos saben escuchar y son dignos de mi voz.’

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

62.- LA ORGÍA INOLVIDABLE…


bacanales-en-el-imperio-romano

El emperador Tiberio, fue muy aficionado al dinero y difícilmente se le arrancaba. Con el tiempo, su avaricia le llevó a la rapiña y el lema que rigió su gobierno fue: ‘Que me odien con tal dé que me teman’.

Cuando comenzó su vida militar, antes de que fuera César, sus compañeros le  conocieron por su afición al vino hasta tal grado, que los soldados le apodaron: ‘Biberius Caldus Mero’ (todas estas palabras aluden al vino de diversas maneras)

Su crueldad y su hipocresía eran tales, que cuando Augusto lo nombró su sucesor, las palabras que pronunció en su lecho de muerte, fueron: ‘Desgraciado pueblo romano que va a ser presa de tan lentas mandíbulas’

También era un hombre extremadamente lujurioso. En su retiro de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida de lechos alrededor….

FIESTA FLOTANTE 1

Y allí, un grupo elegido de jóvenes disolutos reunidos de todas partes y algunos que inventaron ‘monstruosos placeres’, a los que llamó ‘spintrias’(sus maestros de voluptuosidad)

Formaban entre sí una triple cadena y entrelazados de esta manera, se prostituían en su presencia para estimular sus lánguidos deseos; pues al final de su vida, solo era un anciano impotente.

Como gran adicto al sexo, en el palacio de Roma que se ha salvado del incendio, también tenía todo un sector destinado a lo mismo.

Además de esa habitación especial, hay diferentes salones arreglados especialmente para estos placeres, adornados con cuadros y bajorrelieves lascivos y llenos de libros de Elephanditis (Pornografía gráfica), para tener en la acción modelos que imitar.

ninfas-bouguereu

Sus jardines han sido diseñados como bosques y selvas consagrados a Venus Afrodita y están decorados con grutas excavadas en la roca y en las cuales hay hermosas y artísticas estatuas que parecen casi vivas.

En las cuales se ven jóvenes de ambos sexos, mezclados en actitudes voluptuosas y posiciones obscenas y sugerentes, con trajes de ninfas y faunos.

Hay también un baño con una piscina especialmente diseñada, en la cual enseñó a niños de tierna edad a los que llamaba sus ‘pececillos’ a que jueguen entre sus piernas, excitándole con la lengua y con los dientes.

Y a los más grandecitos que estaban en lactancia aún, les ofrecía los genitales para que le diesen el género de placer al que sus tendencias y su edad le inclinaban de una manera especial.

Recibió un legado de uno de sus amigos que le daba a elegir entre un cuadro de Parrasio en el que Atalante prostituye su boca a Meleagro o un millón de sestercios…

Tiberio prefirió el cuadro y lo colocó como un objeto sagrado en su alcoba…

Y este cuadro adorna ahora el salón principal de la casa de Tiberio en Roma, justo encima de donde se encuentra el triclinio imperial.

0-orgia-banquete-romano-l-7378vy

Aminio Rebio y Vitelio en su infancia, fueron ‘pececillos’ de Tiberio y desde su juventud, han sido marcados con el afrentoso nombre de ‘Spintria’.

Y por su gran experiencia en estos oficios, Vitelio ahora es el intendente de placeres de Nerón…

Aminio Rebio, Faonte el liberto del César y dos enviados de Tigelino; fueron a las cárceles para elegir doncellas y jóvenes cristianos… Para recreación del César y de sus invitados…

La fiesta en el palacio de Tiberio en el Esquilino, está en todo su apogeo…

Cientos de lámparas brillan sobre las mesas y penden de las murallas.

Los acordes de la música, invaden el ambiente.

El aroma de las flores y los perfumes de Arabia, son aspirados con deleite por los invitados lujosamente ataviados y que reclinados en sus triclinios, disfrutan de los deliciosos manjares y los exquisitos vinos que aumentan la euforia general.

Y las rosas siguen cayendo…

banquete

Nerón está muy contento…

Y Popea regia y magnífica, luce su belleza con una sonrisa congelada que no llega a sus ojos, ni ilumina la expresión sombría que encubre su dolor, después del asesinato de su hijo Rufio Crispino.

Nerón ya cantó su Troyada y una atronadora tempestad de aplausos y aclamaciones le alimentan su insaciable vanidad de artista.

Algunos que levantaron sus manos como enajenados por su prodigioso talento, le han dejado sumamente satisfecho.

neron2

De vez en cuando mira con una sonrisa de maligna crueldad a Marco Aurelio y a Petronio, a los que tiene como invitados de honor, muy cerca de él…

Petronio, ingenioso y elegante como siempre, hizo destellar su inteligencia y exquisita agudeza a lo largo del banquete…

Sacando a Marco Aurelio de varias sutilezas engañosas por parte de los demás augustanos…

Y luchando él mismo en aquellas arenas movedizas que son las intrigas de la corte imperial, saliendo adelante con donaire y su gallardía habitual.

Marco Aurelio está tranquilo y se porta tan distinguido como su tío, con una innata elegancia y sobriedad en todos sus ademanes.

Popea mira disimuladamente a Marco Aurelio…

Pues que lo único que la alienta en este banquete, es la alegría anticipada de su venganza sobre el tribuno.

marco-popea

Se siente un poco mareada por el vino y el humo del incienso.

Finge que disfruta de los espectáculos que han sido preparados para la fiesta…

Nuevamente se da lectura a versos y se escuchan diálogos en los cuales la extravagancia, ocupa el lugar del ingenio.

Después Paris el célebre mimo, hace una representación magistral en lo que parecen escenas llenas de encantamiento.

Pues con los movimientos de sus manos y del cuerpo, tiene una increíble habilidad para expresar cosas que parecen imposibles de hacer patentes en una danza…

00paris

Sus manos parecen oscurecer el aire creando una nube animada, sugerente, voluptuosa, que circunda las formas de una doncella agitada por un inefable desmayo…

Es una verdadera pintura, no una danza…

Una pintura expresiva en la que se revelan los secretos del amor, embelesante a la par que impúdico.

Y al finalizar da principio una danza báquica, llena de gritos desenfrenados y licenciosos desbordes.

Acompañados del son de cítaras, tambores, laúdes y címbalos, en una música incitante a dar rienda suelta a la pasión.

Marco Aurelio mantiene en todo momento una actitud tranquila, digna y un tanto seria.

Su carácter reservado y su calma intrigan a todos los augustanos, pero especialmente al César y a Popea…

Tanto Marco Aurelio como Petronio participan del banquete y beben vino, pero sin perder la sobriedad.

Se mantienen sonrientes y ecuánimes.

Entrada la noche Faonte, el liberto del César se acercó y murmura unas palabras a su oído.

El César hace un gesto de asentimiento…

Están en el salón que Nerón llama su ‘Paraíso de deleites’ y que forma parte del sector de la casa de Tiberio que fue construida para sus placeres.

banquete-3

Los esclavos siguen trayendo más viandas y licores que sirven en la espléndida vajilla ribeteada en oro y las ricas copas artísticamente diseñadas y decoradas con escenas voluptuosas y acordes a la ocasión.

Los manjares y las bebidas han sido especialmente preparados con afrodisíacos.

Entonces Tigelino se acercó a Nerón y a Popea, diciéndoles algo en voz tan baja que…

Petronio que está al lado del César, lo único que pudo captar fue la respuesta del emperador:

–           No importa. Aún nos queda el Circo. Entonces será un espectáculo digno de la multitud.

Lo que Tigelino les ha comunicado, es que por la enfermedad de Alexandra, no ha sido posible sacarla de la prisión y no participará de la fiesta de esa noche.

Popea no logró ocultar su desencanto y su frustración.

0000popea-sabina

Después de un tiempo prudencial le solicitó a Nerón permiso para retirarse, pues se siente indispuesta.

Y no pudo evitar mirar al tribuno con rencoroso desprecio y a Petronio con una ominosa mirada, que acompañó con su eterna y congelada sonrisa.

El César se levantó para escoltar a Popea que se despidió de los presentes y a los que Nerón les dice que regresará pronto.

Y efectivamente, un poco más tarde volvió al salón, para disfrutar de la sorpresa preparada por Vitelio.

Entre los asistentes al banquete está el joven Aulo Plaucio, un hombre lleno de belleza y gallardía que es amante de Nerón y que tiene una gran voz de barítono.

Nerón había dicho siempre y le ha hecho creer que lo ama y que lo nombrará su heredero al trono del imperio.

En todos los banquetes, después que Popea se retira; él hace las delicias del emperador.

Entre los acordes de la música, el aroma del incienso y las bromas con que el César está demostrando su gran satisfacción en esta noche en particular…

Nadie se percata de la señal que Tigelino le hace a Nerón.

Enseguida éste llamó a Faonte, a Doríforo y a Aulo Plaucio.

Cuando llegaron ante él, ordenó a los libertos que lo sujetaran y ante la sorpresa general; éstos lo tiraron sobre el lecho imperial y lo inmovilizaron…

Mientras el César, haciendo derroche de violencia, lo violó.

Después de esta infamia, Nerón se levantó como si nada hubiera sucedido…

Y declaró:

–           Que mi madre bese ahora a mi sucesor.

neron

A continuación,  lo acusó de conspiración y ordenó que lo torturaran.

Recomendando que los verdugos lo hieran de manera que se sienta morir y que su muerte sea lenta en el suplicio.

Y luego, envanecido por hacer todo siempre impunemente, se volvió hacia Petronio, lo miró con crueldad y advertencia…

Y dijo con displicencia:

–           Ningún Príncipe ha sabido cuanto puede hacerse desde el poder.

Enseguida miró a Vitelio, agregando:

–       Veamos querido amigo, lo que has preparado para nuestro deleite.

Después de que los libertos se llevaron a Aulo Plaucio, que se había desmayado de terror.

Vitelio se levantó, hizo una reverencia a Nerón y se acercó a Aminio Rebio, que a su vez descorrió una cortina casi transparente que había en un extremo del salón.

Detrás de ella, está un grupo de varones y doncellas que evidentemente han presenciado todo lo  sucedido.

neron-3

Y todo esto fue hecho a propósito, para quebrantarles el espíritu…

Y mostrarles lo que les espera, al que tenga la osadía de no someterse.

Tigelino les da una orden y ellos avanzan formando una larga fila de un extremo a otro del enorme salón.

Para que el emperador y sus invitados, puedan verlos y examinarlos bien a todos.

Son veinticuatro mujeres y veintidós hombres, cuyas edades oscilan entre los quince y los veinticinco años.

Todos están totalmente desnudos y llevan una corona de rosas en la cabeza.

Han quedado de pie, frente al César y sus convidados.

Lo más sorprendente es que mantienen una dignidad majestuosa…

A pesar de la humillación que debe significarles el no llevar ninguna prenda de vestir que los cubra…

Marco Aurelio reconoció a varios y sintió una gran opresión.

alex actea margarita

Cuando vio a Margarita, la hermana de Alexandra, un profundo dolor se le clavó en el pecho.

Inclinando la cabeza, cerró los ojos y oró…

Petronio permaneció imperturbable. Conoce a Nerón.

Y con su elegancia característica, ni un solo músculo de su rostro, delató sus verdaderos pensamientos y sentimientos…

Séneca, movió la cabeza casi imperceptiblemente y la inclinó para esconder la expresión de su rostro…

Trhaseas frunció el entrecejo y una fugaz sombra de desaprobación nubló su semblante. Y se sumió en sus reflexiones…

Lucano pareció sorprenderse, pero asumió su actitud de siempre.

Plinio solo miró, pero no demostró nada.

Marcial levantó una ceja y no manifestó lo que pensaba. Mantuvo una actitud expectante…

Todos los demás miraron a los jóvenes con una mezcla de admiración, curiosidad morbosa, intensa avidez, lujuria y lascivia.

fiesta-danzantes

Nerón los observó atenta y detenidamente a cada uno de ellos…

Y con una sonrisa, dirigió una mirada de aprobación a Vitelio, Tigelino y Aminio Rebio, que han esperado expectantes su dictamen.

Ellos los seleccionaron.

Y están seguros de que ni siquiera el exigente y perfeccionista Petronio, podrá poner una sola objeción a aquel estupendo grupo de jóvenes…

Que son una muestra excelente de juventud y belleza:

Cuerpos y rostros perfectos. Portes regios y de gran dignidad, sin llegar a la altivez.

Esta promete ser una gran orgía y una noche de placeres incomparables…

Vitelio le prometió que ha preparado con ellos una serie de fantasiosas representaciones, en las cuales él podrá elegir a los que más le agraden, para su placer personal.

Están por gustar de un deleite nuevo y bastante raro… Porque a pesar de su edad, todos son vírgenes…

Lo único que molestó a Nerón y mucho; fue que ninguno al mirarlos él a la cara, bajase la mirada, ni el rostro.

No fueron retadores ni altivos.

Sólo le miraron ellos a su vez con tranquilidad y sin hacer ninguna inclinación. Sin el menor rastro de temor o servilismo.

Sin ninguna turbación o nerviosismo.

¡Y nadie le hizo una reverencia!

Y esto último, lo consideró un gran insulto a su megalomanía.

Petronio también notó esto.

Y conociendo al César, aumentó su admiración y su respeto por los cristianos.

petronio

Y también su preocupación por lo que sucedería a continuación…

Nerón dio la espalda a sus prisioneros y por unos instantes permaneció así.

Su rostro regordete toma una expresión concentrada y terrible…

Mientras parece reflexionar, con su mano izquierda se toca su corona de laurel.

Y tomando la orla de su manto cuajado de estrellas de oro y perlas, con un ademán regio lo levantó con su mano derecha y dándose vuelta, lo soltó hacia atrás.

Enseguida,  miró a los jóvenes cristianos. Caminó lentamente frente a ellos…

Los fue recorriendo uno a uno con lentitud y una expresión maligna y cruel en sus ojos azules, que hizo estremecer a quienes lo conocen muy bien.

neron enel banquete

Luego dijo con voz muy pausada:

–           Estas hermosas cabezas, caerán en cuanto yo lo ordene.

Sorpresivamente, una voz muy serena y varonil, respondió:

–           El poder que Dios te ha concedido tiene un límite.

Nerón se volvió con rapidez, buscando entre los hombres al que habló…

Y que al parecer NO está enterado de que a nadie le está permitido hablar, a menos que el emperador lo haya interrogado primero.

Y con una voz contenida y terrible, preguntó:

–            ¿Quién dijo eso?

Da un paso al frente un joven que hubiera podido ser el modelo con el cual Miguel Ángel esculpió su ‘David’ y…

Que con su armoniosa voz, confirmó:

–           Yo…

Y ante la mirada interrogante del César, agregó:

–       Mi nombre es Oliver y soy cristiano.

Cierto es que tienes poder sobre nosotros.

Eres nuestro emperador y como a tal te respetamos.

Pero no puedes ir más allá de lo que te ha sido concedido.

A tu pesar, también tú obedeces los Designios misteriosos del Dios Único y Verdadero.

Nerón amenazó con voz glacial:

–           Puedo hacer contigo lo que acabo de hacer con Aulo Plaucio.

Inesperadamente, una voz dulce entre las vírgenes, se elevó con impresionante firmeza…

templos-vivos

Y dijo:

–           ¡NO! Porque somos Templos vivos del Dios Único y Verdadero. Y NO puedes profanarlos a tu placer.

Nerón se volteó rápidamente, para conocer a la que se ha atrevido a hablarle de ese modo.

Y vio a la más jovencita entre las doncellas que están ahí.

–           ¿Quién eres tú? –preguntó con un tono vibrante de ira.

Ella se irguió aún más.

Y su voz continuó tranquila declarando:

–           Fátima. Soy cristiana. Y te repito: Somos Templos Vivos del Espíritu Santo.

Y estamos aquí, NO PARA TU DELEITE, sino para dar testimonio del Dios Altísimo.

Nerón la fulmina con la mirada, antes de decir con voz escalofriante:

–           ¿Sabes que puedo enviarte para que te deshonren los gladiadores y se diviertan contigo hasta que se cansen?…

Otra voz dulce y femenina lo interrumpió:

–           Puedes. Claro que puedes ¡Si Dios te lo permite!… 

Y sin que nadie se lo ordenase, da un paso al frente identificándose:

–       Soy Margarita y soy cristiana…

Y tú eres esclavo del amo al que perteneces: Satanás.

Y es él a través de ti, el que verdaderamente nos quiere destruir.

Tú solamente eres su miserable instrumento…

La joven virgen se yergue imponente y mira severamente a Nerón…

Su actitud es tan digna que parece una Reyna más majestuosa que la misma Popea.

Y tan solemne que parece una diosa, pues irradia la misma Presencia que un día dejara pasmado a Marco Aurelio…

Cuando Alexandra dijo que el herido permaneciera entre los cristianos…

Petronio la admira literalmente con la boca abierta…

Todos están paralizados por el asombro, pues nadie le ha censurado jamás nada al emperador y esta actitud es inaudita…

Esta virgen bellísima parece una deidad airada y sus palabras manifiestan su severidad implacable…

Trhaseas se cubre la boca tratando de cubrir la exclamación que se le escapa admirado:

–           ¡Athena Parthenos!

Definitivamente las cosas para el César, no están resultando como las esperaba…

Entonces dijo con tono lastimero:

–           ¿Qué clase de religión impera en vosotros que os hace hablar así? Soy tu emperador.

El tono grave de otra voz masculina, rasga el aire:

–           ¿Acaso ignoras que no hay religión si es violenta y oprime a los que no quieren?

Da un paso al frente mientras agrega:

–      Soy Sergio y soy cristiano.

Nerón exclama con desprecio:

–           ¡Cristiano! ¿Cómo se llama tu Dios?

–            El Altísimo Señor del Universo: Yeové, el Padre Eterno. Jesucristo su Hijo y el Espíritu Santo.

000_Holy_Trinity-1a

Nerón pregunta perplejo:

–           ¿Son tres dioses?

Otra voz masculina le responde:

–           NO.

Y el que habló dio un paso al frente mientras continua:

–      Son Tres Personas Distintas y un solo Dios Verdadero.

Todopoderoso. Creador, Dueño y Señor de todo el Universo.

Los que le adoramos somos cristianos. Mi nombre es Joshua.

Nerón suelta una carcajada y se burla:

–       ¡Todopoderoso!

Y con gran sarcasmo agrega:

–      ¿No es acaso ese hebreo que fue crucificado con los malhechores en el principado de Tiberio y murió en la Palestina?

Una joven que todavía no cumple los 18 años, se adelanta y proclama:

–         Sí. Murió en la Cruz para salvarnos. Su nombre es Jesús.

Dios lo resucitó y Reina Glorioso desde el Cielo. Y Gobierna todo el Universo y el mundo espiritual e invisible.

Agrega con voz  muy dulce, identificándose:

–         Mi nombre es Jade y soy cristiana.

El César la mira fijamente por un momento demasiado largo…

Enseguida se dibuja en su rostro una sonrisa escalofriante y pregunta suavemente:

–           Si es como dices. ¿Por qué ha dejado que cayerais en mis manos?

En este momento yo soy vuestro dios.

Y os enseñaré a comportaros ante vuestro emperador.

Yo voy a demostraros cuál es el verdadero poder. –Estas palabras las declara Nerón con el rostro oscurecido por una expresión despiadada e inhumana.

En el silencio que sigue, solo se oye el chisporroteo de las lámparas de aceite…

porque hasta los músicos se han quedado paralizados, viendo el contraste total entre la cara de los aterrorizados comensales…

Y el semblante tranquilo de todos los jóvenes.

Después de un momento se oye como una campana, otra voz resonante y firmemente armoniosa:

–           Mi nombre es Daniel y soy cristiano.

¡Y te aclaro que NO haremos lo que esperas de nosotros, según lo que estamos concluyendo!– Dice mientras recorre con una mirada significativa…

Las pinturas y las estatuas que adornan el salón.

Y finaliza con tono solemne, como si fuera un maestro, ante un alumno díscolo:

–       En este lugar al que nos has traído…

Nerón lo mira colérico…

Sin decir una sola palabra, va hacia su pretoriano más próximo y le saca la espada de su vaina.

Con gesto feroz mira al que habló al último y camina hacia él…

Mientras sentencia airado e implacable:

–           ¡Doblegaré tu locura!

El joven lo mira impasible y declara:

–           Puedes aplicarme las torturas más crueles, pero NO me perjudicarás.

Tú en cambio, estás preparando tu alma, para tormentos eternos.

Y los que me inflijas serán dulces, comparados con los que te esperan a ti.

Y te los infligirá el que ahora te induce a atormentarnos.

Nerón se acerca furioso y lo atraviesa con la espada de tal forma…-espada-sangrienta-

Que la punta de la misma sale por la espalda del infortunado, goteando sangre…

Cuando la saca con un movimiento violento; la espada ensangrentada salpica sus vestiduras de color amatista y antes de que pueda decir nada…

La voz del joven que está al lado del que ha sido herido, se oye con acento triunfal:

–           Yo soy Iván y también soy cristiano…

Y debes saber que los que temen a Dios, no pueden ser perjudicados, ni doblegados por los tormentos.

Los suplicios resultan ser sus ganancias para la Vida Eterna, porque todo lo sufren por Cristo.

Es el mayor de todos.

Un  joven como de unos veinticinco años. De rubios cabellos oscuros y ensortijados. Y con unos bellos ojos verdes como el mar.

–           ¡¡¡Aaaahhh!!!

Esta exclamación de sorpresa y admiración, que brota de todas las gargantas, impide una respuesta al insolente.

Nerón voltea y se queda mudo y boquiabierto…

El joven que acaba de herir en forma tan atroz, en lugar de derrumbarse, se ha erguido aún más.

Y su herida ha sanado instantáneamente de forma impresionante, ante los ojos de todos los asistentes a este drama tan singular…

El César está impactado, pero su ferocidad es más fuerte y su crueldad prevaleció.

Dirige una mirada significativa hacia Aminio Rebio: hombre infame, afeminado y cruel.

Y éste se acerca al insolente, obedeciendo la orden silenciosa del emperador…

Con su mano derecha acaricia con lascivia, el cuerpo perfecto de Iván…

Y éste le dice con tono tranquilo:

–           No lo hagas. ¡Detente o lo lamentarás!…El Ángel del Señor está conmigo y no te permitirá lo que pretendes…

Aminio Rebio no lo escucha y mucho menos le hace caso.

Excitado por la lujuria ante la hermosura llena de gallardía de aquel cuerpo perfecto y musculoso…

Lo manosea con sumo deleite, lleno de lascivia…

Pero de repente se aparta como si hubiese sido herido por un rayo.

arcangel

Y grita con inmenso dolor:

–           ¡No veo! ¡No veo! El ángel me ha herido en los ojos y no puedo ver nada.

¡Piedad! ¡Piedad! –y se hace para atrás trastabillando, como hacen los ciegos cuando no tienen quién los guié.

Fátima grita con júbilo:

–           ¡Dios resguarda su santuario! Y ¡Ay de vosotros que pretendéis profanarlo!…

Todos los que antes los miraran con lujuria, han perdido la avidez y ven cómo se está arruinando su grandioso festín sexual…

Nerón está estupefacto y aterrado…

Pero arrebatado por la ira como si fuera una fiera herida.

Ordena a sus libertos que los cristianos sean conducidos a la tortura y que los verdugos desplieguen contra ellos toda su violencia…

Concluye diciendo:

–           Yo mismo supervisaré los tormentos. ¡Llévenselos!

Y volviéndose a los invitados del frustrado banquete, les dice:

–        ¡Vamos! La fiesta apenas comienza…

Todos lo miran pasmados, entre admirados y aterrorizados…

orgia-romana

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

49.- LAS LOCURAS DE NERON


roma-imperial

Cuando salieron de la casa del César,  Marco Aurelio dijo a Petronio:

–           Por un momento me dejaste petrificado y lleno de alarma. Pensé que te habías embriagado y solo esperaba la ruina. Recuerda que estás jugando con la muerte.

Petronio contesta seguro:

–           Esta es mi arena y me complace ser el mejor gladiador. Ya viste como concluyó todo… Mi influencia ha aumentado considerablemente desde hoy. Me enviará sus versos en un cilindro y eso es el mejor cumplido viniendo de él.

–           El Prefecto de los Pretorianos estaba furioso.

–           Tigelino al ver el éxito que alcanzan estas sutilezas, va a tratar de imitarme y superarme. Serán vanos sus esfuerzos, pues es tan solo una bestia cruel.

–           Es un enemigo muy peligroso. Él y la Augusta parecen congeniar bastante. ¿No te preocupa eso?

–           Popea está despechada. Y ahí no puedo hacer nada, más que esquivarla lo mejor que pueda. Si yo quisiera, acabaría con él y tendría al propio Enobarbo en mi poder. Pero NO quiero complicarme más la vida. El poder absoluto es una maldición…

–           ¡Qué habilidad la tuya para transformar la crítica en alabanza! Pero ¿Son realmente tan malos esos versos? Yo de eso no entiendo nada.

marcial

Los versos no son peores que cualquier otros. Es verdad que Marcial tiene más talento en uno solo de sus dedos. Aun así, Barba de Bronce tiene algo… Sobre todo un inmenso amor por la poesía y la música. Y sí. Se esfuerza mucho en lo que compone.

–           Se considera una artista divino y no sé si sea genialidad o…

–           Pasado mañana nos reuniremos con él, para escuchar su Himno a Venus Afrodita que ya está terminando. Los versos de Nerón a veces son elocuentes y yo sé que para componerlos sufre una verdadera tortura. A veces le tengo lástima. ¡Hace unas cosas tan extrañas!

Marco Aurelio pregunta reflexivo:

–           ¿Podría alguien prevenir hasta donde llegarán las locuras de Nerón?

Petronio levanta los hombros:

–           ¿Quién puede saberlo? Está decidido a que ocurran cosas que durarán en la memoria de la historia, pues su mayor anhelo es ser un dios inmortal en el arte y de él se puede esperar cualquier barbaridad.

–           No entiendo cómo puedes encontrar emocionante una conducta tan inestable.

–           Y aunque a veces me siento verdaderamente hastiado, creo que bajo el reinado de otro César, me fastidiaría cien veces más. En estas incertidumbres es en donde encuentro el encanto de la vida.

–           ¿La vida? A veces parece que coquetearas con la muerte…

–           Quien no arriesga no pierde, pero tampoco gana. En el riesgo hay una especie de deleite y olvido del presente. Yo juego a la vida, es cierto. Y en eso mismo está el encanto.

Marco Aurelio dice con sinceridad y amor:

–           Te compadezco Petronio.

–           No más de lo que me compadezco yo mismo. Tu amigo el cristiano me dijo la verdad. Y sin embargo él debe saber que los hombres como yo, no aceptaremos su Religión. Yo no quiero cambiar. Mi vida es emocionante y a la vez detestable, lo sé.

–           Si al menos trataras de conocerla, cambiarías de opinión…

–           Antes, tú pasabas la vida agradablemente entre nosotros. Y cuando hacías tus campañas militares, ansiabas volver a Roma. Ahora hay en ti algo diferente, ya no eres el mismo y a veces me pregunto si te conozco todavía.

–           Ahora mismo me ocurre igual. Ansío volver a Roma.

–          Porque estás enamorado de una vestal cristiana, que está esperando por ti. No me sorprende esto, ni te lo reprocho. Pero lo único que me pregunto es: ¿Eres feliz? ¿Tu nuevo Dios te hace feliz?…

Puedo jurarte por el alma de mi padre al que tanto amaste, que nunca imaginé que pudiera existir una felicidad como la que ahora disfruto. Lo único que me preocupa es una especie de presentimiento extraño, que me aflige respecto a Alexandra.

–           Dentro de dos días trataré de obtenerte un permiso, para que puedas dejar Anzio por todo el tiempo que te plazca. Han pasado tres meses. Popea parece estar más tranquila y hasta donde sé, ningún peligro te amenaza; ni a ti, ni a Alexandra.

–           En la mañana, me preguntó la Augusta, qué había estado haciendo en Roma y me sorprendió mucho, pues ya sabes que me fui en secreto.

–           Es posible que haya enviado espías a seguirte. Sin embargo es necesario que ahora ella también cuente conmigo.

–            El día que me despedí de Alexandra. Los dos estábamos sentados en una banca del jardín de la casa del obispo Acacio. En una noche tan tranquila como ésta, ideando planes para el futuro. Sería imposible tratar de describirte la felicidad y el éxtasis que sentía en aquellos momentos, junto a la mujer que amo más que a mi propia vida. Cuando de súbito se escuchó el rugido de los leones….

LEON

–           Tú sabes que esto es un fenómeno común y más cuando se acercan los juegos.

–           Pero desde aquel instante un presagio de infortunio, me inquieta profundamente. Te agradezco mucho ese permiso para salir de Anzio. Esto aliviará un poco la tortura que siento.

–           Los juegos son algo común y emocionante en nuestra cultura romana. ¿Por qué te angustias? ¡No te entiendo!

–           Me preocupa mucho mi esposa y ya no puedo permanecer aquí más tiempo. Me siento tan mal que estoy dispuesto a irme sin él.

–           ¿No crees que es un poco ridículo creer en presentimientos? Además ¿Cómo sabes que fueron leones? Los bisontes germanos rugen casi igual.

–           Anoche presencié una lluvia de estrellas…

lluvia_de_estrellas_fugaces_1

–           Yo también la vi. Fue un espectáculo muy bello. Y hay quien lo considera mal augurio…

Petronio medita unos momentos y después agrega:

–           Si vuestro Cristo se ha levantado de entre los muertos, Él puede protegeros contra la muerte, ¿No crees?

Marco Aurelio confirmó:

–           Así es. Los cristianos estamos protegidos de todas maneras. Para el que ama a Dios, la muerte no existe – Dijo estas palabras, mirando hacia el cielo lleno de estrellas.

estrella fugaz

Petronio le miró completamente desconcertado… Y cambió de tema.

Una semana después…

El César estaba tocando y cantando en honor de Palas Atenea, un himno cuyos versos y música había compuesto él mismo.

Y aquel día sintió que su voz realmente cautivaba a sus oyentes.

Y esta convicción le exalta tanto, que se siente realmente inspirado y al terminar el canto, está pálido, sudoroso y conmovido.

No tiene deseos de escuchar elogios y dice:

–           Estoy fatigado y necesito aire. Saldré a dar un paseo. Entretanto afinad las cítaras.

Y enseguida se envolvió el cuello con un pañuelo de seda y dijo volviéndose a Petronio:

–           Acompáñame. Dame tu brazo Marco Aurelio, pues las fuerzas me faltan. Me apoyaré en ti. Mientras tanto Petronio nos hablará de música.

Y salieron hacia una terraza que tiene pavimento de alabastro.

Cuando estuvieron fuera, Nerón dijo:

–          Aquí uno puede respirar más libremente. Mi alma está conmovida y triste. Aunque ahora sí sé con este ensayo, que ya estoy listo para presentarme en público y alcanzar un triunfo sin igual.

Petronio contestó:

–          Puedes presentarte aquí, en Roma y en Acaya. Tu grandeza artística puede resistir la prueba.

El César contestó mirándolo fijamente:

–           Lo sé. Eres demasiado insolente como para prodigar elogios haciéndote violencia a ti mismo. Y te juzgo sincero como Marcial… Pero tú tienes más conocimientos que él. Dime cuál es tu concepto de la música.

–           Cuando te escucho declamar unos versos. Cuando te veo en el Circo dirigiendo una cuadriga. Cuando veo la belleza de una obra de arte y cuando te oigo en las armonías de tu música, nuevos deleites embelesan mi espíritu; aunque siempre me sorprendes, porque hay en ti, un mar de talento para eso.

neron

¡Qué profundo conocimiento tienes en la materia! –Exclamó Nerón admirado- Tú has dado expresión exacta a mis propias ideas. Y por eso te repito siempre que en toda Roma, eres el único capaz de comprenderme.

–           Mi concepto de la música está en perfecta armonía con el tuyo.

–           Soy el César y el mundo es mío. Puedo hacer lo que yo quiera. Pero la música me abre nuevos horizontes.

–           Las musas te inspiran.

–           Siento a las musas, a los dioses y al Olimpo.

Los dioses son generosos contigo…

–           Hay una grandeza que percibo como en medio de una niebla sutil. ¡Estoy tan emocionado que hasta me siento pequeño! ¿Puedes creerlo?

Petronio concede:

–           Sí. Solamente los grandes artistas tienen la facultad de sentirse pequeños en presencia del Arte.

–           Esta es un anoche de sinceridad y franqueza. Así pues, voy a abrirte mi corazón, como ante un amigo. Dime ¿Crees que soy un hombre ciego o falto de juicio?

–           Eres un artista buscando la inmortalidad.

–           Yo sé que el Pueblo de Roma, escribe en las murallas insultos contra mí. Gritan lo que consideran mis crímenes y dicen que soy un monstruo y un tirano, solo porque Tigelino ha obtenido unas cuantas sentencias de muerte contra mis enemigos.

–         No es posible complacer a todo el mundo. Los inconformes siempre van a criticar…

–           Sí, querido amigo. Me consideran un monstruo y lo sé. Y hablan tanto de crueldad cuando se refieren a mí, que en ocasiones he llegado a preguntarme ¿Efectivamente soy cruel?…

–           Tu talento para sorprender, es tan grande como su incomprensión…

neron

–            Pero lo que ellos no comprenden es que los hechos de un hombre pueden ser crueles, sin que él mismo lo sea. ¡Ah! Nadie creería que en los momentos en que la música me acaricia el espíritu, me siento tan bueno e inofensivo como un infante en la cuna.

–           El verdadero arte ennoblece…

–           ¡Es la verdad! La gente ignora cuanta nobleza se anida en este corazón. ¡Y cuántos tesoros descubro en él, cuando la música lo abre a sus olímpicas armonías!

Petronio no duda que el César esté diciendo la verdad y que la música le despierte nobles inclinaciones que están sepultadas por un monstruoso egoísmo desenfrenado y criminal.

Y solo contestó con seriedad:

–           Los hombres debieran conocerte tan profundamente como yo. Roma jamás te apreciará en tu justo mérito.

El César se apoyó más pesadamente sobre el brazo de Marco Aurelio, como si se sintiese abrumado por una gravosa injusticia y replicó:

–           Tigelino me ha contado que en el Senado dicen que Menecrato y Terpnum tocan la cítara mejor que yo. ¡Hasta eso intentan negarme!

–           El verdadero talento, siempre despierta la envidia.

–           Pero dime tú que eres siempre sincero dímelo ahora: ¿Ellos tocan mejor que yo? ¿O están siquiera a mi altura en destreza?

Petronio exclamó rápido:

–           ¡De ninguna manera! Tú tocas con mayor dulzura e intensidad. En ti se palpa al artista. En ellos al ejecutante experimentado. Y el hombre que los escucha primero a ellos, comprende mejor quién eres tú.

Nerón contestó con inmensa petulancia:

–           ¡Si es así, que vivan! Nunca podrán imaginar le importante servicio que acabas de prestarles en este momento, pues te deben la vida. Por otra parte, si yo los hubiera condenado, tendría que tomar a otros para remplazarlos.

Petronio se limitó a decir:

–           Y las gentes te acusarían de que por amor a la música, destruyes la música en tus dominios. ¡Oh, divinidad! Nunca mates el arte por el arte,

Nerón exclamó con admiración:

–           ¡Qué diferente eres de Tigelino! Pero ya lo ves. Soy un artista antes que todo y no puedo llevar una vida vulgar. La música me dice que lo sobrenatural existe y por esto yo lo busco con todo el poder y todo el dominio que los dioses han puesto en mis manos.

–           Los dones con que te han favorecido, deben desarrollarse para glorificarlos.

–           En ocasiones siento que para alcanzar el Olimpo, es necesario que yo haga algo totalmente extraordinario y que jamás se haya realizado. Algo que sea asombroso para los mismos dioses…

–           Esa puede ser una empresa hercúlea. Y hay que meditarla muy bien.

–           Sé que muchos me llaman loco. Pero yo no estoy loco. ¡Sólo estoy buscando la gloria! ¿Me entiendes?

–           Los grandes artistas llevan ese anhelo en la sangre.

–           ¡Y por lo tanto, mi anhelo es alcanzar la grandeza absoluta, porque solamente de esa manera llegaré a ser el más grande de los artistas!

Y bajando la voz para que Marco Aurelio no le oiga, le dice Petronio al oído:

–           ¿Sabes que condené a muerte a mi madre y a mi esposa, principalmente porque yo deseaba presentar el más grande sacrificio que un hombre pudiera ofrecer?

–           Y ciertamente diste un regio presente. Los dioses deben estar complacidos.

–           Pero parece que para abrir las puertas del Empíreo, se necesita algo más grande que eso y ya que el destino así lo quiere…

petronio

Petronio se alarmó, pero controlándose dijo:

–           ¿Qué intentas hacer?

El César dijo suspicaz:

–           Tú lo verás más pronto de lo que te imaginas. Mientras tanto, solo piensa que existen dos Nerones: uno, el que el pueblo conoce. Otro, el que solo tú conoces. El cual si destruye como la muerte, dominado por un frenesí como Baco; se debe a la trivialidad y a las miserias humanas de la vida ordinaria que lo ahogan.

–           Pero para alcanzar la grandeza no hay necesidad de aniquilar la belleza de la vida.

–           Yo quisiera aniquilarla, aun cuando para ello sea necesario el uso del hierro o del fuego. ¡Oh! ¡Qué vulgar será este mundo cuando yo haya desaparecido de él!

–           Tu temperamento artístico está buscando un clímax.

0neron

–             Nadie tiene la menor idea de mi verdadero temperamento artístico. Este es mi sufrimiento que me llena de melancolía.

Petronio dijo cauteloso:

–           Hay ocasiones que es necesario atemperar el talento, sobre todo cuando hay que ponderar el riesgo desde un trono imperial.

–           ¡Es muy pavoroso para un hombre cargar al mismo tiempo con el peso  del poder supremo y del más excelso talento!

Aunque Petronio se sintió aterrado, consiguió decir:

–           Simpatizo contigo profundamente, ¡Oh, César! Y en ello me acompaña también Marco Aurelio, que te deifica desde el fondo de su alma.

–           Por su parentesco contigo, también me es caro, aunque más bien sirve a Marte y no a las Musas.

–           Él sirve ante todo a Venus Afrodita.

Y en ese mismo instante decidió resolver el asunto de su sobrino de una vez por todas y alejar el peligro que pudiera amenazarle.

Y agregó:

–           Él está perdidamente enamorado… Permítele señor que vuelva a Roma, si no quieres que muera aquí a mi lado. ¡El rehén que le diste fue encontrado! Y Marco Aurelio al venir para Anzio, la dejó a cargo de un cierto Acacio. Marco Aurelio quería convertirla en una amante.

–           ¿Y por qué no lo hizo? Ella es suya. Se la cedí y puede disponer de ella como quiera.

–           Pero como resultó muy virtuosa, eso lo ha cautivado aún más y desea casarse con ella.

alex

–           No veo cual sea el inconveniente. Como es una de las hijas del rey Vardanes I, no hay diferencia de condición entre ellos.

–           Pero Marco Aurelio es ante todo un soldado. Y aunque se pasa la vida entre gemidos y suspiros, no hará nada sin el permiso de su emperador…

Nerón se quedó perplejo…

Luego dijo con cierta suspicacia:

–           El emperador no elige las esposas de sus soldados. ¿Para qué le sirve mi permiso a Marco Aurelio?

Petronio dijo con diplomacia:

–           Ya te he dicho señor que él te deifica.

–           Con mayor razón alcanza mi permiso. Sí. Es esa doncella bonita, pero demasiado escuálida. La augusta Popea se ha quejado de que ella fue la autora de un maleficio a nuestra hija, en los jardines imperiales. Y a causa de eso murió.

–           Pero yo le dije a Tigelino que los dioses no están sujetos a malos encantamientos. Recordarás divinidad su confusión y cómo tú exclamaste ¡Habet!

–           Sí. Tienes razón. Ya lo recuerdo…

Y volviéndose hacia Marco Aurelio, Nerón le preguntó:

–           ¿Es cierto que la amas como dice Petronio?

Marco Aurelio contestó con convicción:

–           Así la amo, señor.

Entonces Nerón detuvo su paseo y declaró:

–           Entonces te ordeno que partas mañana para Roma, a unirte con ella en matrimonio. Y no te presentes de nuevo ante mí, sin el anillo nupcial.

Marco Aurelio se quedó pasmado por un momento y luego exclamó con júbilo:

–           ¡Te doy gracias con todo mi corazón!

El César sonrió con una increíble, benevolencia y dijo:

–           ¡Oh! ¡Cuán grato es hacer felices a los demás! ¡Oh, si los dioses me dejaran hacer solo eso en la vida!

Petronio se preparó a dar el golpe final. Hasta ese momento, su gran influencia y sus maniobras inteligentes, habían salvado a su sobrino de las garras de Popea…

Y por eso dijo:

–           Concédenos un favor más, ¡Oh, divinidad! Declara tu voluntad en este asunto en particular, delante de la Augusta. Marco Aurelio no osaría jamás unirse en matrimonio a una mujer, que no fuese grata a la emperatriz. Tú puedes desvanecer su prevención con solo una palabra, manifestando que has ordenado que se efectúe el matrimonio.

–           Así lo haré. Nada podría rehusaros a ti o a vosotros. –declaró el César sonriendo a Petronio.

Después de esto, suspendió el paseo y emprendió el regreso.

Ambos le siguieron con el corazón inundado de felicidad por la victoria alcanzada.

Marco Aurelio tuvo que refrenar el impulso de lanzarse al cuello de Petronio y besarlo en las mejillas con amor y agradecimiento. Pues ahora le parece que ha quedado removido todo peligro y todo obstáculo…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

P27.- PERDONA NUESTRAS DEUDAS, COMO…


Eterno-Padre-finito

“PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”

Posted on 07/07/2013 by Y María del Getsemaní

(HABLA DIOS PADRE)

Mis Pequeños:

En la Historia sobre la tierra de Mi Amadísimo Hijo hubo un Judas y seguramente lo hay en las vuestras.

El Traidor, el que más acercaron a su intimidad y a su corazón y por ello causó el más grande daño.

Esto es muy doloroso porque es traición desde lo más íntimo y nada os duele más que haber entregado vuestras ilusiones, vuestros anhelos, vuestros sueños de hombres, a un ser que resultó no ser más que un Judas y vuestra vida muchas veces quedó truncada por la traición.

TRAICION DE JUDAS

¿Que haréis con ello? ¿Buscareis venganza enmascarada de justicia o soltaréis y perdonareis?

Si no lo hacéis  Mis Pequeños, quedáis atados a esta persona por cadenas de hierro y os podréis hundir.

La única manera de liberaros de ellas, de las cadenas, es perdonando.

No tenéis más opción si queréis seguir el andar de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo.

VEN Y SIGUEME

Tendréis que acallar las voces del ego, de la vanidad, de la soberbia que os gritan que fuisteis victimas, como lo fue Mi Amadísimo Hijo,

pero no podéis convertiros en predadores…  

VENGANZA

Así Mis Niños, que os pido que hasta la más grande deuda que tengáis en contra de vosotros la perdonéis, si es que queréis seguir adelante.

Por eso se os ha dicho lo difícil que es seguir FIELMENTE a Mi Amadísimo Hijo,

 Porque tendréis que silenciar vuestra naturaleza humana y perdonar aquello que clama justicia, pero

¿Acaso no confiáis en que la perfecta justicia no viene de los hombres, sino de Dios?

No intentéis hacer justicia por vuestra propia mano porque será sangre y venganza lo que haréis…

 y aún mayor mal os costará vuestra acción. 

Nemesis3

Haréis como os digo:

Si os han robado vuestra casa, no tenéis más que perdonar y confiar…  No podéis confiaros a la justicia de los hombres porque los hombres no saben de justicia

(y si no me creéis bastará con dar una mirada a vuestro mundo y volver a Mí) ¿Veis justicia en vuestro mundo? ¿Son los buenos los que tienen lo que merecen y los malos su parte? No Mis Niños.

El mundo es potestad de los malos que lo tienen secuestrado

Y el mundo ha privado a los Míos de lo mínimo para su subsistencia,

aun cuando He Creado un mundo pletórico de riqueza y de belleza más que suficiente, para que todos y cada uno tengáis lo necesario para vuestra vida y esto no es así,  Mis Niños.

Paisajes

Así que no seáis ingenuos, no seáis vengativos y conformaros con lo que tenéis y AGRADÉCEDMELO… (la oracion de Acción de Gracias se convierte en LLUVIA DE BENDICIONES)

 Que es en el Reino de Los Cielos donde tendréis lo que de VERDAD merecéis cada uno: los buenos su recompensa y  los malos su pago.

No quedará nadie impune y la muerte llega Mis Niños, para pobres y ricos…  Y unos tendrán recompensa y otros, deuda.

No seáis deudores con El Cielo.

No dejéis que vuestros hermanos tengan asuntos en vuestra contra.

Vosotros pagad lo que debéis porque si no lo hacéis sobre la tierra, el alguacil os meterá en la cárcel y no saldréis hasta que hayáis pagado hasta la última moneda.

5776408-tres-presos-grupo-de-hombres-con-trajes-de-presidiarios

No quedéis debiendo a vuestros hermanos y si alguno os debe y no os quiere pagar, perdonad su deuda y orad por él. Que el grado más alto del amor es quien es capaz de orar por sus enemigos. 

amen-a-sus-enemigos-evangelio-de-hoy

¿No ha dicho Mi Amadísimo Hijo “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”?

Así mismo Me diréis vosotros de vuestros deudores, de los que os han dañado: pedidme por ellos que así sabré que los habéis perdonado en vuestro corazón.

Un rencor que no se perdona Mis Niños, os lo digo: es una cadena y ¿cómo andaréis tras Mi Amadísimo Hijo con cadenas en los pies?

PRESO

No podréis andar, terminaréis por quedar atados al rencor, al odio, al mundo Y OS VOLVERÉIS VOSOTROS MISMOS, MUNDO…  ¿Lo podéis comprender?

El que ama a un Hijo ¿Qué merito tiene? Pero quien ama a su enemigo ese es digno del Reino de los Cielos. Ved los ejemplos de los Santos cómo han debido perdonarlo todo, así hacedlo vosotros.

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE MARÍA)

Mis Niños, no busquéis más ejemplo del perdón que el que tenéis en Mi Santo y Amadísimo Hijo Jesucristo.

Mi Hijo Ha perdonado aun siendo flagelado, siendo crucificado, siendo burlado, y siendo escupido: aún así ha perdonado…

AMOR PERFECTO

Y vosotros os decís seguidores de Mi Amadísimo Hijo y a la primera ofensa pequeña queréis mudar y buscáis venganza. Eso no es digno de un fiel seguidor de Mi Amadísimo Hijo Jesucristo.

El mundo os va llenando de rencor, de injusticia y sólo si a cada paso soltáis, perdonáis, exculpáis; podréis seguir…

534892_394229503967753_499664523_n

¿Cuántos buenos hombres quedan rezagados por un rencor, por una falta de perdón?

¿Queréis ser de esos que pudieron ser amigos de Mi Hijo y no lo fueron porque prefirieron ser enemigos de su hermano? Tenéis que perdonar a cada paso.

Tenéis que dar amor y poner la otra mejilla al ser abofeteados….

 Ved como ha sido Vuestro Divino Maestro, Vuestro Señor, Vuestro Fiel Amigo, Vuestro Dios que bajó a la tierra para enseñaros cómo amar ¿Lo podéis ver, Mis Niños?

PONIENDO LA OTRA MEJILLA

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

Qué difícil os resulta perdonar a vuestro hermano, como si vosotros fuerais mejores que él…

No lo sois. Vosotros habéis pecado gravemente, habéis ofendido, habéis errado y Yo os He perdonado vuestra grandísima deuda y aún así vosotros sois incapaces de perdonar al hermano. 

Amad-a-los-enemigos--para-la-Web

Os lo digo y os lo repito: al retener el perdón estáis juzgando y estáis colocándoos por encima del hermano…  Y quien quiera ser el primero será el último y quien se coloque al estrado de los pies a servir al hermano será el más grande en El Reino de los Cielos ¿Lo comprendéis, Mis Niños?

Ya os lo habíamos dicho: No le retengáis el perdón a nadie… 

FARDO DE RENCOR

NO SOLTÉIS MI MANO EN ESTOS TIEMPOS FINALES

Posted on 02/07/2013 by Y María del Getseman

(HABLA NUESTRA SANTÍSIMA MADRE)

Criaturitas del Cielo:

El tiempo tan temido y por otros tan esperado ha llegado.

No teman, los Nuestros. Repito, no Teman.

Si os hemos preparado durante periodos y tiempos, es para que seáis fuertes y firmes en estos tiempos finales.

Muchos no os creerán como no han creído a los Profetas de Antiguo.

El hombre ha decidido su destino porque no ha acatado las ordenanzas del Cielo, pero vosotros Pequeño Resto Fiel, manteneos en unidad y en Resguardo nuevamente.

Los sucesos se precipitan Niños Míos, Niños Amados.

TERREMOTO

Y en ocasiones hará silencio el Santo Cielo, por los desafortunados que no han querido creer en los Evangelios; por buscar novedades.

Es tiempo de dolor y luto porque el Padre Eterno ha sido ofendido sin medida.

Porque han abandonado a Mi Amadísimo Hijo y lo han dejado Solo en los Sagrarios buscando a quien Entregar su Amabilísimo Corazón

Y vosotros los que sois del Mundo, no habéis querido acatar las Súplicas de Mi Amadísimo Hijo.

SAGRARIO

Sufrirán las consecuencias de vuestro egoísmo, de vuestra fría indiferencia, de vuestro actuar; los que no habéis mudado, los que no habéis creído.

Pero los Fieles son resguardados en Mi Inmaculado Corazón.

Manteneos firmes y fieles en estos tiempos. Veáis lo que veáis y oigáis lo que oigáis…

NO OS ALARMÉIS pensando que Dios os ha abandonado porque eso es un imposible,

Pero Dios (Nuestra Santísima Madre se Hinca) ha tenido que ser Fiel al libre albedrío con que os obsequió y vosotros habéis optado y decidido.

No podréis decir que no sabíais, sino más bien que no habéis querido, Niños Míos.

Siempre la Misericordia se abre para acoger a la Oveja que regresa.

OVEJA EXTRAVIADA

Regresad ahora Mis Pequeños, Criaturas Nuestras. No seáis engendros del Maligno que os pagará con traición, dolor inacabable y mentira.

Regresad a La Casa del Padre que los acontecimientos ya se desbordan y vosotros no queréis ver, ni orar, ni sentir. No os hincáis en oración y vuestro destino eterno pende de un delgado hilo.

Regresad a Mí que Yo os presentaré ante Mi Amadísimo Hijo (Nuestra Santísima Madre se hinca) y a una sola voz suplicaremos Su Perdón. Recuerden que Mi Hijo coloca al Amor compasivo y comprensivo por encima de todo, que Su Misericordia es infinita, pero si no la queréis tendréis Su Perfecta Justicia.

2300-08

Venid a Mi regazo vosotros que estáis infelices y cansados del mundo;

venid a Mí y pedidMe que os lleve a Mi Hijo: donde encontrarán descanso y sosiego para vuestros desvelos y angustias y la tan anhelada paz.

No os dejéis destruir por el Mal por no querer doblar rodilla y orar a Mi Hijo.

Vuestra Madre María Santísima

No dejéis tan solos a Mis Profetas que llevan pesada carga, no los dejéis solos, Mis Niños.

(HABLA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO)

No soltéis Mi Mano en estos Tiempos Finales.

images-2

No os alejéis de Mí que será harto difícil regresar.

Manteneos en Mi Amante Corazón y no salgáis de ahí. No os arriesguéis a andar sin Mi Santa Mano por el Mundo porque fácilmente os perderéis. Manteneos dentro de Mi Amor y no andéis por el mundo vagando, que ya no es tiempo de ello.

El mundo cambiará de rostro y será un depredador y no será ya el mismo nunca más. Pasará por la Tribulación y esta no cesará hasta que todo lo que os He anunciado tenga su cumplimiento.

Al final Mis Criaturas, Yo Vendré con Gran Poder y Gran Gloria por los Míos, a recoger Mi Cosecha.HApq

Amarga será por aquellos que se habrán perdido y dulce por los que habéis sido rescatados;

Pero manteneos como en tiempos de guerra espiritual álgida (*) y en el momento más terrible,

Pero aunque veáis lo que sea, no dudéis nunca de la protección y del Amor del Cielo que todo ha sido creado por amor a vosotros. No lo dudéis.

PARUSIA

Hay angustia en los corazones, como los animalitos cuando se avecina la tormenta o el incendio. Tenéis que sentir lo que se os avecina, pero no perdáis la paz, no dejéis que os arrebatan vuestra Fe y la Esperanza de que todo ha sido anunciando desde el Principio y se aproxima el final.

heraldo_de_medianoche

No os juzguéis unos a otros ni os critiquéis, que Yo Vengo ya por los Míos y vosotros no debéis más que orar e interceder.

No son tiempos ya de estar en los asuntos del mundo, sino en los de Dios.

Mudad ya y Venid a Mí.

Manteneos en resguardo y oración y no perdáis la Verdad, -oigáis lo que oigáis- que se os ha revelado.

kingcomingagain

(*) álgido, da. (Del lat. algĭdus).adj. Se dice del momento o período crítico o culminante de algunos procesos orgánicos, físicos, políticos, sociales, etc.

HDDH

(1 de Julio)

Año del Señor 2013

Y María del Getsemaní

http://tambienestuya.com/

cropped-cropped-stained-glass-Crop-0041

P3.- ARMAGEDÓN CELESTIAL


armagedon

ESTA ES LA BATALLA FINAL.

MI VICARIO HA CAÍDO.

MI IGLESIA CAERÁ, PERO PRONTO SE LEVANTARÁ DE NUEVO

Jueves, 14 de febrero 2013 @ 18:00

Mi muy querida hija, la batalla por fin ha entrado en su última fase entre el Reino de Mi Padre, y el reino de Satanás.

Mirad como el maligno intenta engañar a los  hijos de mi Padre, incluidos aquellos que siguen la verdad de mis enseñanzas. Nada es lo que parece. El poder de la masonería se ha incrementado y ha infectado no sólo el mundo de la política, sino la Casa de Dios: Mi Cuerpo en la tierra.

La Iglesia Católica es despreciada, más que cualquier otra iglesia en la tierra, porque proclama Mi Santa Palabra. Esto se debe a que ha sido guiada por Mí y está conforme a mis instrucciones dadas a la humanidad, ya que declaré que a través de Mi apóstol Pedro establecí Mi Iglesia sobre la tierra.

Mi Iglesia en la tierra ha sido el centro de los ataques del Maligno, que a lo largo de los siglos, ha dividido mi Iglesia y azotado todos los que practican Mis Sacramentos Santísimos.

lucifer-most-beautiful-angels-the-free-217968

Ni una sola vez el Maligno, cede en su plan para perseguir a mi Iglesia. Astuto, engañoso, arrogante, jactancioso y lleno de auto-importancia; él, el Engañador, cree que su poder es omnipotente. Él se dirige siempre, contra los que se les ha concedido la responsabilidad de dirigir a los hijos de Dios a la vida eterna.

Mi Iglesia Católica desde hace tiempo, sufrió terriblemente por la mano de Satanás. Ni una sola vez, La ha dejado realizar su deber sagrado para mí, en paz. Luego, para asegurarse de que él, el Maligno, pudiera causar el mayor daño posible; se infiltró en aquellos siervos sagrados míos, enviando a sus siervos para mezclarse entre ellos. Fue entonces cuando la Abominación del mal entró en Mi Iglesia.

Cuando el pecado fue cometido por los designados para nutrir las almas, FUI YO, Jesucristo, quien fue acusado y puesto en el banquillo.

pecado-peligro

El mayor engaño de todos fue cuando el Maligno convenció al hombre de que era Yo Jesús, Cabeza de la Iglesia en la Tierra Quién traicioné a la humanidad. La Humanidad nació con el pecado. El hombre sigue pecando, hasta que el tiempo de Mi Segunda Venida. Para que me descarten a Mí, como el Salvador del mundo, a causa de los pecados de los hombres; incluyendo aquellos cuya responsabilidad por las almas que han sido llevados por mal camino, será su perdición.

En lugar de la Verdad, permitirá a las mentiras de la bestia para corromper sus corazones.

Ahora mi iglesia está bajo el control del mal  y muchos de ellos son víctimas de las mentiras, que ahora se les presentan, como la Verdad.

La verdad de Mis enseñanzas pronto será declarada como irrelevante y falsa.

La Ira de mi Padre en esta infestación en Mi Iglesia en la tierra, pronto se hará sentir entre sus siervos, en Mi Iglesia en Roma.

RAYO-VATICANO

Esta es la batalla final. Mi Vicario ha caído. Mi Iglesia caerá, pero pronto volverá a levantarse.

Tu Jesús

EL FALSO PROFETA SE HARÁ CARGO DE LA SEDE DE ROMA

Domingo 17 de Febrero de 2013 a las 19.00 hs

Mi muy querida hija, el Cisma dentro de la Iglesia Católica, como fue predicho, ahora será visto por todo el mundo al ver La partida de mi amado Vicario Santo, el Papa Benedicto XVI que marca el principio del fin.

papa benedicto

 A través de ti, Mi profeta elegido, en los últimos dos años, traté de preparar a Mi Iglesia sobre la tierra para este triste suceso.

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

MARIA DE LA DIVINA MISERICORDIA

La élite masónica ha captado el control de Mi Iglesia y ellos ejercen el engaño más perverso a los católicos. Las Llaves de Roma están ahora en mis manos después de haber sido entregadas a Mi Padre. YO voy a dirigir a todos Mis seguidores para que la Verdad puede ser sostenida y que Mi Santa Palabra permanezca intacta.

El falso profeta ahora se hará cargo de la Sede en Roma y mi palabra, como lo fue en mi tiempo en la tierra, será tratada como una herejía.

No se equivoquen, porque así como el engaño se presenta al mundo, como si el nuevo reinado representa la Verdad; tú Mi hija, vas a sufrir terriblemente en Mi Nombre Santo lo mismo que los profetas que vinieron antes que ustedes.

profeta daniel

Mis seguidores deben mantener la calma y orar por la salvación de todos mis siervos más sagrados que serán arrebatados en esta abominación. Les invito a responder de la siguiente manera:

Continúen siguiendo mis enseñanzas. Nunca renuncien a la Palabra de Dios. Permanezcan fieles a sus deberes sagrados y administren los Santos Sacramentos como lo han sido instruidos por Mí.

Las enseñanzas de la Iglesia Católica, basadas en su formación por Mi Apóstol Pedro, siguen siendo infalibles.  Esto va a cambiará una vez que la Fundación sea sacudida por los cambios que vendrán.

Dentro de poco, ya no reconocerán mi Iglesia y se sentirán muy incómodos cuando sean testigos de cómo mi Palabra Santa será manipulada.

Tu Jesús

MASONERIA ECLESIASTICA

LOS HIJOS DE DIOS ESTARÁN BAJO EL DOMINIO DEL CUERNO PEQUEÑO, QUE SE SENTARÁ EN EL ESPLENDOR POMPOSO DE LA SEDE DE PEDRO

Lunes 18 de Febrero de 2013 a las 18:00 hs

Mi muy querida hija, conforme los cambios dentro de mi Iglesia se intensifiquen, así también aumentarán las voces de los falsos profetas,  para respaldar la Abominación en mi Iglesia. Como yo te revelé a tiempo, profeta verdadero del Final de los Tiempos, Las mentiras se extenderán para confundir a todos aquellos que me siguen.

Por cada instrucción que te doy para el mundo; exactamente lo contrario será declarado por las bocas de los falsos profetas.  Ellos declararán palabras de consuelo a mis seguidores, que encontrarán la verdad demasiado terrible de soportar.

A través de sus mentiras malvadas atraerán a los hijos de Dios bajo el gobierno del cuerno pequeño, que se sentará en el esplendor pomposo de la sede de Pedro.

cuerno-small

Cuando te dije de la gran división en Mi Iglesia, yo no les dije cómo esto iba a pasar. Así que escúchenme ahora. Así como los sacerdotes durante mi tiempo en la tierra rechazaron Mi Santa Palabra, también lo harán los sacerdotes ahora, justo antes de mi Segunda Venida y me rechazarán Mí. No sólo van a rechazar mi palabra, dada a tí Mi hija amada, sino que van a aceptar los cambios, que se les impongan. Pero sus dones sagrados se volverán impotentes, tan pronto como acepten las blasfemias y las nuevas normas que les sean presentadas.

Mis fieles seguidores también serán divididos en su lealtad a Mi Iglesia en la tierra. Todo lo que deben hacer es seguir mis enseñanzas dadas a ustedes en el Libro de Mi Padre. No hay necesidad de correr en cualquier lugar, ya que estoy presente en medio de vosotros.

Ustedes saben la verdad. Han sido alimentados como cristianos. Así que cuando ustedes vean que los Mandamientos de Dios y mis enseñanzas están siendo re-escritos, y cambien los Santos Sacramentos, entonces deberán  dar la espalda. No permitan que sus mentiras los asusten, más bien tengan miedo de aceptar estos nuevos actos malvados y leyes que pretenderán que vienen de Mí y que no entienden la Verdad.

Tu Jesús

DIRAN QUE ERA CULPABLE DE UN CRIMEN DEL QUE ES TOTALMENTE INOCENTE

Martes, 19 de febrero 2013 @ 14:30

benedicto_320-renuncia

Mi muy querida hija, por favor informe a mis discípulos que Mi Reino está cerca.

corona-espinas

No se angustien, porque aunque la Corona de Espinas ha descendido sobre mi Vicario nombrado por Mí, Jesucristo, para gobernar a mi Santa Iglesia Católica y Apostólica, ha sido brutalmente derrocado. Vengo por fin, para traer la paz .

El año que viene va a ser muy cruel y muy doloroso para ustedes, Mis amados discípulos y para mi pobre papa verdadero. Él, contra el que maliciosa y deliberadamente conspiraron, ha sido tratado igual que YO, Jesucristo.

cristo4

Mi Benedicto  también fue golpeado y azotado. Ahora tratarán de matarlo, lo mismo que a mí me han matado.

papa traicionado

Dirán que era culpable de un crimen del que es totalmente inocente.

PONTÍFICE Y MÁRTIR

PONTÍFICE Y MÁRTIR

Yo, vuestro amado Salvador salvaré a todos de la maldad, que será percibida por muchos para haber venido de mí, de mi comando.

Instruyo a mi iglesia como antes, pero sólo a través del poder del Espíritu Santo. Las Claves de Roma están a las órdenes de mi querido Padre. Yo, Jesucristo, estoy dispuesto a descender de nuevo en Mi Segunda Venida y quiero hacer saber que ustedes mis discípulos, sufrirán al igual que mis propios discípulos hicieron durante mi tiempo en la tierra.

Tú hija amada, están conmigo, encerrados dentro de Mi Sagrado Corazón, para que puedan unirse conmigo en el dolor. Yo derramo lágrimas por mi Papa inocente, amado en la tierra: Benedicto XVI, elegido por mí para conducir mi Iglesia durante los Úlltimos Días.

SUCESOR DE SAN PEDRO

Hay que tener un tremendo valor, como el de aquellas víctimas voluntarias, que seguirán declarando Mi Santa Palabra, aún que estarán llenos de dudas terribles. Ellas saben que dentro de sus corazones estoy hablando con ellos ahora.  Y sin embargo serán atacados con dudas, que serán causadas ​​por aquellos que se niegan a aceptar mis mensajes a la humanidad y que aun asi están todavía dedicados a mí.

Ahora les doy esta Oración Especial. Se trata de una Oración Milagrosa para que todos aquellos que lo recitan sientan mi presencia en sus almas. También les ayudará a ver la verdad que yo les había prometido, y que siempre se le dará a su favor durante los últimos tiempos.  

Cruzada de Oración (101) Oración Milagrosa para sentir la Presencia de Jesús

“OH Querido Padre Todopoderoso, Creador de todo lo que es y será, ayuda a todos los que pueden reconocer la presencia de tu Hijo amado, en la Iglesia de hoy, para que lleguen a ser muy fuertes.

Ayúdame a superar mi miedo, mi soledad y el rechazo que sufren de mis seres queridos, como yo sigo a tu Hijo, Jesucristo, mi Salvador.

Por favor, protege a mis seres queridos de caer en la trampa de creer en las mentiras, las cuales han sido diseñadas por Satanás para destruir, dividir y causar estragos entre los hijos de Dios.

Por favor, ayuda a todos aquellos que siguen la Abominación en Su Iglesia para que se salven de las llamas eternas del infierno. Amén “.

Mis amados seguidores, ya me conocen. Lo que veo ahora, dentro de la cáscara de lo que una vez fue mi Iglesia en la tierra, les dará náuseas. Van a llorar y llorar hasta que no sientan nada. Y luego, será cuando ustedes me llamen y me dirán:  

“Jesús, sálvame de las mentiras de Satanás, para que pueda discernir la verdad de tu iglesia remanente.”

Holy_Spirit

Voy a tranquilizaros con esto: Yo te llenaré con el Espíritu Santo. Yo te llenaré con las lágrimas de dolor y luego voy a reemplazar estas lágrimas con mi fuerza. Entonces no te importará, porque ÉL se hará cargo y te guiará en cada paso del camino.

Se les inspiró cuando se burlaban. Ustedes estarán llenos de Mi Espíritu de amor cuando se ríen de ti, por creer en mi Doctrina Santa. A continuación, ustedes perderán todo temor y éste será reemplazado por un sentimiento tan fuerte de mi amor por MÍ; que sólo entonces, se sentirán con un alivio total y la paz.

http://www.elgranaviso-mensajes.com/

 

libro de la verdad

Tu Jesús

225.- LAMENTO MATERNAL


1aurora

Las mujeres vuelven a ocuparse de los aceites que en la noche avanzada, debido al fresco del patio se han hecho una masa espesa.

Juan y Pedro están poniendo en orden el Cenáculo y conversan.

Juan dice:

–                       ÉL lo ha dicho.

Pedro contesta llorando:

–                       También dijo: “¡No durmáis”! Lo mismo que: “No seas soberbio, Pedro. Ten en cuenta que la hora de la prueba está por venir”. Y… y añadió: “Tú me negarás…”-Pedro llora de nuevo mientras añade con gran dolor-  ¡Y yo renegué de El!

–                       ¡Basta Pedro! Ya has regresado…  ¡Basta de atormentarte!

–                       Jamás, jamás bastará. Aunque llegara a ser viejo como los primeros patriarcas, aunque viviese setecientos o novecientos años como Adán y sus primeros descendientes no olvidaré jamás esta pena.

–                        ¿No confías en su misericordia?

–                       Sí. Si no confiase sería como Iscariote, un desesperado. Pero aunque me perdone desde el seno del Padre a donde ha tornado, yo no me perdono. ¡Yo, yo! Yo que dije: “No lo conozco”, porque en esos momentos era peligroso conocerlo…  Porque tuve vergüenza de ser su discípulo, porque he tenido miedo del tormento…

2Negacion-de-Pedro

Él marchó a la muerte y yo… Pensé en salvar mi vida y para esto lo rechacé, como rechaza una mujer pecadora el fruto de su seno, después de haberlo dado a luz, porque es peligro para ella…  Y lo hace antes de que regrese su marido que no sabe nada. He sido peor que una adúltera… peor que…

Magdalena atraída por los gritos entra…

Y dice:

–                       No hagas tanto ruido. María te está oyendo… ¡Está tan agotada! No tiene fuerzas para nada y todo le hace mal. Tus gritos inútiles y tontos vuelven a recordarle lo que habéis sido…

Pedro replica:

–                        ¿Ves? ¿Lo ves, Juan? Una mujer puede hacerme callar. Y tiene razón, porque nosotros los varones consagrados al Señor, no hemos sabido más que mentir o huir. Las mujeres han sido valientes. Tú, joven y puro que pareces una mujercilla, tuviste el valor de quedarte. Nosotros…  Nosotros los fuertes, los hombres, huimos…  ¡Oh, qué desprecio deben tener todos de mí!

3-Petersinai

¡Dímelo, dímelo, mujer! ¡Tienes razón! Ponme tú pie sobre la boca que mintió. Ponla bajo la suela de tu sandalia, donde habrá un poco de su sangre. Y solo esa sangre mezclada con el polvo del camino podrá perdonarme un poco, podrá dar un poco de paz al renegador. ¡Debo acostumbrarme al desprecio del mundo! ¿Qué soy yo? Decídmelo: ¿Qué soy?

Magdalena responde con calma:

–                        ¡Eres un gran soberbio!…  ¿Te duele? Puede ser. Pero tú crees que de las diez partes de tu dolor, cinco, para no ofenderte con decir seis…  Proceden del dolor de poder ser despreciado. Si continúas chillando, haciendo tonterías como una estúpida mujercilla, de veras que te despreciaré.

Lo hecho, hecho está. Los gritos necios no pueden reparar nada, ni anular algo. No hacen más que atraer la atención y mendigar una piedad que no merecen…  Sé varón en tu arrepentimiento. No chilles.

Yo… tú sabes lo que fui… Pero cuando comprendí que era más despreciable que un vómito, no me entregué a convulsiones.

4pecadora

Lo hice públicamente. Sin pedir excusas, sin dármela. ¿El mundo me iba a despreciar? Tenía la razón. Lo merecía. El mundo decía: “¿Un nuevo capricho de la prostituta?” ¿Y el seguir a Jesús lo llamaba con una blasfemia? Tenía razón.

El mundo no podía olvidar mi conducta anterior, que justificaba todo lo que se pensaba de mí. ¿Y qué?…  El mundo ha tenido que convencerse que María no era más pecadora… Con los hechos he convencido al mundo. Haz también tú lo mismo…  Y cállate.

Juan objeta:

–                       Eres dura, María.

Magdalena contesta:

–                       Más para conmigo que para con los otros. Lo reconozco. No tengo la mano tan suave como la tiene la Madre de Jesús. Ella es el amor. Yo… he despedazado mi pasión con el azote de mi querer. Y lo haré más. ¿Crees que me haya perdonado de haberme entregado completamente a la lujuria?…

5lujuria

No. Pero no lo digo más que a mí misma y siempre me lo repetiré. Moriré con este secreto sentimiento de haber sido la corruptora de mí misma, en medio de un dolor inconsolable, de haberme profanado y de no haber podido darle a El sino un corazón pisoteado…

Mira… He trabajado más que todos en la preparación de los bálsamos… Y con más valor que las otras lo descubriré… ¡Oh, Dios, cómo estará ya! (Magdalena palidece al sólo pensarlo).

Lo cubriré con nuevos bálsamos, quitando los que de seguro estarán ya fétidos sobre sus numerosas heridas… Lo haré, porque las otras parecerán clemátides después de un aguacero…

Pero siento pena hacerlo con estas manos mías que regalaron tantas caricias lascivas, de acercarme con este cuerpo mío manchado junto a su santidad… Quisiera… Quisiera tener la mano de la Madre Virgen para hacer la última unción…

6corazón-inmaculado

Pedro pregunta:

–                       ¿Dices tú que… Tendrán miedo las mujeres?

Magdalena responde:

–                       No… Pero perderán su serenidad ante su cuerpo ciertamente ya corrupto… hinchado… negro. Y luego esto es verdad, tendrán miedo de los guardias.

–                        ¿Quieres que vayamos con vosotras Juan y yo?

–                        ¡Ah, eso no! Nosotras todas vamos, porque fuimos las que estuvimos allá arriba…  Por esto es justo que todas estén alrededor de su lecho de muerte. Tú y Juan quedaos aquí. Ella no puede quedarse sola…

–                        ¿No va Ella?

–                       No queremos que vaya.

–                       Está segura que resucitará… ¿Y tú?

–                       Yo, después de María soy la que más creo. Siempre he creído que puede suceder así… Él lo ha dicho. El nunca miente… ¡El!… Antes lo llamaba Jesús, Maestro, Salvador, Señor… Ahora, ahora me lo imagino tan majestuoso que no… Que no me atreveré a darle un nombre… ¿Qué le diré cuando lo vea?

–                       ¿Pero crees que resucitará?…

Magdalena replica segura:

–                       ¡No hay duda! Con seguiros diciendo que creo y con el oíros decir que no creéis, terminaré también como vosotros. He creído y sigo creyendo. He creído y desde hace tiempo le tengo preparada la vestidura…  Para mañana, porque mañana es el tercer día, se la llevaré. La tengo a la mano…

–                        ¡Acabas de decir que estará negro, hinchado, feo!

7RaisingofLazarusBloch

–                       Feo jamás. Feo es el pecado. ¡Sí, estará negro! ¡Y qué!..  ¿Lázaro no estaba ya corrupto?  Y con todo resucitó. Su cuerpo quedó curado. ¡Pero si lo afirmo!… No digáis nada, ¡Vosotros faltos de fe! También dentro de mí la razón humana me dice: “Ha muerto y no resucitará”.

Pero mi espíritu, “su” espíritu, porque El me dio un nuevo espíritu, grita y parecen ser toques de trompetas doradas que dijeren: “¡Resucita! ¡Resucita! ¡Resucita!”

¿Por qué me arrojáis cual navecilla contra los arrecifes de vuestras dudas? ¡Yo creo! ¡Creo, Señor mío! Lázaro con profunda pena ha obedecido al Maestro y se ha quedado en Betania… Yo que sé quién es Lázaro de Teófilo: un valiente, no un cobardón, puedo medir su sacrificio de quedarse a la sombra y de no estar junto al Maestro.

Pero ha obedecido…  Más heroico obedeciendo de este modo que si lo hubiera arrancado de sus enemigos con las armas. He creído y creo. Y estoy aquí, en su espera. Dejadme ir… Se levanta el día. Tan pronto podamos ver mejor, iremos al sepulcro…

Magdalena con su cara quemada del llanto se va. Va a donde la Virgen.

8luto-maternal

La Virgen está sentada en su silla afligidísima, exhausta  por tanto llorar. Y cuando la ve entrar…

María le  pregunta:

–                        ¿Qué le pasó a Pedro?

Magdalena responde:

–                       Una crisis de nervios. Ya se le pasó.

–                       No seas dura, María. El sufre.

–                       También yo sufro, pero no te he pedido ni siquiera una caricia. A él ya lo has curado… Y sin embargo yo pienso que la que necesita de ayuda eres tú, ¡Madre mía, santa, hermosa! Ten ánimos… Mañana es el tercer día.

Nos encerraremos aquí dentro nosotras dos, las dos que lo amamos tanto. Tú, la Enamorada santa, yo la pobre enamorada… Que me esfuerzo en serlo.

Lo esperaremos… A los que no creen los echaremos de aquella parte… Traeré aquí muchas rosas… Voy a hacer que traigan hoy el cofre… Pasaré por el palacio y le daré órdenes a Leví. ¡Largo todas esas cosas horribles! No las debe ver nuestro Resucitado… Sólo muchas rosas…

Tú te pondrás un nuevo vestido… No debes estar así. Te peinaré, te lavaré ese rostro que el llanto ha desfigurado. Joven eterna, te haré de madre… Finalmente tendré el consuelo de cuidar de alguien que es más inocente que un recién nacido.

9magdalena

Magdalena con su exuberancia cariñosa aprieta contra su pecho la cabeza de María que está sentada…  La besa, la acaricia, le compone los cabellos detrás las orejas, le seca las lágrimas que siguen bajando por su vestido…

Entran las mujeres con lámparas, ánforas y vasos de bocas anchas.

María de Alfeo lleva un mortero pesado y dice:
–           No se puede estar afuera. Hace viento y se apaga la lámpara.

A la luz de lámparas de aceite preparan los aromas mezclándolos con sus lágrimas, pues todas traen los ojos enrojecidos por tanto llorar. Cuando terminan de preparar los bálsamos, se ponen los mantos.

También María se levanta, pero la rodean y le dicen que no debe ir. Sería muy cruel hacerle ver de nuevo a su Hijo que a estas horas del tercer día de muerto, estará ya todo negro por la putrefacción…  Además Ella está tan exhausta para poder caminar. No ha hecho más que llorar y orar. No ha comido nada, ni descansado.

10mujeres piadosas

María Salomé dice:

–                       No puedes estar de pie, María. Hace dos días que no tomas nada de alimento. Y sólo has bebido un poco de agua.

Magdalena confirma:

–                       Cierto, Madre. Vamos y pronto terminaremos. Regresamos inmediatamente.

Martha intenta consolarla:

–                       No tengas miedo. Lo embalsamaremos como a un rey. ¡Mira que bálsamos preciosos hemos preparado! ¡Y cuánto!…

María de Alfeo:

–                       No dejaremos miembro o herida. Lo haremos con nuestras propias manos. Somos fuertes y somos madres. Lo pondremos como se pone a un niño en la cuna. Los otros no tendrán que hacer sino cerrar su sepulcro.

La Virgen insiste:

–                       Es mi deber. Siempre yo tuve cuidado de Él. Sólo en estos tres años que fue del mundo, lo cedí a los demás cuando estaba lejos de mí. Ahora que el inundo lo ha rechazado y renegado de Él, nuevamente es mío. Torno a ser su sierva.

11-virgendolorosa

Al umbral se han asomado Pedro y Juan sin que las mujeres los vieran.

Pedro al oír las últimas palabras se va. Se esconde en un rincón a llorar su pecado.

Juan no se mueve, pero no protesta. Quisiera ir también él, pero hace el sacrificio de quedarse junto a la Virgen.

Magdalena lleva nuevamente a María a su asiento. Se le arrodilla, la abraza en las rodillas, levantando su cara dolorosa y enamorada…

Le dice:

–                       Él sabe y ve todo con su Espíritu. Pero a su cuerpo le diré tu amor, tu deseo con besos. Sé lo que es el amor. ¡Sé qué amargo aguijón es! ¡Qué hambre es! Qué nostalgia de estar con quién para nosotros es el amor. Y esto aún en los viles amores que parecen oro y no son más que fango.

Ahora que la pecadora sabe lo que es el amor santo por la misericordia viviente, que los hombres no han logrado amar, mucho mejor puede comprender qué cosa sea tu amor, Madre… Todo lo que no he podido hacer por El, lo puedo hacer por ti aún… Madre a quien amo con todo mi corazón. Ten confianza en mí.

12arrepentimiento

Yo que supe tan dulcemente acariciar en la casa de Simón el fariseo sus santos pies; ahora, con mi alma que siempre se asoma a la gracia, sabré mucho mejor acariciar sus santos miembros, curar sus heridas, embalsamarlas más con mi amor sacado de mi corazón oprimido del amor y del dolor, que con los ungüentos.

Y la muerte no tocará esos miembros que tanto amor manifestaron y tanto reciben. Huirá la muerte, porque el Amor es más fuerte que ella. El Amor es invencible. Yo, Madre, con tu perfecto amor y con el mío pleno, embalsamaré a mi Rey amado.

María besa a esta apasionada discípula que ha sabido encontrar a quien merece esta compasión y que cede a sus súplicas. Las mujeres salen llevando una lámpara. La última en salir es Magdalena, después de haber dado un último beso a la Virgen.
La casa queda oscura y silenciosa. La calle está solitaria.

13callejerusalen

Juan pregunta:

–                        ¿De veras no me necesitáis?

Magdalena responde:

–                       No. Puedes servir aquí. Hasta pronto.

Cuando Juan regresa donde María, murmura muy triste:

–                       No quisieron que las acompañara…

María lo anima:

–                       No te preocupes. Esas van donde Jesús, y tú te quedas conmigo, Juan. Oremos juntos un poco. ¿Dónde está Pedro?

–                       No sé. Por ahí ha de estar… No lo veo. Es… Creía yo que era más fuerte… También yo estoy afligido, pero él…

–                       Tiene en el corazón dos dolores. Tú uno solo. Ven. Oremos también por él.

María recita lentamente el «Padre nuestro». Acaricia a Juan…

 Y le dice:

–                       Ve donde Pedro. No lo dejes solo. Ha estado tanto en las tinieblas en estas horas, que no soporta ni siquiera la leve luz del mundo. Sé el apóstol de tu hermano extraviado. Empieza tu predicación con él. En tu camino que será largo, encontrarás siempre a muchos semejantes a él. Empieza tu trabajo con tu compañero…

14juan-marcos

Juan pregunta:

–                       ¿Pero qué le debo decir?… No sé… Todo lo hace llorar…

–                       Repite su precepto de amor. Dile que quien sólo teme no conoce bien todavía a Dios, porque El es Amor. Si te replica: “He pecado”, contéstale que Dios tanto ha amado a los pecadores que por ellos ha enviado a su Unigénito. Dile que a tanto amor se le corresponde con amor.

El amor da confianza en el bondadísimo Señor. Esta confianza nos sostendrá en el juicio porque reconocimos la Sabiduría y Bondad divinas. Digamos: “Soy una pobre criatura. El lo sabe y me da a Jesús como prenda de perdón v columna de sostén. Mi miseria desaparece al unirme con Jesús”. Todo se perdona en su nombre… Ve, Juan. Dile esto. Yo me quedo aquí, con mi Jesús…» y acaricia el Sudario.

Juan sale cerrando la puerta tras sí.

15rveronica

María se pone de rodillas como la noche anterior, mirando fijamente la santa Faz en el lienzo de la Verónica. Ora y habla con su Hijo. Muestra fortaleza para dar fuerzas a los demás…

Pero cuando está sola se dobla bajo el aplastante peso de su cruz.

Sin embargo, ella lucha por levantar su alma hacia una esperanza que en Ella no puede morir, que más bien aumenta según las horas van pasando. Sus esperanzas las dirige al Padre…

Sus esperanzas y su petición:

–                        ¡Jesús, Jesús! ¿No vuelves todavía? Tu pobre Madre no sufre más el pensar que estás muerto allá. Tú lo dijiste y nadie te comprendió. ¡Pero yo sí! “Destruid el Templo de Dios y Yo lo reedificaré en tres días”. Ha empezado el tercer día.

¡Oh, Jesús mío! No esperes que se termine para regresar a la vida, para regresar a tu Mamá que tiene necesidad de verte vivo para no morir recordándote muerto, que tiene necesidad de verte bello, triunfante, para no morir recordándote en ese sepulcro en que te he dejado…

16sabado-santo

¡Oh, Padre, Padre, devuélveme a mi Hijo! Que lo vea regresar como Hombre y no como un cadáver, como a Rey y no como a un sentenciado. Después lo sé, El volverá a Ti, al cielo. Pero lo habré visto curado de tanto mal, lo habré visto fuerte después de su gran debilidad, lo habré visto triunfante después de su gran lucha, lo habré visto como a Dios después de que tanto sufrió por los hombres.

Me sentiré feliz aun cuando no lo tenga cerca. Sabré que estará contigo, Padre Santo, sabré que para siempre está fuera del dolor. Pero ahora no puedo, no puedo olvidar que está en el sepulcro, está allí muerto por los dolores que le hicieron sufrir…

Que El mi Hijo-Dios, está sujeto a la suerte de los hombres en la oscuridad de un sepulcro, El, tu Viviente.

1sepultado

Padre, Padre, escucha a tu sierva. Por aquel “sí”… Nunca te he pedido nada porque siempre he obedecido tu voluntad, tu voluntad que es la mía. Nada debía exigirte por haber sacrificado mi voluntad a Ti, Padre Santo.

¡Pero ahora, ahora, por aquel “sí” que di al Ángel mensajero ‘ escúchame! ¡¡Oh Padre!

Después de las crueldades que padeció por la mañana, sufrió aquella agonía de tres horas y ahora está ya fuera del alcance del dolor.

Pero yo hace tres días que estoy agonizando. Tú ves mi corazón y oyes su palpitar. Nuestro Jesús ha dicho que ningún pájaro pierde una pluma sin que Tú no lo veas, que no se marchita ninguna flor en el campo, sin que no consueles su agonía con tu sol y tu rocío.

¡Oh Padre, muero de este dolor! Trátame como al pajarito que revistes de nuevo plumaje, como a la flor que refrescas, que calmas su sed con tu piedad. Estoy yerta del dolor. No tengo más sangre en las venas. Hubo un tiempo en que se convirtió en leche para alimentar a tu Hijo y mío; ahora es todo llanto porque no lo tengo más. Me lo han matado, matado, Padre, y ¡Tú sabes en qué forma!…

17mirada-agonizante

¡No tengo más sangre! La he derramado con El en la noche del jueves, en el terrible viernes… Tengo frío como el que se ha desangrado. No tengo más sol, porque Él está muerto, mi santo Sol, mi Sol bendito, el Sol nacido de mi seno para alegría de su Mamá, para la salvación del mundo. No tengo más descanso porque no lo tengo más a El que es la más dulce de las fuentes para su Mamá que bebía su palabra, que calmaba su sed con su presencia.

Soy como una flor en seco arenal. Me muero, me muero, Padre santo. No tengo miedo a morir, porque también mi Hijo ha muerto. ¿Pero qué harán estos pequeños, la pequeña grey de mi Hijo, tan débil, miedosa, voluble, si no hay quien la sostenga?

18luto

No soy nada, Padre, pero por deseos de mi Hijo soy como un ejército armado. Defiendo, defenderé su doctrina, su herencia como una loba defiende a sus lobeznos. Yo cordera, seré una loba para defender lo que es de mi Hijo y por consiguiente, lo que es tuyo.

Tú lo has visto, Padre. Hace ocho días esta ciudad arrancó las ramas de sus olivares, de sus jardines, sacó de sus casas a sus habitantes que todos hasta enronquecer gritaron: “¡Hosanna al Hijo de David; bendito el que viene en el nombre del Señor!” Y mientras pasaba sobre alfombras de ramos, de vestidos, de telas, de flores, los habitantes se lo señalaban diciendo: “Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea. Es el Rey de Israel”.

Y cuando todavía no se habían secado esos ramos y las gargantas todavía estaban roncas de los hosannas, cambiaron sus gritos y se pusieron a acusar, a maldecir, a pedir su muerte; y con las ramas que emplearon para el triunfo hicieron garrotes para golpear al Cordero que llevaron a la muerte.

19dherod-apilatos

Si tanto han hecho cuando vivió entre ellos, les habló, les sonreía, los miraba con esos ojos que derriten el corazón y hasta las mismas piedras se sienten conmovidas, les hacía bien, les enseñaba, ¿Qué harán cuando El haya regresado a Ti?
Tú has visto cómo se portaron sus discípulos. Uno lo traicionó, los otros huyeron…  Fue suficiente que Él hubiera sido aprehendido para que huyeran como ovejas cobardes y no supieron estar a su alrededor cuando moría.

Uno solo, el más joven, se quedó. Ahora viene el anciano… Renegó de Él.

Jesús no esté más aquí para defenderlo, ¿Sabrá permanecer en la fe?

Yo soy nada, pero hay un poco de mi Hijo en mí… Y mi amor suple lo que falta y lo anula. De este modo me convierto en algo útil a la causa de tu Hijo, a su Iglesia que no encontrará jamás paz y que tiene necesidad de echar raíces profundas para que los vientos no la arranquen.

Seré yo quien cuide de ella. Como hortelana diligente vigilaré para que crezca fuerte y derecha en su amanecer. Después no me preocupará el morir. Pero no puedo vivir más si sigo sin Jesús…

20madre de la iglesia

¡Oh Padre!, que has abandonado a tu Hijo por el bien de los hombres, que después lo has consolado, porque ciertamente lo has aceptado en tu seno después de su muerte, no me dejes más en el abandono. Lo que sufro lo ofrezco por el bien de los hombres. Pero confórtame ahora, Padre. ¡Padre, piedad! ¡Piedad, Hijo mío! ¡Piedad, Espíritu divino! Acuérdate de tu Virgen.
Después, postrada contra el suelo, parece orar…

Realmente es un ser destrozado. Se parece a esa flor muerta de sed de que habló. Ni siquiera advierte el sacudimiento de un terremoto breve que hace gritar y huir a los dueños de la casa, mientras que Pedro y Juan, pálidos cual muertos, se arrastran hasta el umbral de la habitación.

Al ver a la Virgen tan absorta en su oración, lejana de todo lo que no sea Dios, se retiran cerrando la puerta y espantados regresan al cenáculo.

21rosa-del-luto-ozz

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

220.- LA CRUCIFIXIÓN


1calvario

                 Cuatro musculosos hombres que traen túnicas cortas y sin mangas, brincan de una vereda, al lugar del suplicio. Llevan en las manos clavos, martillos y cuerdas. Objetos que con gestos elocuentes, muestran a los sentenciados.

La multitud es presa de un sanguinario delirio…

El centurión presenta a Jesús la jarra, para que beba vino mirrado; que es como un ligero anestésico, pero no acepta.

Los dos ladrones beben mucho. La jarra vacía la colocan cerca de una gran piedra, casi al borde del precipicio que está detrás.

1ladrones

Se ordena a los sentenciados que se desvistan. Los dos ladrones lo hacen sin ningún pudor. Uno de ellos insinúa gestos obscenos a la plebe y sobre todo, al grupo sacerdotal; que se distingue por sus vestiduras blancas.

El otro está muy pensativo y en su rostro tiene una expresión reflexiva…

Los verdugos ofrecen tres pedazos de tela, para que se cubran las ingles. Los ladrones los toman de inmediato y uno, sigue maldiciendo…

Jesús, que se ha quitado sus vestiduras despacio por el dolor de las heridas; lo rehúsa. Tal vez piensa que todavía puede conservar los paños menores que tuvo en la flagelación.

Pero cuando le dicen que aún estos se quite, Él se angustia. Extiende su mano al verdugo y le pide el pedazo de tela que rehusó, para poder cubrirse…

2st10

¡El Creador del Universo y de todo cuanto existe, Aniquilado a este nivel!…

Es realmente el ‘Nada’… Reducido a tener que mendigar un trapo a los delincuentes que van a acabar con su vida…

María lo ve… Se quita el largo y fino velo blanco que le cubre la cabeza, bajo el manto oscuro… Y que ha bañado con sus lágrimas… Se lo quita sin que se caiga el manto y se lo da a Juan.

Éste lo pasa a Longinos y él se lo da a Jesús…

Él está desnudo, frente al lado escarpado donde no hay nadie…  Y muestra a todos por la espalda, su Cuerpo llagado y deshecho por los golpes…  Lleno de heridas abiertas y sangrantes…

Cuando Longinos le da el velo de la Virgen; Jesús lo reconoce… Se lo pone cuidadosamente, para que no se caiga. Sobre este lino que hasta ahora estuvo bañado en lágrimas, caen ahora las primeras gotas de Sangre…

3sufriendo

Jesús se vuelve hacia la plebe… Se ven los azotes en el pecho, los brazos y las piernas. A la altura del hígado; tiene un enorme moretón… Y bajo el arco costal izquierdo, se ven claras siete rayas, que terminan en siete pequeños golpes, que reventaron la piel y sangran… Un cruel golpe en esta zona tan sensible del diafragma…

Las rodillas tan castigadas con las caídas; desde la detención y en la subida al Calvario, están negras de cardenales abiertos en la rótula. Sobre todo la derecha… Y también sangran…

La chusma se burla de Él en coro…

Y también los sacerdotes del Templo de Jerusalén…  Cantando, con el Cantar de los Cantares:

–                       ¡Oh, Bello!

–                       ¡El más Bello entre los hijos de los hombres!

–                       ¡Las hijas de Jerusalén te adoran!… 

1levitascantando

Y en tono de Salmo:

–                       “Mi amado es blanco y rubio; diferente de miles y miles.

–                       Su cabeza es oro puro. Sus cabellos, racimos de palmeras. Sedosos como plumas de cuervo…

–                       Su Tronco es marfil, con vetas de zafiros.

–                       Sus piernas, perfectas columnas de blanco mármol, sobre pedestales de oro.

–                       Su Majestad es como la del Líbano, imponente…

–                       Es más alto que el más alto cedro.

–                       Su lengua está impregnada de dulzura y él es toda una delicia.

Se carcajean a placer…

4ira-odio

Luego gritan:

–                       ¡El Leproso!

–                        ¡El leproso!

–                       ¡Fornicaste con un ídolo, pues Dios te castiga de este modo!

–                       ¡Oh, oh!…  ¡El Perfecto!

–                       ¿Eres el Hijo de Dios?

–                        ¡Que no!…

–                       ¡Eres un aborto de Satanás!

–                       Por lo menos él: Mammona, es poderoso y fuerte…

–                       Tú… Eres una piltrafa impotente y asquerosa…

Los ladrones están amarrados a las cruces y los colocan a cada lado, respecto al lugar destinado a Jesús.

1dimas y gestas

Hay gritos, maldiciones y blasfemias. Blasfeman de Dios. De la Ley. De los romanos. De los judíos…

Es el turno de Jesús. Se extiende sobre el leño sin oponerse.

Los dos ladrones se mostraron tan rebeldes que, no dándose abasto con cuatro verdugos; tuvieron que intervenir varios legionarios, para sujetarlos…  Para que no diesen de puntapiés a los verdugos, cuando les amarraban las muñecas.

Para Jesús, no hay necesidad de nada de esto… Pone la cabeza donde le dicen que la ponga. Abre los brazos como se lo ordenan. Extiende las piernas, como le mandan. De lo único que se preocupa; es de acomodarse bien el velo…

5crucificando

Su largo…  delgado y blanco cuerpo; resalta sobre el leño negruzco y sobre el suelo amarillento.

Dos verdugos se sientan sobre su pecho, para asegurarlo. ¿Cuál no habrá sido el Dolor y la Opresión que experimenta?…

Otro le toma el brazo derecho. Con una mano por el antebrazo y con la otra, las extremidades de los dedos…

El cuarto tiene un clavo largo, cuadrangular. Puntiagudo; remachado en la cabeza grande. Como de una pulgada de diámetro. Valora si el agujero hecho en el palo, corresponde a la coyuntura de radio de la muñeca…

Corresponde. El Verdugo coloca la punta del clavo en el pulso. Levanta el martillo y da el primer golpe…

6mano derecha

Jesús. Que tenía los ojos cerrados… Al sentir el agudo dolor; da un grito… Y se contrae… Abre sus ojos que nadan en lágrimas.

El clavo penetra; desgarrando la piel… destrozándole músculos, venas, nervios… Lastimándole los huesos…

María responde al grito de su Hijo; con otro que se parece al de un cordero degollado. Se inclina como destrozada; sosteniéndose la cabeza con las manos.

7Virgen dolorosa1

Para no darle más aflicción; Jesús no grita más.

Pero los golpes se suceden…  Metódicos, duros; de hierro sobre hierro… Y pensar que debajo hay un miembro vivo que los recibe…

La mano derecha ha sido ya enclavada.

Y pasan a la izquierda…

El agujero no corresponde a la muñeca. Toman un lazo. La amarran y la estiran, hasta dislocar la coyuntura… Arrancando tendones y músculos… Además de desgarrar aún más la piel, que las cuerdas habían rozado tan fuerte, cuando  lo apresaron.

La otra mano también sufre, porque por reflejo se estira y el agujero del clavo se alarga. Ahora apenas si se llega a la muñeca. No les queda más, que clavar en medio del metacarpo.

8enclavado

El clavo entra más fácilmente; pero con un dolor mucho más intenso; pues toca una red de nervios mucho más sensibles…  Tanto es así, que los dedos se quedan inertes, mientras que los de la derecha se contraen y se doblan, mostrando su vitalidad.

Jesús no grita más. Un lamento ronco desaparece entre sus labios. Las lágrimas, después de haber caído sobre el madero; ahora caen sobre la tierra.

9enclavado1

Es el turno de los, pies.

A más de dos metros de la punta de la Cruz hay una cuña que apenas basta para un pie. Los pies se ponen ahí para ver si la medida está bien hecha y como está un poco abajo y los pies no llegan; tiran de sus tobillos.

El palo rugoso de la Cruz restriega las heridas, mueve la corona que arranca más cabellos y está a punto de caer.

De un manotazo, un verdugo la vuelve a colocar sobre la cabeza. Los que estaban sentados sobre el pecho de Jesús, se levantan para luego sentarse sobre sus rodillas, porque Jesús en un acto reflejo, retiró las piernas al ver brillar el enorme clavo demasiado grande…

Más del doble de los que emplearon para las manos. Se apoyan sobre las rodillas desolladas. Aprietan los huesos de la pierna, mientras que los otros dos clavan…

10clavando el pie izquierdo

Una labor más difícil, porque tratan de que las junturas correspondan a las de los tarsos. Aunque con cuidado; pretenden que los pies estén quietos y que el tobillo y los dedos, coincidan.

El pie que está debajo, se mueve al penetrar el clavo y tienen que sacarlo… Después de que penetró en la parte blanda, ya había despuntado por haber perforado el pie derecho.

Cambian la posición de los pies. Ahora el izquierdo arriba. Hincan el clavo un poco más al centro.

Golpean, golpean… No se oye más que el horrible golpeteo del martillo, sobre la cabeza del clavo, pues la multitud que está presente en el Calvario tiene los ojos y los oídos atentos… Para captar cualquier gesto, cualquier ruido, para después reírse…

11pies clavados

Al áspero sonido del martillo, contesta un levísimo gemido de paloma: el gemido de María que se inclina con cada golpe; como si el martillo diese sobre Ella. Y tiene razón en sentirse despedazada…

Pues la Crucifixión, si es algo espantoso de describirse…

Vivirla y sentirla Jesús… Y que una Madre amorosísima como es Ella tenga que soportar el presenciarla en su Hijo…

XBP340105

Igual que la Flagelación, por lo que toca a la contracción involuntaria muscular, pero mucho más atroz…  Porque se comprueba cómo el clavo se pierde en la carne viva. Eso sí, es más breve.

La Flagelación es una tortura que debilita mucho, porque dura más tiempo.

Jesús está firmemente enclavado en la Cruz.

13crucificado

Se coloca el letrero que anuncia su crimen y la causa por la que es ejecutado…  Se arrastra ahora la Cruz al agujero, que debido a la desigualdad del suelo, se sacude violentamente… Y con ella, el Cuerpo de Jesús…

Cuando intentan levantarla, no logran equilibrarla. Se les escapa de las manos y cae cuán pesada es… Una vez más lo intentan. Se escapa de las manos de los verdugos y vuelve a caer… Esta vez, sobre el brazo derecho de la misma cruz.

A la tercera vez, por fin se levanta la Cruz.

Cada caída causa un horrendo dolor a Jesús, (Otro más) en todo su Cuerpo, porque el sacudimiento le afloja los miembros heridos. Cuando dejan caer la cruz sobre el agujero y antes de que se le asegure con piedras y tierra, se balancea para todas direcciones, produciendo continuos desplazamientos del cuerpo suspendido con tres clavos…

El sufrimiento es completo.

14crucificado1

Todo el peso del cuerpo se desplaza para adelante y hacia abajo. Los agujeros se alargan. Sobre todo el de la mano izquierda. También el de los pies; en donde mana sangre con fuerza. La sangre que brota de los pies. Gotea por los dedos en tierra y corre bañando el palo.

Satanás observa su obra… 

15jlucifer

La sangre de las manos corre por los antebrazos, porque están más altos que las axilas. Baña las costillas bajando hacia la cintura.

La corona que se movió cuando la Cruz se balanceaba antes de ser fijada, hundiendo en la nuca el grueso nudo de espinas; vuelve a encajarse hasta la frente, a la que rasga sin piedad.

La Cruz ha sido asegurada. Ahora el tormento es estar enclavado…

Levantan también a los ladrones que gritan como si fuesen desollados, por el tormento de las cuerdas que rasgan sus muñecas y ennegrecen las manos, con las venas hinchadas por la falta de circulación sanguínea.

Jesús calla.

16jcrucificado

La plebe empieza su gritería infernal…

Ahora la cima del Gólgota tiene su trofeo y su guardia de honor.

En el lado más alto, la Cruz de Jesús, flanqueada por las otras dos.

Media centuria de soldados rodea la cima. Dentro de este círculo, los que se apearon del caballo, se juegan a los dados las vestiduras de los sentenciados.

De pié, entre la cruz de Jesús y la de la derecha, está Longinos. Parece como si montase guardia al Rey Mártir.

La otra media centuria, descansa en la plazoleta inferior, a la espera de que se les pueda necesitar. Los soldados muestran casi una indiferencia total. Como si estuvieran acostumbrados a estos espectáculos. Solo alguno levanta de vez en cuando su cara, a mirar a los crucificados.

Longinos mira todo atentamente y con interés. Piensa, compara, saca sus conclusiones…  ¡Qué diferente es Jesús de los otros dos y de los espectadores! Se lleva la mano sobre la frente, para taparse el sol que parece molestarlo.

The annular solar eclipse as seen from Qingdao

En realidad es un sol extraño, de color amarillo-rojizo de fuego. Es tan fuerte, que apenas si los ojos lo resisten.

Longinos ve a la Virgen que está en la explanada y mira a su Hijo con el rostro desgarrado por el Dolor.

Llama a uno de los soldados que juegan a los dados y le ordena:

–                       Si la Madre de Él quiere subir con su hijo que la acompaña, que vaya. Escóltala y ayúdala.

El joven militar obedece inmediatamente y va a donde está María con Juan.

Luego los tres suben por los escalones tallados en la roca. Pasan el cordón que forman los soldados y se acercan al pie de la Cruz.

18jmaria con juan

María se pone a una distancia, para que Jesús la vea bien. Ella lo mira tratando de darle algún consuelo, con un rostro heroico por el que corren las lágrimas incontenibles.

La chusma suelta sus insultos ignominiosos contra Ella y contra Él.

La plebe, los sacerdotes, los herodianos, etc. Lo que quieren es divertirse…

Y se ponen en fila subiendo por la pendiente,  pasando por la elevación final del monte y bajando por el otro camino…  Y viceversa…

Cuando pasan frente al patíbulo a los pies de la meseta en la segunda plazoleta; lanzan sus blasfemias, en señal de homenaje contra el Agonizante…

19jcrucificado2

Toda la suciedad, crueldad, odio, insensatez; de que los hombres son capaces, brotan de esos labios infernales…

Los más furiosos son los miembros el Templo con todos sus compinches…

Los miembros del Sanedrín que gritan:

–                       ¡Y bien!

–                       ¡Tú Salvador del género humano!

–                       ¿Por qué no te salvas?

–                        ¿Te ha abandonado tu rey Belcebú?

–                       ¿Te desconoció ya?

–                       Tú, que no hace ni tres días, con ayuda del Demonio hiciste decir al Padre…

–                       ¡Ja, ja, ja! Que te había glorificado.

–                       Entonces, ¿Por qué no le recuerdas que guarde su promesa?

1Sanhedrin%20Trial

–                       ¡Blasfemo!

–                       Ha salvado a los otros.

–                       ¡Y decía que con la ayuda de Dios!

–                       ¡Y no logra salvarse a Sí Mismo!

–                       ¿Quieres que se te crea?

–                       ¡Haz entonces el milagro!

–                       Ya no puedes, ¿Verdad?

–                       Ahora que tienes las manos clavadas y estás desnudo.

20jchusma-sacerdotal

Algunos saduceos y herodianos, gritan  a los soldados:

–                       ¡Cuidado con la hechicería!

–                       ¡Vosotros que tenéis sus vestidos!

–                       Contienen la señal del Infierno…

La gentuza en coro:

–                       ¡Baja de la Cruz y creeremos en Ti!

–                       Tú que destruyes el Templo…

–                       ¡Loco!

–                       Mira. Allá está el santo y glorioso Templo de Israel.

–                        ¡Es intocable!

–                       ¡Profanador!

–                       Te estás muriendo…

21ismael y samuel

Calascebona, Simón Boeto y Félix:

–                       ¡Blasfemo!

–                       ¿Hijo de Dios Tú?…

–                         Baja pues.

–                       Fulmínanos si eres Dios.

–                       No te tenemos miedo.

–                       Al contrario, te escupimos.

–                       Lo único que sabe es llorar.

–                       ¡Sálvate si en verdad eres el Elegido!

Los soldados:

–                       ¡Sálvate pues!

–                       Reduce a ceniza a estos bribones.

–                       Eso sois vosotros judíos.

–                       Sois los peores bandidos del imperio.

–                       Su hez.

–                       Baja.

–                       Roma te pondrá en el Capitolio…

–                       Y te adorará como una divinidad.

1-elders-judging-church-discipline

Simón de Cafarnaúm, Cornelio y Doras:

–                       Eran más dulces los brazos de las mujeres, que los de la Cruz…  ¿No es verdad?

–                       Pero mira: están ya prontas para recibirte tus… (Sueltan una palabra infame)

–                      Toda Jerusalén te servirá de madrina de bodas.  –y silban como carreteros.

22arrepentimiento1

Otros del Sanedrín lanzan piedras y Félix grita:

–                       Cambia éstas en panes, Tú, multiplicador de ellos.

Los escribas y fariseos remedando el Domingo de Ramos, avientan palmas gritando:

–                       ¡Maldito el que viene en el nombre del Demonio!

–                       ¡Maldito su reino!

–                       ¡Gloria a Sión que lo arranca de entre los vivos!

Doras se coloca frente a la Cruz y muestra el puño haciendo cuernos y gritando con odio feroz:

–                       ‘Te entrego al Dios del Sinaí’ Así dijiste, ¿No es verdad? Ahora el Dios del Sinaí te prepara para el fuego eterno. ¿Por qué no llamas a Jonás?…

23-profeta-jonas

Eleazar ben Annás, Nahúm y Annás:

–                       ¡No eches a perder la cruz con los golpes de tu cabeza!

–                       Debe servir para tus secuaces.

–                       Una legión entera morirá sobre ella, te lo juro por Yeové.

–                       Y al primero que pondremos será a Lázaro.

–                       Veremos si lo libras entonces de la muerte.

Cananías, Sadoc y Elquías:

–                       Muy bien. Muy bien.

–                       Vamos a donde está Lázaro.

–                       Clavémosle en la parte posterior de la Cruz.

24lazaro-

Y con una sorna satánica, remedan las palabras de Jesús:

–                       “Lázaro, amigo mío, ¡Ven fuera!

–                       Desligadlo y dejadle que ande…”

–                       ¡No! Dijo a Martha y a María, sus mujeres: “Yo soy la Resurrección y la Vida”

–                       ¡Ja, ja, ja!  ¡La Resurrección no puede arrojar de Sí la muerte!

–                       ¡Y la Vida, muere! ¡Ja, ja, ja!

Ismael ben Fabi, Félix, Sadoc y Nahúm:

–                       Allí están María y Martha.

–                       Vamos a preguntarles donde está Lázaro y lo buscamos.

–                       ¡Sí! Lázaro será el siguiente…

–                       Y todo el mundo olvidará muy pronto, el Gran Milagro del Mesías…

25_The_Raising_of_Lazarus_f

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

208.- DUELO MORTAL


1jsubiendo

Jesús regresa a su peñasco.  Camina más lento, más encorvado, por el sendero del olivar. Su dolor y sufrimiento han aumentado, porque Dios se ha retirado y los amigos duermen. El silbo de Satanás y la voz de la vida ratifican: “Te sacrificas para nada. Los hombres no te amarán por tu sacrificio. Los hombres no entienden”. 

Se arrodilla apoyando los brazos en la roca que no es lisa y en su mitad tiene un hueco, como si se lo hubiesen hecho a propósito. Este hueco está lleno de pequeñas florecillas blancas que son diminutos lirios del valle…

Jesús apoya sus manos cerca de las florecitas que le rozan las mejillas, pues apoya la cabeza entre las manos juntas y ora.

01 (2)

Pasado un poco de tiempo siente el frescor de las pequeñas y blancas corolas, alza la cabeza…

Las mira, las acaricia y les dice:

–           ¡También estáis vosotras!… Vosotras sois puras. Me dais consuelo. Había también estas flores en el huerto de Mamá… Le  gustan… Ella las quería, porque decía: “Cuando era pequeña, decía mi padre: “Eres una azucena diminuta toda llena de rocío celeste”… ¡Oh, mi Madre! ¡Oh, Mamá!… ¡Madre! ¡Oh, Madre mía!… –Y prorrumpe en llanto.

Con la cabeza reclinada sobre las manos unidas, un poco apoyado en los calcañares, lo estremecen los sollozos  mientras dice con las manos apretadas una contra la otra:

–           También en Belén… Y te las llevé, Mamá. ¿Pero éstas quién te las llevará?…

1joracion (2)

Y se sumerge en la meditación…

minutos más tarde… Debe ser muy angustioso lo que medita porque se abate completamente. Luego se sobresalta al oír la risa malvada y escalofriante, tan engañosa como los modales y desplantes soberbios, de la inconfundible figura de Satanás que empieza su segundo y virulento asalto…

Y la tremenda lucha da comienzo. La ponzoña ha sido inoculada. Por eso es necesario luchar contra sus efectos y contra las oleadas que se precipitan, cada vez más vehementes y aceleradas, del nuevo veneno de la palabra satánica que se derrama sobre nosotros.

 Satanás que es experto en controlar todos los sentimientos en los hombres que le pertenecen, tambien intenta hacerlo en los hombres que se le resisten…

1serpiente-infernal

A Jesús, como una gran marejada lo abruman, sus tristezas de hombre

Todas las pasiones del hombre se han levantado como serpientes encolerizadas silbando sus derechos de existir y Él las tiene que sofocar una a una, para subir libremente a su Calvario.

En el sentido filosófico, las pasiones buenas Jesús Hombre las tiene como todos los hombres justos. Pero también las pasiones buenas pueden convertirse en enemigas en determinados momentos, cuando con su voz forman una cadena de durísimo, fortísimo, anudadísimo acero, para impedirnos cumplir la voluntad de Dios.

Y en esto estriba la magistral exposición de lo que sucede a continuación…

01

¡La Madre! ¡Oh amor de Madre! ¡Invocado amor inclinado sobre su dolor! ¡Amor que ha rehusado para no hacerla morir con su dolor! ¡Amor de su Madre!

Unidos como están, Él sabe que Ella está sintiendo cada sollozo, porque cada vez que la llama con cada una de sus invocaciones; éstas atraviesan el espacio y penetran espiritualmente hasta el aposento en donde Ella está orando.

Pero en esta noche no hay éxtasis en la Oración de María. Ella también está padeciendo el Abandono del Padre y lo único que tiene es un dolorosísimo tormento en el alma.

Jesús lo sabe porque Él también siente como Ella, el inmenso sufrimiento de su Madre Santísima. Y está luchando por no llamarla, para no hacerle llegar el Lamento de su hijo, que le aumenta su tormento…

¡Oh, Madre Mártir que también inicia su pasión, totalmente solitaria… ¡Al igual como Él está solitario en la noche de este Jueves Pascual!

El hijo que muere entre los brazos de su madre no muere: se adormece acunado por un arrullo de besos que continúan los ángeles, hasta el momento en que la visión de Dios quita de la memoria del hijo el deseo de su madre.

Pero Jesús tiene que morir entre los brazos de los verdugos y en un patíbulo… Y cerrar los ojos y los oídos al griterío de maldiciones y gestos amenazantes que está contemplando en un tiempo futuro, que se ha hecho presente.

Jesús trata de ahogar el grito que brota desde lo más profundo de su corazón, pero no lo consigue y piensa…

“¡Cuánto te amo, Madre mía Benditísima! ¡Cuánto te amo sobre todo en esta hora tan amarga del Getsemaní!

02

Todo el amor que te había dado y que me habías dado durante treinta y tres años de vida, están ante Mí y sostienen su causa y me implora que tenga piedad de ellos…

 Recordándome cada uno de tus besos, cada uno de tus cuidados, las gotitas de leche que me habías dado; mis pequeños pies  fríos de niño pobre en el hueco tibio de tus manos, las canciones de tu boca, la ligereza de tus dedos entre mis abundantes rizos, y tus sonrisas…

Y tu mirada, tus palabras, tus silencios, tu paso de paloma que posa sus rosados pies en el suelo y sobre los pétalos de las flores, pero tiene ya las alas entreabiertas, preparadas para el vuelo…

Y ni siquiera hace que se plieguen los tallos, de tan ligero que es su caminar, porque Tú estás en la Tierra para mi alegría, ¡oh Madre! pero siempre tienes las alas trémulas de Cielo, ¡Oh santa, santa, santa y enamorada!

03

Todas las lágrimas que ya te había costado y todas las que ahora fluyen de tus ojos y las que manarán en los tres días sucesivos; las oigo caer como lluvia de lamento. ¡Oh las lágrimas de mi Madre!

Pero ¿quién puede ver llorar, oír llorar a su madre y no tener presente mientras le dure la vida, el tormento de aquel llanto? He tenido que anular, sofocar el amor humano por ti Madre y pisotear tu amor y mi amor para caminar por la vía de la Voluntad de Dios.

¡Y empezó a torturarlo la Nostalgia de la tranquila casa santificada por tantas oraciones de los justos, convertida en  Templo por haber acogido los esponsales de Dios! ¡Convertida en Cielo por haber hospedado entre sus paredes a la Trinidad encerrada en el alma del Cristo Dios!

04

Y está solo. ¡Solo! ¡Solo! La Tierra y el Cielo no tienen ya habitantes para Él. Es el Hombre cargado con los pecados del mundo y por ello odiado por Dios. Tiene que pagar para redimirse y volver a ser Amado.

Es el Hombre cargado de la Bondad del Cielo y por eso odiado por los hombres a los que la Bondad repugna. Tiene que ser matado como castigo por ser bueno.

Y también las honestas alegrías del trabajo cumplido para obtener el pan de cada día, incluso para Él Mismo antes, para después dar el pan espiritual a los hombres, se han puesto delante de Él para decirle: “¿Por qué nos dejas?”.

05

El estruendo crece. Ya no hay sonido de flauta en sordina, ya no quedan caricias ni ungüentos. Es clangor de instrumentos a todo volumen: es un golpe, una puñalada, una llama que ahoga y arde.

Y en la llama, Lucifer haciendo que la vida pase ante su mirada espiritual. Ya había pasado antes con su aspecto resignado de algo sacrificado. Ahora vuelve con vestido de reina prepotente y dice: “¡Adórame! ¡Soy yo quien reina! Éstos son mis dones. Todo lo que tienes es mío. Los dones que te he dado y aún te daré otros más hermosos si me eres fiel”.

06

Lucifer continúa:

–                Sé Rey y Dios. ¿No tienes armas? ¿Ni milicias? ¿Ni riquezas? Ya te dije una vez que un resto de amor, el poco que me puede haber quedado del tesoro de amor que era mi vida angélica, hay en mí por Ti que eres bueno. Te amo, mi Señor, y te quiero servir.

07

Trató luego de halagarlo y atormentó su alma con el recuerdo de su Madre y sus sufrimientos…Pero vida y afectos no deben volverse enemigos. Nunca. Si tales llegan a ser, hay que romperlos.

Con un esfuerzo supremo, Jesús los ha roto, uno a uno. Ya había roto la agitación humana de desprecio hacia el Traidor. Y un nervio de su Corazón se había lacerado en el esfuerzo…

08

Esta meditación se ha convertido en un martirio insoportable…

09

Lucifer dice con sarcasmo:

–                       ¿Realmente crees que lo que hiciste hoy, de entregarte como alimento a los hombres, hará que ellos cambien? Así como te recibió el Traidor, así te recibirán tus cristianos en el futuro.

Si piensas que tus Sacramentos serán sagrados, mira lo que harán contigo…  Y le muestra a los cristianos masones, comulgando con la mano…

masones comulgando en la mano

Vas a morir por ellos, ¿Crees que les importará? Llegará un momento en que tu Iglesia será mía. Tus Sacramentos serán míos.  Volverán a venderte tus ministros y tus ‘creyentes’… igual que te vendieron ahora, por comodidades y placeres…

Tus cristianos será a mí a quien rendirán culto en su corazón y yo reinaré porque ellos me obedecerán a mí.

013

No les importarás Tú, ni tampoco tus mandamientos; porque serán un estorbo para la vida que quieren tener: Odiarán. Serán malvados y crueles a un grado que ni siquiera los reconocerás.

Todos tus amadísimos ‘hijitos’ Ni siquiera tendrán Fe para aceptarte y adornarán tu vida con sus propias perversiones…

BLASFEMIA TOTAL

Y entonces dime, ¿A quién habrás salvado? 

Ellos renegarán de Ti. Me venderán a mí su alma por nada…

014

Porque yo los saciaré de lo que ellos anhelan. Yo haré que se olviden de Ti de tal forma, que su manera de vivir, será un escándalo…  

La Magdalena que me arrebataste, será una cándida paloma en comparación.

015

¡Qué pena! ¡Verdaderamente tu muerte será inútil! ¿Qué harás cuando yo me corone Pontífice de tu Iglesia? ¿Qué harás cuando me veas reinar y sea adorado por todos los hombres? Todos tus obispos me servirán a mí…  ¿Qué harás cuando vuelvan a venderte los nuevos Judas que yo te seguiré suscitando?

016

Jesús sigue callado y levanta su rostro hacia el Cielo. A la luz de la luna que cae perpendicular sobre su rostro, se le ve cansadísimo y martirizado por un dolor infinito. Su mirada carece de fulgor y su boca tiene un pliegue de tristeza y angustia indescriptibles. Su cara está bañada de llanto…

JESUS Y EL ATORMENTADOR

Se levanta y camina hacia delante y hacia atrás, murmurando una plegaria ardiente y silenciosa. Sufre intensamente. Llora, suplica, levantando sus ojos al Cielo. Gesticula. Pasa sus manos sobre sus ojos, sobre sus mejillas, con movimientos mecánicos y agitados, que muestran que se encuentra en una atroz angustia.

Llama a los apóstoles. Gesticula en dirección a Jerusalén. Vuelve a levantar los ojos hacia el Cielo, como para implorar ayuda.

Se quita el manto, como si tuviese calor. Lo mira… lo besa. Llora… Se lo pone otra vez. Está dentro de un suplicio. Tiene un gran desasosiego físico.

Es una pena muy dolorosa contemplarlo con  el rostro descompuesto…  Ir y venir. Levantar los brazos. Retorcerse las manos, llorar y abatirse… Luego se detiene y sus ojos no miran sino su tortura y todo contribuye a esta tortura, a aumentarla…

Hasta el manto tejido por su Madre…

1joracion

Lo besa y dice:

–                       ¡Perdón, Mamá! ¡Perdón!

Parece como si se lo pidiera al paño hilado y tejido por el amor materno… Vuelve a ponérselo. Está lleno de congoja. Quiere orar para superarla. Pero con la oración vuelven los recuerdos, los temores, las dudas, las añoranzas… Es un alud de nombres… ciudades… personas… hechos… en un recuento muy  rápido y entrecortado.

JESUS SUPLICANTE

Quiere orar para vencerlo. Pero con la Oración vuelven los recuerdos, las aprehensiones, las dudas, las lamentaciones…

JESUS IMPLORANTE

Es una avalancha de nombres… de ciudades… de personas… de hechos… de sucesos. Velozmente pasa de una cosa a la otra. Es su vida evangélica que pasa ante su vista…

Y le trae el recuerdo de Judas el Traidor…  Junto con todos los sufrimientos que pasó junto a él en sus tres años de Maestro, tratando de convertirlo y salvarlo… Tratando de proteger el secreto de su vida incorregible del conocimiento de sus demás apóstoles; para que no echase a perder el crecimiento espiritual de sus compañeros y arruinase su trabajo pastoral… Pero todos sus esfuerzos fueron inútiles…

Judas ama desenfrenadamente tres cosas: el dinero, las mujeres y el poder.

Creyó en Jesús como Mesías, pero al sentirse defraudado en lo que esperaba: ser el ministro de un poderoso rey terrenal; volcó sobre Él todo su odio y lo único que deseó fue vengarse.  Por eso lo traicionó.

Jesús ha tenido  que compartir el pan con su Caín y sonreírle como a un amigo, para que los demás no se diesen cuenta y así evitar un crimen.

jesus%20ultima%20cena2

Y el puñal de la traición se remolinea en su corazón destrozado…  Es tanta su angustia, que para vencerla grita en voz alta los nombres de Pedro , de Juan y Santiago…

Y dice:

–                       ¡Ahora vendrán! ¡Son muy leales!…

Pero ellos no vienen…

Y Lucifer no concede tregua, al contrario…

Satanás aprovechó el recuerdo y añadió su veneno en la herida:

–          El apóstol que más has amado y todos los que al igual que él, TE TRAICIONARÁN Y ME SERVIRÁN A MÍ. ¡MIRA!

021apostasia

REDACCIÓN CENTRAL, 07 Dic. 12 / 06:14 pm (ACI).- P. Alfonso Llano, sacerdote jesuita que niega la virginidad de María y la divinidad de Jesús

El P. Llano es director del Centro Nacional de Bioética CENALBE, de la Pontificia Universidad Javeriana, casa de estudios regentada por la Compañía de Jesús, a la que también pertenece el sacerdote jesuita Carlos Novoa, que apoya públicamente al lobby del aborto liderado por la abogada Mónica Roa. ACI Prensa: Existe el caso paralelo de otro sacerdote jesuita, P. Carlos Novoa, que avala y promueve el aborto en Colombia.

Cuando tu Iglesia sea mía, estos serán tus ministros… ¿De qué servirá tu divino sacrificio para ellos?

Los hombres no merecen, ni tu amor ni tu sacrificio… ¿Por qué no reflexionas, accedes y me dices que Sí? Yo te estoy ofreciendo TODO… Todo lo que Adán me entregó, te lo devolveré… ¡Ni siquiera él, que te conocía, supo ser agradecido con tu herencia!

Cuando los conductores de tu nuevo Pueblo Cristiano hayan olvidado el sacrificio, la oracion y la penitencia; me apoderaré de tu Sede de Pedro y Roma perderá la fe…  Y  Tu Sacrificio Perpetuo será profanado por tus propios sacerdotes. Toda tu Jerarquía me pertenecerá… Y yo seré adorado en tu lugar…  Y dime entonces, ¿A quién salvarás?

666

NO HAY NECESIDAD DE QUE CONOZCAS LA MUERTE TAN CRUEL QUE VOY A DARTE… ¡Mira, esto es lo que te espera!

023mirada-agonizante

Satanás continúa:

–                       ¿Lo ves? Te han dejado solo. ¿Llamas al Eterno?… ¡Está lejos! Lo que deberías hacer es gozar de la vida, sin ocuparte de hombres ingratos. Eres joven. Puedes vivir rico, feliz, amado…

024

Vivir para tu Madre. Para no hacerla sufrir.

025

Vivir para llevar a Dios a través de un largo apostolado, a muchísimos hombres.

Los cuales si mueres ahora, pronto te olvidarán. Mientras que si eres un Maestro que enseñes, no por tres años, sino por lustros y lustros; ellos terminarán por absorber completamente tu Doctrina.

026

Yo te quiero ayudar. Y mis ángeles en lugar de combatirte, te ayudarán a seducir a los hombres. ¿Acaso no ves que los ángeles de Dios no vienen en tu ayuda?

Después Dios te perdonará, al ver las multitudes de creyentes que le llevarás… Y cuántos hombres se salvarán al creer en ti. Y además, te evitarás sufrir una muerte tan atroz.  

1jcruz

También en el desierto lo había tentado con poner a Dios a prueba con la imprudencia. 

028

Pero Lucifer no ha terminado:

–                       ¿Te niegas a escucharme? Te has cubierto con todos los pecados del Mundo y esto me permite acercarme a Ti y hacer contigo lo que yo quiera… Eres mi Dios, pero ahorita sólo Eres un hombre pecador y yo soy superior a Ti.

Estás dispuesto a Sacrificarte y ¿Para qué?… Mira lo que los hombres harán cuando la Iglesia que vas a fundar con tu sacrificio, también sea mía.

029

EL CRIMEN DEL PADRE AMARO

Ellos me adorarán a mí con un sacrificio nuevo sobre el altar de Moloch, que será ejecutado aun por tus mismos sacerdotes y en un número tan colosal que ni los mismos hombres estarán conscientes de su magnitud.

Y a ti te odiarán y rechazarán con el mismo desprecio que el don de la vida. Mira como estarás de afligido, ¡Mira! Te niegas a oírme, pero ¡Mírate, Dios del Sinaí!…

aborto

Jesús no contesta nada.

Es tanta la congoja, que vuelve a gritar los nombres de sus apóstoles para vencerla:

–           ¡Pedro!…  ¡Juan!…  Santiago…

Y se dice:

–          Ahora vendrán. ¡Ellos son muy fieles!

Pero “ellos” no vienen. Y Jesus vuelve a su oración…

Aunque Jesús intenta rechazarla, la voz de Lucifer penetra, perturbando la oración:

–           “Mira…  Aún no has muerto y ya te han abandonado. Mira… Has ayudado y eres odiado. Lo ves. Ni siquiera el mismo Dios te socorre. Si Dios no te ama  y eres su Hijo, ¿Cómo puedes esperar que los hombres te agradezcan tu sacrificio?

¿Sabes lo que se merecen? La Venganza, no el Amor como Tú crees. Véngate, ¡oh Cristo!, de todos estos necios, de todos estos crueles. Véngate. Atácales con un milagro que les fulmine. Muéstrate cómo eres: Dios.

El Dios terrible del Sinaí. El Dios tremendo que me ha fulminado y que arrojó a Adán fuera del Paraíso.

030

Hasta ahora has dicho tan sólo palabras de bondad. Tus escasos reproches siempre eran demasiado dulces para estas bestias que tienen la piel más espesa que el cuero del hipopótamo.

Tu mirada curaba, tus palabras salvaban, ¿Pero a quién le interesa escucharlas? Sólo sabes amar.

Odia y reinarás. El odio tiene curvadas las espaldas bajo su azote y pasa triunfante sobre estas filas de bestias serviles. Las aplasta. Y están felices de serlo. No son más que sádicos… Y la tortura es la única caricia que aprecian y que recuerdan.

031

Jesús ya no solo está angustiado, parece aterrorizado, porque está viendo algo que no puede soportar… Cierra los ojos. Aspira profundo y…

Luego se vuelve a oír su voz, que aún es firme:

–                       Abbá. Para Ti todo es posible. Aparta de Mí esta copa. Pero no. No se haga lo que Yo quiero; sino lo que quieras Tú.

El espíritu superó la Tentación Moral. El alma venció sus pasiones.

Con la Oración y la voluntad, ha vuelto a vencer.

Su espíritu se sobrepuso a la tentación  moral. Está muy agitado y se va veloz hacia donde están Pedro y los dos hermanos…

Los encuentra profundamente dormidos, alrededor de pequeños tizones que ya están casi por consumirse y dan un chispazo rojizo entre la ceniza de la hoguera.

rescoldos

Jesús exclama angustiado:

–          ¡Pedro! ¡Os he llamado tres veces! ¿Pero qué hacéis? ¿Dormís todavía? ¡Pero no sentís cuánto sufro! Orad. Que la carne no venza, en ninguno. Que no os venza. El espíritu está pronto, pero la carne es débil. Ayudadme…

Los tres tardan más en despertarse. Al final lo logran con los ojos henchidos, se incorporan lentamente, piden perdón. Y balbucean unas disculpas.  Se levantan.

Pedro dice en tono bajo:

–          ¡Pues fíjate!… ¡No nos ha sucedido nunca esto! Debe haber sido ese vino, sin duda. Era fuerte. Y también este fresco. Nos hemos tapado para no sentirlo (en efecto, se habían tapado hasta la cabeza incluso, con los mantos) y hemos dejado de ver el fuego y hemos dejado de tener frío y bueno, pues el sueño ha venido.

Santiago está muy apenado:

–                       ¿Dices que has llamado? Es curioso, no me parecía dormir tan profundamente… ¡Eh! Juan. Busquemos ramas de árboles. Hay que movernos. Se nos pasará. No te preocupes, Maestro. Que de ahora en adelante… estaremos de pie. –y arrojan hojas secas en las brasas.

Y arroja a las brasas un puñado de hojas secas, soplando hasta que la llama se levanta e  ilumina la pobre faz de Jesús, cubierta con una infinita tristeza…  Toda la luminosidad de ese rostro ha quedado diluida en un cansancio mortal…

1fogata-

Los tres están tan cargados de sueño que van de un lado a otro con los ojos semicerrados.

Pedro sopla para que la llama prenda otra vez y la alimenta con ramas secas de espino que ha traído Juan y un tronco de enebro que trajo Santiago desde un montón más lejano y lo ha echado al fuego.

Y la llama se levanta alegre, iluminando la cara de Jesús. Una faz tan triste que no es posible mirarlo sin sentir compasión… Y sin llorar con Él.

Ante aquel resplandor, Jesús implora:

–                       Me encuentro en una angustia que me mata. ¡Oh, sí! ¡Mi alma siente una tristeza mortal! ¡Amigos!… ¡Amigos! ¡Amigos!

Y  su aspecto refleja una terrible agonía.

Todos prometen:

–                       Pero ahora vamos a orar en voz alta y no se va a repetir esto.

Jesús ruega:

–           Sí. Orad y velad. También para vosotros, lo necesitáis.

Ya  es el de un moribundo que muere en el más angustioso y desolado de los abandonos. Cada palabra parece brotar con un acceso de llanto…

Pero los tres están somnolientos y se mueven con pasos inciertos; con los ojos semicerrados, tanto que parecen casi ebrios… Y están durmiéndose aun de pie y delante de Él.

Para valorar la amistad,  ha llamado “amigos” a sus apóstoles y ha apreciado tanto este afecto que en la hora del dolor ha pedido a los tres más queridos que estuviesen cerca de Él en el Getsemaní. Les ha rogado que velaran y oraran con Él, por Él…

Y al verles incapaces de hacerlo ha sufrido tanto que se ha debilitado aún más; siendo por ello más susceptible a las seducciones satánicas. Una palabra, si hubiera podido intercambiar al menos una palabra con amigos solícitos y comprensivos de su estado, no habría llegado a desangrarse antes de la tortura, en la lucha titánica por repeler a Satanás.

Jesús los mira… Y comprende…  No los mortifica con reproches. Menea la cabeza, suspira y  regresa hacia su peñasco.

Avanza despacio por el oscuro sendero del olivar muy desconsolado, doliente, envejecido. Sus ojos siguen muy abiertos, pero parecen empañados.  Su boca refleja un rictus de su cansancio. Vuelve a su piedra, aún más lento y encorvado.

035

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

194.- EL DISCÍPULO MÁS AMADO


1jcaminantes

Entre los olivos del monte, alcanza a Judas de Keriot, que camina veloz entre el campo que despierta.

Judas da un brinco de susto al encontrarse frente a Jesús, que lo mira fijamente sin decirle nada. Luego…

Judas dice:

–                       Fui a llevar comida a los leprosos. Pero me encontré a dos en Innón y cinco en Siloán. Los demás están curados. Me rogaron que lo dijese al sacerdote. Vine apenas se veía algo, a fin de estar libre después. Esto va a provocar una gran resonancia. ¡Un número tan grande de leprosos curados por Ti! ¡Y a la presencia de todos!

Jesús no responde. Lo deja hablar… Luego siguen caminando en silencio.

Pero se detiene de pronto y mirando fijamente al apóstol…

Jesús le pregunta:

–                       ¿Y bien?  ¿Qué provecho se saca de haberte dejado libre y con la bolsa del dinero?

Judas se desorienta:

–                       ¿Qué quieres decir?

–                       Que si te has hecho santo desde que te devolví la libertad y el dinero. Tú me comprendes… ¡Ah, Judas recuérdalo! ¡Recuérdalo siempre: tú has sido a quién más he amado y tú has sido el que menos me ha amado! Antes bien, me has odiado más, que el más feroz de los fariseos.

1Fariseos-Saduceos

Y recuerda también que ni siquiera pese a esto, te odio. Sino que en lo que toca a Mí, Hijo del Hombre, te perdono. Vete ahora. No hay nada que añadir entre tú y Yo. Todo está terminado…

Judas quisiera decir algo.

Pero Jesús, con un gesto imperioso, le hace señal de seguir adelante.

Judas inclina la cabeza y sigue a Jesús, que avanza rápido hasta el campo de los galileos, donde los reciben los apóstoles y dos siervos de Lázaro…

Que preguntan:

–                       ¿Dónde estuviste, Maestro?

–                       ¿Y tú Judas?

–                       ¿Habéis estado juntos?

Jesús se adelanta a la respuesta de Judas:

–                       Tenía que decir unas palabras a alguien que sufre. Judas fue con los leprosos… Todos menos siete, están curados.

Zelote dice:

–                       ¡Oh! ¿Por qué no me avisaste? Yo también quería ir…

Jesús responde por él:

–                       Para estar libre de venir con nosotros. Vámonos. Entremos a la ciudad por la Puerta de los Peces. Démonos prisa.

Encabezando la comitiva pasando entre los olivos, a la mitad del camino entre Bethania y Jerusalén cerca del río, se ve una higuera que se balancea sobre él.

Jesús se dirige a ella y busca entre sus hojas algún higo maduro. Pero no hay más que hojas.

1jhiguera

Y Jesús dice:

–                       Eres como muchos corazones en Israel. No tienes ninguna dulzura para el Hijo del Hombre, ni compasión. ¡Qué jamás vuelva a nacer en ti fruto alguno, ni de ti lo coma nadie!

Los apóstoles se miran.

La ira del Jesús contra el árbol que no tiene frutos, los sorprende muchísimo. Pero no dicen nada.

Sólo más tarde, después de pasar el Cedrón…

Pedro pregunta:

–                       ¿Dónde comiste?

Jesús contesta:

–                       En ninguna parte.

–                       ¡Oh! ¡Entonces tienes hambre! Allí está un pastor con algunas cabras. Voy a pedirle leche.

Pedro se va y regresa con una escudilla llena de leche.

Jesús la bebe y luego continúan su camino. Entran en la ciudad. Suben al Templo. Después de haber adorado al Señor, Jesús regresa al Patio en donde enseñan los rabinos. La gente lo rodea, cura a un pequeño niño ciego…

1jesus_cura_un_nino

Y empieza a hablar:

–                       Un hombre compró un terreno y lo plantó con vides. Construyó una casa para los arrendatarios, una torre para los vigilantes, bodegas y lagares. Y lo entregó para que trabajasen en él los arrendatarios en quienes confiaba. Luego se fue.  Cuando llegó el tiempo en que los viñedos fructificarían, el dueño del viñedo envió unos criados para que los arrendatarios le entregasen los intereses.

Pero ellos los tomaron. A unos los apalearon, a otros los arrojaron a pedradas. A unos los hirieron y a otros, los mataron. Los que pudieron regresar vivos, contaron al dueño lo que había pasado. Éste los curó y los consoló. Luego envió a otros siervos más numerosos. Los arrendatarios los trataron como a los anteriores.

1pviñadores_asesinos

Entonces el dueño de la viña dijo: ‘Enviaré a mi hijo amado. Lo respetarán, pues es mi heredero.’  Los arrendatarios, tan pronto como vieron que se acercaba y sabedores de que era el heredero, se dijeron entre sí: ‘Juntémonos todos. Echémoslo fuera, a un lugar retirado y matémoslo. Su herencia será nuestra.’

1consp

Lo acogieron con honores ficticios, lo rodearon como para festejarlo, le dieron el beso amigo y luego lo ataron. Le maltrataron, lo condujeron entre insultos al lugar del suplicio y lo mataron.

1parabola_vinadores_infieles

     Decidme ahora vosotros, cuando ese dueño sepa que su hijo y heredero no regresa y descubra que sus siervos-arrendatarios a quienes había prestado una tierra fértil, para que la cultivasen en su nombre y tomasen lo que era de ellos y lo que era justo le diesen a él. ¿Qué les hará cuando sepa que mataron a su hijo?

Jesús traspasa con sus ojos de zafiro encendidos como soles, a los diversos grupos reunidos, sobre todo a los fariseos y escribas esparcidos entre la multitud…

Nadie le responde.

Jesús insiste:

–                       ¡Contestad! Por lo menos vosotros, rabinos de Israel. Pronunciad una palabra recta que persuada al pueblo a la justicia. Yo podría decir algo que según vosotros no estuviese bien. Hablad pues, para que el pueblo no caiga en error.

1yo-soy la -vid

Los escribas, como obligados, responden:

–                       Castigará a los criminales y los hará perecer de un modo atroz. Entregará su viña a otros arrendatarios que además de que se la cultiven, le darán lo que le pertenece.

–                       Habéis respondido bien. En la Escritura está dicho: ‘La Piedra que los constructores hicieron a un lado, se ha convertido en la Piedra Angular. Esta es obra que hace el Señor y es una maravilla ante nuestros ojos.’  Así está escrito y vosotros lo sabéis. Habéis contestado rectamente al decir que los criminales serán castigados duramente, porque mataron al hijo heredero y al afirmar que la viña será entregada a otros arrendatarios que la cultiven como se debe.

Por esto os digo: El Reino de Dios os será quitado y será dado a gente que produzca sus frutos… Quién cayere contra esta piedra, se despedazará y sobre quién cayere, quedará desmenuzado.

Los príncipes del Sanedrín, los jefes de los sacerdotes, los fariseos y escribas; con un gesto verdaderamente… heroico… ¡No reaccionan!… ¡Tanto puede la voluntad del hombre, cuando se propone algo!

Anteriormente, por cosas menores se le habían opuesto abiertamente. Pero hoy que Jesús acaba de decirles públicamente que se les quitará el poder; no prorrumpen en improperios, no realizan ningún acto de violencia. No amenazan. ¡Falsos corderos, bajo una piel hipócrita de mansedumbre, en la que esconden un cruel corazón de lobo! Se limitan a acercarse a Él, que empieza a caminar sanando enfermos y aconsejando…

1jpred-temp

No muestra señal de cansancio. La Gracia y la Sabiduría manan de Él. Parece como si quisiera consolar a todos, curar a todos antes de que no pueda hacerlo más…

Uno de tres hermanos le pregunta sobre una cuestión difícil en una herencia, que ha provocado divisiones y mala voluntad entre los diversos herederos, debido a que un hermano de ellos nació de una esclava, aunque su padre lo adoptó.

Los hijos legítimos no lo quieren admitir consigo, ni repartirle bienes. No quieren tener nada en común con el bastardo. Y no saben cómo resolver el caso, porque su padre los hizo jurar antes de morir, que así como siempre había tratado a todos por igual; así el bastardo debe recibir la herencia que le toca, según justicia.

Jesús contesta al que le preguntó:

–                       Privaos todos de un pedazo de tierra cuyo valor equivalga a la quinta parte del valor total de todos los bienes y vendedlo. Tomad ese dinero y dadlo al ilegítimo diciéndole: ‘Esta es tu parte. No se te ha quitado nada de lo tuyo; ni tampoco hemos contrariado la voluntad de nuestro padre. Vete y que Dios sea contigo.’ Sed generosos y dadle aún más del valor estricto que le corresponda.

Llamad a hombres probos como testigos. Y nadie podrá reprocharos algo. Habrá paz entre vosotros y en vosotros, pues no tendréis el remordimiento de haber desobedecido a vuestro padre y de que no estará entre vosotros el que fue causa de intranquilidad, aunque inocente. Algo así como un ladrón que se hubiese metido en casa.

1japost

El hombre responde:

–                       El bastardo nos arrebató realmente la paz en la familia. Nuestra madre murió de dolor por su causa.

–                       Él no es culpable, sino el que lo engendró. Él no pidió nacer, para llevar sobre sí la marca de bastardo. Fue la pasión de vuestro padre, que lo engendró, para hacerlo y haceros sufrir. Sed pues rectos para con el inocente, que paga tristemente una culpa que no es suya.

No os irritéis contra el espíritu de vuestro padre, pues Dios ya lo ha juzgado. No son necesarios los rayos de vuestras maldiciones. Honrad a vuestro padre siempre. Aun cuando sea culpable. No por tratarse de él; sino porque representó en la tierra a vuestro Dios que os creó por su decreto y fue el dueño de vuestra casa. Después de Dios, vienen inmediatamente los padres. Recordad el Decálogo. No pequéis. Idos en paz.

Los sacerdotes y escribas se le acercan para decirle:

–                       Te hemos escuchado. Ha sido realmente justa tu sentencia. Un consejo tan sabio que ni siquiera lo hubiera dado el mismo Salomón. Pero respóndenos: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿De dónde te viene este poder?

1jtemplo

Jesús los mira fijamente… Sin ser agresivo, ni despectivo; pero sí muy majestuoso…

Jesús responde:

–                       También Yo tengo una pregunta que haceros y si me la respondéis, os diré con qué autoridad Yo, hombre sin autoridad de cargo y pobre; hago estas cosas. Porque esto es lo que insinuáis.

Decidme: ¿De dónde venía el bautismo de Juan? ¿Del Cielo? ¿De quién lo impartía? Respondedme: ¿Con qué autoridad, Juan lo administró; si él era más pobre y menos instruido que Yo, sin cargo de ninguna clase y que vivió desde su niñez en el desierto?

Los escribas y sacerdotes se consultan entre sí.

La gente espera… pronta a protestar si los escribas atacan al Bautista e insultan al Maestro o a aclamar si la pregunta del Rabí de Nazareth los derrota.

El silencio es total.

Ellos no se resuelven a responder.

Jesús está apoyado en la columna, con los brazos cruzados sobre el pecho, mirándolos fijamente.

1jbautismo1

Finalmente ellos contestan:

–                       Maestro, nosotros no sabemos con qué autoridad obraba Juan, ni de dónde venía su bautismo. A nadie se le ocurrió preguntárselo cuando vivía y él nunca lo dijo.

Jesús responde con firmeza:

–                       Tampoco Yo os diré con qué autoridad hago tales cosas.

Y les vuelve la espalda.

Llama a los Doce. Se abre paso entre la multitud que lo aclama y sale del Templo. Cuando están más allá de la Puerta Probática…

Bartolomé dice a Jesús:

–                       Tus adversarios se han hecho más prudentes. Tal vez se están convirtiendo…

Mateo agrega:

–                       Es verdad. No discutieron ni tu pregunta, ni tu respuesta.

Jesús responde:

–                       No os hagáis ilusiones. Esa parte de Jerusalén, jamás se convertirá. No respondieron de otro modo, porque tuvieron miedo de la gente. Leí sus pensamientos, aunque no oí lo que entre sí cuchicheaban.

Pedro pregunta:

–                       ¿Y qué decían?

1jbautismo

–                       Os lo diré para que los conozcáis a fondo y podáis ofrecer a los discípulos venideros, una descripción exacta de los corazones de los hombres de mi tiempo. No me respondieron, porque entre sí se decían: “Si respondemos, el bautismo de Juan vino del Cielo, el Rabí nos replicará: ‘Entonces, ¿Por qué no creísteis al que vino del Cielo y amonestaba a que nos preparásemos para la era mesiánica?” Si contestamos: ‘Del hombre’ Entonces la multitud se rebelará diciendo: ‘Entonces, ¿Por qué no habéis creído en lo que Juan nuestro profeta dijo de Jesús de Nazareth?’ Lo más cómodo es decir: ‘No sabemos’ Yo tampoco quise aclarar con qué autoridad hago lo que hago.

Muchas veces lo he dicho, dentro de los muros del Templo y por toda Palestina. Mis milagros hablan más elocuentemente que todas mis palabras. Ya no hablaré más. Dejaré que hablen los profetas, mi Padre y las señales del Cielo. Porque ha sonado la hora de que se cumplirán todas las señales. Y pronto les daré también la señal de Jonás y que espera Gamaliel.

1Jonas tragado por la ballena

Más tarde y rodeado de sus apóstoles…

Bartolomé dice:

–                       La ciudad está a reventar de gente, porque parece como si todo Israel y hasta el más lejano prosélito, hubiese venido para la Fiesta.

Jesús lo mira…

Y como si recitase un Salmo, dice:

–                       Juntaos. Apresuraos de todas partes. Venid a Mí, Víctima que Inmolo por vosotros. Llegaos a la Gran Víctima Inmolada sobre los Montes de Israel; para que comáis su Carne y bebáis su Sangre.

Bartolomé replica:

–                       ¿Cuál es esa víctima? Parece como si tuvieras una Idea fija. No hablas más  que de muerte. Y nos apesadumbras…

–                       ¿Me lo preguntas tú, que ya eras docto en la Escritura, antes de que te llamase por medio de Felipe? Yo Soy la Palabra. Durante siglos he hablado, a través de los labios humanos y seguiré hablando. Qué debo hacer todavía, ¡Oh, mundo! ¿Que no haya hecho? Vine. ¡Oh, tierra mía! Vine porque te amaba. Mis palabras se convirtieron en espada que te mata, porque las aborreciste.

¡Oh, Mundo que matas a tu Salvador; creyendo obrar justamente! Estás tan poseído de Satanás que no eres ni siquiera capaz de comprender, cual sea el sacrificio que Dios exige. ¡La Inmolación de tu mala voluntad al Dios Verdadero!

Y en una larga disertación, Jesús sigue citando las profecías que se refieren a su muerte… Cuando termina…

Jesús pregunta:

–                       ¿Reconocéis las palabras eternas?

1isaias53

Los apóstoles contestan:

–                       Las reconocemos Señor nuestro.

–                       Créenos que nos sentimos apaleados.

–                       ¿No es posible desviar el destino?

Jesús:

–                       ¿Lo llamas destino, Bartolomé?

–                       No conozco otra palabra…

–                       Reparación. Ese es su nombre. Si se ofende al Señor, hay que reparar la ofensa. El primer hombre, ofendió al Dios Creador. Y desde entonces la Culpa ha seguido aumentando. Las aguas del Diluvio no sirvieron para nada; así como tampoco el fuego que llovió sobre Sodoma y Gomorra, para que el hombre fuese santo.

1sodoma-gomorra

Ni el agua, ni el fuego. La Tierra es una Sodoma ilimitada, por donde se pasea libremente Lucifer, su rey. Es necesario para purificarla, tres cosas: el fuego del amor. El agua el dolor. La Sangre de la Víctima. Este es mi Don, ¡Oh, Tierra! Para eso vine. Para dártelo. ¡No puedo huir! Es Pascua. No se puede huir.

Zelote exclama:

–                       ¿Por qué no vas a casa de Lázaro? Nadie te tocaría si estás allí.

Judas de Keriot se echa a los pies de Jesús y grita:

–                       Simón dice bien. ¡Te suplico que lo hagas, Señor!

Juan y los demás comienzan a llorar silenciosamente…

Jesús dice imperioso:

–                       ¿Crees que Yo sea el Señor? ¡Mírame!

Jesús penetra con su mirada la cara angustiada de Iscariote, que está realmente afligido. No finge.

Tal vez sea la última batalla de su alma contra Satanás.

1judas-dem

Jesús lo escudriña. Sigue esa lucha como un médico sigue la crisis de su enfermo… Luego se aparta bruscamente y…

Jesús dice agitado:

–                       ¿Para hacer arrestar también a Lázaro? Doble presa y por lo tanto doble alegría. NO. Lázaro servirá al Mesías Futuro. Al Mesías Triunfante…  Sólo uno será arrojado fuera de la vida y no regresará. Lázaro se queda. Tú… Tú qué sabes tanto. También sabes esto.

1PARA-SIEMPRE

Aquellos que esperan conseguir doble ganancia, al cazar al águila con su aguilucho en el nido y sin ningún trabajo; deben convencerse de que el águila tiene ojos para todo y que por amor a su aguilucho. Irá lejos de su nido; para que al ser capturada ella; se salve él.

1aguila

El Odio me está matando y con todo, sigo amando. Váyanse. Me quedo a orar. Nunca como ahora siento el anhelo de elevar mi alma al Cielo. Váyanse a descansar… ¡Déjenme olvidar por una hora a los hombres! Quiero estar en contacto con los ángeles de mi Padre. Que la paz del Señor venga sobre cada uno de los que no son oprobio a sus ojos. Hasta pronto.

Y Jesús se interna en el huerto…

1monte-olivos

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

161.- RESURRECCIÓN DE LÁZARO


KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Jesús se acerca a Bethania. Los apóstoles exhaustos, a duras penas lo siguen pues Él camina rápido como si el Amor lo prendiese en alas de fuego. Una sonrisa brillante ilumina su rostro.

El sol de mediodía da tibieza con sus rayos en este martes tan especial.

Un chiquillo lo ve. Da un grito y deja la jarra con la que iba a la fuente por agua. Y corre al poblado.

Jesús toma un atajo para pasar por detrás del caserío y llegar a la casa de Lázaro sin llamar la atención.

Casi han llegado a la mitad del camino cuando el rapazuelo los alcanza. Los pasa corriendo y luego se detiene… Mira pensativo a Jesús que mientras lo acaricia…

Jesús le dice:

–                       La paz sea contigo, pequeño Marcos. ¿Huiste de miedo?

JesusYLosNinyos1

Marcos contesta:

–                       No, Señor. Yo no tengo miedo. Como hace muchos días Martha y María enviaron a sus criados para ver si venías, ahora que te vi., corrí a anunciárselo…

–                       Hiciste bien. las hermanas preparan su corazón, para verme.

–                       No, Señor. Las hermanas no saben nada. ‘Ellos’ no quisieron que lo dijese. Cuando llegué al jardín dije: “El Rabí está aquí” y ellos me dijeron: ‘Eres un mentiroso o un tonto. Él no viene porque ya no puede hacer el milagro.’ Y como insistí en que sí eras Tú, me pegaron.

Y me echaron fuera diciendo: ‘Esto es para purificarte por haber visto un demonio’ Y yo te he estado viendo para convencerme si te habías convertido en demonio, pero… Eres siempre mi hermoso Jesús.

1reunión

Jesús se inclina y lo besa en los cachetes colorados en donde le pegaron y el niño se pone feliz.

Tadeo pregunta:

–                       Dime Marcos, ¿Quién te arrojó fuera? ¿Los criados de Lázaro?…

Marcos contesta:

–                       No. Los judíos. Vienen todos los días. Llegan temprano y se van tarde. ¡Hay muchos! Se portan como si fueran los dueños y maltratan a todos…

Continúan caminando lentamente y Jesús lleva de la mano al niño. Entran en el jardín…

Y se levanta un murmullo…

–                       ¡El Maestro!

Y se propaga como una ola.

Jesús avanza y todos se abren a un lado para dejarlo pasar. Y como nadie lo saluda, tampoco Él saluda a nadie.

Muchos de los reunidos lo miran con odio, con ira. Solo unos cuantos que lo siguen en secreto como Nicodemo y otros, no lo miran así. Pero son presas del respeto humano que les impide mostrarse como amigos. Lo único cierto es que ni amigos, ni imparciales, ni enemigos, lo saludan.

Jesús avanza en silencio. Majestuoso. Sin preocuparle la gente que lo rodea…

Martha sale de la casa, acompañada de Sadoc y de Elquías. Ve a Jesús y corre hacia Él. Se arroja a sus pies.

Se los besa y llorando dice:

–                       La paz sea contigo, Maestro.

Jesús responde:

–                       La paz sea contigo.  – y la bendice.

–                       Para tu sierva ya no hay paz. ¡Lázaro ha muerto! Si hubieras estado aquí, no hubiera pasado eso. ¿Por qué no viniste antes, Maestro?  -su voz tiene un cierto tono de reproche.

Los fariseos lo miran burlones.

Jesús está muy pálido y triste al oír a Martha.

Jesus_121

Ésta se seca la cara y dice:

–                       Pero aún ahora abrigo la esperanza, porque yo sé que cualquier cosa que pidas al Padre, Él te lo concederá.

Es una profesión dolorosa, heroica de Fe. Que brota con voz temblorosa, con el ansia en la mirada. Con la última esperanza que se estremece en su corazón.

Jesús dice:

–                       Tu hermano resucitará. Levántate, Martha.

Ella se levanta, pero sigue inclinada en señal de reverencia…

Y dice:

–                       Lo sé, Maestro. Resucitará en el último día.

–                       Yo Soy la Resurrección y la Vida. Quién cree en Mí, aunque haya muerto, vivirá. Quien cree y vive en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?

Jesús que había empezado hablando en voz baja solo a Martha, ha levantado la Voz  y proclama su poder de Dios. El hermoso timbre de su voz es como una campanilla de oro que resonase en el jardín…

Un temblor como de espanto, sacude a los presentes. Algunos se miran de soslayo y mueven la cabeza.

Martha se yergue y dice con voz clara:

–                       Sí Señor. Yo creo en esto. Creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios Vivo. Y que ha venido al Mundo y que todo lo que quieres, lo puedes. Creo. Voy a llamar a María.  –y corre ligera hacia la casa.

Jesús se acerca a la fuente y se queda contemplando como se mueven los peces en el agua que el sol hiere.

dos-peces-dorados-

Los judíos lo observan e involuntariamente se han agrupado….

Frente a Jesús están sus enemigos, unidos por el Odio.

A un lado los apóstoles, a los que se han unido los judíos que no lo odian.

María sale y corre a sus pies, mientras llora fuerte y grita:

–                       ¡Rabonní!

Jesús le contesta:

–                       La paz sea contigo, María. ¡Levántate! ¡Mírame!…  ¿Por qué lloras igual que el que no tiene esperanza? ¿No te dije que debías esperar más allá de lo posible, para ver la Gloria de Dios? ¿Acaso tu Maestro ha cambiado para que te angusties así?

Pero María no escucha las palabras que la quieren preparar a la alegría que tanto ha esperado después de tanta amargura…

Magdalena grita:

–                       ¡Oh, Señor! ¿Por qué no viniste antes? Si hubieras estado aquí, Lázaro no hubiera muerto. ¿Por qué lo hiciste, Señor?  ¡Los que te odian se alegran de  lo que está pasando!

En la voz de María no hay reproche sino angustia….  La de la discípula que no puede ver disminuida la estima de su Maestro, amado.

Jesús dice:

–                       No llores, María. También tu Maestro sufre por la muerte del amigo fiel… Por haber tenido que dejar que muriera…

2-Pharisees

Qué miradas de alegría envenenada, brillan en los ojos de los enemigos de Jesús!…  Lo creen vencido y se regocijan….

Mientras tanto en las caras de sus amigos, la tristeza aumenta…

Con voz más fuerte, Jesús dice:

–                       Yo te ordeno: ¡No llores! ¡Levántate y mírame! ¿Crees que Yo que tanto te he amado, lo haya hecho sin motivo alguno?…  ¿Crees que te haya causado este dolor inútilmente? Ven. Vamos a donde está Lázaro. ¿Dónde lo enterrasteis?

Se dirigen al lugar del sepulcro que está en los confines del huerto…

Jesús pasa ante Gamaliel, pero ninguno de los dos se saluda.

Gamaliel se une a los fariseos más estrictos, que están a unos cuantos metros de la entrada del sepulcro…

Jesús mira la pesada piedra con que está sellada la tumba. Y que es el obstáculo entre Él y su amigo difunto…

Y llora.

jesus lloró

El llanto de las hermanas aumenta y también lloran los amigos íntimos y los familiares. Luego…

Jesús se seca el llanto y ordena:

–                       Quitad la piedra.

Todos reaccionan con estupor y un murmullo recorre la multitud…

Algunos fariseos dicen:

–                       ¡Está loco!

Nadie cumple lo que Jesús ordena. Ni siquiera sus más fieles.

Jesús repite en voz más alta su orden y la gente se estremece de temor, en medio de dos sentimientos contrarios: el de huir y el de acercarse más, sin importarles el hedor del sepulcro.

Martha dice:

–                       No es posible, Maestro. Hace cuatro días que está allá abajo. Tu sabes como murió, solo nuestro amor pudo cuidarlo. Ahora hiede horrible pese a los aromas, ¿Qué quieres ver? ¿Su podredumbre?

–                       ¿No te he dicho que si creyeres, verás la Gloria de Dios? Quitad la piedra. ¡Lo ordeno!

Es la orden de un Dios.

1tumba

Se escucha un ¡Oh! En todos los pechos. El color huye de todas las caras. Algunos tiemblan de miedo.

Martha hace una señal a Maximino, el cual manda a los siervos que vayan a traer los instrumentos necesarios, para mover la pesada piedra. Así lo hacen y regresan con picos y fuertes palancas. Hacen rodar la piedra a un lado…  Y un hedor horrible sale de adentro; tan penetrante, que los hace retroceder a todos.

Jesús levanta sus ojos al Cielo.

Abre los brazos en forma de Cruz y ora con fuerte voz:

–                       Padre, te doy gracias por haberme escuchado. Sé que siempre me escuchas. Pero lo dije por estos que están aquí presentes. Por el pueblo que me rodea, pero que creen en Ti, en Mí y para que crean que me has enviado.

Jesús parece transfigurado como si estuviera en éxtasis, mientras ora adorando en silencio. Su cuerpo parece despedir luz… Así permanece por unos instantes… Luego vuelve a ser el Hombre, pero con una majestad impresionante.

4Luca_Giordano_-_Raising_of_Lazarus_-_WGA9010

Se adelanta al umbral del sepulcro. Extiende sus brazos, que hasta ahora había mantenido abiertos en forma de cruz, hacia delante, en dirección al sepulcro. Sus ojos brillan con un fuego azul… El brillar del Milagro Inminente.

Con voz tan poderosa como no lo había hecho antes, grita:

–                       ¡Lázaro, sal fuera!

1lr

La voz repercute en la concavidad sepulcral… Retumba dentro, sale, se extiende por el jardín y rebota en un eco que repite: ¡Afuera!… ¡Afuera!… ¡Afuera!…

5jesusresurreccionlazaro2

Todos se estremecen.

La curiosidad da lugar al miedo. Palidecen. Los ojos se agrandan. Las bocas se abren por el estupor…

Martha mira fascinada a Jesús.

María cae de rodillas a un lado de Jesús, en el umbral del sepulcro y tiembla por la emoción…

Una figura blanca emerge lentamente del fondo de la caverna…

Primero es una línea convexa, luego se hace ovalada… Y el que estuvo muerto, envuelto en sus vendas; avanza despacio. Cada vez más visible, parece un fantasma que se materializa en forma cada vez más impresionante.

1rlazaroa

Jesús retrocede…

Retrocede al mismo tiempo que la forma blanca avanza. La distancia entre ambos es siempre la misma…

Lazaro1

María está paralizada por la alegría…

Lázaro ha llegado al umbral y se detiene. Yerto y mudo. Semejante a una estatua  de yeso. Es una figura larga. Delgada arriba. Delgada en las piernas. Ancha en el tronco. Macabra como la muerte misma.

Un espectro blanco de vendas que tiene por fondo, la concavidad oscura del sepulcro. Y bajo la luz del sol de mediodía que da sobre las vendas, destila podredumbre…

Jesus-raises-Lazarus1

Jesús ordena:

–                       Quitadle las vendas y dejad que camine. Dadle vestidos y comida. ¡Aquí! ¡Pronto! Traed un vestido. Vestidlo en la presencia de todos y dadle de comer.

Lazaro

No se vuelve a mirar a nadie. Sus ojos miran solo a Lázaro.

A María que está cerca del resucitado, sin preocuparse de la repugnancia que todos experimentan al ver las vendas.

A Martha que jadea como si se le fuera a salir el corazón. Que no sabe si gritar o llorar de alegría…

Los siervos se apresuran a cumplir las órdenes.

Y mientras unos corren a traer lo ordenado, otros se arremangan las mangas, sueltan las vendas y cuidan de no tocar la podredumbre que cae…

Traen vestidos, agua caliente, palanganas, perfumes, tazones con leche, vino, frutas y hogazas con miel.

491px-Rembrandt_Harmensz__van_Rijn_015

 

Las vendas de lino, estrechas y larguísimas, se desenrollan como la cinta de una gran bobina y se juntan en el suelo. Son retiradas con palos. Han empezado por la cabeza. Quitan el sudario, las vendas y aparece la cara palidísima, flaquísima de Lázaro…

Tiene los ojos cerrados. Los cabellos y la barba pegajosos de ungüentos y podredumbre. Parece una gran crisálida. Cuando la figura humana emerge desnuda de la cintura para arriba, se ve la espalda huesuda, los brazos flaquísimos. Las costillas apenas protegidas por la piel. El vientre sumido… y conforme las vendas van cayendo y dejando el tronco libre, lo van lavando de la porquería y del bálsamo. Cambian constantemente el agua. Hasta que la piel se ve clara y limpia.

784px-Mattia_Preti_-_The_Raising_of_Lazarus_-_WGA18390

 

Cuando limpian la cara de Lázaro y ya puede ver, mira a Jesús. Se olvida de lo que le rodea. Y con una sonrisa amorosa y un llanto contenido en sus profundos ojos, mira a Jesús y le sonríe…

Él también le sonríe y una lágrima se asoma en los hermosos ojos de color zafiro. Con la mirada, Jesús le hace una señal hacia lo alto.

Lázaro comprende y mueve sus labios en una plegaria silenciosa…

Martha piensa que quiere decir algo y le pregunta:

–                       ¿Qué quieres decirme, Lázaro mío?

Lázaro contesta:

–                       Nada, Martha. Daba gracias al Altísimo.

Su voz se oye fuerte y segura.

La gente lanza un ¡Oh! De asombro.

Ya que lo han limpiado hasta la cadera, le ponen una túnica corta. Hacen que se siente, para quitarle las vendas de las piernas y lavárselas…

Al verlas, Martha y María gritan señalándolas. Las piernas están cicatrizadas. Donde un tiempo hubo gangrena, sólo se ven las cicatrices de color rojizo…

Jesús sonríe a Lázaro.

Un Lázaro que se mira las piernas curadas y luego sigue mirando a Jesús. Parece que no se saciara de mirarlo…

Raising_Lazarus007

Los judíos, fariseos, saduceos, escribas y rabinos, se adelantan cautelosos para no mancharse sus vestiduras. Miran de cerca de Lázaro. Miran de cerca de Jesús.

Jesús y Lázaro… Ellos no se preocupan de nadie…  Se miran mutuamente.

Los siervos ponen las sandalias a Lázaro.

Éste se pone de pie. Ágil, seguro. Toma la vestidura que María le alarga, se la pone y se la ciñe a la cintura. Se ajusta los pliegues. Se lava las manos y los brazos hasta el codo. Y luego, con el agua limpia se lava la cara, hasta que siente que ya no tiene nada. Se seca los cabellos y la cara. Da la toalla al siervo y se dirige a donde está Jesús. Se postra. Le besa los pies y lo adora.

Jesús se inclina. Lo levanta y lo estrecha contra su pecho.

Le dice:

–                       Bienvenido, amigo mío. La paz y la alegría sean contigo. Vine para realizar tu feliz suerte. Levanta tu cara para darte el beso de saludo.

Jesús lo besa en las mejillas.

Y mientras los familiares y amigos lo saludan, Jesús va con los criados que tienen la comida.

Toma una hogaza con miel, una manzana, un vaso con vino. Los ofrece y los bendice. Y luego los da a Lázaro.

Éste los come con mucho apetito.

Jesús que parece no estar viendo más que a Lázaro, demuestra que no pierde un detalle de lo que sucede a su alrededor…

jesus-y-los-fariseos

 Sadoc, Elquías, Cananías, Félix,  Doras y otros sinedristas; están realmente furiosos y a punto de irse…

Jesús dice en voz alta:

–                       Espera un momento, Sadoc. Tengo que decirte una palabra a ti a los tuyos…

Todos se paran con aire de delincuentes…

José de Arimatea se sobresalta de miedo.  Sabe de lo que son capaces, los buitres del templo… Y hace señal a Zelote de que detenga a Jesús.

Pero es inútil. Porque Él se dirige al grupo y los apostrofa:

–                       ¿Te basta lo que has visto, Sadoc? Un día me dijiste que para creer teníais necesidad tú y tus iguales de ver rehacerse un cadáver corrompido. ¿Estás satisfecho con la podredumbre que viste? ¿Eres capaz de negar que Lázaro estuvo muerto, que ahora vive, que está sano como hacía muchos años no lo había estado?

Nadie contesta.

Y Jesús continúa:

Lo sé. Vinisteis a probar a éstas. A causarles más dolor y a sembrarles la duda. Vinisteis a buscarme esperando encontrarme escondido en la habitación del agonizante. Vinisteis no porque os hubieran movido el amor y el deseo de honrar al difunto. Sino para aseguraros de que Lázaro estaba realmente muerto.

Y habéis seguido viniendo para regocijaros, cuanto más el tiempo pasaba. Si las cosas hubieran salido como esperabais, lo que creíais ya seguro, hubierais tenido razón en alegraros. El amigo que cura todos; pero no cura al suyo. El Maestro que premia la Fe de todos, pero no la de sus amigos de Bethania. El Mesías impotente ante la realidad de una muerte. Esto era el incentivo de vuestra alegría… Pero ved que Dios os dado la respuesta. Ningún profeta había podido jamás juntar lo que estaba deshecho, además de muerto. Dios lo ha hecho.

Jesús extiende su mano señalando a Lázaro…

Y declara victorioso:

–                        He ahí el testimonio viviente de lo que Soy… 

Jesus%20Creator-05

     Un día, Dios tomó un poco de lodo. Le dio forma, sopló en Él y se convirtió en hombre.

Fui Yo quien dije:Hágase el hombre según nuestra imagen y semejanza” Porque yo Soy el Verbo del Padre.

Hoy, Yo el Verbo dije: a lo que era menos que lodo. A la corrupción: ‘Vive’ y la corrupción volvió a convertirse en carne.

En carne perfecta, viva, palpitante. Os está viendo. Allí está….

Y a la carne junté el alma, que hace unos días estaba en el Seno de Abraham. Lo volví a llamar porque quise. Porque todo lo puedo Yo, el Viviente. Yo, el Rey de reyes a quien están sujetas todas las creaturas y las cosas. ¿Qué respondéis? …

250px-Schnorr_von_Carolsfeld_Bibel_in_Bildern_1860_001

Cual un Juez, como Dios que Es; está delante de ellos…  derecho, alto y majestuoso.

Jesús insiste:

–                       ¿No os basta esto para creer? ¿Para aceptar lo que no puede desmentirse?

Sadoc replica agriamente:

–                       Has cumplido solo una parte de la promesa. Esto no es la señal de Jonás…

 jonás

–                       También esa se os dará. Lo he prometido y lo mantengo. Hay otro aquí presente que espera otra señal y la tendrá. Y cómo es recto la aceptará. Vosotros no. Vosotros permaneceréis en lo que sois.

Jesús da media vuelta y ve a Simón Boeto el sinedrista, el hijo de Eliana. Lo mira fijamente, se le acerca…

Y le dice en voz baja:

–                       ¡Es bueno para Ti que Lázaro no recuerde su estadía entre los muertos! ¿Qué hiciste de tu padre Caín?…    

Simón huye con un grito de miedo, que luego se transforma en un aullido… De maldición:

–                       ¡Maldito seas, Nazareno!

Jesús responde:

–                       Tu maldición ha llegado al Cielo y de allá el Altísimo te la lanza. Estás marcado con la señal. ¡Desgraciado! …

El grupo lo mira casi aterrorizado.

Jesús mira a Gamaliel que se dirige hacia la salida y sin detenerse le dice:

–                       ¡Prepárate! ¡Oh! ¡Rabí!…  ¡Pronto tendrás la señal! ¡Nunca miento!…

Los judíos están atolondrados por lo sucedido y por la ira. Miran con Odio infinito a Jesús. Hablan y discuten entre sí. Al alejarse saboreando la dura derrota que ya no son capaces de ocultar bajo una apariencia hipócrita de amistad y el objeto de su presencia.

Y se van sin despedirse, ni de Lázaro, ni de sus hermanas.

escribas-y-fariseos

Solo se quedan algunos que han sido conquistados por el portentoso milagro. Éstos se acercan a Jesús y lo adoran…

admiracion

Un rato después se despiden.

Lázaro, rodeado por sus más íntimos, entra en la casa.

Poco a poco todos se van.

Jesús mira a su alrededor. Ha quedado solo, en medio del inmenso jardín. Ve que salen humo y llamas en el fondo, en dirección al sepulcro. Se sienta en una banca de piedra y su rostro se nubla…

Mientras dice:

–                       Arde la podredumbre que el fuego destruye. La podredumbre de la muerte… pero la de los corazones. La de ‘esos’ corazones ningún fuego la destruirá… ¡Oh! Ni siquiera el Fuego del Infierno.

Infierno1

Será eterna… ¡Qué horror! Más que la muerte. Más que la corrupción. Y… ¿Quién te salvará? ¡Oh, linaje humano! ¿Si tanto te gusta la corrupción? La amas. Y Yo… Yo he arrancado del sepulcro a un hombre con una palabra…

Y con un mar de ellas… Con un océano de dolor; no podré arrancar al hombre del Pecado… a los hombres. A millones de hombres… 

Totalmente abatido, se cubre el rostro con las manos…

Pasa un siervo y lo ve. Corre adentro de la casa. Luego sale María y se acerca ligera… lo contempla y…

Magdalena le dice quedito:

–                       Rabboní. ¿Lloras, Maestro? ¿Por qué?

jesus_llora

Jesús la mira. No responde. Se levanta y camina hacia la casa.

María lo acompaña.

Martha los recibe llena de alegría y dice a Jesús:

–                       Lázaro fue a bañarse para limpiarse bien. ¡Oh, Maestro!…

Se postra y lo adora con todo su ser…Nota su tristeza y…

Martha le pregunta:

–                       ¿Estás triste Señor? ¿No estás feliz de que Lázaro?… –Le llega una sospecha- ¡Oh! ¡Estás irritado contra mí! ¡Pequé!… ¡Es verdad!

María confirma:

–                       Pecamos hermana.

Martha la defiende:

–                       No. Tú no. Maestro, María no pecó. María supo obedecer. Yo fui la que te desobedecí. Te mandé llamar porqué… Porque no podía soportar, que insinuasen que no eres el Mesías. Perdóname, Jesús.

Jesús pregunta:

–                       ¿Y tú no hablas María?

–                       Maestro, yo…

María se angustia y dice a su hermana:

–                       ¡Martha!…  Jura aquí ante el Maestro que jamás dirás a Lázaro, lo que dijo en su delirio.  –luego se vuelve a Jesús-  ¡Oh, Dios mío! ¡Cuánto me has amado, Tú que me perdonaste!…  Tú Dios puro. Tú… Mi hermano que me ama tanto, pero es solo un hombre…  ¡En el fondo de su corazón no ha perdonado! No ha olvidado mi pasado. Y cuando la agonía debilitaba sus fuerzas y entorpecía su bondad, él gritó su dolor y su desdén contra mí… ¡Oh!…

Y María llora inconsolable…

image

Jesús le dice:

–                       No llores María. Dios te ha perdonado y ha olvidado… El alma de Lázaro ha querido perdonar y olvidar. El hombre no ha podido olvidar y por eso…

–                       No estoy enojada, Señor. Esto me sirvió para amarte mucho más y amar mucho más a Lázaro…

–                       Pobre María. Conozco tu corazón. Has merecido el milagro y que te confirme en esperar y creer.

–                       Maestro, mío. Esperaré y creeré siempre. No dudaré jamás. Viviré de Fe; porque me has dado la capacidad de creer en lo increíble y comprobar lo imposible…

–                       ¿Y tú Martha? ¿Has aprendido? No. Todavía no…  Eres mi Martha pero no me adoras completamente. ¿Por qué te entregas a la actividad y no a la contemplación? No supiste obedecer, porque no supiste creer y esperar. Porque no has sabido amar totalmente… Yo te perdono. Te absuelvo, Martha. Sed felices y gozad de la paz. Perdonad a quienes os ofendieron. Ya viene Lázaro. Oigo su voz…

Lázaro entra. Trae la barba rasurada. Los cabellos peinados y perfumados. Su apariencia es impecable, como siempre. Se adelanta y se arrodilla adorando a Jesús, que le pone las manos sobre la cabeza…

Y sonriente le dice:

–                       La prueba ha sido superada, amigo mío. La superasteis tú y tus hermanas. Sed ahora felices y fuertes, para servir al Señor. ¿Qué es lo que recuerdas de tus últimas horas?

Lázaro responde:

–                       Un gran deseo de verte y gran paz. Con el amor de mis hermanas.

–                       ¿Qué fue lo que más te dolía dejar al morir?

–                       A Ti, Señor. A mis hermanas. A Ti, porque no podía servirte. A ellas, porque me han brindado toda clase de alegrías. La enfermedad fue muy dolorosa y espero haber expiado las culpas del viejo Lázaro.

1alázaro

Y haber resucitado purificado, para ser digno de Dios. Tú, María y yo; los dos resucitados para servir al Señor. Y entre los dos, Martha, que siempre ha sido la paz de nuestro hogar.

–                       ¿Lo oyes, María? Lázaro habla sabia y verazmente. Ahora me retiro y os dejo con vuestra alegría…

Los tres hermanos suplican:

–                       No, Señor.

–                        Quédate aquí con nosotros.

–                        Quédate en Bethania. Será bello…

Jesús responde:

–                       Me quedaré, Martha. No estés triste. No me causaste ningún dolor. No estoy triste por causa vuestra. Sino porque quienes no quieren redimirse, cada vez odian más. Pues bien. Perdonemos…

Lázaro dice con su gran sonrisa llena de amor:

–                       Perdonemos, Señor.

 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

 

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA