Archivos de etiquetas: realeza

30 UN SUEÑO EQUIVOCADO


30 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Pareciera que el nudo más angosto de las montañas de Judea, se encuentra entre Hebrón y Yuttá.

Porque  en este valle  que se despliega ante vastos horizontes en los que emergen montes aislados, que ya no forman una cadena, hay diversas plantaciones de cereales distribuidas en terrenos muy bien cuidados:  

Cebada, centeno y también bonitos viñedos en las partes más soleadas. Más arriba, lindos bosques de pinos, abetos y otros árboles de maderas preciosas.

Por un camino ondulante llegan a un pequeño poblado, Jesús y tres de sus apóstoles.

Judas está verdaderamente exaltado…

Y dice:

–    Éste es un suburbio de Keriot. Te ruego que vengas a mi casa de campo. Mi madre te espera allí. Después iremos a Keriot.  

Jesús replica:

–    Como quieras, Judas; pero también podíamos habernos quedado aquí para conocer a tu madre.

–   ¡Oh, no! Es un barracón. Mi madre viene en tiempo de cosecha, pero después vuelve a Keriot. ¿No quieres que mi ciudad te vea? ¿No quieres traer aquí tu Luz? 

–    Si que quiero, Judas, pero ya sabes que no me detengo a considerar la humildad del lugar que me hospeda.

–    Pero hoy eres mi invitado…

Y Judas sabe ser hospitalario.

Caminan todavía unos metros entre casas pequeñas esparcidas por el campo.

Mujeres y hombres, avisados por los niños, se asoman. Está muy claro que se ha despertado la curiosidad.

Judas ha lanzado un grito de reclamo.

Y dice:

–    He aquí mi pobre casa. Perdona su pobreza.

La casa no es ninguna barraca: es un cubo de un solo piso pero amplio y bien cuidado, dentro de un terreno tupido y floreciente de árboles frutales.

Un camino privado muy limpio, va desde la calzada a la casa.

–   ¿Me permites que me adelante, Maestro?

–    Como quieras.

Judas se adelanta.

Simón dice:

–    Maestro, Judas ha preparado algo grande. Antes lo sospechaba, pero ahora estoy seguro. Tú dices: ‘Espíritu, espíritu, espíritu…’ Pero él no lo entiende así.

Jamás te entenderá, pues solo piensa en lo material. O lo hará muy tarde… -corrige finalmente para no mortificar  a Jesús.

Jesús suspira y calla.

Llegan a una bella casa que está en medio de un jardín frondoso y muy bien cultivado. 

Judas sale con una mujer que tiene alrededor de cuarenta años.

Es muy alta y muy hermosa.

Inmediatamente se nota que es de ella, de quién Judas ha heredado su belleza y su cabello castaño oscuro, abundante y ondulado.

Sus ojos son iguales y diferentes.

Tienen el mismo color gris oscuro; pero los de ella, tienen una mirada suave y más bien triste; mientras que los de Judas, son imperiosos y astutos.

Cuando llegan ante Jesús, ella se postra como una verdadera súbdita y dice:

–   Te saludo, Rey de Israel. Haz el favor de que tu sierva te dé hospitalidad.

Jesús la mira con amor y dice:

–   La paz sea contigo, mujer. Y Dios sea contigo y con tu hijo.

Ella contesta con una voz que es más bien un suspiro, que una respuesta:

–   ¡Oh sí, con mi hijo!…

Jesús la toma por los antebrazos diciendo:

–    Levántate madre. También yo tengo una madre y no puedo permitir que me bese los pies.

En nombre de mi madre te beso, mujer. Es tu hermana en el amor… -y añade enigmáticamente- … y en el destino doloroso de madre de los señalados.

Judas pregunta un poco inquieto:

–    ¿Qué es lo que quieres decir, Mesías?

Pero Jesús no le responde. Está abrazando cariñosamente a la mujer, a la que ha levantado del suelo y a quién besa en las mejillas.

Y luego, con ella de la mano; camina hacia la casa.

Entran en una habitación fresca y adornada con festones. Sobre las mesas hay bebidas y frutas frescas.

Ella hace una señal a la sierva y ésta trae agua y toallas.

La madre de Judas trata de quitar las sandalias a Jesús, para lavarle los pies llenos de polvo. 

Pero Jesús se opone diciendo:

–    No, madre. La madre es una criatura muy santa.  Sobre todo cuando es honrada y buena como tú lo eres; para permitir que lo hagas como si fueras una esclava.

Ella voltea y mira fijamente a Judas, con una mirada extraña…

Y luego se va.

Mientras tanto Jesús se ha refrescado y cuando está a punto de ponerse las sandalias…

La mujer regresa con un par nuevo y dice:

–    Aquí están éstas, Mesías nuestro. Creo que las hice bien… Tal y como las quería Judas. Él me dijo: ‘Un poco más grandes que las mías, pero igual de anchas’

Jesús mira a Judas con un mudo reproche y pregunta:

–   ¿Por qué, Judas?

Judas responde:

–   ¿No quieres permitirme que te haga un regalo? ¿Acaso no eres mi Rey y mi Dios?

–   Sí, Judas. Pero no debías haber causado tantas molestias a tu madre. Tú sabes como  Soy Yo…

–   Lo sé. Eres Santo. Pero también debes aparecer como un Rey Santo.

Así es como debe ser. El mundo en el que nos movemos está compuesto de tontos.

A nueve de cada diez, les importan mucho las apariencias y es necesario imponerse con la presencia.

Porque esto es muy importante… Yo lo sé.

Jesús calla y se amarra las sandalias de fina piel roja, que van desde el empeine hasta las pantorrillas.  Son mucho más hermosas, exquisitas y elegantes; que las sencillas sandalias de obrero que usa Jesús.

Son semejantes a las de Judas, que parecen unos mocasines a los que apenas si se les ve algo del pie.

Entonces la madre de Judas, le entrega una túnica nueva diciendo:

–   También el vestido Rey mío. Lo tenía preparado para mi Judas.

Pero él te lo regala. Es de lino; fresco y nuevo. Por favor, permite que una madre te vista, como si fueses su hijo.

Jesús vuelve a mirar a Judas, pero no contradice. Se suelta en el cuello la cinta y cae la amplia túnica. Quedándose solamente con la túnica corta.

La mujer le pone el vestido nuevo y le ofrece un cinturón que es una faja muy rica, recamada con hilos de oro; de la que sale un cordón, que termina con muchos hilos.

Es indudable que los elegantes vestidos frescos y limpios de polvo, son muy confortables. Pero Jesús no parece muy contento…

Los demás también se han aseado

Y Judas; como el anfitrión perfecto, invita:

–   Ven Maestro. Son de mi pobre huerto. Éste es el jugo de manzanas que mi madre prepara. –le alarga un vaso de cristal labrado exquisitamente.

Y agrega:     

–   Tú Simón, tal vez te guste más, este vino blanco. Toma. Lo elaboramos en mi viñedo. Y tú Juan, ¿Igual que el maestro?

Juan asiente con la cabeza.

Judas está feliz, mostrando sus hermosos vasos y en lo más profundo de su corazón, se regodea con la oportunidad de presumir que lo que posee, no sólo es lo mejor de lo mejor…

Sino que sólo un sacerdote, descendiente de la clase sacerdotal; es decir, la élite del Pueblo de Israel; tiene la riqueza y la clase para honrar a Dios.

La madre habla poco. Mira una y otra vez a su Judas.

Pero mira mucho más a Jesús. 

Y cuando Él antes de comer; le ofrece la fruta más hermosa y jugosa: un durazno muy grande y de un color que manifiesta su punto óptimo, para ser ingerido;

Mientras le dice:

–     Primero es la madre.

Una lágrima como una perla, asoma a sus ojos.

Judas pregunta:

–   ¿Mamá; todo lo demás está listo?

Ella contesta titubeante:

–   Sí, hijo mío. Creo que todo lo he hecho bien. Yo he vivido siempre aquí… Y no sé…  no conozco las costumbres de los reyes.

Jesús interviene interrogante:

–    ¿A qué costumbres te refieres, mujer? ¿A qué reyes?  Pero… ¿Qué has hecho, Judas?

Judas contesta a la defensiva:

–    Pero… ¿Acaso no eres Tú, el Rey Prometido a Israel? Es hora de que el mundo te salude como a tal.

Lo que debe suceder, tiene que ser por vez primera aquí en mi ciudad y en mi casa. Yo te venero como a tal.

Por el amor que me tienes, respeto tu Nombre de Mesías, de Rey. El Nombre que los profetas te dieron por orden Yeove. Y por favor no me desmientas.

Jesús se dirige a todos:

–    Mujer… Amigos, permítanme un momento. Debo hablar con Judas. Debo darle órdenes precisas.

Su Voz es una orden perentoria.

La madre y los discípulos se retiran. 

Y Luego, volviéndose hacia el discípulo que conoce perfectamente su identidad..,

Lo cuestiona con severidad:

–     Judas, ¿Qué has hecho? ¿Hasta ahora me has entendido tan poco? ¿Por qué me has rebajado hasta el punto de hacerme tan solo un poderoso de la tierra?

¿Aún mucho más: a uno que se esfuerza en ser poderoso?

¿No entiendes que es una ofensa a mi misión y hasta un obstáculo?

Sí. No digas que no: OBSTÁCULO. Israel está sujeto a Roma.

Tú sabes lo que ha sucedido cuando alguien con apariencia de cabecilla, ha querido levantarse contra Roma y crea sospechas de fomentar una guerra de liberación.

Has oído justamente en estos días, como se ensañaron contra un Niño, tan solo porque se pensó que fuese un futuro Rey, según el mundo.

¡Y tú!…  ¡Tú! ¡Oh, Judas!…  ¡Pero qué es lo que esperas de un poder mío, humano!  ¿Qué esperas?… 

¡Te he dado tiempo para que pensaras! Y decidieras.

Te hablé muy francamente desde la primera vez. Te he rechazado, porque sabía…  Porque sé. Sí. Porque sé… 

Porque lo leo y veo, lo que hay en ti.

¿Por qué quieres seguirme, si no quieres ser como Yo quiero? Vete, Judas. No te hagas daño y no me lo hagas… ¡Vete!…  Es lo mejor para ti.

No eres un obrero apto para esta obra… Es muy superior a ti.

En ti hay mucha soberbia. Concupiscencia con sus tres ramas. Autosuficiencia.

Tú misma madre debe tener miedo de ti. Tienes inclinación hacia la mentira. ¡No! Así no debe ser el que me siga…

Judas, Yo no te odio. No te maldigo y tan solo te digo con el dolor del que ve que no se puede cambiar al que ama…

Tan solo te digo: ‘Vete por tu camino. Ábrete camino en el mundo, que es el lugar que tú quieres:

Pero No te quedes conmigo’ 

¡Mi camino! ¡Mi Palacio! ¡Oh, cuánta aflicción hay en ellos! ¿Sabes en donde seré Rey? ¿Sabes cuándo seré proclamado Rey?…

¡Cuando sea levantado en un madero infame y tendré mi Sangre por púrpura!

¡Por corona un tejido de espinas; por bandera un cartelón de burla! Por trompetas, tambores, organillos y cítaras, que saluden al proclamado Rey: ¡Blasfemias de todo un pueblo!

De mi Pueblo, que no habrá entendido nada.

¿Y sabes por obra de quién todo esto? De uno que no me habrá entendido, QUE NO HABRÁ ENTENDIDO NADA.

Corazón de bronce hueco en el que la soberbia, la sensualidad y la avaricia, para entonces ya habrán destilado sus humores y éstos habrán engendrado una maraña de serpientes que servirán como cadena para mí y…

Y MALDICIÓN PARA ÉL. Los demás no conocen tan claramente mi suerte. Y te ruego que no lo digas. Que esto quede entre tú y Yo. 

Por otra parte es un regaño…  Y tú callarás por no decir: ‘Me regañaron¿Has entendido, Judas?

Judas está muy colorado. De pié ante Jesús, está avergonzado, con la cabeza baja.

Se deja caer y llora con la cabeza pegada a las rodillas de Jesús.

Suplica:

–    Maestro, te amo. No me rechaces. Soy un necio. Sí, soy soberbio… pero no me apartes de Ti. No, Maestro. Será la última vez que falto. Tienes razón. No he reflexionado.

Pero también en este error, hay amor. Quise proporcionarte mucho honor. Y que los demás te lo diesen porque te amo. ¡Ea, pues; Maestro! Yo estoy a tus rodillas.

Me has dicho que serás para mí un padre y te pido perdón. Te pido que me hagas un adulto santo. No me despidas, Jesús.

Jesús, Jesús, Jesús… No todo es maldad en mí. ¿Lo ves?… Por Ti he dejado todo y he venido.

Tú vales más que los honores y victorias que obtenía yo, cuando servía a otros. Tú en realidad Eres el amor del pobre e infeliz Judas; que querría darte tan solo alegrías y que en cambio te da dolores…  

Jesús está fatigado, por un tremendo cansancio espiritual… 

Es indispensable mirar este diálogo con el Carisma de Discernimiento…

Y lo interrumpe:

–    Basta, Judas. Una vez más, te perdono… Te perdono esperando… esperando que en el futuro me comprendas.

Una sombra pasa por la mirada de Judas y aparece el verdadero motivo de su insistencia:

Pero Judas se obstina y sin querer revela el verdadero motivo por el que no quiere ser expulsado del grupo apostólico:

–   Sí, Maestro, sí. Ahora ya no quieras en modo alguno, desmentirme. Pues esto haría de mí, una burla.

Todo Keriot sabe que he venido con el descendiente de David; el Rey de Israel… Y esta ciudad mía se ha preparado para recibirte.

Pensé que hacía bien. Quise presentarte de tal forma, que todos te temieran y te obedecieran.

También Simón y Juan…

Y a través  de ellos trasmitir a los demás… cómo se equivocan al tratarte como un igual.

Ahora…  también mi madre será objeto de burla, por ser la madre de un hijo mentiroso y loco.

Por ella, Señor mío, te suplico… Y te juro que yo…

Jesús lo interrumpe:

–   No jures por Mí. Jura por ti mismo, si puedes; para no pecar más en este sentido.

Por tu madre y por los ciudadanos, no me marcharé. Levántate…

–                 ¿Qué dirás a los demás?

–                 La verdad.

–                 ¡Nooooo!

–                 La Verdad. Ya te he dado órdenes para hoy. Siempre existe la manera de decir la Verdad con caridad… Llama a tu madre y a los demás.

Jesús está severo y no sonríe.

 

P175 PURIFICACIÓN DE LOS SENTIDOS


cristo-rey18 DE SEPTIEMBRE DEL 2016

Pueblo Mío:

Les Bendigo. No serán abandonados por Mí, en ningún instante.

Sean mi mismo Amor, sean honestos, justos, caritativos, bondadosos, cuidadosos al tratar a sus hermanos. Sean amables con sus semejantes, el buen actuar es alabanza ante mí.

Cada uno debe mantener presente cómo se encuentra espiritualmente. Si tienen esto presente, llegarán a hacer propósito de enmienda y se separarán de las Tinieblas, de los malos tratos hacia sus semejantes.

REY DE LOS JUDÍOS

Algunos de Mis hijos se miran interiormente únicamente en lo que corresponde en el trato directo hacia Mí. Mis hijos deben ser reflejo de Mi Amor. Lamento que para algunos de Mis hijos, esta Palabra no se encuentra contemplada en su vida.

El Amor ha sido suplantado por el ‘yo soy’, descartando la posibilidad de ablandar el corazón de piedra y esto da como resultado criaturas egoístas y soberbias, que no toleran ni respetan el obrar y actuar de los semejantes, imponiéndose ante los hermanos.

Quien actúa de esta forma llega a convertirse en un tormento para sus hermanos, para su metro cuadrado y para él mismo. Hijos, no deben imponerse. Deben ser amados y no temidos.

misionera de la caridad

En Mi Pueblo, todos se necesitan, todos son hermanos, todos se auxilian mutuamente, todos son generosos y tienen presente en la memoria y en el corazón, las ocasiones en que fueron auxiliados por un hermano.

Hijos Míos: es importante el que no olviden los buenos actos de sus hermanos hacia ustedes, esto es parte del Amor. No permitan que el orgullo, que se expande por la humanidad a través de los espíritus del Mal, erradique la humildad que debe morar en ustedes.

ENCONTRARÁN MI AUXILIO CUANDO LO SOLICITEN

lloran-mateo-5-44

Y lo que antes fue aflicción, llegará a ser deleite si permiten que Mi Espíritu les perfeccione en sus debilidades.

Pueblo Mío:

El Pensamiento y la Memoria para algunos de ustedes, se ha transformado en un gran impedimento para continuar el camino en verdadera paz. 

dolor-amor-perdonar

Entregando nuestros sentimientos a Jesús y pidiéndole que reorganice nuestros afectos y nos ayude a hacer su Voluntad, es la perfecta solución…

Viven del pasado, de lo  que no fue y olvidan Nuestra Voluntad. Anhelan situaciones del pasado y esto se convierte en una gran fuerza que les detiene. Quien añora el pasado quedará en el camino, ese impedimento del pasado le mantendrá atado y le impedirá mirar el instante y entregarse a Nuestra Voluntad.

amargura-y-perdon-1

Algunos se aferran tanto al pasado, que viven sumidos en los recuerdos. En los instantes de hiel en que vivieron y brota la amargura, el rencor o el enojo reiteradamente, hasta que llega a transformarse en una raíz que les oprime y les lleva a vivir en constante amargura.

El hombre permite que el pasado le atormente y de esto se sirve el Mal para mantenerles atados.

Ustedes hijos Míos, tienen que entregarme la mente y permitir que Mi Espíritu les guíe y les conduzca a meditar en Mis Promesas; para que Yo someta todo bajo Nuestro Dominio Divino y lo que les atormenta no continúe siendo un impedimento hacia la entrega a Nuestra Voluntad.

amar-y-perdonar

En este instante, son tantos hijos los que se conforman con mirar de lejos la salvación, que sienten que no precisan alcanzarla, sino que con mirarla de lejos se conforman.

Por ello, a Mis Ministros les llamo constantemente a ser testimonios de Mi Obrar y Actuar, ya que el hombre guarda en su memoria Mi Palabra y necesito que en este instante sean insistentes en el correcto Amor, la correcta y debida Obediencia, la Fe necesaria y la correcta conducción de Mis Ministros para que Mi Pueblo no se extravíe con banalidades.

Mis hijos deben ser fortalecidos constantemente con Mi Palabra. Mis hijos deben fortalecerse con Mi Palabra, para que el Mal no les tome por sorpresa al ser desconocedores de lo Mío.

biblia gif

NO pueden juzgarse a sí mismos. Esto no es competencia del ser humano, pues siempre tiende a mirar lo bueno de sus obras y actos o a barnizar con el Bien lo que no ha sido bien.

Por ello les llevo a PURIFICAR LOS SENTIDOS, para que en ese camino se desprendan de las justificaciones personales y permitan que Yo les muestre los impedimentos que mantienen encarnados en ustedes y les impiden llegar hacia Mí.

Esta generación comete grandes abominaciones en contra de Nuestra Voluntad. Comete sacrilegios como nunca antes el ser humano ha cometido. Demeritan a Mi Madre negando Su Pureza Virginal y Su Maternidad hacia toda la Humanidad.

madre y maestra maria vida y camino

Esta generación constantemente peca contra Mi Espíritu Santo, olvidando que la vida del hombre pende de Nuestra Voluntad.

No cree en la explicitación de Mi Palabra y se burla de los Llamados de Mi Madre, Negando la Purificación urgente para esta generación, antes de que los justos se pierdan.

El Pecado es alimento de la Humanidad, acrecentando en la Tierra las Huestes de Satanás, las que se abalanzarán sobre Mis Templos por todo el mundo, con el deseo de extinguir todo recuerdo de Mi Presencia en la Tierra.

iglesias-cristianas-perseveran-en-siria-e-irak

Ante tales acciones no se hace esperar el Aviso (1), para que algunos de Mis hijos retomen el camino de la Verdad.

el-aviso-y-el-milagro-20121

Insisto en el conocimiento de nuestra Palabra Divina para que al conocer,

AMEN CON INTENSIDAD Y EN VERDAD A NUESTRA DIVINIDAD. 

Es necesaria la Fe Firme, Fuerte, Decidida. La FE indisoluble y vivida cada Instante, EN CADA ACONTECIMIENTO, para que logren superar las atrocidades del Mal.

fe y fortaleza

Es necesaria la Donación de cada uno de mis hijos. La decisión de vivir en Nuestra Voluntad, la disposición a la Unidad, a la Fraternidad.

No son del Mundo hijos, NO permitan que el mundo les tome.

Deben vivir en la constante espera y en el cumplimiento de Nuestra Voluntad.

evang fusion0

NO miren lo mundano.Ustedes no son de lo mundano. Ninguno de mis hijos es para lo mundano, ninguno debe vivir oprimido por Satanás.

Son de mi Propiedad, LES RESCATÉ CON MI SANGRE.

Aliméntense de Mi Cuerpo en la Eucaristía debidamente preparados.

000eucaristia

Acompáñenme en el Sagrario y luchen para que la vida sea un constante acto de amor en ustedes y hacia sus hermanos.

 DESEO HOGARES QUE VIVAN EN MI AMOR, EN PAZ, EN MI UNIDAD.

Cuando en los hogares no existe la paz o esta es alejada por instantes, los espíritus del Mal se apoderan del hogar y crean rebelión, llevando a que unos miren mal el actuar de los demás, logrando que alguno del hogar sea intolerante de los actos de los otros miembros de la familia y así las pequeñeces lleguen a ser grandes tormentas destructoras.

discucion familiar

Hijos, el Demonio ataca al hombre, ataca la unidad, ataca la familia, siembra discordia y vacía el amor del corazón del hombre, para que el hombre no sienta la necesidad de ser Templo de Mi Amor hacia el prójimo.

La Batalla de Satanás es contra Mi Amor, contra la Unidad, por ende contra la Familia, contra la Moral, contra Mi Madre. Porque conoce que Mi Madre en unión a San Miguel Arcángel y a las Legiones Celestiales,

LE APLASTARÁ Y LE ARROJARÁ A LOS ABISMOS DEL INFIERNO.

Sao_Miguel_Arcanjo_505095

Pueblo Mío NO desprecien Mis Llamados, que Satanás y los espíritus del Mal esparcidos sobre la Humanidad se mantienen activos, en busca de presas para tomarles.

NO deben luchar Mis hijos contra Mis hijos, esa lucha fortalece al Mal.

NO me defiendan, que lo que no es Mío cae y lo que es Mío prevalece. NO confundan a Mi Pueblo más de lo que el Mal lo tiene confundido. EN SU LUGAR OREN Y HAGAN PENITENCIA.

VIDA ESPIRITUAL caridad,ayuno y oracion

Oren hijos, oren por Italia, padecerá hasta el hartazgo. La Naturaleza se lanza contra Italia. Será duramente atacada por quienes no Me aman, se abalanzarán contra el Vaticano. (2)

Oren hijos Míos, oren por Francia, ha perdido la paz, convivirá con la insistencia del Terror. (3)

Oren, hijos Míos, por Nicaragua, será azotada por la Naturaleza, se estremecerá. Padecerá por sus volcanes. 

8 El Anillo de Fuego

Oren por Costa Rica, será estremecida.

Oren por Venezuela, la Naturaleza se hará presente con fuerza.

Oren por Colombia, será estremecida con fuerza.

00000anillo

CONTINÚEN CON LA PURIFICACIÓN DE LOS SENTIDOS. (Iniciada el 14 de Septiembre*)

Y esta semana, unido a la purificación de la vista, prosigan purificando el sentido del oído; ya que éste lleva cuanto escucha al pensamiento, a la memoria y les enferma.

“Acuérdate de lo que has recibido y oíste; ponlo en práctica y arrepiéntete, porque si no te mantienes despierto, vendré como ladrón, sin que sepas a qué hora te sorprenderé.” (Ap 3, 3)

ven y sígueme no mires hacia atras

Al escuchar que les llamo a no pecar, tienen que saber que Mi deseo es guiarles para que limpien la Memoria y encuentren Libertad.

Pueblo Mío, es imprescindible que cada uno de mis hijos continúe Purificando el sentido del Oído. 

Los sentidos físicos del hombre tienen que llegar a compenetrarse con el espíritu.

sentidosContinuarán con el sentido del oído, con el sentido de la audición, por una semana.

oido

Cada instante se dedicarán a limpiar el sentido del oído, hasta que este sea entregado para agradar a Nuestra Voluntad y para mayor bien del alma.

PRIMER DÍA DE LA SEGUNDA SEMANA: 
Ofrezco el Don de la audición en este día, a los Sacratísimos Corazones de Jesús y de María Santísima.
Les ofrezco este Don de la audición en este instante para la Gloria Divina y por el bien de las almas.

sagrada-familia

En cada acto presente, mi memoria y mi pensamiento se mantendrán atentos, alertas,
para no acumular lo que mi oído escucha y lleva a retener el pecado, 
ofendiendo a los Sacratísimos Corazones.
Dame la fuerza para escuchar únicamente lo que sea para el bien de mi alma y de mi hermano. 
Clamo a Ti, Madre Santísima, para que me tomes como Tu discípulo, 
guíes mi vida y mi senda sea dirigida al encuentro con Tu Hijo.

decision bien o mal

AL DESPERTAR OFREZCO: 
Tengo oídos y con estos escucho el bien y el mal. 
Desde este instante ofrezco mi esfuerzo constante para que este Don sea llevado a ser más espiritual, 
priorizando el deseo Divino de mi salvación personal. 
Propongo librar mi oído de las ocasiones de pecado, 
buscando en todo cuanto oigo, el propósito Divino, 
recordando el bien que me brindó cada hermano 
y escuchando en la Creación la grandeza del Padre Eterno.

No deseo pecar más con el sentido del oído, 
lo entrego a los Sagrados Corazones para que, siendo criatura Tuya, mi Señor, 
me levantes del pecado. 

_la_oracion_poderosa_i

No deseo que lo que he escuchado continúe provocando malos pensamientos ni desestime yo las bondades Divinas que me llevan a permanecer en estado de Gracia. 
Sagrados Corazones, sean sostén de mi memoria y mi pensamiento 
para que mi oído me lleve a retener solo el bien. 
Detengo mi libre albedrío y le sujeto de inmediato y lo entrego a los Sagrados Corazones,  
para que me libren de las ocasiones de culpa,
y así moldeen mi oído para que lleve a mi memoria únicamente lo que es para bien de mi alma y para que yo haga el bien a mis hermanos.

Mis oídos se limpien en el Agua Purificadora del Amor proveniente de los Sagrados Corazones. Amén.

wallpaper-virgen

MEDIODÍA: 
Repaso con nuestra Madre los esfuerzos de la mañana y anoto las debilidades.

ANTES DE DORMIR: 
Gracias doy a los Sagrados Corazones de Jesús y María Santísima, a quienes ruego me socorran en este propósito, para ser mejor hijo de Dios.

Padre Nuestro, Tres Ave Marías y Gloria.

CRUZ ARREPENTIMIENTO Y AMOR

Hijos, vengan a Mí y entréguenme su vida.

Les Bendigo. Les amo.

Su Jesús.

bendicion_del_padre

*https://cronicadeunatraicion.wordpress.com/2016/09/14/p172-la-tierra-se-estremecera/

 (1) El gran Aviso de Dios a la humanidad, leer… 

(2) Profecías sobre Italia, leer…

(3) Profecías sobre Francia, leer…

Comentario del Instrumento

Hermanos (as):

En este instante Cristo nos indica la trascendencia de ser hijos de nuestra Madre y confiar a Ella nuestra vida.

madre mia

Nuestra Madre fue elegida para dar la última batalla contra Satanás y sus hijos. Tenemos que mantenernos seguros, pues junto a Ella encontramos la Fuerza para continuar en pie.

Cristo nos insiste para que no olvidemos. Y nos muestra la importancia de mantener la memoria sujeta a Él. En algunas ocasiones, la memoria nos traiciona trayendo al presente algún acontecimiento que tiene moho. Pero al mantenernos prestos a la Palabra Divina, tenemos que alejarlo antes de que haga nido en nuestra mente.

Los sentidos son bendición, pero tenemos que colocarlos en las Manos Divinas para que estos sean utilizados para bien de todos y para la Gloria de Dios. Amén.

perdonar_es_poner_a_un_prisionero_en_liberad_paisaje

http://www.revelacionesmarianas.com/

N106 LOS PRÍNCIPES CELESTIALES


Savaoph-God-the-Father-1885-96-XX-Victor-Mikhailovich-VasnetsovHijitos Míos, no existe en la Tierra ni hermano ni hermana, ni amigo ni amiga, ni padre ni madre, que os ame como Yo os amo.

No existe en la Tierra alguien que os comprenda, que os conozca, que haya vivido cada momento de vuestra existencia como Yo, vuestro Dios.

No existe sobre la Tierra alma alguna que no esté bajo Mi amparo, bajo Mi protección, bajo Mi Amor, como lo estáis cada uno de vosotros.

PADRE PROTECTOR

A todas las almas que han bajado a la Tierra a servirMe se les ha dado la oportunidad de mostrar y de vivir Mi Amor.

Mi Amor es la virtud más grande de Mi Ser.  Todo lo creado y vuestra misma existencia, se deben a Mi Amor y debiera ser un orgullo inmenso el vuestro el aceptar ésta verdad. Y además, el saber que Yo Mismo os habito y que es a Mí al que debéis hacer vivir entre todos los hombres.

En la Tierra os sentís orgullosos cuando pertenecéis a un grupo o movimiento determinado que creéis importante. Y al estar gustosos de ello habláis de él, vivís para él, lo compartís con los que podéis; porque creéis que al ser bueno para vosotros, debe ser bueno para los demás.

00proteccionistas

Si ése bien en el que creéis lo acrecentáis tanto y lo promovéis fuertemente, ¿Por qué no promovéis Mi Amor, que es infinitamente más Bueno que cualquier bien de la Tierra?

Os habéis dejado engañar por los supuestos bienes e ideales que el mundo os ofrece.  Os habéis desviado del camino de Mi Amor.  Habéis preferido el bien temporal al Bien Eterno y os habéis dejado dominar por el amor terreno, en vez de liberaros con el Amor de vuestro Dios.

Yo Soy el único Bien que vale seguir.  Yo Soy ése Bien Eterno que ha sido, es y será y aquél que lo encuentra vive vida celestial aún durante su vida terrena.  Yo soy el Verdadero Amor que satisface plenamente al alma, que nunca traiciona y que la hace crecer continuamente.

sangre y salvacionperdon LIBERALOS PERDONALOS Y SALVALOS - HOMBRE A LOS PIES DE CRISTO

Yo no coarto nunca vuestra voluntad ni impongo Mis Leyes de Amor; el que se da a Mí vive constante plenitud y en total libertad.

A pesar de que Yo os concedo el Bien Infinito, nunca presiono a las almas a tomarlo. Os lo muestro, os lo puedo hacer vivir y sentir, os lo permito gozar en algún momento de vuestra existencia y os doy la total libertad de poder seguir en él ó de rechazarlo.

Mi Amor, Mi más grande bien, os permite ser uno Conmigo y al llegar a éste punto, os volvéis uno con todo lo creado.

00amor fusion

Llamáis milagro al que las leyes de la Naturaleza le hagan caso a un alma cuando algo se le ordena para producir un bien, alterando su función natural… Yo a esto lo llamo acto de Amor.

Cuando un alma se ha llenado plenamente de Mi Amor, la Naturaleza le obedece; porque le obedece al Amor que vive en ella.  Esto sucede así porque la voluntad del alma se ha donado ya a  Mi Voluntad y es cuando realmente Yo puedo actuar a través de algunos de vosotros.

Vosotros solos NUNCA vais a poder ser como dioses… Pero sí podrías llegar a dejar a que vuestro Dios actúe a través vuestro.

JESUS DETIENE LA TORMENTA

Y ES ENTONCES CUANDO PARTICIPÁIS DE MI NATURALEZA DIVINA…

 Este es el acto más grande de amor que un alma Me puede hacer, regalarMe su voluntad.  Al así hacerlo, Yo vuestro Dios y Mi Omnipotencia Infinita, Me vuelco en el alma y Me vuelvo uno con ésa alma.

¿Os dais ahora cuenta de éste Misterio de Amor y del gran regalo que vuestro Dios tiene para cada uno de vosotros?

HUMILDAD + ORACIÓN + FE = MILAGROS

HUMILDAD + ORACIÓN + FE = MILAGROS

Aquellas almas a las que reconocéis como de grandes santos, llegaron a conocer éste Misterio de Amor, que al tomarlo dejó de ser Misterio, porque se vuelve Vida de Luz y entendimiento en su Dios y con ello el alma alcanza su plenitud.

Ahora os podéis explicar el por qué éstas almas santas, aún viviendo en la pobreza, en la soledad, en la persecución, en la enfermedad, en el desprecio humano, viven felices y plenas.

Es la mentalidad humana la que creé que los bienes del mundo son los que dan la plenitud al alma y están errados; porque mientras  más tenéis, más os preocupáis…

dos amos En cambio, mientras más os despojáis de los bienes del mundo y más os dejáis invadir por Mí, más pronto llegáis a la plenitud y a la libertad que el alma añora.

Ahora, meditad esto honestamente: ¿Sufrís?, ¿Os sentís solos o abandonados?, ¿Os sentís en sintonía con las cosas del mundo?, ¿Los bienes del mundo le está dando seguridad a vuestro ser?… ¿Los amores del mundo os están llevando a vuestra plenitud?

Si respondéis afirmativamente se puede ver claramente que Yo no habito en vuestro corazón, ni en vuestros planes de vida.  Yo no soy el que se aleja de las almas; son las almas las que prefieren otros bienes y estos bienes nunca os van a poder dar lo que Yo, vuestro Dios, os puedo dar.

dos amos

NADIE PUEDE SERVIR A DOS AMOS

Ningún bien del mundo os va a poder dar alguna vez, la libertad total. Porque mientras más tengáis, más os esclavizaréis a ellos. En cambio, lo que venga de Mí de vuestro Dios, siempre os dejará paz y libertad en vuestra alma.

El alma escoge. Yo respeto vuestra decisión. Pero ¿Creéis contar con el tiempo necesario para recapacitar y tomar el Bien correcto?  El tiempo es corto para cada alma sobre la Tierra y sobre todo ahora que EL TIEMPO SE HA TERMINADO ¿Cuánto de ése tiempo Me habéis dado a Mí?

Vuestro tiempo Me pertenece y de ése tiempo os pediré cuentas. Aprended a usarlo debidamente sirviéndoMe a Mí y así Mi Amor plenificará a todas las almas.

alegría en dios

Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste tú. (Salmo 51, 10)

Hijitos Míos, un distintivo especial que tienen los que están Conmigo, los que confían en Mí, los que ponen en Mí todas sus necesidades y recurren a Mí continuamente, es la alegría.

SALMO 5_11

Mis pequeños, si realmente estáis Conmigo, confiáis en Mí, en Mi Providencia, en Mi Voluntad; nunca podréis estar tristes, aún a pesar de que las cosas se vuelvan adversas en vuestra vida, ya sea con vosotros o con los vuestros.

Cuando vosotros estáis Conmigo y aceptáis Mi Voluntad y Me dejáis obrar perfectamente en vuestra vida, sabéis que todo lo que proviene de Mí es bueno. Que todo va a hacer para bien, aún a pesar de que a ojos humanos no se vea como vosotros quisierais que se viera.

Muchas veces Mis pequeños, se necesitan momentos difíciles en la vida de un hijo Mío para que reaccionéis ante vuestra mala vida; para que reaccionéis con lo que estáis haciendo o aún, para que vosotros busquéis la perfección de vuestros actos. Permito que se os cierren algunas puertas a las que estáis acostumbrados a acceder, para que se abran otras que os van a llevar a la perfección.

prueba y guerrero

Sólo hay que preguntar: “Señor aquí… ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES HACER TÚ? Y ¿QUÉ QUIERES que haga yo?…”

Sucede continuamente, si lo podéis ver con Mis Ojos, que Yo impido que el hombre siga actuando de una forma y le cierro ésas puertas para que busquen por otra lado y así van a encontrar la perfección a la que habéis sido llamados todos vosotros. Todo lo que venga de Mí, Mis pequeños, siempre os va a llevar a una mejora en general, especialmente la espiritual.

Al confiar en Mí, estaréis confiando en Mi Providencia Divina y Mi Providencia. Como Dios que Soy y Dios de Bondad, siempre os va a dar lo mejor de Mí para vosotros.

Si vosotros confiáis plenamente en Mí vuestro Dios, sabréis que todo fue hecho para el Bien y es el hombre, por el pecado que deja entrar en su corazón, que se desvía. Y Yo no quiero hijos que están desviados hacía el error, hacia el pecado, hacia la maldad.

prueba promesa y confianza

 Si Yo voy moviendo vuestras vidas, porque así Me lo permitís, os voy a ir llevando hacia la perfección. Ciertamente, seguiréis cayendo, pero os levantaré y os seguiré guiando por ésos caminos seguros de vida.

Cuando vosotros no Me dais vuestra voluntad, no confiáis en Mí y solamente confiáis en vuestras fuerzas, en vuestras capacidades, entonces es cuando caeréis continuamente. Os dará más trabajo levantaros, porque en lugar de agradecer la caída, quizá hasta blasfeméis contra Mí. Y eso os hundirá más.

Aceptad Mis pequeños, que si estáis Conmigo, Yo os voy a llevar de la mano. Y al estar de la mano así tomados si caéis, tenéis Mi Mano que no se ha soltado de la vuestra y rápidamente os levantáis.

EN LAS MANOS DE DIOS

Mis pequeños, confiad plenamente en Mí, vuestro Dios. Yo os quiero para la perfección. Yo no he permitido que bajéis a la Tierra para sufrir y que vuestro sufrimiento sea innecesario y que no os lleve a algo mejor.

Ved a Mi Hijo, Él sufrió por todos vosotros y Su Sufrimiento fue para todos vosotros. Ciertamente Él como Dios en Perfección no va a mejorar con todo ése sufrimiento. Él tomó la persona de cada uno de vosotros en Sí, para que Su sufrimiento y todo lo que Él padeció, fuera para vosotros. Para vuestro crecimiento propio, para vuestra salvación, para vuestra santificación.

Cada uno de vosotros está representado en la Persona de Mi Hijo. Si vosotros aprendéis esto y os unís perfectamente a Él, es cuando vosotros haréis de vuestra vida una vida santa; una vida que ayudará a muchas otras vidas, las de vuestros hermanos. Porque os estaréis dando juntamente con Mi Hijo. Estaréis viendo la realidad de la Vida  de Mi Hijo sobre la Tierra en cada uno de vosotros.

templo vivo y crucifixion

Ésa es vuestra tarea Mis pequeños, vivir en unión perfecta con Mi Hijo, para la salvación de todos vuestros hermanos.

Que cuando veáis al hermano caído, vosotros y mejor dicho, Mi Hijo Cristo en vosotros, ayudará a vuestro hermano a su recuperación. El consejo que daréis a vuestros hermanos, será Mi Hijo en vosotros y daréis lo que Mi Hijo daría: el Consejo Sabio, Santo, que daría en ése momento.

 Y así en todas las facetas de vuestra vida, que fueron las mismas que Mi Hijo tuvo Mi Hijo sobre la Tierra. Estaréis haciendo una sola persona con Él, una sola intención, una sola vida.

000fe y amor

Así pues, Mis pequeños, cuando entendáis esto y lo pongáis dentro de vuestro corazón; veréis que nunca estaréis solos, veréis que estáis caminando a la par con Mi Hijo.

Todos los momentos difíciles que tenéis en vuestra vida, Él también los tuvo. Él os comprende perfectamente, Él vive con vosotros y Él os puede levantar en cualquier momento, aun cuando las caídas sean muy dolorosas.

Venid pues, Mis pequeños y con ésa alegría que deben tener todos Mis hijos. Porque ésta alegría os la da el saber que estáis consentidos por Mí, por vuestro Dios y nunca estáis apartados de Mi Providencia.

Es la alegría Santa de saberse hijos de un verdadero Dios que cuida por Su creatura, que ésa alegría la contagiéis a vuestros hermanos y por ésa alegría, muchos vuelvan a Mí.

amor5

Confiad, confiad y manteneos en Mi Corazón y veréis que todo saldrá mejor de aquí en adelante en vuestra vida. La alegría os dará ése distintivo ante vuestros hermanos.

 Porque los tiempos, cada vez serán más difíciles y con ésa alegría que tengáis vosotros, que os da la confianza de tenerMe a Mí vuestro Dios, se vaya diseminando a lo largo del Mundo.

Que vuestros hermanos regresen a Mí por vuestra alegría, que será la confianza plena en Mí vuestro Dios, confirmada por vuestra convivencia Conmigo.

amor-apostol

Hijitos Míos, la convivencia es imprescindible para llegarse a conocer mutuamente. Tenéis la convivencia en familia: los hijos platicando con los padres, los padres platicando con los hijos. Ese trato familiar os va llevando a tener ésa convivencia Conmigo, a tener en vuestro interior ésa vida espiritual, ésa vida íntima, ésa confianza que debéis tener de hijos a padres y también de padres a hijos.

Muchas son las distracciones que tenéis en el mundo, Satanás os llena de ellas. Os he dicho que cuando Me pedís un hijo, Yo os estoy dando un alma para que la llenéis de Mí, de Mi Amor, de Mi Sabiduría; de todo lo que os ha enseñado Mi Hijo y que tenéis en los Evangelios.

Cuando un padre atiende a los hijos, no solamente les va a dar el alimento del cuerpo, sino que están más obligados a dar el alimento del alma; ése alimento del alma es el que les va a asegurar una vida más segura, más confiada aquí en la Tierra.

0amor

Al tener ésa vida íntima Conmigo, podrán confiar en Mí en los momentos difíciles, vendrán a Mí, como cuando pequeñitos iban hacia sus padres para ser asistidos, para ser ayudados por ellos. Si no tenéis ése ejemplo, difícilmente os acercaréis a Mí.

Cuando los padres salen del hogar, para trabajar los dos y llevar el sustento al hogar, están llevando el sustento para el cuerpo. Pero vuestra principal obligación: el sustento del alma, no lo estáis haciendo.

No estáis criando verdaderamente a ésos hijos que Yo os di, a ésas almitas que están necesitadas del alimento espiritual. Estáis echando a perder a ésas almitas. Estáis abortando a ésas almitas, las estáis matando; porque no tienen el alimento necesario para el alma, que es Mi Vida en vosotros. 

amor-frutos

Tened pues Mis pequeños, mucho cuidado con esto. Dad el tiempo que debéis dar a vuestros hijos, para alimentarlos en cuerpo y alma. No estáis cumpliendo si solamente les dais vestido y alimento para el cuerpo.

El alma va a trascender y el alimento que les deis en lo espiritual, es el que va a trascender y es el que va a ayudar. No solamente para el desarrollo de su vida, sino para el que ellos van a tener que dar después, cuando tengan su familia.

APRENDED A CONOCERME Y AMARME

apostoles del amor

Y LO QUE OS ESTOY ENSEÑANDO TRANSMITIDLO

También os quiero hablar sobre la Dignidad de ser hijos Míos.

Es común entre vosotros decir: ‘El o ella, se merecía tal regalo o bendición de Dios; porque es tan bueno por tantos méritos que ha hecho’ No hijos Míos, no son vuestras obras buenas, vuestras obras de misericordia; las que os hacen obtener de Mí favores especiales. Todos vosotros, por vuestra naturaleza, sóis indignos de Mí por el pecado… Es Mí Amor el que os hace dignos de Mí.

BAUTISMO DE JESUS

Vosotros conocéis de hijos Míos que hacen penitencias atroces: caminar de rodillas por varios kilómetros, caminar por días en peregrinaciones, ayunos casi mortales, golpes a su cuerpo al que casi matan… Y todo esto muchas veces lo hacen por obtener un favor egoísta o un favor material, que no les ayudará a su salvación…

Y Yo no concedo lo que Me piden en ésa forma, por su bien.

Otras veces, estas penitencias y sacrificios serán en agradecimiento por un favor antes concedido. Pero si ésta penitencia o sacrificio no va acompañado de un verdadero acto de amor y agradecimiento sincero tampoco vale; ya que en la desesperación de alcanzar el favor de Su Dios, hacen promesas tales; que si no tardan mucho en realizarlas por no haber un verdadero agradecimiento de corazón; lo hacen de mala gana con pesadumbre, como obligados a agradecerMe el favor recibido.

penitente filipinas

No hijitos Míos, si no ponéis vuestra voluntad y vuestro amor, tanto en lo que pidiéreis o agradeciéreis; vuestro holocausto no llega a Mí, vuestro Dios. No Me importa si por vuestro agradecimiento a un favor recibido sólo Me entreguéis una linda flor. Pero quiero que en esa flor vaya todo vuestro corazón.

Yo Soy un Dios sencillo, humilde, bondadoso, que dá sin esperar grandes cosas de vosotros porque conoce vuestra naturaleza. Vosotros no podéis esperar grandes muestras de agradecimiento de vuestros hijos pequeños, cuando aún ni siquiera saben hablar ni caminar…

Pero, ¿Qué sentís cuando vuestro bebé, allegándose a vosotros como pueda, os abraza y os sonríe en un acto de agradecimiento y de amor? ¿No es acaso esa una paga pequeña al tiempo y gasto que habéis invertido en ellos?

000nino-jugando-con-papa

Pero esa muestra de amor, no se puede comprar ni con todo el oro del mundo; porque se las ha dado un alma pura, sencilla, humilde que no conoce de comportamientos humanos para ocasiones determinadas. El bebé o niño pequeño, ama porque sólo actúa según su corazón le indica. No lo que le indique su mente o la educación recibida. Es el agradecimiento de corazón lo que dignifica al hombre con Su Dios.

Vuestras donaciones, grandes o pequeñas de vuestro propio ser; ya sean ayunos, sacrificios, penitencias, etc. nunca van a ser desoídas, ni nunca se van a desperdiciar; cuando éstas llegan a Mí, adornadas con el amor de vuestro corazón.

¿De qué os sirvieron los kilómetros caminados, ya sea a pié o de rodillas si todo el camino ha sido una queja y pensando que fue un error la promesa hecha y que el sufrimiento de recuperación va a ser largo y doloroso? Si no se hace de corazón, no vale.

spanish-royal-family

Os dignifica el ser hijos Míos, porque un hijo de Rey lleva sangre Real por el sólo hecho de pertenecer a la Familia Real y venir de su mismo Ser.

TODOS VOSOTROS SOIS HIJOS DE REY

Josiah is Made King II KIngs 22:1

Yo no he creado almas diferentes, unas para un tipo de gente y otras para otro tipo de gente. Todas las almas que han existido, existen y existirán; han salido de Mí, de Mi Esencia Divina. 

 Vuestros cuerpos son diferentes porque diversas son las razas existentes en vuestro mundo, diversas son las condiciones sociales y económicas también.

 Pero las almas, TODAS, provienen de UNA sóla Esencia: la Mía. Y si Yo Soy Rey, vosotros todos, sóis hijos de Rey.

josiah-reading-the-scroll-1-1-GoodSalt-prcas1151

Dignificáos en ésta realidad y agradecédMe con vuestra voluntad libre en el amor, tal favor.

Mí Enemigo y por lo tanto el vuestro, sabiendo que sóis y pertenecéis a Mí Reinado, os quiere denigrar tanto en cuerpo como en alma.

00Joash-crowned

Todos vosotros sóis reyes, no súbditos; él es el súbdito y traidor a Mí Reino y vuestro reino.

Defended vuestra dignidad de hijos de Dios, de hijos de del Rey. Comprended vuestra posición real y no os envilezcáis con las bajezas que el Enemigo y Traidor os propone. Mostrádle vuestra realeza y comportáos como Mi Hijo Jesucristo os lo enseñó.

Jesus es tentado por Satan en el desierto

Hijos Míos, sed dignos descendientes de vuestro Padre, el Rey del Universo, uniendoós al verdadero amor y al verdadero agradecimiento de corazón, que todos vosotros recibís por cada momento de vuestra existencia.

 Yo os amo y os quiero a todos conmigo de regreso. No os dejaré nunca sólos a vuestras pequeñas fuerzas de bebés. No os sintáis poderosos o soberbios ante Mí, vuestro Creador, ni os sintáis merecedores de Mis Bienes por vuestras acciones; ya que ellas mismas Me pertenecen por obligación, puesto que Yo os dí los dones y las capacidades para llevarlas a cabo.

 Lo único que Me interesa de vosotros es el amor que pueda salir de vuestra voluntad libre y que sean actos sinceros de vuestro más profundo ser.

elpurg8

De vuestro corazón, ya sean para agradecerMe los dones que habéis recibido de Mí, como para salvar almas, tanto de la Tierra como del Purgatorio.

Actuando así seréis dignos hijos del Rey.

Os amo, Mis pequeños príncipes y os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo Jesús y en el del Espíritu Creador y Consolador.

http://diospadresemanifiesta.com/

josias rey

F25 LA CLAVE DE LA FELICIDAD


SMA.TRINIDAD

El hombre para ser felíz necesita tener la plenitud, tanto en el amar como en el sentirse amado.  Así que los seres humanos para sentirnos dichosos, necesitamos poseer plenamente el Amor. Esto tiene una base fundamental en la forma en como fuimos creados.

DIOS ES AMOR.

amor

Y cuando nos creó a su Semejanza, nos dio su Esencia Divina tanto en la capacidad de amar que puede crecer en la adoración absoluta; como en la necesidad de ser amados que solo encuentra su satisfacción en la posesión total de su Amor Divino.

Lucifer sabe esto perfectamente, porque él también fue creado por Dios y como hijo supo lo que significa Poseerlo y el terrible castigo que tiene que sufrir con su condenación al verse privado de ÉL y de haber perdido su dignidad como Príncipe Celestial y ahora verse convertido en el Traidor y Enemigo Mortal tanto de Dios como de sus hijos.

Por eso su Envidia y su Odio contra el hombre son infinitos, porque no soporta pensar que el ser humano TODAVÍA, tiene la oportunidad de recuperar lo que él perdió definitivamente después de su caída.

CAIDA DE LUCIFER dore_gevallen_engel_grt

Y SU DESCOMUNAL VENGANZA la ha esgrimido contra la humanidad desde que se apoderó de ella, con el Pecado Original cometido por Adán y Eva.

A lo largo de la historia y especialmente a partir del desventurado Siglo XX donde recibió libertad total para flagelar al hombre a su placer… Con el egoísmo desenfrenado, durante las últimas décadas ha dirigido sus criminales embestidas para destruir el núcleo más santo y poderoso con el que Dios nos protegió: LA FAMILIA.

Y en los albores del siglo XXI le ha dado el tiro de gracia con las leyes contra la vida: La Eutanasia, el Aborto y la legalización del libertinaje con el sexo sin restricciones y el matrimonio homosexual.

Homosexuals Brazilian Toni Reis and British David Harrad of Macclesfield city kiss for a picture after their wedding in Curitiba

Es la peor época de confusión en la historia humana, porque ahora se está atacando la identidad de género desde la más tierna infancia y el hombre tiene tres triunfos de supervivencia:

1.-Sobrevivir los nueve meses de gestación y nacer.

2.- Sortear los peligros que acechan a la infancia y la adolescencia y superar los abusos que destruyen la inocencia y la personalidad. De los traumas vividos bajo estas circunstancias, podemos salir en peor estado emocional que si físicamente nos hubiese atropellado un tren y arrastrar una vida miserable, como discapacitados psicológicos.

3.- Llegar  a la edad adulta sin convertirse en psicópata después de soportar la violencia intrafamiliar, los hogares disfuncionales, las familias monoparentales y ‘diferentes’ que destruyen la autoestima, la cordura y dejan el alma y la personalidad, convertidas en verdaderos andrajos.

AGONIA1

Afortunadamente lo que parece imposible de reparar por largos años en diversas terapias, Jesús lo obtuvo para nosotros en el Duelo Mortal que sostuvo en el Huerto de Getsemaní; donde Satanás le infligió tormentos tales, que lo hizo probar la muerte espiritual y convirtió también su alma en andrajos que lo hicieron sudar sangre.

Este infinito sufrimiento obtuvo nuestra salud integral, cuando cumplió la profecía de Isaías 53, 3-5:

  1. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no le tuvimos en cuenta.
  2. ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado.
  3. El ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. El soportó el castigo que nos trae la paz, y con sus cardenales hemos sido curados.

Jesús nos devolvió TODO.

gato salva a bebé abandonado

Y hasta el más mísero habitante de este planeta: el bebé repudiado que haya sido abandonado en un basurero, porque le han sido negados todos los derechos: a una vida digna, al amor de unos padres y una familia, a la respetabilidad de un apellido y un hogar protector, a la sanidad emocional que proporcionan las figuras paterna y materna al haber sido hijos deseados.

Sea cual sea nuestra condición actual de hijos legítimos, pero no amados o bastardos no reconocidos e igualmente rechazados…

DIOS TIENE UNA PROPUESTA que si la dejamos entrar en nuestro corazón, no seremos los mismos cuando terminemos de leer esta página. Cada palabra del siguiente mensaje es una joya de infinito valor… Que puede ser la diferencia primordial en cuanto a nuestra percepción de nosotros mismos…

¿Quieres comprobarlo?

1hijodelhombreFAMILIA Y ESTIRPE CELESTIAL

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero platicar sobre la Herencia Divina. Todos vosotros venís de una familia determinada y en ella se tienen ya reglas, costumbres, etc. impuestas por sus predecesores y que a sus descendientes les han parecido bien; para que con ellas se perpetúe el nombre y el respeto del “apellido”.

Y así conocéis a familias que hacen tal o cual cosa en determinadas ocasiones, ya sea para bien familiar o para bien del pueblo en el cual viven.

El respeto a esas costumbres van uniendo a la familia y quizá algunas otras familias se les adhieran porque se les hace bueno perpetuarlas.

13eden-caida-serp478

Todos vosotros provenís de Mi Familia. Todos vosotros habéis nacido de Mis Primeros Hijos, Adán y Eva. Y así como adquiristeis sus bienes, también adquiristeis sus males; pero no por ello dejáis de pertenecer a Mi Familia.

En una familia hay elementos humanos buenos y malos, pero cuando la familia es unida de corazón, se reúnen sus familiares para estudiar de qué manera se le puede ayudar al o a los miembros de la familia, para resolverles sus problemas.

Yo escogí a un pueblo en la antigüedad, de entre todos los que habitaban en el Mundo, porque ellos primeramente Me escogieron a Mí. helguera

La gran mayoría de los pueblos antiguos, por la caída en el pecado, se volvieron idólatras; ya que al caer en el Pecado de Origen, quedaron a merced del Maligno, quien los llevó a la idolatría con el ofrecimiento de vidas humanas y de la sangre de las víctimas para él.

rowena_morrill_aztec_sacrifice-1600x1200

El único pueblo que no aceptó esos sacrificios y holocaustos al Maligno, fue el pueblo judío y Me tomaron a Mí como a su Dios, como a su UNICO DIOS.

Y por consiguiente Yo los tomé como a Mis hijos predilectos y así los empecé a formar según Mis Decretos de Amor.

Por eso el pueblo judío fue tan bendecido en la antigüedad por Mi Mano Poderosa y por ello de este pueblo salieron grandes hombres que cambiaron el curso de la historia.

Moises monte Sinai

Es el pueblo de Mi Heredad. Y en ellos puse toda Mi confianza a pesar de ser un pueblo testarudo e infiel en muchas épocas de la historia.

Yo Soy vuestro Dios y cuando Yo hago un pacto con Mis hijos, nunca Me desdigo.

Ciertamente mataron a Mi Hijo cuando se los envié y con ello se ganaron la maldición que ellos mismos se lanzaron: Que Su Sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos”.

diásporajudía

Yo no puedo maldecir a Mis hijos. Soy vuestro Padre y Yo sólo busco el bien de Mis hijos, buenos o malos, pero seguís siendo Mis hijos.

En la antigüedad, Mi pueblo al llegar a otras ciudades, a veces se mezclaron y se adhirieron a sus costumbres y llegaron a adorar a  otros dioses.

Ellos al poco tiempo se daban cuenta, a través de los profetas que les enviaba, de que Yo no estaba contento con lo que hacían.

jeremias-lementac

Y al Yo apartarme un poco de ellos, por preferir a otros dioses; empezaban a sufrir las consecuencias por olvidar el pacto hecho con su Dios.

Cuando por fin se daban cuenta de su error y volvían a Mí, Yo olvidaba su traición y Me entregaba a ellos nuevamente. Y muchos regalos les daba para que se sintieran consentidos y amados por su Dios.

Yo les di Mis Leyes, Mis Decretos, les di Mi herencia Divina. Les marqué fechas a guardar.

cena_pascua_judia

Fechas para fiestas especiales, fechas para la siembra, fechas para recordar episodios importantes de su historia; de nuestra historia en la cual Yo, su Dios; hacía tal o cuál prodigio para salvarles o ayudarles de una u otra forma.

Ellos las respetaban y Yo era su Dios y ellos eran Mi pueblo.

Con la venida de Mi Hijo, por insidias del Mal y por causa de la dureza de su corazón; no quisieron aceptarLo y Me volvieron a traicionar.

Jesús Crucificado

Por causa de ello, Mi Herencia se abrió para TODOS los pueblos que Me quisieron acoger como a su único Dios y de esta forma surge el Cristianismo, en donde la herencia del judaísmo se comparte a todos los pueblos de la Tierra.

Así como Yo no forcé al pueblo Judio a aceptarMe como a su Dios en los principios de la historia, ahora tampoco obligo a los pueblos y a las personas actuales a aceptarme como a su Dios en sus vidas.

De ésta forma Mi Herencia se vuelve UNIVERSAL y podéis daros cuenta de cómo de un aparente error, surge un gran bien para todos: niega Mi pueblo a Mi Hijo amado y Él se vuelve Herencia para todos.

jesusmundo

No por el hecho de que Mis hijos judíos Me hayan negado una vez más con la muerte de Mi Hijo, Yo Me he de apartar de ellos; sólo esperaré con Amor Paternal nuevamente su retorno.

Mi Amor se vuelve Universal, que aunque ya lo era, no era libremente aceptado. El amor obligado no es amor.

Todos vosotros de ésta forma, os volvéis coherederos de Mi Reino y Mis Bendiciones alcanzan a todos aquellos que Me aceptan en su corazón y más que todo, aquellos que al aceptarMe como a su único y verdadero Dios, Me transmiten, primero en su familia y luego, a todos sus hermanos por toda la Tierra.

m-apostoles

Yo Soy el Bien Supremo y aquél que Me tiene, aquél que Me posee; es tan fuerte Mi Presencia Divina en él, que se vuelve transmisor de Mi Herencia para todos mis hijos.

Al Amor nadie lo puede esconder. No es un tesoro que se pueda esconder en cajas fuertes o encerrarlo en un closet o ponerlo debajo de la cama.

El que adquiere Mi Verdadero Bien, el Amor; lo vive, lo transmite, lo goza, porque el Amor es en verdad Mi Herencia Divina para todos Mis Hijos.

apostoles del amor

Os he dicho que en el Cielo sólo se vive de Amor y se vive en el Amor, así que aquél o aquellos que Me acogen, Yo les hago partícipes de su Herencia ya desde su vida en la Tierra.

No hay alimento más grande para un alma, que el alimento del Amor de su Dios. Toda la Predicación de Mi Hijo sobre la Tierra se centró en ello: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y a tu prójimo como a ti mismo”.

Así que os pido hijitos Míos, como herederos de vuestro Dios; que empecéis a transmitir y a compartir lo que vuestro Dios os ha dado, su verdadero y puro Amor.

Jeusluz-está vivo

Haced de vuestro mundo material, un Mundo Espiritual. Llenadlo de Mi Amor, para que el Amor Encarnado pueda ya vivir en pleno, entre vosotros.

Pueblo Mío, Mi Herencia es para todos y todos tienen derecho a ella. Hacedla por favor, llegar a todos aquellos que aún no la conocen y así os volveréis verdaderamente pueblo Mío, uniéndoos para estudiar en qué forma se le puede ayudar a tal a cuál hermano vuestro o a tal o a cuál pueblo de la Tierra.

Yo os aseguro que la mejor herencia que les podréis dejar a un hijo o a un hermano vuestro, es la es la de enseñarles a amar y a respetar a su Padre Dios; porque con ello les estaréis asegurando el “derecho que tienen de Familia”, de ganar su Herencia Eterna en el Reino de los Cielos.

CIELO

Invocad Mi Santo Nombre cuantas veces podáis en el día, en nombre de todos ellos, ya que ellos no Me invocan.

 Invóquenme por ellos, para que ellos alcancen su salvación, para que ellos encuentren  en su corazón, el regalo tan grande que he puesto -Mi propio Ser-, Mi propia Vida.

Busquen, busquen hijos Míos estar siempre metidos en Mi Corazón buscando cuál es Mi necesidad para con todos vosotros; cuál es Mi necesidad para con vuestros hermanos en el Purgatorio, cuál es Mi gozo de las almas ya que están en el Cielo Conmigo.

familia celestial

Somos familia, somos Una Familia. Y la familia tiene que estar siempre unida. Unid en vuestros corazones a toda la humanidad, los de antes, los de ahora,  los de mañana, siempre unidos en Mi Corazón.

 En Mi Trinidad, con Mi Hija, La Siempre Virgen María y su esposo  el Señor San José, todos unidos en el Cielo, con Mis Santos Ángeles, vivid, vivid en uno sólo, en Mí, en Mi Amor.

Gracias hijitos Míos, por buscar Mi compañía en todo momento y no solamente en las necesidades; sino también en los gustos y en aquellos momentos en que deseáis estar en intimidad Conmigo.

jesucristo

Gracias, hijitos Míos, y ofrecedMe todos los momentos de todos los hombres para que Yo sea su Dios, su Padre por intercesión vuestra, Yo estaré siempre acompañándoos.

Porque también os quiero hablar sobre la dignidad de ser hijos Míos. Es común entre vosotros decir: él o ella, se merecía tal regalo o bendición de Dios, porque es tan bueno por tantos méritos que ha hecho.

No hijos Míos, no son vuestras obras buenas, vuestras obras de misericordia las que os hacen obtener de Mí favores especiales.

Está-preparada-mi-familia-para-encontrar-al-señor-Remanente-adventista-En-los-lugares-celestiales-300x249

Todos vosotros por vuestra naturaleza, sóis indignos de Mí por el pecado, es Mí Amor el que os hace dignos de Mí.

heavenly-family-2-GoodSalt-rhpas1712

Os dignifica el ser hijos Míos, porque un hijo de Rey lleva sangre Real por el sólo hecho de pertenecer a la Familia Real y venir de su mismo Ser.

Todos vosotros sóis hijos de Rey.

Yo no he creado almas diferentes, unas para un tipo de gente y otras para otro tipo de gente. Todas las almas que han existido, existen y existirán, han salido de Mí, de Mi Esencia Divina.

alma y fe- hijos de Dios

Vuestros cuerpos son diferentes porque diversas son las razas existentes en vuestro mundo. Diversas son las condiciones sociales y económicas también. Pero las almas, TODAS, provienen de UNA sóla Esencia: la Mía.

Y si Yo Soy Rey, vosotros TODOS, sóis hijos de Rey.

Dignificáos en ésta realidad y agradecédMe con vuestra voluntad libre en el amor, tal favor.

alma-adora-hijos deDios

Mí Enemigo y por lo tanto el vuestro, sabiendo que sóis y pertenecéis a Mí Reinado, OS QUIERE DENIGRAR tanto en cuerpo como en alma.

Todos vosotros sóis reyes, no súbditos; él es el súbdito y traidor a Mí Reino y vuestro reino.

Defended vuestra dignidad de hijos de Dios, de hijos de del Rey.

tentacion

Comprended vuestra posición real y no os envilezcáis con las bajezas que el Enemigo y Traidor os propone. Mostrádle vuestra realeza y comportáos como Mi Hijo Jesucristo os lo enseñó.

Hijos Míos, sed dignos descendientes de vuestro Padre, el Rey del Universo, uniendoós al verdadero amor y al verdadero agradecimiento de corazón que todos vosotros recibís por cada momento de vuestra existencia.

Yo os amo y os quiero a todos conmigo de regreso. No os dejaré nunca solos a vuestras pequeñas fuerzas de bebés.

imagenes-de-las-manos-de-dios-11

No os sintáis poderosos o soberbios ante Mí, vuestro Creador. Ni os sintáis merecedores de Mis Bienes por vuestras acciones, ya que ellas mismas Me pertenecen por obligación, puesto que Yo os dí los dones y las capacidades para llevarlas a cabo.

Hijitos Míos, como Padre de todos vosotros os quiero hacer ver la responsabilidad que tenéis los hermanos mayores para con los menores.

Ya os he explicado que todos vosotros sois hermanos y así os lo indicó Mi Hijo Jesucristo, ahora os quiero explicar lo que los hermanos mayores deben hacer por sus hermanos menores.

hermanos mayores

Le llamo hermanos mayores a aquellos de Mis hijos que han aceptado Mi Gracia y Mis Enseñanzas pero sobre todo, los que las han puesto en práctica.

Ya que es fácil escucharlas, agradecerlas, pero es más difícil hacerlas vida; ya que para ello vuestra libertad debe ser donada a Mi Voluntad y en la gran mayoría de vosotros vuestra soberbia, vuestro egoísmo, vuestra desconfianza a Mi Amor, os impide el donaros al Amor en totalidad.

Los que son vuestros hermanos mayores, son aquellos que viven en la humildad de corazón, sabiendo firmemente que sus acciones NO pueden llegar a la perfección si Yo no actúo en ellos.

niños

Saben aceptar que su pequeñez no puede producir actos de amor santos, como Yo los puedo hacer, cuando ya se han hecho UNO Conmigo.

Saben aceptar con madurez espiritual, la grandiosidad de las obras que Yo hago a través de ellos, sin adueñarse de nada y dándome las gracias por haberlos escogido como instrumentos dóciles de Mi Amor.

Los hermanos mayores tienen la sensibilidad espiritual para ver las necesidades de sus hermanos menores y se adelantan a ayudarles antes de que se lo pidan. Ellos han alcanzado sabiduría porque con su sencillez y pureza se lo han ganado.

Hermanos_1

El hermano mayor ve las necesidades espirituales y materiales de sus hermanos y obra según obraría Mi Hijo Jesucristo si aún viviera sobre la Tierra.

El hermano mayor se vuelve maestro de sus hermanos menores para ayudarles a crecer en la Gracia, en Mis Enseñanzas, en Mi Amor, en el Perdón, en la Sencillez de corazón, en la laboriosidad que deberéis llevar todos en vuestra misión sobre la Tierra.

El hermano mayor ayuda a sus hermanos menores a alcanzar la santificación de su alma, porque ha aprendido a ver en ellos los dones recibidos por Mí.

carisma profecía

Se los explica, les ayuda a potencializarlos para bien de todos y les ayuda a crecer, aún a pesar de que al hermano menor al que le esté ayudando, pueda alcanzar un mayor puesto que él mismo, en Mi Reino.

Por lo tanto, el hermano mayor deberá vivir con una gran donación a lo que desea Mi Voluntad, sin ver en nada sus propios méritos ni necesidades.

 Porque Yo, como Padre cuidadoso y providente le daré lo necesario, para que en su humildad y donación total para con todos sus hermanos, él pueda dar mucho más.

frase-la-santidad-es-hacer-siempre-con-alegria-la-voluntad-de-dios-para-eso-es-necesaria-la-fidelidad-teresa-de-calcuta-132026

Vuestros hermanos mayores, Mis escogidos de todos los tiempos, son vuestros guías y son Mis consentidos; porque en ellos Me puedo derramar en Gracias, en Bendiciones, en Sabiduría, en Amor, porque sé que no actuarán con egoísmo, sino con suprema caridad don precioso de Mis elegidos.

La vida de amor que se produce por sus enseñanzas, tanto habladas como actuadas hace que se vayan modificando infinidad de almas con las que entra en contacto. Ellos se vuelven almas redentoras porque el Redentor vive en ellos.

Son hermanos mayores los que se han dejado conducir por la moción de Mi Santo Espíritu, para la difusión de Mi Reino sobre la tierra. Ellos son los que van sembrando el bien y van dando luz a los pueblos.

INDIA_(f)_0426_-_Papa_Madre_Teresa

Generalmente son almas sencillas, buenas, aparentemente inservibles para los bienes del Mundo, pero grandes para los bienes del Cielo. La Luz que he puesto en ellos es Luz Divina y no la puede opacar el mal ni el pecado.

Son almas transparentes porque así Soy Yo, vuestro Dios. Estas almas os dan paz, os dan alegría, os dan sencillez. Puesto que Yo, al no obligarlos a aceptarMe, ellos no os pueden obligar a nada. Saben comprender a las almas duras, a las almas difíciles.

Saben esperar el cambio y Me agradecen cuando por su medio, un pecador transforma su vida. Saben reconocer Mi Vida en ellos.

Ppiosedu

Yo nunca olvido a Mis Hijos, que sois todos vosotros y constantemente os estoy proveyendo de almas donadas a Mi Voluntad para mostraros la senda del bien que debéis seguir para alcanzar la vida Eterna.

Muchas, muchas vidas se han donado a Mi Voluntad y con su ejemplo de vida, vida de santos que se han unido al Santo; han dejado huella y enseñanza para que vosotros os podáis dejar guiar por el que más os atraiga, según vuestro grado de espiritualidad, de vuestra condición de vida ó por vuestro grado de amor hacia Mí.

Su intercesión os llevará al conocimiento de Mi Voluntad y a vuestro crecimiento espiritual para obtener más Gloria en Mi Reino.

14Kolbe

Yo os daré y multiplicaré, tanto más como vosotros Me confiéis a Mí, en palabras y en obras.

Dejaos guiar por las Enseñanzas de Mi Hijo Jesucristo y de Mi Hija, la Siempre Virgen María y por vuestros hermanos mayores que han sabido hacer vida Sus Enseñanzas.

No siempre vuestros hermanos mayores van a ser grandes en edad, sino lo van a ser en Sabiduría. Mi Sabiduría que hablará por ellos, para todos vosotros.

MYRIAM DE QARAQOSH la niña cristiana iraquí

MYRIAM DE QARAQOSH
la niña cristiana iraquí

Así pruebo vuestra sencillez y humildad, para que aprendáis a escuchar aún a “niños” en edad, pero que os enseñarán Mis Verdades.

Lo único que Me interesa de vosotros es el amor que pueda salir de vuestra voluntad libre y que sean actos sinceros de vuestro más profundo ser, de vuestro corazón.

 Ya sean para agradecerMe los dones que habéis recibido de Mí; como para salvar almas, tanto de la Tierra como del Purgatorio. Actuando así seréis Dignos hijos del Rey.

Josias

Os amo, Mis pequeños príncipes.

Yo os bendigo y os proveo de todas Mis Gracias y Dones a todos los que con sencillez, humildad y confianza, se acerquen a Mí, a través de cualquiera de Mis Tres Divinas Personas.

Id en Paz y llevad Mi Amor a los vuestros.

Yo os bendigo con el Amor de Mi Corazón y lo vuelvo a entregar en pleno para todos aquellos que se acerquen a tomar de la Fuente que brota de Mi Corazón.

trinidad-resurrección

Y os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo Jesús y en el del Espíritu Creador y Consolador.

http://www.diospadresemanifiesta.com/

67.- LA PECADORA ARREPENTIDA


Al tercer día…

En una enorme sala riquísima, un candil con muchos quemadores arde en el centro. Las paredes están cubiertas con preciosos tapices. Los asientos tienen incrustaciones de marfil y adornos variados, con láminas muy hermosas. Los muebles son finos y muy bellos. En el centro hay un cuadrado de mármol que contrasta de color, en donde no hay nada.

El piso reluciente refleja el candelero de aceite. Alrededor hay triclinios, (lechos asientos) que ocupan los convidados. Todos son hombres. Muchos sirvientes van y vienen trayendo los manjares y los vinos; en una preciosa vajilla y en valiosas copas adornadas con oro, en las que sirven diligentemente.

En la parte más retirada de la puerta, está el dueño de la casa, con los invitados más importantes. Es un hombre de más de sesenta años y viste una lujosa túnica, con una faja recamada. En el cuello, en las mangas, en los bordes del vestido, hay galones bordados con hilos de oro.

En su rostro manifiesta orgulloso que está muy consciente de su poder y su mirada está llena de soberbia. La maldad, la crueldad y un frío menos precio, se reflejan en su duro semblante.

En el lado opuesto, frente a él; está Jesús. Recostado al igual que todos, sobre su codo izquierdo. Trae su acostumbrado vestido blanco. Cerca de Jesús está Juan, sentado en el piso, entre la mesa que está frente a ellos y su codo está a la altura de la ingle de Jesús, de modo que no le estorba para comer y le permite cuando quiere, apoyarse confiadamente sobre el pecho de su maestro.

No hay ninguna mujer. Todos hablan. Y de vez en cuando el dueño de la casa se dirige con exagerada condescendencia y una benignidad muy manifiesta, a Jesús.

Es evidente que quiere demostrar a todos los presentes, que ha hecho un gran honor al haberlo invitado a su rica casa; al pobre profeta de Israel a quien todos consideran un loco…

Jesús responde a todas las cortesías y elegantemente sonríe a quién le pregunta. Y con excelente amabilidad corresponde a todas las atenciones que le prodigan. Su sonrisa es luminosa, cuando Juan le habla y lo mira.

De repente se abre la pesada cortina y entra María Magdalena… Es una estampa magnífica de juventud esplendorosa.

Luce hermosísima, con un lujoso vestido escarlata que está sostenido con preciosos broches de esmeraldas y rubíes en la espalda. Joyas similares que sostienen los pliegues a la altura del pecho y lo realzan con cadenas de filigrana de oro.

Una faja recamada con oro y piedras preciosas, circundan su estrecha cintura y hacen resaltar su figura escultural y su impresionante hermosura. Está peinada con sumo esmero. Su cabello rubio es un adorno de mechones, artísticamente entrelazados y su abundante cabellera es tan resplandeciente, que parece como si trajera un yelmo de oro.

De la cabeza le cuelga un fino velo transparente, tan ligero que en realidad no cubre nada y la adorna resaltando aún más su belleza excepcional. Sus pies están calzados con sandalias de piel roja, adornadas con oro, perlas y amatistas en las correas y broches preciosos, entrelazados en los tobillos.

Todos voltean a verla, menos Jesús.

Juan la mira un instante y luego se vuelve hacia Jesús.

Todos los demás la miran con aparente y maligna complacencia.

Ella no los mira para nada. Los ignora como si no existiesen. Y no se preocupa del murmullo que se levantó cuando entró, ni del intercambio de guiños que se hacen todos; menos Jesús y el discípulo predilecto.

Jesús actúa como si no se diera cuenta de nada y continúa hablando con Simón el fariseo, totalmente concentrado en la conversación.

María se dirige a Jesús. Se arrodilla a sus pies. Deposita en el suelo una jarra muy barriguda, de alabastro blanco. Se levanta el velo y su belleza deslumbrante, se manifiesta en todo su esplendor.

Como si fuera un ritual, quita la diadema preciosa y se la quita junto con el velo. Siguen los anillos; los brazaletes, los broches de perlas y rubíes que sostienen el cabello y las joyas que adornan su vestidura. También sus sandalias…

Y  pone todo sobre el lecho asiento más próximo. A continuación, toma entre sus manos los pies de Jesús y le desata las sandalias. Primero el derecho, luego el izquierdo. Las pone en el suelo.

Enseguida besa con gran llanto los pies divinos y apoya su frente contra ellos. Los acaricia, mientras las lágrimas caen como una lluvia torrencial que brilla al esplendor de la lámpara; bañándolos completamente…

Jesús, lentamente vuelve la cabeza. Su mirada azul-zafiro se detiene por un instante en aquella cabeza inclinada. Una mirada que absuelve. Luego vuelve a mirar al centro…  Y la deja que se desahogue libremente…

Pero los fariseos se mofan de ella. Se miran mutuamente con muchos guiños y sobreentendidos. Se sonríen con sarcasmo.

Simón se endereza por un momento, para ver mejor. Y su mirada refleja un deseo; un tormento; una ironía. Un deseo por la mujer; esto se nota muy claro. Un tormento; porque entró sin permiso y eso significa que ella frecuenta su casa. Una ironía para Jesús…

Pero ella no se preocupa por nada.

Continúa llorando con todas sus fuerzas, sin  miedo alguno. Una cascada de lágrimas silenciosas, que se mezclan con profundos suspiros. Luego se despeina. Se quita las peinetas de oro que sostienen el complicado peinado y las pone junto a las otras joyas.

Las guedejas doradas caen sobre su espalda. Las toma con ambas manos y las pone sobre su pecho. Enseguida las pasa sobre los pies de Jesús, hasta que los ve secos…

La redimida enamorada, usa los medios humanos para demostrar su amor a Jesús: las lágrimas, los cabellos… No el agua, sino lágrimas. Gotas del corazón… Humor no contaminado con gérmenes impuros. Filtrado por el amor y el arrepentimiento. Rendido digno de Dios y juzgado precioso por Dios; porque es la señal de un espíritu que ha comprendido la Verdad.

No linos; sino los cabellos… seda viva de la cual la mujer hace una seducción y un culto y que la regenerada por la gracia humilla al hacerlos toalla de las plantas de su Salvador…

Entonces mete los dedos en la jarrita y saca una pomada ligeramente amarilla y olorosísima. Un aroma de lirios y tuberosas se extiende por toda la sala del banquete. Ella introduce los dedos una y otra vez, extendiendo el bálsamo; mientras besa y acaricia los pies divinos…

El perfume: uno de los instrumentos enseñados por Satanás a la mujer y que la mujer convertida a Dios, destruye para hacer bálsamo a su Señor. Pero nadie comprende esto…

Jesús ve y cuenta aquellas lágrimas que caen contritas. Aquellas caricias de mechones que no ponen en contacto la carne impura con la Inmaculada, sino que han puesto un velo entre la una y la otra. Y que por lo mismo; no puede ser desdeñado por Dios… Aquellas gotas de nardo, mucho menos perfumado, que el amor de quién las esparce…

Simón el fariseo está escandalizado porque ella lo toca… Pero ¿Puede escandalizarse uno que es escándalo?…  De su lóbrego corazón brota la impureza y mancha todo lo que ve con la malicia…

Cada lágrima y cada gota de nardo son una profesión de amor y una confesión de error…

Jesús, de vez en cuando la mira con amorosa piedad.

Juan, que ha volteado sorprendido al oír el llanto; ahora mira a Jesús… luego al grupo y enseguida a la mujer.

El fariseo anfitrión ha estado pensativo, diciéndose interiormente: ‘Si este hombre fuera profeta, sabría quién es y qué clase de mujer, es la que lo toca: ¡Una pecadora!… –y su rostro se vuelve más y más ceñudo.

Y mientras la mirada desdeñosa de Simón el Fariseo, al cual hay mucho que reprocharle; mortifica a la arrepentida con las palabras de una escandalizada e hipócrita reflexión, sobre ésta voluntaria, valerosa, humilde profesión de fe; de arrepentimiento y de amor…

Jesús toma la palabra y dice:

–                     Simón, tengo algo que decirte.

–                     Dí, Maestro.

–                     Un prestamista tenía dos deudores. Uno le debía quinientas monedas y el otro, cincuenta. Cómo no tenían con qué pagarle, les perdonó la deuda a los dos. ¿Cual de los dos crees que lo querrá más?

–                     Pienso que aquel al que le perdonó más.

–                     Juzgaste bien.

Jesús mira a la Magdalena, es una mirada de completa absolución de todo el pasado. Ha sido lavado con su llanto. Sus tinieblas han sido vencidas con la luz del Amor. Y en su corazón que ha sido instrumento del Mal… En su mismo corazón ha encontrado el camino del Bien.

Y volviéndose a ella; sigue diciendo a Simón:

–                     ¿Ves esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me ofreciste agua para los pies; mientras que ella los mojó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. Tú no me besaste al llegar… Pero ella desde que entró, no ha dejado de cubrirme los pies con sus besos.

No me echaste aceite en la cabeza… Y ella en cambio derramó perfume en mis pies. Por eso te digo que todos sus pecados; sus numerosos pecados; le quedan perdonados por el mucho amor que demostró. Pero aquel a quién se le perdona poco, demuestra poco amor.

Jesús lo ha dicho con un tono y una mirada que traspasa a Simón el fariseo. Una mirada que es todo un discurso… Mental…

Y que llega también a todos los que se han escandalizado al oír las últimas palabras de Jesús, pues se preguntaron: ‘¿Quién es este hombre que ahora pretende perdonar los pecados?…

Jesús responde más de lo que se le ha preguntado…

Aquel al que nada se le oculta de los pensamientos humanos… El Espíritu de Jesús, a través de su mirada, ha dicho al Fariseo y a sus compañeros:

–                     No hagas insinuaciones perversas, para justificarte tú mismo ante tus ojos. Yo no tengo tu ansia sexual. Ésta no ha venido a Mí, porque el sexo la haya traído.No Soy como tú, ni como tus compañeros. Ha venido porque mis palabras la iluminaron en su alma; en la que la lujuria había creado tinieblas e incredulidad. Ha venido porque quiere vencer los sentidos.

Y comprende que siendo una pobre criatura, por sí sola no puede lograrlo. Ama en Mí al Espíritu de Dios, al cual ha reconocido… Después de tantos males que recibió de todos vosotros, que habéis disfrutado de su debilidad y que le habéis pagado con los azotes del desprecio.

Viene a Mí, porque siente haber encontrado al Bien; la alegría, la paz, que inútilmente buscó entre las pompas del Mundo.

Cúrate de esta lepra tuya que tienes en el alma, fariseo hipócrita. Aprende a juzgar rectamente las cosas. Despójate de la soberbia de la inteligencia y de la lujuria de la carne. Éstas son las lepras más hediondas de vuestras personas.

 Puedo curaros de la lepra del cuerpo, si me lo pedís. Pero de la lepra del espíritu no, porque no queréis curaros. Porque os gusta y amáis vuestros vicios.

Esta quiere curarse y mira como la limpio.Mira cómo le quito las cadenas de su esclavitud. La pecadora está muerta.Ha quedado ahí, en aquellos adornos que se avergüenza de ofrecer, para que Yo los santifique al usarlos en mis necesidades y las de mis discípulos. Y también en las de los pobres que socorro con lo superfluo de los demás; porque Yo, el Señor del Universo; no poseo nada, ahora que Soy el salvador del Hombre.

Ella está ahí, en ese perfume derramado a mis pies; que ha usado en la parte de mi cuerpo a la que no te dignaste dar un poco de agua fresca, a pesar de haber caminado tanto, para traerte a ti también, la Luz.

La pecadora está muerta. Ha renacido María. Es bella como una niña pudorosa. Se ha lavado con el llanto.

En verdad te digo, ¡Oh, Fariseo! Que entre aquella que me ama con su juventud pura y ésta que me ama con su sincera contrición, de un corazón que ha vuelto a nacer a la Gracia, no hago ninguna diferencia.

Y al que es puro y a la arrepentida, les doy el encargo de comprender mi Pensamiento, como no lo he hecho con nadie. Ella se honrará de dar el último tributo de honor a mi Cuerpo y recibirá el primer saludo, después de mi Madre, en mi Resurrección.

              Este mensaje mental penetró como una saeta ardiente en aquellas almas muertas y voraces. Ellos entendieron su mudo lenguaje, que contiene mayores reproches, que los que hubiese habido en sus Palabras. Y el viejo fariseo envidioso, baja la cabeza.

Luego Jesús dice a María con infinito Amor:

–                     Tus pecados te quedan perdonados. Tu fe te ha salvado. Vete en paz.

Y Jesús, con un gesto benignísimo; le pone por un momento la mano, sobre la cabeza inclinada.

Ella abandona a sus pies las joyas. Se echa encima el velo, cubriendo su cabeza despeinada. Y con los pies descalzos, se retira sin dar la espalda; adorando al Señor, tal y como se hace en el Templo; ante el Santo de los santos.

Fue amada porque mucho amó. Y porque mucho amó; TODO se le perdonó.

Dios perdona todo a quién le ama con todo su ser.

María Magdalena; como los Tres Reyes magos que adoraron a la Divinidad Encarnada de Jesús; humilló tres dones a los pies divinos: el corazón a través del llanto. La carne a través de los cabellos; la mente a través del perfume. Así es el que ama con todo. Da sin retener NADA para sí; ni siquiera el soplo vital.  

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

9.- UN SUEÑO EQUIVOCADO


En un valle entre las montañas de Judea. Por los campos bien labrados se ve la cebada, el centeno y los viñedos. También en las partes más altas, hay bosques de pinos, de abetos y otros árboles de maderas preciosas. Por un camino ondulante llegan a un pequeño poblado, Jesús y tres de sus apóstoles.

Judas dice muy agitado:

–                 Este es el suburbio de Keriot. Te ruego que vengas a mi casa de campo. Mi madre te espera allí. Después vamos a Keriot. ¿Me permites que vaya adelante, Maestro?

Jesús le contesta:

–                 Ve, si quieres.

Judas se va y Simón dice:

–                 Maestro, Judas ha preparado algo grande. Antes lo sospechaba, pero ahora estoy seguro. Tú dices: ‘Espíritu, espíritu, espíritu…’ Pero él no lo entiende así. Jamás te entenderá, pues solo piensa en lo material. O lo hará muy tarde… -corrige finalmente para no disgustar a Jesús.

Jesús da un suspiro y calla.

Llegan a una bella casa que está en medio de un jardín frondoso y muy bien cultivado. Judas sale con una mujer que tiene alrededor de unos cuarenta años. Es muy alta y muy hermosa. Inmediatamente se nota que es de ella, de quién Judas ha heredado su belleza y su cabello castaño oscuro, abundante y ondulado. Sus ojos son iguales y diferentes. Tienen el mismo color gris oscuro; pero los de ella, tienen una mirada suave y más bien triste; mientras que los de Judas, son imperiosos y astutos.

Cuando llegan ante Jesús, ella se postra como una verdadera súbdita y dice:

–                 Te saludo, Rey de Israel. Haz el favor de que tu sierva te dé hospitalidad.

Jesús la mira con amor y dice:

–                 La paz sea contigo, mujer. Y Dios sea contigo y con tu hijo.

Ella contesta con una voz que es más bien un suspiro, que una respuesta:

–                 ¡Oh sí, con mi hijo!…

–                 Levántate madre. También yo tengo una madre y no puedo permitir que me bese los pies. En nombre de mi madre te beso, mujer. Es tu hermana en el amor… -añade enigmáticamente- … y en el destino doloroso de madre de los señalados.

Judas pregunta un poco inquieto:

–                 ¿Qué es lo que quieres decir, Mesías?

Pero Jesús no le responde. Está abrazando cariñosamente a la mujer, a la que ha levantado del suelo y a quién besa en las mejillas. Y luego, de la mano con ella; camina hacia la casa. Entran en una habitación fresca y adornada con festones. Sobre las mesas hay bebidas y frutas frescas. Ella hace una señal a la sierva y ésta trae agua y toallas.

La madre de Judas trata de quitar las sandalias a Jesús, para lavarle los pies llenos de polvo; pero Jesús se opone diciendo:

–                 No, madre. La madre es una criatura muy santa.  Sobre todo cuando es honrada y buena como tú lo eres; para permitir que lo hagas como si fueras una esclava.

Ella voltea y mira fijamente a Judas, con una mirada extraña. Y luego se va.

Mientras tanto Jesús se ha refrescado y cuando está a punto de ponerse las sandalias, la mujer regresa con un par nuevo y dice:

–                 Aquí están éstas, Mesías nuestro. Creo que las hice bien… Tal y como las quería Judas. Él me dijo: ‘Un poco más grandes que las mías, pero igual de anchas’

Jesús mira a Judas con un mudo reproche y pregunta:

–                 ¿Por qué, Judas?

Judas responde:

–         ¿No quieres permitirme que te haga un regalo? ¿Acaso no eres mi Rey y mi Dios?

–                 Sí, Judas. Pero no debías haber molestado tanto a tu madre. Tú sabes como  Soy Yo…

–                 Lo sé. Eres Santo. Pero también debes aparecer como un Rey Santo. Así es como debe ser. El mundo en el que nos movemos está compuesto de tontos. A nueve de cada diez, les importan mucho las apariencias y es necesario imponerse con la presencia. Esto es muy importante… Yo lo sé.

Jesús calla y se amarra las sandalias de fina piel roja, que van desde el empeine hasta las pantorrillas. Son mucho más hermosas, exquisitas y elegantes; que las sencillas sandalias de obrero que usa Jesús. Son semejantes a las de Judas, que parecen unos zapatos a los que apenas si se les ve algo del pie.

Entonces la madre de Judas, le entrega una túnica nueva y dice:

–                 También el vestido Rey mío. Lo tenía preparado para mi Judas. Pero él te lo regala. Es de lino; fresco y nuevo. Por favor, permite que una madre te vista, como si fueses su hijo.

Jesús vuelve a mirar a Judas, pero no contradice. Se suelta en el cuello la cinta… y cae la amplia túnica. Se queda solamente con la túnica corta. La mujer le pone el vestido nuevo y le ofrece un cinturón que es una faja muy rica, recamada con hilos de oro; de la que sale un cordón, que termina con muchos hilos. Es indudable que los elegantes vestidos frescos y limpios de polvo, son muy confortables. Pero Jesús no parece muy contento…

Los demás también se han aseado.

Y Judas; como el anfitrión perfecto, invita:

–                 Ven Maestro. Son de mi pobre huerto. Éste es el jugo de manzanas que mi madre prepara. –le alarga un vaso de cristal labrado exquisitamente. Y agrega- Tú Simón, tal vez te guste más, este vino blanco. Toma. Lo elaboramos en mi viñedo. Y tú Juan, ¿Igual que el maestro?

Juan asiente con la cabeza.

Judas está feliz, mostrando sus hermosos vasos y en lo más profundo de su corazón, se regodea con la oportunidad de presumir que lo que posee, no sólo es lo mejor de lo mejor; sino que sólo un sacerdote, descendiente de la clase sacerdotal; es decir, la élite del Pueblo de Israel; tiene la riqueza y la clase para honrar a Dios.

La madre habla poco. Mira una y otra vez a su Judas. Pero mira mucho más a Jesús. Y cuando Él antes de comer; le ofrece la fruta más hermosa y jugosa: un durazno muy grande y de un color que manifiesta su punto óptimo, para ser ingerido; mientras le dice:

–                 Primero es la madre.

Una lágrima como una perla, asoma a sus ojos.

Judas pregunta:

–                 ¿Mamá; todo lo demás está listo?

Ella contesta titubeante:

–                 Sí, hijo mío. Creo que todo lo he hecho bien. Yo he vivido siempre aquí… Y no sé…  no conozco las costumbres de los reyes.

Jesús interviene interrogante:

–                 ¿A qué costumbres te refieres, mujer? ¿A qué reyes?  Pero… ¿Qué has hecho, Judas?

Judas contesta a la defensiva:

–                 Pero… ¿Acaso no eres Tú, el Rey Prometido a Israel? Es hora de que el mundo te salude como a tal. Lo que debe suceder, tiene que ser por vez primera aquí en mi ciudad y en mi casa. Yo te venero como a tal. Por el amor que me tienes, respeto tu Nombre de Mesías, de Rey. El Nombre que los profetas te dieron por orden Yeove. Y por favor no me desmientas.

Jesús se dirige a todos:

–                 Mujer… Amigos, permítanme un momento. Debo hablar con Judas. Debo darle órdenes precisas. –su Voz es una orden perentoria.

La madre y los discípulos se retiran.  Y Luego; volviéndose hacia el discípulo que conoce perfectamente su identidad:

–                 Judas, ¿Qué has hecho? ¿Hasta ahora me has entendido tan poco? ¿Por qué me has rebajado hasta el punto de hacerme tan solo un poderoso de la tierra? ¿Aún mucho más: a uno que se esfuerza en ser poderoso? ¿No entiendes que es una ofensa a mi misión y hasta un obstáculo? Israel está sujeto a Roma. Tú sabes lo que ha sucedido cuando alguien con apariencia de cabecilla, ha querido levantarse contra Roma y crea sospechas de fomentar una guerra de liberación. Has oído justamente en estos días, como se encrudecieron contra un Niño, tan solo porque se pensó que fuese un futuro Rey, según el mundo.

¡Y tú!…  ¡Tú! ¡Oh, Judas!…  ¡Pero qué es lo que esperas de un poder mío, humano!  ¿Qué esperas?…  ¡Te he dado tiempo para que pensaras! Y decidieras. Te hablé muy francamente desde la primera vez. Te he rechazado, porque sabía…  Porque sé. Sí. Porque sé…  Porque lo leo y veo, lo que hay en ti. ¿Por qué quieres seguirme, si no quieres ser como Yo quiero? Vete, Judas. No te hagas daño y no me lo hagas… ¡Vete!…  Es lo mejor para ti. No eres un obrero apto para esta obra… Es muy superior a ti. En ti hay mucha soberbia. Concupiscencia con sus tres ramas. Autosuficiencia. Tú misma madre debe tener miedo de ti. Tienes inclinación hacia la mentira. ¡No! Así no debe ser el que me siga…

Judas, Yo no te odio. No te maldigo y tan solo te digo con el dolor del que ve que no se puede cambiar al que ama… Tan solo te digo: ‘Vete por tu camino. Ábrete camino en el mundo, que es el lugar que tú quieres: pero No te quedes conmigo’ 

¡Mi camino! ¡Mi Palacio! ¡Oh, cuánta aflicción hay en ellos! ¿Sabes en donde seré Rey? ¿Sabes cuándo seré proclamado Rey?…

¡Cuando sea levantado en un madero infame y tendré mi Sangre por púrpura! ¡Por corona un tejido de espinas; por bandera un cartelón de burla! Por trompetas, tambores, organillos y cítaras, que saluden al proclamado Rey: ¡Blasfemias de todo un pueblo! De mi Pueblo, que no habrá entendido nada. Corazón de bronce en quién la soberbia; el sentido y la avaricia, habrán destilado sus humores. Y éstos habrán producido como flor: un montón de serpientes que se unirán como una cadena contra Mí y como maldición en contra de él.

Los demás no conocen así; tan claramente, mi suerte… y te ruego que no lo digas. Que esto quede entre tú y yo. Por otra parte es un regaño…  Y tú callarás por no decir: ‘Me regañaron’ ¿Has entendido, Judas?

Judas está muy colorado. De pié ante Jesús, está avergonzado, con la cabeza baja. Se deja caer y llora con la cabeza pegada a las rodillas de Jesús. Suplica:

–                 Maestro, te amo. No me rechaces. Soy un necio. Sí, soy soberbio… pero no me apartes de Ti. No, Maestro. Será la última vez que falto. Tienes razón. No he reflexionado. Pero también en este error, hay amor. Quise proporcionarte mucho honor. Y que los demás te lo diesen porque te amo. ¡Ea, pues; Maestro! Yo estoy a tus rodillas. Me has dicho que serás para mí un padre y te pido perdón. Te pido que me hagas un adulto santo. No me despidas, Jesús. Jesús, Jesús, Jesús… No todo es maldad en mí. ¿Lo ves?… Por Ti he dejado todo y he venido. Tú vales más que los honores y victorias que obtenía yo, cuando servía a otros. Tú en realidad Eres el amor del pobre e infeliz Judas; que querría darte tan solo alegrías y que en cambio te da dolores…

Jesús lo interrumpe:

–                 ¡Basta, Judas! Una vez más, te perdono. -Jesús parece muy cansado- te perdono esperando… Esperando que en lo porvenir comprendas…

Pero Judas insiste y sin querer revela el verdadero motivo por el que no quiere ser expulsado del grupo apostólico:

–                 Sí, Maestro, sí. Ahora ya no quieras en modo alguno, desmentirme. Pues esto haría de mí, una burla. Todo Keriot sabe que he venido con el descendiente de David; el Rey de Israel… Y esta ciudad mía se ha preparado para recibirte. Pensé que hacía bien. Quise presentarte de tal forma, que todos te temieran y te obedecieran.

También Simón y Juan… Y a través  de ellos trasmitir a los demás… cómo se equivocan al tratarte como un igual. Ahora…  también mi madre será objeto de burla, por ser la madre de un hijo mentiroso y loco. Por ella, Señor mío, te suplico… Y te juro que yo…

Jesús lo interrumpe:

–                 No jures por Mí. Jura por ti mismo, si puedes; para no pecar más en este sentido. Por tu madre y por los ciudadanos, no me marcharé. Levántate…

–                 ¿Qué dirás a los demás?

–                 La verdad.

–                 ¡Nooooo!

–                 La Verdad. Ya te he dado órdenes para hoy. Siempre existe la manera de decir la Verdad con caridad… Llama a tu madre y a los demás.

Jesús está severo y no sonríe.

Judas va por su madre y los demás discípulos. La mujer escudriña a Jesús… Pero al verlo complaciente; toma confianza. Aun así se nota que es un alma que está muy afligida…

Jesús dice:

–                 ¿Vamos a Keriot? He descansado y te agradezco madre, tu gentileza. El Cielo te recompense y te conceda, por la caridad que usas conmigo; reposo y alegría a tu esposo, por quién lloras.

Ella trata de besarle mano. Pero Jesús se la pone sobre la cabeza, acariciándola y no permite que se la bese.

Judas, dice:

–                 La carreta está lista, Maestro. Ven.

En esos momentos llega una carreta tirada por bueyes, sobre la que hay unos almohadones que sirven de asientos y un pabellón de tela roja.

Judas dice:

–                 Sube, Maestro.

Jesús contesta:

–                 La madre, primero.

Sube la mujer, después Jesús y al último los demás.

–                 Aquí, Maestro. –Judas ya no lo llama Rey.

Jesús se sienta adelante y a su lado Judas. Detrás la mujer y los discípulos. El conductor que va de pie, con la garrocha pincha a los bueyes para que caminen. Aparecen pronto las primeras casa de Keriot.

Un niño que está en el camino, los mira y parte como un rayo. Los pobladores salen a recibirlo con banderas y ramas; gritando de júbilo y haciendo reverencias. Jesús no puede despreciar estos homenajes y desde lo alto de su bamboleante trono, saluda y bendice.

La carreta llega hasta la plaza, da vuelta por una calle y entra hasta una aristocrática casa que tiene el portón abierto. Se detienen y bajan.

Judas dice solemne:

–                 Mi casa es tu casa, Maestro.

–                 Paz sea en ella, Judas. Paz y santidad.

Entran. Atraviesan el vestíbulo y llegan a una sala amplia, con muebles incrustados de color café. Los principales del lugar, entran con Jesús y los demás. Todo es inclinaciones, curiosidad y gran pompa.

Un viejo imponente y elegante; pronuncia un pomposo discurso de bienvenida al ‘Señor y Rey’

Jesús lo agradece con sencillez, habla de la Bondad del Eterno Padre  y termina diciendo:

–                 … sino a Dios Altísimo van dirigidas las gracias, honor y gloria y alabanza. No a Jesús, siervo de la voluntad eterna; sino a esta Voluntad amorosa.

El hombre dice:

–                 Hablas como santo… Soy el sinagogo. Hoy no es Sábado, pero ven a mi casa a explicar la   Ley. Tú, sobre quién más que el aceite real, está la unción de la Sabiduría.

–                 Iré.

Judas objeta:

–                 Acabamos de llegar de un viaje. Mi Señor tal vez estará cansado.

Jesús dice:

–                 No, Judas. Jamás me canso de hablar de Dios. Y nunca tengo deseos de quitar las esperanzas de los corazones.

El sinagogo insiste:

–                 Entonces, ven. Todo Keriot está afuera, esperándote.

–                 Vamos.

Jesús  sale, entre Judas y el arquisinagogo. Pasa bendiciendo. Atraviesa la plaza y entra a la sinagoga. Jesús se dirige hacia el lugar donde se enseña.

Empieza a hablar. Jesús habla de las profecías y de cómo se deben  preparar los corazones, para ser mansiones purificadas y poder ser templos vivos que reciban al Espíritu de Dios. Su vestidura es muy blanca. Su rostro inspirado. Los brazos extendidos según la costumbre. Finaliza diciendo:

–                      … y Príncipe de Paz soy Yo. Os he traído la Ley, no otra cosa. La paz sea con vosotros.

La gente que ha escuchado atenta, un poco inquieta murmura entre sí.

Jesús habla con el sinagogo. Se les unen otras personas de los principales del pueblo. Y le preguntan:

–                 Maestro… ¿Pero no eres el Rey de Israel? Nos habían dicho…

–                 Lo Soy.

–                 Pero Tú has dicho…

–                 Que no poseo y que no prometo riquezas del mundo. No puedo decir más que la Verdad. Y así es. Conozco vuestro pensamiento. Pero el error proviene de una mala interpretación y de un sumo respeto hacia el Altísimo. Se os dijo: ‘Viene el Mesías’ y pensasteis como muchos en Israel, que Mesías y rey fuesen una misma cosa. Levantad más hacia lo alto el espíritu. Hasta el inimaginable Paraíso, a donde el Mesías conducirá a los justos muertos en el Señor. Hay una infinita diferencia entre la realeza mesiánica que el hombre imagina y la verdadera; que es todo divina.

–                 Pero, podremos nosotros pobres hombres ¿Levantar el espíritu hasta donde Tú dices?

–                 Tan solo con que lo queráis. Y si lo quisierais, al punto os ayudaré.

–                 Entonces ¿Cómo te debemos llamar si no eres Rey?

–                 Maestro. Jesús. Como queráis. Maestro soy y Soy Jesús el Salvador. Dejemos a los Césares y a los tetrarcas con sus botines. Yo tendré el mío. Pero no será un botín que merezca el castigo de fuego. Antes bien, arrancaré del Fuego de Satanás; presas y botines, para llevarlas al Reino de la Paz.

Todos se quedan meditando en las palabras de Jesús…

Al fin, un viejo dice:

–                 Señor. Hubo una ocasión hace mucho tiempo; cuando fue el edicto de Augusto; que llegó la noticia que había nacido en Belén el Salvador. Yo fui con otros… Vi a un pequeñín, igual que los demás. Pero lo adoré con fe. Después supe que había un hombre santo que se llamaba Juan. ¿Cuál es el Mesías verdadero?

–                 Juan es el Precursor del que tú adoraste. Un gran santo a los ojos del Altísimo; pero NO el Mesías.

–                 ¿Eras Tú?

–                 Yo era. Y… ¿Qué viste alrededor de Mí, cuando apenas había nacido?

–                 Pobreza y limpieza. Honradez y pureza… Un carpintero gentil y serio que se llamaba José, pero de la estirpe de David. Una joven mujer rubia y gentil de nombre María; ante cuya belleza las rosas más hermosas de Engadí palidecen y los lirios de los palacios reales, son feos. Y un niño, con los ojos grandes color de cielo y cabellos oro pálido. No vi otra cosa.

Y todavía me parece oír la voz de su Madre que me dijo: ‘Por mi Hijo yo te digo, sea el Señor contigo hasta el encuentro final. Y su gracia venga a tu encuentro en tu camino.’ Tengo ochenta y cuatro años. El camino se está acabando. No esperaba más que encontrar la Gracia de Dios. Pero te he encontrado. Y ahora no deseo ver otra Luz que no sea la tuya…

¡Oh! ¡Sí! ¡Te veo cual eres bajo esos vestidos de piedad que son la carne y que has tomado¡ ¡Oh! ¡Te veo! Escuchad la voz del que al morir ve la Luz de Dios.

La gente se agolpa alrededor del viejito inspirado que está en el grupo de Jesús y que arrojando el bastón, levanta los brazos trémulos.

Tiene la cabeza toda blanca. La barba larga y partida en dos. Parece un verdadero patriarca y profeta.

Y dice señalando a Jesús:

–                 Veo a Éste: al Elegido; al Supremo; al Perfecto; que habiendo bajado por amor, vuelve a subir hasta la Diestra del Padre. A volver a ser Uno con Él. Pero no veo su Voz y Esencia incorpórea, como Moisés vio al Altísimo… Y como refiere el Génesis que lo conocieron los Primeros Padres y hablaron con Él, al aura del atardecer. Lo veo subir como un verdadero hombre hacia el Eterno. Cuerpo que brilla. Cuerpo Glorioso. ¡Oh, Pompa del Cuerpo Divino! ¡Oh, Belleza del Hombre Dios! Es el Rey. ¡Sí, es el Rey! No de Israel, sino del Mundo.

Ante Él se inclinan todas las realezas de la Tierra. Y todos los cetros y coronas palidecen, ante el fulgor de su cetro y de sus joyas. ¡Una corona! Una corona tiene en su frente. Un cetro tiene en su mano. Sobre su pecho tiene un escudo. Hay en él perlas y rubíes de un esplendor jamás visto.

Salen llamas como de un altísimo horno. En sus muñecas hay dos rubíes y un lazo de rubíes sobre sus santos pies. ¡Luz! ¡Luz de rubíes! ¡Mirad, ¡Oh pueblos! al Rey Eterno! ¡Te veo! ¡Te veo! ¡Subo contigo!… ¡Ah, Señor! ¡Redentor nuestro!… ¡Oh! ¡La Luz aumenta en los ojos del alma! ¡El Rey está adornado con su Sangre!… la corona… ¡Es una corona de espinas que sangran! El cetro… el trono… ¡Una Cruz!… ¡He ahí al Hombre! ¡Helo!… ¡Eres Tú!…  ¡Señor, por tu Inmolación ten piedad de tu siervo! ¡Jesús, a tu piedad confío mi espíritu!…

El anciano, que había estado erguido y que se había rejuvenecido con el fuego del profeta, se dobla de improviso… Y caería al suelo, si Jesús rápido no lo levantase contra su pecho.

La gente grita:

–                 ¡Saúl!

–                 ¡Se está muriendo Saúl!

–                 ¡Auxilio!

–                 ¡Corred!

Jesús dice:

–                 Paz en torno al justo que muere.

Mientras habla, poco a poco se ha arrodillado, para sostener mejor al viejo que cada vez se está haciendo más pesado. Hay un silencio total.

Jesús lo coloca en el suelo, se yergue y dice:

–                 Paz a su espíritu. Ha muerto viendo la Luz y en la espera que será breve; verá el Rostro de Dios y será feliz. No existe la muerte para aquellos que mueren en el Señor.

Pasados algunos minutos la gente se aleja comentando lo sucedido. Quedan los ancianos; Jesús, los suyos y el sinagogo. Éste dice:

–                 ¿Ha profetizado, Señor?

–                 Sus ojos han visto la verdad. –volviéndose a los suyos, ordena- Vámonos.

Y salen.

Simón pregunta:

–                 Saúl ha muerto revestido con el Espíritu de Dios. Quienes le hemos tocado ¿Estamos limpios o inmundos?

Jesús contesta:

–                 Inmundos.

Judas exclama:

–                 ¡Oh! ¡NO! ¡Ya no…!

Jesús es terminante:

–                 Yo como los otros. No cambio la Ley. La Ley es ley y el Israelita la observa. Estamos inmundos. Dentro del tercero y último día, nos purificaremos. Hasta entonces estamos inmundos. –se vuelve hacia el apóstol y agrega- Judas, no regreso a la casa de tu madre. No llevaré inmundicia a su casa. Comunícaselo por medio de alguien que pueda hacerlo. Paz a esta ciudad. ¡Vámonos!

Y se van a través del huerto…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA