Archivos de etiquetas: santidad

FLAGELO DE FUEGO EN AUSTRALIA 1


PROFECÍAS Y REVELACIONES

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

15 DE SEPTIEMBRE DE 2010

Hijos amados:

Soy Compasivo y Misericordioso, esperaré el retorno de Mi Pueblo. La Tribulación les traerá a Mi Regazo, NO, porque Yo sea castigador. Mi Amor ha dado libertad de obra y acto a todos Mis hijos, y han elegido el camino doloroso.

La Creación Me alaba, (cfr. salmo 8) el hombre me destierra.

LA CREACIÓN LE RECLAMA AL HOMBRE SU INDIFERENCIA CON MI CASA.

LA CREACIÓN SE HA REBELADO CONTRA EL HOMBRE.

Oren por Méjico.

Oren por Estado Unidos, el dolor llega.  

Oren por Australia, las lágrimas correrán.

HIJOS, MANTENGAN LA FE.

MI IGLESIA PREVALECERÁ, EL MAL NO VENCERÁ,

MANTENGAN LA FE.

Mi Madre será en todo momento Protectora de Mi Pueblo, Reina y Abogada de la humanidad, Consuelo de los afligidos. Es Madre y Maestra.

No desatiendan los llamados de Mi Casa, no sea que el calor del pecado se torne físico.

Vengan a Mí, los pecadores arrepentidos, Mi Amor es Infinito.  

22 DE JULIO DE 2012

Amados hijos, el mantenerse confiando y alimentándose de Mí, les lleva a mirar con claridad. El hombre se ha enemistado con la Creación, la ha herido y Ésta gime. Su gemir lleva al hombre al dolor, la Tierra no se detiene en su continuo estremecerse.

El aire variará su curso normal y esto traerá un marcado y estrepitoso cambio de las estaciones, ante el cual el hombre no se encuentra preparado. El agua ha sido contaminada, lo será nuevamente causando estragos físicamente al hombre. El hombre es presa de su misma tecnología, de su orgullo.

Oren, Mis hijos, oren por Australia.

Oren, hijos, oren por Chile.

Oren, hijos, oren por Méjico.

Oren, la Oración no es hueca, conlleva petición, ofrecimiento, alabanza, adoración, penitencia y clamor.

No oren solo con la palabra sino con cada buen acto hacia sí mismos y hacia el prójimo.

Oren acudiendo al llamado evangelizador del cual son partícipes todos Mis hijos.

9 DE JUNIO DE 2016

Pueblo mío, mi Voluntad no se detiene, continúa con el Gran Proyecto de la Salvación…

para esto les he llamado, quienes obedezcan y cumplan, culminarán Mi Obra, quienes se nieguen, me negarán a Mí.

Oren hijos Míos, oren por Ecuador, padecerá nuevamente y sus volcanes despertarán.

Oren hijos Míos por Argentina, la tierra de paz será tierra de dolor aunado al flagelo de la Naturaleza.

Oren hijos Míos, oren, AUSTRALIA SERÁ FLAGELADA.

Oren, el sol será pesar para la Humanidad.

Oren hijos Míos, Europa llorará lágrimas de sangre, el flagelo del terrorismo no se detiene.

Pueblo Mío, Yo Me encuentro en el interior de cada uno. No se rebelen cuando les corrijo, no Me alejen cuando les llevo hacia Mi Verdad.

No olviden que lo creado por el hombre mismo es totalmente cambiante…

Acérquense a Mí que “Soy el que Soy” (Ex .3, 14).

LA SANTISÍMA VIRGEN MARÍA

9 DE MARZO DE 2011

¡Cuánto se cierne sobre la humanidad a causa del odio que ha tomado posesión poco a poco del hombre! Un corazón endurecido, un corazón de piedra, únicamente es doblegado por el Amor.

Sean ustedes recipientes nuevos donde mi Hijo coloque el vino nuevo; el mejor vino, el vino del amor.

Llegará el instante en que el sol se cubrirá y las estrellas no alumbrarán, entonces, ustedes: recipientes nuevos, barro nuevo moldeado por el Gran Alfarero, serán llenos de aceite bendito, y cual antorchas de luz, iluminarán la Tierra.

No teman. El temor no debe invadirles. Éste debe ser superado por la fe en la presencia, en el amor y en la Misericordia de Mi Hijo, en Mi custodia, en Mi guía. Moro en ustedes.

REFLEXIONEN, RECAPACITEN, CONVIÉRTANSE.

ES URGENTE, ES URGENTE, ES URGENTE.

Un Jinete cabalga sobre la Tierra, y el hombre, con su corazón ennegrecido derrama su Odio contra sus semejantes.

Oren por Australia, lamentará.

Oren por MÉXICO, sufrirá.

Oren por Alemania, padecerá.

Oren por Guatemala, el dolor llegará.

8 de diciembre de 2012

Oren, amados hijos, oren. Japón traerá nuevamente gran calamidad a la humanidad.

Oren, oren por Australia, hijos; oren por Australia.

En este instante en que todas las estrellas que cubren Mi Manto parpadean fuertemente para que ustedes gusten de ellas y miren hacia lo alto, les invito a orar por Medio Oriente para que no continúen permaneciendo ignorantes a la realidad y a la verdad de este Instante.

14 de noviembre de 2014

Amados Míos:

Amados Míos, se acerca el instante en que cada uno deberá juzgarse a sí mismo y por breves instantes conocer su interior, el obrar y actuar de su vida.

ANTES DE QUE ESTO LLEGUE A USTEDES, CONVIÉRTANSE, ACEPTEN A MI HIJO Y ALÉJENSE DEL MAL.

Amados Míos, unidos en Mi Vientre, Arca de la Nueva Alianza, les invito a orar por Estados Unidos. Mis hijos padecerán grandemente ante la soberbia de sus gobernantes.

Amados Míos, les invito a orar por Australia, padecerá la furia de la Naturaleza.

Septiembre 29 de 2005

Habla Dios Padre

En los tiempos del Diluvio, antes de que éste se diera, los hombres comían, bebían, se casaban, trabajaban; se les dio Mi Palabra, se les dio el conocimiento de que si no cambiaban, el castigo vendría…

Y sucedió Mis pequeños, el hombre no entendió, no quiso poner de su parte.

Estos son tiempos previos al Gran Cambio. El hombre sigue comiendo y bebiendo y casándose, pecando y pecando gravemente. Mi Palabra ha llegado a todos los confines de la Tierra a través de Mis videntes y profetas.

El hombre sigue tapándose sus oídos, cerrando su mente y su corazón a todo lo que venga de Mí.

Os quise hacer un bien Mis pequeños, porque os amo; os previne, porque os amo; quise vuestra salvación, porque os amo;

PERO VOSOTROS LOS QUE NO QUISISTEIS SEGUIRME,

LOS QUE NO QUISISTEIS CAMBIAR,

SUCUMBIRÉIS, COMO SUCUMBIERON AQUELLOS HERMANOS VUESTROS

QUE SUCUMBIERON BAJO LAS AGUAS EN EL DILUVIO

Es vuestra terquedad, es vuestra tontería lo que va a hacer que vosotros sucumbáis. Mi Misericordia se ha derramado abundantemente, avisándoos, perdonándoos vuestros pecados, dándoos todo lo necesario para vuestro cambio.  

Milagros por aquí y por allá, consejos, vida espiritual, que no quisisteis escuchar.

Amor, el Verdadero Amor, olvidado está; el Amor Puro y Santo lo habéis cambiado por el amor pecaminoso.

El conocimiento de lo Divino, lo que os iba a hacer crecer en lo espiritual para entrar al Reino de los Cielos, lo habéis cambiado por las cosas del mundo, que os han llevado a una torpeza, tanto intelectual como espiritual.

¿Creéis que lo que habéis aprendido y que os ha llevado a conocer más de la tecnología que ahora os rodea, os va a hacer mejores?

Mis pequeños, Satanás también os puede llevar a conocer cosas que os desvían y os llevan a tecnologías superiores a las que conocéis, pero que os distraen de las Verdaderas cosas que debéis conocer.

Y así os ha manipulado Satanás, llevándoos a creer que lo que tenéis ahora en tecnología y avances nuevos que gozáis, os van a dar la felicidad eterna y no es así, Mis pequeños.

Si os dais cuenta, en lugar de haber crecido en lo espiritual, la humanidad ha decaído, porque os ha facilitado la vida,

OS HA QUEDADO TIEMPO PARA EL OCIO Y LA MALDAD,

NO HABÉIS APRENDIDO,

NO TENÉIS LA SABIDURÍA SANTA

porque no la pedisteis, porque no la buscasteis, para que pudierais discernir en lo que era bueno para vuestra alma y lo bueno nada más para vuestro cuerpo, como lo que ahora tenéis.

Seguís limitados, vuestro cuerpo aún teniendo lo que tenéis, sigue estando limitado, sufre con enfermedades, sufre con la muerte.

Si estuvierais Conmigo, si hubierais vivido para Mí, si hubierais actuado en Sabiduría, las capacidades que Yo le voy a regalar a las almas que se han mantenido en Mí, bajo Mi Voluntad y confianza, son infinitamente superiores a lo que ahora tenéis y gozáis.

No habéis crecido en Sabiduría, habéis decrecido y os llenasteis de tontería y ésta os va a costar muy caro, Mis pequeños.

Habéis sufrido, y mucho sufriréis eternamente, por no haber hecho caso a lo que Yo os daba, vuestro Diluvio, vuestro exterminio, está ya a la vuelta de la esquina.

Segundos os quedan Mis pequeños, no entendisteis, sufriréis

Y NO QUISE QUE SUFRIERAIS,

OS DI TODO PARA QUE REGRESARAIS A MÍ SIN SUFRIR,

PERO NO QUISISTEIS ENTENDER

Hijitos Míos, estáis viendo cómo las fuerzas de la Naturaleza se desatan ahora contra el hombre, contra todo lo creado, las fuerzas satánicas están tratando de eliminar todo aquello que Yo creé con Amor.

Yo os creé para consentiros, para que estuvierais a gusto, como en el Paraíso.

Desastres naturales fortísimos se darán por doquier e irán destruyendo muchos seres humanos, eliminando así, a aquellos que no quisieron estar Conmigo.

Os he dicho que protegeré a los que están Conmigo, porque, ellos, serán la semilla que germinará para iniciar un Nuevo Mundo.

Desastres naturales, porque, ya, la misma Naturaleza no os soporta. Ya no sois aquellos, en los cuales Mi Padre confió y que fuisteis depositarios de todo lo Creado. 

Os dio la Naturaleza para que la cuidarais y que ella, con alegría y en agradecimiento a los cuidados, de parte vuestra, os agradecería con sus frutos,

y no habéis hecho lo que Mi Padre os pidió y le hicisteis caso a Satanás, y la Naturaleza está sumamente herida por vuestro mal trato.

Algunos se aprovecharon de ella para enriquecerse, sin importarles el daño y el dolor que le causaban a la Naturaleza.

Os he dicho, que la Naturaleza entera tiene vida, y esa vida la ibais a gozar vosotros, cada uno de vosotros y la destruisteis.

 LA NATURALEZA SERÁ RESTAURADA,

PERO ANTES DE ESO, ELLA SE VOLVERÁ CONTRA EL HOMBRE

Y DESASTRES TREMENDOS BROTARÁN DE LA TIERRA 

El fuego se esparcirá por todos lados, el ambiente se volverá pesado y nauseabundo, los ríos perderán sus aguas cristalinas y, el mar, alterado, provocará la muerte de sus habitantes.

Será tarde cuando lloréis, por todo lo que sucederá, se os avisó con tiempo, se os recordó infinidad de veces y creísteis que podíais hacer con la Naturaleza lo que quisierais y no fue así, Mis pequeños, no fue así.

Yo he de cuidar a los Míos, a los que, de una forma u otra, lucharon por defender lo que Yo os di, para que lo cuidarais.

Estos son tiempos de Juicio, tiempos en que se pondrá en la balanza lo bueno que hicisteis, contra lo malo que causasteis.

Llorad, ya, desde ahora, Mis pequeños, por los dolores que causasteis a vuestro alrededor, pero, recordad que vosotros mismos los produjisteis, 

YO NO OS ESTOY ENVIANDO NADA DESAGRADABLE

ES SATANÁS Y LA MISMA NATURALEZA,

LOS QUE OS VAN A CASTIGAR 

Yo iré cuidando a los que he prometido salvar y proteger.

Vosotros los que Me disteis la espalda y que preferisteis trabajar para Satanás, esperad a ver cómo os trata, en estos momentos de Tribulación, aquél a quien seguisteis,

Satanás os prometió mucho, ahora veréis cómo actúa en la mentira y no os dará lo que tanto os prometió.

Porque ya estáis viendo cómo vuestro mundo se está convulsionando, cómo el sol os está afectando, cómo lo invisible que existe en el Universo, en vuestra atmósfera, en todo lo que os rodea,

se está volviendo en vuestra contra y esto, por el Pecado cometido por vuestros Primeros Padres; pero que vosotros, en lugar de eliminarlo de vuestra vida, lo fuisteis aceptando.

Todos los astros se convulsionarán, las estrellas caerán, los mares y ríos cubrirán la tierra, los volcanes vomitarán fuego y lava, el aire se volverá irrespirable.

Hedor a muerte habrá por todos lados, no sabréis hacia donde correr, hacia donde protegeros porque, además de la maldad que veréis de la Naturaleza,

que os atacará por vuestro pecado, también todos aquellos que se han vendido a Satanás, os atacarán. 

Por tanto tiempo os previne y os traté de quitar éste dolor tan grande que tendréis, y no quisisteis entender.

Lloraréis amargamente porque perderéis todo aquello en lo cual habíais puesto vuestras esperanzas, tanto en lo humano como en lo material.

Perderéis vuestros bienes, a vuestros seres queridos, será una prueba fuerte, en donde os tendréis que mantener, si realmente Me amáis, en Fe y en Amor

sin reprocharMe nada, simplemente aceptando Mi Voluntad, y Mi Voluntad de éste tiempo es vuestra Purificación,

 porque habéis vivido en el error, aceptándolo y además, dándoMe vuestra espalda y no aceptando seguir con lo que Yo os he mandado, que es para vuestro bien.

Os arrodillaréis, pediréis perdón, Me ofreceréis vuestro sacrificio y vuestros dolores.

Aceptaréis todo esto que veáis negativo para vuestra vida y para vuestra comodidad, para purificación de vuestras propias faltas y la de vuestros hermanos

Y así como Mi Hijo se dio por vosotros, sufriendo en silencio, orando, aún por Sus verdugos y por aquellos que Lo blasfemaban, vosotros haréis lo mismo.

callados, aceptando lo que llegue a vuestra vida, siendo otros salvadores para el género humano.

Mis pequeños, poco hace el hombre para tratar de contrarrestar toda ésta maldad, todo éste ataque de Satanás.

Poco a poco el hombre se irá dando cuenta de que esto no es normal, que se ha salido ya totalmente de lo que llaman cíclico y que los mismos científicos tratarán de convencer al hombre que esto es normal.

NO, MIS PEQUEÑOS, AHORA ES AGUA,

ESPERAD EL FUEGO

VENDRÁN VIENTOS HURACANADOS CON CALORES TREMENDOS

QUE ARRASARÁN PUEBLOS Y NACIONES

Mis pequeños, os aviso todo esto, para que podáis contrarrestar toda ésta Maldad, todo éste daño que os quiere hacer Satanás.

Tenéis el poder en vuestras manos, tenéis Mi Poder en vuestro corazón, tenéis Mi Poder dentro de vosotros.

Yo ya estoy con vosotros, Os amo, Os protejo, Os quiero de regreso y eso es lo que trata de evitar el enemigo, que estéis de regreso nuevamente en el lugar en donde seréis consentidos por toda la Eternidad.

No os preocupéis tanto por vosotros mismos, sino por los vuestros, por aquellos de vuestros hermanos que se han apartado de Mis Leyes y de Mi Amor.

A vosotros os he dado mucho, conocéis todas éstas cosas porque así lo he querido Yo. Habéis sufrido y con el sufrimiento habéis ganado éste gran premio, conocer Mi Voluntad.

Todo cuesta, Mis pequeños, vuestra salvación le costó a Mi Hijo, ahora deberéis vosotros ganar la salvación para vuestros hermanos. Ganándola para ellos, ganaréis la vuestra propia.

Ésa es la Ley del Amor, darse por el hermano, Mi Hijo os la enseñó. Ya éste es el tiempo en que debéis daros por vuestros hermanos, mucho se os ha dado,

conocéis mucho más que la gran mayoría de vuestros hermanos, el compromiso es mayor, pero el Amor también se derrama fuertemente sobre vosotros, y también Mi protección sobre vosotros es total, no temáis, Mis pequeños.

Vuestro trabajo, vuestra misión, es loable, es grande, es inmensa, grande a Mis Ojos, así seréis también recompensados, no temáis, Mis pequeños, porque cuando teméis, cuando dudáis, hacéis daño a Mi Corazón.

Os falta confianza todavía, Mis pequeños, pero Yo iré quitando de vuestro corazón y de vuestra mente todo aquello que pueda afectar la obra que debéis hacer para Mí, vuestro Dios.

Amad, amad aún a aquellos que os hagan daño, os lo he repetido mucho, Mis pequeños, el hombre no entiende esto porque todavía está muy afectado por el pecado.

Hay mucho error en vuestro corazón, no os queréis dar totalmente, porque veis la maldad del hombre, antes de ver que es vuestro hermano,  que vuestro hermano os necesita y que recibirá Mis Bendiciones a través de vuestra oración por él.

Es Mi grey, sanadles, levantadles, llevadles nuevamente a ésa posición de hijos del Rey, a través de vuestra misión, a través de vuestra donación, a través de vuestro ejemplo, a través de vuestro consejo.

¿Veis, Mis pequeños, cómo se abre el panorama de vuestra misión? Así pues, Mis pequeños, levantaos y no temáis, haced grandes cosas para vuestro Dios.

Mucho todavía Me tendréis que dar, dadMe, dadMe muchas almas, Mis pequeños, ¡hay tantas que necesitan de Mi Presencia en su corazón!

Vuestro silencio y vuestra aceptación valdrán muchísimo más que infinidad de palabras que podáis decir. Actuaréis en humildad, sabiendo que dañasteis Al que es inmensamente Grande y Poderoso, que Soy Yo, vuestro Dios.

Os quisisteis poner arriba de Mí, no Me amasteis ni respetasteis como debierais. Ahora conoceréis Mi Poder, Mi Amor,

conoceréis cómo Me dañasteis y vuestro dolor y vuestro sufrimiento, aceptado en humildad, aceptado con amor, como Mi Hijo, reparará vuestros pecados y vuestro olvido a vuestras obligaciones para Conmigo.

Os salisteis del camino que tanto Yo, como Mi Hijo, os habíamos marcado para que alcanzarais vuestra perfección, os aliasteis con el enemigo y con eso perdisteis mucho,

porque Yo os llevaba hacia la perfección y hacia grandes cosas que aliviarían vuestra estancia sobre la Tierra, vuestro camino en vuestra misión,

pero el pecado y la envidia de Satanás, a través de aquellos que fueron vuestros superiores en los gobiernos de la Tierra, os mantenían siempre atrás, detenidos,

sin dejar que los avances que Yo os quería dar, se dieran, porque así es Satanás, egoísta, malvado, destructor.

Pudisteis haber hecho tanto con vuestra donación, con vuestra oración, con una lucha constante por manteneros firmes en las Verdades que Yo os di,

Viviendo las Virtudes, viviendo Mis Sacramentos, Sacramentos que son Tesoros para el ser humano y los despreciasteis.

 ¡CUÁNTO TENDRÉIS QUE PAGAR, MIS PEQUEÑOS, POR VUESTROS ERRORES!

¡CUÁNTO DOLOR SE DARÁ EN ESTOS TIEMPOS!

¡CUÁNTAS LÁGRIMAS SE DERRAMARÁN!

Y TODO POR VUESTRO ERROR, POR VUESTRA NEGLIGENCIA,

POR NO HABER ESCUCHADO Y ACTUADO A TIEMPO

Todo se detendrá cuando vosotros os arrodilléis, cuando pidáis perdón desde lo más profundo de vuestro corazón, cuando imploréis Mi Misericordia sobre vosotros,

porque no es lo mismo pedir Misericordia, en estos momentos que no estáis sufriendo, a pedir Misericordia cuando estéis llenos de llagas y de dolor.

Cuando vea a una humanidad arrepentida, cuando vea amor entre los hombres, todo se detendrá para vuestro bien, Mi Amor cubrirá toda la Tierra

y veréis al Hijo del Hombre bajar de entre las nubes para convivir con la nueva generación ya purificada, con la nueva generación que empezará el Amor Verdadero sobre la Tierra,

Mi Amor en pleno en cada uno de los corazones de los que serán escogidos para iniciar los Nuevos Tiempos.

Seréis  como el pueblo judío sacado de Egipto, sufriendo tribulaciones, pruebas, purificaciones hasta llegar a la Tierra Prometida,

aún podéis acortar el tiempo de vuestro sufrimiento si entendéis éstas Palabras, os arrodilláis, pedís perdón y lográis un cambio verdadero de vida, a través de la Gracia, que quiero Me pidáis de todo corazón.

Os podéis ayudar y ayudar a vuestros hermanos a que éste cambio no sea tan difícil, pero tenéis un corazón tan duro y no creéis en lo que os digo,

que hasta que no empecéis a padecer los momentos difíciles de vuestra purificación, entenderéis.

Aún a pesar de todo lo que sufriréis, Yo estaré con vosotros, nunca Me apartaré de vosotros, sois Mis hijos, os amo,

pero también los hijos necesitan una lección de vida para enmendar sus faltas y así aprender a cómo comportarse según el padre les ordena, porque siempre es para su bien.

Confiad en Mí, Mis pequeños y llamadMe en todo momento cuando más Me necesitéis. 

Desconfiad de vosotros mismos, porque vuestra soberbia os puede llevar al error y si entráis en el error, satanás fácilmente hará presa de vosotros

y posiblemente no salgáis del error a donde os lleve. Confiad, confiad en Mí, que no os fallaré.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

AÑO NUEVO, MENSAJE DE ABBA


CUANDO SATANÁS NOS ESTÁ PROBANDO Y NOSOTROS ALABAMOS ENMEDIO DE LAS LÁGRIMAS, RUGE SU DERROTA Y DIOS NOS CONSUELA…

Diciembre 29 de 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, vosotros estáis en una situación muy privilegiada, los que estáis misionando aquí en la Tierra y en el Universo entero.

Las almas que misionan, tienen esta gran Gracia, la Gracia de tocar Mi Corazón, para que Yo salve almas.

Vosotros a través de la Oración, a través de vuestra donación, a través de vuestra intercesión, podéis salvar almas, MUCHAS, muchas almas;

pero con esto os estoy dando a entender también, que todas aquellas almas a las que vosotros ayudéis en su salvación, os van a ayudar después también, a crecer en santidad, en amor, en virtud; porque ellas a la vez, van a ser intercesoras vuestras.

Mis pequeños, el que Me salvéis un alma Me da una gran alegría; porque son esos corderitos que se han salido del redil y que no encuentran el lugar para volver,

porque Satanás muy hábilmente, les cierra todos los caminos a éstas almas, para que no puedan volver a Mí,

Y AHORA OS VUELVO A PEDIR, ENCARECIDAMENTE

QUE NO BAJÉIS LA ORACIÓN EN VUESTRA VIDA

Hay muchas, muchas almas que no tuvieron esa ayuda espiritual de pequeñas, crecieron y fueron tomadas por Satanás y desviadas,

Y en lugar de tener un crecimiento espiritual por estar a Mi lado, Satanás las desvió y las puso en Mi contra.

A muchas de ellas las tomó Satanás desde pequeñas, a tal grado que hizo que Me odiaran, porque hay muchas sectas, en donde de eso se encarga Satanás;

de llevar a estas almas al Odio contra su Dios y Salvador, contra Mi Santísima Trinidad. 

Estas almas, realmente nunca sintieron Mi Amor, nunca vivieron bajo Mi Amparo porque no Me lo pidieron, porque les hicieron creer desde pequeños, que Yo no era el Dios que Soy;

sino prácticamente un enemigo, al quien debían ellos tratar de destruir.

Y así hay muchas, muchas almas con esa mentalidad; pero porque fueron tomadas por Satanás y sus secuaces aquí en la Tierra y  no probaron nunca, de las mieles de Mi Amor.

Pedid por ellas Mis pequeños, entre éstas almas hay ejemplos antiguos que conocéis, de almas que eran de lo peor:

eran asesinos, ladrones, eran almas que causaban mucho problema entre los hombres; pero tuvieron un momento de Gracia, por la Oración e intercesión de alguna o algunas almas.

Y Yo las toqué, les hice vivir Mi Amor, sentir Mi Abrazo Divino y cambiaron radicalmente; y algunas, hasta se santificaron.

Recordad que para Mí, no hay imposibles

Y en eso debéis basar vosotros vuestra Oración y vuestra vida espiritual; vosotros podéis lograr que Yo toque un alma y la cambie totalmente hacia el buen camino y se pueda salvar.

Hay muchas almas en esas condiciones, que no probaron de pequeños, las mieles de Mi Amor ni de Mi Abrazo Divino y vosotros podéis lograrlo;

ORAD, orad intensamente, ofrecedMe sacrificios, ayunos, y Yo haré el resto, Mis pequeños.

Cuando estéis Conmigo, cuando estéis en el Reino de los Cielos, es cuando os daréis cuenta de cómo es Mi Amor plenamente, y con cuanto Amor Yo sigo a las almas,

Y especialmente, a las almas que se han perdido, a las almas que se han alejado del redil; pero hay otras como os dije, que nunca estuvieron en el redil, porque no les enseñaron a estar en él.

ORAD, ORAD INTENSAMENTE Y ESPERAD MIS MILAGROS SOBRE ELLOS,

EL MILAGRO DEPENDE DE VOSOTROS,

DE VUESTRA ORACIÓN HACIA ESAS ALMAS PERDIDAS

Y alguna de esas almas perdidas, podría ser un pariente vuestro, una amistad, algún ser querido. Amadlas, como Yo os amo a vosotros y el Milagro se dará.

Soy como el río caudaloso, que lleva sus aguas limpias, cristalinas, por su caudal. Todo está en orden, todo sigue como debe ser, no se sale de su caudal.

Mis pequeños, estabais llamados a ello, a tomar de estas aguas límpidas que os iban a purificar, os iban a hacer crecer y os iban a  llevar hacia la perfección.

Pero éstas aguas después se corrompieron, porque no las protegisteis; cruzasteis por ellas lo que eran aguas límpidas, por no respetarlas se volvieron lodosas.

Estáis ahora en ésos momentos, no estáis tomando lo que Yo os daba, pureza cristalina.

Ahora aún estáis tomando lo que vosotros mismos revolvisteis por VOLVEROS HACIA EL MUNDO.

Y por distraídos, descuidasteis lo que Yo os di en la Iglesia, descuidasteis Leyes y Mandamientos… Y en los Sacramentos, se os daba todo.

Mis pequeños, cerrasteis vuestros ojos, tapasteis vuestros oídos, manejasteis a voluntad vuestro corazón, desperdiciasteis el Amor Puro y Santo,

habéis hecho un torbellino de todo aquello que antes estaba correctamente en su lugar.

 ¿Qué tenéis en vuestro corazón? Cuando Mi Corazón debiera estar dentro del vuestro.

¡Oh!, ¡Mis pequeños!, ¡Oh!, ¡Mis pequeños! ¡CÓMO SUFRO AL VEROS!

Y no queréis reaccionar, por un lado y por otro os aviso, por un lado y por otro os trato de encaminar y llevaros de la mano, busco que estéis Conmigo,

Pero Me soltáis y escogéis vosotros mismos vuestro camino, camino errado que os lleva al SUFRIMIENTO, a distraeros, a distraer vuestra alma, a distraer Mi tiempo, a destruir lo que era perfecto.

Mis pequeños, lo único que estáis haciendo es atraeros más Mal y Yo os digo que debéis decir “Sí” a lo que es bueno y “NO” a lo que es malo, no estéis coqueteando, sois tibios para Mi Gracia.

CON ESTO ESTÁIS ACELERANDO EL TIEMPO

PARA QUE CAIGA SOBRE VOSOTROS TODA ÉSA CRUELDAD

QUE EL DEMONIO ESTÁ DETENIENDO SOBRE VUESTRAS CABEZAS.

POR LA MALDAD, NO VIVÍS, NO GOZÁIS,

Y OS ATRAÉIS MAL SOBRE MAL

Entended ya, Mis pequeños; entended, QUE ESTÁIS EN LAS MANOS DEL ENEMIGO, quién no os va a cuidar, quién no os va a proteger, quién no velará vuestro sueño,

quién no velará por vuestros intereses, que os coquetea, os gana y ya que os tiene en su mano,

desenvaina la espada de destrucción sobre vuestro ser y sobre los vuestros.

YO, COMO PADRE AMOROSO, SIGO IMPIDIENDO QUE ESTO SE REALICE EN TOTALIDAD

PERO ESO VOSOTROS NO LO QUERÉIS VER,

NO QUERÉIS VER QUE YO ESTOY APARTÁNDOOS DE ÉSE MAL PARA QUE NO OS DESTRUYA,

PARA QUE NO ACTÚE EN TOTALIDAD EN VUESTRA VIDA Y NI ESO AGRADECÉIS.

¡Cuánta maldad!, ¡Cuánta distracción del hombre!¡Cuánta necedad del género humano!

Tendré que soltar un poco la Mano, para que empecéis a sentir la Maldad de Satanás, a ver si reaccionáis.

Vosotros estáis atrayendo el mal a vuestra vida, SOIS VOSOTROS NO YO, QUIENES OS ATRAÉIS EL MAL.

El Mal os rodea y vosotros os estáis soltando al Mal.

La Gracia, Mi Gracia que os podía proteger Y HACEROS CRECER, no la queréis ya. La Maldad, la Crueldad la aceptáis, la Maldad, os destruirá.

Entended ya, Mis pequeños, nadie os va a amar como os amo Yo. Nadie os va a proteger como os protejo Yo. Nadie os cuidará como os cuido Yo, Yo Soy vuestro Dios.

¡Oh!, humanidad perversa, que adoráis ahora a ídolos falsos y os habéis alejado de vuestro Dios.

 ¡Oh!, humanidad perversa,  que habéis hecho ídolos de vosotros mismos, llenándoos de maldad y de soberbia, 

¡Oh!, humanidad perversa, que enseñáis ahora vuestras leyes y vuestros principios erróneos a vuestros hijos y los apartáis de Mí, de Mi Amor, de Mis Leyes de Mi Vida, de Mi Sabiduría y de Mi Amor. 

¡Oh!, humanidad perversa, ¡Qué ciegos estáis!, Me habéis dado la espalda y queréis bienestar, cuando lo que habéis atraído a vuestra vida no os la va a dar.

La única paz, el único amor, la única vida real que vuestra alma añora, solamente puede venir de Mí, de vuestro Dios.

Habéis permitido que el error se diseminara a vuestro alrededor, le disteis alas, le disteis poder y ahora él se cobrará haciéndoos el mal a cambio del bien que le disteis.

ASÍ ES DE TRAICIONERO EL MAL,

SATANÁS OS PAGA EL BIEN CON MAL.

FUISTEIS SUS INSTRUMENTOS Y ÉL OS CASTIGARÁ POR ELLO

Ved a vuestro alrededor, ved realmente si con el mal que buscasteis os estáis atrayendo algún bien. No, Mis pequeños, dejasteis cundir el mal y estáis en una degradación total.

Maldad pura es lo que os rodea ya, si no buscáis la Bondad Pura, no podréis salir adelante.

Mis pequeños, hasta que no veías ésta realidad, hasta que la humildad no os haga arrodillaros, hasta que no entendáis que solamente Yo puedo vencer toda ésa maldad suelta ya.

LA MALDAD OS VA A HACER DESTRUIR VUESTRA LIBERTAD,

OS VA A ENCAMINAR HACIA EL MAL,

SERÉIS ESCLAVOS DE ÉSA MALDAD, SI NO REACCIONÁIS A TIEMPO

Minutos, segundos os quedan ya, Mis pequeños; antes de que ésa Maldad os cubra completamente.

Ciertamente Yo estaré ahí, esperando vuestro Arrepentimiento,

Nunca Me separaré de vosotros, porque Soy vuestro Dios, pero SUFRO, sufro al veros destruidos y por vuestra tontería,

por vuestra necedad habéis cerrado vuestro corazón al Verdadero Amor y vuestra mente a la Verdadera Sabiduría.

Arrepentíos, Mis pequeños todavía os puedo rescatar, todavía os puedo levantar, todavía os puedo llevar hacia la Luz, todavía os puedo hacer sentir el Verdadero Amor.

No se ha perdido todo, Yo puedo rescataros, os puedo hacer renacer, a pesar de que estéis ya en las cenizas.

Levantad vuestro rostro, pedid con el corazón Mi ayuda, implorad vuestro perdón. Aquí estoy Yo, Mis pequeños, esperando, esperando vuestra respuesta, entended ya.

Hijitos Míos, Yo, vuestro Dios y como Padre amorosísimo, siempre os estoy cuidando, agradeced de corazón por todos Mis cuidados, por toda Mi protección porque TODAVÍA no estáis completamente en manos de Satanás.

ÉL NO TIENE LIBERTAD ABSOLUTA,

YO LIMITO SU PODER DESTRUCTIVO;

PERO ÉL QUIERE DESTRUIR LO QUE ESTÁIS VIENDO:

TODO LO FÍSICO, LO MATERIAL, LA CREACIÓN QUE PODÉIS VER Y TOCAR,

PERO TAMBIÉN LO ESPIRITUAL.

Él quisiera destruir todo, porque Yo Creé todo por amor a vosotros. Él os tiene una gran envidia, porque vosotros vivís en el Amor y fuisteis creados para vivirlo.

Él despreció el Amor y todo, todo aquello que se llame Amor, está invadido de Mi Amor, está protegido por Mi Amor.

Todo lo que se ha creado en el Amor, él lo quiere destruir.

La soberbia lo hizo separarse de Mi Amor y ésa es vuestra protección, Mis pequeños, el Amor. Envolved todo, en Mi Amor para que quede protegido.

El Amor vivido y aceptado en vuestro corazón os hace crecer, os da vida, hace que vosotros estéis junto a Mí, vuestro Dios y así ser satisfechos con Mis Bondades. 

¡CUÁNTO BIEN TENGO PARA VOSOTROS!.

SI VOSOTROS NO ME BUSCÁIS,

OS ESTÁIS PERDIENDO DE MIS RIQUEZAS

PORQUE NO QUERÉIS CONOCERME,

NI VIVIR LO QUE TENGO PARA VOSOTROS.

Hijitos Míos, se puede caer en el error, ya sea por necedad o por negligencia. La necedad os lleva también a la traición, por la soberbia, por la maldad que hay en vuestro corazón.

Ahora, ¿Qué será peor, aquéllos que conociendo la Ley, la traicionan? o, ¿Aquéllos que no la quieren conocer y quieren vivir según lo que ellos quieran hacer en su necedad?

Los dos caerán, el resultado será nefasto en los dos casos, los dos casos no están aceptando las Leyes.

Cuidaos de esto, Mis pequeños, no despreciéis toda la bondad que se os ha dado y que es Bondad Divina, son Leyes Divinas y tendréis que dar cuenta de ello, Mis pequeños.

OS HE DICHO QUE LOS ACONTECIMIENTOS QUE SE HAN DE VENIR,

SE SALEN TOTALMENTE DE TODO LO QUE LA HISTORIA HUMANA, HAYA TENIDO,

ASÍ QUE, NO ESPERÉIS COSAS QUE YA SE HAYAN DADO ANTES,

TODO VA A SER DIFERENTE Y MUY FUERTE

Por eso, os insisto tanto en que aprovechéis el tiempo Mis pequeños, en orar, en buscar vuestra santidad, en traerMe almas a Mi redil y a reparar por vuestros pecados y por los de vuestros hermanos.

Si os ponéis a ver al fin de cada día, el tiempo que perdisteis en estar elucubrando, en estar yéndoos por el camino por el que Satanás os lleva, para que no oréis, para que no estéis Conmigo,

PARA QUE NO ME SALVÉIS ALMAS,

VERÉIS QUE ES MUCHO EL TIEMPO QUE ESTÁIS PERDIENDO

Mis pequeños, esto no es un juego, es muy serio, lo que va a suceder, y lo estáis viendo alrededor del Mundo: cómo se han incrementado los acontecimientos de la Purificación. 

Os lo dije hace tiempo y os previne que todo iba a empezar poco a poco, que se iba a ir aumentando para que reaccionarais, pero la gente no entiende.

HE QUERIDO IR HACIÉNDOLO ASÍ,

PARA QUE VIERAIS QUE TODO SE ESTÁ SALIENDO DE LA NORMALIDAD,

PERO NI AUN ASÍ ENTENDÉIS,

¿QUÉ QUERÉIS, PUES, QUE HAGA, PARA QUE ENTENDÁIS Y PODÁIS SALVAROS?

Quiero que reaccionéis, Mis pequeños, quiero que veáis la realidad de vuestra vida espiritual. 

Ciertamente, vuestra vida humana se terminará y vuestro cuerpo, polvo volverá a ser,

Sin embargo vuestra vida espiritual proseguirá eternamente;

pero proseguirá en el Gozo del Cielo o en el Sufrimiento del Infierno.

Esa es Mi preocupación, entended que sois Mis hijos, que os amo inmensamente y que no podéis estar perdiendo el tiempo en todas estas distracciones que os pone Satanás.

Ya os había dicho que él está manipulando las Fuerzas de la Naturaleza para destruiros, Yo voy protegiéndoos.

SI VEIS, SE ESTÁN DESTRUYENDO VUESTRAS CASAS,

SE ESTÁN DESTRUYENDO LOS CAMINOS

PERO SON MUY POCAS LAS PERSONAS QUE ESTÁN MURIENDO

Con esto os doy a entender que os sigo protegiendo, pero ni aún así entendéis, PRONTO va a llegar un momento, en que Sí, llegaréis a las catástrofes y catástrofes humanas. 

¿Cuántos de vosotros estaréis preparados, a que, en ese momento que suceda y Yo tome vuestra vida, podáis venir a vivir Conmigo eternamente?

He hecho tanto por vosotros y vosotros no queréis entender.

Os voy a seguir protegiendo contra las fuerzas de Satanás; pero vosotros, no queréis cambiar de vuestra forma de ser.

Las catástrofes se van a venir de repente, y ¿Cuántos estaréis, realmente, preparados para ello?

ENTENDED, MIS PEQUEÑOS, QUE ESTA ES UNA GUERRA ESPIRITUAL.

OS LO REPITO Y OS LO REPITO CIENTOS DE VECES

Y OS LO REPETIRÉ MILES DE VECES, SI ES NECESARIO,

PARA QUE ENTENDÁIS QUE EN ÉSTE REGRESAR A MÍ,

TENÉIS QUE ESTAR BAJO MI AMPARO EN MI SANTÍSIMA TRINIDAD,

BAJO EL AMPARO DE MI HIJA, LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

 BAJO EL AMPARO DE LOS SANTOS,

DE LOS ÁNGELES Y DE LA VIDA ESPIRITUAL DEL CIELO

; NO PODÉIS CAMINAR YA SOLOS,

EN ESTOS MOMENTOS DE LA TIERRA!

Así como, los que tenéis hijos, os preocupáis por ellos, por todo lo que está sucediendo en vuestra sociedad, en donde la malignidad se está dando, cada vez, más fuerte;

al preocuparos, os dais cuenta que hay amor en vuestro corazón, porque queréis proteger a vuestros hijos, ya sea con la Oración, o ayudándoles a que entiendan la situación que se está dando a vuestro alrededor.

De la misma forma Me preocupo Yo por vosotros, por todos vosotros, y quiero el regreso de todos vosotros al Reino de los Cielos,

pero muchos de vosotros estáis muy despreocupados de lo que sucede a vuestro alrededor y especialmente, de lo que sucede a nivel espiritual.

Ciertamente os daré todavía mucho de Mi Gracia, para que podáis entender y se puedan salvar la mayor cantidad de almas posible.

OS AMO, Y OS AMO DEMASIADO, MIS PEQUEÑOS

OS PIDO ENTENDÁIS, OS PIDO REGRESÉIS A MÍ,

OS PIDO QUE VUESTRO CORAZÓN SE ABRA,

PARA QUE MI GRACIA ENTRE EN VOSOTROS

Y PODÁIS ESTAR CONMIGO ETERNAMENTE

Hijitos Míos, Mi Amor se derrama continuamente por vosotros; sois Mis hijos, Yo os di el Don de la vida y os he mandado, a cada uno de vosotros, a cumplir una misión en la Tierra.

Ciertamente en un principio no la sabéis, y aquellos que se adentran en su corazón, que Me buscan, que Me preguntan cuál es la función en su vida, obtienen la respuesta

y empiezan a actuar según lo que Yo les mando para que Me ayudéis Mis pequeños, en la renovación de este Mundo, que tanto lo necesita.

Pero hay otros hermanos vuestros, que están distraídos con el Mundo, se han acomodado a lo que Satanás les ha dado, se aprovechan de esta maldad que os rodea

y en lugar de difundir el Bien, que Yo quiero que se difunda a través de vosotros, se vuelven instrumentos de Satanás, y el Mal no se termina.

Debéis estar conscientes, plenamente conscientes, Mis pequeños, de que el origen de vuestra vida, es el Reino de los Cielos.

Vosotros no salisteis del Averno, no fuisteis concebidos por Satanás, ni aún aquellos que se portan mal.

TODOS, todos vosotros, habéis salido del Reino de los Cielos, de vuestro Hogar y eso, poco lo meditáis.

Al explicaros esto, es para que estéis conscientes de que vuestra función en la Tierra, es hacer el Bien, porque Mi Reino es el Reino del Amor

y habéis bajado a transmitir Mi Amor a todos los que estén a vuestro alrededor,

Pero como os dije antes, no todos viven en esa vida espiritual que necesitáis para conocer vuestra misión aquí en la Tierra.

Si le abrís vuestro corazón a Satanás, él os llenará de su Mal y actuaréis como Satanás actúa contra vosotros.

Y así, os volvéis copartícipes del Infierno.

Entended esto, si ya habéis escogido vivir en el Mal y transmitir el mal; entonces, vuestro lugar eterno será el Infierno, SERÉIS ARROJADOS a donde fue arrojado satanás, junto con todos sus ángeles malos.

¿Por qué pues, vosotros decís que el mal viene de Mí?

QUE LO QUE PASA ALREDEDOR EN EL MUNDO, QUE ES MALO

YA SEAN GUERRAS, HAMBRUNAS, DESTRUCCIONES,

¡ME LAS ACHACÁIS A MÍ!

CUANDO OS ESTOY EXPLICANDO ESTO, PRECISAMENTE,

PARA QUE OS DEIS CUENTA QUE EL MAL NO VIENE DE MÍ,

SINO QUE VIENE DEL HOMBRE QUE HA ESCOGIDO A QUIEN SERVIR 

Los que están Conmigo, los que producen el Bien, los que ayudan a que las almas se abran hacia el Amor, ya sea por vuestro ejemplo, por vuestra palabra, por vuestra intercesión, por vuestras oraciones,

estáis trabajando para el Cielo y tendréis vuestro Hogar Eterno en el Reino de los Cielos.

No inventéis cosas, como el pensar que el Amor, que Soy Yo, puede producir maldad. 

Vosotros mismos lo vivís en vuestra vida, sabéis perfectamente cuándo podéis actuar en el Bien y transmitirlo…

Igualmente sabéis actuar en el mal y también, transmitirlo.

Ciertamente, la vida en la Tierra es difícil, especialmente, si no estáis Conmigo. Los poderes de Satanás son tremendos,

PERO YO SOY MUCHO MÁS QUE SATANÁS

Y SI ESTÁIS CONMIGO, LO PODRÉIS VENCER FÁCILMENTE,

SI, TENDRÉIS TODAS LAS CAPACIDADES

TODO EL APOYO DEL CIELO, PARA QUE VENZÁIS

El hombre abre su corazón a quien quiere: a Mí, o a Satanás.

Desgraciadamente, os la pasáis cambiando de actitud, según os convenga y entonces, os volvéis veletas, os volvéis mediocres.

Entonces, como está escrito en las Sagradas Escrituras, os vomitaré; porque no estáis siendo verdaderamente buenos, para que Yo esté contento con vosotros.

Los tiempos ya están sobre vosotros, Satanás ha tomado el poder mundial, os lo he explicado ya, y es tiempo de que escojáis, perfectamente bien, qué camino vais a seguir. 

¿Vais a apoyar al Amor? ¿Vais a apoyar todo lo que se os ha dado, tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo Testamento?

¿O VAIS A APOYAR AL TRAIDOR, AL MALO,

A AQUÉL QUE OS QUIERE DESTRUIR?

Vosotros sois los que decidís vuestro futuro, Yo no os puedo presionar,

Ciertamente, quisiera imponeros Mi Amor, para que todos vosotros os salvarais; pero parece que no os interesa vivir eternamente en el Reino de los Cielos.   

Os he dicho que Satanás es muy astuto, él desea vuestro mal y estáis rodeados de su mal, ahora, más que nunca, es cuando debéis decidir:

Si vais a estar Conmigo, tendréis toda Mi Protección, toda la Protección del Cielo, de Mi Santísima Trinidad, de Mi Hija la Siempre Virgen María, del Señor San José, los Santos Ángeles y Santos.

 Es muchísima la Fuerza del Bien que os protege, que os guía, que os lleva por el buen camino;

EL CAMINO DEL MAL, NO TIENE LAS POTENCIAS QUE TIENE EL AMOR

y os lleva a buscar las imperfecciones de vuestra naturaleza humana, y caéis, porque preferís las sensaciones humanas a la vida espiritual que os eleva infinitamente hacia Mí.

Realmente, los que escogéis el mal, escogéis pobremente. Lo humano se va perdiendo con el tiempo, lo Mío, lo espiritual, lo Divino, se aumenta, crece, se multiplica y se goza infinitamente más, que cualquier gozo humano.

Meditad pues Mis pequeños, todo esto que os planteo; porque en cualquier momento, se van a venir las grandes pruebas.

Si estáis Conmigo y confiáis en Mi Poder del Amor, os salvaréis; pero si estáis con Satanás, que él quiere vuestra destrucción, y aún a pesar de ello tontamente, le seguís, vuestra Muerte Eterna es segura.

Os lo he repetido muchas veces, en vuestro Juicio recordaréis todo esto que os he dicho para vuestro Bien, pero ya será demasiado tarde. 

El Bien, Mi Bien, continuamente está cayendo sobre todos los hombres, buenos y malos; pero no en todos tiene los mismos efectos.

Los que están Conmigo, los que buscan el Bien, gozan inmensamente; los que están con Satanás, desprecian Mi Bien y ellos mismos buscan el mal.

Es vuestro libre albedrío y lo respeto. Aún a pesar del dolor que Me causáis, os amo.

 Os he dicho que los tiempos ya están sobre vosotros, muchos dudaban, muchos no creían que esto fuera a llegar en estos momentos de su vida,

Quizá, veían alejados esos momentos y que no les tocarían; pero ya están sobre vosotros, Mis pequeños.

Estos son tiempos de la separación del trigo y la cizaña, de las ovejas y los cabritos, del Bien y el Mal, de los que creen y los que rechazan.

Son tiempos en los que veréis, quién está realmente Conmigo, con Mis Enseñanzas y quiénes están en contra Mía, por las conveniencias a donde Satanás los ha llevado

Y los está llevando, para gozar más del Mundo y no crecer en lo espiritual.

Estáis viendo cómo todo empieza a cambiar, cómo Satanás se está queriendo imponer, todavía, más fuerte; le habéis dado libertad de actuación, porque os habéis apartado de la Oración y de una vida espiritual más profunda.

Los momentos del Gran Cambio están sobre vosotros y vosotros decidiréis de qué lado quedaréis, si Conmigo, con vuestro Dios, o con Satanás, el Príncipe de este mundo.

 Serán momentos fuertes y a veces, dolorosos los que viviréis; porque muchos de los que vosotros creíais que estaban Conmigo, Me traicionarán y de hecho, Me han venido traicionando, pero no os dabais cuenta;

Y conoceréis a otros hermanos vuestros que quizá, los sentíais alejados de Mí, pero os darán lecciones de amor hacia Mí.

Cuidaos de aquellos, LOS TIBIOS, los convenencieros, los que son veleta; cuidaos, porque sólo manipulan los momentos a conveniencia, Y MIENTEN. 

Sed fríos o sed calientes, pero no tibios, como muchos obrarán también, en estos momentos.

Es tiempo de gran preparación espiritual, Mis pequeños, no los desperdiciéis.

Como veis, he ido llevando estos momentos, paso a paso y no precipitadamente; para que aquellos que saben leer los acontecimientos, se fueran preparando.

Hay otros que no entraban en este grupo, pero que ahora que están viendo claramente, los Acontecimientos que se están dando en la Iglesia, principalmente,

Empezarán a reaccionar, unos a favor, otros en contra.

Como os decía, os he llevado paso a paso y no precipitadamente, para que pudierais preparar vuestra alma, sobre todo, para vuestra salvación.

Ciertamente, hay algunos que han aprovechado, estos momentos, para tratar de destruir almas, conciencias y sobre todo, Mi Amor entre los hombres.

Son momentos de gran confusión, momentos anunciados en las Sagradas Escrituras, en Profecías, en Apariciones Mías y de Mi Madre. 

Todo estaba ya anunciado, pero os repito, muchos creíais que tardarían en llegar, pero ya están sobre vosotros. Os toca a vosotros escoger:

¿Estáis Conmigo o estáis contra Mí? ¿Queréis vivir eternamente Conmigo o traicionarMe y perderos eternamente en el Infierno?

Se os han dado todas las Enseñanzas para alcanzar vuestra salvación; se os han dado, también, todas las Enseñanzas para que oréis por vuestros hermanos y, de esta forma, podáis salvar más fácilmente vuestra alma.

 Recordad que lo que hagáis por vuestros hermanos en Bien, se os regresará a vosotros y a los vuestros; pero si hacéis algo contra ellos para causarles un mal;

TAMBIÉN SE OS REGRESARÁ ÉSTE MAL A VOSOTROS

Y A LOS VUESTROS

Son tiempos en que también, mostraréis vuestra cercanía a Mi Corazón, Yo os cuidaré si estáis Conmigo y queréis vivir Conmigo,

Pero, ¡AY!, de aquellos que han escogido el camino del Mal y están causando mucho mal entre vosotros, que son instrumentos de Satanás, porque vivirán con él eternamente.

Buscad pues Mis pequeños, dentro de vuestro corazón, lo que queréis eternamente para vosotros, lo que queréis para este cambio que estáis viviendo,

Y Me refiero, a que si queréis los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas, que se darán a los justos,

O seguiréis actuando en el Mal y entonces, seréis eliminados de la Tierra, porque no os merecéis estos regalos tan grandes que pronto, se le darán a los escogidos.

Soy un Dios Justo, y os he llevado poco a poco, como os he dicho, para que pudierais razonar todo lo que está sucediendo a vuestro alrededor y en vuestro interior.

Vosotros escogeréis vuestro futuro, sois libres y respeto lo que vosotros decidáis.

Os amo a todos pero, los buenos, gozarán con los regalos que preparados están ya.

Gracias, Mis pequeños.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

LA ALABANZA ENMEDIO DE LAS PRUEBAS, ES LA QUE NOS AYUDA A VENCER

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

AÑO NUEVO, MENSAJE DE JESÚS 2


Diciembre 28 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Dice J.V. : Veo a Nuestro Señor en la Cruz, está suspendido en el espacio, Sufriente y Él, ve hacia abajo, hacia la Tierra… Y dice:

Hijitos Míos, Me tenéis todavía aquí en la Cruz, sufriendo por vosotros, sufriendo por vuestra salvación, sufriendo por vuestra Redención, por la purificación de vuestros pecados. Me he dado plenamente por vosotros, pero no respondéis.

Estáis viviendo ataques muy fuertes de Satanás, alrededor de la Tierra y no hay suficiente Oración de parte vuestra, para contrarrestar toda esta maldad.

Y YO SIGO AQUÍ, SUFRIENDO POR VOSOTROS 

Si de verdad queremos EVITAR EL PURGATORIO, cuando miréis el Crucifijo RECORDAD que para que se haga efectiva nuestra redención, cada cristiano católico y no, tenemos la OBLIGACIÓN de convertirnos, DAR NUESTRO “FIAT” personal…  

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Y así nos volvemos “Nicodemos” al bajar de la Cruz a Jesús, para que ocupemos NUESTRO Lugar…

Porque los que deberíamos estar crucificados, SOMOS nosotros y el letrero superior, debe MOSTRAR el pecado QUE NOS SENTENCIA.

Y que mantenemos incorregible en nuestra lista particular.

Nosotros NO somos reyes de los judíos, somos… EXAMÍNENSE… y contéstense… 

Y ESE ES EL PECADO, por el que estamos muertos.

Y procedan a bajar de la Cruz al Señor, creánnos que la DONACIÓN no nos mata, Jesús nos ayuda a que nuestros rounds con Satanás empiecen a ser nocauts rotundos y contundentes A NUESTRO FAVOR. 

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

Y los Carismas del Espíritu Santo, nos llenan de gozo celestial, para ser paliativo que nos fortalezca y seamos capaces de voltearle el conteo a Satanás… 

A menos que prefiráis luchar solos en el Tercer Purgatorio…

Desgraciadamente allí NO PODEMOS SALVAR ALMAS…  

Nosotros estamos orando por todos vosotros, estamos guerreando por vuestras almas y no pensamos dejarle ninguna a nuestro terrible Adversario.

Y les ADVERTIMOS:

EN EL PURGATORIO nuestros pecados, llegan a ser poderosos demonios implacables. Allá uds, si preferís confirmar esto con el próximo terremoto… 

Continúa nuestro Redentor Santísimo:

Ciertamente lo hago por Amor, porque Mi Padre Me lo pidió; pero cómo quisiera ya, estar ante vosotros Glorioso, gozando del Cielo, también vuestro Hogar, Mis pequeños.

¿Qué, acaso, gozáis con lo que estáis viviendo a vuestro alrededor?

Quiero que meditéis esta pregunta, porque parece que no os importa a vosotros, vivir como estáis viviendo.

Estáis viviendo en la maldad, estáis viviendo en la impureza, estáis viviendo fuertemente los ataques de satanás, y cada uno de vosotros, en diferente grado.

Se os ataca en vuestro hogar, se os ataca en las calles, en el trabajo, tenéis ataques por todos lados, y vosotros mismos, también, atacáis a vuestros hermanos, porque no coinciden con vuestra forma de pensar.

Cada quien se ha hecho su propia religión, su propia forma de pensar y, en vuestra soberbia, os creéis, cada uno de vosotros, que estáis en lo perfecto,

y que, además, tenéis el derecho de atacar a vuestros hermanos si no creen, en lo que vosotros creéis.

Y, así, veis asesinatos por todos lados, creyendo que están haciendo el bien, porque no le creen al que los asesina.

Ya alguna vez, os dije que estáis rodeados de pura mentira. Satanás ha diseminado sus errores por todos lados, os creéis esos errores y no vais a la Fuente de la Verdad, que son las Sagradas Escrituras.

Tenéis ahí, el Libro Bendito entre vosotros, tenéis ahí las Enseñanzas que se os han dado del Cielo, para que podáis convivir como los Ángeles, como las almas, que viven ya, en el Reino de los Cielos, pero no vais a esa fuente de salvación.

¿Qué queréis, pues, Mis pequeños? ciertamente, escucho de la Tierra muchas peticiones, cambios, pero no hay suficiente Oración.

Ya, también, os dije alguna vez, que todo esto terminaría hasta que os arrodillarais todos y Me pidierais perdón, cosa, que, vosotros mismos, veis prácticamente imposible, porque no todos creen en Mí,

no todos Me buscan y muchos Me atacan, quieren el bien, pero cada quien tiene una percepción del bien, muy diferente de la que tengo Yo, vuestro Dios, hacia vosotros.

No estáis actuando como Yo os enseñé, el cómo debéis vivir según Nuestros Designios Divinos.

Realmente, como estáis ahora, si en este momento murierais, pocos, muy pocos, podrían salvarse. 

Me llamáis los que estáis Conmigo, Me pedís que venga, ya, el cambio y, ciertamente, escucho vuestras plegarias y vuestras oraciones

pero, todavía, espero conversión de tantas almas que están desorientadas, que el mal las ha infiltrado, que el mal las ha poseído.

Son multitudes las almas que se perderían en este momento; 

y debéis entender, Mis pequeños, que Yo, en Mi Santísima Trinidad, Soy vuestro Dios, Soy vuestro Salvador, Soy vuestro Guía, para la perfección de vuestra alma. 

ENTENDED MI SUFRIMIENTO, ENTENDED EL POR QUÉ SE ALARGA EL TIEMPO,

Y ES PORQUE QUIERO SALVAROS

, quiero salvar a la mayor cantidad de almas, necesito de vuestra oración para la conversión de la mayor cantidad de almas que se pueda. 

VedMe, estoy aquí en la Cruz, sufriendo, y sufriendo por vosotros mismos, porque pecáis todos vosotros, en mayor o en menor grado, pero pecáis todos.

ARRODILLAOS, MIS PEQUEÑOS Y PEDIDME PERDÓN

Postrado ante la Cruz en la que has muerto y a la que yo también te he condenado, sólo puedo decirte que hoy lo siento, Y MUCHO LO LAMENTO,sólo puedo decirte que hoy te amo. y te pido perdón por mis errores y te pido perdón por mis pecados. Perdóname señor, hoy me arrepiento. PERDÓNAME MI DIOS CRUCIFICADO.

POR VUESTROS PROPIOS PECADOS Y POR LOS DE LOS VUESTROS,

ES MUCHA LA MALDAD LA QUE LLEGA HACIA MÍ, VED,

VED MI CUERPO CÓMO ESTÁ, TODO LLENO DE SANGRE

Ciertamente, los latigazos Me hicieron mucho daño, pero, vuestros pecados Me hacen más daño.

Tenéis que daros cuenta, Mis pequeños, que si queréis una mejora en vuestro Mundo, tenéis que cambiar cada uno de vosotros,

volver a Mí, buscándoMe para que perdone vuestros pecados, para que aumente vuestra espiritualidad, para que volváis a ser Mis hijos, Mis hermanos.

Debéis buscar el Amor que heMos derramado y que os seguiMos derramando en Nuestra Santísima Trinidad, todos los días.

En los Sacramentos estáis viviendo nuevamente, Mi Pasión por vosotros, Mi Amor por vuestra salvación y Mis deseos grandes de que volváis a Mí.

Entrad a vuestro corazón, arrepentíos ante Mi Presencia, y Yo llegaré a vosotros.

Os levantaré, os abrazaré, os bendeciré, perdonaré vuestras faltas y os daré fuerza espiritual, suficiente, para que podáis vencer toda esa maldad que se acerque a vosotros, tratando de destruiros, nuevamente.

Pedid esto, también, para vuestros hermanos, pedid que haya humildad en sus acciones, en sus pensamientos, que se den cuenta, todos ellos, que sin Mí, no os podréis salvar.

Venid, pues, todos vosotros, todos los que queréis ese cambio verdadero, en vuestra vida, en vuestra persona y en la persona de vuestros hermanos,

vuestra oración es importantísima en estos tiempos, la Maldad está en muchos personajes de vuestro mundo.

Ciertamente, podéis nombrar a personas, hermanos vuestros, que ya se han dejado vencer, totalmente, por satanás, pero, atrás del nombre de vuestros hermanos, está realmente, el de satanás, que los está poseyendo.

 Se os ha dicho que la guerra es espiritual y la Guerra, no es contra esos hermanos vuestros, es contra Satanás que los está poseyendo.

LA ORACIÓN, LA PENITENCIA, LOS AYUNOS, LAS BUENAS OBRAS,

EL SER OTROS CRISTOS EN ESTOS TIEMPOS,

ES LO QUE VA A VENCER AL SATANÁS QUE TIENE A CADA UNO DE VUESTROS HERMANOS EN SU INTERIOR

Y QUE CIERTAMENTE, VOSOTROS VEIS SUS OBRAS MALAS, PERO ES SATANÁS EL QUE SE LAS ESTÁ INDICANDO,

ÉL ES EL QUE ESTÁ POSEYENDO Y DESTRUYENDO A VUESTRO MUNDO,

Dolores de parto. Is. 21:3, 26:17-18, 66:7; Jer. 4:31, 30:6; Mi. 4:10; Día del Señor. Jl. 1:15, 2:1, 11, 31; Am. 5:18, 20. Día grande y terrible. Mal. 4:5.

A VUESTRA ESPIRITUALIDAD,

AL AMOR QUE OS HEMOS DEJADO EN NUESTRA SANTÍSIMA TRINIDAD

Entended pues Mis pequeños, nuevamente os repito, la lucha es espiritual, es contra Satanás y solamente lo podréis vencer con el Amor,

con Mi Amor y de todas las formas en que, Mi Amor, como os enseñé, lo puede vencer.

Hijitos Míos, la tarea de todo Cristiano, sigue siendo la que encomendé a los primeros que se acercaron a Mí:

 SER PESCADORES DE ALMAS.

Se acercaron a Mí, los que fueron los Primeros Apóstoles, ésa fue la tarea que les encomendé, traerMe almas hacia la salvación,

levantar las almas hacia la Nueva Vida que Yo traía a la Tierra por orden de Mi Padre.

Una nueva Evangelización en el Amor, una Nueva Vida que no se conocía aquí en la Tierra,

un recreo para las almas, un oasis de amor, de vida de esperanza que no se tenía hasta ése momento.

Ser pescadores de almas, bella misión para todos aquéllos que están en la Iglesia.

Los Apóstoles, a ellos se les encomendó la Iglesia primitiva, se les dieron las bases. A través de ellos empezó el crecimiento, y la finalidad era ésa, el rescatar almas,

traerMe almas para llevárselas a Mi Padre y no solamente eso, en el rescate también viene el cuidado, la alimentación, el crecimiento, la santidad.

A eso estáis llamados todos vosotros, Mis pequeños, a crecer, para llegar a la santidad. La santidad, Mis pequeños, aún no la entendéis, ni todas las Gracias y bendiciones que obtenéis con ella, la vida real  que obtenéis en ella.

La santidad es la vida íntima con Nosotros, la Santísima Trinidad, la Familia Celestial, a eso estáis llamados todos vosotros, al rescate, a la vida en Familia con el Cielo.

Esa es Mi Evangelización, ésa fue la causa de Mi Venida a la Tierra, levantaros, daros Nueva Vida, abrir nuevamente las compuertas de la Gracia para todos vosotros.

Ciertamente, también os dije, “muchos son los llamados, pocos los escogidos”, muchos todavía tienen sus oídos sordos, sus corazones cerrados. 

Recordad que también os di las armas para romper ésos corazones duros, tenéis la Oración, la Oración de corazón, porque un corazón lleno de Mi Amor puede hacer grandes Milagros, para romper ésa roca durísima de algunos corazones,

 ¡podéis hacer tanto por vuestro Dios!. Que vuestra oración sea continua, unida a la Mía, como lo fue durante toda Mi Vida sobre la Tierra, oración íntima con El Padre, sobre todo oración confiada, vivida en el Amor.

Viviendo en el Amor todo se obtiene porque ya no veréis vuestros intereses, veréis Nuestros intereses y así estaréis actuando con Nosotros, para Nosotros y para vuestros hermanos.

Vuestra persona queda olvidada y ése es el Verdadero Amor, darse por los demás, olvidarse de sí mismo para dar vida a otros. 

Hijitos, sabéis que en los tiempos de dificultad es cuando brotan las Virtudes. 

Les he estado anunciando que tiempos difíciles se vienen, y con esto espero de cada uno de vosotros, la generosidad, tanto en lo espiritual, como en lo humano.

Sabéis, perfectamente, porque lo tenéis en las Sagradas Escrituras, que Yo pago al ciento por uno y a veces mucho más Mis pequeños; cuando realmente, dais de corazón lo que se necesita.

Os he venido pidiendo por todos aquellos hermanos vuestros que no están preparados a bien morir, para que, por vuestra intercesión, éstas almas se puedan salvar. 

No os toca a vosotros en estos tiempos ser jueces, os toca ser almas llenas de Mi Amor, así como Yo en los momentos difíciles de Mi Pasión, en ningún momento blasfemé o deseé algún mal contra los verdugos

o contra todas aquellas personas que en algún momento, recibieron un bien de parte Mío y luego Me pagaron con traición, blasfemias y hasta deseándoMe la muerte en la Cruz.

Es tiempo de benevolencia, es tiempo de perdón, es tiempo de demostrar todo el amor que habéis dejado crecer dentro de vuestro corazón, con todas las Enseñanzas que os he dado a nivel mundial.

Os he dicho y repetido muchas veces, que a Satanás se le va a vencer con el Amor y no portándoos de la misma forma en la que él se porta. 

Si él os ataca, si os blasfema, si os lleva a sufrir de tantas maneras; vosotros no podéis reaccionar de esa misma forma, con grosería, con malos deseos, con destrucción. 

VUESTRA RESPUESTA TIENE QUE SER EL PERDÓN, EL AMOR

“DÉJAME QUE TE AYUDE HERMANO”

Y HASTA TRATAR, EN UN MOMENTO DADO, DE ENTENDER

A AQUELLAS ALMAS QUE ESTÁN TRABAJANDO EN EL MAL

Porque quizá, vivieron en un ambiente de maldad y no de amor, como vosotros lo habéis tenido.

Cada uno de vosotros tenéis un tipo de vida diferente, quizá, también, tuvisteis problemas en vuestra niñez, en vuestra adolescencia, pero Mi Amor os venció.

Mi Amor, en vuestro corazón os llevó por buenos caminos y respondisteis actuando en el Bien, actuando con buenas obras y viviendo en la Paz, que solamente Yo os puedo dar.

Ciertamente hay otros hermanos vuestros que, también llevando una vida difícil cuando eran pequeños o un poco mayores; todo ese dolor, todo eso que sufrieron, lo manifiestan después actuando en el Mal, actuando contra todos los que les rodean,

llevando una vida que deja mucho que desear, causando problemas a su alrededor y con muchas personas con las que tratan; éstas no son almas que saben amar, porque no saben primeramente, PERDONAR.

“PADRE PERDÓNALOS, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN…”

Eso es lo que os pido Yo ahora Mis pequeños, que actuéis como Yo os enseñé, actuando en el Bien, tratando hasta de querer entender por qué están actuando así,

porque son vuestros hermanos y procurar dispensarlos; eso es amor, Mis pequeños. 

ESO ES LO QUE NO QUIERE VER SATANÁS EN VOSOTROS,

QUE SEPÁIS PERDONAR, QUE SEPÁIS AMAR,

QUE SEÁIS ESOS CRISTOS EN ESTOS TIEMPOS

Porque fue Satanás el que Me llevó al Sufrimiento a la Cruz,

a las blasfemias de los que Me rodeaban, golpes, salivazos, todo ese ambiente fue Satanás el que lo ideó y lo puso en el corazón de ese pueblo, especialmente de sus dirigentes.

No seáis pues como ese pueblo, que no supo amar a su Mesías, que no supo apreciar tantos favores, beneficios, Milagros; pero sobre todo, Mis Palabras evangelizadoras llenas de Amor y de Perdón que les dejé. 

No supieron apreciar todo eso, como tampoco supieron apreciar tantos Milagros y maravillas que sus antepasados vivieron durante y después de que fueron sacados de Egipto.

No seáis igual que ellos, pueblo de cerviz dura, de mal corazón

YO QUIERO EN ESTOS TIEMPOS, OTROS CRISTOS

QUIERO EN ESTOS TIEMPOS, ALMAS QUE SALVEN Y LEVANTEN HERMANOS VUESTROS

QUE ESTÁN CAÍDOS EN EL PECADO, EN LA DESESPERACIÓN Y EN LA MALDAD

Os vuelvo a repetir, éstos son tiempos de amor, ciertamente, veréis caos a vuestro alrededor pero, todo eso, vosotros, los que sí creéis, lo que sí sabéis amar,

los que estáis Conmigo, con vuestra oración, podréis cambiar mucho de los acontecimientos, al vivir vosotros en Mi Amor y al ayudar a vuestros hermanos, a que también, aprendan a vivir en el Amor.

En ningún momento Me consideréis lejano a vosotros como a veces dicen por ahí, que Yo Me alejaré y que Mi Hija, la Siempre Virgen María, también se alejará en estos tiempos de tribulación. 

Ya os había explicado esto antes, de cómo un padre o una madre o un hermano que saben amar, no pueden apartarse en el momento en que el ser querido estará en mayor peligro y tribulación;

especialmente contra un Enemigo muy superior a las fuerzas que tiene vuestro ser querido.

TENERME A MÍ ES TENERLO TODO, no hay escudo más poderoso, no hay recompensa más grande. Usa toda mi Armadura para protegerte del Enemigo, en cualquier momento que ataque; al final de la contienda tú habrás triunfado, no por la fuerza ni por el poder, sino por Mi Espíritu.

Estos son momentos en que Satanás utilizará su gran fuerza contra vosotros, para tratar de destruiros.

Vosotros por vosotros mismos, no tenéis capacidades para luchar contra este ente Maligno muy poderoso, mucho más poderoso que vosotros; 

No sería Amor de parte Nuestra, apartarNos y dejaros solos sin protección, por eso estareMos con vosotros en todo momento.

Acudid a Nosotros, venid y dejad que Nuestro Amor, Nuestro Corazón, os cubran, os protejan, os guíen y dejaos ser amados; para que vosotros también améis a los vuestros, a vuestro alrededor.

Hijitos Míos, al bajar Yo a la Tierra y estar entre vosotros, traje la Luz del Cielo.

Y todos aquellos que Me siguen, que han escuchado Mi Palabra, que la han tomado para sí, para su vida, para que os guíe, para que seáis también Luz, como Yo lo Soy,

Estáis destinados también a ayudar a vuestros hermanos, manteniendo esa Luz con vosotros y anulando la Maldad de Satanás.

Una sombra, al momento en que se acerca la luz desaparece, ya no hay sombra. Cuando hay luz por todos lados, esta sombra, no se produce.

Satanás es la sombra y ante Mi Luz, desaparece y todos vosotros, que sois Luz, debéis estar contentos de que Satanás no os atacará.

Ciertamente, se acercará, pero no podrá contra vosotros, porque, al momento en que se vaya acercando, Mi Luz, en vosotros,

hará que desaparezca su fuerza, no tendrá poder ante vosotros si os mantenéis Conmigo y seguís Mis Pasos entre los hombres.

Mis pequeños, sabéis que estos son Tiempos de Obscuridad y de una obscuridad profunda, el poder de Satanás se ha soltado, porque vosotros no lo habéis detenido, por vuestra falta de Oración,

por vuestra falta de dedicación al tratar de manteneros en estado de Gracia, en amor entre los hombres y siendo un ejemplo como Yo fui entre los hombres.

Ahora, se os hace más fácil confundiros entre los hombres, porque al ser Luz, resaltáis y os empiezan a atacar…

Y ESO MIS PEQUEÑOS ES COBARDÍA,

ES UNA COBARDÍA ESPIRITUAL

Y ESTO SERÁ TOMADO EN CUENTA AL MOMENTO DE VUESTRO JUICIO

Y casi podría deciros que es una apostasía, porque, si ya estabais Conmigo, y por temor a ser atacados, blasfemados por seguirMe,

por estar Conmigo, por hablar de Mi Palabra, por llevar buen ejemplo ante los hombres, Me disteis la espalda,

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

entonces, no estáis siendo los Cristos que Yo quiero que seáis en estos tiempos, y eso para vosotros, serán puntos negativos al momento de vuestro Juicio,

Porque fuisteis en un momento Luz, pero os visteis a vosotros mismos y no quisisteis ser atacados. Y preferisteis, entonces ser sombra, y esto Me duele, Mis pequeños.

Los grandes santos han sido Luz y se mantuvieron en esa Luz y por eso fueron asesinados martirizados, desterrados, porque aquellos que viven en la sombra, no pueden y no soportan estar entre aquellos que llevan Mi Luz.

DICHOSOS DEBÉIS SENTIROS VOSOTROS,

LOS QUE SOIS DESPRECIADOS, ATACADOS, BLASFEMADOS O AÚN ASESINADOS

PORQUE SOIS LUZ,

OS ASEGURO QUE BRILLARÉIS INMENSAMENTE EN EL REINO DE LOS CIELOS

Porque Mi Luz se potencializará allá, porque aceptasteis ser Luz aquí y llevasteis esa Luz ante los hombres.

Manteneos así, Mis pequeños, manteneos llevando Mi Luz. Ser Luz es vivir en la Pureza, en la Santidad, en un Amor profundo hacia Nosotros en Nuestra Santísima Trinidad;

ser Luz, es hablar ante los hombres para llevarles la Verdad, es evitar todo aquello que es malo, todo aquello que no os va a llevar a la perfección, todo aquello que destruye la posibilidad de alcanzar la santidad.

Sed valientes y esto os va a asegurar la vida eterna, con una alegría eterna, porque fuisteis los Cristos de este tiempo y Mi Padre, os lo premiará inmensamente.

Hijitos Míos, debéis volver a nacer. Muchos no entenderéis a qué Me refiero, pero el hombre puede renacer varias veces, y Me refiero a vuestra vida espiritual. 

Vosotros, cuando caéis en pecado grave MORÍS, morís al estado de Gracia. Pero si vosotros en humildad y en amor hacia Mí, arrepintiéndoos de todo corazón os confesáis, al daros la absolución, renacéis.

Ciertamente, el cuerpo no renace, salvo en estos tiempos, que os tengo prometidos, en los que vendrán los Nuevos Cielos, las Nuevas Tierras, va a ser un renacer espiritual y aún, físico en el Universo entero.  

Sí, van a ser momentos bellísimos, que tengo preparados, para aquellos que Me han seguido, que han entendido lo que está sucediendo a vuestro alrededor, pero porque Me lo han pedido y Mi Santo Espíritu os lo ha explicado.

El renacer del hombre tiene que ser continuo, porque también vuestros pecados, son continuos. 

La lucha, la lucha interna que vosotros debéis llevar, para erradicar todo aquello que os hace morir a la Gracia, la debéis vivir continuamente, y esa fuerza espiritual, viene de Mí, y Me la debéis pedir, Mis pequeños,

porque no debéis vosotros, estar muertos a la Gracia y especialmente en estos momentos de la Historia, en donde se pueden cumplir en cualquier momento, las palabras que escritas están de que llegaré Yo vuestro Dios, y seréis juzgados.

Mis pequeños, Satanás está trabajando tremendamente, para apartaros de la Gracia, para que permanezcáis en esa muerte espiritual.

Recordad que mientras estáis en esa muerte espiritual, no recibís Mis Bendiciones; porque aunque Yo continuamente, derramo Mis Bendiciones a los hombres,

NO TODOS TIENEN EL CORAZÓN ABIERTO, NI SU MENTE ABIERTA,

NI SU ALMA LIMPIA A MI GRACIA

Cuando Yo veo un alma limpia, un alma dispuesta a recibir todos Mis regalos espirituales, la lleno hasta que rebose, porque Yo Soy así, Mis pequeños.

Me gusta dar y quisiera deciros que hasta en demasía, porque Me congratulo con esas almas bellas, con esas almas que buscan su santidad, con aquellas almas que quieren estar Conmigo.

Yo gozo las almas buenas, las almas santas, las almas que luchan por mantenerse en estado de Gracia.

Ciertamente por otro lado, tendréis los ataques continuos de Satanás, para que vosotros caigáis de esa Gracia y que muráis a ella.

VOSOTROS NO OS DEBÉIS MANTENER EN ESE ESTADO DE MUERTE, MIS PEQUEÑOS:

TAN PRONTO PODÁIS, LEVANTAOS Y RECIBID MI GRACIA

DEL PERDÓN DE VUESTROS PECADOS

QUE OS CONCEDO MEDIANTE EL SACRAMENTO DE LA CONFESIÓN, O PENITENCIA

MOMENTOS DIFÍCILES ESTÁ PADECIENDO VUESTRO MUNDO Y EL UNIVERSO ENTERO

SON MOMENTOS DE PURIFICACIÓN,

MOMENTOS DE PRUEBA, TANTO ESPIRITUAL, COMO HUMANA 

La lucha espiritual que estáis viviendo, con todo lo que os rodea, que satanás la está manipulando, es para que os quite la paz, que os quite el estado de Gracia,

que os quite la vida espiritual con la que os debéis, vosotros, comunicar con vuestros hermanos.  

A SATANÁS: “Me hiciste caer, pero más vale que huyas ahorita mismo, porque nomás espérate a que me levante y ¡No te daré NINGUNA TREGUA…” AVE MARÍA…!

Ciertamente, la vida espiritual, es íntima, es de vosotros Conmigo, es una vida bella, una vida de amor inmenso, que pocos la entienden cuando no la han vivido.

Satanás tiene envidia de eso, porque la tuvo y la perdió, y cuando ve un alma que vive esa Gracia, del Diálogo Divino, la va a atacar más seguido,

pero no os preocupéis, Mis pequeños, alegraos de esos ataques, porque así sabréis que estáis haciendo el Bien.

DEFENDEOS CON MI GRACIA,

DEFENDEOS CON MI ALIMENTO DIVINO,

DEFENDEOS CON LA ORACIÓN;

TENÉIS MUCHAS FORMAS DE DEFENDEROS CONTRA EL MALIGNO

SANGRE PRECIOSÍSIMA de mi Señor Jesucristo, CÚBREME Y PROTÉGEME de todo mal y ÚNGEME CON TU PODER, para derrotar a Satanás… , 

PERO NO OS PREOCUPÉIS,

DE LO QUE SÍ OS DEBÉIS PREOCUPAR ES DEL TENERME EN VUESTRO CORAZÓN Y NO PERDERME

 Los ataques vendrán, pero eso hará que vosotros os fortalezcáis más y tarde o temprano,

los ataques de Satanás ya no os preocuparán tanto, porque Mi Gracia vivirá plenamente en vosotros.

Ayudad a todos aquellos que veáis que necesitan que Yo viva en ellos.

Me duele mucho ver a tantas almas que distraídas están con el Mundo. Satanás os distrae, os aparta de lo que el alma debe tomar para alimentarse,

pero ellos no se dan cuenta, viven para lo superfluo, en lo que no sirve para su crecimiento espiritual.   

No hay Caridad que transmitan, no hay vida íntima Conmigo, parecen estatuas que caminan, estatuas sin sentimientos, ni para Mí, ni para con sus hermanos a su alrededor;

Exactamente ASÍ, es como nos vemos espiritualmente, cuando estamos muertos por la Lujuria… y CON LLAGAS DE LEPROSOS QUE ¡CÓMO APESTAN!…

Parecen muertos en vida y es una realidad, Mis pequeños. 

Cuando el alma no se alimenta con todo lo que Yo os puedo dar, esa alma está muerta, no sirve, podría decir que se ha desperdiciado, 

y eso, Me duele mucho, porque un alma y sus acciones valen muchísimo, valen mucho más que todas las riquezas del Mundo o del Universo.

Ya os he explicado antes sobre el valor del alma ante Mis Ojos, pero son tantos, tantos, de vuestros hermanos a los que no les importa vivir en Mí y para Mí,

que Me duele, porque Yo Me di en totalidad por cada uno de vosotros y seguís viviendo como sombras en el Mundo, y digo sombras, porque ni luz transmiten.

Orad, pues, Mis pequeños, tanto por vuestra santificación, como por vuestra propia santificación y por el crecimiento espiritual de vuestros hermanos, por lo menos, por el crecimiento necesario para su salvación. 

Yo, el Hijo del Hombre y vosotros, Mis pequeños, Mis hermanos, os Bendigo:

que la Luz del Espíritu Santo, descienda sobre vosotros, os transforme y os lleve a la Perfección de Mi Padre, a la que estáis llamados todos vosotros.

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

M7 ALTAR DE EXPIACIÓN 1


EL PURGATORIO ES UN ALTAR DE EXPIACION

Acta de Martirio de Santas Felicidad y Perpetua (año 203 d.C.)

Cartago, 7 de marzo de 203

Las Actas del Martirio de las santas Felicidad y Perpetua (7 de marzo del 203) constituyen un relato altamente significativo; para darnos una idea al menos aproximada, de las exigencias que el Cristianismo comportaba en la vida pública, social y familiar.

El ejemplo que protagoniza Perpetua es una muestra patente de anteponer los dictados de la Fe a los lazos de la sangre y de la familia:

“Fueron detenidos los adolescentes catecúmenos Revocato y Felicidad, ésta compañera suya de servidumbre; además de Saturnino y Secúndulo.

Y entre ellos también Vibia Perpetua, de noble nacimiento, instruida en las artes liberales, legítimamente casada, que tenía padre, madre y dos hermanos; uno de éstos catecúmeno como ella y un niño pequeñito al que alimentaba ella misma.

Contaba veintidós años.

A partir de aquí, ella misma narró punto por punto todo el orden de su martirio (y yo lo reproduzco, tal como lo dejó escrito de su mano y propio sentimiento).

“Unos días antes del arresto, el Espíritu Santo me solicitó que ayunara y pidiera fervientemente QUE EN MI PRUEBA SUPLICARA RESISTIR AL AMOR PATERNO…

Y así lo hice…

Cuando todavía nos hallábamos entre nuestros perseguidores, como mi padre deseara ardientemente hacerme apostatar con sus palabras y llevado de su cariño, no cejara en su empeño de derribarme:

– Padre –le dije-, ¿Ves, por ejemplo, ese utensilio que está ahí en el suelo, una orza o cualquier otro?

– Lo veo –me respondió.

– ¿Acaso puede dársele otro nombre que el que tiene?

– No.

– Pues tampoco yo puedo llamarme con nombre distinto de lo que soy:  C R I S T I A N A.

De allí a unos días, se corrió el rumor de que íbamos a ser interrogados.

Vino también de la ciudad mi padre; consumido de pena, se acercó a mí con la intención de derribarme y me dijo:

– Compadécete, hija mía, de mis canas; compadécete de tu padre, si es que merezco ser llamado por ti con el nombre de padre.

Si con estas manos te he llevado hasta esa flor de tu edad, si te he preferido a todos tus hermanos, ¡No me entregues al oprobio de los hombres!

Mira a tus hermanos; mira a tu madre y a tu tía materna; mira a tu hijito, que no ha de poder sobrevivir. Depón tus ánimos, no nos aniquiles a todos; pues ninguno de nosotros podrá hablar libremente, si a ti te pasa algo.

Así hablaba como padre llevado de su piedad, a la par que me besaba las manos, se arrojaba a mis pies y me llamaba entre lágrimas no ya su hija, sino su señora.

Y yo estaba transida de dolor por el caso de mi padre, pues era el único de toda mi familia que no había de alegrarse de mi martirio.

Y traté de animarlo, diciéndole:

Allá en el estrado sucederá lo que Dios quisiere; pues has de saber que no estamos puestos en nuestro poder, sino en el de Dios.

Y se retiró de mi lado, sumido en la tristeza.

Otro día mientras estábamos comiendo, se nos arrebató súbitamente para ser interrogados.

Y llegamos al foro o plaza pública.

Inmediatamente se corrió la voz por los alrededores de la plaza.

Y se congregó una muchedumbre inmensa. Subimos al estrado.

Interrogados todos los demás, confesaron su Fe.

Por fin me llegó a mí también el turno.

Y de pronto apareció mi padre con mi hijito en los brazos. Y me arrancó del estrado, suplicándome:

– Compadécete del niño chiquito.

Y el procurador Hilariano, que había recibido a la sazón el ‘ius gladii’ o poder de vida y muerte, en lugar del difunto procónsul MinucioTiminiano,

Me dijo:

– Ten consideración a las canas de tu padre; ten consideración a la tierna edad del niño. Sacrifica por la salud de los emperadores.

Y yo respondí:

– No sacrifico.

– Luego ¿Eres cristiana?

– Sí, soy cristiana.

Y como mi padre se mantenía firme en su intento de derribarme, Hilarianodio orden de que se lo echara de allí. Y aun le golpearon.

Yo sentí los golpes de mi padre como si a mí misma me hubieran apaleado. Así me dolí también por su infortunada vejez.

Luego, al cabo de unos días Pudente soldado lugarteniente oficial de la cárcel, empezó a tenernos gran consideración, por entender que había en nosotros una gran virtud.

Y así, admitía a muchos que venían a vernos con el fin de aliviarnos los unos a los otros.

Mas cuando se aproximó el día del espectáculo, entró mi padre a verme, consumido de pena.

Y empezó a mesarse su barba, a arrojarse por tierra, pegar su faz en el polvo, maldecir de sus años y decir palabras tales, que podían conmover la creación entera.

Yo me dolía de su infortunada vejez.

En cuanto a Felicidad, también a ella le fue otorgada gracia del Señor, del modo que vamos a decir:

Como se hallaba en el octavo mes de su embarazo (pues fue detenida encinta), estando inminente el día del espectáculo, se hallaba sumida en gran tristeza, temiendo se había de diferir su suplicio por razón de su embarazo (pues la ley veda ejecutar a las mujeres embarazadas), y tuviera que verter luego su sangre, santa e inocente, entre los demás criminales.

Lo mismo que ella, sus compañeros de martirio estaban profundamente afligidos de pensar que habían de dejar atrás a tan excelente compañera, como caminante solitaria por el camino de la común esperanza.

Juntando, pues, en uno los gemidos de todos, hicieron oración al Señor tres días antes del espectáculo.

Terminada la oración, sobrecogieron inmediatamente a Felicidad los dolores del parto.

Y como ella sintiera el dolor, según puede suponerse, de la dificultad de un parto trabajoso de octavo mes, díjole uno de los oficiales de la prisión:

– Tú que así te quejas ahora, ¿Qué harás cuando seas arrojada a las fieras, que despreciaste cuando no quisiste sacrificar?

Y ella respondió:

– Ahora soy yo la que padezco lo que padezco; mas allí HABRÁ OTRO EN MÍ, que padecerá por mí, pues también yo he de padecer por Él.

Y así dio a luz una niña, que una de las hermanas crió como hija.

Como el tribuno los tratara con demasiada dureza, pues temía, por insinuaciones de hombres vanos, no se le fugaran de la cárcel por arte de no sabemos qué mágicos encantamientos, se encaró con él Perpetua y le dijo:

– ¿Cómo es que no nos permites alivio alguno, siendo como somos reos nobilísimos, es decir, nada menos que del César, que hemos de combatir en su  natalicio? ¿O no es gloria tuya que nos presentemos ante él con mejores carnes?

El tribuno sintió miedo y vergüenza, y así dio orden de que se los tratara más humanamente, de suerte que se autorizó a entrar en la cárcel a los hermanos de ella y a los demás.

Y que se aliviaran mutuamente; más que más, ya que el mismo Pudentehabía abrazado la Fe.

Mas contra las mujeres preparó el diablo una vaca bravísima, comprada expresamente contra la costumbre. Así, pues, despojadas de sus ropas y envueltas en redes, eran llevadas al espectáculo.

El pueblo sintió horror al contemplar a la una, joven delicada, y a la otra, que acababa de dar a luz. Las retiraron, pues y las vistieron con unas túnicas.

La primera en ser lanzada en alto fue Perpetua, y cayó de espaldas; pero apenas se incorporó sentada, recogiendo la túnica desgarrada, se cubrió la pierna, acordándose antes del pudor que del dolor.

Luego, requerida una aguja, se ató los dispersos cabellos, pues no era decente que una mártir sufriera con la cabellera esparcida, para no dar apariencia de luto en el momento de su gloria.

Así compuesta, se levantó, y como viera a Felicidad tendida en el suelo, se acercó, le dio la mano y la levantó. Ambas juntas se sostuvieron en pie, y, vencida la dureza del pueblo, fueron llevadas a la puerta Sanavivaria.

Allí fue recibida por cierto Rústico, a la sazón catecúmeno íntimo suyo; como si despertara de un sueño (tan absorta en el Espíritu había estado), empezó a mirar en torno suyo,…

Y con estupor de todos, dijo:

– ¿Cuándo nos echan esa vaca que dicen?

Y como le dijeran que ya se la habían echado, no quiso creerlo hasta que reconoció en su cuerpo y vestido las señales de la acometida.

Luego mandó llamar a su hermano, también catecúmeno.

Y le dirigió estas palabras:

– Permaneced firmes en la Fe, amaos los unos a los otros y NO os escandalicéis de nuestros sufrimientos. 

Mas como el pueblo reclamó que salieran al medio del anfiteatro para juntar sus ojos, compañeros del homicidio, con la espada que había de atravesar sus cuerpos, ellos espontáneamente se levantaron y se trasladaron donde el pueblo quería.

Antes se besaron unos a otros, a fin de consumar el martirio con el rito solemne de la paz.

Todos, inmóviles y en silencio, se dejaron atravesar por el hierro; pero señaladamente Sáturo (que era quien los había introducido en la Fe y que se había entregado voluntariamente al conocer su encarcelamiento para compartir así su suerte).

Como fue el primero en subir la escalera y en su cúspide estuvo esperando a Perpetua, fue también el primero en rendir su espíritu.

En cuanto a ésta, para que gustara algo de sufrimiento, Dios PERMITIÓ que sintiese algo del suplicio…

Porque ya fuese piedad o inexperiencia, el gladiador de Perpetua no sabía matar. No tomó el punto justo y solo la hirió.

“DÉJAME QUE TE AYUDE HERMANO…”

Perpetua, sintió el dolor y gritó al ser punzada en las costillas.

Lo miró dirigiéndole una dulce sonrisa y dijo al turbado atleta:

–           Hermano. Deja que yo te ayude.

Enseguida, ella misma le tomó de la mano y dirigió la espada hacia su garganta.

Y apoyando la punta contra la carótida derecha, dijo:

–     ¡Jesús, a Ti me encomiendo! –Y agregó mirando al gladiador- Empuja hermano. Yo te bendigo.

Desviando la cabeza para que la espada penetre fácilmente, ayuda al nervioso gladiador.

Sin duda alguna mujer tan excelsa no podía morir de otra manera. Hasta tal punto el Demonio le temía.

Los santos intrépidos en su amor por Dios, al martirio del corazón se han unido el de la carne.

¡Si así amaron a sus verdugos!… ¿Cómo habrían amado a sus hijos?

Eran jóvenes y felices en el amor a su familia, a sus creaturas.

PERO DIOS DEBE SER AMADO SOBRE TODAS LAS COSAS…

– Ahora soy yo la que sufro, pero en la arena del circo será Otro Quien  sufrirá por mí, ya que yo sufriré por Él.

Y ELLOS AMARON ASÍ

Se arrancaron las entrañas y el corazón, al separarse de sus pequeños, pero la Fe no muere.

Ellos creen en la otra vida firmemente y saben que ésta es para quién sabe ser fiel y persevera hasta el fin.

Ley en la Ley, es el Amor Han dado la vida hasta el Sacrificio Total por amor a su Dios y porque quieren que los más caros a su corazón lleguen al Reino.

Y PARA GUIARLOS,

TRAZARON CON SU SANGRE,

UNA SEÑAL QUE VA DE LA TIERRA AL CIELO,

¡QUE ESPLENDE Y QUE LLAMA…!

¿SUFRIR? ¿MORIR? ¿QUÉ COSA ES?

ES UN INSTANTE FUGAZ

No es nada aquel instante de dolor con respecto al futuro que los espera.

¿Las fieras? ¿La espada? Son benditas, porque son las que dan la Vida…

¡Oh fortísimos y beatísimos mártires! ¡Oh de verdad llamados y escogidos para gloria de nuestro Señor Jesucristo!

El que esta gloria engrandece, honra y adora, debe ciertamente leer también estos ejemplos, que no ceden a los antiguos, para edificación de la Iglesia, a fin de que también las nuevas virtudes atestigüen que es uno solo y siempre el mismo Espíritu Santo el que obra hasta ahora.

Y a Dios Padre omnipotente y  a su Hijo Jesucristo, Señor nuestro, a quien es claridad y potestad sin medida por los siglos de los siglos. Amén.”

Estas dos mujeres, la una rica e instruida y la otra humilde y sencilla sirvienta, jóvenes esposas y madres, que en la flor de la vida prefirieron renunciar a los goces de un hogar, con tal de permanecer fieles a la religión de Jesucristo,

¿QUÉ NOS ENSEÑAN A NOSOTROS?

Ellas sacrificaron un medio siglo que les podía quedar de vida en esta Tierra y llevan más de 17 siglos gozando en el Paraíso eterno.

¿Qué renuncias nos cuesta nuestra religión? ¿En verdad, ser amigos de Cristo nos cuesta alguna renuncia?

Cristo sabe pagar muy bien lo que hacemos y renunciamos por El.

Aquí es necesario puntualizar tres cosas:

1.- El Bautismo era solicitado por los catecúmenos cuando estaban dispuestos a morir con el Martirio y se sentían preparados con el Amor de Fusion y de Coparticipación para ser Otros Cristos.

2.- Conocían perfectamente lo que significaba SER TEMPLOS VIVOS DEL ESPÍRITU SANTO y por eso la contundente declaración de Felicidad.

3.- También CONOCÍAN la experiencia que representa la PRESENCIA PALPABLE DEL DIOS VIVIENTE, dentro de sí mismos y su Bautismo fue recibido con un Baño de Sangre.

Ahora es ABBA Personalmente el que nos invita a ESTE PRIVILEGIO y que en el Purgatorio desaparece su mérito; porque lo que lo hace plausible es la FE y el Libre Albedrío…

Dos componentes que en el Purgatorio ya no son admisibles, porque en el Juicio Particular adquirimos el CONOCIMIENTO TOTAL y cuando “sabemos” ya no tiene sentido y mérito como Prueba…

Porque aunque el PURGATORIO ES UN ALTAR DE EXPIACION dónde sólo se expían las culpas propias y…

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

YA NO PODEMOS SER CORREDENTORES

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar de la Gracia tan grande que debéis pedir y que para ella vinisteis a la Tierra a servirMe y es la Gracia de llegar a ser otros Cristos.

Esta Gracia es la sublimación de cada alma que baja a la Tierra, es la misión y la vida, por excelencia, que debe tener cada alma, porque así se vive en el Cielo y Mi Reino Celestial se debe de vivir en la misma forma, transmitiendo a Mi

Hijo en cualquiera de Sus facetas o virtudes, viviendo, realmente, el Amor Celestial como El se los manifestó en todas Sus Obras.

La Vida de Mi Hijo se debe manifestar en cada una de las almas que bajan a la Tierra.

Cada alma baja impregnada de Mi Amor, amor que se debe ir desarrollando, primero, con la ayuda y guía de los padres que os ha tocado tener

Y posteriormente con la ayuda interna que cada uno de vosotros deberá escuchar en su interior, para que sea Mi Santo Espíritu el que os lleve a crecer…

Y consumar el amor infinito que Yo puse en cada uno de vosotros para el Crecimiento y Redención del género humano.

Yo os conozco perfectamente a cada uno de vosotros.  

YO OS GUÍO A CADA UNO DE VOSOTROS EN FORMA PARTICULAR

NINGUNO ES IGUAL A OTRO Y TODOS NECESITÁIS UNOS DE OTROS

PARA VUESTRO BUEN DESARROLLO Y DESENVOLVIMIENTO HUMANO Y ESPIRITUAL

Yo os creé limitados, manteniendo esas necesidades en vosotros y en vuestro prójimo, para que así vivierais en santa humildad.

Apreciando con ella que sin la ayuda de vuestros hermanos, NO PODRÍAIS SUBSISTIR,  ni humanamente ni espiritualmente, por las Enseñanzas que transmito a algunos de vosotros.

He puesto Mi Conocimiento parcialmente en cada uno de vosotros para que, con necesidad humilde os acercarais los unos a los otros;

Pero en vez de aceptar con humildad vuestras limitaciones y así pedirlas, os ensoberbecéis con lo que tenéis, que es limitado. Y no permitís que aflore de cada uno de vosotros vuestra humildad…

Y preferís comprar a veces con altanería y desprecio, los bienes que vuestro prójimo os puede dar para completar lo que necesitáis.

Sólo Mi Hijo ha bajado sin tener la limitación de las Gracias Divinas y teniéndolas todas, las puso a vuestra disposición para que de ellas os sirvierais para vuestro crecimiento espiritual, para vuestro crecimiento en el Amor.

Se quiso humillar haciéndose pequeño y pobre…

Y así enseñaros que hasta Él mismo necesitaba de Su prójimo para subsistir humanamente.

Aceptó la ayuda de ricos y pobres y así también, de los desprecios de ricos y pobres.

Tuvo que trabajar de carpintero, para que con Su trabajo ayudara a otros y con la remuneración de Su trabajo ayudara a Su Familia para la subsistencia diaria.

Quiso aceptar todos los acontecimientos que a diario se Le presentaron y que ahora se os presentan a cada uno de vosotros, tanto humanos como espirituales.

Quiso tomar una a una. todas las situaciones de la vida para así irlas purificando, santificando..

Y que ellas así se volvieran ocasiones de vida, de crecimiento espiritual, de ocasión de sacrificio y para intercesión por TODAS las almas y de TODOS los tiempos.

Os quiso dar ejemplo de aceptación a Mi Voluntad al permanecer oculto, llevando vida normal como de cualquier ciudadano, vida “aparentemente” sin importancia, haciendo cosas normales “sin importancia” para la sociedad.

Pero fue una Vida Oculta obediente y vasta para la salvación de todos vosotros, porque El permanecía en Mi en todo momento.

Quiso pasar desapercibido 30 años, como muchos de vosotros pasáis quizá, toda vuestra vida; bien desapercibidos para el mundo, pero viviendo profundamente para Mi, haciendo Mi Voluntad.

Quiso santificar cada trabajo, cada vida ordinaria o importante, cada momento.

En Su Vida Pública trató a gente de todos niveles sociales y económicos y se hizo uno en cada uno de ellos, menos en los soberbios y en el pecado.

Pero sí comprendiendo a los pecadores y ayudándolos a salir del Abismo, a veces tan profundo en el cuál habían caído por su pecado,

que los mismos conciudadanos deploraban y castigaban, a veces hasta mortalmente los que así procedían, como en el caso de la mujer adúltera que iba a ser lapidada.

Mi Hijo bajó a llevar salvación en la caridad y en la comprensión por conocer vuestra pequeñez y vuestra debilidad.

Os mostró cómo El mismo fue tentado por el Maligno y le hizo saber como Su tarea en la Tierra dependía de Mi, Su Padre.

Y de ésta forma tomaba fuerza extraordinaria. para vencerlo fácilmente en todas las ocasiones en las que se le presentó.

Cuando arrojaba a los Demonios, éstos Lo ponían en evidencia ante el pueblo dándoles a conocer que El era el Mesías, el Hijo de Dios Altísimo.

Y El en lugar de envanecerse, los hacía callar.

La Humildad ante todo, Mi Hijo, Dios en Mi Mismo, el Humilde por excelencia, el Verbo hecho carne, el Amor vivo entre vosotros.

El os enseñó a través de la vida con Sus discípulos, Mis necesidades de salvación, viviendo y enseñando Mi Sabiduría y a la vez acompañada con prodigios grandísimos venciendo, hasta lo humanamente imposible: LA MUERTE.

El os enseñó que viviendo Su Vida, Sus enseñanzas, siempre viéndoMe a Mi primero y a Mi Voluntad, podrían lograr todo.

Así se lo confió a Sus discípulos y les dijo: “Id y predicad a todas las naciones y aquellos que Me sigan podrán hacer las mismas cosas que Me han visto hacer y las harán aún mayores.

ESTE ES UN PRIVILEGIO QUE MI HIJO OS HA DEJADO

Y ES PARA TODOS AQUELLOS QUE REALMENTE QUIERAN SEGUIR

LA VIDA DIVINA DE MI SER INFINITO

Vosotros conocéis la vida de los discípulos cuando, bajando el Espíritu Santo en Pentecostés, los confirma como los verdaderos seguidores de Su Palabra y de Sus Obras.

Vosotros conocéis la predicación de cada uno de ellos y los prodigios que realizaban porque se volvieron otros Cristos.

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

Vosotros conocéis la vida de los santos de vuestra historia que, sin llegar muchos de ellos a tener una vida de tanto trabajo y tanta donación como la tuvo Mi Hijo y luego Sus discípulos,

HAN PODIDO TAMBIÉN HACER PRODIGIOS GRANDÍSIMOS

GRACIAS AL VOLVERSE OTROS CRISTOS EN ALGUNA DE SUS VIRTUDES

Vosotros, Mis hijitos, sois limitados, no podéis tener todas las virtudes de Mi Hijo, pero cada uno de vosotros debe desarrollar la que Mi Santo Espíritu os ha otorgado,

haciéndola crecer en humildad, en el servicio desinteresado para con vuestros hermanos, pero interesado en hacer Mi Voluntad.

Esa virtud o virtudes os llevarán a vuestra santificación y ayudaréis a la santificación de muchos de los vuestros al lograr, como muchos lo han logrado, hacer de la virtud ó el don que poseen, por Mi Gracia, actos heroicos de amor.

Es una misión sublime a la que todos vosotros estáis llamados y que para ello bajasteis a servirMe,

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

la de ser otros Cristos y poner todos vuestros dones y virtudes al servicio Mío y al de vuestros hermanos, para su salvación eterna.

No bajasteis para hacer vida en lo material efímero y egoísta sino en los bienes espirituales, que os darán vida eterna y amor infinito por parte de vuestro Dios.

Podéis ser ama de casa ó renombrado cirujano, podéis ser uno de Mis hijos que limpia vuestras calles o encumbrado magnate, etc. ninguno de vosotros está completo en dones ni en virtudes,

porque así lo he querido, para que os deis cuenta de que todos necesitáis de todos y todos necesitáis de Mi.

NO lo he hecho por egoísmo, lo he hecho para bien vuestro, para que al daros cuenta de vuestras limitaciones, os cuidarais los unos a los otros, creciendo en amor y en servicio mutuo y para el buen desarrollo de vuestro Mundo.

Entended hijitos Míos, que hasta que no os deis perfecta cuenta de que si no vivís como Mi Hijo os enseñó, hasta que no os volváis otros Cristos según los dones obtenidos en cada uno de vosotros,MI Reino no se podrá dar sobre la Tierra.

Vosotros deberéis daros cuenta de que debéis cambiar personalmente, aceptando vuestras limitaciones con humildad;

al veros limitados y humildes Me pediréis que Yo venga a vivir libremente en vosotros y así es como se dará el cambio favorable, cambio que ya muchos ansían y así terminar con la aMldad que ahora cubre a vuestro mundo.

Dejad que la luz, Mi Luz, que habita en vosotros, aflore y empiece a encender corazones.

Que vuestro trato de amor hacia los demás deje vivir a Mi Hijo en vuestros actos diarios y por consiguiente, se empiece a destruir el odio y la maldad que ahora vive entre vosotros.

Dad luz de amor, Mi Presencia viva en vosotros, a vuestros semejantes y ayudadMe a hacer nacer nuevos Cristos, después de permitir que en vosotros sea El el que os habite.

TraedMe almas, levantad pecadores con vuestra comprensión y ayuda espiritual, como Mi Hijo lo hacía. Preparad Mi Reino entre vosotros apartando miedos y egoísmo personal.

¿Acaso le teméis a la luz del día? ¿Acaso le teméis al Amor sincero y verdadero? ¿Acaso no queréis caminar por vuestras calles con confianza y alegría al existir paz y amor entre vuestros semejantes?

¿Acaso no queréis tener trato directo con vuestro Dios y Señor? ¿Acaso no queréis vivir vida de amor fraternal desinteresado en bienes materiales e interesado en el crecimiento de las potencialidades espirituales que Yo os dí?

“Vosotros podréis lograr todo lo que Me visteis hacer y lo haréis mayor cuando, por fin, queráis venir en pos de Mi”, os dijo Mi Hijo Jesucristo y lo respaldo Yo, Su Padre y Dios vuestro.

Haced la prueba y Me veréis en los resultados.

Actuad con amor verdadero y desinteresado para con vuestra persona, sólo viéndome a Mi y a los intereses de superación espiritual que deis a vuestros hermanos y os aseguro que podréis lograr todo.

Mis sacerdotes, mis queridos ministros de Mi Amor.

Los necesito tanto para que a través de ellos se cumpla Mi obra de salvación, pero cuanta frialdad y cuanto desamor encuentro en la mayoría de ellos.

Me duele decirlo, Me duele muchísimo ver que Mis sacerdotes, ministros supremos, Me estén fallando.

Yo ya lo veía desde el principio de la Cristiandad, Mis mismos apóstoles estaban llenos de defectos, pero aún así los tomé para ser mis primeros Obispos. Reconozco vuestra flaqueza, pero aún así os amo y os necesito.

Tenéis que acercaros más a Mi Corazón.

Os habéis desviado de vuestro ministerio, habéis hecho de vuestra vida consagrada reflejo de carne y vicio en muchos de vosotros.

Os he dado más que a la mayoría de Mis crea­turas y así os habré de pedir, en la justicia y en el amor.

Vosotros fuisteis escogidos para ser otros Cristos vivientes, transmitiendo virtud, transmitiendo verdad, transmitiendo amor,

Viviendo Mis en­señanzas y siendo un ejemplo fiel de vuestro primer y máximo maestro, vuestro Salvador, Cristo Jesús.

Hijos Míos, Mis consagrados, todavía hay tiempo. Volved a la virtud, apartaos de la Tierra y de cuanto mal hay en ella.

No os dejéis ensuciar vuestras sagradas túnicas sacerdotales. Habréis de presentármelas cuando vuestro tiempo de servicio toque a su fin. La balanza está esperando sobrepesar ambos lados.

Vuestra concupiscencia os aparta de Mí.  ¿Qué me vais a entregar al final?

Muchas almas se lleva Mi Enemigo por la frialdad de vosotros, Mis consagrados. Vuestro compromiso es muy grande, pero también os doté de bellísimos dones…

Y ¿Qué habéis hecho con ellos? También vosotros os habéis dejado arrastrar por el Mundo.

Vuestra misión es excelsa ¡Comprendedlo, EXCELSA!

Yo perdono aún al pecador más obstinado, siempre y cuando se acerque con espíritu contrito, vosotros lo sabéis. ¿Por qué entonces voso­tros no os acercáis a Mí? ¡Dejad el Mundo y sus obras de una vez por todas!

Vosotros sois Míos, vuestra misión es del Cielo, NO de la Tierra; vues­tro tiempo es totalmente Mío y para Mí, en la salvación de vuestros her­manos.

Vivid la pureza del cuerpo y del alma hijitos Míos, apartaos de todo aquello que os lleve a la impureza, eso daña mucho Mi corazón.      

 No hijitos Míos, no estáis actuando completamente de acuerdo a vuestra Suprema Misión.

No os hagáis tontos, vuestra vida debe ser de virtud y de ejemplo. Muchísimas almas se pierden por vuestro mal ejemplo, vosotros lo sabéis.

Nuevamente os lo repito, os necesito, no Me fallen por favor, por el amor a Mis almas, por el amor a Mis creaturas.

El tiempo se acerca, el Tiempo de la Tribulación ya está,

¿Qué haréis vosotros cuando Yo mismo y vuestros hermanos van a necesitar mas de voso­tros?

Sólo la vida en la virtud os mantendrá con la Fe y la Fortaleza necesarias para ayudarme a salvar almas en la tribulación.

Os doy Mi Espíritu Santo, os doy Mi perdón de corazón, pero tratad de vivir en el camino que os he trazado desde hace 2000 años. Os necesito y el mundo os necesita.

Llevad a las almas a la salvación. Sed buen ejemplo de virtud y amor y venced vuestro egoísmo y vuestras pasiones.

Vosotros Me pertenecéis por completo, no lo olvidéis. La Justicia será más severa con vosotros, pero el Amor será más agradecido por igual.

Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto y santos como vuestro Cristo lo es.

Os bendigo, hijos Míos, en Mí nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre

Acudid a la guía materna de vuestra Madre Santísima para que os lleve a alcanzar la plenitud del Amor y de Mi Hijo Amado.

http://diospadresemanifiesta.com/

M6 OFRENDA VIVIENTE 1


Ya se está luchando la tremenda Batalla del Armagedón. Satanás va a ser derrotado y encadenado, ÉL LO SABE y como su soberbia no lo admite,

ya está aplicando la táctica militar de ‘la tierra quemada’ que él mismo enseñó a los pueblos de la antigüedad…

A nivel Universal nosotros estamos envueltos en ella y conociendo lo que implica esta formidable estrategia;

si analizamos lo que entraña a nivel mundial, adquieren un terrible significado las Palabras de ABBA en su último mensaje que recién publicamos el día 28 de Noviembre.

Hemos sido advertidos de cómo la Presencia Divina en nuestro interior, será la que nos fortalezca ante EL SUFRIMIENTO EXTREMO A QUE VAMOS A SER SOMETIDOS, por los delirios vengativos de Satanás.

El sufrimiento de los males fisicos y morales, ES LA OFRENDA más digna que puedes hacer a Aquel que nos ha salvado sufriendo

Y con este artículo que están leyendo ahora, iniciamos la serie que debemos MEDITAR Y EJECUTAR, si queremos que nuestro sufrimiento NO SEA UN SUFRIMIENTO INÚTIL,

Ofrezcámonos como ‘hostias vivientes y vivamos el Cielo con la Presencia Tangible de Dios, mientras Satanás nos sumerge en el Infierno que nosotros mismos hemos provocado, con nuestra maldad y nuestros pecados.

Y que ¡Pobres de los Tibios! Deberemos ayudarlos a superar LA PRUEBA SUPREMA jamás experimentada por el género humano.

¡Bendigamos y alabemos al Señor, PORQUE SI HACEMOS NUESTRA DONACIÓN PERSONAL, cómo la hacían los primeros cristianos antes de recibir el Bautismo (1)

Viviremos nuestro Purgatorio en la Tierra ayudados por el Cielo entero y obtendremos MÉRITOS de corredentores, otorgados por la Misericordia Divina…

¡¡¡QUÉ PRIVILEGIO TAN EXTRAORDINARIO!!!

Amadísimos hermanitos, aprendamos con ABBA A MORIR AMANDO… 

Cuando fuimos creados, Dios nos moldeó a su Imagen y Semejanza y en el momento en que descendimos para encarnarnos, recibimos el primer ataque demoledor con el Pecado Original…

Y TODAS las consecuencias de las maldiciones ancestrales completaron el trabajo de Destrucción.

Prácticamente nuestra semejanza divina casi desaparece, hasta que es restaurada por el Sacramento del Bautismo.

Pero cuanto más nos neguemos a la Conversión, nuestros pecados aumentan la devastación provocada por Satanás, hasta dejarnos irreconocibles de nuestra filiación divina.

Y si ni siquiera intentamos CRECER espiritualmente, nuestro estado de devastación es tan lamentable, que para poder regresar al Cielo…

El trabajo restaurador de nuestra estancia en el Purgatorio apenas será para devolvernos la semejanza divina, que teníamos antes de bajar y que estaba dada por el AMOR INNATO, con que ABBA nos creó.

Imagen que Dios perfeccionó en nuestra capacidad de AMAR.

Pero la Semejanza por la cual nos comprometimos al concedérsenos el Don de la Vida, es la Semejanza que Jesús alcanzó cuando vino a Encarnarse en el Vientre Purísimo de la Virgen María…

¿Y cuál es esa NUEVA Semejanza?

LA DE CRISTO CRUCIFICADO

En el TERCER NIVEL DEL PURGATORIO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA, para eliminar nuestros pecados y recuperar la Semejanza con la que fuimos creados… 

PARA QUE EL PADRE PUEDA RECONOCERNOS COMO SUS HIJOS Y HERMANOS DE JESÚS…

Al cumplir nuestra Misión como CORREDENTORES y hacer nuestra particular aportación a la Magna Obra de la Redención, que todavía no ha sido completada…

Santa Faustina Kowalska, promotora de la festividad de la Divina Misericordia, tuvo una relación profunda con las almas del Purgatorio.

En su Diario recoge bastantes experiencias espirituales referentes a quienes viven en estado de purificación.

Estando de vacaciones en Skolimów, nos relata:

“Vi al Ángel de la Guarda que me dijo que le siguiera. En un momento me encontré en un lugar nebuloso, lleno de fuego y había allí una multitud de almas sufrientes.

Estas almas estaban orando con gran fervor, pero SIN EFICACIA PARA ELLAS MISMAS; sólo nosotros podemos ayudarlas.

Las llamas que las quemaban, a mí no me tocaban. Mi Ángel de la Guarda no me abandonó ni por un solo momento.

Pregunté a estas almas ¿Cuál era su mayor tormento?

Y me contestaron unánimemente que su mayor tormento era la añoranza de Dios.

(LA PENA DE DAÑO… La Noche del Getsemaní, que hizo sudar Sangre a Jesús)

Vi a la Madre de Dios que visitaba a las almas en el Purgatorio…

Ella les trae alivio.

Deseaba hablar más con ellas; sin embargo mi Ángel de la Guarda me hizo seña de salir.

SALIMOS DE ESA CÁRCEL DE SUFRIMIENTO.

Oí una voz interior que me dijo:

“MI MISERICORDIA NO LO DESEA, PERO LA JUSTICIA LO EXIGE.

 A partir de aquel momento me uno más estrechamente a las almas sufrientes”.

En la biografía de San Juan María Vianney podemos encontrar lo siguiente:

Por eso hijos míos, concluyó el santo Cura de Ars: “Cuando queramos liberar a nuestros seres queridos que están en el Purgatorio, hagamos lo mismo. Ofrezcamos al Padre, por medio del Santo Sacrificio a Su Hijo, junto con todos los méritos de Su Pasión y Muerte, así no podrá rechazarnos nada”.

Entrevista de sor Emannuel a María Simma.

Otros medios muy eficaces para ayudar a las almas del Purgatorio son el Ofrecimiento de nuestros sufrimientos, nuestras mortificaciones y el sufrimiento voluntario, como por ejemplo el ayuno, las privaciones, etc.

Y naturalmente, también los sufrimientos involuntarios como las enfermedades, los lutos, los abandonos…

–     María, tú fuiste invitada muchas veces, a sufrir por las almas del Purgatorio para liberarlas. ¡Puedes decirnos qué has vivido y probado en esos momentos!

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

–     La primera vez un alma (era una mujer) me preguntó si quería sufrir tres horas, en mi cuerpo, por ella; y agregó que luego yo podría retomar mi trabajo.

Yo me dije: “Si es sólo por tres horas, quiero aceptar”.

Esas tres horas me parecieron que durasen como tres días, TAN TERRIBLES ERAN LOS SUFRIMIENTOS.

Pero al final, miré el reloj y vi que habían pasado sólo tres horas.

El alma luego me dijo que, habiendo aceptado sufrir con amor esas tres horas, le había ahorrado veinte años de Purgatorio.

–     María, ¿Por qué, una vez llegados al Purgatorio, NO SE PUEDEN ADQUIRIR MÉRITOS y en cambio, mientras se está en la tierra SIEMPRE se los pueden adquirir?

–     PORQUE EN EL MOMENTO DE LA MUERTE, LOS MÉRITOS SE TERMINAN. 

Mientras uno vive en la Tierra puede reparar el mal que ha cometido antes.

Las almas del Purgatorio tienen una santa envidia por esta posibilidad nuestra.

Hasta los ángeles son celosos de nosotros, porque tenemos la posibilidad de “CRECER” mientras estamos sobre la Tierra…

Y si nos entregamos en las Manos del Divino Alfarero, de nosotros depende el grado de Perfección alcanzado, con nuestra voluntad ANIQUILADA en la Divina voluntad.

PERO MUCHAS VECES

LA APARICIÓN DEL SUFRIMIENTO EN NUESTRA VIDA NOS HACE REBELAR

Y TENEMOS DIFICULTAD EN ACEPTARLO Y VIVIRLO BIEN

–     Entonces, ¿Cómo vivir el sufrimiento para que pueda dar frutos?

–     Los sufrimientos son la Prueba más grande del amor de Dios. Y si se ofrecen bien, pueden ganar muchas almas.

–     Pero ¿Qué hacer para recibir los sufrimientos como un don, y NO (como se hace con frecuencia) como una punición o un castigo?

–      Hay que ofrecerlo todo a la Virgen Santa, pues Ella sabe mejor que nadie quién necesita esta o aquella ofrenda para ser salvado.  

Habla Dios Padre

Hijitos Míos vuestra mayor riqueza, os he dicho muchas veces es vuestra alma, empezando porque fue creada a Imagen y Semejanza Mía.

Vuestra alma es parte de Mí; vuestra alma es Creación de Amor, brotó de Mí, de Mis Deseos de Crear a una creatura más que Me amara, que Me agradeciera Mis cuidados.

Que trabajara para Mí, en la difusión de Mi Amor entre sus hermanos y para que pudiera regresar al Reino de los Cielos; después de haber cumplido satisfactoriamente y con amor, lo que Yo le pedí a cada uno de vosotros.

Mis pequeños, os disteis en donación cuando Yo os pregunté quién quería bajar a servirMe.

Y ésa donación Me llenó de alegría y por eso os cuido tanto, Mis pequeños.

Pero, ¿Qué pasa cuando alguno de vosotros está entre gente enferma, cuando hay una epidemia de gripe o de viruela o algo más grave?

Os contagiáis y sufrís, hasta que viene el remedio, y sanáis. 

Estáis así todos vosotros en la Tierra y en el Universo entero; enfermos por todos los pecados que cometéis.

Enfermos, porque no queréis vivir como se vive en el Cielo, viviendo el Verdadero Amor que os vino a Enseñar Mi Hijo a la Tierra.

Enfermos, con una ceguera total, al hacer a un lado todo lo que os Hemos dado para vuestra salvación y vosotros preferís vivir en el Mundo y para el Mundo.

Se os ha dicho que Satanás es muy astuto, él nunca se va a presentar como realmente es, él se va a presentar ante vosotros en su mentira y lo veis a vuestro alrededor, con los gobernantes que tenéis.

Viven en la mentira, su vida es una mentira, os hacen creer a través de promesas, que solucionarán vuestros problemas y pasan los años de su gobierno y os dais cuenta, que os prometieron puras mentiras.

Vosotros mismos, también vivís en la mentira, prometéis y no cumplís.

Vivís en la mentira, al no aceptar las Verdades que os trajo Mi Hijo a la Tierra,

Verdades que se viven en el Cielo y que todos debierais tomar, para que os fuerais preparando a vuestro último suspiro, que os va a llevar ante Mi Presencia.

¿Cuántos de vosotros podréis decir en estos momentos, que estáis preparados para llegar ante Mí y poder pasar vuestro Juicio de la mejor forma?

¿Y os podáis ganar el Reino de los Cielos, después de que os tengáis que purificar un tiempo, en el Purgatorio, por vuestros pecados?

Mis pequeños, estos llamados angustiosos que se os dan, son porque en Mi Santísima Trinidad, quereMos que regreséis al Reino de los Cielos.

No fuisteis creados para sufrir, fuisteis creados para gozar eternamente,

ciertamente sufrís, porque cada uno de vosotros debéis llevar la Cruz de vuestros pecados.

Y podréis llevar el peso de otras cruces, si estáis ayudando a hermanos vuestros, a través de vuestra Oración y Donación en la salvación de sus almas.

Que esto es muy loable de parte vuestra y os dará un nivel más alto de Amor, en el Reino de los Cielos.

¿Cuánto estáis haciendo Mis pequeños, para que, con Mi Amor podáis ir erradicando el Mal que, primeramente, existe en vuestro interior y luego, erradicar la maldad que llevan todos vuestros hermanos en la Tierra y en el Universo entero?

Ciertamente, NO conocéis a todos vuestros hermanos de la Tierra y del Universo, pero vuestra Oración, la cual escucho y la cual aprecio,

ésa sí puede llegar a todos vuestros hermanos, porque vuestra Oración, unida a los Méritos de Mi Hijo, purifica a infinidad de almas y les alcanza su salvación.

Así que Mis pequeños vuestros dolores, vuestros sufrimientos, siempre serán escuchados por Mí, vuestro Dios.

 Mi Amor es Paciente y Misericordioso, espero al hombre, espero a su conversión,

siempre espero que el hombre reaccione hacia el Bien, que se dé cuenta que el Mal no lo está llevando a nada bueno en su vida.

Y así es Mis pequeños, vosotros fuisteis creados para vivir en el bien y tan pronto el alma gira hacia el Mal, todo lo malo se le va hacia ella, porque es como un imán.

Ciertamente, cuando el alma cambia hacia el mal, el Mal viene hacia ésa alma, ahí encuentra su nido y ésas almas, ésos hermanos vuestros que abrieron su corazón hacia el mal,

van a ir decayendo cada vez más y más y vosotros lo notáis, vosotros os dais perfectamente cuenta cómo aquellos que le han dado la espalda a Mi Amor, a Mi Bien, a Mis Leyes, todo les sucede mal en su vida.

Porque ellos han escogido ése camino, porque ellos en su libre albedrío, abrieron su corazón hacia el Mal.

En cambio, aquellos que luchan contra el Mal, Me dan Mi lugar en su vida y están buscando solamente el bien.

A ellos Yo los consiento, los cuido y los protejo; sobre todo esto último Mis pequeños, porque Satanás tiene envidia del bien que las almas buenas producen.

Porque él sabe que un alma que actúa en el bien, tendrá un premio eterno en el Reino de los Cielos,

Premio que él perdió y que no quiere que las almas buenas lo tengan.

Ciertamente hay almas buenas que son muy atacadas por Satanás, porque son almas buenas que pueden hacer que muchas otras almas cambien y se regresen a Mí.

Satanás las ataca constantemente para que ellas se arrepientan de vivir en el bien y cambien hacia el mal,

pero ahí es en donde Yo protejo a las almas, a las almas buenas, a las almas que están buscando la santidad, que es el hacer Mi Voluntad.

Ciertamente van a seguir teniendo ataques, pero estas almas buenas guiadas por Mí, vuestro Dios, ofrecen todos ésos ataques y sufrimientos

para la salvación de muchas otras almas malas que están viviendo en el mal y que están llevando a otras almas hacia el mal.

Así es como Yo aprovecho el Dolor de las almas buenas para la conversión de almas malas, almas que se han equivocado de camino.

Como veis Mis pequeños, en la economía celestial nada se pierde de vuestros dolores, sufrimientos, de todo aquello que sucede, aparentemente, por casualidad.  

No hay casualidad en la vida del hombre, porque Yo os voy guiando Mis pequeños y aquellas almas que han aprendido a dejarse guiar por Mí, saben perfectamente que NO hay casualidades en la vida del hombre.

Os pido Mis pequeños, que sigáis confiando en Mí, vuestro Dios, sabiendo que si algo difícil, doloroso está sucediendo en vuestra vida,

Yo estoy tomando ésos dolores, ésos sufrimientos, para la salvación de muchas almas y sobre todo en éstos tiempos que hay tantas, tantas almas equivocadas,

tantas almas que podrían condenarse y gracias a vuestro sufrimiento, a vuestros dolores ofrecidos, Yo puedo salvar a ésas almas.

Y esto os lo digo para que os alegréis, Mis pequeños.

En los momentos difíciles que tengáis, Yo estoy con vosotros y así como Mi Hijo sufrió por cada uno de vosotros.

Él también en Su sufrimiento ofrecido, aceptando las órdenes que Yo le daba, MUCHAS, muchas almas se salvaron.

Vosotros mismos podéis estar en ésta situación, que fuisteis salvados gracias al sufrimiento anterior de alguna otra alma y que cayeron las Bendiciones sobre vosotros,

y lo que tenéis es gracias a ésas Bendiciones de algún hermano vuestro en algún momento de la historia.

Os digo también todo esto Mis pequeños,

PARA QUE OS ALEGRÉIS,

QUE NO VEÁIS VUESTROS SUFRIMIENTOS COMO UN SUFRIMIENTO ESTÉRIL,

EN MÍ NO HAY ÉSE SUFRIMIENTO ESTÉRIL

Os lo repito, TODOS LOS SUFRIMIENTOS, todos los sufrimientos de Mis hijos queridos, siempre van a producir una reacción feliz para alguna otra alma.

Alegraos pues Mis pequeños, porque nada sucede por casualidad en la economía celestial.

Yo Soy como el jardinero, voy cuidando las plantitas para que éstas crezcan, den flores y fruto, a todas las cuido.

TODAS, todas las plantitas que sois todos vosotros, recibís de Mis cuidados.

Abono la tierra a vuestro alrededor, la remuevo y voy esperando que crezcáis, que deis flores con aromas exquisitos, luego frutos que alegren al paladar.

Pero parece que muchos de vosotros no queréis ser consentidos, buscáis formas de escabulliros para no estar Conmigo, con vuestro Dios

Y no recibir éste abono, que son Mis Enseñanzas y Mis Bendiciones, para que no tengáis compromiso de dar flor y fruto.

¡En cuánto error cae el hombre durante su vida! ¡Se le hace más fácil vivir en el mal, que vivir en el Bien!

Y si realmente el hombre se pusiera a estudiar honestamente su situación, vería que no solamente se sufre mucho al no querer estar Conmigo, sino además sois atacados fuertemente por Satanás en múltiples formas.

Vosotros mismos escogéis un camino errado y éste camino errado os va a llevar a situaciones muy difíciles y problemáticas a lo largo de vuestra vida

Y aún así, os queréis mantener ahí, sufriendo tontamente, porque no queréis estar Conmigo.

A eso os ha llevado Satanás por todo el mundo, a desviaros del camino de la perfección, a que no busquéis lo que viene de Mí, que os puede llevar a la santidad de vida.

Mientras estéis buscándoMe y buscando vuestra perfección, vais a obtener bendiciones inimaginables de Mí, vuestro Dios,

Protección contra los ataques del Enemigo, crecimiento de vida y sobre todo, el tenerMe a Mí, que Soy el Regalo más grande que puede tener el alma.

Tendréis Sabiduría Divina, vuestras virtudes se van a engrandecer y quizá hasta grado heroico. Vuestro amor os hará vivir en la Tierra, el principio del Paraíso que tendréis eternamente.

¿Por qué buscáis lo malo y al buscarlo, sufrir, cuando podéis tener lo bueno y gozar ya desde ahora, de los frutos de Mi Amor?

El ser humano se deja convencer fácilmente por las tentaciones de Satanás y no se pone a razonar un momento, para ver si el camino que ha tomado es el correcto  o que si tomara otro camino, cómo le iría.

Simplemente, habéis escogido el mal y no queréis cambiar, no queréis probar a ver si hay algo mejor.

Y así os la pasáis una buena parte de vuestra vida, sufriendo por vuestra necedad, por vuestra falta de sabiduría, porque al no querer estar Conmigo.

Actuáis solamente con inteligencia humana, muy limitada y muy errónea y no vivís con Sabiduría Divina, que os da los verdaderos lineamientos para vuestra alma,

Para encontrar el camino correcto, el más provechoso y el que os va a multiplicar infinitamente vuestros bienes, los bienes que vienen de Mí, vuestro Dios.

Sed sencillos, sed humildes para que podáis llegar a Mí.

Si os mantenéis en la soberbia y en la necedad, seguiréis sufriendo, porque con ello no encontraréis el camino de Luz que os traerá hasta Mí.

Seguiréis deambulando entre tinieblas, tropezándoos, cayendo constantemente, accidentándoos y SUFRIRÉIS MUCHO, porque Satanás NO os va a hacer felices en ningún momento, él quiere vuestra destrucción.

Entended esto ya Mis pequeños, vosotros sois Mi creación y os quiero llevar siempre hasta vuestro bien.

Satanás fue creado por Mí, como ángel bello y bueno, pero él escogió uncamino errado y se puso en contra Mía y ved cómo le ha ido.

¿Vosotros queréis también acabar como él?

Fuisteis creados bellos, pero si escogéis el camino que escogió Satanás, SUFRIRÉIS como él ha venido sufriendo a lo largo del tiempo, desde que cometió su Error de ponerse en contra Mía y de NO obedecerMe a Mí, su Dios.

Entended que vosotros, los que estáis tomando lo que él os ha enseñado, podréis sufrir lo que él está sufriendo.

Os vuelvo a hacer un nuevo llamado para que ya regreséis hacia Mí y empecéis a obtener abundantemente Mis Bendiciones,

Pero si os mantenéis en terquedad y en tontería es vuestra decisión, la respeto; PERO SUFRIRÉIS ETERNAMENTE.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com

(1) https://cronicadeunatraicion.com/2017/02/22/que-es-un-alma-victima/

UN SEMINARISTA REPROBADO


¿Alguna vez te has sentido desanimado por no lograr lo que quieres?…

O ¿Has pensado que lo que necesitas hacer es casi imposible?… ¿Qué sentirías después de reprobar dos veces el mismo examen?…

O ¿Hablarle de Dios a un amigo al que no le interesa saber nada de Él?

Esas cosas que nos parecen imposibles de hacer, nos retan a “PERSEVERAR” para lograrlas. Y eso es lo que hizo San Juan María Vianney, también conocido como el Cura de Ars.

San Juan María tuvo que superar muchos obstáculos antes de ser ordenado sacerdote.

También tuvo que Orar muchísimo antes de ver que el pueblo de Ars regresara a Misa…

Y por si esto fuera poco, llegó a estar hasta 16 horas diarias sentado, ¡Confesando a miles de peregrinos!

Bueno, y ¿Cómo fue que San Juan María pudo lograr estas cosas tan extraordinarias?

Déjame contarte su historia…

Juan María Vianney nació en Dardilly, Francia, el 8 de mayo de 1786.

Su familia era campesina, así que Juan María creció trabajando en el campo y cuidando rebaños.

Cuando él era niño, empezó la Revolución Francesa; y pocos años más tarde, los católicos practicantes eran perseguidos y amenazados con la pena de muerte.

Muchos tenían que ir a Misa a escondidas y los sacerdotes tenían que disfrazarse para que no los reconocieran.

Por esta razón, Juan María tuvo que hacer su Primera Comunión en su casa.

Su familia y amigos simularon que descargaban bultos de heno para alimentar al ganado, tapando las ventanas de la casa para que nadie se diera cuenta.

Aprendió a llevar una vida casi monástica, con un estricto horario de Oración y de trabajo, de silencio hasta en las comidas, de ayuno, penitencia y continua mortificación…

¡Qué valiente el sacerdote que arriesgó su vida para traerles a Jesús Eucaristía!

¡Qué impacto tan grande habrá tenido este TESTIMONIO en el pequeño Juan María!

Juan María se conmovió tanto ese día, que no pudo evitar llorar de la emoción, pues amaba mucho a nuestro Señor Jesús…

Cuando cumplió los diecisiete años, su gran deseo era ser sacerdote… A su madre le llegó a decir: “Si soy sacerdote, podría ganar muchas almas para Dios”.

Pero aquí es donde empezaron sus problemas.

A su papá no le gustó nada la idea de que fuera sacerdote, pues necesitaba su ayuda en el campo…

Juan María tuvo que esperar pacientemente dos años antes de que su papá lo apoyara.

Por fin, a los veinte años Juan María empezó sus estudios para sacerdote en la escuela de la ciudad de Ecculy, a cargo del Padre Balley.

Estando en la escuela, a Juan María se le hizo muy difícil estudiar.

Te amo, oh Gios mío, Mi único deseo es amarte hasta el último suspiro de mi vida. Te amo oh infinitamente amoroso Dios. Y prefiero morir amándote, qué vivir un instante sin Tí. Te Amo oh mi Dios y mi único temor es ir al Infierno, porque ahí nunca tendría la dulce cosolación de tu Amor. Oh mi Dios, si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, por lo menos quiero que mi corazón lo repita cada vez que respiro. ¡Ah! Dame la Gracia de sufrir, mientras te amo y de amarte mientras sufro. Y el día que muera no solo amarte, pero sentir que te amo. Te suplico que mientras más cerca estés de mi hora final, AUMENTES Y PERFECCIONES MI AMOR POR TÍ. Amén

Sus maestros decían:

“Es muy buena persona, pero no sirve para estudiante ¡No se le queda nada!

¡Pobre Juan María! ¡Qué desanimado se habrá sentido!

“No logro guardar nada en esta mala cabeza”– él mismo decía.

Con mucha tristeza, decidió regresar a su casa…

PERO DIOS TENÍA OTRO PLAN PARA ÉL…

El Padre Balley, vio su gran vocación y se ofreció a ayudarle.

Juan María estudió con el Padre Balley por tres años para prepararse para el examen que tenía que presentar en el seminario…

Y cuando todo parecía que iba muy bien, le dieron la noticia de que…

¡NO HABÍA APROBADO EL EXAMEN! 

En ese tiempo era requisito saber Latín para ser sacerdote y Juan María, desafortunadamente, no logró aprenderlo…

El Padre Balley se dio cuenta del gran amor a Dios y del gran deseo de ser sacerdote que Juan María tenía, que hizo todo lo posible para recomendarlo con el Sr. Obispo.

Cuando Satanás le quemó su habitación dijo: “El rufián al no poder atrapar al pájaro, le prende fuego a su jaula,”

El cual, finalmente dijo:

–      ”…Que sea ordenado sacerdote, pues aunque le falten conocimientos, CON TAL DE QUE TENGA SANTIDAD, Dios suplirá lo demás”.

¡Por fin! Juan María fue ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1815.

Había logrado su mayor anhelo: ¡Ser un sacerdote de Dios!

Este gran deseo y su gran amor a Jesús Eucaristía, le ayudó a perseverar y a salir adelante a pesar de sus dificultades para el estudio y los obstáculos que se le presentaban…

¡¡Y ¡Quién iba a decir que él sería más tarde, el sacerdote más conocido de su tiempo!!

Después de trabajar tres años con el Padre Balley como su asistente, lo mandaron al pueblo más pobre y aislado de Francia: Ars.

El Padre Vianney tuvo que caminar 38 km desde Ecculy para llegar ahí…

En su viaje, como no sabía como llegar, le pidió a un pastorcito que se encontró por el camino, que le indicara dónde estaba Ars.

Después de mostrárselo, el Padre Vianney le dijo:

–     “Tú me has enseñado el camino a Ars, y yo te enseñaré el camino al Cielo”…

¡Qué hermosas palabras tan alentadoras!…

Hoy en Ars, hay una estatua que recuerda este momento tan especial.

Cuando llegó al pueblo de Ars.

Vio que a la mayoría de la gente le gustaba divertirse bailando y tomando y que no se acercaban a las cosas de Dios.

A Misa sólo asistía un hombre y algunas mujeres.

¿Tu crees que un sacerdote con poca experiencia y con poca capacidad para el estudio pudiera ayudar a este pueblo tan indiferente a Dios?…

SACERDOTE ETERNO LUJURIA

Pues el santo Cura de Ars no se dejó desanimar por eso.

Más bien, se decidió a entregar su vida, por completo, por la conversión de todos ellos.

La forma en que lo hizo fue:  MUCHA ORACIÓN, MUCHO SACRIFICIO…

Y sermones muy directos que ayudaran a evitar el Pecado.

El Padre Vianney pasaba horas en Oración, pues decía:

–     “Hemos de orar con frecuencia, pero debemos redoblar nuestras Oraciones en las Horas de Prueba”…

Y sin duda, buscar la conversión del pueblo de Ars, ¡Era una gran prueba para él!

Pero el amor a Dios y a su Pueblo era mayor.

A Dios le decía:

–     “¡Te amo, oh Dios mío! Mi único desea es amarte hasta el último suspiro de mi vida.”

También dedicaba muchas horas a la preparación de sus sermones y otras tantas frente al Santísimo para encomendarse al Señor.

Y aún así, varias veces, al empezar a predicar en Misa…

¡Se le olvidaba lo que había preparado!…

Esto puede desanimar a muchos, pero NO al Padre Vianney.  NO al santo Cura de Ars.

San Juan María, buscaba cualquier oportunidad para ofrecer sacrificios.

Por ejemplo, dormía muy poco; a veces apenas dormía 3 horas al día…

Y muy seguido comía sólo papas cocidas…

Lo poco que él tenía, se lo daba a los pobres…

Su hermana Margarita, contó de él esta anécdota:

Un día de invierno, el señor Balley, dijo a mi hermano:

–    Vé a Lyon a visitar a esta señora. Es importante que te arregles bien y que te pongas los mejores pantalones.

Al regresar, llevaba unos calzones destrozados.

Entonces el señor Balley le preguntó qué había pasado…

Y contestó que había encontrado en su camino a un pobre medio muerto de frío.

Y movido por la compasión, le había cambiado los pantalones nuevos por sus calzones viejos y rotos”

¿Cuántos de nosotros seríamos capaces de hacer algo así?

La gente empezó a ver todo lo que el Santo Cura de Ars hacía…

Y así, ¡Empezó a hacerse popular!

Tan buscado era, que hasta venían personas de otros lugares para escuchar sus sermones y confesarse con él.

La gente empezó a decir que él era un santo; cosa que a él no le gustaba, porque se consideraba un pobre pecador.

Cuando el Obispo se dio cuenta de esto, mandó a un mensajero para que escuchara sus sermones y le trajera un reporte de lo que estaba pasando.

Al regreso, el Obispo le preguntó:

–     “¿Y bien, tienen algún defecto los sermones del Padre Vianney?

El mensajero respondió:

–      Sí, Monseñor, tienen tres defectos. Primero, son muy largos. Segundo, son muy duros y fuertes. Tercero, siempre hablan de los mismos temas:

LOS PECADOS, LOS VICIOS, LA MUERTE, EL JUICIO, EL INFIERNO Y EL CIELO 

 –       “Bueno, ¿Y tienen también alguna cualidad? – preguntó el señor obispo.

Satanás le gritó: “Faldinegro odiado. Agradpezcale a ESA que llaman Virgen maría; si no, ya me lo habría llevado al Abismo.”

El mensajero contestó:

–         “Sí, tienen una cualidad: las personas se conmueven, se convierten y empiezan una vida más santa de la que llevaban antes”.

Entonces el Obispo dijo:

–     “Pues si es así, por esta última cualidad, creo que se le puede perdonar al Cura de Ars los otros tres defectos”.

Con la visita de tantas personas, entre 300 y 400 por día, tenía que confesar durante largos ratos. Llegó a estar en el confesionario ¡Hasta por 16 horas diarias!

¡En su último año de vida, se dice que llegaron a visitarle cien mil peregrinos!

Estando en el confesionario, a veces sufría mareos y se le entumían las piernas. Sentía que se congelaba en el invierno y que se deshidrataba en el verano…

Pero nada detenía su celo por la salvación de las almas.

Él quería que todos supieran que ¡DIOS NOS AMA! Podemos decir que San Juan María, de modo heroico, ¡Entregó su vida por amor, en el confesionario!

Muchas personas hicieron peregrinaciones a Ars, en vida de este santo …

En esa época se hablaba de él, como nosotros hablábamos de su Santidad Juan Pablo II, el Padre Pío o la Madre Teresa de Calcuta, cuando todavía vivían.

A él venían todo tipo de personas: obispos, sacerdotes, religiosos, jóvenes, enfermos…Todos ellos querían conocerlo…

con algunos de ellos, Dios le dio el don de ver sus pecados…

“Las almas cuestan la Sangre de Cristo y el sacerdote no puede dedicarse a su salvación, sin participar personalmente en el “Alto Precio de la Redención”.

Y a muchos les llegó a decir los pecados que no confesaban…

¡Qué tranquilos y agradecidos se habrán sentido después de reconciliarse con Dios!

Y así vivió 45 años como cura de Ars.

EL SECRETO DE SAN JUAN MARÍA ERA “DARLO TODO Y NO CONSERVAR NADA” …

Darlo todo por amor a Dios, su Oración era: “Dios mío, concédeme la gracia de amarte tanto cuanto yo sea capaz”.

Ojalá que puedas recordar estas palabras para que tú también le puedas decir a Dios,

“DIOS MÍO, CONCÉDEME LA GRACIA DE AMARTE TANTO COMO SEA CAPAZ”.

Imagínate, este hombre al que no aceptaban para ser sacerdote, fue declarado “Patrono de los sacerdotes de Francia” en 1925…

Y en 1929, cuatro años más tarde, fue declarado «PATRONO DE LOS SACERDOTES DEL MUNDO» por el papa Pío XI …

A San Juan María, nunca lo dejaron salir de Ars y él obedeció.

Pero ahora, Dios quiere que todo el mundo sepa de él; Dios quiere que imitemos sus virtudes y que nos sintamos inspirados por su ejemplo.

Por eso, del 19 julio del 2009 al 19 de julio del 2010, el papa Benedicto XVI declaró el “Año Sacerdotal” y escogió a San Juan María como modelo a seguir para los sacerdotes de hoy.

Recuerda la vida de San Juan María Vianney y pide su intercesión cuando sientas que no puedes lograr lo que te piden en la escuela, en tu familia o en cualquier otra circunstancia.

¡No tengas duda de que Dios, también a ti, te dará la perseverancia que necesites!

Fuente: https://tuparroquiainmaculada.com/san-juan-vianney-modelo-de-perseverancia-para-el-sacerdocio/

La pequeña iglesia del pueblito de Ars, en Francia, era calurosa en extremo en el verano y se congelaba en el invierno.

Así y todo, la gente venía; a veces los fieles esperaban durante días y luego se aglomeraban para tener la oportunidad de confesarse.

El Padre Juan María Bautista Vianney llegaba a la iglesia a la una o dos cada mañana, llevando una vela encendida.

Después de rezar frente al altar, se sentaba en el confesionario tras la rejilla y comenzaba a escuchar confesiones.

Para este sacerdote de pueblo, el día pro­seguía de la misma manera hasta bastante entrada la noche, para comenzar nuevamente temprano a la mañana siguiente.

La corriente de peregrinos no terminaba, porque todos querían confesarse con el cura de Ars.

¿Quién era este hombre que cada año atraía a miles de peregrinos de toda Francia hacia una remota aldea situada en las colinas cer­canas a la ciudad de Lyons?

Juan María Vianney, hijo de un campe­sino, había tenido escasa educación formal y apenas había aprobado sus exámenes de latín en el seminario,

Donde algunos decían que NO había aprendido suficiente teología ni para escuchar confesiones.

Su aspecto era también bastante humilde, de cuerpo enjuto por el excesivo ayuno, mejillas hundidas, piel curtida y cabello prematura­mente blanquecino.

Solamente sus ojos azules revelaban la intensidad del Celo que sentía por Dios.

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Como si fuera un virus contagioso, este celo “prendió” en la población y encendió una renovación religiosa que llevó a innumerables personas a la Cruz de Cristo.

Numerosos obstáculos. 

El amor que Juan María le tenía a Dios y a la Oración parecía ser innato, aun­que su madre se lo había alimentado desde temprano.

Siendo el cuarto de seis hijos, nació el 8 mayo de 1786, en el pueblito de Dardilly, a unas cinco millas de Lyons.

Cuando era niño, Juan María asistía a misa con su familia en secreto porque las iglesias estaban cerradas, una trágica consecuencia de la Revolución Francesa.

Con todo, el muchacho aprovechaba cualquier oportunidad que tenía para rezar en la pradera, cuando llevaba a pastar a los anima­les de la familia.

A los 16 años de edad, les dijo a sus padres que quería ser sacerdote, iniciándose así lo que fue una pro­longada y dificultosa travesía…

Y si no hubiera sido por su intenso deseo de hacer realidad su vocación religiosa, sin duda habría desistido de la idea. Primero, se topó con las objeciones de su padre.

Por un periodo de 35 años el santo Cura de Ars fue asaltado y molestado, de una manera física y tangible, por el demonio. Solían ser horribles ruidos y gritos estentóreos que parecían provenir del exterior de la casa parroquial..

Pasaron tres años antes de que le permitiera abandonar la granja familiar para irse a vivir en la ciudad vecina de Ecully, donde estu­diaría bajo la tutela del párroco del lugar, el padre Carlos Balley.

Segundo, Juan María tenía muy poca educación y no lograba avanzar en latín. Su ren­dimiento escolar era deficiente y por mucho que estudiara, no podía recor­dar la gramática del latín.

Luego en 1809, fue llamado al servicio militar, pero antes de que su destacamento partiera hacia su destinación, Juan María enfermó y no pudo salir; a raíz de lo cual fue considerado desertor y tuvo que pasar el año siguiente ocul­tándose en una aldea lejana.

Finalmente, en 1811, se declaró una amnistía general para los deserto­res y Juan María ingresó al seminario para continuar sus estudios, pero se angustiaba por no poder aprender el latín,

Y después de varios meses en el seminario salió reprobado en la primera serie de exámenes.

Estando casi al punto de la desesperación, el padre Balley salió en su ayuda.

Solicitó que lo autorizaran a edu­car personalmente al seminarista y lo consiguió.

Finalmente, el joven Vianney pasó las pruebas requeridas y fue ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1815, a la edad de 29 años.

Destinación nueva y difícil.

Durante dos años y medio, el nuevo sacerdote sirvió como asistente de su protector, el padre Balley, en Ecully.

Pero cuando éste falleció en 1818 y designaron a un nuevo párroco, a Juan María lo destinaron como párroco al pequeño pueblo de Ars, distante unas 18 millas.

“No hay mucho amor a Dios en aquella parro­quia —le dijo el vicario general— tú llevarás algo.”

La aldea, de 200 habitantes, tenía cuatro tabernas y era conocida por las alocadas fiestas y bailes que allí se hacían. Pero el sacerdote, ya de 31 años, se puso a trabajar.

Muy tem­prano cada mañana se iba a la ruinosa iglesita y pasaba horas ante el altar derramando lágrimas y rogándole a Dios que convirtiera a la gente de su parroquia.

Durante toda su vida, nunca dejó de elevar esta Oración por las conversiones. La pasión por las almas lo definía y estaba dispuesto a sufrir lo que fuera si eso servía para que más personas se volvieran a Cristo.

A su constante intercesión añadía una extrema penitencia: ayu­naba varios días seguidos y dormía en el suelo duro, sin calefacción alguna.

Durante años vivió comiendo una sola vez al día: un plato de papas hervidas.

Al principio los feligreses eran indiferentes a lo que el padre Vianney predicaba.

Sin embargo, era difícil hacer caso omiso de lo que decía por el buen ejemplo que daba: su Oración era constante, su vida enteramente dedicada a Dios, y su dedicación al pueblo era genuina.

Además, la repulsa que sentía por el pecado le impedía ceder.

Cuando exhortaba a sus feligreses a que salieran de las tabernas y vinieran a la iglesia, no trabajaran los domingos y pusieran fin a los excesos de los bailes, enton­ces empezaron a escucharle, tocados por sus palabras.

Las peregrinaciones que dirigía hacia santuarios locales y una magnífica procesión que organi­zaba cada año en honor de la fiesta de Corpus Christi eran para los luga­reños recordatorios concretos de que Dios se encontraba entre ellos.

El sacerdote estaba convencido de que todos, incluso los campesinos que trabajaban la tierra, podían acer­carse a Dios.

Promovía la devoción al Santísimo Sacramento y enseñaba a los aldeanos a examinarse la con­ciencia y rezar, diciéndoles:

“Nuestro buen Dios no busca oraciones ni lar­gas ni hermosas, sino las que salen del fondo del corazón.”

Por las noches, empezaban a doblar las campanas y la gente se congregaba para las oraciones vespertinas.

El rezo colectivo de los pobladores comenzó a cambiar com­pletamente la atmósfera de la aldea de Ars, y empezaron a verse numerosas conversiones.

“La gracia de Dios es tan poderosa —dijo uno de los aldea­nos— que pocos pueden resistirse.”

Cuerpo incorrupto de San Juan María Vianney

Dones espirituales.

Desde sus primeros años en Ars, tal vez por la intensa vida de Oración y sacrificio que llevaba, Dios empezó a desarrollar en él una serie de dones sobrenatu­rales,

Los cuales, combinados con su capacidad para estimular al pueblo a arrepentirse y buscar la misericor­dia de Dios, pronto lo convirtieron en un confesor muy buscado.

Durante una misión realizada en 1823 en una parroquia cercana, fue tan grande la multitud que se reunió en torno a su confesionario que casi lo derribaron.

Conforme fue creciendo la fama de Vianney, muchos peregrinos empeza­ron a llegar al pueblito.

Querían ver personalmente a este humilde sacer­dote diocesano y el efecto que su ministerio tenía sobre los habitantes de Ars, que muchos empezaron a lla­mar un “oasis de santidad”.

Hacia el final de su vida, la cifra de peregrinos que llegaban a Ars cada año se esti­maba en 80.000.

Bajo la inspiración del Espíritu Santo, Vianney podía leer el corazón de los que venían a verlo.

Por ejem­plo, una mujer paseaba por la plaza de la ciudad un día cuando se cruzó con él.

El santo Cura llegó a entender que cuando más molestaba el demonio era porque iba a haber un gran penitente. Parece que en 1845 cesaron las instigaciones del demonio, y el Cura de Ars fue agraciado con un poder extraordinario para expulsar demonios de las personas poseídas.

“Señora —le dijo— sígame”.

Por el camino, el padre Juan María le empezó a revelar la vida de pecado que ella llevaba y poco después la mujer se convirtió.

Otro hombre, un científico bien conocido que se jactaba diciendo que sólo se dejaba guiar por la razón, fue a ver al sacerdote sólo por curio­sidad.

Después de la misa, el padre le hizo señas para que lo siguiera hacia el confesionario, donde de repente el hombre se puso a llorar.

“Padre —le dijo— no creo en nada. Ayúdeme.”

Después de nueve días de conversar con el padre, el hombre llegó a ser un devoto creyente.

Conforme la gente confesaba sus pecados, Vianney solía llorar por ellos, lo que los movía a un profundo arrepentimiento.

“¡Qué lástima!” solía decir.

Un sacerdote que había visitado el confesionario dijo una vez: “Aquella simple frase ‘qué lástima’, con toda su hermosura, demostraba el daño que el pecado había causado en el alma.”

Incluso, era sabido que el confesor les recordaba a los penitentes los pecados que habían olvidado mencionar.

Los jóvenes le consultaban para que les ayudara a discernir si tenían alguna vocación religiosa.

Los enfer­mos llegaban pidiendo oración por sanación.

Y si había alguna curación física —de las que hubo muchas— Vianney las atribuía a la intercesión de su amada Santa Filomena, una mártir de los primeros cristianos.

Un gran desgaste.

La condición de celebridad a la que llegó el padre Juan María Vianney le causó un gran desgaste personal.

Era prácticamente prisionero del confesionario, ya que se pasaba allí 18 horas al día. Su gran tentación era irse de Ars para entrar en un monasterio donde pudiera “llorar por mi pobre vida”.

Este pen­samiento lo atormentaba, de modo que reiteradamente pidió permiso a su obispo para dejar su puesto e irse a vivir en aislamiento, pero cada vez le fue negada la autorización.

Varias veces llegó incluso a abandonar la aldea, pero pronto se daba cuenta de que Dios lo llamaba a permanecer en Ars y regresaba.

Una vez fue a casa de su hermano en su ciudad natal de Dardilly, pero los peregrinos lo siguie­ron hasta allí.

De forma especial le preocupaban los pobres y muchas veces se le veía con ropas raídas, porque había dado lo que tenía a los necesitados.

En 1823, fundó una escuela gratuita para niñas, que finalmente se transformó en un orfanato.

Este hogar, llamado La Providencia, estaba a cargo de tres mujeres jóvenes de la aldea y llegó a ser un refugio para Vianney, donde podía escapar de las multitudes por un fugaz momento.

Además de comer allí, dejaba tiempo cada mañana para enseñar catecismo.

Eran tanto los visitantes que querían escuchar sus enseñanzas que las clases finalmente tuvieron que trasladarse a la iglesia.

Pero VIANNEY NO ESTUVO LIBRE DE ANTAGONISMO, especialmente al prin­cipio de su ministerio. Algunos de los sacerdotes locales se mostraban escépticos, envidiosos o ambas cosas a la vez.

Pero su opositor más tenaz fue el diablo. Durante el transcurso de 35 años, Vianney tuvo que soportar la actividad demoniaca que había de noche en su casa parroquial.

Los alari­dos, violentos golpes contra la puerta y otros ruidos extraños que hacían estremecerse la casita eran frecuentes.

Pronto se dio cuenta de que la activi­dad aumentaba la víspera del día en que vendría a verlo un “gran pecador”. “Es buena señal —solía decir— siem­pre hay buena pesca al día siguiente.”

Durante 41 años, el padre Juan María Vianney fue el sacerdote de la pequeña aldea. Al final de su vida, llegó a aceptar el hecho de que Dios nunca le concedería el tiempo de soledad que había deseado.

Falleció el 4 de agosto de 1859 a los 73 años de edad. Ya aclamado como santo por la gente, San Juan María Vianney fue canonizado el 31 de mayo de 1925,

Y posteriormente nombrado Patrono de los sacerdotes diocesanos.

Su vida puede resumirse con uno de sus pro­pios dichos:

“Ser amado por Dios, estar unido a Dios, vivir en la pre­sencia de Dios, vivir para Dios. ¡Oh, qué hermosa vida y qué hermosa muerte!”

M4 EL PECADO Y… 4


Lo creamos o NO, no hay formulas mágicas que nos permitan ELUDIR EL PURGATORIO.

Si NO nos graduamos en vida, para cumplir SATISFACTORIAMENTE el Supremo Mandamiento del Amor, que nos legó Jesús…  

LO QUE NO APRENDIMOS EN VIDA,

LO APRENDEREMOS EN EL PURGATORIO..

LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO

Entrevista de Sor Emmanuel Maillard a María Simma.

Maravillosas revelaciones recibidas por una humilde mujer sobre las Benditas almas del Purgatorio.

María Simma era una anciana mujer que vivió hasta el día de San José del año 2004 en las montañas austriacas. Desde temprana edad ella recibió de Dios el don de recibir la presencia swobrenatural de las almas del Purgatorio, que acuden a ella en busca de Oración y ayuda para acortar su tiempo de expiación.

Emmanuel Maillard muy reconocida por aquellos que conocen la aparición de María en Medjugorje, tuvo la oportunidad de realizarle un reportaje en su humilde casa en la montaña, el cual fue documentado en un hermoso libro.

Extractamos aquí algunas partes importantes de este libro titulado “EL MARAVILLOSO SECRETO DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO” 

Sor Emmanuel y María Simma” (prácticamente la totalidad del libro está reflejada en nuestro artículo).

María Simma tuvo desde niña un especial interés por las almas del Purgatorio. Y fue esa la misión que Dios le dio para esta vida cuando tuvo la edad de 25 años.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Adecuadamente asistida por su confesor y director espiritual y bajo el cercano seguimiento del Obispo del lugar, María vive una vida donde la Presencia sobrenatural se vuelve cotidiana.

Las almas se presentan a ella buscando ayuda, y también dando testimonio de sus sufrimientos, su vida en la tierra y su deseo profundo de llegar cuanto antes a estar en la Presencia de Dios en forma definitiva.

Los conocimientos que las almas del Purgatorio le refieren son una hermosa y fuerte confirmación de toda la Doctrina sobre la que se funda la Iglesia Católica y una invitación a todos nosotros a vivir una activa y sincera práctica de los sacramentos.

Pero por sobre todo, María Simma nos invita a una práctica cotidiana del amor como la puerta más importante para la salvación de nuestra alma.

EL AMOR CURA Y CUBRE MUCHOS DE NUESTROS PECADOS,

A LA HORA DE NUESTRO JUICIO PARTICULAR.

Descubra en este testimonio muchas de las confirmaciones que su corazón estaba buscando, ya que Jesús y María se expresan a través de las palabras de María Simma, invitándonos a una conversión sincera y profunda, basada en el amor por Dios y por todos nuestros semejantes.

Nuestra Santa Iglesia florece en las palabras de esta humilde mujer, cuyo amor por Dios la ha llevado a grandes y constantes sacrificios.

Un alma humilde puede obrar muchos milagros, ya que agrada a los ojos del Creador, que la toca con la gracia y la convierte en un instrumento de evangelización. Eso es en breves palabras, María Simma.

El reportaje de Sor Emmanuel

(Los comentarios y las preguntas son realizadas por Sor Emanuel)

Sor Emmanuel:

–     María, ¿Puedes contarnos ahora cómo fuiste visitada, la primera vez, por un alma del Purgatorio?

María Simma:

–    Sí, fue en el año 1940, de noche, a las 3 o 4 de la madrugada. Oí a alguno que iba y venía en mi cuarto. Esto me despertó. Miré para ver quien pudiese haber entrado en mi cuarto.

–     ¿Tuviste miedo?

–     No, yo no soy nada miedosa. Cuando yo era pequeña, mi madre me decía que era una niña del todo especial, porque nunca tenía miedo.

–     ¿Y entonces, esa noche? ¡Cuéntanos!

–     Oh, vi que era un extraño. Iba y venía lentamente. Le pregunté con tono severo:

–     “¿Cómo has entrado aquí?, ¿Qué has perdido?”.

Pero él continuaba caminando en mi cuarto, de aquí para allá, como si nada fuese.

Entonces le volví a preguntar:

–    “¿Qué haces?”.

Y puesto que continuaba a no querer responderme, me levanté de un salto para aferrarlo, pero no toqué más que el aire.

Y el hombre había desaparecido…

Entonces regresé a la cama, y de nuevo comencé a sentir que iba y venía.

Me preguntaba por qué veía allí a ese hombre, y por qué no podía aferrarlo.

Me levanté de nuevo para asirlo y para hacer que desistiese de caminar. Nuevamente me topé con la nada.

Quedé perpleja. Volví a acostarme. No volvió otra vez, pero aquella noche no conseguí dormir.

Al día siguiente, después de misa, fui a ver a mi director espiritual y le conté lo sucedido.

El me dijo:

–     “Si todo eso recomienza, no preguntes: “¿Quién eres?, sino, ¿“Qué quieres de mí?”.

La noche siguiente el hombre regresó. Era el mismo.

Y yo le pregunté:

–     “¿Qué quieres de mí?”.

Me respondió:

–     “Haz celebrar tres misas por mí y yo seré liberado”.

Entonces comprendí que era un alma del Purgatorio.

Mi padre espiritual me lo confirmó. Me aconsejó de no rechazar jamás a las almas del Purgatorio, y de acoger con generosidad sus pedidos.

–      Y después, ¿continuaron las visitas?

–      Sí, durante algunos años venían tres o cuatro almas solamente, sobre todo en el mes de noviembre. Luego no vinieron más.

–      ¿Y qué te piden estas almas?

–      Muchas veces piden de hacer celebrar misas y de asistir a esas misas; piden de recitar Rosarios, y también de hacer el Vía Crucis.

–      A este punto se nos plantea una pregunta, que es fundamental:

¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL PURGATORIO?

María responde:

–      Diría que es una invención genial por parte de Dios. Y aquí quisiera proponerles una imagen toda mía. Supongan que un día se abre una puerta y aparece un ser extraordinariamente bello, de una belleza tal, nunca vista sobre la tierra.

Aquí quedan fascinados, trastornados por este SER de luz y de belleza, tanto más que él demuestra estar locamente enamorado de ustedes (lo que nunca se hubiesen imaginado);

Se dan cuenta que también él tiene un gran deseo de atraerlos a sí, de abrazarlos; y el fuego del amor que quema ya en sus corazones los empuja seguramente a precipitarse entre sus brazos.

Pero ustedes se dan cuenta, en ese preciso instante, de que hace meses que no se lavan, que huelen mal, que se sienten horriblemente feos; tienen la nariz que chorrea, los cabellos grasosos y pegoteados, horribles manchas de suciedad sobre la ropa, etc., etc.

En el Purgatorio tenemos que APRENDER a AMAR HASTA ALCANZAR LA SANTIDAD, completamente SOLOS, sin la ayuda Divina…

Entonces se dicen a sí mismos:

–     “¡No, no es posible que yo me presente en este estado!.  Es preciso que antes me lave, me duche, y luego, rápidamente, regrese a verlo…”.

Pero he aquí que el amor nacido en sus corazones es tan intenso, tan fuerte, tan abrasador, que este atraso debido a la ducha es absolutamente insoportable.

Y el Dolor mismo de la Ausencia, aunque dure sólo pocos minutos, causa un ardor atroz en el corazón. Y, ciertamente, este ardor es proporcional a la intensidad de la revelación del Amor: ES UNA LLAMA DE AMOR…

Pues bien, el Purgatorio es exactamente esto. Es un atraso impuesto por nuestra impureza, un atraso antes del abrazo de Dios, una Llama de amor que hace sufrir terriblemente; una espera, o si quieren, una nostalgia, del Amor. Es precisamente esta Llama,

Esta ardorosa nostalgia la que nos purifica de todo lo que aún es impuro en nosotros.

Me atrevería a decir que el Purgatorio es un lugar de deseo, del deseo loco de Dios, de Dios que ya ha sido reconocido y visto, pero al cual el alma todavía no se ha unido.

Las almas del Purgatorio hablan con frecuencia con María sobre ese gran deseo, de esa sed que tienen de Dios,

Y CÓMO ESE DESEO ES PARA ELLAS PROFUNDAMENTE DOLOROSO;

ES SIN DUDA, UNA VERDADERA AGONÍA.

En la práctica el Purgatorio es una gran crisis, una crisis que nace de la falta de Dios.

Sobre esto he querido que María nos precisara un punto fundamental:

–      María, ¿las almas del Purgatorio prueban alegría y esperanza en medio de sus sufrimientos?

–      Sí, ningún alma quisiera volver del Purgatorio a la Tierra, porque ellas ya tienen un conocimiento de Dios infinitamente superior al nuestro…

Y no podrían nunca más decidirse a regresar a las Tinieblas de este mundo. He aquí entonces, la gran diferencia entre los sufrimientos del Purgatorio y los de la Tierra:

En el Purgatorio, aunque sea terrible el dolor del alma, la certeza que se tiene de vivir con Dios es tan fuerte e indestructible, que el gozo de esta certeza supera aun el dolor.

Y por nada del mundo esas almas quisieran volver a vivir sobre la Tierra donde al fin de cuentas, nunca se tiene seguridad de nada.

–      María, ¿ahora podrías decirnos si es Dios quien envía un alma al Purgatorio, o si en cambio, es el alma misma quien decide de ir allí?

–      Es el alma misma quien quiere ir al Purgatorio para purificarse, antes de entrar en el Paraíso.

Pero aquí es preciso decir también que el alma, cuando está en el Purgatorio, adhiere perfectamente a la voluntad de Dios.

Por ejemplo, se complace del bien y desea nuestro bien; experimenta tanto amor por Dios y también por quienes aún estamos en la Tierra.

Estas almas están perfectamente unidas al Espíritu de Dios o, si quieren, a la Luz de Dios.

–      María, ¿en el momento de la muerte, se ve a Dios en plena luz, o en manera confusa?

–      En manera aún confusa; con todo, hay una claridad tal, que basta ciertamente, para tener nostalgia. ¡Es verdad! Es una luz resplandeciente, en relación a las Tinieblas de la Tierra.

Pero todavía es nada con respecto a la Luz que el alma conocerá en el Cielo. Del resto, a tal propósito, podemos hacer una confrontación con las experiencias de las que se habla en el libro “La vida más allá de la vida”: muchísimas de esas personas que, de un estado de pre-muerte (por coma, paro cardíaco, etc.),

han entrevisto ALGO del más allá, quedaron tan fascinadas de esa luz; que para ellas ha sido una verdadera agonía retornar a la común existencia sobre la tierra, después de aquella experiencia.

–      María, ¿puedes decirme cuál es el papel de la Virgen con respecto a las almas del Purgatorio?

–      Sí, viene frecuentemente para consolarlas y decirles que han hecho bien tantas cosas, y les da coraje.

–      ¿Hay días especiales en los cuales ella las libera?

–      Si, sobre todo el día de Navidad, el día de Todos los Santos, el Viernes Santo; las libera también el día de su Asunción y en el de la Ascensión de Jesús.

–      Pero, María, ¿Por qué se va al Purgatorio? ¿Cuáles son los pecados que conducen con frecuencia a las almas al Purgatorio?

–      Son los pecados contra la caridad, contra el amor hacia el prójimo: la dureza del corazón, la hostilidad, la calumnia. Sí, todas estas cosas. Sé que la maldición y la calumnia se cuentan entre las culpas más graves que necesitan una larga purificación.

María al respecto, nos ofrece un ejemplo que la ha impactado mucho, y es un testimonio que quiero contarles.

Se trata de un hombre y de una mujer; de ellos se le pidió se informase si estaban en el Purgatorio. Con gran asombro de quienes se lo habían pedido, la mujer ya estaba en el Paraíso y el hombre en el Purgatorio.

Pero en realidad esa mujer había muerto después de un aborto, mientras que el hombre iba con frecuencia a la iglesia y llevaba una vida, aparentemente, bastante digna y piadosa.

Entonces María se informa nuevamente, pensando que podría haberse equivocado. Pero no, era tal cual: en realidad.  Los dos murieron contemporáneamente, pero la mujer se había arrepentido sinceramente de lo que había hecho, y había sido muy humilde…

En cambio el hombre, aunque religioso, juzgaba todo y a todos, siempre se lamentaba, hablaba mal de la gente, y criticaba. Por eso su purgatorio era muy largo.

Y María concluyó: “Nunca se debe juzgar según las apariencias”.

Otros pecados contra la caridad son por cierto, todos nuestros repudios hacia algunas personas que no amamos; nuestro rechazo en hacer las paces, en perdonar, y todos los rencores que encerramos en el corazón.

LA FALTA DE PERDÓN

Al respecto María nos reveló un testimonio que nos hace reflexionar. Es la historia de una persona que ella conocía muy bien. Esta persona había muerto. Era una mujer y se encontraba en el Purgatorio, padeciendo sufrimientos atroces.

Y cuando esa alma visitó a María, ella le preguntó el porqué.

Y el porqué era que ella tenía amiga con la cual surgió una enemistad muy grande; y esa enemistad había sido causada por ella misma.

Y a pesar de todo, había conservado su rencor por años y años; y cuando su amiga, en varias circunstancias, había venido a pedirle de hacer las paces, de reconciliarse, ella la rechazaba.

Y cuando cayó gravemente enferma, había continuado a tener cerrado su corazón, a rechazar la paz que se le proponía. Y hasta en el lecho de muerte, aquella amiga había venido a suplicarle de hacer las paces; pero aún en su lecho de muerte ella había rechazado reconciliarse.

Por ese motivo se encontraba aún en un Purgatorio muy doloroso, y por eso había venido a pedir ayuda a María.

Este testimonio sobre la gravedad de conservar el rencor es muy significativo.

Por lo que se refiere a las palabras, nunca se dirá bastante acerca de cómo una palabra de crítica, una palabra malévola pueda realmente matar.

Y también cómo una buena palabra pueda curar.

–      Entonces, María, ¿Puedes decirnos quienes son los que tienen mayores posibilidades de ir directamente al Paraíso?

–      Son aquellos que tienen un corazón bueno, un corazón bueno hacia todos. LA CARIDAD CUBRE UNA MULTITUD DE PECADOS.

Sí, es San Pablo quien nos lo dice.

–      Y ¿Cuáles son los medios que podemos emplear sobre la Tierra para evitar el Purgatorio e ir derecho al Paraíso?

–      Debemos hacer mucho por las almas del Purgatorio, porque son ellas quienes, a su vez, nos ayudan. Hay que tener mucha humildad: ésta es el arma más grande contra el Maligno. La humildad elimina el mal.

A este punto no resisto al deseo de referir un bellísimo testimonio del Padre Berlioux (que ha escrito un hermoso libro sobre las almas del Purgatorio), con relación a la ayuda ofrecida por estas almas a aquellos que las ayudan con oraciones y sufragios:

“Se cuenta que una persona muy amiga de las almas del Purgatorio había consagrado toda su vida a sufragar por ellas. Habiendo llegado la hora de su muerte, fue asaltada con furor por el demonio que la veía a punto de escapársele.

Parecía que el Abismo entero, confederado contra ella, la rodease con sus cohortes infernales. La moribunda luchaba desde hacía tiempo entre los esfuerzos más penosos…

Cuando todo de un golpe vio entrar en su casa una multitud de personajes desconocidos, pero resplandecientes de belleza, que pusieron en fuga al demonio y, acercándose a su lecho, le dirigieron palabras de aliento y de consolación totalmente celestiales.

Emitiendo entonces un profundo suspiro, y llena de alegría, gritó:

–     ¿Quiénes son ustedes? ¿Quiénes son los que me hacen tanto bien?.

Aquellos buenos visitantes respondieron:

–     “Nosotros somos habitantes del Cielo, que tu ayuda ha encaminado a la felicidad, y como reconocimiento, venimos a ayudarte para que cruces el Umbral de la Eternidad y te libres de este lugar de angustia… Y te introduzcas en las alegrías de la Ciudad Santa”.

Con estas palabras una sonrisa iluminó el rostro de la moribunda. Sus ojos se cerraron y ella se durmió en la paz del Señor. Su alma, pura como una paloma, presentándose al Señor de los Señores, encontró tantos protectores y abogados entre las almas que ella había liberado…

Y reconocida digna de la gloria, entró allí triunfalmente, en medio de los aplausos y las bendiciones de quienes había liberado del Purgatorio”.

¡Ojalá que también nosotros, un día, podamos tener la misma suerte!

Entonces hay que decir que las almas, sí, las almas liberadas por nuestra plegaria, son sumamente agradecidas.

Les aconsejo, pues, que hagan la experiencia; las almas nos ayudan, conocen nuestras necesidades y nos obtienen muchas gracias.

–      Entonces María, ahora pienso en el buen ladrón, en aquel que estaba crucificado junto a Jesús… Y me gustaría saber que hizo para que Jesús le prometiese que ese mismo día, estaría con él en el Paraíso.

–      El aceptó humildemente su sufrimiento diciendo que era algo justo. Alentó al otro ladrón a aceptar también él su condición. Él tenía el temor de Dios, es decir, era humilde.

Otro hermoso ejemplo, que nos contara María Simma, demuestra cómo un gesto de bondad puede rescatar, en poquísimo tiempo, una vida de pecado.

Escuchémoslo narrado con sus mismas palabras:

–     “Conocía a un joven de unos veinte años. Vivía en un pueblo vecino al mío. Este pueblo había sido duramente golpeado y destruido por una serie de aludes que mataron un gran número de habitantes. Era en el año 1954.

Una noche ese joven se encontraba en la casa de sus padres. Imprevistamente un terrible alud se abate precipitando cerca de su casa. El oye gritos desgarradores…

Gritos lastimeros que invocan:

–     “¡Ayúdennos! ¡Sálvennos! ¡Vengan a socorrernos!… ¡Somos arrollados por los aludes!… “.

De inmediato el joven se levantó y se precipitó para socorrer a esas personas. Pero su madre, que había oído los gritos, le impidió pasar.

Cerró la puerta y dijo:

–    “¡No, otros deben socorrerlos, nosotros no!. Afuera es demasiado peligroso. No quiero que haya un muerto más”:

Pero él, puesto que había sido impactado por esos gritos y quería verdaderamente socorrer a esa gente, empuja a su madre,

Y dice:

–     “¡Sí, yo voy! ¡No quiero dejarlos morir así!’. – Y salió.

Pero también él, a lo largo del trayecto, fue embestido por un alud y murió…

Dos días después de su muerte, él vino a visitarme de noche y me dijo:

–     “Haz celebrar tres misas por mí, así seré liberado del Purgatorio”.

Yo fui a dar cuenta de ello a su familia y a sus amigos.

Ellos quedaron muy sorprendidos al oír que, solamente con tres misas, se libraría del Purgatorio.

Alguno de sus amigos agregó “Yo no hubiera querido estar en su lugar en la hora de la muerte. ¡Si hubiesen visto todas las fechorías que cometió!… “.

Pero ese joven, con posterioridad, me declaró:

–    “Yo he cumplido un acto de amor puro poniendo a riesgo mi vida y donándola por aquellas personas.es gracias a esto que el Señor me ha acogido tan rápidamente en Su Cielo. Es verdad, la caridad cubre una multitud de pecados”.

En este episodio se ve cómo un solo acto de amor desinteresado ha sido suficiente para purificar a ese joven de una vida de fechorías.

Y el Señor ha aprovechado de ese instante de amor para llamarlo a Sí.

María en efecto, ha dicho que este joven quizás nunca hubiese tenido en su vida la ocasión de realizar un acto de amor tan fuerte. Y quizás se hubiese convertido en un hombre malvado.

El Señor, en Su Misericordia lo ha llamado a Sí justo en el mejor momento, en el momento más puro a causa de ese acto de amor.

Ahora he aquí otro episodio que demuestra cómo el Señor acepta y valoriza también un simple acto de bondad:

–     El alma de una mujer se presentó, un día, con un balde en mano. “¿Qué haces con ese balde?”, le pregunté. Es la llave de mi Paraíso, respondió radiante. No he orado mucho durante mi vida; raramente iba a la iglesia pero una vez, antes de Navidad, he limpiado gratuitamente toda la casa de una pobre anciana.

Ha sido mi salvación”. ESTA ES LA PRUEBA QUE TODO DEPENDE DE LA CARIDAD. Es también importante, cuando se está a punto de la muerte, abandonarse a la Voluntad del Señor.

María me narró el caso muy hermoso de una madre de cuatro hijos que estaba por morir.

En vez de rebelarse y de inquietarse ella dijo al Señor:

–    “Acepto la muerte, en el momento que tú lo quieras, y pongo mi vida en tus manos. Te confío mis hijos y sé que tú encargarás de ellos”.

María me dijo que,

A CAUSA DE ESTA INMENSA CONFIANZA EN DIOS,

ESA MUJER FUE DIRECTAMENTE AL PARAÍSO

SIN PASAR POR EL PURGATORIO.

Verdaderamente se puede decir que el amor; la humildad y el abandono a Dios son tres llaves de oro que nos hacen entrar directamente en el Paraíso.

En el Purgatorio tenemos que APRENDER a VENCER a nuestros espíritus inmundos generados por nuestros PECADOS, especialmente al MONSTRUO DE NUESTRO EGOÍSMO…

–     María, ¿podrías decirnos cuáles son los medios más eficaces para facilitar la liberación de las almas del Purgatorio?

–     EI medio más eficaz es la Misa.

–     ¿Por qué la Misa?

–     Porque es Cristo quien se ofrece por amor nuestro. Es la Ofrenda del Mismo Cristo a Dios, la más bella de las ofrendas. EI sacerdote es el representante de Dios y ES el Mismo Dios que se Ofrece y se sacrifica por nosotros.

La eficacia de la Misa por los difuntos es tanto mayor cuanto más grande ha sido la estima que ellos tuvieron por la Misa cuando eran todavía en vida.

Si en esas Misas han orado con todo el corazón y si han asistido también durante la semana, según el tiempo disponible, ellos sacarán grande provecho de las misas celebradas por ellos.

También en esto se recogerá lo que se ha sembrado.

Además de ir nosotros, no nos olvidaremos de invitar a nuestros hijos a que asistan a estas Misas, y, si posible, invitemos a los muchachos de las escuelas.

Ningún padre, ninguna madre, ningún catequista puede poner en el corazón del niño lo que Nuestro Señor personalmente le da en gracias, durante la Misa y la Comunión.

Agregaré que un alma del Purgatorio ve muy bien el día de sus funerales: si se reza verdaderamente por él o si, simplemente, se hace acto de presencia para mostrar que está allí.

Ellas dicen que las Lágrimas no sirven para nada para ayudarlas. En cambio sirve mucho la Oración.

Con frecuencia esas almas lamentan el hecho de que las personas asisten a su sepultura, pero NO elevan una sola plegaria a Dios; derraman muchas lágrimas, pero eso es inútil.

Con relación a la Misa, quisiera citarles un hermoso ejemplo narrado por el santo Cura de Ars a sus parroquianos:

–    “Hijos míos, un buen sacerdote había tenido la desgracia de perder un amigo muy querido. Por eso rezó mucho por la paz de su alma. Un día Dios le hizo saber que su amigo estaba en el Purgatorio y sufría terriblemente.

Este santo sacerdote pensó que no podía hacer algo mejor que ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa por su querido difunto.

El Amor aumenta con la Purificación. Cuando aumenta el Amor; disminuye el rigor de la Justicia Ofendida y aumenta el deseo para fundirnos con la Esencia Divina.

En el momento de la Consagración, tomó la Hostia entre sus manos y dijo:

–    “Padre Santo y Eterno, en tus manos divinas está el alma de mi amigo en el Purgatorio y en mis pobres manos de ministro tuyo, está el Cuerpo de Tu Hijo Jesús. Pues bien, Padre Bueno y Misericordioso, libra a mi amigo y yo te ofrezco a Tu Hijo junto con todos los méritos de Su Gloriosa Pasión y Muerte”.

Este pedido fue escuchado.

De hecho, en el momento de la elevación, él vio que el alma de su amigo subía al Cielo resplandeciente de gloria. Dios había aceptado la Ofrenda”.

Por eso hijos míos, concluyó el santo Cura de Ars: “cuando queramos liberar a nuestros seres queridos que están en el Purgatorio, hagamos lo mismo.

Ofrezcamos al Padre, por medio del Santo Sacrificio, a Su Hijo, junto con todos los méritos de Su Pasión y Muerte, así no podrá rechazarnos nada”.

Otros medios muy eficaces para ayudar a las almas del Purgatorio son el Ofrecimiento de nuestros sufrimientos, nuestras mortificaciones y el sufrimiento voluntario, como por ejemplo el ayuno, las privaciones, etc.

Y naturalmente, también los sufrimientos involuntarios como las enfermedades, los lutos, los abandonos…

–     María, tú fuiste invitada, muchas veces, a sufrir por las almas del Purgatorio para liberarlas. ¡Puedes decirnos qué has vivido y probado en esos momentos!

–     La primera vez un alma (era una mujer) me preguntó si quería sufrir tres horas, en mi cuerpo, por ella; y agregó que luego yo podría retomar mi trabajo.

Yo me dije: “Si es sólo por tres horas, quiero aceptar”. Esas tres horas me parecieron que durasen como tres días, tan terribles eran los sufrimientos.

Pero al final, miré el reloj y vi que habían pasado sólo tres horas.

El alma luego me dijo que, habiendo aceptado sufrir con amor esas tres horas, le había ahorrado veinte años de Purgatorio.

–     María, ¿Por qué, una vez llegados al Purgatorio, NO SE PUEDEN ADQUIRIR MÉRITOS y en cambio, mientras se está en la tierra SIEMPRE se los pueden adquirir?

–     Porque en el momento de la muerte los méritos se terminan.

Mientras uno vive en la Tierra puede reparar el mal que ha cometido antes. Las almas del Purgatorio tienen una santa envidia por esta posibilidad nuestra.

Hasta los ángeles son celosos de nosotros, porque tenemos la posibilidad de “CRECER” mientras estamos sobre la tierra.

PERO MUCHAS VECES

LA APARICIÓN DEL SUFRIMIENTO EN NUESTRA VIDA NOS HACE REBELAR

Y TENEMOS DIFICULTAD EN ACEPTARLO Y VIVIRLO BIEN.

–     Entonces, ¿cómo vivir el sufrimiento para que pueda dar frutos?

–     Los sufrimientos son la Prueba más grande del amor de Dios. Y si se ofrecen bien, pueden ganar muchas almas.

–     Pero ¿Qué hacer para recibir los sufrimientos como un don, y no (como se hace con frecuencia) como una punición o un castigo?

–      Hay que ofrecerlo todo a la Virgen Santa, pues Ella sabe mejor que nadie quién necesita esta o aquella ofrenda para ser salvado.

Quisiera referir aquí un testimonio que María me ha contado a propósito del SUFRIMIENTO. El hecho ocurrió en el año 1954.

Una serie de avalanchas muy desastrosas se abatieron sobre un pueblito cercano al de María, causando gravísimos daños. Otros aludes se habían precipitado en dirección al pueblito de María. Pero aquí sucedió que los aludes se detuvieron ante el pueblito en modo ciertamente milagroso, sin causar algún daño.

Las almas dijeron a María que en ese pueblito había vivido y muerto una mujer que durante treinta años, estuvo enferma y había sido cuidada muy mal; había sufrido terriblemente durante todos esos años, ofreciendo todos sus dolores por el bien de su pueblito.

Las almas revelaron a María que, GRACIAS AL OFRECIMIENTO DE AQUELLA MUJER, EL PUEBLITO SE HABÍA SALVADO. Ella había ofrecido sus sufrimientos durante 30 años y los había soportado con paciencia.

María nos dice que, si aquella mujer hubiese gozado de buena salud, no hubiese podido proteger a su pueblito.

Agrega que con el sufrimiento, pacientemente soportado, se pueden salvar más almas que con las oraciones.

 NO TENEMOS QUE VER SIEMPRE EL SUFRIMIENTO COMO UNA PUNICIÓN.

PUEDE SER ACEPTADO COMO EXPIACIÓN, no sólo para nosotros mismos, sino sobre todo para los demás.

Jesucristo era Inocente. Y fue Él quien sufrió más que todos, para expiar por nuestros pecados.

Sólo en el Cielo sabremos totalmente lo que hemos obtenido por medio del sufrimiento soportado pacientemente, en unión con los sufrimientos de Cristo.

–     María, ¿Se da una cierta rebeldía por parte de las almas del Purgatorio a causa de sus sufrimientos?

–     NO, ellas quieren purificarse y comprenden que los sufrimientos son necesarios.

–     ¿Cuál es el valor de la contrición y del arrepentimiento en el momento de la muerte?

–     La contrición es importantísima. Los pecados como sea, son perdonados, pero

QUEDA LA CONSECUENCIA DEL PECADO.

Si se quiere obtener la indulgencia plenaria en el momento de la muerte; esto es, ir derecho al Cielo, el alma tiene que estar libre de toda atadura.

M3 EL TERCER NIVEL


Noviembre 15 de 2019

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, Inmaculada Concepción, significa Pureza, Santidad, un Amor Total a Nuestro Dios y Señor.

¡Cómo quisiera veros, Mis pequeños, en esa misma situación Divina, que Me concedió Nuestro Dios y Señor! A Mí, a Su Sierva.

¡Pureza, Pureza!, Mis pequeños, es lo que falta ahora en el Mundo, Satanás, se ha dedicado a destruir los corazones, a destruir vuestras almas, a ensuciarlas.

Si vosotros pudierais ver vuestra alma, cuando está sucia por el pecado, especialmente el de la impureza, os asquearíais.

El alma, cuando está pura, cuando está en estado de Gracia, es una belleza.

Vosotros mismos gozaréis, con vuestra alma, cuando esté en estado puro, en un estado en el cual vosotros os podáis presentar ante vuestro Dios y Creador, ante Mi Hijo vuestro Salvador y ante Mi Esposo, el Espíritu de Amor.

 Cuando el alma está impura, vosotros mismos os tratáis de esconder, porque os avergonzáis de vuestro estado.

Satanás se ha dedicado a corromper vuestra mente, vuestro corazón, para llevaros a la impureza en la que ahora vivís.

Os ha hecho creer que muchos pecados ya no lo son, que ya todo es normal. 

Y eso, os va llevando a que vosotros no cuidéis del estado de vuestra alma y no solamente eso Mis pequeños, porque lo que tenéis en vuestra mente y en vuestro corazón, tarde o temprano se manifiesta en acciones

Y por eso, estáis viendo tanta maldad a vuestro alrededor, sobre todo de actos impuros.

¡Tantas, tantas almas, que hay en el Purgatorio para purificarse de este grave pecado!

Cuando llegáis ante la Presencia de Mi Hijo, para ser juzgados, os dais cuenta plenamente de lo que es la Pureza cuando veis a Mi Hijo, cuando Me veis a Mí y cuando veis el estado de vuestra alma.

OS AVERGONZÁIS, no queréis estar ante Nuestra Presencia, a pesar de que estáis viviendo en ese momento un Amor intenso.

Nosotros no os rechazaMos, el alma misma se aparta por vergüenza, porque no puede estar ante Nuestra Presencia Pura, Santa, Inmaculada.

Por eso Mi Padre y Señor en Su Santísima Trinidad, permitió esta Advocación en Mi Persona; para que Yo os enseñara lo que vosotros debéis tener en vuestra alma; para que vosotros buscarais esa Perfección Angelical.

VIVIENDO EN LA PUREZA, VIVIENDO EN LA HUMILDAD,

VOSOTROS ASEGURÁIS LA ENTRADA AL REINO DE LOS CIELOS

Todo pecado es impuro y si estáis en estado de pureza, podéis entrar fácilmente al Reino de los Cielos.

PedidMe en este día Mis pequeños, que Yo os lleve a esa Pureza, para que seáis santificados, para que podáis entrar fácilmente al Reino de los Cielos.

Un alma no puede entrar al Reino de los Cielos, si está impura. Venid a Mí, Yo os puedo llevar a esa Pureza, Mis pequeños.

Venid a Mí Soy vuestra Madre la Siempre Virgen María, en Mi Advocación de Pureza, la Inmaculada Concepción.

Venid, venid Mis pequeños, el Reino de los Cielos es vuestro, de él salisteis y a él regresaréis.

Manteneos en los Sacramentos, manteneos en una vida profunda Sacramental, Yo os llevaré ante Mi Hijo, os cuidaré durante vuestro caminar en la Tierra.

Os ayudaré a que alcancéis la santidad a la que estáis llamados todos.

Os ayudaré a que alcancéis la perfección de vuestros actos y pensamientos,

Para que estéis ante la Presencia de Nuestro Dios en esa sencillez del niño pequeño, que son una belleza ante Nuestros Ojos por su pureza.

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Noviembre 07 2019 1: 20 p.m

Mis Amados Hijos, los pecados de impureza sexual, están llevando a la condenación eterna a muchas almas.

Las relaciones entre parejas del mismo sexo, son una afrenta al Amor y Misericordia de Dios.

Muy pronto el mundo va a estar gobernado por dirigentes y sociedades lésbicas y homosexuales, que se encargarán de imponer su cultura, doctrina y costumbres a como dé lugar.

En el tiempo del Nuevo Orden Mundial, estas sociedades perseguirán, encarcelarán, torturarán y desaparecerán, a todos aquellos que sean cristianos o que no estén de acuerdo con su ideología, o doctrina.

Hijos míos, una nueva aberración sexual está tomando fuerza en este mundo pecador; os hablo del llamado bestialismo o zoofilia, que consiste en la relación sexual de seres humanos con animales.

Miles de impuros y depravados, hombres y mujeres, están teniendo relaciones sexuales con animales y los están adoptando como sus parejas.

¡MALDITOS TODOS aquellos que abusan de una criatura irracional, para satisfacer sus instintos sexuales, porque en verdad os digo, que la paga que recibirán será la Muerte Eterna!

Esta aberración de hombres y mujeres, teniendo sexo con animales, despertará una enfermedad incurable, peor que el sida, la sífilis, o cualquier otra enfermedad de transmisión sexual.

Se podrirán en vida y no habrá droga ni medicina que pueda curarlos.

Muchos animales, especialmente perros y gatos, se les viene dando un trato como si fueran seres humanos; da tristeza ver cómo le niegan el amor, el cariño y el afecto a un ser humano, por dárselo a un animal.

Los animales debéis de cuidarlos y protegerlos, darles cariño, pero nunca personalizarlos y tratarlos como si fueran seres humanos.

Muchas parejas hoy en el mundo, prefieren adoptar un animal, que procrear un hijo.

Esto causa gran tristeza en el Cielo y va en contra de la Voluntad Divina que los creo hombre y mujer, los bendijo y les dijo: creced y multiplicaos. ( Génesis 1. 27, 28 )

Hijos míos, siento gran tristeza al ver la descomposición social, moral y espiritual en que yace la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata, QUE YA TOCÓ FONDO.

Lo que viene para ella será la Justicia Divina con todo su peso y su rigor.

Por el incremento de la maldad y el pecado existentes en este mundo de hoy, la Justicia de Dios os llegará más rápido de lo que está prescrito en su Santa Palabra.

¡Pobres de aquellos que siguen pecando y pecando, porque la Justicia Divina los va a desaparecer de un soplo!

HIJOS INGRATOS, VENID A VISITARME,

PORQUE ESTOY POR PARTIR

No tengáis miedo, acercaos y platiquemos juntos; depositad en Mí, todos vuestros trabajos, fatigas, penas y necesidades, que Yo, los cargaré por vosotros y haré que vuestras cargas os sean más livianas y llevaderas.

No me dejéis Solo, porque me duele la Soledad en que me encuentro por vuestra ingratitud. Os estoy esperando en el silencio de mis Sagrarios. ¡No tardéis!

Hijitos Míos, dicen las Escrituras, que si vosotros supierais a qué hora va a llegar el ladrón a vuestro hogar para robaros, estaríais preparados para defenderos y defender lo vuestro, defender vuestros bienes, defender vuestra familia.

Yo os digo, el Ladrón ha entrado a vuestro hogar y os ha robado lo más grande que tenéis, que es la Sagrada Eucaristía.

Mis pequeños, NO HABÉIS CUIDADO LO MÁS GRANDE QUE TENÉIS.

 Y además, ni siquiera os preocupa ir a tomar ese Regalo tan grande que Yo os dejé y que tanto Me costó, Mis pequeños.

Tenéis la Sagrada Eucaristía, tenéis Mi Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad entre vosotros y lo desperdiciáis inmensamente.

Llegaréis a conocer este Misterio de Amor, cuando estéis en el Reino de los Cielos; pero si os portasteis mal, no gozaréis de este Gran Amor.

Sobre todo os lo digo por los que se condenan, porque han desperdiciado Mis Sacramentos, han desperdiciado Mi Vida entre vosotros, han desperdiciado Mis Verdades, han desperdiciado Mi Amor.

Me duele tanto Mis pequeños, que haya almas, muchas almas, que no les interesa Mi Presencia entre vosotros: no tomarMe, no desearMe, no buscarMe, no querer crecer en la perfección del Amor, tenéis todo.

DAOS CUENTA QUE LA VIDA ES COMO UNA PREPARACIÓN

PARA UN VIAJE ETERNO

Aquí en vuestra vida, día a día os vais preparando y debéis de ir buscando qué es lo que vais a necesitar para la Vida Eterna y esto es el Amor, básicamente el Amor. 

Yo os dejé todo lo necesario para que vosotros os llenarais de él; pero no solamente es tenerlo, sino darlo como alguna vez os lo heMos dicho: el Amor es dinámico.

Aquél que ha abierto su corazón y que heMos puesto Nuestro Amor en vuestro corazón, es tanta la alegría que vosotros adquirís, que no soportáis tanto, tanto gozo e inmediatamente, lo dais a vuestros hermanos,

Pero ¿Cuántos de vosotros realmente estáis viviendo esta alegría, en estos momentos en la Tierra? Son pocos, muy pocos los que han permitido que Nuestro Amor Viva en vuestro corazón.

Mis pequeños, estáis viendo cosas tremendas a vuestro alrededor.

Satanás, os he dicho ya antes, que causa todo esto para distraeros, solamente estáis buscando en cómo cuidar vuestras posesiones materiales,

PERO EL MAYOR TESORO QUE TENÉIS, NI SIQUIERA VEIS POR ÉL

Os ha robado el Ladrón Nuestro Amor, os ha robado la Vida que os heMos dejado para vuestra perfección espiritual

Y vosotros, por estar preocupados por las cosas del Mundo, habéis dejado que él se fuera. Y ni siquiera os disteis cuenta de ello.

Mis pequeños, más tarde lloraréis porque no lo cuidasteis, no cuidasteis este gran Tesoro que con él podríais haber crecido inmensamente y dejasteis que el Ladrón os lo robara.

Cuántos de vosotros realmente, buscáis ese perfeccionamiento; pero sobre todo, cuántos de vosotros tomáis lo más seguido posible, Mi Cuerpo en la Sagrada Eucaristía,

en donde Yo pueda habitar en vosotros, guiaros, protegeros, perfeccionaros; para que en esta preparación para vuestro viaje, que dura un tiempo determinado para cada quien,

os lleve precisamente a esa Puerta de entrada en el Reino de los Cielos y podáis vosotros gozar eternamente, pero ya con una preparación previa que adquiriste en vuestra vida terrena.

El Amor lo es todo Mis pequeños, todo se mueve en el Amor, la vida es Amor. Yo, en Mi Santísima Trinidad SoMos Amor, todo fue creado en el Amor

Y SI VOSOTROS NO TENÉIS ESE BOLETO DE ENTRADA AL REINO DE LOS CIELOS

TENDRÉIS QUE ADQUIRIRLO CON MUCHÍSIMO DOLOR EN EL PURGATORIO

ANTES DE PODER PASAR AL REINO DE LOS CIELOS

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Y OS PUEDO DECIR QUE DUELE, DUELE MUCHÍSIMO PASAR UN TIEMPO AHÍ

Dad ahora lo que podáis para purificaros en todo lo que podáis, porque necesitaréis estar limpios de corazón y sobre todo, haber movido almas también, hacia el Amor.

Os dejé una Escuela, os dejé Mi Vida, os dejé Mis Palabras, os dejé Mis Milagros, os dejé TODO, Mis pequeños.

Dejaos pues llenar por la Sabiduría Divina y por Nuestro Amor, para que vuestra vida realmente os prepare, para esa entrada lo más pronto posible al Reino de los Cielos.

Os he dicho que lo más bello que le podréis desearle a alguien, es desearles la muerte; pero suena raro y difícil de entender por aquellos que no están viviendo realmente, en el Amor.

Vivir en el Reino de los Cielos es lo máximo que puede tener el alma; pero vosotros pensáis tanto en la vida de la Tierra, que nada más estáis buscando en guardar lo vuestro.

 Y en ese guardar incluye vuestra vida terrena y lo vuelvo a repetir, sólo vuestra vida terrena sin buscar nada de lo espiritual.

Dejad pues Mis pequeños, TODO aquello que no os permite volar hacia el Cielo, que será vuestro Hogar Eterno.

Meditad Mis pequeños, meditad vuestra vida, meditad cuánto realmente habéis dado de amor a los hombres y cuánto habéis dejado entrar a vuestro corazón, el Amor que os queremos dar.

El Ladrón sigue acechando y vosotros no estáis protegiendo Mis Regalos, Mis Riquezas, para que no se las lleve.

Vuestro Amado, Jesús Sacramentado

Habla Dios Padre

Hijitos Míos no exijáis a vuestros hermanos lo que vosotros mismos no estáis haciendo. Todo cambiará cuando vosotros en lo personal cambiéis.

Vosotros, sois muy dados a ver la maldad que existe en los corazones de vuestros hermanos, pero no estáis viendo la maldad que vosotros producís.

Esta Maldad que vosotros producís en vuestro interior por vuestras experiencias de vida os hacen daño, ya sea en lo personal, cuando buscáis el pecado que os va a traer satisfacción personal.

O cuando buscáis el pecado que va a hacer daño a algún hermano vuestro.

Todo nace en el corazón del hombre, en su interior y por propia voluntad.

Todos habéis caído en ello, Mis pequeños. Y es de lo que vosotros os debéis arrepentir y además DEBÉIS DETENER YA, todo ese mal que tanto daño os hace, como personas y en comunidad.

Os he pedido que si queréis que todo esto cambie y se mejore, os arrodilléis y Me pidáis perdón, pero esto debe salir desde lo más profundo de vuestro corazón.

 Tiene que nacer en el Amor, en Mi Amor, que lo dejéis entrar en vuestro corazón.

Os he dicho que todo lo que vosotros hagáis basados en Mi Amor y protegidos por él, todo lo podréis detener y cambiar.

Satanás, continuamente, os está atacando.

Os pone tentaciones, para ir destruyendo vuestra espiritualidad; pero, también os va llevando a cambiar en vuestro interior los conceptos del Amor, lo que Yo os he dado, lo que tanto Le costó a Mi Hijo enseñaros.

Si vosotros no estáis atentos en vuestra vida, si no permanecéis en Oración continua, Satanás, fácilmente os destroza en lo espiritual. 

Primeramente os distrae de las cosas importantes de la vida, os lleva por otros caminos que generalmente son pecaminosos.

O a veces sin ser pecaminosos, os separa de Mí y de la misión que vosotros debéis llevar para salvar vuestra alma y la de vuestros hermanos.

Ciertamente, podéis estar haciendo cosas que a ojos humanos no son malas, pero os distraen tanto, os embebéis tanto en ésas cosas “importantes” de vuestra vida,

que desperdiciáis el tiempo espiritualmente, en el que pudisteis haber orado para salvar a una o a muchas almas.

SI VOSOTROS NO ESTÁIS ATENTOS EN VUESTRA VIDA,

A LO QUE ESTÁIS HACIENDO O EN LO QUE PODÉIS HACER

Satanás se aprovecha de ello y os lleva por caminos de distracción o de maldad, para que no produzcáis nada bueno para el Cielo.

POR ESO, LA ORACIÓN ES TAN IMPORTANTE, MIS PEQUEÑOS,

¡OS LO PIDO TANTO!

Y casi os podría decir que os la exijo, por vuestro bien y por el bien de vuestros hermanos, para que Satanás no os distraiga u os tome, como instrumentos, para hacer el mal.

No os queréis dar cuenta de estas realidades:

VIVÍS EN UN MUNDO AFECTADO FUERTEMENTE POR LA MALDAD DE SATANÁS

HABÉIS LIBERADO SUS POTENCIAS

PORQUE OS HABÉIS APARTADO DEL AMOR

DE LAS VIRTUDES, DE LA VIDA EN LA GRACIA, DEL ALIMENTO SACRAMENTAL

Vosotros mismos os habéis quitado la armadura y habéis tirado las armas con las que podíais luchar contra Satanás,

OS HA ENGAÑADO y ahora, os está destrozando.

Por eso, tantas almas caen al Infierno y muchas otras también, al Purgatorio y tardan mucho en salir de ahí, porque no viven en la Oración, porque no hay arrepentimiento, porque no hay unidad, porque no hay amor hacia Mí.

Meditad todo esto Mis pequeños, porque estáis en una lucha real, en un combate espiritual tremendo. 

Vuestra vida eterna, depende de vosotros, de que entendáis todo esto que os explico, para vuestro bien.

En el INFIERNO, SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

Hijitos Míos, ¡Ay, de aquellos que están con Satanás!

Se sienten prepotentes, se sienten protegidos; cuando realmente, son los más desprotegidos de la Tierra.

Se han confiado al poder de Satanás, se han confiado al dinero, ―en la mayoría de los casos lo han robado―, se han confiado en el poder de amigos de ellos, que están igual o peor en su alma, porque han hecho también trato con Satanás.

En esto os podéis dar cuenta Mis pequeños, cómo estos hermanos vuestros, que por estar Satanás, pierden la sabiduría, no piensan correctamente.

Y por el simple hecho de que se estén amparando y confiando en los cuidados y en el poder de Satanás, con eso os podéis dar cuenta perfectamente, de que son almas trastornadas.

Son almas que tarde o temprano, van a sucumbir, porque SATANÁS LOS HA ENGAÑADO, LOS TRAICIONARÁ y los llevará a una Perdición Eterna.

Estos hermanos vuestros se dejaron llevar por lo superfluo, por lo pecaminoso, por lo económico; por todo aquello contrario a las Virtudes, que Yo os he pedido que tengáis y que concedo a todos los Míos.

La leona defiende sus cachorros con su vida, NO LOS MATA

SATANÁS OS LLEVA A LOS VICIOS, A LA DEPRAVACIÓN, A SER PEOR QUE ANIMALES

PORQUE LOS LLEVA A HACER COSAS PEORES A LAS QUE HACEN LOS ANIMALES.

A los animales Yo les di un instinto y no se salen de él; pero el hombre hace a un lado Mis Cuidados, los Dones, las Bendiciones con que Yo os regalo, para que vosotros podáis llevar a cabo vuestra Misión aquí en la Tierra.

Pero como os decía, estos hermanos vuestros, al dejarse mover por Satanás, los lleva a errores gravísimos y vais viendo cómo van desatinando en su vida, quedando en ridículo ante los demás y terminan muriendo para Satanás.

Vuestra obligación de cualquier manera Mis pequeños, es ORAR por todos.

Si el buen ladrón se convirtió al final de su existencia, también algún hermano vuestro que esté viviendo en el pecado lo podrá hacer.

Mi Misericordia es Infinita, ciertamente Mi Justicia, también lo es.

Aquellos que han vivido en el bien, tendrán una recompensa grande en el Reino de los Cielos.

Aquellos que, en lo espiritual no han cumplido correctamente, ellos tendrán también su castigo.

O ESTÁIS CONMIGO O ESTÁIS CONTRA MÍ, NO HAY MEDIANÍAS

Ciertamente, os he pedido orar por aquellos hermanos vuestros que están en el error; su libre albedrio decidirá su futuro eterno.

Lo que os quiero dejar claro Mis pequeños, y ya os lo he dicho varias veces, es que Soy Todo Amor y por más malos que seáis, os doy la oportunidad del arrepentimiento para que regreséis a Mí. 

Las almas afectadas por Satanás no les permite pensar ni discernir, todo esto que ahora os estoy diciendo y Satanás envuelve a estas almas a tal grado, que no las deja regresar a Mí.

Ciertamente estas almas, si en algún momento se arrepienten, SU PURIFICACIÓN EN EL TERCER NIVEL DEL PURGATORIO va a ser muy pesada.

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

Yo Soy un Dios Justo que premio a las almas que se lo merecen, pero castigo también a las almas que se lo merecen.

Os voy dando muchas oportunidades a lo largo de vuestra existencia, para regresar a Mi.

Ciertamente, podéis entender Mi Bondad hacia vuestros hermanos y hacia vosotros mismos, porque muchos de vosotros habéis sido levantados del fango, por Mi Misericordia Infinita 

Y siendo así, vosotros sí Me podréis entender, entender Mi Amor; porque sí fuisteis levantados del fango…

 Perfectamente sabéis cómo estabais antes y por eso os pido a vosotros los que fuisteis levantados, que Oréis por aquellos que están. como vosotros estabais antes.

QUIERO A TODAS LAS ALMAS DE REGRESO

Muchas se podrán salvar por las oraciones de vosotros, a los que os he pedido intercesión para su salvación.

La Sangre Preciosa de Mi Hijo alcanza para TODAS las almas creadas, NO La desperdicies.

Os he dicho que el tiempo es breve, los momentos cada vez se harán más difíciles, pero no os preocupéis Mis pequeños, velo por todos vosotros.

HACEDLE ENTENDER ESTO A TODOS VUESTROS HERMANOS

HABLADLES ABIERTAMENTE DE LO QUE SE VIENE

NO IMPORTA QUE SE ASUSTEN

PERO QUE REGRESEN A MÍ

Que pongan en paz su alma, que pidan el perdón de sus pecados, pero lo importante es que regresen a Mí.

Soy vuestro Dios y Creador, si sois parte de Mí y Me Amo a Mi Mismo, Me duele que una parte de Mí se condene o sea que se vaya con el Mal.

Imaginad que estáis sufriendo una enfermedad grave, que va carcomiendo vuestros músculos, vuestros huesos; vosotros os preocupáis, os duele, porque vuestras carnes están muriendo.

Es un ejemplo burdo, pero entendible, de lo que pasa con las almas.

Soy todo Bondad, todo sale de Mí, las almas son algo muy cercano a Mí, POR ESE AMOR QUE ME TENGO A MÍ MISMO, quiero que todo vuelva a Mí, pero en vuestro libre albedrio vosotros decidís.

Al mantenerse con aquél que os ha engañado, ésas almas que son parte de Mí, se condenan.

¡SOIS PARTE DE MÍ, ENTENDEDLO! 

Y Me duele perder esa parte Mía, que Yo os regalé para que fuerais vosotros, por eso os quiero a todos de regreso, porque quiero recuperar Mi Ser Divino.  

Para Dios ¡NO HAY IMPOSIBLES! Nuestra FE puede realizarlo…

Orad mucho Mis pequeños, para recuperar la mayor cantidad de almas posible y que regresen a Mí, a Mi Ser.

Porque cuando pedís Mi Gracia para mejorar, primero Me debéis pedir la Virtud de la Humildad para reconoceros pecadores; porque si no hay Humildad, no podréis escudriñar profundamente en vuestro corazón.

Desgraciadamente, en estos momentos de la Humanidad, a donde os ha llevado Satanás.

 Os ha hecho creer que muchos de los pecados que se cometen, ya no tienen por qué confesarse; que NO son pecados graves o simplemente, que NO son ya pecado.

Esto es muy grave Mis pequeños, porque hay muchas almas que llegan ante Mí, después de cumplir su Misión sobre la Tierra…

Y LLEGAN MUY DAÑADOS ESPIRITUALMENTE

Y NO SE PUDIERON ARREPENTIR DE LO QUE DEBIERON HABERSE ARREPENTIDO

Porque Satanás los engañó y no pidieron perdón por esas faltas cometidas, porque no creyeron que Me ofenderían a Mí, vuestro Dios.

Satanás se ha encargado de esto, de haceros creer que no necesitáis el perdón de vuestros pecados, de parte de Mis ministros, los sacerdotes.

ELLOS SON LOS ÚNICOS QUE OS PUEDEN PERDONAR VUESTROS PECADOS

Y ESPECIALMENTE, SI SON GRAVES

Pero si vosotros creéis u os ha hecho creer Satanás de que no necesitan el Perdón de parte de uno de Mis ministros,

Vosotros llegareis, a Mí con muchas cargas pecaminosas muy fuertes,

Y vuestra Vida Eterna puede estar en peligro.

MUERTE. ESPIRITUAL. MUERTE. FÍSICA. MUERTE. ETERNA. El que inocentemente peca, inocentemente se condena.

Ciertamente hay sectas, que no os hablan del pecado. Hay también hermanos vuestros en algunos países, donde NO se les puede hablar de pecado a los pequeños; el pecar es una realidad humana.

El Pecado Original afectó vuestra pureza, vuestra santidad.  Y pensar que no se comete algún pecado es soberbia y esto es obra de Satanás.

Mientras estéis con vida, cualquier pecado por muy grave que sea, es perdonable. 

El pecado creáis o no creáis que no es realmente pecado, porque así os lo han enseñado, ofende y HIERE a Mi Corazón.

Es la Ofensa a Mi Persona, lo que tiene que ser purificado y si morís con pecados fuertes, no digamos mortales, porque esos os llevan a la Muerte Eterna,

Pero pecados que molestan mucho a Mi Corazón y por no creerlos pecados, no pedisteis el perdón de ellos, ni hicisteis nada para que se os borraran, al estar ante Mí, en vuestro Juicio Particular,

Tendréis que pagar, por cada uno de ellos y así podréis pasar muchísimo tiempo, purificándoos en el TERCER PURGATORIO  de esas faltas, que no creíais que dañaban a Mi Corazón.  

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, para recuperar la SEMEJANZA DIVINA y por el tiempo en que se tarden nuestros pecados en ser aniquilados… 

OS HE DICHO QUE SATANÁS ES MUY ASTUTO,

Y QUIERE VUESTRA DESTRUCCIÓN O AL MENOS, VUESTRO DOLOR,

COMO OS ACABO DE EXPLICAR.

Si estáis cerca de Mí, y habéis buscado el manteneros, lo mejor posible, en vuestro estado de alma, ciertamente no os podrá vencer, porque Yo estoy en vuestro corazón,

Pero entonces buscará la forma de que no entréis pronto al Reino de los Cielos y utiliza entonces esta otra forma de engañaros, haciéndoos creer que ciertos pecados, no son pecado y así al estar frente a Mí,

Y POR NO HABER PEDIDO EL PERDÓN DE ESOS PECADOS,

PORQUE NO LOS CONFESASTEIS,

ENTONCES PASAREIS MUCHÍSIMO TIEMPO PURIFICÁNDOOS

EN EL TERCER NIVEL DEL PURGATORIO

DE ESA FORMA SE DESQUITA DE VOSOTROS

 Y OS CAUSA MUCHO DOLOR

Satanás es un ser Horrendo, lleno de Maldad, que siempre va a buscar de alguna forma DESTRUIROS, QUITAROS POR ENVIDIA el estado de Gracia, la alegría, Mi Presencia en vosotros.

Debéis estar siempre muy pendientes, de que no perdáis Mi Presencia en vuestro ser, buscad siempre Mi Vida y que Satanás no os la pueda quitar.

Yo os bendigo y os envío a Mi Santo Espíritu para que de El toméis la Sabiduría y la Fortaleza que necesitaréis en el tiempo inmediato por venir.

http://diospadresemanifiesta.com/

A95 ¡A LOS NUEVOS JUDAS! 1


Noviembre 11 de 2019

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, ¿Ni aún viendo lo que estáis viendo a vuestro alrededor, os arrodilláis? Por muchos años os he estado advirtiendo de todas estas situaciones que se os iban a venir, esto es parte de vuestra purificación.

ES el sufrimiento que debéis padecer para purificar vuestra alma de todos los pecados, de toda la maldad que la humanidad ha cometido contra Mi Sacratísimo Corazón, contra Mi Amor, contra Mis Leyes.

Os vuelvo a recordar, Mis pequeños, que esto es solamente el Principio, muchos de vuestros hermanos están sufriendo ya dolores indecibles, pérdidas materiales y aún de seres queridos.

TODAVÍA FALTAN MOMENTOS DE GRAN TRIBULACIÓN MUNDIAL,

DE GRAN DOLOR, DE GRANDES PENAS QUE PODÉIS AMINORAR CON VUESTRA CONVERSIÓN,

Con vuestro arrepentimiento, con regresar a Mí, vuestro Dios, arrepentidos de vuestros pecados y con un firme propósito de mejora.

Por muchos años os he advertido todo esto,

SATANÁS ESTÁ MANIPULANDO LAS FUERZAS DE LA NATURALEZA EN VUESTRA CONTRA

 Y vosotros lo tomáis como algo natural, cuando estáis viendo que dichas destrucciones mundiales se salen de la normalidad.

¿Por qué NO entendéis, Mis pequeños? ¿Por qué NO entendéis que es vuestro pecado y vuestro abandono a Mis Leyes, a Mis Decretos, a Mis Mandatos, lo que os causa todo esto?

Os repito, todavía faltan momentos muy difíciles, en donde se escucharán vuestras lágrimas, y no sollozos; sino gritos desesperados, porque perderéis lo que tanto habéis buscado, que es lo material.

No buscasteis lo espiritual, que era lo que os iba a defender de éstos ataques de Satanás.

Así como él afecta la Naturaleza en vuestra contra, Yo, vuestro Dios, os la he dado para que os alimentara y os protegiera.

Ahí veis la DIFERENCIA, cuando la Naturaleza se pone en vuestra contra y es destructiva y mala para todos vosotros.

En cambio, cuando estáis Conmigo y alegráis Mi Corazón, la Naturaleza os provee de todo, os cuida, os alimenta, os protege.

Ved la diferencia Mis pequeños, para que realmente, os deis cuenta quién está en vuestra contra Y NO SOY YO, VUESTRO DIOS;

para que no blasfeméis Mi Santo Nombre con lo que está pasando y ME ECHÉIS LA CULPA por vuestros descuidos, por vuestras obligaciones, que Me debéis a Mí, vuestro Dios y Creador.

Todo se irá incrementando, todo será cada vez más destructivo contra vosotros, Mis pequeños.

Ya sabéis cómo poder detener todo esto o AMINORARLO.

Si os volvéis a Mí, Yo tendré Misericordia sobre vosotros; si Me seguís rechazando, estáis rechazando también Mi protección y

SATANÁS LIBREMENTE PODRÁ DESTROZAROS

¿TIENES LIBRE ALBEDRÍO? ¡DISFRÚTALO! Pero entérate que TODOS tus actos tienen CONSECUENCIAS… Buenas o malas. LUEGO NO CULPES A OTROS, de los excesos de tu supuesta libertad,,, ¡SÉ UN ADULTO EN EL ESPÍRITU!

Vosotros escogéis, SOIS LIBRES, os he dado la Libertad; si queréis seguir sufriendo, vosotros escogeréis servir a Satanás.

SI QUERÉIS PROTECCIÓN, CARIÑO, AMOR DE PARTE MÍA,

DEBERÉIS VOLVER A MIS LEYES, A MIS PRECEPTOS, A MI AMOR

¡Oh! ¡Necedad humana, no aprendéis vosotros, Mis pequeños!

En la antigüedad, el hombre  ME RETÓ construyendo la Torre de Babel, creyendo que con eso se iban a salvar de otro Diluvio.

Vuestra necedad hace que caigáis en errores graves.

No entendéis que a Mí Me ganáis cuando estáis Conmigo, cumpliendo con vuestras obligaciones que tenéis, ante Mí, como Dios y Creador.

Yo Soy sencillo, Soy un Dios de Amor, Yo no impongo, Yo aconsejo, os guío y os doy libertad. 

Si estáis Conmigo, si venís a Mí alegres, contentos, serviciales, Yo os lleno de Bendiciones, porque Mi Amor os cubre, os llena, porque Yo Me lleno de alegría hacia las almas que están cumpliendo con lo que Yo les mando.

No imagináis, Mis pequeños, cómo gozo al ver las almas buenas, las almas dadivosas con sus hermanos, las almas que han entendido que debéis vivir en el amor, como verdaderos hermanos, hijos de una Familia Celestial.

Cuando os comportáis con benevolencia hacia vuestro prójimo, les deseáis lo mejor y les buscáis lo mejor para su vida y para su crecimiento espiritual, Yo Me derramo en Bendiciones, os consiento, os doy siempre más.

Pero aquellos necios, que buscan solamente PROTEGERSE DE MI IRA DIVINA, NO están viendo Mi Corazón; NO están viendo Mi Amor, NO lo buscan…

Y ven en Mí, solamente un Dios de terror, un Dios vengativo, un Dios destructivo.

¡NO, MIS PEQUEÑOS!

YO NO SOY MÁS ÉSE DIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Que Me presenté así, ante toda ésa gente de corazón duro, corazón malo, corazón egoísta, corazón destructivo y por eso os envié a Mi Hijo, para que conocierais, y en Persona,

MI VERDADERO SER, QUE SOY AMOR

 Mi Hijo, le dijo a la gente de ése tiempo, “EL QUE ME VE A MÍ, VE AL PADRE”

Y ÉSE SOY YO

Dios de Misericordia, Dios de Perdón, Dios de Amor, Dios Benevolente, que os aliento para que os arrepintáis de vuestra mala vida

Y al hacerlo, os acerquéis a Mí y recibáis todas las Bendiciones que cada alma debe recibir, para que deis mucho fruto y para que podáis volver a vuestro lugar en el Reino de los Cielos.

Esta gente necia, ha hecho sus torres de Babel. Ciertamente, ya no son sobre la Tierra, son debajo de la tierra, ¡Qué necedad!, ¡Qué necedad! No necesitáis esconderos, No necesitáis luchar contra Mí.

Aquél que Me busca en el Amor, ME ENCUENTRA Y SE LLENA DE PAZ. Todos estos hermanos vuestros, que Me retan, haciendo todas estas Torres de Babel subterráneas,

NO confían en Mi Amor, NO están llenos de Mi Amor, creen poderse zafar de Mí, de Mi Ira Divina, de Mi Justa Justicia.

Ciertamente,

SON HERMANOS VUESTROS QUE NO SOLAMENTE OS ESTÁN HACIENDO DAÑO A VOSOTROS,

 SON JEFES DE PUEBLOS Y NACIONES,

Que se han aprovechado de sus pueblos, de su gente, se han llenado de vuestras riquezas…

Y ASÍ, COMO SE QUEDARÁN ENTERRADAS ÉSAS RIQUEZAS,

QUEDARÁN SEPULTADOS ELLOS MISMOS,

HAN CONSTRUIDO SUS PROPIAS TUMBAS.

 ¡Pobres hermanos vuestros, necios, tontos, que NO quisieron aprender a amar! Vivieron en las Tinieblas, porque se volvieron Instrumentos de Satanás y las Tinieblas los recibirán.

Mientras, que vosotros, que habéis escogido la Luz, Luz tendréis. Mi Luz os dará una Verdadera Vida en el tiempo por venir, después de que paséis la Gran Tribulación.

Lo que ha sido Obscuro, no podrá estar ante la Luz, Mi Luz, limpiará el Universo entero. Vosotros, los que hayáis escogido vivir en la Luz, grandes gozos tendréis, porque Yo estaré con vosotros.

UNA NUEVA GENERACIÓN DE HIJOS MÍOS, LLENOS DE MI LUZ

LLENARÁ LA TIERRA Y EL UNIVERSO ENTERO

Conviviréis los unos con los otros, Mi Santo Nombre se alabará por todo el Universo; vuestros corazones gozosos estarán, porque Yo estaré con vosotros.

Llenaos desde ahora Mis pequeños de éste Gozo Divino; porque vosotros sabéis que estáis Conmigo y Yo estoy con vosotros.

Hijitos Míos,

ÉSTOS MOMENTOS QUE ESTÁIS PASANDO Y LOS QUE HAN DE PASAR,

SON DE REPARACIÓN.. 

Y tomadlo así Mis pequeños…

NO OS LOS ENVÍO YO,

LO PERMITO Y LO LIMITO,

Porque Satanás quisiera destruiros con todos éstos ataques de la Naturaleza que él mismo está manipulando…

por eso estáis viendo, que se salen de total normalidad. Pero de cualquier manera Mis pequeños, lo permito para vuestro bien.

Mucho Mal Me habéis causado, mucho Dolor habéis causado a Mi Tiernísimo y Amorosísimo Corazón. Muchos pecados habéis cometido como Humanidad y en lo personal Mis pequeños,

ésta es vuestra Oportunidad de reparar, tanto por vuestros hermanos como por vosotros mismos.

Ya os había dicho Mis pequeños, que éstos Desastres que se están dando y se darán, son para hermanaros, para que vosotros os ayudéis los unos a los otros.

Poco harán los gobiernos por ayudaros, la ayuda vendrá de unos a otros, entre hermanos y esto hará que vuestro corazón se llene de amor.

Tuvisteis mucho cuando estabais en calma, cuando no había nada en vuestra contra.

En Octubre de 2018, durante el gobierno masónico del PRI, la TITULAR DE LA SECRETARÍA DE BIENESTAR SOCIAL, la que debía de estar a cargo de los desprotegidos, por los Desastres Naturales en la Republica Mexicana y proveer de AYUDA a los más necesitados de ella…

 Tras el paso del huracán Wila niega la ayuda y EJECUTA “LA ESTAFA MAESTRA”  privando de sus beneficios a los que les correspondían, por deber de estado y Derecho Constitucional… Compromete su dignidad y su responsabilidad ante TODOS los mexicanos,,,

“Os aprovechabais los unos de los otros, NO hay amor entre hermanos; es más, os atacáis para quitaros los bienes, para aprovecharos de vuestros hermanos.

Os había dicho que esto iba a suceder para que fuerais perdiendo todo aquello en lo cual vosotros mismos perdíais el tiempo:

Que era el llenaros de bienes que solamente os iban a evitar subir rápidamente al Reino de los Cielos, que iban a ser lastre.

Y lo estáis viendo ahora, cómo en segundos se pierden los bienes materiales y queda lo espiritual, la ayuda entre hermanos.

Eso es más valioso Mis pequeños, porque eso es lo que va a ayudaros a entrar al Reino de los Cielos, el amor que produzcáis por vuestros hermanos necesitados.

Mis pequeños, todo esto va ayudar para la Segunda Venida de Mi Hijo sobre la Tierra.

Esto que estáis viendo, estos Desastres se volverán alegría; porque produciréis Amor y cuando la Tierra se llene de Amor por causa de un mal, con el que Satanás os quiso destruir y que Yo lo vuelvo en un Bien,

PREPARARÁ VUESTRO CORAZÓN PARA RECIBIR A MI HIJO EN SU SEGUNDA VENIDA

Así que alegraos Mis pequeños, porque lo que estáis viendo como Mal, será un Instrumento de Bien.

SATANÁS NUNCA GANA. 

 Yo vuelvo bueno, lo malo que él quiera producir contra vosotros.

Alegraos pues, porque el Tiempo de Gran Alegría se acerca; el Tiempo en que Mi Hijo vendrá a reinar entre vosotros, se acerca.

ASÍ QUE, SEGUID PRODUCIENDO TODO EL AMOR QUE PODÁIS

EN ESTOS TIEMPOS DE TRIBULACIÓN.

El amor vencerá y esto es seguro, Mis pequeños; porque Yo Soy vuestro Dios y Satanás NO PUEDE contra Mi Amor.

NO puede contra todo lo bello que Yo he puesto en vuestro corazón, porque cuando vosotros os movéis en el Amor, os estáis moviendo de acuerdo a Mi Voluntad y Satanás no puede contra Mi Voluntad.

Así que tened esto en vuestra mente y en vuestro corazón, alegraos, porque el tiempo está próximo de vuestra gran Liberación.

El bueno será siempre libre, aunque sea esclavo. El malo será siempre esclavo, aunque sea rey.

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios. ¡Ay! de aquellos que han buscado la Maldad atacando Mi Amor, atacando Mis Leyes, atacando lo que viene de Mí.

PORQUE A MUCHOS DE VOSOTROS, MÁS OS VALIERA NO HABER NACIDO

Atacasteis lo que a Mí Me dolía tanto, atacasteis a los pequeños, atacasteis a los débiles, a los pobres, a los que buscaban lo Mío y Mi Bien, buscasteis la Maldad y la maldad os aplastará.

Os creísteis grandes entre los hombres, os sentisteis poderosos, queríais que os reverenciaran vuestros hermanos y lo lograsteis.

 ¡Pobres de vosotros!, Mucho dolor tendréis en el reino del castigo que no se terminará nunca para vosotros.

Maldad buscasteis y quisisteis con ella destrozar a vuestros hermanos.

Ellos oraban por vosotros y vosotros no quisisteis reaccionar, vosotros mismos buscasteis vuestra Destrucción y lo lograsteis.  

Satanás estaba con vosotros, le escuchasteis a él y os llevó a vuestra destrucción eterna.

Quisisteis destruir lo más grande que os dejé en la Tierra: Mi Iglesia, Mi Palabra, el Alimento Divino, del cual os debíais alimentar todos vosotros, para que crecierais a niveles altísimos de espiritualidad.

Quisisteis destruir lo Divino, ¡Qué tontos sois, Mis pequeños! ¡Qué tontos!, en lugar de aprovechar el Alimento Divino, lo pisoteasteis, lo ultrajasteis,

¡POBRES ALMAS SACRÍLEGAS!

MI SANGRE, QUE PISOTEASTEIS, ¡OS CONDENARÁ!

Mi Iglesia, el regalo más grande, también ultrajada. 

En ella, traiciones, maldad, asesinatos, muerte, Yo no puse la Iglesia entre vosotros para que la tratarais así, era ejemplo para todos vosotros y la utilizasteis como arma de escándalo, para que muchos perdieran la Fe.

¡Ay! de vosotros, altos prelados de Mi Iglesia, que utilizasteis los puestos altos, no para dar buen ejemplo y enseñanza, sino para ser causa de escándalo y de destrucción espiritual a las ovejas que debierais guiar y ayudar a crecer.

 En lugar de buscar el bien, os aprovechabais de vuestro puesto, para aprovecharos de los inocentes, de los pequeños, de los indefensos, a lo largo del tiempo, desde que ésta fue fundada por Mi Hijo.

Ciertamente, Satanás siempre quiso destruir Mi Iglesia e introdujo personajes destructivos, como los que tenéis ahora, pero la Promesa de Mi Hijo, es que ésta va a perdurar hasta el fin del Mundo, pero

¡Pobres de aquellos que la Ultrajaron!,

son ésas almas que más les valiera no haber nacido porque su mal ejemplo, destruyó la espiritualidad de muchas buenas almas.

Ningún alma mala quedará impune, conozco vuestros corazones, conozco vuestras acciones y, aunque os escondáis en las profundidades,

Mi Justicia Divina os alcanzará.

Mucha maldad se ha desatado y en eso, la gran mayoría de la Humanidad ha contribuido a que ella creciera.

Y en lugar de orar, de respetar Mis Leyes, de producir amor, preferisteis darle gozo a vuestro cuerpo, a vuestras pasiones y hacer a un lado Mi Amor.

Ahora estáis viendo las consecuencias y aún así no os arrepentís. Muchas oportunidades le he dado al género humano para que repare y reconstruya,

pero no, se han desviado, como el pueblo antiguo, pueblo escogido de Mi Corazón y que Me traicionó, como ahora lo estáis haciendo, la gran mayoría de vosotros, por no decir todos, en mayor o en menor grado,

Por eso, aceptad, como Penitencia, lo que estáis padeciendo y padeceréis, os lo merecéis y vosotros mismos lo sabéis.

Llorad vuestros pecados, llorad vuestra maldad, arrodillaos y, quizá, eso os ayude a que Yo tenga Misericordia de vosotros y disminuya los dolores que os merecéis.

Prácticamente nadie puede elevar sus ojos hacia Mí y verMe con mirada pura, santa, sin pecado, sin falta grave,

Sois pecadores y la gran mayoría de vosotros no habéis buscado la santidad de vida que os haría bellos ante Mis Ojos, agradables a Mi Mirada.

Os amo, Mis pequeños, os amo demasiado, pero mucho mal Me habéis causado y ésta es la hora de Mi Justa Justicia.

Llorad vuestros pecados, haced Penitencia, para que obtengáis Mi Misericordia.

Vuestro Dios os ama infinitamente, ¡Agradecédselo!
Yo os bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre. En Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/

N269 TIEMPO DE OSCURIDAD


5 DE OCTUBRE DEL 2019

Habla San Miguel Arcángel

Pueblo de Dios:

Amando con el Amor de la Trinidad Sacrosanta les transmito la Voluntad Divina.

¿QUIÉN COMO DIOS?

Con lamento tantas criaturas humanas, emiten esas Palabras con gran desprecio, al haberse acogido al “amparo” del Demonio que luego él mismo les dejará caer en su Lago de Fuego eterno, si no se han arrepentido antes.

Este instante es de prudencia para el Pueblo de Dios (Cfr. Mt 10,16). Es instante de obediencia a la Ley Divina, al estricto apego en la historia de la salvación.

Ustedes tienen que conocer a quien aman y como NO LE CONOCEN correctamente es que en este instante la confusión se generaliza.

Son salvos en la medida en que sean partícipes del Obrar y Actuar Divinos, en la medida en que sean cumplidores de la Ley Divina y de la observancia de las Enseñanzas de Cristo Rey del Universo que a través de Sus Discípulos legó a Su Pueblo, enseñanzas que no caducan (Cfr. Mt 24,35).

La Misión a la que Jesús Me Invita La Parábola del Sembrador

Nuestro Rey y Señor de Cielos y Tierra, estableció Su Comunión con los hombres y les llamó a ser pescadores de hombres para que les transmitieran la Buena Nueva.

No han logrado socavar la Iglesia de nuestro Rey y Señor Jesucristo, no lo han logrado, ni las sectas a través de los siglos, ni el mismo Satanás a través de sus emisarios.

NO SERÁ DERRIBADA LA IGLESIA DE DIOS, será zarandeada por no conocer a Su Rey, pero no derrotada.

El hombre de este instante es letrado, pero no todos son espirituales, los libros de oración poseen polvo y polilla, como el corazón de algunos de los que dicen amar a nuestro Rey y Señor Jesucristo.

El hombre amante de Su Señor ora con el corazón, si no tuviera libros, no los necesitará, las oraciones nacen en el interior de la criatura humana, de lo contrario serán palabras vacías, carentes de Amor.

Ustedes Pueblo de Dios, necesitan interiorizar el Amor Divino, para que gusten del silencio, de ese instante de “a solas con Dios” (Cfr. Mt 6,6; Rom 8,26-27) En donde le encontrarán en la medida en que le busquen correctamente ya que es UNO el espíritu que imanta a la criatura humana y este es el “Espíritu Divino”.

El Espíritu Divino, da PAZ y por ende lleva a que la criatura humana guste de repetir continuamente lo que su Señor Jesucristo le enseñó: retirarse a orar a solas con su padre.

Los Templos no deben ser profanados. Los hijos predilectos de Nuestra y vuestra Reina y Madre de todo lo creado tienen que amar a su Madre: Nuestra Reina, de lo contrario, no dan ejemplo de ser buenos hijos.

Amado Pueblo de nuestro Rey y Señor Jesucristo, el hombre ha destruido la Creación, la ha devastado, devorado, extinguido y tiene que vivir la purificación del abuso que realizó contra la Tierra (Cfr. Apoc 11,18c)

Pero los lamentos de este instante no retornan lo que el hombre hizo a la Tierra. Por ello este es el Instante de volver la mirada al Cielo y clamar misericordia, en nombre de toda la Humanidad.

Sin caer en las trampas de Satanás, que sabiendo del tiempo que puede disponer, se abalanza en contra de los hijos de la “Mujer vestida de Sol”(Cfr. Apoc 12,1).

La Creación desea renovarse y ese proceso llegará con los Cielos Nuevos y la Tierra Nueva.

LA CRIATURA HUMANA NECESITA VOLVER SU MIRADA HACIA DIOS

Y CREER EN EL PODER QUE ESTÁ POR SOBRE TODO LO CREADO,

CREER EN LA OMNIPOTENCIA DIVINA, CREER…

POSEER FE EN DIOS.

Pueblo de Dios, el Demonio desea que el hombre no sea una criatura de vida interior, sino desea que el espíritu del hombre sea opacado por lo mundano y el bullicioso ruido que le mantiene aturdido en otros menesteres, menos en lo espiritual.  

La Tierra fue llevada a enfermar por el hombre y en este Instante la criatura humana tiene que prepararse para purificarse.

En cuanto más acoja los modernismos y lo contrario a lo establecido por nuestro Rey y Señor Jesucristo, mayor será la Purificación.

La Humanidad sabe que se encuentra en el Instante de los Signos que no tiene que dejar pasar de lado.

Los Signos de los Tiempos, en los que las aguas entrarán en las tierras para purificarlas, el fuego de los volcanes saldrá con fuerza impidiendo por medio de los gases que estos lanzan, el traslado aéreo de ustedes.

No es nuevo para el hombre que los volcanes dormidos despierten, la novedad se encuentra en la forma, en la violencia de ese despertar de volcanes dormidos y los efectos que causarán sobre la subsistencia del hombre.

ESTA GENERACIÓN QUE PULULA DE PECADO, NO ES CASTIGADA POR DIOS,

¡NO! EL CASTIGO NO LLEGA AÚN  

La Tierra inestable como se encuentra, será desviada por el soplo de un astro que pasará cerca, sin que lo logren anunciar…

Y AQUÍ SERÁ EL LAMENTO DEL HOMBRE

El poder del hombre sobre el hombre es distribuido como quien posee un juego y lo distribuye, para que el escenario no sea el mismo, así los pueblos se sublevan y les dan muerte.

¡AY DE AQUELLOS PAÍSES EN LOS QUE SE APRUEBA EL ABORTO!

¡Cuánto van a padecer por esta Traición a Dios!   

¡Atentos hijos de nuestro Rey y Señor Jesucristo!

El Instante fuerte se acerca, los lamentos no se hacen esperar.

Vivirán inestabilidad en todos los aspectos de la vida humana. Manténgase en alerta.

Oren Pueblo de Dios. oren por Centroamérica, serán estremecidos por terremotos.Volcanes  que despiertan serán alarma para los hijos de nuestro Rey.

Oren Pueblo de Dios, oren. Italia es socavada.

Francia vivirá angustia.

Oren Pueblo de Dios, oren.

EL AVISO SE ACERCA Y NO SE ENCUENTRAN PREPARADOS

Oren Pueblo de Dios, Estados Unidos padece la inestabilidad económica, social y política.

Oren Pueblo de Dios. No olviden orar por México. Padece ante un fuerte estremecer de la tierra.

Oren pueblo de Dios, oren por la Iglesia de nuestro Rey y Señor Jesucristo.

No duerman hijos de Dios, no duerman que la noche se encuentra cayendo.

Sean unión, caridad, perdón y amor.

Nos encontramos atentos a la espera de un llamado de ustedes.

Sean bendecidos por la Mano Divina de Dios.

¿QUIÉN COMO DIOS?

San Miguel Arcángel

https://www.revelacionesmarianas.com/

Octubre 08 de 2019 

LLAMADO DE SAN MIGUEL A LA HUMANIDAD

Aleluya, Aleluya, Aleluya. Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios.

Dad gracias al Señor porque es Bueno, porque es eterna su Misericordia.

Gloria a Dios y Paz a los hombres de buena voluntad.

Hermanos en el Amor de mi Padre, que la Paz del Altísimo esté con vosotros.

Hoy vengo a deciros que está próximo el día en que rendiréis cuentas a mi Padre. Alabad la gloria de Dios hermanos, porque muy pronto todo mortal que tenga uso de razón tendrá que rendirle cuentas a mi Padre, por su comportamiento en este mundo

El Juicio en que Dios os mostrará cuánto habéis amado y cuánto habéis dejado de amar.

¡Ay de aquellas almas que se van a presentar a mi Padre, sin haber perdonado; porque padecerán el Fuego purificador del Purgatorio y sentirán el dolor que produce la falta de perdón!

¡Ay de aquellas almas tibias, porque conocerán el Infierno, el lugar donde irán a parar, si al regresar continúan con su tibieza espiritual!

Y ¡Ay de aquellas que el Juicio de Dios las sorprenderá en pecado mortal, porque van a padecer el fuego de las almas condenadas y van a sentir todo el dolor y la desesperación de estas pobres almas!

¡Parad ya de ofender a Dios almas pecadoras, dejad vuestra rebeldía, porque la Hora del Juicio se está acercando y muchas de vosotras ya NO regresaréis más a este mundo!

¿Qué estáis esperando? Mirad que el tiempo cada vez es más corto y está llegando a su límite.

No dejéis para el último momento vuestra salvación, recapacitad y enderezad vuestro camino, para que mañana no tengáis que lamentaros por toda la Eternidad.

Hermanos, el Ser de Iniquidad encarnado, el Príncipe de este Mundo, muy pronto se manifestará a las naciones; por ningún motivo vayáis vosotros a caer en la tentación de verlo, porque bien sabéis que es la Antigua Serpiente que buscará seduciros y atraeros con el poder de su mirada, para luego haceros perder.

¡Cuidaos pues Pueblo de Dios de ver o escuchar al Ser de Iniquidad!

Acordaos que la curiosidad no es de Dios y ha hecho perder a muchos; absteneos vosotros de caer en las trampas sutiles que empleará el Príncipe de este Mundo para robaros el alma.

Cuando el Anticristo anuncie su aparición, debéis de desconectar todos los aparatos por donde pueda verse o filtrarse su voz; no olvidéis las recomendaciones que mi Padre y nuestra Señora y Reina os vienen haciendo,

De que selléis con la Sangre del Cordero de Dios todos estos aparatos de comunicación de vuestro mundo; acordaos que la Serpiente es astuta y cuenta con todos los medios para hacer perder el mayor número de almas.

Id acostumbrándoos desde ahora al silencio en vuestros hogares; que estos medios de comunicación permanezcan el mayor tiempo apagados, para que cuando llegue el Tiempo del Anticristo, vosotros hijos de Dios, simiente de mi Padre, ya estéis preparados.

No os canséis de orar, hacedlo a todo instante, porque en los tiempos de oscuridad y de tinieblas que se avecinan, sólo alumbrará la llama de vuestras lámparas encendidas con la Oración.

Vosotros seréis pequeñas lumbreras en medio de la oscuridad; la luz de vuestras lámparas será vuestra protección; mi Padre os enviará Ángeles para que os cuiden y protejan en la oscuridad.

Él enviará sus ángeles para que os lleven en sus brazos, para que vuestros pies no tropiecen con piedra alguna.

Preparaos pues hermanos, porque se acercan los días de purificación; fortaleceos lo más que podáis del Cuerpo y la Sangre del Divino Cordero.  

NO desaprovechéis este tiempo, para que alabéis a Dios y le deis gracias por su infinita misericordia que os permitirá dentro de poco estar en su Presencia y contemplar su Majestuosidad y todo su esplendor,

que transformará vuestras vidas para que al regresar a este mundo hagáis su santa voluntad y podáis habitar mañana su Nueva Creación.

Simiente del Dios Altísimo, heredad de mi Señor, permaneced en el Amor de nuestro amado y santo Padre Yhavé.

Hermanos, los días de vuestra liberación están cerca, no os canséis de alabar la gloria de Dios.

El poder de la alabanza derrumba toda fortaleza y os acerca a la Misericordia de mi Padre.

La noche muy pronto caerá sobre la humanidad y son muy pocos los que están preparados con sus lámparas aceitadas con la Oración.¡OH MORTALES, NO SIGÁIS CAMINANDO EN TINIEBLAS!

¡NO DEJÉIS PARA ÚLTIMO MOMENTO VUESTRA CONVERSIÓN,

PORQUE VUESTRAS ALMAS PODRÍAN PERDERSE AL PASO DE LA JUSTICIA DIVINA!

¡Oh almas que estáis en pecado mortal, si supierais del dolor de las almas condenadas, os aseguro que os convertiríais y volveríais al amor de Dios!

Acordaos que la Voluntad de mi Padre lo que quiere es vuestra salvación, no sigáis con vuestra sordera espiritual; alejaos del pecado y la maldad y reconciliaos lo más pronto posible con Dios, para que podáis alcanzar su Misericordia.

Hermanos, pedid nuestra protección e intercesión; estamos para serviros y ayudaros en todas vuestras necesidades y batalla espirituales.

Nuestro Padre nos ha concedido la gracia de estar en común unión con vosotros, para protegeros en estos tiempos de tanta oscuridad y guiaros por el camino de la salvación.

No tengáis miedo en acudir a nuestra protección, somos vuestros hermanos, invocadnos y gustosos vendremos en vuestra ayuda.

Hermanos terrenales, yo vuestro hermano Miguel, en compañía de Gabriel, Rafael, y mis otros hermanos, los Arcángeles y Ángeles del reino de mi Padre, queremos que nos tengáis en cuenta.

Nuestra misión es protegeros y llevaros seguros a la gloria de Dios.

HERMANOS, ESTAD PREPARADOS PARA LA LLEGADA DEL AVISO,

PARA QUE PODÁIS RESISTIR LA PRESENCIA DE NUESTRO PADRE

Y PODÁIS AL REGRESAR HACER SU SANTA VOLUNTAD

Todas las almas que estén en la gracia de Dios, se les encomendará misiones que deberán cumplir en el Tiempo del Milagro; misiones todas encaminadas a reunir el Rebaño de mi Padre aquí en la Tierra.

Todo mortal conocerá el estado de su alma y tendrá una visión más clara de la existencia de Dios, de la existencia del Cielo, Purgatorio e Infierno.

Aquellas almas que andan en este mundo en tinieblas o en tibieza espiritual, su Paso por la Eternidad les servirá para darse cuenta del estado en que se encuentran las almas condenadas y el estado en que yacen las almas en el Purgatorio.

MI PADRE QUIERE MOSTRARLES LA EXISTENCIA DEL MÁS ALLÁ,

PARA QUE TOMEN CONCIENCIA Y SE ARREPIENTAN DE SUS PECADOS

Y SEAN HOMBRES Y MUJERES NUEVOS CUANDO REGRESEN A ESTE PLANO TERRENAL

Las almas que por falta de amor hacen el mal en este mundo, pero que no están consagradas, ni le han vendido el alma al Príncipe de la Oscuridad, mi Padre les dará una última oportunidad en el aviso para que se conviertan.

LES MOSTRARÁ EL AVERNO

Y SENTIRÁN EL FUEGO CON QUE SE QUEMAN LAS ALMAS CONDENADAS

Y VERÁN SUS TORMENTOS

 Su paso por la eternidad les mostrará todo el daño que han hecho, será doloroso, pero necesario para su conversión.  

Las almas consagradas al Príncipe de este Mundo y que le han dicho ‘NO’ a la Misericordia de Dios, YA NO REGRESARÁN; se perderán eternamente en las profundidades del Abismo.

Hermanos, preparaos, no dilatéis más vuestra conversión, apresuraos y retomad cuanto antes el camino de la salvación, porque cuando menos lo penséis os vais a encontrar en la Eternidad;

Os pregunto insensatos:

¿Qué le responderéis a mi Padre cuando lleguéis a su Presencia?

No continuéis diciendo que nada pasará, porque os digo, que todo cuanto está escrito se cumplirá y muchas almas por su falta de Fe y compromiso, van a vivir una experiencia muy dolorosa en su Paso por la Eternidad.

¡Qué tristeza que tengan estas almas que conocer el Dolor para madurar en la Fe y no volver a poner en duda la existencia de Dios!

Orad hermanos por las benditas almas del Purgatorio, porque ellas necesitan de vuestras oraciones, ayunos y penitencias, para poder ser liberadas.  

Hay millones de almas que llevan muchos años de vuestro tiempo en el Purgatorio, porque nadie se volvió a acordar de orar por ellas.

Hay almas que solo necesitan que ofrezcáis por ellas una Santa Misa, un Santo Rosario o una obra de caridad, para salir del Purgatorio.

Esas almas están en un lugar de espera, se les llama las almas en espera; acordaos de ellas en vuestras oraciones para que puedan gozar de la gloria eterna.

Hay otras almas que necesitan ser perdonadas por sus familiares o por personas aquí en la tierra para poder ir subiendo a los diferentes estados del purgatorio.

Si alguno de vosotros recibió alguna ofensa por parte de alguna de estas almas, yo Miguel os pido, que por caridad la perdonéis

Para que puedan beneficiarse de todas las Santas Misas que se ofrecen en el mundo por el descanso eterno de las almas.

La falta de perdón aumenta el tiempo de purificación en el Purgatorio; acordaos hermanos que el mundo espiritual es muy diferente a vuestro mundo terrenal.

En la eternidad impera la justicia divina y todas vuestras malas acciones aquí en la tierra deben ser reparadas en los diferentes estados del Purgatorio.

Como guardián de las almas, le pido a todos aquellos que andan por este mundo sin Dios y sin ley, a que recapaciten y retomen cuanto antes el camino del amor, perdón y reparación, para que cuando lleguen a la Eternidad no tengan que pasar una larga estadía en el Purgatorio.

Hay muchas almas en las profundidades del Purgatorio que no se condenaron por la Misericordia de mi Padre; almas que en esta vida no se acordaban de Dios, ni de su prójimo y pasaron por este mundo haciendo el mal;

Pero a la hora de su muerte alcanzaron unas a arrepentirse, otras por las oraciones de sus familiares, especialmente sus madres no se perdieron.

Y OTRAS TANTAS POR LAS ORACIONES DE LAS ALMAS PENITENTES

Almas víctimas o ‘otros Cristos‘ como Abba nos llama, porque decidimos hacer valiosos nuestros sufrimientos al unirlos a los de Jesús…

Y GRACIAS A ELLAS, NO SE CONDENARON.

Estas almas están en las profundidades del Purgatorio, que es un lugar de gran purificación y completa oscuridad donde las almas luchan con sus propios demonios para purificarse.

Demonios a los cuales les abrieron puertas en este mundo y de no ser por la misericordia de Dios estarían condenadas.

Os pido pues hermanos que oréis también por estas pobres almas, para que puedan ser liberadas de este lugar de tormento y puedan alcanzar el gozo eterno.

Hay otras almas que se encuentran suspendidas en el tiempo, son las almas cautivas que no han podido liberarse de este mundo, porque murieron antes del tiempo señalado por la voluntad divina…

O tenían apegos en esta vida y las sorprendió la muerte aferradas a sus cosas materiales o a sus familiares.

Estas almas debéis de entregar en la oración y muy especialmente en el momento de la elevación en la Santa Misa, para que puedan llegar a la eternidad.

Hay otras almas que no estaban preparadas para morir y todavía viven aferradas a este mundo; su conciencia espiritual se niega a marcharse y vagan entre vosotros.

Orad por ellas para que puedan encontrar la luz y descansar en santa paz.

No abandonéis hermanos a las almas del Purgatorio, acordaos que mañana podéis ser vosotros los estéis en su lugar.

TENED CARIDAD E INTERCEDED POR ELLAS

 Porque el Cielo las está esperando y solo son liberadas si vosotros oráis, ayunáis y hacéis penitencia por ellas en este mundo.

Simiente de mi Padre, se está acercando el día en que vuestra alma pasará por la Eternidad.

Allí, se os mostrará el estado espiritual en que os encontráis y en el Amor y Servicio, seréis juzgados.

Dependiendo de lo que habéis amado y servido, será también el lugar donde se os llevará en la Eternidad.

Se os hará un juicio como se le hace a toda alma cuando llega a la eternidad y según sean vuestras obras, será vuestra sentencia: Cielo, Purgatorio o Infierno.

Él Altísimo os mostrará el estado de vuestra alma y os daréis cuenta de cómo la habéis manchado y ensuciado con vuestro pecado.

Sentiréis dolor por haber ofendido a Dios a través de vuestros hermanos; os veréis con toda vuestra miseria y sentiréis asco de vosotros mismos por todo el pecado y la maldad que habéis cometido en este mundo.

Mi Padre os dará la Gracia del Arrepentimiento, si se lo pedís; no todos se arrepentirán, porque no todos están inscritos en el Libro de la Vida.

A otros pecadores y almas tibias, se les dará la oportunidad de convertirse en el tiempo del Milagro. Pasado este tiempo, sólo quedará en la tierra los Hijos de Dios y los Hijos de la oscuridad

No temáis Pueblo de Dios, pues en vuestro Paso por la Eternidad, seréis sellados con la Sangre del Cordero en vuestra frente y se os darán los carismas y dones que necesitáis para el gran combate espiritual.

Caminaréis en este mundo por el desierto de la tribulación, pero la Gracia y el Espíritu de Dios, estará con vosotros. Las tribulaciones os purificarán y fortalecerán, si con Fe y amor, ofrecéis a Dios los reveses de cada día.

No tengáis miedo hermanos, el Aviso será un Pentecostés para el Pueblo de Dios.Al regresar ya no sentiréis miedo ni temor y así, como los primeros discípulos de Jesús, anunciaréis también en este mundo que el Reino de Dios está cerca.

Seréis el Ejército Militante, que unido a los Ejércitos Celestiales, marcharemos victoriosos.

Nuestra Señora y Reina María y Madre vuestra, nos acompañará y todos unidos al unísono diremos: ¿Quién como Dios? ¡Nadie como Dios!

Ese será nuestro grito de batalla que nos dará la victoria sobre las fuerzas del Mal.

Quiero Ejército Militante que hagáis una réplica de mi Estandarte que llevaréis en cada batalla espiritual, junto al Estandarte Mariano.

Mi Estandarte debe llevar una imagen que me represente, pisando la cabeza del dragón sobre vuestro mundo y en vez de espada, una lanza, mi Armadura en color oro con fondo azul claro y blanco como el cielo;

Arriba en letras rojas, que representan la Sangre del Cordero, debe decir: ESTANDARTE EJÉRCITO MILITANTE: MIGUEL ARCÁNGEL.

En la mitad del mundo en letras rojas: ¿QUIÉN COMO DIOS? ¡NADIE COMO DIOS!

El Estandarte Mariano y mi Estandarte a menor escala, junto con el Rosario, debéis de llevarlo en vuestro cuello, debidamente bendecido o exorcizado.

Esta Armadura será un Escudo Protector que os librará de los ataques y dardos incendiarios del Maligno y sus huestes del Mal.

Recapacitad pues hermanos y arrepentíos y convertíos de una vez, porque el tiempo de Misericordia está por cumplirse.

No os apartéis del amor de Dios y contad con nosotros. Somos portadores de la voluntad del Padre, nuestra misión es protegeros y llevaros seguros a la gloria de Dios.

Aleluya, Aleluya, Aleluya, somos vuestros hermanos: Miguel, Gabriel, Rafael y demás lumbreras que ardemos de amor por hacer la voluntad de nuestro Padre.

Gloria a Dios en el Cielo y en la Tierra paz a los hombres de buena voluntad.

Que la Paz del Altísimo os acompañe siempre y permanezca en vosotros, hombres de buena voluntad.

Vuestro Hermano y Servidor, Miguel Arcángel

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, Simiente de mi Padre

Vuestro Hermano y Consejero, Miguel Arcángel.

Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios. El honor y la gloria para el que está sentado en medio de Querubines.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html