Archivos de etiquetas: SENTIDOS ESPIRITUALES

227 DIOS Y HOMBRE VERDADERO


227 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

En la casa de Caná la fiesta por la venida de Jesús es poco menor que cuanto lo fue por las bodas del milagro.

Faltan los músicos, no están los invitados, la casa no está enguirnaldada de flores y ramos verdes;

no están las mesas para los muchos invitados, ni el maestresala junto a los aparadores.

y las hidrias colmadas de vino.

Pero todo queda ampliamente compensado por el amor…

Ofrecido ahora en su forma y medida justas.

O sea, no a un simple invitado y también un poco pariente, por parte de los familiares de Joaquín y ana;

porque al fin y al cabo es un hombre, con la estirpe principesca del Rey David. 

sino al Invitado Maestro, cuya verdadera Naturaleza Divina se conoce y reconoce…

Y cuya Palabra se venera como parte del Tabernáculo del Santo de los santos.

Por ello los corazones de Caná aman con la totalidad de sí mismos al Gran Amigo que se ha asomado vestido de lino,

a la entrada del huerto, entre el verde de la tierra y el rojo de la puesta de sol,

embelleciendo todas las cosas con su Presencia,

y comunicando su paz: no sólo a los corazones a los que dirige su saludo, sino incluso a las cosas.

Verdaderamente pareciera que se extiende un velo de paz solemne y beato;

doquiera que se dirijan sus ojos azules, refulgentes como zafiros centelleantes.

Pureza y paz manan de sus pupilas, como la sabiduría fluye de su boca y el amor de su corazón.

A los que lean estas páginas quizás les parecerá imposible cuanto digo.

¡Pero Jesús es Dios Encarnado por su Voluntad Trina!

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

Y todo lo que estamos compartiendo podrán verificarlo todas las almas víctimas, corredentoras y crucificadas; 

con el uso de los sentidos de su cuerpo espiritual palpitante de la Vida;

compartida por el Señor y Dador de Vida Único y Trino, que nos gobierna y nos Guía...

Pues bien, el propio lugar, que antes de la llegada de Jesús era un lugar corriente,

un lugar de ajetreo que excluye la paz, que se supone exenta de angustioso trajinar… 

Nada más llegar Él, se ennoblece y es como si se transformara..  

Y el propio trabajo adquiere un atractivo, una belleza y armonía ordenados, que se incluyen en la percepción completa; 

por los sentidos espirituales y corporales fusionados con el Amor de coparticipación; 

que nos vuelve “otros pequeños cristos y nos transforma deificándonos.

Y de esta manera con nuestra alma viva;

La fusión con Dios nos proporciona la felicidad embriagadora del Amor Divino…

nuestra mente adquiere una fusión tan maravillosa, que vuelve “real”

la presencia del pensamiento sobrenatural fundido con el trabajo manual.   

Los que ya tienen experiencia en el manejo de su cuerpo espiritual, entenderán mejor lo que digo.

No sé si me explico bien.  

El Espíritu Santo ES un Padre y un Amigo tan incomparable, mientras nos enseña con palabras de su Voz un tanto juvenil…

Con acciones portentosas que muestran con sencillez y admirable camaradería, los Secretos de la Creación…

Y es el PARÁCLITO TAN ADMIRABLE, 

El Maestro tan amoroso, tan cercano a nuestro corazón,

GÉNESIS 18…

¡Qué nunca nos damos cuenta cuándo empezamos a Tutearlo…!

Porque ÉL favorece esta cercanía que CRECE junto con el amor y la ADORACIÓN…

Pues también crece nuestra consciencia de que ÉL, ES QUIÉN ES…  

Y el capítulo 18 del Génesis, cobra una nueva vigencia y su actualidad,

¡Es más increíble y maravillosa!…

Pues Dios ya no es sólo un Amigo con el que podemos regatear intercediendo cómo lo hizo Abraham;

Dios es nuestro ABBA, nuestro Mentor, nuestro Refugio, nuestro Guía, nuestro Amor, nuestro TODO…

Nos sentimos tan seguros de nuestra IDENTIDAD…

QUE NO LE TENEMOS MIEDO A NADA….

¡Sólo a Pecar! 

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza...

Y aprendemos a DEFENDERNOS Y A ATACAR en tal forma al Infierno Entero…. 

que su única preocupación se convierte, ¡En impedirnos ORAR  a costa de lo que sea!

Porque junto con Mamita María,

¡VERDADERAMENTE ATERRORIZAMOS A SATANÁS!  

Cuando estamos en Presencia de la Trinidad Sacrosanta, es difícil precisar su  apariencia física; 

porque su Personalidad es tan ARROLLADORA,

que nos impulsan a arrodillarnos y postrarnos automáticamente…

Aunque precisando una definición:

El Espíritu Santo, pareciera ser el más joven, alrededor de unos 28 años…   

Jesús con la edad de treinta años,

¡Y tiene el cabello largo bajo los hombros!

No como tratan de representarlo ahora; para que la humanidad lo olvide más fácilmente, 

Es parte de la Persecución, con todas sus tácticas de exterminio…  

El Padre Celestial, es como si fuera un hombre de unos treinta y ocho años,

¡Pero cuando ríe, parece más joven que el Espíritu Santo! 

Y ¡Es Tanta Y Tan MARAVILLOSA SU LUZ!…

Que pareciera que tiene los cabellos blancos…

¡Y por eso lo confunden con un anciano!

Pero eso está totalmente equivocado… 

¡Y los Tres son tan parecidos!…

Definitivamente necesitan conocerLos, para que precisen más esta descripción…

Jesús no se muestra desabrido nunca, ni siquiera en los momentos más desagradables por algún hecho que le haya sucedido.

Se le ve por el contrario, siempre majestuosamente digno y absolutamente regio.

Y comunica esta dignidad sobrenatural al lugar en que se mueve.

Jesús no se muestra nunca jocoso, riéndose a mandíbula batiente,

ni siquiera en los momentos de mayor alegría.   

Lo único que lo delata en este sentido, es el centelleo vibrante de sus ojos…

porque también pareciera reír su bellísima mirada.

Su sonrisa es inimitable.

Ningún pintor podrá jamás representarla.

Parece una luz que emanara de su corazón…

Luz radiante en las horas de mayor alegría por alguna alma que se redime o alguna otra que se acerca más a la perfección.

Es una sonrisa llena de dulzura, amorosa y plena de alegría, cuando aprueba las acciones espontáneas

de sus amigos o discípulos, porque goza de su presencia, de su compañía y su amor radiante así lo manifiesta. 

Una sonrisa llena de ternura y luminosa, cuando se inclina hacia los niños para escucharlos, adoctrinarlos o bendecirlos… 

Plena de compasión, de piedad, cuando observa alguna miseria de la carne o del espíritu…

Absolutamente divina cuando habla del Padre o de su Madre, del reino de los Cielos…

O mira y escucha a la Madre purísima.

Tampoco es quejumbroso, con expresión hipocondríaca o negatividad porque no es pesimista….  

Ni siquiera en los momentos más angustiosos o de mayor desconsuelo.

En medio de las torturas de la traición sufrida; en medio de las angustias del sudor de sangre;

en medio de los espasmos de la Pasión;

en medio del sufrimiento extremo que le ocasionan los pecadores; 

en medio del SUPLICIO que le causan los sacerdotes incrédulos, apóstatas y perversos...

Aunque la tristeza sumerja el fulgor dulcísimo de su maravillosa sonrisa;

no es suficiente para borrar esa paz que parece diadema de paradisíacas gemas,

fúlgida en su frente lisa y que ilumina con su luz toda la divina Persona.

De la misma forma, no puedo decir que lo haya visto alguna vez entregarse a alegrías desmedidas.

Aunque no es contrario a una franca carcajada si el caso lo requiere,

aún así vuelve enseguida a su majestuosa serenidad.

Y cuando ríe rejuvenece prodigiosamente hasta asumir un rostro de joven de veinte años…

Y el mundo parece también rejuvenecer por su hermosa risa, franca, sonora, entonada; llena de júbilo.

Igualmente, no puedo decir que lo haya visto hacer las cosas apresuradamente.

Sea que hable, sea que se mueva, en lo que sea que actúe, lo hace siempre con sosiego;

aunque nunca es lento ni actúa con desgana.

Sea porque siendo alto, puede dar pasos largos sin tener por ello que correr para recorrer mucho camino;

de la misma forma que puede alcanzar con facilidad objetos distantes, sin tener necesidad para ello de elevarse.

Lo cierto es que hasta en su modo de moverse es señorial y majestuoso.

¿Y la Voz?… 

Va a hacer dos años que lo oigo hablar.

Y no obstante, algunas veces casi pierdo el hilo de lo que dice, de tanto como me sumerjo en el estudio de su Voz.

Y el buen Jesús siempre paciente, repite lo que ha dicho y me mira con su sonrisa de Maestro bueno; 

para evitar que los dictados tengan mutilaciones debidas a mi alegría de escuchar su Voz,

deleitándome en ella y estudiando su tono y encanto.

Pero después de dos años, todavía no sé decir con exactitud qué tono tiene.

Excluyo en términos absolutos el tono de bajo, como también el de tenor ligero.

Pero me queda siempre la duda de si se trata de una potente voz de tenor…

O de la voz de un perfecto barítono de gama vocal amplísima.

Yo diría que es esto último, porque su Voz adquiere a veces notas broncíneas, casi apagadas de tan profundas como son;

especialmente cuando habla de tú a tú con un pecador, para restablecerlo en la Gracia.

O señala las desviaciones humanas a las turbas. 

Mientras que, cuando se trata de analizar y poner en el índice las cosas prohibidas…

Y descubrir las hipocresías, el bronce se hace más claro.

Y cuando impone la Verdad y su voluntad, se hace cortante como el impacto de un rayo.

Adquiere canto de lámina de oro golpeada con martillo de cristal, cuando se eleva para celebrar la Misericordia,

para exaltar las obras de Dios…

Y envuelve de amor este timbre cuando habla con su Madre o de su Madre. 

Verdaderamente esta Voz suya entonces queda envuelta en el AMOR, de Dios que es el Amor.

Amor reverencial de Hijo, vibrante de Admiración por la que lo engendró y lo ha guiado como ser humano entre sus creaturas. 

Amor de Dios ¡Jubiloso! cantando las alabanzas de su Obra Maestra, que lo proclama en TODA su Perfección…

Este tono, si bien menos marcado, es el que usa para hablar a sus predilectos, a los convertidos o a los niños.

Y no cansa nunca, ni siquiera en su más largo discurso; porque es una Voz que reviste y completa el pensamiento

y la palabra, poniendo de relieve su potencia o su dulzura, según las necesidades…

Y algunas veces me quedo con la pluma en la mano, escuchando…

Y reacciono cuando va ya demasiado adelantado y me es imposible alcanzarlo o aferrarlo…

Y ahí me quedo, hasta que el buen Jesús lo repite…

Como hace cuando me interrumpen, para enseñarme a soportar pacientemente las cosas o personas molestas. 

Yo en lo personal, fue hasta que conocí la ternura tan delicada, el amor tan embriagador,

la solicitud tan pronta para atendernos…

¡El finísimo sentido del humor y su risa tan maravillosa!… 

que me enamoré PERDIDAMENTE de Yeovhé, (Mi corazón canta tu Nombre)

El Altísimo SEÑOR DEL UNIVERSO…

Nuestro  Santísimo Padre Celestial;

Nuestro ABBA que es ¡Tan dulce y tan TREMENDO, al mismo tiempo!

Por eso el INFIERNO ENTERO, está temblando ante su JUSTICIA...

Porque piensan que autodestruirán a los nuevos sodomitas,

¡Y ellos sólo serán espectadores!…

Aunque espolean a la Humanidad a seguir pecando y, 

 ¡Hacerlo tan atrozmente,

¡Apuñalando el Corazón Divino!

Porque piensan erróneamente, que a ellos, ¡No los alcanzará!!…

Y todos los hijos de la Luz, apóstoles y profetas 

que estamos trabajando al abrigo de nuestra Madrecita santísima,,

podemos comprobar y atestiguamos todas las afirmaciones que hace María Valtorta en este post; 

¡El Amor de los Amores…!

porque cuando estamos trabajando y nos sustrae el arrobamiento que nos produce Dios y todo lo que es suyo;

Jesús con su incomparable sentido del humor y su benditísima paciencia, nos aterriza a lo que estemos haciendo;

cuando dice sonriendo dulcemente:  

“¿Ya podemos continuar o debo repetir lo que acabo de decirte?…”