Archivos de etiquetas: SEXO Y SANTIDAD

GÉNESIS 3, 4


Diciembre 24 de 2020

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Ese metafórico árbol demuestra esta verdad.

Dios había dicho al Hombre y a la Mujer: «…Os doy todo; y únicamente me reservo este Misterio de la Formación del hombre»”.-

Antes de la Culpa todo estaba regulado y basado en el amor. El amor como es ahora, el actual generador de los hijos, entonces no existía. La Malicia no existía y, por tanto, — porque va con ella— tampoco el hambre carnal.

¡Todos los seres lloraron amargamente la inocencia profanada de su reina! ¡Y llanto desolado de la reina ante esa profanación suya, cuya realidad y cuya imposible anulación comprende!

Si los cataclismos y las tinieblas acompañaron la muerte del Inocente, también tinieblas y fuerte tempestad acompañaron a la muerte de la Inocencia y de la Gracia en los corazones de los Primeros Padres.

Eva deseó conocer y se hizo creadora pero no logró ser dueña del árbol de la Vida.-

Pero usando indignamente esta fuerza de bien, la había corrompido transformándola en un acto malo, porque fue producto de la desobediencia a Dios y amalgamado con la malicia y avidez de la carne.

Y de esta forma ella se convirtió en la «madre».

5. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Había nacido el Dolor sobre la Tierra.

Y la Providencia de Dios no quiso que fuese eterno;

de forma que os da, después de años de dolor, la alegría de salir del dolor para entrar en la alegría, si sabéis vivir con corazón recto.

Llamo aquí vuestra atención sobre un hecho que escapa casi a todos.

Eva estaba cargada de su pecado.

Y el dolor todavía no había sido sufrido en medida suficiente para disminuir su pecado.

Como un organismo drogado, ella había transmitido a su hijo todo aquello que en ella pululaba.

EL PECADO GENERA AL ESPÍRITU INMUNDO. El Espíritu inmundo es POSESIÓN DIABÓLICA…

Y Caín fue el primer hombre cautivo por una posesión demoníaca perfecta.

Producto del primer Trío diabólico, que el sexo desordenado: Lucifer, Eva y Adán , constituyeron.

El sexo era divino y sagrado y fue el verdadero objetivo, alcanzado perfectamente por Satanás.

Y su hambre de destrucción hizo que también, el primer hombre engendrado en el tálamo que debió haber estado santificado, con la Presencia del verdadero Dueño y Creador.

Y que él robó con la complicidad de Adán y Eva.

Y con su complacencia Y ABSOLUTO CONSENTIMIENTO,

porque la búsqueda del placer era lo más importante y era plenamente satisfecho…

CAÍN Y ABEL

Pues fue de esta manera que, el primer fruto del amor convertido en sensualidad y libertinaje, le fue robado a Dios y perteneció a Satanás,

el que contaminó al hombre con toda la maldad y perversión que en él rebosa.

Y Caín, primer hijo de Eva, nació con un carácter duro, envidioso, iracundo, lujurioso, perverso, muy poco diferente de las bestias en lo relativo al instinto,

MUCHO MÁS ANIMALESCO QUE LAS BESTIAS

EN LO RELATIVO A LO SOBRENATURAL

PORQUE, EN SU YO FEROZ

NEGABA LA REVERENCIA DEBIDA A DIOS,

Ya que a su alma posesa, Satanás le trasmitía toda la maldad, que sus sentimientos llenos de ODIO por haber sido expulsado del Cielo, bullían en su espíritu vengativo. 

El Adversario de Dios, triunfante en la primera embestida contra el hombre; también logró controlar los sentimientos de su primer instrumento… 

Y Caín fue el primer ser humano rebosante de HIPOCRESÍA, pues a los comentarios de sus padres sobre Dios y el haberlos expulsado del Paraíso,  Caín comenzó a mirarlo como a un enemigo,

Y consideraba que le era lícito no rendirle culto sincero.

Satanás le azuzaba a burlarse de Dios. Y quien se burla de Dios no respeta a nadie en el mundo.

Por esto, los que están en contacto con los que se burlan del Eterno conocen la amargura del llanto;

porque no pueden esperar un amor respetuoso en su prole, ni una seguridad del amor fiel en el consorte, ni una certeza de amistad leal en el amigo.  

 Lágrimas y lágrimas corrieron por la cara de Eva por la dureza de su hijo, arrojando así en su corazón el germen del arrepentimiento;

lágrimas y más lágrimas que le obtuvieron que su culpa disminuyese, porque Dios, ante el dolor de quien se arrepiente, perdona.

Y el segundo hijo de Eva alcanzó el alma lavada en el llanto de su madre.

Él fue dulce, respetuoso para con sus padres, entregado a su Señor, cuya omnipotencia veía descender radiante desde Cielo. Abel fue la alegría de la mujer caída.

 Pero el camino del dolor de Eva debía ser largo y penoso, proporcional a su camino en la experiencia pecaminosa:

en éste, encontraba estremecimiento de lujuria; en aquél, estremecimiento de aflicción;

en éste, besos; en aquél sangre; de éste, un hijo; de aquél, la muerte de un hijo, la de su predilecto (predilecto por su bondad).

ABEL LLEGÓ A SER EL INSTRUMENTO DE PURIFICACIÓN PARA LA CULPABLE.

Pero ¡Qué purificación tan dolorosa, que llenó con sus desgarradores gritos la Tierra espantada por el fratricidio!

¡Y que mezcló las lágrimas de una madre con la sangre de un hijo…!

Eva sube por el camino de la expiación.

El arrepentimiento crece según va saboreando las pruebas de su pecado.

QUISO CONOCER EL BIEN Y EL MAL.

Y el recuerdo del bien perdido es para ella como el recuerdo del sol para uno que, al improviso, hubiera quedado cegado.

El Mal está ante ella al contemplar los restos de su hijo asesinado; y a su alrededor, por el vacío creado por el hijo fratricida y fugitivo…

¡Mientras huía perseguido por sus remordimientos aquel que, enemistado con Dios y con su hermano, al que Dios amaba, la había derramado!. .

 “Dijo el Señor a Caín: «¿Por qué andas irritado?» ¿Por qué, si faltas contra Mí, te irritas porque no te miro con ojos benignos?

¡Cuántos caínes hay sobre la Tierra!

Me dan un culto de desprecio, un culto hipócrita; o no me tributan ningún culto, y quieren que los mire con amor y los colme de felicidad.

DIOS ES VUESTRO REY,

NO VUESTRO SIERVO. DIOS ES VUESTRO PADRE.

Y un padre jamás es un esclavo, si se juzga según justicia. Dios es justo. Vosotros no lo sois pero Él sí lo es.

Y no puede menos de castigaros, puesto que os burláis de Él, aun cuando os da, a manos llenas, sus favores con la condición de que le améis aunque sea un poco.

La justicia no conoce dos vías. Una sola es su vía. Esto hacéis, esto recibís.

Si sois buenos, recibís el bien; si malos, recibís el mal.

Y —creedlo— siempre es mucho más el bien que recibís, respecto al mal que deberíais recibir por vuestra manera de vivir, en rebelión contra la Ley Divina.

 Dios dijo: «¿No es verdad que si haces el bien, recibirás el bien y que si haces el mal el pecado se presentará inmediatamente ante tu puerta?»

En efecto, el bien lleva a una constante elevación espiritual y capacita cada vez más para cumplir un bien cada vez mayor, hasta alcanzar la perfección y hacerse santos;

por el contrario, basta ceder al mal para degradarse y alejarse de la perfección

y conocer la servidumbre del  pecado que entra en el corazón y hace bajar a éste, por grados, a una sucesiva y cada vez mayor culpabilidad.

Dios añadió: «Pero tendrás debajo de ti el deseo del pecado, y debes dominarlo»

Sí, Dios no nos hizo esclavos del pecado, las pasiones están debajo de vosotros, no encima de vosotros. Dios os ha dado inteligencia y fuerza para dominaros.

Incluso a los primeros hombres, castigados por el rigor de Dios, les dejó Dios inteligencia y la fuerza moral.

Y, desde que el Redentor ha consumado por vosotros el Sacrificio, tenéis, como ayuda de la inteligencia y fuerza, los ríos de la Gracia y podéis, y debéis, dominar el deseo del Mal.

Debéis hacerlo, con vuestra voluntad fortalecida por la Gracia.

Por esto los ángeles de mi nacimiento cantaron a la tierra: «Paz a los hombres de buena voluntad».

Yo venía para traeros de nuevo la Gracia a los hombres.

Y mediante la unión de la Gracia con vuestra buena voluntad, vendría la Paz a los hombres. La Paz: gloria del Cielo de Dios

El pecado y desesperación (Caín, Judas); el pecado y arrepentimiento (Eva).-

Y Caín dijo a su hermano: «Vamos afuera» Palabras mentirosas cuyo veneno se ocultaba bajo una sonrisa traidora.

 La delincuencia siempre practica la mentira, para con sus víctimas y para con el mundo al que trata de engañar; Y QUISIERA ENGAÑAR INCLUSO A DIOS. Pero Dios lee los corazones.

 «Vamos afuera». Siglos después Judas dijo: «Salve, Maestro», y le besó.

Los dos Caínes escondieron su delito bajo una apariencia inofensiva.

y desahogaron su envidia, su ira, su abusiva violencia y todos sus malvados instintos, descargando todo ello sobre la víctima,

porque no se habían dominado a sí mismos; antes bien, habían hecho esclavo su espíritu del propio yo corrompido.

 EVA ASCIENDE POR EL CAMINO DE LA EXPIACIÓN,

CAÍN DESCIENDE POR EL CAMINO DEL INFIERNO

Y en éste le hunde la desesperación que de él se apodera;

y con la desesperación, último golpe mortal dado a su espíritu ya débil por el crimen, viene el miedo físico, vil, del castigo humano.

EL QUE YA NO PUEDE ACORDARSE DEL CIELO,

ESE HOMBRE DE ALMA MUERTA,

ANIMAL ES QUE SE ESTREMECE POR SU VIDA CORPORAL.

La muerte, ante la que los justos sonríen, porque los lleva a poseer a Dios,

ES TERROR PARA LOS QUE SABEN QUE MORIR

PARA ELLOS SIGNIFICA PASAR PARA SIEMPRE

INFIERNO QUE LLEVAN EN SU CORAZÓN

AL INFIERNO DE SATANÁS.

Y, como alucinados, ven por todas partes venganzas ya prontas para descargarse contra ellos.

Pero sabed —hablo a los justos— sabed que si el remordimiento y la oscuridad de un corazón culpable crean y fomentan las alucinaciones del pecador,

A NADIE LE ES LÍCITO ERIGIRSE COMO JUEZ DE SU HERMANO,

MUCHO MENOS ERIGIRSE COMO JUSTICIERO.

UNO SOLO ES EL JUEZ: DIOS.

Y si la justicia humana ha creado sus propios tribunales, toca a éstos administrar la justicia, y

¡Ay de los que profanen ese nombre de la justicia y juzguen movidos por estímulo pasional propio o por presión de poderes humanos!

¡Maldición para aquel que se haga justiciero privado de un semejante suyo!

¡Maldición aún mayor para el que, movido por frío cálculo humano, envía a su semejante a la muerte o a la cárcel sin haber razón!

 PORQUE SI EL QUE MATA AL QUE MATÓ

RECIBIRÁ UN CASTIGO SIETE VECES MAYOR,

COMO DIJO EL SEÑOR QUE SUCEDERÍA AL QUE MATARA A CAÍN

el que injustamente condene, movido por servidumbre hacia Satanás enmascarado de Autoridad humana, recibirá setenta veces siete el rigor de Dios.

Esto deberíais tener presente sobre todo en esta hora, vosotros que os matáis mutuamente para hacer de los caídos la base de vuestro triunfo,

“La vida humana es sagrada…”

y no sabéis que lo que hacéis es excavar bajo vuestros pies la trampa en que os hundiréis maldecidos por Dios y por los hombres; porque Yo he dicho: «NO MATARÁS».-

Cuando Caín mató a Abel, la boca de su madre profirió las maldiciones que su espíritu, separado de Dios, le inspiraba contra su prójimo más cercano:

contra el hijo de sus entrañas profanadas por Satanás y embrutecidas por el deseo desenfrenado.

Y esa Maldición fue la mancha en el reino de lo moral humano, de la misma forma que el crimen de Caín fue la mancha en el reino de lo animal humano, arrastrado de sus instintos bestiales.

Sangre sobre la Tierra, derramada por mano fraterna.

La primera sangre, que atrae —como imán milenario— toda sangre que, extraída de las venas del hombre, la mano del hombre derrama.

Maldición contra la Tierra, proferida por boca humana.

Como si la Tierra no estuviera ya suficientemente maldecida por causa del hombre rebelde contra su Dios y hubiese necesitado saborear los cardos y las espinas

y la dureza de los terrones del campo, de las sequías, de las granizadas, de las heladas, de los calores;

esa Tierra que había sido creada perfecta, y a la que ayudaban todos los elementos para que fuese una morada cómoda y bella para el hombre, su rey.

María debe anular a Eva. María ve al segundo Caín: a Judas. María sabe que es el Caín de su Jesús, del segundo Abel.

Sabe que la Sangre de este segundo Abel ha sido vendida por ese Caín y ya está siendo derramada. Pero no maldice. Ama y perdona. Ama y llama.

¡Oh, Maternidad de María, mártir!

26. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» 27. Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa Juan 19

¡Maternidad tan sublime, como esa maternidad tuya virginal y divina!

Esta última ha sido don de Dios, pero la primera, Madre santa, Corredentora, ha sido un don tuyo para ti, porque tú, solo tú supiste, en aquella hora,

con el corazón quebrantado por los azotes que me habían desgarrado mi cuerpo, decir a Judas esas palabras; tú,

solamente tú supiste en aquella hora, mientras sentías ya la cruz partirte el corazón, amar y perdonar. María: la Nueva Eva.

Ella os enseña la nueva religión que lleva al amor hasta el punto de perdonar a quien mata a un hijo.

No seáis como Judas que cierra su corazón ante esta Maestra de Gracia y se desespera diciendo: «Él no me puede perdonar»,

poniendo en duda las palabras de la Madre de la Verdad, y, por lo tanto, mis palabras, que había Yo repetido siempre:

que Yo había venido a salvar y NO a destruir.

Para perdonar a aquel que, arrepentido, viniera a Mí.

María, la nueva Eva, recibió de Dios un nuevo hijo «en lugar de Abel matado por Caín».

Pero no lo tuvo a través de una hora de alegría animal que adormece el dolor bajo el influjo de los vapores de la sensualidad y el cansancio del contentamiento.

Lo tuvo en una hora de dolor total, al pie de un patíbulo, entre los estertores de su Hijo moribundo, entre los improperios de una gentuza Deicida

y en medio de una desolación inmerecida y total, porque Dios ya tampoco la consolaba.

Jesus: ¡No, Satanás no puede alzarse de debajo del calcañar de mi Virgen Madre!.

Aquí solo quiero hablar de uno de los momentos. Y de mi Madre, no mío; de la nueva Eva que ya había rechazado desde sus más tiernos años,

las lisonjas usadas por Satanás para seducirla a morder el fruto.

Y probar aquel sabor que había desquiciado a la compañera de Adán.

La nueva Eva, que no se había limitado a rechazar a Satanás,

sino que le había vencido aplastándole con su voluntad de obediencia, de amor, de castidad tan grandes;

que él, el Maldito, quedó aplastado y subyugado.

¡No, Satanás no puede alzarse de debajo del calcañar de mi Virgen Madre!

Suelta baba, echa espuma, ruge y blasfema.

Pero su baba cae al suelo, su aullido no toca a esa atmósfera que rodea a mi Santa,

que no percibe el hedor ni las risas burlonas diabólicas, que no ve, ni siquiera puede ver, la baba asquerosa de la Serpiente Eterna,

porque las armonías celestiales y los celestiales aromas danzan en torno de Ella enamorados en torno a su bella y santa persona,

y porque sus ojos, más puros que el lirio y más enamorados que los de una tórtola, miran solo a su Eterno Señor de quien es Hija, Madre y Esposa. .

GENESIS 3, 3


Diciembre 19 de 2020

Dice J V:

Con el uso simultáneo de los carismas de profecía. visión y ciencia infusa…

Iba con mi familia manejando para ir a comer, cuando de repente el Espíritu Santo me indica que me va a dar los puntos importantes del Génesis.

El conocimiento es instantáneo y luego sigue la reflexión de Él con uno mismo.

Me dijo: “Te voy a dar los puntos claves del Génesis”.

Acto seguido me indica, “la Biblia dice: Dios puso a Adán y a Eva en el Paraíso Terrenal.”

El Espíritu Santo me explica, esto se refiere a que Adán y Eva eran el paraíso de Dios, puesto que vivían en Su total volun­tad.

Él se recreaba en ellos y ellos en Dios. No se salían de los linea­mientos que Dios les había marcado y ellos eran muy felices. 

Luego me si­gue explicando:

Cuando en el Génesis dice, y Dios puso el árbol del Bien y del mal en medio del Paraíso, se refiere a la voluntad humana.

Ellos po­dían escoger entre el bien y el mal, de hecho tenían que pasar una prueba que Dios Padre luego les pondría.

En donde dice el Génesis: “Y dijo Dios, no tomaréis del fruto prohibido”.

Esto se refiere a que Adán y Eva no estaban unidos en matrimonio.

“Y Dios los creó hombre y mujer”.

El fruto se refiere a los hijos que ellos le iban a dar a Dios para Su Gloria, pero estaba prohibido en esos momentos por no estar casados y porque NO debían tener sexo antes de matrimonio.

Sabiendo esto el demonio (la serpiente), los tienta.

Primero con el pretexto de decirles: ¡Pues es que no son ustedes acaso los reyes de la Creación!

¿Cómo es que los animales del campo, las aves del cielo y los peces del mar pueden procrear y ustedes no?

Entonces la soberbia entra en ellos.

Dios les había dado el conocimiento de todas las leyes del Uni­verso, conocían todo lo creado pero les dijo:

“Yo me reservaré el cono­cimiento de la transmisión de la vida”.

Pero esto lo decía para probarlos.

Entonces se lleva a cabo el Pecado Original, que en sí, realmente es un TRIPLE pecado. 

Primero: deciden ellos hacerle caso al demonio y rompen con Dios.

Esta es una falta muy grave puesto que habían sido creados en un grado muy alto de perfección.

Su inteligencia, sus capacidades físicas y mentales y sus virtudes sobrepasaban por mucho a lo que somos actualmente nosotros,

por los defectos que ahora tenemos por el Pecado Original.

Entonces, para hacer una decisión a ése nivel de decir, vamos a hacer caso a la Serpiente porque queremos conocer lo que Dios no nos quiso decir,

implica el ponerse en contra de Dios, romper con la Voluntad Divina y el cambiar lo mucho que Dios les había concedido ya,

por lo poco que el Demonio les estaba proponiendo.

Primer pecado: ponerse en contra de Dios.

Segundo pecado del pecado original:

La Serpiente los incita a UTILIZAR EL SEXO,

A TOMAR EL DELEITE  QUE SIGNIFICA, HACER EL AMOR

A ACARICIARSE, A DISFRUTARSE MUTUAMENTE 

Y a tornar lo prohibido, COMO UN DERECHO QUE LES PERTENECE

(Si No, ¿Para qué los hizo hombre y mujer?)

Y el tercer pe­cado, es que les engaña a que eso es la procreación, pero no les indica realmente como deben hacer para procrear,

Y esto para ir en contra de la orden que Dios Padre dio al terminar la creación que dijo: “Creced y mul­tiplicaos”.

El demonio SIEMPRE va a estar en contra de las leyes de Dios y para protegernos debemos pedir al Espíritu Santo el don del Discerni­miento para protegernos de sus asechanzas.

También me explicó el Espíritu Santo que cuando una persona comete un pecado mortal, entonces no puede tener crecimiento espiritual. 

Sigue viviendo la persona, pero su alma no crece, está estancada.

Esto también me lo explicó y me dijo:

En la parábola de la vid y el sarmiento Nuestro Señor Jesucristo os lo indica. Si el sarmiento (el alma), se mantiene unido a la vid (la Gracia Divina, la Fuente de Vida),

entonces podrá dar fruto (la uva, que son las buenas acciones). Pero si el sarmiento se separa de la vid (por el pecado mortal), se seca y se arroja al fuego (al Infierno).

De aquí hay dos explicaciones, la primera en la que nos dice que hay a­dultos con almas de niños, porque no han crecido en gracia,

ya que hay muchas personas que hacen su primera Comunión y no vuelven a buscar el alimento Divino posteriormente.

En cambio hay niños con Almas de adultos porque asiduamente acuden a los sacramentos con gran Fe y amor.

Al Demonio eso le paso, de ser el arcángel más bello de la Creación, se pone en contra de Dios por soberbia…

Y al retirarle Dios el Amor, se vuelve horrible, (la Belleza es un atributo  divino)

Y además, ya no tiene crecimiento espiritual, por lo que nos daremos cuenta, con lo que sigue:

QUE LO MISMO QUE LE PROPUSO A ADÁN Y A EVA EN EL PASADO,

POSER RIQUEZAS, FAMA PODER Y PRESTIGIO…

ES LO MISMO QUE NOS PROPONE,

CON MUCHA ASTUCIA, EN ÉSTOS MOMENTOS.

 Para el primer pecado, nos propone falsas ideologías, sectas­ o “nuevas religiones” propuestas principalmente por el movimiento “NEW AGE”

como son: el ecologismo, el panteísmo, el gnosticismo, la pseudo-ciencia, la astrología, la ufología, la psicología transpersonal, el método de control Mental, la dianética, etc.

Dándonos estas “opciones” nos hace crecer nuestro ego para separarnos de Dios.

Para el segundo pecado: las película, revistas, canciones, etc. están llenas de ello -tener sexo antes del matrimonio. 

 Y para el tercer pecado, el de no procrear, con astucia nos ha engañado a través de los medios de comunicación diciendo:

“La familia pequeña vive mejor”, ya somos muchos y no hay suficientes alimentos, etc.  

Y TODO PARA IR EN CONTRA DE LA ORDEN DE DIOS:

“CRECED Y MULTIPLICAOS”.

Dios Padre NUNCA se equivoca, al hombre es al que le falta FE y CONFIANZA en Dios.

 Él puede hacer de un desierto un Vergel y no faltarles nada a aquellos que en Él confían. 

Debemos nuevamente unirnos a Su DIVINA VOLUNTAD.

Visión: Veo unas manos grandes, inmensas, que están juntas y vienen dirigiéndose hacia nosotros.

Hay un cáliz en medio de Sus manos, pero ese cáliz lleva fuego, me llama la atención que sea fuego.

Nos dice Dios Padre: 

Hijitos Míos, al Yo haberles concedido el Sacrificio de Mi Hijo por vosotros, os he regalado el Fuego de Mi Amor.

El Cáliz que Mi Hijo Me pidió que si fuera posible quitarlo, porque Él se daba cuenta del Sufrimiento que tendría, inmediatamente lo acepta por el Fuego de Amor hacia Mí.

Es el Ofrecimiento de Él Mismo hacia Mí, produciendo un Fuego de Amor Infinito, porque ese es el Amor inmenso que os teneMos a vosotros en Nuestra Santísima Trinidad.

Hijitos Míos, mientras no entréis en vuestro corazón, meditéis Mi Palabra, meditéis la Vida de Mi Hijo, que os impregnéis de todas Sus Bondades, Ejemplos, Milagros, 

el Amor que fue concediendo a muchísimos de los habitantes con los que convivió en ese momento,

Y QUE FUE CRECIENDO HASTA HACER DE MIS PRIMEROS CRISTIANOS,

¡LOS MÁS GLORIOSOS CONFESORES!

Hasta que no mostréis interés en conocer más de Mí, vuestro Dios, en Mi Santísima Trinidad, no alcanzaréis la perfección a la que estáis llamados.

Vosotros fuisteis llamados a ser perfectos como Yo Soy Perfecto.

“La eucaristia: mi autopista para ir al Cielo” frase del santo del siglo XXI

Todo fue creado en la perfección y os la di, Mis pequeños, 

para que vosotros gozarais todo lo que tenéis a vuestro alrededor,

porque todo lo que tenéis a vuestro alrededor lleva un grado de perfección, hasta los mismos científicos y hombres sabios, con los que convivís,

no alcanzan todavía a dilucidar toda la perfección con que Yo he hecho cada cosa bella que está a vuestro alrededor.

Vosotros habláis de átomos, moléculas, y que éstas son las que dan forma a todo lo que tenéis a vuestro alrededor,

Los científicos jugando a ser Dios, crean monstruos híbridos humano-animal, en todo el planeta sin ninguna restricción.

PERO EL MISMO HOMBRE, AUN LOS GRANDES CIENTÍFICOS,

NO HA LOGRADO CREAR UN ÁTOMO O UNA MOLÉCULA,

DESARROLLARLA Y CREAR UN SER VIVO,

NI EL MÁS MINÚSCULO QUE VOSOTROS PODÁIS PENSAR,

COMO UNA PEQUEÑA HORMIGA.

Todo lo que tenéis a vuestro alrededor, si realmente quisierais conocer más de ello, de toda Mi Creación,

debierais estar anonadados al daros cuenta de Mi Perfección, de todo lo creado y que se os ha dado para vuestro gozo. 

Podéis empezar simplemente con la perfección de la Creación del hombre, de cada uno de vosotros,

dos células pequeñitas, minúsculas, que se van desarrollando poco a poco, van creciendo, se multiplican y producen un ser humano completo,

con órganos, tejidos, con todo lo que vosotros tenéis y que un ser humano sabio, un científico, no ha podido desarrollar.

Ciertamente, el hombre podrá hacer intentos de creación, pero crear esas pequeñas celulitas, el óvulo, el espermatozoide, que darán forma a todo un ser, no ha podido lograrlo,

 Y así os podéis ir con cada cosa que hay a vuestro alrededor en el reino animal, vegetal, mineral,

TODO lleva una gran perfección, todo está guiado por Mí y todo esto os lo doy, Mis pequeños, para vuestro gozo.

Sed perfectos como Yo, vuestro Padre, Soy Perfecto.

Comienza haciendo lo que es NECESARIO, después lo que es POSIBLE. y de repente ESTARÁS HACIENDO LO IMPOSIBLE

Esa no es una opción de vida para vosotros, porque caeríais también en la soberbia si buscarais la perfección para sobresalir ante vuestros hermanos y creeros mejores que ellos.

 El ser perfecto es una obligación de cada uno de vosotros para servirMe a Mí, vuestro Dios, que Soy el Perfecto.

Y, ¿Por qué os lo pido, Mis pequeños?, os preguntaréis.

Cuando sois perfectos en vuestro pensar, en vuestro hablar, en vuestro hacer, gozáis con lo que sale de vosotros mismos en perfección, no importa a qué os dediquéis,

qué hagáis a vuestro alrededor, con qué ayudéis a vuestros hermanos, qué dones os di para que compartierais con los vuestros.

Cuando realmente tratáis de hacer todo en perfección, gozáis todo lo que hacéis y vuestros hermanos gozan lo que vosotros estáis haciendo,

Y gusto les da lo que vosotros hacéis para ellos y podéis ver toda esa perfección, ese gusto que sale de vosotros en forma perfecta.  

Cuando veis un bello cuadro pintado, una herramienta hecha por el hombre, un instrumento perfecto, delicado.  

Y tantas y tantas cosas que os asombran que salgan de las manos del hombre,

éstas se dan cuando se busca la perfección, que es cuando vosotros Me buscáis a Mí,

Y lo que hagáis será perfecto y será asombroso para vuestros hermanos y servirá para vuestro desarrollo en todos sentidos,

dependiendo de los dones que os haya dado a cada quien para el servicio humano.

Jack Andraka y su descubrimiento contra el cáncer. ¿Las farmacéuticas lo ayudarán?

El hombre, necesariamente y gustosamente, al darse cuenta de lo bello que sale de sus manos,

de sus pensamientos, de sus palabras, de sus acciones o de sus dones,

Me alabará a Mí porque reconocerá que lo perfecto solamente puede venir de Mí

y de esta forma, Mi perfección, que Yo os concedo y que gozáis porque sale de vosotros mismos,

vuelve a Mí en agradecimientos y en alabanzas porque reconocéis que todo eso os lo doy para bien vuestro y para gozo de Mi Reino.

Sed perfectos, pues, Mis pequeños, como Yo Soy Perfecto.

Pedidle a Mi Santo Espíritu en humildad, y con deseos de servirMe y servir a vuestros hermanos, que os alcance la perfección en lo que hagáis y que todo os lleve a gozar lo que salga de vosotros.

Y sobre todo, el agradecerMe todo lo que Yo os doy para que Mi Reino sea lo que Yo pensé para vosotros desde un principio, pero que fue cancelado por el Pecado Original.

Son tiempos ahora de terminar esta pesadilla humana de tanto pecado, de tanta maldad.

Regresaréis, Mis pequeños, el Resto Fiel, a esos momentos de perfección.

Cosas inimaginables y bellas vienen para todos vosotros, los que os habéis mantenido conMigo,

que Me habéis preferido a todas las cosas que hay a vuestro alrededor y que deseáis de corazón venir a Mí y gozar de este nuevo tiempo por venir.  

También os quiero hablar, del sexo.

Cuando a alguien le preguntáis acerca del sexo, inmediatamente lo relacionáis con vuestro cuerpo solamente.

Yo, en Mi Santísima Trinidad, Soy Indivisible con Mí Hijo y con Mí Santo Espíritu.

Vosotros, como creaturas que sóis, también sóis indivisibles, en cuanto a que estáis formados por cuerpo, alma y Espíritu.

No se puede concebir a una creatura pensando que sea pura alma o puro cuerpo, ¡Sóis indivisibles!

Cuando Yo, vuestro Dios, hablo de sexo, Yo os estoy hablando del papel que juega vuestra alma con vuestro cuerpo y los dos bajo la influencia de Mi Santo Espíritu.

Así como la Iglesia, como edificio, se vuelve santa al albergar al Santísimo Sacramento en el Tabernáculo,

vuestro cuerpo se vuelve santísimo al albergar a Mi Santo Espíritu, Tercera Persona de Mi Divinidad.

El cuerpo que os he otorgado para bajar a cumplir vuestra misión, no os pertenece, es Mío y no tenéis derecho a hacer con el lo que os plazca.

El cuerpo es santo, como santo es todo aquello que Yo creo y son vuestras acciones las que hacen pecado lo que Yo creé santo. 

Es el libre albedrío lo único que es vuestro y que Yo mismo respeto, al grado de que no os puedo obligar, siquiera, a vuestra salvación.

Lo que debéis entender es el porqué de vuestro cuerpo.

Ya os expliqué anteriormente, que vuestro cuerpo es tan perfecto, es la Obra Perfecta de Mi Creación, que ni aún vuestros científicos han podido entender perfectamente las funciones del mismo.

Yo puse a Adán y a Eva desnudos en el Paraíso.

Los creé santos y no había malicia en ellos de ninguna índole, la malicia entró después, por causa de Pecado Original.

El cuerpo humano es bellísimo, como bellísimo es todo lo que Yo Creo y cuido y os dí el acto de procreación como regalo de la creatura para con su Dios.

Yo pude haber creado millones de Adanes y millones de Evas y no necesitar de vosotros para la futura población mundial, pero no lo hice así.

Quise daros el regalo de procrear en el AMOR y así cada ser creado iba a ser un regalo para Mi,

para poder seguir llenándoos con almas amorosas que Yo pongo en cada cuerpecito que vosotros procreáis con Mi ayuda.

La procreación es el acto más grande, más sublime que tiene la creatura para con su Dios.

Es un acto SANTO, el cuál debe realizarse bajo la unión bendecida por Mí en el Sacramento del Matrimonio.

Los animalitos en la Naturaleza al unirse, en el apareamiento, siguen instintos que Yo puse en ellos.

Buscan pareja, la cortejan, la ganan y entre los dos hacen su nido, su madriguera, su hogar, en una palabra.

Defienden y respetan ésa familia y la protegen contra los depredadores naturales de cada especie, aún, a veces, a costa de su propia vida.

Decís que la Naturaleza es sabia y así es, porque sabios han sido Mis Decretos y Leyes para que se mantenga la vida animal.

Pero, ¿Qué ha pasado con vosotros, Mis hijos? Vosotros, que debierais dar ejemplo a todo lo creado, vais destruyendo todo lo bello, todo lo santo que Yo os dí.

Ahora os unís libremente, sin buscar Mis Bendiciones, a vuestro acto de AMOR, acto que se ha vuelto o de conveniencia económica o de búsqueda de lo superfluo y carnal.

Ya no buscáis Mis Bendiciones ni Mis Intereses, al darMe nuevos cuerpecitos bendecidos en el Matrimonio,

en los que Yo pueda enviar, orgullosamente, almas a cuerpecitos creados en el amor bendecido en el matrimonio sacramentado.

Os unís peor que bestias y no digo animales, puesto que respetan el instinto que Yo puse en ellos.

Os unís en pecado grave de adulterio destruyendo una o mas familias para lograr, supuestamente, otra unión, la cuál, no sólo no estará bendecida por Mí,

sino que al cabo del tiempo el remordimiento, por haberMe causado un Mal a Mi, a Mis Leyes y a la o las familias abandonadas, no os dejará vivir en paz.

Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior, os reprochará vuestro acto carnal, puesto que en él, prácticamente, no hubo un deseo espiritual basado en Mis Leyes para procrear otra familia.

Hacéis del sexo lo que queréis. Lo pisoteáis, lo alteráis, producís aberraciones antinaturales y todo porque os falta la vida en Gracia.

Sóis nuevamente el pueblo rebelde que guiaba Mí hijo Moisés. Os doy todo lo bueno y os cansáis de ello, busco lo mejor para vosotros y lo despreciáis.

Os doy el goce del acto de procreación como premio a vuestro acto amoroso al ofrecerMe un nuevo ser y esto lo volvéis vicio aberrante a Mis Ojos.

Le habéis hecho caso al Maligno, de gozar el gozo que os dá el acto de procreación,

Los esclavos de la Lujuria, SON ADORADORES DE ASMODEO…

pero sin aceptar la responsabilidad de cuidar del alma que bajará pura, santa y llena de Mí Amor, dentro del cuerpecito que formaréis para ella.

No deseáis ya daros por los demás, principalmente a vuestros hijos, Mis hijos, Mis almas, en ésos cuerpecitos.

Gran cuenta os tomaré por cada alma que no dejasteis bajar o lograrse, a causa de los abortos que produjisteis,

así como de la mala educación y cuidado que tuvisteis con el alma que os dí para ése cuerpecito que creásteis, durante el desarrollo de su vida terrena.

Entended que no se os está dando un hijo a cuidar, SE  OS ESTÁ DANDO UN ALMA, para guiarla, hacerla crecer en el amor y ayudarla a retornar a la Casa de vuestro Padre Dios.

El sexo es la vida santa que une a vuestro Dios con la creatura.

El sexo asegura la vida humana sobre la Tierra y ésta vida queda bendecida, cuando bendecida es la unión de ambos sexos en el Matrimonio.

Yo os creé hombre y mujer para que vosotros, en humildad amorosa, dependierais uno del otro, para que os complementarais, tanto a nivel alma, como a nivel cuerpo.

Nuevamente, entended, no sóis solo cuerpo ni debéis buscar sólo las bellezas del cuerpo en el sexo opuesto.

El alma es un atributo sólo de la creatura humana y ella incluye la inteligencia, la cuál deberéis usar para que con ella busquéis la estabilidad humana y espiritual,que toda creatura necesita en la pareja que tendréis.

Los pequeños que os permito tener, las pequeñas almas que os doy a cuidar, se alimentan especialmente de AMOR y éste es un atributo del alma.

Y por el hecho de poseer alma, una relación amorosa hombre-mujer, siempre resultará en un acto de procreación,

por la necesidad que se produce en el alma de ambos, de ver materializado el amor que los unió.

Vuestra carnalidad y vuestras bajas pasiones han degradado éste acto amoroso.

Ahora se os enseña –con engaño—que lo podéis hacer donde y cuando os plazca.

Que podéis impedir la vida, para no tener responsabilidades.

Que ya no es necesario que estéis unidos bajo el acto sacramental del Matrimonio.

Mi enemigo se burla de Mí y se burla de vosotros.

Habéis caído en sus redes, como vuestros Primeros Padres cayeron.

Vivís en peor depravación que Sodoma y Gomorra.

Hacéis de lo Divino, un acto pecaminoso, bestial y satánico, porque os convertís en hijos de Satán al seguir las obras que él inició con vuestros Primeros Padres y que ahora, vosotros seguís haciendo.

Limitáis Mí Obra de Procreación al impedir venga más vida santa a la Tierra, con los hijos que debierais aceptar en vuestro matrimonio bendecido por Mí, bajo el Sacramento Matrimonial.

Desconfiáis de Mí Poder, de Mí Omnipotencia y de Mí Promesa de proveeros de todo lo necesario para criar a los hijos bendecidos que Me pedís

y no sólo en cuanto a vuestras necesidades humanas, como lo son el vestido, el alimento, la casa, sino en todo lo concerniente a una buena educación espiritual.

Me habéis apartado de la mayoría de los hogares, como Padre, Protector, Guía y Sostén a todo lo que se os presente durante vuestra vida terrena.

Me habéis dejado sólo el papel de proveedor obligado de todo cuanto se os ocurra, sin tener el derecho de recibir siquiera un “gracias” de vuestro corazón.

Os dá vergüenza de hablar a vuestros hijos del sexo, porque vosotros mismos lleváis una vida errónea, de lo que la santidad del mismo os debiera enorgullecer.

Manipuláis, a conveniencia, cómo premio o castigo, la donación de vuestro sexo a vuestra esposa o esposo, por vuestra falta de caridad y por vuestro egoísmo.

Habéis apartado toda espiritualidad en el acto de procreación, ACTO SANTÍSIMO, en donde Yo Soy el principal afectado, para bien o para mal.

Os dá vergüenza vuestra desnudez, cómo vergüenza tuvieron vuestros Primeros Padres, al versa desnudos espiritualmente.

No fue la desnudez física la que los hizo ocultarse de Mí, fue la falta de vida divina que ya no recibieron por causa del pecado cometido, lo que les hizo esconderse. 

Se sintieron desposeídos de la Gracia Divina, la cual antes del Pecado, fluía libremente hacia ellos y de ellos hacía Mí.

El Pecado Original suspendió ésa fluidez de vida y por eso se escondieron, porque supieron que algo grave se había cometido.

Sintieron su desnudez corporal, porque la malicia entró al mundo por causa de ellos y así, ya no se vieron con ojos santos como antes se veían,

sino que ahora se veían en la forma en que ahora vosotros os véis, ojos de impureza, ojos de deseo carnal, ojos de pecado y lujuria.

Hijitos Míos, un gran regalo os he dado en vuestro sexo y en el acto de procreación.

Este don debe llevaros a la santidad y no a vivir en la bestialidad satánica en la cuál muchos de vosotros ahora vivís.

El mundo tiene que ser renovado en Mí Amor y en la Pureza en la cuál todas las cosas fueron creadas.

Fuisteis creados para ser los Reyes de la Creación y ahora os habéis vuelto la vergüenza de ella.

El alma que os dí debiera llevaros a ser el orgullo de la Creación y ahora sóis peor que las bestias.

Acercaos a Mí, Vuestro Dios. Reconoced vuestro mal proceder y vuestro pecado y pedídMe ayuda humilde a los actos pecaminosos y ya sin posible solución humana, que habéis cometido

y Yo, en un acto de Misericordia Omnipotente, os volveré al Redil Eterno.

Necesito vuestro sincero arrepentimiento y vuestro regreso al estado de Gracia en cuanto sea posible.

Producíd AMOR entre los vuestros, aún a pesar del pecado en el que podáis estar viviendo.

Acercad a todos los vuestros a Mí Corazón de Padre y Yo os alcanzaré las Gracias necesarias para vuestra salvación.

Reconozco el mal proceder de muchos de vosotros, pero también quiero reconocer vuestro arrepentimiento sincero para salvaros.

El calvario de mi hijo, TAMBIÉN YO LO SUFRÍ, y por amor a vosotros en mi Sacratísimo Corazón, MORÍ TRES VECES, por Él, por mi hija Maria, la Perfecta Obediente y por mi propio sacrificio…

El Mal nada puede contra Mí Amor, pero éste se puede dar sólo en los corazones arrepentidos y humillados, al daros cuenta del dolor que Me habéis causado. 

Pedíd unos por otros. Daós justos por pecadores, como Yo Me dí para salvaros a todos.

No existen Justos como Yo, que Soy El Justo, pero sí tenéis hermanos llenos de Mí Caridad y de Mí Presencia,

quienes pueden lograr, con su donación amorosa a Mis Intereses, la salvación de aquellos que están prácticamente condenados.

RegaládMe actos amorosos de donación vuestra, con sacrificios, ofrendas propias, ayunos, vida entregada a vuestro Dios, para Yo poder salvar a vuestros hermanos caídos en el pecado.

Todo se puede restaurar con el Amor de Mí Corazón.

Confiad, no os déis por vencidos, uníos a Mis Intereses de Salvación y juntos lograremos lo que no se ha logrado en siglos. El Triunfo de Mí Corazón se tiene que dar, porque el Amor todo lo vence y todo lo purifica.

Dejáos guiar por Mí Santo Espíritu, que os habita y seguid la guía amorosa de Mí Hija, la Siempre Virgen María, modelo de Pureza y Santidad en la creatura humana.

Os bendigo, Mis pequeños y empezad a gozar desde ahora la perfección a la que estáis llamados.

Yo os bendigo en Mí Santísimo Nombre, en el de Mí Hijo, modelo de Gracia y Donación y en el de Mí Santo Espíritu, guía interna que todos lleváis en vuestro corazón.

 http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/