Archivos de etiquetas: tortura

LOS ABISMOS DEL INFIERNO 1


LOS TORMENTOS DEL INFIERNO

29. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. 30. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna. (Mateo 5, 29 y 30)

12. Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.13.Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición y son muchos los que entran por ella. (Mateo 7, 12 y13)

El mundo actual se mofa y se burla de la existencia del Infierno; sin embargo Jesús nuestro Señor y Salvador, en su Infinita Misericordia insiste en confirmar su real y pavorosa existencia; para lo cual toma almas escogidas para tal fin, mostrándoselos o llevándolas vivas al Infierno. 

“Mientras estaba en la Iglesia después de Misa recibí la siguiente Visión:

Vi un tenebroso lugar donde había un mar de fuego y lo que parecía una enorme puerta de garaje, que se abrió hacia abajo para crear como una caída.

Entonces una multitud de personas se deslizó hasta el mar de fuego.

Oí a esa gente que  estaba gritando en extrema agonía.

Luego los demonios empezaron a torturarlos.

Sus cabezas eran aplastadas y sus cuerpos desgarrados.

A otros que les atormentaron sus genitales, gritaron con inmenso  dolor y también sus manos estaban en llamas.

Entonces, comprendí que este lugar era el Infierno y la gente estaba siendo torturada en esa parte de su cuerpo que utilizaron para cometer tanto pecado.  

Aquellos cuyas cabezas eran aplastadas y cuyos cuerpos fueron desgarrados, eran médicos abortistas.

Lo mismo que ellos hicieron, les fue aplicado entonces.

Aquellos cuyos genitales estaban siendo torturados, habían cometido pecados sexuales.

Y aquellos quienes las manos las tenían en llamas eran Sacerdotes, Obispos, Cardenales y otros, quienes habían abusado de LO MÁS SAGRADO: LA EUCARISTÍA.

JESUS me habló y me dijo que muchos se dirigían al Infierno y que era urgente que hiciéramos Oración de Intercesión.

Yo estaba llorando y pidiéndole a JESÚS que tuviera piedad y que por favor nos salvara.

Después de ver esto jamás podría desearle a alguien que termine en el INFIERNO.

La visión fue tan Aterradora e Inquietante (ESTREMECEDORA AL EXTREMO)

Yo les pido que oren por todos nuestros hermanos y hermanas que han sido engañados por Satanás y que se han convertido en esclavos del pecado.

Oremos a través del CORAZÓN INMACULADO DE NUESTRA BENDITA MADRE A JESÚS,

PARA QUE PUEDAN SALVARLOS.

¿CÓMO ES EL INFIERNO?

Es un lugar sobre el que los sacerdotes no predican más, porque dicen que la gente se asusta o se burla.  Si siguen creyendo en él, menudo favor hacen a los fieles al:

NO RECORDARLES QUE EXISTE…  

QUE NO ESTÁ VACÍO…  

Y QUE ES PARA SIEMPRE.

TESTIMONIO DE SANTA FAUSTINA KOWALSKA (Religiosa polaca canonizada en el año 2000)

Según un fragmento del relato de su diario:

“Hoy he estado en los Abismos del Infierno, conducida por un ángel. Es un lugar de grandes tormentos, ¡Qué espantosamente grande es su extensión!

Los tipos de tormentos que he visto:

El Primer tormento que constituye el Infierno, es la pérdida de Dios.

 El Segundo, el continuo y eterno remordimiento de conciencia.

 El Tercero, es que la condición y aquel destino no cambiarán  jamás.

 El Cuarto tormento, es el fuego que penetra al alma sin destruirla. Es un sufrimiento terrible,  ya que es un fuego completamente espiritual, encendido por la ira divina.

 El Quinto tormento, es la oscuridad permanente. Un horrible y sofocante olor.

Y a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros. Ven todos el mal de los demás y el suyo propio.  

El Sexto tormento, es la compañía constante de Satanás.

El Séptimo tormento, es una desesperación tremenda, el Odio a Dios, las imprecaciones, las maldiciones y las blasfemias.

Todo el Error de haber rechazado a Dios en el Tiempo, está presente para su tormento por toda la Eternidad.

En el Fuego, las llamas simulan fantasmas de lo que adoraron en vida. Las pasiones se colorean en incandescentes pinceladas con los más apetitosos aspectos y rechinando…

Vociferan su recordatorio: “Has querido el fuego de las pasiones. Ahora tienes el Fuego Encendido por Dios, de cuyo Santo Fuego te has burlado.”

Fuego responde a fuego. En el Paraíso es Fuego de Amor Perfecto. En el Purgatorio es Fuego de Amor Purificador.

EN EL INFIERNO ES FUEGO DE AMOR OFENDIDO

Porque los elegidos amaron a la perfección, el Amor se dona a ellos en su Perfección.

Porque los Purgantes amaron tibiamente, el Amor se hace Flama, para llevarlos a la perfección.

Porque los malditos ardieron en todos los fuegos menos en el de Dios, el Fuego de la Ira de Dios, los arde en Eterno. Y en el Fuego está el Hielo, que también quema…

A todos estos tormentos hay que añadir,

EL TORMENTO SUPREMO:

LA CRUZ Y EL CALVARIO

La Cruz y el Calvario aceptados con amor en la Tierra, hacen que el Dolor sea mitigado por Jesús que convertido en el Divino Cireneo, los va dosificando conforme el alma lo soporta.

Y su Amor hace que sean tan dulces, que el Dolor se llega a amar y se desea y se pide con amoroso anhelo. De esta forma el tormento se convierte en una gloria. Una alegría que es tormento y un tormento que es alegría. 

La Cruz y el Calvario que se rehuyó en la Tierra, porque tibiamente se amó; se deben sufrir en el Purgatorio, con toda la crudeza del alma separada de Dios y la anhelante espera.

Es un dolor cuyo tormento es el pensamiento de cuán preferible hubiese sido  sufrir en la Tierra todos los sufrimientos posibles, pero apoyados en Dios.

Porque aquí el Dolor solamente lo mitigan las oraciones y los sufragios de la Iglesia Militante. El Tormento es esperanza y anhelante espera, mientras aprenden solos a amar y alcanzan la perfección.

LA CRUZ Y EL CALVARIO EN EL INFIERNO

SON UNA RÉPLICA EXACTA Y COMPLETA, DEL VIVIDO POR JESÚS

Y SIN ÉL, el Infinito Dolor de la Condenación Eterna.

Porque en el Fuego de Amor Ofendido del Infierno, se recibe y se sufre todo el rigor de la Justicia Divina que golpea tal y como Jesús lo vivió,

POR AMOR Y REDENCIÓN DE LAS ALMAS

Y QUE EL ALMA SE ATREVIÓ A DESPRECIAR

Por TRAICIONAR por las infames y fugaces riquezas materiales y aceptar voluntariamente como Amo al que ahora siguen adorando en su Reino Maldito.

Así como como los justos en el Cielo van aumentando su perfección en la santidad y en el Amor; en el Infierno,  los condenados van aumentando su perfección en la Iniquidad y el Odio.

El alma es un cuerpo espiritual, con una sensibilidad más perfecta aún que el cuerpo físico.

Y este no es un lenguaje metafórico, porque las almas gravadas con las culpas cometidas; tienen una sensibilidad más grande que la carne a la cual revistieron.

¡Y estar en el abrazo de las Tinieblas; después de haber visto la Luz y el Amor que es Dios!

¡Combatir en aquel horror tenebroso que solamente se ilumina con el reflejo del espíritu ardiente y al nombre del pecado por el cual fueron confinados en aquel Horror!

¡No encontrar apoyo en este revuelo de espíritus que se odian y perjudican recíprocamente!

¡Fortaleciéndose sólo en la Desesperación que los enloquece y cada vez les hace más y más malditos!

Nutrirse de ella, apoyarse en ella, matarse con ella.

La muerte nutre a la Muerte.

La Desesperación es muerte y alimenta a estos muertos por toda la eternidad.

Estos son los tormentos que todos los condenados padecen juntos,

Pero esto no  es el extremo de los sufrimientos.

Hay torturas especiales destinadas para cada alma en  particular.

Éstos son los tormentos de los sentidos:

Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la forma en que ha pecado.

Hay cavernas y horribles calabozos; abismos de tormento donde una forma de agonía difiere de otra.  Habría muerto a la vista de aquellas terribles torturas, si no me hubiera sostenido la omnipotencia de Dios.

El pecador debe saber que será torturado por toda la Eternidad, en esos mismos sentidos que suele usar para pecar…

Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay ningún infierno o que nadie ha estado allí y que por lo tanto nadie puede decir cómo es.

Yo, Sor Faustina por orden de Dios; he visitado los Abismos del Infierno para que pudiera hablar a las almas sobre él y para testificar sobre su existencia…

Los demonios estaban llenos de odio hacia mí; pero tuvieron que obedecerme por orden de Dios. Lo que he escrito es una sombra pálida de las cosas que vi.

Pero noté una cosa: que la mayoría de las almas que están allí, son de aquéllos que no creyeron que hay un Infierno.

Cuando regresé, apenas podía recuperarme del miedo. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí!

Por consiguiente, oro aún más fervorosamente por la conversión de los pecadores.

Y suplico continuamente por la Misericordia de Dios sobre ellos.

“Oh mi Jesús, preferiría estar en agonía hasta el fin del mundo, entre los mayores sufrimientos, antes que ofenderte con el menor de los pecados”.

Sí. El Infierno existe y no está vacío. Quien lo sabe mejor que nadie, es Satanás.

Nuestra Madre Santísima dijo santa Faustina:

“Yo dí al mundo el Salvador  y tú debes hablar al mundo de su Gran Misericordia…  Y preparar al mundo para su Segunda Venida.

Él vendrá, no como un Salvador Misericordioso, sino como un Juez Justo.

Oh, qué terrible es ese día. Establecido está ya.

Porque el gran día de su ira ha llegado y ¿Quién podrá sostenerse en pie? (Apocalipsis 6:17)

ES EL DÍA DE LA JUSTICIA, EL DÍA DE LA IRA DIVINA

Los ángeles tiemblan ante ese día.

Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras aún sea el tiempo para conceder la Misericordia. Si ahora tu callas, en aquel día tremendo responderás por un gran número de almas.”

Yo, Sor Faustina, por orden de Dios, estuve en los Abismos del Infierno para hablar a las almas y dar testimonio de que EL INFIERNO EXISTE.

 Los demonios me tenían un gran odio, pero por orden de Dios tuvieron que obedecerme. Lo que he escrito es una débil sombra de las cosas que he visto.

He observado una cosa: la mayor parte de las almas que allí están, son las que no creían que el Infierno existe.    

Vi que un hueco inmenso se abrió bajo los pies del Señor.

No sé si viajamos a través de él, pero de pronto me encontré en el Infierno.

Era una caverna impresionante y aterradora. Escuché gritos y lamentos escalofriantes…

Era un ambiente tenebroso donde había una increíble desesperación, un hedor espantoso y aquel lugar era aterrador.

Sentí mucho miedo; empecé a temblar y me sentí morir de pavor…

Verdaderamente aterrada, exclamé:

–           ¡Hay de mí Señor! ¿Dónde estoy?

El Señor me respondió:

–           No temas nada. Nada te pasará, Yo estoy contigo, observa bien.

Entonces vi una hornilla como la boca de un volcán. De ella salían llamas inmensas. Era como un fondo donde se cocina la caña para hacer miel. Como un lago de azufre hirviendo a borbollones.

Había allí mucha gente que gritaba y pedía auxilio sin ser escuchados. Todos insultaban y maldecían. Unos estaban vestidos lujosamente, otros estaban sin ropa. Creo que estaban con la ropa que los enterraron.

Un hombre muy rico con mantos y anillos en los dedos y cadenas en el cuello, sacaba la mano y decía:

¡Sálvame por esto! Y mostraba algo como un gajo de cebolla. Pero las llamas empezaron a consumir el gajo de cebolla hasta quemarle los dedos.

Y entendí que fue algo que dio, pero sin amor o tal vez haya sido lo único que regaló en su vida.

El tormento era  muy cruel y no había paz.

Le pregunté al Señor:

–           ¿Éste es el rechinar de dientes?

Y ÉL me contestó:

–           No, todavía no es. Es solo parte del sufrimiento de los condenados.

Alrededor de la hornilla había demonios con las piernas cruzadas, todos tenían un trinche largo.

Su aspecto era espantoso: sus ojos rojos, boca malvada, sonrisa malévola, de un color gris, casi negro.

Fumaban y fumaban algo que los hacía más rebeldes. Y bebían un líquido rojizo que los llenaba más de soberbia.

De pronto todos se colocaron de pie en posición de firmes. Los condenados desearon desaparecer… Era una multitud incontable que se consumía en el Lago de Fuego.

El Infierno se estremeció y todo tembló. Por una puerta entró un demonio como de 2 metros de alto, más horrible que todos los otros demonios.

Tenía cuernos, garras, cola y alas como de murciélago.Los demás no tenían nada de eso. Gritó y zapateó. Y todo volvió a temblar.

Pregunté:

–        ¿Quién es?

Jesús me dijo:

–         Es Lucifer, el Rey del Infierno.

Los demás demonios le tenían mucho miedo. A una orden dada por él, todos corrieron ante él con el trinche en la mano y en fila, como un batallón de soldados.

Les dijo algo que no alcancé a escuchar, pues estaba demasiado asustada.

Y tampoco le pregunté al Señor Jesús.

Si Él no me hubiera sostenido en ese momento, yo hubiera muerto de terror.   

El Señor Jesucristo me dijo:

–           Acá no hay paz ni un segundo. Aquí no hay nada de amor. Es el Reino del Odio. Aquí vienen todos aquellos que me despreciaron cuando estaban vivos… Libre y voluntariamente, prefirieron el Mal en lugar del Bien.

Ahora observa bien, pues para algunos comienza el rechinar de dientes; sufrimiento y muerte eterna; gusano que no muere y fuego que no se apaga.

Porque el que no está Conmigo, está contra Mí y está muerto. Esta es la verdadera Muerte. No la que llaman ustedes muerte.

Los demonios corrieron hacia la hornilla después de la orden de Satanás y metieron el trinche.

Sacaron a los condenados traspasados por éstos y ellos se movían como culebras, sin poder soltarse. Gritaban, se contorsionaban, les salía sangre por donde fueron atrapados.

Algunos fueron traspasados por la espalda, otros por las piernas, otros por la cabeza. Todos agarraban los trinches tratando de liberarse.

Eran hombres y mujeres de todas las edades, sus manos sangraban y ellos al mirarlas gritaban de terror.

Pregunté al Señor:

–           ¿Por qué estas almas tienen sangre?

Y Él me respondió:

–           Al Infierno vienen en cuerpo y alma; así como al Cielo van en cuerpo y alma.

Estamos en el Primer Infierno y ellos ya fueron juzgados.

Aquí están todos los condenados desde la creación del mundo y también les dan la bienvenida a los violadores del Quinto Mandamiento.

Pregunté:

–           ¿Quiénes son Señor?

Jesús contestó:

–           Son todos los asesinos, los secuestradores, los atracadores. Todos aquellos que le han quitado la vida a alguien: física, psíquica y espiritualmente. Son aquellos que pudiendo salvar una vida, no lo hicieron.

En las víctimas: su sangre clama, desde la Tierra a Cielo. Y Dios los escucha.

La vida Yo la doy y la quito cuando quiero. Nadie fuera de DIOS puede quitar la vida: ni a un niño, ni a un anciano, ni a un enfermo. Sólo DIOS dispone de ellos.

A quien lo hace; le esperan los más grandes castigos y tormentos, en el Lago de Azufre donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. Oren mucho, porque hay muchos que están todavía vivos y pueden arrepentirse. Oren especialmente por los médicos…

Observa bien.

Los demonios colocaron a los condenados en algo que parecía una lámina de zinc galvanizada y los trincharon entre dos o tres demonios.

Luego, como con una especie de cortaúñas, un poco más largo; les prendían pedazos de carne y poco a poco les arrancaron las uñas, los dedos, el pelo…

Los gritos eran tan desesperados; que parecían aullidos y terminaban en lamentos escalofriantes…

Para que no gritaran, los demonios sacaron una especie de arma no vista nunca en la tierra por mí y se las metieron en la boca.

Aquella arma se abrió como una mano y al cerrarse les agarró la lengua; enseguida se las arrancaron, bien torciéndola o tirando de ella.

Luego con un cuchillo bien afilado, comenzaron a cortarlos en pedazos, volviéndolos bistec y cecina.  Los condenados no podían gritar y sus ojos parecían salírseles de sus órbitas…

Y sus mandíbulas pegaban una con otra haciendo un rechinar de dientes espeluznante.

Después de desprender la carne, trozaron los huesos hasta casi deshacerlos totalmente. Por último, les partían la cabeza, hasta quedar hecha trizas.

Todo era completamente deshecho en aquella lámina: sangre, carne en trozos, huesos.

Aquello era una carnicería espantosa. Y en los huesos había gusanos...

Entonces dije al Señor:

–           Pobres personas. Pensé que no iban a morir, pero por fin murieron. Aunque los pedazos de carne todavía se mueven…

Él me respondió:

–           Aquí no existe la muerte. Fíjate bien.

Los demonios tomaron esa lámina y echaron los trozos de la persona sobre un hueco donde había llamas y fierros filosos. Era como una especie de molino para volver todo polvo.

En la parte de abajo de ese hueco estaba otra vez el hueco de la hornilla.

Al caer ese polvo vi que las personas volvían a tener cuerpo y el que se dejaba agarrar por el trinche, volvía a padecer lo mismo…Entonces pregunté al Señor:

–              ¿Qué pasa? ¿Por qué tienen que volver a vivir?

Y Jesús me contestó:

–           La muerte tal como los hombres la llaman, ya no existe. Aquí se padece la Muerte Eterna, que ES LA SEPARACIÓN DE DIOS.

Y para llegar a este lugar de tormentos, cada uno llegó aquí libremente. Ésa fue la elección de ellos.

Ellos me rechazaron absolutamente al elegir el Reino del Mal y sirviendo al Amo de este lugar. Yo ya no puedo hacer nada por ellos.

Cuando podía me despreciaron y por su libre albedrío; de esta forma llegaron a este Lugar que no fue creado para los hombres.

Para los hombres fue creado el Cielo. Este lugar fue creado para Satanás y sus Ángeles Rebeldes.

Comprendí que a mayor pecado, mayor el sufrimiento. Cada uno paga según sus deudas. Y cada uno tiene castigos diferentes; pero todos sufren atrozmente.

También me di cuenta que con el órgano que pecan y sirvieron al Mal, es con el que más sufren.

Según se hundían en el Lago de fuego; aparecían en un lugar de arenas candentes, al rojo vivo. El calor era sofocante, no se podía respirar y gritaban: ‘¡Tengo sed!’

Entonces un demonio se les subía a la nuca y les abría la boca, desgarrándoselas hasta los oídos.

Otro demonio agarraba la arena caliente, para que la bebieran.

Era tal el desespero, que corrían sin control en la oscuridad iluminada únicamente por las arenas… Chocaban con otros condenados y peleaban entre sí, como perros callejeros.

Al llegar al final había rocas con puertas… Cada uno miraba solo una puerta y al abrirla había un hoyo, donde estaban los animales ponzoñosos y aquellos a los que más temían, cuando estaban en la tierra.

El Señor me dijo que eran castigos psicológicos…

¡Oh pobres condenados! ¡Qué desesperación, que pesadilla sin fin!… Cuando finalmente lograban salir de allí, ellos se veían esos animales por todo su cuerpo y que les salen por la boca y por cada orificio en él.

Desesperados, trataban de huir… Y por lo único que podían correr, es por un desfiladero de piedras cortantes; donde se caían, de frente o de espalda y se cortaban por todas partes.

Al final  había una planicie…

Al que no lograba pararse rápidamente, una piedra redonda lo aplastaba como a una cucaracha. Cuando por fin logran levantarse, se lanzan por un hueco que había y caen a la hornilla del inicio.  Y todo vuelve  a repetirse.

El Señor Jesús me dijo:

–           ¿Te diste cuenta que acá no hay descanso ni un segundo? Ahora te voy a mostrar otro lugar que está esperando a esta generación perversa y malvada.

Te voy a mostrar quien sufre más… Y quienes van por el camino al Infierno.

Vi entonces tres hornos más grandes que el primero y a Satanás que gritaba:

–           Qué se haga el Juicio…  He trabajado bastante para darles la bienvenida a mi reino. ¡JA! ¡JA! ¡JA!… ¡Los odio tanto, como a su Padre y sé cuánto Él sufre, por mi venganza sobre ellos!

¡Gracias a ellos, que me han dado la manera de alcanzarLo; para Destruirlo a Ése en sus hijos! ¡JA! ¡JA! ¡JA! (Lanza una carcajada espeluznante y añade)

He inventado nuevos castigos y tormentos.

Que vengan aquí los que pudieron salvarse y no quisieron.

Que vengan a mí los que me adoraron y me sirvieron en la tierra.

Entonces vi unas mujeres arrastradas con cadenas que llevaban cargas como si fueran mulas; (Eran todas sus culpas) fueron golpeadas atrozmente y atormentadas.

Les abrieron sus vientres, las dejaban gritar y las despedazaban. Les dieron azotes con unas cuerdas como de hierro, mientras las insultaban.

Les mostraban sus hijos que ellas habían asesinado y se los amarraban a sus pechos.

Ellas escuchaban el llanto y los gritos de sus hijos (¡¡¡¿Por qué me mataste mamá?!!!)

Al grito del niño, sus pechos se desgarraban y comenzaban a sangrar; sus oídos sangraban y todo aquello era horripilante.

Y pregunté al Señor:

–           ¿Señor JESUS quienes son esas mujeres y porqué sufren tanto?

Y Él me contestó:

–           Son todas aquellas que matan a sus hijos con el aborto. Sufren porque hicieron de sus vientres tumbas y el vientre es para dar vida.

Él pecado del aborto le es a mi Padre muy difícil de perdonar. No basta con confesarlo, si no hay verdadero arrepentimiento.

Hay que hacer mucha oración y penitencia, pidiendo misericordia a DIOS Padre; así como al hijo que asesinaron.

Pues sus gritos de dolor y sus llantos estan frente al trono de DIOS y su sangre clama justicia, desde la Tierra al Cielo.

Ora mucho por ellas, porque algunas que cometieron sus mismos pecados, están todavía vivas y pueden arrepentirse.

Son muchísimas las que van veloces, por el Camino del infierno.

Satanás se burló de Dios con un grito triunfante:

–           Estos niños fueron sacrificio ritual para mí, en el Aborto deseado, consentido y ejecutado; para aumentar mi poder. Y sus almas inocentes también me pertenecen.  Madres e hijos me han dado el poder para derrotarte y destruirte en ellos; porque son parte de este reino maldito al que me has confinado.

Dime que se siente Nazareno, haberte sacrificado por todos y que ellos me hayan elegido por su propia voluntad. ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡Son míos eternamente; porque yo te los gané!

¡Ellos me eligieron a pesar de tus Mandamientos y de tu Sacrificio de Amor! ¡JA! ¡JA! ¡JA! Y también sus hijos sacrificados libremente, me pertenecen.

¡Porque ellas despreciaron tus leyes que podían rescatarlos y no fueron bautizados!… ¡¿Dónde está tu triunfo, Dios Encarnado?! ¡Muéstrame ahora si te atreves, en dónde está tu Triunfo!

¡Todos son míos! ¡Nadie te ama, ni quiere sacrificarse sufriendo por Ti! Todos me pertenecen. ¡JA! ¡JA! ¡JA!

El final de esta Guerra la están escribiendo tus ‘Amados hijitos’ a los que no les interesa nada tuyo: ni tu Redención, ni tu Amor, ni tus promesas…

Porque han querido ser míos… ¡Porque me han elegido a mí!… ¡A mí!

Por su libre albedrío eligieron ser mis esclavos.   Los que me adoraron, me conocieron y me escogieron.

Y  por sus pecados me pertenecen todos los que han venido hasta aquí.  Yo soy su amo y su rey por la eternidad.

Vi al lado de ellas, un poco separadas; a otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos que ellas.

Y pregunté:

–           ¿Éstos quiénes son y porqué sufren iguales tormentos?

El Señor me dijo:

–           Son todos los cómplices del aborto, los que las ayudaron… Son médicos, amigos, enfermeros, parientes o alguna persona que escuchó que iban a abortar y no les advirtió:No lo hagas.’

Seguimos caminando por aquel ancho camino y encontramos hombres que venían cabizbajos, con la lengua afuera.

Se las machacaban con piedras, les quemaban las manos y los pies y los atravesaban con punzones.

Los demonios descargaban toda su ira infernal contra estos hombres.

Viendo cómo sufrían, pregunté:

–           ¿Estos quiénes son y porqué sufren tanto?  

Y me dijo el Señor:

–           Son los llamados a la más alta gloria de los cielos pero la han perdido. Se han vendido y ME HAN VENDIDO. Ellos son mis sacerdotes.

Los pecados del sacerdote son doble pena para Mí y por eso su castigo es doble. Son martirizados en la lengua, porque han callado mi Santa Palabra y fueron perros silenciosos, tartamudeando al hablar.

Se han consumido en las pasiones y llenado de mosto y vino. Para ellos son la maldición y el fuego y el fuego eterno.

También vi mujeres y hombres al lado de ellos, que sufrían grandes penas y pregunté

–           ¿Quiénes son estos?

Y Jesús me dijo:

–           Son los que han pecado con ellos. La mujer que hace caer a un sacerdote, más le valiera no haber nacido; porque es más maldita que Judas. Lo mismo el hombre que hace pecar a un sacerdote.

Detrás de ellos había una multitud que seguían ese mismo camino y sufrían iguales tormentos…

Yo pregunté:

–           ¿Y estos quiénes son?

Y Jesús me respondió:

–           Son todos aquellos que se alejaron de Mí y de mi iglesia por el pecado del sacerdote y no oraron por él.

El sacerdote se hizo para salvar a los hombres. Si no lo hace, lo ayudan a condenar.Pues mi palabra dice: ‘Los guardianes de mi templo están ciegos, ninguno hace nada, son todos perros mudos incapaces de ladrar, vigilantes perezosos que les gusta dormir.

Perros hambrientos que jamás se hartan. Y son ellos los pastores, pero no saben comprender, cada uno va por su camino.

Cada uno busca su interés, vengan dicen, busquen vinos y emborrachémonos con los licores, no ayudan al inocente y hacen desaparecer a los hombres fieles’ (Isaias-56-9)”.

Detrás de estos, venían otros hombres y mujeres que sufrían iguales tormentos; al mirarlos le pregunté:

–           ¿Quiénes son?

Y Él me dijo:

–           Son todos los religiosos y religiosas, que han traicionado sus votos. Nadie ha orado por ellos, para que me amen y logren salvarse.

No hablen nunca mal de los míos. Es como si se untaran el dedo con chile y me lo metieran en el ojo. Solamente oren mucho por ellos y no me causen ustedes más tormentos.

Me dio una gran tristeza escuchar este reproche.

71.- LAS TEAS HUMANAS


circo-coliseo

Entre los jóvenes que iniciaron el espectáculo principal, que iban desnudos en las carretas y coronados con flores, están los cuarenta y cinco mártires del frustrado banquete del Palacio de Tiberio.

El césar ordenó que fuesen atados a los postes pequeños en el círculo que rodeaba el escenario. La mitad pereció con las fieras. Doce hombres y doce mujeres, fueron tomados en el primer martirio.

Los otros regresaron junto con otros supervivientes, poco heridos y algunos, prácticamente ilesos. Todos fueron incluidos para el espectáculo nocturno.

Nerón estuvo pendiente de ellos y se dio cuenta de que a Joshua las fieras ni siquiera se le acercaron. Es más, parecían huir de él. Como si una invisible presencia, las espantase…

A lo largo del camino del Circo al Palacio de Tiberio. En las vías principales y en todos los jardines imperiales y públicos, han sido colocados postes, como de cinco metros de altura y que ya están listos para ser utilizados.

El sol desciende hacia su ocaso y parece disolverse en los rojizos fulgores de la tarde. El espectáculo ha terminado.

circo-augustanos

La multitud sale del anfiteatro y se encaminan hacia los jardines. Solamente los augustanos se quedan en el Pódium, esperando a que el César regrese, después de haber cantado su Troyada.

Aun cuando los espectadores no le escatimaron los aplausos, Nerón no está satisfecho, ya que él esperaba un mayor entusiasmo, casi rayano en el frenesí.

Tigelino le hace notar que ya empezó a anochecer y que apenas hay tiempo para iniciar los Juegos Nocturnos.

El César hace un gesto de fastidio, pero luego asiente y les dice a todos:

–           Tienes razón. ¡Vámonos!

Y salen hacia los jardines imperiales. Por las calles, puentes, plazas, por todas partes se oyen los gritos:

–           ¡Semaxii! ¡Sarmentitii!

En Roma ya se ha presenciado antes el espectáculo de hombres quemados en postes, pero jamás se había contado para tal suplicio con tan enorme cantidad de víctimas.

El César y Tigelino, en su obsesión con exterminar a los cristianos, han decidido usarlos como antorchas para iluminar la noche. Pretextando que es preciso acabar con el contagio que diezma las prisiones y que desde allí se puede propagar por toda la ciudad.

Por eso ha dado la orden de vaciar todos los sótanos, dejando en ellos tan solo un centenar de personas destinadas al espectáculo final.

Por este motivo, por toda la ciudad se ven postes y agujeros alternados. Porque Nerón ha ordenado que por exceso de prisioneros, unos sean antorchas y otros serán crucificados.

Así que al salir a la calle se ven los postes revestidos de una capa de pez. Decorados con flores, mirtos y hiedras, parecen mástiles de buques o astas de banderas plantados en la tierra, junto a los agujeros donde estarán las cruces de los crucificados.

Conforme la noche avanza y empiezan a brillar las estrellas en el firmamento, los condenados son atados a los postes y cerca de cada uno de ellos, se para un esclavo antorcha en mano.

Y cuando se deja oír el toque de las trompetas que anuncia el inicio del espectáculo, se hace un silencio expectante. Luego, se oye el agudo sonido del cuerno y los esclavos prenden los postes.

La paja oculta bajo las flores arde al instante, soltando una llamarada, la cual empieza a ascender y con sus crepitantes lenguas, encienden las ‘Túnicas dolorosas’.

Y en ese momento los cristianos se convierten en teas vivas que se consumen con el fuego y son las antorchas que iluminan toda la ciudad de Roma.

Y sin embargo NO se escucha un solo lamento. NI un solo quejido.

pater-noster

De aquellas gargantas se eleva un canto y una plegaria:

“PATER NOSTER…”

Desde que sonaron las trompetas, también hace su presentación el César, dirigiendo una espléndida cuadriga, tirada por cuatro soberbios corceles blancos.

Viste de auriga, con el color de los rojos, que son sus favoritos. Le siguen otros carros, con todos sus cortesanos y sus músicos disfrazados de faunos y sátiros, tocando sus instrumentos musicales.

Hombres y mujeres ataviados lujosamente y muy alegres.

Alrededor de la cuadriga del emperador, corren hombres que blanden tirsos adornados con cintas. Y otros, tocando tamboriles o esparciendo flores a su paso.

Toda aquella colorida multitud avanza a los gritos de: ¡Evóe!

tea-humana-crucificado

Y aquello fue un delirante desfile entre las hileras humeantes, de los cuerpos de los cristianos que iluminan la sanguinaria y despiadada fiesta de crueldad…

En el carro de Petronio, van Marco Aurelio y Séneca, inmediatamente después de la cuadriga de Nerón…

El César va acompañado de Tigelino y de Haloto, en cuya compañía se complace grandemente.

Y guiando los caballos avanza a trote lento, mirando los cuerpos que arden y oyendo los gritos de la multitud.

De pie sobre el espléndido carro dorado, escuchando los vítores y aclamaciones de la gente, iluminado por las antorchas humanas que arden sin lamentarse, llevando en la cabeza, la corona de laurel.

Con sus brazos desnudos asidos a las riendas, con una sonrisa sarcástica y sus salientes ojos azules entrecerrados.

Nerón, sostenido por su egolatría, se conduce como una deidad terrible, dominante y poderosa.

neron1A veces se detiene cuando se encuentra con una víctima que por una oscura razón llama su atención, lo observa…

Asoma una maligna sonrisa de satisfacción en su rostro que se contrae con un gesto de placer indescriptible y diabólico.

Luego prosigue su marcha, seguido por su séquito excitado y turbulento.

De vez en cuando saluda al pueblo y recibe los homenajes a su divinidad y a su auto declarado e innegable talento, como el mejor histrión de su época.

Y también el mejor cantante y compositor que las musas hayan inspirado.

Y cuando más saborea su victoria…

Se topa cara a cara con Joshua, que lo mira sonriente desde su patíbulo flameante…

flor tulipan

El joven parece el pistilo de un tulipán color naranja y dorado, por las llamas que lo rodean.

Y le dice con voz sonora y triunfante:

–           ¡Te dije que el fuego purifica! ¡Gracias! ¡Porque tú eres el instrumento que me lleva a la verdadera Vida! ¡Emperador, abre los ojos y contempla la verdadera gloria!…

El mártir muestra su júbilo en un rostro resplandeciente.

¡Lo más sorprendente es que su magnífico cuerpo luce intacto!

Es una enorme antorcha fulgurante y asombrosa.

Las llamas hacen un marco glorioso a su imponente prestancia varonil…

Nerón se repone pronto del impacto y espolea sus caballos…

Sólo para encontrarse más adelante, con la majestuosa hermosura de Margarita.

alex actea margarita

También su cuerpo escultural, es lamido por las rojas lenguas de fuego.

Pero la blancura luminosa y alabastrina, se ha vuelto casi transparente y parece fundirse con el fuego que la cubre con un vestido resplandeciente…

Parece un sol refulgente y llameante.

La virgen lo ve desde su flamígero patíbulo.

El fuego parece como si la respetase.

Su negra cabellera ondea con el viento y sus ojos azules lo miran con severidad…

flor de fuego Flower_Fire_WallpaperMientras su voz resuena majestuosa:

–           ¡Oh, César! Te lo dije y te lo repito. Satanás es un amo cruel y despiadado. ¡Anda! Sube tú a mi patíbulo, a ver si él te defiende, como mi Señor lo hace conmigo.

¡No eres más que un pobre hombre y tu poder no es más que polvo! Pronto iré al encuentro con mi Señor Jesucristo y mi muerte es gloriosa…

¿Y la tuya? ¿Cómo será la tuya emperador?…

Reflexiona… Cuándo tiemblas a cada paso que das y deben probar tus alimentos, porque ni siquiera puedes comer tranquilo.

¡Oh, César que confías en tu poder tan engañoso! ¡Y sólo eres la marioneta y el esclavo del Homicida por excelencia!…

antorcha humana

Margarita lo mira con infinita piedad.

Nerón se queda petrificado y luego espolea con furia sus caballos, como si desease huir…

Da vuelta en una calle que también está llena de postes llameantes.

Y en el colmo de los colmos…

Esa noche, se topa con Oliver, que también es una antorcha viviente.

Como si una fuerza irresistible lo obligase detiene su carro y le es imposible apartar la mirada…

Que se cruza con la del valiente joven que le dice con firmeza:

–           El poder siempre tiene un límite dado por Dios. Y esto es para recordarnos que solo somos hombres y necesitamos de Él.

Mira a tus dioses, emperador, ¿Te consuelan? ¿Te perdonan? ¿Te aman?…

Porque Jesús hace todo esto y mucho más… 

-flor-tulipan4

Y una voz en el poste de enfrente, completa con majestad:

–           Los tormentos que se sufren con amor y por amor a Dios nos glorifican.

Recuérdalo César y contempla con detenimiento a los que has querido destruir…

Nerón voltea y reconoce a Iván.

Pero antes de que pueda replicar nada…

Otra voz en el poste de al lado, lo remata:

–           Reconoce, ¡Oh, emperador! Que tus dioses NO son dioses.

Eres un hombre aterrado aunque estés lleno de poder y de riqueza.

Nuestro Dios: Jesucristo. Es el Único Dios Verdadero. ¿Qué es tu fuego?…

¡¡¡Míranos!!!  Nosotros vamos a la Vida y tú vas hacia el Infierno, donde te espera Satanás y la Muerte Eterna…

Daniel, el joven que tan gravemente hiriera la noche anterior, ha hablado fuerte y sonoro.

Luego eleva su hermosa voz, en un canto al que se unen los demás ajusticiados:

¡ALELUYA!

Los Cielos cantan las Obras del Señor

Y proclama el firmamento

Las Obras de sus Manos

¡Qué bueno es cantar a Dios!

¡Qué agradable y delicioso el alabarle!

Reconstruye el Señor Jerusalén

Reúne a los desterrados de su Pueblo

Sana los corazones destrozados

Y venda sus heridas.

00000hd-red-nebula-free-background

Él cuenta las estrellas una a una

Y llama a cada una por su nombre

Grande es nuestro Dios, todo lo puede

Nadie puede medir su Inteligencia.

Tiende el Señor su Mano a los humildes

Pero humilla hasta el polvo a los impíos

Entonen a Jesús la acción de gracias

En honor a nuestro Dios toquen el arpa.

Porque Él viste los Cielos con sus nubes

Y prepara las lluvias de la Tierra

Hace brotar el pasto de los cerros

Y las plantas que al hombre dan sustento.musica

¡Glorifica al Señor Jerusalén y a

Jesús ríndele honores, Pueblo amado!

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra

Jóvenes y doncellas,

Los ancianos junto con los niños

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús.

Solo su nombre es sublime

Su Majestad se eleva

Sobre la Tierra y el Cielo

Y ÉL ha dado a su Pueblo Gloria.

Esta es la alabanza de su Pueblo

De los hijos de Dios

Que el Padre ha elegido

¡Amén! ¡Aleluya!

Canten al Señor un canto nuevo

Alábenlo en la Asamblea de sus santos

Alégrese su Pueblo en su Creador

padre creador

Que los hijos de Dios se alegren en su Rey

Porque Jesús ama a su Pueblo

Y viste de gloria a los humildes.

Alégrense los salvados en su gloria

Y griten de gozo en sus tronos…

¡Aleluya! ¡Grande es nuestro Dios!

¡Grande para siempre, mi Señor Jesús!

El canto resuena triunfal.

Nerón espolea sus caballos y sale disparado, dejando atrás a su séquito, tan estupefacto, como la multitud que lo rodea.

Petronio, los contempla asombrado… Pero hay en su mirada algo diferente…

Luego todos continúan la marcha, tratando de alcanzar a su emperador.

Y lo que había sido montado como un entretenimiento y diversión, para el pueblo romano y su César, se convirtió en un acontecimiento que va pasando de boca en boca…

Con un murmullo de admiración que hizo que muchos se detuvieran ante los postes donde flamean las teas humanas…

Y se preguntasen llenos de sorpresa:

–      ¿Cómo es posible que fueran tantos los criminales?

–      Y ¿Cómo entre ellos han sido ajusticiados, tiernos niños apenas capaces de caminar?

–       ¿Y otros que ni siquiera han salido de la infancia estén en el suplicio, como incendiarios de Roma?

Y de la curiosidad pasan al asombro.

Y gradualmente se llenan de temor.

Miran a los mártires y no comprenden su forma de enfrentar tanto los tormentos, como la muerte misma.

¡Jamás habían presenciado algo semejante!…

Nerón regresó a su palacio y se refugió en sus habitaciones. Se cambió de ropa. Nunca se ponía las mismas vestiduras dos veces. También cambió su collar de rubíes por otro casi igual.

Se siente muy fastidiado…

Después de un rato, oyó llegar a su comitiva y se reunió con ellos, en el banquete de esa noche y que había tenido un preámbulo tan inesperado como desagradable.

El encuentro con los cristianos lo puso de mal humor.

Pero lo disimuló con rapidez y se puso a presidir los festejos que habían sido organizados, para cerrar los Juegos de ese día.

banquete

La música, las flores, las viandas, el vino, los perfumes, las danzas… Nada logra distraerlo.

Volvió a cantar su Troyada y a pesar de los atronadores aplausos y las aclamaciones, su ánimo no mejoró.

En vano resuenan ahora en sus oídos, verdaderos himnos de alabanzas.

En vano las vestales le besan su divina mano…

Y Rubria reclinándose en su pecho, le manifiesta una delirante admiración, mientras le contempla con embeleso.

Pitágoras y Esporo, no se cansan de alabarle su ‘genio’ de compositor.

Pero Nerón no está satisfecho y no disimula su fastidio.

Además, le sorprende perturbándole al mismo tiempo, el silencio obstinado que guarda Petronio.

Cualquier frase ingeniosa y lisonjera de sus labios, hubiera sido para él un gran consuelo.

neron

Finalmente, incapaz de contenerse por más tiempo, el César lo llamó y lo invitó a que se sentara junto a él.

Luego, cuando Petronio tomó la copa que el emperador le alargó…

Le ordenó:

–           ¡Habla!

El augustano contestó fríamente:

–           Guardo silencio,  porque no encuentro palabras. Te has excedido a ti mismo.

Nerón replicó impaciente:

–           Así me pareció a mí también. Sin embargo esa gente…

–           ¿Acaso esperas que esos ineptos sean capaces de comprender la poesía?

–           Es que tampoco han sabido apreciar justamente mis méritos.

–           Porque has elegido un mal momento…

–           ¿Cómo?

–           Cuando la ola de sangre obnubila el cerebro de los hombres, es imposible que no distraiga su atención.

Nerón apretó los puños y exclamó:

–           ¡Ah! ¡Esos cristianos!… Incendiaron Roma y ahora me injurian en mi arte…

¿Qué nuevos castigos deberé inventar para ellos?

neron (2)

Petronio vio que sus palabras fueron contraproducentes al efecto que él pretendía. Así que para desviar la atención del César, se inclinó hacia él,

Y le dijo al oído:

–           Tu canción es maravillosa, pero tengo que hacerte una observación: en el tercer verso de la cuarta estrofa, el metro deja algo que desear…

Nerón se ruborizó intensamente, como si lo hubieran sorprendido en un acto vergonzoso.

Se dibujó una expresión de temor en su mirada…

Y contestó en voz muy baja también:

–           Tú lo ves todo. Ya lo sé. Voy a rehacer ese verso. Pero creo que nadie más lo notó. Y tú no lo digas a nadie, si en algo estimas la vida.

Petronio contestó con fingida indignación:

–           Condéname a la pena capital. ! Oh, divinidad! Yo no te engaño y no le temo a la muerte.

–           No te enfades. Bien sabes que te amo.

000petronio-2

–           Mala señal. –pensó Petronio.

–           Mañana después de la fiesta, voy a encerrarme a pulir ese maldito verso. Porque tal vez aparte de ti; lo pudo haber notado Séneca, Paris o Lucano. Pero pienso librarme pronto de ellos.

Entonces mandó llamar a Séneca y declaró que lo mandaba con Cluvio Rufio y Atico Vestinio a recorrer Italia y las demás provincias, en busca de dinero para terminar la reconstrucción de la ciudad.

¡Y debía tomarlo de donde fuera y como fuese necesario!

Pero Séneca comprendió que el encargo de Nerón era solo una obra de rapiña, pillaje y sacrilegio.

Y se negó rotundamente a participar:

–           Es necesario que me retire al campo, señor. A esperar allí la muerte, porque estoy viejo y mis nervios están muy enfermos.

Los nervios iberos de Séneca están más sanos y fuertes que los griegos de Prócoro.

Su salud en general, está un poco quebrantada y ya es solo una sombra, del hombre que un día fuera. Sus cabellos han encanecido por completo.

El mismo Nerón al mirarlo, reconoce que no tendría que esperar mucho tiempo la muerte de aquel hombre.

Y contestó:

–           No quiero exponerte a las fatigas de un viaje tan extenso, pero el afecto que siento por ti, me hace retenerte a mi lado.

Así que en vez de ir al campo, te quedarás en tu casa y descansarás allí. Ya pensaré, a ver a quién mando.

Todos están encantados al ver que el César ha recuperado su buen humor y empieza a bromear como siempre.

Y mirando a su alrededor, se queda viendo a Prócoro Quironio…

Y éste se acercó diciendo:

–           Aquí estoy. ¡Oh, radiante hijo de Apolo! Me sentía mal, pero tú canto me ha restablecido.

neron cuestionando

–           Te voy a mandar a la Acaya. Tú sabrás hasta el último sestercio, cuanto hay en cada templo.

–           ¡Mándame, divinidad! ¡Y los dioses te pagarán un tributo superior a cuanto hayas tenido hasta ahora!

–           Bien quisiera. Pero no quisiera privarte de presenciar los próximos Juegos.

–           ¡Oh!…-suspiró Prócoro

Los augustanos rieron y exclamaron:

–           No señor.

–           No prives a este valiente griego de admirar los juegos.

El griego suplicó:

–           ¡Oh, hijo de Apolo! Estoy escribiendo un himno en tu honor y desearía pasar unos días en el Templo de las Musas, para implorarles su inspiración.

Nerón exclamó muy divertido:

–           ¡Oh, no! Lo que quieres es escapar de los Juegos y no lo conseguirás.

–           ¡Te juro, señor, que estoy escribiendo un himno! –dijo Prócoro angustiado.

–           Entonces lo escribirás cuando puedas. Pide inspiración a Diana, después de todo, es hermana de Apolo.

augustanos

Prócoro bajó la cabeza y miró con aire rencoroso a los presentes, que volvieron a reírse.

El César comentó:

–           ¿Sabéis que de los cristianos destinados para el día de hoy, apenas se dispuso de la mitad?

Haloto, gran conocedor de todo lo referente al Anfiteatro, meditó un momento y dijo:

–           Los espectáculos que se presentan sin armas y sin arte, duran más y son menos entretenidos.

–           Ordenaré entonces que les den armas. –contestó Nerón.

Tigelino dijo:

–           Eso podría provocar disturbios y al reprimirlos, te acusarán de que eres muy cruel.

neron0Nerón se lamenta:

–           Los actos de un hombre pueden ser crueles, a pesar de que él mismo no sea cruel.

Haloto interviene rápido:

–           ¡Oh, divinidad! Si esto va a prolongarse y para evitar disturbios, sería conveniente llevar a los cristianos a los tribunales.

Con el edicto que has decretado, por el hecho de confesarse cristianos, de negarse a sacrificar los dioses o a tu altar divino César, podrán ser sentenciados sumariamente.

Si se retractan de su Dios y su religión y aceptan sacrificar a nuestros dioses, otórgales tu perdón.

Y así ya nadie podrá acusarte de crueldad o de que no eres generoso.

neron9

Nerón se queda pensativo unos momentos…

Y luego, con su rostro iluminado con una gran sonrisa, dice:

–           ¡Estupenda idea! Encárgate de trasmitirla al senado. Te firmaré el ordenamiento de esa nueva ley.

Tigelino muestra en su rostro una sonrisa de triunfo y mira a Petronio con maligna crueldad…

Antes de clavar la puntilla contra su enemigo mortal, en esta noche gloriosa…

Y dice al emperador:

–           De esta manera, los nuevos cristianos que sean arrestados, aunque sean de familias patricias, podrán ser condenados por crimen de lesa majestad.

Nerón no puede ocultar su felicidad al declarar:

–           Y todos los cristianos serán exterminados junto con su perniciosa religión, que está llena de criminales. –al ver su plan completamente redondeado con una nueva forma de lavarse las manos y poder desentenderse de tan enojoso asunto.

Sabedor del carácter cruel y sanguinario de Haloto, agregó:

–          A partir de hoy, tú te encargarás del exterminio de los cristianos y de la aplicación de las leyes contra ellos.

Petronio y Marco Aurelio se miran fugazmente.

Y la fiesta continúa…
0banquete-3

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

63.- ORGÍA DE CRUELDAD Y DE SANGRE


0imperio-romanoEn el palacio de Tiberio hay una zona donde están los edificios destinados para las habitaciones de los huéspedes distinguidos: rehenes reales, invitados especiales o personajes importantes que participan en los banquetes imperiales.

También están los lupanares de Tigelino y en el sótano de los edificios se hallan los calabozos que construyó Calígula, para desfogar su crueldad, lo que era su máxima diversión.

Los cristianos han sido conducidos a éste último lugar…

Y el César y sus invitados llegan detrás de ellos unos veinte minutos después.

Entonces Nerón ordena a Tigelino que se haga acompañar de Asinio Corvino y de Furio Escribonio, dos hombres abyectos y sanguinarios; para que conduzcan a las vírgenes cristianas a sus lupanares y sean violadas con especial barbarie, por los gladiadores.

Y sonriendo con maligna y anticipada satisfacción, pues conoce a fondo su índole criminal…

Le ordena a Corvino:

–                      Quiero que te encargues personalmente de Fátima. Haz que aprenda a temblar al escuchar mi nombre ¿Entiendes?…

El augustano sonríe con diabólica crueldad, al contestar:

–           Así lo haré, divinidad. Te aseguro que quedarás plenamente satisfecho…

tigelino

Una decuria conduce a las vírgenes al lugar designado, seguidos por el inesperado séquito encabezado por Tigelino.

Nerón y sus acompañantes bajan a los sótanos, donde los esperan los cristianos y sus verdugos.

Los muros están hechos con sólidas piedras cuadradas, sobrepuestas.

La luz es tenue y triste, como si se filtrase por aspilleras y se mezclase con el resplandor incierto de algunas lámparas de aceite, que iluminan un poco aquel ambiente oscuro y siniestro.

Es un amplio corredor espacioso que llega a una estancia muy grande y sigue como una especie de curva, como si formara una larga elipsis.

Y hay desparramadas gruesas piedras que sirven de asiento.

Varios hombres gigantescos barbados, semidesnudos y portando teas encendidas, se despliegan a lo largo del enorme recinto y lo iluminan totalmente.

En este lúgubre lugar, Calígula dio rienda suelta a sus sanguinarias y brutales inclinaciones, pues uno de sus placeres más gratificantes era presenciar torturas y el último suplicio de los condenados.

caligula

Este sitio ha sido diseñado y construido, precisamente para eso.

A lo largo de toda la muralla en un lado, están una especie de bancos de piedra de granito adosados a la pared; para que se instalen los morbosos espectadores que quieran observar el infernal espectáculo que proporcionarán, las desventuradas víctimas de tan macabros instrumentos…

Y en la muralla de enfrente están todos los artefactos de tortura, que la ferocidad humana ha sido capaz de inventar: argollas en el piso, en el techo y en las paredes. También están una docena de potros y otra de parrillas.

Y colgados: garfios, cadenas, flagelos, tenazas, ganchos, etc.

El lugar es húmedo y frío. Los espectadores se envuelven en sus lujosas togas, buscando un poco de alivio al estremecimiento que el aire helado les produce.

Nerón se arrebuja en su capa de visón que le diera Pitágoras, mientras le aconsejó que cuidara su garganta y hace una señal a Haloto.

Éste inclina la cabeza y da una orden…

Entonces hacen su entrada los cristianos…

Cada uno de ellos lleva cuatro verdugos.

Uno lo azota con varas y los otros dos lo empujan entre sí, como si fuera una pelota. El cuarto les avienta agua helada sobre el cuerpo desnudo. Otro más, los espera en cada instrumento de tortura…

A los que son colgados del potro, les ponen fuego bajo los pies y son desgarrados con garfios que dejan al descubierto los pulmones.

Mientras que son azotados con látigos múltiples, de nervios durísimos.

Los que son atados con grilletes a las parrillas, también son azotados y desgarrados con ganchos.

Y los que son metidos en el cepo, reciben el mismo tratamiento.

Pero en aquel lugar espeluznante, NO se oye ni una sola queja…

Al contrario.

Los mártires son tomados en el espíritu y un cántico celestial, en una lengua incomprensible para ninguno de los presentes.

Se eleva suavemente al principio…

Triunfal y resonante después…

El tiempo pasa…

Los verdugos se relevan unos a otros, hasta que empiezan a fatigarse…

Nerón se levanta con el semblante desencajado por el asombro más absoluto.

Está totalmente perturbado y después de un largo momento exclama:

–           Pero ¡¿Quién es este Dios?!   

Iván le contesta tranquilamente desde el potro donde ha sido atado, mientras le estiran los miembros para dislocárselos:

–           Si fueres digno le Conocerás…

Más cuando Nerón voltea a mirarlo…

El joven sigue abstraído en una intensa Oración.

El César y sus acompañantes están perplejos y estupefactos. Sin poder comprender, ni asimilar lo que está sucediendo…

Marco Aurelio está dichosísimo ante este inesperado despliegue de la Presencia de Dios…

Petronio, recuerda su salvación milagrosa con la muerte de Calígula, después de que pidiera a los hebreos que lo encomendaran en sus oraciones…

Y su nombramiento como Procónsul de Bitinia por parte de Claudio…

Y por segunda vez en su vida lo sobrecoge un estremecimiento, ante un hecho totalmente sobrenatural e inexplicable…

Sin poder evitarlo, un pensamiento le sacude:

jesus rey y padre

‘¿Acaso el Hijo es tan Poderoso como el Padre?’... De ser así…

 ¡Este Dios es Increíble…!

Y recordando la carta de Alexandra, que se ha grabado en su memoria palabra por palabra, concluye pensando:

–           ‘Por eso sus adeptos están dispuestos a dar su vida por Él y NO LE TEMEN A NADA…’

En eso llega un centurión pretoriano y le dice al César que Tigelino desea hablarle…

Nerón hace una señal a Carlos, el jefe de los verdugos y éstos hacen una pausa.

Luego ordena que pasen Tigelino y sus acompañantes…

Pero éste entra solo acompañado por Xavier, el jefe de la guardia personal de Nerón.

Y éste, sorprendido les pregunta:

–           ¿Qué pasó?…  ¿Dónde están Corvino y Escribonio?

El Prefecto le responde:

–           Nadie se pudo acercar a ellas… Tenemos veintitrés gladiadores muertos, porque les ordené que las tomaran o yo personalmente les aplicaría la pena de muerte, si no obedecían.

Corvino y Escribonio, obedeciéndote a ti, se acercaron a Fátima y…

Tigelino titubeó antes de proseguir.

Y Nerón, muy impaciente y alterado, le preguntó:

–           ¿Y qué? ¡Por Zeus! ¡Acaba de una vez!…

–           El Ángel que cegó a Aminio Rebio los fulminó a todos… –concluye Tigelino con tono de disculpa y de derrota.

Por unos segundos, el César se queda paralizado…

neron-2

Trata de asimilar la noticia recibida…

Luego aspira profundamente y grita:

–           ¡Tráelas aquí!… –Ordena Nerón con los dientes apretados.

Y furioso agrega:

–        ¡Y atorméntenlas igual que a éstos!

Marco Aurelio está sorprendido y feliz… Y su esperanza se renueva…

Petronio sonríe de manera enigmática…

El canto se reanuda…

Todos los demás, están pasmados y en shock…

musica1

¡No pueden creer lo que están oyendo!…

Mientras tanto los verdugos se preparan a seguir el mismo procedimiento con las vírgenes que NO pudieron ser profanadas.

Cuando éstas llegan, se unen al himno que resuena glorioso en aquel macabro lugar…

¡Aleluya!

Alaben al Señor desde los Cielos

Alaben al Señor en las alturas

Alábenlo todos sus ángeles,

Alábenlo todos sus ejércitos.

Alábenlo el sol y la luna

Alábenlo estrellas luminosas

000universo1

Alábenlo los más altos Cielos

Y las aguas que están

Por encima del firmamento.

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús

A cuya orden fueron hechos

Él los estableció para siempre

Y les dio una Ley Eterna.

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra,

Jóvenes y doncellas.

Los ancianos junto con los niños.

nombre jesus-sana-y-liberta

Alaben todos el nombre de Jesús.

Sólo su Nombre es sublime.

Su majestad se eleva sobre la Tierra y el  Cielo

Y ha dado a su Pueblo gloria.

Canten al Señor un canto nuevo.

Alábenlo en la Asamblea de sus santos.

Alégrense cristianos en su Creador.

1CRISTO REY

Que los hijos de Dios se alegren en su rey.

Alaben su Nombre entre danzas

Al son del arpa y el tambor

Porque dios ama a sus hijos

Y viste de gloria a los humildes.

JESÚS VIVE,

JESUS REINA,

JESÚS VIENE…venida JESUS VIENE TROMPETA

¡Aleluya! ¡Aleluya!

Las vírgenes son lanzadas, suspendidas, estiradas, desgarradas, flageladas, azotadas y asadas…

Los verdugos están exhaustos…

Los cristianos siguen alabando al Altísimo.

Los espectadores están estupefactos y Nerón está furiosísimo.

Mientras los mártires cantan, sus heridas son milagrosamente sanadas…

Y su rostro resplandece más y más, con una gloria sobrenatural…

Joshua desde la parrilla dice con gran tranquilidad, como si estuviera bronceándose en una playa:

–           Tu fuego y tu tortura, regeneran nuestras almas. Sufrir por Dios es nuestra gloria y morir por Cristo la deificación total. 

Margarita desde el potro, declara majestuosa:

–           Tú defiendes la causa de Satanás y por eso estás tan enojado… No podrás perjudicarnos con tus suplicios…

Tú en cambio, estás preparando tu alma para el Infierno, donde hay un fuego infinitamente más fuerte que éste.

Un fuego que jamás se apaga…

Fátima, que ha sido colgada de una argolla del techo, amarrada de los pies y estirada con las argollas del suelo, para poder desgarrarla mejor con los garfios.

Mientras dos verdugos la flagelan, con su voz llena de dulzura, pregunta:

–           ¿De qué te ha servido cebar en nosotros tu crueldad y tu infamia?…

¿Por qué NO reconoces que Dios te ha Vencido?

¿Por qué NO reconoces que Él es el Rey de reyes y Señor de los señores?

¿POR QUÉ NO TE INCLINAS ANTE SU SEÑORÍO, SU MAJESTAD, SU GRANDEZA Y SU PODER?  

¡Eres un hombre necio!… 

Esto es más de lo que Nerón puede soportar…

Se voltea hacia Tigelino y le da varias instrucciones en voz baja.

Éste asiente con la cabeza y va a hablar con Carlos, el jefe de los verdugos.

En el colmo para el emperador en esta increíble noche, Joshua vuelve a hablar:

–           Jesús Resucitó… Y Venció a la Muerte. Él es el Señor, Dueño de la Vida y de la Muerte.

Esto es lo que Dios nuestro Señor, ha querido demostrarte en este día.

Nerón lo mira feroz, pero no le contesta nada.

Y espera…

Los verdugos retiran a todos los cristianos, menos a los tres que han hablado…

Los jóvenes no sólo NO se ven atormentados, sino que su hermosura ha aumentado en forma tan impresionante…

Porque es la belleza sobrenatural de los cuerpos glorificados la que palpita en ellos y deja pasmados y con la boca abierta a quienes los contemplan…

A Margarita  la bajan del potro y la hacen a un lado.

Separándola de los demás que hacen una doble fila frente a los impactados espectadores y Xavier el capitán de los pretorianos se pone junto a ella, como escolta.

A Fátima que tiene su rostro radiante por el éxtasis en una visión celestial…

No se da cuenta que le han soltado los pies de la argolla del suelo y la elevan más con la cadena, hasta la argolla del techo…. Luego le separan las piernas con los grilletes y las cadenas de los tobillos a dos argollas que la dejan casi totalmente abierta…

Y le colocan debajo, sobre el piso, una gruesa cuña de hierro…

A una señal del César, sueltan la cadena del techo y Fátima se precipita de tal modo sobre la cuña…

Que le descuartiza las vísceras.

La virgen queda empalada, sin un quejido y sin perder la sonrisa…

Nerón quiso de esta brutal manera,  quitarle la virginidad tan tenazmente preservada…

Pero nunca como en aquel baño de sangre, el lirio floreció más bello…

Y de las vísceras descuartizadas se expandió para ser recogido, por el Ángel de Dios.

Margarita dijo:

–           Paz, para Fátima.

–           Paz. –repitieron todos los cristianos.

Joshua está de pie, junto a la parrilla de donde acaban de quitarlo.

Su cuerpo glorioso ha sido completamente sanado y NO tiene una señal del tormento recibido…

Nerón lo llama:

–           Ven aquí…

El joven avanza con paso firme y queda frente al emperador a un poco más de un metro de distancia.

Lo mira tranquilamente y espera…

Nerón lo mira fijamente mientras le dice:

–           El señor de la vida y de la muerte soy yo…

neron pulgar abajo

Y de repente, el César levanta la espada que le había quitado a Xavier y que estaba oculta entre sus vestiduras…

De un solo tajo le corta la cabeza que cae, salpicando por segunda vez de sangre la vestidura color amatista del emperador y rueda a sus pies.

Y éste la mira con desprecio y le da un puntapié como si fuese un balón…

Arrojándola hasta el otro extremo del enorme salón.

Un silencio sepulcral sigue a esta ejecución y el tiempo parece detenerse…  

Luego…

Ante el estupor general, el cuerpo decapitado de Joshua, NO se derrumba.

Y por el contrario,  avanza con pasos firmes hasta el lugar donde ha caído la cabeza…

La toma con sus manos y la coloca a un costado de su cintura como si fuera un yelmo, rodeándola con su brazo y sosteniéndola con su mano izquierda…

Luego regresa con paso mesurado, hasta el mismo lugar en donde fuera decapitado…

Nerón está paralizado.

La cabeza en las manos del mártir, lo mira con autoridad…

Y con voz majestuosa y muy pausada, le repite:

–           El Señor de la Vida y de la Muerte es el Dios Altísimo, nuestro Señor Jesucristo. 

Y a ÉL debes rendirle Gloria y Alabanza.

Y ¡Como corolario de aquella noche increíble!…

Enseguida Joshua vuelve a colocar la cabeza en su cuello.

Y la gira con fuerza como si la acomodase…

Mientras continúa como si nada extraordinario hubiese en aquel gesto:

–           El Fuego Purifica…  Si quieres matarme, sólo podrás hacerlo con el fuego.

Y sin que nadie se lo mande, se coloca en la fila junto a sus compañeros…

Se oye el golpe seco de un cuerpo que cae al suelo, pero nadie le hace caso…  Julia Mesalina se ha desmayado.

Petronio está literalmente, con la boca abierta por el asombro más absoluto…

Marco Aurelio no puede ocultar su júbilo y levanta las manos poniéndolas sobre su cabeza…

Orando y alabando en silencio.

ESTE ES EL DÍA DE LA VICTORIA

angel victoria columna de la independencia en méxico

Nerón reacciona furioso y ordena:

–           ¡Llévenselos a la cárcel! ¡Serán pasto de los leones!

Y devolviendo la espada a Xavier, le dice:

–           Sabes lo que tienes que hacer…

El oficial inclina la cabeza, hace el saludo militar al emperador  y regresa junto a Margarita.

Mientras tanto en el cuello de Joshua, hay una línea roja que se va borrando poco a poco…

Entonces la fila de prisioneros es conducida por sus aturdidos verdugos, de regreso hacia la cárcel Mamertina…

Los cristianos reanudan su canto, con un Himno de Victoria absoluto…

Nerón y sus invitados salen al exterior para dirigirse al salón donde quedaron los restos de la fiesta suspendida…

Afuera reina la intensa oscuridad que precede al alba…

En el firmamento brillan las estrellas y una luna creciente ilumina la noche estrellada, justo antes de que el sol se asome.

El emperador, una vez que ha llegado a su ‘Paraíso de Deleites’…

en la fiesta

Se despide de sus invitados así:

–           Amigos, estoy cansado y voy a retirarme.

Los que quieran quedarse, Doríforo los atenderá.

Nos veremos mañana en el Circo.

Y Nerón se retira con su séquito personal…

Mientras casi todos los invitados abandonan el Palacio y se dirigen a sus casas, comentando entre sí los extraordinarios sucesos de los que acaban de ser testigos…

Una aurora espectacular, tiñe de rojo el horizonte…

Cuando Nerón ha salido con su séquito y sus invitados, le siguen los mártires con sus verdugos que los regresarán al Tullianum…

Una vez que han quedado solos, Xavier se quita su clámide y la pone sobre los hombros de Margarita, para cubrirla en su desnudez.

Luego le indica suavemente que lo acompañe…

La hermosa virgen, después de haber soportado torturas espeluznantes y permanecer firme en su Fe, es conducida nuevamente hacia las galerías en donde están los gladiadores.

Donde la aguarda el nuevo suplicio ordenado por el emperador…

Una vez que llegan al amplio corredor que conduce al lugar designado…

Dónde ya la está esperando el verdugo…

Una multitud de hombres al verla pasar, trata de molestarla, insultándola con frases obscenas y sarcasmos lascivos.

XAVIER general-romano

Xavier les advierte con voz imperiosa:

–           ¡Si no os calláis y la respetáis, yo mismo me encargaré personalmente de que compartáis su tormento!…

Un silencio temeroso sigue a la amenaza del tribuno…

Xavier pone su brazo izquierdo protector, sobre los hombros de la virgen y su mano derecha sobre la empuñadura de su espada.

Y trata con mucha gentileza a la doncella cristiana…

Cuando llegan al sitio designado,  ella dice gentilmente:

–           Por favor, valiente soldado. Antes de entregarme en manos del verdugo,

¿Me permitirías estar un momento a solas, para hacer una Oración a mi Señor Jesucristo?

El pretoriano le sonríe y contesta solícito:

–           ¡Claro que sí! Mientras me informaré de algunas cosas con mis legionarios…

Y se acerca al verdugo, haciendo un comentario e iniciando una conversación trivial.

alex actea margarita

Margarita se aleja hacia un rincón y con la cara hacia el murallón, inclina la cabeza en una oración mental ardiente y fervorosa…

Invocando al Dios que ama y está dispuesta a honrar y defender con la vida…

Después de unos diez minutos, el oficial voltea hacia la joven y ve que ya está lista.

Se acerca y mientras le retira la capa, le dice con suavidad:

–           Si de mí dependiera, no estarías aquí. –en su voz hay un tono que ofrece una disculpa implícita.

Margarita se conmueve por estas muestras de simpatía y sonriendo al joven tribuno,

Le dice con sencillez:

–           No te preocupes por mí. Mi Señor Jesús está conmigo.

Alégrate y ten buen ánimo. Apenas yo salga de este mundo le rogaré a Dios por ti y alcanzaré la Gracia para ti.

Y Él te pagará muy pronto lo que has hecho por mí.

Después de decir esto, con una dulzura y una gracia conmovedoras, se dirige desnuda, digna y majestuosa, hacia los dos hombres.

El verdugo y su ayudante que la esperan junto  a una hornilla encendida, donde hay un cubo de metal que hierve…

La sujetan con cadenas y la dejan de pie, en el centro de aquella estancia.

Luego le derraman pez derretida en todo el cuerpo, lentamente y en pequeñas dosis…

La doncella NO exhala la más mínima queja. Ni siquiera un lamento…

Margarita sufre noblemente este nuevo tormento y sonríe dulcemente a Xavier, que se ha hecho a un lado y se queda de pie junto a la muralla.

El militar está muy pensativo…

Los gladiadores y los demás que los siguieron y que han visto todo… Están con la boca abierta, totalmente pasmados…

El pretoriano no tanto; porque ¡Después de lo que ha presenciado aquella noche!…

Corresponde a la sonrisa de la virgen cristiana y espera…

Las injurias se han convertido en asombro y admiración.

Y los verdugos están completamente desconcertados…

Es el segundo suplicio de esta noche en particular.

El primer hombre que les llevaron, no les dejó completar el trabajo.

Aulo Plaucio gritaba que era inocente y a medio suplicio, prácticamente murió de terror. Después de los pavorosos alaridos, se derrumbó sobre el piso y su corazón dejó de latir…

En un inusitado contraste, ahora el cuerpo de la doncella, NO solo NO está quemado.

Sino que se parece a los de los gladiadores cuando desfilan en el circo para el combate…

Es una escultura viviente de alabastro blanquísimo. Soberbio e imponente, en una belleza impresionante…

Y lustroso como si la hubieran ungido con aceite de oliva.

Parece la estatua de una diosa, cuando los verdugos han terminado su trabajo…

Lo más impactante, es la Luz que parece irradiar a través de todos los poros de su piel…

Y más en su rostro perfecto que habrá enamorado a más de uno…

Xavier la espera con su capa desplegada entre sus manos.

La mira sonriente y la llama por su nombre:

–           Margarita, por favor ven hacia mí…

Y volviendo su rostro hacia el jefe de los verdugos, le dice:

–        Claudio, rinde tu informe al emperador y envíalo a mi cuartel.

Trata de ser específico y ecuánime… Bueno… Lo más que puedas…

centurion

El militar le contesta aturdido y completamente pasmado:

–            Xavier… Creo que antes de hacerlo, necesitaré un buen vaso de vino… ¡Por Pólux!… Ni siquiera entiendo lo que sucede…

¡Y  es la primera vez en mi vida que siento no tener las palabras adecuadas…!

–           Inténtalo… De todas maneras, NO es fácil explicar todas las cosas que han sucedido esta noche…

El César te comprenderá perfectamente. No te preocupes…

Te espero en la tarde, para que platiquemos…

Su interlocutor solo mueve la cabeza asintiendo.

clamide

Margarita avanza hacia él y el tribuno la envuelve nuevamente con su clámide.

Y sale con ella dejando a todos los demás estupefactos y sin poder comprender que es lo que ha pasado…

Y los comentarios de los soldados, los esclavos, los augustanos, los invitados del Banquete, los verdugos, los gladiadores y todos los impactados testigos de lo sucedido en el palacio, en los calabozos de Calígula y ahora en el patíbulo de los condenados…

Se cruzarán como una ola gigante que desbordará sobre el recinto imperial y correrá como un rumoroso río que cubrirá todas las colinas de Roma y rebasará sus murallas…

Mientras tanto, los dos protagonistas del último encuentro y despliegue del Poderoso Dios de los cristianos, se dirigen al Tullianum.

El sol alumbra en todo su esplendor.

Al día siguiente serán los Ludus Matutinus…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

62.- LA ORGÍA INOLVIDABLE…


bacanales-en-el-imperio-romano

El emperador Tiberio, fue muy aficionado al dinero y difícilmente se le arrancaba. Con el tiempo, su avaricia le llevó a la rapiña y el lema que rigió su gobierno fue: ‘Que me odien con tal dé que me teman’.

Cuando comenzó su vida militar, antes de que fuera César, sus compañeros le  conocieron por su afición al vino hasta tal grado, que los soldados le apodaron: ‘Biberius Caldus Mero’ (todas estas palabras aluden al vino de diversas maneras)

Su crueldad y su hipocresía eran tales, que cuando Augusto lo nombró su sucesor, las palabras que pronunció en su lecho de muerte, fueron: ‘Desgraciado pueblo romano que va a ser presa de tan lentas mandíbulas’

También era un hombre extremadamente lujurioso. En su retiro de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida de lechos alrededor….

FIESTA FLOTANTE 1

Y allí, un grupo elegido de jóvenes disolutos reunidos de todas partes y algunos que inventaron ‘monstruosos placeres’, a los que llamó ‘spintrias’(sus maestros de voluptuosidad)

Formaban entre sí una triple cadena y entrelazados de esta manera, se prostituían en su presencia para estimular sus lánguidos deseos; pues al final de su vida, solo era un anciano impotente.

Como gran adicto al sexo, en el palacio de Roma que se ha salvado del incendio, también tenía todo un sector destinado a lo mismo.

Además de esa habitación especial, hay diferentes salones arreglados especialmente para estos placeres, adornados con cuadros y bajorrelieves lascivos y llenos de libros de Elephanditis (Pornografía gráfica), para tener en la acción modelos que imitar.

ninfas-bouguereu

Sus jardines han sido diseñados como bosques y selvas consagrados a Venus Afrodita y están decorados con grutas excavadas en la roca y en las cuales hay hermosas y artísticas estatuas que parecen casi vivas.

En las cuales se ven jóvenes de ambos sexos, mezclados en actitudes voluptuosas y posiciones obscenas y sugerentes, con trajes de ninfas y faunos.

Hay también un baño con una piscina especialmente diseñada, en la cual enseñó a niños de tierna edad a los que llamaba sus ‘pececillos’ a que jueguen entre sus piernas, excitándole con la lengua y con los dientes.

Y a los más grandecitos que estaban en lactancia aún, les ofrecía los genitales para que le diesen el género de placer al que sus tendencias y su edad le inclinaban de una manera especial.

Recibió un legado de uno de sus amigos que le daba a elegir entre un cuadro de Parrasio en el que Atalante prostituye su boca a Meleagro o un millón de sestercios…

Tiberio prefirió el cuadro y lo colocó como un objeto sagrado en su alcoba…

Y este cuadro adorna ahora el salón principal de la casa de Tiberio en Roma, justo encima de donde se encuentra el triclinio imperial.

0-orgia-banquete-romano-l-7378vy

Aminio Rebio y Vitelio en su infancia, fueron ‘pececillos’ de Tiberio y desde su juventud, han sido marcados con el afrentoso nombre de ‘Spintria’.

Y por su gran experiencia en estos oficios, Vitelio ahora es el intendente de placeres de Nerón…

Aminio Rebio, Faonte el liberto del César y dos enviados de Tigelino; fueron a las cárceles para elegir doncellas y jóvenes cristianos… Para recreación del César y de sus invitados…

La fiesta en el palacio de Tiberio en el Esquilino, está en todo su apogeo…

Cientos de lámparas brillan sobre las mesas y penden de las murallas.

Los acordes de la música, invaden el ambiente.

El aroma de las flores y los perfumes de Arabia, son aspirados con deleite por los invitados lujosamente ataviados y que reclinados en sus triclinios, disfrutan de los deliciosos manjares y los exquisitos vinos que aumentan la euforia general.

Y las rosas siguen cayendo…

banquete

Nerón está muy contento…

Y Popea regia y magnífica, luce su belleza con una sonrisa congelada que no llega a sus ojos, ni ilumina la expresión sombría que encubre su dolor, después del asesinato de su hijo Rufio Crispino.

Nerón ya cantó su Troyada y una atronadora tempestad de aplausos y aclamaciones le alimentan su insaciable vanidad de artista.

Algunos que levantaron sus manos como enajenados por su prodigioso talento, le han dejado sumamente satisfecho.

neron2

De vez en cuando mira con una sonrisa de maligna crueldad a Marco Aurelio y a Petronio, a los que tiene como invitados de honor, muy cerca de él…

Petronio, ingenioso y elegante como siempre, hizo destellar su inteligencia y exquisita agudeza a lo largo del banquete…

Sacando a Marco Aurelio de varias sutilezas engañosas por parte de los demás augustanos…

Y luchando él mismo en aquellas arenas movedizas que son las intrigas de la corte imperial, saliendo adelante con donaire y su gallardía habitual.

Marco Aurelio está tranquilo y se porta tan distinguido como su tío, con una innata elegancia y sobriedad en todos sus ademanes.

Popea mira disimuladamente a Marco Aurelio…

Pues que lo único que la alienta en este banquete, es la alegría anticipada de su venganza sobre el tribuno.

marco-popea

Se siente un poco mareada por el vino y el humo del incienso.

Finge que disfruta de los espectáculos que han sido preparados para la fiesta…

Nuevamente se da lectura a versos y se escuchan diálogos en los cuales la extravagancia, ocupa el lugar del ingenio.

Después Paris el célebre mimo, hace una representación magistral en lo que parecen escenas llenas de encantamiento.

Pues con los movimientos de sus manos y del cuerpo, tiene una increíble habilidad para expresar cosas que parecen imposibles de hacer patentes en una danza…

00paris

Sus manos parecen oscurecer el aire creando una nube animada, sugerente, voluptuosa, que circunda las formas de una doncella agitada por un inefable desmayo…

Es una verdadera pintura, no una danza…

Una pintura expresiva en la que se revelan los secretos del amor, embelesante a la par que impúdico.

Y al finalizar da principio una danza báquica, llena de gritos desenfrenados y licenciosos desbordes.

Acompañados del son de cítaras, tambores, laúdes y címbalos, en una música incitante a dar rienda suelta a la pasión.

Marco Aurelio mantiene en todo momento una actitud tranquila, digna y un tanto seria.

Su carácter reservado y su calma intrigan a todos los augustanos, pero especialmente al César y a Popea…

Tanto Marco Aurelio como Petronio participan del banquete y beben vino, pero sin perder la sobriedad.

Se mantienen sonrientes y ecuánimes.

Entrada la noche Faonte, el liberto del César se acercó y murmura unas palabras a su oído.

El César hace un gesto de asentimiento…

Están en el salón que Nerón llama su ‘Paraíso de deleites’ y que forma parte del sector de la casa de Tiberio que fue construida para sus placeres.

banquete-3

Los esclavos siguen trayendo más viandas y licores que sirven en la espléndida vajilla ribeteada en oro y las ricas copas artísticamente diseñadas y decoradas con escenas voluptuosas y acordes a la ocasión.

Los manjares y las bebidas han sido especialmente preparados con afrodisíacos.

Entonces Tigelino se acercó a Nerón y a Popea, diciéndoles algo en voz tan baja que…

Petronio que está al lado del César, lo único que pudo captar fue la respuesta del emperador:

–           No importa. Aún nos queda el Circo. Entonces será un espectáculo digno de la multitud.

Lo que Tigelino les ha comunicado, es que por la enfermedad de Alexandra, no ha sido posible sacarla de la prisión y no participará de la fiesta de esa noche.

Popea no logró ocultar su desencanto y su frustración.

0000popea-sabina

Después de un tiempo prudencial le solicitó a Nerón permiso para retirarse, pues se siente indispuesta.

Y no pudo evitar mirar al tribuno con rencoroso desprecio y a Petronio con una ominosa mirada, que acompañó con su eterna y congelada sonrisa.

El César se levantó para escoltar a Popea que se despidió de los presentes y a los que Nerón les dice que regresará pronto.

Y efectivamente, un poco más tarde volvió al salón, para disfrutar de la sorpresa preparada por Vitelio.

Entre los asistentes al banquete está el joven Aulo Plaucio, un hombre lleno de belleza y gallardía que es amante de Nerón y que tiene una gran voz de barítono.

Nerón había dicho siempre y le ha hecho creer que lo ama y que lo nombrará su heredero al trono del imperio.

En todos los banquetes, después que Popea se retira; él hace las delicias del emperador.

Entre los acordes de la música, el aroma del incienso y las bromas con que el César está demostrando su gran satisfacción en esta noche en particular…

Nadie se percata de la señal que Tigelino le hace a Nerón.

Enseguida éste llamó a Faonte, a Doríforo y a Aulo Plaucio.

Cuando llegaron ante él, ordenó a los libertos que lo sujetaran y ante la sorpresa general; éstos lo tiraron sobre el lecho imperial y lo inmovilizaron…

Mientras el César, haciendo derroche de violencia, lo violó.

Después de esta infamia, Nerón se levantó como si nada hubiera sucedido…

Y declaró:

–           Que mi madre bese ahora a mi sucesor.

neron

A continuación,  lo acusó de conspiración y ordenó que lo torturaran.

Recomendando que los verdugos lo hieran de manera que se sienta morir y que su muerte sea lenta en el suplicio.

Y luego, envanecido por hacer todo siempre impunemente, se volvió hacia Petronio, lo miró con crueldad y advertencia…

Y dijo con displicencia:

–           Ningún Príncipe ha sabido cuanto puede hacerse desde el poder.

Enseguida miró a Vitelio, agregando:

–       Veamos querido amigo, lo que has preparado para nuestro deleite.

Después de que los libertos se llevaron a Aulo Plaucio, que se había desmayado de terror.

Vitelio se levantó, hizo una reverencia a Nerón y se acercó a Aminio Rebio, que a su vez descorrió una cortina casi transparente que había en un extremo del salón.

Detrás de ella, está un grupo de varones y doncellas que evidentemente han presenciado todo lo  sucedido.

neron-3

Y todo esto fue hecho a propósito, para quebrantarles el espíritu…

Y mostrarles lo que les espera, al que tenga la osadía de no someterse.

Tigelino les da una orden y ellos avanzan formando una larga fila de un extremo a otro del enorme salón.

Para que el emperador y sus invitados, puedan verlos y examinarlos bien a todos.

Son veinticuatro mujeres y veintidós hombres, cuyas edades oscilan entre los quince y los veinticinco años.

Todos están totalmente desnudos y llevan una corona de rosas en la cabeza.

Han quedado de pie, frente al César y sus convidados.

Lo más sorprendente es que mantienen una dignidad majestuosa…

A pesar de la humillación que debe significarles el no llevar ninguna prenda de vestir que los cubra…

Marco Aurelio reconoció a varios y sintió una gran opresión.

alex actea margarita

Cuando vio a Margarita, la hermana de Alexandra, un profundo dolor se le clavó en el pecho.

Inclinando la cabeza, cerró los ojos y oró…

Petronio permaneció imperturbable. Conoce a Nerón.

Y con su elegancia característica, ni un solo músculo de su rostro, delató sus verdaderos pensamientos y sentimientos…

Séneca, movió la cabeza casi imperceptiblemente y la inclinó para esconder la expresión de su rostro…

Trhaseas frunció el entrecejo y una fugaz sombra de desaprobación nubló su semblante. Y se sumió en sus reflexiones…

Lucano pareció sorprenderse, pero asumió su actitud de siempre.

Plinio solo miró, pero no demostró nada.

Marcial levantó una ceja y no manifestó lo que pensaba. Mantuvo una actitud expectante…

Todos los demás miraron a los jóvenes con una mezcla de admiración, curiosidad morbosa, intensa avidez, lujuria y lascivia.

fiesta-danzantes

Nerón los observó atenta y detenidamente a cada uno de ellos…

Y con una sonrisa, dirigió una mirada de aprobación a Vitelio, Tigelino y Aminio Rebio, que han esperado expectantes su dictamen.

Ellos los seleccionaron.

Y están seguros de que ni siquiera el exigente y perfeccionista Petronio, podrá poner una sola objeción a aquel estupendo grupo de jóvenes…

Que son una muestra excelente de juventud y belleza:

Cuerpos y rostros perfectos. Portes regios y de gran dignidad, sin llegar a la altivez.

Esta promete ser una gran orgía y una noche de placeres incomparables…

Vitelio le prometió que ha preparado con ellos una serie de fantasiosas representaciones, en las cuales él podrá elegir a los que más le agraden, para su placer personal.

Están por gustar de un deleite nuevo y bastante raro… Porque a pesar de su edad, todos son vírgenes…

Lo único que molestó a Nerón y mucho; fue que ninguno al mirarlos él a la cara, bajase la mirada, ni el rostro.

No fueron retadores ni altivos.

Sólo le miraron ellos a su vez con tranquilidad y sin hacer ninguna inclinación. Sin el menor rastro de temor o servilismo.

Sin ninguna turbación o nerviosismo.

¡Y nadie le hizo una reverencia!

Y esto último, lo consideró un gran insulto a su megalomanía.

Petronio también notó esto.

Y conociendo al César, aumentó su admiración y su respeto por los cristianos.

petronio

Y también su preocupación por lo que sucedería a continuación…

Nerón dio la espalda a sus prisioneros y por unos instantes permaneció así.

Su rostro regordete toma una expresión concentrada y terrible…

Mientras parece reflexionar, con su mano izquierda se toca su corona de laurel.

Y tomando la orla de su manto cuajado de estrellas de oro y perlas, con un ademán regio lo levantó con su mano derecha y dándose vuelta, lo soltó hacia atrás.

Enseguida,  miró a los jóvenes cristianos. Caminó lentamente frente a ellos…

Los fue recorriendo uno a uno con lentitud y una expresión maligna y cruel en sus ojos azules, que hizo estremecer a quienes lo conocen muy bien.

neron enel banquete

Luego dijo con voz muy pausada:

–           Estas hermosas cabezas, caerán en cuanto yo lo ordene.

Sorpresivamente, una voz muy serena y varonil, respondió:

–           El poder que Dios te ha concedido tiene un límite.

Nerón se volvió con rapidez, buscando entre los hombres al que habló…

Y que al parecer NO está enterado de que a nadie le está permitido hablar, a menos que el emperador lo haya interrogado primero.

Y con una voz contenida y terrible, preguntó:

–            ¿Quién dijo eso?

Da un paso al frente un joven que hubiera podido ser el modelo con el cual Miguel Ángel esculpió su ‘David’ y…

Que con su armoniosa voz, confirmó:

–           Yo…

Y ante la mirada interrogante del César, agregó:

–       Mi nombre es Oliver y soy cristiano.

Cierto es que tienes poder sobre nosotros.

Eres nuestro emperador y como a tal te respetamos.

Pero no puedes ir más allá de lo que te ha sido concedido.

A tu pesar, también tú obedeces los Designios misteriosos del Dios Único y Verdadero.

Nerón amenazó con voz glacial:

–           Puedo hacer contigo lo que acabo de hacer con Aulo Plaucio.

Inesperadamente, una voz dulce entre las vírgenes, se elevó con impresionante firmeza…

templos-vivos

Y dijo:

–           ¡NO! Porque somos Templos vivos del Dios Único y Verdadero. Y NO puedes profanarlos a tu placer.

Nerón se volteó rápidamente, para conocer a la que se ha atrevido a hablarle de ese modo.

Y vio a la más jovencita entre las doncellas que están ahí.

–           ¿Quién eres tú? –preguntó con un tono vibrante de ira.

Ella se irguió aún más.

Y su voz continuó tranquila declarando:

–           Fátima. Soy cristiana. Y te repito: Somos Templos Vivos del Espíritu Santo.

Y estamos aquí, NO PARA TU DELEITE, sino para dar testimonio del Dios Altísimo.

Nerón la fulmina con la mirada, antes de decir con voz escalofriante:

–           ¿Sabes que puedo enviarte para que te deshonren los gladiadores y se diviertan contigo hasta que se cansen?…

Otra voz dulce y femenina lo interrumpió:

–           Puedes. Claro que puedes ¡Si Dios te lo permite!… 

Y sin que nadie se lo ordenase, da un paso al frente identificándose:

–       Soy Margarita y soy cristiana…

Y tú eres esclavo del amo al que perteneces: Satanás.

Y es él a través de ti, el que verdaderamente nos quiere destruir.

Tú solamente eres su miserable instrumento…

La joven virgen se yergue imponente y mira severamente a Nerón…

Su actitud es tan digna que parece una Reyna más majestuosa que la misma Popea.

Y tan solemne que parece una diosa, pues irradia la misma Presencia que un día dejara pasmado a Marco Aurelio…

Cuando Alexandra dijo que el herido permaneciera entre los cristianos…

Petronio la admira literalmente con la boca abierta…

Todos están paralizados por el asombro, pues nadie le ha censurado jamás nada al emperador y esta actitud es inaudita…

Esta virgen bellísima parece una deidad airada y sus palabras manifiestan su severidad implacable…

Trhaseas se cubre la boca tratando de cubrir la exclamación que se le escapa admirado:

–           ¡Athena Parthenos!

Definitivamente las cosas para el César, no están resultando como las esperaba…

Entonces dijo con tono lastimero:

–           ¿Qué clase de religión impera en vosotros que os hace hablar así? Soy tu emperador.

El tono grave de otra voz masculina, rasga el aire:

–           ¿Acaso ignoras que no hay religión si es violenta y oprime a los que no quieren?

Da un paso al frente mientras agrega:

–      Soy Sergio y soy cristiano.

Nerón exclama con desprecio:

–           ¡Cristiano! ¿Cómo se llama tu Dios?

–            El Altísimo Señor del Universo: Yeové, el Padre Eterno. Jesucristo su Hijo y el Espíritu Santo.

000_Holy_Trinity-1a

Nerón pregunta perplejo:

–           ¿Son tres dioses?

Otra voz masculina le responde:

–           NO.

Y el que habló dio un paso al frente mientras continua:

–      Son Tres Personas Distintas y un solo Dios Verdadero.

Todopoderoso. Creador, Dueño y Señor de todo el Universo.

Los que le adoramos somos cristianos. Mi nombre es Joshua.

Nerón suelta una carcajada y se burla:

–       ¡Todopoderoso!

Y con gran sarcasmo agrega:

–      ¿No es acaso ese hebreo que fue crucificado con los malhechores en el principado de Tiberio y murió en la Palestina?

Una joven que todavía no cumple los 18 años, se adelanta y proclama:

–         Sí. Murió en la Cruz para salvarnos. Su nombre es Jesús.

Dios lo resucitó y Reina Glorioso desde el Cielo. Y Gobierna todo el Universo y el mundo espiritual e invisible.

Agrega con voz  muy dulce, identificándose:

–         Mi nombre es Jade y soy cristiana.

El César la mira fijamente por un momento demasiado largo…

Enseguida se dibuja en su rostro una sonrisa escalofriante y pregunta suavemente:

–           Si es como dices. ¿Por qué ha dejado que cayerais en mis manos?

En este momento yo soy vuestro dios.

Y os enseñaré a comportaros ante vuestro emperador.

Yo voy a demostraros cuál es el verdadero poder. –Estas palabras las declara Nerón con el rostro oscurecido por una expresión despiadada e inhumana.

En el silencio que sigue, solo se oye el chisporroteo de las lámparas de aceite…

porque hasta los músicos se han quedado paralizados, viendo el contraste total entre la cara de los aterrorizados comensales…

Y el semblante tranquilo de todos los jóvenes.

Después de un momento se oye como una campana, otra voz resonante y firmemente armoniosa:

–           Mi nombre es Daniel y soy cristiano.

¡Y te aclaro que NO haremos lo que esperas de nosotros, según lo que estamos concluyendo!– Dice mientras recorre con una mirada significativa…

Las pinturas y las estatuas que adornan el salón.

Y finaliza con tono solemne, como si fuera un maestro, ante un alumno díscolo:

–       En este lugar al que nos has traído…

Nerón lo mira colérico…

Sin decir una sola palabra, va hacia su pretoriano más próximo y le saca la espada de su vaina.

Con gesto feroz mira al que habló al último y camina hacia él…

Mientras sentencia airado e implacable:

–           ¡Doblegaré tu locura!

El joven lo mira impasible y declara:

–           Puedes aplicarme las torturas más crueles, pero NO me perjudicarás.

Tú en cambio, estás preparando tu alma, para tormentos eternos.

Y los que me inflijas serán dulces, comparados con los que te esperan a ti.

Y te los infligirá el que ahora te induce a atormentarnos.

Nerón se acerca furioso y lo atraviesa con la espada de tal forma…-espada-sangrienta-

Que la punta de la misma sale por la espalda del infortunado, goteando sangre…

Cuando la saca con un movimiento violento; la espada ensangrentada salpica sus vestiduras de color amatista y antes de que pueda decir nada…

La voz del joven que está al lado del que ha sido herido, se oye con acento triunfal:

–           Yo soy Iván y también soy cristiano…

Y debes saber que los que temen a Dios, no pueden ser perjudicados, ni doblegados por los tormentos.

Los suplicios resultan ser sus ganancias para la Vida Eterna, porque todo lo sufren por Cristo.

Es el mayor de todos.

Un  joven como de unos veinticinco años. De rubios cabellos oscuros y ensortijados. Y con unos bellos ojos verdes como el mar.

–           ¡¡¡Aaaahhh!!!

Esta exclamación de sorpresa y admiración, que brota de todas las gargantas, impide una respuesta al insolente.

Nerón voltea y se queda mudo y boquiabierto…

El joven que acaba de herir en forma tan atroz, en lugar de derrumbarse, se ha erguido aún más.

Y su herida ha sanado instantáneamente de forma impresionante, ante los ojos de todos los asistentes a este drama tan singular…

El César está impactado, pero su ferocidad es más fuerte y su crueldad prevaleció.

Dirige una mirada significativa hacia Aminio Rebio: hombre infame, afeminado y cruel.

Y éste se acerca al insolente, obedeciendo la orden silenciosa del emperador…

Con su mano derecha acaricia con lascivia, el cuerpo perfecto de Iván…

Y éste le dice con tono tranquilo:

–           No lo hagas. ¡Detente o lo lamentarás!…El Ángel del Señor está conmigo y no te permitirá lo que pretendes…

Aminio Rebio no lo escucha y mucho menos le hace caso.

Excitado por la lujuria ante la hermosura llena de gallardía de aquel cuerpo perfecto y musculoso…

Lo manosea con sumo deleite, lleno de lascivia…

Pero de repente se aparta como si hubiese sido herido por un rayo.

arcangel

Y grita con inmenso dolor:

–           ¡No veo! ¡No veo! El ángel me ha herido en los ojos y no puedo ver nada.

¡Piedad! ¡Piedad! –y se hace para atrás trastabillando, como hacen los ciegos cuando no tienen quién los guié.

Fátima grita con júbilo:

–           ¡Dios resguarda su santuario! Y ¡Ay de vosotros que pretendéis profanarlo!…

Todos los que antes los miraran con lujuria, han perdido la avidez y ven cómo se está arruinando su grandioso festín sexual…

Nerón está estupefacto y aterrado…

Pero arrebatado por la ira como si fuera una fiera herida.

Ordena a sus libertos que los cristianos sean conducidos a la tortura y que los verdugos desplieguen contra ellos toda su violencia…

Concluye diciendo:

–           Yo mismo supervisaré los tormentos. ¡Llévenselos!

Y volviéndose a los invitados del frustrado banquete, les dice:

–        ¡Vamos! La fiesta apenas comienza…

Todos lo miran pasmados, entre admirados y aterrorizados…

orgia-romana

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

D11 MUERTE,TESTIMONIO, PERDÓN Y GLORIA


 

guerreros de cristo

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

18 DE FEBRERO DEL 2015

Amadísimo Pueblo Mío, sufriente Pueblo Mío:

Camino al lado de cada uno de Mis hijos que van como oveja al degolladero…

Al inicio de este Tiempo de Cuaresma, mis fieles padecerán aún más, compartiendo junto a mí:

Mi dolor por los no conversos… Mi dolor por los rebeldes… Mi dolor por los que no Me aman… y Mi dolor por los que conociéndome, no acatan Mis Llamados y Me desprecian…

BRUTAL TORTURA ISLAMICA PARA OBLIGARLOS A APOSTATAR

BRUTAL TORTURA ISLAMICA PARA OBLIGARLOS A APOSTATAR

Mi Pueblo, Mi Pueblo fiel sufre y padece la Persecución. Ésta se extenderá por todo el mundo, pero Mis hijos deben mantener la Fe en Mi Protección.

Ustedes fieles a Mi Voluntad, se sentarán en Mi Mesa, a Mi Lado:

NO TEMAN PERDER EL CUERPO, NO TEMAN PERDER LA VIDA…

TEMAN OFENDERME A MÍ Y PERDER LA SALVACIÓN ETERNA.

th1PE91ED7

¿En dónde se encuentra la fraternidad de Mi Iglesia? No escucho un llamado a una oración en la fraternidad de todos los países.

No escucho una convocatoria a una jornada mundial de oración…

CUANDO EL PUEBLO CLAMA, YO RESPONDO.

No permanezcan indiferentes ante la persecución de sus semejantes, ya que ésta se extenderá y escucharé un solo lamento.

cristianos-crucificados

No escucho una jornada de ayuno para minimizar la violencia contra Mi Pueblo.

No escucho una vigilia de oración, suplicando se minimice la matanza de Mis hijos inocentes.

¿Dónde se encuentra mi Iglesia, que no atina a convocar a Mi Pueblo para que yo les escuche?

Hijos Míos, Pueblo Mío:

syria-christian-massacre-3

Yo, su Cristo Doliente, les convoco  este día viernes a una jornada mundial de oración hacia mi casa, por todos aquellos que en este instante están padeciendo la persecución por seguirme y amarme a mí.

Amado Pueblo Mío, sufriente y doliente; solamente ustedes que permanecen fieles a Mí, oran  por sus hermanos y por ustedes mismos; para que en el instante de la prueba no nieguen la Fe, la Creencia y el Amor en Mí.

 La humanidad en su mayoría, continúa indiferente mirando de lejos el dolor de los semejantes, mirando de lejos lo que ocurre en este instante a Mi Pueblo fiel…

imagennoticia(3)

¡Abran, abran los ojos! ¡Abran el pensamiento! No continúen caminando ciegos,  que No miren de lejos el padecer de sus hermanos…

Aquel que se lanza en contra de Mi Pueblo, no se detiene; sino que  ansía la sangre de los míos.  

En esta Santa Cuaresma aumentará el padecer en todo el mundo. El terrorismo es producto de la renuncia a la Fe en Mí.

AÚN NO PERCIBEN USTEDES EN SU INTERIOR QUE LA LUCHA DE ESTE INSTANTE ES ESPIRITUAL.

GUERRA ESPIRITUAL

Los demonios luchan por las almas para arrebatarme a Mis hijos, pero como ustedes continúan embelesados en todo lo mundano y no interiorizan y no crecen espiritualmente, no logran percibir esa lucha que no miran con los ojos del cuerpo; pero que sí logran sentir con la continua tentación a la que son sometidos.

En esta Santa Cuaresma llamo a la mujer para que detenga ya, esa continua tentación a la que expone al hombre.

En esta Santa Cuaresma llamo al varón para que se resista a la tentación del mal; para que sea fiel a Mí y no permita que su alma Me sea arrebatada.

Han transgredido toda mi Ley y en este espacio de misericordia, les llamo a arrepentirse verdaderamente de todo pecado y a entregarse a mí como última oportunidad para que mi Iglesia se una sin distingos y clame a mí.

arrepentimiento

Esta batalla es espiritual pero a ésta la secundará la guerra. La Tercera Guerra Mundial será el mayor flagelo jamás visto. Y si Yo no interviniese en esa guerra que se aproxima, la humanidad entera desaparecería.

Pero Yo rescataré a Mi Pueblo Santo y lo refugiaré en Mi Corazón junto a Mi Madre; para desterrar al Enemigo, el que ya se manifiesta en medio de la humanidad sin que la humanidad lo haya detectado.

EL ANTICRISTO SE REBELA CONTRA MÍ CON SIGNOS, Y MI PUEBLO NO LO  HA PERCIBIDO.

666_antichrist

¡PUEBLO MÍO!, DESPIERTA DE ESE LETARGO, REBÉLATE CONTRA EL MAL,

DILE ¡NO! A SATANÁS.

Oren, hijos Míos por Estados Unidos, continuará siendo flagelado.

Oren, hijos Míos, oren por Japón; padecerá el estremecerse de la tierra, esparciendo la contaminación hacia el mundo. (1)

Oren, hijos Míos, por los que empuñando en su mano el odio hacia Mi Pueblo, se encuentran YA en varias Naciones para causar dolor y muerte.

Cristianos-perseguidos-en-Siria

Recuerden: MI LEY ES UNA, LA MISMA DE AYER, DE HOY Y DE SIEMPRE.

Mis Mandamientos no deben ser reformados, Mis Mandamientos deben ser respetados por Mi Pueblo. Una es Mi Ley, como Una es Mi Palabra y Una es la Sagrada Escritura. No la deben transgredir, esto significaría que Mi Pueblo se levanta en Mi Contra.

Mi Iglesia será estremecida, será dividida. Pero ustedes fieles Míos que siguen Mi Palabra, continúen acatando Mis Llamados.

YO NO SOY UN DIOS DE MODERNISMOS, SOY UN DIOS DE MISERICORDIA Y DE JUSTICIA.

Santo Evangelio 4

Mi Amor es Eterno. YO Soy el Dueño de todo lo creado. Sin Mí no caminarán en rectitud.

Ofrezcan las oraciones, ofrezcan el ayuno por Mi Iglesia y por ustedes mismos para que la Fe no decaiga, ya que se enfrentarán a instantes crueles, a instantes de horror.

Hijos Míos, no se apeguen a lo mundano, no se apeguen a los bienes terrenos. Luchen contra el “ego” humano que trata de desviarles para que ustedes continúen en la corriente del mundo.

Invito a mis hijos predilectos a despertar a Mi Pueblo, para que cumpliendo el Primer Mandamiento, oren por sus semejantes que padecen por mi causa.

201106131831437ead68

No deben tambalear en este instante. Eso es lo que el Mal desea. Por esto, el que no ora está totalmente expuesto a ser presa de Satanás. El que no ora no se puede llamar a sí mismo cristiano. El que Me sigue, obra y actúa a semejanza Mía.

Yo, oré a Mi Padre para que Mis Discípulos, siguiendo Mis enseñanzas, oraran y en la oración encontraran el refugio y la fortaleza que Mi Santo Espíritu les llevaría.

Visítenme en el Sagrario, recíbanme. Pero antes de recibirme deseo que se encuentren en estado de Gracia, sin disimulos.

Prepárense para sentarse en Mi Mesa. Pero antes de ello, prepárense para ser parte y testigos del crisol.

sufrimiento1

Oren, hijos Míos por Italia, oren fervientemente. Oren, los volcanes continuarán despertando.

YO PERMANEZCO EN CADA UNO DE USTEDES, Y EN LOS INSTANTES DE PRUEBA, LA FORTALEZA NO LES FALTARÁ.

MI MADRE ESTARÁ JUNTO A USTEDES PARA QUE NO TAMBALEEN; SINO PARA QUE CAMINEN AL UNÍSONO EN UN SOLO CORAZÓN.

Únanse en un solo corazón de amor, de fraternidad y de oración.

promesas_rosario

Vendré a examinar la conciencia de cada uno antes de mi Segunda Venida. (2)

Mi protección es segura, mi Madre no les abandona y sus compañeros de camino les auxilian. Rescatarán a Mi Pueblo fiel, ya que no permitiré que mis fieles sean presa del Enemigo infernal, éste no vencerá.

Continúen a Mi lado,  Yo moro en cada uno de ustedes, no dejaré a Mi Pueblo a merced de sus enemigos.

Les bendigo. Pueblo Mío, te bendigo.

rostro de jesus

Su Jesús.

 (1) Profecías sobre Japón, leer

(2) El Aviso de Dios a la humanidad, leer

http://www.revelacionesmarianas.com/

MAYO 15 / 2011 2:00 p.m.

Pero no temáis rebaño mío, mi Iglesia soy Yo, y las puertas del Infierno no podrán contra ella. Uníos a mi Madre y a mis Ejércitos celestiales, vosotros mi Ejército militante. El combate está por comenzar; habrá caos y confusión al interior de mi Iglesia, Roma se perderá y muchos de mis predilectos fieles a Mí, serán mártires y derramarán su sangre. Sangre de mi Sangre con la cual purificaré mi Iglesia.

Hijos míos, rebaño mío, la hora está cerca. Orad y velad conmigo, porque grande es mi dolor y lenta es mi agonía. Estad listos y preparados para el combate espiritual; defended mi Doctrina y mi Evangelio aún con vuestra propia vida; porque en verdad os digo: Qué grande será vuestra recompensa en el Reino de los cielos.

martires-cristianos

No hay amor más grande que aquel que da la vida por su hermano; vosotros sois mis testigos y ya no os llamo siervos, sino amigos; vosotros sois mi Iglesia y si sólo quedará uno de vosotros, sobre él, levantaría mi Iglesia. Sed valientes como mis discípulos y mis primeros cristianos, que nada ni nadie os aparte del amor de Dios.

JUNIO 06 DE 2011 – 2:35 P.M.

Pueblo mío, vienen días difíciles para vosotros, pero no temáis; recogeos en torno a Mí; entrad en el Arca de la Nueva Alianza que es mi Madre; buscad desde ahora los refugios donde mañana encontraréis amparo; pedidle a mi madre en el rezo del Santo Rosario, que os vaya mostrando sus refugios, porque así como a mis primeros cristianos, vosotros también seréis perseguidos y muchos derramaréis vuestra sangre por causa de mi Evangelio.

martirio-de-cristianos

JUNIO 7 DE 2010 3:15 P.M.

Hijos míos, orad por mis cardenales, obispos y sacerdotes, fieles a mi doctrina y a mi Evangelio, porque su calvario está por comenzar. La sangre de mis mártires de éstos Últimos Tiempos, será mi Sangre por la cual purificaré mi Iglesia, para que vuelva a ser campo florido y nunca más vuelva a crecer la cizaña. Preparaos pues hijos míos, porque la hora de la purificación de mi Iglesia está por comenzar; de nuevo os digo, orad y velad conmigo, para que no caigáis en tentación; pues el espíritu está pronto, pero la carne es débil. (Mt. 26,41). Soy vuestro Maestro, Jesús de Nazareth, el Amado, que no es Amado.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.HTML

decapitacionterrible

LOS 21 CRISTIANOS DECAPITADOS POR ISIS SELLARON SU MARTIRIO PRONUNCIANDO “JESÚS”

ROMA, 18 Feb. 15 / 08:01 am (ACI).- Han muerto como los primeros mártires de la Iglesia, pronunciando el nombre de Jesús, afirmó el Obispo copto católico de Guiza (Egipto), Mons. Anba Antonios Aziz Mina, al referirse a los 21 cristianos decapitados por el Estado Islámico (ISIS) en Libia.

En declaraciones a la agencia vaticana Fides, el Prelado de 60 años señaló que “el vídeo que muestra su ejecución ha sido montado como una escalofriante puesta en escena cinematográfica con la intención de sembrar el terror. Sin embargo, en ese producto diabólico de horror sangriento, se puede ver que algunos de los mártires, en el momento de su bárbara ejecución, repiten: ‘Señor Jesucristo’”.

“El nombre de Jesús ha sido la última palabra surgida de los labios de los mártires. Al igual que en la Pasión de los primeros mártires, se han confiado en las manos de Aquél que poco después los iba a recibir. Y así han celebrado su victoria, la victoria que ningún asesino les podrá arrebatar. Ese nombre susurrado en el último momento es como el sello de su martirio”, afirmó Mons. Azis.

Los cristianos coptos egipcios habían sido secuestrados entre diciembre y enero en Libia, y en el video de cinco minutos de duración titulado “Un mensaje firmado con sangre a la nación de la cruz”, aparecen vestidos de color naranja y rezan antes de morir.

253021_egipcios

Además, uno de los asesinos afirma en inglés: “pueblo, recientemente nos vieron en la colinas de Sham y la tierra de Dabiq, cortando cabezas que han cargado con la cruz durante mucho tiempo, llenos de pesar contra el islam y los musulmanes. Hoy estamos al sur de Roma, en la tierra del islam, en Libia, enviando otro mensaje”.

El gobierno de Egipto ha declarado siete días de luto nacional, mientras que en varias diócesis, los fieles llevan a cabo ayunos y vigilias de oración por los fallecidos.

El presidente del país, Abdel Fattah al-Sisi, ha aprobado la construcción de una iglesia en la ciudad de Minya, la región de la que provenían la mayoría de las víctimas, mientras que numerosos ya han lanzado la propuesta de dedicar el templo a los 21 cristianos.

Por su parte, el Papa Francisco llamó el 16 de febrero por la tarde al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Copta, Tawadros II, para expresar su profundo dolor por el brutal asesinato y demostrar su cercanía en el sufrimiento con la Iglesia Copta.

El Papa además aseguró su oración durante la celebración de los funerales de las víctimas, uniéndose espiritualmente a las oraciones y el dolor de los cristianos en la celebración de la Eucaristía.

FranciscoMisa_LOsservatoreRomano2

PAPA FRANCISCO OFRECE MISA DE SANTA MARTA POR 21 CRISTIANOS MÁRTIRES ASESINADOS EN LIBIA

VATICANO, 17 Feb. 15 / 10:09 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco ofreció la Misa de este martes en la Casa Santa Marta por los 21 cristianos coptos egipcios, asesinados por el Estado Islámico en Libia “solamente por el hecho de ser cristianos”, y pidió a Jesús que “los acoja como mártires”.

”Ofrecemos esta Misa por nuestros 21 hermanos coptos, degollados solamente por el hecho de ser cristianos. Recemos por ellos, para que el Señor los acoja como mártires, por sus familias y por mi hermano Tawadros que sufre tanto”, en referencia al líder de la Iglesia Copta Ortodoxa de Egipto.

Ayer por la tarde el Pontífice telefoneó al Patriarca para expresarle su profunda participación en el dolor de la Iglesia Copta por el bárbaro asesinato de cristianos coptos a mano de los fundamentalistas islámicos. Francisco también le aseguró sus oraciones y hoy se ha unido espiritualmente a la oración y al dolor de la Iglesia Copta en la celebración de la Eucaristía matutina.

En Santa Marta, el Santo Padre pronunció como antífona de entrada el Salmo 31 ”Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve; pues mi roca eres tú, mi fortaleza, y, por tu nombre, me guías y diriges”.

Por su parte, el gobierno de Egipto declaró siete días de luto nacional, mientras en varias diócesis los cristianos realizan ayunos y vigilias de oración por los fallecidos.

Asimismo, el presidente Abdel Fattah al-Sisi aprobó la construcción de una iglesia en la ciudad de Minya, región de donde provienen la mayoría de las víctimas.

https://www.youtube.com/watch?v=hIEqjMm7BOg

egipcios-decapitados-cristianos-coptos-movil

[VIDEO] MADRE COPTA SOLO TIENE UN DESEO PARA LOS TERRORISTAS DE ISIS QUE DECAPITARON A SUS DOS HIJOS

EL CAIRO, 22 Feb. 15 / 02:11 pm (ACI).- Una madre cristiana copta, madre de dos de los 21 egipcios decapitados por los terroristas del Estado Islámico en Libia, ha sorprendido por su testimonio sobre lo que haría si se encuentra en la calle con un miembro del Estado Islámico.

En un reciente programa de la tv egipcia conducido por Maher Fayez, se difundió el testimonio de Beshir Estafanos Kamel, hermano de Bishoy y Kamel Estafanos Kamel, de 25 y 23 años de edad, que fueron asesinados por el Estado Islámico.

Maher Fayez sostuvo una breve pero sentida conversación telefónica con Beshir, quien le contó cómo se recibió la noticia del asesinato de los cristianos coptos decapitados en Libia.

“Hoy conversaba con mi madre –relata Beshir– preguntándole qué haría si viese a alguien del Estado Islámico la calle. Y lo digo no porque esté al aire sino porque realmente lo dijo. Dijo que lo ‘invitaría a la casa porque nos ha ayudado a entrar al reino de los cielos’. Estas fueron las palabras de mi madre que es una mujer no muy educada de más de 60 años”.

La madre, contó el joven egipcio, le dijo también que “le pediría a Dios que le abra los ojos y le invitaría a nuestra casa porque efectivamente nos permitió entrar al Reino de Dios”.

EJECUCIÓNDCRISTIANOS

Sobre sus hermanos, Beshir dijo que “ellos estaban orgullosos de ser cristianos y yo estoy orgulloso de ellos”.

Sobre el video en el que el Estado Islámico mostró la muerte de los 21 cristianos, el joven afirmó que “me alegra que los del Estado Islámico no cortaran la parte en la que expresan su fe en Jesucristo. Eso nos ha ayudado a fortalecer nuestra fe. La gente del pueblo no está triste sino alegre, se felicitan unos a otros, porque tenemos ahora muchos mártires”.

Desde los tiempos de Roma los cristianos hemos sido hechos mártires. La Biblia nos dice que amemos a nuestros enemigos”, continuó.

A la pregunta sobre si quisiera rezar por la conversión de los miembros del Estado Islámico, Beshir oró así: “¡Querido Dios abre sus ojos para que se salven y dejen la ignorancia y las enseñanzas erradas que han recibido!”

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

https://www.aciprensa.com/noticias/video-madre-copta-solo-tiene-un-deseo-para-los-terroristas-de-isis-que-decapitaron-a-sus-dos-hijos-63607/

https://www.youtube.com/watch?v=Wsxw_x4HIC4

LA RESPUESTA DE ESTA NIÑA CRISTIANA AL ODIO DE ISIS CONMUEVE A REPORTERO ÁRABE

ERBIL, 20 Feb. 15 / 05:02 pm (ACI/EWTN Noticias).- Myriam es una niña que huyó de Qaraqosh, la que fue hasta el año pasado la ciudad cristiana más grande de Irak, luego que los terroristas del Estado Islámico la tomaran en agosto del año pasado. La pequeña cuenta a un reportero de canal local lo que siente hacia los miembros de esta organización radical.

En un reportaje de la cadena SAT-7, una televisora cristiana que transmite para Medio Oriente y África, sobre la precaria vida de los niños refugiados en Erbil, se aprecia a Myriam conversando con un reportero que le pregunta por su vida en Qaraqosh antes de su huida.

“Solíamos tener una casa en la que estábamos, ahora no pero gracias a Dios Él nos provee”, afirma la niña.

Sobre su afirmación de la providencia de Dios, el reportero le pregunta a la pequeña qué ha querido decir y obtuvo la siguiente respuesta: “Dios nos ama y no dejó que el ISIS nos mate”.

10963699_717904398328661_717903634995404_48161_815_b

El hombre de prensa que se conmueve con lo que le dice la niña, le pregunta luego sobre lo que siente hacia los miembros del Estado Islámico: “no les haría nada, solo pido a Dios que los perdone”. “Tú los perdonas”, pregunta el reportero, a lo que la pequeña contesta sin dudar:Sí”.

Emocionado, el reportero dijo a la niña: “me has enseñado muchas cosas, gracias”.

En el mismo video se puede apreciar el testimonio de otras dos niñas, una de las cuales dice que “Jesús está en nuestro corazón” y “estará con nosotros sin importar adonde vayamos”.

Qaraqosh y el Estado Islámico

El movimiento extremista musulmán del Estado Islámico (ISIS), tomó la mayor ciudad cristiana de Irak, Qaraqosh, en agosto del año pasado, provocando la huida de decenas de miles de personas.

Qaraqosh se encuentra entre Mosul –ciudad en la cual ya no hay cristianos–, y Erbil, la capital del Kurdistán iraquí.

martires

“Es una catástrofe, una situación trágica. Llamamos al consejo de seguridad de la ONU a intervenir de inmediato. Decenas de miles de personas aterrorizadas están siendo expulsadas de sus casas en el momento en el que hablamos, no podemos describir lo que está ocurriendo”, declaró entonces a AFP el Arzobispo caldeo de Kirkuk y Suleimaniya, Mons. Joseph Thomas.

Según la ONU, unas 200.000 huyeron entonces por las carreteras.

El Estado Islámico –anteriormente conocido como Estado Islámico de Irak y Siria-, es un movimiento yihadista que nació de Al Qaeda pero que ahora actúa de manera independiente. La última masacre que se han adjudicado ha sido la de 21 cristianos coptos a los que decapitaron en Libia.

https://www.aciprensa.com/noticias/video-la-respuesta-de-esta-nina-al-odio-de-isis-conmueve-a-reportero-arabe-33806/

3001_20140109vw9YWi

 

 

220.- LA CRUCIFIXIÓN


1calvario

                 Cuatro musculosos hombres que traen túnicas cortas y sin mangas, brincan de una vereda, al lugar del suplicio. Llevan en las manos clavos, martillos y cuerdas. Objetos que con gestos elocuentes, muestran a los sentenciados.

La multitud es presa de un sanguinario delirio…

El centurión presenta a Jesús la jarra, para que beba vino mirrado; que es como un ligero anestésico, pero no acepta.

Los dos ladrones beben mucho. La jarra vacía la colocan cerca de una gran piedra, casi al borde del precipicio que está detrás.

1ladrones

Se ordena a los sentenciados que se desvistan. Los dos ladrones lo hacen sin ningún pudor. Uno de ellos insinúa gestos obscenos a la plebe y sobre todo, al grupo sacerdotal; que se distingue por sus vestiduras blancas.

El otro está muy pensativo y en su rostro tiene una expresión reflexiva…

Los verdugos ofrecen tres pedazos de tela, para que se cubran las ingles. Los ladrones los toman de inmediato y uno, sigue maldiciendo…

Jesús, que se ha quitado sus vestiduras despacio por el dolor de las heridas; lo rehúsa. Tal vez piensa que todavía puede conservar los paños menores que tuvo en la flagelación.

Pero cuando le dicen que aún estos se quite, Él se angustia. Extiende su mano al verdugo y le pide el pedazo de tela que rehusó, para poder cubrirse…

2st10

¡El Creador del Universo y de todo cuanto existe, Aniquilado a este nivel!…

Es realmente el ‘Nada’… Reducido a tener que mendigar un trapo a los delincuentes que van a acabar con su vida…

María lo ve… Se quita el largo y fino velo blanco que le cubre la cabeza, bajo el manto oscuro… Y que ha bañado con sus lágrimas… Se lo quita sin que se caiga el manto y se lo da a Juan.

Éste lo pasa a Longinos y él se lo da a Jesús…

Él está desnudo, frente al lado escarpado donde no hay nadie…  Y muestra a todos por la espalda, su Cuerpo llagado y deshecho por los golpes…  Lleno de heridas abiertas y sangrantes…

Cuando Longinos le da el velo de la Virgen; Jesús lo reconoce… Se lo pone cuidadosamente, para que no se caiga. Sobre este lino que hasta ahora estuvo bañado en lágrimas, caen ahora las primeras gotas de Sangre…

3sufriendo

Jesús se vuelve hacia la plebe… Se ven los azotes en el pecho, los brazos y las piernas. A la altura del hígado; tiene un enorme moretón… Y bajo el arco costal izquierdo, se ven claras siete rayas, que terminan en siete pequeños golpes, que reventaron la piel y sangran… Un cruel golpe en esta zona tan sensible del diafragma…

Las rodillas tan castigadas con las caídas; desde la detención y en la subida al Calvario, están negras de cardenales abiertos en la rótula. Sobre todo la derecha… Y también sangran…

La chusma se burla de Él en coro…

Y también los sacerdotes del Templo de Jerusalén…  Cantando, con el Cantar de los Cantares:

–                       ¡Oh, Bello!

–                       ¡El más Bello entre los hijos de los hombres!

–                       ¡Las hijas de Jerusalén te adoran!… 

1levitascantando

Y en tono de Salmo:

–                       “Mi amado es blanco y rubio; diferente de miles y miles.

–                       Su cabeza es oro puro. Sus cabellos, racimos de palmeras. Sedosos como plumas de cuervo…

–                       Su Tronco es marfil, con vetas de zafiros.

–                       Sus piernas, perfectas columnas de blanco mármol, sobre pedestales de oro.

–                       Su Majestad es como la del Líbano, imponente…

–                       Es más alto que el más alto cedro.

–                       Su lengua está impregnada de dulzura y él es toda una delicia.

Se carcajean a placer…

4ira-odio

Luego gritan:

–                       ¡El Leproso!

–                        ¡El leproso!

–                       ¡Fornicaste con un ídolo, pues Dios te castiga de este modo!

–                       ¡Oh, oh!…  ¡El Perfecto!

–                       ¿Eres el Hijo de Dios?

–                        ¡Que no!…

–                       ¡Eres un aborto de Satanás!

–                       Por lo menos él: Mammona, es poderoso y fuerte…

–                       Tú… Eres una piltrafa impotente y asquerosa…

Los ladrones están amarrados a las cruces y los colocan a cada lado, respecto al lugar destinado a Jesús.

1dimas y gestas

Hay gritos, maldiciones y blasfemias. Blasfeman de Dios. De la Ley. De los romanos. De los judíos…

Es el turno de Jesús. Se extiende sobre el leño sin oponerse.

Los dos ladrones se mostraron tan rebeldes que, no dándose abasto con cuatro verdugos; tuvieron que intervenir varios legionarios, para sujetarlos…  Para que no diesen de puntapiés a los verdugos, cuando les amarraban las muñecas.

Para Jesús, no hay necesidad de nada de esto… Pone la cabeza donde le dicen que la ponga. Abre los brazos como se lo ordenan. Extiende las piernas, como le mandan. De lo único que se preocupa; es de acomodarse bien el velo…

5crucificando

Su largo…  delgado y blanco cuerpo; resalta sobre el leño negruzco y sobre el suelo amarillento.

Dos verdugos se sientan sobre su pecho, para asegurarlo. ¿Cuál no habrá sido el Dolor y la Opresión que experimenta?…

Otro le toma el brazo derecho. Con una mano por el antebrazo y con la otra, las extremidades de los dedos…

El cuarto tiene un clavo largo, cuadrangular. Puntiagudo; remachado en la cabeza grande. Como de una pulgada de diámetro. Valora si el agujero hecho en el palo, corresponde a la coyuntura de radio de la muñeca…

Corresponde. El Verdugo coloca la punta del clavo en el pulso. Levanta el martillo y da el primer golpe…

6mano derecha

Jesús. Que tenía los ojos cerrados… Al sentir el agudo dolor; da un grito… Y se contrae… Abre sus ojos que nadan en lágrimas.

El clavo penetra; desgarrando la piel… destrozándole músculos, venas, nervios… Lastimándole los huesos…

María responde al grito de su Hijo; con otro que se parece al de un cordero degollado. Se inclina como destrozada; sosteniéndose la cabeza con las manos.

7Virgen dolorosa1

Para no darle más aflicción; Jesús no grita más.

Pero los golpes se suceden…  Metódicos, duros; de hierro sobre hierro… Y pensar que debajo hay un miembro vivo que los recibe…

La mano derecha ha sido ya enclavada.

Y pasan a la izquierda…

El agujero no corresponde a la muñeca. Toman un lazo. La amarran y la estiran, hasta dislocar la coyuntura… Arrancando tendones y músculos… Además de desgarrar aún más la piel, que las cuerdas habían rozado tan fuerte, cuando  lo apresaron.

La otra mano también sufre, porque por reflejo se estira y el agujero del clavo se alarga. Ahora apenas si se llega a la muñeca. No les queda más, que clavar en medio del metacarpo.

8enclavado

El clavo entra más fácilmente; pero con un dolor mucho más intenso; pues toca una red de nervios mucho más sensibles…  Tanto es así, que los dedos se quedan inertes, mientras que los de la derecha se contraen y se doblan, mostrando su vitalidad.

Jesús no grita más. Un lamento ronco desaparece entre sus labios. Las lágrimas, después de haber caído sobre el madero; ahora caen sobre la tierra.

9enclavado1

Es el turno de los, pies.

A más de dos metros de la punta de la Cruz hay una cuña que apenas basta para un pie. Los pies se ponen ahí para ver si la medida está bien hecha y como está un poco abajo y los pies no llegan; tiran de sus tobillos.

El palo rugoso de la Cruz restriega las heridas, mueve la corona que arranca más cabellos y está a punto de caer.

De un manotazo, un verdugo la vuelve a colocar sobre la cabeza. Los que estaban sentados sobre el pecho de Jesús, se levantan para luego sentarse sobre sus rodillas, porque Jesús en un acto reflejo, retiró las piernas al ver brillar el enorme clavo demasiado grande…

Más del doble de los que emplearon para las manos. Se apoyan sobre las rodillas desolladas. Aprietan los huesos de la pierna, mientras que los otros dos clavan…

10clavando el pie izquierdo

Una labor más difícil, porque tratan de que las junturas correspondan a las de los tarsos. Aunque con cuidado; pretenden que los pies estén quietos y que el tobillo y los dedos, coincidan.

El pie que está debajo, se mueve al penetrar el clavo y tienen que sacarlo… Después de que penetró en la parte blanda, ya había despuntado por haber perforado el pie derecho.

Cambian la posición de los pies. Ahora el izquierdo arriba. Hincan el clavo un poco más al centro.

Golpean, golpean… No se oye más que el horrible golpeteo del martillo, sobre la cabeza del clavo, pues la multitud que está presente en el Calvario tiene los ojos y los oídos atentos… Para captar cualquier gesto, cualquier ruido, para después reírse…

11pies clavados

Al áspero sonido del martillo, contesta un levísimo gemido de paloma: el gemido de María que se inclina con cada golpe; como si el martillo diese sobre Ella. Y tiene razón en sentirse despedazada…

Pues la Crucifixión, si es algo espantoso de describirse…

Vivirla y sentirla Jesús… Y que una Madre amorosísima como es Ella tenga que soportar el presenciarla en su Hijo…

XBP340105

Igual que la Flagelación, por lo que toca a la contracción involuntaria muscular, pero mucho más atroz…  Porque se comprueba cómo el clavo se pierde en la carne viva. Eso sí, es más breve.

La Flagelación es una tortura que debilita mucho, porque dura más tiempo.

Jesús está firmemente enclavado en la Cruz.

13crucificado

Se coloca el letrero que anuncia su crimen y la causa por la que es ejecutado…  Se arrastra ahora la Cruz al agujero, que debido a la desigualdad del suelo, se sacude violentamente… Y con ella, el Cuerpo de Jesús…

Cuando intentan levantarla, no logran equilibrarla. Se les escapa de las manos y cae cuán pesada es… Una vez más lo intentan. Se escapa de las manos de los verdugos y vuelve a caer… Esta vez, sobre el brazo derecho de la misma cruz.

A la tercera vez, por fin se levanta la Cruz.

Cada caída causa un horrendo dolor a Jesús, (Otro más) en todo su Cuerpo, porque el sacudimiento le afloja los miembros heridos. Cuando dejan caer la cruz sobre el agujero y antes de que se le asegure con piedras y tierra, se balancea para todas direcciones, produciendo continuos desplazamientos del cuerpo suspendido con tres clavos…

El sufrimiento es completo.

14crucificado1

Todo el peso del cuerpo se desplaza para adelante y hacia abajo. Los agujeros se alargan. Sobre todo el de la mano izquierda. También el de los pies; en donde mana sangre con fuerza. La sangre que brota de los pies. Gotea por los dedos en tierra y corre bañando el palo.

Satanás observa su obra… 

15jlucifer

La sangre de las manos corre por los antebrazos, porque están más altos que las axilas. Baña las costillas bajando hacia la cintura.

La corona que se movió cuando la Cruz se balanceaba antes de ser fijada, hundiendo en la nuca el grueso nudo de espinas; vuelve a encajarse hasta la frente, a la que rasga sin piedad.

La Cruz ha sido asegurada. Ahora el tormento es estar enclavado…

Levantan también a los ladrones que gritan como si fuesen desollados, por el tormento de las cuerdas que rasgan sus muñecas y ennegrecen las manos, con las venas hinchadas por la falta de circulación sanguínea.

Jesús calla.

16jcrucificado

La plebe empieza su gritería infernal…

Ahora la cima del Gólgota tiene su trofeo y su guardia de honor.

En el lado más alto, la Cruz de Jesús, flanqueada por las otras dos.

Media centuria de soldados rodea la cima. Dentro de este círculo, los que se apearon del caballo, se juegan a los dados las vestiduras de los sentenciados.

De pié, entre la cruz de Jesús y la de la derecha, está Longinos. Parece como si montase guardia al Rey Mártir.

La otra media centuria, descansa en la plazoleta inferior, a la espera de que se les pueda necesitar. Los soldados muestran casi una indiferencia total. Como si estuvieran acostumbrados a estos espectáculos. Solo alguno levanta de vez en cuando su cara, a mirar a los crucificados.

Longinos mira todo atentamente y con interés. Piensa, compara, saca sus conclusiones…  ¡Qué diferente es Jesús de los otros dos y de los espectadores! Se lleva la mano sobre la frente, para taparse el sol que parece molestarlo.

The annular solar eclipse as seen from Qingdao

En realidad es un sol extraño, de color amarillo-rojizo de fuego. Es tan fuerte, que apenas si los ojos lo resisten.

Longinos ve a la Virgen que está en la explanada y mira a su Hijo con el rostro desgarrado por el Dolor.

Llama a uno de los soldados que juegan a los dados y le ordena:

–                       Si la Madre de Él quiere subir con su hijo que la acompaña, que vaya. Escóltala y ayúdala.

El joven militar obedece inmediatamente y va a donde está María con Juan.

Luego los tres suben por los escalones tallados en la roca. Pasan el cordón que forman los soldados y se acercan al pie de la Cruz.

18jmaria con juan

María se pone a una distancia, para que Jesús la vea bien. Ella lo mira tratando de darle algún consuelo, con un rostro heroico por el que corren las lágrimas incontenibles.

La chusma suelta sus insultos ignominiosos contra Ella y contra Él.

La plebe, los sacerdotes, los herodianos, etc. Lo que quieren es divertirse…

Y se ponen en fila subiendo por la pendiente,  pasando por la elevación final del monte y bajando por el otro camino…  Y viceversa…

Cuando pasan frente al patíbulo a los pies de la meseta en la segunda plazoleta; lanzan sus blasfemias, en señal de homenaje contra el Agonizante…

19jcrucificado2

Toda la suciedad, crueldad, odio, insensatez; de que los hombres son capaces, brotan de esos labios infernales…

Los más furiosos son los miembros el Templo con todos sus compinches…

Los miembros del Sanedrín que gritan:

–                       ¡Y bien!

–                       ¡Tú Salvador del género humano!

–                       ¿Por qué no te salvas?

–                        ¿Te ha abandonado tu rey Belcebú?

–                       ¿Te desconoció ya?

–                       Tú, que no hace ni tres días, con ayuda del Demonio hiciste decir al Padre…

–                       ¡Ja, ja, ja! Que te había glorificado.

–                       Entonces, ¿Por qué no le recuerdas que guarde su promesa?

1Sanhedrin%20Trial

–                       ¡Blasfemo!

–                       Ha salvado a los otros.

–                       ¡Y decía que con la ayuda de Dios!

–                       ¡Y no logra salvarse a Sí Mismo!

–                       ¿Quieres que se te crea?

–                       ¡Haz entonces el milagro!

–                       Ya no puedes, ¿Verdad?

–                       Ahora que tienes las manos clavadas y estás desnudo.

20jchusma-sacerdotal

Algunos saduceos y herodianos, gritan  a los soldados:

–                       ¡Cuidado con la hechicería!

–                       ¡Vosotros que tenéis sus vestidos!

–                       Contienen la señal del Infierno…

La gentuza en coro:

–                       ¡Baja de la Cruz y creeremos en Ti!

–                       Tú que destruyes el Templo…

–                       ¡Loco!

–                       Mira. Allá está el santo y glorioso Templo de Israel.

–                        ¡Es intocable!

–                       ¡Profanador!

–                       Te estás muriendo…

21ismael y samuel

Calascebona, Simón Boeto y Félix:

–                       ¡Blasfemo!

–                       ¿Hijo de Dios Tú?…

–                         Baja pues.

–                       Fulmínanos si eres Dios.

–                       No te tenemos miedo.

–                       Al contrario, te escupimos.

–                       Lo único que sabe es llorar.

–                       ¡Sálvate si en verdad eres el Elegido!

Los soldados:

–                       ¡Sálvate pues!

–                       Reduce a ceniza a estos bribones.

–                       Eso sois vosotros judíos.

–                       Sois los peores bandidos del imperio.

–                       Su hez.

–                       Baja.

–                       Roma te pondrá en el Capitolio…

–                       Y te adorará como una divinidad.

1-elders-judging-church-discipline

Simón de Cafarnaúm, Cornelio y Doras:

–                       Eran más dulces los brazos de las mujeres, que los de la Cruz…  ¿No es verdad?

–                       Pero mira: están ya prontas para recibirte tus… (Sueltan una palabra infame)

–                      Toda Jerusalén te servirá de madrina de bodas.  –y silban como carreteros.

22arrepentimiento1

Otros del Sanedrín lanzan piedras y Félix grita:

–                       Cambia éstas en panes, Tú, multiplicador de ellos.

Los escribas y fariseos remedando el Domingo de Ramos, avientan palmas gritando:

–                       ¡Maldito el que viene en el nombre del Demonio!

–                       ¡Maldito su reino!

–                       ¡Gloria a Sión que lo arranca de entre los vivos!

Doras se coloca frente a la Cruz y muestra el puño haciendo cuernos y gritando con odio feroz:

–                       ‘Te entrego al Dios del Sinaí’ Así dijiste, ¿No es verdad? Ahora el Dios del Sinaí te prepara para el fuego eterno. ¿Por qué no llamas a Jonás?…

23-profeta-jonas

Eleazar ben Annás, Nahúm y Annás:

–                       ¡No eches a perder la cruz con los golpes de tu cabeza!

–                       Debe servir para tus secuaces.

–                       Una legión entera morirá sobre ella, te lo juro por Yeové.

–                       Y al primero que pondremos será a Lázaro.

–                       Veremos si lo libras entonces de la muerte.

Cananías, Sadoc y Elquías:

–                       Muy bien. Muy bien.

–                       Vamos a donde está Lázaro.

–                       Clavémosle en la parte posterior de la Cruz.

24lazaro-

Y con una sorna satánica, remedan las palabras de Jesús:

–                       “Lázaro, amigo mío, ¡Ven fuera!

–                       Desligadlo y dejadle que ande…”

–                       ¡No! Dijo a Martha y a María, sus mujeres: “Yo soy la Resurrección y la Vida”

–                       ¡Ja, ja, ja!  ¡La Resurrección no puede arrojar de Sí la muerte!

–                       ¡Y la Vida, muere! ¡Ja, ja, ja!

Ismael ben Fabi, Félix, Sadoc y Nahúm:

–                       Allí están María y Martha.

–                       Vamos a preguntarles donde está Lázaro y lo buscamos.

–                       ¡Sí! Lázaro será el siguiente…

–                       Y todo el mundo olvidará muy pronto, el Gran Milagro del Mesías…

25_The_Raising_of_Lazarus_f

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

183.- REINO DE ISRAEL


1CARDENAL

En el fresco amanecer los pajarillos llenan con sus trinos el aire fresco de la campiña.

Jesús es el primero en salir de la casa de Nique. Y al atravesar el huerto le salen al encuentro cuatro hombres, que se postran en tierra y lo adoran.

Jesús los saluda:

–                       La paz sea con vosotros. ¿Para qué me queréis?

Ellos se levantan y se echan para atrás los mantos.

Al quitarse el capucho, se presentan:

–            Yo soy el escriba Yoel de Abía.

–                       Yo soy Judas de Beterón.

–                       Yo soy Eliel y mi hermano Elcana de Belén de Judá.- señala al que está a su diestra- Hermanos de Juana tu discípula. No estuvimos contigo cuando todo lo podías, pero sí ahora que eres un perseguido.

–           Yo, Yoel de Abía que por tanto tiempo tuve los ojos cegados, pero ahora se   han abierto a la Luz.

Jesús dice:

–                Os dije que os fuerais. ¿Qué se os ofrece?

Eliel dice:

–                       Queríamos decirte que… Si estuvimos cubiertos no era por Ti, sino…

Jesús ordena:

–                       ¡Ea! ¡Hablad!

Todos callan turbados.

Jesús insiste:

–                       Bien. Tú Yoel habla. Porque tú eres el que sabes más que todos…

Yoel contesta:

–                       Señor. Lo que sé es esto… ¡Horrible!… Quisiera que nadie supiese, ni oyese lo que voy a decirte.

1yoelphariseeA2

Jesús replica:

–                       No te preocupes. Sé lo que vas a decir…  Pero habla. Da lo mismo…

Yoel dice:

–                       Si lo sabes. Permite que mis labios no se estremezcan al hablar de una cosa tan horrible…  No quiero insinuar que mientas porque dices saber todo y que quieres que lo diga para cerciorarte; sino solo porque…

Jesús confirma:

–                       Sí, porque es algo que grita al Señor. Pero te lo diré para que te convenzas de que conozco el corazón de los hombres: Tú, miembro del Sanedrín conquistado para la Verdad… has descubierto cosas que tú solo no puedes sobrellevar; porque son demasiado grandes… Y fuiste a ver a éstos hombres de buen corazón, a pedirles su parecer.

Hiciste bien aun cuando no era necesario. Yo no voy a vencer a fuerza de lanzas o espadas. Entrad sin temor en el Camino de la Verdad. Triunfaré con una victoria celestial. Tú que estás más pálido de lo habitual, sabes quién es el que ha presentado los textos de acusación contra Mí.

ojos grises de judas

Testigos que son falsos en su corazón, son verídicos en lo que se refiere a la realidad. Porque en verdad, Yo violé el sábado cuando tuve que huir, pues todavía no llegaba mi Hora. Y cuando arranqué a los tres inocentes de los ladrones…

1Ninos%20Jesus%20y%20los%20ninos (1)

Podría decir que la necesidad justificó mis acciones; así como la necesidad justificó a David, el haber comido de los panes de la proposición.

Es verdad que me refugié en Samaría, pero cuando los samaritanos me propusieron que fuera su Pontífice, rehusé tal honor  y su protección por permanecer fiel a la Ley. Pese a que esto significa el ser entregado en manos de mis enemigos.

Es verdad que amo a pecadores y pecadoras, para arrebatarlos del pecado. Es verdad que he predicho la ruina del Templo, aun cuando estas palabras mías solo confirman las palabras de sus profetas.

Profecia de Daniel

Profecia de Daniel

Aun cuando el que se aprovecha de éstas y de otras acusaciones. Y aún mis milagros los hace objetos de acusación y de cualquier otra cosa de la tierra, se ha servido de ello para intentar acusarme de pecado y poder unir las otras acusaciones, es un amigo mío.

Esto también lo dijo el Rey Profeta de quien por mi Madre desciendo: “Hasta mi amigo íntimo en quien Yo confiaba, el que mi pan comía; levanta contra Mí su calcañal.” Lo sé. De buena gana moriría dos veces si pudiera impedir que cometiese tal crimen… Pero su voluntad se ha entregado a la muerte y Dios no fuerza la voluntad del hombre.

1nobles

Más ojala lo horroroso de su crimen, lo arrojase arrepentido a los pies de Dios. Por esto tú, Judas de Beterón decías ayer a Mannaém que se callase…  porque la serpiente estaba cerca y podía hacerle daño tanto a él como a Mí.

No. Sólo Yo sufriré las consecuencias…

No tengáis miedo. No seré el causante de vuestras penas y desgracias. Pero todos participaréis de lo que dijeron los profetas, por el Crimen de todo un pueblo…  

1doj_roberts_01 (1)

¡Desgraciada, sí! ¡Desgraciada será la Patria mía! ¡Desgraciada Tierra que saboreará el castigo de Dios!…  Desgraciados los habitantes y niños que bendigo y que quisiera que se salvasen. Y que sin embargo saborearán la amargura de la más grande de las desgracias.

1empalados

Mirad esta tierra, bella y fértil como un  edén… Grabaos en vuestro corazón su belleza… Y luego, cuando YO regrese a donde vine… Huid. Huid hasta donde podáis, antes de que la destrucción cual ave de rapiña caiga sobre vosotros y os destruya…  Más que lo que hizo en Sodoma y Gomorra…

1sodoma

Sí. Más que allá. Donde la muerte fue casi instantánea. Aquí… ¿Yoel? ¿Te acuerdas de Sabea de Betlequi?…  Profetizó una vez más, el futuro del Pueblo de Dios que no aceptó al Hijo de Dios…

2-Reyes-28-Nabucodonosor

Los que lo oyen, no saben qué responder. El terror del Porvenir los ha dejado mudos.

1Ester

Eliel pregunta:

–                       ¿Nos aconsejas…?

Jesús confirma:

–                       Sí. Que os vayáis. Nada podrá detener a los hijos de Abraham. No se permitirá. Los que de entre los principales fueren hechos prisioneros, serán para adornar el triunfo del vencedor.

1coltrj1jpg

El Templo Nuevo e Inmortal, llenará por Sí la Tierra y cualquiera que me busque me tendrá; porque estaré dondequiera que me ame un corazón.

1jesus-es

Vosotros me ofrecéis el modo de salvarme y ayuda…  Yo os ofrezco lo mismo y os ayudo con este consejo: No echéis en saco roto mis palabras.

–                       ¿Pero qué puede hacernos Roma? Ya nos tiene dominados. Sus leyes son duras. Más ha reedificado nuestras casas y la ciudad. Y…

1ARCO DE TITO

–                       Así es. Pero tened presente que ni una piedra de Jerusalén quedará intacta. El fuego, el ariete, la honda, la jabalina; quemarán, destruirán, acabarán con todas las casas y nuestra Patria, será pastizal de asnos salvajes, para siempre. El desierto, la aridez, la esterilidad. ¡Ésta es la suerte destinada a estas tierras!

1sitio-de-jerusalen

Campo de batalla, lugar de torturas, sueño de reconstrucción; que destruirán para siempre en una condenación inexorable… Tentativas de volverse a levantar y que al nacer serán destruidas. Tal será la suerte de la tierra que rechazó al Salvador y pidió un rocío que es fuego sobre los culpables…

1Batalla de Dolrilea

Yoel el escriba llora.

Los otros tres judíos principales, preguntan con ansiedad:

–                       ¿Entonces no hay posibilidad de que exista un Reino de Israel? 

1Declaration_of_State_of_Israel_1948

Jesús responde:

–                       Después de siglos de un vegetar estéril, el Pueblo de Israel se apilará a su vetusto tronco y dará muestras de reconstrucción. Al fin el Pueblo disperso se reunirá. Reunido y perdonado… SÍ. Dios esperará esa Hora para romper los siglos. Ya no habrá más siglos, sino eternidad.

1bandera israeli

Bienaventurados los que perdonados serán el florecimiento fugaz, del último Israel… Que después de muchos siglos pasará a ser mío y morirán redimidos, junto con todos los pueblos de la Tierra…

1aviacion isreli

Bienaventurados con los que no solo supieron de nuestra existencia; sino que abrazaron mi Ley, como ley de salvación y vida.

1women-in-the-israeli-army03

Oigo las voces de mis apóstoles. Idos antes de que vengan.

Yoel dice:

–                       Señor. No queremos que nos conozcan… Y eso, no por cobardía, sino para poder servirte. Si se supiese que nosotros hemos venido a verte, nos excluirán de las deliberaciones.

–                       Comprendo…  Pero cuidaos, que la serpiente es astuta. Yoel, procura cuidarte…

–                       ¡Preferiría mi muerte a la tuya! ¡Y no ver los días de los que has hablado! Bendíceme Señor, para robustecerme…

–                       Os bendigo a todos, en el Nombre del Dios Uno y Trino. Y en el Nombre del Verbo que se encarnó para salvar a los hombres de buena voluntad…

Los bendice con una señal larga. Luego pone su mano sobre la cabeza de cada uno. Se ponen de pie. Se cubren las caras y se internan entre los árboles y los cercados de moras, que dividen los perales de los manzanos y de los demás árboles.

1MANZANOS

Después llegan los apóstoles buscando al Maestro, para ponerse en camino.

Pedro dice:

–                       Ante la casa hay una gran multitud que apenas si hemos logrado detenerla, para que pudieses orar. Quieren seguirte… A los que dijiste que se fueran, ninguno se ha ido. Y muchos de los que se fueron, regresaron y se les juntaron muchos más. Les hemos gritado hasta que…

Jesús dice:

–                       ¿Por qué? ¡Dejadlos que me sigan! ¡Ojala así fueran todos!…  ¡Dejadlos que me sigan! ¡Vámonos!

Jesús se pone el manto que Juan le presenta y se pone a la cabeza de los suyos.

Los pobres y los ciegos que conocen de la bondad del Maestro gritan más fuerte que lo acostumbrado, para llamar la atención de Jesús. Pero no le piden que los cure, piden solo una limosna y Judas se las da.

Pero Jesús, con su característica bondad; sana a todos los enfermos y continúa su camino, entre los vítores de la multitud.

1jemf

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

71.- LAS TEAS HUMANAS


RUGIENDO

Entre los jóvenes que iniciaron el espectáculo principal, que iban desnudos en las carretas y coronados con flores, están los cuarenta y cinco mártires del frustrado banquete del Palacio de Tiberio.

El césar ordenó que fuesen atados a los postes pequeños en el círculo que rodeaba el escenario. La mitad pereció con las fieras. Doce hombres y doce mujeres, fueron tomados en el primer martirio.

Los otros regresaron junto con otros supervivientes, poco heridos y algunos, prácticamente ilesos. Todos fueron incluidos para el espectáculo nocturno.

Nerón estuvo pendiente de ellos y se dio cuenta de que a Joshua las fieras ni siquiera se le acercaron. Es más, parecían huir de él. Como si una invisible presencia, las espantase…

A lo largo del camino del Circo al Palacio de Tiberio. En las vías principales y en todos los jardines imperiales y públicos, han sido colocados postes, como de cinco metros de altura y que ya están listos para ser utilizados.

El sol desciende hacia su ocaso y parece disolverse en los rojizos fulgores de la tarde. El espectáculo ha terminado.

La multitud sale del anfiteatro y se encaminan hacia los jardines. Solamente los augustanos se quedan en el Pódium, esperando a que el César regrese, después de haber cantado su Troyada. Aun cuando los espectadores no le escatimaron los aplausos, Nerón no está satisfecho, ya que él esperaba un mayor entusiasmo, casi rayano en el frenesí.

Tigelino le hace notar que ya empezó a anochecer y que apenas hay tiempo para iniciar los Juegos Nocturnos.

El César hace un gesto de fastidio, pero luego asiente y les dice a todos:

–           Tienes razón. ¡Vámonos!

Y salen hacia los jardines imperiales. Por las calles, puentes, plazas, por todas partes se oyen los gritos:

–           ¡Semaxii! ¡Sarmentitii!

En Roma ya se ha presenciado antes el espectáculo de hombres quemados en postes, pero jamás se había contado para tal suplicio con tan enorme cantidad de víctimas. El César y Tigelino, en su obsesión con exterminar a los cristianos, han decidido usarlos como antorchas para iluminar la noche. Pretextando que es preciso acabar con el contagio que diezma las prisiones y que desde allí se puede propagar por toda la ciudad. Por eso ha dado la orden de vaciar todos los sótanos, dejando en ellos tan solo un centenar de personas destinadas al espectáculo final.

Por este motivo, por toda la ciudad se ven postes y agujeros alternados. Porque Nerón ha ordenado que por exceso de prisioneros, unos sean antorchas y otros serán crucificados. Así que al salir a la calle se ven los postes revestidos de una capa de pez. Decorados con flores, mirtos y hiedras, parecen mástiles de buques o astas de banderas plantados en la tierra, junto a los agujeros donde estarán las cruces de los crucificados.

Conforme la noche avanza y empiezan a brillar las estrellas en el firmamento, los condenados son atados a los postes y cerca de cada uno de ellos, se para un esclavo antorcha en mano. Y cuando se deja oír el toque de las trompetas que anuncia el inicio del espectáculo, se hace un silencio expectante. Luego, se oye el agudo sonido del cuerno y los esclavos prenden los postes. La paja oculta bajo las flores arde al instante, soltando una llamarada, la cual empieza a ascender y con sus crepitantes lenguas, encienden las ‘Túnicas dolorosas’. Y en ese momento los cristianos se convierten en teas vivas que se consumen con el fuego y son las antorchas que iluminan toda la ciudad de Roma.

Y sin embargo no se escucha un solo lamento. Ni un solo quejido.

De aquellas gargantas se eleva un canto y una plegaria:

“PATER NOSTER…”

Desde que sonaron las trompetas, también hace su presentación el César, dirigiendo una espléndida cuadriga, tirada por cuatro soberbios corceles blancos. Viste de auriga, con el color de los rojos, que son sus favoritos. Le siguen otros carros, con todos sus cortesanos y sus músicos disfrazados de faunos y sátiros, tocando sus instrumentos musicales. Hombres y mujeres ataviados lujosamente y muy alegres.

Alrededor de la cuadriga del emperador, corren hombres que blanden tirsos adornados con cintas. Y otros, tocando tamboriles o esparciendo flores a su paso. Toda aquella colorida multitud avanza a los gritos de: ¡Evóe! Y aquello fue un delirante desfile entre las hileras humeantes, de los cuerpos de los cristianos que iluminan la sanguinaria y despiadada fiesta de crueldad…

En el carro de Petronio, van Marco Aurelio y Séneca, inmediatamente después de la cuadriga de Nerón…  El César va acompañado de Tigelino y de Haloto, en cuya compañía se complace grandemente.  Y guiando los caballos avanza a trote lento, mirando los cuerpos que arden y oyendo los gritos de la multitud.

De pie sobre el espléndido carro dorado, escuchando los vítores y aclamaciones de la gente, iluminado por las antorchas humanas que arden sin lamentarse, llevando en la cabeza, la corona de laurel. Con sus brazos desnudos asidos a las riendas, con una sonrisa sarcástica y sus salientes ojos azules entrecerrados. Nerón, sostenido por su egolatría, se conduce como una deidad terrible, dominante y poderosa.

A veces se detiene cuando se encuentra con una víctima que por una oscura razón llama su atención, lo observa… asoma una maligna sonrisa de satisfacción en su rostro que se contrae con un gesto de placer indescriptible y diabólico. Luego prosigue su marcha, seguido por su séquito excitado y turbulento.

De vez en cuando saluda al pueblo y recibe los homenajes a su divinidad y a su auto declarado e innegable talento, como el mejor histrión de su época. Y también el mejor cantante y compositor que las musas hayan inspirado.

Y cuando más saborea su victoria, se topa cara a cara con Joshua, que lo mira sonriente desde su patíbulo flameante…

El joven parece el pistilo de un tulipán color naranja y dorado, por las llamas que lo rodean. Y le dice con voz sonora y triunfante:

–           ¡Te dije que el fuego purifica! ¡Gracias! ¡Porque tú eres el instrumento que me lleva a la verdadera Vida! ¡Emperador, abre los ojos y contempla la verdadera gloria!…

El mártir muestra su júbilo en un rostro resplandeciente. ¡Lo más sorprendente es que su magnífico cuerpo luce intacto! Es una enorme antorcha fulgurante y asombrosa. Las llamas hacen un marco glorioso a su imponente prestancia varonil…

Nerón se repone pronto del impacto y espolea sus caballos… Sólo para encontrarse más adelante, con la majestuosa hermosura de Margarita. También su cuerpo escultural, es lamido por las rojas lenguas de fuego. Pero la blancura luminosa y alabastrina, se ha vuelto casi transparente y parece fundirse con el fuego que la cubre con un vestido resplandeciente…

Parece un sol refulgente y llameante.

La virgen lo ve desde su flamígero patíbulo. El fuego parece como si la respetase. Su negra cabellera ondea con el viento y sus ojos azules lo miran con severidad, mientras su voz resuena majestuosa:

–           ¡Oh, César! Te lo dije y te lo repito. Satanás es un amo cruel y despiadado. ¡Anda! Sube tú a mi patíbulo, a ver si él te defiende, como mi Señor lo hace conmigo. ¡No eres más que un pobre hombre y tu poder no es más que polvo! Pronto iré al encuentro con mi Señor Jesucristo y mi muerte es gloriosa. ¿Y la tuya? ¿Cómo será la tuya emperador?…  Reflexiona… Cuándo tiemblas a cada paso que das y deben probar tus alimentos, porque ni siquiera puedes comer tranquilo. ¡Oh, César que confías en tu poder tan engañoso! ¡Y sólo eres la marioneta y el esclavo del Homicida por excelencia!…

Margarita lo mira con infinita piedad.

Nerón se queda petrificado y luego espolea con furia sus caballos, como si desease huir… da vuelta en una calle que también está llena de postes llameantes. Y en el colmo de los colmos; esa noche, se topa con Oliver; que también es una antorcha viviente.

Como si una fuerza irresistible lo obligase; detiene su carro y le es imposible apartar la mirada que se cruza con la del valiente joven que le dice con firmeza:

–           El poder siempre tiene un límite dado por Dios. Y esto es para recordarnos que solo somos hombres y necesitamos de Él. Mira a tus dioses, emperador, ¿Te consuelan? ¿Te perdonan? ¿Te aman?…Porque Jesús hace todo esto y mucho más…

Y una voz en el poste de enfrente, completa con majestad:

–           Los tormentos que se sufren con amor y por amor a Dios nos glorifican. Recuérdalo César y contempla con detenimiento a los que has querido destruir…

Nerón voltea y reconoce a Iván. Pero antes de que pueda replicar nada, otra voz en el poste de al lado, lo remata:

–           Reconoce, ¡Oh, emperador! Que tus dioses no son dioses. Eres un hombre aterrado aunque estés lleno de poder y de riqueza. Nuestro Dios: Jesucristo. Es el Único Dios Verdadero. ¿Qué es tu fuego?… ¡¡¡Míranos!!!  Nosotros vamos a la Vida y tú vas hacia el Infierno, donde te espera Satanás y la Muerte Eterna…

Daniel, el joven que tan gravemente hiriera la noche anterior, ha hablado fuerte y sonoro. Luego eleva su hermosa voz en un canto, al que se unen los demás ajusticiados:

¡ALELUYA!

Los Cielos cantan las Obras del Señor

Y proclama el firmamento

Las Obras de sus Manos

¡Qué bueno es cantar a Dios!

¡Qué agradable y delicioso el alabarle!

Reconstruye el Señor Jerusalén

Reúne a los desterrados de su Pueblo

Sana los corazones destrozados

Y venda sus heridas.

Él cuenta las estrellas una a una

Y llama a cada una por su nombre

Grande es nuestro Dios, todo lo puede

Nadie puede medir su Inteligencia.

Tiende el Señor su Mano a los humildes

Pero humilla hasta el polvo a los impíos

Entonen a Jesús la acción de gracias

En honor a nuestro Dios toquen el arpa.

Porque Él viste los Cielos con sus nubes

Y prepara las lluvias de la Tierra

Hace brotar el pasto de los cerros

Y las plantas que al hombre dan sustento.

¡Glorifica al Señor Jerusalén y a

Jesús ríndele honores, Pueblo amado!

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra

Jóvenes y doncellas,

Los ancianos junto con los niños

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús.

Solo su nombre es sublime

Su Majestad se eleva

Sobre la Tierra y el Cielo

Y ÉL ha dado a su Pueblo Gloria.

Esta es la alabanza de su Pueblo

De los hijos de Dios

Que el Padre ha elegido

¡Amén! ¡Aleluya!

Canten al Señor un canto nuevo

Alábenlo en la Asamblea de sus santos

Alégrese su Pueblo en su Creador

Que los hijos de Dios se alegren en su Rey

Porque Jesús ama a su Pueblo

Y viste de gloria a los humildes.

Alégrense los salvados en su gloria

Y griten de gozo en sus tronos…

¡Aleluya! ¡Grande es nuestro Dios!

¡Grande para siempre, mi Señor Jesús!

El canto resuena triunfal.

Nerón espolea sus caballos y sale disparado, dejando atrás a su séquito, tan estupefacto, como la multitud que lo rodea. Petronio, los contempla asombrado; pero hay en su mirada algo diferente…

Luego todos continúan la marcha, tratando de alcanzar a su emperador.

Y lo que había sido montado como un entretenimiento y diversión, para el pueblo romano y su César; se convirtió en un acontecimiento que va pasando de boca en boca, con un murmullo de admiración que hizo que muchos se detuvieran ante los postes donde flamean las teas humanas y se preguntasen llenos de sorpresa:

–           ¿Cómo es posible que fueran tantos los criminales? Y ¿Cómo entre ellos han sido ajusticiados, tiernos niños apenas capaces de caminar? y ¿Otros que ni siquiera han salido de la infancia estén en el suplicio, como incendiarios de Roma?

Y de la curiosidad pasan al asombro.

Y gradualmente se llenan de temor.

Miran a los mártires y no comprenden su forma de enfrentar, tanto los tormentos, como la muerte misma. ¡Jamás habían presenciado algo semejante!…

Nerón regresó a su palacio y se refugió en sus habitaciones. Se cambió de ropa. Nunca se ponía las mismas vestiduras dos veces. También cambió su collar de rubíes por otro casi igual. Se siente muy fastidiado…

Después de un rato, oyó llegar a su comitiva y se reunió con ellos, en el banquete de esa noche y que había tenido un preámbulo tan inesperado como desagradable.

El encuentro con los cristianos lo puso de mal humor. Pero lo disimuló con rapidez y se puso a presidir los festejos que habían sido organizados, para cerrar los Juegos de ese día.

La música, las flores, las viandas, el vino, los perfumes, las danzas… Nada logra distraerlo. Volvió a cantar su Troyada y a pesar de los atronadores aplausos y las aclamaciones, su ánimo no mejoró. En vano resuenan ahora en sus oídos, verdaderos himnos de alabanzas. En vano las vestales le besan su divina mano y Rubria reclinándose en su pecho, le manifiesta una delirante admiración; mientras le contempla con embeleso. Pitágoras y Esporo, no se cansan de alabarle su ‘genio’ de compositor.

Pero Nerón no está satisfecho y no disimula su fastidio. Además, le sorprende perturbándole al mismo tiempo, el silencio obstinado que guarda Petronio. Cualquier frase ingeniosa y lisonjera de sus labios, hubiera sido para él un gran consuelo.

Finalmente, incapaz de contenerse por más tiempo, el César lo llamó y lo invitó a que se sentara junto a él. Luego, cuando Petronio tomó la copa que el emperador le alargó, le ordenó:

–           ¡Habla!

El augustano contestó fríamente:

–           Guardo silencio,  porque no encuentro palabras. Te has excedido a ti mismo.

Nerón replicó impaciente:

–           Así me pareció a mí también. Sin embargo esa gente…

–           ¿Acaso esperas que esos ineptos sean capaces de comprender la poesía?

–           Es que tampoco han sabido apreciar justamente mis méritos.

–           Porque has elegido un mal momento…

–           ¿Cómo?

–           Cuando la ola de sangre obnubila el cerebro de los hombres, es imposible que no distraiga su atención.

Nerón apretó los puños y exclamó:

–           ¡Ah! ¡Esos cristianos!… Incendiaron Roma y ahora me injurian en mi arte ¿Qué nuevos castigos deberé inventar para ellos?

Petronio vio que sus palabras fueron contraproducentes al efecto que él pretendía. Así que para desviar la atención del César, se inclinó hacia él y le dijo al oído:

–           Tu canción es maravillosa, pero tengo que hacerte una observación: en el tercer verso de la cuarta estrofa, el metro deja algo que desear…

Nerón se ruborizó intensamente, como si lo hubieran sorprendido en un acto vergonzoso. Se dibujó una expresión de temor en su mirada y contestó en voz muy baja también:

–           Tú lo ves todo. Ya lo sé. Voy a rehacer ese verso. Pero creo que nadie más lo notó. Y tú no lo digas a nadie, si en algo estimas la vida.

Petronio contestó con fingida indignación:

–           Condéname a la pena capital. ! Oh, divinidad! Yo no te engaño y no le temo a la muerte.

–           No te enfades. Bien sabes que te amo.

–           Mala señal. –pensó Petronio.

–           Mañana después de la fiesta, voy a encerrarme a pulir ese maldito verso. Porque tal vez aparte de ti; lo pudo haber notado Séneca, Paris o Lucano. Pero pienso librarme pronto de ellos.

Entonces mandó llamar a Séneca y declaró que lo mandaba con Cluvio Rufio y Atico Vestinio a recorrer Italia y las demás provincias, en busca de dinero para terminar la reconstrucción de la ciudad y debía tomarlo de donde fuera y como fuese necesario.

Pero Séneca comprendió que el encargo de Nerón era solo una obra de rapiña, pillaje y sacrilegio. Y se negó rotundamente a participar.

–           Es necesario que me retire al campo, señor. A esperar allí la muerte, porque estoy viejo y mis nervios están muy enfermos.

Los nervios iberos de Séneca están más sanos y fuertes que los griegos de Prócoro. Su salud en general, está un poco quebrantada y ya es solo una sombra, del hombre que un día fuera. Sus cabellos han encanecido por completo.

El mismo Nerón al mirarlo, reconoce que no tendría que esperar mucho tiempo la muerte de aquel hombre. Y contestó:

–           No quiero exponerte a las fatigas de un viaje tan extenso, pero el afecto que siento por ti, me hace retenerte a mi lado. Así que en vez de ir al campo, te quedarás en tu casa y descansarás allí. Ya pensaré, a ver a quién mando.

Todos están encantados al ver que el César ha recuperado su buen humor y empieza a bromear como siempre. Y mirando a su alrededor, se queda viendo a Prócoro Quironio y éste se acercó diciendo:

–           Aquí estoy. ¡Oh, radiante hijo de Apolo! Me sentía mal, pero tú canto me ha restablecido.

–           Te voy a mandar a la Acaya. Tú sabrás hasta el último sestercio, cuanto hay en cada templo.

–           ¡Mándame, divinidad! ¡Y los dioses te pagarán un tributo superior a cuanto hayas tenido hasta ahora!

–           Bien quisiera. Pero no quisiera privarte de presenciar los próximos Juegos.

–           ¡Oh!…-suspiró Prócoro

Los augustanos rieron y exclamaron:

–           No señor. No prives a este valiente griego de admirar los juegos.

El griego suplicó:

–           ¡Oh, hijo de Apolo! Estoy escribiendo un himno en tu honor y desearía pasar unos días en el Templo de las Musas, para implorarles su inspiración.

Nerón exclamó muy divertido:

–           ¡Oh, no! Lo que quieres es escapar de los Juegos y no lo conseguirás.

–           ¡Te juro, señor, que estoy escribiendo un himno! –dijo Prócoro angustiado.

–           Entonces lo escribirás cuando puedas. Pide inspiración a Diana, después de todo, es hermana de Apolo.

Prócoro bajó la cabeza y miró con aire rencoroso a los presentes, que volvieron a reírse.

El César comentó:

–           ¿Sabéis que de los cristianos destinados para el día de hoy, apenas se dispuso de la mitad?

Haloto, gran conocedor de todo lo referente al Anfiteatro, meditó un momento y dijo:

–           Los espectáculos que se presentan sin armas y sin arte, duran más y son menos entretenidos.

–           Ordenaré entonces que les den armas. –contestó Nerón.

–           ¡Oh, divinidad! Si esto va a prolongarse y para evitar disturbios, sería conveniente llevar a los cristianos a los tribunales. Con el edicto que has decretado, por el hecho de confesarse cristianos, de negarse a sacrificar los dioses o a tu altar, divino César; podrán ser sentenciados sumariamente. Si se retractan de su Dios, su religión y aceptan sacrificar a nuestros dioses, otórgales tu perdón y así ya nadie podrá acusarte de crueldad o de que no eres generoso.

Nerón se queda pensativo unos momentos y luego, con su rostro iluminado con una gran sonrisa, dice:

–           ¡Estupenda idea! Encárgate de trasmitirla al senado. Te firmaré el ordenamiento de esa nueva ley.

–           De esta manera, los nuevos cristianos que sean arrestados, aunque sean de familias patricias, podrán ser condenados por crimen de lesa majestad.

–           Y todos los cristianos serán exterminados junto con su perniciosa religión, que está llena de criminales. –declara Nerón feliz, al ver su plan completamente redondeado con una nueva forma de lavarse las manos y poder desentenderse de tan enojoso asunto. Sabedor del carácter cruel y sanguinario de Haloto, agregó- A partir de hoy, tú te encargarás del exterminio de los cristianos y de la aplicación de las leyes contra ellos.

Petronio y Marco Aurelio se miran fugazmente.

Y la fiesta continúa…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONOCELA

63.- ORGÍA DE CRUELDAD Y DE SANGRE


EL DÍA DE LA VICTORIA…

En el palacio de Tiberio hay una zona donde están los edificios destinados para las habitaciones de los huéspedes distinguidos: rehenes reales, invitados especiales o personajes importantes que participan en los banquetes imperiales. También están los lupanares de Tigelino y en el sótano de los edificios se hallan los calabozos que construyó Calígula, para desfogar su crueldad, lo que era su máxima diversión.

Los cristianos han sido conducidos a éste último lugar…

Y el César y sus invitados llegan detrás de ellos unos veinte minutos después.

Entonces Nerón ordena a Tigelino que se haga acompañar de Asinio Corvino y de Furio Escribonio, dos hombres abyectos y sanguinarios; para que conduzcan a las vírgenes cristianas a sus lupanares y sean violadas con especial barbarie, por los gladiadores.

Y sonriendo con maligna y anticipada satisfacción, dice a Corvino, pues conoce a fondo su índole criminal:

–                      Quiero que te encargues personalmente de Fátima. Haz que aprenda a temblar al escuchar mi nombre ¿Entiendes?…

El augustano sonríe con diabólica crueldad, al contestar:

–           Así lo haré, divinidad. Te aseguro que quedarás plenamente satisfecho…

Una decuria conduce a las vírgenes al lugar designado, seguidos por el inesperado séquito encabezado por Tigelino.

Nerón y sus acompañantes bajan a los sótanos, donde los esperan los cristianos y sus verdugos.

Los muros están hechos con sólidas piedras cuadradas, sobrepuestas.

La luz es tenue y triste, como si se filtrase por aspilleras y se mezclase con el resplandor incierto de algunas lámparas de aceite, que iluminan un poco aquel ambiente oscuro y siniestro. Es un amplio corredor espacioso que llega a una estancia muy grande y sigue como una especie de curva, como si formara una larga elipsis.

Y hay desparramadas gruesas piedras que sirven de asiento. Varios hombres gigantescos; barbados, semidesnudos y portando teas encendidas; se despliegan a lo largo del enorme recinto y lo iluminan totalmente.

En este lúgubre lugar, Calígula dio rienda suelta a sus sanguinarias y brutales inclinaciones, pues uno de sus placeres más gratificantes era presenciar torturas y el último suplicio de los condenados.

Este sitio ha sido diseñado y construido, precisamente para eso. A lo largo de toda la muralla en un lado, están una especie de bancos de piedra de granito adosados a la pared; para que se instalen los morbosos espectadores que quieran observar, el infernal espectáculo que proporcionarán las desventuradas víctimas de tan macabros instrumentos…

Y en la muralla de enfrente están todos los artefactos de tortura, que la ferocidad humana ha sido capaz de inventar: argollas en el piso, en el techo y en las paredes. También están una docena de potros y otra de parrillas. Y colgados: garfios, cadenas, flagelos, tenazas, ganchos, etc.

El lugar es húmedo y frío. Los espectadores se envuelven en sus lujosas togas, buscando un poco de alivio al estremecimiento que el aire helado les produce.

Nerón se arrebuja en su capa de visón que le diera Pitágoras, mientras le aconsejó que cuidara su garganta y hace una señal a Haloto. Éste inclina la cabeza y da una orden…

Entonces hacen su entrada los cristianos…

Cada uno de ellos lleva cuatro verdugos. Uno lo azota con varas y los otros dos lo empujan entre sí, como si fuera una pelota. El cuarto les avienta agua helada sobre el cuerpo desnudo. Otro más, los espera en cada instrumento de tortura…

A los que son colgados del potro, les ponen fuego bajo los pies y son desgarrados con garfios que dejan al descubierto los pulmones, mientras que son azotados con látigos múltiples, de nervios durísimos.

Los que son atados con grilletes a las parrillas, también son azotados y desgarrados con ganchos y los que son metidos en el cepo, reciben el mismo tratamiento.

Pero en aquel lugar espeluznante, no se oye ni una sola queja…

Al contrario. Los mártires son tomados en el espíritu y un cántico celestial, en una lengua incomprensible para ninguno de los presentes, se eleva suavemente al principio… Triunfal y resonante después…

El tiempo pasa… Los verdugos se relevan unos a otros, hasta que empiezan a fatigarse…

Nerón se levanta con el semblante desencajado por el asombro más absoluto.

Está totalmente perturbado y después de un largo momento exclama:

–           Pero ¡¿Quién es este Dios?!   

Iván le contesta tranquilamente desde el potro donde ha sido atado, mientras le estiran los miembros para dislocárselos:

–           Si fueres digno le conocerás…

Más cuando Nerón voltea a mirarlo… El joven sigue abstraído en una intensa oración.

El César y sus acompañantes están perplejos y estupefactos. Sin poder comprender, ni asimilar lo que está sucediendo…

Marco Aurelio está dichosísimo ante este inesperado despliegue de la Presencia de Dios…

Petronio, recuerda su salvación milagrosa con la muerte de Calígula, después de que pidiera a los hebreos que lo encomendaran en sus oraciones… Y su nombramiento como Procónsul de Bitinia por parte de Claudio…

Y por segunda vez en su vida lo sobrecoge un estremecimiento, ante un hecho totalmente sobrenatural e inexplicable…

Sin poder evitarlo, un pensamiento le sacude: ‘¿Acaso el Hijo es tan Poderoso como el Padre?’... De ser así…  ¡Este Dios es Increíble…! Y recordando la carta de Alexandra, que se ha grabado en su memoria palabra por palabra, concluye pensando:

–           ‘Por eso sus adeptos están dispuestos a dar su vida por Él y no le temen a nada…’

En eso llega un centurión pretoriano y le dice al César que Tigelino desea hablarle…

Nerón hace una señal a Carlos, el jefe de los verdugos y éstos hacen una pausa. Luego ordena que pasen Tigelino y sus acompañantes…

Pero éste entra solo acompañado por Xavier, el jefe de la guardia personal de Nerón y éste, sorprendido les pregunta:

–           ¿Qué pasó?…  ¿Dónde están Corvino y Escribonio?

El Prefecto le responde:

–           Nadie se pudo acercar a ellas… Tenemos veintitrés gladiadores muertos, porque les ordené que las tomaran o yo personalmente les aplicaría la pena de muerte, si no obedecían. Corvino y Escribonio, obedeciéndote a ti, se acercaron a Fátima y…

Tigelino titubeó antes de proseguir.

Y Nerón, muy impaciente y alterado, le preguntó:

–           ¿Y qué? ¡Por Zeus! ¡Acaba de una vez!…

–           El Ángel que cegó a Aminio Rebio los fulminó a todos… –concluye Tigelino con tono de disculpa y de derrota.

Por unos segundos, el César se queda paralizado… Trata de asimilar la noticia recibida…

Luego aspira profundamente y grita:

–           ¡Tráelas aquí!… –Ordena Nerón con los dientes apretados. Y furioso agrega- ¡Y atorméntenlas igual que a éstos!

Marco Aurelio está sorprendido y feliz… Y su esperanza se renueva…

Petronio sonríe de manera enigmática…

El canto se reanuda…

Todos los demás, están pasmados y en shock… ¡No pueden creer lo que están oyendo!…

Mientras tanto los verdugos se preparan a seguir el mismo procedimiento con las vírgenes que no pudieron ser profanadas.

Cuando éstas llegan, se unen al himno que resuena glorioso en aquel macabro lugar…

¡Aleluya!

Alaben al Señor desde los Cielos

Alaben al Señor en las alturas

Alábenlo todos sus ángeles,

Alábenlo todos sus ejércitos.

Alábenlo el sol y la luna

Alábenlo estrellas luminosas

Alábenlo los más altos Cielos

Y las aguas que están

Por encima del firmamento.

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús

A cuya orden fueron hechos

Él los estableció para siempre

Y les dio una Ley Eterna.

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra,

Jóvenes y doncellas.

Los ancianos junto con los niños.

Alaben todos el nombre de Jesús.

Sólo su Nombre es sublime.

Su majestad se eleva sobre la Tierra y el  Cielo

Y ha dado a su Pueblo gloria.

Canten al Señor un canto nuevo.

Alábenlo en la Asamblea de sus santos.

Alégrense cristianos en su Creador.

Que los hijos de Dios se alegren en su rey.

Alaben su Nombre entre danzas

Al son del arpa y el tambor

Porque dios ama a sus hijos

Y viste de gloria a los humildes.

  JESÚS VIVE, JESUS REINA, JESÚS VIENE…

¡Aleluya! ¡Aleluya!

Las vírgenes son lanzadas, suspendidas, estiradas, desgarradas, flageladas, azotadas y asadas…

Los verdugos están exhaustos…

Los cristianos siguen alabando al Altísimo.

Los espectadores están estupefactos y Nerón está furiosísimo.

Mientras los mártires cantan, sus heridas son milagrosamente sanadas y su rostro resplandece más y más, con una gloria sobrenatural…

Joshua desde la parrilla dice con gran tranquilidad, como si estuviera bronceándose en una playa:

–           Tu fuego y tu tortura, regeneran nuestras almas. Sufrir por Dios es nuestra gloria y morir por Cristo la deificación total. 

Margarita desde el potro, declara majestuosa:

–           Tú defiendes la causa de Satanás y por eso estás tan enojado… No podrás perjudicarnos con tus suplicios…  Tú en cambio, estás preparando tu alma para el Infierno, donde hay un fuego infinitamente más fuerte que éste. Un fuego que jamás se apaga…

Fátima, que ha sido colgada de una argolla del techo, amarrada de los pies y estirada con las argollas del suelo, para poder desgarrarla mejor con los garfios; mientras dos verdugos la flagelan; con su voz llena de dulzura, dice:

–           ¿De qué te ha servido cebar en nosotros tu crueldad y tu infamia?…  ¿Por qué no reconoces que Dios te ha vencido? ¿Por qué no reconoces que Él es el Rey de reyes y Señor de los señores? ¿Por qué no te inclinas ante su Señorío, su Majestad, su Grandeza y su Poder? ¡Eres un hombre necio!… 

Esto es más de lo que Nerón puede soportar…

Se voltea hacia Tigelino y le da varias instrucciones en voz baja. Éste asiente con la cabeza y va a hablar con Carlos, el jefe de los verdugos.

En el colmo para el emperador en esta increíble noche, Joshua vuelve a hablar:

–           Jesús Resucitó… Y venció a la Muerte. Él es el Señor, Dueño de la Vida y de la Muerte. Esto es lo que Dios nuestro Señor, ha querido demostrarte en este día.

Nerón lo mira feroz, pero no le contesta nada. Y espera…

Los verdugos retiran a todos los cristianos, menos a los tres que han hablado…

Los jóvenes no sólo no se ven atormentados, sino que su hermosura ha aumentado en forma tan impresionante… Porque es la belleza sobrenatural de los cuerpos glorificados la que palpita en ellos y deja pasmados y con la boca abierta a quienes los contemplan…

A Margarita  la bajan del potro y la hacen a un lado, separándola de los demás, que hacen una doble fila frente a los impactados espectadores y Xavier el capitán de los pretorianos se pone junto a ella, como escolta.

A Fátima que tiene su rostro radiante por el éxtasis en una visión celestial… No se da cuenta que le han soltado los pies de la argolla del suelo y la elevan más con la cadena, hasta la argolla del techo…. Luego le separan las piernas con los grilletes y las cadenas de los tobillos a dos argollas que la dejan casi totalmente abierta… Y le colocan debajo, sobre el piso, una gruesa cuña de hierro…

A una señal del César, sueltan la cadena del techo y Fátima se precipita de tal modo sobre la cuña… que le descuartiza las vísceras.

La virgen queda empalada, sin un quejido y sin perder la sonrisa…

Nerón quiso de esta brutal manera,  quitarle la virginidad tan tenazmente preservada… Pero nunca como en aquel baño de sangre, el lirio floreció más bello… Y de las vísceras descuartizadas se expandió para ser recogido, por el Ángel de Dios.

Margarita dijo:

–           Paz, para Fátima.

–           Paz. –repitieron todos los cristianos.

Joshua está de pie, junto a la parrilla de donde acaban de quitarlo. Su cuerpo glorioso ha sido completamente sanado y no tiene una señal del tormento recibido…

Nerón lo llama:

–           Ven aquí…

El joven avanza con paso firme y queda frente al emperador a un poco más de un metro de distancia. Lo mira tranquilamente y espera…

Nerón lo mira fijamente mientras le dice:

–           El señor de la vida y de la muerte soy yo…

Y de repente, el César levanta la espada que le había quitado a Xavier y que estaba oculta entre sus vestiduras…

De un solo tajo le corta la cabeza que cae, salpicando por segunda vez de sangre, la vestidura color amatista del emperador y rueda a sus pies. Y éste la mira con desprecio y le da un puntapié como si fuese un balón… Arrojándola hasta el otro extremo del enorme salón.

Un silencio sepulcral sigue a esta ejecución y el tiempo parece detenerse…  

Luego…

Ante el estupor general, el cuerpo decapitado de Joshua, no se derrumba y por el contrario;  avanza con pasos firmes hasta el lugar donde ha caído la cabeza… La toma con sus manos y la coloca a un costado de su cintura como si fuera un yelmo, rodeándola con su brazo y sosteniéndola con su mano izquierda…   Luego regresa con paso mesurado, hasta el mismo lugar en donde fuera decapitado…

Nerón está paralizado.

La cabeza en las manos del mártir, lo mira con autoridad y con voz majestuosa y muy pausada, le repite:

–           El Señor de la Vida y de la Muerte es el Dios Altísimo, nuestro Señor Jesucristo.  Y a ÉL debes rendirle Gloria y Alabanza.

Enseguida Joshua vuelve a colocar la cabeza en su cuello. Y la gira con fuerza como si la acomodase, mientras continúa como si nada extraordinario hubiese en aquel gesto:

–           El fuego purifica…  Si quieres matarme, sólo podrás hacerlo con el fuego.

Y sin que nadie se lo mande, se coloca en la fila junto a sus compañeros…

Se oye el golpe seco de un cuerpo que cae al suelo, pero nadie le hace caso…  Julia Mesalina se ha desmayado.

Petronio está literalmente, con la boca abierta por el asombro más absoluto…

Marco Aurelio no puede ocultar su júbilo y levanta las manos poniéndolas sobre su cabeza…  Orando y alabando en silencio.

Nerón reacciona furioso y ordena:

–           ¡Llévenselos a la cárcel! ¡Serán pasto de los leones!

Y devolviendo la espada a Xavier, le dice:

–           Sabes lo que tienes que hacer…

El oficial inclina la cabeza, hace el saludo militar al emperador  y regresa junto a Margarita.

Mientras tanto en el cuello de Joshua, hay una línea roja que se va borrando poco a poco…

Mientras la fila de prisioneros es conducida por sus aturdidos verdugos, de regreso hacia la cárcel Mamertina… Los cristianos reanudan su canto, con un Himno de Victoria absoluto…

Nerón y sus invitados salen al exterior para dirigirse al salón donde quedaron los restos de la fiesta suspendida…

Afuera reina la intensa oscuridad que precede al alba…

En el firmamento brillan las estrellas y una luna creciente ilumina la noche estrellada, justo antes de que el sol se asome. El emperador, una vez que ha llegado a su ‘Paraíso de deleites’, se despide de sus invitados así:

–           Amigos, estoy cansado y voy a retirarme. Los que quieran quedarse, Doríforo los atenderá. Nos veremos mañana en el Circo.

Y Nerón se retira con su séquito personal, mientras casi todos los invitados abandonan el Palacio y se dirigen a sus casas, comentando entre sí los extraordinarios sucesos de los que acaban de ser testigos…

Una aurora espectacular, tiñe de rojo el horizonte…

Cuando Nerón ha salido con su séquito y sus invitados, le siguen los mártires con sus verdugos que los regresarán al Tullianum…

Una vez que han quedado solos, Xavier se quita su clámide y la pone sobre los hombros de Margarita, para cubrirla en su desnudez. Luego le indica suavemente que lo acompañe… La hermosa virgen, después de haber soportado torturas espeluznantes y permanecer firme en su Fe, es conducida nuevamente hacia las galerías en donde están los gladiadores, donde la aguarda el nuevo suplicio ordenado por el emperador…

Una vez que llegan al amplio corredor que conduce al lugar designado…  Dónde ya la está esperando el verdugo… Una multitud de hombres al verla pasar, trata de molestarla, insultándola con frases obscenas y sarcasmos lascivos.

Xavier les advierte con voz imperiosa:

–           ¡Si no os calláis y la respetáis, yo mismo me encargaré personalmente de que compartáis su tormento!…

Un silencio temeroso sigue a la amenaza del tribuno…

Xavier pone su brazo izquierdo protector, sobre los hombros de la virgen y su mano derecha sobre la empuñadura de su espada. Y trata con mucha gentileza a la doncella cristiana…

Cuando llegan al sitio designado,  ella dice gentilmente:

–           Por favor, valiente soldado. Antes de entregarme en manos del verdugo, ¿Me permitirías estar un momento a solas, para hacer una oración a mi Señor Jesucristo?

El pretoriano le sonríe y contesta solícito:

–           ¡Claro que sí! Mientras me informaré de algunas cosas con mis legionarios…  – Y se acerca al verdugo, haciendo un comentario e iniciando una conversación trivial.

Margarita se aleja hacia un rincón y con la cara hacia el murallón, inclina la cabeza en una oración mental ardiente y fervorosa invocando al Dios que ama y está dispuesta a honrar y defender con la vida…

Después de unos diez minutos, el oficial voltea hacia la joven y ve que ya está lista, se acerca y mientras le retira la capa, le dice con suavidad:

–           Si de mí dependiera, no estarías aquí. –en su voz hay un tono que ofrece una disculpa implícita.

Margarita se conmueve por estas muestras de simpatía y sonriendo al joven tribuno, le dice con sencillez:

–           No te preocupes por mí. Mi Señor Jesús está conmigo. Alégrate y ten buen ánimo. Apenas yo salga de este mundo le rogaré a Dios por ti y alcanzaré la Gracia para ti. Y Él te pagará muy pronto lo que has hecho por mí.

Después de decir esto, con una dulzura y una gracia conmovedoras, se dirige desnuda, digna y majestuosa, hacia los dos hombres: el verdugo y su ayudante que la esperan junto  a una hornilla encendida, donde hay un cubo de metal que hierve…

La sujetan con cadenas y la dejan de pie, en el centro de aquella estancia. Luego le derraman pez derretida en todo el cuerpo, lentamente y en pequeñas dosis…

La doncella no exhala la más mínima queja. Ni siquiera un lamento…

Margarita sufre noblemente este nuevo tormento y sonríe dulcemente a Xavier, que se ha hecho a un lado y se queda de pie junto a la muralla.

El militar está muy pensativo…

Los gladiadores y los demás que los siguieron y que han visto todo, están con la boca abierta, totalmente pasmados…

El pretoriano no tanto; porque ¡Después de lo que ha presenciado aquella noche!… Corresponde a la sonrisa de la virgen cristiana y espera…

Las injurias se han convertido en asombro y admiración.

Y los verdugos están completamente desconcertados…

Es el segundo suplicio de esta noche en particular. El primer hombre que les llevaron, no les dejó completar el trabajo. Aulo Plaucio gritaba que era inocente y a medio suplicio, prácticamente murió de terror. Después de los pavorosos alaridos, se derrumbó sobre el piso y su corazón dejó de latir…

En un inusitado contraste, ahora el cuerpo de la doncella, no solo no está quemado, sino que se parece a los de los gladiadores cuando desfilan en el circo para el combate…

Es una escultura viviente de alabastro blanquísimo. Soberbio e imponente, en una belleza impresionante…  Y lustroso como si la hubieran ungido con aceite de oliva. Parece la estatua de una diosa, cuando los verdugos han terminado su trabajo…

Lo más impactante, es la luz que parece irradiar a través de todos los poros de su piel y su rostro perfecto que habrá enamorado a más de uno…

Xavier la espera con su capa desplegada entre sus manos. La mira sonriente y la llama por su nombre:

–           Margarita, por favor ven hacia mí… -Y volviendo su rostro hacia el jefe de los verdugos, le dice- Claudio, rinde tu informe al emperador y envíalo a mi cuartel. Trata de ser específico y ecuánime… Bueno… Lo más que puedas…

El militar le contesta aturdido y completamente pasmado:

–            Xavier… Creo que antes de hacerlo, necesitaré un buen vaso de vino… ¡Por Pólux!… Ni siquiera entiendo lo que sucede… ¡Y  es la primera vez en mi vida que siento no tener las palabras adecuadas…!

–           Inténtalo… De todas maneras, no es fácil explicar todas las cosas que han sucedido esta noche… El César te comprenderá perfectamente. No te preocupes… Te espero en la tarde, para que platiquemos…

Su interlocutor solo mueve la cabeza asintiendo…

Margarita avanza hacia él y el tribuno que la envuelve nuevamente con su clámide. Y sale con ella dejando a todos los demás estupefactos y sin poder comprender que es lo que ha pasado…

Y los dos se dirigen al Tullianum.

El sol alumbra en todo su esplendor. Al día siguiente serán los Ludus Matutinus…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA

62.- LA ORGÍA INOLVIDABLE…


El emperador Tiberio, fue muy aficionado al dinero y difícilmente se le arrancaba. Con el tiempo, su avaricia le llevó a la rapiña y el lema que rigió su gobierno fue: ‘Que me odien con tal dé que me teman’.

Cuando comenzó su vida militar, antes de que fue César, sus compañeros le  conocieron por su afición al vino hasta tal grado, que los soldados le apodaron: ‘Biberius Caldus Mero’ (todas estas palabras aluden al vino de diversas maneras)

Su crueldad y su hipocresía eran tales, que cuando Augusto lo nombró su sucesor, las palabras que pronunció en su lecho de muerte, fueron: ‘Desgraciado pueblo romano que va a ser presa de tan lentas mandíbulas’

También era un hombre extremadamente lujurioso. En su retiro de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida de lechos alrededor….

Y allí, un grupo elegido de jóvenes disolutos reunidos de todas partes y algunos que inventaron ‘monstruosos placeres’, a los que llamó ‘spintrias’(sus maestros de voluptuosidad) formaban entre sí una triple cadena y entrelazados de esta manera, se prostituían en su presencia para estimular sus lánguidos deseos; pues al final de su vida, solo era un anciano impotente.

Como gran adicto al sexo, en el palacio de Roma que se ha salvado del incendio, también tenía todo un sector destinado a lo mismo. Además de esa habitación especial, hay diferentes salones arreglados especialmente para estos placeres; adornados con cuadros y bajorrelieves lascivos y llenos de libros de Elephanditis (Pornografía gráfica), para tener en la acción modelos que imitar.

Sus jardines han sido diseñados como bosques y selvas consagrados a Venus Afrodita y están decorados con grutas excavadas en la roca y en las cuales hay hermosas y artísticas estatuas que parecen casi vivas. En las cuales se ven jóvenes de ambos sexos, mezclados en actitudes voluptuosas y posiciones obscenas y sugerentes, con trajes de ninfas y faunos.

Hay también un baño con una piscina especialmente diseñada, en la cual enseñó a niños de tierna edad a los que llamaba sus ‘pececillos’ a que jueguen entre sus piernas, excitándole con la lengua y con los dientes. Y a los más grandecitos que estaban en lactancia aún, les ofrecía los genitales para que le diesen el género de placer al que sus tendencias y su edad le inclinaban de una manera especial.

Recibió un legado de uno de sus amigos que le daba a elegir entre un cuadro de Parrasio en el que Atalante prostituye su boca a Meleagro o un millón de sestercios…  Tiberio prefirió el cuadro y lo colocó como un objeto sagrado en su alcoba…  Y este cuadro adorna ahora el salón principal de la casa de Tiberio en Roma, justo encima de donde se encuentra el triclinio imperial.

Aminio Rebio y Vitelio en su infancia, fueron ‘pececillos’ de Tiberio y desde su juventud, han sido marcados con el afrentoso nombre de ‘Spintria’. Y por su gran experiencia en estos oficios, Vitelio ahora es el intendente de placeres de Nerón…  

Aminio Rebio, Faonte el liberto del César y dos enviados de Tigelino; fueron a las cárceles para elegir doncellas y jóvenes cristianos… Para recreación del César y de sus invitados…

La fiesta en el palacio de Tiberio en el Esquilino, está en todo su apogeo…

Cientos de lámparas brillan sobre las mesas y penden de las murallas. Los acordes de la música, invaden el ambiente. El aroma de las flores y los perfumes de Arabia, son aspirados con deleite por los invitados lujosamente ataviados y que reclinados en sus triclinios, disfrutan de los deliciosos manjares y los exquisitos vinos que aumentan la euforia general. Y las rosas siguen cayendo…

Nerón está muy contento…

Y Popea regia y magnífica, luce su belleza con una sonrisa congelada que no llega a sus ojos, ni ilumina la expresión sombría que encubre su dolor, después del asesinato de su hijo Rufio Crispino.

Nerón ya cantó su Troyada y una atronadora tempestad de aplausos y aclamaciones le alimentan su insaciable vanidad de artista. Algunos que levantaron sus manos como enajenados por su prodigioso talento, le han dejado sumamente satisfecho.

De vez en cuando mira con una sonrisa de maligna crueldad a Marco Aurelio y a Petronio, a los que tiene como invitados de honor, muy cerca de él…

Petronio, ingenioso y elegante como siempre, hizo destellar su inteligencia y exquisita agudeza a lo largo del banquete, sacando a Marco Aurelio de varias sutilezas engañosas por parte de los demás augustanos y luchando él mismo en aquellas arenas movedizas que son las intrigas de la corte imperial; saliendo adelante con donaire y su gallardía habitual.

Marco Aurelio está tranquilo y se porta tan distinguido como su tío, con una innata elegancia y sobriedad en todos sus ademanes.

Popea mira disimuladamente a Marco Aurelio… Pues que lo único que la alienta en este banquete, es la alegría anticipada de su venganza sobre el tribuno. Se siente un poco mareada por el vino y el humo del incienso. Finge que disfruta de los espectáculos que han sido preparados para la fiesta…

Nuevamente se da lectura a versos y se escuchan diálogos en los cuales la extravagancia, ocupa el lugar del ingenio.

Después Paris el célebre mimo, hace una representación magistral en lo que parecen escenas llenas de encantamiento, pues con los movimientos de sus manos y del cuerpo, tiene una increíble habilidad para expresar cosas que parecen imposibles de hacer patentes en una danza… Sus manos parecen oscurecer el aire creando una nube animada, sugerente, voluptuosa, que circunda las formas de una doncella agitada por un inefable desmayo…

Es una verdadera pintura, no una danza…

Una pintura expresiva en la que se revelan los secretos del amor, embelesante a la par que impúdico. Y al finalizar da principio una danza báquica, llena de gritos desenfrenados y licenciosos desbordes acompañados del son de cítaras, tambores, laúdes y címbalos, en una música incitante a dar rienda suelta a la pasión.

Marco Aurelio mantiene en todo momento una actitud tranquila, digna y un tanto seria. Su carácter reservado y su calma intrigan a todos los augustanos, pero especialmente al César y a Popea…

Tanto Marco Aurelio como Petronio participan del banquete y beben vino, pero sin perder la sobriedad. Se mantienen sonrientes y ecuánimes.

Entrada la noche Faonte, el liberto del César se acercó y murmura unas palabras a su oído. El César hace un gesto de asentimiento…

Están en el salón que Nerón llama su ‘Paraíso de deleites’ y que forma parte del sector de la casa de Tiberio que fue construida para sus placeres.

Los esclavos siguen trayendo más viandas y licores que sirven en la espléndida vajilla ribeteada en oro y las ricas copas artísticamente diseñadas y decoradas con escenas voluptuosas y acordes a la ocasión. Los manjares y las bebidas han sido especialmente preparados con afrodisíacos.

Entonces Tigelino se acercó a Nerón y a Popea, diciéndoles algo en voz tan baja, que Petronio que está al lado del César, lo único que pudo captar fue la respuesta del emperador:

–           No importa. Aún nos queda el Circo. Entonces será un espectáculo digno de la multitud.

Lo que Tigelino les ha comunicado, es que por la enfermedad de Alexandra, no ha sido posible sacarla de la prisión y no participará de la fiesta de esa noche.

Popea no logró ocultar su desencanto y su frustración.

Después de un tiempo prudencial le solicitó a Nerón permiso para retirarse, pues se siente indispuesta. Y no pudo evitar mirar al tribuno con rencoroso desprecio y a Petronio con una ominosa mirada, que acompañó con su eterna y congelada sonrisa.

El César se levantó para escoltar a Popea que se despidió de los presentes y a los que Nerón les dice que regresará pronto. Y efectivamente, un poco más tarde volvió al salón, para disfrutar de la sorpresa preparada por Vitelio.

Entre los asistentes al banquete está el joven Aulo Plaucio, un hombre lleno de belleza y gallardía que es amante de Nerón y que tiene una gran voz de barítono. Nerón había dicho siempre y le ha hecho creer que lo ama y que lo nombrará su heredero al trono del imperio. En todos los banquetes, después que Popea se retira; él hace las delicias del emperador.

Entre los acordes de la música, el aroma del incienso y las bromas con que el César está demostrando su gran satisfacción en esta noche en particular, nadie se percata de la señal que Tigelino le hace a Nerón. Enseguida éste llamó a Faonte, a Doríforo y a Aulo Plaucio.

Cuando llegaron ante él, ordenó a los libertos que lo sujetaran y ante la sorpresa general; éstos lo tiraron sobre el lecho imperial y lo inmovilizaron; mientras el César, haciendo derroche de violencia, lo violó.

Después de esta infamia, Nerón se levantó como si nada hubiera sucedido y declaró:

–           Que mi madre bese ahora a mi sucesor.

A continuación,  lo acusó de conspiración y ordenó que lo torturaran, recomendando que los verdugos lo hieran de manera que se sienta morir y que su muerte sea lenta en el suplicio.

Y luego, envanecido por hacer todo siempre impunemente, se volvió hacia Petronio, lo miró y dijo con displicencia:

–           Ningún Príncipe ha sabido cuanto puede hacerse desde el poder. –Enseguida miró a Vitelio, agregando- Veamos querido amigo, lo que has preparado para nuestro deleite.

Después de que los libertos se llevaron a Aulo Plaucio, que se había desmayado de terror; Vitelio se levantó, hizo una reverencia a Nerón y se acercó a Aminio Rebio; que a su vez descorrió una cortina casi transparente que había en un extremo del salón.

Detrás de ella está un grupo de varones y doncellas que evidentemente han presenciado todo lo  sucedido. Y todo esto fue hecho a propósito, para quebrantarles el espíritu y mostrarles lo que les espera, al que tenga la osadía de no someterse…

Tigelino les da una orden y ellos avanzan formando una larga fila de un extremo a otro del enorme salón, para que el emperador y sus invitados, puedan verlos y examinarlos bien a todos.

Son veinticuatro mujeres y veintidós hombres, cuyas edades oscilan entre los quince y los veinticinco años. Todos están totalmente desnudos y llevan una corona de rosas en la cabeza. Han quedado de pie, frente al César y sus convidados.

Lo más sorprendente es que mantienen una dignidad majestuosa a pesar de la humillación que debe significarles el no llevar ninguna prenda de vestir, que los cubra…

Marco Aurelio reconoció a varios y sintió una gran opresión. Cuando vio a Margarita, la hermana de Alexandra, un profundo dolor se le clavó en el pecho… Inclinando la cabeza, cerró los ojos y oró…

Petronio permaneció imperturbable. Conoce a Nerón. Y con su elegancia característica, ni un solo músculo de su rostro, delató sus verdaderos pensamientos y sentimientos…

Séneca, movió la cabeza casi imperceptiblemente y la inclinó para esconder la expresión de su rostro…

Trhaseas frunció el entrecejo y una fugaz sombra de desaprobación nubló su semblante. Y se sumió en sus reflexiones…

Lucano pareció sorprenderse, pero asumió su actitud de siempre.

Plinio solo miró, pero no demostró nada.

Marcial levantó una ceja y no manifestó lo que pensaba. Mantuvo una actitud expectante…

Todos los demás miraron a los jóvenes con una mezcla de admiración, curiosidad morbosa, intensa avidez, lujuria y lascivia.

Nerón los observó atenta y detenidamente a cada uno de ellos y con una sonrisa, dirigió una mirada de aprobación a Vitelio, Tigelino y Aminio Rebio, que han esperado expectantes su dictamen.

Ellos los seleccionaron y están seguros de que ni siquiera el exigente y perfeccionista Petronio, podrá poner una sola objeción a aquel estupendo grupo de jóvenes que son una muestra excelente de juventud y belleza: cuerpos y rostros perfectos portes regios y de gran dignidad, sin llegar a la altivez.

Esta promete ser una gran orgía y una noche de placeres incomparables…

Vitelio le prometió que ha preparado con ellos una serie de fantasiosas representaciones en las cuales, él podrá elegir a los que más le agraden, para su placer personal.

Están por gustar de un deleite nuevo y bastante raro… Porque a pesar de su edad, todos son vírgenes…

Lo único que molestó a Nerón y mucho; fue que ninguno al mirarlos él a la cara, bajase la mirada, ni el rostro. No fueron retadores ni altivos, solo le miraron ellos a su vez con tranquilidad y sin hacer ninguna inclinación. Sin el menor rastro de temor o servilismo. Sin ninguna turbación o nerviosismo. ¡Y nadie le hizo una reverencia! Y esto último, lo consideró un gran insulto a su megalomanía.

Petronio también notó esto. Y conociendo al César, aumentó su admiración y su respeto por los cristianos. Y también su preocupación por lo que sucedería a continuación…

Nerón dio la espalda a sus prisioneros y por unos instantes permaneció así. Su rostro regordete toma una expresión concentrada y terrible… Mientras parece reflexionar, con su mano izquierda se toca su corona de laurel. Y tomando la orla de su manto cuajado de estrellas de oro y perlas, con un ademán regio lo levantó con su mano derecha y dándose vuelta, lo soltó hacia atrás.

Enseguida,  miró a los jóvenes cristianos. Caminó lentamente frente a ellos… Los fue recorriendo uno a uno con lentitud y una expresión maligna y cruel en sus ojos azules, que hizo estremecer a quienes lo conocen muy bien.

Luego dijo con voz muy pausada:

–           Estas hermosas cabezas, caerán en cuanto yo lo ordene.

Sorpresivamente, una voz muy serena y varonil, respondió:

–           El poder que Dios te ha concedido tiene un límite.

Nerón se volvió con rapidez, buscando entre los hombres al que habló y que al parecer no está enterado de que a nadie le está permitido hablar, a menos que el emperador lo haya interrogado primero.

–            ¿Quién dijo eso? –preguntó con voz contenida y terrible.

Da un paso al frente un joven que hubiera podido ser el modelo con el cual Miguel Ángel esculpió su ‘David’ y que con su armoniosa voz, confirmó:

–           Yo… -Y ante la mirada interrogante del César, agregó- Mi nombre es Oliver y soy cristiano. Cierto es que tienes poder sobre nosotros. Eres nuestro emperador y como a tal te respetamos. Pero no puedes ir más allá de lo que te ha sido concedido. A tu pesar, también tú obedeces los designios misteriosos del Dios Único y Verdadero.

Nerón amenazó con voz glacial:

–           Puedo hacer contigo lo que acabo de hacer con Aulo Plaucio.

Inesperadamente, una voz dulce entre las vírgenes, se elevó con impresionante firmeza:

–           No. Porque somos Templos vivos del Dios Único y Verdadero y no puedes profanarlos a tu placer.

Nerón se volteó rápidamente, para conocer a la que se ha atrevido a hablarle de ese modo. Y vio a la más jovencita entre las doncellas que están ahí.

–           ¿Quién eres tú? –preguntó con un tono vibrante de ira.

–           Fátima. Soy cristiana. Y te repito: Somos Templos Vivos del Espíritu Santo. Y estamos aquí, no para tu deleite; sino para dar testimonio del Dios Altísimo.

Nerón la fulmina con la mirada, antes de decir con voz escalofriante:

–           ¿Sabes que puedo enviarte para que te deshonren los gladiadores y se diviertan contigo hasta que se cansen?…

–           Puedes. Claro que puedes ¡Si Dios te lo permite!… -dijo otra voz dulce y femenina. Y sin que nadie se lo ordenase, da un paso al frente identificándose- Soy Margarita y soy cristiana… Y tú eres esclavo del amo al que perteneces: Satanás. Y es él a través de ti, el que verdaderamente nos quiere destruir. Tú solamente eres su miserable instrumento…

La joven virgen se yergue imponente y mira severamente a Nerón… Su actitud es tan digna que parece una Reyna más majestuosa que la misma Popea y tan solemne que parece una diosa, pues irradia la misma Presencia que un día dejara pasmado a Marco Aurelio, cuando Alexandra dijo que el herido permaneciera entre los cristianos…

Petronio la admira literalmente con la boca abierta…

Todos están paralizados por el asombro, pues nadie le ha censurado jamás nada al emperador y esta actitud es inaudita… Esta virgen bellísima parece una deidad airada y sus palabras manifiestan su severidad implacable…

Trhaseas se cubre la boca tratando de cubrir la exclamación que se le escapa admirado:

–           ¡Athena Parthenos!

Definitivamente las cosas para el César, no están resultando como las esperaba… Entonces dijo con tono lastimero:

–           ¿Qué clase de religión impera en vosotros que os hace hablar así? Soy tu emperador.

El tono grave de otra voz masculina, rasga el aire:

–           ¿Acaso ignoras que no hay religión si es violenta y oprime a los que no quieren?-da un paso al frente mientras agrega- Soy Sergio y soy cristiano.

Nerón exclama con desprecio:

–           ¡Cristiano! ¿Cómo se llama tu Dios?

–                      El Altísimo Señor del Universo: Yeové, el Padre Eterno. Jesucristo su Hijo y el Espíritu Santo.

–           ¿Son tres dioses? –pregunta Nerón perplejo.

–           No. –dijo otra voz masculina. Y el que habló dio un paso al frente mientras continua- Son Tres Personas Distintas y un solo Dios Verdadero. Todopoderoso. Creador, Dueño y Señor de todo el Universo. Los que le adoramos somos cristianos. Mi nombre es Joshua.

Nerón suelta una carcajada y se burla:

–                      ¡Todopoderoso! –Y con gran sarcasmo agrega- ¿No es acaso ese hebreo que fue crucificado con los malhechores en el principado de Tiberio y murió en la Palestina?

Una joven que todavía no cumple los 18 años, se adelanta y proclama:

–                      Sí. Murió en la Cruz para salvarnos. Su nombre es Jesús. Dios lo resucitó y Reina Glorioso desde el Cielo. Y gobierna todo el Universo y el mundo espiritual e invisible.-dice con voz  muy dulce, identificándose- Mi nombre es Jade y soy cristiana.

El César la mira fijamente por un momento demasiado largo…  Enseguida se dibuja en su rostro una sonrisa escalofriante y pregunta suavemente:

–           Si es como dices. ¿Por qué ha dejado que cayerais en mis manos? En este momento yo soy vuestro dios. Y os enseñaré a comportaros ante vuestro emperador. Yo voy a demostraros cuál es el verdadero poder. –Estas palabras las declara Nerón con el rostro oscurecido por una expresión despiadada e inhumana.

En el silencio que sigue, solo se oye el chisporroteo de las lámparas de aceite, porque hasta los músicos se han quedado paralizados; viendo el contraste total entre la cara de los aterrorizados comensales y el semblante tranquilo de todos los jóvenes.

Después de un momento se oye como una campana, otra voz resonante y firmemente armoniosa:

–           Mi nombre es Daniel y soy cristiano. Y te aclaro que no haremos lo que esperas de nosotros, según lo que estamos concluyendo.- Dice mientras recorre con una mirada significativa, las pinturas y las estatuas que adornan el salón- En este lugar al que nos has traído…

Nerón lo mira colérico…

Sin decir una sola palabra, va hacia su pretoriano más próximo y le saca la espada de su vaina. Con gesto feroz mira al que habló al último y camina hacia él, mientras sentencia airado e implacable:

–           ¡Doblegaré tu locura!

El joven lo mira impasible y declara:

–           Puedes aplicarme las torturas más crueles, pero no me perjudicarás. Tú en cambio, estás preparando tu alma, para tormentos eternos. Y los que me inflijas serán dulces, comparados con los que te esperan a ti. Y te los infligirá el que ahora te induce a atormentarnos.

Nerón se acerca furioso y lo atraviesa con la espada de tal forma… Que la punta de la misma sale por la espalda del infortunado, goteando sangre…

Cuando la saca con un movimiento violento; la espada ensangrentada salpica sus vestiduras de color amatista y antes de que pueda decir nada…

Y la voz del joven que está al lado del que ha sido herido, se oye con acento triunfal:

–           Yo soy Iván y también soy cristiano… Y debes saber que los que temen a Dios, no pueden ser perjudicados, ni doblegados por los tormentos. Los suplicios resultan ser sus ganancias para la Vida Eterna, porque todo lo sufren por Cristo.

Es el mayor de todos. Un  joven como de unos veinticinco años. De rubios cabellos oscuros y ensortijados. Y con unos bellos ojos verdes como el mar.

–           ¡¡¡Aaaahhh!!!

Esta exclamación de sorpresa y admiración, que brota de todas las gargantas, impide una respuesta al insolente.

Nerón voltea y se queda mudo y boquiabierto…

El joven que acaba de herir en forma tan atroz; en lugar de derrumbarse, se ha erguido aún más. Y su herida ha sanado instantáneamente de forma impresionante, ante los ojos de todos los asistentes a este drama tan singular…

El César está impactado, pero su ferocidad es más fuerte y su crueldad prevaleció. Dirige una mirada significativa hacia Aminio Rebio: hombre infame, afeminado y cruel.

Y éste se acerca al insolente, obedeciendo la orden silenciosa del emperador…

Con su mano derecha acaricia con lascivia, el cuerpo perfecto de Iván y éste le dice con tono tranquilo:

–           No lo hagas. ¡Detente o lo lamentarás!…El Ángel del Señor está conmigo y no te permitirá lo que pretendes…

Aminio Rebio no lo escucha y mucho menos le hace caso. Excitado por la lujuria ante la hermosura llena de gallardía de aquel cuerpo perfecto y musculoso, lo manosea con sumo deleite, lleno de lascivia…

Pero de repente se aparta como si hubiese sido herido por un rayo. Y grita con inmenso dolor:

–           ¡No veo! ¡No veo! El ángel me ha herido en los ojos y no puedo ver nada. ¡Piedad! ¡Piedad! –y se hace para atrás trastabillando, como hacen los ciegos cuando no tienen quién los guié.

Fátima grita con júbilo:

–           ¡Dios resguarda su santuario! Y ¡Ay de vosotros que pretendéis profanarlo!…

Todos los que antes los miraran con lujuria, han perdido la avidez y ven cómo se está arruinando su grandioso festín sexual…

Nerón está estupefacto y aterrado…

Pero arrebatado por la ira como si fuera una fiera herida, ordena a sus libertos que los cristianos sean conducidos a la tortura y que los verdugos desplieguen contra ellos toda su violencia…

Concluye diciendo:

–           Yo mismo supervisaré los tormentos. ¡Llévenselos! –Y volviéndose a los invitados del frustrado banquete, les dice- ¡Vamos! La fiesta apenas comienza…

Todos lo miran pasmados, entre admirados y aterrorizados…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA