Archivos de etiquetas: VENEZUELA

D77 CALVARIO DE VENEZUELA 7


CUMPLIMIENTO

LA VERSIÓN DE LAS REDES

Seguimos Orando por Tí Venezuela….

Ebullición en Venezuela por la ayuda: represión y deserciones en la frontera

CARACAS.- La Crisis de Venezuela tuvo otro punto de ebullición.

La represión militar contra voluntarios y ciudadanos, y la deserción de varios efectivos de la Guardia Nacional venezolana en la frontera de Colombia, marcaron el día D del desafío de la oposición contra el gobierno de Nicolás Maduro por el ingreso de la ayuda humanitaria.

“Todo aquel que no esté del lado del pueblo y que impida la entrada de la ayuda humanitaria es un desertor que traiciona a nuestro pueblo”, clamó Juan Guaidó,acompañado por el presidente colombiano, Iván Duque, en la propia frontera de Las Tienditas.

El líder opositor dijo que la operación “pacífica, multilateral y humanitaria” para permitir que la ayuda humanitaria enviada por la comunidad internacional ingrese a Venezuela había comenzado al mediodía.

Y que un camión con asistencia había logrado cruzar la frontera con Brasil.

El presidente encargado cruzó el puente de Puerto Santander, a una hora de Cúcuta, en la tarde de anteayer. Y lo hizo a la carrera, tras una odisea de 30 horas jugando al gato y al ratón en las carreteras del país.

El presidente de la Asamblea Nacional hizo caso omiso de la prohibición de salida del país, dictada por el Tribunal Supremo de Justicia.

Otro pequeño desafío dentro de esta pulseada histórica contra la revolución.

A primera hora de la mañana de ayer, cuatro guardias nacionales abandonaron sus posiciones en la zona venezolana para saltar la frontera y no participar así en la represión.

Uno de ellos empotró la tanqueta que conducía contra la barrera oficialista y se pasó al otro lado, pistola en mano.

“Yo tuve la valentía que muchos de mis compañeros no han tenido. Dentro de la tropa hay mucho desacuerdo, también oficiales.

Pero existe el miedo, no se puede decir nada en contra del gobierno. Ellos son 30 y nosotros, millones”, dijo el sargento Linárez.

Freddy Bernal, enviado del gobierno para “proteger” el estado fronterizo de Táchira, señaló que los militares venezolanos que desertaron y se fueron a Colombia, buscaban montar un “falso positivo” cuando chocaron sus tanquetas contra los obstáculos que bloqueaban el puente Simón Bolívar.  El antiguo comisario de policía respaldó durante toda la mañana a Diosdado Cabello, número dos de la revolución, que insistió hasta la extenuación en que esperaban en cualquier momento la invasión militar de Estados Unidos.

Sin embargo, nadie veía por allí a ningún marine.

“Pretendían decir que la Guardia Nacional estaba atacando a Colombia, ese es el falso positivo, eso es lo que Donald Trump había pedido”, culminó Bernal.

Guaidó, que ayer visitó un centro de acopio de ayuda en Cúcuta, anunció que concederá la amnistía a cualquier militar venezolano que deserte a través de la frontera con Colombia, cerrada por orden de Maduro.

“En mi condición de comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional, dadas las circunstancias excepcionales que vive la república, dejo sin efecto la calificación de traidores a la patria, para efectivos militares que crucen la frontera”, escribió en su cuenta de Twitter.

La Guardia Nacional actuó sin contemplaciones en el lado venezolano, incluso lanzaron gases lacrimógenos contra una procesión liderada por un padre católico, que bendijo a los manifestantes con una oración y agua bendita.

Monjas y mujeres, con banderas venezolanas, recibieron gases lacrimógenos como respuesta. Los gritos de “guardia, amigo, el pueblo está contigo”, de nada sirvieron en los primeros avances.

Muchas mujeres resultaron ahogadas por el gas, entre ellas varias monjas.Por lo menos una de ellas fue herida. Entre ellas estaban Mujeres de Blanco, quienes en 2016 protagonizaron la gesta de cruzar a la fuerza el puente fronterizo pese a la presencia militar.

En aquel tiempo, la frontera también estaba cerrada por orden de Maduro, que meses antes había expulsado a miles de colombianos del territorio venezolano.

Las mujeres compraron comida y medicinas en Cúcuta, y volvieron a Venezuela.

En tanto, irrumpió en la escena de la frontera el mayor general retirado Clíver Alcalá, quien fuera uno de los más poderosos militares con Hugo Chávez y lleva varios años en la disidencia chavista contra Maduro.

Lo hizo acompañado de otro mayor, dispuestos a sumarse a la entrada de la ayuda humanitaria.

Efecto Dominó de desertores en unas FF.AA. nerviosas

26 de febrero de 2019

CARACAS.- El efecto dominó avanza entre las filas militares del chavismo. Desde que el sargento Edgar Torres lanzó a primera hora del 23-F su tanqueta contra el muro de vallas levantado por la revolución sobre el Puente Simón Bolívar, entre la venezolana San Antonio y la colombiana Villa del Rosario.

Y abrió la primera ventana para huir del chavismo, la fuga no ha cesado.

Por lo menos 180 militares y policías venezolanos saltaron hasta el mediodía de ayer las fronteras con Colombia y Brasil, según los reportes de ambas administraciones.

Lo hicieron de cualquier forma, atravesando las trochas (pasos ilegales), cruzando entre los arbustos o camuflados con camisetas del Barça de Messi.

Algunos de civil, otros con sus uniforme; unos pocos con sus familias, otros con sus perros antidrogas. Incluso uno de ellos herido en la pierna por el disparo de un antiguo compañero.

“Soy el sargento primero Luis Eduardo González. Hemos tomado la decisión de desertarnos de esta Guardia Nacional, pero no por la institución, sino por los jefes, que son los principales corruptos y los que pretenden que nosotros arriesguemos nuestra vida por ellos y no por el pueblo.

Y nosotros no somos así, señores. De verdad que no. Cuántas personas no mataron en Santa Elena del Uairén (frontera con Brasil). Nosotros estuvimos todo el tiempo en contra de eso, señores”.

Otro crítico con el “hijo de Chávez”, el general Hugo “El Pollo Carvajal”, exhortó a sus “hermanos de armas a cumplir sus deberes patrios.

Defiendan al pueblo y a la Constitución. ¡Su lealtad es hacia el pueblo!”.Carvajal, jefe de la contrainteligencia con Chávez y con Maduro, reconoció la semana pasada la presidencia encargada de Juan Guaidó y acusó a Maduro de ser un “asesino” y un “dictador”.

El jefe del Parlamento aprovechó su estancia en Bogotá, antes de la cumbre del Grupo de Lima, para reunirse con los militares “que no son desertores, porque ningún militar que se ponga al lado del pueblo lo es”.

En una imagen que ya forma parte de la historia del desafío contra la revolución, Guaidó arengó a los militares y escuchó cómo estos le aseguraban que muchos más están por unirse a sus filas.

“A las Fuerzas Armadas les decimos que pueden elegir la generosa oferta de amnistía del presidente Guaidó. Pero si no, en última instancia, perderán todo”, insistió ayer el vicepresidente norteamericano, Mike Pence.

La deserción masiva desde 2017 (al menos 4000, según fuentes militares) sumada al descontento general entre sus filas explican las prisas de Maduro para incorporar a filas a los dos millones de milicianos, una cifra oficial no confirmada por expertos independientes.

El fracasado reclutamiento de jóvenes ha reforzado la apuesta del chavismo por unos milicianos salidos de las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), miembros de consejos comunales y de las unidades de batalla Hugo Chávez.

Todos ellos sin formación, cuya principal función es rellenar los mítines revolucionarios, participar en las maniobras militares, protagonizar acciones pintorescas (como la toma de una plaza con fusiles imaginarios) que se convierten en vídeo virales y cumplir ciertas funciones de seguridad en la puerta de hospitales o en las colas por comida.

“Mucho nerviosismo por la situación. Esta semana se prevé el anuncio de un aumento de salario para la FANB como incentivo de lealtad”, adelanta Rocío San Miguel, presidenta de Controlo Ciudadano para la Fuerza Armada.

Guaidó se reunió con los militares que abandonaron a Maduro: “Reconocemos su espíritu patriota”

Fuente: Reuters

25 de febrero de 2019  • 08:13

CÚCUTA (AFP).- El sábado pasado, el #23F, fue un día importante paraVenezuela por varias razones.

Una fue la ayuda humanitaria internacional, que ingresó en dos camiones por la frontera de Colombia y que también quedó varada, en varios vehículos más,  debido al ataque de los partidarios del presidenteNicolás Maduro, que incendiaron varios kilos de comida y medicinas.

Otra fue la represión, los cruces entre las milicias del gobierno y los venezolanos que apoyan a Juan Guaidó, el líder de la oposición que asumió como presidente encargado del país en medio de la crisis, y que provocaron al menos cinco muertos y cientos de heridos.

Y la última fue la deserción. El sábado 23 de febrero un total de 156 integrantes de las fuerzas bolivarianas desertaron y cruzaron a Colombia.

De acuerdo con lo publicado por el diario El Universal, el presidente encargado (reconocido por más de 50 países) les dijo: “Quemaron comida y medicinas, son acciones imperdonables. Sabemos que vendrán más compañeros a defender la libertad”.

Días antes había ofrecido amnistía a los miembros de la Fuerza Armada que rompieran con Maduro, cuya permanencia en el poder depende en su mayoría del apoyo militar.

“Fuera la tiranía y viva la libertad mi comandante en jefe”, le respondió uno de los agentes y Guaidó agregó: “Fuera la tiranía, viva la libertad, viva el honor y viva la patria”.

Luego, el líder de la oposición agrega que la cifra de desertores esta vez era sin precedentes y entonces recibe un aviso por parte de los oficiales: “Y vienen más mi comandante en jefe”.

A eso, el presidente de la Asamblea Nacional retrucó: “Quiero que vengan pero también que vayan”, en un pedido de salir a defender a los venezolanos.

Tras la fallida operación con la que pretendía pasar asistencia donada, el presidente encargado pidió a la comunidad internacional dejar “abiertas todas las opciones para lograr la liberación”.

Y ayer también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, advirtió que los días de Maduro “están contados”.

El líder opositor adelantó que discutirá con los cancilleres de las 14 naciones americanas del grupo “posibles acciones diplomáticas” contra Maduro.

Será la primera vez que el bloque, creado en 2017 para promover una salida a la crisis venezolana, delibere directamente con Guaidó.

El gobierno colombiano ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos que conectan el departamento de Norte de Santander con Venezuela durante 48 horas para evaluar los daños ocasionados por los disturbios.

67 militares cambian de bando y un general de peso reconoce a Guaidó como presidente

23 de febrero de 2019  • 21:57

“¡La orden es masacrar al pueblo!”, gritó el penúltimo guardia nacional tras cruzar la frontera, huyendo desde Venezuela, mientras era protegido por soldados colombianos de la ira popular a las 20 horas locales (21 en Argentina).

“¡Sacar a los colectivos y sacar a los presos a la calle!”, añadió el sargento Miguel Tolosa.

Con este salto de frontera son ya 67 militares los que han abandonado el bando revolucionario en una sola jornada, 59 en Cúcuta y 8 en Arauca.

Todos ellos han recibido salvoconducto de las autoridades colombianas, incluso algunos de ellos conversaron, y se cuadraron, ante el presidente encargado, Juan Guaidó.

Colombia analizará cada caso en particular. Dos de los guardias escaparon junto a sus familias.

La mayoría son miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, el cuerpo militar especializado en orden público que durante las protestas de 2017 encabezó la represión contra los estudiantes.

La mayoría son sargentos y tenientes, además de soldados. Al frente de todos ellos el mayor José Sandoval.

Entre los que han huido de su país se encuentran dos mujeres de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), quienes no aguantaron sus propias lágrimas ante los “cañonazos” de sentido común que le enviaron los voluntarios…

Y decidieron echar a correr, un oficial de la Armada y un agente de las Fuerzas Especiales (FAES), los temidos escuadrones de la muerte.

Se trata de William Cansino, quien saltó a la libertad desde la trinchera chavista, para ya en Colombia asegurar que el 80% de sus compañeros no están con Maduro.

En el puente fronterizo también hicieron acto de presencia el mayor general retirado Clíver Alcalá, militar clave durante la época de Chávez y disidente desde hace dos años, acompañado por el mayor Hugo Enrique Parra, en activo, otro alto oficial que reconoció públicamente al presidente encargado.

Durante el día, el general Alexis López Ramírez (un peso pesado del Ejército, quien había demostrado su incomodidad desde la destitución de la fiscal rebelde, Luisa Ortega, hace dos años) reconoció a Guaidó como presidente.

“El único civil que puede comandar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) es el presidente de la República. Desde hace unos años vemos como gobernadores, jefes del PSUV, policías y ese adefesio que llaman protectores se abrogan el mando de nuestra FANB.

Exijo respeto a la Constitución”, subrayó el general López Ramírez, en alusión directa a Freddy Bernal, el polémico expolicía chavista que comanda las tropas en la frontera.

Hasta hace dos años, López Ramírez comandaba el Consejo de Defensa Nacional, de cuya secretaría dimitió. El general volvió a criticar la presencia de militares cubanos, “que hacen el trabajo de los estados mayores”.

Van 326 militares que abandonan a Nicolás Maduro en medio de crisis venezolana

26 Feb 2019

Las fuerzas armadas prefieren entregarse en las fronteras de Colombia para evitar participar en este conflicto

Al menos 326 militares venezolanos han desertado y pedido refugio en Colombia, una cifra que las autoridades colombianas consideran que seguirá creciendo, informaron este martes fuentes oficiales.

 “Al momento hemos recibido más de 230 hermanos venezolanos, militares de la Guardia (Nacional Bolivariana, GNB) que viene huyendo de Venezuela a solicitar apoyo en nuestro país, es una cifra que viene creciendo”, dijo el director general de Migración Colombia, Christian Krüger, en un video difundido por su despacho.

Algunos de estos militares, según detalló, llegan a Colombia con uniforme y armamento, mientras que otros lo hacen de civil y en ocasiones acompañados por sus familias.

Más de 320 miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela han dejado sus puestos y han llegado a Colombia, según la agencia migratoria de ese país. ¿Cuál es el tamaño de la Fuerza Armada en Venezuela?

Por eso, Krüger comentó que ante esa situación varias entidades colombianas están trabajando “eficientemente y rápidamente” en cada uno de los casos que atenderán de manera individual.

En este sentido, destacó que a su llegada solicitan refugio, por lo que cada caso es analizado por la Cancillería para darles una respuesta conforme a la información que aportan y tras un “trabajo de verificación”.

“Estamos actuando de manera articulada, de manera coordinada para otorgar esta condición de refugio a las personas que corresponde y no otorgársela a esas personas que pretendan afectar la seguridad, que pretendan obtener un beneficio de esos y no tener derecho”, subrayó el director de Migración Colombia,.

“¿Dónde está el socialismo? El sueldo no te alcanza ni para los pasajes”, le dice a BBC Mundo uno de los militares desertores.

En su opinión, estas personas abandonan Venezuela por la presión de los “colectivos”, nombre con el que se conoce a los grupos de civiles habitualmente armados y considerados como paramilitares; la falta de comida y la situación política.

Las deserciones comenzaron el pasado sábado, cuando un grupo de voluntarios intentó ingresar desde Colombia y Brasil la ayuda humanitaria colectada por una coalición internacional y que busca aliviar la crisis que se vive en Venezuela.

270 militares y policías de Venezuela desertaron e ingresaron a Colombia

Cien miembros de las fuerzas armadas venezolanas cruzaron la frontera con Colombia en las últimas horas, elevando el total de desertores a 270 al cierre de este lunes

26.02.2019 / 12:14 pm

Cúcuta. Cien miembros de las fuerzas armadas de Venezuela cruzaron la frontera con Colombia en las últimas horas, elevando el total de desertores a 270 al cierre de este lunes, indicó la autoridad migratoria en un comunicado.

Los uniformados entraron al país “huyendo de la dictadura de Nicolás Maduro, buscando protección y ayuda” tras los desmanes ocurridos el fin de semana, cuando voluntarios movilizados por el líder opositor Juan Guaidó intentaron ingresar asistencia humanitaria al país petrolero, precisó la institución.

Los militares y policías -cuyo rango no ha sido precisado- ingresaron en su mayoría por la frontera de Norte de Santander con el estado venezolano Táchira.

De acuerdo a las entrevistas adelantadas por Migración Colombia, en los últimos días llegaron uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana, y la Policía Nacional Bolivariana, entre otras.

De este grupo, varios estaban acompañados por sus familias por temor a las represalias.

“En un solo día, más de 120 oficiales, suboficiales y soldados de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) de Venezuelase incorporaron bajo las órdenes de (el presidente encargado de Venezuela) Juan Guaidó a la ruta constitucional de sacar al dictador que abusivamente ocupa Miraflores.

La consigna: liberar al pueblo venezolano y devolverle la democracia”, había dicho la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, el domingo.

La funcionaria acompañó este domingo al presidente colombiano, Iván Duque, en un recorrido por los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar, en donde este sábado hubo disturbios durante el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

“Está demostrado que las Fuerzas Militares de Venezuelahan tomado contacto con la realidad y no cometieron todos estos atropellos, sino que lo hicieron los colectivos, que no representan a los militares de Venezuela”, comentó Ramírez sobre el saldo de 285 heridos que dejó el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela desde Colombia.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó el proceso que siguieron los militares desertores para solicitar protección de las autoridades colombianas.

“El procedimiento es acercarse a autoridades migratorias y nosotros le otorgamos un salvoconducto”, manifestó.

Dicha solicitud, agregó, “tiene análisis previos del argumento que están dando para la concesión del refugio y, en base a eso, se le concede la posibilidad de refugio o no”.

El proceso de deserción comenzó hacia las 08:00 hora local (13:00 GMT) del sábado cuando cuatro miembros de la Guardia Nacional solicitaron la protección de las autoridades de este país en la ciudad de Cúcuta.

Tres miembros de la guardia venezolanaacaban de desertar de la dictadura de Nicolás Maduro en el Puente Internacional Simón Bolívar y han solicitado ayuda a Migración Colombia”, dijo más temprano un comunicado oficial.

Posteriormente, Migración agregó que un sargento venezolanotambién desertó de las filas en el Puente Francisco de Paula Santander.

Los primeros miembros de la Guardia Venezolana que se entregaron en el Puente Internacional Simón Bolívar son el teniente Richard Sánchez Zambrano y los sargentos mayores Edgar Torres Valera y Óscar Suárez Torres.

“Bienvenidos, bienvenidos. Así es. Gracias por apoyarnos. Todos somos Venezuela. Ustedes, militares, también son venezolanos”, gritaron algunos civiles presentes en el Puente Internacional Simón Bolívar.

Los tres primeros miembros de la guardia venezolana que desertaron fueron recibidos con aplausos y vivas y visiblemente emocionados saludaron a quienes a esa hora hacían presencia en el paso fronterizo.

Abrazados por personal de Migración Colombia los militares pasaron hacia Cúcuta en donde se les restará asistencia.

Durante la deserción, la tanqueta en la que se movilizaban los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana rompió las barreras instaladas por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro en el puente y atropelló a dos personas.

Se trata de Ana Gabriela Petit, de 24 años, quien presenta herida abierta en la región frontal, y Henry Alexander Rincon, de 16 años, que tiene politraumatismos en miembros inferiores.

¿Qué impacto tendrán las deserciones militares en Venezuela?

Más de 300 militares y policías venezolanos cruzaron a Brasil o Colombia, desertando a las fuerzas armadas de su país y reconociendo como presidente interino a Juan Guaidó

26.02.2019 / 10:13 pm

Caracas. Más de 300 efectivos militares y policiales de Venezuela desertaron en los últimos días, cruzaron a Colombia o Brasil y reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino.

¿Presagia esta erosión un quiebre inminente del principal sostén del gobiern de Nicolás Maduro?

Empezó como un goteo el pasado sábado, durante la fallida operación de ingreso de ayuda humanitaria, bloqueada por los militares venezolanos en medio de disturbios que dejaron cuatro muertos y decenas de heridos en las fronteras con Colombia y Brasil.

Pero ya suman 326 en Colombia y siete en Brasil, según autoridades de ambos países, la gran mayoría de rangos bajos y medios. Algunos salen, incluso con familia, huyendo de la grave crisis económica que afecta a la población civil y también a la tropa.

“El poder militar de Maduro está sometido a esta dinámica erosiva que ya ha sufrido su apoyo popular. Las deserciones forman parte de un proceso de desgaste, de socavamiento de las bases”, declaró a la AFP el analista Luis Salamanca.

Guaidó, quien se halla en Colombia desde el pasado viernes desafiando una prohibición de salida del país, ofrece amnistía a los uniformados que rompan con Maduro, pero el mando militar, al que el mandatario socialista ha dado vasto poder, le declara lealtad.

Buscando quebrar a la cúpula, Estados Unidos, decisivo aliado de Guaidó, ofreció incluso eximir de sanciones a los oficiales que reconozcan a Guaidó, tras lo que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo que no se dejarán comprar.

“Este un proceso que no se nota muchas veces, una vía que no gusta mucho a la gente porque es lenta, pero que puede tener velocidad mayor en la medida en que los militares y civiles vean que el gobierno se puede desmoronar”, agregó Salamanca.

De 32 ministros, nueve son militares y dirigen carteras estratégicas como Defensa, Interior, Agricultura, Alimentación y la petrolera PDVSA, corazón económico del país.

La Fuerza Armada, con unos 365.000 efectivos y cerca de 2 millones de milicianos civiles adscritos, tiene banco, televisora, constructora, compañía minera y gasífera, todo un poder que fue aumentando a medida que crecía la impopularidad de Maduro, según analistas.

“La deserción de soldados sueltos no va a quebrar el sistema de Maduro por sí mismo. Tiene que pasar al nivel mas alto, almirantes, capitanes, coroneles, y generales”, afirmó a AFP Christopher Sabatini, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia.

Pero Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit (Londres), destaca que así como es difícil que rangos bajos o medios puedan conducir con éxito un golpe de Estado o una insurrección, también lo es que el aparato de seguridad defienda áreas estratégicas, si aumentan las deserciones”.

Las fisuras, aunque hasta ahora no determinantes, son más evidentes: unos 180 efectivos fueron detenidos igualmente en 2018 acusados de conspirar, según la ONG Control Ciudadano.

Dos generales figuran entre los apresados por el estallido de dos drones cargados de explosivos cerca de una tarima donde Maduro encabezaba un acto militar, el pasado 4 de agosto.

– Hambre en los cuarteles –

En un país donde pocos escapan a la escasez de comida y medicinas y a la hiperinflación, unos 4.300 efectivos desertaron de la militarizada Guardia Nacional en 2018 y unos 10.000 miembros de la Fuerza Armada pidieron la baja desde 2015, según Control Ciudadano.

Para Sebastiana Barraez, experta en temasmilitares, “lo que está pasando es la demostración más fehaciente del quiebre de los pilares fundamentales de la Fuerza Armada”.

“Son militares que ya no pueden resistir las presiones, que son obligados a asistir a actos, que desconocen a sus mandos superiores”, manifestó.

El 21 de enero, dos días antes de que Guaidó se autoproclamara presidente interino luego de que el Congreso declaró a Maduro “usurpador” por considerar su reelección fraudulenta, 27 militares se rebelaron. Algunos se quejaron en videos de la mala situación en la que estaban en los cuarteles.

El sargento Carlos Eduardo Zapata, uno de los que desertó la semana pasada y cruzó a Brasil, resumió así la situación en los cuarteles: “No hay comida. No tienen colchones, nosotros los sargentos de la Guardia Nacional estamos durmiendo en el suelo”.

“No tenemos para comprarle un kilo de leche a nuestros hijos, los hijos están flacos”, agregó.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano refirió que “hay mucho nerviosismo por la situación. Esta semana se prevé el anuncio de un aumento de salario para la Fuerza Armada como incentivo de lealtad”.

A juicio de San Miguel, “el abandono de efectivos militares a Maduro va a continuar y solo los que están comprometidos en graves violaciones a los DDHH están dispuestos a seguir apoyándolo”.

No obstante, agregó la especialista a la AFP, eso “no sin tener un Plan B de huida que todos en el alto mandmilitar lo tienen, pues ninguno se va a inmolar por él”.

Tres militares venezolanos explican a CNN sus razones para desertar

El enviado especial Marcos Moreno, tuvo la oportunidad de entrevistar a tres jóvenes venezolanos que le dijeron a CNNE que estaban desertando del ejército venezolano.

Jean Carlos César Parra, Jorge Luis González y Carlos Eduardo Zapata pidieron refugio en Brasil y hablaron directamente con este medio.

Atravesaron la frontera en Brasil con sus uniformes. La falta de medicamentos, el alto costo de los medicamentos y la corrupción son algunos de los motivos. Dicen que temen represalias contra sus familias.

Por Marcos Moreno, para CNN

Publicado a las 22:54 ET (03:54 GMT) 24 febrero, 2019

Militares y policías desertan y reconocen a Guaidó como presidente

Al menos 23 personas han desertado de sus puestos tanto en la Guardia Nacional Bolivariana como en la Policía Nacional Bolivariana. Además, el mayor del Ejército Hugo Parra también desertó y anunció públicamente que reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

Por CNN Español

Publicado a las 16:15 ET (21:15 GMT) 23 febrero, 2019

Desertan 85 militares venezolanos en un día a Colombia y ya suman 411

Al menos 85 militares de Venezuela desertaron y entraron en Colombia en las últimas 24 horas, con lo que ya son 411 los miembros de las fuerzas chavistas que decidieron salir de su país

27.02.2019 / 12:08 pm

Cúcuta. Al menos 85 militares de Venezuela desertaron y entraron en Colombia en las últimas 24 horas, con lo que ya son 411 los uniformados que han cruzado la frontera desde el pasado 23 de febrero, informaron este miércoles fuentes oficiales.

La mayoría de estos militares (328) se presentaron ante la delegación regional Oriente de Migración Colombiaque abarca los departamentos de Santander y Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta y que alberga el principal paso fronterizo con Venezuela, según detalló esa entidad.

En el área metropolitana de Cúcuta están los puentes internacionales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Tienditas, además de innumerables pasos ilegales a través de trochas.

Ante la sede de Migración Colombiaen la Orinoquia, que incluye los departamentos fronterizos de Arauca, Guainía, Vaupés y Vichada, se presentaron 37 militares venezolanos.

Al departamento de La Guajira (norte) llegaron 26 militares, mientras que en el resto de la región caribeña se presentaron 6, en la región andina 7, en la zona occidental 6 y uno más llegó a Antioquia, cuya capital es Medellín.

De acuerdo a las entrevistas adelantadas por Migración Colombia, en los últimos días llegaron uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana, y la Policía Nacional Bolivariana, entre otras.

De este grupo, varios estaban acompañados por sus familias por temor a las represalias.

“En un solo día, más de 120 oficiales, suboficiales y soldados de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) de Venezuela se incorporaron bajo las órdenes de (el presidente encargado de Venezuela) Juan Guaidó a la ruta constitucional de sacar al dictador que abusivamente ocupa Miraflores.

La consigna: liberar al pueblo venezolano y devolverle la democracia”, había dicho la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, el domingo.

La funcionaria acompañó este domingo al presidente colombiano, Iván Duque, en un recorrido por los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar, en donde este sábado hubo disturbios durante el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

“Está demostrado que las Fuerzas Militares de Venezuelahan tomado contacto con la realidad y no cometieron todos estos atropellos, sino que lo hicieron los colectivos, que no representan a los militares de Venezuela”, comentó Ramírez sobre el saldo de 285 heridos que dejó el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezueladesde Colombia.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó el proceso que siguieron los militares desertores para solicitar protección de las autoridades colombianas.

“El procedimiento es acercarse a autoridades migratorias y nosotros le otorgamos un salvoconducto”, manifestó.

Dicha solicitud, agregó, “tiene análisis previos del argumento que están dando para la concesión del refugio y en base a eso, se le concede la posibilidad de refugio o no”.

El proceso de deserción comenzó hacia las 08:00 hora local (13:00 GMT) del sábado cuando cuatro miembros de la Guardia Nacionalsolicitaron la protección de las autoridades de este país en la ciudad de Cúcuta.

“Tres miembros de la guardia venezolana acaban de desertar de la dictadura de Nicolás Maduro en el Puente Internacional Simón Bolívar y han solicitado ayuda a Migración Colombia”, dijo más temprano un comunicado oficial.

Posteriormente, Migración agregó que un sargento venezolanotambién desertó de las filas en el Puente Francisco de Paula Santander.

23 feb. 2019

Los primeros miembros de la Guardia Venezolanaque se entregaron en el Puente Internacional Simón Bolívar son el teniente Richard Sánchez Zambrano y los sargentos mayores Edgar Torres Valera y Óscar Suárez Torres.

“Bienvenidos, bienvenidos. Así es. Gracias por apoyarnos. Todos somos Venezuela. Ustedes, militares, también son venezolanos”, gritaron algunos civiles presentes en el Puente Internacional Simón Bolívar.

Los tres primeros miembros de la guardia venezolanaque desertaron fueron recibidos con aplausos y vivas y visiblemente emocionados saludaron a quienes a esa hora hacían presencia en el paso fronterizo.

Abrazados por personal de Migración Colombia los militares pasaron hacia Cúcuta en donde se les restará asistencia.

Durante la deserción, la tanqueta en la que se movilizaban los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana rompió las barreras instaladas por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro en el puente y atropelló a dos personas.

Se trata de Ana Gabriela Petit, de 24 años, quien presenta herida abierta en la región frontal, y Henry Alexander Rincon, de 16 años, que tiene politraumatismos en miembros inferiores.

Fuente: AFP / EFE  Agencias Reuters y AFP

D77 CALVARIO DE VENEZUELA 6


CUMPLIMIENTO

LA VERSION OFICIAL

Moscú llama a toda Latinoamérica a reflexionar sobre la postura de EE.UU. hacia Venezuela

Publicado: 28 feb 2019 11:32 GMT | Última actualización: 28 feb 2019 12:31 GMT

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso ha advertido que la situación en Venezuela es “alarmante”, ya que EE.UU. mantiene la línea de pretender anular los Gobiernos latinoamericanos “no deseables” para sus intereses.

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova Roman Sydtikov / Sputnik

Este jueves, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova, ha hecho un llamamiento a los países de América Latina para que reflexionen acerca la situación en Venezuela y concretamente, sobre la política que EE.UU. está llevando a cabo al respecto.

“Lo que está pasando en Venezuela es muy alarmante. La línea de demolición de los Gobiernos no deseables persiste en Estados Unidos como una de las prioridades en relación con América Latina y otras regiones”, ha afirmado la vocera en declaraciones recogidas por la cuenta official del Ministerio en Twitter.

“Hacemos un llamado a todos nuestros amigos latinoamericanos —independientemente de qué posición mantienen actualmente respecto al Gobierno legítimo de Nicolás Maduro— para que reflexionen sobre ello”, ha señalado Zajárova.

En declaraciones anteriores, la diplomática había advertido de que EE.UU. está trasladando fuerzas especiales y equipos a la frontera de Venezuela e indicado que la situación en este Estado latinoamericano “ha llegado a un punto crítico”.

“Una provocación peligrosa y a gran escala está programada para el 23 de febrero: el cruce de la frontera de Venezuela por parte del llamado ‘convoy humanitario’ incitado y dirigido por Washington”, agregó.

El pasado 23 de febrero, el ingreso de un cargamento de “ayuda humanitaria” a Venezuela anunciado por el líder opositor venezolano, Juan Guaidó, derivó en una tensa jornada en la frontera entre Colombia y Venezuela. Esta quedó resumida en dos ‘falsos positivos’

Por la mañana, dos vehículos blindados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana atropellaron a varias personas sobre el puente Simón Bolívar mientras desertaron a gran velocidad hacia el lado colombiano de la frontera

Posteriormente, el camión con la supuesta ayuda humanitaria fue incendiado por los manifestantes violentos con cócteles molotov en un intento de culpar al Gobierno de Venezuela de destruir los suministros destinados a su pueblo

Colombia ordenó el retorno de camiones que iban con ayuda hacia Venezuela

23 de febrero de 2019  • 21:46

Cúcuta, Colombia, (AFP).- El gobierno colombiano afirmó este sábado que 285 personas fueron heridas, por la represión que ordenó Nicolás Maduro para impedir el ingreso de ayuda a Venezuela y dispuso el retorno de los camiones con asistencia.

El canciller Carlos Holmes Trujillo dijo en una declaración a los medios: “Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de Maduro con una represión violenta y desproporcionada”.

Según el funcionario, hay “285 lesionados” – 255 venezolanos y 30 colombianos – “por efectos de gases lacrimógenos y uso de armas no convencionales”.

A raíz de ello, se dispuso el retorno de los camiones “para proteger la ayuda con excepciones de los camiones que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano”.

Ocho vehículos de carga habían partido temprano desde las bodegas del puente de Tienditas, principal centro de acopio de los alimentos e insumos médicos enviados por Estados Unidos y sus aliados para paliar la severa crisis en Venezuela.La ayuda es coordinada en el lado colombiano de la frontera por el opositor Juan Guaidó, reconocido por medio centenar de países como mandatario interino de Venezuela.

Dos de los camiones fueron incinerados cuando intentaban cruzar hacia Venezuela por el puente Francisco de Paula Santander y uno más debió ser descargado ante el riesgo de correr la misma suerte, detalló el ministro de Defensa, sin precisar el destino de la carga.

Permanecerán allí hasta que Guaidó lo vuelva a solicitar, según indicó por su parte Eduardo González, responsable de la entidad de gestión de riesgos. “Los camiones que regresaron se descargan. Estarán aquí el tiempo que sea necesario”, agregó.

Durante la jornada, estallaron fuertes disturbios en las fronteras de Venezuela con Colombia y Brasil, cuyo cierre fue dispuesto por el gobierno de Maduro.

El mandatario se opone al ingreso de ayuda por considerarla una operación encubierta de Estados Unidos para invadir militarmente a Venezuela.

En medio de la fuerte escalada de tensiones, el gobierno de Iván Duque informó que “más de sesenta uniformados” venezolanos desertaron y llegaron a Colombia.

Crisis en Venezuela: 5 claves que explican cómo se ha desarrollado hasta ahora

La economía de Venezuela está en caída libre. La hiperinflación, los cortes de energía y la escasez de alimentos y medicamentos están expulsando a millones de venezolanos fuera del país.

Y, sin embargo, el hombre al que muchos culpan por el terrible estado en el que se encuentra la nación, Nicolás Maduro, jura este martes el cargo como presidente para mantenerse en el poder otros seis años.

Entonces, ¿qué está pasando con la economía de Venezuela, cómo llegó a este punto y qué han hecho Maduro y su gobierno para detener el declive del país?

El resultado es que todo se encarece, desde los alimentos a las facturas de los gastos corrientes. De acuerdo con un estudio realizado por la Asamblea Nacional de Venezuela, en manos de la oposición,

Crisis económica de Venezuela

Hiperinflación

¿Qué significa esto en la práctica? El precio de un rollo de papel higiénico era en agosto de 2018 hasta de 2.600 millones de bolívares.

Esto ha hecho que muchos venezolanos tengan que ingeniárselas de diversas formas para conseguir productos básicos y de aseo.

A veces, incluso podridos.

El mercado en Venezuela donde la familias compran carne podrida para subsistir

 ¿Cómo ha pasado esto?

Sobre el papel, Venezuela es un país rico. Está probado que sus reservas de petróleo son las más grandes del mundo.

Pero un exceso de confianza en el petróleo, que representa alrededor del 95% de sus ingresos en exportaciones, dejó al país en una situación vulnerable cuando el precio del crudo cayó en 2014.

Venezuela entró así en déficit de moneda extranjera, que le ha impedido importar bienes al mismo nivel en que lo hacía antes, y los que llegan son escasos.

El resultado es que las empresas aumentaron los precios de esos productos escasos, dando rienda suelta a la inflación.

Si a eso se le añade que el gobierno venezolano comenzó aimprimir dinero extra y decidió aumentar el salario mínimo para ganarse el favor de las clases populares del país, la moneda comienza a perder rápidamente su valor.usia o Turquía en los últimos meses.

Pero como es difícil que, en la situación en la que está el país, los acreedores hagan inversiones en Venezuela, la solución que ha encontrado el gobierno es volver a imprimir todavía más dinero.

Un kilogramo de carne junto a 9.500.000 bolívares, su precio equivalente a 1,45 dólares en un mercado de Caracas. CARLOS GARCÍA RAWLINS REUTERS

Así que el bolívar está cada vez más bajo y la inflación es ya desorbitada.

En un intento de atajar la crisis, el gobierno decidió lanzar una nueva moneda, el “bolívar soberano”, eliminando cinco ceros del final del viejo “bolívar fuerte” y vinculándolo a una criptomoneda, el petro, en agosto de 2018.

¿Ha funcionado todo esto?

Bueno, la moneda ha seguido cayendo desde su introducción y ha tenido que introducirse un nuevo aumento del salario mínimo.

“No aceptaban los billetes en ningún lado y yo les encontré un oficio”, el artesano que fabrica bolsos con bolívares

¿Y qué opinan los venezolanos?

Muchos venezolanos culpan al chavismo, que lleva en el poder desde 1999, primero bajo el mando del ya fallecido Hugo Chávez y ahora bajo Nicolás Maduro.

Chávez asumió el control en un momento de gran desigualdad en Venezuela, pero las políticas implementadas para ayudar a los pobres fueron contraproducentes.

El plan de Chávez incluía cosas como el control de precios.

La intención era que productos básicos como la harina, el aceite o los artículos de aseo fueran más asequibles para los pobres, pero en muchos casos las empresas venezolanas dejaron de fabricarlos porque no les salía rentable.

Los críticos también culpan a los controles de moneda extranjera introducidos por el presidente Chávez en 2003, ya que creen que hizo surgir un floreciente mercado negro en dólares.

Quienes tienen estas ideas son generalmente quienes también se han beneficiado directamente de los programas sociales del gobierno.Y argumentan que, a pesar de la escasez, todavía están mejor que antes de que Chávez llegara al poder.

¿Cuántas personas han salido del país?

Según las cifras de las Naciones Unidas, unos tres millones de personas, alrededor del 10% de la población, han decidido agarrar sus pertenencias y marcharse del país desde que comenzó la crisis en 2014.

Pero la vicepresidenta Delcy Rodríguez ha puesto en duda las cifras de migrantes de la ONU, asegurando que están “infladas” por “países enemigos” que intentan justificar una intervención militar.

Los que se quedan

Las cosas siguen siendo difíciles en Venezuela para quienes, por una u otra razón, siguen en el país.

Los precios siguen su escalada a pesar de los esfuerzos del gobierno.

Muchos empresarios ya han dicho que no saben cómo van a pagar a sus trabajadores el aumento de 60 veces el salario mínimo.

En noviembre se incrementó por última vez y ahora alcanza los 4.500 bolívares por mes, un valor de más de US$6 en el mercado negro, según Dolar Today.

Los compradores aún se enfrentan a estantes vacíos en los supermercados, y en algunas ciudades ha habido escasez de agua y cortes de luz causados por la falta de inversión en la infraestructura desmoronada de Venezuela.

Pero mientras que los cortes de luz y la falta de agua corriente son un problema para los hogares y las empresas, han resultado ser un problema mortal en los hospitales públicos ya deteriorados de Venezuela.

La morgue de Venezuela en la que estallan cadáveres por falta de energía eléctrica

Aquellos que no pueden abandonar el país, a menudo pasan días y semanas buscando el medicamento que necesitan.

Con los alimentos cada vez más escasos, los niveles de desnutrición infantil se encuentran en un nivel récord.

Una maestra declaró:

“Tuve niños que por falta de alimentos pasaron hasta un mes sin venir a clases”: Así es cómo está afectando a las escuelas la crisis de Venezuela.   

La amenaza del gobierno de Maduro al Grupo de Lima: “Haremos de sus vidas un infierno”

25 de febrero de 2019  • 11:06

CÚCUTA.- Ayer, en el día después del sábado caótico que vivió Venezuela en la frontera con Colombia por el ingreso de los camiones con ayuda humanitaria, la vicepresidenta ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, habló en la Asamblea Internacional de los Pueblos y esbozó una amenaza para los gobiernos que intervengan al país con sus Ejércitos.

“Ayer solamente vieron un pedacito así (de chico) de lo que nosotros estamos dispuestos a hacer por defender los derechos legítimos de Venezuela”, dijo la chavista ante una audiencia que la aplaudió a los gritos y fue más allá:

“Nosotros profundamente felices de saber que nada detiene al pueblo venezolano. Si se atreviesen a poner un dedo sobre Venezuela, los pueblos de este continente y del mundo se levantarán a gritar ‘fuera el imperialismo yankee de Venezuela’.

No tendrán descanso, haremos de sus vidas un infierno”. “Si se atreven a poner un dedo en Venezuela, les vamos a hacer la vida a cuadritos. Y en la conciencia de quienes se sumen pesará por siempre este grave error”, agregó.

La vicepresidenta fue contra el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, sobre quien aseguró que lo único que quiere es el petróleo venezolano.

Y también se despachó contra el líder de la oposición Juan Guaidó, quien juró como presidente encargado semanas atrás, ante la denuncia de que las elecciones que llevaron al bolivariano Nicolás Maduro a asumir su segundo mandato fueron fraudulentas.

Sobre Guaidó, a quien califica de títere, aseguró frente a la audiencia entusiasta: “El ‘muppet’ se reúne con el cartel de Lima para pedir una coalición nacional e intervenir militarmente a Venezuela.

Es un descarado inmoral. Y el grupo de fracasados cartel de Lima, ellos quieren a sus títeres viles, genuflexos, cipayos”.

Rodríguez también calificó a los mandatarios del grupo, entre ellos Mauricio Macri, de “derrotados” y de “violadores de todas las normas de la legalidad internacional”.

“Son una coalición contra Venezuela, una coalición peligrosa. No saben del acero del que estamos forjados”.

Con el Grupo de Lima

El Grupo de Lima analizará hoy en Bogotá lo sucedido, en un encuentro en el que participará Juan Guaidó, quien juró como presidente encargado en enero y ya recibió el reconocimiento de Estados Unidos y de varios países de América Latina y Europa.

Luego de confirmar el regreso a Cúcuta de los camiones con ayuda humanitaria que no fueron atacados por agentes chavistas, el presidente interino anunció que participará en la reunión del Grupo de Lima el lunes próximo. “Hoy se ha visto la peor cara de la dictadura venezolana”, afirmó

Desde Cúcuta, Juan Guaidó brindó duras palabras este sábado por la noche sobre la jornada donde agentes del régimen chavista impidieron el ingreso de la ayuda humanitaria y atacaron a civiles dejando cinco muertos y cientos de heridos en diversos pasos fronterizos entre Venezuela, Brasil y Colombia.

“A la comunidad internacional, nuestro eterno agradecimiento y le pedimos que se mantengan todas las cartas sobre la mesa”, dijo el presidente interino de Venezuela en una rueda de prensa junto al mandatario colombiano Iván Duque y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Y argumentó:

“Hoy vimos cómo un hombre, que no le duele el pueblo venezolano, manda a quemar la comida para hambrientos.

No le deben lealtad, señores de las Fuerzas Armadas, a un hombre que quema comida frente a un pueblo hambriento.

Que quema medicinas ante un pueblo enfermo. 

No le deben ningún tipo de obediencia a quien, con sadismo, celebra que no entre la ayuda”.

El jefe del parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, anunció que participará el próximo lunes en la reunión del Grupo de Lima, en Bogotá, “para discutir posibles acciones diplomáticas” contra el régimen de Nicolás Maduro.

Según manifestó Guaidó, a esa cumbre asistirán todos los cancilleres de la región y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence.

El gobierno de Donald Trump ha evocado todas las opciones, incluida la militar, para forzar la salida de Maduro del poder.

Quien usurpa hoy Miraflores ha tomado hoy el peor camino. Por acción y omisión. Por acción, grupos armados dispararon contra manifestantes. Masacraron a nuestros indígenas, los hijos de nuestros ancestros. 

Un pueblo que exige de forma pacífica y constitucional”, declaró el líder de la oposición venezolana sobre los cinco asesinados por fuerzas chavistas este sábado en una manifestación en Santa Elena de Uairén, cercana a la frontera con Brasil.

“Hoy se ha visto la peor cara de un régimen. Y el mundo lo vio en minutos, en horas, la peor cara de la dictadura venezolana.

Vieron también que no existe libertad en Venezuela. Quemaron comida necesaria, ¡por Dios!”, afirmó Guaidó,

Y concluyó:“Mi responsabilidad como presidente encargado es encontrar la salida. Lograr que entre esa ayuda. Buscar los caminos. Nuestra responsabilidad como pueblo es resistir y sé que lo hemos hecho durante años… Ahora, militares de las fuerzas armadas: el pronunciamiento debe ser en bloque”.

Por su parte, el presidente colombiano Iván Duque afirmó que el régimen de Nicolás Maduro selló este sábado “su derrota moral” y “diplomática” al impedir la entrada de ayuda humanitaria.

Según manifestó Duque, “el mundo pudo ver hoy la barbarie de la dictadura que oprime a Venezuela”, que respondió con violencia a los intentos de introducir en ese país ayuda procedente de Colombia y de Brasil, así como de frenar a un barco que había zarpado de Puerto Rico.

La comunidad internacional intentó este sábado por primera vez llevar al país caribeño ayuda humanitaria desde Colombia; pero ese propósito fue frustrado por violentos enfrentamientos con la fuerza pública en el lado venezolano de la frontera que dejaron al menos 5 muertos y 285 heridos.

Los choques comenzaron desde temprano en el puente internacional Simón Bolívar, que comunica a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de San Antonio del Táchira y se propagaron por el Francisco de Paula Santander, donde fueron incendiados dos camiones.

La represión ha buscado por todos los mecanismos que llegue esa ayuda humanitaria”, manifestó Duque en su declaración.

Y añadió que el mundo debe responder al comportamiento dictatorial del régimen de Maduro por impedir con violencia el ingreso de “alimentos y medicamentos, que podrían haber salvado vidas en Venezuela”.“Es el momento para que el mundo se una y diga a la dictadura de Venezuela: ‘ya basta’ y que se le diga al dictador que llegó el final de la represión”, manifestó.

El presidente colombiano confirmó que ante esa situación, su Gobierno, que “de manera pacífica facilitó su territorio para llevar ayuda humanitaria” a Venezuela, decidió regresar con la asistencia a la bodega situada en Cúcuta y aseguró que el Grupo de Lima, que se reunirá el próximo lunes en Bogotá, discutirá “cómo arreciar el cerco diplomático” a Maduro.

El sábado 23 de febrero, día en que debían ingresar varios camiones con medicamentos y comida, cientos de personas resultaron heridas y cinco fallecieron en el suroriente de Venezuela, en medio de intensos enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes que presionaban por el ingreso de la asistencia.

Las cajas contienen elementos de aseo personal y alimentos básicos.  Junto a esas cajas con la inscripción de USAID, el nombre de la agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, se pueden ver bolsas de fideos, latas de atún, aceite y paquetes de galletas.

También cajas con té instantáneo, arroz, frijol, lenteja y la harina de maíz para cocinar arepas, alimento básico en Venezuela.

Familias de cuatro o cinco personas podrán alimentarse hasta dos semanas con cada kit, según señalaron los organizadores.También se hizo saber que nuevos productos podrán ser parte de las entregas pues donaciones provenientes de Chile y Paraguay están previstas para llegar a Cúcuta este sábado.

Limpieza y medicinas

La otra parte de los kits familiares son los productos de aseo personal y limpieza.

Cada dotación, según afirmó el asambleísta Olivares, “garantizará la higiene de una familia de cinco personas durante un mes”.

Este tipo de productos también escasea en Venezuela o tienen un precio muy elevado.

Los camiones

Este jueves, la dirección de Migración de Colombia anunció que cerrará el paso a personas y vehículos particulares en los cuatro puentes que conectan a este país con Venezuela durante el sábado para facilitar el traslado de la “ayuda humanitaria”.

Esto debido a que este 23 de febrero es el día elegido para que los camiones con todos los productos que llegaron hasta el centro de acopio de Tienditas intenten abrirse paso e ingresar al territorio de Venezuela pese al anticipado rechazo del gobierno de Nicolás Maduro.

Durante las últimas dos semanas, la pregunta más repetida en Cúcuta ha sido la misma: ¿Cómo piensan lograr que la ayuda humanitaria ingrese a Venezuela?Los organizadores de la iniciativa, autoridades colombianas, asambleístas opositores venezolanos e incluso diplomáticos estadounidenses expresaron casi al unísono su seguridad de que los camiones cruzarán la frontera, pero sin especificar en detalle cómo se piensa romper el cerco anunciado por el presidente Maduro.

Tal vez el que más lejos llegó fue Lester Toledo, el vocero internacional de Juan Guaidó, que afirmó que una “marea de venezolanos” permitirá que las donaciones lleguen a su destino.

Venezuela podría decidir cerrar la frontera este mismo viernes.

Entre los migrantes de Venezuela y habitantes de Cúcuta que a diario pasan por Tienditas hay una mezcla de expectativa, incertidumbre y escepticismo..

“No saben todo lo que necesitamos. Todos esos productos tienen que llegar a Venezuela”, asegura Paul.

A no más de unos metros está la frontera de su país, pero el paso es imposible.

No solo el calor vuelve difícil el tránsito. Tanto autoridades colombianas como venezolanas tienen custodiado el puente y avanzar es imposible para un civil.

En el acceso desde Cúcuta existen barreras metálicas que fueron instaladas por la policía y la oficina de migración del país.

En el lado venezolano, muy cerca de la ciudad de Ureña, están dos contenedores y un camión cisterna que cierran el paso.

Tienditas

Tienditas en realidad son tres puentes, dos plataformas de tres carriles cada una para vehículos y un paso para peatones y bicicletas.

Se esperaba que en 2016 abriera sus puertas, pero las autoridades de Colombia y Venezuela no llegaron a ponerse de acuerdo.

Ambos países se acusan de impedir la apertura de Tienditas.

Según cifras oficiales, más de 70.000 personas cruzan ese paso, la mayoría de ida y vuelta, todos los días.

Hoy Colombia y Venezuela coexisten lanzándose acusaciones mutuas.

Grupo de Lima pide a la Corte Penal Internacional considerar la “grave situación” de Venezuela

Publicado: 25 feb 2019 21:01 GMT | Última actualización: 26 feb 2019 03:31 GMT2.8K110

“La transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos”, dice la Declaración Final, donde señalan que no apoyan el “uso de la fuerza”.

El denominado Grupo de Lima llevará el caso de la “grave situación” de Venezuela a la Corte Penal Internacional (CPI), informó este lunes el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo.

Tras culminar la reunión de este grupo, que se celebró en Bogotá, Colombia, Holmes leyó la “Declaración Final”, que consta de 18 puntos y señaló que los asistentes determinaron como “crímenes de lesa humanidad”

“la violencia del régimen contra la población civil y la denegación del acceso a la asistencia internacional”, en referencia al fallido intento del pasado sábado 23 de febrero, de ingresar varios camiones con insumos, desde territorios colombiano y brasileño a Venezuela, que culminó con varios incidentes y “falsos positivos”, denunciados por ambas parte.

Las acciones que se decidieron en Bogotá contemplan solo medidas diplomáticas y ninguna apunta en dirección a la intervención militar en Venezuela, a petición de la mayoría de los asistentes.

El grupo señaló que “la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”. Pidieron la “celebración de elecciones libres y justas”.

Acudir a instancias de la ONU

En consonancia con la petición a la CPI, el Grupo de Lima decidió impulsar la designación, por parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de “un experto independiente o de una comisión de investigación sobre la situación en Venezuela”.

Así mismo, llamaron a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a “responder a la brevedad ante la situación en ese país, previamente a la presentación de su informe exhaustivo en el 41° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos”.

También, este grupo propiciará que se discuta sobre Venezuela en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, y en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Pedirán al Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, que “impulse la activación del Sistema de Naciones Unidas en relación con lo que está ocurriendo en Venezuela”.

Holmes dijo que el grupo resolvió avanzar en el reconocimiento ante el mundo de los representantes de Juan Guaidó, diputado venezolano que se autoproclamó “presidente encargado” de sus país y que estuvo en la reunión de este lunes en Bogotá, pese a tener prohibición de salida de Venezuela.

Mensaje a instituciones venezolanas

En la Declaración Final, el Grupo de Lima hicieron un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a reconocer a Guaidó como su “Comandante en Jefe”.

También exhortaron a los miembros del Poder Judicial y el Sistema de Justicia venezolano a “respetar el pleno ejercicio” de las competencias de Guaidó, “con el fin de facilitar la transición democrática y el restablecimiento del Estado de Derecho en Venezuela”.

Presuntas amenazas a Guaidó

Tras culminar de leer la Declaración Final de la reunión, Holmes señaló que el grupo “responsabiliza” al Gobierno venezolano de la “integridad” de Guaidó y su familia, ante “información seria” que han recibido sobre las intenciones de atentar contra él.

En la reunión de este lunes, participó como invitado el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, quien más temprano envió un mensaje a los militares venezolanos: ”

Si toman la bandera de la democracia, el presidente Guaidó y EE.UU. acogerán su respaldo”, de lo contrario “lo perderán todo”.

Los sucesos del 23 Febrero en la frontera

El Grupo de Lima se reunió dos días después del intento de ingresar la “ayuda humanitaria”, solicitada por Guaidó y enviada por EE.UU., desde territorio colombiano y brasileño a Venezuela.

La jornada estuvo tensa. Las autoridades venezolanas denunciaron dos “falsos positivos” en dos de los cuatro puentes que unen al venezolano estado Táchira con Colombia.

El primero fue cuando varios militares desertores tomaron dos vehículos blindados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y rompieron el cerco venezolano de seguridad en el puente Simón Bolívar.

Tras atropellar a varias personas y tumbar algunas de las vallas de la seguridad colombiana, fueron recibidos por políticos opositores venezolanos.

El segundo, fue la quema de dos de los camiones, que presuntamente transportaban la ayuda, sobre el puente Francisco de Paula Santander, en una situación que aún no ha sido esclarecida.

El presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, ya había advertido sobre lo que podía ocurrir, al señalar que esa “ayuda humanitaria” es un “show” para armar caos y justificar una futura “intervención militar extranjera” en Venezuela.

El mandatario destacó que si EE.UU. realmente quiere ayudar a Venezuela, debería descongelar los “casi 10.000 millones de dólares” que necesita el país y que han sido bloqueados por orden de la Casa Blanca.  

La crisis en Venezuela divide al mundo

La autoproclamación del diputado Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela ha provocado una crisis política que sigue dividiendo al mundo.

Varios países europeos han reconocido al opositor como presidente interino, al agotarse este domingo el plazo impuesto al mandatario Nicolás Maduro para que convoque nuevas elecciones presidenciales.

Entretanto, Moscú ha denunciado esta política de “ultimátums” y ha subrayado que apoya las iniciativas conducentes a un diálogo entre los venezolanos.

Grupo de Lima y Canadá piden a militares venezolanos respaldar a Guaidó

El Grupo de Lima pidió a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) reconocer a Juan Guaidó como “presidente encargado”, y sublevarse contra Nicolás Maduro.

La solicitud fue hecha por el canciller de Perú, Néstor Popolizio, a nombre de grupo, durante una rueda de prensa en Ottawa, Canadá, en el marco de los actuales acontecimientos políticos en Venezuela.

En la conferencia de prensa participó la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. Al ser consultada por una periodista sobre si el reconocimiento a Guaidó es el apoyo abierto a un golpe de Estado, la diplomática respondió que “nada podría estar más lejos de la verdad” y dijo que buscan “restaurar” en Venezuela una “sociedad democrática”.

El diputado venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela, convocó, para el 14 de febrero, una conferencia en la sede de la Organización de Estado Americanos (OEA) con el objetivo de discutir sobre la ayuda humanitaria internacional para el país sudamericano.

La República Checa reconoce al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela, según lo anunció en su cuenta de Twitter el ministro de Interior del país, Jan Hamáček.

Noruega reconoce a Juan Guaidó como líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, pero no como presidente interino de ese país, según ha anunciado la ministra noruega de Exteriores, Ine Eriksen Soereide.

Esa diplomática ha explicado que Oslo suele reconocer a los estados, no a los gobiernos.

Maduro envía una carta al papa Francisco para que ayude a facilitar el diálogo en Venezuela.

“Yo le envié una carta al papa Francisco, espero que ya esté en camino o haya llegado a Roma, al Vaticano, diciéndole que yo estoy al servicio de la causa de Cristo, y en ese espíritu le he pedido que nos ayude en un proceso de facilitación, de fortalecimiento del diálogo”, subrayó Maduro en una entrevista con la cadena televisiva italiana Sky TG24.

Lituania y Letonia se han sumado a la lista de países europeos que reconocen a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, según informaron el servicio de prensa de la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, y el ministro letón de Exteriores, Edgar Rinkevics.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Mass, ha prometido a Venezuela 5 millones de euros en concepto de ayuda humanitaria en cuanto “la situación política lo permita” tras reconocer a Guaidó, según lo ha publicado este lunes en su cuenta oficial de Twitter.

Varios países europeos reconocen a Guaidó como presidente interino de Venezuela

Reino Unido, España, Francia, Suecia, Dinamarca, Alemania, Portugal, Países Bajos y Austria han reconocido al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, al agotarse este domingo el plazo de 8 días impuesto por varios países europeos al mandatario Nicolás Maduro, para que convoque elecciones presidenciales “justas, libres y transparentes”.

El ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, ha expresado en declaraciones a la emisora de radio France Inter que Guaido “tiene la capacidad y la legitimidad para organizar elecciones”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha precisado en Twitter que los venezolanos “tienen derecho a expresarse libre y democráticamente”, y que París reconoce a Guaidó como “presidente encargado” para implementar un proceso electoral.

El portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, ha comentado este lunes en una rueda de prensa que la injerencia extranjera no contribuye a una solución eficaz y pacífica de la crisis en Venezuela y que los venezolanos tienen que solucionar la crisis por sí mismos.

“Cualquier solución a la crisis política interna de Venezuela solo es alcanzable por los propios venezolanos.

La imposición de ciertas decisiones o el intento de legitimar el intento de usurpación del poder, desde nuestro punto de vista, es una intervención directa e indirecta en los asuntos internos de Venezuela”, ha declarado Peskov.

El secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Jeremy Hunt, ha expresado en su cuenta de Twitter que su país reconoce a Guaidó como presidente constitucional interino “hasta que se puedan celebrar elecciones creíbles”. “Esperemos que esto nos acerque más al fin de la crisis humanitaria”, añadió.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha anunciado durante su comparecencia en el Palacio de la Moncloa (Madrid) que reconoce al opositor como “presidente encargado”, destacando la necesidad de celebrar “elecciones libres, transparentes y con todas las garantías en el menor plazo de tiempo posible en Venezuela”, nación que ha descrito como “un país hermano y amigo”.

Las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre la posibilidad de una intervención militar en Venezuela socavan “todos los fundamentos del derecho internacional”, denunció este lunes el canciller ruso, Serguéi Lavrov, subrayando que Moscú apoya las iniciativas conducentes a un diálogo entre los venezolanos.

Lavrov ha subrayado que resulta “asombroso” que la Unión Europea vuelva a seguir “de forma obediente” a Washington y comience “a dar ultimátums, afirmando que las elecciones que llevaron al segundo mandato del presidente Maduro fueron ilegítimas”.

El canciller ruso ha enfatizado que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está dispuesto a dialogar con la oposición, mientras que su líder, Juan Guaidó, se niega a hacerlo, con el apoyo directo de EE.UU. y Europa.

 Agencias Reuters y AFP

D77 CALVARIO DE VENEZUELA 5


CUMPLIMIENTO

Jorge Ramos: “Le pregunté a Maduro si era presidente o dictador” 

El periodista de la cadena Univisión explicó las circunstancias en las que fue retenido en el Palacio de Miraflores luego de que Nicolás Maduro cortara de manera abrupta la entrevista que le hacía

El periodista de Univisión Jorge Ramos fue retenido el lunes en el palacio presidencial de Miraflores luego de que Nicolás Maduro cancelara la entrevista que le hacía. (Foto y video: AFP).

Caracas. El periodista Jorge Ramos, quien fue retenido durante más de dos horas en palacio presidencial de Miraflores cuando realizaban una entrevista con Nicolás Maduro, explicó la circunstancias en que ocurrieron los hechos la tarde del Lunes.

Según indicó, durante la entrevista le mostró un video de unos jóvenes que comían de la basura y en ese momento el gobernante “paró la entrevista y se fue”.

Le había preguntado sobre si él era un presidente o un dictador, porque millones de venezolanos no lo consideran un presidente legítimo.

Sobre las acusaciones de Juan Guaidó (reconocido como presidente encargado por medio centenar de países) de que él era un usurpador del poder”, refirió Ramos.

“Estuvimos detenidos, no hay otra palabra, por más de dos horas en el palacio de Miraflores”, dijo Ramos, que estaba con un equipo de seis personas, y tras el incidente pudieron regresar al hotel en el que se alojan en Caracas.

Univision había indicado que a Maduro”le disgustaron las preguntas de una entrevista y ordenó detener la grabación, decomisar los equipos y retener a los periodistas”.

Ramos, que ya protagonizó un desencuentro verbal con el presidente Donald Trump en el pasado, contó que el ministro de Comunicación venezolano Jorge Rodríguez les dijo durante la entrevista que ella no estaba autorizada.

“Desde luego esta es una violación total a la libertad de expresión, una violación a los derechos humanos; ellos creen que la entrevista es de ellos, no de nosotros”, prosiguió en una declaración a través de Univision.

Jorge Ramos: “Si esto nos hacen a nosotros, qué le harán a venezolanos”

El periodista de Univisión Jorge Ramos llegó a Miami tras ser deportado de Venezuela por orden de Nicolás Maduro, a quien no le gustó la entrevista que le hacía en el palacio presidencial de Miraflores

27.02.2019 / 08:08 am

Miami / Caracas. El periodista de Univisión Jorge Ramos, que estuvo retenido junto a su equipo más de dos horas en el palacio presidencial en Venezuela, dijo este martes en Miami que lo que pasó muestra la “naturaleza dictatorial” de Nicolás Maduro y le pidió que “tenga los pantalones” de emitir la entrevista que le “robó”.

Demonstrators help a journalist who was injured in a leg while covering clashes between demonstrators and the Bolivarian National Guard during a protest in Caracas, Venezuela, Monday, April 10, 2017. Opponents of President Nicolas Maduro protested on the streets of the capital as part of an ongoing protest movement that shows little sign of losing steam. (AP Photo/Ariana Cubillos)

“Si esto nos lo hacen a nosotros imagínate lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos”, subrayó el mexicano Ramosa su llegada al Aeropuerto Internacional de Miami, donde lo esperaba un numeroso grupo de periodistas.

Ramos dijo que vio a Maduro”fortalecido” por lo que pasó el fin de semana en la frontera con Colombia con la ayuda humanitaria, pero al mismo tiempo ajeno a que se le “están volteando” miles de personas que apoyaban al chavismo.

“Millones de venezolanos no se están dejando”, agregó a los periodistas que le aguardaban.

También les “robaron” los 17 minutos de entrevista que llevaban grabados, “ese es el problema”, dijo Ramos en el aeropuerto.

Según Ramos, un periodista conocido en toda América Latina y EE.UU., Maduro no se da cuenta que “fuera de la burbuja de Miraflores las cosas son distintas”.

Habló así cuando se refirió a un video grabado con su celular en las calles de Caracas y en el que se ve a unos jóvenes que hurgan en el depósito de un camión de basura y se llevan a la boca lo que encuentran.

Ramosle mostró ese video a Maduroy eso puede haber sido el detonante de que cortara la entrevista.

A su juicio, Madurose ha topado con alguien “con imaginación” que es Juan Guaidó, que se proclamó presidente encargado de Venezuela y al que más de 50 Gobiernos han reconocido, y con un “argumento” de peso: la grave crisis humanitaria.

Jorge Ramos viajó a Miami tras ser deportado y retenido por dos horas y media el lunes en el Palacio Presidencial de Miraflores mientras entrevistaba a Maduro.

El Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) dijo que son cinco las personas deportadas y que los dos empleados de la cadena en Caracas, Francisco Urreiztieta y Édgar Trujillo, también saldrán del país por medidas de seguridad.

VIGILADOS POR EL SEBIN

Según el SNTP, Ramos y sus compañeros fueron escoltados hasta el aeropuerto por el Servicio de Inteligencia venezolano (Sebin) que, asegura, los vigiló durante toda la noche en el hotel en que se hospedaban, luego de que salieran de la retención en Miraflores.

El periodista Pedro Ultreras informó que el personal de las embajadas de México y Estados Unidos también acompañará a los comunicadores en su traslado.

En el aeropuerto, el periodista Pedro Ultreras dijo que el grupo estaba siendo seguido y grabado de manera discreta por el Sebin.

Ya pasamos inmigración en el aeropuerto de Venezuela. Elementos de inteligencia de Maduro nos siguen y nos filman discretamente. Nos sentiremos seguros cuando abordemos en 3. Nunca nos regresaron el equipo confiscado como dijeron.

Jorge Ramos, periodista estrella de Univisión, una de las cadenas hispanas más importantes de Estados Unidos, explicó que estaba entrevistando a Maduro cuando le mostró un video de unos jóvenes que comían de la basura y en ese momento el gobernante “paró la entrevista y se fue”.“Le había preguntado sobre si él era un presidente o un dictador, porque millones de venezolanos no lo consideran un presidente legítimo, sobre las acusaciones de Juan Guaidó (presidente encargado reconocido por medio centenar de países) de que él era un usurpador del poder”, refirió Ramos.

“Estuvimos detenidos, no hay otra palabra, por más de dos horas en el palacio de Miraflores”, dijo Ramos, que estaba con un equipo de seis personas, y tras el incidente pudieron regresar al hotel en el que se alojan en Caracas.

“Esta no es su entrevista, ese material es de nosotros”, dice Jorge Ramos tras ser detenido en Venezuela después de una entrevista que no le gustó a Nicolás Maduro. El equipo de Univision Noticias está en el aeropuerto, esperando ser enviado de regreso a EEUU.

Univisión había indicado que a Maduro “le disgustaron las preguntas de una entrevista y ordenó detener la grabación, decomisar los equipos y retener a los periodistas”.

Los comunicadores esperan que les devuelvan cámaras, tarjetas de video y celulares, señaló Ramos.

Ramos, que ya protagonizó un desencuentro verbal con el presidente Donald Trump en el pasado, contó que el ministro de Comunicación venezolano Jorge Rodríguez les dijo durante la entrevista que ella no estaba autorizada.

“Desde luego esta es una violación total a la libertad de expresión, una violación a los derechos humanos; ellos creen que la entrevista es de ellos, no de nosotros”, prosiguió en una declaración a través de Univisión.

El Departamento de Estado informó que había recibido la notificación de que Ramosy su equipo estaban detenidos contra su voluntad en el palacio de Miraflores.

“Insistimos en su liberación inmediata; el mundo está mirando”, dijo en su cuenta de Twitter el Departamento de Estado.

Guaidó también rechazó episodio en un mensaje de Twitter.

“Condenamos los actos violentos del usurpador con el periodista @jorgeramosnews y su equipo de Univisión. El desespero del usurpador es cada día más evidente, no pudo responder a sus preguntas”, escribió Guaidó.

El senador Marco Rubio, un portaestandarte en Estados Unidos de la oposición venezolana, repudió el hecho en Twitter diciendo que “esto es un régimen arrogante que se siente invulnerable y ahora actúa con total impunidad”.

Por su parte, la cancillería mexicana dijo en un comunicado que presentó “su protesta y preocupación” al gobierno venezolano por lo ocurrido.

“Asimismo, se ha solicitado se restituyan equipo y materiales a Jorge Ramos y a sus colaboradores”, dijo.

En tanto, la presidenta de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), María Elvira Domínguez, dijo que la acción contra Ramos “equivale a un secuestro”.

Este es el video que enfureció a Nicolás Maduro en la entrevista con Jorge Ramos

Tras pasar más de dos horas retenido en el Palacio de Miraflores por orden de Nicolás Maduro, Jorge Ramos narró a su colega Patricia Janiot qué había desencadenado la ira del dictador venezolano

27.02.2019 / 06:05 am

Caracas. Tras pasar más de dos horas retenido en el Palacio de Miraflores por orden de Nicolás Maduro, el periodista mexicano estadounidense de Univisión, Jorge Ramos, narró a su colega Patricia Janiot qué había desencadenado la ira del dictador venezolano.

“Gente comiendo de un camión de basura. Es lo que yo personalmente filmé el domingo pasado muy cerca del Palacio de Miraflores. Mientras yo le mostraba esas imágenes él dijo que la entrevista se había acabado.

Trató de cerrar el iPad en el que yo le había mostrado esas imágenes y dejó la entrevista”, explicó Ramossobre el video que mostró a Maduro durante la entrevista y que fue colgado en el canal de YouTube de Univisión.

Tras esto, el periodista de Univisiónle dijo a Maduro que abandonar la entrevista no era algo que hicieran los presidentes “sino los dictadores”. Ramos añadió que la escena se la encontró el domingo mientras iba a realizar una de sus coberturas.

Tras eso, el ministro de Comunicaciones del chavismo, Jorge Rodríguez, se acercó a Jorge Ramos y a su equipo para pedirles la grabación porque la entrevista “no estaba autorizada”.
“Nos confiscaron todo el equipo”, dijo Ramos. “No tenemos nada”.

También se supo que le quitaron el celular a Ramos en medio de la llamada en la que avisaba a Univisión sobre la situación.

Régimen de Maduro dice que no se presta para shows tras retención de Jorge Ramos

El ministro de Comunicación e Información del régimen, Jorge Rodríguez, dijo este lunes que el gobierno no se presta para “shows baratos”, minutos después de que se denunciara la retención del periodista Jorge Ramos y su equipo de Univision. 

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, dijo que el gobierno no se presta para “shows baratos”, luego de que se denunciara la retención del periodista Jorge Ramos y su equipo de Univision. (Reuters)

Caracas. Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información de Venezuela, dijo este lunes que el Gobierno no se presta para “shows baratos”, minutos después de que se denunciara la retención del periodista Jorge Ramos y su equipo de Univision en el palacio presidencial de Miraflores en Caracas.

Por Miraflores han pasado centenas de periodistas que han recibido el trato decente que de forma habitual impartimos a quienes vienen a cumplir con el trabajo periodístico y han publicado el resultado de ese trabajo. No nos prestamos a shows baratos”, dijo Rodríguez en Twitter sin mencionar a Univisión.

“En el mismo momento en que @ABC publica una entrevista con el Presidente @NicolasMaduro, el Departamento de Estado [de Estados Unidos] inventa un nuevo falso positivo con un show y un montaje”, indicó.

Ramos y su equipo llegaron a Venezuelapara hacerle una entrevista al líder chavista Maduro, pero, según ha dicho el propio periodista, fueron retenidos en el palacio presidencial después de que el gobernante se molestara por unas preguntas y videos que le mostró.

Al salir de allí, el equipo de Univision fue escoltado por el Servicio de Inteligencia hasta el hotel donde se hospedaban y serán deportados a primera hora de la mañana, dijo el Sindicato de Prensa venezolano.

Según el también periodista de Univision Enrique Acevedo el video que Ramos le mostró a Maduroes el de unos jóvenes comiendo de un camión de basura y diciendo que a Maduro hay que “sacarlo” del poder.

“Como de la basura, de la basura, primera vez en mi vida (…) presidente me disculpa pero usted como presidente no sirve”, dice un hombre identificado como Jesús en el video compartido por Acevedo en su cuenta en Twitter.

El material de la entrevista de Ramos fue confiscado por el gobierno, aseguró el propio periodista en unas declaraciones a la cadena hispana tras salir del palacio presidencial.

No es la primera vez que ocurren retenciones de periodistas en Venezuela, ya que en enero se registraron varias detenciones de trabajadores de la prensa, incluidos cuatro de EFE.El Sindicato de Prensa contabilizó solo en enero 40 agresiones por parte de cuerpos de seguridad del Estado contra trabajadores de la prensa.

El Ejecutivo de Maduroasegura constantemente que la prensa, particularmente la extranjera, crea “campañas mediáticas” en su contra y les acusa incluso de mentir sobre la situación de crisis que hay en Venezuela.

Además, varios medios de comunicación, nacionales e internacionales, han sido sacados del aire por orden del Gobierno chavista, especialmente al ser críticos con la administración, como CNN en Español en 2017, los colombianos NTN24 en 2014, RCN y Caracol en 2017 y en 2007 el nacional Radio Caracas Televisión (RCTV).

Maduro retuvo al periodista de Univisión Jorge Ramos y confiscó la entrevista

El régimen de Nicolás Maduro mantuvo retenido por unas cinco horas al periodista mexicano estadounidense y no le habría devuelto las grabaciones luego que lo llamara “dictador” y “asesino”

26.02.2019 / 06:18 am

Caracas. El periodista mexicano estadounidense Jorge Ramos y su equipo de Univisiónestuvieron retenidos en el Palacio de Miraflores, residencia presidencial de Venezuela, por órdenes de Nicolás Maduro, por cerca de cinco horas.

Un tuit del periodista Daniel Coronell confirmó la liberación de Ramos y el equipo periodístico. Sin embargo, especificó que el material audiovisual fue retenido por el régimen de Maduro.

El causante de la retención fue que la entrevista realizada por Ramos no le habría gustado a Maduro. El periodista lo habría llamado “dictador” y “asesino” en repetidas ocasiones.

Más temprano, se informó así sobre su retención:“Atención: Un grupo periodístico de Univision, encabezado por Jorge Ramos, está arbitrariamente retenido en el Palacio de Miraflores en Caracas porque a Nicolás Maduro no le gustaron sus preguntas. También están confiscados los equipos técnicos”, tuiteó Coronell.

La cadena Univisión, por su parte, confirmó la noticia:

“Un equipo de Univisión, encabezado por Jorge Ramos, ha sido arbitrariamente detenido en el Palacio de Miraflores en Caracas. Estaban entrevistando a Nicolás Maduro, pero a él no le gustaron las preguntas”.

Según Univisión, los otros periodistas retenidos son María Martínez, Claudia Rondón, Francisco Urreiztieta, Juan Carlos Guzmán, Martín Guzmán y Jorge Ramos.

La conductora de Univisión, Patricia Janiot, detalló que el ministro de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, le dijo a Univisión que Jorge Ramos y su equipo no estaban detenidos sino que iban de camino a su hotel. 

Sin embargo, aclara Janiot, Univisión no se ha comunicado con Ramos ni con ningún miembro del equipo.

Según el ministro Rodríguez, Ramos habría llamado en repetidas ocasiones “asesino” y “dictador” a Nicolás Maduro, detalló Janiot.

José Miguel Vivanco exigió la “inmediata liberación de Jorge Ramos y su equipo de Univisión” e instó a que “la comunidad internacional debe estar alerta”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos, mediante la subsecretaria Kimberly Breier, insistió en la inmediata liberación de Ramos y su equipo. “El mundo está viendo”, advirtió.

Por otra parte, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuelaaseguró que los periodistas ya fueron liberados. Sin embargo, Univisiónaún no se ha podido comunicar con Ramosu otro miembro del equipo.

Jorge Ramos: “Le pregunté a Maduro si era presidente o dictador”

El periodista de la cadena Univisión explicó las circunstancias en las que fue retenido en el Palacio de Miraflores luego de que Nicolás Maduro cortara de manera abrupta la entrevista que le hacía

26.02.2019 / 10:08 am

Caracas. El periodista Jorge Ramos, quien fue retenido durante más de dos horas en palacio presidencial de Miraflores cuando realizaban una entrevista con Nicolás Maduro, explicó la circunstancias en que ocurrieron los hechos la tarde del Lunes.

Según indicó, durante la entrevista le mostró un video de unos jóvenes que comían de la basura y en ese momento el gobernante “paró la entrevista y se fue”.

“Estuvimos detenidos, no hay otra palabra, por más de dos horas en el palacio de Miraflores”, dijo Ramos, que estaba con un equipo de seis personas y tras el incidente pudieron regresar al hotel en el que se alojan en Caracas.

Univision había indicado que a Maduro”le disgustaron las preguntas de una entrevista y ordenó detener la grabación, decomisar los equipos y retener a los periodistas”.

Ramos, que ya protagonizó un desencuentro verbal con el presidente Donald Trump en el pasado, contó que el ministro de Comunicación venezolano Jorge Rodríguez les dijo durante la entrevista que ella no estaba autorizada.

“Desde luego esta es una violación total a la libertad de expresión, una violación a los derechos humanos; ellos creen que la entrevista es de ellos, no de nosotros”, prosiguió en una declaración a través de Univision.

Detuvieron en el Palacio de Miraflores a un equipo de Univisión porque a Maduro “no le gustaron” sus preguntas

25 de febrero de 2019  • 22:49

WASHINGTON.- El periodista de Univisión Jorge Ramos y su equipo de trabajo fueron detenidos en el Palacio de Miraflores y luego liberados por el régimen de Nicolás Maduro.

Antes de salir sufrieron la confiscación del material de trabajo ya que el presidente de Venezuela no estaba de acuerdo con su contenido.

Luego, el periodista de la CNN Camilo Egaña publicó en su cuenta de Twitter que el equipo será deportado por orden de Maduro.

“El Departamento de Estado ha recibido notificación de que el periodista Jorge Ramos y su equipo están detenidos contra su voluntad en el Palacio de Miraflores por Nicolás Maduro.

Insistimos en su liberación inmediata; el mundo esta mirando”, tuiteó Kimberly Braier, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, la diplomática de mayor rango para la región, cuando el equipo aún permanecía detenido.

Daniel Coronell, periodista de Univisión, dijo que Ramos, el periodista latino mas influyente de Estados Unidos, fue retenido porque a Maduro “no le gustaron sus preguntas”.

Ramos es ciudadano norteamericano y mexicano, y cuenta con una extenda trayectoria en Univisión, el medio latino mas importante de Estados Unidos. Además, Ramos es columnista del periódico mexicano Reforma.

La Sociedad Interamericana de Prensa condenó y responsabilizó al gobierno de Nicolás Maduro por la detención y retención de un equipo periodístico de Univisión liderado por el periodista Jorge Ramos.

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, directora del diario El País de Cali, Colombia, condenó el hecho y dijo que la acción “equivale a un secuestro”. La editora también demandó “la liberación inmediata de los periodistas de Univisión”.

El video que hizo enojar a Maduro y que causó la detención de los periodistas de Univision

El mexicano Jorge Ramos y su equipo permaneció en el Palacio de Miraflores por dos horas Fuente: AP

26 de febrero de 2019  • 12:23

CARACAS (AP).- El periodista mexicano Jorge Ramos, quien junto a su equipo de trabajo del canal Univision fue retenido por el gobierno del bolivariano Nicolás Maduro en el palacio de Miraflores, declaró una vez en libertad que la razón del enojo del presidente de Venezuela había sido un video, un video que él le mostró y que provocó que el sucesor de Chávez se levantase de su silla y se retirase del salón.

¿Qué fue lo que mostraban las imágenes que irritaron al chavista? A jóvenes venezolanos, desesperados, revolviendo un camión de basura para encontrar algo para comer.Una de las tantas postales de la crisis que vive Venezuela, con una inflación record, falta de comida y falta de medicamentos. Así se ve en la filmación publicada por el diario El País.

Ramos, uno de los periodistas de habla hispana más influyentes en Estados Unidos, contó que Maduro puso fin a la entrevista a los 17 minutos de su inicio.

Luego de ello, tras la salida del mandatario, los trabajadores fueron encerrados en un cuarto, donde apagaron las luces, los revisaron, les sacaron sus pertenencias y les confiscaron todos sus elementos de trabajo.

Recién pudieron abandonar el palacio dos horas más tarde, pero no recuperaron sus cosas.

“Se robaron mi trabajo”, dijo Ramos. “Mi trabajo es hacer preguntas”, agregó.

Sin embargo el gobierno de Venezuela rechazó la versión de Ramos y lo acusó de intentar montar un incidente internacional.

“Por Miraflores han pasado centenas de periodistas que han recibido el trato decente que de forma habitual impartimos a quienes vienen a cumplir con el trabajo periodístico”, dijo Jorge Rodríguez, secretario de Comunicación, Turismo y Cultura de Venezuela a través de Twitter.

El video que hizo enojar a Maduro

La partida

Ramos y sus compañeros de Univision abandonaron por la mañana el hotel donde estaban alojados para dirigirse al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, escoltados por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

El grupo periodístico, integrado por cinco extranjeros y dos venezolanos, salió acompañado de diplomáticos de Estados Unidos y México.

Hasta el momento de pasar a migración los equipos que les confiscaron, que incluían cuatro cámaras, cuatro monitores, un equipo portátil de transmisión en vivo, micrófonos y lámparas, no les habían sido devueltos.

Los periodistas abordarán al mediodía un vuelo comercial rumbo a Miami.

Habló el periodista de Univisión detenido por Maduro: “Nos metieron en un cuarto y apagaron las luces”

26 de febrero de 2019  • 08:46

CARACAS (Reuters) – El presentador mexicano Jorge Ramos de la cadena estadounidense de televisión en español Univisión dijo el lunes que fue detenido junto a su equipo cuando entrevistaba al presidente bolivariano de Venezuela, Nicolás Maduro  y que fueron liberados un par de horas después pero sin su material ni instrumentos de trabajo.

Ya en su hotel, Ramos habló con la cadena y contó los detalles de lo ocurrido: “Estuvimos detenidos por más de dos horas en el Palacio de Miraflores.

Teníamos una entrevista con Maduro y tras 17 minutos de charla no le gustó lo que le estaba preguntando sobre la falta democracia, las torturas, los prisioneros políticos, la crisis humanitaria.

Se levantó de la entrevista después de que le mostrara unos videos de jóvenes comiendo de un camión de basura”.

Ramos contó además que tras ese momento de tensión uno de los ministros del chavismo se acercó a ellos para decirles que la entrevista no estaba autorizada.

“Se quedaron con nuestros equipos, no tenemos nada, nos quitaron todos los celulares, no tenemos la entrevista, nos mantuvieron separados, interrogándonos, nos metieron en un cuarto de seguridad, apagaron las luces, nos sacaron los celulares, se quedaron con muchas de nuestras pertenencias personales”, agregó el periodista.

“Estuvimos detenidos por más de dos horas, no sabía dónde estaba mi equipo… y cuando te encierran en un cuarto… sí estaba preocupado”, añadió.

Y aseguró que a su entender el gobierno bolivariano no le va a devolver el material, porque dicen que la entrevista no estaba autorizada, pese a que desde Univisión aseguran que la misma estaba pautada desde la semana pasada.

Ramos agregó en diálogo con una de sus compañeras desde el hotel de Venezuela en el que aguarda ser deportado a su país:

“Es una violación a la libertad, a los derechos humanos, nos están robando nuestro trabajo, están tratando de evitar que el mundo conozca lo que pasa”.

Sin embargo, advirtió: “Están muy equivocados. Si ellos borran el material, hay mucha gente que estuvo ahí y sabe lo que ocurrió: Maduro cuando se da cuenta que estamos mostrando lo que pasa en su país, se levanta y se va”.

Respecto de las preguntas que le llegó a hacer al bolivariano y que lo hicieron retirarse, el periodista explicó:

Yo le dije a Maduro que millones de venezolanos y muchos gobiernos del mundo no lo consideran presidente legítimo sino dictador”Y que Guaidó lo llamó usurpador.

Le dije que quien fue uno de sus principales asesores, el “Pollo”, aseveró en una entrevista con The New York Times que él era responsable de cientos de muertes de jóvenes. No le gustó”.

Ramos contó que abandonaron Miraflores pasadas las 9 de la noche, tras dos horas retenidos.

Efectivos de los servicios de inteligencia se encontraban en los alrededores del hotel donde se hospeda Ramos, y personal del establecimiento no permitía la entrada ni la salida de nadie.

Reacciones

En un mensaje de Twitter, Guaidó condenó la detención de Ramos por parte del gobierno.

“El desespero del ‘usurpador’ [Maduro] es cada día más evidente, no pudo responder a sus preguntas”.

Detenido y expulsado de Venezuela

Jorge Ramos: “Nicolás Maduro no aguantó ver el video de los niños que comen basura en Venezuela”

El periodista de Univisión habló en Miami tras ser retenido durante dos horas junto a su equipo. “Me robó la entrevista que le hice”.

Maduro se enojó a cuando el conductor de TV le mostró un video en el que aparecen venezolanos comiendo de la basura

El periodista Jorge Ramos y su equipo de la cadena Univisión llegaron este martes a Miami, después de haber sido retenidos durante más de dos horas en la sede de la presidencia de Venezuela tras una entrevista al presidente Nicolás Maduro que concluyó abruptamente y en los peores términos.  “No aguantó ver el video de los niños que comen basura”, especuló Ramos al llegar sobre los motivos del grave episodio que vivió en Caracas.

Maduro se enojó con periodistas de Univision: los retuvieron 2 horas y les secuestraron el material.

El incidente con el periodista, que nació en México pero desarrolla su actividad profesional en Estados Unidos, le sumó un nuevo capítulo de tensión a la ya difícil situación que atraviesa Venezuela.

Por sus características violentas contra la libertad de prensa y expresión hubo condenas internacionales de gobiernos y de organizaciones periodísticas y de derechos humanos.

“Estuvimos detenidos en el Palacio Miraflores”,dijo Ramos al llegar al aeropuerto a gran cantidad de medios que lo esperaban en Miami, tras haber estado bajo la presión y amenaza del régimen de Maduro

Imagínate lo que no le harán a los periodistas venezolanos”, aventuró tras arribar a Estados Unidos.

El Lunes en la noche, él y otros cinco periodistas de Univisión -uno de los dos mayores canales hispanos de Estados Unidos- fueron retenidos cuando, según su versión, Maduro se disgustó porque le hicieron ver un video de personas que comían de la basura.

Específicamente, se trataba de la imagen de jóvenes que se habían acercado a un camión de recolección y sacaron alimentos que eran consumidos en la misma calle.

Según su relato, en el momento en que le intentó mostrar esas imágenes, el gobernante se levantó y abandonó la entrevista.

Los comunicadores fueron retenidos y su equipo confiscado.

Más de dos horas después los periodistas fueron enviados a su hotel, pero denunciaron que los funcionarios de gobierno habían decomisado sus equipos y sus celulares.“Jamás pensé que Maduro iba primero a pararse de una entrevista y después a detenernos más de dos horas, y peor aún robarse nuestra entrevista”, dijo Ramos en Miami.

Si Maduro no es tan cobarde, si tiene los pantalones para dar la cara, que muestre la entrevista completa, nadie la va a editar“, prosiguió.

Poco antes este martes, 16 organizaciones de defensa de la libertad de expresión, entre ellas Human Rights Watch, la Fundación García Márquez, Reporteros Sin Fronteras y la Sociedad Interamericana de Prensa, condenaron este episodio.

“Esta detención constituye una violación grave a la libertad de prensa y afecta el derecho a la libertad de información en el desarrollo de hechos que son de interés global”, escribieron en un comunicado conjunto.

“La arbitrariedad de este acto de censura se agrava al ocurrir en el curso de una entrevista con el mismo Nicolás Maduro y en la sede histórica del gobierno venezolano”, añade.

Los demás periodistas retenidos fueron María Martínez, Claudia Rendón, Juan Carlos Guzmán, Martín Guzmán y Francisco Urreiztieta.

Agencias Reuters y AFP   

D77 CALVARIO DE VENEZUELA 4


CUMPLIMIENTO

CARACAS — Para los venezolanos la oscuridad comienza apenas abren los ojos y se preguntan cuánto costarán hoy los bienes y servicios más elementales.

Desde 2016, el poder adquisitivo del bolívar se ha desplomado y cada día se presentan nuevos obstáculos a causa del colapso de un modelo económico sustentado en los controles a la actividad privada y un estatismo exagerado. El resultado de ese modelo ha sido la hiperinflación.

La hiperinflación pasó a ser el principal problema del país desde noviembre de 2017, cuando el Índice de Precios al Consumidor, la metodología para medir la variación mensual de precios de bienes y servicios, mostró un alza superior al 50 por ciento con relación al mes anterior, según cálculos de la Asamblea Nacional.

Las alarmas se encendieron y de inmediato se puso de moda el nombre de Phillip Cagan, el economista que en los años cincuenta señaló ese porcentaje como el momento en que la hiperinflación se materializa de manera innegable.

El deterioro económico venezolano ha ido aparejado con un incesante aumento de la criminalidad. En 2017 se contabilizaron 26.616 muertes, entre las cuales se reseña una novedad: 5535 corresponden a “enfrentamientos con la autoridad”. Es decir, son responsabilidad directa del Estado.Pascualina Morón (la tercera de izquierda a la derecha) se despierta a las 3:00 am para esperar en una línea de más de cien personas que esperan fuera de un supermercado. CreditMeridith Kohut para The New York Times

El efecto social de este fenómeno es el “sálvese quien pueda” marcado por dos termómetros. Uno es el tipo de cambio, que se dispara de la noche a la mañana.

El otro es la búsqueda frenética de alimentos y medicinas, que han empujado a los venezolanos a una sobrevivencia bajo la ley de la selva, una lucha sin reglas, donde “vale todo y nada vale”.

Los mensajes en redes sociales del servicio público de medicinas, por ejemplo, sirven para conectar al familiar desesperado de un enfermo con un revendedor de medicamentos que impone un precio exorbitante;

el empleado de una industria de alimentos le vende el producto a sus allegados al precio de la calle, el vecino te toca el timbre a las siete de la mañana para darte la noticia de que a tu carro le robaron los dos cauchos traseros, la batería y “le ordeñaron” el aceite, como me pasó esta semana.

Alfredo Infante, un sacerdote jesuita, caminaba por el centro de Caracas cuando sintió que el frío le recorría su cuerpo. Como paciente diabético, Infante sabe que esa es la señal inequívoca de un bajón de azúcar. En una panadería pidió una barra de chocolate. “De las pequeñas, por favor”, dijo.

La vendedora puso el chocolate sobre el mostrador y anunció el precio: 250.000 bolívares. Infante quedó estupefacto. “Me vas a cobrar un cuarto de millón de bolívares por un chocolate”, protestó.

El dólar amaneció en casi 300.000 bolívares. Te estoy cobrando menos de un dólar”, explicó la vendedora.

Para entender este “sálvese quien pueda”, deben analizarse los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) de 2017, un estudio sobre las condiciones de vida en Venezuela que dirigen las tres universidades autónomas más importantes del país.

Encovi revela que los venezolanos han perdido en promedio 11 kilos en los últimos dos años, al igual que otros datos aterradores: el 87 por ciento de los venezolanos se encuentra por debajo de la línea de pobreza; 8,2 millones de venezolanos comen dos o menos comidas al día.

En Venezuela hay una crisis moral y social en medio del hambre.

El presidente Nicolás Maduro anunció esta semana un aumento del salario de 58 por ciento (329.646 bolívares —equivalentes a 1,83 dólares mensuales). El bono de alimentación quedó en 915.000 bolívares.

Pero es solo otro intento de tapar una hemorragia con una curita: el ingreso de los venezolanos sigue siendo por mucho el más bajo de toda América Latina.

Ante el paso arrollador de la hiperinflación nadie quiere tener bolívares, ni en el banco ni debajo del colchón. Apenas reciben el sueldo o la pensión, los venezolanos salen en estampida a los supermercados a comprar comida, aunque no les haga falta en ese momento.

El espiral hiperinflacionario es tan intenso que es común que la gente ande con maletas de efectivo para pagar un café o un almuerzo.

A la hiperinflación se suma la escasez de efectivo, que ha obligado a la población a hacer filas a las puertas de las agencias bancarias y ante los cajeros automáticos para obtener montos cada vez más limitados.

Personas de la tercera edad han perdido la vida en las colas de los bancos tratando de cobrar sus pensiones y jubilaciones.

El dólar, la moneda del país que, según Maduro, quiere arrodillar a Venezuela, se ha convertido en el objeto más deseado de los venezolanos y ha pasado a ser el referente de las transacciones entre particulares a través de la calculadora DolarToday.com, que muestra el cambio del día.

Las amenazas de penas de cárcel establecidas en las leyes cambiarias para quienes realicen operaciones en moneda extranjera ya no surten ningún efecto.

ARTESANÍA CON LOS BILLETES de los bolívares venezolanos 

No es extraño que muchos venezolanos aspiren a tener un ingreso en dólares, así que han puesto su creatividad en función de lograr ese objetivo de las formas más variadas e inimaginables.

Algunos emprendedores han intentado escapar de la hiperinflación incursionando en el mercado de las criptomonedas, donde han encontrado un refugio temporal de la hiperinflación.

Cité a Verónica Sánchez en la plaza Bolívar de Baruta, en el sureste de Caracas, para que me explicara cómo operan en el mercado estas monedas.

En diciembre obtuvo ganancias equivalentes a 3.000.000 bolívares, que le depositaron en su cuenta cuando vendió los satoshi que obtuvo al completar figuras y números, conocidos como captchas, siguiendo las indicaciones de la página web RaiBlocks.

“La ganancia me sirvió para pasar la Navidad y comprarle ropa nueva al muchachito”, me dijo. De hecho, en Venezuela hay tiendas asociadas a las nuevas tecnologías que exhiben carteles con la leyenda “Se aceptan satoshi”. Verónica le dedicó tres horas diarias a completar captchas.

El gobierno también intenta subirse a este tren con su propia moneda virtual, el petro. Se trata de la primera criptomoneda emitida por un gobierno en todo el mundo y cuenta con el respaldo de una reserva petrolera que totaliza 5000 millones de barriles.

Con el petro, el presidente Nicolás Maduro espera evadir las sanciones financieras impuestas por el gobierno de Estados Unidos, pero economistas de tendencias diversas aseguran que el petro no es otra cosa que una “operación de crédito público”.

Es decir, otro mecanismo para endeudarse en una moneda extranjera y que no sacará a Venezuela de la crisis económica. Pero para algunos venezolanos usar dinero virtual podría ser una solución.

“Quiero seguir investigando cómo ganar dinero en internet y estoy atenta a los anuncios del gobierno venezolano para registrarme en el portal que va a manejar el petro”, concluyó Sánchez.

La de los venezolanos es una carrera contrarreloj por convertir todo lo que pueden —sus ahorros, sus bienes y su patrimonio— a dólares. Los billetes verdinegros han empezado a circular para pagar actividades rutinarias.El pago en dólares puede surgir de manera espontánea.

Ignacio Ávalos, profesor universitario y asesor en temas de ciencia y tecnología, me refirió la conversación que tuvo con su médico: “Todos los años voy a hacerme un chequeo. Le pregunté a mí doctor cuánto estaba cobrando por consulta y me dijo que 450.000 bolívares. ‘¿Aceptas dólares?’, le pregunté en broma.

En la cartera tenía dos dólares. ‘Claro que sí. Dámelos’, dijo, ‘y perdona que me quede con el cambio’”. Una amiga trajo de un viaje 50 billetes de un dólar para atender gastos corrientes. Le pagó dos dólares a un joven que montó una biblioteca en su casa. “Él feliz de la vida porque pronto se va para Chile”, dijo mi amiga.

Huir del país ha sido la obsesión de Alejandro Rivas, un técnico en informática de 29 años que ha planeado radicarse, junto con su novia, en Lima, Perú. “Huyo de Venezuela porque no hay futuro, no puedo independizarme, comprar un carro, ni soñar con tener un hijo”. El viaje lo hará por tierra a un costo de 140 dólares.

Grupos de venezolanos en Perú  informan constantemente en Facebook y WhatsApp acerca de rutas y precios. “Siento una mezcla de tristeza y rabia por tener que dejar mí país, a mi familia, a mi papá que tiene un trastorno bipolar. Apenas pueda me lo llevo a Perú”.

El gobierno de Maduro no ha tomado una sola medida para contener la hiperinflación. Todo lo contrario. Sigue financiando el déficit de las cuentas públicas con dinero inorgánico emitido por el Banco Central de Venezuela.

Tampoco tiene previsto pactar un programa de ajustes con el demonizado Fondo Monetario Internacional, que pronostica para el país una inflación del 13.000 por ciento con una contracción económica del 15 por ciento.

El salario mínimo en Venezuela no alcanza para comprar un kilo de pollo, un kilo de carne o un cartón de 30 huevos. Pero podría comprar 248.500 litros de gasolina de 91 octanos.

Un reportaje del portal Prodavinci mostró que el salario mínimo actual no alcanza ni para el 20 por ciento de lo que compraba en 1998, cuando el barril de petróleo tocó un fondo histórico de ocho dólares.

El anuncio del aumento de salario lo hizo el presidente Maduro en una transmisión en Facebook Live. No sorprendió a nadie.

La indiferencia obedece a que los precios de los bienes y servicios más elementales se ajustarán en cuestión de horas, siguiendo la ruta de esta carrera hacia el precipicio en el que alguna vez fuera el país más rico de América Latina.

Hugo Prieto es periodista y narrador venezolano.

ttps://www.nytimes.com/es/2018/03/03/opinion-prieto-hiperinflacion-venezuela/

Detrás de la pulseada por la ayuda, el drama de los desnutridos

La catástrofe humanitaria en Venezuela dejó a miles de personas con serias deficiencias alimentarias

24 de febrero de 2019  

CARACAS.- En los últimos tres años, Yaneidi Guzmán perdió un tercio de su peso en medio del colapso económico de Venezuela que dificulta la compra de alimentos. Y en estos días Guzmán pasó a ilusionarse con la entrada de ayuda humanitaria tan urgentemente necesitada en el país.

La mujer, de 38 años, es uno de los muchos venezolanos que sufren de desnutrición en una nación que alguna vez fue próspera gracias a su petróleo, pero que ha visto decaer su economía en los últimos cinco años bajo el mandato del presidente Nicolás Maduro.

La dieta de los venezolanos se volvió cada vez más deficiente en vitaminas y proteínas debido al control de divisas que restringe las importaciones de alimentos y a sueldos que no van a la par de una inflación de casi 2.000.000% registrada el año pasado.

La creciente desnutrición es una de las razones que esgrimió el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, a quien decenas de países reconocen como jefe de Estado encargado, para llevar adelante el plan de traer alimentos y medicinas al país.  La iniciativa opositora fue rechazada por Maduro, que negó que hubiera una crisis humanitaria y catalogó el proyecto de sus rivales como un espectáculo para socavar las bases de su gobierno.

El mismo Guaidó se sumó desde su residencia en Caracas a una caravana, el jueves pasado, con diputados de la Asamblea Nacional, para viajar 800 kilómetros hacia la frontera con Colombia, de donde el viernes logró cruzar hacia Cúcuta.

El opositor se guardó los detalles durante toda la semana de cómo entraría la ayuda en momentos en que Maduro anunció el cierre, desde el jueves por la noche, de la frontera con Brasil, y clausuró luego los pasos a Colombia.

La ayuda humanitaria se ha convertido en objeto de una lucha de poderes en Venezuela, luego de que en enero Guaidó invocó la Constitución para asumir como presidente interino tras calificar como fraudulenta la reelección de Maduro en mayo del año pasado.

Sobre esa base, la oposición y gran parte de la comunidad internacional impugnaron la jura para su nuevo “mandato” en enero.

“A mí me gustaría que dejaran entrar esa ayuda”, dijo Guzmán, que a pesar de tener dos trabajos, ambos sueldos no le alcanzan para pagar por los exámenes médicos, las vitaminas y una dieta rica en proteínas que su doctor le prescribió.

Ella y su esposo ganan menos de 30 dólares al mes, que usan para alimentar a sus tres hijas.

Aunque hay un vacío de información oficial, casi dos tercios de los venezolanos perdieron en promedio 11 kilos de peso en 2017, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, un estudio realizado por tres grandes universidades del país.

En la casa de Guzmán, en el barrio caraqueño de Petare, cuelga un pequeño cartel de madera donde se lee el salmo “Jehová es mi pastor, nada me faltará”. En la heladera solo guarda unos paquetes de porotos.

Hay veces en que se despierta sin saber qué comerá su familia durante el día. En muchas ocasiones solo comen arroz, lentejas y yuca.

Si bien Guzmán dijo que le gustaría la entrada de ayuda, le preocupa que el envío sea una gota en medio de un océano de necesidades que aqueja a los venezolanos. “Uno no come un solo día”, agregó.Prueba de fuerza

Algunos analistas políticos dicen que la prueba de fuerza entre gobierno y oposición no se basaba tanto en resolver las necesidades inmediatas de Venezuela -que requiere un ingreso continuo y reformas profundas-, sino poner a prueba la lealtad de los militares a Maduro, si se atrevían a bloquear el ingreso de la ayuda.

Algunas organizaciones, como Cáritas, decidieron proporcionar la ayuda que se pueda.

En San Francisco de Yare, un pueblo a 70 kilómetros al sur de Caracas, el vientre del bebé de María Guitia luce distendido, mientras sus brazos son delgados.

La joven de 21 años vive con sus cinco hermanos y dos padres en una habitación con suelo de tierra y sin agua corriente. Sin empleo, viven de trabajos informales y una entrega mensual de alimentos subsidiados por el gobierno.

Guitia tiene que inventar comida con lo poco que tienen, como lentejas y plátanos que poseen en terrenos de su patio. Su hijo perdió peso en los últimos cinco meses, hasta que Cáritas le dio algunos suplementos alimentarios.

Las Naciones Unidas y la Cruz Roja advirtieron contra la politización de la ayuda. Estados Unidos, que presiona por una renuncia de Maduro, envió ayuda para Venezuela en aviones militares a Cúcuta, en una demostración de fuerza.

Guzmán sueña con vivir de su propio trabajo y no de la ayuda extranjera o donaciones del gobierno.

“No es que quiera ser rica o millonaria -dijo-, pero sí darle un futuro bien a mis hijas, que si se enferman uno las pueda llevar al médico, que se alimenten bien”.

Por: C. Rawlins y S. Valderrama

Las cifras de otro día clave para Venezuela: al menos 5 muertos, más de 200 heridos y dos camiones quemados

24 de febrero de 2019  • 08:59

CÚCUTA (Reuters).- Ayer fue otro día clave para Venezuela. Ayer el presidente encargado, el opositor Juan Guaidó, aseguró que entrarían camiones con ayuda humanitaria para aliviar la crisis de abastecimiento que vive el país.

Ayer los militares y las milicias que siguen respaldando al bolivariano Nicolás Maduro salieron al choque de las intenciones de la oposición.

Por los enfrentamientos que se dieron en la frontera cinco personas murieron, más de 200 resultaron heridas y cerca de 50 fueron detenidos.

De acuerdo a lo publicado por el diario El Universal, en el límite entre Colombia y Venezuela 285 personas resultaron lesionadas por represión de militares.

Además, varios camiones con insumos médicos y alimentos debieron retroceder y declinar de su intención de entrar a suelo venezolano debido al ataque de los chavistas, que quemaron al menos dos vehículos cargados con mercaderías necesarias.

En total, ocho vehículos de carga habían partido temprano desde el centro de acopio en los alrededores del puente de Tienditas. Pero dos de ellos fueron prendidos fuego, uno debió ser descargado ante el riesgo de correr la misma suerte y el resto regresó a las bodegas.

Tras la violencia desatada, Guaidó a quien decenas de países reconocen como presidente legítimo ante la denuncia de fraude que recae en las elecciones que llevaron a Maduro a asumir se segundo mandato, dijo que planteará a la comunidad internacional de manera formal que se debe ” tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta patria”.

La postura gubernamental en México, NO ES LA DEL PUEBLO. Los mexicanos NO aprobamos la represión brutal de los dictadores.

La resistencia

Molesto por el acopio de ayuda, el presidente Maduro rompió las relaciones diplomáticas con Bogotá, que ya estaban en su menor nivel: “He decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno fascista de Colombia y todos sus embajadores y cónsules deben salir en 24 horas”.

Asimismo, advirtió respecto de su determinación a quedarse en el poder: “Estoy más duro que nunca, más duro que esta madera, duro de pie, gobernando esta patria.

Soberano coñazo (puñetazo) le estamos metiendo al golpe, a la intervención gringa”, dijo ante miles de seguidores en una avenida de Caracas en una marcha convocada “en defensa de la revolución”.

El gobierno de Maduro rechaza que exista una crisis humanitaria y califica como un “show barato” el intento opositor de pasar asistencia, pese a que desde 2015 al menos 3,4 millones de personas se fueron de Venezuela, según Naciones Unidas.

Enfrentamientos en la frontera colombo-venezolana dejan muertos y cientos de heridos

El relato de las víctimas

Edinson Cisneros tiene 24 años y estuvo en Ureña junto al pueblo para ayudar a descargar las medicinas y los alimentos que llegaron desde Colombia.

Sin embargo, sufruió el peso de la represión. Con un tubo en la nariz, sentado en una camilla, mostró que tenía perforaciones de proyectiles de goma en el costado izquierdo del pecho, en el brazo y en la pierna, además de una lesión abierta en el abdomen.

“Tiraron gases lacrimógenos, demasiados, no aguantó la gente y perdimos fuerzas. Y cuando estábamos tratando de agarrar aire, nos llegaron y nos acribillaron”, aseguró.

Por su parte, José David Morales, de 45 años, mostró restos de proyectiles disparados en el sector El Salto, de Bolívar, y denunció: “¡Presidente (Maduro) esta es tu Fuerza Armada, mira cómo nos disparan!”.

Por otra parte, al hospital de la población brasileña de Pacaraima, en la frontera con Venezuela, llegaron cuatro heridos de bala, que tras recibir los primeros auxilios fueron llevados a Boa Vista, capital del estado limítrofe de Roraima.

Sin embargo, el portavoz del gobierno del estado brasileño de Roraima, Roberto Amaral, dijo que los militares venezolanos ya no dejaban pasar ambulancias con heridos por la frontera hacia Brasil.

Al final del día, más de 60 uniformados venezolanos desertaron a territorio colombiano en medio de la tensión en la región y reconocieron a Guaidó como presidente, según informó la autoridad migratoria nacional colombiana.

Desolación y escenas caóticas en las fronteras con Colombia y Brasil

El puente Simón Bolívar, que une Colombia y Venezuela, quedó lleno de escombros Fuente: Reuters – Crédito: Marco Bello

Con tensión extrema, los venezolanos que viven en Buenos Aires pasaron su peor fin de semana

25 de febrero de 2019  • 17:33

“Con muchísima tensión emocional” describe Eduardo Ruiz, un caraqueño de 34 años, cuando se le pregunta cómo vivió los últimos días las noticias provenientes de su Venezuela natal. Hace más de dos años que reside en Buenos Aires y está acostumbrado a mantener un diálogo fluido con los familiares que quedaron en su país.

Pero su fin de semana fue particularmente angustiante. “El viernes, sábado y domingo estuvimos en una tensión como de novela, pegados a los celulares, portales de noticias y redes sociales.

Las comunicaciones se perdieron, uno mandaba mensajes y no llegaban, las líneas estaban saturadas porque todos querían hablar. No nos movimos de casa para no perdernos nada”, cuenta.

Su chat familiar fue sumando códigos postales en el último tiempo: Australia, Miami, Malta, Buenos Aires. “Estamos regados por el mundo y todos los santos días nos mandamos un mensajito para saber que estamos bien”.

Su principal obsesión, como la de muchos otros compatriotas, es juntar dinero para traer familiares a vivir a este país. Junto a su esposa ya logró ayudar a que vengan unos nueve. “No te imaginas la felicidad que genera. Es como si lo sacaras de la cárcel, traerlos a Buenos Aires y que puedan comer algo que no probaban hace años.

Un tío de mi esposa que llegó hace un tiempo tenía 6 meses sin comer fideos, fijate qué tontería. Fue lo primero que comió cuando llegó. Mi esposa hacía tres años que no probaba una manzana verde. En cuanto aterrizó en Buenos Aires lo primero que quiso hacer fue ir a una verdulería. Comió una manzana y se puso a llorar como si fuera un manjar exquisito. Imaginate”.

En la pensión donde vive Francisco Pérez, en el barrio de Constitución, el temor a las malas noticias se siente en el aire. “Siempre están los nervios, es una residencia donde todos somos venezolanos. Ha pasado ya, a una vecina se le murió su mama porque no consiguió una pastilla.

Muchos otros familiares sufren infartos o ACVs por el estrés. Es un temor que uno tiene todos los días, pensar que si se enferma tu mamá no vas a poder acompañarla, ayudarla o despedirte. El estrés con el que vivimos es muy difícil”, cuenta.

Francisco Perez tiene 28 años y vive en una pensión en la que todos son venezolanos. “El estrés con el que vivimos es muy difícil” Crédito: Rodrigo Néspolo

Ángela Torres trabaja 17 horas por día como manicura a domicilio para poder enviar plata a Venezuela. Es licenciada en RRHH y llegó sola hace dos años: en Caracas quedaron su mamá, su tía y sus tres hijos. Cada quince días intenta enviarles unos cuatro mil pesos.

Hasta que puedan llegar a Buenos Aires, agradece la tecnología que le permite mantenerse conectada con ellos. “Todos los días del mundo, gracias a Dios, puedo hacerles una videollamada y saber de sus vidas”, relata.

Los pequeños tienen 12, 7 y 5 años y se espera que puedan llegar en unos meses. “Es mi mayor sueño”, cuenta. Ángela suele estar permanentemente conectada y este fin de semana la movilizó especialmente: “Estuve llorando todos estos días. Ver que se quema la ayuda humanitaria cuando no hay gasas en los hospitales es completamente horrible, da mucha impotencia”.

Para resistir la tristeza, se junta con sus amigos “paisanos”. “Nos reunimos en casas, nos pasamos contactos, o tomamos una cerveza por Palermo o Plaza Serrano. Hablamos, compartimos y nos consolamos”, cuenta.

“Estoy completamente angustiada por todo lo que está sucediendo. Ellos viven a unas pocas cuadras de Miraflores, donde está el presidente y me preocupa muchísimo lo que pueda suceder.

Yo les digo, porque no se enteran por los medios de allá, que traten de tener agua potable y de salir poco”, cuenta. Su principal miedo: que salgan los colectivos a la calle a disparar a mansalva.

Tras la violencia, las localidades estaban ayer llenas de escombros y escenas de destrucción

25 de febrero de 2019

UREÑA, Venezuela.- Calles desoladas, militares bloqueando vías estratégicas, grupos armados irregulares sembrando el temor: una tensa calma se vivía en poblaciones venezolanas fronterizas con Colombia y Brasil, tras un día de fuertes disturbios por el bloqueo militar a la ayuda humanitaria.

Un cordón de militares venezolanos mantenía bloqueada ayer la entrada de un puente fronterizo que comunica Ureña (Venezuela) con Cúcuta (Colombia).

El día anterior, la vía de acceso al puente internacional Francisco de Paula Santander fue escenario de violencia, después de que efectivos de la militarizada Guardia Nacional y la policía dispersaran con gases lacrimógenos y perdigones de goma una marcha que exigía el paso de la ayuda.

Las calles aledañas amanecieron llenas de escombros, vidrios rotos, basura y cartuchos de perdigones y bombas lacrimógenas.

A primera hora, cerca del puente, la carcasa de un bus quemado por manifestantes seguía atravesada en la vía, frente a la vista de un puñado de curiosos que observaban en su camino hacia el paso.

También hubo cruentos disturbios en la vecina población de San Antonio, donde está el principal paso peatonal binacional: el puente Simón Bolívar. Civiles armados atacaron allí a manifestantes.

Escenas similares se vivieron en el estado de Bolívar, limítrofe con Brasil, cuyo paso fue cerrado el jueves por orden del presidente Nicolás Maduro tras denunciar “provocaciones” con el ingreso de la ayuda.

Nueva jornada de enfrentamientos sacude la frontera entre Colombia y Venezuela

Enfrentamientos entre uniformados y pobladores, mayormente indígenas, dejaron en Santa Elena del Uairén tres muertos y unos 50 heridos entre viernes y sábado, denunciaron opositores y ONG críticas al gobierno.

“Santa Elena de Uairén amaneció casi en toque de queda”, describió Olnar Ortiz, activista de la ONG Foro Penal en la zona. Ortiz señaló que la situación no está militarizada, pero “hay presencia de colectivos”, como llaman en Venezuela a grupos de civiles armados afines al gobierno.

En Ureña y San Antonio se observaba la fuerte presencia de hombres civiles armados.

El gobierno de Maduro había ordenado la noche del viernes el “cierre total” de los cuatro cruces fronterizos del estado de Táchira, colindantes con el departamento colombiano de Norte de Santander, para bloquear la asistencia acopiada desde hacía varios días en Cúcuta.

En tanto, el gobierno de Roraima, estado brasileño limítrofe con Venezuela, decretará hoy el estado de “calamidad pública” en la salud debido al colapso en el sistema de atención, luego del ingreso en masa de venezolanos heridos en episodios de violencia en la frontera, según confirmaron las autoridades. 

Unos 22 venezolanos debieron ser atendidos y permanecen internados con heridas de balas de fusil y perdigones en Boa Vista, capital de Roraima, luego de un día de máxima tensión y enfrentamientos en la frontera. De ellos, 18 debieron ser intervenidos quirúrgicamente.

“Estamos haciendo un esfuerzo para salvar la vida de esas personas. En estos momentos el sistema de atención de salud está colapsado”, dijo un vocero del gobernador de Roraima, Antonio Denarium.

El sistema de salud de Roraima se encuentra “colapsado” debido a la internación en masa de decenas de venezolanos que ayer llegaron heridos desde Santa Elena, Venezuela, ciudad donde se encuentra el paso fronterizo con Brasil.

“La idea es que, decretada la calamidad pública, el gobierno pueda comprar medicamentos con carácter urgente y contratar camas en hospitales particulares para dar cuenta de la demanda. Creemos que va a aumentar el flujo de personas enfermas y heridas en los próximos días”, explicó el vocero del gobierno de Denarium.

Por tercer día consecutivo, el paso fronterizo entre Brasil y Venezuela amaneció ayer cerrado. Luego de un sábado tumultuoso en Pacaraima, ciudad brasileña donde se encuentra el cruce, el clima permanecía tranquilo.

Agencias AFP y AP