Archivos de etiquetas: vida

511 El Óbolo de Claudia


511 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

426c La joven esclava salvada.

Pasan las horas.

Jesús está sentado sobre un malacate con las manos sobre las rodillas.

Ora…

Piensa… Espera.

No quita los ojos del camino que viene de la ciudad.

La luna está casi perpendicular y el mar retumba con mayor fuerza…

La Luna se eleva, levantándose cada vez más sobre el cielo estrellado.

Está perpendicular sobre la cabeza.

El mar retumba más fuerte y el agua del canal tiene un olor más intenso.

El cono de 1a Luna que hunde sus rayos en el mar se hace más amplio…

abrazando toda la balsa de agua que está frente a Jesús.

Y se pierde cada vez más lejano:

Senda de luz que desde los confines del mundo parece venir hacia Jesús, remontando el canal;

terminando en la balsa de la dársena.

La luna está casi perpendicular y el mar retumba con mayor fuerza…

Por el canal viene una barca pequeña, blanca.

Que avanza deslizándose, sin dejar huellas de su trayectoria,

en el camino de agua que se reconstruye después de su paso…

Remonta el canal…

Ya está en la dársena silenciosa.

Aborda.

Se detiene.

Y tres sombras bajan.

Son tres personas.

Un hombre musculoso, una mujer y una figura delicada, entre los dos.

Se dirigen hacia la casa del cordelero…

Jesús se levanta, para salir a su encuentro…

Va hacia ellos y los saluda diciendo:

–           La paz a vosotros.

¿A quién buscáis?

–            A ti, Maestro.

Responde Lidia mientras se descubre y se aproxima sola.

Y continúa:

«Claudia te ha servido.

Porque era una cosa justa y completamente moral.

señalándola, agrega:

Ésa es la muchacha.

Valeria, dentro de un poco la tomará como niñera de la pequeña Fausta.

Pero entretanto, te ruega que la tengas Tú.

Es más, que se la confíes a tu Madre o a la madre de tus parientes.

Es completamente pagana.

Bueno, peor que pagana.

El amo con quien ha crecido, la alimentó pero no le enseñó nada en absoluto…

Nunca ha oído hablar del Olimpo, ni de ninguna otra cosa.

Lo único que tiene es un terror loco hacia los hombres,

porque desde hace algunas horas, la vida se le ha descubierto totalmente….

Como es:

¡Cruel!

Y en toda su brutalidad,

Jesús pregunta:

–            ¡Oh!

¡Triste palabra!

¿Demasiado tarde?

–          No, materialmente…

Él la preparaba poco a poco…

Digamos… para su sacrilegio.

Y la niña está espantadísima…

Claudia ha tenido que dejarla durante toda la cena junto a ese sátiro.

Y sólo pudo intervenir cuando el vino le había nublado el pensamiento.

Haciéndole menos capáz para reflexionar.

No es necesario que te diga que si el hombre es un lúbrico en sus amores sensuales;

lo es mucho más cuando está ebrio…

Pero es solo entonces que se convierte en un juguete con el que se puede hacer lo que se quiera…

Y arrebatarle su tesoro.

Claudia se aprovechó del momento.

Ennio quiere regresar a Italia…

De la que salió porque perdió el favor imperial…

Claudia le prometió el regreso a cambio de la muchacha.

Reservándose para entrar en acción cuando el vino le hubiera hecho menos capaz de reflexionar.

Enio mordió el anzuelo…

Mañana cuando ya no esté borracho,

protestará, la buscará, hará su comedia…

Pero también mañana, Claudia buscará el modo de hacerlo callar.

Jesús protesta:

–             ¿Con la violencia?

¡No!…

Lidia sonríe con travesura:

–       ¡Oh, Maestro!

¡La violencia empleada con buen fin!…

Pero no será necesaria…

También Claudia se encargó de ‘ayudar’ a su marido a pasarla muy bien en la cena…

Y ahora Pilatos, que está inconsciente por el vino que digirió esta noche…

Está firmando y sellando la orden de que Ennio se presente en Roma…

¡Ah, ah!…

Y partirá en el primer buque militar.

Lo único, es que lo que hará Pilatos mañana…

Cuando esté todavía atontado por el mucho vino bebido esta noche…

Pero mientras tanto, es mejor que la niña esté en otra parte por precaución…

De que en cuanto a Pilatos se le pase la borrachera, se arrepienta y revoque la orden…

¡Es muy endeble!

Y es mejor así…

Para que la niña olvide las asquerosidades humanas…

¡Oh, Maestro!

Por este motivo fuimos a la cena.

Pero, ¡Es inconcebible!

¿Cómo hemos podido ir a esas orgías hasta hace pocos meses, sin sentir náusea?

Hemos huido de allí en cuanto hemos obtenido lo que queríamos…

Allá están todavía nuestros maridos, imitando a los brutos.

¡Qué náuseas, Maestro!

Y debemos recibirlos después…

Después que…

–          Sed austeras y pacientes.

Con vuestro ejemplo haréis mejores a vuestros maridos.

–          ¡Oh, no es posible!

Tú no sabes…

Livia llora más de coraje, que de dolor.

Jesús suspira.

Y ella continúa:

–          Claudia te manda decir que lo hizo para mostrarte:

que te venera como al Único Hombre que merece veneración…

Y quiere que te diga que te agradece,

haberle enseñado lo que vale un alma y lo que vale la pureza.

Lo recordará siempre…

¿Quieres ver a la niña?

–           Sí.

El hombre…

¿Quién es?

–           El númida mudo que emplea Claudia, para sus servicios secretos.

No hay ningún peligro de delación…

No tiene lengua.

Jesús repite:

–           ¡Infeliz!

Pero tampoco ahora hace el milagro.

Lidia va por la muchacha.

La toma de la mano y casi la lleva a rastras frente a Jesús.

Livia dice:

–           Sabe unas cuantas palabras latinas.

Judías casi ninguna.

Es una salvajita…

Que la eligieron únicamente como objeto de placer.

Y dirigiéndose a la niña:

–            No tengas miedo.

Dale las gracias.

Él fue el que te salvó.

Arrodíllate y bésale los pies.

¡Ea! ¡Hazlo!

¡No tengas miedo!

¡Ánimo!

¡No tiembles!…

¡Perdona, Maestro!

Está aterrorizada por las últimas caricias de Enio ya borracho…

Poniéndole su mano en la cabeza cubierta, con mucha compasión;

Jesús dice:

–           ¡Pobre niña!

¡No tengas miedo!

Te llevaré a casa de mi Madre, por algún tiempo.

A la casa de Mamá,

¿Entiendes?

Y tendrás muchos hermanos buenos…

¡No tengas miedo, hijita mía!

¿Qué hay en la voz de Jesús y en la mirada?

Todo: paz, seguridad, pureza, amor santo.

La jovencita lo siente;

echa hacia atrás el manto y la capucha para mirarlo mejor.

Y aparece el rostro delicado de una niña que se asoma a la pubertad…

Con la figurita grácil casi todavía niña;

de gracias inmaduras e inocente aspecto, aparece envuelta en una túnica demasiado ancha para ella…

Sus modales son sencillos.

Su expresión está llena de inocencia.

El vestido que trae le queda muy largo…

Livia dice:

–            Estaba casi desnuda.

Le puse lo primero que encontré.

Lleva otros en la alforja…

Jesús la mira con piedad e infinita compasión,

exclamando:

–          ¡Es una niña!

Y tomándola de la mano le pregunta- ¿Quieres venir conmigo?

La niña contesta:

–          Sí, patrón.

Jesús rebate:

–            No.

No soy tu patrón.

Dime Maestro.

Ella dice con más confianza:

–           Sí, Maestro.

Y una tímida sonrisa substituye a la expresión de miedo,

que había antes en el pálido rostro.

Jesús pregunta:

–          ¿Eres capaz de caminar mucho?

–           Sí, Maestro.

–           Después descansarás en la casa de mi Madre.

En mi casa, hasta que llegue Fausta.

Una niña a la que vas a querer mucho.

¿Quieres?…

–         ¡Oh, sí!

Y ella confiada, levanta sus bellísimos ojos verde-azul,

que lo miran asombrados bajo sus cejas color oro.

Y con un destello de terror que vuelve a turbar su mirada.

Se atreve a preguntar:

–          ¿Ya nunca más aquel amo?

Jesús repite su promesa:

–             ¡Jamás!

Poniendo su mano en su cabellera rubia.

Livia se despide:

–             Adiós, Maestro.

Dentro de pocos días iremos al lago.

Tal vez podremos verte una vez más.

Ruega por tus pobres discípulas romanas.

Jesús repica:

–          Gracias…

Vete en paz.

Adiós, Lidia.

Di a Claudia que éstas son las conquistas que pretendo y no otras.

Se vuelve  hacia la niña,

agregando:

–          Ven niña.

Partiremos inmediatamente.

La barca se aleja por el canal de la dársena…

Jesús llevándola de la mano, se asoma a la puerta del almacén llamando a los apóstoles.

Mientras 1a barca, sin dejar huella de su venida, regresa al mar abierto…

Jesús y los apóstoles, con la niña en medio del grupo, cubierta con un manto…

Van, por las callejuelas periféricas y desérticas,

hacia los campos…

509 El Profeta Romano


509 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

426a Con las romanas en Cesárea Marítima. Profecía en Virgilio.

Jesús tiene un aspecto serio y pálido…

Y dice con una sonrisa de disculpa:

–           No es un lugar apropiado para ustedes.

Pero no dispongo de otra cosa.

Ellas se quitan el velo y el manto.

Y se descubre que son Plautina, Livia, Valeria y la liberta Álbula Domitila.

Plautina responde:

–             No vemos al lugar, sino Al que en estos momentos está en él.

Jesús sonríe y dice:

–             Por esto entiendo que pese a todo;

todavía me consideráis como a un hombre justo.

–             Y más que eso.

Y Claudia nos manda precisamente porque cree que eres más que un justo.

Y no toma en cuenta lo que se oyó…

Pero quiere tu confirmación al respecto, para tributarte doble veneración.

Y hacerlo con mayor razón.

–              O para no hacerlo si me muestro a ella como quisieron pintarme.

Pero decidle que  no hay nada de eso.

No tengo miras humanas.

Mi Ministerio y mi deseo es tan solo sobrenatural.

Y nada más.

Quiero, sí; reunir a todos los hombres en un solo reino.

¿A qué hombres?

¿A los que están hechos de carne y sangre?

¡No!

Eso lo dejo, materia frágil, cosa corruptible…

A las monarquías que pasan;

a los reinos que se tambalean.

Quiero reunir bajo mi único cetro, sólo los corazones de los hombres;

espíritus inmortales en un reino inmortal.

Cualquier otra versión la rechazo como contraria a mi Voluntad.

Quienquiera que sea que la haya dado.

Y os ruego que creáis y que digáis a quien os envía;

que la Verdad tiene solamente una palabra…

–           Tu apóstol habló con mucha seguridad.

–           Es un muchacho exaltado…

Y como a tal hay que escucharlo.

Plautina dice enojada:

–            ¡Pero te hace daño. !

¡Repréndelo!

¡Despídelo!

La negativa para rechazar el MUNDO es la señal más preocupante, de la posesión demoníaca perfecta…

Regáñalo…

Arrójalo de Ti…

–           ¿Entonces dónde estaría mi misericordia?

Él lo hace llevado de un amor equivocado.

¿No debo acaso compadecerlo?

¿Y qué cambiará si lo arrojo de Mí?

Se haría doble mal a sí mismo y me haría doble mal a Mí.

–             ¡Entonces para ti es como una bola atada al pie!…

Como una zancadilla constante…

–             Es para Mí un infeliz a quién tengo que redimir…

Plautina cae de rodillas con los brazos extendidos,

diciendo:

–             ¡Ah!

¡Maestro más grande que cualquier otro!

¡Qué fácil es tenerte por Santo, cuando se siente tu corazón en tus palabras!

¡Qué fácil es amarte y seguirte,

debido a esta caridad tuya, que es mayor que tu inteligencia!

Jesús objeta:

–            No mayor.

Sino que es más asequible y comprensible a vosotros…

Que tenéis vuestro intelecto estorbado por demasiados errores…

Y no tenéis la generosidad de despojarlo de todo…

Para acoger la Verdad.

Livia dice:

–           Tenéis razón.

Eres tan adivino como sabio.

–            La sabiduría, porque es una forma de santidad…

Da siempre luminosidad de juicio…

Ya sobre hechos pasados o presentes, ya sobre premoniciones…

Bien se trate de cosas.

O bien de la advertencia previa a hechos futuros.

–             Por esto vuestros profetas…

–             Eran unos santos.

Dios se comunicaba a ellos con una gran plenitud.

–             ¿Eran santos porque eran de Israel?

–              Por eso y porque fueron justos en sus acciones.

Pues no todo Israel es y ha sido santo, pese a ser Israel.

No es el pertenecer por casualidad a un pueblo o a una religión,

lo que puede hacer santos a los hombres.

Estas dos cosas pueden ayudar grandemente a serlo.

Pero no son el factor absoluto de la santidad.

–             ¿Cuál es ese factor?

–             La voluntad del hombre.

La voluntad que hace que las acciones del hombre sean santas, si es buena.

Perversas, si es mala.

–             Entonces entre nosotros puede ser que haya justos.

–             Así es.

Y no cabe duda de que entre vuestro antepasados hubo justos.

Y los hay entre los que viven actualmente.

Porque sería muy horrible que todo el mundo pagano, perteneciese a los demonios.

Quienes de entre vosotros se sienten atraídos hacia el Bien y la Verdad.

Sienten repugnancia hacia el vicio y la degradación que produce…

Y huyen de él y de las malas acciones que envilecen al hombre.

Creedme que estáis ya en el sendero de la justicia.

–            Entonces Claudia…

–            Sí.

Y vosotras también…

Perseverad.

–             Pero…

¿Si muriéramos antes de convertirnos a Tí?

¿Para qué serviría el haber sido virtuosas?

–             Dios es justo en el juzgar.

Pero, ¿Por qué aplazar el ingreso al Reino?

¿Por qué debéis dar la espalda al Dios Verdadero?

Las tres bajan la cabeza.

Sigue un silencio…

Y luego hacen la confesión que dará la clave de la crueldad romana…

Y su resistencia al cristianismo:

–            Porque nos parece que al hacerlo, traicionaríamos a la patria. 

–           Al revés.

La serviríais.

Pues la haríais moral y espiritualmente más grande.

Porque tendría la FUERZA, con la posesión y protección de Dios;

además de su ejército y sus riquezas.

Roma la Urbe del Mundo;

la Urbe de la Religión Universal…

Pensadlo…

Un silencio.

Luego Livia, encendida como una llama,

dice:

–           Maestro, hace tiempo te buscábamos a Tí, aun en los escritos de nuestro Virgilio.

Porque para nosotros tienen más valor las…

Profecías de los completamente vírgenes respecto a la fe de Israel,

que las de vuestros profetas…

En los cuales podemos ver la sugestión de creencias milenarias…

Y hemos discutido de ello…

Comparando las diversas personas que en todo tiempo, nación y religión, te han presentido.

Pero ninguno te sintió con tanta exactitud como nuestro Virgilio…

porque nadie mejor que él te presagió…

¡Cuánto hablamos aquel día con Diomedes el liberto griego…

astrólogo a quién quiere mucho Claudia!

El sostuvo que esto sucedió porque los tiempos eran más cercanos.

Y los astros lo decían con sus conjunciones…

Pero no nos convenció, porque…

En más de cincuenta años ningún otro sabio de todo el mundo ha hablado de Ti por noticia de los astros…

A pesar de estar más próximos aún a tu manifestación actual.

Para apoyar su tesis adujo el hecho de los tres Sabios de los tres países de Oriente,

que vinieron a adorarte cuando eras un infante.

Y con ello provocaron la matanza de la que la misma Roma se horrorizó;

pues cuando se supo, Augusto dijo:

Que Herodes era un cerdo sediento de sangre…’

Claudia exclamó: “

¡Hace falta el Maestro!

Nos diría la verdad.

Y el destino de nuestro más grande poeta…

Querrías decirnos para Claudia…

Algo que nos muestre que no estás irritado contra ella.

–             He comprendido su reacción de romana.

Y no le guardo ningún rencor.

Decidle que esté tranquila.

Y escuchad:

Virgilio no fue grande solo como poeta.

¿No es así?

–             ¡Oh, no!

También lo fue como hombre.

En medio de una sociedad que estaba corrompida y viciada…

Fue un faro de pureza espiritual.

Nadie lo vio lujurioso, ni amante de orgías, ni de costumbres licenciosas.

Sus escritos son castos y mucho más casto fue su corazón.

Tanto es así que en los lugares donde vivió, se le llamó ‘La doncella’,

para vergüenza de los viciosos y veneración de los buenos.

–            ¿Y en el alma pura de un hombre casto, no habrá podido reflejarse Dios…

aun cuando ese hombre fuese pagano?

La Virtud Perfecta, ¿No habrá amado al virtuoso?

Y si se le concedió amar y ver la Verdad debido a la belleza pura de su corazón…

¿No podrá haber tenido un fulgor de profecía?

¿De una profecía que no es más que la Verdad que se descubre…

a quién merece conocerla como premio e incentivo para una virtud mayor?

–             ¡Entonces profetizó de Ti!

–              Su inteligencia prendida en la pureza y en el genio;

logró ascender y conocer una página que se refiere a Mí.

Y puede llamársele al poeta pagano y justo…

Un hombre dotado de espíritu profético y anterior a Mí, por premio de sus virtudes.

Valeria y Plautina exclaman,

preguntando:

–           ¡Oh, nuestro Virgilio!

–          ¿Y tendrá algún premio?

–           Ya lo dije.

Dios es justo.

Pero vosotras no imitéis al poeta, deteniéndoos hasta donde él llegó.

Avanzad…

Porque la Verdad, no se os ha mostrado por intuición y en parte;

sino completa…

Y os ha hablado.

Plautina sin dar respuesta,

dice:

–           Gracias, Maestro.

Nos retiramos.

Claudia nos dijo que te preguntásemos si te puede ser útil en asuntos morales.

–            Y os mandó que me preguntaseis si soy un usurpador…

–            ¡Oh, Maestro!

¿Cómo lo sabes?

–            ¡Soy más que Virgilio y que los profetas!…

–            ¡Es verdad!

¡Todo es verdad!

¿Podemos servirte?

369 EL MESÍAS


369 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

La ciudad de Quedes está situada en un monte, de una cadena de colinas,

que se orienta de norte a sur: con dos líneas paralelas,

que se estrechan y forman casi un esbozo de X.

En el punto más estrecho, se sitúa Quedes: extendida desde la cima a las laderas,

más bien poco inclinadas, dominando el valle fresco y verde.

Es una bella ciudad rodeada de muros, con casas bonitas y una imponente sinagoga;

como imponente también es la fuente, con sus muchas bocas que dejan caer agua

fresca y abundante en la pila de la cual salen unos canalillos destinados a alimentar otras fuentes, 

Jesús entra en esta ciudad en día de mercado.

Su mano ya no está vendada,

pero tiene todavía una costra oscura y un amplio hematoma en el dorso.

También Santiago de Alfeo tiene una pequeña costra, en la sien

y todo alrededor, tiene una amplia moradura.

Andrés y Santiago de Zebedeo menos heridos,

ya no muestran señales de la pasada aventura.

Y caminan ligero, mirando a los lados y hacia atrás, porque están escalonados,

delante, detrás y al lado de Jesús.

Andrés dice:

–         ¡Pero ésta es una ciudad de refugio!

Pedro le responde:

–         ¡Sí, vaya!

¡Precisamente ellos van a respetar el amparo y la santidad de un lugar!

¡Pero qué ingenuo eres, hermano! 

Jesús va entre los dos Judas.

Delante de Él, en vanguardia, Santiago y Juan.

Y luego el otro Santiago con Felipe y Mateo.

Detrás de Él, Pedro, Andrés y Tomás.

Los últimos, Simón Zelote y Bartolomé

Todo va bien hasta la entrada en una bonita plaza;

la de la taza de la fuente y la sinagoga.

En la que se que se aglomera la gente que trata de negocios.

El mercado, está más abajo y en el suroeste de la ciudad,

donde desembocan la vía principal que viene del sur

y la otra por la que viene el grupo apostólico. 

Jesús, que viene del oeste ambas confluyen en ángulo recto y se funden en una sola,

que penetra por la puerta de la ciudad hasta transformarse en una vasta plaza oblonga,

en la que hay asnos y esteras, vendedores, compradores, y el consabido jaleo…

Pero cuando llegan a esta plaza más bonita que es el corazón de la ciudad

cuando llegan a esta plaza, empiezan las dificultades.

Junto al portón amplio y bello adornado con esculturas y frisos de la rica sinagoga,

hay un grupo numeroso de fariseos y saduceos,

parecen un grupo de sabuesos rastreros y gruñidores, a la espera de saltarle encima

al acecho de la presa, cuyo olor han sentido ya en el viento

grupo mezclado – como elemento excitante – con un grupito de rabíes

ya vistos en Yiscala, entre los cuales aquél llamado Uziel.

Y enseguida unos a otros se hacen señas indicando a Jesús y a los apóstoles. 

Juan exclama asustado: 

–          ¡Vaya, Señor!

¡Están también aquí! 

Volviéndose hacia atrás a hablar con Jesús.

Jesús dice:

–        No temas.

Sigue adelante seguro.

De todas formas, los que no se sientan dispuestos a hacer frente a esos desdichados

que se retiren y se vayan a la posada.

Quiero por encima de todo hablar aquí, en esta antigua ciudad levítica y de refugio.

Protestan todos:

–          Maestro, ¿Cómo puedes pensar que te vamos a dejar solo?

!Que nos maten a todos, si quieren!.

Nosotros compartiremos tu suerte.

Jesús pasa por delante del grupo enemigo.

Y va a colocarse contra la tapia de un jardín,

por encima de la cual llueven los cándidos pétalos de un peral en flor:

la tapia oscura y la nube cándida son marco y corona de Cristo,

que tiene enfrente a sus doce.

Jesús empieza a hablar.

Y su bonita voz entonada, llena la plaza y hace volverse a quienes están en ella.

Que dice:

–         ¡Vosotros, aquí reunidos, venid a escuchar la Buena Nueva,

porque más útil que los negocios y las monedas,

es la conquista del Reino de los Cielos!  

La plaza se llena de comentarios:

–        ¡Oh, pero si ése es el Rabí galileo! – dice uno.

–        Venid. Vamos a oír lo que dice.

–        Quizás hace algún milagro.

Y otro

–        Yo, en Bet Yinna, le vi hacer uno.

¡Y qué bien habla!

–        No como esos gavilanes rapaces y esas serpientes astutas.

Pronto mucha gente circunda a Jesús.

Y Él prosigue para esta gente atenta:

–          En el corazón de esta ciudad levítica no quiero recordar la Ley.

Sé que la tenéis presente en vuestros corazones como en pocas ciudades de Israel,

Y lo demuestra incluso el orden que en ella he encontrado,

la honestidad de que me han dado prueba los comerciantes a quienes he comprado

el alimento para mí y mi pequeño rebaño.

Y esta sinagoga, ornamentada como conviene al lugar donde se honra a Dios.

Mas, dentro de vosotros hay también un lugar donde se honra a Dios,

un lugar donde residen las aspiraciones más santas y resuenan las palabras más

dulcemente esperanzadoras de nuestra fe y las oraciones más ardientes

para que la esperanza se haga realidad: el alma:

éste es el lugar santo e individual, donde se habla de Dios y con Dios

en espera de que la Promesa se cumpla.

Pero la Promesa se ha cumplido ya. Israel tiene su Mesías.

Y Él os trae la palabra y la certeza de que el tiempo de la Gracia ha llegado,

de que la Redención está próxima, de que el Salvador está en medio de vosotros,

de que el invicto Reino de Dios comienza.

¡Cuántas veces habréis oído la lectura de Habacuc!

Y los más meditativos de vosotros habrán susurrado:

«Yo también puedo decir “¡Hasta cuándo, Señor, tendré que gritar sin que me prestes oídos?”

Desde hace siglos Israel gime así.

Mas ahora el Salvador ha venido.

El gran hurto, el perpetuo apuro, el desorden y la injusticia causado por Satanás,

están a punto de caer, porque el Enviado por Dios está para reintegrar al hombre

en lo que es su dignidad de hijo de Dios y coheredero del Reino de Dios.

Miremos la profecía de Habacuc con ojos nuevos,.

Y sentiremos que da testimonio de Mí,

que habla ya el lenguaje de la Buena Nueva que Yo traigo a los hijos de Israel.

Mas aquí soy Yo quien debe expresar un lamento:

«Se ha verificado el juicio, y, no obstante, la oposición triunfa».

Y lo expreso con profundo dolor.

No tanto por mí, que estoy por encima del parecer humano,

cuanto por aquellos que, por ser adversarios, se condenan,

y por los que se extravían por causa de los adversarios.

¿Os asombra lo que digo?

Entre vosotros hay mercaderes de otros lugares de Israel.

Ellos os pueden decir que no miento.

No miento con una vida contraria a lo que enseño

o no haciendo lo que del Salvador se espera.

No miento cuando digo que la oposición humana se yergue contra el juicio de Dios,

que me ha enviado, y contra el juicio de las gentes humildes y sinceras,

que me han oído y juzgado rectamente en lo que soy.

Algunos de la multitud comentan:

–        ¡Es verdad!

–        ¡Es verdad!

–        Nosotros, del pueblo, lo estimamos y sentimos que es santo.

Pero aquéllos (y señalan a los fariseos y compañeros) lo hostigan.

Jesús prosigue

–        En aras de esta oposición se lacera la Ley.

Y cada vez será más maltratada, hasta llegar incluso a abolirla,

con tal de cometer la suprema injusticia, la cual, no obstante, no durará mucho.

Bienaventurados los que en la breve y espantosa espera,

cuando parezca que la oposición haya triunfado contra Mí,

sepan seguir creyendo en Jesús de Nazaret, en el Hijo de Dios,

en el Hijo del hombre, anunciado por los profetas:

Yo podría cumplir el juicio de Dios con toda extensión, salvando a todos los hijos de

Israel.

Mas no podré hacerlo, porque el impío triunfará contra sí mismo,

contra la parte mejor de sí mismo.

Y de la misma forma que pisotea mis derechos y a mis fieles,

pisoteará los derechos de su espíritu, que tiene necesidad de Mí para ser salvado y

que es entregado a Satanás con tal de negármelo a Mí.

Los fariseos murmuran turbulentos.

Pero un anciano de majestuoso porte hace ya un rato que se ha acercado al lugar donde está Jesús

Y ahora, durante un momento de pausa del discurso, dice:

–        Entra en la sinagoga, te lo ruego;

enseña en ella. Nadie tiene más derecho que Tú a hacerlo.

Soy Matías, el jefe de la sinagoga.

Ven, que la Palabra de Dios habite mi casa como mora en tu boca.

Jesús responde:

–         Gracias, justo de Israel.

La paz sea siempre contigo.

Y Jesús, a través de la muchedumbre, que se abre como una ola para dejarlo pasar,

y luego se cierra formando estela y lo sigue,

cruza de nuevo la plaza y entra en la sinagoga,

pasando otra vez por delante de los fariseos gruñidores,

que entran también en la sinagoga, tratando de abrirse paso violentamente.

Pero la gente los mira con cara de pocos amigos,

y dice:

–          ¿De dónde venís.

Id a vuestras sinagogas y esperad allí al Rabí.

Ésta es nuestra casa y entramos nosotros.

Y rabíes, saduceos y fariseos, tienen que soportar quedarse humildemente a la puerta

para no ser expulsados por los habitantes de Quedes.

Jesús está en su sitio.

Tiene cerca al arquisinagogo y a otros de la sinagoga,

. Reanuda su discurso:

–           Habacuc dice – ¡y con qué amor os invita a observar! -:

«Extended vuestra mirada sobre las naciones, y observad, maravillaos, asombraos,

porque en vuestros días ha sucedido una cosa que nadie creerá cuando se la cuenten».

También ahora tenemos enemigos materiales en Israel.

Pero dejad pasar este pequeño detalle de la profecía

y miremos solamente al gran vaticinio enteramente espiritual que contiene.

Porque las profecías, aunque parecen tener una referencia material,

su contenido es siempre espiritual.

La cosa, pues, que ha sucedido

y es tal, que nadie podrá aceptarla si no está convencido de la infinita bondad del verdadero Dios –

es que Él ha mandado a su Verbo para salvar y redimir al mundo.

Dios que se separa de Dios  para salvar a la criatura culpable.

Pues bien, Yo he sido mandado a esto.

Y ninguna fuerza del mundo podrá detener mi ímpetu de. Triunfador sobre reyes

y tiranos, sobre pecados y necedades.

Venceré porque soy el Triunfador.

Una carcajada burlona y un grito se dejan oír desde el fondo de la sinagoga.

La gente protesta.

El jefe de la sinagoga, que está tan concentrado en escuchar a Jesús que tiene incluso

los ojos cerrados, se pone de pie e impone silencio,

amenazando con la expulsión a los perturbadores.

Jesús dice:

–        No te opongas a ellos; es más, invítalos a que expongan sus divergencias .

Los fariseos dicen:

–        ¡Bien! ¡Esto esta bien!

–        Déjanos acercarnos a Ti, que queremos hacerte unas preguntas.

Gritan en tono irónico los objetores.

–      Venid.

Dejadlos pasar, vosotros de Quedes.

Y la gente, con miradas hostiles y caras disgustadas.

Sin que falte uno que otro epíteto, los deja ir adelante.

Jesús en tono severo, pregunta: 

–        ¿Qué queréis saber? 

–         ¿Tú, entonces, dices que eres el Mesías?

¿Estás verdaderamente seguro de ello?

Jesús, con los brazos cruzados, mira con tal autoridad al que ha hablado,

que a éste se le cae de golpe la ironía y cierra la boca.

Pero otro toma la palabra en su lugar,

y dice:

–        No puedes pretender que se te crea por tu palabra.

Cualquiera puede mentir, incluso con buena intención

Para creer se necesitan pruebas.

Danos, pues pruebas de que eres eso que dices ser.

Jesús dice secamente:

–         Israel está lleno de mis pruebas.  

Y varios fariseos dicen:

–        ¡Ah! ¡Esas!…

–        Pequeñas cosas que cualquier santo puede hacer

–        ¡Han sido hechas y serán hechas en el futuro por los justos de Israel! 

Otro añade:

–          ¡Y no se da por sentado que Tú las hagas por santidad y ayuda de Dios!

Se dice, y verdaderamente es muy verosímil, que cuentas con la ayuda de Satanás.

Queremos otras pruebas.

Superiores, cuales Satanás no pueda dar.

¡Sí, hombre, una victoria sobre la muerte!…

–         Ya la habéis visto

–         Eran apariencias de muerte

Muéstranos a uno ya descompuesto que se reanime y recomponga, por ejemplo,

para tener la seguridad de que Dios está contigo.

Dios: el único que puede dar de nuevo respiro al fango que ya se vuelve polvo.

–        Nunca fue pedido esto a los Profetas para creer en ellos.

Un saduceo grita:

–        ¡Tú eres más que un profeta.

¡Tú, al menos Tú lo dices, eres el Hijo de Dios!… ¡Ja! ja!

¿Por qué, entonces, no actúas como Dios?

¡Ánimo, pues! ¡Danos una señal! ¡Una señal!

–         ¡Sí, eso!

Una señal del Cielo que diga que eres Hijo de Dios.

Entonces te adoraremos – grita un fariseo.

–        ¡Sí! ¡Eso es, Simón!

No queremos caer de nuevo en el pecado de Aarón.

No adoramos al ídolo, al becerro de oro,

¡Pero podríamos adorar al Cordero de Dios! ¿No eres Tú?

Si es que el Cielo nos indica que lo eres – dice el que tiene por nombre Uriel, que estaba en Yiscala.

Y ríe sarcásticamente.

Interviene otro, a voces:

–        Déjame hablar a mí, a Sadoq, el escriba de oro.

¡Óyeme, oh Cristo! Demasiados te han precedido, que no eran cristos.

Basta ya de engaños. Una señal de que lo eres.

Dios, si está contigo, no te lo puede negar.

Y nosotros creeremos en Ti y te ayudaremos.

Si no, ya sabes lo que te espera, según el Mandamiento de Dios.

Jesús alza la diestra herida y la muestra bien a su interlocutor.

Diciendo:

–        ¿Ves esta señal?

La has hecho tú. Has indicado otra señal.

Te alegrarás cuando la veas abierta en la carne del Cordero.

¡Mírala! ¿La ves?

La verás también en el Cielo,

cuando te presentes a rendir cuentas de tu modo de vivir.

Porque Yo te he de juzgar.

Y estaré allí arriba con mi Cuerpo glorificado, con las señales de mi ministerio

y del vuestro, de mi amor y de vuestro odio.

Y tú también la verás, Uriel, y tú, Simón, y la verán Caifás y Anás.

16. Y = dicen a los montes = y las peñas: = «Caed sobre nosotros = y ocultadnos de la vista del que está sentado en el trono y de la cólera del Cordero.

Y otros muchos, en el último Día, día de IRA día tremendo.

Y por ello preferiréis estar en el Abismo, porque mi Señal abierta en la mano herida

os asaeteará más que los fuegos del Infierno.

Sadoc replica furioso:

–         ¡Eso son palabras y blasfemias!

¿Tú en el Cielo con el cuerpo?

¡Blasfemo! ¿Tú juez en lugar de Dios?

¡Anatema seas! ¡Insultas al Pontífice!

Merecerías la lapidación – gritan en coro fariseos, saduceos y doctores.

El jefe de la sinagoga se pone de nuevo en pie, patriarcal, con su espléndida canicie 

como un Moisés,

y grita:

–        Quedes es ciudad de refugio y levítica.

Tened respeto…

–        ¡Viejas historias! ¡Ya no cuentan!

–         ¡Oh, lenguas blasfemas!

Vosotros sois los pecadores, no Él, y yo lo defiendo.

No dice nada malo. Explica los Profetas.

Nos trae la Promesa Buena. Y vosotros lo interrumpís, lo tentáis, lo ofendéis.

No lo permito.

Él está bajo la protección del viejo Matías, de la estirpe de Leví por parte de padre y

de Aarón por parte de madre.

Salid y dejad que ilumine con su doctrina mi vejez y la madurez de mis hijos.

Y mientras, tiene su anciana, rugosa mano puesta en el antebrazo de Jesús, como defendiendo.

Los enemigos de Jesús gritan:

–        ¡Que nos dé una señal verdadera y nos iremos convencidos!

–          No te inquietes, Matías. Hablo Yo

Dice Jesús calmando al arquisinagogo.

Y, dirigiéndose a los fariseos, saduceos y doctores, agrega: 

–        Al atardecer examináis el cielo…

Y si, en llegando el ocaso, está rojizo, sentenciáis en virtud de un viejo proverbio:

«Mañana hará buen tiempo, porque el ocaso pone rojo el cielo».

Lo mismo al alba, cuando en el aire pesado de niebla y vaho,  el sol no se anuncia

áureo, sino que parece esparcir sangre por el firmamento, decís:

«No pasará este día sin que haya tormenta».

Sabéis, pues, leer el futuro del día a partir de los signos inestables del cielo

y de los aún más volubles de los vientos.

¿Y no alcanzáis a distinguir los signos de los tiempos?

Esto no honra ni vuestra mente ni vuestra ciencia,

y completamente deshonra vuestro espíritu y vuestra presunta sabiduría.

Sois de una generación malvada y adúltera, nacida en Israel de la unión de quien

fornicó con el Mal.

Vosotros sois sus herederos, y aumentáis vuestra maldad y vuestro adulterio

repitiendo el pecado de los padres de este desmán.

Pues bien, sabedlo, tú, Matías, vosotros, habitantes de Quedes,

y todos los presentes, fieles o enemigos:

Esta es la profecía que digo, profecía mía,

en vez de la que quería explicar de Habacuc: a esta generación malvada y adúltera,

que pide una señal, no le será dada sino la de Jonás…

Vamos.

La paz sea con los buenos de voluntad.

Y, por una puerta lateral, que da a una calle silenciosa situada entre huertos y casas,

se aleja con sus apóstoles.

Pero los de Quedes no se dan por vencidos.

Algunos lo siguen.

Y al ver que ha entrado en una pequeña posada de los arrabales orientales del

pueblo, lo comunican al arquisinagogo y a los conciudadanos;

de forma que no ha terminado de comer todavía Jesús

y ya el patio soleado de la posada está abarrotado de gente,

y el anciano arquisinagogo de Quedes se asoma a la puerta de la habitación donde

está Jesús y se inclina implorando:

–        Maestro, en nosotros ha quedado todavía el deseo de tu palabra.

¡Era tan hermosa, explicada por ti la profecía de Habacuc!

¿Porque haya quien te odia,

deberán quedarse sin conocerte los que te aman y creen en tu verdad?

–          No, padre.

No sería justicia castigar a los buenos por causa de los malos.

Oíd entonces…

Y Jesús deja de comer para asomarse a la puerta

y hablar a los que están aglomerados en el patio

–          En las palabras de vuestro arquisinagogo se oye un eco de las de Habacuc.

Él, en nombre propio y vuestro, confiesa y profesa que Yo soy la Verdad.

Habacuc confiesa y profesa:

«Desde el principio Tú eres, y estás con nosotros y no moriremos».

Y así será. No perecerá quien cree en Mí.

Me pinta el Profeta como Aquel que ha sido establecido por Dios para juzgar,

como Aquel al que Dios ha hecho fuerte para castigar,

como Aquel cuyos ojos son demasiado puros como para ver el mal.

Y que no podrá soportar la iniquidad.

Pero, si bien es verdad que el pecado me repugna,

podéis ver que abro los brazos a los que están arrepentidos de su pecar,

porque soy el Salvador.

Por esto vuelvo la mirada también hacia el culpable e invito al impío a arrepentirse…

¡Oh, vosotros de Quedes, ciudad levítica,

ciudad santificada por el edicto de la caridad

para el culpable de un delito – y todo hombre tiene delitos hacia Dios,

hacia su alma, hacia su prójimo -, venid, pues, a Mí, Refugio de los pecadores!

Aquí, en mi amor, ni siquiera el anatema de Dios podría alcanzaros

porque mi mirada suplicante en favor de vosotros transforma el anatema de Dios

en bendición de perdón.

¡Escuchad, escuchad!

Escribid en vuestros corazones esta promesa,

como Habacuc escribió su profecía cierta en el rollo.

Allí se lee: «Si tarda, esperadlo, porque quien ha de venir vendrá sin tardanza».

Pues bien, Aquel que había de venir ha venido: soy Yo.

«El incrédulo no tiene en sí un alma justa» dice el Profeta,

y su palabra condena a los que me han tentado e insultado.

No los condeno Yo.

Los condena el Profeta que me vio anticipadamente y en mí creyó.

El, de la misma forma que me describe a mí, al Triunfador,

describe al hombre soberbio, diciendo que no tiene honor,

porque ha abierto su alma a la avidez y a la insaciabilidad,

como ávido e insaciable es el infierno.

Y amenaza:

«¡Ay de aquel que acumula cosas que no son suyas y se echa encima denso fango!».

Las malas acciones contra el Hijo del hombre son este fango;

querer despojarle a Él de su santidad

para que no haga sombra a la propia es avidez.

«¡Ay de aquel – dice el Profeta –

que reúne en su casa los frutos de su perversa avaricia,

para colocar alto su nido, creyendo salvarse de las garras del mal!”

Es deshonrarse y matar la propia alma.

«¡Ay de aquel que edifica una ciudad sobre la sangre y apresta castillos sobre la injusticia!».

En verdad, demasiados en Israel consolidan sus ávidas fortalezas

amasando con sus lágrimas y su sangre,

y esperan hasta el final para obtener la más dura mezcla.

¿Pero, qué puede una fortaleza contra los dardos de Dios;

qué, un puñado de hombres

contra la justicia de todo el mundo, que gritará de horror por el sin par delito?

¡Qué bien lo expresa Habacuc!:

«¿Para qué sirve la estatua?».

Estatua idolátrica ha venido a ser la falsa santidad de Israel

Sólo el Señor mora en su Templo santo, sólo ante Él se inclinará la tierra adoradora

y temblará atemorizada, mientras la señal prometida será dada, más de una vez,

y el Templo verdadero en que Dios descansa subirá, glorioso, a decir en los Cielos:

«¡Ha quedado cumplido!», de la misma forma que, con lágrimas,

lo habrá manifestado a la tierra para limpiarla con su anuncio.

«¡Fiat!» dijo el Altísimo, y el mundo empezó a ser; «fiat» dirá el Redentor, y

el mundo será redimido.

Yo procuraré al mundo con qué ser redimido.

Los redimidos serán aquellos que tengan la voluntad de serlo.

«Ahora alzaos. Vamos a decir la oración del Profeta…

¡Qué apropiado es pronunciarla en este tiempo de gracia!:

«He oído, Señor, tu anuncio, y he exultado.”

Ya no es tiempo de miedo, vosotros que creéis en el Mesías.

«Señor, tu obra está en medio de los años,

hazla vivir a pesar de las insidias de los enemigos.

En medio de los años la darás a conocer»

Sí, cuando la edad sea perfecta, la obra quedará cumplida.

«Y en el enojo resplandecerá la misericordia»,

porque el enojo será sólo para aquellos que hayan echado redes y lazos.

Y lanzado flechas al Cordero Salvador.

«Dios viene de la Luz al mundo.”

Yo soy la Luz que viene a traeros a Dios.

Mi esplendor inundará la tierra brotando a raudales «donde los afilados cuernos»

hayan desgarrado las Carnes de la Victima, última victoria «de la Muerte y de Satanás,

que huirán, derrotados, ante el Viviente y el Santo».

¡Gloria al Señor! ¡Gloria al Hacedor! ¡Gloria al Dador del Sol y de los astros!

¡Al Artífice de los montes! ¡Al Creador de los mares!

¡Gloria, infinita gloria al Bueno que quiso a Cristo para salvación de su pueblo,

para redención del hombre!

Uníos, cantad conmigo, porque la Misericordia ha venido al mundo

y se acerca el tiempo de la Paz

Aquel que tiende hacia vosotros sus manos os exhorta a creer en el Señor y a vivir en

Él, porque se acerca el tiempo en que Israel será juzgado con verdad.

Paz a vosotros, aquí presentes, a vuestras familias, a vuestras casas.

Jesús traza un amplio gesto de bendición y hace ademán de retirarse.

Pero el jefe de la sinagoga suplica:

–        Quédate más tiempo.

–        No puedo, padre.

–         Al menos, envíanos aquí a tus discípulos.

–        Los tendréis, sin duda. Adiós.

Ve en paz.

Se quedan solos…

Pedro dice: 

–        Yo quisiera saber quién nos los ha enredado entre las piernas.

Parecen nigromantes…

Judas de Keriot se adelanta, pálido;

se arrodilla a los pies de Jesús:

–        Maestro, yo soy el culpable.

He hablado en aquel pueblo… con uno de ellos, que me hospedaba…

–        ¿Cómo?

¡Vaya, vaya, conque penitencia ¿Eh?

Tú eres…

Jesús interviene cortante:

–         ¡Silencio, Simón de Jonás!

Tu hermano, sinceramente, se está excusando.

Hónralo por esta humillación suya.

No te angusties, Judas.

Te perdono.

Tú sabes que Yo perdono.

Sé prudente otra vez…

Y ahora vamos.

Caminaremos mientras dure la luna.

Tenemos que cruzar el río antes del amanecer.

Vamos.

Aquí detrás empieza el bosque.

Perderán nuestras huellas tanto los buenos como los malos.

Mañana estaremos en el camino de Panea

EL DON DE LA VIDA 1


PROFECÍAS Y REVELACIONES

Mayo 21 de 2000

Habla Dios Padre

Recordad que la Oración profunda, la oración de intercesión hecha con amor por los vuestros, por los caídos en las garras del Mal, puede hacer más que todos los discursos que podáis pronunciar.

La vida, la salvación eterna de una gran mayoría de Mis hijos, está en vuestras manos, ¡AyudádMe, por favor, a salvar a Mis hijos descarriados!

No dejéis que el Maligno Me siga quitando almas.

Hijitos Míos, a todos vosotros, a los que he permitido, en éstos tiempos de gran pecado y obscuridad espiritual, conocer Mis designios y Mis necesidades de salvación,

por medio de todos los Mensajes que a través de Mis profetas actuales os estoy dando en todo el Mundo y que los habéis aceptado con Fe y con amor,

os pido que seáis Mis Arcas de salvación para con vuestros hermanos, para con vuestro prójimo.

En vosotros recae una responsabilidad muy grande, pero muy bella, la cuál será premiada por toda la Eternidad,

Hijitos Míos, la salvación de las almas se deberá dar como Mi Hijo os enseñó, con el vivir, orar y morir por todos los vuestros…

Y así resucitaréis victoriosos para el Reino de los Cielos.

Os amo infinitamente y os bendigo en Mi Santo Nombre, para que alcancéis la Verdad de vuestro Dios y ella os lleve a buscar la salvación de todos Mis hijos, vuestros hermanos.

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar un poco más sobre el Don de la Vida.

Yo Soy la Vida y os la he transmitido a vosotros y por ser Mis hijos, tenéis ésa misma tarea de amor, la de transmitirla a los vuestros.

Esta la podéis transmitir en dos formas, la vida física o carnal y la espiritual y aunque son inseparables para el ser humano,

éstas se desarrollan en diferente grado, una de la otra, de acuerdo a la calidad del alimento que se le dé a cada una de ellas.

El que está Conmigo produce vida, tanto física cómo espiritual.

Nadie que diga estar Conmigo Me niega la producción de vida y menos aún, la destruye.
    
Nadie tiene el derecho a quitar la vida a un semejante.

Pero sí, todos tenéis el derecho de producirla, junto Conmigo, de una forma u otra.

Este fue Mi Mandato desde el Principio de la Creación y lo será hasta el Final: Creced y Multiplicaos.

Yo os he dado éste Don y éste además, debe de ir envuelto de Mi Esencia Divina, el Amor.

Por ello, toda vida que se produzca, deberá estar planeada, actuada y ofrecida en el amor, al Amor, que Soy Yo, vuestro Dios.

Todo ha salido de Mí y todo debe volver a Mí, pero vuestro libre albedrío caído en el pecado, ahora Me traiciona más que nunca, por haber aceptado los consejos del Maligno y Me está quitando muchas almas.

Ahora vuestra vida se reduce a la búsqueda del goce pasajero de la carne con “vuestra pareja”, sin querer aceptar las obligaciones de un matrimonio sacramental, en lo moral, en lo social y en lo Divino.

Os vais animalizando y vais brincando de “pareja en pareja” sin buscar el constituir una familia, mientras que otros más, aparentemente se unen bajo Mis Leyes con el Sacramento del Matrimonio,

pero éste dura demasiado poco ya que lo que los ha unido ha sido la carne y no el alma.

Habéis reducido vuestros intereses al goce carnal porque no os habéis preparado espiritualmente para formar una familia mediante los lazos fortísimos del amor verdadero

que se produce en aquellas almas que viven en la Oración continua, esto es, que viven cumpliendo con Mis Leyes y confiando en Mi Voluntad, para preservar Mi Vida de Amor sobre la Tierra a través de vuestros hijos.

Al principio os dije que la vida que producís, que engendráis, puede ser física ó espiritual, lo ideal es que se den ambas en el mismo individuo y en el mismo nivel.

Ahora Yo os pregunto, ¿Si el padre de familia no provee del suficiente alimento para sostener a su familia, se criarán sanos y fuertes sus hijos?

La respuesta es NO y vosotros lo sabéis perfectamente, ya que de una forma u otra habéis tenido la experiencia, ya sea personal o lo que habéis visto en fotos o en películas de lo que sucede en los países en donde la producción de alimentos es raquítica.

La desnutrición de los niños y aún de los adultos es horrenda.

Ahora, con éste ejemplo triste pero real, podréis comprender lo que os voy a decir enseguida.

Son tantos ahora Mis hijos en todo el Mundo y principalmente entre la juventud, que no han sido alimentados correctamente a nivel espiritual, ellos se encuentran raquíticos y muy débiles espiritualmente.

Ellos van creciendo y formarán “familias” a su moda, ya que por la falta de ésos valores espirituales, Mis Leyes y Decretos no entran a formar nada en su vida y Mi Presencia en sus vidas será, prácticamente, nula.

¿Qué van a poder transmitir ellos a sus hijos? Quizá podrán alimentar sanamente a sus cuerpos, pero ¿Podrán alimentar correctamente a su alma?

Sed realistas, nadie puede dar lo que no tiene o que no ha aprendido.

¿Os dais ahora cuenta hacia dónde se dirige la “nueva” generación, la generación que ha sido deformada por Mi Enemigo y el vuestro?

No hay valores y no hay Dios en una gran mayoría de Mis hijos actuales.

Se están  procreando sí, pero muchos fuera del matrimonio y muchísimos fuera de Mis Leyes y de Mis Preceptos.

Se les enseña una vida fácil y sin complicaciones, sin responsabilidades, sin futuro, SIN DIOS.

Su Dios son ellos mismos, su ley es la del más fuerte, la del más “listo”, para aprovecharse de los más “débiles”.

Su amor, el placer de la carne sin responsabilidades y si procrean hijos, NO MUESTRAN SU AMOR, NI POR ELLOS, NI POR SU MADRE.

“Castigando” así a la familia porque la esposa se embarazó sin su permiso. ¡Este es vuestro Mundo actual!

¡¿Entendéis ahora Mi preocupación de Padre por vosotros, Mis pequeños?!

Los engaños del Maligno han surtido su efecto y os ha llevado a la humanización (la santidad nos diviniza) casi total y a la destrucción espiritual tanto personal, familiar, como mundial.

Y aún así no os queréis dar cuenta de que vais al despeñadero que os llevará a la Muerte Eterna.

El mismo Maligno os ha llevado al convencimiento casi total de que Yo no existo, para que no os sintáis culpables por vuestra irresponsabilidad espiritual ante los vuestros.

Y POR OTRO LADO,

TAMBIÉN OS HA CONVENCIDO DE QUE ÉL NO EXISTE,

PARA QUE NO SINTÁIS REMORDIMIENTOS

POR VUESTRO MAL PROCEDER.

Y ha sido tan fuerte su influencia, que hasta muchos de Mis ministros así lo pregonan.

Todo esto dá por resultado un pensamiento casi unánime actual:

Si no hay Dios, no hay nadie que me pueda reprochar mi mal proceder y si no hay Demonio ni Infierno, no hay por qué preocuparse de un posible castigo.

Os han hecho creer en una vida fácil, en donde podéis hacer lo que vuestros instintos desviados y vuestra mente descontrolada,

por no tener las “limitaciones” que os ponen las virtudes que os concedo, quieran hacer

y así se producen día a día innumerables pecados, cada vez mayores, contra Mí, vuestro Dios.

Cuánta tristeza causáis a Mi Corazón. Sois Mis hijos, pero vuestro ser, vuestra alma, ya no sirve…

Y si os dejo seguir actuando vais a producir peores acciones que Me afectarán todavía más y también a vosotros mismos.

¡Estáis a un momento del Caos Mundial! Caos espiritual y caos material.

Los que os han manipulado, con mentiras, a llevaros al momento en el cual ahora vivís, os están preparando el “toque final”.

Os harán hacer creer que lo que ahora actuáis y pensáis es lo correcto y que no os deben preocupar ni las Leyes Divinas ni las terrenas,

sólo el vivir y seguir vuestros propios instintos es lo que está bien y es lo que vale.

La inmoralidad total llegará y esto para algunos, los hará sentirse completamente “libres”, por un tiempo, hasta que Yo vuelva a tomar el mando mundial.

Cuando esto suceda os permitiré daros cuenta de que os dejasteis engañar y cómo vuestro mal proceder os llevó a revolcaros en el lodo que sólo pertenece al Demonio y a sus secuaces.

Hijitos Míos, orad intensamente por vuestros jóvenes y por todos aquellos a los que véis alejados de Mis Leyes, de Mis Decretos y de Mi Amor.

Recordad que la Oración profunda, la Oración de Intercesión hecha con amor por los vuestros, por los caídos en las garras del Mal, puede hacer más que todos los discursos que podáis pronunciar.

La vida, la salvación eterna de una gran mayoría de Mis hijos, está en vuestras manos,

¡AyudádMe, por favor, a salvar a Mis hijos descarriados! No dejéis que el Maligno Me siga quitando almas.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

Recordad Mis pequeños Mi Promesa, que Mi Iglesia duraría hasta el Fin del Mundo.

Ciertamente, satanás la ha querido destruir desde que ésta fue formada y a pesar de que a momentos ha sido traicionada, poco después ha sido levantada nuevamente y Mi Iglesia se mantiene.

Las Enseñanzas perduran porque son Divinas, la Iglesia se mantiene porque sus bases, que son las Escrituras, tienen origen Divino; pero, ciertamente, Satanás se ha introducido dentro de ella desde siempre.

 Ahora estáis viviendo estos momentos últimos antes de su purificación y nuevamente Satanás se encuentra dentro de Ella.

Mucha maldad hay dentro de Ella, veis que los que están dentro de Ella son del mundo y, así como el mundo ha ido perdiendo la Fe y el amor a Mí, vuestro Dios,

los hombres que han entrado a vivir para Mí, como sacerdotes, ministros de Mi Iglesia, siguen siendo del mundo y así como están adentro, también lo están afuera.

El mundo en general se ha corrompido, ha perdido la Fe, ha perdido el amor a Mí, no sigue ya las Enseñanzas que se os dan.

Ciertamente, os fijáis mucho en los ministros de Mi Iglesia, pero si os fijáis en cómo está el mundo, ha caído también tremendamente en su Fe, en su entrega a Mí, en su amor hacia Mi Santísima Trinidad.

Satanás en su Maldad, ha ido apartando vuestro corazón de Mi Iglesia, tanto de los que están como ministros de Ella como de aquellos que sois fieles a Ella.

Los cristianos que viven el evangelio de San Evangelista: un evangelio que NO EXISTE, pero que ellos han acomodado a su manera de vivir. Con la Palabra de Dios que les gusta, DESECHANDO lo que les disgusta….(Porque se NIEGAN A OIR LO QUE NO LES CONVIENE)

Os ha ido apartando y os ha llevado a tener una vida espiritual muy ligera, muy mediocre…

Y a ratos muy mala, porque Satanás ha ido cambiando partes esenciales de las Enseñanzas que se os dan y que ya no son las que Yo os di.

Sólo aquellos que Me han pedido Discernimiento Santo para poder ver los errores que vivís actualmente, tanto dentro de la Iglesia como afuera de Ella,

podéis reconocer la Verdad y podéis reconocer la Mentira,

pero una gran mayoría de fieles están viviendo las mentiras que ahora se enseñan y las viven como si fueran verdades, cuando esto no debiera ser. 

Las Mentiras de Satanás solamente os van a llevar al error, a la mediocridad espiritual y, sobre todo, a una lucha fraterna en donde se os atacará,

porque aquellos que defienden el Mal lo sienten como si fuera verdadero y vosotros, que estáis defendiendo la Verdad real de las Escrituras, se os toma como enemigos de Mi Iglesia.

Vosotros sois los mártires de este tiempo y no necesariamente mártires cruentos; porque sois atacados de palabra,

sois atacados con el desprecio, con el abandono, porque no estáis creyendo en las mentiras que se están difundiendo y que ya muchos creen en ellas.

Sois rechazados de la sociedad que ha hecho su propia iglesia, iglesia llena de herejías y de maldad, de conveniencias y de errores.

Se han hecho a un lado Mis Palabras, Mis obras.

Mis Enseñanzas las han manipulado a su antojo para ganarse a la gente, para caerles bien, siendo muy permisivos

en situaciones en las que nunca antes se les había permitido a las almas llevar a cabo esas acciones, pues las encaminaban hacia la herejía o al pecado.

Se les está mal formando a los que apenas empiezan a vivir este ministerio de amor, de gran amor hacia Mí, pero se dejan llevar por esas conveniencias y no brotan verdaderas vocaciones como Yo quisiera que fueran.

Mucho error hay a vuestro alrededor y como esto ya no tiene remedio porque la misma Iglesia ya está fuertemente infiltrada por Satanás,

por eso mismo tiene que venir esta Gran Purificación que se os ha anunciado y que es inminente. 

Después de ella brotarán las almas santas, las almas bellas;

tanto sacerdotales como de fieles adheridos fuertemente a las Enseñanzas verdaderas de Mi Iglesia.

Son tiempos de dolor, pero luego vendrá la alegría, el regalo grande en donde viviréis las Verdades enseñadas en los Evangelios.

Y éstas serán llevadas por sacerdotes, ministros Míos, santos, amantes de Mi Amor y de Mis Verdades, que las respetarán y las defenderán con ese fuego de amor que pondré en sus corazones.

Tanto los sacerdotes ministros de Mi Iglesia, de aquellos tiempos que vendrán y los fieles, gozarán lo que Yo os Enseñé, lo que Yo os traje a la Tierra, que son las Verdades y la Alegría del Cielo.

Gozaréis las celebraciones de la Iglesia.

Moverán vuestros corazones a un amor más intenso del que ya teníais vosotros, los escogidos para ese tiempo. 

Gozaréis infinitamente el que hayáis sido escogidos para empezar este Nuevo Mundo que os tengo prometido. 

Veréis todo esto que ahora vivís, como un pasado de dolor, de un dolor muy grande que se Me causaba a Mí, vuestro Dios, en Mi Corazón.

Pero en esos tiempos, al gozar y agradecerMe las Celebraciones Eucarísticas, Me daréis una gran alegría y vosotros mismos también gozaréis de ellas.

Vosotros los escogidos, tendréis vuestro premio por fin, porque mucho mal estáis viendo a vuestro alrededor, que os duele y lucháis por que las cosas se hagan bien,

pero vuestros ruegos, vuestras palabras, vuestros deseos, caen en sacos rotos, ya no se os hace caso.

Mi Santo Espíritu, que Vive en vosotros, enciende vuestro corazón porque desea que todo vuelva a la realidad que Yo os di desde un Principio,

pero el hombre, que se ha dejado seducir por Satanás, ya no desea ser un fiel servidor Mío, vuestro Dios.

Muy contaminados ya están sacerdotes, ministros y almas escogidas para llegar a ese nivel que Yo deseo: Nivel sacerdotal. 

Una gran decepción Me causan estas almas escogidas porque las amo, porque las he protegido del mundo,

porque las he encausado para esta misión tan grande, la más grande que existe sobre la Tierra, y ellos no han sabido defenderla, ya no la ven de esta forma;

la han reducido a una simple forma de vivir y no con la dignidad de lo que realmente debe ser un alma sacerdotal, sirviéndoMe a Mí, vuestro Dios.

Y sirviendo a los fieles, al rebaño por el cual se deben dar con amor y sobre todo, dándoles la ayuda que necesitan para que alcancen el Premio Eterno.

Orad por ellos Mis pequeños, orad por aquellas almas que he mandado, almas sacerdotales y religiosas que aún no han sido tocadas por la Maldad de Satanás.

PedidMe, pedidMe que las proteja y que sean escogidas para los nuevos tiempos que se acercan, para que puedan cumplir con el Mandato Divino de ser estas almas escogidas,

estas almas que llevan una Misión Divina, que la puedan cumplir como es debido, pero sobre todo, que la amen.

Que amen su misión y la transmitan con un verdadero amor, como Yo lo hice cuando estuve entre vosotros.

Orad por ellos, daos por ellos, reparad por aquellos que no están cumpliendo como es debido y que están llevando a muchos de vuestros hermanos al error.

 ¡Ay de aquellos sacerdotes y ministros de Mi Iglesia, que no han cumplido como debieron haber cumplido, cuando llegue el momento de su juicio personal! 

Cuánto dolor padecerán en la purificación que tendrán que pasar.

Y mucho tiempo tendrán que padecer para reparar tanto daño que muchos de ellos provocaron en infinidad de almas.

Las almas sacerdotales son almas escogidas para salvar a otras almas y muchas de las almas sacerdotales actuales están llevando al error y a la condenación a muchas almas.

Y de eso tendrán que pagar.

Si llegan aún a arrepentirse, su paso por el Purgatorio será muy largo, pero si no se arrepienten, la condenación las espera.

Os amo, Mis pequeños, los que Me amáis, los que Me seguís, los que esperáis ese momento añorado por vuestro corazón de ver nuevamente Mi Iglesia recuperada por Mí, vuestro Dios.

Y llevada nuevamente a la dignidad en la que fue creada; la veréis Pura, Santa e Iluminada por Mi Santo Espíritu.

Os bendigo, Mis pequeños, y esperad con ansia ese momento, porque ha de llegar y lo gozaréis.

Os amo infinitamente y os bendigo en Mi Santo Nombre, para que alcancéis la Verdad de vuestro Dios y ella os lleve a buscar la salvación de todos Mis hijos, vuestros hermanos.

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

N272 UN VIAJE INESPERADO 2


Nuestro destino final es el Cielo, pero el Aviso ya está en la puerta de nuestra vida. Esta inminente circunstancia, es como si fuera un aterrizaje forzoso en la primera escala de nuestro viaje.

Como casi nadie de nosotros puede recibir diploma como santo y tampoco le permitiremos a Satanás que nos embolse como parte de su botín de almas; la única alternativa que nos queda es el Purgatorio.

Para poder comprender mejor las escalas de nuestro viaje, debemos recordar algo que estudiamos desde la secundaria y las analizaremos aplicadas a la vida espiritual.

Esto también nos ayudará a comprender mejor a nuestro amadísimo ABBA y entenderemos la razón y la importancia de las acciones que tomaremos con cada lección aprendida.

Primero debemos entender como está constituido el Reino de Amor que Abba creó y para no meternos con confusas explicaciones teológicas, partiremos a mirar con más detenimiento, las cosas que conocemos.

Tenemos frente a nosotros un gran mapa de América que está dividida en tres regiones principales y lo mismo sucede con el reino de Dios.

Al Norte está el Cielo, al centro está el Purgatorio y al Sur está el Infierno. Y para no herir ninguna susceptibilidad, América sólo nos servirá como una referencia.

Entre el Cielo y el Purgatorio hay una frontera muy extensa y que está delimitada por una zona combinada, algo así como los estados limítrofes entre Estados Unidos y México, que se encuentran a lo largo del río Bravo.

Esta zona en el Purgatorio se llama el Umbral y luego lo detallaremos mejor.

Entre el Infierno y el Purgatorio existe otra frontera exactamente igual y en el Purgatorio se llama Tercer Purgatorio y en el Infierno, Limbo.

El Limbo ya lo conocimos un poco, cuando Abba nos habló sobre el Aborto y que después volveremos a tratar, porque a Abba le sobran enseñanzas y a nosotros nos falta aprendizaje.

Lo único que tenemos que tener muy claro, es que la Pena de Daño que nos acabamos de enterar que fue la que hizo que Jesús sudara Sangre.

En el Aviso la vamos a sufrir por espacio de una media hora, pero en el Infierno ES ETERNA.

Y en el Purgatorio es transitoria.

Pero no dejemos que esta palabra: TRANSITORIO, nos engatuse funcionando como algo sin importancia. Porque el tiempo de la Tierra, no funciona como el de la Eternidad.  

Y para calibrarlo plenamente debemos tener en cuenta que los que se salvaron por la Intercesión,  hay algunos que están ahí desde la época de  Adán; no olvidemos que vivió 930 años y vio nacer y morir a muchos.

Jesús se llevó al Cielo a los del  Seno de Abraham, pero los que no eran judíos y tampoco merecieron el Infierno, ¿Dónde quedaron?  Se necesitan los Sacramentos para renacer  y poder acceder al Cielo.

Para tener una idea de cuál es la diferencia de TRANSITORIO terrenal y cósmico; y retomando lo de la Pena de Daño, recordemos lo que le pasó a fray Daniele (1)

Si Luz de María se estremece de pensar en las dos experiencias que vivió durante lapsos de pocos minutos, imaginen a los que murieron y estarán en el Purgatorio hasta que puedan acceder al Cielo.

¿Por qué creen que la mayoría de los santos se convierten en apasionados intercesores de las almas del Purgatorio?

Nuestros muertos no necesitan hermosos mausoleos y altares llenos de flores y comida, como en la película de Coco, ¡Imploran Misas!

Y cuando sigamos aprendiendo como está estructurado el Purgatorio, entenderán por qué.

Concentrémonos, ya vimos que la PRIVACIÓN de la  VISIÓN BEATÍFICA  es una experiencia PAVOROSAMENTE ESPELUZNANTE y que nos ha dejado en shock. (el pleonasmo es premeditado)

Tal vez ahora reflexionemos que en los pecados que cometemos cuando NADIE nos ve, obligamos al Dios Ignorado y Despreciado, porque no lo queremos tomar en cuenta,

A SER UN INVOLUNTARIO PARTÍCIPE DE NUESTRAS FECHORÍAS. 

¿Recuerdan el post donde aprendimos que nosotros pedimos ser el Escuadrón de Élite que vendría decidido a meternos en el corazón del Nido de Serpientes-Dragones del Reino del Maligno, para rescatar a nuestros hermanos cautivos?

Al final de este post está un enlace que se llama Ciclo Vital del Alma y nos ayudará a recordarlo.

Es primordial que lo conserven y cuando terminemos con el aprendizaje del Purgatorio, entenderán porqué…

¿QUÉ ES EL PURGATORIO?

La doctrina católica dice:

Del latín purgatio: purificar. Es el LUGAR transitorio de purificación necesaria para aquellos, que habiendo muerto en gracia de Dios y teniendo segura su salvación, necesitan llegar a la santidad necesaria para entrar en el Cielo.

Dios creó los seres humanos para que disfruten de su Creador poseyéndole en la Gloria. Sin embargo todos hemos pecado y en esa condición no se puede entrar en el Cielo, pues nada manchado puede entrar en el Cielo; por lo cual, todos necesitamos regresar al Cielo con la misma pureza con qué FUIMOS CREADOS  y descendimos.

El Purgatorio es necesario porque pocas personas se abren tan perfectamente a la gracia de Dios aquí en la Tierra, como para morir limpios y poder ir directamente al Cielo.

La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra fundamento en la Biblia, cuando esta se sabe interpretar correctamente:

El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte.

(Judas Macabeo) efectuó entre sus soldados una colecta… a fin de que allí se ofreciera un sacrificio por el pecado… Pues… creían firmemente en una valiosa recompensa para los que mueren en gracia de Dios… Ofreció este sacrificio por los muertos; para que fuesen perdonados de su pecado.

El Nuevo Testamento hace referencia a 2 Macabeos. Por ejemplo, Hebreos 11,35

“Unos fueron torturados, rehusando la liberación por conseguir una resurrección mejor”

Los únicos que en el Antiguo Testamento a quienes se aplica este pasaje es a los mártires macabeos, que fueron torturados por conseguir la resurrección (2 Mac. 7:11, 14, 23, 29, 36).

Jesús puntualiza:

«Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo.» (Lucas 12,58-59)  

La carta de San Pablo, 1 Corintios 3, 12-13:

«Pues la base nadie la puede cambiar; ya está puesta y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse.

El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar.

El se salvará, pero como quien pasa por el fuego”.

Las almas de los justos son aquellas que en el momento de separarse del cuerpo por la muerte, se hallan en estado de Gracia santificante y por eso pueden entrar en la Gloria. 

El juicio particular les fue favorable, pero necesitan quedar plenamente limpias para poder ver a Dios “Cara a cara”. 

Esta última afirmación está tan engañosa a nuestra humana concepción, que su vaguedad está como la ‘Pena de Daño’ antes de que la conociéramos como el Espíritu Santo nos la acaba de dar en el post anterior.

¿POR QUÉ?

Porque en ese tratamiento de purificación, donde LA PENA DE SENTIDO es como el detergente con el que vamos a ser lavados, implica diferentes procedimientos.

PENA DE SENTIDO

La teología católica llama pena de sentido a los diversos sufrimientos que padecen en su ser espiritual las personas que no han sido consideradas dignas de presentarse ante Dios.

Y esta PENA DE SENTIDO, ABBA nos la va a enseñar en cada proceso de su «Lavandería Espiritual»

Porque cada encabezado de los siguientes títulos de post, necesitan una larga explicación.

PRIMER PURGATORIO

SEGUNDO PURGATORIO

TERCER PURGATORIO

EL PURGATORIO ES UNA CÁRCEL

EL PURGATORIO ES UN HOSPITAL

EL PURGATORIO ES UNA ESCUELA

EL PURGATORIO ES UN TALLER DE REPARACIÓN

EL PURGATORIO ES UN ALTAR DE EXPIACION

EL PURGATORIO ES UNA ZONA DE COMBATE

EL PURGATORIO ES UN CAMPO DE ENTRENAMIENTO

¿Se fijaron en el testimonio de Alan, el del Viaje Aterrador? (2) 

Cuando él regresó a la Tierra, pasó 22 años siendo el hijo COMO el que Abba nos ruega, NOS IMPLORA QUE LE HAGAMOS CASO…

¿Por qué creen que Alan cambió tanto?

Cuando se nos vayan revelando los Misterios que encierran los diferentes NIVELES del Purgatorio, lo comprenderán perfectamente y veremos el color del botón que activarán, en nuestro superjet personal.

Aunque no quiero desinflarles el globo de sus emociones personales, porque vamos a tener que trabajar como entrenan los atletas para las olimpiadas, así lo exige la premura del despegue con el Aviso…

Es mi deber anunciarles que en el Purgatorio YA NO se adquieren méritos, por tres motivos:

1.- LA FE ES LA QUE NOS DA OPORTUNIDAD DE COLARNOS EN EL MEDALLERO

Y es también la que nos obtiene de Abba los méritos. (Por eso fray Daniele cambió de opinión y necesitó de Dos intercesores superpoderosos: padre Pío y Mamita María)

En el Purgatorio estamos expiando nuestros propios pecados y por eso no se puede interceder por uno mismo.

En el Purgatorio ya no funciona la Fe, como tenemos el Conocimiento Total, la voluntad la fusionamos con Dios cuando nos juzgamos y fuimos salvados, ¿Cuál es el mérito del Libre Albedrío?

Si en algo te he fallado mi Señor, te pido perdón; pero no permitas que me quede donde estoy. Ayúdame a llegar a donde Quieras que llegue…

2.- Dependiendo de la DESTRUCCIÓN que le inflijimos a nuestra alma, será el trabajo de reparación que necesitamos. Y TODO EL TRABAJO, VA A TENER QUE HACERLO DIOS SOLITO.

Porque nosotros decidimos gozar del recreo sin atender a la clase y si en lugar de crecer nos encogimos… Y nuestra estatura espiritual la redujimos a ser pígmeos… ¡Imágínense la catástrofe!

3.- Nuestro fracaso como Guerreros Celestiales nos inhibe de toda aspiración, porque lo que estamos haciendo en el Purgatorio es LIMPIARNOS DE LA MALDAD ADQUIRIDA.

Uds. reflexionen ¿Qué pensarían de un futbolista que se dedicó a meter puros autogoles? ¿Tiene derecho a reclamar un trofeo Pichichi?

Conforme se nos ilumine la inteligencia con lo que pasa en el Purgatorio, en nuestra Oración Personal le diremos a Abba lo que nos dicte nuestro corazón y nuestra conciencia.

Y al menos re-dirigiremos el rumbo por el que vamos actualmente.

Si deciden empezar a acumular méritos con ABBA conviértanse en alumnos aplicados y practiquemos lo que vayamos aprendiendo.

EL CICLO NATURAL DE LA VIDA HUMANA

Puede explicarse como el tiempo que transcurre desde la fertilización y el nacimiento hasta la muerte.

Absolutamente todos los organismos vivientes tienen un ciclo vital, es decir, un lapso de tiempo que transcurre entre el principio y el final de la vida.

Durante ese tiempo llevan a cabo diferentes funciones tales como alimentarse y reproducirse.

Tanto las plantas como los animales, pasan por tres etapas en su ciclo de vida.

Empiezan como semilla u óvulo fertilizado, crecen formando un individuo inmaduro y por último, se convierten en adultos que se pueden reproducir dando lugar a la próxima generación.

El ciclo de la vida puede estar constituido de más de tres etapas primordiales dependiendo de la especie.

El estudio sobre el ciclo de la vida y las edades, viene desde épocas remotas, así como la conciencia que tienen los seres humanos de saber que si nacieron, van a morir.

Como el desarrollo humano es un proceso de cambios permanente que se da durante toda la existencia, es muy importante cada etapa porque lo que suceda en cada una beneficia o a perjudica la etapa siguiente.

ETAPAS QUE COMPRENDE EL CICLO DE LA VIDA HUMANA

Las etapas que comprende el ciclo de la vida humana son aquellas por las cuales pasa el ser humano durante su vida hasta llegar a la edad adulta

En este ciclo actúan fuerzas tanto biológicas como ambientales, que van dándose a través de diferentes etapas desde la fase prenatal hasta la vejez y muerte.

Cada etapa implica cambios en el organismo y por lo tanto, cada etapa es única.

Esas etapas en el ser humano son básicamente cinco:

El Espíritu Santo entra junto con nuestra Alma en el momento de la concepción

1 – PERÍODO PRENATAL

Se da desde el instante de la concepción hasta el nacimiento. Cuando el bebé está listo, el cuerpo de la madre lo empuja a través de la vagina para el parto. Esta etapa comprende tres períodos:

Germinal

Empieza con la concepción, cuando el espermatozoide fecunda al óvulo y se forma el huevo o cigoto que comienza a dividirse hasta formar el embrión que se implanta en el útero. En esta etapa ya está determinada la personalidad y las características físicas que nos convierten en un ser único.

Embrionario

Es el primer trimestre del embarazo y la etapa en la cual el embrión se encuentra en pleno desarrollo. Es el período más sensible a posibles daños por factores diversos. Es cuando las madres empezamos a transmitir la vida espiritual.

Fetal

En esta etapa el embrión llega a su perfección, el feto ya tiene forma de ser humano y seguirá madurando por 7 meses más hasta el nacimiento.

2 – INFANCIA

Al nacer, al bebé se le dice infante. Este es un período de cambios sorprendentes; va desde el nacimiento hasta el principio de la adolescencia.

La Infancia tiene varias etapas:

Neonatal y lactante

Comprende el primer año de vida y en el se dan grandes cambios en el desarrollo psicomotor. Es cuando el Amor determina la clase de individuo que seremos en el futuro.

Primera infancia

Se da hasta los 3 años, cuando empieza a perfeccionar el lenguaje y se muestra un fuerte deseo de explorar y descubrir cosas.

Período preescolar y escolar.

De los 3 a los 6 años, esta es la etapa de la infancia en la cual se gana habilidad para relacionarse con los demás. Se pueden asumir tareas complejas y se perfecciona el conocimiento y la relación con Dios.

Esta es la etapa de inocencia, con la frescura infantil que Abba quisiera que conserváramos siempre. luego la veremos con más detalle

Luego sigue el período de los 8 a los 11 años, etapa en la que se pasa de la infancia a la adolescencia.

LOS NIVELES DE. HIJO ESPIRITUAL. Dios no está buscando habilidad sino disponibilidad. Tomando como referencia cinco palabras griegas que describen etapas de crecimiento en el desarrollo humano de un hijo en lo natural, estudiaremos el proceso de madurez de un hijo, pero aplicado al ámbito espiritual. Nepio. Paidion. Teknon. Telio. Patter.

3 – ADOLESCENCIA

En esta época se deja de ser niño sin alcanzar aún la madurez y el aplomo propios de una persona en la edad adulta. En la mayoría de los casos coincide con el principio de la pubertad. Los cambios físicos en esta etapa son considerables, afectando muchas partes del cuerpo.

Existen diferentes criterios para determinar en qué momento termina una etapa de la adolescencia y empieza otra. En el crecimiento espiritual, nosotros mismos calificamos en donde nos encontramos.

En la mayoría de los casos coincide con el principio de la pubertad. Los cambios físicos en esta etapa son considerables, afectando muchas partes del cuerpo.

Espiritualmente es la estapa del hijo Paidion.

Adolescencia temprana

Entre los 11 y los 15 años, se dan los principales cambios hormonales. Terminada esta fase el cuerpo es bastante diferente al de la pre-adolescencia y tiende a valorarse mucho la opinión que los demás.

Adolescencia tardía

Última etapa de la adolescencia, ocurre alrededor de los 15 y los 19 años. Durante esta fase se alcanza la correspondiente estatura y la complexión del cuerpo pasa a ser enteramente adulta. Se desarrolla plenamente la conciencia social.

Es la etapa del hijo Teknon.

4 – ADULTEZ

Etapa comprendida entre los 25 y los 65 años, en cual se espera una mayor estabilidad. Aunque sigue siendo un momento de gran productividad y experiencia, va bajando el ritmo llevando al cese de la vida productiva y a la vejez.

Es la etapa del desarrollo de la vida en la cual se logra la plenitud en la evolución biológica, física y psíquica.

En esta etapa, personalidad y carácter se estabilizan. El individuo maduro se reconoce por el control que logra de su vida emocional y de sus sentimientos.

En lo espiritual es el hijo Telio que finaliza siendo el Patter. Y que menciona Pablo.

5 – VEJEZ

Es muy importante reflexionar que la ancianidad está sólo en nuestro cuerpo y ABBA tiene toda una lección para enseñarnos sobre esto. Pronto lo publicaremos, por lo tanto lo siguiente que exponemos, es solo para completar, el ciclo natural y terrenal de la vida humana.

El envejecimiento es un fenómeno presente a lo largo del ciclo vital desde el mismo momento de la concepción hasta la muerte. A pesar de ser algo natural, es difícil aceptarlo como una realidad innata.

Es una etapa en la cual es necesario darle gran importancia al cuidado de la salud. El envejecimiento se caracteriza por el declive de las funciones metabólicas y demás funciones del organismo.

Se pierde sensibilidad sensorial, elasticidad y tonicidad muscular, agilidad y capacidad de reacción. Hay deterioro de las estructuras óseas, disminución del colágeno de la piel y de la absorción de proteínas, aparición de arrugas y pérdida progresiva de la libido.

Es un momento de adaptaciones, especialmente a los cambios de las capacidades físicas y a las situaciones personales y sociales.

Este sería un ciclo vital ideal, con una fase de envejecimiento normal, pero la etapa final de muerte puede darse en cualquier momento del ciclo.LA MUERTE

Es el término de la vida, se trata del final del organismo vivo que se había creado a partir del nacimiento. Es la muerte del cuerpo; pero nuestra alma es INMORTAL.

Por eso debemos esperar CON FE la Resurrección de la Carne…

CICLO VITAL DEL ALMA

(1) https://cronicadeunatraicion.com/2019/10/14/un-deseo-concedido/

(2) https://cronicadeunatraicion.com/2019/10/25/d102-un-viaje-aterrador-2/

N266 EL JUICIO PREVENTIVO 5


Septiembre 07 de 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, Mi Misericordia siempre está lista para derramarse sobre vosotros, pero recordad, que Mi Justicia está presta, para que también se dé sobre vosotros.

Vosotros mismos lo sois en vuestros hogares, les dais regalos y buenos tratos a vuestros hijos, cuando se portan bien, y castigáis cuando se portan mal.

Yo vuestro Padre y vuestro Dios, que veo en vuestro interior, Soy más Justo, en ése sentido, porque vosotros, a veces, os podéis equivocar con vuestro juicios, buenos o malos, pero Yo no, Mi pequeños.

Y en éste tiempo por venir, que está pronto por alcanzarlos, os voy a dar lo que cada uno de vosotros habéis ganado con vuestra actuación en la Tierra.

Una sola pregunta, ¿Cuánto me habéis amado?

De ahí se basará el principio de Mi Juicio y con esto seguiría la segunda pregunta: ¿Cuánto tiempo, realmente, habéis vivido para servirMe?

Hay almas que han vivido muchos años sobre la Tierra y desperdiciaron Mi Tiempo, porque vuestra vida es Mi Tiempo.

Llegan a ancianos y prácticamente, no hicieron nada para servirMe, para transmitir Mi Amor, para salvar almas.

En cambio, hay pequeñitos que desde temprana edad son tocados por Mi Santo Espíritu y responden inmediatamente y dan mucho más fruto, que como os dije,

almas ancianas que desperdiciaron su vida y no dieron prácticamente, NADA, para ganarse su lugar en el Cielo, para ganarse Mi Beneplácito.

¡Cuánto error y cuanta falsedad hay en el mundo!, porque Satanás se ha encargado de ello y eso ha pasado porque os ha faltado oración.

Si vosotros oráis continuamente no hay lugar para que entren cosas del mundo a vuestra mente y a vuestro corazón,

Pero, si vosotros estáis distraídos y no oráis, el Mundo siempre está al acecho vuestro.

El Mundo está representado por Satanás, él os pone infinidades de ocasiones de pecar y de alejaros de Mí, ésa es su meta específica, el que vosotros no deis fruto.

Meditad, Mis pequeños, esta lección de vida, y juzgaos primeramente vosotros, honestamente. Ciertamente,

YO OS CONOZCO PERFECTAMENTE

Y SERÉIS JUZGADOS POR MI MANERA DE VER LAS COSAS

Y NO POR VUESTRA MANERA DE JUZGAROS

Yo juzgo en la realidad, vosotros juzgáis en la conveniencia.

El tiempo apremia, preparaos, Mis pequeños, para que podáis estar ante Mí, sonrientes; estar ante Mí, seguros de que estaréis Conmigo eternamente.

Aprovechad estos instantes, para que os preparéis con la Confesión, con el perdón de vuestros pecados, con la Oración.

Todavía, podréis hacer algunos méritos para salvar algunas almas, hacedlo, Mis pequeños, no desperdicíeis Mi Tiempo, que es vuestra vida.

PORQUE DE ELLO TAMBIÉN OS JUZGARÉ

Y OS PREGUNTARÉ:

¿QUÉ HICISTE CON MI TIEMPO?

Hijitos Míos, la humanidad es terca, de la misma forma Yo Me quejaba del pueblo judío, después de haberlos sacado de Egipto.

Ése pueblo de cabeza dura ahora lo estáis representando vosotros mismos. 

Debierais estar contentos de que Yo, vuestro Dios os haya escogido, a todos vosotros.

Ciertamente, el Pueblo judío perdió la primogenitura por el Deicidio,

Y todos los demás pueblos recibieron esta Gracia, de ser los primogénitos.

Alegres debierais estar, en extremo, hijos de Dios, Hijos de vuestro Creador, Hijos Míos, porque vuestro Padre, Soy Yo.

Pueblo de cabeza dura, que sabéis Mis Mandamientos, que sabéis lo que necesito de vosotros para que sea fácil vuestro regreso ante Mí,

para que al ser juzgados no tenga Yo ningún rechazo hacia vuestros actos y os podáis ganar fácilmente, el Reino de los Cielos.  

Pero Me dais la espalda, Me rechazáis, hacéis vuestra vida en lo íntimo, a escondidas de Mi Vista, cuando ciertamente lo sé todo por más escondidos que estéis.

Pueblo de cabeza dura que habéis tenido Bendiciones inmensas de parte Mía y en lugar de aprovecharlas y hacerlas crecer,

para que al final de vuestra existencia, Me pudierais regresar dos o tres veces más de lo que Yo os di en talentos, las desaprovecháis.

En lugar de encontrar por vuestra buena actuación, vuestra santidad,

OS VAIS A ENCONTRAR CON UN JUICIO ANTE MI PRESENCIA,

QUE NO OS VA A GUSTAR

Porque poco o MUY POCO, habéis dado para alegrarMe, para que Yo esté contento de que vosotros entréis al Reino de los Cielos y permanezcáis Conmigo eternamente.

Hay almas que han sido despreciadas por vosotros mismos, almas sufrientes de cuerpo y de alma.

Una gran mayoría de vosotros, no les apoyáis, simplemente, las dejáis morir; estas almas que han producido tanta maldad, al estar ante Mí sabrán perfectamente cuál es su futuro eterno.

Tontamente os habéis apartado de Mí, por haberle hecho caso a Satanás; bromeáis que el estar con Satanás va a ser divertido, os da risa,

PERO ¡NO!, MIS PEQUEÑOS,

OS ESTÁIS JUGANDO UNA ETERNIDAD DE DOLOR

Satanás no bromea, Satanás destruye.

Satanás quiere destruir Mi Obra en vosotros, que es vuestra alma, primeramente.

Pueblo de cabeza dura que pudisteis haber ganado fácilmente el Reino de los Cielos, siguiendo Mis Mandatos, Mis Leyes y viviendo en Mi Amor, y Me disteis la espalda.

Hicisteis a un lado lo que Yo os pedía, para que os conservarais Conmigo y alcanzarais la santidad que os abriría las Puertas del Cielo inmediatamente, a vuestra llegada.

Pero parece que habéis hecho todo lo contrario adrede, para ganaros vuestra condenación eterna.

Tanto que he hecho por vosotros, Me he dado plenamente por vuestra salvación;

Os he buscado cuando he visto que ibais por caminos errados y os ayudé a regresar, para que os llenarais de Mi Sabiduría, de Mis Gracias, de Mi Amor.

Os llamaba y vosotros os soltabais de Mi Mano Y preferíais seguir pecando y dandoMe la espalda.

PREOCUPAOS, MIS PEQUEÑOS

PORQUE DENTRO DE POCO TIEMPO,

MENOS DEL QUE OS IMAGINÁIS,

ESTARÉIS ANTE MÍ Y EMPEZARÁ VUESTRO JUICIO

OS AMO, PERO PARECE QUE VOSOTROS, NO.

Hijitos Míos, veréis los Cielos abrirse, veréis la Señal del Hijo del Hombre aparecer entre las nubes,

Una gran Luz os iluminará y conoceréis Mi Amor, Mi Misericordia Infinita,

conoceréis vuestros errores, pero tendréis el apoyo infinito de Mi Misericordia.

Lloraréis vuestro pecado, lloraréis vuestros errores, pero os daré el apoyo de Mi Misericordia,

ése Amor Infinito que se derrama constantemente y que se derramó por todos vosotros en la Persona de Mi Hijo, en Su Sacrificio Eterno y en la recuperación del Cielo para todos vosotros.

Grandes cosas veréis, Mis pequeños, tendréis la oportunidad de conocer Mi Voluntad y aunque sea doloroso el momento por un lado, porque veréis vuestra pequeñez, veréis vuestros errores, vuestros pecados, vuestra traición.

Por otro lado, al estar apoyados con Mi Amor, gozaréis y sabréis cómo os he amado.

Lloraréis el no haber aprovechado tanto Amor, tanto Amor que se derramaba sobre vosotros, tesoros infinitos de Gracias, de Bendiciones, de apoyo espiritual, de crecimiento vivo.Lloraréis no haber querido tomar todo ése raudal de bellezas inimaginables que Yo os ofrecía y que no quisisteis tomar por vuestra falta de Fe, por vuestra negligencia, por vuestra maldad.

Sí, Mis pequeños, muchos habéis preferido la maldad, el dolor en el mundo por estar de parte de Satanás,

Me negasteis y atacasteis todo el Amor, Mi Misericordia, Mis Bendiciones, dones, regalos espirituales que Yo os daba, porque no quisisteis creer en ellos, pero Mi Misericordia está con vosotros.

Aceptaré vuestro arrepentimiento, vuestro corazón contrito hará que Mi Misericordia os invada y os revista nuevamente de Gracia y así, conociendo Mi Misericordia, gozaréis un nuevo principio de vida para vuestra alma.

Me olvidaré de vuestro pasado y empezaréis una nueva vida, una nueva vida que no solamente vosotros gozaréis por tenerMe ya,

sino Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, gozaré, porque habré recuperado al hijo perdido, a la oveja que se descarrió.

¡Cuánto espero ése momento, Mis pequeños!, en que puedo mostrar Mi Amor a todos vosotros,

Y de ésta forma recuperar a tantas almas perdidas actualmente, por el pecado que habéis permitido crecer en vuestra alma y en vuestro corazón.

¡Os amo tanto, Mis pequeños, os amo tanto! Que haré hasta lo imposible, a ojos humanos, para poder recuperar vuestra alma, para poderla gozar eternamente, para poderla consentir.

Porque vosotros no conocéis el Amor tan grande que tengo por vosotros.

¡Cómo quisiera poder consentiros ya! Pero vosotros Me apartáis de vuestro corazón, no queréis entrar en Mi Corazón.

Os pido que oréis para que éste momento se dé, que se dé ya para toda la Humanidad, para que ya os pueda reunir, para que la Familia esté completa.

Y por otro lado Orad Mis pequeños, vosotros, los que ya Me conocéis y Me amáis, por vuestros hermanos que viven en el error.

Por aquellos que no quieren acercarse a Mí, que necesitan ése momento, para que lo hagan llegar a su alma lo antes posible,

Para que no desperdicien ya su tiempo sobre la Tierra.

¡Cuánto os amo, Mis pequeños!, ¡cuánto os amo!. Que el Amor de Mi Corazón se derrame ya,

sobre cada uno de vosotros y empiece su transformación en la santidad, porque a todos os quiero santos, a todos os quiero renovados en Mi Amor.

Y podamos así gozar de los Nuevos Cielos y las Nuevas Tierras, en donde habitaréis, gozando plenamente de Mi Amor.

Hijitos, muchos de vosotros actuáis como aquella muchedumbre que seguía a Mi Hijo, cuando Él sobre la Tierra predicaba, hacía Milagros y curaba a la gente.

Muchos, muchos de vosotros, Me pedís vuestra curación, Me pedís estar bien en vuestro cuerpo, sanos, así como se acercaban a Mi Hijo,

Pero realmente, ¿Cuál era el cambio interior?  

NO LO HABÍA, querían estar sanos para sentirse bien y seguir pecando,

NO TENER MOLESTIAS EN SU CUERPO, PERO PARA SEGUIR PECANDO.

Os he dicho que el dolor, la enfermedad, en muchos de vosotros, llega para vuestra purificación.

O PARA LA DE MUCHOS, CUANDO VOSOTROS OS DONÁIS A TRAVÉS DE MI HIJO

Mis pequeños, es tiempo en que os deis cuenta de esto, debéis tener un cambio en cuerpo y alma cuando pedís curación, cuando venís hacia Mí.

Ciertamente Yo os quiero sanos, pero vosotros debéis estar sanos íntegramente, en cuerpo y alma.

¿De qué os va a servir para vuestra vida eterna, el estar solamente sanos de cuerpo y enfermos del alma?

La monjita que murio de cáncer sonriendo. Cuando vives el calvario JUNTO con Jesús, ABBA lo dulcifica con su Felicidad. 

Yo Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios y si Yo veo que necesitáis mantener algún tipo de molestia, dolor, enfermedad, en vuestro cuerpo.

Para que con ello os limitéis y no pequéis más y eso os sirva para vuestra salvación eterna, lo haré, Mis pequeños.

Cuando Yo veo que habéis crecido en la virtud y en el amor, que ya sois maduros en el amor, en la vida íntima Conmigo, puedo aminorar vuestros dolores,

PORQUE SÉ QUE VOSOTROS MISMOS DARÉIS,

A TRAVÉS DE VUESTRA PROPIA DONACIÓN,

EN EL SACRIFICIO Y EN LA PENITENCIA

Os he dicho que el dolor ofrecido, aquel que vosotros mismos os procuréis, siempre será menor que el que Yo permita en vuestra vida.

Y además, dará más frutos, porque vosotros mismos os estáis ofreciendo, como Mi Hijo se ofreció.

Cuando Yo permito que haya dolor en vuestra vida, penas, enfermedades y vosotros aceptáis esto en vuestra vida, ciertamente, el dolor será mayor,

pero también os servirá a vosotros para vuestra purificación y la de otros muchos de vuestros hermanos.

NO DESPRECIÉIS EL DOLOR,

PORQUE MI HIJO NO LO DESPRECIÓ

Y A TRAVÉS DE SU DOLOR

HUBO SALVACIÓN PARA TODOS VOSOTROS

Esto no lo olvidéis nunca, Mis pequeños,

Él transformó ése dolor, que satanás hizo que entrara al mundo a través del Pecado Original,

Mi Hijo lo transforma en salvífico, en vivificador y no quedó como muerte, como satanás quería.

Ahora, a través del dolor, del sufrimiento, de la donación, a través de la penitencia, del sacrificio, podéis vosotros mismos, unidos a los Méritos de Mi Hijo,

ayudar a tantos, tantos de vuestros hermanos que rechazan el dolor, blasfeman Mi Santo Nombre por el dolor que tienen.

Rechazan todo aquello que les pueda quitar toda ésa comodidad a la cual los ha llevado Satanás.

Aceptad con amor, aceptad Mi Voluntad cuando os venga todo esto a vuestra vida, porque estaréis sanando vuestra alma y la de muchos de vuestros hermanos.

Llegará un tiempo, Mis pequeños, en que estaréis ya sin molestias, sin dolores, gozando del Reino de los Cielos,

esperad ése momento que llegará pero, mientras tanto, dadMe la alegría de la salvación de vuestros hermanos que necesitan, necesitan de vosotros.

No despreciéis lo que Yo permita en vuestra vida, siempre será bueno, os lo aseguro.

Si, hijo Mío, esto es lo que estás viendo… Es la Tierra, envuelta en obscuridad, en nubes que obscurecen la entrada de Mi Gracia,

Nubes de maldad, nubes satánicas que no permiten, aparentemente, que Mi Gracia llegue hasta vosotros;

pero ves ahora, esos lugares donde se ve fuego, fuego grande, explosiones, que empiezan a producir el fuego en las almas de vuestros hermanos.  

Sí, os he dicho que Soy un Dios de Amor, pero vuestra necedad ha creado ésta nube densa que cubre a la Tierra entera.

El Pueblo judío Me daba la espalda y así como ellos se cubrían con esa nube densa de obscuridad, porque permitían la entrada de la maldad a su corazón,

Maldad que se reflejaba en los ídolos que aceptaban en su culto, la prostitución con otros pueblos idólatras, tanto mal que aceptaban ellos, cuando habían sido escogidos para lo grande,

Vosotros estáis igual ahora, os habéis prostituido, habéis prostituido vuestra alma, habéis dejado entrar en vuestra alma la maldad, el error.

¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Otros ídolos os han llevado a vuestra muerte espiritual, tendréis que padecer la maldad que permitisteis en vuestro corazón, tendréis que entrar en la realidad que aceptasteis en vuestra vida.

Así como Yo iba cuidando al pueblo judío de los enemigos a su alrededor, Yo os he prometido que os cuidaré de los ataques satánicos cuando estéis Conmigo.

Ahora Satanás va tomando el mundo, sentiréis sus golpes, sentiréis dolor,

Llegará el momento en que no soportaréis más sus ataques y es cuando voltearéis nuevamente hacia Mí, vuestro Dios, para pedir Misericordia, para pedir perdón.

Es cuando os daréis realmente cuenta de vuestro pecado, de vuestra maldad, del olvido hacia Mí, vuestro Dios.

Mucho mal habéis hecho a Mi Corazón Divino, cuando Yo os daba todo, os proveía de todo y vosotros mismos preferisteis el vivir la vida que satanás os daba.

No sabíais al principio lo que habíais permitido, pero creció éste mal y no lo quisisteis detener, aún a pesar de que ya sentíais el sufrimiento y la escasez.

Ciertamente que os levantaré en el momento en que pidáis perdón de corazón.

Pero ahora, todavía ahora, no os queréis dar cuenta de lo que está sucediendo y de lo que sobrevendrá por vuestra negligencia.

Llegará el momento, con vuestras lágrimas, que Me buscaréis y ahí estaré, Mis pequeños, ahí estaré.

Aceptaré vuestro sufrimiento, enjugaré vuestras lágrimas, os levantaré y viviréis nuevamente bajo el Amparo de Mi Amor.

¡Cómo quisiera que entendierais ya, que os arrepintierais antes de que viniera lo más grave!, ¡Ojalá Mis pequeños, entendierais ya!

Os amo, os amo infinitamente, os amo, Mis pequeños y Me duele vuestra negligencia y vuestro pecado en vuestra vida.

Hijitos Míos, cuando Yo os he dado a cada uno de vosotros diferentes dones y capacidades,

Esto lo he hecho de la misma forma con la finalidad como creé en la Naturaleza la diversidad de las flores, de los árboles frutales, de los animales, etc.,

Cada uno de vosotros aceptaréis las enseñanzas venidas de aquella persona con la cual os podáis comunicar de la mejor forma.

Esto puede ser desde la escuela, puede ser en el hogar, pueden ser las enseñanzas de la Iglesia y así tendréis diversidad de opiniones,

pero todas deberán tender siempre hacia lo que Mi Hijo os ha enseñado y hacia Mi Amor infinito.

Tenéis el ejemplo en los grandes santos de la Iglesia, cada uno se dejó guiar por diferentes dones, escogieron de Mi Hijo la diversidad de dones y se dejaron guiar por uno.

Muchos de vosotros seréis afines al pensamiento de ése santo o de esa santa, otros lo seréis de otros y así, tendréis afinidad por diferentes maestros, si os lo puedo decir así.

Mis pequeños, lo que os quiero decir es que no importa por quién os dejéis guiar, pero lo que hagáis, lo hagáis con amor.Que toméis de las Enseñanzas que os dio Mi Hijo, para que vosotros mismos después podáis enseñar lo que se os ha dado con Amor.

Mi Hijo se dio por todos vosotros, llegó a todos los corazones.

Todos o muchos de los que le oyeron, tuvieron afinidad a Su Amor, porque el Amor es uno y a todos los corazones llega.

Eso es lo que os va a unir al final, no la inteligencia humana, no el conocimiento humano, sino el Amor Divino.

A eso debéis tender Mis pequeños, por eso vuestra misión es esa, unirse todos en el Cuerpo Místico de Mi Hijo, en el Amor que Él os enseñó, con las Enseñanzas que Él os trajo.

Todas las almas, os repito, tienen afinidad al Amor, porque ésa es vuestra esencia de vida: EL AMOR.

Vosotros mismos, al llenaros de Mi Amor, tendréis seguidores; pero dependiendo de vuestra forma de ser, de vuestro carácter, algunos serán afines a vosotros y otros no.No os sintáis por ello, todos estáis llamados a venir a Mí.

¿Tenéis la suficiente humildad, Mis pequeños, para reconocer esto que os digo?

Y éste es el punto al que quería llegar, la humildad, aún en la enseñanza.

Llevad, llevad a vuestros hermanos lo que se os dé en vuestro corazón y reconoced, como os he dicho, que no todos os seguirán a vosotros,

Otros seguirán a hermanos vuestros, los cuales serán afines, también, al carácter de aquellos.

Proseguid vuestra misión, Mis pequeños, proseguidla con Amor y con entrega y traedMe muchas almas, para que sean llevadas, como vosotros, al Reino de los Cielos.

Hijitos Míos, el enseñar, el instruir a los demás, es un don Divino, muy delicado, lo podéis volver un arma de dos filos.

Os he dicho que las almas llegan a la Tierra dispuestas a servirMe, pero las almas adultas, igual podrán llenarlas de Bien o podrán llevarlas al Mal.

Un alma que enseña, un alma que instruye, debe ser un alma que esté Conmigo, un alma que haya pedido Mi Sabiduría, un alma que se deje llevar por Mi Voluntad.

Aunque sea un alma que instruya a nivel escolar, enseñando lo del mundo, debe enseñar lo correcto y no debe meter enseñanzas negativas que destruyan a ésa alma en lo espiritual.

Más aún, más responsabilidad tendrán aquellos instructores, en la vía espiritual, que deberán llenar a las almas con Mi Sabiduría,

Con Sabiduría Divina y no con sabiduría de hombres, que los puedan desviar y destrozar eternamente.

Mis pequeños, vosotros, los que instruís a vuestros hermanos en cualquier campo que podréis ser padres de familia, podréis ser maestros de escuela, podréis ser educadores ó instructores universitarios,

Podréis ser sacerdotes o misioneros, podréis tener cargos elevados en los gobiernos de la Tierra,

Tenéis una grave responsabilidad Conmigo, con vuestro Dios, os deberéis dejar guiar por Mi Santo Espíritu,

para que con la enseñanza y el ejemplo que deis, vayáis dejando vida, vida real, vida Mía, en las almas de vuestros hermanos.

Si vosotros destruís las almas que están a vuestro cargo, que dependen de vosotros, en cualquier etapa de su vida, vuestro castigo será grande.

Pero vuestro premio va a ser inmenso si las llevasteis por el camino correcto y les disteis de Mi Vida y les ayudasteis a crecer, porque ellas a su vez, harán crecer a otros.

Ved la responsabilidad ahora, Mis pequeños, ved qué tan grande es vuestra responsabilidad al enseñar.

Muchos, muchos de vuestros hermanos se han condenado por una mala instrucción que recibieron a lo largo de su vida, en alguna etapa de su vida,

pero aquellos que también la enseñaron mal y que por su culpa, ésas almas se perdieron, también recibirán un castigo eterno.

Tened cuidado pues Mis pequeños, en lo que digáis o en el ejemplo que deis, vuestra responsabilidad es muy grande.

Y ahora haced un examen de conciencia, repasad vuestra vida, repasad los momentos de vuestra vida en los cuales, vosotros instruisteis en alguna forma a vuestros hermanos,

¿Les disteis un Bien y ellos lo aprovecharon y son ahora grandes entre los hombres?

O les disteis un mal ejemplo o una mala palabra ¿Y ellos a su vez, ahora están haciendo que otras almas se vayan por el camino del Mal y se están condenando?

Repasad bien vuestra vida, meditad vuestro pasado y mejorad vuestro futuro.

Hijitos Míos, empezad a gozar, ya desde ahora, los Cielos Nuevos y las Tierras Nuevas que os daré.

A vuestros ojos humanos, a vuestro entendimiento pequeño, se os va a hacer extraordinario y de hecho, lo es.

El vivir como se vive en el Cielo, que es lo opuesto de lo que estáis viviendo ahora.

Satanás os fue llevando poco a poco, a ir destruyendo Mi Obra en vosotros.

A vosotros se os ha hecho natural, vivir en la Maldad de Satanás todos los días y de repente, cuando Yo os dé, a los que os habéis ganado ésas Tierras Nuevas que viviréis.

No entenderéis, si no sois preparados antes por mi Santo Espíritu, el cómo es posible que no os dierais cuenta en los errores que vivíais todos los días.

Os digo nuevamente, Satanás os fue llevando a una degradación espiritual y aún humana, que habéis vivido como algo normal en vuestra existencia, cuando realmente estáis viviendo cosas abominables a Mis Ojos.

CUANDO VOSOTROS TENGÁIS LA EXPERIENCIA DE LA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS,

EMPEZARÁ EL CAMBIO FUERTE DE VUESTRA VIDA

Os enseñaré ahí, lo que debisteis haber vivido, cómo os debisteis de haber comportado, primeramente, Conmigo, en Mi Santísima Trinidad;

cómo debisteis haber respetado a Mi Hija, la Siempre Virgen María, al Señor San José, a los Santos Ángeles; cómo convivir con el Cielo, con los Santos.

Os daréis cuenta cómo desperdiciasteis vuestro tiempo, tiempo de vida que Me pertenece, porque Yo os di el don de la vida

y vosotros desperdiciasteis tantas oportunidades para vuestra perfección y para el bien de vuestros hermanos, ayudándoles en su crecimiento espiritual.

Lloraréis todo lo que hicisteis.

Si, realmente, en vuestro corazón hay arrepentimiento y el reconocimiento de vuestros errores,

ÉSTA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS

OS DARÁN LA PAUTA DE CÓMO OS DEBERÉIS IR MEJORANDO,

Porque el error o los errores en los que habéis vivido toda vuestra vida, han causado asco en el Cielo.

 Y perdón que lo diga así Mis pequeños, pero vuestra forma de actuar día a día, viviendo en vicios, en maldad, en la podredumbre,

No puede causar otra cosa que eso, Mis pequeño. Y os daréis cuenta de ello cuando Yo os deje ver cómo se vive en el Reino de los Cielos.

No vivís en la Bondad, en las Virtudes, en el Amor, en el cuidado de unos para con los otros, en el recrearse en todo momento en las Palabras que Yo os dejé en las Sagradas Escrituras,

En los Ejemplos, en la Vida que os dejó Mi Hijo en Su paso por la Tierra.

Ahora no gozáis los momentos de la Vida de Mi Hijo, que Se dio por vosotros, por vuestra salvación.

Hay tantas Delicias, tanta Sabiduría, tanto Amor en lo que os heMos dejado en las Sagradas Escrituras y vosotros, ni siquiera abrís el Libro, para tomar de él, la Sabiduría Celestial que se os ha dejado.

 No os tomáis el tiempo, cuando menos, de leer algún pasaje todos los días y meditarlo.

Mi Santo Espíritu os ilumina, cada vez que lo abrís con el deseo de perfeccionaros.

En el mejor de los casos, le tenéis un lugar reservado al Libro, a las Sagradas Escrituras, a la Santa Biblia, en vuestro hogar;

pero ahí está, en un lugar muy importante en vuestro hogar,

PERO SOLO, SIN ABRIRLO,

SIN TOMAR DE ÉL LA RIQUEZA ESPIRITUAL

QUE, DESDE EL CIELO, OS HEMOS ENVIADO

Tenéis tanto qué aprender, creéis que sabéis mucho, pero os he dicho que estáis en párvulos y que sois malos estudiantes.

Os conformáis con tan poco, no queréis ser de los mejores estudiantes; no queréis ser de Mis mejores hijos, que hayáis leído las Sagradas Escrituras

y que lo toméis como un Libro de consulta continua, para sacar de él, su gran Sabiduría, Sabiduría Divina que he puesto en la Sagrada Biblia.

De esto y de muchas otras cosas os daréis cuenta

CUANDO VENGA LA ILUMINACIÓN DE VUESTRAS CONCIENCIAS,

de cómo habéis desperdiciado el tiempo del Cielo en la Tierra.

Ciertamente, lloraréis vuestros errores y se os dará una oportunidad más, para que os mejoréis, pero ¿Realmente aprovecharéis esta otra oportunidad para mejoraros?

Yo os Bendigo y os envío a Mi Santo Espíritu para que de El toméis la Sabiduría y la Fortaleza que necesitaréis en el tiempo inmediato por venir.

http://diospadresemanifiesta.com/

N258 DESVENTAJA MORTAL


27 de Junio de 2019

Habla Dios Padre

Ciertamente hijitos Míos, vosotros sois débiles ante el ataque de Satanás. Necesitáis de Mí vuestro Dios, para protegeros, tanto en cuerpo como en alma.

 Mis pequeños, MUCHO AMOR necesitáis para poder evadir y aún aplastar el poder de Satanás.

Pero falláis continuamente y vuestra vida ya no está ni llena de Amor ni hay suficiente Fe en Mí porque no Me buscáis,

porque no estáis Conmigo, porque no creéis en Mi Amor y muchas veces, ya ni siquiera creéis en los ataques de Satanás ni en su existencia.

 Entended Mis pequeños, que con esto ESTÁIS EN DESVENTAJA AL NO CREER EN SATANÁS, como muchos ministros Míos, así lo proclaman.

Entonces, SATANÁS TRABAJA ABIERTAMENTEY vosotros, al no preocuparos de esa situación, no os protegéis.

Y por eso Satanás se lleva a muchas almas al Infierno, porque no estáis advertidos, porque no habéis creído en las Palabras de las Sagradas Escrituras, porque no os preocupáis por llevar una vida santa.

LA FE, ES IMPRESCINDIBLE PARA VUESTRA SALVACIÓN,

SI NO TENÉIS FE, NO TENÉIS NADA

 La Fe es la que os lleva primeramente, a creer en Mí, vuestro Dios.

A creer en que Yo Soy el Creador de todo lo que tenéis, lo que veis y lo que no veis.Si no tenéis Fe y no Me buscáis, precisamente por ello, nuevamente os repito:

ESTÁIS DESPROTEGIDOS.

¿Cómo queréis tener protección y cuidados de alguien en quien no creéis?

Si no creéis en Mí no creéis en Mi Existencia, si no creéis en Mi Existencia, NO Me llamaréis en los momentos difíciles de vuestra vida,

por lo tanto, trataréis con vuestras propias fuerzas, salir adelante de vuestros problemas y generalmente, no lo lograréis.

Buscáis nada más las cosas que os satisfacen del mundo; buscáis, entre lo que está a vuestro alrededor lo que llena vuestros placeres carnales,Pero no buscáis lo que va a trascender y os va a dar un premio eterno y esto nuevamente, porque no creéis, porque no tenéis Fe, porque no Me buscáis.

Mis pequeños, ciertamente vuestros Primeros Padres, a pesar de que eran fuertes en la Fe y en el Amor, porque Me veían, porque estaban Conmigo, porque Me amaban inmensamente,

EN UN MOMENTO DE DEBILIDAD Y DE DUDA,

CAYERON

Imaginad el potencial espiritual que ellos tenían.

Yo los creé perfectos y perfección quiere decir santidad, que es a donde os he pedido tantas veces que vosotros vayáis, que seáis perfectos como Yo, vuestro Padre, Soy Perfecto y Yo Soy el Santo de los Santos,Entonces, ellos, teniendo esa Perfección en el Amor, eran santos.

Por eso el Pecado Original fue tan grave, porque

ESTANDO EN UN ESTADO DE SANTIDAD

ME NEGARON, ME TRAICIONARON, ME DIERON LA ESPALDA,

PREFIRIERON SEGUIR A SATANÁS,

 Y no os alarméis Mis pequeños, porque vosotros estáis igual o peor.

MUERTE ESPIRITUAL. MUERTE. FÍSICA. MUERTE. ETERNA.

Ciertamente, el Pecado de ellos fue grave, porque de un momento de estar en estado de santidad, pasaron a estar en un estado de pecado gravísimo.

Vosotros, ciertamente, no estáis en un estado de santidad, como estaban ellos, el pecado os ha llevado a una disminución espiritual tremenda, por un lado,

porque la humanidad ha ido cayendo y estáis muy debilitados en Fe y en Amor

y, por otro lado, no Me buscáis y, al no buscarMe, no estáis llenándoos de ese poderío espiritual a donde estáis llamados,

a donde os quiero llevar para que regreséis al estado de santidad en el que estaban vuestros Primeros Padres.

Así que, por favor, Mis pequeños, no habléis mal de vuestros Primeros Padres.  Ciertamente cometieron un error grave, pero Mi Hijo en Su Obediencia total, restituyó la Gracia que ellos perdieron y que vosotros podéis ganar también, al seguirLe y al pedirla.

Pero desgraciadamente Mis pequeños, la gran mayoría de vosotros estáis muy distraídos en las cosas del Mundo, porque os atraen.

Os atrae la maldad y no buscáis estar junto a Mí, unidos en Mi Corazón, unidos al Corazón del Santo de los Santos, como lo estaban en un Principio vuestros Primeros Padres, Adán y Eva.

¿Qué esperáis pues, Mis pequeños? ¿Qué esperáis para regresar a Mí?

Conmigo tenéis todo, tenéis Vida, tenéis libertad, tenéis Mi Amor, tenéis Mi Providencia Divina, todo lo que tenéis de bueno, viene de Mí.

Satanás nunca os va a dar algo bueno y si os lo da en un principio, será como el anzuelo que lanza el pescador para atrapar el pez.IRÉIS TRAS EL ANZUELO, TRAS ESA CARNADA JUGOSA, AGRADABLE, QUE ESO ES EL PECADO 

 Y cuando ya caéis en la falta, os dais cuenta de ello.

Lo agradable, como veíais el pecado, se volverá doloroso, desagradable y lloraréis, LLORARÉIS porque perdisteis la Gracia, perdisteis la amistad Conmigo.

¡Ojalá todos llorarais vuestros pecados!, es una Gracia, muy grande, que Yo concedo al alma arrepentida; llorar vuestros pecados y, con esto, os quiero decir que hay arrepentimiento en vuestro corazón.

Cuando el alma arrepentida llora por sus pecados, Yo Me alegro, Mis pequeños, porque he recuperado un alma que estaba en pecado grave, que estaba traicionándoMe, porque prefirió abrir su corazón a satanás,

pero regresará a Mí. Mi Amor siempre os está esperando, Mis pequeños, Mi Corazón está abierto siempre para todos vosotros.Os he dicho tantas veces que vosotros pertenecéis al Reino de los Cielos, vosotros no pertenecéis a la Tierra

y con eso quiero os decir que no pertenecéis a Satanás, que es el Príncipe de este Mundo.

Fuisteis creados para gozar de Mi Reino y de todas sus bellezas y solamente os he pedido fidelidad, obediencia y amor a Mí y se os hace tan difícil.

Se os hace tan difícil esto Mis pequeños, principalmente porque no hay amor en vuestro corazón hacia Mí.

Vosotros estando en la Tierra, cuando recibís de alguien un favor, agradecéis,porque sabéis que eso es lo mínimo que debéis darle a la otra persona de la que estáis recibiendo un favor que os va a ayudar mucho o poco, pero que os va a ayudar.

Y Yo, que os doy todo, que estoy velando día y noche por vuestro cuerpo, por vuestra alma, por vuestras necesidades y no recibo de casi nadie, un agradecimiento a todas Mis Bondades.Poneos en Mi lugar, ¿Qué sentiríais, Mis pequeños? De no recibir ningún agradecimiento en vuestro hogar, de no ser tomados en cuenta,

de ser sólo un simple proveedor de vuestras necesidades y ni siquiera, tener ese detalle de agradecimiento por el bien recibido.

Y ahí, es en donde demostráis que tampoco hay amor hacia Mí.

Yo os amo, porque Soy vuestro Padre, porque Yo os creé y, además, Yo Me prometí a Mí Mismo cuidaros. Y lo hago a pesar de vuestros pecados.

Vosotros, primeramente, no agradecéis y segundo, os confiáis demasiado, sentís que os merecéis todo y seguís pidiendo y a veces, hasta exigiendo Mis Favores,

Pero, ciertamente, habrá un momento, en donde se pondrá en la balanza todo lo que hicisteis en vuestra existencia.  ¿Cómo estaréis? ¿Cómo habréis respondido a Mi Amor? ¿Cómo habréis respondido a lo que os he pedido?

Primeramente, para salvar vuestra alma, para acrecentar Mi Amor en vuestro corazón, para que trabajarais por vuestra propia salvación y en seguida, por la salvación de los que os rodean.

Vinisteis a eso, a llenaros de Mi Vida y a transmitirla a vuestros hermanos.

Satanás no se cansa de burlarse de vosotros; os ve pequeños, abatidos, aplastados por el pecado.

¿No os dais cuenta, Mis pequeños, que os estáis arrastrando por el Mundo? Que NO CAMINÁIS CON DIGNIDAD porque los pecados que lleváis sobre vuestras espaldas os doblegan, os hacen menos,

Y vosotros mismos os sentís poca cosa ante vuestros hermanos, porque habéis destrozado vuestra alma y vuestro corazón con los pecados que lleváis.

 

Pero, a pesar de que os sentís así, no buscáis la forma de liberaros de toda esa carga de pecados que traéis sobre vosotros.

Sois necios, tercos, tontos, porque Yo os he dado todo para que volváis a ese estado de Gracia, y no lo buscáis.

Mi Hijo Jesucristo, os vino a traer todas Mis Promesas, Mi Amor, Mi Perdón, pero, pocos,

MUY POCOS habéis reaccionado a todo ese tesoro que os trajo Mi Hijo para vuestra salvación y para que recuperarais la paz en vuestro interior.

¡Sois necios y desperdiciáis tanto de Mi Gracia! Por eso son tan pocos los que se van a salvar y ¿Vosotros creéis que eso Me agrada?

ME ENTRISTECE, ME DUELE QUE VOSOTROS REACCIONÉIS ASÍ Que no busquéis por vuestra perfección, que no busquéis la santidad de vida, para que seáis como vuestros Primeros Padres antes del Pecado Original.

Entended que ellos eran Mis consentidos, los creé como os dije perfectos, santos y Me gozaba al estar con ellos, platicar con ellos, compartir de Mis Secretos con ellos.

Es una desgracia que el hombre se acostumbre a lo grande, a lo bello y cuando os acostumbráis a las cosas grandes, vosotros mismos las disminuís de valor.

No os dais cuenta lo que es la grandeza de estar Conmigo, de contar Conmigo, de vivir para Mí y hacerMe gozar de vuestro amor.

¡Sois tan poca cosa! cuando contáis con vosotros mismos, porque vosotros mismos no os respetáis como lo que sois.

Entended que sois Mis hijos, que Soy vuestro Padre, sois hijos de un Dios que os ama infinitamente, Soy un Padre que os ama a tal grado, de que mandé a Mi Único Hijo para vuestra salvación.¡Es tanto lo que Yo he hecho por vosotros, es tanto lo que Yo os he dado! ¡Cuánta negligencia! ¡Cuánta terquedad de parte vuestra!

Queréis seguir haciendo las cosas por vosotros mismos, las hacéis como os agrada a vosotros y eso, está muy lejos de la perfección.

¡Con cuánto error camináis en el Mundo y poniendo en riesgo vuestra vida! porque si camináis, viviendo en el Error, éste os aconseja mal.

Si vivís en el error, no es posible que lo que hagáis sea perfecto o que os salga bien. No estáis buscando la Luz que despeja las tinieblas, porque casi todos vosotros vivís en las Tinieblas.

Vuestra mente está obscurecida, taponeada, no permitís que entren cosas bellas y santas a vuestra mente y a vuestro corazón.

Despreciáis todas las Enseñanzas que Yo os di en el Antiguo Testamento y las que Mi Hijo os dio en el Nuevo Testamento.¿A dónde creéis que vais, llevando tanto error en vuestra vida, en vuestra actuación, en vuestra mente y en vuestro corazón? Creéis que vais por caminos correctos

Y SATANÁS OS SIGUE ENGAÑANDO

 Debéis poner más de vuestra parte, si queréis vivir eternamente Conmigo.

Ciertamente, Yo perdono vuestros pecados y Me olvido de ellos.

Los tiempos son difíciles ya, y YA SE HA DESATADO LA FURIA DE LOS ELEMENTOS contra vosotros, ¿Tendréis, acaso, tiempo, para prepararos para la gran prueba?

Ciertamente que no estáis preparados, la gran mayoría de vosotros.Si en este momento, SUFRIÉRAIS UNA GRAN CATÁSTROFE  y no pudierais confesaros, ¿Cómo estaríais?

Haceos vosotros mismos esta pregunta: ¿Cómo estaríais ante Mi Presencia, si en estos momentos murierais y os presentarais ante Mí?

¿Lograríais entrar al Reino de los Cielos u os perderíais por vuestros pecados, por toda la eternidad? Os digo, la gran mayoría de vosotros, moriría eternamente.

¡CUÁNTO DOLOR ME CAUSÁIS, PORQUE NO ME AMÁIS!

 Y si no estáis preparados para bien morir, que esto es, viviendo en estado de Gracia, quiere decir que no Me amáis, que no os interesa morir en estado de Gracia.

Por tanto, vosotros mismos, estáis preparando vuestro futuro eterno. Me duele ver vuestra actitud, en la cual veo que no os importa si morís en Mí o no.Pero desgraciadamente, cuando os presentéis ante Mí y al ver vuestra vida, veáis que no tenéis los suficientes méritos para estar Conmigo eternamente, en ese momento, os daréis cuenta de vuestra torpeza

Y SERÁ YA, DEMASIADO TARDE

Ya no habrá tiempo de vuestro arrepentimiento. Por eso os pido que estéis preparados, Mis pequeños, en cualquier momento seréis llamados,

¿CÓMO ESTARÉIS ANTE MI PRESENCIA?

Hijitos Míos, os voy a explicar algo que muchos de vosotros no conocéis. En el Cielo hay diferentes niveles de gozo, en el Purgatorio, hay diferentes niveles de purgación, en el Infierno, hay diferentes niveles de dolor, de castigo.

Y todo esto os lo digo, Mis pequeños, por aquellos que se creen no valer nada y creen que su vida aquí sobre la Tierra no sirvió para nada.Estáis muy equivocados Mis pequeños, si os concedí el don de la vida, es porque así lo decidí Yo, en Mi Sabiduría Eterna

Y puse toda Mi confianza en vosotros para que Me ayudarais a que las almas se mejoraran en su nivel de crecimiento espiritual, de amor,

para que su gozo fuera aumentando día a día y aún para que las almas del Infierno no sufrieran tanto. Sí, son cosas que no conocéis o en las que no reparáis.

Mucho se necesita de cada uno de vosotros,

DE VUESTRAS ORACIONES, DE VUESTRA DONACIÓN, DE VUESTRA INTERCESIÓN.

Ciertamente las almas del Cielo están gozando ya de Mi Presencia y por sus méritos propios,Pero una manera Mis pequeños, de agradecer lo que recibisteis de vuestros padres, de vuestros antepasados, de vuestros amigos, de vuestros hermanos, es el agradecimiento.

Por ello y VUESTRA INTERCESIÓN DE AMOR

hacia ellos, las Misas que ofrecéis, los sacrificios, las oraciones, todo lo que hacéis, también llega a ellos a través de la Comunión de los Santos

Y POR EL CÍRCULO DORADO DE LA PERFECCIÓN

Y ellos van subiendo de gozo, por vosotros, ellos se van acercando a Mí hasta la fusión total del alma Conmigo, con su Dios así su gozo será tremendo y gracias a vosotros, Mis pequeños.

Las almas del Purgatorio también necesitan de vuestras oraciones, de vuestra donación, de vuestros sacrificios, de vuestros ofrecimientos, de vuestros agradecimientos.Y así, las almas que estaban en niveles bajos, sufriendo mucha purificación, les iréis ayudando a que pronto puedan salir del Purgatorio,

a que pronto encuentren el verdadero significado del Amor y se puedan unir ya a Mí, eternamente.

LAS ALMAS EN EL INFIERNO, TAMBIÉN TIENEN NIVELES DE DOLOR.

En Mi Misericordia, Yo pido que ésas almas no sufran tanto, os lo pido a vosotros, os lo pido a las almas santas que se dan cuenta de ello.

Ciertamente han negado el Amor, ciertamente no quieren saber de Mí, pero aún en Mi Misericordia, porque son hijos Míos, no deseo que sufran.

Ypor eso permito que estén en un nivel de menos dolor cuando vosotros lo pedís, dándoos cuenta del dolor que tendrá un alma eternamente.  Cuando vosotros, Mis pequeños, ofrecéis vuestros actos diarios, vuestra cruz de cada día, el ofrecimiento de vuestras obras, TODO

TODO, TODO LO QUE HACÉIS A DIARIO POR MÍ

y por vuestros hermanos, todo eso es tomado para que entre en la Comunión de los Santos y así todos vosotros os ayudéis a estar más cerca del Amor.

Estad siempre pendientes de todo esto Mis pequeños, para que vuestra vida tenga un mayor sentido, para que realmente os deis cuenta de que no estáis en la Tierra solamente para sufrir, como muchos dicen.

Sino que cada uno de vosotros trae una misión específica y ésa misión es la salvación de las almas y su mejora en la purificación y en la santificación.

Así, vosotros, en vuestras oraciones estáis ayudando a las almas del Cielo, a las del Purgatorio, a que las del Infierno no sufran tanto, vosotros pedís a ésos tres niveles y también pedís por vosotros mismos.Cuando ofrecemos todo POR EL CÍRCULO DORADO DE LA PERFECCIÓN, BAÑADO CON LA SANGRE PRECIOSÍSIMA de nuestro Señor Jesucristo…

Estamos orando desde por el nivel más bajo del Infierno, recorriendo todos los niveles también del Purgatorio y hasta por los del Cielo, para que aumente su nivel de gloria y perfección.

Y de pasada universalmente, por los que están luchando por salvarse, donde estamos incluídos nosotros.

Las almas del Purgatorio ofrecen su purificación también por las del Cielo y por vuestra salvación, almas de la Tierra.

Y las almas del Cielo piden por todos vosotros, almas del Purgatorio y almas de la Tierra.

Mis pequeños, no despreciéis todas las bendiciones que se derraman sobre vosotros y éste conocimiento que os doy para que mejoréis vuestro estado espiritual. Y ofrezcáis más concientemente vuestra vida, VUESTRA CRUZ, vuestras alegrías, sufrimientos, todo lo que tenéis, para la salvación de todas las almas.

Os necesito a cada uno de vosotros, no despreciéis todo lo que Yo he puesto en vosotros y sobre todo, Mi confianza, en cada uno de vosotros.

Yo no os estoy castigando, es vuestra necedad y soberbia que el mismo Maligno suscita en vosotros, quien os castiga.

TODO PUEDE CAMBIAR CON VUESTRA INTERCESIÓN AMOROSA

O PODÉIS HACER CASO OMISO A ESTA IMPLORACIÓN PATERNA

Y TODO SEGUIRÁ EMPEORANDO CADA VEZ MÁSEscoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual. En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor.

Os Bendigo entrañablemente hijitos Míos de Mi Corazón.

Os Amo y Os espero al final del camino, a las puertas de Mí Reino Celestial, ya de Nuevo en Nuestro Mundo.

Ahí estaré como Padre Amoroso os estrecharé junto a Mí Corazón, para gozar en vosotros Mí Amor.

Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Yo os Bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo

http://diospadresemanifiesta.com/

P228 LA OBSCURIDAD TOTAL


Mayo 11 de 2017

J. V. dice: Veo a Nuestro Señor en Gloria, con los Brazos abiertos hacia lo lejos, arriba.

Hijito Mío, Me estás viendo en Mi Gloria, pero para llegar aquí, tuve que pasar por la Misión que Me encomendó Mi Padre, que es vuestro Padre.

Todos estáis llamados a regresar acá y para eso, Yo tuve que sufrir todo lo que padecí. Pero más que eso Mis pequeños, lo más grande de Mi Misión, fue la Enseñanza.

Porque si NO hubierais tenido la Enseñanza, ciertamente el que Yo hubiera padecido por vosotros hubiera abierto nuevamente, el Reino de los Cielos para que regresarais. Pero NO sabríais ni el camino, ni la forma de hacerlo Mis pequeños y por eso fue Mi Evangelización tan importante.

Buscáis en un lado, buscáis en otro lado, buscáis el conocimiento, en el cual vosotros os queréis respaldar para ser grandes, para ser alguien en el Mundo, para que os vean, para que os alaben, para que os señalen y os digan: “qué capaz es usted, cuánto sabe”

Y ¿De qué os sirve todo ese conocimiento, si NO os va a llevar de regreso al Reino de los Cielos?

Satanás también da conocimiento, pero conocimiento negativo contrario a lo que Yo os he dado, que NO os va a elevar a la Gloria en que Me estás viendo.

Sí Mis pequeños, estáis llamados a regresar acá. Bajasteis del Cielo, bajasteis a una misión, igual que Yo y regresaréis. Pero regresaréis por el Conocimiento que tanto Mi Padre os dio en el Antiguo Testamento y lo que Yo os he dado ya práctico en el Nuevo Testamento que es: vivir el Amor.

En eso se resume vuestra estancia en la Tierra: la salvación de las almas al vivir en Nuestro Amor, al vivir el Amor de la Santísima Trinidad.

Ciertamente eso os crea conflictos, porque el Mundo NO está preparado NI ha querido prepararse a vivir el Verdadero Amor que os hemos dejado. Satanás se ha encargado de llevaros por caminos muy diferentes a aquellos que os van a traer de regreso aquí, al Reino de los Cielos.

Satanás NO quiere que vosotros viváis el Amor, él lo perdió y os engaña para que también vosotros lo perdáis. Esa es la Llave de regreso al Reino de los Cielos: Enseñar el Amor, Vivir el Amor y Morir en el Amor.

¿Cuántos de vosotros realmente, lleváis una vida en el Amor? ¿Cuántos de vosotros dejáis almas llenas de las Enseñanzas que os heMos dejado?

¿Cuántos de vosotros amáis a vuestros hermanos y les dejáis la Llave que les va abrir las Puertas de los Cielos, que es el Amor?

Tanto engaño en el Mundo… Y si realmente lo meditáis Mis pequeños, os daréis cuenta que Satanás ha creado todo ese Engaño, para que vosotros os desviéis, para que NO produzcáis amor.

Meditad vuestra vida, meditad la vida de aquellos que NO quieren estar con Nosotros. Son almas que están distraídas en el Mundo y NI se llenan de amor y NI producen amor. Son almas inservibles.

Y es muy feo decir esto Mis pequeños, pero son almas estériles. Almas que bajaron ciertamente con un ideal, con un gusto porque fueron escogidas entre varias, entre miles, entre millones.

Tenían ese deseo de servirMe a Mí su Dios y ser como Cristo Redentor, como os lo he pedido, para que fuerais corredentores. Bajaron deseosas de vivir el Amor que se vive en el Reino de los Cielos, de transmitirlo a todos vosotros.

Pero ¿Qué pasa cuando llegáis aquí? El Mundo, lleno ya de Maldad de Satanás, os desvía y os crea otros intereses.

Vivís en el Mundo y os volvéis del Mundo. Y vosotros NO sois del Mundo. Vosotros debéis pasar por el Mundo y regresar a vuestro Hogar, que es el Reino de los Cielos.

Pero Satanás os hace vivir en el Mundo, estar en el Mundo y os olvidáis de vuestra misión y de ese deseo grande que teníais, de bajar para servirMe.

Meditad, Mis pequeños… Y veréis cómo la gran mayoría de vosotros, habéis perdido ya el deseo de regresar al Reino de los Cielos, el deseo de servirMe como Dios y el deseo de ser corredentores Conmigo.

¿QUIERES CONOCER A JESÚS? Dile sin miedo: «Señor Jesús, ayúdame a Conocerte y a Amarte…» Y PREPÁRATE A VIVIR UN ENCUENTRO PERSONAL CON ÉL… Porque JESÚS ESTÁ VIVO… Este Pentecostés es una gran oportunidad…

Estáis viviendo la Semana Santa, empezarán los momentos últimos de Mi Misión, es el Culmen que preparará Mi Resurrección, Mi Triunfo. Con eso confirmaré ante todos que Yo Soy vuestro Dios, que realmente, todo lo que os dije y os enseñé, venía de todo un Dios y confirmado está con Mi Resurrección.

Pero Satanás prosigue con su tarea y os sigue apartando de toda esta grandeza Celestial que se os ha dado, para que vosotros podáis crecer en Fe, en Sabiduría, pero sobre todo en Amor.

Porque, podéis tener de todo y NO poder entrar al Reino de los Cielos, si NO tenéis Amor. Para eso Bajé: para enseñaros cómo vivir el Amor, cómo transmitirlo y cómo morir en el Amor; para inmediatamente después, Resucitar en el Amor, en el Reino de los Cielos.

La Fe os dice que hay algo más después de esta vida, bueno y malo. Bueno si vivisteis en el Amor, malo si lo rechazasteis, si Me hicisteis a un lado y Me atacasteis con Maldad, con Odio a vuestros hermanos.

La gran mayoría de aquellos que se condenan, desgraciadamente son almas que Me Conocieron y luego Me han rechazado. Son almas que a pesar de que hasta profundizaron en la Fe, Me rechazaron.

Ciertamente, Yo NO puedo juzgar de la misma forma al que Me rechazó a pesar de que Me conoció; que a aquel que NO Me conoce y Me ataca y luego tiene que enfrentarse a Mí.

Es más pecador el que Me conoció y NO quiso seguir lo que Yo os pido, para que regreséis a Mí.

¡Cuánto Dolor Me producen las almas que habiéndoMe conocido, se han pasado del lado del Mal! 

Es su libre albedrío, así lo escogieron y de eso serán juzgados. Y además, ellos perfectamente saben de su Traición y libremente han escogido el servir a Satanás, atacándoMe a Mí y a todo lo que es Mío.

¡Cuánta maldad hay en el Mundo! ¡Cuánto Dolor Me causáis, almas Traidoras! ¡Almas que habiendo tenido el Gran Tesoro que Soy Yo, han preferido al Mal!

Así os engaña Satanás. Tiene su forma muy sutil de ir cambiando vuestra forma de pensar y de vivir, os volvéis del Mundo y os agrada hacer el Mal.  Son almas que saben que se condenarán…

Y deberéis saber Mis pequeños, que a estas almas Yo NO las abandono. Voy tras de ellas, como una madre va tras el hijo que se extravía en el pecado y comete mal, tras mal. Pero ella lo levanta, lo abraza, lo besa, lo regresa a casa con amor; esperando que haya un momento en que entienda su error y deje todo aquello que lo lleva hacia el Mal…  

Tenéis que entender Mis pequeños, que Yo vuestro Dios, Soy más que esa madre. Yo os Creé, Yo os Redimí, Yo voy tras de vosotros, esperando que reaccionéis, que dejéis vuestro pecado y regreséis a Mí.

No hay otra forma de que os salvéis Mis pequeños, más que estando Conmigo y cumpliendo con lo que os he pedido. Busco constantemente a las almas que viven en el Error, que Satanás las ha cegado…

NO les permite ver el Bien que existe, que esconde. Y os habla de un mal que NO existe para separaros de la Verdad, de la realidad para la cual vinisteis a la Tierra.

Satanás es muy Astuto, os engaña continuamente para que sigáis en el Mal. Os hace creer que vinisteis para ello y así provoca las guerras, así provoca los pleitos entre hermanos, empezando desde el hogar.

CAÍN MATA A ABEL

A base de puros engaños, incita a los hermanos al pleito por medio de mentiras, por medio de falsedades, haciendo creer que uno está pensando en el mal que le va a hacer al otro.

Desgraciadamente, muchos causantes de este error y de la pérdida de tantas almas, son los mismos padres en el hogar. Este es uno de Mis grandes Dolores también, en el Huerto de los Olivos: ver cómo los padres se desatienden de la vida espiritual de los hijos.

Ellos NO llevan primeramente una vida espiritual, con la que den ejemplo a los hijos y éstos crezcan, Me amen desde pequeños y produzcan mucho bien.

Ciertamente voy buscando a estos niños, luego jóvenes y luego adultos… Y voy poniendo en su camino a lo largo de su vida, momentos para que respondan a una vida espiritual profunda. A muchos les llevo a conocer la realidad espiritual que viven primeramente en el pecado y luego, lo que deben vivir cuando se está en estado de Gracia.

San Pablo queda ciego, después de su Conversión, en el camino a Damasco…

Muchos Milagros hago a diario Mis pequeños, pero ciertamente NO los sabéis reconocer, porque NO estáis tan comprometidos en el Amor, como todos debierais estar.

MILAGRO ACTUAL…

Ciertamente os decís hermanos Míos, hijos de Dios, seguidores de Mi Doctrina. Pero en el momento de la tentación, NO os acordáis de los principios que debéis defender por ser considerados hijos de Dios, hermanos de Cristo Jesús.

Aceptáis la tentación y caéis una e infinidad de veces después.

Os busco continuamente, porque conozco vuestra fragilidad en los momentos difíciles de la vida y creyendo muchas veces que vais a recibir de Mí grandes cosas, NO lo hago Mis pequeños.

Y por eso os decepcionáis, Me dais la espalda y buscáis por otros lados, para que podáis obtener lo que queréis.

O Magia Blanca y Curanderismo… SATANÁS TAMBIÉN SANA… PERO A PRECIO DE SALVACIÓN...

Esto NO puede ser así Mis pequeños, tenéis una espiritualidad muy infantil y lo demostráis con vuestros actos. Os faltan actos verdaderos de amor, actos de Fe, actos de confianza plena en Mí. Pero no, NO aceptáis esto en vuestra vida.

Vosotros queréis a toda costa, que sea bajo vuestra voluntad y NO la Mía. ¿Es que NO entendéis, Mis pequeños?

Me enoja tanto en un modo espiritual, la terquedad del pueblo escogido, la terquedad aún de los apóstoles, vuestra terquedad, en que creéis que entendéis perfectamente las Escrituras. Ciertamente muchos caéis en el error, porque NO conocéis las Escrituras, porque NO os interesa instruiros en la Palabra y en Mi Amor.

Me buscáis, porque queréis que se haga vuestra voluntad y ¿Qué es vuestra voluntad? Simplemente gozar como niño chiquito. Queréis tener todo, pero NO queréis tener ningún compromiso Conmigo NI con nadie, si es posible.

Yo os digo que NO vinisteis a la Tierra a pasar solamente buenos momentos… Vinisteis a la Tierra a ser testigos del Amor Divino, vinisteis a ser otros Cristos, pero dejáis tanto qué desear Mis pequeños.

Queréis ser gozo eterno, queréis venir hasta donde estoy Yo acá en el Reino de los Cielos,

Pero creéis que porque Soy muy Bueno, con que recéis una oración cada día, con eso llegaréis a Mí, cuando vuestros actos están mostrando otra cosa ante Mí y ante vuestros hermanos. De tal forma, que con vuestros actos, nulificáis las oraciones o la oración que hacéis todos los días.

Mi Reino es grande, Mi Reino es Divino y estáis llamados a esa vida en la Divinidad, pero tenéis que luchar por ello, tenéis que trabajar para poder llegar al Reino de los Cielos. 

No es fácil, ES un camino arduo y difícil, lleno de dolor y de piedras que os hacen caer continuamente y ahí, es en donde os voy probando.

Las piedras en el camino, son las tentaciones a veces grandes, a veces pequeñas. Yo NO os las pongo, vosotros mismos las buscáis. Buscáis las tentaciones. Otras veces Satanás os las pondrá…

Pero como os decía, ahí es donde voy probando vuestra espiritualidad y vuestro amor hacia Mí, hacia Mi Santísima Trinidad.

El alma puede responder de una forma rápida, arrepentirse y regresar a Mí ya limpia de pecado. Pero depende de vosotros Mis pequeños, el que os levantéis rápidamente u os quedéis muertos en el pecado.

Sí, muertos a la Gracia, muertos al amor hacia Mí; porque cuando cometéis graves pecados NO Me estáis amando, NO estáis respetando Mi Amor hacia vosotros.

Realmente NO Me estáis buscando para permanecer en vida de Gracia y en un amor profundo hacia Quien os creó, hacia Quien os salvó, hacia Quien os acompaña en todo momento y que Vive en vosotros, que es Mi Santo Espíritu.

Os he querido desglosar vuestra vida espiritual que debéis llevar aquí en la Tierra. Ciertamente es difícil la misión cuando contáis con vuestras propias fuerzas; pero cuando contáis Conmigo en Mi Santísima Trinidad, podéis hacer grandes cosas, porque a eso vinisteis a la Tierra.

Al servirNos a Nuestra Santísima Trinidad, Nosotros vaMos a responder por vuestras necesidades espirituales, por vuestros actos, por lo que debéis hacer; porque sois instrumentos Divinos, sois instrumentos de Dios.

Tenéis una misión grande, pero NO Nos tomáis en cuenta, NO vivís una vida digna de hijos de Dios y tened en cuenta una cosa: el Don de la vida se os concede, para que ese tiempo Nos lo deis. Nos pertenece, es Nuestro tiempo…

Y vosotros como instrumentos debéis utilizar ese tiempo, para que vosotros primeramente crezcáis en Sabiduría, en Amor, sobre todo en donación hacia Nosotros y hacia vuestros hermanos.

El tiempo de vuestra vida NO os pertenece, es Nuestro. Y así como para algunos el tiempo de vuestra vida os va a santificar; para otros, el tiempo de vuestra vida mal utilizado, os va a condenar.

Yo soy la Vida, Yo Soy la Verdad, Yo Soy el Amor y esa es vuestra tarea en la Tierra Mis pequeños, ser camino para llevar vida a las almas muertas, amor a las almas que se han dejado seducir por la Maldad de Satanás…

Y el amor que deberéis utilizar para que lleguen esas almas que viven en el Mal, a arrepentirse y a pedir perdón.

Entended Mis pequeños, que lejos, muy lejos de querer vuestra condenación, buscaMos vuestro regreso a la Casa Paterna, vuestro triunfo en vuestra misión y vivir con Nosotros eternamente en el Amor y para gozos inmensos que os daMos cuando regresáis al Reino de los Cielos.

El Don de la vida compromete, es difícil… Y por eso vuestro premio es grande cuando vosotros regresáis triunfantes por haber dejado Vida, Amor y haber enseñado a muchas almas a que puedan salvarse a través de las Enseñanzas que se os han dado.

Estos días de Cuaresma, estos días de Pascua, estos días de preparación para Pentecostés, deben ser Míos; para que vosotros meditéis, viváis y os deis cuenta de vuestra realidad.

Os deberéis preguntar si realmente, habéis vivido una vida que vosotros alegremente, podríais llegar a contarnos cuando regreséis al Reino de los Cielos.

Con orgullo, llegar a platicarnos de todo lo que hicisteis en vuestra misión en la Tierra. ¿Sois de ésas almas, Mis pequeños? ¿Os sentís seguros de que seréis recibidos con un gran abrazo de parte Mía, de vuestro Salvador, de vuestro Redentor?

¿O seréis de esas almas que llegaréis ante Mí, con una vergüenza tan grande, que NO querréis que NI siquiera os vea? ¡A ese grado Satanás os engaña!

Os habla en muchos casos que NO hay más vida que la que estáis viviendo ahora, que NO os debéis preocupar, que os deis todos los gustos que queráis…

Y Yo os digo solamente una cosa: acaso, ¿Durante Mi tiempo en la Tierra, durante el tiempo de Mi Evangelización, Me comporté en forma negativa u os enseñé cosas malas, con las cuales vosotros podríais ganar vuestra condenación?

Mis Enseñanzas, Mi Vida toda, fue para que vosotros crecierais en Amor y os santificarais en vuestro trabajo diario, en vuestra vida de todos los días, en el trato con vuestros hermanos.

Mi Vida es simple: Amar, dejar Amor en el corazón de todos vuestros hermanos, ayudarles a que alcancen su salvación eterna.

Vosotros ni siquiera os imagináis el gran gusto que Me dais, cuando movéis a un alma a su conversión, a su regreso hacia vivir el amor.

Premio inmensamente a vuestro regreso, a esas almas que movieron a sus hermanos a buscarMe nuevamente.

Mover un alma hacia la conversión, hacia el arrepentimiento, hacia buscar la vida del Cielo; eso es solamente de almas en las cuales, Yo ya habito en ellas y por eso, llegáis a ser corredentores.

Las almas corredentoras tienen un lugar muy especial en el Reino de los Cielos. Son almas en las cuales Yo, plenamente confío en ellas, porque han aprendido a hablar el mismo idioma que Yo hablo.

Son almas que buscan que el Amor se implante en todos los corazones. Y en estas almas Me derramo Yo en Bendiciones, especialmente a lo largo de su misión.

Vosotros sois libres, os lo he dicho infinidad de veces. NO os presiono para que hagáis el Bien, NI os pongo tentaciones para que vayáis hacia el Mal.

El Amor anida en aquellas almas que están dispuestas a servirMe, aquellas almas que quieren vivir Conmigo eternamente… Pero antes que nada, dejar también una marca en el Mundo: la conversión y la salvación de otras almas.

Vosotros escogéis, sois libres. El Cielo está abierto para todos. Para todas las almas buenas que han vivido en el Amor, para todas las almas que han vivido en el Mal, pero que se han arrepentido y han cambiado, para buscar nuevamente el Amor.

Pero está cerrado para todas aquellas que han escogido evitar que el Amor se implante en su alma y en su corazón.

Yo os amo a todos, buenos y malos, pero recordad que el Mal NO puede vivir donde se vive el Amor. El Reino de los Cielos, es para las almas que aman, NO para aquellas que rechazan el Amor…

Y sobre todo, que han Traicionado al Amor. Porque ciertamente lo tuvieron, pero después decidieron traicionarMe y trabajar para el Mal. Ellas ya decidieron su futuro eterno.

Vosotros, ¿Qué camino seguiréis? ¿Estar Conmigo o estar contra Mí?

Yo ya Me di por todos vosotros. Las Puertas del Reino de los Cielos están abiertas, tenéis la Llave para entrar: Mi Amor, que está con vosotros…

O ¿Mi Amor lo habéis despreciado? Y de tal forma NO entraréis nunca, al Reino de los Cielos.

Porque Hijitos Míos, os he insistido mucho en que seáis de Mi Iglesia, que seáis almas que recibáis  diariamente los Sacramentos, especialmente el de la Sagrada Eucaristía.

Mis pequeños, cuando os he pedido tantas veces, que os mantengáis en estado de Gracia, esto es muy importante para vosotros. Porque también os he explicado alguna vez, que mientras más limpios de pecado estéis, más Bendiciones entran a vosotros.

Imaginad en una tubería, cómo se va depositando el sarro internamente. Lo mismo sucede con vuestras venas y arterias con el colesterol, así se va cerrando el flujo.

Por un lado flujo de agua y vuestro hogar recibe cada vez menos… Y las arterias y venas de vuestro cuerpo, también se va cerrando ese flujo de sangre, que es vuestra vida.

Si vosotros NO recibís continuamente los Sacramentos, quiere decir que NO estáis en estado de Gracia y eso significa que NO hay flujo de Mi Vida hacia vosotros, porque NO estáis poniendo de vuestra parte lo necesario, para que pueda correr Mi Vida hacia vosotros y crezcáis en Mi Amor.

Por eso es muy importante Mis pequeños que os mantengáis en estado de Gracia, porque de esta forma, vosotros recibís fácilmente Mis Consejos, Mis Advertencias, Mi Conocimiento, Mi Sabiduría, Mi Amor… Tantas y tantas cosas que de Mí salen para vuestro Bien, para vuestro crecimiento espiritual.

Pedid también por vuestros hermanos que necesitan de Mi Ayuda, porque ellos mismos NO lo están haciendo. Esto también os lo he pedido mucho, Mis pequeños. Vosotros sois hermanos mayores, porque ya entendisteis toda esta problemática espiritual que estáis viviendo a vuestro alrededor.

Si vosotros NO os preparáis y NO estáis recibiendo primeramente de Mi Vida, tampoco podréis ayudar a vuestros hermanos al darles lo que de Mí recibisteis.

Al ser hermanos mayores de vuestros hermanos que NO se acercan a Mí o se acercan poco, ciertamente lleváis una responsabilidad mayor, pero es una responsabilidad de Amor Mis pequeños.

Si Yo Soy Todo Amor y vosotros queréis estar Conmigo, entonces vosotros debéis ser Mis mensajeros, debéis ser Vida para vuestros hermanos. Deberéis levantar a las almas hacia el estado de Gracia, hacia una vida espiritual profunda; pero primeramente deberéis vosotros, dar el ejemplo.

Nadie puede dar lo que NO tiene, si vosotros NO estáis Conmigo y NO queréis ayudar a las almas, estáis echando a perder vuestra misión, Me estáis Traicionando y NO estáis viviendo para Mi Reino, para que éste se expanda por toda la Tierra y por el Universo entero.

Debéis entender que hay infinidad de almas que necesitan de Mí, que necesitan de Mi Amor, que necesitan de Mi Guía Sapientísima, que necesitan ser guiadas por caminos seguros, porque estáis ya viviendo en la Obscuridad total de la Gracia.

Hay tanto pecado, tanta maldad a vuestro alrededor, que ya las almas se han embebido tanto de ese mal que son tan pocas; pero muy pocas Mis pequeños, las que están conscientes de ello. Y aunque ciertamente oran, algunas de ellas vuelven al Pecado, vuelven a la Maldad.

Por eso debéis Mis pequeños el estar buscando siempre, vivir en estado de Gracia para agradarMe y para recibir Mis Bendiciones… Si no, también vosotros os quedaréis sin Alimento y eso os va a debilitar espiritualmente.

Vosotros estáis conscientes cómo a vuestro alrededor, hay infinidad de almas débiles, débiles en lo espiritual. Y entre ellas, hay muchas que han sido afectadas y os están transmitiendo Mentira, porque NO están viviendo Mis Verdades.

Orad por esas almas que se quieren acercar a Mí, que NO tienen lo que vosotros tenéis, Mi Vida en vosotros. Esa es vuestra riqueza real, NO los bienes materiales, sino mi Presencia en vosotros.

Abrid vuestro corazón. Abridlo Mis pequeños, para que podáis recibir toda Mi Gracia, Mi Sabiduría Divina, Mi Guía que va aunada a la Luz que también proviene de Mí, pero sobre todo, Mi Amor.

Recordad que Mi Amor mueve a todo el Universo, a todo lo Creado, visible e invisible. Deseo que estéis Conmigo. Haced todo lo que podáis, para que nunca os separéis de Mí.

Vosotros tenéis una cruz de cada día, que NO os podéis apartar de ella NI la podéis negar, porque la Cruz viene por el Pecado que se cometió por vuestros Primeros Padres. Vosotros debéis padecer vuestra cruz y qué mejor cuando os unís a Mí, vuestro Dios.

Ahora os causa penurias, tenéis dolores, tenéis sufrimientos. Pero vendrá el tiempo en que os daréis cuenta de lo que vosotros hicisteis al haber ofrecido vuestra vida junto con la Mía en la Tierra.

Cuando lleguéis al Reino de los Cielos gozaréis inmensamente el haberos ofrecido a Mí y haber unido toda vuestra vida, toda vuestra cruz a la Mía.

Gozad desde ahora Mis pequeños, ésos grandes momentos que tendréis Conmigo cuando lleguéis al Reino de los Cielos y gozad Mi Cruz y agradeced la vuestra, porque muchas almas se van a poder salvar a través de vuestros ofrecimientos y de vuestro amor.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Mi Nombre y en Nombre del Amor del Espíritu Santo. Acudid a Nuestra Madre Santísima: Mi Madre, para que os lleve de la mano y os aliente a seguir adelante a pesar de que las cosas se vuelvan adversas en vuestra vida terrena.

Viviendo vida espiritual, ésta logra fortaleceros para vencer cualquier obstáculo.

http://diospadresemanifiesta.com/

44.- EL MARTIRIO


martirio-de-cristianosPablo de Tarso y Lucano el médico, han estado coordinando a la jerarquía de los cristianos y comunicando a Pedro todas las novedades. La primera parte de las Obras de las Catacumbas, ha sido terminada.

Y el senador Astirio, los mantiene informados del avance de los trabajos.

Como Nerón emprende a capricho, nuevas y colosales construcciones, a nadie sorprende la construcción de dos nuevos laberintos, en diferentes puntos de la ciudad.

Y que todos piensan que son los cimientos de otros tantos palacios, para el César.

Alternando las enseñanzas en casa por Fernanda y la asistencia a la Escuela de Apolonio, se aceleró la instrucción en el cristianismo de todos los miembros de la ‘familia’ de Nicolás y de su hermano Emiliano.

En la Puerta del Cielo, el salón porticado que es en realidad, la Iglesia de la Santa Cruz, ha sido adornado para un evento muy especial.

En el baptisterio, que es una piscina manantial que está junto al salón más grande, en el inmenso jardín. Todo está listo para recibir a los nuevos cristianos que llegarán allí, después de escuchar la última enseñanza del Catecumenado.

Un mensajero de la casa de Celina, le lleva una carta.

La joven lee la tablilla y su mirada preocupada, nubla su bello semblante. Le contesta a Raymundo que al día siguiente por la tarde, regresará a su casa. Que diga a todos que la esperen.

alex-henry-thomas-schaefer-classical-women-reading-by-a-temple

Diana la ve y le pregunta:

–           ¿Qué es lo que pasa, hermana mía?

Celina contesta.

–          Te lo diré después que haya terminado con la enseñanza de este día, porque necesito tu apoyo en la Oración.

–           Está bien. Ya sabes que estoy contigo.

Y las dos se dirigen al salón donde las esperan unos trescientos catecúmenos y donde una Fernanda radiante y feliz les da la bienvenida, pues su esposo y su cuñado, están en primera fila.

Celina ora el ‘Pater Noster’ y es seguida por todos.

Y luego comienza la exposición de su tema, así:

–           Hermanos. Después de este tema, ya estaréis listos para pedir el Bautismo, el que de vosotros lo decida. Que la Gracia de nuestro Señor ponga en vuestro ánimo, el heroísmo necesario para una sabia decisión…

EL MARTIRIO

“Antes de conocer a Jesús, ustedes eran paganos demasiado carnales para el Evangelio.

Y sin embargo si estáis bien preparados, sabréis seguir adelante hasta dar el testimonio final…  El Testimonio de la sangre: el Martirio.

Erais lujuriosos, ambiciosos, disolutos, crueles, escépticos, viciosos… Y sabréis arrancar de vosotros mismos todas estas lacras, dejando desnuda el alma. Haciéndola sangrar para arrancar los tentáculos de la vida pagana y venir a Jesús, heridos en el pensamiento, en los afectos, en las costumbres, diciendo:

‘Señor, si Tú quieres, puedes sanarme’.

Y Jesús os ha sanado, cicatrizando todas vuestras heroicas heridas.

Porque es Heroísmo el saber arrancar de sí esto que es un mal, por amor de una Ley aceptada totalmente. Es Heroísmo mutilarse de todo esto que es un tropiezo para seguirlo.

Es el heroísmo que Jesús indicó, dejándolo TODO, para ir a Él.

Regenerarse es hacerse un alma nueva. Despojándose de los compromisos y las ideas del mundo, para abrazarse de la Idea de Dios y VIVIRLA. Vivirla verdadera e integralmente, llevando la civilización del Amor a la Tierra y amando hasta dar la propia vida.

Porque seguir a Jesús: Significa caminar por un camino que cada vez se hace más duro y bañado de lágrimas. Seguir a Jesús, significa imitarlo. Caminar detrás de Él, poniendo nuestros pies sobre sus huellas ensangrentadas, hasta llegar a la Cima del Calvario… 

AMANDO COMO ÉL AMÓ: amando a Dios sobre todas las cosas.

Amarlo hasta ofrecerle a Él nuestra vida, para corresponder al Amor Infinito que la dio por la nuestra.

Al meditar cuidadosamente la Pasión de Nuestro Señor, veremos lo que podemos esperar en la pasión que viviremos, al caminar detrás de Él: Traicionado, Acusado, Vendido, Apresado, Juzgado, Condenado, Negado, Flagelado, Calumniado, Crucificado, Muerto y al parecer, Abandonado también de Dios.

LA PASIÓN DE JESÚS, NOS MUESTRA EL CAMINO DEL MARTIRIO. 

Se necesita valor y heroísmo para seguirlo y la decisión de mirar el sendero señalado, SIN MIEDO. Para dar la Batalla, hasta el último combate, con serenidad y arrojo varoniles.

El que vive y sufre siguiendo el ‘Camino de la Cruz’, el que después de haber participado del Calvario, le toca también la recompensa de Jesús: la Resurrección.

resucitado01

Porque NO hay resurrección sin crucifixión. Y la gloria de poseer a Dios en una bienaventuranza eterna.

El Sacrificio de Jesús, fue el Sol que iluminó el Mundo. La luz de la Gracia baja a los corazones y la Paz con Dios, los hace fecundos.

Los méritos de su Martirio, consiguieron para los cristianos: la capacidad de ganar el Cielo y poseer a Dios.

San Juan Bautista fue el Precursor de Jesús. Llevó una vida sacrificada que culminó cuando lo decapitaron. Fue el último mártir de Israel y el primer mártir cristiano.

TODOS LOS QUE DECIDIMOS SER CRISTIANOS,

DEBEMOS SER DIGNOS DE LLEVAR LA PALMA DEL MARTIRIO

La voluntad sincera del arrepentimiento, cuando todavía el hombre está sobre la tierra, tiene valor de purificación. El alma se ve libre de las cadenas de la esclavitud del Pecado, comprende lo que es Dios y ve la gravedad de sus errores, a la luz del Espíritu Santo. También ve la alegría de la que ha estado separado por años.

Se despojan de toda inmundicia y contemplan el abismo de su propia degradación. Entre más profundo se ha caído, más dolorosa es la subida. Más penosa la cuesta que debe transformar la animalidad, en angelical belleza.

Llevan una meta en el corazón y se dicen a sí mismos: “Supiste martirizar tu corazón, para que la carne gozara. Aprende ahora a martirizar tu carne, para dar a tu corazón, la Paz Eterna.”

Estas son las almas mártires y dignas de Amor como las vírgenes, con una doble corona: la de su Martirio Terreno y Ultraterreno, contra los vicios y por el amor. Porque amar con todas las fuerzas es ya un verdadero martirio.

bodas-del-cordero

Es entonces cuando se llevan a cabo, las Nupcias Espirituales, en las que la criatura se une a su Creador. El martirio suave y gozoso de tener que caminar sin ver. Fiándose totalmente de la Divina Providencia, que con amorosa solicitud, lleva al alma a una recreación, para ser el espejo acabado y perfecto que refleja a su Creador.

Porque la vida es una Prueba Martirial y son Vencedores, los que la sufren sin poner nunca en duda, la Infinita Bondad del Eterno.

La Cruz que las mata es el holocausto que las hace enloquecer en su espíritu.

Y ellas se confían a Dios. Enfrentan la Prueba y permanecen fieles para elevarse. Solo Dios sabe cuáles batallas deben combatir.

El Tentador les ha prometido la alegría y ellas se estrechan más fuertemente al Dolor, porque la alegría era el Mal y ellas han decidido seguir al Bien.

El sabor del fruto del Bien, es amarguísimo a la carne humana. Sólo en la otra Vida, se convierte en miel paradisíaca.

 Rechazar a Satanás significa atraerse el Odio centuplicado del Mismo y Dios nos da la fortaleza para que NO venga la Muerte antes de que cumplamos nuestra misión.

Embelesados en el Cielo, debemos embelesarnos en el ardor de la Contemplación, para poder sufrir la Pasión SIN doblegarnos. permaneciendo luces del mundo y muriendo, para hacer oír la Voz del Cielo, que habla a través de nosotros.

vela-luz

Venceremos a Satanás. Y en la hora de la victoria, la Luz de Dios nos hace esplendorosos como soles. Cuando se vive de Fe, se muere con un esplendor de Fe en el corazón y sobre los labios. Cuando se vive de pureza, se convierte sin muchas palabras.

Las obras de la virtud, hacen convertirse al Mundo. NO todos se convierten pero lo hacen los mejores. Y esto es suficiente.

EL COMBATE.

En cada hombre, hay otro que se revela en los momentos de peligro:

Está el CÍNICO. Que siempre se ríe de las víctimas y saca provecho de las desgracias ajenas.

Está el TRAIDOR. Mezcla del cínico y el cobarde, que siempre se inclina hacia el partido más fuerte. NO dejando de quejarse de las fallas del perdedor.

Está el COBARDE.  NO es tan delincuente como el cínico; ni tan asqueroso como el traidor. Pero muestra lo endeble de su formación espiritual.

Está el HÉROE. Que manso y aparentemente insignificante. Se afirma en la hora de la lucha y grita al Enemigo: ‘¡Aquí estoy!’

Está el SANTO, que mientras todos huyen aterrorizados, dice: ‘Yo tomo su lugar.’

No es el ser tentados, lo que ha de causar Temor. Así como tampoco la violencia de la Tentación.

Ni la reiteración de los recios ataques, deben inducir al alma al Abatimiento y al Desaliento para seguir adelante. La Ira de Satanás, siempre se desata contra las presas que se le escapan y son conquistas de Dios.

En una batalla, ¿Dónde concentra el enemigo sus embestidas más fuertes?

Endereza toda la artillería contra las posiciones más fuertes y que son de capital importancia. Cuando se ha conquistado la plaza fuerte; las débiles caen por sí solas.

Sería necio gastar fuerzas y municiones en ataques a las defensas desmoronadas por la falta de iniciativa de sus defensores, QUE SE RINDEN SIN LUCHAR. 

wallpaper-batalla

Satanás es un estratega Inteligentísimo, sagaz y MUY CRUEL

Sabe regular muy bien sus asaltos. Donde aprecia debilidad espiritual y moral. Y donde ve un consentimiento pleno para aceptarle como amigo, usa de halagos.

Y el hombre cae por sí mismo en sus garras.

Sus ataques violentos los reserva, para donde advierte una resistencia y prevé una Derrota. Entonces cambia los halagos por Terror; sin cansarse de atacar una y otra vez.

Usando todos sus efectivos y todos los medios, a fin de conquistar o AL MENOS ATORMENTAR… (Por eso cuando aprendemos a Amar el Sufrimiento, nos convertimos en guerreros LETALES para él) 

La vida es una lucha cotidiana contra el Demonio, el Mundo y la Carne.

Porque Satanás usa de los TRES, para hacer caer en Pecado a la criatura y así privarla de la Gracia, para poder apoderarse de ella.

ASMODEO Súcubo

LA CARNE.

Las debilidades del ‘yo’, siempre presentes mientras el hombre vive y cuya solución solo es aplastada, conforme él ‘yo’ es crucificado.

EL MUNDO.

Los afectos y todo lo que constituye el respeto humano, son las armas predilectas para atormentar.

Usa al hombre contra el hombre. Buscando siempre lastimar en donde más Duele y con quién más se Quiere.

EL DEMONIO.

Conforme avanza el alma en el descubrimiento del mundo espiritual, SE DESCARA COMPLETAMENTE

Y SE ENCARA ABIERTAMENTE:  “Deja a Ese…” “Y te daré…” Y  sigue una enumeración de lo que él considera que puede darle resultado.

Como conoce muy bien a su presa, sabe por dónde llegar. Cuando NO consigue su objetivo, su Furia Homicida lo lleva al ataque físico…

Sn. Juan María Vianney "CÓMO NO PUEDE ATRAPAR AL PÁJARO, VINO A QUEMARLE LA JAULA" (Cuando el Demonio lo arrastró y le inició un incendio en su habitación)

Sn. Juan María Vianney  «CÓMO NO PUEDE ATRAPAR AL PÁJARO, VINO A QUEMARLE LA JAULA» (Cuando el Demonio lo arrastró y le inició un incendio en su habitación)

El santo cura de Ars, cuando Satanás lo atacaba físicamente, dejándolo como un boxeador de peso ligero, vapuleado por un boxeador de peso pesado. En su habitación personal, TODO quedaba hecho un desastre, como si la hubiera arrasado un huracán.

Su cama, era un amasijo de hierros retorcidos y como remate, un día se la incendió.

A las preguntas de sus compañeros sobre lo que había acontecido; el santo cura de Ars, solía responder: “Cómo no pudo atrapar al pájaro, vino a quemarle la jaula.”

Pocas veces consigue alcanzarnos.

El amor de Jesús y de María, protegen siempre y solo causa daños HASTA DONDE SE LO PERMITEN… 

El Testimonio del Padre Pío es más que esclarecedor:

Las Tentaciones de Satanás que quisieron hacer caer al padre Pío, se manifestaron de cada modo: «El Padre Agostino nos confirmó que Satanás apareció bajo las formas más variadas: Bajo forma de jovencitas desnudas que bailaron en forma de crucifijo. Bajo forma de un joven amigo de los frailes. Bajo forma del Padre Espiritual o del Padre Provincial. Del Papa Pío X y del Ángel de la guarda.

De San Francesco. De Maria Santísima… Pero también en sus semblantes horribles, con un ejército de espíritus infernales… A veces NO hubo ninguna aparición… Pero el pobre Padre fue golpeado hasta salirle sangre, atormentado con ruidos ensordecedores, lleno de escupitajos etc.»

Él logró librarse de estas agresiones invocando el Nombre de Jesús…

Las luchas entre el Padre Pío y Satanás se agriaron cuando el Padre Pío liberó a los poseídos.

Más de una vez – el Padre Tarsicio contó de Cervinara – antes de salir del cuerpo de un poseído, el Malvado ha gritado: «Padre Pío nos das más molestias tú que San Michelle». Y también: «Padre Pío, NO NOS ARRANQUES LAS ALMAS y NO TE MOLESTAREMOS….»

purgatorio

La carta a Agostino del 5 de noviembre de 1912:

«Estimado Padre, ésta también es su segunda carta a través de la concesión de Dios y ha seguido el mismo destino de la anterior. Yo estoy seguro de que el Padre Evangelista ya le ha informado sobre la nueva guerra que los apóstatas impuros están haciendo en mí.

Mi padre, ellos no pueden ganar, a su voluntad por mi constancia. Yo le informo sobre sus trampas. Sé que les gustaría inducirme, privándome de sus sugerencias. Yo encuentro en sus cartas mi único consuelo. Pero para glorificar a Dios y para su Confusión yo los llevaré. Yo NO puedo explicarle a usted, cómo ellos están pegándome. A veces yo pienso que me voy a morir.

El sábado yo pensé que ellos realmente quisieron matarme, yo NO hallaba a qué santo pedirle ayuda. Yo me dirigí a mi Ángel de la guarda, suplicándole ayuda, quien me hizo esperar largo tiempo… Y finalmente, él voló alrededor de mí y con su voz angélica cantó los himnos de alabanza a Dios.

Entonces una de esas escenas usuales pasó. Yo le reñí severamente, porque él me había hecho esperar tanto por su ayuda, a pesar de que lo había llamado urgentemente y por castigo, yo no quise mirarlo a la cara.

 Yo quería que él recibiera más que un castigo de mí, yo quise huirle… Pero, él pobre, me localizó llorando; él me tomó hasta que yo lo mirara… yo lo miré fijamente en la cara y vi que él lo sentía.»

(PADRE PIO DA PIETRELCINA: Epistolario I° (1910-1922) a cura di Melchiorre da Pobladura e Alessandro da Ripabottoni – Edizioni «Padre Pio da Pietrelcina» Convento S.Maria delle Grazie San Giovanni Rotondo – FG)

pio tentacion y amor

La carta al Padre Agostino del 13 de febrero, de 1913:

«Ahora que veintidós días han pasado, desde que Jesús permitió a los diablos para descargar su enojo sobre mí. Mi Padre, en mi cuerpo todo se machuca de las palizas que yo he recibido en el presente por nuestros enemigos.

En varias oportunidades, ellos me han quitado mi camisa incluso. Y me han golpeado de una manera brutal»…

La carta al Padre Benedetto de fecha 18 de marzo de 1913:

«Estos diablos no dejan de pegarme, mientras que también me tumban de la cama. ¡Ellos igualmente me quitan mi camisa, para pegarme! Pero ahora ellos NO me asustan ya. Jesús me ama, Él me alza a menudo y me pone en la cama»

(PADRE PIO DA PIETRELCINA: Epistolario I° (1910-1922) a cura di Melchiorre da Pobladura e Alessandro da Ripabottoni – Edizioni «Padre Pio da Pietrelcina» Convento S.Maria delle Grazie San Giovanni Rotondo – FG)

Satanás fue más allá de todos los límites de provocación, con el Padre Pío. Hasta le dice que él era un penitente. Éste es el testimonio del Padre Pío: “Un día, mientras yo estaba oyendo las confesiones, un hombre vino al confesionario dónde yo estaba. Él era alto, guapo, me vistió con algo de refinamiento y era amable y cortés. Comenzó a confesar sus pecados; los cuales, eran de cada tipo: contra Dios, contra el hombre y contra las morales. ¡Todos los pecados eran molestos!

Yo estaba desorientado, por todos los pecados que él me dijo. Yo respondí. Yo le traje la Palabra de Dios, el ejemplo de la Iglesia, las morales de los Santos, pero el penitente enigmático se opuso a mi palabras justificando, con habilidad extrema y cortesía, todo tipo de pecado.

Él vació todas las acciones pecadoras y él intentó hacer normal, natural y humanamente comprensible todas sus acciones pecadoras. Y esto NO solamente para los pecados que eran repugnante contra Dios, Nuestra Señora y los Santos; él fue Rotundo sobre la argumentación. Pero, qué pecados morales tan sucios y ásperos.

Las respuestas que él me dio con la delgadez experimentada y malicia me sorprendieron. Yo me pregunté: ¿Quién es él? ¿De qué mundo viene él? Y yo intenté mirarlo bien, leer algo en su cara. Al mismo tiempo concentré mis oídos a cada palabra, para darle el juicio correcto que merecían. Pero de repente; a través de una luz vívida, radiante e interior yo reconocí claramente quién era él.

Con autoridad divina yo le dije:

«Diga…….”Viva Jesús por siempre” “Viva María eternamente”

En cuanto yo pronuncié estos nombres dulces y poderosos, Satanás desapareció al instante en un goteo de fuego, mientras dejaba un hedor insoportable».

Satanás es el mejor maestro en lo que consiste el conocernos a nosotros mismos. A veces está tan enojado, que descubre las tácticas que usará, al enumerar las debilidades de su víctima. Si el alma usa la inteligencia: de sus aparentes victorias, sacará las conclusiones necesarias, para preparar las defensas.

Y es cuando es indispensable fortalecernos en el Señor y en la Fuerza de su Poder. Hay que revestirnos de las Armas de Dios, para poder resistir las asechanzas del Demonio.

Porque nuestra lucha NO ES CONTRA LA CARNE Y LA SANGRE; sino contra los Principados. Contra las Potestades. Contra los Dominadores de este mundo tenebroso. Contra los espíritus del Mal, autollamados dioses, que están en las alturas.

Por eso hay que tomar las Armas de Dios, para poder resistir en este día malo. Y después de haber vencido todo, mantenerse firmes. La Guerra es contra el Infierno Fortísimo, el cual desencadena directamente las grandes Tormentas de las más poderosas tentaciones; en un postrer esfuerzo de abatir al espíritu gigantesco que se le resiste.

La Tentación es un elemento del Mal, que se puede cambiar en Bien y en gloria, mediante la libre voluntad con que el hombre la rechaza. A veces es tan sorpresivo y violento el ataque, que agarrando al hombre desprevenido, lo hace caer…

¿Qué hacer? ¿Llorar y desesperar, porque estamos derribados mordiendo el polvo? ¿Quedar abatidos y darnos por vencidos, aceptando nuestra mísera realidad? ¿Tirar la toalla y batirnos en retirada, dejando que el Enemigo consuma su victoria y nos destruya por completo?

CAÍDA

¡Claro que NO!

¡Sólo los cobardes se dan por vencidos! Cuando se recibe un golpe bajo, (Los de Satanás, siempre lo son) y nuestro triste barro yace miserable y derrotado; debemos recordar, ¡Qué somos polvo!

El Demonio que se retuerce de risa porque nos hizo caer… No hace más que recordarnos, la miseria que somos y como dependemos de Jesús.

Dependiendo del daño recibido. Debemos serenarnos. Tratar de mirar objetivamente la situación y…

¡Llorar amargamente! Pero NO DE ABATIMIENTO… Sino de arrepentimiento, por el Dolor infligido a Dios por nuestro Pecado.

Postrarse en Tierra y pedir perdón al Señor, equivale a levantarse y seguir adelante.

No debemos olvidar que los tropiezos que pone Satanás son más grandes, cuanto más cerca estamos de Dios.

Levantarse y proseguir con constancia inalterable, decididos a pertenecer más a Dios. ¡Dios sabe distinguir las caídas y es Padre que levanta a los que caen; NO por malicia, sino por debilidad de la criatura y tropiezo de Satanás!

El alma que lo conoce, sabe de la Infinita bondad de Dios. Y confía en que el arrepentimiento sincero, obtiene de Dios el Perdón. Y Él, en su Infinita Misericordia, aumenta las Fuerzas y los recursos que el alma necesita para perseverar y vencer.

El Demonio vencido, se retira con su mezquina victoria, diciéndonos: “De todas maneras, ¿Ya ves que eres un perro? ¡Te hice caer y te hice llorar! ¡Volveré y me las pagarás! ¡Te mataré!” La Burla y la amenaza NO faltan jamás.

batalla

Su función es tratar de amedrentar a como dé lugar. Le encanta hacer una descripción minuciosa de lo que nos hará cuando caigamos en sus manos, cuando llegue nuestra hora…

Tentación rechazada, es mérito adquirido. Lo que NO consiguió con la Tentación, trata de conseguirlo con el Terror. Pero, ¡Si Dios está con nosotros! ¿Quién contra nosotros?

Para esto dejó al hombre su magnífica libertad de QUERER.  Para que a través de ella y por mérito propio, alcance la gloria merecida. Conforme avanza el hombre en el conocimiento de Dios y por lo tanto del Amor; el alma extrae de la Verdad, la fuerza necesaria para remontar el Abismo y colocarse al nivel del Enemigo en la Última Batalla.

Todas las luchas anteriores, tienen como finalidad entrenarnos, para el mortal Combate Final. En ella EL MARTIRIO DE LA HORA DE LA MUERTE ES LA BATALLA DEFINITIVA, que determina el curso de nuestro destino eterno.

No podemos darnos el lujo de cometer el más mínimo error.

Si tomamos en cuenta que como hijos de Dios, somos dioses y que lo que decimos se hace; podemos entender el tremendo drama que se desarrolla con nuestras últimas declaraciones.

Para esto hay que encuadrar el diálogo, en un plano totalmente espiritual.

Y veremos claramente el COMBATE, entre el alma que quiere retornar a Dios y el terrible Adversario que trata de impedirlo.

Este conocimiento es invaluable para el momento en que tengamos que librar, nuestro propio y personal combate. Ya sea en una confrontación abierta, como la que tuvo Jesús con sus acusadores…

O en la paz del lecho de enfermo en la que termina la jornada terrena. Este combate es especialmente doloroso para los ATEOS. Por eso sus agonías son desesperadas y espantosas, cuando NO terminan de manera súbita, con el Homicidio o el SUICIDIO… 

00judas-suicidio

Pruebas + sufrimiento = Amor Perfecto.

La debilidad humana no es capaz de resignarse al Martirio. Pero los corazones que aman de verdad a Dios y deben dar testimonio de Él…

Él Mismo les infunde una gracia sobrenatural: el Amor Perfecto.

Cuando se llega al Amor Total; NI las torturas, NI las acusaciones, NI las separaciones de los familiares; NI la pérdida de la vida, NI ABSOLUTAMENTE NADA, tiene importancia. TODO se convierte en pedestal para levantarse al Cielo, para aceptarlo TODO, para extender los brazos y el corazón a las torturas, mirando solamente hacia Dios.

El amor, el sacrificio y la confesión heroica de la Fe, es Absolución. La vida es un martirio, cuando el Mundo ha perdido toda atracción y el corazón suspira por el Cielo.

Cuando se vive para enseñar a los demás el Amor; para consolar de sus desilusiones el Corazón de Dios y para perseverar infatigables en darle almas.

Por eso debemos perseverar en cumplir nuestra Misión y el Ministerio recibido de Jesús, de santificar el Mundo y dar testimonio del Evangelio. De ninguna otra cosa nos debemos preocupar.

Si sabemos convertirnos en verdaderos hijos del Padre Celestial; DEBEMOS VIVIR, ACTUAR Y MORIR COMO TALES… 

Nuestra muerte debe ser brecha en los diques del Paganismo, como agua que socava una y otra vez… Y rompe lenta, pero inexorablemente, las más fuertes obras del hombre.

Y nuestra sangre, igual que la de Jesús; brotando por miles de heridas, debe resquebrajar las murallas paganas para que el Mundo pueda ser conquistado por el Amor.

Hay que orar pidiendo la Sabiduría, para poder ser CONFESORES. Cuando la poseemos y amamos verdaderamente a Dios; hacemos de este Amor la razón principal de nuestra vida y es cuando alcanzamos la perfección espiritual: la Santidad. 

Con el Amor de Fusión Perfecto, nuestro espíritu es elevado al Cielo.

 Y podemos gozar de Dios, ENMEDIO DEL MARTIRIO CRUENTO.

NO muertos. NO torturados. NO destruidos. NO desesperados. Así como NO es muerte el trabajo de parto, sino que es vida que genera vida: el Dolor de un instante ofrecido a Dios, NO ES MÁS DOLOR…

 Sino GOZO que se vuelve Eterno, al dejar este mundo. Debemos por tanto, reflejar a Dios en sus cualidades y a Cristo Salvador en su Holocausto. Debemos imitarlo si realmente queremos sobrevivir y reunirnos con nuestro Padre. 

EL QUE ESTÉ DISPUESTO PARA EL MARTIRIO,
ESTÁ LISTO PARA RECIBIR EL SACRAMENTO DEL BAUTISMO… 

Celina calla…

Después de un momento de reflexión, todos se dirigen a la Iglesia de la Santa Cruz, donde se celebra la Eucaristía y donde los espera un grupo de obispos, para bautizarlos.

Nicolás  dice al saludar al obispo Francesco:

–           Ahora ya que me han dado el conocimiento de esta gloriosa Fe, mientras mi Fernanda me ha dado la dulzura, tú ábreme las puertas de la Gracia. Quiero ser de Cristo para ser igual al ángel que Él me ha dado por esposa y que me ha abierto los caminos celestiales en los que prosigo, olvidando todo el pasado. ¡No tardes más! ¡Oh, obispo! Yo creo y ardo por confesarlo, para la Gloria de Jesucristo, nuestro Señor.

Los cristianos escuchan conmovidos y alegres.

Y sonríen al nuevo hermano y a la feliz Fernanda que lo tiene tomado de la mano, estando entre el esposo y el cuñado.

Al igual que los demás, Nicolás y Emiliano están vestidos de blanco y sin ningún adorno, ni joyas de ningún tipo.

El Obispo Francesco pronuncia la fórmula sacramental del Bautismo, mientras los cristianos van siendo sumergidos uno a uno, por tres veces; en la piscina con el agua lustral.

Nicolás con las gotas de agua todavía escurriendo de sus cabellos, recibe el beso fraterno de los cristianos y sus felicitaciones…

Que le dicen:

–          Serás un campeón entre nosotros.

El joven patricio contesta sonriendo:

–         No soy capaz de tanto. Yo, infeliz pagano envuelto en el Error. Todo el mérito es de esta dulce esposa mía. Su belleza y su gracia, sedujeron en mí al hombre… Pero su Fe y su pureza, han seducido mi espíritu. He querido ser igual a ella, para poderla amar y comprender más, todavía.

De mí, iracundo y sensual; ella ha hecho esto que veis: un manso y un puro. Y espero con ayuda de ella, crecer siempre más en este Camino. Ahora te veo ángel de virginal candor, ángel de la esposa mía. Y a ti también Azharías. A ti te sonrío, porque me sonríes. ¡Ahora te veo, Angélico esplendor!

La alegría de contemplarte es superior a toda la aspereza del Martirio.  

sacerdote

Fernanda santa, prepárame para eso. Yo quiero entregarme completamente y consagrarme como tú. Quiero ser Sacerdote e inmolarme a mí mismo, a mi Señor Jesucristo. Sobre esta Estola yo quiero escribir con mi sangre, el Nombre Santísimo del Cordero y ofrendar el Verdadero Culto a Dios.

–           Amén. –contestan todos.

Cuando la asamblea termina, los cristianos regresan a sus hogares.

Y en Roma, Celina redacta un documento donde autoriza la venta de sus propiedades y dona todas sus riquezas para que Pedro las distribuya, a los pobres de la Iglesia.

Luego pide a Diana que la acompañe a orar durante toda la noche.

Diana le pregunta:

–           ¿Cuál es la razón para esta decisión?

alex vine-maidens-by-henry-ryland

Celina contesta:

–          Me enteré,  de que Narciso Haloto con calumnias, ha conseguido de su padre una orden de arresto contra mí. Piensa llevarme a los lupanares del Palatino y entregarme a los spintrias. (Maestros de voluptuosidad)

Quiere retenerme prisionera, hasta que se canse de mí. Después de profanarme, quién sabe cuántas crueldades más tiene planeadas la ruin bajeza del despechado romano. Pues está dispuesto a hacer uso de toda su fuerza y poder, para vengarse de lo que considera: ‘Estúpidos desprecios de una jovencilla orgullosa.’

Diana se queda muda de estupor y solo exclama:

–           ¡Oh!

Las dos se arrodillan ante la cruz, en el cubiculum de Celina.

Y se sumergen en una larga y ardiente Oración…

Cuando llega la mañana, se levantan y preparan un pequeño altar, con linos muy finos y hermosas flores blancas.

Luego entra un hombre joven, elegantemente vestido; con su toga ribeteada de púrpura, parece un senador.

Es Humberto y las dos jóvenes le saludan con gran veneración. Él saca de una bolsa, todo lo necesario para celebrar una Misa. Después se reviste con las vestiduras sacerdotales y se inicia la Eucaristía.

Celina y Diana, oran siempre más fervorosamente.

Humberto consagra las Especies y después las da a las dos jóvenes, que las reciben con profunda adoración.

Pero cuando el sacerdote las bendice al terminar la Misa y desciende del altar, solamente Diana se mueve.

Celina permanece postrada, su compañera la llama y la sacude suavemente.

Humberto también se inclina y entre los dos, la levantan.

Ya la palidez de la muerte, está sobre el rostro de Celina y los ojos están semicerrados por la agonía final. Respira fatigosamente y una alegría incontenible, ilumina su bello rostro.

La colocan con cuidado sobre un largo diván que hay junto a una ventana abierta al atrium, donde se oye el agua del implovium, cuando salpica el hermoso jardín.

Tratan de ayudarla.

Pero ella, haciendo un esfuerzo, levanta una mano y solamente dice dos palabras:

–           Gracias… Jesús…

Y sin ningún espasmo, expira…

alex

Diana besa la blanca frente de su amiga.

Y lágrimas silenciosas, resbalan por sus mejillas, mientras le dice:

–           Hermana mía, me has precedido. Te lo ruego, ora por mí, cuando llegue mi hora.

Humberto unge el cuerpo con los santos óleos y cruza sobre el pecho, las manos de la doncella; que parece como si durmiera  apaciblemente.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

29.- EL CAZADOR, CAZADO


Marco Aurelio, después de unas horas, se sintió más penosamente mal.

Y estuvo muy enfermo en realidad. La noche llegó y con ella una violenta fiebre. Cuando ésta cedió, no podía dormir y seguía con la mirada a Alexandra a dondequiera que iba.

Por momentos caía en una especie de sopor, durante el cual oía lo que sucedía a su alrededor, pero luego se sumergía en febriles delirios.

Y así transcurrieron varios días…

Cuando recuperó la conciencia, despertó y miró alrededor de él. Una lámpara brilla dando su claridad. Todos están calentándose al fuego, pues hace frío y se ve como de sus bocas sale el aliento en forma de vapor.

Pedro está sentado, con Alexandra en un escabel a sus pies. Luego Mauro, Lautaro, Isabel y David, un joven de rostro agraciado y cabellos negros y ensortijados… Todos están atentos, escuchando al apóstol que habla en voz baja…

jesus_que_resucita_al_hijo_de_la_viuda_de_naim_poster-rc5baa666234d4bf5801889f13fda3a33_ip7cc_8byvr_1024

Y también Marco Aurelio concentró su atención tratando de escuchar lo que dice. Entiende que está hablando de la Muerte y Resurrección de Cristo y de las enseñanzas que Jesús les dio  durante cuarenta días, antes de ascender al Cielo.

Marco Aurelio pensó:

–           Sólo viven invocando ese Nombre.

Y cerró los ojos invadido por la fiebre.

Cuando los volvió a abrir, vio la brillantez de la luz de la chimenea, pero ahora no hay nadie. Trozos de leña se consumen y las astillas de pino que acaban de poner, iluminan suavemente a Alexandra sentada cerca de su lecho.

Y al mirarla se conmovió, ella está velando su sueño. Es fácil adivinar su cansancio. Está inmóvil y tiene cerrados los ojos. Él se pregunta si está dormida o solamente absorta en sus pensamientos. Contempló su delicado perfil… sus largas pestañas caídas lánguidamente, sus manos sobre sus rodillas.

Y vio que sobre su belleza exterior que es tan extraordinaria, hay otra belleza que irradia desde adentro de su ser y la hace sobrenaturalmente hermosísima…

Y aunque le repugna llamarla cristiana, tiene que aceptarla con la religión que ella confiesa. Aún más, comprende que si todos se han retirado a descansar  y solo ella permanece en vela. Ella, a quién él ha ofendido tanto, es sólo porque su religión así lo prescribe.

Pero ese pensamiento que causa admiración al relacionarlo con la religión de Alexandra, le fue también muy desagradable… Hubiera preferido que la joven obrara así, tan solo por amor a él.

Alexandra abrió los ojos y vio que él la miraba.

Se acercó y le dijo con dulzura:

–           Estoy contigo.

Marco Aurelio murmuró débilmente:

–           Y yo he visto lo que en verdad eres en mis sueños. Gracias. –y volvió a dormirse.

A la mañana siguiente despertó. Débil, pero con la cabeza fresca y sin fiebre.

Bernabé hurga en la chimenea apartando la ceniza de los carbones encendidos.

Marco Aurelio recordó como este hombre había destrozado a Atlante. Y examinó con atención su enorme  espalda y sus poderosos brazos. Sus piernas sólidas y fuertes como columnas. Y pensó: “¡Gracias a los dioses que no me ha roto el cuello! ¡Por Marte! ¡Si los demás partos son como éste, las legiones romanas NO cruzarán sus fronteras!

 Luego dijo en voz alta:

– ¡Hola esclavo!

Bernabé sacó la cabeza de la chimenea y sonriendo con expresión amistosa, le dijo con cordialidad:

–           Que Dios te de buenos días y mejor salud. Pero yo soy un hombre libre y no un esclavo.

Esto le hizo una impresión favorable, pues su orgulloso temperamento le impide el alternar con un esclavo. Éstos sólo son objetos sin índole humana.

Esta respuesta le facilita interrogar a Bernabé acerca del lugar en donde Alexandra ha nacido.

–           Entonces ¿Tú no perteneces a Publio?

Bernabé respondió con sencillez:

–           No. Sirvo a Alexandra como serví a su madre. Por mi propia voluntad.

Y se puso a agregar trozos de leña al fuego de la chimenea.

Cuando terminó, se irguió y declaró:

–           Entre nosotros no hay esclavos.

–           ¿Dónde está Alexandra?

–           Salió. Y yo voy a hacerte de comer. Ella te estuvo velando toda la noche.

–           ¿Y por qué no la relevaste tú?

–           Porque ella quiso velar a tu lado y mi deber es obedecerla. – Pasó por sus ojos una expresión sombría.-  Si la hubiera desobedecido, tú no estarías vivo ahora.

–           ¿Entonces lamentas el no haberme dado muerte?

–           No. Cristo nos manda no matar.

–           Pero… ¿Y Secundino y Atlante?

–           No pude evitarlo. –murmuró Bernabé.

Y miró con tristeza sus manos. Luego puso una olla sobre la rejilla y se quedó contemplando el fuego, con mirada pensativa.

Finalmente declaró:

–           La culpa fue tuya. ¿Por qué levantaste tu mano contra la hija de un rey?

Una oleada de orgullo irritado ruborizó las mejillas de Marco Aurelio, ante el reproche del parto…

Más como se sentía débil, se contuvo. Especialmente porque predomina el deseo de saber más detalles sobre Alexandra. Más aún con la confirmación de su linaje real, pues como la hija de un rey ella puede ocupar en la corte del César una posición igual a las de las mejores y más nobles patricias romanas.

Cuando se calmó, pidió al parto que le contase como era su país.

Bernabé contestó:

–           Vivimos en los bosques, pero poseemos tal extensión de territorio, que no se pueden saber los límites, pues más allá se extiende el desierto…-y siguió describiendo sus ciudades, la familia de Alexandra…

Sus gentes, sus costumbres y como se defendían de los que trataban de invadirlos.

Concluyó diciendo:

–       Nosotros no les tememos a ellos, ni al mismo César romano.

Marco Aurelio respondió con tono severo:

–        Los dioses han dado a Roma el dominio del mundo.

Bernabé replicó con sencillez:

–        Los dioses son espíritus malignos. Y donde no hay romanos, no hay supremacía de ningún género.

Y se volvió a avivar el fuego de la chimenea, revolviendo con un cucharón, la olla donde se cocinan los alimentos. Cuando estuvo listo, vació en un plato grande y esperó a que se enfriara un poco.

Luego dijo:

–           Mauro te aconseja, que aún el brazo sano lo muevas lo menos posible. Alexandra, me ha ordenado que te dé de comer.

00alex-princesa-azarmidokht-copia

¡Alexandra ordenaba! No había ninguna objeción que hacer. Así pues, Marco Aurelio ni siquiera protestó.

Bernabé vació el líquido en un tazón, se sentó junto a la cama y lo llevó a los labios del joven patricio. Y hay tal solicitud y tan afable sonrisa en su semblante, que el tribuno no da crédito a sus ojos.

Aquel titán tan terrible que había aniquilado a Atlante y que luego se había vuelto contra él como un tornado ¡Le habría hecho trizas si no hubiera intervenido Alexandra!

Ahora es un delicado enfermero, tan solícito como gentil, al tomar el tazón entre sus dedos hercúleos y acercarlo a los labios de Marco Aurelio.

En ese momento apareció Alexandra, vestida con el camisón de dormir y con el cabello suelto.

Marco Aurelio sintió que su corazón se aceleró al verla y la amonestó suavemente por no estar descansando.

Ella dijo con acento afable:

–           Me preparaba para dormir y vine a ver cómo estás. Dame la taza Bernabé. Yo le daré de comer.

Y tomando entre sus manos el recipiente, se sentó a la orilla del lecho, dio de comer al enfermo, que se siente a la vez rendido y gozoso.

Cuando ella se inclina hacia él, percibe el tibio calor de la joven y le rozan sus cabellos ondulados y negrísimos. Se siente desfallecer de felicidad. Está pálido por la emoción.

000alex-thomas-armstrong-mujer-con-lirios-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

Al principio tan solo la había deseado y ahora siente que la adora con todo su ser. Antes solo prevalecía su egoísmo y ahora reconoce haber sido tan insensible y tan ciego, que empieza a pensar en ella y en lo que ella necesita y desea.

Como un niño obediente se tomó la mitad el contenido del tazón. Y aun cuando la compañía de Alexandra y el contemplarla lo extasían de dicha, le dijo:

–           Basta ya. Vete a descansar, diosa mía.

Ella replicó ruborizada:

–           No me llames de ese modo.  No está bien que me digas así.

Sin embargo lo mira sonriente y le reitera que ya no tiene sueño, ni fatiga. Y lo insta para que termine de comer.

Y finalizó diciendo:

–           No me retiraré a descansar hasta que llegue Mauro.

0marco1

El la escucha encantado y se siente invadido por una gran alegría y una gratitud sin límites.

Emocionado le dice:

–           Alexandra… Yo no te había conocido antes. Hasta hoy me doy cuenta que quise alcanzarte con medios reprobables. Así pues ahora te digo: regresa a la casa de Publio y descansa en la seguridad de que en adelante, no habrá ninguna mano que se levante contra ti.

Una nube de tristeza cubrió el rostro de la joven y contestó:

–           Dichosa me sentiría si llegara a verlos aunque fuera de lejos, pero ya no puedo volver a su casa.

Marco Aurelio la miró asombrado y preguntó:

–           ¿Por qué?

Alexandra le contempló por unos segundos, antes de responder:

–           Los cristianos sabemos por Actea lo que sucede en el Palatino. ¿Acaso no sabes que el César, poco después de mi fuga y antes de partir para Nápoles, hizo comparecer a su presencia a Publio y a Fabiola? Y creyendo que me habían secundado los amenazó con su cólera.

Por fortuna Publio pudo decirle: ‘Majestad, tú me conoces y sabes que no te mentiría. Nosotros no hemos favorecido su fuga e ignoramos igual que tú, que suerte ha corrido ella.’ Y el césar creyó y enseguida olvidó.  Por consejo de mis superiores, jamás les he escrito comunicándoles donde estoy, a fin de que siempre puedan decir la verdad y que ignoran dónde me encuentro.

Acaso tú no comprendes esto, Marco Aurelio; pero has de saber que entre nosotros está prohibida la mentira, aunque para ello debamos arriesgar la vida. Esta es la Religión que da norma hasta a los afectos de nuestro corazón. Y por lo mismo no he visto, ni debo ver a mis padres.

Desde que me despedí de ellos, solo de vez en cuando, ecos lejanos les hacen saber que estoy bien y que no me amenaza ningún peligro.

Al decir estas palabras la añoranza la invadió y las lágrimas humedecieron sus ojos. Pero se recuperó rápidamente y añadió:

Sé que también ellos languidecen por nuestra separación. Pero nosotros disponemos de un consuelo que los demás no conocen.

Marco Aurelio está anonadado: ¡Actea cristiana!…

Y dice lleno de confusión:

–           Sí, lo sé. Cristo es vuestro consuelo. Más yo no comprendo eso.

–           ¡Mira! Para nosotros no hay separaciones, dolores, ni sufrimiento, que Dios no transforme luego en gozo. La muerte misma que ustedes consideran como el  término de la vida, para nosotros es solo el comienzo de la verdadera Vida. Considera cuán regia es una Religión que nos ordena amar aún hasta a nuestros enemigos.

–           He sido testigo de lo que dices. Pero contéstame: ¿Ahora eres feliz?

–           Lo soy. Amo a Dios sobre todas las cosas. Y todo el que confiesa a Cristo, no puede ser desgraciado.

Marco Aurelio admiró su convicción, pero no alcanza a comprenderla y le dijo:

–           ¿Entonces no quieres volver a la casa de los Quintiliano?

–           Lo anhelo con toda mi alma. Y he de volver algún día si esa es la Voluntad de Dios.

–           Pues entonces yo te digo: ‘Regresa’ Y te juro por mis lares que no alzaré mi mano contra ti.

–           No. Me es imposible exponer al peligro a los que se encuentran cerca de mí. El César no quiere a los Quintiliano. Si yo volviera…y ya ves que rápido se extiende por toda Roma una noticia, mi regreso al hogar haría ruido en la ciudad. Nerón lo sabría, castigaría a Publio y a Fabiola. Por lo menos me arrancaría una segunda vez de su lado.

–           Es verdad. Eso podría suceder. Y lo haría tan solo para demostrar que sus mandatos deben ser obedecidos. –Y cerrando los ojos exclamó- ¡No soportaría saberte otra vez en el Palatino!

Y él sintió como si se abriera ante sí, un abismo sin fondo. Él es un patricio. Un tribuno militar. Un potentado. Pero sobre todos los potentados del mundo al que pertenece, está un loco cuyos caprichos y cuya malignidad, son imposibles de prever…

Solamente los cristianos pueden prescindir absolutamente de Nerón o dejar de temerle, porque son gentes que parecen no pertenecer a este mundo, ya que la misma muerte les parece cosa de poca monta. Todos los demás tienen que temblar en presencia del tirano.

Y las miserias de la época en que viven se presentan a los ojos de Marco Aurelio, en toda su monstruosa malignidad. Y pensó que en tales tiempos, solo los cristianos pueden ser felices.

Y sobre todo, aquilató por primera vez la dimensión del daño que le había hecho a ella. Y una honda pena se apoderó de él.

Bajo la desalentadora influencia de ese pesar; lleno de impotencia, le dijo:

–           ¿Sabes que eres más feliz que yo? Tú estás en medio de la pobreza, viviendo con gentes sencillas, pero tienes tu Religión. Tienes tu Cristo. Pero yo solo te tengo a ti. Y cuando huiste de mi lado, me convertí en una especie de mendigo en medio de mi riqueza.

0alex-4

Ella lo miró atónita y sin saber qué decir.

Marco Aurelio prosiguió:

–                      Tú eres más cara a mi corazón que todo lo que hay en el mundo. Yo te busqué porque no puedo vivir sin ti. Hasta ahora solo me ha sostenido la esperanza de volver a verte. No anhelaba ni placeres, ni fiestas. No podía dormir, ni descansar, ni comer. Y no encontraba alivio para mi dolor. Si no hubiera sido por la esperanza de encontrarte, me hubiera arrojado sobre mi espada.

Alexandra replicó conmovida:

–           No digas eso Marco Aurelio. Ningún ser humano debe idolatrar a otro hasta ese punto.

–           Pero pensé que si moría, ya no te volvería a ver. Te estoy diciendo la verdad pura, cuando te afirmo que no podré vivir sin ti. Hasta ahora solo me ha sostenido la ilusión de volver a verte como ahora lo hago y hundirme en la mirada de esos ojos tuyos bellísimos, que son mi anhelo.

La mira con un amor tan intenso que ella se ruboriza y no le contesta nada.

Él agrega apasionado:

–           ¿Recuerdas nuestras conversaciones en casa de Publio? Un día trazaste un pescado en la arena y entonces yo no sabía su significado. ¿Recuerdas que jugamos a la pelota? Yo te amaba ya más que a mi vida y trataba de decírtelo, cuando Publio nos interrumpió.

Y Fabiola al despedirse de Petronio, le dijo que Dios era Uno, Justo y Todopoderoso. Yo no tenía ni la menor idea de que Cristo era su Dios y el tuyo. Yo no conozco a tu Dios. Tú estás sentada cerca de mí y sin embargo, solo piensas en Él…

Marco Aurelio calló, palideció y cerró los ojos, mientras ardientes lágrimas silenciosas se deslizaron por sus mejillas…

Es apasionado tanto en el amor como en el odio. Y dejó salir sus palabras con sinceridad, desde el fondo mismo de su alma. Puede percibirse al oírlo: la amargura, el dolor, el éxtasis, los anhelos, la adoración. Acumulados y confundidos por tanto tiempo, hasta que se desbordaron en un torrente de ardorosas frases.

Alexandra está sorprendida y su corazón empezó a palpitar con fuerza. Sintió compasión y pena por aquel hombre y sus sufrimientos. Se siente conmovida por la adoración que ha descubierto… ¡Él la ama!… ¡La adora!…

Sentirse amada y deificada por aquel hombre que hasta ayer era tan peligroso e indomable y que ahora se le está entregando totalmente, en cuerpo y alma. Rindiéndose como si fuera un esclavo suyo.

Esa conciencia de la sumisión de él y del poder que le ha dado a ella, la inundaron de felicidad y regresaron por un momento los sentimientos y los recuerdos de otros días.

Ahora ha vuelto a ser para ella, aquel espléndido Marco Aurelio; hermoso como un dios pagano. El mismo que en la casa de Publio le había hablado de amor y despertado como de un sueño, su corazón virgen al amor de un hombre.

Pero es también el mismo de cuyos brazos Bernabé la había arrancado en el banquete del Palatino y rescatado del incendio en que su pasión la envolviera…

Y ahora que se ven pintados en su rostro imperioso, el éxtasis y el dolor. Que yace en aquel lecho, con el rostro pálido y los ojos suplicantes. Herido, quebrantado por el amor, rendido y entregado a ella; se le presentó a Alexandra como el hombre que ella había deseado y amado.

Como el hombre grato a su alma, como nunca antes lo fuera. ¡Y de súbito comprendió que ella también lo ama! Y que ese amor la arrastra como un torbellino y la atrae hacia él, como el más poderoso imán.

Y en ese preciso  momento llegó Mauro que viene a ver a su paciente, para revisarlo y seguir atendiéndolo.

Marco Aurelio suspiró derrotado, porque la respuesta de la joven, NO alcanzó a llegar.

Alexandra se retiró con el alma llena de ansiedad…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA