Archivos de etiquetas: voluntad

TIERRA DE VOLCANES


Había sido una semana llena de descubrimientos.

El Espíritu Santo nos estaba llenando de conocimientos nuevos y mirábamos todo lo que estaba sucediendo, bajo la Luz con que Dios iluminaba todos los acontecimientos.

Y todo era asombroso. Terroríficamente asombroso.

Vivir así, además de emocionante, es bastante enriquecedor.

Porque se mezclan la inmensa alegría de la Presencia Divina, junto con el dolor que envuelve mirar al desnudo las acciones de Satanás y la impotencia de que la mayoría de la gente ignora todo esto y no hace NADA; ni siquiera quiere CONOCER, para defenderse.

Estábamos trabajando en la tarea que el Espíritu Santo nos había asignado, cuando recibí en mi computadora, la última notificación de uno de los noticiarios que nos mantienen informados de lo que sucede en el mundo.

México registra casi 60 temblores en 12 horas tras la fuerte explosión de Popocatépetl

Publicado: 19 mar 2019 19:41 GMT

El mayor número de movimientos telúricos se sintió en el sur del país.

Cambia Semáforo en amarillo a Fase 3

El titular del noticiario se leía escueto y sentí como si hubiera recibido un puñetazo en el estómago y me faltara el aliento.

Entonces pensé:

“Bueno hace medio milenio éramos el Ombligo de la Luna (es lo que significa México en náhuatl), ahora con cinco placas tectónicas bajo nuestros pies, somos el Ombligo de la Tierra y cuando todas decidan moverse y cambiar la fisonomía del planeta, seremos el Ombligo de la Nueva Creación…

Mientras esto sucede, no cabe duda que los mexicanos seremos los adoradores más apasionados de todo el Universo… Pues con todo lo que la Tribulación implica sobre nosotros, no va a quedar espacio para los ateos.

Tenemos que aprender a MORIR y a vivir cada día como si fuese el último, pero ¿Quién será capaz de comprender esto?

Y recordé un mensaje que Abba le había dicho tiempo atrás a JV:  

Septiembre 23 de 2017

No quisieron entender con Mis Palabras

Hoy en la mañana, estando en Misa, a la hora del rezo del Padre Nuestro, veo a Dios Padre y le digo:

 “Padre, no quieren entender, les he transmitido lo que me has dicho y no quieren hacer caso”,

Y en seguida me responde:

“No quisieron entender con Mis Palabras que les diste, ahora tendrán que entender con las Obras” (o sea, con los DESASTRES que se vendrán).

Yo seguí absorta con mis pensamientos:

Ya no se trata de si quieren creer y convertirse, entonces nos arrodillaremos por el pánico o tendrán que sostener sus ideas apóstatas en el Infierno.

Todos tendremos que bailar al son con que nos toquen  los volcanes y los terremotos. Y todos los sucesos con los que la Naturaleza decida zarandearnos…”

¡Verdaderamente grandioso y luego…!

Entonces Jesús le dijo al Padre Celestial:

–      ¿Ya viste lo que está pensando tu hija?

Desde que me convertí por medio de la Renovación Carismática y aprendí a Orar, me acostumbré a estar en contacto con el Cielo en una comunicación constante.

Aprendí a tratar a Dios, como una Persona independiente de mí, pero que me acompaña constantemente porque forma parte de mi ser,  igual que cualquier otro miembro de mi cuerpo.  Así que lo invito a todo lo que hago y siempre que le informo algo, lo hago como si Él no supiera nada, aunque ÉL lo sabe TODO.

Me enseñó a vivir en el mundo, pero sin pertenecer a él. A convivir en el mundo, manteniéndome lejos de ser atrapada por sus corrientes y sus ideas. No ha sido fácil, pero sí es posible.

De esta forma me ha educado, transformado mi forma de pensar  y en los años que tengo de conocerlo, ÉL ES una parte tan intrínseca, que ya no sé cómo viviría sin ÉL. Más bien me cuestiono, cómo pude vivir sin ÉL los primeros 28 años de mi vida.

Así que cuando vaMos de vacaciones, de compras, de paseo, de visita, a las convivencias sociales, al cine, a trabajar, a investigar e inclusive una vez que fuiMos a ver la película ‘El Secreto en la Montaña’. Y observaMos en la pantalla del cine, el desarrollo de un trágico y romántico melodrama de un amor homosexual, la disfruté junto con Jesús y recibí una tremenda lección de amor, con los comentarios mentales que Él me hizo sobre la película.

Cómo soy la única en mi familia que me convertí  totalmente, mis acciones y relaciones familiares son completamente mundanas, pero de una manera muy particular.

Como mi prioridad fundamental es Dios, lo demás lo he manejado de acuerdo a ello y persevero en que nada, ni nadie, me distraigan de ese objetivo.

Soy templo viviente del Espíritu Santo y el estar plenamente consciente de esta Presencia dentro de mi ser, me ayuda tremendamente a  vencer las tentaciones, porque he comprendido plenamente que cuando pecamos; también OBLIGAMOS a Dios, a ser Testigo  y partícipe involuntario de nuestras fechorías.

Al explicarles todo esto, entenderán mejor lo que me sucedió aquel Martes 19 de Marzo.

México registra casi 60 temblores en 12 horas tras la fuerte explosión de Popocatépetl

Yo seguía el maratónico  correr de mis pensamientos, cuando el Padre Celestial me detuvo en seco,

al preguntarme con mucha dulzura:

–     ¿Hay algo que quieras compartirMe?

Dí un gran suspiro, señalando la pantalla de la computadora, con la noticia que me había inquietado, le dije:

–     Abba  casi todos los seres que amo son tibios o incrédulos… Si trato de advertirles no solo no me creerán; van a burlarse con más ganas de mí y no habré conseguido NADA, más que algunos blasfemen y eso no lo soportaré.

Conozco lo que sucederá con mi hermoso país y lloro por ello. Pero no puedo hacer nada contra la INCREDULIDAD que encadena a la mayoría de los que pudiéramos hacer algo.

Yo estaba preocupada por la ciudad de México y no le dejo en mis oraciones. ¿Pero qué quieres que sienta cuando me entero que estoy viviendo en el estado más vulnerable de todo el país?

Y no sólo eso…

Mi hermosa ciudad en la que vivo, tiene en su área conurbada SIETE volcanes dormidos y algunos de los que amo,  están al alcance de cualquiera de ellos.  Todos en mi familia, escogieron vivir en bosques, cañadas, miradores, colinas y lagunas maravillosas…

Y TODOS Y CADA UNO ha construido su casa junto a un volcán dormido.

Esto, que en su momento constituyó un privilegio, ahora se ha convertido en una terrible amenaza.

Pero esto que yo acabo de enterarme, pocos lo saben y NADIE LO COMPRENDE.

Además, ¿A DÓNDE PODEMOS IRNOS, SI TODO EL PAÍS ES TIERRA DE VOLCANES?

Soy la loca de la casa y si trato de advertirles no voy a conseguir nada…

Tú vas a aprovechar los delirios maníacos de Satanás, para transformar nuestro planeta y algunos conocerán la gloria de la Nueva Creación y a otros los tomarás en cada embestida de Satanás…

Pero nadie conocemos, cual será nuestro destino: ser tomados o dejados, sólo Tú lo sabes…

ÉL me preguntó:

–    ¿Te preocupa?

Yo le contesté con honestidad:

–     En realidad no. Cualquiera que sea tu Voluntad con respecto a mí, yo la acepto. Llevarme o dejarme, haz lo que quieras conmigo. Lo único que te pido, es que me ayudes a no perderme. Yo no quiero estar con Satanás, ni ahora, ni nunca.

Y tampoco quiero dejarle a ninguno de los de mi familia que  él piensa que ya le pertenecen.  Y Tú sabes porqué…Los sollozos me ahogaron.

Sentí como el Amor Infinito del Padre Celestial me rodeó y me inundó, como si me abrazara y me dijo:

–   Y….

Yo continué en medio de mis sollozos:

–    Yo no quiero que les suceda nada. Sé que somos culpables de atraer tu Justicia. Y nos merecemos todo lo que viene sobre nosotros.  Sé que nosotros le hemos dado mucho poder a Satanás con nuestra maldad y falta de perdón.

Pero NO QUIERO QUE NADIE SE PIERDA.  En el último terremoto a mí se me olvidó el Magnificat y terminé hablándote como lo hago normalmente.

TODOS los demás olvidaron el Padre Nuestro y algunos terminaron mezclándolo con palabrotas. Muchos sólo te invocaban: ¡Dios Mío!

Cuando hay pánico, surge nuestro verdadero ‘yo’ y los ateos desaparecen.

Creo que es el momento más difícil y peligroso para siquiera pensar en volvernos hacia Ti.  Pero en instantes así, ¿Qué nos puede garantizar un regreso seguro a tus brazos?

Sobre todo cuando la emergencia por sobrevivir, hace que se nulifique todo lo demás. Por eso Satanás provoca todo con mayor  premura.

Y sentí el dolor como una oleada que me envolvió y agudizó mi angustia.Entonces, al mismo tiempo que sentí cómo la fortaleza del Padre me invadía y fue como si una fuerza interna fortaleciera todo mi esqueleto y me ayudara a sostenerme, oí su Voz dulce y llena de ternura:

–   ¿Ya olvidaste el Poder de la Intercesión?

Como un relámpago acudieron una avalancha de recuerdos y  recordé cómo fue la lección de esa enseñanza en particular…

Logré musitar con agradecimiento y FE:

–        ¡Oh Abba! Es cierto. Aunque sea como un último recurso, podemos arrebatarle las almas a Satanás.

Y me postré dando gracias y alabanzas.

Mientras recordaba lo sucedido un par de años después de mi conversión.

Todo había comenzado cuando era una adolescente demasiado ingenua.

Yo tenía catorce años y hubo una gran fiesta en la hacienda de mis abuelos, estaban celebrando la boda de una de mis primas y fue un acontecimiento lleno de regocijo que reunió a la numerosa parentela que era nuestra enorme familia.

El jolgorio era manifiesto y las viandas abundantes, al igual que el tequila.Hacía rato que había terminado la hora de la comida, ya era avanzada la tarde, cuando yo entré a la casa y fui a la biblioteca de mi abuelo.

El día había sido muy ajetreado y me recosté en el diván que había junto al gran ventanal que daba hacia un balcón, en el que  se apreciaba uno de los rincones favoritos del huerto, al que mi abuelo le tenía un cariño muy especial.

Había tomado un libro y casi me quedo dormida, cuando de repente me encontré entre los brazos de un hombre que me besaba con gran pasión y era evidente que había tomado bastante, porque se mezclaba el olor del tequila, con el de una agradable loción varonil.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí  la identidad de mi atracador, mientras luchaba por escapar de sus apasionados arrebatos que me tenían tan confundida, como descontrolada.

¡Caramba! ¿Qué estaba sucediendo?

Este hombre era uno de mis tíos favoritos. Mayor que yo 17 años, lo quería muchísimo y además había sido el sacerdote que celebró el matrimonio de mi prima.

Ahora yo me afanaba por liberarme de sus fuertes brazos y de sus manos, que habían desgarrado mi blusa en su intento por desnudarme.

Aún no comprendo cómo fue que conseguí escapar de él con mi integridad femenina intacta, pero con el alma hecha pedazos por un desengaño brutal.Salí huyendo hacia mi recámara, que estaba en el piso superior y para mi gran fortuna, no hubo testigos del desgraciado incidente, pues todos estaban afuera, disfrutando de la fiesta.

Guardé un mutismo absoluto y jamás compartí con nadie mi terrible experiencia.

Pero yo cambié y me convertí, en la ‘oveja negra’ de la familia.

Todos estaban escandalizados por mi fobia hacia lo religioso y porque no entendían mi rebeldía, pues solamente asistía a Misa en las bodas, los bautizos y los funerales.

En mi absurdo resentimiento, también arrasé con Dios y nunca dí explicaciones a nadie por mi comportamiento.

Esto en una familia que era muy prolífica en vocaciones religiosas y con un catolicismo a ultranza, que movía todas las áreas de la ancestral vida familiar, era no sólo revolucionario, sino totalmente incomprensible.

Todos estaban convencidos que Satanás me había arrancado la FE y yo era un caso perdido de ateísmo enigmático.

A mi tío lo aborrecí, con la misma fuerza con que lo amaba, porque nunca dejé de amarlo.  Después de mi conversión en la plaza de toros, empecé a sentir la ‘URGENCIA’ de perdonarlo y de hacerlo partícipe de la experiencia tan maravillosa con la que Dios había cambiado mi vida.

La cosa llegó a tal punto, que un día decidí ir a visitarlo al pueblo donde laboraba cómo párroco y preparé todo, sin decirle a nadie del plan que puse en práctica.

Llamé a la oficina y avisé, para que mi suplente se hiciera cargo de mis tareas.

Encargué a mis hijos con una de mis hermanas y le pedí a mi esposo que me prestara el automóvil nuevo, que apenas tenía dos meses que lo habíamos comprado.

Él me dio las llaves diciendo:

–    Te lo presto con la condición de que me lo devuelvas lavadito y reluciente.

Y salí de mi casa cómo lo hacía todas las mañanas a las 8.00 am, pero en lugar de ir a mi trabajo, enfilé rumbo a la vía corta a la Cd. De México.   Eran casi la 13.00 hs cuando antes de llegar a Querétaro, tomé la desviación que me llevaría hasta el poblado donde estaba mi tío y después de saludarlo, él me miraba totalmente pasmado; porque se habían cumplido 14 años de que yo no le dirigía la palabra.

Me invitó a comer y charlamos sobre la familia.

Después de la sobremesa, le dije que tenía que tratar un asunto muy importante y me invitó a pasar a la notaría de la parroquia.

Cuando nos quedamos solos, le relaté mi conversión en la plaza de toros y lo que había significado el descubrimiento, de que Jesús es Verdaderamente un Dios Vivo y Resucitado.

También le manifesté toda la furia, que su falta de respeto había despertado en mi corazón…

Y le dije que la razón de mi visita, era porque quería otorgarle mi perdón; porque el Dios del que me había enamorado no podía vivir en un corazón que guardase resentimientos.

Él me miró, pero no dijo una palabra.

Pensé que tal vez el viaje, había sido totalmente inútil.

Entonces miré mi reloj y dije:

–     ‘Tío, ya casi son las cuatro de la tarde y yo tengo que estar en Guadalajara, a más tardar a las 19.30hs. Por favor discúlpeme pero otro día lo visitaré con más calma.’

Me levanté del sillón que había ocupado para platicar frente a él.

Había llevado conmigo los tres libros del Padre Octavio Michellini:

Confidencias de Jesús a un Sacerdote. Y sacándolos de mi bolso, los deposité sobre su escritorio y me dí la vuelta para salir. 

Él continuaba sentado, sin moverse del lugar que había elegido frente a mí.

Al llegar a la puerta, oí su voz que me dijo:

–   ‘Rosa, espera. Ora por mí y ruégale en tus oraciones; para que ÉL también tenga piedad…’

Yo me regresé y poniendo mis manos sobre su cabeza, oré en voz alta por él.

Cuando terminé, pude ver las lágrimas que descendían por sus mejillas.

Recordé cuando Jesús tocó mi corazón y también las lágrimas lavaron mi arrepentimiento.

Lo bendije y lo besé en la frente.

Entonces me despedí apresurada y salí corriendo para subirme en el auto y regresarme.

Estaba contenta y a la vez preocupada.

Tanto, que ¡Olvidé ponerme el cinturón de seguridad!

En 1981, los carros no eran ‘chismosos’ cómo los de ahora.

Y con este garrafal descuido emprendí el camino de regreso.

Así que prendí nuevamente mi grabadora y puse mis casettes de alabanzas.

Venía preocupada, porque no quería dar ninguna explicación a nadie y esto solo sería posible si lograba llegar  a tiempo.

Recorrí el camino de regreso lo más veloz que podía.  Así llegué a un tramo de la carretera, que tiene una particularidad:

Entre Atotonilco y Tototlán Jal., hay una recta muy larga, donde se pueden mirar los vehículos a la distancia, como si fueran juguetitos.

Allí pisé el acelerador hasta el fondo y sólo veía como la aguja del velocímetro, rebotaba sobre los 200 kms.

En mi vida había manejado a esa velocidad y con mi flamante automóvil nuevo, de un precioso color jade, me parecía que volaba.

Delante de mí en mi propio carril, vi a lo lejos un automóvil rojo oscuro…

Y cómo del lado contrario no venía nadie, me preparé para rebasarlo, sin disminuir la velocidad.

Como veía el camino despejado para mí, en ningún momento hice ningún movimiento de absolutamente nada.

Y de repente, sentí como si me hubieran sujetado suavemente entre el pecho y la espalda.

Mi grabadora y todo lo que traía suelto, salieron volando contra el parabrisas y el tablero…Y vi cruzar delante de mí, a un enorme y bellísimo corcel negro,

Que se perdió galopando entre el sembradío de maíz que ya tenía las milpas altas y que estaba del otro lado de la carretera.

Yo no entendía que había pasado.

Y fue entonces cuando miré, parado justo a unos cinco metros frente a mí, el carro tinto que había visto antes y que había decidido rebasar.

Y observé como el chofer tenía los brazos levantados, como esperando el inminente choque.

Lo que pasó fue que la aparición del caballo fue tan repentina, (No sé a qué velocidad iría) Que él SI frenó de golpe y el carro se le coleó, haciendo que se metiera en mi carril…

Y quedando justo, para que yo lo chocara por detrás.

Cómo yo traía mucha prisa, me preparé para sacarle la vuelta y fue cuando me percaté…

¡Que yo seguía pisando el acelerador!

NO HABÍA HECHO NINGÚN MOVIMIENTO DE ABSOLUTAMENTE NADA.

NO había movido la palanca de velocidades y mi auto estaba detenido, como si estuviera en neutral.  Hice todas las maniobras para poner primera y arrancar, rodee al otro auto y le hice un ademán de saludo al chofer.

Fue cuando pude ver que tenía una cara de terror absoluto y su semblante estaba más verde que mi carro.

No sé cómo estuvo, pero el trayecto que por la mañana me tomó cinco horas, eran exactamente las 7.30 pm cuando estaba pagando la caseta de entrada, de la autopista en Guadalajara.

Llegué a mi casa y lavé el carro.

Cuando recogí mis cosas del interior, pude ver que la grabadora estaba quebrada, pero el parabrisas estaba intacto.

Todas mis cosas se habían salido de mi bolso y se habían desparramado por todos lados.

Mientras las recogí y las regresé a mi bolso, pensaba que si los sucesos hubieran seguido su curso normal, me hubieran levantado de la carretera con una espátula.

Y un escalofrío me recorrió de pies a cabeza.

Fui por mis hijos, les dí de cenar y los arropé en su cama.  Me dí una ducha y mientras me miraba en el espejo del lavabo, empecé a asimilar lo que había pasado…

Y me enfermé del estómago.

Apenas me había puesto mi pijama, cuando llegó mi marido y me dijo:

–     ‘Qué bien mujercita. Así si te presto el auto, las veces que quieras.’

Yo me entregué en las manos de Dios, porque no tenía la menor idea de lo que iba a contestarle, cuando se fijara en el velocímetro y me preguntara por los más de 800 km que le agregué al kilometraje.

Afortunadamente nunca me dijo nada.

Al día siguiente, me encontré con una de mis hermanas en la casa de mi madre y buscando hablarme a solas me dijo:

–   ‘Puedes explicarme que andabas haciendo ayer por la tarde. Porque Jesús me puso a orar por ti por más de tres horas. Y me dio una visión.

Te ví en la carretera de México y una Legión de Ángeles, te estuvieron cuidando por todo el trayecto, hasta tu casa.

Yo pensé: ‘¿En qué lío se habrá metido ahora mi hermana, que ya armó una revolución en el Cielo y necesita un ejército de guardaespaldas.?’  Como lo sucedido con mi tío era mi gran secreto, no estaba dispuesta a dar ninguna explicación y me zafé como pude, diciéndole que después le contaría.

Pero las cosas no eran tan simples.

La siguiente vez que fui con mi grupo de Oración, Alfonso me preguntó:

–     ´Rosita. El lunes como a las 4.00pm Jesús nos quitó a todos de lo que estábamos haciendo y nos puso a orar por ti, con una urgencia como nunca nos había pasado.

Y nos dijo que cuando vinieras, tú nos platicarías el motivo. Rezamos dos Rosarios completos de 15 Misterios y seguimos intercediendo casi hasta las 8.00pm.

Lo más extraño, es que como a las 18.00 pm,  yo ví a Satanás parado sobre un camino, abarcándolo de lado a lado y con una espada lista, para destruirte.’

Después de concluir su relato, todos me miraban expectantes, esperando la explicación que les aclararía, el porqué de una intercesión tan urgente.

Fue entonces que me dí cuenta que mi viaje super-secreto había dejado de serlo y yo debía glorificar a Dios dando testimonio de lo que había pasado; así que les conté todo.

Alfonso dijo:

–    Con razón estaba tan furioso contra ti. No sólo le arrancaste el alma de un sacerdote; sino el de TODA la Comunidad que él pastorea.  Esa noche cuando oré, le di las gracias al Señor por su Protección y por su Amor tan patentes.

Y en la Biblia me salió el Salmo 91, del cual jamás podré olvidar los versículos 11 y 12:

Salmos, 91

  1. El que mora en el secreto de Elyón pasa la noche a la sombra de Sadday,
  2. diciendo a Yahveh: «¡Mi refugio y fortaleza, mi Dios, en quien confío!»
  3. Que él te libra de la red del cazador, de la peste funesta;
  4. con sus plumas te cubre, y bajo sus alas tienes un refugio: escudo y armadura es su verdad.
  5. No temerás el terror de la noche, ni la saeta que de día vuela,
  6. ni la peste que avanza en las tinieblas, ni el azote que devasta a mediodía.
  7. Aunque a tu lado caigan mil y diez mil a tu diestra, a ti no ha de alcanzarte.
  8. Basta con que mires con tus ojos, verás el galardón de los impíos,
  9. tú que dices: «¡Mi refugio es Yahveh!», y tomas a Elyón por defensa.
  10. No ha de alcanzarte el mal, ni la plaga se acercará a tu tienda;
  11. que él dará orden sobre ti a sus ángeles de guardarte en todos tus caminos.
  12. Te llevarán ellos en sus manos, para que en piedra no tropiece tu pie;
  13. pisarás sobre el león y la víbora, hollarás al leoncillo y al dragón.
  14. Pues él se abraza a mí, yo he de librarle; le exaltaré, pues conoce mi nombre.
  15. Me llamará y le responderé; estaré a su lado en la desgracia, le libraré y le glorificaré.
  16. Hartura le daré de largos días, y haré que vea mi salvación.

Todo esto me devolvió los bríos y le dije a ABBA:

–      Abba, a todos tus hijos a los que llames cuando sucedan los terremotos y las explosiones de los volcanes, yo te los entrego cubiertos con la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

Dales la Gracia del arrepentimiento y la conversión, para que mueran deseando tu Presencia Santísima. Perdónales sus pecados y permite que alcancen tu Misericordia y tu Salvación.

Y te lo suplico, no tomes en cuenta las blasfemias que su pánico les dicte. Recíbelos como a tus hijos pródigos y ayúdame a seguir perseverante en todas las pruebas de esta Purificación.

TE ADORO Y TE AMO SOBRE TODAS LAS COSAS, AYÚDAME A DEMOSTRÁRTELO.  

E32 VIVIR MURIENDO


La Ciencia de la Muerte

Dios creó todo, pero la Muerte, NO es obra suya. Dios NO creó la Muerte. Ha sido generada por los esponsales humanos con Satanás.

Adán la generó, antes de generar a su hijo, cuando débil ante la debilidad de la Mujer pecó seducido por ella, bajo el silbido de la Serpiente y las lágrimas de los ángeles.

Pero la pequeña muerte NO es un gran mal, cuando con ella cae como una hoja que ha terminado su ciclo, la carne.

Al contrario, es un bien porque nos regresa a nuestro Origen, en donde un Padre nos Espera…

Y así como NO ha hecho la muerte de la carne, Dios tampoco ha hecho la muerte del espíritu.Al contrario, él mandó al Resucitador Eterno, a su Hijo Jesucristo a darnos la Vida, a los que estábamos muertos.

El milagro de Lázaro, del joven de Naím y de la hija de Jairo, fueron milagros de la pequeña muerte.

De Magdalena, Zaqueo, Dimas, etc. Todos muertos en el espíritu, Jesús hizo vivos en el Señor.

La muerte da gloria a Dios, cuando es aceptada y sufrida con santidad.

La muerte es una voluntad de Dios que se cumple.

También aunque el ejecutor de ella, sea un hombre feroz que se ha vuelto árbitro de los destinos de los demás.

Y por su adhesión a Satanás, se convierte en instrumento para atormentar a sus iguales, asesinando a los mismos y siendo maldito por Dios.

La muerte es siempre la extrema obediencia a Dios, que amenazó con la muerte al hombre por su pecado.

La muerte del cuerpo, es liberación del espíritu.

Nuestra vida en la Tierra no es más que una gestación para nacer a la Luz, a la Vida.

Muchos miran con horror la fosa sepulcro oscuro, donde el cuerpo que se ama con idolatría, vuelve a la verdad de su origen: Lodo.

Fango del cual se suelta una flama, una luz: el alma.

Qué es lo que hace valioso al cuerpo con el espíritu, que es manifestación de Dios y ante el cual la carne es una nada despreciable.

El hombre cuida mucho de los derechos de la carne que es perecedera y mortal.

Y que solo cuando es tenida como esclava del espíritu y NO dueña del espíritu, puede convertirse a su debido tiempo en regia habitante del Reino de los Cielos.

La pequeña muerte es la que nos saca de la tierra y libera nuestro espíritu de la carne.La gran Muerte es la que mata lo inmortal: el espíritu. De la primera se resucita. De la segunda NO se resucita en la eternidad.

Se estará para siempre separado de la Vida, porque Dios es nuestra vida.

Los animales obedeciendo la orden de los instintos saben regularse en la comida, en los connubios, en el escogerse las madrigueras.

Y el hombre con sus continuas desobediencias en el orden natural y sobrenatural, muchas veces se da la primera y la segunda muerte; con abusos en sus placeres y en sus vicios.

Matando también su carne; al manejarlos como si fueran armas esgrimidas en un loco frenesí de autodestrucción, matando su alma.

Buscan la muerte con los errores de la vida. Y la perdición con las obras de sus manos.

Siempre es justa la hora de la muerte, porque es dada por Dios. Él es el Dueño de la vida y de la muerte.

Y si NO son de Él ciertos medios de muerte usados por el hombre por instigación demoníaca; son siempre de Él, las sentencias de muerte dadas por Él,

Para quitar a un alma de un tormento terreno demasiado atroz o para impedir mayores culpas a aquella alma.

La muerte es siempre un calvario, grande o pequeño, pero siempre calvario. Aunque las apariencias indiquen lo contrario. Porque es proporcionada por Dios, a las fuerzas de cada uno de sus hijos.

Fuerzas que Dios aumenta a medida que la muerte que ha destinado para su creatura, es cumplida santamente.

Cuando la hora de la reunión con Dios está más próxima, es más necesario aumentar la Fe, porque en la Hora de la muerte Satanás nunca se cansa de perturbar con sus trampas: Es astuto, feroz, lisonjero y con sonrisas, con cantos, con engaños, aparentes caricias de sus garras.

Tratando de hipnotizar con silbidos repentinos con los que siempre ha buscado doblegarnos; aumenta sus operaciones para arrancarnos del Cielo.

Y es precisamente en esta hora cuando debemos abrazarnos de la Cruz, para que las olas del último huracán satánico no nos sumerjan.

Después viene la Paz Eterna. Hay que tener ánimo.

La Cruz es la fuerza en la Hora de la muerte.

El justo no le teme a la muerte, porque sabe que al obrar el bien tiene la sonrisa de Dios.Para los impíos la muerte es pavorosa. Tienen miedo. Y más miedo todavía cuando sienten que NO han actuado bien o lo han hecho mal del todo.

La boca mentirosa del hombre trata de engañarse a sí mismo, para consolarse y engañar a los demás:

Yo he actuado bien’

Pero la conciencia, que está como un espejo de dos caras bajo su rostro y el Rostro de Dios; acusa al hombre de NO haber obrado bien y de NO obrar para nada bien como lo proclama.

Y es entonces cuando un gran miedo los molesta: el miedo del Juicio de Aquel que todo lo conoce. Y aquí la gran pregunta:

¿Por qué si se le teme tanto como a Juez, NO evitan el tenerlo como tal?

¿Por qué lo rechazan como salvador y NO lo aceptan como Padre?

¿Por qué si lo temen, NO actúan obedeciendo sus Mandatos y NO lo saben escuchar con voz de Padre que guía, hora por hora con mano de amor? Si al menos lo Obedecieran cuando habla con voz de Rey.

Sería obediencia menos premiada, porque es menos dulce a su corazón. ¡Pero sería Obediencia!

Entonces, ¿Por qué NO lo hacen y sin embargo le tienen pavor a la muerte?

La muerte NO se evita y son felices los que llegan a ella vestidos de amor, al encuentro de Aquel que los espera.

Temen a la muerte aquellos que NO conocen el Amor y que NO tienen la conciencia tranquila.

Éstos, cuando por enfermedad, por edad o por cualquier otro motivo, se sienten amenazados por la muerte; se asustan, se afligen o se rebelan.

Intentan por todos los medios y con todas sus fuerzas, escapar de ella.  1MUERTEInútilmente, porque cuando la hora ha sido señalada, ninguna cautela vale para desviar la muerte.

La muerte de los inocentes que mueren sin rencor, es bella como un martirio.

Y como NO tienen la mancha del Odio, también son víctimas que Dios toma como hostias.

Son las flores de hoy, cortadas por el Enemigo de Dios que busca destruir a sus hijos.

Y por el Odio desencadenado con todas sus fuerzas,En el fragor del Infierno de la violencia, en su máximo esplendor.

NO solamente la muerte del pecador es horrible, sino también su vida. 

NO hay que ilusionarse sobre su aspecto exterior, es un maquillaje. Un barniz para cubrir la verdad.

Porque una hora; solamente una hora de la Paz del justo, es incalculablemente más rica en felicidad, que NI la más larga vida de pecado.

Las apariencias indican lo contrario.

Y así como a los ojos del Mundo NO aparecen la riqueza y la alegría de los santos;

Así también se esconde el Abismo de inquietud y de insatisfacción que hay en el corazón del injusto.Y del que como cráter de un volcán en erupción vomita vapores acres, corrosivos y venenosos; que intoxican  a los desventurados, cada vez más.

Tratan de sofocar la inquietud buscando darse todas las satisfacciones que apetecen en su ánimo extraviado

y por lo mismo satisfacciones de Maldad, porque están fermentados en ella.

Los pecadores obstinados e impenitentes, llegan a la perfección del Mal y su muerte es un horror que los hace estallar en la otra vida,

Porque los sumerge en un horror mucho más grande:

LA GRAN MUERTE.

El alma tiene derecho a la Vida Verdadera.

El alma muere cuando se la mantiene separada de Dios.

Hay que nutrirla lo más posible con la Palabra de Dios.

Y solo así saturados de Él, todos los días tendremos vitalidad espiritual, para vencer todas las asechanzas y todas las tentaciones.

La muerte del espíritu se puede constatar a la medida que se pierde la noción del Bien y del Mal.

El alma que se ha sumergido en la impenitencia final, es incapaz de sentir NI siquiera remordimientos

Y SE VUELVE INSENSIBLE AL DAÑO CAUSADO AL PRÓJIMO

La falta de remordimiento es la señal de su decadencia espiritual.El espíritu está muerto cuando NO se tiene la gracia vivificante del Espíritu Santo.

Y ES CONTROLADO POR SATANÁS

Un espíritu muerto, comunica su muerte al alma y de la misma manera que un espíritu vivo, trasmite su vida al alma.

Como la sangre trasmite la vida al cuerpo, así el espíritu proporciona la vida al alma.

¡Hay que vivir! Sólo entonces la muerte no será un fin, sino un pincipio. Un principio de alegría sin medida.

El espíritu es el señor de nuestro ser y cuando está muerto es un esclavo.

Y ésta será la culpa de la que responderemos.El hecho de que el hombre lo atropelle y lo mate, NO le cambia su característica de señor de nuestro ser.

El que deja que el Enemigo mate su espíritu se convierte en cómplice del delito de Deicidio.

Porque a los ojos de Dios, el espíritu es la parte selecta que Él Mismo dio al hombre y permite a Dios convertirnos en Templos Vivos e hijos suyos.

El espíritu es el que volverá a animar la carne, en la hora del Último Juicio.

Resurrección gloriosa del espíritu vivo o tremenda realidad,

para merecer la Segunda Muerte. 1SEGUNDA MUERTEDios NO quiere moradas hechas por mano de hombre.

Él quiere los templos VIVOS que Él hizo con sus propias Manos.

Templos de sangre y de alma.

Templos que la Sangre de Jesús ha revestido de Púrpura Inmortal, Purificando sus preciosos altares.

Esto es lo que Él quiere para reconciliarse con el hombre.

Las tentaciones son inevitables, pero ellas por sí solas NO hacen daño.

Son malas cuando cedemos a ellas.

Nunca serán más fuertes que nosotros, porque el Padre siempre da fuerzas superiores a quién quiere permanecer en el Bién.El Mal está, cuando deseamos ceder al mal y es entonces cuando nosotros mismos saboteamos las fuerzas de Dios con una voluntad perversa, al abandonarnos al beso de la Tentación.

Cuando procedemos así, sometemos al alma a un trance de muerte y de un alma enferma o moribunda, salen aquellos sentimientos que causan asombro.

Y NO debería. En un cuerpo corrupto están los hedores de la muerte y en las almas corruptas, están las manifestaciones de Pecado.

Por eso hay que ser cristianos verdaderos y NO de nombre o de palabra.

El signo de la Cruz debe ser grabado en las fibras vivas de nuestro corazón, NO sobre frontones vacíos. 1Jesus_cruzHay que abrir el corazón al Amor

Para el cristiano, la muerte ha sido destruida con la Muerte de Jesús.

Nuestras culpas han sido anuladas con su Sangre. En anticipo Él nos ha rescatado.

Y el espíritu que es impulsado por el Espíritu Santo, debe dar obediencia y agradecimiento a Dios por los dones del Espíritu Santo

que auxilian al espíritu vivo en el que Él habita y nos convierte en verdaderos hijos de Dios.

 Y por eso hay que imitar en todo a Cristo.

¿Hay sufrimiento?

Hay que reflexionar en quién nos hace sufrir. Veremos que es el hombre. Siempre está el nombre de un hombre, detrás de la causa de nuestro sufrimiento y solo Dios puede aliviarlo.

¿Nos sentimos débiles en el espíritu y mortificados por nuestras caídas?

Examinémonos bien ¿Somos nosotros los que pusimos los medios y NO huimos de nuestros tentadores?

En nuestra alma la culpa ha sido lavada por el Bautismo, pero han quedado los fomes.

Por eso debemos rechazar totalmente las tentaciones y buscar siempre la semejanza y la perfección, tal como lo ordenó el Mandato de Jesús.

Quién espontánea y premeditadamente mata su alma,

termina casi siempre por matar también su cuerpo.Violento contra su alma, se vuelve violento contra su carne.

Y la mata con sus vicios, terminando por suicidarse, como lo hizo Judas.

Quién sin premeditación mata su alma con el pecado mortal, pero poseyendo voluntad de vida, arrepentido busca regeneración y confía en la Misericordia,

NO solo devolverá la vida a su espíritu, sino por la humillación de la caída, disminuirá en soberbia y crecerá en su amor por Dios.

LA CONVERSIÓN ES LA RESURRECCIÓN DEL ESPÍRITU

VIVIR MURIENDO

El que quiere vivir por el espíritu y quiere llevar a otros a que vivan la misma vida,

debe posponer la carne; hasta casi matarla, para cuidar solo del espíritu.

El hombre debe pasar por una autogénesis a una segunda creación.

Volver a crearse y hacer que el espíritu reine hasta llegar a la perfección.

Por eso hay que llorar por las culpas, pero ¡Hay que levantarse!

NO siendo muertos vivos y formar parte en el futuro, de los eternos condenados.

El amor es el factor más potente que Jesús nos da en anticipo, para estimular un cambio.

El hombre es como un niño que aprende a hacerse adulto e independiente de la ayuda de otros, precisamente como lo necesita un incapaz que debe ser ayudado en todo; para crecer, nutrirse caminar.

Y lo auxilia el que ya está formado, habiendo alcanzado la edad perfecta en el cuerpo, en el intelecto, en el espíritu.

Y Jesús hace de ‘madre’ para hacer del hombre ‘infante espiritual’, un adulto de la estirpe selecta,

Un regio sacerdote, una hostia viviente, que continuamente se ofrece a Dios como Cristo, con Cristo, por Cristo; a fin de continuar el Sacrificio Perpetuo que se ha iniciado con Cristo y que terminará hasta el Fin de los Siglos.

Y la leche que nos nutre, es su Caridad.Verdaderamente los hombres han sido redimidos por el Amor,

antes que por la Sangre y que la Muerte del Hijo de Dios.

Y es su Amor el que da la madurez necesaria, para que el alma aprenda a ser vino y hostia, consagrados a su Amor.

El hombre es un ser que solo delante del holocausto, se rinde.

Jesús obtuvo su triunfo, después de la Muerte. Y lo mismo es para sus discípulos.

Para ser harina de hostias, es necesario saberse despojar de todas las impurezas por el Amor.Ninguna otra cosa como el Amor, es absoluta en operar esta depuración de la personalidad, para volverla apta para vivir en el Cielo.

Pero después de tanto dolor, toda la amargura que se vive por amor a nuestro Rey, la encontraremos convertida en dulzura.

Todas las heridas con las que seamos afligidos, serán gemas eternas. ¡Todo el dolor será júbilo!

El tiempo pasa y todo instante pasa. Solo queda Dios y con Él, su Eternidad.

Cuando se piensa en esto, se anhela el Dolor como el aire para respirar.1VIDLa uva es más dulce, cuanto más madura es y más madura es, cuanto más sol agarra.

El dueño de la viña no cosecha su uva para hacerla vino, si no está bien madurada.

Y para que madure: la poda de modo que el sol pueda descender y circular entre racimo y racimo.

Y hacer de los granillos ásperos y verdes, otras tantas perlas de líquido azucarado.

En el otoño, después de tanto sol y tanta podadura, las uvas están bellas y ya son útiles al hombre.

Dios es el Sol y las almas-víctimas, la viña donde debe formar el Vino Eterno.

Dios es el Sol y el Viñador. Las circunda y las inunda con sus rayos.

1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. 2 El Padre corta todos los sarmientos unidos a mí que no dan fruto y poda los que dan fruto, para que den más fruto. Jesús no dice que él es la cepa o el tronco de la planta, dice que es la Vid, incluyendo también los sarmientos y el fruto. La poda es la labor constante y amorosa del Padre. La limpieza, el crecimiento, el cuidado de la planta, necesita la poda. El VIñador poda los brotes de soberbia, de egoísmo, de rutina, de insolidaridad… Poda, con esmero y cariño, todo lo que impide dar fruto. Sus cuidados siempre están dirigidos a ayudarnos a dar más y mejores frutos.

Y los mortifica para que sean verdaderos sarmientos cargados de fruta y NO vanos zarcillos que NO sirven a nadie.

Es necesario que el Sol y el Viñador los trabajen a su completo placer en las almas.

Y ellas deben imitar a los racimos que no hacen voces de protesta, ni hacen resistencia al Sol y al Viñador.

Sino al contrario, se dejan abrir para recibir los rayos cálidos. Se dejan medicar con líquidos apropiados.

Se dejan acomodar sin reacción alguna. Y así se hacen siempre más grandes y dulces. Un verdadero prodigio de jugos y de belleza.

También las almas deben desear el sol y la obra del Eterno Viñador, cuanto más se acerca para ellas la hora de la Divina Vendimia

NO están destinadas al Místico Lagar, los racimos reacios y enfermos que NO han querido volverse maduros, sanos y dulces.

Y que se han escondido, para NO ser curados.

Los que son dignos de la Vendimia, son los racimos que NO han tenido miedo de ser podados y medicados. Y que dócilmente se han sacrificado en sus gustos por Dios.

Cuando la Vendimia se avecina, las almas-víctimas deben aumentar sus esfuerzos, para absorber cuanto más puedan de Dios.

Él los convertirá en Licor de Vida Eterna. Deben secundar su generosidad, para secundar las Obras de Jesús.

Él quiere hacer de ellos, racimos dignos de ser puestos a los pies del Trono de Dios.

Almas-víctimas. Los corredentores tienen el deber de salvar primeramente a sus familias.Y Jesús tiene con ellos los mismos cuidados que el Viñador tiene con las plantas haraganas.

Aunque ahora no sepan darnos las gracias, cuando lleguen a la Vida las darán; porque la Luz les ilumina horizontes que su humanidad les vela.

Y con éstas promesas no hay que llorar, sino continuar orando, llorando y sufriendo por ellos, en los brazos de Jesús que son más dulces que aquellos de todas las madres.

Jesús nos devolverá los seres que hemos amado, en un Reino donde la triste muerte de la tierra NO tiene acceso y donde la horrible muerte del espíritu, ya no es posible.

Las promesas de Jesús secan las lágrimas, cuando desciende esta esperanza que es fe y bendición. La separación es penosa, pero cuando sabemos que NO ES TOTAL, el dolor disminuye.VIVIR MURIENDO ES MORIR AMANDO 

Y morir amando es seguir el camino de la Cruz. Es amar el calvario, el dolor, el sacrificio, hasta el martirio Total.

MORIR AMANDO

Amar Es morir. Amar totalmente, es morir totalmente.

Para el que ama, la muerte deja de ser Destrucción para volverse Construcción.

El que muere construye, reedifica.

1Camino_de_cruZ

EL CAMINO DE LA CRUZ

El que ama se dona totalmente, con una generosidad absoluta, porque lo único que desea, es la felicidad del ser amado y su completo bienestar.

Para el alma-víctima que llega a amar a Dios con un amor total, la muerte es la Ofrenda con la cual agradece todos los dones recibidos de Aquel que murió por ella primero y obtener la sonrisa y el beso de Jesús, es la máxima de las recompensas.

EL CAMINO DE LA CRUZ  

El Amor fue el sacerdote del Calvario.

El Amor es el sacerdote del místico altar donde se realiza la inmolación total, para morir por el Dios Único y Trino, al cual ha llegado a amar de tal forma, que la muerte no solo ha perdido su horror, sino que se ha convertido en una imperiosa necesidad,Con la cual puede abrazar a su Dios, al probarle de esta manera, como Él es más importante que su propia vida y NO puede ahogar el grito de su corazón, que clama jubiloso en una triple oblación.

Morir amando es una gloria que solo puede comprender el que la prueba.

Morir amando es rendir el Verdadero Culto a Dios. 

Morir amando solo se puede gozar cuando se ha aprendido la Ciencia de la Muerte y una dulzura inefable envuelve las palabras:

“Sacrifícame Señor mío y Dios mío, porque te adoro sobre todas las cosas…”El Amor de Dios, el hombre lo rechaza con desprecio y en los tiempos actuales, el Amor Vilipendiado de Dios, por Justicia y Respeto de su Perfección, NO puede soportar más las afrentas.

Dios llama una y otra vez por todos los medios, pidiendo que se abran los corazones a su Amor Intensísimo y que se hagan víctimas, aceptando ser consumidos, para darle alivio al Amor.

Advierte que es la Hoguera de un Holocausto lo que ofrece; pero que NO huyan de Él, los que NO se han vendido a Satanás.

Ninguno, por más pequeño y mezquino que sea por su estado de pecado debe creerse rechazado por Él. Eso es Misericordia.

Y de las almas más miserables, puede y quiere hacer, estrellas fulgidísimas para su Cielo. Y repite su amoroso llamado:

“YO TE AMO TAL COMO ERES, EN ESTE MOMENTO.”

            NO importa los pecados que hayas cometido. Ya los he pagado Yo en la Cruz. En Ella y con los brazos abiertos, te estoy diciendo cuanto te amo.

Te estoy esperando. Arrepiéntete y conviértete. SOY TU PADRE Y TE AMO.

 Quiero darte consuelo y alivio. Venid a Mí, todos. Pobres, manchados, débiles y los haré reyes. Dadme vuestra miseria, Yo la cubriré con mi Grandeza.

Dadme vuestras tinieblas y Yo os daré mi Luz. Vuestras imperfecciones y Yo os daré mi Perfección. Vuestro egoísmo y Yo lo cubriré con mi Bondad.  

¡Venid! Entrad en mi Amor y dejadlo entrar en vosotros. Soy el Pastor que se fatiga hasta la muerte por la oveja perdida y por ella Yo he dado mi Sangre.

¡Oh, mis corderitos! No teman si muchos harapos y manchas hay en vuestros vestidos y heridas en vuestra alma.

Abrid solo el corazón y aspirad mi Amor. Seréis justos para con Dios y para con vosotros mismos, porque daréis consuelo a Dios y a vosotros, salvación.

¡Venid! Generosos que me amáis ya. Arrastrando a los hermanos que titubean todavía.

Si en todos pido que me permitan entrar, es para dar alivio al Amor Rechazado.A vosotras amadísimas almas-víctimas, pido de daros totalmente a Mí.

Seréis destruidos sobre la Tierra por mi Amor vehemente, pero recreados de una gloria tan alta, como vosotros NO lo podéis concebir.

¡Qué fulgor tendrán las almas que acogieron el Amor de Dios, hasta ser consumidas por Él!

Tendrán el Fulgor mismo de mi Amor que quedará en ellas:

Fuego y Gema eterna de Divinísimo Esplendor. 

UN PLAN DIVINO Y PERFECTO 4


En un bello atardecer de verano, María pasea despacio bajo el emparrado que cubre la terraza, llevando del brazo a su prima Isabel.

El aire está saturado con el aroma de las rosas y las abejas revolotean sobre las flores del jardín y del huerto.

Las dos conversan, mientras arrojan alimento a los palomos.

María pregunta:

–    ¿Pero por qué estás así tan triste? Dios te ha dado la alegría de ser madre y no te la quitará ahora que rebosas de ella. El pequeño Juan recibirá los besos de su madre y Zacarías tendrá todos los cuidados de su fiel esposa, hasta una edad muy avanzada.

Isabel contesta:

–    Eres buena y me consuelas. Estaba ya demasiado vieja para dar a luz a un hijo… Y ahora qué voy a tenerlo, siento miedo.

–    ¡Oh, no! ¡Aquí está Jesús! No hay que tener miedo en donde está Jesús. Mi Niño te quitó todo sufrimiento. Tú lo dijiste, cuando era tan pequeñito como un botón.

Ahora que tiene tres meses en mi vientre, siento palpitar su corazoncito alegrando el mío. Él te librará de todo peligro. Ten fe.

–    La tengo…  pero si muriera, no vayas a dejar al punto a Zacarías. Sé que piensas en tu casa; pero quédate todavía un poco más, para ayudar a mi marido con su dolor…

–    Me quedaré para congratularme con tu alegría y con la de él. Me iré cuando te sientas con fuerzas y contenta. No te intranquilices Isabel. Todo saldrá bien.

Entran lentamente a la casa e Isabel se retira a sus habitaciones, acompañada por el séquito de mujeres que están listas para ayudar en el parto a Isabel.

María va al comedor, donde Zacarías pasea muy preocupado.

Después de orar juntos, María se retira a su habitación, para seguir orando.

El tiempo pasa y al despuntar el alba del día siguiente, mientras Zacarías pasea nervioso, recorriendo de lado a lado el jardín; los gritos de la parturienta se han hecho más agudos.

María está postrada junto a su telar, suplicando al Eterno… Zacarías entra y la ve de esta manera y empieza a llorar.

Es un llanto que lo estremece con sollozos inarticulados, por el castigo sufrido por su incredulidad y que le impide hablar.

María se levanta y lo toma de la mano. Es la jovencita que con palabras maternales, consuela a aquel anciano desolado…

El sol está despuntando en el horizonte y en ese momento, entra una mujer con el feliz anuncio:

–           ¡Ya nació! ¡Eres el padre dichoso de un varoncito!Los dos alaban al Señor y le traen al bebé para que lo bendiga el padre.

Cuarenta y dos días después…

Zacarías, con sus regias vestiduras sacerdotales, se ve muy majestuoso e imponente. Su cara resplandece con la alegría de ser padre y con el honor de presentar a su varón primogénito al Señor. Parece un patriarca.

En el Templo, los guardias lo reciben con honores, igual hacen los sacerdotes.

La ceremonia de presentación del nuevo israelita y la de purificación de la madre es mucho más pomposa que cualquiera, por dos motivos: hacen fiesta por el hijo de un sacerdote y por el milagro de su nacimiento.

Toda la clase sacerdotal está presente y rodean a las personas que asisten.

Cómo María lleva entre sus brazos al pequeño Juan, mientras se dirigen al lugar de la purificación; algunos curiosos hacen sus comentarios…Una mujer dice:

–    No puede ser.  ¿No véis que está encinta? Lleva al recién nacido y Ella ya está gruesa.

Un hombre le contesta:

–    Y con todo, no puede ser sino la madre. La otra está muy anciana.

Otro comenta:

–     Tal vez sea una parienta, pero ¡Es imposible que sea la madre!

Alguien más dice:

–     Sigámoslos y veamos quién tiene razón.

Y su asombro es muy grande cuando ven que la que cumple con el rito de la Purificación es Isabel.

Ofrece su corderito balante como holocausto y sus palomos por el pecado.

Luego Isabel, radiante y orgullosa; recibe de los brazos de María a Juan y lo llevan hacia el Lugar Santo, donde lo presentarán al Señor. Un anciano comenta:

–    ¿No lo sabéis? Es el hijo del sacerdote Zacarías de la estirpe de Aarón. El que se quedó mudo cuando ofrecía el incienso en el Santuario.

Varios agregan:

–      ¿Será su hijo el Mesías que espera Israel?

–       No nació en Belén.

–       Y tampoco de una Virgen.

–       No puede ser el Mesías.

Y los comentarios siguen…

Mientras tanto, termina la ceremonia y hay una fiesta de felicitaciones sobre los padres.   Cuando salen del Templo para emprender el regreso, encuentran a José; al que María le había avisado, para regresar a Nazareth.

Al verlo, el rostro de María se alegra…

Y José la saluda con respeto:

–      La bendición de Dios esté sobre ti, María.

María contesta sonriente:

–     Y sobre ti, José. ¡Alabado sea el Señor que viniste!…  Mira, Zacarías e Isabel están a punto de partir, para llegar a su casa antes de que anochezca.

–    Tu mensaje llegó a Nazareth, cuando estaba realizando algunos trabajos en Caná. En cuanto me enteré me vine. Perdóname por no llegar a tiempo para la ceremonia.

–    No. Tú perdóname por haber estado tanto tiempo lejos de Nazareth. Ahora Isabel ya está más fuerte y no me necesita más.

–    Hiciste bien, mujer.José saluda y conversa con los primos y los felicita por todo.

Admira al vigoroso niño que cuando lo apartan de la tetapara mostrárselo a José, chilla y patalea a todo pulmón.

Todos ríen de sus protestas y la charla se generaliza.

María mira a José con una mezcla de aflicción y de sondeo.

También él la mira.

Y después de algunos minutos se inclina sobre ella y le pregunta:

–           ¿Estás cansada? ¿O te duele algo? Estás pálida  y triste…

–           Lamento separarme de Juanito. Lo quiero mucho. En cuanto nació lo estreché contra mi corazón…

José no pregunta más.

La hora de despedirse ha llegado.

Entran en el mesón donde dejaron encargado el carruaje y el asnillo con el equipaje de María.Las dos primas se abrazan con cariño y María besa una vez más a Juanito antes despedirse de Zacarías.

Luego le pide su bendición.

Al arrodillarse ante el sacerdote, el manto se le resbala de la espalda y bajo el ardiente sol del estío, queda de manifiesto su cuerpo redondeado por la gravidez.

Luego, cuando van a subir sobre sus borriquillos, José le ayuda a María para que suba a la silla y la observa…

Pero no dice ni una palabra. 

¿Quién podrá describir con exactitud el dolor de José, sus pensamientos, la agitación de su alma?…

Como pequeña barca en medio de la borrasca, se encuentra en el centro de una vorágine de ideas contrarias: en un afluir de reflexiones, la una más punzante y dolorosa que las anteriores.

Es un hombre aparentemente traicionado por su mujer. Ve que se derrumba su buen nombre y la estima que el mundo tiene por él. Creyó ver que se le señala con el dedo y se le compadece en Nazareth…

Y también sintió que su cariño y la estima que tiene por María, se desbaratan ante la cruda evidencia del hecho que tiene ante sí…Pero es un hombre justo y valiente. Guarda un heroico silencio…

Y emprenden el regreso a Nazareth y toman el camino principal que va a Galilea.

Tres días después…

En una radiante mañana, María está tejiendo bajo la sombra de un manzano cargadísimo de fruta.

El rocío de la madrugada, todavía cubre las hojas de las flores en el jardín.

Bajo los párpados se ven las ojeras y sus ojos están hinchados de tanto llorar. Sus lágrimas caen sobre su trabajo y en su aflicción suspira, con una gran pena en su corazón.

En el silencio circundante, tan solo se escucha el murmullo del agua que cae en un estanque en el fondo del huerto.

María se estremece al escuchar un golpe en la puerta de la entrada de la casa.

Deja la rueca y el huso y se levanta para ir a abrir.  Aun cuando su vestido blanco es amplio y lo lleva suelto, no logra esconder lo redondo de su vientre.

Cuando abre la puerta, se encuentra frente a José.

Su cara marfileña palidece aun más y lo mira con ojos interrogadoramente tristes.

José la mira con ojos suplicantes…

Ninguno de los dos dice nada.

Por un largo momento, solo se miran.

Luego, es María la que interroga:

–     ¿A esta hora José? ¿Tienes necesidad de algo? ¿Quieres decirme algo? Ven.

José entra y cierra la puerta. Pero no dice nada.

María pregunta:

–     Habla José. ¿En qué te puedo servir? Una voz ronca y ahogada por el llanto contenido, implora:

–     En que me perdones.

José se inclina para arrodillarse…

Pero María, que es siempre reservada en tocarlo, lo toca en el hombro y se lo impide.

María se ruboriza y palidece alternadamente mientras dice:

–     ¿Mi perdón? No tengo nada qué perdonarte, José.

Sólo tengo que darte las gracias por todo lo que hiciste aquí cuando estuve ausente  y por el amor que me das.

José la mira.

Dos gruesas lágrimas asoman en sus ojos oscuros de mirada noble y profunda y ruedan por sus mejillas hasta su barba.

Y dice con la voz entrecortada:

–     Perdón, María. Desconfié de ti. Ahora lo sé. No soy digno de tener un tesoro tan grande.

Falté a la caridad. Te acusé en mi corazón. Te acusé injustamente, porque no te pregunté la verdad.

Falté a la Ley de Dios, porque no te amé como me habría amado a mí mismo…   María responde gentil:

–     ¡Oh, no! ¡En nada has faltado!

–     Sí, María. Si hubiera sido acusado de un crimen semejante, me habría defendido. Tú…

No quería que te defendieses, porque estaba para tomar mis propias decisiones, sin preguntarte cosa alguna. Falté al haber sospechado de ti.

Aun la sola sospecha es ofensa, María. Por el dolor que he sufrido… Tres días de suplicio… Perdóname María.

–      No tengo nada qué perdonarte. Más bien soy yo quién te pido que me perdones por el dolor que te causé….

–     ¡Oh! ¡Sí que fue un dolor! Mira, hoy mismo me dijeron que en las sienes he encanecido. Y me he demacrado como un viejo.

Estos días han sido para mí, más que diez años de vida.

¿Por qué María has sido tan humilde en callar, en no decir a tu esposo tu gloria y permitir que sospechase de ti?José no está arrodillado, pero está tan inclinado que es como si lo estuviese..

Y María le pone su pequeña mano sobre la cabeza y sonríe.

Parece como si lo absolviera.

Y dice:

–     Si no lo hubiera sido de una manera perfecta, no habría merecido concebir al Esperado que viene a cancelar la Culpa de la Soberbia que destruyó al hombre.

Obedecí… Porque Dios me pidió esta obediencia… Mucho me costó… Por ti, por el dolor que sufrirías…

Pero no tenía más alternativa que obedecer… Soy la esclava de Dios… Y los esclavos no discuten las órdenes que reciben.

Las ejecutan, José; aun cuando hagan llorar sangre. – María llora silenciosamente mientras dice esto.

José, inclinado como está; no lo advierte hasta que una lágrima cae al suelo…

Y levanta su cabeza…

Toma las manos de María entre sus manos morenas y fuertes y besa la punta de sus dedos que sobresalen entre las suyas.

Mientras dice con firmeza:

–           Ahora hay que tomar todas las providencias, porque…

José no agrega más, pero mira el cuerpo de María que se ruboriza toda.   Ella se sienta de golpe para controlar su turbación, en un movimiento instintivo por ocultarse a la mirada masculina.

Y José agrega apresurado:

–     Hay que hacerlo cuanto antes… Vendré a vivir contigo.

Cumpliremos con la ceremonia del matrimonio, la semana entrante… ¿Está bien?

–    Todo lo que haces está bien, José. Eres el jefe de la casa y yo tu sierva.

–     No. Yo soy tu siervo.  Soy el siervo bienaventurado de mi Señor que crece en tu seno. Bendita tú eres entre todas las mujeres de Israel. Esta noche avisaré a mis familiares.

Y luego… Cuando esté aquí, trabajaremos para recibirlo…

¡Oh! ¡Cómo podré recibir en mi casa a Dios? ¿En mis brazos a Dios?

Me moriré de alegría… ¡Jamás me atreveré a tocarlo!

–    Lo podrás… Como lo haré yo también por la Gracia de Dios.

–    Pero tú eres Tú. Yo soy un pobre hombre. ¡El último de los hijos de Dios!…

–    Jesús viene por nosotros los pobres, para hacernos ricos en Dios.

Viene a nosotros dos, porque somos los más pobres y reconocemos serlo.

Alégrate José. La estirpe de David tiene al rey esperado y nuestra casa se hace más fastuosa que el palacio de Salomón.Porque aquí estará el Cielo y nosotros compartiremos con Dios el secreto de la Paz que más tarde los hombres conocerán.

Crecerá entre nosotros y nuestros brazos servirán de cuna al Redentor que crecerá. Y nuestras fatigas lo alimentarán y lo cuidarán…

¡Oh, José! ¡Oiremos la Voz de Dios, llamarnos padre y madre! ¡Oh!…

Y María llora con un llanto pleno de alegría.

José, que se ha arrodillado a sus pies, llora con la cabeza escondida entre los pliegues del amplio vestido blanco de María.

Los días pasan y después de la ceremonia del matrimonio, que levanta una ola de comentarios nada caritativos.

Entre todos los que vieron a una novia con las redondeces de una avanzada gestación…Y que los censuraron por no haberlo celebrado cuando estas humillaciones se hubiesen evitado,

José se fue a vivir a la casita de María.

Tres meses después, en pleno invierno, María está trabajando, haciendo el recamado de una fina tela blanca.

Deja su labor porque ya anochece y la luz que entra del huerto es cada vez más opaca.

Se levanta y su vientre, totalmente abultado, no le impide andar con ligereza majestuosa.

Con el donaire y dignidad de una verdadera reina.

Su sonrisa está llena de dulzura y majestad. Su bellísimo rostro ha cambiado.   Ahora ya es una mujer que ha adquirido la perfección de esa belleza que ilumina a las mujeres que esplenden, con la gloria de la maternidad.

José regresa del poblado y María le envía una sonrisa llena de amor.

José le corresponde, pero no puede ocultar un gesto preocupado.

María lo mira con ojos interrogantes y se levanta para tomar el manto que José se está quitando.

Lo dobla y lo pone sobre el arquibanco, mientras José se sienta junto a la mesa. Apoya su codo en ella, muy pensativo.

Y mientras, con la otra mano; con movimientos nerviosos se acomoda y se desacomoda la barba.

María le pregunta:

–    Tienes algo que te atormenta…  ¿Puedo consolarte?

José contesta:

–   Tú siempre me consuelas, María. Pero esta vez, tengo una gran preocupación… Por tí.

–   ¿Por mí José? ¿De qué se trata?

–    Pusieron un Edicto en la puerta de la sinagoga. Se ordena que todos los palestinenses se empadronen.

Y hay que ir a empadronarse al lugar de origen. Nosotros debemos ir a Belén…  –     ¡Oh! –Interrumpe María poniéndose una mano en vientre… Jesús ha saltado de gozo.

José dice:

–     Te molesta,  ¿Verdad? Es duro lo sé.

–     No, José. No es esto. Creo… Pienso en las Sagradas Escrituras. En Raquel, madre de Benjamín y mujer de Jacob de la que nacerá una Estrella…

José completa:

–     El Salvador…  Raquel fue sepultada en Belén, del que está escrito: “Y tú, Belén de Efratá, eres el más pequeño entre los poblados de Judá; pero de ti saldrá el Dominador…”

José se sobresalta y pregunta:

–      ¿Crees… crees que ya llegó el tiempo? ¡Oh! ¿Cómo haremos?

José está asustado y mira a María con ojos llenos de compasión….

Ella lo ve y sonríe.

Y trata de despejar su preocupación:

–      José, el tiempo está ya muy próximo.  Pero el Señor puede abreviarlo, para quitarte esta preocupación. No tengas miedo…

–      ¡Pero el viaje!… Y si das a luz allá, ¿Qué vamos a hacer? No tenemos casa… No conocemos a nadie…–      No tengas miedo… Todo saldrá bien. Confiemos en Dios. Él nos guía… También el Edicto es su voluntad.

¿Qué cosa es el César?…  ¡Un instrumento de su voluntad!…  Desde que el Padre determinó perdonar al hombre, arregló todos los sucesos para que su Mesías naciese en Belén…

Mira que un poderoso que nos domina desde una nación muy lejos de aquí, ahora quiere conocer el número de sus súbditos y nos ordena que vayamos a Belén, para cumplir las Profecías…

No tengas miedo… Dios sabe cómo nos protegerá… Él está con nosotros.

José la mira sorprendido y recupera su sonrisa.

Luego dice con alegría:

–     ¡Bendita tú, sol de mi espíritu! Ya no perdamos tiempo; pues hay que partir lo antes posible…  Y tenemos que regresar pronto, porque aquí todo está preparado para Él… Para Él…  –     Para nuestro hijo, José. Tal lo debe ser a los ojos del mundo, recuérdalo.

El Padre ha rodeado con el Misterio su venida y nosotros no tenemos el derecho de levantar el velo.

Él, Jesús; lo hará por Sí Mismo, cuando llegue la Hora…

–     Tienes razón como siempre, bendita mía. Voy a prepararlo todo para nuestro viaje.

–      Está bien esposo mío. Partiremos cuando  lo dispongas…

Y José se adelanta a preparar los borriquillos…María revela:

–     También mi José tuvo su pasión. Empezó  en Jerusalén cuando vio mi estado. Y duró varios días, lo mismo para él, que para mí.

Espiritualmente no fue menos dolorosa y tan solo porque mi esposo era un Justo, se mantuvo de una forma tan digna y silenciosa, que los siglos apenas si lo han notado.

¡Oh, nuestra primera pasión! ¡Quién puede describir su íntima y silenciosa intensidad!

¡Quién mi dolor al comprobar que el Cielo no me había escuchado todavía, revelando a José el Misterio!

Comprendí que lo ignoraba al verlo tan respetuoso conmigo, como de costumbre. Si hubiera sabido que llevaba en mi seno al Verbo de Dios, hubiera adorado al Verbo encerrado en mí, con actos sólo dignos para Dios.

¿Quién puede describir mi abatimiento que trataba de vencerme y de persuadirme que había esperado en vano en el Señor?

Pienso que fue la rabia de Satanás. Sentí que LA DUDA se levantaba tras de mi espalda y alargaba sus zarpas heladas para apresarme y hacer que no orase.

LA DUDA, que es tan peligrosa y tan letal al corazón.

Letal porque es el primer microbio de la enfermedad mortal que lleva por nombre: DESESPERACIÓN’. Contra la que se debe reaccionar con todas las fuerzas, para que el alma no se pierda, ni se pierda a Dios.

El Dolor de José.

En este punto su santidad brilla más alta que la mía.

Lo digo con afecto de esposa, porque quiero que améis a mi José. A este sabio y prudente hombre. A este hombre paciente y bueno, que está unido al Misterio de la Redención por un desgarrador e indescriptible sufrimiento.

Él os salvó al Salvador a costa de su sacrificio y de su santidad.  Si hubiese sido menos santo, hubiera obrado humanamente denunciándome como adúltera para que fuese lapidada y el hijo de mi pecado muriese conmigo.

Si hubiera sido menos santo, Dios no le hubiera concedido sus luces como guías en semejante prueba.

Pero José era un santo.

Su espíritu limpio vivía en Dios. Su caridad era grande y fuerte.

Y por su caridad os salvó al Salvador cuando no me acusó ante los ancianos y más tarde, cuando con su obediencia nos llevó hasta Egipto.

Breves en número, pero tremendos por su intensidad; fueron los tres días de la pasión de José y mía.

De mi primera pasión, porque comprendía su sufrimiento y no podía consolarlo, porque tenía que obedecer la orden de Dios que me había dicho: “¡No digas nada!”

Cuando llegamos a Nazareth y vi que se iba después de una lacónica despedida, inclinado como si hubiese envejecido de repente.

Y que no vino por las tardes como solía hacerlo; os aseguro hijos, que mi corazón lloró lágrimas de sangre.  Encerrada en mi casa sola, en donde todo me recordaba la Anunciación y la Encarnación.

Y donde todo me recordaba a José, unido a mí con una castidad intachable.

Tuve que hacer frente al desconsuelo, a las insinuaciones de Satanás y esperar, orar…

Y perdonar las sospechas de José y la agitación de su justo desdén.

Porque es menester esperar, orar y perdonar, para obtener que Dios intervenga a nuestro favor.Cuando vinisteis a servir a vuestro Dios aquí a la Tierra, Él se comprometió con vosotros de cuidaros en todo momento…

Y ese “todo momento” NO tiene descanso Mis pequeños, estáis en todo momento en el Pensamiento y en el Corazón de vuestro Dios.

Así que, antes de que volváis a querer decir que vuestro Dios no se acuerda de vosotros; que ciertamente es un error gravísimo, meditéis y calléis.

Y antes que nada, agradeced que vuestro Dios, vuestro Padre, vuestro Creador, que os está cuidando, está velando por vosotros en todo momento.

Llegará un momento en que Lo conoceréis y Lo veréis Cara a cara. conoceréis Su Amor, os daréis cuenta Quién es vuestro Dios y todo lo que recibisteis de Él, desde el momento de vuestra concepción…

Y por qué se os concedió el Don de la vida.

NO seáis ingratos con vuestro Creador, Él es Puro Amor y si algo sucede en vuestra existencia, Él está velando por vosotros, está viendo por vuestro bien, porque Él es Puro Bien.Aceptad de corazón, lo que venga a vuestra vida, es para vuestro bien.

A veces, tendréis que esperar mucho tiempo, a veces poco; pero el final, será bellísimo y lo agradeceréis infinitamente. Todos vosotros a lo largo de vuestra existencia, tendréis pruebas. Algunas, para que os reforcéis en la Fe y en el Amor.

Otras, para que os acerquéis más fuertemente a Su Corazón. Otras más, para que os deis cuenta de que debéis vivir en humildad y en un sometimiento total a la Voluntad de vuestro Dios y Señor.

Yo Soy el Ejemplo Fiel de lo que os sucede. Yo Misma, también fui probada y fue una Prueba muy fuerte.

Una prueba que en cierto momento, merecería a la muerte…

Porque Me tomó el Santo Espíritu y Me dio la Vida en Mi Vientre, de Aquél que fue vuestro Salvador. Vosotros NO estáis en ese momento fuerte, en el que os estéis jugando vuestra vida.

Deuteronomio 22,23 Muerte a la virgen infiel y traidora

Yo, Me estaba jugando la vida, pero acepté la Voluntad de Nuestro Padre, de Nuestro Dios y ved el Regalo que obtuve al final: al Salvador. El Mesías, se desarrolló en Mi Vientre.

¡Qué Alegría, qué Honor! Y todo eso Me lo concedió Nuestro Dios y Señor, porque acepté Su Voluntad sin ponerLe ninguna restricción. Me di en totalidad por Él, Me di en totalidad por vosotros.

Os digo esto Mis pequeños, para que confiéis plenamente en vuestro Dios.

Si vosotros Lo estáis siguiendo, si vosotros creéis en Él firmemente, si vosotros NO tenéis duda de que vuestro Dios os ve, os guía, os consiente, os prueba; pero sobre todo, OS AMA, NO TEMÁIS.

 Simplemente, dejad que Él se manifieste en vosotros, como se Manifestó plenamente en Mí, Su Sierva.

Amad fuertemente a Nuestro Dios. AmadLo podría decir con locura, porque NO HAY ningún amor en la Tierra, que se pueda parecer al Amor que Nos da Nuestro Dios.  ¡Tanto Amor, tanta Dulzura, tanta Delicadeza! Cada uno de vosotros habréis sentido en algún momento de vuestra vida, Su Presencia.

Su trato siempre delicado, sin que os fuerce en ningún momento. OS DA LA LIBERTAD TOTAL, para que escojáis el seguirLe o el traicionarLo y darLe la espalda. O Le dais alegría o Le dais tristeza.

Vosotros mismos ahora, podréis juzgaros. Si estáis recibiendo solamente bienes de parte de Nuestro Dios, ¿Acaso Él se merece que Le paguéis con males, con traición, con grosería, con pecado?…

¿Verdad que NO, Mis pequeños? Si realmente amáis a vuestro Dios, amadLe. AMADLE con todas vuestras fuerzas, con todo vuestro amor.

Dejad que desde el Cielo os ilumine Mi Señor y Mi Dios. PedidLe a la Comunión de los Santos que os ayuden a entender vuestra misión, que os ayuden a llevarla con la mayor perfección posible, como Nuestro Dios y Señor se merece.

Venid a Mí, Mis pequeños. Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María, que también velo continuamente por vosotros. Yo, como Madre vuestra os instruyo, os aconsejo y os explico tantas cosas tan bellas, que vienen de Nuestro Dios y Señor.Venid a Mí y pedidMe Consejo y Me daréis  gran alegría, porque os podré hablar de Mi Señor y Mi Dios y Me daréis esa alegría de transmitiros las Verdades del Cielo, Sus alegrías y el futuro que os espera, tan bello, tan santo, tan puro.

Es tan bello todo lo viene de Nuestro Dios y cada uno de vosotros está llamado a regresar al Reino de los Cielos. 

Fuisteis creados para producir Amor. 
Hacedlo Mis pequeños.

La humanidad necesita del Amor de Nuestro Dios. Necesita conocer también, Su Perdón.

Venid a Mí Mis pequeños, para que os ayude a apreciar las bellezas que os tiene preparadas Nuestro Dios para toda la Eternidad.

DejadMe Mis pequeños, que os enamore del Amor de Nuestro Dios.

DejadMe Mis pequeños, que os lleve hasta la profundidad del Corazón de Mi Hijo. PermitidMe Mis pequeños, que os llene de Mi Amor, que es el Amor de la Trinidad en Mí.Lo que ahora vivís; por un lado es una prueba para vuestra fidelidad hacia el Amor Infinito de Nuestro Dios. Por otro lado, es para engrandecer el Reino de Nuestro Dios y con eso os ganaréis más Gloria en el Reino de los Cielos.

Mientras más hagáis en la Tierra, por que conozcan el Amor y las Verdades enseñadas por Mi Hijo, más grandes seréis en el Reino de los Cielos.

Os he dicho que Nuestro Padre, Nuestro Dios, vela por cada uno de vosotros en todo momento. NO hay segundo que NO esté con vosotros. Os conoce perfectamente.

Tratad pues Mis pequeños, de complacerLe a Quien con todo Amor os creó. ¡Valéis tanto para Él!

Vosotros NO tenéis idea de lo que valéis para vuestro Dios, vuestro Creador.

Cuando Él crea a un ser, le da capacidades que vosotros NO tenéis idea aún, de lo que podéis hacer. Pero primeramente OS PRUEBA, para ver si sois merecedores de todo lo que Él tiene pensado daros.

Todos esos regalos y más, se os van dando a lo largo de vuestra existencia y se incrementarán cuando hayáis cumplido vuestra misión aquí en la Tierra, cuando vuestra alma se libere de vuestro cuerpo.Vuestras potencias espirituales, también se liberarán y os daréis cuenta de todo lo que hizo vuestro Dios y Creador por vosotros. El cuerpo, afectado por el Pecado Original os limita…

Pero ya liberados, gozaréis infinitamente todo lo que tenéis, todo lo que se os ha otorgado…

Pero especialmente el Amor. Por eso, tanto os lo insistió Mi Hijo. Toda Su Evangelización, se resume en ello: el Amor. 

El Amor primeramente hacia vuestro Creador. Luego, el Amor hacia vuestro Salvador. luego el Amor de Mi Santo Esposo, el Espíritu de Amor, que os da las capacidades para amar, para servirLe a vuestro Dios en Su Santísima Trinidad…

Y os da las Potencias del Alma que cada uno recibe primeramente, para cumplir su misión y posteriormente, como regalo eterno por haber cumplido correctamente con lo que se os pidió.

¡Es tanto el Amor que se derrama sobre cada uno de vosotros, que debierais estar agradeciendo día y noche lo que tenéis…!

 ¡Y que con Fe, debéis aceptar.  Agradeced. AGRADECED en todo momento que vuestro Creador, vuestro Dios, NO aparte de vosotros Su Vista NI Sus Bendiciones, ni por un segundo.

Sois Su Creación, sois Su regalo si vivís para Su Bien, si vivís para Su Voluntad. Si vivís para expandir Su Amor sobre la Tierra.

Amaos los unos a los otros, os pidió Mi Hijo y os lo pido Yo ahora, Mis pequeños.

MOMENTOS DIFÍCILES SE VENDRÁN

TENÉIS QUE PREPARAROS

PARA SER MUY VALIENTES Y TREMENDAMENTE INTRÉPIDOS

MI AMADO ESPOSO, EL SEÑOR SAN JOSÉ Y YO

ACABAMOS DE DAROS EL EJEMPLO

Dejaos pues que el Amor Infinito de la Santísima Trinidad, os colmen plenamente. Os transformen y así podáis entender tanto Amor que recibís de vuestro Dios.

Y de esta forma, también sepáis agradecerLe a vuestro Dios, como Él se merece.

Que la Paz de vuestro Dios en Su Santísima Trinidad quede en cada uno de vosotros.

Yo os bendigo en Nombre de  Mi Padre, en Nombre de Mi Hijo, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Dios y en Mi Nombre, María, la Sierva del Señor.

http://diospadresemanifiesta.com/

UN PLAN DIVINO Y PERFECTO 1


Salen de Betania a la primera sonrisa de la aurora.

Jesús se dirige a Belén con su Madre, con María de Alfeo y con María Salomé. Les siguen los discípulos.

Marziam encuentra por todas partes motivos para alegrarse: las mariposas que despiertan, los pajaritos que cantan o caminan por el sendero, las flores que resplandecen con las perlas del rocío, la aparición de un rebaño en que hay muchos corderitos que balan.

Pasado el río que está al sur de Betania, que se deshace en espumas, la comitiva se dirige a Belén en medio de dos series de colinas verdes con sus olivares y viñedos, con campos en los que apenas se ven las mieses doradas.

El valle es fresco y el camino bastante bueno.

Simón de Jonás se adelanta, llega al frente grupo y pregunta:

–    ¿De acá se puede ir a Belén? Juan dice que la otra vez fuisteis por otro camino.

Jesús responde:

–   Es verdad. Pero es porque veníamos de Jerusalén. Por acá es más breve. Nos separaremos como habéis decidido, en la tumba de Raquel, que las mujeres quieren ver. Luego nos reuniremos en Betsur donde mi Madre quiere detenerse.

–   Así es… Pero sería muy hermoso que estuviésemos todos… Tu Madre especialmente… Porque finalmente Ella es la Reina de Belén y de la gruta. Y Ella sabe todo muy bien… Si lo oyese de sus labios… sería diferente… Eso es todo.Jesús sonríe al mirar a Simón, que ha insinuado dulcemente su deseo.

Marziam pregunta:

–     ¿Cuál gruta, padre?

Pedro contesta:

–       La gruta en donde nació Jesús.

El niño exclama alborozado:

–       ¡Oh! ¡Qué bien! ¡También yo voy!…

María de Alfeo y Salomé exclaman:

–    ¡Sería muy hermoso en realidad!

–    ¡Oh, sería maravilloso!

María coincide:

–       ¡Muy hermoso! … Sería regresar al pasado… Cuando el mundo te ignoraba, es verdad, pero que no te odiaba todavía… Sería encontrar otra vez el amor de los sencillos que no supieron dudar y amaron con humildad y Fe… Para mí sería lo mismo que quitar este peso de amargura que me taladra el corazón desde que sé que te odian…

Y ponerlo allí, en el lugar en donde naciste… Aun debe quedar ahí la dulzura de tu mirada, de tu respiración, de tu sonrisa vaga, allí… Y me acariciarían el alma que está tan amargada…

María llora quedito, con recuerdos y con tristeza.

Jesús confirma:

–         Si es así iremos, Mamá. Hoy tú eres la Maestra y Yo el niño que aprende.

–         Oh, ¡Hijo! ¡No! Tú siempre eres el Maestro…

–          No, Mamá. Simón de Jonás dijo bien. En la tierra de Belén tú eres la Reina. Es tu primer castillo. María, de la descendencia de David: Guía a este pequeño pueblo a su morada.

Iscariote hace intento de hablar, pero se calla.

Jesús que lo ve y comprende, dice:

–         Si alguien por cansancio o por otra razón no quiere venir, que prosiga hasta Betsur.

Judas piensa y prefiere callarse. No tiene ganas de regresar a ver una cueva llena de estiércol. Pero tampoco desea provocar una disputa.

Y como nadie dice nada, todos prosiguen por el camino del valle que lleva de Jerusalén  a Belén.

Cuando el sol alcanza su cenit, se detienen a la sombra de una arboleda para comer y descansar.

Inmediatamente todos rodean a Jesús y a María y les piden que les relaten la historia de la Encarnación…

Dispuesto a complacer el ansia de sus oyentes,

Dice Jesús:

–      Faltaban tres dias para que finalizara la Fiesta de los Tabernáculos y fuera de los muros de Jerusalén, sobre las colinas y entre los olivos estaban asentadas como siempre, las tiendas de los galileos.

Y una fuerte voz masculina dice:

–     ¡Este mes de octubre es hermoso como pocos lo han sido!

Joaquín, un hombre con su cabeza completamente blanca y unos bondadosos ojos azules como turquesas, asiente con gravedad y agrega :

–     Así es. Parece como si la Naturaleza estuviera dando un anuncio celestial.

De una de las fogatas, regresa Anna…

Es una mujer alta y majestuosa, de cabellos plateados, que tiene alrededor de sesenta años. Sus facciones son armoniosas y sus ojos negros y refulgentes, son muy parecidos a los del Bautista…

Cuando llega junto a Joaquín lo saluda amorosa:

–    Perdona que te haya hecho esperar, Joaquín. Me entretuve con una pobre mujer que tiene seis hijos varones. ¡Figúrate! Y dentro de poco tendrá otro más… – un largo suspiro es el único gesto de su aflicción interior.

También Joaquín suspira…

Trata de consolarla, le pone la mano sobre sus cabellos encanecidos y le dice:

–      Hay que esperar todavía. Dios todo lo puede… Mientras uno viva, el milagro puede suceder; sobre todo cuando se le ama y se nos ama.

Joaquín ha recalcado las últimas palabras.

Anna guarda silencio desconsolada. Y las lágrimas descienden silenciosas a lo largo de sus marfileñas mejillas.

y Joaquín le dice con ternura:

–      ¡No llores Anna! Somos igualmente felices. Al menos yo lo soy, porque te tengo a tì…Anna protesta:

–      También yo lo soy por ti; pero no te he dado ni un hijo… Pienso en qué habré desagradado al Señor, porque me ha secado las entrañas…

–      ¡Oh, mujer! ¿En qué cosa puedes haberlo desagradado, tú que eres tan buena! Vamos a seguir suplicándole al Señor… Puede que te suceda lo que sucedió a Sara… Cómo a Anna, la mujer de Elcana.

Joaquín es un hombre un poco más bajo que su mujer y ve las lágrimas que siguen rodando por las mejillas de su esposa.

Se las enjuga con una caricia llena de ternura y continúa:

–       Sí… Todavía puede suceder así. Por mucho tiempo, Elcana y Anna esperaron y pensaron que Dios ya no los amaba, porque eran estériles. Pero ya ves. En los Cielos de Dios, se preparaba un hijo santo…  Sonríe esposa mía.

Tu llanto me causa más dolor que el que no tengamos hijos… Llevaremos al pequeño Alfeo y haremos que él pida…  Es un inocente de cinco años y Dios aceptará su plegaria junto con la nuestra y nos escuchará…

Anna concede:

–       De acuerdo. Prometeremos al Señor que si nos concede un hijo se lo consagraremos a Él… ¡Oh! Oír qué me llamen ¡Mamá!…Lo vale todo.

La noche está tapizada de estrellas y de antorchas que son cada vez más numerosas en la campiña.  Conforme los peregrinos cenan y se van a dormir, se van apagando poco a poco el murmullo de las conversaciones y algunas luces…

Al día siguiente, Anna arrulla en sus brazos a Alfeo, su pequeño amiguito de la tienda contigua.

Y dice a su esposo:

–      Anoche soñé que el año que viene, vendré a la Ciudad Santa por dos motivos especiales, en vez de por uno…  Uno será la ofrenda al Templo del ser que engendraré… ¡Oh, Joaquín!

Joaquín contesta:

–       Ten paciencia Anna. ¿No oíste algo más?…  ¿No te ha dicho el Señor algo en el corazón?

–       Nadamás…   Fue tan solo un sueño.

–       Mañana es el ultimo dia de Oracion. Se han presentado ya todas las ofrendas. Pero de nuevo las renovaremos y como mejor podamos…  Nos ganaremos a Dios con nuestro amor y fidelidad. Yo siempre pienso que te pasarà como a la mujer de Elcana…

–        Dios te oiga…  Si hubiere alguien que me dijese: “Vete en paz. El Dios de Israel te ha concedido la gracia que le has pedido.”

–        Si. La gracia viene…  Te lo dirà el ser que lata en tu seno, cuando lo sientas vivir. Y serà la voz de un inocente y por lo tanto, la Voz de Dios.

Los justos siempre son sabios, porque son amigos de Dios; viven en su compañía y por lo tanto El los instruye. El que es la Sabiduria infinita. Mis abuelos eran justos y por eso poseían la sabiduría.

Anna la hija de Aaron fue la mujer fuerte de la que habla nuestro abuelo en el libro de los Proverbios. Y Joaquin de la estirpe del rey David, no habia buscado ni la belleza, ni las riquezas, sino la virtud… Y Anna estaba llena de virtudes.

Era la esposa santa  cuyas caricias conservaban el fresco encanto de la primera noche nupcial y envolvían dulcemente su amor. Por esto en su mutua aflicción trataban siempre de consolarse.El Espiritu Santo iluminò estos ‘sueños’ con una promesa de gloria que ni siquiera imaginaban…

La primavera siguiente, los ramos de flores que han sido podados de los arboles del huerto; adornan la casa de una manera muy singular.

Anna está en el telar, tejiendo primores y cantando mientras lleva el compás con su pie… Canta y sonríe.

Con un ritmo alegre y contagioso:

“Gloria al Señor Omnipotente que ha amado a los hijos de David. ¡Gloria al Señor! Su gran bondad desde el cielo me ha visto, la vieja planta ha dado un ramo nuevo ¡Y soy feliz! La esperanza en la Fiesta de las Luces arrojò su semilla y la fragancia de Nisan la ve ahora germinar.

Mi cuerpo cual almendro en primavera, se siente tambien florecer. El siente por las noches que lleva consigo el fruto. En aquella rama hay una rosa. Hay una manzana dulcísima. Hay una estrella brillante. Un pequeñin inocente. Esta la alegria de la casa, del esposo y de la esposa.

Sea alabado mi Dios, mi Señor que tuvo piedad de mi. Su Luz me lo dijo: ‘Una estrella de ti vendrá.’ ¡Gloria! ¡Gloria! ¡El fruto de esta planta, tuyo serà! El Primero y el Ultimo que es santo y puro, cual don recibido del Señor, tuyo sera y por su medio sobre la tierra, vengan la alegria y la paz.

Vuela lanzadera. El hilo es para la tela del ser que nacerà. ¡Nace!…  A Dios llegue gozoso el canto de mi corazòn.

Es un cántico inspirado por el Espiritu Santo, que ha preparado la llegada al mundo de su Esposa Santisima…

La verdadera Arca Viviente de la Nueva Alianza…

Y cuando Anna va a repetir por cuarta vez su cantico, entra Joaquin y dice:

–    ¡Estas contenta Anna! Pareces un pajarillo que se alegra en la primavera. ¡Que clase de canto es ese? Nunca lo habia oído. ¿De donde lo sacaste?

Anna se pone de pie y se dirige hacia su esposo rebosante de alegría. Se ha rejuvenecido y luce mucho más bella.

Ella le contesta amorosísima:

–     De mi corazón, Joaquín.

Joaquín la mira con admiración y adoración mientras le dice:

–       No sabía que fueras poeta.

No parece que sean dos esposos ya muy entrados en la tercera edad. Pues tanto en sus actitudes como en su jovialidad, parecen muy jóvenes.

Joaquín continúa:

–      Desde el huerto te oí cantar y vine a ver. Desde hacía años no escuchaba tu voz de tórtola enamorada. ¿Quieres repetirme ese cántico?

–       Te lo cantaría aunque no me lo pidieses. Los hijos de Israel siempre han puesto en el canto los ímpetus más sinceros de sus esperanzas, de sus alegrías, de sus dolores.  Al canto he encomendado que me diga y que te comunique una gran alegría. Porque nos comunica a los dos algo tan grande, que todavía me parece que es un sueño…

Y empieza nuevamente a cantar…

Y al llegar a las palabras: “Hay una rosa en aquella rama, hay una manzana dulcísima, hay una estrella…” Su hermosa voz de contralto se hace trémula y luego se quiebra.

Con un sollozo de alegría mira a Joaquín y levantando los brazos dice:

–     ¡Soy madre, querido mío!

Joaquín está pasmado y automáticamente abre los brazos y luego los cierra sobre la esposa llena de alegría, que se ha estrechado contra su corazón. En un abrazo casto y lleno de ardiente ternura…

Y un dulce reproche se oye entre los cabellos plateados de Anna:

–     ¿Y por qué no me lo habías dicho?

Brota la dulce confesión:

–     Porque quería estar segura… Pues ya estoy vieja… ¡Soy una anciana y saber qué soy madre!… No podía creer que fuese cierto. Y no quería causarte una desilusión más amarga que todas las demás.

Desde fines de Diciembre, siento que algo se mueve en lo más profundo de mis entrañas y que producen como digo, una nueva rama. Y ahora en esa rama hay un fruto… ¿Comprendes?…

Esta tela que estoy tejiendo, es para el nuevo ser que vendrá…Joaquín pregunta asombrado:

–      ¿No es el hilo que compraste en Jerusalén, en Octubre?

–       ¡Sí! Lo torcí mientras esperaba… Porque el último día mientras oraba en el Templo, lo más cerca que se permite a una mujer acercarse a la Casa de Dios y ya era tarde.

En la sombra que bajaba hasta el Lugar Sagrado, mientras yo imploraba al Señor por su favor; ví que de una de las estrellas preciosas que están a los pies de los querubines, se desprendía una chispa de luz hermosísima, que atravesó el Velo sagrado…

Al mismo tiempo que parecía como si de la otra parte del velo sagrado, de la Gloria misma del Santo de los santos, saliese una llama de fuego dirigida hasta mí.

Y mientras cortaba el aire, cantó con Voz Celestial: “Hágase lo que has pedido…”

Y por esto canto: ‘Una estrella de Tí vendrá’…

–     ¿Qué hijo será el nuestro;  que se muestra como una estrella en el Templo y qué dice: “Yo estoy” en la Fiesta de las Luces?

Joaquín está boquiabierto y no sabe qué contestar.

Anna continúa:

–      ¿Acaso tuviste razón al compararme con Anna de Elcana?  ¡Y cómo llamaremos a nuestro hijo, qué dulce como el canto del arroyo, oigo que me habla en el seno; con su pequeño corazón que palpita como el de una tortolita?

Joaquín recupera la voz:

–       Si es varón lo llamaremos Samuel. Si es mujer, será Estrella. La palabra que ha formado tu canto, para darme esta alegría de que soy padre. Y también la forma que tomó para manifestarse, en medio de la sagrada sombra del Templo…

Anna murmura con una gran alegría:

–       ¡Estrella! Nuestra Estrella porque siento que será una niña. Me parece que caricias tan dulces, no pueden venir sino de una hija amadísima. Porque yo no soy la que la llevo. No me causa ninguna molestia. Es Ella la que me lleva por una senda verde y florida… 

Es como si los santos ángeles me sostuviesen y la tierra estuviese lejos de mí. Es un éxtasis continuo. Las mujeres siempre me han dicho que el perder la virginidad, concebir y el llevar un ser, es doloroso.

Pero yo no siento ningún dolor. Me siento fuerte, joven, lozana. Mucho más que cuando te entregué mi virginidad hace tantos años.

Hija de Dios más que de nosotros, porque nace de un tronco seco. A su madre no causa ninguna molestia; solamente me trae paz y bendición; los frutos de Dios, su verdadero Padre…–      Entonces la llamaremos María. Estrella de nuestro mar, perla, dicha. El nombre de la primera mujer grande de Israel. Pero ésta jamás será infiel al Señor y sólo para Él cantará, porque a Él se le consagra: una hostia desde antes de nacer.

–     Sí. A Él se le consagra. Sea varón o mujer. Después de que haya estado con nosotros tres años, lo entregaremos al Señor. Y también nosotros junto con Ella seremos hostias; para la Gloria de Dios.

Jesús añade:

–      La Sabiduría, después de haberlos iluminado con sueños, descendió… ‘Emanación de la Virtud de Dios. Emanación de la Gloria del Omnipotente’ y se convirtió en Palabra para la estéril.

Yo veía que se acercaba el tiempo para redimir. Yo nieto de Anna, casi cincuenta años después; mediante la palabra obraría milagros en las estériles, en las enfermas, en las poseídas, en las abandonadas…

En todas las miserias de la tierra.

Pero entretanto la alegría de tener una Madre, murmuró palabras arcanas en la sombra del Templo que encerraba las esperanzas de Israel. Del Templo cuya vida tenía las horas contadas…Porque el Nuevo y Verdadero Templo, que no encerraba más las esperanzas de un Pueblo; sino la certeza de un Paraíso, para los pueblos de Toda la Tierra; por los siglos de los siglos, hasta el Fin del Mundo, estaba por venir a la tierra.

Esta Palabra realiza el Milagro de hacer fecundo lo que no era; de darme una Madre que no solo fue lo óptimo, porque nació de dos santos. Qué no tuvo solo un alma buena, como muchos en la Tierra todavía la tienen.

Ni siquiera por haber hecho crecer esta bondad con el poder de su voluntad, ni porque al tener un cuerpo sin mancha; fue la única entre todas las creaturas, que tuvo un espíritu inmaculado.

Cuando Dios proyectó la belleza de esta alma, que sería su Sagrario Viviente y delicia de la Santísima Trinidad. Pensad en cuál sería la belleza con la que adornó a la que creó para ser el alma de la Madre de Dios…Todo el Cielo se alegró cuando el pétalo de rosa empírea, bajó a animar un cuerpo muy diferente de los demás…

Con un Fuego tan poderoso, que la Culpa no pudo contaminarla cuando se encerró en un seno santo.  La Tierra tenía ya su flor, pero no lo sabía.

La flor maravillosa que compendiaba todas las flores. La única y verdadera Flor en la que están todas las virtudes.

La Rosa de Dios estaba desconocida…La más bella de todas las flores, había empezado a florecer para Dios en el secreto del vientre materno; porque mi Madre amó desde que fue concebida.

Pero sólo cuando la vida para ser vino y el olor del mosto azucarado y fuerte, llena las eras y el olfato; perfuma todo en su entorno.

Ella sonrió primero a Dios y luego al mundo, diciendo con una sonrisa plena de inocencia:

Ved que la vid que dará el racimo que será exprimido en la prensa para ser medicina Eterna a vuestros males, ya está entre vosotros…Una calurosa tarde de verano, aunque el huerto está lleno de sombra; el aire quema, ahoga. Las cosechas de trigo ya han sido levantadas y la tierra está reseca por la falta de lluvia.

Joaquín está junto a una hilera de árboles y de olivos cargados de frutos, trabajando con un vigor juvenil junto con otros dos hombres, abriendo pequeñas zanjas en los bordes del campo, para llevar agua la tierra sedienta y a los  grandes sarmientos cargadísimos, donde las abejas rezumban alrededor de las doradas uvas.

Lentamente, Anna llega hasta la sombra del emparrado…

Está en la última etapa de su embarazo.

Joaquín la ve y se apresura a ir a su encuentro:

–     ¡Has venido hasta aquí!

Anna contesta casi sin aliento:

–     La casa está que arde como un horno.

–     Y te hace mal.

–     El único sufrimiento de estas horas antes de que dé a luz, es el sufrimiento de todos: de hombres y de bestias. No te expongas mucho al sol, Joaquín.

–      Desde hace tres días debió haber llovido y los campos se queman. Tenemos suerte de que el manantial esté cercano y hemos abierto zanjas para traer el precioso líquido.

–      Regresemos a casa. Tampoco aquí hay aire fresco y creo que estaremos mejor adentro…

–      ¿Sufres?

–       No. Siento esa gran paz que experimenté en el Templo, cuando se me concedió lo que pedía y que experimenté una vez más, cuando supe que iba a ser madre. Es como un éxtasis.

Un suave adormecimiento del cuerpo, mientras mi alma se alegra. Y no sé por qué, pero desde que tengo esta pacífica alegría, tengo el cántico de Tobías en mi corazón.

Libro de Tobías, cap. 13

No te rías de mí, pero cuando pienso que Dios reedificará en Jerusalén su Tabernáculo y será en lo que está por nacer… No en su Ciudad santa; sino en lo que va a nacer de mí.

Fue una profecía: “Resplandecerás con una Luz brillante. Todos los pueblos de la tierra se postrarán ante ti. Las naciones vendrán trayéndote dones. Adorarán en ti al Señor y tendrán como santa tu tierra; porque dentro de ti invocarán el Gran Nombre.

Serás feliz en tus hijos, porque todos serán benditos y se reunirán junto al Señor, ¡Bienaventurados todos los que te amen y gocen de tu paz!… Y la primera en gozar de Ella soy yo, su madre dichosa…

Anna cambia de color. Se pone colorada como una granada y luego palidece… Lágrimas suaves y dulces, corren por sus mejillas al decir estas palabras.

Luego sonríe llena de alegría y es conducida por un esposo pensativo y silencioso, hasta el umbral de la casa.

Se apresuran a entrar porque un viento fuerte, empuja las nubes a través del firmamento y la llanura se oscurece por un temporal que se acerca…

Un relámpago ha surcado el cielo y el rumor del primer trueno acompaña las primeras gotas que caen sobre la tierra reseca.

Anna se retira a su habitación y Joaquín recibe a los trabajadores que regresan corriendo.De repente se ha desatado una violentísima tempestad, con rayos y nubes preñadas de granizo. Los trabajadores temen por las uvas y las aceitunas.

Y Joaquín por su esposa, que está a punto de dar a luz…

Aunque sus parientas la asisten, él no sabe qué hacer.

Llega el aguacero torrencial, con mucho viento y rayos; pero el granizo se descarga en otras partes. Es verdaderamente una tromba, la que el cielo descarga.

Uno de los trabajadores observa:

–     Parece como si Satanás esté tan furioso, que haya salido del Infierno.

Y los demás comentan:

–      ¡Mira que negras nubes! Miren cómo huele a azufre y cómo se oyen como silbidos que parecen gritos de lamento; gritos que maldicen…–        Si es él; verdaderamente esta noche estará muerto de rabia.

Otro trabajador se ríe y dice:

–       Se le habrá escapado una gran presa o tal vez Miguel le ha arrojado nuevos rayos, que le han quebrado los cuernos y le han cortado la cola.

–       O tal vez un nuevo Fuego lo está haciendo arder de rabia.

Una mujer pasa corriendo con una jofaina y toallas calientes desde la cocina. Y grita:

–        ¡Joaquín! ¡Está por nacer! ¡Todo va bien!  -y desaparece rumbo a la habitación de Anna.

El temporal cesa igual de rápido que cómo empezó.Y después de un relámpago tan fuerte, que arroja contra la pared a los tres hombres… Delante de la casa, en el huerto; queda como recuerdo un hueco negro que despide humo.

Mientras tanto un grito que parece el lamento de una tórtola, se escucha desde la puerta del cuarto de Anna.

En el huerto, un hermoso arcoíris se levanta glorioso y muy ancho, desde la cresta del Hermón, por toda la llanura hasta el horizonte, donde una cordillera impide la vista más allá…

Todos están admirados…

Porque aun cuando el sol todavía no se pone, una estrella brilla como si fuera un gigantesco diamante;  junto a una luna llena que apenas se levanta por el lado contrario. ¡Es un espectáculo increíble!

En ese preciso momento, las mujeres llegan felicísimas a donde está Joaquín, para mostrarle un hermoso bebé color de rosa, envuelto en blancos lienzos.

¡Es María, la Mamá!  ¡La Reina de Belén! Una María pequeñita y con unas facciones tan delicadas, cinceladas por el más portentoso de los artistas: ¡Dios!

Es la Virgen santa e Inmaculada, a la que ningún hombre verá jamás desnuda. Ha heredado de su padre, los ojos azules, los cabellos rubios, la sonrisa, la mirada, los ademanes, el donaire y la estatura.

María no tendrá el aire grandioso de Anna; una palma alta y flexible, que heredará esto a su nieto: Jesús. Así cómo también el tinte marfileño de su piel.

También las mujeres hablan de la tempestad y del prodigio de la luna, de la estrella y del inmenso arcoíris.

Y entran con Joaquín a donde está la madre sonriente y felicísima, para devolverle a su criaturita.

Como los comentarios llegaron hasta la parturienta, Anna sonríe ante sus propios pensamientos y dice:

–       Es la estrella. Su señal está en el cielo…  ¡María. Arco de Paz! ¡María, Estrella mía! ¡María, Luna brillante! ¡María, Perla nuestra!

Una de sus parientas pregunta:

–     ¡¿La llamas María?!

Anna contesta dichosa:

–      ¡Sí! ¡María! Estrella, Perla, Luz, Paz…  

–       Pero también significa “Amargura”… ¿No tienes miedo de pronosticarle desventuras?

–       Dios está con Ella. Es suya desde antes de que existiese. Él la conducirá por sus caminos y toda amargura se cambiará en miel del Paraíso.

Estrecha a la bebita contra su corazón y le dice:

– ¡Ahora eres de tu mamá!… Por un poco de tiempo… ¡Antes de que seas toda de Dios!…

Y Anna se duerme junto con la recién nacida…

MEDITACION SEGUNDA HORA


DUELO MORTAL

Jesús regresa a su peñasco.

Camina más lento, más encorvado, por el sendero del olivar.

Su dolor y sufrimiento han aumentado, porque Dios se ha retirado y los amigos duermen. 

El silbo de Satanás y la voz de la vida ratifican: “Te sacrificas para nada. Los hombres no te amarán por tu sacrificio. Los hombres no entienden”. 

Se arrodilla apoyando los brazos en la roca que no es lisa y en su mitad tiene un hueco, como si se lo hubiesen hecho a propósito.

Este hueco está lleno de pequeñas florecillas blancas que son diminutos lirios del valle…

Jesús apoya sus manos cerca de las florecitas que le rozan las mejillas, pues apoya la cabeza entre las manos juntas y ora.

Pasado un poco de tiempo siente el frescor de las pequeñas y blancas corolas, alza la cabeza…

Las mira, las acaricia y les dice:

–           ¡También estáis vosotras!… Vosotras sois puras. Me dais consuelo. Había también estas flores en el huerto de Mamá… Le  gustan…01 (2)

Ella las quería, porque decía:

“Cuando era pequeña, decía mi padre: “Eres una azucena diminuta toda llena de rocío celeste”…

¡Oh, mi Madre! ¡Oh, Mamá!… ¡Madre! ¡Oh, Madre mía!… –Y prorrumpe en llanto.

Con la cabeza reclinada sobre las manos unidas, un poco apoyado en los calcañares, lo estremecen los sollozos  mientras dice con las manos apretadas una contra la otra:

–           También en Belén… Y te las llevé, Mamá. ¿Pero éstas quién te las llevará?…

Y se sumerge en la meditación…

minutos más tarde… Debe ser muy angustioso lo que medita porque se abate completamente.

Luego se sobresalta al oír la risa malvada y escalofriante, tan engañosa como los modales y desplantes soberbios, de la inconfundible figura de Satanás.

Que empieza su segundo y virulento asalto…

Y la tremenda lucha da comienzo.

La ponzoña ha sido inoculada.

Por eso es necesario luchar contra sus efectos y contra las oleadas que se precipitan, cada vez más vehementes y aceleradas, del nuevo veneno de la palabra satánica que se derrama sobre nosotros.1serpiente-infernalSatanás que es experto en controlar todos los sentimientos en los hombres que le pertenecen, tambien intenta hacerlo en los hombres que se le resisten…

A Jesús, como una gran marejada lo abruman, sus tristezas de hombre

Todas las pasiones del hombre se han levantado como serpientes encolerizadas silbando sus derechos de existir y Él las tiene que sofocar una a una, para subir libremente a su Calvario.

En el sentido filosófico, las pasiones buenas Jesús Hombre las tiene como todos los hombres justos.

Pero también las pasiones buenas pueden convertirse en enemigas en determinados momentos,

Cuando con su voz forman una cadena de durísimo, fortísimo, anudadísimo acero, para impedirnos cumplir la voluntad de Dios.

Y en esto estriba la magistral exposición de lo que sucede a continuación…

¡La Madre! ¡Oh amor de Madre! ¡Invocado amor inclinado sobre su dolor!

¡Amor que ha rehusado para no hacerla morir con su dolor! ¡Amor de su Madre!

Unidos como están, Él sabe que Ella está sintiendo cada sollozo,

Porque cada vez que la llama con cada una de sus invocaciones; éstas atraviesan el espacio y penetran espiritualmente hasta el aposento en donde Ella está orando.Pero en esta noche no hay éxtasis en la Oración de María.

Ella también está padeciendo el Abandono del Padre y lo único que tiene es un dolorosísimo tormento en el alma.

Jesús lo sabe porque Él también siente como Ella, el inmenso sufrimiento de su Madre Santísima.

Y está luchando por no llamarla, para no hacerle llegar el Lamento de su hijo, que le aumenta su tormento…

¡Oh, Madre Mártir que también inicia su pasión, totalmente solitaria…

¡Al igual como Él está solitario en la noche de este Jueves Pascual!

El hijo que muere entre los brazos de su madre no muere: se adormece acunado por un arrullo de besos que continúan los ángeles, hasta el momento en que la visión de Dios quita de la memoria del hijo el deseo de su madre.

Pero Jesús tiene que morir entre los brazos de los verdugos y en un patíbulo…

Y cerrar los ojos y los oídos al griterío de maldiciones y gestos amenazantes que está contemplando en un tiempo futuro, que se ha hecho presente.

Jesús trata de ahogar el grito que brota desde lo más profundo de su corazón, pero no lo consigue y piensa…

ESTE ES UN ATAQUE MENTAL PERFECTAMENTE CALCULADO

Una de las estrategias letales de Lucifer, cuando no hemos discernido su  presencia perversa…

¡Cuánto te amo, Madre mía Benditísima! ¡Cuánto te amo sobre todo en esta Hora tan amarga del Getsemaní!

Todo el amor que te había dado y que me habías dado durante treinta y tres años de vida, están ante Mí y sostienen su causa y me implora que tenga piedad de ellos…

 Recordándome cada uno de tus besos, cada uno de tus cuidados, las gotitas de leche que me habías dado; mis pequeños pies  fríos de niño pobre en el hueco tibio de tus manos,

las canciones de tu boca, la ligereza de tus dedos entre mis abundantes rizos, y tus sonrisas…

Y tu mirada, tus palabras, tus silencios, tu paso de paloma que posa sus rosados pies en el suelo y sobre los pétalos de las flores, pero tiene ya las alas entreabiertas, preparadas para el vuelo…

Y ni siquiera hace que se plieguen los tallos, de tan ligero que es su caminar, porque Tú estás en la Tierra para mi alegría,

¡Oh Madre! pero siempre tienes las alas trémulas de Cielo,

¡Oh santa, santa, santa y enamorada!

Todas las lágrimas que ya te había costado y todas las que ahora fluyen de tus ojos

y las que manarán en los tres días sucesivos; las oigo caer como lluvia de lamento.

¡Oh las lágrimas de mi Madre!

Pero ¿Quién puede ver llorar, oír llorar a su madre y no tener presente mientras le dure la vida, el tormento de aquel llanto?He tenido que anular, sofocar el amor humano por ti Madre y pisotear tu amor y mi amor para caminar por la vía de la Voluntad de Dios.

¡Y empezó a torturarlo la Nostalgia de la tranquila casa santificada por tantas oraciones de los justos, convertida en  Templo por haber acogido los esponsales de Dios!

¡Convertida en Cielo por haber hospedado entre sus paredes a la Trinidad encerrada en el alma del Cristo Dios!

está solo. ¡Solo! ¡Solo! 

La Tierra y el Cielo no tienen ya habitantes para Él. Es el Hombre cargado con los pecados del mundo y por ello odiado por Dios. Tiene que pagar para redimirse y volver a ser Amado.

Es el Hombre cargado de la Bondad del Cielo y por eso odiado por los hombres a los que la Bondad repugna.

Tiene que ser matado como castigo por ser bueno.

Y también las honestas alegrías del trabajo cumplido para obtener el pan de cada día, incluso para Él Mismo antes, para después dar el pan espiritual a los hombres,se han puesto delante de Él para decirle: “¿Por qué nos dejas?”.

El estruendo crece.

Ya no hay sonido de flauta en sordina, ya no quedan caricias ni ungüentos.

Es clangor de instrumentos a todo volumen: es un golpe, una puñalada, una llama que ahoga y arde.

Y en la llama, Lucifer haciendo que la vida pase ante su mirada espiritual.

Ya había pasado antes con su aspecto resignado de algo sacrificado.

Ahora vuelve con vestido de reina prepotente y dice: “¡Adórame! ¡Soy yo quien reina! Éstos son mis dones.

Todo lo que tienes es mío. Los dones que te he dado y aún te daré otros más hermosos si me eres fiel”.

Lucifer continúa:

–    Sé Rey y Dios. ¿No tienes armas? ¿Ni milicias? ¿Ni riquezas?

Ya te dije una vez que un resto de amor, el poco que me puede haber quedado del tesoro de amor que era mi vida angélica, hay en mí por Ti que eres bueno.

Te amo, mi Señor, y te quiero servir.

Trató luego de halagarlo y atormentó su alma con el recuerdo de su Madre y sus sufrimientos…

Pero vida y afectos no deben volverse enemigos. Nunca. Si tales llegan a ser, hay que romperlos.

Con un esfuerzo supremo, Jesús los ha roto, uno a uno.

Ya había roto la agitación humana de desprecio hacia el Traidor.

Y un nervio de su Corazón se había lacerado en el esfuerzo…

Esta meditación se ha convertido en un martirio insoportable…

Lucifer dice con sarcasmo:

–     ¿Realmente crees que lo que hiciste hoy, de entregarte como alimento a los hombres, hará que ellos cambien? Así como te recibió el Traidor, así te recibirán tus cristianos en el futuro.

Si piensas que tus Sacramentos serán sagrados, mira lo que harán contigo…

Y le muestra a los cristianos masones, comulgando con la mano…masones comulgando en la manoVas a morir por ellos, ¿Crees que les importará?

Llegará un momento en que tu Iglesia será mía. Tus Sacramentos serán míos.

Volverán a venderte tus ministros y tus ‘creyentes’…

igual que te vendieron ahora, por comodidades y placeres…

Tus cristianos será a mí a quien rendirán culto en su corazón y yo reinaré porque ellos me obedecerán a mí.

No les importarás Tú, ni tampoco tus mandamientos; porque serán un estorbo para la vida que quieren tener:

Odiarán. Serán malvados y crueles a un grado que ni siquiera los reconocerás.

Todos tus amadísimos ‘hijitos’ Ni siquiera tendrán Fe para aceptarte.

Y adornarán tu vida con sus propias perversiones…

BLASFEMIA TOTAL

Y entonces dime, ¿A quién habrás salvado? 

Ellos renegarán de Ti. Me venderán a mí su alma por nada…

Porque yo los saciaré de lo que ellos anhelan.

Yo haré que se olviden de Ti de tal forma, que su manera de vivir, será un escándalo…  

La Magdalena que me arrebataste, será una cándida paloma en comparación.

¡Qué pena! ¡Verdaderamente tu muerte será inútil!

¿Qué harás cuando yo me corone Pontífice de tu Iglesia?

¿Qué harás cuando me veas reinar y sea adorado por todos los hombres?

Todos tus obispos me servirán a mí…

¿Qué harás cuando vuelvan a venderte los nuevos Judas que yo te seguiré suscitando?

Jesús sigue callado y levanta su rostro hacia el Cielo.

A la luz de la luna que cae perpendicular sobre su rostro, se le ve cansadísimo y martirizado por un dolor infinito.

Su mirada carece de fulgor y su boca tiene un pliegue de tristeza y angustia indescriptibles.

Su cara está bañada de llanto…

Se levanta y camina hacia delante y hacia atrás, murmurando una plegaria ardiente y silenciosa.

Sufre intensamente. Llora, suplica, levantando sus ojos al Cielo.

Gesticula. Pasa sus manos sobre sus ojos, sobre sus mejillas, con movimientos mecánicos y agitados, que muestran que se encuentra en una atroz angustia.

Llama a los apóstoles.

Gesticula en dirección a Jerusalén. Vuelve a levantar los ojos hacia el Cielo, como para implorar ayuda.

Se quita el manto, como si tuviese calor.

Lo mira… lo besa. Llora… Se lo pone otra vez.

Está dentro de un suplicio. Tiene un gran desasosiego físico.

Es una pena muy dolorosa contemplarlo con  el rostro descompuesto…  Ir y venir.

Levantar los brazos. Retorcerse las manos, llorar y abatirse…

 Luego se detiene y sus ojos no miran sino su tortura y todo contribuye a esta tortura, a aumentarla…

Hasta el manto tejido por su Madre…

Lo besa y dice:

–        ¡Perdón, Mamá! ¡Perdón!

Parece como si se lo pidiera al paño hilado y tejido por el amor materno… Vuelve a ponérselo.

Está lleno de congoja. Quiere orar para superarla. Pero con la oración vuelven los recuerdos, los temores, las dudas, las añoranzas…

Es un alud de nombres… ciudades… personas… hechos… en un recuento muy  rápido y entrecortado.

Quiere orar para vencerlo. Pero con la Oración vuelven los recuerdos, las aprehensiones, las dudas, las lamentaciones…

Es una avalancha de nombres… de ciudades… de personas… de hechos… de sucesos. Velozmente pasa de una cosa a la otra.

Es su vida evangélica que pasa ante su vista…

Y le trae el recuerdo de Judas el Traidor…

Junto con todos los sufrimientos que pasó junto a él en sus tres años de Maestro, tratando de convertirlo y salvarlo…

Tratando de proteger el secreto de su vida incorregible del conocimiento de sus demás apóstoles;

para que no echase a perder el crecimiento espiritual de sus compañeros y arruinase su trabajo pastoral…

Pero todos sus esfuerzos fueron inútiles…

Judas ama desenfrenadamente tres cosas: el dinero, las mujeres y el poder.

Creyó en Jesús como Mesías, pero al sentirse defraudado en lo que esperaba: ser el ministro de un poderoso rey terrenal;

POSESION DEMONIACA PERFECTA

Volcó sobre Él todo su odio y lo único que deseó fue vengarse.  Por eso lo traicionó.

Jesús ha tenido  que compartir el pan con su Caín y sonreírle como a un amigo, para que los demás no se diesen cuenta y así evitar un crimen.

Y el puñal de la traición se remolinea en su corazón destrozado…

Es tanta su angustia, que para vencerla grita en voz alta los nombres de Pedro , de Juan y Santiago…

Y dice:

–     ¡Ahora vendrán! ¡Son muy leales!…

Pero ellos NO vienen…

Y Lucifer no concede tregua, al contrario…

Satanás aprovechó el recuerdo y añadió su veneno en la herida:

–          El apóstol que más has amado y todos los que al igual que él, TE TRAICIONARÁN Y ME SERVIRÁN A MÍ. ¡MIRA!

Cuando tu Iglesia sea mía, estos serán tus ministros… ¿De qué servirá tu divino sacrificio para ellos?

Los hombres no merecen, ni tu amor ni tu sacrificio… ¿Por qué no reflexionas, accedes y me dices que Sí?

Yo te estoy ofreciendo TODO…

Todo lo que Adán me entregó, te lo devolveré… ¡Ni siquiera él, que te conocía, supo ser agradecido con tu herencia!

Cuando los conductores de tu nuevo Pueblo Cristiano hayan olvidado el sacrificio, la oracion y la penitencia; me apoderaré de tu Sede de Pedro y Roma perderá la Fe…  

Y  Tu Sacrificio Perpetuo será profanado por tus propios sacerdotes.

Toda tu Jerarquía me pertenecerá…

Y yo seré adorado en tu lugar…  

Y dime entonces, ¿A quién salvarás?

NO HAY NECESIDAD DE QUE CONOZCAS LA MUERTE TAN CRUEL QUE VOY A DARTE…

¡Mira, esto es lo que te espera!

023mirada-agonizante

Satanás continúa:

–     ¿Lo ves? Te han dejado solo. ¿Llamas al Eterno?… ¡Está lejos!

Lo que deberías hacer es gozar de la vida, sin ocuparte de hombres ingratos. Eres joven.

Puedes vivir rico, feliz, amado…

Vivir para tu Madre. Para no hacerla sufrir.

Vivir para llevar a Dios a través de un largo apostolado, a muchísimos hombres.

Los cuales si mueres ahora, pronto te olvidarán.

Mientras que si eres un Maestro que enseñes, no por tres años, sino por lustros y lustros; ellos terminarán por absorber completamente tu Doctrina.

Yo te quiero ayudar. Y mis ángeles en lugar de combatirte, te ayudarán a seducir a los hombres.

¿Acaso no ves que los ángeles de Dios no vienen en tu ayuda?

Después Dios te perdonará, al ver las multitudes de creyentes que le llevarás… Y cuántos hombres se salvarán al creer en ti.

Y además, te evitarás sufrir una muerte tan atroz.  1jcruz

También en el desierto lo había tentado con poner a Dios a prueba con la imprudencia.

Pero Lucifer no ha terminado:

–     ¿Te niegas a escucharme?

Te has cubierto con todos los pecados del Mundo y esto me permite acercarme a Ti y hacer contigo lo que yo quiera…

Eres mi Dios, pero ahorita sólo Eres un hombre pecador y yo soy superior a Ti.

Estás dispuesto a Sacrificarte y ¿Para qué?…

Mira lo que los hombres harán cuando la Iglesia que vas a fundar con tu sacrificio, también sea mía.

Ellos me adorarán a mí con un sacrificio nuevo sobre el altar de Moloch, que será ejecutado aun por tus mismos sacerdotes y en un número tan colosal que ni los mismos hombres estarán conscientes de su magnitud.

Y a ti te odiarán y rechazarán con el mismo desprecio que el Don de la vida.

Mira como estarás de afligido,

¡Mira! Te niegas a oírme, pero ¡Mírate, Dios del Sinaí!…aborto

Jesús no contesta nada.

Es tanta la congoja, que vuelve a gritar los nombres de sus apóstoles para vencerla:

–           ¡Pedro!…  ¡Juan!…  ¡Santiago!…

Y se dice:

–          Ahora vendrán. ¡Ellos son muy fieles!

Pero “ellos” no vienen.

Y Jesus vuelve a su Oración…

Aunque Jesús intenta rechazarla,

La voz de Lucifer penetra, perturbando la Oración:

–       “Mira…  Aún NO has muerto y ya te han abandonado.

Mira… Has ayudado y eres odiado.

Lo ves. Ni siquiera el mismo Dios te socorre.

Si Dios no te ama  y eres su Hijo,

¿Cómo puedes esperar que los hombres te agradezcan tu sacrificio?

¿Sabes lo que se merecen?

La Venganza, no el Amor como Tú crees.

Véngate, ¡Oh Cristo!, de todos estos necios, de todos estos crueles.

Véngate. Atácales con un milagro que les fulmine.

Muéstrate cómo eres: Dios.

El Dios Terrible del Sinaí. 

El Dios tremendo que me ha fulminado y que arrojó a Adán fuera del Paraíso.

Hasta ahora has dicho tan sólo palabras de bondad.

Tus escasos reproches siempre eran demasiado dulces para estas bestias que tienen la piel más espesa que el cuero del hipopótamo.

Tu mirada curaba, tus palabras salvaban, ¿Pero a quién le interesa escucharlas? Sólo sabes amar.

Odia y reinarás. El odio tiene curvadas las espaldas bajo su azote y pasa triunfante sobre estas filas de bestias serviles.

Las aplasta. Y están felices de serlo. No son más que sádicos…

Y la tortura es la única caricia que aprecian y que recuerdan.

Jesús ya no solo está angustiado, parece aterrorizado, porque está viendo algo que no puede soportar…

Cierra los ojos. Aspira profundo y…Luego se vuelve a oír su voz, que aún es firme:

–      Abbá. Para Ti todo es posible. Aparta de Mí esta copa. Pero NO. No se haga lo que Yo quiero; sino lo que quieras Tú.

El espíritu superó la Tentación Moral. El alma venció sus pasiones.

Con la Oración y la voluntad, ha vuelto a vencer.

Su espíritu se sobrepuso a la tentación  moral.

Está muy agitado y se va veloz hacia donde están Pedro y los dos hermanos…

Los encuentra profundamente dormidos, alrededor de pequeños tizones que ya están casi por consumirse y dan un chispazo rojizo entre la ceniza de la hoguera.

Jesús exclama angustiado:

–          ¡Pedro! ¡Os he llamado tres veces! ¿Pero qué hacéis? ¿Dormís todavía? ¡Pero no sentís cuánto sufro!

Orad.

Que la carne no venza, en ninguno. Que no os venza. El espíritu está pronto, pero la carne es débil. Ayudadme…

Los tres tardan más en despertarse.

Al final lo logran con los ojos henchidos, se incorporan lentamente, piden perdón.

Y balbucean unas disculpas.

Se levantan.

Pedro dice en tono bajo:

–      ¡Pues fíjate!… ¡No nos ha sucedido nunca esto! Debe haber sido ese vino, sin duda. Era fuerte.

Y también este fresco. Nos hemos tapado para no sentirlo (en efecto, se habían tapado hasta la cabeza incluso, con los mantos)

Y hemos dejado de ver el fuego y hemos dejado de tener frío y bueno, pues el sueño ha venido.

Santiago está muy apenado:

–      ¿Dices que has llamado? Es curioso, no me parecía dormir tan profundamente… ¡Eh! Juan.

Busquemos ramas de árboles. Hay que movernos. Se nos pasará.

No te preocupes, Maestro. Que de ahora en adelante… estaremos de pie. –y lanzan hojas secas en las brasas.

Y arroja a las brasas un puñado de hojas secas, soplando hasta que la llama se levanta e  ilumina la pobre faz de Jesús, cubierta con una infinita tristeza…

Toda la luminosidad de ese rostro ha quedado diluida en un cansancio mortal…

1fogata-

Los tres están tan cargados de sueño que van de un lado a otro con los ojos semicerrados.

Pedro sopla para que la llama prenda otra vez y la alimenta con ramas secas de espino que ha traído Juan y un tronco de enebro que trajo Santiago desde un montón más lejano y lo ha echado al fuego.

Y la llama se levanta alegre, iluminando la cara de Jesús.

Una faz tan triste que no es posible mirarlo sin sentir compasión…

Y sin llorar con Él.

Ante aquel resplandor, Jesús implora:

–      Me encuentro en una angustia que me mata. ¡Oh, sí! ¡Mi alma siente una tristeza mortal! ¡Amigos!… ¡Amigos! ¡Amigos!

Y  su aspecto refleja una terrible agonía.

Todos prometen:

–       Pero ahora vamos a orar en voz alta y no se va a repetir esto.

Jesús ruega:

–      Sí. Orad y velad. También para vosotros, lo necesitáis.

Ya  es el de un moribundo que muere en el más angustioso y desolado de los abandonos.Cada palabra parece brotar con un acceso de llanto…

Pero los tres están somnolientos y se mueven con pasos inciertos; con los ojos semicerrados, tanto que parecen casi ebrios… Y están durmiéndose aun de pie y delante de Él.

Para valorar la amistad,  ha llamado “amigos” a sus apóstoles y ha apreciado tanto este afecto que en la hora del dolor ha pedido a los tres más queridos que estuviesen cerca de Él en el Getsemaní.

Les ha rogado que velaran y oraran con Él, por Él…

Y al verles incapaces de hacerlo ha sufrido tanto que se ha debilitado aún más; siendo por ello más susceptible a las seducciones satánicas. 

Una palabrasi hubiera podido intercambiar al menos una palabra con amigos solícitos y comprensivos de su estado, NO habría llegado a desangrarse antes de la tortura, en la lucha titánica por repeler a Satanás.

Jesús los mira… Y comprende…  No los mortifica con reproches.

Menea la cabeza, suspira y  regresa hacia su peñasco.

Avanza despacio por el oscuro sendero del olivar muy desconsolado, doliente, envejecido. Sus ojos siguen muy abiertos, pero parecen empañados.  Su boca refleja un rictus de su cansancio.

Vuelve a su piedra, aún más lento y encorvado.

QUINTA LECCIÓN


LOS INVITADOS AL CALVARIO, TAMBIÉN ESTÁN INVITADOS A LA GLORIA CELESTIAL…

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar de la Gracia tan grande que debéis pedir y que para ella vinisteis a la Tierra a servirMe y es la Gracia de llegar a ser otros Cristos.

Esta Gracia es la sublimación de cada alma que baja a la Tierra, es la misión y la vida por excelencia, que debe tener cada alma; porque así se vive en el Cielo y Mi Reino Celestial se debe de vivir en la misma forma,

Transmitiendo a Mi Hijo en cualquiera de Sus facetas o virtudes, viviendo realmente el Amor Celestial, como El se los manifestó en todas Sus Obras.

La Vida de Mi Hijo se debe manifestar en cada una de las almas que bajan a la Tierra.

Cada alma baja impregnada de Mi Amor, amor que se debe ir desarrollando primero, con la ayuda y guía de los padres que os ha tocado tener y posteriormente, con la ayuda interna que cada uno de vosotros deberá escuchar en su interior,

Para que sea Mi Santo Espíritu el que os lleve a crecer y consumar el amor infinito que Yo puse en cada uno de vosotros, para el crecimiento y redención del género humano.

Yo os conozco perfectamente a cada uno de vosotros. Yo os guío a cada uno de vosotros en forma particular. Ninguno es igual a otro y todos necesitáis unos de otros, para vuestro buen desarrollo y desenvolvimiento humano y espiritual.Yo os creé limitados manteniendo esas necesidades en vosotros y en vuestro prójimo, para que así vivierais en santa humildad, apreciando con ella que sin la ayuda de vuestros hermanos NO podríais subsistir, ni humanamente ni espiritualmente, por las enseñanzas que transmito a algunos de vosotros.

He puesto Mi Conocimiento parcialmente en cada uno de vosotros, para que con necesidad humilde os acercarais los unos a los otros, pero en vez de aceptar con humildad vuestras limitaciones y así pedirlas, os ensoberbecéis con lo que tenéis, que es ilimitado,

Y NO permitís que aflore de cada uno de vosotros vuestra humildad y preferís comprar y a veces con altanería y desprecio, los bienes que vuestro prójimo os puede dar para completar lo que necesitáis.

Sólo Mi Hijo ha bajado sin tener la limitación de las Gracias Divinas y teniéndolas todas, las puso a vuestra disposición para que de ellas os sirvierais para vuestro crecimiento espiritual, para vuestro crecimiento en el Amor.

Se quiso humillar haciéndose pequeño y pobre… Y así enseñaros que hasta El Mismo necesitaba de Su prójimo para subsistir humanamente.

Aceptó la ayuda de ricos y pobres y así también, de los desprecios de ricos y pobres.

Tuvo que trabajar de carpintero, para que con Su trabajo ayudara a otros y con la remuneración de Su trabajo ayudara a Su Familia para la subsistencia diaria.Quiso aceptar todos los acontecimientos que a diario se Le presentaron y que ahora se os presentan a cada uno de vosotros, tanto humanos como espirituales.

Quiso tomar una a una, todas las situaciones de la vida para así irlas purificando, santificando y que ellas así se volvieran ocasiones de vida, de crecimiento espiritual, de ocasión de sacrificio y para intercesión por todas las almas y de todos los tiempos.

Os quiso dar ejemplo de aceptación a Mi Voluntad al permanecer oculto, llevando vida normal como de cualquier ciudadano, vida “aparentemente” sin importancia, haciendo cosas normales “sin importancia” para la sociedad; pero fue una Vida Oculta obediente y vasta para la salvación de todos vosotros, porque El permanecía en Mi en todo momento.

Quiso pasar desapercibido 30 años, como muchos de vosotros pasáis quizá toda vuestra vida, bien desapercibidos para el mundo, pero viviendo profundamente para Mi, haciendo Mi Voluntad.

Quiso santificar cada trabajo, cada vida ordinaria o importante, cada momento.

En Su Vida Pública trató a gente de todos niveles sociales y económicos y se hizo uno en cada uno de ellos, menos en los soberbios y en el pecado; pero sí comprendiendo a los pecadores y ayudándolos a salir del Abismo,

A veces tan profundo en el cuál habían caído por su pecado, que los mismos conciudadanos deploraban y castigaban a veces hasta mortalmente los que así procedían, como en el caso de la mujer adúltera que iba a ser lapidada.Mi Hijo bajó a llevar salvación en la caridad y en la comprensión por conocer vuestra pequeñez y vuestra debilidad. Os mostró cómo El mismo fue tentado por el Maligno y le hizo saber como Su tarea en la Tierra dependía de Mi, Su Padre.

Y de ésta forma tomaba fuerza extraordinaria para vencerlo fácilmente, en todas las ocasiones en las que se le presentó.

Cuando arrojaba a los Demonios, éstos Lo ponían en evidencia ante el pueblo dándoles a conocer que El era el Mesías, el Hijo de Dios Altísimo y El en lugar de envanecerse, los hacía callar.

La Humildad ante todo, Mi Hijo, Dios en Mi Mismo, el Humilde por excelencia, el Verbo hecho Carne, el Amor vivo entre vosotros.

El os enseñó a través de la vida con Sus discípulos, Mis necesidades de salvación, viviendo y enseñando Mi Sabiduría y a la vez acompañada con prodigios grandísimos venciendo, hasta lo humanamente imposible, La Muerte.

El os enseñó que viviendo Su Vida, Sus enseñanzas, siempre viéndoMe a Mi primero y a Mi Voluntad, podrían lograr todo.

Así se lo confió a Sus discípulos y les dijo: “Id y predicad a todas las naciones y aquellos que Me sigan podrán hacer las mismas cosas que Me han visto hacer y las harán aún mayores.Este es un privilegio que Mi Hijo os ha dejado y ES para todos aquellos que realmente quieran seguir la Vida Divina de Mi Ser Infinito.

Vosotros conocéis la vida de los discípulos cuando bajando el Espíritu Santo en Pentecostés, los confirma como los verdaderos seguidores de Su Palabra y de Sus Obras.

Vosotros conocéis la predicación de cada uno de ellos y los prodigios que realizaban porque se volvieron otros Cristos.

Vosotros conocéis la vida de los santos de vuestra historia, que sin llegar muchos de ellos a tener una vida de tanto trabajo y tanta donación como la tuvo Mi Hijo y luego Sus discípulos, han podido también hacer prodigios grandísimos gracias al volverse otros Cristos en alguna de Sus Virtudes.

Vosotros Mis hijitos sois limitados, NO podéis tener todas las virtudes de Mi Hijo; pero cada uno de vosotros debe desarrollar la que Mi Santo Espíritu os ha otorgado, haciéndola crecer en humildad en el servicio desinteresado para con vuestros hermanos, pero interesado en hacer Mi Voluntad.

Esa virtud o virtudes os llevarán a vuestra santificación y ayudaréis a la santificación de muchos de los vuestros al lograr, como muchos lo han logrado, hacer de la virtud o el don que poseen por Mi Gracia, actos heroicos de amor.

Es una misión sublime a la que todos vosotros estáis llamados y que para ello bajasteis a servirMe, la de ser otros Cristos y poner todos vuestros dones y virtudes al servicio Mío y al de vuestros hermanos, para su salvación eterna.NO bajasteis para hacer vida en lo material efímero y egoísta, sino en los bienes espirituales, que os darán Vida Eterna y amor infinito por parte de vuestro Dios.

Podéis ser ama de casa o renombrado cirujano, podéis ser uno de Mis hijos que limpia vuestras calles o encumbrado magnate, etc. ninguno de vosotros está completo en dones ni en virtudes; porque así lo he querido, para que os deis cuenta de que todos necesitáis de todos y todos necesitáis de Mi.

NO lo he hecho por egoísmo, lo he hecho para bien vuestro, para que al daros cuenta de vuestras limitaciones, os cuidarais los unos a los otros, creciendo en amor y en servicio mutuo y para el buen desarrollo de vuestro Mundo.

Entended hijitos Míos, que hasta que NO os deis perfecta cuenta de que si NO vivís como Mi Hijo os enseñó, hasta que NO os volváis otros Cristos según los dones obtenidos en cada uno de vosotros, MI Reino NO se podrá dar sobre la Tierra.

Vosotros deberéis daros cuenta de que debéis cambiar personalmente, aceptando vuestras limitaciones con humildad;

Al veros limitados y humildes Me pediréis que Yo venga a vivir libremente en vosotros y así es como se dará el cambio favorable. Cambio que ya muchos ansían y así terminar con la Maldad que ahora cubre a vuestro mundo.

Dejad que la luz, Mi Luz, que habita en vosotros, aflore y empiece a encender corazones.Que vuestro trato de amor hacia los demás deje vivir a Mi Hijo en vuestros actos diarios y por consiguiente, se empiece a destruir el Odio y la Maldad que ahora vive entre vosotros.

Dad Luz de amor, Mi Presencia viva en vosotros, a vuestros semejantes y ayudadme a hacer nacer nuevos Cristos, después de permitir que en vosotros sea El el que os habite.

TraedMe almas, levantad pecadores con vuestra comprensión y ayuda espiritual, como Mi Hijo lo hacía. Preparad Mi Reino entre vosotros apartando miedos y egoísmo personal.

¿Acaso le teméis a la luz del día? ¿Acaso le teméis al Amor sincero y verdadero? ¿Acaso NO queréis caminar por vuestras calles con confianza y alegría al existir paz y amor entre vuestros semejantes?

¿Acaso NO queréis tener trato directo con vuestro Dios y Señor? ¿Acaso NO queréis vivir vida de amor fraternal desinteresado en bienes materiales e interesado en el crecimiento de las potencialidades espirituales que Yo os dí?

“Vosotros podréis lograr todo lo que Me visteis hacer y lo haréis mayor cuando por fin, queráis venir en pos de Mi”, os dijo Mi Hijo Jesucristo y lo respaldo Yo, Su Padre y Dios vuestro.

Haced la prueba y Me veréis en los resultados. Actuad con amor verdadero y desinteresado para con vuestra persona, sólo viéndome a Mi y a los intereses de superación espiritual que deis a vuestros hermanos y os aseguro que podréis lograr todo.Hijitos Míos, se os dio toda una Evangelización de Amor cuando permití que Mí Hijo viniera a la Tierra, Él mismo os mostró las vivencias del Cielo, cómo se vive en el Cielo.

Se abrieron las Puertas de par en par nuevamente, con la Muerte de Mí Hijo y os dejó Palabras de Vida, Ejemplo de Vida, os dejó Mí Amor en la Tierra.

Ahora vuestro Juicio será sobre esto Mis pequeños, NO habrá posibilidad de que digáis, “yo no supe de la vida de Cristo Jesús, ni de Sus Enseñanzas ni del Amor que nos dejó”.

Mí Santo Espíritu se encargará de que todos vosotros alrededor de la Tierra, conozcáis perfectamente lo que Mí Hijo os dio. Y NO podréis negar nada, Mis pequeños.

Conoceréis perfectamente del Amor que se derramó por cada uno de vosotros, estéis en donde estéis. NO importando nación, NO importando raza, todo el mundo sabrá que Mí Hijo estuvo entre vosotros y prácticamente, para lo único que vino, al estar entre los hombres.

Fue para enseñaros a que os amarais los unos a los otros y así vivierais en paz, en armonía, que vivierais ayudándoos los unos a los otros, que convivierais como verdaderos hermanos. Se podría decir que a esto se resume toda la Evangelización de Mí Hijo.

Ahora os pregunto y os preguntaré, ¿En dónde está todo el Amor que os dejó Mí Hijo?, ¿Qué habéis hecho con él?, ¿Qué tanto ha cambiado vuestra vida?, ¿Habéis hecho vida el Amor que Él enseñó y lo estáis transmitiendo a vuestros hermanos?O ¿Habéis traicionado y hecho a un lado todo lo que le costó a Mí Hijo por daros éste Tesoro del Cielo?

NO sabéis apreciar los Tesoros del Cielo, Mis pequeños, NO sabéis apreciar lo que es el Amor de todo un Dios que se dio por los hombres.

Simplemente os vino a preparar con el Amor del Cielo a que vosotros pudierais pasar, alegremente y sin problemas, al final de vuestra existencia y con una sencillez de niños, pasar de la Tierra al Cielo, sin ningún cambio que fuera un cambio dramático y doloroso, porque lo que Él os vino a dar era eso, Mis pequeños,

Os vino a enseñar os repito, la vida del Cielo, para que vosotros os fuerais acostumbrando a vivirla ya en la Tierra y que cuando murierais al mundo, pudierais pasar con sencillez, sin dolor ni temor, al Reino de los Cielos

Y así como convivisteis en la Tierra, produciendo Amor, dando Amor a todos; pasarais al Reino de los Cielos haciendo lo mismo, sin ningún cambio.

Eso fue lo que os vino a dar Mí Hijo y NO lo aceptasteis, lo habéis rechazado. Tontamente queréis seguir sufriendo, queréis hacer vuestra propia voluntad, le queréis seguir dando la espalda a todo lo que Yo os di y os pido.

Queréis seguir haciendo lo que Satanás os aconseja, que es todo lo contrario a lo que Mí Hijo os dio y por eso sufrís,Cuando Mí Hijo os vino a dar todo lo necesario para que ya NO sufrierais, o ¿Acaso creéis vosotros que Yo Soy un Dios que se congratula con el Dolor, que gozo con el Dolor, con la muerte, con vuestro sufrimiento?

Estáis muy equivocados Mis pequeños, estáis muy equivocados, Yo os he creado para gozar de Mis Bondades y NO para que sufrierais a donde Satanás os ha llevado,

Pero habéis hecho a un lado Mí Amor, habéis hecho a un lado a Mí Hijo, habéis hecho a un lado la Luz y por eso ahora vivís en las Tinieblas, en el dolor, en la muerte, en la desolación y aún así NO queréis entender.

Preferís y hasta pareciera que gozáis con toda ésa Maldad que os rodea y que en momentos, vosotros mismos producís.

Cuánto error tenéis ahora en vuestra vida y en vuestro interior; pero caro estáis pagando el rechazo que le habéis hecho a Mí Hijo que os trajo Mí Amor.

Llegará el momento en que Satanás os llevará a una situación tal de sufrimiento, que es cuando reaccionaréis; pero para ello ya habréis sufrido mucho, Mis pequeños. Yo os quise evitar tanto dolor y NO quisisteis escuchar.

Alrededor del Mundo he enviado Mí Voz para que escucharais, POCOS, muy pocos han escuchado y han cambiado de vida Mis pequeños, los que habéis escuchado, protegidos seréis,Yo os tomaré dentro de Mí Corazón y protegidos estaréis de los ataques de Satanás.

Mucho dolor caerá sobre aquellos que taparon sus oídos y cerraron su corazón a las Enseñanzas de Mí Hijo, se creyeron autosuficientes, se creyeron aptos para vivir sin Mí en la Tierra, cayeron en las Trampas de Satanás y ahora conocerán el dolor por su error.

Orad por ellos Mis pequeños, para que ése dolor se aminore y Satanás NO pueda hacer con ellos lo que él quisiera, que es su destrucción eterna.

Que el Amor que dejó Mí Hijo sembrado en algunos corazones, todavía dé mucho fruto, Mis pequeños, Vosotros sois ésa buena semilla que puede producir mucho fruto bueno y vuestros frutos serán la conversión y salvación de muchas almas que necesitan y ME necesitan desesperadamente.

Confiad pues Mis pequeños, en lo que Yo ponga en vuestro corazón, Yo os guiaré, Yo os protegeré y Yo os llenaré plenamente de Mí Amor, para que Satanás, cuando os vea,

NO se pueda acercar a vosotros, porque estaréis inflamados de Mí Amor, exudaréis Mí Amor y él no puede contra esto.

Luz seréis entre las Tinieblas y Satanás NO os tocará. Muchos hermanos vuestros se acercarán a vosotros, viendo el por qué el Mal no puede contra vosotros y así será el inicio de la Evangelización que salvará a muchas almas,

Gracias a vosotros los que seréis Luz en éstos Tiempos de Obscuridad.

Hijitos Míos, Mí Poder descenderá sobre aquellas almas buenas que serán Mis testigos en estos momentos de Obscuridad.

Seréis Mis apóstoles de estos tiempos, seréis los Cristos, Mis nuevos hijos que caminarán sobre la Tierra y Mí Poder sobre vosotros vencerá los poderes de Satanás, que se han desatado sobre toda la humanidad.

Seréis guerreros diestros como Mí Hijo lo fue en Su tiempo, para vencer las afrentas de Satanás.

Tendréis Sabiduría Santa, tendréis valor angelical, porque Mí Vida estará en vosotros, Mí Poder Divino fluirá a través de vosotros, porque seréis humildes y dóciles a Mis aspiraciones y a Mis órdenes.

Ciertamente detendréis el poder de Satanás que os ha afectado fuertemente, que ha afectado a vuestros hermanos, a la Naturaleza, al mundo entero.

Mis pequeños, Me ayudaréis en esta renovación de la Humanidad, Me ayudaréis, los que seréis escogidos para ésta tarea, a recuperar lo perdido por causa de la Maldad de Satanás,Me ayudaréis a que el Amor nuevamente se viva sobre la Tierra, porque seréis ésos transmisores de Mí Amor entre vuestros hermanos, porque seréis testigos del Amor, porque lo viviréis plenamente.

Será tanta Fuerza la que tendréis en vuestro interior, Fuerza de Mí Amor que mostraréis a vuestros hermanos, que los que sean escogidos, os seguirán. Todavía habrá almas que se salvarán y será por vuestro ejemplo.

Serán momentos de cambio serán momentos de vida, serán momentos de la resurrección del Amor entre vosotros.

Será el Tercer día para la Humanidad, como lo fue en aquél tiempo, cuando Mí Hijo vivió entre vosotros. Mí Amor Divino se manifestará a través de vosotros y mucha Luz habrá en la Tierra a través de vosotros.

Orad mucho Mis pequeños y manteneos en humildad, en sencillez, en docilidad; para que seáis manejados por Mí Amor, para que vosotros gocéis junto Conmigo, éste Cambio que se tiene que dar para beneficio de todos aquellos que escogieron seguir al Amor.

Hijitos Míos, velad por el día y la hora, no sabéis el momento de la llegada del Hijo del Hombre, sed como ésas vírgenes que llevaban la lámpara encendida y llevaban aceite extra para que no se apagarán, para poder recibir al Amo,

Que es Cristo Mí Hijo, el Señor de Señores, el Dios Hombre, que os vino a salvar y a abrir nuevamente las puertas que se habían cerrado por el pecado.Mis pequeños, NO sabéis ni el día ni la hora y si tenéis Sabiduría, reconoceréis con ésta frase que os deberéis mantener en estado de Gracia, en vida de amor, en vida en virtud, siendo verdaderos hijos Míos,

Viviendo en el Amor y transmitiéndolo a vuestros hermanos, cambiando vuestro entorno y NO por presión, sino por ejemplo.

El tener aceite extra para tener vuestras lámparas encendidas, es tener una esperanza de vida y ésa es Fe, Mis pequeños, ES tener Fe, aún a pesar de que os rodean las sombras.

Vuestra lámpara es lo único que alumbra toda ésa sombra que os rodea y que os quiere cubrir, el Mal os quiere destruir; está a vuestro alrededor, os acecha, está esperando que vuestra lámpara se apague y entonces os envuelva en la Obscuridad del pecado y vuestra destrucción eterna.

Vuestra lámpara encendida, es la Gracia, es Mí Luz, es Mí Vida en vosotros y debéis tener Fe en que Mí Hijo regresará y por eso deberéis tener ésa botella extra de aceite, que es una Fe absoluta en las Promesas que se os han dado, NO perdáis la Fe ni desperdicies el aceite en otras cosas.

Satanás os ataca con ideologías falsas y de ésta forma vais perdiendo la Fe y Esperanza. O simplemente se os olvidan las Promesas que se os han dado y que os dieron Vida y las manteníais por la Fe.

Satanás es muy astuto y se ha introducido en el corazón y en la mente de Mis hijos, que se sentían fuertes en la Fe y ahora se han desviado o enseñan cosas indebidas, que NO se os dieron a través de Sabiduría Divina ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento,Hijos Míos de la Iglesia fundada por Mí Hijo, que por sentirse importantes o interesantes, empiezan a influir y a afectar las Verdades de la Fe e introducen errores satánicos envueltos en un aparente Bien y así caen muchos de vosotros, hijos Míos.

Hablan de renovación de creencias,  de un cambio benéfico y realmente lo que están haciendo, es destruir las Verdades que se os han dado.

Entended que lo que se os dio son Verdades Divinas y vosotros estáis aceptando errores satánicos o errores humanos y esto NO puede ser, Mis pequeños, esto solamente os puede llevar a la destrucción espiritual del hombre, entendedlo.

Regresad a lo que se os ha dado, que tenéis en las Sagradas Escrituras. Son Verdades Eternas, nadie las puede cambiar, NADIE LAS PUEDE CAMBIAR, entendedlo y si así lo hacéis, estáis atacando Mí Obra.

Y eso ningún alma lo puede hacer, porque muerta se verá, está actuando contra su Dios y NADIE VIVE vive si ataca a su Dios, lo sabéis y en las Escrituras está patente esto que os digo.

Los artefactos encontrados incluyen: las ruedas, los chasis de carros, así como huesos humanos y de caballos. Los buzos localizaron también artefactos en la costa de Arabia frente Nuweiba.

En cambio, aquellos que en obediencia, en docilidad y en Amor, aceptan Mis Leyes y Decretos, Mis Palabras de Vida, gozo eterno tendrán.

Vida llena de Bendiciones tendrán, Mí Amor por entero os cubrirá, ahora lo sabéis y espero lo entendáis perfectamente, Mis pequeños, porque así como Yo os amo, también espero de vosotros vuestro amor. 

Os amo, Mis pequeños príncipes y Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor. Mí Hija, la Siempre Virgen María, os lleva en Su Corazón y os protege bajo Su manto.

Yo os Bendigo ahora y por siempre, en MÍ Santo Nombre, en el de Mí Hijo,
Salvador vuestro y en el del Espírítu de Amor y Vivificador.

http://diospadresemanifiesta.com/

N250 ALMA CELESTIAL 3


Febrero 4 de 2019

Habla la Santísima Trinidad

Hijitos Míos, Mi Amor se revela ante todos los hombres, Yo en Mi Amor, estoy dispuesto a salvar a todas las almas, A TODAS Mis pequeños, pero sois vosotros los que decidís.

Os he dicho que Yo respeto vuestro libre albedrío, pero os falta mucha Sabiduría, MUCHA Mis pequeños, porque NO sabéis entender, NI os ha interesado el comprender lo que es Mi Misericordia,

Lo que es Mi Amor y lo que es el Reino de los Cielos, del cual salisteis y al cual, Yo quisiera que todos vosotros regresarais a gozar.

Mi Perdón a vuestros pecados, está siempre delante de vosotros, os perdono todo, porque conozco al hombre, conozco su fragilidad, conozco la astucia de satanás, pero, solamente aquellos que están Conmigo, lo pueden vencer.

Pero vosotros, no meditáis todas estas Verdades y, sobre todo, la realidad en la que estáis viviendo.

Os quejáis de lo que sucede a vuestro alrededor, de vuestra economía, de vuestros problemas familiares, de las afectaciones de los climas que se están ensañando contra el hombre. De vuestros propios padecimientos.

Y así os vais quejando de todo lo que sucede en vuestra vida y en vuestra persona. ¡Y tantas veces que os he dicho que tenéis el remedio para que todo se mejore!

Y esto es, regresar a Mí, cumplir con lo que Yo os he pedido: Mis Leyes, Mis Mandamientos y vivir en Mi Amor. Pero solamente os quejáis y NO ponéis nada de vuestra parte.

Y, satanás, en su astucia, os sigue atacando y os sigue llevando hacia el mal, y con esto, a la condenación eterna.

¡Cuánto dolor Me causáis Mis pequeños con vuestros pecados, con vuestra falta de amor para trataros los unos con los otros! Me seguís azotando y Me seguís llevando hacia la Cruz. NO veo almas buenas, almas santas que con su amor, Me bajen de la Cruz-

SIGO SUFRIENDO PARA SEGUIR SALVANDO ALMAS

Y NO apreciáis lo que Yo vuestro Dios, hago por vosotros.

Ciertamente, Soy también vuestro Dios Glorioso, que Resucitó y venció a la Muerte. Y al haber vencido a la Muerte, os dio la Vida a vosotros; pero eso tampoco lo apreciáis,

Ya lo tomáis como un hecho común de cada día, NO os asombra ya, NO agradecéis el que Yo haya Resucitado por vosotros, porque os he dicho que aquellos que Me sigan, tendrán lo mismo que Yo.

JUAN 15, 20

Ciertamente tendréis sufrimiento, muerte; pero resucitaréis igual que Yo, vuestro Dios. Pero la gran mayoría de vosotros, ya os acostumbrasteis a vivir en el mal.

NO os dais cuenta que estáis muertos a la Gracia, NO os dais cuenta que vuestra muerte, en el estado en el que estáis, os va a llevar a una condenación eterna.

NO meditáis lo suficiente, Mis pequeños. Os he traído a enseñar las Verdades del Cielo y NO las apreciáis, NO queréis vivir de la mejor forma en la cual, todos gozaríais.

Ahora, hay buenos, hay malos, unos se aprovechan de los otros; le quitan la vida al inocente, se aprovechan más de los pobres, para llenar sus urnas con dinero manchado en sangre.

Solamente os interesa vivir para vosotros mismos, gozar sin que nadie os ponga un límite.

hastío y cansancio de vivir

Habéis hecho vuestra propia vida y vuestra propia forma de vivir, según vuestra concupiscencia y ¿Qué sacáis de todo ello?,

Problemas familiares, separaciones, dolor en la familia, mal ejemplo en la sociedad y una muerte penosa. Y después de ello, UNA ETERNIDAD DE DOLOR y todo esto, porque NO actuáis en Sabiduría.

Si vivís Conmigo y pedís Mi Ayuda, Mi Sabiduría habitará en vosotros y vuestra vida será más fácil, más descansada, más veraz, gozaréis vuestra vida, gozaréis a los vuestros, todo os saldrá bien, porque son Mis Promesas que están en las Sagradas Escrituras.

Yo os vine a traer nuevamente, vida, vida verdadera, vida que os daba ya, Mi Presencia entre vosotros. Al bajar Yo del Cielo a convivir entre los hombres, os empezaba a enjugar vuestras lágrimas, Mi Presencia ahuyenta a Satanás y así fue durante Mi Vida Pública.

Pero ¿Quién fue el que Me traicionó?, el hombre, el hombre representado en Judas, el hombre que quiere vivir solamente de los lujos y placeres.

Judas convivió Conmigo, estuvo en Mis Milagros, conoció también la profundidad del hombre; lo tuve junto a Mí, para que conociera Quien Soy Yo y ni aun así, quiso responder al Amor.

Estas son las almas que ya están satanizadas, almas que NO buscan su salvación.

Almas que le dan más valor a las cosas del Mundo, que a las Verdades que todo un Dios os vino a traer para que aprendierais a amarlas, vivirlas y con ellas, regresar al Reino de los Cielos.

Muchas, muchas almas están en estos tiempos, como el alma de Judas. Yo NO Vivo en sus vidas, ellos viven para el Mundo.

NO han sabido probar las mieles de la Espiritualidad Divina, NO han sabido apreciar todo lo que Yo he hecho por vosotros.

NO han sabido hacer crecer la Fe con todo lo que viene de Mí; su dios es lo que pueden ver y tocar… Y con ello gozar.

¡Cuánto dolor Me causa estas almas satanizadas!

Son almas que van en contra de todo lo que se os ha pedido para ser santos; son almas que Satanás ya destruyó y las convenció de vivir como él les ha enseñado.Con esa forma de ser, mucho mal brota de sus acciones, de sus palabras, de sus pensamientos.

 Os debéis cuidar de ellos, pidiéndoMelo, para que Yo os ponga un escudo protector contra la Maldad de Satanás que brota de ellos; estáis en el Mundo y ellos también, pero los que estáis Conmigo, protegidos seréis.

Os he prometido Mi Protección en los momentos de aflicción, en los momentos de prueba, para que cuando llegue la catástrofe, a vosotros NO os toque…

Como les tocará a aquellos, los que Me atacan; los que NO piden Mi Ayuda, los que quieren vivir solamente en el error.

Preparaos pues Mis pequeños, para los Acontecimientos graves que el Mundo tendrá; habrá llanto y desolación, habrá sangre y hambre. Muchos perderán sus hogares.Por un lado, amor los que están Conmigo producirán y Yo estaré con ellos. Pero por otro lado, las Fuerzas de Satanás, también seguirán atacando.

Vosotros, los que estáis Conmigo, NO os preocupéis, pedidMe que Yo esté con vosotros y os ponga esa protección que os estoy ofreciendo, para que NO os toque a vosotros NI a los vuestros NI a vuestras pertenencias,

Soy vuestro Dios y Yo tengo todo el Poder para protegeros contra los ataques de Satanás.

Ciertamente, él se enojará más, al ver que Yo os estoy protegiendo, pero ni aun así, os tocará.

Manteneos pues en Mis Verdades, con Mi Sabiduría y actuando con Bondad y Misericordia, porque es en los momentos difíciles, cuando se mostrará ante el Mundo, quiénes son los que están Conmigo,Y esto lo sabréis, porque los que han sido protegidos con Mi Amor, aquellos que han sido señalados por Mi Gracia, serán como soles en los momentos de obscuridad y de dolor.

Seguid adelante Mis pequeños, los que estáis Conmigo, los que tenéis esa Fe a prueba de todo. Y si NO la tenéis así, pedídMelo, sois los Cristos de este tiempo y os pido meditéis, profundamente, lo que esto significa.

Es algo muy grande para un alma pequeña, como lo sois todos vosotros; pero así Me gusta, porque de los pequeños, en estos tiempos saldrá la Fuerza Divina que brotará de vosotros para el bien de vuestros hermanos y así seréis reconocidos como hijos de Dios.

Gozad ya desde ahora Mis pequeños, esta distinción que tenéis y que se marcará fuertemente, en los momentos de aflicción.

Ciertamente que NO os lo habéis ganado fácilmente, puesto que todos aquellos que Me siguen, que están Conmigo, han sufrido mucho por el ataque de aquellos que NO están Conmigo.Este es vuestro premio, YO ESTOY CON VOSOTROS, los que estáis Conmigo; y os repito, NO TEMÁIS, Satanás NO os tocará.

Hijitos Míos, las necesidades de Mi Corazón, son grandes y así como vosotros tenéis alimento para vuestro cuerpo, Yo también necesito alimento para Mi Corazón. Mi Corazón ama.

Aprendí a conoceros y vosotros aprendisteis a conocerMe, cuando estuve entre vosotros en la Tierra. NO podéis decir que Yo Soy un Dios desconocido, un Dios que no conoce al hombre,

Un Dios que está sentado en Su Trono allá, en el Reino de los Cielos y que NO os comprende, porque NO he convivido con vosotros y NO he padecido lo que el hombre padece.

Por eso Mi Padre Me envió, para que os dierais cuenta de que Sí os conoceMos y esto fue, para que al estar con vosotros compartiendo todo lo que vosotros tenéis, pudierais acercaros a Mí, con más confianza.Y de esta forma convivir como en familia, como lo que sois vosotros, porque fuisteis creados por Mi Padre, que es el Padre de toda la Humanidad y de todos los Tiempos.

Sois familia con la Familia del Cielo y esto es una realidad Mis pequeños; pero también vosotros sabéis, que dentro de una familia hay separaciones, hay pleitos, hay ataques fuertes, que hacen que vosotros os separéis de vuestros mismos hermanos y a veces, de vuestros  mismos padres.

El estar Yo entre vosotros y conoceros, conozco vuestros errores, pero también conozco vuestros aciertos y quisiera hablar hoy de ellos, Mis pequeños.

Nadie, ninguno de vosotros es totalmente malo, porque Mi Padre, NO creó a ningún hombre malo. El alma es buena, porque el alma es parte de Nosotros.

El hombre al tener el alma, ésta tiene muchas capacidades; si vosotros las sabéis aprovechar y desarrollar.Hay quienes se acercan más a Nosotros y Nosotros les concedeMos que su alma avance a niveles a veces, muy superiores al nivel medio del ser humano.

Y esto lo haceMos Mis pequeños, porque son almas buenas, almas que se podría decir santas, porque están unidas a Nosotros, muy fuertemente,

Y en ellas poneMos toda nuestra confianza para que las capacidades que ellas tengan, os ayuden a avanzar también en lo espiritual.

Esto os lo digo, para que comprendáis que se puede llegar a niveles muy altos, tanto en lo intelectual, pero también sobre todo en Sabiduría y eso es lo que debéis buscar, Mis pequeños.

Lo intelectual es bueno, os ayuda a avanzar en el Mundo, porque también os ayudaMos a que vayáis avanzando por medio de esas almas, a las que les daMos esa capacidad,Para que vosotros vayáis avanzando en lo tecnológico, en lo humano; pero también a estas almas les daMos una capacidad espiritual, para que os vayan guiando hacia Nosotros.

Tenéis todo Mis pequeños, tenéis toda Nuestra ayuda y tenéis los instrumentos en el Mundo, para que avancéis a niveles muy altos; pero ciertamente la Envidia de Satanás os ataca fuertemente,

Y va convenciendo al hombre de que NO vaya por esos caminos de mejora, tanto para vosotros en vuestro Mundo, como para vuestra mejora espiritual, con la Sabiduría que brota de Nosotros hacia vuestro Bien.

El alma como os dije, tiene capacidades inmensas, sobre todo cuando se libera del pecado. Cuando el hombre prefiere vivir en el pecado, en ese momento es como si cerráis las puertas a Nuestra Gracia. Nuestra Gracia NO puede vivir donde el pecado habita,

Pero cuando vosotros os dais cuenta de que vivís en el error y cuando buscáis la forma de manteneros en estado de Gracia y hacéis el esfuerzo para ello,

Entonces Nosotros, depositaMos mayores capacidades en vuestra alma, porque estaMos viendo que vosotros estáis haciendo el esfuerzo para erradicar el pecado de vuestro ser.

Y así es como van avanzando muchas almas y empiezan a gozar inmensamente de Nuestros Bienes, Bienes espirituales sobre todo, pero también bienes físicos y bienes materiales.

Como os dais cuenta, todo viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad. Todo el bien, toda la riqueza para todo vuestro ser, viene de Nuestra Divinidad, de Nuestra Providencia Divina.

Pero Satanás NO se queda con los brazos cruzados, NO quiere que vosotros avancéis, NO quiere que seáis mejores, NO quiere que gocéis de los Bienes que son del Cielo y que Nosotros otorgaMos ya a las almas, desde que estáis en la Tierra.

Y esa, es la eterna lucha, él os estará atacando en todo momento, para haceros caer en pecado y de esta forma Nuestra Gracia, NO penetre a vuestra alma, porque como os dije antes, Nuestra Gracia NO puede habitar donde habita el pecado.

La Gracia de Santidad, Nuestro Amor, se gana por el esfuerzo que vosotros pongáis.

Ciertamente, se os da gratuitamente, pero vosotros tenéis que mantener un alma limpia, un alma pura, un alma deseosa de tenerNos en vuestro interior y, ese esfuerzo, es el que Nosotros premiaMos.

Entended esto, Mis pequeños, os lo he dicho en una forma fácil para que lo entendáis y lo podáis llevar a cabo.

¡Cómo quisiéraMos que todos fuerais llenos de Nuestra Gracia! Y entonces, entenderíais ya, desde la Tierra, lo que se vive en el Cielo,

 Pero son pocas, muy pocas las almas, las que realmente luchan contra sí mismos, por mantenerse en ese estado de Gracia.

Haced el esfuerzo, Mis pequeños, haced el esfuerzo y recibiréis Nuestras Bendiciones en abundancia.  Hijitos Míos, muchas veces os he dicho que la oración es la forma en que vosotros intimáis Conmigo.

Es una forma de llegar a Mi Corazón y también, Yo llego al vuestro.

 ¿Por qué os preocupa el que veáis todo a vuestro alrededor en problemas, si Yo Vivo en vuestro corazón?

Ciertamente, por la hermandad con vuestros hermanos, os debe preocupar su estado espiritual, que solamente conozco Yo; pero vosotros, al ver lo que hacen, si NO es bueno a Mis Ojos, os ruego pidáis por ellos.

Lo importante, Mis pequeños, es que os mantengáis orando Conmigo. Yo hacía eso con Mi Padre, cuando estuve caminando sobre la Tierra.  Yo hacía lo que el Padre Me pedía y para seguir conociendo Su Voluntad, Me retiraba a orar.

Eso es la Oración Mis pequeños, ese es el valor de la Oración, es el contacto con Nuestra Santísima Trinidad.

Se os ha dicho muchas veces que vosotros NO podéis caminar solos sobre la Tierra, Yo Mismo os he puesto el Ejemplo.

Yo, siendo Dios, Oraba. Platicaba con Mi Padre, Le contaba lo que sucedía, Me guiaba y Me pedía qué hacer.

Esto Yo lo hacía siendo Dios, por Obediencia y por Amor. Haced esto también, por la ayuda que siempre vosotros, podréis obtener de Alguien que sabe más que vosotros.Soy Dios y tengo el Conocimiento Infinito y aun así, Yo platicaba con Mi Padre; esto es un acto de Humildad pero, sobre todo, un acto de Sabiduría,

Reconociendo que siempre se puede mejorar, que siempre se puede aprender algo que vosotros NO conocéis.

Os falta mucha Oración Mis pequeños, ciertamente decís que platicáis Conmigo, que oráis, que Me ofrecéis; pero el resultado es mínimo, es todavía mediocre y perdón que os lo diga así, Mis pequeños,

Pero cuando aprendáis a orar al nivel que Yo quiero que lleguéis, os daréis cuenta entonces, de lo que Yo quería y de lo bajo que andabais todavía en vuestra Oración.

Nunca será suficiente la Oración, especialmente con vosotros, que sois una nada.  Quiero ser claro también, Mis pequeños, sin ofenderos. Y os tenéis que dar cuenta de esa realidad,

Sois una nada y al reconoceros como una nada, habréis avanzado mucho, porque es la Humildad la que va a hacer que Yo llegue a vuestro corazón.

Ese es el primer paso, pero el paso más importante es el que se llega después, saber que necesitáis de Mi Sabiduría.

Sin Mi Sabiduría, Mis pequeños, no os podéis mover, a la perfección, en el Mundo que os tocó vivir.

Estáis rodeados de cientos, de miles, de millones de hermanos vuestros y así como decís, que cada cabeza es un mundo, es una realidad,  Cada quien piensa como quiere, cada quien toma su vida como quiere y eso os pasa porque no estáis unidos a la Cabeza, que Soy Yo.

Sin Mí, NO sois nada, os lo vuelvo a repetir. Ciertamente, cada quien tiene una personalidad propia, pero eso os lo di para que seáis como las flores del campo.

Que al tener vuestra propia manera de pensar y de ser, podáis compartir de las capacidades espirituales que Yo os concedí.

Pero esas capacidades espirituales, tienen que estar envueltas de Amor y ahí es donde empieza a actuar la Sabiduría.

Sí, actuaréis bajo vuestra propia personalidad; pero Me halagaréis, Me agradeceréis, Me amaréis cada quien, con vuestra propia personalidad.Fuisteis creados en Mi Amor; fuisteis creados para una misión; fuisteis creados para un bien, pero Satanás se ha encargado de desviaros

Y al desviaros, ha hecho que vosotros NO confiéis en Mí, en Mi Sabiduría, en todas las capacidades espirituales que Yo os puedo dar…

Y que NO Me pedís, porque en vuestra soberbia a donde os ha llevado Satanás, os hace creer que NO Me necesitáis

Y que NO necesitáis todo lo que viene de Mí… Y eso, es lo que os hace vivir en la mediocridad.

Fuisteis creados para ser perfectos y está en las Sagradas Escrituras, que debéis ser perfectos, como Yo, vuestro Padre, Soy Perfecto.  Y NO habéis llegado ni siquiera a un nivel medio, estáis muy por debajo de ello.

Ser perfectos involucra primeramente vuestra Humildad, incluye Sabiduría, para que os deis cuenta de que os falta mucho por crecer.

También incluye el que vosotros deseéis ser perfectos, pero debéis encontrar también un por qué y un para qué, en la perfección a la que estáis llamados.

Cuando vosotros empezáis a estudiar, empezáis con grados bajos: de kínder, preprimaria, primaria. Aprendéis los primeros pasos de la enseñanza,

¿Qué pasaría si en vuestra soberbia a esas edades dijerais, “ya es suficiente con lo que he aprendido, ya no necesito más”?Vosotros siendo ahora adultos y recordando que hubierais dicho esas palabras, ¿Cómo os sentiríais ahora, que sabéis muchísimo más de lo que aprendisteis en esos primeros grados?

Obviamente diríais que había sido un error gravísimo haber dicho eso, apenas empezabais a conocer el mundo, apenas empezabais a conocerMe a Mí.

Y así estáis muchos de vosotros, habéis aprendido algo sobre Mí, algo y ya os sentís satisfechos y sentís que NO es necesario saber más.

Ya sabéis rezar el Padre Nuestro, el Ave María y alguna otra oración pequeña. Y muchos de vosotros, con eso se os hace ya suficiente.

Es bueno, pero ¿A eso le podéis llamar perfección, especialmente si NO hacéis nada en cuanto a la vida espiritual y a ayudar a vuestros hermanos a crecer en ella?

Ciertamente se os ha dicho, que si enseñáis a rezar, aunque sea el Padre Nuestro a un hermano vuestro, podéis tener un gran regalo en el Reino de los Cielos.

N0 lo niego, es bueno, pero y otra vez os repito, ¿Eso es perfecto? Tenéis capacidades superiores para hacer muchísimo más.

Mi Hijo os enseñó a rezar, os dio el Padre Nuestro, pero NO quedó ahí Su Obra, Se dio por todos vosotros, hizo grandes Milagros, os enseñó a amarMe

Y muchísimas, muchísimas cosas más, para que crecierais en el Amor y en una espiritualidad que os iba a llevar a la perfección.

Desgraciadamente, hay pocos que buscan esa perfección, que buscan el halagarMe más, en darMe algo más, porque Yo os he dado muchísimo.Se os ha dado mucho y ¿Cuánto Me habéis devuelto?, Quiero almas buenas pero, también, perfectas.

Vosotros mismos, en la Tierra, en donde vivís, la gran mayoría de vosotros no os conformáis con cosas pequeñas, sino que buscáis las que son mejores y eso es buscar la perfección, el tener lo mejor.

Pero dentro de lo espiritual, el tener lo mejor, es el tenerMe a Mí, plenamente.

Muchos sois vosotros, pero ¿Cuántos se distinguen? A los que sobresalen, y les llamáis Santos, porque la Iglesia ha estudiado sus vidas y los considera así,

Porque hicieron un esfuerzo supremo, se negaron a sí mismos y buscaron el agradarMe más.Y ese es el premio para los que buscan el agradarMe más y el llegar a una vida espiritual heroica, a la cual MUY POCOS, pero muy pocos, desean alcanzar.

Hay tantos, que con poco dar, se sienten satisfechos. NO Me dan más, NO tratan de buscarMe, NO tratan de entenderMe, NO tratan de agradarMe más y si es poco lo que buscan de Mí, ciertamente, poco recibirán.

En cambio, aquellos que mucho dan, que se esfuerzan en ser mejores, recibirán mucho más.

NO hay injusticia en ninguna forma, Yo conozco vuestro interior, conozco vuestros pensamientos, conozco vuestros esfuerzos, os conozco perfectamente.

Hay muchos santos que ni siquiera conocéis, que son grandes hombres, que todo lo han hecho en la intimidad; pero ante Mis Ojos, porque os conozco perfectamente, alcanzan el grado de santidad, Que quizá los hombres nunca apreciarán ni les darán ese título, porque en su gran Humildad y sencillez, NO lo muestran a los que les rodean.

La Humildad os lleva a que vivaMos, muy unidos Yo con ellos, ellos Conmigo.

¡Cómo quisiera que todas las almas tuvieran esa intimidad de oración Conmigo!

PedídiMelo, Mis pequeños y os la daré pero más quisiera, que buscarais la perfección en la unidad Conmigo y también os la concederé si Me la pedís.

Vosotros por vosotros mismos NO podréis, nunca, lograr alcanzar esos niveles altos de espiritualidad si no os los doy Yo, porque todo eso que necesitáis espiritualmente es Mío…Y solamente Yo os lo puedo compartir.

Entrad, pues, a vuestro corazón, evitad los ruidos externos, entregaos plenamente a Mí y Yo os iré guiando.

Os amo a todos, necesito de vosotros y vosotros, necesitáis más de Mí. El Cielo es la Perfección en el Amor y si queréis regresar a vuestro Hogar Eterno, que es el Reino de los Cielos,

Tenéis que empezar a perfeccionaros en el Amor ya desde la Tierra, para que el paso sea fácil, sencillo y sobre todo muy agradable, sin ningún tipo de temor

Y sobre todo, que viváis con ese deseo grande de llegar ya a Mí, para que juntos, sigaMos, NO que empecéis en el Reino de los Cielos, sino que sigaMos con esa unión íntima,Porque ya la empezasteis desde la Tierra y que se seguirá incrementando, hasta llegar a la Perfección, que NO pudisteis alcanzar en la Tierra.

Seguid pues Mis pequeños, buscandoMe afanosamente, olvidándoos de vosotros mismos, para que Nos unaMos, ya desde ahora y empeceMos la Grandiosidad del Amor en la Eternidad.

Os Bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros.

Y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.

http://diospadresemanifiesta.com/

N250 ALMA CELESTIAL 1


Febrero 2 de 2019 

Habla Dios Padre 
Imaginad un campo de cultivo extenso, muy grande, con un potencial de producción increíble.

Lo admiráis, os embelesáis con él, os imagináis los cultivos y las riquezas que obtendréis con él pero si no lo trabajáis, si no lo abonáis, si no lo regáis; todos ésos deseos, solo en sueños se quedarán.

Así es vuestra alma, NO tenéis ni idea de la grandiosidad de vuestra alma, de las potencias que posee, de los frutos que puede dar.

El alma, Mis pequeños, es celestial, está creada a imagen y semejanza Mía y es inmortal, por ella podréis vivir en Mí vuestro Dios, ella puede llegar a estar perfectamente en Mí, como Yo puedo estar perfectamente en ella.

Sin Mi nada es, Conmigo lo es todo, Mis potencias pueden darse en ella y ella puede gozar por ello, lo inimaginable. El alma fue creada para compartir Mi Gloria, Mi Amor y Mi Vida pero el Pecado Original detuvo todo éste proceso.

Mi Hijo bajó a la Tierra a rehabilitar lo caído y a poner a caminar nuevamente la maquinaria que os va llevando a recuperar lo perdido.

Vuestra alma es el campo de cultivo, es extenso, es muy grande, ¡Es inmortal!, por lo tanto, su potencial es inmenso, es increíble.

Las almas son bellísimas, su luz es inmensa y bella, cuando están Conmigo, cuando se encuentran en estado de Gracia, cuando están llenas de Mi Amor y lo transmiten.

El alma fue creada para producir grandes frutos, frutos de vida, que son las virtudes. El alma debe producir, está hecha para ello, NO es concebible pensar en un alma estéril.Yo NO creé al alma para ser solamente admirada y ser solamente servida, porque a diferencia del cuerpo; el alma, mientras más se da  para el bien de las otras almas, más luz produce, más bella se hace.

Al cuerpo lo endiosáis, lo cuidáis de que no sufra, ni se dañe para que no pierda su vitalidad y su hermosura; pero mucho tiempo perdéis en daros cuenta de que el cuerpo se acabará tarde ó temprano.

Mientras que el alma, irá poniéndose más bella y más agradable a Mis Ojos con el tiempo, si Conmigo estáis.

Al alma hay que trabajarla, como el campo de cultivo; hay que remover la tierra, esto es, quitar toda impureza y todo aquello que le impida dar buenos frutos.

Hay que abonar la tierra para que esté llena de nutrientes para que crezcan las plantitas, esto es, hay que darle al alma todo aquello que la haga sensible al amor.

LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Darle buenos sentimientos, buen ejemplo, buenas bases religiosas basadas en las Enseñanzas que os hemos dado.

Darle apoyo a las virtudes y dones que cada alma recibe en lo particular, para llevar a cabo su misión.

Enseñarle a orar, para que pueda tener la confianza y la seguridad de poder comunicarse Conmigo, con su Dios y Creador.

Hay que regar la tierra porque si, aunque tenga todo lo demás NO tiene el agua que le ayudará a darle vida a las plantitas que ahí se siembren, NO servirá para el fin que fue creada.

El alma, por más bella que pueda llegar a ser y con todo el potencial que tenga, si NO está en estado de Gracia, NO puede recibir Nuestra Vida, Nuestras Bendiciones en su máximo grado.NO puede ser canal de vida que utilizaremos para que por su medio otras almas obtengan Nuestras Bendiciones.

El estado de Gracia en el alma le asegurará a ésta, el poder recibir de continuo Nuestra Vida y así ésta brillará cada vez más ante las demás almas, porque así estará cumpliendo la misión por la que fue creada.

Mis pequeños, NO desperdiciéis el potencial que todos vosotros tenéis en vuestro interior, es vuestra alma la que vale y perdurará por siempre, cuidadla, abonadla, regadla para que sea fecunda a otras almas.

Porque mientras Yo os trato de dar la vida, vosotros vivís la muerte. Sí, Mis pequeños, suena raro esto, pero es la verdad,

Yo trato de derramar Mis Bendiciones, os trato de dar una vida más perfecta, una vida dentro de vuestra vida.Una vida que debéis llevar internamente y que se traduzca en actos de bondad y de amor, pero vosotros buscáis nada más la salud y la vida de vuestro cuerpo.

Buscáis la salud para no enfermaros, os llenáis de cosas externas, cuidados para vuestra piel, para vuestra envoltura; pero NO buscáis lo que verdaderamente os da vida, que es la vida que le deis al alma

Perdéis mucho tiempo en dar vida al exterior, pero no le dais vida al interior.

Os he dicho que vosotros dejaréis la envoltura, vuestro cuerpo, vuestro vehículo aquí en la Tierra, tarde ó temprano.

Y por más que hayáis vosotros perdido vuestro tiempo, invertido vuestro dinero en la salud de vuestro vehículo; al momento que Yo os pida cuentas y pida que vuestra alma se presente ante Mí, en ése momento vuestro cuerpo dejará de vivir.,,Y de nada sirvió Mis pequeños, que lo mantuvierais en buen estado, si vuestra alma NO está en buen estado.

Ciertamente debéis buscar la salud, para que vuestra alma pueda estar más tiempo sobre la Tierra en su posición de apóstol.

Sí, ésa es vuestra posición en la Tierra, ser apóstoles, llevar vida a vuestros hermanos, vuestro cuerpo tiene que estar saludable para estar al servicio de vuestra alma.

Y vosotros, una gran mayoría, ponéis todo vuestro entender y todo vuestro poder en mantener solamente salud en vuestro vehículo y NO en vuestra alma.

Por eso, muchos de vosotros tenéis un vehículo bien cuidado con un alma muerta ante vuestros hermanos. Estáis bonitos por fuera, pero internamente estáis sucios y feos.  Atended  más vuestro interior, Mis pequeños, os vuelvo a repetir;  porque vuestra alma es la que se va a presentar ante Mí y ¿En qué condiciones se va a presentar?

¿Estará bonita o estará fea ante Mí? ¿Vendrá llena de regalos espirituales o traerá las manos vacías? ¿Cómo estará vuestra alma para presentarse ante Mí y ante el Cielo entero?

Vosotros en vuestra soberbia, tratáis de estar agradables ante los ojos de los humanos, cuidáis lo humano; pero cuando os presentéis ante el mundo espiritual,

¿Cómo os estará vuestra alma?, ¿Cómo os presentaréis ante las bellezas de las almas?

Meditad esto Mis pequeños, porque NO sabéis ni el día ni la hora en que os presentaréis ante Mí, vuestro Dios, ¿Cómo estará vuestra alma?, meditadlo.Aunque sí, el cuerpo que os he dado es de suma importancia. Gracias a él, vuestra alma –espiritual-, puede moverse de un lugar a otro en éste mundo físico.

Sí Mis pequeños, vuestra alma, que es la que tiene la vida y le da vida al cuerpo, a pesar de tener potencias grandísimas, necesita en éste mundo físico de un cuerpo frágil, enfermizo, miserable, para poder ir de un lado a otro.

Ciertamente Mi Gracia fue perfecta y vuestros Primeros Padres poseían un cuerpo sin ningún tipo de imperfección.

Y sus carnes NO iban a sufrir enfermedad ni deterioro; pero el Pecado Original afectó todo lo creado y todo se corrompió.

Muchos de vosotros cuidáis mucho de vuestro cuerpo y eso es bueno, porque si NO está sano vuestra alma NO puede ir a misionar, llevando la Buena Nueva que os dejó Mi Hijo.  Vuestro cuerpo es simple vehículo del alma y digo simple, porque vuestras potencias espirituales e intelectuales, radican en el alma, NO en el cuerpo.

Ciertamente el hombre necesita de la unión del alma y del cuerpo para desarrollarse como ser humano, NO se le puede dividir.

Pero os vuelvo a repetir, sus potencias más importantes, radican en el alma y ello os lo dejé patente en las Sagradas Escrituras cuando se os dice que vuestra alma está hecha a imagen y semejanza Mía.

Ella es la que entra al cuerpo desde la concepción y ella saldrá del cuerpo y regresará a Mí, al terminar  su misión sobre la Tierra.

Os decía, que muchos de vosotros cuidáis mucho a vuestro cuerpo, al exterior, a vuestro vehículo. Algunos lo hacen en exceso a tal grado de que se os olvida de cuidar lo más valioso que tenéis y que es vuestra alma. Vuestra belleza real, la que se ve desde el Cielo, NO es la belleza del cuerpo, sino la del alma. El cuerpo es finito, el alma es infinita.

Cuando se realiza la concepción, por la fecundación humana, en ése preciso momento entra el alma a ésas primeras celulitas que ya unidas empiezan a formar vuestro ser: cuerpo y alma.

Pero además entra al mismo tiempo Mi Espíritu Santo quien os irá cuidando aconsejando y guiando toda vuestra vida.

Y así en lo futuro, ya crecido el cuerpo y listo para misionar, llevará siempre como huéspedes a Mi Espíritu Santo y a vuestra alma.

Y el cuerpo solo responderá a las órdenes que le dicte vuestra alma, guiadas por Mi Santo Espíritu y el resultado será el fruto que Me presentaréis al final de vuestra existencia.Imaginad que tenéis una casa muy bella, grande, elegante, bien pintada y muy bien arreglada por fuera y toda la gente que pasa la admira y quisiera tenerla en posesión,,,

Pero si vieran por dentro, ésta se encuentra despintada, sucia, mal cuidada y los huéspedes que la habitan se encuentran olvidados y mal alimentados, todo un desastre en el interior.

Este es el caso de una gran mayoría de vosotros, Mis pequeños. Cuidáis muy bien vuestro exterior, lo cuidáis tanto, lo perfumáis con aromas finos y caros, lo vestís con lo mejor; pero a Mi  Santo Espíritu y a vuestra alma, escasamente les hacéis caso.

No alimentáis vuestra alma, la tenéis olvidada, está débil y cae fácilmente en los combates espirituales.

Y Quien podría ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o para vuestro desarrollo espiritual, tampoco le hacéis caso.Mi Santo Espíritu espera ser escuchado  y espera en vano que le escuchéis en vuestro interior, para que realmente llevéis a cabo una vida digna de hijos Míos en la Tierra.

Cómo presumís vuestro exterior, Mis pequeños, que hasta concursos hacéis para ver quién es más bello o bella,

Desperdiciáis Mi tiempo que os he concedido a cada uno para misionar en la Tierra, para ayudarMe en la conversión y salvación de vuestros hermanos.

Despreciáis a Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior y preferís hacer vuestra voluntad en todos los actos de vuestra vida, en lugar de escucharle a Él y así hacer Mi Voluntad, con lo que aseguraréis que vuestros actos todos serán perfectos y santos.

¿Os dais ahora plena cuenta de la realidad de vuestra existencia sobre la Tierra? Estáis desperdiciando el tiempo cuidando exageradamente lo que se va a destruir con la muerte.Y NO le estáis dando alimento Divino a vuestra alma para que cuando se separe de su vehículo, al llegar a Mí; venga fuerte, saludable y orgullosa por todas las obras buenas que realizó.

Para ayudarMe con la co-redención de todos vosotros al alimentar a vuestros hermanos con el verdadero alimento de Vida, que os dejó Mi Hijo y que os ayudará a vivir eternamente.

Cuidad de vuestro cuerpo, porque es vehículo del alma y, cuidadlo doblemente, porque es Templo de MI Santo Espíritu.

La salud de vuestro cuerpo y su buen cuidado deberá de estar al servicio de vuestra alma y ésta deberá estar dócil y humildemente donada a la Voluntad de Mi Santo Espíritu para que deis ejemplo santo y fruto abundante, entre los hombres.

Cuando el alma, huésped del cuerpo, se deja guiar por Mi Santo Espíritu, también huésped del cuerpo, vuestro cuerpo adquirirá una belleza sobrenatural porque la belleza interior que consiste en el AMAR, SERVIR Y ACTUAR en forma virtuosa,

En el Cielo, los hijos de Dios adquieren la BELLEZA DIVINA de su Padre, que es también un atributo divino.

Se revela hacia el exterior y aunque el cuerpo NO tenga rasgos bellos, Mi Amor puro y santo y Mi Vida en vosotros va a hacer que obtengan tal belleza sobrenatural.

En cambio, cuando cuidáis en exceso vuestro exterior, a pesar de que tengáis rasgos bellos, si vuestro interior es sucio, sin amor verdadero y sin virtudes, vuestro trato va a ser corriente, grosero, vil y sucio.

Y esto producirá una fealdad real que vosotros apreciáis externamente, lo cual provoca que os alejéis de ésa persona.

Cuando estáis Conmigo, fácilmente apreciáis la belleza interior, o sea, de las almas, de lo que realmente vale en vosotros,

Pero cuando no estáis Conmigo, os dejáis atraer sólo por el exterior bello y bien cuidado, pero que os acarreará problemas porque no viven en el verdadero Amor ni en la virtud.De polvo creé vuestro cuerpo y polvo se convertirá al finalizar vuestros días, en el suelo quedará y ahí habrá acabado su función,

en cambio el alma, hecha a Mi Imagen y Semejanza, vivirá eternamente y de acuerdo a vuestros méritos logrados, durante vuestra misión terrestre,

el estado de gozo eterno, variará, pero en mayor o menor grado vuestra alma gozará eternamente, si os dejasteis guiar por la Vida de Mi Santo Espíritu que habita en vosotros.

Os amo y os bendigo, Yo vuestro Padre y vuestro Dios. Os amo y os Bendigo en Mi Santísima Trinidad.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com/

P275 DUEÑO DE TODA LA CREACIÓN


MENSAJE DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL 

24 de Diciembre del 2018

Amados hijos de Dios:

Encontrándome extasiado en el amor que irradia el Divino Niño en el Pesebre del “Rey de Reyes y Señor de Señores”, (Apoc. 19,16; I Tim 6,15)

Los Coros Angélicos cantamos lo que la Creación, en un respetuoso silencio de adoración calla:

“GLORIA A DIOS EN EL CIELO Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD”.(Lc 2,14).

Miro la Palabra Divina cumplirse y ante todo lo creado, el Hombre Dios Indefenso es resguardado por todos los Ángeles de Dios.

¡QUE LOS CAMINOS SE PREPAREN, HA LLEGADO EL SALVADOR!

El Salvador hasta el Fin de los Tiempos, se mantendrá permanentemente llamando a Sus hijos, para que acepten salvarse y Su Entrega NO sea en vano.

La Humanidad ha sido purificada por falta de obediencia y humildad…

¡Cómo le es difícil al hombre mirar sus propios errores y reconocer al Amor de los amores en sus hermanos!

El hombre debe temer que los vientos de la falta de amor al prójimo, de la falta de humildad, de la falta de caridad, de la falta de Fe, apaguen la Luz de la lámpara personal.

¡Hombre!, Los ojos empañados por las tinieblas del orgullo y de la testarudez, son tropiezo para que el colirio del Amor Divino logre aclarar la vista del que NO encuentra jamás la satisfacción para su razonamiento, para su intelecto,

Y ESTOS CORAZONES DE PIEDRA SERÁN PULIDOS FUERTEMENTE.

El Gran Hacedor NO desea que ninguno de Sus hijos se pierda, por ello a los doctos NO les es dado lo que a los sencillos y humildes de corazón, porque algunos nunca llegarán a reconocer la Luz de Dios en una criatura humilde,

Pero los humildes SÍ reconocerán al que como ellos lleva la Buena Nueva.

¡Hombres miren, no cierren los oídos, que anochece!

LOS ENEMIGOS DE ESTE DIVINO NIÑO SERÁN CONFUNDIDOS HASTA EL HARTAZGO,

Ya que solo y solo quien ama en espíritu y verdad, encontrará la Luz de este Rey, que sin palacio terreno

ES DUEÑO DE TODA LA CREACIÓN.

Llega lo que mantendrá el corazón del hombre como en tinieblas, sin ser tinieblas y en confusión por temor a reconocer lo finito que es el hombre.

El hombre prefiere mantenerse aislado, por temor a confesar la necesidad de Dios en su vida, rechaza ser instruido por temor a aceptar lo que es de Dios.

HA LLEGADO EL REY DE REYES,

COMO NIÑO ES NUTRIDO POR SU MADRE Y NUESTRO AMOR LE CALIENTA.

¡OH ADORABLE HOMBRE DIOS, TODO LO PUEDES!

¡TODO LO ERES, TODO LO SABES Y CONOCES!

Das órdenes a la Creación y responde de “ipso facto”,

Solo el hombre al que más amas, rechaza tu amor y NO acepta ser corregido, sino al contrario,

Llegará cuando se olvide de TÍ y erigirá altares en su corazón para amarse a sí mismo.

¡Qué limitado es el hombre que sin anchura se expande hacia donde NO debe y sin límites cruza donde NO debe!

Se detiene en su espiritualidad pudiendo trascender más allá de donde sus ojos miran.

¡Cuánto quisiera mirar al hombre elevarse en su espíritu y surcar las alturas de la verdadera Sabiduría procedente del Espíritu Santo!

¡Sin detener el crecimiento, el que debería anhelar creyendo en Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de lo visible e invisible!

¡Hombre, mira al que ha llegado a salvarte! NO le cierres la puerta, lleva por delante la Fe y asciende, pero dilo: “Creo en Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra…”

Dilo, confiésalo con la palabra, que la Palabra no fue hecha, ya existía desde el principio.

NO olviden que en el principio hizo Dios el Cielo y la Tierra mediante la Palabra que era junto a Dios, era Dios… (Cfr. I Juan 1,1).

Dios hecho Hombre, NO llegó al hombre como pecador, ¡NO! Pero sí llegó a salvar al pecador que desea enmendarse y salvarse.¡HUMANIDAD! ACOGE LA SALVACIÓN!

Sea cada uno lámpara de Oración y pregonero de la Palabra Divina, sea cada uno hermano en espiritu y verdad.

Cada Oración es Luz, cada Oración es Caridad, cada Oración es Fraternidad.
Cada amén es Luz, cada amén es un Sí, cada amén es Amor.

Cada Misa celebrada dignamente y cada Comunión dignamente recibida, se expande por lo creado.

La Salvación es para toda la Humanidad y cada acto a favor de ese conocimiento es Luz que se expande, repara…

Y ante el Trono Celestial es un acto a favor de los hombres de buena voluntad que interceden por sus hermanos.

Les custodiamos, nos mantenemos ante la Humanidad, mirando a quienes NO se detienen espiritualmente en favor de sus hermanos…

Y mirando con profunda tristeza a quienes desprecian la Salvación.

NO se detengan hombres de buena voluntad, NO se detengan y confiesen con la palabra:

“Creo en Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra…”

ESTE DIVINO NIÑO RENACE EN LOS CORAZONES HUMILDES,

En los que Le buscan, en los que desean conocerLe, al alba o al anochecer.

ESTE DIVINO NIÑO NACIDO DE LA VIRGEN MARÍA,

LES LLAMA A LA CONVERSIÓN.

(Primero invoquen el Espíritu Santo y pídanle que los llene de amor, para cumplir plenamente el Primer Mandamiento y luego…

Escuchen atentamente la letra de esta canción, con el pensamiento puesto en ABBA y  con el corazón dispuesto para el Fiat diciendo: “Aquí estoy Señor, para hacer Tu Voluntad” y sentirán como vuestro espíritu se rinde con una adoración absoluta…)

Oren, hombres de buena voluntad, la Tierra se estremece y el Pueblo de Dios ora y clama, repara y actúa.

Ama con Amor Divino en la unidad de los Sagrados Corazones.

Sean bendecidos por sus obras,

San Miguel Arcángel

https://www.revelacionesmarianas.com/

N243 CÓMO NACIÓ EL MAL 1


EL PECADO Y SUS CONSECUENCIAS

En la Puerta del Cielo, en el recinto de las vírgenes; están todas reunidas en uno de los jardines, cuando llegan a avisar a Celina, que hay un mensajero de su casa esperándola en el atrium. Ella se levanta un tanto intrigada y dice a sus amigas:

–           Enseguida regreso. Voy a ver qué sucede.

Cuando llega al atrium, la saluda un hombre de mediana edad y que la saluda amorosamente:

–          La paz sea contigo amita. Eladio me mandó con esta carta para ti. Espero por la  respuesta.

Celina toma la tablilla y dice:

–           La paz sea contigo, Raymundo. Gracias. Cuando Recordarás que ya no soy tu ama. Tú eres mi hermano. Hace quince años que eres libre.

Raymundo le contesta:

–           Tú siempre serás mi amita por el amor.

Celina sonríe y mueve la cabeza.

Luego rompe el sello. Lee:

Eladio a Celina:

La paz sea contigo, mi niña.

Ha venido varias veces a buscarte, el noble Narciso Haloto. Y ayer, uno de los jardineros del Palatino, escuchó una conversación cuando estaba trabajando. El ministro de Nerón, estaba con su liberto de confianza y le estuvo dando instrucciones.

Y de esta manera fue como se enteró del siniestro complot con el que pretende raptarte, para obligarte a que te cases con su hijo. Creyó oportuno avisarme, porque también él sabe que eres una virgen consagrada.

Te lo ruego. Durante un buen tiempo, no regreses, ni vayas a ningún lugar donde él pueda encontrarte. Por lo que cuentan sus esclavos, sabemos que es un hombre infame y muy cruel.

Solo a Raymundo con quién te envío esta carta, dile en donde podré encontrarte, para enviarte noticias. Cuídate mucho. Que el poder del Altísimo te siga protegiendo. Adiós.

Celina se queda pensativa…

Recuerda todo el trabajo que tienen y dice a Raymundo:

–           Dile que me quedaré aquí. Vete en paz hermano.

El hombre se retira y ella regresa nuevamente al jardín.Diana al verla llegar, le pregunta:

–           ¿Qué pasó?

Celina les lee la carta…

Ariadna dice:

–           Te quedarás aquí.

Diana apoya:

–           También yo me quedaré contigo.

Celina sonríe con dulzura, como si ningún peligro la amenazara. La conversación se generaliza.

Y todas vuelven a su tema preferido: JESÚS.

Mientras tanto, en otro jardín de la misma mansión; sentados en una banca de mármol, junto al estanque; Leonardo conversa con Sofía.

Sus grandes y expresivos ojos son muy diferentes. Reflejan una dulzura y veneración que antes no existían.Tomando las manos de Sofía, las lleva a los labios, las besa. La mira conmovido y agradecido…

Luego le suplica:

–           Sofía… Amor mío.  Por favor ¡Perdóname! Ahora comprendo. Quiero que tu Dios, sea mi Dios. Enséñame a amarlo como lo amas tú.

Enséñame a conocerlo, como lo conoces tú. Enséñame sobre todo, a adorarlo y a servirlo, como lo haces tú. Yo quiero ser cristiano, como tú.

La sonrisa de Sofía se vuelve luminosa y tomándolo de la mano, se levanta y lo lleva hasta el Lararium.Allí está la enorme cruz desnuda, con el sudario que pende de uno a otro de sus brazos.

Hay un cirio encendido a cada lado. Y hermosos jarrones llenos de lirios y azucenas.

Al frente, una balaustrada de mármol sirve como reclinatorio para arrodillarse. Sobre el arco superior, están grabadas estas palabras:

DIOS ES AMOR’ 

Bajo el arco de la pared izquierda, hay un letrero tanto en griego como en latín:

‘EN ESTA CASA APRENDERAS A CONOCERLO, A AMARLO, A ADORARLO Y A SERVIRLO.’

LOS MÁRTIRES EN MEDIO ORIENTE VIVEN MURIENDO Y MUEREN AMANDO

Bajo el arco de la pared derecha, igual se lee:

‘Para ser un verdadero hijo de Dios, aprende esta ciencia:

VIVIR MURIENDO

Y      

MORIR AMANDO

Cuando la domines, alcanzarás la Gloria.

Después de meditar un largo rato en estas palabras, los dos se dirigen a un amplio salón, donde está reunido un grupo de más de doscientas personas.

Leonardo se sienta en un banco junto a la pared.Y la armoniosa voz de Sofía proclama las palabras de la segunda lección para los nuevos cristianos:

LA PRUEBA

Cuando Dios creó a su Arcángel Predilecto, el Cielo entero enmudeció de admiración. Dios quiso a su lado a este maravilloso arcángel, cuando realizó la Creación del Universo.

El más bello de todos los ángeles, espíritu perfecto inferior solamente a Dios, fue llenado de dones: segundo en belleza de todo cuanto existe, una inteligencia privilegiada y poder.

Fue puesto al mando de la tercera parte de los Ejércitos Celestiales y también dirigía los coros angélicos.

Y como intermediario entre Dios y los hombres, le fue dado el título de Dominador de las Naciones. En las misiones destinadas a los hombres, él hubiera sido el ejecutor del querer divino y por eso se llamó:LUCIFER = PORTADOR DE LA LUZ.

En los ángeles también hay Libertad de Arbitrio. En el orden perfecto del Universo, Lucifer abusó de su libertad. En su ser luminoso nació un vapor de soberbia, que él no dispersó: al verse en Dios.

Al verse a sí mismo y compararse con sus compañeros, porque Dios le envolvía con su Luz y se gozaba en el esplendor de su arcángel.

Y porque los ángeles le veneraban como el espejo más acabado de Dios, se maravilló. Debía admirar solamente a Dios.

Más en todas las criaturas, se encuentran presentes todas las fuerzas buenas y malas que luchan entre sí, hasta que una de las dos partes vence para proporcionar bien o mal.

Del mismo modo que en la atmósfera se encuentran todos los elementos gaseosos por ser necesarios y es la manera de usarlos la que determina que sean buenos o nocivos.

Lucifer no era santo hasta el punto de ser todo amor. La medida del amor, Lucifer NO QUISO  completarla y NO rechazó la complacencia de sí mismo, que ocupaba en él un espacio en el que NO podía haber amor; porque ya germinaba el Pecado de la Vanidad llena de orgullo.

De haber sido todo amor, no habría habido sitio en él para la soberbia, a la que también es justo llamar: desorden del entendimiento.

Vapor de soberbia que él NO dispersó. Al contrario: lo condensó y lo cobijó. Y de esta incubación, nació el Mal.

Lucifer desarrolló la soberbia, la cultivó, la aumentó e hizo de ella, arma y seducción.

Dios había creado a un ministro glorioso y bellísimo. Y la libre voluntad del ángel creó a SATANÁS   =   ADVERSARIO.

La soberbia es la palanca que derriba los espíritus y los arranca de Dios. Lucifer quiso más de lo que era y de lo que tenía. Él, que ya era tanto; quiso todo.

Y ésta fue la brecha por donde entró ruinosa, su depravación. Siendo ella la causa de que NO pudiera comprender NI aceptar al CRISTO-AMOR, compendio del Infinito, Único y Trino Amor.

Y se negó a servir.

Al conocer las futuras maravillas de Dios, quiso ponerse él en su lugar. Con su mente turbada se vio a sí mismo al frente de los hombres futuros, adorado por ellos como poder supremo.

Y conociendo el secreto de Dios y sus designios, decidió que él podía terminar lo que Dios había comenzado y apoderarse del reino que sería la herencia de Jesús.

Sedujo a los menos reflexivos de entre sus compañeros, distrayéndolos de la contemplación de Dios como Suprema Belleza.

Y se rebeló contra Dios.

Los demás ángeles que estaban bajo su mando y que fueron débiles en el amor y la fidelidad hacia Dios, también se rebelaron.

Y así quedó orquestado el primer golpe de estado de la Historia.

Así se consumó, el PECADO DE LOS ÁNGELES.

Y partir de ese momento, fue su nombre: SATÁN.

Nombre dado por Dios, al Adversario.

Al Enemigo Implacable en que se convirtió, el que fuera el más grande de todos los ángeles.

Y una Gran Batalla estalló en el Cielo. Batalla de inteligencia y de voluntad, combatida en la Presencia de Dios y que determinó para la Eternidad, el futuro destino de los ángeles y de los hombres.

Fue un hecho histórico de importancia primaria, que incluyó Cielo y Tierra, pues la Historia de la Humanidad está atada y condicionada, a este Acontecimiento.Y Lucifer y los demás soberbios y desobedientes, fueron arrojados para siempre del Paraíso Celestial, por San Miguel Arcángel y sus ángeles.

Cuando los derrotados fueron castigados…

Dios los congeló en su rebeldía y les quitó la capacidad de amar, (Dios se retiró de ellos para siempre) pero NO la necesidad de ser amados. Y ésta se convirtió en ira.

El amor y la belleza, (atributos de Dios) les fueron quitados y de esta forma quedaron convertidos en demonios horrorosos.El gran amor que los animaba se convirtió en Odio y fueron precipitados en el Infierno para ser devorados por la concupiscencia del espíritu… en el Fuego del Rigor de Dios.

Dios creó el Infierno por causa de ellos y para ellos, NO PARA LOS HOMBRES.

“Y creó Dios al hombre a su Imagen. A Imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó.

Dios los bendijo diciéndoles: ‘Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la Tierra y sométanla.”

Dios no les prohibió a los hombres amarse. Solo que Él deseaba que su amor fuera perfecto y sin el desorden perjudicial de las pasiones desordenadas. El uno y la otra se complementaban a la perfección. Y fueron hechos para amarse.La perfección es amor. El amor es armonía. La armonía es orden. No hay armonía en donde es turbado el orden. No hay amor en donde es turbada la armonía. No hay perfección en donde falta el amor.

Así sucede en todas las cosas y las obras. En las humanas y sobretodo en las sobrenaturales.

La única limitación al inmenso poseer del hombre, fue la prohibición de coger los frutos del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal.

Esto era inútil e injustificado, porque el hombre tenía ya la Ciencia que le era necesaria y en una medida superior a la establecida por Dios, no podía más que causar daño.

LA PRUEBA DE LA OBEDIENCIA. 

Se había dado Él, Dios Mismo ¿Y prohibía mirar un fruto?

Había dado al polvo la Vida, infundiéndole su hálito divino en el hombre, ¿Y prohibía de coger un fruto?

Había hecho al hombre Rey de todas las criaturas. Lo consideraba su propio hijo ¿Y prohibía comer un fruto?

Aunque este episodio pudiera parecer de una obstinación inexplicable, no es así.

El medio: el árbol y la manzana. Dos cosas pequeñas. Insignificantes si se las compara con las inmensas riquezas que Dios había concedido al hombre.

El árbol no era diferente de las otras plantas y como todo lo hecho por Dios, tenía sus frutos buenos, bellos y sabrosos.

Pero era planta de Bien y Mal. Esto lo convertía según el comportamiento del hombre, NO tanto por la planta, sino por la orden divina.

Obedecer es Bien. Desobedecer es Mal.

La manzana no era solo la realidad: fruto. Era también el símbolo: el símbolo del Derecho Divino y del Deber humano.

Dios sabía que sobre aquel fruto andaría Satanás para tentar. Dios todo lo sabe.

El malvado fruto era la palabra de Satanás, gustada por Eva.

El peligro de acercarse al árbol, estaba en la Desobediencia que haría que los Inocentes cayeran en la trampa tendida por Satanás. 

LA DESOBEDIENCIA.

Eva fue al árbol. La curiosidad la arrastra para ver lo que había de especial en él.

La imprudencia la empuja a no tener como útil, la Orden Divina, puesto que Ella es fuerte y pura.

La Reina del Edén, en donde todas las cosas le obedecen y ninguna puede causarle mal. La presunción la llevó a la ruina.

La presunción es el fermento de la soberbia. En el Árbol se encuentra al Seductor, el cual canta la Canción de la Mentira a su inexperiencia:

“¿Piensas que aquí hay algo de Mal? No. Dios te lo prohibió porque os quiere tener como esclavos de su Poder.¿Creéis ser reyes? No sois ni siquiera libres, como lo es la fiera. Ella si puede amar de verdad. A ella se le ha permitido ser creadora como Dios.

Ella engendrará hijos y los verá crecer y serán una familia feliz. Pero vosotros, NO. A vosotros se os ha negado esta alegría. ¿A qué fin os ha hecho macho y hembra, si debéis vivir de este modo?

‘¿Sois dioses y no sabéis lo que es ser dos en una sola carne, que crea una tercera y muchas más?

No creáis a las promesas de Dios de que tendréis una posteridad al ver que vuestros hijos procrean nuevas familias y dejan por ellas, padre y madre.

Os dio una apariencia engañosa de la vida: la verdadera vida consiste en conocer las leyes de la vida. Entonces seréis semejantes a dioses y podréis decir a Dios: ¡Somos tus iguales!…

Ven, acércate… Yo te enseñaré…”Y la seducción continuó porque NO había voluntad de rechazarla. Y lo que sí se quería, era conocer lo que no pertenecía al hombre.

Satanás sedujo a los hijos de Dios, con pensamientos de soberbia. Inoculó en los inocentes la sed de ser grandes de todas las grandezas: del poder, del saber y del poseer.

A la ciencia pura que Dios les había dado, Satanás inoculó su malicia impura, que pronto fermentó también en la carne.

Pero antes corrompe el espíritu, haciéndolo rebelde y después el intelecto, haciéndolo astuto.

Y con todo esto lo lleva al pecado contra el Amor: la soberbia de la mente y del corazón, por el cual el hombre inocente se volvió culpable.

El tremendo pecado del ‘yo’ que quiere ser como Dios, cometido por Lucifer, el mismo con el cual después seduce al hombre, para convertirlo al igual que él, en un rebelde contra Dios.

Satanás robó la virginidad intelectual al hombre.

Y con su lengua serpentina acarició los miembros y los ojos de Eva, suscitando reflejos y agudezas que antes no había, porque la malicia no los había intoxicado.

EL PECADO ORIGINAL PROVOCÓ LA MUERTE DIOS…

Eva quiso conocer lo que de manera tan atractiva le fue presentado. Lucifer la había seducido y ella deseó ardientemente, lo que solo Dios podía conocer sin peligro: La Ciencia del Bien y del Mal.

Y el Árbol Prohibido fue mortal. Porque de sus ramas pende el fruto del saber amargo que proviene de Satanás.

Eva ‘vio’ y viendo quiso probar. La carne se había excitado. Y ‘comprendió’. La malicia bajó a morderle las entrañas.

Vio con nuevos ojos y oyó con nuevos oídos los instintos y las voces de los animales. Y los anheló con loca ansiedad.

Y la Mujer se convirtió en Hembra. Se corrompió en maldad y se volvió contra Dios con todos sus sentidos desordenados.

La Creación entera lloró amargamente la Inocencia de su Reina Profanada.

En lugar de arrepentirse y llamar al Señor, que la hubiera perdonado sin duda y le hubiera regenerado su pérdida, ella fue a seducir a su compañero.

Y con el fermento satánico en el corazón, fue a corromper a Adán y le enseñó todo lo que había aprendido. De criatura se convirtió en creadora…

Y al usar de este don indignamente, nada en el hombre quedó exento de culpa y todas las partes del ‘yo’ físico y moral, quedaron envenenadas con las tendencias al mal.Y con la voluntad cautiva para que fueran instrumentos para seguir pecando, convirtiéndolo así en esclavo de Satanás.

Eva inició sola el pecado. Lo llevó a término con su compañero. Llegada a este nivel la carne, corrompido lo moral, degradado lo espiritual, conocieron el dolor y la muerte del espíritu privado de la Gracia y de la carne privada de la Inmortalidad.

Y por esto sobre la mujer pesa una condena mayor. Porque por ella el hombre se volvió rebelde a Dios y conoció la lujuria y la muerte.

Y es por causa de ella que el hombre ya no puede dominar sus tres reinos:

El del espíritu, porque permitió que el espíritu desobedeciese a Dios y con el pecado le dio la muerte.

El del alma, porque permitió que las pasiones lo dominaran.

Y el del cuerpo porque lo sometió a las leyes instintivas de los brutos.

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

Relacionado:

LA FASCINACIÓN DEL SEXO