EJÉRCITO VICTORIOSO VI


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

DÍA DÉCIMO QUINTO

15. Reparad por las almas que no frecuentan los Sacramentos.

Hijo amado: dais alegría a mi Divino Corazón en esta noche porque a medida que hacéis las horas nocturnas de reparación, os vais consumiendo como cirio encendido al pie del Santísimo, vais creciendo en virtud, os vais haciendo perfecto.

La oración reparadora es suave aroma que perfuma vuestro corazón. La oración reparadora es fuego de Amor Divino que arde en vuestro corazón y os eleva en gracia. La oración reparadora os borra vuestras imperfecciones y os hace más radiantes. La oración reparadora os hace sentir tedio por el mundo y repugnancia por el pecado. La oración reparadora es como lluvia de agua fresca que penetra en las almas de corazón árido, reseco.

Así es pues, hijo mío que os arropo con mi mirada y os abraso con la llama de Mi Amor Divino, cada noche que os sumerjáis en la Llaga de mi Sagrado Costado para cumplir con este acto sublime de devoción: las Horas Nocturnas de Reparación.

En esta noche, alma reparadora: os pido orar por las almas que no frecuentan los Sacramentos. Sacramentos que son siete fuentes de Gracia. Sacramentos que son instrumentos divinos para la salvación de las almas. Sacramentos que purifican el corazón, dándole el brillo y la lozanía de un ángel. Sacramentos que son credencial necesaria para la entrada al Cielo.

En esta noche, alma reparadora: os pido orar por las almas que no frecuentan los sacramentos; almas cegadas por el pecado, almas con corazón endurecido a Mi amor, almas que creen que al Cielo se va sin esfuerzo, sin renuncia constante.

En esta noche, alma reparadora: os pido orar por las almas que no frecuentan los sacramentos; reparad para que descubran estas siete fuentes de Gracia. Reparad para que logren en vida, borrar muchos pecados; reparad para que se acojan a mi misericordia infinita. Reparad para que se suelten de las garras de Satanás, para que den inicio a un nuevo camino.

Alma reparadora: Sanad las llagas de Mi Cuerpo Santísimo porque los pecados de los hombres me sumergen en un terrible dolor; dolor, porque muchos mueren sin pedirme perdón; dolor, porque muchos caen, como hojas de los árboles, en las profundidades del Averno.

Reparad para que todas las almas frecuenten los Sacramentos. Sacramentos indispensables para la salvación del alma porque nada manchado habrá de entrar al Reino de los Cielos.

Alma Reparadora:

Jesús amado: vuestro Divino Corazón agoniza de dolor al ver tantas almas que desprecian los auxilios celestiales de los Sacramentos. Almas que difícilmente se salvarán si no frecuentan estas siete fuentes de misericordia. Fuentes que purifican el corazón manchado por el pecado. Fuentes que liberan a los poseídos por el espíritu del mal. Fuentes que nos acrisolan como a oro y plata para adelantarnos en la virtud.

Jesús amado: vuestro Divino Corazón agoniza de dolor porque muchas almas hacen de sus vidas: guillotina de muerte para la vida eterna; muchas almas no se cobijan a vuestra infinita misericordia, degradan los Sacramentos y por ende a Vos mismo.

Jesús amado: vuestro Divino Corazón agoniza de dolor porque los pecadores naufragan en el lodazal de sus culpas; culpas que deforman su corazón; culpas que los lleva siempre a una vida sin sentido, a una agonía constante porque tienen ojos y no os ven, oídos y no os escuchan.

Jesús amado: en esta noche reparo con mi sacrificio por las almas que no viven una vida sacramental. Despertadlas, agonizante Jesús mío, de su sueño letargo; hacedles sentir la imperiosa necesidad de sumergirse en las fuentes de misericordia para que sean purificadas, limpiadas.

Agonizante Jesús mío: llamad a cada una de estas almas por su nombre; llevadlas sobre vuestros hombros y sanad sus heridas; dadles a beber del agua viva y quitadles las cadenas que no las deja ser libres. Haced que a través de las horas nocturnas de reparación: sean muchos los hijos pródigos que regresen hacia Vos; haced que estas súplicas fervientes calen en sus corazones y las muevan a un cambio.

Haced que empiecen a sentir repulsión por el mundo. infundidles el santo temor de Dios para que reaccionen a tiempo, para que se despojen del hombre terrenal y se revistan del hombre nuevo. Haced que sus ojos vuelvan a ver la luz; luz que un día perdieron por la oscuridad del pecado.

Haced que estas almas laven sus culpas en el sacramento de los Ríos de la Gracia. Ríos que acabarán con toda inmundicia, con todo olor putrefacto. Ríos que darán brillo al alma. Ríos que devolverán el estado de Gracia perdido. Ríos que doblegarán la voluntad humana a vuestro Santo Querer: Vida coherente con la Palabra, vida enriquecida con los Sacramentos.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

DÍA DÉCIMO SEXTO

16. Reparad para que todos mis hijos reconstruyan mi Iglesia, aparentemente, en ruinas. 

Hijo querido: es Jesús el que os habla. Despertad y venid hacia Mí que deseo descansar en vuestro corazón. Quiero que me acompañéis en esta noche, porque la soledad en que me encuentro hace que exude Sangre de mi Cuerpo. Sangre que es el remedio a vuestros males. Sangre que es coraza de protección contra el Enemigo.

Enemigo que no podrá tocaros porque sois mi propiedad; enemigo que será confundido mediante las horas nocturnas de reparación; enemigo que no tendrá cuentas con las almas generosas que atienden a Mis llamados de Amor.

Mi Divino Corazón está saturado de oprobios porque mi Iglesia está dividida, fragmentada; mi Iglesia está pasando por una horrorosa crisis; mi Iglesia está siendo sacudida por vientos de doctrinas heréticas; doctrinas que son incoherentes con las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia.

Alma reparadora que deseáis llevaros mi dolor: reparad para que todos Mis hijos reconstruyan mi Iglesia aparentemente en ruinas. Reparad para que obedezcan a su único Pastor. Reparad para que todos sus miembros sean reflejos de santidad. Reparad para que cesen los escándalos, para que haya coherencia de vida, honestidad.

Alma reparadora que deseáis llevaros mi dolor: reparad para que mi Iglesia que es: Una, Santa, Católica y Apostólica, atraiga con su testimonio a las ovejas dispersas; ovejas que beben en otras fuentes, ovejas que pastan en laderas.

Alma reparadora que deseáis llevaros mi dolor: reparad para que los hombres acepten y aprecien las enseñanzas transmitidas en mi Iglesia. Iglesia que siempre permanecerá, aun, en las fuertes tormentas y vientos impetuosos.

Alma reparadora: sed pararrayo en mi Iglesia, alimentándoos de su doctrina, siguiendo sus sabias enseñanzas; enseñanzas que no estén en desacuerdo con Mi Evangelio.

Alma reparadora que habéis sido llamada a una vocación especial: enmielad Mi Corazón, agonizante, con vuestras asiduas penitencias, mortificaciones, sacrificios.

Enmielad mi Corazón agonizante: atrayendo muchas almas más, al ejercicio de las horas nocturnas de reparación. Horas que iluminarán el sendero de las almas ciegas de espíritu. Horas que ablandarán los corazones duros, corazones de pedernal, corazones renuentes a una conversión transformante.

Levantad mi Iglesia con vuestra reparación. Anteponed mi Segunda Llegada y refugiaos en uno de los Aposentos de mi Sagrado Corazón para que NO seáis confundido, NO seáis sacado de mi verdadera Iglesia.

Alma Reparadora:

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por vuestra Iglesia. Iglesia, aparentemente semidestruida. Iglesia fuertemente atacada por Satanás.

Iglesia medio tambaleante. Iglesia que a pesar de los vendavales que la sacuden, jamás se desmoronará, jamás se derrumbará porque sois Vos su piedra angular, sois Vos quien la fundasteis, quien la instituisteis.

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por vuestra Iglesia. Iglesia que habrá de permanecer en la luz. Iglesia asistida siempre por el Espíritu Santo. Iglesia cubierta por sus potentes rayos de luz. Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por Vuestra Iglesia.

Sé que es vuestra máxima preocupación. Por eso, agonizante Jesús mío, defendedla de los ataques del demonio, sitiadla por miríadas de Santos Ángeles, resguardadla bajo los pliegues del Manto Celestial de María.

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por Vuestra Iglesia, ya que muchos de vuestros hijos no se identifican en plenitud con sus enseñanzas; algunos se saltan vuestros principios, vuestras Leyes.

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche, noche en la que hacéis un llamado a toda la humanidad para que perseveremos en vuestra Santa Iglesia, para que permanezcamos fieles a la doctrina, transmitida por los apóstoles de generación en generación, para no dejarnos seducir por doctrinas llamativas y extrañas.

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por vuestra Iglesia. Iglesia que queréis reconstruir, restaurar con la oración continua de las almas víctimas y de las almas reparadoras. Iglesia en la que ha penetrado el humo de Satanás, pero las Tinieblas del Mal serán disipadas, regresarán al lugar de donde salieron.

Corazón de Jesús, saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por vuestra Iglesia. Iglesia a la que amo porque fuisteis Vos quien la constituisteis. Iglesia de la que me siento

orgullosa de pertenecer porque sois Vos la columna que la sostiene. Iglesia que será renovada, transformada porque sois su Constructor, su Arquitecto.

Corazón de Jesús saturado de oprobios: heme aquí reparando en esta noche por vuestra Iglesia. Haced que sus miembros caminen tras vuestras huellas; huellas que nunca se habrán de borrar, huellas que dejarán un recuerdo perpetuo de vuestra Presencia en medio de vuestro pueblo.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

DÍA DÉCIMO SÉPTIMO

17. Reparad para que las almas vivan cada Eucaristía como si fuese la última en sus vidas.

Escuchad, hijo mío, mi llamado. Atended a mi súplica en esta noche, noche en que os quiero ver con vuestros ojos despiertos y vuestro corazón dispuesto para las horas nocturnas de reparación.

Sabed alma reparadora que muchos de mis hijos asisten al Santo Sacrificio de la Eucaristía por costumbre; poco se conmueven ante la prédica del sacerdote y lo peor es que están de cuerpo presente, pero su corazón y su pensamiento están ausentes del Milagro más grande que está por descubrirse, de Mi descenso en las manos del sacerdote.

¡Cómo deseo, alma reparadora, que cada uno de los hijos que asisten a la Santa Misa, lleguen a Mí ansiosos en escuchar mi Palabra, anhelantes de alimentarse de mi Cuerpo y de mi Sangre, ávidos en asociarse a la adoración de la Iglesia Triunfante!,

Porque la Eucaristía es el momento más sublime; momento en donde el Cielo se junta con la tierra; momento en el cual los Ángeles me entonan bellos himnos; momento en el cual las almas deberían estar unidas, en espíritu, a mi Divinidad presente en la Sagrada Hostia; momento de pensar sólo en Mí; momento para tener un encuentro a solas con Dios.

Alma reparadora: la rutina de algunos de mis hijos para con Mi invención de Amor, lacera mi Sagrado Corazón, ya que deberían extasiarse ante el acto sublime, anonadarse como las almas santas que se encuentran en el Cielo.

Hijo amado, que formáis parte de este apostolado de reparación: atraedme con vuestra oración, también, aquellas almas que consideran que no es necesaria la Eucaristía; almas que pecan contra el tercer mandamiento de la ley de Dios.

Almas que dicen acudir a la Misa cuando les nace; almas que malgastan su tiempo en las bagatelas del mundo; almas a las que espero cada domingo para embellecer su corazón; almas a las que espero cada domingo para llenar sus vacíos; almas a las que espero cada domingo para descubrirles su pecado y llevarlas al Tribunal de mi Misericordia.

Almas a las que espero cada domingo para despertarlas en la fe, para animarlas a sobrellevar la cruz con amor, para liberarlas de su esclavitud, para mostrarles un mundo distinto, más asequible, más visible.

Hijo querido que estáis cumpliendo con un oficio de ángeles en la tierra: reparad para que todos mis hijos vivan cada Eucaristía como si fuese la última en sus vidas.

Alma Reparadora:

Corazón amantísimo de Jesús: ¡Cómo entregarme al descanso! si aún me falta algo muy importante para hacer: cumplir con mi oficio de ángeles, alivianar vuestra carga mediante las horas nocturnas de reparación. Horas que excitan Mi Corazón en ansias de permanecer en el monte Calvario, consolándoos. Hora en la que enjugo vuestras lágrimas y adoro vuestras llagas. Hora que cierra el día, uniendo mi corazón al vuestro.

Corazón amantísimo de Jesús: ¡Cómo entregarme al descanso!, si sé que estáis triste. ¡Cómo entregarme al descanso!, si ya no puedo conciliar el sueño sin antes haberos consolado. ¡Cómo entregarme al descanso!, si me hacéis partícipe de vuestro dolor; dolor que también hiere mi corazón.

Corazón amantísimo de Jesús: ¡Cómo entregarme al descanso!, si habéis hablado a mi corazón, si habéis pronunciado mi nombre, si habéis puesto vuestra mirada en mí para reparar en esta noche por todas aquellas almas que asisten a la Eucaristía por rutina, por costumbre.

Almas que deberían caer de rodillas, si fuese posible, ante la grandeza de vuestro amor; almas que deberían de aprovechar al máximo cada Eucaristía para irse desprendiendo del hombre viejo; almas que deberían de tomar la Eucaristía como un anticipo del Cielo en la tierra.

Corazón amantísimo de Jesús, que me habéis cautivado y seducido: os pido que cautivéis y seduzcáis a todos los hombres para que vivan cada Eucaristía con entrega, con devoción, con admiración ante vuestra grandeza y vuestra extrema humildad.

Corazón amantísimo de Jesús: reparo en esta noche entregándoos parte de Mi sueño por aquellas almas que no participan del Santo Sacrificio Eucarístico, cada domingo. Ten compasión de ellas; aún, el mundo les atrae; aún, no han hallado la libertad de espíritu; aún, no han entendido que cada Misa es un reanudar los Misterios de la Sagrada Pasión.

Corazón amantísimo de Jesús: atraed al aprisco de vuestro Corazón Eucarístico a todas las almas para que se embriaguen de amor, para que se conduelan de sus culpas, para que borren las flaquezas de su pasado y den inicio a una nueva vida.

Corazón amantísimo de Jesús: escuchad mis súplicas en esta noche y arropad con el manto de la compasión a todas las criaturas que aún, no os conocen.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida; Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor. Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan, y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

R114 LA LEY DEL AMOR


11 DE JULIO DEL 2017

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Mis Lágrimas de Sangre son Mi Dolor ante la FALTA DE AMOR en el corazón de Mis hijos.

La Casa del Padre ha llamado a que la Humanidad comprenda que la vida les tiene que conducir al fin último: LA FUSIÓN CON LA VOLUNTAD DIVINA.

En su lugar, en este instante, el hombre utiliza cuanto posee para su propio bien, según su personalidad para imponerse ante sus hermanos, para manipular a sus semejantes, para manifestarse en contra de todo lo que es Divino…

Mis hijos NO han comprendido… Y menos reflexionado que cuando la Casa Paterna les solicita es en su esencia, un cambio en el obrar y actuar; ya que en cuanto se les dicta un cambio o se les da una ordenanza…

El Demonio se lanza en contra de ustedes, para llevarles a actuar de forma contraria. Y así, mantenerles en una constante subversión contra Dios.

Hijos, si han pronunciado el ‘SÍ’ a Mi Hijo y se han decidido a avanzar en la santidad, tienen que abonar el terreno de la personalidad con Tierra Nueva, sin los contaminantes que guardan en la mente, sin los harapos con que han caminado y les  distinguen a unos de los otros.

NO han comprendido que lo que les debe distinguir es la Ley del Amor y NO la contrariedad, esa que causa la Ira y les lleva a ser irreconocibles.

He derramado Mis Lágrimas por la violencia en que vive la Humanidad, la matanza de inocentes, la subversión en que se encuentra la Humanidad…

La Ira ha logrado calar profundo en Mis hijos, sin pensar ni siquiera en la Ley del Amor. El hombre es un CARNICERO sin compasión; da muerte a sus hermanos sin que se le estremezca el corazón; sin pensamiento ni sentimientos de piedad, ni compasión.

Mediten hijos, si son capaces de actuar contra un hermano despiadadamente, con esa facilidad pueden ser presas fáciles del Anticristo.

Amados hijos, la Ley del Amor fue dada por el Padre Celestial, porque el hombre NO se ha amado a sí mismo y por ello, desconoce el Amor al prójimo.

DIOS PADRE ES SOBRE USTEDES TODO EN TODOS.

Ustedes deben amarse. Son hijos del mismo Padre, amen a sus hermanos y desprecien lo mundano.

Destruyen la Tierra… Y en este Instante se destruyen a sí mismos y se encuentran a instantes de una Destrucción mayor.

Desean destruir el alma para que el Anticristo les tome para sus filas.

Ustedes que se llaman a sí mismos hijos de Dios, respondan como hijos de Dios, NO como creaturas tibias sin un camino definido hacia la Salvación.

¿Qué encontrará el Ángel de Paz, si como hijos de Dios han renunciado a la salvación eterna, al NO poseer amor, debido a que el corazón es de piedra, insensible y negativo hacia la misericordia y el perdón?

Sean verdaderos, NO deformen la Ley Divina.

Lloro ante la total degeneración permisible en los diferentes sectores de la Humanidad…
Lloro por el desamor que reina en las familias…
Lloro al mirar que las creaturas humanas se miran como enemigos dentro de su propio hogar…

Les Llamo a mantener presente a nuestro Ángel de Paz.

Mamá María

Cuando los ministros de Dios callan… LAS PIEDRAS HABLAN… (Lucas 19,40)

Comentario del Instrumento:

UN ANÁLISIS SOBRE EL CONTROL DEL HOMBRE POR MEDIO DE LA TECNOLOGÍA.

Nos enfrentamos a un instante en que el hombre necesita un gran Discernimiento. Tanto, que tenemos que tener claridad con lo que se hace o se deja de hacer.

El orar está bien, pero la criatura humana debe tener presente que el Cielo nos ha llamado a todos Sus hijos a ser acción. La Oración en ocasiones se limita a un instante en el cual la creatura se da a Su Creador en adoración, en petición… Si el hombre NO ha comprendido que la Oración es más que un instante, limita la Fusión continua a un solo momento con Su Creador.

En los Mensajes que recibo, nuestro Señor y nuestra Madre insisten en que tenemos que aspirar a una mayor espiritualidad y esa mayor espiritualidad conlleva el meditar, el examinarse interiormente, el decidirse a ser mejor con un firme propósito de enmienda para mantenerse continuamente unido a Cristo.

Algunos se preguntarán cómo lograr esto.
La respuesta es: ofreciendo e invitando a Jesús a permanecer en nosotros, teniendo la conciencia de que Jesús NO permanece únicamente en el Cielo, sino se mantiene Vivo y Palpitante dentro de cada uno de Sus hijos.

Pero para adentrarse en una mayor fusión con la Trinidad Sacrosanta y con nuestra Madre Santísima, se les debe CONOCER, para reconocer lo que es de Dios y lo que NO es de Dios.

Nos mantenemos en el Instante en donde se adecuan los Mandamientos a las supuestas necesidades y gustos de cada persona. Y nada más inverosímil que esto.

No nos podemos prestar como Pueblo de Dios, a ser partícipes de la desvaloración, del irrespeto y de las herejías con que la Humanidad se está enfrentando y ofendiendo a Dios.

Todo esto nos permite mirar que vivimos en un instante de pruebas y tentaciones constantes. Existe realmente una Lucha entre el Bien y el Mal, más permanente y fuerte que la que se ha vivido siempre. El Demonio ha encontrado en la fragilidad de la mente humana, un terreno fértil para arremeter contra todo lo que significa Dios.

La Humanidad actual, habiendo acogido todo lo que los Tentáculos del Anticristo han dispersado por la tierra, SE HA SUMERGIDO EN LA INACTIVIDAD DEL PENSAMIENTO Y LA INACTIVIDAD DEL CORAZÓN

DESPRENDIÉNDOSE DEL AMOR

Y SUPLANTÁNDOLO POR EL EGO HUMANO,

POR EL YO DESEO, YO NECESITO, YO ME IMPONGO

Y es que en la iglesia Católica se habla POCO O NADA  del Anticristo, ya que el único que trata sobre esto en la Biblia es Juan y a Sus Palabras se le han restado importancia y han sido aplicadas al pasado.

Bien es cierto que han existido a lo largo de la Historia de la Humanidad, cantidad de PRECURSORES (Como San Juan Bautista lo fue de Jesús) del Anticristo… Que han flagelado a la Humanidad de manera impensable. Pero el que vendrá a colocar el Sello por todos ellos, es el mismo Engendro de Satanás.

Hermanos, es la falta de conocimiento del Pueblo de Dios lo que le llevará a entregarse en manos del Mal.

El hombre busca lo que le facilite todo, busca tolerancia, porque NO se ha instruido en el peligro del Pecado y de perder la Salvación.

En este Instante, lo más importante es el hombre como hombre y no como hijo de Dios. De ahí que se resta importancia como Ofensa a Dios, todo el DESENFRENO en el que el hombre ha caído. Y el Desenfreno que es TOLERADO en gran parte, por la misma Iglesia.

Vemos claramente cómo surgió una nueva civilización materialista, fría, desconocedora de la palabra AMOR. Falsa, hedonista, egoísta, que le rinde culto a su EGO dando rienda suelta a la corrupción y a la muerte.

El hombre que NO se acerca a profundizar en el Conocimiento de la Ley Divina, NO logra cumplir con la Voluntad Divina y cae en grandes blasfemias, dando culto a la criatura humana y relegando a Dios a un último lugar.

Recibimos el Decálogo (los Diez Mandamientos) para que se cumpla sin deformarlo. Y la Masonería difunde por medio de los Diez Cuernos de los que forma parte, Los más grandes Errores, para que Satanás aumente su Botín de Almas, con una Iglesia un tanto desconocedora de lo que vive.

Quienes esperan reconocer fácilmente al Anticristo están muy equivocados… Y dejan entrever el gran desconocimiento en el que vive el Pueblo de Dios.

MAITREYA, EL GRAN USURPADOR

El Anticristo se presentará como un Gran Pacificador, el salvador de los hombres. Hará milagros, resucitará muertos, será condescendiente  para buscar la paz en todo el mundo. Dará alimento a los hambrientos, socorrerá al hombre en sus necesidades.

Y la Sagrada Escritura nos afirma: “De manera que nadie podía comprar o vender, si NO llevaba marcado el nombre de la Bestia, o la cifra que corresponde a su nombre (Ap 13,17)

Entre otras acciones que se encuentran a la orden del día, el Anticristo promoverá el aborto, la homosexualidad y le dirá a la Humanidad que debe espiritualizarse, entregándose voluntariamente primero a sus órdenes.  Luego hará que el hombre crea que es el centro del universo, minimizando a Dios en todo aspecto. Dará una catequesis equivocada sobre la Creación.

Todo lo anterior y más, serán sus artimañas para llevar a la Humanidad al Abismo. En este Instante, tengo el deber de informar algo que pensarán es parte de una película de ciencia ficción, pero NO… es algo real…

Los tatuajes YA NO son realizados con tintas comunes, sino que han pasado a ser parte de la Tecnología. En este Instante se han creado tatuajes como una segunda piel. Son bandas electromagnéticas que interactúan con dispositivos de uso diario del hombre.
Por ello, el hombre tecnológico es otra de las grandes metas del Mal. Y en el afán de anular al hombre en su pensamiento e invadir su mente, ese dispositivo que se comporta como una segunda piel. Ha sido desarrollado por la empresa Microsoft Research entre otras, para transformar los tatuajes en dispositivos conectados.

El material es barato para que la mayoría lo pueda adquirir y el hombre pueda transformar el cuerpo en una superficie desde donde pueda ajustar varios dispositivos, por ejemplo el teléfono (1).

Este programa es un medio para difundir la aceptación del uso del microchip, que será implantado obligatoriamente para comprar, para recibir atención médica, para hacer uso del dinero en todo establecimiento y un sin fin de otras necesidades básicas.

El Microchip será presentado como el medio para que el hombre sobreviva dentro de sociedad moderna y el que NO lo acepte será perseguido y aniquilado.

Me preocupa sobre manera la consecuencia de aceptar la marca de la Bestia.

El Anticristo NO es un invento sacado de la manga. En Apocalipsis 14 el Tercer Ángel dice: “con voz potente: «El que adore a la Bestia o a su imagen y reciba su marca sobre la frente o en la mano, tendrá que beber el vino de la indignación de Dios, que se ha derramado puro en la copa de su ira. Y será atormentado con fuego y azufre, delante de los santos Ángeles y delante del Cordero.” (Ap 14,9-10)

Esto no se dice, no se alerta a la Humanidad para prevenirla. Y continúa el Apocalipsis diciendo: “En esto se pondrá a prueba la perseverancia de los santos, de aquellos que guarden los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”(Ap 14,12)

HERMANOS, LO QUE SE AVECINA ES SERIO, Y ¿QUIÉN ALERTA? Detrás de esta tecnología de punta, veamos el aspecto espiritual: cuando llegue la implantación del microchip, la Humanidad se verá ante dos realidades, aceptarla o morir.

La Humanidad ha sido alertada, a través de las Revelaciones del Cielo, sobre un derrumbamiento financiero, sobre la Tercera Guerra Mundial, sobre un Gobierno Único, una Religión Única… Todo esto será un detonante para que los hombres acepten la marca de la bestia.

Hermanos, si no son de los que acostumbran leer la Palabra de Dios, deben comprender que es necesario informarse de los planes del Enemigo del alma para que NO sean sorprendidos.

Toda la Humanidad, aún los no creyentes, deberían conocer estos Anuncios Divinos y tomarlos en consideración. Sabemos que lo que buscan los grandes sectores de poder universal es manipular y tomar el control del hombre y esta Marca lo permitirá.

Hermanos, Dios no será ignorado y Él nos ha advertido sobre el destino de la Humanidad. En las Revelaciones que yo recibo nos llama una y otra vez, a tomar acciones espirituales para no caer en lo incorrecto; es más, para no perder el alma.

En verdad que la Misericordia Divina es Infinita. Nos encontramos en el instante de la agitación, de las aguas embravecidas, de la batalla espiritual y solo cada uno en particular puede tomar su propia decisión.

MI ENCARGO ES INFORMAR, EL DE USTEDES, TOMARLO O RECHAZARLO. Amén.

(1) Para obtener más información: http://duoskin.media.mit.edu/ y en

http://www.abc.es/tecnologia/informatica/hardware/abci-duoskin-tatuaje-temporal-pero-inteligente-201608172128_noticia.html

R113 APÓSTOLES DE MI AMOR


07 DE JULIO DEL 2017

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:
Reciban mi Bendición, suplicando al Espíritu Santo para que estas palabras que reciben, sean acogidas con sabiduría y así ustedes que las leen, las atesoren y les motiven a la Conversión.

Las garras del Demonio surgen en medio de la Humanidad, que ha transformado la Tierra de Bendición en una tierra tenebrosa, saturada de la miseria humana en donde sobreabunda la Confusión y la Ira.

Hijos, ¿No alcanzan a comprender que los actos indebidos, impetuosos y nefastos refuerzan a los secuaces infernales?

Dicen conocer a Mi hijo y esto NO es verdad, ya que el que conoce el daño que causa el aliarse al Mal permitiendo que el Mal le utilice para causar contrariedad; si amara a Mi Hijo, se alejaría de esas ocasiones.

La humildad, el silencio, la paz y la unidad, son contrarias a la naturaleza del Demonio. Y cuando ustedes se mantienen en intervalos entre actos aparentemente buenos y actos contaminados con el Mal, el Demonio obtiene mayor provecho, al alejarles del recto obrar y actuar de los hijos de Dios.

El Demonio NO descansa llevando y derramando infelicidad en medio de los hombres, para que la Guerra entre las Naciones sea anticipada por la violencia en la Humanidad.

Algunos de Mis hijos, con fe y gran valor, se mantienen dentro de la obediencia a la que Mi Hijo les llama. A estos hijos son a los que con mayor furia tientan los demonios: la consigna es robarles la paz porque conocen al hombre.

Y cuando el hombre pierde la paz, la secuencia de pensamientos obras y actos, en su mayoría NO son los que Mi Hijo desea recibir.

Tan pobre es el hombre en su conciencia, que se deja llevar por la soberbia y de este mal, Satanás logra un gran provecho, infectando con graves males al hombre por medio de la soberbia.

La criatura soberbia emana tanta purulencia, que contamina a todo aquel que sale a su paso. Y los demonios se apresuran a elevarle ese gran mal, ya que un hombre soberbio causa más dolor por donde pasa, que lo que los mismos demonios pueden lograr en un instante.

Los hombres corren de un lugar a otro en busca de fechas sobre los Acontecimientos de la Purificación que sufrirá la Humanidad.

Y quienes buscan fechas, deben detenerse e interrogarse a sí mismos sobre su estado espiritual.

¿Cuántos serían en la humanidad los que salvarían el alma, si en este instante llegara Mi Hijo en su Segunda Venida?

Por ello, Antes y para bien de las almas, el Juicio Particular (1) se encuentra frente a la Humanidad.

¿Han pensado ustedes en este Acto de Misericordia?

¿Se encuentran produciendo frutos de Vida Eterna… ?

O

Por el contrario, ¿Son criaturas de contienda?

Hijos de Mi Corazón Inmaculado, lo poseen todo para alcanzar la Vida Eterna y la pierden a cada instante ante mínimas e imprevistas situaciones.

El crecimiento espiritual es una constante Prueba, ya que NO puede ser adulto espiritual el que NO vive como adulto espiritual, sino que de la madurez desciende a la niñez con gran facilidad. NO se encuentran crecidos espiritualmente para enfrentar el Instante en que viven.

NO poseen estabilidad espiritual y ante esta gran escasez, el astuto y Maligno Ladrón se apresura a lanzarles en las antiguas carencias espirituales, para que retrocedan cuanto sea posible y se alejen del verdadero Camino de la Salvación.

Un hombre airado causa grandes conflictos…
Una familia airada causa graves heridas…
Un pueblo airado causa grandes devastaciones y muertes…
Una Humanidad airada causa grandes guerras…

El Demonio es astuto y ustedes caen en sus redes con facilidad. Tanto que continuamente les facilita la llegada de cantidad de reportajes, literatura, noticias, predicciones que les intrigan…

Y ustedes hijos, se abalanzan hacia lo que les despierta la curiosidad…

¡Oh pobres de mis hijos! ¡Cuánto se desgastan por NO CONOCER A PROFUNDIDAD a Mi Hijo!

 Y desean alcanzar grandes honores sin haber alcanzado lo que les hará Herederos del reino: el Amor Divino.

Desean ser doctos sin la praxis y el pecador que NO se decide a desterrar de sí lo que le lleva a caer, NO alcanzará superar el Pecado.

Sin la constante práctica de la Negación, el hombre NO supera lo que le lleva a caer.  Para mis hijos es indispensable la praxis del Bien y el alejamiento del Mal.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, Mi Hijo mira a cada uno en especial.

Mira las obras y actos de cada uno en especial y Mi Hijo NO pasará por alto los actos contrarios a la Ley del Amor.

Cuántos de Mis hijos se encuentran en grandes contiendas por desear adquirir los dones de otro hermano, sin pensar que todo lo rige el Amor.

Y el que se afana en codiciar los bienes espirituales del hermano…

 Endurece su corazón y se aleja a sí mismo de los Bienes Celestiales.

En este Instante, ¡Cuántos se debaten Negando o Afirmando los Eventos que la Casa Paterna les ha revelado!

Si desean la Salvación tienen que dedicarse a vivir en santidad, cumpliendo la Ley de Dios y siendo testimonios vivos del Amor Divino en todo instante y en todo lugar, a tiempo y a destiempo.

Para esta Humanidad, la verdad es su verdad.

Y esa verdad dista infinitamente de la verdad que Mi Hijo ha legado a Sus hijos.

Los Mandamientos NO LOS PUEDE ALTERAR EL HOMBRE… 

Son una constante novedad, un constante Presente.

NO se encuentran sujetos a libres interpretaciones. 

Pero ¿Qué hace esta generación?:

Ha abolido el Pecado y las obras y actos contrarios a la vida, a la Salvación del alma, contrarios a la Obediencia, al recato, a la pureza…

Y se entregaron al Desenfreno, abriendo la mente a la Lujuria;

Para que los bajos instintos humanos broten y se reproduzcan en un constante ambiente propicio para ello.

El Pueblo de Mi Hijo permanece INERTE… 

Se niega a reconocer el Instante en que vive…

Y el Enemigo del alma con su astucia, se apodera cada instante de la Humanidad.

Las invenciones tecnológicas son alabadas por la gran mayoría de la Humanidad sin el debido conocimiento.

Esto acerca al hombre a aceptar sin miramientos cuanto sea novedad tecnológica.

Así acogerá la Humanidad con gran confianza el uso del Microchip(2) siendo este ingenioso y minúsculo artefacto, el más grande controlador que haya existido.

Por medio del Microchip, el hombre será anulado en su pensamiento…

Y la Libertad que Mi Hijo ha dado al hombre, le será arrebatada definitivamente. 

El Microchip es un Signo relevante, ANTES de la aparición pública del Anticristo. (3)

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, cada uno de ustedes debe voluntariamente consagrarse a Nuestros Sagrados Corazones, Mi Hijo se los ha solicitado y Yo les reitero esa petición urgente.

Cada hogar debe ser consagrado a nuestros Sagrados Corazones, cada familia debe consagrarse a nuestros Sagrados Corazones…

Pero NO olviden que la consagración se efectúa, con el constante vivir en la Voluntad del Padre.  

Más en donde NO reina el Amor Divino, la consagración NO produce frutos.

Amados hijos, el hombre NO descansa en su afán de liderar a la Humanidad. Las invenciones tecnológicas NO se detienen, estas NO son solo para bien del hombre sino en su mayoría, son utilizadas para dominar al hombre.

La mente humana es motivo de constante estudio y de constantes sorpresas para el hombre de ciencia.

Por ello la Humanidad recibe novedades con las que acaparan la atención humana y le abstraen de cuanto le rodea.

Llega a las manos de la niñez y de la juventud otra invención con la que desligarán totalmente de la realidad a quienes la utilicen.

Estos constantes sellos del Mal, son los que preparan al hombre para el dominio total de la mente por parte del Anticristo, para poseer a la Humanidad sin que esta se rebele.

Padres de familia:

¡Con cuánta liviandad han entregado a sus hijos al capricho de Satanás!

¡Con cuánta ligereza han permitido que sus hijos vivan en un mundo irreal…

se transformen en criaturas autómatas, que viven dentro de sí mismos compitiendo constantemente contra sí mismos!

Los padres de familia NO son escuchados.

NO son respetados.

NO son amados por sus hijos.

Escucho tanto Lamento al respecto.

Padres de familia:

Sus hijos criaturas inertes, son producto de la tecnología creada para dominar al hombrese encuentran dominados por la teconología del Demonio.

Cada novedad que colocan en manos de sus hijos, es un acercamiento que ustedes consienten…

Para que sus hijos se implanten el Microchip y sean parte de los Adoradores del Anticristo.

¡Cómo ha decaído el hombre Desobediente!

Hijos, oran y desobedecen.

Oran y omiten las Alertas que Mi Hijo les da para que se liberen del Mal y liberen a sus familias.

La Maldad recorre la Tierra. Es una fuerza invisible que va contaminando a quienes lo permiten.

Por ello tienen que anunciar que el Mal existe y que el Pueblo de Mi Hijo NO se salvará hasta que decida encaminarse a la santidad, que NO ES únicamente orar.

Expandan la mente. Aliméntenla con el Conocimiento, con la praxis; para que NO sean engañados por las artimañas del Seductor de las Almas.

Oren hijos Míos, oren por Turquía, padecerá el dolor de sus habitantes.

Oren hijos Míos, oren por Corea del Norte, su pueblo sufre el efecto de sus propias creaciones nucleares.

Oren hijos, oren por Chile, la Tierra se estremece con gran fuerza.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

La Tierra se estremece con mayor fuerza.

Grandes terremotos en el fondo del mar, causan devastaciones en la superficie de la Tierra. 

 La aviación será paralizada por instantes, en gran parte de la Tierra, guarden la FE.

Los Volcanes dan signos de su Despertar. 

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, permanezcan atentos, entréguense a las buenas acciones, atiendan los Pedidos de esta Madre.

Sean criaturas de bien, NO permitan que les invada el Mal.

Si Dios NO hubiese permitido que Daniel fuese arrojado al foso con los leones, NO existiría en la Biblia su maravilloso Testimonio de FE

Sean amor para con ustedes y para con sus hermanos.

NO olviden que la Maldad crece, pero el Amor Divino se multiplica por cuantos actos de obediencia cumplen mis hijos.

Amados, Mi Hijo les ama con Amor Eterno.

CONVIÉRTANSE...

Acérquense a Mi hijo, NO le teman.

Acérquense y vivan en la plenitud de los hijos de Dios.

Como Madre de la Humanidad, Me mantendré con ustedes hasta que entreguemos la Tierra a Su Creador.

Les Bendigo.

Mamá María.

(1) El juicio particular o EL GRAN AVISO, leer…

(2) Revelaciones sobre el MICROCHIPS, leer…

(3) Profecías sobre la aparición pública del Anticristo, leer…

Comentario del Instrumento

Hermanos:

En este instante, aumenta el asecho del Mal hacia el hombre. Aumenta conforme avanza el instante en que aparecerá el hijo de la Perdición. Por ello el hombre debe permanecer atento a los signos con que se anuncia el que pasa desapercibido.

Nuestra Madre nos alerta ante la crisis tecnológica con que el hombre es minimizado y llevado a un estado de exclusión total por medio de las novedades tecnológicas, que llevan a la niñez y a la juventud a ser criaturas vegetativas.

Con este método, el Mal incapacita al hombre en la toma de decisiones. Y por ende, le limita a ser más de Dios y le mantiene lejos de la realidad.

El Mal no se anuncia, sino avanza despacio sin ser visto. Así es como llega el Anticristo. Y por ello la mayor parte de la Humanidad es tomada por sorpresa. Ante la falta de conocimiento y la negación, el hombre llegará a vivir en la esclavitud espiritual y física.

Hermanos, somos llamados a mantener la Fe. Esa Fe que nace en nuestro interior y como llama ardiente, no se apaga. Amén.

http://www.revelacionesmarianas.com/

Mensaje del 2 de julio de 2017 en Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

por Rosas para la Gospa

“Queridos hijos, les doy las gracias porque responden a mis llamados y porque se reúnen en torno a mí, su Madre Celestial. Sé que piensan en mí con amor y esperanza. Y yo también siento amor hacia todos ustedes, como también lo siente mi amadísimo Hijo, que en su amor misericordioso, siempre y de nuevo me envía a ustedes.

Él, que se hizo hombre, que Era y ES Dios, Uno y Trino. Él, que por vuestra causa ha sufrido en el Cuerpo y en el Alma. Él, que se ha hecho Pan para nutrir sus almas y así salvarlas.

Hijos míos, les enseño cómo ser dignos de Su Amor, a dirigir a Él sus pensamientos, a vivir a mi Hijo.

Apóstoles de mi Amor, los envuelvo con mi Manto porque, como Madre, deseo protegerlos.  

Les pido: oren por todo el Mundo. Mi Corazón sufre, los pecados se multiplican, son muy numerosos. Pero con la ayuda de ustedes, que son humildes, modestos, llenos de amor, ocultos y santos, mi Corazón triunfará. Amen a mi Hijo por encima de todo y a todo el Mundo por medio de Él. NO olviden nunca que cada hermano suyo lleva en sí algo precioso: el Alma.

Por eso hijos míos, amen a todos aquellos que NO conocen a mi Hijo. Para que por medio de la Oración y del Amor que proviene de esta, puedan ser mejores. Para que la bondad en ellos pueda vencer, para que las almas se salven y tengan Vida Eterna.

Apóstoles míos, hijos míos, mi Hijo les ha dicho que se amen los unos a los otros. Que esto esté escrito en sus corazones y con la Oración procuren vivir ese amor. Les doy las gracias.”

María advierte en su mensaje: “es un momento crucial”

por Rosas para la Gospa

En su mensaje del 02 de Junio de 2017, la Reina de la Paz nos ha dicho: “Hijos míos, estén preparados: este tiempo es un momento crucial”. La expresión momento crucial también significa “encrucijada” y “punto de inflexión”.

“Encrucijada” porque la Reina de la Paz quiere que estemos preparados, pues estamos viviendo un tiempo en el cual debemos elegir qué camino tomar, realizar decisiones que marcarán nuestro rumbo. Que tendrán grandes consecuencias en nuestra vida.

“Punto de inflexión” porque nuestra Madre nos avisa que a partir de este momento las cosas NO van a continuar de la misma manera que antes. Nos anuncia cambios, situaciones decisivas que transformarán las cosas.

¿Qué espera Ella de nosotros en este momento crucial?

Nos los ha dicho: “Los llamo nuevamente a la FE y a la Esperanza. Les muestro el Camino a seguir: el de las palabras del Evangelio”.

NO es por tanto un momento angustioso.

ES ante todo un momento de FE y de Esperanza en el que tomar una firme decisión por la Reina de la Paz en fidelidad al Evangelio, a las palabras de Jesús.

Así seremos “pequeñas luces del mundo” que señalarán la dirección correcta, que salvarán a las almas.

En último término se trata de salvar el Mundo, como María nos dijo en el mensaje del 02 de Mayo.

Fuente: Reina de la Paz TV

A66 TRES AÑOS Y… LA IGLESIA ABANDONADA


29 de Junio de 2017

Observa hijo Mío, ve cómo estoy en la Cruz y, Me dirijo a todos, a todos Mis hijos sobre la Tierra: cómo, la gran mayoría de vosotros, aún Me tenéis aquí en la Cruz, Crucificado, Muerto y aquí Me dejáis. Muchos Me queréis dejar ahí, porque no queréis dar el siguiente paso, que es la Resurrección en Mí.

Os he pedido ser otros Cristos, os he dado toda una Evangelización, os he tomado, prácticamente, de la mano. Porque tenéis las Sagradas Escrituras, conocéis Mi Vida, Mi Caminar, Mis Ejemplos, Mis Palabras, Mis Obras, Mis Milagros…

Con esto os llevo de la mano a cada uno de vosotros, para que Me conozcáis mejor y para que deis el siguiente paso: Resucitar en Mí. Y esto es ser ese Cristo que vieron los apóstoles, Cristo Glorioso, que mostró Su Poder Divino y que se dio por cada uno de vosotros.

Soy vuestro Dios y lo demostré con Mi Amor hacia vosotros, con Mis Enseñanzas, con los Milagros que realicé y que nadie más, los ha realizado NI realizará, salvo aquellos que estén Conmigo, que den el siguiente paso.

Porque es Mi Promesa que aquellos que estén Conmigo, realizarán las mismas obras que realicé Yo y aún mayores, pero NO os estoy hablando solamente de Milagros, sino de conversiones.

Me seguían multitudes porque deseaban escuchar Mis Palabras de Sabiduría Divina que los transformaba, los enamoraba… Me seguían, porque querían saber más del Reino de los Cielos.

Si vosotros solamente os quedáis en la realización de Milagros, NO estaréis completos y podréis caer fácilmente en la soberbia y perderéis la otra parte; que realmente es la que ganaba a las almas; que es Mi Palabra que los llevaba a esa conversión de corazón.

SeguidMe, Mis pequeños. Tomad el compromiso de ser otros Cristos, pero completos. TRANSMITIENDO Mi Palabra, convenciendo en el Amor a vuestros hermanos, para que Me sigan.

Para que puedan realizar su obra también, cada uno de vosotros. Y podáis regresar al Reino de los Cielos victoriosos por haber cumplido vuestra misión… O vuestra obra ante los Ojos de Mi Padre.

Cada uno de vosotros tenéis una misión en particular, en el Amor y en el compromiso que tenéis ante Nuestra Santísima Trinidad. La debéis realizar porque es una obra de Amor, Mis pequeños. No os pido nada extraordinario, os pido lo que Mi esencia ES: el Amor.

Todo lo que Yo os vine a Enseñar, lo que os vine a mostrar del Cielo y lo que se vive en Él, es Amor. Todos y cada uno de vosotros, entendéis perfectamente lo que esta Palabra Divina quiere decir… Y es lo que habéis vivido en vuestro corazón: Mi Amor.

Ciertamente, NO todos lo habéis vivido en profundidad, porque la gran mayoría NO queréis tomar un compromiso con vuestro Dios, pero en algún momento os he tocado. He tocado vuestro corazón y conocéis perfectamente lo que es Mi Amor de Dios en vuestro corazón, a diferencia del amor pecaminoso humano.

El Amor Divino tiene muchas facetas y todas os llevan a la salvación. Pero Satanás, sabéis que se mete y trata de tergiversar todo lo que viene de Mí y os Engaña. Pero si estáis Conmigo, conocéis perfectamente lo que es Mi Amor y lo que es el amor del Mundo.

El hijo pródigo lo conoció muy bien. Y os he dicho que vosotros sois ésos hijos pródigos, que debéis dejar ya el mundo. Pero debéis antes dejar toda esa maldad y regresar a Mí. Debéis convertir a vuestros hermanos, tomando ese compromiso que cada uno de vosotros tenéis: el de salvar almas.

A eso vinisteis a la Tierra, a producir amor y a salvar almas. No hay nada más grande que Me podáis regalar a Mí vuestro Dios, que recuperar un alma que ya estaba perdida en el pecado y que Satanás la tenía ya tomada.

“DadMe almas”, os pidió Mi Hijo en la Cruz: “Tengo sed”, tengo sed de almas. Ahora El Espíritu Santo os dará una Efusión Divina, para que vosotros empecéis ya a vivir si queréis, esa renovación espiritual. Para que podáis caminar en la Tierra, como Mi Hijo caminó y vivió por vosotros.

YA NO os veáis a vosotros mismos os he pedido, ved por vuestros hermanos. YO estoy en vosotros, así que ya NO os veáis a vosotros y vuestras necesidades. Yo voy a proveer de todo, en vosotros y para vosotros. Vosotros, dadMe almas.  Estáis desperdiciando infinidad de Gracias y Bendiciones para vosotros y para los vuestros.
Hijitos Míos, Llamo, Grito, Aviso, Gimo, Lloro…

Es tanto el Dolor de Mi Corazón Mis pequeños, al ver a Mi Iglesia cómo ha sido Abandonada…

¡NOLI ME TANGERE! 

Cómo algunos ministros Me traicionan, CÓMO LOS FIELES SE ALEJAN…

Cómo la vida de la Iglesia se APAGA…

Mis pequeños, os he dado un Tesoro grandísimo en la Tierra y NO lo habéis cuidado. Mucho, mucho debierais tomar de Ella y NO queréis aceptar sus regalos, estáis desperdiciando infinidad de Gracias y bendiciones para vosotros y para los vuestros.

Caudales de bendiciones se reciben a través de Ella y vosotros negáis esa vida en vuestra vida. La vida de Mi Iglesia, que es Mi propia Vida os alivia, os consuela, os salva, os sana, os hace crecer y…

¿Qué hacéis Mis pequeños para obtener todo aquello? NADA o lo mínimo.

Contentos debierais estar de tener Mi Vida entre vosotros. Ciertamente YO habito en vosotros y Mi Iglesia os enseña cómo aprovechar Mis Bendiciones y Mi vida en vosotros. Pero vosotros os creéis autodidactas, os creéis superiores a Mis ministros.

Ciertamente el Escándalo que algunos causan, hace que muchos se separen. Pero vosotros NO hacéis gran cosa para defender a Mis ministros los que os pueden guiar, los que os pueden dar las máximas bendiciones, que son los Sacramentos.

Los atacáis y NO los protegéis. Estáis prestos para la crítica, pero NO estáis prestos a la Caridad para con ellos.

Sí Mis pequeños, mucha vida se derrama hacia vosotros pero NO queréis tomarla. Solamente cuando se os vienen los problemas personales o los problemas sociales, es cuando acudís a Mí.

Cuando veis todo perdido, cuando todo se os nubla es cuando  queréis venir a Mí apresurados, a aprovechar lo bueno que Yo os doy.

Pero tan pronto obtenéis Mi Bendición, os alejáis nuevamente.

Os olvidáis de Mí, que Soy la Fuente de todo Bien.

¿Hasta cuándo, Mis pequeños? ¿Hasta cuándo entenderéis?

¿Cuánta maldad guarda vuestro corazón?

¿Cuánta Indiferencia hacia Mí, vuestro Dios?

Tiempos vendrán en que NO tendréis lo que ahora tenéis y es cuando os daréis cuenta del Tesoro que NO supisteis cuidar, lo desperdiciasteis.

Aquellos que se han dado cuenta y han atendido a Mi llamado, Me han seguido porque Soy el Buen Pastor, que llama a Sus ovejas y ellas Me siguen.

 Cuando os deis cuenta de que el Ladrón os ha robado lo más grande y lo más bello que teníais, el Gran Tesoro entre vosotros, es cuando llorareis vuestro pecado y vuestra indiferencia, vuestra negligencia, vuestra falsedad.

Voy atendiendo el llamado del justo, gracias a ellos muchos, muchos pecadores se salvan.  Y acudo nuevamente a aquellos que Me siguen, a aquellos que atienden Mi llamado y toman de Mí lo necesario para obtener Vida NO solamente actual, sino Vida Eterna.

Venid a Mí y tomad de Mi lo que necesitéis para vosotros y vuestros hermanos. Sois Mis Cristos de estos tiempos, sois las almas en las cuales puedo reposar Mi Cabeza en vuestro corazón. Sois aquellas almas que habéis tomado vuestro trabajo en serio y estáis transmitiendo Mi vida entre los vuestros.

Sois aquellos a los cuales les he dado mucho y habéis dado más todavía. Mucho tenéis, mucho obtendréis y en vosotros confiaré Mi Iglesia y la humanidad entera. Sois los que cuidáis de corazón lo que os pertenece: Mi Hogar en la Tierra, las almas que Yo he creado.

Venid a Mí pues Mis pequeños, los justos, las ovejas del Redil. Venid a Mí con vuestro Dios, para que Yo os proteja de las Garras de Satanás, que se ha revestido de piel de oveja.

Venid a Mí, Mis pequeños. Para que Yo os alimente con manjares deliciosos, para que podáis crecer y dar más fruto. Venid a Mí, Mis pequeños. RodeadMe a Mí vuestro Dios, para que estéis junto a Mí y escuchéis Mis Palabras, aprendáis más y recibáis Mis Bendiciones.

 Todos pertenecéis a Mi Cuerpo Místico. YO como Cristo Jesús, He venido a la Tierra a serviros, sirviendo a Mi Padre.

Por orden de Él, Yo vine a traer todas las Enseñanzas del Cielo a la Tierra. A daros ese Alimento Divino, a cuidaros, a guiaros. Yo Soy el Dios Verdadero, el Único Dios que se ha Encarnado para venir a Vivir entre vosotros, convivir entre vuestros hermanos.

Mis pequeños, Yo os he dado toda una Evangelización Sabia, Verdadera, sencilla. Y aquellos que son humildes y se saben necesitados, toman de ella y crecen. Viven y se dan como Yo Me he dado.

Mis pequeños, algunos de vosotros habéis sido escogidos sobre la Tierra y esto especialmente va sobre Mis ministros sacerdotes. Son escogidos para recibir Sabiduría y que ellos den la enseñanza en forma sencilla, ellos vienen a ser como los órganos principales de Mi Cuerpo Místico.  

Tenéis el corazón, pulmones, estómago, cerebro, hígado, riñones… Son órganos grandes y ellos son los encargados de recibir lo más fuerte y lo hacen pequeñito, para repartir todo ya desmenuzado y preparado para que las células pequeñitas puedan absorberlo y alimentarse.

Mis ministros los guías de Mi pueblo, deben ser eso. Recibir lo fuerte la Sabiduría grande, la Sabiduría Mística. Tomarla, desmenuzarla y darla al Pueblo, a las comunidades. A todos vosotros pequeñitos, de una forma sencilla, sabia, humilde… Para que la podáis recibir y alimentaros con Ella.

Y así en una forma sencilla, le saquéis el provecho total a lo que Yo les doy a Mis ministros. Pero muchos de ellos NO han querido tomar esta parte. NO quieren trabajar ya para Mí.

SON POCOS LOS QUE QUEDAN. Y por eso muchas celulitas que sois vosotros los fieles, NO estáis recibiendo el alimento debido.

ORAD. Orad fuertemente por aquellos a los que les he encomendado que reciban el alimento fuerte sustancioso, que NO todos pueden digerir fácilmente; para que ellos entren en esa humildad, sencillez…

Y con suavidad os den lo que Yo quiero que cada uno de vosotros tengáis, para que os alimentéis y crezcáis.

Hijitos Míos, en Mis apóstoles estáis reflejados todos vosotros. Tres años de Evangelización, TRES AÑOS CON EL MAESTRO. Tres años con el Santo de los Santos, conviviendo con Él, compartiendo con Él, viendo Mis Milagros, viendo cosas extraordinarias.

Recibiendo Sabiduría Divina, teniendo lo que ningún hombre sobre la Tierra había tenido:

LA CONVIVENCIA DIRECTA CON SU DIOS.

Mis Enseñanzas directas hacia ellos, cualquiera de vosotros hubiera querido tener ésa dicha.

Los mismos Profetas en la antigüedad, habían querido tener ésa dicha del conocerMe…Y éstos Doce hombres estuvieron Conmigo tres años, conociéndoMe, tomando de Mí,  alimentándose de Mí…

Y ¿Al final qué sucede?… Uno Me traiciona, Me lleva hasta la muerte. Otro Me niega: el que fue cabeza de todos ellos. Los demás corren. Huyen al ver que las cosas se ponen difíciles cuando Me atrapan…

Y solamente UNO se mantiene al pie de la Cruz.

Mis pequeños, ¿Cuál de todos ésos apóstoles sois vosotros?

 ¿También huiréis, también Me traicionaréis, también Me negaréis? u ¿Os mantendréis Conmigo por siempre?

ID POR TODO EL MUNDO…

Reflexionad, Mis pequeños. NO habéis tenido tres años de preparación…

Muchos de vosotros tenéis toda una vida, decenas de años conociéndoMe… BuscándoMe, tratando de estar Conmigo. ¿Qué habéis hecho de vuestra alma? ¿Qué habéis hecho para estar en la misma posición de Mis apóstoles y discípulos?…

O sea en la transmisión de Mis enseñanzas. Lo que les di a ellos, ahora lo tenéis vosotros en las Sagradas Escrituras y ésa es vuestra tarea también. Al estar Conmigo debéis difundir lo que ellos mismos recibieron y difundieron.

¿Qué habéis hecho? ¿En dónde estáis? ¿Qué cuentas tenéis para darMe?

Son momentos de reflexión, son momentos de Juicio, Mis pequeños.

Os voy anticipando todo esto, para que vuestro momento final sea grato para vosotros y grato para el Cielo.

Que NO sean momentos vergonzosos cuando os presentéis ante Mí, ante Mi Padre, ante el Cielo entero. Que se os vea, se os juzgue… ¿Cómo os sentiréis ante éste Juicio Universal?…

Y SERÁ UNIVERSAL

CUANDO SEÁIS JUZGADOS EN LO PARTICULAR…

Porque las almas, todas las almas estarán viéndoos. Ciertamente Yo Soy el Juez, pero ellos verán cómo os comportasteis… Entraréis a la Gloria dichosos de haberMe servido…

O tendréis que pasar mucho tiempo en  purificación, porque desperdiciasteis Mi tiempo.

Meditad Mis pequeños, ANTES de que os alcance vuestra muerte. Meditad y actuad positivamente. Yo Soy un Dios de Misericordia que olvida el pasado y cada vez que vosotros acudís a Mí para el perdón de vuestros pecados…

ES un renacer para vuestra alma, un principio en el cual podréis hacer grandes cosas para Mí, para vuestros hermanos para Mi Reino.

Volvéis a renacer cuando vuestra alma queda limpia, sana, aliviada de vuestros pecados.

Acercaos a Mis ministros para que alcancéis la purificación de vuestra alma y tengáis ése propósito de renovación.

De empezar nuevamente y de hacer lo mejor posible por vuestro Dios en vuestros hermanos y para Mi Reino, que ya se acerca.

Meditad, reflexionad, os amo, Mis pequeños.

Venid a Mí, porque os amo. Porque recibo el amor de vuestro corazón y así trabajando al unísono, en un solo corazón, en un solo palpitar, en un solo Amor, Mi Bendición.

OS QUIERO A TODOS. 

Gracias a aquellos que Me han sido fieles. Gracias, porque a pesar de los ataques de Satanás os habéis mantenido fieles a Mí, vuestro Dios. Si caísteis en la tentación os levantasteis, porque la Tentación NO fue más fuerte que Mi Amor ni que Mi perdón.

Habéis aprendido a amar y a perdonar y por eso tenéis derecho al Reino de los Cielos.

Porque la Caridad es primero, Mis pequeños y en vuestro corazón reina la caridad.
Gracias, Mis pequeños, venid a Mí, os amo.

Recibid Mis Bendiciones, os amo de Corazón.

Yo, el Hijo del Hombre y vosotros Mis pequeños, Mis hermanos, os Bendigo:

que la Luz del Espíritu Santo, descienda sobre vosotros, os transforme y os lleve a la Perfección de Mi Padre, a la que estáis llamados todos vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

http://diospadresemanifiesta.com/

EJÉRCITO VICTORIOSO V


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

DÍA DÉCIMO SEGUNDO

12. Reparad por las almas que se dejan seducir por las siete hijas de Satanás: los Pecados Capitales.

Hijo mío: premiaré vuestro sacrificio. Pagaré vuestro desvelo de amor. Os llevaré a una de las moradas de Mi Reino. Os ceñiré una corona de rosas por haber sido fiel a las horas nocturnas de reparación. Reparación que habrá de extenderse al mundo entero. Reparación que antepondrá el Triunfo de los Sagrados Corazones. Reparación que destruirá los planes maléficos de Satanás.

Reparación que os borrará pecados del libro de vuestras vidas.

Así es pues amado mío que no escatiméis en vuestro tiempo para prodigarme alivio a mi Corazón sufriente, porque muchos de mis hijos han caído en las redes oscuras de los pecados capitales. Pecados que deforman el alma, pecados que manchan el corazón, pecados que son gangrena para el espíritu, pecados que llevan a la muerte eterna.

Alma reparadora que estáis en vela, que estáis con vuestro corazón abierto, que estáis dispuesto en consolar mi Sagrado Corazón: venid en el silencio de esta noche y reparad por todas aquellas almas que se dejan seducir por las siete hijas de Satanás.

Almas que llevan su corazón impregnado del lastre del Mundo. Almas altamente insatisfechas que no han encontrado el verdadero camino; almas que desdicen de mi amor y de mi misericordia para con toda la humanidad; almas de corazón putrefacto que requieren limpiarse en los Ríos de la Gracia; almas que van directo al suplicio eterno si no vuelven sus ojos y su corazón a Mí.

Vuestra luz en esta noche lúgubre, habrá de iluminar el sendero de las almas ausentes de Mi redil. Vuestro sacrificio os servirá en reparación a vuestros propios pecados y los pecados del mundo entero. Vuestro interés en la salvación de las almas os hará como un ángel en la tierra.

Ángel que templa el arpa y la cítara; ángel que no se aparta de Mí ni un instante porque no sabría sobrevivir si no está a mi lado; ángel que atraerá a otros ángeles a salmodiar con la hora nocturna de reparación. Reparación tan necesaria en este tiempo; tiempo en el que a lo bueno le llaman malo y a lo malo le llaman bueno.

Tiempo de degradación moral; tiempo en el que los valores cristianos han sido tergiversados. Tiempo en el que muchas almas se condenan por no haber acudido a las fuentes de misericordia, por no haber iniciado en vida un proceso de conversión perfecta y transformante.

Alma Reparadora:

Corazón sufriente de mi Jesús: gracias os doy por haberme limpiado y purificado en los Ríos de agua viva. Gracias por haber puesto vuestros ojos de compasión en mi miseria. Gracias por haber suscitado dentro de mí un deseo de cambio, un querer volver a vuestra Casa porque extrañaba vuestro amor y cariño. Extrañaba vuestros mimos, vuestra delicadeza; os extrañaba, Encanto de mi pobre corazón.

Jesús: Vos que sois la Víctima Divina, ofrenda de amor al Padre Eterno: atraed con vuestros rayos de luz a cada una de las almas que se han dejado vencer ante la lucha; almas que han caído en pozos putrefactos; almas de conciencia manchada porque de una u otra forma han sucumbido ante los halagos de la siete hijas de Satanás.

Hijas que tienen la mirada puesta en el mayor número de almas; hijas que envenenan el corazón de los hombres con la ponzoña letal de: la envidia, la pereza, la soberbia, la lujuria, la ira, la gula y la avaricia; ponzoña que lleva a la muerte segunda.

Ponzoña que lleva a la degradación, al relajo; ponzoña que destruye todo aquello que le sale a su paso; ponzoña que obnubila y aletarga el pensamiento y la conciencia de la humanidad.

Amantísimo Jesús mío: dadles otra oportunidad a estas pobres almas; herid sus corazones con un flechazo de amor; salpicad sus conciencias con tan sólo una gotita de vuestra Sangre Preciosa y ellas despertarán de su sueño letargo.

Estas hijas pródigas regresarán hacia Vos, ellas os pedirán perdón, ellas llorarán sus culpas, ellas limpiarán y perfumarán sus corazones en los Ríos de la Gracia, ellas buscarán vuestro amor, vuestro amparo.

Amantísimo Jesús mío: reparo en esta noche por las almas que habrán de morir y aún, no han reconocido sus culpas; aún, caminan tras las seducciones de una de las hijas de Satanás; compadeceos de ellas…

Vuestro Corazón sobreabunda en misericordia, no permitáis que estas almas perezcan; llevadlas, así sea al nivel más bajo del Purgatorio, ellas os lo sabrán agradecer.

Jesús, mi delirio de amor: os agradezco por haberos fijado en mí; os agradezco porque el Médico Divino ha dado término a mis enfermedades; os agradezco porque sois el Arquitecto del Cielo   que ha descendido a la tierra para trazar nuevos planes en mi vida, proyectos diferentes jamás pensados.

Recibid, Corazón agonizante de Jesús, esta hora nocturna de reparación como mi ofrenda; ofrenda que os dé consuelo, alivio a vuestro padecimiento.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

DÍA DÉCIMO TERCERO

13. Reparad por todas almas que violan la justicia, la honestidad.

 Hijo querido: si los hombres alcanzasen a medir el gran amor que les tengo, no propiciarían a mi Divino Corazón tantos sufrimientos, tantos latigazos a Mi Cuerpo Santísimo.

No os canséis, alma reparadora, de ofrecer vuestros sacrificios, vuestras oraciones pidiendo por la conversión de los pecadores.

Muchas almas perecen porque no hay quien ore por ellas; los sacrificios que un alma hace, en vida, a favor de sus hermanos tienen gran recompensa en el Cielo. Vosotras almas reparadoras que atendéis generosamente a mi llamamiento de amor: dais consuelo y alivio a mi sufrimiento.

Porque la justicia humana flaquea, mientras que la Justicia Divina es una balanza perfecta en su peso porque muchas almas dicen no creer en la existencia del infierno. Infierno que está superpoblado de almas que en vida fueron escépticas a este estado perpetuo de castigo.

Dad consuelo y alivio a mi sufrimiento, porque muchos de mis hijos pierden su vida en las guerras y en los conflictos armados, hijos inocentes, hijos rectos en su proceder, hijos que no hacían mal a ninguno porque la injusticia social prima sobre los deberes del ciudadano, porque muchos mueren de hambre a la intemperie.

Estas son algunas de las causas para mi Dolor; dolor que es menguado por los sacrificios, por las penitencias de las almas víctimas expiatorias; dolor que es menguado, también, por las almas fieles a la hora nocturna de reparación. Hora que es suave refrigerio, hermosa melodía, salmodia preciosa de oración, hora en que los mismos Ángeles quedan estupefactos ante vuestra perseverancia y celo en vuestro desvelo de amor.

Reparad, pues, para que los hombres actúen con justicia, con honestidad. Reparad, pues, para que los hombres sean más solidarios, más desprendidos de los bienes terrenales. Reparad, pues, para que los hombres piensen y hagan algo a favor de los más necesitados.

Reparad, pues, para que los hombres crean en la existencia del Cielo, del Purgatorio y del Infierno. Reparad, pues, para que los hombres sean más pacíficos y menos violentos; para que cese la guerra y la pérdida de vidas humanas.

Hijo amado: rogad al Padre Eterno para que la tierra vuelva a su orden primero, porque tanto pecado ha rebozado el cáliz de mi Sagrado Corazón. Rogad para que la humanidad entera haga caso a las advertencias del Final de los Tiempos.

Alma Reparadora:

Mi Jesús amado; no soy digno de vuestra predilección; no soy merecedor de vuestro gran amor; amor que suscita en mi corazón un deseo de seguir vuestras huellas, un deseo de donación total a vuestro Divino Querer.

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota, abre mi corazón para recoger vuestra Preciosa Sangre desperdiciada; despierta mis sentidos para reparar en esta hora nocturna porque son muchas las almas que abusan de vuestras gracias.

Ponen en alto riesgo su salvación porque el pecado se adentró en sus corazones e hizo nido de víboras; el pecado les puso mordaza en su boca para no alabaros; el pecado las ensoberbeció, el pecado las alejó de vuestra compañía, les puso una barrera que las separa del Cielo, son autómatas que no miden las consecuencias de sus ruines acciones; acciones que las llevarán a las profundidades del Averno, a recibir el justo pago. 

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que toman la justicia en sus manos abusando de su autoridad. Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que no creen en la existencia del infierno; despertadlas de su adormilamiento, ¡Oh, bondadoso Jesús mío!

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que se toman el derecho de acabar con la vida de personas inocentes, almas que tienen corazón duro, corazón de pedernal para recibir vuestros flechazos de Amor Divino.

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que acumulan riquezas materiales y no las comparten con los necesitados.

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que rechazan vuestras manifestaciones de amor, encadenadlas a vuestro Sacratísimo

Corazón y concededles verdadera contrición de sus culpas y pecados.

Mi Jesús amado: vuestro dolor dirige mis pasos al monte Gólgota para reparar por todas aquellas almas que infringen los derechos humanos; dadles a conocer, que si no se arrepienten de sus pecados, acérrimos sufrimientos les espera después que hayan sido juzgados.

DÍA DÉCIMO CUARTO

14. Reparad por las almas con espíritu de falsa piedad.

 Hijo carísimo: no os acostéis, aún, os falta cumplir con nuestro encuentro. Encuentro en el que nuestros corazones se fusionan sin cesar. Encuentro en el que sobran las palabras porque las miradas bastan. Encuentro en el que el tiempo no cuenta.

Encuentro en el que os ejercitáis en la piedad a través de las horas nocturnas de reparación. Horas nocturnas que amainan mi dolor. Horas nocturnas que adelantan el Reinado de mi Sagrado Corazón. Horas nocturnas que anteceden a la Nueva Jerusalén. Horas nocturnas que disminuyen la justa cólera del Padre Eterno.

Horas nocturnas que os hace radiantes porque los rayos de luz que brotan de Mis Sagradas Llagas transverberan (traspasarán) vuestro corazón. Horas nocturnas que os hace dóciles a la acción del Espíritu Santo. Espíritu que revolotea sobre el alma reparadora.

Horas nocturnas que os une a la oración y a la alabanza de la Iglesia Triunfante. Horas nocturnas que son necesarias en estos Últimos Tiempos; porque las criaturas, aún no viven la Palabra de Dios; aún, no han iniciado su proceso de conversión.

Reparad, hijo carísimo, por las almas con espíritu de falsa piedad; espíritu que les hace creer que son santas, salvas; espíritu que camufla sus pecados, sus debilidades; espíritu que las presenta como almas buenas, fervorosas; espíritu que las lleva a la hipocresía, a una doble vida; espíritu que les enmascara sus debilidades; espíritu que es rechazado en mi Presencia.

Reparad, hijo Carísimo, para que estas almas vivan el Evangelio, lleven una vida coherente con la Palabra. Reparad, hijo Carísimo, para que estas almas purifiquen sus corazones, corazones que habrán de quedar tan diáfanos como la luz del día.

Reparad, hijo Carísimo, para que estas almas se quiten sus máscaras, se muestren tal como son e inicien un proceso de cambio en sus vidas. Reparad, hijo Carísimo, para que estas almas tengan un encuentro personal conmigo, para que dobleguen su voluntad a mi Santo Querer y sean honestas consigo mismas.

Reparad, hijo Carísimo, para que estas almas con espíritu de falsa piedad sean liberadas, transformadas, restauradas, para que vivan la esencia de la religión, para que profundicen en la doctrina sana, para que beban de las fuentes fidedignas de las Sagradas Escrituras y sean rayitos de Luz, de la Luz potente de Dios.

Alma Reparadora:

Señor Jesús: sé que vuestro Divino Corazón sufre; es lacerado; cercado de espinas que os hacen derramar gotas de Sangre Preciosa. Sé que no recibís amor de todas las criaturas; que sois relegado; que pasáis a un segundo plano para muchos de sus hijos. Sé que os merecéis toda la adoración y la gloria porque sois Dios: Uno y Trino.

Sé que estáis llamando a la humanidad a una vida de santidad porque a todos, queréis salvar. Sé que estáis formando un apostolado de reparación; apostolado que destruya a Satanás con la oración y los sacrificios; apostolado que hace sean como antorchas de luz que iluminen el sendero de las almas que son ciegas de espíritu.  

Apostolado que propague las horas nocturnas de reparación, para que vuestro Sagrado Corazón sufra menos, para que muchas almas se conviertan y vuelvan en busca de vuestros besos y abrazos.

Señor Jesús: reparo en esta noche por las almas que están poseídas por un espíritu de falsa piedad. Quitad las costras de oscuridad de sus ojos, desvaneced las sombras que opacan vuestra luz, hacedlas reaccionar, bajar su mirada al corazón y descubrir sus yerros.

Señor Jesús: reparo en esta noche por las almas que están poseídas por un espíritu de falsa piedad, bañadlas en los Ríos de la Gracia para que sus corazones queden tan blancos como un copo de nieve. Señor Jesús: reparo en esta noche por las almas que están poseídas por un espíritu de falsa piedad; concededles la gracia de reconocerse pecadoras, de comprender que aún son débiles, que todavía les falta mucho crecimiento espiritual. 

Señor Jesús: reparo en esta noche por las almas que están poseídas por un espíritu de falsa piedad, salpicad con vuestra Sangre Preciosa sus corazones y moved sus conciencias a una renovación interior. Señor Jesús: reparo en esta noche por las almas que están poseídas por un espíritu de falsa piedad; quemad en ellas sus defectos y llevadlas a profundizar en su vida cristiana.

Señor Jesús: levanto mi corazón al Cielo para que os apiadéis de estas almas; haced que San Miguel Arcángel corte las cadenas que las aprisionan, que no las deja ser libres; haced que ellas mismas vean sus errores, su falsa religiosidad y os sumerjan en la Llaga de vuestro Sagrado Costado para que obtengan la claridad, la transparencia necesaria para ser vuestros discípulos.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina, Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta Oración Divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, Don del Cielo, Nos preserva con su egida; Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

QUE SE ATREVAN A SEGUIR ORANDO A PESAR DE LOS EMBATES DEL INFIERNO…

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan, y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

 

R112 LA RAZÓN…


JUNIO 21 2017 2: 10 P.M.

Hijitos de mi Corazón, la Paz de mi Señor esté con vosotros y mi protección y auxilio, os acompañen siempre.

Mis niños, congregaos en torno a vuestra Madre. NO os soltéis de mis manos, porque estos días y los que están por llegar, son de Justicia Divina. La Prueba ha comenzado, permaneced unidos a mi Hijo y a MÍ y ninguno de vosotros mis pequeños, se perderá.

NO os asustéis, NI acobardéis. Que el pánico NO se apodere de vosotros. CONFIAD, confiad. Confiad y todo se irá dando conforme a la Voluntad Divina.

Hijitos, el Escudo Protector de mi Santo Rosario, NO permitirá que las Fuerzas del Mal os hagan daño. Todos mis hijitos fieles deben de Orar con mi Santo Rosario y llevarlo puesto en su cuello, para que puedan recibir mi protección.

Hacedlo bendecir y exorcizar para que os dé mayor protección espiritual. Mi Santo Rosario es poderosa Armadura que ciega a Satanás y a sus Demonios y HACE TEMBLAR AL INFIERNO.

NO os relajéis con la Oración, acordaos que estáis en tiempos de purificación. SI queréis permanecer en victoria, el Ayuno, la Oración y la Penitencia, debéis de hacer. Si ponéis en práctica lo que os digo, ningún Demonio podrá tocaros.

Mis niños, os recuerdo que los días de Prueba se irán acrecentando. En todos los aspectos de vuestra vida, vais a tener tribulación.

Y lo más triste para vosotros, serán los ataques que recibiréis de vuestros propios familiares.

La inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, va a sentir con mayor fuerza los días de Prueba. Muchos NO resistirán y terminarán quitándose la vida.

Otros enloquecerán y harán correr la sangre. Otros tantos se unirán a mi Adversario, venderán su alma y morirán eternamente.

Hijitos, cuando mi Adversario Encarnado dé comienzo a su último reinado, la Tribulación para los hijos de Dios, será más fuerte. Se ensañará contra el Pueblo de Dios y muchos mártires derramarán su sangre.

Los Hijos de Dios caminarán al Destierro. Desprovistos de todos sus bienes, parecerá que mi Adversario ha triunfado…

Pero he ahí a Elías y Enoc. Ellos predicarán con el Poder de Dios y traerán consuelo a su Pueblo. Destruirán las herejías y engaños de mi Adversario y serán bálsamo espiritual que mitigará la Sed de Dios de un pueblo que caminará por el Desierto de la Purificación, rumbo a la Tierra Prometida, la Jerusalén Celestial.

Estad pues listos y preparados mis hijitos, porque el tiempo de vuestra libertad está por llegar. NO soltéis mi Santo Rosario.

Orad con él a tiempo y destiempo, para que sea la Brújula que os lleve seguros a las puertas de la Nueva Creación. Que la Paz de mi Señor, permanezca en vosotros, mis amados hijitos.

Os ama vuestra Madre, María Auxiliadora

Dad a conocer mis mensajes a todos mis hijitos.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

21 DE JUNIO DEL 2017

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Mi Amor permanece protegiendo a cada uno de mis hijos. COMO LA MUJER VESTIDA DE SOL, así vengo en este instante para abrir los ojos de los que NO desean mirar la Verdad del Instante.

El Mal ha tomado posesión del Pueblo de Mi Hijo, el cual se entregó sin reparos a la sugestiva palabra  “PLACER”…

El Mal continúa engañando al hombre y este se entrega sin medida a los engaños con los que atrajo hacia él a las pasadas generaciones.

MIS HIJOS SON PERSEGUIDOS SIN PIEDAD. Esta Persecución se extiende con rapidez. Toda señal de bien es una ofensa para quienes son Amadores de Satanás.

El Maligno Opresor del hombre, el Anticristo, NO se presentará ante la Humanidad revelando su identidad. Al contrario, será un Lobo con piel del cordero, dentro del que se engendran los planes más siniestros.

Dará de comer a los hambrientos, a los enfermos los sanará, suplirá necesidades básicas del hombre, hará milagros para que le miren como salvador de la Humanidad y cuando presente su verdadera cara, será el MASACRADOR  del Pueblo de Mi Hijo.

El Anticristo penetrará en la mente de los hombres, los llevará a luchar a unos contra otros. Levantará a padres contra hijos e hijos en contra de los padres, las familias serán perseguidoras de sus mismos miembros. 

El terror se apoderará de la sociedad hasta llevarlos a negar la Fe y a blasfemar contra Dios. Quienes sean seguidores del anticristo serán privados del pensamiento, ya que el pensamiento será invadido por la fuerza del poder psíquico del maligno opresor de la Humanidad.

En el hombre despertarán los peores instintos, irrespetándose todos. La Carestía será el detonante para que los débiles profesen su fe hacia el Anticristo. Por ello les llamo a Conocer a Mi Hijo y a reconocerLe para que NO sean engañados por el Mal.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, mantengan el conocimiento de lo pertinente al Anticristoantes de que tome el control total de la Humanidad.(1)

NO teman, en su lugar mírense interiormente y reconozcan el Pecado que han cometido. Tomen la Decisión del cambio y renuévense por dentro con espíritu generoso. Adéntrense en la verdadera vida para que resistan al Mal.

No desprecien Mis Palabras para que no lamenten lo que dejaron atrás como algo sin valor. Yo no les anuncio a Mis hijos lo que no van a padecer, les anuncio para que se preparen y se conviertan.

Amados Míos, la purificación es elección del hombre ante tanta decadencia, abominación y herejías con que el Pueblo de Mi Hijo ofende a la Trinidad Sacrosanta.

La ira de Dios descenderá a la Tierra. Lo no visto antes será padecido por el género humano, la incredulidad será el LAMENTO de los tibios.

Amados hijos, por ello les ofrezco mi Protección. Este Instante es de DECISIÓN, NO pueden continuar en la tibieza debido a que el Mal les arrastrará, sin que logren huir de él.

La Humanidad debe cambiar antes de que los demonios le tomen como su posesión…  Tienen que orar…
Tienen que ofrecer penitencia…
Tienen que ascender espiritualmente, no pueden continuar siendo mediocres, no se deben contentar con llamarse cristianos sin darlo TODO por Mi Hijo.

No digan “Padre” si no son verdaderos hijos, no digan que “perdonan a los que les ofenden” si no perdonan, no sean como los hipócritas. Dios lo sabe todo, lo conoce todo y ninguna criatura humana es ignorada por el Padre.

La Humanidad se encuentra entregada al desorden completo, Mi Hijo padece por ello.

Oren hijos Míos, oren por Francia, será mayormente flagelada, una y otra vez.

Oren hijos, oren por el Pueblo de Mi Hijo, OREN POR USTEDES MISMOS. 

Oren hijos Míos, oren, los Volcanes hacen sentir su poder estremeciendo la Tierra, derramando por la tierra su furia, arrasando pueblos.

Oren hijos Míos, oren por España, será tomada por sorpresa, oren por España.

Oren hijos Míos, Estados Unidos continuará siendo flagelado por la Naturaleza y el Terrorismo entrará a causar incertidumbre.

A ustedes, amados Míos: Les Llamo a NO declinar en la FE. Sean quienes iluminan en medio de la Gran Oscuridad que reina en la Tierra.

NO olviden que la debilidad se combate con la Fuerza de la Eucaristía. Atesoren este instante en que pueden recibir a Mi Hijo Eucarísticamente.

Manténganse expectantes, Rusia tomará una decisión que afectará a toda Europa directamente e indirectamente al mundo entero.

Ustedes únanse en el Nombre de Mi Hijo, sean fraternos, NO busquen el bien individual sino el bien común.

El invadir los templos y destruirlos va a ser un suceso de cada instante, para amedrentar a Mis hijos y que renuncien a la FE.

Amados hijos, NO guarden en silencio los pecados, reconózcanse pecadores. EXAMÍNENSE, NO se nieguen la Salvación. NO se condenen por NO reconocer los pecados cometidos.

Escucho predicar sobre la Misericordia Divina y NO les alertan sobre la Justicia Divina. El pecador NO es premiado si NO se arrepiente. Hijos, les llevan a perder el alma, el pecador tiene que convertirse, esta es la Verdad.

No se han obedecido Mis Pedidos, los instantes serían otros si la Humanidad Me hubiera obedecido, si la Iglesia de Mi Hijo hubiera obedecido a Mis Pedidos que solicité en Nombre de la Trinidad Sacrosanta, el destino de toda la Humanidad sería otro.

Amados míos, el Ángel de Paz llegará de la Casa del Padre con la Palabra Divina en su boca, a apaciguar la convulsión de la humanidad, que desesperada hará que se abalancen unos contra otros. Perdiendo todo control, entregándose al Desenfreno causado por la Desesperación.

Será el Instante del Ángel de Paz, el Instante del Rescate, de la Unidad de la Iglesia Remanente, el Rebaño se apaciguará.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

Yo les protejo, les bendigo constantemente, escuchen y NO continúen sin ser acción. Sean constantemente praxis de la Palabra Divina escrita en la Sagrada Escritura.

¡NO CONTINÚEN INERTES! ¡DESPIERTEN HIJOS MÍOS, DESPIERTEN! 

Tomen con seriedad Mis Llamados. Ya llegará el instante en que miren el cumplimiento de cuanto les he revelado y cuánto lamentarán la desobediencia.

Les llamo a atender esta mi Palabra. Les Bendigo.
NO teman, Yo me mantengo mirándoles y librándoles de males mayores.

Mamá María.

 (1) Revelaciones y profecías sobre el Anticristo, leer…

(2) Revelaciones sobre el Ángel de Paz, leer…

14 DE JUNIO DEL 2017

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado: Les bendigo, son fruto del Amor Divino.

Mi Palabra continúa acercándose a cada uno de Mis hijos para que desechen el engaño y se acojan a la Verdad, que es la que perdura por siempre.

Ustedes, hijos, NO deben vivir del ¨ya¨ sino tienen que ser criaturas de una continua búsqueda por mantenerse en perfecta y perpetua Fusión con Mi Hijo.

Como Madre de la Humanidad, les convoco a mantenerse atentos a los Signos de este Instante y a NO ser como los que desprecian la Palabra venida del Cielo.

El hombre se aleja de Dios  como producto del mal obrar y actuar humano edificado  sobre una vida tibia, sin compromisos, saturada de obras y actos a conveniencia del libre albedrío personal.

Las ideas, las formas de pensar, las aspiraciones del hombre, NO siempre son a las que Mi Hijo les llama, sin embargo desobedecen y cada cual las deforma a su conveniencia.

La Humanidad se dedica con esmero a preparar el futuro dentro del cual excluyen a Mi Hijo y por ende, viven dentro de la Tibieza; guiados por lo pecaminoso, sin contemplar cuál es la Voluntad Divina.

Han olvidado que les he llamado a permanecer atentos a las Señales, NO solo las que ocurren en el Firmamento, sino las que se dan continuamente en la Tierra.

El Mar se agitará tanto, que casi le escucharán rugir, en medio de la Confusión de Mis hijos, que han despreciado cuanto se les alerta.

Hijos, en la medida en que desprecian la Conversión, serán mayormente amadores de sí mismos… ¡Cuántos de mis hijos sucumbirán bajo su propio orgullo!
¡Cuántos lamentarán su Avaricia y su Falsa Piedad!

¡Examínense! La mayoría de Mis hijos viven en la tibieza, en su “zona de confort” para NO comprometerse como verdaderos hijos de Dios NI aspirar a una vida espiritual.

Amados, NO perciben ni divisan el peligro en el cual viven, NI la asechanza constante del Mal sobre ustedes para tentarles y que como provocaciones NO imaginarias llegan a ser parte de la realidad del creyente que NO niega su fe.

Humanidad: viven y vivirán una acentuada lucha, por mantenerse dentro del que le han prometido a Dios.  

La Batalla se intensifica en la medida en que transcurre el Instante. Por ello, la Ley Divina es irrespetada y transgredida ante el Mal que se acrecienta, NO solo en la sociedad sino dentro del hombre mismo.

Rechazando la Ley Divina, el Orden Divino y acogiendo con placer el Libertinaje que el mismo Demonio ha implantado lentamente, para que el hombre se desprenda sin temor de la vida en estado de Gracia y sucumba en el Abismo bajo los modernismos, dentro de los que excluyen la Voluntad Divina.

La hipocresía de las criaturas humanas les lleva a pronunciarse en contra de Mis Revelaciones, que por Mandato Divino Yo les hago conocer, para que no sean tomados por sorpresa ante las adversidades y la necesaria purificación de esta Humanidad.

En gran cantidad, encuentran y encontrarán hermanos que como piedras de tropiezo en el camino por su desatinado vivir, mantienen a Mis hijos en una constante y pesada cruz; reprochándoles las obras y actos para llevarles a la desesperación e inseguridad y de esa forma ustedes se sientan inseguros y caigan en lo indebido.

Atención hijos:  Las criaturas humanas que se empeñan en cerrar los ojos ante los Llamados del Cielo, se transforman en los grandes detractores de los verdaderos Instrumentos de este Instante…

Y lo hacen por temor a la Luz que lleva la explicitación de la Palabra Divina revelada a ustedes y por temor a mis revelaciones.

Aun así, NO se atemoricen. Yo intercedo por los Perseguidores del Pueblo de Mi Hijo para que se conviertan y de NO llegar a convertirse, serán abrumados por la Oscuridad de su propia necedad, dentro de esta Humanidad que desprecia la corrección y acoge el pecado.

Mis constantes Advertencias NO son en vano, NI son para mantenerles en constante expectativa por temor; sino son para que se preparen y caminen con rectitud en todas sus obras o actos.

Satán pide las Pruebas para Job

Son para que conozcan Al que se encuentra DETRÁS de las constantes Pruebas y Dificultades de Mis hijos.

Mis reiteradas Advertencias son muralla que les protege contra todo lo que se levante en contra del Pueblo de Mi Hijo, contra el Mundo y sus falsedades, contra las herejías y abominaciones con que desean extraviar a la Iglesia de Mi Hijo.

AMOR ENTRENADOR

Nosotros y nuestra Herencia, (TODA LA CREACIÓN) fuimos entregados a Satanás por el Pecado Original… SOMOS REHENES…

Y por eso Dios que es tan Respetuoso… También por eso Lucifer tiene que Pedir  Permiso… Y por lo mismo, Dios TIENE que concederlo.. 

En una guerra HAY REGLAS. En la Tremenda guerra espiritual (el ARMAGEDÓN) QUE YA SE ESTÁ DESARROLLANDO ACTUALMENTE…

La Santísima Trinidad se encarga de mantenerlas vigentes…

Y CON DIOS, NO SE JUEGA…

Esa es la RAZÓN, de la Redención.

JESÚS LO HIZO…

Y si QUEREMOS el Cielo, también debemos VENCER para obtenerlo…

Y de pasada enseñarle a Lucifer, que NO somos tan pésimos luchadores…

Y que PODEMOS HACER QUE MUERDA EL POLVO, como lo hizo David contra Goliath…   Si en lugar de vivir en el letargo y la TIBIEZA, ORAMOS…

Ustedes creen ser centinelas del Pueblo de Mi Hijo y son ciegos que NO desean ver. NO hablan por temor, la palabra de algún hermano les sorprende y la Palabra de Mi Hijo la toman como necedad. ¡Cuán incoherentes son, hijos!…

Humanidad Idólatra de sí misma y de cuantos falsos dioses se encuentren en el camino: ¡Despierta y NO duermas ante tanta falsedad y abominación!

Sean sabios, NO desprecien el Instante en asuntos banales, sino sean astutos y conozcan a Mi Hijo para que NO sean engañados por desconocer la Verdad y por ello caigan en la necedad del soberbio y sean llevados como ovejas al matadero.

La Tierra se encuentra ante los mayores peligros de la Historia de la Humanidad y les parece todo una mentira. Han acogido fechas que señalan el fin de esta generación, fechas señaladas por hombres…

Y han caído en el Terror por ser desconocedores de la Palabra Divina.

En este Instante repiten lo que escuchan de otros hermanos: “Nada va a acontecer, hemos sido alertados y nada se cumplió”.

¡Hipócritas!, Se amparan en el error humano para continuar en la necedad de la Carne y ensuciando la mente, para que con corazón endurecido, todo les sea lícito para sí mismos.

 

DIOS PRUEBA A SU PUEBLO, PARA QUE DEMUESTRE SU FE.

Tanto en el mundo material, COMO EN EL ESPIRITUAL…

NO desprecien esta Palabra, retomen con seriedad el camino que conduce a la Salvación, siendo cumplidores de la Ley Divina. La Humanidad se encuentra dentro del Anfiteatro que les ha preparado el Mal.

Los Tentáculos del Maligno laboran sin detenerse y el Pueblo de Mi Hijo vive en una constante espera, relegando la reconciliación con Mi Hijo y por ende la Salvación Eterna.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, el Mal NO duerme. En cuanto el hombre se descuida, se abalanza con fuerza NO solo para tentarle, sino para llevarle a caer.

Sean criaturas maduras, conocedoras de la Verdad Divina y ENMIÉNDENSE sin perder el Instante.

La Tierra es amenazada por un Cuerpo Celeste, los hombres de ciencia lo saben y la Humanidad lo desconoce; los gobernantes de las potencias lo saben y NO lo dan a conocer. Bien le haría a la Humanidad ser conocedora de estas amenazas que se mantienen sobre la Tierra.

El Agua desea purificar la Tierra, el Fuego será mayor en cuanto las temperaturas sean extremas, el Aire llevará consigo partículas desconocidas por los habitantes de zonas costeras.

La Maldad se acrecienta y toma fuerza en cuanto Mis hijos se debilitan y son más tibios que los tibios.  Las persecuciones y las convulsiones en las naciones aumentan como una peste que recorre los países. Mis hijos NO son amados, son despreciados…

Y llevados a la muerte por ser cristianos y vivir tratando de ser mejores cada instante de la vida, llevando una vida santa. La santidad es odiada por el Demonio y sus seguidores…

Esta es la razón por la que el seguidor de Satanás derriba imágenes de Mi Hijo y comete sacrilegios.

Flagela y da muerte a Mis Hijos Predilectos. El Bien es la Luz que le dice al Pueblo de Mi Hijo, que el Mal NO va a triunfar sobre el bien.

Me lamento ante tanta juventud con la mente saturada de inmundicias, a las que se entregan por seguir dentro de lo que llaman ¨modernismo¨; con la mente y el corazón vacíos de Mi Hijo, de valores, de moral y de respetos.

Oren hijos, oren por Argentina, llorará.

Oren hijos, oren por Venezuela, esta nación NO encuentra el descanso.

Oren hijos, oren por Finlandia, será temor para la Humanidad.

Oren hijos, los Volcanes causan estragos por toda la Tierra.

Oren hijos por ustedes, para que lleguen al Conocimiento de la Verdad y sean fieles hijos de la Trinidad Sacrosanta.

La Misericordia Divina NO se agota y enviará a Su Ángel de Paz para que con el Amor, levante al abatido y le renueve la fuerza para que el Pueblo de Mi Hijo sea iluminado. (1)

No pierdan la Paz hijos míos, sean criaturas de paz.

Les amo, les Bendigo.  Con Amor.

Mamá María.

 (1) Revelaciones sobre el Angel de Paz…

Comentario del Instrumento

Hermanos:

Nuestra Santísima Madre nos conduce de Su Mano para guiarnos hacia el cambio interior ya que es necesario reconocerse a sí mismo con las carencias y facultades y sanarse interiormente para reencontrarse con Dios.

La Humanidad se mueve constantemente hacia la involución, es algo fatídico e incomprensible. El Lamento Divino es constante a causa de la degeneración de la Humanidad, que aprovecha el mal para llevar a cabo sus planes, trazados desde la antigüedad.

Nuestra Madre nos dice que el hombre desea limitar a Dios, desestima los Llamados del Cielo y facilita la intromisión del mal en la Humanidad.

Hermanos, el terreno lo mantiene preparado el hombre para que el mal tome posesión de la Humanidad.

Por esto la purificación llega a limpiar tanto pecado. Continuemos unidos y con firmeza, confesemos nuestra fe en Dios hacia la Trinidad Sacrosanta y nuestro amor hacia quien es la primera Discípula de Cristo, nuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra. Amén.

Y TAMBIÉN MADRE NUESTRA… Dependemos de Ella para sobrevivir a la Gran Tribulación.

http://www.revelacionesmarianas.com/

P239 TODO SE HA CONSUMADO


JUNIO 19 DE 2017 11: 55 A.M

Mi Paz sea con vosotros, Pueblo mío, Heredad mía.

Hijos míos, TODO SE HA CONSUMADO. Preparaos porque los días de mi Justicia Divina, ya están en medio de vosotros. Vuestro universo interior ha comenzado su transformación, los ataques mentales son el comienzo de vuestra purificación. 

Todo en vuestro ser será renovado. El hombre viejo debe morir con el Pecado, para que dé paso a una nueva criatura; la cual será totalmente espiritual, de naturaleza semejante a la de mis Ángeles. Sólo así podréis habitar mi Nueva Creación.

Pueblo mío, NO perdáis la cabeza con los ataques mentales, Invocad el poder de la Sangre de mi Hijo, para que podáis contrarrestar estos ataques y así podáis superar las pruebas de cada día.

Necesito seleccionar a los habitantes de mi Nueva Creación, por eso os pasaré por el horno de la tribulación. Sólo los vencedores obtendrán la Corona de la Vida.

Ha llegado el Tiempo donde debéis de estar alerta y vigilantes, orando a todo instante en vuestra mente, para que el Enemigo de vuestra alma NO os robe mi Paz.

El Poder de la Sangre de mi Hijo, os purificará para que podáis vencer a los demonios mentales, de la Carne y del Mundo que os atacarán.

Necesito purificaros y limpiaros de toda mancha de Pecado y Maldad, para que podáis habitar mi Nueva Creación.

No permitáis que los demonios formen fortalezas en vuestra mente. Atacad todo dardo incendiario del Maligno, cuando llegue a vuestro pensamiento.

Acordaos que los ataques son por la Carne, por el Mundo y por los Demonios mentales, que NO descansarán buscando la forma de haceros perder.

GUERRERO CRISTIANO UNGIDO POR EL ESPÍRITU SANTO

Debéis vencerlos a todos con mis armas espirituales que son poderosas en el Espíritu para el derrumbamiento de fortalezas. ¿Os preguntaréis, cuales son estas armas?

Yo os contesto:

* El Cuerpo y la Sangre de mi Hijo

* Lectura y Meditación de mi Santa Palabra

* La Armadura Espiritual completa, dada a mi Siervo Enoc, donde encontraréis los rosarios y oraciones para el combate espiritual de cada día…

Todo lo que necesitáis, lo tenéis en el Manual de la Armadura.

Aprendeos de memoria Jaculatorias a la Sangre y Llagas de mi Hijo, su Poder mantendrá alejados a los Demonios Mentales.

Aprended también los exorcismos cortos dados a mi siervo Benito Abad y a mi siervo Antonio de Padua…

Los cuales serán de gran ayuda en vuestra lucha espiritual.

Invocad a las almas bienaventuradas de mis Apóstoles y Discípulos, lo mismo que a vuestro Ángel de la Guarda;

para que permanezcáis protegidos.

Estas son las Armas Espirituales para que os defendáis y purifiquéis vuestra alma, cuerpo y espíritu.

Acordaos que debéis brillar como crisoles para que podáis habitar mi Nueva Creación.

Os aviso habitantes de la tierra que mis días de Justicia han comenzado con vuestra purificación interior. Cada día los ataques se intensificarán, los que no estén preparados se van a perder.

Tribulación en el interior de vuestra mente y tribulación en el Cosmos. El hombre y el Universo en Purificación.

Acatad pues mis Instrucciones, para que vuestra purificación os sea llevadera.

Corred a cerrar toda puerta de pecado abierta en vuestra alma, por pecados NO confesados NI reparados, para que los Demonios NO os mortifiquen y roben el alma.

¡Ánimo, Hijos míos, falta poco! ¡La Vida en el Espíritu os espera!

Vuestro Padre, Yahvé, Señor de las Naciones

Dad a conocer mis mensajes en todos los confines de la tierra, hijos míos.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

“TODO ESTA CONSUMADO”. Estas, Mís Palabras en la Cruz, significaban que Yo vuestro Redentor había cumplido a la perfección, la Misión que Mí Padre Me había encomendado para vuestra salvación.

Sí, por fin podía Yo descansar y gozar del fruto de Mí Predicación. Por fin se abriría nuevamente el Cielo, para cada uno de vosotros. Por fin las almas gozarían del Regalo prometido por Mí Padre, desde el principio de los tiempos.

Yo os vine a enseñar. Yo os vine a dar todo lo que vi y oí de Mí Padre. Yo os vine a dar esa Luz en medio de las tinieblas que os cubrían. Y aunque trataron de apagarla, esa Luz prevaleció y encendió a muchas almas, las cueles se han multiplicado por toda la tierra.

Mís pequeños, os dejé una  Herencia Divina para normar vuestra vida, para que al seguirla, pudierais apoyaros en ella y así cumplir satisfactoriamente con vuestra misión, la cual debe llevar Mí misma meta: la salvación de todos vuestros hermanos.

Esta Herencia que os he dejado, es la más valiosa que un ser humano puede haber tenido alguna vez, ¡Su Dios Encarnado dejando los Secretos del Cielo en Tierra! Meditad y guardad en vuestro corazón esta belleza, este regalo de vuestro Dios.

Yo fui Luz en aquellos días, ahora os toca ser luz en estos días. Las Tinieblas persisten, pero Mí Luz en vosotros vencerá.

“Todo está consumado”, esta misma frase deberá brotar de vuestro corazón al final de vuestros días. Será la satisfacción plena del alma con su Creador por haber cumplido lo que se le pidió. No tendrá alegría más grande el alma que presentarse con su Dios al final de su existencia…

Y poderLe decir: “Padre, lo que encomendaste hacer para la salvación de mis hermanos, lo realicé lo mejor que pude y aquí te traigo los frutos de mí misión”.

“Todo está consumado”, canto angelical con el cual se alaba el Nombre de vuestro Dios, porque el haber cumplido con vuestra misión significa el hacer dejado a vuestro Dios en el corazón de quienes os rodearon.

Hijitos Míos, que Mí Ejemplo, Mí Enseñanza, Mí Guía Amorosa, sean para vosotros fuente de sabiduría para que de ella podáis tomar todo lo necesario para cumplir vuestra misión terrena.

Tened muy presente el gran honor que Nuestro Padre os concedió al permitiros servirLe como corredentores en la salvación de vuestros hermanos y en la renovación de la tierra en el Amor.

Mucho Amor se ha derramado sobre cada uno de vosotros; algunos lo han apreciado y lo han hecho suyo. Otros lo han despreciado y traicionado, pero sabed que el Amor por fin vencerá y de ello os doy Mi Palabra, como Hijo del Dios Verdadero.

No pasará esta generación sin que Mís Palabras y Mís Promesas se cumplan. Esperad Mí pronto Regreso y con él vendrá el gozo inmenso que tanto anhela vuestra alma.

Que Mí Paz y Mí Amor permanezcan siempre en vosotros. Yo os Bendigo en Nombre de Mí Padre en Mí Santo Nombre y en el Nombre del Amor de Mí Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/

P238 ¡ATENCIÓN DISCÍPULOS!


17 DE JUNIO DEL 2017

Amado Pueblo Mío:

Les Llamo a continuar abriendo camino dentro de la selva de los apetitos desordenados que en este instante sobreabundan en la Humanidad.

Mi Pueblo mira con desatención mis Llamados. Mira debido a que NO lee NI desea comprender cuanto les plasmo, en ocasiones con dureza; para que NO se alejen de Mí o sientan que con asistir a recibirMe el día Domingo en la Eucaristía… YA CUMPLIERON.

El hombre ha crecido buscándome pero NO dentro de sí mismo, sino desviándose hacia otros caminos que les llevan a caer en las Garras de Satanás.

La Humanidad ensordecida por el deseo propio de superación, enceguecida por continuar avanzando, irrespetó a la Creación. En este Instante, el padecer del hombre se encuentra complementado por la agresión hacia lo que le rodea.

En cuanto el hombre se ha agredido a sí mismo devastando todo a su alrededor, ha minimizado la protección de la Creación sobre toda la Humanidad.

Yo les llamo al cambio interior, lo leen y NO lo atesoran al NO amarme. Al contrario, reaccionan en contra de la unión espiritual con Mi Casa y del crecimiento espiritual.

Amado Pueblo Mío, saben que el Enemigo del alma devora el amor en la criatura humana.

Son necios, les llamo a crecer espiritualmente para que superen la debilidad y NO sean fácil presa del Demonio y en su lugar, reaccionan y accionan totalmente contrario a lo que Yo les solicito. Es la necedad humana, la reacción del que NO se encuentra convertido y convencido.

Del que NO se ha decidido a darlo todo por Mí, sino al contrario, continúa en una constante lucha en Mi contra.

Esta generación toma Mis Palabras a su conveniencia para alejarse de Mí.  Le da un sentido propio a Mi Ley para transgredirla ante el desenfreno total en que vive la criatura humana.

Los tiempos de Sodoma y Gomorra NO fueron como estos. Esta generación los ha superado ante un hombre que vive de lo inmediato y vive exigiendo respuestas que NO merece.

El Instante transcurre sin que mediten en qué se les va la vida y NO encuentran paz, esto debido a que NO se satisfacen ante nada, NI con nada.

El hombre crece sin conocerMe, la iniciativa no es necesaria NI siquiera la de buscarMe. Miro a tantos de Mis hijos participar de grupos de Oración, prestar ayuda dentro de los servicios religiosos, mencionar que pertenecen a un determinado grupo y SON TAN VACÍOS,

QUE NO LLEGAN A TOMAR CONSCIENCIA DE CUANTO LES DOY…

 La reacción de una gran parte de Mis hijos es de soberbia ante Mis Llamados.

Pueblo Mío, es necesario que mires en tu interior, ya que la Rebeldía continua envenena al hombre hasta que le lleva a permanecer en la soledad de su propia desgracia.

Amado Pueblo Mío, “no solo de pan vive el hombre” (Mt. 4,4). Se alimentan de cuanto les llega a las manos y sin conocerMe, Me cuestionan.

El Demonio mantiene cada uno de sus Tentáculos sobre un determinado sector de la humanidad.

Cada Tentáculo del Mal fue designado para atacar constantemente a mis hijos dependiendo de la calidad y cualidad de cada hombre.

Nuestra Casa les ampara, pero la Humanidad rechaza la Protección Divina y continúa viviendo en su “ego” con su personalidad, debido a que el mínimo cambio es para el hombre señal de debilidad.

Yo NO Soy un Dios a la medida de los caprichos de cada uno de Mis hijos, SOY EL QUE SOY(Ex. 3,14) y Mi Pueblo ha sido llamado a vivir dentro del cumplimiento de Nuestra Voluntad.

Pueblo Mío, el Mal alimenta al soberbio, al deshonesto, al envidioso, al rebelde, al traicionero, al que NO permite la reprensión. Al que NO ama y por ende se encuentra con su vida colmada de TIBIEZA en todo aspecto.

Esperan… ¿Qué esperan? Cuanto ha sido revelado se cumplirá. La Humanidad NO ha respondido y se encuentra en  la Purificación, la que aumentará cada instante.

PUEBLO MÍO: ¡REBELDE!

De Nuestra Casa llegará el Auxilio Divino como maná para Mis hijos atribulados. Mi Ángel de Paz (1) es Portador de Mi Palabra y auxiliará a los Míos. Él, fusionado a Mi Madre, será amparo para los Míos.

La Tierra, hijos Míos, será transformada por la Naturaleza que el hombre ha alterado y ha llegado a contaminar tanto, que ha debilitado. Y en su debilitamiento se desmorona en algunos lugares.

El hombre tendrá que emigrar, dejando atrás la comodidad en que se encuentra. El ANTICRISTIANISMO ES una de las Grandes Señales para ustedes…  Y NO la miran.

El Espectro de la Guerra se ha desenmascarado, viven en Guerra y NO lo miran así…

Viven en medio del Odio de unos hacia otros y NO lo miran así…

Son criaturas de dura cerviz y NO lo miran así… NO cambian, NO se transforman por Soberbia y NO lo miran así…

Roma sin que lo perciban, es rodeada por quienes se rebelan en Mi contra. Roma padecerá en manos del Terror y su suelo se teñirá de rojo.

El Mal alimenta la Ira, el hombre permite que la Ira le lleve a ser irreconocible. Hijos, Satanás se encuentra utilizando a algunos de los que fueron Mis servidores para confundirles y guiarles por el mal camino al despeñadero. Disciernan…   

Continúan viviendo en la miseria espiritual… Viven de las migajas siendo hijos del Rey, ante la constante NEGACIÓN en que se encuentran, ante la constante REBELIÓN en que se encuentran, ante la LIMITACIÓN a la que se han sometido voluntariamente…

Conocen Mi Palabra y NIEGAN la explicitación de Mi Palabra. Se mueven en un Instante fugaz…  ¡Y NO se disponen a la Conversión!

El Aviso anunciado por Mi Madre (2) se encuentra cercano a ustedes y Mi Dolor es infinito ante el estado de las almas que se niegan a la conversión.

¡TENEMOS QUE IMPLORAR LA RESURRECCIÓN ESPIRITUAL…!

Tienen que adentrarse en el cambio radical: serio, decidido…

Y TIENEN QUE DEJAR DE SER MEDIOCRES Y TIBIOS.  

Mi Iglesia tiene que ser Salvación y NO Perdición. SI NO se deciden al cambio interior y son testimonios de Mí,

¿De qué les sirve el Conocimiento?

Un Conocimiento sin Praxis es una vela sin Luz. 

Amado Pueblo Mío, cambios atmosféricos hasta ahora desconocidos serán asombro de la ciencia.

El hombre NO conoce lo que ha provocado al alterar la Creación.

Oren hijos Míos, oren por Rusia, padecerá por la Naturaleza. Sus habitantes padecerán por el terrorismo.

Oren hijos Míos, oren por Canadá, será estremecida fuertemente.

Oren hijos, oren, la Tierra se continúa estremeciendo y toma por sorpresa a quienes no esperan esto.

Los volcanes aumentan su furia y los grandes volcanes son noticia.

Amado Pueblo Mío, de la inmoralidad pasaron al total desenfreno y este aumenta sin medida, ofendiendo y transgrediendo Mi Ley.

NO se miran a la Luz de Mi Verdad, se condenan a sí mismos sin el mínimo reparo.

Cuanto significa esfuerzo lo desechan, por ello me han desechado a Mí. NO agradecen cuanto poseen, sino lo desprecian.

 Llegará el momento en que el Enemigo de la Humanidad les separe de sus posesiones y lo lamentarán,

siendo tarde para auxiliar al necesitado y al hambriento.

Pueblo Mío NO caminan, sino les dirige la corriente del Mundo, por ello NO se detienen y cambian de rumbo.

Las grandes ciudades se encuentran infestadas de Maldad y Perdición. Ustedes hijos Míos, NO se acerquen al Mal.

Ustedes NO son los dueños de la Salvación, deben ser dignos de Ella. NO son dueños de la salvación, pero deben llegar a adquirirla.

Vengan a Mí hijos. Vengan a Mí, NO sean rebeldes.

Les bendigo, les Amo.

Su Jesús.

 (1) Revelaciones sobre el Ángel de paz…

(2 a) Revelaciones sobre el Aviso…

(2 b) Garabandal…

Comentario del Instrumento

Hermanos:

Nuestro Señor Jesucristo llama al hombre con Amor Divino a través de la explicitación de Su Palabra. Nos hace ver la realidad del hombre que tiene ante sí: el Bien y el Mal y la Decisión de la Salvación.

El hombre dentro de su ser propio con su personalidad, puede ser amor o angustia para sus semejantes, puede ser esperanza o llegar a ser motivo de desolación. Cada uno decide qué desea ser en la vida. El hombre puede cambiar y ser mejor y motivo de bendición para la Humanidad.

Esto no es una posibilidad, es la decisión personal de cada uno. Cristo nos llama a ser esa gota de agua que acepte unirse a los hermanos, para  expandirse e ir creciendo y  así ser parte de ese Pueblo de Dios que da  testimonio del Amor Divino.

Cada criatura humana vive el Amor en su interior. Cada uno es libre para que ese Amor Divino le transforme para ser bendición en la vida. Cada hombre decide vivir en una larga espera para encontrar la verdadera felicidad, o decide unirse a Cristo y que la búsqueda pase a ser una amada realidad. Amén.

http://www.revelacionesmarianas.com/

Mayo 18 de 2017

Mis pequeños, a Mí vuestro Hermano Jesucristo Me decían el Maestro; porque realmente era el Verdadero Maestro, NO como los escribas y fariseos. Que ellos aunque trasmitían conocimiento, NO vivían ese conocimiento. Yo vivía lo que Mi Padre Me daba, veía cómo las multitudes Me seguían, porque estaban deseosas de aprender.

Estaban cansadas de la manipulación de los escribas y fariseos, de su hipocresía, de su maldad. La soberbia habitaba en ellos. Daban la Palabra, pero para recibir una remuneración económica… Hasta se podría decir que vendían las Enseñanzas del Antiguo Testamento.

El maestro da lo que sabe para el bien del alumno. Y se congratula inmensamente, cuando el alumno NO solamente aprende lo que se le enseñó, sino hasta que le supera.

Yo os he dado también una Promesa: Que aquél que Me siguiera, podría ser como Yo o hacer cosas MÁS GRANDES que las que Hice…  

Y NO porque seáis dioses, sino porque al conocer la Palabra y Vivirla, sabréis que Yo habitaré en vosotros.

Yo Soy el Verbo que Me he hecho Carne para el bien de vosotros, para transmitiros las Enseñanzas y la Vida del Cielo. Soy vuestro Dios hecho Hombre que como Maestro, os he dejado la Sabiduría del Cielo.

Pero son pocos los que realmente aprecian todo ese Conocimiento, toda la Sabiduría que os di.

Debéis abrir vuestro corazón. Debéis dejar que Mi Santo Espíritu os ilumine y sobre todo, PEDÍRSELO para que vosotros podáis vivir y gozar lo que se vive en el Cielo.

Debéis ser maestros y con esto os quiero decir, que si vosotros enseñáis lo que Yo os dejé, os pone en una posición privilegiada ante Mis Ojos.

Cuando vosotros enseñáis algo bueno a un hermano vuestro y ese hermano vuestro mejora en su vida espiritual y aprende a amarMe mejor, vuestro premio en el Reino de los Cielos, será grande.

Si vosotros realmente Me amáis y lo compartís con vuestros hermanos; porque queréis que ellos también tengan ese Conocimiento, ese amor hacia Mí.

Al ser vuestros deseos buenos, al ser vuestros deseos santos, eso os santifica a vosotros. Santifica a vuestros hermanos y vais engrandeciendo Mi Reino sobre la Tierra y también, Mi Reino en los Cielos.

Entended Mis pequeños, que Yo quiero lo mejor para vosotros. Vosotros mismos os congratuláis inmensamente, cuando vuestros hijos aprovechan el conocimiento que se les da en la escuela.

Vosotros pagáis para que ellos obtengan ese conocimiento y en sus calificaciones, vosotros notáis cómo se van engrandeciendo… Y vosotros os ponéis felices, porque están aprovechando el conocimiento dado.

Imaginad cómo Me pondré Yo Mis pequeños al ver que vosotros que ya estáis llenos de Mí, que estáis transmitiendo vida espiritual a vuestros hermanos y que hermanos vuestros que NO Me buscaban, que NO Me conocían, cambian y empiezan a buscarMe y a enamorarse de Mi Amor.

Esto os repito, es un gozo inmensamente grande que Yo os pagaré en el Reino de los Cielos.

APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS… y magníficos actores del mundo artístico del cine actual…

Yo NO os puedo forzar a amarMe y eso es lo más grande que vosotros hacéis. Porque tampoco forzáis a los vuestros a amarMe. Os siguen y aprenden o desean aprender, porque os notan enamorados de Mi Amor. Enamorados de Mis Obras, enamorados de Mis Milagros, enamorados de Mi Perdón hacia el pecador.

Os podéis enamorar tanto de Mí, de tantas cosas que Yo hice, porque todas las realicé con Amor.

Os he dicho que el Amor es Dinámico, el Amor mueve a los corazones. Si vosotros, todo lo que hacéis a lo largo del día lo hacéis embebidos en el Amor, recibiréis mucho agradecimiento de aquellos que están recibiendo lo que les estáis dando.

Vosotros mismos podéis cambiar al Mundo y lo vais a cambiar viviendo en el Amor, deseando el Amor, ayudando a vuestros hermanos a alcanzar Mi Amor.

Todas las almas responden al Amor. Os he dicho que aunque sean muy malas a ojos humanos, el amor puede hacer cambiar hasta al más malo que vosotros podáis creer que es. Y tenéis el mejor ejemplo en la Cruz.

Cómo teniendo Yo dos ladrones a Mi lado y quizá asesinos, gente malvada a ojos humanos; Mi Presencia movió el corazón de uno de ellos, porque su corazón fue susceptible a ser enamorado por Mi Amor.

Por eso os pido NO juzguéis de antemano, cuando veáis a alguien que aparentemente es muy malo… Y que posiblemente sí realice actos desagradables a Mis Ojos. Recordad que Mi Presencia que debe estar ya en vosotros, puede cambiar a esa persona.

Así que, tratad con respeto a todos vuestros hermanos, aún a pesar de que los veáis llenos de pecados. NO los juzguéis, AMADLOS. Demostradles Mi Amor. Hacedles conocer que el Amor lleva al Perdón. Ayudadles a que puedan tener un arrepentimiento profundo, precisamente porque Yo siendo Amor, Mi Misericordia Infinita perdona aún los actos más graves. 

PedidMe Mis pequeños, que Mi Santo Espíritu os dé las palabras, os dé los sentimientos amorosos para cambiar corazones. PedidMe que Mi Amor y Mi Corazón estén en vosotros, para que aprendáis a ver a vuestros hermanos como Yo veía y sigo viendo, a cada uno de vosotros.

Os repito, NO juzguéis. Todas las almas son susceptibles a un cambio verdadero. Y primeramente debe haber un cambio verdadero en vosotros, para que transmitáis Mi Amor que antes debe vivir en vosotros y así lo podáis dar a vuestros hermanos.

Yo, el Hijo del Hombre y vosotros Mis pequeños, Mis hermanos, os Bendigo: que la Luz del Espíritu Santo, descienda sobre vosotros, os transforme y os lleve a la Perfección de Mi Padre, a la que estáis llamados todos vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

http://diospadresemanifiesta.com/

EJÉRCITO VICTORIOSO IV


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

NOVENO DÍA

9. Reparad por aquellos jóvenes que malgastan su vida en el vicio, en la drogadicción.

Hijo: necesito de vuestra compañía. En esta noche necesito que abráis vuestros ojos y os sumáis en Oración. Necesito que abráis vuestro corazón y me cedáis un espacio para descansar. Necesito que veléis siquiera una hora porque sufro al ver cómo los jóvenes malgastan su vida en el vicio.

Vicio que los lleva a la degradación, vicio que les coarta la libertad, vicio que los separa de Mí; vicio que compromete a la familia, seno que le vio nacer y crecer; seno en el que aprendió a leer sus primeras palabras; seno en el que escuchó hablar de Dios por primera vez; seno que le inculcó valores, principios para que fuese hombre o mujer de bien.

Es mucho el dolor que la juventud causa a mi Sagrado Corazón, porque son muchos los jóvenes que escapan a la realidad. Son muchos los jóvenes que dicen no encontrarle sentido a sus vidas. Son muchos los jóvenes que han caído en los abismos oscuros de la drogadicción.

Drogadicción que los sumerge en el bajo mundo de la degradación moral; drogadicción que los arrebata de sus familias, de su entorno laboral y social; drogadicción que es el acabose de un proyecto de vida. Son muchos los jóvenes que han perdido el sentido de trascendencia y por eso les viene el adormilamiento espiritual.

Son muchos los jóvenes que han seguido las huellas del Príncipe de las Tinieblas y por esto se han adentrado en el satanismo, por querer explorar un mundo nuevo, mundo turbulento, fangoso, mundo de fracaso, de ruina. Son muchos los jóvenes que profanan su cuerpo, el templo del Espíritu Santo, comercializan con él, lo venden al mejor postor.

Hijo: ya conocéis el por qué de mi sufrimiento en esta noche, ya que conocéis la agonía de Mi Corazón. Por tanto orad para que la juventud vuelva su corazón al Señor; orad para que la juventud construya su casa sobre la roca y no en terrenos movedizos; orad para que la juventud comprenda que Dios es el motor y la brújula del Mundo.

Orad para que la juventud haga frente a las tentaciones. Orad para que la juventud sea constructora de una sociedad justa, humana.

Qué grato haberos encontrado, haber sentido el aliento fresco de vuestra reparación, haber encontrado apoyo en vuestra debilidad. Qué grato saber que puedo contar con vuestra compañía en mis noches de desierto.

Alma Reparadora:

Agonizante Jesús mío: es para mí un privilegio poderos servir. Este pequeño sacrificio, no es nada en comparación con vuestra misericordia para conmigo. Valeos de mi debilidad, de mi inconstancia, de mi flaqueza. Hacedme sentir útil para permanecer fiel en nuestro pacto de amor, pacto que dulcifica mi corazón y lo apacigua. Pacto que hace que suspire de amor por

Vos. Pacto que derrite mi corazón en deseos de reparar cada noche, aun a costa de mi cansancio. 

Agonizante Jesús mío: derramad parte de vuestro dolor en mi corazón ; porque no es justo que vuestra voz se pierda en el bullicio del mundo, no es justo que hayáis dado vuestra vida por la salvación de la humanidad y malgasten vuestras gracias. No es justo que seáis tratados con indiferencia por algunos de vuestros hijos. No es justo que los jóvenes caigan en laberintos sin salida porque aducen no conoceros; dudan, aún, de vuestra existencia.

Agonizante Jesús mío: levanto mis manos en esta noche para pedir al Padre Eterno compasión por algunos jóvenes que andan influenciados por Satanás; jóvenes que destruyen todo lo que encuentran a su paso; jóvenes de corazón vacío, carentes de amor; jóvenes que evaden su historia, su realidad.

Agonizante Jesús mío: llamad a muchísimos de vuestros hijos para que se integren a este Apostolado de Reparación, para que juntos derribemos los muros de la indiferencia, para que juntos edifiquemos un mundo mejor, para que juntos sembremos la luz de la esperanza; luz que jamás se apagará, luz que iluminará las conciencias de los hombres, luz que servirá de guía en el ocaso de la tarde.

Agonizante Jesús mío: atrapad en las redes de vuestro Amor Divino a los jóvenes más renuentes, más duros de corazón; hacedles sentir que estáis vivo; comunicadles vuestra esmerada ternura y llenad los múltiples vacíos de sus corazones con vuestra Presencia.

Agonizante Jesús mío: reparo en esta noche para que el sufrimiento que os causan algunos jóvenes sea menguado, para que sintáis el fuego de mi corazón porque os amo, os adoro, os glorifico; ya que sois mi Dios y mi todo.

Agonizante Jesús mío: miradme rendido a vuestros pies, ungiéndoos con el óleo de mi reparación nocturna para que cese vuestro dolor y vuestra constante agonía. 

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

DÉCIMO DÍA

10. Reparad por los pecados de la humanidad, la ingratitud de los hombres para con Dios.

 Hijo amado de mi Sacratísimo Corazón: ¡Cómo quisiera que la humanidad entera Me adorase y me glorificase como al Dios Uno y Trino! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, fijase sus ojos en Mí y no en el mundo! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, dejara del todo su pecado y viviera en estado de gracia!

¡Cómo quisiera que la humanidad entera, no caminara más en pos de falsos dioses y siguiera las huellas del Crucificado! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera, descubriera mi Presencia en la alborada de la mañana y en el ocaso de la tarde! ¡Cómo quisiera que la humanidad entera se desbocara de amor por Mí y cortara con las obras de las Tinieblas!

Obras que llevan a muchos hombres a no valorar mis prodigios de amor en sus vidas, a no percatarse de mi inmensa misericordia para con ellos, a no pensar que todo lo que tienen es bondad de Mis venerables manos, a permanecer sumido en un aletargamiento y somnolencia espiritual, a divagar de un lado para otro sin hallar reposo a sus corazones agitados, a creer que los logros y éxitos alcanzados han sido producto de su propio esfuerzo.

La indiferencia e ingratitud de estas almas son espadas que laceran mi Divino Corazón. Corazón que sólo sabe amar y perdonar. Corazón que se consume en sed de almas. Corazón siempre abierto dispuesto en daros alojo. Corazón que palpita con fuerza ante el arrepentimiento y contrición verdadera.

Corazón que espera ser adorado y reverenciado por todas las almas. Corazón rodeado de una corona de espinas porque los hombres no me saben agradecer; son indolentes, apáticos ante Mis pulsaciones de amor. Corazón que se desgarra de dolor porque de la mayoría de los hombres sólo recibo desdén e ingratitud.

Consolad, pues, Mi agonizante Corazón y dadme todo el amor que no recibo de las criaturas; rendidme tributos de adoración y de alabanza porque, aún así, sigo llamando para que todas las almas vuelvan a Mí. Estoy dispuesto en perdonarles, en abrasarlas en la llama de mi Amor Divino, en borrarles del libro de sus vidas sus muchísimos pecados, en arroparlas con el Manto de Mi

Misericordia, para absolverlas de toda culpa, en quitarles los harapos de mendicidad para vestirlas con ropajes de gracia.

Alma Reparadora:

Amado Jesús mío: heme aquí de nuevo velando en esta noche, queriéndome sumergir en la llaga de vuestro Sagrado Costado. Llaga que me conducirá a vuestro Divino Corazón. Corazón que recibirá descanso, alivio a vuestro dolor, fin a vuestra tristeza a través de la meditación en esta hora de reparación nocturna; reparación que hago con todo el amor de mi pobre corazón porque Vos lo merecéis todo.

Reparación que habrá de subir como incienso ante la Presencia del Padre. Reparación que se convertirá en una plegaria porque no sois amado, no sois adorado, no sois glorificado por todos los hombres de la tierra. Reparación que habrá de extenderse en el mundo entero como preparación para vuestra segunda llegada. Llegada que está muy próxima. Reparación que abrirá las puertas de la Nueva Jerusalén. 

Amado Jesús mío: heme aquí de nuevo velando en esta noche. Vuestras palabras despiertan mi espíritu para reparar toda mi vida por los pecados de la humanidad, para ofrecerme si fuese posible como holocausto y ofrenda de Amor a vuestra Misericordia y Justicia Divina.

Amado Jesús mío: heme aquí de nuevo velando en esta noche, ya que quiero reparar la ingratitud de los hombres para con vuestra Celestial Majestad. Hombres que aún no han descubierto la perla de gran valor. Hombres que andan cegados por su orgullo intelectual. Hombres que no saben valorar vuestras gracias, vuestra infinita bondad para con todas las criaturas.

Amado Jesús mío: heme aquí de nuevo velando en esta noche; noche embellecida por el cielo tapizado de estrellas. Noche engalanada por los destellos de la luna llena; noche sombría para las almas que, aún, no se han dejado seducir por vuestras palabras; noche mustia para los ingratos que desprecian vuestros llamamientos de amor.

Amado Jesús mío: heme aquí de nuevo velando en esta noche, elevando rogativas al cielo, pidiendo al Padre Eterno que derrame lluvias de amor sobre toda la tierra para ver si así las almas os reconocen como a su Señor, como al Creador de todo cuanto existe, como la brújula que orienta y da sentido a la vida. Como el capitán que impide que el barco naufrague en alta mar. Como el Rey del más alto linaje que merece trono de gloria, muestras de agradecimiento por vuestras mercedes.

DÍA DÉCIMO PRIMERO

11. Reparad por las almas que no valoran el Sacramento del Matrimonio y la fidelidad conyugal.

Hijos amados que os habéis despertado en el silencio de esta noche para hacerme compañía: la recompensa no la recibiréis en la tierra sino en el Cielo; vale la pena que os desgastéis dando gloria a mi Santo Nombre. Vale la pena que os consumáis como cirio encendido al pie del Sagrario. Vale la pena que sigáis vuestra marcha, aun, sintiéndoos cansados, fatigados.

Vale la pena que os unáis a la oración y reparación de las almas víctimas del mundo entero. Vale la pena que no seáis del común, que os distingáis por vuestra piedad. Vale la pena que caminéis tras mis huellas y no tras las pisadas fangosas del mundo.

Vale la pena que imitéis a vuestros hermanos en la práctica loable de las horas nocturnas de reparación porque el dolor de mi Divino Corazón ha rebosado la copa; mi Sangre Preciosa es desperdiciada, mis Mandamientos desobedecidos.

Hijo mío, gritad: Estoy Vivo. Padezco vejámenes, soledad. Gritad que Mi Sagrado Corazón está cercado por una corona de espinas. Gritad que es urgente: un cambio de vida, volver sus ojos a Mí, regresar a la Casa de mi Padre. Gritad que si no se convierten, sufrimientos indecibles les esperan en la vida eterna.

Vuestra compañía, hijos míos, suaviza un poco mi dolor; dolor porque muchas familias se desintegran, se destruyen a sí mismas; dolor porque las parejas en el momento del matrimonio se juran amor eterno, pero con el correr del tiempo se les pierde el encanto, difícilmente se soportan, a duras penas se toleran.

Dolor porque los esposos están obligados a la fidelidad, pero algunos de ellos caen en el adulterio; pecado que mancha el lecho nupcial; pecado que acarrea consecuencias nefastas, pecado que destruye la solidez del hogar, pecado que cubre de sombras y de tristeza a la familia; pecado que hiere el corazón del que ha sido engañado.

Mi Divino Corazón sufre porque muchos de mis hijos aducen que no es necesaria la Bendición del sacerdote para construir una familia; que la felicidad no la da el matrimonio católico, que en unión libre se vive mejor.

Reparad por estos hijos Míos que se pierden de Mis gracias; hijos que dejan de alimentarse del Pan Vivo bajado del Cielo. Pan que les dará salvación y vida eterna. Reparad para que los hombres tomen conciencia de la importancia del Sacramento del Matrimonio y de la fidelidad conyugal.

Alma Reparadora:

Mi delirio de amor: escuché el suave murmullo de vuestra voz. Los latidos de Mi corazón se aceleraron ante vuestra súplica ardiente. Por eso, heme aquí adorable Jesús mío dispuesto a dar cumplimiento con esta hora de reparación nocturna; hora en que las puertas del Cielo se abrirán para derramar sus gracias; hora en que los mismos Ángeles se unirán a mi oración constante.

Hora en que quizás muchos duermen; pero vuestro amor me atrajo, vuestro amor Me sedujo, vuestro amor me llevó al monte Gólgota; para recoger la Preciosísima Sangre que fluye de vuestras Sagradas Llagas. Llagas que son fuentes de misericordia. Llagas que son rayos fulgurantes de Luz Divina; luz que alumbrará a las familias del mundo entero para que permanezcan en la unidad, en el amor y en la paz duradera.

Mi Jesús amado: reparo en esta noche por las familias disolutas, familias que se han desintegrado por culpa de un espíritu de adulterio; conceded el don de la fidelidad a los esposos, aumentadles la gracia del perdón, del amor recíproco.

Reparo por los hermanos que se han unido sin el Sacramento del Matrimonio; sensibilizadles el corazón para que reconozcan su pecado, quitad la cortina de oscuridad que cubren sus ojos; destapad sus oídos a vuestra Voz; Voz que los llama insistentemente a un cambio, a un reorganizar sus vidas.

Reparo por toda la humanidad que transgrede vuestras leyes, vuestros Mandatos Divinos. Atraedlos al aprisco de vuestro Sagrado Corazón y purificadles, limpiadles sus manchas producidas por el pecado.

Mi tierno Jesús: cuánto deseo que no sufráis, que no os lastimen, que no os hieran, que todos los hombres os amen con amor frenesí, que todos los hombres encarnen el Evangelio, vivan vuestra Palabra, que todos los hombres luchen con tesón en la salvación de sus almas.

Jesús amado: llamad a la conversión perfecta a cada uno de vuestros hijos que viven en situaciones irregulares; convencedlos que si no hay cambio, difícilmente habitarán en una de las moradas de los Cielos; difícilmente recibirán el premio prometido. Espero mi querido Jesús que esta hora nocturna de reparación os haya servido como medicina que alivie vuestro dolor.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es Escudo soberano de la Divina Justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida; Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan, y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

R111 EL PADRE DE LA MENTIRA


04 DE JUNIO DEL 2017

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:
Dentro del Sagrado Corazón de Mi Hijo y en mi Inmaculado Corazón, cada uno de nuestros hijos se mantiene siendo iluminado e inspirado para que obre y actúe en la Voluntad de Dios.
El hombre debe permitir, desear y solicitar esa inspiración para que el Amor Divino de Mi Hijo actúe en la criatura humana.

Les invito una vez más a ser Amor, en todo debe prevalecer l Amor Divino para que el acto de la criatura humana no sea tan solo un acto más que se pierde sin dar fruto, sino que contenga en el acto ese Amor que todo lo transforma y lleva todo acto y obra a ser mayor y a expandirse.

Sean unidad. Y como hijos de la Trinidad Sacrosanta, expandan el Amor Divino, reflejen el Amor Divino por medio del Espíritu Santo.  Si el hombre se abre a la acción del Espíritu Santo logra la reconciliación, la liberación, la gracia y la paz para vencer el pecado.

Y recuerden que:
“Cuando venga Él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la Verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir.” (Jn 16, 13)

Amados hijos, les invito a que continúen caminando sin detenerse y en cada paso soliciten los Dones del Espíritu Santo para que derramándose en sus corazones, ustedes sean criaturas abiertas a la reconciliación con la Trinidad Sacrosanta primero, con ustedes mismos y con sus hermanos.

El hombre no puede caminar sin mantenerse en paz con Dios, consigo mismo y con sus hermanos. Como Madre de todos los hombres velo por sus intereses, guiándoles hacia Dios para que se dé en ustedes la santificación.
Les miro relegar los Pedidos del Cielo por cumplir los de ustedes primero.

Por ello es que en este instante les llamo a continuar avanzando sin detenerse, avanzando con todo el propósito de ser mejores y dar pasos constantemente hacia Dios, que les mira y no desaprovecha el esfuerzo humano, sino les auxilia para que continúen en ese camino hacia la Santidad.

Amados hijos, cada criatura humana es diferente, pero todos deben ser el mismo Amor Divino, la misma Caridad Divina, la misma Bondad Divina en donde se encuentren, cada uno en su estado.
La negación a ser mejores NO es propia de los hijos de Dios…
La ira descontrolada NO es propia de los hijos de Dios…
Las críticas NO son de los hijos de Dios…
El desamor NO es de los hijos de Dios…
El rencor NO es de los hijos de Dios…
La envidia NO es de los hijos de Dios…

En ocasiones permiten que la Ira les lleve a estados en donde son irreconocibles, profiriendo palabras en contra de sus hermanos con gran vacío en el corazón. Cuando esto sucede, llegan a ser irreconocibles y luego deben comenzar de nuevo, como niños de pecho…

Ya que el que se levanta sin reconocer que ha actuado mal, arrastra consigo las cadenas de su mal actuar y los harapos les continuarán contaminando y en el mínimo instante salta nuevamente ese ser irreconocible que les arrastra lejos de lo que tiene que ser un hijo Mío.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, la Maldad recorre la Tierra sembrando el pánico en la Humanidad. Algunos son conscientes de ello, pero gran parte de Mis hijos NO lo son y el vacío por cuanto padecen sus hermanos, se llega a hacer visible en la indiferencia con que miran los acontecimientos de este Instante.

  Bien saben que este es el Instante en que el Mal se ha propuesto mantener en zozobra a la Humanidad, iniciando con las grandes potencias y luego esparciéndose por toda la Tierra.

Quienes mantienen el poder sobre la Humanidad son los responsables de los actos de terror en donde se pierden vidas humanas y Mis hijos se mantienen con gran temor.

Estos hombres y mujeres han decidido continuar su Persecución sobre la Iglesia de Mi Hijo para que esta se minimice, hasta que lleguen a cerrar los Templos por temor a que Mis sacerdotes y Mis hijos pierdan la vida. Esto para algunos parece lejano, pero deben abrir los ojos y mirar la realidad. Este es el plan de la masonería, de los illuminati a los que pertenecen los que mantienen el poder sobre la Humanidad.

Ustedes deben buscar constantemente a Mi Hijo dentro de ustedes mismos, él les hablará y les guiará para que NO se contaminen por desconocimiento. en este Instante es imprescindible que mis hijos conozcan la Verdad, la Palabra Divina, para que NO sean guiados hacia el error o la herejía.

La turbación acompaña a Mis hijos debido a que el Enemigo de alma mantiene a sus legiones de demonios sobre la Humanidad para que la turbación, el desconcierto y la persecución, sean los principales medios por los que Mis hijos se alejen temerosos de su deber como hijos de Mi Hijo.

El Maligno opera en el silencio, sin anunciarse, actúa sobre cada uno de mis hijos a quienes mantiene perfectamente identificados. Les satura de males, del padecer del alma y del cuerpo, les lastima constantemente el corazón mediante los hermanos más débiles para desviarles del camino en donde Mi Hijo les mantiene y en el que Mis hijos han perseverado.

En este Instante, mis hijos tienen que mantener la alerta espiritual ante la instigación continua del Enemigo del alma que ha logrado hacer a unos más susceptibles, a otros les lleva a ser duros e insensibles, a otros les mantiene sobre prioridades que NO son Voluntad de Mi Hijo.

En los hogares siembra la discordia por mínimos asuntos, a otros hijos Míos les lleva a ser rencorosos y a NO perdonar. A otros hijos Míos les hace creer que siempre tienen la razón por sobre sus hermanos, a otros les ha llevado a vivir en una independencia espiritual alentándoles el yo humano.

El Enemigo del alma ataca con gran furia a los grupos de Oración para que la Discordia llegue a separar y terminar con ellos. A quienes Mi Hijo ha legado grandes Obras, les ha sembrado el cansancio espiritual y el mirar quiénes laboran y quiénes NO, juzgándose unos a otros.

Cuando se edifica una Obra de Mi Hijo llega confundiendo con diversas opiniones humanas para derrumbar lo que se levantaba. Algunos de Mis hijos son engreídos y NO aceptan otras opiniones o siguen únicamente lo que piensan. Pasaron de la etapa de niños a la de adultos y se comportan como niños que encuentran su satisfacción cuando sus hermanos les complacen en todo, les dicen sí a todo.

Toman sus propias decisiones y NO se unen en fraternidad a sus hermanos de Misión sino llevan su propio libro, su propia guía y NO son un solo corazón con la Obra sino caminan al lado para ser mirados por los demás, pero mantienen sus propias oraciones, sus propios conceptos, sus propios caprichos y juzgan según su pensamiento. ¡Cómo padecerán estos hijos Míos!

El Maligno se ha propuesto arremeter en contra de las misiones que Mi Hijo ha legado a los Instrumentos fieles de este Instante. No desea que la explicitación de la Palabra Divina sea conocida, atrayendo la enfermedad sobre Mis hijos que lo dan todo por mantener la Palabra del Cielo ante la Humanidad, para alertarles y motivarles a la Salvación del alma.

A unos instrumentos les injerta el engreimiento para que lleguen a sentir que lo saben todo, hasta el mínimo suspiro de sus hermanos y de los acontecimientos.  A otros les hace pensar que sólo ellos se salvarán, porque solo quienes se mantienen al lado de determinado instrumento, se encuentran en el correcto obrar y actuar.

Con este Don del Espíritu Santo, nos evitamos muchos quebraderos de cabeza y dolores innecesarios…

El Maligno siembra la Confusión y les lleva a admirar a dirigentes comunistas y a utilizar signos comunistas para que luego con facilidad, acepten ideologías contrarias a la Voluntad Divina y se extravíen.

El Mal conoce que se levanta con el gran apoyo de la élite poderosa, económica y política, sabe que sus Tentáculos han alcanzado poder sobre la mente de Mis hijos y conoce el poder que tiene sobre la Humanidad mediante la tecnología mal empleada, con el propósito de dispersar a Mis hijos y que estos se centren en complacer sus sentidos, que les exigen mantenerse dentro del mundo de la ilusión y de la irrealidad.

Los Tentáculos del Mal actúan sigilosamente, han envenenado a la juventud y esta se rebela en contra de las normas de conducta morales, espirituales, educativas y sociales.

Los jóvenes se imponen a sus padres sin respeto alguno, imponen sus juicios, deseos.

Se lanzan a la perdición, contaminan su cuerpo y su organismo con todo lo que el Mal les ofrece y estos hijos Míos toman todo cuanto se encuentra delante de ellos sin ningún reparo. El pudor no existe, es asunto del pasado, de la antigüedad.

¡Cómo Me duelo por el proceder en que se ha sumergido la Humanidad! Los hogares padecen por ello: madres y padres de familia se encuentran sumergidos en el placer, manteniendo oculto a su familia sus actos y obras indebidos, actos que destruyen y desunen al núcleo familiar.

El engaño, la falsedad se han enquistado en los hogares y esto lleva a Mi Hijo a mantenerse constantemente en Su Dolorosa Pasión. La sociedad sucumbe ante tanto engaño.

Hijos Míos:
¿Es esto una descripción errada de esta Madre que desea mover el corazón de sus hijos para que se arrepientan?
¿Es esto una irrealidad o es la verdad que NO desean ver para continuar en las Garras de Satanás: el Padre de la Mentira?

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado, la Humanidad padece en manos del Terrorismo, padece en manos del mismo hombre, padece ante la Negación constante a la que someten a Mi Hijo en cada obra o acto contrarios a la Voluntad Divina.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado: ¡Despierten y crean!
¡Despierten y cambien!
¡Despierten y arrepiéntanse!
¡Despierten y retomen el camino que Mi Hijo les muestra!
¡Despierten y únanse!
¡Despierten y reconozcan a Mi Hijo como el Rey de reyes y Señor de señores!

Humanidad, este es el Instante de levantarte y emprender una nueva vida al lado de Mi Hijo. En todo Instante se encuentra presente la Misericordia Divina para quien se arrepiente de corazón y enmienda su vida. ¡No esperen la Justicia Divina!

La convulsión en que han sumergido a la Humanidad, no es otra sino el avance del Anticristo (1) y sus secuaces que han llegado ante el hombre con antelación para que reine el Caos. El estado actual de la humanidad delata la cercanía del Maligno Opresor de la humanidad.

No sean ciegos. ¡DESPIERTEN!

Mi Hijo NO mantiene a Su Pueblo cautivo sino le ha dado la libertad de elección entre el bien y el mal. Yo les llamo al camino del bien.

Mi Hijo les enviará a su Ángel de Paz (2) para que les conforte, les abra el entendimiento y les lleve a atender el deseo Divino: que todos los hombres se salven y lleguen al Conocimiento de la Verdad.
Deben ser mejores espiritualmente para que la Luz del Espíritu Santo encuentre dónde ser fecunda.

Oren hijos Míos, oren por Francia, padece el terror.
Oren hijos Míos, las grandes potencias son objetivo del terrorismo, estas se enrumban hacia la tensión de la guerra.
Oren hijos Míos, los terremotos aumentan y con ellos los cambios en la geografía de la Tierra se encuentran más próximos al hombre.
Oren hijos Míos, oren, el alimento escaseará y el hombre entra en pánico. Países pequeños se levantan para desviar la atención del hombre de la verdadera convulsión con la que se levanta la Guerra y el Enemigo de las almas.

Hijos, oren con el corazón, con la mente, con todos los sentidos. Oren en cada obra y con cada acto que ejecutan, oren en cada sentimiento, oren con cada intención, oren cada instante.

El orar no es solo una palabra, no es solo repetir una oración, aunque eso no está mal. Este es el instante en que tienen que conocer que orar es un continuo acto que les mantiene dentro de la Voluntad Divina, hasta en sus gestos.

Ámense unos a otros, miren a Mi Hijo en sus hermanos.
Les mantengo dentro de Mi Inmaculado Corazón.

Son el gozo de Mi Corazón cuando atienden a Mis Pedidos.
Mi Bendición es mi mismo amor por mis hijos.
Mamá María.

 (1) Revelaciones sobre el Anticristo…

(2) Revelaciones sobre el Ángel de Paz…

http://www.revelacionesmarianas.com/