EL DON DE LA VIDA 1


PROFECÍAS Y REVELACIONES

Mayo 21 de 2000

Habla Dios Padre

Recordad que la Oración profunda, la oración de intercesión hecha con amor por los vuestros, por los caídos en las garras del Mal, puede hacer más que todos los discursos que podáis pronunciar.

La vida, la salvación eterna de una gran mayoría de Mis hijos, está en vuestras manos, ¡AyudádMe, por favor, a salvar a Mis hijos descarriados!

No dejéis que el Maligno Me siga quitando almas.

Hijitos Míos, a todos vosotros, a los que he permitido, en éstos tiempos de gran pecado y obscuridad espiritual, conocer Mis designios y Mis necesidades de salvación,

por medio de todos los Mensajes que a través de Mis profetas actuales os estoy dando en todo el Mundo y que los habéis aceptado con Fe y con amor,

os pido que seáis Mis Arcas de salvación para con vuestros hermanos, para con vuestro prójimo.

En vosotros recae una responsabilidad muy grande, pero muy bella, la cuál será premiada por toda la Eternidad,

Hijitos Míos, la salvación de las almas se deberá dar como Mi Hijo os enseñó, con el vivir, orar y morir por todos los vuestros…

Y así resucitaréis victoriosos para el Reino de los Cielos.

Os amo infinitamente y os bendigo en Mi Santo Nombre, para que alcancéis la Verdad de vuestro Dios y ella os lleve a buscar la salvación de todos Mis hijos, vuestros hermanos.

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar un poco más sobre el Don de la Vida.

Yo Soy la Vida y os la he transmitido a vosotros y por ser Mis hijos, tenéis ésa misma tarea de amor, la de transmitirla a los vuestros.

Esta la podéis transmitir en dos formas, la vida física o carnal y la espiritual y aunque son inseparables para el ser humano,

éstas se desarrollan en diferente grado, una de la otra, de acuerdo a la calidad del alimento que se le dé a cada una de ellas.

El que está Conmigo produce vida, tanto física cómo espiritual.

Nadie que diga estar Conmigo Me niega la producción de vida y menos aún, la destruye.
    
Nadie tiene el derecho a quitar la vida a un semejante.

Pero sí, todos tenéis el derecho de producirla, junto Conmigo, de una forma u otra.

Este fue Mi Mandato desde el Principio de la Creación y lo será hasta el Final: Creced y Multiplicaos.

Yo os he dado éste Don y éste además, debe de ir envuelto de Mi Esencia Divina, el Amor.

Por ello, toda vida que se produzca, deberá estar planeada, actuada y ofrecida en el amor, al Amor, que Soy Yo, vuestro Dios.

Todo ha salido de Mí y todo debe volver a Mí, pero vuestro libre albedrío caído en el pecado, ahora Me traiciona más que nunca, por haber aceptado los consejos del Maligno y Me está quitando muchas almas.

Ahora vuestra vida se reduce a la búsqueda del goce pasajero de la carne con “vuestra pareja”, sin querer aceptar las obligaciones de un matrimonio sacramental, en lo moral, en lo social y en lo Divino.

Os vais animalizando y vais brincando de “pareja en pareja” sin buscar el constituir una familia, mientras que otros más, aparentemente se unen bajo Mis Leyes con el Sacramento del Matrimonio,

pero éste dura demasiado poco ya que lo que los ha unido ha sido la carne y no el alma.

Habéis reducido vuestros intereses al goce carnal porque no os habéis preparado espiritualmente para formar una familia mediante los lazos fortísimos del amor verdadero

que se produce en aquellas almas que viven en la Oración continua, esto es, que viven cumpliendo con Mis Leyes y confiando en Mi Voluntad, para preservar Mi Vida de Amor sobre la Tierra a través de vuestros hijos.

Al principio os dije que la vida que producís, que engendráis, puede ser física ó espiritual, lo ideal es que se den ambas en el mismo individuo y en el mismo nivel.

Ahora Yo os pregunto, ¿Si el padre de familia no provee del suficiente alimento para sostener a su familia, se criarán sanos y fuertes sus hijos?

La respuesta es NO y vosotros lo sabéis perfectamente, ya que de una forma u otra habéis tenido la experiencia, ya sea personal o lo que habéis visto en fotos o en películas de lo que sucede en los países en donde la producción de alimentos es raquítica.

La desnutrición de los niños y aún de los adultos es horrenda.

Ahora, con éste ejemplo triste pero real, podréis comprender lo que os voy a decir enseguida.

Son tantos ahora Mis hijos en todo el Mundo y principalmente entre la juventud, que no han sido alimentados correctamente a nivel espiritual, ellos se encuentran raquíticos y muy débiles espiritualmente.

Ellos van creciendo y formarán “familias” a su moda, ya que por la falta de ésos valores espirituales, Mis Leyes y Decretos no entran a formar nada en su vida y Mi Presencia en sus vidas será, prácticamente, nula.

¿Qué van a poder transmitir ellos a sus hijos? Quizá podrán alimentar sanamente a sus cuerpos, pero ¿Podrán alimentar correctamente a su alma?

Sed realistas, nadie puede dar lo que no tiene o que no ha aprendido.

¿Os dais ahora cuenta hacia dónde se dirige la “nueva” generación, la generación que ha sido deformada por Mi Enemigo y el vuestro?

No hay valores y no hay Dios en una gran mayoría de Mis hijos actuales.

Se están  procreando sí, pero muchos fuera del matrimonio y muchísimos fuera de Mis Leyes y de Mis Preceptos.

Se les enseña una vida fácil y sin complicaciones, sin responsabilidades, sin futuro, SIN DIOS.

Su Dios son ellos mismos, su ley es la del más fuerte, la del más “listo”, para aprovecharse de los más “débiles”.

Su amor, el placer de la carne sin responsabilidades y si procrean hijos, NO MUESTRAN SU AMOR, NI POR ELLOS, NI POR SU MADRE.

“Castigando” así a la familia porque la esposa se embarazó sin su permiso. ¡Este es vuestro Mundo actual!

¡¿Entendéis ahora Mi preocupación de Padre por vosotros, Mis pequeños?!

Los engaños del Maligno han surtido su efecto y os ha llevado a la humanización (la santidad nos diviniza) casi total y a la destrucción espiritual tanto personal, familiar, como mundial.

Y aún así no os queréis dar cuenta de que vais al despeñadero que os llevará a la Muerte Eterna.

El mismo Maligno os ha llevado al convencimiento casi total de que Yo no existo, para que no os sintáis culpables por vuestra irresponsabilidad espiritual ante los vuestros.

Y POR OTRO LADO,

TAMBIÉN OS HA CONVENCIDO DE QUE ÉL NO EXISTE,

PARA QUE NO SINTÁIS REMORDIMIENTOS

POR VUESTRO MAL PROCEDER.

Y ha sido tan fuerte su influencia, que hasta muchos de Mis ministros así lo pregonan.

Todo esto dá por resultado un pensamiento casi unánime actual:

Si no hay Dios, no hay nadie que me pueda reprochar mi mal proceder y si no hay Demonio ni Infierno, no hay por qué preocuparse de un posible castigo.

Os han hecho creer en una vida fácil, en donde podéis hacer lo que vuestros instintos desviados y vuestra mente descontrolada,

por no tener las “limitaciones” que os ponen las virtudes que os concedo, quieran hacer

y así se producen día a día innumerables pecados, cada vez mayores, contra Mí, vuestro Dios.

Cuánta tristeza causáis a Mi Corazón. Sois Mis hijos, pero vuestro ser, vuestra alma, ya no sirve…

Y si os dejo seguir actuando vais a producir peores acciones que Me afectarán todavía más y también a vosotros mismos.

¡Estáis a un momento del Caos Mundial! Caos espiritual y caos material.

Los que os han manipulado, con mentiras, a llevaros al momento en el cual ahora vivís, os están preparando el “toque final”.

Os harán hacer creer que lo que ahora actuáis y pensáis es lo correcto y que no os deben preocupar ni las Leyes Divinas ni las terrenas,

sólo el vivir y seguir vuestros propios instintos es lo que está bien y es lo que vale.

La inmoralidad total llegará y esto para algunos, los hará sentirse completamente “libres”, por un tiempo, hasta que Yo vuelva a tomar el mando mundial.

Cuando esto suceda os permitiré daros cuenta de que os dejasteis engañar y cómo vuestro mal proceder os llevó a revolcaros en el lodo que sólo pertenece al Demonio y a sus secuaces.

Hijitos Míos, orad intensamente por vuestros jóvenes y por todos aquellos a los que véis alejados de Mis Leyes, de Mis Decretos y de Mi Amor.

Recordad que la Oración profunda, la Oración de Intercesión hecha con amor por los vuestros, por los caídos en las garras del Mal, puede hacer más que todos los discursos que podáis pronunciar.

La vida, la salvación eterna de una gran mayoría de Mis hijos, está en vuestras manos,

¡AyudádMe, por favor, a salvar a Mis hijos descarriados! No dejéis que el Maligno Me siga quitando almas.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina…

Recordad Mis pequeños Mi Promesa, que Mi Iglesia duraría hasta el Fin del Mundo.

Ciertamente, satanás la ha querido destruir desde que ésta fue formada y a pesar de que a momentos ha sido traicionada, poco después ha sido levantada nuevamente y Mi Iglesia se mantiene.

Las Enseñanzas perduran porque son Divinas, la Iglesia se mantiene porque sus bases, que son las Escrituras, tienen origen Divino; pero, ciertamente, Satanás se ha introducido dentro de ella desde siempre.

 Ahora estáis viviendo estos momentos últimos antes de su purificación y nuevamente Satanás se encuentra dentro de Ella.

Mucha maldad hay dentro de Ella, veis que los que están dentro de Ella son del mundo y, así como el mundo ha ido perdiendo la Fe y el amor a Mí, vuestro Dios,

los hombres que han entrado a vivir para Mí, como sacerdotes, ministros de Mi Iglesia, siguen siendo del mundo y así como están adentro, también lo están afuera.

El mundo en general se ha corrompido, ha perdido la Fe, ha perdido el amor a Mí, no sigue ya las Enseñanzas que se os dan.

Ciertamente, os fijáis mucho en los ministros de Mi Iglesia, pero si os fijáis en cómo está el mundo, ha caído también tremendamente en su Fe, en su entrega a Mí, en su amor hacia Mi Santísima Trinidad.

Satanás en su Maldad, ha ido apartando vuestro corazón de Mi Iglesia, tanto de los que están como ministros de Ella como de aquellos que sois fieles a Ella.

Los cristianos que viven el evangelio de San Evangelista: un evangelio que NO EXISTE, pero que ellos han acomodado a su manera de vivir. Con la Palabra de Dios que les gusta, DESECHANDO lo que les disgusta….(Porque se NIEGAN A OIR LO QUE NO LES CONVIENE)

Os ha ido apartando y os ha llevado a tener una vida espiritual muy ligera, muy mediocre…

Y a ratos muy mala, porque Satanás ha ido cambiando partes esenciales de las Enseñanzas que se os dan y que ya no son las que Yo os di.

Sólo aquellos que Me han pedido Discernimiento Santo para poder ver los errores que vivís actualmente, tanto dentro de la Iglesia como afuera de Ella,

podéis reconocer la Verdad y podéis reconocer la Mentira,

pero una gran mayoría de fieles están viviendo las mentiras que ahora se enseñan y las viven como si fueran verdades, cuando esto no debiera ser. 

Las Mentiras de Satanás solamente os van a llevar al error, a la mediocridad espiritual y, sobre todo, a una lucha fraterna en donde se os atacará,

porque aquellos que defienden el Mal lo sienten como si fuera verdadero y vosotros, que estáis defendiendo la Verdad real de las Escrituras, se os toma como enemigos de Mi Iglesia.

Vosotros sois los mártires de este tiempo y no necesariamente mártires cruentos; porque sois atacados de palabra,

sois atacados con el desprecio, con el abandono, porque no estáis creyendo en las mentiras que se están difundiendo y que ya muchos creen en ellas.

Sois rechazados de la sociedad que ha hecho su propia iglesia, iglesia llena de herejías y de maldad, de conveniencias y de errores.

Se han hecho a un lado Mis Palabras, Mis obras.

Mis Enseñanzas las han manipulado a su antojo para ganarse a la gente, para caerles bien, siendo muy permisivos

en situaciones en las que nunca antes se les había permitido a las almas llevar a cabo esas acciones, pues las encaminaban hacia la herejía o al pecado.

Se les está mal formando a los que apenas empiezan a vivir este ministerio de amor, de gran amor hacia Mí, pero se dejan llevar por esas conveniencias y no brotan verdaderas vocaciones como Yo quisiera que fueran.

Mucho error hay a vuestro alrededor y como esto ya no tiene remedio porque la misma Iglesia ya está fuertemente infiltrada por Satanás,

por eso mismo tiene que venir esta Gran Purificación que se os ha anunciado y que es inminente. 

Después de ella brotarán las almas santas, las almas bellas;

tanto sacerdotales como de fieles adheridos fuertemente a las Enseñanzas verdaderas de Mi Iglesia.

Son tiempos de dolor, pero luego vendrá la alegría, el regalo grande en donde viviréis las Verdades enseñadas en los Evangelios.

Y éstas serán llevadas por sacerdotes, ministros Míos, santos, amantes de Mi Amor y de Mis Verdades, que las respetarán y las defenderán con ese fuego de amor que pondré en sus corazones.

Tanto los sacerdotes ministros de Mi Iglesia, de aquellos tiempos que vendrán y los fieles, gozarán lo que Yo os Enseñé, lo que Yo os traje a la Tierra, que son las Verdades y la Alegría del Cielo.

Gozaréis las celebraciones de la Iglesia.

Moverán vuestros corazones a un amor más intenso del que ya teníais vosotros, los escogidos para ese tiempo. 

Gozaréis infinitamente el que hayáis sido escogidos para empezar este Nuevo Mundo que os tengo prometido. 

Veréis todo esto que ahora vivís, como un pasado de dolor, de un dolor muy grande que se Me causaba a Mí, vuestro Dios, en Mi Corazón.

Pero en esos tiempos, al gozar y agradecerMe las Celebraciones Eucarísticas, Me daréis una gran alegría y vosotros mismos también gozaréis de ellas.

Vosotros los escogidos, tendréis vuestro premio por fin, porque mucho mal estáis viendo a vuestro alrededor, que os duele y lucháis por que las cosas se hagan bien,

pero vuestros ruegos, vuestras palabras, vuestros deseos, caen en sacos rotos, ya no se os hace caso.

Mi Santo Espíritu, que Vive en vosotros, enciende vuestro corazón porque desea que todo vuelva a la realidad que Yo os di desde un Principio,

pero el hombre, que se ha dejado seducir por Satanás, ya no desea ser un fiel servidor Mío, vuestro Dios.

Muy contaminados ya están sacerdotes, ministros y almas escogidas para llegar a ese nivel que Yo deseo: Nivel sacerdotal. 

Una gran decepción Me causan estas almas escogidas porque las amo, porque las he protegido del mundo,

porque las he encausado para esta misión tan grande, la más grande que existe sobre la Tierra, y ellos no han sabido defenderla, ya no la ven de esta forma;

la han reducido a una simple forma de vivir y no con la dignidad de lo que realmente debe ser un alma sacerdotal, sirviéndoMe a Mí, vuestro Dios.

Y sirviendo a los fieles, al rebaño por el cual se deben dar con amor y sobre todo, dándoles la ayuda que necesitan para que alcancen el Premio Eterno.

Orad por ellos Mis pequeños, orad por aquellas almas que he mandado, almas sacerdotales y religiosas que aún no han sido tocadas por la Maldad de Satanás.

PedidMe, pedidMe que las proteja y que sean escogidas para los nuevos tiempos que se acercan, para que puedan cumplir con el Mandato Divino de ser estas almas escogidas,

estas almas que llevan una Misión Divina, que la puedan cumplir como es debido, pero sobre todo, que la amen.

Que amen su misión y la transmitan con un verdadero amor, como Yo lo hice cuando estuve entre vosotros.

Orad por ellos, daos por ellos, reparad por aquellos que no están cumpliendo como es debido y que están llevando a muchos de vuestros hermanos al error.

 ¡Ay de aquellos sacerdotes y ministros de Mi Iglesia, que no han cumplido como debieron haber cumplido, cuando llegue el momento de su juicio personal! 

Cuánto dolor padecerán en la purificación que tendrán que pasar.

Y mucho tiempo tendrán que padecer para reparar tanto daño que muchos de ellos provocaron en infinidad de almas.

Las almas sacerdotales son almas escogidas para salvar a otras almas y muchas de las almas sacerdotales actuales están llevando al error y a la condenación a muchas almas.

Y de eso tendrán que pagar.

Si llegan aún a arrepentirse, su paso por el Purgatorio será muy largo, pero si no se arrepienten, la condenación las espera.

Os amo, Mis pequeños, los que Me amáis, los que Me seguís, los que esperáis ese momento añorado por vuestro corazón de ver nuevamente Mi Iglesia recuperada por Mí, vuestro Dios.

Y llevada nuevamente a la dignidad en la que fue creada; la veréis Pura, Santa e Iluminada por Mi Santo Espíritu.

Os bendigo, Mis pequeños, y esperad con ansia ese momento, porque ha de llegar y lo gozaréis.

Os amo infinitamente y os bendigo en Mi Santo Nombre, para que alcancéis la Verdad de vuestro Dios y ella os lleve a buscar la salvación de todos Mis hijos, vuestros hermanos.

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: