359 UN MILAGRO ANUNCIADO


359 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

335 La falsa amistad de Ismael ben Fabí, y el hidrópico curado en sábado.

Jesús va caminando rápidamente por una vía de primer orden que el viento frío,

de una mañana de invierno barre y endurece los campos, aquende y allende

la vía, apenas presentan una tímida pelusa de gramíneas que ya brotan,

en un velo de verde en que hay una promesa de futuro pan…

Pero una promesa que apenas si ha sido pensada.

Los surcos umbrosos carecen todavía de este verde bendito;

sólo los que están en lugares más soleados tienen ese verdear, tan leve

y ya tan festivo; porque habla de próxima primavera.

Los árboles frutales están todavía desnudos;

ni siquiera una yema se hincha en sus oscuras ramas.

Sólo los olivos presentan su eterno pardo verde,  triste tanto bajo el sol de Agosto

como bajo este claror de reciente mañana invernal.

Y como ellos, también tienen verde – un verde pastoso de cerámicas acabadas de

pintar – las carnosas hojas de las cactáceas.

Jesús camina, como sucede a menudo, dos o tres pasos más adelante que los discípulos.

Van todos bien tapados con sus mantos de lana.

Llegando a un punto, Jesús se detiene, se vuelve,

y pregunta a los discípulos:

–          ¿Conocéis bien el camino?

Alguien contesta.

–          El camino es éste.

Pero… ¿La casa?…

No se sabe, porque está en el interior…

Quizás allí, donde aquella mata de olivos…

–       No.

Debe estar allá al final, donde aquellos árboles grandes sin hojas…

–         Debería haber un camino para carros…

En definitiva, no saben nada con precisión.

No se ven personas, ni por la vía ni por los campos.

Van sin rumbo definido, hacia adelante, buscando el camino.

Encuentran una pequeña casita de pobres, con dos o tres terrenitos cultivados alrededor.

Una niña saca agua de un pozo.

Jesús dice:

–           Paz a ti, niña.

Mientras se detiene en el limen del seto, que tiene una abertura para quien va o viene.

–        Paz a ti. ¿Qué quieres?

–        Una información.

¿Dónde está la casa de Ismael el fariseo?

–      Vas mal por aquí, Señor.

Tienes que volver a la bifurcación….

Y tomar el camino que va hacia donde se pone el sol.

Pero tienes que caminar  mucho, mucho.

Porque tienes que regresar allí, a la bifurcación.

Y caminar mucho.

¿Has comido?

Hace frío y se siente más con el estómago vacío.

Entra, si quieres.

Somos pobres.

Pero tú tampoco eres rico.

Te puedes adaptar. Ven.

Y llama con voz aguda:

–          ¡Mamá!

Se asoma a la puerta una mujer de unos treinta y cinco años.

Su cara es honesta, aunque un poco triste.

Lleva en brazos a un niño de unos tres años, medio desnudo.

Y dice:

–          Entra.

El fuego está encendido.

Voy a darte leche y pan.

Jesús responde:

–          No vengo sólo.

Tengo conmigo a estos amigos.

–          Que entren todos y que la bendición de Dios descienda sobre los peregrinos,

mis huéspedes.

Entran en una cocina baja y oscura alegrada por un fuego vivo.

Se sientan acá o allá en rústicos arquibancos.

Ella dice:

–          Ahora os preparo…

Es pronto…

No he puesto en orden nada todavía… Perdonad.

Jesús pregunta:

–          ¿Vives sola?

–          Tengo marido e hijos. Siete.

Los dos mayores están todavía en el mercado de Naím.

Tienen que ir ellos, porque mi marido está enfermo.

¡Qué pena!…

Las niñas me ayudan.

Este es el más pequeño.

Pero tengo otro muy poco mayor que él.

El pequeñuelo, ya vestido con su tuniquita, corre descalzo hacia Jesús.

Y lo mira con curiosidad.

Jesús le sonríe.

Ya son amigos.

El niño  pregunta con confianza:

–           ¿Quién eres?

–           Soy Jesús.

La mujer se vuelve y lo mira atentamente.

Se ha quedado ahí, con un pan en las manos, entre el hogar y la mesa.

Abre la boca para hablar, pero calla.

El niño continúa:

–        ¿A dónde vas?

–        Voy por los caminos del mundo.

–        ¿Para qué?

–        Para bendecir a los niños buenos y a sus casas; donde hay fidelidad a la Ley.

La mujer hace otra vez un gesto.

Luego hace una seña a Judas de Keriot, que es el que está más cerca de ella.

Judas se inclina hacia la mujer.

Y ésta pregunta:

–       ¿Pero quién es tu amigo?

Y Judas, todo presumido;

parece como si el Mesías fuera tal por su mérito y bondad:

Le responde:

–        Es el Rabí de Galilea,

Jesús de Nazaret. ¿No lo sabes mujer?

–       ¡Esta vía queda apartada y yo tengo muchas penas!…

Pero… ¿Podría hablarle?

–       Puedes.

Judas lo concede, como si fuera una persona importante del mundo,

concediendo audiencia…

Jesús sigue hablando con el niño, que le pregunta si tiene también Él niños.

Mientras la niña vista antes y otra más mayorcita, traen leche y avíos de mesa;

la mujer se acerca a Jesús.

Un momento de pausa…

Y luego con un grito ahogado:

–      ¡Jesús, piedad de mi marido!

Jesús se levanta.

La domina con su estatura, pero la mira con tanta bondad;

que ella recobra la seguridad

Jesús pregunta.

–       ¿Qué quieres que haga?

Ella explica:

–        Está muy enfermo.

Hinchado como un odre.

No puede ya agacharse y trabajar.

No puede descansar porque se ahoga.

Se agita…

Y nuestros hijos son todavía pequeñitos…

–      ¿Quieres que lo cure?

¿Pero, por qué lo quieres de Mí?

Ella lo mira con seguridad y dice:

–        Porque Tú eres Tú.

No te conocía, pero había oído hablar de Ti.

La fortuna te ha conducido a mi casa,

después de haberte buscado yo tres veces en Naím y en Caná.

Dos veces estaba también mi marido.

Ir en carro le hace sufrir mucho.

Y no obstante, te buscaba…

Está también fuera ahora, con su hermano…

Nos habían comunicado que el Rabí, dejada Tiberíades;

iba hacia Cesárea de Filipo.

Ha ido allí a esperarte…

–      No he ido a Cesárea.

Voy a casa del fariseo Ismael y luego hacia el Jordán…

Ella lo interroga.

–       ¿Tú, que eres bueno, donde Ismael.

–       Sí. ¿Por qué?

–       Porque… porque…

Señor, sé que dices que no hay que juzgar…

Que hay que perdonar y que tenemos que amarnos.

No te había visto nunca.

Pero he tratado de saber de Ti lo más que podía.

Y rogaba al Eterno poderte escuchar al menos una vez.

No quiero hacer nada que te desagrade…

Pero, ¿Cómo se puede no juzgar a Ismael y amarlo?

No tengo nada en común con él.

Y por tanto, no tengo nada que perdonarle.

Nos sacudimos las insolencias que nos lanza;

cuando encuentra nuestra pobreza en su camino,

con la misma paciencia con que nos sacudimos el barro y el polvo,

que nos echa cuando pasa rápido con sus carruajes.

Pero amarlo y no juzgarlo…

Es demasiado difícil…

¡Es muy malo!

–        ¿Es muy malo?

¿Con quién?

–        Con todos.

Subyuga a sus siervos, presta con usura…

Y es exigente hasta la crueldad.

Sólo se ama a sí mismo.

Es el más cruel de la comarca.

No lo merece, Señor.

–     Lo sé.

Dices la verdad.

–      ¿Y Tú vas allí?

–       Me ha invitado.

–       Desconfía, Señor.

No lo habrá hecho por amor.

No te puede amar.

Y Tú… no lo puedes amar.

–       Yo amo también a los pecadores, mujer.

He venido para salvar a quien está perdido…

–      Pero a éste no lo salvarás.

¡Oh, perdón por haber juzgado!

Tú eres sabio…

Todo lo que haces está bien hecho.

Perdona a mi necia lengua y no me castigues.

Jesús dice:

–       No te castigo.

Pero no lo vuelvas a hacer.

Ama a los malvados también.

No por su maldad;

sino porque con el amor es como se obtiene para ellos la misericordia

que convierte.

Tú eres buena y tienes deseos de serlo más todavía.

Amas la Verdad, y la Verdad que te está hablando te dice que te ama

porque eres compasiva para con el huésped y el peregrino, según la Ley.

Y así has educado a tus hijos.

Dios será tu recompensa.

Yo tengo que ir a casa de Ismael;

que me ha invitado para presentarme a muchos amigos suyos,

que me quieren conocer.

No puedo esperar más a tu marido.

Has de saber que está regresando.

Pero, exhórtale a sufrir todavía un poco…

Y dile que venga enseguida a casa de Ismael.

Ven tú también.

Lo curaré.

–     ¡Oh, Señor!…

La mujer está de rodillas a los pies de Jesús y lo mira con sonrisa y llanto.

Luego dice: « ¡Pero hoy es Sábado!…».

–       Lo sé.

Necesito que sea Sábado para decirle a Ismael algo al respecto.

Todo lo que Yo hago lo hago con una finalidad clara y sin error.

Sabedlo todos.

También vosotros, amigos míos que tenéis miedo y querríais que me comportara

según las conveniencias humanas, para no recibir, de lo contrario, daño.

Os guía el amor. Lo sé.

Pero tenéis que saber amar mejor a quien amáis.

No posponiendo nunca el interés divino al interés de vuestro amado.

Mujer, voy y te espero.

La paz sea perenne en esta casa en que se ama a Dios y a su Ley,

se respeta el vínculo matrimonial, se educa santamente a la prole,

se ama al prójimo y se busca la Verdad.

Adiós.

Jesús pone la mano en la cabeza de la mujer y de las dos mocitas. bendiciéndolas

y luego se inclina para besar a los niños más pequeños.

Y sale.

Nota importante:

Se les suplica incluir en sus oraciones a una ovejita que necesita una cirugía ocular,

para no perder la vista.

Y a un corderito, de nuestro grupo de oración, un padre de familia joven,

que necesita una prótesis de cadera, para poder seguir trabajando por ellos.

¡Que Dios N.S. les pague vuestra caridad….!

Y quién de vosotros quiera ayudarnos,

aportando una donación económica; para este propósito,

podrán hacerlo a través de éste link

https://paypal.me/cronicadeunatraicion?locale.x=es_XC

19. que nosotros tenemos como segura y sólida ancla de nuestra alma, y = que penetra hasta más allá del velo, =Hebreos 6

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: