UNA ESTIRPE DIVINA 4


El Nacimiento de la Virgen María.

Su virginidad en el eterno Pensamiento del Padre.

Veo a Ana saliendo al huerto – jardín. Va apoyándose en el brazo de una pariente (se ve porque se parecen).

Está muy gruesa y parece cansada, quizás también porque hace bochorno, un bochorno muy parecido al que a mí me hace sentirme abatida.

A pesar de que el huerto sea umbroso, el ambiente es abrasador y agobiante.

Bajo un despiadado cielo, de un azul ligeramente enturbiado por el polvo suspendido en el espacio, el aire es tan denso,  que podría cortarse como una masa blanda y caliente.

Debe persistir ya mucho la sequía, pues la tierra, en los lugares en que no está regada, ha quedado literalmente reducida a un polvo finísimo y casi blanco. Un blanco ligeramente tendente a un rosa sucio.

Sin embargo, por estar humedecida, es marrón oscura al pie de los árboles, como también a lo largo de los cortos cuadros donde crecen hileras de hortalizas.

Y en torno a los rosales, a los jazmines o a otras flores de mayor o menor tamaño (que están especialmente a lo largo de todo el frente de una hermosa pérgola que divide en dos al huerto,

hasta donde empiezan las tierras, ya despojadas de sus mieses.

La hierba del prado, que señala el final de la propiedad, está requemada; se ve rala.

Sólo permanece la hierba más verde y tupida en los márgenes del prado, donde hay un seto de espino blanco silvestre, ya todo adornado de los rubíes de los pequeños frutos.

En ese lugar, en busca de pastos y de sombra, hay unas ovejas con su pastorcito 

Joaquín, con otros dos hombres como ayuda, está dedicado a las hortalizas y a los olivos. A pesar de ser anciano, es rápido y trabaja con gusto.

Están abriendo unas pequeñas protecciones de las lindes de una parcela para proporcionar agua a las sedientas plantas.

Y el agua se abre camino borboteando entre la hierba y la tierra quemada, y se extiende en anillos que, en un primer momento, parecen como de cristal amarillento para luego ser anillos oscuros de tierra húmeda

en torno a los sarmientos y a los olivos colmados de frutos.   

Lentamente, Ana, por la umbría pérgola, bajo la cual abejas de oro zumban ávidas del azúcar de los dorados granos de las uvas, se dirige hacia Joaquín, el cual cuando la ve, se apresura a ir a su encuentro.

–       ¿Has llegado hasta aquí?.

–      La casa está caliente como un horno».

–      Y te hace sufrir.

–     Es mi único sufrimiento en este último período mío de embarazo.

Es el sufrimiento de todos, de hombres y de animales. No te sofoques demasiado, Joaquín.

–     El agua que hace tanto que esperamos…

Y que hace tres días que parece realmente cercana, no ha llegado todavía.  Las tierras arden. Menos mal que nosotros tenemos el manantial cercano y muy rico en agua.

He abierto los canales. Poco alivio para estas plantas cuyas hojas ya languidecen cubiertas de polvo.  No obstante, supone ese mínimo que las mantiene en vida. ¡Si lloviera!… 

Joaquín, con el ansia de todos los agricultores, escudriña el cielo.

Mientras Ana, cansada, se da aire con un abanico (parece hecho con una hoja seca de palma traspasada por hilos multicolores que la mantienen rígida).

La pariente dice:

–     Allí, al otro lado del Gran Hermón, están formándose nubes que avanzan velozmente.

Viento del norte. Bajará la temperatura y dará agua.  

Joaquin  está desalentado,

y dice:

–     Hace tres días que se levanta y luego cesa cuando sale la Luna.

Sucederá lo mismo esta vez

Ana, que de repente ha palidecido,

comenta:

–     Vamos a casa.

Aquí tampoco se respira; además, creo que conviene volver.

–     ¿Sientes dolor

–     No. Siento la misma gran paz que experimenté en el Templo cuando se me otorgó la gracia.

Y que luego volví a sentir otra vez al saber que era madre. Es como un éxtasis.

Es un dulce dormir del cuerpo, mientras el espíritu exulta y se aplaca con una paz sin parangón humano.  Yo te he amado, Joaquín.

Y cuando entré en tu casa y me dije: “Soy esposa de un justo”, sentí paz, como todas las otras veces que tu próvido amor se prodigaba en mí.

Pero esta paz es distinta. Creo que es una paz como la que debió invadir, como una deleitosa unción de aceite, el espíritu de Jacob, nuestro padre, después de su sueño de ángeles.

O semejante más bien, a la gozosa paz de los Tobías tras habérseles manifestado Rafael.

Si me sumerjo en ella, al saborearla, crece cada vez más. Es como si yo ascendiera por los espacios azules del cielo…

Y no sé por qué, pero desde que tengo en mí esta alegría pacífica, hay un cántico en mi corazón: el del anciano Tobit. Me parece como si hubiera sido compuesto para esta hora… para esta alegría…

Para la tierra de Israel que es su destinataria… para Jerusalén, pecadora, mas ahora perdonada… bueno… no os riáis de los delirios de una madre…

Pero, cuando digo: “Da gracias al Señor por tus bienes y bendice al Dios de los siglos para que vuelva a edificar en ti su Tabernáculo”,

yo pienso que aquel que reedificará en Jerusalén el Tabernáculo del Dios verdadero, será este que está para nacer…

Y pienso también que, cuando el cántico dice: “Brillarás con una luz espléndida, todos los pueblos de la tierra se postrarán ante ti, las naciones irán a ti llevando dones, adorarán en ti al Señor y considerarán santa tu tierra, porque dentro de ti invocarán el Gran Nombre.

Serás feliz en tus hijos porque todos serán bendecidos y se reunirán ante el Señor. ¡Bienaventurados aquellos que te aman y se alegran de tu paz!…”, cuando dice esto, pienso que es profecía no ya de la Ciudad Santa,

sino del destino de mi criatura, y la primera que se alegra de su paz soy yo, su madre feliz…

El rostro de Ana, al decir estas palabras, palidece y se enciende, como una cosa que pasase de luz lunar a vivo fuego, y viceversa.

Dulces lágrimas le descienden por las mejillas, y no se da cuenta.

Y sonríe a causa de su alegría. Y va yendo hacia casa entre su esposo y su pariente, que escuchan conmovidos en silencio.

Se apresuran, porque las nubes, impulsadas por un viento alto, galopan y aumentan en el cielo mientras la llanura se oscurece y tirita por efectos de la tormenta que se está acercando.

Llegando al fibra! de la puerta, un primer relámpago lívido surca el cielo.

El ruido del primer trueno se asemeja al redoble de un enorme bombo ritmado con el arpegio de las primeras gotas sobre las abrasadas hojas.

Entran todos.

Ana se retira.

Joaquín se queda en la puerta con unos peones que le han alcanzado, hablando de esta agua tan esperada, bendición para la sedienta tierra.

Pero la alegría se transforma en temor, porque viene una tormenta violentísima con rayos y nubes cargadas de granizo.  

Joaquin comenta:

–     Si rompe la nube, la uva y las aceitunas quedarán trituradas como por rueda de molino.

¡Pobres de nosotros!».

Joaquín tiene además otro motivo de angustia:

Su esposa, a la que le ha llegado la hora de dar a luz al hijo.

La pariente le dice que Ana no sufre en absoluto.

Él está, de todas formas, muy inquieto.

Y cada vez que la pariente u otras mujeres (entre las cuales está la madre de Alfeo)

salen de la habitación de Ana para luego volver con agua caliente, barreños y paños secados a la lumbre, que brilla en el hogar central en una espaciosa cocina…

Él va y pregunta…

Y no le calman las explicaciones tranquilizadoras de las mujeres.

También le preocupa la ausencia de gritos por parte de Ana.

Dice:

–     Yo soy hombre.

Nunca he visto dar a luz. Pero recuerdo haber oído decir que la ausencia de dolores es fatal….

Declina el día antes de tiempo por la furia de la tormenta, que es violentísima. Agua torrencial, viento, rayos… de todo, menos el granizo, que ha ido a caer a otro lugar.

Uno de los peones, sintiendo esta violencia,

dice:

–      Parece como si Satanás hubiera salido de la Gehena con sus demonios.

¡Mira qué nubes tan negras! ¡Mira qué exhalación de azufre hay en el ambiente.! También hay silbidos y voces de lamento y maldición! Si es él, ¡Está enfurecido esta noche!

El otro peón se echa a reír….

y dice:

–     Se le habrá escapado una importante presa…

O quizás Miguel de nuevo le habrá lanzado el rayo de Dios… Y tendrá los cuernos y la cola cortados y quemados.

Pasa corriendo una mujer y grita:

–     ¡Joaquín!

¡Va a nacer de un momento a otro! ¡Todo ha ido rápido y bien!

Y desaparece con una pequeña ánfora en las manos.

Entonces se produce un último rayo; tan violento, que lanza contra las paredes a los tres hombres.

En la parte delantera de la casa, en el suelo del huerto, queda como recuerdo un agujero negro y humeante.

Luego, de repente, cesa la tormenta

De detrás de la puerta de Ana viene un vagido… (parece el lamento de una tortolita en su primer arrullo).

Mientras, un enorme arco iris extiende su faja semicircular por toda la amplitud del cielo.

Surge, o por lo menos lo parece, de la cima del Hermón, la cual besada por un filo de sol, parece de alabastro… de un blanco – rosa delicadísimo.

Se eleva hasta el más terso cielo septembrino y, salvando espacios limpios de toda impureza, deja debajo las colinas de Galilea y un terreno llano que aparece entre dos higueras, que está al Sur,.

Y luego otro monte, y parece posar su punta extrema en el extremo horizonte, donde una abrupta cadena de montañas detiene la vista. 

Todos los presentes comentan: 

–    ¡Qué cosa más insólita!

¡Mirad, mirad!

–     Parece como si reuniera en un círculo a toda la tierra de Israel, y… ya…

¡Fijaos!, ya hay una estrella y el Sol no se ha puesto todavía.

¡Qué estrella! ¡Reluce como un enorme diamante!…

–    ¡Y la Luna, allí, ya llena y aún faltaban tres días para que lo fuera!

¡Fijaos cómo resplandece!.

Las mujeres irrumpen, alborozadas, con un envoltorio rosado entre cándidos paños.

¡Es María, la Mamá! Una María pequeñita, que podría dormir en el círculo de los brazos de un niño.

Una María que al máximo tiene la longitud de un brazo, una cabecita de marfil teñido de rosa tenue, y unos labios de carmín que ya no lloran;

sino que instintivamente quieren mamar, tan pequeñitos, que no se ve cómo van a poder coger un pezón.

Y una naricita diminuta entre dos mejillas redondeadas.

Si la estimulan abre los ojitos: dos pedacitos de cielo, dos puntitos inocentes y azules que miran, Y NO VEN.

Entre sutiles pestañas de un rubio tan tenue que es casi rosa. También el vello de su cabeza redondita tiene una veladura entre rosada y rubia como ciertas mieles casi blancas.

Tiene por orejas dos conchitas rosadas y transparentes, perfectas. Y por manitas… ¿Qué son esas dos cositas que gesticulan y buscan la boca?

Cerradas, como están, son dos capullos de rosa de musgo que hubieran hendido el verde de los sépalos y asomaran su seda rosa tenue;

abiertas, como están ahora, dos joyeles de marfil apenas rosa, de alabastro apenas rosa, con cinco pálidos granates por uñitas.

¿Cómo podrán ser capaces de secar tanto llanto esas manitas?

¿Y los piececitos? ¿Dónde están?

Por ahora son sólo pataditas escondidas entre los lienzos. Pero, he aquí que la pariente se sienta y la destapa…

¡Oh, los piececitos!

De la largura aproximada de cuatro centímetros, tienen por planta una concha coralina; por dorso, una concha de nieve veteada de azul;

sus deditos son obras maestras de escultura liliputiense, coronados también por pequeñas esquirlas de granate pálido.

Me pregunto cómo podrán encontrarse sandalias tan pequeñas que valgan para esos piececitos de muñeca cuando den sus primeros pasos,

y cómo podrán esos piececitos recorrer tan áspero camino y soportar tanto dolor bajo una cruz.

Pero esto ahora no se sabe.

Se ríe o se sonríe de cómo menea los brazos y las piernas.

De sus lindas piernecitas bien perfiladas, de los diminutos muslos, que, de tan gorditos como son, forman hoyuelos y aritos,

de su barriguita (un cuenco invertido), de su pequeño tórax, perfecto, bajo cuya seda cándida se ve el movimiento de la respiración y se oye ciertamente, si, como hace el padre feliz ahora,

en él se apoya la boca para dar un beso, latir un corazoncito…

Un corazoncito que es el más bello que ha tenido, tiene y tendrá la tierra, el único corazón inmaculado de hombre.

¿Y la espalda? Ahora la giran y se ve el surco lumbar y luego los hombros, llenitos.

Y la nuca rosada, tan fuerte, que la cabecita se yergue sobre el arco de las vértebras diminutas,  como la de un ave escrutadora en torno a sí del nuevo mundo que ve. 

Y emite un gritito de protesta por ser mostrada en ese modo;

Ella, la Pura y Casta, ante los ojos de tantos, Ella, que jamás volverá a ser vista desnuda por hombre alguno, la Toda Virgen, la Santa e Inmaculada.

Tapad, tapad a este Capullo de azucena que nunca se abrirá en la tierra, y que dará, más hermosa aún que Ella, su Flor, sin dejar de ser capullo.  

Sólo en el Cielo la Azucena del Trino Señor abrirá todos sus pétalos.

Porque allí arriba no existe vestigio de culpa que pudiera involuntariamente profanar ese candor.

Porque allí arriba se trata de acoger, a la vista de todo el Empíreo, al Trino Dios – Padre, Hijo, Esposo – que ahora, dentro de pocos años, celado en un corazón sin mancha, vendrá a Ella.

De nuevo está envuelta en los lienzos y en los brazos de su padre terreno, al que asemeja.  No ahora, que es un bosquejo de ser humano. Digo que le asemeja una vez hecha mujer.

De la madre no refleja nada.

Del padre, el color de la piel y de los ojos y sin duda, también del pelo; que si ahora son blancos, de joven eran ciertamente rubios a juzgar por las cejas.

Del padre son las facciones — más perfectas y delicadas en Ella por ser mujer, ¡Y qué Mujer!; también del padre es la sonrisa y la mirada y el modo de moverse y la estatura. 

Pensando en Jesús como lo veo, considero que ha sido Ana la que ha dado su estatura a su Nieto, así como el color marfil más cargado de la piel;

mientras que María no tiene esa presencia de Ana (que es como una palma alta y flexible), sino la finura del padre.

También las mujeres, mientras entran con Joaquín donde se encuentra la madre feliz, para devolverle a su hijita,

hablan de la tormenta y del prodigio de la Luna, de la estrella, del enorme arco iris.

Ana sonríe ante un pensamiento propio.

Y dice:

–     Es la estrella. Su signo está en el cielo.

¡María, arco de paz! ¡María, estrella mía! ¡María, Luna pura! ¡María, perla nuestra!.  

Joaquín pregunta:

–     ¿María la llamas?

–     Sí. María, estrella y perla y luz y paz…

–     Pero también quiere decir amargura…

¿No temes acarrearle alguna desventura?

–     Dios está con Ella.

Es suya desde antes de que existiera. El la conducirá por sus vías y toda amargura se transformará en paradisíaca miel.

Ahora sé de tu mamá… todavía un poco, antes de ser toda de Dios….

Y la visión termina en el primer sueño de Ana madre y de María recién nacida.

Dice Jesús:

Levántate y apresúrate, pequeña amiga. Siento ardiente deseo de llevarte conmigo al azul paradisíaco de la contemplación de la Virginidad de María.

Saldrás de él con el alma fresca como si tú también hubieras sido recientemente creada por el Padre, una pequeña Eva antes de conocer carne;

saldrás con el espíritu lleno de luz, pues te habrás abismado en la contemplación de la obra maestra de Dios; con todo tu ser repleto de amor, pues habrás comprendido cómo sabe amar Dios.

Hablar de la concepción de María, la Sin Mancha, significa sumergirse en lo azul, en la luz, en el amor.

Ven y lee sus glorias en el Libro del Antepasado:

“Dios me poseyó al inicio de sus obras, desde el principio, antes de la creación.

Ab aeterno fui erigida, al principio, antes de que la Tierra fuera hecha; aún no existían los abismos, y yo ya había sido concebida.

Aún no manaba agua de los manantiales, aún no se elevaban con su pesada mole los montes, aún las colinas no eran para el Sol collares… y yo ya había nacido.

Dios no había hecho todavía la tierra ni los ríos ni las columnas del mundo, y yo ya existía.

Cuando preparaba los cielos, yo estaba presente, cuando con ley inmutable clausuró el abismo bajo la bóveda, cuando fijó arriba la bóveda celeste y colgó de ella las fuentes de las aguas,

cuando al mar le establecía sus confines y daba leyes a las aguas, cuando daba leyes a las aguas de no sobrepasar su límite, cuando echaba los fundamentos de la tierra, yo estaba con Él ordenando todas las cosas.

Siempre alegre jugueteaba ante Él continuamente, jugueteaba en el Universo…”.

Las habéis aplicado a la Sabiduría, pero hablan de Ella: la hermosa Madre, la santa Madre, la Virgen Madre de la Sabiduría, que soy Yo, el que te habla.

He querido que escribieras, como encabezamiento del libro que habla de Ella, el primer verso de este himno, para que fuera confesado y conocido el consuelo y la alegría de Dios;

la razón de la constante, perfecta, íntima alegría de este Dios Uno y Trino que os sostiene y ama.

Y que del hombre recibió tantos motivos de tristeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: