Archivos de etiquetas: sacerdocio

86 “NO TENTARÁS AL SEÑOR, TU DIOS”


86 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Es un día frío de invierno. Hace sol y viento; el cielo está sereno, uniforme, sin el más mínimo vestigio de nubes.

Apenas está amaneciendo. Hay todavía una fina capa de escarcha, que esparce un polvo diamantífero sobre el suelo y sobre las hierbas.

Vienen hacia la casa tres hombres, que caminan con la seguridad de quien sabe a dónde dirigirse.

Llegando ven a Juan, que en ese momento atraviesa el patio cargado con unos cántaros de agua sacados del pozo, y lo llaman.

Juan se vuelve, deja las ánforas y dice:

–      ¿Vosotros aquí? ¡Bienvenidos!

El Maestro se alegrará al veros. Venid. Venid, antes de que llegue la gente. ¡Ahora viene mucha!…

Son los tres pastores discípulos de Juan Bautista: Simeón, Juan y Matías se van contentos detrás del apóstol. 

Cuando entran en la casa, van hasta la cocina, donde arde alegre un gran fuego de leña menuda, que expande un agradable olor a bosque y a laurel quemado.

Y  Juan dice:

–      Maestro, han venido tres amigos. Mira… 

Jesús los saluda:

–     Paz a vosotros, amigos míos. ¿Cómo es que venís a verme? ¿Le ha sucedido alguna desgracia al Bautista?

Simeón contesta:

–     No, Maestro. Hemos venido con permiso suyo.

Te envía saludos y dice que encomiendes a Dios, al león perseguido por los arqueros.

No se hace ilusiones respecto a su suerte futura, aunque por ahora sigue libre.

Está contento porque sabe que tienes muchos fieles, incluidos los que antes eran suyos.

Maestro… nosotros también lo deseamos vivamente, pero… no queremos abandonarlo ahora que lo persiguen. Compréndenos… 

Jesús afirma:

–     No sólo eso, sino que os bendigo por ello.

El Bautista merece todo respeto y amor.

Matías confirma:

–     Sí. Así es. El Bautista es grande y cada vez resalta más su figura.

Se parece al agave, que poco antes de morir produce el gran candelabro de la septiforme flor, lo ondea y perfuma.

Así es él. Y siempre dice: “Mi único deseo es volver a verlo…”. Verte a ti.

Nosotros hemos recogido este grito de su alma y te lo hemos venido a traer sin decírselo.

Otro pastor agrega: 

–     Él es “el Penitente”, “el Abstinente”. Su santo deseo de verte y de oírte lo consume.

Yo soy Tobías, ahora Matías. Creo que el arcángel dado a Tobiolo no sería distinto del Bautista; todo en él es sabiduría.

–     ¿Quién ha dicho que no lo volveré a ver?…

Pero, ¿Habéis venido sólo para esto? Es penoso caminar durante esta estación.

Hoy hace un tiempo sereno pero, hasta hace sólo tres días, ¡Cuánta lluvia por los caminos!

El pastor Juan explica:

–     No hemos venido sólo por esto.

Hace unos días vino Doras, el fariseo, a purificarse, pero el Bautista le negó el rito diciendo:

“No llega el agua a donde hay una costra tan grande de pecado. Uno sólo te puede perdonar: el Mesías”.

Entonces él dijo: “Iré a verlo. Quiero curarme. Creo que este mal es su maleficio”.

Y el Bautista lo arrojó de su presencia como lo habría hecho con Satanás.

Él, al irse, vio a Juan, lo conocía desde que Juan visitaba a Jonás, con quien estaba algo emparentado.

Y le dijo que venía, que todos iban, que había venido Manahén y hasta incluso venían los ‘lameculos’. “Agua Especiosa – decía – está llena de ilusos.

Ahora, si me cura y me retira la maldición de mis tierras, que están como excavadas por máquinas de guerra, por ejércitos de topos y gusanos.

Y una tropa de plagas que horadan los granos sembrados y roen las raíces de los árboles frutales y de las vides…

Y no hay nada que los detenga, me haré amigo suyo. Si no… ¡Ay de Él!”.

Nosotros le respondimos:

–       ¿Y vas con esta disposición de ánimo?”.

Y él respondió:

–       Pero ¿Quién cree en ese satanás?

Además, lo mismo que convive con las meretrices puede hacer alianza conmigo”.

Nosotros queríamos venir a decírtelo, para que pudieras saber a qué atenerte con Doras.

Jesús responde:

–     Ya está todo resuelto.

Los tres responden simultáneamente:

–     ¿Ya?

–     ¡Ah, es verdad!, Que él tiene carros y caballos y nosotros sólo las piernas.

–     ¿Cuándo ha venido?

–     Ayer.

–     ¿Y qué ha ocurrido?

–     Esto: que si queréis ocuparos de Doras podéis ir al duelo a su casa de Jerusalén.

Lo están preparando para la sepultura.

–     ¿Muerto?

–     Muerto. Aquí. Pero no hablemos de él.

–     Sí, Maestro… Sólo… dinos una cosa. ¿Es verdad cuanto dijo de Manahén?

–     Sí. ¿Os desagrada?

–     No, no…, nos alegra.

¡Cuánto le hemos hablado de ti en Maqueronte!

–     Y, ¿Qué otra cosa puede querer el apóstol sino que sea amado el Maestro?

–     Es lo que Juan quiere, y, con él, nosotros.

–     Hablas bien, Matías; la sabiduría está contigo.

–     Y… yo no lo creo, pero ahora la hemos visto…

Vino también a nosotros buscándote a Tí antes de los Tabernáculos.

Y le dijimos: “Quien tú buscas no está aquí, pero estará pronto en Jerusalén para los Tabernáculos”.

Eso le dijimos, porque el Bautista nos había dicho:

“¿Veis a esa pecadora?: es una costra de inmundicia; pero lleva dentro una llama a la que hay que alimentar.

Así, se avivará de tal modo que surgirá impetuosamente de debajo de la costra y todo arderá. Caerá la inmundicia y quedará sólo la llama”.

–     Eso dijo. Pero…

¿Es verdad que duerme aquí, como han venido a decirnos dos influyentes escribas?

Jesús rebate:

–     No.

Está en uno de los establos del capataz, a más de un estadio de aquí.

–     ¡Lenguas de infierno! ¿Has oído? ¡Y ellos!…

–     Dejadlos que hablen.

Los buenos no creen en sus palabras, sino en mis obras.

–     Esto lo dice también Juan.

Hace unos días, algunos discípulos suyos, nosotros presentes, le han dicho:

“Rabí, Aquel que estaba contigo al otro lado del Jordán, del que tú diste testimonio, ahora bautiza. Y todos van a Él; te vas a quedar sin fieles”.

A lo que Juan respondió:

–     ¡Dichoso mi oído, que oye esta noticia!

¡No sabéis qué alegría me dais! Sabed que el hombre no puede tomar nada si no le es dado del Cielo.

Vosotros podéis testificar que he dicho: `Yo no soy el Cristo, si no el que ha sido enviado delante para prepararle el camino’.

El hombre justo no se apropia de un nombre ajeno.

Y aunque otro hombre quisiera alabarle diciéndole: “eres ése”, es decir: el Santo, él responde: “No, realmente no es así; yo soy su siervo”.

Y de todas formas se alegra mucho de ello, porque dice:

“Se ve que me asemejo a Él un poco, si el hombre me puede confundir con Él”.

Y, ¿Qué desea la persona que ama sino parecerse a su amado? Sólo la esposa goza del esposo.

El paraninfo no podría gozar de ella, porque sería una inmoralidad y un hurto.

Pero el amigo del novio, que está cerca de él y escucha su palabra llena de júbilo nupcial, siente una alegría tan viva que podría compararse a la que hace dichosa a la virgen casada con él,

la cual en aquella palabra comienza ya a degustar la miel de las palabras nupciales. Esta es mi alegría, y es completa.

¿Y qué hace el amigo del novio, habiéndole servido durante meses y habiéndolo conducido a la esposa a casa?

Se retira y desaparece.

¡Así hago yo! ¡Así hago yo! Uno sólo queda, el esposo con la esposa: el Hombre con la Humanidad.

¡Oh, qué palabra más profunda! Es necesario que Él crezca y que yo merme.

Quien del Cielo viene está por encima de todos.

Patriarcas y Profetas desaparecen a su llegada, porque Él es como el Sol, que todo lo ilumina y su luz es tan viva que los astros y planetas sin luz se visten de ella.

Y los que aún no están apagados quedan anulados en el supremo esplendor del Sol.

Esto sucede porque Él viene del Cielo, mientras que los Patriarcas y los Profetas irán al Cielo, pero no vienen del Cielo.

Quien viene del Cielo es superior a todos.

Y anuncia lo que ha visto y oído. Pero ninguno de entre los que no tienden al Cielo, renegando de Dios por ello, podrá aceptar su testimonio.

Quien acepta el testimonio del que ha bajado del Cielo, con este acto suyo de creer, imprime un sello a su Fe en que Dios es verdadero y no una fábula exenta de verdad.

Y escucha a la Verdad porque su ánimo está deseoso de ella.

Porque Aquél a quien Dios ha enviado pronuncia palabras de Dios, pues Dios le da el Espíritu con plenitud,

Y el Espíritu dice: “Aquí estoy. Tómame; que quiero estar contigo, delicia de nuestro amor”.

Porque el Padre ama al Hijo sin medida y todas las cosas las ha puesto en su mano.

Por eso quien cree en el Hijo tiene la vida eterna; mas quien se niega a creer en el Hijo no verá la Vida.

Y la cólera de Dios permanecerá en él y sobre él”.

Matiás concluye:

–     Esto dijo. Estas palabras me las he grabado en mi mente para transmitírtelas.

–     Te lo agradezco y te alabo por ello.

El Profeta último de Israel no es Aquel que del Cielo baja;

Pero, por haber recibido el beneficio de los dones divinos ya desde el vientre de su madre, vosotros no lo sabéis

Por eso Yo os lo digo ahora: es el que más se acerca al Cielo.

Los tres dicen al mismo tiempo:

–     ¿Cómo?

–     ¿Cómo? ¡Háblanos!

–      Él dice de sí mismo: “Yo soy el pecador”.

Los tres pastores se muestran ansiosos de saber, así como también los discípulos.

Jesús explica:

–     Cuando la Madre me llevaba, de Mí-Dios estando encinta,

Fue a servir, porque es la Humilde y Amorosa, a la madre de Juan: prima suya por parte de madre, que había quedado embarazada en su vejez.

Ya el Bautista tenía su alma, porque estaba en el séptimo (tenía su alma, porque estaba en el séptimo mes de su formación.

Esta afirmación no excluye el que el alma sea infundida desde el primer instante de la concepción.

La primera persona en reconocer a Jesús “¡FUE UN NIÑO NO NACIDO!”

Lo que parece más bien, es que Jesús quiere rechazar la opinión de que el individuo reciba su alma en el momento del nacimiento…

O incluso, después de haber nacido, mes de su formación.

Y este brote de hombre, dentro del seno materno, saltó de alegría al oír la voz de la Esposa de Dios.

También en esto fue Precursor; precedió a los redimidos, porque de seno a seno se efundió la Gracia…

Y penetró.

Y cayó la Culpa original del alma del niño.

Por ello Yo digo que sobre la faz de la Tierra tres son los posesores de la Sabiduría, del mismo modo que en el Cielo Tres son los que son Sabiduría:

El Verbo, la Madre, el Precursor, en la Tierra; el Padre, el Hijo, el Espíritu Santo, en el Cielo.

Simeón afirma:

–     Nuestro corazón está henchido de estupor…

Casi como cuando se nos dijo: “Ha nacido el Mesías…”. Porque Tú eras la profundidad abisal de la misericordia y nuestro Juan lo es de la humildad.

–     Y mi Madre, de la pureza, de la gracia, de la caridad, de la obediencia, de la humildad, de toda virtud que sea de Dios y que Dios infunda a sus santos.

Santiago de Zebedeo dice:

–     Maestro, hay mucha gente.

Jesús los invita:

–     Vamos. Venid también vosotros.

Es muchísima la gente.

Jesús toma su lugar y saluda diciendo:

–      La Paz sea con vosotros.

Está sonriente como pocas veces.

La gente cuchichea y lo señala con gestos.

Hay mucha curiosidad en el ambiente.

Y Jesús empieza a hablar:

“No tentarás al Señor tu Dios”, está escrito.

Demasiadas veces se olvida este Mandamiento.

Se tienta a Dios cuando se le quiere imponer nuestra voluntad.

Se tienta a Dios cuando imprudentemente se actúa contra las reglas de la Ley, que es santa y perfecta y en su lado espiritual, el principal.

Se ocupa y se preocupa, también, de la carne que Dios ha creado.

Se tienta a Dios cuando, habiendo sido perdonados por Él, se vuelve a pecar.

Uno tienta a Dios cuando, habiendo recibido de Él un beneficio que pretendía ser un bien para sí, algo que le moviera hacia Dios, lo transforma en un daño.

Dios no es objeto de risa ni de burla.

Demasiadas veces sucede esto.

Ayer habéis presenciado el castigo que espera a quienes pretenden mofarse de Dios.

El eterno Dios, lleno de compasión con quien se arrepiente; se muestra por el contrario,

lleno de severidad con el impenitente que en manera alguna se modifica a sí mismo.

Vosotros venís a Mí para oír la palabra de Dios. Venís para obtener un milagro. Venís para obtener el perdón.

Y el Padre os da palabra, milagro y perdón.

Y Yo no echo de menos el Cielo, porque puedo daros milagros y perdón. Y puedo haceros conocer a Dios.

Ese hombre cayó ayer fulminado, como Nadab y Abiú, por el Fuego de la divina indignación.

De todas formas, absteneos de juzgarlo.

Que lo que ha sucedido, que ha sido un nuevo milagro, solamente os haga meditar acerca de cómo hay que actuar para tener a Dios como amigo.

Él quería el agua penitencial, pero sin espíritu sobrenatural; la quería por espíritu humano:

como una práctica mágica que le curase la enfermedad y lo liberase de la desventura.

El cuerpo y la cosecha: éstos eran sus fines, no su pobre alma, que no tenía valor para él. Lo valioso para él era la vida y el dinero.

Yo digo: “El corazón está donde está el tesoro, y el tesoro donde el corazón.

Por tanto, el tesoro está en el corazón”.

Él en el corazón tenía la sed de vivir y de tener mucho dinero. ¿Cómo obtenerlo?: Como fuera; incluso con el delito.

Pues bien, pedir así el bautismo ¿No era reírse de Dios y tentarlo?

Habría bastado el arrepentimiento sincero por su larga vida de pecado para proporcionarle una santa muerte.

Y lo justo en esta tierra.

Pero él era el impenitente. No habiendo amado nunca a nadie aparte de sí mismo, llegó a no amarse ni siquiera a sí mismo.

Porque el ODIO mata incluso el amor animal egoísta del hombre hacia sí mismo.

El llanto del arrepentimiento sincero habría debido ser su agua lustral. De la misma forma, para todos vosotros que estáis escuchando; porque sin pecado no hay nadie…

Y todos, por tanto, tenéis necesidad de esta agua que, exprimida por el corazón mismo, desciende y lava, da de nuevo la virginidad a quien ha sido profanado,

Levanta al abatido, da nuevo vigor a quien la culpa ha dejado exangüe.

Ese hombre se preocupaba sólo de la miseria de la tierra, cuando en realidad sólo una miseria debe apesadumbrar al hombre:

La eterna miseria de perder a Dios.

Ese hombre no dejaba de hacer las ofrendas rituales, mas no sabía ofrecer a Dios un sacrificio de espíritu;

es decir, alejarse del pecado, hacer penitencia, pedir con los hechos el perdón.

Una hipócrita ofrenda de riquezas mal adquiridas es como invitarle a Dios a que se haga cómplice de las malas acciones del hombre.

¿Es posible que esto suceda?

¿No es reírse de Dios el pretenderlo? Dios arroja de su presencia a quien dice: “he aquí que sacrifico”

y se consume internamente por continuar su pecado.

¿Ayuda, acaso, el ayuno corporal cuando el alma no ayuna del pecado?

Que la muerte de este hombre, que ha acontecido aquí, os haga meditar sobre las condiciones necesarias para gozar del aprecio de Dios.

Ahora, en su rico palacio, los familiares y las plañideras hacen duelo ante los restos mortales que dentro de poco serán conducidos al sepulcro.

¡Oh, verdadero duelo y verdaderos restos mortales!

¡Nada más que unos restos mortales! Nada más que un desconsolado duelo…

Porque el alma, precedente e irremisiblemente muerta, se verá para siempre separada de aquellos que amó por parentela y afinidad de ideas.

Aunque una misma morada los una eternamente, el ODIO que allí reina los dividirá.

Es así que entonces la muerte es verdadera separación.

Mejor sería que, en vez de los demás, fuese el propio hombre quien, teniendo muerta el alma, llorase por sí mismo; de modo que, por ese llanto de contrito y humilde corazón, le devolviera al alma la vida con el perdón de Dios.

Idos, sin odio ni comentarios, nada más que con humildad; como Yo que no con odio sino por justicia, he hablado de él.

La vida y la muerte son maestras para bien vivir y bien morir.

Y para conquistar la Vida sin muerte. La paz sea con vosotros.

No hay ni enfermos ni milagros.

y Pedro les dice a los tres discípulos del Bautista:

–       Lo siento por vosotros.

Y ellos contestan:

–     No es necesario.

Nosotros creemos sin ver.

Hemos tenido el milagro de su Natividad, que nos ha hecho creyentes.

Y ahora tenemos su palabra, que confirma nuestra Fe. Sólo pedimos servirle hasta el Cielo, como Jonás, hermano nuestro.

51 INICIA LA PERSECUCIÓN


51 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Jesús está en Betsaida.

Habla de pie en la barca en que ha venido, que está casi encallada en la arena de la orilla, atada a una estaca de un pequeño espigón rudimentario.

Mucha gente, sentada en semicírculo sobre la arena, lo está escuchando.

Jesús acaba de empezar su discurso:

«… En esto veo que me amáis también vosotros los de Cafarnaúm, que me habéis seguido dejando negocios y comodidades con tal de oír la Palabra que os adoctrina.

Sé también que ello, más que el hecho de dejar de lado esos negocios, con el consiguiente perjuicio a vuestra bolsa, os acarrea burlas e incluso menoscabo social.

Sé que Simón, Elí, Urías y Joaquín se muestran contrarios a Mí; hoy contrarios, mañana enemigos. Y os digo, porque no engaño a nadie, ni quiero engañaros a vosotros, mis fieles amigos, que para perjudicarMe,

para proporcionarMe dolor, para vencerMe aislándome; ellos, los poderosos de Cafarnaúm, usarán todos los medios… Tanto insinuaciones como amenazas, tanto el escarnio como la calumnia.

TODO USARÁ EL ENEMIGO  COMÚN, PARA ARRANCAR ALMAS A CRISTO.  Convirtiéndolas en presa propia.

Os digo: Quien persevere se salvará; mas os digo también:

QUIÉN AME MÁS LA VIDA Y EL BIENESTAR que la Salud Eterna, es libre de marcharse, de dejarMe, de ocuparse de la pequeña vida y del transitorio bienestar. Yo no retengo a nadie.

El hombre es un ser libre. Yo he venido a liberar aún más al hombre. Liberarlo del pecado, para el espíritu. Y de las cadenas:

Una religión deformada, opresiva, que no hace sino sofocar bajo ríos de cláusulas, de palabras, de preceptos, la verdadera Palabra de Dios: limpia, concisa, luminosa, fácil, santa, perfecta.

Mi Venida es criba de las conciencias: Yo recojo mi trigo en la era y lo trillo con la doctrina de sacrificio y lo cierno con el cernedor de su propia voluntad.

La cascarilla, el sorgo, la veza, la cizaña, volarán ligeros e inútiles; para caer pesados y nocivos y ser alimento de volátiles.

En mi granero no entrará sino el trigo selecto, puro, consistente, bueno. El trigo son los santos.

Desde hace siglos existe un duelo entre el Eterno y Satanás.

Satanás, enorgullecido por su primera victoria sobre el hombre, le dijo a Dios:

“Tus criaturas serán mías para siempre. Ni siquiera el Castigo, ni la Ley que quieres darles, NADA, las hará capaces de ganarse el Cielo,

Y esta Morada tuya, de la cual me expulsaste a mí, que soy el único inteligente entre los seres creados por Tí; esta Morada, se te quedará vacía; inútil, triste como todas las cosas inútiles”.

Y el Eterno respondió al Maldito:

Podrás esto mientras tu veneno, solo, reine en el hombre. Pero Yo mandaré a mi Verbo y su Palabra neutralizará tu veneno, sanará los corazones, los curará de la demencia con que los has manchado o convertido en diablos. Y volverán a Mí.

Como ovejas que descarriadas, vuelven a encontrar al pastor; volverán a mi Redil.

Y EL CIELO SERÁ POBLADO: para ellos lo he hecho.

Rechinarán tus horribles dientes de impotente rabia, allí, en tu hórrido reino; prisionero y maldito, sobre ti los ángeles volcarán la piedra de Dios y la sellarán.

Tinieblas y Odio os acompañarán a ti y a los tuyos.

Los míos tendrán sin embargo, Luz, Amor, canto y beatitud, libertad infinita, eterna, sublime”.

Satanás, con risotada burlesca juró:

`Juro por mi Gehena que vendré cuando llegue la hora. Omnipresente estaré junto a los evangelizados. Y veremos si eres Tú el vencedor o lo soy yo”.

Sí, para cribaros Satanás os insidia y Yo os rodeo. Los contendientes somos dos: Yo y él.

Vosotros estáis en el medio.

EL DUELO DEL AMOR Y EL ODIO,

DE LA SABIDURÍA Y LA IGNORANCIA,

DE LA BONDAD Y EL MAL,

ESTÁ SOBRE VOSOTROS Y EN TORNO A VOSOTROS.

Yo Soy suficiente para repeler los malvados golpes dirigidos a vosotros.

Me coloco en medio entre el arma satánica y vuestro ser.

Y ACEPTO SER HERIDO EN LUGAR DE VOSOTROS, PORQUE OS AMO.

Pero en vuestro interior, vosotros debéis repeler CON VUESTRA VOLUNTAD los golpes, corriendo hacia Mí, poniéndoos en mi Camino, que es Verdad y Vida.

QUIEN NO ANHELA EL CIELO, NO LO TENDRÁ. 

Quien no es apto para ser discípulo del Cristo será como cascarilla ligera que el viento del mundo se llevará consigo.

Los Enemigos del Cristo son semilla nociva que renacerá en el reino satánico.

Sé por qué habéis venido, vosotros de Cafarnaúm.

Y tengo la conciencia tan libre del pecado que se me atribuye. Y en nombre del cual, inexistente, se me murmura a mis espaldas.

Insinuándoos que oírme y seguirme significa complicidad con el pecador, que no temo dar a conocer la razón de ello a estos de Betsaida.

Entre vosotros, habitantes de Betsaida, hay algunos ancianos que no se han olvidado por distintas razones, de la Beldad de Corozaín; hay hombres que pecaron con ella, hay mujeres que por su causa lloraron.

LlORARON…  Y aún no había venido Yo a decir: “¡Amad a quien os perjudica!” –

Lloraron para después regocijarse, cuando vinieron a saber que la había mordido la podredumbre que rezumaba de sus entrañas impuras, hacia afuera de su espléndido cuerpo:

De aquella lepra más grave que le había roído su alma de adúltera, homicida y meretriz.

Adúltera setenta veces siete, con cualquiera con tal de que tuviese el nombre “hombre” y tuviese dinero. Homicida siete veces siete de sus concepciones ilegítimas; meretriz sólo por vicio, ni siquiera por necesidad.

¡Os comprendo, esposas traicionadas!

Comprendo vuestro regocijo, cuando se os dijo: “Las carnes de la Beldad están más fétidas y más descompuestas que las de un animal muerto tendido en la cuneta de una vía transitada, presa de cuervos y gusanos”.

Mas Yo os digo: SABED PERDONAR.

Dios ha llevado a cabo vuestra venganza; luego ha perdonado. Perdonad también vosotras.

Yo la he perdonado en vuestro nombre, porque sé que sois buenas, mujeres de Betsaida que me saludáis gritando: “¡Bendito sea el Cordero de Dios! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!“.

Si soy Cordero y me reconocéis como tal. Sí, vengo a estar entre vosotras Yo, Cordero.

Vosotras debéis transformaros todas en ovejas mansas, incluso aquellas a las que un lejano, ya lejano dolor de esposa traicionada, inviste de instintos como los de una fiera que defiende su guarida.

Yo, siendo Cordero, no podría permanecer entre vosotras si os comportarais como tigres y hienas.

Aquel que viene en el Nombre santísimo de Dios a recoger a justos y a pecadores, para conducirlos al Cielo ha ido también adonde la arrepentida y le ha dicho: “Queda limpia. Ve. Expía”.

Esto lo ha hecho en sábado. De esto se me acusa. Acusación oficial.

La segunda acusación es el hecho de haberme acercado a una meretriz.

Una mujer que fue meretriz; en ese momento no era sino un alma que lloraba su pecado. Pues bien, digo: Lo he hecho y seguiré haciéndolo.

Traedme el Libro, escrutadlo, estudiadlo, desentrañad su contenido.

Encontrad si os resulta posible, un punto que prohíba al médico atender a un enfermo; a un levita ocuparse del altar, a un sacerdote no escuchar a un fiel… sólo porque sea sábado.

Yo, si lo encontráis y me lo mostráis diré, dándome golpes de pecho:

“Señor, he pecado en tu presencia y en presencia de los hombres. No soy digno de tu perdón, pero si Tú quieres mostrarte compasivo con tu siervo, te bendeciré mientras dure mi soplo vital”.

Porque esa alma era una enferma, y los enfermos tienen necesidad del Médico.

Era un altar profanado y tenía necesidad de ser purificado por un levita.

Era un fiel que se dirigía a adorar al Templo verdadero del Dios verdadero y tenía necesidad del sacerdote que en él le introdujera.

En verdad os digo que Yo soy el Médico, el Levita, el Sacerdote.

En verdad os digo que, si no cumplo con mi deber perdiendo siquiera una sola de las almas que sienten anhelo de salvación, no salvándola; Dios Padre me pedirá cuentas y me castigará por esta alma perdida.

Este sería mi pecado, según los grandes de Cafarnaúm.

Habría podido esperar para hacerlo, al día siguiente del sábado. Sí. Pero, ¿Por qué retardar otras veinticuatro horas la readmisión en la paz de Dios de un corazón contrito?

En ese corazón había humildad verdadera, cruda sinceridad, dolor perfecto.

Yo leí en ese corazón. La lepra estaba todavía en su cuerpo, más el corazón ya no la padecía debido al bálsamo de años de arrepentimiento, de lágrimas, de expiación.

Ese corazón, para que Dios se acercara a él; sin que esta cercanía contaminase el aura santa que circunda a Dios, NO tenía necesidad sino de que Yo volviera a consagrarlo. Lo he hecho.

Ella salió del lago limpia en la carne sí, pero aún más limpia en el corazón.

¡Cuántos, cuántos de los que han entrado en las aguas del Jordán obedeciendo al mandato del Precursor no han salido tan limpios como ella!

Porque el bautismo de éstos no era el acto voluntario, sentido, sincero, de un espíritu que deseara prepararse a mi venida, sino sólo una forma de aparecer perfectos en santidad ante los ojos del mundo;

Por tanto, era hipocresía y soberbia: dos culpas que aumentaban el cúmulo de culpas preexistentes en su corazón.  

El bautismo de Juan no es más que un símbolo. Os quiere decir: “Limpiaos de la soberbia humillándoos llamándoos pecadores; de las lujurias, lavándoos sus escorias”.

Es el alma la que debe ser bautizada con vuestra voluntad, para estar limpia en el banquete de Dios.

No existe ninguna culpa tan grande que no pueda ser lavada, primero por el arrepentimiento, luego por la Gracia, finalmente por el Salvador.

No hay pecador tan grande que no pueda levantar el rostro humillado y sonreír a una esperanza de redención.

Es suficiente su completitud en la renuncia a la culpa, su heroicidad en el resistir a la tentación, su sinceridad en la voluntad de renacer.

Voy a manifestaros una verdad que a mis enemigos les parecería una blasfemia; pero vosotros sois mis amigos.

Hablo especialmente para vosotros, mis discípulos ya elegidos, aunque también para todos los que me estáis escuchando. Os digo que los ángeles, espíritus puros y perfectos, que viven en la luz de la Santísima Trinidad,

en ella, dentro de su perfección, padecen, y así lo reconocen, una inferioridad respecto a vosotros, hombres lejanos del Cielo.

Su inferioridad es el no poderse sacrificar, no poder sufrir para cooperar en la redención del hombre. Y – ¿Qué os parece? – Dios no toma a un ángel suyo para decirle “sé el Redentor de la Humanidad”, sino que toma a su Hijo.

Y sabiendo que, a pesar de ser incalculable el Sacrificio e infinito su poder, todavía le falta algo – y es bondad paterna que no quiere hacer diferencia entre el Hijo de su amor y los hijos de su poder –

17. Y una voz que salía de los cielos decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.» MATEO 3

a la suma de los méritos destinados a ser contrapuestos a la suma de los pecados que de hora en hora la Humanidad acumula;

sabiendo esto, no toma a otros ángeles para colmar la medida y no les dice “sufrid para imitar al Cristo”, sino que os lo dice a vosotros, a vosotros, hombres.

Os dice: “Sufrid, sacrificaos, sed semejantes a mi Cordero, sed corredentores…”. ¡Oh…, veo cohortes de ángeles que, dejando por un instante de volar en el éxtasis adorante en torno al Fulcro Trino, se arrodillan, vueltos hacia la tierra,

y dicen: “¡Benditos vosotros, que podéis sufrir con Cristo y por el eterno Dios nuestro y vuestro!

Muchos no comprenderán todavía esta grandeza; es demasiado superior al hombre.

Pero cuando la Hostia sea inmolada, cuando el Trigo eterno torne a la vida para nunca más morir, después de recogerlo, trillarlo, mondarlo y sepultarlo en las entrañas de la tierra,

entonces vendrá el Iluminador superespiritual e iluminará a los espíritus (incluso a los más obtusos, que, a pesar de serlo, hayan permanecido fieles al Cristo Redentor).

Entonces comprenderéis que no he blasfemado, sino que os he anunciado la más alta dignidad del hombre: la de ser corredentor, a pesar de que antes no fuera más que un pecador.

Mientras tanto preparaos a ella con pureza de corazón y de propósitos.

Cuanto más puros seáis, más comprenderéis; porque la impureza – del tipo que sea – es en todo caso humo que obnubila y grava vista e intelecto.

Sed puros. Comenzad a serlo por el cuerpo para pasar al espíritu. Comenzad por los cinco sentidos para pasar a las siete pasiones.

Comenzad por el ojo, sentido que es rey y que abre el camino a la más mordiente y compleja de las hambres.

22. «La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso;
23. pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡Qué oscuridad habrá! Mateo 6

El ojo ve la carne de la mujer y apetece la carne. El ojo ve la riqueza de los ricos y apetece el oro. El ojo ve la potencia de los gobernantes y apetece el poder.

Tened ojo sereno, honesto, moderado, puro, y tendréis deseos serenos, honestos, moderados y puros. Cuanto más puro sea vuestro ojo, más puro será vuestro corazón.

Estad atentos a vuestro ojo, ávido descubridor de los pomos tentadores. Sed castos en las miradas, si queréis ser castos en el cuerpo.

Si tenéis castidad de carne, tendréis castidad de riqueza y de poder; tendréis todas las castidades y seréis amigos de Dios.

No temáis ser objeto de burlas por ser castos, temed sólo ser enemigos de Dios.

Un día oí decir: “El mundo se burlará de ti, considerándote mentiroso o eunuco, si muestras no tender hacia la mujer”.

En verdad os digo que Dios ha puesto el vínculo matrimonial para elevaros a imitadores suyos procreando, a ayudantes suyos poblando los Cielos.

Pero existe un estado más alto, ante el cual los ángeles se inclinan viendo su sublimidad sin poderla imitar.

Un estado que, si bien es perfecto cuando dura desde el nacimiento hasta la muerte, no se encuentra cerrado para aquellos que, no siendo ya vírgenes, arrancan su fecundidad, masculina o femenina.

“Oh Jesús Sacerdote, guarda a tus sacerdotes en el recinto de tu Corazón Sacratísimo, donde nadie pueda hacerles daño alguno; guarda puros sus labios, diariamente enrojecidos por tu Preciosísima Sangre. Entregamos en tus divinas manos a TODOS tus sacerdotes. Tú los conoces. Defiéndelos, Ayúdalos y SOSTENLOS, para que el Maligno no pueda tocarlos. Amén

Y anulan su virilidad animal, para hacerse fecundos y viriles sólo en el espíritu.

Se trata del eunuquismo sin imperfección natural ni mutilación violenta o voluntaria, el eunuquismo que no impide acercarse al altar; es más, que en los siglos venideros, servirá al altar y estará en torno a él.

Es el eunuquismo más elevado, aquel cuyo instrumento amputador es la voluntad de pertenecer a Dios sólo, y conservarle castos el cuerpo y el corazón para que eternamente refuljan con la candidez que el Cordero aprecia.

He hablado para el pueblo y para los elegidos de entre el pueblo. Ahora, antes de entrar a partir el pan y condividir la sal en la casa de Felipe, os bendigo a todos; a los buenos, como premio;

a los pecadores, para animarlos a acercarse a Aquel que ha venido a perdonar. La paz sea con todos vosotros.

Jesús desciende de la barca y pasa entre la multitud que se le agolpa en torno.

En la esquina de una casa está todavía Mateo, quien ha escuchado desde allí al Maestro, no atreviéndose a más.

Cuando llega a ese punto, Jesús se detiene y como bendiciendo a todos, bendice una vez más mirando a Mateo.

Y luego reprende la marcha entre el grupo de los suyos, seguido por el pueblo. 

Y desaparece en una casa…

40 UN HOMBRE DESCONCERTANTE


40 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Jesús está con Simón en Jerusalén. Se abren paso entre la muchedumbre de vendedores y de asnos, parece una procesión por la calzada -.

 Jesús dice:

–        Subamos al Templo antes de ir al Get Sammi. Oraremos al Padre en su Casa.

–       ¿Sólo eso, Maestro?

–       Sólo eso. No puedo entretenerme. Mañana al alba, es la cita en la Puerta de los Peces y si la muchedumbre insiste, me va a impedir ir.

Quiero ver a los otros pastores. Los disemino como verdaderos pastores por Palestina para que congreguen a las ovejas y sea conocido el Dueño del rebaño al menos de nombre;

de modo que cuando ese nombre Yo lo pronuncie, ellas sepan que soy Yo el Dueño del rebaño y vengan a Mí y Yo las acaricie.

–       ¡Es dulce tener un Dueño como Tú! Las ovejas te amarán.

–       Las ovejas…, no las cabras.

Después de ver a Jonás, iremos a Nazaret y luego a Cafarnaúm. Simón Pedro y los otros sufren por tanta ausencia…

Iremos a darles este motivo de gozo y a dárnoslo a nosotros mismos. Incluso el verano nos aconseja que lo hagamos.

La noche está hecha para el descanso y demasiado pocos son los que posponen el descanso al conocimiento de la Verdad. El hombre…

¡El hombre! Se olvida demasiado de que tiene un alma y piensa sólo en la carne y se preocupa sólo de la carne.

El sol durante el día es violento, impide caminar y enseñar en las plazas y por los caminos. Tanto cansa, adormece los espíritus y los cuerpos.

Pues entonces… Vamos a adoctrinar a mis discípulos; a la agradable Galilea, verde y fresca de aguas. ¿Has estado allí alguna vez?

–       Una vez, de paso y en invierno, en una de mis penosas peregrinaciones de un médico a otro. Me gustó…

–      ¡Oh, es hermosa siempre; durante el invierno y más aún, en las otras estaciones!

Ahora, en verano, tiene unas noches tan angelicales… Sí, de lo puras que son, parecen hechas para los vuelos de los ángeles. El lago…

El lago, con su cinturón de montes más o menos cercanos que lo resguardan, parece hecho justamente para hablar de Dios a las almas que buscan a Dios.

Es un trozo de cielo caído entre el verde; y el firmamento no lo abandona, sino que se refleja en él con sus astros, multiplicándolos así… como queriendo presentárselos al Creador diseminados sobre una lastra de zafiro.

Los olivos descienden casi hasta las olas y están llenos de ruiseñores… Y también cantan su alabanza al Creador que hace que vivan en ese lugar tan dulce y plácido.

¿Y mi Nazaret? Toda extendida bajo el beso del sol, toda blanca y verde, sonriente entre los dos gigantes del grande y del pequeño Hermón.

Y el pedestal de montes en que se apoya el Tabor, pedestal de suaves pendientes del todo verdes, que elevan hacia el sol a su señor, frecuentemente nevado,

pero tan hermoso cuando el sol ciñe su cima, que toma aspecto de alabastro rosado…

En el lado opuesto, el Carmelo es de lapislázuli a ciertas horas de sol intenso en las que todas las venas de mármoles o de aguas, de bosques o de prados, se muestran con sus distintos colores;

y es delicada amatista bajo la primera luz, mientras que por la tarde es de berilo violeta-celeste; y es un solo bloque de sardónica cuando la luna lo muestra todo negro contra el plateado lácteo de su luz.

Y luego, abajo, al Norte, el tapiz fértil y florido del llano de Esdrelón.

Y luego… ¡Oh…, Simón!, ¡Allí hay una Flor… una Flor hay que vive solitaria difundiendo fragancia de pureza y amor para su Dios y para su Hijo! Es mi Madre.

La conocerás, Simón, y me dirás si existe criatura semejante a Ella, incluso en humana gracia, sobre la faz de la Tierra.

Es hermosa, pero toda hermosura queda pequeña ante lo que emana de su interior.

Si un bruto la despojase de todas sus vestiduras, la hiriera hasta desfigurarla y la arrojara a la calle como a un vagabundo, seguiría viéndosela como Reina y regiamente vestida, porque su santidad le haría de manto y esplendor.

Toda suerte de males puede darme el mundo, pero Yo le perdonaré todo, porque para venir al mundo y redimirlo la he tenido a Ella,

la humilde y gran Reina del mundo, que éste ignora, y por la cual, sin embargo ha recibido el Bien y recibirá aún más durante los siglos.

Hemos llegado al Templo. Observemos la forma judía del culto.

Pero en verdad te digo que la verdadera Casa de Dios, el Arca Santa, es su Corazón, cubierto por el velo de su carne purísima, bordado de filigrana por sus virtudes.

Ya han entrado y caminan por el primer rellano.

Pasan por un pórtico, dirigiéndose a un segundo rellano.

Simón dice:

–       Maestro. Mira Judas, allí, entre aquel corro de gente. Y hay también fariseos y miembros del Sanedrín. Voy a oír lo que dice. ¿Me dejas?

–       Ve. Te espero junto al Gran Pórtico.

Simón va rápido y se coloca de forma que puede oír sin ser visto.

Judas habla con gran convencimiento:

–        … Y aquí hay personas, que todos vosotros conocéis y respetáis, que pueden decir quién era yo.

Pues bien, os digo que Él me ha cambiado. El primer redimido soy yo. Muchos entre vosotros veneran al Bautista. El también lo venera, y le llama “el santo igual a Elías por misión, más aún mayor que Elías”.

Ahora bien, si tal es el Bautista, Éste, al cual el Bautista llama “el Cordero de Dios”.

Y por su propia santidad, jura haberle visto coronar por el Fuego del Espíritu de Dios mientras una voz desde los Cielos lo proclamaba “Hijo de Dios muy amado al que se debe escuchar”,

Este no puede ser sino el Mesías. Lo es. Yo os lo juro. No soy un inculto ni un estúpido. Lo es. Yo le he visto obrar y he oído su palabra y os digo: es Él, el Mesías.

El milagro le sirve como un esclavo a su amo. Enfermedades y desventuras caen como cosas muertas y nace alegría y salud. Y los corazones cambian aún más que los cuerpos.

Ya lo veis en mí. ¿No tenéis enfermos? ¿No tenéis penas que necesiten ser aliviadas? Si las tenéis, venid mañana, al alba, a la Puerta de los Peces.

Ahí estará Él trayendo consigo la felicidad. Entretanto, ved cómo yo, en su nombre, a los pobres les doy este dinero.

Judas distribuye unas monedas a dos lisiados y a tres ciegos, y por último fuerza a una viejecita a aceptar las últimas monedas.

Luego despide a la multitud y se quedan él, José de Arimatea, Nicodemo y otros tres que por sus vestiduras, son sacerdotes del Templo.

Judas exhala con satisfacción:

–      ¡Ah, ahora me siento bien! No tengo ya nada, y soy como Él quiere. 

José exclama:

–      Verdaderamente no te reconozco. Creía que era una broma, pero veo que vas en serio.

–      ¡En serio! ¡Si yo soy el primero que no me reconozco! Sigo siendo una bestia inmunda respecto a Él, pero ya estoy muy cambiado.

Un sacerdote pregunta:

–       ¿Y vas a dejar de pertenecer al Templo?

–       ¡Sí! Soy del Cristo. Quien lo conoce, a menos que sea un áspid, no puede más que amarlo. Y no desea nada más aparte de Él.

Nicodemo pregunta:

–       ¿No va a volver aquí?

–       Claro que volverá, pero no ahora.

–       Quisiera oírlo.

–       Ya ha hablado en este lugar, Nicodemo.

–       Lo sé. Pero yo estaba con Gamaliel… Lo vi… pero no me detuve.

–       ¿Qué dijo Gamaliel, Nicodemo?

–       Dijo: “Algún nuevo profeta”. No dijo nada más.

–       ¿Y no le expresaste lo que yo te dije, José? Tú eres amigo suyo… 

–       Lo hice, pero me respondió: “Ya tenemos al Bautista y según la doctrina de los escribas, al menos deben pasar cien años entre éste y aquél, para preparar al pueblo a la venida del Rey.

Yo digo que hacen falta menos – añadió – porque el tiempo se ha cumplido ya – Y terminó: “Sin embargo, no puedo admitir que el Mesías se manifieste así…

Un día creí que comenzaba la manifestación mesiánica, porque su primer destello era verdaderamente resplandor celeste; pero luego… se hizo un gran silencio.  Y pienso que me he equivocado”.

–       ¿Por qué no se lo vuelves a decir? Si Gamaliel estuviera con nosotros y vosotros con él…

Otro sacerdote objeta:

–       No os lo aconsejo.  

El Sanedrín es poderoso y Anás lo rige con astucia y avidez. Si tu Mesías quiere vivir, le aconsejo que permanezca en la oscuridad; a menos que se imponga con la fuerza, pero entonces está Roma…

–        Si el Sanedrín lo oyera, se convertiría al Cristo.

–        ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! – se ríen los tres sacerdotes.

Y dicen:

–        Judas, te creíamos sí, cambiado, pero todavía inteligente.

–        Si es verdad lo que dices de Él, ¿Cómo puedes pensar que el Sanedrín lo siga?

–        Ven, ven, José. Es mejor para todos. Dios te proteja, Judas. Lo necesitas.

Y se marchan.

Judas se queda sólo con Nicodemo.

Simón se aleja sin hacerse notar y va donde el Maestro.

Está totalmente desconcertado y anuncia:

–        Maestro, me acuso de haber pecado de calumnia con la palabra y con el corazón.

Ese hombre me desorienta. Lo creía casi un enemigo tuyo, y lo he oído hablar de ti de una forma que pocos entre nosotros lo hacen, especialmente aquí donde el odio podría matar primero al discípulo y luego al Maestro.

Y le he visto dar dinero a los pobres y tratar de convencer a los miembros del Sanedrín…

Jesús responde:

–       ¿Lo ves, Simón? Me alegro de que lo hayas visto en una ocasión. Referirás esto también a los demás cuando lo acusen.

Bendigamos al Señor por esta alegría que me das, por tu honestidad al decir “he pecado” y por la obra del discípulo que creías malvado y no lo es.

Oran durante largo tiempo y luego salen.

Jesús pregunta:

–      ¿No te ha visto?

Simón contesta:

–       No. Estoy seguro.

–       No le digas nada. Es un alma muy enferma.

Una alabanza sería semejante al alimento dado a un convaleciente de una gran fiebre de estómago. Le haría empeorar, porque se gloriaría al tener conciencia que los demás se fijan en él. Y donde entra el orgullo…

–       Guardaré silencio. ¿A dónde vamos?

–       A donde  Juan; estará a esta hora calurosa en la casa de los Olivos.

Caminan ligeros, buscando la sombra por las calles, calles verdaderamente de fuego a causa del intenso sol.

Salen del suburbio polvoriento, atraviesan la puerta de la muralla, salen a la deslumbrante campiña; de ésta a los olivos, de los olivos a la casa.

En la cocina fresca y oscura por la cortina que han colocado en la puerta está Juan. 

Jesús lo llama:

–       ¡Juan!

Juan sonríe felíz:

–      ¿Tú, Maestro? Te esperaba por la noche.

–       He venido antes. ¿Cómo te has sentido durante este tiempo, Juan?

–       Como un cordero que hubiera perdido a su pastor.

Les hablaba a todos de ti, porque ello ya significaba tenerte un poco. He hablado de ti a algunos familiares, a conocidos, a otras personas y a Anás…

También a un lisiado que lo he hecho amigo mío con tres denarios; me los habían dado y yo se los he dado a él.

Y a una pobre mujer de la edad de mi madre, que lloraba entre un grupo de mujeres a la puerta de una casa.

Le pregunté: “¿Por qué lloras?”. Me respondió: “El médico me ha dicho: `Tu hija está enferma de tisis. Resígnate. Con los primeros temporales de Octubre morirá”.

Ella es lo único que tengo; es hermosa, buena, y tiene quince años. Iba a casarse para la primavera y en lugar del cofre de bodas le tengo que preparar el sepulcro”.

Le respondí:

–       Yo conozco a un Médico que te la puede curar si tienes Fe.

–       Ya ninguno la puede curar. La han visto tres médicos. Ya escupe sangre.

–       El mío – dije – no es un médico como los tuyos, no cura con medicinas, sino con su poder; es el Mesías…”.

Entonces una viejecita dijo:

–       ¡Cree, Elisa! ¡Conozco a un ciego al que Él le ha devuelto la vista!

La madre entonces pasó del desánimo a la esperanza, y te está esperando… ¿He hecho bien? No he hecho más que esto.

–       Has hecho bien. Por la noche iremos a ver a tus amigos. ¿Has vuelto a ver a Judas?

–       No, Maestro. Pero me ha mandado comida y dinero.

Yo se lo he dado a los pobres. Me había dicho que podía usarlo porque era suyo.

–       Es verdad. Juan, mañana vamos hacia Galilea…

–       Esto me alegra, Maestro. Pienso en Simón Pedro. ¡Con qué ansia te esperará! ¿Pasaremos también por Nazaret?

–       Sí, y allí esperaremos a Pedro, a Andrés y a tu hermano Santiago.

–       ¡Oh!, ¿Nos quedamos en Galilea?

–       Sí, durante un tiempo.

Juan se pone muy feliz. 

M7 ALTAR DE EXPIACIÓN 1


EL PURGATORIO ES UN ALTAR DE EXPIACION

Acta de Martirio de Santas Felicidad y Perpetua (año 203 d.C.)

Cartago, 7 de marzo de 203

Las Actas del Martirio de las santas Felicidad y Perpetua (7 de marzo del 203) constituyen un relato altamente significativo; para darnos una idea al menos aproximada, de las exigencias que el Cristianismo comportaba en la vida pública, social y familiar.

El ejemplo que protagoniza Perpetua es una muestra patente de anteponer los dictados de la Fe a los lazos de la sangre y de la familia:

“Fueron detenidos los adolescentes catecúmenos Revocato y Felicidad, ésta compañera suya de servidumbre; además de Saturnino y Secúndulo.

Y entre ellos también Vibia Perpetua, de noble nacimiento, instruida en las artes liberales, legítimamente casada, que tenía padre, madre y dos hermanos; uno de éstos catecúmeno como ella y un niño pequeñito al que alimentaba ella misma.

Contaba veintidós años.

A partir de aquí, ella misma narró punto por punto todo el orden de su martirio (y yo lo reproduzco, tal como lo dejó escrito de su mano y propio sentimiento).

“Unos días antes del arresto, el Espíritu Santo me solicitó que ayunara y pidiera fervientemente QUE EN MI PRUEBA SUPLICARA RESISTIR AL AMOR PATERNO…

Y así lo hice…

Cuando todavía nos hallábamos entre nuestros perseguidores, como mi padre deseara ardientemente hacerme apostatar con sus palabras y llevado de su cariño, no cejara en su empeño de derribarme:

– Padre –le dije-, ¿Ves, por ejemplo, ese utensilio que está ahí en el suelo, una orza o cualquier otro?

– Lo veo –me respondió.

– ¿Acaso puede dársele otro nombre que el que tiene?

– No.

– Pues tampoco yo puedo llamarme con nombre distinto de lo que soy:  C R I S T I A N A.

De allí a unos días, se corrió el rumor de que íbamos a ser interrogados.

Vino también de la ciudad mi padre; consumido de pena, se acercó a mí con la intención de derribarme y me dijo:

– Compadécete, hija mía, de mis canas; compadécete de tu padre, si es que merezco ser llamado por ti con el nombre de padre.

Si con estas manos te he llevado hasta esa flor de tu edad, si te he preferido a todos tus hermanos, ¡No me entregues al oprobio de los hombres!

Mira a tus hermanos; mira a tu madre y a tu tía materna; mira a tu hijito, que no ha de poder sobrevivir. Depón tus ánimos, no nos aniquiles a todos; pues ninguno de nosotros podrá hablar libremente, si a ti te pasa algo.

Así hablaba como padre llevado de su piedad, a la par que me besaba las manos, se arrojaba a mis pies y me llamaba entre lágrimas no ya su hija, sino su señora.

Y yo estaba transida de dolor por el caso de mi padre, pues era el único de toda mi familia que no había de alegrarse de mi martirio.

Y traté de animarlo, diciéndole:

Allá en el estrado sucederá lo que Dios quisiere; pues has de saber que no estamos puestos en nuestro poder, sino en el de Dios.

Y se retiró de mi lado, sumido en la tristeza.

Otro día mientras estábamos comiendo, se nos arrebató súbitamente para ser interrogados.

Y llegamos al foro o plaza pública.

Inmediatamente se corrió la voz por los alrededores de la plaza.

Y se congregó una muchedumbre inmensa. Subimos al estrado.

Interrogados todos los demás, confesaron su Fe.

Por fin me llegó a mí también el turno.

Y de pronto apareció mi padre con mi hijito en los brazos. Y me arrancó del estrado, suplicándome:

– Compadécete del niño chiquito.

Y el procurador Hilariano, que había recibido a la sazón el ‘ius gladii’ o poder de vida y muerte, en lugar del difunto procónsul MinucioTiminiano,

Me dijo:

– Ten consideración a las canas de tu padre; ten consideración a la tierna edad del niño. Sacrifica por la salud de los emperadores.

Y yo respondí:

– No sacrifico.

– Luego ¿Eres cristiana?

– Sí, soy cristiana.

Y como mi padre se mantenía firme en su intento de derribarme, Hilarianodio orden de que se lo echara de allí. Y aun le golpearon.

Yo sentí los golpes de mi padre como si a mí misma me hubieran apaleado. Así me dolí también por su infortunada vejez.

Luego, al cabo de unos días Pudente soldado lugarteniente oficial de la cárcel, empezó a tenernos gran consideración, por entender que había en nosotros una gran virtud.

Y así, admitía a muchos que venían a vernos con el fin de aliviarnos los unos a los otros.

Mas cuando se aproximó el día del espectáculo, entró mi padre a verme, consumido de pena.

Y empezó a mesarse su barba, a arrojarse por tierra, pegar su faz en el polvo, maldecir de sus años y decir palabras tales, que podían conmover la creación entera.

Yo me dolía de su infortunada vejez.

En cuanto a Felicidad, también a ella le fue otorgada gracia del Señor, del modo que vamos a decir:

Como se hallaba en el octavo mes de su embarazo (pues fue detenida encinta), estando inminente el día del espectáculo, se hallaba sumida en gran tristeza, temiendo se había de diferir su suplicio por razón de su embarazo (pues la ley veda ejecutar a las mujeres embarazadas), y tuviera que verter luego su sangre, santa e inocente, entre los demás criminales.

Lo mismo que ella, sus compañeros de martirio estaban profundamente afligidos de pensar que habían de dejar atrás a tan excelente compañera, como caminante solitaria por el camino de la común esperanza.

Juntando, pues, en uno los gemidos de todos, hicieron oración al Señor tres días antes del espectáculo.

Terminada la oración, sobrecogieron inmediatamente a Felicidad los dolores del parto.

Y como ella sintiera el dolor, según puede suponerse, de la dificultad de un parto trabajoso de octavo mes, díjole uno de los oficiales de la prisión:

– Tú que así te quejas ahora, ¿Qué harás cuando seas arrojada a las fieras, que despreciaste cuando no quisiste sacrificar?

Y ella respondió:

– Ahora soy yo la que padezco lo que padezco; mas allí HABRÁ OTRO EN MÍ, que padecerá por mí, pues también yo he de padecer por Él.

Y así dio a luz una niña, que una de las hermanas crió como hija.

Como el tribuno los tratara con demasiada dureza, pues temía, por insinuaciones de hombres vanos, no se le fugaran de la cárcel por arte de no sabemos qué mágicos encantamientos, se encaró con él Perpetua y le dijo:

– ¿Cómo es que no nos permites alivio alguno, siendo como somos reos nobilísimos, es decir, nada menos que del César, que hemos de combatir en su  natalicio? ¿O no es gloria tuya que nos presentemos ante él con mejores carnes?

El tribuno sintió miedo y vergüenza, y así dio orden de que se los tratara más humanamente, de suerte que se autorizó a entrar en la cárcel a los hermanos de ella y a los demás.

Y que se aliviaran mutuamente; más que más, ya que el mismo Pudentehabía abrazado la Fe.

Mas contra las mujeres preparó el diablo una vaca bravísima, comprada expresamente contra la costumbre. Así, pues, despojadas de sus ropas y envueltas en redes, eran llevadas al espectáculo.

El pueblo sintió horror al contemplar a la una, joven delicada, y a la otra, que acababa de dar a luz. Las retiraron, pues y las vistieron con unas túnicas.

La primera en ser lanzada en alto fue Perpetua, y cayó de espaldas; pero apenas se incorporó sentada, recogiendo la túnica desgarrada, se cubrió la pierna, acordándose antes del pudor que del dolor.

Luego, requerida una aguja, se ató los dispersos cabellos, pues no era decente que una mártir sufriera con la cabellera esparcida, para no dar apariencia de luto en el momento de su gloria.

Así compuesta, se levantó, y como viera a Felicidad tendida en el suelo, se acercó, le dio la mano y la levantó. Ambas juntas se sostuvieron en pie, y, vencida la dureza del pueblo, fueron llevadas a la puerta Sanavivaria.

Allí fue recibida por cierto Rústico, a la sazón catecúmeno íntimo suyo; como si despertara de un sueño (tan absorta en el Espíritu había estado), empezó a mirar en torno suyo,…

Y con estupor de todos, dijo:

– ¿Cuándo nos echan esa vaca que dicen?

Y como le dijeran que ya se la habían echado, no quiso creerlo hasta que reconoció en su cuerpo y vestido las señales de la acometida.

Luego mandó llamar a su hermano, también catecúmeno.

Y le dirigió estas palabras:

– Permaneced firmes en la Fe, amaos los unos a los otros y NO os escandalicéis de nuestros sufrimientos. 

Mas como el pueblo reclamó que salieran al medio del anfiteatro para juntar sus ojos, compañeros del homicidio, con la espada que había de atravesar sus cuerpos, ellos espontáneamente se levantaron y se trasladaron donde el pueblo quería.

Antes se besaron unos a otros, a fin de consumar el martirio con el rito solemne de la paz.

Todos, inmóviles y en silencio, se dejaron atravesar por el hierro; pero señaladamente Sáturo (que era quien los había introducido en la Fe y que se había entregado voluntariamente al conocer su encarcelamiento para compartir así su suerte).

Como fue el primero en subir la escalera y en su cúspide estuvo esperando a Perpetua, fue también el primero en rendir su espíritu.

En cuanto a ésta, para que gustara algo de sufrimiento, Dios PERMITIÓ que sintiese algo del suplicio…

Porque ya fuese piedad o inexperiencia, el gladiador de Perpetua no sabía matar. No tomó el punto justo y solo la hirió.

“DÉJAME QUE TE AYUDE HERMANO…”

Perpetua, sintió el dolor y gritó al ser punzada en las costillas.

Lo miró dirigiéndole una dulce sonrisa y dijo al turbado atleta:

–           Hermano. Deja que yo te ayude.

Enseguida, ella misma le tomó de la mano y dirigió la espada hacia su garganta.

Y apoyando la punta contra la carótida derecha, dijo:

–     ¡Jesús, a Ti me encomiendo! –Y agregó mirando al gladiador- Empuja hermano. Yo te bendigo.

Desviando la cabeza para que la espada penetre fácilmente, ayuda al nervioso gladiador.

Sin duda alguna mujer tan excelsa no podía morir de otra manera. Hasta tal punto el Demonio le temía.

Los santos intrépidos en su amor por Dios, al martirio del corazón se han unido el de la carne.

¡Si así amaron a sus verdugos!… ¿Cómo habrían amado a sus hijos?

Eran jóvenes y felices en el amor a su familia, a sus creaturas.

PERO DIOS DEBE SER AMADO SOBRE TODAS LAS COSAS…

– Ahora soy yo la que sufro, pero en la arena del circo será Otro Quien  sufrirá por mí, ya que yo sufriré por Él.

Y ELLOS AMARON ASÍ

Se arrancaron las entrañas y el corazón, al separarse de sus pequeños, pero la Fe no muere.

Ellos creen en la otra vida firmemente y saben que ésta es para quién sabe ser fiel y persevera hasta el fin.

Ley en la Ley, es el Amor Han dado la vida hasta el Sacrificio Total por amor a su Dios y porque quieren que los más caros a su corazón lleguen al Reino.

Y PARA GUIARLOS,

TRAZARON CON SU SANGRE,

UNA SEÑAL QUE VA DE LA TIERRA AL CIELO,

¡QUE ESPLENDE Y QUE LLAMA…!

¿SUFRIR? ¿MORIR? ¿QUÉ COSA ES?

ES UN INSTANTE FUGAZ

No es nada aquel instante de dolor con respecto al futuro que los espera.

¿Las fieras? ¿La espada? Son benditas, porque son las que dan la Vida…

¡Oh fortísimos y beatísimos mártires! ¡Oh de verdad llamados y escogidos para gloria de nuestro Señor Jesucristo!

El que esta gloria engrandece, honra y adora, debe ciertamente leer también estos ejemplos, que no ceden a los antiguos, para edificación de la Iglesia, a fin de que también las nuevas virtudes atestigüen que es uno solo y siempre el mismo Espíritu Santo el que obra hasta ahora.

Y a Dios Padre omnipotente y  a su Hijo Jesucristo, Señor nuestro, a quien es claridad y potestad sin medida por los siglos de los siglos. Amén.”

Estas dos mujeres, la una rica e instruida y la otra humilde y sencilla sirvienta, jóvenes esposas y madres, que en la flor de la vida prefirieron renunciar a los goces de un hogar, con tal de permanecer fieles a la religión de Jesucristo,

¿QUÉ NOS ENSEÑAN A NOSOTROS?

Ellas sacrificaron un medio siglo que les podía quedar de vida en esta Tierra y llevan más de 17 siglos gozando en el Paraíso eterno.

¿Qué renuncias nos cuesta nuestra religión? ¿En verdad, ser amigos de Cristo nos cuesta alguna renuncia?

Cristo sabe pagar muy bien lo que hacemos y renunciamos por El.

Aquí es necesario puntualizar tres cosas:

1.- El Bautismo era solicitado por los catecúmenos cuando estaban dispuestos a morir con el Martirio y se sentían preparados con el Amor de Fusion y de Coparticipación para ser Otros Cristos.

2.- Conocían perfectamente lo que significaba SER TEMPLOS VIVOS DEL ESPÍRITU SANTO y por eso la contundente declaración de Felicidad.

3.- También CONOCÍAN la experiencia que representa la PRESENCIA PALPABLE DEL DIOS VIVIENTE, dentro de sí mismos y su Bautismo fue recibido con un Baño de Sangre.

Ahora es ABBA Personalmente el que nos invita a ESTE PRIVILEGIO y que en el Purgatorio desaparece su mérito; porque lo que lo hace plausible es la FE y el Libre Albedrío…

Dos componentes que en el Purgatorio ya no son admisibles, porque en el Juicio Particular adquirimos el CONOCIMIENTO TOTAL y cuando “sabemos” ya no tiene sentido y mérito como Prueba…

Porque aunque el PURGATORIO ES UN ALTAR DE EXPIACION dónde sólo se expían las culpas propias y…

En el Purgatorio sufrimos el Getsemaní y el Calvario SIN PALIATIVOS, TAL COMO LO SUFRIÓ JESÚS, por nuestra NEGATIVA TERRENAL a cooperar en La Redención

YA NO PODEMOS SER CORREDENTORES

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar de la Gracia tan grande que debéis pedir y que para ella vinisteis a la Tierra a servirMe y es la Gracia de llegar a ser otros Cristos.

Esta Gracia es la sublimación de cada alma que baja a la Tierra, es la misión y la vida, por excelencia, que debe tener cada alma, porque así se vive en el Cielo y Mi Reino Celestial se debe de vivir en la misma forma, transmitiendo a Mi

Hijo en cualquiera de Sus facetas o virtudes, viviendo, realmente, el Amor Celestial como El se los manifestó en todas Sus Obras.

La Vida de Mi Hijo se debe manifestar en cada una de las almas que bajan a la Tierra.

Cada alma baja impregnada de Mi Amor, amor que se debe ir desarrollando, primero, con la ayuda y guía de los padres que os ha tocado tener

Y posteriormente con la ayuda interna que cada uno de vosotros deberá escuchar en su interior, para que sea Mi Santo Espíritu el que os lleve a crecer…

Y consumar el amor infinito que Yo puse en cada uno de vosotros para el Crecimiento y Redención del género humano.

Yo os conozco perfectamente a cada uno de vosotros.  

YO OS GUÍO A CADA UNO DE VOSOTROS EN FORMA PARTICULAR

NINGUNO ES IGUAL A OTRO Y TODOS NECESITÁIS UNOS DE OTROS

PARA VUESTRO BUEN DESARROLLO Y DESENVOLVIMIENTO HUMANO Y ESPIRITUAL

Yo os creé limitados, manteniendo esas necesidades en vosotros y en vuestro prójimo, para que así vivierais en santa humildad.

Apreciando con ella que sin la ayuda de vuestros hermanos, NO PODRÍAIS SUBSISTIR,  ni humanamente ni espiritualmente, por las Enseñanzas que transmito a algunos de vosotros.

He puesto Mi Conocimiento parcialmente en cada uno de vosotros para que, con necesidad humilde os acercarais los unos a los otros;

Pero en vez de aceptar con humildad vuestras limitaciones y así pedirlas, os ensoberbecéis con lo que tenéis, que es limitado. Y no permitís que aflore de cada uno de vosotros vuestra humildad…

Y preferís comprar a veces con altanería y desprecio, los bienes que vuestro prójimo os puede dar para completar lo que necesitáis.

Sólo Mi Hijo ha bajado sin tener la limitación de las Gracias Divinas y teniéndolas todas, las puso a vuestra disposición para que de ellas os sirvierais para vuestro crecimiento espiritual, para vuestro crecimiento en el Amor.

Se quiso humillar haciéndose pequeño y pobre…

Y así enseñaros que hasta Él mismo necesitaba de Su prójimo para subsistir humanamente.

Aceptó la ayuda de ricos y pobres y así también, de los desprecios de ricos y pobres.

Tuvo que trabajar de carpintero, para que con Su trabajo ayudara a otros y con la remuneración de Su trabajo ayudara a Su Familia para la subsistencia diaria.

Quiso aceptar todos los acontecimientos que a diario se Le presentaron y que ahora se os presentan a cada uno de vosotros, tanto humanos como espirituales.

Quiso tomar una a una. todas las situaciones de la vida para así irlas purificando, santificando..

Y que ellas así se volvieran ocasiones de vida, de crecimiento espiritual, de ocasión de sacrificio y para intercesión por TODAS las almas y de TODOS los tiempos.

Os quiso dar ejemplo de aceptación a Mi Voluntad al permanecer oculto, llevando vida normal como de cualquier ciudadano, vida “aparentemente” sin importancia, haciendo cosas normales “sin importancia” para la sociedad.

Pero fue una Vida Oculta obediente y vasta para la salvación de todos vosotros, porque El permanecía en Mi en todo momento.

Quiso pasar desapercibido 30 años, como muchos de vosotros pasáis quizá, toda vuestra vida; bien desapercibidos para el mundo, pero viviendo profundamente para Mi, haciendo Mi Voluntad.

Quiso santificar cada trabajo, cada vida ordinaria o importante, cada momento.

En Su Vida Pública trató a gente de todos niveles sociales y económicos y se hizo uno en cada uno de ellos, menos en los soberbios y en el pecado.

Pero sí comprendiendo a los pecadores y ayudándolos a salir del Abismo, a veces tan profundo en el cuál habían caído por su pecado,

que los mismos conciudadanos deploraban y castigaban, a veces hasta mortalmente los que así procedían, como en el caso de la mujer adúltera que iba a ser lapidada.

Mi Hijo bajó a llevar salvación en la caridad y en la comprensión por conocer vuestra pequeñez y vuestra debilidad.

Os mostró cómo El mismo fue tentado por el Maligno y le hizo saber como Su tarea en la Tierra dependía de Mi, Su Padre.

Y de ésta forma tomaba fuerza extraordinaria. para vencerlo fácilmente en todas las ocasiones en las que se le presentó.

Cuando arrojaba a los Demonios, éstos Lo ponían en evidencia ante el pueblo dándoles a conocer que El era el Mesías, el Hijo de Dios Altísimo.

Y El en lugar de envanecerse, los hacía callar.

La Humildad ante todo, Mi Hijo, Dios en Mi Mismo, el Humilde por excelencia, el Verbo hecho carne, el Amor vivo entre vosotros.

El os enseñó a través de la vida con Sus discípulos, Mis necesidades de salvación, viviendo y enseñando Mi Sabiduría y a la vez acompañada con prodigios grandísimos venciendo, hasta lo humanamente imposible: LA MUERTE.

El os enseñó que viviendo Su Vida, Sus enseñanzas, siempre viéndoMe a Mi primero y a Mi Voluntad, podrían lograr todo.

Así se lo confió a Sus discípulos y les dijo: “Id y predicad a todas las naciones y aquellos que Me sigan podrán hacer las mismas cosas que Me han visto hacer y las harán aún mayores.

ESTE ES UN PRIVILEGIO QUE MI HIJO OS HA DEJADO

Y ES PARA TODOS AQUELLOS QUE REALMENTE QUIERAN SEGUIR

LA VIDA DIVINA DE MI SER INFINITO

Vosotros conocéis la vida de los discípulos cuando, bajando el Espíritu Santo en Pentecostés, los confirma como los verdaderos seguidores de Su Palabra y de Sus Obras.

Vosotros conocéis la predicación de cada uno de ellos y los prodigios que realizaban porque se volvieron otros Cristos.

MILAGROS DE SAN ANTONIO DE PADUA

Vosotros conocéis la vida de los santos de vuestra historia que, sin llegar muchos de ellos a tener una vida de tanto trabajo y tanta donación como la tuvo Mi Hijo y luego Sus discípulos,

HAN PODIDO TAMBIÉN HACER PRODIGIOS GRANDÍSIMOS

GRACIAS AL VOLVERSE OTROS CRISTOS EN ALGUNA DE SUS VIRTUDES

Vosotros, Mis hijitos, sois limitados, no podéis tener todas las virtudes de Mi Hijo, pero cada uno de vosotros debe desarrollar la que Mi Santo Espíritu os ha otorgado,

haciéndola crecer en humildad, en el servicio desinteresado para con vuestros hermanos, pero interesado en hacer Mi Voluntad.

Esa virtud o virtudes os llevarán a vuestra santificación y ayudaréis a la santificación de muchos de los vuestros al lograr, como muchos lo han logrado, hacer de la virtud ó el don que poseen, por Mi Gracia, actos heroicos de amor.

Es una misión sublime a la que todos vosotros estáis llamados y que para ello bajasteis a servirMe,

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino…

la de ser otros Cristos y poner todos vuestros dones y virtudes al servicio Mío y al de vuestros hermanos, para su salvación eterna.

No bajasteis para hacer vida en lo material efímero y egoísta sino en los bienes espirituales, que os darán vida eterna y amor infinito por parte de vuestro Dios.

Podéis ser ama de casa ó renombrado cirujano, podéis ser uno de Mis hijos que limpia vuestras calles o encumbrado magnate, etc. ninguno de vosotros está completo en dones ni en virtudes,

porque así lo he querido, para que os deis cuenta de que todos necesitáis de todos y todos necesitáis de Mi.

NO lo he hecho por egoísmo, lo he hecho para bien vuestro, para que al daros cuenta de vuestras limitaciones, os cuidarais los unos a los otros, creciendo en amor y en servicio mutuo y para el buen desarrollo de vuestro Mundo.

Entended hijitos Míos, que hasta que no os deis perfecta cuenta de que si no vivís como Mi Hijo os enseñó, hasta que no os volváis otros Cristos según los dones obtenidos en cada uno de vosotros,MI Reino no se podrá dar sobre la Tierra.

Vosotros deberéis daros cuenta de que debéis cambiar personalmente, aceptando vuestras limitaciones con humildad;

al veros limitados y humildes Me pediréis que Yo venga a vivir libremente en vosotros y así es como se dará el cambio favorable, cambio que ya muchos ansían y así terminar con la aMldad que ahora cubre a vuestro mundo.

Dejad que la luz, Mi Luz, que habita en vosotros, aflore y empiece a encender corazones.

Que vuestro trato de amor hacia los demás deje vivir a Mi Hijo en vuestros actos diarios y por consiguiente, se empiece a destruir el odio y la maldad que ahora vive entre vosotros.

Dad luz de amor, Mi Presencia viva en vosotros, a vuestros semejantes y ayudadMe a hacer nacer nuevos Cristos, después de permitir que en vosotros sea El el que os habite.

TraedMe almas, levantad pecadores con vuestra comprensión y ayuda espiritual, como Mi Hijo lo hacía. Preparad Mi Reino entre vosotros apartando miedos y egoísmo personal.

¿Acaso le teméis a la luz del día? ¿Acaso le teméis al Amor sincero y verdadero? ¿Acaso no queréis caminar por vuestras calles con confianza y alegría al existir paz y amor entre vuestros semejantes?

¿Acaso no queréis tener trato directo con vuestro Dios y Señor? ¿Acaso no queréis vivir vida de amor fraternal desinteresado en bienes materiales e interesado en el crecimiento de las potencialidades espirituales que Yo os dí?

“Vosotros podréis lograr todo lo que Me visteis hacer y lo haréis mayor cuando, por fin, queráis venir en pos de Mi”, os dijo Mi Hijo Jesucristo y lo respaldo Yo, Su Padre y Dios vuestro.

Haced la prueba y Me veréis en los resultados.

Actuad con amor verdadero y desinteresado para con vuestra persona, sólo viéndome a Mi y a los intereses de superación espiritual que deis a vuestros hermanos y os aseguro que podréis lograr todo.

Mis sacerdotes, mis queridos ministros de Mi Amor.

Los necesito tanto para que a través de ellos se cumpla Mi obra de salvación, pero cuanta frialdad y cuanto desamor encuentro en la mayoría de ellos.

Me duele decirlo, Me duele muchísimo ver que Mis sacerdotes, ministros supremos, Me estén fallando.

Yo ya lo veía desde el principio de la Cristiandad, Mis mismos apóstoles estaban llenos de defectos, pero aún así los tomé para ser mis primeros Obispos. Reconozco vuestra flaqueza, pero aún así os amo y os necesito.

Tenéis que acercaros más a Mi Corazón.

Os habéis desviado de vuestro ministerio, habéis hecho de vuestra vida consagrada reflejo de carne y vicio en muchos de vosotros.

Os he dado más que a la mayoría de Mis crea­turas y así os habré de pedir, en la justicia y en el amor.

Vosotros fuisteis escogidos para ser otros Cristos vivientes, transmitiendo virtud, transmitiendo verdad, transmitiendo amor,

Viviendo Mis en­señanzas y siendo un ejemplo fiel de vuestro primer y máximo maestro, vuestro Salvador, Cristo Jesús.

Hijos Míos, Mis consagrados, todavía hay tiempo. Volved a la virtud, apartaos de la Tierra y de cuanto mal hay en ella.

No os dejéis ensuciar vuestras sagradas túnicas sacerdotales. Habréis de presentármelas cuando vuestro tiempo de servicio toque a su fin. La balanza está esperando sobrepesar ambos lados.

Vuestra concupiscencia os aparta de Mí.  ¿Qué me vais a entregar al final?

Muchas almas se lleva Mi Enemigo por la frialdad de vosotros, Mis consagrados. Vuestro compromiso es muy grande, pero también os doté de bellísimos dones…

Y ¿Qué habéis hecho con ellos? También vosotros os habéis dejado arrastrar por el Mundo.

Vuestra misión es excelsa ¡Comprendedlo, EXCELSA!

Yo perdono aún al pecador más obstinado, siempre y cuando se acerque con espíritu contrito, vosotros lo sabéis. ¿Por qué entonces voso­tros no os acercáis a Mí? ¡Dejad el Mundo y sus obras de una vez por todas!

Vosotros sois Míos, vuestra misión es del Cielo, NO de la Tierra; vues­tro tiempo es totalmente Mío y para Mí, en la salvación de vuestros her­manos.

Vivid la pureza del cuerpo y del alma hijitos Míos, apartaos de todo aquello que os lleve a la impureza, eso daña mucho Mi corazón.      

 No hijitos Míos, no estáis actuando completamente de acuerdo a vuestra Suprema Misión.

No os hagáis tontos, vuestra vida debe ser de virtud y de ejemplo. Muchísimas almas se pierden por vuestro mal ejemplo, vosotros lo sabéis.

Nuevamente os lo repito, os necesito, no Me fallen por favor, por el amor a Mis almas, por el amor a Mis creaturas.

El tiempo se acerca, el Tiempo de la Tribulación ya está,

¿Qué haréis vosotros cuando Yo mismo y vuestros hermanos van a necesitar mas de voso­tros?

Sólo la vida en la virtud os mantendrá con la Fe y la Fortaleza necesarias para ayudarme a salvar almas en la tribulación.

Os doy Mi Espíritu Santo, os doy Mi perdón de corazón, pero tratad de vivir en el camino que os he trazado desde hace 2000 años. Os necesito y el mundo os necesita.

Llevad a las almas a la salvación. Sed buen ejemplo de virtud y amor y venced vuestro egoísmo y vuestras pasiones.

Vosotros Me pertenecéis por completo, no lo olvidéis. La Justicia será más severa con vosotros, pero el Amor será más agradecido por igual.

Sed perfectos como vuestro Padre es perfecto y santos como vuestro Cristo lo es.

Os bendigo, hijos Míos, en Mí nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre

Acudid a la guía materna de vuestra Madre Santísima para que os lleve a alcanzar la plenitud del Amor y de Mi Hijo Amado.

http://diospadresemanifiesta.com/

D62 UNA GRAN CLOACA


Febrero 17 de 2005

Habla Dios Padre
Hijitos Míos, discúlpenMe de que les tenga que hablar de éstas cosas, pero necesito de vuestra Oración muy fuerte, profunda, íntima, para que Me acompañen con el Dolor que esto Me causa, a Mi Corazón Amorosísimo.

Mis pequeños, pronto será destapada una Gran Cloaca dentro de Mi Iglesia, los vapores de Satanás saldrán a través de Ella.

Varios de Mis Ministros TRAIDORES crearán tanto alboroto, que ASCO dará a los que Me son fieles y esto provocará deserción de muchos de vuestros hermanos.

Será el golpe final que asestará Satanás contra Mi Iglesia,

QUERRÁ DESTRUIR SU SANTIDAD, QUERRÁ ACABARLA

Pero Mi Promesa persistirá de que se mantendrá hasta el Fin de los Siglos.

Os pido Mis pequeños, que os mantengáis fieles, porque la Presencia de Mi Hijo está en Ella, la presencia de Mi Hija la Siempre Virgen María, está en Ella, la presencia de los Santos y de los Mártires está en Ella, la presencia Angelical está en Ella…

Y por más que veáis cosas desagradables, que oigáis cosas desagradables, NO OS APARTÉIS Mis pequeños, manteneos firmes en las Enseñanzas de Mi Hijo.

¡Oh!, pastores de Mi Iglesia, ¡Oh!, ministros de Mis Sacramentos, ¡Oh!, hijos Míos, que Me habéis Traicionado,SE OS HA DADO UNA DIGNIDAD ALTÍSIMA,

MÁS GRANDEQUE A CUAQUIER REY

SOBRE LA TIERRA.

Vosotros Mis ministros, sacerdotes de Mi Iglesia,

Vosotros a los cuales Obedezco en la Santa Misa y a quienes os he dado la Bendición en vuestras manos y en vuestro ser,PARA TRAERME A LA TIERRA

Y DARME POR COMPLETO A VUESTROS HERMANOS 

Ningún rey sobre la Tierra,NADIE puede hacer esto,

Solamente vosotros, en los que he confiado

Y muchos de vosotros Me habéis Traicionado. NO os dais cuenta de vuestra DIGNIDAD.

NO os dais cuenta de vuestro valor entre vuestros hermanos;

NO os dais cuenta que Yo estoy Presente, Vivo, Real,A través de vosotros y por vuestras órdenes.

Mis pequeños Yo, en Mi Poder Divino,

INMENSAMENTE GRANDE, OMNIPOTENTE,OBEDEZCO VUESTRAS PALABRAS DURANTE LA CONSAGRACIÓN,

 Bajo del Cielo por las Palabras que os enseñé,

Estoy con vosotros, Estoy para vosotros y vosotros Me Traicionáis.

Mundanos placeres se han introducido a vuestra vida, olvidos grandes tenéis ahora, NO queréis estar ya para servirMe, preferís al Mundo.

Preferís las monedas de la Tierra, a la Gracia tan grande que representáis como Mis ministros escogidos.Me habéis Traicionado porque ya NO se transmite vida espiritual a través de vosotros, vuestro ejemplo es deprimente, ya NO se ve santidad NI en vuestros actos NI en vuestras palabras.

Ya NO hay vida íntima Conmigo a través de la Oración profunda… 

Preferís ésos ratos en que debiéramos tener un acercamiento íntimo, un intercambio espiritual; los cambiáis ahora por las cosas del Mundo, por sus distracciones, por su pecado.

Muchos de vosotros os habéis acercado a la mujer, habéis perdido la pureza y la santidad y aún así, os acercáis al Sacramento y con vuestras manos sucias Me recibís en la Consagración…

Y con ello, asegurando vuestra Muerte Eterna.

Hijitos Míos, la causa de todos vuestros males, tanto espirituales como materiales, Mis pequeños; ES LA INCREDULIDAD, vuestra poca FE.

La falta de Fe en Mí, vuestro Dios.

LA FALTA DE FE en todo lo que Mi Hijo os dio, la falta de Fe  en todo lo que se os ha ordenado, la falta de Fe en Mis Mandatos y peticiones.

Mis pequeños, Me habéis dado la espalda.

AL NO CREER EN MÍ, habéis hecho lo que vuestra humana inteligencia ha querido hacer.Vosotros Mis pequeños, sois muy limitados y vuestra carnalidad os lleva a prescindir de lo espiritual.

Cuando NO estáis Conmigo, ésa carnalidad cobra una libertad muy grande y muy poderosa.

Os sentís autosuficientes porque tenéis fuerza, porque tenéis salud, porque tenéis lo económico. 

JESUS HACIENDO MILAGROS AL POR MAYOR, POR MEDIO DEL PADRE EMILIANO TARDIF…

Me hacéis a un lado y con esto hacéis a un lado a lo más importante que tenéis en vuestra vida, vuestra parte espiritual y en ello, Lo más importante Soy Yo, Mi Presencia Real y Viva en vosotros.

Aprendéis a acallar Mi Presencia dentro de vosotros, NO hacéis caso a lo que Mi Santo Espíritu de Amor os va indicando en vuestra vida;

Caéis en la necedad humana, vivís para lo humano y para el gusto placentero del Cuerpo y su Sensualidad.  Eso, Mis pequeños, solamente os va acarreando maldad, depravación y CAÍDA TOTAL, tanto en vuestro cuerpo, como en vuestra alma; ya que a vuestra alma NO le dais alimento alguno, le hacéis a un lado.

NO buscáis lo que vuestra alma necesita: que es el Alimento espiritual.

En la Oración profunda Yo os fortalezco con todo lo que necesitáis y en los Sacramentos

ME DOY YO MISMO A VOSOTROS, PARA UNA FUSIÓN COMPLETA CONMIGO…

Os resulta tedioso, creéis que buscarMe y buscar lo espiritual NO es necesario ya, para vuestro desarrollo pleno.

Y NO es así, Mis pequeños.

Solamente estáis alimentando a  vuestro cuerpo, lo estáis consintiendo y él os lleva a perderos,

Porque vuestra alma, que es la que debe controlar las pasiones, está débil, NO la estáis alimentando y por eso veis lo que estáis viendo ahora a vuestro alrededor:Pasiones desordenadas, odio desordenado, maldad generalizada; porque vuestra alma no ha sido alimentada con el Espíritu, con las virtudes, con el Amor.

Estáis ciegos Mis pequeños, sordos y NO queréis ver la realidad de vuestro alrededor. Ahora os vuelvo a repetir ésta realidad, para que entendáis, que toda la causa de vuestros males, es vuestra falta de Fe…

Y vuestra negligencia en alimentar lo más valioso que tenéis: vuestra parte espiritual, que es la que comanda en las pasiones, que es la que frena vuestra carnalidad y el pecado.

Sed conscientes de esto, Mis pequeños, el Mundo se está volviendo adverso contra el hombre.

Ésa misma maldad que acarreáis todos vosotros, si NO la frenáis volviendo a Mí;

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de su propia identidad”, confesó monseñor Krysztof Charamasa, de 43 años, polaco residente en Roma desde hace 17 años, funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional vaticana.”

Se volverá una vida de combate, una vida de ataque entre hermanos: mortandad, destrucción, porque estáis basados solamente en vuestra carne. 

NO hay principios morales, NO hay principios religiosos en vuestra vida, NO queréis atender a todo ése Amor y a todas ésas enseñanzas que Mi Hijo os dio, que frenan vuestra Maldad.

Si NO entendéis que debéis volver a Mí y alimentar vuestra alma con la Luz del Espíritu Santo, SUFRIRÉIS MUCHO. Pero es vuestra necedad la que os hace sufrir, NO SOY YO, Mis pequeños.

Sois vosotros mismos, que habéis dado rienda suelta a vuestra carne, FRENADLA. Frenad vuestras pasiones, frenad vuestra maldad volviendo a Mí, alimentándoos con el Cuerpo de Mi Hijo,

Con la Oración, con las buenas obras, con el buen ejemplo, con el amor verdadero, que deis de corazón a vuestros hermanos,Y todo cambiará, Yo os ayudaré, pero vosotros debéis dar el primer paso, empezar a vencer vuestra Maldad, vuestro cuerpo, con una alma bien alimentada y fuerte, con la Luz del Espíritu Santo.

Entendedlo, Mis pequeños, el Fuego va creciendo alrededor vuestro, ¿Hasta dónde queréis que llegue?

Atended Mi llamado Mis pequeños, atended Mi llamado ministros de Mi Iglesia, porque pronto caerá Mi Justicia sobre todos vosotros.

Ya NO buscáis a la oveja perdida, ya NO os dais por el hermano necesitado, os habéis hecho muy comodinos, habéis puesto horario en vuestra vida para poder descansar y así, vuestras carnes han crecido.

Nosotros NO SOMOS JUECES. NO debemos unirnos a las voces de condena… ¡HAY QUE ORAR POR ELLOS!

Os habéis hecho flojos y ya no os dais por el hermano muerto al pecado, ni por el próximo a la muerte.

Vuestra vida ya no es una vida de ejemplo, ya no se os respeta, porque vosotros NO Me respetáis a Mí.

Ya NO estoy Presente en vosotros para producir una impresión fuerte y agradable ante vuestros hermanos.

Preferís usar ropas del Mundo, en vez de usar vuestra investidura sacerdotal…Y con ella, recibir el respeto y la dignidad a la que habéis sido llamados.

La Maldad de muchos de vosotros, es clara y evidente ante vuestros hermanos,

Sois un mal ejemplo para la Iglesia y para la sociedad.

Muchas vocaciones se pierden por vuestra intromisión hacia las enseñanzas que se tienen que dar a las futuras vocaciones.  ME DÁIS ASCO muchos de vosotros.

Os decís sacerdotes ministros de Mi Iglesia, cuando realmente,

Sois ministros de Satanás.

Muchos de vosotros habéis preferido las cloacas de Impureza y de Maldad y ahora os revestís con las vestimentas de los ritos satánicos,

Habéis hecho a un lado vuestras vestimentas sacerdotales para ser ahora Sacerdotes de Satanás.

Y todo ¿Por qué?PORQUE ME HABÉIS TRAICIONADO,

Porque ya NO queréis vivir en la humildad, en la Pobreza y en la Santidad.

Queréis vivir en la Opulencia, en la Inmoralidad, en la Impureza que os lleva a la Maldad.

Fuerte y severo será Mi Juicio contra vosotros, los que Me habéis Traicionado.

Primeramente y con castigo ejemplar,

SATANÁS OS TRAICIONARÁ

Y OS PONDRÁ EN EVIDENCIA ANTE EL MUNDO

 Y luego tendréis Mi Juicio, con su castigo ejemplar para todas las generaciones.

La Maldad NO es para Mi Iglesia, la Impureza NO es para Mi Iglesia, los ministros inmorales y asesinos NO son para Mi Iglesia.

La Purificación se dará en ella y veréis resurgir lo que Yo vuestro Dios, creé para todos Mis hijos, para las ovejas leales y amorosas, las ovejas fieles que Me han seguido, Me siguen y Me seguirán.

Orad, Mis pequeños, por aquellos que han Traicionado a Mi Iglesia y que os están dando el mal ejemplo;

a ver si con vuestros ruegos, logran su salvación.

Porque mucho es su pecado, mucha es su Maldad, el pecado provoca más pecado.

Una gran deserción se llevará a cabo, pocos serán los fieles; pero que con su santidad la mantendrán Viva.

Escondidos, acechados por las garras de Satanás, perseguidos para ser mártires de éstos tiempos protegiendo a lo que es Mío:

Mi Iglesia, Mis enseñanzas, Mi Amor en ella.

Satanás quiere destruir todo lo que es Mío y como eso es lo más Santo que vosotros tenéis sobre la Tierra, su fuerza será mayor, el Ataque Fortísimo.  Pero contáis Conmigo, contáis con las Huestes Celestiales para proteger Mi Iglesia, Su Santidad, la Escuela de Vida, Escuela del Cielo.

Cuando esto suceda, Mis pequeños, manteneos firmes, escondeos si es necesario,

PORQUE LA PERSECUCIÓN SERÁ MUY FUERTE, ENCARNIZADA. 

Yo os reuniré, reuniré a Mi Rebaño escogido, seréis marcados y os reconoceréis por la marca. Desconfiad aún de aquellos que aparentan ser ovejas.

Pedidle ayuda a Mi Santo Espíritu, para que os dé la Sabiduría, la inteligencia, para que NO caigáis en las Mentiras del Enemigo.  Manteneos firmes, que la Prueba pasará pronto.

Yo estaré con vosotros. Almas valientes necesito para éstos tiempos. Almas dadivosas, que Me entreguen su corazón y su vida, protejan lo que es Mío; que Yo estaré protegiendo lo vuestro, especialmente vuestra alma.

Mantened paz en vuestro corazón, Yo estaré guiando los Acontecimientos.

Acontecimientos que darán Vida y purificación a la Nueva Iglesia de los tiempos venideros, la sangre de los mártires la purificará, la santificará…

Y unida a la Sangre de Mi Hijo, será santificado el Pueblo de ese tiempo.  Hijitos Míos, os pido Bendigáis éstos momentos de la Humanidad, momentos de Transición, en los que vuestro Dios está íntimamente unido a la Tierra…

Recordad que es en los momentos de Prueba, en los momentos de dificultad cuando Yo Me acerco más a la creatura.

NO confiéis en aquellos que os digan que Yo Me voy a separar de vosotros, que os voy a dejar solos. NO Mis pequeños, ésta lucha es una lucha muy fuerte, tremenda, entre poderes grandísimos…

Y si Yo os dejara solos, abandonados a vuestras fuerzas, caeríais sin remedio. Los poderes de Satanás son tremendos,

Pero Mi Poder es Infinito, Yo voy a estar respaldando vuestras acciones, vuestra lucha.Confiad en Mí y os digo nuevamente, TOMAD DE MÍ lo necesario para la lucha.

Veréis grandes portentos, grandes Milagros, pero también grandes Destrucciones.

Veréis los poderes tremendos del Universo en lucha, pero ahí estaré Yo, Protegiéndoos. Protegiendo Mi Rebaño, protegiendo Mi Creación.

Manteneos Unidos a Mi Corazón.Hijitos Míos, la Nueva Jerusalén bajará, la Nueva Iglesia estará engalanada.

El Esposo, Mi Hijo, la recibirá y la entregará a Mi Hija, la Siempre Virgen María.

Vida plena espiritual tendréis, el Amor infinito se manifestará a través de Ella. La Fe que fue probada, ahora será Santificada.

En el Recinto Santo, en ésta Nueva Iglesia, se os dará el Alimento Vivo espiritual, que vosotros agradeceréis con todo vuestro corazón.

Será tan bello, tan palpable, tan deleitable; que pasaréis grandes ratos ante Mi Presencia gozando de Mi Vida en vosotros.Vuestra alma quedará preparada para el Gran Banquete.

Gozaréis de la fiesta, gozaréis de Mi Presencia Divina, el Amor prometido lo tendréis por manifiesto, lo tendréis en medio de vosotros, seréis satisfechos en el Amor, en la vida Mística.

Mi Amor dará por fin frutos excelsos en el hombre y el hombre por fin podrá apreciar para qué fue constituido, gozaréis de la nueva Creación con Mi Presencia Real entre vosotros.

El Dolor de la Purificación se olvidará, quedará atrás. Vuestras lágrimas se volverán gozo, gozo infinito.  Esta Nueva Vida, Vida de vuestro Dios será vuestra.

Gozad ya esos momentos, Mis pequeños, gozad Conmigo, transportaos en alma Conmigo hasta ésos momentos, porque ellos os darán la fuerza, la energía Divina para sostener Mi Iglesia, para sostener vuestra alma, para ser ejemplo para vuestros hermanos.

Vivid confiados en Mi Amor, velad, VELAD por los Acontecimientos, NO os confiéis de lo que otros os digan, escuchad vuestro corazón, que Yo estoy ahí y os Guiaré.

Os Amo, os Amo Mis pequeños, Mi Bendición y Mi Protección quede con vosotros.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com/

CUMPLIMIENTO

Escándalos sexuales en la Iglesia

Cuando Amas al Señor, ¡CÓMO DUELE ESTE DOLOR EN SU CORAZÓN! Y ¡Cómo NOS DESTROZA, NOS AHOGA Y DESEAMOS REPARAR Y CONSOLARLO!

EJÉRCITO VICTORIOSO III


HORAS NOCTURNAS DE REPARACIÓN

Pasos:

I. Coronilla del Amor

II. Meditación de la Hora Nocturna. (Una por día)

III. Oración final (ver al final la última oración)

IV. TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD (Complemento poderosísimo de Protección)

 CORONILLA DEL AMOR

En las cuentas del rosario. En las cuentas grandes:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; sed nuestro amor y salvación.

En las cuentas pequeñas (10 veces):

Jesús, María y José os amo. Salvad almas. Salvad a los consagrados.

Al final del rosario, repetir tres veces:

Sagrados Corazones de Jesús, María y José; haced que os ame cada vez más.

II MEDITACIÓN DE LAS HORAS NOCTURNAS

SEXTO DÍA

6. Reparad por las almas que malgastan su tiempo en la Internet, en la televisión y se olvidan de Dios.

 Hijo consentido: sois generoso en ofrecerme parte de vuestro descanso nocturno con esta hora de reparación, hora en que muchas almas malgastan su tiempo en la Internet y en la televisión viendo programas: perniciosos, que no edifican para nada su proyecto de vida, que excitan su imaginación y la llevan al pecado.

Que deforman su manera de pensar, que se roban los espacios para compartir en familia, que acaban con la identidad de algunos de mis hijos; que son el camino al superficialismo, al comodismo, que desvirtúan lo que es el pecado. Pecado que es mostrado como algo muy normal, algo que encaja con estos tiempos modernos.

Reparad, hijo amado: porque la Internet y la televisión se han convertido en las cajas negras de las casas, muchas veces suelen ser pasaporte de entrada al Infierno. Porque la Oración y el rezo del Santo Rosario en familia ha pasado a un segundo plano.

El erotismo, la violencia, la prostitución, el narcotráfico y los malos ejemplos son el pan cotidiano; porque las telenovelas no han de faltar en hogares que se dicen católicos, hogares en los que poco se dialoga, poco se comparte la mesa, poco se ora en comunidad, hogares que se han olvidado de ser Iglesia doméstica.

Iglesia en la que el primer puesto ha de ser Dios y NO la televisión y la Internet. Iglesia que lea y medite las Sagradas Escrituras. Iglesia que viva en un permanente amor ágape. Iglesia que se esfuerce en permanecer adherida al gran Misterio de la Cruz. Iglesia que se deje arropar bajo los pliegues del Manto de la Santísima Virgen María. Iglesia que sea protegida por San José.

Reparad, en esta hora nocturna, porque muchos de Mis hijos se acuestan sin pensar en Mí, sin encomendarse a mi protección, sin unir sus corazones al Mío a través de la Oración. Reparad, en esta hora nocturna, para que los hombres se aparten de las puertas abiertas del Infierno y se sumerjan en uno de los Aposentos de mi Divino Corazón y sientan el fuego ardiente de la llama de mi Amor Divino.

Reparad, en esta hora nocturna, para que los rayos de mi Luz Divina penetren en el corazón de mis hijos; hijos que sentirán aversión por todo lo que sea de dudosa moral; hijos que sentirán la necesidad de buscar espacios de oración y encuentros a solas conmigo.

Alma Reparadora:

Dulcísimo Jesús: regocijo hay en mi corazón al saber que utilizáis mi nada, porque soy siervo inútil ante vuestra presencia. Soy débil y como tal, necesito vuestra fuerza divina para no declinar en el camino que he emprendido; camino embellecido con las más finas rosas de exportación; camino angosto y escarpado pero camino seguro que me lleva a un encuentro eterno con mi adorable Jesús. Nombre que llevo grabado en mis pensamientos y en mi corazón.

Nombre que me hace suspirar de amor. Nombre que excita mi espíritu en deseos de donarme. Nombre que resuena en la profundidad de mi alma y por eso estoy con mis ojos bien abiertos en esta hora nocturna de reparación.

Reparación que mitigará vuestro dolor. Reparación que adelantará el triunfo del Inmaculado Corazón y el Reinado de vuestro Sagrado Corazón. Reparación que abrirá las puertas de la Nueva Jerusalén.

Dulcísimo Jesús: reparo en esta noche por las almas que pasan largas horas en la televisión y la Internet; almas que se dejan arrebatar vuestros regalos y dádivas celestiales que soléis conceder en la oración; almas que deberán llenar los vacíos de su corazón, sumergiéndolos en las sendas de la contemplación; almas que deben pensar en su salvación, tomando conciencia de que la televisión y la Internet muchas veces llevan a la bancarrota espiritual, a la muerte espiritual.

almas que necesitan pensar en la verdadera vida, vida que exige santidad, renuncias; vida que debe ir de acuerdo con vuestras enseñanzas, Amantísimo Jesús mío; vida coherente con vuestro Evangelio. Dulcísimo Jesús mío: ¡Cómo son los hombres de ingratos y fatuos en sus pensamientos! ¡Cómo son de estultos (necios) en sus obras!, ya que la televisión y la Internet los tienen sumidos, atrapados en las redes oscuras que los llevará a la perdición.

Dulcísimo Jesús mío: os pido tener misericordia de esta humanidad renuente a vuestro amor, humanidad interesada en los asuntos del mundo pero despreocupadas de las cosas del Cielo.

Humanidad abstraída en la ciencia, en la teología pero dispersa a la Sabiduría Divina. Dulcísimo Jesús mío: llamad a cada uno de vuestros hijos a la oración; oración que los fortalecerá para que caminen como peregrinos en busca del Absoluto, en busca del Cielo.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

SÉPTIMO DÍA

7. Reparad por las almas que profanan los templos: saqueándolos, robándose los vasos sagrados y las custodias.

Hijo amantísimo de mi Sagrado Corazón: despertad de vuestro sueño, levantaos de inmediato y venid a nuestro encuentro de amor porque tengo algunas cosas tristes para contaros. Tengo tanto dolor que os necesito como pararrayos en esta noche.

Mi cuerpo, de nuevo, se halla lacerado, maltratado; he recibido golpizas; golpizas por la crueldad con que soy tratado porque: ¡Cómo es posible que hombres sin corazón, hombres dirigidos directamente por Satanás: entren a los templos para saquearlos, para robarse los vasos sagrados y las custodias!

Custodias que contienen al Dios Verdadero, Presente en la Sagrada Hostia. Custodias en la que resido, vestido de sencillez y de simpleza; Custodias que son protegidas por miríadas y miríadas de Ángeles.

Ángeles que me rinden homenaje de adoración. Ángeles que entonan las más bellas canciones porque el Rey del más alto linaje habita en una pequeña porción del Cielo en la tierra. Ángeles que se anonadan y extasían de amor. Ángeles que suspiran al Cielo porque el Hombre-Dios se ha quedado hasta la consumación de los siglos en todos los Sagrarios del mundo.

Hijo carísimo: estas almas de indolente corazón profanan mi Divinidad, me rebajan a la nada. El Dios vivo y Misericordioso es pisoteado, mancillado. El Dios vivo y Misericordioso, es masacrado porque me despojan de mi Trono. Trono que es vendido, comercializado. Trono que es fundido porque el precioso metal de que está hecho, despierta la codicia en algunos de mis hijos con corazón mezquino.

Pobres de estas almas que se atreven a profanar mi Cuerpo Santísimo y los Vasos Sagrados de mi templo; tienen una deuda muy grande qué saldar; sufrimientos espantosos les espera si no se arrepienten de sus faltas; condenación eterna si no confiesan sus pecados y hacen reparación constantes por sus desvaríos y yerros.

Así es, pues, alma reparadora que estáis llamada, en esta noche, a tomar en vuestras manos un lienzo blanco, delicado para que sanéis las heridas de Mi Cuerpo, heridas que supuran Sangre Preciosa, heridas profundas porque he sido profanado, martirizado y por el peor de los verdugos. Besad y adorad mis Santas llagas y reparad para que estas almas lloren amargamente su pecado y regresen a Mí. Yo las perdonaré, les absolveré de toda culpa.

Alma Reparadora:

Mi amado Jesús: mi corazón naufraga en el dolor por vuestra palabras. Palabras que son espadas puntiagudas que cercenan mi alma. Palabras que me llevan a una profunda reparación en esta noche; noche sombría, lúgubre; noche en la que sois profanado, azotado; noche en el que vuestro templo es saqueado, robado. Templo que es pórtico del Cielo, siempre abierto. Templo que es embellecido por vuestra sublime presencia en la Sagrada Hostia.

Mi amado Jesús: tomad mi reparación en esta hora nocturna como bálsamo sanador a vuestras múltiples heridas; dejadme adorar vuestras Santas Llagas y vuestra Sangre Preciosa; dejadme embriagar de amor, pero también de dolor porque ante tanto amor que prodigáis a las criaturas, sólo recibís desprecios e ingratitudes.

Mi amado Jesús: robadme el sueño de esta noche y haced que mi pobre corazón se consuma en deseos de llevarse vuestro dolor, de reparar por estas almas que profanan vuestro Cuerpo adorable y los Vasos Sagrados de los templos.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, ansioso de elevar rogativas al Cielo porque algunas almas no han entendido la grandeza de vuestro Misterio de Amor Divino. Misterio que es subvalorado por algunos hombres renuentes a vuestra manifestación real en la Sagrada Hostia.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, recogiendo vuestra Sangre Preciosa y algunos pedacitos de vuestra carne desgarrada, para adorarla y rendirle la exaltación que algunas almas no os ofrecen, porque están cegadas por Satanás, están sumidas en la mayor de las desolaciones porque el no teneros, es carecer de todo.

Heme aquí Corazón agonizante de mi Jesús, con la lámpara encendida en esta noche, ya que me habéis llamado para daros consuelo, para daros una voz de alivio a vuestro sufrimiento. Os prometo unirme a vuestro dolor, llorar por los pecados de estos hombres que van directo al Infierno, Vos que sois el amor incomparable, la ternura infinita.

Vos que sois un lirio blanco y perfumado: sois deshojado, arrancado bruscamente de vuestro Celestial Jardín. Jardín regado por ríos de agua viva. Jardín cultivado por los Santos Ángeles del Cielo. Estoy aquí como centinela nocturno que custodia el gran tesoro del Cielo que tiene por Nombre Jesús.

OCTAVO DÍA

8. Reparad por aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes.

 Hijo amado: venid a nuestro encuentro de amor. Os espero para calentaros en la llama de mi Amor Divino. Os espero para que seáis Mi centinela en esta noche. Os espero para que levantéis vuestras manos al Cielo y pidáis misericordia para los pecadores.

Os espero para que os apoyéis en Mí porque soy vuestro báculo, vuestro soporte, vuestro estandarte. Vos que formáis parte de este apostolado de reparación, Vos que no conciliáis el sueño sin antes haber cumplido con este compromiso de amor: os pido que reparéis en esta noche por todas aquellas mujeres que son foco de tentación, de tropiezo y de caída para mis sacerdotes, para Mis ungidos, para estos hombres valerosos que tienen una gran misión en la tierra.

Hombres que deben ser otros Cristos en el mundo. Hombres que deben brillar por su santidad, por su ejemplo de vida. Hombres que deben tener un corazón diáfano, libre de toda atadura, de toda mancha. Hombres que han de rechazar de plano los asuntos del mundo porque su vocación apunta a las cosas del cielo, a encaminar a mi grey a la Patria Celestial.

Reparad porque algunas mujeres son instrumentos de Satanás; algunas mujeres están poseídas por un espíritu de desenfreno sexual. Algunas mujeres fijan su mirada en alguno de mis sacerdotes y no descansan hasta no haber logrado sus propósitos mezquinos, ruines.

Reparad para que estas mujeres vuelvan sus ojos y su corazón a Mí. Mujeres que traen consigo, perdición. Mujeres que son más malditas que Judas porque se han metido con lo más amado, con lo más apetecido de mi Divino Corazón.

Reparad para que estas pobres hijas, que se han desviado de mi camino, purifiquen sus corazones en los Ríos de la Gracia. Porque el hedor que llevan dentro es mortecino, nauseabundo. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón cuando uno de Mis hijos predilectos cae en la seducción, en las apetencias de la carne; mejor sería que no hubiesen nacido!

Reparad, también, por ellos porque padecen soledad e incomprensión. ¡Cómo agoniza mi Sagrado Corazón!, cuando veo que estas almas caminan a una velocidad vertiginosa a la perdición, rogad para que reconozcan sus miserias y sus faltas. Rogad para que vuelvan hacia Mí como hijos pródigos. Yo les perdonaré porque mi Corazón sobreabunda en misericordia.

Alma Reparadora:

Sufriente Jesús mío: ¡Cómo me conduele mi corazón al saber de vuestros padecimientos! Padecimientos que os llevan a una pasión mística porque son muchos los hombres que os maltratan con su vida de pecado; pecado que deforman sus almas, pecado que los separa de Vos cortando todo nexo con el Cielo.

Sufriente Jesús mío: no sé cómo expresaros el gran amor que os tengo; no hay palabras para deciros lo que siento, basta con miraros, con recrearme ante vuestra singular belleza y mi corazón rebosa, palpita con ímpetu, con vehemencia.  

Sufriente Jesús mío: como sois el aliciente para vivir: heme aquí en esta noche cumpliendo con vuestro mandato de amor; reparar por estas pobres mujeres que no alcanzan a sopesar la dignidad del sacerdocio. No miden las consecuencias de sus actos; actos repudiados por vuestro Sacratísimo Corazón. Actos deplorables para el Cielo, actos que son causa de condena y muerte segura.

Sufriente Jesús mío: recibid el sacrificio de esta noche; descansad en mi corazón; entregadme parte de vuestro dolor , porque no soporto veros triste, acongojado por el trágico final de estas almas. Almas que deben acudir de inmediato a Vos y pediros perdón; almas que deben llorar y expiar sus culpas.

Almas que deben vivir en continua mortificación y penitencia porque han usurpado algo que NO les pertenecía. Han tocado propiedad ajena; se han involucrado con lo más amado, lo más querido en esta tierra.

Sufriente Jesús mío: llamad a una conversión perfecta a estas almas que laceran vuestro Divino Corazón; dadles una última oportunidad; demostradles que sois fuente inagotable de Misericordia; llenadles los vacíos de su corazón y suplidlos con vuestro puro amor.

Sufriente Jesús mío: compadeceos de ellas y de los sacerdotes que han caído en el fuego ardiente de la perdición; desatadlos de las oxidadas cadenas que los esclavizan; corred el velo de oscuridad que cubren sus ojos y permitidles ver la luz; luz radiante, inmarcesible; luz fulgurante que brotan de vuestras Santas Llagas.

Sufriente Jesús mío: tomad esta hora nocturna de reparación y apresuraos en vuestra Segunda Venida, porque el mundo se ha corrompido. El Mundo camina sin Dios y sin Ley.

III ORACIÓN FINAL

Jesús mío, Amantísimo y Dulcísimo Salvador: permitidme que os ofrezca y que ofrezca por Vos al Padre Eterno, la Preciosísima Sangre y Agua salida de la herida abierta en Vuestro Divino Corazón en el árbol de la Cruz. Dignaos aplicar eficazmente esta Sangre y esta Agua a todas las almas, en particular a los pobres pecadores y a la mía. Purificad, regenerad, salvad a todos los hombres con el auxilio de vuestros méritos. Concedednos finalmente, oh Jesús, entrar en vuestro Amantísimo Corazón y habitar en él para siempre. Amén.

Extractado del libro: En los umbrales de la Nueva Jerusalén, cap. II (Mensajes dados a Agustín del Divino Corazón, mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María).

TRISAGIO A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Bendita sea la Santa e indivisible Trinidad, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

V. Abrid, Señor mis labios. R. Y mi voz pronunciará vuestra alabanza.

V. Dios mío, mi defensa te encomiendo. R. Señor, a mi socorro acude presto.

Gloria sea dada al Padre, Gloria al eterno Hijo, Gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Acto de Contrición

Amorosìsimo Dios, uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en quien creo, en quien espero, a quien amo con todo mi corazón, cuerpo y alma, sentidos y potencias, y por ser vos mi Padre, mi señor y mi Dios infinitamente bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas, me pesa, Trinidad Misericordiosa, me pesa, trinidad amabilísima, me pesa Trinidad Santísima, de haberos ofendido sólo por ser vos quien sois: propongo y os doy palabra de nunca mas ofenderos, y de morir antes que pecar; espero en vuestra suma bondad y misericordia infinita que me habéis de perdonar todos mis pecados y me daréis gracia para perseverar en un verdadero amor y cordialísima devoción de vuestra siempre amabilísima Trinidad. Amén.

Himno

Ya se aparta el sol ardiente Tu, luz perenne. Unidad Danos un amor ferviente, Santísima Trinidad. En la aurora te alabamos Y en la tarde ¡oh sumo bien! Confiados esperamos Que allá en el cielo también. Al Padre, al Hijo, y al Santo Espíritu, con fervor Demos en piadoso canto Gloria, alabanza y honor. Amén.

Se dice tres veces:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Pleni sunt coeli et terra gloria tua.   Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya.Aleluya.

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Ahora en su rosario, en el primer misterio rezar:

 PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Decir en las 9 nueve perlas siguientes:

Abba Santísimo, Sanctus, Sanctus, Sanctus,Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis.Benedictus qui venit in nomine Domini.Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

GLORIA Patri, etFilio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Y al terminar las 9 veces se dice:

“Por infinitos siglos de los siglos. Amén” Aleluya. Aleluya.

Hacer lo mismo en el segundo y tercer misterio, hasta completar 27 veces

Sanctus, Sanctus, Dominus Deus, Sabaoth. Rex caelestis, Pleni sunt coeli et terra gloria tua.Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis. Aleluya. Aleluya.”

Antifonía

A Tì, Dios Padre ingénito; a Tî Hijo unigénito; a Tî, Espíritu Santo paráclito, santa e indivisible Trinidad de todo corazón te confesamos, alabamos y bendecimos: a Tì se dé Gloria por los siglos de los siglos. V. Adoremos al Dios de las alturas. R. Alabémosle en la tierra todas sus criaturas.

Oración

Amabilísimo Señor, Dios Uno y Trino, dadnos continuamente vuestra gracia, vuestra caridad y la comunicación de Vos para que en tiempo y eternidad os amemos y glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una deidad, por infinitos siglos de los siglos. Amén.

Gozos a la Santísima Trinidad

Dios Uno y Trino, a quien tanto Arcángeles. Querubines, Angeles y Serafines Dicen: Santo, Santo, Santo.

Santísima Trinidad, Una esencia soberana, De donde en raudales mana La Divina Caridad, De tu inmensa majestad Ante el trono sacrosanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Oh misteriosa Deidad De una esencia y tres personas, Pues que piadosa perdonas, Nuestra miseria y maldad, Oye con benignidad Este fervoroso canto.

Angeles y Serafines,  Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

El Trisagio que Isaías Escribió con tanto celo, Lo cantan siempre en el cielo Angélicas jerarquías; Tan piadosas melodías Son de las almas encanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Este Trisagio glorioso Voz del coro Celestial Contra el poder infernal Es auxilio poderoso, Y en este mar proceloso, Puerto en que cesa el quebranto. Angeles y serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la muerte repentina Del rayo exterminador, De la peste y del temblor, Libra esta oración divina; Ella la mente ilumina Y disipa nuestro llanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es el iris que se ostenta Precursor de la bonanza Es áncora de esperanza En la desecha tormenta, Es la brújula que orienta Al tender la noche el manto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Es escudo soberano De la divina justicia, Con que de infernal malicia Triunfa el devoto cristiano, Y hace que el Dragón tirano Huya con terror y espanto.

Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

De la guerra fratricida Que ensangrienta nuestro suelo, El Trisagio, don del Cielo, Nos preserva con su egida. Y en dulce paz bendecida Suba hasta Dios nuestro canto. Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Yo confío en vuestro amor, Santo Dios, fuerte, inmortal, Que en el coro celestial Cantaré con gran fervor El himno que tanto honor Causa, cuando en su canto, Angeles y Serafines, Arcángeles y querubines Dicen Santo, Santo, Santo.

Dios Uno y Trino a quien tanto Arcángeles, Querubines, Angeles y Serafines, Dicen: Santo, Santo, Santo.

Antífonía

Bendita sea la santa e indivisible Trinidad, que todas las cosas crea y gobierna, ahora y siempre y por los infinitos siglos. Amén

V. Bendigamos al Padre y al Hijo con el Espíritu Santo. R. Alabémosle y ensalcémosle por todos los siglos.

Oración

Omnipotente y sempiterno Dios, que te dignaste revelar a tus siervos la gloria de tu eterna Trinidad, y que adorasen la unidad de tu augusta Majestad en la confesión de la fe; te suplicamos rendidos que por la misma confesión de la misma fe, nos veamos siempre libres de las adversidades y peligros. Por Jesucristo Señor nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento

Te rogamos Señor, por la santa iglesia católica, en especial por nuestro Santo Padre El Papa y todos los prelados que la gobiernan, por la exaltación de la santa fe católica, la conversión de los infieles, herejes y pecadores, paz y concordia entre los príncipes cristianos, perseverancia de los buenos y arreglo de las costumbres, por los perseguidos, afligidos, enfermos y agonizantes, por las almas del purgatorio, por el acierto en los gobiernos de las naciones, unión en los matrimonios, ejemplo en las familias y santa educación de la juventud; por nuestros amigos y enemigos y por todas las necesidades espirituales y temporales del pueblo y del estado. Sagrado Corazón de Jesús, fuente de bondad y misericordia. Ten piedad de nosotros.

Tres Padres Nuestros, Avemarías y Glorias por el remedio de todas nuestras necesidades.

PATER NOSTER, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

AVE MARIA, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei et Dei Mater Nostra, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

GLORIA Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen

Sagrado Corazón de Jesús, en vos confiamos infinitamente.

Acto de Desagravio

Divino Salvador de las almas; cubiertos de confusión nuestros rostros, nos posternamos en vuestra presencia soberana y dirigiendo nuestra vista al solitario Tabernáculo, donde gemís cautivo de nuestro amor, se pàrten nuestros corazones de pena al ver el olvido en que os tienen los redimidos, al ver esterilizada vuestra sangre, e infructuosos los sacrificios y escarnecido vuestro amor.

Pero ya que con infinita condescendencia permitís que unamos esta noche nuestros gemidos a los vuestros, nuestras lágrimas a las que brotaron por nuestra causa de vuestros Sacratísimos ojos, a las lágrimas de sangre que vertieron vuestros Divinos ojos, os rogamos dulce Jesús, por los que no ruegan, os bendecimos por los que os maldicen y os adoramos por los que, despiadados os ultrajan.

Y con toda la energía de nuestras almas, deseamos bendeciros y alabaros en todos los instantes de nuestra vida y en todos los Sagrarios de la tierra y con los valiosos afectos de vuestro amante Corazón.

Suba, Señor, hasta Vos, el doloroso grito de expiación y arrepentimiento que el pesar arranca de nuestros contritos corazones.

V. Por nuestros pecados, por los de nuestros padres, hermanos y amigos, por los del mundo entero. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las infidelidades y sacrilegios, por los odios y rencores. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las blasfemias, por la profanación de los días santos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por las impurezas y escándalos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los hurtos e injusticias, por las debilidades e irrespetos humanos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por la desobediencia a la Santa Iglesia Católica, la que instituyó Jesucristo, por la violación del ayuno. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los crímenes de los esposos, por las negligencias de los padres, por las faltas de los hijos. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los atentados cometidos contra el Papa. R. Perdón Señor, perdón. V. Por las persecuciones levantadas contra los Obispos, Sacerdotes, religiosos y Sagradas Vírgenes. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los insultos hechos a vuestras imágenes, la profanación de los templos, el abuso de los sacramentos y los ultrajes al augusto Tabernáculo. R. Perdón Señor, perdón. V. Por los crímenes de la prensa impía y blasfema, por las horrendas maquinaciones de tenebrosas sectas. R. Perdón Señor, perdón.

V. Por los justos que vacilan, por los pecadores que resisten a la gracia y por todos los que sufren. R. Piedad, Señor piedad.

V. Perdón, Señor, y piedad por el más necesitado de vuestra gracia; que la luz de vuestros Divinos Ojos no se aparte jamás de nosotros; encadenad a la puerta del Tabernáculo nuestros inconstantes corazones; hacedles allí sentir los incendios del amor Divino, y a vista de las propias ingratitudes y rebeldías, que se deshagan de pena, que lloren lágrimas de sangre, que vivan muriendo de amor. R. Amén.

GLORIA A TI SEÑOR JESÚS. GRACIAS POR SALVARNOS.

JESUS, MARIA, Y JOSE OS AMO SALVAD VIDAS, NACIONES Y ALMAS. AMÉN.

No me mueve, mi Dios para quererte El Cielo que me tienes prometido, Ni me mueve el Infierno tan temido; Para dejar por eso de Ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte, Clavado en una cruz y escarnecido,

Muéveme el ver Tu cuerpo tan herido. Muéveme Tus afrentas y Tu muerte, Muéveme en fin Tu amor, en tal manera; Que aunque NO hubiera Cielo yo te amara Y aunque NO hubiera Infierno Te temiera. NO me tienes que dar porque te quiera, Pues aunque lo que espero NO esperara; Lo mismo que te quiero Te quisiera.

22.- LA MAGNA OBRA DE LA REDENCIÓN II


LA VIDA VERDADERA  =   EL AMOR. 

Con la Redención, Jesús recuperó todo lo que Adán despilfarró. Y lo más importante entre lo que recuperó, fueron las almas deformes y los espíritus mutilados de su esencia: La capacidad de amar.

Cristo muriendo, ruega por los enemigos de Dios, para que tengan el Perdón y vuelvan a la justicia. Jesús es el restablecedor del orden. El Perdón es Amor. Y es la medicina más amarga, pero más efectiva para empezar a reconstruir el alma.

El Odio ofusca la paz. Y su látigo fustiga sin piedad al hombre, por la violencia contenida en su interior. La felicidad está en Dios, porque Él da la alegría que da la Paz.Él da la continencia para el dominio de las pasiones. Él da la resignación, la paciencia, todas las virtudes que son necesarias.

MARIA ES LA CORREDENTORA 

madreperdonanos

La Madre no es diferente del Hijo. No en la naturaleza humana, sino en la Misión Sobrenatural de la Redención. El Hijo para tocar el ápice del Dolor, debía probar la separación del Padre: en el Getsemaní, sobre la Cruz. Fue el Dolor llevado a la altura y severidad infinitas.

La Madre, para tocar el ápice del Dolor, debía probar la separación del Hijo: en los tres días de la sepultura.

Entonces María estuvo sola. La sostenían solo la Fe, la Esperanza y la Caridad. Pero Él estaba ausente. Fue la espada no configurada, pero traspasante y hurgante en su corazón. No murió porque Dios no quiso.

Pero para la Madre, haber quedado privada del Hijo. ¡Y con qué muerte! De la unión con su Hijo; fue de tal espasmo que sin una gracia especial, hubiese muerto.

sepultura de jesus

En aquella Hora Dolorosísima. En el mar de dolores que fue la vida de la Virgen, consagrada al Supremo Dolor y a la Suprema Alegría desde su concepción. Ella, la Purísima Corredentora, debió dar su ‘Sí’, para completar lo que le faltaba a la Pasión de Jesús.

María es la Corredentora. Por lo tanto siendo todo en Ella inferior solamente a Dios, también su Dolor debía ser cual ningún dolor de criatura humana, alcanzará nunca de ser.

María nació Inmaculada porque fue consagrada a Dios por sus padres, antes de ser concebida y amó como jamás criatura alguna podrá hacerlo. Por ser Corredentora le tocó redimir a la Mujer con su Maternidad Divina.

El Pecado de Eva tuvo varias facetas y todas debían ser reparadas. 

00virgen-medalla-milagrosa-1a

María no conoció el Pecado, por eso venció a Satanás y lo sometió bajo su purísimo calcañal.

Por eso mismo encontró la Gracia de Dios que la convirtió en Madre.

Por ser Corredentora junto con Jesús, María conoció el Dolor y el Sufrimiento en grado sumo. Su amor sin límites atrajo la Gracia de Dios que le pidió el sacrificio sin límites. María fue Sacerdotisa y Víctima, junto con su Hijo.

La primera cristiana y la primera mártir en el Camino del Calvario, junto con la Víctima Suprema: su Hijo Jesucristo. Ella se sacrificó como mujer para redimir a la Mujer:

LA DESOBEDIENCIA

vitral reina virgen

María llevada de su amor por Dios, hace voto de virginidad…

Dios le pide ser madre y esposa. Obedece.

Eva buscó el placer, el triunfo, la libertad.

María acepta el Dolor, el Aniquilamiento, la Esclavitud.

Eva dijo ‘NO’ a Dios.

María se convierte en Esclava de Dios.

LA SOBERBIA.

Eva quiso conocer lo que solo era atributo divino.

María se humilló hasta lo profundo y aceptó toda clase de humillaciones.

La Esclava de Dios aceptó sin defenderse y en silencio:

La humillación de la sospecha de José. La mujer siempre presiente lo que su esposo siente por ella. ¿Cómo debió sentirse la Madre que aunque se sabía inocente, NO PODÍA explicar lo que había pasado? Aunque su prometido era un santo, también debía ser probado en la Fe. Y el Evangelio deja entrever el oculto martirio de José.

Las humillaciones de los demás no tan santos. María era prometida, NO esposa. Un embarazo sin boda debió desatar una ola de comentarios muy poco caritativos.

Humillaciones de pobreza en Belén, cuando Jesús nació.

Humillaciones de perseguida por el mandato de Herodes.

Humillaciones en el destierro. En Egipto, las cosas no fueron diferentes al ser ellos extranjeros y perseguidos.

Humillaciones de los parientes y amigos que al ignorar la verdad, tomaban como debilidad materna, la forma de educar a Jesús. Y no la querían mucho al ver la adoración que Ella tributaba a Jesús.

Humillaciones en los tres años del Ministerio de Jesús, por NO haber sabido educarlo. Por permitirle que NO se casara y se pusiera a mantener a su madre viuda, en lugar de andar de alborotador porque, ¡Vaya escándalos que armaba contra los del Sanedrín!

Humillaciones por ser la Madre de un Demente que se creía Dios.

Humillaciones crueles durante la predicación de la Palabra. El Mesías nacería de una Virgen. Los que lo negaron y crucificaron, lo insultaron y fueron los precursores de los que no meditan cuanto amor tiene Dios por su Virgen Santísima y NO respetan su Virginidad.

000virgen madre

Y la odian tanto, que no vacilan en blasfemar contra ella con los peores insultos dirigidos contra una mujer.

Humillaciones después de muerto Jesús, al reconocer una pobreza tal, que le impedía comprar un sepulcro y aceptó la caridad de José de Arimatea.

Humillaciones de los que pensaron que había enloquecido de Dolor en el Calvario, al verla sostener que Él Resucitaría.

INCREDULIDAD

Eva no le creyó a Dios. Prefirió la voz del Maligno Seductor y por eso desobedeció.

María padeció durante tres días, el aparente abandono del Padre. Resistió los repetidos ataques de Satanás y fue la ÚNICA que continuó creyendo y esperando la Resurrección. Por eso se completó la Redención.

Si Ella hubiese dudado, hubiese deshecho la Obra de Jesús. Aceptó saber solo lo que Dios quería que supiese, sin preguntar nada. Creyó siempre, sin cuestionar nunca.

LA LUJURIA

VIRGEN

Con el voto de virginidad rechazó el placer y cualquier experiencia de los sentidos. La carne fue puesta bajo sus pies, junto con Satanás. La lujuria es glotonería llevada a la voracidad; pues los vicios que no se refrenan siempre conducen a otros peores.

Casto es el que tiene moderación no solo en el cuerpo, sino también en sus afectos y en sus pensamientos. María fue la casta, para borrar las manchas de la carne, del corazón y de la mente.

LA AVARICIA

virgen y madre

Eva robó a Dios el primer fruto.

María venció la avaricia de los Primeros Padres, renunciando anticipadamente a su Hijo. Su Dolor de dolores: una madre se siente morir, cuando se ve forzada a renunciar a sus hijos. Su corazón es despedazado y siempre queda aunque sea una fibra que une a la madre a la que la alejan de su hijo.

María dio su Hijo a Dios y luego lo dio a los hombres. En el Calvario dio su ‘Sí’ más doloroso, cuando al llorar por el Hijo que le habían matado, aceptó ser la Madre de los Verdugos de Jesús.

madre fiatLa Madre comparte con el Hijo la naturaleza humana. Carne Divina se formó de la virginal carne de María.

Su misión sobrehumana de la Redención también los unió.

Jesús y María siguen siendo Redentores:

Siguen sufriendo en la Gloria Intangible de los Cielos, por los hombres que los reniegan y los ofenden. A Él en su Sacratísimo Corazón y a Ella en su Corazón Inmaculado.

María es la eterna Parturienta que da a luz con un dolor sin parangón: Ella sabe que de su Dolor engendra hijos, no bienaventurados para el Cielo, sino en una proporción mucho mayor, condenados para el Infierno.

Sabe que alumbra criaturas muertas o destinadas a morir. Muertas porque se niegan a reconocer a Dios y a recibir los Sacramentos que les darían la Salvación.

Ella es el Segundo Cristo 

 Mientras el Cielo se oscurecía en el Calvario y se rasgaba el Velo del Templo, también se rasgaron sus corazones con la misma herida, al ver el número incontable de almas para las que será inútil la Pasión.

Cristo salva con el Dolor y con la Sangre.

María salva con el Dolor y con las Lágrimas.

Los Dos quisieran salvar a todos con su amor…

Jesucristo una vez que entregó su espíritu en las manos del Padre, entró con su Espíritu Santísimo en el Reino de la Vida, en lugar de Adán que debió ser el primer hombre que entrara a formar parte del Reino Celestial y que por su prevaricación hubo de esperar milenios, para entrar con su espíritu cuando Jesús abrió los Cielos para los muertos en Dios.

Y habrá de esperar muchos milenios más para tener su carne unida al espíritu. Jesús NO.

Jesús fue Resucitado y Exaltado y Dios Padre puso en sus manos traspasadas todo Poder de Juicio, convirtiéndole en Cristo-Juez.

Y solo Él con María hasta ahorita, son los únicos dos que habitan en el cielo en cuerpo y alma. Y son la Prueba innegable de lo que espera a los hijos verdaderos de Dios: la Resurrección de la Carne.

resurreccion6

Por eso hay que levantar las frentes enfermas hacia el Cielo para que el Rocío Divino nos bañe, porque estamos enfermos y NO lo sabemos.

Nos hemos dejado besar por Satanás y su lepra está sobre nosotros y en nosotros. Pero el Amor de Jesús… solamente su Amor puede curarnos. No rechacemos su mano que nos busca para atraernos a Él.

¿Nos sentimos tan malos que no creemos posible que Él pueda perdonarnos? ¡Él es tan Bueno! Hubiera perdonado también a Judas si en lugar de suicidarse, hubiese ido bajo la Cruz y le hubiese dicho: ‘¡Perdóname!’…

Hubiera sido el Primer redimido de Jesús, porque él fue el Culpable más Grande. Y sobre él hubiera hecho llover la Sangre de su Corazón, atravesado no tanto por la lanza, cuanto por su traición y nuestras traiciones

En los últimos Mensajes Dios, nuestro Abba Santísimo nos ha alertado sobre una Gran Persecución que es Inminente y quiere que aceleremos la instrucción que nos prepara para vencer a Satanás en esta Gran Batalla que está iniciando y que culminará con nuestro último combate mortal y personal, para conquistar el Cielo y llegar triunfadores ante el Padre Celestial.

dolor sufrimiento

Yo por mi parte lo único que puedo decirles es que cuando conocí esta Bendita Religión y comprendí que nuestro sufrimiento mundano y pagano es TOTALMENTE INÚTIL cuando NO lo ofrecemos con amor a Dios.

Después de mi instrucción como catecúmena y cuando pude constatar que en el INFIERNO, las almas de los condenados sufren TODOS LOS TORMENTOS INFLIGIDOS DURANTE LA PASIÓN SUFRIDA A NUESTRO REDENTOR SANTÍSIMO , SIN PALIATIVOS y con el agravante de que los miembros del cuerpo usados para Ofender a Dios con nuestra vida pagana, son torturados de una manera especial y despiadada por el Odio de Satanás y por sus Demonios.

Que en el PURGATORIO, también sufrimos igual, pero con la Diferencia que en este lugar NO SE ODIA y hay la esperanza de salir conforme aprendemos a Amar expiando las oportunidades que desechamos por estupidez y por orgullo, lo que nos ciega con una Tibieza muy irresponsable y que Lamentamos amargamente; pero ya no podemos hacer NADA, excepto tener una PACIENCIA DE SIGLOS O MILENIOS.

sufrimiento-paterno

Y que aquí en la Tierra, POR MÁS TERRIBLES QUE SEAN NUESTROS SUFRIMIENTOS, NO SE COMPARAN CON NADA  de lo que vivió nuestro Redentor Santísimo, porque cuando estamos siguiendo las Huellas Ensangrentadas de Jesucristo, DIOS ES NUESTRO CIRENEO y DOSIFICA nuestro calvario personal,  haciéndolo soportable…

Y a veces hasta olvidándolo completamente, porque su Portentosa Presencia hace que todo lo demás desaparezca y en nuestra Fusión con Él, nuestro espíritu es RAPTADO EN ÉXTASIS, Y ÉL ES EL QUE LUCHA NUESTRO COMBATE Y LO GANA POR NOSOTROS…

Plautina está visiblemente conmovida y calla…

Pero entonces interviene el Apóstol Pedro y completamente ungido por el Espíritu Santo, se manifiesta a través de él, el Padre Celestial y todos son atraídos por aquella Poderosa Presencia que parece irradiar Luz a través de todos los poros de su piel.

Los más crecidos en el Espíritu y que han orado mucho por el Don del Discernimiento, reconocen inmediatamente la inconfundible y extraordinaria Personalidad del Amorosísimo ABBA… Y escuchan extasiados las Palabras llenas de Amor y de Ternura que brotan a través de la garganta del Apóstol, que es un dócil Instrumento en las Manos Divinas…

LOS CORREDENTORES

padre

Queridos hijitos Míos, hoy os quiero hacer una ligera semblanza didáctica sencilla pero entendible sobre el Cielo, el Purgatorio y la Tierra.

El Cielo es vuestro hogar en donde vivís, del cual vivís Conmigo y gozáis aún antes de bajar a servirMe.

El Cielo siempre ha existido. NO tiene principio ni tendrá fin, ya que es parte de Mí, como lo sois también vosotros. El Cielo y su gozo lo constituye Mí Amor.

Cuando el alma decide por propio libre albedrío, bajar a servirMe como Mí Hijo lo hizo, atendiendo una necesidad de Mí Corazón, en la ayuda a sus hermanos y la difusión de Mí Amor como alimento y vida, Yo le concedo el Don de la Vida.

El Don de la Vida es un Don excelso concedido a algunas almas, a las que Yo escojo para bajar a servirMe. NO todas las almas tienen la oportunidad de bajar y el tener el Don de la Vida. Es un honor grandísimo para el alma y un gozo para Mí vuestro Dios, al ver que el alma se ofrece a su Dios en Amor y Sacrificio, para servirMe en la Tierra.

El alma goza en el Cielo antes de bajar, pero podría decirles que su gozo es limitado, según su nivel de creación. El alma que regresa después de su Misión por la Tierra, alcanza niveles superiores de gozo, porque fue escogida por Mí; se donó, se sacrificó por Mí en sus hermanos. NO sucumbió a las tentaciones fortísimas del Mal y regresó triunfante. El gozo del alma triunfante se vuelve superior, porque Yo así premio su donación libre y espontánea, por servir a su Dios.

moradas de santa teresa

Mi hijo Pablo, apóstol de Mí Hijo Jesucristo, os habló algo de ésto, al deciros sobre la existencia de “varios Cielos” a los que otra gran santa les llama “moradas”.

Según haya sido vuestro desempeño, con la Misión que os concedí para llevar a cabo sobre la Tierra, podréis alcanzar diferentes niveles de gozo en el Cuelo a vuestro regreso. En todos los niveles, el gozo es total. Pero como sabéis, no es lo mismo llenar hasta el borde, un recipiente grande que uno pequeño.

Si amasteis y os distéis por completo durante vuestra vida por Mí en vuestros hermanos, vuestro “recipiente”  vuestra capacidad de gozar en Mí Cielo, será mayor. Si os distéis menos por los demás, para Mí Amor a vuestros hermanos, vuestro gozo será menor. Si casi no os distéis, pero al menos algo pequeñito distéis, el gozo que os dé será casi del mismo nivel que teníais antes de bajar.

El Gozo que os dé en cada nivel será total, de modo que NO podréis envidiar el gozo que tenga un alma en un nivel superior, debido a que Yo colmaré plenamente el “recipiente” vuestra alma, según lo crecida que regrese después de su paso por la Tierra, por haber vivido en el Amor y haberlo dejado en las almas de sus semejantes.

Si distéis mucho amor y alimentasteis correctamente a vuestra alma, ella llegará muy crecida, muy madura en el Amor y ella será colmada, como premio a ésa donación.

Si en cambio NO distéis mucho amor, distéis lo mínimo u os salvasteis por intercesión de otros, NO por méritos propios; vuestra alma llegará pequeña, raquítica, pero aún así la colmaré. Su gozo será pequeño, como pequeño y raquítico fue el amor que dejó en la Tierra. NO podrá desear más, porque no supo amar más y tampoco envidiará a las almas más crecidas y con más gozo, porque NO le podrá “caber más amor” a su recipiente pequeño, a su alma poco crecida.

parabola de los talentos

Esto Mí Hijo os lo ejemplificó con los talentos. Aquella alma rica en talentos, ella admira Mí obra en ella, siente la responsabilidad, pero se dá a sus hermanos y dá todo; por eso “al regresar al amo” o sea, a vuestro regreso a Mí Reino, a vuestro Hogar, Yo le agradezco su buen servicio y le doy más, porque fue fiel en lo poco y ahora le doy mucho más en Mí Reino.

Al que se le dieron menos talentos y también los puso a trabajar, se le dá de la misma forma que al primero y se le premia según su nivel de donación. Pero no así al que aunque se le dio poco y sintió la responsabilidad con su Dios, tuvo miedo y no hizo nada por Mí Reino entre vosotros. A éste NO sólo se le quita lo que se le dió, sino se le reprende y lo que tenía se le dá al que se le dió más, porque es un alma en la que puedo confiar para trabajar en las cosas de Mí Reino.

La Tierra, lugar de la Creación del hombre, sufrió una fuerte caída al cometerse el Pecado Original en ella. Toda la Tierra, Mí Creación, las almas al encarnarse, todo lo creado, sufrió por tal Pecado. La Misión de las almas es la de ayudarMe a conseguir para la Tierra, para Mí Creación, para el hombre, su nivel de perfección en el cuál fue creado. Para daros a conocer la forma “ideal” de hacerlo, os mandé a Mí Único Hijo, Jesucristo para que os enseñara el camino para lograrlo.

jesus sacramentado1

Os dio Mis Leyes y Preceptos de Amor. Os dio Mis Enseñanzas y os dejó su Vida en la Sagrada Eucaristía.

El alma baja de la misma forma que bajó Mí Hijo, con una donación total. La diferencia estriba en que la Esencia Divina de Mí Hijo, NO se podía manchar por el Pecado Original. Esto es, porque Soy Yo Mismo, en Mí Segunda Persona y como Dios, Yo tengo todo el Poder y la Gracia Divina para NO mancharMe con algo que es infinitamente más pequeño que Yo: el Pecado Original, causado por la desobediencia de vuestros primeros padres.

El Pecado afectó a la materia creada de la cual tomáis cuerpo y al encarnaros, vuestra alma va a ser afectada en vuestro desenvolvimiento sobre la Tierra.

Si el alma toma del Alimento debido: Oración, Vida de Amor, Eucaristía, esa alma estará fuerte para vencer las insidias del Mal en el campo de batalla. Si el alma no se alimenta bien, esa alma estará muy atacada… Y si NO es vencida, por lo menos muy herida quedará a su regreso a Mí Reino, cuando Yo la mande llamar.

Este campo de batalla –la Tierra- está ahora al mando del Príncipe del Mundo, quien os atacará continuamente para que dejéis Mí Amor y Mis Enseñanzas, además de tratar de haceros caer en la Perdición Eterna para que NO podáis regresar a Mí Reino, vuestro Hogar.

Las almas sufren caídas, quebrantos, éxitos, durante el tiempo de vida que os concedo. Cuando se os termina el tiempo de vida que os concedo para servirMe, os mando llamar a cuentas. Y como Administrador de Mis Bienes, os hago un recuento de vuestra vida y así es cómo en vuestro Juicio Personal se os dará Vida Eterna con el nivel de gozo que lograsteis, según vuestros méritos…

1segunda-muerte

MUERTE SEGUNDA: LA ESPIRITUAL

O se os dará Dolor Eterno, si en lugar de trabajar para Mí, en la salvación de vuestros hermanos, en su crecimiento y apoyo espiritual en la lucha, OS VOLVISTEIS INSTRUMENTOS DEL MAL y le servisteis, para matarlos espiritualmente.

El Purgatorio es el “hospital” de las almas heridas en misión. Prácticamente ninguna alma llega sana y limpia a Mí Presencia al final de su vida, todas han sufrido “heridas” y llegan con cicatrices de odios, envidias, rencores, mentiras, caídas mortales de pecados graves que aunque ya fueron perdonados…

Sus pecados tienen que purgar por su mal proceder. El Purgatorio “sanará” todas esas heridas que el Demonio os causó, porque vosotros lo permitisteis en alguna etapa de vuestra vida.   

hospital civil de Guadalajara

Las almas van al Purgatorio a cerrar heridas, a hacer desaparecer cicatrices profundas. A limpiar y restaurar vuestras vestiduras, para poder entrar a vuestra Casa Eterna como dignos hijos de Rey, quien os recibirá con los brazos abiertos a invitaros al Gozo Eterno.

Hijitos Míos, que esta pequeña explicación os haga reflexionar sobre vuestro paso por la Tierra y tened presente que vuestra misión es algo muy serio para el Cielo.

Os he concedido el Don de la Vida porque fuisteis escogidos por Mí vuestro Dios, para ayudarMe a levantar la Creación al nivel Divino del Principio. He puesto Mí Confianza en cada uno de vosotros, dándoos diferentes Talentos para ser puestos al servicio de la salvación eterna de vuestros hermanos y según los uséis, así será vuestro premio eterno.

Vosotros bajásteis a la Tierra a servirMe y es la GRACIA DE SER OTROS CRISTOS. Esta Gracia es la sublimación de cada alma que baja a la Tierra, es la misión y la vida por excelencia, que debe tener cada alma, porque así se vive en el Cielo y Mi Reino Celestial se debe de vivir en la misma forma, transmitiendo a Mi Hijo en cualquiera de Sus facetas o virtudes.

EVANG DiosPadre-Jesus-13b

Viviendo realmente el Amor Celestial como El se los manifestó en todas Sus Obras. La Vida de Mi Hijo se debe manifestar en cada una de las almas que bajan a la Tierra. Cada alma baja impregnada de Mi Amor. Amor que se debe ir desarrollando primero con la ayuda y guía de los padres que os ha tocado tener y posteriormente, con la ayuda interna que cada uno de vosotros deberá escuchar en su interior; para que sea Mi Santo Espíritu el que os lleve a crecer y consumar el Amor Infinito que Yo puse en cada uno de vosotros para el crecimiento y Redención del género humano.

Yo os conozco perfectamente a cada uno de vosotros. Yo os guío a cada uno de vosotros en forma particular. Ninguno es igual a otro y todos necesitáis unos de otros para vuestro buen desarrollo y desenvolvimiento humano y espiritual.

Yo os creé limitados, manteniendo esas necesidades en vosotros y en vuestro prójimo, para que así vivierais en santa humildad, apreciando con ella que sin la ayuda de vuestros hermanos, NO podríais subsistir, NI humanamente ni espiritualmente, por las Enseñanzas que transmito a algunos de vosotros.

He puesto Mi Conocimiento parcialmente en cada uno de vosotros, para que con necesidad humilde os acercarais los unos a los otros. Pero en vez de aceptar con humildad vuestras limitaciones y así pedirlas, os ensoberbecéis con lo que tenéis que es ilimitado y no permitís que aflore de cada uno de vosotros vuestra humildad.

Y preferís comprar a veces con altanería y desprecio, los bienes que vuestro prójimo os puede dar para completar lo que necesitáis. Sólo Mi Hijo ha bajado sin tener la limitación de las Gracias Divinas y TENIÉNDOLAS TODAS,  las puso a vuestra disposición para que de ellas os sirvierais para vuestro crecimiento espiritual, para vuestro crecimiento en el Amor.

jesus-sonriente-en-pelicula-pasion

Se quiso humillar haciéndose pequeño y pobre. Y así enseñaros que hasta Él mismo necesitaba de Su prójimo para subsistir humanamente. Aceptó la ayuda de ricos y pobres y así también de los desprecios de ricos y pobres. Tuvo que trabajar de carpintero, para que con Su trabajo ayudara a otros y con la remuneración de Su trabajo ayudara a Su Familia para la subsistencia diaria.

Quiso aceptar todos los acontecimientos que a diario se Le presentaron y que ahora se os presentan a cada uno de vosotros, tanto humanos como espirituales. Quiso tomar una a una todas las situaciones de la vida para así irlas purificando, santificando y que ellas así se volvieran ocasiones de vida, de crecimiento espiritual, de ocasión de sacrificio y para intercesión por todas las almas y de todos los tiempos.

Os quiso dar ejemplo de aceptación a Mi Voluntad al permanecer oculto, llevando vida normal como de cualquier ciudadano, vida “aparentemente” sin importancia, haciendo cosas normales “sin importancia” para la sociedad. Pero fue una Vida Oculta obediente y vasta para la salvación de todos vosotros, porque El permanecía en Mi en todo momento.

Quiso pasar desapercibido treinta años, como muchos de vosotros pasáis quizá toda vuestra vida, bien desapercibidos para el mundo, pero viviendo profundamente para Mi, haciendo Mi Voluntad. Quiso santificar cada trabajo, cada vida ordinaria o importante, cada momento.

The Adulterous Woman Alone with Jesus (La femme adultère seule avec Jésus)

En Su Vida Pública trató a gente de todos niveles sociales y económicos y se hizo uno en cada uno de ellos, menos en los soberbios y en el pecado; pero sí comprendiendo a los pecadores y ayudándolos a salir del Abismo a veces tan profundo en el cuál habían caído por su pecado, que los mismos conciudadanos deploraban y castigaban a veces, hasta mortalmente los que así procedían, como en el caso de la mujer adúltera que iba a ser lapidada.

Mi Hijo bajó a llevar Salvación. Y en la caridad y en la comprensión por conocer vuestra pequeñez y vuestra debilidad, os mostró cómo El mismo fue Tentado por el Maligno y le hizo saber como Su tarea en la tierra dependía de Mí, Su Padre.

Y de ésta forma tomaba fuerza extraordinaria para vencerlo fácilmente en todas las ocasiones en las que se le presentó. Cuando arrojaba a los Demonios, éstos Lo ponían en evidencia ante el Pueblo dándoles a conocer que Él era el Mesías, el Hijo de Dios Altísimo y El en lugar de envanecerse, los hacía callar. La Humildad ante todo. Mi Hijo, Dios en Mí Mismo, el Humilde por excelencia, el Verbo hecho Carne, el Amor vivo entre vosotros.

El os enseñó a través de la vida con Sus discípulos Mis necesidades de salvación, viviendo y enseñando Mi Sabiduría y a la vez acompañada con Prodigios Grandísimos venciendo, hasta lo humanamente imposible: la Muerte.

jesus_que_resucita_al_hijo_de_la_viuda_de_naim_poster-rc5baa666234d4bf5801889f13fda3a33_ip7cc_8byvr_1024

El os enseñó que viviendo Su Vida, Sus enseñanzas, siempre viéndoMe a Mi primero y a Mi Voluntad, podrían lograr todo. Así se lo confió a Sus discípulos y les dijo: “Id y predicad a todas las naciones y aquellos que Me sigan podrán hacer las mismas cosas que Me han visto hacer y las harán aún mayores.” Este es un privilegio que Mi Hijo os ha dejado y es para todos aquellos que realmente quieran seguir la Vida Divina de Mi Ser Infinito.

Vosotros conocéis la vida de los discípulos cuando, bajando el Espíritu Santo en Pentecostés, los confirma como los verdaderos seguidores de Su Palabra y de Sus Obras. Vosotros conocéis la predicación de cada uno de ellos y los prodigios que realizaban porque se volvieron otros Cristos.

Vosotros conocéis la vida de los santos de vuestra historia que, sin llegar muchos de ellos a tener una vida de tanto trabajo y tanta donación como la tuvo Mi Hijo y luego Sus discípulos, han podido también hacer prodigios grandísimos gracias al volverse otros Cristos en alguna de Sus Virtudes.

Vosotros Mis hijitos sois limitados, NO podéis tener todas las virtudes de Mi Hijo. Pero cada uno de vosotros debe desarrollar la que Mi Santo Espíritu os ha otorgado, haciéndola crecer en humildad, en el servicio desinteresado para con vuestros hermanos, pero interesado en hacer Mi Voluntad.

00la santidad

Esa virtud o virtudes, os llevarán a vuestra santificación y ayudaréis a la santificación de muchos de los vuestros al lograr como muchos lo han logrado, hacer de la virtud o el don que poseen por Mi Gracia, actos heroicos de amor.

Es una misión sublime a la que todos vosotros estáis llamados y que para ello bajasteis a servirMe, la de ser otros Cristos y poner todos vuestros dones y virtudes al servicio Mío y al de vuestros hermanos, para su salvación eterna.

No bajasteis para hacer vida en lo material efímero y egoísta, sino en los bienes espirituales, que os darán Vida Eterna y Amor Infinito por parte de vuestro Dios.

Podéis ser ama de casa o renombrado cirujano; podéis ser uno de Mis hijos que limpia vuestras calles o encumbrado magnate, etc. NINGUNO  de vosotros está completo en dones ni en virtudes, porque así lo he querido, para que os deis cuenta de que todos necesitáis de todos y todos necesitáis de Mi.

 NO lo he hecho por egoísmo. Lo he hecho para bien vuestro, para que al daros cuenta de vuestras limitaciones, os cuidarais los unos a los otros, creciendo en Amor y en Servicio mutuo y para el buen desarrollo de vuestro Mundo.

Entended hijitos Míos, que hasta que NO os deis perfecta cuenta de que si no vivís como Mi Hijo os enseñó, hasta que NO Os volváis otros Cristos según los dones obtenidos en cada uno de vosotros, MI Reino NO se podrá dar sobre la Tierra.

CONVERSION

Vosotros deberéis daros cuenta de que debéis cambiar personalmente, aceptando vuestras limitaciones con humildad. Al veros limitados y humildes Me pediréis que Yo venga a vivir libremente en vosotros y ASÍ ES como se dará el cambio favorable, cambio que ya muchos ansían y así terminar con la Maldad que ahora cubre a vuestro mundo.

 Dejad que la luz, Mi Luz, que habita en vosotros, aflore y empiece a encender corazones. Que vuestro trato de Amor hacia los demás deje vivir a Mi Hijo en vuestros actos diarios y por consiguiente, se empiece a destruir el Odio y la Maldad que ahora vive entre vosotros.

Dad Luz de Amor, Mi Presencia viva en vosotros a vuestros semejantes y Ayudadme a hacer nacer nuevos Cristos, después de permitir que en vosotros sea Él el que os habite.

TraedMe almas. Levantad pecadores con vuestra comprensión y ayuda espiritual, como Mi Hijo lo hacía. Preparad Mi Reino entre vosotros apartando Miedos y Egoísmo personal.

¿Acaso le teméis a la luz del día? ¿Acaso le teméis al Amor sincero y verdadero? ¿Acaso no queréis caminar por vuestras calles con confianza y alegría al existir paz y amor entre vuestros semejantes? ¿Acaso NO queréis tener trato directo con vuestro Dios y Señor?

cielo profetas-fano

¿Acaso NO queréis vivir vida de amor fraternal desinteresado en bienes materiales e interesado en el crecimiento de las potencialidades espirituales que Yo os dí?

“Vosotros podréis lograr todo lo que Me visteis hacer y lo haréis MAYOR; cuando por fin queráis venir en pos de Mi”, os dijo Mi Hijo Jesucristo y LO RESPALDO YO, Su Padre y Dios vuestro.

Haced la prueba y Me veréis en los resultados. Actuad con amor verdadero y desinteresado para con vuestra persona, sólo viéndome a Mi y a los intereses de superación espiritual que deis a vuestros hermanos y os aseguro que podréis lograr todo.

El Tiempo es corto y tampoco sabéis cuándo os he de llamar a cuentas. Así que Reparad vuestro camino pasado y emprended ya desde ahora un Nuevo Camino basado en Mis Leyes y en Mí Amor.

Yo Soy el Buen Dios que perdona todo un pasado lleno de Maldad y al olvidarlo os da la oportunidad de ganaros un buen lugar en Mí Reino, vuestro Hogar de Siempre.

Yo os Bendigo en Mi Santísimo Nombre, en el del Amor Redentor de Mi Hijo y en el del Amor y Vivificador de Mi Santo Espíritu.

Acudid a la Guía Materna de vuestra Madre Santísima para que os lleve a alcanzar la plenitud del Amor y de Mi Hijo Amado.

maria-reina trinidad

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA  

4.- EL ANTICRISTO


anticristo1

Catorce años atrás…

Nerón apenas ha sido proclamado emperador.

La casa de Séneca acaba de ser donada a la Iglesia y Pedro ha venido a consagrarla como la “Puerta del Cielo” pues será a partir de hoy, un importante centro religioso.

La Eucaristía ha terminado. El salón está ocupado en menos de una quinta parte de su capacidad y hay unas quinientas personas de ambos sexos, distintas razas, edades y clases sociales.

Pedro comunica  a los presentes:

–           Ya les he dicho que después de la Resurrección, el Señor Jesús convivió con nosotros durante cuarenta días antes de ascender al Cielo. Y justo antes de hacerlo nos dijo unas palabras que citaré textualmente, porque volvió a repetirlas en el sueño que tuve anoche:

“… Finalmente considerad el mundo, los años, la enfermedad, el tiempo, Satanás y las persecuciones. Todo conspira contra vosotros. No queráis ser avaros ni imprudentes. Trasmitid en mi Nombre el sacerdocio a los mejores de entre los discípulos, para que la Tierra no se quede sin él. Que sea un carácter sagrado que se conceda después de un severo examen, basado no en palabras, sino en acciones, de los que aspiren a ser sacerdotes o de quién creáis que es apto para ello. Pensad en lo que es el sacerdote: En el bien  o en el mal que puede hacer. Tenéis el ejemplo en Judas de Keriot, de lo que hace un sacerdote decaído de su carácter sagrado.

En verdad os digo que por las culpas del Templo, esta nación será dispersa. FIESTA JERUSALEN TROMPETASIgualmente os aseguro que será destruida la tierra; igual que el Templo de Jerusalén, cuando lo monstruoso de la Desolación entre en el nuevo sacerdocio; arrastrando a los hombres a la apostasía, para abrazar doctrinas infernales. Entonces se levantará el Hijo de Satanás y los pueblos gemirán aterrorizados. Pocos quedarán fieles al Señor. Y aún entonces, entre convulsiones de horror, vendrá el Fin; después de la victoria de Dios y de sus pocos elegidos…

Y la Ira santa de Dios caerá sobre todos los malditos.

¡Ay! Tres veces ¡Ay! Si por esos pocos no fuesen santos los recintos del Templo de Jesús.

¡Ay! Tres veces ¡Ay! Si no hubiese verdaderos sacerdotes que conforten a los últimos cristianos, como hubo para los primeros.

En verdad os digo que la Última Persecución  será espantosa, pues no será persecución de los  hombres sino del Hijo de Satanás y sus secuaces.

AV sacerdote otro cristo

¿Sacerdotes? Más que sacerdotes deberán ser los que en aquellos futuros días, padecerán bajo las hordas del Anticristo que vomitarán una ferocidad sin igual y ellos deberán ser otros “YO” para que los fieles de los últimos tiempos, puedan perseverar hasta el fin. Esto es lo que deberán ser.

Pero el bien y el mal futuros tienen su raíz en el tiempo presente. Las avalanchas de nieve comienzan por una bolita. Un sacerdote impuro, lujurioso, infiel, incrédulo, tibio o frío; un sacerdote sin voluntad de serlo, que no da el verdadero culto a Dios; hace más daño que un fiel que tenga los mismos defectos. Vosotros sabéis a qué lleva un sacerdocio sumido en el relajamiento: a la aceptación de doctrinas impuras, egoísmo, avaricia, concupiscencia = al Deicidio.

De hoy en adelante el Hijo de Dios ya no puede ser condenado a la muerte, pero la Fe en Dios, la idea de Dios, SÍ. Y por esto se realizará un Deicidio mucho mayor, porque no conocerá resurrección.

Y de qué se podrá realizar…

Lo estoy viendo a través de los siglos por venir… ¡Horror! ¡Mi Iglesia destrozada por mis propios ministros!

escandalovaticano_jpg_1733209419

Yo la sostendré con la ayuda de las víctimas. Sin embargo los sacerdotes, que tendrán solamente la vestidura pero NO el alma del sacerdocio; se ocuparán en mover las olas infernales de la Serpiente contra tu barca Pedro. Entonces deberás tomar firmemente el timón. Defiende el tesoro de la Fe. Mantén en alto la luz como un faro sobre las enfurecidas olas, para que los que siguen tu barca la vean y no perezcan…

Pastor y navegante para los tiempos borrascosos, recoge, guía, mantén en alto mi Evangelio, porque es en él y no en la ciencia en donde se encuentra la salvación.

Llegará el día en que como sucede en Israel y peor todavía, el sacerdocio creerá ser una clase selecta, porque conoce lo superfluo y no lo indispensable para su significado.  Porque mi Palabra será estudiada, pero NO será amada. Y el Evangelio se enseñará científicamente bien, pero espiritualmente mal. Porque serán eruditos del Evangelio, pero tendrán el espíritu muerto para su significado; pues Yo Mismo Soy el Evangelio.

El Evangelio es AMOR.”

–           En mi sueño –continúa Pedro- repitió todas estas palabras, pero yo estaba sólo frente a Él. Y Él extendió su mano y me dijo: “Ve” Abajo se veía una esfera muy hermosa, con muchos colores. Comprendí que es el planeta donde vivimos. Luego se fue acercando más y más, hasta que pude contemplar el Gólgota en Jerusalén. Tenía una cruz enorme que brillaba como el sol y de ella brotaba un manantial de sangre que corría.

martirio sangre mar

EL MAR MEDITERRÁNEO TEÑIDO  POR LA SANGRE DE LOS CRISTIANOS COPTOS DEGOLLADOS POR EL ESTADO ISLÁMICO

Y todos los ríos y los mares se volvieron rojos. Vi después una inmensa ciudad, que comprendí que era Roma. Pero ésta se extendía por todo el planeta tierra. Y del Palatino brotaba también una fuente de sangre tan abundante, que corría y se fundía con el mar que ya tenía la Sangre del Calvario.

En el monte Vaticano había otra cruz. Tan hermosa y brillante como la del Gólgota. Su luz creció tanto, que envolvió toda la tierra y fue como si la incendiara. Y luego todo era fuego y llamas que hacían que el mundo fuera como un sol, pero más pequeño.

Y ÉL me dijo mientras yo admiraba todo esto:

“Así como Satanás desgarró mi Cuerpo Físico con sevicias atroces, así ahora dirige sus ataques furiosos contra mi Cuerpo Místico: la Iglesia. Así como se valió de Judas para ponerme en manos de mis enemigos; así lo hará ahora y se servirá también de los mismos sacerdotes de Mi Iglesia; para entregar la Iglesia, para que sea destrozada por el Anticristo. Por medio de la Cruz entró la Vida nuevamente en el mundo y por medio de la Cruz será renovada la Iglesia.

Mi Iglesia está dotada de un Poder que ninguna otra sociedad humana posee. Es el Poder del Espíritu Santo dado solo a Ella, porque es Sacramento de Salvación, donde  lo humano y lo Divino se encuentran y se funden.

Que Yo, Dios Uno y Trino,  puesto que Soy el Amor Infinito, haya llegado al extremo de darme a Mí Mismo, poniéndome en manos de los hombres para que pudieran hacer de Mí lo que quisieran, en Bien o en Mal. Y que lo haya hecho no una vez, sino continuamente sin interrupción, hasta el Fin de los Tiempos, es el milagro más excelso y extraordinario que ha dejado asombrados y extasiados a todos los habitantes del Cielo…

jesus sacramentado

¡A esto ha llegado mi Amor!

A esto ha llegado a pesar de que sé y conozco el comportamiento humano a través de los siglos. Y sé lo que pasará cuando cometan El Gran Sacrilegio…

En mi Iglesia está el poder de transubstanciar el pan y el vino en Mi Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Está el poder para perdonar los pecados y también he participado a mi Iglesia él poder administrar los Sacramentos que he adquirido al Precio Infinito de mi Sangre, mi Pasión y mi Muerte.

¡Mi Iglesia! ¡Mi Esposa Santa que es Una Conmigo! Y tú Pedro, eres la roca sobre la que está cimentada y tendrás que sostenerla en el Primer Gran Ataque que las Hordas del Infierno le han preparado y con el que cree que va a destruirla. Pero Yo dije: “Las puertas del Infierno no prevalecerán contra Ella.” Y así será. Tienen que prepararse para el combate. ¡Toma! ¡Lee!”

Y me extendió un Libro que estaba sellado con siete sellos. El título decía con letras de oro: “Apocalipsis”.

abriendo-los-sellos-apocalipsisvi-jesus

Y lo tomé mientras Él decía:

“Cuando tenga cumplimiento…

Como las olivas en las muelas del trujal…, los verdaderos cristianos serán perseguidos, exprimidos, triturados, por la voracidad de la Bestia. Más no engullidos, porque mi Sangre Divina NO permitirá que sean corrompidos en su espíritu. Lo mismo que con los primeros, será con los últimos: como manojo de espigas serán segados en la persecución postrera.

Y la Tierra quedará empapada con su sangre… 

Más serán para siempre bienaventurados por su perseverancia, aquellos que mueran fieles al Señor. No os inquietéis por ninguna razón. Dios Uno y Trino está con vosotros. Podréis ganar vuestra batalla; porque no busco vuestra ruina, sino vuestra gloria. Bajo mi guía, libraréis vuestro combate individual y yo pondré la victoria en vuestras manos. La vida de la tierra es solo un instante en la eternidad. Recordadlo siempre. Os espero en el Cielo. La bendición de Dios Todopoderoso quede con vosotros, su paz en vuestras almas. Y el Espíritu Santo os seguirá guiando, aconsejando y fortaleciendo.

Entonces un coro de voces celestiales gritó:

–           ¡Alabado sea Jesucristo!”

–                     ¡¡¡AMÉN!!!

coro-de-angeles

Pedro concluye diciendo:

–          Y esto es todo. Me desperté… Vamos a orar para conocer la Voluntad del Altísimo y saber lo que ÉL quiere que hagamos.

Todos se arrodillan, cantan salmos y alabanzas. Invocan al Espíritu Santo.

Luego la voz de Plautina se eleva diciendo:

–           Estoy viendo un cementerio fuera de la ciudad. Con muchas entradas secretas dentro y fuera de las murallas. Hay una red de túneles que son como galerías y se cruzan en un laberinto unas con otras. Es extraño… Parece una ciudad subterránea y tiene pisos hacia abajo. Hay varias capillas y en ellas están haciendo los oficios divinos. En unos salones muy grandes están los catecúmenos recibiendo instrucción de la Doctrina. Y en otros están muchos cristianos orando. Hay guardias y mucha precaución. Afuera todavía no amanece…

Plautina calla.

Y se oye la voz de Marco Vitrubio, el ingeniero encargado de las obras públicas del imperio:

–           Yo también estoy viendo lo mismo y sé cómo debe construirse. Precisamente estamos edificando la Domus Transitoria y Nerón ya me encargó el proyecto de la Domus Áurea. Es curioso que el capricho del Príncipe y los trabajos que en estos momentos realizamos, coincidan perfectamente con lo que veo. Se puede edificar y mantenerse en secreto. En puestos clave utilizaré obreros cristianos a quienes dirigiré con la guía del Señor. Como estamos edificando los cimientos, podemos comenzar de inmediato. Habrá túneles, cámaras y capillas subterráneas. En las murallas habrá nichos para depositar los cuerpos de los triunfadores en el combate.

catacumbas

Marco calla.

Y Julio Frontino continúa.

–           También tendrá aprovisionamiento de agua y de aire circulando por canales apropiados, porque será como una ciudadela que debe resistir un largo asedio. Yo estoy viendo esto y lo que serán las bodegas y las cisternas.

Pedro confirma:

–           Y el mundo las conocerá como Las Catacumbas¡Muy bien! Ustedes dos coordinarán los trabajos. Todos vamos a cooperar.

El senador Astirio responde:

–           Yo cubriré los procedimientos en el Palatino.

Faustina declara:

–           Mi tío Séneca ha puesto a nuestra disposición todas sus riquezas y yo soy su portavoz. Pues prefiere que nos sirvan a nosotros, antes de que los buitres de palacio se apoderen de ellas.

Plautina manifiesta:

–           Desde los neófitos hasta los más avanzados deben acelerar su instrucción para recibir pronto el Bautismo. Faustina coordinará a las vírgenes.

Pablo de Tarso agrega:

–          Necesitaremos muchos obispos preparados, porque van a ser reemplazados en muy breves  períodos de tiempo. Vamos a ayunar para que los que designe el Espíritu Santo y que tendrán una misión específica, sean los idóneos. Todos cuidaremos de la supervivencia de la Iglesia.

Pedro concluye:

–           Cada semana después de la Eucaristía nos reuniremos para conocer las instrucciones del Paráclito. Ahora vamos a dar gracias al Señor por su Bondad. “Pater Noster…”

pater-noster

 

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

R60 ECOS DE FÁTIMA


REINA DEL CIELO Y DE TODA LA CREACIÓN

REINA DEL CIELO Y DE TODA LA CREACIÓN

Mayo 19 de 2016

Hijitos Míos, Satanás se ha encargado de quitar Mi Devoción a muchos hermanos vuestros, Soy vuestra Madre y siempre estaré pendiente de vuestras necesidades espirituales y aun humanas y materiales.

Satanás ha engañado a hermanos vuestros que aunque están en sectas o en otro tipo de grupos espirituales, pero que buscan a Mi Hijo, Me han hecho a un lado porque Satanás sabe que Soy Yo Quien lo va a vencer.

Aun a pesar de ello, Yo estoy pendiente de vuestras necesidades y actúo ayudándoos a los que no Me invocáis, gracias a la intercesión de aquellos que Me aman.

rosario

Vosotros, los que Me amáis y creéis en Mí, pedidMe Mis pequeños que ayude a vuestros hermanos que no Me buscan, que no confían en Mí, que no Me Conocen. Una madre, siempre va a estar cuidando de los hijos, aún a pesar de que la traten mal.

El amor crea lazos de unión muy fuertes. Y a pesar de que se le trate mal a la madre, la madre no puede olvidar a los hijos que ella llevó en su vientre.

A todos vosotros os llevo, si no en Mi Vientre, sí en Mi Corazón. Os cuido y principalmente os protejo, porque conozco las Fuerzas de Satanás. Sois pequeñitos, débiles que no podéis competir contra las Fuerzas de Satanás… Y por eso, estoy pendiente de protegeros en todo momento.

jesus MANDAMIENTOS2

Ciertamente, el hombre se ha desprotegido y ha quedado a merced de las Fuerzas de Satanás, al no cumplir con lo que Mi Hijo os pidió… y con lo que Nuestro Padre Dios os había pedido desde antiguo, con los Mandamientos.

Al no cumplir los Mandamientos, al no cumplir con lo que se os ha pedido, ciertamente quedáis desprotegidos. No os imagináis cómo os veis a nivel espiritual… Y por eso las almas caen fácilmente en las tentaciones que os pone Satanás.

Cuando un alma busca estar con Nuestro Dios, desde ése preciso momento tiene la ayuda de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor.

amor-espiritu santo

Os ayuda a que os deis cuenta cuando hay un ataque… Cómo os podéis preparar y atacar, cómo podéis ayudar a algún otro hermano que necesite de protección y de cuidados… Y esto solamente lo lográis Mis pequeños, estando en continua relación con el Cielo.

Ciertamente se os protege continuamente desde el Cielo, de diferentes formas. Y vosotros, ni siquiera os dais cuenta de ello. Y como no os dais cuenta, no agradecéis. Y por eso os digo que estos tiempos son muy difíciles, porque se va a manifestar fuertemente el poder de Satanás ante todos vosotros…

 Y es cuando os daréis cuenta cómo habíais sido protegidos, cómo habíais sido cuidados desde el Cielo y vosotros no agradecíais estos cuidados.

incredulidad y razón

Esto, Mis pequeños, se llama Fe. Si no hay Fe vosotros no os protegéis, porque no creéis en lo que se os ha dicho.

Todo esto lo tenéis en las Sagradas Escrituras. La misma Iglesia os va guiando para que entendáis todas estas situaciones favorables para vuestra alma y aún para vuestro cuerpo. Pero, ¿Qué ha hecho el hombre? Se le hace más fácil hacerse a un lado, no buscar lo que está al alcance de vuestra mano…

 Y como no queréis compromisos con Nuestro Dios y Señor, hacéis vuestra propia vida.

Ahora es cuando os vais a dar cuenta del error en el que vivisteis. No utilizasteis Sabiduría Divina, vivisteis bajo una necedad humana, que os va a acarrear muchos problemas y dolores.

sabiduría delmundo

Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad os ha dado infinidad de Gracias, Bendiciones, cuidados, para que vuestro paso sobre la Tierra no fuera tan doloroso, tan penoso, por los ataques de Satanás durante vuestra vida. Pero el hombre, siempre creyéndose más sabio que Nuestro Dios, hace su propia vida y se aparta de todos los cuidados que Nosotros les teneMos a las almas.

Luego caéis en problemas, en los cuales ya no podéis salir… Y es cuando os acordáis que existe Dios. Y muchas veces, ya es demasiado tarde.

Ciertamente, hay infinidad de almas que se han condenado por ésa falta de Fe… No creyeron que la vida aquí en la Tierra, era una misión qué completar y que ibais a tener muchos ataques de Satanás. No os protegisteis, no se protegieron y terminaron muy mal.

doncellas sabias y necias

Os vuelvo a repetir Mis pequeños la lección, para que la entendáis: Ya estáis sobre el Tiempo. En cualquier momento se empezará a desatar lo más fuerte de la Purificación. Os vuelvo a hacer el llamado como Madre que Soy de vosotros Mis hijos, para que os acerquéis a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre…

 Y al Cielo entero, a Mi Esposo, al Señor San José, a los Santos Ángeles y Santos. La lucha va a ser muy fuerte  y no estáis preparados la gran mayoría de vosotros. Debéis regresar con Fe a Nosotros para que seáis protegidos…

Satanás quiere destruir toda la Creación, os queremos proteger. Dejaos, Mis pequeños, entended que la situación que estáis viviendo, es grave.

satan destructor

Se os repite una y otra vez, pero si no queréis escuchar y poner de vuestra parte…

PADECERÉIS UN CASTIGO TREMENDO QUE OS IMPONDRÁ SATANÁS.

Acercaos a Mí Mis pequeños, dejadMe que os cuide, que os guíe y que os ayude en vuestra salvación. Soy vuestra Madre, La Siempre Virgen María.

gif lágrimas madre

¡Cuánto dolor Me causa ver la Iglesia actual! ¡Cuánto dolor Me causan los que debieran cuidar la Iglesia que dejó Mi Hijo para todos los hombres!

¡Oh!, ministros y pastores de la Iglesia, a pesar de las advertencias que Yo os he dado en Mis Apariciones pasadas, no hicisteis caso.

Os pedía Mis pastores, sacerdotes de la Iglesia de Mi Hijo, que cuidarais lo que se os dio: un regalo tremendo, grandísimo para los hombres y no hicisteis caso.

acedia pereza espiritual

Vosotros como sacerdotes y hombres, quisisteis manteneros más como hombres y no como ministros, habéis buscado más los bienes de la Tierra cuando teníais la oportunidad de traer a Mi Hijo a la Tierra, a través de la Eucaristía… Y de ésta forma se os reconociera como hombres santos, hombres de ejemplo ante todos los demás hermanos vuestros.

No os disteis cuenta y no llegasteis a valorar lo que significa ser sacerdote para la Iglesia de Mi Hijo. Una situación grandiosa para el hombre y la desaprovechasteis. Fuisteis consagrados sacerdotes de la Iglesia de Mi Hijo y esto os da una posición altísima dentro del nivel humano.

 Pero quisisteis aprovechar más ésta situación para llenaros de las cosas del mundo. Os habéis envanecido, creyéndoos superiores a vuestros hermanos; cuando debisteis haber sido servidores de ellos, porque sois servidores de Mi Hijo y no os disteis como tales…

JESUS-LAVA-LOS-PIES-

 Al contrario, la soberbia inundó vuestro corazón. No os hicisteis pequeñitos, quisisteis que se os glorificara, como si fuerais dioses en la Tierra y así echasteis a perder la grandiosidad del ser sacerdotes para la Iglesia de Mi Hijo y ahora en lugar de ser ejemplo para vuestros hermanos… la gran mayoría de vosotros sois escándalo para la Iglesia que Yo cuido, que Yo protejo, porque así Me lo pidió Mi Hijo.

Desde el Cielo ahora se escucha y se ha venido escuchando el clamor de los buenos hijos de Dios. De aquellos hijos Míos, verdaderos, que quieren tener nuevamente lo bello que os dejó Mi Hijo sobre la Tierra y así ha de ser.

Mis pequeños, humanidad entera, OS ANUNCIO LA PRONTA PURIFICACIÓN DE LA IGLESIA, de la Iglesia de Mi Hijo, de la Iglesia que Yo cuido. Momentos difíciles pasaréis en toda la humanidad. La Iglesia será renovada, purificada, santificada. Se eliminará toda aquella Maldad que se ha introducido dentro de Ella.

satan reina en el concilio vaticano II

Le permitisteis a Satanás entrar en Mi Iglesia, la Iglesia de Mi Hijo. La cizaña ha crecido y está ahogando a los buenos sacerdotes y a los buenos fieles… y ésa cizaña será arrancada y arrojada al fuego, junto con aquellos ministros traidores: aquellos ministros tibios, aquellos falsos sacerdotes, aquellos lobos con piel de oveja que se introdujeron dentro de ella.

Ciertamente vendrá un escándalo tremendo en toda la humanidad, cuando salga a la luz para todos los hombres toda la falsedad,  toda la corrupción, toda la maldad que hay dentro de Ella.

Pero vosotros Mis pequeños, tanto sacerdotes como los fieles que os habéis mantenido amando ésta Institución que Mi Hijo os dio, no desfallezcáis, no os entristezcáis con lo que veréis al contrario, ALEGRAOS porque la Iglesia será renovada y os tocará ver y vivir la Nueva Iglesia Santificada, aquella que no quisieron cuidar los que la debieron haber cuidado.

000lucifer en el vaticano

Mucho Dolor habrá dentro de Ella, veréis cosas terribles. Lloraréis porque no comprenderéis cómo es que la Iglesia, Mi Iglesia, la Herencia de Mi Hijo fue pisoteada en tal forma por Satanás y por aquellos que hicieron trato con él.

Os dolerá vuestro corazón el ver cómo Satanás se introdujo a Ella y alteró los órdenes fundados por Mi Hijo, buscando  su Destrucción. Satanás se introdujo a través de mentiras, de falsedades para tratar de destruir las Enseñanzas de Mi Hijo y los Sacramentos que os regaló.

Pero nuevamente os digo Mis pequeños ALEGRAOS, porque por fin veréis lo que Mi Hijo os dejó. Veréis lo que en realidad es la Iglesia de Mi Hijo y la santidad de sus sacerdotes. Que muchos de ellos han sido despreciados y desechados por las autoridades eclesiásticas que ahora comandan la Iglesia, porque son buenos…

AV sacerdote otro cristo

 Porque son ejemplo y porque no se han querido adherir a las maniobras destructivas de Satanás. Han persistido en el Bien, han tratado de cuidar lo que es verdadero… Y pronto, MUY PRONTO podrán ellos mismos y vosotros también, ver cómo es recuperada Mi Iglesia, la Iglesia de Mi Hijo.

Pobres de aquellos falsos sacerdotes y ministros… ¡Ay! de aquellos que la Traicionaron, buscando solamente los bienes materiales. Aquellos que la Ultrajaron… Aquellos ministros sacrílegos que creyéndose con poder, hicieron desmán y medio dentro de Ella. Se burlaron de Mi Hijo, en los Sacramentos, en la Eucaristía. No mantuvieron el orden dado y las obligaciones que tenían que cumplir.

Ciertamente conocerán su Pecado antes de ser juzgados y querrán morir antes que enfrentarse a la Justicia de Mi Hijo. Querrán esconderse debajo de las piedras, para no ver a Mi Hijo. Para no ver Sus Ojos, que los Fulminará.

sacerdote-6

No os disteis cuenta ministros falsos y traidores, que estabais sirviendo al Dios del Universo y a vuestro Salvador. Miserables creaturas que os creísteis dioses… Que creísteis que os merecíais todo por tener el Sacramento Sacerdotal, el cual no lo llevasteis con dignidad ni con respeto.

No fuisteis ejemplo para vuestros hermanos, causasteis escándalo y en lugar de engrandecer el Rebaño de Mi Hijo, hicisteis que éste se desperdigara.

Mucho se os avisó. Mensajes fuertes os di para que regresarais al buen camino y os mantuvisteis en la traición y en el desprecio a la Divinidad de Mi Hijo. Mucha Maldad cometisteis, mucho Dolor causasteis al Corazón de Mi Hijo. No quisisteis escuchar las Advertencias dadas desde el Cielo y ahora sufriréis el castigo fuerte que se os impondrá.

hombre-lobo

 Castigo Eterno. Fuego eterno que tendréis, porque no os preocupó el cuidar de los bienes de Mi Hijo, ni de cuidar el Rebaño que se os encomendó. Tuvisteis oportunidad de ganar santidad ante los hombres, porque teníais todo lo necesario para llegar a ello; solamente teníais que seguir las Enseñanzas de Mi Hijo y manteneros como Mi Hijo os enseñó: sencillos, humildes, maestros ante los demás y servidores.

 Pero la soberbia os ganó y el mundo os ofuscó. Vosotros ya no pertenecíais al mundo, habíais sido apartados del Mundo para vivir con Mi Hijo. Estabais en una posición más alta y la despreciasteis, vuestro mundo eran las Sagradas Escrituras y vosotros preferíais leer otras cosas y vivir para otras cosas que no eran propias para vuestra dignidad sacerdotal.

La Espada ya está sobre vosotros, la Justicia se llevará a cabo; seréis eliminados, falsos sacerdotes traidores. Todos aquellos que quisieron destruir la Obra de Mi Hijo en la Iglesia seréis eliminados.

2lobo disfrazado de oveja

Así empezará la Gran Purificación: limpiando lo más grande que tenéis en la Tierra, la Santa Iglesia que Mi Hijo fundó para todos vosotros, para que os alimentarais de Ella. Para que la Sabiduría Divina llegara a todos los pueblos de la Tierra, para que crecierais en santidad y en amor.

Por eso se os tiene que mostrar lo que es la verdadera Iglesia. Para que apreciéis Mis pequeños, lo que verdaderamente Mi Hijo os dio y no lo que tenéis ahora: que es un remedo satánico de lo que Mi Hijo os había dado en un principio.

Esa paz, esa armonía, esas bondades que debisteis haber vivido y sentido al entrar en cada Iglesia en el Mundo; se perdieron en gran parte porque hasta a Mi Hijo lo hicieron a un lado por manipulaciones de Satanás. Se le hizo a un lado a Mi Hijo, ya no es el centro de la Iglesia…

Altar

 Hasta allí llegó la soberbia del hombre. Se sintieron los sacerdotes falsos y malos como dioses y los fieles solamente veían al hombre ante el altar… Y ¿Dónde estaba Mi Hijo? A un lado o fuera, a donde muy pocos lo irían a visitar. 

¡Ay!, ¡Iglesia de Mi Hijo, cómo le habéis fallado! Vosotros, ministros de la Iglesia que Mi Hijo fundó, habéis preferido al Mundo antes que defender a Mi Hijo.

A lo largo de vuestra existencia os habéis acobardado. Los primeros que vivieron con esta Gracia tan grande, de ser ministros de Ella, la defendieron muchas veces con  su propia vida, ofreciendo su sangre a Mi Hijo y reparando los errores de los hombres.

papas Cayo y Sotero_

El Papa Cayo era originario de Dalmacia y pariente del emperador Diocleciano. La violencia de la Persecución le obligó a vivir ocho años en las catacumbas. Sus sufrimientos por la FE, le merecieron el título de mártir.

Pero ahora Mis pequeños, ministros de la Iglesia, preferís el gozo del Mundo y ya no os dais como pastores del rebaño, protegiéndolo y llevándolo por caminos seguros y ayudándole a crecer en vida espiritual y en Sabiduría Divina. ¿Qué habéis hecho con la Iglesia de Mi Hijo?

Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María, Yo la he protegido contra los ataques de Satanás. La he cuidado, para que Satanás no la destruyera. Son pocos los ministros, los sacerdotes que la han cuidado, que la llevan en su corazón.

Y han sufrido, porque la misma Iglesia los ataca por amarla, por respetarla, por mantener la Vida que Mi Hijo le dio con Su Muerte.

000cardenales

¡Cuánta maldad lleváis muchos de vosotros, obispos, cardenales! Habéis visto por vuestros intereses mezquinos. Habéis buscado el goce de vuestro cuerpo antes que el goce de vuestra alma, a pesar que vuestra investidura era alta.

Los sacrilegios que habéis cometido, os acusarán el día de vuestro Juicio. Vuestro mal ejemplo, vuestros delitos carnales, os llevarán al lugar del Castigo.

Fuisteis escogidos por el Padre, para que tuvierais una posición bellísima y altísima dentro del pueblo. El ser representante sacerdotal ante los hombres, es una Gracia. Es una Bendición muy grande para un hombre y vosotros no estuvisteis a la altura de ésa Gracia tan grande…

pedro iglesia

  Preferisteis en vuestra soberbia, sacarle provecho material, humano; a vuestra posición que debió de haber sido de servicio y de amor, de enseñanza y de donación, como Mi Hijo os enseñó.

¡Cuánta Maldad se ha introducido dentro del Templo Santo!, porque vosotros la dejasteis entrar. No habéis defendido a la Iglesia de Mi Hijo, contra los ataques de Satanás.

 ¡Dejasteis entrar al Pecado y la Maldad al Recinto Santo y dejasteis que el mismo Satanás se sentara en la Silla del santo que representa a Mi Cristo, a Mi Hijo en la Tierra!…

vaticano

La Maldad se volverá sobre vosotros. Vosotros la protegisteis, quisisteis vivir en ésa maldad, dejasteis que Satanás habitara entre vosotros y aún dentro de vosotros Y ¿creéis acaso que él os lo agradecerá?…

¡Estáis muy equivocados, Mis pequeños! Se volverá sobre vosotros y os atormentará por toda la eternidad por los favores que le concedisteis. Así paga Satanás. Os volvéis demonios, porque eso es lo que dejasteis entrar en vuestro corazón: su Maldad…

Y TRAICIONÁSTEIS AL SANTO DE LOS SANTOS, QUE ES MI HIJO…

vaticano

Yo vuestra Madre, la Siempre Virgen María, voy cuidando a aquellos ministros santos; aquellos que han sido despreciados por su santidad, por su belleza de corazón, por su bondad, por el respeto a las Leyes y al Amor de Mi Hijo.  Voy cuidando a la Iglesia de Mi Hijo y la voy preservando de los ataques de Satanás.

Estos son los tiempos en que veréis la Verdad. Cómo aquellos a los que veíais santos y grandes en la Iglesia de Mi Hijo, caerán…  Conoceréis sus obras, su maldad y recibirán su paga al ser juzgados por Mi Hijo.

En cambio, aquellos que sufrieron por las mismas autoridades eclesiásticas, que fueron despreciados porque eran buenos; surgirán y serán posicionados más alto de lo que estaban aquellos que los oprimían…

vaticano-massoneria-237194

Y así se cumplirá la Promesa de Mi Hijo, que la Iglesia, Su Iglesia se va a mantener hasta el Fin del Mundo. 

Manteneos Mis pequeños, fieles a lo que Mi Hijo os enseñó. Manteneos fieles a los sacerdotes, ministros santos, los que se dejan guiar por lo que en las Escrituras Está, que es la Palabra Divina de Mi Hijo y la Presencia del Padre…

Y que bajo la Acción del Espíritu Santo, se seguirá moviendo la Iglesia en Santidad. Porque la Iglesia es Santa, como Mi Hijo es Santo.

0llaves principes de la iglesia

  Seguid  Mis pequeños los que estáis con Nuestro Dios y Señor en Su Santísima Trinidad, con los que estáis Conmigo vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María.

MANTENEOS DEFENDIENDO lo que es vuestro también, Mis pequeños. Porque vosotros amáis lo que Mi Hijo os dejó.

 Defended Nuestra Iglesia, defended sus Valores, defended la Vida de Mi Hijo, que vive en Ella y que os da Vida a vosotros.

martirio-Decapitación_de_San_Pablo_-_Simonet_-_1887

DECAPITACION DEL APOSTOL SAN PABLO

La Maldad nunca vence Mis pequeños. La Maldad siempre es derrotada y en breve veréis el Triunfo de Mi Hijo sobre la Maldad en la Iglesia. 

Os Bendigo, Mis pequeños y manteneos alegres y en oración. Pero oración profunda. En Oración de Corazón a corazón con Mi Hijo y Conmigo vuestra Madre, por la Purificación de ésta Institución Divina, que es la Santa Iglesia fundada por un Dios, un Dios Hombre: Mi Hijo Jesucristo.

Os amo, Mis pequeños, que la Paz quede con vosotros.

ESPOSA DEL ESPIRITU SANTO

 Habla Dios Espíritu Santo

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo. Yo estoy entre vosotros, ya os lo había indicado anteriormente. Yo iré protegiéndoos contra los ataques de Satanás que querrán liberarse y atacaros fuertemente, pero no será así, Mis pequeños. Ciertamente las Fuerzas de Satanás serán liberadas hasta un límite, para que se pruebe a ésta humanidad y se le acrisole.

 Porque permitisteis cada quien en cierto grado, vivir la maldad en vuestro corazón. Ahora ella os acrisolará a cada quien, dependiendo de cuánto dejaste vivir la maldad en vuestro corazón y en vuestra vida.

Que no se turbe vuestro corazón con lo que veréis, sino al contrario; venid a Mí Mis pequeños, porque Yo estoy viviendo dentro de vuestro corazón.

000amor espiritu santo

PedidMe a Mí todo lo que necesitéis para poder pasar la Prueba que se os pondrá a cada uno de vosotros; la cual tendrá su personal dificultad, dependiendo del amor que hayáis aceptado dentro de vuestro corazón y que hayáis transmitido a vuestros hermanos. Por amor fuisteis creados, por amor se os purificará.

Esta purificación será para que vuestro corazón elimine toda la maldad que vosotros mismos en vuestro libre albedrío, permitisteis viviera dentro de vosotros y por esa causa afectabais a las obras Divinas. Porque no estabais viviendo al cien por ciento en el Amor…

Estabais contaminando con vuestro actuar todo lo que debisteis haber dejado santo; porque todo lo que se os da viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad.

000guiados-por-el-espirituCuando vosotros os dejáis guiar perfectamente por Nuestra Voluntad, vuestros actos se vuelven santos y además dan mucho fruto. En cambio cuando vosotros actuáis según vuestra voluntad, vuestros actos se vuelven mediocres y muchas veces, hasta destructivos.

Confiad Mis pequeños, en que Yo estoy entre vosotros. Que estoy guiando los acontecimientos, que Yo estoy protegiendo a los del Rebaño de Jesús, vuestro Dios Hombre. Todo será renovado por Mí, vuestro Dios Espíritu Santo. La Purificación no es un acto de venganza, sino es un acto de Amor en donde volveréis a los orígenes, que fueron orígenes de Amor.

 Ahora todo está contaminado por la Maldad de Satanás, vosotros no tenéis ni idea de lo que es vivir perfectamente en el Cielo o guiados y protegidos por Nosotros en Nuestra Santísima Trinidad.

EspirituSantoVenenelhombredelSeor

Acercaos a Mí, vuestro Dios Espíritu Santo y pedidMe con confianza de lo que necesitéis en dones, carismas, capacidades especiales, para que podáis ayudar a vuestros hermanos con los dones que Yo os conceda.

Recibid Mis Bendiciones, Mis pequeños. Yo, vuestro Dios Espíritu Santo que también habito en vuestro corazón, os guiaré en los acontecimientos adversos que tendréis. Pero los que habéis vivido en el Amor, tendréis cuidados especiales del Cielo, para que vuestra purificación no sea tan dolorosa como para aquellos que han negado el Amor y hasta lo han traicionado.

 Que se han dedicado toda su vida a borrar el Santo Nombre de Dios de su vida y la de los suyos. Por eso os digo que gocéis de lo que tenéis ahora… Y aunque se os quite un poco tiempo después no os preocupéis, porque se os regresará al ciento por uno de lo que hayáis perdido o de lo que se os haya quitado y que era para bien de vuestra purificación.

00senderos de luz

Os bendigo, Mis pequeños y manteneos continuamente InvocándoMe, para que Yo norme vuestra vida y os guíe por senderos seguros en este camino inmediato de purificación que tenderéis.

LlamadMe pues, Mis pequeños. DeseadMe de corazón que Yo Viva en vuestro interior y ahí estaré pronto, para vuestra purificación y vuestra santificación… Y juntos, vuestra voluntad y Mi Divinidad, lucharemos por vuestra santidad.

Dejad que vuestra alma se libere ya de las ataduras del Mal. Dejad que vuele hacia donde tiene que volar, que es hacia Nuestra Santísima Trinidad… Y dejad que goce plenamente ya de la vida espiritual a la que todos vosotros estáis llamados,  porque mucho se ha hecho por salvaros.

00Encuentro%20con%20Jesús

Preparad todo vuestro ser para el Gran Encuentro con el Amor, después de la Purificación Universal. Embelesados con Mis Bendiciones y regalo viviréis.

Orad y esperad. El tiempo se acerca presuroso. Os amo, Mis pequeños.

Yo os bendigo en el Amor de Mi Padre, en el Amor vivido por el Hijo y por Mi Amor infundido en los corazones. Mí Esposa, la Siempre Virgen María, os lleva en Su Corazón y os protege bajo Su manto.

bosco_nueve

http://diospadresemanifiesta.com/

P134 COMUNIONES SACRÍLEGAS


1REYDREYESMAYO 24 – 2016 1: 15 P.M

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A LA HUMANIDAD

Mi Paz esté con vosotros, hijos míos.

A medida que van pasando los días, también se acerca más mi próxima Venida. Este mundo está tecnificado en el pecado. La Maldad se ha propagado por la tecnología y los hombres se han apartado de su creador.

0iglesia convertida en discoteque

¡Qué dolor siento al ver muchas de mis casas convertidas hoy en museos o en centros de diversión! ¡Me duele y entristece ver tanta ingratitud y tanto olvido de parte de los que dicen ser mis familiares!

¡Cuántas profanaciones a mi Divinidad diariamente se cometen y mis hijos no alzan su voz, ni me defienden!

Millones de comuniones sacrílegas a diario se cometen de parte de muchos de mis hijos que por falta de un buen examen de conciencia o por ignorancia, reciben indignamente mi cuerpo y mi sangre.

comunion en la mano sacrilegio

La falta de evangelización en este tema, está llevando a muchos a cometer sacrilegios.

La inmensa mayoría se comulga, sin haber pasado por un confesionario. Muchos dicen: ¡Qué me voy a confesar con un sacerdote que es un hombre pecador igual a mí!

¡Insensatos! Mis predilectos son hombres como vosotros, pero están revestidos de Mi Ministerio Sacerdotal…

sacramento del orden

 ¡Y solo a ellos les he dado la potestad de perdonar o retener pecados!

Vosotros juzgáis según las apariencias humanas. Más para Dios lo que importa no es la condición humana del sacerdote, sino su Ministerio Sacerdotal.

Toda comunión que hagáis sin confesaros con uno de mis sacerdotes, es comunión sacrílega. 

confesiocc81n

 Y si no os confesáis con ellos y reparáis, os aseguro que se os puede perder el alma.

infierno realidad

Todo aquel que comulgue indignamente o en pecado mortal, es reo de culpa y se está comiendo y bebiendo el cáliz de su propia condenación. (1 de Corintios 11, 27 al 29)

¡Qué dolor siento al ver a muchos que llevan meses sin confesarse, recibiendo mi Santa Comunión!

Os digo, estáis cometiendo también sacrilegio.

papa comunion de rodillas y en la bocaDebéis de confesaros mínimo cada mes o inmediatamente cuando cometáis pecado mortal.

Debéis de bañaros en la piscina del perdón con mayor frecuencia, porque el que diga que está libre de pecado es un soberbio y mentiroso y ya recibirá su paga.

Todo pecado mortal debe ser confesado inmediatamente y se debe reparar por él, para que cuando lleguéis a la Eternidad no se os alargue la estadía en el Purgatorio.

purgatorio4

Tened presente los pecados de omisión para que hagáis buenas confesiones de vida. Acatad estas instrucciones, porque el Día de mi Aviso se está acercando…

 Y la inmensa mayoría por su tibieza espiritual, pecado o falta de conocimiento, va a sufrir en su Paso por la Eternidad.

Hago un llamado urgente a todos aquellos que andan en la Oscuridad y las Tinieblas y se gozan haciéndole el mal a su prójimo.

maldad

Os digo hijos de la perdición: sino os arrepentís de corazón, os confesáis con uno de mis sacerdotes y reparáis por todo el mal que habéis hecho, os aseguro que no regresareis más a este mundo.

La Muerte Eterna vais a encontrar en vuestro Paso por la Eternidad, por todo el pecado y maldad con que habéis obrado en este mundo.

El tiempo se os está agotando hijos de la perdición. Como Buen Pastor os llamo ovejas descarriadas, para que volváis a Mí de corazón.

La-oveja-perdida

 Acordaos que hay más alegría en el cielo, no por los noventa y nueve justos, sino por el pecador que se arrepiente.

Os estoy extendiendo mi mano, ¿Qué queréis, Misericordia o Justicia?

De vosotros depende la Vida o la Muerte Eterna. ¡Decidíos de una vez!

cielo infierno

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado. El Amado que no es Amado

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

0jesus sacramentado

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html