Archivos de etiquetas: vida eterna

P LA BATALLA ESPIRITUAL 1


Febrero 15 de 2021

Habla Dios Padre

Ya os he dicho Mis pequeños, que todo lo que Yo permita en vuestra vida siempre será para vuestro bien.

El héroe, el soldado triunfador necesita ser acrisolado, necesita salir al campo de batalla para triunfar,

para verse contra el enemigo, luchar, enfrentarlo, vencerlo y así triunfante regresar para recibir con orgullo la medalla del triunfo.

Sabéis que estáis viviendo en un medio adverso a la Gracia desde el Principio de los Tiempos, como lo dice el capítulo Doce del Apocalipsis:

“Una tercera parte de los ángeles fueron arrojados a la Tierra, el dragón con su cola los arrojó”

queriendo dar a entender esto, QUE ESTÁIS VIVIENDO ENTRE DEMONIOS.

 entre seres espirituales contrarios a la Gracia y por eso, vosotros bajáis a la Tierra, para luchar contra esa falta de Gracia,

contra esa falta de amor, contra esos Demonios que se pusieron contra Mí, antes de que hubiera humanidad.

Vosotros estáis para ello aquí en la Tierra,

PARA LUCHAR CONTRA ESAS FUERZAS DEL MAL

El cristiano debe tener identidad de realeza con corazón de siervo. Y EL CORAJE DE UN GUERRERO…

NO PARA ESTAR CON ELLAS,  A FAVOR DE ELLAS

Y SER PARTE DE ELLAS.  

Por eso os hablo continuamente de la gran lucha, en donde vosotros debéis ser otros Cristos.

Yo, por eso bajé a dar el ejemplo, conviví con los hombres, luché contra esas fuerzas del Mal, para que vierais que estando Conmigo se podían vencer esos seres angelicales satánicos.

Viven entre vosotros y os atacan continuamente, vosotros sentís continuamente sus ataques: 

Las Tentaciones y la Maldad que os rodea.

Son éstos seres angelicales que cayeron, que Me dieron la espalda, que Me atacaron, que se pusieron en contra del Amor.

Vosotros bajáis a la Tierra, para que tomando Mi Amor los podáis vencer, ¿Pero qué pasa?

Ellos os ponen tentaciones y vosotros caéis, no os dais cuenta de sus mentiras, OS LAS CREÉIS.

Creéis que estáis haciendo un bien, cuando realmente os están llevando hacia el Mal, os engañan continuamente.

Yo os he traído la Verdad, os he traído las armas necesarias para que pudierais triunfar, para que pudierais daros cuenta de cómo os están atacando éstos seres infernales,

Pero no queréis tomarlas y os volvéis como ellos, también seres infernales.

Tened cuidado Mis pequeños, porque así como ellos cayeron y tendrán una eternidad de dolor,

Nunca mas volverán a ver la Luz, nunca más volverán a tener contacto con el Amor, vosotros podréis seguir ése camino.

Tened cuidado, os lo vuelvo a repetir:

ESTÁIS EN UN MUNDO ADVERSO AL aMOR.

Vosotros si estáis Conmigo, podréis producir amor.

Si os apartáis de Mí, inmediatamente os tomarán éstos seres infernales y trabajareis para ellos.

Fácilmente podréis reconocer entre vuestros hermanos aquellos que ya se han vuelto como ellos,

porque no están produciendo amor, no hay paz en su corazón, no hay vida celestial en ellos ni la trasmiten, esto es una realidad, esto ya estaba escrito.

Y ahora os pregunto: ¿Estáis Conmigo y trabajando para Mí, para levantar a este mundo hacia esos niveles de amor y destruir toda esa maldad que cayó a la Tierra?

O ¿Seréis parte de ellos y trabajareis para ellos, atacándoMe nuevamente a Mí y atacando Mi Amor?

¿Y viviréis como ellos eternamente en la Oscuridad, en las Tinieblas, sin amor, sin Mi Amor?

Meditad esto Mis pequeños, PORQUE EL TIEMPO YA SE ACABÓ…

Y LA LUCHA TREMENDA YA ESTÁ. 

Vosotros os afanáis demasiado, buscando y atesorando las cosas del mundo; pero no buscáis lo mas bello:

Romanos 12, 6-8 1 Corintios 12, 8-10 1 de Corintios 12, 28-30 Efesios 4, 11-12

Que son los Dones y Carismas del Santo Espíritu de Amor.

Mis pequeños, os pido que le pidáis al Espíritu Santo el Don de Sabiduría.

La Sabiduría Santa que os va a hacer  conocerMe mejor, amarMe mejor, servirMe mejor.

Mis pequeños, cuando vosotros sois niños, que no conocéis cómo trabajan las cosas, para qué sirven las cosas;

no os imagináis el uso que tienen las cosas a vuestro alrededor, vuestro mundo pequeñito, está limitado.

Ciertamente porque sois pequeños y porque muchas de las cosas, de los instrumentos, de los aparatos que os rodean, no los sabéis utilizar por vuestra pequeñez y por vuestra incapacidad.

Pero cuando empezáis a crecer y empezáis  a utilizar esos inventos que Yo permito que el hombre vaya teniendo en el transcurso de su vida,

se os abren panoramas exquisitos, aprendéis a utilizarlos y vosotros mismos vais aprovechando con vuestra inteligencia,

toda esa capacidad intelectual de vuestros hermanos, puestos en esos aparatos que os ayudan  a facilitaros vuestra vida.

52. Jesús CRECÍA en SABIDURÍA, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres. Lucas 2

Así sucede con la Sabiduría; si vosotros estáis limitados por vuestra sabiduría humana, vuestras expectativas son pequeñas, son limitadas, vuestro horizonte de actuación es pequeño,

Pero al momento que entráis en Mi, que pedís con humildad Mi Sabiduría y Yo os la concedo, sabiendo que vosotros la aprovecharéis,

le sacaréis jugo, le daréis buen uso no solo para vosotros sino para vuestros hermanos y empezáis a conocer Mi Sabiduría.

Vuestro panorama se hace inmenso, como son cosas bellísimas, gozáis de un Mundo que no conocíais,

ES CUANDO EMPEZÁIS A APRECIAR DE MIS BIENES

Y ES CUANDO OS DAIS CUENTA DE TODO LO QUE OS HABÍAIS PERDIDO

POR VIVIR MÁS EMBEBIDOS EN LAS COSAS DEL MUNDO,

QUE EN MIS COSAS DIVINAS.

Ese tiempo que vosotros utilizasteis para el Mundo, fue tiempo que perdisteis en lo espiritual,

El Día del Juicio ante el Tribunal de Cristo, seremos recompensados. O nuestras obras serán quemadas como la paja. Tal vez recibamos alguna recompensa, QUIZÁS NINGUNA.

Cuando llegáis a Mí, alcanzáis a ver vuestra realidad humana…

   Y os dais cuenta de que la realidad espiritual es inmensamente más grande que la humana,

ES INFINITA, NO TIENE LÍMITES

  Y es ahí a donde os lleva la Sabiduría.

Mis pequeños,  pedídMela y gozaréis inmensamente ya desde la Tierra, los goces del Cielo,

Me gozaréis a Mí ya desde la Tierra y será tanto vuestro gozo que Me trasmitiréis a vuestros hermanos,

compartiréis esas delicias espirituales que Yo permito que tengan algunas almas cuando llegan a la madurez espiritual.

No todas las almas se adentran a las profundidades de la Sabiduría,

“Gastamos dinero que NO tenemos, en cosas que NO necesitamos, para impresionar a a gente a la que NO le importamos…”

porque no saben apreciar éstos regalos tan grandes que Yo os puedo dar.

Prefieren mantenerse en las cosas del mundo, prefieren mantener su interés en lo que pueden tocar y ver con los sentidos y no apreciar los frutos de la Fe y entre ellos la Sabiduría.

Aventuraos, Mis pequeños, a empezar a gozar de los regalos espirituales, empezad desde ahora ya a gozar de los bienes del Cielo, os estoy invitando a ello, Mis pequeños.

Os vuelvo a repetir: son muy pocas las almas las que se adentran a esto regalos tan grandes.

Sed de ellos, Mis pequeños y gozareis las maravillas celestiales.

Porque vuestra fuerza radica en vuestro interior.

No es la fuerza de vuestros músculos la que os dará el triunfo en vuestra misión,

No es la fuerza de aquellos que os apoyan a vuestro alrededor utilizando poderío físico, económico, intelectual la que os va a dar el éxito en vuestra misión sobre la Tierra.

NO mis pequeños, la fuerza radica en vuestro interior, os insisto en ello, Mis pequeños.

Y lo podréis ver a lo largo de la historia y tenéis en las Sagradas Escrituras cómo Yo os muestro, salvo raras excepciones, como Sansón, que tenía una fuerza descomunal…

Que de allí en fuera, todos los demás que he escogido, eran personas sencillas o ante los ojos de los demás, eran comunes y corrientes, nada especial, pero su fuerza radicaba en su interior.

Muchos de ellos eran muchachos que a ojos del pueblo eran todavía gente inexperta, que necesitaban crecer y que necesitaban madurar.

LA MADUREZ QUE YO PIDO ES UNA MADUREZ ESPIRITUAL

Y SOLAMENTE SE GANA,

VIVIENDO EN MÍ Y PARA MÍ. 

Cuando Yo vivo en el corazón del hombre y el hombre se deja mover por Mí, se deja alimentar por Mí, se deja crecer por Mí…

Es cuando el alma realmente adquiere una fuerza descomunal.

Los músculos del cuerpo no son nada ante las capacidades espirituales de las almas que ya están Conmigo.

Las almas que están conmigo, que se han soltado a Mí, que viven bajo Mí Voluntad; adquieren una fuerza descomunal, se llenan de Amor, de virtud, de vida de Cielo.

Empiezan a ver la realidad de la vida que deben tener en la Tierra, de la vida que deben de transmitir a sus hermanos, se vuelven puentes entre el Cielo y la Tierra.

De alguna forma le permito conocer algo de la vida del Cielo,

Esa vida Santa y Divina que viven sus hermanos en el Cielo y les hago ver que ésa es la vida que deben enseñar aquí en la Tierra.

Son puentes de unión entre el Cielo y la Tierra, se vuelven vida para los hermanos que están misionando, se vuelven apoyo para los que necesitan crecer, levantan a los que están agonizando porque tienen Mi Vida.

Mis pequeños, venid a Mí, pedidMe vivir para Mí y al vivir para Mí, estaréis Conmigo, levantando a vuestros hermanos a la realidad espiritual, celestial y Divina.

Ésa es vuestra realidad, no la de la Tierra.

Vosotros no fuisteis creados para vivir eternamente en la Tierra, vuestra realidad y vuestra naturaleza es espiritual.

Vuestro paso sobre la Tierra es efímero, vuestra naturaleza eterna es espiritual.

Y es en donde debéis poner toda vuestra atención y es a donde debéis llevar a las almas, a que busquen ellas ése alimento, esa vida, ese futuro.

Ayudadles a las almas de vuestros hermanos a que salgan de ese error a donde las ha llevado Satanás con sus mentiras,

haciéndoles creer que han venido para el goce del mundo solamente

y que no hay nada mas allá después de la muerte. 

Os he explicado muchas veces de vuestra trascendencia espiritual y eterna,

hacedles ver su error y llevadlas a esa Verdad que os estoy enseñando, que os he enseñado

y en donde ya infinidad de hermanos vuestros están gozando. 

Tenéis el apoyo de todas las almas que ya han misionado antes que vosotros, acudid a ellas,

CREDO… la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y. la vida eterna. Amén.

pedid su ayuda, su protección, para que os ayuden a llevad a cabo vuestra misión. 

Todos vosotros tenéis un nivel de actuación para ir llevando a la humanidad a ese crecimiento al que deberán llegar, al final, antes de que el mundo termine y que será el recuperar lo perdido por vuestros Primeros Padres.

Así pues, Mis pequeños, acudid al Alimento Verdadero, a la Fuente Verdadera de todo bien, que Soy Yo, vuestro Dios

No debéis trabajar demasiado en ello, en buscar por aquí y por allá, Yo estoy en vuestro interior, Me tenéis todo el tiempo.

No Me desperdiciéis más, perfeccionaos en el amor, en las virtudes, en la ciencia celestial, tenéis todo al alcance de vuestra mano.

Yo no Soy un Dios de imposibles, TODO, todo lo he puesto fácil para el hombre, 

Satanás os pone muchas dificultades en vuestro caminar. 

La Sabiduría es la que os va abriendo el camino para que podáis entender mejor vuestra misión sobre la Tierra.

No desperdicies todos estos regalos que se os dan Mis pequeños, si vosotros os quejáis de los problemas que tenéis sobre la Tierra, es porque os habéis alejado de Mí y de los regalos que Yo os doy; TENÉIS TODO.

Es como aquel que dice no tener capacidades, educación y tiene la posibilidad de comprar libros sobre la materia que necesita aprender,.

SI NO PONE ESFUERZO, si no pone su trabajo en lograr lo que necesita, es su culpa, todo está ahí, solamente necesita vencer su flojera.

En lo espiritual, todo lo tenéis al alcance de vuestra mano, no seáis flojos Mis pequeños,

ESTÁIS DESPERDICIANDO MUCHO 

Después lloraréis no haber aprovechado todo lo que se os daba.

Yo os bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo y en el del Amor-Sabiduría de Mi Santo Espíritu

http://diospadresemanifiesta.com/

154 EL LOBO FERÓZ


154 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Pedro no vuelve hasta la mañana siguiente.

El regreso es más sereno que la partida, porque no ha encontrado sino buena acogida en Cafarnaúm.

Y en la ciudad ya no están ni Elí ni Joaquín.  

Pedro dice: 

–     Deben ser ellos los del complot. 

He preguntado a unos amigos que cuándo se habían marchado.

Y he comprendido que habían ido a visitar al Bautista como penitentes y no habían vuelto.

Y creo que no volverán tan pronto, ahora que he dicho que estaban presentes durante el arresto…

Ha producido revuelo este arresto del Bautista.

Y me las ingeniaré para que lo sepan hasta los mosquitos.

Es nuestra mejor arma.

He visto también al fariseo Simón…

Bueno… si es como se me ha presentado, su actitud me parece buena.

Me dijo, remarcando las palabras:

“Aconséjale al Maestro que no siga el curso del Jordán por el valle occidental.

Es más segura la otra parte”.

Y terminó:

“Yo no te he visto, no he hablado contigo. Recuérdalo.

Obra en consecuencia, por el bien mío, tuyo y de todos. Di al Maestro que soy amigo suyo”.

Y miraba hacia arriba, como si estuviera hablándole al viento. 

Siempre – incluso cuando hacen cosas buenas – son falsos y…

Y… bueno, digo “extraños” para que no me reprendas.

Eso sí… fui a dar un toquecito al centurión…

Así… diciendo: “¿Está bien tu siervo?”.

Y habiéndome sido confirmado, respondí:

–    “¡Menos mal! Pues estáte atento a tenerlo sano, porque están al acecho del Maestro.

Ya han tomado prisionero a Juan el Bautista…”.

El romano lo ha cazado al vuelo. ¡Es sagaz!

Me respondió:

–   Dondequiera que haya una enseña, estará protegido.

Y habrá quien recuerde a los israelitas que bajo el signo de Roma no se permiten complots, so pena de muerte o cárcel”.

Son paganos… pero lo habría besado.

¡Me gusta la gente que comprende y que hace! Así que podemos ir.  

Jesús dice: 

–     Vamos.

Pero no hacía falta todo esto.

–     ¡Hacía falta, hacía falta!

Jesús se despide de la hospitalaria familia que lo ha acogido

Así como también del neodiscípulo, al cual parece que le ha dado instrucciones.

De nuevo están solos el Maestro y sus apóstoles.

Van andando por la campiña fresca, por un camino que ha tomado Jesús.

No sin estupor de Pedro, que quería tomar otro distinto:

–     Nos alejamos del lago…

–     Llegaremos de todas formas a tiempo, para lo que debo hacer.

Los apóstoles ya no hablan más.

Se dirigen hacia un pequeño poblado, un puñado de casas perdido en la campiña.

Se oye un vivo cascabeleo de rebaños que van a pacer a los montes.

Habiéndose detenido Jesús para dejar pasar a un rebaño numeroso…

Los pastores se lo señalan unos a otros y se reúnen en grupo.

Se consultan unos a otros, pero no se atreven a más.

Es Jesús quien elimina irresoluciones e incertidumbres atravesando el rebaño.

Que se ha detenido a pacer en el abundante pasto. 

Va derecho a acariciar a un pastorcito.

Que está en el centro de la lanuda aglomeración de ovejas y balidos.

Le pregunta: 

–     ¿Son tuyas?

Bien sabe Jesús que no son del niño,

pero lo que quiere es que hable.

–     No, Señor; estoy con aquéllos.

Los rebaños son de muchos dueños.

Nos hemos unido por los bandidos.

–     ¿Cómo te llamas?

–     Zacarías, hijo de Isaac.

Pero mi padre se murió.

Yo sirvo porque somos pobres y mi madre tiene a otros tres más pequeños que yo.

–     ¿Hace mucho tiempo que murió?

–     Tres años, Señor…

Y desde entonces no he vuelto a reír porque mi madre llora continuamente…

Y yo ya no tengo a nadie que me acaricie…

Soy el primogénito, y la muerte de mi padre, siendo todavía un niño, me ha hecho hombre…

No debo llorar, sino ganar… Pero, ¡Qué difícil es!

Efectivamente, descienden ahora también las lágrimas por esa carita demasiado seria para su edad.

Entretanto, los pastores se han acercado.

Y también los apóstoles.

Un grupo de hombres en medio de un bullir de ovejas.

–     Tienes padre, Zacarías.

Tienes un Padre santo en el Cielo y te ama siempre, si eres bueno.

Y tu padre no te ha dejado de querer, porque está con Abraham, en su seno.

Debes creerlo y por esta fe, debes ser cada vez mejor.

Jesús habla con dulzura mientras acaricia al niño.

Uno de los pastores, intrépido,

pregunta:

–     Eres el Mesías, ¿No es verdad?

–     Sí, lo soy.

¿De qué me conoces?

–     Sé que estás por Palestina y que pronuncias palabras santas.

Por esto te reconozco.

–     ¿Vais lejos?

–     A las montañas altas…

Llega el calor… ¿No nos vas a hablar?

Allá en las cimas, donde estamos, hablan sólo los vientos.

Y algunas veces el lobo haciendo una carnicería, como en el caso del padre de Zacarías.

Hemos estado deseando verte todo el invierno, pero no te hemos encontrado nunca.

–     Venid conmigo a la sombra de esa arboleda.

Voy a hablaros.

Jesús va a la cabeza, llevando de la mano al pastorcillo.

Acaricia con la mano libre a las corderas, que balando, levantan el morro.

Los pastores reúnen el rebaño a la sombra del soto maderable.

Y mientras las ovejas se acueclan y rumian o pacen y se restriegan contra los troncos,

Jesús habla.

–     Habéis dicho: “Allá en las cimas, donde estamos, hablan sólo el viento.

Y algunas veces el lobo haciendo una carnicería.

Lo mismo que sucede allá en las cimas sucede en los corazones por obra de Dios, del hombre y de Satanás.

Por tanto, allá arriba podéis tener lo mismo que tendríais en cualquier parte.

¿Tenéis suficiente conocimiento de la Ley como para saber sus Diez Mandamientos?

¿Tú también, niño? ¿Sí?

Pues entonces ya sabéis suficiente.

Si practicáis fielmente cuanto Dios ha mandado, seréis santos.

No os quejéis de estar lejos del mundo, porque ello os preserva de mucha corrupción.

Dios no está lejos de vosotros, sino más cerca, en esa soledad donde habla su Voz en el viento que Él ha creado.

O en las hierbas y las aguas… más cerca que no entre los hombres.

Este rebaño os enseña una gran virtud, es más, muchas grandes virtudes:

Es manso y obediente.

Se conforma con poco y agradece lo que tiene.

Sabe amar a quien lo cuida y reconocer a quien lo quiere.

Haced vosotros lo mismo, diciendo:

“Dios es nuestro Padre; nosotros, sus ovejas. Su ojo vela por nosotros. Nos tutela.

Nos concede no lo que es fuente de vicio, sino lo que es necesario para la vida”.

Y mantened lejos de vuestro corazón al lobo, que representa a los hombres malos.

Que tal vez os instigan y seducen a malas acciones por orden de Satanás.

Y al mismo Satanás, que os tienta para que pequéis y así despedazaros.

Vigilad. Vosotros, pastores, conocéis las costumbres del lobo.

Tan astuto es él como sencillas e inocentes son las ovejas.

Primero observa desde lo alto las costumbres del rebaño…

Luego se acerca despacio, deslizándose entre los matorrales.

Para no llamar la atención, permanece inmóvil en posiciones pétreas:

¿No parece, acaso, un bloque de piedra que ha rodado hacia abajo para caer entre las matas?

Pero luego, una vez que se ha asegurado de que nadie vigila, salta y apresa con sus dientes.

Lo mismo hace Satanás:

Os vigila para conocer vuestros puntos flacos…

Merodea alrededor de vosotros, parece inocuo, ausente, atento a otras cosas.

Cuando en realidad os está vigilando.

Luego de repente, salta para arrastraros al pecado…

Y alguna vez lo consigue.

Pero tenéis cerca a un médico y a un ser compasivo:

Dios y vuestro ángel.

Si os habéis herido, si habéis enfermado, no os separéis de ellos… 

Antes bien, llorando, elevad a ellos vuestro grito de ayuda.

Dios perdona al arrepentido, vuestro ángel está dispuesto a suplicar por vosotros y con vosotros a Dios.

Amaos entre vosotros y amad a este niño.

Todos os debéis sentir un poco padres de este huérfano.

Que la presencia de un niño entre vosotros modere vuestras acciones,

con el freno santo del respeto hacia los niños.

Y que vuestra presencia a su lado supla lo que la muerte le ha arrebatado.

Hay que amar al prójimo.

Este niño es el prójimo que Dios os confía de manera especial.

Educadlo bueno y creyente, honesto y sin vicios.

Vale mucho más que una de estas ovejas.

Pues bien, si cuidáis de ellas porque son del patrono y os castigaría si las dejaseis morir.

¡Cuánto mayor habrá de ser vuestro cuidado…

Para con esta alma que Dios os confía por Él mismo y por el difunto padre!

Muy triste es su condición de huérfano, no la agravéis aprovechándoos de su tierna edad…

Y de su orfandad para avasallarlo.

Pensad que Dios ve las acciones y las lágrimas de todos los hombres… 

Y todo lo tiene en cuenta para premiar y castigar.

Y tú, niño, recuerda que nunca estás solo.

Dios te ve, y también el espíritu de tu padre.

Cuando algo te turbe y te proponga hacer el mal, di: “No, no quiero la eterna orfandad”.

Huérfano para siempre serías, en efecto, si condenaras tu corazón con el pecado.

Sed buenos.

Yo os bendigo para que todo el bien os acompañe.

Si siguiéramos el mismo camino, continuaría hablando todavía mucho.

Pero el sol ya va estando alto y tenéis que partir.

Y Yo también:

Vosotros, a resguardar de este fuego a las ovejas.

Yo, a apartar de otro fuego más tremendo a algunos corazones.

Orad para que vean en Mí al Pastor.

Adiós, Zacarías. Sé bueno.

Paz a vosotros.

Jesús besa al pastorcito y da su bendición.

Y mientras el rebaño se encamina lentamente, Él lo sigue con la mirada.

Para volver luego a su camino.  

Judas pregunta: 

–     Has hablado de apartar a los corazones de otro fuego…

¿A dónde vamos? 

–     Por el momento a aquel sitio con más sombra, donde está aquel riachuelo.

Comeremos allí.

Luego sabréis a dónde vamos.

P IDOLATRÍA Y CONDENACIÓN


Enero 03 de 2021

Habla la Santísima Trinidad

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Dios y no hay otro Dios fuera de Mí.

Vosotros, a lo largo de vuestra existencia y a lo largo de los siglos, os habéis hecho de diferentes dioses, dioses que no os han dado lo que Yo os he dado: primeramente, la vida.

Sois muy mal agradecidos. Y esos dioses que habéis creado, algunos os destrozan totalmente porque Satanás está en ellos,

otros os desvían para que no Me deis a Mí el culto debido y el agradecimiento tan grande que Me debéis.

¿Acaso vuestros dioses os dieron el don de la vida?

¿Acaso los dioses que habéis creado a lo largo de vuestra existencia os dan el sustento que tenéis?

¿Acaso esos dioses en los que ahora creéis pueden controlar el día y la noche, los climas, la vida que os rodea?

¿Acaso esos dioses, en los que vosotros os basáis para vuestra existencia; os perdonan vuestros pecados, os han dado su sangre como Mi Hijo os la ha dado por vuestra Redención?

Habéis creado muchos dioses que, lejos de ser como Yo Soy, el Perfecto, el Santísimo, el Único;

están llenos de defectos porque son dioses creados por vosotros, por vuestros mismos defectos.

No podéis basaros en ellos porque no os van a responder como Yo os respondo que, a pesar de que Me tratáis mal, os sigo cuidando…

Y como os dije, los que vosotros habéis creado no responden con la Caridad con la que Yo os trato, aun a pesar de que Me traicionáis tantas veces a lo largo de vuestra existencia.

Esos dioses, en los que vosotros creéis, no os aconsejan para llevaros a la perfección y para que encaminéis vuestra vida por el camino que os llevará de regreso a vuestro Hogar Eterno.

VUESTRA MALDAD ES INMENSA

Y VUESTRA TONTERÍA MÁS,

PORQUE ESTÁIS BASANDO VUESTRA EXISTENCIA

EN UN IDEAL QUE HABÉIS CREADO

LLENO DE DEFECTOS Y DE MALDADES. 

No Me conocéis porque no Me buscáis; si realmente Me conocierais en lo profundo, olvidaríais todo aquello que habéis creado y regresaríais a Mí.

Vuestras creencias humanas, llenas de defectos, no os ayudan a que vosotros crezcáis en Virtudes y sobre todo en amor.

No tenéis otro Dios como Yo que os ame tanto, que os perdone tanto, que a pesar de vuestras traiciones espero el momento para que regreséis a Mí.

Os he enviado a Mi Hijo para que os abriera nuevamente las Puertas del Cielo,

¿Acaso vuestros dioses tienen esa autoridad?

Os he enviado a Mi Santo Espíritu para que os haga entender que

YO SOY EL ÚNICO DIOS VERDADERO

Y aquél que no esté Conmigo y que está contra Mí no tendrá acceso al Reino de los Cielos,

Porque ahí entran las almas QUE SABEN AMAR, pero sobre todo que saben agradecerMe a Mí tanto Amor que os he dado.

Os habéis desviado demasiado y, el simple hecho de que hayáis creado un dios fuera de Mí, eso indica vuestra falta de Sabiduría, la cual no os dará ninguno de los dioses que habéis creado.

La Perfección que os lleva a la santidad solamente puede venir a través Mío.

Vuestros errores, vuestra traición os puede costar la Vida Eterna.

Me alegra saber que de todos los ególatras, YO SOY el mejor de TODOS

No hay ningún otro dios fuera de Mí que os quiera llevar hacia la Vida Eterna.

Vuestros dioses son tan frágiles como vosotros lo sois, no hay ningún otro dios que sea tan poderoso como Yo, vuestro Dios, y que haya creado todo lo que tenéis a vuestro alrededor.

¿Acaso vuestros dioses pueden darle vida a alguien que ha muerto?

¿Pueden hacer oír a aquel que ha perdido el oído o ayudaros a volver a ver cuando estáis ciegos?

Mi Hijo, vuestro Dios también, os ha mostrado lo que Yo, vuestro Padre y Creador, puedo hacer y aún más, Mis pequeños.

Sois Mis hijos y tenéis derecho a infinidad de regalos que provienen de Mí y ninguno de esos regalos tan grandes, tan poderosos, tan bellos, tan llenos de Amor,

Os los pueden dar cualquiera de vuestros dioses que habéis creado con mentiras, con errores o a través de la Maldad del mismo Satanás,

que os quiere desviar para que NO Me rindáis el culto que solamente a Mí debéis tener.

Habéis llegado ya a un límite insoportable, os habéis alejado de la Verdad, de la realidad que debéis vosotros vivir y seguir.

No estáis ya en condiciones, si seguís así, de alcanzar la perfección a la que estáis llamados.

Reaccionad, Mis pequeños, antes de que sea demasiado tarde.

Regresad a Mí, vuestro Dios, el Único Dios Verdadero que os va a dar la salvación eterna. 

Meditad lo que os he dicho, os estáis dejando guiar por puras mentiras, por pura falsedad, por alucinaciones satánicas que os hacen creer que estáis siendo guiados por una realidad divina,

cuando realmente es una realidad satánica y llena de mentiras en lo que estáis basando vuestra existencia.

Meditad y preguntaos cuánto Amor, cuánto Verdadero Amor, Puro y Santo, os han dado esos dioses que habéis creado.

No hay Amor en ellos, os habéis creado esos dioses para que apoyen vuestros errores, vuestras falsedades…

Y estáis siguiendo una irrealidad que, os repito, en el mayor de los casos, es satánica.

Hijitos Míos, ciertamente Mi Donación fue dolorosa, ciertamente sufrí no solamente en cuerpo sino en espíritu.

Pero cuando todo se hace por Amor a los demás, ese dolor se vuelve gozo, Mis pequeños.

Cuántos hay que, ciertamente, son llamados al sufrimiento, a la donación, para defender Mi Santo Nombre…

Y algunos fallan, pero muchos toman ese sufrimiento también con amor, porque Yo estoy en ellos,.

Y así os lo he dicho, que si sois llamados al sufrimiento, a vuestra donación hacia Mí, Yo voy a tomar el dolor para que no sufráis,

pero quiero que vuestros hermanos vean vuestra donación y deis ejemplo de amor hacia Mí.

El sacrificio, como os he explicado, puede ser cruento o incruento, Yo tuve ambos.

Desde que fui concebido en el Vientre de Mi Madre María empezó Mi Sufrimiento, pero fue con un Amor inmenso por vosotros. 

Todo el Poderío Divino que tengo lo hice pequeño, para entrar en el Vientre de Mi Madre y con humildad, acepté ese desarrollo humano que vosotros lleváis de nueve meses en el vientre materno.

Vosotros no podéis entender ahora lo que es esa donación, ese acto tan fuerte de humildad de haber detenido todo ese Poderío Divino y entrar en el Vientre de Mi Madre y hacerMe como vosotros.

Todo eso es Amor, Mis pequeños, todo el desarrollo de Mi Vida sobre la Tierra estuvo marcado con el Amor.

MI DONACIÓN FUE TOTAL.

 Lo que no muchos de vosotros hacéis; a veces os detenéis ante el necesitado y no os dais en totalidad hacia ellos, ciertamente dais y os lo agradezco,

porque en esa forma estáis mostrando un corazón parecido al Mío, pero cuando os dais en totalidad, cuando veis primero al hermano antes que a vosotros mismos, 

vuestro acto de amor vale mucho más y será grandemente recompensado en el Reino de los Cielos.

También os he dicho que, deis poco o deis mucho, vuestra recompensa se dará,

porque todo acto de amor, pequeño o grande, solamente puede salir de Mi Corazón Divino que vosotros le habéis hecho vivir en vuestro corazón.

A lo que voy, Mis pequeños, y os lo he pedido tantas veces, es que os vayáis asemejando a Mí, vuestro Dios, por eso Me hice Hombre, para que Me conocierais. 

Ciertamente, como Dios, se pudo haber dado la Redención desde los Cielos sin que Yo tuviera que haber bajado a la Tierra a estar entre vosotros, pero

¿De dónde tomaríais vosotros el ejemplo a seguir si no Me hubierais conocido?

Por eso los grandes santos, y aun los pequeños, la gente buena, van tomando algo de Mi ejemplo sobre la Tierra, lo toman para sí mismos y lo dan a sus hermanos… 

por eso era necesario que Yo conviviera entre vosotros para que vierais lo que todo un Dios, con gran humildad y Amor hacia vosotros, puede hacer por la salvación de todos vosotros.

No despreciéis nunca, Mis pequeños, una oportunidad para dar ejemplo a vuestros hermanos, y hacedlo siempre con humildad, con sencillez.

Y como dicen las Escrituras, prácticamente a escondidas, que no sepa vuestra mano izquierda lo que hace la derecha;

en el Cielo se sabe y se reconoce ese acto de amor.. Y será recompensado grandemente.

Son tiempos en que dejaréis amor entre los hombres, en que seréis esos Cristos para ayudar a hermanos vuestros a regresar a Mí. 

En cada momento de Mi existencia, Yo iba dejando ejemplo para que los que Me veían lo siguieran. 

Ahora no os dais cuenta de cuántos se convierten con el ejemplo y vosotros mismos, en algún momento, habéis dejado ejemplo de amor…entre vuestros hermanos habéis dejado una palabra venida de Mí que les cambió la vida a uno o a varios de vuestros semejantes.

 Y de eso vosotros no os dais cuenta en la gran mayoría de los casos, pero en el Cielo se toma nota de cada uno de vuestros actos, buenos y malos.

Os pido, pues, que vuestros ejemplos cada vez sean mayores, que vayan llenos de Perfección Divina y de amor

para que podáis mover a muchos hermanos vuestros a la conversión, a la salvación eterna, al verMe a Mí en vuestros actos, en vuestras palabras, en vuestros hechos.

Mi Amor queda con vosotros, Mis pequeños.

Gracias por seguirMe, gracias por interceder por vuestros hermanos,

Yo os iré cuidando para que sigáis salvando muchas almas que tanto necesitan de Mi ejemplo a través de vosotros.

Hijitos Míos, Soy vuestro Dios Espíritu Santo.

Estando los tiempos como los estáis viviendo, son Mis momentos también, junto con Mi Esposa, la siempre Virgen María, para ir guiando a las almas hacia su salvación.

Vosotros habéis hecho de vuestra vida un desastre.

La gran mayoría de vosotros os habéis apartado de las bondades del Amor, de las Leyes, de la vida íntima que Nos deben a Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad,

y esto teneMos que detenerlo ya porque Satanás está llevando a muchas almas a la perdición eterna.

Tenéis que daros cuenta de tanto Amor que se ha derramado sobre vosotros.

Ciertamente, tenéis el libre albedrío, pero habéis actuado erróneamente a lo largo de vuestra existencia. 

Muchas almas Nos ha quitado el malo, mucha maldad ha corrompido los corazones,

vosotros os habéis guiado por vuestra carnalidad y no por la espiritualidad que debisteis haber tomado desde el principio de vuestra existencia.

Ciertamente, muchos de vosotros no tuvisteis guía paterna o materna para que se os enseñaran las buenas obras, los buenos caminos, las buenas intenciones,

Y SOBRE TODO EL AMOR HACIA NOSOTROS

Y tampoco Me buscasteis en vuestro interior, a pesar de que en momentos de vuestra existencia Yo os hacía ver en vuestro interior que vivíais en el error, que vivías dándoNos la espalda,

que no seguíais las Leyes dadas por el Padre y las Enseñanzas del Hijo,

pero Nuestro Amor es inmenso por vosotros y por eso son momentos en que Yo Me voy a manifestar más fuertemente en la mente y en el corazón de los hombres con la intención de salvaros,

23. Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. 24. Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.» Juan 4

de recuperar vuestras almas, de llevaros al arrepentimiento profundo y que, de esta forma, podáis vosotros regresar al buen camino; pero también deberéis poner de vuestra parte. 

Deberéis entrar en oración profunda, deberéis alejaros de todo aquello a donde Satanás os ha llevado y que os ha apartado de las Verdades de la Fe y del Amor profundo, tanto a vosotros como a vuestros hermanos.

Poco a poco iréis sintiendo más fuertemente Mi Presencia en vosotros; como una brújula que os guía hacia un punto fijo,

también estaré Yo guiándoos hacia un punto fijo, que es vuestra salvación eterna.

Entrad en oración, pedid Mi Guía amorosa, pedidLe a Mi Esposa, la siempre Virgen María, que os cuide en todo momento,

acudid al Cielo a pedir ayuda, porque no estáis solos, tenéis todo a vuestro favor; sois almas creadas por vuestro Dios,

sois almas que lleváis una misión de Amor, sois almas que, terminando vuestra misión, deberéis regresar al Reino de los Cielos.

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

Vuestro lugar está en el Reino de los Cielos no en el Infierno a donde os quiere llevar el enemigo. Centraos pues, ya, en vuestra misión.

Muchas, muchas almas se siguen perdiendo porque no creéis en el Amor con el que Nosotros os consentimos.

ENTENDED YA,

QUE ESTÁIS EN MOMENTOS DIFÍCILES DE LA HUMANIDAD,

21. Porque habrá entonces una gran = tribulación, cual no la hubo = desde el principio del mundo = hasta el presente = ni volverá a haberla.
22. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.

EN MOMENTOS QUE, SI NO ESCOGÉIS CORRECTAMENTE,

OS PERDERÉIS ETERNAMENTE.

ORAD, ORAD, ORAD.

Os bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.


http://diospadresemanifiesta.com/

P EL ÁNGEL DE LA MUERTE


Diciembre 05 2020

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, la muerte, para unos es el momento más deseado de sus vidas, para otros, el más temido.

¿En qué consiste la diferencia?

Hijos Míos, la Muerte es el momento deseado de Mí Corazón; es el momento en el cuál vuestras almas regresan a Su Creador después de un largo viaje,

es el momento del coloquio Divino entre Vuestro Dios con Su creatura, es el momento del intercambio amoroso de las almas con Su Dios; es el pase a una nueva vida.

Vosotros, vuestras almas, Me pidieron el don de la vida para servirMe en la Tierra, para llevar Mí Amor, Mí Compasión a los necesitados, Mí Ternura a los afligidos, Mí Redención a los pecadores.

Vosotros hicisteis un pacto de amor y donación de vuestra voluntad aquí en el Cielo, para bajar a la Tierra y poder ayudarMe en la salvación de las almas;

hicisteis un pacto de amor para procurarMe felicidad al hacer Mí Voluntad.

¿Cómo no voy Yo a resistir abrazaros y buscaros cuando vosotros retornáis a Mí Reino, después de una larga o corta travesía por la Tierra?

¿Cómo no voy Yo a hacer fiesta con los Míos, por vuestro retorno a la Casa Celestial?

¿Cómo no voy Yo a gozar de vuestro regreso triunfal después de que habéis dejado Mí Presencia y Mí Amor entre vuestros semejantes?

Sí, hijitos Míos, la muerte es alegría en el Cielo, es alegría en Mí Corazón, es el momento de la eterna unión;

es el principio de una nueva vida probada en el Amor, después de la donación y triunfo de vuestra alma a Su Dios,

es la coronación a vuestras almas por Su Dios por haberos donado para llevar Su Santo Nombre y Amor a los vuestros.

Esto, hijitos Míos, es en realidad la muerte, vuestra muerte, la cuál no es fin, sino principio,

Principio de Gloria, Principio de Mí Amor a vosotros para un gozo eterno. Es el regreso e intercambio de experiencias de Vuestro Dios con vosotros. 

Es el recuerdo de Mí Presencia en vosotros, de Mis Cuidados amorosos mientras cumplíais vuestra misión, vuestra donación.

Es el recordar vivencias y de aceptar errores. Es momento de purificación gloriosa ante un Dios que os ama por sobre todas las cosas.

Es el momento de enfrentarse a la Verdad de Mí Corazón, pero es el momento del enfrentamiento con Mí Misericordia, con Mí Amor.

Si vuestra alma llega a Mí, deseosa de unión, a pesar de vuestras faltas, deberéis estar seguros de que Yo seré para vosotros Amor Total.

No encontraréis al juez que muchos temen y que os imagináis, sino encontraréis al Padre compasivo, al Padre que entiende perfectamente vuestra pequeñez y que sabrá disculpar todas vuestras faltas.

Si es vuestra humildad y arrepentimiento los que se presenten ante Mí, Yo os abrazaré y enjugaré vuestras lágrimas de dolor por haberMe contristado.


Si es vuestro pequeño amor el que viene ante Mí a dar cuentas al Amor, Yo lo colmaré y lo engrandeceré y será vuestro triunfo eterno ante vuestros hermanos en Mí Reino Celestial.

Hijitos Míos, ¡Cómo deseo el encuentro final! ¡El encuentro del Principio!

Mí Corazón se llena de alegría infinita al ver a las almas que retornan y Yo, como si no supiera nada de vuestras vidas y de vuestra misión en la Tierra,

Me gusta escucharos, Me gusta compartir de vuestra vida pasada, Me gusta vivir con vosotros vuestra vida.

El encuentro final ¡Qué alegría! Deberéis desear y pedirMe éste encuentro final, porque debéis estar seguros que Mí Gozo es grande al teneros nuevamente ante Mí

y porque deseo nuevamente fundiros a Mí Ser y así, Yo compartir con vosotros Mis Gozos y Gloria por toda la Eternidad.

Hijitos Míos, no temáis éstos momentos de gran Gloria y Amor de Mí Corazón.

Si vosotros tenéis plena Fé y Confianza en Mí Amor, no temáis, Yo conozco perfectamente vuestra pequeñez, vuestros defectos y vuestros pecados.

Yo os conozco mejor que vosotros mismos puesto que Yo os creé y os acompañé desde el primer momento de vuestra existencia.

Yo os he amado desde siempre y Mí Amor hacia vosotros, cuando con vuestra libre voluntad, Me pedís bajara al Mundo a servirMe, sabiendo los peligros existentes allá.

Por eso mismo el regreso es gratísimo a Mí Corazón. 

Mí Corazón es extremadamente sensible a las muestras de amor que Me proporcionan las almas al donárseme en vuestra libre voluntad.

Debéis estar gozosos con vuestra muerte, porque Me dáis también a Mí, gran gozo y ésta alegría que Me dáis, no la podréis comprender sino hasta que estéis Conmigo.

No temáis hijitos Míos, a la unión definitiva, deseádla.

Un Padre que os ama con un amor que no puede llegar a medir vuestra pequeña mente humana, os está esperando.

¡Me dáis tanto gozo, os lo aseguro! Tened confianza y venid a Mí arrepentidos y Yo sabré reconfortaros, pero venid.

Que vuestros últimos momentos en la Tierra sean de alegría y cantos jubilosos hacia Vuestro Padre, hacia Vuestro Dios, para que cuando cerréis vuestros ojos

se abran acá en Mí Reino y que vuestro gozo y vuestros cantos se unan a los de Mis Ángeles y Mis Santos.

Los que han de temer su muerte son aquellos que durante su vida se dedicaron a blasfemar Mí Nombre, a atacar Mí Doctrina,

a tratar de evitar la veneración y el amor a Mí Santísima Hija, la Siempre Virgen María.

Para ellos sí seré Juez riguroso, ya que todo lo que tuvísteis en la Tierra, todo lo obtuvisteis de Mí.

Vuestra vida, vuestro bienestar, vuestra salud, vuestros hijos, vuestros dones y capacidades y todo, os lo dí, a pesar de vuestras blasfemias y negaciones,

a pesar de vuestra falta de amor hacia vuestros semejantes, a pesar de haber hecho lo posible por tratar de destruir la Obra de Mí Hijo sobre la Tierra, por haber tratado de destruir Mí Iglesia.

Para aquellos sí seré Juez severo y no Padre amoroso, porque Me tuvieron y Me despreciaron,

porque los consentí por ser Mis hijos “problema” y no quisieron escuchar la voz amorosa de Su padre para volverlos al buen camino.

Estos sí han de temer el momento del encuentro, porque su vida eterna será de llanto y dolor.

Llanto y dolor que primero Me infringieron a Mí, vuestro Dios, y a pesar de Mí Dolor Infinito, vuestra condenación de dará.

Hijitos Míos, los que Me amáis, orad por todas ésas almas, las que no Me aman, las que Me atacan, las que no desean una vida eterna de alegrías y de Amor de Mí Corazón.

ALMAS VÍCTIMAS Y CORREDENTORAS

Pedid por su salvación, orad, haced penitencia y ayunos por ellas, para que Yo pueda romper sus duros corazones y pueda introducirMe por las pequeñas resquebrajaduras

y mueva sus corazones al arrepentimiento sincero, para hacerles llegar Mí Luz de Amor y pueda Yo, por vuestra intercesión, ganarMe otra alma para Mí Reino.

Todas las almas Me pertenecen, todos sóis Míos, ¡volved a Mí, hijitos Míos, volved a Mí, os amo!

Uníos a los Méritos de Mí Hijo, unid vuestras pequeñas fuerzas y méritos, a los méritos Omnipotentes de Mí Hijo y así alcanzaréis fuerza insospechada.

Revestíos con Su Vida de ejemplo y amor y purificáos con Su Divina Sangre para que unida a vuestra muerte, os alcance de Mí Hijo, la Gracia de vuestra purificación final

y así os presentéis ante Mí, gloriosos y santos y os haga pasar a Mí Reino por toda la Eternidad.

Vivíd bajo la protección amorosa de Mí Hija, vuestra Madre, la Santísima Virgen María,

“Guadalupe” en náhuatl significa: “aplasta la cabeza de la serpiente”Es justo Génesis 3,15: María Vencedora del Maligno.  Y la imagen de la tilma, es una pintura exacta como la detalla el Apocalipsis 12,

de quién obtendréis todos los cuidados amorosos y santos que vuestras almas necesitan durante vuestra vida sobre la Tierra y que necesitarán al final de ella.

Ella os revestirá con la blancura de Su Manto Virginal y Ella os presentará ante Mí y abogará por vosotros cuando os encontréis ante Mí Presencia.

Confiad plenamente en Ella porque os ama mucho más de lo que un padre o una madre de la Tierra os pueden amar.

Vivir con Ella y amarla, es signo inequívoco de salvación eterna.

Vivid bajo la Inspiración Divina de Mí Santo Espíritu para que os guíe por el sendero del amor, el sendero seguro de la salvación, tanto vuestra como la de vuestros semejantes.

¿No estoy yo aquí, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y en el hueco de mi mano?

Y vivíd seguros de que vuestro Padre Celestial os está esperando en ése último suspiro de vida, para abrazaros con el abrazo amoroso y comprensivo,

lleno de ternura y de perdón, lleno de disculpas y de salvación, para compartir con vosotros Su Vida Eterna.

Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo y en el del Espíritu Santo de Amor.

Recibid, también, las bendiciones de Mí Hija, la Santísima Virgen María, Madre del Salvador y Redentor del Mundo.

CANTALAMESSA: EN LA ESCUELA DE LA «HERMANA MUERTE»

Kamil Szumotalski/ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz – publicado el 04/12/20

Curiosamente, una conocida marca española ha puesto en marcha una campaña de Navidad con el mismo mensaje que el predicador del Papa

Mirar la vida desde el punto de vista de la muerte, otorga una ayuda extraordinaria para vivir bien«, dijo el cardenal Raniero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia.

Un memento mori que no solo ha resonado en el Aula Pablo VI, sino también en las redes sociales de España.

Cantalamessa desarrolló la primera predicación de Adviento en el contexto de la pandemia que vive el mundo.

Lo hizo ante el Papa Francisco, los cardenales y monseñores de la Curia Romana que lucieron mascarillas para evitar contagios de Covid en el aula Pablo VI del Vaticano.

¿Estás angustiado por problemas y dificultades? Adelántate, colócate en el punto correcto: mira estas cosas desde el lecho de muerte.

¿Cómo te gustaría haber actuado? ¿Qué importancia darías a estas cosas? ¡Hazlo así y te salvarás! ¿Tienes una discrepancia con alguien? Mira la cosa desde el lecho de muerte.

¿Qué te gustaría haber hecho entonces: haber ganado o haberte humillado? ¿Haber prevalecido o haber perdonado?

Precisamente, la campaña de una conocida marca española subraya este hilo sutil remarcado hoy por Cantalamessa, pero desde la libertad artística de una publicidad:

«Preferís vivir como si la muerte no existiera… Si algo hemos aprendido en este 2020 es que cualquier día, por insignificante, extraño o difícil que parezca… merece ser vivido”.

Entretanto, la predicación del cardenal Cantalamessa llevaba como titulo: “Enséñanos a contar nuestros días y llegaremos a la sabiduría del corazón”.

«Pensar en la muerte nos impide “apegarnos a las cosas (…) El hombre, dice un salmo, «cuando muere no se lleva nada consigo, ni desciende con él su gloria» (Sal 49,18) (…)

La hermana muerte es una muy buena hermana mayor y una buena pedagoga. Nos enseña muchas cosas; basta que sepamos escucharla con docilidad».

«Todos somos mortales y no tenemos una morada estable aquí abajo»; «la vida del creyente no termina con la muerte, porque nos espera la vida eterna».

«No estamos solos a merced de las olas en el pequeño barco de nuestro planeta», porque Cristo acompaña a cada persona.

Recuerda que morirás

El fraile capuchino subrayó que la muerte es parte de la vida misma: «Memento mori: recuerda que morirás».

Asimismo, explicó que en clave kerigmática, el fallecimiento es una clave para proclamar que Cristo ha vencido a la muerte.

Y también en clave sapiencial, de la muerte se pueden «sacar lecciones de ella para vivir bien. Es la perspectiva en la que nos situamos en esta meditación”.

La reflexión sobre la muerte, afirma Cantalamessa la encontramos en los libros sapienciales del Antiguo Testamento, como también en el Nuevo Testamento:

«Mirad porque no sabéis ni el día ni la hora» (Mt 25,13), la conclusión de la parábola del hombre rico que planeaba construir graneros más grandes para su cosecha:

«Insensato, esta misma noche se te pedirá la vida. Y lo que has preparado, ¿de quién será?» (Lc 12,20), y también: «¿De qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde el alma?» (cf. Mt 16,26).

El Predicador de la Casa Pontificia recordó a San Agustín que niega la filosofía que considera que al final todo se reduce a nada, y por lo tanto nada tiene sentido: «no el nihilismo, sino fe en la vida eterna”.

En este mundo de avances tecnológicos y conquistas, evidenció Cantalamessa: “La presente calamidad ha venido a recordarnos lo poco que depende del hombre «proyectar» y decidir su propio futuro”.

En este sentido, insistió:

“No hay mejor lugar para colocarse para ver el mundo, a uno mismo y todos los acontecimientos, en su verdad que el de la muerte. Entonces todo se pone en su justo lugar”.

Hermana muerte, maestra de vida

Cantalamessa explicó que la muerte nos enseña la importancia de reconciliarnos con nosotros mismo, con los hermanos y la realidad:

“El pensamiento de la muerte es casi la única arma que nos queda para sacudir del letargo a una sociedad opulenta, a la que le ha sucedido lo que le ocurrió al pueblo elegido liberado de Egipto:

«Comió y se sació, —sí, engordó, se cebó, engulló— y rechazó al Dios que lo había hecho» (Dt 32,15)”.

El fraile sostuvo que Jesús «libera del miedo a la muerte a quien lo tiene, no al que no lo tiene e ignora alegremente que debe morir.

Vino a enseñar el miedo a la muerte eterna a aquellos que sólo conocían el miedo a la muerte temporal”.

“La «muerte segunda», la llama el Apocalipsis (Ap 20,6). Es la única que realmente merece el nombre de muerte, porque no es un tránsito, una Pascua, sino una terrible terminal de trayecto”.

“Rehusó la intubación, porque la Eucaristía es su vida y la sigue celebrando en su cama…”

La eucaristía para prepararse a la muerte

El Predicador recordó que en la eucaristía Jesús nos hizo partícipes de su muerte para unirnos a él. Por ende: “Participar en la Eucaristía es la forma más verdadera, más justa y más eficaz de «prepararnos» a la muerte.

En ella celebramos también nuestra muerte y la ofrecemos, día a día, al Padre (…) En ella «hacemos testamento»: decidimos a quién dejar la vida, por quién morir”.

Al final, predicó:

«Con todo esto, no le hemos quitado el aguijón al pensamiento de la muerte, su capacidad de angustiarnos y que Jesús también quiso experimentar en Getsemaní.

Sin embargo, estamos al menos más preparados para acoger el mensaje consolador que nos llega de la fe y que la liturgia proclama en el prefacio de la Misa de difuntos:

«Porque la vida de tus fieles, Señor, no termina, se transforma, y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el Cielo.

Hablaremos de esta mansión eterna en los Cielos, si Dios quiere, en la próxima meditación”.

N256 LAS CUATRO MORADAS


JESUS ORÓ Y OBTUVO EL MILAGRO

Jesús está en el Huerto cerca de la tumba desde donde emergió Lazaro, convertido en el exponente vivo de su Poder Divino y habla a un grupo de extranjeros, que junto con Manahém Nicodemo, algunos gentiles amigos de Lázaro y parte de su colegio apostólico, constituyen una nutrida reunión de exponentes de lo que en el futuro será la Iglesia.

Mirando a Lázaro, dice Jesús:

–       “El hombre se quedó allá abajo. ¡El hombre! Tu corazón… Tú sabes lo que sucede al hombre después de la muerte…”.

Lázaro interrumpe con energía:

–     “No, Señor, no recuerdo nada de lo que sucedió”.

Jesús sonríe y le responde:

–      “No me refería a tu saber personal, a tu experiencia propia. Me refería a lo que cualquier creyente sabe lo que le sucede cuando muere”.

Lázaro:

–     “¡Ah!, el juicio particular. Lo sé. Creo. El alma se presenta ante Dios y la juzga”.   

Jesús es el Maestro Divino que evangeliza con amor, a este grupito de almas sedientas de Dios:

–     “Es así. El juicio de Dios es justo e inmutable. Es de infinito valor. Si el alma juzgada es mortalmente culpable, es condenada eternamente. Si es levemente culpable se le envía al Purgatorio. Si es justa va a la paz del Limbo en espera de que Yo abra las puertas del Cielo.

Así, pues, yo he llamado a tu espíritu habiendo sido ya juzgado él por Dios. Si hubieras sido un condenado no te habría podido llamar a la vida porque al hacerlo, habría anulado el juicio de mi Padre: para los condenados no hay cambio.

Son sentenciados para siempre. No estabas, pues, en el número de los condenados. Por lo tanto: o estabas en la categoría de los bienaventurados o en la de los que lo serán después de la purificación.

Piensa bien, amigo mío. Si la voluntad sincera de arrepentimiento que puede tener el hombre siendo todavía hombre o sea, carne y alma, tiene un valor de purificación.  Si un rito simbólico de bautismo en las aguas, que el corazón aceptó por contrición, tiene para nosotros los hebreos fuerza purificadora de las fealdades contraídas en el mundo y por la carne.

¿Qué valor no tendrá el arrepentimiento, más real y perfecto, mucho más perfecto, de un alma ya liberada de la carne, que comprende lo que es Dios, iluminada acerca de la gravedad de sus errores,

Iluminada acerca de la inmensidad de la alegría que ha alejado de sí por horas, años o siglos: la alegría de la paz del Limbo, que poco después será la alegría de la posesión de Dios?

¿Qué será la purificación doble, triple del arrepentimiento perfecto, del amor perfecto, del baño en el ardor de las llamas encendidas por el amor de Dios y por el amor a los espíritus?

¿En el cual y por el cual los espíritus se despojan de toda impureza y surgen bellos como serafines, con una corona que ni siquiera los serafines tienen: con la de su martirio terreno y ultraterreno contra los vicios y por el amor?

¿Qué será? Dilo, pues, amigo mío”.Lázaro reflexiona y contesta:

–     “No sé… una perfección. Mejor… una re-creación”.

Jesús confirma:

–     “Has dicho la palabra exacta. El alma queda como recreada. Se hace semejante a la de un niño. Es nueva. Desaparece todo el pasado, su pasado de hombre.

Cuando desaparezca la Culpa Original el alma, ya sin mancha o sombra de ella, será super-creada y digna del Paraíso.

Yo llamé a tu alma que ya se había re-creado, porque amaba el Bien, por la expiación de los sufrimientos y de la muerte. Y por tu perfecto arrepentimiento y perfecto amor alcanzados aun después de la muerte.

Tú tienes pues, el alma completamente inocente, de un recién nacido.

Si eres un niño recién nacido ¿Por qué quieres poner sobre esta infancia espiritual los vestidos pesados del hombree adulto? Los niños tienen alas y no cadenas para su espíritu alegre.

Los niños me imitan fácilmente, porque no han adquirido todavía ninguna personalidad. Se hacen como Yo soy, porque en su alma limpia de huellas se puede imprimir, sin confusión de rasgos, mi figura y mi Doctrina.   Tienen el alma libre de humanos recuerdos, resentimientos, prejuicios. No hay nada en ella. Y puedo Yo estar en ellas Perfecto, Absoluto, como estoy en el Cielo.

Tú, que te encuentras como un recién nacido, uno que ha nacido nuevamente, porque en tu nueva carne la capacidad motora es nueva, no tiene pasado, ni mancha, ni huellas de lo que fue.

Tú que has vuelto para servirMe, solo para esto, debes más que todos, ser como Yo soy.

Mírame. Mírame bien. Mírate en Mí cual en un espejo. Dos espejos que se miran para reflejar mutuamente la presencia de lo que aman. Tú eres un adulto y un infante.

Adulto por la edad, infante por la limpieza de corazón. Superas a los infantes porque conoces el Bien y el Mal. Y porque supiste escoger el Bien aún antes del bautismo en las llamas del amor”.

“Pues bien, Yo te lo digo, a ti, que te has purificado: «Sé perfecto como lo es nuestro Padre celestial, y como lo soy Yo. Sé perfecto, esto es, sé semejante a Mí que te amé tanto, que he ido contra todas las leyes de la vida y de la muerte, del Cielo y de la Tierra.

(Un milagro sin igual) Para tener de nuevo en la Tierra a un siervo de Dios, a un verdadero amigo mío. Y en el Cielo a un bienaventurado, a un gran bienaventurado».  Esto lo digo a todos: «Sed perfectos».

Y ellos, la mayoría, no tienen el corazón que tú tenías, digno del milagro, digno de ser tomado como instrumento para esta glorificación de Dios en su Hijo. Y ellos no tienen tu deuda de amor para con Dios… Puedo decírtelo, puedo exigírtelo a ti.

Y en primer lugar lo exijo en una cosa: en no guardar rencor a quien te ha ofendido y me ofende.

Perdona. Perdona, Lázaro. Fuiste sumergido en las llamas del amor. Debes ser «amor», para que no tengas otra cosa más que el abrazo de Dios”.

Lázaro:

–     “Y si hago así ¿Habré cumplido la misión para la que me resucitaste?”.

Jesús:

–     “La habrás realizado”

–      “Basta, Señor. No quiero preguntar ni saber más. Mi ideal es servirte. Si te he servido en lo poco que pude, cuando estuve enfermo o muerto, si logro servirte mucho ahora que estoy sano, mi sueño se habrá realizado y no pido más. ¡Sé bendito, Jesús y Maestro mío! Y que también lo sea Aquél que te envió”.

–     “Bendito sea siempre el Señor Dios Omnipotente”.

El tribuno romano Publio Quintiliano interviene:

–     “Dijiste que no conocías las palabras socráticas. ¿Cómo es que sabes entonces estas que dices?”.

Jesús responde:

–     “Yo sé todo. El pensamiento de los hombres —cuanto es pensamiento bueno— no es sino el reflejo de un pensamiento mío. Cuanto no es bueno no es mío, pero lo he leído en los siglos históricos y he sabido, sé y sabré, cuándo fue, es y será dicho. Yo sé”.

–     “Señor, ven a Roma, faro del mundo. Aquí estás rodeado de odio, allí te rodeará la veneración”.

–     “Rodeará al hombre. No al Maestro de lo sobrenatural. Yo he venido para lo sobrenatural, que debo ofrecer a los hijos del pueblo de Dios, a pesar de que sean los más duros con el Verbo”.  El griego Alejandro:

–     “¿Roma y Atenas no te conocerán, entonces?”.

–     “Me conocerán. No temáis. Me conocerán. Los que me quieran, me conocerán, me tendrán”.

–     “Pero si te matan…”.

–     “El espíritu es inmortal. El de cada uno de los hombres. ¿No lo va a ser el mío, Espíritu del Hijo de Dios? Iré con mi Espíritu que obrará… Iré… Veo las muchedumbres infinitas y las Casas elevadas en honor de mi Nombre… Están en todos los lugares… Hablaré en las catedrales y en los corazones…

Nunca terminaré de predicar… El Evangelio recorrerá la Tierra… todos los buenos vendrán a Mí… y he aquí… que me pongo a la cabeza de mi ejército de santos y lo llevo al Cielo. Venid a la Verdad…”

Octavio el centurión exclama:

–      “¡Oh! ¡Señor! Tenemos el alma envuelta en fórmulas y en errores. ¿Cómo lograremos abrir sus puertas?”. Jesús:

–     “Yo abriré las puertas del Infierno, abriré las puertas de vuestro Hades y de mi Limbo. ¿No voy a poder abrir las vuestras? Decid: «Quiero» y como cerraduras hechas con alas de mariposa, caerán pulverizadas al paso de mi Rayo”.

Valeria pregunta:

–      “¿Quién vendrá en tu Nombre?”.

Jesús señala hacia la entrada del huerto diciendo:

–       “¿Veis a aquel hombre que viene hacia aquí junto con otro poco más que adolescente? Ellos irán a Roma y al Mundo. Y con ellos muchos otros. Tan diligentes, como ahora, por el amor a Mí que los impulsa y que no les deja hallar descanso sino a mi lado.

Irán, por el amor de los redimidos por mi Sacrificio, a buscaros, a reuniros, a conduciros a la Luz. – Jesús los llama- ¡Pedro! ¡Juan! Venid.

He terminado, creo. Ahora estoy con vosotros. ¿Tenéis algo más que decirme?”.

Alejandro:

–      “Sí, Maestro. Que nos vamos y llevamos con nosotros tus palabras”.

Jesús:

–     “Germinen en vosotros con raíces eternas. Id. La paz sea con vosotros”.

–       “Salve a Ti, Maestro”.

Se retiran los militares conversando entre sí.

Entonces Jesús se vuelve hacia los que se quedaron y dice con solemnidad:

–      Ahora voy a revelar una gran verdad. Recordadla. Transmitidla a vuestros sucesores. No esperéis siempre a que el Espíritu Santo aclarezca la verdad después de años o siglos de oscuridad. Escuchad.Tal vez diréis:

–    «Pero entonces, ¿Qué razón hay de pertenecer a la religión santa, si al Fin del Mundo seremos tratados de igual modo que los gentiles?».

Os respondo: la misma razón que hay —y es verdadera justicia— para los que, aunque hubieran pertenecido a la religión santa, no serán bienaventurados porque no vivieron como santos.

Un pagano virtuoso, que vivió virtuosamente, convencido de que su religión era buena, alcanzará el Cielo.

¿Cuándo? Al Fin del Mundo, cuando de las Cuatro Moradas en que pueden estar los muertos, (PARAÍSO, PURGATORIO, LIMBO E INFIERNO) queden solo dos: el Paraíso y el Infierno.

Porque la Justicia, en ese momento, deberá conservar y dar estos dos reinos eternos respectivamente, a quien del árbol del libre albedrío escogió los frutos buenos y a quien quiso los malos.

Pero ¡Cuánta espera antes de que un pagano virtuoso llegue a ese premio!… ¿No lo pensáis?

Y esa espera, especialmente desde el momento en que la Redención con todos los consiguientes prodigios, se realice. Y el Evangelio sea predicado en el mundo entero,

Será la purgación de las almas que vivieron con justicia en otras religiones, pero que no pudieron entrar en la Fe verdadera, después de haberla conocido como existente y efectivamente real.  Ellos estarán en el Limbo durante siglos y siglos hasta el Fin del Mundo.

Los creyentes en el Dios verdadero, que no supieron ser heroicamente santos, en el largo Purgatorio, que para algunos podrá terminar en el Fin del Mundo.

Pero después de la espera y expiación, los buenos, cualesquiera que fuera el lugar de donde vinieren, estarán a la derecha de Dios.

Los malvados, cualquiera que sea el lugar de donde vinieren, a la izquierda. Y luego al horrible Infierno.

El Salvador entrará con los buenos en el Reino eterno”.

Romanos 2 – Biblia de Jerusalen

El Justo Juicio de Dios

  1. que no hay acepción de personas en Dios.
  2. Pues cuantos sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y cuantos pecaron bajo la ley, por la ley serán juzgados;
  3. que no son justos delante de Dios los que oyen la ley, sino los que la cumplen: ésos serán justificados.
  4. En efecto, cuando los gentiles, que no tienen ley, cumplen naturalmente las prescripciones de la ley, sin tener ley, para sí mismos son ley;
  5. como quienes muestran tener la realidad de esa ley escrita en su corazón, atestiguándolo su conciencia, y los juicios contrapuestos de condenación o alabanza…
  6. en el día en que Dios juzgará las acciones secretas de los hombres, según mi Evangelio, por Cristo Jesús.

Habla el Espíritu Santo

“La gran misericordia de Dios resplandece más luminosamente aún en las palabras de Pablo que, inspirado, proclama cómo únicamente perecerán aquellos que no reconocen ley alguna —natural, sobrenatural ni racional—

Mientras que aquellos que conocieron la Ley y no la cumplieron, serán condenados por la misma Ley que salva.

Y más aún: que los gentiles que no tienen la Ley sino que, natural y racionalmente, hacen lo que la Ley para ellos desconocida prescribe —entregándose por la sola luz de la razón, por su rectitud de corazón, por sumisión a las voces del Espíritu,Desconocido pero presente, único maestro para su espíritu de buena voluntad. Por obediencia a aquellas inspiraciones que ellos siguen porque su virtud las ama sin saber que de modo inconsciente, sirven a Dios-

Que estos gentiles, que con sus actos dan a entender que la Ley se halla en su corazón virtuoso, serán justificados en el día del Juicio.

Estas tres grandes categorías las observamos en el Juicio Divino y por ellas resplandecen una Misericordia y Justicia perfectas:

Primera categoría:

“Aquellos que no reconocen ley alguna: natural, sobrenatural ni racional, perecerán”.

“Los que no reconocen ley alguna natural, humana, y por tanto racional, ni sobrenatural, ¿Quiénes son? ¿Los salvajes? NO.

Son los Luciferes de la Tierra cuyo número va creciendo progresivamente con el correr de los tiempos cuando por el contrario,

la civilización y la difusión del Evangelio con la predicación inexhausta del mismo, deberían hacer que su número se fuera reduciendo cada vez más.Mas la paz, la justicia y la luz están prometidas a los hombres de buena voluntad y ellos lo son de mala voluntad. Son los rebeldes a toda ley, aún la natural.

Y por tanto, inferiores a los brutos.

Reniegan voluntariamente de su naturaleza de hombres, seres racionales dotados de inteligencia y de alma.

Hacen cosas contra la naturaleza y contra la razón. No merecen sino desaparecer de entre el número de los hombres que fueron creados a imagen y semejanza de Dios.

Y en efecto, perderán su condición de hombres tomando la de demonios querida por ellos”.

. Segunda categoría:

“Aquellos que conocieron la Ley y no la practicaron serán condenados por la misma Ley que salva”.

“Segunda categoría: los hipócritas, los falaces, los que se burlan de Dios. Los que, teniendo la Ley, teniéndola sólo, no la practican.

Y ¿Puede decirse que la tienen de verdad sacando beneficio alguno de Ella? Son semejantes a aquellos que, poseyendo un tesoro lo dejan improductivo y abandonado.

No extraen del mismo frutos de vida eterna ni ventajas para antes de su muerte y Dios les condenará porque tuvieron el Don de Dios.  Y no hicieron uso de él en reconocimiento al Donante que les puso en la parte escogida de la Humanidad: en la de su Pueblo marcado con el signo cristiano”.

Tercera categoría:

“Los gentiles, que no tienen Ley sino que hacen lo que la Ley prescribe. 

Y que llevados por la sola luz de la razón y sumisión a la voz del Espíritu, desconocido y único maestro para su espíritu de buena voluntad sirven a Dios, serán justificados. 

 Será la muchedumbre inmensa sobre la que en el último día aparecerá impreso el sello del Dios vivo”.

“Tercera categoría: los gentiles. Hoy en día damos tal calificación a quienes no son cristianos católicos.

Llamémosles así mientras meditamos las palabras de Pablo. Ellos que sin tener la Ley, hacen naturalmente lo que la Ley prescribe— y es para ellos su ley, mostrando así cómo su espíritu ama la virtud y tiende al Bien supremo

Ellos, cuando juzgue Dios por medio del Salvador las secretas acciones de los hombres, serán justificados. Estos son muchos, en gran número.  Será la muchedumbre inmensa… de toda nación, tribu, pueblo, lengua, sobre la cual en el último día, por los infinitos méritos de Cristo inmolado hasta el derramamiento de la última gota de sangre y humor acuoso,

Aparecerá impreso, como prenda de salvación y premio, antes del último e inapelable Juicio, el Sello del Dios Vivo.

Su virtud, su obediencia espontánea a la Ley les habrá bautizado sin más bautismo, les habrá consagrado sin otro crisma que los infinitos méritos del Salvador”

El Limbo para los gentiles.

 “Y en la tarde los Tiempos, en atención a su Fe, Cristo, por sus méritos, les absolverá del hecho de no haber pertenecido a su grey”.

“El Limbo no será ya en adelante morada de los justos, pues como sucedió en la tarde del Viernes Santo, que el Limbo se vació de los justos que en Él había, porque la Sangre derramada por el Redentor habíales purificado de la Mancha Original

Así será en la Tarde de los Tiempos en que los méritos de Cristo, Triunfador de todos sus Enemigos, les absolverá del hecho de no haber sido de su Grey en atención a su Fe firme de pertenecer a la religión justa.

Y les premiará las virtudes que ejercitaron en vida.

Si así no fuese, Dios defraudaría a estos justos que se impusieron una ley de justicia y defendieron la justicia y la virtud.

Y Dios no defrauda jamás, por más que a veces, se demore su realización; pero siempre es cierto su premio”.

F94 EL CREDO 13


ESTÁ SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS PADRE,

24, 25 y 26 de Mayo de 1944 (Los cuadernos de María Valtorta)

Dice Jesús:

«Escribe. Yo, dice el Señor Uno y Trino, dado que sé que los hombres olvidan fácilmente las leyes y los beneficios, reemplacé una Ley y un Pacto que habían sido escritos en materias inertes: la piedra y el leño, que será siempre leño aunque esté cubierto de oro. 

Por una Ley y un Pacto que fueron escritos en una Carne y con una Sangre divinas y que están conservados, siempre vivos como cuando sirvieron para la Alianza con el Cielo, en un tabernáculo que aun siendo pequeño, es inmenso como el Cielo, pues lo contiene todo.

Y que en su innumerabilidad, que florece en todos los rincones de la Tierra, testimonia la omnipresencia de Dios. Mas toda esta previsora bondad no valió para convertir en hijos fieles a los que eran “todo lo contrario dé hijos”.

Cada vez más os habéis transformado en esa raza malvada, perversa, a la que se refiere Moisés en su cántico. Ahora nadie lee y medita ese cántico, a no ser que esté obligado a hacerlo por causas de estudio o por misión sacerdotal.

Hacéis mal. Deberíais leerlo y meditarlo y decir golpeándoos el pecho: “Nosotros somos ese pueblo insensato, ese pueblo que no tiene gratitud, ese pueblo que, tras haber recibido los beneficios de Dios, se empecinó como un mulo obstinado y abandonó a su Señor. Ese pueblo que se permitió provocar (y aún sigue haciéndolo) a su Dios, cuyo culto sustituyó con otros cultos idólatras y sacrílegos, pues adoró a Satanás en sus diversas manifestaciones. Por todo esto el Eterno nos castigó. Y nos castigará siempre hasta que el número de los buenos sea al menos igual que el de los malvados” (Deuteronomio 32, 1-43) ¡Oh, criaturas rebeldes!, NO debéis concluir vuestro pensamiento diciendo: “Pues bien, esperaré a que los demás se vuelvan buenos y predicaré que lo sean”. No es así. Es necesario que cada uno por sí mismo sin cuidarse del vecino, intente volverse bueno como lo quiere Dios.

Después, cuando lo haya logrado, debe hablar en nombre de Dios para exhortar a los demás a ser buenos. Pero antes debe purificarse él mismo en el dolor y el amor. Que cada uno se convierta en Hostia para el Señor.

La Tierra, ese Altar contaminado, tiene necesidad de ser santificada de nuevo, antes de volver a ser un altar dilecto para el Señor.Que el dolor sea el holocausto para el pecado; que el amor lo sea para el sacrificio pacífico.

Mas el amor debe nacer ante todo en vosotros. Sin él no podríais tenerme a Mí, que soy el Amor eterno,el Suscitador de todas las acciones o los pensamientos sobrenaturales. El amor os impulsará a la contrición; la contrición os dará a Dios…

Y unidos con Él, podréis ofreceros con toda el alma, la mente, el corazón, las fuerzas, según la Ley  a El que debe ser amado por encima de todo y sin límite alguno. Yo soy el Amor que habla. Yo soy el Amor que bendice. Yo soy quien te bendice»Y yo te bendigo, ¡Oh, Amor!, para que derrames sobre mí tu luz, que es Luz de Luces, que es la más regocijante y beatífica Luz. Y para que calmes todos mis grandes dolores en un júbilo que no puede ser descrito por ninguna palabra humana.

25 de mayo Intentaré describir la inenarrable, la inefable, la beatífica visión que tuve ayer en las últimas horas de la tarde. Esa visión que me condujo del sueño del alma al sueño del cuerpo y que cuando volví en mí, se me apareció aún más nítida y bella.

Antes de disponerme a hacer esta descripción -que siempre resultará aún más lejos de la realidad de lo que estamos del sol – me pregunté: “¿Antes tengo que escribir o hacer mis penitencias?”. Ardía por describir lo que me procura tanto júbilo y sé que después de la penitencia enfrento con mayor lentitud la fatiga material de la escritura.

Pero el Espíritu Santo me habla con su voz de luz; la llamo así porque es inmaterial como la luz y al mismo tiempo, es clara y deslumbrante como la más resplandeciente de las luces. Y sus palabras dirigidas a mi espíritu, son a la vez sonido y fulgor. Y además, gozo, gozo, GOZO infinito. Esta Voz, envolviendo mi alma en su destello de amor, me dice:

“Comienza por la penitencia y luego escribe lo que te da tanta dicha. En ti la penitencia debe preceder siempre a todo, porque es la que te hace merecer la dicha. 

Cada visión nace de una precedente penitencia y cada penitencia te abre el camino hacia las más elevadas contemplaciones. Por eso vives. Por eso eres amada. Por eso serás bienaventurada. Es necesario el sacrificio, siempre el sacrificio.

Es tu vida, tu misión, tu fuerza, tu gloria. Sólo cuando te duermas en Nosotros, dejarás de ser Hostia para convertirte en gloria”.

San Bartolomé (Natanael) Apóstol fue desollado vivo…

Entonces hice antes todas mis penitencias cotidianas, pero ni siquiera las advertía: los ojos del espíritu “veían” la sublime visión y ella anulaba la sensibilidad corporal. Por eso comprendo por qué los mártires podían soportar esos suplicios horrendos sin dejar de sonreír.

Si en mí, que soy tan inferior a ellos en cuanto a virtud, una contemplación al difundirse del espíritu a los sentidos materiales, puede anular en éstos toda sensibilidad al dolor…

En ellos – que son perfectos en el amor,como puede serlo una criatura humana y que por tal perfección ven sin velos la Perfección de Dios- debía producirse una verdadera anulación de las debilidades corporales.

El júbilo de la visión anulaba la miseria de la carne, sensible a todo sufrimiento.Y ahora intentaré describirla. He vuelto a ver el Paraíso . Y he comprendido de qué están hechas su Belleza, su Naturaleza, su Luz, su Canto; en fin, todo. E incluyo también sus obras, que son las que desde las alturas informan, ordenan, proveen a todo lo creado.

Como ya ha sucedido la vez anterior, he visto la Santísima Trinidad. También los ojos del espíritu necesitan acostumbrarse gradualmente a la contemplación de una Belleza tan alta como ésta.

A pesar de que son mucho más aptos para sostener esa Luz, que los pobres ojos del cuerpo, pues éstos ni siquiera pueden mirar el sol.

NO obstante éste, comparado con la Luz que es Dios, es como la llamita de un humeante pabilo.

Dios es tan bueno que aun queriendo revelarse en sus fulgores, NO se olvida de que somos pobres espíritus, prisioneros aún en una envoltura de carne y por tanto, debilitados por esta prisión. ¡Oh,qué bellos son los espíritus que Dios crea a cada instante para dar un alma a las nuevas criaturas, qué brillantes, cómo danzan! Los he visto y lo sé. Pero nosotros…

Hasta que no volvamos a Él, no podemos sostener el Resplandor de una sola vez. Y en su Bondad, Él va acercándonos poco a poco.

Pues bien, ayer por la noche vi en primer lugar una especie de rosa inmensa.

La llamo así para dar la idea de esos círculos de luz jubilosa que cada vez más se concentraban alrededor de un punto de insostenible fulgor.¡Era una rosa sin confines! Su luz era la que recibía del Espíritu Santo. O sea, la luz relumbrante del Amor Eterno. Era como topacio y oro líquido convertidos en llama… ¡Oh, no sé cómo explicarlo!

Él estaba solo, solo en las alturas, inmóvil en el zafiro inmaculado y esplendente del Empíreo y desde allí irradiaba y la Luz descendía de Él a borbotones, incesantemente.

Esa Luz penetraba la rosa de los bienaventurados y de los coros angélicos y la iluminaba con esa claridad suya que no es más que el reflejo de la luz del Amor que la impregna.

Pero yo no distinguía ni a los santos ni a los ángeles; veía solamente los inconmensurables ribetes de los círculos de esa flor paradisíaca. Ya con eso me sentía colma de beatitud y habría bendecido a Dios por su bondad cuando, en lugar de quedar cristalizada de ese modo, la visión se iluminó con nuevos fulgores.Como si estuviera acercándose cada vez más a mí y me permitió observarla con los ojos del espíritu, ya acostumbrados al primer fulgor y capaces por lo tanto, de sostener uno más intenso.

Vi a Dios Padre: era un Esplendor en medio del esplendor del Paraíso, definido con líneas de luz deslumbrante, incandescente, de infinito candor. Imagínese Ud. cuán intensa debía de ser su Luz, si aun siendo circundada por otra sumamente brillante, lograba anularla…

Hasta el punto de reducirla a una sombra reflejada en su esplendor y por eso, me permitía distinguirle en medio de esa marea de luz.Es espíritu… ¡Oh, cómo se ve que es todo espíritu! Es el Todo porque es absolutamente perfecto. Es la nada porque el roce de cualquier otro espíritu del Paraíso no podría tocar a Dios, que es Espíritu sumamente perfecto aun en su inmaterialidad.

Espíritu que es Luz, Luz, nada más que Luz.Frente a Dios Padre estaba Dios Hijo, con su Cuerpo glorificado ataviado con la espléndida vestidura real que cubría sus Miembros santísimos sin lograr ocultar su belleza inexpresable.

Su Belleza se fundía con la Majestad y la Bondad. Las ascuas de sus cinco Llagas lanzaban cinco espadas de luz en todo el Paraíso, que aumentaban el esplendor de éste y el de la Persona glorificada.

No tenía aureola o corona alguna, pero todo su Cuerpo emanaba luz, esa luz especial de los cuerpos espiritualizados, que en Él y en su Madre es intensísima y se desprende de una Carne que no es carne opaca como la nuestra, sino que es luz.Dicha luz se condensa aún más alrededor de su Cabeza, no como una aureola – lo repito – sino como procediendo de toda su Cabeza. También la sonrisa era luz y luz era la mirada; luz emanaba de su hermosísima Frente sin heridas.

Y hasta parecía que en los puntos en que otrora, las espinas habían hecho brotar sangre y provocado dolor, ahora manaba una luminosidad aún más viva.

Jesús estaba de pie y con la mano sostenía su estandarte real, como en la visión que tuve, según me parece, en enero.

Un poco más abajo que Él – pero no mucho, digamos a la distancia que hay entre un peldaño y el sucesivo – estaba la Virgen Santísima, bella como en el Cielo. O sea, con su perfecta belleza humana glorificada en belleza celestial.Estaba entre el Padre y el Hijo, que entre sí distaban unos metros. (Digo esto para tratar de aplicar comparaciones materiales). Ella estaba en el medio, con las manos cruzadas sobre el pecho…

Esas manos dulces, pequeñas, bellísimas, de inigualable candor – y miraba adorando, al Padre y al Hijo, alzando ligeramente su apacible, su perfecto, su amoroso y suavísimo rostro.

Miraba al Padre con total veneración. No pronunciaba palabra alguna, pero su mirada era ya, toda ella, una expresión de adoración, de plegaria, de canto. No estaba arrodillada, pero en esa mirada había tanta adoración que era como si estuviera más postrada que en la más profunda genuflexión.

Decía: “¡Sanctus!”, decía: “¡Adoro Te!”, únicamente con la mirada. Miraba a su Jesús llena de amor. No pronunciaba palabra alguna pero su mirada era toda ella, una caricia. Cada caricia de esos ojos suaves decía: “¡Te amo!”.No estaba sentada. No tocaba al Hijo, pero su mirada le acogía como si Él estuviera en su regazo, rodeado por sus brazos maternos como en la Infancia, como en la Muerte o aún más. Le decía: “¡Hijo mío!”, “¡Dicha mía!”, “¡Amor mío!” únicamente con su mirada.

Se deleitaba mirando al Padre y al Hijo.

Y cada tanto, alzaba aún más el rostro y la mirada en busca del Amor que resplandecía en lo alto, perpendicularmente sobre Ella. Entonces, su luz deslumbradora, esa perla hecha luz, se encendía como si una llama la abrasara y la hiciera aún más bella.

Ella recibía el beso del Amor y se tendía con toda su humildad y su pureza, con su caridad, para retribuir con una caricia la Caricia y decir: “Heme aquí. Soy tu Esposa, te amo, soy tuya, tuya por la eternidad”.

Y cuando la mirada de María se enlazaba a sus fulgores, el Espíritu irradiaba aún con más fuerza sus Llamas. María volvía otra vez sus ojos hacia el Padre y el Hijo. Parecía que, una vez que el Amor se había depositado en Ella, lo distribuía. ¡Qué pobre es mi expresión!

Lo diré mejor. Parecía que el Espíritu la había elegido para que recogiera en Ella todo el Amor y lo llevara después al Padre y al Hijo, de modo que los Tres se unieran y se besaran convirtiéndose en Uno. ¡Oh, qué dicha poder comprender este poema de amor! ¡Y qué dicha ver la misión de María, Sede del Amor! Pero el Espíritu no concentraba sus rayos únicamente en María. Nuestra Madre es grande; sólo Dios está antes que Ella. Mas, ¿Puede un dique, aunque sea sumamente grande, contener el océano?

No lo puede, pues se colma y desborda. El océano tiene aguas para toda la Tierra, igual que la Luz del Amor. Esta Luz descendía como una caricia perpetua sobre el Padre y el Hijo y les estrechaba en un anillo resplandeciente.

Y tras haberse beatificado con el contacto del Padre y del Hijo, que correspondían con amor al Amor, seguía ampliándose y se extendía sobre todo el Paraíso.Y el Paraíso se me revelaba en sus detalles…

 He ahí a los ángeles; están más arriba que los bienaventurados, forman círculos en torno al Eje del Cielo, que es Dios Uno y Trino, y cuyo corazón es la Gema virginal: María. Se asemejan más profundamente al Padre. Son espíritus perfectos y eternos, son rasgos de una luz cuya intensidad es inferior únicamente a la de Dios Padre,son de una belleza inenarrable. Adoran… emanan armonías. ¿Con qué lo hacen? No lo sé.

Puede que las emitan con los arrebatos de su amor, puesto que no se trata de palabras: el trazado de la boca no altera su luminosidad. Resplandecen como las aguas inmóviles embestidas por un radiante sol.

Su amor es canto, es una armonía tan sublime que sólo por gracia de Dios puede oírsela sin morir de gozo.

Más abajo están los bienaventurados. Ellos, en su aspecto espiritualizado, se asemejan más al Hijo y a María. Son más densos que los ángeles, diría que son visibles para los ojos y lo que produce más impresión, sensibles al tacto. De todos modos, son inmateriales pero presentan los rasgos físicos, que son diferentes en cada uno de ellos, más marcados.

Y eso me permite entender si se trata de un adulto o de un niño, de un hombre o de una mujer. No veo viejos, en el sentido de decrépitos.

Al parecer, allá arriba también los cuerpos espiritualizados de los que murieron en edad avanzada, dejan de presentar los rasgos de decadencia de nuestra carne. Es verdad que es más majestuoso un anciano que un joven.

Pero no lo es la escualidez de las arrugas, de la calvicie, de la boca sin dientes y la espalda encorvada, rasgos propios de los seres humanos. La edad máxima parece ser de unos 40 o 45 años. O sea, corresponde a una floreciente virilidad, aunque la mirada y el aspecto demuestran una dignidad patriarcal.  Entre los muchos espíritus… ¡Oh, cuántos santos!…

¡y Cuántos ángeles!

¡Los círculos, convertidos en una estela de luz, se funden con los azulados esplendores de una inmensidad sin confines! Y desde lejos, desde muy lejos, desde ese horizonte celeste, llega aún el eco del sublime aleluya… Y titila la luz que es el amor de este ejército de ángeles y beatos…

Esta vez veo, entre los muchos espíritus, uno imponente. Es alto, de aspecto bueno, aunque severo. Tiene una larga barba que desciende hasta la mitad del pecho y lleva en la mano unas tablas.

Me parece que se trata de esas tablas enceradas que usaban los antiguos pueblos para escribir.

Apoya la mano izquierda en dichas tablas y éstas a su vez, sobre la rodilla izquierda. No sé quién es. Pienso que podría ser Moisés o Isaías. No sé por qué, pero lo pienso. Me mira y sonríe con gran dignidad. Y nada más.¡Qué ojos los suyos!: Parecen hechos para dominar las multitudes y penetrar los secretos de Dios. Mi espíritu se acostumbra cada vez más a ver en la Luz. Y advierto que a cada fusión de las Tres Personas…

Fusiones que se repiten con un ritmo apremiante e incesante, como si las acuciara un hambre insaciable de amor, se producen esos incesantes milagros que son las obras de Dios.

Veo que por amor al Hijo – a quien siempre quiere dar el mayor número de adictos – el Padre crea las almas. ¡Oh, qué hermoso es!

Ellas surgen del Padre como destellos, como pétalos de luz, como gemas globulares, como no soy capaz de describir. Las nuevas almas van surgiendo incesantemente…Van surgiendo hermosas, felices de descender para introducirse en un cuerpo por obediencia a su Autor. ¡Qué bellas son cuando surgen de Dios!

No las veo en el momento en que las enfanga la mancha original; no puedo verlas porque estoy en el Paraíso.

Y por celo hacia su Padre, el Hijo recibe y juzga, sin pausa, a los que vuelven al Origen para ser  juzgados, una vez que ha cesado en ellos la vida.

Yo no los veo, pero por el cambio de expresión deJesús, comprendo si son juzgados con júbilo, con misericordia o inexorablemente. ¡Cómo resplandece su sonrisa cuando se presenta ante Él un santo!

¡Qué luz de desconsolada misericordia cuando debe separarse de alguien que, antes de entrar en el Reino, debe purificarse!

¡Qué destello de dolorosa, de ofendida pesadumbre, cuando debe repudiar por la eternidad a un rebelde!

Aquí comprendo qué es el Paraíso, de qué están hechas su Belleza, su Naturaleza, su Luz y su Canto. Están hechas de Amor. El Paraíso es Amor. El Amor lo ha creado todo en él. El Amor es la base sobre la que todo se apoya.El Amor es la cumbre de la que todo desciende. El Padre obra por Amor. El Hijo juzga por Amor. María vive por Amor. Los ángeles cantan por Amor. Los bienaventurados elevan sus hosannas por Amor. Las almas se forman por Amor.

La Luz existe porque existe el Amor. El Canto existe porque existe el Amor. La Vida existe porque existe el Amor. ¡Oh, Amor! ¡Amor! ¡Amor!… Me anulo en Ti. Renazco en Ti. Yo, como criatura humana,muero porque Tú me consumes.

Yo, como criatura espiritual, nazco porque Tú me creas. ¡Amor, Tercera Persona, bendito, bendito, bendito seas! ¡Amor, que eres amor de las Dos Primeras, bendito, bendito, bendito seas! ¡Amor, que amas a las Dos que te preceden, bendito, bendito, bendito seas!

Tú, que me amas, bendito seas. ¡Oh, Luz mía! Yo, que te amo, te bendigo porque me permites amarte y conocerte…Después de haber escrito todo esto, he buscado en los fascículos la precedente contemplación del Paraíso. ¿Por qué lo he hecho?Porque siempre desconfío de mí misma y quería ver si una de las dos contradecía a la otra y con ello, me habría persuadido de que soy víctima de un engaño. Pero No, no hay ninguna contradicción. La visión actual es aún más nítida pero en lo esencial, son iguales.

La visión anterior se refiere al 10 de enero de 1944. No había vuelto a examinarla desde entonces; puedo asegurarlo como bajo juramento.

Dice Jesús, hacia el crepúsculo:«En el Paraíso que el Amor te ha hecho contemplar, están solamente los “vivos” a que se refiere Isaías en el cap. 4; es una de las profecías que se leerán pasado mañana. (En la misa)

 Las palabras siguientes explican cómo se logra estar “vivos” de ese modo: con el espíritu de justicia y con el espíritu de caridad se anulan las manchas ya existentes y se preserva de nuevas corrupciones. Esta justicia y esta caridad que Dios os otorga y que vosotros debéis otorgarle, os conducirán al Tabernáculo eterno y os mantendrán a su sombra.

Allí serán inocuos el ardor de las pasiones y las tinieblas del Enemigo, porque serán neutralizadas por vuestro Santísimo Protector.

Que más amoroso que una clueca con sus polluelos, os cobijará al amparo de sus alas y os defenderá de todo ataque sobrenatural. Pero no debéis alejaros nunca dé El que os ama. Alma mía, piensa en la Jerusalén que te ha sido mostrada.

¿No merece, acaso, que se cumplan todos los cuidados para poseerla?¡Vence! Yo te aguardo. Nosotros te aguardamos. ¡Oh, quisiéramos decir esta palabra a todos los seres de la Creación o al menos, a todos los cristianos, a todos los católicos! ¡Y sin embargo, podemos decirla a muy pocos!

Ahora basta, porque estás cansada. Reposa pensando en el Paraíso»

26 de mayo Dice Jesús:

«¿Por qué dice Isaías: “Vosotros, los sedientos, id por agua y también vosotros, los que no tenéis dinero, corred a comprar y comer vino y leche” ?

Lo dice porque hay quien pagó por vosotros todas las riquezas eternas, quien adquirió y molió el Trigo más puro, adquirió y exprimió la Uva más bella, para calmar vuestra hambre y vuestra sed.

Y con esta compra, que pagó con un valor ilimitado, que molió y exprimió con un sudor de sangre, hizo para vosotros un Pan y un Vino que quitan todo el hambre y toda la sed…Excepto el hambre y la sed de lo espiritual y que dan la Vida a quien los recibe.

El Trigo es la Carne que nació en el seno virginal de mi Esposa. El Vino es la Sangre, cuya fuente está en el Corazón inmaculado que se abrió como un capullo cuando mi Fulgor, como una Flecha de Fuego…

Descendió para hacer de Ella una Madre: la Madre de El que era a la vez su Padre y su Esposo.

¡Oh, cuál momento aquél en el que estuvimos Nosotros Tres en su Corazón!

Y encontramos en él, el amor de la criatura tal como lo habíamos deseado en cada criatura, tal como nadie poseía excepto Ella, María Santísima!

Su sangre consistía sólo en pocas gotas en torno a la Semilla del Señor, pero se convirtió en un río tan grande, tan inagotable que, desde hace siglos, no cesa de fluir y no cesará hasta el día postrero.

Yo, el Amor, doné este Manjar para que fuera Testimonio para los pueblos de la Bondad del Padre. Yo doné este Verbo. Mi Amor lo envió a la Tierra para que sirviera de Maestro a los pueblos y de Adalid de los mismos hacia Dios.

Y por amor, Él se escindió de Nosotros y la eterna Palabra permaneció en su penoso exilio, cuyo final fue una muerte oprobiosa hasta que dio el fruto que las gentes esperaban: la Redención.Fue la Redención de la culpa a través de su Sangre; la Redención de las debilidades a través de su Carne; la Redención de la ignorancia a través de su Palabra.

Él cumplió todo lo que quiso el Amor; obró cuanto debía.

En nada ahorró la fatiga.No cerréis vuestro espíritu a este Tesoro. Venid, porque estáis sedientos. Venid vosotros, los que sabéis que estáis sedientos y vosotros los que aún más muertos que éstos, ni siquiera sabéis ya, que lo estáis.

Venid. Aquí encontraréis el Vino que vivifica y la Leche que conforta y sana. Y si sois pobres, si no tenéis dinero, venid lo mismo. El Amor Uno y Trino os revela sus riquezas con tal de que lo améis».

Fuente: Cuadernos de 1944 de María Valtorta.

71.- LAS TEAS HUMANAS


circo-coliseo

Entre los jóvenes que iniciaron el espectáculo principal, que iban desnudos en las carretas y coronados con flores, están los cuarenta y cinco mártires del frustrado banquete del Palacio de Tiberio.

El césar ordenó que fuesen atados a los postes pequeños en el círculo que rodeaba el escenario. La mitad pereció con las fieras. Doce hombres y doce mujeres, fueron tomados en el primer martirio.

Los otros regresaron junto con otros supervivientes, poco heridos y algunos, prácticamente ilesos. Todos fueron incluidos para el espectáculo nocturno.

Nerón estuvo pendiente de ellos y se dio cuenta de que a Joshua las fieras ni siquiera se le acercaron. Es más, parecían huir de él. Como si una invisible presencia, las espantase…

A lo largo del camino del Circo al Palacio de Tiberio. En las vías principales y en todos los jardines imperiales y públicos, han sido colocados postes, como de cinco metros de altura y que ya están listos para ser utilizados.

El sol desciende hacia su ocaso y parece disolverse en los rojizos fulgores de la tarde. El espectáculo ha terminado.

circo-augustanos

La multitud sale del anfiteatro y se encaminan hacia los jardines. Solamente los augustanos se quedan en el Pódium, esperando a que el César regrese, después de haber cantado su Troyada.

Aun cuando los espectadores no le escatimaron los aplausos, Nerón no está satisfecho, ya que él esperaba un mayor entusiasmo, casi rayano en el frenesí.

Tigelino le hace notar que ya empezó a anochecer y que apenas hay tiempo para iniciar los Juegos Nocturnos.

El César hace un gesto de fastidio, pero luego asiente y les dice a todos:

–           Tienes razón. ¡Vámonos!

Y salen hacia los jardines imperiales. Por las calles, puentes, plazas, por todas partes se oyen los gritos:

–           ¡Semaxii! ¡Sarmentitii!

En Roma ya se ha presenciado antes el espectáculo de hombres quemados en postes, pero jamás se había contado para tal suplicio con tan enorme cantidad de víctimas.

El César y Tigelino, en su obsesión con exterminar a los cristianos, han decidido usarlos como antorchas para iluminar la noche. Pretextando que es preciso acabar con el contagio que diezma las prisiones y que desde allí se puede propagar por toda la ciudad.

Por eso ha dado la orden de vaciar todos los sótanos, dejando en ellos tan solo un centenar de personas destinadas al espectáculo final.

Por este motivo, por toda la ciudad se ven postes y agujeros alternados. Porque Nerón ha ordenado que por exceso de prisioneros, unos sean antorchas y otros serán crucificados.

Así que al salir a la calle se ven los postes revestidos de una capa de pez. Decorados con flores, mirtos y hiedras, parecen mástiles de buques o astas de banderas plantados en la tierra, junto a los agujeros donde estarán las cruces de los crucificados.

Conforme la noche avanza y empiezan a brillar las estrellas en el firmamento, los condenados son atados a los postes y cerca de cada uno de ellos, se para un esclavo antorcha en mano.

Y cuando se deja oír el toque de las trompetas que anuncia el inicio del espectáculo, se hace un silencio expectante. Luego, se oye el agudo sonido del cuerno y los esclavos prenden los postes.

La paja oculta bajo las flores arde al instante, soltando una llamarada, la cual empieza a ascender y con sus crepitantes lenguas, encienden las ‘Túnicas dolorosas’.

Y en ese momento los cristianos se convierten en teas vivas que se consumen con el fuego y son las antorchas que iluminan toda la ciudad de Roma.

Y sin embargo NO se escucha un solo lamento. NI un solo quejido.

pater-noster

De aquellas gargantas se eleva un canto y una plegaria:

“PATER NOSTER…”

Desde que sonaron las trompetas, también hace su presentación el César, dirigiendo una espléndida cuadriga, tirada por cuatro soberbios corceles blancos.

Viste de auriga, con el color de los rojos, que son sus favoritos. Le siguen otros carros, con todos sus cortesanos y sus músicos disfrazados de faunos y sátiros, tocando sus instrumentos musicales.

Hombres y mujeres ataviados lujosamente y muy alegres.

Alrededor de la cuadriga del emperador, corren hombres que blanden tirsos adornados con cintas. Y otros, tocando tamboriles o esparciendo flores a su paso.

Toda aquella colorida multitud avanza a los gritos de: ¡Evóe!

tea-humana-crucificado

Y aquello fue un delirante desfile entre las hileras humeantes, de los cuerpos de los cristianos que iluminan la sanguinaria y despiadada fiesta de crueldad…

En el carro de Petronio, van Marco Aurelio y Séneca, inmediatamente después de la cuadriga de Nerón…

El César va acompañado de Tigelino y de Haloto, en cuya compañía se complace grandemente.

Y guiando los caballos avanza a trote lento, mirando los cuerpos que arden y oyendo los gritos de la multitud.

De pie sobre el espléndido carro dorado, escuchando los vítores y aclamaciones de la gente, iluminado por las antorchas humanas que arden sin lamentarse, llevando en la cabeza, la corona de laurel.

Con sus brazos desnudos asidos a las riendas, con una sonrisa sarcástica y sus salientes ojos azules entrecerrados.

Nerón, sostenido por su egolatría, se conduce como una deidad terrible, dominante y poderosa.

neron1A veces se detiene cuando se encuentra con una víctima que por una oscura razón llama su atención, lo observa…

Asoma una maligna sonrisa de satisfacción en su rostro que se contrae con un gesto de placer indescriptible y diabólico.

Luego prosigue su marcha, seguido por su séquito excitado y turbulento.

De vez en cuando saluda al pueblo y recibe los homenajes a su divinidad y a su auto declarado e innegable talento, como el mejor histrión de su época.

Y también el mejor cantante y compositor que las musas hayan inspirado.

Y cuando más saborea su victoria…

Se topa cara a cara con Joshua, que lo mira sonriente desde su patíbulo flameante…

flor tulipan

El joven parece el pistilo de un tulipán color naranja y dorado, por las llamas que lo rodean.

Y le dice con voz sonora y triunfante:

–           ¡Te dije que el fuego purifica! ¡Gracias! ¡Porque tú eres el instrumento que me lleva a la verdadera Vida! ¡Emperador, abre los ojos y contempla la verdadera gloria!…

El mártir muestra su júbilo en un rostro resplandeciente.

¡Lo más sorprendente es que su magnífico cuerpo luce intacto!

Es una enorme antorcha fulgurante y asombrosa.

Las llamas hacen un marco glorioso a su imponente prestancia varonil…

Nerón se repone pronto del impacto y espolea sus caballos…

Sólo para encontrarse más adelante, con la majestuosa hermosura de Margarita.

alex actea margarita

También su cuerpo escultural, es lamido por las rojas lenguas de fuego.

Pero la blancura luminosa y alabastrina, se ha vuelto casi transparente y parece fundirse con el fuego que la cubre con un vestido resplandeciente…

Parece un sol refulgente y llameante.

La virgen lo ve desde su flamígero patíbulo.

El fuego parece como si la respetase.

Su negra cabellera ondea con el viento y sus ojos azules lo miran con severidad…

flor de fuego Flower_Fire_WallpaperMientras su voz resuena majestuosa:

–           ¡Oh, César! Te lo dije y te lo repito. Satanás es un amo cruel y despiadado. ¡Anda! Sube tú a mi patíbulo, a ver si él te defiende, como mi Señor lo hace conmigo.

¡No eres más que un pobre hombre y tu poder no es más que polvo! Pronto iré al encuentro con mi Señor Jesucristo y mi muerte es gloriosa…

¿Y la tuya? ¿Cómo será la tuya emperador?…

Reflexiona… Cuándo tiemblas a cada paso que das y deben probar tus alimentos, porque ni siquiera puedes comer tranquilo.

¡Oh, César que confías en tu poder tan engañoso! ¡Y sólo eres la marioneta y el esclavo del Homicida por excelencia!…

antorcha humana

Margarita lo mira con infinita piedad.

Nerón se queda petrificado y luego espolea con furia sus caballos, como si desease huir…

Da vuelta en una calle que también está llena de postes llameantes.

Y en el colmo de los colmos…

Esa noche, se topa con Oliver, que también es una antorcha viviente.

Como si una fuerza irresistible lo obligase detiene su carro y le es imposible apartar la mirada…

Que se cruza con la del valiente joven que le dice con firmeza:

–           El poder siempre tiene un límite dado por Dios. Y esto es para recordarnos que solo somos hombres y necesitamos de Él.

Mira a tus dioses, emperador, ¿Te consuelan? ¿Te perdonan? ¿Te aman?…

Porque Jesús hace todo esto y mucho más… 

-flor-tulipan4

Y una voz en el poste de enfrente, completa con majestad:

–           Los tormentos que se sufren con amor y por amor a Dios nos glorifican.

Recuérdalo César y contempla con detenimiento a los que has querido destruir…

Nerón voltea y reconoce a Iván.

Pero antes de que pueda replicar nada…

Otra voz en el poste de al lado, lo remata:

–           Reconoce, ¡Oh, emperador! Que tus dioses NO son dioses.

Eres un hombre aterrado aunque estés lleno de poder y de riqueza.

Nuestro Dios: Jesucristo. Es el Único Dios Verdadero. ¿Qué es tu fuego?…

¡¡¡Míranos!!!  Nosotros vamos a la Vida y tú vas hacia el Infierno, donde te espera Satanás y la Muerte Eterna…

Daniel, el joven que tan gravemente hiriera la noche anterior, ha hablado fuerte y sonoro.

Luego eleva su hermosa voz, en un canto al que se unen los demás ajusticiados:

¡ALELUYA!

Los Cielos cantan las Obras del Señor

Y proclama el firmamento

Las Obras de sus Manos

¡Qué bueno es cantar a Dios!

¡Qué agradable y delicioso el alabarle!

Reconstruye el Señor Jerusalén

Reúne a los desterrados de su Pueblo

Sana los corazones destrozados

Y venda sus heridas.

00000hd-red-nebula-free-background

Él cuenta las estrellas una a una

Y llama a cada una por su nombre

Grande es nuestro Dios, todo lo puede

Nadie puede medir su Inteligencia.

Tiende el Señor su Mano a los humildes

Pero humilla hasta el polvo a los impíos

Entonen a Jesús la acción de gracias

En honor a nuestro Dios toquen el arpa.

Porque Él viste los Cielos con sus nubes

Y prepara las lluvias de la Tierra

Hace brotar el pasto de los cerros

Y las plantas que al hombre dan sustento.musica

¡Glorifica al Señor Jerusalén y a

Jesús ríndele honores, Pueblo amado!

Los reyes de la Tierra y todas las naciones

Príncipes y gobernantes de la Tierra

Jóvenes y doncellas,

Los ancianos junto con los niños

Alaben el Santísimo Nombre de Jesús.

Solo su nombre es sublime

Su Majestad se eleva

Sobre la Tierra y el Cielo

Y ÉL ha dado a su Pueblo Gloria.

Esta es la alabanza de su Pueblo

De los hijos de Dios

Que el Padre ha elegido

¡Amén! ¡Aleluya!

Canten al Señor un canto nuevo

Alábenlo en la Asamblea de sus santos

Alégrese su Pueblo en su Creador

padre creador

Que los hijos de Dios se alegren en su Rey

Porque Jesús ama a su Pueblo

Y viste de gloria a los humildes.

Alégrense los salvados en su gloria

Y griten de gozo en sus tronos…

¡Aleluya! ¡Grande es nuestro Dios!

¡Grande para siempre, mi Señor Jesús!

El canto resuena triunfal.

Nerón espolea sus caballos y sale disparado, dejando atrás a su séquito, tan estupefacto, como la multitud que lo rodea.

Petronio, los contempla asombrado… Pero hay en su mirada algo diferente…

Luego todos continúan la marcha, tratando de alcanzar a su emperador.

Y lo que había sido montado como un entretenimiento y diversión, para el pueblo romano y su César, se convirtió en un acontecimiento que va pasando de boca en boca…

Con un murmullo de admiración que hizo que muchos se detuvieran ante los postes donde flamean las teas humanas…

Y se preguntasen llenos de sorpresa:

–      ¿Cómo es posible que fueran tantos los criminales?

–      Y ¿Cómo entre ellos han sido ajusticiados, tiernos niños apenas capaces de caminar?

–       ¿Y otros que ni siquiera han salido de la infancia estén en el suplicio, como incendiarios de Roma?

Y de la curiosidad pasan al asombro.

Y gradualmente se llenan de temor.

Miran a los mártires y no comprenden su forma de enfrentar tanto los tormentos, como la muerte misma.

¡Jamás habían presenciado algo semejante!…

Nerón regresó a su palacio y se refugió en sus habitaciones. Se cambió de ropa. Nunca se ponía las mismas vestiduras dos veces. También cambió su collar de rubíes por otro casi igual.

Se siente muy fastidiado…

Después de un rato, oyó llegar a su comitiva y se reunió con ellos, en el banquete de esa noche y que había tenido un preámbulo tan inesperado como desagradable.

El encuentro con los cristianos lo puso de mal humor.

Pero lo disimuló con rapidez y se puso a presidir los festejos que habían sido organizados, para cerrar los Juegos de ese día.

banquete

La música, las flores, las viandas, el vino, los perfumes, las danzas… Nada logra distraerlo.

Volvió a cantar su Troyada y a pesar de los atronadores aplausos y las aclamaciones, su ánimo no mejoró.

En vano resuenan ahora en sus oídos, verdaderos himnos de alabanzas.

En vano las vestales le besan su divina mano…

Y Rubria reclinándose en su pecho, le manifiesta una delirante admiración, mientras le contempla con embeleso.

Pitágoras y Esporo, no se cansan de alabarle su ‘genio’ de compositor.

Pero Nerón no está satisfecho y no disimula su fastidio.

Además, le sorprende perturbándole al mismo tiempo, el silencio obstinado que guarda Petronio.

Cualquier frase ingeniosa y lisonjera de sus labios, hubiera sido para él un gran consuelo.

neron

Finalmente, incapaz de contenerse por más tiempo, el César lo llamó y lo invitó a que se sentara junto a él.

Luego, cuando Petronio tomó la copa que el emperador le alargó…

Le ordenó:

–           ¡Habla!

El augustano contestó fríamente:

–           Guardo silencio,  porque no encuentro palabras. Te has excedido a ti mismo.

Nerón replicó impaciente:

–           Así me pareció a mí también. Sin embargo esa gente…

–           ¿Acaso esperas que esos ineptos sean capaces de comprender la poesía?

–           Es que tampoco han sabido apreciar justamente mis méritos.

–           Porque has elegido un mal momento…

–           ¿Cómo?

–           Cuando la ola de sangre obnubila el cerebro de los hombres, es imposible que no distraiga su atención.

Nerón apretó los puños y exclamó:

–           ¡Ah! ¡Esos cristianos!… Incendiaron Roma y ahora me injurian en mi arte…

¿Qué nuevos castigos deberé inventar para ellos?

neron (2)

Petronio vio que sus palabras fueron contraproducentes al efecto que él pretendía. Así que para desviar la atención del César, se inclinó hacia él,

Y le dijo al oído:

–           Tu canción es maravillosa, pero tengo que hacerte una observación: en el tercer verso de la cuarta estrofa, el metro deja algo que desear…

Nerón se ruborizó intensamente, como si lo hubieran sorprendido en un acto vergonzoso.

Se dibujó una expresión de temor en su mirada…

Y contestó en voz muy baja también:

–           Tú lo ves todo. Ya lo sé. Voy a rehacer ese verso. Pero creo que nadie más lo notó. Y tú no lo digas a nadie, si en algo estimas la vida.

Petronio contestó con fingida indignación:

–           Condéname a la pena capital. ! Oh, divinidad! Yo no te engaño y no le temo a la muerte.

–           No te enfades. Bien sabes que te amo.

000petronio-2

–           Mala señal. –pensó Petronio.

–           Mañana después de la fiesta, voy a encerrarme a pulir ese maldito verso. Porque tal vez aparte de ti; lo pudo haber notado Séneca, Paris o Lucano. Pero pienso librarme pronto de ellos.

Entonces mandó llamar a Séneca y declaró que lo mandaba con Cluvio Rufio y Atico Vestinio a recorrer Italia y las demás provincias, en busca de dinero para terminar la reconstrucción de la ciudad.

¡Y debía tomarlo de donde fuera y como fuese necesario!

Pero Séneca comprendió que el encargo de Nerón era solo una obra de rapiña, pillaje y sacrilegio.

Y se negó rotundamente a participar:

–           Es necesario que me retire al campo, señor. A esperar allí la muerte, porque estoy viejo y mis nervios están muy enfermos.

Los nervios iberos de Séneca están más sanos y fuertes que los griegos de Prócoro.

Su salud en general, está un poco quebrantada y ya es solo una sombra, del hombre que un día fuera. Sus cabellos han encanecido por completo.

El mismo Nerón al mirarlo, reconoce que no tendría que esperar mucho tiempo la muerte de aquel hombre.

Y contestó:

–           No quiero exponerte a las fatigas de un viaje tan extenso, pero el afecto que siento por ti, me hace retenerte a mi lado.

Así que en vez de ir al campo, te quedarás en tu casa y descansarás allí. Ya pensaré, a ver a quién mando.

Todos están encantados al ver que el César ha recuperado su buen humor y empieza a bromear como siempre.

Y mirando a su alrededor, se queda viendo a Prócoro Quironio…

Y éste se acercó diciendo:

–           Aquí estoy. ¡Oh, radiante hijo de Apolo! Me sentía mal, pero tú canto me ha restablecido.

neron cuestionando

–           Te voy a mandar a la Acaya. Tú sabrás hasta el último sestercio, cuanto hay en cada templo.

–           ¡Mándame, divinidad! ¡Y los dioses te pagarán un tributo superior a cuanto hayas tenido hasta ahora!

–           Bien quisiera. Pero no quisiera privarte de presenciar los próximos Juegos.

–           ¡Oh!…-suspiró Prócoro

Los augustanos rieron y exclamaron:

–           No señor.

–           No prives a este valiente griego de admirar los juegos.

El griego suplicó:

–           ¡Oh, hijo de Apolo! Estoy escribiendo un himno en tu honor y desearía pasar unos días en el Templo de las Musas, para implorarles su inspiración.

Nerón exclamó muy divertido:

–           ¡Oh, no! Lo que quieres es escapar de los Juegos y no lo conseguirás.

–           ¡Te juro, señor, que estoy escribiendo un himno! –dijo Prócoro angustiado.

–           Entonces lo escribirás cuando puedas. Pide inspiración a Diana, después de todo, es hermana de Apolo.

augustanos

Prócoro bajó la cabeza y miró con aire rencoroso a los presentes, que volvieron a reírse.

El César comentó:

–           ¿Sabéis que de los cristianos destinados para el día de hoy, apenas se dispuso de la mitad?

Haloto, gran conocedor de todo lo referente al Anfiteatro, meditó un momento y dijo:

–           Los espectáculos que se presentan sin armas y sin arte, duran más y son menos entretenidos.

–           Ordenaré entonces que les den armas. –contestó Nerón.

Tigelino dijo:

–           Eso podría provocar disturbios y al reprimirlos, te acusarán de que eres muy cruel.

neron0Nerón se lamenta:

–           Los actos de un hombre pueden ser crueles, a pesar de que él mismo no sea cruel.

Haloto interviene rápido:

–           ¡Oh, divinidad! Si esto va a prolongarse y para evitar disturbios, sería conveniente llevar a los cristianos a los tribunales.

Con el edicto que has decretado, por el hecho de confesarse cristianos, de negarse a sacrificar los dioses o a tu altar divino César, podrán ser sentenciados sumariamente.

Si se retractan de su Dios y su religión y aceptan sacrificar a nuestros dioses, otórgales tu perdón.

Y así ya nadie podrá acusarte de crueldad o de que no eres generoso.

neron9

Nerón se queda pensativo unos momentos…

Y luego, con su rostro iluminado con una gran sonrisa, dice:

–           ¡Estupenda idea! Encárgate de trasmitirla al senado. Te firmaré el ordenamiento de esa nueva ley.

Tigelino muestra en su rostro una sonrisa de triunfo y mira a Petronio con maligna crueldad…

Antes de clavar la puntilla contra su enemigo mortal, en esta noche gloriosa…

Y dice al emperador:

–           De esta manera, los nuevos cristianos que sean arrestados, aunque sean de familias patricias, podrán ser condenados por crimen de lesa majestad.

Nerón no puede ocultar su felicidad al declarar:

–           Y todos los cristianos serán exterminados junto con su perniciosa religión, que está llena de criminales. –al ver su plan completamente redondeado con una nueva forma de lavarse las manos y poder desentenderse de tan enojoso asunto.

Sabedor del carácter cruel y sanguinario de Haloto, agregó:

–          A partir de hoy, tú te encargarás del exterminio de los cristianos y de la aplicación de las leyes contra ellos.

Petronio y Marco Aurelio se miran fugazmente.

Y la fiesta continúa…
0banquete-3

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

70.- LAS PEQUEÑAS HOSTIAS


coliseum-1600-939-wallpaper

Los mártires saludan y se despiden de los que se quedan…

Gael, un jovencito se arrodilla para recibir la bendición de Mía, su madre.

Después ella le dice con un suspiro:

–           Bendito tú que ascenderás con la corona del doble martirio… Bendíceme ahora tú a mí….

Gael se toca una de las heridas producidas por el zarpazo de un tigre y con su sangre hace lo mismo que Emma, una niña como de diez años que con su sangre como si fuera un crisma, marca una crucecita en la frente de Jennifer, su madre. A la que deja para marchar alegremente a la hoguera.

Nathan, abraza a los dos compañeros de armas.

Y les dice:

–           Alegraos conmigo, voy a la conquista de un Reino eterno… Ojalá decidierais uniros a mí en la Fe y conozcáis la verdadera dicha de morir amando.

Jeffrey un anciano, besa a su hija moribunda y se aleja decidido.

Todos antes de salir obtienen la bendición del sacerdote Jonathan.

PASILLO CIRCO COLISEO

Los pasos que van a la muerte se alejan por el corredor…

Los que han sido comisionados para escoltar a los prisioneros, preguntan a los dos soldados:

–           ¿Os quedáis aquí vosotros?

Ellos contestan:

–           Sí.

–        Nos quedamos.

–           ¿Por qué? Es… peligroso.

–           Esta gente corrompe a los ciudadanos fieles.

Ambos soldados se encogen de hombros.

Y los intendentes se van, al mismo tiempo que penetran los fosores con sus camillas para llevar afuera a los muertos.

Se produce un poco de confusión, porque junto con los fosores han entrado también los parientes de los muertos y los moribundos, produciéndose lágrimas y adioses que se cruzan unos y otros.

Los dos soldados aprovechan esta circunstancia para decirle a un niño:

–           ¿Cómo te llamas?

–           Kevin.

–           Fíngete muerto y te pondremos a salvo.

Kevin los mira con una infantil severidad…

Y les dice:

–           ¿Traicionaríais vosotros al emperador poniéndoos a salvo mientras él puso su confianza en vosotros para su gloria?

LEGIONARIOS-romanosLos dos militares contestan al mismo tiempo:

–           ¡Niño!…

–           ¡Ciertamente que no!

–           Pues tampoco traiciono yo a mi Dios, que murió por mí en la Cruz.

Los dos soldados se miran verdaderamente estupefactos…

Y se preguntan:

–           ¿Pero quién les infunde tanta fortaleza?

Y después, con el codo apoyado en la pared para sostenerse la cabeza, continúan observando meditabundos…

Regresan los intendentes con esclavos y camillas…

CIRCO intendente

Uno comenta:

–           Aún son pocos para la hoguera. A ver…

El otro levanta la voz y pregunta:

–    ¿Quienes son los menos heridos que puedan sentarse?

¡Los menos heridos!…

Quién más, quién menos, todos están agonizando y ya no pueden sentarse…

Pero las voces suplican:

–           ¡Yo!

–           ¡Yo!

–           ¡Yo! Con tal de que me llevéis…

Escogen otros once…

Louanne, una joven que fue triturada por la boa, suspira:

–           ¡Dichosos de vosotros!

pantera

Samantha, otra que agoniza después del ataque de una pantera y ve alejarse a otra que estaba junto a ella y con la que una leona solo jugó…

Haciendo un esfuerzo le dice fuerte:

–           ¡Ruega por mí, Rosalía!

Marlon, un jovencito  que fue destrozado por un leopardo y ve que suben a la camilla a otro que perdió brazos y piernas entre las mandíbulas de un tigre y…

Con amor le dice:

–           ¡Adiós, Christopher!

Jerónimo dice, besando a Matilda:

–           ¡Madre, acuérdate de mí!

–           ¡Nos encontraremos en el Cielo!

Y corre jubiloso hacia la salida.

grandesgatos1 LEONES

Mariana se despide de Lorenzo, un joven que agoniza por el ataque de un león:

–           ¡Hijo mío, cuando estés en el Cielo, llama pronto a mi alma!

Carolina le dice a Ian:

–           ¡Esposo mío, que la muerte te sea dulce!…

Y sale feliz al encuentro con el fuego…

Se entrecruzan los saludos y las despedidas.

Y los intendentes se llevan las camillas…

El sacerdote Jonathan, que se encuentra lívido y a punto de morir, hace acopio de todas sus fuerzas para decir:

–           Sostengamos a los mártires con nuestra plegaria y ofrezcamos el doble dolor de los miembros y del corazón que se ve excluido del martirio, por ellos. Pater Noster…

Apenas ha concluido la Oración sublime, cuando llega Mauricio corriendo jadeante…

Y al ver a los dos soldados se para en seco y contiene el grito que ya estaba a punto de salir de sus labios.

LEGIONARIOS dos-soldados

Los dos legionarios le dicen:

–          Puedes hablar, hombre; que no te traicionaremos.

–           Nosotros, soldados de Roma, pretendemos ser soldados de Cristo.

Jonathan exclama:

–           La sangre de los mártires fecunda la gleba.

Y dirigiéndose a Mauricio, le pregunta:

–          ¿Traes los Misterios?

Mauricio responde:

–           Sí. He podido dárselos a los otros, momentos antes de que se los lleven a la hoguera. ¡Helos aquí!

Los soldados contemplan admirados la bolsa púrpura que el otro extrae de su seno.

Jonathan grita:

–           ¡Soldados! Vosotros que os preguntáis dónde encontramos la fortaleza: ¡Aquí la tenéis!

¡Éste es el Pan de los fuertes! ¡Éste es el Dios que entra a vivir en nosotros! Este…

Lo interrumpe el grito de Grace, anhelante ante los espasmos del ahogo final:

–           ¡Pronto! ¡Pronto, padre que me muero!… Dame a Jesús… Y moriré feliz…

Jonathan se apresura a partir el Pan para dárselo a la jovencita, que después de recibirlo se recoge quieta, cerrando los ojos.

Fabio suplica:

–           A mí también… Y después llamad a los criados del Circo. Yo quiero morir en la hoguera... –borbollea un niño como de seis años, que tiene la espalda lacerada y rasgada la mejilla desde la sien hasta el cuello que sangra abundantemente…

Jonathan pregunta:

–           ¿Puedes tragar?

–           ¡Puedo! ¡Puedo!… No me he movido, ni hablado para no morir… Antes de recibir la Eucaristía. La esperaba… Ahora…

El sacerdote le da una miguita del Pan Consagrado, que el niño trata de tragar sin conseguirlo…

primera-comunion

Uno de los soldados se inclina compasivo y le sostiene la cabeza.

Mientras el otro, habiendo encontrado en un rincón un ánfora que contiene todavía un poco de agua, procura ayudarlo a tragar, instilándole el agua en los labios, gota a gota.

Mientras tanto Jonathan parte las Especies que distribuye a los que tiene cerca y después, les suplica a los soldados que lo transporten para distribuir la Eucaristía a los moribundos…

Ellos le llevan con mucho cuidado con todos los que están esperando ansiosos la Eucaristía y observan asombrados, la transformacion en aquellos rostros sufrientes, que se llenan de alegría y de una gran Paz.

Pues reciben las Especies con mucha Reverencia y Adoración. ¡Y esto sucede con todos los mártires, sin excepción!

Por último, el heroíco sacerdote hace que le vuelvan a poner en el lugar donde estaba…

Y con mucho amor y agradecimiento les dice:

–           Que nuestro Señor Jesucristo os recompense por vuestra piedad.

El pequeño Fabio que se esforzaba por tragar las Especies, sufre un ahogo y se agita…

Uno de los soldados lo toma compadecido entre sus brazos.

Más al hacerlo, un borbotón de sangre, brota de la herida del cuello, bañándole la lóriga reluciente.

ninos-cristianos-martires

Niños cristianos, antes de ser quemados vivos por el Estado islámico.

–           ¡Mamá! ¡El Cielo! Señor… Jesús… –el cuerpecito se abandona y el niño expira.

Los soldados exclaman:

–           ¡Ha muerto!

–           ¡Y sonríe!…

–           ¡Paz al pequeño Fabio! –dice Jonathan, que va palideciendo siempre más.

–           ¡Paz! –suspiran los moribundos.

Los dos soldados hablan entre sí…

Después, uno de ellos dice:

–           Sacerdote del Dios Verdadero, termina tu vida admitiéndonos en tu milicia.

Jonathan responde fatigosamente:

–           No en la mía… sino en la de Jesucristo… Más… no es posible… porque antes… hay que ser… catecúmenos.

Ellos objetan:

–           No. Porque sabemos que en caso de muerte, se puede administrar el Bautismo.

El anciano jadea:

–           Vosotros… estáis… sanos…

Los dos replican:

–           Nosotros estamos a punto de morir, porque… Con un Dios como el vuestro, que os hace santos.

–           ¿A qué continuar sirviendo a un hombre corrompido?…  Nosotros queremos la gloria de Dios. Bautízanos.

–           Yo soy Fabio como el pequeño mártir y mi compañero es Nathan, como nuestro glorioso compañero de armas…

Y enseguida volaremos a la hoguera. ¿Qué valor puede tener la vida del Mundo, una vez que hemos comprendido vuestra vida?

El sacerdote suspira y dice:

–           Ya no hay agua… ni líquido alguno… – Jonathan se queda quieto y pensativo, como si oyera una voz interior.

Y luego, formando un hueco con su mano trémula, recoge la sangre que gotea de su atroz herida y ordena:

–          ¡Arrodillaos!… Fabio, yo te bautizo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo… Nathan, yo te bautizo, en el Nombre del Padre. Del Hijo y del Espíritu Santo… El Señor esté con vosotros… Para la Vida… Eterna… Amén…

papa-bautismo

Al decir estas palabras…  los ha aspergeado con su sangre.

Cuando la Oración termina, el sacerdote también ha terminado su misión de sufrimiento y su vida… Ha muerto.

Los dos soldados lo contemplan…

Luego observan por algún tiempo a los que van muriendo lentamente…

Serenos y sonrientes en medio de su agonía. Arrebatados por el éxtasis Eucarístico.

Luego Nathan el mayor, dice al otro:

–           Vamos Fabio… ¡No esperemos ni un momento más!

Nathan contesta radiante:

–            ¡Con tales ejemplos, es segura la Vida! ¡Vamos a morir por Cristo!

Y marchan veloces por el corredor, al encuentro del martirio y de la gloria.

Cuando llegan a donde están los otros cristianos reunidos para ser conducidos a la hoguera…

También ellos reciben de manos del diácono Máximo, el Pan de los ángeles y experimentan por primera vez, la sensación sublime de tener a Dios dentro de sí.

Nathan oye la confesión de Fe de sus antiguos camaradas y su sonrisa se vuelve más radiante al exclamar:

–           ¡Alabado sea Jesucristo! Los tres vamos a pelear el Combate Final…

En la estancia que acaban de abandonar, los gemidos se van haciendo cada vez más tenues y escasos…

En el circo, todos los espectadores guardan silencio y escuchan atentos porque Nerón está cantando su Troyada…

neron-cantando

Simultáneamente, en otro vasto salón en los subterráneos del Circo, donde la luz entra a duras penas por dos pequeñas aberturas al nivel del suelo y que sirven para que también entre el aire.

Están los prisioneros cristianos que han traído de las cárceles para completar el espectáculo.

Son personas de todas las edades y condiciones sociales. El lenguaje es pronunciado con variación de estilos, según sean patricios o esclavos. Y mezclado al latín vulgar, se oye el griego, español, tracio, etc.

Pero si diferentes son los trajes y los acentos; los espíritus son iguales y están unidos por la Caridad.

Ellos se aman sin distinción de raza o de nación. Se aman y buscan servir y ser de ayuda, unos para otros.

Los patricios de ricos vestidos, cuidan de los pobres, vestidos humildemente. Los más fuertes ceden los puestos más secos o menos incómodos, a los más débiles.

Y los abrigan con sus vestidos y togas, permaneciendo ellos con la túnica corta que cubre el pudor.

Usan togas y mantos para hacer con ellos colchones, almohadas o para cubrir a los enfermos que tiemblan por la fiebre. O están heridos por las torturas.

Los más sanos cuidan a los más enfermos, dándoles de beber con amor un poco de agua o vendando las heridas con pedazos de tela arrancados a sus vestidos… Curando los miembros dislocados y lacerados. Mojando las frentes, ardientes por la fiebre.

Y de vez en cuando, entonan en un canto suave: el Pater Noster y los salmos que hablan de amor y de esperanza…

Un niño gime en la semioscuridad y el canto se suspende…

Dimitry pregunta:

–           ¿Quién llora?

niño romano cástulo

Stanislao,  contesta:

–           Es Cástulo. La fiebre y la quemadura no lo dejan descansar. Tiene sed y no puede beber, porque el agua lastima sus labios quemados por el fuego.

Georgiana, una patricia de aspecto imponente y voz suave, dice:

–           Aquí hay una madre que ya no puede darle la leche a su pequeño.

El sacerdote Pawel ordena:

–           Lleven a Cástulo con  Plautina.

Se levanta Stefan, un fornido hombre moreno y lleva con gran cuidado entre los brazos al niño de siete años, que está vestido con una tuniquita recamada de finas grecas, sucia y manchada de sangre.

Plautina se sienta en una piedra adosada a la muralla, que el anciano Matthew le cede…

Y se acomoda de tal forma que el niño pueda estar cómodo en sus brazos.

Luego dice al portador del pequeño mártir:

–           Dámelo Stefan. Y que Dios te lo recompense.

Cuando Stefan lo deposita con mucho cuidado, queda al descubierto el rostro totalmente quemado del pobre niño martirizado.

cástulo

Cástulo es el hermoso chicuelo que consolara a Marco Aurelio en el Tullianum y después que lo suspendieran sobre las parrillas en el Circo,  ahora se ve monstruoso…

Sólo unos pocos cabellos quedan detrás de la cabeza. Adelante, la piel ha desaparecido por el fuego. No más frente, ni mejillas, ni nariz. Toda la carne es una viva tumefacción. Parece  como si la hubiera corroído un ácido.

En el lugar de los ojos están dos llagas horripilantes y los labios son otra llaga que forma un agujero deforme. Este es el resultado de haberlo tenido inclinado sobre las llamas, únicamente con el rostro; porque la quemadura termina bajo el mentón…

Plautina se abre la túnica y hablando con el amor de una verdadera madre, se exprime su redonda mama llena de leche y hace destilar las gotas sobre los labios del pequeño que no puede sonreír, pero que le acaricia la mano para mostrarle su alivio.

Y luego, después de haberlo saciado; hace caer más leche sobre el pobrecito rostro, para medicarlo como si fuera un bálsamo.  Es sangre de madre convertida en alimento y que da el amor por otra, que ha perdido a su hijo…

Plautina los ha perdido a todos… sus siete hijos y su esposo murieron martirizados en la arena, prácticamente repartidos en todas las formas de suplicio. A ella no la tocaron las fieras, porque ya se habían hartado…

El niño no gime más. Refrescado, calmado su sufrimiento y arrullado por la mujer, se adormece respirando afanosamente.

la piedad

Plautina parece una madre dolorosa, tanto por la postura, como por la expresión. Mira al pequeño como si fuese verdaderamente su criatura y las lágrimas ruedan por sus mejillas.

Gira la cabeza hacia atrás, para impedir que caigan sobre aquella carita que está totalmente quemada.

El canto se reanuda, dulce y melancólico…

Killian, otro sacerdote;  interrumpe en el fondo de aquel lugar…

Y con voz sonora dice:

–           Nos acaban de avisar que Fabio ha muerto. Oremos…

Todos dicen el ‘Pater Noster’…

Cuando terminan;  el anciano Joao exclama:

–           ¡Fabio es feliz!  Él  ya ve a Cristo…

Antonio le contesta:

–           Nosotros también lo veremos Joao e iremos a Él con la doble corona: la de la Fe y la del martirio. Seremos como renacidos sin sombra de mancha, porque los pecados de nuestra vida pasada serán lavados también con nuestra sangre.

Pecamos mucho, nosotros que fuimos paganos por largos años. Y es muy grande que a nosotros venga el júbilo del martirio, para hacernos nuevos y dignos del Reino.

Otra voz muy conocida, retumba:

–           ¡Paz a vosotros, hermanos!

Muchas voces contestan:

–           ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Bendito seas!

Mucho movimiento sobreviene entre la multitud. Sólo Plautina se queda inmóvil, con su preciosa carga sobre su regazo.

–           ¡Paz a vosotros! –repite el apóstol.

Y se mete hasta el centro…

Luego dice:

– He venido a vosotros con Artyom y Alexander, para traerles la Vida.

Hugo pregunta:

–           ¿Y el Pontífice?

Pablo contesta:

–           Él les manda su saludo y su bendición. Está vivo por ahora… él quería venir; pero Joaquín, William y Amine, nos avisaron que lo están buscando y es conocido por los guardias. Por eso vengo yo, que soy menos notorio y ciudadano romano.

A él debemos protegerlo en las Catacumbas. Hermanos, ¿Qué nuevas me tenéis?

sao-tarcisio

Adam contesta:

–           Fabio ha muerto.

Noha agrega.

–           Cástulo ha sufrido el primer martirio.

Sienna dice:

–           Jade ha sido conducida a la tortura.

Johanna  informa:

–           A Franco y a Aidan los han transportado con Lars y sus hijos… No sabemos a dónde…

Pablo responde:

–           Oremos por ellos. Vivos o muertos, que Cristo dé a todos su paz…

Y Pablo, con los brazos abiertos en Cruz, ora. Está vestido como un siervo, con una vestidura corta, oscura y con un pequeño manto con capucha, que para orar, se ha echado para atrás.

A su espalda están Artyom y Alexander, vestidos como él. Son muy jóvenes.

Terminada la Oración, Pablo dice:

–           ¿Dónde está Cástulo?

Noha responde:

–           En el regazo de Plautina, allá en el fondo.

Pablo aparta a la multitud y se acerca al grupo. Se inclina y observa…  Bendice al niño y a la mujer.

El niño despertó con los gritos que saludaron al Apóstol y levanta una manita, buscando tocar a Pablo, el cual la toma entre las suyas y le habla con dulzura:

–           Cástulo ¿Me escuchas?

El niño responde con fatiga:

–           Sí.

–           Sé, fuerte, Cástulo. Jesús está contigo.

jesus sacramentado

Cástulo se lamenta:

–           ¡Oh! ¿Por qué no me lo habéis dado? ¡Ahora ya no puedo más! –y una lágrima brota entre aquellas llagas.

Pablo lo consuela:

–           No llores, Cástulo. ¿Puedes ingerir aunque solo sea un pedacito? ¿Sí?… ¡Bien! Te daré el Cuerpo del Señor.

Después iré con tu mamá a decirle que Cástulo es una flor del Cielo. ¿Qué debo decir de tu parte a tu mamá?

–           Que soy feliz. Que he encontrado una mamá que me da su leche. Que los ojos ya no hacen más mal. ¿No es mentira decirlo, verdad? Es para consolar a la mamá. Y porque yo estoy viendo el Paraíso y el lugar suyo y el mío, mejor que si tuviera los ojos todavía vivos.

Dile que el fuego no hace daño, cuando los ángeles están con nosotros. Y que no tenga miedo, ni por ella ni por mí. El Salvador le dará fuerza. ¡Jesús es tan Bueno!

–           ¡Bravo, Cástulo! Le diré a tu mamá tus palabras. Dios ayuda siempre. ¡Oh, hermanos! ¡Y lo veis!

Este es un niño. Tiene la edad en que no se puede soportar un pequeño malestar. Y vosotros lo veis y lo habéis escuchado. Él está en Paz. Él está dispuesto a sufrirlo todo, aún después de haber padecido tanto, para ir hacia Aquel que él ama y que lo ama.

Porque es uno de aquellos que Él amaba: un niño…

jesus_niños

Y éste es un héroe de la Fe. Tomen el coraje de este pequeño, hermanos. Ustedes saben que yo me hago pasar junto con éstos como sepulturero, para poder recoger cuantos más cuerpos podamos y depositarlos en suelo santo.

Por eso vivo junto a los tribunales y veo cómo viven los presos en el Circo y observo todo. Y me consuelo al pensar que yo también en mi hora, cuando Dios la reclame, seré por Él sostenido, como los santos que nos han precedido.

Hoy regresé de llevar al cementerio a Fátima, hija de Florián y de Valeria. No tenía más que catorce años y ustedes saben que estaba débil de salud. Con todo, ayer fue una gigante frente a los tiranos. El despecho de Nerón la torturó de muchas formas: lanzada, suspendida, estirada, desgarrada. Y siempre sanaba por Obra de Dios y siempre resistió a todas las amenazas.

Ahora ella está en la Paz. ¡Valor hermanos! También a ella la nutrí con el Pan Celestial. Y con el sabor de aquel Pan, ella caminó a su último martirio. Ahora os daré también a vosotros aquel Pan, para que sea día de fiesta sobrenatural para vosotros. El Circo os espera…

¡Y NO TEMÁIS! En las fieras y en las serpientes ustedes verán apariencias paradisíacas, porque Dios cumplirá para vosotros este milagro. Las fauces y las roscas les parecerán abrazos de amor. Las llamas, rocío matinal. Los rugidos y los silbidos serán voces celestiales…

Y como Cástulo, veréis el Paraíso, que ya desciende para recogerlos en su felicidad.

Todos los cristianos menos Plautina, se han arrodillado y cantan…

Mientras ellos cantan, han entrado también unos soldados romanos y los carceleros que al mismo tiempo que participan, montan guardia para que no entren personas enemigas.

tribunos

Y el canto se eleva, dulce y armonioso:

Como anhela la cierva

Estar junto al arroyo

Así mi alma desea, señor Jesús

Estar contigo.

Sediento estoy de Dios

Del Dios que me da la Vida

¿Cuándo iré a contemplar

El Rostro de mi Señor?

Lágrimas son mi pan

Noche y día

Cuando oigo que me dicen:

¿Dónde quedó tu Dios?

Yo me acuerdo y mi alma

Dentro de mí, se muere

Por ir hasta tu Templo

A tu casa, mi Señor y  Dios.

¿Qué te abate alma mía?

¿Por qué gimes en mí?

musica

Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré

A Jesús. A mi Dios Salvador.

Pablo se prepara para el Rito y dice a Cástulo:

–           Tú serás nuestro altar ¿Puedes detener el cáliz sobre tu pecho?

–           Sí.

Extiende un lino sobre el cuerpecito del niño y sobre el lino apoya el cáliz y el pan. Y la Misa es celebrada para los mártires, por Pablo y los dos sacerdotes que lo acompañan.

El lino palpita sobre el pecho de Cástulo, el cual por orden de Pablo, tiene entre sus dedos la base del cáliz, para que no se caiga…

Cuando Pablo hace la consagración, un temblor de sonrisa se dibuja sobre el rostro llagado del pequeñín y después la cabeza cae con una pesadez de muerte.

Plautina se estremece pero se domina…

jesus-presente-en-la-eucaristia-scv-1-728

Pablo prosigue como si no notase nada. Pero cuando toma la hostia para darle al pequeño mártir, un fragmento…

Plautina le dice:

–           Está muerto.

Pablo se paraliza por un momento y luego le da a ella, el fragmento destinado al niño que ha permanecido con los deditos cerrados alrededor de la base del cáliz, en la última contracción.

Y ellos le tienen que desprender para poder tomar el cáliz y darlo a los demás.

Después de distribuida la Comunión, la Misa termina.

Pablo se despoja de los vestidos y pone todo lo que ocupó en la Misa, en una bolsa que lleva bajo el manto.

Después declara:

–           Paz al mártir de Cristo. Paz a Cástulo santo.

Y todos responden:

–           Paz.

Pablo dice:

–           Ahora lo llevaré a otro lugar. Denme un manto para envolverlo. Lo llevaré sin esperar la noche. Al anochecer vendremos por Fabio.

Las pequeñas hostias que se consagraron juntas, han partido juntos al cielo también… Pero a éste lo llevaré como a un niño dormido. Adormecido en el Señor.

21Centurion-corona

Jack, uno de los soldados da su clámide y allí depositan a Cástulo.

Lo envuelven y Pablo lo toma en brazos, como si fuera un padre que lleva a otro lugar a su hijito dormido…  Con la cabeza sobre la espalda paterna.

Pablo se despide:

–           Hermanos, la Paz sea con vosotros y acuérdense de mí, cuando estéis en el Reino…

Y se va bendiciendo…

Un poco después, llegan los intendentes del Circo, para llevarlos a completar el espectáculo de aquella noche en que a los ojos del mundo, es el triunfo de la Hora de las Tinieblas…

legionarios tres-soldados

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

69.- LA VIDA Y LA EXISTENCIA


parthenon

En la Puerta del Cielo se escucha la voz clara y potente.

Es el anciano Pontífice, que dice:

“El hombre cae en un error al considerar lo que es la vida y lo que es la muerte. Una cosa es la vida y otra la existencia. La existencia comienza al nacer: se alimenta, respira, se mueve y obra. Se considera la muerte como la cesación de todos estos impulsos y al despojo que es enterrado en un sepulcro.

La vida empieza cuando el alma es creada en Dios y baja a habitar una carne. Y tiene fin, cuando el Pecado la mata.

El hombre era la perfección de lo creado. Tenía de ángel, el alma y de Dios el hálito divino: el espíritu.

Del animal, la perfecta belleza en todas sus partes: la física y material. Y las pasiones en lo moral. No hay criatura igual.

Era el Rey de la Tierra. La Gracia de Dios estaba en él y poseía las magníficas potencias e los instintos, totalmente sometidos a la soberanía del espíritu.

Su muerte debía ser un dulce sueño sobre la Tierra, con un despertar bienaventurado como rey, con el Padre, en el Cielo.

El hombre existe teniendo la imagen de hombre. Pero cuando mata la vida en el alma, se convierte en un sepulcro ambulante, en el que se pudre la vida…

El alma muere a su destino celestial, pero sobrevive a su Castigo.  Los hombres se arruinan por las cosas terrenas. Se condenan, se matan, se perjudican en miles de formas, por cosas caducas que no valen la pena, pero que son grandes solamente ante el pequeño pensamiento terrenal que valora lo terreno.

La muerte es una desgracia por cuanto al dolor que causa la separación de un ser querido.

Pero la muerte es el Misterio que revela nuestro origen y la vida es el escenario que esconde este misterio.

Un escenario vacío en el cual, cada quién traza lo que quiere.

El justo no se acerca a la muerte, cuando vive auténticamente la Doctrina Cristiana y lleva dentro de sí, la Divinidad trasmitida por Jesús.

Se quita a la muerte su horror, cuando se hace de la vida una moneda para conquistar la Vida Eterna.

El hombre fue creado para el Cielo. Ésta que vivimos sobre la Tierra, es la jornada mortal.

Ésta es solamente la formación de nuestro ser futuro de ‘Vivientes Eternos’: La existencia humana es la gestación que nos forma para darnos a luz, en el Reino de la Luz.

Jesús nos ama tal como somos. Él solo espera nuestro arrepentimiento.

Y su Amor misericordioso sigue resucitando a los muertos, mientras todavía hay tiempo. Todo el que invoca el Nombre de Jesús con Fe, humildad y amor, Él acude inmediatamente porque es El Salvador.

La muerte es un justo decreto que pesa sobre todos los mortales y NO debe ser motivo de angustia, más que para los que no creen y están cargados de culpas.

En el Cielo no cuentan los años vividos, sino la intensidad y el modo como se vivieron.

La existencia, es la vida terrenal.

LA VIDA TERRENAL ES PRUEBA

Ciclo_Vital_Humano_e_Astronomico

La vida terrenal es destierro del Cielo y es una prueba con relación a la eternidad.

La existencia: la vida en el tiempo, por más larga que sea es menos que un instante.

Así como la tierra es menos que un punto invisible en el espacio, con relación al Universo.

Cualquier golpe por duro que sea, es una prueba para darnos una enseñanza.

No se puede pretender vivir sin respirar el aire, aunque esté contaminado. No se puede pretender superar la Prueba de la vida humana, sin sufrir todas sus consecuencias; que son inevitables desde que el hombre se rebeló contra Dios.

En realidad, todo lo que circunda al hombre en la tierra es una continua llamada, ya sea de la vida o de la muerte. El hombre es la más perfecta e importante de todas las criaturas. Y solo en él hay cosas que no hay en las demás criaturas que lo rodean:

1°- LA ASPIRACIÓN A LA INMORTALIDAD.

La muerte le repugna y no quisiera morir…

Esta repugnancia no se encuentra en los seres inferiores, ¿Por qué?

Porque el hombre fue creado con plenitud de vida. Y la muerte no es sino consecuencia de su rebelión a Dios.

Esto es un hecho transitorio que el hombre lleno de Gracia intuye y cree… Intuición que es transformada en FE.

Fe que hace huir todo temor y muchas veces, verdadero terror de quién oscurecido por la concepción materialista de la vida, NO ve más allá de la tumba, más que el Abismo pavoroso de la NADA.

Éstos suelen decir: ‘Más allá de la tumba, hay solo silencio…’

2°- LA ASPIRACIÓN A LA FELICIDAD.

Este deseo de felicidad es vivo y ardiente en el ser humano…

La busca por doquier. Tanto, que la experiencia de todas las generaciones que le han precedido, no es suficiente para convencerlo de que la felicidad para la que ha sido creado, no la puede encontrar en la tierra.

En vano los hombres la buscan en la tierra, porque el hombre ha sido creado para una felicidad que ninguna cosa terrena puede dar. Y esa hambre insaciable, es de felicidad celestial…

Es la felicidad eterna de la que se siente anhelo.

Es la felicidad de poseer a Dios: LA PLENITUD DE ADORACIÓN SACIADA TOTALMENTE.

El Amor y la alegría poseídos en tal forma, que en la tierra no es posible tenerlos sin morir, como consecuencia de la limitada capacidad humana.

3°- LA NECESIDAD DE LA PAZ.

El hombre busca la Paz.

paz-y-projimo

Necesidad que no puede ser satisfecha en la Tierra, porque esta Paz que él anhela, NO existe en nadie igual a él o alrededor de él.

La Bondad y la Paz, son uno de los principales atributos de Dios.

Jesús es el Príncipe de la Paz. Él ha traído la Paz…

Y si nosotros NO tenemos Paz, es por la perversidad humana, que prefiere el Mal al Bien; el delito a la santidad; la sangre al espíritu.

Dios es Paz.

La paz es un consuelo sobrenatural en la tierra.

La Paz es el Mismo Dios.

PRINCIPE DE PAZ

Y es una de las cosas más bellas que puede experimentar el alma.

Y por eso Él nos enseñó a saludar a los cristianos, con el saludo con que Él Mismo saludaba… “ Que la Paz del Señor esté contigo..”

Dios es Luz, Dios es Paz, porque Dios es Amor.

Cuando NO amamos, NO podemos sentir su Paz.

Y la vida es una prueba personal en la que la criatura deberá rendir cuentas de sus personales actos.

Toda criatura humana deberá responder ante Dios de lo que hizo con el Don de la Vida.

Porque la muerte no interrumpe o destruye la vida. Continúa activa en el más allá, tanto en el Bien como en el Mal.

Para los elegidos, la perfecciona…

Sucede como el forastero que llega a otra ciudad para él desconocida.

Y pasea por las calles distraído por las grandes novedades que va encontrando. Y los problemas de su vida, vuelven a su memoria. Así es para el que llega al Paraíso.000las-tierras-prometidas-del-eden-perdido-el-paraisoNo es que inicie una nueva vida, sino que recuerda las cosas de su vida terrena y las ve bajo una luz totalmente diferente y con un perfil nitidísimo.

Por esto mismo, el interés por las cosas terrenas se ve totalmente modificado por la nueva situación.

Afectos e intereses son vistos con el Conocimiento Total.

La realidad de los acontecimientos humanos adquieren toda su pavorosa visión.

Bastaría con que solo por un instante, todos los hombres en su camino por la tierra pudieran tener una visión del Mundo como es visto desde allá; para que se verificara un cambio radical en las amargas y tristísimas realidades que todos viven…

Pero esto no puede ser posible. Porque la vida en la Tierra es prueba.

Y ya NO sería Prueba si sucediera algo así.

LA FE PERDERIA SU RAZÓN DE SER.

SOLO DANDO EL PASO DE FE, ¡APRENDEMOS A VOLAR!

SOLO DANDO EL PASO DE FE, ¡APRENDEMOS A VOLAR!

El orden de la vida humana es que a una carne se funda un espíritu, para volver al hombre igual a Dios, el Cual no es carne, sino Espíritu.

No animal, sino sobrenatural. Cuando la carne muere, en el anochecer de su vida terrenal; es despojada de su revestimiento para desaparecer en la nada de la cual fue extraída.

Y el espíritu retorna a su origen para continuar su vida, según como la haya elegido el hombre en su destino eterno:

Feliz y dichoso, si está vivo.

Condenado, si está muerto por haber hecho de la carne su reina; en lugar de hacer de Dios, el Señor y la vida de su espíritu.

LA VIDA ES PRUEBA.

¿En qué consiste esta Prueba?

Está dividida en tres partes:

1°- Es Prueba de Fe.

En la aprobación y recepción de la fe.

Sin la fe, es imposible agradar a Dios. Por esto; si NO se cree, NO hay salvación.

CREER ES LA CLAVE DE TODO

CREER firmemente en las verdades y misterios revelados. CREER en la Autoridad de Dios Revelador.

CREER en las Palabras del Verbo de Dios.

CREER en la Ley que NO cambia y NO puede cambiar nunca.

Y a la que nadie puede desfigurar, mutilar o alterar. Sin provocar la Ira y el Castigo Divinos.

CREER en los Sacramentos de salvación contenidos en la Iglesia…

CRUZ SALVACION

2°- Prueba de Humildad y de Obediencia.

Exigidas por la Omnipotencia Divina.

Consiste en que el hombre reconozca que Dios es Supremo Señor y Dueño de Todo y de todos.

Y que a Él se le debe completa sumisión.

Plena y absoluta Obediencia a su Voluntad y a su Ley.

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

3°- Prueba de AMOR.

Es exigida por la Misericordia Divina y en ella se encierra TODO.

Correspondiendo Al Infinito Amor de Dios, amándolo con todas las potencias de nuestro ser.

Aceptamos la racionabilidad y cumplimos perfectamente las primeras dos partes.

Los cristianos en el Bautismo, recibimos la Gracia santificante: la Fe, la Esperanza y la Caridad. Virtudes inseparables e indivisibles.

Y con el Amor, LA CAPACIDAD DE AMAR.

Y consiguientemente:

LA DE SERVIR Y OBEDECER.

Amando A Dios con todas las fuerzas, NO es posible dejarse influenciar por la vanidad, la falsedad, los espejismos, las lisonjas y las insidias del Mundo.

FLOR rosa-roja

Este amor da la claridad para ver, como la vida humana es como una flor que se abre por la noche y se marchita al día siguiente.

El Amor nos atrae y nos mueve hacia Él y Él se mueve hacia nosotros.

Del encuentro surgen efectos maravillosos y estupendos para el que decide amarlo y para las almas.

Hay que amarlo hasta consumirnos por Él…

Igual que Él se ha consumido por nosotros.

ÉSTA ES LA UNICA

Y MARAVILLOSA RAZÓN

DE NUESTRA EXISTENCIA Y DE NUESTRA VIDA.

Esta es la razón por la que hemos recibido el Don de la Existencia y Satanás NO lo soporta.

Por eso distorsiona la Misión y busca por todos los medios destrozar este propósito en todas las almas.

Dios ha creado al hombre libre y dotado de inteligencia, para poder discernir el Bien del Mal.

Ha dado una voluntad soberana para que conociendo el Bien, se determine a Él como finalidad suprema de su vida.

Dios no puede coartar la Libertad, porque así nos convertiría en seres inferiores a los brutos…

Porque en las leyes que los rigen, también los ha creado libres.

Los ciegos y los sordos voluntarios, comprenderán esto cuando sea demasiado tarde.

POR ESO HAY QUE IMITAR A CRISTO

Ninguno fue más probado que Él.

Ninguno como Él conoció la soledad, la incomprensión, el abandono. Desde aquellos celestes a los humanos.

Ninguno padeció TODOS los dolores de toda especie, desde que abrió los ojos en la Gruta de Belén.

Dolores que fueron aumentando en amargura e intensidad…

Pero Él nunca reprochó al Padre por este Océano de Dolor que lo circundaba.

Cuando la vida Terrenal es considerada y valorada como ‘PRUEBA’ de Fidelidad a la Fe; Fidelidad a la Ley y Fidelidad al Amor…

La conclusión de esta Prueba, es el Juicio de Dios. Del que NADIE al igual que de la Muerte, puede escapar.

LA VIDA ES UN DON.

La vida siempre es de Dios.

Él la ha dado y el hombre lo olvida con facilidad. Y se olvida de Agradecerlo.

La Hora Terrenal es solo un instante frente a la Eternidad.

Y sobre esto quiere hacernos reflexionar la enfermedad…

Y hacia este fin debe dirigirse la Vida, después de recuperar la salud…

Hay que ocuparse de dar a lo que NO muere, una jornada de Paz.

Si se reflexionara en esto, cuantas presas perdería el Infierno…

Pero por costumbre se hace mal uso de la salud que Él concede y de los años que agrega a la existencia para este fin…

La deshonestidad NO consiste solamente en robar, mentir y perjudicar al prójimo.

Es deshonestidad defraudar a Dios, de aquel respeto amoroso, que es deber del hombre hacia su Creador.

Es deshonestidad usar sus dones para actos malvados.

Todos sus dones y especialmente el Don de la Vida.

Se  hace mal uso de la vida que el Padre ha dado. Se hace mal uso del Cuerpo en el cual alienta el alma.

Templo reservado a Dios en el cual reside la mente que debería ser dirigida a comprender la Ley de Dios.

Así como el corazón debería ser ocupado en Amarla y Practicarla.

LA VIDA ES UNA GUERRA

Satanás es la cabeza de sus pérfidas y malvadas legiones.

batalla

Habiendo perdido su desafío lanzado contra Dios, juró desde lo más íntimo de su ser, Odio y Guerra a Dios y a la Obra de sus manos…

Después de haber ganado su primera gran batalla contra los Primeros Padres, la primera de una Gran Guerra sin cuartel.

Batalla que aún está en curso y que NO terminará hasta el fin de la vida del último hombre, en el Fin de los Tiempos.

Esta Guerra conducida con riqueza de inteligencia y de potencia, era del todo desproporcionada; pues entre la naturaleza angélica y la naturaleza humana, hay una gran disparidad de fuerzas y de inteligencia.

Esto haría que la naturaleza humana, estuviera por siempre sometida a una extremadamente bárbara tiranía y sin la más mínima esperanza de resistencia alguna, ni en el Tiempo, ni en la Eternidad.

Toda la Humanidad se había hecho culpable porque potencialmente, TODA estaba en Adán y Eva.

Y los hombres en lo personal, tanto en el Tiempo como en la Eternidad, habrían debido sufrir atrozmente por una Culpa de la que personalmente, NO eran responsables.

Y esto Repugnó a la Infinita Justicia Divina.

Y por eso, Ella decretó el Misterio de la Encarnación y Redención Humana.

cristo-crucificado-1

Dios es un Padre Amorosísimo…

Y cuando la jornada terrena del hombre fue convertida por Satanás en una lucha cruel…

Para que esta Gran Guerra NO fuera dispareja y el hombre NO estuviese solo, Dios puso a su lado a un ángel suyo.

Un Ángel Guardián. Siempre dispuesto y listo para intervenir cada vez que le sea solicitado.

Desgraciadamente la incredulidad hará que muy pocos recurran a él.

¡Cuántas veces el Ángel Custodio está obligado a la pasividad casi absoluta, a causa de esta incredulidad!

adicciones2

Y cuantas veces se ven obligados a retirarse, para NOasistir a la ruina que el hombre hace de sí mismo.

Dios como Padre Bueno y Amoroso, prepara a sus hijos para que emprendan este largo, tremendamente difícil viaje.

Y en nuestro camino por la Tierra, avisando con anticipación las dificultades que el viaje conlleva y los peligros y obstáculos que encontraremos.

Estas advertencias son precisamente porque Él no quiere que perezcamos, bajo las ruinas con las que Satanás sepulta todo lo que toca.

La Tierra está envuelta en una marea de delitos, de blasfemias, de desobediencias a la Ley de Dios y el hombre naufraga en ella…

Los grandes y los pequeños cometen los mismos pecados…

Y esta es la Hora de la Potestad de las Tinieblas, que el hombre espontáneamente ha querido.

Demasiada sangre se esparce sobre la Tierra por quienes han perdidohasta la noción más elemental del Bien y del Mal…

Y son marionetas en manos de Satanás, deslumbrando y extraviando a los débiles.

Los tiranos gobiernan y es su tiranía de la que se sirve el Demonio para angustiar a sus súbditos, llevándolos a desconfiar sobre todo de Dios.

Y los impíos más hostiles se vuelven acusando a Dios y dándole a Él el rencor que debe ser dado a quién ha ocasionado tanto mal:

Satanás y las pasiones malvadas que provoca en los que NO se cuidan…

Los frutos del rechazo de Dios, pueden verse en todo su trágico aspecto.

Y mientras los hombres se deleitan con su hechizante sabor que los lleva a la desesperación y a la muerte, después de haberlos hecho desvariar en el miedo del mañana que los hace enloquecer…

Si se pudiese ver toda la verdad sobre el futuro que se aproxima, ningún hombre que NO esté sostenido por Satanás resistiría.

Por eso hay que apoyarnos en Jesús.

Los hombres pierden a Dios por su culpa y porque así lo quieren…

Cuando la Gracia muere, se pierde a Dios. Y es la Desolación.

Y los pecadores muertos a la Gracia, NO SON felices. Parece que lo sean, pero no es así.

Y esta Humanidad que fue creada por Amor, salvada por el Amor, pero que se ha vendido al Odio, por eso no puede ser feliz.

La falta de amor, es la principal causa de su desdicha.

El Odio rechaza al Amor. Dios es amor. La felicidad está basada en la Paz. Y ésta se encuentra solo en Dios.

¡Trágica y dramática responsabilidad del hombre, que durante su peregrinación terrena, se encuentra siempre en la alternativa de escoger!…

Pues ésta es verdaderamente nuestra Prueba. La lucha interior que necesariamente debemos sostener, es la razón de nuestra presencia en la Tierra. ¿A quién le daremos la victoria?… 

La decisión es personal e irrevocable…

Por eso la vida es una guerra de todos los días, para poder pertenecer a Dios.

Hay que luchar como soldados bien armados y seguir luchando con Dios como nuestro Comandante Supremo.

Las batallas parciales no tienen ninguna importancia, SI NO SE GANA LA GUERRA HASTA EL COMBATE FINAL.

El Enemigo es UNO, con muchas caras: el demonio, la carne, el mundo y el dinero.

Cualquier golpe por duro que sea, es solo una prueba. Satanás golpea para distorsionarla misión y el propósito aparente es dejarnos destrozados.

Hay que refugiarse en el Inmaculado Corazón de María y recordar que es solo una Prueba que fortalecerá la virtud…

Jesús ha mostrado como debe ser usada la vida.

Él ha explicado como somos Templos de Dios y como quiere vivir en nosotros.

Pues Él ama vivir en el hombre, más que en templos de piedra y mármol.

IMITAR AL MAESTRO ES EL SECRETO QUE SALVA

Quién quiere seguir a Jesús, no debe tener ansia de la vida, ni miedo por la vida.

camino

Y Jesús enseñará como se conquista la Vida Eterna y cómo hay que vencer a Satanás, en cada una de las trampas que nos tiende.

VIVIR   MURIENDO

La vida nace de la muerte.

La muerte de la carne, NO es la muerte material del cuerpo.

Lo que debe morir, es lo animal y satánico infectado en el hombre a través de sus idolatrías.

Y esto no muere mientras la carne está satisfecha y haya en el hombre mentira, orgullo, ira, soberbia, gula, avaricia, envidia y pereza.

Hay que morir diariamente en el sentido metafórico, porque el ‘yo’ humano, no está sino quebrado. Y esto no es muerte, es vida…

El espíritu debe triunfar sobre la muerte de lo ‘humano’ y esto es motivo de júbilo.

renuncia ego

La Infinita Misericordia de Dios provee todas las ayudas, para que el espíritu permanezca vencedor con la asistencia del Espíritu Santo.

La vida como Don de Dios, le pertenece solo a Él.

Con la existencia nos ha hecho nacer y nos conserva vivos.

En la vida espiritual, con la Gracia y los Sacramentos, Él da la Vida para convertirnos y hacer de ella un instrumento de recreación del alma y de supercreación en la Deificación del espíritu.

Todo esto sucede cuando la usamos para servirlo.

Todos deberían estar ansiosos de servir a Dios, para volverse dignos de acoger en sí, la infusión vital del Consolador que viene con todos sus dones, pero quiere por trono un espíritu preparado y deseoso de Él.

El mundo rechaza a este Espíritu que hace a los hombres buenos.

Jesús es la Vida. ¡Cuanta Vida hay en Él y da Él! Vida Verdadera. Vida Santa. Vida Eterna. Vida Jubilosa. Con su Palabra, que es la Palabra del Padre y Amor del Espíritu.

Jesús obra para librar a las almas de la Perdición y con su Amor, cancela nuestros pecados, esperando en nosotros. ¿Qué debemos hacer?

Devolverle el amor por el Amor que recibimos de Él y convertirnos en ‘vivientes’

¿QUÉ ES ESTAR VIVOS?

Ser ‘vivientes’ o estar vivos, no quiere decir ser de este mundo: quiere decir pertenecer totalmente al Señor.

Quiere decir poseer la Gracia y tener derecho al Cielo.

‘Vivo’ no es el que respira, come y duerme con el alma muerta: éste es un despojo putrefacto ya próximo a caer, como la rama podrida de una higuera, en la fosa cuyo fondo es el Infierno.

Vivo es aquel que aunque esté agonizante en la carne, porque ‘vive muriendo’ POSEE LA VIDA…

Y ‘muere amando’ porque prefiere perderlo TODO, antes que perder a Dios.

Y su única preocupación es: mantenerse vivo, perseverando en no perder a Dios, que es la Vida.

Porque para ser verdadero hijo de Dios es necesario tener el alma y el espíritu ‘vivos’

Dios arde en el deseo de hacer felices a sus hijos. Él quiere abrazarlos y enjugar su llanto. Él quiere saciar el hambre y la sed del corazón, de nuestras almas y de nuestros espíritus.

Él siempre está cercano porque sabe que sus hijos sin Él, son infelices. Él espera encerrado en un poco de Pan, para asumir una forma visible a nuestra pesantez material.

sagrado-corazon-de-jesus

Él desciende del Cielo como un dulce Tesoro, para mantener la Vida en sus hijos; para consolarlos; para sostenerlos y para nutrirlos; cumpliendo el deseo del Padre, que quiere salvar al Género Humano.

Él ha dado su Sangre Santísima, para fortalecernos espiritualmente.

El que se alimenta de Ella y la invoca, se convierte en ‘vencedor’.

Estar vivos en el Señor, es la experiencia más grande en belleza, en alegría, en duración, en esplendor, en libertad y vitalidad.

Usar los sentidos espirituales, guiados por el Espíritu Santo, ES UNA EXPERIENCIA SUBLIME.

‘Vivos’ en Dios Uno y Trino. Vivos en la Eternidad.

Los que lo experimentan comprenden que es mejor sufrir aquí en la Tierra, que en ninguna otra parte…

Y aman la Cruz como el más excelso de los tronos.

Con el ‘alma viva’, SE CONVERSA, CON EL DIOS VIVO Y VERDADERO. El Espíritu santo, obra este prodigio…

El alma en Gracia posee el Amor. Y poseyendo el amor, posee a Dios: el Padre que la conserva. El Hijo que la amaestra. Y el Espíritu Santo que la ilumina. Y así se posee el Conocimiento, la Ciencia, la Sabiduría y la Luz.

Y de esta manera,  la Oración se convierte en el Núcleo Vital de nuestra existencia.

DON DE PROFECIA

Porque ya NO rezamos. Conversamos y sentimos la inefable Ternura de nuestro Abba Santísimo…

Su Palabra desciende a nutrir las almas que se entregan a Él.

Y Jesús es el sacerdote y Guía de los que lo buscan.

Y ellos no perecen en esa búsqueda de la Verdad, en las que muchos se pierden porque se niegan a creer y a amar el Evangelio.

Los ‘vivientes’ del espíritu saben que lo único necesario es:

VIVIR SU PALABRA. CAMINAR SIGUIENDO SU PALABRA.

EL NÚCLEO DE LA VIDA DEL ALMA ES: EL EVANGELIO.

¿CÓMO VIVIR LA VIDA VERDADERA?

Es necesario seguir el Camino del Espíritu, con firmeza y con calma. Ninguna ansia, ningún miedo.

Hay que orar, escuchar, meditar, sufrir, trabajar, reposar siempre con el alma desposándose con Dios…

Él es un Huésped Perfecto.

Sabe conversar y sabe callar, según ve si el que lo hospeda está en condiciones de poderlo o no, escuchar.

Jesús es muy dulce al instruir.

Amorosamente firme al mandar algo.

Perfectamente amorosísimo al consolar.

Y Fortalece nuestras almas, de acuerdo al crecimiento y a las pruebas.

SAGRADO CORAZON DE JESUS EN VOS CONFIO

HAY QUE CONFIAR EN ÉL, CIEGAMENTE

Por cuanto más el alma pueda amarlo, siempre es una medida minúscula, respecto a cuanto nos ama Él.

Dios llama para despertar a las almas y que ellas lo acojan. Se muestra afanoso para que lo conozcan y les pide el corazón, para hospedarse en él. Porque el corazón es el más bello Tabernáculo para Él.

Y el alma se estremece de alegría cuando Dios se le acerca y palpita de amor, derritiéndose de dulzura y de arrepentimiento.

Cuando esto sucede, hay que secundar el impulso del alma, dejando toda diligencia por la carne. Hay que poner nuestra carne soberbia de rodillas y amar nuestra alma, dándole la vida con la conversión, que es la Resurrección espiritual.

00transfiguracion

TRANSFIGURACIÓN

Dios quiere que en la Resurrección Final, también nuestros cuerpos esplendan de Luz y de Belleza sobrenatural y eterna.

Acoger la Vida Divina quiere decir potenciar la propia vida del hombre a obras sobrenaturales.

Y si el alma sabe consagrarse y conservarse llena de Gracia, tal como queda después de que recibe los Sacramentos del Bautismo y de la Confirmación, esta alma es solo un poco inferior a Dios… Y con esto está dicho todo.

Porque poseer la Gracia y nacer, crecer y robustecer el espíritu, nos convierte en dioses, porque la Gracia deifica.

Y esto es lo que Jesús quiere, porque entonces querría decir: que su Sacrificio ha sido coronado por la victoria y realmente Él ha arrancado su imperio al Maligno, relegándolo a su Infierno, porque ya no hay corazones que lo acojan.

Lo sepultaría en su Reino Maldito, sellándolo con una piedra y poniendo sobre ella el Trono de María, su Vencedora…

Para vivir la Vida de la Gracia, primero es necesario nacer de nuevo.

Renunciar a nuestra vida de Pecado y a Satanás, con sus obras de destrucción y de muerte. Y decidirnos a conquistar el Amor y el Reino del Amor.

INMORTALIDAD

Y el Premio justifica el heroísmo…

Las almas que se quieren dar todas al Amor, siempre caen en el desprecio de los demás.

A las almas llamadas a exhalar Amor, les son quitadas todas las cosas de la vida y les son dadas todas las soledades y también las necesidades. Además de luchar con los obstáculos de otros quereres que intentan impedir al espíritu, que se entregue a su Dios.

Pero el verdadero amante NO toma en cuenta lo primero y NO se asusta con lo segundo.

Y pone sobre todo lo que es su necesidad vital:

AMAR A SU DIOS SOBRE TODA LAS COSAS…

Pedro calla. En el aire resuena vibrante, la enseñanza de ese día…

pedro-y-david

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA

A53 HORA DE LAS TINIEBLAS


PADRE TRINIDADsabaothHijitos Míos, desde la llegada de Mi Hijo a la Tierra para traeros la salvación y traeros la Verdad, cuando todo alrededor era mentira, Satanás se ha encargado de tratar de destruir todo lo que viene de Mi Hijo Jesucristo.

Conocéis cómo Mi Hijo fue atacado durante toda Su Vida Pública. Satanás a través de sus esbirros, los fariseos y escribas, trataron de desmentir primeramente todo lo que Mi Hijo os daba y como no pudieron, lo asesinaron en la Cruz.

La Maldad de Satanás desde ese tiempo, se ha ensañado contra la obra de Mi Hijo, Él es la Verdad y vosotros lo sabéis. Y en estos tiempos, sigue tratando de destruirla aumentando su fuerza. Que de hecho, él ya maneja al mundo entero y su Maldad ha crecido a niveles descomunales.  

satanistas

Vosotros en una gran mayoría, no lo sentís porque así es Satanás: Engaña, no se muestra como es.

Si no, inmediatamente vosotros os apartarías de su presencia. Por eso siempre os va a presentar el Pecado y su Maldad en forma agradable, para que vosotros la aceptéis.

Mis pequeños, Satanás conoce al hombre, conoce lo que el hombre quiere. El hombre que ya Me ha hecho a un lado, siente como una carga insoportable Mis Leyes, Mis Decretos, Mis Mandamientos…

Ateismo cristianos PRISION

Y de esta forma, aprovecha Satanás el “hacer fácil” el llevar la carga, –pero ciertamente contrario a lo que se os pide– entonces, el hombre acepta lo que él os está ofreciendo.

Mi Hijo os dijo que la carga era pesada, pero que Él os ayudaría a llevarla. ¿Veis la diferencia? Satanás os pone las cosas fáciles.

Mi Hijo, se centra en la realidad, en vuestra realidad de hijos de Dios. Y a pesar de que sea pesada la carga, se aligera con la vida en la Gracia, con la Fe en el vivir las verdades que se os han dado y sobre todo, en la promesa del futuro.

cinismo-ateismo-y-esperanza

EN ESTOS TIEMPOS, SI LA REENCARNACIÓN NO FUESE OTRA MENTIRA DE SATANÁS, ¡¿SEGUIRÍA SOSTENIENDO LO MISMO?!

Satanás  os hace fácil la carga. Es más, os la quita. Os convence de gozar aquí en la Tierra.

No os habla de un futuro, sino de un presente que debéis gozar. Y que debéis apartar de vuestra vida todo aquello que os produzca problemas.

Os he dicho que estáis viviendo con pura mentira a vuestro alrededor, os estáis enfrentando a ella. Y todavía no viene lo más fuerte.

ateismo

Os he pedido mucho que os centréis en la Oración.

La Oración, es una comunicación directa Conmigo, con vuestro Dios. 

carisma profecía

Y vosotros los que estáis Conmigo, que queréis conocer la Verdad, debéis acudir a ella para que Yo os la revele.

Los tiempos son difíciles Mis pequeños, si vosotros mismos NO tratáis con todas vuestra fuerzas, de manteneros Conmigo y respetando todo aquello que Yo os he pedido que hagáis, que ciertamente os llevará a la santidad de vida, entonces Satanás os podrá vencer fácilmente.

Vosotros no os imagináis lo que es su potencia, su poder sobre vosotros. Pero ya estáis viendo los resultados de ello. Todo es obscuro a vuestro alrededor.

violencia maldad

La Maldad que veis por todos lados, las injusticias, la impunidad, el dolor, los asesinatos y mucho más. Todo eso es obra precisamente, de Satanás.

Eso no puede venir de Mí, lo que estáis viviendo no puede venir de Mí, porque Yo Soy todo Amor y Yo os cuido, os protejo, os guio hacia la Verdad, hacia el Verdadero Amor… Pero ya no queréis escuchar Mi Voz, ni Mi Guía perfecta.

La Maldad seguirá creciendo, si vosotros no la detenéis regresando a Mí, viviendo en Oración profunda y pidiendo por la conversión de vuestros hermanos.

ASESINA

“El homicidio más horroroso”: una madre disfruta viendo como violan y apuñalan a su hija de 10 años Publicado: 16 sep 2016 02:42 GMT Una mujer estadounidense contrató a un criminal para que violara y asesinara a su hija mientras ella observaba el crimen. https://actualidad.rt.com/actualidad/218856-asesinato-menor-madre-albuquerque-eeuu

Vuestros hermanos los que Me han dado la espalda, ahora viven para el Enemigo. Vosotros los que estáis Conmigo el Resto Fiel, debéis pedir con todas vuestras fuerzas en la Oración, por la conversión de vuestros hermanos que van por mal camino.

La conversión es lo más importante en estos tiempos. Porque un alma convertida, un alma que toma nuevamente el buen camino, que Me vive, que Me goza, ya no puede hacer el Mal.

NO pidáis que os quite los resultados de la Maldad, lo que la maldad produce: guerras, hambre, muerte. Eso es obra de los que no están convertidos, de los que se han alejado de Mí.

conversion-cambio

Por eso os repito, debéis pedir intensamente por la conversión. Por la conversión de aquellos que se han apartado de Mí; porque aquellos que vienen a Mí, no pueden actuar en el Mal.

Que este año sea para vosotros en vuestras peticiones lo más importante, la conversión de vuestros hermanos para que no hagan el Mal, para que vivan en el Bien. Para que ataquen al Mal, viviendo como Mi Hijo os enseñó.

Hijito Mío, alguna vez te enseñé los Portones que se abrirán para el Resto Fiel. Portones inmensos, bellos que al abrirse, traen una luminosidad Divina y una Paz que solamente puede venir de Mí.

las-puertas-del-infierno

No todos los portones que se abren traen Mi Presencia. Ve, ve ahora éstos Portones que te enseño. Son grandes, no comparables a los que te enseñé para el Resto Fiel, pero ve cómo al abrirlos no hay luz. Está obscuro, muy negro, son apariencias.

Son grandes, pero lo que hay dentro, no viene de Mí. ¡Cuánta Obscuridad!, ¡Cuánta Maldad se encierra en donde debiera estar lleno de Mi Bien! Ve cómo no sale luz, no sale paz, no sale vida, Yo no estoy ahí, Satanás es el que reina ahí.

Anunciado estaba en las Escrituras y este es el Tiempo en el que se están realizando ésas Profecías dadas en las Escrituras.

apocalipsis_sellos_introduccionPG

Las mismas Escrituras os dicen, cuando Mi Hijo fue atacado por Satanás en el desierto: “no sólo de pan vive el hombre si no de la Palabra que sale de Boca de Dios”.

Satanás os ha dado un pan que no alimenta, ha mostrado su Maldad que la estáis viviendo alrededor del Mundo y pocos, muy pocos hacéis algo para contrarrestar toda ésa Maldad.

Y esto lo hacéis principalmente a través de la Oración, de buscar la vida en la Gracia, de recibir Mis Sacramentos, de transmitir Mi Vida y Mi Amor a través de vuestro ejemplo y vuestras palabras.

oracion-silencio-y-profecia

Mi Iglesia falla. Mi Iglesia está Obscura. Ya no sale Luz de Ella y lo que sale es mentira, falsedad, engaño.

Mi Iglesia verdadera está en el corazón del Resto Fiel y ésa Iglesia verdadera en Mi Resto Fiel, es la que iniciará un Nuevo Mundo. Un Mundo lleno de bellezas, como Mi Cielo lo es de Verdad. La Verdad que solamente puede venir de Mí y que da Vida a todo.

Una Iglesia de Virtud, donde se vea cómo debe ser el alma, a Imagen y Semejanza Mía.

frase-dios-quiere-que-amemos-que-seamos-imagen-y-semejanza-suya-porque-como-dice-san-juan-el-es-amor-benedicto-xvi-103157

¡Pobre de Mi Iglesia! A pesar de que las puertas están abiertas, una Obscuridad terrible hay dentro de Ella.

Hijitos Míos, ciertamente son  momentos difíciles y os anuncio situaciones también difíciles, que tendréis que padecer. Pero Yo os digo una sola cosa: perseverad, manteneos firmes en lo que creéis, manteneos dentro de Mi Sacratísimo Corazón. Os cubro y os protegeré como os he venido protegiendo.

Lo que vayáis a padecer, será para vuestra purificación y Me lo agradeceréis Mis pequeños. Porque ahí quedarán vuestras vestiduras sucias, enlodadas por el fango de la tierra y purificadas serán.

oveja sorda CRISTIANO TECNOLOGÍA control

El dolor que padeceréis será muy diferente al que padecerán aquellos que Me han traicionado, que no quisieron escuchar la Voz del Pastor. Vuestra purificación será muy diferente a la de ellos. Vosotros sois el verdadero Pueblo Escogido; escogisteis la mejor parte como María y recompensados seréis.

Mi Amor os purificará, Mi Mismo Amor os ha ido limpiando de toda la maldad del Mundo que dejasteis entrar en vuestro corazón, Mi Amor todo lo purifica y lo santifica.

Os repito, escogisteis la mejor parte. Escogisteis seguir a Mi Corazón Sacratísimo, a Mi Corazón de Dios Misericordioso, a Mi Corazón de Dios Victorioso que con Mi Muerte, os abrí las puertas de vuestra Vida.

sacre-coeur

 Vosotros os imagináis que porque Soy vuestro Dios, no necesito de vosotros. Ciertamente como Dios, Soy Perfecto y no necesito de nadie para que Yo esté perfectamente Completo en Mi Ser. Pero sois Mis hijos y así como un padre o una madre necesitan del amor, del cariño, de las palabritas, de la compañía de sus hijos; Yo también, Mis pequeños.

 Os he creado, os voy guiando, os protejo. Voy viendo cómo os desempeñáis en la Tierra, de acuerdo a Mi Voluntad. Os conozco a cada uno por vuestro nombre, por vuestras acciones, pero TAMBIÉN OS NECESITO.

Vosotros necesitáis de Mí, porque Soy vuestro Creador. Pero os metéis tanto en las cosas del Mundo, que os olvidáis de Mí a tal grado, que muchas veces pueden pasar días o semanas, en que no os acordéis de Mí.

000_attractions Y TENTACION

En cambio Yo vuestro Padre y Creador, en todo momento estoy con vosotros, buscando lo mejor para vosotros. Tratando de entrar en vuestro corazón, tratando de hablaros y que vosotros entendáis Mis Palabras y entendáis principalmente, lo que Mi Voluntad quiere de vosotros.

Os necesito Mis pequeños, os necesito a cada uno de vosotros. Tenéis parte de Mi Amor, porque Mi Esencia es Amor. Yo he puesto vuestra alma en vuestro cuerpo y vuestra alma, sale de Mí y Soy Todo Amor. Ya con esto vosotros podéis entender que fuisteis creados en el Amor y que debéis regresar a vuestro Origen que Soy Yo vuestro Dios el Dios del Amor.

Y que debéis dejar en la Tierra, una estela de Amor para el bien de vuestros hermanos.

amaos

Se escucha fácil, pero vuestras distracciones hacen que todo se vuelva difícil y Yo vuestro Padre y vuestro Dios Sufro, porque os olvidáis de Mí y de lo que Me debéis ofrecer.

Yo os acompaño en todo momento de vuestra vida y vosotros, ni cuenta os dais. No os imagináis de cuántas ocasiones os he salvado de los ataques de Satanás, de cuántos accidentes que pudisteis haber tenido, a veces naturales y a veces, ataques del mismo Satanás…

Para que si fuera posible, perdierais la vida en los momentos en los cuales vuestra alma, no está en sus mejores condiciones de salud espiritual y os podríais perder eternamente.

Como os dije hace un momento, Yo os he visto crecer, ¡Cómo quisiera que entendierais Mis pequeños, cuál es vuestra tarea en la Tierra! Que es la de amar y producir amor entre vuestros hermanos. Para que podáis regresar contentos al Reino de los Cielos, porque disteis amor, cambiasteis almas hacia el amor y esto se logra solamente, estando Conmigo.

Espero Mis pequeños entendáis cuál es vuestro Origen, porque vuestro Origen Soy Yo, vuestro Dios. Habéis salido de Mí, os he Creado Yo vuestro Dios y Mi Esencia es Amor. Así que vuestra esencia Soy Yo y Soy Amor y vosotros debéis ser amor. Que Me vean a Mí en vosotros y a través de vosotros.

Poned todo de vuestra parte, para que podáis producir el amor que va a ir ya en estos tiempos, cambiando a toda la Tierra. Que seáis de ésos instrumentos Míos que van a dejar estela como dije; que van a dejar Mi Amor, Mi Esencia, Mi Ejemplo entre vuestros hermanos.

docilidad-carismtica-enea2010-1-728

Sed dóciles Mis pequeños, para que Yo pueda hacer con vosotros bellezas espirituales.

 Hace tiempo os dije que el Espíritu Santo ya estaba entre vosotros, que Yo no impongo. En Nuestra Santísima Trinidad no imponeMos Nuestro Amor, no imponeMos lo que vosotros debéis vivir, que es Nuestra Voluntad.

Os he dicho que quisiera imponeros Mi Voluntad, porque con eso os perfeccionaríais, vuestra santidad llegaría de inmediato.

santidad papa juan pablo ii

Todo lo que salga de Nosotros os da crecimiento, os da vida espiritual, os da perfección. Si vosotros estudiarais las Sagradas Escrituras y las pusierais en práctica, necesariamente os llevarían a la santidad.

El obrar en el amor, ayudar a vuestros hermanos en el amor, dar consejos en el amor, todo eso y más os lleva a una vida de perfección. El amor es la perfección, porque Yo Soy el Perfecto. Mi Santísima Trinidad es la Perfección Misma y en Nosotros no puede haber egoísmo.

Por eso os dejaMos las Sagradas Escrituras, para que a través de ellas pudierais también vosotros llegar a la perfección. Muchas veces se os hace muy difícil esto que os pido. Creéis que esto es difícil. Lo que es difícil…

seguir a jesus

ES QUE VOSOTROS OS NEGUÉIS A VOSOTROS MISMOS.

Preferís seguir viviendo en el Pecado, en las inmundicias de la Tierra que hacen que a vuestra alma la desperdiciéis. Vuestra alma, en algún momento llegará de regreso al Reino de los Cielos y le pediremos cuenta de todas vuestras obras.

¿Qué tanto hicisteis por dejar Nuestro Amor sobre la Tierra, ¿Qué responderéis vosotros ante estas preguntas de lo que debisteis haber dejado sobre la Tierra?: ¿Cómo os comportasteis entre vuestros hermanos? ¿Qué dejasteis de bueno en sus corazones?

imitacion y ejemplo para los hijos

Aunque no los conocierais, el ejemplo arrastra. Si vosotros sois ejemplo bueno, ejemplo de vida, necesariamente los que os rodean os conocen.

Esa pregunta, ¿Cómo Me la podréis contestar? ¿Qué dejasteis en la Tierra, para que Yo esté contento de vosotros, de vuestra actuación, cuando regreséis a ser juzgados para el Reino de los Cielos o para el dolor eterno? A esta pregunta le debéis temer, porque es lo que os va a dar el gozo eterno o vuestro dolor eterno.

¿Qué hicisteis con vuestro tiempo, con el tiempo que se os concedió para dejar vida de amor para vuestros hermanos? Y quizá para muchos de ellos, vuestro ejemplo pudo haber sido de salvación y por NO darlo, pudo ser también, de condenación.  

FE ORACION Y EJEMPLO

Cuidad de vuestras palabras, de vuestras obras y especialmente de vuestros pensamientos, porque lo que tengáis dentro de vosotros, saldrá después en palabras y obras hacia vuestros hermanos.

Os quiero perfectos, os repito. Si habéis errado a lo largo de vuestra vida, arrepentíos de todo corazón. Para que Mi Gracia pueda mover a aquellas almas que quedaron afectadas con vuestro mal ejemplo o con lo que les dijisteis y que marcó su vida. Y quizá en el Mal. Tened cuidado, mucho cuidado con vuestros actos, estos serán juzgados fuertemente.

Satanás quisiera la eliminación de todas las almas de la Tierra y del Universo entero. Una aniquilación total, además que os condenarais también y perdierais vuestro derecho al Reino de los Cielos.

infierno

Ciertamente estáis viviendo momentos difíciles y lo estáis sintiendo. Estáis sintiendo la Maldad de Satanás a vuestro alrededor. Lo veis en el actuar de vuestros hermanos, lo veis en su libertinaje, también en ellos. Los valores, las Virtudes, todo se va perdiendo.

 ¿No os dais acaso cuenta, que se están ya dando más fuertemente los hechos que os están anunciando el cambio que tendréis?

Todo esto lo voy anunciando alrededor del Mundo y en el Universo, para que os preparéis. Pero hay infinidad de almas que están dormidas, que no quieren darse cuenta de la realidad. Han creado su propia realidad por conveniencia, para no preocuparse.

ateismo_morgan freeman_2e74577c

Para tratar de tapar con un dedo Mi Realidad Divina. Pero aún a pesar de que así lo quieran, Yo voy a poner todas las posibilidades para vuestra conversión y salvación.

Mis pequeños, estos tiempos difíciles que estáis viviendo, también serán de Vida para muchas almas. A pesar de que se vengan desastres gravísimos las almas, muchas de ellas se salvarán. Sí Mis pequeños, muchas almas se salvarán al ver los desastres naturales que se irán dando a vuestro alrededor, porque se arrepentirán.

Tiene que venir el cambio, un cambio favorable. Un cambio en donde los que están Conmigo, lo gozarán y los que no están Conmigo, se querrán esconder bajo las piedras, como dicen las Escrituras.

ateismo y pretexto para no comprometerse

Ahora, en estos momentos, vuestra Fe os dice que existo y que vendré. Os juzgaré ciertamente, pero en el momento que Me presente ante vosotros ya no va a ser la Fe, ya va a ser la realidad, será Mi Presencia entre vosotros. Y al verMe, las almas malas no sabrán dónde esconderse.

Aquellos que Me han negado, aquellos que Me han atacado, aquellos que no quieren vivir Conmigo, aquellos que no Me quieren transmitir a sus hermanos, aquellos que han blasfemado Mi Santo Nombre. Aquellos que le han quitado la Fe, el Amor a los pequeños con sus malos tratos, con sus malas enseñanzas, con una vida de error, de Maldad, de traición a Mi Amor, estas almas sufrirán con Mi Presencia.

Lo que para algunos será un éxtasis de Amor, para los malos será tremendo el verMe. Será aterrador, porque saben lo que tienen en su corazón y sabrán en ése momento, cómo desprecio sus pecados.

vicios corazon maldad corrupcion

Os vuelvo a llamar a vosotros los que estáis en contra Mía, los que no creéis en Mi Amor ni en Mi Misericordia Infinita. Aquellos que no queréis seguirMe, porque se os hace aburrido o porque os habéis llenado de la Maldad de Satanás y no queréis verMe ni tener compromisos Conmigo vuestro Dios.

SUFRIRÉIS, sufriréis inmensamente por vuestro error. Os seguiré dando oportunidades de conversión y salvación. YA ESTÁIS EN LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD, en vosotros está el alcanzar vuestra salvación aceptándome en vuestro corazón.

Yo perdono vuestras faltas, perdono todos vuestros pecados, pero debéis venir arrepentidos y con un deseo grande de no volver a cometer ni el  más pequeño de los pecados que traigáis.

00evang hijo pródigo

Os amo, os amo con un Amor que todavía no entendéis, que es inmensamente grande, que es humilde, que es sencillo.

Vivid pues lo que os quede de vivir, para amarMe y para reparar vuestra vida de pecado anterior. Hay lugar para todos en el Reino de los Cielos y ¡Os pido tan poco, Mis pequeños!

O qué, ¿Se os hace tan difícil amar al Amor, que Soy Yo? PedidMe que os ayude a amarMe, porque las almas en el Cielo, Me aman y Me amarán por toda la eternidad.

hijo de dios

Si no sabéis cómo amarMe, os repito acercaos a Mí y Yo os enseñaré, Soy el Amor Absoluto. Vosotros Mis pequeños, Mis hijos, no Me abandonéis ni Me hagáis a un lado. Soy vuestro Dios, Soy el Amor, Soy vuestra vida, Soy vuestra Fuente de Alimento de Vida. Sin Mí no podéis vivir, entendedlo.

Sed humildes, para que seáis grandes ahora y en el Reino de los cielos. Gracias Mis pequeños, los que os habéis mantenido fieles, vuestro gozo será inmenso en este tiempo por venir para vosotros.

 Porque vuestra vida en la Tierra en estos momentos, es crítica. Estáis rodeados de tanto Mal, que si no os unís a Mí vuestro Dios, si no buscáis estar unidos íntimamente a Mí, a Mi Hija, al Cielo con los Santos Ángeles, con los Santos, os podréis perder fácilmente.

infierno realidad

Ciertamente al mandaros a la Tierra Yo proveí para que tuvierais protección en cuerpo y en alma. Estáis siendo atacados continuamente por Satanás y sus secuaces.

Por más que os explico esto Mis pequeños, NO entendéis la magnitud del Mal que os está rodeando, especialmente porque no tenéis vida profunda espiritual. Cuando os acercáis a Mí os empiezo a dar Conocimiento y Luces en lo que os rodea, que es la vida espiritual buena y mala.

Ciertamente estáis viviendo una Batalla espiritual desde que nacéis. Para estos tiempos cada vez ha sido más grave, porque es el tiempo en que va a darse la Purificación y la separación del trigo y la cizaña.

APOCALIPSIS SATANÁS ENCADENADO

Sabéis que el Príncipe de este Mundo, no quiere vuestro bien y si buscáis el bien, él os ataca cada vez más. Pero es peor éste tiempo porque él sabe que va a ser vencido y va a ser encadenado por un tiempo y por eso está utilizando todas las oportunidades posibles para llevar a esta Humanidad y al Universo entero, a un caos espiritual en donde quisiera que ninguna alma se salvara.

Sois Mis hijos y Yo os cuido. Pero vosotros os escapáis de entre Mis Manos. Vuestra incredulidad, vuestra falta de Fe, vuestra falta de compromiso y sobre todo, vuestra falta de previsión, os están llevando a la Condenación Eterna.

Se os ha dado todo lo necesario para que os pudierais salvar y crecer espiritualmente, para que pudierais cambiar a este Mundo de mal a un Mundo de Bien. Pero no habéis hecho vuestra tarea. No habéis llevado a cabo vuestra misión, que era producir Luz o sea Amor en el Mundo.

LUZ LAMPARAS

Al deciros que debéis ser otros Cristos, era para que vosotros hicierais lo que Mi Hijo: dar muestras de que estáis Conmigo, de que estáis luchando por un Bien Supremo, que es el Amor.

Y ¿Qué habéis hecho la gran mayoría de vosotros?… Prácticamente nada. Vivisteis amores, pero amores humanos, amores superfluos, amoríos que no os llevaron a la Virtud  sino al error y al pecado.

No vivisteis la Caridad entre vuestros hermanos, compartiendo los bienes que Yo os di y que vosotros debíais dar gratuitamente. Bienes materiales y espirituales.

AMOR LLAMANDO A LA CARIDAD

Os habéis apropiado de vuestra propia vida. Ciertamente es vuestra y tenéis el libre albedrío, pero las almas sabias  se pusieron a Mi servicio, Me dieron totalmente su libertad, su voluntad, su pequeño amor y Yo las engrandecí. No habéis aprendido la lección porque no hay humildad y amor en vuestro corazón.

Padeceréis vuestros errores, pero Soy vuestro Padre y vuestro Dios, Me compadezco de vosotros. Os perdono si venís a Mí arrepentidos y vuestros castigos se  pueden aminorar si así lo hacéis. Si venís como el Hijo Pródigo y de hecho, sois todos vosotros hijos pródigos.

Estoy aquí con los Brazos abiertos, esperando vuestro reposo espiritual, con el abrazo de Amor que os quiero dar a cada uno de vosotros.

PADRE-hijos-de-Dios.

Venid, os necesito y vosotros necesitáis de Mí. Nunca podréis encontrar un Amor como el Mío, un Amor comprensivo, un Amor de Padre que perdona todo. Un Amor que solamente desea vuestro Bien, a pesar de todo el Mal que habéis cometido.

Un Amor con el que quiero consentiros por toda la eternidad. Pero necesito vuestro arrepentimiento de corazón. Necesito que regreséis a Mí, vuestro lugar está en Mi Reino.

Venid, Mis pequeños. Apartaos del mal que habéis escogido toda vuestra vida, toda vuestra existencia. Una existencia de error y de pecado. Tenéis ése derecho, porque sois Mis hijos. Os podéis arrepentir de ése mal y buscar el Bien al que os llamo.

hijos-y-herederos

Vuestro Reino es Mi Reino, sois Mis hijos, lo Mío es vuestro. Venid, Mis pequeños, venid, os amo.

Reflexionad y aceptad que Mí Santo Espíritu de Amor os guíe hacia la Verdad y a la Luz Verdadera de Mí Camino al Reino Celestial.

Os amo y bendigo en Mí Santo Nombre en el de Mí Hijo Jesucristo y en el del Paráclito de Amor. Recibid todo el Amor de Mí Hija la Siempre Virgen María.

trinidad 5-misterio-glorioso

http://diospadresemanifiesta.com/